• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Frontispiece
 Dedication
 Introduction
 Nociones fundamentales del...
 Fuente y origen historicos
 Independencia nacional - leyes...
 Fuentes historicas del derecho...
 Primera constitucion de las provincias...
 La constiutcion federal y las de...
 Ruptura del pacto federal
 Acta constitutiva de la republica...
 Reformas al acta constitutiva
 La revolucion
 La constitucion de 1879
 La unidad de centro america
 Del supremo poder nacional
 De la ciudadania
 El derecho electoral
 De las garantias constituciona...
 De la libertad, igualdad y...
 La instruccion publica
 Libertad de locomocion y de...
 Derecho de propiedad
 La libertad religiosa
 Concordato entre pio IX y la republica...
 Libertad de asociacion
 La libre manifestacion del...
 De la instruccion privada
 De los servicios publicos
 De la seguridad personal
 Del recurso de amparo
 Inviolabilidad de la correspondencia...
 De la suspension de las garant...
 Ley de amparo
 Ley de responsabilidades
 Ley de lo contencioso-administ...
 Ley de probidad
 Del poder legislativo - su...
 Atribuciones del poder legisla...
 De la formacion y sancion de la...
 De la comision permanente
 Poder ejecutivo - su organizacion,...
 Del poder judicial
 Del gobierno de los departamentos...
 Ley de municipalidades de...
 De la reforma de la constituci...
 Disposiciones transitorias
 Apendice numero 1
 Apendice numero 2
 Apendice numero 3
 Apendice numero 4
 Apendice numero 5
 Apendice numero 6
 Table of Contents






Group Title: La constituciâon de Guatemala como obra de transformaciâon polâitica y social.
Title: La constitución de Guatemala
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074119/00001
 Material Information
Title: La constitución de Guatemala como obra de transformación política y social
Physical Description: 224 p. : incl. port. ; 27 cm.
Language: Spanish
Creator: Vidaurre, A ( Adrián )
Publisher: Impreso en la Tipografía nacional
Place of Publication: Guatemala C.A
Publication Date: 1935
 Subjects
Subject: Constitutional history -- Guatemala   ( lcsh )
Genre: federal government publication   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074119
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000655603
oclc - 24674236
notis - ADJ5679

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Frontispiece
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
    Introduction
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    Nociones fundamentales del derecho
        Page 11
        Page 12
    Fuente y origen historicos
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Independencia nacional - leyes inmediatas
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Fuentes historicas del derecho constitucional
        Page 21
        Page 22
    Primera constitucion de las provincias unidas del centro de america
        Page 23
        Page 24
        Page 25
    La constiutcion federal y las de los estados
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    Ruptura del pacto federal
        Page 29
        Page 30
        Page 31
    Acta constitutiva de la republica de guatemala
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    Reformas al acta constitutiva
        Page 38
        Page 39
    La revolucion
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    La constitucion de 1879
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
    La unidad de centro america
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Del supremo poder nacional
        Page 79
        Page 80
        Page 81
    De la ciudadania
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    El derecho electoral
        Page 85
    De las garantias constitucionales
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
    De la libertad, igualdad y seguridad
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    La instruccion publica
        Page 95
        Page 96
    Libertad de locomocion y de industria
        Page 97
        Page 98
    Derecho de propiedad
        Page 99
    La libertad religiosa
        Page 100
    Concordato entre pio IX y la republica de Guatemala
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Libertad de asociacion
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
    La libre manifestacion del pensamiento
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    De la instruccion privada
        Page 123
    De los servicios publicos
        Page 124
    De la seguridad personal
        Page 125
        Page 126
    Del recurso de amparo
        Page 127
        Page 128
    Inviolabilidad de la correspondencia y del domicilio
        Page 129
    De la suspension de las garantias
        Page 130
    Ley de amparo
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Ley de responsabilidades
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
    Ley de lo contencioso-administrativo
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Ley de probidad
        Page 151
        Page 152
    Del poder legislativo - su organizacion
        Page 153
        Page 154
        Page 155
    Atribuciones del poder legislativo
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
    De la formacion y sancion de la ley
        Page 160
    De la comision permanente
        Page 160
    Poder ejecutivo - su organizacion, deberes y atribuciones a que esta sujeto
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Del poder judicial
        Page 169
        Page 170
    Del gobierno de los departamentos y de las municipalidades
        Page 171
    Ley de municipalidades de la republica
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
    De la reforma de la constitucion
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Disposiciones transitorias
        Page 187
        Page 188
    Apendice numero 1
        Page 189
        Page 190
        Page 191
    Apendice numero 2
        Page 192
    Apendice numero 3
        Page 193
        Page 194
    Apendice numero 4
        Page 195
        Page 196
        Page 197
    Apendice numero 5
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
    Apendice numero 6
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
    Table of Contents
        Page 223
        Page 224
Full Text

ADRIAN YJDAUIRR
0 313 b






LA CONSTITUTION

DE GUATEMALA

COMO OBRA DE TRANSOR-
MACION POLITICAL Y SOCIAL







GUATEMALA, C. A.
NOVIEMBRE DE 1935

















































































F4591-lmkcSO-1I-35

IMPRESO EN LA TIPOGRAFIA NACIONAL. GUATEMALA, CENTRO AMERICA






















































General de Divisi6n don dorge Ubico,
President Constitucional de la Republica






















Al General de Division don Jorge Ubico,
President Constitucional de la Republica
de Guatemala, dedica atentamente esta obra

El Autor
10 de noviembre de 1935



















INTRODUCTION

Por los sucesos que recordamos en estos comeniarios, se con-
firma que al hombre de Estado y singularmente al conductor de
pueblos, es indispensable el conocimiento de la ciencia political y
persuadirse de que esta se refiere al present; que cada caso exige
inmediata resoluci6n, si se quieren obtener resultados eficientes a
las circunstancias del moment; de otra suerte, el cambio de condi-
clones hard inoportunas las medidas mejor dictadas y mds sabia-
mente concebidas.
Los problems que afectan al Estado estdn intimamente liga-
dos a la vida diaria del ciudadano: existe verdadera solidaridad de
intereses entire la parte y el todo, de tal manera, que es inconcebible
la felicidad del individuo, si la tranquilidad y el orden piblicos no
permiten mantener y garantizar en toda su mayor extension los de-
rechos en sus relaciones mutuas.
Se advierte, desde los comienzos de la vida autonoma de
nuestros pueblos, cierta vacilacidn e incertidumbre, que generalmente
atribuimos a la inexperiencia de los primeros pasos en la nueva si-
tuaci6n political creada, y los errors cometidos, a circunstancias dis-
tintas de su verdadero origen, porque olvidamos que en nuestro
propio interior existen contradicciones que nos llevan por rumbos
diferentes y son consecuencia de hdbitos heredados y de esperanzas
en un porvenir presentido y acariciado hoy por el pensamiento con-
tempordneo. Bajo la impresidn de costumbres no del todo olvidadas,
no tomamos en consideraci6n las fuerzas psicol6gicas que president el
desenvolvimiento progresivo o bien realizan sucesos inesperados que
nos llenan de asombro y fascinaci6n.
Aunque el tiempo transcurrido desde nuestra independencia
de Espana pasa ya de un siglo, es un period corto para la edad que
alcanza un pueblo; pero no cabe duda, que la causa mds poderosa
para demorar nuestro desarrolo politico, ha sido las frecuentes re-
voluciones de que Centro America ha sido teatro. Y es que no hemos
logrado deslindar aquello que pertenece al dominion de los partidos,
de aquello que es de indole puramente national por los intereses que
afecta y por los problems que resuelve.








Como quiera que el norte de este studio es analizar la Cons-
titucidn de 1879, fue necesario buscar la genesis revolucionaria de
donde proviene y no teniendo cardeter puramente hist6rico, hemos
prescindido de los sucesos politicos que precedieron a la revoluci6n
liberal de 1871. No obstante esto, se han tornado en cuenta aquellos
que se refieren a la Federaci6n de Centro America y a la ruptura
del Pacto, en raz6n de que este asunto es considerado como problema
constitutional y se ha convertido en ley al ser asi consignado en los
primeros de sus preceptos en la Constituci6n vigente. No hemos
seguido por guia el criteria de nuestros politicos e historiadores al
hacerse mutuamente increpaciones los partidos, para atribuirse la
responsabilidad de la ruptura, prefiriendo aceptar la filosofia de los
sucesos y encontrar en ellos mismos la verdadera causa del fraccio-
namiento national.
Hemos fijado como punto de partida la independencia de
Espania, no para la investigaci6n retrospective como acto de emanci-
paci6n o de simple rebeldia, sino para considerarla como una revo-
luci6n politico-social, cuyo desarrollo se realizaria en el future.
La llamamos revolucidn y en efecto lo es, porque no tomamos la ex-
presi6n en su sentido vulgar como un trastorno mds o menos violent
de la paz pdblica, sino en el mds alto concept filos6fico, cuando
en medio de la calma se inician trascendentales movimientos llama-
dos a cambiar de manera profunda la organizacidn political de un
pueblo. Tal movimiento, sin embargo, desviose de la verdadera fi-
nalidad transformadora a donde deberia dirigirse, y durante medio
siglo consumi6 sus energies en desavenencias infructuosas y lamen-
tables desaciertos.
El derecho al libre examen y a la investigaci6n de la verdad
que dio origen a la revolucidn mds honda del espiritu humano-como
que todavia dura en los pueblos en la lucha por la renovacidn de las
ideas y las artes-tuvo en los dias de la reform political de Gua-
temala su period de renacimiento; y en torno del Reformador se
agruparon las inteligencias mds preclaras, los hombres mds promi-
nentes y las mds endrgicas voluntades, como puede verse de sus
nombres por las firmas que autorizan la Constituci6n que estudiamos
y comentamos en estos apuntamientos. Y pudo obtenerse el dxito
final, porque en la march triunfal de la revoluci6n, no se detuvo en
transacciones con el mundo viejo que se hundia para renovarlo en
instituciones aceptadas por la nueva civilizaci6n. No existe entire los
Diputados a la Constituyente del 79, uno solo que carezca de algin
atributo de distinci6n por sus luces, por su valer y por su patriotism.
Y como fruto de los pensadores mds ilustres del pais, pudo en
manos del hombre fuerte, ser sostenida y observada.
8








La patria agitada por convulsiones politics del 21 al 71 del
siglo pasado, casi ha desaparecido de aquella fecha ultima a nuestros
dias. La Constitucidn que al promulgarla se crey6 un C6digo de orna-
mentacidn national que no deberia faltar en nuestro organismo politi-
co, en el decurso de los anfos ha justificado su eficiencia. En ocasiones
multiples, ha sido voz pacificadora en circunstancias turbulentas;
ley de inmediata aplicacidn en casos anormales y dificiles, y arma
poderosa en las luchas political para hacer triunfar el derecho y
la razdn.
Dificil es, en verdad, imponer una idea nueva; no lo es menos
destruir una antigua; pero doblemente mds dificil es hacer ambas
cosas a la vez. Y esta ha sido la labor revolucionaria en que venimos
empeinados y lo estamos todavia. Si en todas las esferas y en los
diversos pueblos, las causes previstas influyen menos que las impre-
vistas en la realizacidn de los sucesos, lo es en mayor grado entire
nosotros, porque la opinion pdblica ilustrada, esquiva por lo regular
responsabilidades y no se pronuncia manifiesta y solemne. Asi, las
ideas err6neas inculcadas en la consciencia de las multitudes, tardan
largo tiempo en desaparecer; y, poder fijar la peculiar constitucidn
mental de donde se derivan sus sentimientos y sus pensamientos.
Formamos una raza hist6rica, creada por los azares de la conquista,
de las inmigraciones, de la political, etc., y formadas por la mezcla
de individuos de origenes diferentes.
Resaltan en la obra revolucionaria realizada, tres aspects
que afirman y definen la situacidn political de Guatemala: en lo moral
y religioso, la mdis amplia libertad de cultos sin preeminencia alguna
entire ellos, a lo que se debe la select inmigracidn que convive con
nosotros en el suelo patrio; la difusi6n de la instruccidn pdblica
hasta los mds apartados confines de la Repdblica; y la division te-
rritorial para former y multiplicar al pequeno propietario, que indis-
cutiblemente cierra la puerta al comunismo, y en 1914 demostr6 en
la sorprendente actitud patridtica de Francia, cudn fuertes son los
vinculos del hombre en la tierra para luchar heroicamente en su
defense.
Pero mds conmovedor es aun el espectdculo ofrecido al con-
memorar el centenario del nacimiento del Reformador J. Rufino
Barrios todo el pueblo de Guatemala, sin distinci6n de classes sociales;
se ha obtenido la mejor prueba de civismo al consagrar a su memorial
el tribute de la Nacidn entera, en reconocimiento de la obra de la
revolucidn, que ha venido a nacionalizar el triunfo de la democracia.
Nos encontramos bajo un ambiente de armonia social, pre-
parados para afrontar la nueva political creada despuds de la guerra
mundial, que unific6 a Francia, Inglaterra y Estados Unidos de Norte
America, en defense de los principios que sus respectivos pueblos








sustentaron en las grandes revoluciones de que fueron teatro; esa
political ha causado hondas conmociones en la vida econdmica y ha
venido a fundar una nueva doctrine de interdependencia en las
naciones, para resolve de consuno los grandes problems que afectan
a la humanidad y que podrian conducirnos hasta la ruina total de la
civilizaci6n, al quebrantarse las relaciones internacionales de las que
dependent la buena armonia y felicidad de los pueblos del orbe.
En las pdginas de este libro no se encontrard originalidad
absolute; se reproducen documents conocidos que revelan en si
mismos su importancia; los juicios y apreciaciones en el vertidos,
descansan en opinions autorizadas; si en ellas descubre el lector
el pensamiento politico que deba orientarnos en nuestro future y
el sentimiento patri6tico que las ha inspirado, se tendrdn colmadas
las aspiraciones que nos alentaron a escribirlas.





















NOCIONES FUNDAMENTALS DEL DERECHO

Los pueblos, dice Declareuil, que en el desarrollo de la humanidad
imprimieron en la Historia mis profundas huellas, aceptaron d6cilmente el
reparto que a cada uno de ellos correspondiera, conforme a sus inclinaciones
y vocaci6n, en la obra de la civilizaci6n universal. A Roma correspondieron
en este reparto la misi6n de la guerra y la vocaci6n del Derecho. Elev6 al mis
alto grado en la antigiiedad la ciencia military, pero la utilize para someterse
en las multiples direcciones del pensamiento, a una discipline y conformarse
siempre a la regla; y la regla, cuando se trata de las relaciones de los in-
dividuos entire si, o con las colectividades de las que depend, es lo que se
llama Derecho.
Los conquistadores, antes de Alejandro, que concibi6 por vez primera
el imperio universal, dirigian su misi6n a imponer tributes a los pueblos
dominados; pero los romanos, a la vez que soberanos, se impusieron los
deberes de tutores de cuantos sometieron a su dominio. Las normas que
ellos obedecian y observaban, las consideraron buenas y las impusieron
dondequiera que extendieron sus conquistas. Fue asi, c6mo pudo Roma
legar al mundo un cuerpo de doctrinas y planes racionales, para casi todos
los moments y para muchos aspects de la vida social.
El nombre de Roma en la organizaci6n del Derecho, no se funda pre-
cisamente en el numero y diversidad de leyes entonces existentes, ni por
haber asegurado en ellas el mecanismo complejo de las relaciones sociales
por lo que adquiri6 supremacia, sino mis bien por haber definido, ordenado
y jerarquizado estas relaciones, por haberlas clasificado segin sus causes y
origenes, por haber determinado los efectos; en suma, por haber constituido
una ciencia del Derecho con elements diferentes y dispersos.
Si los comienzos de Roma en el dominio del Derecho, no difieren de
los que le precedieron en otros pueblos, son diversos en sus resultados.
En las ipocas remotas de la historic, el Derecho se informa sobre los pre-
ceptos teol6gicos; a imitar a los dioses tendian las viejas constituciones del
Egipto teocritico y feudal, y con mis acentuaci6n al individualism, sus
poblaciones industriosas atraidas por el provecho de las formadas en las
lanuras del aluvi6n del Eufrates y el Tigris. De unos y otros decia Tito
Livio: que el Derecho civil pernaneci6 largo tiempo secketo entae los









misterios y las liturgias de los dioses inmortales, y conocido s61o de los
pontifices. (1) Segtin la modern concepci6n del Derecho, es un objetivo
de la libertad humana. No se piensa ya, como en otro tiempo se dijera,
que es un conjunto de disposiciones arbitrarias que debe su origen al pen-
samiento del legislator, sino que es, por el contrario, como el idioma de
un pueblo, product interno y ordenado de la Historia.
R. von Ihering y Jeremias Bentham, coinciden en la concepci6n del
Derecho, como en la de todo organismo, considerindolo bajo el double punto
de vista fisiol6gico y anat6mico. El organismo del Derecho, dice, como cual-
quier otro, se compone de diversas parties. Cuanto mis nobles y delicadas
se ofrecen en su organizaci6n, menos se manifiestan exteriormente y mis
tarda el hombre en tener consciencia de ellas. Lo mismo sucede con el De-
recho de todos los pueblos: el conocimiento de su organizaci6n, penetrando
mis y mas en la naturaleza intima de las cosas, les ha sido largo y penoso
de adquirir. Expresar el resultado de ideas adquiridas, o formular el de-
recho, tal es el fruto de esta actividad aplicada al conocimiento juridico,
actividad que en parte es obra del pueblo, en parte tambiin la obra del
legislator, que expresa y sanciona el derecho que aparece como sentimiento
o derecho consuetudinario; y finalmente, de la doctrine y de la prictica,
que estudian y dan a conocer las leyes vigentes. (2)
En las necesidades y costumbres del pueblo, esti el origen de las
normas 4ticas. Representan la verdadera raiz del Derecho y de la Moral.
Son, valiindonos de la frase feliz de C. O. Bunge, el espejo en que va a
mirarse el pueblo que poco a poco lo fabric.
Los griegos crearon la especulaci6n filos6fica y el arte; para ellos el
fil6sofo y el hombre de estado no se diferencian; los romanos son realistas
y por lo mismo juristas natos.
Des4e Ics primeros siglos hist6riaos de la Grecia hasta nuestros
dias, siempre que se ha querido fundar la organizaci6n politico-juridica
de algifn Estado en principios absolutos, el fracaso ha demostrado que las
constituciones mis famosas y las legislaciones mis duraderas, han sido
aquellas que, haciendo abstracci6n de normas absolutas y prescindiendo
de principios ideol6gicos, se concretaron a establecer instituciones y reglas
juridicas que dieran satisfacci6n a positivas necesidades de los pueblos.
La hip6tesis del derecho natural concebida para explicar la existencia
de las instituciones, cuando se desconocia el mitodo de las investigaciones
sociales de que hoy se sirve la ciencia hasta penetrar sus origenes, fue in-
suficiente para explicar ramas enteras del Derecho que se han desarrollado
dentro de la historic y a nuestra propia vista. Hugo, Savigny y Fuchta, ju-
risconsultos alemanes, pertenecientes a la escuela hist6rica, fueron los pri-
meros en notar esta insuficiencia y saliendo al frente a los sostenedores del
derecho natural, la nueva escuela demostr6 que el Derecho entero, no es
mis que un product hist6rico de la vida de los pueblos, sujeto a evoluci6n
natural y 16gica, que ni es creado por ia voluntad de los legisladores, ni des-
cansa en principios eternos, absolutos e invariables. (3)

(I) J. Declareuil. "La Evoluci6n de la Humanidad". Tomo XIX. "Roma y la Organizaci6n
del Derecho".
(2) "El Espiritu del Derecho Romano en las diversas fases de su desarrollo". por R. von
Ihering.
(3) "Genesis del Estado y de sus Instituciones Fundamentales", por Valentin Letelier.








Los postulados de la justicia conmutativa y distributiva formulados
desde la antigiiedad por Arist6teles, fueron sintetizados por la jurispruden-
cia romana en los clisicos principios del alterum non laedere y del suam-
quique tribuere. Como fen6menos de movimiento y de actividad social, estos
postulados se correspondent. El postulado de no.daiiar a otro, presupone a
los hombres salidos ya del estado de naturaleza, del de lucha, de mutuas
ofensas y venganzas y cuya ley sea la igualdad entire la acci6n y la reac-
ci6n; y han celebrado para evitar los efectos de esta ley, un pacto de paz,
renunciando cada uno a su poder y arbitrariedad, a condici6n de que absolu-
tamente tcdos hagan lo mismo, entregindose a la totalidad y recobrindose
despuis integramente de ella, segtin la hip6tesis del contrato social. El prin-
cipio de dar a cada uno lo que es suyo, es el constitutivo del Derecho pii-
blico, que regulariza el orden y equilibrio de las fuerzas sociales, abarcando
a los individuos, masas, classes sociales, las sectas, los grupos profesionales,
ligas de intereses, asociaciones y corporaciones: definiendo sus relaciones
con la colectividad, fijando la posici6n y el derecho de cada uno, conforme
a su efectivo valer y significaci6n. (4)


FUENTE Y ORIGEN HISTORICOS

Si los modernos adelantos cientificos logran levantar el velo del
pasado de la America, posiblemente su prehistoria seri reveladora de nues-
tra filiaci6n con una de las mis avanzadas, como lo fue la egipcia, cuyos
puntos de contact con la civilizaci6n maya, se acenttian por semejanzas ma-
nifiestas y que parecen ya indudables. La literature juridica de Egipto no
es otra que las conocidas y fueron extraidas del suelo de Mesopotamia.
El C6digo de Hammurabi, ni los ocho volimenes del C6digo egipcio co-
locado delante del Tribunal de la Verdad, no son mis que colecciones de
prescripciones morales y religiosas que se confundian con el Derecho ecle-
siistico.
No es del caso profundizar en la investigaci6n acerca de nuestra
descendencia de los mayas, pero cabe una observaci6n important al res-
pecto, cual es que en el departamento del Peten, el mis septentrional de la
Repiiblica, los finicos pueblos en que se habla maya, son San Andris, San
Jose y San Luis, suponiendose que estos pobladores, se internaron en terri-
torio de Guatemala, por sus costas; y en los pueblos centrales, ya, como Salami
y San Agustin Acasaguastlin, vuelve a hablarse la lengua maya, con el
nombre de el mejicano. Entre estos pueblos existe la distancia considerable
de mis de ochenta leguas en su mayor extension, dejando intermedio al
departamento de Alta Verapaz, tierra alta donde se usa el dialecto indigena
del quetchi y otros, sin hablar el maya.
La publicaci6n del Popol-Buj, que es la finica teogonia y fuente mi-
tol6gica de la antigua America, hizo cambiar del todo el curso de los es-
tudios hist6ricos del istmo centroamericano, poniendo en claro muchas de

(4) F. Rivera y Pastor. "L6gica de la Libertad".
13








las noticias transmitidas por Fuentes y Guzmin, hasta el punto de que la
Recordaci6n Florida fuera calificada de libro de caballeria, por el cronista
Ximinez. El eminente fil6logo y orientalista Max. Mueller califica de tesoro
inapreciable la Biblia Quich6. '~
Desde la conquista y descubrimiento de Anmrica, fue Espafia con sus
leyes la que gobern6 en Guatemala. Por virtud de su descubrimiento
y con derechos de conquista, form Espaia en America colonies sometidas
en lo general a la Constituci6n de aquel reino y gobernadas por leyes espe-
ciales en todo cuanto se referia a su exclusive interns y regimen interno.
Es important el conocimiento de las leyes de Espafa, que eran de
aplicaci6n inmediata en las colonies que fund en Am6rica; lo es igualmen-
te el de las disposiciones que normalizaban la administraci6n piiblica; y,
de esta manera, es ficil apreciar los acontecimientos que precedieron y si-
guieron, hasta former nuestra nacionalidad propia. Pero debe tambi6n
recordarse, que la poblaci6n de las colonies estaba formada, en primer
tirmino, por los espaioles venidos de Espania y sus descendientes; los na-
cidos por la mezcla de espaiooles y aborigenes; y, finalmente, los de pura
raza indigena. Cada uno de estos grupos, tiene su idiosincrasia propia, y
diversas en aspiraciones y sentimientos; una lucha natural habia de acen-
tuarse y llegaria a ejercer verdadera influencia en sus contiendas civiles, en los
contrastes que la ambici6n produce; y, aun despues de realizada la Indepen-
dcncia de Espaiia, dar margen a preocupaciones, ya political, religiosas y
sociales, que sirvieran para la formaci6n de los sectors de su political, sus
aspiraciones y finalidades. Los descendientes de Pelayo y de los hombres
valerosos que acompaiiaron a Anibal y lo siguieron en jornadas de glorias
inmortales hasta las puertas de Roma, se lanzaron a mares desconocidos en
busca de oro y de aventuras y con los pobladores de nuestras montafias,
luchadores hasta ]a muerte por su libertad, habian de former una mezcla
de energia, intrepidez y valor, que en el porvenir fuera la nueva Espaina
heroica e imperecedera.
El poder y absolute soberania residian en el Rey, quien lo ejercia
por medio de autoridades encargadas secundariamente de la Administraci6n
de sus colonies. Las funciones estaban sujetas a la aprobacion del Rey, que
sometia a juicio a sus representantes por medio de un procedimiento llamado
de residencia. La autoridad se ejercia a nombre del Rey.
Ios Virreyes y Capitanes Generales fueron los funcionarios de mayor
categoria. A los Virreyes y Capitanes seguian los Gobernadores. Los habian
de dos classes: politicos, que representaban al Rey; y militares, que, sujetos
a los primeros, tenian a su cargo funciones propiamente militares. Tambi&n
6stos estaban sujetos al juicio de residencia, que no solamente tenia pot
objeto la represi6n y castigo, sino que se extendia a la inquisici6n de la
conduct de los funcionarios expresados.
No menos sujetos que las autoridades civiles y militares, estaban es-
piritualmente subordinadas al Rey las autoridades eclesiisticas, en todo lo
concerniente a dicha administraci6n. Obispos y prelados de todo orden,
pues, estaban vinculados a la supreme autoridad real.

(5) "La America Central ante la Historia", por Antonio Batres JAuregui.
14








Al lado del Rey y con sede en Espafia, funcionaba el Consejo Supremo
de Indias. Ejercia, segfin su organizaci6n y leyes de fundaci6n, atribucio-
nes judiciales y administrativas. Muchas veces asumia facultades y atri-
buciones, semejantes a las que en nuestros gobiernos representatives co-
rresponden a los Poderes legislativos. Asi, la potestad legisladora, derivada
de la soberania del Rey, estaba delegada en este tribunal para cuantos asun-
tos se referian a las colonies. Daba su opinion sobre todos los proyectos
de ordenanzas, estatutos y constituciones enviados por los funcionaries de
Indias; reglaba la division jurisdiccional, asi en lo judicial y administrative,
como en lo politico y eclesiistico; y proponia al Rey, en terna, las personas
para los nombramientos de prelados, dignidades, prebendas y demas bene-
ficios. Como Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo conocia, en grado
de apelaci6n, de todas las causes civiles, criminals y comerciales falladas
per las Audiencias; y, originaria y exclusivamente, conocia las causes sobre
los conflicts entire las autoridades civiles y judiciales, entire estas y las
eclesiasticas; y, per uiltimo, en las de residencia de gobernadores, corregido-
res y alcaldes mayores provistos por el Rey.
De la misma manera que los Virreyes y Capitanes Generales repre-
sentaban al Rey, las Audiencias y Cancillerias Reales, representaban al Su-
premo Consejo de Indias. Muchas de las atribuciones del Supremo Consejo,
fueron extendidas a las Audiencias, por razones de la distancia o dificultad
de tender directamente los negocios, con el fin de acelerar la tramitaci6n
de los mismos, en los asientos, pueblos o territories en que tenian origen.
Componianse las Audiencias: de un Presidente, varies vocals o jueces
con el nombre de oidores, alcaldes del crime, fiscales, Alguacil Mayor,
Teniente Canciller y otros empleados inferiores.
Dos classes de funciones desempefiaban las Audiencias: 19, Las ju-
diciales en grado de apelaci6n u originariamente de las sentencias y provi-
siones de las Justicias Ordinarias y sus alcaldes del crime y demis juris-
dicciones inferiores; 2", Las political y administrativas que se ejercian en
dos casos generals: por el Presidente come Virrey, Capitin General o Go-
bernador, con consejo del tribunal, segfin los casos, y en los de vacant o
ausencia de aquillos, en que eran reemplazados per los oidcres por orden de
antigiiedad.
Rigiendo para las Audiencias de America, las mismas leyes que para
las de la Peninsula, les estaban concedidas las facultades especiales siguien-
tes: 1, Entender en los juicios de les corregidores y demis funcionarios
reales interiores; 29, nombrar y delegar jueces pesquisidores contra los
subalternos y los gobernadores, corregidores y otros oficiales reales; 39, cui-
dar de la ensefianza y buen trato de los indios; 4', conocer de las causes
que se refieran al Patronato real y a las regalias, y retenci6n de las bulas
que pudieran perjudicarlas; 59, escuchar y resolver las quejas contra los actos
de los Virreyes y Gobernadores, quienes de ninguin mode podian impedir
ni estorbar este recurso, el cual pasaba al Supremo Consejo en caso de
resistencia por parte de aquellos; 60, desempeiiar conjunta o separadamente
otras obligaciones de caracter administrative o mixto que otras leyes les
impusieren.








Como puede observarse, en ninguna de las funciones referidas se ha
visto intervenir direct o indirectamente al pueblo; todos los nombramientos
procedian del Rey y en su nombre se gobernaba. Pero los Cabildos repre-
sentaban un poder distinto, formados por funcionarios nombrados en las
mismas colonies por el pueblo, los que recibian sus cartas del Rey y dis-
frutaban de los privilegios de los de su ginero en Espafia. Los municipios
espafioles durante algunos siglos disputaron en luchas sangrientas con sus
emperadores y reyes sus antiguas libertades, se las arrebataron en jornadas
de sacrificios cruentos, dejindoles su autonomia restringida a la adminis-
traci6n de sus comunas, y asi pasaron a America. Fue la elecci6n de los
Cabildos, la sola manifestaci6n aunque por el medio indirecto, del sufragio
en las organizaciones coloniales. En 1596 reconoci6 Felipe II a las ciudades
y villas de las Indias Occidentales, los titulos y privilegios que les habian
otorgado sus antecesores y el uso de sus escudos, estandartes y titulos lo
mismo que sus privilegios tradicionales y, en epocas diversas, las leyes es-
pafiolas, por cedulas y otros instruments, emitieron disposiciones que bien
pudieran denominarse el Derecho Municipal Americano. Se facultaba: que
se creasen Cabildos, regidores y demis oficiales que fuesen necesarios en
tales poblaciones. Los cuales todos los afios sacasen y eligiesen de entire los
mismos vecinos y ciudadanos sus jueces o alcaldes ordinaries, que dentro
de sus t&rminos o territories tuviesen y ejerciesen la juridicci6n civil y cri-
minal ordinaria, no de otra suerte que si per el mismo Rey hubieran sido
nombrados, que es el que dio a los Cabildos el derecho de estas elecciones,
y el modo y forma que se solia hacer y practicar en los reinos de Espafia.
Los cargos concejiles eran, pues, electivos y duraban el t6rmino de
un afio, y deberian recaer en personas honestas, propietarios y vecinos de la
localidad, y hasta pasados tres aiios, no podrian ser reelectos, y segiin ex-
presi6n legal, "para que este honor se reparta en mis ciudadanos y los
nombrados sean menos dafosos y en caso no acertasen a salir buenos".
Tenian los Alcaldes ordinaries el privilegio de no poder ser arrestados sin
consult al Virrey.
El derecho electoral se reconocia a los moradores de las poblaciones
y bajo several prevenciones de no intervenir los Virreyes o Gobernadores,
se aseguraba la mis amplia libertad del voto en la elecci6n de los Cabildos.
Entre los privilegios concedidos a estas corporaciones, figure el de
no poder ser convocados a elecciones en otro lugar que el de las casas del
Ayuntamiento; sus libros de acuerdos eran inviolables; nombrar procura-
dores que los representasen en el consejo de Indias y ante el Rey; no per-
mitir la entrada a los oidores a former cabildo, ni a los agents de la auto-
ridad political y military cuando no fuese requerida su presencia, ni entrar
con espada el que no tuviese privilegio para ello ni le fuese permitido por
su oficio; que ningiin funcionario de cualquier calidad que fuese, pudiera
alojarse, permanentemente ni de trnnsito en las casas del Cabildc, en las
ciudades o villas. Y, finalmente, les eran conferidos y disfrutaban de todos
los privilegios que les correspondian en Espafia.
La igualdad era desconocida y, lejos de ello, las leyes hacian marcadas
distinciones entire espafioles, criollos, mulatos, negros e indigenas; en cam-
bio, la esclavitud era una instituci6n ordinaria. Limitada a la facultad de









ser juzgados en primera instancia por sus Alcaldes, en otros aspects, los
vecinos estaban sujetos a las vejaciones y arbitrariedades inherentes a todo
poder absolute. El ejercicio de profesiones e industries, estaba sujeto a in-
numerables prohibiciones y restricciones que convertian en obrero del Es-
tado a todo individuo, y aun en cuanto al derecho de ensefiar y aprender
alguna ciencia o arte, y emitir con hbertad ideas y pensamientos, no s61o
estaba restringido por reglamentos, vigilade su cumplimiento por la Inqui-
sici6n y las mis veces sometido a censura de las autoridades eclesiisticas,
sino prohibido en absolute en sus mis sencillas manifestaciones; y hasta la
introducci6n y venta de libros, sujetos a limitaciones, reservindose isto como
un privilegio al Escorial.
La tierra, por derecho de conquista y por donaci6n de la Santa Sede
Apost6lica (6 pertenecia al Rey. De dificil adquisici6n estaba su enajena-
ci6n a limits estrechos y a contribuciones onerosas. Ni los frutos de la
tierra, ni los products de la industrial eran de libre enajenaci6n; y estas
prohibiciones que estancaban la riqueza y debilitaban hasta consumirlo al
comercio, fueron especialmente en la America del Sur, causes que influyeron
a crear y robustecer el espiritu de emancipaci6n. Los siguientes eran los
gravimenes de la propiedad:
El Quinto, o sea la quinta parte del product de las minas y de los
metales, y del product de su elaboraci6n.
Alcabala, sobre todo lo que se vendia y variaba desde el 4 hasta
el 20 per ciento.
Tributo, o sea contribuci6n, per capital, de los indios y encomenderos.
Media Anata, o la mitad del salario annual de cada empleado pibblico.
Venta de Oficios.
Monopolios o esfancos, sobre ventas de tabacos, pimienta, naipes,
solimin y azogues.
Almojarifazgo, o sean derechos y exportaci6n de Espafia.
Tonelaje, sobre la carga de los buques.
Averia, impuesto para cubrir el gasto de la armada.
Almirantazgo o derecho, para el Almirante.
Mesada eclesidstica o dos novenos, derecho que pagaba el clero por
sus beneficios y parte de los "diezmos". Los extranjeros no podian entrar
a las colonies, les era prohibido comerciar con ellas y el comercio deberia
hacerse en naves espaiiolas. Condiciones para que se les permitiera ejercer
el comercio, eran la permanencia en las colonies durante veinte afios, diez
de ellos en posesi6n de bienes raices valor de cuatro mil ducados por lo
menos y estar casado con mujer nacida en los dominios de la Corona.
Ciertas disposiciones conocidas con el nombre de las Nuevas Leyes,
marcan en la historic gubernamental de las colonies un advance que habria
de influir en su future de emancipaci6n. La Primera audiencia fue creada
por el Emperador Carlos V, en 20 de noviembre del afio de 1542. Deberia
residir la nueva audiencia en los confines de Nicaragua y Guatemala.

(6) Reales c6dulas de 1519. 1520, 1523, 1547 y 1563, Tomo II de la Recopilaci6n de Leyes
de Indias, libro III, Titulo I de "El Dominio y Jurisdicci6n Real de las Indias".-Ley la.
17








En el tomo II de la Historia de la America Central, escrita por Jos6
Milla y Vidaurre, estin consignadas las disposiciones de las Nuevas Leyes,
que previenen: que en lo sucesivo no se haga esclavo a indio alguno; que
en los pleitos entire ellos o con naturales, se observen procedimientos breves
y sencillos; que no se les cargase sino en case de much necesidad; y que
por ninguna autoridad o particular, se pudiese dar a los indigenas enco-
mienda. Corresponde tambien a aquella 6poca, la erecci6n de la Universidad;
la creaci6n de various colegios y hospitals y casas de convalecientes; la
apertura de caminos y la construcci6n del puente de los Esclavos en el
departamento hoy de Santa Rosa; la habilitaci6n de puertos y entire ellos
el de Santo Tomis. En la evoluci6n de la America Espafiola y especialmente
en cuanto a Guatemala se refiere, estas Nuevas Leyes, seialan un moment
trascendental; si bien las disposiciones protectoras de los indios, no envuel-
ven un paso decisive hacia la libertad de ellos, puede considerarse como
disposiciones precursoras o simples orientaciones para la redenci6n de los
esclavos. Por otra parte, hicieron oir las primeras voces de descontento,
poniendo freno a la insaciable ambici6n de los unos y hacienda concebir a
los otros la posibilidad no de dias mejores, sino la absolute emancipaci6n
de las colonies del dominion de la Corona de Espafia.


LA INDEPENDENCIA NACIONAL-LEYES INMEDIATAS

Si atendemos a que 16gicamente no existe diferencia sustancial entire
Evoluci6n y Revoluci6n, no cabe duda que la declaratoria de la Indepen-
dencia fue un actor revolucionario; y que desde el 15 de septiembre de 1821,
se inici6 una verdadera revoluci6n en Guatemala. En el orden politico,
desconoci6 a la monarquia de cuya dependencia se emancipaba y a Ia que
perteneci6 como colonia a consecuencia del descubrimiento y conquista de
America; y en los aspects sociales y religioso, fijaba nuevas organizaciones
y emancipindose de Espaiia, desconoci6 privilegios y preeminencias y da el
primer paso para la fundaci6n de un Estado aut6nomo y soberano.
El memorable document hist6rico que se firm en forma de acta
en la ciudad de Guatemala, contiene declaraciones de la mayor trascenden-
cia political. No es exacto que sean distintos en significado las palabras evo-
luci6n y revoluci6n; pueden diferenciarse en grado; pero no ser la una
obra lenta y tranquila de los acontecimientos, y la otra fruto de sucesos
bruscos y violentos. Sin embargo, al hecho revolucionario de nuestra Inde-
pendencia, tambiin concurren luchas, odios y violencias, que si bien no se
realizaron con Espafia, fue la chispa que incendiaria nuestras pasiones po-
liticas, produciendo intereses antag6nicos, que se definieron, despuis, de
manera mas pronunciada como fruto de tendencies coloniales, perfectamente
demarcadas a raiz del dia de nuestra separaci6n de Espafia.
Para definir de pacifica la lucha por la libertad iniciada el 15 de
septiembre, se atiende a la forma incruenta, pero amenazante, de parte del
pueblo para hacer la declaratoria; se olvida que, los intereses latentes, exis-
tian en la consciencia de los hombres del pasado, en sus descendientes y








en los intereses que la nueva era prometia destruir v legislar en lo porvenir.
Desde el dia de la Independencia, la lucha se inici6, no para realizar la Inde-
pendencia, sino para sostenerla, robustecerla y levarla por las vias de re-
formas radicales, para un dia llegar a la vida propia y darnos un gobierno
en consonancia con los moments de nuestra vida social. La lucha, pues,
no fue anterior como en America del Sur, a la forma; fue posterior y no
menos abierta y prolongada.
Confirma lo anterior, la restauraci6n de la monarquia vcrificada en
Mexico con el Imperio de Iturbide, a la que se afiliaron en Guatemala, los
reaccionarios, en acta de 5 de enero de 1822.
La Independencia, la segunda Independencia como tambi6n se le lla-
ma, o la ratificaci6n de ella, como lo es efectivamente, esti consignada en
el acta de 19 de julio del aiio de 1823. Se hacen y toman en caenta las
consideraciones y puntos finales siguientes:

PRIMERO:

Que la independencia del gobierno espaiiol ha sido y es necesaria en
las circunstancias de aquella naci6n y las de toda la America; que era y es
just en si misma y esencialmente conforme a los derechos sagrados de la
naturaleza, que la demandaban imperiosamente las luces del siglo, las ne-
cesidades del Nuevo Mundo y todos los mis cars intereses de los pueblos
que lo habitan.
Que la naturaleza misma resisted la dependencia de esta parte del
globo, separada por un oceano inmenso de la que fue su metr6poli, y con la
cual le es impossible mantener la inmediata y frecuente comunicaci6n, in-
dispensable entire pueblos que forman un solo Estado.
Que la experiencia de mis de trescientos afios manifest a la Ame-
rica, que su felicidad era del todo incompatible con la nulidad a que la redu-
cia la triste condici6n de colonia de una pequefia parte de Europa.
Que la arbitrariedad con que fue gobernada por la naci6n espafiola
y la conduct que esta observe constantemente desde la conquista, excita-
ron en los pueblos el mis ardiente deseo de recobrar sus derechos usurpados.
Que a impulses de tan justos sentimientos, todas las provincias de
America sacudieren el yugo que las oprimi6 por espacio de tres siglos: que
las que pueblan el antiguo Reino de Guatemala proclamaron gloriosamente
su Independencia en los iiltimos meses de 1821; y que la resoluci6n de con-
servarla y sostenerla es el voto general y uniform de todos sus habitantes.

SEGUNDO:

Considerando por otra parte: que la incorporaci6n de estas provincias
al extinguido Imperio mexicano, verificada s61o de hecho en fines de 1821
y principios de 1822, fue una expresi6n violent arrancada por medios vi-
ciosos e ilegales.
Que no fue acordada ni pronunciada por 6rganos ni por medios legi-
timos; que por estos principios la representaci6n national del Estado mexi-
cano, jams la acept6 expresamente, ni pudo con derecho aceptarla; y que
las providencias que acerca de esta uni6n dict6 y expidi6 don Agustin de
Iturbide, fueron nulas,









Que la expresada agregaci6n ha side y es contraria a los intereses y
a los derechos sagrados de los pueblos nuestros comitentes: que es opuesta
a su voluntad y que un concurso de circunstancias tan poderosas e irresisti-
bles exigen que las provincias del antiguo reino de Guatemala se constitu-
yan por si mismas y con separaci6n del Estado mexicano.
Nosotros, por tanto, los Representantes de dichas provincias, en su
nombre, con la autoridad y conformes en todo con sus votos, declaramos
solemnemente:
I9-Que las expresadas provincias representadas en esta asamblea, son
libres e independientes de la antigua Espafia, de Mexico y de cualquiera otra
potencia, asi del antiguo como del Nuevo Mundo; y que no son ni deben ser
el patrimonio de persona ni familiar alguna;
2Q-Que en consecuencia, son y forman Naci6n Soberana, con derecho
y en aptitud de ejercer y celebrar cuantos actos, contratos y funciones ejer-
cen y celebran los otros pueblos libres de la tierra;
3--Que las provincias sobredichas, representadas en esta asamblea,
(y las demis que espontineamente se agreguen de las que componian el an-
tiguo Reino de Guatemala) se llamaran por ahora y sin perjuicio de lo que se
resuelva en la constituci6n que ha de formarse, PROVINCIAS UNIDAS DEL
CENTRO DE AMERICA;
Y mandamos que esta declaratoria y la acta de nuestra instalaci6n se
publiquen con la debida solemnidad en este pueblo de Guatemala y en todos
y cada uno de los que se hallan representados en esta Asamblea: que se
impriman y circulen: que se comuniquen a las provincias de Le6n, Granada,
Costa Rica y Chiapas; y que en la forma y modo que se acordarn oportuna-
mente, se comuniquen tambien a los gobiernos de Espaiia, de Mexico y de
todos los demis Estados independientes de ambas Americas.
Dado en Guatemala, a 1I de julio de 1823.
Por no haber asistido a la declaratoria de independencia las provincias
de Honduras, Nicaragua y Costa Rica, en 1' de julio de 1823, por Decreto
de 1Q de octubre emitido por la Asamblea Nacional Constituyente ratificaron
y aceptaron en todos sus terminos aquella solemne declaratoria. Las pro-
vincias unidas de Centro America, prestaron solemne juramento de fideli-
dad a la nueva forma de gobierno creada como consecuencia de la Inde-
pendencia de Espafia. La formula del juramento era la siguiente: "IJuriis,
por Dios, Nuestro Sefior y por los Santos Evangelios, reconocer la soberania
de la nueva naci6n, representada legitimamente en la Asamblea Nacional
Constituyente, que se ha instalado en esta ciudad de Guatemala? jJuriis
obedecer, cumplir y ejecutar las instituciones fundamentals y demis leyes
que establezca? Juriis hacerlas guardar, cumplir y ejecutar en la parte
que os corresponde? iJuriis desempefiar bien y fielmente la autoridad y
funciones que os estin encargadas?" "Si, juro". El Presidente del Supremo
Poder Ejecutivo diria entonces: "Si asi lo hicibreis, Dios os lo premie, y si
no os lo demand, y seriis responsables conforme a las leyes".
Fue, pues, en la capital del reino de Guatemala, donde se proclam6
la Independencia; fue en esta ciudad la sede de los altos poderes de la
nueva naci6n; y fue en ella, donde se prest6 el juramento de fidelidad a
sus instituciones y sus leyes.








Sin embargo, el acta de julio de 1823, no resuelve aun que las pro-
vincias unidas del Centro de America, formaran una Repufblica, cuyo triunfo
definitive no se realize sino hasta el 17 de diciembre del afio de 1823, en
que se publicaron las bases de una constituci6n popular, representative y
federal. (7'
Esa ambigiiedad con respect a la forma de gobierno de la nueva
naci6n que se emancipaba, revela en su silencio, la lucha de partidos po-
liticos existentes antes de 1821 y cuyas disidencias, fueron una de las causes
mis inmediatas para realizar la proclamaci6n de la independencia. Por un
lado ansiaban los unos volver a la forma monarquica y los otros fundar una
Republica que respondiera a las exigencias y aspiraciones de una epoca
modern. Y aun escogida y aceptada la forma republican, esta lucharia
por una Republica democritica o por otra que se aproximara a la monar-
quia que acababa de expirar. Esa divergencia, es, en la historic, la causa
primordial que ha demorado la realizaci6n de los destinos sefialados a Cen-
tro America.
Pero aun aceptada la forma republican, se presentaba, a las nuevas
nacionalidades en formaci6n, el problema de la mayor trascendencia en su
porvenir, sobre si se adaptaba mejor la forma unitaria, o la federal, que
triunf6 definitivamente.
Cuando se habla de la reconstrucci6n de la antigua patria, no se
acierta a determinar si hacemos alusi6n al antiguo reino de Guatemala, o a
la Repfblica Federal de Centro America.
En la discusi6n de las bases fundamentals de la primera Constitu-
ci6n de Centro America, particularmente, en lo que se refiere a la forma
de la nueva Rep6blica, comienza una epoca de lucha que influiria conside-
rablemente en el desarrollo de la epoca que hemos llamado revolucionaria
a partir del 15 de septiembre de 1821.



FUENTES IISTORICAS DEL DERECHO CONSTITUTIONAL

Consideramos de importancia hacer retrospectivamente, antes de en-
trar al studio de la primera Constituci6n political de Centro America, un
recuerdo de las fuentes de esta rama del Derecho. Ello conduciri al mejor
conocimiento de la material que estudiamos.
Acostumbran los autores remontarse a dias muy remotos para encon-
trar los fundamentos del Derecho Constitucional de Inglaterra, en la MAGNA
CARTA del Rey Don Juan, de 1215, que reconoci6 la libertad de las personas
y de los bienes respect del Rey, lo mismo que el consentimiento de la co-
munidad para levantar impuestos; la Petici6n de Derechos, de 1626, por la
cual se require el voto del Parlamento para exigir del particular cualquier
ginero de contribuciones, y que el ciudadano sea arrestado solamente en
virtud de process fundado en leyes del pais, y no por mandate especial del
Rey; la Ley de Habeas Corpus, de 1679, que consagr6 para siempre la in-
violabilidad de la persona, en tanto no sea limitada por autoridad compe-

(7) Pr61ogo de la "Reseia Hist6rica", de Montufar.
21








tente, segin ley del pais, y en virtud de hechos sometidos a juicio y defense
legal; el Bill de Derecho, de 1689, que confirm y enumer6 los derechos
populares, que habian sido suprimidos por la casa Estuardo. Como comple-
mentarios al Derecho inglis, se citan: los Tratados, que coniprende el acta
de Uni6n de los reinos de Inglaterra y Escocia, de 16 de mayo de 1707 y
el Acta de Uni6n entire Bretafia e Irlanda de 9 de julio de 1800, que refunde
en el Parlamento Imperial los Parlamentos escocis e irlandis, dindoles re-
presentaci6n proporcional en su seno, y reconociendo a los dos reinos, sus
antiguas leyes religiosas, civiles, municipales y judiciales; los Estatutos, que
son los actos votados por las Cimaras, regularmente constituidas, y libremente
sancionadas por la corona; y, finalmente, la common law (derecho comin)
dictada por el Parlamento, sin limits, para arreglar las relaciones privadas,
para organizer los poderes, cambiarlos o suprimirlos; estas leyes a mis de
declaraci6n de derechos individuals, fueron la constituci6n del pais y de
la ley de la tierra, que prometiera la Carta del Rey Don Juan.
El Derecho norteamericano, en gran parte, torado del Derecho in-
gles, segun autoridades aceptables, se consider como lo mis acabado en la
material, y l6 ha servido de modelo a las Constituciones de Sur America y
tambien a las de la America Central. La Constituci6n de Estados Unidos de
Norte America, con sus 7 articulos, subdivididos a su vez en secciones, con
sus articulos adicionales y las de los Estados que forman la Uni6n, hacen el
Derecho Constitucional escrito de ese pais. Concurren ademis a dar fuerza,
a las Constituciones Federal y de los Estados, la recopilaci6n de las leyes
permanentes u orginicas, l1amadas Estatutos, emanadas del Congreso o
Legislaturas, y las sentencias de las Cortes de Justicia de Estados Unidos
y de los Estados Particulares, que van dejando la huella de su interpretaci6n,
alcance y amplitud de las constituciones y las leyes en la jurisprudencia con-
tenciosa. Pueden tambien considerarse como complementarias, y parte de
la Constituci6n, que han establecido las formas del cumplimiento de algunas
de sus provisions, en los tres aspects o formas en que estin clasificados
los poderes del Estado.
Estas dos fuentes del derecho politico, difieren, sin embargo, en su
forma substantial; es la una, expresi6n del derecho consuetudinario; la otra,
del derecho escrito constitutional, Mas adelante analizaremos estas formas,
que por lo pronto no consideramos mis que como resultado de la influencia
traditional en un pais, en relaci6n con la modernidad del otro, cuya evo-
luci6n viene de otro origen y cumple la misi6n de ir a la cabeza de un he-
misferio que va por vias modernas, sujetas a nuevos trazos, a correcciones
necesarias en pueblos nuevos y, mis que todo, a sujetarse a las formulas
variables y nuevas, que la civilizaci6n y el progress imponen a todos los
pueblos de la tierra.
Los puritanos que vinieron a America a fundar la libertad, traian en
su espiritu los principios tradicionales de sus antepasados; y, las nuevas
formas y los moldes que modelaran los nuevos organisms politicos de la
America, no podian encontrar mis s6lidos cimientos que los transmitidos
por legitima herencia de sus progenitores. Y nosotros los pobladores de las
nacientes nacionalidades, luchando contra atavismos viciosos, sin ejemplos
de libertad que imitar y si con tradiciones que alejar, nos amparamos, por








decirlo asi, en la nueva doctrine; y, teniendo por guia al gran pueblo norte-
americano, cuyos progress serian asombro de la humanidad, nos lanzamos
al porvenir con entusiasmo y fe, tejiendo ensayos y soportando reveses y
levantindonos de dolorosas caidas, continuamos camino del progress y de
la democracia.
Los pueblos j6venes, sin la experiencia de la vida propia, se inspiran
en la historic de las viejas civilizaciones de donde extraen ensefianzas, que
aunque provechosas, no ejercen la acci6n inmediata que educa, fortalece y
hace amar, porque es cara la libertad que se conquista merced al propio
esfuerzo y como fruto del sacrificio y de la lucha. Las grandes revoluciones,
fundaron doctrinas y las imprimieron en la consciencia de los hombres. La
revoluci6n inglesa, la norteamericana por su independencia, y la francesa,
cuya universalidad la derram6 por todas parties, encierran epocas inolvida-
bles y base s6lida e indestructible de los organismos sociales que van cam-
biando las civilizaciones, en su evoluci6n inagotable. La revoluci6n del 89
es obra de la filosofia. Y la filosofia es el fruto de la civilizaci6n. Es sobre
todo el cosmopolitismo del siglo XVIII. El panteismo politico, negaba la
patria particular, para dar forma a la nacionalidad universal en la Repilblica
de los hombres y la soberania del ginero human.
No consideramos impossible la conciliaci6n entire los principios de uni-
dad y el de diversidad, estando el uno y el otro en la misma naturaleza, para
guardar la debida armonia del conjunto. Ambos principios se desarrollan de
manera indudable; lo iinico que resta es descubrir la forma que tomara la
unidad humana, si, como debe, ha de respetar el principio de nacionalidad.
El principio de libertad, lo mismo que el de igualdad, fueron objetivo
de las dos revoluciones: la inglesa y la norteamericana; la revoluci6n fran-
cesa, consign6 ademis de esos dos principios fundamentals, el de frater-
nidad entire los hombres. Y tras esa fraternizaci6n de los individuos, vendra
la internacionalizaci6n de los pueblos, por medio de convenciones, que si
bien conserven la diversidad entire los estados, formen la unidad moral de la
sociedad humana, realizando asi, el mis alto ideal que acariciara la revolu-
ci6n, que no pudiendo contenerse en s6lo Francia, se difundi6 por todos
los ambitos de la tierra.


PRIMERA CONSTITUTION DE LAS PROVINCIAS UNIDAS DEL

CENTRO DE AMERICA

El antiguo reino de Guatemala tom6 el nombre de Provincias Unidas del
Centro de America. Tal vez al proclamarse la independencia de Espafia, se
quiso alejar el nombre de reino o de monarquia. Y se lleg6 hasta la substi-
tuci6n de Guatemala, por la suma de las parties que lo eran las provincias.
Es lo cierto, que no pudo prescindirse de los dos elements constitutivos de
una naci6n: el territorio y la poblaci6n. Y el territorio y la poblaci6n, no
fueron diversos de los del antiguo organismo.
Pero como ya dijimos, se advierte en los primeros pasos de la nueva
vida national, cierta vacilaci6n al tocar alguno de los puntos fundamenta-
les del nuevo organismo politico. Asi como se evit6 mencionar el nombre








de reino para distanciarse del pasado, se hizo lo mismo con el nombre de
Republica por temor al porvenir. Y era que existian perfectamente clasifi-
cadas las dos tendencies que en direcciones diversas, ansiaban dirigir la
nueva nacionalidad, al pasado que se habia destruido y al future que se
acariciaba. Esas dos fuerzas, deberian luchar frente a frente desde el na-
cimiento de la nueva nacionalidad.
Ya veremos al hojear las nuevas constituciones, c6mo se ha dificultado
las limitaciones de cada una de las provincias del antiguo reino; c6mo tam-
bien, fue siempre ese prop6sito, el germen de acalorados debates y peligrosas
discusiones sin poder, en definitive, llegar a una resoluci6n final y conclu-
yente. No parece sino que el destiny se resisted a separar una familiar que
viene del mismo tronco; que no ficilmente puede separarse lo que la misma
naturaleza unific6 en la tierra geograficamente.
Lo que la Sociologia llama sociedad, el Derecho Internacional deno-
mina nacion; el Derecho Politico, pueblo; nombres diversos de una misma
entidad. Asi, sociedad, es la poblaci6n cuando se la consider regida por leyes
naturales. Poblaci6n, si regida por normas administrativas. Naci6n, es la
poblaci6n constituida de antiguo en un solo Estado, compuesta de una o
varias razas asimiladas moralmente y estan animadas de un espiritu comiin.
La palabra pueblo tiene varias acepciones: 19, es aquella parte de la po-
blaci6n que por medio del voto y de la palabra, dirige la vida political del
Estado; 2, por extension, se la usa como sin6nimo de naci6n, cuando se
dice pueblo guatemalteco o el pueblo frances; y 3, en castellano, se la usa
tambi6n en el sentido de pequefia agrupaci6n urbana. (8)
En lo general la ciencia del Estado para la investigaci6n preliminary o
propedeutico en su studio, es, en su clasificaci6n political y administrative,
la misma en cuanto a las conclusions, que les son comunes. Podemos, al
efecto, clasificar sus elements: en elements externos del Estado, la po-
blaci6n, el territorio y la cindad; elements interns, que a su vez se clasi-
fican en politicos y administrativos, correspondiendo a los primeros el
Poder Legislativo, el Gobierno y la Justicia; la administraci6n political y
social, correspondiendo a la primera el ej6rcito, la policia, la recaudaci6n,
las tesorerias, los correos oficiales; y a la social, la higiene, la educaci6n, la
beneficencia, los correos piiblicos, etc., etc. (9)
De los elements constitutivos del Estado, el m;s important es la
poblaci6n, sujeto y objeto por excelencia del derecho y de las instituciones. (10)
En el derecho antiguo, se consideraba distintas la sociedad y el Es-
tado; la poblaci6n era considerada como simplemente objeto del derecho.
La ciencia political contemporanea, ha rectificado a fondo esta doctrine.
Para ella no son diferentes la sociedad y el Estado, porque en esencia,
el Estado no es mas que la sociedad politicamente organizada. Debemos
aceptar la doctrine de que la poblaci6n no es solamente objeto de obligacio-

(8) Blutchli. "Theori General de I'Etat".-Jellenik. "L'Etat Moderne e Son Droit".-Gum-
plowicz. "Derecho Politico Filos6fico".-Posada. "Tratado de Derecho Politico".-Burges. "Ciencia
Political y Derecho Constitucional".
(9) Valentin Letelier. "G6nesis del Estado y de sus Instituciones Fundamentales".
(10) Arist6teles. "La Politica".








nes pasivas sino sujetot de obligaciones activas y que por efecto del desarrollo
general de la cultural political, todo hombre sometido a la potestad del Es-
tado, tiene por garantia, frente a dicha potestad, los derechos y las prerro-
gativas de una persona. (11)
La primera Constituci6n Politica de Centro America acept6 la forma
Federal. La denominaci6n de Provincias Unidas aceptada timidamente, fue
substituida por la de Federaci6n, dejando asi divididos en dos bandos la
opinion pfiblica. A este respect, el notable hombre de estado Doctor Lo-
renzo Montfifar, en su "Resefia Hist6rica", se express en los tirminos que
reproducimos: "Tales convicciones contribuyeron poderosamente a la adop-
ci6n del sistema federativo, que se consideraba un baluarte contra el poder
de la aristocracia monirquica. Favorecian tambiin el sistema federal los
publicistas entonces conocidos en este pais. Montesquieu dice que si una
Repfiblica es pequeiia, la destruye una fuerza extranjera, y si es grande la
destruye algin vicio interior: que los hombres se habrian visto precisados a
vivir bajo el gobierno de uno solo, si no hubieran imaginado un modo de
constituci6n que a todas las ventajas interiores del gobierno republican,
reune la fuerza exterior del monirquico: tal es la Repfiblica federativa.
Tenian los liberals en la historic antigua el ejemplo luminoso de la Grecia;
mis tarde la Holanda y en los tiempos modernos la Suiza y los Estados Uni-
dos. En Centro America, el sistema de intendencias y de diputaciones pro-
vinciales independientes entire si, habia preparado el pais para la organiza-
ci6n de .diferentes, y no eran bastante conocidas todavia muchas de las
impugnaciones que se ban hecho a los pensamientos politicos del autor de
las "Cartas Persianas y del Espiritu de las leyes".
El Conde Destut de Tracy, con las observaciones iniditas de Con-
dorcet, public un libro titulado "Comentario sobre el Espiritu de las Leyes
de Montesquieu"; esta obra, dice el autor, fue escrita para el senior Jeffers-
son, el hombre para el de mis respeto en los dos mundos y para los Estados
Unidos, donde se imprimi6 el afio 1811. El traductor de esta obra al caste-
lano, afirma que "tiene el mirito de haber rejuvenecido las doctrinas,
viejas ya, pero siempre respetables del hombre que mereci6 ser llamado el
legislator del g&nero human, nombre que le dio la generaci6n pasada, y que
le conservarin, sin duda, las generaciones venideras hasta la iultima; pero
al fin este grande hombre era hombre, y en su obra inmortal, se descubre
de tiempo en tiempo, la humanidad en algunos errors en que fue arrastra-
do, parte por su espiritu demasiado sistematico, parte por la vivacidad, bri-
ilantez y fuerza de su imaginaci6n y parte por las opinions y preocupaciones
recibidas en su tiempo".
Critica el "Comentario del Espiritu de las Leyes", la clasificaci6n de
los gobiernos, en monirquicos, republicans y desp6ticos. Y, en efecto, no
podian en aquellos tiempos lejanos, tener idea del poder representative, base
modernisima sobre que descansan los organismos del Estado en nuestros
dias. La idea de libertad bajo el prejuicio de creencias religiosas, era dis-
tinta de la de felicidad; abstracciones que hoy se confunden a tal grado, que
la libertad es tan amada, porque es la expresi6n mas alta de la felicidad;
la felicidad consiste en realizar en su mayor extension los deseos de la

(11) Jellinek. "L' Etat Moderne e Son Droit".
25








voluntad: la omnipotencia o la omnilibertad, vienen a ser la misma cosa,
es la felicidad mis absolute. El problema de distribuir los poderes del
Estado del modo mis favorable a la libertad, no puede estar resuelto, cuando
como en las monarquias, o en las repbblicas aristocriticas, se da demasiado
poder a un solo hombre; lejos de ello, la unica forma es la limitaci6n del
poder, al grado que pueda quitirsele sin violencia. Pero la omnilibertad o
la omnipotencia, son imposibles en la naturaleza humana. Solamente en un
cstado absolute de aislamiento, podria el hombre ser ajeno a las limitaciones
de la voluntad por sus semejantes, pero estaria sujeto a las fuerzas de la
naturaleza. Por esto, es un error afirmar como se ha afirmado muchas
.veces, que al reunirse el hombre en sociedad, sacrifice parte de su libertad:
al contrario, cada uno de ellos aumenta su poder; y esto es lo que tan impe-
riosamente los inclina a reunirse, porque si de tiempo en tiempo, la sociedad
los prime, siempre en cambio los socorre; si venimos de los desiertos de la
Libia, creeremos haber llegado a una tierra hospitalaria cuando entremos a
los Estados del rey de Marruecos. Para que los hombres vivan reunidos,
solamente se necesita que cada uno de ellos se arregle lo mejor possible con
todos los otros, y en el modo de arreglarse entire si es en lo que consist lo
que se llama Constituci6n del Estado. (12)
El Doctor Ram6n Rosa, bi6grafo de Cecilio del Valle, ha juzgado el
sistema federal que estableci6 la primera Constituci6n political de Centro
America en los concepts que a continuaci6n reproducimos:
"Error fundamental fue, a mi juicio -dice el Doctor Rosa-, la acep-
taci6n de un regimen federal para las provincias del antiguo reino de Gua-
temala. El federalismo rompi6 n;uestra unidad historica; cre6 para un
pueblo, sin ninguna educaci6n political, el sistema de gobierno mis dificil
de practicarse; estableci6 un complicado y antiecon6mico organismo guber-
nativo para un pueblo falto de comunicaciones y de recursos: constituy6
un powder national destituido de suficientes y vigorosas instituciones; sem-
br6, en fin, en el suelo de un pueblo inquieto, apasionado, de raza meridional,
irreflexivo, la simiente de una constant guerra civil". (13)


LA CONSTITUTION FEDERAL Y LAS DE LOS ESTADOS

La organizaci6n political y la reconstrucci6n national de la nueva
entidad que surgi6 del, hecho de la declaratoria de la Independencia, fue
labor inmediata que se impuso al nuevo regimen de gobierno.
Instal6se en la ciudad de Guatemala, capital del antiguo reino del
mismo nombre, en 24 de junio de 1823, el primer Congreso Americano, bajo
el nombre de Asamblea Nacional Constituyente. Las disidencias que se
acentuaron en los ultimos dias de la vida colonial, entire gasistas y cacos,
precipit6 la declaratoria de la Independencia, como resultado de la contienda
electoral, segun nos refiere Marure en la obra Bosquejo HistIrico o His-
toria de las Revoluciones de Centro Ambrica. Y en la Asamblea Nacional
Constituyente, que iniciaba sus labores en la fecha ya dicha, surgeon pareci-
das contiendas entire imperialistas y republicans.

(12) Tracy. "Comentarios de Montesquieu".
(13) Ram6n Rosa. "Biografia de J. Cecilio del Valle".









El 22 de noviembre del aiio de 1824, la Asamblea expidi6 la Constitu-
ci6n de la Repfiblica Federal de Centro America, document importantisimo
y que merece figurar al frente de su Derecho Constitucional, y de impere-
cedero recuerdo por la gloria national de haber consignado en su articulo
13, la declaratoria de que todo hombre es libre en la Reptblica y que no
podri ser esclavo el que se acoja a sus leyes, ni ciudadano el que trafique
con esclavos. Otro tanto, refiriindose al sentimiento de confraternidad en-
cierran las declaratorias de sus articulos 17 y 18, al considerar como centro-
americanos a todos los hijos de America que se establecieran en territorio
de la Federaci6n y manifestaren este designio ante la autoridad local; a los
espafioles y cualquiera extranjero que al proclamarse la Independencia la
hubieran jurado.
El Estado de El Salvador expidi6 su Constituci6n el 12 de junior de
1824; Costa Rica el 22 de enero de 1825; Guatemala el 11 de octubre del
mismo afio; Nicaragua el 8 de abril de 1826; y Honduras el 11 de diciembre
del mismo aiio. Todas estas Constituciones, lo mismo que la Federal, fueron
calcadas en la Constituci6n norteamericana.
La falta de un Distrito Federal en la Constituci6n, di6 origen a una
irregularidad que mis tarde ofreci6 dificultades de verdadera trascendencia;
cuando esta irregularidad quiso subsanarse, el mal ya habia profundizado
en el organism politico de la nueva nacionalidad.
Si en vez del sistema Federal hubierase optado por el Unitario, de
absolute descentralizaci6n administrative, habrianse educado los nuevos Es-
tados de la Uni6n en la escuela del municipio aut6nomo; los ciudadanos,
ejercitindose en el manejo de sus asuntos locales, se hubieran preparado
para mis tarde, en vez de verdaderas incapacidades, improvisados estadistas
y legisladores, patriots experts, amaestrados en el ejercicio de altas labores
p6blicas y el caudal de sus conocimientos y el fruto de sus ideales, habrian
sido obsticulo para que las pequefias pasiones, el localismo y estrechez de
miras political redujeran el horizonte de nuestro porvenir retardado en su
realizaci6n por disidencias pueriles y localismos intransigentes y mezquinos.
El problema sobre la preferencia del sistema unitario o el federal,
ofreci6 en toda la America Espafola, opinions distintas, prevaleciendo la
una sobre la otra, alternativamente, segin el espiritu de partido dominant.
Pero el studio de la teoria juridica del Estado Federal, no debe
prescindir del federalismo clisico y que algunos consideran modificado
por la teoria de un federalismo racionalizado. Pudiera ser que en ello no
aparezcan mis que nuevas fases de un mismo derecho, nacidas de hechos
ciertos ocurridos despues de la guerra europea.
Debemos establecer para la buena inteligencia y abordar mejor el
studio de las unions de Estados en general y la del Estado Federal en par-
ticular, las bases fundamentals sobre que descansen las teorias del Derecho
juridico. La primera cuesti6n que debemos resolver se refiere al Estado
determinando su caricter juridico y su estructura internal; cuesti6n esta,
que hace poco se encontraba enlazada a la cuesti6n de la soberania que se
consideraba como caracteristica esencial de la colectividad estatal; pero la
una y la otra, se encontraban ligadas al problema fundamental de la relaci6n
del Derecho Interior y el Derecho Internacional.








Si buscamos la fuente filos6fica y sociol6gica del Derecho en sus
aspects interior e international, nos persuadiremos que, siendo idintico su
fundamento y origen, hemos de concluir en su unidad. Las funciones inter-
nacionales, son mas altas en su expresi6n juridica, y al profundizar su exa-
men, alejaremos por complete la concepci6n del fundamento de un derecho
dualista. -,a'. ,i l 4
No debemos profundizar este studio, que esti contenido en la Teoria
Juridica del Estado Federal, de M. Mouskheli. En esa obra pueden re-
gistrarse las doctrinas siguientes: Doctrina de la autolimitaci6n; la Doctrina
del Derecho Nacional Exterior; la de la Regla Fundamental; la del Derecho
natural, y la de la conciencia juridica.
Ante la posibilidad de la extinci6n del Estado Federal o de su trans-
formaci6n substantial, ese autor concluye con las apreciaciones siguientes.
Semejante transformaci6n exigirn siempre la reform de la Constituci6n
Federal, y esta es una de las garantias que poseen los Estados-miembros con-
tra tal eventualidad, por lo menos en aquellos Estados Federales en que
las colectividades-miembros toman parte direct en la revision constitu-
cional. Pero si se observa esta formalidad, no cabe duda alguna de que
semejante transformaci6n es juridicamente possible. Alemania ha reco-
rrido, en el curso del siglo XIX y en los comienzos del siglo XX, las tres
etapas que ciertos autores predicen como inevitable: la Confederaci6n ger-
minica de 1815 Confederaci6n de Estados -; El Imperio alemin de 1871
- Estado Federal -; el Reich de 1919 Estado Unitario. No deja
de turbar este ejemplo de Alemania. Agriguese a ello que tambien en los
demis Estados Federales se deja sentir esta misma tendencia hacia el
unitarismo. Las revisiones constitucionales que se han realizado en los til-
timos tiempos, han venido a restringir considerablemente el contenido de
la autonomia de las colectividades-miembros. Constituci6n mexicana de
1917. Revision de la Constituci6n Brasilefia en 1926 (ejemplo el articulo
69); Constituci6n de los Estados Unidos de Venezuela, 1928. Tambien es
segura la evoluci6n centralizadora en Suiza, en donde casi todas las modi-
ficaciones constitucionales realizadas de 1874 a la fecha, han tenido por
finalidad el aumento de las competencias de los 6rganos federales; tambi6n
en los Estados Unidos de la America del Norte, que han sido considerados
en todo memento como el baluarte de los derechos de los Estados-miembros,
se deja sentir la misma evoluci6n, si no por via de revision constitutional,
al menos por la acci6n continue del Tribunal Federal Supremo. Aquellos
motives que crearon funestas divisions en la infancia de Centro Am6rica;
los temores al pasado, que pudiera reaccionar despubs de la promulgaci6n de
su Independencia; ese ensafiamiento con que nuestros primeros hombres
juzgaron del porvenir bajo la influencia de temerarios prejuicios; y, final-
mente, la evoluci6n que se realizaba al empuje de los sucesos revolucionarios
que moldearon la experiencia national, han dado nuevos impulses hacia
orientaciones nuevas, a la generaci6n del present, que se sorprenden y
amargan cuando hojeando nuestra historic, ajena de actos de heroismo, se-
fialan la senda de la pasi6n de las revueltas y a tal extreme, que cuando
escribimos con Marure, el Bosquejo de nuestra historic, ahondamos las
huellas de nuestras revoluciones intestines.









No sera possible que Centro America se detenga aislada en la evolu-
ci6n de la humanidad; surgeon por dondequiera organizaciones y agrupacio-
nes de pueblos; las naciones se confederan y la Sociedad de las Naciones,
acoge en su seno, a todos los pueblos de la tierra. La autarquia de que ha-
blaba Arist6teles seria hoy impossible; la anarquia international, tan impo-
sible como la anarquia interior: los Estados viven en la nueva civilizaci6n
en una dependencia mutua ineludible, siendo tan impossible librarse de ella,
como substraerse a la acci6n civilizadora de la humanidad.



RUPTURA DEL PACTO FEDERAL

Por Decreto de 5 de mayo de 1824, de la Asamblea Nacional Constitu-
yente de las Provincias Unidas de Centro America, se dispuso reunir las prime-
ras Asambleas particulares de los Estados. El articulo 19 consigna que por ahora
tendrian Congresos Guatemala, San Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa
Rica. Cada uno de los Estados se declare libre e independiente en su go-
bierno y administraci6n interior; y les corresponde todo el poder que por
la Constituci6n no estuviere conferido a las autoridades federales. El Estado
de Guatemala, conserve el nombre del extinguido reino. El articulo 12 de
la Constituci6n Federal y repetido en la del Estado de Guatemala, contiene
la solemne declaraci6n: la Republica es un asilo sagrado para todo extran-
jero, y la patria de todo el que quiera residir en su territorio.
Los Estados de Centro America se dieron, en consecuencia, su Cons-
tituci6n y reglamentaron su administraci6n y regimen interno.
Revelador del Estado de desorganizaci6n que comenzaba a acentuarse,
es el Decreto de la legislature del Estado de Guatemala, dado en 27 de
enero del aflo de 1833. Mejor que cualquier comentario, es su reproduc-
ci6n. Dice:
"La Asamblea Legislativa del Estado de Guatemala, reunida en sesio-
nes extraordinarias con el principal objeto de dictar medidas que aseguren
en el mismo Estado el orden constitutional y la tranquilidad piblica:
CONSIDERANDO: que la forma de gobierno que ha adoptado la
Naci6n no esti del todo cimentada, y que antes bien los movimientos po-
pulares del Estado de El Salvador y el pronunciamiento de la Asamblea de
Nicaragua, presentan los sintomas mis tristes de la disoluci6n del Pacto
Federal;
Conociendo que si por desgracia Ilegase esto a suceder, acaso los
enemigos del orden para entablar la anarquia, reputaran por roto el lazo
que une entire si a los pueblos del Estado, desconociendo la uni6n de sus
altos poderes;
Deseando prevenir estos males y conservar en todo caso la integridad
del Estado, previous los trimites prescritos por la Constituci6n, y con unani-
midad de votos, ha venido en decretar y decreta:
29








Articulo 19-Si por algin event o en cualquier tiempo llegare a faltar
el Pacto Federal, el Estado de Guatemala se consider como organizado y
preexistente a dicho Pacto y con todo el poder necesario para conservar el
orden interior, la integridad de su territorio, y poder libremente former un
nuevo pacto con los demis Estados o ratificar el present, o constituirse
por si solo, de la manera que mis le convenga.
Articulo 2-El articulo anterior se tendri como adici6n al 11, Secci6n
primera de la Constituci6n del Estado.
Articulo 3-Se sujetari el present Decreto a la ratificaci6n de la
pr6xima legislature ordinaria".
Este Decreto fue ratificado en la inmediata legislature y por el de 14
de mayo del mismo afio de 1833, se mand6 publicar y prestar solemn ju-
ramento por todas las autoridades a dicho Decreto.
El espiritu de disoluci6n cundia en todos los Estados. El Jefe del
Estado de Guatemala public en 15 de enero de 1838, la orden de la Asam-
blea Legislativa del Estado, siguiente:
"En la ciudad de Quezaltenango el dia 2 del present, se reuni6 el
pueblo, y se declar6 independiente del supremo Gobierno del Estado de
Guatemala, con el objeto de former un nuevo Estado en la Federaci6n de
Centro America, reuniindose al efecto los departamentos de Solola y Toto-
nicapin, con el referido de Quezaltenango. Se erigi6 un gobierno provisional
quien dio cuenta de estas ocurrencias al supremo del Estado, que pas6 todos
los documents del caso al cuerpo legislative.
Sobre tan important y grave ocurrencia, oy6 la Asamblea a su co-
misi6n de Gobernaci6n, compuesta de los Diputados Quifiones, Vidaurre y
Estrada y de conformidad con lo que ella le propuso, se sirvi6 acordar:
1V-Que la resoluci6n de este negocio se reserve al Congreso Federal,
a quien corresponde con arreglo a la Constituci6n.
2-Que mientras aquel Alto Cuerpo determine sobre las pretensiones
de Los Altos, el Gobierno de Guatemala observe con ellos una conduct
amistosa y pacifica, que fomente la mutua confianza de estos con aquellos
pueblos.
Por Decreto de fecha 29 de agosto de 1838, la Asamblea Legislativa
del Estado de Guatemala, declara que aia cuando el Senado Federal de
Centro America sancione el Decreto sobre la separaci6n ejecutada por los
departamentos de Los Altos, el de Guatemala queda en capacidad de tal.
Vino despues un Decreto en. el que se ponian los pueblos de Los Altos
bajo la protecci6n del Estado de Guatemala. Por 1ltimo, terminaron esas
divergencias ocasionadas por la separaci6n de Los Altos, con el convenio
celebrado en la Antigua Guatemala el 8 de mayo de 1839, en cuya virtud
fueron reincorporados a la Repiblica de Guatemala.
Dice esa acta: "Reunidos los sefiores General en Jefe don Mariano
Paredes, Presidente de la Repiblica de Guatemala, y General don Agustin
Guzmin, lamado al ejercicio del Poder Ejecutivo de los departamentos de
Los Altos, como Segundo Jefe, elegido por la Asamblea Constituyente de
aquel Estado, en 27 de diciembre de 1838, que han sostenido el restableci-
miento del expresado Estado, con el fin de conferenciar y acordar el medio
de poner t6rmino a las desavenencias que esta pretension ha producido;









el primero, con la autorizaci6n que la Asamblea Constituyente de la Repi-
blica dio al Gobierno para procurar el restablecimiento de la paz, por su
Decreto de 25 de abril pr6ximo pasado; y el segundo, con la que le confiere
su caricter y el de Jefe del Ejircito de su mando, conforme al acta de este
de 4 del corriente, celebrada en la villa de Zaragoza. Guiados ambos de
unos mismos deseos, y convencidos de que estas desavenencias debilitan
al pais y lo arrastran a su ruina, y de que s6lo la uni6n lo puede hacer fuerte
y preservarlo de tamafia desgracia, han convenido en los puntos siguientes:
Los pueblos de Los Altos, que han estado al mando del General don Agustin
Guzmin, se reincorporan a la Republica de Guatemala y entran a former
parte de ella con iguales derechos y cargas que los otros de la misma
Repfblica. Los pueblos de Los Altos procederin a elegir sus Diputados
para la Asamblea Nacional Constituyente de la Repfiblica. Que siendo una
de las razones por qu6 los pueblos de Los Altos, se empefian en former Es-
tado independiente, lo gravoso que les es tener que Ilevar a la capital de la
Repiblica sus recursos en material de justicia, y mandar a sus hijos a ins-
truirse a la misma capital, el Gobierno de la Republica se encarga de proveer
a lo uno y a lo otro, haciendo por su parte, desde luego, lo que quepa en sus
facultades, y recomendando muy eficazmente a la Asamblea Constituyente
lo que sea de su resort. Quejindose los pueblos de Los Altos de los que-
brantos que han sufrido de que el comercio con la Repfblica mexicana este
gravado con los derechos de alcabala, como extranjeros, el Gobierno de la
Repiblica de Guatemala, se compromete a rever y revocar el Decreto que
asi lo estableci6, sin perjuicio de lo que resuelva la Asamblea. El Gobierno
de la Repiblica de Guatemala, se compromete a proveer, en igualdad de
circunstancias y capacidades en los hijos de los pueblos de Los Altos, los
empleos pfblicos de aquellos departamentos, creados o que se crien por la ley.
El Gobierno de la Repuiblica de Guatemala, se compromete tambi6n, a que
si ha de haber guarnici6n en los pueblos de Los Altos, ista sea compuesta
en su mayoria de hijos de aquellos mismos pueblos. El Gobierno de la
Repfiblica de Guatemala, reconoce como suya la deuda contraida por el Go-
bierno que se dieron los pueblos de Los Altos, desde que proclamaron por
primera vez su Independencia, con inclusion de sueldos y pensions civiles
y militares, procurando que este pago se haga con las rentas de aquellos
departamentos. El Gobierno de Guatemala, se encarga de Ilevar a su eje-
cuci6n el decreto de creaci6n del puerto de Champerico, en la costa de
Suchitepiquez, y de reparar y mejorar los caminos de trifico de los pueblos
de Los Altos, como lo demand imperiosamente su comercio".
Este acuerdo fue aprobado por el Gobierno.
El de 15 de junio de 1839, lleva la ley sobre declaratoria hecha por la
Asamblea Constituyente del Estado, separindose de la Federaci6n y apro-
bando la de 17 de abril del mismo afio, expedida por el Gobierno.
Este Decreto del Gobierno de fecha 17 de abril de 1839, que es origi-
nariamente el que contiene la ruptura del Pacto Federal, se funda segin
su primer considerando, en que los Estados de Costa Rica, Honduras y
Nicaragua, se han separado solemnemente del Pacto Federal, desconociendo








al Gobierno que existe en la ciudad de San Salvador, con titulo de national;
y que, segin el segundo considerando, esos Estados han reasumido la Ad-
ministraci6n de todas sus rentas; se han dado nuevas constituciones; y
celebrado tratados, con el objeto de sostener sus pronunciamientos, el libre
ejercicio de sus derechos y soberania, y la libertad de los demis Estados;
y a mis de otros motives, secundan la voluntad general y la opinion de los
habitantes del Estado de Guatemala. Dispone esa ley que se celebraran
nuevos tratados con los Estados de Centro America y que continue sus re-
laciones con los Estados de la extinguida Federaci6n.


ACTA CONSTITUTIVA DE LA REPUBLICAN DE GUATEMALA

La Primera Asamblea Nacional Conistituyente de la Repiublica de
Guatemala, emiti6 su primer Decreto inaugural en esta forma:
"Nosotros los representantes del pueblo de Guatemala, convocados
legitimamente para este dia, habiendo examinado nuestros poderes y en-
contrindolos en la forma correspondiente, reunidos en bastante nimero
con el fire prop6sito de ocuparnos de los objetos que debemos discutir y
determinar, declaramos:
La Asamblea representative del pueblo libre y soberano de Guatemala,
esta solemnemente instalada y abriri sus sesiones el dia de mariana.
Comuniquese al Poder Ejecutivo para su publicaci6n.
Dado en el Sal6n de Sesiones: en la ciudad de la Nueva Guatemala, a
quince de agosto del afio de mil ochocientos cuarenta y ocho, veintisiete de
la Independencia.
P. Molina, Presidente; Jose M. de Urruela, Vicepresidente; Manuel
Larrave, Vicepresidente; J. Bernardo Escobar, Jos6 M. Saravia, J Gandara,
Gregorio Orantes, Manuel Ubico, Buenaventura Lambnr, Mariano Rivera
Paz, Juan Mathen, Atanasio Urratia, Andres Andreu, Juan F. de Urruela,
Anselmo Dorente, Jos6 Mariano Rodriguez, Manuel Tejada, Pedro N. Arria-
ga, J. Ponce, Luis Arrivillaga, Vicente Dard6n, Juan B. Asturias, Manael
Pineda de Mont, M. Trabanino, J. F. Barrundia, Miguel Garcia Granados,
Manuel Irangaray; Luis Molina, Secretario; Manuel Cer6n, Secretario; J.
M. Vidaurre, Secretario; Mariano Gdlvez, Secretario".
Inauguradas sus sesiones, en la primera declar6: El Estado de Gua-
temala es una naci6n soberana, una Repiblica libre e independiente. Agre-
g6 en el segundo articulo de su primer Decreto: A nombre de la Repdblica,
y s6Jo per la Republica, seran dadas las eyes, los decretos y sentencias, y
se establecerin pactos y tratados con las naciones extranjeras.
Si de gravedad suma y trascendencia extrema, fue la separaci6n de
Estados del antiguo reino de Guatemala, fue mis a6n la formaci6n de Re-
piblicas independientes; asi nos alejabamos de la unidad national.
Para el studio de la primera ipoca del Derecho Constitucional de
Guatemala y aun de Centro America, es convenient la inserci6n de la Acta
Constitutiva de la Republica.








En el nombre de Dios Todo Poderoso


La Asamblea Constituyente de Guatemala, convocada por Decreto de
24 de mayo de 1848, para mejorar la organizaci6n political de la Repfiblica y
dar mis estabilidad a su Gobierno; con tan important objeto, y para asegu-
rar el mantenimiento de la paz y buen orden de los pueblos; en uso del
poder que le fue conferido por ellos, decretan las disposiciones contenidas
en la siguiente

ACTA CONSTITUTIVA

De los guatemaltecos y sas deberes y derechos

Articulo 1-Son guatemaltecos todos los que hayan nacido en la
Repfiblica o que se hallaban en ella al tiempo de hacerse su Independencia
de Espaiia. Los hijos de padres guatemaltecos, aunque hayan nacido en pais
extranjero. Los naturales de los otros Estados de Centro America, avecin-
dados en la Republica. Los extranjeros naturalizados con arreglo a las
leyes. Son ciudadanos los guatemaltecos que tengan una profesi6n, oficio
o propiedad que les proporcione medios de subsistir con independencia. Se
tienen tambi6n como naturalizados y ciudadanos los originarios de las Re-
piiblicas hispanoamericanas, y de la monarquia espaiiola, que teniendo las
otras calidades para el ejercicio de la ciudadania y residiendo en la Republica.
fueren nombrados para algfin cargo pfiblico, o empleo, si aceptaren el nom-
bramiento. La calidad de ciudadano se pierde por tomar armas contra la
Repfiblica, o por condenaci6n a pena corporal, mientras no se obtenga reha-
bilitaci6n. Los derechos de ciudadano se suspended por process criminal en
que se haya proveido auto motivado de prisi6n, por autoridad competent.
Por el estado de fallido, mientras no se declare la quiebra inculpable, o por
ser deudor fraudulent, declarado por sentencia. Por conduct notoriamente
viciada. Por interdicci6n judicial.
Articulo 2"-Para el desempefio de toda funci6n puiblica, se necesita
hallarse en el pleno goce de los derechos de ciudadano, y tener las demas
calidades que las leyes requieren en cada caso. El Gobierno, no obstante.
puede emplear en el servicio pitblico personas que tengan las calidades re-
queridas por ley, aun cuando no sean nacidas del pais, quedando naturali-
zadas por el hecho de su nombramiento y aceptaci6n.
Articulo 3"-Los deberes y derechos de los guatemaltecos, estin con-
signados en la declaraci6n hecha por la Asamblea Constituyente en 5 de
diciembre de 1839 que continuari rigiendo como ley fundamental.

Del Gobierno de la Reptblica

Articulo 4"-El poder pfiblico sera ejercido por las autoridades cons-
tituidas en esta acta.
Articulo 5"-El Presidente de la Repiblica sera elegido cada cuatro
afios, por una Asamblea General, compuesta de la Cimara de Representan-
tes, del muy reverendo Arzobispo metropolitan, de los individuos de la
Corte de Justicia y de los vocales del Consejo de Estado; y podri ser reelecto.
33








Articulo 6-El Presidente de la Republica es el Primer Magistrado, y
represent la autoridad gubernativa de la naci6n. En consecuencia, le co-
rresponde mantener las relaciones exteriores, nombrar, acreditar y recibir
ministros diplomiticos, admitir c6nsules y celebrar con otros gobiernos tra-
tados de alianza, amistad y comercio. Esta, asimismo, a su cargo la conser-
vaci6n del orden y el mantenimiento de la paz y seguridad ptiblica. Tiene
la supreme inspecci6n sobre los establecimientos pfiblicos, corporaciones y
tribunales, y velar porque la justicia sea pronta y cumplidamente adminis-
trada, asi como sobre la conduct ministerial de los jueces superiores e
inferiores.
Articulo 7T-Se harin y guardaran al Presidente de la Repfiblica los
honors y consideraciones debidas a la autoridad que ejerce y represent.
Tiene las facultades y prerrogativas siguientes:
De acuerdo con el Consejo de Estado podri:
l1-Hacer gracia de la pena capital, conmutindola con ]a pena in-
mediata;
2--Iniciar los proyectos de ley que crea convenientes;
3--Sancionar o suspender la sanci6n de las leyes y demis resolucio-
nes dictadas por la Camara de Representantes, con excepci6n de
las que sean relatives: I.-A su regimen interior; II.-A la cali-
ficaci6n de elecciones y renuncia de los elegidos; y, III.-Sobre
declaratoria de haber lugar a formaci6n de causa contra cual-
quier funcionario;
4-En casos urgentes, expedir decretos con fuerza de ley, que regirin
durante el receso de la Camara y mientras esta dispone lo con-
veniente; pero esta facultad no se extiende a imponer contribu-
ciones, ni a la creaci6n de tribunales especiales;
5"-Declarar la guerra y hacer la paz;
6--Presentar para las dignidades eclesiisticas en el tirmino y forma
que se acuerden y convengan con la Santa Sede;
7-Empefiar el cridito de la naci6n para obtener empristitos, en casos
urgentes y durante el receso de la Cimara;
8-Ratificar los tratados que se celebren con las naciones extranjeras;
9-Convocar la Camara de Representantes extraordinariamente, cuan-
do las circunstancias lo requieran;
10.-Admitir renuncias a los Magistrados de la Corte de Justicia du-
rante el receso de la Cimara, y nombrar en subrogaci6n de ellos,
con el caricter de interinos, para que funjan mientras se refine
la Cimara.
Articulo 89-El Presidente de la Repiblica nombra, previa consult
del Consejo de Estado, a los ministros diplomiticos y jefes superiores de
hacienda; y sin necesidad de consult, a los demis empleados y funcionarios
pfiblicos, con arreglo a las leyes de su creaci6n. Dispone de fuerza armada.
la organize y distribute, y la mandara en persona cuando lo crea convenient.
En el ejercicio del gobierno, se arreglari a la Ley Constitutiva de 29 de no-
viembre de 1839, y a las demas leyes y decretos vigentes, en cuanto no se
opongan a la present acta.









Articulo 9"-En case de muerte, o falta absolute del Presidente, se
harin cargo del Gobierno, per el orden de sus nombramientos, los Secre-
tarios del Despacho; y por su falta, los individuos del Consejo de Estado,
mientras se refine la Cimara, que sera inmediatamente convocada, y nom-
brari en Asamblea General la persona que deba ejercerlo. En el caso de
tomar el Presidente el mando del Ejircito, o por otra falta accidental, el
Gobierno se ejercera por el Consejo de Ministros.

Del Consejo de Estado

Articulo 10.-El Consejo de Estado se compone de los Secretaries del
Despacho, de ocho Consejeros nombrados por la Camara de Representahtes,
entire las personas mis recomendables por sus servicios y concept public,
y de los que tenga por convenient nombrar el Presidente de la Repiblica
entire los individuos que hayan ejercido el Gobierno, o hubiesen sido Pre-
sidentes de los Cuerpos Representatives, Secretaries del Despactio, Presi-
dente o Regentes de la Corte de Justicia, o vocales del Consejo de Gohierno.
Puede nombrar, entire las personas que tengan estas mismas calidades, para
lenar las vacantes de las plazas de consejeros que hayan sido nombrados
por la Cimara, entendiendose durante el receso de esta. Los consejeros de
Estado son nombrados para el mismo period de cuatro aiios que el Presi-
dente de la Repfiblica, y pueden ser reelectos. Tienen voz y voto en el
Consejo de Estado, y pueden ser lamados a el por el Presidente de la Re-
puiblica, el muy reverendo Arzobispo metropolitan y los obispos que hubiere
en la capital, los gobernadores del arzobispado, el Regente de la Corte de Jus-
ticia, el Presidente del Cabildo eclesiistico, el Rector de la Universidad, el
Prior del consulado, el Presidente de la Sociedad Econ6mica y el Comandan-
te General, o el jefe military que design el Presidente. Las atribuciones
del Consejo de Estado son:

1'-Concurrir a los actos del Gobierno en que por esta acta se re-
quiere su acuerdo; y;
2'-Dar su dictamen al Presidente en todos los cases en que fuere
consultado. El Consejo determinari el modo de su organization
y regimen interior, con aprobaci6n del Gobierno.

De la Cdmara de Representantes

Articulo 11.-La Naci6n es representada per una Camara de cincuenta
y cinco Diputados elegidos en la forma que dispone la ley. Los represen-
tantes duran en sus funciones cuatro afios, y pueden ser reelegidos. Son
inviolables por sus opinions. Los Secretaries del Despacho tienen asiento
en la Camara, y voto en sus deliberaciones, cuando son Diputados. Corres-
ponde a la Cimara establecer, por leyes o resoluciones, sobre iniciativa del
President de la Reptiblica, o de los Representantes, lo que mejor convenga
al bienestar comfin. Tomar en consideraci6n los decretos con fuerza de ley
que hubiere expedido el Gobierno durante el receso de la Cimara, y resolver
sobre ellos lo que corresponda. Decretar las contribuciones. Autorizar al
President de la Repfiblica para contratar pristamos. Decretar, anualmen-

35








te, a propuesta del Gobierno, el presupuesto de gastos de la Administraci6n.
Examinar, aprobar o reprobar, anualmente, la cuenta del monto total de los
fondos publicos, y de su inversion, que debe presentar el Gobierno. Tomar
en consideraci6n los motives que aquil haya tenido para suspender la san-
ci6n de alguna ley o resoluci6n, y reformarla en su vista, si lo estimare
convenient; pero no podri ratificarla sino hasta que se haya renovado la
Cimara en el siguiente period. Conceder carta de naturaleza a los extran-
jeros. Para establecer cualquiera ley se necesita oir previamente la opinion
del Gobieino. La Cimara elige al Regente, Magistrados y Fiscales de la
Corte de Justicia, y ocho Consejeros de Estado. En los casos de acusaci6n
contra los representantes, Presidente de la Repfiblica, Secretaries del Des-
pacho, Regentes, Magistrados y Fiscales de la Corte de Justicia, Ministros
diplomaticos y Consejeros de Estado, la Cimara declara si ha lugar al juicio,
y en su caso, la manda abrir en los tirminos que establezca una ley. La Ca-
mara abriri sus sesiones ordinarias el dia 25 de noviembre y las cerrari el
31 de enero: en los primeros veinte dias del iultimo afio, har. las elecciones
de que habla este articulo.


De la Administraci6n de Justicia

Articulo 12.-La autoridad de la Naci6n en el orden judicial, es ejer-
cida por los tribunales y jueces de la Repilblica. Les corresponde juzgar y
hacer que se ejecute lo juzgado. La Corte de Justicia, luego que se instale,
propondri a la Asamblea la forma de su organizaci6n, arreglada al princi-
pio de que en cada instancia deben juzgar distintos jueces, asi como las
demis reforms que estime necesarias para la mejor administraci6n de jus-
ticia. Entre tanto, y mientras la present Asamblea, o la Cimara de Repre-
sentantes, dan una nueva organizaci6n al tribunal, continuari rigiendo en
todas sus parties la Ley Constitutiva del Poder Judicial de 5 de diciembre de
1839, y demis que se hallaren vigentes. La duraci6n de los Magistrados de
la Corte es la de cuatro afios, renovindose por mitad cada. dos aiios, y pu-
diendo ser reelectos en cualquier period.


Del Go'bierno de los departamentos

Articulo 13.-El buen gobierno y policia de seguridad y mejora de las
poblaciones, esti a cargo de los corregidores y municipalidades, que conti-
nuarin rigi6ndose per las leyes vigentes, especialmente per la de 2 de octubre
de 1839, o por las que en adelante se emitieren. El Gobierno en los casos
en que lo creyere convenient, o a solicitud de las mismas municipalidades,
puede reformar sus ordenanzas y acomodar su organizaci6n a la capacidad
de las poblaciones que represented; asi como tambiin decretar los arbitrios
que le propongan para aumentar sus fondos, verificindolo de acuerdo con
el Consejo, y poniindolo oportunamente en conocimiento de la Cimara de
Representantes,









Disposiciones generals


Articulo 14.-Los periods de la Camara comienzan el 25 de noviem-
bre y duran cuatro afios. Los periods del Presidente de la Repiblica, de la
Corte de Justicia y del Consejo de Estado, son tambien de cuatro afios, y
comienzan el 1" de enero. Las elecciones populares comienzan el segundo
domingo de julio del iltimo aiio del period coustitucional de la Camara.
Articulo 15.-La Camara de Representantes, con la concurrencia y
sanci6n del Gobierno, en la forma establecida, podri adicionar esta Acta
cuando la necesidad lo requiera. Para hacer cualquier derogatoria en ella
o en las otras leyes constitutivas, se necesita, ademis, oir previamente el
dictamen de las principles autoridades constituidas.
Articulo 16.-El Presidente de la Republica, al tomar posesi6n. pres-
tarn en manos del muy reverendo Arzobispo metropolitan, quien para este
acto presidira la Cimara, el juramento siguiente: ZPrometiis conservar la
integridad e independencia de la Repiblica, y gobernar al pueblo segun las
disposiciones del Acta Constitutiva, las leyes vigentes y costumbres de Gua-
temala? R. Prometo.
Prometeis emplear todo el poder que la Naci6n os ha conferido, para
que las leyes sean observadas y administrada la justicia? R. Prometo.
SPrometeis mantener con todo vuestro poder las leyes de Dios, y hacer
que la religion cat6lica se conserve pura e inalterable, y proteger a sus
ministros? R. Prometo.
IJurais cumplir cuanto ahora habeis solemnemente prometido? Si,
juro: asi Dios me ayude.
En falta del muy reverendo Arzobispo, recibiri el juramento el Presi-
dente de la Cimara. El Regente, Magistrados y Consejeros, al tomar pose-
si6n de sus respectivos empleos, prestarin ante el Presidente de la Republica
juramento de desempefiarlos fielmente.
Articulo 17.-Esta Acta Constitutiva sera promulgada con la solemni-
dad que corresponde a la ley fundamental, y todo funcionario public debe
jurar obedecerla, en los tirminos que disponga el gobierno. Las leyes cons-
litutivas anteriores, y cualquidra otra disposici6n, quedan sin efecto en
cuanto se opongan a ella.

Disposiciones Transitorias

Articulo 18.-Por la primera vez la present Asamblea Constituyente
elegiri al Presidente de la Republica, a los individuos de la Corte de Justicia
y a los del Consejo de Estado, para el period constitutional de 19 de enero
de 1852 a 19 de enero de 1856. Los nombrados entrarin a ejercer sus fun-
ciones inmediatamente despues de su nombramiento. Los Diputados para el
primer period constitutional seran nombrados para los cuatro afios que
comienzan el 25 de noviembre de 1852 y terminan el 24 de noviembre de
1856. Los poderes de los representantes en la actual Asamblea, terminarin
el 24 de noviembre de 1852. Dada y firmada por nosotros en la Sala de
Sesiones de la Asamblea Constituyente, en la capital de la Republica, a diez
y nueve de octubre de mil ochocientos cincuenta y uno.

37










REFORMS AL ACTA CONSTITUTIVA

El document que hemos reproducido en el anterior capitulo, puede
decirse que es el primero que contiene las normas constitucionales de la re-
ciente Rep6blica de Guatemala. El hecho trascendental de su nueva orga-
nizaci6n political, altera bajo todo punto de vista juridico el aspect de su
entidad national. No es ya la provincia del antiguo reino de Guatemala;
tampoco es el Estado de la Federaci6n de Centro America: es una Repiublica
independiente que ha asumido su soberania. Pero, tambien, debe conside-
rarse la nueva Repiblica, mas pr6xima a la monarquia que desapareci6 el
15 de septiembre de 1821; y mis distant de la forma democritica contenida
terminantemente en la Constituci6n Federal y en la del extinguido Estado
de Guatemala.
Pero antes de entrar a otro genero de consideraciones, insertamos la
reform a la Carta Constitutiva. Hela aqui:
Don Rafael Carrera, Capitan General del Ejircito, Caballero de la
Gran Cruz de la Orden Pontificia de San Gregorio Magno, en la Clase Mi-
litar; Gran Cruz de la de Guadalupe de Mexico; Comendador de la de Leo-
poldo de Belgica; Presidente de la Repiblica de Guatemala, etc., etc., etc.
Por cuanto la Cimara de Representantes, habiendo torado en consi-
deraci6n la iniciativa dirigida por el Ministerio de acuerdo con el Consejo
de Estado, para reformar el Acta Constitutiva, dando mis fuerza y estabili-
dad al poder piiblico, segfin el deseo manifestado por los pueblos de los de-
partamentos: oido el informed de las autoridades principles; y en uso de la
facultad que le concede el articulo 15 de la misma Acta, decreta las siguientes

REFORMS

1'-Siendo vitalicia la autoridad que ejerce el Presidente de la Repfi-
blica, Capitin General don Rafael Carrera, son responsables solamente por
los actos oficiales los Ministros del Despacho y Consejeros de Estado que
concurran a ellos con su voto, conforme el Acta Constitutiva.
2'-El Presidente de la Repuiblica tiene las prerrogativas siguientes:
Primera: Crear distinciones honorificas para premier el merito y la virtud.
Segunda: Iniciar por si solo las leyes. Tercera: Nombrar Consejeros de Es-
tado, segun lo requiera el buen servicio, sin las restricciones contenidas en
el articulo 10 del Acta Constitutiva. Cuarta: Suspender o diferir las sesiones
de la Cimara por medio de un mensaje; y aun en casos graves, convocar, de
acuerdo con el Consejo de Estado, a nuevas elecciones, si lo exigiere el in-
teres de la Naci6n, dando convocatoria a fin de que la Cimara, renovada
en su totalidad, pueda reunirse en sesi6n extraordinaria, si fuere necesario,
o en las ordinarias en la 6poca prefijada en el Acta Constitutiva. Quinta:
Nombrar e instituir a los Magistrados y Jueces, los cuales permanecerin
en el ejercicio de sus funciones, mientras dure su buen desempefio; siendo
provistas por el Presidente las vacantes que resulten al terminar el period
para que fueron electos los actuales Magistrados y las demis que puedan
ocurrir.









3'-Las ejecutorias y provisions de los tribunales se expedirin a nom-
bre del Presidente de la Republica.
4'-Los Diputados a la Cimara y los Consejeros nombrados por ella,
durarin en sus funciones siete ainos; y en tal concept, seran electos para
el segundo period constitutional.
Quedan vigentes las disposiciones del Acta Constitutiva en todo lo
que no se opongan a las presents reforms.
Dada y firmada por nosotros, en la Sala de Sesiones, en la capital de
la Repfiblica, a los veintinueve dias del mes de enero de mil ochocientos
cincuenta y cinco.
L. Batres, Vicepresidente; Juan JosB de Aycinena, Vicepresidente; F.
Benitez, Jose E. Aparicio, Jose M. Eseamilla, Juan Jose Balcdrcel, Camilo
Hidalgo, J. A. Azmitia, P. J. Valenzuela, Ignacio Gonzdlez, Buenaventura
Lambur, Lais Pav6n, Jose Montufar, Juan G. Parra, Marcos Dard6n, Pedro
N. Arriaga, Miguel Ruiz, P. de Aycinena, Josh Ndjera, Cayetano Batres,
Pedro V. Gonzalez Batres, Mariano C6rdova, Manuel F. Pav6n, Jose Milla,
Manuel Echeverria, Secretario; Juan Andreu, Secretario; Jose Farfdn, Se-
cretario; Doroteo Jos6 de Arriola, Secretario.
POR TANTO; y sancionadas con el acuerdo uninime del Consejo
de Estado, las disposiciones que contiene la anterior Acta de reforms, man-
do se publique y se le d6 el debido cumplimiento.
Palacio del Gobierno: Guatemala, 4 de abril de 1855.-RAFAEL CA-
RRERA.-El Ministro de Hacienda y Guerra, Jos6 Nijera.-El Ministro de
Gobernaci6n, Justicia y Negocios Eclesiisticos, Encargado del Despacho de
Relaciones Exteriores, P. de Aycinena.
Si el Acta Constitutiva era un paso retrospective manifiesto, sus re-
formas, van mis alli de nuestro pasado hist6rico constitutional. Pero apar-
te de esto, debe considerarse la gravedad de estas leyes, atendiendo a que,
segfin su letra y espiritu, deroga la ley de 21 de marzo de 1847, sobre erecci6n
del Estado en Repfblica soberana. En igual forma, se consider derogada
la ley de 15 de septiembre de 1848, que previene que a nombre y s6lo por la
Reptiblica, fuesen dadas leyes, decretos y sentencias. En acta de la Junta
General de autoridades, funcionarios pfiblicos, prelados eclesiisticos, jefes
militares y diputaciones de las corporaciones, en 21 de octubre de 1854, se
aclam6 Presidente perpetuo a la Republica de Guatemala, al Excelentisimo
senior Capitin General don Rafael Carrera. Siendo 6sta una concesi6n pu-
ramente personal, qued6 extinguida el 14 de abril del afio de 1865, por falle-
cimiento del agraciado. Se convoc6 por decreto suscrito por el entonces Mi-
nistro de Relaciones Exteriores al Cuerpo legislative y de hecho qued6 res-
tablecido el orden constitutional en la Repiblica.
Si el Acta Constitutiva se hubiera emitido inmediatamente despuis
de la promulgaci6n y declaratoria de la Independencia, el hecho, por anilogo
con el regimen que se extinguia, era 16gico y concluyente. No asi despues
de treinta afios de acaecida. Pero, no cabe duda, que las disciplines monir-
quicas, tenian en la extinguida Capitania General, raices muy hondas, que en
la primera ocasi6n oportuna, brotarian ostensibles. Ni la adopci6n de la forma
federal, preconizada como la mis eficaz por el Doctor Montiifar en la "Re-
seia Hist6rica", ni el calco precipitado de la constituci6n norteamericana









en la adoptada por la Confederaci6n y sus estados, ni los esfuerzos de los
pr6ceres de la Independencia, ni el nuevo partido politico que proclamaba
las doctrinas revolucionarias, fueron lo bastante a evitar el retroceso de
nuestra vida political hasta la infancia de nuestra emancipaci6n. Y es que
las leyes, por muy sabias que se las consider, no alcanzan a former socie-
dades, si bien hacen las veces de programs politicos, en los pueblos nuevos,
como esperanzas para el porvenir, como orientaciones para el mejoramiento
de las disciplines de las sociedades que nacen.
Acaba de publicarse para figurar en el archive hist6rico diplomitico
de Mexico, un voluminoso libro, autorizado por Andres Clemente Visquez,
bajo el nombre de "Bosquejo Hist6rico de la Agregacion a Mexico de Chia-
pas y Soconusco", y refiriendose a los dias que siguieron a nuestra Indepen-
dencia y apreciando las causes originarias del giro politico de Centro Ame-
rica, consigna el parrafo que reproducimos integro: "Pretendian los revo-
lucionarios de Centro America, desgajar aquel pais en pequefias naciona-
lidades. El ex Presidente Arce aspiraba a la Independencia y autonomia
cabal del Estado en donde habia nacido, El Salvador. El General Morazin,
por el contrario, era el Jefe de la uni6n absolute y perpetua de todo Centro
America. LY habia de querer el Gobierno mexicano que el vencedor Mora-
zan fuese derribado facciosamente per el senior Arce, cuando nuestro Go-
bierno creia que era perjudicial la desmembraci6n de las Repitblicas en enti-
dades pequefias, que en todo caso habrian de poner en ridicule a las grandes
masas, debilitando los grandes centros de poblaci6n, y poniendo en peligro
su estabilidad y sosiego? ZNo decia el Ministro signatario de las instruc-
ciones, que la paz de una Reptiblica prestaba garantias a la paz de las otras?
La emancipaci6n de la America Espafiola es un hecho solidario que
no puede ser considerado como exclusive de cada uno de los pueblos
dominados por Espafia; inseparable en sus causes originarias, debi6 serlo
tambi6n en sus consecuencias inmediatas. Por eso se advierte, que a ex-
cepci6n de Cuba y Puerto Rico, que continuaron la lucha por su situaci6n
geografica por much mayor tiempo, todas las colonies consumaron su in-
dependencia, puede decirse en la misma ipoca. Prueba de esta solidaridad,
lo es igualmente, que la historic de sus revueltas, la indole de sus reacciones,
sus luchas internal y las revoluciones de que fueron teatro, son identicas, a
tal grado, que no difieren mas que en el nombre de sus caudillos".



LA REVOLUTION

Del 15 de septiembre de 1821 a 1,851, en que se emiti6 la Carta Cons-
titutiva. transcurrieron 30 afios. Y al cabo de ese largo termino, la nueva
organizaci6n political, parece haber vuelto al regimen monarquico del que
Centro America se habia emancipado. Dos hechos eran los de mayor gra-
vedad en la nueva Carta. La inamovilidad del Presidente y el termino vi-
talicio en que le era confiado el powder. Tambien lo es en grado sumo la
condici6n de irresponsabilidad de sus actos personales y oficiales. Sin
embargo, no Ileg6se al extreme de la extension de tal declaratoria a sus Mi-
nistros, De esta suerte, como deciamcs al final del capitulo precedent, la

40









existencia de la Repiiblica, debi6se considerar restablecida, al fallecimiento
del Presidente. El dia de nuestra emancipaci6n de Espaiia, comenzo en
Centro America una 6poca de transici6n, y sabido es que transici6n es lu-
cha: lucha de unos pocos hombres contra muchos intereses creados; lucha
del espiritu modern que nacia, contra tradiciones sancionadas por la cos-
tumbre; lucha ostensible por todas parties en un medio aun no preparado
para la evoluci6n lenta y tranquila del progress. Todos los poderes del Es-
tado se encontraban fuertemente vnculados a la religion, y el espiritu re-
ligioso, en un pueblo donde imperaba una sola creencia, la mis hostile a los
organismos politicos modernos, debi6 retardar la formaci6n de una conscien-
cia libre en el pueblo, sujeto a la influencia de sus classes directors.
La revoluci6n iniciada en 1821 se robustecia, a media que iban ale-
jandose las generaciones que llevaban la voz del antiguo regimen. A, los
treinta afios transcurridos, hasta emitirse el Acta Constitutiva del aiio de
1851, deberian sumarse veinte mis, antes de que la revoluci6n armada, triun.
fara e iniciase la verdadera reform en las instituciones de la RepAblica.
Insertamos el acta revolucionaria y que contiene la protest solemne
contra el regimen politico entonces imperante en Guatemala:
"En La Villa de Patzicia, a tres de junior del afio de mil ochocientos
setenta y uno, los Jefes y Oficiales del Ejercito Libertador, reunidos en
Consejo y de motu proprio y considerando:
19-Que el Gobierno oligirquico y tiranico del Presidente Cerna, se
ha hecho intolerable a la Naci6n por sus repetidos actos arbitrarios y de
crueldad y por la violaci6n diaria de las leyes fundamentals de la Repibli-
ca y en especial de la de garantias individuals;
2"-Que el Presidente Cerna es tambien usurpador, por cuanto se ha
arrogado facultades que la ley de ninguna manera le concede, atacando la
representaci6n national y persiguiendo a sus miembros;
39-Que ha arruinado la Hacienda Publica y comprometido en Io fu-
turo la Independencia del pais, contrayendo un emprestito extranjero sobre
bases ruinosas y sin facultades para ello; y,
4-Que en tales casos, los ciudadanos tienen no solamente el derecho,
sino tambien el deber de resistir la tirania. Considerando, ademas, que
desde el mes de abril hemos empufiado las armas con el loable objeto de
libertar a la Naci6n de la tirania que la prime; todo bien considerado, he-
mos convenido en lo siguiente:
Articulo 1l-Desconocemos el Gobierno del tirano y usurpador D.
Vicente Cerna.
Articulo 2"-Nombrar Presidente Provisorio de la Repiiblica al Ge-
neral senior don Miguel Garcia Granados, ampliamente facultado para orga-
nizar el pais sobre las bases que el mismo General ha proclamado en su
Manifiesto de ocho de mayo pr6ximo pasado.
Articulo 3--Queda igualmente facultado para cuando las circunstan-
cias lo permitan, reunir una Asamblea Constituyente que decrete la Carta
fundamental que deba regir definitivamente a la naci6n.
Articulo 4-Todos los Jefes y Oficiales nos comprometemos, bajo
juramento, a no dejar las armas de la mano hasta no haber Ilevado a debido
efecto todos los puntos contenidos en esta acta.









General de Brigada Rufino Barrios; Coronel efectivo Francisco del
Riego; Coronel efectivo Luis Beteta; T. Coronel efectivo Juan Viteri; T.
Coronel efectivo Julio G. Granados; T. Coronel graduado Carlos Camposeco;
T. Coronel graduado F. Ponce; Sargento Mayor graduado, Fernando Carri-
llo; Capitan Toribio Mazariegos; Capitin F. Andreu; Capitin Santos Maldo-
nado; Capitan Francisco Palacios; Capitan Nicolas Rodriguez; Capitin Gre-
gorio Contreras; Capitan Mariano Aguilar; Capitan Ricardo Mindez; Ca-
pitan Juan Eugar; Diego Mota; Teniente Fraustino G. Cabieses, Jose Najera,
Manuel E. Ortigoso, Fil6geno Fernindez Perez, Agustin Chinchilla, Jose
Victor Palacios. Julian de Le6n, Jose Antonio Chinchilla, Carlos Bret6n,
Joaquin D. Duran, Mariano Carrera, Juan Ortega, J. Tomis Valenzuela,
Tomas Mollinedo, Vicente Sandoval, Manuel Toledo, Jose Menindez, Timoteo
Molina, R. Almorza, Pedro J. Montiel, Leonardo Orellana, Cayetano Mejia,
Rafael Anleu, Manuel Contreras, Ignacio Garcia Salas, Sabino Samayoa,
Julio Ruiz, Mariano A. Morales, Jose M. Espafia, Manuel Nijera, Joaquin
Reyes, Abelardo Mendoza, J. Galvez, Carlos Morales, Margarito Castella-
nos, Antonio Hernindez, Manuel Ruano, Trinidad C6bar, Javier Estrada, J.
Francisco Berdugo, Carlos C6bar, Lorenzo Orantes, Cirilo Orantes, Mariano
Ord6fiez, Jose M. Godoy, Felix Soto.-A ruego de Balbino Cabrera, Tomis
Mollinedo.
Los mismos ciudadanos, Jefes y Oficiales arriba firmados, hemos
convenido en mandar copia de esta acta a todas las Municipalidades de los
pueblos y cabeceras de departamentos.-F. Andreu, Srio.
El 30 de junio de 1871 se inici6 el nuevo Gobierno, posesionindose
de la capital de la Republica.
A virtud de la proclamaci6n hecha en Patzicia en favor del General
Miguel Garcia Granados, continue funcionando y dio principio la recons-
trucci6n national.
No escribimos la historic de Guatemala; pero si historiamos la march
del desarrollo de la vida constitutional de la Republica, desde el triunfo de
la revoluci6n de 1871, que consideramos como la segunda independencia: la
primera, la emancipaci6n de Espafia; y la segunda la emancipaci6n de la
vida colonial.
El President Garcia Granados, como una de las disposiciones mis
inmediatas al pronunciamiento libertador, fue el Decreto de 10 de junior
dado en Quezaltenango, restableciendo el comercio por el puerto de Cham-
perico. Debe recordarse, que en el convenio entire Paredes y Guzmin, es-
tableciendo las bases para la reincorporaci6n de Los Altos, fue iste uno de
los puntos convenidos de manera express y terminante.
Apenas transcurridos los primeros dias de la nueva Administraci6n,
el 7 de julio se decret6 la absolute libertad de imprenta, sin mis restricci6n
que el respeto a la vida privada.
Los movimientos reaccionarios continuaron y el iltimo de agosto de
ese mismo afio, por haber sido asaltado el cuartel de Santa Rosa, se declararon
en estado de sitio los departamentos de Guatemala y Santa Rosa; mis tarde
se hizo lo mismo con los de Chiquimula y Jutiapa.









La reform political continue con toda energia; se pacificaron los de-
partamentos sublevados; se extrafiaron de la Repiblica altas dignidades
eclesiasticas y finalmente, el Presidente de la Repiblica, declar6 en mayo
de 1872, en estado de guerra a Guatemala y Honduras, y encarg6 la pre-
sidencia al General J. Rufino Barrios, por haberse hecho cargo del mando
del ej&rcito expedicionario sobre Honduras, el Presidente General Miguel
Garcia Granados.
La exclaustraci6n de Compaiiias Eclesiasticas y de monjas de sus
conventos y la nacionalizaci6n de los bienes de extinguidas congregaciones
religiosas, fueron medidas de alta trascendencia, dictadas por el Gobierno
reformador.
En todos los 6rdenes de la Administraci6n pfblica se implantaron ra-
dicales reforms; y de esta manera pudo la Repiblica encaminarse por
nuevas orientaciones.
Se emiti6 la ley electoral; procedi6se a la elecci6n de Presidente de
la Republica, la que recay6 en el General J. Rufino Barrios. Al vencerse
ese period para que fue electo, se le invisti6 de amplias facultades por
cuatro afios, los que no acept6 en su totalidad, convocando una Asamblea
Constituyente para que emitiera la Carta fundamental de la Repuiblica.
Es un document hist6rico de la mayor importancia, el Decreto de
convocatoria, que reproducimos:


J. RUFINO BARRIOS

General de Divisi6n y Presidente de la Reptiblica de Guatemala,

CONSIDERANDO: que la Repiblica esta en plena paz, sin que por
ninguna parte aparezca amenazado el orden;
Que no obstante que la Asamblea Constituyente, en su Decreto de
23 de octubre de 1876, declar6 que por las circunstancias dificiles en que
entonces se hallaba el pais no convenia emitir la Ley Fundamental, invistien-
dome con facultades omnimodas para ejercer el Poder Ejecutivo durante el
period de cuatro afios, tambiin me autoriz6 para convocar la Legislatura
antes, si lo estimaba convenient;
Que la dictadura no esta de acuerdo con los principios republicans
y si la acepte, fue por las circunstancias dificiles en que se encontraba el
pais, pero con la intencion de no hacer uso de ella, sino para mantener la
paz y tranquilidad publicas mientras que el Estado pudiera darse por medio
de sus legitimos representantes, la ley fundamental que asegura los derechos
y garantias de los ciudadanos;
Que, consecuente con los principios democraticos que declare desde
que fui elevado al poder, consider que ha llegado la epoca feliz de resta-
blecer el orden constitutional, renunciando las facultades omnimodas y el
tiempo que me fue concedido para ejercerlas;
43









Que la Asamblea convocada en 21 de octubre de 1875, tuvo en mira
el mantenimiento del orden pilblico, confiriendome los amplios poderes
de que se ha hecho merito, por ser el sentimiento general de los pueblos
que representaban entonces, pero las circunstancias de paz y bienestar que
ahora se disfrutan, exigen el que se decrete la Constituci6n de la Repfiblica
que tanto se desea;
Que debiendo esta ley ser la expresion genuine de los pueblos, con-
viene que estos esten representados por mayor numero de delegados, para
que las dificiles cuestiones que pueda comprender la Ley Fundamental, sean
mejor debatidas,
DECRETO:

Articulo 1"-Se convoca una Asamblea Nacional Constituyente, com-
puesta de sesenta y un Representantes de los pueblos de la Republica, que
se elegiran en la proporci6n que establece la adjunta tabla.
Articulo 2-Las elecciones se haran de complete conformidad con lo
establecido en el Decreto de 21 de octubre de 1875, comenzindose a veri-
ficar el 10 de enero de 1879.
Articulo 3"-La Asamblea Constituyente se instalari el dia 15 de marzo
del afio pr6ximo de 1879, con la solemnidad que prescribe su Reglamento.
Articulo 4"-Este Alto Cuerpo se ocupari exclusivamente de dar a la
Naci6n la Ley Fundamental y de resolver todos los asuntos que el Gobierno
present a su deliberaci6n.
Articulo 5'-Cualquier ciudadano podri ser electo Diputado, con excep.
ci6n de los Jefes Politicos, Administradores de Rentas, Administradores y
Contadores de Aguardientes, Jueces de Primera Instancia y Comandantes de
Armas por el departamento o distrito electoral en que ejercen sus funciones.
Tampoco podrin serlo los pirrocos ni coadjutores por el distrito en que estin
situadas sus parroquias, entendiendose modificado en estos tirminos el ar-
ticulo respective de la ley citada de 21 de octubre de 1875.
Dado en el Palacio Nacional de Guatemala, a nueve de noviembre de
mil ochocientos setenta y ocho.
J. RUFINO BARRIOS.
El Ministro de Gobernaci6n, Justicia y
Negocios Eclesiasticos,
J. BARBERENA.

Fueron electos Diputados los hombres mis notables de la Repuiblica,
concurrieron los representatives de todos los grupos politicos y en la fecha
sefialada en el anterior Decreto, se emiti6 el siguiente:
Nosotros, los Representantes de la Reptiblica de Guatemala, convocados por
Decreto de nueve de noviembre de mil ochocientos setenta y ocho, ren-
nidos en bastante nminero, dcspu6s de haber cxaminado nuestros poderes
y encontraindolos en debida forma,

DECRETAMOS:
Que en nombre de la Naci6n, queda solemnemente instalada la Asam-
blea Nacional Constituyente.








Comuniquese al Gobierno para su publicaci6n.
Dado en Guatemala: en el Sal6n de Sesiones, a quince de marzo de
mil ochocientos setenta y nueve, quincuag6simo skptimo de la Independencia.
Jose Farfdn, Presidente; Delfino S6anhez, Primer Vicepresidente;
Antonio Padilla, Segundo Vicepresidente; Jose Antonio Salazar, J. M. Ba-
rrundia, J. Barberena, Manuel Herrera, Lorenzo Montfifar, Vicente Zebadfia,
J. M. Orantes, L. Betela, J. M. Samayoa, Vicente Beltranena, Angel Peila,
Manuel Rodriguez Castillejo, Manuel J. Dard6n, J. Raimundo Gonzalez, An-
tonio Machado, Manuel Aparicio, A Ubico, Francisco Anguiano, Antonio de
Aguirre, Antonio Rivera, Felipe Mdrquez, Jose Salazar, Angel Ma. Arroyo,
Rafael Arroyo, M. Lisandro Barillas, Vicente Sdenz, Manuel Maria Cifuen-
fes, Antonio G. Saravia, J. Francisco Flores, Rafael Godoy, Felipe CIuz,
Salvador Arivalo, J. Francisco Quesada, Juan Jose Martincz, Mannel de J.
Moran, Manuel Cabral, F. Neri Prado, Rodolfo Gilvez, Rafael Salazar,
Salvador Escobar, Martin de Le6n, Salvador Chevez; E. Martinez Sobral,
Secretario; Antonio Batres, Secretario; J. M. Parra, Secretario; Francisco
Anguiano, Secretario.



LA CONSTITUTION DE 1879


TITULO I

De la Nacion y sus habitantes

Para comprender el sentido positive, que conforme a la Constituci6n
debemos dar a la Naci6n, en el double concept del resultado 'de la historic
de un pueblo y de un c6digo de Derecho, hemos recordado el tiempo trans-
currido desde su independencia y relacionado los hechos mas culminantes
que pudieron influir en su evoluci6n political. La raza, la historic y Ics
agents de la naturaleza, de la misma manera que pueden former una Na-
ci6n, pueden destruirla; por eso la concepci6n de un pueblo o simple reunion
de families que viven en comin, no alcanza a constituir la Naci6n modern
sin un regimen o gobierno que normalice sus actos y distribuya las funcio-
nes de su personalidad propia. El hecho hist6rico de su existencia, precede
al de darle forma al regimen politico; la Constituci6n por medio de la que
se organize el Gobierno, no es la Naci6n sino que organize la forma como de-
ba ser regida la comunidad. Pero la Naci6n presupone y es inseparable de la
idea de un territorio sobre del cual establezcan los habitantes sus hogares,
ejerciten su actividad por medio del trabajo y funden la propiedad que vincula
al hombre en la tierra, estimula la producci6n y es base fundamental de la
inviolabilidad de domicilio y del territorio asiento de la Naci6n, y cuya sintesis
es la Patria. Por tiltimo, nace asi el derecho interno y en pos de el, el con-
junto de leyes reguladoras de la convivencia humana, en sus derechos pu-
ramente personales y los reales en sus multiples relaciones con las cosas.








Bajo la impresi6n que la generalidad de esos derechos en su conjunto
y separadamente produce, se comprende la forma mis externa ain que en-
vuelve la idea del Estado, que viene a ser la Naci6n ya organizada constitu-
cionalmente, es decir, bajo las normas de una Constituci6n Politica; y por la
dificultad de sefialar de manera precise sus limits, se confunde en la pric-
tica el uso de la palabra Naci6n con la de Estado. Cuando las naciones o
estados ejercen actos en su relaci6n con otras naciones o estados, forman su
Derecho Internacional, para diferenciarlo del Constitucional propiamente di-
cho, que analiza y estudia cuanto se refiere a su vida political y juridica inter-
na. Por eso, el Derecho Constitucional de un Estado, es el conjunto de sus
precepts fundamentals contenidos en su Constituci6n, menos extenso que
el puramente cientifico que es doctrinario y ablstracto en su espiritu e ideo-
16gicos principios. Dice muy bien J. G. Bluntschli, en su "Derecho Publico
Universal", que debemos entender por Naci6n, el todo organizado, con su
cabeza y sus miembros, el alma viviente de la persona del Estado. Esta, como
persona, es quien tiene la Independencia, el pleno poder, la supreme autori-
dad. la unidad, y, en una palabra, la soberania, y de aqui la expresi6n con-
sagrada de soberania del Estado.
Mediante un pequefio analisis de estos preceptos, facilmente se explica
y justifica, que nuestros legisladores del 79, en el primer articulo de la
Constituci6n de Guatemala, consignaran la solemne declaraci6n de que Gua-
temala es una Naci6n libre, soberana e independiente, y delega el ejercicio
de su soberania en las autoridades que establece la Constituci6n. Nos parece
comprensivo, emplear el t6rmino Naci6n, en vez de Pueblo para establecer
d6nde reside la soberania originariamente. Algunas Constituciones, emplean
la palabra pueblo como la supreme expresi6n de soberania, confusion que
desaparece, en las explicaciones que anteceden, siendo la palabra pueblo,
diverse en su significado, algunas veces muv estrecha, frente a los adversa-
rios para eliminar la clase aristocritica. Lo mismo puede decirse al sustituir
la palabra Naci6n por la de Estado, como lo propusieron en la enmienda de
algunos diputados de la Constituyente, objeci6n desvanecida en la extensa
discusi6n brillantemente sostenida por los autores del proyecto de Cons-
tituci6n.
En nuestro Derecho Constitucional, es la Naci6n quien delega la so-
berania: en ella, pues, radica. Pueblo, Naci6n y Estado, son tirminos simi-
lares como hemos ya dicho, que vienen a confundirse en el caso a que nos
referimos; debe, sin embargo, convenirse, en que la palabra Naci6n lo abarca
todo, territorio y poblaci6n, indispensables para su existencia political.
Para que un pueblo tenga conciencia de si mismo y que por sus tra-
diciones heroicas haya identificado a su naturaleza propia la vocaci6n poli-
tica para su engrandecimiento, debe convertirse en Naci6n manifestando en
el Estado la fuerza y la cultural bastante a la vida active de su personalidad.
Y asi, formular la declaratoria de su capacidad para la libertad, la indepen-
dencia y el ejercicio de la soberania,
La libertad a que el articulo primero citado se refiere es la libertad
popular o national, cuya esencia consiste en la participaci6n en el Estado
y tiene principalmente un caracter pfiblico y juridico. En la antigiiedad, la
Constituci6n espartana lleg6 a la esclavitud de la vida individual por amor








al Estado, fue tan exagerada como fantistica, y en Atenas la libertad indi-
vidual fue poco observada y con frecuencia violada por las leyes y en la vida
public. La lucha entire la ideocracia y la democracia ha sido en la historic
manifiesta, oprimiendo la una la libertad popular por medio del poder ab-
soluto, o la otra elevando la misma a favor de la mayoria en el dominio del
pueblo. La libertad popular es del dominion de este derecho, como instituci6n
del Estado al amparo del espiritu de comunidad; la libertad individual entra
al dominion del derecho privado y su contact con el puiblico es solamente
en cuanto este lo garantiza y legisla. Las relaciones del Estado con la reli-
gi6n y los cultos; su administraci6n econ6mica y financiera; la propiedad
national y su reglamentaci6n; las contribuciones fiscales e impuestos pui-
blicos; el credit del Estado; y, en fin, cuanto se refiere a la asistencia
social, beneficencia pfiblica y municipalidades, entran en la jurisdicci6n del
Derecho Publico, cuya libertad de acci6n es la que sanciona el precepto
constitutional que venimos examinando.
Menciona por ultimo, "independiente" y "soberana", concepts estos
que deben analizarse en sus aspects diversos. El concept de soberania,
tambi6n ha recorrido todos los estados de su evoluci6n. Sostienen los unos
que el origen primero de la soberania esti en Dios, que la transmitia a las
sociedades por medio de sus reyes, principles o emperadores, para el gobierno
de los pueblos. En nuestro Derecho Constitucional, es la Naci6n la que dele-
ga la soberania y por consiguiente, es en ella donde radica originariamente.
Moral y juridicamente, puede la Constituci6n Politica de un Estado
modificarse por medio de la reform o de la revoluci6n. Deciamos desde los
primeros capitulos que el period revolucionario comenz6 desde la procla-
maci6n de la Independencia y tras el triunfo de la revoluci6n entr6 de Ileno
el period de la reform. Obra de una y otra es la Constituci6n del 79; mis
aun, es la realizaci6n de una promesa revolucionaria; un program, un des-
envolvimiento; una manifestaci6n necesaria de la fuerza vital del Estado.
El advenimiento de la Revoluci6n Francesa, substitute al poder real
el poder de la Naci6n. Esto no afecta a la unidad e indivisibilidad de la
soberania, que sigue siendo despuis de aquella Revoluci6n inalienable, indi-
visible e imprescriptible. Es, pues, un cambio titular de la soberania, segin
Duguit en "Les Constitutions et les principles de lois politiques de France
depuis de 1789".
En cuanto al contenido formal, segfin Jellenik, poder estatal soberano,
equivale a poder independiente y supremo. Manifiestase especialmente el
primer caricter en sus relaciones internacionales; el segundo, en el interior
con los individuos enclavados en el Estado soberano. Segiin el, la soberania
no es un poder sin limits, sino que constitute la capacidad de decidir por
si mismo exclusivamente; es, por consiguiente, la limitaci6n aut6noma del
poder politico que no reconoce juridicamente ningfin vinculo que emane de
los poderes extranjeros, pero que se los impone el mismo, mediante el esta-
blecimiento de un orden juridico, unico que permit apreciar la actividad
del Estado desde el punto de vista juridico. En resume: la soberania es
el caracter de un poder politico en virtud del cual este powder goza de la
capacidad exclusive de decidirse y de ligarse a si mismo desde el punto de








vista del Derechc. Termina la doctrine alemana con la famosa formula:
"la competencia de la competencia, la determinaci6n de su propia competencia
lo constitute el criterio propio y esencial de la soberania". (4 La escuela
francesa acepta esta definici6n con reserves y algunas modificaciones.
Le Fur, define la soberania, como la condici6n en virtud de la cual
el Estado, la mis elevada forma de organizaci6n humana, posee en el exterior
la Independencia frente a los demis Estados, y en el interior el poder de
hacer constar con una direcci6n dominant, cuil es el derecho, tanto para
i1 mismo, como para sus sibditos, y el de imponerles, en cuanto cooperan
al cumplimiento de las finalidades sociales, la obligaci6n de conformarse a
su finalidad colectiva supreme; esta cualidad se manifiesta exteriormente
per el derecho del Estado. Y, en sintesis, Ilega a esta definici6n: La sobe-
rania es una condici6n que tiene el Estado de no ser obligado y de tomar
sus decisions por su propia voluntad dentro de los limits del principio
superior del Derecho y conforme a la finalidad colectiva que esti llamada a
realizar. En el curso que dict6 el aiio de 1927, en la Academia de La Haya,
dice Le Fur: "Es, pues, la soberania el derecho de mandar, de tomar una
definici6n definitive. Tal es, entonces, segin la historic y seg6n la ciencia
del Derecho, la filtima concepci6n de la soberania". En cuanto al concept
de Independencia, lo venimos definiendo desde el afo 1821. La Independen-
cia, come la libertad y la soberania, no son frutos de un dia de gestaci6n:
obra son de la historic; resultado de disciplines fecundas; sucesi6n de la
herencia; esfuerzo de ensefianzas provechosas; rumbo de la direcci6n sabia,
bienintencionada y fecunda, de hombres superiores, que reflejan el medio
social y obran por influjo de fuerzas insuperables que los eligieron como mis
eficaces medios para la realizaci6n de los grandes destinos de los pueblos.
En La Democracia en America, de Alexis de Tocqueville, podemos leer,
que el principio de la soberania popular que se halla en el fondo de casi
todas las instituciones humans, estin en los Estados Unidos de Norteami-
rica, como sepultado. Se le obedece sin reconocerlo, y si de vez en cuando
se muestra por un moment a la luz del dia, en seguida se le hunde en las
tinieblas del santuario. En Norte America, el principio de la soberania del
pueblo aparece ignorado y estiril; alli se halla reconocido por las costum-
bres, y proclamado per las leyes; se extiende sin dificultad y alcanza sin
obsticulos sus ultimas consecuencias.
En Guatemala, fue necesaria una revoluci6n, como en otros paises, de
muchas revoluciones. Nuestra sola revoluci6n es la del 15 de septiembre
de 1821 y su continuaci6n la de 1871. Su ixito, la Constituci6n de 1879.
Concluiremos, con que los tres concepts de libertad, de independen-
cia y de soberania, son coexistentes. Y, si en principios envolvian concepts
absolutes, la correlatividad se impone en las concepciones political, sociales,
constitucionales e internacionales, a que la humanidad se ve sujeta por la
inevitable sugesti6n de doctrinas, ensefianzas y experiencias dolorosas de
la vida modern.

(14) Labaud. "Le Droit public de l'Empire allemand".








Nuestra Independencia de Espafia, en el orden politico, social y reli-
gioso, signific6 muy poco. La obra revolucionaria es extensa, exteusisima,
estaba latente, en la misma Espaiia. Pero la obra revolucionaria es el punto
de partida: de ninguna manera extralimita esa acci6n del tiempo, el reem-
plazo de las costumbres, sin la substituci6n de otras nuevas; y esos habitos,
tales leyes, generaciones sucesoras, s6lo son resultados del tiempo, que por
la educaci6n, atm6sferas renovadas y asimilaciones provechosas, puedan asi-
milarse formulas desconocidas, que necesitan vivirse para comprenderlas
y amarlas.


LA UNIDAD DE CENTRO AMERICA

El relate contenido en las paginas anteriores, a la vez que hace com-
prender las causes de los sucesos politicos, impone el deber patri6tico y la
necesidad de reconstruir la antigua Patria Grande que se llamara Reino
de Guatemala. Como consecuencia, subsiste convertido en precepto cons-
titucional el realizar alguin dia la unidad que no obstaculiza mis que los in-
tereses egoistas creados por el fraccionamiento que tanto se lamenta y con-
dena. A tal fin, el. articulo 2" de la Constituci6n de Guatemala, dice: que
estari pronta a incorporarse en la nueva nacionalidad, tan pronto se le pro-
pcnga de manera stable, popular y convenient. Dictada esa Carta el aii de
1879, seis aiios mis tarde apenas, verific6se el trascendental movimiento poli-
tico a cuyo frente se coloc6 el espiritu levantado del General J. Rufino Barrios.
President de la Reptiblica de Guatemala. Mejor que cuanto pudieramos
decir, se expresan las causes y finalidades que se perseguian en aquellos do-
cumentos que vamos a reproducir.


DECRETO GENERAL

J. RUFINO BARRIOS,
General de Divisi6n y Presidente Constitucional de la
Repiublica de Guatemala,

CONSIDERANDO:

Que desde el dia infausto en que el egoismo y las criminals intrigas
del partido arist6crata, desgarraron en cinco pedazos la hermosa y floreciente
Repiublica de Centro America, las fracciones que hoy figuran como pueblos
soberanos, luchan infructuosamente por sustraerse a las ruinosas y lamenta-
bles consecuencias de este estado violent, que es contrario a la naturaleza,
a la situaci6n geogrifica de esta region, a sus tradiciones, antecedentes e
historic, y a sus intereses politicos, econ6micos, materials y sociales;
Que en el estado de actual fraccionamiento, en vano se empefian por
conquistarse ante las naciones civilizadas el concept de importancia y la
respetabilidad que cumplen a su autonomia, y de que gozarian indudable-
mente, si saliendo del aislamiento a que las reduce su pequefiez, volvieran








a former unidas todas, una Repiblica fuerte, rica y grande, capaz de hacer
valer todos sus derechos, de ejercer la plenitud de su soberania y de ocupar
digno y honroso puesto en el concerto de las naciones de America y Euro-
pa, con quienes la ponen en frecuente e inmediato contact las relaciones
a que da origen su envidiable posici6n, la feracidad de su suelo y las riquezas
que encierra, la variedad de sus producciones, el vasto campo que ofrece a
la especulaci6n extranjera, y la facilidad que brinda para enriquecerse con
empresas agricolas, industrials o mercantiles;
Que los pueblos de Centro America, aleccionados ya por larga y dolo-
rosa experiencia, y comprendiendo instintivamente que el verdadero motive
y la causa primera de las calamidades que los traen sufriendo tantos desas-
tres desde hace mis de cuarenta afios, y del atraso, agitaci6n, pobreza y
debilidad en que durante este tiempo han vivido, radican en el inexplicable
y funesto fraccionamiento de la Patria Centro Americana, no han cesado de
abogar y clamar porque se reconstruya, ya que su fuerza s61o puede provenir
de la uni6n; y solo de esta pueden esperar respetabilidad, paz sblidamente
establecida, adelanto material, cultural, ilustraci6n y moralidad republican;
Que una de las principles y mas urgentes necesidades, que es la de
atraer capitals extranjeros y grandes corrientes de inmigraci6n honrada,
inteligente y laboriosa para explotar los incontables ramos de riqueza que
abundan en esta tierra privilegiada, y aprovechar los inmensos tesoros y
recursos naturales que estan todavia, en su mayor parte, desconocidos o
abandonados, no puede satisfacerse en la actualidad por la desconfianza que
inspira la falta de credit que result de la pequefiez; y se llenaria segura-
mente cuando se efectuara la uni6n, porque establecido y consolidado con
ella el credit national, y con positives garantias de orden y tranquilidad
duraderos y de fiel cumplimiento de todos los compromises que se contraje-
ran, afluirian los capitals a invertirse en un pais que presta tantas como-
didades para la vida y promete extraordinarios beneficios; y vendrian tambien
en gran nrimero, extranjeros industriosos que realizando cuantiosas ganan-
cias, hicieran fecundos sus multiples elements de producci6n con el poderoso
concurso de su trabajo y de su inteligencia y conocimientos;
Que en la situaci6n present, cada Estado tiene que tender a su se-
guridad propia y tambien a la de los otros, porque la agitaci6n y el desorden
en cualquiera de ellos se propaga ripidamente a los demis; y que los recursos
que quedan a los Gobiernos y debieran dedicar al adelanto, mejora y pros-
peridad p6blica, tienen que consumirlos de una manera improductiva y
lastimosa, en espiarse mutuamente, en cuidarse y defenders los unos de
los otros, en estar preparados con armas y elements de guerra, y en sostener
fuerzas militares que los obligan a conservar y a vivir en permanent pie de
guerra, la debilidad propia, los recelos y desconfianzas que reciprocamente
se inspiran y los temores y alarma que se complacen en sembrar personas
mal intencionadas; todo lo cual vuelve impossible una political franca y cordial
de afectuosa correspondencia y fraternidad; y creando por el contrario, una
political asustadiza, envidiosa y mezquina, Ilena de suspicacia y de celos y
de rivalidades, mantiene la inquietud, alimenta rencillas y odios de localidad;









y abre, cubiertos de apariencias amistosas, abismos de separaci6n, que, co-
rriendo el tiempo, ya no seri dable salvar, y que haran al fin, completamente
inasequible la armonia y uni6n en que por tantos titulos, debieran estar
identificados;
Que constituidos los Estados en una sola Republica, y siendo ya uno
s6lo el interns y una la suerte de todos, par una parte desapareceria esa
tan cara y odiosa vigilancia y se disminuirian sensiblemente los impuestos
que hoy pesan sobre los pueblos, tanto porque no habria que invertir ya las
considerable sumas que en ella se absorben, cuanto porque no habiendo
que sostener sino una sola Administraci6n en vez de cinco, se reduce
en grandisima escala todos los otros gastos y cabe hacer, en muchos de los
egresos, notables economies; y por la otra, el Gobierno que resultara de las
fuerzas y elements de todos, se rodearia de los ciudadanos mis eminentes
y distinguidos de los diferentes Estados, y con el valioso concurso de sus
luces, de su ciencia, de su patriotism y conocimiento de los negocios e in-
tereses generals, tendria asegurado el respeto, el poder, la popularidad y el
apoyo de la opinion piblica; y podria consagrar todas las rentas y enderezar
toda su acci6n a impulsar, proteger y fomentar empresas de magnitude en
beneficio comiin, a afianzar definitivamente la paz que, en las secciones de
Centro America, s61o se turba por las guerras que entire los unos y los otros
de sus Estados, original su sepairadi6n y las disenciones que de ellas
emanan, y a brindar protecci6n y confianza; para que, al amparo de invio-
lables garantias y con el robusto apoyo de una autoridad efectiva y pro-
gresista, se entregaran todos a trabajar por el adelanto y riqueza individuals
y por el bienestar, grandeza y prosperidad de la Naci6n;
Que la uni6n es igualmente indispensable para que se cimienten y
duren las instituciones democriticas sin vincularse a determinadas personas
y sin estar sujetas al vaiven de las revoluciones y la fluctuaci6n de partidos
de principios diametralmente opuestos; y para que se planteen, desenvuelvan
y practiquen, con toda la extension que les corresponde, los derechos y ga-
rantias que ha de disfrutar el ciudadano bajo un regimen genuinamente li-
beral; derechos y garantias cuyo ejercicio, desembarazado de trabas y efi-
cazmente amparado, result irrealizable, a menos de hacer ridicule la auto-
ridad, o de caer en la anarquia, cuando por ser el Estado pequefio y el Go-
bierno dibil, tropieza a menudo con los obsticulos que produce su insufi-
ciencia e inseguridad y la lucha con los elements que contra l1 permit
poner en juego la misma estrechez del circulo de su acci6n; lo que muchas
veces vuelve impossible que se satisfaga a la necesidad primordial de man-
tener el orden; sin salir en algo de los limits de una estricta legalidad;
Que la idea de la Uni6n Centroamericana, que por algiin tiempo es-
tuvo como sofocada por los enemigos del progress y del bien de estos pue-
blos, recientemente, y con especialidad en estos iltimos aios, ha despertado
nueva y vigorosa vida; se ha difundido por todos los ambitos del territorio
de los cinco Estados: ha cobrado en el pueblo vastas proporciones y provo-
cado calurosas protests de adhesion; se la proclama abiertamente por todos
los centroamericanos de buena fe, como el finico medio possible de salir de
la postraci6n y abatimiento; y es acogida con muestras de aceptaci6n y
simpatias por los Gobiernos que se encuentran al frente de aqullos y tam-









bien, por los Gobiernos extranjeros con quienes se hallan en relaciones y
para quienes seria mis c6modo, expedite y decoroso, entenderse para el trato
international y para la discusi6n y arreglo de sus negocios e intereses, con
un solo Gobierno que tuviera afirmada su estabilidad y representara a una
Naci6n que, por lo extenso de su territorio, y por sus elements y recursos
de todo genero, mereciera alternar con ellos sobre bases de relative igualdad;
Que tanto por haber sido Guatemala el Estado de mis importancia
en la Federaci6n de Centro America, cuanto per los recursos y elements de
que dispone, y por ser la que ha torado la iniciativa y hecho, bajo la pre-
sente Administraci6n, los mis positives esfuerzos en pro del restablecimiento
de la Uni6n, a ella es a quien vuelven los ojos los pueblos de los otros Es-
tados, a ella se dirigen los ciudadanos mis prominentes, defensores y parti-
darios de la idea; y de ella reclaman todos nueva y eficaz iniciativa, y enir-
gica y vigorosa acci6n, para acometer y Ilevar a feliz termino esa gloriosa
empresa;
Que tratindose de reorganizar la uni6n national que, asentada sobre
bases en que se aparten los inconvenientes accidentales con que la inexpe-
riencia hizo tropezar en otra vez, ha de producer la transformaci6n mis
benifica y complete en la America Central, y que constitute la Anica causa
que es y ha de ser grande y sagrada para los centroamericanos, y la uinica
por la que dignamente pueden y deben pelear y morir todos los que tengan
sentimientos de dignidad y amor national, y anhelan por legar a sus hijos
el mayor y mis positive bien a que pueden aspirar; la Patria de que hoy
carecen y que piden con justicia, estin obligados bajo su mis estrecha res-
ponsabilidad a esforzarse a promoverla y conseguirla por cuantos medios
estin a su alcance, sin desmayar ante ninguna consideraci6n, y sacrificin-
doselo todo, los intereses, la posici6n, la vida y la, familiar;
Que atendida la grandeza del fin y puesta la mirada en el porvenir
de Centro America, hay que prescindir, en obsequio de 61, de cualquiera
contemplaci6n y hacerse superior a mezquinas intrigas, a suposiciones ofen-
sivas de planes ambiciosos y a la maligna vociferaci6n de la calumnia; y
hay que despreciar los odios de los que, por espiritu de estrecho localismo,
alimentado y sostenido por miserables intereses, o por ruines prop6sitos de
beneficio personal, antepongan un provecho despreciable, al gran interest
de la America Central y traten de alejar el dia de la uni6n, levantando contra
sus promovedores los obsticulos que la envidia y la pequefiez levantan siem-
pre contra todo lo que es grande;
Que la obligaci6n de proclamar la uni6n y de trabajar resuelta y em-
pefiosamente para conseguirla, es much mis imperiosa para los hombres
a quienes estas secciones despedazadas de Centro America han fiado sus
destinos, y de quienes han de esperar, y con raz6n esperan, que inicien,
apoyen y sostengan cuanto tienda a mejorar su suerte, y muy en particular,
la obra monumental de la que depend que, a ejemplo de lo que ha pasado
recientemente en pueblos de America y de Europa, salgan de su postraci6n
y aniquilamiento; la obra de la uni6n sin la cual puede decirse que esti
cerrado para siempre el porvenir, y sin la que nada se ha hecho, porque son









punto menos que perdidos los esfuerzos malgastados en dar prosperidad
y grandeza a lo que no puede tenerla mientras adolezca del vicio constitutive
de la pequefiez producida por la divisl6n;
Que en este concept, el Jefe de la Repiublica, intimamente penetrado
de la trascendencia y significaci6n de ese deber que la misma Constituci6n
le impone, e imponen a los otros Gobiernos las Constituciones respectivas;
y de que, si en todos es ya un- crime, en 1l lo es ain mis grande, dejar
correr el tiempo, y no hacer cuanto pueda hacerse para l1egar a la reorgani-
zaci6n deseada: llevado ademis de sus ardientes simpatias por la Uni6n
centroamericana, en favor de la cual ha empleado ya otras veces sus mis
decididos esfuerzos, y se los consagrari siempre con inflexible resoluci6n:
impelido tambien por las repetidas y energicas interpelaciones que, en nom-
bre de los mis cars y vitales intereses de Centro America e invocando los
principios que ha defendido, le dirigen los hombres y los circulos mis dis-
tinguidos y liberals de todos los Estados para que levante su voz en apoyo
de la uni6n y enarbole y sostenga su bandera: tomando asimismo en cuenta
el estado de actual efervescencia y excitaci6n de la opinion pfiblica, que
podria causar en los Estados revoluciones esteriles para el bien, pero fecun-
das en desastres y causadoras de trastornos que se dejarian sentir tambien
en esta Repfiblica: no pudiendo desestimar tan poderosos motives, ni que-
riendo dar campo a que en ninguin tiempo se le fulmine el gravisimo cargo
de haber dejado fracasar la uni6n de Centro America, por no poner al ser-
vicio de su causa, su persona, su poder e influencia, empeilando en ella todo
su valimento, el prestigio con que los pueblos le honran, su representaci6n
como Jefe military Supremo Magistrado de Guatemala, y la favorable
disposici6n que, en documents y publicaciones oficiales, han hecho constar
los Presidentes y los Gobiernos, es llegado el caso de cumplir como buen
soldado y como hijo de Centro-America, y de tomar en consecuencia, de un
modo tan claro que no deje lugar a dudas ni vacilaciones, la actitud neta
que la empresa demand, y aceptar con la iniciativa que hace, la direcci6n
y responsabilidad de los trabajos y operaciones para que desaparezcan las
ridiculas fronteras que nos separan, y se unan los pueblos de la America
Central en una sola Patria grande, feliz y respetada.
Que este proceder franco y resuelto en que declara sin reserve su in-
tenci6n, es el que cuadra a las manifestaciones de la voluntad de los pueblos
y a la naturaleza y elevaci6n de la obra que ha de consumarse, con la que no
se avienen las intrigas ocultas, los manejos encubiertos, la protecci6n de
facciones y otros medios que no han dejado de sugerirse, y a que se podria
recurrir con esperanzas de ixito mis pronto y seguro; pero que, no siendo
decorosos ni leales, deslustrarian una causa que, digna y elevada como es,
exige que sea digno y elevado cuanto se relacione con ella; y especialmente,
los medios de hacerla triunfar, para que asi su triunfo sea la verdadera
expresi6n y el natural resultado de la opinion, y para que la fuerza s61o in-
tervenga con el fin de apoyarla y defenderla contra las maquinaciones de los
enemigos del pueblo y de la grandeza de Centro Amirica,









POR TANTO;


Y haciendo a su vez solemne y decisive llamamiento a todos los pa-
triotas centroamericanos, a todos los hombres de coraz6n generoso y de ideas
y aspiraciones levantadas, y a todos los pueblos que fundadamente cifran
en la Uni6n las esperanzas de su tranquilidad, engrandecimiento y ventura;
de entero acuerdo con el Consejo de Ministros,

DECRETA:

Articulo 1"-El Jefe de la Repfiblica de Guatemala proclama la Uni6n
de Centro America en una sola Repfiblica; inicia, protege y sostiene todos
los trabajos, operaciones y movimientos dirigidos a conseguirla; y con ese
fin, asume el caracter de Supremo Jefe Militar de Centro America y el ejer-
cicio del mando absolute como tal, hasta lograr que se reunan estas secciones
en una sola Naci6n y bajo una sola bandera.
Articulo 2--El propio Jefe recibira las adhesiones de los Gobiernos,
pueblos y Jefes que, en los terminos establecidos en este Decreto, abracen
la causa de la Uni6n.
Articulo 3--Una Asamblea general compuesta de quince individuos
por cada uno de los Estados, elegidos popularmente, con la mas amplia liber-
tad e independencia entire las personas que, conforme a las leyes respectivas,
puedan ejercer la representaci6n popular, se reuniri en esta ciudad de
Guatemala, el 19 de mayo pr6ximo, para decretar la Constituci6n Politica de
la Repfiblica de Centro America y fijar especialmente la manera, tiempo y
forma de la elecci6n de Presidente, la duraci6n de su period y la fecha en
que el electo recibira de la Asamblea el mando supremo constitutional; y
para hacer la designaci6n de la ciudad o punto del territorio de Centro Ame-
rica en que se establezca la capital y sirva de residencia de los Supremos
Poderes.
Articulo 49-Toda persona, de caricter official o privado, que se declare
contra la Uni6n, o se oponga a sus operaciones y trabajos y los embrace de
cualquier modo, sera tenida como traidora a la gran causa de la nacionalidad;
quedari incapaz de todo cargo y empleo en la Repiblica de Centro America,
y se sujetari a las consecuencias y responsabilidad que procedan, segun la
naturaleza de los actos que hubiere ejecutado.
Articulo 5-Se excita a todos los pueblos de las Repfiblicas de Centro
America a que se pronuncien en favor de la Uni6n; y Guatemala hace,
desde luego, causa comin con los que se declared por aqu6lla; quedando
desconocida cualquiera autoridad que la resista.
Articulo 69-Los Jefes y Oficiales de las milicias de Centro America
que se decidan per la Uni6n y presten sus servicios para la realizaci6n de
ese ideal del patriotism, seran acreedores a un ascenso de grado en el
Ej&rcito de la Repfiblica de Centro America; y si hubieren obtenido ya el
grado mis alto, seran condecorados solemnemente con una medalla de oro
que, en inscripci6n alusiva, recuerde sus meritos.
Articulo 7-Los classes y soldados que se sefialen per su valor y com-
portamiento, recibirin, ademis del ascenso, la distinci6n y recompensa que
oportunamente se acordari para premier sus servicios.









Articulo 80-El pabell6n de Centro America, y que serviri desde esta
fecha para los defensores de la Uni6n, seri de azul y blanco, dispuesto en
tres fajas verticales, de las que la del centro sera blanca, y azules las de los
extremes. La faja blanca llevara el escudo: un quetzal sobre una column;
y en esta la leyenda: "Libertad y Uni6n.-15 de Septiembre de 1821-28 de
Febrero de 1885".
Articulo 9'-No se reconocen las negociaciones sobre territorio, tra-
tados internacionales, emprkstitos extranjeros o nacionales, y demis estipu-
laciones de analogo caracter o importancia que arregle o concluya cualquiera
de los otros estados de Centro America despuis de la fecha de este Decreto
Articulo 10.-El Ministro de Relaciones Exteriores queda encargado
de dar cuenta de el a la Asamblea; y de ponerlo en conocimiento de los Go-
biernos de la America Central, y de los de America y Europa con quienes
cultiva relaciones de amistad o de comercio.
Articulo 11.-El Secretario del Despacho de Gobernaci6n y Justicia
proveera a todo lo que exija la oportuna instalaci6n de la Asamblea General
de los Estados.
Articulo 12.-Queda a cargo de la Secretaria de la Guerra tender a
todo lo demis que requiera la ejecuci6n de este Decreto.
Dado en el Palacio Nacional de Guatemala, a veintiocho de febrero
de mil ochocientos ochenta y cinco.
J. RUFINO BARRIOS.
El Secretario del Despacho de la Guerra,
J. MARTIN BARRUNDIA.
El Secretario del Despacho de Hacienda
y Cridito P1iblico,
DELFINO SANCHEZ.
El Secretario del Despacho de
Relaciones Exteriores,
FERNANDO CRUZ.
El Secretario del Despacho de
Gobernaci6n y Justicia,
CAYETANO DIAZ MERIDA.
El Secretario del Despacho de Fomento,
FRANCISCO LAINFIESTA.
El Secretario del Despacho de
Instrucci6n Piblica,
RAMON MURGA.


J. RUFINO BARRIOS,
General de Divisi6n y Supremo Jefe Militar de la Uni6n
de Centro Amirica,
A LOS CENTROAMERICANOS:

Mucho tiempo hace que los pueblos de Centro America, desgarrada
en pedazos por los enemigos de su honra, de sut grandeza y de sus libertades,
suspiran por la reconstrucci6n de la Patria, y piden con ansiedad que se
vuelva a former de todos ellos, una sola Repiblica, poderosa, feliz y respe-

55









table. Mucho tiempo hace que acuden a mi con enirgico e insistente llama-
miento para que inicie, proclame y sostenga la gran causa de la nacionalidad
centroamericana y cifrando en mi todas las esperanzas de la Uni6n, hacen
tambien defender s61o de mi su triunfo. Respondiendo a ese Ilamamiento;
debiendo ponerme a cubierto de la inmensa responsabilidad que harian pesar
sobre mi inacci6n, y obedeciendo al mismo tiempo a los sentimientos que
me animan en favor del restablecimiento de una Patria, que ha de ser tedo
nuestro orgullo y nuestra gloria mis legitima, he emitido en esta fecha el
Decrete en que me declare por la Uni6n; y para realizarla, asumo el Supre-
mo mando military.
Aqui estoy, pues, al frente del movimiento tan deseado, enarbolando
la simpitica bandera, que es la bandera de nuestro porvenir, encabezando
las filas de los que vengan a former en el Ejercito de la Uni6n, y entregado
todo al servicio exclusive de la redentora idea y a la defense de su pabell6n
augusto. Nada hay mas grande y m.s digno que esa causa: nada que
pueda hablar mis alto al coraz6n de los buenos centroamericanos; elles
creen que mi acci6n es indispensable: ellos juzgan que en mi estriba que
salga victoriosa: y aunque yo no tengo esa presunci6n, no puedo contrariar
sus instancias ni resistir a mis propios deberes y sentimientos, asi es que,
inspirindome en la grandeza de la idea y con fe inquebrantable en el triunfo
de un principio que apoyan la naturaleza, la opinion y la dignidad del pa-
triotismo, me apresto a sostenerlo con cuanto soy, con todo lo que valgo y
con todo lo que puedo. Algo hay que me dice en estos moments que la
victoria es nuestra, y que podri hacerse sin extraordinarios sacrificios, la
Uni6n de Centro America; pero si sacrificios son indispensables, pronto
estoy a todos, y a ofrecer en aras de mi deber y en aras de la Patria, mi
reposo y mi existencia. Orgulloso y satisfecho obedeciera y peleara como
simple soldado, dejando a otro mas digno el puesto de Jefe que la opinion
me sefiala y me impone; pero ese puesto, si lo es de gloria, lo es principal-
mente de peligro y de responsabilidad; y por eso no vacilo un instant en
aceptarlo con entusiasmo.
No influye en mi la ambici6n de mando, que bastante he saboreado,
por triste experiencia, todas las amarguras del poder; y si ella me dominara,
ocasiones repetidas he tenido de poder satisfacerla c6modamente, sin las
penalidades y responsabilidades que voluntariamente voy a imponerme. Ni
me guian tampoco prop6sitos de medro personal o de engrandecimiento de
Guatemala, porque la posici6n que tengo y los recursos con que cuento, bas-
tan desahogadamente a cuanto puedo apetecer; y en el estado de relative
prosperidad, de poder y de riqueza en que se halla esta Repaiblica, nada
tiene que envidiar a las otras, y antes bien, puede darles y hacer much para
su progress y bienestar. Pero me decide, si, la contemplaci6n de la deplo-
rable suerte a que, por su pequefiez y desuni6n, viven condenados estos
pueblos y la conciencia del imperioso deber que tengo, como centroameri-
cano y como gobernante, de hacer algo por sacar a la Patria de su desgraciada
condici6n actual, y de luchar, agotar mis esfuerzos, y, si es precise, morir
para que mis hijos y los hijos de mis conciudadanos tengan Patria, y con
ella, derechos, garantias y respetabilidad. Los pueblos todos me excitan, y
aunque tengo much que arriesgar y que perder, correspondo a su excitaci6n









empeiiando mi nombre y mi persona, con todos los elements y fuerzas de
que dispongo: a ellos toca ahora trabajar tambien activamente por su parte,
engrosar las filas de los patriots, pronunciarse resueltamente por la Um16u;
y venciendo o muriendo, hacerse merecedores de inmortal renombre en la
future historic de la reorganizaci6n de la Patria centroamericana. Si esta
se obtiene pacificamente, tanto mis glorioso sera el triunfo, porque probara
cuinta es la abnegaci6n de los hombres de la America Central, y c6mo saben
acallar los gritos del interns mezqumno y de la ambici6n personal para que
solo se oiga la voz imponente y conmovedora de la Patria. Y si es necesario
poner las armas al servicio de la idea y apoyar con la fuerza la opinion contra
los ataques que le dirijan los que, obcecados por riunes pasiones y arrastra-
dos por miserables intereses, se complacen en la miseria y en el envileci-
miento, tenemos energia, tenemos recursos y tenemos fuerzas sobradas
para sostener la idea, para que la opinion se abra paso y salga airosa de la
lucha, y para que Centro America victoriosa aparezca coronada de brillantes
e inmortales resplandores.
j Soldados centroamericanos! Levantado esti el pend6n que habeis
querido ver tremolar bajo el cielo de la Patria: venid a agruparos en torno
de 0l, y maiiana ondeara triunfador en todo Centro America. No mis luchas
Iratricidas: no mis combates sostenidos ni mis sangre vertida en defense
de innobles causes personales para satisfacer los odios que inspira menguado
espiritu de localismo: unimonos todos para pelear por una sola Patria, la
Patria de que tan largos aios hemos estado huerfanos, la Patria de que ca-
recemos hoy y de que estin desheredados nuestros hijos, la Patria que po-
dremos legar a estos como la mas preciada herencia y como el mas estimable
bien. Los que no acudan serin los que estin bien hallados con nuestra
oprobiosa pequefiez, los que no sientan inflamarse la sangre y enrojecerse
el rostro de vergiienza al considerar la deplorable situadi6n en que el
fraccionamiento nos ha sumido: los que gustando de vivir en la esclavitud
y la indolencia, pueden contemplar indiferentes la agonia de la Patria y
aguardar que una muerte oscura venga a poner termino a una vida consu-
mida en degradante abyecci6n; los que no son dignos, en fin, del nombre de
centroamericanos. Pero vendrin seguramente todos los que tienen patriotis-
mo y tienen coraz6n: los que ambicionan tener Patria, los que quieren a
sus hijos y anhelan para dejarles esa Patria y sacarlos del abismo en que la
division nos ha dejado sepultados. Vendrin todos los buenos hijos de
Centro America, que son la inmensa mayoria; yi ay! de los que no acudan
en esta memorable ocasi6n, porque sobre ellos caeran las eternas maldiciones
de la posteridad, y su frente quedari para siempre marcada con el terrible
anatema de la historic. iAy de los pocos que, cediendo a las inspiraciones
de bastardo interns, se opongan al torrente de la opinion, porque la opinion
los arrollari! iAy de los desnaturalizados que se opongan a lo que es la ver-
dadera felicidad de la Patria, porque en breves dias quedaran aplastados
ignominiosamente bajo las ruedas del carro triunfal de la Uni6n de Centro
America !









Jefes y soldados de Guatemala:

Como Jefe y como amigo y compafiero, abandon gustoso todas mis co.
modidades y os llamo a mi lado para que compartais conmigo las fatigas y
sacrificios, pero tambien para que dividjis conmigo los gloriosos laureles de la
espl)ndida jornada que se abre para restaurar la Unidad centroamericana.
Felices de nosotros a quienes ha tocado emprender esta patri6tica campaiia
por la causa mis noble y mis grande, la inica por la que se puede y se debe
pelear y morir, la inica digna de regarse con la sangre valerosa de los hijos
del pueblo. Vosotros que, en sangrientos y desiguales combates, habiis he-
cho prodigios de valor, poniendo tan alto el nombre del soldado guatemal-
teco: Vosotros cuya lealtad, energia y pundonor siempre respondi6 a mi
voz y me ayud6 siempre tan eficazmente a conseguir la victoria, aqui tennis
vasto campo para desplegar vuestro heroism. En vosotros confio y estando
con vosotros nada temo: toda empresa me parece ficil y todo triunfo seguro.
Aqui estoy el primero, porque cuando se trata de que juntos marchemos al
campo del honor, en apoyo de la causa national, no tengo intereses ni
posici6n, ni hijes, ni familiar: mis fieles compafieros de armas y la idea que
defendemos lo constituyen todo para mi. A vuestro lado, y confundido con
vosotros, me tendriis siempre, porque vuestras penalidades han de ser las
mias, y mias vuestras glorias; y porque no quiero ni admito otra distinci6n
que la de estar siempre al frente, la de ocupar el puesto del peligro y presen-
tar mi pecho al enemigo antes que el de cualquiera de vosotros; que para
mi es much mis cara que mi vida, la vida del filtimo de mis soldados.
Si nos toca sucumbir, juntos sucumbiremos; pero gloriosamente y lle-
nos de honra, en defense de la mis sagrada de las causes, mereciendo bien
de la posteridad, acreedores a perpetua gratitud, y dejando asegurado el
establecimiento de Uni6n. Pero no sucumbiremos, no; la idea triunfarv, y
nosotros somos quienes hemos de hacerla triunfar. Podemos afirmarlo sin
jactancia y sin que se nos moteje de presuntuosa vanidad, porque tenemos
mis de cincuenta mil rifles de Remington, abundantemente dotados, y es-
tamos provistos de numerosos y magnificos pertrechos; y porque, mejor
todavia que en ellos, nos apoyamos en la opinion mas fuerte que las armas,
y en el concurso de los patriots de todas las Republicas que, consecuentes
a sus instancias y promesas, todo lo tendrin combinado y dispuesto para
que sea indefectible y poco costosa la victoria. Los enemigos, si algunos se
presentan, son debiles e insignificantes, y no podran resistir ni a la inmensa
superioridad que nos da el numero y precision de las armas y el valor y
decision de los soldados, ni much menos, al ascendiente y prestigio de la
causa que sostenemos, y a los golpes formidable de la opinion que se levan-
tari terrible contra ellos, y que ha de derribarlos envueltos en la confusion
del mis espantoso desorden.
Dichosos de nosotros a quienes ha tocado iniciar y consumer la obra
mis grande y mis patri6tica que ha podido emprenderse desde la Indepen-
dencia hasta hoy: la obra mis grande que podri acometerse en much tiem.
po; y puedo decir, la mis grande de cuantas aqui han de poder realizarse









jams: la uni6n, de la que depend nuestra felicidad; la uni6n que ha hecho
el engrandecimiento actual de Alemania y de Italia: la uni6n que hace tan
grandes a los Estados Unidos del Norte; y que ha cambiado la suerte de
casi todas las Repiiblicas de la antigua America Espafiola, entire las que no
hemos de aparecer divididos y pequefios, formando triste y vergonzosa ex-
cepci6n. Divididos y aislados, no somos nada: unidos, podremos serlo y lo
seremos todo. Yo, de mi se decir, que prefiero una y mil veces el puesto de
Jefe del mas pobre y oscuro departamento de una Naci6n fuerte y digna
como la de Centro America, al de Presidente de una de estas Repfiblicas
que no pueden con el peso de ese titulo; y que creo mis honroso ser el i~ltimo
soldado del Ejercito de la Uni6n, que General del Ejercito de un Estado del
que pueda hacerse irrisi6n por su debilidad.
Una vez mas seamos dignos de nosotros, y demostremos que Gua-
temala es digna de la empresa extraordinaria a cuyo frente le ha cabido
en suerte colocarse; la idea no puede ser mis gloriosa: su influjo nos da
indomable ardimiento, su grandeza ha de reflejarse en todos sus defensores
y ha de enardecerlos y hacerlos crecer; y levando de victoria en victoria el
pabell6n de Centro America unida, y rompiendo las ridiculas fronteras que
nos separan, hallaremos en el tirmino de la jornada, la Patria de nuestra
ambici6n y de nuestras esperanzas, la Patria que es el ideal de todas nuestras
aspiraciones.
Corramos, pues, a conquistarla. El soldado de la Uni6n de Centro
America podri morir gloriosamente en el campo de batalla, pero no puede
retroceder vencido, ni sobrevivir al deshonor de una derrota. Corramos a
alcanzar la victoria que nos espera; a asegurar Patria, libertades, reposo
digno y fecundo, y grandeza y duradera tranquilidad, para consagrarnos
despubs, sin interrupci6n, a nuestras pacificas labores y a gozar con seguri-
dad y en el seno de la abundancia, del fruto de nuestro trabajo. Por la
memorial de los Padres de la Independencia, por las cenizas veneradas de
nuestros padres, y por la suerte y el porvenir de nuestros hijos, os conjuro
a no dejar las armas de la mano hasta que la Uni6n quede definitivamente
establecida, y a no volver a pisar este suelo tan. querido donde estin todos
nuestros recuerdos y todas nuestras afecciones, hasta que podamos decir
cuando vengamos: ya tenemos Patria y hogar: ya podemos vivir dignamente
porque tenemos orden, progress y libertad; ya podemos morir tranquilos
porque hemos conquistado y podemos dejar a nuestros hijos una Patria
con efectiva soberania que les asegure garantias, respeto y libertad.
Jefes y soldados de la Uni6n de Centro America: De vosotros depend
la Uni6n. Prometedme luchar por hacerla, y yo respond de que ya esta
hecha. Viva la Repiblica de Centro America! iViva el Ej&rcito de la Uni6n!

Guatemala, 28 de febrero de 1885.

Vuestro Compafiero y Amigo,
J. RUFINO BARRIOS.









J. RUFINO BARRIOS,
General de Divisi6n y Supremo Jefe Militar de la
Uni6n de Centro America,

CONSIDERANDO:

Que proclamada la Uni6n de las Republicas de la America Central,
debe tratarse de alcanzar, desde luego, uno de sus mis importantes objetos,
el de que sean amplias, efectivas y pricticas las garantias de que los ciuda-
danos, eficazmente amparados por la autoridad y por la ley, han de gozar
bajo un regimen verdaderamente liberal;
Que el Jefe de la Uni6n se ha esforzado por establecer y consolidar
en la Republica de Guatemala tales garantias, y entire ellas, muy principal-
mente, la libertad de la prensa, sin la que no puede decirse que haya institu-
ciones democraticas ni que el ciudadano sea libre, cuando no tiene el ejer-
cicio de uno de sus mis sagrados derechos; pero, o no se han comprendido
e interpretado debidamente los prop6sitos que a este respect le inspiran los
principios que profesa; o no han podido secundarse a causa de la incerti-
dumbre y pequefiez en que la desuni6n ha mantenido a estos pueblos, pe-
quefiez que asi como no ha permitido que adquieran riqueza y prosperidad
material, tampoco les ha hecho sentir la necesidad de usar de aquellos de-
rechos indispensables en una Repuiblica realmente digna de este titulo y
formada de hombres libres;
Que hoy es tiempo de que la prensa, sacudiendo todo temor, use de
toda la libertad que necesita para ser provechosa y fecunda, y para consti-
tuirse en vigoroso auxiliar e interprete de la opinion y en poderosa palanca
del progress; y es tiempo de que comprendiendose rectamente la intensi6n
del Jefe de la Uni6n de sostener por todos los medios a su alcance, la libertad
y respeto de esa salvadora instituci6n; le ayuden todos aprovechindose de
ella y procurando los beneficios que de su amplio ejercicio han de resultar;
Que de ese modo, se darin a conocer y podrin corregirse los desma-
nes en que incurran las personas revestidas de autoridad; y por lo mismo,
es precise impedir severamente que estas puedan, en algfin caso, abusar de
su posici6n, y salirse de los limits que fijan las leyes actuales para el ejer-
cicio de esa libertad, que s6lo son propiamente los de no emplearla para eje-
cutar un delito,

DECRETA:

Articulo 1"-El Jefe Supremo de la Uni6n, bajo su mis estrecha res-
ponsabilidad, ampara, protege y sostiene en todo Centro America la amplia
libertad de la prensa, sin previa censura y sin otras restricciones que las de
la ley vigente.
Articulo 2"-Lejos de oponerse a que se comenten o censuren sus
propios actos oficiales, o los de cualquiera otra autoridad o empleado, excita
a todos a que piblicamente externen sus opinions a este respect, y las de-
fiendan sin ningiin miramiento o reserve.









Articulo 3'.-Cualquiera autoridad o empleado que, de hecho o abusi-
vamente, fuera de los casos, o sin la forma y garantias que la ley establece,
proceda en cualquier sentido, contra periodistas o escritores que per la pren-
sa censuren sus actos o los del Gobierno o sus agents, incurrira en destitu-
ci6n inmediata de su cargo o empleo e inhabilitaci6n perpetua para ejercerlo.
Dado en Guatemala, a siete de marzo de mil ochocientos ochenta y
cinco.
J. RUFINO BARRIOS.
FERNANDO CRUZ.


J. RUFINO BARRIOS,
General de Divisi6n y Supremo Jefe Militar de la
Uni6n de Centro America,

A LOS CENTROAMERICANOS:

Con orgullo he contemplado el entusiasmo sin igual que, apenas acaba.
da de proclamar, ha despertado en Guatemala la Gloriosa Uni6n de Centro
America y con orgullo tambien he visto c6mo el Congreso, el Gobierno y el
pueblo de Honduras, respondiendo inmediata y patri6ticamente a la voz que
los llama a agruparse bajo el pend6n de la nacionalidad, se han adherido
en el acto y han hecho causa comtin con Guatemala, para dar triunfo a la
generosa idea de crear la Patria que hicieron pedazos, y quieren mantener
desgarrada. los eternos enemigos de su libertad. Pero al mismo tiempo veo
con pena y con disgusto que en muchas de las manifestaciones que se me
dirigen por haber iniciado con el Decreto de 28 de febrero, el grandiose
moviniento national, se me sefiala como future Presidente de la Republica
de Centro America.
En !a proclama que en esa misma fecha di a los pueblos, express muy
claramente que no me guiaba la ambici6n de mando ni prop6sito de medro
personal, y todos y especialmente mis amigos y los amigos verdaderos de la
causa aue he tenido la gloria de proclamar, han debido entender mis pa-
labras, y que lejos de halagarme con frases que indiquen que yo puedo
ocupar la Presidencia, me infieren con ellas. e infieren positive agravio al
principio de nacionalidad que no ha de deslustrarse con miras pequefias
de ambici6n.
Y si todavia no me he dado a entender bastante, quiero declarar de
nuevo, como declare terminantemente, que yo no solo no aspiro a la Presi-
dencia de Centro America, sino que estoy resuelto a no aceptarla, y no la
aceptar6, aun cuando los pueblos me honrasen designandome para ejercerla.
Muchos y esclarecidos jefes y hombres pilblicos, tendri la Naci6n
grande que anhelamos former: muchos habra que sean, por mil titulos, mas
dignos que yo de ocupar ese puesto; y aun prescindiendo de mis aptitudes,
yo no he de consentir en que pueda suponerse que para dar un paso tan
grande, pudo tener influencia en mi, algiin interns mezquino.
Si he asumido el caracter de Jefe Militar a que la opinion me llamaba, ha
sido uinicamente, para realizar la Uni6n, y por la responsabilidad y peligres
que ese puesto tiene; pero asi como no he de dejarlo hasta haberla conse-








guido, y asi como prometo emplearlo todo en sostener y dar absolute inde-
pendencia y garantia a la elecci6n de los pueblos para la Asamblea, y a las
discusiones y resoluciones de esta misma, asi prometo igualmente que he de
cesar en el en cuanto ella constituya la Repiblica y design la persona a
quien he de entregarlo.
Toda mi ambici6n se cifra en que haya una sola patria feliz y respe-
tada; y si a esa aspiraci6n se mezcla algin deseo relative a mi persona, es
inicamente el de poder retirarme tranquilo a la vida privada, disfrutando
de los derechos y garantias de ciudadano libre de Centro America. Ni ape-
tezco otra gloria, ni quiero mis honra que la de haber trabajado y sacrifi-
carme desinteresadamente por la Uni6n y ofrezco ser el primero en dar
ejemplo de acatar gustoso y sostener decidido a la autoridad que los pueblos
elijan para ponerse al frente del Gobierno. Busquen todos al hombre que
mejor realice los inmortales destinos de la Am6rica Central. Pero cuantos
me estimen en algo, no me hagan la injuria de relacionar en nada con mi
persona la Presidencia, que repito, que por nada he de aceptar.
Si ambicionara el mando, no proclamaria la Uni6n que ha de matar
todas esas indignas ambiciones; si no quisiera la Libertad, no proclamaria
una idea que en cuanto esti triunfante, ha de hacer impossible todo Gobier-
no que no sea el de la ley y la opinion.

Guatemala, marzo 9 de 1885.
J. RUFINO BARRIOS.

El epilogo de esa jornada es tan glorioso como grande el ideal que
puso al General Barrios al frente del ejircito mis poderoso que se ha levan-
tado en Centro America. Aktacando la plaza de Chalchuapa y cuando estaba
ya vencida fue muerto en el combat. Una vez mis se ha demostrado con
aquel desenlace fatal, que las grandes causes sucumben cuando desaparece
el genio que las sustenta; y que para la realizaci6n de la unidad de los pue-
blos del Istmo, es indispensable que surja un hombre extraordinario, dotado
de energia, valor y prestigio e infunda el respeto necesario no s6lo para lle-
varla a feliz termino, sino para sostenerla y sofocar los intentos reaccio-
narios que se le opongan.
Posteriormente, por los gobiernos sucesivos de Guatemala, se han
dado pasos para fusionar en una sola entidad political la fuerza evolutiva de
las cinco secciones de la America del Centro.
En 1907 se celebr6 una Conferencia de Paz ''entroamericana en Wash-
ington y la Convenci6n adicional al tratado General.
En el mismo aio 1907 tambiin en Washington, la Convenci6n para el
establecimiento de una Corte de Justicia Centro Americana.
Convenci6n para el establecimiento de una Oficina Internacional Cen-
troamericana en el mismo aiio de 1907, firmada en Washington.
Convenci6n para futures Conferencias Centroamericanas celebrada
en Washington en la misma fecha.
Convenci6n para el establecimiento de un Institute Pedag6gico Cen-
troamericano de igual fecha.









El afio de 1920 se organize en la ciudad de Guatemala, una agrupaci6n
political bajo el nombre de Partido Unionista; pero su finalidad inmediata,
era derrocar el Gobierno del Licenciado Manuel Estrada Cabrera. La Asam-
blea Nacional Legislativa, ajena a ese partido y cuyos Diputados no eran
miembros de 0l, decretaron el desconocimiento de Estrada Cabrera y designa-
ron como sucesor a don Carlos Herrera. A los veinte meses de gobierno, fue
separado Herrera por un movimiento del Partido Liberal. El nuevo Gobierno
presidido por el General Jose Maria Orellana; considerando ilegitima la Asam-
blea Legislativa que funcionaba en la Administraci6n de Herrera, per haber
sido disuelta sin que concurrieran al efecto las dos terceras parties de Dipu-
tados, restituy6 en sus funciones a esta.
Herrera, para ser consecuente con el element que le rodeaba, dio
forma a los prop6sitos sobre Uni6n de los Estados de Centro America y se
convirti6 de Presidente de la Repuiblica de Guatemala para que habia sido
electo, en Jefe de Estado de la misma.
El notable hombre pfiblico de Honduras, Doctor R6mulo E. Dur6n,
en su obra "Bosquejo Hist6rico de Honduras", de 1502 a 1921, relata aquellos
sucesos. Cedemos la palabra al Doctor Dur6n:
"Uno de los actos mis notables del Gobierno del General Rafael
L6pez Gutierrez, fue el de proponer que en la Conferencia de Plenipoten-
ciarios centroamericanos, que se convino en reunir en San Josd de Costa
Rica, a iniciativa del Gobierno de El Salvador, para tratar de los intereses
politicos y econ6micos de las cinco Repiblicas, se tratase como punto prin-
cipal de restablecer la Repfiblica de Centro America. El 17 de noviembre,
al embarcarse en Amapala para Costa Rica, los Delegados Plenipotenciarios
de Honduras a la Conferencia Centroamericana, Doctores don Carlos Alberto
Ucl6s y don Mariano Visquez, les dio el General L6pez Gutierrez, verbal-
mente, como uinica instrucci6n, que trabajaran y votaran por la Uni6n de
Centro America.
Los Delegados cumplieron por su parte, y contaron con la fortune de
ponerse de acuerdo con los Delegados de Guatemala, El Salvador y Costa Rica,
no sucediendo otro tanto, desgraciadamente, con los de Nicaragua. De la
Conferencia surgi6 el Pacto de Uni6n Centroamericana que se firm en
San Jose, el 1,9 de enero de 1921.
Firmaron el Pacto: por Costa Rica, los sefiores don Alejandro Alva-
rado Quir6s y don Cleto Gonzilez Viquez; por Guatemala, los sefiores don
Salvador Falla y don Carlos Salazar; por Honduras, los sefiores don Alberto
Uclis y don Mariano Visquez, y por el Salvador, los sefiores don Reyes
Arrieta Rossi y don Miguel Tomis Molina.
El pacto fue ratificado por el Congreso Nacional de Honduras el 3
de febrero; el 23 del mismo lo ratific6 la Asamblea Legislativa de El Sal-
vador y el 6 de abril la Asamblea Nacional de Guatemala. El Congreso de
Costa Rica no lo ratific6, pues, aunque hubo mayoria, no se reunieron los
dos tercios de votos que requeria la Constituci6n del Estado.
El Pacto creaba un Consejo Federal Provisional compuesto de un
Delegado por cada Estado, para preparar la organizaci6n de la Federaci6n
y su Gobierno inicial, convocar la Asamblea Constituyente y dar posesi6n al
,:'onsejo Federal que regiria la Repilblica.

63








Los actuales Presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, se-
iiores don Rafael L6pez Gutierrez. don Carlos Herrera y don Jorge Melindez,
con el nombre de Jefes de Estado, continuarian en sus funciones con arreglo
a la Constituci6n hasta terminar los periods para que habian sido electos.
Honduras, Guatemala y El Salvador, eligieron sus Delegados al Con-
sejo Provisional: el primero de estos Estados al Doctor don Dionisio Gutie-
rrez, el segundo al Doctor Jose Vicente Martinez y el tercero al Doctor Fran-
cisco Martinez Suirez.
En la misma fecha, el Consejo convoc6 a la Asamblea Nacional Cons-
tituyente para que el 20 de julio se instalara en Tegucigalpa, a fin de que
se firmara la Constituci6n Federal el 15 de septiembre, centenario de la In-
dependencia de Centro America.
Los Diputados electos por los tres Estados, que ratificaron el Pacto
celebraron el 19 de julio la primera sesi6n preparatoria. El Directorio qued6
asi: Presidente, el Doctor don Policarpo Bonilla, por Honduras; Primer
Vicepresidente, el Doctor don Manuel Delgado, por El Salvador; Segundo
Vicepresidente, el Doctor don Carlos Salazar, por Guatemala; Primer Se-
cretario, el Doctor don Jose Mates, por Guatemala; Segundo Secretario,
el Doctor don Manuel Castro Ramirez, por El Salvador; Primer Prosecre-
tario, el Doctor don Salvador Mendieta, por Guatemala; Segundo Prosecreta-
rio, el Doctor don Angel Zifiiga Huete, por Honduras.
La Asamblea se inaugur6 solemnemente el 20 de julio. Sus primeros
actos se dirigieron a procurar que Costa Rica y Nicaragua ingresaran, a la
mayor brevedad, a la Federaci6n; pero no obtuvo ixito. Confiando en cl
pervenir, se establecieron facilidades para que, en cualquier moment, pu-
dieran incorporarse.
Redactada la Constituci6n, el Consejo Federal dict6 el 1" de septiem-
bre un Decreto en que declaraba que podia ser firmada antes del 15, refor-
mando en esta parte el de 13 de junio. En esta virtud, la Asamblea firm el
9 de septiembre la Constituci6n y las Leyes Constitutivas, esto, es, la de Im-
prenia, la de Amparo y la de Estado de Sitio. Y expidi6 tres importantes
decretos: uno por el cual declar6 que mientras el Congreso Legislative emitia
las leyes correspondientes, se aplicarian en el Distrito Federal las leyes de
Honduras, y en que autoriz6 al Consejo Federal para que, de acuerdo con
el Poder Ejecutivo de Honduras, dictara las providencias convenientes para
organizer las autoridades y servicios del Distrito Federal; otro en que nom-
br6 tres Designados por cada Estado al Consejo Federal Provisional, y otro
sobre prestaci6n de la promesa de ley por los Designados.
El Distrito Federal qued6 formado por el territorio del departamento
de Tegucigalpa; y la ciudad de Tegucigalpa, cabecera del departamento,
qued6 designada capital de la Repiiblica.
El mismo dia 9, la Asamblea Constituyente cerr6 sus sesiones.
La Constituci6n, que fue promulgada inmediatamente, empezaria a regir
el 1" de octubre.
En estas circunstancias lleg6 el 15 de septiembre de 1921.








El Consejo Federal, en la fecha del Centenario, convoc6 a los pue-
blos de los tres Estados para que cada uno de estos procediera a elegir un
Delegado propietario y un suplente al Consejo Federal y quince Diputados
propietarios y quince suplentes a la Cimara de Diputados de la Repiblica.
El Distrito Federal elegiria un Diputado propietario y un suplente a
dicha Camara. Terminadas las elecciones, el Ejecutivo de cada uno de los
Estados convocaria extraordinariamente a la Asamblea respective para que
eligiera los Senadores que le correspondian: eran tres por cada Estado. Las
Cimaras se reunirian el 15 de enero.
Las elecciones para Delegados y Diputados se practicaron en Honduras
el 61timo domingo de octubre y los dos dias subsiguientes.
El 1" de octubre habia entrado en vigor la Constituci6n, y con tal motive
el Consejo Federal dict6 en esta fecha un Decreto en que organizaba las
autoridades y servicios del Distrito Federal.
El Ejecutivo de Honduras convoc6 a sesiones extraordinarias al Con-
greso del Estado para que eligiera Senadores al Congreso de la Federaci6n
y para que designara la capital: el Congreso se reuniria en Comayagua.
El Consejo acredit6 una misi6n confidencial a cargo de los sefiores
Doctors don Vicente Mejia Colindres, don Jos6 Matos y don Francisco A.
Lima ante el. Departamento de Estado de los Estados Unidos de America, con
el objeto de facilitar el reconocimiento de la Repiblica tan pronto como apa-
recieran organizados los nuevos poderes constitucionales.
El Congress hondurefio se reuni6 en Comayagua el 15 de diciembre:
eligi6 los Senadores propietarios y suplentes que correspondian al Estado, y
el 17 del mismo declare capital a Comayagua. Cerr6 el 20 sus sesiones; y
el Gobierno del Estado qued6 instalado en la nueva capital.
El Distrito Federal, el Estado de El Salvador y el de Guatemala eli-
gieron Delegados al Consejo definitive y Diputados propietarios y suplentes.
El Salvador eligi6 tambiin sus Senadores. Guatemala no eligi6 los suyos.
En la noche del 5 al amanecer del 6 de diciembre, habia sobrevenid3
en Guatemala un movimiento revolucionario que dio por resultado el cambio
del Gobierno que presidia don Carlos Herrera, imposibilitando esta pcrtur-
baci6n del orden legal el desarrollo juridico del Pacto de San Jose y de la
Constituci6n Politica: habia aparecido un nuevo Poder Ejecutivo, presidido
por el General don Josi Maria Orellana, y una Asamblea Legislativa se habia
subrogado a otra.
No obstante estos acontecimientos. Honduras y El Salvador habian
cumplido su deber observando y hacienda observer los Decretos del Censejo
Federal Provisional, y iste continuaba ejerciendo sus atribuciones.
El Consejo Federal, por Decreto de 29 de diciembre, convoc6 a los
Diputados de Guatemala. El Salvador y Honduras y del Distrito Federal
para que, en los primeros quince dias de enero, celebraran juntas prepara-
torias. En Decreto del mismo dia convoc6 para juntas preparatorias, que se
celebrarian en los primeros quince dias de enero, a los Senadores por El
Salvador y Honduras,








Por Decreto de 9 de enero de 1922, mand6 que la Asamblea Legislativa
de Guatemala que funcionaba cuando ocurri6 el movimiento military del 6
de diciembre, a la cual correspondia la elecci6n de Senadores conforme al
articulo 203 de la Constituci6n, procediera a verificar dicha elecci6n en el
menor tirmino possible.
El 30 de diciembre habia dirigido el Consejo a los Agentes confiden-
ciales en Washington el cablegrama siguiente:
"La Asamblea irregular de Guatemala nombr6 Delegado propietario
al Consejo Provisional al Licenciado Marcial Prem, en sustituci6n del Doc-
tor don Jose Llerena, sin renuncia de iste ni causa justificada, contra pre-
ceptos de la Constituci6n Federal y el espiritu del Pacto de Uni6n. El pro-
p6sito es eliminar al Delegado Martinez actualmente en funciones como
suplente electo por la Asamblea legitima de Guatemala. La Asamblea irregu-
lar alega que el Pacto de San Jos6 no establece suplentes; pero los tres
Estados signatarios, Guatemala, El Salvador y Honduras, los eligieron por
considerarlo necesario y dentro de las estipulaciones legales. La *Zonstituci6n
Federal, en su articulo 206, confirm la existencia de suplentes del Consejo
Provisional, sancionando asi las elecciones anteriores.
El Consejo Federal no reconoce facultades en la actual Asamblea de
Guatemala ni aceptarA la remoci6n de ningfin Delegado de su seno, que
consider legitimamente electos."
El Consejo, por mayoria de votos (los de Honduras y El Salvador),
derog6 implicitamente el Decreto de 9 de enero, disponiendo se manifestara
al Gobierno de Guatemala que el Consejo aceptaba que los Senadores Fede-
rales, que habian sido ya electos por dicho Estado, vinieran a desempefiar
sus funciones en el Congreso Federal, a fin de que el Congreso pleno pu-
diera resolver lo mis convenient a los grandes intereses de la Naci6n. La
Asamblea de Guatemala no tom6 en consideraci6n ]o resuelto por el Consejo,
y el 14 de enero dict6 el Decreto de separaci6n del Estado de Guatemala,
de la Repiblica de Centro America.
Las Juntas preparatorias del Senado y de la Cimara de Diputados,
en sesi6n de 27 de enero, tomando en cuenta que, no obstante haberse hecho
las gestiones necesarias y tomando las providencias del caso, a fin de reunir
el quorum para la instalaci6n del *Zongerso pleno conforme a los articulos
70, 73 y 74 de la Constituci6n, no habia sido possible lograrse por obsticulos
insuperables, dictaron las resolucicnes siguientes: suspender las presents
sesiones hasta que fuera possible reanudarlas; excitar a los pueblos y Go-
biernos de Centro America para que continuaran en su patri6tica labor,
dentro de las estipulaciones del Pacto de San Jose: disponer que los Senadores
y Diputados residents en Tegucigalpa, quedaran constituidos en comisi6n
permanent, encargada de todo lo relative a la instalaci6n del Congreso.
El Estado de El Salvador inst6 al Consejo para que resolviera acerca
de la situaci6n creada por la separaci6n de Guatemala; y consultado el de
Honduras, express lo mismo.









Los agents que se hallaban en Washington, informaron al Consejo
que el 8 de enero les habia manifestado el Gobierno, que no le era possible
considerar el reconocimiento de la Repiiblica sobre la base de la voluntad
de los pueblos y Gobiernos y el normal funcionamiento de hecho y de derecho
de la Federaci6n.
Habiendo practicado el Consejo cuanto le correspondia, faltandole
s6lo dar posesi6n al Consejo Federal definitive, con lo que terminarian sus
funciones, lo que era por lo pronto impracticable por' no haberse verificado
el escrutinio ni haberse hecho la declaratoria de elecci6n de Delegados por
el Congress pleno: viindose en tal caso precisado el Provisional a suspender
sus sesiones por carecer de facultades legales para cualquiera otra determi-
naci6n, decret6 el 29 de enero suspender sus sesiones y declarar sin efecto
el Decreto de 1' de octubre de 1,921, que organizaba las autoridades y servi-
cios del Distrito Federal.
El Congress de Honduras, en vista del Decreto del Consejo, dict6 en
Comayagua un Decreto el 7 de febrero, por el cual Honduras resume la
plenitud de su soberania, de conformidad con la Constituci6n de 1894, en
cuanto esta hubiera sido afectada por el Pacto de San Jose y la Constituci6n
Federal, quedando, en consecuencia, reintegrado a su territorio el departa-
mento de Tegucigalpa, que habia sido declarado Distrito Federal. Y la ca-
pital volvi6 a Tegucigalpa.
El Salvador dict6 en el mismo mes un Decreto, reasumiendo su so-
berania". (15)
En el relate de los sucesos hechos en los precedentes pirrafos, estin
consignadas las causes por qui el Gobierno de Guatemala se restableci6 como
Repiublica. Si en el pacto de San Jose no se estableci6 el nombramiento de
suplentes, no podia sostenerse conforme a l, que legitimamente funcionaria
con tal calidad, el senior Licenciado Vicente Martinez; pero aun sin esta
circunstancia no cabe duda que era potestativo del Estado de Guatemala, el
nombrar com o o hizo, en sustituci6n del senior Doctor Jose Llerena, al Li-
cenciado don Marcial Prem. La calificaci6n de illegal que se hace de la
Asamblea de Guatemala, es punto de political internal de este Estado, fuera


(15) Por las mismas razones apuntadas antes, hablara en esra nota del ultimo esfuerzo reali-
zado en favor de la Uni6n de Centro America.
Por invitaci6n del Secretario de Estado de los Estados Unidos de Norte America. fecha 23
de octubre de 1922. se reuni6 en Washington una Conferencia Centroamericana, que se inaugur6 el
lunes 4 de diciembre y cerr6 sus sesiones el mijrcoles 7 de febrero de 1923. El program de esta
Conferencia era el de revisar los Pactos firmados en Washington el 20 de diciembre de 1907 y cele-
brar un nuevo Tratado o various.
En la primers sesi6n de la Conferencia, el Doctor don Alberto Ucles. como Jefe de la Delega-
ci6n de Honduras, propuso la celebraci6n de un Pacto de Uni6n Politica entire los cinco paises de
Centro America, antes de procederse a la revision de los Pactos de 1907. o de tratarse de cualquier
otro asunto. En la sesi6n del 18 de diciemble, al poner esta iniciativa a discusi6n. el Secretario
de Estado, senior Charles E. Hughes. President de la Conferencia, manifest que la actitud del
Gobierno de los Estados Unidos era de sincera amistad y estaba acompafiada del deseo de coadyu-
var en cualquier forms practice. Puesta a votaci6n la proposic16n de la DelegaciOn de Honduras.
solamente fue apoyada por la Delegaci6n de El Salvador. Le negaron su apoyo las Delegaciones de
Costa Rica, Guatemala y Nicaragua.
Siendo tal el resultado, el Doctor Ucl6s, en nombre de la Delegaci6n, dijo en su informed:
"Pars la mayoria de los Gobiernos o de las Delegaciones. el moment para la Uni6n de
Centro America no ha llegado; pero para la mayoria de los pueblos ha pasado. La Historia diri
quien tiene la raz6n; la cuesti6n estH en pie. Los Delegados de Honduras creen que, en esta
Jltima tentative por la Uni6n. en que ellos se juegan pasado y porvenir, a la vez. si no han merecido
un alto honor al trabajo por la Patria Grande. han cumplido con un alto deber".
La Delegaci6n hondurefia supo interpreter con este paso los anhelos de su Gobierno y com-
partir los sentimientos de su puebla. Se hara justicia a Honduras por este noble esfuerzo en favor
del bienestar y la felicidad de los pueblos centroamericanos. Y Ia posteridad veri en el Doctor Uclis
un abanderado del Unionismo, digno de los tiempos de Jos6 Cecilio del Valle. Francisco Morazin
y Jose Francisco Barrundia.
Con este brillante recuerdo de la actitud de Honduras en Washington en 1922 cierro mi relato.
67









de la competencia del Consejo Federal. Asi lo reconoci6, sin duda, el Con-
sejo, cuando derog6 implicitamente, segfin lo afirma el Doctor Dur6n, el
Decreto de 9 de enero, disponiendo se manifestara al Gobierno de Guatemala
que el Consejo aceptaba que los Senadores Federales, que habian sido ya
electos en dicho Estado (el de Guatemala), vinieran a desempefar sus fun-
ciones en el Congreso Federal, a fin de que el. Congress pleno pudiera resol-
ver lo mis convenient a la Naci6n. La Asamblea de Guatemala no tom6
en consideraci6n, concluye el Doctor Dur6n, lo resuelto por el Consejo y
el 14 de enero dict6 el Decreto de separaci6n del Estado de Guatemala, de
la Republica de Centro America.
No hubiera podido hacer otra cosa la Asamblea Legislativa de Gua-
temala, despues de la emisi6n del Decreto del Consejo Federal declarando
que no aceptaria la remoci6n de ningfin Delegado de su seno y calificar de
ilegitima a la Asamblea que los design.
Los vicios accidentales que aparecen en las mismas leyes del Sistema
Federal pueden ser corregidos por el legislator; no sucede lo mismo con
aquellos vicios que afectan la organizaci6n del sistema, que s6lo puede so-
portarlos con la fuerza de su propia preparaci6n. Lo primero que acontece
en el Sistema Federal, es que establece dos soberanias que las enfrenta entire
si. Podri el legislator declinar muy bien las atribuciones y extension de
cada una de estas soberanias, simplificindolas al grado de ser distinguidas
perfectamente, pero no podria obtener su reducci6n a una sola, ni menos
impedir que choquen en alguna de sus distintas direcciones. Bajo otros
puntos de vista, podemos opinar que solamente las concepciones simplifica-
das se apoderan facilmente del espiritu del pueblo; mis ain, cuando sste,
por sus condiciones especiales no ha recorrido el tiempo indispensable para
comprender organizaciones complicadas y complejas. Cuando se examine,
dice Tocqueville, la Constituci6n de los Estados Unidos, la mis perfect de
todas las Constituciones Federales, queda uno asombrado de la multitud de
conocimientos diversos y del discernimiento que supone en aquillos a quienes
deberia regir. El Gobierno de la Uni6n, reposa casi por entero en dos ficciones
legales. La Uni6n es una noci6n ideal que no existe, por decirlo asi, mis
que en los espiritus, y de la cual solamente la inteligencia descubre la exis-
tencia y sus limits. Aun estando en teoria bien comprendida, quedan to-
davia las dificultades de aplicaci6n, las cuales son muy numerosas, porque
la soberania de la Uni6n se halla de tal manera enredada con la de los Esta-
dos particulares, que es muy dificil fijar sus verdaderos limits. Todo es
conventional y artificial en un gobierno de tal indole, y no podria existir
sino en un pueblo habituado durante much tiempo a gobernarse a si mismo,
y en el cual la ciencia political haya descendido hasta las filtimas capas de
la sociedad. Yo no he admirado tanto a los americanos, continue, como al
verlos salir airosos de las dificultades sin niimero que nacen de su Constitu-
ci6n Federal. Creo no haber encontrado ni un solo hombre del pueblo que
no discurriera con facilidad cuiles son las obligaciones que nacen de la Ley
Federal y cuales las que proceden de las leyes de su Estado; y que, despues








de haber distinguido los fines a que correspondent las atribuciones generals
de la Uni6n, de aqudllos a los cuales debe atenerse la legislature local, no
puede indicar el punto en donde comienza la competencia de los Tribunales
Federales y el limited a donde pueden llegar los del Estado.
Una nota muy oportuna del traductor de la edici6n espafiola de la
obra de Tocqueville, hace constar que los pueblos tienen una idea eje, en
torno de la cual gira toda la vida national: y es fuerte el pueblo que vive
orientado en aquella especie de idea conductor y alma de la actividad de
la Naci6n, que todo lo espera de ella y todo lo hace Ilevar hacia ella, y cuando
los gobiernos encarnan la idea, talisman de sus respectivos pueblos, son
fuertes, porque representan el apoyo y la encarnaci6n del espiritu national,
arraigan en el coraz6n de sus pueblos y toman en el la savia de sus acciones.
No volvi6 a tratarse del asunto sobre Uni6n de Centro America, hasta
el afio de 1934, como consta de los documents que reproducimos literalmente
a continuacion:


Nota Circular dirigida por el Ministro de Relaciones Exteriores

de Guatemala a los Excelentisimos Senores Ministros de Relacio-

ies Exteriores de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica

Guatemala, 15 de febrero de 1934.
Seiior Ministro:
Cumpliendo instrucciones del senior Presidente de la Repdblica, tengo
el honor de manifestar a Vuestra Excelencia que el Gobierno de Guatemala
no habia preparado un program concrete que absorbiera las actividades de
la Conferencia Centroamericana, porque le parecia mis obvio que los se-
fiores Delegados de Centro America trajeran sus propios proyectos y las
ideas que tendieran a mejorar los pactos de Washington de 1923, como el
inico objetivo que se tuviera en mira para las deliberaciones de la Con-
ferencia.
El Gobierno de Guatemala, al nombrar sus Delegados, dio instruc-
ciones a 6stos para que prepararan un proyecto de Tratado de Paz y Amis-
tad, sencillo, que evitara los conflicts de interpretaci6n y que suprimiera
la complejidad de problems que la experiencia de diez aiios aconseja. Los
Delegados guatemaltecos prepararon un proyecto que, resumiendo las Con-
venciones de Washington de 1923, fusionara en un solo instrument las
multiples disposiciones que aquellos contenian, la mayor parte de los cuales
nunca tuvieron el debido cumplimiento. Esta Secretaria recibio, hoy, de los
Delegados guatemaltecos, el proyecto que el Gobierno les habia encomen-
dado, del cual tengo el honor de enviar a Vuestra Excelencia una copia.
El senior Presidente Ubico, por su parte, deseaba dejar constancia de
cuales son sus ideas personales acerca de la material concrete de un Pacto
centroamericano que en el actual moment respondiera a las necesidades
de Centro America, y tenia el prop6sito de presentar ante la Conferencia, por









medio de la Delegaci6n guatemalteca, un Pacto que contuviera principios
pricticos de cooperaci6n mutua, de buena fe, de generosidad y de desinte-
ris para que, en esta ocasi6n siquiera, se laborara por los verdaderos inte-
reses de las Republicas centroamericanas.
El General Ubico, dejando amplisima libertad de acci6n a los Dele-
gados de Guatemala, deseaba someter al juicio de la Conferencia, sus perso-
nales ideas acerca de la political international centroamericana, y tales
prop6sitos, los encontrari Vuestra Excelencia escritos en forma sinceramente
expresados -en el proyecto que me honro en acompaiiar adjunto.
El President General Ubico consider que los problems planteados
no son una novedad; su discusi6n esta agotada en el curso de los afios y
piensa que, la buena voluntad de trabajar por el bien de Centro America,
es la finica condici6n requerida hoy para el buen exito de la a'onferencia.
Afortunadamente, esa buena voluntad esta expuesta de relieve en las altas
calidades personales que caracterizan las insignes personalidades de los
estadistas que hoy president los Gobiernos de las Naciones hermanas.
En presencia de las declaraciones que preceden, el senior Presidente
General Ubico cree que no habri obsticulo alguno para la pr6xima runi6n
de la Conferencia Centroamericana en la fecha que los Gobiernos de Cen-
tro America estimen oportuno fijar; pero si desgraciadamente tal Confe-
rencia no pudiera realizarse, seri muy satisfactorio para 1l dejar constancia
de sus sanos prop6sitos en esta material tan trascendental y de tanta impor-
tancia para la conservaci6n de una paz fructifera y un positive bienestar
para Centro America.
Aprovecho esta oportunidad para reiterar a Vuestra Excelencia, las
seguridades de mi consideraci6n mis alta y distinguida,

ALFREDO SKINNER KLEE,
Secretario de Estado en el Despacho
de Relaciones Exteriores.


Anteproyecto de Tratado de Confraternidad Centroamericana

que el Presidente de Guatemala General Jorge Ubico, sometera,

por medio de la Delegacion de su Gobierno, a la consideration

de la Primera Conferencia Centroamericana

Los Gobiernos de las Repiublicas de Guatemala, El Salvador, Hondu-
ras, Nicaragua y Costa Rica, en el deseo de cimentar la paz y la fraternidad
centroamericanas, en bases de positive conveniencia, desarrollar su progress
y fundar las condiciones de la unidad national como el finico medio de rea-
lizar las justas aspiraciones de sus respectivos pueblos, han convenido en
celebrar un Pacto de Confraternidad Centroamericana, en el que se con-
sulten los verdaderos intereses comerciales, politicos y econ6micos de Z:en-
tro America, han nombrado Delegados, a saber:
70









Guatemala, a:
El Salvador, a:
Honduras, a:
Nicaragua, a:
Costa Rica, a:
quienes, despues de comunicarse sus respectivos plenos poderes, que ha-
Ilaron en buena y debida forma, y reunidos en Conferencia Centroamericana,
resuelven llevar adelante sus prop6sitos, de la manera siguiente:
Articulo 19-Las Repibblicas de Centro America consideran como su
deber primordial mantener la paz entire ellas, alejando todo motivo de
desacuerdo y promoviendo por todos los medios posibles el mayor acerca-
miento, la mas cordial armonia y la mas generosa fraternidad en sus relaciones
reciprocas. Hacen solemne declaraci6n de que, nunca apelaran a la fuerza
para dirimir sus diferencias y que la guerra es impossible entire ellas y queda
proscrita para siempre.
Articulo 29-Las Republicas de Guatemala, El Salvador, Honduras, Ni-
caragua y Costa Rica, reconocen que la uni6n political de Centro America
es la supreme aspiraci6n de sus pueblos y que para realizar ese ideal en el
future, los Gobiernos aqui representados estin dispuestos a prestar su
cooperaci6n efectiva, para unificar, desde luego, los intereses que les son
comunes, sin mengua ni detrimento de su soberania, a fin de preparar el
advenimiento de la reconstrucci6n national.
Articulo 3'-Los originarios de las Reptiblicas de Centro America,
residents en cualquiera de los Estados, no serin considerados como ex-
tranjeros; serin ciudadanos del pais de su residencia, si lo fueren en el de
su nacimiento gozarin de idinticos derechos civiles que los nacionales, sin
diferencia ni limitaci6n alguna. No obstante, para gozar de la ciudadania
political, ser; necesario que la solicite el interesado y le sera concedida sin
mis tramite. En este caso, el incorporado tendra todos los derechos y obliga-
ciones que conciernen a los nacionales.
Articulo 4-Habra absolute libertad de comercio para los products
naturales y manufacturados originarios de Centro America; y se unificaran,
lo antes possible, las tarifas arancelarias de importaci6n y exportaci6n. Que-
dan suprimidos los pasaportes o cualquier otra media restrictive a la libertad
de locomoci6n que acuse diferencia de nacionalidad.
Articulo 5'-Quedan exceptuados los articulos estancados en cada una
de las Naciones contratantes, o sobre los cuales tengan derechos adquiridos,
por contratos, terceras personas.
Articulo 6--Se procederi a la unificaci6n de la ensefianza elemental,
secundaria y professional. Para este fin, dentro de los seis meses siguientes
a la aprobaci6n y ratificaci6n de este Tratado, cada Estado designara tres
Maestros normalistas de reconocida competencia para integrar la Comisi6n
Centroamericana de la Unificaci6n de la Ensefianza Piblica. Designarin,
igualmente, dos Profesores por cada Estado para redactar el Plan de Ins-
trucci6n Secundaria que ha de ser uniform en las cinco Republicas; y, por
ultimo, seri convocado un Congreso Universitario formado por delegados
tecnicos de las diversas Universidades centroamericanas, para convenir y
redactar un program uniform de la ensefianza professional.

71









Articulo 7-Entre tanto se llega a la unificaci6n proyectada, Gua-
temala ofrece a las cuatro Repfiblicas hermanas, como prenda de su sincera
fraternidad, cinco becas para cada Estado, en el Instituto Nacional; cinco
en la Escuela Politecnica; y franquicia de derechos de examen y matricula
en sus Escuelas de Derecho y Ciencias Politicas, Escuela de Medicina, de
Farmacia, de Ingenieria y de Aviaci6n.
Articulo 8"-Los grades y despachos militares academicos expedidos
por cada Estado, seran vilidos en los otros, sin mas trimite que el de auten-
ticidad de los diplomas y la justificaci6n de honradez, discipline y lealtad
del interesado.
Articulo 9"-Los titulos facultativos y academicos expedidos por ins-
tituciones oficiales de cada Estado serin reconocidos en los otros, sin mis
iequisito que el de autenticidad y la identidad de la persona propietaria del
titulo
Articulo 10.-Los instruments piiblicos otorgados en cualquiera de
las Repiblicas centroamericanas, tendrin todo su valor legal en las otras,
siempre que, ademis de la autenticidad, se compruebe haber sido observadas
en su redacci6n y fondo, las leyes de la Republica de donde procedieron.
Articulo 11.-Las cinco Partes signatarias convienen en proceder a la
unificaci6n, en cuanto sea possible, de las bases fundamentals de su legis-
laci6n civil, commercial y de procedimientos.
Articulo 12.-Dentro del plazo de seis meses, despues de la ratificaci6n
del present Tratado, los cinco Gobiernos designaran delegados ticnicos,
quienes se reunirin en esta ciudad para unificar los sistemas monetarios
sobre la base de un patron de oro com6n, redactar aranceles aduaneros uni-
formes y convenir en un plan econ6mico que, armonizando los intereses de
cada Estado con los intereses generals de Centro America, tiendan a una
eficaz cooperaci6n de esfuerzos para alcanzar la mayor suma de bienestar
que afirme la necesidad y conveniencia de la Uni6n.
Articulo 13.-En caso de que, en alguna de las Repfiblicas centroame-
ricanas, surgiera algiin movimiento o atentado terrorist que, por medio de
la violencia, pretendiera alterar las instituciones que rigen la vida constitu-
cional y pusiera en peligro la paz internal, las otras Repiublicas hermanas
prestarin toda su cooperaci6n, si para ello fueren requeridas, a fin de
restablecer el orden y reprimir el anarquismo. En este caso, las respectivas
Direcciones de Policia podrin comunicarse directamente para aunar sus
esfuerzos en la represi6n de la delincuencia.
Articulo 14.-El arbitraje seri el inico medio de resolver los conflic-
tos que puedieran surgir entire los Estados Centroamericanos. Dicho arbi-
traje sera irrestricto y no habri casos de excepci6n, bajo concept alguno.
Si se tratare de cuestiones de derecho, el Tribunal sera necesariamente de
jure; pero si se tratare de cuestiones de hecho, los Jueces seran de concien-
cia con amplias facultades para resolver la diferencia y ejecutar lo juzgado.
Articulo 15.-Los actuales conflicts territoriales y de limits que
estin pendientes de resoluci6n, serin mantenidas en stalu quo, durante diez
aiios, en el caso de que no hayan podido solucionarse por un arreglo director
y amistoso.

72









Articulo 16.-Los cinco paises Centroamericanos pondran una vigo-
rosa acci6n conjunta para intensificar el desarrollo de las comunicaciones
intercentroamericanas terrestres, maritimas y areas.
Articulo 17.-Habra un canje diario, obligatorio, por la via telegrafica o
rad ografica, de los sucesos sociales, econ6micos, politicos, artisticos o de
general interns, entire los cinco paises, de manera que en cada uno de clas
se conozca la palpitaci6n de la vida diaria. Igualmente habra el canje mas
intense possible, de publicaciones cientificas y literarias entire las bibliotecas,
ateneos, observatories astron6micos y meteorol6gicos.
Articulo 18.-Se organizarin excursions de caracter turista, con el
apoyo eficaz de los Gobiernos, a fin de facilitar el conocimiento reciproco
de los respectivos paises.
Articulo 19.-No obstante las obligaciones de indole fraternal que
cada Repuiblica contrae, en beneficio de la causa de la unidad national,
cada Estado conservari la plenitud de su soberania y la potestad privativa
de administrar sus negocios politicos y administrativos de caricter interno.
La mis estricta neutralidad sera observada por cada Gobierno en sus rela-
ciones con los demis.
Articulo 20.-Ningiin Gobierno permitiri que, dentro de su jurisdic-
ci6n, se conspire contra la estabilidad de los otros; reprimira cualquier mo-
vimiento subversive en dafio de ellos y, a solicitud de la parte interesada,
reconcentrari a los emigrados que intenten trastornar el orden.
Articulo 21.-Las mismas Cancillerias se comunicaran entire si, direc-
tamente, sobre asuntos de political externa. El servicio diplomitico entire los
Estados centroamericanos queda suprimido y s61o se organizari servicio con-
sular entire ellos.
Articulo 22.-Si alguna o algunas de las Reptiblicas centroamericanas
no subscribieren este Tratado o no lo ratificaren o lo firmaren con reserves,
se levara a efecto si fuere aceptado por tres de ellas; pero, en todo caso, las
no adherentes, serin estimadas como parties disgregadas de la Naci6n Cen-
troamericana y, en cualquier tiempo, tendrin el derecho de incorporarse a
la Confederaci6n de Estados que ahora se establece.
Articulo 23.-Las parties contratantes provocarin la reform de sus
Constituciones, para armonizarlas con el present Tratado, despues de la ra-
tificaci6n del mismo.
Articulo 24.-Los Gobiernos contratantes se obligan a dar curso cons-
titucional al present Tratado, sin mis demora. El canje de las ratificacio-
nes seri hecho en la ciudad de Guatemala, por quintuplicado, correspon-
diendo a cada Gobierno un eiemplar del instrument de ratificaci6n.
Articulo 25.-Este Tratado durara indefinidamente; pero cualquiera
de las Partes podri denunciarlo, notificando su deseo a los demis Estados,
con un afio de anticipaci6n. En tal caso, continuara vigente entire los otros,
salvo que fueren menos de tres.









Anteproyecto de Tratado General de Paz y Amistad que la

Delegacion de Guatemala sometera al studio de la Primera

Conferencia Centroamericana

Los Gobiernos de las Repfiblicas de Guatemala, El Salvador, Hondu-
ras, Nicaragua y Costa Rica, en el deseo de cimentar la paz y la fraternidad
centroamericanas, en base de positive conveniencia; y considerando que el
Tratado de Paz y Amistad subscrito en Washington el siete de febrero de
1923, ha sido denunciado por los Gobiernos de El Salvador y Costa Rica, han
convenido en celebrar uno nuevo, que determine con claridad y precision
cuales han de ser sus relaciones futuras, a fin de alejar cualquier motive de
diferencia y fortalecer los vinculos fraternales que aspiran a hacer mAs es-
trechos y duraderos, han nombrado Delegados, a saber:
Guatemala, a:
El Salvador, a:
Honduras, a:
Nicaragua, a:
Costa Rica, a:
quienes, despues de comunicarse sus respectivos plenos poderes, que hallaron
en buena y debida forma, y reunidos en Conferencia Centroamericana, en la
ciudad de Guatemala, han resuelto Ilevar adelante sus prop6sitos por medio
del siguiente

TRATADO GENERAL DE PAZ Y AMISTAD

Articulo 1"'-Las Repfiblicas de Centro America consideran como su
deber primordial mantener la paz entire ellas, alejando todo motive de
desacuerdo, por lo cual declaran que nunca, por motivo alguno, apelarin
a la fuerza de las armas para dirimir cualquier diferencia que pueda susci-
tarse en el future, y adoptan como base fundamental de sus relaciones fra-
ternales el principio de que la guerra es impossible entire ellas y que queda
proscrita para siempre.
Articulo 2"-Tomando en consideraci6n que los ejercitos permanentes
no pueden tener otro objeto que el de mantener la paz internal en cada uno de
los Estados, ratifican la limitaci6n de sus armamentos tai como fue pactada
en la Convenci6n de 7 de febrero de 1923, de la manera siguiente:
Guatemala: 5,200;
El Salvador: 4,200;
Honduras: 2;500;
Nicaragua: 2,500;
Costa Rica: 2,000;
No quedan comprendidos en las d:sposiciones de este articulo los Jefes
y Oficiales del Ejircito permanent que sean necesarios, conforme a las
ordenanzas de cada pais, ni los de la Guardia Nacional. Tampoco queda
comprendida la fuerza de Policia.









Articulo 39-En ningin caso, la fuerza combinada del Ejercito y de la
Guardia Nacional podra exceder del limited miximo fijado en el articulo ante.
rior, salvo el caso de guerra civil o de trastorno grave del orden interno.
Articulo 40-Las Partes Contratantes se comprometen a no permitir
la exportaci6n de armas o municiones, o cualquier clase de pertrechos de
guerra, de uno a otro pais centroamericano, que tenga por objeto apoyar
algfin movimiento revolucionario en perjuicio de otro Estado.
Articulo 5"-Las Partes Conlratantes condenan y proscriben como
delito de lesa humanidad, el uso de gases asfixiantes, t6xicos o materials
similares.
Articulo 6"-El principio de no intervenci6n de los Estados en los asun-
tos interns de los otros, queda expresamente reconocido como obligatorio.
La mis absolute neutralidad seri la norma de sus procedimientos de fra-
ternal relaci6n. No obstante, se obligan a alejar de las fronteras a los emi-
grados politicos y a reconcentrarlos en centros de poblaci6n en donde su
vigilancia y control sea efectivo.
Articulo 7"-Las Partes Contratantes declaran y reconocen que no
existe otra forma legal de transmisi6n del Poder Piblico, que la expresada
en sus respectivas Constituciones Politicas, y que, en caso de ser alterado
ese orden por cualquier movimiento revolucionario, no seri reconocida la
nueva situaci6n sino hasta que haya sido legalizada por los medios consti-
tucionales que sus leyes determine.
Articulo 8'-Seran absolutamente iibres de derechos e impuestos fis-
cales, municipales o de beneficencia, la importaci6n o exportaci6n de pro-
ductos naturales o manufacturados en las Republicas signatarias. Quedan
excluidos de la exenci6n los articulos manufacturados en que no predomine
la material prima del Estado que los fabrique o export.
Articulo 9'-Las condiciones exigidas por el articulo anterior se com-
probarnn con un atestado del Alcalde, C6nsul o autoridad political o admi-
nistrativa del lugar de origen del product. En caso necesario, extender
la constancia el agent diplomitico o el Ministro de Relaciones Exteriores
del pais que verifique la exportaci6n.
Articulo 10.-Cada uno de los Estados signatarios se obliga a entregar,
de acuerdo con las estipulaciones del present Tratado, a cualquiera de los
otros Estados que lo requiera, los individuos que se hallen en su territorio y
esten acusados o hayan sido sentenciados, siempre que concurran las circuns-
tancias siguientes:
a) Que el Estado requirente tenga jurisdicci6n para juzgar el hecho
delictuoso que se imputa al reclamado;
b) Que el hecho por el cual se pide la extradici6n tenga el caricter
de delito, y sea punible por las leyes del Estado requirente y por las del
Estado requerido, con la pena minima de un afio de privaci6n de libertad.
Articulo 11.-Cuando el individuo sea national del Estado requerido,
la entrega podri no ser concedida segin lo que determine la legislaci6n o
las circunstancias del caso, a juicio del Estado requerido. Si resolviere no
entregar al national, el Estado queda obligado a juzgarlo por el hecho que
se le imputa en las condiciones establecidas por el inciso b) del articulo
anterior y a comunicar al Estado requirente la sentencia que recaiga.









Articulo 12.-No se concedera la extradici6n:
a) Cuando esten prescritas la acci6n penal o la pena, segfin las leyes
del Estado requirente y del requerido, con anterioridad a la detenci6n del
inculpado;
b) Cuando el inculpado haya cumplido su condena en el pais del
delito o cuando haya sido amnistiado o indultado;
c) Cuando el individuo inculpado haya sido o este siendo juzgado
por el Estado requerido, por el heche que se ie imputa;
d) Cuando se trate de delito politico o de los comunes que le fueren
conexos. Nunca se reputara delito politico el atentado contra la persona
del Jefe de un Estado o de sus familiares.
La calificaci6n de caracter politico del delito o de su calidad de conexo
corresponde al Estado requerido;
e) Cuando la pena que corresponde al delito por el que se pide la
extradici6n fuere la de muerte; pero si procedera la extradici6n si el Estado
requirente se obligare a no imponer la pena capital al delincuente;
f) Los atentados anarquistas o comunistas no se consideran, en nin-
gin caso, come delitos politicos o conexos, con estos, y la extradici6n sera
procedente.
Articulo 13.-En casos urgentes, podra solicitarse la detenci6n provi-
sional del inculpado por la via telegrafica o postal., dirigida al Ministerio
de Relaciones Exteriores o por medio del Representante Diplomatico o del
C6nsul en su defecto. El arrest provisional se verificara segun las reglas
establecidas por las leyes del pais requerido; pero cesarA si en el t6rmino
de treinta dias, contados desde que se verific6 la detenci6n, no se formalizare
la solicitud de extradici6n.
Articulo 14.-La solicitud de extradici6n se hari por medio de supli-
catorio o exhorto dirigido por las autoridades judiciales competentes del Es-
tado requirente a las del Estado requerido, por la via diplomitica, y se in-
sertarin las diligencias judiciales en que conste la prueba del delito y, por
lo menos, las presunciones de que el inculpado es autor, c6mplice o encu-
bridor. Si se tratare de sentencia condenatoria deberi esta ser impuesta
integramente. Tambien se enviari copia de las disposiciones penales rela-
tivas al delito.
Articulo 15.-La procedencia o improcedencia de la extradici6n debera
ser resuelta por las autoridades judiciales del pais requerido y contra dicha
resoluci6n caben los recursos de apelaci6n. Mientras no est6 firme la re-
soluci6n judicial, no se hari la entrega del inculpado.
Articulo 16.-Los gastos que cause el arrest, manutenci6n y transpor-
te del extraditado serin per cuenta del Estado requirente.
Articulo 17.-Los objetos encontrados en powder del acusado o que
puedan servir de comprobaci6n del delito o de convicci6n del delincuente,
serin secuestrados y entregados, con su persona, al concederse la extradici6n.
Si se alegare propiedad por terceros, no se harn la entrega hasta quc se
haya resuelto la cuesti6n de propiedad.
Articulo 18.-El auto en que se ordene el arrest provisional del in-
culpado tendri los efectos legales del auto de prisi6n, y contra dicha provi-
dencia no procederi el recurso de habeas corpus.

76








Articulo 19.-Los instruments puiblicos otorgados en cualquiera de
las Reptiblicas centroamericanas, serin vilidos en las otras, siempre que
esten debidamente autenticados y que en su celebraci6n hayan sido observa-
das las leyes de la Repuiblica de donde procedieren.
Articulo 20.-Las autoridades judiciales de las Repfiblicas contratan-
tes darn curso a las requisitorias en material civil, commercial o criminal. Los
actos judiciales que afecten la propiedad individual, como embargos, se-
cuestros, o ejecuci6n de sentencias, serin atendidos y se les dara curso,
siempre que se compruebe legalmente que en el pais de origen es procedente
la acci6n intentada.
Articulo 21.-Se institute el arbitraje como unico medio de dirimir y
resolver los conflicts, incidencias o debates que no hayan podido ser re-
sueltos por la via amistosa o diplomitica.
No hay excepci6n alguna que impida el arbitraje.
Articulo 22.-El Tribunal de Arbitraje siempre sera colectivo y se
constituiri por jueces de derecho que aprecien y resuelvan los conflicts
segin las normas del Derecho Internacional; pero si se tratare de juzgar
asuntos de caricter politico, o de apreciar circunstancias de hecho, los jueces
serin amigables componedores y juzgarin seguin su conciencia.
Articulo 23.-Cuando el caso se present, cualquiera de las Partes
interesadas podri provocar el juicio arbitral para cuyo fin notificara su in-
tenci6n a la otra Parte, invitindola a designer el irbitro que le corresponde
y formulando concretamente la cuesti6n que motivara el arbitraje. A su vez,
designari su irbitro. El Tribunal sera presidido por el Presidente de la Corte
Suprema de Justicia de cualquiera de las Repfblicas centroamericanas que
no tengan interns en el asunto, escogiindola por orden alfabitico. Si no
fuere possible obtener la aceptaci6n de uh Presidente de la Corte Suprema
de Justicia, en Centro America, sera sorteado entire los Presidentes de tales
Cortes de los paises de America.
Articulo 24.-E1 procedimiento arbitral sera objeto de la Convenci6n
compromisaria.
Articulo 25.-En el present Tratado quedan resumidos los Tratados,
Convenciones y Pactos subscritos en la ciudad de Washington, el 7 de febrero
de 1923, entire los Paises Contratantes.
Articulo 26.-Este Tratado durara indefinidamente; pero despues de
cinco aiios, cualquiera de las Partes puede denunciarlo y desligarse de el.
No obstante, continuara en vigor entire los Estados que no lo hubieren de-
nunciado.


La Delegaci6n de Nicaragua acept6 en todas sus parties el Antepro-
yecto del General Jorge Ubico; Honduras, El Salvador y Costa Rica par-
cialmente. No cabe duda que en pr6ximas conferencias Centroamericanas,
se advance mis hasta la complete unificaci6n en el pensamiento del Presi-
dente de Guatemala, quien desde aquel moment, lleva la palabra en la orien-
taci6n de la nueva political de uni6n y fraternidad de los pueblos del Istmo.
Esta political en sus tendencies manifiestas, suprime por medio de perfectas
vias de comunicaci6n terrestre, las distancias que fisicamente separaron a
los pueblos, y que estin mis al alcance de todas las capas sociales, si la








comparamos con los transportes maritimos y por el aire. Y esta aproximaci6n
por medios materials, acerca la convivencia moral, estrechando relaciones
del comercio y la industrial y mis que todo el intercambio de pensamientos
y de ideas. Cuando en dias no lejanos, se abra el Canal de Nicaragua, ya
estaremos unidos los pueblos centroamericanos y no sera esta obra portentosa
de la civilizaci6n, la que nos obligue a realizar lo que nos dictan hasta los
mas elementales deberes de conservaci6n.
Y, en otro genero de comentarios, al abarcar el orden politico, todos
los egoismos ceden ante los principios democriticos que informan las insti-
tuciones de Centro America. La universalidad de la democracia, es vinculo
que traspasa los mares del uno al otro Continente y en America mis fuerte
aun, ha enlazado las voluntades del Septentri6n al Mediodia. Permitasenos
reproducir al concluir esta material, los concepts de Ciro Bayo en su obra
"Bolivar y su Teniente San Martin y sus aliados".


"AUCTORIS LIBERTATIS AMERICANIS IN AUSTRO"

En este tiempo Bolivar entr6 de lleno en los dominios de la Historia.
El mundo entero le llam6 el Libertador o el Washington de la America del
Sur, como fue el primero en llamarle Enrique Clay, en el Parlamento de
los Estados Unidos.
En 1824, el Congreso de esta Repiblica decret6 facultar al Presidente
Monroe para que a nombre de la Naci6n, invitase al General Lafayette, uno
de los heroes de la Independencia norteamericana, a visitar la gran Repi-
blica. Lafayette, entonces en Francia, desembarc6 en Nueva York, y su viaje
por los Estados Unidos fue un paseo triunfal. El Congreso obsequi6 a su
ilustre huesped con doscientos mil pesos oro y dos mil acres de terreno,
como un pequefio tribute a sus servicios, y con un espl6ndido banquet al
que asistieron mas de seiscientos representantes del pueblo angloamericano.
En esta fiesta Enrique Clay habl6 de Bolivar e hizo su consagraci6n official
en estos tirminos:
"Mientras gozamos en la paz, abundancia y seguridad de los benefi-
cios de las instituciones libres que fundaron el valor y patriotism de nuestros
padres y de sus valientes compafieros que ahora estin presents, al recorder
libre y satisfactoriamente la memorial de nuestra revoluci6n, lpodremos olvi-
dar que nuestros vecinos y amigos en el mismo Continente luchan ahora
por completar aquella libertad e Independencia, que, entire nosotros fue
tan felizmente recobrada? En su favor ninguna naci6n, ningfin generoso y
desinteresado Lafayette se ha mostrado; y solos y sin ayuda, han sostenido
su gloriosa causa, confiados en su justicia, y sin mis auxilio que el que
les proporcionan su valor, sus desiertos y sus Andes..." Clay al concluir
propuso el siguiente brindis: "Por el General Bolivar, el Washington de
la America del Sur, y por la Reptiblica de Colombia".
La concurrencia, poniindose en pie y elevando sus copas, grit6, en
un solo ritmo, delante de Lafayette: "Por Bolivar, el Washington de la Ame-
rica del Sur, y por la Republica de Colombia". Esta fue la frase cordial y
elocuente con que la gran Republica saludaba a las j6venes nacionalidades
de la America del Sur, que Bolivar acababa de crear.








Simultineamente, la familiar de Washington resolvi6 regular a Bolivar
una medalla de oro, en la que iba grabada la efigie del Padre de la Patria,
con esta inscripci6n: "Aactoris Libertatis Americance in Septentrione Hanc
Imaginem Dai Filias Ejus (Pater Patrice) Adoptatus Illi Qui Gloriam Si-
milem in Austro Adeptus Est".-(Este retrato del autor de la Libertad en
la America del Norte, lo regala su hijo adoptive a aquel que alcanz6 igual
gloria en la America del Sur.)
Fue encargado de remitirselo el mismo Lafayette, y con este motivo.
entablaron correspondencia este y Bolivar.


DEL SUPREMO PODER NATIONAL

En las repdblicas democriticas representatives, las funciones del
Poder se ejercen por delegados que deben considerarse como miembros se-
cundarios de un solo 6rgano primario; y la unidad del Estado esta garanti-
zada por la unidad del pueblo de donde emana y procede. El pueblo, pues,
se organize a si mismo en su organismo inmediato: El Estado. Considerado
el pueblo bajo una abstracci6n seria incapaz de exteriorizar su voluntad, e
incapaz, por consecuencia, de realizar su poder en los actos politicos y juri-
dicos que dan forma a este genero de organismo.
El articulo tercero de la Constituci6n de Guatemala, express, que el
Poder Supremo de la Naci6n es republican, democritico y representative,
y se divide para su ejercicio, en Legislativo, Ejecutivo y Judicial, y habri
en sus funciones entera independencia.
La explicaci6n precedent, respect de la unidad del poder originario,
hace comprender, que la division constitutional, mis que referirse a los
poderes piiblicos, clasifica propiamente las funciones del poder unico emana-
do del pueblo. Asi, facilmente se comprende que las funciones legisladoras,
las ejecutivas y las judiciales, conjuntas o separadamente, son funciones de
una sola y misma unidad, que radica en el Estado y proceden de la soberania
popular. Por esta raz6n, sin duda, la fracci6n final del articulo constitutional
citado, agrega, que habri independencia en las funciones de esas ramas del
poder national. Lo que deciamos antes, al tratar de la interdependencia entire
pueblo y Estado, que deben considerarse como lo mismo uno que otro, de-
bemos sentar respect a los poderes clasificados s6lo para su ejercicio, ya
que en el primer caso, como en el segundo, proceden de la fuente subjetiva
de la soberania popular. Los funcionarios del Estado, que son sus compo-
nentes inmediatos, proceden de cualquiera de las divisions dichas; todos
ellos, forman parte, son la expresi6n convertida en actos de la misma e igual
soberania, en cuyo nombre accionan y cuya autoridad representan.
En vez de clasificar los poderes, hubiera sido mis al alcance de todas
las capas sociales, limitar de manera expresa la clasificaci6n y decir: fun-
ciones legislativas, funciones judiciales y funciones ejecutivas.
Antes de entrar al examen de la independencia de los Poderes del
Estado segfin la afirmaci6n usual de nuestro derecho constitutional, daremos
ligera ojeada al origen, naturaleza y justificaci6n de las diversas escuelas
formadas acerca de este organismo de los pueblos para su gobierno.

79








La ciencia political modern se ha apartado, desde el siglo XIX, del
dogmatismo de la escuela del Derecho Natural y de la escuela filos6fica
para adoptar el m6todo hist6rico. Asi, ha podido formarse sobre bases cien-
tificas del derecho politico y clasificarlo en dos grupos, segfin sus tendencies
propias: la de las escuelas constitucionales de los Estados Unidos de Nor-
teamerica, de Francia y de Inglaterra, y en general, de los paises de cultural
latina; y las escuelas de Derecho Publico de Alemania, Suiza, Austria, Hun-
gria y otras de cultural germinica.
En Guatemala, por mas que la diferencia entire esas escuelas sea
tan sutil que puede considerarse imperceptible, seguimos la escuela de los
pueblos de civilizaci6n y origen latinos; nuestra constituci6n fue formulada
al molde de la norteamericana y sus principios y doctrinas informados en los
de la Revoluci6n Francesa del 89. Sin embargo, nuestra evoluci6n constitu-
cional no ha sido ajena a discusiones y ha sostenido sus luchas con el espi-
ritu del pasado. En Argentina, fue impugnada su Constituci6n calcada en la
de Norte America, por el eminente Sarmiento y defendida por el no menos
celebre publicista Alberdi; entire nosotros, la Repuiblica Federal no ha podido
aclimatarse y en la Asamblea Constituyente de 1879, se debati6, por partidos
antag6nicos, las disciplines constitucionales, que forman nuestro libro cons-
titucional. Uno de los arguments de apariencia formidable, era que nues-
tros pueblos no estaban preparados para las avanzadas ensefianzas de los
preceptos constitucionales de la Carta Fundamental de Norte America; pero
es hoy dia verdad fuera de toda discusi6n, que los preceptos, por avanzados
que sean, pueden estatuirse en las const'tuciones de los pueblos nuevos,
mis bien como doctrinas para el porvenir.
Ya al finalizar el siglo XIX, se hace notar la influencia de los studios
europeos al respect de la ciencia constitutional y la escuela norteamericana,
se hace menos dogmitica y casuistica; se escriben notables libros sobre
esta ciencia por autores americanos y otras obras extranjeras comentan y
analizan la Constituci6n de Estados Unidos de Norte America, que ha ser-
vido de modelo a las constituciones de los paises nuevos de la Am6rica.
La escuela modern alemana, se caracteriza por haber unido al metodo
hist6rico el mitodo orginico-juridico, que consiste en extraer para este de-
recho las normas que reglan la organizaci6n y funciones del Estado.
Puede, a este respect, consultarse a Jellenik, en su notable obra
"Teoria del Estado", cuyas doctrinas cientificas ilustran esta material exten-
samente.
Volviendo a la division de los Poderes Pfiblicos, hemos de citar cuanto
sobre el particular, dice Valentin Letelier en su obra titulada "G6nesis del
Estado y sus instituciones fundamentalss.
Consider caduca la separaci6n de los Poderes Pfiblicos, que converti-
ria al Estado en un cuerpo inorginico, compuesto de parties inconexas y
quiso establecer que cada 6rgano no deberia desempefiar mis que una sola
funci6n; y claro es, que mediante este criteria, bastaria averiguar cuiles son
los 6rganos del cuerpo politico, para saber si debemos tener o no como
cosas diferentes la Administraci6n y el Gobierno. Pero en la prictica no
80








puede seguirse este procedimiento, porque ligadas como lo estan todas las
instituciones del Estado por una trabaz6n orgdnica, la mayor parte de las
veces sucede que los 6rganos imperfectamente disefiados, desempefian fun-
ciones promiscuas, es decir, de diverse naturaleza.
Si estudiamos una de las instituciones del Ejecutivo como la es el
ejercito, vemos, que ademis de sus funciones propiamente militares, ejerce
funciones judiciales por medio de sus jurados y tribunales; funciones poli-
ticas cuando se verifica la suspension de garantias y se declare en estado
de sitio pueblos y plazas; y, finalmente, funciones administrativas cuando
atiende a su propia provision. Si examinamos el Poder Ejecutivo, observa-
remos que, ademas de sus funciones peculiares relacionadas con el desarro-
Ilo y conservaci6n del orden, ejerce funciones judiciales cuando resuelve ex-
pedientes sobre tierras, falla acerca de montepios y pensions, y funciones
legislativas, cuando ejercita las prerrogativas de la iniciativa, el veto a las que
emanan del Poder Legislador, o la discusi6n y sanci6n de las leyes.
Si atendemos al examen del Poder Judicial, observamos que separa-
damente a sus funciones relatives a la Administraci6n de justicia, ejercen
los tribunales superiores inspecci6n sobre sus inferiores jararquicos, sobre
los abogados, notarios y empleados de la Administraci6n judicial; facultades
political, en su cooperaci6n a conservar el orden y en cuanto admiten recur-
sos contra los actos ilicitos de los gobernantes. No puede, pues, sostenerse la
noci6n de la absolute independencia de los Poderes, al grado de localizar en
uno solo cada funci6n del Poder P6blico. Lejos de ello, es el Estado un orga-
nismo cuyos components, conectados entire si, se afectan reciprocamente, y
forman un consensus. Se puede y se debe establecer en la ciencia del dere-
cho piblico, la distinci6n de las funciones political, legislativas, administra-
tivas y judiciales, para determinar el caricter dominant de cada instituci6n
y la tendencia espontinea de su desarrollo. Si se establece una separaci6n
muy rigida entire las instituciones, observe Bertolini, quedarian comprome-
tidas la unidad, la armonia y de consiguiente, la rapidez en la acci6n del
Estado; y, concluye Franqueville, que tomada en un sentido absolute la sepa-
raci6n de los Poderes es una quimera, que si llegase a existir, constituiria en
cada Estado tres soberanias independientes, es decir, la lucha y la anarquia.
Mis 16gico sostener, a la inversa de la arcaica doctrine de Montes-
quieu, que sea de todo punto recomendable que las funciones de cada una,
como lo expresa el articulo tercero de la Constituci6n, sin perjuicio de ser in-
dependientes en su ejercicio, conserven el equilibrio indispensable para el
concerto, eficiencia y mejor desarrollo de la misi6n civilizadora del Estado.
La division de las funciones, tal como la comprende nuestra Consti-
tuci6n no altera la unidad de la soberania, ni impide al Estado la clasifica-
ci6n de sus deberes, que varian segin el objeto de su actividad.
Segin Arist6teles, existen en todo Estado tres funciones: la que de-
libera, la autoridad y el juez. Tiene la primera por objeto la resoluci6n de
los grandes problems de Estado, la political general y comprende el derecho
de declarar la guerra y celebrar la paz; celebrar tratados y anularlos, la emi-
si6n de las leyes sobre la pena de muerte, el destierro, la confiscaci6n y la
administraci6n de la hacienda; materials heterogineas que llama deliberantes,
sin duda, a 6stas, debido a que las asambleas populares de los griegos, no







ejercieron las funciones legislativas, sino much mis tarde. La autoridad,
corresponde a lo que llamamos Poder Ejecutivo; pero es mis exacta, la de-
nominaci6n aristotelica, por referirse al derecho de mandar; y la tercera
denominada del juez, corresponde a nuestro Poder Judicial.
Entre los griegos, estas tres funciones, aunque distintas, eran ejerci-
das o se reunian a veces en un sujeto. La Asamblea de Atenas, discutia las
leyes, ejercia actos de gobierno e imponia grandes castigos; los Arcontes
administraban el Estado y dirigian los Tribunales. Roma tenia mayores orga-
nismos, mas poderosos y mejor desarrollados, siendo la acci6n de la Asamblea
popular sobre legislaci6n mis distinguida de la del Senado y la de los magis-
trados; pero sus comicios deliberaban igualmente sobre ciertas importantes
cuestiones de political exterior; el Senado gobernaba y administraba, y hacia
ciertas ordenanzas semejantes a las leyes, y los magistrados asumian atribu-
ciones gubernamentales y administraban justicia.
En las Constituciones modernas, estin perfectamente definidas y clasi-
ficadas las diversas funciones del Supremo Poder del Estado.



DE LA CIUDADANIA

La condici6n de ciudadano, envuelve la de indigenas o sean nacionales,
que gozan de los derechos politicos en toda su plenitud; pero, mis propia-
mente, es la expresi6n juridica que sintetiza las relaciones constitucionales
entire el individuo y el Estado, relaciones que van paralelamente con la mayor
o menor perfecci6n que haya alcanzado el organismo de las repfiblicas repre-
sentativas, cuya funci6n electoral define, da forma y realize la soberania del
pueblo, fuente originaria del Estado, en su representante el ciudadano.
No hemos de recorrer el extensisimo desarrollo de la historic en la
formaci6n del Estado, desde la existencia de la ciudad; aquellos que quieran
profundizar este ginero de studio, pueden encontrar en el tomo XVIII de
"La Evoluci6n", sintesis colectiva dirigida por Henri Berr, la interesante obra
de Le6n Homo, titulada "Las Instituciones Politicas Romanas.-De la ciudad
al Estado". En el prefacio de esta obra, el Director de "La Evoluci6n" sinte-
tiza el esfuerzo, partiendo de la tradici6n que simplifica los hechos y borra
las etapas, desprende la verdad compleja y evolutiva. Parte de la gens, cilula
social, y, pasando por el poblado primitive, agrupaci6n de gentes, por la
ciudad, de origen griego y etrusco, por las formas diversas del Imperio, hasta
su reparto, traza, con prudencia y vigor, quince siglos de desarrollo constitu-
cional. No creemos, concluye, que se puedan calificar de nacionales, las ne-
cesidades que han impulsado al Estado romano, por la via de la unificaci6n
y de la centralizaci6n. Ha habido una res piblioa romana, no' una nafio ro-
mana, si se define la naci6n como un ser cuyos elements estin unidos, no
solamente por una organizaci6n comfn, sino tambi6n patrimonio comin;
que estin animados per el deseo de vida colectiva y que colocan su unidad
en oposicidn a las colectividades extranjeras. El mundo romano por sus ele-
mentos, a pesar de todo, es demasiado diferente para constituir una naci6n.
Las naciones modernas han nacido de la reunion de un patriotism como el
de la ciudad y de una organizaci6n como la del Estado romano.
82








Muy poco podriamos decir en cuanto a los modos originarios o hist6ri-
cos respect de la formaci6n de nuestro Estado; ya en otro lugar nos exten-
dimos un tanto acerca del particular. En cuanto a los secundarios, tambien
nos ocupamos ya, cuando en vez de former de various estados dibiles uno solo,
nos fraccionamos por manera lamentable y dimos forma a varias repfiblicas
pequefias, despobladas y de lento empuje en el desarrollo de su civilizaci6n.
Pero si desde esos puntos de vista no podriamos gloriarnos de con-
quistas realizadas por la fuerza para anexarnos otros pueblos, ni hemos po-
dido llevar a feliz tirmino convenciones que conduzcan a la unificaci6n na-
cional de ayer, Guatemala, cuenta con ventajosas condiciones naturales, para
deducir de la configuraci6n de su suelo, la promesa de una brillante civili-
zaci6n para sus habitantes, porque si la Naci6n es el element personal, el
pais es el element real del Estado; la Naci6n necesita para su existencia
un pais; el Estado necesita de un territorio.
Guatemala, ha podido ya definir sus limits con todos los pueblos
vecinos y establecer la extension de su territorio, de manera ya indiscutible,
permanent y que puede ya figurar como un precepto constitutional, impo-
sible antes, sin haberse deslindado para siempre las disputes territoriales.
Ya en la antigiiedad griega se comenz6 a discutir la relaci6n entire
nuestro globo y la humanidad, discusi6n que continue hasta que los adelantos
de la ciencia de la Tierra han venido a conciliar ambas tendencies. Plat6n,
bajo de la influencia idealista de la concepci6n del Universo, sentaba el
principio de que no es la tierra la que posee a su pueblo, sino que el pueblo
quien posee a la tierra, consideraci6n que nos Ileva a la diverse variaci6n
absolute de las relaciones del hombre con la tierra, de la humanidad y el
mundo. Basta el examen de los fen6menos naturales de los Continentes,
para persuadirse de la influencia que la configuraci6n del planet ha te-
nido poderosamente en las tendencies de la humanidad, como consecuen-
cia de la necesidad de obedecer a las necesidades naturales; basta tambi6n,
para entonar el canto triunfal de S6focles: "Nada es mis poderoso que el
hombre", con enumerar las conquistas de la civilizaci6n. Frente a la influencia
que el suelo ejerce en las costumbres y cultural de sus habitantes, se advierte
que a media que crece la civilizaci6n, que se mejoran los medios de comu-
nicaci6n de un pueblo, el trabajo de iste, va cambiando por complete la faz
del pais, hasta el grado de Ilegar a un moment en que no se encontraria
nada de su aspect primitive. El ejemplo maravilloso del poder de la civili-
zaci6n se encuentra en los tiempos modernos, en Norte America y Australia;
a principios del siglo pasado el rectingulo comprendido desde la Tierra de
Fuego hasta mis alli del Mississipi, estaba cubierto de bosques reducidos
hoy dia a una pequefia parte y ofrecen la contemplaci6n de inmensos campos
cubiertos de cereales; y Australia, con mis rapidez acaso, ha crecido bajo
la actividad britinica.
Podemos repetir que los paises son lo que los pueblos son, lo que
sus pueblos quieren que sean. La humanidad progress sin cesar poniendo
a su servicio d6cilmente a la naturaleza; ejerce cada dia mis su predominio









sobre los elements y realize revelaciones que asombran y conmueven; es
el suelo el teatro de sus victorias, en cooperaci6n con el agua; la fuerza de
los rios, transforman la fuerza motriz en electricidad; sin que todo ello,
separe al hombre de la tierra, vinculindolos cada dia mis y ofreciendo al
espiritu human, a su actividad y esfuerzo, el inagotable caudal de sus ener-
gias y riquezas.
Guatemala cuenta para desarrollar su civilizaci6n, con las condiciones
mejores. Es un pais, cuya configuraci6n puede desarrollar una fuerza mo-
triz en sus rios, de cinco mil caballos de fuerza. Su clima es templado en la
mayor extension de su territorio. Asi, podemos decir con J. G. Bluntschli, en
su obra "Derecho Pfiblico Universal", que hallamos en sus regions frias una
prudencia tranquila, mis vigor muscular, mis tenacidad y constancia en el
valor; en los puntos cilidos, mis atrevimiento, una imaginaci6n mis viva,
temperament ardiente y nervios irritables. Su capital esta situada a una
altura de 4,800 pies.
El suelo de esta Republica es firtil. Su grado mayor o menor y el
medio ensefian mis que todas las reglas de la mis sutil political. Sus habi-
tantes, pueden aprovechar estas condiciones con ventajas eficientes en la
producci6n, sin sufrir sus desventajas. Y la acci6n administrative y de un
buen regimen, ficilmente pueden reglamentar la producci6n sobre bases
de equidad y de just equilibrio entire el capital y el trabajo.
Pero, relacionamos estas condiciones de nuestro clima y la fertilidad
del suelo del pais, para atraer una inmigraci6n provechosa. Si poblar es
gobernar, tambien gobernar es poblar. Un gobierno de libertad dentro del
orden y de equidad en la administraci6n de la justicia, concurren tambien
a atraer una poblaci6n laboriosa y de buenas costumbres.
Las normas de nuestra Constituci6n Politica son liberals en su mis
alto grado, en cuanto se refieren a conceder la ciudadania a los hispano-
americanos y centroamericanos. Se amoldan a los preceptos que establecen
los estatutos del Derecho Internacional. Y en cuanto a extranjeros concierne,
ponen a salvo los convenios celebrados en los Tratados.
Para determinar la ciudadania, se atiende al lugar del nacimiento, a
la edad y a la capacidad del individuo. Fija la edad de diez y ocho afios,
establece la condici6n de que sepan leer y escribir, o que tengan renta.
industrial o profesi6n que les proporcione medios de subsistencia. No puede
darse al precepto mis amplitud, ni cabe mayor generalizaci6n del derecho
de ciudadania. El espiritu de la ley indica que la condici6n de saber leer y
escribir es alternative, para en caso de faltar, sea suplida con tener los me-
dios necesarios a la subsistencia. En cuanto a la edad, se ha aceptado el
minimum para la capacidad de facilitarse la vida por si mismo.
Inherentes a la soberania, estin los derechos de elegir y de ser electo.
Se ha agregado al precepto, la condici6n precisa para desempefiar cargo
alguno del Estado, reunir condiciones de probidad; una ley determinara
lo relative a esta material. La ley reglamenta el sistema y forma de ejercer
el derecho electoral.










EL DERECHO ELECTORAL

La funci6n delegatoria del poder en las republicas democraticas por
medio del sufragio, define el derecho de representaci6n. Es un acto por
el cual el ciudadano confiere su facultad soberana para el ejercicio de los
poderes del Estado. De tal manera es inherente a la ciudadania, que podria
hasta confundirse o condensarse en ella. El elector debe ser ciudadano; el
ciudadano lo es porque ejerce el derecho electoral. Cilula del poder piblico,
el ciudadano es su verdadera expresi6n. Pero paralelamente a la facultad
eleccionaria, esti el derecho a ser electo. Objeto y sujeto a la vez de un
derecho, es el ciudadano, base, fundamento y expresi6n de un sistema que
mientras mis generalizado y extenso, mejor satisface la doctrine filos6fica
que encontr6 en el voto la forma modern mis adecuada para ejercer la
soberania, que se convierte en colectiva y resolutiva por su mayor nfimero.
Ha existido cierta confusion del concept, cuando se ha querido averi-
guar si el sufragio es un derecho, un deber o una funci6n pfiblica; ha con-
sistido precisamente la duda en pretender concederle una de esas califica-
clones por manera exclusive, concluyendo en que participa de los tres
aspects a la vez. Es un derecho, en cuanto entrafia un acto su ejercicio
de la soberania, ya que el ciudadano, transmite su facultad al funciona-
rio que lo representari; es un deber, desde luego que todos los electores estin
en la obligaci6n de concurrir a designer a sus delegados en el ejercicio del
poder; y es finalmente, una funci6n political, sujeta a normas legales y re-
glamentarias en su ejercicio.
El sufragio puede ejercitarse directamente de manera inmediata por
el pueblo o indirectamente por medio de intermediaries. En Guatemala, se
ha optado por la forma direct respect a la elecci6n del Poder Ejecutivo,
de Diputados a la Asamblea Legislativa, Jurados de Imprenta y para cargo
municipales; y para magistrados de los Tribunales de Justicia superior y
la Corte Suprema, por medio del Poder Legislativo. De esta suerte, se logra
que el pueblo directamente se ejercite en actos de soberania; y, por la otra,
se escoge mejor por personas mis conocedoras de la capacidad de los elec-
tos para el ejercicio de la magistratura.
La ciudadania se suspended y cesa la suspension, se pierde y se recobra.
Se suspended: por auto de prisi6n formal; por sentencia condenatoria
firme, dictada en juicio criminal por raz6n de delito, y por interdicci6n judicial.
Consecuencia de la suspension o pirdida de la ciudadania, es natural-
mente, la imposibilidad para ejercitar el derecho de elegir o de ser electo.
Establecida, como obligatoria, la cidula que justifica el estado de la
persona desde que cumple 18 afios hasta los 60; hubiera sido mejor no ex-
cluir a los que han cumplido esta edad, es ficil la comprobaci6n de la ciu-
dadania y si esta permanece inalterada. Tambiin debe Ilevarse un libro
de registro de ciudadanos, para poder ficilmente extender, en caso necesario,
certificaci6n o constancia de la habilidad del ciudadano. De esta manera,
se obtiene el dato numirico de los electores de cada distrito y en suma los
de toda la Rep6blica.









El ciudadano tiene como atributo de su condici6n de tal, el derecho a
optar a los cargos pfiblicos. En cuanto al extranjero, puede optarlos, bajo
el precise concept de que su aceptaci6n implica su naturalizaci6n y adquiere
ipso fact la ciudadania de Guatemala.
El articulo 12 de la Constituci6n enumera los deberes del ciudadano.
Los articulos 13, 14 y 15 comprenden deberes comunes a nacionales y extran-
jeros. Servir y defender a la Patria, es deber del ciudadano; obedecer y
respetar las leyes son deberes de nacionales y extranjeros.
Acerca de estos deberes de la ley, estan los de amar y honrar a la
patria. Deberes de orden moral que imponen el patriotism hacia el lugar
en que nacimos, y donde moran los recuerdos intimos y las afecciones donde
trabajamos y tenemos nuestros bienes; y respect a los extranjeros, cuando
estin dotados de nobleza de alma, como lo estan en su gran mayoria, hacen
de Guatemala, una segunda patria en just reciprocidad a la acogida ex-
cepcionalmente hospitalaria que les ofrece y, mas aun, si nos traen sus
hibitos de trabajo, laboriosidad y honradez.


TITULO II


DE LAS GARANTIAS CONSTITUCIONALES

Al cabo de siete afios de lucha, las colonies inglesas de la America
del Norte realizaron su independencia el afo de 1783. Las colonies espa-
fiolas much despuis, y Centro America en 1821, casi cuarenta afios mis
tarde. Y al par de tan considerable diferencia de tiempo, preexistian antece-
dentes que influyeron de manera considerable en el desarrollo de su pro-
greso constitutional. Mientras que las colonies espaoilas recibian de Espafia
su representaci6n y autoridad, en las colonies inglesas se iban adoptando
los principios de la madre patria, el gobierno interior se hacia por los co-
lonos, siendo las bases la libertad de consciencia y la tolerancia de cultos.
Si recurrimos a la historic, ella nos alecciona en todas las doctrinas que
ahora se aplican al mundo politico. La raza latina ha sido la raza por exce-
lencia educadora. Pero al establecer, cuando ha sonado la hora de las
realidades, hallamos que otra raza venida mis tarde que nosotros a la ci-
vilizaci6n, procede con mis sentido prictico y mejor discreci6n y juicio.
Los fil6sofos nuestros definieron la libertad, y sobre esas definiciones y las
que nos sugiere nuestra fantasia, continuamos discurriendo al tiempo mismo
en que anglosajones de Europa y de America la practican con perfect sen-
cillez y sin comentarios metafisicos ni distingos de escolistica. (16)
Debemos ir, para estudiar desde su origen, la proclamaci6n de los
Derechos del Hombre, hasta la gran revoluci6n francesa de 1789. Montes-
quieu compare con Locke la gloria de haber acabado con muchas de las
falsas ideas que hasta entonces vinieran impidiendo las tentativas deliberadas
y conscientes para reconstruir la sociedad humana. La generaci6n siguiente,
a mediados y en las tiltimas dicadas del siglo XVIII, pudo especular audaz-
(16) Pr61ogo de Valero Pujol a "El Gobierno de los Estados Unidos", W. J. Crocker.









mente sobre los terrenos morales e intelectuales que aqullos habian prepa-
rado. Un grupo de brillantes escritores, los Enciclopedistas, en su mayoria
espiritus rebeldes, emprendieron la tarea, bajo la guia de Diderot de planear
en un grupo de obras un mundo nuevo (1776). La gloria de los Enciclope-
distas, dice Mallet, consiste en su odio a la injusticia, en su denunciaci6n
del comercio de esclavos, de las desigualdades del sistema tributario, de la
corrupci6n de los jueces, del despilfarro de las guerras, en sus suefios de
progress social, en su simpatia por el naciente imperio de la industrial que
comenzaba ya a transformar el mundo. At lado de los Enciclopedistas esta-
ban los economists o fisi6cratas; y, por iltimo, mis ficil de comprender, y
mas popular por tanto, fue Rousseau, que a una 16gica inflexible unia muy
singularmente el mis comunicativo entusiasmo sentimental. (17
El acto mis important de los legisladores del 89, fue la declaraci6n
de los derechos del hombre, que puso al frente de la Constituci6n de 1791.
Transcribimos aquella solemne declaraci6n en la forma que la con-
signa la "Historia de la Humanidad", studio de F. Laurent, tomo IV:
"Los representantes del pueblo francs, reunidos en la Asamblea Na-
cional considerando que la ignorancia, el olvido o el desprecio de los dere-
chos del hombre son las causes inicas de las desventuras piublicas y de la
corrupci6n de los gobiernos, ban resuelto exponer, por medio de una decla-
raci6n solemne, los derechos naturales, inalienables y sagrados del hombre
a fin de que esta declaraci6n, de continue present a todos los hombres del
cuerpo social, les recuerde constantemente sus derechos y sus deberes. En
su virtud, la Asamblea Nacional, en presencia y bajo los auspicios del Ser
Supremo, reconoce y declara, los siguientes derechos del hombre y del
ciudadano:
Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las
distinciones sociales no pueden fundarse mAs que en motives de utilidad
comin.
El fin de today asociaci6n political es la conservaci6n de los derechos
naturales e imprescriptibles del hombre. Esos derechos son: la libertad, la
propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresi6n.
La libertad consiste en poder hacer todo lo que no perjudique a otro.
De este modo el ejercioio de los derechos naturales de cada hombre no tiene
mis limits que los que aseguran a los demis miembros de la sociedad el
goce de esos mismos derechos. Esos limits no pueden ser determinados
mis que por la ley.
La ley no tiene derecho de prohibit mAs que los actos nocivos a la
sociedad. Todo lo que no esta prohibido por la ley no puede ser estorbado,
y ninguno puede ser constrefiido a hacer lo que la ley no ordene.
La ley es la expresi6n de la voluntad general. Todos los ciudadanos
tienen derecho de concurrir a su formaci6n personalmente o por medio de
sus representantes. La ley, ya sea que proteja, ya que castigue, debe ser
una misma para todos. Siendo a sus ojos iguales todos los ciudadanos, son
todos igualmente admisibles a todas las dignidades, cargos y empleos pi-
blicos, segfin su capacidad y sin otra distinci6n que la de sus virtudes y sus
talents.

(17) "Esquema de la Historia", por H. G. Wells.









Nadie puede ser molestado por sus opinions, aun cuando sean reli-
giosas, con tal que su manifestaci6n no perturbe el orden pdblico estable-
cido por la ley.
La libre expresi6n de los pensamientos y de las opinions es uno de
los derechos mis preciosos del hombre. De consiguiente, todo ciudadano
puede hablar, escribir e imprimir libremente, sin perjuicio de responder
del abuso de esa libertad en los casos determinados por la ley.
Ningin hombre puede ser acusado, detenido ni preso, mis que en
los casos determinados por la ley y con arreglo a las formas que ista haya
prescrito. Seran castigados los que soliciten, expidan, ejecuten o hagan eje-
cutar 6rdenes arbitrarias".
Tambien Estados Unidos de Norte America, con el nombre de Carta
de Derechos, ha consignado como fundamentals, las ocho enmiendas que
a continuaci6n reproducimos:
1--Libertad religiosa.
2--Libertad de palabra y de la prensa.
3"-El derecho de reuni6n y de petici6n al Gobierno.
4'-El derecho de tener y de usar armas.
5-La seguridad del domicilio, de la persona, documents y bienes.
69-El derecho a la propiedad particular.
7v-Juicio por jurado en los casos civiles.
8-La protecci6n de ciertas formas establecidas en la ley, cuando hay
acusacion criminal.
La distinci6n entire la libertad civil, o lo que nosotros Hlamamos del
hombre, y la libertad political o lo que Ilamamos garantias constitucionales,
es verdadera y capital. No siempre evita Montesquieu, la confusion; Ben-
jamin Constant explica muy bien tal error. Oigamos a ese campe6n de la
libertad. Me parece que Montesquieu ha confundido dos cosas: la libertad
y la garantia. Los derechos individuals son la libertad, los derechos sociales
son la garantia.
Podemos definir los derechos limitindonos a los que correspondent al
hombre como tal y que la Constituci6n reconoce; los que pertenecen al pueblo
y al ciudadano y que la Constituci6n sanciona; los que otorga a los extranje-
ros y aquellos que, aunque la Constituci6n no menciona, son inherentes a
la soberania. Las garantias son todas aquellas seguridades y promesas que
ofrece la Constituci6n, de que todos sus derechos han de ser sostenidos y
defendidos por las autoridades y por el pueblo mismo o sea por el Estado.
La Constituci6n de Guatemala de 1879, se informa en los principios
mis avanzados del Derecho Piblico; y sus reforms si no la superan, am-
plifican sus concepts. Su articulo 16 es una profesi6n de fe en las juridicas.
Dice asi: Las autoridades de la Repiblica estin instituidas para mantener a
los habitantes en el goce de sus derechos, que son: la libertad, la igualdad
y la seguridad de la persona, de la honra y de los bienes. El interns social
prevalece sobre el interest particular.









Es funci6n del Estado conservar y mejorar las condiciones generals
de la existencia y del bienestar de la Naci6n, manteniendo el estado sani-
tario del pais y procurando la elevaci6n del nivel de cultural y probidad de
sus habitantes, el incremento de la riqueza piblica y privada, el fomento
del credito y de la previsi6n y asistencia sociales, y la cooperaci6n del capital
y el trabajo.
Complementa al articulo anterior, el 17 siguiente: Todo poder reside
originariamente en la Naci6n; los funcionarios no son duefios sino deposi-
taries de la autoridad, sujetos y jams superiores a la ley, y siemprie respon-
sables por su conduct official. En ese concept, ninguno de los poderes
de la Naci6n, ninguna magistratura ni funcionario public tienen mis fa-
cultades ni autoridad, que las que expresamente les confiere la ley.
El President de la Reptblica; el del Poder Judicial; los encargados
de la Presidencia y Designados a la Presidencia en ejercicio del cargo; los
Secretaries de Estado, Directores Generales, Magistrados y Fiscales de la
Corte de Justicia y Magistrados del tribunal de lo Contencioso-administrati-
vo; los Jefes Politicos, Comandantes de Armas, Jueces de Primera Instancia.
Administradores de Rentas, Intendentes Municipales, Tesoreros Municipales
y Especificos y toda clase de funcionarios y empleados publicos que deter-
mina la ley o que manejen o administren fondos del Erario, deben depositar
una declaraci6n de todos sus bienes y deudas para que, al cesar en sus fun-
ciones y aun durante el ejercicio de ellas, cualquiera persona queda sin
responsabilidad alguna deducirles cargos por comparaci6n de bienes o
haberes.
A ninguna persona puede impedirse lo que la ley no prohibe. Todo
acto en contravenci6n a lo dispuesto en este articulo es nulo, sin perjuicio
de las responsabilidades a que haya lugar.
La responsabilidad de los funcionarios y empleados publicos por
cualquiera transgresi6n a la ley, podri deducirse en todo tiempo mientras
no se haya consumado la prescripci6n. La prescripci6n comenzari a correr
desde que el funcionario o empleado hubiere cesado en el ejercicio del cargo,
durante el cual incurri6 en responsabilidad. Una Ley determine todo lo
demis que se refiere a esta material.
La jurisdicci6n contencioso-administrativa es de orden constitutional,
y una ley establece la organizaci6n de los tribunales que la ejercen, su com-
petencia y los procedimientos respectivos.
Inherente a la condici6n de ciudadano, es el derecho de optar a los
cargos y empleos puiblicos, y este derecho linicamente se suspended o pierde
en la forma que la misma ley determine. La nueva disposici6n contenida
ea el articulo precedent, se refiere al ejercicio del empleo o cargo; y, como
incluye hasta los mis altos funcionarios del Estado, se consider procedente
darle el character de constitucionalidad correspondiente, al deber de hacer
declaraci6n de los bienes que poseen a su ingreso al servicio public.
En la Constituci6n de la Naci6n Argentina, el articulo 16 expresa:
que esta Naci6n no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento; no
hay en ellos fueros personales, ni titulos de nobleza. Todos los habitantes
son iguales ante la ley y admisibles en los empleos sin otra condici6n que la
idoneidad. La igualdad es la base de los impuestos y de las cargas pfblicas.

89









En la Constituci6n de Guatemala, se impone la condici6n de probidad.
Articulo 9' de la reform de 1935.
La idoneidad es calidad de id6neo, aptitud, buena disposici6n, capa-
cidad, suficiencia para una cosa. Probidad, es bondad, rectitud de inimo,
hombria de bien, integridad y honradez en el obrar. Amor a la justicia im-
parcialmente administrada, y hibito de hacerlo asi; moralidad prictica o en
constant acci6n. La idoneidad se presupone, puesto que no puede servirse
un empleo sin los conocimientos indispensables. El espiritu que dict6 la
condici6n de probidad, entrafia mis que todo, una garantia social de buena
y leal administraci6n.
Segun nuestra ley constitutional, la misi6n supreme del Estado por
medio de las autoridades, se reduce: a mantener a los habitantes de la Re-
pibblica en el goce de sus derechos, que son la libertad, la igualdad y la
seguridad de la persona y de los bienes. Abarca en toda su extension hasta
a los extranjeros, mujeres y nifios.



DE LA LIBERTAD, IGUALDAD Y SEGURIDAD

Son las ideas las que determinan el destiny del g6nero human, o sea
la libre actividad del pensamiento; la filosofia se alimenta de los mil ele-
mentos de que se compone la vida y de lo que Ilamamos civilizaci6n, cuya
march es lenta y su trabajo muchas veces latente por espacio de siglos.
Pero brota un dia y sorprende a los hombres con su poderoso esplendor. No
hay reivindicaci6n mis enirgica de los derechos del hombre, que la doctrine
de Spinosa, que es considerado como el verdadero precursor del 89, segin
dice uno de los grandes publicistas de Alemania. (18)
Plat6n esti convencido de que el Estado es omnipotente y ni siquiera
discute los fines que persigue; Spinosa nos dice: que el fin del Estado
es permitir a los ciudadanos el uso de su raz6n y que desarrollen con segu-
ridad su cuerpo y su alma. El poder debe estar, agrega, en cuanto sea
possible, entire las manos de la sociedad entera, para que cada cual no obedez-
ca mis que a si mismo y no a su igual. Y puesto que la obediencia consiste
en conformarse a toda orden, en virtud del s6lo poder de aquel que la da,
siguese de ahi que, en una sociedad en que el poder esti en las manos de
todos y en que las leyes se hacen con el consentimiento de todo el mundo,
nadie esti sujeto a la obediencia; y sea que aumente o que disminuya el rigor
de las leyes, el pueblo es igualmente libre, puesto que obra por su propio
agrado y no por la coacci6n de una autoridad extraila. (19o Dice el ya men-
cionado publicist alemin, Bluntschli, que las palabras de Spinosa: "el fin
del Estado es la libertad", deberian estar grabadas en letras de oro sobre
los palacios de los principles.
Condorcet define claramente cuil es el fin de toda reunion de hom-
bres en sociedad: es el mantenimiento de sus derechos naturales, civiles y
politicos, los cuales tienen por base el pacto social, y la constituci6n no
tiene mis objeto que garantizarlos. El principal de sus derechos y que los

(18) Bluntschli.
(19) Spinosa. "Tractatus theologico-politicus".









resume todos es la libertad: "La libertad, dice, consiste en poder hacer
todo lo que no es contrario a los derechos de otro; de este modo, el ejercicio
de los derechos naturales de cada hombre, no tiene mis limits que aquellos
que aseguran a los otros miembros de la sociedad, el goce de esos mismos
derechos". (20) Condorcet habla en nombre de la humanidad, como lo hizo
la revoluc!6n del 89, cuando dice: "El especticulo de un gran pueblo en que
los derechos del hombre son respetados, es ftil a todos los demis pueblos,
no obstante la diferencia de climas, de costumbres y de constituciones: en-
sefia que esos derechos son los mismos por dondequiera, y que no hay
Estado alguno donde el hombre no pueda gozar de ellos en toda su exten-
si6n". (21) Y desde este punto de vista y en ese orden de ideas, la nocion
del Estado cambia por complete; no es ya el individuo el que esti subordinado
al Estado; es istel el. que esta subordinado al individuo. El Estado es el medio,
la garantia; cada hombre dice a la sociedad o a su 6rgano, el Estado: "Os
establezco para regular el modo de asegurar a mis conciudadanos como a
mi el goce de mis derechos. Yo me someto a obedecer las voluntades genera-
les que convirtiis en leyes; pero os debo poner limits a ese poder e impe-
diros que empleiis contra mis derechos el poder que os doy para defenderlos.
He aqui cuiles son esos derechos a que no podiis tocar. He aqui los peli-
gros que pueden resultar para esos derechos de la autoridad confiada al po-
der piblico y a cuyos peligros no podriis exponerles. He aqui los que
resultan necesariamente del estado social y a los que debris aplicar un re-
medio". En cuanto a la igualdad, en el mismo proyecto de declaraci6n de
los derechos del hombre, la define asi: La igualdad consiste en que cada
uno puede gozar de los mismos derechos.
La ley debe ser igual para todos, bien sea que recompense o bien que
castigue, ya sea que proteja o ya que reprima. Todos los ciudadanos son
admisibles a todos los cargos, empleos y funciones piblicas. Los pueblos
libres no conocen mis motives de preferencia en sus elecciones, que los
talents y las virtudes.
Los pueblos democraticos muestran un amor mis vehemente por la
igualdad, que por la libertad. No cabe duda que nuestros contemporaneos,
sienten este amor mis tenaz y mis ardiente. Y es que no difiriendo ninguno
de su semejante, nadie podri ejercer un poder tirinico; serk entonces la
libertad consecuencia de la igualdad. Por otra parte, la igualdad civil puede
ser un hecho, sin que sea por esto efectiva en el mundo politico; la libertad
se nos present en la historic bajo formas diversas, sin estar sujeta exclu-
sivamente a un estado social, ni se encuentra s61o en las democracies, no
pudiendo por ello ser el caricter distintivo de los siglos democriticos. Podria
restringirse y hasta Uegar a la extinci6n de la libertad political; no asi de
la igualdad, sin alterar su estado social, modificar sus leyes, renovar sus ideas
y cambiar sus hibitos y costumbres, sin producer, en fin, alteraciones tras-
cendentales, irrealizables solamente despuis de muchos sacrificios.
Para disfrutar de la libertad political es indispensable conquistarla y
adquirirla con luchas y grandes esfuerzos; mientras que los goces apacibles
de la igualdad para disfrutarlos, no se necesita mis que vivir.

(20) Condorcet. "Proyecto de la declaraci6n de los derechos naturales, civiles y politicos
de los hombres".
(21) Condorcet. "De Ia influencia de la revoluci6n de Am6rica sobre Europa".









En "La Democracia en America", dice Alexis de Tocqueville: que los
pueblos democriticos quieren la igualdad en todas las epocas; pero hay
algunos que Ilevan este deseo hasta el extreme de una pasi6n violent, lo
cual sucede al moment en que la antigua jerarquia social, per largo tiempo
amenazada, acaba por destruirse, despuis de una lucha intestina, en que
las barreras que separan a los ciudadanos son al fin derribadas. Los hom-
bres se precipitan entonces sobre la igualdad, como sobre una conquista
y se unen a ella como a un bien precioso que se les quisiese arrebatar. La
pasi6n de la igualdad penetra por todas parties en el coraz6n human, se
extiende en Il, y por decirlo asi lo ocupa todo enter; y aunque se diga
a los hombres que entregindose tan ciegamente a una pasi6n exclusive
comprometen sus mis cars intereses, no lo escucharin. Tambiin sera
inistil advertirles que la libertad se les escapa de entire las manos, mientras
que fijan su vista en otra parte, porque no escucharan. Y conclude con estas
palabras: creo que los pueblos democriticos tienen un gusto natural por
la libertad; abandonados a si mismos, la buscan, la aman, y ven con dolor
que se les aleje de ella. Pero tienen por la igualdad una pasi6n ardiente,
insaciable, eterna, invencible; quieren la igualdad en la libertad, y si alli
no pueden obtenerla, la quieren hasta en la esclavitud; de modo que sufririan
la pobreza, la servidumbre, la barbaric, pero no la aristocracia. (22)
La concepci6n de la libertad en Grecia y Roma, difiere de la de los
fil6sofos y de los de la Revoluci6n; mis aun, puede decirse que aqu6lla
extravi6 a estos iltimos. No podemos comprender la finalidad del Estado
sin definir su fundamento, a pesar de que los Estados, como las instituciones
que les son fundamentals, se perfeccionan al par del desarrollo de su civi-
lizaci6n. Toda actividad del Estado tiene por fin iltimo, cooperar a la evo-
luci6n progresiva del individuo y hacer mis vivo el sentimiento de solida-
ridad del conjunto, a tal grado que el individuo desaparece o mejor dicho,
se incorpora y confunde en la colectividad social.
El Estado ha de hacer la afirmaci6n de su propia existencia, de la
seguridad y el desenvolvimiento de su poder, establecer el derecho y ampa-
rarlo y favorecer la cultural, problems todos ellos que a 6l inicamente co-
rresponden. El pensamiento que dirige la determinaci6n de este fin, se
encuentra en el reconocimiento de que toda organizaci6n conforme a un plan,
encaminada a tender los interests solidarios del pueblo, en tanto que haya
menester de una direcci6n central y pueda ser satisfecha su necesidad por
medios exteriores, s6lo es possible que pueda ser llevada a cabo por los grande
factors sociales, dotados de los mis altos medios de poder o sea, precisa-
mente, el Estado. La media y el modo de la actividad del Estado estin con-
dicionados en sus limits, tanto por la naturaleza de las relaciones humans,
que oponen limits generals, cuanto por la naturaleza de la actividad
administrative individual que los opone particulares. El mis alto principio
para la actividad general del Estado es, per tanto, promover la evoluci6n
progresiva de la totalidad del pueblo y de sus miembros. (23)
Otro aspect de los deberes del Estado, es el de mantener a los ha-
bitantes de la Repiblica en la seguridad de su persona, de su honra y de
sus bienes. Pero para ilenar cumplidamente este deber y los de libertad y

(22) "La Democracia en America", por Alexis de Tocqueville.
(23) "Teorfa General del Estado", por G. Jellinek.
92








de igualdad, es de todo punto indispensable que el Estado pueda estar dotado
de los medios necesarios para sostener su propia seguridad. Un Estado debil
no podri ser respetado, ni a su vez podra garantizar a los demas. Si no
cuenta con los prestigious capaces de inspirar confianza, o bien carece de
los elements represivos para la conservaci6n del orden pfiblico, la paz social
sera una quimera. Un gobierno fuerte, seri la mejor seguridad que pueda
ofrecerse para llenar los fines primordiales del Estado, con relaci6n al afian-
zamiento de las libertades piblicas. Pero estas garantias de la persona,
bienes y honra, seran tratadas en pirrafos separados, siguiendo el orden en
que aparecen en la Constituci6n.
Separadamente enumirase la funci6n social de mejorar la condici6n
de los habitantes y especialmente en cuanto se relaciona con la salubridad
piublica. Punto es 6ste de la mayor importancia a la felicidad de los pueblos.
El aumento de la poblaci6n es condici6n inseparable del progress de aquillos,
cuya importancia se mide por el nfimero de habitantes que contienen. Y,
cuando un sistema sanitario no concurre a la conservaci6n de la salud, no
s6lo no aumenta la poblaci6n, sino que disminuye considerablemente. Si
para todas las actividades es mejor prevenir que combatir, con muchisima
mayor raz6n tratindose de las medidas higi6nicas. Un buen sistema sani-
tario, supera en utilidad a muchos hospitals y casas de beneficencia. Si
necesitaramos un ejemplo que justificara cuanto decimos, lo ofrece la meri-
tisima labor, de la Sanidad Cubana, que en poco tiempo redujo la mortalidad
general a las bajas expresiones conocidas; que logr6 suprimir, con admi-
raci6n del mundo entero por su brevedad, la fiebre amarilla y la viruela;
derrot6 al primer amago la peste bub6nica, y ha alejado en absolute el
nuicleo de las enfermedades infecto-contagiosas. Existe en la Repiublica de
Cuba, un Ministerio de Sanidad que no descansa y obtiene a toda perfecci6n
el saneamiento de aquella isla, antes terror de sus moradores y viajeros
por su clima mortifero en extreme. Asi, pudo transformar, como por encanto,
sus campos en centros de cultivo y de riqueza, que ofrecen trabajo a sus
laboriosos habitantes y a inmigrantes de todas parties que arriban a sus
costas a explotar aquellas tierras exuberantes. En Cuba, afluyen brazos y
satisfacen en un todo las exigencias e incremento de las empresas agricolas
e industriales.
Las estadisticas han demostrado que las enfermedades afectan mis a
las classes pobres; que la mortalidad de la infancia es much mayor que
la de los adults; y respect a la mortinatalidad, se manifiesta con asom-
brosa mayoria entire los hijos ilegitimos, comparada con la que acaece
entire hijos de matrimonio. Pero no basta con dirigir los esfuerzos de la
higiene en favor del nifio; debe atenderse tambien con igual solicitud a las
madres muchas veces desvalidas y abandonadas, cuando no victims de en-
fermedades contagiosas. Para los casos de unions ilegitimas, el Estado
tiene el deber de facilitar la celebraci6n del matrimonio, suprimiendole gas-
tos y derechos. Influye en isto, el limited fijado por la ley para la mayoria
de edad. En algunos paises que seguian imitando la legislaci6n espaiiola,
legaba a fijarse hasta la edad de 23 afios; en Guatemala, estaba fijada
la edad de 21 aiios. La iltima reform al C6digo Civil y a la Constituci6n
Political de la Republica, la hizo descended a 18 afios. Esta modificaci6n exige









armonizarla con las disposiciones del C6digo Penal en sus articulos 326 y
329 cuya base fue de 21 afios para la mayor edad y determinar la libertad
civil de la mujer. Los mis ilustres economists y soci6logos, sostienen que
los padres pobres. y con mayor raz6n las viudas, tienen derecho a exigir del
Estado un socorro para su tercer hijo y siguientes, hasta que cumplan por
lo menos la edad de 12 afios. Entre nosotros no existe el peligro de una
excesiva poblaci6n, ya que tenemos una extension capaz de soportar un nu-
mero de habitantes muchas veces multiplicada, siendo por otra parte, el
problema del aumento de poblaci6n, un fen6meno de adaptaci6n que, en la
lucha por la existencia, se compensa ficilmente con el desenvolvimiento in-
dustrial de las naciones. La facultad que la ley otorga a alguno de los contra-
yentes para exigir certificado de buena salud, en vez de facultativa deberia
ser imperative de la ley, salvo en articulo de muerte.
Para ilustrar esta material, es un excelente libro de consult, el "Estudio
biosocial sobre la Mortinatalidad y la Mortalidad Infantil" de Rafael J.
Fosalba, laureado por la Academia de Ciencias Midicas, Fisicas y Naturales
de La Habana.
La misi6n sanitaria confiada al Estado, tiene tambiin su contact
con derechos y deberes politicos. Basindose Foville en el principio de que
todo individuo, cualquiera que sea su sexo y edad, tiene los mismos deberes
y derechos ante la sociedad, propuso a la Comisi6n de Despoblaci6n de Fran-
cia, que las leyes electorales deben hacer una diferencia entire el ciudadano
que represent toda una familiar y el que viviendo solo, no represent mis
que a si mismo. Atthalin y Droineau abogan porque se adopten medidas
de salvaci6n, preventivas y eficaces, pricticas, contra el repugnante abuso
de las comadronas; la revelaci6n del secret professional m6dico eu todos
los cases de mortinatalidad sospechosa, atribuy6ndoles al efecto la obliga-
ci6n de comunicarlos a una oficina especial de higiene social; la prohibiciCn,
bajo several penas, de la venta de especificos abortivos y esterilizantes; la
equiparaci6n de los abortos volitivos para los efectos penales con el infantici-
dio; y la formaci6n de ligas antimalthusianas y de propaganda en favor de la
mateinidad y el fomento de la poblaci6n. Y por lo que se refiere a la educa-
c:6n de la mujer, diremos con Fosalba, que debe hacerse llegar a la cons-
ciencia de todos la responsabilidad personal, las obligaciones iticas de ca-
ricter sexual y las razones de conduct moral, que se relacionan con la
concepci6n del hijo. preparando a la mujer para la maternidad, y demos-
trandole todo el valor de su spiritual belleza.
Si important es el deber de previsi6n social en lo relacionado con
el mantenimiento del mejor estado sanitario, no lo es menos, al referirse la
reform constitutional del articulo que estudiamos, al incremento de la ri-
queza pfiblica y privada, al fomento del credito y a la previsi6n y asis-
tencia sociales.
La fundaci6n de establecimientos de cr6dito, es punto de cardinal im-
portancia para el desarrollo de los pueblos.
El period de la Reforma comenz6 en lo econ6mico, con la fundaci6n
de un Banco Agricola Hipotecario decretado en 27 de agosto del afio de
1873, y mis tarde por decreto numero 121 de fecha 23 de marzo de 1874,
se fund el Banco Nacional, con un capital de dos millones de pesos, a que
94








se calculaba ascenderia el valor de los bienes consolidados. Se recordari
que antes de la inauguraci6n del nuevo gobierno del afio de 1871, puede
decirse que era la Curia Eclesiistica, la que se ocupaba de proporcionar fon-
dos para llevar a cabo algunos trabajos particulares, es decir, ejercia fun-
ciones bancarias. Sus fondos fueron nacionalizados y pasaron al Estado.
Paralelamente a la creaci6n del Banco Nacional de Emisi6n y Des-
cuento, se emiti6 un decreto mandando abrir carreteras por todos los puntos
cardinals de la Repiblica, para facilitar el trinsito y acudir al incremento
de la agriculture y del comercio.
En la actualidad, puede decirse que Guatemala ha llenado y atiende
con todo esmero estos dos ramos del servicio puiblico.
El Banco Central, en su mayor parte, esta fundado con fondos del
Estado. Es el Banco Unico de Emisi6n.
De reciente creaci6n relativamente, es el Cridito Hipotecario Nacio-
nal, cuyas funciones serin de incalculable beneficios a la Naci6n. Facility
fondos y abre criditos a largos plazos y atiende a las necesidades de la agri-
cultura para levantar las cosechas. Esti llamada esta instituci6n a transfor-
marse en un verdadero Banco del Estado. Esta clase de establecimientos
del Estado, han tenido en contra, mis que arguments econ6micos, tenden-
cias political. Vienen a dar solidez y poder a los gobiernos, y la oposici6n
ve en ellos un obsticulo a sus finalidades political. Por otra parte, hacen
gran competencia a los bancos particulares, porque pueden facilitar dinero
a menores tipos y mis ventajosas condiciones. Y, esto es asi, desde luego
que el fin del Estado no es puramente mercantil, sino que mas bien pro-
pende a convertirse en un servicio pfiblico. Las utilidades que el Estado
obtiene de estas transacciones son lo de menos, ante los grandes intereses
nacionales que fomentan y desarrollan.
Con respect a las vias de comunicaci6n, podemos decir, sin el menor
asomo de jactancia, que las carreteras de Guatemala ofrecen un modelo de
esfuerzo administrative. Distancias que requerian various dias para ser ven-
cidas, se atraviesan en pocas horas del uno al otro confin del territorio.
Estamos, pues, preparados para tender a cualquier aumento de nuestra
producci6n y en posibilidad de consagrarnos a nuevos cultivos, y sostener y
acrecentar los ramos que tenemos en actual explotaci6n.
Los studios sobre finanzas, trabajo e higiene, deben ser en lo future
los objetivos primeros de nuestros estadistas. Los exige, por manera impe-
riosa, la nueva orientaci6n econ6mica que vendri inmediatamente despubs
de la desaparici6n de la actual crisis, para iniciarse, segin lo anuncian ya,
la era de mayor bienestar que podri acariciar la humanidad.



LA INSTRUCTION PUBLIC

El articulo 18 de la iiltima reform a la Constituci6n, se refiere a
determinar, que la instrucci6n primaria es obligatoria. La instrucci6n pri-
maria sostenida por la naci6n es gratuita, y toda la instrucci6n impartida
Por el Estado es laica.









Hasta los espiritus mis refractarios a la revoluci6n han confesado
lealmente, que lo mis trascendental de la reform political, estriba en la
obra reformadora en el ramo de Instrucci6n Pfablica. No precisamente por
el laicismo que le imprimiera y que era la base de su radical transformaci6n,
por lo que ha merecido tantos encomios, mas bien por su generalizaci6n,
por la multiplicidad de escuelas que se regaron sobre el pais todo, por lo
que se ha considerado como el cultivo en el alma de la infancia y la nifiez,
la florescencia de las generaciones del porvenir, que en la sucesi6n de casi
tres cuartos de siglo, cambi6 en absolute la vida social y political de Guatemala.
La revoluci6n tuvo frente a frente a los hombres del pasado que le
cerraban el paso y a los que habia de combatir, si precise era, hasta des-
truirlos; por otro lado a los nifios que deberia educar e instruir para el
mariana, y 6stos estaban en manos de la tradici6n. Doble misi6n demoledora
la una, de regeneraci6n social la otra.
El ahna del niflo se asemeja a la del hombre primitive; nunca creen
se les engafie; aceptan cuanto se les ensefia sin objeci6n ni dudas, porque
la duda es la suspension del entendimiento entire dos juicios, y ellos no tienen
mis pensamiento que aquel que aceptan con tanto mayor agrado, cuanto
mis maravilloso se les describe. Asi es c6mo ficilmente se les inculca en
su espiritu avido de ensefianzas, la fe en lo sobrenatural. Por eso es que
las creencias inculcadas en la nifiez por sus padres o sus maestros, con el
sello de su autoridad que para ellos es tan infalible como omnipotente, legan
a former la fe que hace possible todo, absolutamente todo, porque falta el
juicio.
Para desarrollar el vastisimo program que inspiraron los fil6sofos
a las grandes revoluciones, lo que urgia era hacer a un lado obsticulos, no
tanto porque fueran de caricter religioso, sino porque entorpecian su mar-
cha hasta su definitive realizaci6n. De otra suerte, siguiendo m6todo divers,
los ideales revolucionarios, sus doctrinas nuevas, habrian fracasado en
absolute.
Para comprenderlo, hay que profundizar por medio de la flexi6n hasta
la comprensi6n de principios e ideas antag6nicas, y deducir que, como en el
mundo fisico, hay impenetrabilidad en las ideas que impiden ocupar el mismo
lugar en la consciencia.
La educaci6n religiosa, dice Guyau, dada a los nifios por el sacerdote,
tiene defects y hasta ofrece peligros que importa sefialar desde luego, y
que explican su decadencia gradual. Una opinion que se diviniza, es una
opinion que se condena desde el punto de vista pedag6gico, lo mismo que
desde el punto de vista cientifico. La gran oposici6n que existed entire la
filosofia y la religion, a pesar de las semejanzas exteriores, esti en que
la una busca y la otra declara haber encontrado; la una escucha, en tanto
que la otra lo ha oido ya toLo; la una ensaya y procura pruebas, mientras
la otra formula afirmaciones y condenas; la una cree un deber el oponerse
objeciones y responderlas; la otra, en fin, cree que no debe detenerse ante
las objeciones y que debe cerrar los ojos ante las dificultades. De esto, se
derivan profundas diferencias en los mitodos de ensefianza. El fil6sofo,
el metafisico, pretend influir sobre los espiritus, por la convicci6n; el sacer-








dote por la inculcaci6n; el uno ensefia, el otro revela; el uno trata de dirigir
el razonamiento, el otro aspira a suprimirlo, o por le menos procura apar-
tar!o de los dogmas primitivos y fundamentals; el uno, despierta la inte-
ligencia; el otro tiende a adormecerla en mayor o menor grado.
La postergaci6n del pensamiento, el entorpecimiento de la libertad,
el espiritu de rutina, la tradici6n ciega, de obediencia pasiva; en una palabra,
todo lo que es contrario al mismo espiritu de la ciencia modern; he aqui
los resultados de una educaci6n exclusivamente clerical. 1w
La Constituci6n del 79, pudo consignar el precepto que estudiamos,
es decir, lo elev6 a ley del Estado, despuis de que la Reforma revolucionaria,
de hecho, la habia realizado en el medio social. Asi, pudo convocar una
Asamblea donde sorprende la presencia de hombres de distintos y hasta
encontrados principios politicos, que, sin embargo, a travys de una discusi6n
razonada y libre en su mayor amplitud, pusieron su firma en declaraciones
fundamentals para la vida constitutional que se iniciaba. Pero la realidad
trascendental arranca de la reform de los sistemas de educaci6n moral,
que permiti6 ir formando generaciones nuevas, que hoy estin, en absolute,
libres de peligros reaccionarios, considervndose asi, la obra revolucionaria
consumada. La condici6n de obligatoria respect a la instrucci6n primaria,
es la base, el punto de apoyo, para obtener la extinci6n del analfabetismo, y
para poder hacerla forzosa, el Estado se obliga a sostenerla y fomentarla.



LIBERTAD DE LOCOMOCION Y DE INDUSTRIAL

Dice el articulo 19 de la Constituci6n que examinamos, que toda per-
sona es libre para entrar, permanecer en el territorio de la Repiiblica y
salir de 0l; salvo los casos que la ley determine.
Este es un derecho amplisimo para nacionales y extranjeros. Respecto
a los primeros, porque los viajes al exterior forman la mejor de las escuelas
para conocer nuevos progress, costumbres diversas y la cultural de otros
pueblos. Respecto a los extranjeros, en Guatemala, son recibidos fraternal-
mente y desde el moment que pisan el territorio, son objeto de considera-
ciones y de afectos, porque nos traen sus capacidades industriales y el cau-
dal de su trabajo. Nuestras leyes los amparan y disfrutan de todo genero
de garantias.
El articulo 20 garantiza la libertad de trabajo y de industrial. La in-
dustria es libre; pero el autor o inventor goza de la propiedad exclusive de
su obra o invento, por un tiempo que no exceda de quince afios.
Como un estimulo para las ciencias y las artes, la propiedad literaria
es perpetua.
A nadie se puede impedir que se dedique al trabajo licito que tenga por
convenient; pero la vagancia es punible, lo que equivale a declarar el
trabajo como obligatorio. Existe una ley que reglamenta la definici6n de

(24) "La Religi6n y la Irreligi6n del Niso". M. Guyau.








vagos. En cuanto al trabajo, la ley dispone lo necesario para el mayor estimu-
lo y eficacia, mediante adecuada reglamentaci6n y estableciendo la protec-
ci6n especial en favor de obreros y trabajadores, para proveer al mejora-
miento de sus condiciones fisicas, morales e intelectuales, y el incremento
de la producci6n.
Tenemos al efecto un Departamento del Trabajo, encargado de resol-
ver las cuestiones relacionadas con el ramo; una ley sobre accidents del
trabajo. Escuela de Agricultura y Artes y Oficios, y un Conservatorio de
Mdisica. Existen tambien campos de experimentaci6n, cuyo objeto es la
preparaci6n de cultivos y ensayo de otros nuevos.
La libertad de industrial y de trabajo no tienen mis limitaciones, que
la facultad del Estado para gravar y estancar ciertas species y para reser-
varse el ejercicio de varias industries, con el objeto de crear rentas al Erario;
asegurar los servicios pfblicos y la defense y cridito de la Naci6n; pero no
podri prohibirse la exportaci6n de products agricolas, pecuarios o manu-
facturados que procedan de la industrial national.
Las reserves constitucionales, tienen per fundamento la doctrine de
ser incumbencia del Estado la administraci6n de los servicios pfiblicos, y
aun se recomienda, que en lo possible, le pertenezcan las empresas ferroca-
rrileras, de alumbrado y de aguas. Por eso tambien las vias pfiblicas son de
su dominion, en lo que respect a su atenci6n y conservaci6n.
Tambien el articulo que comentamos, limita el ejercicio de las pro-
fesiones que requieren titulo, las que no podrin ejercerse sin poseerlo y
llenar las formalidades que la ley exige. A tal fin, tenemos celebrados Trata-
dos con otras naciones y existen disposiciones legales con relaci6n a la
forma de incorporarse a las Facultades Superiores existentes en la Republica.
La propiedad que la Naci6n tiene sobre los yacimientos de hidrocar-
buros en general, sus mezclas y derivados, es inalienable e imprescriptible.
Para la explotaci6n de esas substancias, podrin celebrarse contratos por
un termino que no exceda de cincuenta aios. Asimismo y por igual tiempo,
podran tambien ajustarse convenios para la instalaci6n de servicios piblicos
de gran utilidad y que requieren la inversi6n de fuertes capitals. En cuanto
a concesiones para el establecimiento de nuevas industries, solamente podran
otorgarse por diez aies, sin que ellas impliquen caricter prohibitive res-
pecto a otras industries analogas o similares.
Finalmente, dicho articulo 20 prohibe en absolute los monopolies y
privilegios.
El subsuelo de Guatemala, esti ani inexp]otado. Lo impedia la falta
de vias expeditas de comunicaci6n. Es abundante en minerales de toda clase,
y con la apertura de nuevas carreteras, ese venero de riqueza, ofreceri ex-
tenso campo a la actividad industrial y a la inversion de fuertes capitals en
empresas que sin duda alguna, serin recompeasadas con grandes utilidades.









DERECHO DE PROPIEDAD

El articulo 21 de la Constituci6n tiene enlace con el articulo 28, y deben
tratarse a la vez. La libre disposici6n de los bienes, es consecuencia inheren-
te al derecho de propiedad, como que es uno de sus esenciales atributos.
No entra en los prop6sitos de este studio, remontarnos hasta la iu-
vestigaci6n gen6tica del derecho de propiedad, ni profundizar su examen a
trav6s de su evoluci6n hist6rica; hemos de partir del estado en que lo en-
contramos el afio 1871, cuando la reform political, por decirlo asi, sent
las bases de la transformaci6n politico-social que vino a coronary la Consti-
tuci6n de 1879.
La extinci6n de las congregaciones religiosas y la consiguiente naciona-
lizaci6n de sus bienes, a la vez que important media economic, entraiia
en el orden politico la nueva orientaci6n de la reform, cuyos objetivos
perseguia la revoluci6n social que se iniciaba.
Los numerosos latifundios que estaban en poder de las comunidades
religiosas, fueron enajenados a particulares y necesariamente se habian de
dictar disposiciones legales que ampararan a los nuevos poseedores. Pero
no solamente esas tierras nacionalizadas y que pertenecieron a asociacio-
nes dependientes de la iglesia, fueron objeto de la reform radical de la
propiedad territorial, sino que comenz6 a crearse el pequefio propietario y,
nuevas leyes agrarias emitidas, iniciaron este movimiento que daria tanto
vuelo a la agriculture national.
La denuncia de tierras baldias, su enajenaci6n sobre bases favorables
y a precious reducidos; la triple seguridad de las inscripciones. en el registro
de la Propiedad Inmueble, en el protocolo notarial y en los testimonies ex-
tendidos, colocan en Guatemala a la propiedad particular en condiciones
tales, que el capital asi invertido, a la par que movilizable, es inversi6n firme
y productive. Por otra parte, se facility la movilizaci6n del capital y los
titulos de dominio expeditan el fomento, ensanche y desarrollo de la riqueza
territorial.
La revoluci6n tuvo la mis extensa vision del porvenir. Las facilidades
para former pequefios propietarios, es el medio mas eficaz para resolver las
cuestiones agrarias tan inquietantes en la ppoca actual; las inmensas tierras
no enajenadas afin y que pertenecen al Estado, alejan las tendencies co-
munistas, que exponen a tan graves peligros a paises que no son capaces
ya de contener su poblaci6n y carecen de los medios colonizadores.
El articulo 21 garantiza a todos la libre disposici6n de sus bienes,
siempre que al hacerlo no contravengan a la ley. Las vinculaciones, sin
embargo, quedan absolutamente prohibidas y toda instituci6n a favor de
manos muertas, exceptuandose solamente las que se destinen a estableci-
mientos de beneficencia.
Consecuencia de la inviolabilidad que garantiza el articulo 28, es que
no pueda ser confiscada la propiedad. S61o per causa de utilidad o necesidad
piblicas legalmente comprobadas, procedera decretar su expropiaci6n; pero
el duefio percibiri su just valor en moneda efectiva, antes que la propiedad
sea ocupada. Una ley especial reglamenta el procedimiento de expropiaci6n.








En ningin caso seri intervenida o secuestrada la propiedad por causa
de delitos politicos, agrega el articulo en referencia, y esta disposici6n cierra
la puerta de innumerables abuses que en el antiguo regimen eran frecuentes.
Los latifundios cuyo rendimiento no sea adecuado a su extension y
condiciones, seran objeto de un sistema particular de imposici6n fiscal. Una
ley reglamentara esta disposici6n.
Otra limitaci6n que tiene la propiedad, se refiere al tesoro cultural
del pais; su riqueza artistic e hist6rica, cualquiera que sea su duefio, es
obligaci6n del Estado su defense y conservaci6n.
Los extranjeros en Guatemala, pueden adquirir bienes inmuebles
con s6lo la excepci6n de los situados en la faia de quince kil6metros de
ancho a lo largo de las fronteras. De inmuebles comprendidos dentro de
dicha faja, solamente podrin adquirir en ellos derechos reales los guatemal-
tecos definidos en el articulo 59 de la Constituci6n.
Los habitantes de la Repiblica tienen derecho de dirigir sus peticiones
a las autoridades, y istas el deber de resolverlas sin demora, notificando su
resoluci6n a los interesados. Se exceptia la fuerza armada, que no le es
permitido deliberar ni ejercer el sufragio. (Articulo 22.)
Para la defense o ejercicio de sus derechos, tienen los habitantes de
la repiblica igualmente, libre acceso ante los tribunales del pais en la forma
que las leyes lo prescriben. Los extranjeros no podran ocurrir a la via diplo-
mitica, sino en los casos de denegaci6n de justicia. Para este efecto, no se
entiende por denegaci6n de justicia, el que un fallo no sea favorable al re-
clamante, segfin prescripciones del articulo 23 de la Constituci6n.
Desde luego se comprende, que los extranjeros, antes de acudir a la via
diplomatic, deben haber agotado los recursos que para la administraci6n de
justicia, determinan las leyes de la Repfiblica.
El fuerte capital extranjero fincado en Guatemala; las grandes sumas
invertidas en la agriculture y el comercio; las importantes industries estable-
cidas; todo ello viene a demostrar la efectividad de las garantias constitu-
cionales que las leyes otorgan al trabajo.



LA LIBERTAD RELIGIOSA

El articulo 24 de la Constituci6n, fue el que mis discusi6n provoc6 en
la Asamblea Constituyente del 79. Varias enmiendas fueron propuestas al
articulo, para alterar la forma en que fue propuesta por la comisi6n dictami-
nadora. La mis amplia deliberaci6n entire los dos grupos en que la opinion
fue dividida, hizo indudable que se buscaba la verdad y se consultaba s61o
a los intereses de la conveniencia national. Exprofesamente, se llev6 a
aquel Congreso a los hombres mis ilustrados de Guatemala que figuraban en
cl uno y el otro band politico. Antes de pasar adelante en el anilisis y co-
mentarios que ese articulo sugiere, y para mejor inteligencia de su espiritu
politico, debemos establecer que al triunfar la Revoluci6n de 1871, encontr6
perfectamente unidos al gobierno y la iglesia, como se deduce del texto del
Concordato celebrado y que transcribimos por ser poco conocido de los
lectores.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs