• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 Libro primero
 Libro segundo
 Libro tercero
 Fechas importantes
 Bibliografia
 Indice de autores que integran...






Group Title: Colecciâon austral. 194
Title: El negrero
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074113/00001
 Material Information
Title: El negrero vida novelada de Pedro Blanco Fernández de Trava
Series Title: Colección austral
Physical Description: 9-262 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Novás Calvo, Lino, 1905-
Publisher: Espasa-Calpe argentina, s. a.
Place of Publication: Buenos Aires-México
Publication Date: [1944]
Edition: 2. ed.
 Subjects
Subject: Slave trade   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
individual biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Bibliografía": p. 259-262.
General Note: "Fechas importantes en la historia de la trata de negros": p. 255-258.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074113
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000125759
oclc - 24662851
notis - AAP1734

Table of Contents
    Front Cover
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Table of Contents
        Page 7
        Page 8
    Libro primero
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Libro segundo
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Libro tercero
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    Fechas importantes
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
    Bibliografia
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
    Indice de autores que integran la colección austral
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
Full Text







EL NEGRERO




LINO NOVAS CALVO


EL NEGRERO

Vida novelada de
PEDRO BLANCO FERNANDEZ DE TRAVA

Segunda Edici6n


SPASA CALPE ARGENTINA, S. A.
BUENOS AIRES MEXICO






Segunda edicidn eslecioamente autorizada por el autor para is
COLECCI6N AUSTRAL
Primera edici6n: 6 V 1941
Segunda edicidn: 1 III 1944
Queda hecho el dep6sito que previene la ley N9 11723
Todas las caracteristicas grdficas de eata coleccidn han
sid registradas en la oficina de Patentee y Marcas
de la Naci6n

Copyright by Cia. Editor Espasa-Calpe Argentina, S. A.
Buenos Aires, 1944


PRINTED IN ARGENTINE
Acabado de imprimir el dia 19 de marzo de 1944

Peuser S. A. Patricios 567 Buenos Aires
















INDICE

Psginas
Libro prim ero ................................... 9
Libro segundo ................................... 23
Libro tercero .................................. 183
Fechas importantes ...................;........... 255
Bibliografia ..... .............................. 259





L I B R 0 P R I M E R 0
















Pedro naci6 con la Paz de Basilea. Su padre era
patron de un falucho de cabotaje y habia sido llevado
)or el viento, meses antes, en las costas de Mallorca.
Su abuelo materno recibi6 una gran alegria con la
noticia. Su madre quedaba pobre. Pedro tenia una her-
mana, llamada Rosa, un afio mayor que l1. Su madre,
Clara, qued6 sola con los dos nifios en una casuca de
ladrillo pelado, sangrante, con un patio a la espalda,
en el barrio del Perchel (MAlaga). Clara pens6 enton-
ces en ganarse la vida y se fue por las casas a buscar
costura. Mientras iba dejaba a la niia en una pollera
y al nifio en una cuna trincado con cintas, encerrados
en la casa. Nadie iba a tocar a aquella puerta. La fa-
milia de Clara, los FernAndez de Trava, la habian re-
pudiado. Clara se habia fugado con aquel marinero,
hombre de baja estofa, y los de Trava, si no muy ricos,
eran bur6cratas ilustres. El abuelo de Pedro era jefe
e Hacienda, y un tio suyo, don Antonio Fernandez
Illescas, habia sido alcalde de la ciudad. Del otro lado
el Guadalmedina vivian various de Trava y various Illes-
as; pero ninguno se ocupaba de Clara. Aunque por
uera, digo, eran bur6cratas (es decir, que sabian amol-
darse), por dentro eran de aquel barro y levadura que
uego salv6 a Espafia del liberalism. Habia gente de
a familiar en el Ejercito, y uno o dos murieron en la
batalla de Trouillas contra la Revoluci6n Francesa.





10 LINO NOVAS CALVO

Pero eso nada tiene que ver con Pedro, al no ser
que naci6 repudiado y pobre, y que se pas6 muchas
horas del primer afio de su vida, trincado a la cuna.
Ademis, naci6 como en un islote. La casuca tenia un
solar detris y un pasaje a cada lado, donde los vecinos
arrojaban basuras, tripas y escamas de pescado. Doce-
nas de gatos venian alli a comer y a pelearse. De no-
che se citaban en el tejado y caian abrazados, desga-
iiitAndose, de los aleros. Lo primero que hizo Pedro
cuando pudo fu6 tirarles piedras. Yo creo que fue su
(mica diversion, porque luego toda su vida fu6 un en-
cierro andante. Pero am6 siempre much a los gatos.
En si mismo tenia y tuvo siempre tres o cuatro gatos
enemigos que se mordian y arafiaban y se lo hacian a
41. Gatos de siete vidas, rabiosos, mansos y atigrados.
El patio tiene una higuera al fondo, y por los lados
hay cacharros con flores, que la nifia Rosa riega, al
crecer. El sol viene a 41 casi todos los dias del afio.
Clara solia sentarse alli en una banquet, a coser, mien-
tras los niflos gateaban por el suelo, y se acostaban
juntos sobre la tierra hiimeda apilonada en torno a la
higuera, mordiendo las hojas con sus dientes nuevos.
Estin casi siempre sucios, y no les importa much sa-
lir a la calle. El patio esti lastrado de mosaico y la
tapia esta coronada de una capa de vidrios rotos, fijos
a cemento, contra los ladrones. Desde dentro parecia
un parapeto, y Pedro miraba al cielo por encima de
ella, y hacia como que iba a saltarla. Cuando daba la
vuelta por fuera no encontraba sino el solar raido, don-
de jugaban y se abofeteaban los nifios de los pescado-
res; pero desde adentro veia siempre cosas sabrosas
a la imaginaci6n. En casa hacia lo mismo. Todos los
dias revolvia la despensa, y la hucha donde Clara guar-
daba los trapos. Cuando pudo armarse de un pedazo
de cuchillo forz6 el cofre de las prendas y desarm6 un
reloj a ver qu6 demonio tenia dentro, que latia como un
coraz6n. Las cosas prohibidas y ocultas eran las que
encendian una material inflamable que habia en 41 y
le hacian perder la cabeza. Otra vez rob6 una faca a
un vendedor de pescado y la escondi6 junto a la hi-
guera. Mientras se tumbaba al sol, junto a su her-
mana, apoyaba en ella la cabeza, y le oia latir tam-
biWn el coraz6n. Un dia cogi6 la faca y dijo a Rosa que




EL NKGBRNO


le dejara abrir alli a ver qu6 era lo que latia. Rosa
ech6 a correr, gritando, y Pedro tras ella, hasta .que
Clara le arranc6 la faca de la mano.
La loza de la casa, las paredes, los muebles, todo estb
alli leno de dibujos marines, que hacia el padre de
Pedro antes de morir. Pedro los mira y los copia con
carbones, embadurnando cuanto hay. Luego crea nue-
vas figures 61 mismo, les pone nombres y habla con
ellas. Clara creia que aquel nifio era medio loco, pues
huia de la gente, no contestaba nunca a lo que le pre-
guntaban y hablaba solo. Su hermana no puede des-
prenderse de 61, y 61 la hace Ilorar de miedo con sus
figures. Los dos son todavia muy pequefios.
El ainico familiar que no ha repudiado a Clara es su
hermano Fernando, por mediaci6n del cual habia cono-
cido a Javier, su esposo muerto. Fernando era sobre-
cargo en un barco de cabotaje por el Mediterrineo y
tampoco era muy querido de los suyos. Pero Fernando
era un hombre de caricter bravo y lo dejaban. Todos
esperaban que fuera un gran comerciante, ya que no
habia querido ingresar en la Armada. Terminados los
studios de Nautica se enroll en barcos mercantes, y
lievaba una vida libre y alegre. El mismo era alegre
y amable, y cuando tocaba en MAlaga iba a ver a su
hermana, y en su casa convidaba a mariners ami-
gos. Fernando se enamor6 de Pedro desde que lo vi6
correr tras los gatos, hurgar en todo y crear dibujos
fantfsticos, y dijo que haria de 61 un gran marine. Lo
que mds le preocupaba era que Pedro era timido y
cazurro; pero tenia una imaginaci6n maravillosa y un
cruel amor a indagar en las cosas. Nada de esto, salvo
la imaginaci6n, era andaluz, y algunas cualidades coin-
cidian con las de Fernando. Asi que cuando Pedro hubo
cumplido siete afios, Fernando le pag6 un d6mine para
que fuera todos los dias a estudiar (a leer les ense-
fiaba Clara). El d6mine sabia muchas cosas. Daba cla-
se de latin, francs, gramitica, historic y geografia.
Era un sabio de verdad, y no se parecia a otros de su
clase. Con 61 estudiaban nifios de la alta sociedad de
Malaga, y cuando Pedro entr6 se retire de la clase un
niio de su edad llamado Mario Illescas, primo suyo: la
familiar de Mario no permitiria que estudiase en el mis-
mo lugar que el hijo de Clara, que habia manchado la





is LINO NOVAS CALVO

familiar. Esta familiar no sabia que era Fernando el
que costeaba sus studios y dijo entire ella que Clara
se vendia a los capitanes marines para educar a su hijo,
y que aquel hijo, pensaba Clara, seria su vengador. Los
de Trava y los de Illescas decian que el hijo de aquel,
pobre piloto no podia ser nunca mAs que el padre.
Cuando Fernando tocaba en MAlaga tomaba la lec-
ci6n a Pedro y le daba clase de NAutica, prometi6n-
dole matricularlo en la Escuela de NAutica, cuando
tuviese diez afios y mandarlo luego a completar estu-
dios a San Fernando. Era milagrosa la audacia con
que el nifio discurria sobre aquellas lecciones, pre-
guntando lo que todavia no le tocaba aprender. El d6-
mine decia que Pedro necesitaba freno. Pero los con-
discipulos se burlaban de 61: era viejo de nacimiento,
si no idiota. Al volver del colegio seguia enfrascado
en los libros o se iba a orilla del mar a contemplar
las velas y hablar con los pescadores y mariners.
Cuando se encontraba algin francs practicaba con 61
el idioma. Pero no jugaba jams a estilo de los demAs
en el solar. Lo mAs que hacia era mirarlos de lejos,
y cuando veia dos luchando o dAndose de pufietazos
braceaba y gritaba para animarlos. Pero cuando los
peleadores se volvian contra 61 escapaba y lo tenian
por cobarde.
Los domingos iba Clara a la iglesia y daba limosna
por el alma de su marido. Lleva consigo a los nifios, les
obliga a permanecer una hora de rodillas, a repetir
las palabras del rito y mojar los dedos en la pila del
agua bendita que hay a la salida. Pedro queria pro-
barla, a ver a qu6 sabia, y una vez llen6 el hueco de la
mano y bebi6 en 61. Durante la misa miraba a los san-
tos, y su imaginaci6n se apoyaba en ellos y saltaba
mis allA. Una iglesia sin santos (lastima que no hubie-
ra mAs y fueran mas bonitos) no tendria sentido. El
cura habia visto a aquella mujer asistir fielmente a la
misa muchas veces con los nilios, uno a cada lado, y
les cobr6 afecto. A veces, Clara se paraba en el p6rtico,
despu6s de la misa, hablando con otras mujeres, y el
cura se ponia a jugar con Pedro, que le decia palabras
en latin. Aquel nifio pobre era un milagro para el cura.
Pedro le preguntaba entonces qu6 hacian aquellos san-
tos en el cielo, y el cura le iba explicando toda la po-




EL NOGBERO 1i

litica celeste del limbo, el purgatorio y el inferno. Le
pintaba el infierno con las tintas mas horrible, pero
el cura no tenia tintas con qu6 pintar el cielo que com-
pensaran las del infierno. El cielo era inefable, el infier-
no no. Pedro veia claramente el infierno en su ima-
ginaci6n, pero nunca pudo ver el cielo. Aquello des-
pert6 en 61 un laberinto de sombras y claros que lo
hacian estremecerse. Todas las noches, al acostarse,
veia bajar, al cerrar los ojos, una catarata de tierras,
casas, Arboles y gentes; veia ojos sueltos, bocas abier-
tas, pies con alas, un apocalipsis. El cura no le habia
dado la Biblia, pero 61 habia encontrado una oculta
en un cofre de su padre y la habia leido secretamente.
Luego la mostr6 al cura y Aste ech6 un largo serm6n
a Clara por haber permitido que el nilio leyera el
libro sagrado sin previa glosa. El cura le quit la
Biblia y le impuso la penitencia de ir todos los do-
mingos con su hermana a aprender el catecismo. El
cura ensefiaba catecismo a muchos nifios en la sacris-
tia, y al que asistia doce domingos seguidos le daba
una perra gorda. Pedro gan6 various premios.


En su cabeza se encontraban ahora la geograffa del
d6mine (en la que habia much de Marco Polo), las
leyendas de santos y de condenados del cura, las aven-
turas marinas de su tio Fernando, los heroismos de
la historic y su imaginaci6n. Esta filtima barajaba a
todo lo demAs y de alli salian las mentiras mAs extra-
ordinarias. Ademis de memorial, Pedro tenia imagina-
ci6n, caso raro. Estudiaba con voracidad en el colegio
y en la casa; pero a veces le daban mareos y perdia
a memorial por algunos minutes. Para evitarlo, Fer-
nando le marc las horas de studio para las distintas
asignaturas, fijAndole otras para que saliera a jugar
al solar. El nifio preferia quedarse en el patio con-
tndole mentiras y leyendas a su hermana o irse al
muelle. Rosa caia absorbida por las fAbulas y deliraba
e gozo y miedo. Las horas en que Pedro no estudia-
a, Rosa se las pasaba escuchando sus cuentos y lo-
ando, pero no podia separarse de 6l. Los duendes, de-
onios y santos que vagaban por la fantasia del nifio
os rodeaban y empujaban uno contra el otro. Los veian




14 LINO NOVAS CALVO

trepar por encima de la tapia, mostrar sus dientes
grandes, sus ojos de fuego, sus pezufias de cabra, sus
rabos y sus alas. Rosa se abrazaba a Pedro gritando;
pero si 6ste callaba le pedia que contara otro. Todavia
usaba carbones para pintar en la pared, el suelo, las
puertas y cuanto habia, y estas figures representaban
ahora figures hist6ricas, fantasticas y paises remotos.
Sobre todo habia siempre un buque de pirates. Fer-
nando creia que un buen marino tenia que llevar en si,
aunque fuese oculto, al pirata. Aquellas figures se mo-
vian, hablaban, peleaban, entraban por las chimeneas,
apagaban los candiles, se comian a los nifios, desnu-
daban a los viejos, se bebian el agua toda de un rio, de-
rrumbaban casas, caminaban a pie sobre el mar, barrian
las estrellas, el sol y la luna con una escoba, llevaban va-
cas y caballos por el aire, partisan las alas al viento,
abrian el mundo de un mandoble y hacian otras mu-
chas cosas extrailas. La misma Clara se dejaba en-
volver por las mitologias de Pedro y se estremecia al
entrar en el patio. Rosa se enferm6 varias veces de
miedo y ella misma di6 en delirar asi en la fiebre; pero
cuando Clara trataba de separarla de su hermano o cas-
tigaba a 6ste por infundirle miedo (e infundirselo a
si), los dos se negaban a comer y lloraban, tirados en
el suelo, abrazados, hasta enfermarse. Aquella fanta-
sia descabellada era lo que hacia de Pedro un nifio
timido. Las cosas y los actos los veia siempre agran-
dados y nadando sobre la tierra. Una pelea con otro
nifio se le figuraba a muerte, y 61 no queria morir.


Fernando cumpli6 su promesa, y a los diez afios Pe-
dro ingres6 en la Escuela Niutica de la ciudad, pero
sin dejar de asistir tambien a las classes del d6mine.
Tambien esto lleg6 a los de Trava, que rumorearon
para ellos muchas conjeturas. Don Antonio, el padre
de Clara, mand6 a su hija una carta diciendole que
bastaba con lo que habia hecho; que las gentes habla-
ban de ella, y que era mejor que se reformase o se
fuese de la ciudad. Creian que lo que ganaba cosiendo
no le daria para educar al nilio de aquel modo. El d6-
mine habia desparramado la fama de aquel nifio, que
necesitaba freno para que no aprendiese demasiado, y





EL NEGRERO


su professor de la Escuela NAutica vino a confirmarlo.
El dnico defecto que tenia Pedro era su vicio de fan-
tasear, mentir y preguntar lo que no le importaba (pa-
sarse de listo, decian). Pero luego se encerraba en un
mutismo Arabe. Tenia la piel final, los ojos azules y el
pelo negro.


Clara trabajaba noche y dia y ensefiaba a Rosa a
leer, escribir y border. Sus horas se las r6partian el
suefio, la casa, la costura y los recorridos que hacia
por las casas buscando trabajo. Volvia trajes de hom-
bres y hacia vestidos para mujeres ni pobres ni ricas.
Estaba cansada de estar sola, pero no queria meter en
casa un hombre que, a lo mejor, le maltratara a los
nifios. Pero esta carta de su padre, la conmovi6 mAs
que los requiebros de un pescador, Ilamado Job, viudo
ypropietario de un falucho. Este hombre recogi6 los
frutos de aquella carta que no habia escrito. Era viu-
o, tenia un hijo ya grande y Ilevaba quince afios a
Clara. Todos los dias (vivia al lado) se paraba ante
su puerta y hablaba con ella cuando no salia al mar.
Clara habia decidido cerrar la puerta y meters en su
casa y Ilorar (los nifios la veian y no sabian por qu6
loraba, pero toda la familiar era muy sensible). Aqu6l
era el (nico hombre que la habia requerido de verdad
y se sentia sola. Cuando recibi6 la carta de su padre
i6 y llor6 a la vez, y al otro dia mand6 a Job que pa-
sara adentro y se le di6. "No he podido resistir mas",
e dijo. En seguida se casaron, y el pescador vino a
vivir a la misma casa, que s6lo tenia una alcoba, un
comedor, la cocina, una saleta y el patio. Pedro y Rosa
dormian en una cama pequefia junto a los padres.
Job era un hombre bueno, pero bruto. Era un pes-
ador curtido, y todo en la vida lo trataba como pa-
r6n. El mismo amor a Clara, que habia recibido de
oven una educaci6n refinada, lo habia hecho asi. Clara
emia por sus hijos; pero como Fernando venia con
recuencia a casa y habia asumido el tutelaje de Pe-
ro, al principio Job no se meti6 con 61. Lo veia en-
rar y salir y pensaba que siempre seria un chupador
e gentes, que no trabajarfa. Cuando iba Fernando,
edro contaba cuanto habia aprendido, que era much,





if LINO NOVAS CALVO

y Job ladeaba la oreja para oir. Aquello le parecia
muy extrafio. El nifio parecia humillarlo con las tram-
pas de ]os libros, hechos para epatar a los que traba-
jaban. Esto le hizo tomar odio al nilio y lo miraba
como a un pez resbaloso. Daba vueltas en torno a Q1
como ur tigre para echarle la zarpa, con el labio frun-
cido, ensefiando el colmillo. La sombra de Fernando
protegia a Pedro, y Job se iba a la mar con su hijo.
Clara le habia dicho: "Nos casamos a condici6n de que
no te meters con mis hijos." Pero Job adquiri6 pron-
to dominion sobre su mujer. Clara habia ahogado en si
tanto Uoro que parecia hab4rsele coagulado dentro,
impidiendo que su alma se moviera con libertad, como
nadando en cera. Asi Job la manej6 pronto a su volun-
tad. La mandaba con el pescado a la plaza y a veces
le daba empellones, decia, por no echarle un nudo al
cuello (aunque esto se le pasaba pronto). El hijo de
Job dormia en casa de una tia y trabajaba con 6l.
Clara parecia agostada, como si pasara el fuego so-
bre ella.


Job se alegr6 de una cosa que le pas6 a Pedro. .ste
no era para los condiscipulos mas que un empoll6n que
almacenaba cuanto habia en la memorial y luego lo
papagueaba a los profesores. Las mismas mentiras y
creaciones que les contaba a la salida, decian, se las
habia ensefiado alguien. Pero estos cuentos de duen-
des y pirates dieron en atraer a los condiscipulos, que
lo levaban a la fuerza al solar y le hacian contarlos.
Mas de doce nifios se le reunian en derredor y escu-
chaban con la boca abierta. Luego le tiraban del pelo
y le daban puntapids para vengarse de que sabia mis
que ellos. Pedro aguantaba, retrocediendo hasta el muro
posterior de su casa, y alli permanecia a raya, indeciso
de si debia o no sacar una sevillana que l1evaba entire
la piel y la camisa. Pero los golpes eran flojos y el or-
gullo del muchacho no sufria (puesto que pensaba:
"De un soplo los haria desaparecer a todos si no te-
miera matar a alguno"). Su imaginaci6n fabulosa ma-
nejaba series fantasticos al principio, pero luego to-
maba personajes conocidos y les hacia hacer cosas
raras. Un dia se le ocurri6 imaginarse al d6mine dor-




EL NBORBBO 17

mido sobre una mesa (a veces lo hacia asi) y una ban-
dada de gatos trepando por 61 en busca de los pesca-
dos que los discipulos le habian metido en los bolsillos.
Esto di6 la idea y entire unos cuantos decidieron hacer
real lo imaginado. Un dia esdondieron cuatro gatos bajo
un cesto en el pasillo, y cuando el d6mine dej6 caer la
cabeza le metieron pescados en los bolsillos y sobre la
mesa y soltaron los gatos sobre 41. El d6mine perma-
necia con los pies fuera de las zapatillas y sobre la
mesa tenia una caja de bolitas de hierro aristadas so-
bre las cuales obligaba a algunos a arrodillarse. Al sen-
tir los gatos sobre si, el d6mine salt6 con la cafia a
palos con ellos y luego se fu6 descalzo sobre los dis-
cipulos. Pedro se apoder6 de la caja de bolitas y las
desparram6 ante el maestro, que cay6 al suelo con los
pies heridos, gritando. Entretanto, todos huyeron y
Pedro tambi6n. Como resultado, 6ste qued6 expulsado
del colegio. Pedro supo con el tiempo que aquel m6todo
de hierepi6s lo usaban los marines contra las suble-
vaciones. En casa, Job aprovech6 la ocasi6n para dar-
le la primer paliza al sabichoso, y asi se asegur6, al
parecer, su sometimiento. Le obligaba a trabajar en
las horas que le sobraban de la Escuela Nautica, le ha-
cia despalmar el falucho al regreso y siempre que lo
veia inclinado sobre un libro encontraba algo que man-
darle. Pero Fernando seguia visitando la casa a cada
vuelta y Job respetaba los studios de Pedro en la
Escuela NAutica.


Pero de golpe Fernando recibi6 el mando de un bar-
co mercante que navegaba entire Cadiz y las Antillas.
Fernando dej6 el encargo de que no se interrumpieran
los studios; pero cuando hubo desaparecido, Job cort6
de tajo la carrera de Pedro. Dijo que no era mejor que
los demis para recibir una carrera y que o se largaba
de la casa o iba con 61 al mar, como lo hacia su hijo.
El hijo de Job se lamaba Bartolo y tenia entonces
veinte afios. Era bruto y fuerte como su padre. Pedro
no pudo oponerse y Clara tampoco. Rosa, que deliraba
de amor por su hermano, llor6 dias seguidos cuando
Job se llev6 a Pedro a pescar. S61o se le permiti6, como
much, llevar un libro, que leia a tirones, robando al





18 LINO NOVAS CALVO

suefio. A veces se pasaba una semana y mis fuera y
regresaban rendidos. Clara habia perdido toda su vo-
luntad y energia y no pudo oponerse a su marido. No
hizo mas que ilorar y despedirle a besos. Pedro, por
otra parte, nada podia hacer. Era demasiado impre-
sionable para resistir y sus propias fantasias le ha-
bian dado un temple que temblaba ante todo. Ademis,
su imaginaci6n le tiraba al mar. Aquello le di6 oca-
si6n de verificar y practicar sus studios te6ricos. Y
otra cosa: Pedro tenia trece afios; su padrastro s6lo
habia visto en 61 a un aprendiz de sefiorito que no ser-
via para nada sino para despreciarlo, y el mar di6
oportunidades al joven. En poco tiempo conocia los
nombres de cada parte del barco y maniobraba como
Bartolo. Job qued6 como arriado en si mismo, descon-
certado de ver la rapidez y precision con que el jo-
ven maniobraba, adivinando las 6rdenes antes de reci-
birlas. Y no s6lo era habil. Cuando se le endurecieron
las manos se vi6 que tambi6n era fuerte y resistente.
Nadie podia sospechar que su cuerpo, delgado y cim-
breante, contuviese tan grande cantidad de energia.
Pero esto lo hacia tambi6n, en gran parte, la imagi-
naci6n. El padrastro, segunda vez humillado, 6sta es
su especialidad, no sabia si abofetearlo, morderlo o ti-
rarlo por la borda, y lo mismo le pasaba a Bartolo.
A Job le habia irritado que un chico de su clase qui-
siese pasarse de ella y hacerse superior. &Que derecho
tenia a dejar atras a los suyos? Y ahora, con su cuer-
po de junco y sus afios tiernos, queriendo emparejarse
con los que llevaban muchos afios capeando borrascas
y halando redes en la mar! Tampoco a esto tenia de-
recho. Todos los que trabajaban con Job en el falu-
cho pensaban lo mismo. Pedro era alli el esclavo de
todos, y todos los trabajos pasaban alguna vez por
su mano. Tenia que limpiar, abrir pescado, ayudar en
la maniobra, halar del aparejo. En el primer levante
que los envolvi6 Job le amarr6 al gobernalle, y cuando
le sac6 Pedro cay6 sin sentido y ech6 sangre por la
boca y la nariz. La gente crey6 que moria. El barco
habia danzado seis horas seguidas sobre las olas, de
noche, y las rachas silbaban en los palos. Vi6 pasar
las velas sobre su cabeza como las aves fabulosas de
sus fabulas, y los pescadores derribaron los palos, que




EL NRGGRRO 19

cayeron al mar y mataron un hombre. Luego siguie-
ron a remo, a obscuras, sin mas brdjula que la que el
hombre de mar Ileva en si. S61o al fin de la estaci6n
de pesca podia el joven volver a sus studios de Nau-
tica, Historia y Geografia que mezclara con las le-
yendas.


Rosa ayudaba a su madre, y al regresar Pedro del
mar volvia a engancharse a 61. Como en la casa no ha-
bia mfs camas (Job tenia tambidn el defecto, no anda-
luz, de ser avaricioso y ahorrativo), todavia dormian
juntos, iban juntos a la misa y hablaban mal del pa-
drastro. Rosa esperaba que Pedro tendria algin dia
un barco suyo y la llevaria al mar. Clara, dominada
por Job, no podia darles bastante calor, y los dos her-
manos se apretaban mas uno contra el otro por den-
tro. A veces se encuentran en la calle a algdn pariente
del otro lado y no les habla. Definitivamente, estin so-
los. Pero Pedro tiene su imaginaci6n y su alma de
pirata y la vida dura no hace sino exaltarle mis. Es
flexible, se allana a la autoridad del padrastro, pero en-
cuentra siempre medio de violar leyes. En su ilti-
ma confesi6n el confesor (era un cura nuevo en la pa-
rroquia) le explic6 todos los grades del sexto. Le dijo
que la fornicaci6n era admitida por Dios en el matri-
monio; que fuera de 6l, entire sangres distintas, era
perdonable por la confesi6n y el arrepentimiento; pero
que entire sangres iguales no teniaperd6n y el pe-
cador seria condenado. El confesor le pregunt6 tam-
bien si tenia hermanas, y le dijo que no se debia ju-
gar con ellas, porque el diablo no hacia otra cosa que
tender lazos. Aquel diablo que tanto execraban las
gentes debia de ser un gran personaje, y la imagina-
ci6n de Pedro comenz6 a bailar. Asi naci6 el pecado.


Entretanto, Pedro se iba empapando de la vida del
mar y del puerto. Aqui hablaba con los mariners ex-
tranjeros, se enteraba de la invasion de los franceses
y oia por primera vez el nombre de aquel gran pirata de
tierra que los mariners italianos llamaban Napoleone.
Con 6stos aprendia algo de la navegaci6n en el Medi-




LINO NOVAS CALVO


terraneo y enriquecia su conocimiento de idiomas. A
esto agregaba el hibito de la lucha. Al principio su
madre le cortaba el pelo, dejAndole trasquilones, pero
luego se lo dej6 crecer y le formaba ondas sobre las
orejas, por donde navegaban las palabras de los hom-
bres (las Anicas que navegaban) y el choque de las
facas en las tascas, y de alli naci6 el honor.


A pocas puertas vivia un antiguo marinero (ahora
vendedor de boquerones). Tenia la piel morena, la bar-
ba blanca y la memorial frutada de misterios del mar.
Pedro se colaba en su guarida a escucharle. Vivia solo
en una perrera de tablas, al fondo de una casa vieja.
Los dos se sentaban en una yacija de jarcia pasada
y redes rotas, con una mariposa de aceite al lado. Un
gato se enroscaba a sus pies. Pedro se echaba junto
al gato, y el viejo iba dejando caer en sus oidos mila-
gros verdaderos, accidents y luchas de fuerzas ocul-
tas en la vida del mar. Diez aios habia sido pescador
y diez pilot de derrota por las costas de Portugal y
el Cantibrico. Todos los sucesos de su carrera habian
estado movidos por fuerzas ocultas que anidaban de-
bajo de las alas del viento, en el vientre de las olas
o en el cerebro de las nubes. Estos series se manifes-
taban de distintas formas. El viejo habia visto una
noche, en una calma, una multitud de gatos mayando
en torno al buque, con fuegos de San Telmo en los
ojos, mientras los mariners se morian de sed y se iban
tirando al agua, y los gatos los iban comiendo. En otra
ocasi6n habia caido una lluvia de mariposas de cera
que encartonaba las velas. Al volver a su casa Pedro
no se atrevia a mirar a los lados. La voz de los sere-
nos, o el tintineo de las Ilaves, o el aleteo de la brisa
le hacia saltar. Entonces se metia en la cama y bus-
caba la realidad de Rosa.


En la 6poca de la vendeja las embarcaciones no ca-
bian en el puerto. Venian barcos de muchos puertos
de Europa en busca de pasa y almendra, y Pedro se
mezclaba con los mariners. En estos barcos venian
tambi6n mujeres que pasaban a Am6rica en los de




EL NEGRERO U

C~diz. MAlaga era entonces un lugar adecuado para
desertar y meter contrabando de armas. Las gentes
no cabian en las posadas y algunas dormian a des-
campado por las faldas de las colinas. De noche habia
rifias, risas y cantos. Algunos barcos servian de nido
a las zorras. Todo esto se barajaba en torno de Pedro,
que se iba nutriendo del fatalismo de aquellas gentes
errantes, sin fe, agarradas a la superstici6n y al ho-
nor, que irrumpia a veces violentamente como un ti-
f6n en una calma.


A fines de esta estaci6n ocurri6 la cosa innatural.
Salvo matar, Pedro habia cometido todos los pecados.
El hecho no era nuevo (y habia tenido origen por la
proximidad de las dos camas); pero hasta entonces no
se descubri6. Rosa tenia quince afios y no habia tenido
ningin novio. Era bella, y su cuerpo vibraba; pero
no se la veia en la calle sino con su hermano. Pedro
llegaba con el padrastro del mar, y Rosa estaba en la
cama, y Clara llorando. Al ver a Pedro, Clara se acerc6
a 61 y le dijo:
-Huye, porque si no te van a matar.
Rosa estaba encinta. Pero ya era tarde. Al descu-
brirlo Clara la apale6 y luego qued6 aplastada, Ilo-
rando. Los vecinos habian oido los gritos y arrimado
las orejas a la puerta. Clara gritaba loca y todo se
descubri6. Un rebafio de gente, grandes y chicos, ro-
dearon la casa, con los bolsillos y los mandiles llenos
de piedras, en espera de que saliese Pedro. Y cuando
sali6 las piedras y los cencerros y los gritos Ilovieron
sobre 6l. Pedro di6 en correr y la turba a seguirlo, has-
ta que se ech6 al agua y nad6 sumergido hasta la Ca-
leta, donde habia un velero de Mallorca. La turba lo
perdi6 de vista y la noche vino a taparlo todo.





LIBRO SE G U N D O


La Nostra Dona del Carmen no vino a descubrir al
poliz6n hasta el mediodia siguiente, cuando habia ya
largado velas. Los centinelas lo habian visto arrastrar-
se sobre cubierta, mojado, desnudo de la cintura para
arriba, descalzo, y lo habian dejado. El capitan, Ila-
rado Matias Barcel6, queria echarlo al agua, viendo
que era delgado y joven y apenas le serviria para nada.
Pero el contramaestre se opuso y acudieron algunos
pasajeros. El barco era de carga, pero en esta estaci6n
todos los barcos llevaban algin pasajero. Alli iba una
mujer Ilamada la Petra, que todos los afios venia de
Barcelona a Malaga durante la vendeja, y reconoci6
a Pedro por una costura que tenia en el hombro dere-
cho (pues Pedro era zurdo). Se la habia visto hacer.
Pedro habia tenido un desafio con un portuguds en
una fonda donde paraba Petra, que iba alli a alqui-
larse, y los dos habian salido a un callej6n con las
facas en la mano. Petra los sigui6 (y dijo que la re-
yerta habia sido por su culpa) y luego cur6 su herida.
En cuanto vi6 a Pedro en el barco con el busto al aire,
los brazos caidos y los ojos muy abiertos clavados en
el capitin, se fu6 hacia 61 y comenz6 a besarlo. Aque-
lla mujer andaba siempre en busca de j6venes que le
ayudaran a recorder el pasado y la acompafiaran en
aquella soledad en que vivia, contra el mundo, como
si fueran hijos suyos. Ahora iba sola y de mal humor,
porque no habia hecho muy buen negocio, y decia que
todo el mundo deseaba verla muerta o podrida. Era una




SLINO NOVAS CALVO

mujer muy resentida y celosa, y Pedro se vi6 envuelto
y arrastrado por ella hacia una torre o chalet que tenia
en el barrio de San Gervasio de Gasolas. Alli vivia Pe-
tra, sola, junto a otra torre, donde vivia un hombre,
solo tambi6n, l1amado Vilanova. Se decia en el barrio
que Vilanova estaba loco. Se pasaba el afio paseando
por la casa, leyendo libros y hablando solo. Durante
muchos afios habia sido cosechero de cafe en Puerto
Rico, y las gentes decian que una esclava suya le ha-
bia dado un bebedizo. La Petra iba a trabajar de no-
che-al centro de la ciudad y Pedro resolvi6 visitar a
Vilanova. Sste vivia entire tapices chillones, libros de
filosofia y tenia una vitrina llena de toda clase de
armas. En otra tenia trofeos aztecas y toltecas, cabe-
zas de indios reducidas, mantas, jarrones, espuelas de
plata y otras cosas. Usaba bigote mogol, jipijapa y
guayabera. Vilanova se paseaba solo por su casa y los
chicos vecinos iban a espiarle por las ventanas y le
tiraban piedras. Pedro no lo encontr6 tan loco. El hom-
bre lo recibi6 y le habl6 de America, de la trata negre-
ra y de filosofia.
-No vayas nunca a America, ni confies nunca de
las gentes de color, muchacho -le dijo Vilanova.


Petra visti6 a Pedro y le di6 alg6n dinero, cosa casi
desconocida entonces en Espafia. La mujer gruiia cons-
tantemente, dici4ndole que ya no la queria, que le ha-
bian dicho miraba a otras en su ausencia y que si al-
gun dia la engafiaba lo mataria. Venia de sobre ma-
fiana y empollaba sobre 61 y le clavaba los dientes y
las ufias. Pedro se cans6 de ella, y un dia fu6 a enro-
larse a un barco portugu6s que no pagaba tripulacion.
Era la goleta de un judio, que vivia en ella con toda
su familiar, y erraba sin ruta fija cargada de las mer-
cancias mis extrailas. En ocasiones hacia tambidn con-
trabando. En los puertos donde tocaba encontraba siem-
pre mariners que querian cambiar de sitio y trabaja-
ban gratis durante un tramo de costa. Generalmente,
cargaba objetos robados y de empefio, que vendia a los
empeflistas judios del Mediterraneo. Llevaba reliquias
de iglesias, ropas, armas, prendas, libros y un sinfin
de cosas mAs. El capitAn, Ilamado Cunha Souza, lleva-





EL NEGRBRO f5

ba tambien a bordo su familiar. Este aiio dominaba
el poniente en el Estrecho y Cunha iba falto de tri-
pulaci6n. Pero antes tendrian que tocar en Malaga.
Pedro habl6 con el capitin, contandole una mentira.
Dijo que habia huido de su casa porque le habian pe-
gado y que no queria bajar a tierra (pues la descarga
solian hacerla los grumetes), y el capit6n le prometi6
dejarlo a bordo. La mujer del capitin cocinaba para
la tripulaci6n y la del judio llevaba las cuentas y el
diario de a bordo. Un hijo hacia de pafiolero y otro
de sobrecargo. El capitin no tenia hijos. El recorrido
era, generalmente, de Palermo a Bilbao. Ahora ponian
proa al poniente.


Cuando Petra lleg6 a su torre ya Pedro estaba mar
afuera. El viento era frescach6n. Siguieron barajando
la costa hasta Tarragona, luego Cartagena, al amanecer
montaron la punta de los Cantales y recalaron en Ma-
laga con sol. Alli demoraron dos semanas y Pedro
mand6 a un marinero portugu6s, con el cual habia he-
cho amistad, a averiguar lo que pasaba en su casa. La
noticia corria por el puerto: Rosa habia malparido y
Pedro, decian, se habia ahogado. Rosa seguia con su
madre y su padrastro, pero nadie de afuera le veia el
rostro. Las gentes habian hecho coplas y apedreado su
casa y Job habia tenido que defenderla a tiros.
En Malaga advirtieron al capitan que no se lanzara
al estrecho hasta que mejorara el tiempo. La bahia de
Algeciras y surgideros cercanos estaban Ilenos de ve-
las plegadas en espera del levante, y muchas se fueron
a pique aquel aio. Esto habia cundido por el Medite-
rrAneo; los mariners sin ruta, errantes, sin sueldo,
habian quedado prendidos en los garfios de la costa.
La goleta tendria que pasar el estrecho con media tri-
pulaci6n. Pero en el capitin quedaba como un eco de los
gritos portugueses del mar y no temblaba, y Pedro
tampoco. Cunha Souza di6 en cobrar afecto al gru-
mete. En general, en este barco escaseaba siempre la
tripulaci6n, y el trabajo era duro y largo, pero no era
costumbre pegar a los mariners sin sueldo. Lo mis
que se hacia era matarlos de hambre, y apalearlos y
castigarlos en la cofa cuando robaban qu6 comer. S61o




f6 LINO NOVAS CALVO

una vez, decian, habian colgado uno de la verga del ma-
yor, y eso porque habia entrado en la cAmara de la hija
del judio, que la guardaba con tanto amor como el oro
de sus areas.


Salieron de MAlaga para Tinger, tras una calma en
que se habian manifestado sefiales sutiles. Las calls
se habian humedecido, se habian desazogado los espe-
jos, los sonidos cundian a grandes distancias por una
atm6sfera demasiado transparent y la playa exhalaba
un intense olor a marisco. Poco despubs de larger ve-
las sopl6 fresquito del nordeste y cayeron chubascos.
El levante arreci6. El capitan comenz6 a otear la ce-
rraz6n y ventear las rachas. Algunos mariners en-
grasaban las bombas. El levante era cada vez mas duro,
pero era favorable, y el barco (goleta de velacho) se-
guia barajando fuera de la corriente general. Pero el
peligro estaba a la vista de quien, como Pedro, habia
estudiado Meteorologia, y advirti6 la conveniencia de
comprar repuesto de aparejos en Gibraltar. La goleta
no llevaba mis trapos que los puestos ni mis palos
que los erguidos. El duefio y su mujer dieron en gritar
y sembrar palabras al viento y caminar de un lado
para otro y recontar los cuartos. Cunha no podia subs-
traerse al miedo que Pedro le habia metido en el cuer-
po. Mand6 poner proa a Gibraltar, con vientos favora-
bles adn. Al aproximarse amain6 el levante y cost
trabajo veneer la corriente. Gibraltar, puerto franco,
era un almac6n de todo, y sobre todo de aparejos. Los
barcos que iban a desembocar el estrecho se equipaban
alli para hacerlo y los que lo habian embocado des-
cargaban o arribaban para reparaciones. La poblaci6n
tenia adn las sefiales del sitio de tres afios, y Cunha ha-
b16 a Pedro de los ingleses. Dijo que aquel promontorio
era la Have del mundo, y que los ingleses, gentes falsas
y aprovechadas, tenian la Have de todo. Andan siempre
juntos, como las hormigas, y viven del robo, dijo. El
judio habia bajado a tierra a comprar jarcia y madera
de respeto. El levante habia enmohecido todos los hie-
rros, y ahora parecia cansado, y sin levante no podrian
cruzar el estrecho. Pero el este soplaba a rachas, en-
tre cerraz6n y chubascos. Pedro habia hecho sus calcu-




EL NEGRERO


os (deseaba comprobar sus conocimientos) y los pre-
sent6 al capitan. La goleta se daria a la vela a media
vaciante, Ilegaria a la punta del Acebuche al principiar
la creciente, fondearia al redorso de Tarifa, y con la
creciente largaria trapo rumbo a TUnger.
-Esto es much saber para un grumete --dijo el
apitfn.
Ahora le entr6 a Pedro un deseo extrafio para mu-
cha gente. Gracias a sus presagios, leidos en la calma
de Malaga, habian fondeado en Gibraltar, y le entraba
un deseo loco de que el presagio se cumpliera, de que
las mangas se tragaran el velamen. El chico timido
desaparecia ante el peligro grande. En los Bandazos
habia encetado la espalda y los brazos contra la jarcia
y el agua del mar blanqueado las heridas, como labios
de negras. Cunha le pregunt6 si no le escocian.
-Nada me escuece nunca -dijo Pedro.
El capitin dirigi6 el voltejeo para montar la isla de
Tarifa, pero el levante se habia enfrentado ya con el
vendaval. Waste pugnaba por desalojar al primero del
estrecho, por volver a meterlo en su saco del Medite-
rraneo y alli comerlo vivo. En ocasiones, el poniente
lograba meter al enemigo de enfrente en huida y lo
perseguia hasta C6rcega y Cerdefia. Los dos vientos se
encuentran eternamente en el estrecho y a veces, en
invierno, cuando tienen frio, forman una zona neutral
de calmas. Es su frontera peligrosa para los-marinos.
Esta vez el levante mand6 a la goleta de un soplo a
esa zona. Alli la abandon. La goleta se fu6 aquietan-
do y las velas flamearon. En la calma, zona neutral
de los vientos, era donde nacian las mangas. Cunha
mand6 aferrar todo el aparejo, y asegurar las vergas.
Las mujeres dieron en gritar. Cerraron las escotillas
y aguardaron la noche a palo seco. En aquella calma,
los sonidos, sin eco, llegaban muy lejos. Desde lejos
se sinti6 a las mangueras avanzando hacia oriented, con
un son acompasado, como rezo de Animas. La gente se
meti6 bajo cubierta a toda prisa. Ocho mangueras
avanzaron rezando, cogieron la goleta en el medio, la
hicieron virar en redondo y se fueron con el mesana,
las velas y los masteleros. El grito de mando fu6:
iA las bombs!
Con el amanecer se levant otra vez el levante, se





g LINO NOVAS CALVO

fu6 al asalto del poniente y lo meti6 de un empuj6n en
el Atlantico. Con esto atravesaron el estrecho, barlo-
venteando sobre Africa, dejando caer el ancla a cada
paso, por las areas contrarias, proa a Tanger. El ca-
pitan puso a Pedro al tim6n, y el sol le lami6 las Ilagas.
El judio lo miraba sospechosamente. Creia que Pedro
habia producido las mangueras, para hacerle gastar
dinero, por alguna arte mala; pero Cunha Souza hubie-
ra querido darle un barco en premio; mas s6lo lo dijo
a su mujer. Pasta estaba siempre en guerra con la del
judio. Ambas eran mallorquinas, s6lo que la del capi-
tfn no era chueta.
El duedio de la goleta tenia consignatarios en Tanger
y 6stos intervenian con el jerife Abdesalam-ben-Abd-
sadok para el contrabando. En casi todos los puertos
tenia algo asi. Los judios del zoco chico tenian en sus
casas almacenes de todo y la goleta era un resume de
todos ellos. Muchos de los objetos comprados en Tfn-
ger eran robados por los rifefios, las gentes de la ribe-
ra, a los europeos y empefiados en casa de los judios.
Cuando en Espafia encontraba oro o piedras preciosas
los llevaba a un amigo banquero, Shalom Abensur, o
a las families Cohen y Nahon. El jerife estaba en con-
nivencia con estos y con los mercaderes ingleses de
Gibraltar, que compraban granos y ganados y vendian
whisky. Durante el mando de este jerife habia mu-
chos barcos en el puerto y el zoco estaba lReno de ma-
rineros borrachos, revolcados entire las families de mer-
caderes, los encantadores de serpientes y los mendigos.
Todos los ladrones y truhanes vagaban por el zoco vie-
jo. A veces pasaban espafioles con capa y judios de
banca. De Londres, Paris y Barcelona iban rameras
que se alojaban en tugurios de judios. A veces se las
compraba por prendas, y se iban a dar a los barcos.
Realmente, aqu6lla era una gran lecci6n para un ro-
mAntico como era Pedro.
TAnger era riesgoso en invierno, pero s6lo entonces
abundaba el agua, que caia del cielo. Las almadias las
vendian en torno a los buques y los negros en las ram-
pas de las calls. Aqui se encontr6 Pedro por primera
vez con esta raza, y descubri6 que el mismo Cunha ha-
bia sido negrero. En el segundo viaje se le habia suble-
vado la tripulaci6n y lo habian abandonado en un bote





EL NEOZGS O 9s

cerca de Recife. Desde entonces habia abandonado la
trata. La primera vez, dijo, habia comprado negros
cerca de Tinger a una factoria flotante. Los ladrones
los secuestraban por las noches en la ciudad, los me-
tian en lanchas y los l1evaban a aquel barco, propiedad
de un portugu6s, que los traspasaba a los negreros.
Los negros permanecian a veces much tiempo en la
cala, y cuando los sacaban estaban muertos, o enfer-
mos, o eran espina pura. Tambien los rifeiios vendian
negros o negroides, que acusaban de infieles, y los
traian en caravanas. En otro tiempo, a fines del siglo,
el mismo sultan habia vendido una milicia, y los eunu-
cos mal castrados o enfermos los entregaban a los
traficantes judios, que los vendian baratos y a veces
los pasaban por enteros. De alli habia venido la cos-
tumbre de los compradores de registrarlos bien. Todo
lo que va pasando es una lecci6n.
En esta goleta (como en todo, dijo Cunha) los ran-
gos estaban bien espaciados. En el castillo de popa, a
un nivel median sobre la cubierta superior teniaa dos),
estaba la cAmara del capitan y la de sus oficiales (no
habia mis oficiales que el contramaestre, pero se im-
provisaban entire los mariners expertss; a proa del
mayor, un poco mas alta, la del duefio y su familiar,
y en el castillo de proa la marineria de arribada, sin
sueldo. El capitin escogia sus oficiales (timonel, etc&-
tera), entire esta gente.
Mientras el judio andaba en negocios por la ciudad,
Cunha contaba a Pedro (realmente la familiaridad era
excesiva entire un capitan y un grumete) hechos del
mar, suyos y de otros. Muchos eran ciertos y se refe-
rian a los navegantes de Os Lusiadas. Por primer
vez vi6 Pedro la ruta de la aventura. Desde la cubierta
de la Errante vi6 pasar en imagen, en las palabras
del capitin, las naos hacia el sur, portuguesas prime-
ro, inglesas despues. Luego veia regresar a las ingle-
sas cargadas de botin, mas no a las otras., El capitan
Cunha hacia de esto ballestas para sus palabras dispa-
radas desde la patria, pero Pedro s6lo veia la aventura
pura, sin bandera. Lo que en el capitin habia de por-
tugues borraba lo que habia de judio. Pedro hacia en
si un equilibrio entire el duefio de la Errante, mercader
de todo, y el capitan, fantaseador de todo.





LINO NOVAS CALVO


Cargada la goleta en Tinger, el judio echaba todo
el mundo a tierra por una noche y metia a bordo sus
corresponsales. Nadie mis asistia a aquellas reuniones,
donde se hablaba de n6meros y de religion.
En el puerto y por el zoco chico colgaban gentes de
todos los paises, vestiduras y religiones. El capitAn y
Pedro caminaron al azar hasta el zoco de afuera, don.
de vieron un caso raro. Era un negro aguador acucli-
llado en una acera, que di6 en correr, aullando, al ver a
Cunha. El negro habia sido vendido al capitan, y 6ste,
al descubrir que era eunuco, a la salida, lo habia tirado
al agua. Lo habia recogido un pescador.
Con Ia amanecida levaron el ancla con sureste benig-
no. En la travesia, Cunha cont6 a Pedro un caso extra-
fio. Dijo que algunos judios de TAnger enterraban en
las tumbas de sus familiares sus tesoros; un rifefio
que habia descubierto el secret habia ido de noche a
saquear una de aquellas tumbas, y al otro dia habia
ido a empefiar los objetos a casa del propio duefio. Por
primera vez vi6 el capitan estremecerse a Pedro. Aque-
Ilas palabras le sonaban como martillazos en la tumba
de noche. Nadie sabe por qu6.
Entraron en Cadiz con viraz6n fresquita. Pedro se
adentr6 en la ciudad t6rmino de su viaje. "El hombre
es un metal templado por el fuego de dentro y el tem-
poral de fuera. Lo primero es la ley que hay en l,
luego el fuego que derrite esa- ley y al final los golpes
que la modelan y la temperature que le da filo." Dis-
curso del capitAn Cunha Souza al despedir a Pedro en
el puente de la Errante.


Era esto en 1814. Resonaban afn los ecos de los ca-
fiones de Soult, y de los balcones caian coplas contra
los franceses. Pero eso no tenia sentido para el pirata
que habia en Pedro. Lo que 61 buscaba era la narraci6n
objetiva de los hechos de aquel gran hombre lamado
Napoleone. Y esto no podia encontrarlo. Narrar y ob-
jetivamente no lo sabia hacer nadie entonces. Todos se
sentian sujetos y liricos.
La ciudad era como una sierpe de cabeza blanca con
un halo de velas. Habia velas de todas parties, y entire
ellas sangraba el pabell6n rojo de la matricula de CA-




EL NEGRBRO SI

diz. Pedro se reuni6 en los puntales con otros marine-
ros pr6fugos. Siempre habia aqui, en la playa, buques
espalmando o reparando en los astilleros particulares
que necesitaban tripulaci6n. Al aproximarse la fecha
de partida en estos buques solian dar de comer a los
mariners que iban a enrolarse. Aquel tiempo previo
servia tambien para probar a los mariners. Al fin, si
no servian, los echaban. Asi que habia siempre enjam-
bres de vagos que iban a enrolarse y, despu6s de so-
meterlos a unas cuantas pruebas, los despedian. Entre-
tanto, comian. Los echaban de un barco y se iban a
otro como perros. CAdiz no era ya rica, pero aun abun-
daba el picaro formado por los mentidos tesoros de
Am6rica. Entre esta gente habia siempre grandes ne-
gocios en proyecto con derroteros por medio. El mari-
nero que llegaba se encontraba en seguida con cono-
cidos antiguos, aunque no los hubiera visto nunca.
Pedro llevaba consigo un cofre con ropa y prendas
robadas a Petra y con 61 iban dos grumetes vascos
que habian navegado en la Errante y comenzado a en-
trarles curiosidad por ver lo que habia en aquel junco
que no parecia valer nada y se codeaba con el capitin.
Al bajarse en Cadiz lo siguieron y los tres fueron a la
misma fonda. Eran dos hermanos cuadrados, algo ma-
yores que Pedro, que siempre los echaban de los bar-
cos por buscar camorra. El padre de estos mariners
iba a pescar a Terranova y los habia llevado dos anos
consigo, ensefiandoles a pelear.
El viejo Salaverry lo veia todo como una lucha entire
hombres, y los hijos heredaron su vision. Desertaron
de l6, se echaron a atacar a otros mariners y habian
cogido mala fama. Un barco catalan los habia dejado
en Palma, donde los recogiera la Errante. Desde que
vieron a Pedro no hicieron sino aguardar la ocasi6n
de verlo solo. Al principio fueron con l6 a la fonda,
pero luego, cuando a Pedro se le acabaron los cuartos,
le llevaron a un casco viejo, varado en la playa, donde
vivian algunos vagos. Estos habian horadado en la are-
na, vuelto el casco boca abajo, teniendo asi una especie
de topera que anegaba la pleamar. Como Pedro, los
vascos tenian intenci6n de irse a America, pero rara
vez habia plaza. Abundaban mis en el cabotaje y en
los negreros. Jos6 Salaverry, el mayor, estaba dispuesto




IS LINO NOVAS CALVO

a ir a Africa, y los tres comenzaron a recorrer tascas,
muelles y fondeaderos en busca de trabajo. Los vascos
se peleaban tambien entire si. Pedro vivi6 con ellos un
mes, comiendo en los barcos, y todos los dias les vi6
darse pufietazos. Andaban siempre con los ojos y la
nariz hinchados. A Pedro comenzaron a mirarlo como
a un rat6n, como si quisieran jugar con 6l y luego co-
merselo. iC6mo era possible un marinero asi, con ojos
de santo y sin ningdn mfisculo? ZY d6nde habia apren-
dido l6 todo lo que sabia, por qu6 el capitan le habia
cobrado afecto y de d6nde sacaba el valor? Al princi-
pio querian pegarle, pero nunca lo querian a la vez,
y cuando uno queria le defendia el otro y se peleaban
entire si. Cuando a Jos6 le entraba la rabia vasca de
abofetear a Pedro lo defendia Ricardo, y al revs. En
aquel mes supo Pedro que su tio habia partido de ca-
pitAn de un barco para Cuba y trab6 amistad con un
piloto, tambidn de MAlaga, que navegaba por el Medi-
terrAneo. Pedro le pidi6 trabajo, ensefiAndole un certi-
ficado de su tio Fernando y otro del capitan Cunha.
El piloto malaguefio le present al capitAn. Este ad-
miti6 a Pedro, pero no a los vascos, y 6stos mostraron
los dientes. Los tres se hallaban entonces en casa de
una portuguesa que daba posada. Tenia various depar-
tamentos para los mariners que pagaban y un largo
zaguan con yacijas de sacos y obra muerta para las
marinerias sin dinero. Ademis, tenia un restaurant
de primera y otro de segunda. De lo que sobraba al dia
de estos restaurants la portuguesa daba a los del za-
guin. Asi, cuando 6stos hacian algfn viaje y ganaban
algo, al volver se lo iban a gastar alli. De este modo se
habia enriquecido la mujer. En otro departamento te-
nia vulpejas, que se acostaban en camas viejas, vesti-
das, sobre ropas que no se habian lavado nunca, y alli
no habia nunca agua. Dofia Noira das Navas se jactaba
de tener en su casa princess negras, huries robadas
de los harenes y ricas hembras de Espafia arruinadas.
De todas las demAs naciones tenia un muestrario, im-
portado de Tanger, y nifias inocentes. El mismo duefio
de la Errante le habia llevado algunas, y en un tiempo,
dijo a Pedro, el capitan Cunha habia sido su marido.
El piloto estaba alli aquella noche.
A la amanecida los vascos siguieron a Pedro y al




EL NEGRERO 3R

piloto hasta el fondeadero de Puntales, donde fondea-
ba el barco, con las cabezas echadas para adelante, como
lobos. El piloto se habia acostado con una londinense
y en 61 no habia sino un cerebro que jugaba con for-
mas. Pedro vi6 venir a los vascos, salt como un gato
a la faja del piloto, le arrane6 la faca y aguard6. Los
vascos se le tiraron a la vez. Pedro clav6 la hoja en el
costado del menor y sigui6 saltando hacia atras hasta
tue acudieron otros mariners. El piloto, borracho, ha-
bia caido al suelo. El vasco se habia arrancado la faca
seguia con ella en la mano para arriba de Pedro.
Cuando los separaron sigui6 desafiandole de lejos hasta
erderle de vista.
La Carla, barca de tres palos, pertenecia a una Com-
paiiia de la cual dofia Noira formaba parte. General-
mente, transportaba products antillanos, de contraban-
do, a Gnnova, Napoles y Palermo y regresaba en una
arga travesia direct a Cidiz. Cuando no tenia mer-
cancias para estos lugares barateaba por las Baleares y
el Continente como la Errante. El capitin era un ga-
lego rubio, de ojos desconfiados, que recelaba de toda
la tripulaci6n. Se llamaba Marcos Perpifian. El contra-
maestre, Guglielmo Andrea, era italiano. La marineria
era escasa. Para un grumete no podia haber descanso
en la Carla. Las voices de mando, que a los mariners
decian "iArriba!", a los grumetes decian "iAbajo!".
Pedro tenia que trabajar dieciseis horas en dos turnos,
limpiar, lavar los cacharros y engrasar las bombas
cuando se sospechaba tiempo sucio. A veces tenia que
rehacer el mismo trabajo, embetunar las botas del ca-
pitn, limpiar los camarotes y lavar la ropa. Con l6
trabajaba otro grumete italiano, llamado Pietro An-
selmi.
Antes de entrar en el golfo de Gnnova azot6 a la
Carla el nordeste y tuvieron que navegar de bolina.
Hicieron falta todos los brazos. Los hombres se lanza-
ron a los codastes y por primera vez el capitan dijo a
Pedro "iArriba!", y todos vieron aquella figure cim-
breante trepar a las vergas y maniobrar con la destre-
za de un viejo marinero, siempre con un brazo para si.
El contramaestre, Andrea, y el piloto, Arolas, pa-
recian estar siempre peleados; pero calladamente se
dedicaban a robar mercancias del barco y venderlas


EL NEGRERO.




8I LINO NOVAS CALV6

de contrabando a c6mplices que tenian en los puertos,
que se acercaban de noche al bote a recibir los bulto
que les echaban. Andrea y Arolas hablaron un dia en
italiano ante Pedro, y luego descubrieron que 6ste ha.
bia entendido y descubierto sus secrets. Por de pron.
to, no sabian qu6 hacer y trataron de tenerlo content
para que no cantara.
La Carla fonde6 en la rada, llena de barcos mercan.
tes de todo el MediterrAneo, con las bordas frutadas de
mariners de todos los colors, desde el rubio invisible
del Norte al etiope, pasando por el verde de Egipto.
Esta mezcolanza s6lo podia verse entonces en TUnger,
Era la hibridez pura. Las palabras sueltas formaban
una sinfonia del mundo. Pedro tuvo tiempo de recono
cer bien el puerto y la ciudad, pues el contramaestre
le di6 tiempo. tste era de alli y comision6 a Anselmi
para que entretuviera al malaguefio, llevfndolo por
aquellas calls empinadas, loma arriba, a las quintas
que, decian, sofiaban con mar y velas latinas. Genova
debi6 impresionar a Pedro, quedarse con algo de 8,
pues, pasados muchos afios, volvi6 con intenci6n de
morir en ella. En 6pocas de paz los mariners vagaban
por la ciudad vieja, al este del puerto, cerca del Molo
Vecchio, donde siempre habia ingleses borrachos en
las aceras y se apretaban contra los mostradores de
las tabernas, con locales reservados para el amor en
yacijas de patios raidos y tarimas de tablas. En in-
vierno el licor era el vino. En puertos asi las mujeres
que aguardaban a los hombres del mar eran fugitives
de la religion, viudas por casar de soldados muertos
en la campafia de Napole6n o que habian cometido cri-
menes pasionales. Casi todas tenian el cuerpo apufia-
lado y lo primero que mostraban al marinero eran las
cicatrices. Pero ahora era peligroso para el tripulante
extranjero ambular por alli. La ciudad no dormia. Ha-
blaba por sus mil bocas de piedra con luces amarillas
dentro. Los genoveses tenian ahora por luces las cabe-
zas rubias de lord William Bentinck, que les habia pro-
metido libertad. Los espafioles que se confundian con
franceses corrian peligro. Lo primero que vi6 Pedro
al entrar en la ciudad fu6 un francs clavado a un
muro con un cuchillo en la espalda. En una casa vi6
tambi6n una mujer con una honda cicatriz en el seno,




EL NEGRERO 85

donde un marinero vertia vino. La mujer y el mari-
nero relan a rachas. En derredor habia hombres des-
,arnados, escepticos y agonizantes. Pero el fin de un
iarinero estaba siempre en lugares asi. El contra-
unto del jardin sereno arriba y bosque movible de
mistiles abajo, con todo su tumulto de puerto fenicio,
era una ironia. Cuando el puerto quisiera subir a la
oma no habria mis quintas. Astas tendrian que huir
arriba, mis arriba, hasta el filo de los Alpes.
Esto lo sofiaba Pedro proa a Napoles. A las pocas
loras el viento vol6 al sureste, obligindoles a abatir.
Se utilizaron todos los brazos y Pedro tenia que ir
rriba con los mariners medio atontado. Iba medio
enfermo, pero un marinero no puede enfermarse en un
temporal. Las rachas azotaban las velas empapadas
de agua, y la Carla brincaba como un cabrito sobre las
olas. El capitin alcanz6 a Pedro con la punta de la
bota, lanzindolo sobre un mont6n de jarcia. Este trep6,
agarrado a sus propios nervios y a los del barco. Al
bajar cay6 rendido y Perpifinn tir6 del rebenque. An-
drea y Arolas vieron con gusto los rebencazos, pues
aquello impediria que Pedro cantara al capital lo que
sabia. Pero luego vieron a Perpifian arrimado a la bor-
da, hablando con Pedro. Este Perpifiin era un senti-
mental. Despues que pasaba la borrasca se arrepentia
de haber pegado a los grumetes y trataba de discul-
parse sin decirlo, de culparse por rodeos. Hablaba dan-
do bordadas. Para alabar a otro se culpaba a si, y vice-
versa. S1 no se arrepentia de lo hecho; pero 41, Perpi-
f~n, era un hombre maldito, le daban ataques, y a
veces hubiera querido verse a si mismo colgado de una
verga.
En Palermo fu6 donde lo que Pedro sabia de Andrea
y Arolas estuvo a punto de perderle. Anselmi era su
mejor amigo a bordo. Anselmi era siciliano y tenia
familiares en Palermo. Pero estos familiares eran in-
ventados por Andrea. Al gobernar hacia el fondeadero,
unas rachas del oeste pusieron en sobresalto a los
mariners; rachas traidoras de esta conca d'oro, dijo
un marinero vasco que miraba con espanto a los sici-
lianos. Para este rubio los italianos, y sobre todo los
sicilianos, eran gentes infernales, y advirti6 a Pedro
que no fuera a tierra. Anselmi tenia algo en los ojos




LINO NOVAS CALVO


que atemorizaba al vasco, hombre bArbaro de si o no.
Pero esto anim6 mis a Pedro a ir con Anselmi a su
casa. Era una vinateria y posada con un local para
francachelas. Se juntaban alli soldados y mariners,
como siempre. Anselmi tenia dos hermanos mayores,
uno con la cara sajada y otro con un ojo negro y otro
azul. En una sala donde recibieron a Pedro habia me-
dia docena de gatos y un cabritillo que se subia a la
mesa. En la pared habia un gran reloj de p6ndulos
parade, con la esfera, le dijeron, forrada con la piel
de la espalda de una mujer. El hombre del ojo azul re-
firi6 su historic en un italiano que Pedro entendia mal,
pero que en aquellas palabras a medio entender sonaba
mis dramatico. Era una historic de venganza contra la
nieta de un hombre que dos generaciones antes habia
perdido a la abuela de Pietro. Las manecillas sefialaban
a la hora y al minute en que se habia cometido el atro-
pello. Estaban fijas en las doce menos un minute, y
todos los grandes hechos de la familiar, dijeron, debian
ejecutarse a aquella hora. Pedro, andaluz (gentes que
olvidan sus peleas a las pocas horas), no podia com-
prender aquello. Pero los otros tampoco le entendian
a 6l.
Lo que mis le impresionara a Pedro habia sido el
toque de Animas en las mil campanas de Palermo. Pasta
era una ciudad de temples, un valle de jesuitas. De
aquella ciudad vieja brotaba una voz de metal que se
multiplicaba por las montafias. Ahora dormia, pero el
suefio de Palermo tenia una limadura de acero en la
brisa. Cuando Pietro y su hermano del ojo azul salie-
ron con Pedro a la calle el reloj marcaba las doce me-
nos un minute. La patron les abri6 la puerta y los ga-
tos salieron tras ellos. Se metieron ciudad adentro (ha-
bia tiempo, pues el barco no saldria hasta la amaneci-
da). Pedro queria ver de noche aquellos campanarios
de donde salian tantas voces. Pietro dijo que algunas
campanas tenian luces dentro por la noche y que se
veian pasar las Animas como bandadas de palomas de
uno a otro. El del ojo azul iba delante, Pedro en medio
y Pietro detrAs. Los gatos los seguian maullando. Al
poco estaban perdidos (para Pedro). No se oian sino
los pasos en los empedrados de lava y el maullido es-
paciado de los gatos detrAs, cada vez mas lejos. Lle-




EL NEGRERO g8

vaban dadas varias vueltas en torno a una tapia alta
(el cementerio) y Pedro se di6 al fin cuenta de que
aquello significaba algo siniestro. Por una mirilla de
la tapia vi6 el resplandor amarillo de un mirmol blan-
co y crey6 ver el ojo azul del Anselmi como ]a vela de
una calavera. Entonces se di6 cuenta que su faca habia
desaparecido. Le quedaba una navaja de Albacete, y
le ech6 mano. Pietro desapareci6 y el del ojo azul di6
un salto contra Pedro y fu6 el de su muerte. Pedro se
lad.e6 a lo torero y le mand6 la navaja, y sigui6 co-
rriendo, orientindose hacia el puerto. Al ir a montar
en un bote, Pietro pas6 rozando la orilla como una
sombra y se desvaneci6. Alli estaba la Carla, y el vasco
echAndole un cabo; y Arolas y Andrea, blancos.
--oTodo el mundo a bordo? -pregunt6 el capitfn.
-Si, todos -dijo Andrea.
Pietro quedaba en tierra.
Era al amanecer y la brisa sopl6 bastante de tierra.
Los palos se frutaron de hombres y la barca despleg6
sus alas blancas para recibir el sol en ellas. La proa
apunt6 recto al occidente, con sureste suave. Cuando
la luz entr6 en la nave se encontr6 con que Pietro fal-
taba; pero, dijo Perpifiin, todo marinero vivia para
desertar.
En este viaje de regreso hubo ocio en los cuerpos
(no en las almas, porque cuerpo y alma se turnan).
Arolas y Andrea penaron por el barco en busca de su
expresi6n para Pedro. Sabian que algo habia pasado
y querian saber qu4. Pero Pedro no sabia quinn sabe
si no lleg6 a saber nunca) que Andrea y Arolas tenian
que ver con aquel caso extrailo. La Carla navegaba a
long de la costa de Africa, reconociendo a veces la
tierra, rectificando la derrota, viento favorable y pro-
visiones (agua, galleta y alubias) en abundancia. i Que
haria Pedro cuando tocase en Casdiz? -se preguntaba
Arolas-. jQuB hare? -se preguntaba Pedro-. El
vasco, Huici, pensaba abandonar alli la barca. Pedro y
Huici (a quien 6nicamente refiri6 Pedro lo ocurrido)
atribuyeron el accident a la mala sangre de los sici-
lianos. Pedro no quiso pensar mAs en ello. El contrast
entire sus impresiones de Gnnova y el suceso de Paler-
mo lo partlan por la mitad. Las campanas de Palermo
sonaron por much tiempo en sus oidos.





38 LINO NOVAS CALVO

En el estrecho los apres6 otra calma y vieron venir
las mangas; pero pas6 pronto. El levante podia ahora
mas que el poniente. Al entrar en acci6n Pedro se
arbol6 por dentro (tambidn el tenia en si calmas de
muerte). Andrea y Arolas no podian descifrar el enig-
ma, pero se hacian los inocentes. A la Ilegada hablaron
con dofia Noira, y 6sta prometi6 dar a Pedro pasaje
para el AtlAntico. Pedro y el vasco habian cobrado y
andaban por el puerto en busca de enrole para Am-
rica. En el muelle se encontraron con Arolas y An-
drea que iban a llevar la barca a carenar. Pedro les
dijo que pensaban embarcar para America, y Arolas di-
jo que lo sentia y que Pedro seria un gran marino.
-Figlio d'un cane! --dijo Andrea.
En esta estaci6n Cadiz tenia delante muchos negre-
ros que venian a reparar para reanudar el viaje (Ca-
diz-Africa; Africa-Antillas; Antillas-CAdiz). Los suel-
dos eran buenos en ellos, pero los viajes peligrosos por
las epidemias y las sublevaciones. Asi que s6lo se en-
rolaban en ellos los marines muy ambiciosos, los fugi-
tivos de la ley y los resentidos. Huici habia hecho un
viaje al Brasil en un negrero portuguds, y dijo que a
poco deja en 61 los huesos. Estos negreros traian de
vuelta oro, marfil, azdicar, caf6 y tabaco. Luego par-
tian cargados de baratijas, p6lvora, aguardiente y ar-
mas. Muchos de los mariners de cabotaje y altura
que colgaban por el puerto habian sido negreros. El
trAfico negrero de CAdiz servia como modelo; alli
afluian tambi4n algunos buques que pirateaban por la
costa de Africa. Pedro habia oido varias histories en el
zagufn de dofia Noira: rebeli6n a bordo (miraba im-
pasible); calma y falta de agua (fruncia el entrecejo);
temporal en alta mar (se le hinchaban los carrillos);
sefiales agoreras (se estremecia). Pero su vista estaba
puesta en America, y, ademis, Cadiz no era sino un
espejo de la trata, no un hervidero de ella que arreba-
tara el entusiasmo. 2ste estaba en las guerras. Desde
que comenzara a trabajar en el mar venia oyendo hablar
(i qu magnifica fon6tica!) del azotee del mundo". Lo
oyera en Malaga, en Barcelona, en G4nova, en NApoles,
en Palermo. Todos los detalles de sus campafias tal
como Ilegaban mitificadas, mistificadas por lenguas de
los mariners, vivian en su memorial. Pero ese hombre





EL NEGRERO 59

corso no era corsario de mar, sino de tierra, y la tie-
rra tenia caminos desconocidos para un marinero. Aho-
ra, en Cadiz, oy6 hablar de otro corsario, tambi6n de
tierra. Pedro ve en estos hombres al h6roe puro, sin
bandera. El nombre de Bolivar cunde por todos los ve-
leros fondeados en el puerto. Hay quien dice que las
revoluciones de America se fomentan en Cadiz.
La Atldntida carg6 para Lisboa y Bilbao. La manda-
ba un vasco, Goechea, y levaba por piloto a un portu-
gues, Coutinho. El nostramo era gallego, Pouso, y la
marineria casi toda portuguesa. El tiempo se presen-
taba fresco y con cerraz6n. El barco era viejo. Los vien-
tos rolaban con rapidez y constantemente habia que
estar maniobrando. Las rachas echaban bocanadas de
agua dentro y la marineria, escasa, s6lo descansaba cin-
co horas. Los grumetes, ni isas. Con el temporal el capi-
tan se encandia y hablaba en vasco y andaba a rebenque
limpio. El mismo Huici lo prob6 y regafi6 los dientes.
La espalda de Pedro se habia curado y se volvi6 a en-
fermar. El capitan llevaba consigo un veterinario que
echaba orines, p6lvora y sal en un balde y untaba con
,quello las heridas. Horas antes de avistar la sierra de
Cintra aclar6 el tiempo y la marineria se ech6 a des-
cansar. Pedro se qued6 arrimado a la borda, de espalda
al mar, que se la salpicaba. Huici mir6 a aquella piel
final, rota a espacios, sanguinolenta, y no se explic6.
Dentro de aquel cuerpo joven habia algo que luchaba
hacia fuera y neutralizaba el dolor.
Remontada la barra de Lisboa surgi6 aquella selva
de mdstiles, las torres de la historic de Portugal. Goe-
chea preparaba la descarga sin dejar saltar a tierra
a la marineria (contrata hasta Bilbao y vuelta, medio
sueldo adelantado). Lo peor del viaje era el noroeste.
Huici decia que Espafia soplaba siempre por la nariz
de los gallegos. Despuds de visitar su capital, el nos-
tramo hablaba a todos en portuguis; a Pouso le pa-
saba lo mismo al pasar frente a Galicia, y al capitin
al tocar en Bilbao. Todos los marines se entienden, sin
embargo, trincados unos a otros por el tiempo. Goechea
volvi6 ahora a coger el rebenque para los vientos y la
marejada del noroeste. Cogia el rebenque para la mari-
neria, porque el temporal hacia lo mismo. El tiempo
daba trallazos a la nave con el gato de site colas del





LINO NOVAS CALVO


aire, y el capitin se exaltaba. Como no podia dar al
tiempo daba a los mariners. Pedro parecia un chino
o un indio. Sus mismos pArpados parecian oblicuarse,
y aguantaba. No parecia tener sentido. Frente a Finis-
terre fu6 Pouso quien dirigi6 la maniobra, pues, decia,
61 conocia mejor que nadie el viento de su tierra y sa-
bia emo quebrarle las alas por los mufiones y hasta
desplumarlo. El viaje fu6 duro, con frecuentes cam-
bios de viento y marejada. La goleta sigui6 bara-
jando a distancia, y el pilot consultaba la carta a
cada paso. Entre la marineria iba un ingl6s ya viejo,
que no habia sido marinero hasta los cuarenta afios,
cuando se le habia acabado el dinero para viajar pa-
gando. Desertaba en todos los puertos y no tomaba.
De 61 se contaban cosas extrafias. Pedro le oy6 decir:
hard life, mate, eh?, e intim6 con 61. Bilbao estaba a
la vista.
En Bilbao se permiti6 a los mariners bajar a tie-
rra. En la ria habia barcos ingleses, y Bardsley (el
nuevo amigo de Pedro) los miraba con indiferencia.
Al ver su cabeza sajona los mariners le gritaban en
ingl6s y 61 contestaba en espafiol, o portuguds, o Arabe.
Hablaba various idiomas y, decia, pertenecia a todos y
a ninguno. Esto agrad6 a Pedro. Tenia una barba ru-
bia y una larga melena, y el rostro flaco. Parecia un
fraile. En los pies llevaba una especie de sandalias y
en los ojos la miseria de muchos puertos. Al entrar en
una ciudad buscaba los lupanares, tabernas y centros
de camorra tan s6lo por ver. Decia que las gentes eran
todas estdpidas y malvadas, y le gustaba verlas del
rev6s, como una venganza.
En Bilbao, Pedro y el ingl6s se perdieron de vista.
Huici busc6 a Pedro en vano.
-Siempre crei que era medio lcco -dijo-; todavia
va a matar a alguien, no suelta la navaja ni pa qu6.
--4Por qu6 no nos enrolamos en un barco ingl6s?
-dijo Pedro.
--.sas son gentes tontas y malas, my child -dijo
Bardsley.
En la posada les habian dado unos sacos y dormian
en un rinc6n como perros. Hacia frio. Bardsley bus-
caba el calor del joven. En el piso de arriba se sentian
borrachos y una orquesta de tambor y flauta. Bardsley




EL NEGRERO


tendia la mano, se topaba con la cintura de Pedro y
se Ilevaba la mano a las barbas. Pedro se iba echando
para atrds y no dormia. Cuando Bardsley comenz6 a
encarifiarse con Pedro 6ste se separ6. El carifio de
Bardsley no tenia nada que ver. Era un carifio de pa-
dre, frustrado. En sus viajes decia que huia de las
gentes, pero siempre buscaba a alguien para decirlo.
Cuando vi6 que Pedro se habia ido, Bardsley lo bus-
c6 por el puerto. Trompicaba por las calls, de noche,
espiando los portales y mirando fijamente a los ojos
de las gentes. En vano. Pedro cogi6 su cuerpo joven y
se ech6 a buscar plaza en algin barco. En Bilbao no
conocia a nadie. En el puerto habia muchos barcos de
pesca y de cabotaje; pero 61 preferia los de altura.
El ingl6s que sabia le bastaria para navegar en barcos
ingleses. En el fondeadero habia uno de Liverpool, con
gallardete de contrasefia pidiendo tripulaci6n. Pedro
fu6 a pedir plaza.
-Tiene usted que traer un certificado de otro capi-
tan -le dijo el capitan Cabell.
-Yo he sido piloto en la Errante; capitin Cunha
--dijo Pedro.
Bueno, le dieron una plaza de marinero. Aquella
misma noche durmi6 a bordo y al amanecer vi6 a
Bardsley de pie en el muelle, con los ojos tendidos so-
bre el agua. Aquel hombre viejo, pateado por todo el
mundo, era un sentimental. A Pedro le di6 listima.


El bergantin Sir John navegaba principalmente en-
tre Liverpool, Nantes y Bilbao, puertos pr6speros. Per-
tenecia a un comerciante particular y habia side com-
prado a un negrero. Todavia tenia restos de su vida
anterior. Ademis de dos entrepuentes tendidos de con-
trarroda a contracodaste tenia dos cimaras cortas a
modo de puentes truncados a popa, bajo la camara del
capitin, y antes de ser reformado el barco se comuni-
caban con 6sta por una escalera. Un marinero irland6s
llamado Collum dijo a Pedro que aqu6llos eran los de-
partamentos de las mujeres y los nifios en la trata (las
mujeres, en el superior, con entrada a la cimara del
capitfn). En los costados, por dentro, habia adn algu-
nas argollas clavadas (a las que, le dijo Collum, se ata-





As LINO NOVAS CALVO

ba a los negros) y restos de escarpias en los baos. Los
entrepuentes eran como tubos horizontales cuadrados.
En la bodega quedaba adn un resto de barrica arrum-
bada que habia servido pars el agua, y en la cocina un
enorme caldero del rancho. El barco estaba impregna-
do de la peste de los negros.
La tripulaci6n del Sir John era inglesa, irlandesa y
vasca. El capitAn, Cabell, era un escoc6s rojo y grande
y no levaba sobrecargo, ni apenas nostramo ni piloto.
Su segundo era su mujer, una irlandesa. Era una mu-
jer temible. Llevaba un crio en el vientre y tenia una
voz gruesa y tonante, en brogue. Pedro entendia con
trabajo; los vascos grufiian, ensefiando los dientes como
lobos, y a veces se quedaban a raya con los ojos de-
masiado abiertos. Cabell decia que los vascos eran gen-
tes tercas y perras. El viento batia duro. Collum dijo
a Pedro que en el viaje anterior Cabell y la capitana
habian ahogado una sublevaci6n a tiros y agua hir-
viente.
Collum era un joven viejo, de cuerpo feble, palido
y pelo negro. Creia en santos, muertos y brujas, y lle-
vaba una herradura en el bolsillo. Sus ojos le estaban
anclados en la cara y en derredor parecian tener siem-
pre agua. No servia para marinero y era como el or-
denanza del capitan. Estaba alli por la capitana, que
habia sido amiga de su madre. Cuando recordaba a 6sta
Collum se santiguaba. Las cosas tenian para l6, no su
sentido propio, sino el de un eco de ellas. Todo lo veia
en signos y en espejos. Ahora intim6 con Pedro y le
decia que aquel barco seguia siendo negrero, pues su
ser anterior persistia, y todo hombre que se enrolara
en l6 cobraba en seguida el alma de un negrero. Las
cosas tifien unas a otras, hermano, decia; el capitAn
se parece a su pipa, la capitana se parece al capitin y
todos nos parecemos al barco. Collum oia, ademas, los
gritos de las almas de los negros que habian muerto
en aquel barco. Pedro habia comenzado entonces a lu-
char contra el espiritu.
Pero Collum lo seguia, y en 61 habia como un aire
envolvente que dominaba. El capitan levantaba al ir-
land6s en la punta de la bota. Pedro lo vi6 hacer un
dia y pate6 de gusto. S6lo la lucha podia librarlo de
los fantasmas del espiritu.





EL NEGBRRO

El Sir John navegaba rumbo a Nantes con fresco
del este, rachas y chubascos. El trabajo era rudo, cons-
tante, y los gritos de la capitana aguijonazos. Pedro se
allanaba por no quebrarse. Los ingleses se habian apro-
piado la palabra picaro y se la aplicaban, y los vascos
no le eran mas favorables. S61o Collum le queria, y la
capitana decfa que parecian gemelos. Antes de embocar
el Loire Pedro iba agotado y hubiera querido desertar
en Nantes, pero s6lo cobraria en Liverpool, y comen-
zaba a cobrarle un poco de afecto al dinero. Creia que
las visions de Collum se debian a su falta de dinero.
Fondearon en la ribera derecha al anochecer. El rio
estaba poblado de buques negreros, que entraban y sa-
lian. Nantes no veia la trata, pero los barcos volvian
impregnados de aquel hedor especial. En el rio no se
respiraba otro aire. Waste era el primer puerto negrero
de Francia. Durante la noche el capitin salt a tierra
con su mujer y algunos mariners. Pedro qued6 arri-
mado a la borda, sin lograr desasirse de Collum, que
comenz6 a mitologar sobre la trata, engolfandolo, ener-
vandolo en imigenes y misterios. Las marinerias ne-
greras formaban barahunda, corrian por las cubiertas.
Se oia batir de calderos en el interior de los cascos y
se veian luces opacas y extraviadas. Collum veia en
todo aquello un cementerio, donde los muertos salian
de sus tumbas. Pedro se estremecia. Hubiera querido
ponerse a la descarga y salir pronto de alli.
La descarga comenz6 entire el alba y la salida del
sol, y en la noche siguiente se les permiti6 saltar a
tierra. Collum gui6 a Pedro. La ciudad era mis repul-
siva ain que el puerto. El hedor negrero se unia al
hedor burgu6s de Nantes. Hombres rechonchos con
calzones cefiidos transitaban en coche con mujeres de
faldas acampanadas. En las tabernas y casas de juer-
ga se hablaba de negocios en lenguaje afinado, mesu-
rado, pueril. En los mismos lupanares, salvo por los
mariners ingleses, se observaba una correcci6n bur- /
guesa y grasosa. Pedro sigui6 a Collum, el santo, por
estos lugares. Collum decia que todos los santos habian
pasado por alglin lupanar y vuelto a 61 despubs de
santos. Se metieron en una taberna y Collum sac6 un
pufiado de monedas.
-i Schisst! -hizo-; son de la capitana. i Compren-





l LINO NOVAS CALVO

des ahora por que no me importa la bota de Cabell?
La nostrama guard el dinero en un cofre; cuando
descubran la falta me tiraran por la borda, pero mien-
tras tanto... ibebe! --dijo el irland6s.
Luego se fueron por unas calls que Collum sabia, y
oian siseos y voices que los llamaban: "Tu viens men
ch6ri", decian las voices. Entraron en varias casas y
se encontraron con mariners de la trata. Collum dijo
que se enrolaria en un negrero cuando 6ste traficase
en franceses. Alli no se hablaba sino de la trata y de
la campaiia de los Graville Sharp, Clarkson, etc., ilus-
tres hip6critas. En Nantes predominaban las dinastias
de armadores, desde los Wailsh a los Pompon, pasando
por Exandy et Leprat, y toda la ciudad no era sino
una enorme metr6poli negrera (1).
Al cruzar el canal de la Mancha sobrecogieron al Sir
John vientos duros y racheados, obligindole a abatir.
Esto di6 a Pedro ocasi6n de distinguirse, y los mari-
neros vascos le cobraron afecto. Por otro lado, el viento
barri6 las telaraiias espirituales con que lo habia en-
vuelto Collum.
Al entrar en las costas de Inglaterra el viento rol6
al suroeste, y el Sir John apro6 felizmente al mar de
Irlanda. Pasada la tormenta el capitin y la capitana
se emborracharon y comenzaron a bailar en el puente,
cantando con botellas en la mano:

The wind blew as 'twad
blown its last
and rattling showers rose
on the blast.

El rio estaba poblado de corsarios armados hasta las
vergas, que iban o venian de America. Collum se en-
tristeci6 a la vista de la rica ciudad, verdadero nido de
traficantes. Collum ahogaba un odio maligno a los in-
gleses. Al fondear, y tras la descarga, busc6 nuevamen-
te a Pedro para hablarle.
-Son negreros dijo Collum-; salen con destina-
ci6n a las Barbaras o la Guayana y tornan a Africa;

(1) Para la trata de Nantes v6ase MARTIN: L'Ere des Negriers.
Bibliografia.




EL NEGRERO AS

los ingleses suprimieron la trata, pero Liverpool sigue
siendo negrera.
tsta era una ciudad burguesa como Nantes, pero
mAs marinera y heroica. El Mersey apestaba tambi4n
a la trata. Los barcos aparecian cubiertos de torres
rubicundas del norte. Habia aqui vikingos viejos y bar-
cos nuevos, y de las cubiertas salian cantos nostAlgicos
y mariners, que ligeras rachas desplazaban contra las
rampas de la ciudad. Era al fin de un invierno gris,
lluvioso, triste. Collum decia que los ingleses no tenian
sino niebla y barcos, y que siempre andaban a tientas
en busca de algo..


El contrato en el Sir John terminaba alli. A los
que quisiesen aguardar un mes les daban la comida
para regresar. Pero Pedro tenia prisa en ir a alguna
parte. Por entonces se aprestaban a salir los pesqueros
de Terranova, y alli pagaban bien. Pedro fue a uno a
buscar plaza. Ml y Collum se encontraron de noche, en
una fonda, con un capitan negrero de un barco que de-
cia transportar goma y cacao.
-No vayan ustedes a Terranova -les dijo el capitin
Clarkson-; estan d6biles para esas tareas y se van a
helar alli.
Pero Pedro no pensaba en la muerte y queria ga-
nar algo.
En Liverpool permaneci6 tres semanas, espiando la
vida del puerto, husmeando en los barcos. Los pesque-
ros se preparaban para la pesca de primavera. Pedro
no tenia ya rumbo ni prop6sito fijo, pero su experiencia
de pescador le valdria de algo. En la fonda se hizo ami-
go de otro irland4s llamado O'Neill. Pedro fue con 41 al
barco y, tras un examen, el capitan lo admiti6. El bar-
co tenia que llegar antes de abril a Terranova. El con-
trato era hasta fines de verano, con la obligaci6n de
volver a Inglaterra (si habia vida para ello). Un mes
por adelantado y el rest al regreso.
-i Conforme? -dijo Rice, el capitan.
El Ulisses estaba listo con mariners ingleses e ir-
landeses. No pertenecia a ninguna Compatiia; era pro-
piedad del capitan, Paul Rice. Iba a Terranova en ve-
rano con pescadores y mariners a sueldo y regresaba





AM LINO NOVAB CALVO

a principios de septiembre con el product. El capital
habia sido primero pescador, luego negrero y despues
otra vez pescador. En invierno se emborrachaba y gas-
taba todo cuanto ganaba en verano. Tenia el prop6sito
de hundirse con su barco, porque cuando tuviera que
vararlo por initil no podria comprar otro, y todo el
mundo le escupiria. Decia que preferia ser capitan en
una gabarra que tener un titulo de lord.
Montaba el Ulisses el cabo Clear cuando Pedro vi6
a Collum ante si.
-i Qu6 mis da! -dijo Collum-; si siguiera en el
Sir John, un dia u otro me tirarian por la borda.
Este barco fu6 tambi6n negrero. El segundo cono-
cia a Collum y lo habia admitido horas antes de larger
las amarras. Dijo que si moria lo enterrarian en un
bloque de hielo y que aquello era preferible al mar.
O'Neill decia que la imaginaci6n era la maldici6n de
los irlandeses.
Ya en alta mar, en el Ulisses no quedaban mis que
dos grades: el capitin y todos los demis. El nostramo
no era sino su litigo. Por los palos comenzaba a bajar
un acido frio y un viento de acero silbaba en la jarcia.
Pedro iba mal vestido, y comenz6 a temblar. El capi-
tan no se ocupaba de la ropa de su gente. A nadie po-
dia ocurrirsele ir desnudo al pais de las nieves. Al
aproximarse a la isla el cielo se algodon6 y los rostros
de los mariners criaron corteza. Desde el puente, el
capitfn daba 6rdenes que eran cases. Collum instruia
a Pedro. Al capitin, decia Collum, habia que saber en-
tenderlo. Con el frio, Collum se apretaba contra Pedro
y le hablaba en una voz agorera. A veces despertaba
gritando. Decia que las almas negras salian de noche
de la cala y les echaban cubos de agua helada. "Son las
almas de los negros que mat6 Rice", dijo Collum. El
viento rezongaba en los palos y el mar hervia debajo.
Pedro y Collum se apretaban mis y temblaban de frio.
Pedro mismo creia oir voces extrafias, y pens6 que el
irlandes lo volveria loco; pero cuando queria separarse
de 61 tropezaba con el nostramo y los otros mariners,
gentes rudas de mar, sin alma. Collum era poco mis
que alma.
El Ulisses fonde6 en un pequefio puerto al sur de
Saint John's, en Terranova. El capitAn improvisaba alli




EL NEGRERO if

todos los afios un campamento de tablas. A veces encon-
traba erguido el establecimiento del afio anterior; otras
lo habian barrido los temporales; otras quemado por
los tozudos colonos irlandeses escandinavos empefiados
en establecerse en la costa. El Gobierno ingl6s prohi-
bia establecerse en la costa, guardada para los pes-
queros. Toda la costa en derredor estaba ensartada de
establecimientos pesqueros de todas las nacionalidades,
que se mantenian hombro a hombro durante el vera-
no, salando y secando el abadejo. En'otofio partisan bor-
da a borda, proa a diferentes pauses. Los ingleses mo-
nopolizaban el Gran Banco y las principles bahias.
Luego venian los yanquis, los franceses, los portu-
gueses y los escandinavos. De Espafia iban los vascos.
Al sur de la peninsula de Aral6n habia una peninsula
llamada de Vizcaya. A la hora en que a fines de abril
el caplin invade los bancos y las bahias, sirviendo de
cebo al bacalao, los pesqueros, arbolando distintas ban-
deras, brotan de la periferia de la isla como rayos de
un sol a medio apagar, y se lanzan a red y anzuelo en
persecuci6n de los peces que hierven en las aguas tibias
del golfo. Seis semanas despu6s el caplin desaparece
y lo substitute el calamar, nuevo cebo que mantiene al
abadejo en el blanco. Al final viene el arenque, iltimo
cebo, que dura hasta octubre. Los cebos surgeon de las
profundidades cAlidas en busca de alimento, favoreci-
dos por la primavera y la corriente tibia del golf;
los abadejos vienen con el mismo fin en su persecuci6n,
y con el mismo fin vienen luego los pescadores en perse-
cuci6n del abadejo. Collum dijo que aqu6lla era una lec-
ci6n de filosofia. Cada barco Ilevaba dentro un rey, pero
los reyes, si se odian, se respetan. Los mismos monar-
cas aliados respetaban alli a los individuals.
Pero los mariners a salario eran mas que esclavos.
El campamento de Rice estaba un tanto desvencijado,
pero s6lo hubo que repararlo. El capitan daba 6rdenes
con un cabo en la mano y el cuchillo en la faja. Con
6l estaba una guardian de cuatro hombres armados de
rifle. El capitAn form6 su estado mayor en el campa-
mento y di6 a Collum el encargo de anotar en un libro
las faltas de los demis. Entre los mariners habia un
cuentista escoc6s que tenia el favor del capitan. Pedro
tuvo una pelea con 61, al terminar la reparaci6n del





8 MALINO NOVAS CALVO

campamento, y el capitin mand6 anotarle la falta. Te-
nia la preocupaci6n de no castigar a nadie fuera del
barco. Collum hizo como que registraba y no registry.
-El capitan tiene mala memorial -dijo a la oreja
de Pedro.
El Ulisses partia al amanecer para el Gran Banco.
Se habian visto hervir ya los abadejos y las velas por
la costa. Lo primero que vi6 el sol al salir fu6 un enor-
me t6mpano arrastrado por la corriente del golfo. So-
bre las aguas arreinolinadas danzaban infinidad de ve-
las. Al llegar donde la corriente era mis cAlida el t6m-
pano se iba hundiendo, disolviendose, levantando una
humareda blanca lanceada por el sol. Sonaban los cuer-
nos de los pescadores, los silbatos de niebla. El t6m-
pano venia coronado por unos puntos negros, como al-
menas de una torre mfgica. Pedro y Collum miraban
desde la cofa de trinquete. El capitan habia mandado
pairear, en espera de que pasase la mole. De pronto
di6 en gritar:
-iGavieros, al pie de la jarcia!
Era un truco para hacer aparecer a Pedro, a quien
buscaba por el barco. Era la hora de ejecutar la sen-
tencia. Collum no habia registrado la falta y tendria
'que purgarla tambi6n.
Pedro contemplaba el milagro de una aurora boreal
por encima del t6mpano, que se deslizaba a corta dis-
tancia, sumergi6ndose (un alma pura que se hundia en
el infierno, dijo Collum) en aquel mar hirviente del
golfo. Los puntos negros eran renos, lobos y morsas
que navegaban hacia la perdici6n, amigos ante la muer-
te. El escoc6s cogi6 el rifle y comenz6 a matar aquellos
animals que ya iban a morir. Le gustaba verlos caer
sobre la nieve y teiiirla de sangre. Alli venia tambi6n
un invisible oso blanco, ese animal fantAstico y glorio-
so. Al pasar cerca se vieron sus ojos. Paul Rice se en-
caramaba sobre una banquet con un cabo en la mano
y su guardia en guardia. Pedro y Collum comparecie-
ron ante 61, tiritando.
-Bonita vista, el t6mpano y hasta el oso, Leh? Bo-
nita, si. Pero, vamos, pas6 ya (el escoc6s trataba de
tumbar el oso, pero no tenia ojos para lo blanco). Aho-
ra comienza otra cosa, todavia mis bonita. I La cala!
-grit6 Paul Rice.




EL NEGRERO A9

La guardia habia pasado un cabo desde el trinquete
a la amura de estribor, por debajo del buque. Luego
pas6 otro, del mismo modo, desde el mayor. Tres ma-
rineros se agarraban a cada uno. El capitin grit6:
-i Los dos a la vez!
Pedro y Collum, amarrados por la cintura, fueron
lanzados por babor, pasados por debajo del buque y sa-
cados por estribor.
--Cudntas veces? -pregunt6 el nostramo.
Los j6venes iban a ser pasados dos veces mds por la
cala. Aquello les hubiera hecho estallar las venas y los
pulmones.
Antes que el capitin contestara, O'Neill di6 un grito:
-iBallena a babor!
Era mentira, pero la gente aprest6 los arpones y los
cabos, y los j6venes se salvaron. El tempano se habia
hundido definitivamente, levantando montafas de va-
por, en que navegaban envueltos. Pedro se qued6 con
sus ojos de oso blanco mirando al capitan.
-Ese condenado me da fiebre verlo -dijo Rice.
El Ulisses tenia un veterinario y un botiquin; pero
s6lo funcionaban cuando alguien estaba a punto de mo-
rir o cuando ya habia muerto. Pedro y Collum fueron
obligados a trabajar en seguida despu6s del baio. El
capitin mataba el gusanillo. La gente persigui6 en
vano la ballena imaginaria. Luego tornaron al Gran
Banco, con el pabell6n britanico arbolado. Alli se topa-
ron otros del Canada. Alrededor merodeaban los pes-
queros de Francia, procedentes de Saint-Pierre de Mi-
uel6n. MAs lejos, al disiparse el vapor, se vieron toda
lase de velas y banderas. Pedro vi6 pasar rozando el
misses un barco con bandera inglesa, y arrimado a la
orda reconoci6 a Ricardo Salaverry, el vasco a quien
abia dado la pufialada. Pedro comprendi6 que el ber-
antin era vasco y que arbolaba bandera inglesa para
oder pescar en el Gran Banco.
-i Adi6s, malaguefio! -grit6 Salaverry en espaiol.
Pedro sinti6 una gran alegria por dentro.
-- Asi se hace! --dijo.
Nadie lo entendi6.
Pedro resultaba mal pescador. Tenia grades alturas
grandes depresiones. Cuando no amenazaba tempo-
al lo dejaban en la salaz6n. La fetidez del pescado





50 LINO NOVAS CALVO

hacia mis penoso este trabajo que el de la pesca. Asi
que deseaba que le salieran rachas y Arboles al mar.
Collum le mandaba rogar a Dios. Su imaginaci6n le
ayudaba a trepar a los palos y maniobrar, y dentro te-
nia un alma que vibraba como el viento en la jarcia de
babor. Ademis, en el Ulisses habia cafiones, y hachas, y
sables de abordaje, y a Pedro le gustaba ver y tocar
aquellas cosas. Paul Rice le dijo un dia que seria un
gran pirata.
La vida de Terranova s6lo tenia cuatro cosas bellas:
los amaneceres, a veces con auroras boreales; las ma-
sas de hielos, arrastrados por la corriente del golf;
la sinfonia de los silbatos de niebla que formaban los
pesqueros, y las noches en torno a la hoguera, en el
campamento. Por la noche, las cosas blancas de la ma-
fiana bajaban a derretirse junto a la lumbre por los
rosarios de los cuentos. Collum los hacia. Un dia vi6
bajar un t6mpano donde bailaban negras desnudas, que
al legar al Gran Banco se convirtieron en palomas
blancas, que volaron al cielo. Otro era un barco de mar-
fil que bajaba del norte con velas rojas, tripulado por
mujeres azules, tambi6n desnudas, armadas con astas
de renos. Paul Rice se arrepinti6 de haberlo pasado per
la cala y lo hizo su poeta de corte. Rice era descen-
diente de vikingos y amaba aquellas fantasias.
Los iltimos t6mpanos bajaron a principios de vera-
no, levantando un vapor inmenso, que envolvia la isla
y hacia sonar constantemente las cornetas. Esta niebla
la aprovechaban los pirates (cangrejos los lamaban los
pescadores), que se ocultaban en las grietas de la costa
para abordar a los pesqueros, cogiendolos aisladamente.
En tiempo claro los pesqueros se unian contra los pi-
ratas, pero con la niebla 6stos se deslizaban a caza de
los barcos aislados. El Ulisses fu6 atacado un dia por
un pirata portugues al sur de la isla, pero sus colizas
y rifles metieron en fuga al enemigo, derribAndole e
mesana. Pedro tom6 parte en la defense. Desde enton-
ces lo respetaron.
Pedro y Collum dormian en una choza de tablas con
otros mariners. El dia habia sido frescach6n y el tra
bajo duro. Pedro tenia algo raro en su cabeza desde
dia del abordaje del pirata.
-Estoy cansado de esta vida --dijo a Collum.





EL NEGRERO


2ste tenia frio y buscaba el calor de Pedro, y le
hablaba con zumo en la voz.
-i Collum! -dijo Pedro-. & Quieres venir?
Collum sigui6 a Pedro hacia la playa. Pedro estaba
cansado de recibir patadas y seguir el rumbo del pira-
ta. Robaron provisions, montaron en un bote y rema-
ron hacia el sur. Los remos halaban con ritmo. Pedro
volvi6 la cabeza hacia atras, a la hoguera a medio apa-
gar que se veia en la noche.
-iVolveremos! -dijo Pedro.
Pensaba encontrar al pirata portugu6s y volver con
61 a asaltar el campamento de Rice. Iban barajando la
orilla, pasaban luces.
-i Estamos perdidos! grit6 Collum.
El bote habia saltado por encima de un cabezo y caia
en un banco de arena. El grito de Collum naci6 en el
aire y la brisa lo mand6 tierra adentro. En seguida
aparecieron delante dos torres rubias, con calzones de
pieles, sables corvos y barbas largas. Pedro y Collum
estaban tirados en la playa, y comenzaban a recobrar
el conocimiento. Collum tenia una mano sobre el pe-
cho y se quejaba. Ninguno entendia el idioma que ha-
blaban aquellos pirates de rostros tristes y duros. El
embicazo habia lanzado a Collum contra la punta de
una roca, y algo se le habia roto dentro.
Los pirates eran noruegos. Los Ilevaron a su cam-
pamento y arrojaron a Collum en una yacija, en un tin-
glado de tablas. Entre ellos habia uno que hablaba in-
gles y servia de interprete. Collum oy6 que Pedro pro-
ponia a los pirates ir al asalto del campamento de
Rice; se tap6 la cabeza y rez6. Los sinti6 salir. Pedro
pas6 a su lado de puntillas. En el campamento no que-
daba mas que un viejo y una mujer. Collum di6 la
vuelta y se imagine a los pirates atacando a Rice, sa-
ueando el campamento y matando la gente.
Pero los de Rice habian descubierto la fuga de los
ovenes y estaban en guardia. El barco pirata fu6 re-
chazado con dos boquetes, y tuvo que huir.
En el campamento el capitan pirata miraba a estos
6venes extraviados y no sabia qu6 hacer con ellos. Co-
um trat6 de divertir a los pirates con sus fabulas.
efiri6 el cuento de unos ladrones que habian ido a
aquear el timulo de un vikingo. Al entrar, el vaho





5O LINO. NOVAS CALVO

que salia de dentro mat6 a uno. El otro se ech6 a un
lado, aguard6 a que pasara el vaho y entr6. Dentro es-
taba el vikingo de pie en el puente de su barco, y al ver
al ladr6n lo atenaz6 por el cuello. Pero tan pronto come
el vikingo toc6 tierra se convirti6 en polvo. Los pirates
oyeron el cuento con admiraci6n. Ellos mismos eran
vikingos, y el cuento formaba parte de su tradici6n.
Pero al fin Collum se llev6 la mano al pecho y la u1ti-
ma palabra le qued6 cn la boca. Sus ojos miraron amo-
rosamente a Pedro. Sac6 un escapulario del seno, se lo
tendi6 y dijo adi6s.
El cuerpo de Collum fu6 tendido sobre Ia piel de un
oso blanco, junto a la hoguera. El capitan pirata re-
uni6 a su estado mayor y llam6 a Pedro para decirle:
-Hay entire nosotros dos caminos hacia el otro mun-
do: el uno, por mar, y el otro, por tierra. Elija usted
el de su compafiero.
Pedro eligi6 el del mar.
Al dia siguiente los pirates cogieron el bote en que
habian Ilegado Pedro y Collum, le pusieron un mistil
con vela blanca, hacinaron en 61 tablas secadas a la
hoguera, tendieron encima el cuerpo y aguardaron en
silencio en la playa. Al acercarse el poniente aparecid
por el este uno de los iltimos tempanos de hielo. La
brisa sopl6 favorable. El cuerpo de pirates form en
herradura en el parche de arena donde estaba varado
el bote. El segundo capitan prendi6 las tablas secas
donde yacia Collum. El primero se irgui6 entonces en
el centro de la herradura y did 6rdenes a Pedro que
largara la vela. Se larg6 la vela, la brisa aviv6 el fuego
y Collum inici6 su march hacia el poniente. La brisa
levantaba mirs alta la llama a media que el bote se
aproximaba al t6mpano, y cuando lleg6 a bl la llama
subi6 al cielo y el bote.baj6 al mar.
Solo ahora con los pirates, Pedro decidi6 marcharse.
El capitin sac6 una bolsa de cuero, le di6 algunas mo-
nedas, puso un bote con provisions a su disposici6n
y lo despidi6.
-iBuena suerte! -le dijeron todos.


Pedro rem6 al oeste, a long de costa, durante todo
el dia. Pas6 campamentos de varias nacionalidades, c





EL NEGRERO 58

sus banderas en los barcos al ancla, y al cerrar la no-
che se encontr6 ante uno portugu6s. El bote se desliz6
por una grieta, a palo seco, y fue a parar frente a un
campamento formado en el fondo de una taza de roca,
con tinglados para la cura y salaz6n, y gentes bar-
budas.
El agua entraba por la grieta hasta el pie de la casa
del patron, a la que se ascendia por escalones practi-
cados en la roca. El sol no penetraba nunca alli, y el
aire tibio de verano levantaba una pestilencia que tre-
paba roca arriba en nubes de vapor. Cuando hacia vien-
to aullaba en lo alto, en el cafi6n de aquella chimenea
en cuyo fondo estaba el campamento. Aquellas gentes
parecian cadiveres a medio corromper, en medio de
desechos de otros cadaveres. El patron dijo a Pedro
que alli no habia cabida para mas gente. Afuera, an-
clada y amarrada a un cabezo de roca, habia una po-
bre goleta carcomida, con media docena de botes en de-
rredor. Parte de los pescadores fue a bordo y parte a
su trabajo de salaz6n sin hacer caso de Pedro. Ni si-
quiera le preguntaron qui6n ni de d6nde era. Eran gen-
tes pobres, tristes, que iban a pescar en verano y vol-
vian a gastar en invierno, como Rice. En el campamen-
to quedaba un viejo, que hacia la comida y curaba a
los enfermos con hierbajos. Era el padre del patron.
La goleta y la empresa pertenecian a todos en comfin.
S6lo habia escala de funciones, no de mando. Casi todos
eran mariners fracasados, melanc61icos, aburridos, es-
cipticos, sombrios, que habian juntado sus ahorros para
ivir y aquilla era su vida, y casi no era vida.
-Somos pobres mariners, pequeiio -dijo a Pedro
el viejo.
Los demas estaban en torno a la hoguera, de noche,
allados. Entre las palabras de unos y otros habia lar-
os silencios.
-iPor qu6 no sigue used su viaje; ad6nde va us-
ed? -pregunt6 a Pedro el patron.
-Estoy cansado, no hay ningin lugar por aqui
donde quiera ir -dijo Pedro.
El patron sinti6 que aquellas palabras no s6lo eran
arineras, sino que parecian partir del fondo de su
omunidad. Pedro encajaba en el engranaje. El patr6n
o meti6 en el rosario de hombres en torno al fuego.





54 LINO NOVAS CALVO

-Bien --dijo el patr6n-, qu6dese con nosotros;
pero aqui no hay sueldo.
La Ballena regres6 a Lisboa a principios de septiem-
bre. Antes hubo que embrearla, pintarla y dar much
a la bomba durante la travesia, pues hacia agua. "Hace
much que navega, y es un milagro que no se haya
hundido con todos nosotros. Se nos hubieran acabado
los trabajos", dijo el viejo. La pesca no habia sido tan
buena como otros afios. El patron era un hombre des-
carnado y tenia sentimientos podridos en su vida; mu-
jeres, dijeron los otros. Todos aquellos hombres habian
perdido los sentimientos y ahora parecian cuerpos flo-
tantes a la deriva. Todo en esta comunidad tenia un
sentido human: los vientos eran amigos, enemigos,
indiferentes, despechados, ambiciosos, enconados, re-
sentidos, locos, y asi todo. En cada fen6meno o cosa
del mundo habitaba una o varias personas.
Pedro se dej6 empapar del aire de aquellas gentes y
por eso le quisieron. Era un contrapunto. El capital
decia que siempre se moriria a tiempo, y como que pre-
dicaban la renunciaci6n; pero por otro lado sus cuer-
pos trabajaban como galeotes. El patron decia que los
temporales no se dominaban por la labor, pero 61 mis-
mo se daba a las maniobras como un loco. S61o que
calladamente.
Al final se trabajaba dia y noche. De los tinglados,
el bacalao pas6 a la bodega, y habia que darse prisa
antes de que Ilegaran las rachas de otofio. El campa-
mento fu6 quedando vacio. Las aves de rapifia volaban
en nubes por encima, obscureci6ndolo, y sus gritos se
despedazaban contra la roca. Nadie mis entraba alli
Las casas y tinglados seguian intactos de afio a aiio
S6lo una vez, dijeron, habia descendido una gran masa
de nieve, aplastando el campamento y diez hombres en
61. La comunidad habia quedado reducida por esoa
unos veinte hombres. Una noche, antes de la partied
el viejo llev6 a Pedro a lo largo de un tubo format
en la roca, hacia una cavidad obscura que zumigal
agua y tenia carambanos de hielo a la entrada. El vie
jo Ilevaba una antorcha y un hacha con gancho par
agarrarse, y Pedro se agarraba a 6l. Por el tubo pe
netraba un reflejo de la hoguera y las palabras esp
ciadas de los hombres en el campamento iban a mor





EL NEGRERO 55

alli. Pedro y el viejo iban descalzos y a tientas y, pa-
sados los carimbanos, se encontraron en una cimara
natural, medio anegada, donde el agua hablaba un si-
lencioso idioma cavernario. En esta sacristia sagrada
estaban los cuerpos y las almas de los diez hombres
aplastados por el alud. Los pescadores habian abier-
to en la roca, todo en derredor, una series de nichos
a punta de pico, a flor de agua (habia un desaguadero
que en verano la mantenia siempre al mismo nivel).
En invierno el agua ascendia hasta dos metros sobre
los nichos y al retirarse todos los afios llevaba consigo
substancia de los esqueletos. La came de los esqueletos
habia ido engordando aquella agua sagrada.
El viejo llev6 a Pedro a aquel sitio y le mand6 mi-
rar al agua estancada en el fondo, alumbrada por la
antorcha. Luego apag6 la antorcha y aguard6 en silen-
cio. Era el aguardar la pausa que mediaba siempre en-
tre las palabras de los pescadores. Las gotas que zu-
migaban de la roca caian en el lecho abajo como gotas
de sangre.
-Es la sangre de nuestros hermanos dijo el viejo.
La roca sangraba oculta y eternamente su vida en
el taz6n, y en aquel silencio parecia aletear algo. Pedro
qued6 preso en aquel misterio. El viejo estaba ante 41,
sombra mis negra en la sombra.
-Aquel dijo el viejo- era el suefio de los muertos.
Luego cogi6 a Pedro por una mano y comenz6 a ha-
blarle:
-Acaso ninguno de nosotros vuelva nunca mas a
este sitio dijo-; el barco esth viejo y todos nosotros
o estamos; t6 podras volver algfn dia y recordaras:
iste es el camposanto de nuestros hermanos.
Nadie mis, fuera de la comunidad, conocia el se-
:reto.
Al otro dia largaron trapo a Lisboa. Apenas ievaban
esca para lastre, dijeron. El soplo ventolino del nor-
este los empujaba. A la vista quedaban las alas abier-
as de aquellos pijaros migratorios de todas las parties
[el mundo con las espinas de sus mistiles apuntando
1 cielo. El patron dijo:
-No hay cielo; si lo hubiera, el mar se lo comeria
n los hombres.





56 LINO NOVAS CALVO

Pedro tenia la sensaci6n de navegar entire muertos
por un mar de iimo: isi se levantaran las rachas!
La Ballena habia entrado en aguas de Portugal y
ponia proa a la ria. Lisboa, arrebujada en si misma,
verde adn en otoiio, aguardaba la vuelta del primer pes-
cador que reconociera de lejos las Berlingas y el cabo
Roca. Pedro entr6 en ella oliente a bacalao. Los hom-
bres de la comunidad lo despidieron en grupo sobre
cubierta.
Lisboa era entonces trampolin de trata, pero no cen-
tro. Los negreros iban directamente de Africa al Bra-
sil. Pero la trata se hallaba en su mAxima actividad.
Los portugueses acababan justamente de suprimirla al
norte del Ecuador, pero eso no los afectaba a ellos, ya
que casi todas sus factories estaban al sur, y nada que
no fuesen vientos tenian que ir a buscar al norte. En
los astilleros se construian barcos especiales, marine-
ros y armados de cafiones contra los pirates y hasta
para piratear. De Lisboa salian constantemente barcos
para el Brasil o Africa y en el rio se veian siempre
gallardetes en demand de tripulaci6n.
En Lisboa Pedro no conocia a nadie. Pensaba enro-
larse en algfin barco, tal vez mercante, seguramente a
Am6rica. Consigo llevaba las monedas del vikingo. En
la rda d'Ouro mir6 a las platerias y en la Augusta a
los patios, pensando en que ya era hora de vestirse y
adornarse. En la posada se encontr6 con gentes de mar
que le sugirieron viajes. Entre estas gentes estaban
los hermanos Poza (Jose y Jacinto), unos mariners
gallegos, en barcos portugueses. Jos6 mandaba un ne-
grero, entonces en reparaci6n; Jacinto era piloto. Na-
die podia career alli que aquel pino novo de Pedro hu-
biese estado en Terranova y corrido las aventuras que
decia. La casa estaba llena de mariners. Pedro se ha-
bia equipado en una casa de empefio: el traje le esta-
ba ancho y los zapatos largos. La casa era, ademrs, un
misterio. En ella entraban mujeres con facha de mendi-
gas que Ilevaban trajes de seda por debajo de los hara-
pos y se entrevistaban con capitanes de barcos. La po-
sada estaba en el puerto, en el Angulo de una plaza, y
se extendia hacia atras en un laberinto de cimaras
hasta un pasaje donde habia montones de basura. Esta
basura la quemaban de vez en cuando, y el humo entra-





EL NEGREBO 57

ba en la casa y en la del otro lado, donde siempre habia
ropa blanca a secar. Como todas las posadas destina-
das a recibir mariners de altura, 6sta tenia fonda,
bebida, juego y zorras en distintos departamentos.
Ademds, como en la de dofia Noira, habia un zaguan
para los sin dinero. La casa se Ilamaba de dofia Maria.
Pero dofia Maria rara vez iba alli.
Los mariners habian dado en mirar burlonamente
a Pedro y los Poza le dijeron por qu6. El traje que ha-
bia comprado en la casa de empefio habia pertenecido a
un indiano negrero muerto dias antes y alguien lo ha-
bia ido a robar al nicho.
El nombre de Maria Cruz era ya famoso entire los
negreros. Era una joven hija de un capitin negrero con
e! cual habia hecho algunos viajes, y tenia dos herma-
nos que mandaban dos negreros propiedad de la fami-
lia. Su padre habia muerto en una sublevaci6n. En la
pared de la taberna habia un cromo representando un
barco sin gobierno, hallado en alta mar por Jose Poza
con la cubierta tapizada de esqueletos y las aves for-
mando una nube encima. Era el barco del capitin Cruz.
Los negros sublevados mataron a la tripulaci6n, y lue-
go, no sabiendo gobernar el barco, murieron de sed,
pues los enjambres de tiburones que habian seguido y
rodeaban el barco les impedian tirarse al agua. Este
capitan dejaba tres barcos y aquella posada. Sus dos
hijos se hicieron cargo de dos barcos y su hija de la
posada. El tercer barco lo mandaba Jos6 Poza. Pero
Maria tenia tenientes que gobernaban la casa y ella
andaba siempre oculta. De ella se contaban leyendas.
A los dieciocho afios, navegando con su padre, 6ste se
habia enfermado y ella asumido el mando del negrero
hasta Bahia. Se decia que era muy rica.
Los Poza ofrecieron a Pedro plaza en un negrero,
pero 61 no la acept6. Pensaba en ir a America. En la
fonda los demis mariners se reian de 61 porque no be-
bia. En cambio, se iba a un departamento de la casa
que se llamaba La Colmena. Habia alli un panal de cor-
tinas y mujeres perdidas por las celdas. Entre los cu-
chicheos (en Lisboa se hablaba siempre cuchicheando
o, por el contrario, con voz de mando) que zumbaban
en torno a dofia Maria se decia que ella misma regen-
taba La Colmena, pero que entraba velada y disfraza-





58 LINO NOVAS CALVO

da. La posada se llamaba la Reina d'os Mares. Alli se
encontr6 Pedro con un ratero llamado el Hur6n. Este
le propuso asaltar a dofia Maria.
-Es muy rica, y en su casa particular tiene un cofre
Ileno de monedas; yo s6 d6nde lo tiene, ven -le dijo
el Hur6n.
Le llev6 de noche por un callej6n viejo y le di6 pie
para subir a una ventana. Entraron en una habitaci6n
obscura oliente a patatas podridas, pasaron una puerta
y Ilegaron a una sala donde el piso, Ileno de roturas,
crujia bajo sus pies. En otra habitaci6n se di6 la alar-
ma y los ladrones fueron cogidos entire cuatro hombres
armados y levados a una camara donde alumbraba un
candil de aceite. Alli vi6 Pedro a dofia Maria Cruz, jo-
ven de veinticinco afios, envuelta en una gran tinica
de seda, con el rostro velado. Luego se levant el velo
y mir6 de frente a Pedro (a el Hur6n le conocia ya).
-- Quien es 6se con rostro de santo? -pregunt6.
Los guardias lacayos se 11evaron a el Hur6n a las au-
toridades, y doiia Maria se hizo cargo de Pedro. Du-
rante various dias lo tuvo encerrado en una alcoba y le
hizo preguntas. Pedro le cont6 su vida, y esper6 una
ocasi6n para fugarse. La vida de encierro con una mu-
jer por carcelera le aburri6 pronto, y un dia agarr6 a
dofia Maria, le meti6 un trapo en la boca, le quit6 las
Haves y el dinero y la dej6 amarrada a la cama. Esto le
cost much trabajo. Maria Cruz era una loba peleando.
Pero en Pedro habia como una carga elbctrica que le
ayudaba a sacar mis fuerza de la que representaba.


Aquella misma noche sali6 Pedro en un barco mer-
cante para el Brasil. Dijo al capitdn que le perseguian
por no haber podido pagar la fonda y que trabajaria
de balde.
El Rei de Portugal llevaba destiny a Recife. Era uno
de los barcos cemplementarios de la trata. Iba con ron,
p6lvora, armas y otros articulos para la compra de ne-
gros y volvia con azficar, caf6, goma, marfil, palo del
Brasil y dinero. Iba y volvia excesivamente cargado y
escaso de tripulaci6n. Los mariners s61o dormian cin-
co horas. El capitin era hombre de rebenque, a quien
s6lo dominaba su mujer, que viajaba con l6. El contra-






























Cargamenlo de un negrero dispuesto a levar anclas





60 LINO NOVAS CALVO

maestre, un hombre blando, decia que la mujer (gorda,
peluda y chiquita) era la que hacia fiero al capitin.
Ella le dominaba y le gustaba que su hombre brutali-
zase a los demAs. Pedro volvi6 a la brega. El encuen-
tro con Maria Cruz le habia dejado atontado. Se habia
sentido atraido, retenido, envuelto; la habia visto ve-
lada, la vi6 luego desnuda y al fin velada otra vez. Era
una mujer extrafia. Pedro pregunt6 discretamente a la
marineria si la conocian y no descubri6 nada. Parece
que la fama le venia de su padre, negrero y pirata, y
sus viajes con 61 tenian distintas versions. Los del
Rei de Portugal decian que la de Maria era una familiar
de criminals y vengativos. El capitin decia que el ser
negrero era tan negro como el ser negro, pero l6 mismo
habia sido negrero.
Pedro entr6 en Recife pensando en hacerse negrero.
Este pensamiento pareci6 dirselo el bautismo de la
line ecuatorial que le hicieron pasar los demis mari-
neros. Al llegar al Ecuador aparecieron por proa unos
fantasmas y llegaron hasta el capitin.
-i C6mo se llama este barco? -preguntaron.
El capitin les present a Pedro, todavia tefiido de
espuma septentrional, que no podria pasar al sur sin
permiso del rey de la linea. Los fantasmas, Neptuno y
su corte, desaparecieron para volver de noche a bau-
tizar al cateedmeno. Apareci6 seguido de su mujer.
Despubs venia el sacerdote, el rasurador y el gran ja-
bonero con brocha y lata de alquitrin. DespuBs venia
una policia de negros, que buscaron por todo el barco,
sacando a cubierta a todo el mundo para que presen-
ciaran el gran bautizo. Dos policies ataron a Pedro los
pies, le pasaron un cabo por la cintura y le subieron
a la borda. Cuando al preguntarle Neptuno si hacia
votos de bautismo contest "si", la policia negra tir6
de un cabo y la pasada por la cala que le habia hecho
sufrir Rice se repiti6. Aqudl, le dijeron, era el bautis-
mo de la linea ecuatorial.
El barco fonde6 al sur de la peninsula, donde se ali-
neaban infinidad de barcos de cabotaje, jangadas y ne-
greros. Recife era el primer puerto negrero del Bra-
sil (1). Como todos los puertos negreros, hedia.

(1) VWase Rev. R. Walsh: Notices of Brasil. London, 18BS




EL NEGRERO 61

-Hiede porque la trata se estA corrompiendo dijo
el capitan.
Los negreros mostraban sus cafiones montados en
colizas y se oian sonar los calderos. De las aguas re-
mansadas de los rios se levantaba un vapor luminoso,
sofocante para las gentes del Norte. Los mariners
ingleses, enlazados a las bordas, chorreaban sudor.
Grupos de hombres renegridos bafiaban los negreros
con mangueras. Descargados los esclavos, se le borra-
ba asi al barco la memorial del viaje. A proa y a popa
habia hombres pendientes de andamios pintando. Otros
distendian la jarcia o cosian los toldos. Los mariners
i!amaban a aquello la confesi6n del negrero; luego po-
dia volver a pecar.
De noche entr6 un negrero cargado y ancl6 al lado
del Rei de Portugal. Pedro seguia a bordo y ayudaba
a la descarga. Con la amanecida vi6 sobre cubierta un
ej6rcito de negros totalmente desnudos; los marine-
ros, bafiindolos con mangueras. A proa estaban los mu-
leques, en el centro de las piezas, y a popa las muje-
res. Antes del balio les habian afeitado todos los pelos
de la cabeza y del cuerpo. Por las veredas formadas
por los grupos (atados de dos en dos por los brazos y
con grills en los pies) se movian los mariners cho-
rreando agua sobre ellos. Los negros gritaban, habla-
ban, aullaban. En el centro, entire los palos, se suce-
dian los guardianes con el lItigo en la mano, que res-
tallaban al son de roncas voces. Entonces vino el sol
a secarlos con sus toallas de luz y a ennegrecerlos mas.
Los guardianes volvieron a restallar el litigo y los ne-
gros comenzaron a moverse con ritmo en derredor. Un
mulato encaramado en una tarima junto al guardian
del centro marcaba la march en un tambor.
En Recife Pedro se encontr6 con un joven aventu-
rero brasilefio que habia huido de su casa y volvia tras
various afios. Al volver descubri6 que su familiar habia
muerto, salvo una hermana que tenia una hacienda cua-
renta millas tierra adentro. El joven se Ilamaba Paulo
Pedrao y conocia la vida de la Lengtieta y la trata. En
la Lengiieta se ocultaban los maleantes del interior del
pais, asi como los de la costa se refugiaban en la Ser-
tao. Por aqui pasaban de noche las armazones de ne-
gros hacia los dep6sitos de las afueras o al interior.




LINO NOVAS CALVO


El blanco del Brasil, indolente y rebajado, dejaba en
esta plaza y sus alrededores un poso de gentes perdidas
que formaban una extrafia mezcolanza. Aqui se incu-
baban libertades, y entire los borrachos de las taber-
nas y los lupanares habia various curas de paisano. Aho-
ra comenzaba a zumbar una interrogaci6n.
El comerciante Domingo Jos6 Martins se filtraba
entire las gentes ociosas y les tomaba el pulso. En la
fonda donde se alojaron Pedro y Pedrao tenia Martins
una tertulia. En torno a 41 habia negros mahometa-
nos con turbante y muchos hombres del puerto. Mar-
tins fumaba un veguero y guiiiaba un ojo al patron,
que se movia con un delantal de cuero por el local. Mar-
tins era un grano sano entire aquellos elements, pero
conocia el valor de ellos. Pedrao pensaba unirse a 61
cuando estallase la revoluci6n que preparaba. La noche
siguiente se present a Martins en el mismo lugar. Pe-
dro ayud6 a former el triAngulo en un rinc6n de la
fonda, pero permaneci6 callado. La idea de alistarse en
una aventura apelaba a algo que habia en 61, pero aque-
llo parecia muy remote. Pedrao ensalzaba a Pedro, y
entire las marinerias se decia que era hijo de un pirata
espafiol que merodeaba por las Antillas.
Pedro hizo amistad con un yanqui en una taberna.
Era un marinero que habia abandonado el mar y se de-
dicaba a escrutar y hablar mal de las gentes. Decia
que el mundo estaba made out of rascals. Los tres iban
a ver los desembarques y escuchar el tambor que mar-
caba las marchas a bordo. Pedro asomaba a veces a un
ventano de su cuarto, en la noche, y veia pasar las ne-
gradas descalzas en silencio. El restallar del litigo las
anunciaba a lo lejos. Al frente, a la espalda y a los
lados marchaban los guardianes, tambi6n negros o mu-
latos, vestidos de claro y sombrero al6n de paja. De
vez en cuando emitian un grito largo. Luego seguia un
silencio barajado por mil pies descalzos y se veia un
mar de olas negras tefiidas de dientes y ojos blancos.
Pedro sigui6 estas procesiones varias veces.
En las posadas y lupanares se tocaba mnsica negra.
Si en Pedro no hubiera una imaginaci6n piritica que
le arrastraba siempre fuera de si, con lo que en 41 habia
de andaluz hubiera terminado por rendirse al ambiente.
Pedrao le did ocasi6n para salir de l6. Andando por la




EL NEGRBRO 6S

ciudad, se encontr6 a un ingl6s que vivia en una ha-
cienda cercana y que Pedrao conocia, y se le ocurri6
una cosa. El ingl6s le dijo a Pedrao que su hermana
habia venido a una feria de negros que se celebraba
aquellos dias, y Pedrao propuso a Pedro ir una noche
a saquear su casa.


La feria se abria al rayar el sol. Pedro, Pedrao y
el ingles se pusieron en camino hacia ella; Pedrao con
la barba crecida para que nadie le conociese. La feria
se celebraba en un raso abierto, rodeado de barracones
y dividido por empalizadas. Cada barrac6n tenia uno o
various corrales. Al llegar la hora sonaron los cuernos
y los ciganos (gitanos portugueses, que eran los reven-
dedores), restallaron los litigos y de cada boca de ba-
rrac6n man6 una corriente de negros rapados, desnu-
dos y untados de aceite. Al llegar un comprador los
ciganos sonaban el litigo y hacian trotar a los negros.
Espiaban en sus ojos cuAles le llamaban la atenci6n y
los hacian parar frente al comprador. Sobre una pla-
taforma de tablas se paraba otro cigano con una bocina
y pregonaba las excelencias de los negros que se acer-
caban al comprador. Algunas negras iban prefiadas y
valian mis. Los compradores llegaban por distintos
caminos y en una esquina de la feria donde convergian
todos los caminos estaba la forja del calimbador. Pedro
admire al cigano con sus botas de charol flojas, espue-
las de plata, chaqueta azul y al6n sombrero de paja
con ancha cinta roja. Aquel hombre tocaba vivamente
a la imaginaci6n, rompia la chatez de la feria. Pedro
le veia capitaneando un barco pirata, tocando una gui-
tarra o acaudillando una horda de vagabundos. Los ci-
ganos miraban con recelo al ingl6s, aquel dandy que
no iba mas que a mirar. El ingles no compraba nunca
negros, pero era entendido en ellos. Conocia sus castas,
fortaleza y procedencia s6lo con mirarlos.
-Los negros que entraban entonces en el Brasil
-dijo a los otros- iban del Bajo Congo, Dahomey,
Lagos, Bony y el Viejo Calabar. Los mandingos y los
fulahs habian introducido la religion mahometana en
el pais. El mismo ingl6s habia estado en Africa y co-
nocia toda la organizaci6n de la costa.




64 LINO NOVAS CALVO

Los compradores eran hacendados, con piedras de
Geraes y grandes vegueros en la boca, o damas de
igual rango. Junto a Pedro y sus compafieros pas6 una
gran dama con una larga capa roja, sombrero de fiel-
tro sobre un turbante blanco y zapatos bordados. Era
la hermana de Pedrao. Al andar recogia la capa y
mostraba la puntilla del refajo. Caminando era como
un barco con galeno sobre un mar tranquilo. Aquel
porte parecia pesar mas que sus afios. Habia venido
a la feria a caballo escoltada por una guardia de ne-
gros y mulatos. Se Ilamaba Modesta y manejaba su ha-
cienda como una amazona. AI acercarse a ella el pri-
mer esclavo, brindado por un cigano, Modesta se des-
prendi6 de su altivez y comenz6 a examinarlo minu-
ciosamente, tentando sus misculos, Ilevando a la len-
gua el dedo impregnado de su sudor (pues en el sa-
bor del sudor se conocia la salud del negro) y llegando
hasta lo mas secret. Aquello lo hacia todo comprador.
El cigano sonaba el ltigo y hacia bailar, hablar, can-
tar, correr y reir a los cautivos. Al fin de escoger mu-
cho, Modesta se qued6 con un hermoso muleque man-
dingo.
Los compradores sacaban sus piezas de los rebafios,
guiados por contramayorales negros litigo en mano.
Entre los compradores habia frailes, curas y oficiales
de uniform. Al llegar ante el calimbador se detenian.
iste estaba con un babero de cuero ante un fuego en
rescoldo. Al lado, pendiente de una tabla clavada verti-
calmente en la tierra, tenia un alfabeto de hierro. Al
legar un negro cogia la letra que pedia el comprador
con unas pinzas largas y la ponia a calentar. Mientras
tanto frotaba con sebo la tetilla izquierda del negro,
cubria el lugar con un papel aceitado y le aplicaba
suavemente el hierro rojo. La operaci6n, decian, no
era dolorosa. Queimado pelo ferro quento, el esclavo
marchaba ante el contramayoral. Otro ocupaba su lu-
gar. Los que quedaban despedian a gritos a los que se
iban, sus carabelas (compafieros de viaje de Africa a
America). El ingl6s dijo a Pedro que los portugueses
eran amantes de los negros, que el palmatorio era el
castigo sumo y que el esclavo que daba diez hijos era
libre. A Pedro no le importaba aquello. Se habia que-





EL NEGRBRO 65

dado mirando a la hermana de Pedrao, que marchaba
a caballo al frente de su cortejo.
Pedro y Pedrao Ilevaban aquella intenci6n en sus
cabezas y aceptaron la invitaci6n del caballero ingl6s
de ir a pasar dos dias a su hacienda. Waste vivia en una
hermosa quinta, a veinte millas de Recife, con una se-
rie de casas menores pintadas de azul en derredor.
Estaba en un boscaje junto a un arroyo. La casa del
Brumel se levantaba sobre una plataforma de albafii-
leria, en forma de castillo, y era toda de caoba. Desde
su terraza vigilaba a la gente que vivia en las casas
pequefias.
En la mesa les sirvi6 un grupo de j6venes raras.
El ingl6s las lamaba por nombres africanos y todas
parecian gemelas y menores de veinte afios, mulatas,
de ojos azules y pelo color canela. Sus cuerpos, altos
y flexibles, se movian con un cimbreo musical, y el
ingl6s fruncia el labio inferior.
Al otro dia comprendi6 Pedro (Pedrao lo sabia ya)
e qu6 se trataba (1). De las casas en derredor salie-
ron otras personas similares a las sirvientas, j6venes
e pelo rizado y ojos zarcos, y j6venes masculinos se-
nejantes. Las j6venes iban envueltas en tinicas hol-
adas. Detras de ellas asomaron otras de color mis obs-
uro, desnudas. En el c6sped donde aparecieron aguar-
aba un cuarteto de misicos y las j6venes comenzaron
bailar una extrafia danza, que comenz6 con bolero y
ermin6 en rumba. El cuarteto era de negras. El ingl6s
and6 retirar a todo el mundo y se volvi6 a sus hues-
edes con risita burlona:
--Bonito, eh? -dijo-. Esto no lo habrin visto
stedes en ninguna parte. Esto lo he descubierto yo,
con ello he afiadido una virtud mis a las cristianas.
En Recife habia oido Pedro hablar del criadero de
sister Reeves, pero no habia pensado que fuese 6ste.
eeves era un vagabundo que habia caido un dia en
1 Brasil y descubierto que sus hijos con buenos ejem-
lares africanos salian de una extraordinaria belleza
que los ricos brasilefios se los disputaban. Desde en-
nces di6 en tener cuantos hijos pudo con negras (es-

(1) Viase JOHNSTON: The Negro in the New World, capitulo V.

NEGRKRO. I





66 LINO NOVAS CALVO

pecialmente de los grupos mahometanos) y en vender
los hijos hasta que pudo fundar aquel establecimiento
como criadero. Cuando lo hubo logrado di6 en hacer
experiments de cruces, y sacaba species rarisimas,
de las que salian mujeres que le pagaban a peso de
oro. En su establecimiento tenia escuelas y preparaba
la prole para distintos oficios. Criaba caleseros, don-
cellas, huries, apolos, bailarinas, y todo lo que le pe-
dian. Las grandes damas del Brasil iban alli a buscar
favorites. La gente decia, en burla, que tambSn criaba
monjas. Le Ilamaban el Patriarca.
Pedro habia mirado fijamente a una de aquellas rmu
latas y el ingl4s lo advirti6. Rste dijo que aqu6lla era
una de las virgenes de encargo. A la hora de irse los
hubspedes el ingl6s hizo que su guardia seiss venus
mulatas) sacaran los mastines a pasear ante ellos. Lue-
go desfil6 otra guardia de hombres armados.
-Espero verlos por aqui otra vez dijo el ingl6s.
Pedro y Pedrao decidieron ir a asaltar la casa de
Modesta, la hermana del iltimo. Pero les sali6 mal.
La casa de Modesta estaba cercada de alambres y fu-
siles. Los dos quisieron saltar la cerca, y Pedrao qued6
colgado de los alambres con una bala en la cabeza. Los
perros los habian sentido y dado la sefial. Pedro huy6.
Pero los contramayorales de la hacienda se echaron al
monte con los perros de los cimarrones. Pedro se de-
fendi6 a cuchillo, mat6 un perro y trep6 a un arbol, que
salpic6 de sangre.
Aquella aventura llev6 a Pedro a una experiencia
mis grave que las dentelladas de los perros. Huyendo
de dstos, se refugi6 en la cabafia de una india, cerca de
la casa del ingl4s. La india crey6 que Pedro era del
criadero de Mr. Reeves y corri6 a delatarlo.


En Recife otra vez, con una pierna vendada y la cara
y el cuerpo arahados por las zarzas, decidi6 embar-
carse. Fu6 al muelle, pidi6 plaza en el primer barco,
y al amanecer estaba rumbo al Africa en un negrero.
Iba como en un suefio, con la imaginaci6n apagada
Maniobraba automiticamente, sordo a las voces, casi
ciego y mudo. El veterinario le hizo algunas curas de
caballo. Era un mulato liberto, que ccmpraba eselavos





EL NEGBERO 67

para otros libertos de Recife. Vestia una holgada chi-
laba roja y Ilevaba turbante. En el centro de la enfer-
meria, en el entrepuente, habia un caldero con agua
verdosa, donde se mezclaba sal, vinagre, azufre, taba-
co y orines. Con aquello curaban igualmente heridas
blancas que negras. El mulato desnud6 a Pedro y es-
grimi6 la brocha empapada con delectaci6n. Los ojos
del mulato bafiaron primero el cuerpo del blanco con
un refinamiento cruel. Pedro apret6 los dientes, abri6
mas los ojos y se le enrojecieron los pfrpados por el
icido que resbalaba tras la brocha de esparto y se
filtraba en su came. A la vista estaba el capitin, con
las piernas entreveradas y las cejas en sesgo. Pedro
respiraba como in toro picado. El capitin era blanco,
y el aguante de Pedro abri6 su admiraci6n.
El barco se l1amaba El Cintur6n de Venus. Era pro-
piedad de una asociaci6n de pequefios armadores ne-
gros y mulatos de Recife. El contramaestre y el so-
brecargo eran mulatos descendientes de hausas maho-
metanos. El barco, acabado de salir de los astilleros,
era un resistente bergantin-goleta con cuatro caiiones
montados en colisa. La tripulaci6n, elegida por el ca-
pitin en la Lengiieta, iba formada por blancos y mu-
latos. DespuBs de la cura el capitan llam6 a Pedro:
-Si se presentaba ocasi6n, el barco piratearia, y
en caso de piratear, cada marinero tendria una co-
misi6n.
Pedro no sentia ya las heridas ni el cansancio que
le habia producido la estiba de provisions, agua y ar-
ticulos de trata. Jadeaba, el suefio abria escapes a su
fuerza, pero la imaginaci6n volvia a tirar hacia arri-
ba. DetrAs de las palabras del capitAn habia posibi-
lidades heroicas. Todos los preparativos de la trata
pasaban ahora a su memorial. Junto a las escotillas ha-
bia visto agents de la Compaffia anotando y cantando
los articulos que pasaban a cargo del sobrecargo. Este
tenia el cuerpo t6cnico (pafiolero, carpintero, cocinero
de los oficiales, cocinero de la negrada y los mariners,
veterinario, barbero) a sus 6rdenes. Lo demis iba a
cargo del capitfn y su contramayoral el contramaes-
tre. Pedro no podia menos de admirar al capitAn Vas-
coicellos, que mandaba en mar y tierra.
A la vez que El Cintur6n de Venus, se hicieron a la




08 LINO NOVAS CALVO

mar otros negreros, que siguieron la misma derrota
al principio. Luego se escindieron, unos mis al sur,
otros mis al norte. Waste iba a Ajuda, reino del Daho-
mey. El viento sopl6 fresco. El sol habia calmado las
heridas de Pedro y el viento del mar despejado su
cabeza. Arriba, en los palos, los vigias cantaban vela
a cada paso y el capitin subia a inspeccionar.
--se va armado hasta los dientes; 6se es un cor.
sario yanqui; 6se, un cfiter ingl6s; 6se, un piratica es-
pafiol, italiano, o escandinavo, o francs, o arabe co-
rria la palabra.
Pedro habia ocupado su turno de vigia y cant6 a ba-
bor vela, que gust6 al capitan.
-Ese los trae ahi mansitos dijo.
Se hallaban a la altura del cabo Palmas. La vela era
un bergantin que el capitin supuso espafiol. En segui-
da larg6 en el mayor el pabell6n negro, mand6 mani-
obrar al abordaje. Los artilleros se situaron en las co-
lisas y los demis empufiaron los sables corvos. El con-
tramaestre arrastr6 a la mitad de cubierta un balde
de ron con cucharones y los mariners cayeron sobre
61 como moscas, y dieron en bailar la danza pirata.
Pedro se aprest6 al combat, pero no bebi6. Sabia que
el ron tenia agua y p6lvora mezcladas.
El capitin orden6 con la bocina al bergantin que se
rindiera, pero 6ste no contest. Al acercarse a 61 vi6
que tambi6n llevaba cafiones y que la tripulaci6n ru-
gia en cubierta como un solo tigre. Asi y todo, sigui6
dfndole caza. Pens6 que seria un negrero o que levaria
oro y marfil. Pero de pronto el bergantin maniobr6
hacia El Cinturdn de Venus. Cuando estuvo a su al-
cance, 6ste lo encafion6 con la colisa de proa y le tumb6
un mastelero.
-iA 61! -grit6 el capitin.
En el palo mayor del bergantin apareci6 entonces
el pabell6n negro y abri6 fuego contra el brasilefio.
El primer cafionazo le tronch6 el mayor, y las balas
del bergantin comenzaron a silbar sobre su agresor.
Pedro recibi6 una en un brazo, y oy6 que el capitis
daba orden de virar al oeste. El bergantin habia se-
guido hacia el norte, su pabell6n flameante contra el
horizonte, con una cola de gritos a popa. Era el pirata
De Buen. Vasconcellos se habia equivocado.




CL NEGRRO.


El negrero puso proa a la Ascensi6n con un boquete
a popa y el palo tronchado. Sobre cubierta habian que-
dado algunos muertos y en derredor comenzaron a
pulular los tiburones. En la enfermeria, el veterina-
rio ensanchaba los boquetes de las balas y extraia el
plomo con unas pinzas de sacar muelas, oxidadas. Lue-
go embadurnaba la herida con ungfiento de azufre. Los
ilesos achicaban el agua y maniobraban contra el vien-
to, en busca de la bahia de Clarence, donde fondearon
con dificultad para reparaciones, bajo la demora del
monte Cruz. En la bahia habia dos buques de guerra
ingleses, y en el muelle se iz6 la bandera ajedrezada di-
ciendo que no podian atracar a tierra.
La Ascensi6n habia sido tomada poco antes por los
ingleses como fortaleza avanzada para resguardo de
Napole6n en Santa Elena, y en George's Town habia
una guarnici6n de soldados. Hubo que reparar el bu-
que fuera de la bahia, y con gran trabajo. Los hom-
bres tupieron el boquete con estopa, brea y tablas, y
substituyeron el palo por otro de repuesto. El calor hi-
medo derretia la brea de las costuras. Constantemente
habia que estar bafiando el barco con mangueras. Pe-
dro trabajaba sin su brazo herido, agarrAndose con
Oientes y piernas. A los dos dias el viento rol6 del lado
de tierra y a las pocas horas irrumpi6 la mar sorda
con su resting milagrosa irisada en las grefias de las
olhs, y al barco le cost gran trabajo aguantar al an-
cla. Luego cay6 una lluvia densa que oblig6 a trabajar
mrucho a la marineria.
-No hay que hacerle, el diablo lo manda asi dijo
el capitin.
A bordo vinieron ingleses a vender tortugas, golon-
drinas del tr6pico, gatos monteses y biblias. Aquellos
gatos, dijeron, en vez de comerse a las ratas se comian
los pajaros de mar. Eran animals el6ctricos, de ojos
grandes, pelo largo, color de tigre y bigotes de chino.
Pedro no podia menos de dejarse fascinar por los ga-
tes. Ahora volvi6 a oir hablar de Napole6n, cogido en
una jaula de roca un poco mfs al sur, y pens6 que los
ingleses eran grandes cazadores de gatos.
Ajuda (Whyda) esti al norte de la linea, y los por-
tugueses habian suprimido poco antes la trata en este
herisferio. Mientras reparaban, uno de los cruceros





70 LINO NOVAS CALVO

de la bahia se hizo a la mar, y Vasconcellos presinti6
algo malo. En Ajuda habia una factoria inglesa al
oeste, una francesa en el medio y una portuguesa al este.
Vasconcellos dijo a los ingleses que iba a Angola, y les
mostr6 los papeles, pero muy bien podian no haberlo
creido. El jefe de la guarnici6n fu6 a bordo y dijo
al capitin:
-Los mariners le conocen a usted por aqui.
Al asomar al continent dos canoas de krumen fue-
ron a recibir el negrero y le entregaron un papel del
factor, mandindole que se fuera por la vuelta de afue-
ra y que volviera al dia siguiente. Pero Vasconcellos
desconfi6 del papel. Los ingleses solian enviar aque.
1los papeles falsos por los krumen que tenian de es*
pias cuando no tenian cruceros para guardar la en-
trada. Tenian los cufios, las firmas y las contraseias
de los factors.
En toda la costa habia canoas de estos krumen, na-
tivos de la Costa de los Granos, que servian de inter-
mediarios entire los barcos y los factors. Al mismo
tiempo, los krumen (o sea tripulantes o boteros) eran
espias y ladrones empedernidos y los negreros experts
no les dejaban subir a bordo.
El Cintur6n de Venus entr6 cautelosamente sobre el
placer de sonda, guiado por otros krumen que sucedie-
ron a los primeros (6stos huyeron a todo remo). Un ne-
grero de Nantes salia con el vientre hirviente de gri-
tos. Al pasar cerca del brasilefio los franceses tiraron
besos y pelotas de basura a los portugueses.
El negrero fonde6, segin mandaba la carta, a una
milla de tierra por once metros de arena parda, el fuer-
te ingl6s demorando al norte. En derredor se juntaron
mis de cincuenta canoas-tiburones. En el barco iba
un piloto viejo IIamado Jogo Contrapelo, y decia que
los krumen, que viven entire tiburones, tenian algo de
6stos. El capitan baj6 a tierra y volvi6 decepcionado.
El factor, Da Souza, no tenia negros por el momenLo.
Algo habia detenido las caravanas en el interior. En-
tonces llam6 a dos mariners mis y flet6 con ellos una
canoa a la aldea de Jakkin, diez millas al este, donde
habia factories de mercaderes libres. Urgia cargar an-
tes que regresara el crucero que habia levado el anela




EL NEGRERO fl

horas antes (1). La canoa se puso en march al anoche-
cer, y una hora despu6s lleg6 al barco la noticia de que
la caravana habia l1egado. El contramaestre envi6 a
Pedro con dos mariners en la canoa de un krumen a
dar al capitan la noticia. Llevaban una luz de aceite
en el fondo de una botella rota. De toda la costa ema-
naba un aire gordo y pestilente, y contra la canoa ale-
teaban los tiburones. Los remos tropezaban con ellos,
y la canoa resbalaba a veces sobre ellos como sobre
bancos de limo. Pedro veia ante si los dientes blancos
de los boteros, iluminados por aquella luz fatua, en la
noche, y sentia su jadear. Pedro iba a popa, desnudo de
la cintura para arriba, los rizos colgandole sobre la
cara. El sudor le resbalaba por las cisuras de las heri-
das mal curadas, y est6mago arriba le subia como una
anguila blanca. Las estrellas se iban hacienda luz liqui-
da a sus ojos. Antes de Ilegar a Jakkin les cay6 una
turbonada de agua caliente y el mal se le agrav6.
En Jakkin habia muchos negros. La orilla despedia
una peste acidosa. En el agua flotaban cuerpos negros
y las canoas y los tiburones se movian por enjambres.
Los krumen contaron a Vasconcellos lo que pasaba. Un
rey negro habia hecho una gran caceria y tenia mis
de dos mil cautivos en barracones; pero como no aca-
baban de Ilegar negreros y el rey no tenia con que
sostenerlos, todos los dias iba matando a los enfermos.
Vasconcellos sospech6 que en Jakkin habia peste y
regres6 a Ajuda a todo remo.
Las fiebres intermitentes de estos lugares habian cai-
do sobre Pedro. Al volver al barco busc6 en su cofre
un espejo con marco de marfil que habia robado a
Maria Cruz (llevaba sus iniciales) y se puso a estudiar
el rostro que encontr6 en l6. Tenia la lengua negra y
los pirpados rojos. Quiso ayudar a la descarga, pero
cay6 sin sentido. El veterinario no sabia qu6 hacer
con l1 y lo mand6 a tierra. Entre dos mariners lo
bajaron a una de las lanchas de descarga y lo tiraron
sobre un fardo de g6neros.
-Adi6s, compaiiero -le dijo uno.

(1) La persecncl6n de Ion negreroo por loe barcoe de guerra
ingleese tiene an base en la ley de lord Brousham, aprobada por
el Parlamento en 1811.





72 LINO NOVAS CALVO

Lo daban ya por muerto. Luego volvieron la cara y
la lancha se puso en march. El barco quedaba atrAs
con su ajetreo. Los colors y los sonidos se disolvian
y mezclaban en la fiebre y el espacio habia desapareci-
do. En la lancha remaban negros empleados por el
factor. Dos de 6stos cogieron a Pedro en un pedazo de
lona, a modo de parihuela, y lo pasaron, al trav6s de
una playa arenosa, a un barrac6n de tablas, en la isla
de Gregoi, anidada entire zarzas, a pocos metros de la
orilla. Esta barraca parecia abandonada. Era una pie-
za dividida por tarimas de madera y postes, entire los
cuales colgaban hamacas sucias. Era una choza sin ven-
tanas, piso de tierra y techo de embarrado. Los negros
tiraron a Pedro en una de aquellas hamacas y salieron
en silencio, desnudos como estaban, negros en la no-
che. Del puerto venian los ecos de la descarga y la car-
ga, los aullidos de los cautivos Ilevados a bordo desde
los barracones pr6ximos adonde estaba Pedro. Del lado
de tierra, de la laguna, venia un aire pestilente que se
encontraba con el del mar y se arremolinaba sobre la
barraca. Cuando el enfermo vino a recobrar un poco
de claridad, el barco se habia ido.


De la factoria de Da Souza (Cha-Cha, el principle de
los negreros) (1) le mandaron unos hierbajos, unas so-
pas y una mulata que lo asistiera. Pedro no sabia d6n-
de estaba. Ante 61 estaba una joven cuarterona con
palabras portuguesas y grills en la boca. A poca dis-
tancia, contra el mar, se hallaban varias casas dentro
de una empalizada, a espaldas de un fuerte. La choza
donde estaba Pedro se hallaba fuera de la empalizada,
entire la maleza, sobre una ligera plataforma natural.
Desde alli se veia el mar con sus velas Ifnguidas y ne-
greras y los vigias de la factoria encaramados en to-
rres de madera. Por debajo pasaba el camino por donde
desfilaban las negradas destinadas a los embarques,
mandadas por pombeiros, mulatos traficantes que me-
diaban entire los factors y los reyes del interior.
Cuando pudo tenerse en pie, Pedro se dirigi6 a la


(1) VWase CANOT, Adventures of an African Slaver. Bibliograflf





EL NEGRERO 7S

factoria de Cha-Cha, guiado por la cuarterona. La fie-
bre se habia ido, como un temporal que deja las aguas
revueltas. En torno a la de Cha-Cha habia otras fac-
torias, portuguesas y brasilefias, como estados aut6no-
mos, con sus barracones, casas de vivienda, almac6n,
enfermeria, oficina y casa del jefe.
Pedro encontr6 a Cha-Cha en la terraza de su pala-
cio. Dos esclavas octoronas, de unos trece afios, des-
nudas, una a cada lado, lo abanicaban. Cha-Cha vestia
un traje de dril claro, botas charoladas, y estaba toca-
do de un gran sombrero panama. En el cinto Ilevaba
una gran pistola y en la mano una cafia de bambd.
Era un mulato ancho, de ojos de lobo.
Cha-Cha era brasilefio y analfabeto. Habia desertado
de la Armada Real y Ilegado a Africa como piloto de
un negrero. Durante algdn tiempo trabaj6 en facto-
rias y aprendi6 el idioma del pais. Su madre habia
sido esclava, y recobrado la libertad por dar muchos
hijos. En Africa, Cha-Cha comenz6 a progresar por su
carActer de mulato, de hombre double. Con los afri-
canos se hacia africano y observaba todas las costum-
bres y supersticiones de los negros; con los blancos
era blanco y trataba de hablar en civilizado. Pero
Cha-Cha vendia igualmente a blancos que a negros.
Ahora se hallaba pr6ximo al apogeo de su grandeza.
Su factoria era una pequeia ciudad, con casino, casa
de juego, taberna, har6n, almacenes, barracones, en-
fermeria y otras dependencias. Dominindolo todo, a la
espalda de un fuerte portugu6s estaba su palacio, vasta
mansion de tablas. Cha-Cha tenia corte, ejercito, igle-
sia, y, en pequefio, cuanto pueda tener un rey.
Pedro cay6 en manos de Cha-Cha como contador.
2ste era un oficio que s61o sabian desempefiar blancos,
y constantemente estaba vacando. Los empleados blan-
cos no podian resistir los abuses de Cha-Cha y sus
hijos, que vivian para corromper a las gentes, prosti-
tuirlas y comerciar con ellas. Pedro dijo que sabia con-
tabilidad, y Cha-Cha le di6 una casa para si solo y la
cuarterona por sirvienta; pero el sueldo era nominal
simplemente. Sin embargo, Pedro no podia esperar me-
jor puesto. Desde el principio se encontr6 por alli ma-
rineros parias que habian sido y volverian a ser ne-





LINO NOVAS CALVO


greros (algunos capitanes), que lo pusieron en guardia
contra Cha-Cha.
-Te harA trabajar, te inculcari vicios por medio
de sus mujeres y al fin te echara veneno en la sopa
-le dijeron.
La sequedad, reserve y resoluci6n de Pedro lo es-
cudaron desde el principio. Se decia que Cha-Cha hacia
el mal, mAs que por interns, por refinamiento.
Pedro tenia para si una mesa, un mont6n de libros
grasosos con cuentas atrasadas en la oficina general,
y las laves del almacen. Los pisapapeles eran pistolas
viejas. El administrator era igualmente una pistola
vieja, y no hacia mas que emborracharse. Era un por-
tugues, antiguo capitin negrero, y luego factor, a quien
Cha-Cha habia arruinado. Una hija blanca del admi-
nistrador era favorite de Cha-Cha.
Los capitanes negreros que tocaban alli se encon-
traban siempre con que no habia negros; pero Cha-
Cha les garantizaba que llegarian a los pocos dias.
Los capitanes descargaban y guardaban sus mercan-
cias en unas casas destinadas a eso. Cha-Cha los reci-
bia entonces en su palacio y los Ilevaba a su har6n y
casa de juego. Cuando llegaban los cautivos (es decir,
cuando Cha-Cha decia que Ilegaban, porque sus barra-
cones, un tanto retirados, estaban siempre bien nutri-
dos), los capitanes se encontraban con que habian per-
dido todos sus intereses, y sus barcos regresaban va-
cios, mientras que ellos quedaban abandonados por la
costa. Pedro trab6 amistad con algunos de aquellos ca-
pitanes y descubri6 las trampas de Cha-Cha. En la
casa de juego tenia tahures a sueldo, y en la bodega
envenenadores que mezclaban drogas al vino. La mitad
de su riqueza la habia hecho asi, robando a los blancos
y arruinando sus cuerpos. Antes de hacerlo colmaba
a sus victims de atenciones, los festejaba en su pa-
lacio y les abria las puertas de su haren. Cuando aque-
lo no surtia efecto, Cha-Cha mandaba sacar de noche
las mercancias a un dep6sito y prender fuego al alma-
cen. Nadie sabia luego quin lo habia hecho, pero Cha-
Cha, para cumplir con la justicia, hacia parecer culpa-
ble a cualquier negro matungo o medio enfermo y lo
ejecutaba ante el capitan cuyo almacen (y, aparente-
mente, mercancias) se habia quemado.





EL NBGBBR O- Y.

Pedro no tenia nada que quemar, a no ser su alma.
En torno al almacen acampaba la guardia negra, con
fusiles y cuchillos, y se ejercitaba en un campo estilo
europeo. Los oficiales eran casi todos mulatds brasile-
fios. Cha-Cha quitaba y ponia galones. Los grababa
a hierro candente en los brazos de los mulatos y los
negros y luego los mandaba pintar de blanco. A Pedro
se le parecian aquellos galones a las llagas pintadas
de los mendigos portugueses, que habia visto en Lis-
boa. Pedro pasaba todos los dias entire aquella policia,
camino de su caseta, donde lo aguardaba la cuartero-
na, a quien Ilamaba Carmen. Por ella iba conociendo,
ademis, los secrets de Cha-Cha. Este era tambi6n
jefe de una congregaci6n de sacerdotes, brujos y hechi-
ceros, que imponian la ley por medio del espiritu a
los negros empleados y libres de los alrededores, ha-
ciendo sacrificios y escarmientos. Estos sacerdotes eran
escogidos en la selva del interior, traidos de Abomey,
la capital del reino, o de Lagos, al sureste de Ajuda.
Todos actuaban dirigidos por Cha-Cha. Anualmente se
hacia el sacrificio de una virgen, tomada de las pobla-
ciones vecinas, para compensar todas las que durante
el aiio se hubiesen casado sin serlo. Al Ilegar octubre
presenci6 Pedro este rito, copiado por Cha-Cha de los
negros de Lagos, muy celosos de la virginidad. Nadie
sabia d6nde habitaban los sacerdotes. Un buen dia se
reunieron en un recinto sagrado, entire la maleza, a
deliberar acerca de la virgen que habrian de elegir.
Seria la mAs bella del pals. Luego pasaron aviso a to-
das las casas para que nadie saliera de ellas y dejaran
las puertas abiertas. Al anochecer, vestidos de pieles
y enmascarados, los sacerdotes recorrieron las casas
danzando y aullando y matando. Cha-Cha aguardaba
en una alcoba de su palacio, forrada tambidn de pieles
de tigre, recostado sobre un divan. A medianoche, los
sacerdotes se pararon ante la casa de la victim y una
banda de mdsicos surgi6 de alguna parte y comenz6
a redoblar los tambores, danzando en torno a ella.
Los sacerdotes sacaron entonces la virgen y la llevaron
al bosque sagrado. Sus familiares tenian prohibido lo-
rar o gritar. Uno de los sacerdotes se present enton-
ces secretamente ante Cha-Cha y lo condujo al mismo
bosque, dejAndolo solo con la virgen hasta el amanecer.





i LINO NOVAS CALVO

A aquella hora, Cha-Cha habia poseido ya a la virgen
y estaba en su palacio. Los sacerdotes se presentaron
con la victim en la plaza que habia enfrente, y Cha-
Cha, con suefio en los ojos, como un dios inocente,
avanz6 a recibirla. Los sacerdotes acostaron a la joven
en un banco, la ataron a 61, y el mayor permaneci6 con
la espada en alto aguardando a que Cha-Cha bajara el
indice desde la escalinata del palacio. En ese moment
baj6 tambien la espada y separ6 la cabeza de la joven.
A aquello lamaban el sacrificic annual de la virgen.
Carmen habia pertenecido al harSn de Cha-Cha, pero
habia cometido una infidelidad sin su permiso y des-
de entonces estaba condenada a servir de mujer a tal
o cual empleado blanco. La infidelidad habia sido tam-
bien con un blanco. La guardian del har6n (la nostra-
ma la llamaban los mariners) era quien mis secrets
sabia de Cha-Cha, y por ella se habia enterado Carmen
de un contrato secret que este tenia con el rey del
Dahomey. Este rey se comprometia a surtir a Cha-
Cha de cuantos esclavos necesitase durante toda su
vida a condici6n de heredarlo (o de que lo heredaran
sus hijos) a su muerte. Cha-Cha se reia del contrato.
Recibia los esclavos de balde, derrochaba mis lujo que
cualquier rey europeo de antes de la Revoluci6n y
compraba haciendas en el Brasil. A cuantos grandes
personajes blancos recibia en su palacio les referia
el truco y reia a carcajadas.
Como Pedro no tenia nada que corromper y le era
fitil a Cha-Cha, 6ste comenz6 a quererlo. A fines de la
estaci6n lluviosa lo llam6 a su palacio para que le con-
tara las aventuras que habia corrido, y que algunos
mariners difundieran por alli. El palacio de Cha-Cha
era de tabla y ladrillos, y tenia jardines, terrazas, pa-
seos y muralla en derredor.
DetrAs, con una plaza por medio, estaba el har6n,
series de casetas unidas en torno a un patio, al cual
se pasaba desde el palacio por una larga franja alfom-
brada de pieles que cruzaba la plaza. Las caravanas
negreras pasaban al sur desde los barracones al muelle
y no manchaban estas cortes sino con su olor. En el
patio central del har6n ardia toda la noche un fuego
cuidado por eunucos. Una noche que Cha-Cha estaba
borracho llev6 a Pedro al har6n y mand6 salir a todas





EL NEGRBRO 77

las juries, negras, mulatas y blancas, y danzar, desnu-
das, en torno a la hoguera, mientras que los eunucos
marcaban sus movimientos con batir de palmas. Cha-
Cha reia a carcajadas.
--Le gustan mis blancas? -pregunt6 a Pedro.
En realidad, no eran sino zorras compradas en Lon-
dres, Paris y Lisboa; pero entire las cuarteronas habia
una procedente del criadero de Mr. Reeves.
Al acercarse la estaci6n seca Cha-Cha tenia que man-
dar anualmente una embajada al rey del Dahomey, a
la capital, setenta millas tierra adentro. Eran las so-
lemnidades en honor de los muertos, en las cuales se
les enviaban various cientos mis a hacerles compafiia.
Cha-Cha design a Pedro entire los que debian ir con
ricos presents a presenciar las fiestas. La ocasi6n de
ver a uno de los dos grandes emperadores de Africa
(el otro era el de los achantis) era un gran privilegio.
El rey mand6 sus manfucas, interpretes y esclavos para
llevar la carga. De la factoria de Cha-Cha partieron
algunos de sus tenientes blancos en su representaci6n.
Pedro iba sin objeto, como en vacaciones, antes de que
llegara la estaci6n de la brega. Carmen no queria
que fuese.
-Vas a ver cosas que te harin odiarnos a todos
--le dijo.
Al trav6s de la selva, por un camino serpeante, la
caravana formaba una sierpe extrafia. Delante iban los
int6rpretes y manfucas del rey, 6stos con taparrabos
encarnados, fusil y gorro de plumas; luego los esclavos
con las balas de presents en la cabeza, y detras los em-
bajadores blancos con traje claro. El camino de la sel-
va era un tdnel. DespuBs de algunas horas de viaje
tornaba al oeste y-seguia al margen de Gran Popo,
al trav6s de una selva tan tupida que no dejaba pasar
el aire, con algunos claros de aldeas ajudas, tributa-
rias del Dahomey. Junto con Pedro iba el jefe de la po-
licia de Cha-Cha, un portugu6s. De vez en cuando acam-
paban para descansar y comer galleta y beber agua,
que cargaban los esclavos. De noche prendian fuego
y se formaban tres campamentos. Desde la selva, rom-
piendo su zumbido perpetuo, partisan sonidos raros:
arrastrarse de sierpes, lamentos de fieras, aletear de
aves y rasgufios en los Arboles. Los monos tiraban cAs-





y8 LINO NOVAS CALVO

caras y pedazos de ramas a la caravan. El jefe de la
policia temblaba ante aquellas sefiales y se arrimaba
mis a Pedro. Decia que no eran cosas de este mundo.
Constantemente habia que ir en guardian contra los
chacales, el leopardo y la pantera negra, que acechaban
a cada lado. Asi, durante cuatro dias.
La gente de Cha-Cha lleg6 a Abomey horas antes que
la familiar real (1). Psta se pasaba el verano en Kana,
algunas millas al sureste. El rey Andazu III lleg6 por
una vereda de la selva sentado en una silla de madera
con una calavera en cada pie, que sostenian various es-
clavos sobre pertigas. Al frente marchaba la orquesta
real con tambores y flautas, y detrAs venian otras
sillas con su mujer e hijos. Al final y a cada lado mar-
chaba una guardia de mil soldados femeninos, armados
de fusil, con taparrabos encarnados y las piernas y los
brazos cubiertos de argollas de lata. El rey venia to-
cado de un tricornio con muchas plumas, levaba panta-
lones bombachos, el busto adornado de cuentas en colo-
res y se apoyaba en una lanza. Al l1egar frente al pa-
lacio la comitiva se detuvo, hubo un silencio y las ama-
zonas dispararon al aire sus fusiles.
Las solemnidades se celebraron en una vasta plaza
frente al palacio (casa de ladrillo, techo c6nico de em-
barrado). El trono fu6 sacado a la puerta y en 41 apa-
reci6 el monarca con el mismo tricornio y una larga
sotana roja. El trono estaba en un gran estuche de
madera. Entre el trono (especie de sill6n) y el estuche
habia una masa de calaveras pertenecientes a otros
tantos reyes conquistados por la dinastia. Clavadas en
pertigas, en cada angulo de la plaza, habia tambien
calaveras.
La plaza terminaba por el frente en una barricada
o terrapl6n coronado de zarzas espinosas, mas alli del
cual estaba el dep6sito de las victims.
Al aparecer el rey salieron de cada flanco del pala-
cio las guardias de amazonas, armadas de cuchillos,
marchando y marcando con la cadera el redoble de los
tambores. Al Ilegar ante el rey levantaron el brazo con
el cuchillo sobre sus cabezas y dieron various hurras o

(1) Para las costumbres del Dahomey v4ase DUNCAN, Travels on
West Africa. 1847.




EL NRGRZRO 79

gritos de guerra, bajando y subiendo el brazo. Luego
desfilaron con la punta de los cuchillos a la altura de
las cabezas, sonando las argollas de lata, y pasaron
varias veces frente al rey y frente a un escanciador
que les daba ron al pasar. Al fin el rey se puso de pie
y cien amazonas se destacaron de las demas y se lan-
zaron rugiendo al asalto de la fortaleza de espinas,
cruzAndolas como un cicl6n, rechinando los dientes.
Al minute aparecieron de nuevo en la plaza, trayendo
cincuenta esclavos por encima de la barrera de espinas,
con el cuerpo sangrante. Los tambores las recibieron
a redoble.
Las amazonas presentaron sus press al rey, y 6ste
serial6 a la mas valiente para hacerle la distinci6n de
sacrificar primero su cautivo. La amazona se adelant6,
Ilevando por el brazo a un h6rcules negro, que mir6 al
rey con adoraci6n. El rey blandi6 en el aire su espada
toledana y se la pas6 a la victim por el cuello. La
amazona corri6 entonces en derredor de la plaza, aullan-
do y brindando la cabeza a los espectadores blancos.
Tras una pausa, los tambores volvieron a sonar, ha-
ciendo hueco a un nuevo silencio. Al callar, se adelant6
otra amazona con otra victim. Todas aquellas ama-
zonas virgenes pasaban por queridas del rey. La solem-
nidad dur6 cinco dias sin interrupci6n y al final de
ellos habia cuatrocientas cabezas amontonadas ante el
palacio de Andazu III, emperador del Dahomey, que,
sin embargo, le quedaban todavia reserves suficientes
para llenar los barracones de Cha-Cha.
El camino seguido por los embajadores de Cha-Cha
era el camino de las caravanas de cautivos que el rey
mandaba a Ajuda. Estaba alfombrado de esqueletos
de esclavos enfermos o rendidos en el viaje o que se
habian rebelado. Una de aquellas caravanas goberna-
das por pombeiros sali6 de Abomey al mismo tiempo
que los embajadores. Los cautivos marchaban con can-
gas en el cuello y atados por los brazos en parejas.
Con el brazo libre sujetaban sacos de arroz que Ileva-
ban a la factoria. Los pombeiros Ilevaban litigo, pis-
tola y cuchillo. Un tambor marcaba el paso de la cara-
vana, y de las aldeas por donde pasaban salian gentes
a verlos pasar. A veces eran familiares de los mismos
cautivos que pasaban.




80 LINO NOVAS CALVO

Pedro volvi6 con un fuerte deseo de abandonar Ajuda.
-Quiero irme le dijo a Cha-Cha-; d6me mi
sueldo.
Carmen lo recibi6 Uorando de alegria. La pobre mu-
lata lo creia perdido, y ahora, con un nuevo descubri-
miento, lo creia mis suyo: Carmen estaba prefiada.
Cha-Cha no supo esto hasta que Pedro estaba ya en
altamar con su sueldo de cinco meses en el cofre. Caso
raro, Cha-Cha le pag6 a raz6n de veinte pesos. Ade-
mis, para despedirle le llev6 a una especie de mansion
sagrada que tenia en un ala de su palacio, donde en-
traban muy contadas personas. Cha-Cha era viudo de
una mulata brasilefia. Del matrimonio le habian que-
dado dos hijas muy bellas, que guardaba alli muy re-
servadamente, escoltadas por un cuerpo de sirvientas
negras. Cha-Cha no tenia con quin casar aquellas hi-
jas, pues dijo s6lo las daria a algin principle blan-
co. La menor, Ilamada Elvira, tenia entonces trece afios
y, salvo los ojos, se parecia a las del criadero de
Reeves.
Carmen supo que Pedro se iba, por una de las cela-
doras de las hijas de Cha-Cha (se lo habia oido decir
a 6ste), y call. Pedro la vi6 lorosa, pero no hizo caso.
Lo atribuy6 a su estado.
Uno de los primeros barcos que tocaron alli aquella
estaci6n fu6 el Veloz, de la Habana, que fu4 a comple-
tar su cargaz6n a la factoria de Cha-Cha. En el en-
trepuente llevaba ya unos cuatrocientos negros com-
prados a lo largo de la costa, desde el Congo a Ajuda,
a los boteros negros, que los salian a vender mar afue-
ra y los vendian mas baratos. Habia barcos que carga-
ban asi sin tocar en ninguna factoria. Estos boteros
negros, o krumen, robaban los esclavos en las facto-
rias o en la selva, los escondian en matorrales atados
a los arboles y salian a venderlos a los negreros que
asomaban a la costa. Sobre ser mis baratos, los negros
arrebafiados de distintos lugares, tribus y razas no se
unian nunca a bordo para fomentar sublevaciones. Pe-
dro se embarc6 en el Veloz como marinero. El barco
era muy marinero y levaba cafiones. A veces piratea-
ba y a veces compraba, segdn las ocasiones.
El capitin del Veloz, un gaditano alto y seco, mir6
con curiosidad al joven que habia sido empleado de




EL NEGRERO


Cha-Cha y cobrado su sueldo. Da Souza le habia dicho
al capitAn que Pedro no seria nunca sino un pirata y que
le daba fiebre tenerlo en su factoria. Era demasiado se-
co y brusco, demasiado misterioso para no desazonar a
un supersticioso como Cha-Cha. Con Pedro embarc6
un marinero holand6s Ilamado Noodt, que habia servido
como organizador en la policia de Cha-Cha y seguia
su carrera de vagabundo de mar. Noodt tenia un alma
dura y fria. Consigo llevaba siempre el Antiguo Testa-
mento y Ilamaba canaanitas a los negros. Durante algdn
tiempo habia vivido en la Colonia del Cabo con sus
paisanos los b6ers, aquella ruda raza de montaraces
hugonotes escogidos de Dios que formaron en el sur
una nueva raza. Noodt se hizo amigo de Pedro y los
dos trabajaron unidos durante el viaje.
El Veloz iba bien, pero escasamente tripulado. To-
dos los negreros de su clase tenian que ir asi. El ca-
pitin paseaba por el puente con dos pistolas en el
cinto. A veces se paraba ante Pedro, le miraba desde
lo alto y escupia al agua, demasiado pr6xima a la
borda.
-- Llevamos buen lastre, eh? -dijo Garcia, el ca-
pitfn.
El Veloz cargaba ochocientos esclavos y navegaba
como un cisne al noroeste con galeno favorable. La
costa de Africa habia desaparecido y con ella tal vez
el peligro de tratar al norte de la linea. Del vientre
del buque salia un ruido sordo, como si las voces no
tuvieran salida, como si alguien hablara detrAs de un
cristal. Pedro hacia de timonel por turno y le envol-
via el suefio. Aquel bramido le despertaba, Pedro mo-
via la cafia y el barco se balanceaba. Noodt venia a
hablar con 6l. A los dos dias de navegaci6n Pedro sin-
ti6 abrir las escotillas de noche (primer cuarto, hora
en que ocupaba su puesto al tim6n) y el choque de
various cuerpos al agua. Cada vez que se abria una
escotilla manaba una bocanada de aire del interior y
se oian lamentos. A Pedro se le antoj6 que el barco
perdia lastre. Durante la noche se movi6 con pereza
y con el dia el viento ces6 completamente. Pedro vi6
pasar al capitAn con los ojos hinchados y los marine-
ros trepar a los palos y escudrifiar el horizonte. Algo
raro se daba alli, algo fatal que enmudece y lena de




88 LINO NOVAS CALVO

tierra por dentro. Era como si aquellos hombres se
movieran en un fangal, con los ojos en blanco y los
rostros azules. Un marinero joven y delgado, de gran-
des ojos tristes, fue a la cimara del gobernalle a ha-
blar con Pedro. Era un grumete, Ilamado Popo en el
barco, que ayudaba en la cocina. Al Ilegar junto a Pe-
dro le dijo:
-Estamos mal.
Luego se qued6 callado. Tenia un acento d6bil y
labriego en la voz. Pedro vi6 brota.r entonces de las
escotillas un mar negro y cansado. Los negros iban
saliendo con esfuerzo, la boca abierta, la lengua negra,
las bembas blancas, jadeantes. La cubierta se cubri6
de ellos. Muchos no podian tenerse en pie y los mari-
neros los arrastraban a un mont6n de obra muerta.
Cuando los vivos hubieron estado fuera, los guardia-
nes dieron en sacar los muertos que quedaban en el
fondo. Una jauria de tiburones habia seguido al barco,
ahora parade, el alma caida, y sacaban las cabezotas
de batea fuera del agua. Al echar un muerto le pesca-
ban a flor de agua. El capitin paseaba por el puente
con los ojos desorbitados.
--A bailarlos! -grit6 Garcia.
Los mariners dieron en arrojar baldes de agua sa-
lada sobre el rebafio desnudo. Al sentir el chorro, los
negros abrian la boca como pajaros sofocados, sedien-
tos, y la cerraban luego tosiendo, vomitando agua, ron-
quidos y sangre. Algunos se retorcian en el suelo y
gritaban Agua!" en portugues, ingl6s y francs (se-
gdn de la factoria que procedian). Querian decir agua
dulce. El tonelero del Veloz, envuelto en las atenciones
que Cha-Cha les habia hecho, se habia olvidado de
reponerla en Ajuda y la que Ievaban se habia co-
rrompido.
Cuando esto ocurre, los mariners se convierten en
sombras vagarosas, desorientadas por el barco, como
soldados de un ej6rcito desbaratado. Las 6rdenes del
capitin son nulas, y el mismo capitin no sabe que
ordenar. Pedro se movi6 atontado como los demis, mi-
rando a aquella masa agonizante de hombres, nifios
y mujeres mezclados. Entonces vino a hacer otro des-
cubrimiento. .Todavia los guardianes no habian aca-
bado de sacar los muertos. Uno de ellos apareci6 por




EL NEGEBRO 8

la escotilla arrastrando una mujer con un ultimo lam-
po de vida en los ojos; crey6ndola muerta, el guardian
le habia clavado el gancho en el costado y la arras-
traba con l6. La sangre que manaba estaba adn ca-
liente, y sus ojos miraron a Pedro antes de cuajarse.
Pedro la vi6 caer al agua, con todo lo que iba en su
cuerpo, y flotar un moment boca abajo y hundirse
luego a solicitud de una tenaza que tiraba hacia abajo.
La oftalmia estaba a bordo. Las islas de Cabo Verde
eran la tierra mis pr6xima; pero los cruceros andaban
ya por alli y el capitin no queria caer en sus garras.
--iMAs vale morir abrasados! -grit6 Garcia-.
iPara atras, no!
Todo aquello era delirio. No habia aire que los Ile-
vara hacia atras ni hacia adelante. Los negros, que
no se habian amotinado al principio porque venian de
tribus distintas, estaban demasiado debiles para ha-
cerlo. No se oia sino sus lamentos, el chasquido de
los lItigos y los gritos del eapitan. El tonelero habia
preparado un bebedizo extrafio para engafiar la sed,
compuesto de agua salada, agua dulce corrompida, ron
y sangre extraida a algdn negro sano. Los mariners
se chupaban los brazos Ilamando la saliva. Todas las
horas moria algin blanco y algdn negro. El capitAn
segufa bramando. De noche levantaba un poco la bri-
sa, pero con el sol todo quedaba desmayado. Garcia
mandaba rascar los mistiles para l1amar el aire; un
marinero tir6 un zapato y una chaqueta al agua para
despertarla; el contramaestre mand6 un marinero al
mastelero de gavia con una escoba a barrer el cielo.
El capitan prohibia escupir al mar, pues ello enojaria
a la brisa que se escondia en las aguas, pero ningin
marinero tenia ya saliva que essupir. Cuando soplaba
un poco, el Veloz navegaba al nofoeste, alejandose mis
de tierra.
Los guardianes sacaron el tambor para despertar el
alma de la negrada. El litigo era el complement. Los
negros comenzaron a danzar pesadamente. El veterina-
rio no se cuidaba ya de darles brebajes. Habia que es-
tirar las raciones, y los mis enfermos iban al agua
antes de morir. La escasez de viveres y la inseguridad
del viaje oblig6 al cocinero a... sacrificar algin sano
para obtener care para el resto. La historic de la





LINO NOVAS CALVO


trata estA llena de estos casos. Los cautivos miraban
a la luna.
Pedro se encontr6 a Popo arrumbado sobre un mon-
t6n de jarcia.
-Me muero -dijo Popo-, me muero. Pero antes
quiero decirte lo que vi ayer. Nunca crei que pudie-
ran existir esas cosas. Ahora lo creo. Yo mismo lo vi.
Era de noche. Era un negrero tripulado por mujeres
blancas, desnudas, rubias como soles, con cabelleras
tendidas hasta .la cintura, movi6ndose por cubierta,
agarradas a los cabos, desplegadas por el aparejo, como
peras en un peral y tan espesas. Y verlas luego a pleno
sol de Dios, cantando una alborada, y debajo los ne-
gros, danzando y martillando en su maldito tambor, car-
bones de infierno. Y luego levantarse la brisa y el bar-
co navegando tranquil y las mujeres danzando por
las velas como si fueran mariposas y salirles alas de
seda a ellas mismas. iPalabra! Estos ojos no mienten.
Estos ojos las vieron alejarse en su barco de plata, por-
que era de plata, con un viento que le sali6 al mar para
ellas solas, y nosotros aqui, como ves, muriendo. Pues
asi fu6. Bueno, hermano, creo que mi viaje ha termi-
nado -dijo Popo.
Al irse Popo vino la brisa y el Veloz sigui6 su mar-
cha, pero los negros iban a menos y las raciones tam-
bi6n. Varios mariners habian ido con ellos al agua,
y los que quedaban se mostraban la lengua negra. El
capitin se habia vuelto loco y seguia dando 6rdenes
extraiias. Durante varias horas hizo describir al bar-
co una series de rumbos en zigzag, y cuando al fin aso-
m6 una vela a babor se neg6 a pedir auxilio. El se-
gundo reuni6 a los oficiales, encerraron al capitin en
su cAmara y asumi6 el mando.
La vela era un negrero de Charleston que les facility
agua y galleta, cobrando en esclavos. Pedro mir6 a
aquel hermoso barco yanqui armado como un crucero
y el alma se le alegr6. Era uno de los corsarios de la
guerra de 1812 que luego se dedicaron a la trata, man-
teniendo en jaque a los cruceros ingleses. El capitin
era un hombre flaco y alto, como Garcia, con barba ru-
bia de pirata y mplena hasta los hombros sujeta al
craneo por un pafiuelo rojo. Tras 61 asomaron dos ne-
greros mas, todos iguales. Iban en flotilla, unidos para




EL NBGRERO 85

la defense, dispuestos a todo, y eran muy veleros. Pe-
dro los vi6 alejarse luego, formados en Angulo, proa al
sureste. Garcia seguia gritando 6rdenes en su encierro.
El viaje del Veloz fue uno de los mis trigicos de la
trata. Mermada la carga y la tripulaci6n, vencida al
fin la sed, la calma y la oftalmia, s6lo le faltaba veneer
los ciclones errabundos de las Antillas. Pero estos ven-
cieron al Veloz. Navegando al norte de Santo Domingo,
el mar comenz6 a cabrillear, y algunas rachas negras
procedentes de aquella isla pasaron silbando en los es-
tayes. Esto di6 a Pedro una ocasi6n de recorder sus
studios de niutica, y llam6 la atenci6n del segundo,
ahora capitin. Waste era inexperto en el mando, y el
piloto desconocia el derrotero. La decision con que Pe-
dro advirti6 el peligro domin6 la indecision de los ofi-
ciales, y en seguida metieron vela a escape, cerrando la
capa, arriando las gavias y preparando la trinquetilla.
El Veloz abati6 hacia el norte, pas6 rozando el oeste del
cayo Ambergris y fu6 a recalar a la Gran Caicos.
Ninguno de los que tripulaban el barco conocia es-
tas islas, a no ser Noodt. El holand4s habia llegado
una vez a la Isla Barbada en un pesquero de Terra-
nova y sabia por referencias lo que pasaba en todas
aquellas islas. Pedro y Noodt hablaron del peligro;
pero, visto que no tenia remedio, no quisieron asus-
tar a los demis. El barco llevaba los palos rendidos,
hacia agua por alguna costura y algunas velas habian
echado a volar. Las iltimas tres millas las habian co-
rrido a palo seco y, finalmente, lograron ,echar el an-
cla sin mis tropiezo junto a un cayo coralino al sur
de la isla.
-Las Caicos -dijo Noodt a Pedro- eran nidos
de pirates. Estaban pobladas por colonos emigrados de
las Bermudas y leales de Georgia que habian ido alli
con sus esclavos, mezcldndose con ellas y creando una
poblaci6n de mulatos libres. Estos mulatos pescaban
esponjas, evaporaban el agua del mar para hacer sal
y cazaban a los negreros que pasaban a Jamaica y
Cuba. Todo negro que tocara aquella tierra se conver-
tia automiticamente en esclavo (lo mismo dijo Noodt,
que mandaban en un tiempo las leyes de Barbadas) (1).

(1) Viase JOHNSTON, The Negro in the New World.





e8 LINO NOVAS CALVO

En torno al Veloz aparecieron en seguida varias lan.
chas tripuladas por hombres armados, negros y mu-
latos. Tras ellas vino un hermoso citer de cedro pro-
cedente de la isla y apunt6 al Veloz con sus cafiones.
En el cfter venia un capitin blanco, que anunci6 al
del Veloz con las bocinas: "iEntreguese usted prisio-
nero!" Pedro tradujo las palabras. Del cdter se des-
tacaron entonces dos botes, mandados por blancos, que
sacaron la tripulaci6n al barco, y otro con los que
iban a encargarse del Veloz. Al anochecer, toda la tri-
pulaci6n, menos el capitan loco, estaba en un campa-
mento rodeado de chozas, guardado por un cuerpo de
negros y mulatos desnudos de la cintura para arriba
y armados de cuchillos y fusiles. Aquella gente tenia
por jefe a un irlandes que mand6 prender fuego en
el campamento y preparar un rancho para los niu-
fragos. Entretanto, el Veloz navegaba malamente ha-
cia la isla.


Las Caicos estaban gobernadas por un comisario de-
pendiente del Gobierno de Nassau, pero no tenia nin-
gin dominion sobre aquellas gentes. Todo dependia para
los naufragos de la conciencia del jefe de cuadrilla.
iQue harin ahora con nosotros?, se preguntaban.
Noodt se habia acuclillado junto a la hoguera y mi-
raba fijamente a la llama. Pedro, a su lado, miraba
al irlandes que se habia acercado al grupo con la mon-
taila de su cuerpo sobre si.
-iMala suerte, eh, compafieros? --dijo el jefe-.
SNo hay que afligirse, otra vez sera mejor!
Aquella gente vivia en el cayo. Abria canales al
agua del mar, hacia unos dep6sitos naturales encla-
vados en la roca, donde la evaporaba al sol, convirtien-
dola en sal. A aquella industrial llamaban ellos salt-
raking. Aquella sal la exportaban luego a Terrano-
va y las Grandes Antillas.
-Mafiana -dijo el irland6s- podrin ustedes se-
guir viaje.
En el cayo no habia ninguna mujer.
El jefe irland6s era un descendiente de los cuaque-
ros, y su alma repudiaba el crime. El caer en ma-
nos de un cuiquero fu6 lo que salv6 a los tripulantes




EL NBGRZRO 87

del Veloz. La noche la pasaron sobre unas lonas al aire
libre. La guardia habia desaparecido. Los niufragos
quedaron sin armas ni mis equipaje que los harapos
que levaban encima. Entre todos sumaban ahora doce
hombres, de veinte que habia sacado el Veloz de Afri-
ca. A medianoche Pedro despert6 para preguntar a
Noodt:
-- Qub harin con el capitAn?
El Veloz habia partido sin que sus aprehensores se
dieran cuenta que en la cAmara del capitin habia un
loco encerrado.
-i Lo mataran !-dijo Noodt.
La gente del cayo tenia su metr6poli en la isla don-
de desembarcarian los negros.
Al dia siguiente partia para la Isla Tortuga una
barca cargada de sal y el irland6s di6 a los nAufragos
pasaje para alli.
-De la Isla Tortuga -les dijo- les seria ficil pa-
sar a Santo Domingo o Cuba.
El jefe los despidi6 con apretones de manos, de-
seando vivamente verlos alguna otra vez por su pais.
La barca iba mandada por mulatos. Durante la tra-
vesia mataron de hambre y llenaron de insultos a los
nAufragos. Los llamaban Don Dagos (los Don Diegos,
algo asi como damned devils) y cochinos negreros, co-
bardes y mendigos. La ultima palabra la sinti6 mu-
cho Noodt. Pero los nAufragos permanecieron constan-
temente en guardia, y su aspect de lobos heridos, la
iigura gigante de Noodt y los movimientos de gato de
Pedro infundian respeto.
La Isla Tortuga, al noroeste de Haiti, habia sido,
y era anm, un nido de filibusteros (vrijbuiters) y bu-
caneros. La barca de Caicos fonde6 al norte, frente a
uno de aquellos establecimientos dedicados a curar car-
ne. En otro tiempo los bucaneros se dedicaban a ca-
zar el ganado cimarr6n que habian introducido los es-
pafioles en la Espaiola; ahora lo criaban alli o lo ro-
baban a los barcos que iban de la America del Sur.
Este establecimiento estaba formado por natives des-
cendientes de ingleses, franceses y holandeses, y te-
nian barcos para el transport y la pirateria. Los nAu-
fragos que cayeran en aquellos establecimientos solian
quedar como esclavos, pero a veces necesitaban tripu-




gg L 'LINO NOVAB CALVO

lantes para Ilevar su tasajo a Cuba y otros lugares.
Esto vino a salvar a los del Veloz. La barca los entre-
g6 "de parte del jefe", sin afiadir nada, y durante una
semana fueron empleados en la cura de la came. La
sal importada de la Gran Caicos era para esto. Los
bucaneros tenian una armaz6n de madera, especie de
enorme parrilla, Ilamado boucan, donde secaban y ahu-
maban la came ya salada. El campamento se compo-
nia de hombres y mujeres secos y acartonados como la
care que curaban. El sol eterno, la hoguera del bou-
can, el humo, la soledad y la brisa los habian hecho
gentes vidriosas y crueles. Durante aquella semana los
bucaneros hicieron trabajar a los naufragos a zurria-
gazos y no les dieron mAs que pan y tasajo. Todos los
dias tumbaban a uno boca abajo, con la espalda y las
nalgas al aire, y le aplicaban el "gato de nueve colas",
lftigo hecho de cuero de vaca crudo, con una pajuela
en la punta de cada "cola". Luego les untaban sal y
vinagre y los ponian a trabajar. Fueron los primeros
bocabajos que vi6 Pedro.
La liberaci6n vino, ante todo, porque se acercaba la
estaci6n de las tormentas y los bucaneros prefirieron
utilizar a los naufragos en aquel viaje a Cuba que
matarlos. El viaje dur6 dia y medio en una balandra
hasta Jaragua, fondeadero pr6ximo a Santiago, por
donde metian el tasajo de contrabando. Alli pasaron la
carga a tierra, donde aguardaban los consignatarios,
guajiros con bueyes y carretas, que se pusieron en mar-
cha tierra adentro a la vez que la balandra largaba
el trapo mar afuera. Los del Veloz quedaron abandona-
dos en la orilla, pues los guajiros, armados, se negaron
a admitirlos. Pero uno se acerc6 a Pedro para decir-
le: "Aguarden por aqui; suelen tocar barcos de la Ha-
bana." Aquella noche durmieron en la manigua, caza-
ron a palos una jutia y la comieron asada, empujan-
dola abajo con agua de coco.
Como tantos otros portillos de la isla, JaraguA era
un lugar propicio para el contrabando de negros. La
trata era ain licita, pero los desembarques clandesti-
nos ahorraban pagar derechos de entrada. Al amanecer,
los nAufragos despertaron con el rumor de voces que
venia de tierra y vieron ante si otra partida de gua-
jiros en caballos, guayabera, guano y machete. Al ho-




EL NEGRE 89

rizonte asomaba una vela, que vino a clavarse recta al
fondeadero. No habia duda de que era un negrero. Los
guajiros prendieron una candelada de serial. A las po-
cas horas habia en la plaza una masa de mis de ocho-
cientos negros minas (fantis y achantis) musculosos
que se pusieron en camino hacia el interior, guiados
por guardianes, negros tambi6n, que habian traido los
guajiros.
-1sos tuvieron mis suerte que nosotros --dijo el
segundo del Veloz.
La Jacinta, mandada por el capitan V. Morales, lar-
g6 trapo a la Habana aquel mismo dia con los nAu-
fragos a bordo. Morales era aquel que mis tarde man-
daba el bergantin Jesus Maria, apresado por los ingle-
ses, en el cual aparecieron noventa y siete mulecas de
catorce alios violadas, no se sabe si a bordo o en sus
propias tribus. Morales era un hombre callado, a quien
sus mariners obedecian y querian much. Los niu-
fragos encontraron en 41 un protector. Les di6 ropas,
buena comida y cama. Morales conocia a Garcia, el
capitin del Veloz, y los nAufragos dijeron que habia
muerto en la tempestad. No dijeron que habian sido
apresados por pirates, sino que los pirates los habian
recogido y que los negros se habian ahogado. Morales
se qued6 mirando a Pedro, como si viera en 41 algo
raro. Dijo que parecia un fraile ermitafio con sus ojos
brillantes y quietos y su barba rala colgindole de la
cara. Un marino tiembla siempre ante una llama fria
como aquel joven, a quien se le veia siempre con la
misma expresi6n hermetica, soplara el viento que so-
plase. El mismo Noodt, alma de piedra, que habia re-
cibido los zurriagazos de los bucaneros sin un solo
lamento, se sinti6 dominado por el misterio de su com-
pafiero y le compare a un hindi.


El temple que el malaguefio iba adquiriendo en su
fricci6n con la vida lo vino a comprobar 61 mismo en
la Habana. La Jacinta fonde6 en el muelle de Luz con
alguna carga de pretexto como procedente de Puerto
Rico y una vez en tierra los nAufragos se dispersaron.
El segundo y el piloto tenian amistades en la capital.
Los mariners, incluso Noodt, fueron a buscar plaza




s0 LINO NOVAS CALVO

y comida en los negreros fondeados. Pedro tom6 la
alameda de Paula y camin6 al azar, pensando. La idea
de enrolarse en otro negrero no le gustaba. Morales
Ie-ofreci6 plaza en el suyo para la siguiente estaci6n,
pero 61 call. "Ya ver6", dijo. Por la calle de los
Oficios trompicaban mariners borrachos, y de las ta-
bernas salian distintos cantos regionales. Pedro llevaba
en el bolsillo tres pesos que le habia dado Morales y
se recost6 a un mostrador, borracho antes de estarlo.
Aquel estado de fiebre mansa que lo habia envuelto
en Africa, de la cual salia con arrebatos, parecia do-
minarlo desde entonces. Asi lo vi6 su tfo Fernando en
aquella taberna despu6s de la aventura.
Fernando vi6 en Pedro un hombre extrafio. El joven
le salud6 como si lo viera a diario y sigui6 tomando.
Por primera vez tomaba. Fernando vi6 que no era ya
el hombre con quien pudiera intimarse, sino un cima-
rr6n de la sociedad. Fernando escribi6 a su hermana,
refiriendole el encuentro y diciendo: "Da miedo hablar
con 61; tiene la mirada de un animal salvaje y el acen-
to de un desalmado." Fernando estaba entonces se-
diento de afectos familiares, y se encontr6 con que
en Pedro no los habia. Seguia de capitin de un barco
mercante; pero --dijo-- pensaba volver al cabotaje del
Mediterrineo. Se habia casado en Cuba con poca for-
tuna. Pedro no supo mis ni quiso averiguarlo. Fer-
nando llev6 a Pedro a la casa donde solia parar, la
casa de un bodeguero, y le pregunt6 qu6 camino pen-
saba seguir. Pedro dijo secamente: "Negrero". La for-
ma en que lo dijo no dej6 a Fernando fuerzas para
intentar siquiera disuadirlo. Por otro lado, el oficio era
por entonces lucrative. Y, puesto que no podria disua-
dirlo, trat6 de ayudarlo.
Fernando conocia en Regla al senior Carlo, un de-
tallista de viveres que tenia negocios en la trata, y
llev6 a Pedro a su casa. Carlo era un italiano azucara-
do y aplatanado en Cuba. Su casa tenia al fondo un
vasto zaguin, adonde iban a tomar los mariners, y da-
ba posada en el piso superior. La casa era al mismo
tiempo un lugar de cita para las gentes de la trata y una
oficina de informaci6n de cuanto se relacionase con el
negocio. Carlo recibia peri6dicos de Inglaterra, Fran-
cia y Estados Unidos, y todo lo que afectase a la trata




EL NEGRERO


(movimiento de abolici6n, medios represivos, situaci6n
de las factories, qui6nes las regian, escasez o sobra
de brazos en las distintas regions de Am6rica, acci-
dentes de viaje, naufragios...) lo iba registrando en
libros diaries. Las noticias las adquiria por mariners
y por cartas de sus corresponsales similares en dis-
tintos paises. Al mismo tiempo mediaba entire mari-
neros y capitanes, entire capitanes y armadores, entire
armadores y corredores. El mismo era corredor, y en
los barracones de Regla tenia siempre algin esclavo a
la venta.
Pedro fu6 a ver estos barracones, los mis vastos y
numerosos de la isla, a un kil6metro de la villa. Ade-
mds de la feria peri6dica, se abria el mercado cada
vez que legaba una armaz6n o bajaba del interior al-
g6n ingenio en liquidaci6n. La feria que se abria aho-
ra era debido a la llegada a salvamento de various ne-
greros bien cargados. La trata, suprimida por la ley
al norte del Ecuador, se movia con fiebre. El puerto
estaba lleno de negreros que iban y venian. Los ba-
rracones, en nfmero de treinta o cuarenta, estaban
atiborrados de cuerpos. Se desplegaban irregularmente
en torno a una vasta planicie central, el campo de fe-
ria, sin ninguna division. Cada duefio, auxiliado por
contramayorales negros, sacaba al campo su rebafio y
Ie hacia correr, brincar y cantar al son del ltigo. Del
interior de la isla llegaban guajiros en monturas pla-
teadas, estrellas por espuelas, guayabera impecable, po-
lainas charoladas y panamA al6n en la cabeza. Se apea-
ban del caballo y avanzaban a paso largo, pero pausa-
do, al centro de la feria con la fusta en la mano. Pa-
saban entire los grupos, ojeAndolos de pasada, con aire
de connaisseur, y volvian a situarse a un espacio abier-
to a cierta distandia de los grupos. Los vendedores ha-
cian sonar el litigo y los cautivos se destacaban soli-
citados por el ojo del comprador probable, parandose
ante 61. 2ste examinaba la pieza. Le mandaba mover-
se, saltar, jugar los miembros. Le palpaba las pantorri-
llas, le miraba la dentadura, abri6ndole las bembas
como a los caballos, le metia la mano por entire las
piernas y, como dofia Modesta en Recife, le probaba
el sudor. El comprador necesitaba de int6rprete para
examiner a la pieza, y para esto servia a cascara de




92 LINO NOVAS CALVO

vaca, que manejaba un contramayoral (guardian, con-
tramaestre, domador, o como diablos se lame). Fuera
de los barracones ordinarios habia otros mis seguros
y custodiados, donde guardaban a los cimarrones, los
hombres de la cima, y se oian sus quejas. Fernando
pasaba con Pedro ante las puertas y miraba a los ojos
del sobrino y no encontraba nada en ellos.
Fernando quiso tocar todas las fibras del sobrino a
ver en cuil, si en alguna, se encontraba 61 (porque, para
el tio, Pedro habia dejado de .ser .61 para ser un alma
maldita: se habia cambiado la sangre por acero liqui-
do y los ojos por pedernales). Le habl6 de Clara. Fer-
nando la habia visto dos veces desde la fuga de Pe-
dro. Unos mariners habian l1evado a Malaga la noti-
cia de su escala en Lisboa. Cuando el padrastro oy6 que
el joven habia ambulado por el Mediterraneo, estado
en Terranova y embarcado de negrero, di6 un pufie-
tazo en la mesa de alegria.
-Aqu4l -dijo- seria un verdadero hombre; no im-
porta lo que antes hubiese hecho.
Clara estaba algo enferma y habia envejecido mu-
cho. Rosa era una criatura como un angel, triste, re-
servada, timida y abatida. Fernando habia tratado de
animarla.
Al terminar el discurso y durante 61, Fernando es-
cudriii6 el rostro de Pedro. Pedro se contrajo como
para ahogar algo que no habia muerto en su alma,
pero nada reflej6.
-iNo me hable de la familiar! -dijo secamente.
-i C6mo has degenerado! -le dijo el tio.
Pedro hablaba poco y sus palabras tenian sentido
director para el que las oia. La crueldad con que pre-
senciaba la venta de los esclavos y oia los lamentos de
los cimarrones di6 miedo a Fernando. A la puesta del
sol sacaron cuatro cimarrones al tumbadero, pr6ximo
a los barracones, y les obligaron a echarse en tierra.
Uno de ellos era una mujer prefiada. Para no hacer
dafio a lo que tenia dentro, los encargados de ejecutar
el castigo habian excavado un hoyo en el suelo en el
cual encajaba el vientre. Los ejecutores eran dos ne-
grazos achantis, de ojos reventones. Los cuatro cima-
rrones quedaron desnudos boca abajo, los ejecutores
levantaron el litigo y una especie de timekeeper o di-




EL IEOGRB RO ,

rector de orquesta mulato marc con el brazo las veces
que el cuero cay6 sobre las espaldas. El lamento de
los cimarrones ("Ta bueno, mi amo; ta bueno, nifio;
ta bueno, mi amo; ta bueno") seguia como un rezongo
de los latigazos, cada vez mas d6biles, hacia la noche.
Al obscurecer, las bocas de los barracones despe-
dian un fuego fatuo y los gritos de los domadores
seguian adn mis huecos. Fernando y Pedro descendie-
ron al muelle por una calle empinada, en silencio. Fer-
nando miraba a los lados con recelo. La villa tenia mala
fama. En sus madrigueras de tablas se oeultaban la-
drones, rameras, salteadores, tahures, vagos, cimarro-
nes, asesinos, chulos, vagabundos, negreros, pirates, de-
cia la fama. Pedro iba indiferente.
Ya del otro lado de la bahia, en La Habana, toda-
via se oian los gritos. Pedro sigui6 con Fernando al-
gunas horas, tomando por las tabernas, y luego le
acompafi6 al barco, que salia al dia siguiente. Fernan-
do no se atrevi6 a darle mis consejos. Le di6 una
carta de presentaci6n para el teniente Marchena, un
pariente que mandaba en Matanzas el pelot6n de la
costa, y otra para un amigo hacendado que vivia en
La Habana, Ilamado Cosme Martin6n.
-Puede que te sirvan de algo -le dijo.
Luego le di6 algunos pesos, le vi6 alejarse en la lan-
cha proa al muelle de Caballeria y se retir6 a su
cimara.
Pedro se pas6 dos semanas en La Habana con la
cabeza envuelta en niebla. No sabia qu6 hacer. Las ex-
periencias del mar y de la costa estaban demasiado re-
cientes y eran demasiado graves para volver a ellas.
Su cerebro jugaba con las ideas sin saber con cual
quedarse. Abria y cerraba las cartas de presentaci6n,
se hacia un prop6sito y se arrepentia. Vivia en una
posada de la calle de San Ignacio, pr6xima a la Plaza
Vieja. De dia trompicaba por la ciudad, miraba a los
balcones, iba al campo de la Punta y regresaba con las
manos en los bolsillos y la mirada en el vacio. En la
Punta vi6 ejecutar a dos negros que habian asesi-
nado a sus amos. Algunas veces entr6 por la calle Ha-
bana, subi6 por los Cuarteles y pas6 ante la iglesia
del Angel, mirando hacia dentro. En estos dias de va-
cilaci6n, solo consigo, con la tragedia de la mulata de-




i "LIMO NOVAS CALVO

tras de los pArpados y los recuerdos de la familiar trai-
dos por Fernando, Pedro debi6 de pensar en salir del
mar y buscar en tierra alguna topera pacifica. Sus an-
teriores correrias debi6 de mirarlas como un viaje a
la deriva llevado por un temporal.

Pedro se present en casa de don Cosme Martin6n
con la carta de Fernando. El hacendado vivia en una
"villa" en Guanabacoa. Para llegar alli Pedro cruz6
Regla, los barracones y sigui6 por un camino de herra-
dura durante una hora. Don Cosme le recibi6 en una
sala echado en un sill6n de mimbre, con una ancha leon-
tina sobre la botarga. Vestia guayabera, levaba pana-
mA y tiraba de un veguero cuyo humo le tenia ama-
rillo el mostacho.
-Vengo a que me dB usted trabajo en su hacienda
-dijo Pedro-; yo s6 contabilidad y quiero retirar-
me del mar.
Don Cosme era un admirador de la gente de mar,
y atribuy6 la insolencia y brusquedad de Pedro al
oficio.
-Pues no faltaba mis, a un sobrino de mi amigo
el capitfn Fernando -dijo el hacendado-. Queda us-
ted colocado. Casualmente yo mismo tengo que ir a
echar a andar el ingenio. Partiremos mariana.
La zafra comenzaba dentro de quince dias. Pedro
mont6 en un alazin y sigui6 a don Cosme campo aden-
tro por un camino de herradura. A poco se encontra-
ron en el mismo camino una caravana de esclavos des-
tinados a various ingenios de Matanzas. Los negros
marchaban con un paso musical al son de un tambor
lento que ya no se oia, pero que ellos llevaban en la
sangre. La sangre de los negros habia aprendido el
ritmo de los cueros, transmfti6ndolo a los nervios y a
los pies, y ese ritmo reinaba de muerte en ellos. Los
caballos se habian contagiado por aquel ritmo y mar-
chaban igual. La caravan avanzaba sobre la tierra
colorada, que manchaba de su sangre los pies de los
negros, pasando bohios y palmares al trav6s de pe-
quefias vegas con sus casas de tabaco cerradas. De
cuando en vez don Cosme hacia preguntas a Pedro




EL NBOGRROB


entire las notas de los lAtigos y los gritos de los do-
madores. Al anochecer entraron en Matanzas.
El ingenio Julieta estaba situado cerca de Loma Can-
tel, Camarioca, a 25 kil6metros de Matanzas. Pedro
aprovech6 la etapa en esta cmudad para visitar a aquel
pariente Marchena, a quien no conocia. Le encontr6
instalado en una casa nueva, en un extreme de la ciu-
dad, con su madre y una hermana menor. Marchena
recibi6 a Pedro con gran hipocresia, pues pertenecia
a aquella rama puntillosa de la familiar. Pero aqui, en
el destierro, se disolvian magicamente los dogmas. Aqui
se venia como a una sala de juego, donde el principle
podia chocar la copa con el tahur. Marchena era jo-
ven y tenia una gran ambici6n de hacer dinero, y esto
s6lo seria possible relacionAndose con bandidos y aven-
tureros como, por referencias, lo era ya Pedro. La her-
mana del teniente, Magda, era una criatura de mira-
guano, acento picante de andaluz y movimientos de
gata. Tenia unos ojos amorosos y un pelo crespito y
denso como un manigual en el que sus ojos tendian em-
boscadas. Pedro dijo a los Marchena que pensaba de-
jar el mar, y esto no les gust6.
-No seas tonto -le dijo el teniente-; la trata es
una mina, y ti tienes ya los conocimientos y el valor.
Al fin le despidi6 con palabras envolventes de afecto.
-Esta es tu casa y 6ste tu amigo -le dijo.
Continuando el viaje al Julieta, don Cosme pregunt6
a Pedro si sabla lo que era un ingenio.
-La tierra es toda igual -dijo Pedro.
El amo crey6 que el joven iba dormido sobre la
silla.
-iAnimo, arriba! -grit6 el hacendado.
Y en su voz habfa la de mando a los negros (1).
El Julieta era un ingenio y plantaci6n recogido en
la manigua, amurallado por la misma. Pedro sigui6 al
amo a lo largo de su camino real, de tierra blanda.
El guardiero, un matungo con los ojos adormilados de
afios, les abri6 la cancel y sigui6 a Pedro con la vista.
Don Cosme se desmont6 de su alazin rodeado de la
gente del batey y se qued6 aguardando. El batey lo

(1) Para Ia esc4vitud en Cuba. vase OBTrr: Los neegrot uc dM
Bibliografla.




S ZLINO NOVAS CALVO

formaban la casa de vivienda, el trapiche, la casa de
calderas, la casa de purga, la casa de administraci6n y
la tienda. En el centro se abria una gran plaza. A es-
palda del batey estaban los barracones, la enfermeria
y los bohios de los carreteros y demis empleados. Al
Ilegar alli, a la puesta del sol, el ingenio dormia. Don
Cosme di6 unos pasos, impaciente. El mayoral apare-
ci6, montado, a galope, y se acerc6 a 61 con un saludo
servil. Era un guanche corpulento y de porte military,
con un largo machete pendiente del cinto. Don Cosme
no habia anunciado su Ilegada y la negrada no estaba
preparada para recibirle. Lo estuvo en diez minutes.
El mayoral volvi6 a montar y parti6 a galope. El amo
esper6. La dotaci6n apareci6 en fila a filo de la casa
de la administraci6n, al son del latigo del contrama-
yoral, un negrazo enorme, esquifado de blusa y cal-
z6n corto. Las mujeres venian detras, esquifadas en
holgadas batas de listado. A la voz del contramayoral
los esclavos desfilaron uno a uno ante el amo. arrodi-
Ilindose y pidi6ndole la bendici6n.
-iHala, arriba! -ordenaba don Cosme.
Los negros iban pasando y formando rebafio aparte.
Una vez benditos todos, el contramayoral chasque6 el
lAtigo y la negrada parti6 en retirada.
-i Arreen ligeros! i Que no les vea las patas! -tro-
n6 el contramayoral.
Antes de remitirlo a su trabajo, don Cosme llev6 a
Pedro a su casa, privilegio que pocos tenian, debido a
su amistad con Fernando. Esta casa era un chalet rojo,
emboscado en arbustos, sobre los cuales asomaba como
una brasa irregular. Estaba en una plataforma natu-
ral, dominando el batey. Dentro estaba el ama, una
mujer gorda y blanda con cara de santa; el nifio y la
nifia, de dieciocho y dieciseis afios, hijos mimados y
crueles. El nilio mir6 a Pedro con odio; la nifia, no.
Pedro era, seguramente, un rufian que tenia tras si
hechos que humillaban, pues eran los hechos heroicos.
Don Cosme lo sent a la mesa, servida por cuarteronas,
y le mand6 que contara sus aventuras. Pero Pedro era
un mal narrador de aventuras.
-i No parece usted andaluz! -le dijo el ama.
El puesto de Pedro estaba en la administraci6n, a
las 6rdenes del mayordomo, y su alcoba al fondo de




EL NEGRERO


la misma, en una perrera de tablas junto al tinglado
de las herramientas. Al trav6s de la ventana veia la
torre del ingenio y un trozo de la casa del amo. Pedro
no se ocup6 mas de la casa, y el amo no le di6 mas 6r-
denes. A veces veia salir una volanta y dentro alguna
figure de fiesta que se dirigia por la guardarraya a
un sitio vecino., El nifio pasaba a veces ante la puerta
montando un potro brioso, con el reluciente machete
pendiente del arz6n. El trapiche comenz6 a roer, y
[as carretas a rechinar, y los carreteros a cantar a
los bueyes, Perlafina y Granodioro. A la oraci6n, to-
cada en la campana del ingenio, el mayor reunia en
el campo del batey, bajo los ojos del amo, a toda la
dotaci6n, que rezongaba como un enjambre las pala-
bras del rezo. Los bozales emitian unos sonidos tar-
dios que no Ilegaban a acomodarse en palabras. En
dias de tabla los ladinos iban a pescar cangrejos y cul-
tivar sus conucos, concesi6n del amo; pero al comen-
zar la zafra no habia dias de tabla. Los negros traba-
jaban dieciocho horas, repartidas entire el dia, el cuarto
de prima y el cuarto de madrugada. Habia sonado la
hora de la fajina. Pedro qued6 encerrado en una cAs-
cara de nuez, s61o con una pila de libros grasientos.
Al terminar el trabajo del dia se iba al cuarto de cal-
deras, donde los negros, desnudos, metfan lefia al hor-
no, a ver girar el trapiche movido por bueyes lentos,
o se echaba al campo, a ver tumbar cafia. La agita-
ci6n de la molienda era lo inico que espantaba la mo-
notonia y el aburrimiento. Salvo el cuarto de calde-
ras, con su semejanza al infierno, lo mAs estimulante
era ver tumbar la calia. Aqui el contramayoral disponia
los cortadores, colocando mujeres fuertes al lado de
hombres d6biles, a fin de tocar su amor propio, y los
machetes cazaban por el aire las cafias, parti6ndolas
en trozos, al son de un canto de trabajo. En noches
de luna se veia el cafiaveral amarillo y ondulante ten-
dido hasta el cielo.
Pedro encontr6 un amigo en el sereno, un canario
amante de las armas. Este sereno daba a veces alar-
mas falsas por el gusto de disparar la pistola, y toda
la gente se echaba fuera a perseguir a alg6n bandido
imaginario. Luego terminaba por career 61 mismo que
habia sentido ladrones, arrastrandose en torno a la


EL NEGREfO.




98 LINO NOVAS CALVO

tienda, y que habian huido. Cuando supo que Pedro
habia navegado di6 en ir a la oficina a hablar con 41.
-No me lo explico -le decia-; 6sta no es vida
para un hombre como td.
Pedro sentia ya lo mismo. A los dos meses se vol-
vi6 a despertar en 61 el alma pirata que l1evaba den-
tro, y daba vueltas a una nueva idea. Para madurarla,
un domingo pidi6 permiso para ir a Matanzas y se en-
trevist6 con Marchena. Queria saber si 6ste le ayu-
daria en la empresa. Pedro le pregunt6 si conocia a
algin corredor que se encargara de una armaz6n ro-
bada, y el teniente le present con much confidencia
a un sitiero que tenia su sitio pr6ximo a Camarioca
y que se hallaba entonces en Matanzas. Pedro sabia
que por Camarioca desembarcaban armazones que lue-
go marchaban tierra adentro custodiadas s6lo por unos
pocos guajiros. A Marchena y al sitiero les dijo que
se trataba de una cuadrilla ya formada de la cual 61
era el jefe. Marchena mir6 a aquel primo degenerado
con gran admiraci6n. De vuelta, Pedro acompai6 al
sitiero hasta su sitio, establecido en un lugar pr6xi-
mo al camino seguido generalmente por las caravanas,
y explore el terreno. El sitiero se encargaria de dar
curso a los esclavos que se le entregaran con ayuda
del teniente. Este responderia a Pedro de su imported,
menos el tanto por ciento que cobrarian 61 y el sitiero.
Pedro avisaria a 6ste oportunamente.
Con este plan volvi6 Pedro al batey al amanecer.
Pero en el batey nada habia adn preparado. S61o sa-
bia que el sereno seguiria sus 6rdenes incondicional-
mente.
Los negros que huian, huian durante la zafra, cuan-
do el trabajo era duro, y menudeaban los bocabajos
levando cuenta; pero como los negros no sabian con-
tar, aqu6lla aumentaba a voluntad del mayoral, aquel
hombre extralio mitad le6n y mitad gato, que era el
rey de los campos. Todas las noches cundfan por sobre
el techo de la' administraci6n los lamentos que venian
*del tumbadero. De esto habia nacido la idea de Pedro.
La mayoria de los esclavos que componian la dotaci6n
era procedente de las costas del Oro y de los Esclavos,
gentes vigorosas, pero rebeldes. El afio anterior, dijo
a Pedro el sereno, habian huido a la manigua doce ci-




EL NEGRBRO 99

marrones, seis de los cuales habian vuelto a someterse,
a raz6n de quinientos zurriagazos a cada uno, y seis
habian muerto adentellados por los perros. Estos ani-
males, de raza muy parecida a la del mayoral, infun-
dian pfnico a las negradas s61o con mirarlas, y todos
los afios al comenzar la zafra los hacian visible una
vez a la dotaci6n. La negrada se le present a Pedro
como una carga propicia, comprimida mis por el nue-
vo mayoral, que trataba de hacerse m6ritos cargando
la mano.
El proyecto, consultado con el sereno, era sublevar
una docena de negros de los mis fuertes y rebeldes y
former con ellos una cuadrilla para asaltar las carga-
zones y venderlas por medio de corredores c6mplices.
Un proyecto asi hallaba entonces buena acogida en cual-
quier parte. El sereno se encargaria de coger armas
de la armeria del batey y, una vez echados al monte,
cazarian para comer, o asaltarian a algin sitiero. El
sereno conocia al dedillo toda la region y era diestro
en la estrategia de tierra. AdemAs, tenia la confianza
de uno de los cimarrones del afio anterior, Ilamado
MIarcos Mina, que podia ganar la voluntad de los de-
mis. El plazo de partida lo fijaron Pedro y el sereno
para dos meses despues, a mediados de la zafra. S61o
quedaba ir mirando lentamente. Pedro aplic6 la ore-
ja al ingenio.
Para no ahogarse, Pedro necesitaba gerundios: to-
dos los dias, al sonar la campana rajada del Ave Ma-
ria, salia al raso a ver llegar la negrada. Enfrente,
en la escalinata de la casa del amo, veia al ama y la
nifia abanicindose en un sill6n. En este campo aguar-
daban el nifio y el amo a caballo, y junto a ellos, de
pie, aguardaba el mayoral. Los negros y las negras,
muleconas y mulecones, aparecian en sus esquifacio-
nes de listado, abarcas de cuero ajustadas por ariques
de yagua entonando una nota de trote, y el contra-
mayoral detras con el foete. Los barracones estaban
todos hacia occidente, y los negros parecian venir a
buscar la luz, lo blanco del amanecer. El batey estaba
en un llano (luego se canaliz6 un arroyo y el trapiche
trabaj6 a agua) y entire 61 y los barracones se tendia
un tendon de tierra, a modo de terrapl6n. Lo primero
que se vefa de aquel lado al amanecer eran las cabezas





lo200 NO NOVAS CALYO

rapadas de los negros por encima del terraplen, como
huestes de asalto. Escenas asi enloquecian a Pedro.
El mayordomo decia al amo que el joven era muy
listo, que trabajaba, pero que parecia faltarle lastre.
Aquellas cabezas rapadas surgiendo como soles negros
del horizonte occidental era un gran especticulo. El
amo se apeaba entonces del caballo y avanzaba al en-
cuentro de la dotaci6n hasta unos pasos del jefe de
campo a un lado y el mayoral al otro. Astos hacian ha-
blar sus litigos y los negros se detenian para arrodi-
Ilarse. De alli pasaban a recoger las herramientas, que
el sereno custodiaba, junto al almac6n, y partisan para
el corte o a relevar a los del cuarto de madrugada, que
venian entonces a rezar tambien el Ave Maria.
Pedro trabajaba como un negro. Se levantaba con
el dia y se acostaba, en un catre, con los del cuarto
de prima. Desde la oficina veia pasar al niiio, al tra-
v6s de la ventana sin ventana, a caballo, con el machete
y la pistola de aquel lado. Lo veia s61o de la cintura
a la montura. Sabia que este nifio era un mala sangre,
que azuzaba al mayoral para que cargase la mano, que
se fornicaba todas las esclavas mulatas y que le tenia
inquina a 6l. Pero el hombre mis interesante era el
mayoral. La mayoral era una rellolla o blanqueada, y
el mismo mayoral la creia blanca. La habia encontra-
do en La Habana, en casa de una viuda, y 6sta se la
vendi6 por blanca hu6rfana. El guanche vi6 sus ojos
claros, y su pelo liso, y su cintura matona y la Ilev6
consigo. Parece que la mayoral habia tenido algo que
ver con un hijo de la viuda, muerto en Espafia pe-
leando al lado del cura Merino. Que hubiera muerto
contra Napole6n le pareci6 bien a Pedro, no que hu-
biera vivido. El sereno era quien lo contaba. La ma-
yorala tenia asi resabios mulaticos y se le antojaban
cangrejitos de rio y tomeguines del pinar y patos sil-
vestres y otras cosas. El mayoral sacaba negros del
corte y los ponia a su servicio, y luego los reventaba
para levantar tarea. La casa del mayoral era hermana
bastarda de la del amo. El mayoral era el general su-
premo de las fuerzas de acci6n y el amo poco mis que
un pobre rey en su corte, con reina, lacayos, concubi-
nas y principles an6micos. El mismd jefe de campo,
embajador t6cnico del rey, temblaba ante el mayoral.




EL NEGRXRO


Cuando el mayoral montaba a caballo todo el ingenio
se estremecia, pero cuando volvia frente al amo venia
mansito y falso como un gato. Le daba cuenta de las
cosas en palabras aterciopeladas, bajo las cuales habia
hojas con sangre, que parecian lamer las botas del
amo por vueltas.
En el corte, el mayoral permanecia a distancia, y el
contramayoral, negro, era el que se acercaba a la ne-
grada. El contramayoral iba detras de las cuadrillas,
con el litigo siempre cerca de las ancas de las muje-
res. Las mujeres habian aprendido a rivalizar con los
hombres, levantando mas que ellos en la tumba. Los
hombres no querian dejarse avergonzar y echaban
para adelante. Mandaban el machete al pie de la caila,
la tiraban por el aire y en el aire la partisan. Los cor-
tes de Ics machetes en el aire, contra el cielo, parecian
partir el cielo. Detras venian las muleconas y muleco-
nes agavillando, y el cafiaveral se iba rindiendo asi a
los pies del mayoral, que permanecia a caballo, con su
sombrero de pelo, cefiidor encarnado, manati con ca-
bos y anillos de plata y pafiuelo al descuido.
El sereno prepare a Pedro el terreno para conquis-
tar a los doce negros. El trabajo fu6 ficil. A media
zafra s6lo el terror podia someterlos a la discipline.
Pedro se daba escapadas a los barracones y hablaba
con el matungo o guardiero, que era el mis viejo de
la dotaci6n. Waste le contaba de capiangos, y meri-meri,
y el fon-fon del contramayoral.
--Pobre clavos, nifio; pobre clavos -decia el guar-
diero.
Pedro se habia ganado la confianza del viejo y de
los doce j6venes que irian con 61. Marcos Mina le pro-
meti6 sacar a los -otros once cuando Pedro diese la
orden. Esto se convino para un dia de tabla, que di-
vidia la zafra en dos mitades.
Durante la zafra se daba un dia enter de descanso
a los negros y se les permitia bailar y tocar tambor.
Antes de llegar este dia Pedro llev6 a Mina a un lugar
de la manigua y convinieron reunirse alli despubs de
la fiesta. El hecho de elegir este dia era debido a que
en 61 se aflojaba la vigilancia y los negros estaban
mejor predispuestos a la rebeldia tras unas cuantas
danzas. Pedro y el sereno aguardarian emboscados con





102 LINO NOVAS CALVG

armas y algunas provisions, y luego partirian todos
juntos, guiados por el sereno, hacia la manigua.
Y aquel dia, de noche, antes del amanecer, Pedro es-
taba en pie y di6 en recorrer el batey. Pas6 al cuarto
de calderas, donde trabajaban negros macuencos, me-
tiendo cogollo en las fornallas. Desde arriba les gri-
taban: iTempladito! Apri6tale! iMete para adentro!
SQue se duerme! Los metedores estaban desnudos a
una luz de grasa, mis negros en la sombra, salpica-
dos de guarapo. Alli supo que un negro se habia tira-
do aquella noche a un tacho y que el azdcar hirviendo
se habia comido hasta sus huesos. Al Ave Maria, la
dotaci6n apareci6 en la plaza, y los doce sefialados mi-
raron a Pedro y al sereno con amor en los ojos. El
contramayoral traia a los castigados con mazas y ca-
denas, y los macuencos se movian con lentitud. Enton-
ces el mayoral di6 orden de retirarse de parte del amo
y les di6 permiso para descansar. A la oraci6n apare-
cieron de nuevo y el amo les di6 permiso para bailar
tambor.
El amo, el ama, los nifios, el mayoral, la mayoral
y otra gente del batey fueron a ver comenzar la danza,
pero se retiraron pronto. Las danzas de los negros po-
dian verse al principio, pero luego se hacian ofensi-
vas a la moral y la nariz. Pedro fu6 tambien a ver.
Aquel moment lo aprovech6 el sereno para sacar ar-
mas y viveres a la manigua. La consigna era que los
doce saldrian a la manigua al terminar la fiesta.
Vista se inici6 en un raso junto a los barracones,
junto a una pequefia hoguera. La negrada se reuni6
en derredor. El sereno habia mandado secretamente
un barrilete de ron para tomar cuando los jefes se
hubiesen ido. Los negros quedarian entonces s6lo a
cuidado del contramayoral y los guardianes, todos ne-
gros. La fiesta comenz6 por cantos y batir de palmas.
A un lado de la hoguera un negro calentaba un tan-
tin, y al otro, otro calentaba un bong6. Al legar los
amos el bong6 comenz6 a retumbar y una pareja salib
al corro. Un matungo hacia de bastonero. La pareja
di6 en perseguirse en sincopes, tratando de abrazarse
con los cuerpos, pero las notas del bong6. venian siem-
pre a estorbar el entronque. La nifia abria much 10l
ojos y miraba a Pedro con disimulo. El ama sonreis




EL NEGREZO 108

por el colmillo y el amo reia a carcajadas. Todo el afan
de los danzantes estaba en enlazar alguna parte de su
cuerpo menos los brazos. Para esto disparaban los
muslos, se jugaban las cinturas, se encafionaban los
bustos, arremolinaban las nalgas. Todo como en efigie,
en intenci6n. Las percusiones del cuero saltaban entire
ellos, haci6ndoles retroceder y avanzar sin permitirles
jamAs lograr su objeto. Al comenzar, los movimientos
eran moderados y las percusiones lentas; pero luego
los bailadores se emborrachaban de misica y perdian
el control. En este punto los amos se retiraron y Pe-
dro tom6 el camino de su habitaci6n. Luego pas6 al
cuarto de herramientas y reapareci6 detras de un ba-
rrnc6n, desde donde presenciaba la fiesta. El caudillo
Marcos Mina estaba a un lado mirando. Al no debia
tomar parte en la danza ni tomar, a fin de no perder
la serenidad. En esto apareci6 el guardiero con el ba-
rrilete de ron, diciendo que el amo lo mandaba. El guar-
diero actuaba mandado por Pedro para borrar sospe-
chas en el contramayoral.
-Ya soy viejo, que me maten no me importa -de-
cia el guardiero.
El mismo contramayoral comenz6 a beber.
Entonces comenz6 la verdadera danza. El tan-tan,
rabioso por el contact con el fuego, comenz6 a retum-
bar, dominando al bong6. Los negros comenzaron a
danzar en torno a la hoguera, deteni6ndose ante el
guardiero, que les mojaba las bembas. Los tambores
emitian ya un aullido largo y cavernario, y todos (hom-
bres, mujeres, muleconas y mulecones) se habian in-
corporado a la danza. S61o Mina permanecia erguido,
pero sus ojos se iban enconando por la misica, y las
cosas iban cobrando en derredor de la manigua el co-
lor de la hoguera. Pedro tuvo la sensaci6n de que alli
ocurria algo normal. Mina termin6 por unirse al baile.
Los tambores iban cobrando un eco b6lico y los ne-
gros, incluso el contramayoral, iban como torbellinos
sobre las percusiones. Pero los doce conjurados se veian
cabalgando mas alto en las notas. La rebeldia conju-
rada que tenian en si comenzaba a hablarles dentro,
y el tan-tan respondia cada vez mis violentamente a
aquel fldido magn4tico que embargaba a la negrada.
Pedro sinti6 ya el resultado y corri6 hacia el lugar




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs