• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Title Page
 Introduction
 La epigrafia en Cuba
 Back Matter
 Back Cover














Group Title: La epigrafia en Cuba
Title: ...La epigrafía en Cuba
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074111/00001
 Material Information
Title: ...La epigrafía en Cuba
Physical Description: 54 p., 1 l. : illus. ; 28 cm.
Language: Spanish
Creator: Dihigo, Juan M ( Juan Miguel ), 1866-1952
Academia de la Historia de Cuba
Publisher: Imprenta "El Siglo xx"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1928
 Subjects
Subject: Inscriptions -- Cuba   ( lcsh )
Antiquities -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por el dr. Juan M. Dihigo y Mestre...
General Note: At head of title: Academia de la Historia de Cuba.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074111
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001056940
oclc - 24325596
notis - AFE0495

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Front Matter
        Page 1
    Half Title
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    La epigrafia en Cuba
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Alfabetos usados en las inscripciones Cubanas
            Page 13
        Ligaduras - puntuacion
            Page 14
        Clasificaion de las inscripciones epitafios - honorarias - inscripciones en obras publicas
            Page 15
        Inscripciones funerarias
            Page 16
        Lenguaje y estilo
            Page 17
            Page 18
            Page 19
        Division de silabas y signos de separacion
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
        Anton Eli
            Page 26
            Page 27
        Descripcion del callejon del chorro
            Page 28
            Page 29
        Isabel de Cuellar y Velazquez
            Page 30
            Page 31
        Castillo de la fuerza: Don Juan Vitrian de Viamonte y Navarra 1630-1634
            Page 32
            Page 33
        Fuerte de la chorrera 1646
            Page 34
            Page 35
            Page 36
        Capitan D. Francisco de silva y Dona Magdalena Mota ano 1650
            Page 37
        Diego Rodriguez de Valdivieso y Leonor Rodriguez 1658
            Page 38
            Page 39
        Capilla del Carmen en la iglesia de San Agustin
            Page 40
        Santuario de Jesus Nazareno de Potosi 1675
            Page 41
        Muralla de la capitania del puerto 1733 - el corral de Jiquiabo 1752
            Page 42
        Pilar del templete 1754
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
        Dr. Antonio Jose de Palma Veloso 1755 - Juan Martin Galeano, Manuel Azpeitia
            Page 47
            Page 48
        Otras inscripciones
            Page 49
            Page 50
            Page 51
        De cualquiera es errar solo del necio perseverar en el error
            Page 52
            Page 53
            Page 54
    Back Matter
        Page 55
        Page 56
    Back Cover
        Back Cover
Full Text







Arabemia be la tintorta be Tuba








LA EPIGRAFIA EN CUBA




POR EL



DR. JUAN M. DIHIGO Y MESTRE,


ACADEMIC WE NOMERO
R-PtOFSOR DE LINGUISTICA Y DE FILOLOGIA DI LA
UNIVERSIDAD DE LA HANANA


LA HABANA
IMPRENTA EL SIGLO XX
A. MU1IZ v HNO.
RiP&BLICA DRL BRAS, 27
MCMXXVI~


,


-


`
r C
r
c
*";"
+,
.7


9757.9
*D5T-5-_







PUBLICACIONES
DE LA
ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


MEMORIES

1.-La Vida de la Academia de la Historia (1910-1924), por el Secretario,
Dr. Juan Miguel Dihigo, Acad6mico de numero; y Pedro Figueredo, discurso
por el eoronel Fernando Figueredo Soearrys, Aead6mico de nfimero.
2. (1924-1925), por el Secretario, Dr. Juan Miguel Dihigo, Aca-
demico de niimero; y Jose de la Luz y Caballero en la conspiracin de 1844,
discurso por el Dr. Francisco GonzAlez del Valle, Aead&mico de niumero.
3. (1925-1926), por el Secretario, Dr. Juan Miguel Dihigo, Aca-
d6mico de nimero; y Adolfo Bonilla y San Martin, Carlos A. Villanueva y
Emilio Bacardi y Moreau, discursos por los Acad6micos de nimero Dr. Salvador
Salazar y Roig, Lie. Francisco de P. Coronado y Dr. Tomis Jistiz y del Valle.
4. (1926-1927), por el Secretario, Dr. Francisco de Paula Coro-
nado, AcadBmico-de nfimero; y El territorio cubano como vinculo de uni6n a
travis de los tiempos, discurso por el Sr. Juan Antonio Cosculluela, Aead6mico
de nfmero.
5. (1927-1928), por el Secretario, Dr. Francisco de Paula Coro-
nado, Academico de nimero; e Informes por los Sres. capitin Joaquin Llaverias,
Archivero; Carlos M. Trelles, Bibliotecario; Dr. Jos6 A. Rodriguez Garcia, Di-
rector de Publicaciones, y Dr. Emeterio S. Santovenia, Tesorero.

DISCURSOS DE RECEPTION
6.-La epopeya de una nmaiana (10 de Octubre de 1868), por el Sr. Ren6
Lufriu y Alonso. Contest el Dr. TomAs de Jdstiz y del Valle, Acad6mieo de
nimero. (1923).
7.-Facciolo y "La Voz del Pueblo Cubano", por el capitan Joaquin Lla-
verias y Ma'tinez. Contest el Dr. Francisco de Paula Coronado, Aeadbmico de
nfimero. (1923).
8.-Colonizaci6n e inmigraciones en Cuba, por el Dr. Antonio L. Valverde
y Maruri. Contest el Dr. Fernando Ortiz y Fernandez, Acadimieo de nimero.
(1923).
9.-gEs de Pldcido la plegaria "A Dios"?, por el Dr. Francisco GonzAlez
del Valle y Ramirez. Contest el Sr. Domingo Figarola-Caneda, Aead6mico de
niumero. (1923).
10.-La gesti6n diplomdtica de Morales Lemus, por el Dr. Salvador Salazar
y Roig. Contest el Dr. Sergio Cuevas Zequeira, Aeademico de nfimero. (1923).
11.-Vuelta Abajo en la independencia de Cuba, por el Dr. Emeterio S. San-
tovenia y Echaide. Contest el Sr. Domingo Figarola-Caneda, Acad6mico de
numero. (1923).
12.-Sobre la vida y las obras del general Enrtque Collazo, por el Dr. Josa
Antonio Rodriguez Garcia. Contest el Dr. Juan Miguel Dihigo y Mestre, Aca-
d6mico de nfimero. (1923).
13.-Nuestro pasedo ciboney, por el Sr. Juan Antonio Cosculluela y Barreras.
Contest el Dr. Fernando Ortiz, Academico de nimero. (1925).
14.-Los protomdrtires de la independencia de Cuba, por el Dr, N6stor Car-
bonell y Rivero. Contesta el Dr. Emeterio S. Santovenia y Eehaide, Acad6mico
de nfmero. (1926).
15.-Historiadores de Cuba, por el Ldo. Rafael Montoro. Contests el Dr.
Antonio L. Valverde, Aead6mico de nuimero. (1926).



















LA EPIGRAFiA EN CUBA










Arabrmia be la 1intaria br (unha







LA EPIGRAFfA EN CUBA




POR EL


DR. JUAN MF., bDHIGO Y MESTRE,

S ACADMICO @E NriMERO
PvOFE0ott LINrUl1TfA V tiE -hILOLO(lA OK LA
UNIVERSIDAD DE LA HABANAr


LA HABANA
IMPRENTA aEL SIGLO XXx
A. MURIZ Y HNO.
REPUBLICA DEL BRASIL 27
MCMXXVIII










MIINe


Esta obra se ha pagado con el product de la venta de las publicaciones
de la Academia.


"En los trabajos que la Aca-
demia acepte y publique, cada
autor serd responsible de sus es-
critos y opiniones."--Art. 68 del
Reglamento.





















INTRODUCTION


C oxn raz6n ha dicho el muy distinguido fil6logo Max Bon-
net que la utilidad del studio de las inscripciones ea-
da dia es mayor. No hay discipline filol6gica que no
derive provecho de ellas; para la granmtica son las ins-
cripciones testigo director del estado de la lengua en la 6poea en
que fueron grabadas; para la historic y las antigiiedades, espe-
cialmente para 6stas, resultant aquillas su inica fuente de infor-
maci6n y la historic del arte y la literature le deben multiples
indicaciones sobre diferentes personajes. Si nos fijamos en el
principal motive de nuestros studios ficilmente se comprendera
el valor de los documents ya que ellos comprenden asuntos de
verdadero interns para la historic de nuestro pais y en las ca-
racteristicas de las letras se advierte la peculiaridad de la escri-
tura dentro de los principios epigraficos y por Astos se explican
las abreviaturas, que son numerosisimas entire los romanos, co-
mo se indican los usos diversos de las inscripciones. Recordemos
la obra que escribiera Cagnat sobre epigrafia latina y la de Bei-
nach sobre epigrafia griega y se vera bien el campo en que se han
desenvuelto, la manera como han side fechadas las inscripciones,
la forma en que han sido clasificadas. Y si dejando a un lado es-
te aspect clAsico nos cefiimos al desarrollo de la epigrafia en
Cuba, se apreciaran bien sus notas salientes.
Este es el primer trabajo, que sepamos, que se public
en Cuba de esta manera; felicitimonos de haberlo emprendido
porque asi acopiado el material se podra juzgar del valor de esta









6 ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA

d ipi ukie;a lare :nosotros. El Dr firez ^^:^*j|& W isago 4i
obi buena dando a la publicidad su meritorio studio que titula-
ra Inscripciones Cubanas, pero la obra si interesante por lo que
significa el material reunido y la caracteristica de las inscrip-
ciones no result complete pues le falta el studio de ellas dentro
de los principios que la epigrafia sefiala y esta es la diferencia de
su trabajo respect del nuestro que trata de seguir de cerca a
Hicks en su Greek historical inscriptions, a Kirchoff en sus estu-
dios sobre los alfabetos griegos y al erudito Boeckh sefialando en
sus Antiquitates los magnificos resultados que pueden lograrse
con el material epig4fia y iei.eL sa .orapus inscriptionwm
graecarum di6 a la estampa preciosos comentarios y explicacio-
nes que permiten apreciar bien el contenido de tan important
material. No olvidemos la significaci6n que tiene en esta e ara
el que fu6 gran maestro de la Universidad de Bonn edeiro1
Ritschl analizando a Plauto para darnos idea del latin rciwve)
ni a Mommsen que reuniera en su C6rpus las inseripcioes lat-J
nas y fuese en l1 sentir de Kroll "el mis brillante representante
de la Arqueologia en su mas amplio sentido y a su vez en sus mas
t6enicos problems (Altertumswissenschaft)," Ii a tantos otros
que consagraron sus vidas a difundir los conocimientos filolhgieos.
en sus varias disciplines contribuyendo de este modo a exterio-
rizar la superior cultural de los hombres del pasado que tanto hi-
cieron, con sus plausibles esfuerzos, por mejorar nuestra mente
a impulso de un sentimiento noble y generoso.
Recordemos tambi6n la obra magna que realizara en este sen-
tido la gran naci6n francesa laborando en el campo epigrifico con
6xito sorprendente merced a la condici6n mental de sus hombres.
que ha permitido presentar la material en la mejor forma, para,
alcanzar 6xito asombroso y junto a los nombres de los sabios de-
otras naciones que han contribuido al mayor auge de esta ciencia.
consignemos los de Collignon, Foug&res, Homolle, Holleaux y tan-
tos mis, que han hecho decir a Chabert, dada la intervenci6n ge-
neral en estos studios frente a las tradiciones sustentadas en
1873, lo que sigue: Certaba/t quasi nationum variarwm viri ut
moastrarent in scientiarum liberaliwnt c:ampo nilil valere terra-
rum fines usque in eo regnare aemwlationem et ambitionem, sed
himanitatem et doctrinae communis commodwm.










LA EPIGRAFIA EN CUBA 7

Queden esculpidos en nuestro espiritu los nombres de los
grandes epigrafistas que la historica de la filologia recoge con es-
pecial interns en sus piginas porque ellos han logrado, con sus
esfuerzos y ejemplar abnegaci6n, ser potentes focos que han ilu-
minado la via de la investigaci6n dentro de esta discipline. Con-
tinuemos con especial entusiasmo en este orden de studios se-
guros de realizar una obra buena y asi como las inscripciones
de la antigua Grecia tienen una formula de transici6n el
arAem Tyxm trabajemos, redupliquemos nuestros esfuerzos repi-
tiendo tan significativa como hist6rica frase.




















LA EPIGRAFIA EN CUBA


SQUi estamos, Sefiores Acad6micos, para cumplir gusto-
sos el ofrecimiento que en sesi6n solemne de esta Cor-
poraci6n hicibramos de estudiar un aspect de la ciencia
filol6gica que coadyuva a esclarecer la meritoria labor
que venis realizando. Es del todo necesario que se sepa que sin
alardes de ostentaci6n pero fija siempre la mirada en el mejor
servicio a la patria, esta Academia cooper sin cesar a la finali-
dad para que ha sido constituida, acopia el material que permit
exponer a quienes tengan la seria encomienda de consignar en
las piginas iluminadas de nuestra historic cuanto ha contribuido
a su constituci6n en personalidad political, todos los hechos glo-
riosos que hablan en sentido muy elevado de la tenacidad en los
prop6sitos y del valor de sus hijos despertando unAnimemente un
sentimiento de' admiraci6n que hace brotar de nuestros labios
un himno de gratitud y de amor. Por ello es que todos estamos
obligados a la obra comin y comprometidos a ofrecer nuestros
conocimientos y cuantos datos se hallen a nuestro aleance para
cumplir mejor el pacto celebrado con nuestra conciencia y con la
patria a la que siempre nos debemos. Y para que no se diga mis,
como injustamente se propala, que la obra de este Centro es
indtil y los esfuerzos de sus miembros a nada conducen, para
que se comience a hacer algo como se ve en la labor de los muy
dignos Acad6micos sefiores Llaverias y Santovenia, os presen-
tamos la expresi6n de un esfuerzo aplicando nuestras espe-
ciales aficiones a la obra a que esta Academia se consagra para
haeer resaltar la singularisima importaneia de la epigrafia cu-









ACADEMIA DE LA HISTOBIA DE CUBA


bana en el mejor conocimiento de una part de nuestra historic,
cuanto se ha hecho en este sentido, sefialando dentro del anglisis
de los elements fundamentals de esta discipline los caracteres
que revelan, asi como las estrechas relaciones o variantes que
pueda ofrecer respect de la romana en que ha tenido que inspi-
Aarse la epigrafia de Cuba.
Nadie habra que niegue el valioso auxilio que esta discipline
filol6gica presta a la investigaci6n hist6rica, pues si es cierto que
la de este pais no ofrece aun material bastante para una exposi-
ci6n hist6rica de cuanto en su cultivo se ha realizado entire noso-
tros, nadie ignora que Vespasiano recogi6 del Capitolio tres mil
tabletas en bronce con actas y documents pfiblicos que referian
la condici6n del estado romano; y a ser possible de haberse con-
servado cuanto en este aspect ha existido de seguro que Tito Li-
vio hubiera dado a conocer en minimos detalles los hechos rela-
tivos a su 6poca evitandose de este modo la obscuridad actual de
muchos problems de la historic romana.
Grecia, en cambio, nos ofrece valiosisimos medios, dentro de
la epigrafia, para analizar concienzudamente la vida griega que
hacen possible alcanzar un resultado maravilloso; recordemos la
masa de documents que el genio de Augusto Boeckh dispuso en
el magistral Corpus inscriptionwm grccarum, inagotable fuente
a que acudir para conocer mejor el vivir de tan grande pueblo,
c6mo se acreci6 este material merced a la plausible devoci6n de la
Academia de Berlin que al aquilatar los m6ritos de la obra por-
tentosa efectuada por Boeckh ofreci6, mediante la ingente labor
de sabios maestros, el Corpus inscriptionum atticarum donde la
intervenci6n de Kirchoff, de Koehler, de Dittenberger y tantos mis
ha permitido que se aclare el conocimiento cooperando a este 6xito
las valiosas informaciones alcanzadas en viajes y excavaciones
arqueol6gicas llevados a cabo en Atenas y otras parties de Grecia
por griegos, alemanes, franceses, italianos e ingleses; magnificas,
a no dudarlo, por el valor de los hallazgos, cuanto se hizo en este
sentido desde Ciriaco de Ancona hasta Leake y Gell.
Las publicaciones de textos debidas a Boeckh y Kirchoff en
Alemania, las de Pittakis, Rangab6 y Kumanudis en Atenas, las
de Waddington, Foucart y Wescher en Francia han abierto nue-
vos campos a estos studios y el analisis profundo del texto, con









LA EPIGRAFIA EN CUBA


el auxilio de la hermen6utica ha permitido se forme una presti-
giosa escuela de comentaristas para depurar la material, para
sefialar con precision los materials hist6ricos y filol6gicos que
aparecen en obras especiales, el conocimiento de los testimonios
de inscripciones sobre la organizaci6n financiera de Atenas in-
corporado todo a la obra extraordinaria que sobre "Economia'
poltica de Atenas" escribiera el gran Boeckh, como Waddington
combinando monedas e inscripciones redact6 los fastos de las
provincias asiaticas, diera a conocer Egger las memories sobre
antiguos tratados y Foucart y Liiders lo referente a colegios re-
ligiosos orientando estas pesquisas, fijando el m6todo que debe
adoptarse para asegurar el 6xito en la labor que haya de empren-
derse y conocer mejor la historic de la antigiiedad.
Ved, pues, Sefores Academicos, c6mo lo hecho por los gran-
des pensadores enumerados es algo factible dentro de la finalidad
que esta Corporaci6n persigue.
La historic de Cuba no aparece tan s61o estampada en las pi-
ginas amarillentas de viejos legajos cuya tinta se advierte des-
vanecida por la poderosa acci6n del tiempo, papeles que custo-
dia con verdadero celo el Archivo de Indias, tambi6n hay que
buscarla en las inscripciones de sus lapidas que guardian en ras-
gos peculiares de su escritura conocimientos superiores de la vi-
da de este pueblo, conservados al travis del tiempo y sin que su
dura influencia haya podido borrarlos. Todo esta por hacer en
Cuba, cierto es que apenas hemos empezado una vida republica-
na pero no lo es menos que ha comenzado a sonar en el reloj del
tiempo el moment de preocuparnos de nuestra historic y que
a semejanza de lo expuesto sobre otros paises procuremos alcan-
zar la documentaci6n que ha de servir de base a nuestra historic
done quiera que se halle utilizando la magnifica fuente de las
inscripciones que habri de permitir la clasificaei6n propia de
ellas en la seguridad de coronar la obra con exito si el studio
de los textos se efectfa en la forma en que recomendara Horacio
que se hiciera el de los clasicos nocturna versate manu versate
diurna.
Y aun cuando pudiera surgir la confusion en el caso precise
nuestro, de si el comienzo de estos studios ha de cefiirse a frases,
palabras, letras grabadas, escritas o estampadas en las monedas,









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


gemas, vasos, manucritos, como se advierte en los tratados griegos
y romanos necesario se hace, y el buen juicio asi lo aconseja, limi-
tar, dentro de nuestra pesquisa, el campo del anilisis a las inscrip-
ciones en materials durables como la piedra y el metal. Cufn-
to se ha hecho en este sentido en Francia que puede ser favorable
antecedente de orientaci6n nuestra i1 Abrid las paginas de Michel
Colecci6n de inscripciones griegas, de Reinach Tratado de epigra-
fla griega, de Roberts Introduccids a la epigrafia, &. &., y vereis,
en que forma se aeopia el material, cuAl sea la mejor via para la
especulaci6n. Aprovechemos lo poco que se tiene no desprovisto
de merito y no nos enfrasquemos en comparaciones del todo ini-
tiles respect de lo que los griegos significaron en este sentido, ya
que nuestra situaci6n es mejor que la que ellos tuvieron, porque
los antiguos no tenian el medio de publicaci6n que hoy se pose,
pues cuando un trabajo o ley debia promulgarse se hacia exhibien-
do copias al pueblo en lugares que frecuentaban, escritas al prin-
cipio en material perecedero y despu6s durable siendo precise
para conservar las inscripciones que se guardasen en templos, edi-
ficios piblicos, etc.
Las tentativas de colecciones universales sobrevinieron tras
el floreeimiento de la filologia perteneciendo a Jose Justo Esca-
ligero y a Marco Wesler el primer proyecto de Corpus. Y en pos
de Escaligero a quien como Erat6stenes pudo llamArsele, en jus-
ticia fil6logo quia multiplici variaque doctrine censebatur, apa-
rece Gruter inspirAndose en este, asegurando la colaboraci6n de
los sabios europeos poniendose de moda los studios epigraficos
por lo que ciudades y particulares trabajaron en hacer colec-
ciones.
Saumaise explicaba las inscripciones metricas de Herodes
Atico, Done ofrecia mAs tarde un Corpus con 6000 inscripciones
y junto a estos esfuerzos, hijos de una devoci6n profunda por
esta discipline, surgeon los nombres de tantos mAs como Spon y
Wheeler, como Maffei y Seguier, como Muratori hasta la apari-
ci6n del Novissimus Thesaurus de Donati para dar paso a la obra
exceptional de Boeckh al advenimiento de las Instituciones per-
manentes como la Escuela Francesa de Atenas cuya fecunda la-
bor ha dado a conocer Radet, la actuaci6n beneficiosa de Homolle,








LA EPIGRAFIA EN CUBA


los studios del Instituto arqueol6gico alemin y del austriaco sin
olvidar la representaci6n que tienen los Estados Unidos en su Es-
cuela Americana e Inglaterra con su British School enriquecien-
do las p4ginas de sus revistas con studios de arqueologia, lengua
y literature griega.
Y asi los nombres de Heuzey, Perrot, BeulM estAn grabados
en la mente de los que sienten interns por estas disciplines que han
Ilenado de placer el espiritu con las conquistas alcanzadas, mejo-
rando la mente con el enriquecimiento de sanas ideas que justifi-
can los esfuerzos hechos en la esfera de la investigation epigra-
fica, como de igual modo ha de pasar entire nosotros cuando con-
vencidos de lo que estos studios significant le prestemos toda nues-
tra atenci6n como ya ha comenzado a hacerlo esta Academia en
otro orden filol6gico al reclamar la designaci6n de un Delegado
de ella en el Archivo de Indias para que a semejanza de los fil6lo-
gos citados investigue asimismo en terreno propicio, remueva los
legajos que guardian tesoros de nuestra historic de inapreciable
valer y haga conocer mejor a Cuba, como aquellos representantes
de las grandes naciones de Europa que laboraron tenazmente pa-
ra aprovecharse bien de los beneficios de una admirable civiliza-
ci6n que deleit6 la mente con los encantos de sus obras maestras
en filosofia y en literature y con el inspirado cincel de sus genia-
les artists llen6 de asombro y de dicha el espiritu. Expongamos,
pues, todo cuanto hemos observado al revisar con interns las pi-
ginas instructivas de la obra que escribiera el muy ilustre Dr.
Manuel P6rez Beato sobre inscripciones cubanas de los siglos XVI,
XVII y XVIII.

ALFABETOS USADOS EN LAS INSCRIPCIONES CUBANAS

Ofrecen nuestras inscripciones ejemplos del alfabeto monu-
mental como puede advertirse en la 6poca de CUsar y de Augusto
con aquellas modificaciones que la caracteristica grifica tuvo en
la 6poca en que fueron empleadas. Hiibner en su Exempla scrip-
turae epigraphicae reuni6, en el muy complete trabajo que escri-
biera, todos los tipos de la escritura monumental y en ellos po-
sible es advertir las estrechas semejanzas con las letras de nues-
tras lApidas. Y asi como en la epoca de Augusto y en la de Clan-









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


dio los alfabetos de la scripture actuaria que ostentaron docu-
mentos puiblicos como los de las Actas triumpharum y los de los
.discursos de Claudio ofrecen peculiares expresiones y sefialado
contraste en el tamaio con las grafias del alfabeto monumental
a veces de color rojo y otras de negro, tambien las inscripeiones
cubanas tuvieron ese tipo en todas aquellas de clase general. Pe-
ro no aparece en ningin caso la escritura cursiva destinada par-
ticularmente a las tabletas de cera, a los graffiti de Pompeya ni
la escritura uncial que ofrecieran los papiros y los pergaminos.

LIGADURAS

Sin la extension que se ha dado y se advierte en las inserip-
ciones romanas a la ligadura, motivada en mis de un caso al ha-
Ilarse el grabador obligado a inscribir un texto largo en un pe-
quefo monumento y hasta de estrechar las lines fu6 magni-
fico recurso empleado para salvar dificultades y medio torado
muy en consideraci6n para abreviar advertido tambien en las
inscripciones cubanas. Oportunamente y al analizar cada ins-
cripci6n se sefialarin las simplificaciones a que hacemos referen-
cia, que pueden verse tambien al leer manuscritos griegos como
romanos.

PUNTUACI6N

Los elements usados para sefialarla no siempre aparecen
en todas las inscripciones romanas como tampoco en las de aqui,
pero es hecho evidence que las marcas para separar son diversas,
-e p)ol en n medio. iunia al fin del rengl6n, y tiene peculiarida-
des dignas de ser notadas ya que en letras eu relieve la narca es
redonda, cuando se graba en piedra o metal es cuadrada, oblonga,
triangular como la hoja de hiedra. Estas divisions fueron in-
diradas a fines del primer siglo por medio de ramas de palma. Re-
ordcn(mos la inscripeiin del monunento erigido al sabio natura-
lista elipe Poey. en la Universidad y se veri que la separaci6n
4e las palabras obedece a la marca puesta sin aparecer 6sta some-
rTa tla tec








LA EPIGRAFIA EN CUBA


CLASIFICACION DE LAS INSCRIPCIONES
EPITAFIOS.

La subordinaci6n de los nuestros a los latinos es evidence y
asi como en 6stos a veces hay la letra inicial del nombre G. Gains,
M. Marcus, combinaciones de letras para expresar una idea A B
M amico bene merenti, asi tambiin se ven letras solas en las B6-
vedas del Evangelio como A Gn, J. M. J. etc., etc., en tanto que
en otras se indican cualidades, titulos solos, nombres solos, actua-
ci6n piiblica y los apellidos se expresan con la letra inicial de
ellos CArdenas, Finlay, Condes de Romero, Marques S Felipe. A
la pia memorial de su tierno y bondadoso padre D. Luis Erens.
Estudiado el caricter de la letra nada de particular ofrece sin que
la marca de separaci6n se advierta pero si el no uso de mayfis-
cula que tiende a aproximarse a la condici6n de nuestra escritu-
ra miniscula.

HONORARIAS

Las que los latinos llamaron elogia y que ha motivado miil-
tiples interpretaciones tienen relaci6n muy intima con las que se
leen en las lApidas de las tumbas de nuestro cementerio y que re-
cogidas dicen asi: Teniente Gral del Ej6rcito D. Melchor Ayme-
rich, D. Sebastian de Ayala Intendente Honorario del Ej6rcito,
Teniente Coronel D. Jos6 Maria Canaleja, etc., etc., como en
las latinas se lee tribunus legionis, aedilis plebis, proconsul Sici-
liae, P. Scipione consul, imperatori procurator provincial.

INSCRIPCIONES EN OBRAS PIBLICAS

Nuestra costumbre de poner lIpidas en edificios, monumen-
tos, columns, etc., es el reflejo de lo que los romanos hicieron en
este sentido. El Dr. P6rez Beato ofrece en su interesante studio
ejemplos de estas elases de inscripciones y la Intervenci6n Ame-
ricana puso algunas lapidas como la de la Escuela de Artes y
Oficios, de la Academia de Ciencias cumpliendo asi la costumbre
pasada, cuando un particular, ciudad, corporaci6n. etc., erigfa
o reparaba un monument destinado al uso de todos de grabar, en









16 ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA

lugar visible del monument una inscripci6n destinada a con-
servar el nombre del que habia construido o reparado el edificio.
Y asi como en las lipidas romanas se consagraba el motive por el
qu6 fu .construido el edificio: in honorem memorial illius, pro
salute Imperatori, tambien en la que se pusiera en la Escuela
de Artes y Oficios se hacen manifestaciones sobre lo que dicha
Instituci6n significa. Recordemos asimismo los puntos de estre-
cha uni6n -de nuestras inscripciones en los puentes con lo que se
lee en los romanos.


INSCRIPCIONES FUNERARIAS

Cualquiera que fuese la dimension y la naturaleza del mo-
numento destinado a conservar el cadaver o las cenizas de un in-
dividuo tuvieron por costumbre los romanos de grabar un epi-
tafio mis o menos extenso, pero muy breve en los comienzos, y
en ellos aparece el nombre del difunto mencionada o no la filia-
ci6n, tribu, patria, profesi6n honors obtenidos y que adverti-
mos con pequefias variantes en las siguientes inscripciones: Des-
pojos mortales del Marques Duquesne, Contra-almirante de la
Real armada francesa y Capitin de navio de la marina espa-
iola, Gran cruz de San Luis y de la Legi6n de Honor caballero
de la orden de Cincinatus y de la de S. Hermenegildo. Dedic6 sus
servicios y leg6 sus hijos a ambas naciones; su honradez y labo-
riosidad a la Isla de Cuba. Naci6 en la Isla de la Martinica el
29 de Julio de 1751. Falleci6 en la Habana el 22 de Marzo de 1834.
A su memorial, el amor filial; y junto a las formulas vixit annis
(V. A) se nota el 6piteto pius pius o pia vixit annis (P. V. A) que
ha motivado la series de epitetos a veces no poco ridiculous que se
leen en las inscripciones de nuestro cementerio. Hay ademis
formulas que constituyen parties accesorias pero que se emplean
a veces en latin las mis en castellano en esta 6poca de sabor ente-
ramente romano en el hic jacet expresado en forma simplificada
(H, I); hic sepultus (H. S) y que podemos ilustrar con los si-
guientes ejemplos: Aqui yacen los restos de Don Manuel Forna-
ris, a cuya memorial dedican sus hijos este monument.









LA EPIGRAFIA EN CUBA


LENGUAJE Y ESTILO
Bien se ha dicho respect del lenguaje que su gran fuerza
debe aescansar en la claridad unida a la brevedad y en realidad
que asi pasa con el latin por su cardcter sintetico y que tanto se
presta para las incripeiones. El estilo debe ser breve y claro
apropiado a lo que se dedica, simple y severe como se ve en Au-
gusto y hasta grandilocuente como en las inscripciones de Tra-
jano y hasta pomposo en las inscripciones en honor de Aure-
liano, de Dioclesiano, de Constancio y de Colrstantino el Grande.
Nuestro idioma del todo analitico no se presta como el latin
a la breve expresi6n de las ideas por ello la series de epitafios
que aun en lugar tan sagrado como el cementerio mueve a risa
mis ello no empece para que por su admirable plasticidad se le
haya empleado con 6xito sobresaliente.


LApida e inscripci6n de la sepultura del Adelantado
Diego Velazquez de Cuellar.









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


La inscripci6n de Diego de VelAzquez de Cuellar, 1524 ofrece
las siguientes consideraciones. La de la voz ETIAM tiene en su
primer trazo una inclinaci6n que no se advierte en el alfabeto
usado en las inscripciones romanas de los siglos V y VI de Ro-
ma, el alfabeto cursive de Pompeya no ofrece un solo rasgo de
analogia en sus mfiltiples variantes, ni en el de Alburnus Major.
La A de nuestra inscripci6n tiene encima una linea semicircular
que se nota en la palabra INSULA para expresar una M que no
se describe y que debe leerse. En la misma inscripci6n se ve
que la M en las voces inscriptas no muestra semejanza en sus
rasgos con la propia de las inscripciones desde Diocleciano en
adelante como tampoco con las de las filtimas 6pocas del impe-
rio, ni con las halladas en Africa.
La S empleada en esta inscripci6n tiene grandes semejan-
zas con la de las inscripciones barbaras, tiende a aproximar-
se en su linea recta, a separarse de la lunar de las inscripciones
de NApoles o de Sicilia en que se advierte la influencia griega
como se aleja de las cristianas de la Galia y la que priv6 en los
bas temps. En el nombre de Velazquez cuya z esta representada
por una s se ve la forma particular de esta con los rasgos de la letra
de imprenta corriente y que al no coincidir con las diversas ca-
racteristicas de las inscripciones romanas parece como que pu-
diera obedecer la forma al capricho del grabador.
Al estudiar dentro de la misma inscripci6n la V se nota que
equivale esta letra en la escritura comiin a la U y debe for-
mar un triingulo is6sceles pero como la parte superior muestrase
inclinada a la derecha de la vertical de ahi el que el lado izquier-
do sea mas largo que el derecho introduciendo una variante
cuando el cambio no obedece al capricho del grabador. En la
inscripci6n que se estudia se nota una especie de linea convexa
sobre la V sefialando una abreviatura, una letra suprimida la
M. En el anflisis de las inscripciones de Roma, siglos III-IV,
siglo VII ler. siglo antes de Cristo, 6poca de Augusto y de Tibe-
rio, de Claudio de Ner6n y de Flaviano, de Trajano y de Adria-
no, de Antonino Pio y de Marco Aurelio, de C6modo y de Septimio
Severo, de Probo, de Diocleciano, de Constantino, de Juliano
el apostata, de la 6poca bizantina etc., no se ha hallado un caso
que ofrezca una analogia por simple que ella sea.









LA EPIGRAPIA EN CUBA


Bueno es consignar que la linea convexa puesta sobre la V
no es el sicilicus, especie de acento agudo o circunflejo colocado
sobre la vocal para expresar que la ortografia correct exige la
reduplicaci6n de la letra, pues su forma es distinta su aplicaci6n
diferente y no debe confundirse con el signo de nuestra lIpida
aun cuando el sicilicus, con posterioridad a su verdadero uso tre-
presentase una abreviatura.
La P que se lee en el t6rmino sumptibus de esta inscripci6n
permit apreciar el sello de distinci6n que tuvo el signo en la
4poca republican, con la panza cerrada como la tiene en las
piedras de hondas y sobre las teseras; ya en el siglo III aparece
en Espafia y tambien en Africa. El anflisis de la silaba SVMP
demuestra que la P conserve sus propios rasgos mientras que la
M aparece con la expresi6n seialada. Conviene decir que no
parece se siguiera un principio de uniformidad en las abrevia-
turas. La forma grifica de la T de los vocablos DEBELAVIT, PA-
CIVIcAvrr, JACET no da la de la epoca antigua que carece de cuer-
nos; tiene la de nuestra inscripci6n alguna analogia con la pro-
pia 4poca de Claudio y de Ner6n, mfs con la de Septimio Seve-
ro en tanto que se aleja de la cursiva de Pompeya, de la de Al-
burnus Major. La C de la inscripci6n que analizamos mantie-
ne en nuestra epigrafia su forma anticuada, la que persisti6 has-
ta el siglo II en aquellos textos particularmente cuidados y aun-
que nuestra expresi6n grifica en t6rminos como DIDACVS es uni-
forme hay ejemplos de variedades que ofrecen interns al estudioso
como las del cursivo de Pompeya, el de Arburnus, etc. La O de
esta inscripci6n no es del todo redonda como lo fu6 en la epoca
imperial, mfs bien tiende a tener una forma alargada en las
muestras latinas. En cuanto a la Q inscribese con forma parti-
cular en la lpida que se estudia. La forma antigua es un sim-
ple circulo, con una cola recta que no traspasa la linea, esta cola
se inclina y se alarga en la 6poca de Augusto, es a veces mns lar-
ga como se ve en el alfabeto de la 6poca de Trajano, pero la Q
ha adoptado orientaciones multiples y la que ofrece nuestra ins-
cripci6n no guard analogia con las inscripciones romanas de los
siglos V y VI, ni con la de los emperadores citados, como tam-
poco con la cursiva de Pompeya ni con la de Alburnus Major pe-
ro si la tiene con la particular del alfabeto inicial epigrifico que










ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


da la inscripci6n de Macteur llamada du Moissoneur como asi-
mismo con la correspondiente a la 6poca de C6modo y de Sep-
timio Severo.
DIVISION DE SILABAS Y SIGNOS DE SEPARACI6N
Este aspect epigrifico parece que pudiera atribuirse, a la
ignorancia de los grabadores dado que la division de la silaba des-
de un punto de vista gramatical parece equivocada, sin embargo
las parties SQVES DE VELASQUES, TIBVS de SVMPTIBVS, OREM de HO-
NOREIM no son casos aislados si se recuerda los que ofrece el
Corpus inscriptionwun latinarum. La parte ELI de ANTONELLI es


Lapida e inscripci6n de la sepultura del Adelantado
Diego Velazquez de Cueliar.









LA EPIGRAFIA EN CUBA


un buen ejemplo de 6sto. La epigrafia expresa la manera c6-
mo se han separado las palabras tomando los signos formas di-
versas redonda que es la mis coming o cuadrangular que es la
mas antigua, triangular que corresponde a las inscripciones he-
chas con cuidado v, la alargada modificada 'a veces en peqiefia
flecha. y es la mfs rara y la de hoja hederae distinguentas la de
mis uso desde Augusto hasta 6poca bastante reciente, sin olvidar
la de la palmas o pequefias ramas. Hiibner en Exempla scriptu-
rae epigraphieae y el Corpus antes citado ilustran el caso. Pe-
ro ofrece de singular en cuanto a esto la inscripci6n que se ana-
liza el hecho de la disposici6n dada al signo triangular empleado,
pues si en la forma no difiere del consignado en los textos, si
en que la punta tiene una direcci6n lateral y no vertical.
Pertenece esta inscripci6n a las denominadas funerarias por
lo cual la formula adoptada se halla en un todo de acuerdo con
los principios predominantes en epigrafia, de ahi el hie iacet que
nos ofrece el Corpus inscriptionum latinarum y junto a 6sta,
muiltiples otras de una exceptional significaci6n en estas disqui-
siciones.
Antecedentes de la inscripci6n-La lipida apareci6 en va-
rios pedazos. El mayor media de ancho tres cuartas y tres pul-
gadas por tres y media de largo. La leyenda dividida en dos par-
tes: la primera puesta a los lados de un escudo en blanco. En
la parte inferior hay huellas de un escudo partido en pal en cuyo
segundo cuartel se ven algunos roeles del apellido VelAzquez y
en la orla algunas aspas que pertenecen tambien al mismo. El
Dr. P6rez Beato indica que en el primer cuartel debi6 tener la
cruz hueca de los Cuellar.
Interpretaci6n de la leyenda-Fueron int6rpretes de ella los
redactores de la secci6n de Historia de las Memorias de la Real
Sociedad Patri6tica. Dice asi:
Etiam svmptibvs hane insulam debelavit ac pacificavit Hie iacet nobilis-
simvs ac magnificentissimvs dominvs Didaevs Velasqves insvlarvm iueatani
press qui eas summo opere revelavit ae svis propiis svmptibvs debelavit in
honorem et gloriam Dei omni potentis ae sui regis: migravit in anno a Domino
MDXXII.
El Dr. Perez Beato indica la necesidad de rectificarse la
muerte de Velizquez, porque sin duda alguna estaria sefialada









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


con cuatro I de los que han desaparecido los dos i1ltimos con la
rotura de la piedra. Agrega el propio Dr. P6rez Beato que la in-
terpretaci6n dada por algunos de que el fallecimiento de Veliz-
quez ocurri6 en 1522, ha sido refutada con datos irrecusables que
lo sefialan a mediados de octubre de 1524.
Es en realidad este monument de gran interns para.la epi-
grafia sin que pensemos sea el de mayor importancia en relaci6n
con los otros descritos, ya que no ha de descansar el valer en el
caricter hist6rico simplemente, sino en lo que los caracteres del
alfabeto empleado digan al investigator. Como puede advertir-
se de lo que el fragmento superior revela, se quiso grabar y se
grab6 la fecha gloriosa para la historic political de Espafia de la
proclamaci6n de una Constituci6n liberal como fu6 la de 1812,
que de haber podido perdurar hubiera redundado en beneficio de
las colonies espaiolas. Fu6 una ilusi6n y como tal opuesta en
un todo a la psicologia de un pueblo, que por lo general esti mis
en consonancia con el regimen politico que ahora mantiene. La
fecha de la proclamaci6n antedicha en Santiago de Cuba la se-
fiala el fragmento de referencia; v6ase el facsimile dado por Ba-
cardi en sus cr6nicas. Tambi6n, como dice el Dr. Perez Beato,
Jos6 Maria Calleja en sus apuntes para la historic, publicados
por nuestro dignisimo Vicepresidente en la Revista Bimestre,
reproduce y describe la lIpida mortuoria de Velazquez con de-
terminados cambios.
La inscripci6n de esta lipida sefiala deficiencies en la orto-
grafia; el uso de M por N en la voz Fimem que es Finem y que
los autores no aceptan como de possible sustituci6n porque los
ejemplares recogidos en el Corpus no la confirman, pudiera ser un
error de ignorancia del que la grab. Analizando el t6rmino rIo-
pinate se advierte la equivocada escritura, pues el alfabeto cur-
sivo de Pompeya distingue grdficamente la I de la Y, el de Al-
burnus Major s61o sefiala las variantes caligraficas de la I ni se
ve huella que explique el uso de una letra por otra en la escri-
tura uncial ni en los magnificos ejemplares de la gran colecci6n
epigrifica latina. Mas adelante se ve la N de la silaba na de es-
ta voz indicada por la forma U que si de no aceptaci6n en el
primer moment explicable despuBs, porque si el grabador ha












LA EPIGRAFIA EN CUBA


Lfpida e inseripei6n que refiere la inuerte de Doba Varia C-pero.









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


1legado a conocer los rasgos distintivos de las letras en los alfa-
betos, la realizaci6n del cambio puede justificarse en atenci6n a
lo que la escritura cursiva nos dice. Tras la indicaci6n del afio
en que tal suceso aconteciera se ven estos grupos de letras PR,
NR y las siguientes letras aisladas A y M que demuestran el uso
de las siglas y abreviaturas y represent el primer grupo la voz
Pater, el segundo Noster, la primera voz Anima y la segunda
Mea, todo realizado dentro de los verdaderos principios epigri-
ficos. Los signos de separaci6n de las palabras no aparecen.
Antecedentes de la inscripcidn-Muchas han sido las versio-
nes respect del suceso que produjo la muerte a Dfia. Maria Ce-
pero, aunque Jose Maria de la Torre en la Habana antigua y mo-
derna expresa que la interfecta era hija del Gobernador Don
Diego de la Rivera y Cepero que costeaba una fiesta religiosa en
la parroquial mayor que ocupaba el sitio que hoy tiene el Ayun-
tamiento de la Habana y al hallarse de rodillas fu6 alcanzada por
una bala que salida de un arcabuz la hiriera y causara la muer-
te; el muy culto Dr. Perez Beato, despues de sefialar que la
16pida se puso en el lugar del suceso donde permaneciera hasta
que derribada la parroquial a fines del siglo XVIII un pariente
de los Ceperos la coloc6 en Obispo esquina a Oficios, pasando des-
pues al Museo Nacional, indica que no hay testimonio veridico
del relate que la Torre ha hecho, conservdndose tan s61o como
una tradici6n, lo que parece no ofrecerle una garantia, olvidando
que en sentido hist6rico, como alguien ha dicho, ella es el primer
rumor de un hecho no pfiblico, divulgado secretamente entire al-
gunos o las relaciones hechas de padres a hijos, trasmitidas sin
interrupci6n de unos a otros oralmente y que tienen singular im-
portancia; recordemos que aun en nuestro estado de adelanto y
progress las poblaciones rurales vivei de tradiciones y consejos.
.Interpretacidn de la leyenda-La inscripci6n latina dice asi:
Hic fimem. fecit tormento belico ynopinite percvsa D Maria Ce-
pero anto 1557 PR-NR A M. La traducci6n es esta: Aqui muri6
dola Maria Cepe-ro herida casualmente por wn disparo de arcd-
buz arto 1557 Pater Nostdr Anima Mea.
El Dr. P&rez Beato hace interesantes observaciones con res-
pecto a la familiar a que pertenecia Dfia. Maria Cepero.









LA EPIGRAFIA EN CUBA

FORTALEZA DE LA PUNTA
1589-1630


Inseripei6n en la fortaleza de La Punta.


El nombre Texeda que aparece en el baluarte situado a la
izquierda de la puerta de entrada de la fortaleza de la Punta re-
cuerda en algunos de sus rasgos caligrificos los caracteres del
alfabeto usado eo las inscripciones romanas de los siglos V y VI
sin que sea possible hacer una afirmaci6n categ6rica respect del

qI


Inscripei6n en el baluarte del S. 0.









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


origen de la orientaci6n. La A de la silaba final del apellido del
Gobernador tiene gran semejanza con el trazo de la derecha de la
propia letra en aquel alfabeto y aun podria advertirse en el de
de la cursiva de Pompeya mas que en el tambien cursivo de
Alburnus.
Otra lIpida en el baluarte del S. 0. tiene grabada la pala-
bra Antonelli y llama la atenci6n el irregular criterio de division
de silaba en fin de linea asi:

ANTON
ELI

Si se examinan cuidadosamente las inscripciones latinas se
verdn casos de andlogas modificaciones; el Museo de Lyon tiene
epitafios que comprueban lo dicho. Esta palabra ofrece ademis
el nexo de la E y la L para que la segunda L tenga una sola re-
presentaci6n. Cagnat y cuantos autores se han ocupado de ins-
cripciones latinas sefialan la combinaci6n dicha que demuestra
la orientaci6n del todo romana de la inscripci6n que se estudia.


LApida e inscripei6n en el angulo del baluarte de la derecha de la puerta de entrada.
Tambi6n otra lIpida consagrada a la memorial del Goberna-
dor D. Lorenzo de Cabrera, da en abreviatura la silaba primera
de la voz hiio coincidiendo la silaba hi en su misma expresi6n gr6-









LA EPIGRAFIA EN CUBA


fica con el nexo visto en las inscripciones romanas. S61o se nota
una diferencia y es que el trazo derecho de la H que represent
la I en la escritura romana traspasa la altura que tiene el trazo
izquierdo. Igualmente se ve en el ligado de dos letras la bien
explicable combinaci6n de la A y de la N por la afinidad de sus
trazos principles; pero el grabador no ha seguido al pie de la
letra el modelo da Hiibner en sus Exempla scripturae epigraf-
phicae porque aqui no tiene la A los dos trazos que se conocen
sino simplemente el de la izquierda que sirve a la vez para la le-
tra N mientras la escritura que se analiza da a la A todos sus
elements grificos como si fuese la letra fundamental lo que re-
cuerda las indicaciones hechas por Monier Williams, Oppert y
otros al exponer las caracteristicas de los nexos sanscritos. La
C por Z en el verbo hiMo trae a la mente lo que sobre este uso di-
jera Rufino J. Cuervo comentando la gramitica de Bello, que a pe-
sar de que los gramiticos coetAneos hablan de la diferente pro-
nunciacion de la c y la z no es ficil atinar hoy con la verdadera,
porque no conoci6ndose entonces la descripci6n fon6tica de los
sonidos y habiendo divergencias provinciales entire los castellanos
mismos, las explicaciones y comparaciones han de adolecer o de
vaguedades o de inexactitudes que aun paran en contradicci6n de
las unas con las otras; recu6rdese a Torres Naharro en sus epis-
tolas y comprenderemos el fundamento de un uso por otro. La
D puesta en esta inscripci6n antes del nombre Lorenzo represen-
ta aqui la abreviatura de Don de origen latino y usada por este
pueblo en vez de Dominus, Donina como el ligado D muestra la
combinaci6n de D y de E tambi6n muy frecuente en las inscrip-
clones romanas.
Agtecedentes de la inscripci6n--Coincidiendo con la cons-
trucci6n del Morro se hacia por el ingeniero AntoneFi y Gober-
nador Texeda el castillo de San Salvador de la Punta o del Puntal.
Interpretaci6n de la leyenda-No se require gran esfuerzo
para la lectura e interpretaci6n de lo inscrito, la claridad de las
letras hacen fAcil la lectura y permit las observaciones apun-
tadas. El Dr. P6rez Beato muy atinadamente se pregunta refi-
ri6ndose a la segunda inscripei6n, I c6mo pudo el castillo hacerse
por Cabrera, cuando 61 mismo asegura en la otra lipida que
s61o afiadi6 una parte del muro correspondiente al sitio en que









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


est, colocada la losa ? Aiade nuestro ilustre escritor que aun-
que haya ampliado la fortificaci6n y su plant interior, mejoran-
do las condiciones de defense, hay incompatibilidad entire el tex-
to de las leyendas.

INSCRIPCION DEL CALLEJON DEL CHORRO

1592


La ensa antigun del (allej~n d I Chorro con ]a hipida e inscripei~n.


La inscripci6n de la lipida del Callej6n del Chorro por la
que tanto hizo esta Academia por su conservaci6u, salvando asi
un element hist6rico exponente del mejoramiento de este servi-
cio, del interns de los gobernantes y que tanto dice a una seria
investigaci6n epigrafica, muestra una absolute subordinaci6n a
determinadas orientaciones de la epigrafia latina el empleo, entire
otros, en toda inscripci6n de V por U en formas castellanas de
procedencia romana. VWase en abono de lo dicho el mismo uso
an la inscripci6n de la lpida de Isabel Cullar y Velazquez AQUI-
SEPVLTADA-BELASQUES como en la de Juan Vitrian Viamonte y
Navarra YVA-N.
Antecedentes de la inscripciodn-Lease la extensa explica-
ci6n dada por el Dr. P1rez Beato en su interesante studio Ins-
cripciones Cubanas de los siglos XVI, XVII y XVIII en el que












LA EPIGRAFIA EN CUBA 29


La casa reconstruida del Callej6n del Chorro con la Ifpida e inscripei6n.


La l~pida con la inscripei6n en el Callej6n del Chorro.









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


expone cuanto hace referencia a la empresa de conducir a la villa
de La Habana el agua del rio de la Chorrera, el aiio de 1592 y a
la parte secundaria que tuvo, aunque la inscripci6n diga otra co-
sa, el Gobernador D. Juan de Texeda y a la muy principal de
otros mas acreedores de este testimonio.
Interpretacidn de la leyonda-La l6pida tiene una cruz en
inedio que divide la inscripci6n. Dice 6sta: ESTA AGUA TRAXO EL
MAESSE D CAMPO IVAN D TEXEDA ANNO DE 1592. Como se ve, la or-
tografia epigrdfica aparece subordinada a los principios reinan-
tes en la 6poca en que fu6 grabada la lipida, como las ligaduras
revelan la influencia romana y la tendencia a romper con la escri-
tura de los diptongos.

ISABEL DE CUPLLAR Y VELAZQUEZ

1620

El ampiio campo del ligado permit historiar el origei de
determinados nexos y aunque la epigrafia como la paleografia
espailola tienen marcadas peculiaridades, es impossible dejar de
reconocer a cada paso la genesis del nexo, y para que pueda apre-
ciarse mejor este aspect de nuestras inscripciones, se redactan
estas lineas a la luz de lo que los textos latinos ofrecen.
Se ha podido seguir paso a paso el desenvolvimiento de la
epigrafia espafiola y cada instant la latina ha ilumirrado la via
y en prueba de ello nos ofrece esta inscripci6n la simplificaci6n
del apellido Cullar en un ligado que es idWntico al nexo romano
que se lee en sus lIpidas. Qub fundamento ha tenido el gra-
bador para usar B donde debiera emplearse V en el apellido Be-
lasques Sin pensar que la explicaci61 debe hallarse en los co-
nocimientos gramaticales, como acertadamente dice el sabio lin-
giiista Cuervo en sus Apuntaciones critics sobre cl lenguaje bo-
gotano; la b y la v representan hoy un sonido finico en castellano,
bilabial fricativo y por ello es explicable la confusion; fAcil es
pensar que el error ortografico ha debido defender del que gra-
bara, dado que en la propia inscripci6n hay otros ejemplos en
que la V esti bien empleada. El muy distinguido Dr .P6rez Bea-
to al discurrir sobre lo escrito en esta lipida, tan solo se refiere









LA EPIGRAFIA EN CUBA


al caso protetico de Acuellar y a la voz falelcio por falleci6 que
llaman la atenci6n del que las lee. Dejando a un lado los moti-
vos que hubiera para alterar la ortografia, toda vez que es de su-
poner en el que inscribiera la elemental noci6n de la ortografia
de su idioma, es un error explicable como tantos otros que se ofre-
cen en la critical del Texto en el campo de la filologia porque la
transposici6n de letra fu6 error muy comfin, el mis comfin en las


Lipida e inscripci6n sepuleral de
Dofia Isabel de Cu6l1ar y Velazquez

copias de los manuscritos latinos como asi lo demuestra el Stichus
de Plauto, siendo la causa de ello el ojo del copista que facil-
mente pasa de una palabra a otra, de una letra a otra, producien-
do el gran trastorno en la escritura. MAs adelante, en inmedia-
to rengl6n, se nota otro ligado de V y E que aparece recogido en
el Corpus inscriptionum latinarum y que traen a colaci6n los epi-
grafistas indicando la genesis de la ligadura y que se ve en esta









32 ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA

inscripci6n. Y aun cuando el Dr. P6rez Beato al referirse a
la divisa del escudo FIN ABRAN hace bien en separar los t6rminos,
fAcilmente se aprecia c6mo ha habido una tendencia a prescindir
de los puntos de separaci6n produciendo confusion en la lectura,
baci6ndola mds dificultosa como igualmente pasa en manuscritos
e inscripciones de los indos al reunir en un solo todo los diversos
elements de una frase.
Antecedentes de la inscripci6n-Fu6 hallada la lIpida en las
ruinas del convento de San Francisco de Bayamo de la que se sac6
una copia fotogrifica en 1903. El Dr. P6rez Beato ha tratado de
obtener todos los datos necesarios para el mejor conocimiento de
su historical.
Interpretacidn de la leyenda-Resulta fAcilmente legible y
dice asi: AQUI ESTA SEPVLTADA DONA ISABEL DE A CVELLAR I BELAQVES
FALELCIO A 4 DE FEBRERO ANO DE 1620 GOVERNANDO ESTE GOBIERNO
POR SV MAGESTAD EL CAPITAL RODRIGO DE VELASCO SV MARIDO
FINABRAN.
De la lectura de esta leyenda se ve la necesidad de rectificav
el texto de la misma, pues hay t6rminos incompletos.

CASTILLO DE LA FUERZA

DON JUAN VITRIAN DE VIAMONTE Y XAVARRA

1630-1634

Aun cuando el ilustre epigrafista Cagnat. queriendo ver en
la I prolongada bajo de la linea un signo equivalent a nuestra
J, es decir, una I consonante, no pudo llegar a una conclusion s'-
tisfactoria porque el Corpus inscriptionum latina'rum le sali6 al
encuentro con muiltiples ejemplos en que el signo tiene una apli-
caci6n opuesta. Es curioso advertir en esta inscripci6n en que
el nombre de JUAN aparece escrito YUAN, c6mo inconscientemente
aqui se ha llegado a lo mismo que pensaba el gran fil6logo preci-
tado y a realizar con la modificaci6n grAfica la representaci6n de
lo que se llama I consonante, que tuvo variado signo en latin has-
ta tomar el caracter modern de J a su vez aceptado de un signo
que se emple6 en los manuscritos de fines del siglo XV hasta que
en el XVII se distingui6 la i de la j como la u de la v.












.LA EPIGRAfA EN CUBA


El Castillo de la Fuerza.


LApida e inscripcidn en la torre qus
corona i l angulo del baluarte S. O.
del Castillo de la Fuerza.









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


Ya Cuervo en sus Apuntaciones critics hace referencia a la
consonantizaci6n de las vocales y en este caso al de la i provoca-
da por la pronunciaci6n que se le diera de frote palatal, y no a
otra cosa que a la condici6n semivocal palatal de la i es a lo que
se debe la forma YUAN de nuestra inscripci6n, sin duda, porque
en el castellano antiguo, segidn afirman los gramiticos, se conser-
v6 su sonido ante toda vocal, aunque s61o en el modern ante
a perdiendolo ante e, i, y cambiandolo en el de la j ante u, o:
de ahi iacere que da yacer iam que ofrece ya. Aun dice mis esta
inscripci6n, nos ofrece por vez primera en la enumeraci6n de las
estudiadas el ligado de tres letras TRI como en el matri del Corpus
inscriptionum latinaruwn, mediante la conservaci6u del element
fundamental y mera indicaci6n de los elementss accesorios y co-
mo utiliza el rexo BI que se halla en las inscripciones romanas
sefiala el grupo TE de igual procedencia.
Antecedentes de la inseripcidn--No tiene fecha y por ello el
Dr. Perez Beato la coloca en las que correspondent al period de
mando de este gobernador que propuso circunvalar la pobla-
ri6un con un recinto amurallado, mejorando las fortifiaciones
hechas. La inscripci6n esta en la torre que corona el angulo del
baluarte S. O. del castillo de la fuerza.
Interpretaci6n de la leyenda--Dice asi: DON YVAN BITRAN DE
BIAMONTE. Ademas hay otra leyenda en la campana de la torre:
SANCTE PETRE ORA PRO NOBIS--COBERNANDO EL MARISCAL DE CAMPO
DON PETRO ALVAREZ DE VILLAIN ANO 1706.


FUERTE DE LA CHORRERA

1646

El Dr. P&rez Beato expone al referirse a este fuerte cuanto
ha podido obtener en el campo de la historic y despues de indi-
car las razones para trasladar la villa de San Crist6bal de La Ha-
bana de la ensenada de la Chorrera donde estuvo establecida du-
rante algin tiempo, refierese a la inscripci6n que indica c6mo la
obra de la Chorrera se termin6 en tiempo del Gobernador Don
Alvaro de Luna y Sarmiento y llama la atenci6n sobre la forma







LA EPIGRAFIA EN CUBA


El Fuerte tle la (horrera


REYNDO FELPEIIIINS
YGOVE R~NIES 15LA
DALVAR OD LVI\SAR
M Il TOCAVALl D @ D
E)EALCANTARA61EN
DOINGENEROIVA B
icTA ANTONEL SE
(Z ANO E IG+
Lapidda v i1scripcindi*'ii l l1u'rlr d il 'llh irern.









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


en que aparece indicado el adjetivo numeral del Rey, pero sin
llegar a ofrecernos una explicaci6n satisfactoria.
La epigrafia brinda en sus piginas interesantes elements
muy valiosos para su studio, todo en ello es de un alto valor cien-
tffico, poderosisimo auxiliar que resuelve con su aporte las dudas
que puedan ofrecerse en el campo de la historic como se ha dicho.
Tambidn la expresi6n de los nrdmeros ha despertado serio estu-
dio; ahi esta Ritschl, lamado el sospitator Plauti para confirmar-
lo, ahi esta Garrucci, Mareuart y Hiibner para ,robustecer lo di-
cho por el primero. Pues bien los nfuneros enteros tienen en las
inscripciones su caricter propio y el ndmiero 4 ofrec& dos formas
IV o IIII; la p-rimera es mis frecuente en la escritura vulgar,
es bastante rara en los monumentos de la 6poca imperial y hasta
el niumero 5 se describe IIIII en las inscripciones de Africa. Del
uso de la i por la y hemos dicho lo convenient; el nexo LI es
tambien de procedencia romana, si bien nuestro ligado es distinto
del usado en Roma por tener un punto sobre la L para sefialar la
I de que carece el otro ligado, sin duda porque la caracteristica
del.trazado sefiala bien la vocal. Las letras NS que se inscriben
en el primer rengl6n y que abrevian las voces NUESTRO SE-
ROR no podria decirse que son genuina representaci6n la-
tira, pero nadie podria negar que no se inspiren en los
fundamentos de 1a simplificaci6n latina. Dentro del ligado
de tres letras en la inscripci6n latina no es possible colocar
el grupo NAN, porque en aquella s6lo aparecen los nexos ANE,
NIV, NTH y NTI, mas es de reconocerse el fundamento de la
combinaci6n. El grupo DO refleja la influencia de los romanos
en que se advierte, ademis no pocas variedades; la combina-
ci6n TA es del todo latina como la NA y la NT, pero no sera po-
sible decir lo mismo del grupo formado por LO, pues por lo ge-
neral aparece dentro de la letra principal y aqui al lado sin duda
por falta de espacio. Tampoco respoude a igual origen el ligado
LA, pero si el de OR. Conviene consignar que el fonema N apa-
rece representado por encima de la consonante, que a veces hay
saltos de letras y de nfmeros.
Interpretacidn de la leyewda-Dice asi: REYAINDO FELPE IIn
NS Y GOVERNANDO ESTA ISLA D ALVARO DE LVNA SARMIENTO CAVALLO








LA EPIGRAFA EN CUBA


DE LA OR DEN DE ALCANTABA SIENDO INGENIERO IVA B ISTA ANTONEL
SE IZ ANO DE 164.
Antecedents de la inscripci6n-Los castillos tienen la forma
rectangular y en el de la Chorrera se ven restos de las cadenas y
torno del puente levadizo.

cAPrrFN D. FRANCISCO DE SILVA
Y DORA MAGDALENA MOTA

Aio 1650


LApida e inscripei6n relative al Capi-
tin Don Franeisco de Silva y Dofia
Magdalena Mota.
Ofrece esta Iapida desde un punto de vista epigrifico lo si-
guiente: un ligado de las letras AN de acuerdo con lo indicado en
las inscripciones romanas; el grupo BA tiene igual orientaci6n y
el DE casi identica procedencia si bien las romanas ofrecen mayor
riqueza de combinaciones. Es de advertirse la sincopa en la for-
ma MADALENA por MAGDALENA, desaparici6n de un element gu-
turopaladial que existe en la forma hebrea MIGDAL [ToRE] y la


CAPITAL/ FRA
CISCO DE SIMW
I El DOA MADA
L[NA DE[ M'ASV W
GR I DESV5 [ERD
kOSAYO16S3O









88 ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA

silaba MO en forma simplificada que no se lee en la epigrafia la-
tina que present diversas formas entire las cuales aparece la que
se analiza, pero expuesta de otro modo. Nuestra inscripci6n nos
hace pensar, por el lugar que ocupa el signo, que represent la o
el anunisika del sinscrito dado el papel que como nasal tiene en
el propio sitio; la abreviatura tv es del todo itAlica como la ER,
aunque con inversi6n de la E senala su origen. Agreguemos co-
mo el ligado AR ha tenido la misma inspiraci6n y que la N con
tilde no es ortogrificamente mas que una simplificaci6n de la N.
indicada por la propia tilde, forma que no aparece en los primeros
monumentos de la literature espafiola sino algo mis tarde.
Antecedewntes de la inscripcin---Fu6 hallada al excavar el
sitio correspondiente al zaguin en el antiguo convento de San
Agustin; sirvi6 unida a otras para pavimentar el zaguan y corre-
dores bajos del convento.
Interpretaci6n de la leyenda-Por tener la lipida rebajada
su parte superior, perdi6se el primer rengl6n y la mitad horizon-
tal del segundo. Segin expresa el Dr. P6rez Beato lo que falta
diria: ESTE ASIENTO Y SEPULCRO ES DE o bien ESTE SEPULCRO; el res-
to dice asi: CAPITAL FRANCISCO DE SILBA I DE DORA MADALENA DE
MOTA SV MUGER I DE SVS HEREDEROS ANO 1650.

DIEGO RODRiGUEZ DE VALDIVIESO
Y LEONOR RODRiGUEZ

1658

De esta inscripci6n s61o apuntaremos aquellos nexos no estu-
diados anteriormente. El primero formado por la combinaci6n
de As no lo tenemos en los ejemplos latinos, y aunque el ligado
NTO no aparece registrado por los epigrafistas si esta el TO que
se halla aqui unido a la N; mas es curioso advertir, sin duda por
ignorancia, como la conjunci6n I se combine para la formaci6n
del- grupo con la E que pertenece a la silaba inicial de la palabra
siguiente, como la R en su sonido fuerte mR no result represen-
tada debidamente, cual se nota en las inscripciones latinas, en
las que los radgos fundamentals estan indicados de igual modo
que se ven en la uni6n de GO que sefiala la genesis sin variante






LA EPIGRAPIA EN CUBA


alguna. Al lado de estos lense abreviaturas que si se justifican
no tienen antecedentes que las explique.
Antcedentes de la imscripcin-Hallada en el convento de
San Agustin en perfect estado de conservaci6n, debido tal vez a
la calidad de la piedra. La fecha de la inscripci6n dice el Dr.



ES-TAE[ ERo E

D D R.ODR DBALD

vEsy 8VWM/ LEoN
s S S
RODRIGYSV I-EREDDR

ANO 16 98.

Lipida e inscripei6n de la lapida de D. Diego Rodriguez de Valdivieso y Leonor Bodrigues.
P6rez Beato no denota la de la muerte de Rodriguez de Valdi-
vieso, sino la de la construcci6n del enterramiento. Su sitio sin
duda en la capilla que fund en el propio temple.
Ifterpretacidn de la l/4enda-Dice asi: ESTE ABIENTO Y EN-
TIMERO ES DE D. DIEGO RODRIGUEZ BALDUIVIEO Y SV MUGER LEONOR RO-
DRIGUEZ Y sUS HEREDEROB Afo 1658.








ACADEMIA DE LA HISTORIAiDE CUBA


CAPILLA DEL CARMEN EN LA IGLESIA DE SAN AGUSTIN


ACABO SE E[5K
CAPILLA DE N\W S
TRA SC NORA U
L CARE NCON Li
MOSNAS VEC DYO
CSTACIV DADStE
NDOFV I NDAIBR
DECLLA I MAYORDO
MO DYEGO RODRIGVES
2 BALDIVI ESSO YJv
AN DE SANTIAGO
ANO DE 1699
LApida e inscripci6n de la IApida puesta en la
fachada lateral de la iglesia y convento de
San Agustin.
Epigrificamente considerada esta leyenda ofr6cenos elemen-
tos analizados en las anteriores, y como nuevos el ligado vE del
todo romano, el punto sobre la N reemplazando a la forma comin
de la tilde, la peculiar separaci6n de la L del nexo DEL de la N de
la silaba sIEN sin otro particular digno de ser expuesto.
Interpretaci6n de la leyeda--Dice asi: ACABOSE ESTA CAPI-
LLA DE NUESTRA SENORA DEL CARMEN CON LIMOSNAS QUE DIO ETA
CIUDAD SIENDO FUNDADOR DE ELLA I MAYORDOMO DYEGO RODEIGUEZ
DE BALDIVIESO Y JYAN DE SANTIAGO A O DE 1659.







- IA EPIGRAFIA EN CUBA


SANTUARIO DE JEStS NAZARENO DE POTOSi
1675


IESVS NAZARENIS REX IVDEORVM

SANTUS DEVS SANCTUS FORTIS

SANCTUS INMORTALIS

MISERERE NOBIS

HI(OSE ESTASANcTA (ASA DEAMOR

iCARIDAD DEDIOS ANO D 1675
.LApida e inseripei6n (n el Santuario de Jesis Nazareno de Potoa.
Fuera del interns exclusivamente hist6rico que pueda ofre-
cer esta inscripci6n, pocas son las observaciones de careiter eien-
tifico que puedan hacerse dado que ya han sido indicadas en los
anteriores casos. Es de llamarse la atenci6n sobre la represen-
taci6n de la C en el vocablo SANCTUS, en forma diminuta y en
medio del espacio que le corresponde, asi como el cambio mis
adelante al inscribirse el propio t6rmino como el error manifesto
de ortografia en la voz INMOrTArLS por IMMOBTAI S a virtud del
principio fonetico de la asimilaci6n de consonante. Este ejem-
plar revela c6mo comienza a decaer el caricter cientifico de las
insoripciones que el uso de u por v bien demuestra. Para por-
menores hist6ricos del Santuario v6ase lo dicho por el Dr. P&re
Beato en sus Inscripciones cubwas.
Interpretacion de la leyenda.-Dice asi: IESVS NAzARENS EX
IVDEORVM SANCTUS DEVS SANCTUS FOBTI8 fANCTU S IS INMOTALIS
MISEBERE NOBIS HICOBE ESTA SANCTA CASA DE AMOB I CARIDAD DE
DIOS AfO DE 1675.









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


MURALLA DE LA CAPITANiA DEL PUERTO
1733

Pocas son las observaciones que en sentido epigr.fico pueden
hacerse sobre esta inscripci6n, pues el empleo y forma de las le-
tras obedecen a los principios expuestos; el nexo HE de la prime-
ra silaba tiene una disposici6n irversa a la latina dado que la pa-
labra express otro matiz vocalario, pero el grupo AT del t6rmino
CAPITAN concuerda en un todo con el ligado romano como la abre-
viatura INT, mas no hay subordinaci6n en nuestra lipida en la
escritura de la LL a la romana por ser otra la forma de esta.

EL CORRAL DE JIQUIABO
1752 [ ]


Lfpida e inscripci6n de un:i de las earas de la pirimide.

Esta inscripci6n present como particularidad en la expre-
si6n de sus letras el cardcter de la R de la voz CORRAL que sefiala
gran analogia con el advertido en los alfabetos cristianos, el caso









LA EPIGRAFfA EN CUBA


de metitesis IQ en que la gutural se aparta de los rasgos, antece-
dentes y el nexo VA y el NA ya explicados. La tercera inscrip-
ci6n muestra la peculiar combinaci6n de la A y L, coincide con el
carActer romano en el nexo MA, sefala abreviaturas comunes,
muestra afinidades de origen en el grupo DA y TB como en VE.
Antecedentes de la inscripcid6-Concedida a Pedro L6pez
merced de un sitio nombrado Jiquiabo, seis leguas distantes de
esta ciudad, en el centro del corral fundado en el terreno merce-
dado, la familiar de Ar6stegui erigi6 una piriaide de cuatro ca-
ras, orientadas cada una, a un punto cardinal de la tierra y en
ellas tres inscripciones y un escudo de la familiar mencionada.
Interpretaci6n de la leyenda.-Dice asi: CENTRO DEL CORRAL DE
8. JUAN DE JIQUIABO CON UNA LEGUA A TODOS RUMBOS Y VIENTOS LA
MERCED DE ESTA HACIENDA ES LA MAS ANTIGUA DE TODAS LAS COLIN-
DANTES Y FECHA EN LA HABANA A 8 DE ABRIL DE 1657 ANO=LA CON-
FIRMACION REAL DE ESTA HACIENDA CON LA DE OTBAS TIERRAS AGREGA-
DAS A ELLA FUE HECHA EN ARANJUEZ A 8 DE MAYO DE 1752 Afos.


PILAR DEL TEMPLATE I
1754

Una de las inscripciones escritas en latin decia, segin testifi-
ca Pezuela:

SISTE GRADUM VIATOR ORNAT HUNC LOOS
ARBOS CEIBA FRONDOSA POTIUS DIXERIN
PRIMEVAE CIVITATIS PRUDENTIAL REIGIONIS
PRIMEVAE MEMORABLE SIGNUM: SIQUIDEM EJUS
SUB UMBRA PRIME HAC IN URBE INMOLATUS
SALUTIS AUTHOR. HABITUS PRIMO PRUDENTUM
DECURIONUM SENATUM DUOBUS PLUS AB IN
SAECULIS PEBPETUA TRADITION HABEBATUR
CESSIT TAMEN AETATI, INTUERE IGITUR ET
NE PAREAT IN POSTERUM HABANENSEM FIDEM
ASPICIES IMAGINE SUPRA PETRAM FUNDATAM
HODIE NIMIRUM ULT. MENSIS NOVEMBRIS
ANNO MDCCCLIV.








ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


El studio de esta inscripci6n cae de lleno dentro de la cri-
tica del texto y pueden notarse las siguientes transformaciones:
cambio de una letra por otra arbor en arbos conversion de dip-
tongo en vocal primaevae en primevae sincopa consonaria: a~uotor
en autor; sustituci6n de un sufijo por otro: sematus en senatune;
separaci6n de letras de una voz que forma un solo todo abhinc
en ab in; caso de ap6cope; abhine en ab in; conversion de vocal
en diptongo: seculis en saeculis conversion de vocales: pereat en
pareat; sustituci6n de terminaciones: Habanwosis en habam~ ,-
sdm: sustituci6n de desinencias: fides en fidem. Si se analiza el
texto de Plauto se advertirAn en 61 errors de enmienda en que
la equivocada separaci6n de las palabras, la perdida de voices pe-
quefias, la modernizaci6n de forms arciicas, asimilaci6n de ter-
minaciones tienen lugar como la transposici6n en los errors
plautinos puede sefialarse y no son de olvidar los que por omi-
si6n se cometen de silaba, letra, como aquellos que se produce
por inserci6n vistos en glosas, ditografia y los que pertenecen al
grupo de errors de sustituci6n en formas areaicas por clasicas
y otros casos mis dignos de menci6n. Y a estos hay que agregar
el uso de unos fonemas por otros y sobre lo cual ofrece un acopio
de datos digno de toda estima el eminente lingiiista Schuchardt
en su notable obra Der Vokatismus des Vulglrtateins.
En vista de estos errors y rectificado el texto con arreglo
a los principios rigurosos que la lingiiistica y la critical del texto
ofrecen, cabe contestar al Dr. P6rez Beato que mns que atribuir
el error a Pezuela, debe inclinarse uno a pensar que es del copista,
de quien es natural que se sospeche la equivocaci6n por career sin
duda, como asi pasaba entire los griegos y romanos, de elemental
cultural. Y es curioso observer la coincidencia advertida en los
errors de la inscripci6n que se analiza con los que se indican co-
mo fundamentals en el anAlisis de un texto.
Antecedentes de la inseripcid--El gobernador D. Francisco
Cajigal de la Vega erigi6 el afio 1754 una pirAmidi, triangular
con dos inscripciones en el sitio, sefialado por la tradici6n en que
se dijo la primera misa. Critica el Dr. Perez Beato que el men-
cionado gobernador testimoniase un hecho de suyo dudoso, ya que
desde Arrate hasta Pezuela no se han aducido otras pruebas que
las que descansan en la tradici6n. Que la menci6n de la ceiba









LA EPIGRAFfA EN CUBA


obecederA a la costumbre de los conquistadores de erigir un altar
a su sombra donde decir misa y reunir el primer cabildo; que en
dicho sitio no estuvo la primitive iglesia, ni la que empez6 a cons-
truir el gobernador Angulo, ni la posterior conocida por parro-
quial mayor. Que en 1903, agrega el Dr. P6rez Beato, el Ayun-
tamiento mand6 a limpiar las inscripciones y como se rompiera
la que tenia la leyenda en latin fu6 precise sustituirla grabin-
dose en una losa de mirmol la inseripci6n primitive con las mo-
dificaciones indicadas por nosotros a virtud de las consultas que
nos hiciera nuestro inolvidable compafiero el Dr. Ram6n Meza,
conceal del Ayuntamiento.
He aqui la carta que escribieramos a virtud de la consult
"Noviembre 8 de 1903. Dr. Ram6n Meza. Mi querido amigo:
cumpliendo el encargo que tuviste la bondad de hacerme, te de-
vuelvo las copias de la inscripci6n latina que se puso en el Tem-
plete con motive de la primera misa y de la primera sesi6n ce-
lebrada por el Ayuntamiento de esta ciudad. Como veras, ha
sido necesario modificar algunos nombres latinos mal escritos,
unas veces en Pezuela y otras en una de las copias que me remitiste.
La palabra arbos la he variado poniendole una r en vez de la s
final, pues aunque ambas escrituras expresan en general la mis-
ma idea, me seduce el criteria de San Isidoro de que Arbor es
aplicable a toda suerte de Arboles, mientras que arbos no con-
viene ni se aplica sino a los frutales y como la ceiba entra en el
nimero de los comprendidos en la voz arbor de ahi el que no va-
cilase en el cambio del element grifico para que el vocablo sea
el mas apropiado. El termino primevae aparece mal escrito en
las dos copias examinadas es primaevae de primaevus-a-um pro-
cedente de primus y de aevum, dixerim esta bien puesta en Pe-
zuela en la primera persona del singular del pret6rito perfect
de subjuntivo active y no en la tercera persona de plural del mis-
mo tiempo como se lee en la otra copia; el adverbio prime esta
equivocado en su escritura, este puede ser apprime o adprime.
Pezuela describe iwmolatus, fMcil es comprender el error en que
incurre, much mis si se conocen bien las transformaciones enf6-
nicas de la lengua latina. Esa palabra debe escribirse immola-
tus: es un caso de asimilaci6n aregresiva de la nasal en composi-
ci6n de palabras y merced a ella tanto las nasales como las liqui-









ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


das se identifican con la consonante initial del segundo miembro
v. g. im-mittere, ir-rumpere, inter-ligere por in-mitere, inrum-
pere, inter-lgere; immolatws procede de in y mola. En las dos
copias citadas encuentro la voz autor asi escrita; tambien la he
modificado en actor, pues aunque los diccionarios la traen de
las dos maneras, los autores dan menos estimaci6n a la escritura
adoptada por Pezuela. Ahora bien, deseo siempre explicarte ]a
raz6n del cambio. Analizando el vocablo y separando el sufijo
se Ilega a la raiz aug que indica la idea de crecer, brotar, salir;
de esta raiz tenemos el verbo augeo [augmentum], aumentar,
acre'centar, aiadir, multiplicar, etc., afiadi6ndole el sufijo tor la-
tino que es el mismo castellano, resultard el termino augtor el
cual por fuerza ha de modificarse en actor por asimilaci6n im-
perfecta homogenea, como scribtum de scribere se hace scriptumn
por identica raz6n. Si te fijas un poco en la frase que sigue,
tambi6n comprenderis el motivo del cambio de las particular ab
in, en obsequio del buen sentido, en el adverbio de tiempo abkine
plus duobus seculis. El pareat de Pezuela es pereat: et ne pereat
in posterum, como fidem habanensem debe ser fides habanensis y
el imagine, tambien de Pezuela, iniaginem, t6rmino director de
aspicies. No queda por examiner mAs que la palabra Novembris
que una de tus copias pone en nominative y que por parecerme
mejor dejo en genitivo: nimirum uWtimw mensis Novembris Anno
M.D.C.L.L.I.V.
La inscripci6n queda escrita de este modo:
SISTE GRADUM AVIATOR ORNAT HUNC LOCUM ARBOR CEIBA FRONDO-
SA POTIUS DIXERIM PRIMAEVAE CIVITATIS PRUDENTIAL RELIGIONIS PRI-
MAEVAE MEMORABLE SIGNUM SIQUIDEM EJUS SUB UMBRA APPRIME
HAC IN URBE IMMOLATUS SALUTIS AUCTOB HABITS PRIMO PRUDEN-
TUM DECURIONUM SENATUS DUOBUS PLUS ABHINC SECULIS PERPETUAL
TRADITION HABEBATUR CESSIT TAMEN AETATI INTUERE IGITUR ET
NE PEREEAT IN POSTERUM HABANENSIS FIDES A8PICIES IMAGI-
NEM SUPRA PETRAM FUNDATAM HODIE NIMIRUM ULT. MENSIS NO-
VEMBRIS ANNO M.D.CCLIV.
La traducci6n literal al castellano es:
Deten el paso, caminante, adorna este sitio un Arbol, una cei-
ba frondosa, mas bien dird signo memorable de la prudencia y









LA EPIGRAFIA EN CUBA


antigua religion de la joven ciudad, pues ciertamente, bajo su
sombra fu6 inmolado solemnemente en esta ciudad el autor de la
salud. Fue tenida por primera vez la reuni6n de los prudentes con-
cejales hace ya mis de dos siglos; era conservado el arbol por una
tradici6n perpetua, sin embargo, cedi6 al tiempo [se muri6]. Mi-
ra pues y no perezca en lo porvenir la fe habanera. Verbs una
imagen hecha hoy sobre la piedra, es decir, el iltimo [dia] de
noviembre en el afio 1754.
Con esto quedan explicados los cambios introducidos, asi como
la interpretaci6n de la leyenda.


DR. ANTONIO JOSE DE PALMA VELOSO
1755

Despubs de las observaciones apuntadas en studios de otras
]ipidas no hay necesidad de detenerse en esta que no ofrece en
sus letras y combinaciones nada de nuevo.
Antecedentes de la inscripci6n-Dice asi: Fue Antonio Jose
de Palma Veloso capitin de milicias y la lIpida se coloc6 en el
prebisterio de la iglesia del convento de Santa Catalina.
Interpretacidn de la leyenda-Dice asi: AQUI YACE EL DOCTOR
DON ANTONIO JOSE DE PALMA VELOSO MAYORDOMO QUE FUE DE ESTE
MONASTERIO Y SU BIEN HECHOR. ANO MDCCLV.


JUAN MARTIN GALEANO-MANUEL AZPEITIA

La inscripci6ry a que vamos a xeferirnos ofrece interns desde
el punto de vista en que se hace el anflisis, pues la abreviatura
ON cuya forma se explica, no conviene con la que corresponde en-
tre los romanos, porque present otro aspect. El grupo MAN
es de orientaci6n latina, el nexo DE tiene semejanza con el alfa-
beto generador, la R de HACER es de los alfabetos cristianos y la A
carece de representaci6n: pero el nexo IN tiene antecedentes To-
manos como el grupo VE, el diptongo VA denota igual genesis. La G










ACADEMIA DE LA HISTORIC DE CUBA


es una forma rara sin precedent. En la voz HERMANO hay el nexo
HE usado en las inscripciones romanas como tambien el MA, pero
ni el No ni el YOR. Se ve el empleo de c por s. En el vocablo ACIS-
TENCIA hay sincopa sildbica. El grupo DE ofrece uia pequefia va-
riante sin que puedan verse huellas de un origen en la ligadura
de las tres letras NUE. La dicci6H FALLECIO brinda a nuestra con-


LApida e inscripei6n sepuleral colocada En el prebisterio de la iglesia del convento
de Santa Catalina.
sideraci6n el hecho de representar la LL por medio de la L con
un punto encima y la silaba cio combinando la o con la s y to-
mardo de la L con punto el signo vertical como expxesi6n de la I.
La forma del articulo EL tiene puntos de contact con el nexo la-
tino, como la ligadura de las tres letras DIA parece reflejo de las







LA EPIGRAFfA EN CUBA


que consigna Cagnat. El nexo To es completamente romano.
Realmente es curioso advertir c6mo estos grandes grupos se han
constituido y de manera explicable y asi continuando la 'leetUfr
n6tanse otras formaciones que no iresponden a las latisas' y tie-
nen bien definida su personalidad. Esta inscripci6n es, de todas
las estudiadas por el Dr. Perez Beato, la que result inMs rica ei
combinaciones de mis de tres letras.

ES'E PNA'EOITV B AcerT

SV COSI1 E NLNCiON -

JW 1A RV 9A f SEIN

ErM\i /~4 CO\f L M rce

CION CELO ACISmEA E

i MNFL ASPEA FALS E.'

12 E A OST E 1783 /,.

JSePK MRN EXS\MA
LApida e inseripci6n pintada en la parte superior de los nichos en la antigua
iglesin parroquial del Espiritu Santo..
OTRAS INSCRIPCIONES
Este studio pudiera extenderse mas si no se advirtiera la Tr
petici6n de las combinaciones de letras en las ya estudiadas,, e
la que existe en el lado sur de la column de Cagigal, en la die.la
primera Fuente de Neptuno, en la de la Fuente del mercado de










ACADEMIA DE LA HISTORIA DE CUBA


Cristina, Medalla conmemorativa de la toma de la Habana por
los ingleses y otras que analiza el Dr. Perez Beato en su trabajo,
pero con un caracter mis hist6rico que epigrifico. La Univer-
sidad de La Habana tiene algunas inscripciones y de ellas pasa-
mos a dar cuenta para que se pueda apreciar la orientaci6n epi-
grifiea de las mismas; tienen como las analizadas, en algunos ca-
sos, un caricter hist6rico y en ellas se nota la influencia evidence
del pasado.
Monumento a Felipe Poey.

PERENNITER VIVAT
GOIORIA' NOMEN
PHILIPPI POEY
QUEM OMNES PRAEDICANT
CULTOREM EXIMIVM
ALMVM PARENTEM
NATURALIVM SCIENTIARVM
IN CVBANA INSVLA
MDCCXCIX-MDCCXCI
HVIVS PRAECLARI VIRI
MORTALS EXVVIAE
HEIC
REPOSITAE QVIESCVNT
A NONIS IVNII MDCCCVII.
VIVITUR INGENIO CAETERA MOBTIS ERVNT.

Esta inscripci6n esta ajustada a los principios que la epigra-
fia sefala; las observaciones hechas en el anglisis de otras son
del todo aplicables al present caso.
Antecedentes de la inscripci6n-En la mafiana del 5 de ju-
nio de 1907 fueron exhumados los restos del sabio naturalista Fe-
lipe Poey, fundador de la cAtedra de Zoologia y ex Decano de la
antigua Facultad de Ciencias. Las venerandas reliquias fueron
trasladadas del cementerio de Col6n a la Universidad y deposi-
tadas en medio de los bustos de Cuvier, Agassiz, Darwin, Huxley y
Linneo, egregios representantes de las ciencias naturales, viejos
amigos algunos de ellos de nuestro maestro inolvidable, hasta el
quince de enero de 1909, en cuya fecha el Rector de la Universi-










LA EPIGRAPIA EN CUBA


dad, Dr. Leopoldo Berriel y Fernandez, coloc6 los restos del sabio
zo6logo en la urna de mArmol en que terminal el mausoleo, situado
en el centro del museo que l1eva el nombre de Poey.
Interpretaci6n de la leyOna--No ofrece duda alguna la lee-
tura de esta inscripci6n como tampoco la idea en la misma ex-
presada. Dice asi: VIva SIEMPRE PABA GLRIA EL NOMBRE DE PE-
IAPE POEY QUE TODOS DIVULGAN COMO CULTIVADOR EXIMIO PADRE NU-
TRITIVO DE LAS CIENCIAS NATURALES EN LA ISLA CUBANA LOS HEBTOS
MORTALES DE TAN PRECLARO VABON DESCANSAN 00LOCADOS AQII EN
LAS NONAS DE JUNIOR DE MDCCVII
SE VIVE POR EL INGENIO IO DEMAS
SEBA DE LA MUERTE.

Monumento al P. Felix Varela:
mC REQVIESCIT
FEMIX VABELA
IMMACVLATUS SACERDOS
EXIMIVS PHILOSOPHVS
EGREGIVS IVVENTUTIS INSTITVTOR
CUBANAE LIBERTATIS
PARENTS ET PROPVGNATOR
VIVENS PATRIAM EXORNAVIT
MORTVVM CONCIVES HONORANT
IN HAC ALMA VNIVEBSITATE
A DIE XIX NOVEMBRIS ANNI MCMXI
STVDIOSA IVVENTVS
TANTI VIRI MEMORY ESTO
Antecedentes de la inscripci6-Con motive de haberse tras-
ladado los restos del padre Varela del lugar donde estaban se-
pultados en la Florida, a Cuba, se tom6 el acuerdo de levantarle
un monument en el Aula Magna de esta Universidad, realizin-
dose una manifestaci6n pfiblica en la que intervino todo el ele-
mento prestigioso de esta ciudad y al que se uniera espontAnea-
mente el pueblo. El monument, casi identico al que se erigiera a
Felipe Poey, tiene la inscripci6n antes copiada.
Interpretaci6n de la leye~da-Facil result su lectura y fA-
cil asimismo su interpretaci6n. Los principios epigrAficos han











ACADEMIA DE LA HISTORIA DE CUBA


sido tomados en consideraci6n, y cada palabra, como se ha podido
advertir en la de Poey, aparece separada por medio de un punto
puesto en el lugar medio entire cada t6rmino. Dice asi:
AQUI DESCANSA FELIX VARELA, SACERDOTE INMACULADO, EXIMIO FILO-
SOFO. EGREGIO MAESTRO DE LA JUVENTUD PADRE Y DEFENSOR DE LA LI-
BERTA~ CUBANA EN VIDA ENALTECIO LA PATRIA, MUERTO LO HONRAN LOS
CONCIUDADANOS EN ESTA UNIVERSIDAD EL DIA XIX DE NOVIEMBBE DEL
ARO MCMXI JUVENTUD ESTUDIOSA RECORDED VARON TAN GRANDE.
AdemAs en el Aula Magna de nuestra Universidad existen
dos inscripciones mAs, hechas dentro de lo prescrito por la epi-
grafia. Una dice asi:

BREVIB A NATURAL
NOBIS VITA DATA
EST AT MEMORIAL
BENE REDDITAE
VITAE SEMPITERNA.

En castellano dice asi:
LA VIDA ES DADA BREVE POR NATURALEZA PERO ETERNA PARA EL BUEN
RECUERDO.

La otra:
CVIV8VIS EST ERRARE
NVLLIUS NISI
INSIPIENTIS IN
ERRORE PERSEVERARE.

Que traducida dice:
DE CUALQUIERA ES ERRAR SOLO DEL NECIO PERSEVERAR EN EL ERROR.

Y puesto que de la epigrafia universitaria nos ocupamos, re-
cordemos las que constantemente leiamos en nuestra 6poca de
estudiante, ya que ellas reflejan el sentir de los que concibieron
y llevaron a hecho la fundaci6n de nuestro primer centro docente.
La inscripei6n que estuvo puesta en la entrada de la antigua Uni-
versidad decia asi:









LA EPIGRAFIA EN CUBA


UNUS DIES HOMINUM ERUDITORUM PLUS
PATET, QUAM IMPERITI LONGISSIMA AETAS.

La colocada en la puerta de entrada de la antigua Aula Mag-
na contenia este pensamiento:

NON JACET IN MOLLI VENERANDA SCIENTIA LECTO:
IL.A SED ASSIDUO PARTA LABOR VENIT.

La de la puerta de la Biblioteca de la antigua Universidad,
expresaba lo siguiente:

- TU SOLATIA PRAEBES:
TU CURAE REQUIRES: TU MEDICINE MALI;

Inscripciones todas de la 6poca de la Universidad Pontificia,
sin que hasta ahora haya sido possible conocer quien fuera el autor
de las dos primeras, porque la iltima son palabras del gran poeta
mantuano. Al trasladarse la Universidad de su antiguo local para
el lugar que hoy ocupa, fueron recogidas esas inscripciones que
hoy se conservan en un departamento de la Biblioteca y a las ges-
tiones del autor de estas lines, con la Secretaria de Obras Pibli-
cas de la Intervenci6n Americana, se debe la lapida de marmol
puesta a la entrada de la Biblioteca con la uiltima de las inscrip-
ciones, es decir, la misma que se puso en la puerta de entrada de
la Biblioteca de la antigua Universidad.

He ahi, sefiores Acad6micos, unas cuantas ideas acerca de la
epigrafia cubana, de esa discipline que unida a la paleografia
se reparten la labor de hacer la historic de la escritura y dentro
de su caricter clasico cuanto tiene relaci6n con los alfabetos de los
griegos y de los latinos. Admirable y utilisima ciencia que en la
historic de las letras, ligaduras, cifras, explica el fundamento de
las simplificaciones, sefala el vario uso de la lengua en el empleo
de las inscripciones. Que es 5itil su studio, ficil es comprobarlo
al pensar que no hay discipline filol6gica que no le saque prove-
cho; para la gramatica las inscripciones son testigos director del
estado de la lengua en la 6poca en que fueron grabadas; son mo-









M ACADEMIA DE LA HIMTOIA DE CUBA

numentos de una lengua may diferente de la de los libros, bien
sea lengua official y arcaica o popular y neol6gica, para la histo-
tria, como ha dicho un gran fil61ogo y para las ani edades na
gran fuente; en algunos capitulos la historic del arte y la his-
toria de la literature le deben fitiles informaciones sobre dife-
rentes personajes. Por algo ha dicho el gran fil6logo francs Sa-
lom6n Reinach que su studio ha renovado la arqueologia y la
historic, que los libros no nos refieren de la vida antigua mas que
el aspect exterior: la guerra, la vida de los grandes hombres, sin
hacer la menor indicaci6n de las instituciones, de la vida diaria
social, cosas que interesan mis conocer, ya que el espiritu huma-
no se refleja mejor en las leyes y costumbres de un pueblo, que en
los accidents de su vida military.

































ACAB68E
DE IMPRIMIB ESTE
DISCURSO
EN LA IMPBENTA
"EL SIGLO XX"
REPOBLICA DEL BASIL, 27,
EN LA HABANA
EL DIA XVII DE DICIEMBBE DE
MCMXXVIII.





/

16.-Un precursor de la independencia de Cuba: D. Jose Alvarez do Toledo,
por el Sr. Carlos M. Trelles y Govin. Contest el capitin Joaquin Llaverias,
Acad6mico de nuimero. (1926).

OTROS DISCURSOS
17.-Matanzas en la independencia de Cuba, por el Sr. Carlos M. Trelles y
Govin, Acad6mico de nimero. (1928).
18.-Pi y Margall y la Revoluctin Cubana, por el Dr. Juan M. Dihigo
y Mestre, Acad6mico de niimero. (1928).

ANALES
19-25.-Anales de la Academia de la Historia. Director: Domingo Figarola-
Caneda, Academico de numero. Afios 1919-1925. 7 tomos.
26.-Anales de la Academia de la Historia de Cuba. Director: Dr. Jose A.
Rodriguez Garcia. Aflo 1926. 1 tomo.

ELOGIOS
27.-Elog'io del Dr. Ramdn Me/a y Sudrez Incldn, Acad mico de nimero,
por el Dr. Evelio Rodriguez Lendian, Acad6mico de nimero. (1915).
28. del coroner Pedro Mendoza Guerra, Acad6mico de nimero,
por el capitin Joaquin Llaverias y Martinez, Academieo de nfmero. (1923).
29. del Lic. Jose de Armas y Cdrdenas, Academico de ndmero,
por el Dr. Antonio L. Valverde y Maruri, Acad6mico de niimero. (1923).
30. del Dr. Rafael Fernandez de Castro y Castro, Academico de
niimero, por el Dr. Tomas de Jistiz y del Valle, Acad6mico de nimero. (1924).
31.- del Dr. Raimundo Cabrera y Bosch, Acad6mico de nimero,
por el Dr. Salvador Salazar y Roig, Acadimico de nfimero. (1925).
32. del coronel Man2ul Rnnil, 1a Garritte, Acad6mico de nime-
ro ico de nimero. (1926).
!r, Acad6mico de nfmero,
p mico de nfmero, leido por
e
'ad6mico de numero, por el
I mero. (1928).
Academico de nfmero, por
el iimero. (1928).


!e. Con un prefacio, ano-
ta "a-Caneda, Acad6mico de
ii6n).
'Dr. Emeterio S. Santo-

itrodueci6n, notas y un
ci co de nfmero. (1924).
os Manuel de CUspedes y

abana en el siglo XVI,

s voices que lo forman,
p o I (1928). (En publi-

IONES
S........ .u. vocams: Iaptltn Joaquin lSver l
y Martin y Dr. Francisco de Paula Coronado y Alvaro.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs