• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Matter
 Title Page
 Table of Contents
 Primera parte - antecedentes del...
 Segunda parte - historia diplomatia...
 Tercera parte - documentacion
 Bibliography














Group Title: Publicaciones de la Academia Panamena de la historia - vol. I
Title: La causa inmediata de la emancipación de Panamá
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074101/00001
 Material Information
Title: La causa inmediata de la emancipación de Panamá historia de los orígenes, la formación y el rechazo por el Senado colombiano, del tratado Herrán-Hay
Series Title: Publicaciones de la Academia panameña de la historia
Physical Description: viii, 184 p. : pl., ports., facsim. ; 26 cm.
Language: Spanish
Creator: Castillero R., Ernesto J ( Ernesto de Jesús Castillero Reyes ), 1889-
Publisher: Imprenta nacional
Place of Publication: Panamá
Publication Date: 1933
 Subjects
Subject: History -- Panama   ( lcsh )
Panama canal (Panama)   ( lcsh )
Foreign relations -- Colombia -- United States   ( lcsh )
Foreign relations -- United States -- Colombia   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Bibliografía (p. 179-181
Statement of Responsibility: Por Ernesto J. Castillero R. ...
General Note: "Estudio presentado por su autor a la Academia panameña de la historia, en la sesión celebrada el 27 de octubre de 1932, al tomar asiento en dicha corporación como miembro de número y recibir su diploma de correspondiente de la Academia de Madrid."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074101
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000228165
oclc - 23922697
notis - AAZ5448

Table of Contents
    Front Matter
        Page 247
        Page 248
    Title Page
        Page 249
        Page 250
    Table of Contents
        Page 251
        Page 252
    Primera parte - antecedentes del tratado herran-hay
        Page 253
        Page 254
        Antecedentes historicos del tratado de 1846 - expansionistas de la Gran Bretana en el Istmo de Panama - la visita del "beagle" al archipielago de las perlas y la pretendida soberania del Rey Mosquito sobre territorio Panameno
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
        Aplicacion del tratado de 1846 por los estados unidos - intervenciones de fuerzas Americanas en el Istmo
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
        Rivalidad Anglo-Americana por el canal intermarino - negociacion del tratado vlayton-bulwer de 1850
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
        El interes norteamericano por el canal de Panama - esfuerzos de su gobierno por subrogar el tratado clayton-bulwer
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
        El Bill Hepburn y la ley spooner en el Congreso Americano - se vence el obstaculo del tratado Anglo-Americano
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
    Segunda parte - historia diplomatia del tratado herran-hay
        Page 295
        Page 296
        El doctor Carlos Martinez Silva ante el gobierno de Washington - su labor en pro del canal por Panama
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
        El doctor Jose Vicente Concha, sucesor del doctor Martinez Silva como ministro en Washington, redacta el proyecto de tratado herran-hay
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
        El doctor Herran al frente de la legacion colombiana en Washington - ligera participac on en el tratado que lleva su nombre
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
        Rechazo del tratado herran-hay por el senado colombiano - apreciaciones del pacto en Colombia y Panama
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
    Tercera parte - documentacion
        Page 361
        Page 362
        Ley spooner
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
        Memorandum
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
        Tratado herran-hay
            Page 389
            Page 390
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
            Page 397
            Page 398
            Page 399
            Page 400
            Page 401
            Page 402
        Estudio juridico del tratado herran-hay
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
        Concepto
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
        Proyecto de mensaje
            Page 428
            Page 429
            Page 430
    Bibliography
        Page 431
        Page 432
        Page 433
Full Text

Sep. BOLETIN DE LA
ACALE. IA PANA2-E
NA DE LA HIS
TORIA
Afo 1 Nim. 3

Panama, 1933
-- !







LA CAUSA

INMEDIATA DE

LA EMANCIPACION

DE PANAMA


HISTORIC DE LOS ORIGE-
NES, LA FORMACION Y EL
RECHAZO POR EL SENA-
DO COLOMBIANO, DEL
TRATADO HERRAN-HAY.


ERNESTO


J. CASTILLERO R,


STUDIO PRESENTADO POR SU AUTOR A LA ACADEMIA
PANAMERA DE LA HISTORIC, EN LA SESSION CELEBRADA
EL 27 DE OCTUBRE DE 1932, AL TOMAR ASIENTO EN
DICHA CORPORATION COMO MIEMBRO DE NUMERO Y
RECIBIR SU DIPLOMA DE CORRESPONDIENTE DE LA
ACADEMIA DE MADRID.



















INDICE



PRIMERA PARTE: ANTECEDENTES DEL TRATADO HERRAN-HAY


CAPITULO I


Antecedentes hist6ricos del Tratado de 1846.-Intentos expansionistas de
la Gran Bretafia en el Istmo de Panama.-La visit del "Beagle" al Archipi&-
lago de las Perlas y la pretendida soberania del Rey Mosquito sobre territorio
panamefio..........................................................


Pf255

255


CAPITULO II


Aplicaci6n del Tratado de 1846 por los Estados Unidos.-Intervenciones
de fuerzas americanas en el Istmo....................................... 271


CAPITULO III


Rivalidad anglo-americana por el canal Intermarino.-Negociaci6n del
Tratado Clayton-Bulwer de 1850 .................................... 275


CAPITULO IV


El interns norteamericano por el Canal de PanamA.-Esfuerzos de su go-
biemo por subrogar el Tratado Clayton-Bulwer ........................... 280


CAPITULO V


El bill Hepburn y la Ley Spooner en el Congreso americano.-Se vence el
obstaculo del Tratado anglo-americano ............................... 285







XII BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORIC

SEGUNDA PARTE: HISTORIC DIPLOMATIC DEL TRATADO HERRAN-HAY

CAPITULO VI
Pixiu
El Dr. Carlos Martinez Silva ante el gobierno de Washington.-Su labor
en pro del Canal por Panamr.......................................... 297

CAPITULO VII

El Dr. Jos6 Vicente Concha, sucesor del Dr. Martinez Silva como Mi-
nistro en Washington, redacta el proyecto de Tratado Herran-Hay ...... 321

CAPITULO VIII

El Dr. Herran al frente de la Legaci6n colombiana en Washington.-
Ligera participaci6n en el Tratado que Ileva su nombre ................... 332

CAPITULO IX

Rechazo del Tratado Herrin-Hay por el Senado colombiano.-Aprecia-
ciones del pacto en Colombia y Panam .................................. 340

TERCERA PARTE: DOCUMENTACi6N

Ley Spooner................................................. 363
Memorandum del Dr. Carlos Martinez Silva, Ministro de Colombia en
Washington, sobre la cuesti6n del Canal Istmico con los Estados Unidos..... 369
Tratado Herran-Hay............................................. 389
Estudio Juridico del Tratado Herran-Hay, por el Dr. Pablo Arosemena. 403
Concepto de los sefiores Pablo Arosemena, Federico Boyd y J. D. de
Obaldia sobre la conveniencia de prestar facilidades a los Estados Unidos para
llevar a cabo la construcci6n del Canal de Panam& ........................ 422
Proyecto de Mensaje del Presidente Teodoro Roosevelt en 1903......... 428
Bibliografia..................................................... 431

















PRIMERA PARTE


ANTECEDENTES DEL TRATADO
HERRAN-HAY














CAPITULO I


ANTECEDENTES HIST6RICOS DEL TRATADO DE 1846.-INTENTOS
EXPANSIONISTAS DE LA GRAN BRETANA EN EL ISTMO DE PANAMA.-
LA VISIT DEL "BEAGLE" AL ARCHIPIALAGO DE LAS PERLAS Y
LA PRETENDIDA SOBERANfA DEL REY MOSQUITO SOBRE TERRITORIO
PANAMEP0O.


"Al terminar la primera mitad del siglo XIX, dice el in-
ternacionalista cubano Raul de Cardenas,/" los Estados
Unidos se encontraron, merced a las sucesivas adquisiciones,
de la Luisiana en 1803, de la Florida en 1819 y de Tejas en
1845, en posesi6n de toda la costa septentrional del Golfo
de M6jico. Diriase que vinieron a ocupar en dicho golfo
y en el mar de las Antillas, o sease a lo que se ha dado en
llamar el "Mediterrdneo Americano", la posici6n privilegia-
da que en esos lugares tuvo Espafia.
.No eran, sin embargo, los Estados Unidos, los unicos
duefios de estos mares: tenian que compartir su dominio con
la Gran Bretafia, que fiel a su tradici6n imperialista, habia
tenido buen cuidado de apoderarse de determinados lugares
estrategicosj Con efecto, en distintas 6pocas los ingleses
se habian hecho duefios de las islas Bahamas, que dominant
el Golfo de Mejico; de buena parte de las Antillas Menores,
que a su vez dominant la entrada del mar de este nombre;
y de Jamaica, situada frente a la America Central; y como
si la posesi6n de esas islas no les pareciese suficiente, en su
afAn de expansion y de dominio de todos los mares y todas


(1) "La Politica de los Estados Unidos en el Continente Americano". La Pre-
ponderancia en el Caribe. "Panama".-1921.





256 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORIC

las rutas, tambien se preocupan de poseer buenos lugares
en tierra firme, y asi vemos que se apoderan de parte de las
Guayanas en el Continente Meridional y de Belice y Mos-
quitos en la America Central.
"Realmente por el moment no habia pugna entire los
intereses de las dos naciones de habla inglesa. La zona que
bafian el Golfo de M6jico y el Mar Caribe, es bastante exten-
sa para que el sefiorio de dichos mares lo compartiesen dos
naciones que no eran enemigas. LNo habia ningun interest
ya creado que hiciera que la una viese a la otra con preven-
ci6n; pero habia en cambio un interest future, probable,
suficiente para hacer nacer la rivalidad: la construcci6n de
un canal interoceanico, proyecto cuya realizaci6n, en dia
mas o menos pr6ximo, parecia inminente y que concibi6 y
acarici6 Espafia, en fecha casi coetanea al descubrimiento
"Para la naci6n norteamericana era de excepcional im-
portancia que el proyecto de la comunicaci6n de los dos ocea-
nos se realizara por ella y no por la Gran Bretafia. "A lo
largo de las costas que baia el Mediterrdneo americano, dice
Coolidge, hay muchos lugares que ofrecen interns desde el pun-
to de vista del comercio y de la estrategia, pero hay dos cuya im-
portancia excede a la de los demds: uno es Nueva Orleans,
en la extremidad septentrional del Golfo de Mejico, en la boca
del rio Mississippi, dominando el enorme sistema pluvial de los
Estados Unidos, y el otro es el Istmo de Panamd, situado en
el extreme meridional del sur del Caribe y por donde se habian
de comunicar los dos oceanos. Ocupado por los Estados Uni-
dos el primero de esos lugares desde 1803, la posesion del otro,
como medio de acometer despues la construcci6n del Canal, te-
nia que ser motive de preocupacion para esta Repdblica."
ISi a lo anterior se agrega que, el expansionamiento de
la poblaci6n americana, aglomerada en el Este, comenzaba
a iniciarse hacia las ricas regions del Pacifico que atraian
con su exuberancia al element trabajador y un anhelo na-
tural en el gobiemo de ejercer dominio director y absolute
en la ribera occidental de su dilatado pais, imponia la provi-
si6n de un medio facil y rapido de comunicaci6n commercial
y military, se comprendera cunto interest hubo siempre en
los hombres dirigentes por asegurar para su naci6n los medios
de efectuar esa comunicaci6n, la cual no podia ser otra tan
efectiva como la construcci6n de un canal por alguno de los
puntos accesibles de la America Central







LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 257

IPor su parte la Republica de Nueva Granada abriga-
ba grandes recelos de InglaterraJLLa protecci6n moral de
la seguridad de su independencia, dada por la "Doctrina
Monroe", que en 1823 fue proclamada contra la actitud
agresiva de la Santa Alianza durante las guerras de eman-
cipaci6n y constituy6 un valladar a los prop6sitos coloniza-
dores de algunas naciones europeas en este hemisferio, no
le pareci6 bastante garantia para contener la obra de pene-
traci6n en America de Gran Bretaia que se acercaba al
Istmoj ()



(2) Los preceptos esenciales de la "Doctrina Monroe" son:
"Nos ha parecido propia la ocasidn para afirmar como principio en el cual estdn com-
prometidos los derechos e intereses de los Estados Unidos, que en virtud de la condicion li-
bre e independiente que ha asumido y conservado, los Continentes Americanos no deben
considerarse en to sucesivo como campo de future colonizaci6n por ninguna potencia eu-
ropea.....
"La franqueza y las relaciones de amistad existentes entire los Estados Unidos y las
potencias europeas nos obligan a declarar que consideramos peligrosa para nuestra paz
y seguridad cualquiera tentative por part de ellas para extender su sistema a una por-
cidn cualquiera de este hemisferio.....
"Es impossible que las potencias aliadas extiendan su sistema politico a parte algu-
na de los Continentes americanos sin poner en peligro nuestra paz y felicidad; ni puede
nadie career que, si se les permit elegir libremente lo adopten por su propia voluntad nues-
tros hermanos del Sur. Es, por lo tanto, igualmente impossible que nosotros podamos con-
templar con indiferencia semejante interposici6n en ninguna forma".
"Estas declaraciones, dice Elihu Root, tenian por objeto enterar a Rusia, e inci-
dentalmente a Inglaterra tambidn, de que todo derecho al territorio del Nuevo Mun-
do debia fundarse en lo sucesivo sobre los titulos existentes, y que los Estados Unidos
se opondrian a cualquier tentative de crear nuevos derechos territoriales por medio de
ocupaciones futures". (La Politica Exterior de los Estados Unidos por James B.
Scott.) La verdadera "Doctrina Monroe".
Los historiadores colombianos le atribuyen la doctrine que el Presidente ameri-
cano promulg6 en su c6lebre Mensaje del 2 de Diciembre de 1823, a un diplomhtico
colombiano quien la inspire a la Secretaria de Estado.
Alvaro Rebolledo en su "Resefia Hist6rico-Politica de la Comunicaci6n Interocei-
nica", por ejemplo, dice: "Si a Don Rafael Rivas se le debe el haber cooperado en la
elaboraci6n del Tratado Clayton-Bulwer, a otro colombiano, Dn. Manuel Torres, pri-
mer Ministro hispano-americano acreditado ante el Gobiero de los Estados Unidos,
le corresponde el alto honor de haber sugerido, tres afios antes de Monroe, la Doctri-
na de este nombre. John Quincy Adams, a quien se atribuye la pateridad de la ch-
lebre Doctrina, describe en sus Memorias acerca de una conferencia que 61 tuvo con el
Sr. Torres en Mayo de 1823 en la que despu6s de manifestarle los anhelos de los paises
hispano-americanos, le habl6 de los temores que ellos abrigaban de la alianza europea
y en especial de Inglaterra".







258 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORIC

Por el Sur esta potencia tomaba, sin raz6n alguna, y
con posterioridad a la cesi6n que habia hecho de e1 en 1770
al Gobiemo espafol, el Archipielago de las Malvinas o Fal-
kland que se presumia pertenecia a la Rep6blica Argentina
al emanciparse esta con todas las tierras del dominio sep-
tentrional de la Corona iberica. La posesi6n de esas islas
di6 a los ingleses el control del Estrecho de Magallanes que
comunica por el Sur de America los dos oceanos. (3)



Aunque Dn. Manuel Torres era, efectivamente, Encargado de Negocios nombrado
por la Secretaria de Relaciones Exteriores de Venezuela, cargo que le fue confirmado
por el mismo despacho de la Gran Colombia, era espafiol de nacimiento y educaci6n.
Vino a Am&rica con un empleo military cuando gobemaba la Nueva Granada su tio el
Arzobispo Virrey Dn. Antonio Ceballos y G6ngora. Comprometido en una conspi-
raci6n contra el Gobiemo espafiol, dej6 el pais y se traslad6 a los Estados Unidos don-
de se dedic6 al periodismo, desde cuya tribune defendi6 los ideales de la causa ameri-
cana. El, en efecto. insinu6 al Secretario de Estado americano las ideas que mis
tarde formaron la Doctrina Monroe.
En Febrero de 1820, informa 1l a la Cancilleria colombiana. en visit que el 16
del propio mes hizo al Sr. Adams: "Tambi6n le hice present que los nuevos Gobier-
nos de Colombia y los ciudadanos de mis inteligencia estaban convencidos de que los
intereses del Nuevo Mundo eran opuestos a los de Europa y sobre todo que los legitima-
dos se valdrian de todos los medios practicables para impedir o retardar la emancipa-
ci6n de Am6rica antes espafiola y el restablecimiento de gobieros americanos repre-
sentativos. y que seria fdcil former una causa americana y concertar los medios de re-
peler los ataques de los poderes europeos en el Nuevo Mundo y frustrar completamente las
intrigas que no dejan de mover para excitar desuni6n y celos entire los Gobiernos y entire
los ciudadanos de Norte y Sur Ambrica".
Otra vez decia: "Le volvi a recorder que tanto los intereses como las institucio-
hes political de Europa y America son completamente opuestos los unos a los otros; que
seria buena political establecer una causa americana para rechazar con efecto las empre-
sas ambiciosas de los nacionales o Gobiernos europeos; que el present estado politi-
co de Europa y America es muy favorable para echar la base de un plan que debe ne-
cesariamente original la felicidad y prosperidad del Nuevo Mundo, etc, etc". (Capi-
tulos de Historia DiplomAtica.-N. Garcia Zamudio).



(3) El 2 de enero de 1833 el Capitan de Navio ingles, Onslow, a bordo del
barco fragata "Clio", Ileg6 a las islas Falkland y sin mas raz6n que el querer de
su poderoso Gobierno, oblig6 al Comandante de Marina argentino a retirar a
bordo del buque "Sarandi" la guarnici6n que la Rep6blica del Plata conservaba
alli. Un siglo ha pasado de este hecho, pero Argentina sostiene todavia sus de-
rechos a la posesi6n del Archipielago que el Imperio Britanico le arrebatara, pre-
valido de su superioridad.





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 259

(Un ciudadano ingles, Sir Gregorio MacGregor, escoces
y general de la independencia de Colombia, 4) se hizo conce-
der en la costa Mosquitos de Nicaragua, por Jorge Federico,
Jefe de los indios Poyais, un territorio y fund una naci6n
denominada "Namville Neustrie". En 1824 se present a
Londres como Rey de los Poyais o Emperador de los Mosqui-
tos y de alli envi6 buques y colonos a la bahia de Honduras,
de lo cual protest ante la Cancilleria britanica la Nueva
Granada. Pero este intent de dominaci6n inglesa en el
Istmo centroamericano no fue el unicgj
Deseosas de tener en su poder la Ilave de la future via
interoceanica, en 1825 fingian las autoridades inglesas de
Jamaica y Honduras Britanica reconocer la soberania de otro
Rey Mosquito, un zambo llamado R6gulo Roberto Carlos,
que fue proclamado jefe de la costa atlantica de Nicaragua.
Su dominio, determinado por la ocupaci6n de los de su raza,
era un pequefio territorio enclavado entire el rio San Juan, en
los limits de Costa Rica, y el Cabo Gracias a Dios, habita-
do por unas pocas families pobres y barbaras que no culti-
vaban el suelo ni tenian industries, pero con el objeto de es-
tar lo mas cerca possible al Istmo panamefio, hizo bajar hasta
el litoral de 6ste donde al amparo de los cafiones de las fra-
gatas de guerra inglesas "Tweed" y "Charybdis" y secunda-
dos por el Superitendente de Belice, enarbolaron los ingleses
un pabell6n mosquito en la propia poblaci6n de Bocas del
Toro, estableciendo asi una imaginaria soberania de aquel
Rey sobre parte del suelo panamefio. 5

(4) Vino al Istmo en Abril de 1819 al mando de la expedici6n inglesa que se or-
ganiz6 en Gran Bretafia para auxiliar a los patriots hispano-americanos. Mac-
Gregor tom6 a Portobelo y estableci6 alli el primer gobierno civil republican. Ata-
cado por los realistas de Panama, fue derrotado y escap6 malamente alcanzando sus
buques a nado. Este fue el primer intent de emancipaci6n que se efectu6 en PanamA.

(5) Regulo Roberto Carlos, primer monarca mosquito, "fue consagrado en el
mejor temple de Belice con arreglo a la liturgia y el ceremonial de la Corte britfnica,
el 23 de Abril de 1825 El regio zambo, papanatas desde que naci6, diariamente
se embriagaba al extremo de que sus vasallos le designaban "tap6n de cuba", pues
tragaba mas ron de Jamaica que un tonel sin fondo" Salvador Calder6n Ramirez:
"Alrededor de Walker".
Un sucesor de este, lamado Carlos Roberto Federico, tan degenerado y primitive
como el padre, fue quien visit a Bocas del Toro para ejercer alli jurisdicci6n. Las
pretensiones britAnicas eran extender esta hasta Mandinga, incluyendo ,a region por






260 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAME&A DE LA HISTORIC

Los titulos de su reino le fueron dados al primer Rey
mosquito por el Duque de Abermale, Gobernador de Jamai-
ca, y consistian en un pedazo de pergamino con el sello de
la isla.


donde habia de abrirse y se abri6 el Canal interoceAnico, pero la Cancilleria colom-
biana y las autoridades panamefias protestaron de tal hecho y los ingleses no insistie-
ron. Por este tiempo el Istmo estaba constituido en un Estado Libre bajo la jefatura
del entonces Coronel Tomas Herrera, y correspondi6 a su Secretario de Relaciones
Exteriores, Dn. Mariano Arosemena, formular la protest ante el representante con-
sular britinico en los siguientes t6rminos:

"ESTADO DEL ISTMO.-Secretaria de Hacienda y Relaciones Exteriores.-Panama,
Octubre 4 de 1841.-Sefior Proc6nsul de su Magestad Britanica.-Ciudad.

El infrascrito tiene el sentimiento de dirigirse esta vez al senior Proc6nsul Briti-
nico para instruirle de ciertas ocurrencias desagradables que han tenido lugar en el mes
de Agosto pr6ximo pasado en Bocas del Toro a consecuencia de la Ilegada a aquel
puerto de la corbeta de S. M. B "Tweed", las cuales se hace necesario poner en cono-
cimiento del Gobiemo de la Gran Bretafia por la trascendencia de los hechos a las fu-
turas relaciones de entire ambos.
El Gobiemo del Istmo ha considerado de importancia evitar cualquier motive
que perturbe la buena inteligencia con el Gabinete de Saint James, y con este fin el
infrascrito ha dirigido una comunicaci6n al Gobernador de Jamaica exponi6ndole los
hechos a que alude, y lo hace hoy al Sr. Proc6nsul en uso del derecho que conceden los
principios internacionales, para que se le esclarezcan las cuestiones de un modo pro-
pio de la civilizaci6n y de la justicia.
Por los documents oficiales que se han recibido, aparece que el 17 de Agosto ual-
timo se present en el puerto de Bocas del Toro la mencionada corbeta "Tweed" manda-
da por el seflor H. D. C. Douglas, y conduciendo a su bordo al Superitendente de Be-
lice, Cnel. Sr. Alejandro MacDonald, al titulado Rey de los Mosquitos Sr. Carlos Ro-
berto Federico, y a su secretario Sr. TomAs Haily. Desde su Ilegada comenz6 a rugir alli
que llevaban por objeto disputar aquel territorio como propiedad mosquito; se comuni-
c6 esto mismo en una nota, y a6n se le manifest6 privadamente al Sr. Pedro S. Esqui-
dsen, Administrador de Aduana de aquel puerto, por el Comandante del buque y de-
mas personas que conducia, asegurfndole que bajo el caricter amigable iban a descu-
brir la delineaci6n de las antiguas tierras pertenecientes a la naci6n Mosquito y llevar
a su Gobiemo una raz6n cierta para hacer un arreglo con cl de Nueva Granada por me-
dio de negociaciones diplomaticas.
Si asf se hubiere procedido, nada habria hoy que querellar respect de esto; pero
mAs luego, seg6n documents ciertos, algunos naturales de San Andr6s, que se supo-
nen ingleses y que son vecinos de aquellas islas, se dirigieron a la corbeta pidiendo la
protecci6n de su gobierno, y desobedeciendo en seguida a las autoridades a que estaban
sometidos, so pretexto de ser ilegalmente constituidas en virtud de que aquellas tie-
rras no eran del Estado. Con este motivo las autoridades y las leyes han sido ultra-
jadas, como lo verA el senior Proc6nsul en las copias autorizadas que le adjunto,
Extraflos han sido para el Gobiero del Istmo tales procedures, asi como el saber
por uno de los documents que le envio, que la misma corbeta hubiera protegido ba-





LA CAUSA INMEDIATA IE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 261

Como consecuencia de todo este aparato el gobierno
ingl6s hizose ceder por el flamante Rey Mosquito derechos de
dominio del territorio que decia gobernar este y en virtud
de tal acto se propuso establecer factories en el puerto de San
Juan del Norte y en otras puntos de la Costa nicaraguense.(6


jo su bandera a una balandra nombrada "Victoria" que se prescnt6 en aquel puerto
con un pabell6n que se dijo ser del gobierno Mosquito. y que su Capitfn. el Sr. Pedro
Shepher, se neg6 a cumplir con las leyes del pais. resisti6ndose a la visit del buquc
y a presentar la patent de navegaci6n.
Espera el infrascrito del senor Proc6nsul que comunicarA estos acontecimientos
a su Gobiemo reconociendo la justicia que le asiste al Istmo y que de su resultado sz
servira instruir a esta Secretaria de Relaciones Exteriores.
El infrascrito tiene el gusto de ofrecer al senior Proc6nsul Britfnico los sentimien-
tos del distinguido aprecio y consideraci6n con que se subscribe muy atento y S. S.
(fdo) Mariano Arosemena."


(6) El historiador colombiano, Gustavo Arboleda, en su obra "Historia Con-
tcmporfnea de Colombia", relata lo ocurrido con motivo de este reino de irrisi6n
en la forma siguiente:
"En este afio (1846) se agit6 bastante en la prensa lo relacionado con la Costa de
Mosquitos, region granadina que estaba en peligro de ser arrebatada por la codicia
britfnica. El 7 de Febrero apareci6 en "Albi6n", de Nueva York, una carta en que
se aconsejaba al Gobierno britfnico emprender o proteger la construcci6n de un canal
interoceanico por el Istmo de Mandinga. entiree San Bias y el rio Bayano) bicn por
alianza con los indios de San Bias. o rccabando del Gobierno de Bogota la cesi6n de
ese territorio, comprindolo o por cualquier otro mcdio.
El Dr. Pastor Ospina public en Agosto, en "El Dia", un articulo titulado "Ist-
mo de Mandinga", destinado a comentar la carta y a manifestar que no dudaba de la
rectitud de la Gran Bretafia. que no sc prestaria a arrebatarnos .l mencionado Istmo.
El articulo di6 pie a Pedro FernAndez Madrid para dar a la publicidad en las co-
lumnas del mismo peri6dico, una series de articulos que intitul6 NUESTRAS COSTAS
INCULTAS, los cuales empezaron haciendo desvanecer la confianza del Dr. Ospina,
por cuanto, seg6n Fernfndez Madrid, el autor de la carta era "un funcionaro de la Cos-
ta de Mosquitos, agent p6blico o solapado del Gobierno britfnico". En esos escritos
se expuso con lujo de detalles el de:echo imprescriptible de Espafia y luego de Nue-
va Granada a dicha Costa.
La Mosquitia desde su descubrimiento por Col6n en 1502, fue parte de Tierra Fir-
me (Panama), y en seguida del Virreinato de Nueva Granada. dependi6 en ocasiones
de Cuba o Guatemala, hasta 1803 en que, a solicitud del Gobernador de las islas de San
Andr6s y los vecinos, elevada el afio anterior, qued6 la Costa dependiendo definitiva-
mente del Virreinato. Despu6s de esa epoca, bajo Espafia y bajo la Rep6blica, hubo
diversos actos en 6pocas distintas. demostrativos de la jurisdicci6n granadina. Du-
rante la administraci6n del Gral. Santander el Secretario Pombo hizo valer nuestros
derechos, que pretendia conculcar Costa Rica. en nota del 2 de Marzo de 1837 al Se-
cretario de Relaciones Exteriores de Centro Am&rica.





262 BOLETfN DE LA ACAIEMIA PANAMENA DE LA HISTORIC

Afios antes, en 1835, el bergantin "Beagle", a bordo del
cual venia una expedici6n de caracter cientifico dirigida por
el professor ingles Henslow -bajo cuya direcci6n viajaba co-



Hacia el afio 1839. cuando comenzaba la rcbeli6n en la Rep6blica con los distur-
bios de Pasto, un Capitan de la marina britanica aconsej6, segun parece, que se apo-
derase de Chiriqui, punto estrat6gico para dominar el Caribe y las entradas de los pro-
yectados canales interoceAnicos. Inmediatamente se form en Londres una empresa
denominada "Compafiia Britinica de Tierras de Centro Am6rica" de caracter comer-
cial, para fomentar la inmigraci6n en la Costa de Mosquitos, el Cabo de Gracias a Dios
yotros puntos, cultivar relaciones con los indios y efectuar transacciones con el interior
El Superitendente ingl6s de Belice y el Comandante de Fragata de la Marina de
Guerra Britfnica "Tweed" se comprometieron a llevar bajo el amparo del pabell6n
britanico y desembarcar ocasionalmente en la costa que Nueva Granada reconocida
como suya, entire la Bahia de Almirante y el cabo de Gracias a Dios, a un mestizo a
quien daban el titulo de Rey de los Mosquitos, haciEndole tomar posesi6n nominal
de various puntos de aquella costa y desplegando una bandera de reciente invenci6n
que Ilamaban tambiin de los mosquitos. El Ministro de Relaciones Exteriores de
su Magestad Britanica declar6 a nuestro Encargado de Negocios en Londres que la
naci6n mosquita estaba bajo una especie de tutela de la Gran Bretafia desde tiempos
remotos, pero que el Gobierno ingl6s no pretendia ir contra los derechos de Estados
vecinos. La declaraci6n de naci6n independiente para tribus indigenas motiv6 la pro-
testa de Dn. Manuel M. Mosquera (nuestro representante diplomftico) en Londres;
luego un aviso del Ministro O'Leary de que la Gran Bretalia habia acreditado un
Agente Publico en la Mosquitia: otra protest del Secretario de Relaciones Exteriores,
Coronel Acosta, el cual dirigi6 el 20 de Enero de 1845 una circular a los representantes
de las naciones amigas acreditados en BogotA poniendo a salvo los derechos granadi-
nos a aquella costa y hacienda ver los perjuicios que de la intervenci6n inglesa alli
resultarian al comercio de los demAs Estados, como que, por influjo del Agente brita-
nico, que lo era Patricio Walker, Secretario del establecimiento ingl6s de Belice, se ha-
bia empezado a cobrar por los subalternos del Rey Mosco un impuesto de cuatro rea-
les por tonelada de todos los buques que atracaban en un punto Ilarnado "Laguna
de las Perlas" que algunos colonizadores ingleses desautorizados dieron el nombre
Bluefield.
Mosquera con sus protests verbales (pues no logr6 que se le respondiera por es-
crito), obtuvo en 1845 la declaraci6n de que la Gran Bretafia reconocia la independen-
cia de los Mosquitos y del territorio que les pertenecia.
El titulado Rey Mosco habia aprovechado nuestra situaci6n an6mala y enarbola-
do su pabell6n, primero en el puerto de Mosquitos y mfs tarde en San Luis de Man-
gle, isla de San Andr6s El representante granadino volvi6 a protestar en Londres
en 1846. y el Congreso national de este afio organiz6 el Territorio de Bocas del Toro
que abarca la Mosquitia. La protest y la creaci6n del Territorio fueron en Junio; el 7
de Mayo habia sido coronado en Belice el flamante Rey. actuando un eclesiAstico co-
misionado por el Obispo de Jamaica, con intervenci6n de las autoridades britanicas
de la colonia.
Este hecho no pas6 inadvertido para nuestro Gobierno. El Ministro Mosquera
protest de 61 por instrucciones de BogotA y recapitul6 los numerosos actos por los cua-
les Inglaterra habia reconocido el dominion de Espafia, de Colombia y de la Nueva Gra-





LA CAUSA INMEDIATA 1E LA MAhtCIPACI6N DE PA1 AMA 26j

mo naturalista el sabio y luego celebre Darwin-, en su reco-
rrido por la America del Sur arrib6 al Archipielago de las
Perlas, pero Nueva Granada, prevenida ya contra los ingle-



nada sobre la costa mosquita. protest que le vali6 especiales felicitaciones del Se-
cretario Borrero. El lord Aberdeen, cuando Mosquera le anunci6 que presentaria
la protest, declar6 que ella no alteraria en nada las cosas con tal que ellas permane-
cieran en status quo". (Cap. XXII, Tomo II de la obra citada).
"El General Pedro Alcintara HerrAn se esforz6. desde su Ilegada a Washington
en defender nuestros derechos a la Costa de Mosquitos y logr6 interesar a la prensa
y al Gobierno de los Estados Unidos en favor de la Nueva Granada. Nicaragua, en
vista de estos actos de usurpaci6n cometidos por sibditos britanicos en nombre del
titulado Rey Mosco, dirigi6 a Bogota una nota el 4 de Diciembre de 1847, para infor-
mar a nuestro Gobierno de tales hechos e impetrar la protecci6n de la Nueva Granada,
como amiga y aliada de las Republicas de Centro Am6rica, de acuerdo con un Trata-
do suscrito en 1825. Nuestro Gobierno respondi6 ofrcciendo coopcraci(in a la defen-
sa de los derechos hollados y que con tal objeto oficiaria a los Agentes neogranadi-
nos en Europa y los Estados Unidos, para que cooperasen a la vindicaci6n de los agra-
vios inferidos. Pidi6 nuestro Secretario en su nota respuesta que Nicaragua, Hondu-
ras y Costa Rica acreditasen un representante en BogotA para arreglar los limits
entire las tres y la Nueva Granada, como actuales ocupantes, los cuatro de la parte
de la Mosquitia que la CGdula ya citada agreg6 a la Nueva Granada en 1803. Este
representante deberia tambi6n arreglar nuestras relaciones con los tres Estados cita-
dos. Un buque ingles ocup6 de manera formal el 1 de Enero de 1848 cl puerto de San
Juan del Norte en nombre del Rey mosco y Nicaragua volvi6 a acudir a la Nueva Gra-
nada en demand de apoyo moral y hasta material para rechazar tales ataques a su
soberania. Con este motivo nuestro Gobierno renov6 las instrucciones a los Agentes
en Londres y Washington para que activasen la defense de los derechos proindivisos
con Centro Am6rica.
El Ministro Mosquera elev6 una nueva protest al Lord Palmerston el 20 de
Abril y el jefe del Gobierno britAnico le dijo que no entraba a discutir la cxistcncia le-
gal de la naci6n mosca, que seg6n 61 habia existido desde dos siglos antes de que la
Nueva Granada dejase de ser provincia espaiiola. Por su parte el Prefecto Dr. de la
Parra se traslad6 penosamente a San Juan, atravesando toda la costa, para enterar-
se personalmente de todo y comunicarlo al Gobierno granadino, lo que hizo en nota
de 5 de Mayo. Quince dias mAs tarde acept6 el Secretario Mallarino la redacci6n, he-
cha por el Subsecretario Ancizar, de una en&rgica protest contra la ocupaci6n de San
Juan que fue enviada al Ministro granadino a Londres.
La actitud favorable de los Estados Unidos a los derechos granadinos y centro-
americanos en la Costa mosquita decidi6 a Nicaragua a enviar un Agente diplomati-
co a Washington y por lo pronto resolvi6 acreditar como tal al Gral. Herran. quien no
tuvo tiempo de ejercer la Legaci6n nicaraguense porque antes de que el Congreso le
concediese el permiso del caso, en 1849, la expiraci6n del Gobierno de Mosquera hizo
cambiar radicalmente el giro de nuestros negocios internacionales, y ni se adelant6
nada en Washington ni se lleg6 a iniciar el arreglo de nuestros limits con las tres na-
ciones centroamericanas antes citadas. (Cap. XXXI, idem, idem.)
La segunda toma de San Juan. cuyo nombre habia sido cambiado por los ingleses
por el de "Greytown", provoc6 la indignaci6n del pueblo americano y bajo la presi6n





264 BoLETfN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORiA

ses, envi6 con antelaci6n una guarici6n a custodiar las is-
las. La presencia de las autoridades militares granadinas
en el archipielago, decidi6 a los ingleses a no demorar la vi-
sita en ella.~7


de la opinion p6blica. y ante el peligro de las ambiciones inglesas, el Gobiemo de los
Estados Unidos inici6 la forma de dar t6rmino a la farsa que Inglaterra representaba
en Centro Am6rica y mediante gestiones diplomrticas que luego se detallan, logr6 ce-
lebrar con aquella potencia el Tratado Clayton-Bulwer de 1850.
Los supuestos derechos de los soberanos indigenas fue siempre un recurso del Go-
bierno ingl6s para tomar posiciones en las inmediaciones del Istmo donde la apertura
del canal interoceanico era una posibilidad.
"Ayudados de los indios darienes (del Istmo de Panamr). dice Alvaro Rebolledo.
y de los negros esclavos fugitives o cimarrones. quienes siempre fueron enemigos de
Espaiia. y contando con la cooperaci6n de los bucaneros de Jamaica y de otras parties
de las Antillas, esos expedicionarios, como los describe Dampier. pensaron en el proyec-
to de establecer una colonia inglesa en el Istmo de PanamA con el evidence designio
de dominar las comunicaciones de mar a mar. Tambi6n trataron de declarar indepen-
diente de Espana la region istmica apoyando al famoso Cacique Andris a quien Uamaban
Rey del Darien y a quien consideraban como el verdadero soberano de Panamd". (Re-
sefia Hist6rico-Politica de la Comunicaci6n Interoceanica).
La jurisdicci6n que se di6 al Rey del Dari6n comprendia desde la bahia de Man-
dinga -limite hipot6tico del reino mosquito- al Golfo de Urab6 y fue con tal monar-
ca con quien el colonizador escoc6s Guillermo Patterson firm un Tratado de alianza
y amistad en 1698 mediante el cual se fund en la costa de San Bias la colonia de Nue-
va Caledonia y la ciudad de Nueva Edimburgo donde estuvo antes enclavada la de
Acla, oatibulo del inmortal Balboa.
El lector que desee otros y minuciosos detalles sobre la intervenci6n intere-
sada de Inglaterra, por medio de los indios mosquitos en el Istmo, lea la obra.
de Raimundo Rivas "Escritos de Pedro FernAndez Madrid".


(7) El barco de guerra ingl6s "Beagle" inici6 su viaje de exploraci6n y studio
alrededor del mundo el 27 de Diciembre de 1831, bajo el comando del Capithn Rober-
to Fitz Roy, y trajo, a mis de los sabios mencionados, al famoso naturalist Dr. Seemah.
Como resultado de sus observaciones en la Am6rica del Sur, Darwin escribi6 su famosa
obra el "Origen de las Especies" que por si sola le hubiese inmortalizado como cienti-
fico si no contase con otros monumentos bibliograficos en su haber. El viaje del "Beagle"
dur6 cinco aiios y cuando se realize, Darwin estaba en pleno vigor de su juventud.
Dn. Cesareo Z. Castro cont6 a Juan H. White, quien a su vez lo public en "Co-
lombia" de Medellin el 16 de Enero de 1908, que habia sido 61 la persona designada
por el Presidente Mosquera, de Nueva Granada, para comandar como Capitan la tro-
pa enviada desde Panamr a las Islas de las Perlas y que 61 y sus compafieros fueron
muy complimentados por los ingleses cuando desembarcaron en el Archipi6lago, y
hasta se les obsequi6 con un almuerzo. Pero que. cuando se march la expedici6n,
la guamici6n qued6 abandonada cual nuevos Robinsones, hasta que dispuso 61 enviar
a PanamA cuatro hombres en un cayuco en busca de auxilio. Merced a la temeraria
aventura de estos hombres se salvaron de perecer de hambre en las islas.




LA CAUSA INMEBtAtA bE LA EMANCIPAC6N DE PANAMA 265

INo escape al Departamento de Estado norteamericano
la actitud de la Gran Bretafia y la verdadera intenci6n de
su Gobiemo al atentar contra la integridad territorial y se-
guridad de las naciones de Sur America, y asi lo puso de
manifiesto cuando en 1845 dijo al ministry colombiano,
Sr. Mallarino, que "la conduct observada por la Gran Bre-
tafia en varias parties del Continente sudamericano, y en
especial en la Republica Argentina, donde aquella potencia
pretend el derecho de extraterritoriedad para su bandera
en el largo curso de los enormes rios de aquel pais; en el
Orinoco, en la parte oriental de Venezuela: en las riberas
de la Mosquitia y en el Istmo de Panama, descubre una
intenci6n preconcebida y largo tiempo meditada de apode-
rarse de los puntos mercantiles de America, haciendo impo-
sible la competencia de los Estados Unidos, e imponiendo
su voluntad como ley en todos los asuntos relatives al con-
sumo de mercaderias extranjerasJ
Dados estos hechos, y viendose impotente para contra-
rrestarlos por si solo, cuando el gobiemo norteamericano in-
vit6 al de Nueva Granada a celebrar un Tratado de Paz,
amistad, navegaci6n y comercio, lo hall propicio.
"La intenci6n de nuestro gobiemo, dice Gustavo Ar-
boleda, era garantizar a perpetuidad su soberania en el Ist-
mo, poni6ndolo a cubierto de los peligros del predominio
frances y de las ambiciones britanicas, y por eso volvi6 los
ojos al gobierno de Washington, para que, por medio de un
Tratado, garantizara esa soberania en la esperanza de que
por gozar de ventajas comerciales andlogas a las que se le con-
cedian, las demds naciones celebraran luego convenios en que se
estipulara la misma garantia."
LLa autorizaci6n dada por el Senado, por Resoluci6n de
3 deiMarzo de 1835, al Presidente de la Uni6n, fue de cele-
brar negociaciones con la America Central y Nueva Granada
con el objeto de "proteger eficazmente, por medio de conve-
nientes Tratados, los individuos y compafias que quieran
emprender la apertura de comunicaciones entire los oceanos
AtlAntico y Pacifico por medio de un Canal a trav6s del Ist-
mo, que une la America del Norte con la del Sur, y de ase-
gurar para siempre, por las estipulaciones del caso, un dere-
cho libre e igual de navegaci6n por el Canal a todas las na-
ciones, mediante el pago de peajes razonables destinados a
remunerar a los capitalistas que se comprometieran en la em-




266 Bo0LTfN DE LA ACADEMIA PANAMEPA DE LA HISTORIC

presa y realizaran la obra." Todavia el gobierno americano
no habia pensado en ser su constructor 61 mismo y dejaba
la realizaci6n del canal a la iniciativa privada, pero de sus
capitalistasj
Como consecuencia de tal Resoluci6n el Presidente An-
dr6s Jackson encarg6 al coronel Charles Biddle se traslada-
se a Nicaragua para hacer studios de esa ruta, pero el comi-
sionado, desviando el objetivo de su misi6n, vino a Panama
y luego se dirigi6 a Bogota donde obtuvo para 61 la conce-
si6n que antes se le habia dado al barn Carlos de Thierry,
con el prop6sito de ejecutar un camino de hierro en conexi6n
con el canal. La muerte sorprendi6 al concesionario antes
de hacer uso de sus derechos.
aiios mas tarde (139). la Camara de Represen-
tantes expidi6 una Resoluci6n semejante y el Presidente
Martin van Buren mand6 a John L. Stephens con la misi6n
que antes le encomendara su antecesor a Biddle. Stephens
fue partidario de un canal por Nicaragua cuyo costo cal-
cul6 en $25,000.000.
Establecido con 6stos y otros studios que s6lo dos vias,
Nicaragua y Panamd, mostraban posibilidades para la comu-
nicaci6n interoceanica, la diplomacia americana se esforz6
en controlarlas y procur6 tratar con los gobiemos respecti-
vos la via. Las primeras gestiones fueron infructuosas. Pe-
roen 1846 el Encargado de Negocios en Bogota, Sr. Benjamin
A.Bidlack, logr6 celebrar con el Sr. Manuel Maria Malla-
rino, Secretario de Relaciones Exteriores de la Nueva Gra-
nada, el Tratado general de paz, amistad, navegaci6n y co-
mercio que desde esa fecha rigi6 las relaciones intemacio-
nales entire las dos nacionesl
El Encargado de Negocios americano, sin instruccio-
nes especiales de su golbiemo, hizo incluir en dicho Conve-
nio el siguiente trascendental Articulo 35: "La Repibblica
de la Nueva Granada y los Estados Unidos de Norte America,
deseando hacer tan duraderas cuanto sea possible las relaciones
que han de establecerse entire las dos parties en virtud del pre-
sente Tratado, han declarado solemnemente y convienen en los
puntos siguientes:
1-Para la mejor inteligencia de los articulos preceden-
tes han estipulado y estipulan las altas parties contratantes:
que los ciudadanos, buques y mercancias de los Estados Uni-




LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 267

dos disfrutardn en los puertos de la Nueva Granada, incluso
los de la parte del territorio granadino generalmente denomi-
nado ISTMO DE PANAMA, desde su arranque en el
extreme sur hasta la frontera con Costa Rica, todas las fran-
quicias, privilegios e inmunidades, en lo relative a comercio
y navegaci6n, de que ahora gocen y en lo sucesivo gozaren
los ciudadanos granadinos, sus buques y mercancias; y que es-
ta igualdad de favors se hard extensive a los pasajeros, corres-
pondencia y mercancias de los Estados Unidos que transiten
al travis de dicho territorio de un mar a otro. El Gobierno de
la Nueva Granada garantiza al Gobierno de los Estados Uni-
dos que el derecho de via o trdnsito al travis del ISTMO DE PA-
NAMA por cualesquiera medios de comunicaci6n que ahora
existen o en lo sucesivo puedan abrirse, estard franco y expe-
dito para los ciudadanos y el Gobierno de los Estados Unidos, y
para el transport de cualesquiera articulos, de products, manu-
facturas o mercancias de licito comercio pertenecientes a ciudada-
nos de los Estados Unidos: que no se impondrdn a los ciuda-
danos de los Estados Unidos, ni a sus mercancias de licito co-
mercio, otras cargas o peajes, a su paso por cualquier camino
o canal que pueda hacerse por el Gobierno de la Nueva Grana-
da o con su autorizacion, sino los que en semejantes circuns-
tancias se impongan o cobren a los ciudadanos granadinos;
que cualesquiera de estos products, manufactures o mercan-
cias pertenecientes a ciudadanos de los Estados Unidos, que
pasen en cualquier direcci6n del uno al otro mar, con el objeto
de exportarse a cualquier pais extranjero, no estardn sujetos a
derecho alguno de importaci6n, y que los ciudadanos de los Es-
tados Unidos, al pasar asi por dicho. Istmo, no estardn sujetos
a otros derechos, peajes o impuestos de cualquier clase, sino a
aquellos a que estuvieren sujetos los ciudadanos naturales.
Para seguridad del goce tranquilo y constant de estas ven-
tajas, y en especial compensaci6n de ellas, y de los favors ad-
quiridos segun los articulos 40, 5o y 6* de este Tratado, los Es-
tados Unidos garantizan positive y eficazmente a la Nueva Gra-
nada, por la present estipulaci6n, la perfect neutralidad del
ya expresado ISTMO, con la mira de que en ningun tiempo,
existiendo este Tratado, sea interrumpido ni embarazado el
libre trdnsito de uno a otro mar; y por consiguiente garantiza
de la misma manera los derechos de soberania y propiedad que
la Nueva Granada tiene y posee sobre el dicha territorio".




168 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIA

Afio y medio mis tarde, o sea, el 10 de Junio de 1848,
se hizo en Washington el canje de ratificaciones del Tratado
de Bogota, ) y este hecho di6 lugar a las protests de va-
rias potencias, entire ellas la Gran Bretafia que, como se ha
dicho, pretendia controlar la via de Nicaragua y cuyos de-
rechos quiso afirmar entonces.
Los derechos de via por el Istmo, compensativos de
la garantia en favor de los Estados Unidos, quedaron confir-
mados por el Protocolo de 22 de Febrero de 1879 suscrito
en Bogota por el Secretario de Relaciones Exteriores, Dr.
Pablo Arosemena, y el Sr. Emesto Dichnan, Ministro ame-
ricano en Colombia. Dice asi:



(8) El Dr. Manuel Ancizar, Secretario de Relaciones Exteriores de Colombia
interesado en la aprobaci6n de este Tratado, exponia en su Memoria al Presidente,
Gral. T. C. de Mosquera, lo siguiente: "Traer alrededor del Istmo la poderosa y didfa-
na voluntad de una poderosa democracia gigantesca y bienhechora para quien la conquis-
ta sea la muerte, y la tranquila soberania de los pueblos forme un dogma prdctico, eso es
salvar el Istmo y eso es lo que la Providencia nos ha concedido al situar en la otra part
de Am~rica a la nacidn predestinada."...
Y el historiador Arboleda anota: "La aprobaci6n del Tratado Mallarino-Bidlack
por el Congreso norteamericano fue un triunfo diplomatico del Gral. Pedro Alcdntara
Herrdn, que empez6 a trabajar en ese sentido en un ambiente refractario a dicha apro-
baci6n que la mayoria de los politicos y estadistas de los Estados Unidos le negaron
por la obligaci6n que imponia a ese pals el articulo 35".
Colombia sentia la necesidad de la protecci6n del Istmo contra la codicia de las
naciones fuertes y buscaba por eso la tutela de ellas mismas. No sabia de quien espe-
rarla mejor ni de quien temerla mis. Para librarse de las europeas. sobre todo de
Inglaterra, busc6 la de los Estados Unidos, pero sospechando de las buenas intencio-
nes de 6stos, pidi6 antes la protecci6n europea.
"Seg6n nuestra primitive intenci6n y dado el inter6s universal de la comunicaci6n
interoceanica por el Istmo, dice Uribe Uribe. ninguna potencia debia ejercer alli domi-
nio exclusive, y todas debian entenderse para garantizar la neutralidad. Al trav6s
de losafios y vicisitudes. nuestra Cancilleria nunca seapart6 de ese plan, y para los que
creen que los hispanoamericanos somos incapaces de 16gica y perseverancia, este es
un caso demostrativo de lo contrario. Asi pensfbamos proveer a los dos objetivos en
mira; resguardar nuestra soberania de naci6n d6bil y defender la libertad del comercio
universal. Sobre estos dos soportes gir6 nuestra political. y de ello es precise darse
cabal cuenta si se quiere explicar nuestra conduct. Numerosas tentativas hicimos
ante las Cortes europeas para hacerles firmar un Tratado de garantia del Istmo, y nun-
ca obtuvimos resultado. Una de esas tentativas fue en 1843; fracas como las ante-
riores y como todas las que en el medio siglo siguiente iniciamos. En vista de este mal
6xito, procedimos a celebrar con los Estados Unidos el Tratado de 12 de Diciembre
de 1846, confirmatorio por una parte de el de paz y amistad de 1824. y comprensivo
ademfs de las clausulas relatives al Canal". (La Scparaci6n de PanamA, 1916).






LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 269

L'Como lo reconoci6 explicitamente el Gobierno de los
Estados Unidos de Colombia en nota dirigida por el Secre-
tario de lo Interior y Relaciones Exteriores al Gobiemo del
Estado de Panama en 15 de Mayo de 1865, bajo el No 77,
conforme al articulo 35 del Tratado con los Estados Unidos
de America de 12 de Diciembre de 1846, el Gobiemo de Co-
lombia garantiza el derecho de via o transito por el Istmo,
no s6lo a los ciudadanos de los Estados Unidos, sino a su Go-
bierno, y, por consiguiente, las tropas de la Uni6n ameri-
cana, asi como los press bajo la jurisdicci6n federal, pue-
den pasar como servicio ordinario de su administraci6n, de-
recho que se declara ser compensacion de la garantia de la so-
berania y propiedad del Istmo, a que su mismo Gobierno es-
td obligado". '9J
No fue, sin embargo, en concept de various intemacio-
nalistas colombianos, esta facultad un derecho ilimitado de
la naci6n americana. LEste debia reconocerse s61o mientras
conviniera a la naci6n garantizada, la que podia en cualquier
moment renunciar a 61 y denunciar el Tratado para su de-
rogaci6nj Dicelo asi el Dr. Climaco Calder6n, Secretario
de Relaciones Exteriores de la administraci6n del Dr. Nu-
fiez en 1882, quien en su Memoria al Congreso declara: "El
Tratado concluido en 1846 entire Colombia y los Estados
Unidos no da a esta naci6n derechos permanentes. La vigen-
cia de ese pacto puede cesar, a voluntad de cualquiera de las
parties contratantes que lo denuncie a la otra, en los termi-


(9) Tan convencidos estaban los estadistas colombianos de lo ventajoso que
era para su pais el Tratado de 1846, que comentandolo Dn. Eustaquio Santamaria,
Secretario de Relaciones Exteriores del Presidente Dr. Nfifez, en su Memoria de 1881
para el Congreso Nacional, se express ast: "De aquellas naciones (se refiere a las
americanas de la costa del Pacifico), la de Estados Unidos es la que por su mayor poder
y por el papel que represent en el movimiento politico del mundo, tiene en especta-
tiva mis series peligros, y es por esto por lo que a ella correspondent mis series deberes.
Cumpli6ndolos a media de su gravedad, no hace a Colombia un favor que merezca
ser retribuido con especiales concesiones Nuestro deber consiste en prestarnos lla-
namente a todos los arreglos con la gran Rep6blica que conduzcan a la defense eficaz
del Istmo, partiendo del indiscutible supuesto de que cuanto conduzca a la seguridad
de los Estados Unidos, conduce a la de Colombia, y de que traer al Istmo la espada de
Washington para defenderlo contra los abuses de los poderes, es colocar a Colombia
bajo la double igida del Derecho y de la Fuerza. Queda el temor al abuso del Gobier-
no de Washington; pero ese temor es quim6rico desde que se advierte que la identidad
de instituciones establece un acuerdo que harf incontrastable la voluntad de los pue-
blo mientras que sean 6stos los arbitros de sus propios destinos en uno u otro pais".






270 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIC

nos del punto 3 del Articulo 35; y la garantia de soberania
y neutralidad acordada no se estipul6 bajo condiciones tales,
que esa naci6n pueda oponerse, dentro de los limits del de-
recho, a la acci6n de los gobiemos que quieran prestar a Co-
lombia su concurso en el sentido de asegurar y hacer efecti-
va la deseada neutralidad del Canal".
El deber de "garantizar el transito" fue por su parte in-
terpretado siempre por los Estados Unidos, mas que como
una concesi6n transitoria, como un "derecho de interven-
ci6n" permanent que podia usar y usaron cuando lo tuvie-
ron a bien, ora en acatamiento a pedido de Colombia, ora
de mutu propio en fuerza de circunstancias que le sirvieron
para justificar su proceder. (10)


(10) Sostiene el historiador costarricense, Don Ricardo Fernandez Guardia,
que los nombrados indios mosquitos, que tantas veces se mencionan en el Capitulo
anterior, no son tales indios como se les denomina y generalmente se cree, sino in-
dividuos product de la mezcla de negros africanos con indios caribes, esto bs,
zambos, Explica tal aseveraci6n en el hecho hist6rico del naufragio en 1641, en
los arrecifes de la isla Mosquitos, frente a la costa de Nicaragua, del navio negrero
portugu6s, perteneciente a Lorenzo Gramaljo. La mayor parte de los negros es-
clavos de Guinea se fug6 y se internaron algunos en la isla y otros pasaron a la
costa donde se mezclaron con los Caribes. Sus descendientes, resultado de esta
uni6n, continuaron Ilamandose indios, tomando la denominaci6n de mosquitos por
la isla mencionada. Los mosquitos, hostilizados por los espafioles, se relacionaron
con los ingleses de Jamaica, y fueron los principles cooperadores del contrabando
que estos sostenian con las colonies hispanas de la Am6rica Central. Ya hemos vis-
to como Gran Bretafia, por medio de sus funcionarios de Jamaica y Belice, les im-
parti6 su interesada protecci6n.
















CAPITULO II


APLICACI6N DEL TRATADO DE 1846 POR LOS ESTADOS UNIDOS.-
INTERVENCIONES DE FUERZAS AMERICANAS EN EL ISTMO.


LLa Nueva Granada ingenuamente se crey6 desde en-
tonces en el goce tranquilo de "su joya mas preciada", el Ist-
mo de Panama. Pero el Convenio que se imaginara garan-
tia de su soberania sobre dicho territorio, fue el dogal que vo-
luntariamente se impusiera, pues los Estados Unidos, dando
arbitraria interpretaci6n al articulo 35, ocuparon el suelo
istmeho e intervinieron en sus cuestiones political como se
ha indicado, en la forma y el moment que quisieronj'(1
jLa primera intervenci6n efectuada fue en 1850 cuando
por motives de un motion callejero resultaron muertos dos
americanos. Los Estados Unidos enviaron un barco de gue-
rra, lo que se repiti6 el afio siguiente por otro motin en Cha-
gres y en 1853 y en 1854 por disturbios politicos en la Capitalj
,En 1856 y en 1860 se hicieron desembarcos de tropas
amercanas para restablecer el orden alterado. En el primer
afio ocurri6 el incident de "la tajada de sandia" que ocasio-


(1) "Prevaleci6 en Colombia por alg6n tiempo, dice el Gral. Rafael Reyes en
docuiientos diplomhticos para su gobierno, la opini6n de que el Tratado de 1846 po-
nfanuestra soberania en el Istmo de PanamA a salvo de las agresiones de las potencias
extranjeras, especialmente de los Estados Unidos, obligados por ese pacto a mantener
y defender nuestros derechos de propiedad y soberania en el territorio. En realidad
de verdad jamAs nuestra soberania en el Istmo tuvo otra amenaza ni otros peligros
que los suscitados por la misma potencia garante de ella; y esos peligros surgidos des-
de que el Gobemrno de los Estados Unidos, prescindiendo del espiritu y la obra del Tra-
tado y olvidando la verdadera intenci6n de las dos parties contratantes, consider
perpetuos los derechos y ventajas temporales que por t1 adquiri6, y de simple garante
e a coinrre n n. copart cipe d le to rwan".







272 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIC

n6 gastos a la naci6n de mas de medio mill6n de d6lares.
Habiendose originado los acontecimientos en el abuso de un
norteamericano de comerse una tajada de sandia que le to-
m6 a un vendedor de frutas y no quererla pagar, la dispute
de los dos se convirti6 en rifia y 6sta en batalla campal entire
panamefios y los emigrantes americanos que iban para Ca-
lifornia, Ilegados en un tren en esos moments. Al final de
la lucha, con ingentes esfuerzos apaciguada por las autori-
dades, se vi6 que habian resultado 45 victims entire muer-
tos y heridos. Las inaceptables exigencias del Gobierno
americano al de Nueva Granada por este suceso, casi dan
lugar a una guerra entire ambas naciones. ("I
En 1861 fue el propio Gobernador de Panama quien pi-
di6 el auxilio military americano y en 1862 cuando este inter-
vino inopinadamente para impedir que el General Tombs
Cipriano de Mosquera, mas tarde Presidente de Colombia,
entrara con las fuerzas nacionales a la ciudad de Panama.
en cumplimiento de misi6n official del Gobiemo.
En Mayo de 1865 el C6nsul americano temi6 que ocu-
rriera algo por motivo de algun desorden y obtuvo que unos
pocos marines lo custodiasen, como a otros ciudadanos ame-
ricanos, durante trece horas. En Mayo de 1873 una peque-
fia fuerza de soldados de la marina y de mariners, protegie-
ron tambien las personas y propiedades de los ciudadanos
americanos. Igual protecci6n se prest6 durante dieciseis
dias del mes de Septiembre siguiente.
Con semejante pretexto, en 1881 se hizo el mismo ser-
vicio. En Enero de 1885 hubo en la ciudad deCol6n un nuevo


(2) Exigian los Estados Unidos, con amenaza, que las ciudades de PanamA y
Col6n fuesen libres y protegidas por las fuerzas navales y terrestres americanas y que
se le cedieran las islas de la bahia de Panama para establecer estaciones navales, a mAs
de pagar dafios y perjuicios a las families de las victims. De aqui surgi6 el Tratado
Herrfn-Cass de 1857 que di6 fin a la cuesti6n con la designaci6n de un Tribunal de Ar-
bitramento que conoci6 y fall los reclamos, cuales los montaron a mhs de $400,000
que Nueva Granada pag6 con las rentas que le produjo el ferrocarril de Panama.
El acontecimiento sangrienco del 15 de Abril de 1856 denominado por nues-
tros historiadores "La tajada de sandia", fue calificado por la prensa sensaciona-
lista de los Estados Unidos "La massacre de Panamd" y por la de Inglaterra, con
mis propiedad, "La revancha de Panamd". Las pretensiones yankis en 6sa y en
ocasiones posteriores justifican el espiritu de revancha latente en el pueblo pana-
mefio siempre que hay ocasi6n de revelarlo.





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 273

desembarco por trece horas y media, y meses mas tarde, una
ocupaci6n de la linea f6rrea para garantizar el tr6fico, duran-
te 56 dias.
Por 61timo, en la guerra de tres afios de comienzos de
este siglo, hubo dos intervenciones, la ultima de las cuales,
la de 1902, que fue protestada por el Ministro de Colombia
en Washignton, Dr. Jose Vicente Concha, concit6 sobre
este las iras de la prensa americana, lo que le indujo a renun-
ciar su cargo, dando por suspendidas sus gestiones diploma-
ticas para acordar el Tratado del Canal, como adelante se
vera en detalle.
En total, a partir de cuando fue firmado el Tratado de
1846, comenzando menos de un lustro despues de tal fecha,
en lapso menor de cincuenta afios, en virtud del derecho con-
ferido por el citado articulo 35, el Gobiero norteamericano
us6 de sus fuerzas para garantizar a Colombia la paz en el
Istmo, quince veces.
En cada caso las fuerzas obraron con aprobaci6n de Co-
lombia y en ninguna ocasi6n hubo combat, siendo suficien-
tes las medidas de precauci6n tomadas. Las fuerzas no exce-
dieron en ning6n moment de 824 hombres, mas aun, en la
mayoria de las veces no hubo interrupci6n del trafico y uni-
camente se temi6 que las personas y las propiedades corrie-
ran peligro. En cuarenta afios s61o tres veces fue interrum-
pido el trAnsito a traves del Istmo y eso no por tiempo ma-
yor de 132 dias.
lA la verdad, "sl6o por la intervenci6n active de los Es-
tados Unidos, dice el Presidente Roosevelt, Colombia ha
podido conservar un simulacro de soberania en el Istmo. Si
no hubiera sido porque los Estados Unidos han ejercido fun-
ciones de policia en interns de Colombia, hace muchos anos
que sus vinculaciones con.Panamd habrianse roto definiti-
vamente." '3
fCon vista de los hechos anotados, el conspicuo escritor y
diplomatico colombiano, Dr. Santiago Perez Triana, hace es-
te comentario: "No es aventurado presumir que la mente
de los gobemantes de Colombia nunca fue la de otorgar
al guardian de su soberania el derecho de intervenir en los

(3) Mensaje del 7 de Diciembre de 1903.-(Messages and Papers of the Pre-
sidents". Volunmen IX, 1903.





274 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORIC

asuntos intemos, aun a despecho del mismo Gobierno de
Colombia; la de que pudiera llevar su celo al punto de
arrebatarle al dicho gobierno sus funciones naturales y le-
gitimas, cuando quiera que en la opinion del Gobierno
americano el de Colombia fuera un impotente, o estuviera
a punto de Ilegar a ser impotente para mantener sin inte-
rrupci6n ni embarazo el libre transito de uno a otro mar.
Para el Gobiemo de Colombia lo principal del pacto es la
garantia de la soberania, y lo secundario, el mantenimiento.
Es decir,.que si los firmantes del Tratado de 1846, por par-
te de Nueva Granada, hubieran podido prever que la es-
tipulaci6n relative al mantenimiento del libre transito,
-cuya temporal interrupci6n nunca habia de ser de con-
secuencia trascendental para el pals-, habria de servirles
a los Estados Unidos de pretexto o de raz6n para interve-
nir de hecho en los asuntos interns de la Republica, es
seguro que no habrian firmado un pacto que exponia a su
patria a tan onimosas contingenciasj/
De tal manera el Tratado de 1846 que estaba inspi-
rado en un prop6sito muy claro de establecer relaciones
de comercio y navegaci6n, como de afianzar los vinculos
de la amistad intemacional y cuya cuesti6n esencial era la
supresi6n de los derechos diferenciales de importaci6n y
de puerto con privilegio para los norteamericanos, para los
politicos de los Estados Unidos qued6 circunscrito al articulo
35 que les daba facultades casi soberanas sobre el Istmo de
Panama.
-Ninguno como el Presidente Millard Filmore tuvo la
franqueza de precisar la actitud y las intenciones yankis
cuando dijo: "Investigando este important asunto,-del Tra-
tado de 1846-,el Gobierno ha tenido en mira un objeto, uno
solo. Este objeto ha sido y es lq construccion o consecusi6n
de un paso de un oceano a otro, que sea el m6ds corto y el me-
jor para pasajeros y para mercancias, y que esti igualmente
abierto para todo el mundo." Toda political americana a
partir de entonces se encamin6 a la consecusi6n del paso,
pero no con los generosos y amplios prop6sitos que al prin-
cipio se anunci6, sino cada vez con intentos mas egoistas.
A la postre su political fue obtener, como dijera Grant, un
canal que sirviese de preferencia los intereses americanos.
Y Nueva Granada que huia de las garras del leopardo
ingles", cay6 en la fauces del "coloso del Norte.'















CAPITULO III


RIVALIDAD ANGLO-AMERICANA POR EL CANAL INTERMARINO.-
NEGOCIACI6N DEL TRATADO CLAYTON-BULWER DE 1850.


El disgusto que caus6 a Gran Bretafia el Tratado Bid-
lack-Mallarino de 1846 entire los Estados Unidos y Nue-
va Granada, por el control que a aquellos se le otorgaban del
transito por el Istmo de Panama, se tradujo inmediatamente
en una labor de afirmaci6n de su dominio en Nicaragua.
Abandon el recurso poco seguro de los reyes indigenas
que le cedieran por licor o baratijas concesiones hipoteti-
cas, para sostener las cuales su escuadra no bastaba. I1)
Para traer a los Estados Unidos a un convenio de par-
ticipaci6n en los derechos adquiridos sobre el ideado canal,
el Foreign Office se fue a las vias de hecho en Centro
America y ocup6 definitivamente a San Juan del Norte,
a la vez que trat6 de establecer factories en otros puntos
de la costa, con lo cual el Departamento de Estado ame-
ricano se alarm, y para contrarrestar tal labor, orden6
el traslado a Nicaragua del Sr. Elijah Hise, su Ministro en


(1) En 1780 fue enviado Horacio Nelson, el que despu6s fue c6lebre h6roe de Tra-
falgar, al mando del "Hinchimbrook", barco de guerra britfnico, con 200 hombres
a "crear" un protectorado ingl6s en Nicaragua. Nelson tom6 a San Bartolom6 y San
Juan, que eran espafioles y en informed que remiti6 a su gobiemo, recomend6 se pro-
cediese a abrir el canal por Centro America.
Su permanencia en estas latitudes fue transitoria porque el paludismo se encarg6
de ahuyentarlo con su expedici6n, haci6ndoles victims de las fiebres del tr6pico. De
los doscientos hombres que vinieron con 61, 187 dejaron sus huesos en Nicaragua y
s61o escaparon 13. entire ellos Nelson, quien sali6 tan quebranta do desalud, que jams
Jleg6 a eurarse coihpletamente.





276 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORIC

Guatemala, para que estudiara la situaci6n y aconsejara
el procedimiento a adoptar en este caso. Este se adelant6
a conseguir del gobiemo nicaraguense la celebraci6n de un
Tratado en 1849, por el cual, a cambio de la preferencia a
los Estados Unidos en el uso de la via interoceanica que se
abriera por su territorio, y la facultad para fortificarla y
hasta cerrarla a las naciones en guerra con los paises res-
pectivos, estos se comprometian a proteger y defender la
naci6n cesionaria en la posesion y complete dominio de su
territorio.
Como tal Convenio era muy comprometedor y po-
dia resultar, al ser aprobado por el Gobiemo, el motivo
de una guerra con Inglaterra que alegaba con razones,
-aunque discutibles, que ella tenia interns en hacer acep-
tables,- derechos de dominio sobre una secci6n de Nica-
caragua, y por otra parte el Ministro Hise no se atuvo
a las instrucciones precisas que le fueron dadas, el Preside-
dente americano, Sr. Zacarias Taylor, no lo someti6 a la
aprobaci6n del Senado. Igual suerte cupo al Tratado que
el afio siguiente -septiembre de 1850- celebr6 el nuevo
representante Sr. Ephrain George Squier, porque implicaba
el mismo peligro de atraer un choque tambien con Inglaterra.
r La pertinacia de esta naci6n de tener derecho a hacer
un canal propio en Centro America, y sobre todo de
desarrollar su sistema de colonizaci6n por toda la Am6rica
Central, no se avenia con el espiritu de la Doctrina Mon-
roe sustentada por los Estados Unidos. La guerra entire
ambos paises parecia inminente, pues Norte America queria
el exclusive control de ambas rutas, la de Nicaragua y la
de Panama, y aun la de Mejico o de cualquiera otra region
americana que ofreciera condiciones para hacer un canal.
Pero deseoso de evitarla, el Secretario de Estado, Sr. John
M. Clayton, propuso un acuerdo equitativo entire ambas po-
tencias que acept6 su rival, representada por Sir Henry Lytton
Bulwer, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario
de su Magestad Britanica, y asi naci6 el Tratado Clayton-
Bulwer por el cual se establecia que el canal que se abriese,
quedaria colocado bajo la salvaguardia de las dos naciones.
De esta manera Inglaterra no haria ni dominaria sola el
canal por Nicaragua, con lo que los Estados Unidos se sen-
tian satisfechos. Gran Bretafia, por su parte, consideraba
este Tratado un triunfo de su diplomacia porque habia ob-





LA CAUSA INMEDiATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 277

tenido la participaci6n anhelada en la possible ruta de Pana-
ma donde habian obtenido los Estados Unidos las garantias
que en 1846 le otorgara espontaneamente Nueva GranadaJ
Las principles estipulaciones del Tratado Clayton-
Bulwer pueden resumirse en los siguientes puntos:
1-Ninguna de las dos naciones, en ningun tiempo
adquirira autoridad, ofreceria protecci6n o ejerceria vigi-
lancia exclusive sobre la comunicaci6n interoceanica que se
abriese, ni obtendria ventaja especial, territorial o econ6-
mica, ni trataria de fortificarla.
2-No permitirian que ninguna otra naci6n hiciese lo
que ellas se habian comprometido a no hacer.
3-En cambio, ambas naciones se ofrecerian a favore-
cer y proteger la construcci6n del canal, cualquiera que fue-
se la naci6n o empresa que intentase abrirlo; una vez contrui-
do, se obligaban a defenderlo contra toda interrupci6n o
confiscaci6n injusta, garantizando su neutralidad para que
dicho canal estuviese siempre abierto y libre, con derechos
de paso razonables o iguales para todos.
4-Invitaban a todas las naciones para que ofreciesen
la misma protecci6n a cambio de disfrutar de los mismos
beneficios y del honor de tan colosal empresa.
5-Finalmente, declaran entire ambas potencias que al
firmar aquella Convenci6n, no trataban de realizar ningun
objetivo particular, sino establecer un principio general, ex-
tensivo a todo el mundo, para que dichos canales y ferroca-
rriles fuesen abiertos a los ciudadanos de los Estados Uni-
dos y de Inglaterra en analogos terminus que a los de cual-
quiera otro Estado que fuese gustoso en conceder la protec-
ci6n que los Estados Unidos e Inglaterra habian acordado.
ofrecer. (2)
Aunque este Tratado no correspondia a la political que
la naci6n americana se habia trazado y que expresara Mon-
roe en su celebre Doctrina, pues la asociaba a una potencia

(2) Seg6n el Dr. Raimundo Rivas, historiador colombiano, a su ilustre abuc-
lo, el Dr. Rafael Rivas, Ministro por entonces de Nueva Granada cn Washington y
amigo deSir Hanry L. Bulwer, se debe la idea, que sugiri6 a 6ste cuando discutia el Tra-
tado. de hacer extensive a todas las rutas posibles de comunicaci6n interoceanica la
garantia de neutralidad. De esta manera quedaba incluido, como en efecto lo fuc,
el istmo panamello.





278 3OLETiN 1E LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIA

europea, por afiadidura rival en sus intereses en America,
el President Taylor, bajo cuya administraci6n se celebr6b
lo recomend6 al Senado en los siguientes terminos:
lEl objeto de este Tratado es establecer una alianza
commercial con todos los grandes Estados maritimos para la
protecci6n de un proyectado canal de navegaci6n al traves
del territorio de Nicaragua, que junte el oceano Atlantico
con el Pacifico, y al mismo tiempo, asegure la misma protec-
ci6n a los proyectados ferrocarriles o canales por la via de
Thehuantepec o la de PANAMA, como tambien a cualquier
otra comunicaci6n interoceanica2
Y la supreme corporaci6n lo aprob6 esperanzado en que
Gran Bretafia dejaria luego de seguir imponiendose en la
comarca istmefia. Error fue este, porque usando criterio
contrario, el gobiemo britanico consider que se le recono-
cian sus derechos adquiridos en Centro America y, aun mas,
se le extendian tales derechos a Panama donde antes no tuvo
oportunidad de adquirirlos.
La controversial sobre la interpretaci6n del Tratado se
present al pedir los Estados Unidos a su rival que no in-
sistiese en la protecci6n de los indios mosquitos.
No pudiendo Inglaterra mantenerse firme en sus pre-
tensiones que resultaban ridiculas, como la realeza del in-
digena mosco, Carlos Roberto Federico, celebr6 con Hon-
duras en 1859 el Convenio de Comayagua por el cual reco-
noci6 la soberania de este pais sobre una parte de la Costa
mosquita, y luego otro con Nicaragua en iguales condicio-
nes sobre otro sector del mismo litoral, except un distrito
que fue reservado a los indios. En 1894, al fin, estos se so-
metieron definitivamente al gobierno nicaraguense. (No fue
hasta muy recientemente, en 1928, cuando la Rep6blica de
Colombia vino a renunciar a sus pretensiones de soberania
sobre aquella comarca).
LAsi pasaron diez afos, durante los que fue Nicaragua
objeto del interest norteamericano, hasta que al calor del en-
tusiasmo de un official de marina llamado Daniel Ammen,
quien se mostr6 entusiasta partidario del canal por Panama,
la opinion encauzada por su propaganda se inclin6 a esta via,
lo que indujo al gobiemo a tratar con Colombia la obraj
CDe alli se origin el Tratado de 1869 que celebraron los
Plenipotenciarios Sr. Peter J. Sullivan, de los Estados Uni-




LA CAUSA INMEDIATA Df LA -MANCIPACI6N DE PANAMA 279

dos, y los doctors Miguel Samper y Tomas Cuenca, Secre-
tario de Relaciones Exteriores e! primero, y Comisionado Es-
pecial el segundo, por la Republica de Colombia; y el de 26
de Enero de 1870, acordado entire el jurisconsulto panamefio,
Dr. Justo Arosemena y el Dr. Jacobo Sanchez, por parte de
Colombia, y el Sr. S. A. Hurlbut, Ministro Residente en Bo-
gota, por parte de Norte America. o) Por dicho Tratado
se convino que el Gobierno de los Estados Unidos garanti-
zarian: 1 La soberania de Colombia sobre el Istmo de
Panama y territorio en que se excave el canal; y 20 Que
con sus dependencias y anexidades sera inmune y neutral, y
que estara exento de toda hostilidad por parte de otra nacion
o potencia extranjera. Al efecto, los Estados Unidos de Ame-
rica se hacen aliados de los Estados Unidos de Colombia
para ayudarlos a rechazar cualquier ataque o invasion a las
obras y propiedades que arriba se garantizan; bien entendi-
do que los gastos que esta defense ocasione a los Estados
Unidos de America, seran a cargo suyo exclusivamente, y
que los Estados Unidos de Colombia defenderan, hasta don-
de les fuere possible, el dicho canal y sus dependencias como
parte de su territorio, etc. Mas a pesar del interns del Pre-
sidente americano Ulises Simpson Grant, quien, como mis
tarde lo declare sin embozo, queria "un canal americano,
construido con dinero americano y en suelo americano", y he-
cho durante su period presidential, ora por objeciones del
Senado colombiano, o del americano, ninguno de los dos Con-
venios fue ratificadoI


(3) Este Tratado suministra un dato curioso: Se calcul6 el cost del canal en
setenta y cinco millones de d6larcs. Para hacerlo se ha incurrido en gastos por los
franceses y los americanos, que rronta.on a !ochocientos millones!.















CAPITULO IV


EL INTERNS NORTEAMERICANO POR EL CANAL DE PANAMA.-ESFUERZOS
DE SU GOBIERNO POR SUBROGAR EL TRATADO CLAYTON-BULW ER.


Los empeiios del Gobiemo y de algunos empresarios de
los Estados Unidos en lograr, mediante un Convenio con Co-
lombia, hacer el Canal de Panama, fracasaron todos, general-
mente por falta de comprensi6n del Congreso y del pueblo
que no le brindaron su favor. (' Pero los Presidentes ame-
ricanos no cesaron de considerar y recomendar la obra con
insistencia. Grant, como lo habia hecho antes su antecesor
Jackson (1835), nombr6 una comisi6n para que estudiara
la cuesti6n canalera. La opinion de esta comisi6n fue que la
via por Nicaragua ofrecia mayores facilidades y el Gobierno
inici6 con esa naci6n negociaciones para un Tratado que al
fin fracas6.
rMientras tanto, libre Colombia para tratar su ruta, acep-
t6 en 1878 las proposiciones que le hiciera Lucien N. B. Wyse
a nombre de la Sociedad Civil del Canal Interoceanico, pre-
sidida por el General Etienne Turr, para construir, la ruta
por el Istmo. Traspasado el privilegio a la Compafila Uni-
versal, organizada por el Conde Fernando de Lesseps, me-
diante un pago a Wyse de $2,000.000, comenzaron los tra-
bajos en 1883. Esta empresa llen6 de intranquilidad a los
Estados Unidos a quienes la intenci6n de Lesseps, de poner


(1) En 1835 el Coronel norteamericano, Charles Biddle, como se dijo, obtuvo
una concesi6n no apoyada por el Ministro americano en Bogota. Al morir, nadic
se ocup6 de hacerla efectiva. En el Capitulo precedent sc ha dicho tambi6n
cufl fue la suerte que corrieron los convenios de 1869 y 1870.





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 281

el canal bajo la garantia de una uni6n de potencias del viejo
Continente, parecia contraria a su doctrine de alejar influen-
cias europeas del hemisferio americano9 Sin ambajes express
el President Rutherford B. Hayes a Congreso de 1880 su
aprensi6n por la media de Lesseps en las siguientes palabras:
"La political de los Estados Unidos es un canal bajo su pro-
pia autoridad. Nosotros no podemos consentir que esa vi-
gilancia la ejerza ning6n poder o combinaci6n de poderes
europeos. Si hay Tratados de los Estados Unidos con otras
naciones, o soberania de otra naci6n contra esta political, se
darin los pasos necesarios para justas y liberals negocia-
ciones que promuevan en ese sentido la political norteameri-
cana, arm6nicamente con los derechos de otras naciones que
pueden ser afectadas. El capital invertido por ciudadanos
de otros paises en tal empresa, necesita pedirle protecci6n
en alto grado a uno o mas de los grandes poderes del mundo.
Ningin poder europeo puede intervenir para tal protecci6n sin
adoptar medidas sobre este Continente, las cuales los Estados
Unidos juzgardn del todo inadmisibles. Si la protecci6n de
los Estados Unidos es la otorgada por aquellos, los Estados
Unidos necesitan ejercer una intervenci6n que capacity a
este pais para proteger sus intereses y mantener los derechos
de las personas que invirtieron su capital en este trabajo.
FUn canal interoceanico a trav6s del istmo americano,
cambiara esencialmente las relaciones geograficas entire las
costas del Atlantico y las del Pacifico de los Estados Uni-
dos y entire los Estados Unidos y el resto del mundo. Sera
la gran via maritima entire nuestras costas del Atlantico y las
del Pacifico y virtualmente serA una parte de la linea de cos-
tas de los Estados Unidos. Nuestros intereses meramente
comerciales, en ello no son mas que los de todos los otros
pauses, mientras que sus relaciones con nuestro poder y pros-
peridad como naci6n, para nuestros medios de defense, nues-
tra unidad, nuestra paz y nuestra seguridad, son material
de primordial importanciaJ
"Sin que sea necesario avanzar mas en este campo de mi
opinion, yo repito, para concluir, que los Estados Unidos
tienen el derecho y el deber de afirmar y mantener su super-
visi6n y su autoridad sobre cualquier canal interoceAnico a
traves del istmo que conecta la America del Sur con la del
Norte, mientras se requiera para proteger nuestro interns





282 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIA

national. Yo estoy seguro de que esto se consider no s6lo
compatible, sino relacionado con un mas permanent advance
para el comercio y la civilizaci6n". (Mensaje de 8 de Marzo).
A continuaci6n de esto la Cancilleria de Washignton
en el siguiente afio (Junio de 1881) y bajo la administraci6n
inmediata, dirigi6 con la firma del Sr. James G. Blaine, Se-
cretario de Estado, a Londres, Paris, Berlin y Viena una nota
circular protestando de cualquier intenci6n que abrigasen
los gobiernos europeos de garantizar conjuntamente el ca-
nal de Panama. "La garantia de neutralidad necesaria pa-
ra la explotaci6n del Canal de PanamA, dice la nota, ha sido
dada por los Estados Unidos en el Tratado con Colombia en
1846 y habiendo sido hasta ahora positive y eficaz, debe con-
siderarse absolutamente suficiente. No necesita, segun la
opinion del Presidente, ni del, esfuerzo ni del asentimiento de
ninguna otra potencia. Toda tentative de suplantar por me-
dio de un acuerdo entire las potencias europeas la garantia
otorgada por los Estados Unidos en 1846, tendrA el carActer
de una alianza contra nosotros y sera considerada por el Go-
bierno como la manifestaci6n de un sentimiento nada amis-
toso!" "....Pero en cuanto al control politico de dicho canal
considerado distinto de su administraci6n y de su aspect
commercial, el Presidente de los Estados Unidos se cree en el
deber de hablar con franqueza y precision. En una guerra,
cualquiera que sea, en que tenga que intervenir los Estados Uni-
dos, el paso de btiques de guerra de una nacion hostile a travis
del canal de Panamd es tan inadmisible, como el paso de tro-
pas armadas de una nacion enemiga por las vias firreas que
unen los puertos del Atldntico con los del Pacifico en los
Estados Unidos.
-Los Estados Unidos deben insistir en su derecho a to-
mar todas las precauciones necesarias contra el event de
un trAnsito istmico que pudiera ser utilizado de una manera
ofensiva contra sus intereses en el mar o en tierra. Un
acuerdo entire los Estados europeos para garantizar conjun-
tamente y controlar de hecho el carActer politico de esta
gran via commercial, tan lejos de Europa y tan cerca de los
Estados Unidos, que formarA esencialmente parte de nuestra
frontera maritima y sera pr6ximamente un medio esencial
para la comunicaci6n entire los Estados del AtlAntico y los
del Pacifico, seria considerado por el Gobiemo americano
con una muy seria atenci6nj





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 283

-Aunque estas declaraciones afectaban ante todo a Co-
lombia, a quien por ellas se le restringia arbitrariamente la
libertad de disponer de su propiedad, ya que el proyecto de
canal por Panama, parte integramente de su suelo, no podia
hacerse sin su consentimiento, la Cancilleria, a cuyo frente
estaba el Dr. Climaco Calder6n, guard silencio, y correspon-
di6 a Espafia protestar en su nombre, como lo hizo argumen-
tando que "no habiendo caducado el Convenio entire Colombia
y los Estados Unidos de 1846, y halldndose Colombia, como
parecia estarlo, en aptitud legal de negociar con otros passes,
pudiera interpretarse esta especie de notificaci6n en que el Sr.
Blaine excluye a las potencias europeas de toda participaci6n
en el asunto, como meditado prop6sito de prescindir del com-
promiso solemne contraido con la Republica".
Pero Inglaterra por su parte no dej6 escapar la alusi6n,
sino, por el contrario, recogi6 el guante del Secretario de Es-
tado americano y sali6 por sus fueros de potencia garante
tambien, consagrados en el Tratado Clayton-Bulwer que ce-
lebrara con los Estados Unidos y que en concept de su
Cancilleria, seguia rigiendo las relaciones de ambas naciones
en la material.
En circunstancia tal, el Sr. Blaine propuso entonces di-
rectamente la derogaci6n del Tratado Clayton-Bulwer adu-
ciendo como raz6n que los motives bajo los cuales se hubo
acordado, ya habian desaparecido y era dificil que se repro-
dujeran; que un espiritu de amistad y concordia aconsejaba
la referida derogaci6n, supuesto que no se podia negar que
los Estados Unidos necesitaban para la protecci6n de sus
intereses el derecho de gobernar el canal.
-El Ministro de Relaciones Exteriores ingles, Lord Grau-
ville, replic6 que desde el punto de vista de su gobiemo no
habia nada que aconsejase la modificaci6n del Tratado; que
el canal al poner en comunicaci6n los dos oceanos y a toda
la Europa con la parte oriental del Asia, era una obra de tal
magnitude que interesaba no s6lo a los Estados Unidos, sino
a todo el mundo civilizado y que el hecho de que en los uil-
timos afios la naci6n norteamericana hubiera ganado en im-
portancia, no era motive suficiente para reconocerle el dere-
cho exclusive de controlar el canal; que el Canada habia
progresado tambien y que su posesi6n era motive para que
la Gran Bretafia tuviera interns en los asuntos de Americaj





284 BOLETfN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIC

La discusi6n de este t6pico entire ambas Cancillerias
con Mr. Frelinghuysen en la americana, se prolong por
tres afios, pero el cambio habido luego en la administraci6n
de los Estados Unidos con el triunfo del partido dem6crata,
hizo que no se insistiese en el empefio.
Intertanto, los afios transcurrieron y sobrevino la quiebra
de la Compafia Universal del Canal Interoceanico, al tiem-
po que la guerra de independencia de Cuba. en la cual inter-
vinieron los Estados Unidos, hizo comprender al pueblo
americano la necesidad de brindarle su apoyo a las gestiones
oficiales de sus mandatarios en el empefio de obtener la he-
gemonia absolute de la via intermarina.
Como resultado de dicha guerra la preponderancia de
los Estados Unidos en el Pacifico se acrecent6 enormemente,
pues con la compra de las Islas Filipinas, obtenidas de Espa-
fia al vencerla en Cuba, pas6 a ocupar un puesto de primer
orden entire las mayores potencias del mundo. Dominaba
ya, como se ha visto, en el Atlantico, lo que se denominaba
el "Mediterraneo Americano", compuesto por el Golfo de
Mejico y el Mar Caribe, y en el Pacifico era duefio de Hawaii,
Filipinas, Guan y Tutuila, y poseia iguales derechos que
cualquiera otra naci6n concedidos por la China.
Ante ese resurgimiento potential y econ6mico de los
Estados Unidos, comprendi6 Inglaterra que a su political con-
venia tenerla ya como aliada. Ella sostenia una guerra eco-
n6mica en China con las otras potencias de Europa que la
consideraban una rival a quien era precise vencer.
A la favorable disposici6n official hacia los Estados Uni-
dos ayud6 much el sentimiento popular ingl6s. Prominentes
personajes de Gran Bretafia constituyeron la Liga Anglo-
americana y por todo el pais se fundaron asociaciones con
este nombre que se hicieron muy populares.
La political de "puertas abiertas", o sea, igualdad de
oportunidades para todos en China, que Inglaterra apoy6,
proclamada ante las potencias por los Estados Unidos, aca-
b6 por vincular mas a las dos naciones. El moment psico-
16gico estaba present y el Gobierno americano no habia de
desaprovecharlo.
















CAPITULO V


EL BILL HEPBURN Y LA LEY SPOONER EN EL CONGRESS AMERICANO.- -
SE VENCE EL OBSTACULO DEL TRATADO ANGLO-AMERICANO.


La construcci6n del Canal para los Estados Unidos, a
fin de establecer contact commercial entire sus costas de am-
bos oceanos, era ya de conveniencia inaplazable, pero su in-
ter&s por el Istmo de Panama, punto el mas indicado para
la obra, vino sufriendo prolongadas intermitencias que, al
otorgarsele el derecho a la Sociedad francesa para ejecutar-
la, aminor6 hasta no considerarse, ni remotamente, posibi-
lidad alguna de que el Gobierno o el pueblo americano par-
ticipasen en su construcci6n. La via de Nicaragua, compro-
metida por los Gobiernos centro-americanos al de los Esta-
dos Unidos, vino a ser asi la favorecida en los proyectos ca-
naleros de la gran naci6n. (1)
En la conciencia del pais estaba ya que la comunica-
ci6n de los dos mares, al dividir el Istmo que unia ambas
Americas, constitufa un imperative de su prosperidad. Pu-
sose de manifiesto esa necesidad para el pueblo americano,
hasta entonces poco menos que indiferente a este interest,
al ocurrir en 1898 el suceso del "OREGON".


(1) En Noviembre de 1857 se firm6 un Convenio entire los Estados Unidos y
Nicaragua que no fue aprobado por el Congreso de esta Naci6n. por el cual se concedia
al primero, a cambio de su protecci6n y neutralidad "hasta por la fuerza", el derecho
de trhnsito por el canal que se tenia intenci6n de construir. Nicaragua se reservaba
todos los derechos de soberania sobre el canal Diez alfos mas tarde, el 21 de Junio
de 1867, se firm6 y aprob6 el Tratado Ayon-Dickinson. idintico al anterior, con la di-
ferencia de que el empleo de la fuerza por parte de los Estados Unidos quedaba sujeto
al consentimiento o a la solicitud de Nicaragua. Por este Tratado los Estados Uni-
dos se aseguraron el privilegio sobre esta via.






286 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORIC

A principio de dicho afio, cuando era ya inminente la
guerra con Espafia por motivo de los sucesos de Cuba que
luchaba por su libertad, y como se temiera un ataque a las
costas orientales americanas por la escuadra espafiola, el go-
bierno de los Estados Unidos orden6 al acorazado "OREGON",
surto en la bahia de San Francisco de California, que se
uniese a la flota del Atlantico. Era dicho barco, que coman-
daba el Contraalmirante Clark, una de las unidades mas po-
derosas de la marina de guerra de los Estados Unidos.
El 19 de Marzo se imparti6 la orden y a march forzada,
por la ruta del Cabo de Hornos, seguido por la atenci6n del
pueblo americano en tan penosa jornada, el acorazado in-
virti6 dos meses en Ilegar al punto de destino para tomar
parte el 3 de Julio, despues de recorrer 13,500 millas nauti-
cas a toda maquina, en el bombardeo de Santiago de Cuba.
En este largo viaje pudieron los americanos apreciar el in-
menso valor que para su pais tendria un canal interoceanico.
El caso del "OREGON" fue una lecci6n objetiva.
CEl Presidente William Mc Kinley, en su Mensaje de
ese afio al Congresoexpres6 estas significativas apreciacio-
nes: "La construcci6n de una gran via maritima inter-
oceanica es ahora mas que nunca indispensable para el tra-
fico entire nuestros puertos del Este y del Oeste; la anexi6n
de las islas Hawaii y la pr6xima expansion de nuestra in-
fluencia y de nuestro comercio en el Pacifico, hacen de ello
una necesidad; nuestra political national exige mas impera-
tivamente que nunca, el control de esta via por nuestro Go-
bierno." (2



(2) El Secretario de Estado, Mr. John Hay, habia sido explicit y franco al con-
testar al gobierno inglis. justamente alarmado por las declaraciones presidenciales
contenidas en el citado Mensaje. de que "el Presidente no tenia en manera alguna la
intenci6n de ignorar la Convenci6n Clayton-Bulwer. y que observaba lealmentc las
estipulaciones del Tratado; pero que en virtud del poderoso sentimiento national en
favor del canal por Nicaragua y las pocas probabilidades de ver la obra realizada por
esfuerzos privados, el Gobierno de los Estados Unidos estaba lisao a emprenderla lt mis-
mo, despues de habet recibido los poderes necesarios del Congreso. Con tal fin el gobier-
no se proponia obtener, por amistosas negociaciones. el consentimiento de la Gran Brc-
taiia a una modificaci6n del Tratado Clayton-Bulwer que sin afectar el principio gene--
ral formulado en dicho Tratado, permitiese realizar el gran objeto para el mayor bien
del comercio del mundo".





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 287

Cuando el Congreso se reuni6, el fracaso de la Compa-
hia Universal del Canal Interocednico se habia consumado
y se tenia por seguro ya que la Nueva Compaiia Francesa no
tendria recursos para dar t6rmino a la empresa del Istmo
de Panama. Prevaleci6 entire los legisladores americanos la
idea de nombrar una Comisi6n de t6cnicos que hiciesen los
studios del caso, con cuyo motive se especific6 que "el
President de los Estados Unidos de America queda por la
ley autorizado y facultado para hacer una complete y plena
investigaci6n del Istmo de Panama con relaci6n a la construc-
ci6n de un canal por los Estados Unidos de America a trav6s
de dicho Istmo, que comunique los oc6anos Atlantico y
Pacifico. Autorizase al Presidente para examiner todas y
cualesquiera vias practicables para un canal al trav6s del
mencionado Istmo de Panama y particularmente para exa-
minar las dos conocidas con los nombres de via de Nicaragua
y via de Panama, con el objeto de determinar la mas prac-
ticable y facil de realizar, junto con el costo probable y
aproximado de la construcci6n de un canal por una de las vias
mencionadas u otras. Autorizase ademas al Presidente para
investigar y averiguar que derechos, privilegios y franquicias
tienen y poseen, si algunos tuvieren o poseyeren, cualesquie-
ra compafiias, sociedades o individuos, y que trabajos, si
los hubiere, se han hecho por tales compafias, sociedades o
individuos en la construcci6n de un canal por alguna o algu-
nas de dichas vias, y en especial por las llamadas de Nicara-
gua y Panama, asi como tambien para averiguar el costo
de adquisici6n por compra de todos los derechos, privilegios
y franquicias que tengan y posean tales compafias, socieda-
des o individuos en cualquiera de tales vias o en todas ellas,
particularmente en las dichas vias de Nicaragua y Panama;
tambien para averiguar el costo aproximado o probable de
construcci6n de un puerto adecuado en cada uno de los extre-
mos de dicho canal, del mismo modo que el costo probable
annual de conservaci6n de dichos puertos y de cada uno de
ellos; y en general, autorizase al Presidente para hacer una
investigaci6n que sea tan complete y amplia, que se de-
termine la via mas realizable y practicable para un canal a
trav6s del mencionado Istmo, junto con el costo de construc-
ci6n de el y para que quede bajo el dominion, administraci6n
y propiedad de los Estados Unidos". (Secci6n 3a de !a Ley 189
de 3 de Marzo de 1899).





288 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORIC

Pero antes de que dicha Comisi6n, que qued6 constitui-
da el 15 de Junio del mismo afio bajo la presidencia del Al-
mirante John G. Walker, hubiese rendido su informed, en am-
bas Camaras del cuerpo legislative, se presentaron proyec-
tos de ley que daban amplias autorizaciones al Ejecutivo pa-
ra que construyese e1 el canal por Nicaragua.
No habi6ndose derogado o sustituido el Tratado Clay-
ton-Bulwer, la practice de tal autorizaci6n iba contra sus es-
tipulaciones, pues por dicho convenio los Estados Unidos se
veian obligados a reconocer sobre el canal que se construye-
se derechos y autoridad por igual a Inglaterra, cosa que
estaba lejos de querer la opinion americana.
En este estado las cosas, el Congreso de 1899 mismo qui-
so sacudir el yugo que a las aspiraciones y necesidades del pue-
blo americano imponia su compromise de 1850, y dos con-
gresistas propusieron a cada Camara la construcci6n del ca-
nal bajo el exclusive control de su gobierno, desconociendo
asi la autoridad y el derecho de Inglaterra. A esta actitud
contribuyeron las declaraciones del Presidente Mc Kinley
quien en el Mensaje de 7 de Diciembre de 1898, seg6n antes
se dijo, manifest que la apertura del canal interoceAnico
era un imperative de su expansion y su comercio con las po-
sesiones y paises del Oriente.
rFue autor del que se llev6 al Senado el Senador dem6-
crata Mr. John F. Morgan y el augusto cuerpo lo aprob6.
El que se present a la CAmara fue a su vez elaborado por
Mr. William Hepburn, Representante republican, Presiden-
te de la Comisi6n de Comercio de la corporaci6n, quien en
su exposici6n ante la Camara para sustentar su BILL, afir-
m6 que las condiciones actuales de los Estados Unidos eran
muy otras, por muchos motives, de las de 1850, fecha del
Tratado Clayton-Bulwer, con lo cual este Convenio resulta-
ba ya ineficaz, inconvenient y, por tanto, sin valor obliga-
torio para el pueblo y gobiemo estadounidense.
"Los l6timos cincuenta aiios-decia Mr. Hepburn en la
citada exposici6n-han obrado notable cambio en nuestras rela-
ciones con la via maritima que atraviesa el Istmo. En 1850
solamente hacia cuatro ahos que habiamos ocupado a Califor-
nia y fue solamente cuatro aiios antes cuando se verific6 el pa-
so de la primer partida de inmigrantes del rio Mississippi a
Oreg6n, bajo la protecci6n de una fuerza military. En 1850 so-





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 289

lo hacia dos aRos que Mijico nos habia hecho cesi6n de inmen-
sos intereses territoriales en la costa del Pacifico, y s6lo hacia
sres afos que se habia terminado el arreglo de los disputados
limits de nuestras posesiones al Nor-Oeste del Pacifico. En
1850 no habla mds de cien mil habitantes en la costa del Paci-
fico y nuestro comercio con ella era insignificant en valor y en
volumen. Actualmente millones de nuestros ciudadanos viven
en esa costa; con ella tenemos un comercio de centenares de mi-
ilones, y alli tenemos millares de millones de riqueza. Hemos
adquirido a Alaska, Hawaii y las Islas Filipinas. No hay com-
paracion entfe los escasos intereses de hace cincuenta aios y los
colosales intereses de hoy. La situaci6n ha cambiado de tal mo-
do, los intereses de nuestro pueblo son ahora tan diversos de lo
que entonces eran, la necesidad de responder a estas modifica-
das condiciones es tan abrumadora, que los m6s severos entire los
hombres que influyen en la formaci6n de la opinion del mundo
dirdn que nuestro modo de proceder en el present debe estar en
armonia con estas nuevas condiciones mds bien que con las anti-
guas. Hay una ley de propia conservaci6n que debe regir la ac-
ci6n de las sociedades no menos que la de los individuos", y lue-
go agregaba: "Las leyes irrevocables no deben tolerarse. Adn
las constituciones mds solemnemente promulgadas deben ceder a
las exigencias de las generaciones futuras cuando se descubre
que sus disposiciones son perjudiciales al bienestar pfblico. No
conocemos forma de derecho alguno cuya autoridad sea superior
a la Constituci6n y a la Ley y cuya revocaci6n no puedan exi-
gir con moralidad y de acuerdo con las conveniencias de las
apremiantes necesidades de pueblo".
"Puesta en esta determinaci6n fire la representaci6n
national americana de tener un canal, mientras en el seno de
la CAmara se discutia y aprobaba el BILL favorable en todo
a la ruta nicaraguense, tres acontecimientos determinaron
un cambio de opinion en el gobierno. Inglaterra bajo la
incontrarrestable presi6n de los Estados Unidos y en circuns-
tancias de orden intero que la hacian ceder, convino en sus-
tituir el Tratado Clayton-Bulwer por el Hay-Pauncefote, de-
jando asi a la potencia americana manos libres para haper
el canal en America; al tiempo que Colombia acreditaba de
Ministro en Washington al eminente politico, Dr. Carlos
Martinez Silva, para que atrajese la atenci6n y el interns del
gobierno norteamericano al canal de Panama, y la Co~mpafiz
Nueva prpponia .porrintermedio.de su Presidente y Diwtor





290 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAME&A DE LA HISTORIC

General, M. Maurice Hutin, la venta de sus derechos, conce-
siones, obras y materials valorados sQg6n inventario, en la
suma de ciento nueve millones, ciento cuarenta y un mil qui-
nientos d6lares ($ 109.141,500.00)
El Congress de ese afio se clausur6 sin que el Senado
aprobara el BILL Hepburn y la Comisi6n Istmica nombra-
da por el Presidente Mac Kinley para estudiar la cuesti6n
canalera hizo conocer el 30 de Noviembre del mismo afio
el resultado de su studio declarando que la via de PanamA
no s6lo era practicable, pues habia much obra ejecutada,
sino que era mas corta, pues tiene una dimension de solo 73
kil6metros mientras que la de Nicaragua es de doscientos
noventa y dos; era susceptible de acabarse en menor tiempo;
con menos exclusas y curvas; que para atravesarlo se inver-
tiria unicamente doce horas en tanto que la de Nicaragua
requeria treinta; que la primera cuenta con trabajos ya or-
ganizados, con exploraciones y studios de exactitud tecni-
ca incontestable; y finalmente, que su costo con respect a la
de Nicaragua seria menor en $ 58.000.000.00, con la circuns-
tancia adicional muy atendible de que el Canal de Panama
puede hacerse a nivel, mientras que el otro no se prestaria
a ello en ningun caso.
Con todo y tan palpables ventajas, hubo de parte de ele-
mentos influyentes e interesados porque se escogiera la via
de Nicaragua tal presi6n sobre la Comisi6n para que se de-
cidiera por ella, que concluy6 por recomendarla. Tan fuer-
te fue esa presi6n, segiun observa el Ministro de Colombia
en Washington, que la Comisi6n Istmica despues de decla-
rar que el gobiemo colombiano habia concedido a la Compa-
fifa Francesa una nueva pr6rroga por various afios mas por lo
que no era libre para otorgar a los Estados Unidos los dere-
chos necesarios, a menos de entrar en un arreglo con la Com-
pafila Nueva del Canal de Panama, arreglo que la Comisi6n
crey6 impracticable, hubo de cambiar la primitive conclusion
por la siguiente:
P'En vista de todos los hechos, y particularmente en vis-
ta de todas las dificultades para obtener los derechos, privi-
legios y franquicia necesarios a la via de PanamA, y partien-
do del principio de que Nicaragua y Costa Rica reconocen
el valor que para ellas tiene el Canal y que estan preparadas
a hacer concesiones en terminos razonables y aceptables a
los Estados Unidos, la Comisi6n es de opini6n de .que la via






LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 291

mis practicable y hacedera para un canal istmico que est6 bajo
el control, manejo y propiedad de los Estados Unidos, es el
conocido con el nombre de via de Nicaragua". 3



(3) Las aoclusiones completes con que termin6 la Comisi6n Istmica su Inforne
son las siguielntes
"1--Calc6lase que el costo para construir el canal de Nicaragua es de unos
$ 58,000 000 mis de lo que valdria el concluir el canal de Panamf, sin tener en cuenta
lo que costaria la adjudicaci6n de esta ultima propiedad. Esto hace palpable la dife-
rencia en cuanto a la magnitude de los obsticulos que deben vencerse en la construcci6n
de los dos canales y hace que scan de menos importancia las consideraciones ffsicas,
tales como la mayor o menor altura de los diques, la mayor o menor profundidad de
los tajos, la existencia de puertos naturales. la ausencia de enfermedades o la propen-
si6n a ellas y el trabajo que falta por ejecutar.
La Compailfa Nueva del Canal de PanamA no se ha manifestado dispuesta a ven-
der su propiedad a los Estados Unidos. Si esa Compafiia pudiera y quisiera vender,
hay razones para career que el precio no seria tal que hiciese subir el costo total para
los Estados Untdos a menos de lo que valdria la construcci6n del canal por Nicaragua.
2-El canal de PanamA, despu6s de concluido, seria mis corto. tendria menos
exclusas y menos curvaturas que el canal por Nicaragua.
Lo que nos da la media de estas ventajas es el tiempo requerido por un buque
para hacer la travesia en 12 horas por PanamB y en 33 por Nicaragua La distancia
de San Francisco a Nueva York es de 377 millas; a Nueva Orleans, de 579 millas, y
a Liverpool, de 386 millas mis por la via de Panama que por la via de Nicaragua. Sien-
do mayor el tiempo requerido para recorrer estas distancias que la diferencia en cl
tiempo en que se haria la travesia de los dos canales, la via de Nicaragua, despubs de
concluida, seria para los Estados Unidos un tanto mis ventajosa, a pesar del mayor
cost que implicaria la conservaci6n de un canal mas largo
3"-El Gobierno de Colombia, pais donde estf situado el canal de PanamA, hizo
una concesi6n exclusive que estara en vigencia por muchos afios todavia. No se ha-
Ila en libertad de conceder a los Estados Unidos los derechos necesarios, a menos que
pueda entrarse en alg(n arreglo con la Compafia Nueva del Canal de Panama. La
Comisi6n cree que tal arreglo es irrealizable. Seg6n parece, la Compaiiia no quiere
vender su privilegio. pero si consentiria en que los Estados Unidos llegasen a ser due-
fios de parte de las acciones de aquella. La Comisi6n juzga inadmisible semejante
arreglo.
De otro lado, los gobiernos de Nicaragua y Costa Rica no estan ligados por com-
promisos y se hallan en libertad de conceder a los Estados Unidos los privilegios en que
rrutuamente se conveng4..
En vista de todos estos hechos, y especialmente en vista de todas las dificultades
para obtener los derechos, priviegios y franquicias en la via de Panam&, y dando pot
sehtado que Nicaragua' yCosta Rica reconocen cuanto es el valor que para ellas tiene
el 'anial 9 se hallan dispuestas a hacer concesiones en t6rmnnos razonables y acepta-
bles para los Estadds Unidos, t- Comisi6n es de concept que la ruta mds prdctica y
fdctible para el canal fstmico que queda bajo la auloridad, administraci6n y propie4ad de
i J-aldaor Unidbk, e~ hir UlAi dd rutlde Nicaregua'" .





292 BOLETIN DE LA ACADEMIA. PANAMEiA DE LA HISTORIA

Entre tanto el Congreso volvi6 a reunirse y el principal
t6pico a tratarse fue el del canal. El BILL Hepburn, apro-
bado por unanimidad en la Camara de Representantes, su-
bi6 al Senado donde mereci6 un informed favorable de la ma-
yoria de la comisi6n de studio, pero la minoria de dicha co-
misi6n, representada en el senador John Coit Spooner, para
complacer al Presidente Theodore Roosevelt, sucesor de Mac
Kinley y decidido partidario del canal por Panama, y por
consejo del Almirante Walker, present modificaciones al
proyecto en el sentido de dejar a opci6n del Presidente de
los Estados Unidos la via para el canal, prefiriendo la de Pa-
namr favorecida por el studio de la Comisi6n Istmica,
siempre que la Compafiia Francesa y el Gobiemo de Colom-
bia se pusiesen en terminos razonables para los intereses
americanos y se pudiese tratar con ellos. Pero para estas ne-
gociaciones ponia un termino perentorio, pasado el cual, el
canal se construiria por la via de Nicaragua.
El 19 de Julio de 1902 se votaron las modificaciones y
fueron aprobadas en el Senado por una mayoria de tres
votos. (4)


Los miembros de la Comisi6n. a mas del Almirante Walker, eran: Samuel Pasco,
Alfred Noble, G. S. Marison, Peter C. Haine, William A. Bum, D. H. Ernest, Louis
M. Hampt y Emory R. Johnson.
jEstudios posteriores, hechos en 1931 por otra Comisi6n official de ingenieros en-
viada por el Presidente Hebert Hoover, que han sido informados al Congreso america-
no por el Mayor General Lytle Brown y el Teniente Coronel Daniel I. Sultan, han re-
velado que el Canal de Nicaragua no puede hacerse a un costo menor de $722,300.000
--ncluyendo los $25,000.000 en que se calcula la indemnizaci6n a los paises afectados
coi la obra- y por un t6rmino de 10 afios. Habi6ndose gastado en concluir el de Pa-
nama aproximadamente $400,000.000, si a esta suma agregamos los $58,000.000 de ex-
ceso calculado para hacer el de Nicaragua, segin el Informe del Almirante Walker,
se tiene que los calculos de la Comisi6n que I6 presidi6 quedaron por debajo de los he-
chos ahora, en $364,000 000 poco mas o menos. Esto mAs revela que en el mencionado
Informe no hubo ni franqueza ni lealtad.


(4) Sostiene Bunau Varilla en su obra PANAMA, que para el cambio de opi-
ni6n en el Senado en favor de la ruta istmefia, fue decisive una estratagema suya. Se
anunci6 en la prensa americana por esos dias -Mayo de 1902- que el volcAn Momo-
tombo, a orillas del Lago de Nicaragua, habia hecho una gran erupci6n y destruldo el
muelle terminal del ferrocarril del Pacifico, sobre dicho lago, y aunque tal hecho no
habia en verdad ocurrido, Bunau Varilla, aprovechando la impresi6n causada por las
noticias periodfsticas, remiti6 a 90 Senadores de los mas interesados en la ruta de Ni-
caragua, la estampilla de este pals, edici6n de 1900 vigent en esa 6poca, que rapre-






LA tAUSA INMEDIATA DE LA tMANCIPACI6N DE PANAMA 29i

La Camara de Representantes discuti6 las reforms a
su vez y las aprob6 por abrumadora mayoria el 26 del pro-
pio Junio y al siguiente dia, mediante la sanci6n ejecutiva,
fue ley de la Republica y bautizada, como es costumbre en
aquel pais, con el nombre del autor que le imprimi6 sus
caracteristicas, el Senador Spooner, con cuya denominaci6n
ha pasado a la historic.


senta el propio volcan Momotombo en plena ignici6n, para significarles con ello que
lo que se anunci6 y no habia ocurrido, en cualquier moment podia acontecer con pe-
ligro inminente del Canal en proyecto. Segun 61. esta estratagema fue decisive para
la adopci6n de la via panamefia.
En PanamA se conserve una an6cdota distinta. aunque de igual significaci6n.
Se dice que en su viaje de studio la Comisi6n Istmica visit. naturalmente, las ruinas
y monumentos hist6ricos de la ciudad de PanamA, y la admiraci6n de los ingenieros
fue grande al contemplar entire los paredones casi derruidos del temple de Santo Do-
mingo, el famoso Arco Chato de argamasa y ladrillos que en una audacia de arquitec-
tura desafia los siglos y se burla de las leyes de la gravedad.
La presencia de aquella obra imponente en su rusticidad, fue una revelaci6n pa-
ra los cientificos americanos, pues consideraron que el mantenerse tal Arco por mAs
de dos centuries. sin caerse ni sufrir deterioro, era evidencia de que el Istmo de Pa-
nama estaba exento de conmociones sismicas y dedujeron que este hecho era prenda
de seguridades para el Canal interoceanico. El Almirante Walker, que presidi6 dicha
comisi6n, se ha visto, fue un partidario decidido de la via panameiia.


















SEGUNDA PARTE


HISTORIC DIPLOMATIC DEL TRATADO
HERRAN-HAY
















CAPITULO VI


EL DOCTOR CARLOS MARTiNEZ SILVA ANTE EL GOBIERNO DE
WASHINGTON.-SU LABOR EN PRO DEL CANAL POR PANAMA.


FAun cuando en el Contrato de privilegio celebrado con
la Rep6blica de Colombia los constructores franceses del ca-
nal se comprometian a no hacer traspaso de sus derechos a
Gobiemo alguno extranjero (Art. 21 del Contrato Salgar-
Wyse), una vez convencida la Compafita Nueva de que no
podia obtener del pueblo frances los fondos para terminar la
dispendiosa obra y habi6ndose negado su gobiemo, en obe-
diencia a sugesti6n del de los Estados Unidos, a darle apo-
yo moral ni material, no qued6 a sus dirigentes otro recur-
so que apelar al gobiemo americano y ofrecerle en venta
la obra. "1j
Para star en aptitud de negociarla con toda comodi-
dad, la Compafiia necesitaba nueva pr6rroga del privilegio,
la que en efecto le fue acordada por el Decreto Legislativo
No 721 de 23 de Abril de 1900, mediante un desembolso de
$ 1,000.000 que utiliz6 el Presidente Manuel A. Sanclemente



(1) Como soluci6n al conflict del canal de Panama en Francia, se discutieron
tres proyectos: el de Bunau Varilla que aspiraba a la reorganizaci6n de la anjigua
Compafiia con capitals franceses; el de Gautheron que proponfa un acuerdo franco-
americano para former una sociedad de capitalistas de ambos paises, administrada
por direcci6n a la par; y el de Hutin, Presidente de la Compafia Nueva, quien. con-
vencido de que 6sta no podria reunir el capital para dar cima a la empresa, deseaba
vender simple y puramente todos lo derechs al Gobiemo americano.





298 30LETIN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIC

para proveerse de las armas con que habia de aniquilar la
revoluci6n liberal que se debatia en Colombia por recuperar
el poder perdido en 1885.
No se le escape tampoco al gobiemo colombiano que en
los Estados Unidos estaba la suerte future del canal.
El interest ultimamente manifiesto en el Congreso ameri-
cano por esta obra, revelando estaba que era llegada la hora
de que ese gran pueblo interviniese en forma definitive en
su construcci6n.
-Emory R. Johnson, citado por Murat Halsted en su
"Historia de la Expansi6n Americana", decia:
"La barrera istmica que la Naturaleza interpuso en el
camino natural del comercio americano, existe aun, y hasta
que no se rompa, las industries de los Estados Unidos esta-
ran seriamente amenazadas por la competencia europeaj
"Los mrs decididos partidarios del canal por Nicaragua
en el moment present son los pueblos del sur de la Uni6n.
Las industries del sur son principalmente extractivas; su cul-
tivo principal es el algod6n y su producci6n es mas abun-
dante de lo que exigen las fabricas europeas y americanas.
"Ansian aumentar sus mercados con las naciones orien-
tales, donde hay una gran demand del algod6n en bruto y
de las telas de algod6n. Las minas de carb6n y de hierro, las
fibricas en que se trabaja este metal y las manufactures de
algod6n son industries que se desarrollan rapidamente en
el sur; el pueblo de esta region fabric lo que no se consume
en su propio territorio, por lo que el comercio exterior es esen-
cial al fomento de las industries extractivas y manufactu-
reras"
iEn vista de la necesidad ya inaplazable de dar fin al
Canal de Panama comenzado y no escapando a su obser-
vaci6n la tendencia general de la opinion americana hacia
la via de Nicaragua cuyo privilegio poseia el gobiemo de los
Estados Unidos, crey6 el de Colombia del caso intervenir
para atraer la atenci6n official al Istmo de Panama y lograr
que este canal se concluyese.
SCon objeto de conseguir esto el Vice-Presidente, Dr.
Jose Manuel Marroquin, escogi6 al Dr. Carlos Martinez Sil-
va, miembro de su Gabinete como Ministro de Relaciones





LA CAUSA INMEDIAtA b1 LA EMANCtPACl6N DE PANAMA 29)

Exteriores, y lo acredit6 ante Washington con los poderes
necesarios para cumplir su misi6n. El 2 de Marzo de 1901
fue recibido por el president Mac Kinley en la Casa Blanca
y desde ese moment comenz6 a actuar de acuerdo con las
instrucciones de la Cancillerfa colombiana en que se lefa.J
F'La mas grave, delicada y trascendental cuesti6n que
hoy debe resolver el gobiemo colombiano en sus relaciones
con otros gobiemos, es la cuesti6n del canal de Panama que
actualmente se discute en el Congreso de los Estados Unidos)
"Usia conoce perfectamente las opinions del Jefe de
la Republica y del Consejo de Ministros sobre aquel asunto,
y por lo mismo es innecesario que me detenga a consignar-
las en este Memorandum.
"Usia esta penetrado de la necesidad de procurar, por
todos los medios que esten al alcance y dentro de las facultades
del gobierno, que se adopted definitivamente el Istmo de Panama
para la apertura del canal interocednico.
"Conseguir esto, en las mejores condiciones para la Re-
p6blica, es el objeto principal de la honrosa misi6n que el
Poder Ejecutivo ha confiado a Usia. Es muy probable que
el gobierno americano haga a Usia exigencias extraordinarias,
de las cuales Usia naturalmente ira dando oportuno aviso
al gobiemo, usando el cable, a fin de que Usia pueda obrar
en los casos mas delicados con especiales autorizaciones pre-
vias del gobiemo, por lo grave que seria, dado el double carac-
ter de que ha investido a Usia, una promesa, aun cuando fue-
ra ad referendum.
"Para el mejor desempefio de esta misi6n tengo el gusto
de enviar a Usia dos notas originals del Ministro de Hacien-
da que anuncian la remisi6n de various documents relatives
al canal, junto con los documents que en las mismas notas
se mencionan......
"Si se tiene en cuenta el interns que los hombres de to-
dos los partidos han mostrado, a lo largo de toda la historic
national, en asegurar la apertura del canal interoceanico a
traves del Istmo; si se tiene en cuenta, ademas, el desarrollo
inmenso que adquiriran con la apertura del canal las vastas,
ricas y desiertas regions a 61 inmediatas, no menos que el
Departamento del Cauca; la opinion tan acentuada entire los
habitantes del Istmo en favor de la negociaci6n, y el provecho





300 BOLETfN DE LA ACADEMIA PANAMEAA DE LA HisTORIA

pecuniario que ya en forma de pago en globo de una suma
anticipada, ya en forma de una renta annual, pueda obtener-
se del concesionario, nadie vacilara en admitir que el gobier-
no esta en la imperiosa obligaci6n de hacer toda clase de es-
fuerzos y aun de sacrificios de otro orden para lograr que el
canal se abra por el Istmo de Panama en las mejores condi-
ciones posibles para la Rep6blica". (Enero 12 de 1901).
F'La misi6n del Dr. Martinez Silva, dice Luis Alfredo
Otero, consistia, pues, en contrarrestar la corriente, sincere
o fingida, que en favor de la ruta de Nicaragua y en contra
de la de Panama encontr6 a su llegada a los Estados Unidos,
corriente de opinion que, just es confesarlo, tenia algin
fundamento en la aversion con que se miraba a la Compafiia
Francesa considerada como sin6nimo de robo y escandalo.
Emprendi6, pues, una active campafia de prensa para demos-
trar las ventajas del canal de Panama, y con el mismo fin se
puso en comunicaci6n direct con altas personalidades como
el Almirante Walker y los Senadores Morgan y Pasco. El
resultado de sus hAbiles gestiones fue un cambio casi total
en la opinion americana'.
Para conocer mas exactamente la labor del Ministro, Dr.
Martinez Silva, en el afio que tuvo a su cargo las funciones
diplomAticas en Washington, --1 dej6 el Despacho el 5 de
Marzo de 1902- ninguna fuente como su propia correspon-
dencia de la que iremos extractando lo que al canal de
PanamA se refiere.
"Por supuesto, desde que puse el pie en los Estados
Unidos, dice en su primera carta del 24 de Febrero, no se ha-
bla sino del canal, ni yo pienso en otra cosa que en esta cues-
ti6n, much mas complicada de lo que allA creiamos.
Desde luego lo que aqui se llama la opini6n pbblica,
compuesta de la gran mayoria que forma su juicio por lo que
dicen los diaries, es decididamente favorable al canal de Ni-
caragua. Para esto hay varias razones: en primer lugar que-
da la impresi6n que produjo el desastre de la primera Com-
pafiia y cuando se habla de PanamA se cree que alli no hay
nada, ni trabajos hechos, ni studios, ni maquinas y que to-
do es fraude y "humbug". I) Luego estan en el asunto mu-


(1) Siptific: farsa, carlatanufa, peansi. kaudk. ata.





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 301

chos intereses, pues si el gobiemo se resuelve a hacer y explo-
tar el canal de Nicaragua con fondos de la naci6n, todos los
empleados, ingenieros, inspectors, agents, contratistas, pro-
veedores, etc. seran americanos y esto abre un inmenso campo
a la especulaci6n. No sucedera lo mismo si se tomara la ru-
ta de Panama, dado que alli existen ya trabajos adelantados
y organizaci6n, maquinas, ferrocarriles, etc.
Asi lo que debia favorecer esta ruta la perjudica, y no
han faltado peri6dicos que digan con todo cinismo que es
preferible la de Nicaragua, precisamente porque cuesta mis.
Tambien obra contra nosotros la circunstancia de ser
francesa la Compafifa concesionaria, y aquf hay, en general,
sentimiento de repulsion contra todo lo frances, especialmen-
te despues de la guerra con Espafia.
Otro factor poderoso es el de las grandes Compafiias
ferrocarrileras que atraviesan el Continente. Ellas no quie-
ren, naturalmente, ningun canal, pero favorecen en aparien-
cia el de Nicaragua, porque creen que esta obra no puede
hacerse. Finalmente, la gran cuesti6n es la political intema-
cional. En la prensa y el Senado prevalece la opinion de que
el canal ha de abrirse con capital americano, en terreno ame-
ricano, con direcci6n americana, de tal suerte que puedan
cerrarlo cuando quieran y a quien quieran. En este punto
de vista creen que les conviene mis la via de Nicaragua, pues
cuentan de antemano con que las Republicas de Centro-Am6-
rica accederan a todo lo que se les exija y al efecto toman
por base el articulo 14 del Tratado celebrado con Nicaragua
en 1867, y su protocolo adicional.
Sin embargo, para este plan de construir un canal exclu-
sivamente americano, tropiezan con Inglaterra pues el Tra-
tado Hay-Pauncefote, al modificar el de Clayton-Bulwer, in-
trodujo, corio usted sabe, todas las clausulas de la Conven-
ci6n de Constantinopla relatives al canal de Suez, que hizo
de 61 una via libre y neutral. Por esta raz6n el Senado de los
Estados Unidos, al considerar recientemente el Tratado Hay-
Pauncefote, le introdujo la siguiente sustancialisima modi-
ficaci6n:
"Es entendido, sin embargo, que ninguna de las preceden-
tes estipulaciones y modificaciones, en los pardgrafos 1, 2,. 3,
4 y 5 de este articulo (el 2) se aplicardn a las medida.s e los,






302 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIC

Estados Unidos crean necesarias tomar para asegurar con sus
propias fuerzas la defense de los Estados Unidos y el manteni-
miento del orden publico. (2)


(2) Mientras se debatia en el Senado el proyecto de ley que result ser la Spodner,
las negociaciones diplomAticas con Gran Bretafta se continuaban hasta que cristali-
zaron en el Tratado firmado el 5 de Febrero de 1900 entre Lord Julian Pauncefote.
Embajador de su Magestad Britanica, y Mr. John Hay, Secretario de Estado de los
Estados Unidos. El Senado americano introdujo a dicho pacto una salvedad sustan-
cialisima por la cual los Estados Unidos se reservaban el derecho de defensea con sus
propias fuerzas" y el mantenimiento del orden p6blico, lo cual era abrogarse una
posici6n privilegiada en relaci6n con el canal. lo que iba contra la idea de absolute
neutralidad de esta via.
A pesar de la larga replica que con fecha 22 de Febrero de 1901 present la Can-
.illeria britanica a cargo de Lord Lansdowne, este Gobierno accedi6, nueve meses
mis tarde, a celebrar nuevo Convenio que Ileva como el primero, el nombre de sus
negociadores, por el cual, al derogar el Clayton-Bulwer, dej6 a los Estados Unidos
mano libre para negociar con Colombia o Nicaragua el Tratado del canal y eje-
cutar por su cuenta la obra. Dicho pacto es el siguiente:
CONVENTION ENTIRE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA Y SU MAGES-
TAD BRITANICA, CELEBRADA EL 18 DE NOVIEMBRE DE 1901, POR LA
CUAL SE ABROGA EL TRATADO CLAYTON-BULWER DE 1850.
Los Estados Unidos de Am6rica y Su Magestad Eduardo VII, Rey del Reino
Unido de Gran Bretafia e Irlanda, etc, etc., deseando facilitar la construcci6n de un ca-
nal para buques, que (na los oc6anos Atlntico y Pacifico por la via que se consider
mas convenience, y a ese fin remover cualquier obstaculo que pudiera sugerir del Con-
venio de 19 de Abril de 1850, comunmente Ilamado Clayton-Bulwer, para la construc-
ci6n de dicho canal bajo los auspicios del Gobierno de los Estados Unidos, sin menos-
cabo del "principio general" de neutralizaci6n establecido en el articulo 80 de aquel
Convenio, han nombrado como Plenipotenciarios al efecto:
El President de los Estados Unidos a John Hay. Secretario de Estado, y Su Ma-
gestad Eduardo VII al muy honorable Lord Julian Pauncefote, G. C. B. G. M. G.,
Embajador extraordinario y Plenipotenciario de su Magestad en los Estados Unidos;
quienes. habi&ndose comunicado m6tuamente sus plenos poderes y hallandolos en pro-
pia y debida forma, han convenido en los siguientes articulos:
Art. 1: Las Altas Partes contratantes convienen en que el present Tratado
abrogue el mencionado Convenio de 19 de Abril de 1850.
Art 20: Se conviene en que el canal pueda ser construido bajo los auspicios del
Gobierno de los Estados Unidos, ya directamente o a sus propias expenses. o por do-
naci6n o empr6stito de dinero a individuos o corporaciones, o por suscripciones ocom-
pra de bonos o acciones, y en que. con arreglo a las prescripciones del present Trata-
do, dicho Gobiemo tendrh y disfrutarf todos los derechos incidentales a dicha cons-
trucci6n, asi como el derecho exclusive de proveer a la reglamentaci6n y administra-
ci6n del canal.
Art. 3: Los Estados Unidos adoptan como base para la neutralizaci6n de dicho
canal las siguientes reglas, que en sustancia son las mismas incorporadas en el Conve-
nio de Constantinopla, firmado el 28 de Octubre de 1888, para la libre navegaci6n.del
Canal de Suez, es decir:






LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 303

Aqui estA todo lo imaginable.
Esta modificaci6n ha sido sometida al Gobierno ingles
y veo en los diaries de hoy que mafiana o pasado dara su res-
puesta. Si ella es favorable a la modificaci6n propuesta,


1-El Canal serf libre y abierto a la navegaci6n por buques mercantes y de gue-
rra de todas las naciones que observen estas reglas, en condiciones de enter igualdad.
de modo que no habrf distinci6n en perjuicio de ninguna naci6n ni de sus ciudadanos
o subditos en lo que respect a condiciones o tarifas de trafico ni de otra clase. Esas
condiciones y tarifas serAn justas y equitativas.
I I-Jamfs sera bloqueado el canal, ni dentro de l1 se ejerceri ning6n acto de gue-
rra ni se cometerf ningIn acto de hostilidad. Los Estados Unidos, sin embargo esta-
rAn en libertad de mantener a lo largo del canal la policia military que sea necesaria
para protegerlo contra des6rdenes fuera de la ley.
II l-Ning6n buque de guerra perteneciente a naci6n beligerante se aprovisiona-
rf ni pertrechara en el canal, except en caso y cantidad estrictamente necesarios. y
el trfnsito de dichos buques de guerra por el canal se efectuara con la menor dilaci6n
possible, de acuerdo con los reglamentos vigentes y con s6lo aquellas intermisiones que
pudieran resultar de las necesidades del servicio. Las press quedarAn sujetas en to-
do a las mismas reglas que los buques de guerra beligerantes.
IV-Ningun beligerante podra embarcar ni desembarcar tropas, municiones ni
materials de guerra en el canal, except en caso de obstAculo accidental en el trafico,
y en tal caso el trAnsito se reasumira con la mayor prontitud possible.
V-Las disposiciones de este articulo se aplicaran a aguas adyacentes al canal,
por un radio de tres millas maritimas de cada extreme. Buques de beligerantes no po-
dran permanecer en dichas aguas mis de veinticuatro horas seguidas en cada vez,
except en caso de situaci6n precaria, en cuyo caso deberAn partir con la prontitud
possible; pero un buque beligerante no podrf partir hasta pasadas veinticuatro horas
de partida del buque contrario.
VI-EI establecimiento, edificios, talleres y todas las obras necesarias para cons-
trucci6n, mantenimiento y operaci6n del canal seran considerados como parties del
mismo para los prop6sitos de este Tratado y en tiempo de guerra, como en tempo de
paz, gozarAn complete inmunidad de ataque o dafio por parte de ocupantes y de actos
que pudieran dafiar su utilidad como parte del canal.
Art. 4* Queda acordado que ning6n cambio de soberania territorial o relaci6n
international en el pais o paises por donde haya de atravesar el canal afectara el prin-
cipio general de neutralizaci6n o de obligaci6n de las altas parties contratantes bajo
el present Tratado.
Art. 5o El present Tratado sera ratificado por el Presidente de los Estados
Unidos, por y con el consejo y consentimiento del Senado de los mismos. y por su Ma--
gestad Britinica, y las ratificaciones serin canjeadas en Washington o en Londres, a
la mayor brevedad possible, dentro de tres meses, a contar desde esta fecha.
En fe de lo cual los Plenipotenciarios respectivos han firmado este Tratado y se-
Ilado con sus sellos.
Dado por duplicado en Washington, el 18 de Noviembre de 1901.-(fdo) John
Hay.-(fdo.) Pauncefote".





304 BOILTIN DE LA ACADEMIA .PANAME&A DE LA HISTORIC

si Inglaterra retracta toda su political anterior, si se entrega
sumisa a los Estados Unidos, nosotros quedamos fuera de
combat, y muerta la empresa de Panama, a menos que acep-
temos la citada clausula en el Tratado que hubieramos de
celebrar. Yo espero, sin embargo, que Inglaterra no acceda-
ra a lo que se le exige, y en este caso nos quedara campo
abierto para tratar en terreno decoroso, pues desaparecerf
el grande argument en favor de Nicaragua.
No s6 si a Bogota ha llegado y si usted conoce el Infor-
me de la Comisi6n Tecnica presidida por el Almirante Walker
y presentado al Presidente de los Estados Unidos. No ten-
go tiempo de traducir siquiera las conclusions; pero de ellas
result que el canal de Nicaragua costara $ 58,000.000 mas
que el de Panama y que esta ultima via sera mas corta, ten-
dra menos exclusas y curvas y requirira para atravesarla
solo 12 horas, mientras la otra exigira 30.
Estas son las condiciones tecnicas; sin embargo, la Co-
misi6n que debi6 detenerse alli para cumplir su encargo, se
adelant6 a decir que existiendo una concesi6n a la Compa-
fia Francesa de Panama que prohibe ser traspasada a un
gobiemo extranjero, debia optarse por la via de Nicaragua.
Parece que esta contrariedad entire lo sustancial del informed
y la conclusion final, fue resultado de una fuerte presi6n
ejercida por los partidarios de Nicaragua, para que no apa-
reciera el hecho escueto de la superioridad de la una via so-
bre la otra, que habria ejercido tremenda influencia en la
opinion puiblica.
Sin embargo, el hecho es el hecho, y si se logra ahora
resolver los problems de orden intemacional, quedaremos
en muy buen pie.
Habria el peligro de que el Senado votara ahora, antes
de cerrar sus actuales sesiones, la ley sobre Nicaragua, en lo
cual estaba muy interesado el Senador Morgan; pero ayer
se aprob6 el Informe de la Comisi6n de Relaciones Exterio-
res en el sentido de aguardar la resoluci6n del gobiemo in-
gles sobre el Tratado. Ya no habra tiempo, pues el Congre-
so se cierra el 4 de Marzo pr6ximo, y hay various asuntos de
suma importancia. Vendra despues quiza una convocato-
ria del Presidente a lo que se llama una sesi6n extra; pero
en este caso todos los asuntos pendientes vuelven a primer
debate, pues es Congreso nuevo.





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 305

Asi nos quedara tiempo para preparar el terreno"...
"Despues de mi primera carta de la semana pasada.
describe el 28, hemos ganado una primera batalla en el asunto
del canal. El Senador Morgan hizo un esfuerzo grande para
que el Senado considerara o pusiera en lista, entire los pro-
yectos que debian de considerarse de preferencia, el que or-
dena la construcci6n del canal de Nicaragua.
Por un moment obtuvo la ventaja; pero luego otros
proyectos tomaron la delantera, y hoy es ya fuera de toda
duda que en los cuatro dias que faltan para cerrarse las se-
siones del Congreso no habra absolutamente tiempo para
resolver tan complicada material. Esto implica para noso-
tros una gran ventaja, porque en las actuales circunstancias
y dado el estado de la opinion, si el Senado hubiera conside-
rado el asunto, habria votado el bill Morgan y despues se ha-
bria dificultado much volver atras. Los partidarios de Ni-
caragua estan muy impacientes, pues comprenden que el
tiempo es factor que nos favorece much, y tan cierto es esto,
que los pocos dias que tengo de permanencia aqui han bas-
tado para que empiece a producirse una reacci6n. Nadie
hablaba de Panama; y creyendose quesera i-
derse con Colombia v con la jomp aFrancesa, se optaba
PE i r ragn. Sin precisar ni comprometer nada, yo he
hecho comprender a muchas personas de influencia que Co-
lombia tiene una palabra que decir en el asunto, y que esa
palabra sera decisive en el sentido de facilitar un arreglo con
el gobiemo de los Estados Unidos. Esto ha ayudado much
a aplazar la consideraci6n en el Senado, tanto mas cuanto
el Informe de la Comisi6n presidida por el Almirante Walker,
exclusivamente americano, es en el fondo favorable a Panama,
en el punto de vista t6cnico.
Otro auxiliar valiosisimo que vamos a tener es Inglate-
rra. Su gobiemo no ha contestado todavia a las enmiendas
propuestas por el Senado al Tratado Hay-Pauncefote. Se
espera de dia en dia esa respuesta, que en todo caso debe en-
viarse antes del cuatro de Mayo, dia fijado para la ratificaci6n
del Tratado. Aquf se contaba con que el Gabinete ingles
accederia de piano a las enmiendas.
Ello me parecia a mi dificil porque aquel gobiemo mira
.muy lejos, comprende muy bien sus intereses y estA muy





306 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORIC

comprometido con el mundo, como defense traditional del
principio de la libre navegaci6n para convenir en que los
Estados Unidos puedan tener un canal como el de Panama
sobre el cual ejerzan dominio absolute, quedando a su
arbitrio el cerrarlo cuando a bien lo quieran y a quien se
les antoje.
La ilusi6n empieza a disiparse, y hoy puedo decir a us-
ted que se de una manera casi positive que el Gabinete in-
gles contestara negativamente aunque dejando el campo
abierto a una discusi6n, que esta respuesta vendra a iltima
hora, cuando ya el Senado no tenga tiempo de levantar una
polvareda. Nosotros nos agarraremos de la falda de la ca-
saca de John Bull y veremos por donde salimos; pero saldre-
mos al otro lado, con lucimiento y con provecho.
Este provecho habria sido enorme si no se hubiese con-
cedido la pr6rroga a la Compafiia del Canal; pero todavia
puede ser bastante para sacamos del atolladero del papel
moneda.
A prop6sito de este punto, le recomiendo que estudie
con sumo cuidado, en vista de la Constituci6n y de la ley de
autorizaciones, si el Contrato celebrado con la Compafia
Francesa para la ultima pr6rroga necesita de la aprobaci6n
del Congreso. Si esto fuera asi tendriamos una ventaja in-
calculable sin tener nada que temer de parte del Gobiemo fran-
c6s devolviendo el miserable mill6n recibido. Mantenga es-
to en suma reserve, pues es la base de una brillante combina-
ci6n de que llegado el caso le hablare. El Decreto Legisla-
tivo que autoriz6 la pr6rroga no se apoya en ninguna ley de
autorizaciones, y seg6n el texto mismo del articulo 121 de
la Constituci6n, no es ese de los asuntos que pueden ser ma-
teria de decretos legislativos. Estudien con atenci6n este
punto, y si la opinion del gobiemo es que debe el Contrato
someterse al Congreso, avisemelo por cable. La cosa vale
millones. Seria por otra parte inicuo en supremo grado que
la Republica hubiera de sacrificarse reconociendo la validez
de aquel infame Contrato, obra no de las necesidades de la
guerra, sino de una secret pilleria, apoyada como esta en
una mentira cinica, cual es la de que el senior Esguerra habia
recomendado la concesi6n de la pr6rroga. Tengo a la vista
las comunicaciones originales que prueban lo contrario.





LA CAUSA INMEDMATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 307

Le remito hoy por el correo un libro que contiene los
1ltimos documents relatives a esta cuesti6n del canal. Es
precise que en vista de ello empiece a dilucidarse alla el
asunto por la prensa, con suma discreci6n y habilidad, para
que el public se entered al menos de lo que pasa. Cuidado,
eso si, con los sentimentalismos, porque un concept ligero
publicado en Bogota por un peri6dico semioficial seria al
punto trasmitido aqui por cable y nos haria irreparable
dafio". ...
"Cuando yo llegue aqui, decia el 7 de Marzo, estaba al
votarse en el Senado el bill sobre Nicaragua, aprobado ya en
la Camara de Representantes. Lo indicado era estorbar ese
voto, y a ese efecto se encaminaron mis esfuerzos, haciendo
entender que Colombia estaba pronta a satisfacer las legiti-
mas aspiraciones del Gobierno y del pueblo de los Estados
Unidos, que la Compafita Francesa se veria obligada a ven-
der su concesi6n, y que habiendo sido declarado por la Comi-
si6n americana que la via de Panama era la mas corta y mas
econ6mica, lo natural era conocer nuestra propuesta antes de
decidirse por Nicaragua. Esta tactica produjo su efecto; y
como los dias eran contados, las sesiones del Congreso termi-
naron sin haber resuelto nada.
Ahora lo que hay que hacer, puesto que se ha retrotrai-
do las cosas al estado de volver a comenzar, es abrir una ac-
tivisima campafia de prensa para cambiar la opinion pabli-
ca, tan decidida en favor de Nicaragua, y obrar directamen-
te sobre los hombres que dominant en las Camaras, y que ma-
nejan los centros directives de la political. Yo estoy tomando
para esto mis medidas, aconsejado por gentes que lo entien-
den; pero advierto a usted desde ahora que para eso se ne-
cesita dinero. Si el gobierno no esta dispuesto a gastarlo,
poco o nada podra conseguirse".....
En Mayo 3 decia: "Mi empefio ahora es que el Informe
definitive de la "Isthmian Canal Comission" se present de
tal modo al pr6ximo Congreso, que resulten las ventajas de
todo genero que tiene la via de Panama sobre la de Nicara-
gua. Ya esto era claro desde el Informe preliminary; pero co-
mo las conclusions fueran adversas por las dificultades que,
segun la Comisi6n se presentaban para entenderse con Co-
lombia y con la Compafi'a Francesa, es precise que ese ar-
gumento desaparezca tambien.





308 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMEIA DE LA HISTORIC

La declaraci6n de M. Hutin 3) es de capital importan-
cia pues la Comisi6n Istmica y con ella la prensa y el public
en general, creian que seria de todo punto impossible Ilegar a
ninguna inteligencia racional con la Compafiia del Canal de
PanamA. Viendose lo contrario, es casi impossible suponer
que la Comisi6n recomiende ahora la via de Nicaragua; y
el solo hecho de que el Informe sea imparcial, como tengo
motives para career que lo serA, produciria un cambio subs-
tancial en la opinion y en el Congreso.
Ahora se present otro peligro contra el cual debemos
estar prevenidos. 1Se por los despachos recientes de Europa
que la prensa francesa ha torado con calor la cuesti6n del
Canal, presentAndola por el aspect odioso del patriotism
y del orgullo national. Ni una palabra dijeron alla sobre es-
to los peri6dicos cuando a fines del afio pasado y a principios
del present el Congreso estuvo a punto de votar la ley a
favor de Nicaragua, sacrificando los intereses de Colombia;
y ahora al verse que nosotros mejoramos de posici6n, levantan
la bandera del chauvinisme. Esto puede producer aqui una
reacci6n muy fuerte en contra de toda inteligencia con la
Compafila Francesa, pues si algun sentimiento hay dominant
en los Estados Unidos es de repulsion a todo lo frances"..
Informado el Almirante Walker por la Legaci6n Colom-
biana de la disposici6n en que estaba la Compafia Francesa
de negociar el privilegio y las obras, present el primer Me-
morandum que seria la base de las futuras negociaciones) Di-
cho document contiene dieciocho puntos sinteticos, a saber:
"1 Si los Estados Unidos compran las concesiones, de-
rechos y propiedades de la Compafia Nueva del Canal de
PanamA, Colombia otorgara los mismos derechos, privile-
gios y concesiones de que hoy gozan las Compafilas del Ca-
nal y del Ferrocarril.


(3) En s'ntesis, dicha declaraci6n es la manifestaci6n de que el Sr Maurice Hutin'
President y Director General de la Compaefia Nueva del Canal, hizo en carta de 10
de Mayo al Ministro de Colombia de que "La Compafifa consentiria en traspasar su
privilegio al Gobierno de los Estados Unidos, si al efecto se le diera autorizaci6n por el
Gobierno colombiano, siendo bien entendido que todas las condiciones del traspaso
se fijarian por la Compaifa fuera o independientemente de los arreglos particulares
que pudieran hacerse entire los Gobiernos de Colombia y los Estados Unidos".





LA CAUSA INMEDiATA BE LA MANCIPACI6N DE PANAMA 309

20 Los Estados Unidos tendran lines telegrAficas y
telef6nicas y emprenderan otras obras publicas auxiliares ne-
cesarias o convenientes para la construcci6n, conservaci6n y
explotaci6n del Canal y del Ferrocarril.
3 El dominio de una zona de terreno de uno a otro
mar, de una anchura de......millas a cada lado de la linea
central, inclusive los puertos e inmediaciones a cada extreme.
40 Naturaleza de ese dominion.
5 Protecci6n a las vidas y a las propiedades antes
mencionadas contra toda violencia, robo y molestia de cual-
quier genero y naturaleza.
60 Necesidades de reglamento y un cuerpo de poli-
cia para conservar el orden.
7 Tribunales para el juzgamiento y castigo de los
criminals.
80 Reglamentos de higiene y de cuarentena e inspec-
ci6n para evitar la introducci6n de epidemias, etc.
90 Admisi6n de mecanicos, obreros y otros empleados
y de sus families.
10. Naturaleza y extension de la concesiones de te-
rreno.
11. Expropiaci6n de las otras tierras que fueren nece-
sarias para los objetos del canal, etc., canteras, selvas si-
tios para arrojar tierras, pantanos, etc.
12. Exenci6n de impuestos y demas derechos para todo
el canal y las propiedades del Ferrocarril y para los emplea-
dos, inclusive tiles y alimentos de todas classes y para los
buques que usen el canal o el ferrocarril en transito o en
puntos terminales.
13. Medidas defensivas contra ataques.
14. Political en caso de guerra.
15. Duraci6n de los derechos y de las concesiones.
16. Compensaci6n por los derechos y privilegios conce-
didos.
17. Arreglo de controversial.
18. Dominio de las islas de la bahia de Panama (Naos,
Perico, etc.)."





J10 bOLETfN DE LA ACADEMIA PANAMEIA DE LA HISTORIA

Habiendose formado el Dr. Martinez Silva una im-
presi6n complete de la situaci6n, sintentiz6 en un largo
Memorandum fechado el 25 de junio, sus arduas y com-
plejas labores diplomAticas para ganar la batalla contra
los partidos del canal por Nicaragua y sus juicios acerca
de la situaci6n general de los factors interesados en la cons-
trucci6n del canal.
Importa para el objeto de este trabajo, acentuar su
opinion acerca de los intimos intereses en el Canal de los
panamefios.
"Al estudiarse esta cuesti6n, el Gobierno de Bogota.
dice, debe tener muy en cuenta los intereses especiales
de los habitantes de Panama. Para ellos el canal es asunto
de vida o muerte, porque subsistiendo casi exclusivamente
del comercio de transito, si el canal se abriera por otra via,
la crisis seria inmediata y casi segura la ruina total del co-
mercio y aun de los propietarios urbanos, abandonandose
consecuencialmente todas las propiedades r6sticas en la
zona inmediata a la ciudad. Hasta el ferrocarril perde-
ria gran parte de su actual importancia, sino toda, puesto
que el transito de mercancias se haria de preferencia, por
razones de economic, por la via acuatica. La emigraci6n
de las casas de comercio y de todos los que hoy viven
de las industries relacionadas con el acarreo, seria inevi-
table; y como consecuencia de tamafio desastre vendria la
anulaci6n complete de las rentas nacionales y departamenta-
les en el Istmo, cuya administraci6n y gobiemo serian un
gravamen permanent y muy pesado para el Tesoro de
la Republica. Personas extrafias al Departamento de Pa-
nama y que en 61 no tienen vinculos de propiedades, de ne-
negocios o de familiar, pueden opinar lo contrario; pero es-
toy seguro de que no habra un solo habitante de Panama
que no consider como desgracia supreme, peor mil veces
que un terremoto, la perdida de toda esperanza de que el
canal se abra por aquella via. Possible es que en el interior
de Colombia se mire esto con relative indiferencia; pero seria
el iltimo grado de la crueldad y de la imprevisi6n sacrificar
los intereses de todo un Departamento a ideas preconstituidas


(4) Este interesante Memorandum se reproduce integro en la Tercera Parte
de esta obra, entire los documents que forman el Ap6ndice.





LA ,AUSA INMEDIlA'IA DE LA EMANCIPACION DE PANAMA 311

o a meras fantasias. Intereses tan sagrados y valiosos, que
representan el porvenir de un pueblo entero, no pueden ser
material de juego politico. i Que podria hacer entonces Colombia
en beneficio del Istmo, ni con quC derecho podria oponerse a
que esta seccion del pais proveyera a sus mds premiosas nece-
sidades, Ilegando acaso hasta buscar la anexi6n a los Estados
Unidos?
Por estas breves consideraciones, creo que el gobierno
de Bogota deberia, antes de adoptar una linea de conduct
definitive, explorer sobre esta cuesti6n el parecer de todas
las personas de representaci6n en Panama, no dando sino
muy relative importancia a los informes de las autoridades
departamentales, sobre todo si los empleados p6blicos no son
naturales o vecinos de Panam".....
Hecha la anterior exposici6n que remiti6 en consult
al gobierno colombiano y a amigos de Bogota como del Ist-
mo, que pudieran darle oportunas luces para la batalla que
se avecinaba, entr6 a contestar el 4 de julio el Memoran-
dum del Almirante Walker, base del future Tratado, modi-
ficando los articulos 2, 3, 4, 9 y 12. Esto provoc6. una con-
ferencia verbal con el Almirante Walker y el Senador
Samuel Pasco, de la Comisi6n de Relaciones Exteriores del
Senado, en que discutieron algunos puntos capitals de am-
bos documents. En su carta de 27 de junio para la Canci-
Ileria colombiana relata esta entrevista asi: "Co. no yo lo
preveia, la Comisi6n del Canal Istmico insisted, en primer
lugar, en que la concesi6n de la zona necesaria para el ca-
nal y sus anexidades se haga a perpetuidad De tal modo
consider necesaria esta claus'-.la, que sin ella cualquier pro-
yecto de Tratado seria baldio puesto que el Senado lo re-
chazaria sin discusi6n.
CLa raz6n de esta insistencia se comprende facilmente: si
el gobiero de los Estados Unidos acomete por su cuenta y
con dineros de la naci6n la obra del Canal de Panama, no es
con el carfcter de empresa industrial, ni con la mira de re-
cuperar en cierto numero de afios el capital invertido y ase-
gurar a este intereses halagadores, sino por razones politi-
cas, estrat6gicas y comerciales de orden muy distinto. Por
consiguiente, mal podria el gobierno de los Estados Unidos
justificar ante el pueblo contribuyente el enorme gasto que
ocasionaria la apertura del canal -y mas si este se hace a





i12 BOLETfN DE LA ACADEMIA PANAMEIA DE LA HISTORIC

nivel, como parece que es el pensamiento- para entregarlo a
Colombia al cabo de cierto numero de afios, dejando en pie
para el porvenir todos los problems. de orden politico y mili-
tar que se trata de resolver ahora con la apertura del canal,
como obra public y national.
Tampoco se puede pensar en celebrar un convenio o
contrato de compafifa a perpetuidad entire Colombia y los
Estados Unidos, en que la primera tuviera cierta cuota-parte
de las utilidades de la empresa del canal, porque esa socie-
dad seria peligrosa y ocasionaria continues fricciones o con-
flictos, en que a Colombia le tocaria siempre el papel que de-
sempefia el enano aquel de la fAbula, que se ali6 con un gi-
gante para ir en busca de aventuras.
Aquella sociedad implicaria por parte de Colombia el
derecho de intervenir en el examen de las cuentas, de poner
veto a los gastos de administraci6n que se juzgaran excesi-
vas, de tomar parte en el nombramiento de empleados, de re-
gular las tarifas, etc.; y ya se comprende que a nada de esto
se allanaria el gobiemo de los Estados Unidos. En todo caso
aquella intervenci6n nuestra seria meramente ilusoria y de
pura formula, fuente perenne de humillaciones y de desagra-
dos que con tiempo deben reverse y evitarse.
A este efecto lo mejor seria estipular el pago por parte
del gobiemo de los Estados Unidos de una suma fija annual por
el uso de la concesi6n o por el permiso del transito; y ello ten-
dria la ventaja adicional de que asi se salvaria tambien el
principio de la soberania territorial. puesto que el reconoci-
miento de ella iria envuelto en el pago de la suma estipulada.
El segundo punto en que insisted la Comisi6n es el del en-
sanche de la faja. Consider la concedida a la Compafiia
del Canal demasiado estrecha para todas las obras y estable-
cimientos accesorios que la obra require, principalmente pa-
ra el acomodo de los millares de trabajadores y de sus fami-
lias que por necesidad habrian de acudir a aquella comarca
durante la epoca de los trabajos de excavaci6n.
El ensanchar esta faja, cree la Comisi6n que ayudaria
a evitar conflicts entire la poblaci6n extranjera, allegadiza
y en gran parte aventurera y la indigena o natural del Istmo;
y por consiguiente a ahorrar trabajo y responsabilidades a
las autoridades colombianas.





LA CAUSA INMEDATA E LA EMANCIPACION DE PANAMA 313

Por supuesto que de la zona asi ensanchada quedaria
excluida la ciudad de Panama; y en caso necesario la de Co-
16n, aunque de muy escasa importancia relative hoy.
El tercer punto a que la Comisi6n da capital impor-
tancia es el del modo de mantener el orden y la seguri-
dad en la Zona del Canal durante los trabajos activos o
excavaciones.
Se comprende muy bien que la afluencia de gentes de
toda clase y condici6n, de distintas lenguas y nacionalidades,
con el obligado cortejo de aventureros, traficantes, jugadores
y mujeres de mala vida, require un cuerpo de poliia muy
numeroso, muy disciplinado y bien pagado, que Colombia
no puede sostener. A mas de esto se necesitarian reglamentos
especiales de policia y de higiene putblica, que permitiran el
castigo breve, sumario y ejemplar de los infractores; porque
con los procedimientos ordinarios que nuestras leyes estable-
cen y con las demoradas tramitaciones de los juicios, aquella
poblaci6n flotante se convertiria en un peligro gravisimo pa-
ra el orden social y para el exito mismo de la empresa; todo
lo cual acarrearia a Colombia enormes responsabilidades an-
te el mundo entero y le originaria continues y enojosas recla-
maciones de los gobiemos extranjeros y de nacionales cuyos
intereses fueran perjudicados por desmanes, atropellos o vio-
lencias que la Republica no podria las mas de las veces pre-
venir ni castigar.
A este efecto juzga la Comisi6n que en la referida Zona,
que por sus condiciones especiales debe considerarse como
international, habrian de regir reglamentos tambien especia-
les de policia acordados por los gobiemos; y que para hacer-
los efectivos se deberian establecer tribunales mixtos y cuer-
pos de policia en la misma forma pagados por el gobiemo de
los Estados Unidos. De esta suerte nuestras responsabili-
dades quedarian limitadas, y en todo caso tendriamos un
respaldo contra las exigencias de otras potencias que pre-
tendieran abusar de nuestra debilidad.
Algo se resentiria con este arreglo -cuyos detalles se fi-
jarian a su tiempo- el principio de la soberania; pero ello es
consecuencia inevitable de las circunstancias en que Colom-
bia esta colocada.





314 BOLETfN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HiSTOfIA

El punto de la indemnizaci6n que el gobierno de los Es-
tados Unidos hubiera de pagar a Colombia por estas conce-
siones no se ha tocado en las conferencias de la Comisi6n,
porque seria inutil entrar a discutirlo sin haber Ilegado a un
acuerdo sobre los capitulos principles.
En vista de estos datos y los que anteriormente he co-
municado a V. S., el gobierno de que es V. S. digno 6rgano,
resolvera lo que estime mas convenient a los intereses pa-
trios, pero si me atrevo a suplicarle que la determinaci6n que
haya de adoptarse me sea comunicada a lo menos sobre los
puntos generals, pues la Comisi6n esta para concluir sus
trabajos y necesita rendir su informed al Presidente de los Es-
tados Unidos antes de la reunion del pr6ximo Congreso. "...
En esta situaci6n las cosas, la Comisi6n Istmica, de-
biendo presentar su Informe acerca de la ruta que mas con-
viniera adoptar el gobierno, americano, luego de sefialar las
conveniencias de la de Panama, concluy6, como se ha visto,
por recomendar la de Nicaragua dando la raz6n aparente de
no haber podido Ilegar a un entendimiento con la Compafiia
Francesa del Canal. M. Hutin habia presentado a la Comi-
si6n como base de discusi6n el precio en que se habian valo-
rado por inventario las obras, maquinarias, tiles, edificios,
etc., del canal.
El precio considerado como exorbitante por la Comisi6n
es de $ 109.141,500 que los partidarios del canal de Nicara-
gua tomaban como medio impresionista y el Almirante Wal-
ker cay6 en la combinaci6n en un principio.
A desbaratar esta impresi6n desfavorable que heria de
muerte el canal de Panama, se dedic6 el Dr. Martinez Silva,
haciendo ver al Almirante Walker que la concesi6n francesa
y las obras se obtendrian por un precio razonable, apartando
asi el mayor tropiezo o pretexto para legar al entendimiento
por todos deseado sobre el canal de Panama. Para precipi-
tar este que era el deseo del Presidente Roosevelt, a media-
dos de Diciembre se firm entire los Estados Unidos, Nica-
ragua y Costa Rica un Protocolo adicional al Tratado de
1867 por el cual las dos ultimas naciones concedian a la pri-
mera una zona de seis millas con plazo de dominio de 200
afios.





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 31$

Mientras tanto una Asamblea de accionistas franceses
reunida en Paris, considerando la imposibilidad de la Compa-
fita Nueva para terminar las obras, y lo inutil de sus esfuer-
zos por conseguir capital en Europa, y. por otra parte, la ne-
cesidad premiosa de vender la concesi6n a los Estados Uni-
dos, lo que ellos consideraron no se habia hecho por imperi-
cia de M. Hutin en las negociaciones, procedi6 a destituirlo
del cargo de Presidente de la Compafifa.
IPLos terminos del problema, dice el Ministro colombia-
no, estan hoy perfectamente simplificados, y se reduce a lo
siguiente: el gobierno de los Estados Unidos puede y quiere,
porque lo necesita, un canal interoceanico gobernado por
ellos; teniendo dos vias para escoger, esta en capacidad de
imponer hasta cierto punto sus condiciones. Por consiguien-
te, si el gobierno de Colombia estima que es de grande impor-
tancia para el present y el provenir de la Rep6blica el que
el canal se abra por la ruta de Panama, debe estar pronto a
hacer racionales concesiones, en la seguridad de que una vez
abierto el canal de Nicaragua habra que perder toda esperan-
za de otra via maritima por Panama."_j
Ocupado el gobierno de Bogota en el desarrollo de la
guerra civil que agotaba la naci6n, abandon a su Ministro
en la dificil tarea de luchar en Estados Unidos contra tan-
tos y tan poderosos intereses, sin autorizar, ni asesorar, ni
dirigir su labor. De ello se quejaba el Dr. Martinez Silva el
6 de Diciembre.
"A todas estas, decia, yo estoy aqui aun sin las instruc-
ciones que pedi al gobierno de Bogota con much anticipa-
ci6n, rogando que se me enviaran para la epoca de la apertu-
ra del Congreso. Por consiguiente, mi terreno es falso y no
puedo ofrecer ni promoter nada en firme".
El 13 del mismo mes decia: "A pesar de mis reiteradas
instancias por medio de despachos y de cablegramas, seis me-
ses van ya transcurridos, y ni una sola palabra he recibido
aun de ese Ministerio que indique que se ha dado atenci6n
alguna al asunto que constitute aqui casi exclusivamente mi
mission.
Este silencio o esta indiferencia es verdaderamente
inexplicable, porque acaso no hay asunto de mayor im-





316 BOLETfN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORtA

portancia hoy para Colombia que el de saber si se abre o
no el canal por la ruta de Panama. Tiempo ha habido de
sobra para estudiar este negocio por todas sus fases y era
sabido tambien que no lo habia indefinido para llegar a una
conclusion.
La unica instrucci6n precisa que yo tengo es la que me
comunic6 por cable desde hace various meses el predecessor
de V. S., Dr. Antonio Jos6 Uribe, reducida a decirme que no
contrajera ninguin compromise sin aguardar las instruccio-
nes que me serian oportunamente enviadas. El senior Uri-
be sali6 del Ministerio much despu6s y las instrucciones
anunciadas no llegaron.
A veces me inclino a pensar que el gobiemo de que V.
S. es 6rgano, no tiene en mi la debida confianza para adelan-
tar una negociaci6n cualquiera; y si este fuere el caso, me a-
trevo a rogar a V. S. que me envie mis letras de retire, pues
no deseo ni debo ser causa de dificultades o tropiezos en una
material que tan directamente afecta los intereses de la Re-
p'blica y su porvenir politico y econ6mico.
Si se tratara de negocio menos delicado, yo no vacilaria,
en vista de la urgencia de la circunstancia, en firmar un con-
venio ad referendum; pero en el present caso dudo much de
que el gobiemo de los Estados Unidos viniera en ello por la
sencilla raz6n de que un Convenio asi, sin base s6lida, podria
tomarse como un simple recurso de distracci6n para entor-
pecer la acci6n del Congreso, actualmente reunido. Por otra
parte, no querria yo exponerme a las graves consecuencias
de que el arreglo concluido por mi aqui fuese luego improba-
do por el gobiemo de Bogoti.
En esta desagradable posici6n, he resuelto abstenerme
de contraer ningun compromise, por falta de instrucciones;
y si ello fuere causa de que se malogre o pierda cualquiera
oportunidad para asegurar la apertura del canal por la via
de Panama, decline desde ahora toda responsabilidad". ....
En Bogota se habia revelado por entonces un sentimien-
to poco favorable al Dr. Martinez Silva. Sin improbar su
actuaci6n diplomatica, pero sin apreciar su gigantezca labor
pr6xima a ser coronada con el exito, puesto que al mes si-
guiente, con la aceptaci6n por la Compaflia francesa de los






LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 317

$ 40.000,000 por sus derechos y propiedades en el Istmo, "'
la Comisi6n Istmica se decidia definitivamente por esta ru-
ta, se le juzgaba a trav6s del turbio prisma de la political in-
terna y se le repudiaba sin consideraci6n.
Di6 lugar a este cambio de opinion, que trajo como con-
secuencia su destituci6n que se decret6 el 22 de Enero de 1902,
el interns que demostr6 cerca de los jefes liberals de Colom-
bia para restablecer la paz del pais, que ardia en medio de



(5) Esta suma fue calculada por la Comisi6n Istmica en la siguiente forma:

Excavaciones del Canal ..................................... 21.020.386
Desvio del rfo Chagres ............... ..................... 178,166
Desvio del Rfo Gat6n...................................... 1.396,456
Desvio del Ferrocarril (4 villass) ............................. 300,000
20% de imprevistos........................................ 4.579,025

Suman ............................................ 27.474,033

Compra de 68,863 acciones del Ferrocarril..................... 6.886,300
Compra de mapas, disefios y documents ........................ 2.000,000
10% para lo no presupuestado.............................. 3.639.667

Total ................................................ 40.000,000

Quedaban por comprar 1,100 acciones del ferrocarril cuyos tenedores, particulares,
no las querian vender.

Con la determinaci6n de la Compafifa Francesa de vender su concesi6n,
cumpli6ronse las acertadas predicciones del jurista panamefio, Dr. Justo Arose-
mena, quien desde 1846, en su studio "Examen sobre franca comunicaci6n
entire los dos Oceanos por el Istmo de Panamd", previ6 este fracaso de la naci6n
gala, caso de emprender ella la obra. Estas fueron sus opinions, expuestas casi
medio siglo antes de ocurrir los acontecimientos que narramos:
"La Francia sabia, ingeniosa, rica y atrevida, la Francia que ha pretendido y
ejecutado cosas tan grandes, no es, sin embargo, propia para acometer la empre-
sa que nos ocupa, Su brillante imaginaci6n, y aun su inconstancia genial, que tan
apta la hacen para las bellas artes, no son cualidades adecuadas para una obra
lejana, y que mis require un cAlculo sencillo y much paciencia, que gigantes
planes de inmensos presupuestos ......
"Los pueblos, como los individuos, no pueden prescindir de su indole carac-
teristica, y la Francia, que como Mahoma, es poeta, legisladora, guerrera, no se
distingue por su genio industrial, ni perseverante en hacer conquistas de pico y
pala. En cambio, los Estados Unidos, pueblo anglo-saj6n, que es decir empren-
dedor y constant, es la naci6n a quien conviene una comunicaci6n por el Istmo..."





318 BOLETiN DE LA ACADEMIA PANAME&A DE LA HISTORIC

la mas pavorosa guerra fratricida, para conseguir lo cual tuvo
Fun cruce de correspondencia con el General Rafael Uribe
Uribe, uno de los jefes revolucionarios, lo que, conocido
y err6neamente interpretado por el Vice-Presidente Marro-
quin, fue motivo de su desconfianza.' De proceder tan
apasionado como inesperado se queja el Dr. Martinez Silva
en carta para el Vice-Presidente fechada el 11 de Marzo,
donde dice: "....Por honor del gobiemo de Ud. hubiera
preferido que Ud. me hubiera removido por no estar satis-
fecho.de la manera como yo he desempefiado la Legaci6n.
Aquello habria sido sin duda doloroso para Ud., mas hubiera
dejado a salvo la dignidad del gobiermo.
Pero retirarme de la Legaci6n en los precisos moments
en que yo estaba siguiendo aqui una negociaci6n por todo
extreme complicada, y hacerlo sin formular una queja de
mi conduct official, y solo por la necesidad de dar una colo-
caci6n honrosa y lucrative al Sr. Jose Vicente Concha a quien
no podia Ud., segun dice, colocar en el Ministerio, como pre-
mio de pasados servicios y como medio de facilitarle el res-
tablecimiento de su quebrantada salud, es procedimiento
que no honra al gobierno, ni favorece tampoco al mismo Sr.
Concha.
Y la prueba de que esto es asi, es la interpretaci6n na-
tural y 16gica que el gobierno de los Estados Unidos ha da-
do al cambio efectuado en el personal de la Legaci6n.
Se ha entendido que mi retire implica una condenaci6n
por el gobiemo de Bogota por la political que yo habia segui-
do en el asunto del canal, y que, por consiguiente, el nuevo
Ministro viene con miras e impresiones muy diferentes, si
no adversas a las mias.
Yo he tenido que dejar correr esta interpretaci6n, aun-
que ella me sea personalmente desfavorable, porque mal podia
entrar en las explicaciones que usted ha tenido la bondad de
darme. Razones de esa naturaleza no las podria entender
el gobierno de los Estados Unidos y si Ilegara a atenderlas,
seria para formarse una idea aun mas triste del modo como
se maneja la political internal y externa de Colombia" ....
Resumiendo su labor como diplomatico dice en la misma
correspondencia: "Los iltimos seis meses han sido para mi
de verdadera tortura: obligado y acosado dia por dia en di-





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 319

ferentes moments critics para expresar categ6ricamente
los prop6sitos del gobierno de Colombia, tenia que apelar
a todo genero de dilatorias sin tener que comprometer el
exito de las negociaciones. Mantener este equilibrio, esta
maroma, este procastinamiento indefinido, no era ya posi-
ble cuando la Camara de Representantes vot6 por unanimi-
dad el bill en favor de Nicaragua; cuando la Compaffia Fran-
cesa amenazada de muerte hizo su propuesta de venta por
$ 40.000.000; cuando en vista de esta propuesto la Comisi6n
del Canal Istmico recomend6 definitivamente la via de Pa-
namA, y cuando la Comisi6n del Senado se preparaba a ren-
dir su Informe, que debia considerarse casi como decisive.
En estas circunstancias, comprendiendo yo que no habia mo-
mento que perder, resolve preparar un proyecto complete
de Tratado, afrontando todas las cuestiones y asesorandome
para ello con un comisionado especial que pedi al Gobierno
de PanamA, Dr. Facundo Mutis Duran, y con Dn. Enrique
Cortes, que se encontraba aqui en Washington y cuyo con-
curso como liberal caracterizado consideraba yo de much
importancia para el exito future del Tratado. Todo estaba
ya listo para ser sometido al Secretario de Estado haciendome
la consideraci6n de que si el Tratado en todo o en parte no
convenfa a Colombia segun el criterio del gobierno o del Con-
greso, habria tiempo de enmendarlo o de negarlo, mientras
que la demora en hablar o proponer algo podria traer un da-
fio irreparable.
Por dicha para mi en el mismo dia en que iba yo a lle-
var el proyecto al Secretario de Estado, recibi el telegrama
de Ud. en que me ordenaba aguardar instrucciones antes de
contraer compromise y opinar sobre las proposiciones que hi-
ciera la Compaffia Francesa del Canal al gobierno de los Es-
tados Unidos......
Puede suceder una cosa sobre la cual llame oportunamen-
te la atenci6n del gobiemo: si los hombres de influencia po-
litica en este pais llegan a convencerse que no es possible, y atin
probable, de que la ruta de Panamd es la que conviene a los Es-
tados Unidos, y si Colombia no se allanare en oportunidad a
un arreglo relativamente ventajoso, estd en la 16gica de los acon-
tecimientos que nosotros perderemos definitivamente el Istmo.
Y no digo esto al aire: tengo datos serious que justifi-
can mi aserto; lo mas grave en esta material es que el gobier-





320 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIC

no de los Estados Unidos encontrarA sin much trabajo un
punto de apoyo en el Istmo, tanto por la actual situaci6n de
guerra alli, como porque los ciudadanos de posici6n y de recur-
sos pecuniarios no se resignardn nunca de buen grado a que el
canal se abra por otra parte que por el Istmo. Ellos compren-
den muy bien que la adopci6n de la ruta de Nicaragua seria la
ruina moral y material.de Panamd; y este sacrificio, que no en-
contraria compensaci6n alguna, puede ser muy superior al con-
cepto de un patriotism plat6nico".
Asi termin6 con estas quejas y saludables y oportunas
advertencias que su Gobierno desoy6, la misi6n diplomAti-
ca del Dr. Martinez Silva. El 8 de Marzo de 1902 present
credenciales el Dr. Jose Vicente Concha, y a poco el primero
regres6 a su patria donde muri6 un afio despues -10 de
Febrero de 1903- sin ver el cumplimiento de sus sabias
profecias.
rEl Dr. Carlos Martinez Silva fue un genial estadista y
un diplomAtico clarividente, por desgracia mal comprendi-
do y erradamente juzgado por los apasionados politicos de
su patria.














CAPITULO VII


EL DOCTOR JOSE VICENTE CONCHA, SUCESOR DEL DOCTOR
MARTINEZ SILVA COMO MINISTRY EN WASHINGTON, REDACTA EL
PROYECTO DE TRATADO HERRAN-HAY.


La labor del Dr. Martinez Silva en el afio en que repre-
sent6 los intereses colombianos en los Estados Unidos, fue,
como se ha visto, de hacer encaminar el interns national y
official americano a la via de Panama para la construcci6n
del Canal interoceanico. Desarrollando un esfuerzo titani-
co logr6 su objetivo, pues la Comisi6n Istmica, despues de
inclinarse por la ruta nicaraguense, acab6 por recomendar
definitivamente la de PanamA cuando el Dr. Martinez Sil-
va hubo removido los obstaculos que ella sefial6 para llegar
a esta preferenciaJ
Al presentarse el Dr. Concha a Washington, habia es-
tablecida ya una franca inteligencia entire la Legaci6n, el
Gobiemo y la Comisi6n Istmica, representante occasional es-
ta de los intereses americanos en el future canal, y con una
base tal comenz6 su gesti6n diplomAtica. En su primera co-
municaci6n para la Cancilleria colombiana, -Marzo 20 de
1902- reconoce el Dr. Concha la labor de su antecesor,
pues dice:
"El senior Dr. Martinez Silva ha trabajado en esta ma-
teria con el celo, patriotism e inteligencia que le caracteri-
zan, y es deber de justicia reconocer que su labor tiene un
gran merito y ha aminorado considerablemente la de quien
le sucede en el delicado cargo de la Legaci6n".
Las instrucciones dadas al Dr. Concha por la Cancille-
ria, a cargo del Dr. Miguel Abadia Mkndez, son las siguientes:





322 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORIC

"La mAs grave, delicada y trascendental cuesti6n que
hoy debe resolver el gobiemo colombiano en sus relaciones
con otros gobiemos, es la cuesti6n del canal de Panama.
Usfa conoce perfectamente las opinions del Jefe de la
Republica y del Consejo de Ministros sobre aquel asunto,
y por lo mismo es innecesario que me detenga a considerar-
las aqui.
Usia esta penetrado de la necesidad de procurar por to-
dos los medios que est6n a su alcance y dentro de las facul-
tades del gobierno, que se adopted definitivamente el Istmo
de Panama para la apertura del canal interoceanico. Con-
seguir 6sto en las mejores condiciones para la Republica,
sin menoscabo de la integridad territorial y de la soberania
national, es el objeto principal de la honrosa misi6n que el
Poder Ejecutivo ha confiado a Usia.
Es muy probable que el gobiemo americano haga a Usia
exigencias extraordinarias, de las cuales Usia, naturalmente,
. ira dando oportuno aviso al gobiemo, usando del cable, a fin
de que Usia pueda obrar en los casos mas delicados con es-
peciales autorizaciones previas del gobiemo por lo grave que
seria una promesa, aun cuando fuese ad referendum. "
Llegado el caso, y recabando las concesiones posibles,
otorgara Usia en nombre del gobiemo el permiso para que
la Compafiia Nueva del Canal de Panama traspase la con-
cesi6n a otra Compafia, sujetandose el traspaso a las pres-
cripciones constitucionales y legales que usted conoce per-
fectamente.
En el event de que las exigencias para el traspaso sal-
gan de la 6rbita legal. Usia puede suscribir, si lo cree conve-
niente, Contratos ad referendum sujetos a la posterior aproba-
ci6n del Congreso.
Queda Usia autorizado para hacer gestiones con los re-
presentantes en Washington de Francia, Inglaterra y demas
naciones, en el sentido de obtener el control interacional
del canal de Panama y su neutralidad garantida por todos
los paises".


(1) Este introito, con ligerisimos cambios. es el mismo de las instrucciones que
el Dr. Uribe envi6 al Dr. Martinez Silva en 1901.






LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 323

La primera proposici6n formal, o proyecto de Tratado
elaborado por el Dr. Concha fue presentado al Departamento
de Estado el 31 de Marzo de 1902.
En una exposici6n de motives para el Ministerio de Re-
laciones Exteriores colombiano, fechada en Washington el
1 de Abril, el Dr. Concha decia:
"Dados estos antecedentes, hay que averiguar en tesis
general si Colombia tiene o no interest en que los Estados
Unidos realicen la obra del canal, o mejor, si los perjuicios
de diferentes indoles que emanarian para aquella de su ne-
gativa a tal concesi6n se refiere a la pr6rroga de cuya lega-
lilad duda, pero que por moral international, dice, debe man-
tenerse- --, serian mayores o menores que las ventajas que le
resultaria de abstenerse de negociar.
Lo primero que viene a la mente a este respect, y en
especial pori a situaci6n political del Istmo, es el peligro in-
minente de que se produzca un movimiento de secesi6n en aque-
lla region de la Republica, ya espontdneamente, ya por suges-
tiones indirectas de intereses extranjeros, lo cual seria para la
Rep6blica fuente de males incalculables.
T'La opinion que prevalece en el Departamento de Panamd
seg6n parece de publicaciones y correspondencias que constan-
temente recibe la Legaci6n, es muy marcada y decidida en pro
de la concesi6n del canal a los Estados Unidos a cualquier cos-
ta; cada dia se marca mds en todos los partidos politicos del
Istmo un sentimiento de desvio, por no decir de repulsion, por
el Gobierno central; la influencia americana, su lengua y cons-
tumbres se extienden constantemente en aquella region; y
si se opusiera resistencia abierta a la opinion predominant
en el Departamento nombrado, se aceleraria un conflict
que, por el contrario, se evitaria desde que una potencia co-
mo los Estados Unidos garantice la integridad de nuestro
territorio, satisfaciendo asi, ademas, los deseos, en gran par-
te razonables, de aquellos colombianos.
Cerradas las puertas del territorio national en son de
hostilidad a los Estados Unidos, ellos en retaliaci6n denun-
ciaran, como ya la prensa lo ha propuesto, el Tratado de
1846, y una vez rotos los compromises de ese pacto, mira-
rian impasibles los sucesos que se desarrollasen en Panama





324 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAME&A DE LA HISTORIC

para ocupar luego el territorio en la primera interrupci6n
del servicio del Ferrocarril, o para acoger cualquier tendencia
en el camino separatist, por donde se llegaria a una lesi6n de
la soberania colombiana o de muchas mayores consecuen-
cias que cualquier limitaci6n a que se sujete la Republica en
el uso de una determinada zona de su territorio".
En tanto que en el Departamento de Estado americano
se estudiaba el Memorandum del Ministro Concha,Fen el
Congress se discutia el bill Hepburn que, segun se ha visto,
por influencia del Almirante Walker, Presidente de la Comi-
si6n Istmica, por mediaci6n del Senador Spooner y aconse-
jado posiblemente por el Presidente Roosevelt, qued6 con-
vertido en la Ley Spooner en que se da preferencia a la via
de Panamfa
'El Dr. Concha fue entonces requerido para modificar las
clausulas bAsicas del proyecto de Tratado, elaboradas por
61, en el sentido de que estableciesen tribunales americanos
en la Zona del Canal, y se especificase la perpetuidad del
arrendamiento, a lo cual no quiso acceder el Ministro colom-
biano.
'En este estado las cosas, la Ley Spooner fue sancio-
nada y por ella el Presidente de los Estados Unidos vino
a estar ampliamente autorizado para comprar las obras
del Canal a la Compafiia Nueva y negociar un Tratado
con Co!ombia en las condiciones impuestas por dicho
acto legislative que diferian much de las propuestas por
Colombia)
Despues de conferencias verbales en que hubo cruce de
opinions, el 7 de junio precise el Departamento de Estado
sus puntos de vista que formalize en un Memorandum para
la Legaci6n, en el cual, en sintesis, reclamaba: concesi6n de
la Zona a perpetuidad y extension de la misma hasta quince
millas donde hubiese canales accesorios; las ciudades de Pa-
nama y Col6n inclusive; tres jurisdicciones judiciales; co-
lombiana, americana y mixta; autoridad y libertad en el or-
den military, etc., etc........
Comunicadas estas exigencias al gobierno colombiano,
contra el parecer del Dr. Concha, las hall "aceptables en prin-





LA &AUSA INMEDiATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 325

cipio" si se le daba una indemnizaci6n de $10,000,000 de
contado y una renta annual de $ 600,000 anuales despues de
catorce afios. (1)
Luchaba el Dr. Concha para hacer viables las contra-
propuestas americanas y aceptables los intereses de la naci6n
mediante nuevas proposiciones compensativas de las exi-
gencias del Departamento de Estado,|cuando acaeci6 en Pa-
nama la intempestiva intervenci6n del Almirante Casey,
episodio que narra el Vice-Presidente, Dr. Marroquin, asi:
"Triunfante en Aguadulce el ejercito revolucionario, se lan-
zaba sobre todo el territorio del Istmo. invadia la linea del
Ferrocarril y amenazaba de la manera mas seria a Col6n y
Panama J
'Las fuerzas con que contaba el gobiemo para hacer fren-
te a las revolucionarias estaban reducidisimas, particular-
mente por causa de las enfermedades. Las negociaciones mis-
mas que se adelantaban, el funesto espectaculo que se estaba
dando a la faz del mundo, la necesidad supreme de terminar
cuanto antes la guerra que ya desaparecia en el interior de la
Republica, obligaron a mi gobiemo a tomar una resoluci6n
extrema, la cual fue la de apelar al americano, por medio de
su Ministro en Bogota y de la Legaci6n en Washington,
para que las fuerzas americanas restahlecieran la libertad
del trafico del Ferrocarril de Panama. No era nuevo este
procedimiento y aunque sobremanera penoso, no habia pro-
ducido hasta entonces los resultados que podia temer el na-
triotismo colombianoj
FCon esta resoluci6n se aunaba el rapido envio del pru-
dente y valeroso General Nicolas Perdomo que como Minis-
tro de Gobierno, con facultades presidenciales, march al
Istmo con numeroso ejercito para combatir la revoluci6n y
cubrir la linea del Ferrocarril, garantizar el trafico y demos-


(I) Los cablegramas oficiales decian: "BogotA. Agosto 9 de 1902. Ministro
Colombia.-Washington -Para ser presentables ante Congreso rcformas Memolan-
dum, exigimos diez millones contado y seiscientos mil anuales despubs catorce afios.
Marroquin".
"Bogoti, Agosto 25 de 1902.-Ministro Colombia.-Washington.-Diga gobier-
no americano que gobierno Colombia acepta en principio dltimas reforms presentadas.
Atfngase instrucciones salieron principio agosto. Necesitase ratificaci6n Congreso;
para reunir ,ste solo falta pacificaci6n Panami.-Marroquin.-Extcriorcs."-Libro
Azul de Colombia.





316 BOLETtN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIC

trar a las naciones que tenian los ojos fijos en Panama, que
Colombia era capaz de volver al reinado de la normalided y
del orden.
"Si en otras ocasiones habia sido justificada aquella medi-
da, en esta lo estaba much mas, porque la preponderancia
o el tiempo de la revoluci6n en Panama, ademas de poner
al Gobiemo en el mas grave peligro y alejar la hora de la an-
helada paz, engendraba amenazas para la integridad nacio-
nal y amenguaba las ventajas que la Rep6blica pudiera tener
en la negociaci6n sobre el Canal de Panamaj
Ademas de los concepts a este respect emitidos, tanto
por el Dr.Martinez Silva como por el Dr. Concha, sobre las
complicaciones que presentaba la guerra en Panama para
el buen exito de las negociaciones, concepts ya transcritos,
inserto ahora otro del Dr. Concha referente al mismo asunto,
que me exponia en carta particular del 21 de Mayo:
"Es mi deber hacerle present a Ud. que aqui han tra-
bajado los revolucionarios con grande empefio en inclinar a
los Estados Unidos hacia su causa, y que, si el gobierno co-
lombiano no procede hoy con much tacto, se perderan en
una hora los sacrificios de dos afios".
Ademas, he sabido que jefes autorizados de la Revolu-
ci6n prometian tratar con el gobiemo americano la apertu-
ra del canal de Panama, caso de triunfo, estableciendo de es-
ta manera ruinosa competencia para la naci6n misma.
VEl Supremo Director de la Guerra, Gral. G. Vargas San-
tos y su Jefe de Estado Mayor, Dr. Foci6n Soto, declaraban
por la prensa en Washington: "Si el resultado final de la
present guerra favorece las armas liberals, nosotros tomare-
mos sin duda posesi6n de estas propiedades -las de la Compa-
hia del Canal- en 1904 y las vendemos a los Estados Unidos".
El Ilamamiento de fuerzas americanas al Istmo en cum-
plimiento del Tratado de 1846 se habia verificado ya durante
la revoluci6n en circunstancias identicas a las que me ocu-
pan; produjo los resultados que se deseaban sin menoscabo
de la soberania y mereci6 la complete aprobaci6n del ante-
cesor del Dr. Concha en la Legaci6n de Washington. Ci-
to este concept, con preferencia a otros muchos, por juz-
garlo el mas pertinente.





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 3i

"A mi llegada a Washington, decia el Dr. Martinez Sil-
va en nota de 6 de dicembre de 1901, encontr6 ya muy des-
pejada la situaci6n del Istmo con la derrota de los rebeldes
v ia ulterior rendici6n de Col6n. Todavia no conocemos bien
los pormenores de lo ocurrido alli; pero de lo publicado por
los diaries de los Estados Unidos y por los informes obteni-
dos en el Departamento de Estado, se viene en conocimiento
que el gobierno de los Estados Unidos prest6 un auxilio muy
eficaz y oportuno para restablecer el orden de la zona del Fe-
rrocarril y contribuir a la capitulaci6n de Col6n.
No estara por demas hacer saber a V. S. que en los mo-
mentos de mayor angustia y cuando la ciudad de Panama
parecia en riesgo inminente de ser atacada y quiza tomada
por los rebeldes, el Sr. Aristides Arjona, quien obraba alli
como autoridad superior, en ausencia del Goberador, se di-
rigi6 a esta Legaci6n instando con urgencia para que se ob-
tuviera del gobiemo de los Estados Unidos el desembarque
de las tropas suyas en el Istmo para hacer efectiva la neutra-
lidad de la via y mantener el libre trifico por el Ferrocarril.
El senior Tomas Herran, Encargado de Negocios durante mi
ausencia, hizo las gestiones del caso y obtuvo lo que con tan-
ta urgencia se pedia por la Goberaci6n de Panama. Pare-
ce ser, sin embargo, que alli se han despertado despues suscep-
tibilidades y recelos; pero el hecho es que tan pronto como el
orden qued6 restablecido, los marines americanos se han re-
tirado a sus respectivos buques de guerra, sin hacer exigen-
cia alguna indebida ni comprometer en nada la soberania
de Colombia".
Dados tales antecedentes, y como surgieran identicos
peligros en 1902, se dirigi6 al Dr. Concha el siguiente des-
pacho por cable:
F'Bogota, 20 de Septiembre de 1902.
Ministro Colombia.-Washington.
El Ministro de Gobiemo Perdomo sigue rapidamente a
Panama como General en Jefe, Hemos enviado 5,000 hom-
bres. Enviaremos aun 10,000 si necesitanse. Interior pais
totalmente tranquilo, moment exigir gobiemo Estados Uni-
dos de America ejecuci6n Convenio afio 46 asegurar train-
sito PanamA, Col6n.
Marroquin-Paul-Femrfndez".





228 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMEkA DE LA HISTORIA

El siguiente despacho cablegrifico precisaba el alcance
del anterior:

Bogota, 22 Septiembre de 1902.
Ministro Colombia-Washington.
Ignoramos la forma de intervenci6n del gobierno de los
Estados Unidos de America. Exigimos solamente ejecuci6n
del articulo 35 del Tratado de 1846, como se ha hecho ya en
circunstancias analogas.
Marroquin-Paal".

Dos dias despues me dirigi6 el Gobernador de Panama
el siguiente cable: "Americanos desembarcaron tropa ciu-
dad Panama. Concha diceme protest, apele fuerza llegado
caso impedirlo".
Al dia siguiente dirigi en contestaci6n el siguiente des-
pacho al Gobernador, firmado por mi y los Ministros de Re-
laciones Exteriores y de Guerra: "Pidi6se hoy Ministro Hart
reembarco tropas americanas. El cablegrafi6 pidiendolo a
su gobiemo. Reiteramos orden evitar colisiones."
En la misma fecha, para evitar las temidas colisibnes
y el peligro incalculable que ellas encerraban, y para unifi-
car la direcci6n del gobiemo y radicar la direcci6n de este
asunto en Bogota, se puso al Dr. Concha el cable que a con-
tinuaci6n se insert:

BogotA, 25 de Septiembre.
Ministro Colombia-Washington.
Abstengase usted tratar negocio intervenci6n americana
en Panama. El Ministro de Relaciones Exteriores lo trata
aqui. ....
El Dr. Concha, considerandose desautorizado y descon-
tento de su posici6n en los Estados Unidos donde la prensa lo
venia combatiendo porque lo consideraba personalmente un
estorbo para la satisfactoria finalizaci6n de las negociaciones
sobre el Tratado del Canal, contest en los siguientes termi-
nos a la Secretaria de Relaciones Exteriores:





LA CAUSA tNMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 329

"Washington, Octubre 3 de 1902.-Exteriores.-Bogota.
Gobemador Panama comunica nuevo Almirante ameri-
cano notificale no permitira trasportar tropas, elements
guerra gobierno en ferrocarril; pideme reclame; contestele
Usia hame prohibido intervenir asunto. Por cuarta vez rei-
tero renuncia Legaci6n; ordenese encargarse Secretario.
(fdo) Concha".
IEn la misma fecha se dirigi6 por oficio a Bogota pintan-
do el nuevo aspect de las negociaciones surgido de la inter-
venci6n americana,.y concluye: "Los iltimos acontecimien-
tos cumplidos en Panama con la intervenci6n americana de
los Estados Unidos, modifican por su base la negociaci6n ini-
ciada. El jefe de las fuerzas americanas ha asumido de hecho
la autoridad superior de la region del Istmo que no estA en
poder de los rebeldes; las tropas colombianas son desarma-
das por las de los Estados Unidos; sus individuos viajan cus-
todiados por estas; al mismo Gobemador se le da escolta co-
mo a Jedive; el Comandante americano notifica en igual
forma a los empleados del gobiemo y a los rebeldes que per-
mitirA y qu6 no permitira hacer en la region que ocupa; y,
por iltimo, al Ministro de la Republica en Washington,
cuando anuncia que ha pedido los informes necesarios para
formular la protest que el Derecho Internacional y la mas
elemental dignidad ordena, se le impone perentoriamente si-
lencio por el Jefe del Poder Ejecutivo en Colombia y por el
Ministro de Relaciones Exteriores. Entre una potencia que
asi impone su fuerza y un gobierno que no sabe o no quiere
defender la soberania national, no caben Tratados; el Dere-
cho diplomatico cede el puesto al de la conquista; cesa la dis-
cusi6n entire dos pauses iguales segun la concepci6n juridica,
y queda s6lo uno que dicta la ley y otro que ha de recibirla
y obedecerla
Creada esa nueva situaci6n, por esta u otra causa, el
suscrito ha creido concluida su labor en defense de los dere-
chos de la Republica, y asi lo expresa en nota especial que se
dirige en esta misma fecha a S. S."...
Contra la insistencia del gobiemo de Bogota de que el
Dr. Concha continuase la discusi6n del Tratado, envifndo-
le instrucciones express, 61 no s61o demostr6 repugnancia
de hacerlo, sino que el 28 de Octubre envi6 un oficio al Secre-





330 BOLETfN DE LA ACADEMIA PANAME A DE LA HMSTOiA

tario Hay anunciandole la llegada de las instrucciones y al
mismo tiempo su prop6sito de no cumplirlas como protest
de la intervenci6n. A esta manifestaci6n hizo present el
Secretario de Estado que si Colombia demoraba el legar a
un entendimiento para la construcci6n del Canal de Panama,
seg6n la Ley Spooner, el gobiero de los Estados Unidos se
decidiria al fin por la via de Nicaragua.
En tanto, de Colombia, (sin tender a su deseo de aban-
donar su misi6n), se apremiaba al Ministro a continuar las
negociaciones. El 30 de Octubre se le cablegrafiaba: "Con-
tinue usted negociaciones Canal de Panama. Esta es la me-
jor ocasi6n para fijar la interpretaci6n del Tratado de 46 so-
bre ocupaci6n temporal, como usted lo ha propuesto en el
articulo 23 del Memorandum. Indicaci6n de que usted se
abstenga no tiene ninguna relaci6n con la negociaci6n del Ca-
nal. Si usted se descorazona, todo es perdido. Marroquin.
-Paul".
Y al siguiente dia se insistia: "Ninguna discusi6n con
el Ministro de los Estados Unidos en Bogota. Haga usted
abstenci6n asunto Almirante. Continue usted negociaci6n
Canal de Panama. Marroquin.-Paul."
Desde esos moments, repugnando la labor por sus pro-
pios sentimientos, continue el Dr. Concha una lucha incruen-
ta, pero furiosa, de estadista a estadista con el Secretario
de Estado americano, Mr. John Hay, en la que ambos pro-
curaron sacar la mayor ventaja possible para su pais en el
Convenio en formaci6n, y en la cual, segun apreciaci6n de
Bunau Varilla, "el Dr. Concha no cedia algo en un articulo
sin que procurara conquistarlo con ventaja en el siguiente."
Asi se mantuvo el Dr. Concha frente a la Legaci6n, dis-
gustado con la manera de pensar y de obrar del gobierno
colombiano, 'asediado por la prensa americana que pedia su
retire con insistencia por su actitud de protest contra la
intervenci6n americana en el Istmo, en brega sin descanso
contra los magnos intereses del gobierno de Washington re-
presentados en el Departamento de Estado a cuyo frente
habia un estadista universalmente reconocido como experi-
mentado y genial, queriendo separarse cuanto antes, hasta
el 28 de Noviembre en que hizo al fin entrega de la Legaci6n
a su Secretario, Dr. Tomas Herran, que fue acreditado el 1
de Diciembre como Encargado de Negocios.





LA CAUSA iNMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 3i3

El Dr. Concha dej6 concluido el Tratado del Canal co-
mo fue mas tarde firmado por su sucesor, con excepci6n de
las sumas de la indemnizaci6n y las anualidades. Pero aun-
que ese papel de Estado qued6 definitivamente elaborado
y fuese lo mejor que era possible alcanzar por una naci6n d6-
bil del potente coloso, no satisfizo su patriotism y se sinti6
sinceramente defraudado en sus esperanzas y deseos de pa-
triota y hombre p6blico. El Tratado en su estructura era
suyo, pero no quiso vincular a 61 su nombre y volvi6 a su pais
sin firmarlo. (a


(3) El Dr. Concha fue durante el cuatrenio de 1914 a 1918 Presidente de Colom-
bia. Nombrado Ministro ante el Vaticano, y en ejercicio de su cargo, en 1929 fue lan-
zado candidate nuevamente por un grupo de adniiradores, pero el Arzobispo Primado.
encargado de escoger el candidate official de una terna en que entraba el Dr. Concha,
hacixndose eco de una apreciaci6n generalizada. lo objet6 'por sus sentimientos an-
tiamericanistas". Asi, indirectamente influye en el gobiero intemo de Colombia el
buen o mal concept que de sus hombres tenga la naci6n del Norce de donde, dicen
los colombianos, han provenido los mayores males que haya sufrido su pais en este
primer cuarto del corriente siglo XX. Fue electo Presidente, en cambio, el Dr Olaya
Herrera. Ministro por muchos afios en Washington, de filiaci6n liberal y amigo in-
discutible del gobiemo y pueblo americanos.














CAPITULO VIII


EL DOCTOR HERRAN AL FRENTE DE LA LEGACI6N COLOMBIANA EN
WASHINGTON.-LIGERA PARTICIPAC 6N EN EL TRATADO QUE LLEVA
SU NOMBRE.


Ausente el titular, el Dr. Tomas Herran, 1) Secretario
de la Legaci6n colombiana, seg'n hemos dicho, qued6 al fren-
te de ella como Encargado de Negocios.
El 3 de Diciembre de 1902 puso a la Cancilleria el siguien-
te parte: "Exteriores-Bogota.-Legaci6n a mi cargo, pero
sin carActer Ministro Plenipotenciario no puedo negociar
Tratado; hay urgencia. (fdo.) Herran." Ocho dias despues le
llegaron los poderes de BogotA asi: "Diciembre 11 de 1902.-
Herran, Legaci6n Colombia.-Washington. C9mo Encar-
gado de Negocios es Ud. Ministro diplomatic. I El gobiernmo
de Colombia le confiere pleros poderes para adelantar nego-
ciaciones canal de Panama. IHaga lo possible por obtener diez
millones de contado y seiscientos mil renta annual y todas las
ventajas posibles de acuerdo con instrucciones anteriores./
Exija declaraci6n por escrito de que el gobierno de los Esta-
dos Unidos no mejora propuesta, si este fuere el caso, y firme
Tratado con clAusula indispensable de que este queda some-
tido a lo que determine el Congreso de Colombia. El pr6xi-
mo correo IlevarA poderes. C6rdova contina .Legaci6n.-
Marroquin.-Pail."
El Dr. Herran para dar los toques que faltaban, reanu-
d6 la discusi6n del Tratado abandonada por su antecesor.
En la primera veintena de Diciembre, segun el mismo infor-


(1) Era hijo del pr6cer y Presidente de Colombia, Gral. Pedro A. Herran.






LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 333

ma, tuvo cinco conferencias con Mr. Hay y otra con los Se-
nadores Hanna y Spooner, ledderes en el Senado del Canal
por Panama. Como 6nico resultado de esas conversaciones
obtuvo las siguientes proposiciones alterativas:
Q Pago inicial de $ 7.000,000 con una anualidad de
$100,000 que ha de empezar catorce afios despues; o,
(2) El pago inicial de $ 10,000.000 y una anualidad de
$10,000 desde igual termino.
f-La resistencia de Colombia a aceptar estos ofrecimientos
impacientaron al Presidente Roosevelt quien en un Mensa-
je de ese mes al Congreso quiso incluir algunos duros con-
ceptos para ella y proponia que se exigiese contestaci6n
categ6rica dentro de un plazo que no pasase del 5 de Enero
de 1903. Pero algunos miembros del Gabinete y Senadores
amigos le indujeron a moderar su impaciencia y no herir la
susceptibilidad colombiana. El Senador por Illinois, Mr.
Shelby M. Cullon, Presidente de la Comisi6n de Relaciones
Exteriores del Senado, por su parte, no hizo un secret de su
opinion acerca de que "si Colombia seguia prestando obs-
taculos a la pronta aprobaci6n del Tratado, los Estados Uni-
dos se entendiesen directamente con la Compafiia Nueva del
Canal, prescindiendo de Colombia, y expropiase la zona nece-
saria para hacer el canal alegando en justificaci6n de ello utili-
dad pdblica universal, dejando para mas tarde el avalGo de la
compensaci6n que corresponda a Colombia." (2) El Presi-
dente Roosevelt, segun el Dr. Herran, posiblemente no re-
pugnaria este audaz proyecto y dados su marcadisimo interest
por la via panamefia y su carActer impulsive y violent, era
de temerse que llevara a realizaci6n este atropello insinuado
por el parlamentario. ( ,


(2) Informaci6n del Ministro Heirrn a la Cancilleria colombiana fechada el 19
de Diciembre de 1902 (Libro Azul de Colombia).


(3) En efecto, confiesa el Presidente Roosevelt en su "Autobiografia". publi-
cada en 1914, que este prop6sito, abrigado por 61, y sugerido por algunos de los
politicos que lo rodeaban, estuvo latente en su animo y quiso ponerlo en practice
mks tarde, cuando el Tratado fue negado por la legislature colombiana.
Estas son las propias palabras de R.osevelt:






334 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIC

La situaci6n real del Dr. Herrin como negociador no
era nada envidiable. El Departamento de Estado lo apre-
miaba a finalizar la negociaci6n, Colombia exigia una suma
que, si just y equitativa, al gobiemo americano parecia
excesiva, los Senadores partidarios de la via panamenia insi-
nuaban proditorios planes lesivos a los intereses colombianos
y los simpatizadores con la nicaragiense urgian una decision
a favor de esta. "En la lucha desigual que trato de sostener,
dice el propio Dr. Herran, tengo embarazos adicionales que
mis predecesores no tenian. Me hallo enteramente solo, sin
cooperadores, consejeros, ni auxiliares, y con un archive in-
completo. En semejantes circunstancias y con el caracter
de Secretario, encargado interinamente de la Legaci6n, bien
dificil es que obtenga yo lo que no estuvo al alcance de mis
distinguidos y bien equipados predecesores".
El 30 de Diciembre la Legaci6n colombiana recibi6 un
apremio de Mr. Hay para que se decidiera y el 3 de Enero
de 1903 le fue estipulada la siguiente proposici6n, trasmitida
en su fecha a Bogota: "Convienese en que, concluido que hu-
biere sido el canal, si las circunstancias parecieren justificar
un aumento de la anualidad antes mencionada, los dos go-
biemos, por mutua iniciativa, pueden discutir el punto por
medio de una negociaci6n diplomatica".
La respuesta del gobierno colombiano fue la siguiente:


"Cuando en Agoato de 1903 me convenci de que Colombia tenia la intenci6n de
repudiar el Tratado hecho en Enero anterior, so pretexto de que habia sido improbado
por la legislature, comenc6 a considerar cuidadosamente lo que debia hacer.
"Por instrucciones mias el Secretario Hay, personalmente, y por conduct de la
Legaci6n en Bogota, repetidas veces previne a Colombia de las consecuencias graves
que podia tener el rechazo del Tratado. La posibilidad de su ratificaci6n subsisti6.
sin embargo, hasta la finalizaci6n de las sesiones del Congreso el iltimo de Octubre.
Una era que PanamA permaneciese tranquila, en cuyo caso yo estaba list a recomendar
al Congress la ocupaci6n inmediata del Istmo en cualquier forma y proceder a excavar el
Canal, y con tal objeto tenia redactado un borrador de mi Mensaje sobre el asunto
pero por informed que tuve sabia de una revoluci6n que se preparaba en PanamA y
que debia estallar tan pronto se supiera que el Congreso se habia clausurado sin apro-
bar el Tratado. La poblaci6n entera de Panamf sentia que la inmediata construcci6n
del Canal era de vital interns e importancia para su bienestar "
El Mensaje aludido, que figure como Ap6ndice del Capitulo XIX titulado "The
Monroe Doctrineand the Panama Canal", del cual hace parte el pArrafo precedent, se
transcribe integro al final de este trabajo. Es un document del que se hacen muchas
referencias, pero poco conocido textualmente.





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 335

"Bogota, Enero 10 de 1903.
Ministro Colombia. -Washington.
He recibido su cablegrama del 3. Suponemos que
han sido admitidas iltimas condiciones de Concha Jos6 Vi-
cente. Trabaje usted por obtener mejores ventajas pecu-
niarias y por reducir el tiempo de comenzar a percibir renta.
Si esto no es possible y usted ve que se puede perder todo por
el retardo, firme el Tratado.
Marroquin.-Paul".J
Pero el Dr. Herran no se precipit6 a pesar de la autoriza-
ci6n anterior y del apremio de Mr. Hay, quien el 16 le escribia
esta nota confidencial: "Querido Dr. Herran: Pienso que debo
decir a usted que he manifestado a nuestro Ministro en Bo-
gota, por telegrama de hoy, que si el gobiero colombiano
persiste en su present actitud hara imposibles ulteriores ne-
gociaciones".
El 20 cablegrafi6 el Dr. Herran:
"Exteriores.-Bogota.
El Departamento de Estado en Washington consider
ultimatum el proyecto noviembre 18 y devolvera observacio-
nes Concha Jose Vicente. Discusi6n renta annual se con-
tinua sin obtener concesi6n adicional, lo que comuniqu6 en
mi cablegrama del 3. Llegado el caso, firmare el Tratado
de acuerdo con su cablegrama Enero 10.
Herran".
En la tarde del 22 la Legaci6n colombiana recibi6 el
ultimatum del gobierno americano concebido en la siguiente
forma:
"Departamento de Relaciones Exteriores.
Washington, Enero 22 de 1903.
Estimado senior Herran:
Tengo orden del Presidente para decir a Ud. que el
tiempo razonable que el estatuto le concede para concluir
negociaciones con Colombia para la excavaci6n de un canal
en el Istmo ha expirado y no puede prorrogarse; y me ha
autorizado para firmar con Ud. el Tratado del cual tuve el





336 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORiA

honor de dar a Ud. un borrador, con la modificai6n de que la
suma de CIEN MIL PESOS que alli se fija como pago annual
se aumente a DOSCIENTOS CINCUENTA MIL. No ten-
go autorizaci6n para considerar ni discutir otro cambio.
Con sentimiento de alta consideraci6n, quedo del Sr.
Herran muy atento y S. S.,
(fdo) John Hay".

IColocado el Ministro colombiano en el disparadero de
autorizar un Convenio que segin su criterio no correspondia
a las concesiones de su pais, o desistir del tanto tiempo aca-
riciado ideal de poseer la mas important arteria commercial
del mundo, fuente de progress para su Patria, y compelido
por el Departamento de Estado como por las 6rdenes de Bo-
gota, el mismo 22 de Enero de 1903 puso su firma al Tratado,
hist6ricamente conocido con el nombre de sus signatarios,
HERRAN-HAYJ
1E cablegrama del Dr. Herran, puesto el 23 -via Buena-
ventura-, de donde se despach6 el 24 para Bogota, se cruz6
con el que fechado un dia despues (24), le puso la Cancille-
ria ordenandole no firmar ya el Tratado y esperar instruccio-
_-)nes. Era tarde para arrepentirse, pues antes de que el go-
biemo colombiano supiera que la labor estaba concluida,
o sea el 23 de Enero, el Presidente Roosevelt envi6 al Senado
el Tratado. La lucha habia sido intense y el representante
colombiano hubo de ceder. El mismo lo relata en la siguien-
te comunicaci6n para su gobiemo: "En la tarde del dia 22
del present mes, dice, despues de haber despachado la nota
que en esa misma fecha dirigi a S. S., recibi el ultimatum que
en copia le acompafio. Esa misma tarde tuve una entrevis-
ta con el Secretario de Estado, en su casa particular, y alli
firm el Tratado aceptando las ultimas condiciones defini-
tivapropuestas por 6L)
IEste asunto ya no admitia otro aplazamiento y tuve
que tomar uno de los dos caminos que se me presertaban:
o aceptar un Tratado que no satisfacia, o abandonar toda espe-
ranza de que por territorio colombiano se abriera el canal in-
terocednico. Apoyindome en las 6rdenes categ6ricas que S.
S. me ha comunicado, y reiterado sobre la aceptaci6n del ul-
timatum en un caso como en el que se present, me decidi
por la primer alternative.





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 337

/Corresponde ahora al Congreso de Colombia dar reso-
luci6n definitive a este asunto, pues sin su aceptaci6n ningin
valor tiene el Tratado celebrado y en complete libertad que-
da el Congreso para aprobarlo o rechazarloj)
A las muchas dificultades que me han rodeado en el cur-
so de estas arduas negociaciones, se agregan embarazos adi-
cionales provenientes del Ministro americano en Bogota y
del Agente de la Compafiia del Canal. Ambos aseguraban
y reiteraban que me habia ordenado el gobiemo de Colombia
que aceptara el ultimatum que se me presentara, aunque no
se aumentara la cantidad de $ 100,000.
Esto me comunic6 el Secretario de Estado; le contest
que no eran fidedignos los datos que le habian trasmitido y
agregue que persistiria en mi resoluci6n de rechazar tan exi-
gua anualidad.
Esta contestaci6n di6 por resultado el ultimatum que a-
compafio, en el cual la anualidad se eleva a $250,000. Por
las razones que he apuntado acepte esta final propuesta aun-
que no le di mi aprobaci6n".
IEl Mensaje con que el Presidente Roosevelt present
tan important document a la consideraci6n del Senado,
es modelo de simplicidad y laconismo. Dice asi:
"Al Senado:
Acompaio a esta con elfin de recibir el consejo y consenti-
miento del Senado, una Convencion entire los Estados Unidos
de America y la Republica de Colombia, para la construcci6n
de un canal para buques, etc., que una las aguas de los Oceanos
Atldntico y Pacifico, firmado en Washington el 22 de Enero
de 1903.
(fdo.) Theodore Roosevelt.
Casa Blanca, Enero 24 de 1903 J.

La resistencia que el Convenio hall en el Senado por
parte de una minoria desafecta a la administraci6n, fue for-
midable. S61o el Senador Morgan intent introducirle se-
senta modificaciones, a todas las cuales se opuso el gobier-
no colombiano por medio de su Legaci6n, conjuntamente
con el gobiemo americano. Las sesiones de ese period se





338 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMERA DE LA HISTORIC

cerraron sin sancionar el Tratado, pero en la extraordinaria
del mes de Marzo ---el dia 17-, se le imparti6 su aproba-
ci6n por 73 votos contra 5, sin modificaci6n alguna.
El que se distingui6 por su agresividad al pacto fue el
mencionado Senador Morgan quien, vi6ndose derrotado, pu-
blic6 sus discursos para provocar asi el descontento en Co-
lombia y la animadversi6n al pacto.
Las Compafifas ferrocarrileras trascontinentales ofre-
cieron apoyo y alentaron en su campafia a dicho Senador e
intentaron enviar a Colombia una comisi6n para fomentar
y robustecer la oposici6n despertada desde un principio y
difundida por la prensa al Tratado.
SSe hizo inculpaciones graves a la Cancilleria colombiana
y al Vice-Presidente Dr. Marroquin como al Ministro, Dr.
Herran, para quien una vez un congresista colombiano exal-
tado pidi6 la horca)
rPero la verdad es que 6ste no fue culpable si el pacto
no correspondi6 a las aspiraciones colombianas ya que 61 mis-
mo no estuvo de acuerdo con el texto. Lo cierto es que ha-
b:a llamado la atenci6n a sus mandantes, el Vice-Presiden-
te y el Ministro de Relaciones Exteriores, hacia los males que
se derivarian de el. ') "Creo que el repentino ingreso de
semejante suma,-los diez millones-, en nuestro Erario, traerd
consigo un gran alivio transitorio y grandes calamidades futu-
ras," dijo en cierta ocasi6n. 5:
rProf6ticas fueron sus palabras, pues cuando Colombia
recibi6 de los Estados Unidos en 1922 los $25.000,000 de la
indemnizaci6n por el reconocimiento de la Republica de Pa-
nama, al verse con tan enorme suma comenz6 simultanea-
mente gran numero de importantisimas obras, debido a lo


(4) "No es aventurado decir, expone el Gral. Alfredo Vasquez Cobo. que el Tra-
tado firmado por el Dr. Herrin fue el resultado de la obra iniciada por el Dr. Concha,
quien a 6ltima hora pudo ver claro y abandonar el puesto, pero ya era tarde: Colom-
bia estaba sobre el abismo. El ultimatum de Mr. Hay al Dr. Herrin fue la conse-
cuencia de las gestiones del Dr. Concha ("Pro Patria".-Negociaciones con los Es-
tados Unidos y con Panama)"


(5) Nota del 9 de Enero de 1903. (Libro Azul de Colombia).





LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 339

cual, al acabarse los millones sin estar terminadas, demand
emprestitos y mas emprestitos de los banqueros americanos
y hoy es deudor aquel pais a los Estados Unidos de mas
de $ 340.000,000J
El Dr. Herran, a mas de obrar sin culpa, tuvo la inspi-
raci6n del future econ6mico de su patria, no muy halagador
por la acci6n contraproducente de un dinero imtempestiva-
mente adquirido.














CAPITULO IX


RECHAZO DEL TRATADO HERRAN-HAY POR EL SENADO COLOMBIANO.-
APREC.ACIONES DEL PACTO EN COLOMBIA Y PANAMA


En Colombia el gobiemo convoc6 el Congreso a sesio-
nes extraordinarias para el 20 de Junio siguiente con el fin
principal de someter a su aprobaci6n el Tratado.
Al iniciar sus labores las cAmaras, el Vice-Presidente Dr.
Marroquin, se dirigi6 a ellas mediante el siguiente Mensaje:
"A mi gobiemo se le ha presentado este dilema: o de-
ja que nuestra soberania padezca detrimento y renuncie a
ciertas ventajas pecuniarias a que, segun la opinion de mu-
chos, tenemos derecho; o mantiene rigurosamente nuestra
soberania y reclama de un modo perentorio la indemniza-
ci6n pecuniaria a que nos podemos considerar acreedores.
"En el primer caso, esto es, en el de consentir en el me-
noscabo de nuestra soberania y el de no aspirar a una cuan-
tiosa indemnizaci6n si llega a abrirse el canal por Panama, se
satisfaran los justos deseos de los habitantes en ese Departa-
mento y los de todos los colombianos exponiendose el gobier-
no a que luego se le haga el cargo de que no defendo6 debida-
mente nuestra soberania, y el de que sacrifice intereses de
la Naci6n.
"En el segundo caso, si el canal no se abre por Panama,
se le increpara al gobiemo el de no haber dejado que Colom-
bia consiga ese bien, que es mirado como principio y condi-
ci6n de nuestro engrandecimiento.
"Ya he dejado entender mi deseo de que el canal intero-
ceanico se abra por territorio nuestro. Pienso que aun a
costa de sacrificios, debemos no poner obstAculos a tan gran-





LA CAUSA INMEDIATA OE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 341

diosa empresa, asi porque esa es una gigantesca mejora ma-
terial para nuestra patria, como porque una vez abierto el
canal por los americanos del Norte estrecharemos y ensancha-
remos nuestras relaciones con ellos con lo que ganarin
incalculablemente nuestra industrial, nuestro comercio y
nuestra riqueza.
"Felizmente para mi, la inmensa responsabilidad que
ha de pesar sobre quien decide esta cuesti6n toca asumirla
al Congress que es quien en definitive ha de aprobar o desa-
probar el Convenio propuesto por el gobiemo americano.
"El Ministro de Relaciones Exteriores os presentara el
proyecto de Convenio propuesto por el gobierno de los Es-
tados Unidos de America, os expondra los antecedentes y
dara las explicaciones que en orden al Convenio del canal
pueden parecer interesantes".
Concurrieron al Congreso, como Senadores por el De-
partamento de Panama, los sefiores Dn. Jose Domingo de
Obaldia, Dr. Juan B. Perez y Soto y Dn. Jose Maria Uri-
coechea, en reemplazo 6ste de Dn. Jose Agustin Arango,
quien se excuse de asistir porque, dijo, presentia que el Tra-
tado no iba a ser aprobado por la Legislatura; y como Repre-
sentantes, los Dres. Julio J. Fabrega, Luis de Roux, Oscar
Terin, Samuel Quintero C., y los Sres. Angel M. Herrera y
Jose M. Jovane. ")
El Senado casi todo se mostr6 hostile a la negociaci6n.
En esa actitud estaba secundado por la prensa bogotana y la
opinion de la mayoria de los Departamentos. S6lo del Cau-
ca, Bolivar y Panama -los Departamentos inmediatos al
canal-, se enviaron a dicha corporaci6n manifestaciones
favorable al pacto, que no fueron leidas siquiera.
En Panama, sin embrago, si la generalidad de la opinion
conservadora se inclinaba a la aprobaci6n del Tratado, (2) el

(1) Representaban por su orden, las Provincias de Veraguas, Panama. Col6n.
Los Santos, Cocl6 y Chiriqui.

(2) De esta ciudad, y para hacerlo mis rfpido usando el cable. se envi6 a media-
dos del afio 1903 a Bogotf un memorial suscrito por mas de dos mil ciudadanos, en que
se ponia de manifiesto el interns del Istmo por el Canal, y, por consiguientc, el anhelo
de que el Tratado Herran-Hay fuese aprobado.
El texto del document es el siguiente:






542 BOLETIN DE LA ACAI5kltA PANAMENA DE LA HiSTOOIA

liberalism y su prensa en un principio no le daban su opi-
ni6n favorable. () Haciendo excepci6n de los sefiores Bue-
naventura Correoso, Rafael Aizpuru, Gerardo Ortega, Eu-
sebio A. Morales, Ricardo Arias, Ram6n M. Valdes, Fran-
cisco de la Espriella y el Dr. Pablo Arosemena quien escri-



"Panam&, 19 de Junio de 1903.
Vice-Presidente Rep6blica Colombia,
/Bogots.
Colombianos residents y nacidos en el Istmo, sin distinci6n colors politicos,
consideramos vital importancia aprobaci6n Tratado Herran-Hay, que consult inte-
reses y aspiraciones actuales y futuras. Improbar Tratado cuando trabijase haccr
adoptar via Nicaragua, equivaldria decretar ruina Istmo, causando mal sin reparaci6n
y sin media ydaria origen resentimiento patri6tico. Suplichmosle comuniquele Con-
greso. Correo Ileva original. /

Nicanor A. de Obarrio, Eusebio A. Morales, /Js Agustin Arango, 2Federico Boyd,
Manuel Amador Guerrero. Inocencio Galindo'Ricardo Arias, Oscar Muller, Rafael
Aizpuru, Ricardo Pizarro, Domingo Diaz, Eduardo Ycaza, Demetrio H. Brid,
Samuel Lewis. Manuel V. Cucal6n P., Ismael G. de Paredes, Manuel Espinosa
B., Nicanor Villalaz, E. de la Guardia, Jose M. Chiari, Ram6n M. Valdis,
Antonio Papi Aizpuru. Julio Ardila, Filix A. Vilez M., Nicolds Rem6n, Pablo
Emilio Morales, Manuel M. Mindez, Julio Arjona, Francisco de la Espriella.
(Siguen 2 000 firmas de colombianos en Col6n. Interior del Departamento
levAntanse numerosas adhesiones entusiastas").



(3) El Dr Carlos A. Mendoza publicaba en "El Duende" del 3 de Junio de 1903:
"Ateniendonosnada mAsque alas declaraciones de los peri6dicos, que contra el proyec-
to del Tratado Herrin-Hay han discurrido "El Cronista", "El Mercurio" y "El Duen-
de"; que el Dr. Belisario Porras ha expuesto por la prensa algunas de las razones que
hay para modificar el Tratado -el articulo a que hace referencia se titula "La venta del
Istmo de Panamd"- de manera que queden a salvo la honra de la Rep6blica y los inte-
reses del Departamento de PanamA, y de acuerdo con estas mismas ideas se express
la generalidad de los istmefios."
El 25 de Junio del propio afio "El Ldpiz", de propiedad de Jos6 Sacrovir Mendoza
decia: "Que los yankis hagan el canal, nada nos importa; pero lo que si nos import
y much, es ese Tratado infeliz tan de mala fe celebrado por nuestro representante en
Washington".
Esta actitud adversa era general entire los liberals, muchos de los cuales -entre
ellos el propio Dr. Mendoza que lo firm como Ministro deJusticia, aceptaron de
buen grado el Tracado Hay-Bunau Varilla, peor que el repudiado. Pero el compor-
tamiento de las autoridades colombianas en el curso de ese afio, cambi6 la suspicacia
de los liberals en adhesi6n sincera y asi en la hora de emancipaci6n del Istmo efec-
tuada el 3 de Noviembre de 1903. los vemos prestarle a los iniciadores del movi-
miento su colaboraci6n entusiasta.





LA CAUSA INMEDIATA D- LA EMANCIPACION DE PANAMA 343

bi6 el magistral studio que como apendice a esta obra se
inserta, los jefes del liberalism con los Dres. Belisario Po-
rras y Carlos A. Mendoza a la cabeza suscribieron una ma-
nifestaci6n contraria al Convenio. Muchas Municipalida-
des donde predominaba la opinion liberal tambi6n lo adver-
saron.
SAmpliamente conocedor de la situaci6n, el Ministro ame-
ricano en Bogota escribia el 15 de Abril a la Secretaria de
Estado de Washington: "Durante el l6timo mes, el senti-
miento p6blico ha pasado de la aprobacion a la sospecha, y
de la sospecha a una franca oposici6n. Los peri6dicos de la
ciudad estan Ilenos de articulos en que se ataca con vivaci-
dad el Tratado, y, en general, estos articulos muestran la
mas amarga hostilidad contra un proyecto que se present
como la tentativa'de una naci6n poderosa que quiere sacar
una desventaja desleal de la crisis porque atraviesa Colom-
bia, y le roba por una suma minima, una de las fuentes de ri-
queza mas grande del mundo. Evidentemente que si la ne-
gociaci6n debiera ser sometida a la libre opinion del pueblo,
ella no seria aceptada. El Congreso que se reunira pronto,
ha sido elegido bajo la vigilancia del gobierno, y seguramente
se habra ejercido un sistema indigena de opresi6n; sin em-
bargo, si al Congreso, tal cual estA constituido actualmente,
le fuere permitido emitir su voto con toda independencia,
estoy convencido de que la negociaci6n no seria ratificada.
Tal es el actual estado de las cosas. Cuanto a lo que suce-
dera, no lo puedo predecir; con todo, me parece estar en lo
cierto al decir que, si el gobiemo desea que el Tratado sea
aprobado, lo seraJ. .,
En la sesi6n del 2 de Julio el Ministro de Relaciones Exte-
riores, Dr. Luis Carlos Rico, que estaba al frente de la Car-
tera desde el 11 de Marzo del propio afio, present al Sena-
do el Tratado acompafiado del siguiente Mensaje revelador
del poco entusiasmo del jefe del Ejecutivo.
"Sehor:
El 'Encargado de Negocios de Colombia en Washington,
al cual se le dieron plenos poderes e instrucciones con ese ob-
jeto, celebr6 el 22 de Enero de 1903 un Tratado con el gobier-
no de los Estados Unidos, para la construcci6n de un canal
interocednico.





U44 kOLETN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIA

El sehor Ministro de Relaciones Exteriores presentard hoy
al Honorable Senado dicho Tratado a fin de que el Congreso
ejerza respect de el la atribuci6n de aprobarlo o desaprobarlo
que le confiere el inciso 20 del articulo 76 de la Constituci6n.
Vuestro atento y seguro servidor,
(fdo) JOSE MANUEL MARROQUIN.

El Ministro de Relaciones Exteriores,
(fdo) Luis Carlos Rico.

Bogotd, 2 de Julio de 1903.

A su Excelencia el Sr. President del Senado".

El President de la corporaci6n orden6 pasar el docu-
mento al studio de la Comisi6n respective, pero algunos Se-
nadores advirtieron que el Tratado no llevaba la aprobaci6n
presidential que era de estilo, y con una proposici6n sobre
el particular se inici6 el ruidoso debate.
La batalla preliminary alrededor de dicha proposici6n du-
r6 hasta el 14 del mismo mes cuando se design la Comisi6n
que debia estudiar el Tratado y rendir informed.
Mientras los comisionados hacian su labor de studio,
en el seno del Congreso, en los circulos politicos y sociales,
en la prensa y los corrillos populares se formaron dos corrien-
tes que encauzaron todas las opinions conscientes o incons-
cientes de la naci6n. Un sector pequeffisimo de ciudadanos
y buen numero de miembros de la Camara de Representantes
encabezaban la minoria partidaria del Tratado. La mayo-
ria estaba representada por el Senado mismo donde existia
un bloque formidable de adversaries y que era el lamado a
decidir la cuesti6n, a cuyo frente habia autoridades eminenti-
simas en Derecho Intemacional y P6blico como el ex-Presi-
dente de la Rep6blica, Dr. Miguel Antonio Caro, gran ora-
dor y parlamentario muy versado, y panfletarios exaltados y
polemistas incansables como el Dr. Juan B. Perez y Soto, Se-
nador por el Departamento de Panama, de donde era native,
quienes se distinguieron por su agresividad y virulencia con-
tra el pacto y los gobiemos negociadores.






LA CAUSA INMEDIATA DE LA EMANCIPACI6N DE PANAMA 345

El Vice-Presidente quiso lavarse las manos al final y
eludir a deshora ya, la responsabilidad de la negociaci6n,
por lo que abandon el Tratado, como a "hijo exp6sito" al
furor patriotero de sus adversaries politicos. 4) Su defen-
sa practicamente solo la hicieron los Ministros de Relacio-
nes Exteriores, Dr. Rico, y de Instrucci6n PGblica, Dr. An-
tonio Jos6 Uribe, que fue, como encargado de la primera
Cartera en 1901, quien envi6 a los Estados Unidos al Dr.
Martinez Silva. ,
'Una advertencia que pudo haber servido de gran prove-
cho y que por lo contrario result contraproducente para la
suerte del Tratado y perjudicial finalmente para Colombia,
fue la que hizo, al comenzar la lucha anti-tratadista en el
Senado, el Departamento de Estado americano por interme-
dio de su Ministro en Bogota, Mr. A. M. Beaupr6. El 13
de Junio recibi6 la Cancilleria colombiana de manos del Mi-
nistro el siguiente memorandum: "He recibido instruccio-


(4) Dn. Marco Fidel SuArez, ex-Presidente de Colombia, apreciando esta situa-
ci6n, manifest6: "El debate adoleci6 de various inconvenientes fatales, pues el Gobier-
no no mostraba interns por la negociaci6n; la political, demasiado encendida entonces,
perturbaba las discusiones; y el insano affn y la falta de franqueza de los principles
interesados impulse el magno asunto por sendas ilicitas, en vez de guiarlo por las del
derecho y el interns com6n.
"Nada, nada hubiera sido mas just y facil que hablar clam y concretar un siste-
ma de acci6n que consultase la Ley Fundamental, y al mismo tiempo la rapidez y el
buen ixito de una providencia reclamada por el bienestar de los istmeiios, por los dere-
chos de Colombia y por motives de utilidad universal. Desgraciadamente, no se obr6 de
esa manera, habi6ndose fiado previamente los destinos del Istmo a la parcialidad lo-
cal. ("SUEROS DE LUCIANO PULGAR", Tomo V, Sueno del Istmo.-1926).


(5) El Dr. Uribe luch6 con sinceridad e interns por la aprobaci6n del Tratado
Herran-Hay. El confiesa que fue levado al Ministerio de Instrucci6n Publica para
que tuviera en las CAmaras un puesto desde el cual defendiese el pacto, y lament6
siempre la ceguedad del Congreso que lo neg6. "El 5 de Enero de 1925, escribi6 cierta
vez, el barco que nos condujo desde el Callao entraba en aguas de Balboa, en PanamA.
Al contemplar esa luminosa mafana el panorama magnifico de aquella garganta Cni-
ca en el universe, el paisaje admirable a que dan singular decor las pequeflas islas
apostadas en la boca del Canal interoce&nico y las hermosisimas obras construidas
en la Zona, pensando en que todo aquello fue nuestro, que pudo y debi6 continuar
si&ndolo, que, veinte aios atrds hicimos en el Parlamento colombiano esfuerzos sobrehuma-
nos para evitar su plrdida, mnestros ojos de patriots amantisimos se Uenaron de involun-
tarias ldgrimas."..





346 BOLETIN DE LA ACADEMIA PANAMENA DE LA HISTORIC

nes de mi gobierno por cable, en el sentido de que el gobierno
de Colombia, segun las apariencias, no aprecia la gravedad
de la situaci6n. Las negociaciones del canal de Panama fueron
indicadas por Colombia y fueron insistentemente solicitadas
de mi gobiemo por various afios. Las proposiciones presen-
tadas por Colombia, con pequefias modificaciones, fueron
finalmente aceptadas por nosotros En virtud de este con-
venio, nuestro Congreso revoc6 su decision anterior y se de-
cidi6 por la via de Panama. Si Colombia ahora rechazara
el Tratado e indebidamente retardara su ratificaci6n, las re-
laciones amigables entire los dos paises quedardn tan seriamente
comprometidas, que nuestro Congreso en el proximo invierno
tendria que tomar pasos que todo amigo de Colombia senti ra
con pena'lJ
Tal admonici6n exalt6 el espiritu levantisco de los co-
lombianos y fue agregar combustible al incendio patri6tico
y anti-yankista prendido en el Senado.
Con todo, hubo un nucleo de Senadores, la mayoria de
la Comisi6n de studio del Tratado, que tuvo el valor de ren-
dir un Informe favorable a el, y pidi6 se aprobara, aunque
con algunas modificaciones prudentes. (6) De ellos es la si-
guiente consideraci6n:
"El caracter mismo, la importancia y trascendencia de
esta Convenci6n; las circunstancias en que se ha pactado
y los antecedentes del asunto; la situaci6n actual de nuestro
pais y otros factors especiales que no hay para que enume-
rar en esta ocasi6n, hacen que la negociaci6n revista carac-
teres excepcionales y que en concept de vuestra Comisi6n
conviene tener muy en cuenta al resolver sobre ella, a fin de
que en cuanto a la misma se refiera funcione un criterio le-
vantado, sereno, en que no solo obren el mas.amplio espiri-
tu de equidad y justicia y el mas puro y bien entendido amor
a la Patria, sino tambi6n las consideraciones superiores que
tienen como perspective el bienestar, el progress, la paz y
la armonia del mundo civilizado.


(6) Esos Senadores fueron: Pedro Nel Ospina, J. D. de Obaldia. Jos6 M. Uri-
coechea, Luis F. Campo, Eduardo Gerlein, J. M. Rivas Groot y Jos6 M. GonzAlez
Valencia. El Senador Enrique de NarvAez, tambi6n miembro de esta Comisi6n, no
firm6 ning(n Informe.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs