• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Foreword
 Nota preliminar
 Disposiciones que declaran en vigor...
 Exposicion y real decreto de 31...
 Ley de bases de 11 de mayo...
 Exposicion y real decreto de 6...
 Real decreto de 11 de febrero de...
 Ley de 26 de mayo de 1889, disponiendo...
 Exposicion de las enmiendas introducidas...
 Titulo preliminar: de las leyes,...
 Libro primero: De las personas
 Titulo XII: Del registro del estado...
 Libro Segundo: De los bienes, de...
 Libro tercero: De los diferentes...
 Libro Cuarto: De las obligaciones...
 Table of Contents
 Back Cover














Group Title: Codigo civil
Title: Código civil
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074100/00001
 Material Information
Title: Código civil esta obra contiene el texto del Código español, hecho extensivo a Cuba por r.d. de 31 de julio de 1889 ... con las enmiendas que la nueva situacion politica del pais ha hecho practicamente necesarias y las indirectamente producidas por leyes de otro orden, con notas aclaratorias y concordancias con los otros cuerpos legales vigentes
Series Title: Leyes vigentes en Cuba
Uniform Title: Código civil
Physical Description: 461 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Betancourt, Angel C
Spain
Publisher: Impr. de Rambla, Bouza y compañía
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1916
Edition: 2. ed. -- autorizada y corr. por el autor.
 Subjects
Genre: legislation   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: redactadas por Angel C. Betancourt.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074100
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000334814
oclc - 23922706
notis - ABW4457

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Foreword
        Page 3
        Page 4
    Nota preliminar
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Disposiciones que declaran en vigor este codigo
        Page 9
        Gobierno general de La Isla de Cuba
            Page 9
    Exposicion y real decreto de 31 de julio de 1889
        Page 10
        Page 11
    Ley de bases de 11 de mayo de 1888
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    Exposicion y real decreto de 6 de octubre de 1888
        Page 22
    Real decreto de 11 de febrero de 6 de octubre de 1888
        Page 23
    Ley de 26 de mayo de 1889, disponiendo una nueva edicion del codigo conforme a su redaccion definitiva
        Page 24
        Ley
            Page 24
        Real decreto
            Page 24
    Exposicion de las enmiendas introducidas en la nueva edicion
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Titulo preliminar: de las leyes, de sus efectos y de las reglas generales para su aplicacion
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    Libro primero: De las personas
        Page 44
        Titulo I
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
        Titulo II: Del naciminto y la extincion de la personalidad civil
            Page 53
            Page 54
            Page 55
        Titulo III: Del domicilio
            Page 56
            Page 57
        Titulo IV: Del matrimonio
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
        Titulo V: De la paternidad y filiacion
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
        Titulo VI: De los alimentos entre parientes
            Page 97
            Page 98
            Page 99
        Titulo VII: De la patria potestad
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
        Titulo VIII: De la ausencia
            Page 108
            Page 109
            Page 110
        Titulo IX: De la tutela
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
        Titulo X: Del consejo de familia (188)
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
        Titulo XI: De la emancipacion y de la mayor edad
            Page 143
            Page 144
            Page 145
    Titulo XII: Del registro del estado civil
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Libro Segundo: De los bienes, de la propiedad y de sus modificaciones
        Page 149
        Titulo I: De la clasificacion de los bientes
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
        Titulo II: De la propiedad
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
        Titulo III: De la comunidad de bienes
            Page 163
            Page 164
        Titulo IV: De algunas propiedades especiales
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
        Titulo V: De la posesion
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
        Titulo VI: Del usufructo, del uso y de la habitacion
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
        Titulo VII: De las servidumbres
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
        Titulo III: De la sucesiones
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
        Titulo VIII: Del registro de la propiedad
            Page 207
            Page 208
            Page 209
    Libro tercero: De los diferentes modos de adquirir la propiedad
        Page 210
        Titulo I: De la ocupacion
            Page 210
            Page 211
            Page 212
        Titulo II: De la donacion
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
    Libro Cuarto: De las obligaciones y contratos
        Page 288
        Titulo I: De las obligaciones
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
        Titulo II: De los contratos
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
        Titulo III: Del contrato sobre bienes con ocasion del matrimonio
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
        Titulo IV: Del contrato de compra y venta
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
        Titulo V: De la permuta
            Page 371
        Titulo VI: del contato de arrendamiento
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
        Titulo VII: De los censos
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
            Page 390
            Page 391
        Titulo VIII: De la sociedad
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
            Page 397
            Page 398
            Page 399
            Page 400
        Titulo IX: Del mandato
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
        Titulo X: Del prestamo
            Page 405
            Page 406
            Page 407
        Titulo XI: Del deposito
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
        Titulo XII: De los contratos aleatorios o de suerte
            Page 412
            Page 413
        Titulo XIII: De las transacciones y compromisos
            Page 414
            Page 415
            Page 416
        Titulo XIV: De la fianza
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
        Titulo XV: De los contratos de prenda, hipoteca y anticresis
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
        Titulo XVI: De las obligaciones que se contraen sin convenio
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
        Titulo XVII: De la concurrencia y prelacion de creditos
            Page 432
            Page 433
            Page 434
            Page 435
            Page 436
            Page 437
        Titulo XVIII: De la prescripcion
            Page 438
            Page 439
            Page 440
            Page 441
            Page 442
            Page 443
            Page 444
            Page 445
            Page 446
            Page 447
            Page 448
            Page 449
            Page 450
    Table of Contents
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
    Back Cover
        Page 462
Full Text


0THOMAS GARRETT JR.
LJ.EYES VIGENTES EN CUBA
PUBLICATIONN AUTORIZADA POR EL GOBIERNO)







CODIGO CIVIL


ESTA OBRA CONTIENE EL TEXTO DEL CODIGO ESPA-
AOL. HECHO EXTENSIVE A CUBA POR R. D. DE 31 DE
JULIO DE 1889, CON LAS MODIFICACIONES INTRO-
DUCIDAS EN EL MISMO POR DISPOSICIONES POS-
TERIORES Y CON LAS ENMIENDAS QUE LA NUEVA
SITUATION POLITICAL DEL PAIS HA HECHO PRAC-
TICAMENTE NECESARIAS Y LAS INDIRECTAMENTE
PRODUCIDAS POR LEYES DE OTRO ORDEN, CON
NOTAS ACLARATORIAS Y CONCORDANCIAS CON LOS
OTROS CUERPOS LEGALES VIGENTES, REDACTADAS

PO R


ANGEL C. BETANCOURT,
Magistrado del Tribunal Supremo y Presidente, que ha side, de la Comisi6n de C6digos
de la CAmara de Representantes de la Repfblica.


SEGUNDA EDICION
AUTORIZADA Y CORREGIDA POR EL AUTOR







ANA
IMPRNTA Y PAPELERIA DM RAMULA. DOUZA Y COMPARIA.
PI Y MARBAUL, 31Y 31
1916




tl'--


--,-.




__1


ES PROPIEDAD DE LOS EDITORS


NEW YORK UNIVERSITY
LIBRARY OF THE SCIOCL OF LAW '
I 7F CT. 171956


K6SL















ADVERTENCIA

Al dar a la imprenta en 1908 el trabajo sobre el C6digo Ci-
vil espafol, anotado en la forma que esti vigente en nuestro
pais, nos hicimos la idea de que ese libro no tendria segunda edi-
ci6n; porque cuando esta fuera necesaria nuestra labor tendria
por objeto el "C6digo Cubano", 6, de no ser asi, dariamos al
trabajo una forma nueva mAs amplia, que sin dejar de ser Iprc-
tica, tocara, cuando no invadiera, los limits del comentario, y a
ese efecto teniamos reunidos los materials necesarios. Pero,
agotada inesperadamente la edici6n anterior y apremiados los
editors por la demand del libro, ante esta ben6vola acogida que
el pfblico le ha dispensado, nos hemos visto en la necesidad de
desistir, cuando menos por ahora, de nuestro prop6sito de pu-
blicar un "nuevo" trabajo sobre el C6digo, limitandonos, en
pocos dias, A repasar, para corregirlo y completarlo, el publica-
do anteriormente.
Esta segunda edici6n, pues, en su plan y contenido es id6n-
tica a la primera, con las ligeras variaciones que las leyes y dis-
posiciones posteriores A su publicaci6n han introducido en los
preceptos del C6digo, A fin de que 6ste aparezca en la forma en
que, en el moment actual, estAn vigentes aqunllos, que es el ob-
jeto que perseguimos con estas publicaciones.


Septiembre de 1915.















NOTA PRELIMINARY

(DE LA PRIMERA EDICION)


Puede decirse, sin incurrir en exageraci6n, que la historic
del C6digo Civil espafiol es la historic legislative de Espafa en
el siglo XIX. Todas las leyes civiles que en ese period se dicta-
ron fueron concebidas y estudiadas, como secciones 6 capitulos
que debian former parte de ese cuerpo legal. En las de otro orden
se ve siempre algin rasgo, alguna menci6n de la obra que tan la-
boriosamente se venia preparando, con la esperanza de su pronta
terminaci6n. Por esto, hacer una historic, siquiera sucinta, del
process de formaci6n del C6digo, aun limitada A lo que se deno-
mina historic externa, seria una labor extensa 6 innecesaria, dado
el fin que nos proponemos con estas publicaciones. Basta a nues-
tro prop6sito hacer menci6n, tan s61o, de los incidents ocurridos
durante el period de promulgaci6n de dicho cuerpo legal y de
la aplicaci6n del mismo A la Isla de Cuba.
Por la ley de 11 de Mayo de 1888 se autoriz6 al Gobierno
para publicar un C6digo Civil redactado conforme a las bases que
en la misma se insertaron, ordenindose que, hecha la publicaci6n,
se diera cuenta A las Cortes y que el C6digo empezara A regir
como ley A los sesenta dias siguientes A aquel en que dicha dispo-
sici6n se hubiere cumplido; autorizandose, no obstante, la amplia-
ci6n de ese tkrmino, si asi lo aconsejaban razones justificadas de
utilidad piblica. Redact6se el C6digo por la Comisi6n Codifica-
dora, y el Gobierno, cumpliendo con la ley, lo public en la Ga-
ceta de Madrid (nimeros correspondientes A los dias del 9 de Oc-
tubre al 8 de Diciembre de 1888), dandose cuenta con 61 al Con-
greso de Diputados el dia 13, y al Senado el dia 17, del mes de
Diciembre del dicho afio de 1888. Cumplidas estas formalidades,
el C6digo, conforme A la ley, debi6 empezar A regir el 15 de Fe-
brero de 1889; pero el Gobierno, en vista de la importancia y ex-
tensi6n de los debates del Congreso, y tomando en cuents una







proposici6n parlamentaria presentada en aquil, prorrog6, por
R. D. de 11 de Febrero del filtimo citado afio, hasta el 1? de Mayo
del mismo, el plazo de sesenta dias establecido en la Ley de 11
de Mayo de 1888. En virtud de esta pr6rroga, el C6digo empez6
& regir en Espaia, conforme a su redacci6n original, el meneio-
nado dia 1? de Mayo de 1889. Pero, A consecuencia de la discu-
si6n en los Cuerpos Colegisladores, se dict6 la ley de 26 del repe-
tido mes y afio, por la que se ordenaba al Gobierno que hiciera
y publicara una edici6n del C6digo con las enmiendas y adiciones
que, A juicio de la Secci6n de lo Civil de la Comisi6n general de
Codificaci6n, fueran necesarias 6 convenientes en vista del re-
sultado de la discusi6n habida en el Parlamento, y que se publi-
caran, ademis, en la Gaceta, los articulos enmendados 6 adicio-
nados. El Gobierno, por R. D. de 24 de Julio siguiente, orden6
la publicaci6n en la Gaceta, no s6lo de los articulos enmendados
y adicionados, sino del nuevo texto, complete, del C6digo Civil.
Mediante esta circunstancia el C6digo rigi6 en Espafia, con-
forme A su primitive redacci6n, desde el 19 de Mayo al 24 de
Julio de 1889, y desde esta filtima fecha en adelante, conforme
A su redaeci6n definitive.
En Cuba no lleg6 A regir el texto primitive del C6digo, pues-
to que el ejemplar del mismo que se remiti6 para su promulga-
ci6n en la Isla fu6 el de la edici6n corregida, conforme A la ley
de 26 de Mayo de 1889, mandada publicar por el R. D. de 24
de Julio siguiente. La aplicaci6n de dicho cuerpo legal A la Isla
tuvo efecto por R. D. de 31 de Julio de 1889 (publicado en la
Gaceta de Madrid el 6 de Agosto y en la de la Habana el 3 de
Septiembre siguientes). En cumplimiento de ese R. D., la publi-
caci6n del C6digo en la Gaceta de la Habana empez6 el dia 3 de
Septiembre de 1889, y concluy6 el 16 de Octubre del mismo afo.
Por consiguiente, el C6digo Civil empez6 A regir en Cuba el 5
DE NOVIEMBRE DE 1889, y asi lo reconoci6 explicitamente el Tri-
bunal Supremo de Espafia en sentencia de 16 de Mayo de 1893
y lo ha reiterado el de Cuba, entire otras, en sus sentencias de
5 de Octubre de 1900 y 29 de Julio de 1901.
Durante la dominaci6n espaiiola, el C6digo no sufri6 otras
modificaciones que las introducidas en sus articulos sobre la ca-
pacidad para contraer matrimonio, reformados por la ley de 24
de Agosto de 1896, que al present carecen de interns, porque esa
material ha sido toda ella fundamentalmente alterada por las 6r-
denes militares, hoy vigentes, dictadas por el Gobierno de los









Estados Unidos durante la ocupaci6n military de la Isla, desde
1899 A 1902, en que se estableci6 la Repiblica.
El Gobierno military americano, aparte de las modificaciones
incidentales y de facto que, por virtud de otras disposiciones, al-
teraban los preceptos de este, introdujo directamente en el mis-
mo, entire otras de menos importancia, las siguientes alteraciones:
modific6 todo lo concerniente A la capacidad para contraer ma-
trimonio y a la forma y validez del matrimonio religioso; derog6
la facultad de low padres para recluir A sus hijos en estableci-
mientos correcciona'es y suprimi6 la instituci6n del retracto con-
vencional.
El Poder Legislativo de la Repiblica no toc6 directamente el
C6digo, pero supli6 con sus leyes sobre nacionalidad la defi-
ciencia del titulo 1 del libro 1%, cuyos articulos, en su mayoria,
habian quedado de hecho sin eficacia y sin aplicaci6n en Cuba.
El actual Gobierno provisional de los Estados Unidos ha in-
troducido tambi6n una reform important en el C6digo, supri-
miendo la reserve troncal.
Todas estas reforms, asi como las que indirectamente ha
sufrido el citado cuerpo legal, se han tenido en cuenta en este
trabajo, procurando dar al pdblico un texto del C6digo tal como
rige en la actualidad, pero sin alterar su redacci6n, fuera de los
casos en que expresamente est6 ordenado 6 en que necesaria-
mente haya debido hacerse para que el precepto legal exprese
realmente cuil es el mandate del legislator.
El texto que publicamos es el de la edici6n de la Gaceta de
1889, cotejado cuidadosamente con el publicado en dicho peri6-
dico official y con la edici6n official del Ministerio de Gracia y Jus-
ticia espafiol, no haciendo en 61 otras alteraciones que las indi-
cadas en el parrafo que precede. Por medio de adiciones comple-
tamos las disposiciones del C6digo, y por notas aclaramos sus
preceptos 6 los concordamos con otras leyes que con ellos tienen
relaci6n. En la cita de la jurisprudencia hemos sido muy parcos,
por las razones que ya expusimos sobre este asunto al publicar
la Ley de Enjuiciamiento, primer obra de esta coleccion, cuyo
plan hemos adoptado en esta, y, por consiguiente, s6lo se citan
aquellas sentencias que por la generalidad de su doctrine consti-
tuyan una interpretaci6n clara 6 indiscutible del precepto legal,
excluyendo todas aquellas resolutorias de casos 6 cuya doctrine
este ain en discusi6n.
Terminaremos esta nota reproduciendo lo que hemos dicho









en los trabajos anteriormente publicados de esta colecei6n, A sa-
ber: que 6stas no son obras de consult; que con ellas s61o se per-
sigue un fin meramente prictico; sus numerosas notas no son co-
mentarios, ni exposici6n de opinions personales acerca de du-
das que se ofrezean en la aplicaci6n de la ley; son meras acota-
ciones de disposiciones complementarias del texto. El comenta-
rio 6 la inteligencia del mismo queda al juicio ilustrado del lec-
tor, A quien s61o nos hemos propuesto darle, convenientemente
reunidos, los elements necesarios para former ese juicio.
Al dar al pfiblico este nuevo trabajo, terminado en momen-
tos azarosos para nuestra legislaci6n, hemos querido dejar, una
vez mis, claramente precisado el modestisimo prop6sito que ha
guiado A su autor, para que 61 sirva de titulo A la benevolencia
pfblica, y ojalA tsta ehcuentre ocasi6n de plicemes por su publi-
caci6n, si ella sirve de estimulo para mayores empefios, 6, por lo
menos, de base, para que se emprenda, en ocasi6n debida, la pa-
tri6tica obra de dotar al pais de leyes propias, arm6nicas y ade-
cuadas A su situaci6n political de naci6n independiente y soberana.


Diciembre de 1908.















DISPOSICIONES QUE DECLARAN EN VIGOR ESTE CODIGO


QuedarAn en fuerza el C6digo Civil y el Criminal existen-
tes antes de finalizar la soberania espafiola, modificindose y cam-
biAndose 6stos, de tiempo en tiempo, cuando sea necesario para
el mejor gobierno. (Proclama del Gobernador Militar de Cuba
de 1? de Enero de 1899).
Por la present se declara y ordena que todas y cada una de
dichas leyes, decretos, reglamentos, 6rdenes y demis disposicio-
nes dictadas y promulgadas por el Gobierno Militar de Cuba 6
por su autoridad, se considered de character general y duradero,
y aplicables y obligatorias para todos los funcionarios del Go-
bierno de Cuba, sean cuales fueren las denominaciones 6 titulos
de los que sucedan A los empleados del Gobierno Militar, y que
continien en fuerza y vigor sea cual fuere el gobierno que en
Cuba exist, hasta que sean legalmente derogadas 6 modificadas,
conforme a los preceptos que se consignan en la Constituci6n
antes mencionada. (Orden 148, de 1902).
Todas las leyes, decretos, reglamentos, 6rdenes y demis dis-
posiciones que estuvieren en vigor al promulgarse esta Constitu-
ci6n, continuarin observAndose en cuanto no se opongan A ella,
muentras no fueren legalmente derogadas 6 modificadas. (Dis-
posici6n transitoria 7. de la Constituci6n).

GOBIERNO GENERAL DE LA ISLA DE CUBA
SECRETARIA

SECCI6N DE GRAUIA Y JUSTICIA

Asuntos Judiciales.

Por el Ministerio de Ultramar se comunica al Excmo. Sr. Go-
bernador General, con fecha 6 del actual y bajo el nimero 927,
la Real orden siguiente:

"Excmo. Sr.:-De Real orden tengo el honor de remitir 6
V. E. un ejemplar de la Gaceta de Madrid, correspondiente al dia
de hoy, en la que se public el Real Decreto haciendo extensive a
las Islas de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, el C6digo Civil vigen-















DISPOSICIONES QUE DECLARAN EN VIGOR ESTE CODIGO


QuedarAn en fuerza el C6digo Civil y el Criminal existen-
tes antes de finalizar la soberania espafiola, modificindose y cam-
biAndose 6stos, de tiempo en tiempo, cuando sea necesario para
el mejor gobierno. (Proclama del Gobernador Militar de Cuba
de 1? de Enero de 1899).
Por la present se declara y ordena que todas y cada una de
dichas leyes, decretos, reglamentos, 6rdenes y demis disposicio-
nes dictadas y promulgadas por el Gobierno Militar de Cuba 6
por su autoridad, se considered de character general y duradero,
y aplicables y obligatorias para todos los funcionarios del Go-
bierno de Cuba, sean cuales fueren las denominaciones 6 titulos
de los que sucedan A los empleados del Gobierno Militar, y que
continien en fuerza y vigor sea cual fuere el gobierno que en
Cuba exist, hasta que sean legalmente derogadas 6 modificadas,
conforme a los preceptos que se consignan en la Constituci6n
antes mencionada. (Orden 148, de 1902).
Todas las leyes, decretos, reglamentos, 6rdenes y demis dis-
posiciones que estuvieren en vigor al promulgarse esta Constitu-
ci6n, continuarin observAndose en cuanto no se opongan A ella,
muentras no fueren legalmente derogadas 6 modificadas. (Dis-
posici6n transitoria 7. de la Constituci6n).

GOBIERNO GENERAL DE LA ISLA DE CUBA
SECRETARIA

SECCI6N DE GRAUIA Y JUSTICIA

Asuntos Judiciales.

Por el Ministerio de Ultramar se comunica al Excmo. Sr. Go-
bernador General, con fecha 6 del actual y bajo el nimero 927,
la Real orden siguiente:

"Excmo. Sr.:-De Real orden tengo el honor de remitir 6
V. E. un ejemplar de la Gaceta de Madrid, correspondiente al dia
de hoy, en la que se public el Real Decreto haciendo extensive a
las Islas de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, el C6digo Civil vigen-








te en la Peninsula, redactado de conformidad con lo dispuesto
en la Ley de once de Mayo de mil ochocientos ochenta y ocho, y
aprobado por Real Decreto de veinte y cuatro del pasado mes de
Julio. Y al propio tiempo acompafo un ejemplar de la edici6n
official del citado C6digo, para su inserci6n en los peri6dicos ofi-
ciales de esa Isla."

Y acordado por S. E. su cumplimiento en 27 del actual, de
su orden se public en la Gaceta Oficial, asi como el Real Decreto
citado y el C6digo de referencia, para general conocimiento.

Habana, Agosto 30 de 1889.
PEDRO A. TORRES.

MINISTERIO DE ULTRAMAR

EXPosICI6N
SENORA: El vivo interns de todos los Gobiernos por el be-
neficio de nuestras provincias de Ultramar, ha servido de estimu-
lo constant para levar A aqullas las disposiciones legislativas vi-
gentes en la Peninsula, y especialmente las encargadas de resol-
ver problems generals de la vida, que no siendo el resultado de
opinions parciales ni de luchas political, por todos son juzgadas
con poca diferencia de criterio.
Si las leyes, ademas, se refieren A puntos y 6rdenes sustan-
ciales 6 intimos de la sociedad, si no contrarian tradiciones ni ten-
dencias especiales de aquellos pueblos, sino que aclaran y simpli-
fican la norma de acci6n, explican mejor su origen y manifiestan,
ademis, sus prescripciones con sencillez, facilitando el conoci-
miento de todos, y, en suma, envuelven un progress evidence y
por extreme beneficioso A nuestros hermanos de Ultramar, el pro-
p6sito natural en el Gobierno se convierte en dictado de deber y
obligaci6n para que aquellos habitantes participen de las ven-
tajas que los peninsulares pueden alcanzar.
Tal sucede con el C6digo Civil hoy vigente en la Peninsula.
Cualesquiera que hayan sido las opinions y juicios emitidos en
las discusiones que motive, es indudable que responded A la cons-
tante aspiraci6n de esta sociedad, de todos modos manifestada
hace medio siglo, y que, aun negandole otras ventajas, produce
la indiscutible de reducir A una sola las multiples, diferentes y
encontradas fuentes de nuestro derecho positive civil, modifica
en t6rminos racionales el derecho sucesorio, aclara y mejora el
relative A la personalidad, y, en general, tomando por base la
tradici6n, envuelve y determine toda clase de relaciones juridi-
cas privadas en una forma mas rational, mis sistematica y cien-
tifica que la usada en los libros legales de que tan valiosa y abun-
dante series nos ban dejado los anteriores siglos.
Ni en, las Antillas ni en Filipinas hay derecho civil peculiar
y diferente del que rigi6 en la Peninsula, ni la organizaci6n de








la familiar y de la propiedad en aquellas lejanas provincias de-
manda especialidad alguna de reglas para una vida que en lo
privado se desenvuelve lo mismo que en el resto de la Naci6n,
porque aquellos pueblos, que tienen su sentido propio, y en algo
distinto del pueblo espafol, se acomodan desde luego en sus re-
laciones civiles A las leyes que alli llevaron nuestros conquistado-
res y misioneros, que eran las mismas de su propia patria es-
paiiola.
No hay, pues, el peligro de ievar innovaciones irreflexivas
que pudieran resultar malsanas para aquellas families, ni tras-
tornos perjudiciales para una propiedad que se adquiere, se con-
serva y se pierde conforme A los modos establecidos en la anti-
gua legislaci6n espafiola, y que no da lugar ni a modos, ni for-
mas, ni relaciones aqui desconocidas que fuera precise consagrar
en la ley. Asi es que la Comisi6n de C6digos de Ultramar repre-
sent6 al Gobierno de S. M., cuando el Civil se discutia en las CA-
maras, la conveniencia de extenderse A las provincias de Ultra-
mar, una vez que fuera ley, sin necesidad de hacer modificaci6n
alguna que alterara el contenido y la forma en que fuera pro-
mulgado.
Y si es indudable que S. M. puede abrigar la satisfacci6n
de considerar como suceso feliz de su reinado el dotar A la Na-
ci6n de un C6digo civil que con tanta ansiedad, y durante tanto
tiempo ha vivido solicitando, no lo es menos que aquel puro y ele-
vado sentimiento ha de robustecerse y ensancharse, llevAndolo
A las provincias de Ultramar, que en este orden de la legislaci6n
sufrian los mismos inconvenientes, y obtendrin ventajas iguales
A las que se disfrutarAn en adelante en la Peninsula.
Ningin element social enlaza tanto A los pueblos y los une
en el seno de una cultural comin como la unidad de legislaci6n,
y especialmente de la encargada de regular la esfera mis intima,
mas querida y mas important de la vida y de la libertad hu-
mana, que es la civil. Y si Espafa inspire siempre su conduct,
respect A los pueblos que domin6 en otro hemisferio, en el le-
vantado prop6sito de una paternal political que los habri de con-
ducir pronto A constituir un element integrante en esta hermo-
sa y concertada unidad de la patria; si jams les aplic6 el regi-
men utilitario y egoista de explotaci6n y aprovechamiento, y si
nuestra historic esta llena de monumentos que atestiguan c6mo
el aliento de la patria nunca regate6 su inspiraci6n para levantar
generosamente y traer A su propio seno los elements vivos de los
pueblos coloniales y educarlos y regirlos como se educaba y re-
gia A si misma; si como feliz resultado de esta conduct bienhe-
chora y de abnegaci6n se implant de antiguo el mis importan-
te de los beneficios en el orden legal, que es la identidad en el de-
recho civil, es rational y exigente conveniencia de Gobierno man.
tenerla, conservando asi el titulo mis honroso y el bien mis ines-
timable que puede ofrecer una naci6n respect A los pueblos que
domina, y que consiste en asentar la vida civil en la igualdad y
conceder A todos la suma de derechos de que ella misma goza.








Fundado en estas consideraciones el Ministro que suscribe,
de acuerdo con el Consejo de Ministros, tiene el honor de some-
ter A la aprobaci6n de S. M. el.siguiente proyecto de Decreto.
Madrid, 31 de Julio de 1889.
SERORA:
A. L. R. P. de V. M.,
MANEL BECERRA.
REAL DECRETO

A propuesta del Ministro de Ultramar, de acuerdo con el
Consejo de Ministros:
En nombre de Mi Augusto Hijo el Rey D. Alfonso XIII, y
como Reina Regente del Reino,
Vengo en decretar lo siguiente:
Articulo 19-Se hace extensive A las Islas de Cuba, Puerto
Rico y Filipinas, el C6digo civil vigente en la Peninsula, redac-
tado de conformidad con lo dispuesto en la ley de 11 de Mayo
de 1888, y aprobado por Real Decreto de 24 del actual.
Art. 29-Empezara A regir este C6digo en las Islas referidas
A los veinte dias siguientes de su publicaci6n en los peri6dicos
oficiales de las mismas.
Art. 39-En armonia con lo dispuesto en el articulo 1 del
mismo C6digo, las leyes regiran en las provincias de Ultramar A
los veinte dias de su promulgaci6n, entendidndose esta hecha el
dia en que termine su inserei6n en los peri6dicos oficiales de
las Islas.
Dado en San Ildefonso, A treinta y uno de Julio de mil ocho-
cientos ochenta y nueve.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Ultramar,
MANUEL BECERRA.
LEY

DON ALFONSO XIII, por la gracia de Dios y la Constituci6n,
REY de Espafia, y en su nombre y durante su menor edad la
REINA Regente del Reino,
A todos los que la present vieren y entendieren, sabed: que
las Cortes ban decretado y Nos sancionado lo siguiente:
Articulo 19-Se autoriza al Gobierno para publicar un C6-
digo Civil con arreglo A las condiciones y bases establecidas en
esta ley.
Art. 29-La redacci6n de este Cuerpo legal se llevara A cabo
por la Comisi6n de C6digos, cuya Secci6n de Derecho civil for-
mulara el texto del proyecto, oyendo, en los t6rminos que crea
mfs expeditos y fructuosos, A todos los individuos de la Comisi6n,
y con las modificaciones que el Gobierno crea necesarias, se pu-
blicara en la Gaceta de Madrid.
Art. 39-El Gobierno, una vez publicado el C6digo, dara








cuenta A las Cortes, si estuvieren reunidas, 6 en la primer reu-
ni6n que celebren, con expresi6n clara de todos aquellos puntos
en que haya modificado, ampliado 6 alterado en algo el proyecto
redactado por la Comisi6n, y no empezara A regir como ley ni
producira efecto alguno legal hasta cumplirse los sesenta dias
siguientes a aquel en que se haya dado cuenta a las Cortes de su
publicaei6n.
Art. 49-Por razones justificadas de utilidad piblica, el Go-
bierno, al dar cuenta del C6digo A las Cortes, 6 por virtud de la
proposici6n que en 6stas se formule, podrA declarar prorrogado
ese plazo de sesenta dias.
Art. 59-Las provincias y territories en que subsiste dere-
cho foral lo conservarAn por ahora en toda su integridad, sin que
sufra alteraci6n su actual regimen juridico por la publicaci6n
del C6digo, que regira tan s61o como supletorio en defecto del
que lo sea en cada una de aqu6llas por sus leyes especiales. El
titulo preliminary del C6digo, en cuanto establezca los efectos de
las leyes y de los estatutos y las reglas generals para su aplica-
ci6n, serA obligatorio para todas las provincias del Reino. Tam-
bi6n lo seran las disposiciones que se dicten para el desarrollo de
la base 39, relative a las formas de matrimonio.
Art. 6?-El Gobierno, oyendo A la Comisi6n de C6digos, pre-
sentara A las Cortes, en uno 6 en various proyeetos de ley, los
ap6ndices del C6digo Civil, en los que se contengan las institu-
ciones forales que conviene conservar en cada una de las pro-
vincias 6 territories donde hoy existen.
Art. 79-No obstante lo dispuesto en el articulo anterior, el
C6digo Civil empezara A regir en Arag6n y en las Islas Baleares
al mismo tiempo que en las provincias no aforadas, en cuanto no
se oponga A aquellas de sus disposiciones forales 6 consuetudi-
narias que actualmente est6n vigentes.
El Gobierno, previo informed de las Diputaciones provincia-
les de Zaragoza, Huesca, Teruel 6 Islas Baleares y de los Cole-
gios de Abogados de las capitals de las mencionadas provincias,
y oyendo A la Comisi6n general de codificaci6n, presentara A la
aprobaci6n de las Cortes, en el plazo mis breve possible, A contar
desde la publicaci6n del nuevo C6digo, el proyecto de ley en que
ban de contenerse las instituciones civiles de Arag6n 6 Islas Ba-
leares que convenga conservar.
Iguales informes debera oir el Gobierno en lo referente A
las demas provincias de legislaci6n foral.
Art. 89-Tanto el Gobierno como la Comisi6n se acomoda-
rAn en la redacci6n del C6digo Civil A las siguientes bases: (*)

(*) El Tribunal Supremo de Espaia, en sentencia de 24 de Junio
de 1897, ha declarado: "que la ley de Bases de 11 de Mayo de 1888 para
la redacci6n del C6digo Civil, no se promulg6 para que la aplicaran los
tribunales, sino para que el Gobierno se amoldara a ella al hacer uso
de la autorizaci6n que le confiri6 el Poder Legislativo"; por donde sus
preceptos no pueden servir de fundamento A ningdn recurso judicial
ordinario 6 extraordinario.








BASE PRIMERA

El C6digo tomara por base el proyecto de 1851, en cuanto se
hall contenido en este el sentido y capital pensamiento de las
instituciones civiles del derecho hist6rico patrio, debiendo for-
mularse, por tanto, este primer cuerpo legal de nuestra codifica-
ci6n civil sin otro alcance y prop6sito que el de regularizar,
aclarar y armonizar los preceptos de nuestras leyes, recoger las
ensefianzas de la doctrine en la soluci6n de las dudas suscitadas
por la practice, y tender A algunas necesidades nuevas con so-
luciones que tengan un fundamento cientifico 6 un precedent
autorizado en legislaciones propias 6 extrafas, y obtenido ya co-
miin asentimiento entire nuestros jurisconsultos 6 que resulten
bastante justificadas, en vista de las exposiciones de principios
6 de m6todo hechas en la discusi6n de ambos Cuerpos Colegis
ladores.

BASE SEGUNDA

Los efectos de las leyes y de los estatutos, asi como la na-
cionalidad, la naturalizaci6n y el reconocimiento y condiciones
de existencia de las personas juridicas, se ajustaran A los precep-
tos constitucionales y legales hoy vigentes, con las modificacio-
nes precisas para descartar formalidades y prohibiciones ya des-
usadas, aclarando esos concepts juridicos, uiiversalmente ad-
mitidos en sus capitals fundamentos, y fijando los necesarios,
asi para dar algunas bases seguras A las relaciones internacio-
nales civiles, como para facilitar el enlace y aplicaci6n del nuevo
06digo y de las legislaciones forales, en cuanto A las personas y
bienes de los espafioles en sus relaciones y cambios de residencia
6 vecindad en provincias de derecho divers, inspirindose hasta
donde sea convenient en el principio y doctrine de la persona-
lidad de los estatutos.

BASE TERCERA

Se establecerin en el C6digo dos formas de matrimonio: el
can6nico, que deberan contraer todos los que profesen la religion
cat6lica, y el civil, que se celebrara del modo que determine el
mismo C6digo, y en armonia con lo prescrito en la Constituci6n
del Estado.
El matrimonio can6nico producira todos los efectos civiles
respect de las personas y bienes de los c6nyuges y sus descen-
dientes, cuando se celebre en conformidad con las disposiciones
de la Iglesia cat6lica, admitidas en el Reino por la ley 13, tit. 1,
libro 1, de la Novisima Recopilaci6n. Al acto de su celebraci6n
asistira el Juez municipal ii otro funcionario del Estado, con el
solo fin de verificar la inmediata inscripci6n del matrimonio en
eTRegistro civil.








BASE CUARTA

Las relaciones juridicas derivadas del matrimonio en cuan-
to A las personas y bienes de los c6nyuges y de sus descendien-
tes, paternidad y filiaci6n, patria potestad sucesiva del marido y
de la mujer sobre sus hijos no emancipados, efectos civiles del
contrato, y, en suma, cuantas constituyen el derecho de familiar,
se determinarfn de conformidad con los principios esenciales en
que se fund el estado legal present, sin perjuicio de lo dis-
puesto en las bases 17, 18, 22 y 25.

BASE QUINTA

No se admitira la investigaci6n de la paternidad sino en los
2asos de delito 6 cuando exist escrito del padre en el que conste
su voluntad indubitada de reconocer por suyo al hijo, delibera-
damente expresada con ese fin, 6 cuando medie posesi6n de esta-
do. Se permitira la investigaci6n de la maternidad, y se auto-
rizari la legitimaci6n bajo sus dos formas de subsiguiente ma-
trimonio y concesi6n Real, limitando 6sta A los casos en que me-
die imposibilidad absolute de realizar la primera, y reservando
A terceros perjudicados el derecho de impugnar, asi los reconoci-
mientos como las legitimaciones, cuando resulten realizados fue-
ra de las condiciones de la ley. Se autorizara tambien la adop-
ci6n por escritura piblica, y con autorizaci6n judicial, fijandose
las condiciones de edad, consentimiento y prohibiciones que se
juzguen bastantes A prevenir los inconvenientes que el abuso de
ese derecho pudiera traer consigo para la organizaci6n natural
de la familiar.

BASE SEXTA

Se caracterizarAn y definirin los casos de ausencia y pre-
sunci6n de muerte, estableciendo las garantias que aseguren los
derechos del ausente y de sus herederos, y que permitan en su
dia el disfrute de ellos por quien pudiera adquirirlos por suce-
si6n testamentaria 6 legitima, sin que la presunci6n de muerte
llegue en ningin caso A autorizar al c6nyuge present para pa-
sar A segundas nupcias.

BASE SEPTIMA

La tutela de los menores no emancipados, dementes y los de-
clarados pr6digos 6 en interdicci6n civil, se podra deferir por
testamento, por la ley 6 por el consejo de familiar, y se completara
con el restablecimiento en nuestro derecho de ese consejo y con
la instituci6n del protutor.








BASE OCTAVA

Se fijara la mayor edad en los veintitr6s afios para los efec-
tos de la legislaci6n civil, estableciendo la emancipaci6n por ma-
trimomo y la voluntaria por actos entire vivos; A contar desde log
diez y ocho afios ue edad en el menor.

BASE NOVENA

El Registro del estado civil comprenderA las inscripciones
de nacimientos, matrimonios, reconocimientos y legitimaciones,
defunciones y .naturalizaciones, y estarA a cargo de los jueces
municipals i otros funcionarios del orden civil en Espafia y de
los agents consulares 6 diplomaticos en el extranjero.
Las actas del Registro serAn la prueba del estado civil, y
s6lo podra ser suplida por Atras en el caso de que no hayan exis-
tido 6 hubieren desaparecido los libros del Registro, 6 cuando
ante los Tribunales se suscite contienda.
Se mantendra la obligaci6n, garantida con sanci6n penal, de
inscribir los actos 6 facilitar las noticias necesarias para su ins-
cripci6n, tan pronto como sea possible. No se dara efecto algnno
legal A las naturalizaciones. mientras no aparezcan inscriptas en
el Registro, cualquiera que sea la prueba con que se acrediten y
la fecha en que hubieren sido concedidas.

BASE DIEZ

Se mantendrAn el concept de la propiedad y la division de
las cosas, el principio de la accesi6n y de copropiedad con arre-
glo a los fundamentos capitals del derecho patrio, y se inclui-
rAn en el C6digo las bases en que descansan los concepts espe-
ciales de determinadas propiedades, como las aguas, las minas
y las producciones cientificas, literarias y artisticas, bajo el cri-
terio de respetar las leyes particulares por que hoy se rigen en su
sentido y disposiciones, y deducir de cada una de ellas lo que
pueda estimarse como fundamento orgAnico de derechos civiles
y sustantivos, para incluirlos en el C6digo.

BASE ONCE

La posesi6n se definira en sus dos concepts, absolute 6
emanado del dominio y unido A 61 y limitado y nacido de una te-
nencia de la que se deducen hechos independientes y separados
del dominion, manteni6ndose las consecuencias de esa distinci6n
en las formas y medios de adquirirla, estableciendo los peculiares
a los bienes hereditarios, la unidad personal en la posesi6n fue-
ra del caso de indivisi6n, y determinando los efectos en cuanto
al amparo del hecho por la Autoridad piblica, las presunciones
A su favor, la percepci6n de frutos, segdn la naturaleza de estoe,







el abono de expenses y mejoras y las condiciones A que debe
ajustarse la p6rdida del derecho posesorio en las diversas classes
de bienes.
BASE DOCE

El usufructo, el' uso y la habitaci6n se definirin y regula-
rAn como limitaciones del dominio y formas de su division; re-
gidas en primer t6rmino por el titulo que las constituya, y en
su defecto por la Ley, como supletoria A la determinaci6n indi-
vidual; se declararin los derechos del usufructuario en cuanto
A la percepci6n de frutos, segdn sus classes y situaci6n en el mo-
mento de empezar y de terminarse el usufructo, fijando los prin-
cipios que pueden servir A la resoluci6n de las principles du-
das en la prActica respect al usufructo y uso de minas, montes,
plantios y ganados, mejoras, desperfeetos, obligaciones de in-
ventario y fianza, inscripci6n, pago de contribuciones, defenses
de sus derechos, y los de propietario en juicio y fuera de 61, y
modos naturales y legitimos de extinguirse todos esos derechos,
con sujeci6n todo ello A los principios y prActicas del derecho de
Castilla, modificado en algunos importantes extremes por los
principios de la publicidad y de la inscripci6n contenidos en la
legislaci6n hipotecaria novisima.

BASE TRECE

El titulo de las servidumbres contendra su clasificaci6n y
division en continues y discontinuas, positivas y negatives, apa-
rentes y no aparentes por sus condiciones de ejercicio y disfru-
te, y legales y voluntarias por el origen de su constituci6n, res-
petAndose las doctrinas hoy establecidas en cuanto A los modos
de adquirirlas, derechos y obligaciones de los propietarios de los
predios dominantes y sirviente y modo de extinguirlas. Se defi-
nirAn tambi6n en capitulos especiales las principles servidum-
bres fijadas por la Ley en material de aguas, en el regimen de la
propiedad ristica y urbana, y se procurarA, a tenor de lo esta-
blecido en la base 1%, la incorporaci6n al C6digo del mayor nfi-
mero possible de disposiciones de las legislaciones de Arag6n,
Baleares, Catalufia, Galicia, Navarra y Provincias Vascas.

BASE CATORCE

Como uno de los medios de adquirir, se definira la ocupa-
ci6n, regulando los derechos sobre los animals dom6sticos, ha-
lazgo casual del tesoro y apropiaci6n de las cosas muebles aban-
donadas. Les servirAn de complement las leyes especiales de
caza y pesca, haci&ndose referencia expresa A ellas en el C6digo.

BASE QUINCE

El tratado de las sucesionep se ajustara en sus principios ca-








pitales A los acuerdos que la Comisi6n General de Codificaei6n
reunida en pleno, con asistencia de los sefiores Vocales correspon-
dientes y de los seflores Senadores y Diputados, adopt en las
reuniones celebradas en Noviembre de 1882, y con arreglo A ellos
se mantendri en su esencia la legislaci6n vigente sobre los testa-
mentos en general, su forma y solemnidades, sus diferentes cla-
ses de abierto, cerrado, military, maritime y hecho en un pais ex-
tranjero, afiadiendo el ol6grafo, asi como todo lo relative & la
capacidad para disponer y adquirir por testamento, A la insti-
tuci6n de heredero, la desheredaci6n, las mandas y legados,
la instituci6n conditional 6 A termino, los albaceas y la revocaci6n
6 ineficacia de las disposiciones testamentarias, ordenando y meto-
dizando lo existente, y completAndolo con cuanto tienda A asegu-
rar la verdad y facilidad de expresi6n de las iltimas voluntades.
BASE DIEZ Y SEIS

Materia de las reforms indicadas seran, en primer termi-
no, las sustitueiones fideicomisarias, que no pasarin, ni aun en la
line direct, de la segunda generaci6n, A no ser que se hagan
en favor de personas que todas vivan al tiempo del fallecimiento
del testador.
El haber hereditario se distribuira en tres parties iguales:
una que constituirA la legitima de los hijos, otra que podra asig-
nar el padre A su arbitrio como mejora entire los mismos, y otra
de que podra disponer libremente. La mitad de la herencia en
propiedad adjudicada por proximidad de parentesco y sin per-
juicio de las reserves, constituira, en defecto de descendientes
legitimos, la legitima de los ascendientes, quienes podran optar
entire esta y los alimentos. Tendran los hijos naturales reconoci-
dos derecho A una porci6n hereditaria, que, si concurren con
hijos legitimos, nunca podra exceder de la mitad de lo que por su
legitima correspond A cada uno de estos; pero podr, aumentar-
se esta porei6n cuando s6lo quedaren ascendientes.
BASE DIEZ Y SITE

Se establecerA A favor del viudo 6 viuda el usufructo que
algunas de las legislaciones especiales le conceden, pero limitan-
dolo A una cuota igual A lo que por su legitima hubiera de per-
cibir cada uno de los hijos, si los hubiere, y determinando los
casos en que ha de cesar el usufructo.

BASE DIEZ Y OCHO

A la sucesi6n intestada seran llamados: 1 Los descendien-
tes. 2 Los ascendientes. 30 Los hijos naturales. 40 Los hermanos
6 hijos de estos. 5 El c6nyuge viudo. No pasarA esta sucesi6n
del sexto grado en la line colateral. Desaparecera la diferencia
que nuestra legislaci6n establece respect A los hijos naturales








entire el padre y la madre, dandoseles igual derecho en la suce-
si6n intestada de uno y otra. SustituirAn al Estado en esta suce-
si6n, cuando A ella fueren lamados, los establecimientos de Be-
neficencia 6 instrucci6n gratuita del domicilio del testador; en
su defecto, los de la provincia; A falta de unos y otros, los ge-
nerales. Respecto de las reserves, el derecho de acrecer la acep-
taci6n y repudiaci6n de la herencia, el beneficio de inventario, la
colaci6n y partici6n, y el pago de las deudas hereditarias, se des-
envolverAn con la mayor precision possible las doctrinas de la
legislaci6n vigente, explicadas y completadas por la jurispru-
dencia.
BASE DIEZ Y NUEVE

La naturaleza y efectos de las obligaciones serin explicados
con aquella generalidad que correspond A una relaci6n juridica
cuyos origenes son muy diversos. Se mantendra el concept his-
t6rico de la mancomunidad, resolviendo por principios generals
las cuestiones que nacen de la solidaridad de acreedores y deu-
dores, asi cuando el objeto de la obligaci6n es una cosa divisible
como euando es indivisible, y fijando con precision los efectos
del vinculo legal en las distintas.especies de obligaciones, alter-
nativas, condicionales, A plazo y con clausula penal. Se simpli-
ficarin los modos de extinguirse las obligaciones, reduci6ndolab
A aquellos que tienen esencia diferente, y sometiendo los demis
A las doctrinas admitidas respect de los que como elements en-
tran en su composici6n. Se fijaran, en fin, principios generals
sobre la prueba de las obligaciones, cuidando de armonizar esta
parte del C6digo con las disposiciones de la modern Ley de
Enjuiciamiento Civil, respetando los preceptos formales de la
legislaci6n notarial vigente, y fijando un mAximum, pasado el
cual, toda obligaci6n de dar 6 de restituir, de constituei6n de
derechos, de arriendo de obras 6 de prestaci6n de servicios, ha-
brA de constar por escrito para que pueda pedirse en juicio su
cumplimiento 6 ejecuci6n.
BASE VEINTE

Los contratos, como fuente de las obligaciones, seran consi-
derados como meros titulos de adquirir en cuanto tengan por
objeto la traslaci6n de dominio 6 de cualquier otro derecho A 61
semejante, y continuarAn sometidos al principio de que la sim-
ple coincidencia de voluntades entire los contratantes establece
el vinculo, aun en aquellos casos en que se exigen solemnidades
determinadas para la transmisi6n de las cosas, 6 el otorgamien-
to de escritura A los efectos expresados en la base precedent.
Igualmente se cuidarA de fijar bien las condiciones del consen-
timiento, asi en cuanto A la capacidad como en cuanto A la li-
bertad de los que lo presten, estableciendo los principios consa-
grados por las legislaciones modernas sobre la naturaleza y el








objeto de las convenciones, su causa, forma 6 interpretaci6n,
y sobre los motives que los anulan y rescinden.
BASE VEINTIUNO

Se mantendrA el concept de los cuasi contratos determi-
nando las responsabilidades que puedan surgir de los distintos
hechos voluntarios que les dan causa, conforme A los altos prin-
cipios de justicia en que descansaba la doctrine del antiguo de-
recho, uninimemente seguido por los modernos C6digos, y se fi-
jarAn los efectos de la culpa y negligencia, que no constituyan
delito ni falta, aun respect de aquellos bajo cuyo cuidado 6 de-
pendencia estuvieren los culpables 6 negligentes, siempre que
sobrevenga perjuicio A tercera persona.
Las obligaciones procedentes de delito 6 falta quedarin so-
metidas A las disposiciones del C6digo Penal, ora la responsabi-
lidad civil deba exigirse a los reos, ora A las personas bajo cuya
custodia y autoridad estuviesen constituidos.
BASE VEINTIDOS

El contrato sobre bienes con ocasi6n del matrimonio ten-
dra por base la libertad de estipulaci6n entire los futures c6nyu-
ges, sin otras limitaeiones que las sefialadas en el C6digo; enten-
disndose que cuando falte el contrato 6 sea deficiente, los espo-
sos han querido establecerse bajo el regimen de la sociedad legal
de gananciales.
BASE VEINTITBES

Los contratos sobre bienes con ocasi6n del matrimonio se po-
drAn otorgar por los menores en aptitud de contraerlo, debien-
do concurrir A su otorgamiento y completando su capacidad
las personas que, segin el C6digo, deben prestar su consentimien-
to a las nupcias; debera constar en escrituca pfiblica si exceden
de cierta suma, y en los casos que no llegue al mAximum que
se determine, en document que reuna alguna garantia de au-
tenticidad.
BASE VEINTICUATRO

Las donaciones de padres A hijos se colacionarin en los
c6mputos de las legitimas, y se determinarin las reglas A que
hayan de sujetarse las donaciones entire esposos durante el ma-
trimonio.
BASE VEINTICINCO

La condici6n de la dote y de los bienes parafernales podri
estipularse A la constituci6n de la sociedad conyugal, habiendo






21

de considerarse aqulla inestimada A falta de pacto 6 capitula-
ci6n que otra cosa establezca. La administraci6n de la dote co-
rrespondera al marido, con las garantias hipotecarias para ase-
gurar los derechos de la mujer y las que se juzguen mfs eficaces
en la prActica para los bienes muebles y valores, a cuyo fin se fija-
rAn reglas precisas para las enajenaciones y pignoraciones de los
bienes dotales, su usufructo y cargas A que esta sujeto, admitien-
do en el C6digo los principios de la Ley Hipotecaria en todo lo
que tiene de material propiamente organica y legislative, que-
dando A salvo los derechos de la mujer durante el matrimonio,
para acudir en defense de sus bienes y los de sus hijos contra la
prodigalidad del marido, asi como tambi6n los que puedan esta-
blecerse respect al uso, disfrute y administraci6n de cierta clase
de bienes por la mujer, constant el matrimonio.
BASE VEINTISEIS

Las formas, requisitos y condiciones de cada contrato en par-
ticular se desenvolverin y definirin con sujeci6n al cuadro gene-
ral de las obligaciones y sus efectos, dentro del criterio de man-
tener por base la legislaci6n vigente y los desenvolvimientos que
sobre ella ha consagrado la jurisprudencia, y los que exija la in-
corporaci6n al C6digo de las doctrinas propias a la Ley Hipoteca-
ria, debidamente aclaradas en lo que ha sido material de dudas
para los Tribunales de justicia y de inseguridad para el cr6dito
territorial. La donaci6n se definirA fijando su naturaleza y efec-
tos, personas que pueden dar y recibir por medio de ella; sus
limitaciones, revocaciones y reducciones, las formalidades con
que deben ser hechas, los respectivos deberes del donante y do-
natario y cuanto tienda a evitar los perjuicios que de las donacio-
nes pudieran seguirse A los hijos del donante 6 sus legitimos
acreedores 6 a los derechos de tercero. Una ley especial des-
arrollara el principio de la reunion de los dominios en los fo-
ros, subforos, derechos de superficie y cualesquiera otros gravi-
menes semejantes constituidos sobre la propiedad inmueble.
BASE VEINTISIETE

La disposici6n final derogatoria sera general para todos los
cuerpos legales, usos y costumbres que constituyan el derecho
civil llamado de Castilla, en todas las materials que son objeto del
C6digo, y aunque no sean contrarias A 61, y quedarin sin fuerza
legal alguna, asi en su concept de leyes directamente obligato-
rias como en el dereeho supletorio. Las variaciones que perju-
diquen derechos adquiridos no tendran efecto retroactive. Se
estableceran, con el character de disposiciones adicionales, las ba-
ses orginicas necesarias para que en periods de diez afios formu-
le la Comisi6n de C6digos y eleve al Gobierno las reforms que
convenga introducir como resultados definitivamente adquiridos
por la experiencia en la aplicaci6n del C6digo, por los progress







realizados en otros paises y utilizables en el nuestro, y por la ju-
risprudencia del Tribunal Supremo.
Por tanto:
Mandamos A todos los Tribunales, Justicias, Jefes, Goberna-
dores y demfs Autoridades, asi civiles como militares y eclesiasti-
cas, de cualquier clase y dignidad, que garden y hagan guardar,
cumplir y ejecutar la present Ley en todas sus parties.
Dado en Palacio, a 11 de Mayo de 1888.

Yo LA REINA REGENTE.
El Ministro de Gracia y Justicia,
MANUEL ALONSO MARTINEZ.

EXPOSITION

SERORA: La ley de once de Mayo de este afio autoriz6 al Go-
bierno de V. M. para publicar un C6digo Civil con arreglo A las
bases establecidas en la misma, l1enando asi una necesidad sentida
desde hace cinco siglos y no satisfecha afn, A pesar de los lauda-
bles esfuerzos de algunas de las generaciones que nos han pre-
cedido.
El C6digo Civil, que interest por igual A todas las classes so-
sociales, y realize, no una inspiraci6n pasajera, sino un anhelo
constant del pueblo espafiol, puede ser un titulo de honor para
los contemporineos, A los ojos de la posteridad, y el mas bello
flor6n de la corona que cifie V. M. tan merecidamente por sus
grandes virtudes y raras prendas.
Pocos serAn ya hoy en Espafia los que desconozcan la conve-
niencia de sustituir la legislaci6n civil vigente, desparramada en
multitud de cuerpos legales promulgados en la 6poca g6tica, en
la edad media y en tiempos mas recientes, pero siempre distan-
tes de nosotros; y que, de todos modos, retratan estados sociales
distintos y aun opuestos, por un monument legislative arm6ni-
co, sencillo y claro en su m6todo y redaeci6n que refleje fielmente
nuestras actuales ideas y costumbres, y satisfaga las complejas
necesidades de la modern civilizaci6n espafiola.
Asi, pues, V. M. puede estampar su firm en este proyecto de
decreto con aquella satisfacci6n interior que engendra siempre
en el inimo del Jefe Supremo del Estado la conciencia de que no
pone su Autoridad augusta al servicio de una parcialidad poli-
tica, sino al de la Naci6n entera.
Por esto, el Ministro que suscribe estima como un halago de
la fortune ser 61 quien tiene la honra de someter A la aprobaci6n
de V. M. el C6digo Civil redactado por la Secci6n que ha mu-
chos afios viene presidiendo, despu6s de haber oido, en los t6r-
minos que ha creido mas expeditos y fruetuosos, A todos los
Vocales de la Comisi6n Codificadora, compuesta de sabios ju-
risconsultos, afiliados A escuelas juridicas y partidos politicos
diferentes.








En el punto A que dichosamente ha l1egado en Espafia la
obra de la codificaci6n civil, huelga ya todo razonamientor Pas6
la hora de discutir. Hoy se trata no mas que de la mera eje-
cuci6n de un precepto terminante de la Ley; y el infrascrito, en
just acatamiento A lo que 6sta ordena, tiene el honor de propo-
ner A V. M. el siguiente proyecto de decreto.
SERORA:
A. L. R. P. de V. M.,
MANUEL ALONSO MARTiNEZ.

REAL DECRETO

Teniendo present lo dispuesto en la ley de 11 de Mayo de
este afio, por la cual se autoriz6 a mi Gobierno para publicar un
C6digo Civil con arreglo A las condiciones y bases establecidas
en la misma, conformindome con lo propuesto por el ministry
de Gracia y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo
de Ministros: en nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfon-
so XIII, y como REINA Regente del Reino:

Vengo en decretar que se publique en la Gaceta de Madrid
el C6digo Civil adjunto, en cumplimiento de lo que preceptfa el
articulo 20 de la mencionada ley de 11 de Mayo iltimo.
Dado en Palacio, A seis de Octubre de mil ochocientos
ochenta y ocho.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Gracia y Justicia,
MANUEL ALONSO MARTINEZ.

REAL DECRETO

Pr6ximo A veneer el plazo de sesenta dias establecido en el
articulo 30 de la ley de 11 de Mayo de 1888 para que comenzara
& regir como ley el C6digo Civil publicado en la Gaceta de Ma-
drid en cumplimiento de lo dispuesto en Real decreto de 6 de
Octubre iltimo, y formulada en las Cortes la proposici6n pre-
vista en el articulo 40 de la propia ley:

Conformindome con lo propuesto por el Ministro de Gracia
y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de Mi-
nistros:
En nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfonso XIII,
y como REINA Regente del Reino:
Vengo en declarar prorrogado hasta 10 de Mayo del corrien-
te afio, el plazo de los sesenta dias establecido en la ley de 11 de
Mayo de 1888.








Dado en Palaeio, A once de Febrero de mil ochocientos
ochenta y nueve.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Gracia y Justicia,
JosE CANALEJAS Y M9NDEZ.

LEY

DON ALFONSO XIII, por la Gracia de Dios y la Constitu-
ci6n REY de Espafia, y en su nombre y durante su menor edad,
la REINA Regente del Reino:

A todos los que la present vieren y entendieren, sabed: que
las Cortes han deeretado y Nos sancionado lo siguiente:
Articulo 1? El Gobierno hard una edici6n del C6digo Ci-
vil, con las enmiendas y adiciones que A juicio de la Secci6n de
lo civil de la Comisi6n general de Codificaci6n sean necesarias
6 convenientes, segin el resultado de la discusi6n habida en am-
bos Cuerpos Colegisladores.
Art. 2 Esta edici6n se publicari lo mis pronto possible,
dentro del plazo de dos meses.
Ademfs, se insertarin en la Gaceta los articulos del C6digo
enmendados 6 adicionados.

Por tanto:

Mandamos h todos los Tribunales, Justicias, Jefes, Gober-
nadores y demos Autoridades, asi civiles como militares y ecle-
siasticas, de cualquier clase y dignidad, que garden y hagan
guardar, cumplir y ejecutar la present ley en todas sus parties.
Dado en Aranjuez, a veinte y seis de Mayo de mil ochocien-
tos ochenta y nueve.
Yo LA REINA REGENT.

El Ministro de Gracia y Justicia,
JosE CANALEJAS Y MENDEZ.

REAL DECRETO

Teniendo present lo dispuesto en la ley de 26 de Mayo
ultimo; conformindome con lo propuesto por el Ministro de
Gracia y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de
Ministros:

En nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfonso XIII,
y como REINA Regente del Reino:

Vengo en decretar que se publique 6 inserted en la Gaceta de








Dado en Palaeio, A once de Febrero de mil ochocientos
ochenta y nueve.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Gracia y Justicia,
JosE CANALEJAS Y M9NDEZ.

LEY

DON ALFONSO XIII, por la Gracia de Dios y la Constitu-
ci6n REY de Espafia, y en su nombre y durante su menor edad,
la REINA Regente del Reino:

A todos los que la present vieren y entendieren, sabed: que
las Cortes han deeretado y Nos sancionado lo siguiente:
Articulo 1? El Gobierno hard una edici6n del C6digo Ci-
vil, con las enmiendas y adiciones que A juicio de la Secci6n de
lo civil de la Comisi6n general de Codificaci6n sean necesarias
6 convenientes, segin el resultado de la discusi6n habida en am-
bos Cuerpos Colegisladores.
Art. 2 Esta edici6n se publicari lo mis pronto possible,
dentro del plazo de dos meses.
Ademfs, se insertarin en la Gaceta los articulos del C6digo
enmendados 6 adicionados.

Por tanto:

Mandamos h todos los Tribunales, Justicias, Jefes, Gober-
nadores y demos Autoridades, asi civiles como militares y ecle-
siasticas, de cualquier clase y dignidad, que garden y hagan
guardar, cumplir y ejecutar la present ley en todas sus parties.
Dado en Aranjuez, a veinte y seis de Mayo de mil ochocien-
tos ochenta y nueve.
Yo LA REINA REGENT.

El Ministro de Gracia y Justicia,
JosE CANALEJAS Y MENDEZ.

REAL DECRETO

Teniendo present lo dispuesto en la ley de 26 de Mayo
ultimo; conformindome con lo propuesto por el Ministro de
Gracia y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de
Ministros:

En nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfonso XIII,
y como REINA Regente del Reino:

Vengo en decretar que se publique 6 inserted en la Gaceta de








Dado en Palaeio, A once de Febrero de mil ochocientos
ochenta y nueve.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Gracia y Justicia,
JosE CANALEJAS Y M9NDEZ.

LEY

DON ALFONSO XIII, por la Gracia de Dios y la Constitu-
ci6n REY de Espafia, y en su nombre y durante su menor edad,
la REINA Regente del Reino:

A todos los que la present vieren y entendieren, sabed: que
las Cortes han deeretado y Nos sancionado lo siguiente:
Articulo 1? El Gobierno hard una edici6n del C6digo Ci-
vil, con las enmiendas y adiciones que A juicio de la Secci6n de
lo civil de la Comisi6n general de Codificaci6n sean necesarias
6 convenientes, segin el resultado de la discusi6n habida en am-
bos Cuerpos Colegisladores.
Art. 2 Esta edici6n se publicari lo mis pronto possible,
dentro del plazo de dos meses.
Ademfs, se insertarin en la Gaceta los articulos del C6digo
enmendados 6 adicionados.

Por tanto:

Mandamos h todos los Tribunales, Justicias, Jefes, Gober-
nadores y demos Autoridades, asi civiles como militares y ecle-
siasticas, de cualquier clase y dignidad, que garden y hagan
guardar, cumplir y ejecutar la present ley en todas sus parties.
Dado en Aranjuez, a veinte y seis de Mayo de mil ochocien-
tos ochenta y nueve.
Yo LA REINA REGENT.

El Ministro de Gracia y Justicia,
JosE CANALEJAS Y MENDEZ.

REAL DECRETO

Teniendo present lo dispuesto en la ley de 26 de Mayo
ultimo; conformindome con lo propuesto por el Ministro de
Gracia y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de
Ministros:

En nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfonso XIII,
y como REINA Regente del Reino:

Vengo en decretar que se publique 6 inserted en la Gaceta de








Madrid el adjunto texto de la. nueva edici6n del C6digo Civil,
hecha con las enmiendas y adiciones propuestas por la Secci6n
de lo civil de la Comisi6n general de Codificai6n, segun el resul-
tado de la discusi6n habida en ambos Cuerpos Colegisladores y
en cumplimiento de lo preceptuado por la mencionada ley de 26
de Mayo iltimo.
Dado en San Ildefonso, A veinte y cuatro de Julio de mil
ochocientos ochenta y nueve.
MARIA CRISTINA.

El Ministro de Gracia y Justicia,
JosE CANALEJAS Y MINDEZ.

EXPOSICION

ExcMo. SENOR:

V. E. se sirvi6 comunicar a esta Comisi6n, para su cumpli-
miento, la ley de 26 de Mayo iltimo, que manda hacer una edi-
ci6n del C6digo Civil, con las enmiendas y adiciones que A juicio
de la Secci6n de lo civil de la Comisi6n general de Codificaci6n,
sean necesarias 6 convenientes, segin el resultado de la discusi6n
habida en ambos Cuerpos Colegisladores. Cumpliendo este man-
dato, la Secci6n ha revisado detenidamente todo el C6digo, y en
particular las disposiciones que han sido objeto de controversial
y de critical entire los Senadores y Diputados en los iltimos de-
bates parlamentarios. Ha hecho tan prolijo examen sin mis pro-
p6sito que el de mejorar la obra en todo lo que pareciese defec-
tuosa y sin otro criterio que el de la mas several imparcialidad.
Fruto de este studio es el trabajo que adjunto tiene el honor
de presentar a V. E.
Todas las observaciones expuestas en el Parlamento han
sido atentamente examinadas y discutidas en el seno de la Sec-
ci6n, recayendo sobre cada una el acuerdo que se ha juzgado
procedente. Son 6stas de diversas classes, segdn el espiritu que
las informa, el fin A que tienden, la suposici6n mas 6 menos fun-
dada de que parten, la varia interpretaci6n de algunos articu-
los, la diversidad de opinions individuals sobre determinados
problems juridicos y la oscuridad de expresi6n 6 defeetos de
estilo que se ha creido encontrar en algunos textos. La Secci6n,
que no pretend haber hecho una obra perfect, porque si no
lo es ninguna de las humans, much menos puede serlo un C6-
digo Civil, que afecta A tantos, tan diversos y acaso tan contra-
dictorios intereses, hAbitos y costumbres, ha reconocido, con la
sinceridad y la imparcialidad que le son propias, la justicia 6 la
conveniencia de algunas de las enmiendas y reforms indicadas
en los Cuerpos Colegisladores. Pero al mismo tiempo ha tenido
que prescindir de muchas de ellas que, por causes diversas, no
le han parecido necesarias ni justificadas.








Hay efectivamente en el C6digo various articulos cuya re-
forma parece just 6 convenient, ya para la mayor claridad del
concept, ya para que no parezcan en disonancia con otros A que
se refieren, ya para prevenir las dudas A que pudiere dar lugar la
suspicacia 6 la malicia de los que litiguen sobre su aplicaci6n, ya,
en fin, para corregir los errors de imprenta 6 de copia de que
adolecen. Hay tambi6n articulos que contienen principios in-
discutibles de justicia 6 conveniencia, pero que necesitan am-
pliarse y desarrollarse para su aplicaci6n, A fin de que no den
lugar A una jurisprudencia varia y aun contradictoria. La Sec-
ci6n, teniendo todo esto en cuenta, ha procurado el remedio,
prestAndose A todas las modificaciones de concept y expresi6n
que ha podido exigir la mis several critical.
La verdad es que, fuera de muy pocos punts en que, por
diversidad de escuela 6 de prop6sito, no puede convenir la Sec-
ci6n con algunos de sus censores, en todos los demAs las diferen-
cias consistent, mas bien que en el fondo, en la expresi6n del con-
cepto. Se han expuesto ciertamente consideraciones generals
muy importantes sobre las novedades introducidas por el C6-
digo en el orden de la familiar, en las relaciones juridicas entire
sus individuos y en las sucesiones hereditarias; pero la Secci6n
se ha abstenido de contravertirlas, tanto porque casi todas ellas
proceden de la ley de bases para redactar el C6digo, A las cuales
ha tenido que sujetarse, cuanto por no ser este ya el moment
oportuno de exponer los motives de toda aquella obra. Pasada
su oportunidad, cumple s6lo A la Secci6n manifestar el orden y
metodo con que ha verificado su revision, la extension y los li-
mites de su labor y los fundamentos de las principles enmien-
das y adiciones adoptadas.
Expuesto queda el m6todo seguido: respect A la extension
de su trabajo, se ha limitado la Secci6n A revisar solamente
aquellos articulos que han sido objeto de discusi6n y de critical
en las Cortes; pero como algunos de ellos tenian relaci6n con
otros pasados en silencio, no ha sido possible prescindir en ab-
luto de Astos. Por eso advertira V. E. que no s6lo aparecen re-
tocados algunos de los articulos censurados por oradores del
Parlamento, sino otros que no fueron criticados por ellos; todo
sin perjuicio de corregir al paso los errors de copia 6 de im-
prenta que han encontrado en el texto dado A luz.
Una de las cuestiones mis viva y extensamente discutida
en ambas CAmaras fu la de la subsistencia del derecho foral, en
las relaciones entire los habitantes de las provincias y territories
que lo conservan y los de los territories y provincias en que rige
el derecho comin. Los primeros recelaron, aunque sin raz6n,
que el titulo preliminary del C6digo, obligatorio para todas las
provincias del Reino, contenia disposiciones contrarias A sus
fueros, por cuanto el articulo 12, que consagra la subsistencia del
actual regimen foral en toda su integridad, no comprendia ex-








presamente el derecho foral consuetudinario; como si 6ste no
formara parte de dicho regimen.
Atentado afin mis grave contra los fueros creyeron hallar
en el articulo 15, por cuanto declaraba sujetos al C6digo A los
nacidos en provincias de derecho comin, del mismo modo que la
Constituci6n del Estado declara espafioles A los nacidos en Espa-
fla. Interpretada esta disposici6n sin tener en cuenta la del ar-
ticulo 12, que manda conservar el regimen foral en toda su in-
tegridad, raz6n habria para estimarla contraria A los Fueros,
que no reconocen en los hijos otra condici6n que la de sus pa-
dres. Pero como las disposiciones de un C6digo no se deben in-
terpretar aisladamente, sino en combinaci6n con todas las otras
que tienen relaci6n con ellas, habria debido entenderse el articu-
lo 15 sin perjuicio de lo dispuesto en el 12, el cual consagra la
integridad del regimen juridico foral en just acatamiento al
precepto claro y terminante del articulo 5 de la ley de 11 de
Mayo de 1888.
Ya que esta interpretaci6n no tranquiliz6 bastante A los que
entendian de otro modo el articulo 15, la Secci6n ha procurado
aclararlo y fijar su verdadero sentido, de suerte que no pueda
quedar duda al mis suspicaz de que por 61 no se introduce no-
vedad alguna en el regimen juridico de las provincias forales.
Tambi6n ha modificado la Secci6n, no el concept, sino la
forma del articulo 29, que declara la condici6n y los derechos de
los p6stumos. Decia este articulo, en su redacci6n primitive,
que aunque el nacimiento determine la personalidad humana,
la ley retrotrae en muchos casos A una fecha anterior los dere-
chos del nacido. Hallindose estos casos sefialados en diversos
lugares del C6digo, y siendo todos aquellos en que podia optar
el p6stumo A alguin beneficio, esta disposici6n no alteraba el
precepto de nuestra antigua legislaci6n, que consideraba al
p6stumo como nacido para todo lo que le fuera favorable. Mas
para que no pueda quedar duda de que 6ste mismo es el sentido
del articulo 29, se ha variado su redacci6n, adoptando la f6r-
mula gen6rica y traditional de nuestro antiguo derecho.
Ha sido igualmente objeto de interpretaci6n equivocada el
articulo 54, suponiendo que, seguin 61, la posesi6n de estado, con
las actas del nacimiento de los hijos en concept de legitimos, era
por si sola prueba bastante del matrimonio. No hubo de enten-
derse que 6sta no se admitia sino como prueba supletoria en de-
fecto de la principal, contenida en el articulo 53, en el cual se
declara que los matrimonios futures se probaran con las actas
del Registro civil, y que faltando 4ste, podria abrirse paso A
otra especie de pruebas. S61o en este caso, y como una de estas
pruebas supletorias, admitia la posesi6n de estado el articulo 54.
Mas para que nadie pueda abrigar duda sobre este punto, la See-
ci6n present modificado el articulo, refiri6ndolo expresamente al
que le antecede y haciendo constar que la posesi6n de estado, con
las demas circunstancias expresadas, no sera mAs que uno de los








medios de prueba que podran emplearse, cuando por cualquier
causa falte absolutamente el Registro civil.
La omisi6n de dos palabras, cometida en la copia 6 en la im-
presi6n del C6digo, di6 lugar a que se creyera que el articulo 85
autorizaba al Gobierno para dispenser en el matrimonio civil el
impedimento de afinidad en line recta. De aqui la necesidad
de afiadir las palabras omitidas, quedando asi restablecido el
texto verdadero y desvanecido el error A que habia dado lugar
este articulo.
Cuando la Secci6n trajo de la Ley del Matrimonio Civil al
C6digo el articulo 102, que declaraba piblica la acci6n para pe-
dir la nulidad del matrimonio, entendia, como entiende boy, que
la acci6n piblica no es la que puede ejercitar todo ciudadano,
sino la que corresponde al Ministerio Fiscal. Pero como alguien
creyese que los t6rminos en que apareci6 redactado dicho articu-
lo autorizaban a cualquiera para promover demands de nulidad
por malevolencia 6 interns ilicito, la Secci6n lo ha redactado de
nuevo, limitando el derecho de ejercitar dicha acci6n A los c6n-
yuges, A los que tengan algin interns en ella, y, con sefialadas
limitaciones, al Ministerio Piblico.
Aunque el C6digo no ha adoptado la antigua denominaci6n
de alimentos naturales y civiles, ha reconocido la diferencia que
estos nombres significaban, en cuanto A los servicios comprendi-
dos en la obligaci6n de alimentar. El C6digo no habia torado
bastante en cuenta esta diferencia con relaci6n A la diversidad de
personas, A quienes, ya confirmando las leyes 6 la jurispruden-
cia antigua, ya completandola 6 fijindola, se concede el derecho
A alimentos. Asi la Seeci6n, despues de darlos en toda su exten-
si6n a los c6nyuges, A los descendientes y ascendientes legitimos
y A los padres y A los hijos naturales, legitimados 6 reconocidos,
los restringe entire padres 6 hijos ilegitimos no naturales y entire
hermanos consanguineos 6 uterinos, cuando alguno de 6stos no
pueda procurarse la subsistencia por causes que no le sean impu-
tables.
La clasificaci6n que se hacia en el capitulo 3, titulo 1,
libro II, de los bienes de dominion piblico, 6 no era bastante com-
prensiva, 6 podia dar lugar A dudas en casos especiales. Por ello
ha parecido oportuno A la Secci6n definir estos bienes, teniendo en
cuenta su destino mis bien que su denominaci6n y sus analogias,
sefialando despues tan s6lo como ejemplos los que antes apa-
recian como reguladores exclusivos de la clasificaci6n. El Estado
posee bienes destinados al uso comin y bienes que, sin ser de uso
comin, estan destinados A algin servicio piblico. Unos y otros
son bienes de dominion piblico, y se distinguen de los patrimonia-
les en que, si bien estos pertenecen tambien al Estado, carecen de
aquellas circunstancias. Igual distinci6n se observa en los bienes
de los pueblos y provincias, sin mis diferencia que la de pertene-
cer su propiedad A las provincias 6 A los pueblos.
El articulo 570, que declara subsistent'es las servidumbres








pecuarias estableeidas, necesitaba alguna ampliaci6n A fin de de-
terminar claramente su regimen en lo future, tanto para que no
se creyera que iban a desaparecer las anchuras sefialadas por la
legislaci6n anterior a alguna de estas servidumbres, cuanto para
fijar la media de las forzosas que en adelante se establezcan, con
destino al paso y abrevadero de los ganados. Para cumplir estos
fines, guardando profundo respeto A los derechos adquiridos, ha
refundido la Secci6n el expresado articulo.
El articulo 591 no permitia plantar Arboles altos cerca de
una heredad ajena A menos distancia de tres metros, ni Arboles
bajos y arbustos A menos de dos de la line divisoria entire ambas
heredades. Estas distancias hubieron de parecer excesivas y no
bastante justificadas A los que creian que con otras much me-
nores no sufriria tampoco usurpaci6n ni perjuicio el dominio
ajeno. La Secci6n lo ha creido asi tambi4n, y, en su consecuen-
cia, ha reducido aquellas distancias A dos metros y a 50 centime-
tros, respectivamente, salvo lo que dispongan en todo caso las
Ordenanzas rurales, 6 lo que se haya autorizado por la costum-
bre de la localidad.
Por no apartarse la Secci6n de nuestro antiguo derecho, ha-
bia aceptado la prohibici6n de heredar y de hacer testamento
impuesta A los religiosos ligados con votos solemnes de pobreza
en las 6rdenes monasticas. El derecho can6nico les habia privado
de la facultad de poseer, aunque no de la de adquirir, disponien-
do que lo que adquiriesen lo transfiriesen A los monasteries. La
ley civil, ya para reforzar la observancia de este precepto, ya
para contener en parte los progress de la amortizaci6n de los
bienes raises, priv6 A los religiosos del derecho de adquirir lo
que no debian retener y habia necesariamente de pasar al do-
minio de las comunidades respectivas. Pero esta prohibici6n
suponia la absolute capacidad de los monasteries para adquirir
y poseer bienes inmuebles. Asi es que desde el moment en que
las leyes civiles no s61o les privaron de esta facultad, sino que los
suprimieron en su mayor parte, qued6 sin efeeto, de hecho, el
precepto can6nico, y sin justificaci6n suficiente las leyes que
prohibian A los religiosos testar y adquirir bienes por testamen-
to y abintestato. Por eso fueron derogadas mas de una vez las
prohibiciones antiguas, mientras prevalecieron en toda su cru-
deza las leyes desamortizadoras y las que negaron su reconoci-
miento A las corporaciones religiosas.
Pero han cambiado, con provecho de todos, las relaciones
entire el Estado y la Iglesia: las 6rdenes monisticas han sido
permitidas 6 toleradas; y al punto ha surgido la duda de si,
con ellas, debian estimarse restablecidas las antiguas incapacida-
des para testar y adquirir por sucesi6n y herencia. La Secci6n,
como queda dicho, opt6 por la afirmativa, considerando que esta
soluci6n seria mas conforme con el derecho can6nico. Pero obis-
pos respetables, que han levantado su voz en el Senado, y otros
oradores insignes, pertenecientes A partidos diversos, y por di-








ferentes y aun contradictorios motives, han pedido la soluci6n
contraria, estimando que, restituida la facultad de adquirir y
poseer A las comunidades religiosas, se cumplira en todos sus
puntos el derecho can6nico, y habrA la igualdad debida entire
todos los ciudadanos, sin distinci6n de profesi6n y estado, de
eclesiasticos y seglares. La Secci6n, prestando atento oido A
estas consideraciones y deseando marchar siempre de acuerdo
con los dignos Prelados de la Iglesia, despubs de reconocer A los
monasteries el derecho de adquirir, ha suprimido, entire las in-
capacidades para testar y para suceder, la de los religiosos li-
gados con votos solemnes.
Algunas otras pequefias variaciones ha introducido tambi6n
la Secci6n en el capitulo de los testamentos, encaminadas todas
A determinar mejor las condiciones necesarias para asegurar su
autenticidad y alejar el peligro de las falsedades. Con esta mira,
y aceptando indicaciones hechas en las Cortes, ha restringido la
facultad de hacer testamento ol6grafo, concedi6ndola tan s61o
A los mayores de edad, aunque baste la de catorce afios para tes-
tar en otra forma.
Ha reducido tambi6n a t6rminos mis adecuados A la prAc-
tica el acto de otorgar testamento abierto, garantizando, ademis,
con nuevos requisitos el de las personas desconocidas, y fijando A
la vez los justos limits de la responsabilidad de los notarios que
autorizan estos actos. Con el mismo fin de asegurar el cum-
plimiento de la iltima voluntad de los testadores, se han estre-
chado algin tanto las condiciones necesarias para determinar la
validez y la nulidad de los testamentos cerrados.
La condici6n impuesta A la mujer casada, en el articulo 995,
de no aceptar herencias sino A beneficio de inventario, era, en
verdad, excesiva 6 injustificada. Obligar A la hija A no recibir
la herencia de sus padres, ni la de sus hijos, sino con aquella
protest, era en muchos casos, y aun en los mas, lastimar sus sen-
timientos de filal respeto y carifio, sin raz6n valedera que lo
justificase. Si en algunas circunstancias puede ser esta precau-
ci6n necesaria, podrAn utilizarla las mujeres A quienes favorezca,
sin que sea menester obligarlas A ello. La Comisi6n ha entendido
que con esta facultad, y con no responder en todo caso de las
deudas hereditarias los bienes de la sociedad conyugal existen-
tes al ser aceptada la herencia, quedarin suficientemente prote-
gidos los intereses matrimoniales.
El articulo 1,280 determine los contratos que deben hacerse
constar en document pfiblico por raz6n de los objetos sobre que
versen 6 de su naturaleza juridica, cualquiera que sea su cuan-
tia. Esta disposici6n podia ofrecer el inconvenient de dificul-
tar los contratos de poca entidad, por temor A los gastos que
ocasionara su reducci6n A document pfiblico. Para evitar este
peligro, una adici6n al articulo 1,280 exime de aquella formali-
dad los contratos no comprendidos en los seis nfimeros del mis-
mo articulo, y permit hacerlos valer, aunque su imported exceda






31

de cierta suma, si constant s61o por escrito privado, quedando li-
bres de toda solemnidad los mismos contratos de inferior
cuantia.
Tambien ha rectificado el articulo 1,296, que eximia de la
rescisi6n las capitulaciones matrimoniales de los menores cele-
bradas con intervenci6n de sus tutores, porque ni en tales capi-
tulaciones intervienen los tutores, ni podia ser, por tanto, este
genero de contratos, el que tenia por objeto dicho articulo. Una
referencia equivocada al nimero 1 del articulo 1,291, que debia
ser al nimero 2 del mismo, ha podido dar lugar A este error.
En este iltimo nfmero se mencionan los contratos celebrados en
representaci6n de personas ausentes, con autorizaci6n judicial,
y estas circunstancias bastan para que en ellos no tenga lugar la
rescisi6n. Pero las capitulaciones matrimoniales de los menores,
aunque otorgadas con la intervenci6n de sus ascendientes 6 la
del consejo de familiar, no tienen en su apoyo tantas garantias de
equidad, que basten para declararlas irrescindibles.
Fu6 igualmente objeto de controversial en las Cortes la cabi-
da sefialada en el articulo 1,523 A las heredades que, en caso de
venta, pueden ser objeto del retracto de colindantes. La Secci6n,
para facilitar, con el transcurso del tiempo, algfn remedio A la
division excesiva de la propiedad territorial, alli donde este ex-
ceso ofrece obsticulo insuperable al desarrollo de la riqueza, y
siguiendo el ejemplo de otras naciones, coneedi6 a los propieta-
rios aledafios el derecho de retraer por el tanto las heredades de
dos hectareas 6 menos, limitrofes A las suyas. Esta cabida hubo
de parecer excesiva A algunos seiiores Diputados, que preten-
dian reducirla A 50 centiareas. Tambien habia establecido la
Secci6n que cuando dos 6 mas propietarios solicitaran el retracto,
fuera preferido aquel cuya finea tuviese menos cabida, y no el
duefio de la mayor, segin propuso despubs alguno de los impug-
nadores del articulo. En vista de las observaciones expuestas,
ha accedido la Secci6n A reducir A la mitad la cabida de las he-
redades sujetas A aquel derecho; pero tambien ha creido que de-
bia mantener la preferencia A favor del duefo de la finca menor,
considerando que esta soluci6n es la mis conforme con el fin del
retracto. En cambio, ha aceptado con gusto la idea de supri-
mir la formalidad del requerimiento ante notario.
El C6digo nada dispone respect A los foros y subforos cons-
tituidos bajo la antigua legislaci6n, remitiendo lo que se refiere
A ellos A una ley especial, anunciada repetidas veces y en elabo-
raci6n hace tiempo. Pero como el articulo 1,611 sefiala el tipo
para la redenci6n de los censos impuestos antes de la promulga-
ci6n del C6digo, hubo de dudarse si esta disposici6n seria apli-
cable A la redenci6n de los foros. Aunque la duda no parezca
bastante fundada, porque el articulo citado trata unicamente
de los censos, la Secci6n se ha prestado A resolverla mediante
una adici6n al mismo, en que se declaran excluidos de 41 los foros.
Algunos sefiores Senadores y Diputados echaron de menos








en el C6digo las disposiciones transitorias que habian de deter-
minar, con regularidad y justicia, el paso de la antigua legisla-
ci6n a la nueva, de modo que esta no tuviera efecto retroactive,
y quedaran A salvo todos los derechos legitimamente adquiridos
bajo el anterior regimen juridico. La observaci6n de estos ora-
dores era muy fundada. No bastaba decir en el articulo 1,976
que las variaciones en la legislaci6n que perjudicaran derechos
adquiridos no tendran efecto retroactive, pues la definici6n y la
determinaci6n de estos derechos es hoy uno de los problems
mas dificiles de la ciencia de la legislaci6n.
Tal vez habria sido mejor hacer esto en una ley separada, co-
mo se verific6 en Italia y en otros paises, donde bien directamente
por el Poder Legislativo, bien por el Gobierno mediante autoriza-
ci6n constitutional, se dictaron estas disposiciones transitorias.
Pero no habiendose dado, ni siquiera iniciado dicha ley, y te-
niendo la Secci6n el encargo de hacer en el C6digo las enmien-
das y adiciones que creyese necesarias y convenientes, segin el
resultado de la discusi6n habida en ambos Cuerpos Colegislado-
res, se ha creido en el deber de establecer tambien las reglas,
segin las cuales deben aplicarse las nuevas disposiciones que va-
rien en algfin punto el derecho anteriormente constituido.
Dos sistemas podian seguirse para el desempefio de esta
dificil obra: uno, sefialar minuciosamente todas aquellas variacio-
nes, determinando en cada caso la aplicaci6n del derecho corres-
pondiente; otro, establecer reglas generals, aplicables A todos
los casos que puedan ocurrir de aquella especie. El primero de
estos sistemas daria lugar A un casuismo indefinido y tal vez de-
ficiente; el segundo responderia mejor A su objeto; pero, sobre
ser de dificil ejecuci6n, no daria un resultado tan comprensivo
que excluyera en absolute la necesidad de reglas especiales para
casos determinados.
Era, pues, necesario determinar cuales son las variaciones
de ley que perjudican derechos anteriormente adquiridos y que
no deben, por tanto, aplicarse con efecto retroactive. Para ello,
no basta decir que son aquellas disposicones legales que privan
de la posesi6n actual de algin beneficio, interns 6 acci6n juri-
dica; pues si la existencia, efectividad 6 extension del derecho
dependent de eventualidades independientes de la voluntad del
que lo posee, podrai ste tener una esperanza, pero no un verda-
dero derecho adquirido. Por eso los herederos legitimos y los
instituidos, asi como los legatarios de las personas que viven, no
tienen derecho alguno adquirido hasta la muerte de estas, por-
que la existencia del que en lo future podrAn disfrutar, depend,
ya de la eventualidad de su propia muerte, ya de las vicisitudes
de la fortune 6 de la libre 6 variable voluntad de los testadores.
Fundada en estas consideraciones, la Comisi6n, que estima
peligrosa la definici6n abstract de los derechos adquiridos, ha
preferido desenvolver las doctrinas mas cominmente admitidas
en algunas prescripciones generals y en una series de reglas con-








cretas, que puedan ofrecer soluci6n A los casos mas frecuentes
y servir de criterio en todos los analogos.
Lo primero que debia resolver era el punto de partida de
los derechos, A fin de determinar cuAles quedaban al amparo de
la legislaci6n antigua y cuAles sometidos A la nueva. Y como
todo derecho nace necesariamente de un hecho voluntario 6 in-
dependiente de la humana voluntad, la fecha de este'hecho, que
puede ser anterior 6 posterior A la promulgaci6n del C6digo, es
la que debe determinar la legislaci6n que ha de aplicarse al de-
recho que de aquel hecho naciera. Ni es necesario que derecho
originado por un hecho ocurrido bajo la legislaci6n anterior se
halle en ejercicio para que merezca respeto, pues si existia le-
gitimamente, segfin la ley bajo la cual tuvo origen, si dependia
solamente de la voluntad del que lo poseyera ponerlo 6 no en
ejercicio, es un derecho tan adquirido como el que hubiera ya
producido 6 estuviera produciendo su debido efecto. Pero si se
trata de un derecho nuevo, declarado por primera vez en el C6-
digo y no reconocido por la legislaci6n anterior, deberA regirse
por el mismo C6digo, aunque el hecho que lo origine hubiera
tenido lugar bajo aquella legislaci6n, A menos que perjudique A
otro derecho adquirido bajo la misma; porque en este caso es
mis digno de respeto el que va A sufrir el dafio que el que va A
recibir un beneficio gratuito.
Establecido este principio en la regla 1., no se podrA hacer
novedad alguna en el estado legal de las madres que, siendo viu-
das y ejerciendo la patria potestad, hubiesen contraido nuevo
matrimonio antes de regir el C6digo, aunque 6ste prive de aquel
derecho A las madres viudas que se casen despues. Por igual ra-
z6n, las incapacidades para heredar, asi absolutas como relatives,
deberAn calificarse con arreglo a la legislaci6n vigente a la muer-
te del testador 6 causante de la herencia. Por id6ntico motive, y
conforme A la misma regla 1., no debera entenderse que han per-
dido el beneficio de la restituci6n in integrum las personas que lo
tuvieran por la legislaci6n anterior, cuando el hecho que haya
ocasionado el perjuicio que deba repararse hubiera tenido lugar
bajo aquel regimen; y s61o cuando hubiese ocurrido despues, de-
berAn aplicarse las disposiciones del capitulo 5, titulo 29, libro
IV del C6digo. De la misma regla 1 emana la 7., que no per-
mite A los padres, madres y abuelos retirar las fianzas que tengan
constituidas por la curatela que se hallen ejerciendo de sus des-
cendientes. Esta garantia es un derecho adquirido por los meno-
res 6 incapacitados, del cual no se les puede privar sin injusti-
cia, aunque la nueva ley dispense para lo sucesivo de la obliga-
ci6n de afianzar A las personas anteriormente nombradas, cuan-
do las llama A la tutela de sus descendientes.
De esta regla general se derivan otras varias, que la Secci6n
ha consignado tambi6n, aunque sea por via de ejemplo. Asi,
pues, conforme A la regla 2., los actos y contratos celebrados bajo
el regimen de la legislaci6n anterior, que fueran vAlidos segfin








ella, deben serlo tambi6n despu6s de promulgado el C6digo, aun-
que con las limitaciones, en cuanto A su ejecuci6n, establecidas
en las disposiciones transitorias. Por eso deben valer los testa-
mentos otorgados bajo aquella legislaci6n, con arreglo A la mis-
ma, esten 6 no otorgados en forma autorizada despubs. Por eso
serAn vilidos, aunque el C6digo no los permit, siempre que
procedan del tiempo en que regian las leyes que los autorizaban,
los testamentos mancomunados, los poderes para testar, las me-
morias testamentarias, las clausulas llamadas ad cautelam y los
fideicomisos en que el testador encarga al fiduciario dar A sus
bienes un destiny desconocido. Lo que no podra hacerse es alte-
rarlos ni modificarlos en manera alguna despubs de regir el C6-
digo, sino testando con arreglo al mismo, porque lo que pudo
hacerse legitimamente bajo el regimen anterior, no es licito re-
petirlo bajo el nuevo regimen.
Por efecto de la misma regla 2., no podra alterarse el estado
legal en que se hallen los que, por pacto anterior a la promul-
gaci6n del C6digo, esten dando 6 recibiendo alimentos; ni el hijo
adoptado bajo la legislaci6n anterior habra perdido su derecho A
heredar abintestato al padre adoptante, aunque el C6digo no
reconozca este derecho A los adoptados despu6s. En el mismo
caso se hallan las reglas que determinan la colaci6n de las dotes
y las donaciones de cualquiera especie otorgadas bajo el r6gi-
men anterior en todo aquello en que difieran de las consignadas
en el C6digo. Tambien es consecuencia de la misma regla 2? la
6&, que permit al padre continuar disfrutando los derechos que
se haya reservado sobre los bienes adventicios del hijo A quien
hubiese emancipado con esta condici6n. Todos estos derechos,
como originados de pactos 6 convenios celebrados bajo la legis-
laci6n precedent, son dignos del mayor respeto, aunque el C(6-
digo no lo reconozca 6 lo estime de modo divers. En el mismo
caso se hallarAn cualesquiera otros derechos nacidos de contra-
tos licitos en su tiempo, aunque no sean permitidos despues.
Por lo mismo que deben respetarse y surtir su efecto los
derechos nacidos de hechos pasados bajo la legislaci6n anterior,
los que, segun esta, no producian penalidad civil 6 p6rdida de
derechos y se ejecutaron en aquella 6poca, no deberan produ-
cirla aunque el C6digo despu6s la establezca. En este caso po-
drAn hallarse los matrimonios contraidos antes, sin la licencia
6 el consejo de quien corresponda.
Pero si es just respetar los derechos adquiridos bajo la le
gislaci6n anterior, aunque no hayan sido ejercitados, ninguna
consideraci6n de justicia exige que su ejercieio posterior, su du-
raci6n y los procedimientos para hacerlos valer, se eximan de
los preceptos del C6digo. Todas estas disposiciones tienen ca-
ricter adjetivo, y sabido es que las leyes de esta especie pueden
tener efecto retroactive. Asi, pues, segin la regla 4., los derechos
adquiridos y no ejercitados todavia cuando el C6digo empez6 a
regir, deberan hacerse valer por los procedimientos en el mismo







35

establecidos, y s6lo cuando estos se hallen pendientes en dicha
6poca, podran optar los interesados por ellos 6 por los nuevos.
Consecuencia es tambien de esta regla la 8., que mantiene
en su cargo A los tutores y curadores nombrados antes de regir
el C6digo y a los poseedores y administradores interinos de bie-
nes de ausentes, pero someti6ndolos, en cuanto a su ejercicio, A
la nueva legislaci6n.
Tambien emana de la misma regla 2a lo dispuesto en la 9%,
que manda constituir, bajo el regimen de la legislaci6n anterior,
las tutelas y curatelas cuya constituci6n este pendiente de la re-
soluci6n de los Tribunales; pero entendi6ndose esto sin perjui-
cio de que los curadores ya en ejercicio tomen el nombre gendrico
de tutores, y de que todos ellos se sometan, en cuanto al desem-
pefio de su cargo, a las disposiciones del C6digo.
De la regla 2D procede igualmente la 11?, que manda sigan
su curso los expedientes de adopci6n, emancipaci6n voluntaria
y dispensa de ley, pendientes ante el Gobierno y los Tribunales.
Pero el rigor de la regla fundamental en esta material, 6
sea la de tender a la legislaci6n vigente al tiempo de adquirirse
el derecho, exige tambi6n ciertas excepciones, aunque de corta
trascendencia. Los efectos de la patria potestad respect a los
bienes de.los hijos, segfn el C6digo, no siempre convienen con
los mismos efectos segfin la legislaci6n anterior. En su conse-
cuencia, aquello en que difiera deberia regirse por dicha legis-
laci6n, cuando los padres estuvieren, conforme A ella, ejerciendo
su potestad. Pero la patria potestad en el modern derecho no
tiene, ni ha tenido a los ojos de los autores del C6digo, el sentido
que le di6 la legislaci6n romana. Conc6dese A los padres el po-
der tuitivo a que se llama patria potestad, no para su personal
provecho, sino para el mas facil cumplimiento de los altos de-
beres que la naturaleza y la Ley les imponen respect A sus hijos.
A este fin se encaminan, de un lado, el reconocimiento de la au-
toridad paterna, y de otro, el disfrute y administraci6n de los
peculios. Por lo mismo, s61o se pueden mantener y asegurar al
padre estas facultades, en cuanto subsistan los deberes para cuyo
cumplimiento fueron otorgadas. Si, pues, los hijos, al salir de
la patria potestad prefieren vivir bajo la autoridad y en el do-
micilio de sus padres y seguir, como en tales casos es presumible,
la direcci6n y los consejos de Astos, parece natural que subsistan
la administraci6n y el usufructo de los peculios por todo el tiem-
po que la anterior legislaci6n los mantenia. No sera entonces el
legislator, sino la voluntad tacita del hijo, quien prorrogue la
autoridad y las facultades paternas. Y por la misma raz6n, des-
de que el hijo mayor de veintitr6s afios salga de la casa de su
padre cesarA la presunci6n en que descansa la regla 5f, y con ella
los derechos de administraci6n y usufructo que al padre co-
rresponden sobre los bienes del peculio.
Pero cuando los derechos del padre procedan de un acto
suyo, legitimo y voluntario, otorgado con condiciones recipro-









cas, bajo el antiguo regimen juridico, la justicia manda respe-
tarlo y mantenerlo, sin limitaci6n alguna. Asi, el padre que vo-
luntariamente hubiese emancipado A un hijo, reservindose al-
gun derecho sobre sus bienes adventicios, podra continuar dis-
frutandolo hasta el tiempo en que el hijo deberia salir de la pa-
tria potestad, segfn la legislaci6n anterior.
Tambi6n tiene character en cierto modo exceptional del prin-
cipio que domina en esta material, la regla 10?, que establece cier-
tas restricciones A la introducci6n inmediata del consejo de fa-
milia cuando la tutela estaba ya constituida 6 constituy6ndose al
empezar A regir el C6digo. Siendo esta nueva instituei6n ente-
ramente desconocida en Espafia, su establecimiento require
temperamentos de lentitud y prudencia, si no ha de comprome-
terse su 6xito. Por eso, aunque el C6digo, legislando para lo
porvenir, dispone que los Jueces y Fiscales municipales proce-
dan de oficio al nombramiento del consejo de familiar si supieren
que hay en su territorio alguna persona sujeta a tutela, la Sec-
ci6n entiende que este precepto no es aplicable sino A los meno-
res 6 incapacitados cuya tutela no estuviese definitivamente cons-
tituida al empezar A regir el C6digo, sin perjuicio de que, tanto
en este caso como en el de estar funcionando el tutor, deberi nom-
brarse el consejo cuando lo solicite persona interesada, y siem-
pre que deba ejecutarse algin acto que requiera su intervenci6n.
Mientras no vaya entrando en las costumbres la nueva institu-
ci6n, la iniciativa fiscal para promover su uso podria mis bien
perjudicarla que favorecerla. Por la misma razn6, cuando la tu-
tela estuviese ya constituida bajo el regimen de la legislaci6n an-
terior, no se debera proceder al nombramiento del consejo sino
A instancias de cualquiera de las personas que tengan derecho A
former parte de 61, 6 del tutor; y seguramente no faltaran estas
instancias, siendo tantos los casos en que los actos del menor 6
de la administraci6n de su patrimonio no pueden verificarse le-
galmente sin la intervenci6n del consejo de familiar. A estos ca-
sos, mAs que A la espontinea acci6n fiscal, se deberAn con el
tiempo la realidad y la prActica de la nueva instituci6n.
Algo de exceptional ofrece tambi6n la regla 12., la cual, des-
pu6s de prescribir que los derechos A la herencia de los fallecidos,
con testamento 6 sin 61, antes de estar en vigor el C6digo, se
rijan por la legislaci6n anterior, y que la de los fallecidos des-
pu6s se reparta y adjudique con arreglo A aqu6l, dispone que se
respeten las legitimas, las mejoras y los legados, pero reducien-
do su cuantia, si de otro modo no se pudiese dar A cada partici-
pe en la herencia lo que le corresponda segfn la nueva ley. La
legislaci6n anterior no reconocia porci6n legitima A los e6nyu-
ges ni A los hijos naturales, como lo hace la vigente, ni permitia
al padre disponer libremente del tercio de su haber. El que hizo
testamento vAlido bajo el regimen de aquella legislaci6n, no pudo
disponer, teniendo hijos, mAs que del quinto de sus bienes, ni
mejorar A cualquiera de aqu6llos en mas del tercio de 6stos. Pero
si muri6 despu6s, rigiendo el C6digo, como por raz6n del tiempo









en que ha ocurrido su muerte resultarA aumentada la parte dis-
ponible del testador y reducida por tanto la legitima y acrecen-
tadas en su caso las mejoras, el testamento habra de cumplirse
reduciendo 6 aumentando las porciones hereditarias, si asi fuere
necesario, para que todos los participes forzosos en la herencia,
segun el nuevo derecho, reciban lo que les corresponda conforme
al mismo.
Aunque la Secci6n ha buscado detenidamente en el C6digo
todos los casos de conflict que puedan ocurrir entire sus disposi-
ciones y las del antiguo derecho, y cree que todos los conocidos
podrAn resolverse por las reglas transitorias que quedan expues-
tas, le ha parecido convenient prever otros casos que puedan
ocurrir en la prActica y no se hallen directamente comprendidos
en aqu6llas. Si esto ocurriese, toca A los Tribunales decidir lo
que A su juicio corresponda, pero no a su libre arbitrio, sino apli-
cando, segin la regla 13%, los principios que sirven de fundamen-
to A las demas transitorias.
Fuera de las enmiendas y adiciones que quedan indicadas,
nada mis ha tenido que hacer la Secci6n, sino algunas correc-
ciones de estilo, 6 de erratas de imprenta 6 de copia, cometidas
en la primera edici6n del C6digo. Facil serA advertirlas com-
parando los textos adjuntos con los publicados, y asi se verA que
sus diferencias son tan poco importantes y sus motives tan evi-
dentes, que no es necesario llamar la atenci6n sobre ellas.
Expuestas las consideraciones que preceden, y dado A cono-
cer en ellas lo que principalmente merece notarse en los trabajos
A que se refieren y en el espiritu que los ha animado, cree la See-
ci6n debe dar aqui por terminado el encargo recibido.
Dios guard A V. E. muchos afios. Madrid, 30 de Junio de
1889.-MANUEL ALONSO MARTINEZ, President; FRANCISCO DE
CARDENAS, SALVADOR DE ALBACETE, GERMAN GAMAZO, HILARIO DE
IG6N, SANTOS DE ISASA, JOSE MARIA MANRESA, Vocales; EDUARDO
GARCIA GOYENA, Vocal auxiliar.-Excmo. Sr. Ministro de Gracia
y Justicia.


















CODIGO CIVIL



TITULO PRELIMINARY

DE LAS LEYES, DE SUS EFECTOS Y DE LAS REGLAS GENERALS
PARA SU APLICACI6N.

Articulo 19 (sustituido).-Las leyes regiran en Cuba A los
veinte dias de su promulgaci6n, si en ellas no se dispusiere otra
cosa. (1)
Se entiende hecha la promulgaci6n el dia en que termine la
inserci6n de la ley en la Gaceta Oficial de la Repilblica. (2)

(1) Puede decirse que el C6digo que se hizo extensive a Cuba no
tenia articulo primero, puesto que el de ese cuerpo legal decia asi: "Las
leyes obligarAn en la Peninsula, Islas adyacentes y territories de Africa
sujetos A la legislaci6n peninsular, A los veinte dias de su promulgaci6n,
si en ellas no se dispusiese otra cosa".-"Se entiende hecha la pro-
mulgaci6n el dia en que termine la inserci6n de la ley en la Gaceta."
Al hacerse extensive A Ultramar el C6digo, por R. D. de 31 de Julio
de 1889, se subsan6 la omisi6n, disponi6ndose en el articulo 3? que "En
armonia con lo dispuesto en el articulo 19 del mismo C6digo, las eyes
regiran en las provincias de Ultramar A los veinte dias de su promulga-
ci6n, entendi6ndose 4sta hecha el dia en que termine su inserci6n en
los peri6dicos oficiales de las islas". En vista de este precepto, y tc-
niendo en cuenta lo dispuesto en el articulo primero del C6digo que en
el mismo se cita, hemos redactado la disposici6n que vino A sustituir
aqu6l, en la forma en que siempre se entendi6 que regia.
(2) Al promulgarse el C6digo en Cuba, el peri6dico official de la
Isla era la Gaceta de la Habana. Preseindiendo de datos hist6ricos so-
bre el origen de este peri6dico, haremos constar solamente que su pu-
blicaci6n fu6 autorizada por R. O. de 3 de Noviembre de 1847, para que
se insertaran en 61 noticias y avisos de todas classes, inclusos los oficia-
les; por otra R. O. de 17 de Noviembre de 1847, se le concedi6 el titulo
de Official del Gobierno y el privilegio de insertarse en 61, antes que en
los demAs papeles, los asuntos de oficio; por R. O. de 8 de Noviembre
de 1858 y otras, reiteradas expresamente en la de 3 de Mayo de 1866,
se declar6 que el dicho peri6dico era el fnico official de la Isla, en todos
los ramos de la Administraci6n; carActer que conserve durante la so-
berania espafiola, en virtud de repetidas disposiciones, y en los filtimos
tiempos por un contrato celebrado entire el Gobierno y su propietario.
Al cesar la soberania de Espafia, el Gobierno military de los Estados
Unidos le otorg6 el mismo caracter official por la Orden nfimero 11, de
3 de Enero de 1899, reiterAndoselo, con la calificaci6n de exclusive,
por la niimero 31, de 31 de Mayo del mismo afo. Despubs del adveni-
miento de la Repiblica, el Presidente, por Decreto de 20 de Mayo de









Art. 29-La ignorancia de las leyes no excusa de su cum-
plimiento.
Art. 39-Las leyes no tendran efecto retroactive, si no dis-
pusieren lo contrario. (3)
Art. 4-Son nulos los actos ejecutados contra lo dispuesto
en la ley, salvo los casos en que la misma ley ordene su validez.
Los derechos concedidos por las leyes son renunciables, A
no ser esta renuncia contra el inters 6 el orden pfiblico, 6 en
perjuicio de tercero. (4)

1902, mantuvo, provisionalmente, el character official que dicho peri6dico
habia tenido hasta entonces.
Por el articulo segundo del R. D. de 1? de Octubre de 1856 se dis-
puso que se publicaran en los peri6dicos oficiales de las provincias de
Ultramar todas las Reales edulas, Reales decretos 6 Reales 6rdenes y
demas disposiciones de caracter general en el orden judicial, econ6mico
6 administrative referentes A la gobernaci6n ultramarina.
Por decreto del Presidente de la Rep6blica de 30 de Junio de 1902
se dispuso la publicaci6n de un peri6dico denominado Gaceta Oflcial de
la Repiblica de Cuba, en el cual deben insertarse .las leyes, decretos,
sentencias del Tribunal Supremo y demas disposiciones de carecter ge-
neral. Al crearse este peri6dico, cuya publicaci6n empez6 en primero
de Julio de 1902, dej6 de publicarse la Gaceta de la Habana. La Gaceta
de la Bepiblica estA bajo la direcei6n de la Secretaria de Gobernaci6n,
y al present se edita por subasta.
(3) A las leyes de la Rep6blica no puede alcanzar la excepci6n
de este articulo, porque, conform al 12 de la Constituei6n, "ninguna
ley tendrA efecto retroactive, except las penales, cuando sean favora-
bles al reo".
Conforme A declaraciones hechas por el Tribunal Supremo en Pleno,
el principio de irretroactividad de las leyes consignado en la Constituci6n
se refiere A todas las leyes, sea cual fuere su naturaleza, con la excep-
ci6n que en cuanto A las penales establecee; fnica limitaci6n impuesta
en el precepto constitutional A la generalidad del principio que consigna
(sentencia de 22 de Febrero de 1912); una ley s61o tiene efecto retroac-
tivo cuando lesiona derechos adquiridos al amparo de la legislaci6n an-
terior, 6 existentes al ponerse en vigor la nueva ley (sentencia de 10
de Junio de 1910); es decir, cuando modifique, altered 6 invalid un dere-
cho, legitimamente adquirido con anterioridad, que former part inte-
grante del patrimonio de una persona individual 6 juridica (sentencia de
14 de Septiembre de 1907); el principio de irretroactividad de las leyes
no solamente implica la garantia de los dereehos subjetivos anteriores
A la promulgaci6n de la nueva ley, que sin aquel principio pudieran
ser afeetados por la iltima, sino que, ademAs, impide en t6rminos gene-
rales la aplicaci6n de la nueva ley A hechos ocurridos antes de su pro-
mulgaei6n (sentencia de 22 de Febrero de 1912); y, consiguientemente,
si bien una ley no puede aplicarse ni para solucionar cuestiones nacidas
con anterioridad A su promulgaci6n, ni para someter A la autoridad de
la misma la eficacia y consecuencias de actos anteriores en daflo de
derechos adquiridos, esto no obsta A que se aplique una ley nueva A un
derecho que nacee y se ejercita durante su regimen, aunque se derive
6 emane de un acto anterior (sentencia de 15 de Febrero de 1908).
(4) No es cierto, ha dicho el Tribunal Supremo, que este precepto
autorice A cualquiera persona para reclamar de los actos ejecutados con-
tra la ley, sino s61o A los que con arreglo A ella est6n en posesi6n de
derechos que resulten lesionados por el acto nulo, y en las cireunstan-
eias que segin la misma deban encontrarse para reeclamar (sentencias
de 28 de Abril y de 19 de Septiembre de 1906).
Para que la infracei6n de este articulo quede debidamente plan-










Art. 5--Las leyes s61o se derogan por otras leyes posterio-
res, y no prevalecera contra su observancia el desuso, ni la cos-
tumbre 6 la prActica en contrario. (1)
Art. 6-El Tribunal que rehuse fallar A pretexto de silen-
cio, obscuridad 6 insuficiencia de las leyes, incurrira en respon-
sabilidad. (8)

teada en casaci6n es necesario que concrete y determinadamente se
exprese el acto contrario A la Ley al cual haya dado eficacia el fallo
recurrido, y la ley que con dicho acto se contrarie (sentencias de 13 de
Abril de 1907 y de 12 de Junio de 1908).
(5) El principal efeeto que produce la promulgaci6n de las leyes
es, conform al articulo primero de este C6digo, el de ser obligatorias;
efeeto que reafirma este articulo al disponer que mientras las leyes no
se deroguen por otra posterior, inico medio de perder su vigor, no
prevalecera contra su observancia el desuso, ni la costumbre, ni la
prictica en contrario. En principio, el enunciado es rigurosamente exac-
to; pero en la practice, en nuestro pais al menos, en cuanto A los efec-
tos de las leyes, sus t6rminos absolutes sufren alguna limitaci6n, en
virtud de determinados preceptos de la Constituci6n, que deben tenerse
en cuenta, si no para aplicar aqu61, para reformarlo en su dia, armoni-
zAndolo con 6stos.
En efeeto, el articulo 84 de la Constituci6n inviste al Tribunal
Supremo de la facultad de decidir sobre la inconstitueionalidad de las
leyes, decretos y reglamentos, cuando fuesen objeto de controversial
entire parties; el 37 establece que las leyes que regulan el ejercicio de los
derechos individuals que la Constituei6n garantiza, serdn nulas si los
disminuyen, restringen 6 adulteran; el 13 previene que las obligaciones
de carfeter civil que nazcan de los contratos 6 de otros actos A omisio-
nes que las produzcan no podran ser alteradas por el Poder Legislativo,
ni por el Ejecutivo. IC6mo compaginar la disposici6n de este articulo,
que previene la observancia de la ley mientras no sea derogada, con los
preceptos constitucionales que declaran nulas, es decir, ineficaces, inexis-
tentes, determinadas leyest Es cierto que la de 31 de Marzo de 1903, que
regular la antes dicha potestad del Tribunal Supremo, estableee en su
articulo 23 que las resoluciones de 6ste respect A inconstitucionalidad,
surtiran los mismos efectos que las ejecutorias de dicho Tribunal en
material civil-es decir, que s61o trascienden al caso resuelto-; pero
no es menos eierto que esas resoluciones envuelven una declaraci6n de
inefieaeia-siquiera limitada a un caso concreto-de la ley; 6 lo que es
lo mismo, que, aun no habiendo sido derogada, la ley no debe cumplir-
se. Esto sin contar que en casos como los previstos en el articulo 37
de la Constituci6n, el Tribunal ha declarado paladinamente que la ley
es nula. No obstante, conform A la ley y A la doctrine, las declaracio-
nes de inconstitueionalidad no afectan A la vigencia y consiguiente apli-
caci6n general de la ley; pero esto, A la verdad, es mas te6rico y doc-
trinal que real, sobre todo tratAndose de leyes que la Constituci6n
declara nulas, puesto' que lo cierto y efectivo es que tales leyes, aun
no derogadas por otras posteriores, carecen de eficacia obligatoria; es
licita su inobservancia, aunque para ello sea precise valerse de rodeos 6
de recursos procesales.
V6ase sobre este particular lo que se express en las notas 2 y 32,
pAginas 22 y 106 de la obra "Recurso de Ineonstitucionalidad", de esta
Colecci6n.
(6) Art. 364 del C6digo Penal: "El Juez que se negase A juzgar
so pretexto de oscuridad, insuficiencia 6 silencio de la ley, sera castigado
con la pena de suspension".
La pena de suspension de cargo pidblico es una pena correctional
(articulo 24, C6digo Penal); dura de un mes y un dia A seis auos (ar-









Cuando no haya ley exactamente aplicable al punto contro-
vertido, se aplicark la costumbre del lugar, y, en su defecto,
los principios generals del derecho.
Art. 79-Si en las leyes se habla de meses, dias 6 noches, se
entendera que los meses son de treinta dias, los dias de veinti-
cuatro horas, y las noches desde que se pone hasta que sale
el sol. (7)
Si los meses se determinan por sus nombres, se computarin
por los dias que respectivamente tengan.
Art. 8-Las leyes penales, las de policia y las de seguridad
piblica, obligan A todos los que habiten en territorio cu-
bano. (8)

ticulo 27) y produce el efecto de inhabilitar al penado para el ejercicio
del cargo y para obtener otro de funciones anflogas por el tiempo de la
condena. (Articulo 36).
(7) Respecto de este articulo, el Tribunal Supremo de Espafia ha
declarado que es de aplicaci6n general, cualquiera que sea la material
de la ley; y, por consiguiente, la Sala de lo Criminal, en sentencia de 6
de Abril de 1895, al resolver sobre prescripci6n de un delito de injuries,
declar6 que, entendi6ndose los mess legales de treinta dias, desde el 20
de Octubre de 1892 al 20 de Abril de 1893 habian decursado seis meses
y cuatro dias.
La Sala de lo Civil del mismo Tribunal ha aplicado en igual sentido
este precepto A la ley procesal, y resolviendo un recurso contra un laudo
dictado por amigables componedores, en su sentencia de 21 do Octubre
de 1903 ha declarado que un plazo de un mes que debi6 empezar A con-
tarse el 25 de Marzo venci6 el 23 de Abril siguiente (6 sea A los trein-
ta dias).
No tenemos conocimiento de que en el Tribunal Supremo de Cuba
se haya presentado caso alguno con relaci6n A este articulo del C6digo;
pero si se ha presentado con referencia al 94 de la ley de lo Contencioso
Administrative, id6ntico A aqudl, puesto que dice asi: "Los plazos que
esta ley sefiala por meses, se contarAn por meses enteros, sin tomar en
cuenta el nfmero de dias de que se compongan, ni los feriados, y los
meses se entenderkn de treinta dias''. Y acerca de la inteligencia de este
articulo, el dicho Tribunal ha establecido, en auto de 23 de Marzo de
1907, la doctrine, reiterada en resoluciones posteriores, de que el mes
legal no es otra cosa que un lapso de tiempo que comprende treinta
dias naturales; asi se desprende claramente del auto citado, en el que
se dice que el tdrmino de tres meses que fija el articulo 79 de la ley de
lo Contencioso Administrativo para la interposici6n del recurso, "equi-
vale A noventa dias naturales".
(8) Articulo 11 de la Constituci6n: "Todos los cubanos son igua-
les ante la ley. La Repiblica no reconoce fueros ni privilegios per-
sonales".
Articulo 10, ineiso 49, de la misma: "Los extranjeros residents en
el territorio de la Repfblica se equiparan A los cubanos "en cuanto A la
obligaci6n de observer y cumplir las leyes, decretos, reglamentos y de-
mis disposiciones que est6n en vigor en la Repfblica".
El articulo 41 de la Ley de Extranjeria de 1870, vigente en la actua-
lidad, dispone que los extranjeros estAn sujetos A las leyes y tribuna-
les de Cuba por los delitos que cometan en este pais; el 42 los declara
tambi6n sometidos A dichas leyes y tribunales en todas las demands
que por ellos 6 contra ellos se entablen para el cumplimiento de las
obligaciones contraidas dentro 6 fuera de Cuba (la ley, como es natural,
dada su fecha, dice Espafa) A favor de cubanos 6 que versen sobre
propiedad 6 posesi6n de bienes existentes en territorio eubano; confor-
me al 43, nuestros tribunales son competentes para conocer de las de-








Art. 99-Las leyes relatives A los derechos y deberes de fa-
milia, 6 al estado, condici6n y capacidad legal de las personas,
obligan a los cubanos aunque residan en pais extranjero.
Art. 10.-Los bienes muebles estan sujetos A la ley de la
naci6n del propietario; los bienes inmuebles, A las leyes del pais
en que estan sitos.
Sin embargo, las sucesiones legitimas y las testamentarias,
asi respect al orden de suceder como A la cuantia de los dere-
chos sucesorios y a la validez intrinseca de sus disposiciones, se
regularan por la ley national de la persona de cuya sucesi6n se
trate, cualesquiera que sean la naturaleza de los bienes y el pais
en que se encuentren. (9)
Art. 11.-Las formas y solemnidades de los contratos, tes-
tamentos y demAs instruments piblicos, se rigen por las leyes
del pais en que se otorguen.
Cuando los actos referidos sean autorizados por funciona-
rios diplomaticos 6 consulares de Cuba en el extranjero, se ob-
servaran en su otorgamiento las solemnidades establecidas por
las leyes cubanas.
No obstante lo dispuesto en este articulo y en el anterior,
las leyes prohibitivas concernientes A las personas, sus actos 6
sus bienes, y las que tienen por objeto el orden piblico y las
buenas costumbres, no quedarin sin efecto por leyes 6 sentencias
dictadas, ni por disposiciones 6 convenciones acordadas en pais
extranjero.
Arts. 12, 13, 14 y 15 (inaplicables en Cuba). (10)
Art. 16.-En las materials que se rijan por leyes especiales,
la deficiencia de 6stas se suplira por las disposiciones de este
C6digo.










mandas entire extranjeros, que ante ellos se entablen y que versen sobre
obligaciones contraidas 6 cumplideras en Cuba.
Con estos preceptos concuerdan los articulos 51 y 70 de la Ley de
Enjuiciamiento Civil.
(9) Este articulo terminaba con un parrafo referente & los viz-
cainos, que no tiene raz6n de ser en un C6digo de Cuba, ya independien-
te de Espafia, porque cuando sea necesaria su aplicaci6n, esta habri de
hacerse f titulo de legislaci6n extranjera.
(10) Los articulos 12, 13, 14 y 15 regulan la aplicaci6n de las
leyes en las provincias espafiolas de regimen foral, y, por consiguiente,
estan de mis en un C6digo de Cuba; respect de su possible aplicaci6n,
reprodueimos lo dicho en la nota anterior.

















LIBRO PRIMERO

DE LAS PERSONAS

TITULO I (1)

DE LOS CUBANOS Y EXTRANJEROS.

Art. 17 (sustituido).-(12) La condici6n de cubano se ad-
quiere por nacimiento 6 por naturalizaci6n (art. 49 de la Consti-
tuci6n).
Son eubanos por nacimiento:
1 Los nacidos, dentro 6 fuera del territorio de la Repfi-
blica, de padres cubanos. (13)

(11) Los articulos de este titulo del C6digo espaflol fueron redac-
tados conforme A la base segunda de las dictadas para la redacci6n del
C6digo, ajustandose a los preceptos constitueionales de aquella naci6n;
por consiguiente, casi todos ellos han sido sustituidos por los de la
Constituci6n cubana, y, por tanto, en cada articulo hemos insertado
el precepto equivalent que rige en Cuba, mencionandolo expresamente.
(12) El articulo 17 del C6digo espafiol comprende en euatro pa-
rrafos numerados la determinaci6n de quienes son espafoles, tanto por
nacimiento cuanto por naturalizaci6n, reproduciendo literalmente lo que
respect de ese particular consigna el articulo 19 de la Constituci6n
de la Monarquia. Esta material, A la que la Constituei6n espafiola dedica
part de un articulo, es en la nuestra objeto de tres: el 49, el 5? y el 69,
que se insertan en el texto.
-(13) Articulo 29 de la Constituci6n: "Componen el territorio de
la Repdblica, la isla de Cuba, asi como las islas y cayos adyacentes que
con ella estaban bajo la soberania de Espafia, hasta la ratificaci6n del
Tratado de Paris de 10 de Diciembre de 1898".
Articulo 69 del Ap6ndice de la Constituci6n: "La isla de Pinos
queda omitida de los limits de Cuba propuestos por la Constituci6n,
dejAndose para un future tratado la fijaci6n de su pertenencia".
Las relaeiones entire Cuba y los Estados Unidos estableeidas en el
Ap6ndice A la Constituci6n, antes meneionado, se redujeron A un trata-
do entire las dos naciones celebrado en 22 de Mayo de 1903, canjeAndose
sus ratificaciones en WAshington el primero de Julio de 1904. En el ar-
ticulo VI de ese tratado se reproduce literalmente el del mismo ndmero
del Ap6ndice constitutional. El tratado a que aluden esos articulos no
se ha formalizado ahn (Septiembre de 1915); pero, no obstante, la isla
de Pinos de facto es territorio cubano, segfn lo declarado por cl Gober-
nador Militar de Cuba, en nombre del Presidente de los Estados Unidos,
en 20 de Mayo de 1902, al traspasar el Gobierno de Cuba al Presidente
de esta Repdblica, quien expresamente acept6 esa declaraci6n, y con-
forme A ella la isla de Pinos depend de las autoridades cubanas y se
rige por las leyes de Cuba.
Del territorio national de Cuba hay que excluir, aunque temporal-

















LIBRO PRIMERO

DE LAS PERSONAS

TITULO I (1)

DE LOS CUBANOS Y EXTRANJEROS.

Art. 17 (sustituido).-(12) La condici6n de cubano se ad-
quiere por nacimiento 6 por naturalizaci6n (art. 49 de la Consti-
tuci6n).
Son eubanos por nacimiento:
1 Los nacidos, dentro 6 fuera del territorio de la Repfi-
blica, de padres cubanos. (13)

(11) Los articulos de este titulo del C6digo espaflol fueron redac-
tados conforme A la base segunda de las dictadas para la redacci6n del
C6digo, ajustandose a los preceptos constitueionales de aquella naci6n;
por consiguiente, casi todos ellos han sido sustituidos por los de la
Constituci6n cubana, y, por tanto, en cada articulo hemos insertado
el precepto equivalent que rige en Cuba, mencionandolo expresamente.
(12) El articulo 17 del C6digo espafiol comprende en euatro pa-
rrafos numerados la determinaci6n de quienes son espafoles, tanto por
nacimiento cuanto por naturalizaci6n, reproduciendo literalmente lo que
respect de ese particular consigna el articulo 19 de la Constituci6n
de la Monarquia. Esta material, A la que la Constituei6n espafiola dedica
part de un articulo, es en la nuestra objeto de tres: el 49, el 5? y el 69,
que se insertan en el texto.
-(13) Articulo 29 de la Constituci6n: "Componen el territorio de
la Repdblica, la isla de Cuba, asi como las islas y cayos adyacentes que
con ella estaban bajo la soberania de Espafia, hasta la ratificaci6n del
Tratado de Paris de 10 de Diciembre de 1898".
Articulo 69 del Ap6ndice de la Constituci6n: "La isla de Pinos
queda omitida de los limits de Cuba propuestos por la Constituci6n,
dejAndose para un future tratado la fijaci6n de su pertenencia".
Las relaeiones entire Cuba y los Estados Unidos estableeidas en el
Ap6ndice A la Constituci6n, antes meneionado, se redujeron A un trata-
do entire las dos naciones celebrado en 22 de Mayo de 1903, canjeAndose
sus ratificaciones en WAshington el primero de Julio de 1904. En el ar-
ticulo VI de ese tratado se reproduce literalmente el del mismo ndmero
del Ap6ndice constitutional. El tratado a que aluden esos articulos no
se ha formalizado ahn (Septiembre de 1915); pero, no obstante, la isla
de Pinos de facto es territorio cubano, segfn lo declarado por cl Gober-
nador Militar de Cuba, en nombre del Presidente de los Estados Unidos,
en 20 de Mayo de 1902, al traspasar el Gobierno de Cuba al Presidente
de esta Repdblica, quien expresamente acept6 esa declaraci6n, y con-
forme A ella la isla de Pinos depend de las autoridades cubanas y se
rige por las leyes de Cuba.
Del territorio national de Cuba hay que excluir, aunque temporal-









S2 Los nacidos en el territorio de la Repiblica de padres
extranjeros, siempre que, cumplida la mayor edad, reelamen su
inseripci6n, como cubanos, en el Registro correspondiente. (14)
30 Los nacidos en el extranjero de padres naturales de Cu-
ba que hayan perdido la nacionalidad cubana, siempre que, cum-
plida la mayor edad, reclamen su inscripci6n, como cubanos, en
el mismo Registro. (Art 50 de la Constituci6n).
Son cubanos por naturalizaci6n:
10 Los extranjeros que, habiendo pertenecido al Ejercito
Libertador, reclamen la nacionalidad cubana dentro de los seis
meses siguientes a la promulgaci6n de esta Constituci6n. (15)
2? Los extranjeros que, establecidos en Cuba antes del 19
de Enero de 1899, hayan conservado su domicilio despu6s de di-
cha fecha; siempre que reclamen la nacionalidad cubana dentro
de los seis meses siguientes A la promulgaci6n de esta Constitu-
ci6n, 6, si fueren menores, dentro de un plazo- igual desde que
alcanzaren la mayoria de edad.
39 Los extranjeros que, despues de cinco afios de residen-
cia en el territorio de la Repiblica, y no menos de dos desde que
declared su intenci6n de adquirir la nacionalidad cubana, obten-
gan carta de naturalizaciDn con arreglo A las leyes. (16)
49 Los espafoles residents en el territorio de Cuba el 11
de Abril de 1899 que no se hayan inscripto como tales espa-
fioles en el Registro correspondiente, hasta igual mes y dia
de 1900. (1T)

mente, la superficie de tierra y mar arrendada A los Estados Unidos
en Guantanamo y Bahia Honda por el convenio de 16-23 de Febrero
de 1903, cuyo articulo III dice: "Si bien los Estados Unidos reconocen,
por su parte, la continuaci6n de la soberania definitive de la Repdblica
de Cuba sobre las extensions de tierra y agua arriba descritas, la Re-
pdbliea de Cuba consiente, por su part, en que, durante el period en
que los Estados Unidos ocupen dichas areas, A tenor de las estipulacio-
nes de este convenio, los Estados Unidos ejerzan jurisdicei6n y sefiorio
completos sobre dichas Areas", etc. Por otro convenio de 2 de Julio
de 1903, ratificado en Washington el 6 de Octubre del mismo afo, se
reglament6 la ejecuci6n del anterior, y por el articulo II se previene
que el area de terrenos arrendados A los Estados Unidos sera deslindado,
y sus limits marcados con precision por medio de cercas 6 vallados
permanentes.
(14) Articulo 19 de la ley de 30 de Octubre de 1902, reproducido
en el decreto 859 de 1908, que modific6 dicha ley: "Los actos en cuya
virtud se adquiera, pierda 6 recupere la nacionalidad cubana, se harAn
constar por medio de inscripci6n en la secci6n de ciudadania del Regis-
tro del Estado Civil". V6ase el articulo 326 del C6digo y su nota.
(15) La Constituci6n cubana fu6 promulgada por la orden del Go-
bernador Militar N9 181, de 1902, publicada conjuntamente con aqu6lla, en
Gaceta extraordinaria, el dia 20 de Mayo del citado afio, desde cuyo dia,
conform A la mencionada orden, qued6 en vigor.
(16) La ley que hoy rige la material es la de 30 de Octubre de
1902, modificada por el decreto del Gobernador Provisional, nfmero 859,
de 26 de Agosto de 1908.
(17) La fecha de 11 de Abril de 1899 es la del canje de las ratifi-
caciones del tratado de paz celebrado en Paris entire Espafia y los
Estados Unidos en 10 de Diciembre de 1898, y el Registro A que este









5 Los africanos que hayan sido eselavos en Cuba y los
emancipados comprendidos en el Art. 13 del Tratado de 28 de
Junio de 1835, celebrado entire Espafia 6 Inglaterra. (Art. 6
de la Constituci6n). (18)
Art. 18. (modificado).-Los hijos, mientras permanezcan
bajo la patria potestad, tienen la nacionalidad de sus padres. (19)

articulo se refiere es el que se estableci6 en Cuba, en la Secretaria de
Gobernaci6n, en virtud de lo acordado en el articulo IX de dicho tra-
tado, segin el cual, los sabditos espafioles naturales de la Peninsula re-
sidentes en Cuba podian continuar en este pals, conservando su naciona-
lidad, si dentro de un afio, A partir de la ratificaci6n del tratado, ha-
cian en una oficina del Registro la declaraci6n de que deseaban con-
servar su dicha nacionalidad.
Aunque el tratado decia "naturales de la Peninsula", y en un prin-
cipio se sostuvo que s61o 6stos tenian el derecho que el dicho convenio
les concedia, mas tarde se declar6 vasee la Gaceta de 12 de Diciembre
de 1899) que igual facultad tenian los naturales de las islas Baleares
,y Canarias.
(18) La esclavitud fu6 abolida en Cuba por la ley de 13 de Fe-
brero de 1880, pero los libertos quedaban sometidos A un patronato de
sus antiguos duefios, establecido y regulado por dicha ley. Este patrona-
to era una semiesclavitud, y qued6 abolido, antes del tdrmino sefialado
en la citada ley, por el R. D. de 7 de Octubre de 1886.
El articulo 13 del tratado entire Espafia 6 Inglaterra de fecha 28 de
Junio de 1835, dice asi: "'Los negros que se hallen A bordo de un buque
detenido por un crucero y condenado por la comisi6n mixta, con arreglo
A lo dispuesto en este tratado, quedarAn A disposici6n del gobierno cuyo
crucero haya hecho la presa; pero en la inteligencia de que no s61o
habran de ponerse inmediatamente en libertad y conservarse en ela,
saliendo de ello garante el gobierno A que hayan sido entregados, sih.o
que deberA 6ste suministrar las noticias y datos mas cabales acerca del
estado y condici6n de los negros, siempre que sea requerido por la otra
part contratante", etc.
De acuerdo con este articulo, que en su letra s61o comprende a los
negros que se encontrasen a bordo de los barcos apresados, se dispuso
en el primero de la Ordenanza general de emancipados, aprobada por
R. O. de 6 de Agosto de 1855, que: "quedan declarados libres los negros
aprehendidos que se introdujeren 6 trataren de introducirse en la isla
de Cuba, en contravenci6n de los referidos tratados". (De 1817 y 1835).
(19) El articulo 18 del C6digo espafiol dice asi: "Los hijos, mien-
tras permanezean bajo la patria potestad, tienen la nacionalidad de sus
padres".-"Para que los nacidos de padres extranjeros en territorio
espafiol puedan gozar del beneficio que les otorga el nimero primero
del articulo 17 (el de ser espaioles por haber nacido en territorio es-
pafiol), serA requisite indispensable que los padres manifiesten en la
manera y ante los funcionarios expresados en el articulo 19, que optan,
A nombre de sus hijos, por la nacionalidad espafola, renunciando a
toda otra".
Hemos eliminado del texto el pArrafo segundo de este articulo, por-
que conteniendo un precepto de refereneia a otro articulo del C6digo
espafol que es reproducci6n de un precepto constitutional de aquella
naci6n, que ha sido sustituido por otro distinto en la Constituci6n cu-
bana, entendemos que no tiene aplicaci6n en Cuba. Dados los tdrminos
express del inciso segundo del articulo 5? de nuestra Constituci6n,
creemos que el hijo de extranjero nacido en la Repiblica no obtiene la
nacionalidad cubana sino por un acto personal, realizado en la oportu-
nidad que dicho articulo sefala, y que nadie, ni aunque sean sus padres
con ejercicio de patria potestad, puede ejercer a nombre de aqu6llos el
derecho que A los mismos concede la Constituci6n. Asi lo ha entendido









Art. 19. (sustituido).--(2o) Los actos en cuya virtud
se adquiera, pierda 6 recupere la nacionalidad cubana, se harin
constar por medio de inscripci6n en la Secci6n de ciudadania del
Registro del Estado Civil. (21)
Las personas comprendidas en los casos A que se refieren los

la Secretaria de Estado al evacuar una consult del C6nsul cubano en
Barcelona, en 25 de Mayo de 1903, en la cual llega a afirmar que este
articulo qued6 sin vigor desde el cese de la soberania espafiola.
Hemos mantenido el pkrrafo primero, porque ademAs de no haber
encontrado ninguna disposici6n que expresamente lo modifique 6 dero-
gue, 6 implicitamente lo contrarie, se ha estimado vigente en el pArrafo
primero de la Resoluci6n Presidencial de 24 de Octubre de 1903, eva-
cuando consult del C6nsul cubano en Tampa.
(20) El articulo 19 del C6digo espafiol (v6ase la nota 21) deter-
mina la oportunidad y la autoridad ante la cual el nacido en territorio
espafol de padres extranjeros puede hacer uso del derecho que, por su
nacimiento, le concede la Constituci6n, de ser ciudadano espafiol. En
cuanto a oportunidad, el precepto del C6digo espafol ha sido sustituido
por el del inciso segundo del articulo 59 de la Constituei6n cubana, que
sin limitaci6n de tiempo exige para el ejercicio de ese derecho s6lo que
el native haya cumplido la mayor edad. Respecto A la autoridad ante
la cual debe hacer la reclamaci6n, hemos insertado en el texto, en sus-
tituci6n del original, las disposiciones de la ley de 30 de Octubre de
1902, modificada por el decreto 859 de 1908, aclaradas, en lo possible,
por notas.
El criteria expuesto, respect A la modificaci6n del articulo 19 del
C6digo, por el inciso segundo del articulo 5? de la Constituei6n, ha sido
declarado por resoluci6n de la Direcci6n General de los Registros de 5
de Noviembre de 1912; en la que, al propio tiempo, se declara que
tampoco estkn sujetos A t6rmino los comprendidos en la disposici6n
segunda de las transitorias de la Constituci6n, para hacer valer sus de-
rechos A la ciudadania cubana.
(21) El articulo 19 del C6digo espatbol dispone que los hijos de
extranjeros nacidos en Espafia, euando residma on el territorio de dicha
naci6n, deben hacer la manifestaci6n A que estAn obligados para disfru-
tar de la nacionalidad ante el encargado del Registro Civil del lugar en
que tengan su residencia. La ley cubana nada preve respect de aque-
llos que residan en el territorio national; no obstante, tenemos enten-
dido que, semejanza de lo que se verifica en los casos anAlogos pre-
vistos en los articulos 5?, 6? y 7? de la ley del Registro Civil, la de-
elaraci6n se hace ante el encargado del Registro del lugar en donde el
interesado reside.
Respect de la Seeci6n de ciudadania, tdngase en cuenta que aun-
que por el articulo 49 del Reglamento, vigente, para la ejecuci6n de
la ley del Registro, modificado por la Orden 167, de 30 de Junio de 1901,
dicha Secci6n s61o existia en la Secretaria de Justicia, A cargo de la
Secci6n de los Begistros y del Notariado, el Secretario de aquel de-
partamento, por resoluci6n de 29 de Octubre del mismo afio de 1901, circu-
lada por el Jefe de la Secci6n a los jueces de primer instancia en 31 de
dicho mes, dispuso, para que pudiera tener debido cumplimiento lo
prescripto en la Ley Electoral (Orden 218, de 1901) que se creara una
Secci6n de ciudadania en los Registros A cargo de los jueces municipals.
S61o por referencia conocemos esas resoluci6n y circular, puesto que, A
pesar de los esfuerzos que hemos hecho, no la hemos encontrado, ni en la
Gaceta ni en ninguna otra colecei6n de disposiciones oficiales. No obs-
tante, es cierto que existed, porque en los juzgados se Uevan los libros
antes referidos, y la ley de 30 de Octubre de 1902 presupone que en los
dichos juzgados existed la repetida Secci6n de ciudadania, que, segin el
Beglamento, no debia existir en ellos.









incisos 2? y 3 del articulo 59 de la Constituci6n y la 2. de las
disposiciones transitorias (22) de esta, que residieren en el ex-
tranjero, ejercitarfn el derecho que aqu6llos le otorgan ante el
Agente Diplomatico 6 Consular de Cuba mas pr6ximo al lugar
en que resida. (Art. 1? de la ley de 30 de Octubre de 1902, se-
gin el decreto 859 de 1908).
En los casos en que el nacimiento de los interesados, de sus
esposas 6 de sus hijas, hubiese sido inscripto en el Registro del
Estado Civil de esta Isla, 6 en el Registro A cargo de los Agentes
Diplomaticos 6 Consulares, la adquisici6n, p6rdida 6 recupera-
ci6n de la ciudadania cubana se hara por nota marginal en la
inscripci6n de nacimiento, A cuyo efecto el encargado del Regis-
tro en que tenga lugar la adquisici6n, perdida 6 recuperaci6n
mencionadas, remitira, dentro del termino de quince dias, con-
tados desde el en que tuvo efecto la adquisici6n, perdida 6 re-
cuperaci6n, certificado de 6stas al Encargado del Registro en
que consten los nacimientos expresados. (Parrafo 39 del ar-
ticulo 39 de la citada ley).
Art. 20 (sustituido). La condici6n de cubano se
pierde: (23)
19 Por adquirir ciudadania extranjera.
29 Por admitir empleo 1 honors de otro Gobierno sin li-
cencia del Senado.
3 Por entrar al servicio de las armas de una naci6n ex-
tranjera sin la misma licencia. (24)
49 Por residir el cubano naturalizado cinco afios continues

(22) Los incisos segundo y tercero del articulo 5o de la Constitu-
ci6n se refieren, como puede verse en el texto (articulo 17, sustituido),
A los nacidos en Cuba de padres extranjeros y A los nacidos en el ex-
tranjero de padres naturales de Cuba que hubieran perdido la nacionali-
dad cubana. La segunda de las disposiciones transitorias se refiere 6
los nacidos en Cuba, 6 & los hijos de naturales de Cuba que, al tiempo
de promulgarse la Constituci6n, fueren ciudadanos de algfin estado ex-
tranjero, los cuales, dice dicha disposiei6n, no podrAn gozar de la na-
eionalidad cubana sin renunciar previa y expresamente la que tuvieren.
(23) El articulo 20 del C6digo espafiol, que guard relaci6n con la
Constituci6n de Espafia, ha quedado desde luego sin aplicaci6n A Cuba,
en virtud del precepto constitutional, equivalent al mismo, que se in-
serta en el texto.
(24) La ley de 24 de Marzo de 1903 regular la forma en que ha de
solicitarse esa licencia. Dicha ley contiene cuatro articulos: el 1? dis-
pone que la solicitud se dirija al Presidente del Senado, y estableee la
forma en que ha de hacerse; el 20, los particulares que ha de contener di-
cha solicitud, entire los cuales se encuentran que el postulante no desem-
pefa cargo retribuido en la Repfblica, ni funci6n alguna de caraeter
pdblico, 6, si ejerciese uno i otras, la protest de renunciarlos; el 30,
exceptuando del requisite antes dicho i los Representantes DiplomAti-
cos 6 Agentes Consulares para admitir empleos de la propia indole, de
gobiernos extranjeros; pero exigiendo, en ese easo, que, sin perjuicio de
la autorizaci6n del Senado, la admisi6n del empleo ha de ser tambi6n
autorizada por el Poder Ejecutivo; y el 4? declare que la licencia del
Senado no prejuzga la concesi6n del exequitur ni cualquier acto 6 fa-
cultad analoga del Poder Ejecutivo, relative al empleo 6 cargo para que
se haya concedido la licencia.









en el pais de su nacimiento, A no ser por raz6n de empleo 6 comi-
si6n del Gobierno de la Repfiblica. (Art. 79 de la Constituci6n).
Art. 21.-El cubano que pierda esta calidad por adquirir
naturaleza en pais extranjero, podra recobrarla volviendo A la
Repiblica, declarando que tal es su voluntad ante el encargado
del Registro Civil del domicilio que elija, para que haga la ins-
eripci6n correspondiente, y renunciando A la protecci6n del pa-
bell6n de aquel pais. (25)
Art. 22.-La mujer casada sigue la condici6n y nacionali-
dad de su marido.
La cubana que casare con extranjero podri, disuelto el ma-
trimonio, recobrar la nacionalidad cubana, llenando los requisi-
tos expresados en el articulo anterior. (26)

(25) Este articulo esta copiado del C6digo espaflol, sin otra altera-
ci6n que sustituir la palabra "cubano" y Repblica" a las de es-
pafiol" y "Reino" que en aquel se encuentran. El C6digo espaiiol, en
sus articulos 17, 18 y 19, determinaba qu6 personas tenian el character
de espafioles, de acuerdo con la Constituci6n del Reino; teniendo en
cuenta este antecedente, ficil es sustituir los preceptos del C6digo espa-
fol con los de la Constituci6n cubana. El C6digo tambi6n contiene dis-
posiciones relatives A la forma de adquirir la nacionalidad espafola, y
esos preceptos pueden tambien sustituirse fAcilmente con los de nuestra
ley de 30 de Octubre de 1902, y asi lo hemos hecho en el texto. Pero
donde existen verdaderas dilicultades y dudas, algunas insolubles, si s61o
se atiende al texto de la ley, como se vera en las notas que siguen, es
cuando se trata de la recuperaci6n de la ciudadania cubana. La Cons-
tituci6n, respect A este particular, s61o contiene un precepto, el del
articulo 89, que dice: "La condici6n de cubano podra recobrarse con
arreglo A lo que prescribed las leyes". gA que leyes se refiere? Indu-
dablemente que A las que debieron dictarse por la Repdblica para desen-
volver y completar este precepto. Pero es el caso que la inica ley die-
tada sobre nacionalidad es la citada, de 30 de Octubre de 1902, y aun-
que en su articulo 19 se establece que los actos en cuya virtud se adquie-
ra, pierda 6 se recupere la nacionalidad cubana, deben hacerse constar en
el Registro Civil, es lo cierto que-ni en su redacci6n original, ni en la
nueva que le di6 el decreto 859 de 1908-en sus disposiciones siguientes
no contiene un solo precepto sobre recuperaci6n, sino todos sobre ad-
quisici6n, enumerando taxativamente los casos que regular, lo cual, en
buena regla de interpretaci6n, no permit extenderla A otros distintos,
como acertadamente ha entendido la Secretaria de Estado en su circular
nfmero 2, de 30 de Diciembre de 1902; por consiguiente, si no hay ley
genuinamente national que prevea el caso, debe acudirse A las otras
leyes que, en virtud de la s6ptima disposici6n transitoria de la Consti-
tuci6n, quedaron en vigor en Cuba; y, por tanto, para el caso que nos
ocupa debe aplicarse, con las naturales alteraciones hechas en el texto,
el articulo 21 del C6digo espaflol, de que venimos ocupAndonos, y por
eso no hemos vacilado en dejarlo alli en la forma que lo hemos redactado.
Esta opini6n tiene en su apoyo la de la Secretaria de Estado, que ha
estimado vigente dicho articulo, entire otras resoluciones, en sus consul-
tas de 24 de Octubre de 1903, pkrrafo cuarto, y 11 de Abril del mismo
aio, en las cuales expresamente menciona dicho articulo como vigente.
(26) La Secretaria de Estado, al resolver, en 11 de Abril de 1903,
una consult del C6nsul cubano en Barcelona, expresamente afirma "que
las viudas de extranjeros nacidas en Cuba que hayan contraido su ma-
trimonio con posterioridad A la promulgaci6n de la Constituci6n, deben
atenerse A lo dispuesto en el articulo 22, en eoneordancia con el 21 del
C6digo Civil". Las que hubieren contraido su matrimonio con anterio-









Art. 23.-E1 espafiol que pierde esta calidad por admitir empleo de
otro Gobierno, 6 entrar al servicio de las armas de una potencia extran-
jera sin licencia del Rey, no podri recobrar la nacionalidad espaflola sin
obtener previamente la Real habilitaci6n. (27)

Art. 24 (sustituido).-Los nacidos en el extranjero de pa-
dres naturales de Cuba que hayan perdido la nacionalidad cuba-
na, adquiriran 6sta siempre que, cumplida la mayor edad, recla-

ridad, las estima dicha Secretaria comprendidas en la segunda disposi-
ci6n transitoria de nuestra Constituci6n, lo cual, A nuestro juicio, es
indudable.
(27) En ]a edici6n anterior insertamos este articulo en el texto, mo-
dificado en la siguiente forma: "El cubano que pierde esta calidad por
admitir empleo de otro Gobierno, 6 entrar al servicio de las armas de
una potencia extranjera, sin licencia del Senado, no podri recobrar la
nacionalidad cubana sin obtener previamente habilitaci6n del Senado."
Explicando la modificaci6n dijimos, en la nota & dicho articulo,- que
habiamos tenido que veneer fundados escripulos para redactarlo
en esa forma, pues, declaribamos paladinamente que no habia-ni
hay-ley alguna que justificara esa redacci6n, y que s61o habiamos hecho
aquello por no dejar en el texto un vacio que en realidad existe en la
legislaci6n, guiandonos para ello s61o por razones de 16gica que expo-
niamos asi: "Este articulo 23 del C6digo espafiol dispone que el espa-
flol que haya perdido esta calidad por admitir empleo 6 entrar al servi-
cio de las armas en una naci6n extranjera, no podri recobrar su primi-
tiva nacionalidad sin obtener previamente la Real habilitaci6n. Concuer-
da, pues, este articulo con el 20, y 6ste tiene su equivalent en Cuba en los
apartados 29 y 3? del articulo 7? de la Constituci6n. Segdn 6stos, se
pierde la nacionalidad cubana por admitir empleo i honors 6 entrar al
servieio de las armas en una naci6n extranjera, sin licencia del Senado.
Es 16gieo, pues, suponer que si la nacionalidad se pierde en Cuba en
tales casos cuando no se obtiene la licencia del Senado, y en Espafia
cuando no se obtiene la del Rey, para recuperar la nacionalidad, si en
Espafia se necesita la rehabilitaci6n del Rey, en Cuba debe necesitarse
la del Senado; pero esto no es mas que 16gico; no hay ley que lo dis-
ponga; la de 24 de Marzo de 1903, extractada en la nota al ineiso ter-
cero del articulo 20, nada dice A ese respect. La 16gica nos lleva hasta
establecer la entidad que puede otorgar la rehabilitaci6n; pero no puede
avanzarse mis; si para obtener la licencia se han determinado formas y
condiciones, gen qu6 condiciones y en qu6 forma puede obtenerse la reha-
bilitaci6n? En este punto el sileneio de nuestra legislaci6n es abosluto".
Hace siete afios que escribimos estas lineas-ya levamos mis de trece
de Repfiblica independiente-, con posterioridad A aquella fecha se ha mo-
dificado la ley de ciudadania, y el silencio en el particular apuntado
continue. 4Produce 61, realmente, un vacio en la legislaci6n? Nosotros
creemos que si; pero no somos los lamados A llenarla, y much menos
cuando es possible entender, mediante aquel silencio, que este articulo
no esta vigente en forma alguna y que para recobrar la nacionalidad
en el caso que 61 prev6 no se necesita rehabilitaci6n alguna. No acepta-
mos la proposici6n; porque no puede ser lo mismo cambiar de naciona-
lidad para vivir al amparo de las leyes y de la bandera de una naci6n
extrafia, A ponerse al servicio de esa naci6n hasta con las armas en la
mano, para combatir tal vez hasta la propia patria; pero, lo repetimos,
nuestras leyes no establecen forma alguna que haga possible cumplir el
precepto del C6digo espalol. Los escripulos que siempre tuvimos se
han hecho invencibles, y no nos atrevemos hoy a llevar al texto nuestra
opini6n personal: en 61 queda el articulo, sometido al eriterio de lo que
deban cumplirlo 6 interpretarlo, y aqui, que en realidad es su lugar, nues-
tra opinion. sujeta & las rectificaciones que le impongan lo que aquA-
llos decidan.









men su inscripci6n, como cubanos, en el Registro correspon-
diente. (Art. 5?, niimero 3?, de la Constituci6n). (28)
Art. 25 (sustituido).-La declaratoria de intenci6n, A que se
contrae el inciso tercero del articulo sexto de la Constituci6n,
deberi hacerse ante el Encargado del Registro Civil del domi-
cilio que tuviere en Cuba el interesado, con las mismas formali-
dades que la inscripci6n. (Art. 69 de la ley de 30 de Octubre
de 1902, modificada por el decreto 859 de 1908).
En las inscripciones a que se refiere este Decreto, excep-
tuando las declaratorias de intenci6n, se harA constar que los
interesados renuncian a su nacionalidad anterior, que juran
cumplir la Constituci6n de la Repiblica de Cuba, las Leyes que
rigen actualmente en la misma y las que en ella rigieren en lo
sucesivo. (29)
Art. 26.-Los cubanos que trasladen su domicilio a un pais
extranjero, donde sin mis circunstancia que la de su residencia
en 6l sean considerados como naturales, necesitarkn, para con-
servar la nacionalidad de Cuba, manifestar que esta es su vo-
luntad al Agente Diplomatico 6 Consular cubano, (30) quien

(28) El texto espafiol dice: "El nacido en pais extranjero de pa-
dre 6 madre espafioles, que haya perdido la naeionalidad de Espafia por
haberla perdido sus padres, podra recuperarla tambi6n llenando las con-
diciones que exige el articulo 19"; y este previene que "Los hijos de
un extranjero nacidos en los dominios espafoles deberAn manifestar,
dentro del afio siguiente a su mayor edad 6 emancipaci6n, si quieren
gozar de la calidad de espafioles que les concede el articulo 17". Cree-
mos perfectamente justificada la sustituci6n en el texto, puesto que sobre
la material existen preceptos claros y terminantes en nuestra Constitu-
ci6n y en la ley de 30 de Octubre de 1902, modificada por el decreto
859 de 1908, distintos a los del C6digo espafiol. Vease en el texto el
articulo 19 (sustituido) y sus notas.
(29) La sustituci6n que en el present hemos hecho del original
espafiol se justifica insertando aqui dicho original, para que pueda com-
pararse con el sustituto; dice asi:
"Articulo 25.-Para que los extranjeros que hayan obtenido carta
de naturaleza 6 ganado vecindad en eualquier pueblo de la Monarquia
gocen de la nacionalidad espafiola, han de renunciar previamente A su
nacionalidad anterior, jurar la Constituci6n de la Monarquia 6 inscri-
birse como espafioles en el Registro Civil".
El requisite de la inscripci6n no estf expresado en los articulos
sustitutos, porque sus preceptos parten de la disposici6n general
del articulo lo de la ley y del decreto. V6ase en el texto, sustituyen-
do al 17 del C6digo.
(30) &En qu6 forma se ha de hacer esta manifestaci6n? Induda-
blemente como acto sujeto al Registro Civil y para ser inscripto en 6ste.
Asi lo ha entendido la Secretaria de Estado en su circular nfmero 2,
de 30 de Octubre de 1902, en cuyo pArrafo quinto dice que los agents
diplomaticos y consulares pueden (nosotros entendemos que deben) ins-
cribir en la Secci6n de ciudadania del Registro Civil A su cargo las de-
claraciones que ante ellos hiciesen los ciudadanos eubanos que quieran
conservar esta calidad al fijar su residencia en pais extranjero donde
por s61o este hecho sean considerados como nacionales. Hemos dicho,
entire parentesis, que no s61o pueden, sino que deben los agents haer
la inscripci6n en el Registro Civil, porque en el articulo 6? del Regla-
mento que rige esa instituci6n expresamente citado en la circular A que
hemos aludido, se dispone, en su pArrafo 4o, que en los Registros Ilevados









debera inscribirlos en el Registro de cubanos residents, asi
como A sus c6nyuges, si fueren casados, y A los hijos que tu-
vieren. (31)
Art. 27 (sustituido).-(2) Los extranjeros residents en
el territorio de la Repiblica se equiparan A los cubanos:
19 En cuanto A la protecci6n de sus personas y bienes.
2? En cuanto al goce de los derechos garantizados en la
sececi6n 1 del titulo IV de la Constituci6n, con excepci6n de los
que en ella se reconocen exclusivamente A los nacionales. (33)
3? En cuanto al goce de los derechos civiles, en las condi-
ciones y con las limitaciones que establezea la Ley de Extran-
jeria. (34)

por los agents diplomAticos y consulares de Cuba se inscribirAn las
declaraciones de los cubanos que quieran conservar su ciudadania en
el tan repetido caso de que venimos tratando.
(31) Este articulo, que indudablemente estA vigente en Cuba, estA
copiado del texto original, sin otra variaci6n que la natural de sustituir
"Espafia" y "espafioles" por "Cuba" y "cubanos". Dicho articulo
concuerda casi literalmente con el 89 del Reglamento para la ejecuci6n
de la ley del Registro Civil, y respect de ambos preceptos debe tenerse
en cuenta que son dos Registros distintos, el del estado civil y el de cu-
banos residents, teniendo 6ste l6timo car&cter meramente administra-
tivo, segin lo reconoci6 la Secretaria de Estado en su circular de 30 de
Diciembre de 1902 y en su consult de 26 de Febrero de 1903; y, por tan-
to, el ciudadano hace su declaraci6n ante el agent como encargado 6ste
del Registro Civil, segfin hemos dicho en la nota anterior, y hecha esa
declaraci6n, el dicho agent debe hacer la inscripci6n en el Registro de
residents, la cual entendemos que no puede hacerse sin preceder
aqu61la.
(32) El original del C6digo espafol dice: "Los extranjeros gozan
en Espafia de los derechos que las leyes civilep conceden A los espaiioles,
salvo lo dispuesto en el articulo 2o de la Constituci6n del Estado 6 en
tratados internacionales". Las excepciones establecidas en el articulo
29 de la Constituci6n son: no poder ejercer profesi6n para cuyo desempe-
fio exijan las leyes titulos de aptitud expedidos por las autoridades es-
pafiolas. Los no naturalizados no pueden ejercer cargo alguno que tenga
aneja autoridad 6 jurisdicci6n.
(33) Esta secci6n de la Constituei6n se refiere A los derechos indi-
viduales que la misma reconoce, y comprende del articulo 11 al 37,
y s61o dos se refieren exclusivamente & los cubanos: el 11, que dispone
que todos los cubanos son iguales ante la ley y que la Repfblica no
reconoce fueros ni privilegios personales, y el 30, que estatuye que nin-
giln cubano podr, ser expatriado, ni A ninguno podrA prohibirsele la en-
trada en el territorio de la Repdblica. En cuanto al primero de estos
articulos, es de advertir que, conforme al 47 de la Ley de Extranjeria,
tampoco los extranjeros disfrutan como tales de fuero alguno especial
ni privilegiado.
(34) La redacci6n de este articulo supone para su complcmento la
promulgaci6n de una ley de extranjeria de la Repfblica, la cual hasta
el present no se ha publicado, puesto que no dice que "estableeee" ni
"establecidas", sino que "establezca" la Ley de Extranjeria. No obs.
tante, estando ain en vigor la ley espafiola, A ella hay que referir en la
actualidad el precepto constitutional, y puede afirmarse que en ella no
se contiene limitaci6n alguna especial respect A los derechos civiles de
los extranjeros, como puede verse en el titulo tereero de dicha ley, que
trata de la condici6n civil de aqu6llos. El C6digo espafiol se rellere A
los tratados; nada dice respect de ellos la Constituci6n; pero cn realidad









4 En cuanto A la obligaci6n de observer y cumplir las le-
yes, decretos, reglamentos y demas disposiciones que esten en
vigor en la Repiblica.
5 En cuanto A la sumisi6n A la potestad y a las resolu-
ciones de los Tribunales y demas Autoridades de la Repdblica.
6 Y en cuanto a la obligaci6n de contribuir A los gastos
pfblicos del Estado, la Provincia y el Municipio. (Art. 10 de
la Constituci6n).
Art. 28.-Las corporaciones, fundaciones y asociaciones re-
conocidas por la ley y domiciliadas en Cuba, gozaran de la na-
cionalidad cubana siempre que tengan el concept de personas
juridicas con arreglo A las disposiciones del present C6-
digo. (35)
Las asociaciones domiciliadas en el extranjero tendrAn en
Cuba la consideraci6n y los derechos que determine los trata-
dos 6 leyes especiales. (36)

TITULO II

DEL NACIMIENTO Y LA EXTINCI6N DE LA PERSONALIDAD CIVIL

CAPITULO I

DE LAS PERSONAS NATURALES.

Art. 29.-E1 nacimiento determine la personalidad; pero el
concebido se tiene por nacido para todos los efectos que le sean
favorables, siempre que nazca con las condiciones que express
el articulo siguiente. (3")

no es necesario, porque en material de derecho international privado, la
primer fuente de 4ste, cuando existen, son los tratados, y las leyes de
extranjeria en ese caso son supletorias 6 subsidiaries.
(35) El capitulo 20 del titulo 2? del C6digo se refiere A las perso-
nas juridicas, y el articulo 35 determine cuales son 6stas.
(36) Tres son los requisitos que necesariamente debe reunir una
asociaci6n extranjera para que pueda tener personalidad legal en Cuba:
1o Que su objeto sea licito conforme A las leyes de Cuba y del pais en
que estuviere establecida; 29 Que se haya constituido conforme A las
leyes de dicho pais; y 3? Que al funcionar en Cuba cumpla con los pre-
ceptos que nuestras leyes tengan establecidos, tanto en lo civil como en
lo administrative.
El articulo 15 del C6digo de Comercio dispone que los extranjeros
y las compafias constituidas en el extranjero podrAn ejercer el comercio
en Cuba con sujeci6n A las leyes de su pais en lo que se refiera A su
capacidad para contratar (estatuto personal) y A las disposiciones de
dicho C6digo en todo cuanto concierna A la creaci6n de sus establecimien-
tos dentro del territorio cubano, A sus operaciones mercantiles y A la
jurisdicci6n de los Tribunales de la Naci6n; sin perjuicio de lo que, en
casos particulares, pueda establecerse en los tratados 6 convenios con
las demAs potencias.
(37) El Tribunal Supremo ha declarado, en su sentencia de 18 de
Abril de 1903, que es err6neo el concept de que la ficci6n legal esta-
blecida en este articulo, respect de reputarse nacido al p6stumo para








Art. 30.-Para los efectos civiles, s6lo se reputara nacido el
feto que tuviere figure humana y viviere veinticuatro horas en-
teramente desprendido del seno materno.
Art. 31.-La prioridad del nacimiento, en el caso de parts
doubles, da al primer nacido los derechos que la ley reconozca al
primogenito.
Art. 32.-La personalidad civil se extingue por la muerte
de las personas.
La menor edad, la demencia, la imbecilidad, la sordomudez,
la prodigalidad y la interdicci6n civil no son mAs que restriccio-
nes de la personalidad juridica. Los que se hallaren en alguno
de esos estados son susceptibles de derechos, y aun de obligacio-
nes, cuando 6stas nacen de los hechos 6 de relaciones entire los
bienes del incapacitado y un tercero.
Art. 33.-Si se duda, entire dos 6 mas personas lamadas A
sucederse, quin de ellas ha muerto primero, el que sostenga la
muerte anterior de una 6 de otra, debe probarla; A falta de prue-
ba, se presumen muertas al mismo tiempo y no tiene lugar la
transmisi6n de derechos de unos a otros.
Art. 34.-Respecto A la presunci6n de muerte del ausente
y sus efectos, se estarA A lo dispuesto en el titulo 8 de este libro.

CAPITULO II

DE LAS PERSONAS JURIDICAS.

Art. 35.-Son personas juridicas:
1 Las corporaciones, asociaciones y fundaciones de inte-
r6s pfiblico reconocidas por la ley.
Su personalidad empieza desde el instant mismo en que,
con arreglo A derecho, hubiesen quedado vAlidamente cons-
tituidas.
2 Las asociaciones de interns particular, sean civiles, mer-
cantiles 6 industriales, A las que la ley conceda personalidad pro-
pia, independiente de la de cada uno de los asociados. (38)

todo lo que le beneficial, s61o es applicable A los hijos legitimos, puesto
que, no conteniendo ese precepto limitaci6n alguna, dandole aquella in-
teligencia se contraria la regla de hermen6utica, segin la cual, donde la
ley no distingue no debe distinguirse.
(38) Si se atiende solamente al texto de este articulo en relaci6n
con el siguiente, 36, parece que no estAn sometidas al C6digo otras aso-
ciaciones de inter6s particular que las llamadas sociedades civiles, mer-
cantiles 6 industriales, todas las cuales tienen por objeto el lucro 6 la
ganancia; sin embargo, existen otras agrupaciones que propiamente no
pueden ser comprendidas en ninguna de las tres antes calificadas, antes
bien, que estan expresamente excluldas de ellas, y que, sin embargo, por
tener existencia real y por constituir una entidad distinta de cada uno
de los miembros que las constituyen, no puede por menos que recono-
c6rseles el caricter de personalidad juridica; porque, si tal car&cter se
les negara, se desconoceria la realidad. Estas asociaciones, reconocidas
en el articulo 28 de las Constituci6n, que autoriza a todos los habitantes
de la Repiiblica A asociarse para todos los fines licitos de la vida, estin









Art. 36.-Las asociaciones A que se refiere el nimero 2? del
articulo anterior se regiran por las disposiciones relatives al
contrato de sociedad, segfn la naturaleza de esta.
Art. 37.-La capacidad civil de las corporaciones se regula-
ra por las leyes que las hayan creado 6 reconocido; las de las
asociaciones por sus estatutos; y las de las fundaciones por las
reglas de su instituci6n, debidamente aprobadas por disposici6n
administrative, cuando este requisite fuere necesario.
Art. 38.-Las personas juridicas pueden adquirir y poseer
bienes de todas classes, asi como contraer obligaciones y ejerci-
tar acciones civiles 6 criminals, conformes A las leyes y reglas
de su constituci6n.
La iglesia se regira en este punto por lo concordado entire
ambas potestades; y los establecimientos de instrucci6n y bene-
ficencia por lo que dispongan las leyes especiales. (39)

reguladas al present por el Real decreto-ley espafol de 13 de Junio de
1888, que comprende las asociaciones para fines religiosos, politicos,
cientificos, artisticos, ben6ficos y de recreo, 6 cualesquiera otros licitos
que no tengan por inico y exclusive objeto el lucro 6 la ganancia, y los
gremios, sociedades de socorros mutuos, de provision, de patronato y
las cooperatives de producci6n, de cr6dito 6 de consume (articulo 19 de
dicha ley), exceptuando las sociedades que, no siendo de las anteriormen-
te enumeradas, se propongan un objeto meramente civil 6 commercial, en
cuyo caso se regirAn por las disposiciones del Derecho Civil 6 Mercantil,
respectivamente, y los institutes y corporaciones que existan 6 funcionen
en virtud de leyes especiales (articulo 2o de dicha ley, modificado por
la Orden 124, de 1901). Todas estas asociaciones tienen existencia legal
desde que cumplen con los requisitos que exige dicha ley y la justifican
por medio del certificado expedido por la autoridad administrative que
Sacredite su inscripci6n en el Registro correspondiente (articulo 8? de la
ley). Por consiguiente, aunque nada digan el C6digo, ni la ley especial,
concretamente, sobre la personalidad juridica de tales agrupaciones, es
evidence, repetimos, que tienen dicha personalidad.
(39) Durante el regimen espaflol, la Iglesia Cat61ica estaba unida
al Estado; constituia una instituci6n del mismo y a la vez era una
potestad independiente; como tal potestad estableci6 sus relaciones con
el Estado por medio del Concordato, que se consideraba como ley del
Reino. Al cesar la soberania de Espafia en Cuba, el Concordato, como
tratado entire dos potestades, perdi6 toda eficacia en nuestro territorio,
y por virtud del articulo 26 de la Constituci6n, la Iglesia qued6 separa-
da del Estado, en cuyo concept perdi6, asimismo, su cualidad de insti-
tuci6n pdblica; pero no puede negArsele su caricter de instituci6n, y,
por tanto, su personalidad independiente, y en cuanto en el Concordato
se le reconoce tal personalidad, esta vigente; asi lo ha entendido el
Tribunal Supremo en sus sentencias de 28 de Mayo y 22 de Octubre
de 1907, en las que declare que el obispo cat61ico tiene personalidad
para representar a la Iglesia, y acci6n para reclamar a nombre de 6sta
los derechos que puedan asistirle. Ya el Presidente del Tribunal, resol-
viendo recursos hipotecarios, habia declarado en 31 de Octubre de 1901
que el Obispo cat61ico debidamente autorizado por el Papa y previous los
tramites procesales establecidos por el derecho can6nico (es decir, los
estatutos y reglas de la instituci6n), tiene facultad para redimir y can-
celar inscripciones de censos pertenecientes & su iglesia, y por resolucio-
nes de 18 y 20 del mismo mes y aflo declar6 que el dicho Obispo tenia
capacidad para pedir la traslaci6n de asientos referentes a bienes po-
seidos y administrados por la Iglesia. La personalidad de esta fu6 ex-









Art. 39.-Si por haber expirado el plazo durante el cual
funcionaban legalmente, 6 por haber realizado el fin para el
cual se constituyeron, 6 por ser ya impossible aplicar A este la
actividad y los medios de que disponian, dejasen de funcionar
las corporaciones, asociaciones y fundaciones, se dari a sus bie-
nes la aplicaci6n que las leyes, 6 los estatutos, 6 las cliusulas
fundacionales, les hubiesen en esta previsi6n asignado. Si nada
se hubiere estableeido previamente, se aplicarin esos bienes A
la realizaci6n de fines andlogos, en interns de la religion, pro-
vincia 6 municipio que principalmente debieran recoger los be-
neficios de las instituciones extinguidas. (<0)

TITULO II

DEL DOMICILIO.

Art. 40.-Para el ejercicio de los derechos y el cumplimien-
to de las obligaciones civiles, el domicilio de las personas natu-
rales es el lugar de su residencia habitual, y, en su caso, el que
determine la Ley de Enjuiciamiento Civil. (")

presamente reconocida y declarada en circular de 31 de Enero de 1901
(Gaceta del 3 de Febrero) dictada por el Secretario de Justicia, obede-
ciendo instrucciones del Gobernador Militar. A esta circular da efica-
cia, en su parte dispositiva, el Tribunal Supremo de la Repdblica.
(40) Respecto A las asociaciones regidas por el decreto-ley de 13
de Junio de 1888, A que hemos aludido en la nota 38, dispone el articulo
18 de dicha ley que las asociaciones quedan sujetas, en cuanto A la ad-
quisici6n, posesi6n y disposici6n de sus bienes para el caso de disoluci6n,
A lo que dispongan las leyes civiles respect de la propiedad colectiva.
SPero esto ha de entenderse en el caso en que, como el previsto en este
articulo del C6digo, nada establezcan sus estatutos 6 reglamentos, 6 en
el que, por cualquier causa, no pudiese cumplirse lo establecido en los
mismos, ya que uno de los requisitos que 6stos deben reunir, conform
al articulo 4? de la Ley, es el de expresar claramente la aplicaci6n que
haya de darse A sus fondos 6 haberes sociales, caso de disoluci6n.
(41) Conforme al articulo 29 de la nueva Ley OrgAnica Municipal,
publicada por el Decreto del Gobernador Provisional ndmero 568, de
19 de Mayo de 1908, y vigente desde 19 de Octubre de dicho afio, todo
resident en un TUrmino Municipal ha de constar inscripto en el Regis-
tro de poblaci6n. El que tuviera residencia alternative en various T6r-
minos Municipales optard por uno de ellos, A los fines del Begistro de
poblaci6n. Si alguien se hallare inscripto en mas de un Registro de
poblaci6n, se estimara como vdlida la ultima inscripci6n.
Respect de los extranjeros, el articulo 3? de la Ley de Extranjeria
los califica en tres classes: domiciliados, transeuntes 6 emigrados. Res-
pecto de los primeros, se consider su domicilio, para los efectos legales,
segfn el articulo 15, el pueblo donde tengan casa abierta 6 donde ha-
biten al cumplirse los tres afios de su residencia en la provincia. Cuan-
do tengan casa abierta en dos 6 mis pueblos, elegirAn uno para domici-
lio. Los transeuntes, conform al articulo 20, pueden residir en el punto
que elijan, y los emigrados, segfin el 21, en donde el Gobierno les design.
Segfn el articulo 28 de la nueva Ley Municipal, el extranjero que
lleve cinco afios de residencia fija en el pais y ejerza profesi6n 6 sea
propietario de inmueble, 6 tenga establecimiento mercantil, fabril 6
industrial, se considerara vecino para todos los efectos de dicha ley,









El domicilio de los diplomiticos residents por raz6n de
su cargo en el extranjero, que gocen del derecho de extraterri-
torialidad, serf el filtimo que hubieren tenido en territorio
cubano.
Art. 41.-Cuando ni la ley que las haya creado 6 reconoci-

salvo su manifestaci6n fehaciente en contrario, dirigida al alcalde. El
articulo 27 de la citada ley establece que la vecindad lleva implicita
el domicilio.
Hemos expuesto estos preceptos por la relaci6n que tienen con el
articulo que anotamos, no porque creamos que ellos puedan, en cuanto
A los efectos civiles, haber modificado dicho articulo, ni prevalecer sobre
la definici6n que 6ste contiene del domicilio, 6 sea que por tal se en-
tiende el lugar de la residencia habitual de una persona, aparezea 6sta
6 no inscripta en el Registro; porque segdn el articulo 36 de la misma
Ley Municipal, dicho document es un instrument solemne, pfiblico y
fehaciente, que sirve para todos los efectos administrativos.
V4anse A continuaci6n los preceptos de la Ley de Enjuiciamiento
Civil A que se refiere el C6digo:
Articulo 64.-E1 domicilio de las mujeres casadas que no est6n sepa-
radas legalmente de sus maridos, sera el que 6stos tengan.
El de los hijos constituidos en potcstad, el de sus padres.
El de los menores 6 incapacitados sujetos a tutela 6 curatela, el de
sus guardadores.
Articulo 65.-E1 domicilio legal de los comerciantes, en todo lo que
concierne A actos 6 contratos mercantiles y a sus consecuencias, sera el
pueblo donde tuvieren el centro de sus operaciones comerciales.
Los que tuvieren establecimientos mercantiles A su cargo en dife-
rentes partidos judiciales, podrAn ser demandados por acciones persona-
les en aquel en que tuvieren el principal establecimiento, 6 en el que se
hubieren obligado, a elecci6n del demandante.
Art. 66.-El domicilio de las compafias civiles y mercantiles sera el
pueblo que como talest6 sefialado en la escritura de sociedad 6 en los
estatutos por que se rijan.
No constando esta circunstancia, se estara a lo establecido respect
a los comerciantes.
Exceptianse de lo dispuesto en los articulos anteriores las compafias
en participaei6n, en lo que se refiera a los litigios que puedan promover-
se entire los asociados, respect A los cuales se estara a lo que prescribed
las disposiciones generals de esta Ley.
Art. 67.-E1 domicilio legal de los empleados sera el pueblo en que
sirvan su destiny. Cuando por raz6n de 61 ambularen continuamente,
se considerarAn domiciliados en el pueblo en que vivieren mas fre-
cuentemente.
Art. 68.-El domicilio legal de los militares en active servicio sera
el del pueblo en que se hallare el cuerpo a que pertenezcan cuando se
hiciere el emplazamiento.
Art. 69.-En los casos en que est6 sefialado el domicilio para surtir
fuero competent, si el que ha de ser demandado no lo tuviere en terri-
torio de la Repfiblica de Cuba, sera Juez competent el de su residencia.
Los que no tuvieren domicilio ni residencia fija podr.n ser deman-
dados en el lugar en que se hallen, 6 en el de su iltima residencia, A
elecci6n del demandante.
Art. 70.-Las precedents disposiciones de competencia comprende-
ran a los extranjeros que acudieren a los Juzgados eubanos promoviendo
actos de jurisdicci6n voluntaria, interviniendo en ellos, 6 compareciendo
en juicio como demandantes 6 demandados, contra cubanos 6 contra
otros extranjeros, cuando proceda que conozca la jurisdicci6n cubans
con arreglo A las leyes de la Repfiblica 6 a los tratados con otras
Potencias.










do, ni los Estatutos 6 las reglas de la fundaci6n fijaren el domi-
eilio de las personas juridicas, se entenderA que lo tienen en el
lugar en que se halle establecida su representaci6n legal, 6
donde ejerzan las principles funciones de su institute.

TITULO IV

DEL MATRIMONIO.

CAPITULO I

DISPOSICIONES GENERALS.

SECCION PRIMERA.

DE LAS FORMS DEL MATRIMONIO (42)

Art. 42 (sustituido).-1. Naturaleza del contrato. El ma-
trimonio, en todo lo que A su validez se refiere, continfla siendo
un contrato civil, en el cual es esencial el consentimiento de las
parties que sean capaces al efecto, segfn la Ley.

(42) El C6digo reconocia dos formas de matrimonios: el can6nico,
que debian contraer los que profesaran la religion cat6lica; y el civil,
regulado por los preceptos del C6digo (articulo 42). Los requisitos, for-
mas y solemnidades del matrimonio can6nico se regulaban por las dis-
posiciones de la Iglesia y del Concilio de Trento, admitidas como leyes
del Reino (art. 75).
Tal era el estado de esta instituci6n al cesar la soberania espafiola.
Este titulo 4? del C6digo estaba en vigor sin mAs modificaciones que las
introducidas en cuanto al consejo y consentimiento por la ley de 24 de
Agosto de 1896, que por carecer hoy do importancia no reproducimos.
Asi las cosas, durante la intervenci6n military de los Estados Unidos
se dictaron varias disposiciones modificando la capacidad y forms del
matrimonio, de las cuales tendremos en cuenta las vigentes; pero, por
la importancia que tiene, debemos hacer una express menci6n de la
Orden 66, de 31 de Mayo de 1899, que dispuso que en lo adelante s61o
los matrimonios civiles serian legalmente validos, sin perjuicio de que
los contrayentes pudieran cumplir con los preceptos de su religion,
ademo s de cumplir con las formalidades necesarias para contraer el ma-
trimonio civil. Esta orden, sabia y previsoramente dictada en armonia
con la nueva situaci6n political del pais, estuvo en vigor hasta que, con-
tra la casi unknime opini6n de los tribunales, corporaciones 6 individua-
lidades cubanas a quienes se consult, fu6 derogada y sustituida por la
307, de 8 de Agosto de 1900, que dispuso que en lo sucesivo los matrimo-
nios pudieran ser civiles 6 religiosos, A elecei6n de los contrayentes; did
validez y efectos civiles & los celebrados en cualquiera de esas formas;
autoriz6 para la celebraci6n del religioso A cualquier ministry debida-
mente ordenado de eualquier religion, y dict6 las reglas para la inscrip-
ci6n de esta clase de matrimonios. Fueron tantas las 6rdenes que se dicta-
ron sobre esta material, sumadas A las que anteriormente se habian dietado
sobre la capacidad de los contrayentes, que el mismo Gobierno crey6
prudent, para evitar la confusion que ya venia produci6ndose, recopilar-
las todas en un solo cuerpo, y al efecto dict6 la Orden 140, de 28 de Mayo
de 1901, que es hoy la legislaci6n de la material.
Como, no obstante esa orden, quedan vigentes algunos articulos del









2. Formas del matrimonio. La Ley autoriza dos formas de
matrimonios, igualmente vAlidas: la civil y la religiosa. Los con-
trayentes podrAn celebrar una fi otra A su elecci6n, 6 ambas.
3. Efectos de la celebraci6n del matrimonio. Ambos matri-
monios, civil y religioso, siempre que se celebren de conformidad
con lo dispuesto en esta Orden, surtirAn los mismos efectos lega-
les. (Art. I, Orden 140, de 1901). (43)

SECCION SEGUNDA.

DISPOSICIONES COMUNES A LAS DOS FORMS DE MATRIMONIO.

La capacidad legal para contraer matrimonio en cual-
quiera de las formas que la ley autoriza, se regira por las dispo-
siciones del C6digo Civil, con las modificaciones contenidas en
esta Orden. (Apartado 1, articulo II, Orden 140, de 1901). (44)
Art. 43.-Los esponsales de future no produce obligaci6n
de contraer matrimonio. Ningfin Tribunal admitira demand
en que se pretend su cumplimiento.
Art. 44.-Si la promesa se hubiere hecho en document pfi-
blico 6 privado por un mayor de edad, 6 por un menor asistido
de la persona cuyo consentimiento sea necesario para la celebra-
ci6n del matrimonio, 6 si se hubieren publicado las proclamas, el
que rehusare casarse, sin just causa, estarA obligado A resar-
cir A la otra parte los gastos que hubiese hecho por raz6n del
matrimonio prometido.
La acci6n para pedir el resarcimiento de gastos, A que se
refiere el parrafo anterior, s61o podrA ejercitarse dentro de un
afio, contado desde el dia de la negative A la celebraci6n del
matrimonio.
Art. 45.-Esta prohibido el matrimonio:
19 (Modificado). Al menor de veinte ainos que no haya
obtenido la licencia, y al mayor de esa edad y menor de veinti-
tr6s que no haya solicitado el consejo de las personas A quienes
corresponde otorgar una y otro en los casos determinados por

C6digo, para mantener integramente la forma de este cuerpo legal, con-
servaremos en el texto la numeraci6n de su articulado, sustituyendo 6
modificando sus preceptos conform A las disposiciones vigentes, sin
perjuicio de insertar en el lugar oportuno, literalmente, la citada Orden,
en la part que por complete sustituye al C6digo, 6 sea respect al ma-
matrimonio can6nico.
(43) El original dice asi: "Articulo 42.-La ley reconoce dos for-
mas de matrimonio: el ean6nico, que deben contraer todos los que pro-
fesan la religion cat6lica; y el civil, que se celebrara del modo que de-
termina este C6digo".
(44) Este precepto es el primero que aparece en el articulo II de
la Orden 140, bajo el mismo epigrafe de esta secci6n, 6 sea de las dis-
posiciones comunes A ambas formas de matrimonio; por eso lo inserta-
mos en ese lugar. Las modificaciones que la Orden introduce en el
C6digo se tienen en cuenta al reproducir en el texto las disposiciones de
este que han sido afectadas por aqu6lla.









la Ley. (Apartados 3 y 4 del Art. II de la Orden 140 de
1901. (45)
2?. A la viuda, durante los trescientos un dias siguientes A
la muerte de su marido, 6 antes de su alumbramiento si hubiese
quedado en cinta, y a la mujer cuyo matrimonio hubiera sido de-
clarado nulo, en los mismos casos y terminos, A contar desde su
separaci6n legal. (46)
3 Al tutor y sus descendientes con las personas que tenga
6 haya tenido en guard hasta que, fenecida la tutela, se aprue-
ben las cuentas de su cargo; salvo el caso de que el padre de la
persona sujeta A tutela hubiese autorizado el matrimonio en tes-
tamento 6 escritura pfiblica. (47)
Art. 46.-La licencia de que habla el ndmero 1? del articulo
anterior debe ser concedida a los hijos legitimos por el padre;
faltando 6ste, 6 hallandose impedido, corresponde otorgarla, por
su orden, a la madre, A los abuelos paterno y materno, y, en de-
fecto de todos, al consejo de familiar.
Si se tratase de hijos naturales reconocidos 6 legitimados
por concesi6n Real, el consentimiento debera ser pedido A los
que lo reconocieron y legitimaron, A sus ascendientes y al con-
sejo de familiar, por el orden estableeido en el parrafo an-
terior. (4s)
Si se tratase de hijos adoptivos, se pedira el consentimiento
al padre adoptante, y, en su defecto, A las personas de la familiar
natural A quienes corresponda.
Los demas hijos ilegitimos obtendrAn el consentimiento de
su madre cuando fuere legalmente conocida, el de los abuelos
maternos en el mismo caso, y, A falta de unos y otros, el del con-
sejo de familiar.

(45) Este inciso, que en el C6digo espafol decia: "Al menor de
edad que no haya obtenido licencia, y al mayor que no haya solicitado
el consejo de las personas A quienes corresponde otorgar una y otro, en
los casos determinados por la Ley", fu6 reformado, para Cuba y Puerto
Rico, por la de 24 de Agosto de 1896, en los siguientes t6rminos: "A los
varones menores de 20 afios y A las hembras menores de 17, naturales de
las Antillas espafiolas, que no hayan obtenido la oportuna licencia, y
& los mayores de dichas edades que no hayan solicitado el consejo de
los padres, A quienes corresponde otorgar aquella y 6sta". Esas dispo-
siciones fueron modificadas por distintas 6rdenes del Gobierno Militar,
y al present rigen las que aparecen en el texto.
Los dos restantes incisos del articulo no han sufrido modificaei6n.
(46) Este impedimento es dispensable conforme al articulo 85 de
este C6digo.
(47) Las personas A quienes esta prohibido el matrimonio por este
articulo, que no obstante esa prohibici6n lo contraen, incurren en res-
ponsabilidad penal conforme A los articulos 494, 495 y 497 del C6-
digo Penal.
(48) Aunque dudamos que nuestro regimen politico permit la
forma de legitimaci6n que en Espaiia se conoce por "eoncesi6n Real",
no hemos alterado el articulo, porque no hemos encontrado precepto
expreso que nos autorice para ello, y porque en la posibilidad de que
existan algunas personas en tales condiciones, adquiridas durante el
regimen espafol, es indudable que A ellas les es aplicable el precepto.









A los jefes de las casas de exp6sitos corresponde prestar el
consentimiento para el matrimonio de los educados en ellas.
Art. 47 (modifcado).--Los hijos mayores de veinte afos
y menores de veintitr6s estan obligados A pedir consejo al padre,
y en su defecto A la madre. Si no lo obtuvieren, 6 fuere desfavo-
rable, no podra celebrarse el matrimonio hasta tres meses des-
pu6s de hecha la petici6n (Apartado 4 del articulo II de la
Orden 140, de 1901). (49)
Los mayores de veintitr6s afos que tengan capacidad legal,
podrin contraer matrimonio libremente sin solicitar el consejo
paterno. (Apartado 2, Art. II, Orden 11, Orden 140, de 1901).
Art. 48.-La licencia y el consejo favorable A la celebraci6n
del matrimonio deberan acreditarse, al solicitar 6ste, por medio
de document que haya autorizado un Notario civil 6 eclesiAsti-
co, 6 el Juez municipal del domicilio del solicitante. Del propio
modo se acreditarA el transcurso del tiempo A que alude el ar-
ticulo anterior, cuando inftilmente se hubiere pedido el con-
sejo. (50)
(Adici6n). Cuando se tratare de matrimonios religiosos
podra acreditarse ante los sacerdotes, cl6rigos 6 ministros auto-
rizados para celebrar los matrimonios 6 instruir las diligencias
de los mismos, con asistencia de dos testigos mayores de edad.
(Apartado 5, Art. II, Orden 140, de 1901).
Art. 49.-Ninguno de los llamados A prestar su consenti-
miento 6 consejo esta obligado A manifestar las razones en que
se fund para concederlo 6 negarlo, ni contra su disenso se da
recurso alguno.
Art. 50.-Si, A pesar de la prohibici6n del articulo 45, se ca-
saren las personas comprendidas en 61, su matrimonio sera va-
lido; pero los contrayentes, sin perjuicio de lo dispuesto en el
C6digo Penal (v6ase la nota 47), quedarin sometidos i las si-
guientes reglas:'
1 Se entendera contraido el casamiento con absolute se-

(49) Este articulo fu6 tambi6n modificado para Cuba y Puerto
Rico, por la ley de 24 de Agosto de 1896, en el sentido de exigir el con-
sejo a los mayores de la edad expresada en el 45. Hoy rige lo que
aparece en el texto.
(50) El articulo II de la Orden 66, de 1899, dispuso que no se ad-
mitieran como legales, para hacer constar la licencia 6 el consejo, los
documents otorgados ante los notarios eclesiasticos; siendo validos,
tan s61o, los autorizados por funcionarios civiles. El pfrrafo 2 del ar-
ticulo VIII de la Orden 140, de 1901, deroga expresamente lo dispuesto
en el eitado articulo II de la 66, de 1899, que implicitamente habia que-
dado sin efecto por el articulo VI de la 487, de 1900, reproducido casi
literalmente en el ineiso 5 del articulo II de la repetida 140, de 1901,
que previene que el consentimiento 6 consejo ha de prestarse en la for-
ma y ante los funcionarios expresados en el articulo 48 del C6digo Civil,
que queda vigente en todas sue parties. Por esta raz6n hemos manteni-
do en su redaeei6n original este articulo. No obstante, creemos que la
intervenci6n del notario eclesiAstico s61o es eficaz en el matrimonio ca-
n6nico propiamente dicho, y en ningfn easo en el civil, en el cual s61o
deben hacer fe los doeumentos otorgados ante funcionarios eiviles.









paraci6n de bienes, y cada c6nyuge retendri el dominio y ad-
ministraci6n de los que le pertenezean, haciendo suyos todos los
frutos, si bien con la obligaci6n de contribuir proporcionalmen-
te al sostenimiento de las cargas del matrimonio.
2. Ninguno de los c6nyuges podra recibir del otro cosa al-
guna por donaci6n ni testamento.
Lo dispuesto en las dos reglas anteriores no se aplicara en
los casos del nimero 2? del articulo 45, si se hubiere obtenido
dispense.
3. Si uno de los c6nyuges fuere menor no emancipado, no
recibira la administraci6n de sus bienes hasta que llegue A la
mayor edad. Entre tanto, s61o tendrA derecho A alimentos, que
no podrAn exceder de la renta liquid de sus bienes.
4. En los casos del nfmero 3 del articulo 45, el tutor per-
deri, ademas, la administraci6n de los bienes de la pupila du-
rante la menor edad de 6sta.
Art. 51.-No producirA efectos civiles el matrimonio can6-
nico 6 civil cuando cualquiera de los c6nyuges estuviese ya ca-
sado legitimamente.
Art. 52.-El matrimonio se disuelve por la muerte de uno
de los c6nyuges.
SECCION TERCERA.

DE LA PRUEBA DEL MATRIMONIO

Art. 53.-Los matrimonios celebrados antes de regir este
C6digo se probaran por los medios establecidos en las leyes
anteriores.
Los contraidos despues se probarin s6lo por certificaci6n
del acta del Registro civil, A no ser que los libros de 6ste no
hayan existido 6 hubiesen desaparecido, 6 se suscite contienda
ante los Tribunales, en cuyos casos sera admisible toda especie
de prueba. (51)

(51) No solamente los matrimonios celebrados despu6s de regir el
C6digo son los que se prueban por las certificaciones del Registro civil;
pru6banse tambi4n los celebrados anteriormente, siempre que lo hubieran
sido despues de la vigencia de la ley del Registro civil-que empez6
& regir en Cuba el lo de Enero de 1885, conforme al R. D. de 21 de
Agosto de 1884-, porque asi lo dispone en su articulo 40, en relaci6n con
el 23 de dicha ley, y el 59, que hacian obligatoria la inscripci6n de los
matrimonios can6nicos, que eran los que en esa fecha tenian validez
en Cuba. Posteriormente, por R. D. de 12 de Noviembre de 1886, se
hizo extensive A la Isla la Ley del Matrimonio Civil y su concordante
el R. D. de 9 de Febrero de 1875; conforme al articulo 24 del Reglamento
de la primera, el matrimonio civil se ihscribia, inmediatamente despu6s
de celebrado, en el Registro correspondiente, y segfn el articulo 20 del
citado R. D. de 1875, los que contraian matrimonio can6nico estaban
obligados, bajo pena de multa, A inscribirlo en el Registro civil, dentro
de los oecho dias siguientes A su celebraci6n; por tanto, desde que se
estableci6 el Registro civil, la prueba legal del matrimonio es la de la
certificaei6n de dicha oficina.









Art. 54.-En los casos A que se refiere el parrafo segundo
del articulo anterior, la posesi6n constant de estado de los pa-
dres, unida A las actas de nacimiento de sus hijos en concept
de legitimos, sera uno de los medios de prueba del matrimonio
de aqu6llos, A no constar que alguno de los dos estaba ligado
por otro matrimonio anterior.
Art. 55.-El casamiento contraido en pais extranjero, don-
de estos actos no estuviesen sujetos A un registro regular 6 au-
t6ntico, puede acreditarse por cualquiera de los medios de prue-
ba admitidos en derecho. (52)

SECTION CUARTA.

DE LOS DERECHOS Y OBLIGACIONES ENTIRE MARIDO Y MUJER

Art. 56.-Los c6nyuges estin obligados A vivir juntos, guar-
darse fidelidad y socorrerse mutuamente.
Art. 57.-E1 marido debe proteger A la mujer, y esta obede-
cer al marido.
Art. 58.-La mujer esta obligada A seguir A su marido don-
de quiera que fije su residencia. Los Tribunales, sin embargo,
podran, con just causa, eximirla de esta obligaci6n cuando el
marido traslade su residencia A pais extranjero. (53)
Art. 59.-El marido es el administrator de los bienes de la
sociedad conyugal, salvo estipulaci6n en contrario y lo dispues-
to en el articulo 1,384. (54)

En cuanto A los matrimonios contraidos en fecha anterior, se prueban
por las partidas sacramentales, que conforme A la ley de Enjuiciamiento,
tienen el character de documents piblicos y prueban el acto que di6
origen A su otorgamiento, y como el acto es el sacramento del matrimo-
nio, es evidence que tienen eficacia para probar ese vinculo.
(52) Para el studio de este articulo del C6digo deben tenerse en
cuenta las disposiciones siguientes de la ley del Registro que, segdn el
C6digo, qued6 en vigor: articulo 7?, que obliga a todo cubano A inscribir
en el Registro los actos concernientes A su estado civil; los articulos 4?
y 23 de dicha ley, en relaci6n con el 327 del C6digo, que establece como
inica prueba del estado civil, lo mismo que el pArrafo 2? del 53, las
certificaciones de las actas de dicho estado; el 25 de la ley, segin el cual,
el matrimonio de cubanos contraido en el extranjero debe inscribirse
primero en la legaci6n 6 consulado y despu6s transcribirse en el Juzga-
do Municipal del domicilio del 6 de los contrayentes.
En cuanto A los extranjeros, tdngase asimismo present el articulo
24 de la ley, segin el cual, los matrimonios de los extranjeros contraidos
conforme A las leyes de su pais deberAn ser inscriptos en los Registros
de Cuba, cuando los contrayentes 6 sus deseendientes tengan 6 fijen su
domicilio en la Isla, a cuyo efecto deberAn presentar el document que
acredite la celebraci6n del matrimonio.
(53) Este articulo decia "' Ultramar" 6 a pais extranjero. Sa-
bido es que Espaia usaba aquella palabra para expresar el territorio
national fuera de la Peninsula y sus islas adyacentes, y, por consiguien-
te, carece en un C6digo de Cuba de la significaci6n con que esta em-
pleada, como propia, por el legislator espafol.
(54) La excepci6n del articulo 1,384 se refiere A los bienes parafer-
nales, cuya administraci6n conserve la mujer, mientras no la entrega
al marido. .








Si fuere menor de diez y ocho afios, no podrA administrar
sin el consentimiento de su padre; en defecto de 6ste, sin el de
su madre; y a falta de ambos, sin el de su tutor. Tampoco podra
comparecer en juicio sin la asistencia de dichas personas.
En ningin caso, mientras no llegue a la mayor edad, podra
el marido, sin el consentimiento de las personas mencionadas en
el pirrafo anterior, tomar dinero A pr6stamo, gravar ni enaje-
nar los bienes raices.
Art. 60.-El marido es el representante de su mujer. Esta
no puede, sin su licencia, comparecer en juicio por si 6 por me-
dio de procurador. ("5)
No necesita, sin embargo, de esta licencia para defenders
en juicio criminal, ni para demandar 6 defenders en los pleitos
con su marido, 6 cuando hubiere obtenido habilitaci6n conforme
a lo que disponga la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Art. 61.-Tampoco puede la mujer, sin licencia 6 poder de
su marido, adquirir por titulo oneroso ni lucrative, enajenar
sus bienes, ni obligarse, sino en los casos y con las limitaciones
establecidas por la ley.
Art. 62.-Son nulos los actos ejecutados por la mujer con-
tra lo dispuesto en los anteriores articulos, salvo cuando se trate
de cosas que por su naturaleza est6n destinadas al consume or-
dinario de la familiar, en cuyo easo las compras hechas por la
mujer serAn vAlidas. Las compras de joyas, muebles y objetos
preciosos, hechas sin licencia del marido, s6lo se convalidarin
cuando 6ste hubiese consentido a su mujer el uso y disfrute de
tales objetos.
Art. 63.-Podrf la mujer, sin licencia de su marido:
19 Otorgar testamento.
2? Ejercer los derechos y cumplir los deberes que le co-
rrespondan respect 6 los hijos legitimos 6 naturales reconoci-
dos que hubiese tenido de otro, y respect a los bienes de
los mismos.
Art. 64.-La mujer gozari de los honors de su marido,
except los que fueren estricta y exclusivamente personales, y
los conservarA mientras no contraiga nuevo matrimonio. (58)
Art. 65.-Solamente el marido y sus herederos podrin re-

(55) El articulo 1,994 de la Ley de Enjuiciamiento Civil determi-
na los casos en que puede concederse la habilitaci6n, y son los siguien-
tes: lo Cuando el marido se halle ausente, ignorandose su paradero, sin
que haya motive racional bastante para ereer pr6ximo su regreso. 20
Negarse el marido A representar A la mujer. 39 Ser demandada la mujer.
49 Seguirse A 6sta gran perjuicio de no promover la demand para la
que pida la habilitaci6n.
El Tribunal Supremo ha declarado, en sentencia de 13 de Noviembre
de 1903, que al marido corresponde, y no a los padres 6 al tutor, re-
presentar en juicio, 6 autorizar para que en ellos se person, a la mujer
casada menor de edad.
(56) Este articulo no puede tener aplicaci6n entire nosotros; por-
que, dada nuestra Constituci6n political, ningin cubano disfruta de los
honors A que dieho articulo se refiere.









clamar la nulidad de los actos otorgados por la mujer sin licen-
cia 6 autorizaci6n competent.
Art. 66.-Lo establecido en esta secci6n se entiende sin per-
juicio de lo dispuesto en el present C6digo sobre ausencia, in-
capacidad, prodigalidad 6 interdicci6n del marido.

SECTION QUINTA.

DE LOS EFECTOS DE LA NULIDAD DEL MATRIMONIO
Y LOS DEL DIVORCIO

Art. 67 (sustituido).-Los Tribunales civiles ordinarios se-
ran los finicos competentes para conocer de los juicios sobre nu-
lidad de matrimonio y sobre divorcio, conforme a la Orden 57,
de 12 de Mayo de 1899 (pirrafo 29 del Apartado 9 del articulo
II de la Orden 140, de 1901). (5)
Art. 68.-Interpuestas y admitidas las demands de que ha-
bla el articulo anterior, se adoptarin, mientras dure el juicio,
las disposiciones siguientes: (58)
19 Separar los c6nyuges en todo caso.
2. Depositar la mujer en los casos y forma prevenidos en
la Ley de Enjuiciamiento Civil. (59)
39 Poner los hijos al cuidado de uno de los c6nyuges, 6 de
los dos, segfn proceda.
4. Sefialar alimentos a la mujer y A los hijos que no
queden en poder del padre. (60)
59 Dictar las medidas necesarias para evitar que el mari-
do que hubiese dado causa al divorcio, 6 contra quien se deduje-
re la demand de nulidad del matrimonio, perjudique a la mu-
jer en la administraci6n de sus bienes.

(57) Lo dispuesto en la Orden 57, de 1899, se insert en el texto,
en sustituci6n del articulo 103 del C6digo.
El articulo 67, sustituido, decia asi: "Los efectos civiles de las de-
mandas y senteneias sobre nulidad de matrimonio y sobre divorcio, s61o
pueden obtenerse ante los Tribunales ordinarios." Este articulo se re-
feria a efectos inicamente, porque guardaba relaci6n con el 80, que
sometia a los tribunales eelesiisticos los pleitos de divorcio y nulidad
de los matrimonios can6nicos.
(58) El procedimiento que se sigue para estas demands es el del
juicio declarativo de mayor cuantia, conforme al nfmero 3o del articulo
482 de la Ley de Enjuiciamiento Civil; en Espafia se seguia ese mismo
procedimiento, pero con las modificaciones dispuestas en el R. D. de 23
de Noviembre de 1872. Este R. D. nunca estuvo vigente en Cuba, se-
gin ha declarado nuestro Tribunal Supremo en su sentencia de 22 de
Marzo de 1904.
(59) Los casos y las formas de este dep6sito estAn regulados en
el titulo IV del libro 39 de la citada ley procesal.
(60) Esta disposici6n no es preceptiva, ni de aplicaci6n en todos
los easos, porque ella ha de entenderse en relaci6n con el articulo 143, y
no como cosa nueva, especial y distinta de 6ste; y, por consiguiente,
para que puedan sefialarse alimentos f la mujer, que pide el dep6sito
para intentar el divorcio, ha de justificar que tiene necesidad de ellos.
Asi lo ha declarado el Tribunal Supremo en sentencia de 3 de Ju-
lio de 1901.








Art. 69.-El matrimonio contraido de buena fe produce
efectos civiles, aunque sea declarado nulo.
Si ha intervenido buena fe de parte de uno solo de los c6nyu-
ges, surte iinicamente efectos civiles respect de 61 y de los hijos.
La buena fe se presume, si no consta lo contrario.
Si hubiere intervenido mala fe por parte de ambos c6nyu-
ges, el matrimonio s6lo surtiri efectos civiles respect de los
hijos.
Art. 70.-Ejecutoriada la nulidad del matrimonio, queda-
ran los hijos varones mayores de tres afios al cuidado del padre,
y las hijas al cuidado de la madre, si de parte de ambos c6nyu-
ges hubiese habido buena fe.
Si la buena fe hubiese estado de parte de uno solo de los
c6nyuges, quedarin bajo su poder y cuidado los hijos de am-
bos sexos.
Si la mala fe fuere de ambos, el Tribunal resolverg sobre la
suerte de los hijos en la forma que dispone el parrafo segundo
del niimero 29 del articulo 73.
Los hijos 6 hijas menores de tres afios estarAn en todo caso,
hasta que cumplan esta edad, al cuidado de la madre, A no ser
que, por motives especiales, dispusiere otra cosa la sentencia.
Art. 71.-Lo dispuesto en los parrafos primero y segundo
del articulo anterior no tendra lugar si los padres, de comfin
acuerdo, proveyeren de otro modo al cuidado de los hijos.
Art. 72.--La ejecutoria de nulidad producira, respect de
los bienes del matrimonio, los mismos efectos que la disoluci6n
por muerte; pero el c6nyuge que hubiere obrado de mala fe
no tendra derecho A los gananciales.
Si la mala fe se extendiera A ambos, quedara compensada.
Art. 73.-La sentencia de divorcio producira los siguien-
tes efectos:
1 La separaci6n de los c6nyuges.
29 Quedar 6 ser puestos los hijos bajo la potestad y pro-
tecci6n del c6nyuge inocente. ("1)
Si ambos fueren culpables, se proveera de tutor A los hijos,
conforme a las disposiciones de este C6digo. Esto no obstante,

(61) El Tribunal Supremo ha declarado, en sentencia de 18 de
Septiembre de 1915, que la potestad y protecci6n A que este inciso se
refiere no es cosa distinta de los derechos y deberes que se expresan
como constitutivos de la patria potestad en el articulo 155; potestad que
en ningin caso se extiende A autorizar A quien la ejerza para prohibir
al otro progenitor las relaciones de orden moral y afectivas que existen,
y por la ley natural, respectable por todos los C6digos escritos, deben exis-
tir entire los padres y los hijos; y que, por tanto, no A ninguno de los
padres, sino a los tribunales en los casos establecidos en la ley, es A
quienes toca juzgar de la conveniencia de mantener 6 romper esas re-
laciones, y, mientras ellos no pronuncien sobre el particular, no esta al
arbitrio del c6nyuge inocente, bajo cuya potestad quedan los hijos,
impedir esas relaciones; y si lo pretend, puede el otro c6nyuge obtener
de los diehos tribunales que dicten las disposiciones oportunas para que
el impedimento eese, sin perjuicio del ejercicio de la patria potestad,
perfectamente armonizable con los sentimientos de la naturaleza.









si la sentencia no hubiera dispuesto otra cosa, la madre tendra
a su cuidado, en todo caso, A los hijos menores de tres afios.
A la muerte del c6nyuge inocente volvera el culpable A re-
cobrar la patria potestad y sus derechos, si la causa que di6 ori-
gen al divorcio hubiese sido el adulterio. los malos tratamientos
de obra 6 las injuries graves. Si fu6 distinta, se nombrari tutor
A los hijos. La privaci6n de la patria potestad y sus dereehos
no exime al c6nyuge culpable del cumplimiento de las obliga-
ciones que este C6digo le impone respect de sus hijos.
3? Perder el c6nyuge culpable todo lo que le hubiese sido
dado 6 prometido por el inocente 6 por otra persona en conside-
raci6n a 6ste, y conservar el inocente todo cuanto hubiese reci-
bido del culpable; pudiendo, ademas, reclamar desde luego lo
que 6ste le hubiera prometido.
4 La separaci6n de los bienes de la sociedad conyugal y
la p6rdida de la administraci6n de los de la mujer, si la tuviere
el marido, y si fuere quien hubiese dado causa al divorcio.
5 La conservaci6n, por parte del marido inocente, de la
administraci6n, si la tuviere, de los bienes de la mujer, la cual
solamente tendra derecho A alimentos. (62)
Art. 74.-La reconciliaci6n pone t6rmino al juicio de di-
vorcio y deja sin efecto ulerior la sentencia dictada en 61; pero
los c6nyuges deberin poner aqu6lla en conocimiento del Tribu-
nal que entienda 6 haya entendido en el litigio.
Sin perjuicio de lo dispuesto en el parrafo anterior, subsis-
tiran, en cuanto A los hijos, los efectos de la sentencia cuando
6sta se funde en el conato 6 la connivencia del marido 6 de la
mujer para corromper A sus hijos 6 prostituir A sus hijas; en
cuyo caso, si aun continfan los unos 6 las otras bajo la patria
potestad, los tribunales adoptaran las medidas convenientes
para preservarlos de la corrupci6n 6 prostituci6n.

CAPITUO II (6)

DEL MATRIMOMIO CAN6NICO
Art. 75.-Los requisitos, forma y solemnidades para la celebraci6n

(62) Es una err6nea interpretaci6n de este parrafo del articulo 73,
el suponer, en virtud de lo dispuesto en el mismo, que el marido divor-
ciado de su mujer s61o esta obligado a dar alimentos en el caso de que,
siendo inocente, conserve la administraci6n de los bienes de aqu611a;
como si en el caso de ser dicha mujer inocente y career de bienes,
fuera licito al marido culpable dejarla abandonada. (Sentencia del Tri-
bunal Supremo de 30 de Mayo de 1903).
(63) Este capitulo estuvo vigente hasta que se puso en vigor la
Orden 66, de 31 de Mayo de 1899, publicada en la Gaceta de 1I de Junio
siguiente, que quit eficacia civil A los matrimonios religiosos, cualquie-
ra que fuera la religion A que pertenecieran los ministros que los auto-
rizaran. Sus disposiciones todas han sido derogadas y al present estin
sustituidas por las de la Orden 140, de 1901, que insertamos en el texto
como adici6n, a continuaci6n del mismo. Por la importaneia de esos








68

del matrimonio can6nico se rigen por las disposiciones de la Iglesia ca-
t61ica y del Santo Concilio de Trento, admitidas como leyes del Reino.
Art. 76.-E1 matrimonio can6nico producirk todos los efectos civi-
les respect de las personas y bienes de los c6nyuges y sus descendientes.
Art. 77.-Al acto de la celebraci6n del matrimonio can6nico asistirk
el Juez municipal i otro funcionario del Estado, con el solo fin de veri-
ficar la inmediata inscripci6n en el Registro Civil. Con este objeto los
contrayentes estAn obligados A poner por escrito en conocimiento del
Juzgado municipal respective, con veinticuatro horas de anticipaci6n
por lo menos, el dia, hora y sitio en que debera celebrarse el matrimo-
nio, ineurriendo, si no lo hicieren, en una multa de 5 A 80 pesetas. El
Juez municipal darf recibo del aviso de los contrayentes. Si se negare
A darlo incurrira en una multa que no bajara de 20 pesetas ni exce-
derA de 100.
No se procederA A la celebraci6n del matrimonio can6nico sin la
presentaci6n de dicho recibo al cura pArroco.
Si el matrimonio se celebrate sin la concurrencia del Juez munici-
pal 6 su delegado, A pesar de haberle avisado los contrayentes, se harA
A costa de aqu8l la transcripci6n de la partida del matrimonio can6nico
en el Registro civil, pagando, ademis, una multa que no bajara de 20
pesetas ni exeederf de 100. En este caso el matrimonio producirf todos
sus efectos civiles desde el instant de su eelebraci6n.
Si la culpa fuere de los contrayentes, por no haber dado aviso al
Juez municipal, podrbn aqu6llos subsanar la falta solicitando la inscrip-
ci6n del matrimonio en el Registro civil. En este caso no producira
efectos civiles el matrimonio sino desde su inscripci6n.
Art. 78.-Los que contrajeren matrimonio can6nico in articulo
mortis podran dar aviso al encargado del Registro civil en cualquier
instant anterior A la celebraci6n, y acreditar de cualquier manera que
cumplieron este deber.
Las penas impuestas A los contrayentes que omitieren aquel requi-
sito no serAn aplicables al caso del matrimonio in articulo mortis, cuando
conste que fu6 impossible dar oportunamente el aviso. En todo easo,
para que el matrimonio produzca efectos civiles desde la fecha de su
celebraci6n, la partida sacramental deberA ser inscripta en el Registro
dentro de los diez dias siguientes.
Art. 79.-El matrimonio secret de conciencia, celebrado ante la
Iglesia, no estA sujeto A ninguna formalidad en el orden civil, ni pro-
ducira efectos civiles sino desde que se publique mediante su inscrip-
ci6n en el Registro.
Este matrimonio producirA, sin embargo, efectos civiles desde su
celebraci6n, si ambos contrayentes, de comdn acuerdo, solicitaren del
Obispo que lo haya autorizado un traslado de la partida consignada en
el registro secret del Obispado, y la remitieren directamente y con la
convenient reserve A la Direcei6n general del Registro Civil solicitando
su inscripci6n. Al efecto, la Direcci6n general llevara un registro espe-
cial y secret con las precauciones necesarias para que no se conozca el
contenido de estas inscripciones hasta que los interesados soliciten dar-
les publicidad trasladAndolas al Registro municipal de su domicilio.
Art. 80.-El conocimiento de los pleitos sobre la nulidad y divorcio
de los matrimonios can6nicos corresponde A los Tribunales eclesiAsticos.
Art. 81.-Incoada ante el Tribunal eelesiAstico una demand de di-
vorcio 6 de nulidad de matrimonio, corresponde al Tribunal civil dictar,
i instancia de la parte interesada, las disposiciones referidas en el
articulo 68.
Art. 82.-La sentencia firme de nulidad 6 divorcio del matrimonio

preceptos, por la aplicaci6n que puedan tener A los matrimonios cele-
brados conforme A ellos y por no dejar vacios en el articulado del (!6-
digo, los mantenemos en aquel lugar, aunque cambiando el tamafio de
la letra para indicar que no estin vigentes.









can6nico se inscribira en el Registro Civil, y se presentara al Tribunal
ordinario para solicitar su ejecuci6n en la parte relative los efeetos
civiles.

ADICION

(ORDEN 140, DE 28 DE MAYO DE 1901)

ARTiCULO IV

DEL MATRIMONIO RELIGIOSO

Personas que pueden solemnizar estos matrimonios.

1. Sacerdotes, clgrigos y ministros. Todo sacerdote, cl6rigo
6 ministry debidamente ordenado, de cualquier religion estableci-
da en la Isla de Cuba 6 ("6) inscripta de conformidad con esta
orden, podra solemnizar la celebraci6n del matrimonio, con tal
que las parties lo puedan contraer legalmente, y siempre que de-
claren ante el sacerdote, cl6rigo 6 ministry y de los testigos que
lo presenciaren, que consienten ser marido y mujer.
2. Inscripci6n de religions. Con el inico objeto de fijar 6
determinar qu6 sacerdotes, cl6rigos 6 ministros serin los autori-
zados para solemnizar matrimonios en conformidad con esta or-
den, se inscribirAn en el registro creado en la Secretaria de Justi-
cia (85) todas las religiones establecidas en la Isla de Cuba

(64) La Gaceta y las otras publicaciones que hemos visto dicen
"6" en lugar de "6"; pero esto es, A nuestro juicio, una errata; por-
que si el Registro se estableei6 al solo objeto de que en 41 se inscribie-
ran los sacerdotes y ministros autorizados para solemnizar matrimonios,
no se explica que los no inscriptos y los de religiones, aunque estable-
cidas, no inscriptas, puedan vAlidamente autorizarlos, y eso es lo que
dice el pArrafo si en 61 se mantiene la disyuntiva "6" en vez de la co-
pulativa "4"; por eso nos hemos atrevido A hacer la sustituci6n, la
cual tiene en su apoyo, entire otras, la resoluci6n de la Seeretaria de
Justicia de 12 de Julio de 1902 (pag. 20, tomo 2o de la Colecci6D Le-
gislativa Oficial), en la que claramente se express que para solemnizar
matrimonios religiosos conforme A esta orden, la religion A que pertenez-
ca el cl6rigo debe estar inseripta y 6ste estar autorizado para ese acto,
y su nombre publicado en la Gaceta.
El Secretario de Justicia, usando de la facultad que le concede el
inciso 10 del articulo VIII de esta orden, resolvi6, en 4 de Febrero de
1905, que ningfn sacerdote, cl6rigo 6 ministry podrA solemnizar el ma-
trimonio de sus parientes, dentro del cuarto grado civil (asi dice; debe
entenderse de consanguinidad), 6 segundo de afinidad.
Por el articulo I de la Orden 255, de 23 de Diciembre de 1901, se
facult6 A los capellanes del Ej6rcito de los Estados Unidos que est6n de
servicio en Cuba para celebrar los ritos del matrimonio en esta Isla;
bastando la presentaci6n del certificado que debidamente acredite su
nombramiento para justificar la dicha facultad.
(65) Este Registro fu6 creado por la Orden 487, de 2 de Diciembre
de 1900, cuyos preceptos concuerdan casi literalmente con los de este
pArrafo, lo que se explica perfectamente, porque esta Orden 140 no es
mas que una recopilaci6n de todo lo legislado antes sobre la material.









que ya no estuvieren inscriptas, y las que se establezcan en lo su-
cesivo.
En dichos registros constaran en terminos generals los fun-
damentos esenciales de dichas religiones, la autoridad superior en
la organizaci6n de cada una y la autoridad en la Isla de Cuba
que, seguin sus reglamentos, tenga la facultad de nombrar sacer-
dotes, clerigos 6 ministros que autoricen matrimonios. Dicha au-
toridad comunicara al Secretario de Justicia los nombres de los
sacerdotes, clerigos 6 ministros que tengan dicha facultad.
En caso de que no existiera dicho jefe 6 autoridad en la Isla
de Cuba, la inscripci6n podra hacerse por cualquier representan-
te debidamente autorizado, que hara constar al Secretario de Jus-
ticia los nombres de aqu6llos y sus autorizaciones como sacerdo-
tes, cl6rigos 6 ministros debidamente ordenados y facultados para
solemnizar matrimonios. El Secretario de Justicia hara publi-
car dichos nombres en la Gaceta Oficial.
3. Denegaci6n de inscripcidn. El Secretario de Justicia de-
negara la inscripci6n de religiones que se opongan A la moral, que
no tengan una organizaci6n que correspond a un fin religioso 6
que no acrediten su funcionamiento 6 existencia en condiciones
legales.
Contra dichas resoluciones del Secretario de Justicia se con-
cedera el recurso de apelaci6n para ante el Presidente de la Repi-
blica, (86) y de la resoluci6n de 6ste podra recurrirse en la for-
ma establecida respect de las resoluciones de esta autoridad.

ARTiCULO V

DILIGENCIAS PRELIMINARES AL MATRIMONIO RELIGIOSO

1. Solicitud de los contrayentes. Los que pretendan con-
traer matrimonio presentaran, antes de celebrarlo, al sacerdote,
clerigo 6 ministry que haya de autorizarlo, las pruebas referentes
a la edad de los contrayentes, valiendose al efecto del document
correspondiente autintico 6 por medio de la informaci6n preveni-
da en el niimero 7 del articulo II de esta Orden, (e7) acom-

(66) El original decia "Gobernador Militar". La sustituei6n de
esta Autoridad por la del Presidente tiene en su apoyo el precepto ex-
preso del articulo 25 de la Ley Org&nica del Poder Ejecutivo (Decreto
78) de 25 de Enero de 1909, vigente desde el 28 del mismo mes y afio.
(67) El ndmero 7 del articulo II que se cita en el texto dice asi:
"7. Justificacidn de la filiaci6n de los contrayentes.--De conformi-
dad con la modifieaei6n del artieulo 86 del C6digo Civil, por la Orden
nim. 42, de 1900, en los expedientes que se instruyan para la celebraci6n
de cualquiera de las dos forms de matrimonio, podrAn suplirse por me-
dio de informaci6n testifical bajo juramento las partidas parroquiales
de nacimiento de los contrayentes y las de defunci6n de los padres y
demas ascendientes de los mismos, bien hayan ocurrido en la Isla de
Cuba 6 en el extranjero. Esta informaci6n podr& practicarse ante el
propio Juez Municipal que haya de instruir el expedient, A otro cual-
quiera, 6 ante el sacerdote, el6rigo 6 ministry que, conform a esta or-
den, quede autorizado al mismo efecto, asistido de dos testigos habiles.









pafiando de una manifestaci6n por escrito firmada por dichos
contrayentes en que conste que estin en libertad para contraer
matrimonio, y en su caso acreditando la viudez, y haciendo, ade-
mas, constar los nombres, apellidos, profesi6n f ocupaci6n, domi-
cilio 6 residencia de los contrayentes y de sus padres, 6 los infor-
mes que, referentes A estos particulares, respect A 6stos hayan
podido adquirirse; tambi6n, en su caso, el permiso 6 consejo pa-
terno 6 la dispensa del mismo con arreglo A las disposiciones de
esta Orden y del C6digo Civil.
2. Proclamas. Presentadas las manifestaciones y prueba A
que se refiere el articulo anterior, y antes de proceder A la cele-
braci6n del matrimonio, except en el caso previsto en el articulo
2, nimero 7, de esta Orden, ("8) el sacerdote, cl6rigo 6 ministry
que haya de autorizarlo, anunciarA su celebraci6n por medio de
proclamas 6 en la forma A ese efecto prescripta en sus ritos 6
reglamentos. Si la religion conforme A cuyos preceptos ha de
contraerse el matrimonio no tiene establecidas formas especiales
para los edictos 6 proclamas, se publicarin dichos edictos 6 pro-
clamas en la forma establecida por el C6digo Civil. (69)

En los casos y forms preceptuados, cuando se justifique haberse
perdido, destruido 6 no haber existido los libros del Registro Civil en
que dicha partida debiera haberse inscripto, podrAn suplirse las certi-
ficaciones del Registro Civil, por medio del informed del Juez de Primera
Instancia correspondiente, que deberi ser pedido de oficio por el Juez
Municipal, A solicitud de la part interesada, sin devengarse derechos
por esta diligencia".
(68) Esta referencia al nfmero 7 del articulo 2 es evidence que
esta equivocada. Ese nfimero, que puede verse en la nota 67, para nada
se refiere al particular de las proclamas; en cambio, el nfimero siguiente,
8 del articulo II, se contrae al caso A que indiscutiblemente se refiere
la excepci6n contenida en el precepto que estamos anotando. El dicho
apartado dice asi:
"8. Proclamas en casos de extranjeros.-En el caso de extranjeros
que lleven menos de dos afios de residencia en la Isla de Cuba, no sera
necesario el que acrediten el haberse hecho la publicaci6n del matrimo-
nio que intentan contraer en el lugar en que hayan tenido su residen-
cia 6 domicilio durante los dos aflos anteriores, siempre que, por medio
de certificado expedido por la autoridad competent, 6 por cualquier otro
modo de prueba A satisfacci6n de la autorizante eclesiastica 6 del Juez
Municipal que haya de solemnizar el matrimonio, se justifique que, de
conformidad con las leyes de sus respectivos paises, tal formalidad no
es necesaria".
(69) Por circular de la Secretaria de Justicia de 3 de Agosto de
1901 se acord6, con el fin de evitar que surjan dificultades para la ins-
cripci6n de los matrimonios religiosos en los Registros Civiles, prevenir
A todos los ministros autorizados de las distintas religiones que en la
actualidad existan en esta Isla, que cuando, por no tener iglesias en los
distintos lugares en que, segfin el C6digo Civil y la Orden ndmero 140,
del corriente afio, deban hacerse las publicaciones, por las que se anun-
cia la pretension de los contrayentes, 6 cuando por cualquier otro motive
no puedan cumplir con este requisite, se ponga el easo en conocimiento
del juez municipal respective, por el ministry que instruya las diligen-
cias, para que dicho Juez Municipal proceda A hacer fijar en el Juzgado
los edictos por el t4rmino y en la forma que indica el articulo 89
del C6digo Civil.









3. Dispensa de proclamas. Los sacerdotes, cl6rigos 6 minis-
tros que conforme A esta orden autoricen el matrimonio, 6 los
jefes de aquellos, segin los preceptos de sus religiones, podrAn
dispensar la publicaci6n de los edictos 6 proclamas cuando exist
causa suficiente para ello; pero, en tal caso de dispense, debera
hacerse constar esta y sus causes en la certificaci6n dispuesta en
el niimero 5 de este articulo.
4. Plazo que debe transcurrir desde la publicaci6n de las
proclamas. En ningfin caso, cuando sea procedente la publica-
ci6n de edictos 6 proclamas y 6stos no se hayan dispensado, no se
celebrara el matrimonio hasta haber transcurrido quince dias
desde aquel en que se hizo la primera publicaci6n.
5. Certificado de publicaci6n. Decursados los quince dias
A que se refiere el parrafo anterior, y antes de proceder al matri-
monio, el sacerdote, clerigo 6 ministry que haya de autorizarlo
extender una certificaci6n en que hara constar las fechas y for-
mas en que los edictos 6 proclamas se hubiesen publicado, y en
caso de dispensa ui omisi6n legal, se expresari esta y sus causes.
Este certificado se unirai los otros que, conforme A esta orden,
deben ser remitidos al Registro Civil para ser archivados.
6. Dispensa de impedimentos. Los sacerdotes, elerigos 6 mi-
nistros que celebren matrimonios de conformidad con esta orden,
6 los Jefes de aqunllos en sus organizaciones respectivas, aunque
por esta orden scan autorizados para dispenser impedimentos, no
podrin en dicha dispensa modificar 6 afectar un impedimento
establecido por la Ley. (70)
7. Oposicion al matrimonio. Se declare aplicable A esta for-
ma de matrimonio lo dispuesto en los articulos 97, 98 y 99 del
C6digo Civil, sobre impedimentos para la celebraci6n de matrimo-
nio, entendi6ndose que en donde en ellos se refiere al Juez Mu-
nicipal, se entiende en este caso se refiere al sacerdote, cl6rigo 6
ministry autorizante del matrimonio. (71)

(70) La frase de este ineiso, referente A los ministros y jefes de
religiones, que dice "aunque por esta orden sean autorizados para dis-
pensar impedimentss, hace suponer que la dicha orden contiene algin
precepto sobre el particular; pero en realidad no contiene ninguno. No
obstante esto, dichas personas estAn autorizadas para las aludidas dis-
pensas, en virtud de los siguientes articulos de la Orden 487, de 2 de
Diciembre de 1900:
"VII. Los sacerdotes 6 ministros que autoricen los matrimonios,
6 los jefes de aqu6llos, conforme A los preceptos de cada religion, ten-
drAn facultad de dispenser los impedimentos establecidos por esas re-
ligiones para la celebraci6n de los matrimonios.-Esta facultad jams
se extenderA hasta autorizar el matrimonio entire ascendientes y descen-
dientes por consanguinidad 6 afinidad legitima 6 natural, ni entire los
hermanos legitimos 6 naturales, bien sean hermanos consanguineos 6 ute-
rinos, ni entire el padre 6 madre adoptante y el adoptado; entendiendose
el calificativo de naturales en su mAs lata acepci6n."
(71) El apartado 9 del articulo II, bajo el epigrafe de "Nulidad
del matrimonio," declara aplicables al matrimonio religioso los precep-
tos referentes al civil contenidos en los articuios 101 y 102 de este C6-
digo, segfn puede verse en el lugar correspondiente A dichos articulos.




\









ARTicULO VI

DE LA CELEBRACI6N DEL MATRIMONIO

1. Testigos. Dos testigos mayores de edad asistirAn A la ce-
remonia del matrimonio religioso y firmarin con el cl6rigo, sa-
cerdote 6 ministry el certificado que se express en el pirrafo 1 del
articulo V (72) de esta Orden y tambien (el) que se expresa en
el siguiente de este articulo.
2. Certificado del matrimonio. El sacerdote, cl6rigo 6 mi-
nistro, en el acto de la celebraci6n del matrimonio, extender un
certificado en que consten:
a. Los nombres, apellidos, estado, edad, raza, ocupaci6n,
domicilio 6 residencia de los contrayentes;
b. Los nombres, apellidos, ocupaci6n, domicilio 6 residen-
cia de los padres de los contrayentes, 6 los informes que, referen-
tes A estos particulares, hayan podido adquirirse;
c. La fecha y lugar de la celebraci6n de la ceremonia del
matrimonio, haciendose constar que el matrimonio fu6 celebrado
A presencia de los testigos que firman, por el sacerdote, clerigo 6
ministry que tambi6n firma, el cual expresara el nombre de su
Iglesia 6 Parroquia, el de la religion A que pertenece y su jerar-
quia en la misma.
3. Formularios. Para dar uniformidad A los certificados
que se exigen en la present Orden, serin estos iguales A los mo-
delos que se publican A continuaci6n de esta Orden.
4. Del archivo. Los certificados expresados en los parrafos
anteriores y el parrafo 5 del Articulo V de esta Orden se harin
archivar por el sacerdote, clerigo 6 ministry ante el cual se hubie-
re celebrado el matrimonio, con las pruebas y manifestaciones por
escrito que exige el articulo V de esta Orden, en las oficinas del

(72) El original en la Gaceta dice: "parrafo I del articulo V";
hemos sustituido el I, romano, por el ndmero arabigo, porque 6sta es la
numeraci6n empleada en los pArrafos de cada articulo, y porque asi
claramente estf expresada la cita en el texto ingles. Otra observaci6n
ocurre respect de este pArrafo, y es que en el 1 del articulo anterior al
que en 6ste se alude no apareee la palabra certificado, y A primer vista
no se puede uno dar cuenta de cuAl es el document f que se refiera;
pero comparando el texto ingl6s con el texto castellano, se ve que la cita
se contrae A la solicitud que deben hacer los contrayentes, declarando
acerea de los particulares exigidos en el dicho parrafo 1 del articulo
V. En efecto, el original ingl6s design esa solicitud con la palabra
"certificate", que en ese pirrafo ha sido traducida al castellano por la
palabra "manifestaci6n"; pero pareee que el traductor, al haeer la
version de la misma palabra "certificate" encontrada en este parrafo 1
del articulo VI, no tuvo en euenta que en el articulo anterior la habia
traducido por "manifestaci6n", y en 6ste la tradujo por "certificado".
Sin dar la preferencia A una f otra palabra, ambas impropias para ex-
presar juridicamente la idea que se quiso expresar, nos limitamos & es-
tablecer la identidad de la cosa. En las publicaciones oficiales aparece
este precepto sin el articulo "el" que insertamos dentro del par6ntesis,
y que sin duda debe existir en el original para que en castellano tenga
sentido la frase en que aparece omitido dicho articulo.









Registro Civil del distrito A que corresponde el lugar en donde
se celebr6 el matrimonio, dentro de los veinte dias A contar de la
fecha de la celebraci6n del matrimonio, quedando autorizado A
este efecto A cobrar de los contrayentes 'un peso por el derecho
de Registro que en esta Orden se dispone y con vista de dichos
documents se extended la debida constancia en los libros del
Registro; entregandose al sacerdote, cl6rigo 6 ministry, un recibo
en que expresara la fecha en que se haya archivado dicha certi-
ficaci6n.
5. Denegaci6n de inscripcidn. El encargado del Registro
Civil que rehusase recibir, archivar 6 inscribir los certificados y
las pruebas correspondientes, como se ha dispuesto en el parrafo
anterior, esta obligado A consignar por escrito las razones en que
se fund su negative, y A petici6n de la parte interesada podrA
ser ordenado por el Juez de Primera Instancia del Distrito cuan-
do proceda a hacer la inscripci6n y dar el recibo; 6, en su caso,
consignar por escrito las razones en que se fund su negative. El
encargado del Registro Civil serA condenado A pagar las costas de
esta solicitud, cuando se declare improcedente su negative. Todos
estos recursos se resolveran gubernativamente por los Jueces de
Primera Instancia. (7s)
6. Derechos de inscripcidn. Los Jueces municipales deven-
garin, por los actos referidos en el parrafo anterior, como encar-
gados del Registro Civil, un peso, en moneda de curso legal, por la
inscripci6n y demis diligencias A que se refiere el parrafo an-
terior. (74)

(73) En la Gaceta y en todas las otras publicaciones en que hemos
visto reproducida esta orden aparece redactado el final de este pirrafo,
no como lo damos en el texto, sino en la siguiente forma: "'El encarga-
do del Registro Civil sera condenado a pagar las costas de esta solici-
tud. Cuando se declare improcedente su negative, todos estos recursos
se resolveran gubernativamente por los Jueces de primer instancia";
period desprovisto de sentido juridico, y que, por much que sea nuestro
respeto al texto que aparece en el peri6dico official, en este caso, A fuer
de expositores concienzudos, y no de meros copistas, nos hemos creido
autorizados para salvar la errata que evidentemente existed en ese pe-
riodo, consistent en haber colocado un punto antes del lugar que le
correspondia; para convencerse de ello, basta acudir al texto ingles.
Este dice asi: "and the custodiam of Civil Registry will be condemned
to pay the cost of the application, where it is declared that his refusal
is groundless".
"All such appeals shall be decided administratively by Judge of
1st. Instance".
Como puede observarse, comparando los tres textos, nosotros no he-
mos pretendido, ni hemos hecho una nueva traducci6n distinta de la
official; hemos mantenido palabra por palabra las de esta iiltima, y s61o
hemos corregido un error de puntuaci6n, A nuestro juicio debido A una
errata de imprenta.
(74) El original decia "moneda de los Estados Unidos 6 su equi-
valente'". La enmienda obedece A lo dispuesto en la disposici6n segun-
da del decreto 1227 de 11 de Septiembre de 1915. Son monedas de curso
legal finicamente la de los Estados Unidos de America y la national,
conforme al articulo X de la ley de 9 de Octubre de 1914.








7. Excepci6n. Cuando los contrayentes hubieren celebrado
matrimonio civil con anterioridad al matrimonio religioso que
intentan contraer, el clerigo, sacerdote 6 ministry autorizante no
tendrA que cumplir con los requisitos de esta Orden, siempre que
los contrayentes lo comprueben.
Cuando el sacerdote, cl6rigo 6 ministry ante el cual se
hubiere celebrado el matrimonio no haya cumplido dentro del
plazo legal con el deber que le impone el niimero 4 de este ar-
ticulo, cualquiera de los contrayentes 6 sus causahabientes legi-
timos podrA solicitar del Departamento de Justicia la formaci6n
del oportuno expediente para la justificaci6n del matrimonio, al
cual se aportarAn los documents y pruebas relatives al mismo,
con cuyo resultado dicho Departamento resolverA disponiendo 6
negando la inscripci6n en el Registro Civil. Esta facultad, con-
ferida al Departamento de Justicia, se extiende A los matrimo-
nios celebrados con anterioridad A este decreto, (75) que por los
motives indicados no se hayan inscripto en el Registro Civil.

ARTiCULO VII.

DISPOSICIONES PENALES

1. Penas por no archivar. El sacerdote, cl6rigo 6 ministry
ante quien se hubiera celebrado el matrimonio en la forma dis-
puesta por esta Orden, cuando no se haya contraido anterior-
mente el matrimonio civil, que dejara de practicar lo conducente
para que se archivasen los certificados y las pruebas como queda
dispuesto en esta Orden, serA juzgado, y si fuere culpable, se le
impondrA una multa de cien pesos 6 arrest de treinta A noventa
dias, por el Juez Correccional 6 el que ejerza funciones de tal en
el distrito en que tenga su domicilio.
2. Falsedades. Las falsedades esenciales al caso, que se co-
metan en cualquiera de las diligencias que se formen para la ce-
lebraci6n de los matrimonios regulados por la present Orden, se
penaran como falsedades en documents puiblicos, A tenor de lo
preceptuado en el articulo 310 del C6digo Penal, si fueren come-
tidas por cualquiera de los funcionarios A que dicho articulo se
refiere.
Si dichas falsedades se cometieran por particulares, serAn
castigados con arreglo al articulo 311 del mismo C6digo. (76)

(75) El deereto A que se hace refereneia es el nfmero 1,284, die-
tado por el Gobernador Provisional en 26 de Diciembre de 1907, y en el
enal se dispuso que el articulo 6? de la Orden 140, de 1901, quedara
adicionado con el parrafo que aparece en el texto.
(76) El inciso filtimo de este pArrafo esta redactado en el texto en
la forma en que fu6 modificado, y hoy esta vigente, por el articulo II
de la Orden 228, de 25 de Octubre de 1901. En la orden, originalmente
aparece redactado asi: "Si dichas falsedades se cometieran por particu-
lares con perjuicio de tercero, 6 con Animo de caus6rselo, ser&n easti-
gadas con arreglo al articulo 311 del mismo C6digo".









3. Intervenci6n por los que no sean autorizados. El que au-
torizare 6 celebrare 6 intentare celebrar las ceremonies del matri-
monio no siendo sacerdote, cl6rigo 6 ministry, debidamente orde-
nado y facultado conforme a esta Orden para ello, 6 la corres-
pondiente autoridad civil, seri considerado como culpable de un
delito y castigado segiin su participaci6n, conforme a las dis-
posiciones del C6digo Penal, con la pena de uno a cinco afios de
prisi6n correctional.

ARTfCULO VIII.

DISPOSICIONES FINALES

1. Dudas. Todas las dudas 6 dificultades que se ofrezcan en
la practice para el cumplimiento de esta Orden, seran resueltas
por la Secretaria de Justicia.
2. Cldusula derogatoria. Quedan derogadas todas las dis-
posiciones de todos los c6digos, leyes, decretos ii 6rdenes que se
opongan a la present Orden. Por la present se reitera la de-
rogaci6n del articulo 79 del C6digo Civil y los parrafos 2 y 3 de
la Orden Civil nimero 66, series de 1899. (")

ACTA MATRIMONIAL

E n la .......................................... ...................... .. ................... .......................... ...
de ............................................... de m il .......................................... ..... ante m i..................
D .............................. ............................................................ d e la su sod ich a.....................
........................................... y los testigos que se diran, comparecieron
D ........................................... ....................... y D ...................................... ...........
y manifestaron su espontaneo deseo y compromise de llevar a
efecto el matrimonio que tienen entire si estipulado, y con tal ob-
jeto presentaron, en defecto de las partidas parroquiales, dos
testigos para que declared referente a las manifestaciones que
hacen en esta acta matrimonial, a los efectos de la Orden nfl-
mero 140, del Gobierno General, de 28 de Mayo de 1901.

El Tribunal Supremo, en sentencias de 14 de Octubre y 19 de No-
viembre, ha establecido la doctrine, que posteriormente ha reiterado y
aplicado en numerosos fallos, de que las falsedades A que se refiere este
articulo son aquellas cometidas en cualquiera de las diligeneias para la
celebraci6n del matrimonio, de tal modo importantes, que sin que ellas
se realicen no deba celebrarse 6ste, 6 en aquellas que afecten 6 puedan
afectar al acto 6 contrato matrimonial, en su valor 6 eficacia, 6 a los
efectos civiles que debieran producer; pero no tienen el dicho cartcter
de eseneiales las que no tengan esa trascendencia.
(77) El articulo 79, que puede verse en el texto, formando part
del capitulo reference al matrimonio can6nico, que esta todo l1 dero-
gado, se refiere A los matrimonios llamados secrets 6 de coneiencia.
Los parrafos 2 y 3, 6 sean los, llamados articulos, II y III de la
Orden 66, disponen, el primero, que la licencia 6 el consejo no puede
prestarse sino ante funcionario civil (v6ase A este respect la nota
50) y el segundo niega en absolute efectos civiles 6 los matrimonios
religiosos.








Yo, el ........ ........................... .... actuante, dispuse com-
parecieran los citados contrayentes y, a su vez, los testigos para
que declarasen acerca de la precedent manifestaci6n 6 impedi-
mentos que pudiesen existir entire los susodichos contrayentes.
En seguida comparecid ante mi el contrayente D. ............................
......... ............. ............ el cual, previo juramento que prest6 en forma
de derecho, declare que son sus nombres y apellidos como queda
indicado; que es natural de .................................... provincia de ..................
.............................. de .............................. afos de edad, de estado ........................
profesi6n 6 ocupaci6n............... ................. vecino de la calle..................
...................................... ........ .... nim ero .................. hijo .................................... de
don ....................... ........... .........., natural de........................................, provincial
de .......................................... profesi6n i ocupaci6n ..........................................
vecino de .................................................. ... ... y de dofa ....... ...........................
natural de .................................................... provincia de .....................................
vecina de ............................................... y que ratificaba su espontaneo
deseo y compromise de llevar A efecto su citado matrimonio.
Acto continue compareci6 ante mi, tambien, la contrayente
dofia ................................................................... la cual, previo juramento que
prest6 en forma de derecho, declar6 que son sus nombres y ape-
llidos como queda indicado, que es natural de .............................................
provincial de ........................................ de ........................ afos de edad, de
estado .......................................... profesi6n i ocupaci6n ........................................
vecina de la calle de...................................., hija de don ...........................
natural de ..................................................., provincial de ...............................................
profesi6n ocupaci n...................................., vecino de......................................
y de dofia ........................ ... ....... natural de .......... ............................
provincial de ...... ................. vecina de .................................
y que ratificaba su espontineo deseo y compromise de llevar &
efecto su ante dicho matrimonio, para el que no ha sido ni es obli-
gada con amenazas, sino que al contrario, lo aceptaba con libre
voluntad.
Luego compareci6 ante mi el primer testigo D. .....................
.......................................... natural de ............._........... .... ............, provincial
de ............................................. profesi6n f ocupaci6n .......................................
estado ....................................................., vecino de ...._......... .. ...............,
mayor de edad, el cual, previo juramento que prest6 en forma de
derecho, bajo el cual ofreci6 decir la verdad, y declar6 que conoce
A los citados contrayentes y le consta ser cierto cuanto han ma-
nifestado y declarado en la present acta, y que la contrayente
es vecina de .... ................. .... .... .... ..................
Luego compareci6 ante mi el segundo testigo D. ......................
.......................... .... .., natural de ..._........................ provincial
de ............................................., profesi6n A ocupaci6n ....................................
estado _....... .................., vecino de .._. .. ........ ,
mayor de edad, el cual, previo juramento que prest6 en forma de
derecho, bajo el cual, ofreci6 decir la verdad, y declare que conoce
A los citados contrayentes y le consta ser cierto cuanto han mani-
festado y declarado en la present acta, y que la contrayente es
vecina de ... ...................... ......








Resulta, pues, de las declaraciones, que los contrayentes A
que las mismas se refieren, son libres y habiles, sin impedimento
alguno para contraer matrimonio.
Presentes los contrayentes y testigos, procedi A la lectura de
esta acta matrimonial, y conformes todos con lo expresado en ella,
firman conmigo A continuaci6n de que yo el ................ .................
doy fe.
El Contrayente. La Contrayente.
Primer testigo. Segundo testigo.
A nte m i el ............ ............. ....... ....

CERTIFICADO DE MATRIMONIO

Y o, ....................................... de la Iglesia de .........................................
provincial de .................................................. ..... en la Isla de Cuba.
Certifico: que en el dia de hoy, A las .............................. de la ..................
y A presencia de los testigos D .............................y D........................
............................... que firman, sin que se me haya denunciado
ni tenga conocimiento de ningin impedimento que se oponga,
han contraido matrimonio D. ......................................................, natural
de .......................................... provincial de ................. ................. de ........................
aios de edad, de la raza ........................................, estado .....................................
profesi6n ............................ ....... vecino de la calle ...........................
hijo ............................. de D ......... ......................... natural de ..........................
profesi6n ocupaci6n ........................................, vecino de .............................
y de D. ......... .................... ........, natural de ................................... vecina
de ....................... ....................... ......, y D ................. ......... .... ..... ........., n natural
de ............... ............. provincial de ............................. de ....................
afios de edad, de la raza ........................................ estado ........................
vecina de la calle de ........................ ................ hija de D. ....................
............................., natural de .................................................. profesi6n fi
ocupaci6n ........................................ ......... .... vecino de .............................................
y de D ...................................... natural de ...................................... vecina
d e .......................... ......
El referido matrimonio se celebr6 en ............................................................
A la hora indicada.
Dichos contrayentes han justificado su libertad para con-
traer matrimonio, su filiaci6n y demas requisitos exigidos en la
Orden nimero 140, del Gobierno General de la Isla, de feeha 28
de Mayo de 1901, y al efecto se acompafian con el certificado los
documents siguientes:
Y para la remisi6n al Registro Civil de .......................................
A los efectos de la Orden mencionada, extiendo la present, que
firman los testigos referidos y los contrayentes, A tenor de lo dis-
puesto en la Orden indicada.
Fecha .............................................. El celebrate.
Contrayentes.
Testigos.









CERTIFICACI6N DE PROCLAMAS

Y o, .................................................... de la Iglesia de .......................... .......,
provincial de ...................................... en la Isla de Cuba.
Certifico: que para la celebraci6n del matrimonio concertado
por ........................................................ (p6nganse las mismas generals
que tiene el certificado de matrimonio) he hecho publicar (6
he publicado) edictos 6 proclamas anunciando dicho matrimonio
los dias ................................... 6 del dia tal .................. ................. tal ....................
en (se expresar la forma).
Y para que conste en cumplimiento de lo dispuesto en la
Orden numero 140, expido la present en .............................................
d e ..................................................... ..... d e .......... ....................
Firma.

CERTIFICACI6N EN CASOS DE DISPENSE Y DE EXTRANJEROS

Y o, ............................................................. ......, etc., etc.
Certifico: que para el matrimonio concertado por ....................
....................................... ...... .. con ................................................................. etc., n o
se han publicado edictos 6 proclamas, por haberlas dispensa-
do .........................................................., mediando la causa (se expresara).
O "no se han publicado proclamas 6 edictos en .....................
................... ..........., lugar de la residencia en los dos afios anteriores
de ..................................... ..... ........., por haber 6ste justificado A mi satisfac-
ci6n que tal requisite no es exigido en dichos paises."
Y para que conste .................................. etc.
Firma.

CAPITULO II

DEL MATRIMONIO CIVIL (78)
SEOCION PEIMEBA.

DE LA CAPACIDAD DE LOS CONTRAYENTES

Art. 83.-No pueden contraer matrimonio: (78)
1 Los varones menores de catorce afios cumplidos y las
hembras menores de doce, tambien cumplidos.

(78) Articulo III, apartado 1, de la Orden 140, de 1901:
"1. De la celebracidn deZ matrimonio.--El matrimonio civil se
celebrari con las solemnidades, requisitos y formas que establecen los C6-
digos, Leyes, Decretos fi Ordenes vigentes que al mismo se refieren, con
las modificaciones expresadas en esta orden".
(79) Este articulo 83 y el siguiente 84 son tambi6n de aplicaci6n
al matrimonio religioso, conform al apartado 1 del articulo II de la
Orden 140, de 1901, incluido en el texto al principio de la secci6n segun-
da del capitulo primero de este titulo.








Se tendra, no obstante, por revalidado ipso facto, y sin ne-
cesidad de declaraci6n expresA, el matrimonio contraido por im-
pfiberes, si un dia despubs de haber llegado A la pubertad legal
hubiesen vivido juntos sin haber reclamado en juicio contra su
validez, 6 si la mujer hubiera concebido antes de la pubertad
legal 6 de haberse entablado la reclamaci6n.
29 Los que no estuvieren en el pleno ejercicio de su raz6n
al tiempo de contraer matrimonio.
3 Los que adolecieren de impotencia fisica, absolute 6 re-
lativa, para la procreaci6n con anterioridad A la celebraci6n del
matrimonio, de una manera patente, perpetua 6 incurable.
49 Los ordenados in sacris y los profesos en una orden re-
ligiosa can6nicamente aprobada, ligados con voto solemne de
castidad, A no ser que unos y otros hayan obtenido la correspon-
diente dispensa can6nica.
5 Los que se hallen ligados con vinculo matrimonial.
Art. 84 (modificado).-Tampoco pueden contraer matrimo-
nio entire si:
19 Los ascendientes y descendientes por consanguinidad 6
afinidad legitima 6 natural.
2 Los colaterales por consanguinidad legitima 6 natural
hasta el segundo grado, inclusive.
3 El padre 6 madre adoptante y el adoptado; este y el
c6nyuge viudo de aquellos; y aquellos y el c6nyuge viudo
de este.
4? Los que hubiesen sido condenados como autores. 6
como autor y c6mplice de la muerte del c6nyuge de cualquiera
de ellos. (so)
Art. 85 (modificado).-El Gobierno, con just causa, puede
dispensar, A instancia de parte, el impediment comprendido en
el niimero 29 del articulo 45. (s')

(80) En su redacci6n original, este articulo constaba de ocho inci-
sos numerados: el 19 redactado en la misma forma que el que ocupa
hoy igual ndmero en el texto; el 29 extendia el impediment de consa-
guinidad legitima hasta el cuarto grado; el 3? se referia a la afinidad
legitima de los colaterales; el 49 A la consanguinidad y afinidad natural
de los colaterales: el 59 al padre y madre adoptante y a los ceryuges
de 6stos; el 69, A los descendientes del adoptante; el 79, A los ad6lte-
ros, y el 89 A los condenados coino autores 6 como autor y c6mplice de
la muerte de eualquiera de los c6nyuges. El articulo VIII de la Orden
487, de 1900, derog6 los impedimentos comprendidos en los nfmeros 3,
6 y 7, redujo al segundo grado el de consaguinidad comprendido en el
29 y derog6 el de afinidad natural del parrafo 49 La Orden 140, de 1901,
teniendo en cuenta esa derogaci6n, dispuso, en el nfmero 6 del articulo
II, que este articulo se entendiera redactado en la forma en que apareee
en el texto.
(81) El precepto del articulo 45 se refiere 6 las viudas.
Este articulo 85 mencionaba, ademAs del impediment que se expre-
sa en su redacci6n actual, los de 39 y 4o grado de consanguinidad legi-
tima; los nacidos de afinidad legitima 6 natural entire colaterales y
los que se referian A los descendientes del adoptante, que estaban com-
prendidos en los incisos 29, 39, 4? y 6? del articulo 84; pero como esos
impedimentos no existen hoy, segfin puede verse en la nota anterior, es









SECCION BEGUNDA.

DE LA CELEBRACI6N DEL MATRIMONIO

Art. 86.-Los que con arreglo al articulo 42 (82) hubie-
ren de contraer matrimonio en la forma determinada en este C6-

baldio el precepto legal que A ellos se refiere, y por eso los hemos elimi-
nado del texto, para que en 6ste se conserve la relaci6n que guardaba
con su precedent.
Por deereto del Secretario de Justicia de 7 de Febrero de 1900 (pu-
blicado en la Gaceta del 9) se dispuso: que, A contar desde la publica-
ci6n de ese decreto, todos los expedientes instruidos en los juzgados de
primer instancia, para obtener dispensa de impedimentos 6 de publi-
caci6n de edictos, se remitirin A la Secretaria de Justicia para la re-
soluci6n que proceda, por conduct de la Secci6n (hoy Direcci6n) de los
Registros y del Notariado.-El Ministerio Fiscal emitirA dictamen en di-
chos expedientes, no s61o para manifestar que se ha instruido de los
mismos, sino tambi6n para determinar si las causes que se alegan para
solicitar la dispense estAn justificadas, si procede 6 no concederla y si
son dispensables los impedimentos. Se recuerda A los funcionarios que
intervengan en la tramitaci6n de estos expedientes, que, de acuerdo con
lo que ordenan las disposiciones vigentes, esta prohibido cobrar, con
motive de los mismos, dereehos de ninguna elase.
Fuera del decreto citado no conocemos ninguna ley, que no sea la de
Matrimonio Civil, que regule la forma en que debe solicitarse la dispen-
sa de impedimentos, por lo cual creemos vigentes sus preceptos, y que A
ellos son A los que alude el dicho decreto. Esto mismo entiende el Go-
bierno, puesto que les da cumplimiento, segfn aparece del decreto 388,
de 12 de Mayo de 1910, por el que se concedi6 una dispensa de impe-
dimento.
Los aludidos preceptos, aplicables hoy s61o al caso de la viudez y al
de la mujer cuyo matrimonio se haya declarado nulo, son los del articulo
11 del Reglamento para la ejecuci6n de la ley de Matrimonio Civil, que
en cuanto son aplicables disponen: 19 Que los solicitantes presentarAn al
Juzgado de primer instancia del distrito A que corresponda el Juzgado
municipal donde deba celebrarse el matrimonio una instancia, firmada
por los dos, 6 por persona A su ruego, si no supieren 6 no pudieren fir-
mar, dirigida al Secretario de Justicia (segdn el decreto, pero entende-
mos que debe ser al Presidente de la Repdblica), expresando el impe-
dimento cuya dispense solicitaren y exponiendo las causes en que se
funden para pedirlo. Con esta instancia deberan presenter los docu-
mentos fehacientes en que conste la certeza de las causes alegadas para
obtenerla y las partidas 6 certificaci6n de nacimiento de los solicitantes
(entendemos que este requisite puede suplirse, en su caso, en la forma
estableeida en el ndmero 7 del articulo II de la Orden 140, de 1901).
En el impedimento de la viudez 6 de la mujer cuyo matrimonio se haya
declarado nulo, que, segin hemos repetido, es hoy el inico dispensable,
se presentarA certificaci6n de la defunci6n del marido 6 de la sentencia
fire en que se hubiere declarado la nulidad del matrimonio, certificado
del facultativo que acredite si esti 6 no encinta y el de nacimiento, en
su caso, de los hijos habidos en el anterior matrimonio. 29 Presentada
la instancia con los documents mencionados, el Juez, despu6s de cer-
ciorarse, por los medios que estime oportunos, de la conformidad de los
interesados con la solicitud, pasari el expedient al delegado fiscal del
mismo Juzgado, para que emita dictamen. Cuando el Juez lo estime
necesario 6 los interesados lo soliciten, podrA aeordar que se practique
una informaci6n de testigos acerca de alguno 6 algunos de los heehos
expuestos en apoyo de la pretension, y concluso el expediente, lo elevarA
con su informed razonado (segfin el decreto) A la Secretaria de Justicia,
por conduct de la Secci6n (hoy Direcci6n) de los Registros y del No-









digo, presentarin al Juez municipal de su domicilio una declara-
ci6n, firmada por ambos contrayentes, en que consten:
10 Los nombres, apellidos, edad, profesi6n, domicilio 6 re-
sidencia de los contrayentes.
2? Los nombres, apellidos, profesi6n, domicilio 6 residen-
cia de los padres.
Acompafiaran A esta declaraci6n la partida de nacimiento y
de estado de los contrayentes, la licencia 6 consejo si procediere,
y la dispense, cuando sea necesaria.
En los expedientes que se instruyan para la celebraci6n
de los matrimonios, podrAn suplirse, siempre que se desee, las
partidas parroquiales de nacimento de los contrayentes y las
de defunci6n de los padres y demis ascendientes de los mismos,
por medio de informaci6n testifical. Esta informaci6n podra
practicarse ante el propio Juez municipal que haya de instruir
el expediente, fi otro cualquiera, y se limitarA A la comparecen-
cia de dos testigos, que declararan, bajo juramento, la edad,
naturaleza y lugar del nacimiento 6 defunci6n de la persona A
que se contraiga.

tariado. Tanto el Juez como el Fiscal procederan en estos asuntos con
la possible brevedad y reserve. El Ministerio Fiscal emitira dictamen
sobre los particulares que express el decreto, que son los mismos que de-
termina el articulo a que venimos haciendo referencia. 3? Se conside-
rarAn como circunstancias favorables para obtener la dispense: la de
convenir A los hijos de anteriores matrimonios, por la fundada esperan-
za de hallar en el c6nyuge que pretend entrar en la familiar la protec-
ci6n 6 el cuidado de que se vieren privados por el fallecimiento de su
padre. La de proporcionarse, por consecuencia del matrimonio, medios
de subsistencia para los solicitantes, para alguno de ellos 6 para sus pa-
dres necesitados 6 enfermos. La de facilitarse arreglos de familiar que
pongan t4rmino A cuestiones 6 pleitos 6 produzean otras ventajas ana-
logas. La de evitarse escendalos por haber mediado largas y estrechas
relaciones entire los solicitantes, con existencia de prole 6 embarazo. La
de haber gran dificultad de matrimonios, por escasez de poblaci6n 6 por
otras causes generals 6 especiales de cada caso (suprimimos aqui la
raz6n de Estado entire principles Las demAs causes que, conform A
un recto criteria, se estimen como interns pdblico 6 particular de las
families solicitantes. 4o Se consideraran como circunstancias desfavo-
rables & la concesi6n de la dispensa la absolute falta de motives que de-
muestren la necesidad, la utilidad de la misma y cualquiera otra circuns-
tancia que, conforme A un recto criteria, se estime como just causa de
denegaci6n de la solicitud. 59 Recibido en la Secretaria de Justicia el
expediente, podrA ampliarse con los datos que se conceptden necesarios,
y se dictara resoluci6n A propuesta de la Direcci6n de los Begistros y del
Notariado (en Espafia era a propuesta de la Direcci6n General de Gra-
cia y Justicia). 6? Este inciso dispone que la concesi6n se hara por
Real Carta impresa y la denegaci6n se comunicara por Real Orden.
Creemos que en Cuba ambas resoluciones deben ser por decreto presiden-
cial. Tambi6n se dispone que el Juez del distrito por cuyo conduct
se hubiere solicitado la dispensa, a quien debe remitirse la concesi6n
para su entrega A los interesados, dispondra que de ella se tome raz6n
en un libro Registro de dispensas, y que este requisite se haga constar
en la carta 6 despacho.
(82) Esta referencia ha de entenderse heeha al inciso 2 del ar-
ticulo I de la Orden 140, de 1901, cuyo articulo ha venido a sustituir el
original 42 del C6digo.









Cuando el nacimiento 6 defunci6n haya ocurrido fuera
de la Isla de Cuba, podra tambien acreditarse en la forma antes
citada.
Las certificaciones del Registro del Estado Civil podrin
tambien suplirse en los casos y formas preceptuados, pero s6lo
cuando se justifique no haber existido 6 haberse destruido los li-
bros del Registro en que dicha partida debiera inscribirse, por
medio de informed del Juez de primera instancia correspondien-
te, que deberA ser pedido de oficio por el Juez municipal, A soli-
citud de parte interesada. (Art. I, Orden 42, de 1900). (83)
Art. 87.-E1 matrimonio podra celebrarse personalmente 6
por mandatario A quien se haya conferido poder especial; pero
siempre serA necesaria la asistencia del contrayente domiciliado
6 resident en el distrito del Juez que deba autorizar el casa-
miento.
Se expresard en el poder especial el nombre de la persona
con quien ha de celebrarse el matrimonio, y dste sera vAlido si
antes de su celebraci6n no se hubiera notificado al apoderado en
forma aut6ntica la revocaci6n del poder.
Art. 88. (Derogado).-Si el Juez municipal escogido para la cele-
braci6n del matrimonio no lo fuere A la vez de ambos contrayentes, se
presentarfn dos declaraciones, una ante el Juez Municipal de cada con-
trayente, expresando cual de los dos Jueces han elegido para la celebra-
ci6n del matrimonio, y en ambos Juzgados se practicarAn las diligencias
que se establecen en los articulos siguientes. (84)
Art. 89.-El Juez municipal, previa ratificaci6n de los pre-
tendientes, mandarA fijar edictos 6 proclamas por espacio de
quince dias, anunciando la pretensi6n con todas las indicaciones
contenidas en el articulo 86, y requiriendo A los que tuviesen no-

(83) Esta Orden 42, de 26 de Enero de 1900, modific6, en el sen-
tido expuesto en el texto, mencionkndolo expresamente, el articulo 86.
V6ase en la nota 67 el inciso 7 del articulo II de la Orden 140, de 1901,
que se refiere A las dos forms de matrimonio, y en el cual se hace alu-
si6n A dicha Orden.
La Secci6n de los Registros y del Notariado de la Secretaria de
Justicia, evacuando una consult, en 6 de Abril de 1900, declar6 que en
los expedientes matrimoniales pueden suplirse las partidas de naci-
miento 6 defunci6n que sean necesarias en los t6rminos que previene
la Orden 42, de 1900, siempre que esos hechos hayan ocurrido fuera de
la Isla de Cuba y bien se trate de cubanos 6 de extranjeros.
El Secretario de Estado y Justicia, tambi6n A virtud de consult,
resolvi6, en 15 de Abril de 1903, que cuando deba justificarse, en un
expediente matrimonial, cualquiera que sea la forma en que hays de
celebrarse, cualquier aeto del estado civil, es suficiente A esa justifica-
ci6n la partida parroquial, siempre que el acto de que se trate haya ocu-
rrido en esta Isla 6 en el extranjero antes del primero de Enero de 1885,
y si no existe dicha partida puede suplirse conform al parrafo primero
del inciso 7 del articulo II de la Orden 140, de 1901. Que cuando el acto
que se pretend justificar hays ocurrido despu6s de la fecha citada, bien
en Cuba 6 en el extranjero, su justificaei6n s61o podrA hacerse con cer-
tificaci6n de los asientos del Registro Civil, pudiendo suplirse aqu6lla
en la forma preceptuada en el pArrafo segundo del citado inciso y ar-
ticulo de la mencionada Orden 140, de 1901.
(84) La Orden 140, de 7 de Abril de 1900, esta limitada & dispo-
ner escuetamente que: "Queda derogado el articulo 88 del C6digo Civil."








ticia de algfin impedimento para que lo denuncien. Iguales edic-
tos mandara A los Jueces municipales de los pueblos en que hu-
biesen residido 6 estado domiciliados los interesados en los dos
filtimos afios, encargando que se fijen en el local de su audien-
cia piblica por espacio de quince dias, y que, transcurridos 6s-
tos, los devuelvan con certificaci6n de haberse lenado dicho
requisite y de haberse 6 no denunciado algin impedimento.
Art. 90.-Los militares en active servicio que intentaren
contraer matrimonio estaran dispensados de la publicaci6n de
los edictos fuera del punto donde residan, si presentaren certifi-
caci6n de su libertad expedida por el jefe del cuerpo armado A
que pertenezcan.
Art. 91.-Si los interesados fueren extranjeros y no lleva-
ren dos afios de residencia en Cuba, acreditaran con certifica-
ci6n en forma, dada por Autoridad competent, que en el te-
rritorio donde hayan tenido su domicilio 6 residencia durante
los dos afios anteriores, se ha hecho, con todas las solemnidades
exigidas en aqu6l, la publicaci6n del matrimonio que intentan
contraer.
Si los interesados fueren extranjeros y no llevaren dos
afios de residencia en Cuba, no sera necesario que acrediten la
publicaci6n A que se refiere este articulo, siempre que prueben,
por medio de certificado expedido por Autoridad competent, 6
por otro medio de prueba A satisfacci6n del Juez municipal que
haya de autorizar el matrimonio, que, de conformidad con las
leyes de sus respectivos paises, tal formalidad no es necesaria.
(Art. II, Orden 42, de 1900). (85)
Art. 92.-En todos los demas casos, solamente el Gobier-
no podra dispensar la publicaci6n de los edictos, mediando cau-
sas graves, suficientemente probadas. (86)

(85) Este precepto de la Orden 42, de 26 de Enero de 1900, es
comfn A ambas formas de matrimonio, como puede verse por el inciso
8 del articulo II de la Orden 140, de 1901, copiado en la nota 50.
(86) Ni el C6digo, ni la Ley de Matrimonio Civil, expresan, ni
indican siquiera, cuAles son esas causes graves A que este articulo se
refiere; la apreciaci6n de ellas queda, por consiguiente, en cada caso, al
arbitrio del Gobierno.
La subsistencia de este articulo en el C6digo, sin modificaci6n al-
guna, despubs de las 6rdenes militares vigentes que han trastornado y
desorganizado nuestra antigua legislaci6n sobre la forma de celebrar
los matrimonios, crea un verdadero obstaculo al civil, proddeiendo,
como natural consecuencia, que dicha forma, que debia ser la general,
sea la que menos se adopt en Cuba, en donde A la sombra de las cita-
das 6rdenes militares se han creado verdaderas oficinas de matrimonios,
disfrazadas con el nombre de religiones; religiones sin fieles, sin igle-
sias, sin dogmas, sin universalidad, A veces s61o conocidas en un barrio,
en las cuales funge como pontifice y sacerdote el que se ha propuesto
explotar esta nueva industrial, quien, por consiguiente, se ha investido
& si mismo de la plenitud de todas las facultades necesarias para auto-
rizar, en horas, sin obstaculos ni escrfpulos, e'se acto trascendental de
la vida, base de la familiar, la mAs permanent y respectable de todas
las instituciones. Segdn la Orden 140, de 1901 (pArrafo 3 del articulo
V), los cl6rigos y ministros que autoricen matrimonios pueden dispen-









Art. 93.-No obstante lo dispuesto en los articulos anterio-
res, el Juez municipal autorizara el matrimonio del que se halle
en inminente peligro de muerte, ya est6 domiciliado en la locali-
dad, ya sea transeunte.
Este matrimonio se entendera conditional, mientras no se
acredite legalmente la libertad de los contrayentes.
Art. 94.-Los Contadores de los buques de guerra y los Ca-
pitanes de los mercantes autorizarAn los matrimonios que se
celebren A bordo en inminente peligro de muerte. Tambien estos
matrimonios se entenderan condicionales.
Art. 95.-Lo dispuesto en el articulo anterior es aplicable
A los Jefes de los Cuerpos militares en campafia, en defecto del
Juez municipal, respect de los individuos de los mismos que in-
tenten celebrar matrimonio in articulo mortis.
Art. 96.-Transcurridos los quince dias A que se refiere el
articulo 89 sin que se haya denunciado ningfin impedimento, y
no teniendo el Juez municipal conocimiento de alguno, procede-
ra a la celebraci6n del matrimonio en los terminos que se previe-
nen en este C6digo.

sar la publicaci6n de las proclamas mediante justas causes. Si 6sta no
fuera una nota, sino un comentario, nosotros diriamos todos los abusos
que, al amparo de este precepto, se cometen, y de que hemos tenido co-
nocimiento en el ejercicio de nuestra profesi6n y de nuestro cargo. En
cambio, para obtener la dispense, aun mediando causa just, en el matri-
monio civil, hay que instruir un expediente cuya tramitaci6n, en algu-
nos casos, puede durar casi tanto, si no mis, que el tiempo que se exige
para la publicaci6n de edictos. Si esa tramitaci6n ha de ajustarse, como
suponemos, por ser lo inico que regular la material, al articulo 10 del Be-
glamento para la ejecuci6n de la Ley de Matrimonio Civil y al Decre-
to de 7 de Febrero de 1900 vasee la nota 81), esta sometida a las si-
guientes reglas: solicitud dirigida al Secretario de Justicia 6 al Presi-
dente de la Repdblica, presentada al Juez de primer instancia, a cuyo
distrito correspond el Municipal que ha de solemnizar el matrimonio,
acompafiada de los documents fehacientes que justifiquen las causes
por las cuales se pida la dispensa. El Juez, despu6s de cerciorarse, por
los medios que estime oportunos, de la conformidad de los interesados en
la petici6n, y de reclamar los datos que crea necesarios, la pasart A in-
forme del Ministerio Fiscal (trimite que no existia en la Ley espaflola
y que introdujo el decreto antes citado), el cual no se limitart & darse
por instruido, sino que debe dictaminar acerca de si las causes alegadas
estan justificadas y si procede 6 no conceder la dispense. Evacuado este
informed, el juez, con otro razonado en el que manifestari cuanto se le
ofrezca y parezca respect de las causes alegadas y emitiendo su opi-
ni6n acerca de la conveniencia 6 inconveniencia de conceder la dispensa,
elevart el expediente A la Seeretaria de Justicia, por conduct de la See-
ci6n de los Registros y del Notariado, para la resoluci6n definitive que co-
rresponda. Todos los funcionarios que intervengan en este expedient de-
ben proceder en ellos con reserve y con la possible urgencia. La resoluci6n
que se dicte se comunicarf al Juez de primer instancia, quien, cuando la
dispense se concede, la harn anotar en un Begistro especial. La sustan-
ciaci6n de estos expedientes es completamente gratuita.
No obstante lo expuesto, en estos expedientes, A diferencia de
lo que se hace en los de impedimentos, el Gobierno prescinde de toda
tramitaci6n 6 regla, resolviendo discrecionalmente. No conocemos la
ley en que se fund para ello, pero el hecho es eierto y puede com-
probarse, entire muchos, con los deeretos 761, 805, 811 y 1041 de 1911.
1-








Si pasare un afio desde la publicaci6n de los edictos sin que
se efectie el casamiento, no podra celebrarse este sin nueva
publicaci6n.
Art. 97.-Si antes de celebrarse el matrimonio se presen-
tare alguna persona oponiendose a 61 alegando impedimento le-
gal, 6 el Juez municipal tuviere conocimiento de alguno, se sus-
pendera la celebraci6n del matrimonio hasta que se declare por
sentencia fire la improcedencia 6 falsedad del impedimento.
Art. 98.-Todos aquellos A cuyo conocimiento llegue la pre-
tensi6n del matrimonio estan obligados A denunciar cualquier
impedimento que les conste. Hecha la denuncia, se pasara al
Ministerio Fiscal, quien, si encontrare fundamento legal, enta-
blara la oposici6n al matrimonio. 861o los particulares que ten-
gan interns en impedir el casamiento podrAn formalizar por si
la oposici6n, y en uno y otro caso se sustanciara esta conforme
A lo dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Civil, dAndole la
tramitaci6n de los incidents.
Art. 99.--Si por sentencia firme se declararen falsos los im-
pedimentos alegados, el que fundado en ellos hubiese formaliza-
do por si la oposici6n al matrimonio, queda obligado A la in-
demnizaci6n de dafos y perjuicios.
Art. 100.-Se celebrara el casamiento, compareciendo ante
el Juez municipal los contrayentes, 6 uno de ellos y la persona
A quien el ausente hubiese otorgado poder especial para repre-
sentarle, acompafiados de dos testigos mayores de edad y sin
tacha legal.
Acto seguido, el Juez municipal, despubs de leidos los ar-
ticulos 56 y 57 de este C6digo, preguntara A cada uno de los con-
trayentes si persiste en la resoluci6n de celebrar el matrimonio,
y si efectivamente lo celebra; y, respondiendo ambos afirmati-
vamente, extender el acta de casamiento con todas las circuns-
tancias necesarias para hacer constar que se han cumplido las
diligencias prevenidas en esta secci6n. El acta sera firmada por
el Juez, los contrayentes, los testigos y el Secretario del
Juzgado.
Los C6nsules y Vicec6nsules ejerceran las funciones de
Jueces municipals en los matrimonios de cubanos celebrados
en el extranjero. (87)
(Adici6n). Los derechos fi honorarios que se cobrarin
por la celebraci6n de estos matrimonios (los civiles) se limita-
rAn A un peso, moneda de curso legal. Iguales derechos se co-

(87) La Secretarla de Estado, resolviendo una consult en 21 de
Dieiembre de 1903, dispuso que mientras no se promulgue alguna ley
-aun no promulgada-que confiera A los C6nsules de la Repdblica la fa-
cultad para celebrar matrimonios que en el extranjero contraigan los
ciudadanos eubanos, deben abstenerse de autorizar esos actos; limitin-
dose en esa material A sus funeiones de encargados del Registro Civil,
para inscribir los matrimonios de los eiudadanos cubanos contraidos en
el extranjero en la secci6n correspondiente, 6 sea en la de matrimonios,
segin declar6 mis tarde en otra consult de 8 de Junio de 1904.









braran por la instrucci6n de los expedientes para justificar la
filiaci6n de los contrayentes (v6ase la nota 67) A que se refiere
el niimero 7 del articulo anterior (II, Orden 140), cualquiera
que sea el nimero de personas A que dichos expedientes se con-
traigan. (Apartado 2, art. III, Orden 140, de 1901). (88)

SECTION TER(ERA.

DE LA NULIDAD DEL MATRIMONIO

Art. 101.-Son nulos:
1? Los matrimonios celebrados entire las personas A quie-
nes se refieren los articulos 83 y 84, salvo los casos de dispense.
2 El contraido por error en la persona, 6 por coacci6n 6
miedo grave que vicie el consentimiento.
3? El contraido por el raptor con la robada, mientras 6sta
se halle en su poder.
4 (Modificado). El que se celebre sin la intervenci6n del
Juez municipal competent, 6 el de que en su lugar deba auto-
rizarlo, 6 de un sacerdote, cl6rigo 6 ministry debidamente orde-
nado de una religion establecida en Cuba 6 inscripta con las
formalidades legales A los efectos de la celebraci6n de matrimo-
nios; 6 cuando se celebren sin la asistencia de los testigos que
para cada caso la ley exige. (89)

(88) El original decia: "moneda de los Estados Unidos 6 su equi-
valente". V4ase la nota 74.
(89) Este articulo se referia s61o A la asisteneia del Juez y de los
testigos exigidos en el articulo 100; pero ha sido redactado en la forma
que aparece en el texto por el inciso 9 del articulo II de la Orden
140, de 1901.
Por la Orden 66, de 31 de Mayo de 1899, se dispuso lo siguiente:
"IV. Todos los matrimonios celebrados hasta el present en la
Isla de Cuba se reputarAn y tendrin como vilidos, sin que su validez se
entienda menoscabada por falta de autoridad en la persona que los hu-
biere solemnizado, si fueron celebrados en la certeza por part de las
personas asi casadas, 6 de una de ellas, que quedaban legalmente unidos
en matrimonio; A condici6n de que tales matrimonios sean debidamente
registrados en el period de un afio, A partir de la fecha de este de-
creto. El registro de dichos matrimonios se hark mediante prueba sa-
tisfactoria de los mismos".
"V. Los matrimonios A que el anterior articulo se refiere deberan
probarse por prueba documental suficiente. Si no pudiere ofrecerse tal
prueba, el hecho del matrimonio puede ser establecido en la forma que
prescriben los articulos 2,001 al 2,008, ambos inclusive, de la Ley de
Enjuiciamiento Civil, 6 por declaraci6n del funcionario que hubiese Ile-
vado A cabo la ceremonia y de los testigos de la misma; y por eual-
quiera otra prueba legalmente bastante".
La Secretaria de Justicia, eumpliendo lo dispuesto en el articulo VI
de esta orden, diet6, en 28 de Junio de 1899 (Gaceta 1? de Julio), las
reglas necesarias para su ejecuci6n. Omitimos las de orden procesal,
pero, por lo que tiene de aclaratoria y complementaria, es de verdadero
interns la que A continuaci6n transcribimos:
"149 Se llama muy especialmente la atenei6n de los funcionarios
eneargados de aplicar estas reglas y el decreto de que son concordantes,
acerca de uno de los preceptos que se eontienen en el articulo 4? de di-









Art. 102.-La acci6n para pedir la nulidad del matrimonio
corresponde a los c6nyuges, al Ministerio Fiscal y A cualesquiera
personas que tengan interns en ella.

cho decreto, A saber: que los matrimonios A que se refiere son aquellos
contraidos de buena fe, por ambas 6 por una de las parties, en la certeza
de que quedaban asi easados; como, por ejemplo, los que se casaron ante
individuos constituidos por la Revoluci6n en funcionarios apropiados
para el caso, 6 los que, al desaparecer de esta Isla la soberania espaiola,
entendieron que ipso facto podian contraer matrimonio ante ministry
protestante; puesto que en el referido decreto no se ha tratado de dar
validez A todos los matrimonies nulos, sino A aquellos que pudieran in-
validarse en virtud de falta de autoridad en la persona que los solemniz6
y siempre que alguna atendible 6 excusable consideraci6n pudiera haber
hecho career de buena fe A uno, al menos, de los contrayentes que cele-
braba un acto valido y legitimo".
Conforme A los articulos 11 y 17 de la ley de 16 de Septiembre de
1896, del Consejo de Gobierno de la Repfiblica eubana, en la Revoluci6n,
correspondia al prefecto de la demarcaci6n en que vivieran los contra-
yentes, 6 cualquiera de ellos, solemnizar el matrimonio. Ante los mis-
mos funcionarios se sustanciaban las demands de nulidad y divorcio,
y 6ste uiltimo disolvia el vinculo, pudiendo los divorciados contraer nue-
vo matrimonio (articulos 39 y 40). Una de las causes de divorcio, la
primer del articulo 31, era el mutuo disentimiento. Los articulos 34,
35 y 36 regulaban la situaci6n de los hijos en caso de divorcio. Estos
datos los hemos torado, creyendolos aut6nticos, aunque su autenticidad
no nos consta, de un folleto publicado en la imprenta "Am6rica"', por
S. Figueroa, editor, en New York, en 1897, que se titula Recopilaci6n de
las Leyes, Reglamentos, Decretos y demds disposiciones dietadas por el
Consejo de Gobierno de la RepAblica de Cuba.-Tomo I
Por la Orden 456, de 9 de Noviembre de 1900, se prorrog6 hasta el
31 de Diciembre de dicho afio el plazo para la inscripci6n de naci-
mientos concedido en la Orden 36, de 1899, y el fltimo inciso del ar-
ticulo I dice asi: "Esta pr6rroga sera tambi6n aplicable A la inscrip-
ci6n de matrimonies que no fueron inscriptos en su oportunidad"; y
concordando, al parecer, con este precepto, se dispone en el articulo II
que se declaran vigentes "las Reglas dietadas por el Secretario de Jus-
ticia en 28 de Junio de 1899 para la inscripci6n de los matrimonies 6
que se refiere la Orden 66, series de 1899".
Por la Orden 11, de 10 de Enero de 1901, se concedi6 un nuevo pla-
zo hasta el 28 de Febrero para la inscripci6n de matrimonies, declarAn-
dose, en igual forma que en la anteriormente citada, vigentes las reglas
dietadas por la Seeretaria de Justicia en 28 de Junio de 1899.
Por la Orden 161, de 13 de Junio de 1901, se concedi6 un nuevo pla-
zo, que se calific6 de improrrogable, hasta el 31 de Diciembre, para la
inscripci6n de matrimonies, reproduci6ndose literalmente lo dispuesto en
las 6rdenes antes citadas sobre las reglas dietadas por la Seeretaria.
La Orden 228, de 25 de Oetubre de 1901, dispone: "I.-1. Por la
present se concede un plazo improrrogable, que vencerA el 31 de Di-
ciembre del corriente afio, para la inscripci6n, en los Registros Civiles
correspondientes, de los matrimonies religiosos contraidos centre 31 de
Mayo de 1899 y 8 de Agosto de 1900, en la certeza por parte de ambos
c6nyuges, 6 de uno de ellos, de que quedaban legalmente unidos en ma-
trimonio.-2. Para que los matrimonies A que se refiere el articulo an-
terior puedan ser inscriptos en los registros civiles a cargo de los jueces
municipales, deberAn haber sido autorizados por sacerdotes 6 ministros
debidamente ordenados y con capacidad para solemnizar el matrimonio,
conforme A lo que disponen las 6rdenes 307 y 487, de 1900, y' 140 de la
serie corriente de este Cuartel General.-3. Queda vigente l pr6rroga
concedida por la Orden 161, de la series corriente, para inseribir los ma-







89

Se exceptian los casos de rapto, error, fuerza 6 miedo,.en
que solamente podra ejercitarla el c6nyuge que los hubiere su-
frido; y el de impotencia, en que la acci6n correspondera a uno
y otro c6nyuge y a las personas que tengan interns en la
nulidad.
Caduca la acci6n y se convalidan los matrimonios, en sus
respectivos casos, si los c6nyuges hubieren vivido juntos duran-
te seis meses despu6s de desvanecido el error 6.de haber cesado
la fuerza 6 la causa del miedo, 6 si, recobrada la libertad por el
robado, no hubiese 6ste interpuesto durante dicho termino la
demand de nulidad.
(Adici6n). Se declaran aplicables al matrimonio reh-
gioso los preceptos referentes al civil contenidos en los articulos
101 y 102 del C6digo Civil. (Apartado 9, Art. II, Orden 140,
de 1901).
Art. 103 (sustituido).-La competencia para conocer en
juicios en que el divoreio se reclame, 6 bien la nulidad del ma-
trimonio, sera privativa de los Tribunales civiles. S61o estos
Tribunales podrAn dictar sentencias que surtan en dichas mate-
rias efectos civiles. (Art. I, Orden 57, de 1899).
Dichas sentencias declarando la nulidad del matrimonio 6
el divorcio no se podran dictar sino en virtud de las causes que
se determinan en los articulos 101 y 105 del C6digo Civil. Los
efectos de las expuestas sentencias seran los que el propio C6digo
expresa, (Art. II, Orden 57, de 1899). (90)
trimonios que no lo hubieren sido oportunamente y a que se refiere la
dicha Orden 161".
En 26 de Febrero de 1902, se dict6 la Orden 52 de ese afo, por la
que se prorrog6 hasta el 31 de Marzo del mismo el plazo concedido en
la 228, de 1901, y se declare vigente dicha orden "en todos los extremes
a que la misma se contrae (en el plazo expresado) y las reglas dictadas
por la Secretaria de Justicia en 23 de Junio de 1899, conforme con lo
dispuesto por el articulo 6? de la Orden civil 66, de 31 de Mayo de 1899".
Por iltimo, el decreto del Gobernador Provisional ndmero 634, de 6
de Junio de 1907, que es la mAs explicit de las disposiciones dictadas
sobre estos nuevos plazos, orden6 conceder uno improrrogable desde la
publicaci6n del mismo (7 de Junio) hasta el 31 de Diciembre del dicho
afio: lo Para la inscripci6n de los matrimonios celebrados en el campo
de la Revoluci6n desde el 24 de Febrero de 1895 al 31 de Diciembre de
1898, y los matrimonios religiosos desde 31 de Mayo de 1899 (fecha de la
Orden 66) hasta el 8 de Agosto de 1900 (fecha de la Orden 307).-
2? Para la inscripci6n de los matrimonios primeramente citados se
mandaron aplicar las reglas dictadas por la Secretaria de Justicia en
28 de Junio de 1899, y para la de los citados en segundo lugar se dispuso
que se hicieran s61o por medio de transcripei6n de la certificaci6n 6 par-
tida expedida por el sacerdote 6 ministry ante quienes se hubiese cele-
brado, siempre que 6stos hubieran estado debidamente autorizados para
ello, conforme A las reglas de sus respectivas religions, y 6stas hubieren
sido despu6s inscriptas en el Registro creado por la Orden 487, de 1900.
(90) El articulo sustituido decia: "Los Tribunales civiles conoce-
rAn de los pleitos de nulidad de matrimonios celebrados con arreglo A
las disposiciones de este capitulo, adoptaran las medidas indicadas en
el articulo 68 y fallarAn en definitive".
Dicho articulo concordaba con el 80, que reservaba a los Tribunales
eclesiAsticos el conocimiento de los pleitos de nulidad y de divorcio de








SECCION CUABTA.

DEL DIVORCIO

Art. 104.-El divorcio s6lo produce la suspension de la vida
comiin de los casados.
Art. 105.-Las causa legitimas del divorcio son: (91)
l El adulterio de la mujer en todo caso, y el del marido
cuando result escandalo pfblico 6 menosprecio de la
mujer. (92)
2. Los malos tratamientos de obra, 6 las injuries
graves. (93)
3. La violencia ejercida por el marido sobre su mujer
para obligarla A cambiar de religion.
4. La propuesta del marido para prostituir A su mujer.
5& El conato del marido 6 de la mujer para corromper A
sus hijos 6 prostituir A sus hijas, y la connivencia en su corrup-
ci6n 6 prostituci6n.

los matrimonios can6nicos, y si en el articulo de que nos oeupamos no
se menciona el divorcio, es porque A 6ste se aplica lo dispuesto en dicho
articulo por virtud del 107 del C6digo.
Desde que se public, en 13 de Mayo de 1899, la orden que inser-
tamos en el texto, fechada el dia anterior, quedaron virtualmente dero-
gados los citados articulos 80, 103 y 107 del C6digo Civil. Los preceptos
de la dicha orden ban sido ratificados por la 140, de 1901, como puede
verse en la sustituci6n que se hace en el texto del articulo 67, que tam-
bi6n qued6 sin aplicaci6n, en virtud de aquella.
La mencionada Orden 57 tenia un iltimo articulo que, por ser de
character transitorio, no se incluye en el texto; pero siendo convenient
conocerlo, lo copiamos a continuaci6n:
"III. De los pleitos pendientes en la actualidad sobre nulidad de
matrimonio 6 divorcio ante los Tribunales eclesiAsticos, continuarin
conociendo estos Tribunales hasta que recaiga en ellos sentencia firme;
pero los efectos de estas sentencias seran los que el C6digo Civil deter-
mina, y los Tribunales civiles quedaran encargados del cumplimiento de
las mismas. A este fin, las parties podran acudir, con certificaci6n en
forma, de la senteneia, ante el Tribunal civil que hubiese sido compe-
tente para conocer del juicio ".
(91) Para declarar con lugar un divorcio es necesario probar las
causes en que se fund; no siendo bastante A ese efecto la confesi6n
6 aceptaci6n del demandado (sentencia de 5 de Junio de 1913).
(92) El artieulo 447 del C6digo Penal define el adulterio diciendo
que compete adulterio la mujer casada que yace con un var6n que no es
su marido, y el que yace con ella sabiendo que es easada, aunque des-
pues se declare nulo el matrimonio. El C6digo no define el adulterio
del marido, pero en el articulo 452, comprendido en el mismo titulo que
el anterior, castiga al marido que tuviere maneeba dentro de la casa
conyugal 6 fuera de ella con escindalo.
(93) El Tribunal Supremo declar6, en senteneia de 4 de Sep-
tiembre de 1900, la doetrina, aplieada en otras posteriores, de que este
nimero del articulo 105 debe entenderse no ya s61o por virtud de su
texto claro y terminante, sino tambi6n en atenci6n al notorio espiritu
4 invariable tendencia de nuestra legislaci6n sobre el matrimonio, en
el sentido de ser indispensable, para que exist causa legitima de di-
vorcio, la pluralidad de actos de mal trato de un c6nyuge por otro, 6 la
pluralidad, A la vez que la gravedad de las injuries.









6. La condena del c6nyuge a cadena 6 reclusi6n perpetua.
Art. 106.-El divorcio s6lo puede ser pedido por el c6nyuge
inocente.
Art. 107.-Lo dispuesto en el articulo 103 sera aplicable a
los pleitos de divorcio y a sus incidencias. ('4)

TITULO V

DE LA PATERNIDAD Y FILIACI6N

CAPITULO I

DE LOS HIJOS LEGITIMOS

Art. 108.-Se presumiran hijos legitimos los nacidos des-
pu6s de los ciento ochenta dias siguientes al de la celebraci6n del
matrimonio, y antes de los trescientos dias siguientes a su diso-
luei6n 6 A la separaci6n de los c6nyuges.
Contra esta presunci6n no se admitira otra prueba que la de
la imposibilidad fisica del marido para tener acceso con su mu-
jer en los primeros ciento veinte dias de los trescientos que hu-
biesen precedido al nacimiento del hijo.
Art. 109.-El hijo se presumira legitimo, aunque la madre
hubiese declarado contra su legitimidad 6 hubiese sido condena-
da como adfiltera. (95)
Art. 110.-Se presumira legitimo el hijo nacido dentro de
los ciento ochenta dias siguientes a la celebraci6n del matrimo-
nio, si concurriere alguna de estas circunstaneias.
la Haber sabido el marido, antes de casarse, el embarazo
de su mujer.
2. Haber consentido, estando present, que se pusiera su
apellido en la partida.de nacimiento del hijo que su mujer hu-
biese dado a luz.
3. Haberlo reconocido como suyo express 6 ticitamente.
Art. 111.-El marido 6 sus herederos podran desconocer la
legitimidad del hijo nacido despu6s de transcurridos trescientos
dias desde la disoluci6n del matrimonio 6 de la separaci6n legal
efectiva de los c6nyuges; pero el hijo y su madre tendran tam-

(94) La relaci6n intima de un articulo con el otro no obsta, antes
bien permit mantener 6ste con su redacci6n original, aun despu6s de
haber sido alterada la del 103 A que el mismo se refiere, porque ambos
siguen concordando, como puede verse consultando el dicho articulo 103
y su nota.
(95)_ "Si bien la declaraci6n de la madre contra la legitimidad del
hijo nacido en la 6poca A que se refiere el articulo 108 no es bastante a
destruir la presunci6n de aquella legitimidad establecida en el citado
articulo, esto no se opone A que los Tribunales tomen en cuenta, corro-
borAndolo por otros medios, las declaraciones de la madre, en cuanto
a la imposibilidad fisica de haber tenido acceso carnal con su marido
en el perlodo determinado en el segundo parrafo del citado articulo 108".
(Sentencia de 14 de Enero de 1912).








bien derecho para justificar en este caso la paternidad del
marido.
Art. 112.-Los herederos s6lo podrin impugnar la legitimi-
dad del hijo en los casos siguientes:
19 Si el marido hubiese fallecido antes de transeurrir el
plazo sefialado para deducir su acci6n en juicio.
29 Si muriere despues de presentada la demand, sin ha-
ber desistido de ella.
3 Si el hijo naci6 despues de la muerte del marido.
Art. 113.-La acci6n para impugnar la legitimidad del hijo
deberA ejercitarse dentro de los dos meses siguientes a la ins-
cripci6n del nacimiento en el Registro, si se hallare en el lugar
el marido, 6, en su caso, cualquiera de sus herederos.
Estando ausente, el plazo serd de tres meses, si residieren
en Cuba; y de seis, si fuera de ella. Cuando se hubiese ocultado
el nacimiento del hijo, el t6rmino empezara A contarse desde que
se descubriere el fraude.
Art. 114.-Los hijos legitimos tienen derecho:
19 A llevar los apellidos del padre y de la madre.
2 A recibir alimentos de los mismos, de sus ascendientes,
y en su caso, de sus hermanos, conforme al articulo 143.
3? A la legitima y demas derechos sucesorios que este C6-
digo les reconoce.

CAPITULO II

DE LAS PRUEBAS DE LA FILIACI6N DE LOS HIJOS LEGITIMOS

Art. 115.-La filiaci6n de los hijos legitimos se prueba por
el acta de nacimiento extendida en el Registro Civil, 6 por docu-
mento autentico 6 sentencia fire en los casos a que se refieren
los articulos 110 al 113 del capitulo anterior. (8e)
Art. 116.-A falta de los titulos seialados en el articulo an-
terior, la filiaci6n se probarA por la posesi6n constant del es-
tado de hijo legitimo.
Art. 117.-En defecto de acta de nacimiento, de document
autentico, de sentencia firme 6 de posesi6n de estado, la filia-
ci6n legitima podra probarse por cualquier medio, siempre que
haya un principio de prueba por escrito, que provenga de am-
bos padres conjunta 6 separadamente.

(96) En cuanto 6 la prueba por medio del acta de nacimiento ex-
tendida en el Registro Civil, esto s61o es possible A los nacidos con fecha
posterior al establecimiento de esa instituci6n; los nacidos antes ten-
dran que probar su filiaei6n legitima por medio de otros documents
autdnticos. Conoeidisima es la doetrina de que las certificaciones pa-
rroquiales no prueban la legitimidad, ni la filiaci6n natural; por tanto,
la de bautismo, por si sola, no justifica la filiaci6n legitima, pero justi-
ficala, y asi se admite comfnmente, la dicha partida unida a la de ma-
trimonio de los padres, 6 sea el medio probatorio de las partidas doubles
que la jurisprudencia ha declarado admisibles hasta para probar en-
tronques en casos de mayorazgos.









Art. 118.-La acci6n que para reclamar su legitimidad com-
pete al hijo dura toda la vida de 6ste, y se transmitira A sus he-
rederos si falleciere en la menor edad 6 en estado de demencia.
En estos casos tendrAn los herederos cinco afios de t6rmino
para entablar la acci6n.
La acci6n ya entablada por el hijo se transmite por su
muerte A los herederos, si antes no hubiese caducado la ins-
tancia. ("7)

CAPITULO III

DE LOS HIJOS LEGITIMADOS

Art. 119.-S61o podrAn ser legitimados los hijos naturales.
Son hijos naturales los nacidos, fuera del matrimonio, de
padres que al tiempo de la concepci6n de aqu6llos pudieran ca-
sarse, sin dispensa 6 con ella. (VWase la nota 99).
Art. 120.-La legitimaci6n tendrA lugar:
10 Por el subsiguiente matrimonio de los padres.
2 Por concesibn Real, (9s)
Art. 121.-S61o se consideraran legitimados por subsiguien-
te matrimonio los hijos que hayan sido reconocidos por los pa-
dres antes 6 despues de celebrado.
Art. 122.-Los legitimados por subsiguiente matrimonio
disfrutaran de los mismos derechos que los hijos legitimos.
Art. 123.-La legitimaci6n surtira sus efectos en todo caso
desde la fecha del matrimonio.
Art. 124.-La legitimaci6n de los hijos que hubiesen falle-
cido antes de celebrarse el matrimonio aprovechara A sus des-
cendientes.

(97) Conforme A los articulos 410 y 411 de la Ley de Enjui-
ciamiento Civil, caducan de derecho, cuando las parties no gestionan en
ellas: la primer instancia, A los cuatro afios; la segunda, A los dos, y
los pleitos pendientes de casaci6n, al afio. Estos plazos se cuentan desde
la fltima notificaci6n hecha A las parties, y s61o se interrumpen por cau-
sa de fuerza mayor f otra independiente de la voluntad de las parties
que hayan producido la paralizaci6n del pleito.
(98) Repetidamente hemos expuesto nuestra opinion respect f
dudar de que esa forma de legitimaci6n exista hoy en Cuba. Como Real,
desde luego que no existe, y no existiendo ley alguna que atribuya la
potestad de otorgarla s ningfin poder de la Repdblica, creemos que, mien-
tras esa ley no exist y por ella se regule el ejercicio de esa prerrogativa,
no sera possible solicitar, ni obtener la gracia. Pudiera estimarse que
es beneficioso al interns privado, y acaso al pfiblico, que tales concesio-
nes se mantengan, siquiera en los casos limitados A que se refiere el
articulo 125; pero, para ello, lo repetimos, es necesario una ley especial,
no siendo bastante los preceptos del C6digo que suponen la preexisten-
cia de ese estado. No obstante, no nos hemos atrevido, descansando
s61o en nuestra opinion y sin un precepto legal expreso que A ello nos
autorice, A suprimir ni variar los articulos del C6digo que f dicha forma
de legitimaci6n se refieren.









Art. 125.-Para la legitimaci6n por concesi6n Real deberan concu-
rrir los requisitos siguientes:
1 Que no sea possible la legitimaei6n por subsiguiente matrimonio.
29 Que se pida por los padres 6 por uno de 6stos.
39 Que el padre 6 madre que la pida no tenga hijos legitimos, ni le-
gitimados por subsiguiente matrimonio, ni deseendientes de ellos.
4? Que, si el que la pide es casado, obtenga el consentimiento del
otro c6nyuge. (Vease la nota anterior).
Art. 126.-Tambi6n podrb obtener la legitimidad por concesi6n Real
el hijo cuyo padre 6 madre, ya muertos, hayan manifestado en su tes-
tamento 6 en instrument pikblico su voluntad de legitimarlo, con tal
que concurra la condici6n establecida en el ndmero 3o del articulo an-
terior. (VBase la nota anterior).
Art. 127.-La legitimaci6n por concesi6n Real da derecho al legi-
timado:
1? A llevar el apellido del padre 6 de la madre que la hubiese
solicitado.
29 A recibir alimentos de los mismos, en la forma que determine
el articulo 143.
3? A la porci6n hereditaria que se estableee en este C6digo. (V6a-
se la nota anterior).

Art. 128.-La legitimaci6n podra ser impugnada por los que
se crean perjudicados en sus derechos, cuando se otorgue a favor
de los que no tengan la condici6n legal de los hijos naturales 6
cuando no concurran los requisitos sefialados en este capitulo.

CAPITULO IV.

DE LOS HIJOS ILEGITIMOS
SECCION PRIMERA.
DEL RECONOCIMIENTO DE LOS HIJOS NATURALES

Art. 129.-El hijo natural puede ser reconocido por el pa-
dre y la madre conjuntamente, 6 por uno solo de ellos. ()
Art. 130.-En el caso de hacerse el reconocimiento por uno
solo de los padres, se presumiri que el hijo es natural, si el que
lo reconoce tenia capacidad para contraer matrimonio al tiem-
po de la concepci6n. (100)

(99) El articulo 119 define los hijos naturales, y segdn tiene de-
elarado el Tribunal Supremo, esa definici6n no se limit al solo easo
de la legitimaci6n, sino que ella debe tenerse en cuenta en todos aque-
llos en que se alegue 6 pretend hacerse valer la cualidad de hijo natural.
(Senteneia de 23 de Diciembre de 1902).
Respeeto A esa definici6n del C6digo debe tenerse present que ella
es distinta de la del derecho antiguo. La ley 11 de Toro, aelaratoria,
como todas las de esa compilaci6n, dispone que "E porque no se pueda
dubdar cuales son fijos naturales, ordenamos 6 mandamos que enton-
ces se digan ser los fijos naturales, cuando al tiempo que nascieren 6
fueren concebidos, sus padres podian casar con sus madres justamente,
sin dispensaci6n, con tanto que el padre lo reconozea por su fijo, puesto
que haya tenido la mujer de quien lo ovo en su casa, ni sea una sola;
ca concurriendo en el fijo las calidades susodiehas mandamos que sea
fijo natural".
(100) Cuando no se trate del reconoeimiento de un hijo natural
hecho aisladamente por uno de los padres, sino de un hijo ya reconocido
por uno de ellos que pretend igual reconocimiento del que alega ser









Art. 131.-E1 reconocimiento de un hijo natural debera ha-
cerse en el acta de nacimiento, en testamento 6 en otro docu-
mento piblico.
Art. 132.-Cuando el padre 6 la madre hiciere el reconoci-
miento separadamente, no podrA revelar el nombre de la perso-
na con quien hubiera tenido el hijo, ni expresar ninguna cir-
cunstancia por donde pueda ser reconocida.
Los funcionarios piblicos no autorizaran document alguno
en que se falte A este precepto. Si a pesar de esta prohibici6n
lo hicieren, incurriran en una multa de 125 a 500 pesetas (de
25 A 100 pesos) y ademas se tacharan de oficio las palabras que
contengan aquella revelaci6n. (101)
Art. 133.-E1 hijo mayor de edad no podrA ser reconocido
sin su consentimiento.
Cuando el reconocimiento del menor de edad no tenga lu-
gar en el acta de nacimiento 6 en el testamento, sera necesaria
la aprobaci6n judicial con audiencia del Ministerio Fiscal.
El menor pedrA en todo caso impugnar el reconocimiento
dentro de los cuatro aiios siguientes A su mayor edad.
Art. 134.-E1 hijo natural reconocido tiene derecho:
1 A Ilevar el apellido del que le reconoce.
20 A recibir alimentos del mismo, conforme al articulo 143.
3 A percibir, en su caso, la porci6n hereditaria que se de-
termina en este C6digo. (102)
Art. 135.-E1 padre esta obligado A reconocer al hijo na-
tural en los casos siguientes:
1" Cuando exist escrito suyo indubitado en que expresa-
mente reconozca su paternidad.
2? Cuando el hijo se halle en la posesi6n continue del
estado de hijo natural del padre demandado, justificada por ac-
tos director del mismo padre 6 de su familiar. (103)
su otro progenitor, no es possible prescindir de la justificaci6n de que
ambos tenian capacidad legal para casarse en el moment de la concep-
ci6n. (Sente-cias de 28 de Diciembre de 1902 y 18 de Abril de 1903).
(101) Heinos puesto entire par6ntesis la equivalencia en moneda
de curso legal de la cantidad sefialada en el articulo, aunque parezca
inneeesario, teniendo en cuenta la disposici6n 4a del decreto 1227
de 1915.
(102) La porci6n hereditaria de los hijos naturales, en el easo de
sucesi6n testada, se establece en los articulos 840 al 843, y en la intes-
tada en los 939 al 945, todos de este C6digo.
(103) "La posesi6n de estado supone una relaci6n continue y di-
recta entire el padre y el hijo 6 entire 4ste y los familiares de aqu61, y,
por tanto, no puede existir en quien ha nacido con posterioridad A la
muerte de quien pretend que es su padre; porque la posesi6n de estado
no puede deducirse de actos realizados durante la vida intrauterina del
p6stumo". (Sentencia de 18 de Abril de 1903).
La declaraci6n 6 el reconocimiento que dentro 6 fuera del juicio
haya hecho un heredero demandado respect A que el demandante era
hijo natural de su causante, no es bastante para declarar la filiaci6n de
dicho demandante, fundada en la posesi6n de estado; A menos que en
el juicio no se prueben los hechos en que se funde la alegada posesi6n
de estado. (Senteneia 5 de Oetubre de 1906).








En los casos de violaci6n, estupro 6 rapto, se estara A lo dis-
puesto en el C6digo Penal en cuanto al reconocimiento de la
prole. (104)
Art. 136.-La madre estarA obligada A reconocer al hijo
natural:
1? Cuando el hijo se halle, respect de la madre, en cual-
quiera de los casos expresados en el articulo anterior.
2 Cuando se pruebe cumplidamente el hecho del parto y
la identidad del hijo.
Art. 137.-Las acciones para el reconocimiento de hijos
naturales s61o podrAn ejercitarse en vida de los presuntos pa-
dres, salvo en los casos siguientes:
1 Si el padre 6 la madre hubiesen fallecido durante la
menor edad del hijo, en cuyo caso este podra deducir la acci6n
antes de que transcurran los primeros cuatro afios de su mayor
edad. (105)
20 Si despues de la muerte del padre 6 de la madre apare-
ciere algfn document de que antes no se hubiese tenido no-
ticia, en el que reconozca expresamente al hijo.
En este caso, la acci6n deberA deducirse dentro de los seis
meses siguientes al hallazgo del document.
Art. 138.-E1 reconocimiento hecho A favor de un hijo que
no reuna las condiciones del parrafo 29 del articulo 119, 6 en el

Cuando la demand de filiaci6n natural se fund en la posesi6n de
estado, no en el reconocimiento expreso 6 tAcito, de un hijo nacido antes
de la vigencia del C6digo, como ese derecho ha sido reconocido por pri-
mera vez en este cuerpo legal, A sus disposiciones, y no A las de la le-
gislaci6n anterior, hay que tender para resolver la cuesti6n. (Sentencia
23 de Septiembre de 1905).
(104) Respecto A este particular, el nfmero 3? del articulo 468 del
C6digo Penal obliga A los autores de violaci6n, estupro 6 rapto, por via
de indemnizaci6n, A reconocer la prole, si la calidad de su origen no lo
impidiese. Aqui la palabra "reconocer" tiene desde luego un sentido
t6enico y restrictive, referido al hijo natural, y, por tanto, estara el pa-
dre obligado al reconocimiento cuando al tiempo de la concepci6n hu-
biera podido casarse con la madre, con dispensa 6 sin ella, como dice el
articulo 119 de este C6digo. En estos easos de delito es evidence que
no puede tener efecto la presunci6n del articulo 130, ni la prohibici6n
del 132, porque ambos padres son conocidos.
(105) El Tribunal Supremo ha declarado, en sentencia de 12 de
Diciembre de 1901, que el t4rmino sefialado en este inciso del articulo
137 para el ejercicio de la acci6n sobre reconocimiento de un hijo na-
tural no obsta A que la acci6n se ejercite durante la menor edad del
interesado por las personas que tengan su representaci6n legal.
El t6rmino sefialado en este inciso se aplica A los nacidos con ante-
rioridad A la vigencia del C6digo (sentencias de 12 de Diciembre de
1901, 23 de Septiembre de 1905 y 5 de Octubre de 1906). Es contradic-
torio pretender la aplicaci6n de este articulo A un hijo nacido antes de
regir el C6digo, tomando, A la vez, como punto de partida para contar
el plazo, el cumplimiento de la mayor edad segfin la legislaci6n anterior.
El plazo sefialado en este articulo para el ejercieio de la acci6n es de
orden pfblico, y, por tanto, la caducidad de 6sta, en virtud de haber
decursado aqu61, puede ser apreciada de oficio por el juez, sin necesidad
de alegaci6n de la parte contraria. (Sentencia 17 de Marzo de 1913).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs