• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Capitulo I
 Capitulo II
 Capitulo III
 Capitulo IV
 Capitulo V
 Capitulo VI
 Capitulo VII
 Capitulo VIII
 Capitulo IX
 Capitulo X
 Capitulo XI
 Capitulo XII
 Capitulo XIII
 Capitulo XIV
 Capitulo XV
 Capitulo XVI
 Capitulo XVII
 Capitulo XVIII
 Capitulo XIX
 Capitulo XX
 Capitulo XXI
 Capitulo XXII
 Capitulo XXIII
 Capitulo XXIV
 Capitulo XXV
 Capitulo XXVI
 Capitulo XXVII
 Capitulo XXVIII
 Capitulo XXIX
 Apendices
 Table of Contents
 Errata














Group Title: Recuerdos salvadorenos ; obra historica y de fantasia.
Title: Recuerdos salvadoreños obra histórica y de fantasía
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074099/00003
 Material Information
Title: Recuerdos salvadoreños obra histórica y de fantasía
Physical Description: 3 v. : ; 23-26 cm.
Language: Spanish
Creator: Cevallos, José Antonio
Publisher: Impr. Nacional
Place of Publication: San Salvador
Publication Date: 1891-1920
 Subjects
Subject: History -- El Salvador   ( lcsh )
History -- Sources -- El Salvador   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: escrita por Justo Franco pseud. bajo las inspiraciones del Dr. José Antonio Cevallos.
General Note: Vols. 2-3, "Obra póstuma publicada por disposición del señor presidente de la República don Carlos Meléndez."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074099
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000138605
oclc - 23922777
notis - AAQ4690

Table of Contents
    Front Cover
        Page 3
        Page 4
    Capitulo I
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Capitulo II
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    Capitulo III
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Capitulo IV
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    Capitulo V
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Capitulo VI
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Capitulo VII
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Capitulo VIII
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Capitulo IX
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Capitulo X
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Capitulo XI
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Capitulo XII
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Capitulo XIII
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Capitulo XIV
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Capitulo XV
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Capitulo XVI
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Capitulo XVII
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Capitulo XVIII
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Capitulo XIX
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Capitulo XX
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    Capitulo XXI
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    Capitulo XXII
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
    Capitulo XXIII
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
    Capitulo XXIV
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
    Capitulo XXV
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
    Capitulo XXVI
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
    Capitulo XXVII
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
    Capitulo XXVIII
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
    Capitulo XXIX
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
    Apendices
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
    Table of Contents
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
    Errata
        Page 496
Full Text










RECUERDOS SALVADORENOS

POR EL DOCTOR


DON JOSE ANTONIO CEVALLOS
ABOGADO DE LOS TRIBUNALES DE LA REPtBLICA DE EL SALVADOR




TOMO III

Obra p6stuma publicada
por disposici6n del senior Presidente de la Repablica
don Jorge Mel6ndez















San Salvador
Repdblica de El Salvador. Am6rica Central
Imprenta Nacional
1920










i


AAaDr:C







0 1 a 0 Q 0 E 0
0 0 1 t 0 El U










CAPITULO I
SUMARIO:
I El proyecto de concordia presentado por los salvadoreflos no fue aceptado por el ejer-
cito federal
2 Destituci6n de Raoul.
3 Ataque de Milingo.
4 El e6rcito federal invade nuevamente el territorio salvadoreflo.
5 El general Arce se separa del mando del ejercito.
6 Datos respect al General don Francisco Cdscaras
7 El GobiernO salvadoreflo nombra Comandante General del ejercito al Coronel don Ra-
fael Merino.
8 Las tropas salvadoreflas atacan a las guatemaltecas.
9 Combate en la cuesta de Santa Rosa.
10 Enjuiciamiento contra el Tesorero del ejercito salvadoreflo.
11 Comunicaci6n del Gobierno de Costa Rica al Poder Ejecutivo Nacional.
12 El ej6rcito federal march sobre San Salvador.
13 Insubordinaci6n de Jalpatagua.
14 El General don Manuel Jos6 Arce se separa de la Presidencia de Centro-America.
15 Manifiesto del Vice-Jefe Prado
16 Combate de Chalchuapa.



C OMO dejamos dicho en uno de los capitulos ante-
riores de estos "Recuerdos", los salvadorefios pre-
sentaron un proyecto de bases para entrar en
acomodamiento pacifico. Tales propuestas que se hicie-
ron el 24 de abril de 1827, las devolvi6 Montdfar a
Raoul el dia 25 con unas anotaciones que hizo el Presi-
dente Arce, entire las cuales se encuentra la siguiente:
-Mi element es la paz, mi martirio derramar sangre cen-
troamericana: se agrava si ella es salvadorefia,.
Las bases en referencia, con las modificaciones que
hizo el Presidente, se discutieron entire Prado y algunos
diputados; y aunque al principio todo presagiaba que se
llegaria a un arreglo, posteriormente fueron rechazados
porque segdin dijo Prado, en su proclama del 27 de
abril, el Presidente -pedia como un conquistador, pues
exigia que entrase en la balanza el peso de los triunfos,.







RECUERDOS SALVADOREF4OS


II

El estado de animo en que se encontraban las
fuerzas salvadorefias, por causa de los acontecimientos
que hemos resefiado, explica con much facilidad que si
habia entusiasmo por la lucha, tambidn se desconfiaba de
algunos jefes; desconfianza que tiene plena justificaci6n,
si se consider que el ejdrcito estaba formado por sol-
dados que carecian de ese espiritu nilitar, que nace de
una instrucci6n adecuada, y ademds porque muchos de
los jefes eran extranjeros, cuyos antecedentes no se
conocian, y que no era natural suponer que a los pocos
dias de estar en el pais se hubieran identificado con los
intereses nacionales.
Hacemos esta consideraci6n porque en los tiempos
a que nos referimos, el frances N. Raoul, que era Inspec-
tor General, a instancias del pueblo no s61o fue separa-
do del cargo que desempefiaba sino que se le redujo a
prisi6n.
Los motives en que se fundaba la desconfianza eran:
el empeflo de Raoul para que se reconocieran como
legitimas a las autoridades federales; que se entrara en
arreglos conforme a las bases propuestas por el Presi-
dente; sus frecuentes entrevistas con Montifar y la pro-
posici6n que hizo para que el ejercito se retirara de las
brillantes posiciones de la Cuesta del Atajo y de Milingo,
tenidas en verdad como inexpugnables.
Antes de este tltimo acontecimiento, ya se habia
obtenido la deposici6n del Ministro General del Gobierno,
Licenciado don Jose Ignacio Marticorena, de quien habia
duda sobre la rectitud de sus procedures, por las estre-
chas vinculaciones que tenia con los guatemaltecos.







RECUERDOS SALVADOREROS 7


III

La narraci6n que precede comprende hasta los lil-
timos dias de abril y principios de mayo de 1827.
Ahora vamos a tratar de los notables sucesos ocurridos
en el iltimo de los meses antes citados y que cubrieron
de gloria a las fuerzas salvadorefas.
El 17 de mayo las tropas salvadorefas se presen-
taron en batalla en las Ilanuras de la hacienda del Angel.
Como bien se comprende, y asi lo declar6 el Secretario
General del Gobierno salvadorefo, en la memorial que
present a la Legislatura de 1828, aquellos soldados
carecian de las condiciones de los militares veterans;
pero estas deficiencies estaban ampliamente compensadas
con el ardimiento y valor de que estaban poseidos, de
lo cual dieron testimonio acreditado como se verd mds
adelante.
El mando de las fuerzas estaba a cargo del Coronel
don Tomas Cordero Altaro, y la direcci6n de ellas se
habia encargado al frances don Isidoro Saget. Antes de
empefarse la acci6n, Alfaro pas6 al campo enemigo con
el objeto de entrar en una transacci6n con el Presi-
dente; pero dste propuso como condiciones que el
ejercito federal y el del Estado entraran juntos aquel mis-
mo dia a San Salvador y sin contar con el Vice-Jefe ni
contra otra autoridad que no fuera military, se daria el
decreto de convocatoria de un nuevo Congreso. El Co-
ronel Alfaro, antes de tomar una resoluci6n en asunto
de tamafa importancia, manifest6 que consultaria el
arreglo con su oficialidad y que inmediatamente daria
su contestaci6n, y que la sefial de no aceptar seria el
disparo de un tiro de cai6n.
La oficialidad salvadorefa no pudo aceptar un arre-
glo que equivalia a proporcionar una complete victoria
al enemigo; y aunque no se di6 la serial convenida, Saget,
Comandante de la Caballeria, pas6 al campo enemigo y
manifest6 al Presidente que la oficialidad no queria re-
solver tan grave cuesti6n, sin conocimiento del Gobierno.







RECUERDOS SALVAD0REIROS


Llegado el siguiente dia y sin haberse obtenido con-
testaci6n alguna, el Presidente march de Apopa a Milin-
go y a las nueve y media de la mafiana del 18 de mayo
se empefi6 el combat entire el ejdrcito federal y las fuer-
zas salvadorefias. Principi6 la refriega con un movimien-
to sobre los atrincheramientos de El Chagilite, que fueron
defendidos por el Teniente Coronel don Rafael Castillo,
coadyuvando a repeler el ataque las compafiias de Cus-
catancingo y Tejutla, siendo el resultado de ello que los
invasores retrocedieron en desorden.
El General Arce se preparaba a renovar el ataque
sobre las trincheras de Milingo, cuando una parte de
su ejercito, encabezada por el Teniente Coronel Sanchez,
se lanz6 sobre los salvadorefios, quienes resistieron he-
r6icamente la acci6n combinada de los cuerpos enemi-
gos que lucharon con denuedo y que tras poderosos es-
fuerzos, despu6s de varias horas de combat, se vieron
obligados a retirarse, dejando el campo cubierto como con
doscientos cadaveres y sufriendo la perdida de Sanchez,
que tres dias despu6s falleci6 en Santa Ana. Los sal-
vadorefios tuvieron una pdrdida de tres a cuatro muer-
tos y de veinte heridos.
El ej6rcito federal se retir6 por el camino de Gua-
zapa en direcci6n a Santa Ana, y de alli acamp6 en
Cuajiniquilapa. Rudamente han atacado a Arce por la
derrota de Milingo; pero este ilustre Jefe asegur6 que
el fracaso fue debido al Coronel SAnchez, que sin las
6rdenes del caso empefi6 indebidamente la acci6n.
Al tenerse noticia de esta victoria, hubo en San
Salvador muchas demostraciones de regocijo.
Por parte del Vice-Jefe Prado se hizo circular una
proclama en que se encuentran importantes datos sobre
un suceso military que tanto influy6 en los sucesos pos-
teriores; proclama que dice:


SALVADOREIOS:

-Ayer fue el gran dia de la federaci6n. El tirano
que pusiera a sus pies el sagrado C6digo que nos rige,







RECUERDOS SALVADOREROS 9

rindi6 en nuestras trincheras su cetro de hierro, y de-
rrotado y pr6fugo no sabemos d6nde ird a esconder la
vergilenza de su perfidia.
A las nueve y media de la mafiana coron6 con sus
tropas numerosas las inmediaciones del cant6n de Milin-
go para invadirlo. La corta guarnici6n de este punto lo
esper6 denodada, sin hacerle fuego, hasta que su temeri-
dad lo hiciese aproximarse bastante. Arce pretendi6 dar
una acci6n decisive: crey6 tener el suefio del triunfo en
la ciudad que lo vi6 nacer, para imponerle el yugo a
la mafana siguiente. Tom6 descansado sus posiciones,
coloc6 sus piezas de artilleria, y carg6 a la media ho-
ra de su arribo sobre nuestra posici6n del Chagilite con
la mitad de su fuerza. La vigorosa resistencia que hall
no arredraba a los invasores, alucinados con las prome-
sas y falsedades de su general; pero el intrdpido co-
mandante de la Brigada de Milingo Teniente Coronel
Rafael Castillo, que observaba sus movimientos, desta-
c6 la valiente compania de Tejutla a atacarlo por el flan-
co y retaguardia, y logr6 hacerlo replegarse y abando-
nar el punto.
Otra vez con mis denuedo, y con casi toda su
fuerza vino Arce a echarse sobre Milingo, mis fuerte y
defendido que el Chagiiite. Su vanguardia lleg6 a tiro
de pistola, y la caballeria hasta el foso. Seis horas de
fuego incesante de una y otra parte, debi6 hacer deci-
siva la victoria. Lo fue en efecto. Arce se retir6 dejan-
do el campo sembrado de cadiveres de miserables sol-
dados, que seducidos por la esperanza de un saqueo, o
conducidos por la fuerza, o por aquel aciago deber que
desean los d6spotas en el soldado, de obedecer sin co-
nocimiento de causa, vinieron a probar la valentia de
los nuestros.
Doscientos cadaveres se han encontrado en el cam-
po de batalla e inmediaciones, incluso dos jefes chape-
tones, ignoramos hasta ahora el nimero de heridos que
tuvo el enemigo, porque 6ste pudo retirarse en orden
hasta cierto punto, y muchos habran podido huir, o ser
ocultados de sus compafieros. Las piezas de artilleria
de su campo, dos cajones de pertrechos y muchos fusi-
2 Recuerdos Salvadoreflos.







10 RECUERDOS SALVADOREROS

les y otras armas, cayeron en nuestro poder. Nuestras
guerrillas que le picaban la retaguardia, sostenidas por
las Brigadas nmmeros 3 y 4, tuvieron orden de retirar-
se al anochecer. La lluvia que sobrevino a poco, pro-
tegi6 la fuga de Arce y la complete dispersi6n de su
ejircito. Se dice que a las nueve de la noche empren-
di6 su camino por Guazapa hacia Chiquimula con ocho
cargas de dinero. Reconocido el pueblo de Apopa, don-
de estuvo atrincherado para disponer el ataque de esta
plaza, s6lo se hallaron alli seis muertos y nueve he-
ridos.
Nuestras tropas en nmmero de dos mil hombres,
han salido hoy en persecuci6n del ejercito federal, em-
pleado por el Presidente Arce para destruir la federaci6n.
La Reptblica sera muy pronto reorganizada, y castiga-
dos los que insistieren protegiendo el desorden, e impi-
diendo la reuni6n del Congreso y Senado, con el rigor
que imponen las leyes a los facciosos. La opini6n just
en favor de nuestras santas leyes y autoridades legiti-
mas ha triunfado. Los pueblos amantes de la Constitu-
ci6n formaremos de hoy en adelante un grupo impene-
trable al rededor de ella: los buenos patriots ofrecerin
sus pechos para defenderla: los legisladores dictaran
sus garantias, y sus enemigos callaran o seran condena-
dos. San Salvador, mayo 19 de 1827,.
Para mejor inteligencia de los acontecimientos que
venimos narrando, copiamos por otra parte la proclama
que el Presidente de la Repiblica, General don Manuel
Jose Arce, dirigi6 con fecha 28 de mayo de 1827:
El Presidente de la Repdblica que manda en Jefe
el ejdrcito federal:
El 18 del corriente ataque la fortificaci6n de Milin-
go en la ciudad de San Salvador, y el ejdrcito federal
se ha cubierto de gloria por su valor y por su cons-
tancia. La suerte no di6 a los valientes el premio de su
bravura; pero la gloria es tambidn la pertenencia de los
que se animan contra los obstaculos.
La cobardia y el crime se parapetan y atrinche-
ran contra el valor y la decision del verdadero soldado
de la patria: 6ste muere sin rendirse y sostiene en su







RECUERDOS SALVADOREROS 11

puesto la causa santa que arm6 su brazo. Un fuego de
cinco horas agota sus municiones, y la retirada se em-
prende con un orden y una regularidad de que no ha-
bia ejemplo. Los enemigos han sido forzados a admi-
rar nuestra discipline; y ciertos de que nos faltaban mu-
niciones, temblaron al encontrarse con el ejercito federal,
en las inmediaciones de Santa Ana, resuelto a batirlos
con la bayoneta y con la espada. Alli dejaron el dia
23, cinco muertos y once caballos, y se retiraron a fa-
vor de la obscuridad, Ilevando en el alma la triste con-
vicci6n de que sin trincheras y sin fosos no pueden re-
sistir a los valientes.
La acci6n de Milingo exigia una variaci6n en los
planes de campafia: yo he venido hasta aqui a cumplir
mis designios: he reemplazado mis bajas, y he recibido
refuerzos y auxilios del Gobierno y del generoso Esta-
do de Guatemala, que otra vez se levanta en masa
contra sus opresores. Aqui los auxilios de todas classes
me lanzan a mis antiguas posiciones, Ilevando mis pa-
sos mds alld, y haciendo obrar tambien a la division
de Honduras que antes sitiaba a Comayagua: aqui he
recibido hoy los parties de que esta division ocup6 ya
la capital de aquel Estado.
Todo anima al soldado; la causa, el sentimiento de
su valor y el triunfo en Honduras de sus compaferos
de armas. Va pues a secundarlos; todo el ejercito fe-
deral Ilevara los laureles que ha comprado con su san-
gre y que afirmard con su valor. Se coronary tambidn
con el olivo, porque va a dar la paz a la Repdblica.
La patria toca el tdrmino de sus agitaciones: sus hijos
armados van a reconquistar la paz: van a destruir el
imperio de las pasiones y de los intereses personales:
van a restablecer el santuario de la ley y a fortificarle
con la opinion del pueblo, hasta hoy desatendida o con-
trariada.
Tal y tan grande es el destino del ejdrcito: el sa-
brd lenarlo y podra siempre presentarse al mundo co-
mo el reconquistador de la verdadera libertad.--Cuartel
General de Cuajiniquilapa, 28 de mayo de 1827.-Ma-
nuel J. Arce..







RECUERDOS SALVADORENOS


Desastrosos fueron los efectos que produjo en Gua-
temala la derrota que el ejercito federal sufri6 en los
hist6ricos acantonamientos de Milingo. Hubo quienes di-
jeron que siendo Arce sansalvadoreflo por nacimiento,
trat6 siempre de no dafiar los intereses de su ciudad
natal, ni de perjudicar al ejercito salvadorefio.
Mucha temeridad hay en estos juicios, pues de to-
do punto es indiscutible que pocos militares ha tenido
Centro America, con la pericia, valor y nobleza de al-
ma que se reunian en el gran patriota General don Ma-
nuel Jos6 Arce.
Con vista del desaliento general, Aycinena trat6 de
levantar el espiritu de la generalidad y dict6 medidas
rigurosas que lograron en much el objeto que se pro-
ponia.
Las desp6ticas medidas del gobernante guatemalte-
co, produjeron tambidn much descontento; pero con to-
do se organizaron fuerzas suficientes, que a fines del
afio que venimos historiando, el ejercito federal estuvo
en actitud de efectuar una nueva incursi6n al territorio
salvadorefio.
Antes de pasar adelante debemos hacer constar
que tres dias despuds de la victoria de Milingo, los sal-
vadorefos propusieron nuevamente la paz, y el Vice-
Presidente de la Repdblica manifest que debia indis-
pensablemente aceptarse el famoso decreto de diez de
octubre antes relacionado.
El ejercito federal encabezado por el Presidente,
ocup6 a mediados del mes de julio de 1827 la plaza
de Chalchuapa, del territorio salvadoreflo, y dict6 nume-
rosas disposiciones con el objeto de reunir los medios
mis adecuados para reponer sus bajas y lograr que sus
tropas se sostuvieran con recursos del pais invadido.
El plan de campafia se redujo a unas pequefias maniobras
en que se trat6 de atraer a los salvadoreflos a las for-
tificaciones del ejercito y poder combatirlos con exito.
Entraba en los prop6sitos de Arce Ilegar a un arreglo
pacifico entire los beligerantes; y a este fin trat6 de en-
tenderse con las personas que ejercian mas influencia
cerca de las autoridades salvadorefias. Tan nobles y


12









RECUERDOS SALVADOREROS


beneficos anhelos no fueron estimados debidamente por
la oficialidad guatemalteca, quien al mds pequeflo des-
calabro que sufria el ej6rcito por su indisciplina o por el
valor de los salvadorefios, vivia recordando que Arce era
salvadorefto y que s61o veia por el bien de sus paisanos.
Aquella an6mala situaci6n no podia continuar, la
hostilidad de los guatemaltecos contra su jefe era mani-
fiesta; y aunque el ilustre Arce en sus loables empeflos
por la paz habia obtenido una lisonjera esperanza en el
sentido de restablecer la armonia centro-americana, la
Asamblea de Guatemala, con fecha 10 de octubre de
1827, decret6, contra todo principio de justicia y de
orden, la siguiente orden que dice: aLa Asamblea, ha-
biendo visto la orden del Gobierno, en que le manifiesta
los fundamentos que tiene para juzgar que puede veri-
ficarse algiin acomodamiento entire los gobernantes de
San Salvador, que han hecho la guerra a este Estado,
y el Gobierno Supremo de la Federaci6n; debiendo
asegurar sus derechos y halldndose asistido por el Consejo
Representative para tratar, en las presents sesiones, tan
interesante asunto, se ha servido resolver: 10. Que el
Gobierno del Estado procure, por los medios que estime
mas conformes, asegurarse de que el Supremo Poder
Ejecutivo de la Federaci6n, no celebrard ni ratificard
ningim tratado o acomodamiento con los gobernantes de
San Salvador, sin que preceda la intervenci6n y acuerdo
que debe tener este Estado, como directamente interesa-
do en la actual guerra. 20. Que el mismo Gobierno
haga desde luego la propuesta mds solemne, de que
cualesquiera tratados que se celebren o hayan podido
celebrarse, sin estos requisitos, no los reconocerd por
vilidos, ni quedard obligado a ellos el Estado de Gua-
temala. 3. Que asimismo, el Gobierno manifieste al Su-
premo de la Federaci6n, que los departamentos de Santa
Ana y Sonsonate, que se han unido a la causa del
orden y hecho tantos sacrificios en favor de la que sos-
tiene el Estado, no serdn abandonados por el, mientras
demanden su protecci6n. 40. Por tiltimo, que si a pesar
de las medidas precedentes, se verificase el caso, no
esperado, de verse comprometidos los derechos y segu-






14 RECUERDOS SALVADOREIROS

ridad del Estado, el Gobierno, en uso de las facultades
omnimodas que le estin conferidas, puede adoptar, con
la prudencia y energia que las circunstancias exijan y le
dicte su patriotism, todas aquellas providencias que sean
conducentes a su conservaci6n y la de la causa del
orden,.
El comportamiento inconcebible de los militares gua-
temaltecos por una parte y por otra las miras pacificas
del Presidente, indujeron a este a separarse del mando en
jefe del ejdrcito y a reasumir el gobierno politico de la
naci6n.
Llevado de sus patri6ticas miras, el General dict6
el decreto de 5 de diciembre de 1827, que en su parte
dispositiva dice: 1. Se convoca al Congreso Federal
y al Senado, que se compondrAn de representantes y
senadores, nuevamente elegidos en su totalidad, con
arreglo a los articulos 55 y 89 de la Constituci6n.
2. Se excita a las primeras autoridades existentes en
los Estados para que a la mayor brevedad, manden
practicar las elecciones de los Representantes y Senado-
res, que a cada uno de ellos corresponde. 3o. Estos
cuerpos se reuniran en la ciudad de Santa Ana, el dia
1 de marzo del afio de 1828, a cuyo efecto los repre-
sentantes y Senadores, que sean elegidos, deberan ocu-
rrir a aquel punto con la debida anticipaci6n. El Con-
greso determinard despuds, el lugar de su residencia.
4. El Gobierno asistira a la apertura de las sesiones
del Congreso, y le dard cuenta de su conduct. 5. To-
dos los sucesos que han ocurrido desde la disoluci6n
de los cuerpos deliberantes de la Reptiblica, se somete-
rAn al conocimiento del Congreso, quedando inicamente
sujetos a sus resoluciones. 60. Desde la publicaci6n de
este Decreto en cada Estado, deberan cesar las hostili-
dades, cualesquiera que sean las cuestiones que las
motivan, puesto que todo queda sujeto y pendiente de
las resoluciones del Congreso. En consecuencia, se es-
tablecerin las comunicaciones interrumpidas: los correos
seguirin sus rutas ordinarias y tanto en esta parte como
en todo lo concerniente a la Administraci6n, se observa-
rAn las leyes. 7. El Gobierno y los Jefes de los Es-







RECUERDOS SALVADOREROS 15

tados, dedicardn desde luego su atenci6n, a recoger las
noticias y datos necesarios, para calcular los gastos que
se han causado durante las actuales disenciones, con el
objeto de que, ponidndose este negocio en conocimiento
del Congreso, pueda deliberar acerca del pago o in-
demnizaciones que deban hacerse,.
Este decreto fue la iltima providencia de considera-
ci6n y trascendencia, que expidi6 el Gobierno Federal,
a cargo de Arce, hasta el mes de febrero del afio inme-
diato. De el no podia tratarse favorablemente en los
Estados, por que la escena political habia cambiado en
Honduras, con el triunfo del partido liberal en la acci6n
de la Trinidad: por que el nuevo estado de cosas en
aquella parte de la Federaci6n, se apoyaba con todo el
poder de El Salvador, y del que ejercia en Nicaragua el
Vice Jefe D. Juan Argiiello; y por que se han explicado
ya cuAles eran las pretenciones del Gobierno de Guate-
mala, en la protest que queda inserta en uno de los
pArrafos precedentes.
Fue pues desechado en El Salvador, aquel concilia-
dor decreto por la convocatoria que motiv6 su emisi6n,
y la guerra tom6 su puesto entire los partidos, cuyas
disenciones habian cubierto de ruinas a los pueblos de
la despedazada Reptiblica Federal de Centro America.

VI

Hemos dejado al General Ciscaras, a la cabeza del
ejdrcito federal guatemalteco. Se ha asegurado que este
veteran, no era de las mejores aptitudes para el acer-
tado desempefo del Generalato en Jefe que le fue enco-
mendado; pero que siendo el military mis antiguo, y de
mayor graduaci6n en el ej6rcito, era el llamado a ocupar
el puesto de que Arce se separaba.
El General Francisco Cdscaras, era originario de
Italia. Inici6 su carrera al servicio del Gobierno espa-
fiol. Lleg6 a Guatemala el afo de 1804, y entonces no
era mds que cabo. Sirvi6 bajo el mando del Capitdn
General don Jose Bustamante. Siendo ya Capitdn Efec-







RECUERDOS SALVADOREROS


tivo, jur6 la independencia de Centro America, y su
adhesi6n a las nuevas instituciones. Con el grado de
Teniente Coronel, desempei6 la Comandancia de Omoa,
y bajo el Gobierno del primer Presidente de la Repti-
blica, ascendi6 a Brigadier, y obtuvo el nombramiento
de Comandante General del Ejercito de la Federaci6n.
Las primeras disposiciones del nuevo Jefe, tu-
vieron por objeto concentrar sus tropas en un solo
punto, y movi6ndose de Izalco, Sonsonate y Santa Ana,
estableci6 su cuartel general, en la villa de Coatepe-
que, como con dos mil hombres, que era un nimero infe-
rior de soldados al de que en dias anteriores se habia
compuesto el ej6rcito.
Al mismo tiempo que esta traslaci6n se efectuaba
(14 de noviembre) el Presidente habia llegado a Gua-
temala y se habia hecho cargo del Poder Supremo.
Dentro de muy pocos dias, comenzaron a ingresar
a Guatemala los derrotados el 12 de dicho mes en el
cerro de la Trinidad; y el Coronel Milla daba cuenta
del mal resultado de su larga expedici6n sobre el Esta-
do de Honduras, en donde quedaba gobernando el Con-
sejero de Estado don Francisco Morazan, vencedor en
aquella jornada, junto con los Coroneles Remigio Diaz,
Ram6n Valladares y Ram6n Pacheco, inmediato jefe de
la column salvadorefia que el Vice-Jefe don Mariano
Prado habia hecho concurrir a Choluteca en auxilio de
la Division que alli se organize, segtin las memories del
General Morazin.
Habia llegado la epoca del complete descredito que
don Manuel Jose Arce se habia atraido sobre si, como
consecuencia de su poco acierto y escasa pericia en la
direcci6n siempre fluctuante de aquella campaia de ocho
meses. Ahora apareceran en el scenario de la tormenta
revolucionaria, otros hombres que en diversos sentidos
los juzgard la Historia, ya considerdndolos en medio de
los infortunios de una suerte adversa, ya haciendo reso-
nar sus nombres en los sonoros anuncios del clarin de
la fama, que publicard por todas parties las glorias por
ellos adquiridas en la lid sangrienta, que salvara en con-
clusi6n la independencia y libertad de nuestros pueblos.







RECUERDOS SALVADOREIOS 17

Los horrores de la guerra continuarin, es cierto; pero
los buenos principios quedarin definitivamente estableci-
dos contra el despotismo, cuyo asiento se hallaba en-
tonces en el Estado de Guatemala.

VII

En la ciudad de San Salvador se carecia de mili-
tares competentes para el mando, organizaci6n y disci-
plina de las tropas. Mas aconteci6, que en el mes de
octubre arriba indicado, llegase a El Salvador el Coro-
nel Rafael Merino. Este extranjero sudamericano, habia
militado en las filas del Libertador Sim6n Bolivar en la
independencia de Colombia. Le acompafiaban dos her-
manos, don Guillermo y don Segundo, aquel military y
este comerciante. Con los tres lleg6 tambidn Mr. Alejo
Sumaestre, su hermano politico. Este era originario de
Francia, y los demis colombianos-guayaquilefios salidos
de su patria, expulsados por aquel Gobierno en virtud
de sus opinions political. A aquellos hombres se les lla-
maba aventureros; mas todos ellos eran de importancia,
como ap6stoles de la libertad americana.
Conocidos en San Salvador por el Supremo Gober-
nante, los llam6 a su servicio, nombrando al Coronel,
Comandante General del ejdrcito salvadorefio, a don Gui-
Ilermo, Jefe de una Divisi6n en concept de Teniente
Coronel y a Sumaestre, Mayor General en el Cuerpo
de Artilleria. Don Segundo no fue empleado; pero se
ocup6 siempre con honradez en sus negocios propios.
Al Coronel Merino se le atribuian grandes aptitudes
para la guerra.
Y efectivamente, Merino, segtin se ha afirmado por
los que lo conocieron, era un hAbil organizador, un tac-
tico regular, y de una admirable actividad en el desem-
peflo de todo cuanto concerniente era al empleo supe-
rior que se le habia confiado. Tambidn se ha asegura-
do que era muy cumplido en hacer ejecutar toda pro-
videncia que tendiese al buen servicio del ejdrcito a que
pertenecia.
3 Recuerdos SalvadoreAos.






18 RECUERDOS SALVADORENOS

Mas tambidn se ha asegurado, que el Coronel era
un vicioso bacabundo; y que esta defectuosa y repug-
nante condici6n, nulificaba en el todas las excelentes
cualidades que como military lo adornaban. Sin embargo,
se hizo poco mdrito y examen a ese defecto y el gua-
yaquilefio emigrado mand6 en Jefe las armas salvadore-
fas, hasta el mes de mayo de 1828.
Bajo el mando de aquel extranjero el ej6rcito del
Vice-Jefe muy pronto tom6 un aspect imponente, por
su discipline y destreza en manejar y hacer uso de las
armas; y Merino entregado con tes6n y asiduidad al
servicio pdblico, infundia una plena confianza a los hom-
bres que trabajaban sin descanso, para lograr un triun-
fo complete y ruidoso sobre los guatemaltecos.
Mientras tanto se alistaba todo en El Salvador, para
obrar con un buen 6xito en la continuaci6n de la cam-
pafla; el Presidente de la Reptiblica, no obstante, no
haber ajustado ningin convenio con el enemigo, des-
pues de las proposiciones que en Izalco le fueron pre-
sentadas en el sentido de la paz, por los comisionados,
doctor Isidro Mendndez y N. G6mez, habia dado el de-
creto de convocatoria para la elecci6n de los Cuerpos
Legisladores que se ha insertado en piginas preceden-
tes: decreto lamado a aplacar las iras de los mortales
enemigos de aquel gobernante; decreto destinado a po-
ner en ejecuci6n, un medio prudent y conciliador de
los animos exaltados y cargados de una implacable ani-
mosidad; decreto en que se proclamaba el cesamiento
de las hostilidades, puesto que sus concepts estaban
enteramente de acuerdo con dicha proposici6n de paz
Ilevadas de San Salvador a la villa de Izalco, cuya cir-
cunstancia daba alguna esperanza, de que aquella pro-
videncia supreme, seria aceptada sin contradicci6n por
el Gobierno del Vice-Jefe Prado. iError que procedia
de la buena fe del Presidente en buscar ya tarde, lo
que 61 tambidn habia despreciado al frente del cant6n
de Milingo, en donde por los vencidos de Arrazola, se
le propuso la paz en el pueblo de Nejapa!
Emitido el decreto enunciado, se dispuso ponerlo
en conocimiento de los Gobiernos de la Federaci6n;







RECUERDOS SALVADOREROS 19
siendo don Juan de Dios Mayorga, sujeto principal y
respectable del partido liberal, encargado de conducirlo
para ponerlo en manos del Supremo Mandatario de El
Salvador.


VIII

En aquellos dias, primeros del mes de diciembre
de 1827, el Coronel Merino habia salido con sus tro-
pas de la ciudad capital, y se hallaba situado en el su-
sodicho pueblo de Nejapa. Mayorga lleg6 a ese lugar,
y no obstante su caricter de Comisionado del Gobierno
Federal, el Comandante lo tuvo por espia, deteni6ndolo
en su march. Merino comunic6 lo que sucedia a San
Salvador, y Prado seguido de los emigrados, puestos
fuera de la ley por Aycinena, y de algunos empleados
del Gobierno, se constituy6 en aquel pueblo, se impuso
de las comunicaciones y del enunciado decreto y siguien-
do las inspiraciones siniestras de los que alli lo rodea-
ban, se neg6 a aceptar como inconvenient a sus miras
el medio mis sencillo de establecer una fraternal armo-
nia entire su personal gobierno y el de la Federaci6n.
En su consecuencia, el Comisionado del Presidente, no
teniendo que ingresar a San Salvador, de Nejapa se re-
gres6 a Guatemala, con la mortificante nueva del mal
exito de su comisi6n.
El Comandante General de los salvadoreflos, al sa-
lir de San Salvador, habia recibido 6rdenes del Vice-Jefe
de atacar al enemigo acuartelado, segin referencias an-
teriores, en la villa de Coatepeque, y ahora ademas,
en la ciudad de Santa Ana.
Entonces los federales guatemaltecos ascendian co-
mo a mil ochocientos hombres, por las deserciones diaria-
mente verificadas: mil trescientos al mando inmediato del
General Cascaras y quinientos en la iltima ciudad citada,
cuyo Comandante era el Teniente Coronel Agustin Prado.
Todas aquellas tropas eran veterans, valientes y bien
disciplinadas. Las fuerzas del Coronel Merino pasaban







20 RECUERDOS SALVADORENOS

de mil, como se comprende, inferiores en nimero a las
federales; aunque en valor y discipline podian competir
con ellas y batirse en campafia en toda regla. Ellas
eran la obra de los militares aventureros de la Repi-
blica de Colombia.
El 15 de diciembre, seglin los escritores de aquellos
tiempos, el Coronel Merino se movi6 de Nejapa con
todas sus tropas contra el enemigo. Su tActica tuvo por
objeto la idea de aprovecharse de la division en que se
hallaban las tropas de la Federaci6n, atacando la plaza
atrincherada de Santa Ana. Con este fin, flanqueando
a su izquierda en aquella direcci6n, y quedando al nor-
te de su movimiento la villa de Coatepeque, logr6 dejar
a retaguardia hacia el oriented al General Ciscaras, y a
distancia de tres leguas del lugar en que debia atacar
la plaza ocupada por el Teniente Coronel Prado. Se
ha dicho que un piquete de caballeria enemiga, se en-
contr6 con los salvadorefios como a seis leguas del cuar-
tel general de los federales, y que de esa manera pudo
saberse la direcci6n que Ilevaban, presumidndose desde
luego que era que correspondia a Santa Ana.
En la mafiana, un tanto adelantada, del dia 17 de
diciembre, las tropas de Merino atacaron vigorosamente
las fortificaciones en que se defendian los soldados del
Coronel Prado. La pelea fue asaz prolongada y soste-
nida con entereza y denuedo por los combatientes;
empero, cuando los salvadorefios habian alcanzado mis
ventajas en la sangrienta lucha, se vieron, como a las
tres de la tarde, a punto de ser envueltos por nuevas y
numerosas tropas de refresco. El General Ciscaras
habia ido en auxilio de los suyos, y entonces el triunfo
decisive se present dudoso. La encarnizada batalla se
termin6 con el dia, quedando en esos moments indecisa
aquella mortifera acci6n, en que la victoria se habia
disputado palmo a palmo en la plaza y en las calls de
la preindicada ciudad.
En aquellos instantes, esta se encontr6 en poder de
los dos bandos: los salvadorefios vencedores en la plaza,
y sus enemigos ocupando la parte sud-este, sur y occi-
dental de la poblaci6n.







RECUERDOS SALVADORENOS


Entonces el Coronel Merino, buscando la manera de
mejorar su no muy halagiefia situaci6n, se introdujo te-
merariamente, casi al anochecer, entire sus adversaries,
solicitando con ahinco hablar con el General Cascaras,
en cuyos moments, siguiendo a Monttfar, se le despoj6
de su espada por un official (el noblete Juan Pav6n)
remitiendole junto con aquella arma, y con su Ayudante
Capitan Saget, a presencia de dicho General. Merino
debi6 estar muy ebrio al ejecutar tan torpe, como peh-
grosa y desusada acci6n en casos semejantes.
Hemos referido que aquel Jefe enturbiaba todas sus
buenas cualidades militares, porque a la par de ser habil
en la guerra, era un vicioso bacabundo, capaz de com-
prometer, no s6lo su honra y buena fama, sino tambien
los intereses mis cars que le eran encomendados, como
a poco tiempo aconteci6 en Chalchuapa. Qu6 habria
sucedido, si las tropas de las plazas vencedoras en medio
de la muerte, hubieran sido atacadas por rias de mil
hombres, deseosos de combatir, cuando Merino exponia
su existencia y la suerte de aquella acci6n de armas
pretendiendo avocarse con el General en Jefe de sus
adversaries? Ya se colige lo que hubiera acontecido.
Mas, Cascaras, a la vez que no carecia de humanidad,
era un tanto inepto para calcular en las grandes y com-
prometidas posiciones de la guerra la manera de salir
con lucimiento, aprovechando los malos giros y manio-
bras de los contrarios.
Por este motivo Merino consigui6 sus deseados pro-
p6sitos, teniendo la feliz suerte de celebrar un armisticio
con el General, en lugar de ser hecho prisionero de gue-
rra y concluir de esa manera victoriosamente en favor
de los federales, la memorable batalla de aquel dia.
El convenio que se firm la noche del 17, fue redac-
tado por el Coronel Montdfar, Mayor General en esos
dias, y sus disposiciones son las que aqui se recuerdan:
10 Habra una suspension de armas por el termino de
tres dias, contados desde el de mafiana, a las seis.
2 En este tdrmino, ambas fuerzas desocuparan la ciudad
de Santa Ana, ocupando las de El Salvador el pueblo
de Coatepeque, y las federales el de Chalchuapa. La







22 RECUERDOS SALVADORENOS

ciudad de Santa Ana quedard libre entire tanto, del in-
flujo y poder de ambas fuerzas. 39 En la misma ciudad
de Santa Ana, se reuniran el 19 del corriente, los Gene-
rales y Jefes de ambos ejercitos, para conferenciar y
acordar la paz. 4? En este tdrmino, es prohibido a las
parties contratantes, aumentar sus fuerzas, ni salir delos
respectivos pueblos. 5? Antes de romperse las hostili-
dades, deberin pasar veinticuatro horas, despues que se
hayan separado los Jefes sin acordar la paz. 6 Du-
rante la tregua no se admitirin los desertores de una a
otra linea. Ambos Generales quedan obligados a devol-
verselos reciprocamente. 7? Entre ocho y nueve de la
mafiana, desocupar.n mafiana 18 del corriente, ambas
fuerzas esta ciudad, desfilando por el barrio de la Bolsa,
las tropas federales; y las de El Salvador, por el camino
recto del Molino. 8? Antes de la march, se entregarin
reciprocamente los prisioneros. 9? Durante la tregua,
puede el ej6rcito federal, sacar de Santa Ana, sus enfer-
mos y los efectos que tenga, asi de armamento, como
de municiones, vestuario y equipajes,.
Firmado el armisticio el Coronel Merino regres6 a
su campamento de la plaza, y el buen General oriundo
de Italia, qued6 esperando, sin conseguir, el cumplimiento
de lo convenido. Merino no sali6 de Santa Ana por el
camino recto del Molino, hacia el pueblo de Coatepeque,
y Cascaras, cumpliendo su palabra, sali6 inmediatamen-
te por el barrio de la Bolsa, a ocupar el pueblo de
Chalchuapa.
El Comandante Merino hall6 maneras de eludir el
cumplimiento de lo pactado. El, excusandose con aquel
Jefe, decia: que la oficialidad y ejdrcito de su mando,
rehusaban dar su aprobaci6n al armisticio acordado:
primero, porque se habia celebrado sin su consentimien-
to; y segundo, porque su Comandante lo habia suscrito,
bajo la presi6n de las bayonetas enemigas, careciendo
de su libertad y de su espontanea deliberaci6n.
Afladia: que no podia efectuar su retire de la ciu-
dad de Santa Ana, porque estaba impuesto de que sus
tropas serian muy pronto reforzadas por 500 hombres
que le llegarian de San Salvador, y que en Coatepeque






RECUERDOS SALVADOREROS 23
careceria de habitaciones para sus alojamientos, que no
podia tambidn dejar abandonada la poblaci6n, porque
era precise proveerla de autoridades y que en esto,
cumpliria 6rdenes comunicadas por su Gobierno; y que
siendo el fin del armisticio la suspension de las hostili-
dades, le parecia que las conferencias acordadas, podian
verificarse, pues para celebrarlas, no debia considerarse
como un inconvenient su permanencia en Santa Ana,
en donde el General Ciscaras podia contar con toda se-
guridad, respect a las opinions e ideas, que quisiese
discutir en dichas conferencias.
Se ha escrito, que el General sumamente irritado y
coldrico, di6 una contestaci6n several y vergonzosa para
Merino, a las disculpas que dste le opuso para eximir-
se de hacer lo que se habia dispuesto en aquel conve-
nio; no volviendo a tratar de esto ni a considerar en
su conjunto ni en ninguna de sus parties, como lo de-
seaba, quiza simuladamente el Coronel, en sus siguien-
tes comunicaciones.
En las filas de los guatemaltecos, comenz6 la de-
serci6n de los soldados santanecos e izalcos que en
ellas servian; y el General Ciscaras, no pudiendo con-
tenerla de ninguna manera, di6 la orden de marchar pa-
ra el Estado de Guatemala, a cuya capital solamente
Ilegaron el dia 26, de 600 a 700 hombres, habiendo
quedado los salvadorefios en posesi6n de la plaza de
Santa Ana, y de todo el departamento, incluso el de
Sonsonate.
Como una consecuencia natural y vistos los resul-
tados de aquella sangrienta jornada, puede asegurarse
sin pasi6n nacida del amor propio, que los federales
guatemaltecos, sufrieron una verdadera derrota. ZPorque,
quidnes fueron poseedores de la plaza de Santa Ana,
desde la tarde del dia 17? Los salvadorefios. .Quienes
fueron echados de la plaza, al toque de degiiello y a la
bayoneta arrojdndoseles a las calls de dicha ciudad,
hasta hacerlos buscar cuartel y amparo en las tropas de
refresco del General Ciscaras? Los federales. ,Quidnes
quedaron en posesi6n definitive de la expresada ciudad
de Santa Ana? Los salvadorefios. Y quidnes son los







24 RECUERDOS SALVADOREIOS

que triunfan en las batallas, los que se van o los que
se quedan? Fueron muy sensibles las consecuencias de
aquel aterrador encuentro, tan funesto en resultados pa-
ra los que habian traido la guerra a El Salvador, como
de algin provecho, aunque no exento de pena, para los
liberals que la resistian con firmeza y patriotism. En
61 pereci6 much gente de ambos lados. Segiin los pe-
ri6dicos de aquellos tiempos, de los salvadorefios pere-
cieron como doscientos hombres, y de los enemigos, un
poco mis de trescientos. Durante el fragor de las armas,
no se di6 cuartel a nadie, y se cometieron asesinatos
en los heridos, de una y otra parte. iEsto es lo que
fuimos hace sesenta afios!
El Coronel colombiano lleno de cr6dito ante los go-
bernantes de San Salvador, obtuvo el Diploma de Bri-
gadier y fue victoriado en los pueblos del Estado que
esgrimian sus armas contra Guatemala; y de acuerdo
con el Gobierno fij6 el Cuartel General de sus tropas
en la villa de AhuachapAn, fronteriza al territorio de
aquel Estado.
Por el 6xito magnifico de su dichosa suerte en su
primera acci6n de armas, el Vice-Jefe, su a'dmirador, no
escase6 los medios y recursos de reforzar el ej6rcito,
cuya discipline continue mejorando su condici6n, hasta
esperar de l1, nuevos triunfos que dieron a El Salvador
preponderancia, gloria y poder, sobre sus no entera-
mente vencidos enemigos. Al lado de nuestro General
colombiano, se hallaban en servicio algunos militares de
importancia, siendo los principles, el Coronel espafiol
Ram6n Pacheco, Ilamado triunfo de la Trinidad en Honduras, habia ofrecido su
espada a la causa de El Salvador; el Teniente Coronel
Tomis Alfaro Cordero, Jefe acreditado en las trincheras
de Milingo, contra Arce; el Teniente Coronel Isidoro Sa-
get, que en Santa Ana acababa de pelear con denuedo
y grande arrojo; el de igual titulo Joaquin Somosa, que
dentro de pocos dias lo destinaba la suerte para salvar
la capital, atacando en el punto de La Ceiba una fuerte
division del Brigadier Manuel Arzi, y dispersAndola so-
tre las faldas del volcdn de San Salvador; el Teniente






RECUERDOS SALVAD0REROS


Coronel Julian Ramirez, Ilamado el zonto nicaragiien-
se, de arrojo en los combates y de gran utilidad al
Gobierno de Prado; y los Capitanes Jos6 Dolores Cas-
tillo, Benedicto Villacorta y Nicolds Angulo, que en el
afio entrante, fueron verdaderos heroes, en el sitio me-
morable de Mejicanos a las 6rdenes del Coronel Juan
Prem.


IX

Nada faltaba en el ejdrcito, cuando corriendo el
mes de enero de 1828, el Coronel Pacheco fue enviado
con una division al Departamento de Chiquimula, con
el fin de inquietar por aquel flanco a los guatemaltecos.
Las tropas recorrieron algunos de aquellos pueblos, sin
haberse hallado en ningin combat y haciendo recogida
de intereses del enemigo. Mas al fin fue Pacheco ataca-
do por el Coronel Indalecio Perdomo en la cuesta de
Santa Rosa, en donde dej6 parte del botin de que se
habia apoderado.
Tambidn sali6 de Guatemala a su encuentro, el Co-
ronel ingles Guillermo Perks, mas este hizo menos que
Perdomo contra los expedicionarios, pues se sabe que
de ellos se mantuvo a larga distancia, dejindolos regre-
sar en buenas condiciones al Cuartel General de Ahua-
chapin.
Asi, respect de El Salvador, caminaban en buen
estado los asuntos de la guerra; la cual, segin las
combinaciones de Merino, debia tener el 6xito mis com-
pleto y satisfactorio, movi6ndose 61 con todo el ej6rcito
a marchas forzadas, sobre la ciudad de Guatemala, aco-
meterla, y sin una sostenida resistencia de su parte,
apoderarse de ella, mientras que sus tropas quedasen a
retaguardia sin poderlas auxiliar ni favorecer a tiempo.
Tactica era esta muy igual, a la que el General habia
empleado en Santa Ana; empero, se comprende, que en
atenci6n a las distancias, dificultades de traslaci6n, tro-
pas y demis elements de guerra de que podia dispo-
4-Recuerdos Salvadorellos.






26 RECUERDOS SALVADOREIOS

nerse en aquel Estado, mas bien debia augurarse la
complete ruina del ejdrcito salvadorelio, que conducirlo
al triunfo satisfactorio que el General Merino se imaginaba.
Puede ser que comprendidos por l6 estos series y
palpables obstaculos, haya desistido de tan peligroso y
osado proyecto; y de esa manera no haber dado al
traste desde entonces con el ejdrcito, cuya organizaci6n
y alistamiento, costaba tantos sacrificios a El Salvador.

x

Aconteci6 en aquellos dias, (mes de febrero) que
malversase los haberes de la caja military, el Tesorero
del Ejdrcito: que fuese por este hecho, sometido al juz-
gamiento de ordenanza, y que en Consejo de Guerra,
se le condenase a la dltima pena.
El doctor Pedro Molina informado en San Salvador
de que se habia pronunciado esa sentencia, ocurri6 al
Vice-Jefe interponiendo todo su valimiento e influencia,
a fin de que el fallo no se ejecutase. El Gobierno, pro-
tector de Molina, acord6 en su solicitud, indultar al Te-
sorero, quedando ilusorios en el ejercito los efectos de
la sentencia que lo condenaba. Se ha dicho que el pro-
tegido, era hijo de dicho doctor.
Llegada al cuartel general la noticia de la resolu-
ci6n que dejaba libre a aquel empleado, se murmur6
amargamente contra Prado, siendo el General Merino, en
estado crapuloso, el primero en vociferar dicterios contra
la conduct del Vice Jefe. iDe hoy en adelante, decia,
toda discipline en el ejdrcito, es impossible! De que
sirve juzgar y sentenciar en campafia segdn ordenanza,
si se han de relajar los fallos y las penas que con arre-
glo a ellas se impongan? El Vice Jefe no comprende
el dafio que ha causado a la moralidad del ejercito,
perdonando la delincuencia de un hombre que dejaba
sin sustento a los servidores de la patria. Veremos que
acontece en adelante.
En adelante aconteci6 que el huido ej6rcito salvado-
reflo fracasara en Chalchuapa; por que el estado de im-






RECUERDOS SALVADOREO4S 27

potencia de su General Comandante, le impidi6 prevenir
con acertadas disposiciones las tristes consecuencias de
la batalla del primero de marzo.


XI


Siguiendo el parecer de un historiador de nuestras
revoluciones, queremos dejar aqui un recuerdo honroso
que exclusivamente corresponde al Gobierno y pueblo de
Costa Rica; pues mientras que en los afios de 1826 y
1827 todo Centro America se hallaba incendiado y ar-
diendo en una guerra incesante y desoladora, s6lo en
aquel recinto apartado de la Federaci6n, la paz reinaba
en todos sus pueblos, las leyes eran acatadas y cumpli-
das, y el fire prop6sito de permanecer formando parte
de la Uni6n Federativa, se mantenia por todas las auto-
ridades, dando cabal cumplimiento a los deberes que se
les imponia por el pacto constitutivo de la Repdblica.
Costa Rica tuvo moments de pensar en dirigirse en
solicitud de un apoyo que pudo encontrar en otra Na-
ci6n, separandose politicamente de la Federaci6n centroa-
mericana; mas, no obstante el absolute desconcierto so-
cial de aquellos tiempos, su Gobierno permaneci6 fiel a
los vinculos de uni6n, hasta que desapareci6 la naciona-
lidad que componian los cinco Estados que ahora se lla-
man *Reptiblicas de Centro Amdrica,.
El recuerdo a que hacemos alusi6n es el conjunto
de las manifestaciones escritas en el Despacho que in-
sertamos, procedente del Ministerio General del Gobierno
Supremo de aquel Estado, cuyos concepts son literal-
mente como aparecen a continuaci6n.
,Al Secretario de Estado y del Despacho de Rela-
ciones del Supremo Gobierno Nacional:
,Por el correo extraordinario que regres6 de esa
capital, ha recibido el Gobierno costarricense diferentes
comunicaciones atrasadas, desde el site de abril iltimo,
y una colecci6n de impresos, conforme todo al indice de






28 RECUERDOS SALVADOREROS

14 de agosto pr6ximo anterior. Despuds de haber ca-
recido de comunicaciones, desde el siete de marzo, y aun
de noticias positivas, acerca del estado y progress de
los negocios pdblicos de la Repdblica y de los Estados;
y despuds de reflexionar sobre la urgente necesidad de
restablecer la tranquilidad interior y regimen constitucio-
nal, mi Gobierno, y aun todo el Estado, se ha lenado
de luto, confusion y amargura, a vista del cuadro lasti--
moso que la Repdblica present en todos sus aspects,
por la desorganizaci6n de las autoridades federales, por
el entorpecimiento y embarazos ofrecidos para el resta-
blecimiento de ellas, por el proyecto avanzado de El
Salvador, de invadir en marzo a Guatemala, por el con-
traste y subversi6n de principios que se observan entire
las parties que se dice contienden, por lo que se llama
"Restablecimiento del orden", por los estragos, atrasos,
desmoralizaci6n y descrddito que acarrea a la Reptblica,
el estado ominoso de guerra civil, a que se ha reducido
la cuesti6n en various puntos; y finalmente, por la tenden-
cia peligrosa contra la libertad y seguridad pdblica, que
se nota en las operaciones de los partidos, y que nos
amenaza con la triste alternative de sucumbir al peso de
una tirania domestica, o de perecer a los filos del cu-
chillo revolucionario.
El Estado de Costa Rica, que en todas ocasiones
ha dado pruebas inequivocas de su amor a la paz, al
orden y a la ley, no menos que de su decision por la
libertad e independencia, no puede contemplar sin un
secret espanto y profundo sentimiento, la terrible pers-
pectiva y triste degradaci6n, a que rdpidamente camina
la Repdblica; y el Gobierno, como fiel 6rgano de los
sentimientos de sus habitantes, si hasta ahora ha guar-
dado silencio, juzga de su deber romperlo ya, e inter-
pelar al Supremo Gobierno de la Repdblica y a los
que rigen los demAs Estados, para que vuelvan su aten-
ci6n hacia los verdaderos intereses de la patria, y recur-
sos mis adaptables para la reparaci6n del mal. Al
efecto, recordara algunos hechos demostrativos de la
sanidad y buena fe conque se ha conducido el Estado
en la actual crisis.






RECUERDOS SALVADOREF4OS


,Cuando el Gobierno Federal, en raz6n de las dis-
posiciones emanadas del Congreso, para reemplazar y
reformar con un aumento extraordinario el ej6rcito, por
el riesgo que al parecer amenazaba en las fronteras de
la Repdblica Mexicana, y nuestros puertos del Atlantico,
pidi6 el cupo y contingent que correspondia al Estado
de Costa Rica, 6ste, a pesar de su lejania y menores
recursos lo mand6 con una prontitud, rapidez y orden
sin ejemplo. Cuando en consecuencia de los aconteci-
mientos inesperados de la capital de Guatemala y de los
embarazos que se tocaron para la extraordinaria reuni6n
del Congreso Federal, se circul6 la convocatoria de 10
de octubre, el Gobierno facultado por la Legislatura del
Estado, y con dictamen del Consejo, hizo lo que juzga-
ba harian de grado los demis Estados, en tan extraor-
dinarias circunstancias: este adopt el decreto, hacidndose
la elecci6n de los diputados que se sefialaban; y suce-
sivamente, cuando lleg6 el period constitutional para la
elecci6n de los Supremos Poderes, tambi6n se hizo por
los departamentos del Estado, la elecci6n de sus Repre-
sentantes, al Congreso Federal, que segtin el orden legal
y acuerdos del mismo Congreso, debian renovarse en
aquel period; por que el Estado se hallaba muy lejos
de pensar que se tratase de entorpecer la march cons-
titucional, y de alterar los principios establecidos y que
hemos jurado cumplir. En consecuencia, cuando se ha
invitado a los Estados por el de El Salvador, para la
reuni6n del Congreso Federal en Ahuachapin, el de
Costa Rica, apoyado en el voto de la Junta preparato-
ria y en los que ya se habian emitido desde antes por
la mayoria de los Estados, para la traslaci6n de los
Supremos Poderes Federales fuera de la capital de Gua-
temala, por ser alli el foco de los partidos y facciones
que ponian en combusti6n a la Repdblica, le comunic6
sus instrucciones para que concurriesen a Ahuachapan,
o a cualquier otro punto en que de hecho se reuniese el
Congress, con el objeto de poner tdrmino a los males que
aflijian a la Naci6n.
.La defense de Costa Rica, sus conatos y esfuer-
zos por el restablecimiento de la tranquilidad y del







RECUERDOS SALVADOREROS


orden interior de la Repdblica, han quedado sin
efecto; pues el Congreso extraordinario de Cojutepeque,
ha sido resistido libremente por tres Estados, y el
ordinario de Ahuachapdn, aun antes de poderse reunir,
es proscripto por la Dictadura del de Guatemala. En
tales circunstancias se empefian mutuamente los par-
tidos, por el sostdn de sus propias opinions, y no por
el de los intereses de la Naci6n; y los mezquinos
recursos que debieran economizarse para su fomento
y bienestar, y para darle respetabilidad en lo exterior,
se sacrifican y apuran para llevar a cabo un objeto,
que ni es apoyado por la ley fundamental, ni por el
voto de la mayoria de los Estados, emitido libremen-
te. En tan terrible crisis, el Estado de Costa Rica, que
no pertenece a ninguno de los partidos, que se ha ma-
nifestado decidido a concurrir al restablecimiento del or-
den, por cualquier medio pacifico que adoptase espon-
taneamente la mayoria de los Estados, y que se ha
mantenido pasivo espectador de sus contiendas, no pue-
de menos de admirar el contrast escandaloso que se
advierte en los hechos y ain en los fundamentos que
cada partido alega; porque en efecto, no admira menos
los avances del Estado de El Salvador, introduciendo
sus tropas en el de Guatemala, que los decretos de
proscripci6n emitidos por la dictadura del de este, con-
tra los otros funcionarios y representantes de los Esta-
dos en la Federaci6n. Admira que el poder que alcanz6
con las fuerzas y tesoro de la Naci6n, al disolver los
Gobiernos de Guatemala y Honduras, y a restablecer
aquel, y que ahora pretend disolver el de El Salvador,
vindicando a las autoridades actuales de Guatemala, no
alcanzase a satisfacer la vindicta pdblica, por el atroz
asesinato perpetrado en Quezaltenango, en la persona
del Vice-Jefe Flores, cuando estaba en ejercicio de sus
funciones. Admira que la fuerza e intereses de la Na-
ci6n, se empleen en hacer la guerra a los Estados para
recabar la reuni6n del Congreso extraordinario de Coju-
tepeque, no estando este caso sefialado por la ley, y si
desechado por el voto libre de tres Estados, cuando no
ha dedicado esfuerzo alguno para la reuni6n del Con-







RECUERDOS SALVADOREFOS


greso Constitucional fuera de Guatemala, y adn lo re-
siste siendo su restablecimiento aclamado conforme a la
ley y a la opini6n de aquellos mismos.
eA vista pues, de los extremes peligrosos en que
se ha tocado y mayores males que son de temerse, del
giro y progress de las operaciones hostiles, por el cho-
que violent de las pasiones y consecuencias viciosas
que naturalmente dimanan, donde la ley es dictada por
la fuerza, y no por el voto espontdneo de los pueblos,
el Gobierno de Costa Rica, interesado sinceramente en
el restablecimiento y conservaci6n de la Repiiblica, y de
conformidad con los sentimientos de sus habitantes, in-
voca el poder, influjo y esfuerzos del Supremo Poder
Ejecutivo de la Repdblica, y en particular los de cada
Estado, para que cesen los males de la guerra civil y
de la division, deponidndose las armas y toda media
que violent la opini6n; y que, dejandose a los Estados
obrar libremente, consulten y acuerden entire si, por me-
dio de sus Legislaturas, un arbitrio pacifico y concilia-
torio que conduzca al restablecimiento de la Representa-
-ci6n Nacional, y nos vuelva a la senda del orden y de
la Constituci6n; pues de otro modo este Gobierno, no
alcanza a entrever, sino una larga cadena de males, rui-
nas y desastres sobre los pueblos de la Repdblica, que
del todo la anonadarin y pondran a discreci6n de cual-
quier aventurero; porque aunque las viscisitudes de la
guerra y seducci6n, hagan preponderar y gravitar algu-
na vez a unos pueblos sobre otros, las reacciones son
siempre una consecuencia inmediata,.
En tal concept, el virtuoso pueblo de Costa Rica,
que desde la aurora de su independencia, se manifest6
amante de ella y de su libertad: que en todos tiempos
ha sido sostenedor de la Ley, del orden y de la paz pil-
blica: que a tan cars objetos, ha dirigido constante-
mente sus pasos, esfuerzos, medidas y esperanzas; y que
a pesar de la pequefiez y obscuridad en que ha vivido,
o de la idea despreciable, equivoca e inexacta que se
ha formado de 61, ha sabido en los moments mas cri-
ticos conservarse y sostenerse, sin el subsidio de sus
hermanos y adn pertenecerse asimismo con progress co-







32 RECUERDOS SALVADOREROS

nocidos de su poblaci6n y su prosperidad. Si pues, se
desechasen sus clamores por el mismo genio del mal
que ha desquiciado los fundamentos del pacto federati-
vo, y roto por otra parte todos los vinculos legales, tal
vez concentrdndose en si mismo y consultando a su es-
tabilidad y conservaci6n, que es la primera ley, buscard
el asilo y protecci6n de un Gobierno sdlido, andlogo,
fuerte y poderoso, bajo cuya sombra puede reposar li-
bre de los asaltos de la tirania, y de los ataques de
las facciones, que alternativamente parece amenazar a
Centro America,.
-Tales son las consideraciones que mi Gobierno ha
acordado presentar al Supremo de la Repdblica, supli-
candole que por el bien de la misma Repdblica, se sir-
va fijar su atenci6n en ellas, para obrar con el tino y
madurez que reclaman las circunstancias y demand el
clamor universal de todos los amantes del orden,.
Aquel Gobierno que asi se expresaba, era presidi-
do, en calidad de Jefe Supremo del Estado, por el hon-
rado ciudadano don Juan Mora, sujeto muy querido en
Costa Rica por sus virtudes republicans, y digno Go-
bernante que supo mantener en paz a su patria, duran-
te la borrasca revolucionaria de los demis pueblos cen-
troamericanos. Satisfechos sus compatriotas del tino y
cordura con que los habia gobernado desde el afio 1825,
nuevamente le dieron sus votos, elevindolo otra vez con
el aplauso general a la Suprema Magistratura del Esta-
do. El afio de 1837 cuando don Braulio Carrillo usurp6
el poder pfblico, el sefor Mora era el Vice-Jefe que
debia compartir el poder, con don Manuel Aguilar.


XII

Ahora volvamos a los federales, puestos en march
para el Estado de Guatemala, luego que el General Cas-
caras comprendi6 que el armisticio de la noche del 17
de diciembre, no seria cumplimentado por su contrincan-
te, Coronel Merino.






RECUERDOS SALVADOREIOS


La presencia de aquella realidad, ni acoburd6 el
inimo del Presidente, ni anonad6 la entereza de alma
del Jefe del Estado, senior Aycinena.
Este, mis inquebrantable, y mas pertinaz en sus
ideas de dominaci6n, triplic6 su poder opresor y activi-
dad en organizer nuevas fuerzas, habiendo conseguido
dentro de un mes hacerlas ascender a cerca de dos mil
quinientos soldados, y en breves dias a mas de tres mil.
Desde esta epoca, Guatemala iba a contrarrestar
con los Estados de El Salvador y Honduras, componi6n-
dose su ejercito de algunas tropas federales y del Go-
bierno de Aycinena.
Cuando en Guatemala todo estuvo preparado y dis-
puesto para expedicionar, el Presidente de la Repiblica
nombr6 al Coronel Perks Comandante en Jefe de las
tropas y al terminar el mes de enero de 1828, marcha-
ron sobre El Salvador, en cantidad de tres mil hombres,
bien equipados y provistos de todo cuanto es necesario
en casos semejantes.
Aquellas fuerzas se componian en parte de vetera-
rnos que el aflo precedent habian peleado en Honduras
y en El Salvador; y aunque un escritor apasionado de
nuestros dias, hijo de Guatemala, las ha hecho bajar a
dos mil doscientos hombres, nosotros sabemos por me-
jores medios, que si no ascendian a mis de tres mil,
faltarian muy pocas plazas para llegar a ese nimero.
Puesto en movimiento el mejor y mis arreglado
ejercito que el Gobierno Federal y el de Guatemala pu-
dieran alistar en aquellos tiempos, ocup6 el pueblo de
Jalpatagua, en donde, lo mismo que en Conguaco en
seguida, permaneci6 muchos dias, esperando, seg6n se
ha afirmado, que se tratase en Jutiapa de la paz, que
iltimamente habia solicitado el Vice-Jefe de El Salva-
dor. Mas ahora, como antes, la conciliaci6n de los ini-
mos era de lo que menos se ocupaban los Gobiernos
beligerantes, y principalmente el Vice-Jefe Prado.
El Coronel Merino comunic6 a Guatemala, que no
se ajustaria la paz, mientras que Arce se hal!ara gober-
nando la Repiblica. Esto fue suficiente para no conti-
nuar esperando en Jalpatagua ninguna clase de arreglo.
3 Recuerdos Salvadorelnos.






34 RECUERDOS SALVADOREROS

El ejdrcito que all acampaba, tenia por Jefes, ade-
mis de Perks a los Coroneles y Tenientes Coroneies
Vicente Dominguez, Manuel Montifar, Antonio Jos6 Iri-
sarri, Jos6 Vicente Garcia Granados y Jos6 Antonio Ay-
cinena, primo hermano del gobernante del Estado de
Guatemala.

XIII


Un episodio de insubordinaci6n se verific6 enJalpa-
tagua, un poco antes de ponerse en march el ej6rcito.
Perks era aborrecido de la oficialidad superior de las
tropas; y habiendo Dominguez dado motives de repren-
si6n en una revista mandada practicar por aquel Coman-
dante extranjero, 6ste orden6 su arrest y conducci6n a
Guatemala.
La oficialidad arrastrada por los consejos de Montti-
far, hombre sagaz e influyente, se dirigi6 a la habitaci6n
de Perks con el fin de solicitar la libertad de Dominguez.
Mas el Comandante no haciendo lo que de el se deseaba,
tuvo que soportar las iras de los insubordinados subal-
ternos, quienes ademAs de odiosas y punibles palabras
que vertieron en grave ofensa de su superior, celebraron
una acta en que lo destituian del mando, como Jefe ina-
decuado para obedecerle. En su consecuencia, pusieron
en libertad a Dominguez, llevando sus ensafadas preven-
ciones hasta el extreme de remitir preso a Perks a la
capital del Estado. El Coronel Irisarri fue su sucesor
interino durante algunos dias.


XIV


Don Manuel Jose Arce, habia perdido la confianza
de los guatemaltecos, porque lo creian partidario de los
salvadoreflos. iPara los ingratos no hay sacrificio que
merezca gratitud y recompensa! Arce se habia sacrifica-







RECUERDOS SALVADOREROS


do, como el que mis, por la causa que le era adversa
en Honduras y en El Salvador. Causa que por identi-
dad de principios debia envolver con el tiempo la misma
de los guatemaltecos. Mas la aristocracia, no necesitaba
ya de un liberal ilustre y engafiado por los manejos e
intrigas de ellos mismos; y desde aquellos instantes, el
gremio de nobletes que rodeaba a Aycinena, y 61 mismo,
concibieron el proyecto infame y traidor de usurpar el
Mando Supremo de la Repdblica.
El President comprendia la posici6n falsa en que
se hallaba; y deseando oir el voto del Poder Legislativo
del Estado, consult su opinion sobre si convendria re-
signar por algin tiempo el Mando Supremo, dado el
cardcter que presentaban las actuales circunstancias. La
resoluci6n de aquel Alto Cuerpo, no se hizo de espe-
rar, dando a la consult la contestaci6n siguiente:
dano Presidente, ha prevenido en cierto modo a la
Asamblea, que meditaba excitar hoy mismo el patrio-
tismo y natural desprendimiento del ciudadano Presi-
dente, a fin de que, ofreciendo a la patria un nuevo
sacrificio, tuviese a bien adoptar la media que por
ahora parece capaz de ocurrir a todo, y de conciliar
con el estado de la opinion, la existencia del Ejecutivo
General, inico vinculo que queda de la Federaci6n,.
-Sensible es y doloroso en extreme al cuerpo que
represent este Estado de Guatemala, verse en la ne-
cesidad de anunciar su juicio, y que 6ste no pueda con-
formarse con los sentimientos e inclinaciones persona-
les de sus individuos. Empero, ya que el ciudadano
President, se sirve pedirle su consejo, la Asamblea
llena el double deber de emitirlo, y de consultar asi el
bien del Estado, y de toda la Repdblica .
Despuds de todos los sucesos ocurridos, desde el
afo de 1826 hasta la fecha: despu6s que la persona mo-
ral y respectable del Supremo Gobierno, ha sufrido una
continuada y pertinaz rebeli6n de parte de San Salvador,
y el Estado de Guatemala una guerra ruinosa y des-
tructora, todo por efecto de una prevenci6n contra la
persona del actual ciudadano Presidente,: prevenci6n







36 RECUERDOS SALVADOREROS
que lejos de disminuirse, crece mds y mds cada dia;
despues que la opini6n en este Estado, es tambidn ca-
da vez mas decidida, contra la existencia del mando
en manos del ciudadano Presidente; despues que las
autoridades del Estado han tentado in~tilmente, desde
el pr6ximo mayo, todos los medios de desvanecer las
impresiones populares, y que lejos de lograilo, ellas
han progresado, y cundido por todos los departamentos:
han dificultado todos los recursos necesarios para la gue-
rra, y puesto a las mismas autoridades muy cerca de
perder su propio prestigio, por el empelo de contrariar
la opinion phblica; despuds que las desconfianzas han
Ilegado al punto de producer en el ejercito expediciona-
rio, los desagradables sucesos del dia nueve; y despues
del conjunto y complicaci6n de circunstancias que en el
dia se presentan, la Asamblea de Guatemala cree, de
absolute necesidad, que el ciudadano Presidente tenga
a bien Ilevar a efecto su primer impulse de separarse
del ejercicio del Poder Ejecutivo, hasta la reuni6n del
primer Congreso General, y llamar al desempefio de aquel
grave cargo, al ciudadano Vice-Presidente. Asi, y solo asi,
podrd evitarse en algin modo, la ruina que amenaza a
la patria. Asi podrd restablecerse la unidad national. Y
asi el ciudadano Presidente se cubrird de gloria, eterni-
zard su nombre, y se hard acreedor a la gratitud de sus
compatriotas.
Segfn se afirma en la consult de aquella Legisla-
tura, el Presidente abrigaba la determinaci6n de separar-
se de la direcci6n de los negocios piblicos; y parece
que ella, aprovech.ndose de esa circunstancia, fue de
sentir claro y terminante, de que procedia el dep6sito
del Poder Supremo, en el Vice-Presidente de la Re-
piblica.
Nosotros creemos, que don Manuel Jos6 Arce, es-
tando enterado de todo lo que pasaba, respect a la
gravedad de los sucesos debatidos en pro y en contra
de su Gobierno, no tuvo una imperiosa necesidad de oir
de sus enemigos el voto asdz apasionado, y hasta atre-
vido que contiene la resoluci6n de la Camara. El pro-
cedi6 de aquella manera para arrepentirse y negarse a







RECUERDOS SALVADOREIOS 37

tomar el consejo que se le daba, pues dispuso continuar
con el mando, exponiendo razones un tanto aceptables
para el fin que se proponia.
Mas la Asamblea consultada, siendo impuesta de
que su opinion habia sido desechada por el Presidente,
acord6 oficiarle sobre el propio asunto y en el mismo
sentido que le habia hablado anteriormente, exigidndole
ahora perentoriamente verificase el dep6sito en don Ma-
riano de Beltranena, y que contestase, para disponer lo
que fuese m.s adaptable a los intereses del Estado. Los
amigos de Beltranena, desplegaban un decidido empeio
por verlo investido del Poder Nacional, y trabajaban de
todas maneras por hacer odiosa la persona del Presi-
dente.
Tambi6n concurrian con sus pdrfidos trabajos los
empleados del Gobierno, haciendole advertencias al Pre-
sidente, sobre que los Representantes de dicha Asam-
blea, tenian la deteiminaci6n, por cierto subversive, de
separar de la Federaci6n al Gobierno de Guatemala, si
61 no resignaba el poder como ellos se lo habian acon-
sejado por medio de la preindicada consult.
Apremiado, pues, de esa manera cl Supremo Man-
datario, y no queriendo servir de r6mora a los milti-
ples acontecimientos que iban a desenvolverse, y vien-
do ademis en el atentado de Jalpatagua, una prueba
irrefragable de su impopularidad en el ejercito, puesto
que su autoridad no habia sido respetada en la perso-
na del Coronel Perks, nombrado por 61 Comandante en
Jefe de la expedici6n el dia diez y seis de febrero, de-
posit6 el Poder Supremo en el Vice-Presidente, que-
dandcse en la Antigua Guatemala algunos dias, y des-
puds trasladindose a la ciudad de Santa Ana. El Presi-
dente sufri6 en el camino el ultraje de ser detenido en
el punto del Guapinol, por el Capit~n espafiol Juan
Monge, quien como empleado del Jefe Aycinena, tenia
orden de exigir a todo transeunte, el correspondiente pa-
saporte para viajar sin ser molestado. (1) Arce no tenia


(1) Documento ntimero 1.







RECUERDOS SALVADOREOS


aquel atestado, y tuvo que sufrir una molesta espera,
hasta que de Guatemala le lleg6 ese medio de prose-
guir su camino.
En la Antigua y en Santa Ana, trat6 de recobrar
la Presidencia que con tanto desacierto habia entregado
a Beltranena. Sus empefios fueron desoidos, consumin-
dose por el Vice-Presidente la usurpaci6n mis criminal
y escandalosa.
Tambidn en El Salvador, quiso reasumir el mando
de la Repdblica, apoyandose en el Gobierno del Vice-
Jefe Prado, y validndose para conseguirlo de la influen-
cia del doctor Delgado, mas sus trabajos en este otro
sentido quedaron sin efecto alguno por influjo de los
emigrados y del Ministro don Doroteo Vasconcelos.
Inmediatamente de verificarse el dep6sito fue inves-
tido el aristocratico Brigadier don Manuel Arzd del man-
do superior del ejdrcito.
El nuevo Comandate General era un excelente ar-
tillero de las escuelas de Espafia, muy honrado y va-
liente a toda prueba; mas sus antecedentes en El Sal-
vador como tactico, le eran nada honorificos, desde la
campafia de los meses de mayo y junio de 1822. Ya
se sabe lo que le sucedi6 en los barrios del Calvario y
Santa Lucia cuando se creia en posesi6n de la capital
cuscatleca.


xv

En todos los pueblos de El Salvador se tenia co-
nocimiento de la nueva invasion que se les traia del Es-
tado de Guatemala. El Gobierno del Vice-Jefe quiso in-
formarlos de algunos antecedentes de aquella guerra co-
nocidos por los demds Gobiernos de Centro Amdrica, y
en su manifiesto de 20 de febrero de 1828, a todos les
habl6 en los terminos siguientes:
KUn aflo y mis les decia hace que se reclama por
este Estado la reposici6n de las autoridades representa-
tivas de estos pueblos. En 6 de diciembre de 1826, se






RECUERDOS SALVADOREROS


emiti6 el decreto de este Gobierno, al que se adhirieron
los de Honduras, Nicaragua y Costa Rica, con el im-
portante fin de que se reunan los representantes de la
Repiiblica, y eviten la calamidad de la guerra. La opo-
sici6n del Ejecutivo General, apoyada por las autorida-
des intrusas de Guatemala, lo ha impedido. iCuanta
sangre, cuintos padecimientos y sacrificios de todo ge-
nero se hubieran ahorrado, sin esta oposici6n a la mis
just demand que puede hacer la soberania del pue-
blo, por medio de cuatro de sus cinco Estados! Volvi6-
se a reclamar lo mismo, y ahn con modificaciones favo-
rables para Arce, despues de la jornada de Arrazola, y
y antes de la de Milingo. Ya habia costado sangre la
resistencia, y con todo, las nuevas proposiciones se re-
cibieron con inaudita arrogancia: la aristocracia guate-
malteca ostentando su triunfo precario, con muertos, des-
tierros, proscripciones y persecuciones de todo genero
contra los liberals, indisponia los Animos para que no
hubiera conciliaci6n. Arce fue derrotado en Milingo y en
el acto del vencimiento se le repitieron las proposicio-
nes de paz, y en contestaci6n llam6 sedicioso al Go-
bierno salvadoreflo. Despuds de la derrota de Milingo,
volvi6 el enemigo a invadir nuestro territorio, y en 61
se cometieron todo gdnero de hostilidades. El Presiden-
te lleg6 a inclinarse, a que cesaran nuestros males, y
manifest deseos de aceptar otras nuevas proposiciones.
Esta buena intenci6n, lo desconceptu6 con el partido
aristocratico y se prepare su caida. Montdifar escribi6 al
intruso Jefe del Estado de Guatemala, que no convenia
que el Presidente mandara el ejercito, porque los oficia-
les estaban disgustados. Este disgusto lo promovian, el
mismo Montifar, y los arist6cratas que lo seguian. Se
oblig6 al Presidente a dejar las armas y a nulificarse
en Guatemala. Se decreta por las autoridades intrusas
de aquel Estado, que a ellas compete la facultad de re-
visar los tratados: facultad que s61o a las autoridades
federales otorga la Constituci6n; y el atrevimiento llega
hasta el extreme de anunciar que separarian al Estado
de Guatemala de la Federaci6n, si el Jefe don Mariano
Aycinena no era el Director Supremo de todo el movi-






RECUERDOS SALVADOREFI40S


miento. Cuando nuestro ejdrcito adquiri6 una aptitud im-
ponente, el temor los indujo a tratar de paz; pero sin
abandonar los departamentos de Sonsonate y de Santa
Ana que habian ocupado, y sin dejarnos de hostilizar.
El President aprovech6 la oportunidad, y emiti6 el de-
creto de 5 de diciembre.
,En esos moments el Estado de El Salvador, no
crey6 honroso admitirlo, por las circunstancias en que
se hallaba. Aunque lo hubiera admitido, la guerra no
hubiera cesado, porque lo rechazaban las autoridades
intrusas de Guatemala, sin comprender que s6lo aquel
decreto podia salvarlas,.
tamentos perdidos. Encontrindose El Salvador en toda
su integridad, no se crey6 deshonrado, al admitir el de-
creto de 5 de diciembre, y fue aceptado para evitar la
prolongaci6n de la guerra, y avanzar las huestes enemi-
gas sobre nosotros, sin haber habido hostilidad alguna
de nuestra parte. El Coronel Guillermo Perks mandaba
las tropas enemigas. Las miras pacificas y conciliadoras
lo hicieron sospechoso a la aristocracia. Un motin es-
candaloso de los oficiales, Monttifar, Irisarri, Aycinena,
Dominguez y otros, lo arroj6 de su empleo al mismo
tiempo que la Asamblea intrusa de Guatemala, proyec-
taba obligar al Presidente a separarse del mando y a
confiarlo al Vice-Presidente Beltranena, que es uno de
los personajes mis notables de la facci6n opresora. No
se trata de centralismo ni de federalismo. No se trata
de nada que mire el bien general, sino de cimentar un
imperio de hierro, cual lo han experimentado los guate-
maltecos y hondureflos. Es la ambici6n de tres families
orgullosas la que se defiende, abusindose del nombre
de la religion y ponidndose en uso las inicuas arteries
del fanatismo .
Algunos de los concepts de este manifiesto, encon-
traban sus fundamentos en el decreto de 16 de octubre
de 1827 del Cuerpo Legislativo de Guatemala, en que se
resolvia la separaci6n de aquel Estado de la Federaci6n
centroamericana, si al Gobierno de don Mariano Ayci-
nena, considerado intruso en El Salvador, se le negaba






RECUERDOS SALVADOREROS


el participio que le correspondia en la celebraci6n de
tratados con el Gobierno salvadoreflo, cuyo derecho afir-
maba pertenecerle en consideraci6n a los muchos y gran-
des sacrificios que habia hecho en el sostenimiento de
la guerra. Aquella Legislatura decia, ademis, que no
obstante de verificarse la disgregaci6n del Gobierno Na-
cional, continuarian las tropas de Guatemala, ocupando
los pueblos de El Salvador.
El Vice-Jefe ciudadano Mariano Prado, tambidn se
refiere en su manifiesto, al decreto federal de 5 de di-
ciembre de 1827. Los cita con dos objetos. Es el uno
para explicar los motives que El Salvador tuvo en con-
sideraci6n para no aceptarlo, en raz6n de las circuns-
tancias en que se hallaba; y es el otro para decir: cue
habiendose recobrado los departamentos de Sonsonate y
Santa Ana, antes ocupados por Guatemala, El Salvador,
no se habria creido deshonrado, al aceptar dicho decre-
to en el cual mandaba a convocar el Gobierno de la
Repiblica, el Congreso Federal y el Senado, debiendo
los dos elegirse nuevamente en su totalidad. Afiadia el
Vice-Jefe: que la respuesta a la aceptaci6n, habia sido,
hacer nuevos preparativos de guerra y avanzar las hues-
tes enemigas sobre El Salvador, sin haber habido de
parte de 61, hostilidad alguna. Sigamos ahora los movi-
mientos del ejdrcito de Guatemala.

xvI

El General Arzd march sin demora a ponerse a
la cabeza de las tropas expedicionarias.
Su nombramiento fue generalmente de la aprobaci6n
de casi todas ellas, aunque no dejaba de murmurarse por
los jefes sobre su incompetencia, para dirigir con acier-
to las operaciones de la campafa. Algunos mal ave
nidos con su elevado empleo, decian: "Este senior Bri-
gadier, nos parece ser el segundo tomo del senior Bri-
gadier Ciscaras".
Sinembargo, Arzdi, pasando sobre toda murmura-
ci6n, levant6 el campo de Conguaco el 29 de febrero,






RECUERDOS SALVADORENOS


y se dirigi6 hacia El Salvador en que era esperado por
Merino con tres mil quinientos hombres, que habia or-
ganizado y disciplinado en el tdrmino de cuatro meses,
con todo el esmero possible de parte de el, del Gobier-
no y de los Jefes del ejdrcito. Aquellas tropas compo-
nian todo el Poder del Estado. Su aniquilamiento equi-
valia a quedar El Salvador a merced de Guatemala.
Solo se habria necesitado un Jefe audaz y atrevido, pa-
ra llegar a esa soluci6n, una vez despedazado que fue-
ra el primer eslab6n de la cadena de acontecimientos
que debieran sucederse.
En el mismo dia de la invasion, los guatemaltecos
ocuparon sin ninguna oposici6n el pueblo de Chalchua-
pa, cuyo interior y exterior se hallaban rodeados de
cercos de piedras, como en la actualidad, por manera,
que con esa clase de reductos, los invasores podian de-
fenderse por todos lados y con ventaja, contra el ene-
migo. Merino pudo aprovecharse de esta plaza, si no
hubiera imprudentemente tenido la necia presunci6n de
veneer de todos modos.
Fortificadas las tropas de Arzti de aquella manera,
esperaron seguras de disputar la victoria con menos
riesgo, que los que la buscaban a pecho descubierto.
El dia 10. de marzo de 1828, se present funesto
para la causa de El Salvador.
La suerte de estos pueblos estaba en manos de su
ejdrcito; pero su ej6rcito no supo cumplir en esta vez
con el heroismo del vencedor. O mis bien expresado:
su General en Jefe, prefiriendo hallarse sumamente beo-
do en presencia de los enemigos, mis parece que fue
un military como escogido para deshonrar al Estado, que
para ser el defensor de sus derechos y de su honra en
aquella ocasi6n.
Merino pudo, en otra situaci6n de espiritu, aprove-
charse de los moments en que los invasores, atrave-
sando el territorio salvadorefo, buscaban posiciones mi-
litares para resistirlo. Sus tropas numerosas, discipli-
nadas y bien dirigidas en terrenos y lugares conocidos
por ellas, fdcilmente atacando hubieran ocasionado el
desconcierto y producido el desorden en las filas con-







RECUERDOS SALVADOREIOS 43
trarias. c Mas qud cabeza produce felices disposiciones,
calculando sobre buenos o malos resultados en un ne-
gocio cualquiera, hallindose dominada por un vertigo
tenebroso?
El Coronel Comandante, encontrdndose en aquel
triste estado de embrutecimiento, mand6 a acometer al
enemigo, al amanecer el dia primero de marzo; y ha-
llindolo acampado dentro de los cercos de Chalchuapa,
entire las siete y ocho de la mafana, di6 orden de ata-
carlo de frente, sin reconocer o cerciorarse antes del
verdadero estado de defense que habia elegido.
El terrible encuentro fu6 sostenido con inquebran-
table firmeza por los invasores, logrando contener todo
progress por los salvadorefos. Estos, con nuevas fuer-
zas cargaron otra vez e impetuosamente contra los atrin-
cheramientos, que reforzados con compalias de refresco,
estas contuvieron firmes el asalto de los reductos, man-
tenidndose un fuego vivo de una y otra parte.
En aquellos moments, el Mayor General, Coronel
Montdfar, que era el alma del combat sostenido por
los de adentro de los cercos, se situ6 en la parte mds
elevada de la iglesia parroquial del pueblo; y observan-
do con un anteojo los movimientos de los salvadorefos,
vi6 que una fuerte column acometia por un punto en
que entonces existia un platanar. Y comprendiendo, que
por alli amenazaba un serio peligro, orden6 que fuera
a encontrar a aquella tropa, una division numerosa, si-
tuandose en una altura pefascosa, que dominaba por
complete el bajio del platanar enunciado.
Inmediatamente se rompi6 casi a quema ropa, el com-
bate en que perecieron muchisimos salvadorenos, sin
dafo notable de los contrarios, porque en aquel lugar
tambidn habian peleado favorablemente por un reducto
natural. El Jefe de la column indicada era el Coronel
Pacheco, quien qued6 deshecho completamente; y el de
los triunfantes, el Teniente Coronel Aycinena.
Verificado este descalabro, y comunicada su fatal
noticia en todas las filas salvadorefias, los que acome-
tian de frente disputando adn la posesi6n de los cercos,
comenzaron a batirse flojamente; lo que observado por








44 RECUERDOS SALVADOREROS

sus adversaries, les comunic6 mas aliento, cargando con
nuevos refuerzos contra ellos, hasta ponerlos en com-
pleta derrota.
La dispersi6n se hizo general en las tropas que ha-
bian torado participaci6n en el combat, pues debe sa-
berse que no todos los cuerpos concurrieron a aquel en-
cuentro; aunque no qued6 enseguida division que no se
disolviese. La caballeria tuvo la misma suerte, y de
aquel escuadr6n tan lucido nada qued6 de provecho,
para utilizarlo en lo sucesivo. Se afirm6 en aquellos
dias, que en la refriega habian perecido como cuatro-
cientos hombres de ambos ej6rcitos.
Mientras tanto, el Coronel Merino, recobrdndose un
poco de su postraci6n alcoh61ica, huy6 por la villa de
Ahuachapan con los restos de sus tropas sin dar un
paso para reorganizarlas. Los vencedores no tenian
gente de a caballo y en la derrota no persiguieron a los
vencidos. Esta circunstancia era mas que favorable para
empefarse en aquel trabajo, cuyo logro hubiera atenua-
do los justos cargos que se le hacian al culpable Co-
mandante.
A las nueve de la mariana del dia 1. de marzo de
1828, las dianas de los guatemaltecos en Chalchuapa
saludaban la victoria sobre un extenso campo cubierto
de cadaveres.
Ahi se encontraron armas de todo g6nero que muy
pronto sirvieron al enemigo para matar a nuestros com-
patriotas en los suburbios y calls de San Salvador.
El Brigadier Arzii en aquella acci6n habria hecho
poca talta a la causa de Guatemala; pues la Historia
ha afirmado que quien la llev6 a buen tdrmino, fue el
Mayor General Montifar. Y esta es la verdad.








El El El El 0 LI U El El
Dl El ED D D D




1 SCCCION`
ALojoJWE'N'



CAPITULO II

SUMARIO:
1. Manifiesto del Vice-Presidente Beltranena.
2. Comunicaciones dirigidas a los Secretarios de la Asamblea Legislativa y al Secretario del
Gobierno de El Salvador, por los Comisionados Sosa y Mayorga.

E N col:secnencia de aquel triunfo que puede concep-
tuarse inesperado, el Vice-Presidente de la Re-
piblica, con fecha 4 de marzo, public el mani-
fiesto que aparece a continuaci6n, en el cual se com-
prende que su autor se propuso comprobar, que el de-
sastre de Chalchuapa, se debia al Vice-Jefe de El Sal-
vador, en virtud de su pertinaz resistencia en firmar la
paz, como lo habia dispuesto la Asamblea Legislativa
Salvadorefia. A ese document se agregan dos notas
que las creemos de importancia para juzgar mejor de
aquellos acontecimientos.
Por lo que hace al escritor de estas narraciones,
debe manifestar con la ingenuidad del historiador impar-
cial, que no encuentra tan exento de culpa al Vice-Pre-
sidente en la prosecusi6n de aquella guerra de caprichos
y de exageradas exigencias, pues enterado como lo fue,
el 28 de febrero de que los comisionados del Vice-Jefe,
se hallaban en camino para la hacienda de Guayacin,
con el fin de ajustar la paz, tuvo tiempo de ordenar al
ejercito de Arzd, que no continuase sus movimientos con-
tra El Salvador. Esto es a nuestro juicio lo que aquel
Gobernante debi6 hacer inmediatamente, si como 61 lo








RECUERDOS SALVADORENOS


asegur6 en dicho manifiesto, deseaba a todo trance, que
se entrase en una perfect armonia con el Gobierno Sal-
vadorefio. Y tanto mds se comprende la justicia de este
modo de conducirse en aquellas circunstancias, en que
hasta cierto punto era indispensable una political de con-
templaci6n, si la paz era deseable, cuanto que el Vice-
Presidente tuvo conocimiento de los sujetos que habian
salido de El Salvador a tratar de aquella en la predi-
cha hacienda del Guayacin. El senior Beltranena, al dar
a la luz su manifiesto, no ignoraba que aquellos sujetos
eran el licenciado don Juan Jose GuzmAn y don Joaquin
de San Martin.
Nuestros juicios sobre estas ocurrencias no dan luz
para percibir que en la continuaci6n de la guerra los
dos Gobernantes referidos, eran indudablemente culpables?
He aqui lo que dijo el Vice-Presidente, despuds
de la batalla de 1. de marzo de 1828.


MANIFIESTO


Cuando en 21 de enero inmediato, la Asamblea Le-
gislativa de El Salvador, penetrada de los graves males
que causa a la Naci6n la guerra civil, y que la dnica
media capaz de contenerlos, estd consignada en el de-
creto de 5 de diciembre dltimo, dijo al Gobierno: que
habia acoidado la aceptaci6n del referido decreto, por
medio de un convenio, ya fuese entire comisionados de
una y otra parte, o ya marchando los de aquella, cerca
del Poder Ejecutivo Federal, bajo instrucciones precisas
y sujeto el acomodamiento a la ratificaci6n de la propia
Asamblea, pareci6 que la Patria, agobiada de tantos su-
frimientos, iba a tener un dia de gloria.
El Gobierno con la mira de aprovechar la buena
disposici6n que manifestaba la Asamblea de El Salva-
dor, no perdi6 tiempo de adoptar una media tan con-
forme a sus constantes deseos. Contest el 29 del mis-
mo enero que mandaria sus comisionados al pueblo de






RECUERDOS SALVADOREROS


Jutiapa, para que el 15 de febrero inmediato se reunie-
sen en este punto con los que se sirviera enviar aquel
cuerpo. Afiadi6 que los nombrados podrian contar con
que serian respetados e inviolables sus personas; y co-
mo las tropas del ejdrcito estaban en movimiento por
various puntos, se despacharon 6rdenes de que no toca-
sen en el territorio del Estado de El Salvador, mientras
Ilegaba el dia 15, designado para la reuni6n de los co-
misionados en Jutiapa.
Crey6 el Gobierno que un paso tan avanzado ha-
cia la restauraci6n de la paz, era digno del conocimien-
to de los Jefes de los Estados. Les comunic6 la inicia-
tiva de la Legislatura de El Salvador, y la contestaci6n
que tuvo a bien darle, deseando animarlos de los sen-
timientos de armonia y de uni6n, a que se conformaba
la media propuesta.
Entre tanto, la Asamblea de El Salvador particip6
al Gobierno, en nota de 10. de febrero, haber llegado a
su conocimiento la que se le dirigi6 en 29 de enero;
a la que le era sensible no dar respuesta, por el mismo
correo, porque la gravedad del asunto exigia trimites
constitucionales que demandaban algtin tiempo .......
El Gobierno deseoso de evitar las correrias e in-
cursiones que hacian en el territorio de Guatemala las
tropas salvadorefias: presumiendo que ninguno de los
puntos convenidos seria el objeto de los trmites y dis-
cusiones de la Asamblea, y que estos se contraerian al
nombramiento de los comisionados y a acordar las ins-
trucciones que debian darseles; comision6 por su parte
a los CC. Juan Francisco de Sosa, Secretario de Estado
y del Despacho de Relaciones y Juan de Dios Mayorga,
Director General de Rentas, y dispuso que partiesen a
Jutiapa con la anticipaci6n necesaria, para estar en aquel
pueblo el dia designado. Esta media se puso en cono-
cimiento de la Legislatura de El Salvador, por un ex-
preso, despachado en 9 de febrero.
Los comisionados instruidos de la manera mas con-
forme al tenor del decreto de 5 de diciembre iltimo,
partieron de esta ciudad a Jutiapa el dia 13; y habien-
do llegado el 15 a las 6 de la tarde, no encontraron en






48 RECUERDOS SALVADOREROS

dicho punto a los comisionados de la Asamblea de El
Salvador, por lo cual les dirigieron aviso el 16 de ha-
Ilarse en aquel pueblo esperando su reuni6n.
El 17 en la tarde se recibieron nuevas comunica-
ciones de la Asamblea y Vice-Jefe de El Salvador. La
primera participa al Gobierno, con fecha 10 de febrero,
que el Vice-Jefe por la Constituci6n y por las faculta-
des extraordinarias de que se ha investido, era quien
debia realizar el convenio, bajo la base e instrucciones
dictadas al efecto: en cuyo concept no era la Asam-
blea la que debia nombrar los comisionados, sino el
Gobierno, que expresaria con anticipaci6n quienes fue-
sen y el dia en que habrian de hallarse en Jutiapa. El
Vice-Jefe, comunicando, en nota del 13 esta misma re-
soluci6n, anuncia haber dispuesto que sus comisionados
estuviesen el 26 del mismo febrero en la hacienda de
Guayacan; porque el punto convenido estaba ocupado
por las tropas federales y era necesario alejar de su in-
flujo a los negociadores de una y otra part.
Llamaron la atenci6n del Vice-Presidente varias cir-
cunstancias muy notables de estas comunicaciones. La
Legislature de El Salvador habia concluido el 10 todo
lo relative a la misi6n de los comisionados. El Vice-
Jefe facultado ya para nombrarlos, no tenia por qu6 de-
morar su salida y atendida la distancia pudieron hallarse en
Jutiapa con anterioridad al dia sefialado. Su aviso del 13
manifestaba una lentitud afectada en un negocio que la
Asamblea habia calificado de urgencia; y lo era en rea-
lidad, bien vistos los grandes intereses que se cruzaban.
Prescindiendo de tan obvias consideraciones, y pos-
puesto el decoro mismo del Gobierno, estim6 el Vice-
Presidente que en ningin caso debia cerrar la entrada
a las proposiciones que se le dirigiesen acerca de la
paz. Y con esta mira tuvo a bien autorizar al General
en Jefe del ejercito con amplias facultades, para oir a
los comisionados que enviase el Gobierno de El Salva-
dor, conferenciar y ajustar la paz, en los tdrminos mis
expeditos y ritiles a la Naci6n.
Los comisionados, despues de permanecer siete dias
en Jutiapa, sin recibir contestaci6n alguna al aviso que






RECUERDOS SALVADOREROS 49

dieron de su Ilegada desde el 16, se pusieron en cami-
no de regreso a esta capital el 22; habiendo despacha-
do con un expreso a la Asamblea de El Salvador la
exposici6n a que prestaba mdrito lo ocurrido y que de-
mandaba su deber.-(Documento N 1)
El 28 de febrero filtimo lleg6 a manos de los co-
mnisionados del Gobierno, en esta ciudad, una comunica-
ci6n del comandante de las tropas de San Salvador, no-
ticiandoles que los que habia nombrado el Vice-Jete de
El Salvador se hallaban en march a la hacienda de
Guayacan, en donde se reunirian para abrir los prelimi-
nares de la paz y terminar por este medio la guerra
que ha inundado en sangre la Reptiblica. El 29 recibie-
ron otras dos notas del Vice-Jefe y de los comisiona-
dos de aquel Estado, en que les hacian la misma co-
municaci6n. Contestaron a todas ellas En los terminos
que aparecen del Documento N 2.
Este era el estado de las cosas cuando el ejercito
federal que continuaba sus movimientos desde el 24, fue
atacado por las fuerzas de San Salvador, sobre las cua-
les ha obtenido una complete victoria.
He aqui los amargos frutos de una obstinaci6n in-
fundada. El Vice-Presidente que ve con dolor los estra-
gos de una guerra fratricida, le cabe la triste satisfac-
ci6n de no haber omitido medio alguno de los que han
estado a su alcance para continuar una contienda siem-
pre funesta a la Naci6n. Lo acreditan sus medidas: no
lo publican sus palabras.
Vean ahora los pueblos cudl ha sido la conduct
del Gobierno federal: vean c6mo ha permanecido siem-
pre dispuesto a negociar la paz, adn cuando se ha de-
morado con flitiles pretextos la reuni6n de los comisio-
nados: se ha variado arbitrariamente el lugar y el dia
designado: se han cometido irrupciones en los pueblos
del Estado de Guatemala, durante la inmobilidad del
ejercito federal; y al mismo tiempo que los comisiona-
dos del Gobierno se mantienen en una azarosa especta-
tiva, en el pueblo de Jutiapa, el Vice-Jefe de El Salva-
dor estampa en un manifiesto de fecha 20 de febrero
la imputaci6n de que el Ejecutivo de la Repiblica no
7 Recuerdos Salvadorefios.







50 RECUERDOS SALVADOREtIOS

desea la paz, ni de que terminen los males, que por
su falta sufren los pueblos.
Al presentarles, pues, un testimonio que destruye
del todo aquella imputaci6n, el Vice-Presidente Ilena el
sagrado deber de hablar el lenguaje decoroso de la pri-
mera Magistratura de la Naci6n: present los hechos,
como son en si, sin desfigurarlos con sofisterias ajenas
de una sana intenci6n, ni con personalidades que degra-
dan la pluma que las describe.
Pdblico es que el Vice-Presidente se resisti6 a en-
cargarse del mando supremo, cuando en 23 de enero lo
dej6 el Presidente para tomar el del ejercito: pfiblico
es que esta misma resistencia oblig6 al Presidente a
volver a la silla del Gobierno: pdblico es que al separar-
se de ella, y ocuparla el Vice-Presidente, a virtud del
decreto de 14 de febrero iltimo, su primer paso fue el
de instruir a los comisionados que estaban en Jutiapa
ampliando la base del decreto de 5 de diciembre iltimo
para la renovaci6n del Presidente del Senado.
Con presencia de este relato y de los documents
justificativos, los pueblos decidirAn si el Vice-Presidente
ha hecho lo que ha debido para poner fin a las agita-
clones de la Rep6blica; y si el 6xito de sus medidas
no ha correspondido a sus deseos, no se le negard al
menos la justicia de haberlo intentado.-Palacio del Go-
bierno, a 4 de marzo de 1828.
De orden del Vice-Presidente de la Repiblica, en-
cargado del S. P. E.-Francisco M. Beteta, Jefe de Secci6n.


DOCUMENT NUMERO 1

A los CC. Secretatios de la Asamblea Legislativa del Estado de
El Salvador.
Habiendo sido comisionados por el Gobierno Su-
premo para conferenciar con los del Estado de El Sal-
vador, y celebrar un convenio que tuviese por objeto
restablecer la paz interior y alejar para lo sucesivo mo-






RECUERDOS SALVADOREOS


tivos de desuni6n y de discordia; nos pusimos inmedia-
tamente en camino, y Ilegamos a este pueblo el 15 del
corriente, que era el dia anticipadamente designado pa-
ra dar principio a las conferencias.
En nota del 9 habia dicho el Gobierno a esa Asam-
blea que el expresado dia 15 estariamos en este pue-
blo; y como la Asamblea nada habia manifestado en
contrario, como habia sido la primera en proponer las
conferencias y la misi6n de sus comisionados cerca del
Gobierno, o bien para tratar con los que el mismo Go-
bierno nombrase; y como en la comunicaci6n de 21 de
enero en que hizo la propuesta, se manifest tan since-
ramente convencida del grave dafio que ha causado a
nuestra agriculture, industrial y comercio la guerra civil,
y tan ardientemente animada del deseo de poner tdrmi-
no a este mal, no dudamos, ni tuvimos motives para
desconfiar de que sus comisionados estarian tambien en
este pueblo el referido dia 15.
No habiendo tenido la satisfacci6n de encontrarlos
y presumiendo que algtn embarazo pasajero habia re-
tardado su march, les dirigimos el 16 al medio dia la
nota que tenemos el honor de acompafiar en copia, en
la cual les participamos nuestra llegada y los excitamos
a acelerar la suya; e hicimos que esta nota fuese hasta
esa ciudad, en el caso de no encontrar a los comisio-
nados en el trAnsito.
En uni6n de los de la Asamblea de Guatemala, que
vinieron con nosotros y trajeron 6rdenes de procurar
por todos los medios, que se restablezca la armonia entire
ese y este Estado, hemos pasado siete dias, quedando
en cada uno de ellos burlada nuestra esperanza de ver
venir a los de El Salvador; tampoco hemos tenido no-
ticia de que est6n en camino, ni hemos recibido res-
puesta a nuestra nota del 16, sin embargo de que en
seis dias ha habido sobrado tiempo para que pudiera
llegarnos.
En tales circunstancias, nos vemos precisados a
pensar con profundo sentimiento, que esa Asamblea ha
variado de designios y que por motives que no cono-
cemos, ha renunciado el proyecto benefico de poner ter-







52 RECUERDOS SALVADOREROS
mino a una guerra desastrosa, que ofrece para lo suce-
sivo resultados much mis funestos que los que hasta
ahora hemos experimentado. En consecuencia, nos ve-
mos en el caso de regresar a Guatemala, y mariana
emprenderemos nuestra march, porque ya nada tenemos
que esperar. Y aunque Ilevamos el sentimiento de que
nuestra misi6n haya sido infructuosa, y de que en vez
de los bienes inestimables de la paz, s6lo pueden espe-
rar nuestros compatriotas la continuaci6n de los sufri-
mientos y desastres que produce la guerra civil; nos
tranquiliza algiin tanto la consideraci6n de que el Go-
bierno que nos comision6 ha hecho todo lo possible por
evitarles estas desgracias, y por lograr que se restable-
ciese la tranquilidad, y se afianzase la paz sobre bases
firmes y estables.
Confiamos en que esa Asamblea no desconocerA
que todas las miras del Gobierno han tendido al logro
de este grande objeto, que para alcanzarlo no ha omi-
tido ninguna media de las que estaban en su poder;
y que con este sagrado designio emiti6 el decreto de 5
de diciembre iltimo, si despuds que este decreto se co-
munic6 al Vice-Jefe de este Estado, si no obstante que
satisface cumplidamente las pretensiones que el propio
Vice-Jefe habia manifestado repetidas veces, el Gobierno
vi6 con la mayor sorpresa y asombro que las fuerzas
de El Salvador atacaron a las nacionales en Santa Ana
el 17 de aquel mes, y este suceso le hizo career que
se despreciaba toda media que no fuese violent y
ruinosa; renacieron posteriormente sus esperanzas con
la comunicaci6n de esta Asamblea de 21 de enero, y
juzg6 que tocaba ya el objeto de sus deseos.
Ahora ve que ain estas esperanzas fueron ilusorias,
y que nuevas victims y nuevos sacrificios van a exi-
girse de los pueblos, sin mas objeto real y efectivo que
el de aumentar las desgracias piblicas, y tal vez el de
conducirlos a una complete ruina.
Este porvenir contrista al Gobierno, que desea y
procura a la Repiblica toda clase de bienes; mas le
queda la triste satisfacci6n de no haber omitido medio
alguno por evitarlo, de haber apurado todos sus recur-






RECUERDOS SALVADOREROS 53

sos en obsequio de la paz, y de que los males venide-
ros no podran imputarsele.

Dios, Uni6n y Libertad: Jutiapa, febrero 21 de 1828.

(f). Juan Francisco de Sosa, Juan de Dios Mayorea.

Es copia: Guatemala, febrero 26 de 1828.

Juan de Dios Mayorga


III

DOCUMENT NUMERO 2


Al Secretario del Gobierno del Estado de El Sal-
vador. Ayer tarde hemos recibido la comunicaci6n de
Ud., de 24 del mes anterior, en que de orden del Vice-
Jefe de El Salvador, nos participa que en aquella fecha
prevenia a los comisionados del mismo Estado, que se
pusiesen en camino, con sus credenciales e instruccio-
nes, para la hacienda de Gueyac~n, donde deberian ve-
rificarse las conferencias propuestas al Gobierno Supre-
mo en 21 de enero por la Asamblea Legislativa de ese
propio Estado.
Aunque el Gobierno se sirvi6 comisionarnos para
estas conferencias, cuando recibimos la referida comuni-
caci6n de Ud., no estabamos ya en el caso de poder con-
currir al Guayacan, pues desde el 24 de febrero, dia
de su fecha, llegamos a esta ciudad de regreso de Ju-
tiapa, despuds de haber permanecido en aquel pueblo
desde el 15 hasta el 22 en que nos pusimos en camino:
Si Ud. hubiera tenido la bondad de dirigirnos dicha
comunicaci6n cuatro dias antes, de modo que padiera
haber llegado a nuestras manos cuando todavia estaba-







54 RECUERDOS SALVADOREIROS
mos en Jutiapa, no habriamos tenido embarazo en pa-
sar al Guayacin, o a cualquier otro punto; pues estan-
do penetrados de los deseos del Gobierno, sabiamos que
el mejor modo de complacerlo y de Ilenar las miras que
tuvo al comisionarnos, era el de no omitir por nuestra
parte medio alguno para concluir un convenio que ter-
minase la guerra civil.
Ain nos habriamos detenido mis tiempo en Jutia-
pa, si alguna esperanza nos hubiera quedado de que se
veriticarian las conferencias; mis como el Gobierno ha-
bia dicho a esa Asamblea que el dia 15 estariamos
precisamente en aquel pueblo, y que el mismo dia de-
berian tambidn concurrir los comisionados de El Salva-
dor, sin lo cual el ejercito national de operaciones que-
daba en libertad de emprender sus movimientos; y sin
embargo de 6sto ningiin aviso recibimos de que dichos
comisionados habrian de venir: como ellos mismos no
se sirvieron tomar la molestia de contestar oportuna-
mente nuestra nota del 16 en que le participamos nues-
tra llegada a Jutiapa: como todos los avisos que reci-
bimos de Santa Ana y de otros puntos del trinsito, eran
de que ni estaban en camino, ni habia noticia de que
vinieran: como el comandante de las tropas de San Sal-
vador habia manifestado paladinamente su oposici6n al
decreto de 5 de diciembre, en un manifiesto de 4 de
enero, el cual fue reimpreso en esa ciudad por orden
del Gobierno el 24 del mismo, despues que la Asam-
blea Legislativa se habia servido decretar la aceptaci6n
de dicho decreto; y en fin, como adn despu6s de tal
aceptaci6n, y de que la Asamblea habia designado aquel
decreto como base de las negociaciones, el referido co-
mandante continuaba, expresando su oposici6n a 61 en
documents oficiales recientes; juzgamos por todos es-
tos motives, que se habia renunciado en San Salvador
al proyecto de un acomodamiento y creyendo que no
debiamos permanecer mas tiempo en Jutiapa, para no
exponer a mayores desaires la autoridad del Gobierno
que nos comision6, resolvimos regresar el dia 22, aun-
que con grave sentimiento, como tuvimos el honor de
manifestarlo a la Asamblea en nota del 21.






RECUERDOS SALVADOREROS 55

La especie que dijo al Gobierno el Vice-Jefe de
ese Estado, de que en Jutiapa habia tropas, por cuyo
motivo no convenia en que aquel fuese el lugar de las
conferencias, es del todo equivocada. Desde diciembre
del afo pasado hasta despuds de nuestra salida de di-
cho pueblo, ninguna tropa ha estado alli de las que
obedecen al Gobierno, y s6lo en los dias que perma-
necimos- en l6, tuvimos detenido a un ayudante, para
que Ilevara al ejdrcito national noticia de la llegada de
los comisionados de ese Estado. Ud. estard bien satis-
fecho de esto, pues el espia que lleg6 a la casa, en
en que nos hospedamos en Jutiapa, el mismo dia en
que salimos de ella, a informarse del tiempo que habia-
mos permanecido en el pueblo, del dia en que habiamos
regresado, de las tropas que hubieran estado en el, etc.,
debe haber trasmitido a Ud. sin dilaci6n todas las noti-
cias y pormenores de que se impuso; y nos seria muy
satisfactorio tener motivo para pensar, que la comunica-
ci6n de Ud. de 24 de febrero a que contestamos, y la
de la misma fecha de los comisionados ciudadanos Joa-
quin de San Martin y Juan Jose Guzmin, no han sido
escritas despuds de saber, por los avisos del referido
espia, que desde el 22 estibamos en camino de regreso
para esta ciudad.
Nos hemos detenido en estas largas explicaciones;
exponidndonos a molestar con ellas, la atenci6n de ese
Gobierno, porque hemos creido de nuestro deber mani-
festar con toda claridad: que hicimos de nuestra part
todo lo que nos fue possible a fin de que se verificasen
las conferencias para que fuimos comisionados, y que
no por falta nuestra dejaron de tener efecto.
Bien sensible nos fue regresar de Jutiapa sin ha-
ber desempefiado nuestra comisi6n, y sin tener la glo-
ria de haber concluido un convenio que restableciese la
paz de la Repdblica. Ahora nos queda la satisfacci6n
de que el Gobierno, ain despues de todo lo sucedido,
se mantiene constant en sus deseos de poner termino a
la guerra civil, y de que con esa mira ha transferido la
comisi6n que teniamos al General en Jefe del Ejdrcito,
que sabra desempefiarla mis dignamente que nosotros.








56 RECUERDOS SALVADOREROS

Sirvase Ud. hacerlo todo present al Vice-Jefe de
El Salvador, y aceptar las seguridades de nuestro apre-
cio y consideraci6n.
Dios, Uni6n y Libertad: Guatemala, marzo 19 de
1828.

(f.) Juan F. de Sosa, Juan de Dios Mayorga.

Es copia: Guatemala, 19 de marzo de 1828.

Juan de Dios Mayorga.







El 1l I1 El El Ml 1 1i U
l El El n31 3M M ElM E nEl n nMnM 12 ri
Ei Li E El 11l El









CAPITULO III

EL SITIO DE MEJICANOS

SUMARIO:
I. Impotencia del Gobierno salvadorefto, despues de la jornada de Chalchuapa.
2. El General Arzdi march sobre San Salvador.
3. El General Merino entra el 5 de marzo a San -alvador. Montiufar ocupa el pueblo de Me-
jicanos. Arzti es derrotado en La Ceiba".
4. Explicaciones sobre esta derrata.
5. El Vlce-Jefe Prado resuelve sostenerse en la plaza hasta morir.
6. Arzi propone la paz el 11 de marzo e intima la rendici6n de la ciudad si no se acepta
aquella
7 Actitud gloriosa del pueblo salvadoreno




LA catistrofe de Chalchuapa, de ese pueblo de fa-

tidica existencia para El Salvador, se repercuti6
con la velocidad del rayo, por todos los confines
del Estado, y la situaci6n del Gobierno de Prado lle-
g6 al colmo del infortunio.
En la plaza de San Salvador solamente una guar-
nici6n de cincuenta hombres hacia el servicio military; y
aunque podia aumentarse, la carencia de armas y de
municiones, era absolute.
No encontrindose, por tanto, en los primeros mo-
mentos de aquella suma desgracia, la manera de salvar
la integridad y soberania del Estado, el Vice-Jefe, su
Ministro ciudadano Doroteo Vasconcelos, e instigadores
de las guerras precedentes, emigrados del Estado de
Guatemala, trataron de huir, embarcindose en la rada
de Tepeagua (Puerto de La Libertad) de cuya determi-
8 Recuerdos Salvadoreios.







58 RECUERDOS SALVADOREIROS

naci6n desistieron por una ocurrencia inesperada, de
que muy luego daremos cuenta.
No quedaba pues mas que el patriotism siempre
vivo de la ciudad de San Salvador, a quien le era ne-
cesario verter la iltima gota de sangre, antes que su-
frir los baldones insultantes de un enemigo implacable,
vencedor, segdn afirmaci6n de los vecinos, por la trai-
ci6n del Mayor General del Ej6rcito, Coronel Ram6n
Pacheco, llamado El Sordo.
Entonces la condici6n de parias era desconocida en
nuestra sociedad; y los rebafios de services ovejas que
giran en los contornos del despotismo, no se conocian
en Centro America.


II


El Comandante General Arzd, previendo muy acer-
tadamente despu6s de su triunfo, la situaci6n premiosa
e indefinible de dicha ciudad, se puso en march por
la via de Santa Ana, a pocas horas de concluirse la
jornada, con el fin de aprovecharse de su deplorable
estado y tomarla sin ninguna resistencia.
Seria la una o las dos de la tarde, cuando el Ge-
neral desocup6 a Chalchuapa, acompafiado de alguna
gente, y dejando orden al Coronel Manuel Mont6far,
para que sin demora lo siguiera con todo el ej6rcito.
La noche del dia primero de marzo los vencedores
se reunieron todos en Santa Ana, en donde tenian mu-
chas e importantes conexiones, y fueron recibidos amis-
tosamente por su vecindario.
El General prosigui6 su march; y halldndose el
dia tres en el pueblo de Quezaltepeque reunido con las
tropas que caminaban a su retaguardia, tom6 el dia
cuatro, mas de mil soldados y una pieza de campafa;
y dirigiendose como lo habia hecho el afio de 1822,
por las veredas y malezas de las faldas del volcan de
San Salvador, lleg6 a las inmediaciones de la ciudad,
el dia cinco por la tarde.





RECUERDOS SALVADOREROS 59


III

En aquel mismo dia, el General Rafael Merino, ven-
cido en Chalchuapa, ingres6 por la mafiana a San Sal-
vador, con cerca de 200 hombres, entire jefes, oficiales
e individuos de tropa; y el Mayor General del ejercito
enemigo, Coronel Montfifar y el Teniente Coronel Jose
Antonio Aycinena, atacaron los mal defendidos puntos
del cerro de Mariona, cuesta del Atajo y cant6n de Mi-
lingo; apoder~ndose de ellos sin ninguna dificultad, y
avanzando cuatro o cinco cafiones y algunos otros po-
cos elements de guerra. Montifar continue obrando so-
bre el enemigo, y se posesion6 del pueblo de Mejica-
nos, como a las cuatro de la tarde, sin experimentar
en su march ningi6n percance que impidiese su movi-
miento triunfal.
Un poco despuds de ponerse el sol, Montifar se
dirigi6 al Comandante que existia en la plaza de San
Salvador, intimindole la rendici6n de la ciudad; y el
Vice-Jefe Prado, de acuerdo con Merino y sus oficiales,
contest a aquella prevenci6n con estas inmortales pa-
labras. La plaza de esta ciudad no se rinde, ni se to-
ma, sino con las balas,.
Sin embargo, aquel pufiado de defensores de la
consternada poblaci6n, esperaba el iltimo extreme para
retirarse, y embarcarse en la rada de La Libertad, con
el fin de ir a buscar auxilios al Estado de Nicaragua;
lo cual era dificil que hubieran conseguido, en atenci6n a la
desastrosa situaci6n en que se hallaban aquellos pueblos.
El dia 5 de marzo se habian verificado cuatro im-
portantes acontecimientos: entrada a la capital de parte
de los derrotados de Chalchuapa: ocupaci6n de Mejica-
nos por las fuerzas enemigas: intimaci6n sobre la en-
trega de la plaza; y march del General Arzd sobre
San Salvador, por las faldas del Volcan.
Cuando la division de este jefe descendia por aque-
llos vericuetos, habia sido observado desde San Salva-






60 RECUERDOS SALVADORENOS

dor; y temerosos los que en esa ciudad se hallaban, de
que se apoderase del camino de La Libertad, pues se
ignoraba la direcci6n que habia torado, Merino di6 or-
den al valiente Coronel guatemalteco Joaquin Somoza,
para que con 25 hombres, resueltos y bien armados, se
dirigiese a explorer los lugares por aquella direcci6n.
Somoza y su escasa tropa se pusieron en march co-
mo a las diez de la noche, y avanzando con much
precauci6n, hasta el punto de la Ceiba, situada a una
hora de distancia de la plaza, encontr6 alli acampada
a aquella division, divirti6ndose en el mas complete des-
orden. Tal era la seguridad del General Arzii, de no
haber por aquellos contornos enemigos que pudieran
molestarlo. Somoza procurando no ser visto, ni aperci-
bido de ninguna manera, coloc6 a sus veinticinco hom-
bres formando un medio circulo; y disparando 61 en
primer lugar casi a quema ropa, todos procedieron de
la misma manera, sosteniendo un fuego vivo durante
media hora, poco mis o menos.
Las tropas de Arzi sin embargo de tan repentino
ataque, se sostuvieron, correspondiendo, aunque sin nin-
gun orden, al fuego de los 25 intr6pidos salvadoreflos;
mas viendo que por various lados las balas silbaban, y
que salian por toda la extension de aquel medio circu-
lo, se creyeron perdidos, suponiendose acometidos por
fuerzas numerosas.
En consecuencia el animoso Coronel Somoza puso
en dispersion a aquella respectable fuerza, cuyos solda-
dos se habian batido unos contra otros, dejando en su
poder cuarenta cajas de parque, mis de treinta caballos
ensillados, y much armamento de todo g6nero.


IV

La derrota de Arzdi llen6 de entusiasmo y de es-
peranzas a los sansalvadoreflos, y exalt6 el patriotism
de la heroica ciudad, amenazada de una complete des-
trucci6n, y en que estaban ingresando algunos de los
derrotados de hacia cinco dias.







RECUERDOS SALVADOREROS 61

En las equivocadas, cuanto parciales Memorias del
General Miguel Garcia Granados, escritor aristocritico
guatemalteco, se afirma que, la atrevida hazafia del Co-
ronel Somoza, fu6 ejecutada por gente desconocida, sor-
prendiendo a Arzd, al desaparecer la luz del dia, en
ciertos callejones inmediatos al pueblo de Ayutuxtepe-
que; empero su narraci6n es por demas inverosimil,
porque incredible se hace, ni puede concebirse, c6mo
aquel Jefe pudo ir caminando a la ventura y a campo
traviesa, a la cabeza de numerosas tropas, en lugares
desconocidos, ya casi en una complete oscuridad, sin
buscar, como era natural, en donde acampar y acordar
las medidas convenientes a la toma de San Salvador.
Tambi6n el doctor Marure, escritor liberal guate-
malteco, en su Bosquejo Hist6rico, carece de exactitud,
respect al encuentro que dispers6 a dichas tropas, pues
asegurando que se verific6 al aproximarse aquellas a
cierta trinchera que defendian los salvadoreiios, situada
en las cercanias de la ciudad, deja comprender que
ignoraba que el Vice-Jefe Prado, no podia formalizar
ninguna defense fuera del recinto de la poblaci6n; y
que si adn llegaba el caso de efectuarlo en el interior
en aquellos moments, habria sido para fracasar, por
muy extraordinario que fuera el denuedo de las poqui-
simas fuerzas de que disponia.
Fue por tanto el magnifico Joaquin Somoza, el que
se cubri6 de gloria la noche del 5 de marzo, bajo el
frondoso ramaje secular de la corpulenta e hist6rica
Ceiba.


V

El acontecimiento referido, y las exigencias del pue-
blo, fueron los poderosos motives que detuvieron la
march del Vice -efe y sus servidores, al Estado de
Nicaragua.
Su espiritu reanimado con aquel feliz preludio de
un sitio de siete meses, sac6 fuerzas de su misma







62 RECUERDOS SALVADOREROS

impotencia, y determine sostenerse, hasta quedar sepul-
tado con el pueblo, bajo los escombros de la comba-
tida capital del Estado. Se dedic6, pues, a su defense,
poniendo en actividad todos los recursos que pudiera
sugerirle su comprometida situaci6n, y los talents de
su gran Ministro General, ciudadano Doroteo Vasconcelos.
Nosotros escribimos estas noticias, hasta ahora ig-
noradas casi por la generalidad de nuestros compatrio-
tas, teniendo a la vista los datos de aquella 6poca de
borrascas, comunicados por sujetos fidedignos que toda-
via existen, y que mis de uno de ellos form parte
del escalaf6n de servidores a la patria de aquellos dias
de dolorosa recordaci6n.


VI

El General Arzi, despuds de su azaroso descalabro
de la Ceiba, lleg6 a Mejicanos el dia siete; y siempre
errando en la manera de apoderarse de San Salvador,
y dando tiempo, falto de habilidad, al enemigo para
rehacerse y opener resistencia, nada hizo desde aquella
fecha, hasta el dia 11 en que mand6 al Vice-Jefe un
official porta-pliegos, proponiendo la paz, y al mismo
tiempo intimdndole la rendici6n de la plaza; si no acce-
dia, y preferia atraer sobre la ciudad los nuevos e
incalculables desastres que le amenazaban.
El official transit sin ningin inconvenient ni riesgo
personal por todo el trayecto de su direcci6n; mas
Ilegando a los suburbios de San Salvador, por alli en
donde Ilaman el Mentidero fu6 retenido por un ret6n
de vigilantes, quienes mandaron conducirlo vendado a
presencia de Prado, resident entonces en la antigua
casa, que si en la actualidad existiera haria esquina
opuesta con el Palacio Nacional, hacia el rumbo Sur
Este.
El porta-pliegos debe haber sufrido much vidn-
dose transitar por las calls de un pueblo exaltado y
vociferante.








RECUERDOS SALVADOREIROS


De la manera referida lleg6 a la plaza de Santo
Domingo, en que hoy se ve el Parque Central, rodeado
de muchos hombres y mujeres, avidos de saber la mi-
si6n de que estaba encargado el que veian Ilegar en
nombre de sus enemigos.
El porta-pliegos, hall.ndose en presencia del Go-
bernante, entrega sus comunicaciones y espera.
Mas el pueblo entonces pide con insistencia que se
le imponga del contenido de aquellos papeles; y haci6ndose
como 1l deseaba, fue informado, poseido de un inexplica-
ble furor, de que se intentaba por segunda vez, la ren-
dici6n de la ciudad.
Los habitantes de la poblaci6n que a aquella fecha ha-
bian aumentado en ndmero, volviendo de su pasado es-
tupor, exclamaban, diciendo: imuramos primero, antes que
consentir en tan vergonzosa humillaci6n! Muramos com-
batiendo, antes que sufrir el bald6n de vernos entrega-
dos en manos de los services! que los papeles en que se
pide la rendici6n de la ciudad, sirvan para cartuchos de
nuestros fusiles! i Mueran los opresores, enemigos de nues-
tra patria! Muera Arzi y Montifar! A las armas! gritaban
las mujeres: muramos con nuestros padres, maridos y desen-
dientes, en defense de nuestra ciudad querida!
El official porta-pliegos, regres6 de la misma manera
que se le habia introducido en la poblaci6n, conduciendo la
respuesta en el sentido que deseaba el pueblo, que se proce-
diera en aquel gravisimo negocio; manifestindose al propio
tiempo al General Arzi que para arreglar la paz, se daria
cuenta sin tardanza al Poder Legislativo. Mas sobre este
punto important, nada de provecho se hizo por el Gobierno
del Vice-Jefe.


VII


Aquel pueblo tan consternado y confundido al co-
mienzo azaroso del mes de marzo, se le ve ahora co-
rrer en todas direcciones en solicitud de objetos con que








RECUERDOS SALVADORENOS


construir fortificaciones. Se ven convertirse en maestran-
zas, todas las herrerias, en donde se componen dia y
noche, armas de to a especie. Se abren fosos en mu-
chas avenidas, y comienzan desde entonces los obstacu-
los que por largo tiempo iban a encontrar, los que ha-
bian malogrado los instantes del pinico que habia so-
brecogido a los sansalvadorefios, en presencia de los
tristes restos del lucido ejercito de 3,500 hombres de-
rrotado en Chalchuapa.
De esta manera, desde el 5 de marzo, se habia
puesto a la poblaci6n, en un median estado de defen-
sa; la cual iba a iniciarse con ardorosa resoluci6n, con
ochocientos hombres, a que en siete dias, se habia he-
ho ascender el ejercito de la plaza. La ciudad de San
Salvador, sin embargo, lidiard contra un poder triple-
mente superior; mas todo sacrificio es acceptable cuando
un pueblo se halla en presencia del inminente peligro
de perder el honor y la libertad.
Los Dioses Penates de los patriots lares moraban
en la ciudad, y era necesario salvarlos del incendio que
les amenazaba.
Dulce et decorum est pro patria morire!
Dulce y decoroso es morir por la patria!








-'--5 E-If l r1 U1 ti C;B M 1
a n 0n pn En 1n 3n n 1.










CAPITULO IV

SUMARIO:
1. Por qu6 el Poder Supremo residia en el Vice-Jefe del Estado.
2. Dos sitios memorables.
3. El Vice-Jefe Prado tiene el apoyo de la opinion pdblica y sabe corresponder a ella.
4. Se formaliza el sitio de Mejicanos el 6 de marzo.
5. Combate del 12 de marzo.
6. Muerte del Coronel Somoza.
7. Acto her6ico del Coronel Trigueros.
8. Reflexiones.
9. El Miercoles Santo los salvadoreflos atacan los atrincheramientos de Mejicanos.
10. El Coronel Dominguez sale de Mejicanos con dilecci6n a San Vicente.
II. Ataque del 10 de abril.
12. El Coronel Guillermo Merino sale en persecuci6n de Dominguez.
13. Merino es batido en la Loma del Pleito.
14. Situaci6n de Dominguez en San Miguel.




Los primeros gobernantes supremos del Estado de El

Salvador, a contar desde fines del afio de 1824, fueron
los ciudadanos Juan Vicente Villacorta y Mariano
Prado. Ambos pertenecieron al partido liberal, en cuyas
filas sirvieron desde 1821. Siendo Villacorta el primer Jefe
que lleg6 ejerciendo el Poder Phblico, hasta el mes de
noviembre de 1826; en cuya 6poca deposit el mando
en Prado para que lo ejerciera como Vice-Jefe, por cau-
sa de su mala salud, y en fuerza de los constantes ma-
nejos e intrigas de los enemigos del Presidente de la
Repiblica, don Manuel Jos6 Arce. Villacorta, como Go-
bernante, se mantuvo siempre adherido al Gobierno Na-
cional que existi6 entonces, procurando que El Salvador
fuera su principal apoyo, contra los hombres que en
Guatemala se empefiaban en hacerlo desaparecer. cQuie-
nes eran 6stos? Es incredible referirlo. Eran los liberals
9 Recuerdos Salvadorenlos.







66 RECUERDOS SALVADOREROS

de aquel Estado, de cuyo ndmero residian muchos en
la ciudad de San Salvador. Prado en el Poder, rodea-
do de aquellos descontentos, cambi6 resueltamente la
political de su antecesor, calificando a Arce de servil,
por suponerlo unido al aristocrAtico Jefe Supremo del
Estado de Guatemala, don Mariano de Aycinena; y ade-
mis, por su conduct justiciera contra dichos liberals.
Aquel estado de cosas debia ensangrentar la Reptblica;
sucedidndose al efecto las acciones de guerra de que
hemos hecho menci6n al principio de uno de los capitu-
los de los -Recuerdos-. Por los motives referidos, Pra-
do ejercia el Poder Supremo en los moments que en
marzo de 1828, San Salvador era atacado por los gua-
temaltecos. Ahora lo vemos proceder inquebrantable en
su misma political, no precisamente con el fin de con-
trarrestar la existencia del Gobierno Nacional, sino con
el prop6sito de salvar al Estado de los males que le
amenazaban despuds de la acci6n de Chalchuapa, de
cuyas consecuencias Aycinena pretendia aprovecharse
bajo el pretexto de sostener los derechos del Gobierno
de la Federaci6n Centroamericana. Prado era un nacio-
nalista neto, y en nada pensaba mds que en sostener a
dicho Gobierno; pero de ninguna manera en manos de
la aristocracia.


II

Dos sitios memorables conservard la historic de las
revoluciones de San Salvador: el del afo de 1828 en
que triunf6 de sus enemigos, vencedores el dia 19 de
marzo, y el de 1863 en que cay6 en poder de las tro-
pas in~asoras del General Rafael Carrera, despu~s de
haber hecho heroicos esfuerzos para rechazarlas.
En la primera de esas dpocas, el honor national
sustentaba el denuedo y la constancia de la defense de
la ciudad, no solamente en los hombres, sino tambien
en las .mujeres, como arriba queda referido. En la se-
gunda, San Salvador sucumbi6, mds por la defecci6n







RECUERDOS SALVADOREOS


de muchos pueblos de la Repdblica, que en fuerza
del poder y valor del ejdrcito carrerista.
El Gobierno del Vice-Jefe don Mariano Prado, sos-
tenido el afio de 1828 con los prestigious del ilustre doc-
tor don Jose Matias Delgado, y con el patriotism de
sus gobernados, supo cumplir como el que mis, con los
deberes de su elevado cargo.


III

La constancia de Prado lo hizo triunfar definitiva-
mente, ayudado ademis con los inauditos esfuerzos de
muchos bravos defensores de su causa, entire quienes
se contaba el bizarre Teniente Coronel Juan Prem, de
cuya grata memorial casi nada se ha ocupado la prensa
salvadorefia. A la heroicidad de aquel hombre, venido
de la Repdblica de Colombia, se debi6 gran parte de
la victoria definitive de las armas cuscatlecas. Los m6-
ritos de Prem como military aguerrido, pasaban muy por
encima de lo que a este respect valian los talents del
General Arzdi y de su segundo Coronel Montiifar.
Aquel triunfo puede afirmarse, que no ha tenido
igual, ni adn semejante en ninguno de otros tantos con
que El Salvador ha vencido a sus enemigos.
Agobiado el pueblo con toda clase de padecimien-
tos, peleaba sin embargo al lado de sus valientes jefes
y oficiales, perdiendo y recobrando posiciones que eran
disputadas durante los dias y las noches, tanto en las
afueras, como en el interior de la poblaci6n. Las muje-
res corrian a las trincheras llevando parque en sus ena-
guas, comestibles y cantaradas de refrescos; y exhorta-
ban al combat a sus maridos, y a sus hijos; y el pa-
dre y el hijo morian animando a sus compafieros, para
que no desmayasen en la defense de sus queridos ho-
gares.
El valor y el entusiasmo de aquel pueblo de hierro,
eran inmensos. Puede asegurarse que en esas dos gran-
des cualidades de su amor patrio, consistian entonces








68 RECUERDOS SALVADORE&OS

las poderosas armas con que sin desalentarse lidiaba
hasta morir; pues para defenders, no tenia como se ha
manifestado antes, todos los elements de guerra sufi-
cientes. Los poquisimos que al Gobierno le habian que-
dado, pasada la derrota preindicada, y los avanzados en
La Ceiba, iban a agotarse dentro de pocos dias, y en
presencia de situaci6n tan aflictiva, pudo bochornosa-
mente entregarse la plaza a los enemigos. Pero no oh
glorias de San Salvador! Pero no; pues a media que
aumentaban los peligros y aquellas dificultades, la tena-
cidad en la defense crecia hasta el delirio.
La funesta situaci6n de San Salvador caus6 la fu-
ga de los Coroneles franceses Isidoro Saget y Alejo
Soumaestre. Este desapareci6 para siempre; mas aquel
tom6 parte despu6s en algunas revueltas centroamcrica-
nas, hasta ser General de Divisi6n. Su fama qued6 du-
dosa despuds de la acci6n de la Arada.


IV

El memorable sitio de Mejicanos, que ocupard en
estos ,Recuerdos algunas paginas de regular extension,
fue formalizado el dia 6 de marzo con 3,000 hombres,
reforzados en varias ocasiones con tropas de Guatema-
la, y con las que se reclutaban en los departamentos
de Sonsonate y Santa Ana.
El General Arzid iba a proseguir la campafia con
soldados de linea y experimentadcs. De nada carecia: ni
de dinero, ni de gente, ni de armas. Debia vomitar la
muerte sobre San Salvador, no solamente con el plomo
de los fusiles, sino tambi6n con las balas y metrallas
de doce cafiones de que constaba el tren de su artille-
ria, quitada en parte a los salvadorefios, y la demas,
traida del Estado de Guatemala. No s61o de esta ma-
nera se empefiaria en el buen servicio de su causa. El
tambidn debia bombardear la ciudad enemiga, e incen-
diarla en los puntos que pudiera con camisas de fuego
o alquitranadas.







RECUERDOS SALVADORElOS


En estas condiciones las tropas federales se presen-
taron triunfantes en calidad de exploradores el mismo
dia 6 en los arrabales, direcci6n norte de San Salvador.
Sin decidirse a dar un ataque que pareciera a lo menos
cualquiera accioncilla de guerra, ellos perdian el tiempo
intitilmente dentro de los formales atrincheramientos de
que se habian rodeado en su cuartel general de Mejicanos.


V


El dia 12 de marzo, fue una fecha sangrienta. Ar-
zd irritado extraordinariamente en presencia de las con-
testaciones del dia 11, que ya se conocen en esta His-
toria, y a la cabeza de setecientos u ochocientos solda-
dos, cuyos jefes inmediatos eran los Tenientes Corone-
les J. Matamoros y Jos6 Antonio Aycinena, atac6 vale-
rosamente a los salvadorefios, en la prolongada calle
que se extiende desde el pueblo prenotado, hasta San
Salvador; dando este paso, despues de haber almorza-
do y brindado por la guerra en la finca del ,Cipresal
llamada tambi6n casa de Esquivel,. La viva y tenaz
resistencia que en toda la linea se opuso al empuje de
los soldados guatemaltecos, no bast6 para hacerlos re-
troceder a sus reductos, ni para contenerlos siquiera en
su irresistible acometimiento; y sembrando toda aquella
calle de cadiveres, bajo los golpes de las metrallas y
balas enemigas, se apoderaron de toda la linea, y pun-
tos que ocupaban los defensores de la ciudad a quienes
concentrados en otros lugares con su escasa artilleria,
les era dificil y peligroso intentar desalojarlos en aquel
mismo encuentro.
Los federales, no obstante sus numerosas p6rdidas
de soldados, de oficiales y del valiente Coronel Mata-
moros, Ilegaron en esta vez en su advance, hasta la es-
quina situada un poco arriba, rumbo sur de la llamada
Pila Seca. De alli extendi6ndose hacia el oriented, ocu-
paron tres cuadras por aquel lado. Inmediatamente se








70 RECUERDOS SALVADOREIROS

formaliz6 otro ataque rudo y tenaz durante todo el res-
to del dia, en el cual se incendiaron algunas casas ve-
cinales, y ganando terreno los enemigos, hasta media
cuadra de la plaza en su sangrienta empresa, en la ave-
nida que actualmente se llama, calle del Comercio, fue-
ron rechazados sin poder adelantar un palmo mis, no
obstante lidiar, hasta llegadas las horas de la tarde.
No pasando de esa situaci6n, la oficialidad de los
federales, se present al General Arzti, haci6ndole pre-
sente la necesidad de retirarse; pero aquel Jefe, estando
alcoholizado, era en lo que menos pensaba y discurria;
y sumamente desagradado, di6 orden para que continua-
ra el fuego, y para que se incendiaran otras casas de
los barrios de que se habia apoderado. (San Jose y
Concepci6n).
Mas todo era indtil, y propio solamente para prose-
guir el derramamiento de sangre, sin esperanza de ob-
tener un buen 6xito en aquel dia. Los soldados rendi-
dos de cansancio y atormentados por la sed, murmura-
ban y buscaban en donde embriagarse; todo se hallaba
en mal predicado; mientras que los de la plaza, se man-
tenian cada moment mis firmes y resueltos en sostener
las posiciones que habian recobrado.
En vista de que la noche iba a cerrar los rayos
del dia, y que los moments eran todavia mas apre-
miantes, la oficialidad resolvi6 arrancar violentamente al
General, de la casa en donde hacia oposici6n a abando-
nar los lugares conquistados.
Preparado todo para la retirada, los oficiales lleva-
ron a cabo su determinaci6n, y Arzd colocado por ellos
en su cabalgadura, se vi6 precisado a obedecer aquel
acto de insubordinaci6n, precursor siniestro de otros de
igual naturaleza consumados poco despuds por uno de
los jefes del edjrcito. (Coronel Dominguez).
Los salvadoreflos estaban vigilantes observando lo
que pasaba en el campo de los enemigos; y vi6ndolos
retroceder para Mejicanos, despuds de habdrseles incen-
diado parte del parque, los persiguen con encarniza-
miento matindoles much gente, y tomndoles gran nd-
mero de armas en su precipitada carrera.







RECUERDOS SALVADOREIOS


Los vencedores de la mafiana, habian Ilegado a ser
los vencidos de la tarde; pues aquel movimiento retr6-
grado se convirti6 en un descalabro complete; yendo a
poner gravisimas dificultades al libre acceso del tropel
de los soldados de Arzd, cuatrocientos o quinientos
hombres que habian salido en su auxilio del cuartel ge-
neral, al mando de los Coroneles Montifar y Manuel
Gonzalez Cerezo. El tropel y la confusion Ilegaron a
su colmo, entrando los fugitives a sus reductos en des-
ordenados pelotones. No era tan temible la persecusi6n;
pero el miedo era cerval, y el terror pinico apoderado
de las tropas, surtia los mds espantosos resultados.
Asi el dia 12 de marzo se iniciaron las armas gua-
temaltecas contra el poder expirante de Prado en Chal-
chuapa, vuelto a adquirir algdn brillo y fortaleza por la
direcci6n err6nea de la guerra que se le hacia.
Muy sensibles fueron a Arzd las consecuencias de
aquel encuentro en que de los suyos quedaron cerca de
doscientos hombres muertos unos, y otros inutilizados
para la guerra; no obstante la reducci6n de las fuerzas
salvadorefias, ocupadas en distintos puntos de la ciudad,
y en la larga pelea de aquel dia.


VI

Las pdrdidas de los salvadorefios, aunque no tan
crecidas en ndmero, ocasionaron un sentimiento general
en las tropas de la plaza, y en el ciudadano Vice-Jefe.
En aquella fatal refriega fue victim de un balazo de
fusil en la frente, el bravo Coronel vencedor en la Cei-
ba del Volcdn, Joaquin Somoza, descargando sus fuegos
desde el cuartel de Santo Domingo, que ahora haria es-
quina opuesta, Noreste, con el parque Morazan, muri6 li-
diando en defense de los salvadorefios; dejando en sus
filas un vacio dificil de Ilenar en aquellos moments de
apuradisima situaci6n b6lica. La Patria ha honrado de
alguna manera la memorial del esforzado Coronel?
No lo sabemos.








72 RECUERDOS SALVADOREROS


VII


Durante la encarnizada acci6n de aquel dia se ve-
rific6 un acto de gran valor en el edificio en que se ha-
laba el Estado Mayor del ejdrcito de la plaza, que si
en la actualidad existiera, se veria destacado alli en
donde existe el almacdn de comercio de la compania
denominada Pderez y Parraga,. (1)
Aconteci6, que cayera en el patio de aquella casa
una bomba encendida arrojada con certera direcci6n des-
de el campo enemigo. Todos los militares que estaban
presents trataron de evitar los estragos de la temible
arma; mas siendo vista a tiempo por el prisionero de
guerra, Coronel espafiol don Ruperto Trigueros corre a
su encuentro y le apaga velozmente la mecha pisotein-
dola con los pies, en los peligrosos instantes de hacer
su mortifera explosion. El animoso Coronel se vi6 en el
evidence peligro de ser despedazado por los mdltiples
proyectiles que la bomba contenia; y su arrojo llen6 de
ardimiento a las tropas del Gobierno, en cuyas regions
se mir6 con justicia la intrepidez dei valeroso preso.
El Coronel Trigueros, a consecuencia de la acci6n
de Arrazola de 23 de marzo de 1827, en que mandaba
a los salvadorefios como General en Jefe, habia sido juz-
gado como sospechoso por un Consejo de Guerra, y
condenado a algunos afios de prisi6n, por lo que esta-
ba detenido en la Mayoria mencionada. Aquel acto de
heroismo hizo que fuese sacado de la prisi6n por el
Vice-Jefe y su Ministro en persona. Trigueros entr6 de
nuevo al servicio de la patria; a quien posteriormente
se los prest6 muy sefialados, en las diversas ocasiones
que en concept de military superior desempef6 empleos
de importancia.


(1) Actualmente edificio del *Casino Salvadorefio .







RECUERDOS SALVADOREROS


VIII


Nosotros creemos que el General Arzd tuvo mo-
mentos de feliz inspiraci6n, cuando se resistia a aban-
donar el barrio de San Jose, conquistado con tanto de-
rramamiento de sangre guatemalteca. Alli, haciendo con-
centrar todas sus tropas, tomando posiciones inmediatas
al lado de sus adversaries, facil le hubiera sido soste-
nerse sin cuidarse de enemigos temibles a su retaguar-
dia. Habria cubierto las lines de oriented y sur por los
rumbos de Concepci6n, de la Merced y Candelaria, y
esperando auxilios de Guatemala, que muy pronto le
Ilegaron, les habria quitado a los sitiados todos los re-
cursos que pudieran entrarles de las poblaciones de San
Miguel, San Vicente y Zacatecoluca. Prado entonces,
continuando en sus escaseces de medios para mantener-
se firme, pues por otra parte, nada esperaba por el la-
do de los pueblos de occidente, por hallarse en poder
de los federales, se hubiera visto en la imprescindible
resoluci6n de arreglar la paz, o de capitular bajo el
peso de las bayonetas. Prado no podia resistir por lar-
go tiempo en la plaza, si le faltaban los auxilios de afue-
ra. Y si todo arreglo era incompatible con su inquebran-
table prop6sito de no transigir, habria buscado el medio
de escaparse por el puerto de La Libertad, como lo habia
intentado a consecuencia de la derrota de Chalchuapa.
Pero Arzdi no procedi6 de esta manera; y dejindo-
se dominar por un acto de insubordinaci6n, comprome-
ti6 en lo sucesivo la causa de su partido, con gravisi-
mas consecuencias para su buena reputaci6n military. Lo
vemos ahora entregado a disposiciones de poca signifi-
caci6n, aguardando a que lo ataquen en Mejicanos, o
pensando, sin decidirse, repetir la refriega del dia 12.
El General Garcia Granados, en sus parciales Me-
morias, vitupera a su digno jefe, porque no atac6 con
mayor ntmero de soldados, la plaza de San Salvador;
y porque al salir de Mejicanos dijo, que iba con 700
-0- Recuerdos Salvadorefios.








74 RECUERDOS SALVADOREROS

hombres a explorer las posiciones de la ciudad, sin dar
a entender que Ilevaba la resoluci6n de atacarla con
tropas tan reducidas. Mas nosotros, reprochando el jui-
cio de aquel escritor, decimos: que si Arzdi hubiera fra-
casado, amainando en la mortifera lid, la critical de su
subalterno, no carecia de oportunidad, ni de justicia;
mas habiendo en ella, arrollddolo todo, y pasado sobre
todo peligro en los callejones de Mejicanos, hasta apo-
derarse de parte de aquella ciudad, como arriba se ha
manifestado, la critical no tiene objeto, ni es razonable;
y es tanto mds injusta, cuanto que en el caso de que
se trata, el fin habia justificado los medios. El General
Arzd es digno de vituperio, porque no supo conservar
en su poder, lo que con las armas habia quitado a sus
adversaries; y porque con arreglo a Ordenanza, no in-
fligi6 ningdn castigo a los oficiales insubordinados, que
lo obligaron a dar aquel paso de manifiesta y supreme
cobardia, al cual contribuy6, tomando parte en su rea-
lizaci6n, el Teniente efectivo del ejdrcito guatemalteco,
don Miguel Garcia Granados.
Antes de concluir el mes de marzo, los federales
repusieron con creces, las pdrdidas que acababan de su-
frir en San Salvador, con cuatrocientos o quinientos in-
fantes Ilegados de Guatemala, conducidos por el Tenien-
te Coronel don Agustin Prado.
Entonces los invasores se hallaron en buenas con-
diciones para proseguir lidiando en ventajosa lucha.
Aquel refuerzo les comunic6 valor y confianza; entran-
do en deliberaciones, sobre cortarle al Vice-Jefe, las
comunicaciones que mantenia con los vicentinos, pueblos
de oriented, y de la costa sur.


IX

Los salvadorefios por su parte desde su triunfo del
dia 12, ninguna demostraci6n armada habian hecho con-
tra sus enemigos; mas el dia 27 por la noche, Mierco-
les Santo, luna llena en el zenit, el General Merino ins-







RECUERDOS SALVADOREROS


tado por algunos indigenas de los pueblos inmediatos
de Cuscatancingo y Aculhuaca, di6 orden al Capitan don
Manuel Carrascosa, para que por aquellos flancos ata-
cara con cien hombres a los atrincheramientos de Meji-
canos, proponi6ndose de aquella manera molestar al
enemigo, y sacarlo si possible fuera de sus reductos pa-
ra batirlo en campo raso. El Capitan se hall al frente
del enemigo como a las once de la noche, y empren-
diendo contra 61 un fuego nutrido de fusileria, di6 prin-
cipi6 a una de las acciones mis refiidas del sitio men-
cionado. Las fuerzas guatemaltecas contestaban el ata-
que de Carrascosa, haci6ndole graves dafios en sus fi-
las; y viendo la firmeza con que se mantenia, fue flan-
queado por tropas de a pie y de a caballo, quedando
cortado y sin esperanzas de salir del peligro de ser
muerto, o por lo menos de caer prisionero, y ser con-
ducido con sus compafieros al cuartel de Mejicanos. Mas
afortunadamente, Carrascosa fue auxiliado por otras dos
compafias de salvadorefios, mandados por el General
Merino. Sucediendo que, entonces, equilibrandose las
fuerzas que se batian se prosiguiese un fuego vivo duran-
te toda la madrugada. La encarnizada lucha continue
hasta el amanecer del dia 28 (Jueves Santo) en que
dicho General. creyendo possible apoderarse de la plaza
de aquel pueblo, condujo al combat todas las tropas
que se hallaban bajo su mando, con lo cual se verific6
una acci6n general, que termin6 hasta el medio dia, en
que los beligerantes se retiraron con grandes y muy
sensibles pdrdidas, de una y de otra parte.

x

Ahora se trata en el cuartel general de Mejicanos de
la ocupaci6n del departamento de San Vicente con el fin
anteriormente mencionado. El Coronel Vicente Domin-
guez, que hasta entonces no habia dado muestras de
sus aptitudes militares y genio emprendedor, fue el de-
signado para expedicionar por aquel lado, con seiscien-
tos hombres de las mas selectas tropas del ejdrcito.








76 RECUERDOS SALVADORENOS
Dominguez se puso en march al amanecer el 10.
del mes de abril, y caminando con much celeridad, in-
gres6 a dicha ciudad la tarde del dia dos.
iPobre General Arzd! El habia dejado perder los
moments en los primeros dias del mes de marzo, de
hacerse duefio de la victoria. Por los acontecimientos
que quedan narrados, y por los que van a relacionarse,
se confirmard, que sus talents militares, adn unidos a
los de Montdifar, no eran suficientes para oscurecer la
erguida frente del pueblo salvadoreflo.


XI

El General Arzi despuds de la salida de Domin-
guez, dispuso un nuevo ataque, el dia 3 de abril, po-
niendo en march sobre San Salvador, de trescientos a
cuatrocientos hombres, y siendo ahora su fin principal
incendiar el vecindario en diversas direcciones.
El Sargento Mayor Jose Maria Vera (Mejicano) di6
principio al cumplimiento de aquella orden salvaje, al
amanecer de dicho dia, mas apercibidos los defensores
de la plaza del multiplicado incendio, se desplegaron
por todas parties rechazando a los autores de tan ini-
cuo procedimiento. Los incendiarios retroceden trabindo-
se en direcci6n del barrio de San Jose una mortifera
refrieg?, en que los salvadoreflos quedaron vencedores
en la ensangrentada calle de Mejicanos. En esta acci6n
y en las dos precedentes, fueron muchos los estragos que
sufrieron los denodados contendores; siendo una de las
pdrdidas mis sensibles y de importancia, por parte de
los guatemaltecos, la muerte del Capitdn N. Vargas, muy
querido entire sus camaradas. Los vencedores persiguie-
ron a los vencidos, hasta los atrincheramientos de su
cuartel general. Todo el resto del dia, estuvieron acome-
tiendo contra ellos, retirandose por la tarde a su cam-
pamento, no sin ser, fuera de tiempo, perseguidos a su
vez por parte de la caballeria de Arzh.








RECUERDOS SALVADORESIOS


XII

Al mismo tiempo que el Vice-Jefe sostenia la cau
sa salvadorefia de la manera enunciada, dispuso que
saliera una division en seguimiento de las tropas de
Dominguez, a las 6rdenes del Coronel Guillermo Meri-
no, 20. Jefe del ejdrcito. Este caudillo, no procedi6 con
la actividad y prontitud que demandaban las cihcunstan-
cias; pues teniendo al enemigo muy inmediato en San
Vicente, cuyo vecindario le era sumamente hostile, lo de-
j6 levantar el campo y pasar libremente a la orilla iz-
quierda del Lempa; en donde, si se hubiera adelantado
aceleradamente habria podido, salvando el rio con anti-
cipaci6n, atacarlo con buenas probalidades de rechazar-
lo, y trastornar de esa manera los planes del Coronel
espafiol. Merino habia perdido el tiempo de oportunidad
en las alturas de Apastepeque. Su tactica de especta-
ci6n, debia ser harto fatal a las armas del Estado.

XIII

De todas parties se informaba al Jefe salvadorefio,
que las fuerzas federales se marchaban al departamento
de San Miguel; y sin embargo de las 6rdenes repetidas
del Ministerio de la Guerra, las persigue lentamente,
contraviniendo a los prop6sitos del Gobierno; y habidn-
dose enfrentado por jltimo con ellas en las cercanias de
aquella ciudad, Dominguez obtuvo un complete triunfo,
derrotandolos el 13 de abril en las inmediaciones del
pueblo de Quelepa (Loma del Pleito).
Esta acci6n de armas mal combinada y flojamente
sostenida, atrajo infinitos males, no solamente a las co-
marcas ocupadas por los guatema!tecos, sino tambidn
a los pueblos del departamento de San Vicente, en don-
de se cometieron saqueos e incendios por los merodea-
dores y adictos a los enemigos, tomandose los tabacos
almacenados en la Factoria de Tepetitin.








78 RECUERDOS SALVADOREROS
El Vice-Jefe sinti6 vivamente el exito de la jorna-
da referida; y procediendo con la debida prudencia,
aunque indignado con sobrada justicia, di6 orden a Me-
rino para que pasara a la frontera de Honduras a to-
mar el mando de mil hombres auxiliares que le remitia
aquel Gobien:o; mandando que el Coronel don Ram6n
Pacheco, se hiciese cargo de la division derrotada.

Xlv

No obstante el triunfo de la -Loma del Pleito-, en
Mejicanos se murmuraba amargamente contra la conduc-
ta del Coronel Dominguez a quien dos o tres veces se
le orden6 su regreso al cuartel general, en donde sus
tropas hacian demasiada falta para obrar sobre San
Salvador.
El, creyendo prestar mejores servicios por el rum-
bo de San Miguel, respondia a los llamamientos que se
le hacian, manifestando, que se comprendiera, que su per-
manencia en los pueblos de aquel departamento tenia
por objeto, oponerse a las tropas auxiliares de Hondu-
ras ofrecidas por el Gobierno al Vice-Jefe, y ademds,
privar a los salvadorefios de los pingiies recursos que
recibian de aquellos pueblos, gobernados a la saz6n por
el Jefe Politico don Vicente Mendoza. Hay escritores de
aquellos tiempos que afirman, que Dominguez permane-
cia en San Miguel, por salvar los intereses de la casa
del Marqu6s de Aycinena, quien entonces cosechaba en
aquel departamento grandes cantidades de afil que pro-
ducian sus haciendas.
Debemos afiadir, que Dominguez se hallaba en la
ciudad de San Miguel rodeado de personas adictas a
su causa; que de ellas recibia toda clase de socorros
para sus soldados, pudiendo asegurarse, que de las fa-
milias ricas de la ciudad, salia el diario de su tropa,
sin tener que ocurrir a Mejicanos ni a ninguna otra par-
te, a proveer su caja military. Los miguelefios en su ma-
yor nmmero eran enemigos de las libertad del Estado:
siempre habian dado muestras de adhesi6n al servilismo,







RECUERDOS SALVADOREROS 79
como imperiales y realistas; y nada de extraflo es que
en aquella dpoca hayan coadyuvado al aniquilamiento
del poder salvadoreflo. Dominguez y sus parciales pa-
garon muy pronto los dafios que hicieron, sufriendo tris-
tes desengafios en los campos de Gualcho y de San
Antonio.











l n 13 Un 0 0 r' El *
0 E 1 E3 i- 0 El 0 0 0 0 0










CAPITULO V
SUMARIO:
I. Las fuerzas de Arzi incendian el pueblo de Aculhuaca.
2. Prado solicit auxilios de Honduras.
3. Oficio del Coronel MArquez al Gobierno salvadoreflo.
4. Insubordinaci6n de Sebastian Goyena.
5 Dominguez se sitda en San Miguel.
6. Prado resume el mando general del ejercito.
7. Dominguez se apodera de Merino y lo fusila.
8. Fuerzas salvadoreflas atacan la plaza de Sonsonate.
9. El CapitAn Menindez acude en auxilio de las fuerzas federales.
10. Consecuencias de la expedici6n a Sonsonate.
II. Asesinato del ciudadano Vicente Mendoza.
12. Abatimiento del ejrcito sitlado.





PERO volvamos a la ciudad heroica de San Salvador,
cuyo sometimiento ya se hacia demasiado costoso
a los Gobiernos del Vice-Presidente de la Federa-
ci6n don Mariano de Beltranena, y al Jefe del Estado
de Guatemala don Mariano de Aycinena.
El dia 15 del propio mes de abril, Arzd atac6 en
persona un destacamento situado en el pueblo de Acul-
huaca; y habidndolo puesto en derrota, sus tropas pren-
dieron fuego a la poblaci6n, haciendo muchos estragos
en aquel pobre vecindario. Conducidndose el General de
esta manera, los resultados de la campafla no debian
corresponder a sus deseos; pues no era ese el modo de
apoderarse de la capital del Estado. Un escritor guate-
malteco afirma, sin comprobarlo, que Arzh quit6 enton-
ces a los salvadorefios, mds de doscientos zurrones de
aflil, y muchos viveres; lo cual es incredible, porque tan-
to estos, como aquellos, mas bien debian estar guarda-
i1 Recuerdos Sahvadoreflos.








82 RECUERDOS SALVADOREROS

dos y acopiados en San Salvador, que expuestos a caer
en poder del enemigo en un lugar desamparado como
era el lugar de aquel combat.
En los dias que tocamos, creydndose en la plaza
sitiada, debilitadas las tropas de Mejicanos por la au-
sencia de las que obraban sobre los pueblos de San
Miguel, y en consideraci6n a las pdrdidas de los dlti-
timos lances del Midrcoles y Jueves Santo, y tres de
abril, el Ministerio General del Gobierno, mand6 comu-
nicar orden a los pueblos de que se podia disponer, pa-
ra que reuniendo la gente armada que fuera possible, la
condujeran a sus propias expenses a la plaza de San
Salvador; pues se abrigaba el prop6sito de dar al ene-
migo un ataque decisive en toda la extension de sus
fortificaciones. Mas esta disposici6n no tuvo verificativo,
porque convenia mejor esperar, que comprometer la suer-
te de la causa, ponidndola en much parte bajo la de-
fensa dudosa de gente sin discipline military, mas pro-
pensa a huir del peligro, que a enfrentarlo resuelta y
valerosamente.
La guerra se hacia sin dar cuartel a nadie, y con
un sistema de atrocidades inauditas. Alguna vez, dice
Marure en su ,Bosquejo Hist6rico> el vencedor enarbol6
en la punta de la lanza los miembros palpitantes del ven-
cido. Otras veces los cadaveres mutilados y suspendidos
en los Arboles en las posturas mas indecorosas, eran el
objeto del escarnio y de las bufonadas de la soldadezca.
Y efectivamente: aquellas iniquidades y barbarismo
parecian un trasunto, aunque en pequeflo, de los hechos
horrorosos del 93.
Los sitiadores abusaban de todas maneras de los
habitantes de los pueblos circunvencinos de San Salva-
dor. Lo menos que hacian con las indias que atrapaban
en los campos y caminos, era arrancarles las cabelleras
y colgar sus trenzas en las arboledas.
En este sentido los sitiados, teniendo pocas opor-
tunidades de ejercer su just venganza, eran menos vi-
tuperables como enemigos de la humanidad.
San Salvador se sostenia con los escasos emprdsti-
tos forzosos exigidos principalmente a los adictos a los








RECUERDOS SALVADORESOS 83

guatemaltecos, y con los insuficientes donativos volunta-
rios de algunos buenos ciudadanos, y Municipalidades
de pocos pueblos. Insignificante cosa eran aquellos re-
cursos para el entretenimiento de las tropas de dentro
y fuera de la ciudad. Muchos pueblos enterados de los
apuros del Gobierno, le hacian espontdneamente abun-
dantes remesas de came, maiz, tamales, totoposte, frijo-
les y toda especie de objetos alimenticios. Mas no bas-
tando estos, hubo dias en que la oficialidad se sostu-
viera a expenses de los particulares.
De aquella suma penuria, aumentada a cada ins-
tante desde que las poblaciones de oriented se hallaban
en poder de los federales, surgian del Gobierno provi-
dencias extremadas. Asi se vi6 echar mano de las al-
hajas de oro y plata de las iglesias, y acufiarse de esa
manera la moneda llamada de Prado, cuya circulaci6n
fue aceptada sin ninguna dificultad, porque era de ex-
celente calidad.
El plomo se buscaba por todas parties con extra-
ordinaria diligencia. La villa de Metapdn suministraba
algo con muchas dificultades y riesgos; y en tan tristes
y peligrosas circunstancias, se deshacian los 6rganos de
los templos para convertir en balas sus enflautados. La
p61vora, ademds de solicitarse en donde pudiera conse-
guirse, se fabricaba en San Salvador y en diversos lu-
gares del Estado, hacia la costa Sur. Se deshacian asi
mismo los balcones de las ventanas y las campanas de
las iglesias para trasformarlos en pequefas metrallas, y
completar de esa manera la carga del arruinado fusil, y
del caf6n matador del servilismo. La temible culebrina
avanzada al propio Arzt el afio de 1822, era una de
aquellas armas destructoras de los enemigos de El Sal-
vador. Por altimo: se pedia a los pueblos su interesan-
te cooperaci6n en la defense de la capital; y aunque
por faltarles recursos no todos correspondian eficazmen-
te a tan sagrado deber, los demds contribuian con los
auxilios que les pedian: vituallas, escopetas, pistolas,
machetes, cuchillos, piedras de chispa, etc., etc.
De esta manera el Vice-Jefe, y el infatigable y engr-
gico Ministro General Vasconcelos, nombrado el 5 de







84 RECUERDOS SALVADORENOS
marzo, sostenian la que habia llegado a ser: la santa
causa de los salvadorefios todos. Si la providencia no
hubiera destinado aquel active Secretario de Estado, pa-
ra servir con un amor vehemente a su patria, ayudado
con los prestigious populares del doctor Delgado, y des-
de julio hasta septiembre, en las afueras de la capital,
por el referido intrdpido colombiano Teniente Coronel
Prem, y los oficiales Ger6nimo Fuentes, Jos6 Antonio
Parada, Ilamado el Janane, Julio Santiago Ramirez, deno-
minado el Sonto y otros distinguidos patriots defensores
de las libertades salvadorefias, el Estado hubiera sucum-
bido infaliblemente, no obstante el valor bdlico de los
moradores de la combatida ciudad, refugio en aquellos
tiempos de las democracies centroamericanas.




En el mes antedicho, Prado habia pedido los auxi-
lios del Gobierno de Honduras presidido despuds de la
batalla de la Trinidad, por el j6ven General Francisco
Morazan: priniero en concept de Consejero de Estado,
y despues como Jefe Supremo en propiedad. El comi-
sionado del Vice-Jefe para tal objeto, ciudadano Fulgen-
cio Mayorga, nicaragilense, desempei6 a satisfacci6n su
cometido, consiguiendo que aquel Gobierno tomara una
parte armada en las contiendas de El Salvador; con lo
cual correspondia a iguales servicios que su amigo y
aliado le habia hecho en varias ocasiones, desde el afio
de 1822, con el fin de implantar en aquel Estado las
instituciones liberals y defender su independencia e in-
tegridad territorial.
Cumplimentando los compromises contraldos con El
Salvador, el General Moraz4n autorizado por la Legis-
latura hondurefia, situ6 en el pueblo de Goascoran, fron-
tera oriental de El Salvador, quinientos ochentisiete hom-
bres al mando del Coronel Josd Antonio Marquez, en
cuyas tropas se hallaban setenta y cuatro leoneses capi-
taneados por don Sebastian Goyena. Cuando esa gente







RECUERDOS SALVADOREROS


fuese aumentada con la que dentro de pocos dias iba
a reunirsele del interior del Estado, MorazAn se propo-
nia echarse sobre Dominguez, posesionado en absolute
de todo el gran departamento de San Miguel.


III

Mas este Jefe, esquivando un lance de armas en
las comarcas de aquel territorio, march contra los hon-
durefios, sobre cuyo movimiento, lease aqui lo que el
Coronel Marquez dijo desde Choluteca en su oficio de
27 de mayo, al Ministro General salvadorefio: -Cons-
tituido en el pueblo de Goascordn, con 587 hombres in-
clusive setenta y cuatro leoneses al mando del CapitAn
Goyena, para continuar mis operaciones militares, y reu-
nir alli los auxilios que esperaba adn, tuve parties posi-
tivos al anochecer del 27 del pasado, que la fuerza ene-
miga al mando de Dominguez, y compuesta de mil hom-
bres, venia a atacarme a aquel punto. La superioridad
en ndmero de los enemigos, el haberse encontrado a
aquellas horas en mal estado alguna parte del armamen-
to, y la precisi6n de observer las 6rdenes de este Jefe
Supremo: de acuerdo con la oficialidad, hice mi retira-
da con la tropa, hacia la villa de Nacaome. Sali a las
dos de la mafiana, y al amanecer, ocup6 el enemigo
aquel pueblo. Y como este continue a picarme la reta-
guardia, tuve precisi6n el mismo dia 28, de salir de
Nacaome, continuando mi march hasta esta villa (Cho-
luteca). El 29 lleg6 el enemigo a aquella (Nacaome) y
el 30 ya tuve aviso de que se aproximaba a dsta .

IV


El Coronel Marquez afirma tambidn, que no se ba-
ti6 en Choluteca, porque la fuerza leonesa, y treinta sol-
dados mds de otros lugares, se le sublevaron instigados







86 RECUERDOS SALVADOREFOS

por el insubordinado Sebastian Goyena, famoso por sus
crueldades en las conmociones nicaragtienses: que este
Capitan, desalentando a las tropas, les infundia que las
de Dominguez eran superiores a las de Honduras: que
no habia pertrecho suficiente para pelear; pero que ha-
bidndosele convencido de lo contrario, convino en resis-
tir, como lo deseaba todo el ejercito: que estando para
llegar a las manos volvi6 a insurreccionarse, bajo el
pretexto de que sus soldados rehusaban servir a las
drdenes de su segundo Jefe, CapitAn Narciso Benitez, y
que se le entregara a este para fusilarlo: que pudo, afla-
de MArquez, sin embargo, contener el desorden, como
lo contuvo, en tan apuradas circunstancias; pero que al
fin Goyena se retir6 a Le6n con su gente: que tambidn
pudo haber pasado por las armas al insolente leones;
pero que no lo hizo por no empeorar su situaci6n des-
ventajosa, y por hallarse Dominguez a media hora de
distancia, marchando sobre Choluteca: que l1 se dirigi6
a situarse al pueblo de Texiguat, y que Dominguez in-
mediatamente ocup6 aquella villa, en que permaneci6
cinco dias empefiado en seducir a los hondureflos para
que abandonaran la causa de El Salvador.


v

El Coronel Dominguez, no tuvo a bien perseguir a
MArquez; y sin haber alcanzado ninguna ventaja en su
rdpida incursi6n, contra march a su cuartel general de
San Miguel, pretendiendo hacer career, al Gobierno de
Morazan, que se habia arreglado la paz entire El Salva-
dor y Guatemala. Arzd public una proclama en que
asegur6 sin reboso que los hondureflos habian sido de-
rrotados por aquel Jefe. Mas se le ech6 en cara su fal-
sedad, y pas6 la vergiienza de ser tenido como un frio
impostor. Dominguez minti6 como minti6 su General. En
su Ilegada a San Miguel, fue informado el Coronel es-
pafol de que en apoyo de las tropas auxiliares de MAr-
quez, se hallaban situados cuatrocientos salvadoreifos en








RECUERDOS SALVADOREROS 87

la hacienda de Santa Barbara, orilla derecha del Lempa,
departamento de San Vicente, y al mando de un Jefe
ignorado.
Dominguez resuelve batir por sorpresa a aquella
fuerza, y puesto en march acelerada, antes que se aper-
cibieran en dicha hacienda de su regreso de Honduras,
cay6 repentinamente sobre aquella tropa, poniendola en
complete dispersi6n, y ocasionando desastres y una gran-
de matanza en los soldados salvadorefios. Con ese triun-
fo Dominguez se regres6 a la ciudad de San Miguel,
en donde permaneci6 hasta despuds de la batalla de
Gualcho, en que fue vencido por el General Morazdn.


VI

A principios del mes de mayo el Vice-Jefe reasu-
mi6 el poder military superior que adn habia quedado
descmpefigndose por el General Rafael Merino, no obs-
tante su desprestigio en el pueblo, a consecuencia de
las jornadas de Chalchuapa, y de la -Loma del Pleito,
en que su hermano Guillermo habia hecho un malisimo
papel.


VII

El Gobierno tuvo justos y sobrados motives para
someter a un Consejo de Guerra a aquel Jefe, que tan
ruidosamente se habia dejado batir el dia primero de
marzo, hallandose a la cabeza de tres mil quinientos
hombres dispersados por los guatemaltecos en Chalchua-
pa. Mas sin embargo, se orden6 su arrest y perma-
neci6 preso algunos dias, extrafidndosele del Estado,
sin ser previamente sometido a juicio. El desgraciado
General fue embarcado en el -Caupolican, buque
ecuatoriano de su propia casa, surto en la rada de
La Libertad, el cual debia partir para la Reptiblica de








RECUERDOS SALVADOREROS


Colombia. La embarcaci6n muy pronto lev6 anclas, y
tocando fatalmente en el puerto de La Uni6n, Domin-
guez hall medios de apoderarse de Merino. Conduci-
do este arbitrariamente a la ciudad de San Miguel,
Dominguez lo pas6 por las armas, sin juzgarlo con arre-
glo a ordenanza; pues priv6 de la vida a su rival de-
sarmado, de acuerdo solamente con el parecer cruel y
apasionado de su oficialidad, reunida en junta de gue-
rra, para votar aquel cruento atentado.
Dominguez fue un detestable asesino de aquel ser-
vidor de buena fd de la causa salvadorefla, cuyas abe-
rraciones en el mando superior de las armas, atrajeron
sin embargo calamidades sin cuento, sobre los pueblos
cuscatlecos. Mas no obstante esto, el partido liberal
siempre generoso, no olviddndose de que Merino habia
cooperado en la lucha en pro de sus principios, le de-
dic6 en la tumba este honroso y merecido epitafio:
IDetente oh caminante, aqui reposal
El que humill6 en Santa Ana a la nobleza,
Y aunque ella en 61, ceb6 su rabia odiosa,
Nunca abati6 de su alma la grandeza,
La muerte de Merino fue gloriosa,
Por la patria muri6 con entereza;
Probando a sus verdugos de esta suerte,
Temer la esclavitud, mas no la muerte.


VIII


El Gobierno del Estado, despues de dos meses de
resistencia unas veces con 6xito feliz y otras sufriendo
los efectos de la adversidad y calamitosa situaci6n que
lo rodeaba, todavia pudo disponer de doscientos hom-
bres, equipandolos como le fue possible, para acometer
por sorpresa en la ciudad de Sonsonate, a un cuerpo
de cien guatemaltecos que guarnecian aquella plaza al
mando del Jefe Politico Francisco Vigil, sujeto poco ver-
sado en la carrera military. La division salvadorefia sali6
de la capital el dia 11 de mayo comandada por el Te-







RECUERDOS SALVADOREROS 89
niente Coronel Indalecio Cordero, a cuyas 6rdenes ser-
vian en la expedici6n, el ya conocido Janane y el pre-
destinado Capitan Francisco Malespin (a los diez y seis
afios despuds elevado a la Suprema Magistratura del
Estado). Ingresando en el mismo dia al pueblo de Guai-
moco (Armenia) los expedicionarios, se apoderaron de
una cantidad de viveres que de Izalco y de Sonsonate
se conducian a las tropas de Mejicanos. Mientras tanto,
siendo el mencionado Jefe Politico informado de la mar-
cha de los sansalvadorefios, sobre su guarnici6n, habia
hecho salir a las nueve de la noche, al Capitin N. Me-
ndndez, quien con cincuenta hombres debia oponerse a
Cordero en el pueblo de Izalco; mas este Jefe, teniendo
a su vez noticias oportunas de que el enemigo lo espe-
raba en aquella poblaci6n, tom6 desde cerca de la
hacienda de los Lagartos el camino que conducia direc-
tamente al pueblo de Caluco, dejando a la derecha, ha-
cia el norte, al Capitan Mendndez, y continuando a favor
de la oscuridad su movimiento para Sonsonate.
En esta ciudad habia dos cuarteles, el de infants
y el de caballeria. Cordero entra en la poblaci6n, como
a las cinco o cinco y media de la mariana del dia 12:
ataca al primero que, aunque es defendido con valor
por 25 hombres, cae muy pronto en poder de los sal-
vadorefios, y perecen tres o cuatro de los guatemalte-
cos, y el Sargento N. Castro del propio Sonsonate: ata-
ca asimismo al segundo y es torado sin much difi-
cultad, pues solamente es defendido por quince o vein-
te dragones, incapaces de sostener una dilatada reyerta;
y dirigidndose a la habitaci6n de Vigil, este se les es-
capa, cerrdndoles las puertas, y saltindose las paredes
de una casa vecina, en donde fue favorecido por los
duefios de aquel edificio. Acompafiaba a Vigil una re-
ducida escolta, de la cual pereci6 un individuo en aque-
llos moments de su persecuci6n y fuga.
Las tropas asaltantes se apoderan del dinero que
el Jefe Politico perseguido tenia recaudado de emprdsti-
tos para remitirlo a los que lidiaban en Mejicanos; y
encamindndose inmediatamente a la casa de don Manuel
Maza (disidente) verificaron en ella un saqueo general,
12- Reaeerdos Salvadorelos.







RECUERDOS SALVADOREROS


en numerario, en efectos de comercio y en toda clase de
objetos de aquel senior hallados en armarios y en bau-
les que de su pertenencia, alli fueron encontrados.


IX

El Capitdn Mendndez se hallaba a legua y media
de distancia de los que, burlando su vigilancia la noche
anterior, acometian a su retaguardia, a sus acribillados
camaradas. Mas sin que esto sirviera de obstdculo, le
lleg6 a tiempo la aterradora noticia del repentino e im-
petuoso acometimiento de los soldados del Vice-Jefe.
Entonces cumpliendo sin arredrarse con los deberes de
un valiente, corre al instant al socorro de sus compa-
fieros de armas; y aunque al disparar sus fuegos en las
calls y plazas de Sonsonate, no logra alcanzar un com-
pleto triunfo sobre el enemigo, por haber sido al prin-
cipio de la acci6n mortalmente herido, a lo menos lo
pone en una peligrosa perplejidad, al extreme de sos-
tenerse flojamente en la refriega y desocupar la ciudad
por el rumbo de la Costa del Bdlsamo, sin abandonar no
obstante, el cuantioso botin de que se habia apoderado.
La poca resistencia que se opuso a las fuerzas de
Menendez, parece que tuvo su fundamento en la creen-
cia de los salvadorefos de ser atacados por tropas
superiores del cuartel de Mejicanos, y en no haber lle-
vado los expedicionarios a Sonsonate otros fines que
los de infundir el terror de las bayonetas del Gobier-
no en los enemigos de dentro y fuera del Estado. Es-
to habian logrado segin lo referido aunque exponidn-
dose a ser dispersados al terminar la jornada, debido
al desorden en que entraron deseosos de salvar los ha-
beres de que se habian apoderado. En su retirada por
la Costa no fueron perseguidos, porque lo impidi6 la
muerte inmediata del CapitAn Menendez. iSin duda que
este official era uno de los soldados mds intrdpidos del
ejircito guatemalteco!








RECUERDOS SALVADOREROS 91


x

Las consecuencias de la expedici6n no fueron tan
halagilefias a la causa salvadorefia; pues aunque para
afirmarlo no sabemos nada sobre las bajas que hubo
en las filas de nuestros compatriotas en los moments
de la pelea, si estamos enterados de que much parte
de aquellos doscientos hombres, puestos al mando de
Cordero, rezagada en la Costa del Balsamo, no volvi6
a combatir a la plaza de San Salvador, en donde todo
empeoraba de dia en dia.
Es verdad que se habia dado un ejemplo de ver-
dadero arrojo que no dejaba de producer en Mejicanos
una idea de lo que en lo sucesivo debian esperar de
los defensores de la plaza combatida; mbs en cuanto a
los beneficios inmediatos de grande o pequefia significa-
ci6n, ellos no correspondian a las miras del Gobierno,
quien perdia en la gente desertora de la Costa, un nit-
mero considerable de hombres tiles para contrarrestar
con el enemigo. El tenia que continuar soportando la
posesi6n de la ciudad de Sonsonate por una guarnici6n
chapina; era precise que se repusiesen las bajas de la
fuerza expedicionaria; y ademds conformarse con una
reducida parte del botin conducido a las arcas pdblicas,
consistent en el dinero procedente de emprdstitos avan-
zados al Jefe Politico Francisco Vigil.


XI

En Sonsonate, en aquel dia, pereci6 asesinado, de-
bajo de una cama que le servia de escondite, el ex Je-
fe Politico del departamento de San Miguel, ciudadano
Vicente Mendoza, de quien como un excelente emplea-
do del Gobierno, hemos hecho menci6n en el Capitulo
anterior. El Coronel Dominguez, en su Ilegada en el








92 RECUERDOS SALVADOREROS
mes de abril a aquella ciudad, habia aherrojado en las
prisiones, al desgraciado Mendoza, embarcindolo ense-
guida en el puerto de la Uni6n con orden de que en
Sonsonate, fuera encerrado en el cuartel de infanteria.
Alli fue encontrado por las tropas del Coronel Cordero
y puesto en libertad el dia 12 de mayo. Y no pudien-
do escaparse con los que tomaron el rumbo de la Cos-
ta del Bilsamo busc6 su salvaci6n en donde lo espera-
ba la muerte, la cual recibi6 de manos de los hermanos
del Sargento Castro matado en aquel mismo dia, y fa-
talmente dispuesto por los hados en la propia casa de
sus asesinos.


XII

A esta dpoca, en que se habian visto tantas adver-
sidades sufridas por los salvadorefios, aunque sin des-
mayar ni anonadarse por complete, algunos emigrados
de Guatemala, que peleaban al servicio de Prado, se
amilanaron hasta el extreme de pedir su retire, acogidn-
dose timidamente al indulto prometido en decreto de 31
de marzo emitido por el Poder Legislativo de aquel Es-
tado. Los referidos emigrados eran el Teniente Coronel
Toribio Argueta, Capitanes Manuel Herrarte, Juan Men-
dizibal y Manuel Carrascosa: Ayudantes, Santos Cabre-
ra, Teniente Rafael Belches y Subteniente Ignacio Pinto.
Aquel decreto fue anunciado por la Gackta de Guatema-
la de I y 9 de marzo de 1828.
Las dolorosas pruebas porque habian pasado los
habitantes de San Salvador: la muerte de tantos de sus
oficiales de gran valor y esperanza; y las bajas de los
que quedan referidos, que desde el comienzo de la gue-
rra habian combatido con ardimiento y marcial denue-
do, ocasionaron en las tropas del Gobierno el mAs pro-
fundo abatimiento. i Oh inolvidable Ministro Doroteo Vas-
concelos! oh valeroso adalid, sostdn invencible de las
libertades patrias! S61o td, acompafado del Vice-Jefe y
del doctor Josd Matias Delgado, mantuviste la entereza










y la energia de tu retemplado espiritu, en presencia de
la postraci6n de tus compatriotas! Entonces fue la 6po-
ca en que constantemente th alentabas dia y noche al
soldado desvalido y hambriento, que expiraba peleando,
casi diariamente, en los reductos de la muerte! oh ti,
invicto Jefe Supremo Mariano Prado, inmortal caudillo
del pueblo cuscatleco! ,Por qu6 los salvadoreflos no
mantienen vivas las glorias de tu Gobierno del afio de
mil ochocientos veintiocho? Ti entonces fuiste el que no
dormias durante el Sitio de Mejicanos, velando sin cesar
por la honra y la salvaci6n de tus conciudadanos. Td
el que con mano fuerte y vigorosa enalteciste El Salva-
dor, lavando desde el 12 de marzo la negra mancha de
Chalchuapa, y mantenidndolo sin retroceder enfrentado
a la aristocracia armada de Guatemala. 4Por qu6 los
salvadorefios no han conservado las inmarcesibles glo-
rias de tu Gobierno de hace 55 afios, para que alec-
cionandose en ellas el patriotism de los hombres nue-
vos, imitara, cubridndose de honrosa nombradia, el pa-
triotismo de los hombres viejos? iOh td doctor ilustre,
de los ilustres doctors! iOh td venerable doctor Delga-
do! Tu querido pueblo ahora desconsolado se niega a
nuevos sacrificios por la patria; mas td fortalecido por
el Dios de las naciones, le inspires el sublime entusias-
mo de los hijos de Sagunto y de Numancia; e inflamAn-
dolo en el arrobador y dulce amor de la patria, lo man-
tienes todavia en los deberes de defender su cara inde-
pendencia y libertad! Td sales a su encuentro y con
mano generosa y cristiana, enjugas sus lagrimas, soco-
rres y proteges al necesitado; y de hinojos, postrandote
Iloroso y compungido al pid del sacrosanto taberndculo,
diriges al Ser Altisimo, las plegarias mAs sentidas di-
cidndole: Padre amoroso de esta consternada poblaci6n:
Padre Excelso, Salvador del Mundo, salva a tu pueblo:
salva a tu pueblo.... Padre Redentor de la humanidad,
extiende tu irresistible brazo, sobre este grupo de hom-
bres y mujeres, y libralos ioh Dios Santo! de caer en
poder de la negra tirania! Salva populum tuum, etiamsi
ego moriar! Salva a tu pueblo, aunque yo perezca!.....


RECUERDOS SALVADOREIROS


93











122 131l 122 13 131l 132l C202 13 121 2
%n n m %n n_ n n.n n
p n n2 n M nt p a1 01 t1









CAPITULO VI
SUMARIO:
I. Consecuencias del asalto en la Hacienda del Socorro.
2. Los enemigos de la causa de El Salvador.
3. Sus adictos.
4. Conferencias en la casa de Esqulvel.
5. Influencias de Aycinena en los negocios pdblicos.
6. Reflexiones.
7 Don Manuel Francisco Pav6n fue comisionado para arreglar la paz.
8. El tratado de 12 de junio fue obra de Delgado, Prado y Vasconcelos.


I


DEJAMOS escrito al fin del Capitulo xv de este li-
bro, que el Coronel Dominguez a consecuencia de
su asalto a la hacienda -El Socorro, se afianz6
con buenos medios en la ciudad de San Miguel; mis
esto asi se efectu6, despuds que las tropas de aquel Je-
fe saquearon la ciudad de San Vicente, algunas hacien-
das del departamento, y los caudales ptblicos deposita-
dos en TepetitAn, IlevAndose de la primer poblaci6n
240 zurrones de afiil y otras muchas cosas, y de la se-
gunda, 290 tercios de tabaco; siendo ahora mayores los
perjuicios ocasionados, que lo habian sido, pasada la
derrota de la -Loma del Pleito>.


II


Los descontentos del Gobierno de Prado, o por me-
jor decir, los services afectos a los guatemaltecos, con-







96 RECUERDOS SALVADOREIOS

tribuyeron en gran parte a la comisi6n de tan graves
desafueros. Enterado el Vice-Jefe de lo que habia acon-
tecido, para escarmentar la audacia de aquellos hombres
mand6 que se expidieran 6rdenes, con el fin de que se
les enjuiciase; mIs no sabemos que alguno de ellos ha-
ya sufrido el merecido castigo de su traidora conduct.
Se ve pues que ani en los pocos pueblos que obede-
cian a la Administraci6n, no faltaban quienes simpatiza-
ran con la causa de los enemigos del Estado. Ellos per-
tenecian mas a las classes principles, que a los senci-
llos lugareflos, de quienes se valian para hacer dafio,
puede decirse, a su propia causa. Habia sacerdotes y
seglares que se complacian en propalar alarmantes no-
ticias que contristaban el Animo de los patriots, infun-
di6ndoles por lo menos una fria indiferencia, respect a
la defense de los intereses salvadoreflos.
El Gobierno, por otra parte, para cortar los progre-
sos de tan perniciosa plaga mandaba conducir a la ca-
pital a los mas temibles disidentes, en donde hacian
menos daflo, que en las poblaciones de sus respectivas
residencias. Con el prop6sito de evitar su mancilla des-
lustrante, nuestra pluma calla los nombres de algunos
de ellos, dejando su exhibici6n piblica, a cargo de fu-
turos historiadores. MAs sdpase que entire aquellos sal-
vadoreflos se contaba mas de un honorable para el
pueblo, en virtud de sus viejos servicios a la patria.
Luego que se supo en San Salvador el descalabro
de -El Socorro, salieron trescientos hombres a prote-
ger a los derrotados, al mando de los Capitanes Tomas
Castro y Jorge Puches (catalAn), mas haciendo estos su
movimiento por la via de Zacatecoluca, no llegaron ni a
tiempo de evitar los saqueos de las enunciadas pobla-
clones.




Empero, asi como desgraciadamente habia hombres
y pueblos desleales al Gobierno del Estado, tambidn pa-







RECUERDOS SALVADOREROS 97

ra honra del pais, le acompafaban muchos en su empe-
flo de sostener la dignidad de El Salvador. Enumerarlos
seria emprender un trabajo que a la vez de ser penoso
por demis, seria una ocupaci6n, a la par que molesta,
poco interesante. Solamente cabe decir: que de los ill-
timos se distinguian, como consecuentes y fieles a la
causa, los distritos de San Vicente, Zacatecoluca, Meta-
pin, Chalatenango, Cojutepeque, y poblaciones de la
costa. De los pueblos de la orilla derecha del Lempa,
hay que referir: que el de Dolores, conocido tambidn
con el nombre de ,La Puebla,, varias veces intercept
comunicaciones que de Mejicanos se remitian al Coro-
nel Dominguez, y que en una o dos ocasiones quit6 a
los enemigos cajas de parque y cargas de dinero, remi-
tidndolas inmediatamente a la capital.


IV

Las hostilidades de los dos bandos se mantenian
hasta en los primeros dias del mes de junio, como ha-
bian comenzado el doce de marzo. Mas no por eso de-
jaba de pensarse en Guatemala y en San Salvador, en
llegar a un acomodamiento amigable, con el fin de con-
tener los males de tan funesta situaci6n. Asi es que con
ese objeto al terminar el mes de abril se reunieron en
la finca del Cipresal, o casa de Esquivel, sujetos nom-
brados por el Vice-Jefe y por el General Arzti, no obs-
tante no consentir dste en ninguna suspension de armas,
mientras se resolvia algo en pro o en contra de la paz.
Se hicieron proposiciones mis o menos aceptables; em-
pero no pudiendo ponerse de acuerdo en ninguno de
los puntos que se discutieron, se separaron, quizis mis
obstinados en que la guerra continuase diezmando la
vida de aquellos desgraciados combatientes. Por parte
del Vice-Jefe concurrieron a aquellas primeras conferen-
cias, los ciudadanos Juan Manuel Rodriguez, Jose Mi-
guel Alvarez, llamado el Tifioso, y Jose Maria Blanco;
y en representaci6n de Arzii, sus servidores Luis Batres,
13 Recuerdos Salvadoreftos.







98 RECUERDOS SALVADOREROS

Agustin Prado y Jose Valdes, sujetos todos adictos de
coraz6n a la bandera que servian; los unos contrarres-
tando los avances y pretensiones de la vana y orgullo-
sa aristocracia, y los otros derramando su sangre por
ella, no presumiendo hasta entonces que al trascurso de
un poco de tiempo se verian rindiendo prrias en pre-
sencia del poder salvadoreflo.
Aunque nada se habia conseguido en aquella vez
en provecho de la buena armonia, el Vice-Jefe por de-
ferencias al doctor Delgado, volvi6 a pensar en la paz;
pues se sabe que en esta ocasi6n se resistia a tratar,
sin embargo de las critics circunstancias en que su Go-
bierno se hallaba.
En consecuencia, Prado dej6 que el doctor obrara
con libertad en el asunto, a lo menos al iniciarse los
medios de Ilevarlo a efecto; mantenidndose precauciona-
do de antemano en el prop6sito de proceder como
conviniera al honor del Estado, llegindose el caso de
que asi lo exigieran los concepts del tratado que se
firmara con Guatemala.
El honorable doctor comenzando en mayo por po-
nerse en comunicaci6n direct con el Coronel Monttifar,
hall que en el cuartel general de Mejicanos se pensase
de id6ntica manera en provecho de ambos partidos.
Los dos personajes ligados con los vinculos de una
amistad anterior, aunque el uno caudillo poderoso del
partido liberal, y el otro corifeo influyente y seductor
del partido servil, se pusieron de acuerdo, reuniendose
a conferenciar en la finca enunciada, los dias 19 y 20
de mayo. VWase aqui que aquellas entrevistas carecian
de todo caricter official, para esperarse de ellas un for-
mal arreglo preliminary sobre la terminaci6n de la gue-
rra. Pero si esto no era dable que no se efectuara, alli
se entendieron los dos amigos sobre la urgencia palpa-
ble de hacer cesar cuanto antes se pudiera, los inmen-
sos perjuicios que sufrian los pueblos.
De aquellas platicas result, segin lo refiere Garcia
Granados, que Arzd y Monttifar escribieron sin dilaci6n
a Guatemala encareciendo la necesidad de tratar con el
Vice-Jefe;pero sin retroceder el primero sobre que se








RECUERDOS SALVADOREROS 99

paralizaran las operaciones hostiles de campafia, que
era lo que Unicamente deseaba Prado, para buscar nue-
vos recursos a su defense.
L6gico es tambien suponer, que el Vice-Presidente
de la Reptiblica disease anheloso que se le presentara
una ocasi6n propicia, para salir de cualquier modo de la
situaci6n azarosa en que su Gobierno permanecia; pues
su existencia precaria y casi servil, dependia much de
los medios y recursos que quisiera proporcionarle el Je-
fe Supremo del Estado de Guatemala, sost6n impertur-
bable de tantas miserias y calamidades.

v

En aquellos momrentos, la poderosa voz de don Ma-
riano Aycinena era la que en Guatemala dominaba las
inteligencias. Su poder duro y absolute se hacia sentir
en todas las classes sociales; pudiendo asegurarse que
su influencia political se habia hecho irresistible en todas
las altas regions de la Administraci6n Federal. Creemos
que el Supremo Mandatario de la moribunda federaci6n,
no era mas que un necesario instrument del referido
Jefe del Estado para hacer la guerra; y que si el Go-
bernante de El Salvador deseaba un respiro para repo-
ner sus pdrdidas, el Vice-Presidente de la Repdblica,
careciendo de rentas fiscales para sostenerse, suspiraba
por salir de la tutela humillante que sobre 61 pesaba.
Puede ser esta la equivocaci6n de un mal fundado cri-
terio, mas nuestro juicio encuentra sus razones de apo-
yo en la independencia de que debe gozar todo Gobier-
no, si aspira a la dignidad que jams debe star de 61
separada y al respeto que naturalmente debe tenerse de
su elevada posici6n social.

VI

Impuesto el Vice-Presidente Beltranena de lo que
iltimamente se habia discutido entire el doctor Delgado








100 RECUERDOS SALVADOREROS

y el Coronel Montdfar, se manifest anuente a sus deseos,
se dijo entonces, que mas por no desairar al General
Arzd, que por consideraciones y deferencia al Vice-Jefe.
No nos parece extraflo el desd6n conque se mira-
ba al Gobernante salvadorefio, pues debe tenerse pre-
sente que ese era uno de los resabios con que los no-
bletes de Guatemala trataban a los demds hijos de Cen-
tro Amdrica. Ademis, el Gabinete General, sometido en
absolute a dicho lefe de Estado, no podia usar de mi-
ramientos que ofendieran a aquel celoso observante y
defensor de los rancios privilegios aristocraticos de las
classes elevadas de Guatemala: hombre que en phblico
trataba al Vice-Jefe de un Gobernante de mala f6, em-
pedernido en el sistema de no querer llegar al tdrmino
de la guerra. Mas en el caso de ser cierto el cargo, su
fundamento debe buscarse en las pretensiones exagera-
das de dominaci6n del noblete murmurante, y de los
que sostenian su causa. La political desdefiosa del Go-
bierno de Beltranena, y la actitud arrogante con que se
obraba en este negocio por los guatemaltecos, nos hace
manifestar aqui, que las principles miras de dicho Go-
bierno, al condescender con las indicaciones que se le
habian hecho desde Mejicanos, mas bien tenian por ob-
jeto alcanzar la complete humillacidn del Poder Publico
y dignidad de este Estado, que el establecimiento de
una paz benefica y honrosa para ambas parties, como
la deseaba el Vice-Jefe en el caso de que se ajustara
alg6n convenio.
Las conferencias de la casa de Esquivel hablan
muy alto para dejar de comprender los prop6sitos si-
niestros del Gabinete Federal. VWanse sino sobre lo ex-
puesto los articulos 10, 11 y 16 de dichas conferencias,
firmadas el 12 de junio del predicho afio.

VII

Beltranena, pues, procedi6 sin demora al nombra-
miento de un representante de su Gobierno, extendidn-
dose amplios poderes al licenciado don Manuel Francis-







RECUERDOS SALVADOREROS


co Pav6n (noblete) para que pasara al cuartel general
de Mejicanos a tratar de la paz con El Salvador; y pro-
cediendo Prado de igual manera, nombr6 para el mis-
mo efecto al doctor don Jose Matias Delgado, de quien
es just no solamente suponer, sino tambi6n afirmar que
suscribi6 lo que se convino en las conferencias enuncia-
das, ya con el prop6sito de enardecer el animo abatido
de sus conciudadanos, sin temor de oscurecer su acen-
drado patriotism, ya con la salvadora intenci6n de ga-
nar tiempo, sabiendo que su obra no seria ratificada, y
de esa manara esperar que el General Morazin presta-
ra a El Salvador el auxilio arnnado que le habia ofreci-
do. Un hombre del temple republican del doctor Del-
gado no era para coincidir con los torcidos conatos del
Comisionado Federal.
Pocos dias dilat6 6ste en presentarse en el pueblo
de Mejicanos, dirigidndose con fecha 3 de junio al Mi-
nisterio de Vasconcelos, dandole aviso del interesante
asunto de que venia a ocuparse, autorizado por el Go-
bierno de la Federaci6n.
La presencia de don Manuel Francisco Pav6n en el
referido pueblo, debe haber causado una molesta impre-
sion en el animo del Vice-Jefe; porque a la vez que
deseaba tratar, como se ha dicho antes, con el fin tini
co de ganar tiempo, y reponer de alguna manera el ma-
lisimo estado de defense en que se encontraba, le eran
muy odiosas hacia largo tiempo las exigencias de los
arist6cratas de quienes ahora esperaba quisieran obligar-
lo a concesiones inadmisibles que su Gobierno se veria
en el caso de rechazar, como inconvenientes al honor y
dignidad de El Salvador.

VIll

La comunicaci6n del Comisionado produjo tambien
las notas que se insertan, de cuyo contenido y espiritu
se comprende, que el tratado que se ajust6 en la casa
de Esquivel, no tue s6lo la obra del doctor Delgado,
sino tambi6n la de Prado y Vasconcelos; quien, en sus


_ i_








102 RECUERDOS SALVADOREROS

comunicaciones de 7 de junio exigi6 de Pav6n que se
suspendieran las hostilidades, para mientras se veia el
resultado de las negociaciones; y que se sefialara un
tdrmino mis convenient para discurrir acerca de los
articulos del tratado de que iban a ocuparse, propuestos
por aquel negociador, el propio dia 7. Cuando los he-
chos estin de por medio, la verdad es indudable e irre-
sistible. He aqui la inserci6n de dichos atestados: su
lectura dard una luz suficiente y clara sobre un hecho
tan important, como el de que se trata.
Al C. Manuel F. Pav6n comisionado por el Gobier-
no Federal para arreglar la paz.-Junio 7.
Como hasta ahora no se ha recibido contestaci6n
de Ud. a la nota que tuve la honra de dirigirle ayer,
mi Gobiero espera se sirva Ud. manifestarle si estan
suspensas las hostilidades por parte de ese ejdrcito, y
Ud. en disposici6n de celebrar la conferencia el dia de
hoy, como ofreci6 en su comunicaci6n del 5, para que
pueda concurrir con seguridad al lugar elegido el comi-
sionado por parte de este Gobierno; en inteligencia de
que Ud. la tendrd, pues al efecto se han dado las 6r-
denes convenientes.
Tengo el honor de manifestarlo a Ud. de orden del
mismo Gobierno, y de ofrecerle, etc.
Al mismo Comisionado.-Junio 7.
Los articulos propuestos por Ud. en las conferen-
cias de este dia, al representante por este Gobierno,
exigen una meditaci6n detenida, puesto que el negocio
que en ellos se trata, es de suma importancia al Estado,
y a toda la Repfiblica. Ud. sabe muy bien que si los asun-
tos particulares deben reflexionarse con detenimiento,
con mayor raz6n deben discutirse los que correspondent
a la cosa pliblica.
Por semejantes causes, y porque no es bastante el
espacio que hay de esta noche, a mafana a las nueve
del dia, el Gobierno propone a Ud. la media de que
las discusiones sobre el particular de tratados, se difie-
ran para pasado mafiana, 9 del corriente, sin que por
esto deje de continuar la suspension de hostilidades; so-
bre todo lo que espera el Gobierno su contestaci6n.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs