• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Prelude
 Rafael Maria de Mendive
 Poesias originales
 Imitaciones de Victor Hugo
 Imitaciones de Tomas Moore
 Table of Contents
 Errata














Group Title: Poesias de don Rafael M.a de Mendive, precedidas de un prologo de d. Manuel Canete y una biografia del autor por el dr. d. Vidal Morales y Morales
Title: Poesias de Don Rafael Ma. de Mendive
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074098/00001
 Material Information
Title: Poesias de Don Rafael Ma. de Mendive precedidas de un prologo
Physical Description: xxxiv, 275, 2 p. : port. ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Mendive y Daumy, Rafael Maria, 1821-1886
Publisher: Miguel de Villa
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1883
Edition: 3. ed.
 Subjects
Genre: individual biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: de D. Manuel Cañete. Y una biografia del autor por el Dr. D. Vidal Morales y Morales.
General Note: Erratas : p. 277
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074098
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001506700
oclc - 23914002
notis - AHB9553

Table of Contents
    Title Page
        Page iv
    Prelude
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    Rafael Maria de Mendive
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
        Page xxv
        Page xxvi
        Page xxvii
        Page xxviii
        Page xxix
        Page xxx
        Page xxxi
        Page xxxii
    Poesias originales
        Page 1
        A un arroyo
            Page 1
            Page 2
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
        A italia
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
        Desde Europa
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
        A paulina
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
        Soneto
            Page 21
            Page 22
        La pasionaria
            Page 23
            Page 24
        A elodia
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
        Yumuri
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
        Remembranzas
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
        Desde el campo
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
    Imitaciones de Victor Hugo
        Page 45
        Page 46
        Los crucificados
            Page 47
            Page 48
        Los insultadores
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
        El pueblo
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
        El idilio de las mariposas
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
        La gota de rocio
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
        Ultimo canto
            Page 67
            Page 68
        Los dormidos
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
        Confesion de una joven
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
        En un album
            Page 77
            Page 78
        Mis versos
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
        El beso de la noche
            Page 83
            Page 84
        Bajo los lirios azules
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
        La musica de las palmas
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
        Elejia
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
        Mis flores
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
        Rosas y perlas
            Page 105
            Page 106
        Ideal
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
        A micaela
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
        La pensativa
            Page 119
            Page 120
        La indiferente
            Page 121
            Page 122
        A la juventud
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
        La oracion de la tarde
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
        La flor marchita
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
        Canto funebre
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
        Melodia
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
        Invocacion religiosa
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
        Una flor
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
    Imitaciones de Tomas Moore
        Page 159
        Page 160
        Sobre el mar
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
        Adios
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
        Un deseo
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
        Se mia!
            Page 173
            Page 174
        Canto sagrado
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
        Amor en el dolor
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
        Evelina
            Page 183
            Page 184
        Un pensamiento
            Page 185
            Page 186
        En el album de una desposada
            Page 187
            Page 188
        Neron
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
        Lamento
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
        Sine ira...
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
        Benito Juarez
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
        Tu imajen
            Page 217
            Page 218
        Te vi llorar
            Page 219
            Page 220
        Bendita seas!
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
        Un sueno triste
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
        Una carta
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
        Cuento de amores
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
        La oda
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
        La elegia
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
        Los adioses
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
        El canto de la reclusa
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
        Un ano despues
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
        A maria
            Page 265
            Page 266
        La estrella de mi hogar
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
    Table of Contents
        Page 273
        Page 274
        Page 275
    Errata
        Page 276
Full Text








POESIAS

DIE


DON RAFAEL, M, A EA


MENDIYE
/


PRECEDIDAS DE UN PROLOGO


DE D. MANUEL CARETE
(De la Academia Espafiola.)


Y una biografia del author



POR EL DR. D. VIDAL MORALES Y MORALES.






TFRI'ElhA EDniCllN.






HABANA.

MIGUEL IIE, VILLA. EDITOR.-OBIIMPO NUM. 60.
1883.





PROLOGO.


Mtay j6ven era yo todavia cuando lef en Granada
I'.4 por primera vez la Slib del insigne poeta venezolano
Aiilr6s Bello, titulada: La Aqricultura dc l b znwl 1,;-
rridr. Tenia yo aprendido entinces que los ingenious
hislpano-aiericanos (conoprendiendo en este nu mero los
de las repuiblicas que fueron colonies eslpaiolas) estaban
en lamentable atraso respect de los nacidos en la pe-
1 insula. Pero cuando vi en la obra admirable de Bello
S tanta grandeza y energia, tanta variedad y tersura, pen-
S samientos filos6fieos tan elevados, versificacion tan es-
merada v rotunda, y tanta riqueza ie expression si-
hiamente pintoresca, nacieron en mi alina dos deseos que
no he podido realizar todavia, a pesar de los ailos que
^t


z / -7











hall pasalo: tlluo, visitar el mais que eugendrn tales in-
geiios; otro, conlocer profilidamlleiite las ohas die to(o5s
los po0eta, -, ilaeidos al amor dte nquelhl~ espllc~ndidc a natti-
ralezz.
Pocos anf- l)s esUes trl)6 amistadl eln Madrid con ci
genlerail ecuatoriano 1). Juan Jos,6 Flores, tanibien aficio-
nad1o cnltiyador lie las Musas, y me Iliz() conocer aigullas
valentisimras iiisp)iraciijvies die Olmedo. i). Fermin Toro,
:1 la sazon iplelmii)tenlieiari() tie Venezuelhi en esta corte,
y inas tale nlinistr() ein dichia reaiblica, ttv() la fineza
ie Ijicilitarine por ;iu'ellos (has s115 PIti-p im s lcoml}osi-
ciones enl verso, (lie (1ii 6 a estaiml a (1)1l sit puernl~so,
ocultando tl nonmbre dtel auttor 1 bn i)lse(6lofilU 1o de Em i-
iro -A7.'sto.. Por lai lliliSlIa ("1)Ot'i, 111 eriiiiito 6 inolvidiable
amigo DomingIso delt Aonte, hlirna dle la mnuts lierniiosa
A.ntilla esaifildal, inef taeilit6 las olblras dite Jos6 Jacinto
!Mi1aui&, zi 4J1til1 s'14) c('(4114tciii Yo dle oidas. Ellos, Ileredia,
Plicido,, v la ard -tatatlal iwetisa cubalna, ceuvos prilnicros
verscos putliqti6 s-iendo casi ull 111110, ell Ce J)erioico La
Allro-o'~t ", 41r alutihinelo s mninadiatht :1 (adiz con tal
olbjeto Ia elntinelies sefioritai (;smniez (le Avehlamie uda, ftieron
I naicitu(loll V C0110MtlI (ilte hi a piosia hlispano-ainerieamna dcl
1lresnLlte sigblo vallc a pena de ser estinlia(a y estudliadla
tantoo coill( hi' "I Ian pelnsila.
Ni iraii tstos los 1ilulicos poetas natidos bapo el sol
ie Ills trpl)imcs Ji quien par aquiel tienmpo tuve ce gusto de

1) Sit I U, AI I z -I e pel I". I r it-4Il11. on I ':;! llI. En dIelto armlli c elll vV) J(l lit Srilt. A velall e-laI~~i
paalit e Ii l~ ll., pu bI ica: c (rcl o me li dil l l IId ) In C el; l ..I l(,(I w (gilito, ubl lit mo I uccion tit- r ilil) 11 ;
Filctictic 'ieI Ilicciix. y u I hi a p il-A itti jiigiiero, Unit A, writ conipoi.,icitti vieriti

]a I z I y Ibt icit e ll AAL .iM' lllit IIl.MILlS IlM' L U lclllt~illlo 4 111C N .i
1hos peri"'.fivo, y 'o!- ~I in,11 v el~ ll (I el pritner upim)1I1) 41C JOOV)(i~ti dV' lit -0 ill'ZI. hnprIIII(,YI enI








-VII-


conocer y apreciar. Narciso Foxa, cuya amistad cariflo-
sa me honur manifestando el deseo (que satisfice gusto-
sisimo) do que sus lindas poesias llevasen un pr6logo de
mi humilde plumna; (Garcfa de Quevedo, tan fecundo v
conocidn en Espafia y en Amirica; Baralt, el clisico ve-
nezolano Baralt, cnyas obras soil model acabado de bue-
na locucion castellana, y otros cuya enumeracion fucra
prolija, aeabaron de rectificar mi opinion acerca de lop
poetas nacidos al otro lado( del Occ6ano.
Los delicados acordes de la lira americana resuenan
dulcemente en mi corazon espianol. Cada vez que un
, uevo ingenio de aquellos climes hace oir sus inspirados
Saeentos en la hermosa lengua de Cervantes y de Leon,
de Granada y de Rioja, lo saludo cariinosamente desde
el fondo de mii alma, y se ine ensancha el corazon ante
el espectaiculo de sus aciertos. Por regla general, estos
son frutos de sus naturals facultades: los estravfos en
que incurren, hijos de la mala direction de s1us studios.
;Cuaintos versificadores hispano-americanos, que bien di-
rigidos lha)rian llegado i mcerecer el dictado de poetas,
no se han malogrado para siempre por separarse de la
secida del iuen gusto! iCnintos no han cortado el vuelo
i su propio g6nio por empefiarse en imitar escritores
fanosos de la metr6poli, que no merecian ser imitados!
Hoy tengo la fortune de piresenitar i la c'onsidera-
eion del pfiblico un nuevo poeta cubano cnyo nombre
no es ciertamente desconocido en Espafia ni en Am'-
rica.
Mais de un peri6dico se ha engalanado en uno i
otro lemisferio con las poesls tiugitivas de D. RAFAEL
MENDIVE. En miis de una Renvisa ha aparecido su nom-








-VIII-


bre repetidas veces al pi6(I d escritos- umu apreciables.
laista ali( a, sill vinblargo, nol se hbai-an recog"ido ell 111
volnimnei las (c)11ij)osicionies liricas die lnestro aiit()r.
B3il qliisiera iplrovecliar esta casioli para dar tqul
porimneiores relativosJi aIa vida del Sr. \Ifeiidive. Pero
tenieros() (ic tender en este particular I ,IO lestia que
taiito avalora sil (1i4Cter, Iai-6, deC (iretlinscriblirlle it ii-
jar Ia coniisneiaci (I eli sus4 1 bas. Y hi en inirad(), ;.io
llastani ellas para (lda i ol ccer Jo que mas vale ci c
hiombre? ;.(Qui ilejor testilIiolio (de his buciias 6) mainsC
iflcliliaci( (les, dle lo" OsJ1p05os 1 bastardos seitimijentos del
almia (jlic Ins esponfiltniias emniiiaciooiies- (lel -a Ima mislia?
i.Qui('n retratanli mejor lo que aliorp, se ll;ania, la, inoli~i
(111(t(/Ubl dIlpcfi ji111c plC s palabroas saliolas deC sit cort-a
zoni para expresar los ateetos v jolaccres, laS amn~argtiiams
y lolores (JOI fo-iiiiii la ca:1eICIa de su viola, 'v(ile Sol)
come, piedlras mil arias citicseialamhis lOd(i;us falustos 6 ill-
finistos dle su existemllcia"
La p1esin es flor qjie ildee espotalieniicamicite ell tronl-
olosos valles v ell escarjoaolas mo ontanlas: haj o lo s ftue".0
del1 trqpi e iCual fl2tIlete 1 (1t enie cIatfC Ins Iiecves polaiP(s.
I1)onde (juicra (ille- ex ista un a]ma (ill(a picnsa, liii corazooll
(uC siente,nlli, ('0110eiin tellecllo propio, maim y vive la )ocv-
Asi a. El ]In caloaria del pastor comno enl vI ]alaci() del nIg-
nate; julnto ilI la palinecra soditaia de(l dlesierto lo miisimO
(jile entire el hullicio dle las ciuildadles iiiis lpolpllusas; ell
todlos los estados y circunstaucias halIa asieito esa mnis-
teriosa deidad, desaliogO 'I veces del iue sufre, reftiio
detl (jie piadecc, regalo) (lel espiritu que se ajoacienta ell
Ta coiliteill)laciomm Ile lo l)CIlo.
L~os (jte dic1n 6 c; ecn que no0 existe poesia en este











siglo, y que se han secado los ricos veneros de inspira-
cion que dieron vida en otras 6pocas Ai tantas obras in-
mortales, reniegan indirectamente de la humanidad.
. .Han variado acaso en la edad present las condiciones
propias del s6r racional y sensible? ;Se ha estrechado el
linite de los horizontes done la imaginacion podia es-
paciarse en otros tiempos? ,Ha perdido quiz la lpoesia
por ser hov en general miis sentida que ingeniosa, mais
verdadera y filosofica que fantiistica? Noo creo, ni lo
creerai ningun lhonmbre que reflexione maduramente sobre
lo que son y deben ser las inspiraciones poeticas si han
de conmover 6 interesar.
Bien si que hay critics eminentes (Villemain en-
tre otros) que hasta acriminan al gran lirico modern por
que lo encuentran mnnos inventive de lo que en su con-
cepto debiera ser para corresponder completamente ai su
fama. Pero iiun dando por sentado que le falte i Byron
la inventive que eclan de ni6nos en sus obras, hay en
ellas tal riqueza de ideas, tal tesoro de sentiniento ex-
presado en el lenguaje del corazon y engalanado con
imnlgenes originales tan Iellas como adecuadas, que es
impossible resistir ai su encanto.
('uando existe profunda consonancia entire lo que
dice gallardamente el poeta y lo que han experimentado
en una f otra situation de la vida hombres de talent y
de' organization delicada: cuando la expression de los
afectos es de tal naturaleza que al influjo de la inspira-
cion agenda sentimos conmoverse el corazon y venir i la
inente el recuerdo de nuestros dolores 6 alegrias, im-
pregnado en un suave aroma de beatitud indefinille:
cuando la description misma de las armonias de la crea-
II










cion lleva cierto sello que dai i conocer lo que ha senti-
do el autor al contemlplar las maravillas que describe, y
produce impression analoga en el alma del lector, /.qu(
mis se le puede pedir al poeta?
La poesia es ante todo s tiniicn t. Poeta que no
siente, poeta que se echa pura y simpllemente a vagar
por los espacios imaginarios, esta p)erd(liIdo. Aunque cree
con prodigiosa inventive un mundo ideal y uno ss6res so-
brenaturales,-si olvida que los sentimientos del alma
son esenciahnente los inismos en todos tienml)O, y no da
a sus alegorias, i sus siinbolos y creaciones de today espe-
cie ,erosiimilittd hlu an, no conseguira el principal oh-
jeto de la poesia, que es conmover 6 interesar. Sorpren-
dera, admirarai, asombrara si se quiere; nmas ino causarti
nunca la viva y duradera iml)resion que deja en el ini-
mo todo aquello que eniaia del sentimiento verdadero,
y que despierta recuerdos de atectos que tai)bien lh
abrigado nuestra alma.
Los grandes l)ensamientos nacen del corazon, ha
dicho un fil6sofo: con igual exactitud )puede decirse que
no merecerai nunca el nombre de verdadera poesia la
que no nazca directainente del corazon.
Las mejores composiciones ])octicas de Meldive niis
son hijas del sentimiento que e la imaginative. Tal es
la causa primordial del merito que las avalora.
No quiero emplear lisonjas con quien no las nece-
sita. La lisonja es compafiera inseparable de la mentira;
y ni fuera just mentir tratfndose de un ingenio ii quien
se debe sinceridad, ni yo sabria usar ese lenguaje.
Al leer algunas de las lindas composiciones reuni-
das en este volimen, no faltarin personas de gusto que







-XI-


piensen, coum yo creo, que en los versos de Mendive el
poeta vale mils que las p)esias. Me explicare. En las
comnposiciones de nuestro cantor cubano se advierte des-
de luego que sabe sentir, quc tine ideas propias y sen-
timientos elevados, que conoce y maneja el idioma atina-
damente, que lee con acierto en el gran libro de la
naturaleza, y que la hermosura de los campos, el agreste
splendor de las montafias y la majestad de los mares
causan en su alma impresiones profundas y duraderas,
Pero se conoce tlambien que, deslumbrado ai veces por el
also brillo de ulna escuela que tuvo momentineamente
gran Iboga, y que ha caido ya en la c'ma del descredito,
cuando no en la del olvido (pie es 1o mejor que pudiera
sucederle), vicia su indole peculiar, seducido por el irre-
flexivo aplauso que arranca al vulgo el oropel de ciertos
ingenius corruptores, y se emipefa en imitar y seguir &
(luien no merece tanta honra. Cuando esto hace, malogra
su iinspiracion, alejiindose de la naturaleza y de la ver-
dad, inicas verdaderas tuentes de la buena poesia.
La cuerda que suena mejor en la lira de Mendive
es la que da cl tonf del amor v de la melancolia. Su al-
ma se dilata en el seno de la naturaleza, contemplando
la inmensidad de los cielos, el brillo de los astros, la os-
cura pompa de las selvas, la plata de los arroyos. En-
tonces se adluerme en brazos de una soinadora idealidad
(como dice Byron) y canta con la espontaneidad y sen-
cillez con que canta el ruisefior en los bosques. Lo que
exprlsai esos camtares es claro indicio de que esti sano
el corazon del I)oeta, v de que se abre sblo i los senti-
mientos, que son la mi;s hermosa corona de la huma-
nidad.









-XII-


Pero it(,) es (miicaiiicite vii l(s 1,6nenII')s (ICst,,ri1tivo,
er6tico v elegiaci ldotI(IC sC (listilngltC m RlllivC. 1L, s vicious
de la sociedladl exaltai si cSit tritlt, v levatltaII(1() cl tono
lanza sobre cllos anlateiiia,. La sittinil l( ,c se titular tl-
mlentlo, que es aria de Lhs iipjorcs Y Iis coltrectas comIt-
pOiicionis Ide Iil)Vbo, ticnce tercctos (lttCe nlo dIs(Iflariall
ilmlstros esciarecilos ingenl 10 (di los sigios xvI y xviI.
He (lich( va quti' ei aluor v a tuaichinco fa son ii s
(lie hlallaiii IUcejocs totios ell Ia linti (de lctie'( p)ceta.
P1ara cinpol loarl) voY Ji trasladzir aqui algttiia, cstroifis
ie ht l)Clla coin p )sic~i( ein sitficos (jInC con i sara JI sit liija
JPqi/jq, V (de In (11ic leilica I)r.(IrL'~ tfr'pf a I ). jos6
Gonzalo IRoldai.
El ainor paternla ll ni mis p)1 P0 y tivlili dCo Ide i ao c-
Los luiu allos, ilispil~a a6 liutestr a liii (V (stas Ii~ S
tatcias:

c'ialndo 1(-i iiiis I ira / s ()ii III phcer Itv est iccito
Ilillo die till Iiicgo cel-elsti. I...... eit i1vs
Siento (Iie l4bre. de tit aiiii ell abias.
I) iv* csta 't vlad.
I)cjo estai YiiI;i l ilt' IIll(ilit(oi A till iuuiido.
Donde atncr siltie s Ioht pasioln tliA tili je
Vastas campiii as dle Iperftiill Cs ieu tas.l
Pll~icitdos hosquest..
Marcs iiiiileiisos. idoiildh el Sol lilil l a
Xuieas 1"I Ci) Vi~ oil 51 It v ivs ra vo s:.
Lagos aziles. dilone airosis Iiiigaii
('islles canolios.

Va de Virgigiiia hi' vibalt espada
C'ontra 4.1 tiiriiii (jil4' A ti hioiior atelite.

Mlica opones.









-XIII-


Ya de la patria desgarrado el seno.
Madre de Gracos, la fatal cadena
Mandasl qne ronipan, con ardor luchando,
Bravos tus hijos.
Si bajo el techo del humilde albergue.
Triste mendigo tu piedad implora,
M3iro tn mano que en la suya pone
Oholo santo.
Nunca del pohre tui miirada apartes:
A-ve 4q Sepa que tiene en tn sensible pelho
C'una tie flores.

jTengo razon n decir que las felices inspiraciones
de Mendive son indicio de no hallarse viciada su alma?
;,Anduve atinado al manifestar lque el amnor le dicta ver-
sos encantadores? En los que preceden, marcados con el
sell de la belleza moral, que es la mas alta y pura de
las bellezas, se deja llevar de suis propios sentimientos,
habla con el corazon, y acierta, y es sencillo, tierno y
delicado. ,Por (lqu no ha heclho siempre lo mismo? iHa-
bria ganado tanto en huir del bastardo romanticism,
entronizado por Zorrilla y sis deplorables imitadores!
Pero oigamosle de nnevo. Asi exclama 16jos de
Cuba, pensanldo en su patria y dirigiendose a un amigo:

Brillantes i la vez por mi memorial
Miro (iruzar, cual mnagicas visions.
Mis horis de placer, mis ilusiones.
Mis ligrimas de anior.
Mis ojos veni la palma. a ceiya sombra
Soiandlo ailores susplire ;i Ia luna,
La choza de mis padres y la cuna
Hnumilde en que naci,








-XIV-


Y alli mi alano fiel... mi viejo esclavo....
Mi blanca garza. voladora, ilquieta,
Y el arpa de oro que me di6 un poeta
Aitigo que perdi.
Escucho murulirar la lmisia f'leente
En cuyas frescas y apacibles ondas
Mi cabeza infantil sus trenzas blondas
Felice contemplo.
El cielo, el bosque, el ave (lie ('n la tarde
A mi venitala ai suspirlar venia.
La pohre floor que tanto me queria,
Y tanto luise yo!...

En estas estrofas hay algo de la suavidad melanc6-
lica de Milands, tan eneantadora en L i Madru/Jada. El
recuerdo de la patria, el de los lugares donlde corrieron
los priineros afios de nuestra vida tiene siempre para el
alma buena un encanto inexplicable. ;.Qu6 despertador
nmis eficaz de tiernos v nobles sentinientos? i.D6nde,
por lo tanto, mns poesia? Y v6ase comno los ejemplos ci-
tados vienen i corroolrar mi idea de que la poesia es
ante todo sentimiento, y de que done no hay sentimien-
to dificilmiente se encontrara verdadera poesfa.
La naturaleza y el sentimiento; hi aqui las dos pri-
meras fuentes de la inspiration i)oetica en este v en todos
los siglos. ;.C(6mo tienen algunos valor de dar por inuer-
ta la poesfia mi6utras vivan el sentimiento y la natura-
leza? Esta es, y no puede m6nos de ser para quien la ve
por el prisma del espiritualismo cristiano, fuente inago-
table de misteriosas emociones. Aquel... Lamennais lo
ha dicho: lo hello es la form de lo verdadero; y aunque
la definicion no satisfaga completamente 1)or demasiado
elAstica, viene siempre 6 dar i entender que donde no








-XV-

hay sentimiento verdadero no hay verdadera belleza. En
el arte, lo also es sin6nino de feo. Lo verdadero, por el
contrario, sobre todo cuando se trata de la expression de
los afectos del alma, es sinonimo de hernnoso.
En las poesias de D. Rafael Mendive hay esponta-
neidad, hay sentimiento, hay verdad. Si como en el fon-
do descubren estas cualidades, las ostentaran siemp)re en
la forma, nuestro poeta cubano podria alegar todavia
mayores titulos A la consideration y al ap)lauso de los
hombres de buen gusto.

Madrid, 7 de Setielnbre de 18(0.

MANUEL C'ANETE,





















IAFAEL MAPlA DE MEH DIVE.



Grande admiration me hain inspirado siempre los
magnificos l.Aayo.'s de Lord Macaulay y los felices boce-
tos literarios del inalogrado Revilla; jamias, como ahora,
he leseado que mi modest pluma p)ueda acercarse, ann-
(lie remotamente, A tan huenos models. Ardua es la
(m1i111'esa (ue acometo: intent trazar it grades rasgos la
)iografia, del poeta cubano I). Rafael Maria de Mendi-
'e. Su nomhre es de todos respetado; todos ,saben que
es uno de nuestros primeros liricos; que la ternura y
melancolia son las cuerdas que miis vibrant en su lira,
siendo tal la dulzura de sus cantos, que un ilustre poeta,
qu'ie vive hace muchos afios entire nosotros, tan respetado
tambien como querido, el cantor de los inefables goces
del hogar, no ha vacilado en apellidarle el Gareilao
cubcano.








XVIIU


Ell e~l precedente prt I,1logo, el c~tlebre~c critiico, 1). ;I
nuel Ca iete ste eireunscribh ii ji'jn In voisideracion en
sIus Obra1s, sin (efltiii Cen pormenoCfl]'O relatives a ]I vida
deo Mendive, tarea quc he aceptado gustoso, en gracia de
I, ami-stad quo nine iun11 valienite cantor de (Cavour v
do .Juilrez.

1.

1066o 1) k HMOie Mark dle Mlejdivev y )auiy cii W
Villda(de lIn 1-laf) ni el 24 de ()cturc elde 1821, de pa-
diwM que Ai Ide en~i ci (tr tienipos0 fuerdli ricos, ciiando
Mendive ll(( :i1 ki e(Iad de I raIzon sec cucontro, hwtlrfi-
no y pIobre. Atca (iWho doe st Ilerinano) mayor 1). Pablo,
debif6 lo., (( 414 )inli elltos elelne-iitale vI f iterntii P1 patria,
Y e1n Jos ioiioiiia.s frnlii &~ (, italia titi.
Ell 18,14 inigre.46 en el Lcal I (o egio Sem i nario de
San (iiirlos. .a1 vidialr lati ii jn (Io11 (, 1I PI'reCitero 1).
Joaquii Mluimi; aili ni~jiflo Cliw~q filos~iffa coin ci Phro.
1). lriico Iiiz \.- ciuitoo aii o (de recho civil Ivon411
1). 'Migiuel ( Tov I) tOeS I iPliiiii tin odeaa l1(I)i sctii I to


Imes el gnuio I Oli Ip IcI1 iller l 11 0 i(Pclho a cailistro polem y
iWns tar]de el tl iHcvpnia(1o III oichlinfi tcultiad. obteiiiendo
('11 eallibos g 1.) nah ota de0
-Ni aiih'-,,de on 1 84G secretai ) (Ic Idela secioti oe Ii-
tera~tura (10 Ijicco (10P hi Habaina, (Ie quc era 1)residento
el aventajaoio humanista D. Bias M1aria. ole Sail Millanl.
El Liceo se hallabha i la sazon cii tod() sa osplendor: era
el entiro (de reunion do los hombres nmils ilustrados (let










palvs, enll ha ,eccoiun tnioviandu figurathall 1). Franciscoi
Muiuoz Delmonte, D. Antonio BThhiller v Morales, 1).
Nicohi' vN 1). .Jo,* J-irirf tia (de i rdenwe, v Rodriguez, D-
.Jos6t Silverio .lorriii, I). .Jo'c6 Antonio Eclieverria, D)
.Joaiquini die Samots) Stuirez: 1). Ramonio tde Palma, 1D)
Narciso Foxit,, 1.). Ana;cleto 1 3Iermudez~, 1). Just, Q. Stt-
zarte v otro. Fut6 asimisuitnio var1iL vecet.juez e s h ,
J1ueros tflorales, pie- por aquel Ia 6poa o~v ilutis tari-
dIe se culebra rine tienico Licevo, calbiiellvhI Ia honra
dIe baiber si(Id t1111 *lde los quev preiiiaroli con m le-
dalla (de oro In (Ma ((Ai IA '['rolbJo,' fie llestl'o iiolvid-
bde .Joaquini L. Luh~ces.
La, pliiuent., pHJsias deC Acidive aparecIvrolr1)01
los ait i :de39 A 41 (,it los 1)erio(icos del interior Jc hi
1.4a, clitre otro:4, enI Kl ( w'n, dr Tpimidmd. Ell ellos
SC Mfiti611ia1IZL eitol6CS Ii it"tl( I nOeta, Iuv1Ieiido (1( haitip1on
de Ia criticwo hi 1)0Ieni, v ;LI i lo .eguil (.(-) III rio enlherflo
Bachiller v. Al()10c,1. A 1;i S:tziL 1 dlirctOf' del Pho biduws-
114WI, liacjivihd Ilnejlien sielulprt* 11:1II1igiiefia die sit, poe-
sias y 1.4)1.1dlll idielll lonS ell i iCC(Tioll (1 t' (Ste dif'iO, t~itu-
hada (wrco C/ fl, d /(I '. Alei ilive, (-oil ha iiigeiitliiadl dle
s1t caroetur. conuiitisa Ii ie I(le 1 deh al 'r. 13hachl ler su p
54CvchtlO11e ell (1 es-t itldit de his helias letras.
\ "it (jJocl j iriellece sit posin I all 11rogo, ill-
ser~ta ell hi I)illienlt pigill'fie ( C sP IibIro~, timlucida 11
frlances tooi MIlr. Louiis AJore'Lut, eitaiia Coll eltotio por I).
arcelino Metictnidcz PeI;iao vii sti obra I]OI o ciO l A,;-
p aA a, 'v tan hel;i. qie nio 'se luhiera clezleado ell fir-
maria cv. principle de l3os lirieos espa~Ioles.
El1 1846 redact6 ha ievistat lterarni las Plorre,, del
,Stqblv en union dle .Jos4 Gonzalo Roldan, v ell 1847 di6








-XX-


a luz, recogidos ell un tomo, con el titulo de Patioarius,
todos los versos que lbiai publicado. Este pequefio
voltimen, precedido de un elegant y hien redactado
prologo de D. Ramon de Armas y Carmona, catedrltico
de econonina political e lah Real Universidad Literaria
de esta ciudad, fu6 benivolamente juzgado por Araujo
de Lira, Bacliller y Morales y Zenea, quien bajo el seu-
d6nimo de Adolfo de la Awzuena, dijol lo siguiente en li
Floresta Cubana: ((Poeta de sentiliento, Mendive, co-
((alas de su inspiration cuando se conmueve v habla na-
(turalmente en el idioma de las almas sensible. Usa
(constantitemente un estilo sencillo, su versificacion por
(lo regular es dulee y tiene el gra n mIrito de expresar
,"sus ideas con notable clritladd. Empez6 a cultivar el
((arte poetico hace unos trece aiios (esto se escribia en
(1856), siendo uno de los que se salvaron del naufriagio
(((Iue amenazaba acabar con las letras cubanas. Empren-
((di6 largos viajes, studio los poetas extranjeros, y sal-
(tadllo de peligro en peligro se present de nuevo entire
((nosotros, complacido por haberse extraviado pocas ve-
(C'es en el laberinto de contradicciones que forzosamente
o ( r(aquella misica de sus versos, aquel continue suspirar
((de su alma enamorada.....)
En 1848 find6 con D. .Ios4 Quintin Suzarte El
Artist, que despues diriji6 6ste solo, convirtiendolo en
6rgano official del Liceo. A principios de dicho afo es-
crihi6 el melodrama Gtlvnnara, cuyo argument tom6 del










poemna El Corsuario, de Lord Byron. Puesto en misica
por el maestro Arditi, fuei representado en Tacon en la
noche del beneficio del popular author del vals II Baco.
Por esa 6poca recibio Mendive un (jenlplar de las
poe(sias del celebre poeta anglo-americano Enrique
Wodworth Longfellow, y con tal motivo escribi6 lo si-
guiente en el Faro Industrial D. Cirilo Villaverde:
(el afio que acaba de pasar (1847) vi6 la luz en esta ciu-
,tael M. de Mendive, bajo el titulo de Pasionarias.
( (poeta de la Confiederacion amerieana, y como muestra
<(de aj)recio, el author le remitio otro tie los suyos, con
,esta singular dedicatoria: (Rafitel M. ide Mendive, con
( ( ((naciente literature no es del todo desconocida entire los
"extrainjcros.))
En este aio tatmbien, por el mues de Setiembre, p)as6
Mendive Ai New-York, done tuvo occasion de conocer v
tratar al eminente tilisofo cublano Varela, dirigiendose
mins tarde a Francia, en cuya capital conoci yv trat6 con
alguna intimidad al insigne literato D. Domingo Del-
monte, que tanto habia influido en Cuba por el progress
de la instruction piiblica. Colabor5 alli en El Correo
de Ultramrar, donde se insertaron varias poesias suyas.
Volvi6 ii Madrid, y en casa de Delmonte, que ya se ha-
iia traslaadao a nuestra Metr6poli, conocmi a C('aete,
Au ireli;no Fernandez Guerra v () re,yvi (Corradi, direc-








-XXII-


tor (tel 1)el Cali(or ( Cithllajeen' e i cual aparecie-
ron sus verso Dh.crb' EurLopa. .' Gon,4/(J Ro/da,,.
En ca de (Ca'fiete conocWi)zusi 6 nismo a I Ilmo. 1). Eit-
ielc 10 iauichlez tie Fueiites, ;lutor de la oda : ( Colon.
ulavie(h)d tCla re 11n ibos itim oma iswd tan verdadena ct)Ill
fimce, cjrutplo laudable tlei fraternal carifio Y dtc
Ial joblde, (jue (eell ligar .sielwe. as ai as die los piri-
vilegiados Iii jtt deL ldI, Musas. El tligiio IIalgistrfl(i( v
esclairecido to tteta acal)U(I de l~a~~ al lcu1ldie "co nw ii
tivo ie llal uul-erte tde Selhis, el itt] Itt solleto (lite aColti-
11tiacioni copliamos:x:
sab lt ie., t(u taubitell, ii iktre alciallolt
jl houido lanuctetar de Espaina oiste?
*El cantor tie l;s fttres va no exiite!
*At uIirVi) ti (du iicilaot el tulce ller mtio!
L a alta *iiun he d(el .Lindo s0l)(lo lit
De citr6., Y tde adelfit se reviste.
Yd (Il I nbr tde. Htretried i Ij a aza trlite
A laii isbtl i Hricc V jtrotiiialltt,
(;enllidos laIUtimet-os v pr~lot,1lll1do,,
Ixii.ci niticr, mmeituu(ar suspint,

Su1 gloria serat eternla CII ambos 11111idtt':
I Pa ra canltarle aqui ibasa tu intIP!
PZ1a-8 lit--1 "(I\- ~ I)io,,! I astauj1 1111S ojos.
\ariaR (Ic Ia., It)tC~ia- (titl Iabia dadtt ii luz iMeiii-
ve ucuroll reuIlldlad Y I.luV Jipesas eni Ia coleccioiu t(It
FPocas h'pajio,7ch' g, Anrrmuo.s (dc/ Aiylo ~x[~v, qile ell
I1851 dat I ]Ia e.4-aunla en Paris I). .\ndl1' Av~elinot ol,
( ribuela.








-XXIII-


Dc.-teI (IC de visitar Ia Ihdia 't v 4 e p(eVr fijar s-ii
4ts. (on1 6c1 IIlWiJmo 14 deem., enl ci iClo hbjo cutyo sohe-
ra1.111 infmujo nacieran tantos v tan cecelwrados4 sahios, poe-
t nAsi, 'fh~i V 41flt(rce, dcj44 (1 luerto de NMal..'ela ell
Ial taohi( dcl 12 d(e 11 F 1W(or (de 1851, v so emharc6 coll
I irceeion il cs e ais euci"nt;ador. Dc~aies de haherper-
nUanecidio en Roilal-, H1,or01encia v poles. volvic a1 Pa'-
ris, don(le se cucontraba cua i ( oCUrricuiroll las iclli a (Wi-
hlees cnas- detl 2 de I)iciernbrce v die di~f re-r" -6
( uha.*

II.

EnIIl es de Ag-Ost() dIe I 852, cel dlistimlgii(lo pv)('rii 4


gu~ientes:
(E1)lpw/(f .Jiejd;i'.-i )spues do unia a lsenicia dec
cinitro aflos ha vuelto A pisar Ia tierro ijativo esto ama-
bie (ortecsano de las nuleve heim nlas, que, ha Sa hhlo ill-
teresar con sus cddlces cantos v hlacerse estimnar J)()r s1
bucinas cualidladles. El tficnpo hia nadiiratlo su clara
inteliglencia v ii cs fpritu s;e ha 'Ie.irrollado 6 ilugtra(do
conl ci estitdio v los viaijs: lis tnlldenci'd tic dohs poesias
(ie~ ahora. co)1Ipine. indlican claranmente ese adelanto, so-
hbrc (pie Ilamanmos hi atenion (-oil regocijo, puesto que es
frcctuente ver que jivenes, de espcronza s, e nacionan a
retroeeden.))
1oco tienipo (ceslpues f66i nomnbrado secretario de Ia
socieolda an6nima titulatla ( Teri/o Trr iforiaf ()4 hano,
cargo que desernpeifl saitisfbtctoi-iameiite. lguros ailos.








-XXIV-


En el die 1852) fiiiiil)onCPI Jos6 e ( J&'s~is Q. (iarcila
6i JReiybda ve hi/ Hc.bawa, periodico (liunvena.I de cien-
cias, literature., etc., que (Iesp)ues de la 1Pevi'Y hima/esirc
citbana. fiui enI su QI)OCiI el qiue goz6 dei' 11111 larga vi(I1I v
lDam6 In atencioln (le los aimilntes die hls letras- po0I los
(Iscoiidos maiteriales conl Jue eCigal-lalm sits coluninas v
J)or los retratos litografla(los de CristhIial Colon, lai Axe-v
1 laneda, leredia, E.cov-edo, Varela, Del -Monte, Orgliz
v otras notal)ilidadle. del lpais con Iue ohsequiWi .1 sus
suscritores. Enl (1ica Rer'i4 tjuz,-() MenIive his pwe-
1ios5Us colposiciofles I)()tticaIS de ('el21s V ti de Arnal, poe-
tas (jle enipezal sin a adyniiiir reno mnbre en Ia Mcii' pol .
presto un im pur servicio Ji imestni literature, 1w so'hi
por Imbcu' dado A coflocer las nieji iis prodticeioies de
los escritores cubiallo0 (de lai pocl)1I v rltiillos, criiticos
stiyos tan notables (on'o el del le poen'I (Wb/on. tde (C!in-
poamor, v cl inifmitablle Iriqre'5(f/t(xs, (Itiv piI(cc heun
pagina arrancaia (lei libro die las yMtiw.'s de .1 uveunl,
sin) piorqiie coni ci titilo tide ih/lieCt (Itl /( Re'isol( 1)j-
hlicil otras obu'as, entre elias, la (. )Ircejoj ('h imvoe/atx
VHaH'itos, //ewit(4(, etc., die Eclicverria, Vilbiverde, G~ar-
cia v Palma: (Oeri'mirno Peferof, die Helyhaud; el ,'im//4'-o) )
de lI a' Spiente, de Squier Y la Aln(rwa)-i rI otieq, colec-
cion de las 11wj01'as comIlposicionlc5 escritms por lo:,l oetwm
h ispanO-americano, (lel sigtlo actual, que aunque no lIegp
ai ternminarse, es hi nutis notable de las pull)Iicadlas lasta
el dia, (lespues tie la que en 1.846 dil oi Iuz en In in-
prenta del *ercurio, en Valparaiso, cl a'enta jado lite-
irto argentino D. Juan Maria (G'tierrcz. En ella re-
velV Mlendive el talento v huen gusto, dotes-. neCesarla
para trabajos de esta hidole.








-XXV-


En el mismo ano de 1853 aparecieroit reunidas en
un volimen titulado iiuatro latndes, algunas poesias (d
Zambrana, Roldan. Mendive y Lopez de Briflas, no muy
:certadamente juzgadas por Tristan Medina en el Diario
de lh Habana; pero sfsolnetidas 1i mny several e impar-
eial critical, en el Di'ari de la JMaJrina, por1 D. Andrns
Stanislas.
Cuando Mr. de Lamnartine en 1856( empez6 ;i pn-
blicar su (C/r',o familiar de liferanura, envi( it America
si su secretario privado Mr. J. B. Deplace, ('on el encargo
de oltener suscriciones para la ohra. Mr. Deplace vino
reconmendado ai la Isla de Cuba, entire otras personas, fi
Mendive, quien le hosped(l en su casa y le facility los me-
dios necesarios para 1evar a cabo la suscricion mencio-
nada. En Febrero dle 1857, Ia Revista de la Habani
ilpulico unn circular irrmitando 4i los hahitantes de esta
Isla para que protegieran la olra del autor de las
Arionia. v de las Meditaiones, y Luz, Bachiller y
Morales, Palma, Echeverria, Santos Suarez, Pifia, Suarez
v Romero, Mendive y otros fueron los que la firnaron.
Sabido es que Cuba correspondio al llamiamiento
Ilel egregio poeta con su acostumbrada generosidad. Con
este motivo escril)i Lamartine una carta diindole las
gracias fi I). Jos6 de la Lux y otra a Mendive, en la que
le decia: (Sea V. int6rprete de mi gratitude hiacia sus
(compnlatriotas y manifieateles que midntras mi obra ha
,(sido desdeiiada en otras parties, on esa apartada v he-
(dihsima region del mundo americano, ha sido acogida con
,(el entusiasmo, 6 interns que sahen hacerlo los praises eul-
((tos, conmo lo es sin duda hl hermosa tierra que ha pr,-
(cducido a la poetisa Avellaneda y al poeta Heredia.)
IV







-XXVI-


III.

La primer coleccion complete de las poesias de
Mendive aparecio en 1860 en Madrid en la imprenta de
Rivadeneyra, con el excelente pr6logo del severo critic
D. Mannel Caiiete, que ahora se reproduce. Casi al
mismo tiempo se daba ia la estampa otra edicion, impress
en Paris. i)e esta se ocup6 el renombrado y respectable
critic D. Juan Martinez Villergas en su periGdico sati-
rico El Jloro MJza, en unos articulos en forma epistolar
dedicados ii Mendive. ((Tan de veras sientes, le decia,
((que no solo encantas Ai los que oyen los acordes de tu
((delicada liia, comunicando li los demiis tus emociones,
tfacultad de que sGlo gozan los verdaderos vates, sino (que
(yo te encuentro melanc6licamente dulce, y afectuosamen-
tte tierno hasta en tus arranques de indignacion. Una
l(prueba de lo que te voy diciendo es esa originalisima y
((bella sAtira El Lamcnto. Para mi gusto eres uno de
(los mejores poetas liricos contemporineos, sin que entire
todos los que hoy manejan la lengua de Castilla te su-
(pere uno sblo en las melodies del sentimiento. Esta
(verdad la encuentro demostrada en tus sAfico.s I Pauli-
(na, en el romance al Yumurf, tan delicado, tan fiicil,
ttan armonioso, tan clisico, y en la linda poesia A una
uflor. En la composicion en que has echo mnis magnf-
afica ostentacion de tus fhcultades, es en El Arroyo. Tus
aversos son tan armoniosos, tan impregnados de senti-
miento, tan dulces, en fin, que se graban en la men oria,
(que se pegan al oido insensiblemente, coino sucedio con
dlos del Trovador, de Garcia Gutierrez, y como sucede
((siempre con los que tienen mdrito positive.)








-XXVII-


La Revista Habanera, acreditada publication de
(cciencias, literature y bellas artes que en 1861 dirijia el
infortunado poeta Juan Clemente Zenea, al anunciar el
libro de Mendive, decia lo siguiente: ((Mendive ha de-
((y ha sido su canto la mits tierna y la miAs grata m6sica
(que hemos oido en estos tiempos de indiferencia.))
En esta Rerisfa irmprimi6se por primer vez su
magnifica oda ai Italia, con motive de la muerte de Ca-
vour, en la cual se identifico de tal manera cou el dolor
de aquel oprimido pueblo, que nuestro inolvidable sabio
D. Josg de la Luz Caballero, al leerla, dijo ((que miiis pa-
recia escrita por un italiano, que por un hijo de Cuba,)
frase en la cual se hall contenido el mayor elogio que
de este canto energico y varonil al par que inspirado y
bello, podia hacerse.
En 1863 aparecieron en New-York las Ielodias
Irlandeyan,,( de Tom4ns Moore, traducidas por Rafael M.'
de Mendive, que dedico i su amigo el ilustre pianist
cubano don Pablo Desvernine. (Yo lie visto, dijo tam-
)bien Villergas, el librito del excelente poeta cubano,
((con verdadero j6bilo, y he leido en 61 una sentida de-
<(dicatoria, que vale tanto como la obra, y que pocos son
, ((Solo el reconocido talent, sino tambien el hermoso co-
((razon de nuestro amado Mendive.) Copia la barcarola
Sobre el mar y dice: ((cuainta'belleza y cuainta facilidad!
(Ese modelo prueba efectivanente lo que el otro dia dijo
(traducido por otro poeta.))
Su poesfi Dia nehbuhlof., fit6 puesta en mcisica por el








-XXVITT--


gran artist Bottesini. Louis Moreau Gottschalk, ese
genio del piano, traduijo al divine idioina sus versos
IMu'ica d(c tfs p)i/ttdms y A PAwliua. (Con motive de lia-
her pasado G(ottschalk i Matanzas a dlirijir una coinpa-
flia de 6pera, escribio "i Melndive intia intereusaite carta
en firanccs que, vertida al castellano, han ins.rtado el
diario El S'ih;/ y For, eln su biogratfia de (Gottschalk,
edition liecha por La l'ro,1/p, d.i Lithr,,r;i en 1880.

I V.

T6canos alhora hablar de las reiniios literarias, cen
csaa de Iecndive. )e ellas se ocupail AiiselIiii e ua rez
y Romerou eu Iu lil)r( inddito, y Ramoni Zaiiiblraia enl
sus Tra(bq(ji Ari(.n/limicos. El primlro elt estos t6rminiios:
(Muchos ainos ihace que en nllia ciudad comi la iiumstra,
dlonde es neneester algun pretext de solaz para que los
(llhombres se reunian, la casa de Mlendive Ju sido sitiempr
(Cel )puto At que acudeni todos los que salen apreciar in
(,su verdadero valor las ohras de ttalento v de la fitnta-
asia. Dotado dte nl gusto exquisite, de uni contiiiente
(silmptico, v de llla amabilidad natural, que no le im-
(pide, sin embargo, maiifestar con franquea su lparecer
'sobre eualquiera de los asuntos qu(e lihaa dado sus
miteditaciones, no titubeo en afirniar que Mendive es el
(cubano que despues de Domingo )Del Monte ha contri-
(buido mhis a que entire nosotros no se apague el enitu-
assiasilo por el arte.)
Zlainl)rallall, despues de ilentciounat a tiodos los que
asistian i esas tertulias, dice: ien ella-s se leveroni tra-
dbajos nimuy apreciables, corme el interesantisimho del Sr.








-xxIx-


adon Jose Silverio Jorrin sobre bellas artes, pronunciado
(cen el Liceo de Guanabacoa; una part del concienzudo
,que sobre la literature eln los Estados Unidos escribia
ael seflor don Juan C. Zenea; las bellisimas tradiicciones
tade Tomins Moore, por el Sr. Mcindive, y poesas origi-
,fnales te los Sres. Corpancho, Navarrete, Martinez, Se-
allan y otros; trabijos cnya lecture, junto con las anima-
((das discusiones a que dieron lugar, proporcionaron niuy
,proveclosas lecciones y nIunichs horas de purisimio recreo
((it aqluel circulo fraternal, decoroso y modesto.))

V.

El 1864 fin Mendive noImbrado Director de la
Escuela superior municipal de varones por un jurado
coimpuesto de diez y nueve personas de las is is distin-
guiidas del pais, y poco despues mereci6 ser preiniado por
la Junta Superior de Instruccion pul)lica con diploma y
miedalla de honor del prof'esorado. No estimando algu-
nds personas justificado dicho nonmbramiento, por career
lque consagrado Mendive al cultivo de las musas, no ten-
dri; aptitude para el magisterio, el ilustre Conde de Po-
z s Dulces, i la saizon director de El S'iglo, escribi6 el
siguiente articulo, que tenemos inmensa satisfaccion en
reproducir aqui, no s6lo por referirse ti nuestro amigo,
sino por ser una paigina escrita con la alteza de miras
que resplandece siempre en sus escritos.
(Ila sido nombrado Director de la ((Escuela prima-
(rcia superior de varones, creada en esta cindad por nues-
Otro Excino. AyIntamiento, Inestro amigo y esclarecido
(lpoeta y literato el senior don ltafiel Maria Mendive.








-XXX-


((A la vez que lo felicitamos por su nombramiento, cree-
amos important decir algunas palabras sobre un punto
((en que nos parece no se lha fijado lo bastante la aten-
acion, y acerca del cual, un exiamen lijero y superficial
(ha solid pronunciar fallo adverse, contra el que deben
(protestar cuantos sepan elevarse fi la verdadera inteli-
,agencia de las dotes que exijc el magisterio. Induda-
b(lemente pas6 ya para honra de nuestros progress, la
(epoca en que la lira del poeta era considerada, cuando
((imas v much, como un instrument armonioso, desti-
(iiado ai vibrar en nuestros oidos y producer en nuestra
(alilna impresiones cuanto dulces, fugaces y pasajeras.
(El placer de un momento. y nada mis, era todo el ob-
(jeto 6 fin que se atribuia a la lengua ritmada en que
Ahablan los hijos insipirados de las musas, confundiendo
(ede esta manera, con los tristes copleros 6 versificadores,
((i esos espiritus privilegiados, ai esas organizaciones mu-
asicales que cantan porque en todo su ser predomina el
((innato y exquisito sentimiento de lo bello y de lo bueno
((en todas sus manifestaciones.-El poeta, tal cual lo ha
(fbrinado la civilization modern, s61o se distingue de
((sus prototipos de la antigiiedad, en el ensanche de su
ainteligencia, que le pernite Ilevar i mais dilatadas v
milss nobles esferas todas las armonias de su alma. No
l(e son hoy extranios ninguno de los grandes problems
((del mundo intellectual v moral, y si no, que se nos diga
((si Victor Hiugo y Lamartine, por ejemplo, no dehen sus
anmayores triunfos fi ese mayor conocimiento que han ad-
(quirido de todas las aspiraciones humans en el siglo en
(que vivimnos. Si tales hombres no son aptos, como lo
(d(1n preteimido vulgares pensaidores, parn tod(as las








-XXXI-


ocarreras en que la inteligencia y el corazon deben ar-
(inonizarse "i fin de producer los mis grandiosos resulta-
ados, no sabemos entOnces con que objeto puso Dios en
cel alma de algunos pocos escojidos, esa double fuerza que
0(en ellos se agita y deshorda al exterior en suhlimes v
((sonoros acordes.
(i.Y habra quien pretend que el poeta, como tal,
((dotado de gran dosis de inteligencia, de sentimiento y
((de ternura, no esta en su lugar conduciendo a la nifiez
c(por la send de la ensefianza, cuando tsta, para ser
((fructuosa y complete, ha de desenvolver simultinea-
((mente en sus tiernos espiritus todas las aptitudes de la
(inteligencia y de la sensibilidad? ;,Estaria alli mejor el
(dhombre fiio v calculator que s(lo procede por formulas
agents al corazon?
((En el articulo que precede, en que hemos procn-
((rado sefialar el camino que dele Ilevarnos fi la verda-
(dlera comprension de lo que debe ser la education, po-
(drain verse los fundamentos que tenemos para pensar
,que en todos los estadfos de la ensefianza, pero princi-
,palnente en el de la primera edad, el preceptor debe
ainstruir por medio de coimbinaciones en que la sensibi-
(lidad ha de tener la mayor parte. A thlta de la ma-
(dre, 6 despues de ella, el educator ensefia primero al
((corazon, para irse elevando por grados i las esferas del
((raciocinio. Preguntamos ahora si el poeta, ese ser que
(piensa, siente y aspira con vehemencia, dele cederle el
(lugar at antiguo pedagogo, ese est6ril 6 inconsciente
((repetidor entire cuyas inhiibiles manos todos nosotros,
mi&s 6 m6nos, perdimos no poca parte de la vitalidad de
mnuestras potencias y aptitudes.









(Hemios tratado ha cuestion que antecede de un inisbo
itgeiierad y conp11 el 4dAo olbjet( de etdesvlnleee ciertos err)o-
"Iles 0t preoeupaciones (III(, aui tienen curso el iuiestrat
t(socieda(I. Nadice qiue personal met te Conoz al dul(ci-
((5111o poeta Meuit live, coni Ocasiioil de (c11( IVooii wainilell-
oto hemos esei'ito las lines que se ;weaban lie leer, podnli
((pensar que nios hlayarnos Iropluestoj *jstifiear Iinla (ele-
((eioil tlqe no lo necesitai, puesto oine 'es generallnel sn-
tloiido, qie cl (listiflgido 111-a(lO lga ocpie a entrp Ilteflhiests
ccW~uine~ncias Po~ctic~as, lo debe precisamnent e ;i ese admllil-a--
(tbde consorci0 de Ia inteligenci v tiea d ila sensiilidati jtle
mtlelen poseer ho- cuonftos pureteuidall intlluir (i11 lo." des-
((tinlOs de su patria.))
iIendive couiserval indtlittt sit dramrunu Il Authcl Aqrvi,
de(l ctual s6lo nos diO It conocer iiia escenea (ei n a hi;4uf
de/ Puehlo, tie Piflevro. Al insertaral;i en dicio lcrititli-
co, diijo 6ste que su leetura desperta via })robailielimente cn
los leetores cl mismo dteso lue 61 temia v hlaial (conlii-
nica(o IL] elegaiite poetat, s1 wiutotw, dle vver pronto pul di-
cada today ha pieza. (tAlgo imeno, continim divjendi
Pinelero, 110o itermllite esp)erar tie efla ,Ii escfl;n qite tn-.,Is-
cribiiw ts, ell Inl cutil, A pes'lur tie qli el l4tn loaberbt scg iji
el hilo del arounieltt no s prv ide vomprender sol. cI-
rnacter. tirailatico, se observai slill embIn ., 1 nsbltate iiio-
viniciltet 1n (eIl diailo"gi v IIuuv 1~v bti v-crsiicnueioii.)


iM endive coontiuniit dirijiendo In Escuet;i municipal
de enscihanza superior deti Vartncs que seIc l Jeinit tia i-
tia(o, hlasta qiie Ce l186;11, el 15 tie M-%:ivo, hie conflldt)o a
nuestra Metr6poli con motivo de los deplorables suceos
de 1868.

























A UN ARROYO.






lCuAn lento vas, arroyo cristalino,
Con expression sencilla
Rizando en tu camino
La verde alfombra de flotante lino,
Que blando crece en tu espumosa orilla......!

jCuin bellas corren removiendo arenas
Cefiidas de amapolas
Y blancas azucenas,
En breves giros las modestas olas
Que nacen en tus margenes serenas......!

























A UN ARROYO.






lCuAn lento vas, arroyo cristalino,
Con expression sencilla
Rizando en tu camino
La verde alfombra de flotante lino,
Que blando crece en tu espumosa orilla......!

jCuin bellas corren removiendo arenas
Cefiidas de amapolas
Y blancas azucenas,
En breves giros las modestas olas
Que nacen en tus margenes serenas......!











Cantando amor las aves melodiosas
Se miran dulcemente
Cual visions hermosas,
En el espejo claro y trasparente
De tus humildes aguas silenciosas:

La verde selva y la feraz llanura
Te ofrecen regaladas
Su placida verdura;
Y en grato son las brisas perfumadas
Tranquilas besan tu corriente pura.

Suaves to dan los bosques sus aromas,
Los valles sus primores,
Las selvas sus palomas,
Su sombra grata las enhiestas lomas,
Y el cielo mismno su dosel de amores:

Y en las de Mayo hermosas alboradas,
Flotando en tus esp)umas,
Te arrullan sosegadas
Del blanco cisne las brillantes plumas,
Las hojas por los c6firos llevadas......!

Hijo, tal vez, de agreste pefia dura,
Tu manantial de plata
Por la inmensa llanura,
Como una cinta blanca se dilata,
Cefiida de riquisima verdura:










Y ageno de ansiedad y de pesares
Por selvas y palmares,
Sin suspirar congojas,
Tranquilo vas al seno de los mares
Cubierto siempre de fragantes hojas.

Nifio tambien me deslic6 inocente,
Con paso indiferente,
~in sofiar en amores,
Tras el vivo matiz de hermosas flores,
Y el limpido cristal de mansa fuente.

Y libre, como garza voladora,
Con infantil decoro
Y gracia encantadora,
Besando fui tus arenillas de oro
Al tibio rayo de la blanca aurora!

Ent6nces ay! con cuAn brillante arreo
Agitaba mis alas
En loco devaneo,
Cercado siempre de celestes galas
Por los eternos campos del deseo......!

Mas, de ent6nces ahora...... jcuintos dafios
Han causado d mi vida
Los tristes desengafios......!
iUna tras otra la illusion perdida
Bajo el peso terrible de los afios......!











Yo soy aquel infante candoroso
De las guedejas blondas
Y mirar carifioso,
Que tantas veces se agit6 en tus ondas
Como entire flores el sunsun hermoso:

Yo soy el mismo; pero el alma mia
Tristemente ha perdido
Su inefable alegrfa,
Y en vano busca en tu corriente fria
La imlgen bella de su abril florido.

Sigamos lay! sigamos la jornada,
Llorando yo mis penas
Con alma resignada,
Y tui besando el manto de azucenas
Que se mece en tu margen sosegada.

Tal vez mafiana, triste y abatido
Por los placeres vanos,
Aqui vendre perdido,
De horrible tedio el corazon herido,
M6stia la frente y los cabellos canos:

Y sentado en tu mirgen fresca y grata.,
Con intima alegria,
Vere cual se retrata
Sobre tus ondas de color de plata
La imagen lay! de mi vejez sombria......!








-6-

Prosigue pues, arroyo, tu carrera,
Mientras voy aspirando
De hermosa primavera,
El celestial aroma en tu ribera,
Tus ondas con mis lIgrimas mezclando:

Que iguales en la vida y en la suerte,
Uno seri el destiny
Inexorable y fuerte,
Que a los dos nos sorprenda en el camino,
Y nos lleve al abismo de la muerte!


























A ITALIA.


En la muerte del Conde de Cavour.



Piangi, che ben hai d'onde, Italiamia.
(Leopardi.)
Sombra de horrible duelo
Cual finebre crespon bafiado en llanto,
De Italia cubre pavorosa el cielo;
Y en son de queja y de alabanza en canto,
Los genios de la paz y de la guerra
De luto llenan la asombrada tierra!
No tan veloz ni airado se desprende
De la encendida nube en la torment
El rayo asolador, ni audaz emprende
Libre su vuelo con mayor pujanza
El a guila del noto perseguida,








-8-


Que el grito con que Italia conmovida,
Nublado al ver el sol de su esperanza,
Con prepotente voz anuncia al mundo
Tu muerte joh! Conde, y su dolor profundo...!


Rapida corre de Turin al Sena
La nueva infausta;-higubre restalla
En L6ndres y Berlin; respira Viena,
Venecia llora...... y la Polonia calla......!
Y el eco en tanto por los anchos mares
Salvando raudo la robusta valla
Que de Europa separa nuestros lares,
Muri6, repite, en la abrasada zona,
Muri6 Cavour, el g4nio peregrine;
El que de Italia rota la corona
Del antiguo poder, con noble empefio
Y A despecho de torpes ambiciones,
Al carro la elev6 de la victoria
Sobre alfombras de libres corazones!


iVed de la Italia desgarrado el seno!
En los sangrientos campos de Novara
Un rey valiente, impAvido y sereno
Confiando en su valor, que el mundo abona,
De la desgracia en brazos, desaffa
La muerte en el peligro, y la corona
Que salvar quiere en vano,
Pierde, y con ella el cetro soberanor
iDe nuevo queda con fatal cadena










Misera Italia al infortunio atada!
iDe nuevo a ser, el cielo la condena,
Estitua muda en soledad callada!
JEstatua del silencio la que fu6ra
De la elocuencia asombro en la tribune!
iImagen de la impidica ramera,
Ella, que fue del heroismo cuna,
Y tumba del oprobio y la mentira......!
4A quien tal suerte compassion no inspire?
ZQue human corazon en duelo tanto
No tiembla al ver abandonado el solio,
Y en sangre tinto y desgarrado el manto
Que orgullo fu6 del alto Capitolio......?
lQui6n no suspira al escuchar las quejas
Que en lugubre rumor el pueblo lanza
Desde las duras y enlutadas rejas
Donde cautivo llora su esperanza;
Donde el odioso lktigo irritante
A la several ley ha sucedido,
Y en todo pecho vibra palpitante
De la oprimida victim el gemido......?

4A quin los ojos de la Italia ent6nces
En tan oscura noche se volvieron?
ZQue nombre ilustre los sonoros bronces
Del Arno al P6 vibrantes repitieron?
El h6roe fu6 Cavour...... Ilustre nombre,
Que eternamente vivir6 cual prenda
De lo que alcanza el corazon del hombre,
Cuando severe, a la torcida send
Que al infamante deshonor conduce











\Vuelvc la es)alda, v coni teiiaz 'illupenh
Luchando siemprnje ai rcalidad redluce
ILo (11W jlzgmatfU ilVelizaI)Ic sufcn......t
-No de la intrigaI ftu6; no (ecl pcrjll-io,
Ni del nientido fadusto cortesano,
Que ai nobles pechos es, tfta1 augu rio,
fnstruninto servil siu (beta mano.
Antes, sup(o ) Ios O(Iios4 v rencores,
Anteponer (oiDl Animfsel(ell()
D)e liberty: d los done, bienliechorsc~!
Antes supo ronmper lI (luro freno
D)e la i'azon fie cstadlo cauteloso,
Si comlpii)Iiad IaredI liacer pedazos,
Y' enll hi c1)aItluli freitc (dle coloso,
Quc rI Italii uprinle con ,its ftuertes b~razos,
Lanzar el tiantedI vengnza v guerra ...

A unIU 114 a estv atniiita hI t iela;
-ikin tiemlnlan (le pdVOJ, los corazones
Al1 ver los I)elIos campos(4 iIImi1(it(4)s
Por nunerosas bclicas legiones.
Los alterosos Al pes, as)Ilubrados
La frente inclina ii s Istellnieculo el )Ces5(
D)e la Fraucia, que vuela geneii)sa
A. luchar por la enseila (lel progress!
-Qu n mano fit4, (lecidine, lit quc 1p1udo4
Asi la furia contener del eiIVO,
(ubrir la plitria con tan ftierte escudo
Y ii hi Europa sacar de su desinavo .....
j.iini( nano fui6 la que enlazan(Io Ostlia
El cetro algust( con 8i mida espa(Ia








II--


Del h6roe de Palermo vencedora,
De la discordia i; execrable tea,
Troc6 en brillante y apacible aurora ......?
Fija en su mente la fecunda idea,
Se agita y lucha, infatigable obrero;
Nuevos triunfos demand 6 la fortune,
Al pueblo exalta inimpvido y severe
Con su elocuente voz en la tribune;
Y, las armas tambien, libertadoras,
Con palmhas de la gloria, merecidas,
Alienta su valor,-si vencedoras,
Consuela su inftortunio,-si vencidlas.........!

SMlas... aht! que envuelto en nube pavorosa
Con siniestro filgor brillar se advierte
En su fi-ente radios
El rayo de la muerte.........!
Alas... ah! que ya se dobla su cabeza!
Mas... ah! que el cieio sucumibir lo nmira,
Y en torno de su lecho la tristea,
Esparce flores, y el dolor suspira.....!
Oh! ti, )Dante inmiortal! Luz asombrosa
Del pensaliento human, y del eterno
Amnargo sollohzar de Italia henrosa,
La puerta cierra i tu terrible inferno!
Sal de la tumba, sal; yen cuanto aleanzi
Tu g6nio prepotente,
Oiga el tudesco tu robust acento
Decir al mundo con viril pujanza,
Y b6lico ardimiento:
Nunca pierdas Italia la esperanza.........!

























DESDE EUROPA.


A D. Jose Gonzalo Roldan.





Cuin grato llega al corazon herido,
Que ausente de la patria sufre y llora,
El eco de tu voz consoladora,
Dulcisima amistad......!


A tu acento icuan fervido palpita
De entusiasmo y amor en su amargura
El pecho del que errante y sin ventura
Suspira en la horfandad!








-14-


Mil veces lay! ausente de mis lares,
Ave de paso en apartado suelo,
Asi esclamara yo bajo otro cielo
En horas de dolor:


Asi exclamara yo, sin que un suspiro,
Ni una queja ~i mis ayes respondiera
Ni una flor, ni una ligrima siquiera;
Ni un 6sculo de amor!


Empero, tras de tanta indiferencia
Y largos dias de esquivez y olvido,
Palpita un corazon, y i su latido
Me siento extremecer.


Un corazon que ftrvido y valiente
Desde Cuba me ofrece carifioso
Al compass de su canto melodioso,
Un mundo de placer.

iYo que otros ones ni otro bien ansiab;I,
Yo que otra gloria, ni laurel queria,
Sino un recuerdo de la patria mia,
Un recuerdo no m;s!


Oigo en tu acento arm6nico y sonoro
El grito de dolor y de carifio
De esa tierra infeliz que desde nifio
No supe sino amar!








-15-


Brillantes a la vez por mi memorial
Veo cruzar cual magicas visions
Mis sueiios de placer, mis ilusiones,
Mis lAgrimas de amor.


Y miro los lugares do felices
Tantas horas de paz goce serenas,
Sin conocer jams lo que eran penas,
Martirios, ni dolor.


Mis ojos ven la palma i cuya sombra
Soiiando amores suspir6 ii la Luna
La choza de mis padres, y la cuna
Humilde en que naci.


Y alli mi alano fiel... mi viejo esclavo.....
Mi blanca garza voladora, inquieta,
Y el arpa de oro que me dio un poeta
Amigo que perdf.

Escucho murmurar la misma fuente,
En cuyas frescas y apacibles ondas
Mi cabeza infantil sus trenzas blondas
Felice contempll6:


El cielo, el bosque, el ave que en la tarde
A mi ventana ai suspirar venia,
La pobre flor que tanto me queria,
Y tanto quise yo!










Y en medio de ese Eden, por mi cerebro
Como rayos de sol ardientes pasan
Memories lay! que el corazon me abrasan,
Y es triste recorder!

Memorias por quien siempre vi sombrio,
Palpitando del alma en lo profundo,
Entre abrojos y lhgrimas un mundo
De horrors y de afan!

Tu me comprendes bien, mi buen Gonzalo;
Ti sabes cuanto es grato al peregrino
Hallar la mitad de su camino
Algun amigo fiel;

Una piedra... una flor, un bosque umbroso
A cuya sombra recorder el triste
La historic de su vida, y cuanto existe
De bello para e1.

No extrafies, no, si al escuchar tu canto
S6lo en Cuba pense; tan s6lo en ella,
Y embelesado con su imigen bella
Me puse A suspirar:

Que tambien como el triste peregrino
Pude encontrar en tu expression sincera
Un amigo leal, con quien pudiera
La pAtria recorder!

























A PAULINA.


Sflicos.

Td, la mis bella que mis ojos vieron,
PlIcida imagen de mi amor de nifio,
Unico encanto de mis horas tristes,
Hija del alma.

Deja que impriman mis amantes lIbios
Sobre los rizos de tu trenza oscura,
Mtigicos besos que A mi pecho sean
Musica suave.

Deja que ansioso con tus rizos forme
)ulce tesoro de supremo encanto,
Donde mis ojos anhelantes viertan
Lagrimas puras.










Donde entusiasta el corazon apure
Blandos perfumes de tranquilas auras,
Mi6ntras mi mano paternal tus sienes
Cubre de rosas.

Siempre que un rayo de la blanca luna
Hiere tu frente, reflejando en ella
Toda la mAgia de su lumbre suave,
Prenda de amores:

Siempre que en noches del ardiente Estio
Gotas fugaces de benigna lluvia
Cubran de perlas tu gentil cabello,
Hija adorada:

Siempre que alegre como el ave cantes,
Siempre que triste como el sauce llores,
Siempre sujeto a tu impalpable sombra,
Sigo tus pasos.

Cuando mi seno, que por ti suspira,
Avido escucha de tu boca bella
Dulces palabras que en celeste idioma,
Tierna me dices:

Cuando en mis brazos con placer te estrecho
Lleno de un fuego celestial...... ent6nces
Siento que libre, de tu amor en alas,
Dejo esta vida:










Dejo esta vida, y me remonto a un mundo,
Donde entire suefios la passion me finge
Vastas campifias de perfilmes Ilenas,
PlAcidos bosques;

Mares inmensos donde el sol dibuja
Aureas coronas con sus vivos rayos;
Lagos azules, donde airosos vogan
Cisnes canoros.

Nada le falta a tu inocente vida;
Angel, te cubres con tus blancas alas,
Virgen, te inflamas con tu casto fuego,
Hija, me adoras.

Ya de Virginia la vibrant espada
Ante el tirano que A tu honor atente
Fiera blandiendo, al deshonor la muerte
Bdlica opones.

Ya de la patria desgarrado el seno,
Madre de Gracos, la fatal cadena
Mandas que rompan, con ardor luchando,
Bravos tus hijos.

Si bajo el techo del humilde albergue
Triste mendigo tu piedad implora,
Miro tu mano que en la suya pone
Obolo santo.










Nunca del pobre la mirada apartes;
Ave que errante en tu cendal se prenda,
Sepa que tiene en tu sensible pecho
Cuna de flores.


Ante el incienso de procaz lisonja,
Como las hijas de la antigua Grecia,
Con el de gasa transparent velo
Cdbrete el rostro.


Nunca la alfombra del dorado alcazar,
Nunca la pompa del mundano orgullo,
Hagan te olvides que en la tierra somos
Todos hermanos.


Cuando entire el brillo de nupciales teas
Alzes bafiada de rubor la frente,
No de codicia la menguada llama
Arda en tu seno.


Oiga tu esposo con placer la frase
Pura que salga de tu labio ent6nces,
Sin que en tu rostro divagar se mire
PAlida sombra.























SONETO.


Es a veces amor profunda hoguera,
A veces hielo deslumbrante y frio,
A veces nube de ardoroso estio,
A veces flor de hermosa primavera:

Es de esperanza fuente placentera,
Es de la duda, pi6lago sombrio
Donde van A morir cual manso rio
Al mar, los suefios de la edad primera.

Todo lo cubre su esplendente velo,
Todo lo enciende y de passion lo inflama,
Y al mismo infierno lo convierte en cielo;

Pero el divino encanto de su llama
No quiere Dios que sirva de consuelo,
Ni d viejo verde, ni c provecta dama.

























LA PASIONARIA.


Imaigen de mis tristezas,
Ti, que vives miistia y sola,
Y encierras en tu corola
Un poema de dolor;
Peregrina de los campos
Que mueres en Primavera;
Tii serAs mi compafiera,
Pasionaria de mi amor.


Con mis ligrimas copiosas,
Corona te hard de perlas,
Tan puras, que el mundo al verlas
No imagine otra mejor;








-24-


Y con musica de besos
Que al alma no d6n enojos,
Un cielo abrire a tus ojos;
Pasionaria de mi amor.


Td seras, la que en mi lecho,
Misteriosa hermana mia,
Recojas de mi agonia
El moribundo clamor;
La que me cierres los ojos,
La que me cubras de flores,
La que piadosa me Ilores,
Pasionaria de mi amor.


Seras td la que acompafies
Mi cadaver A la fosa;
La que al viajero mi losa
Le sefiales con dolor;
Td seris...... pero, joh delirio
De mi mente entristecida ........!
,No eres td mi propia vida,
Pasionaria de mi amor...?



























A ELODIA.






Sospechas que mi vida es un infierno,
Y que voy a lanzarme en un abismo
De aImargo llanto y de dolor eterno......?
Pues te engarias, Elodia.-De mi mismo
Me duelo, sin culpar la aciaga estrella
Que i veces nos conduce
Por revueltos caminos, tras las huellas
)Del hermoso ideal, que mis seduce
Cuanto se ven mis lejos
Brillar entire las sombras sus reflejos.
4










En ese adios, que tanto ti deploras,
Envueltas con adelfas del present,
Las rosas van que en plicidas auroras
Vertieron sus perfumes en mi frente:
Idilios de la alegre primavera,
Que ilorando se alejan del ya frio
Corazon, que antes era
SSu caliz de oro en el caliente estio,
Y lira, a cuyos sones,
Cantaban sus mas bellas ilusiones!

Ese adios, es la triste despedida
Que dil el vencido atleta al no vencido
Tiempo, que audaz destruye nuestra vida,
Ahogindola en las sombras del olvido;
No el espantoso adios del que batalla,
Sibarita indolente,
Por traspasar la valla
Del hondo abismo en que morir se siente,
Y en su dolor profundo,
La espalda vuelve al porvenir, y al mundo.
Por fortune, en mi pecho i la sonora
Onda fugaz de arm6nica cadencia
Afin le es dado vibrar; y encantadora
A6n puede hacerme, y grata la existencia,
Natura, cuando espl6ndida derrama
Su virginal tesoro,
Y al mundo envuelve en su fecunda llama;
Que ent6nce a Dios en su grandeza adoro,
Pienso en la patria, y miro
MAs hello el ideal por que suspiro.










Naturaleza misma en su desmayo
Tras larga tempestad, sobrecogida,
Contempla absorta del tremendo rayo
El hondo estrago y la profinda herida,
;.Que much pues, Elodia, que en el alma
De un misero poeta,
A quien paz no le dln ni dulce calma,
Penas, que 61 solo, en su dolor respeta,
La tempestad reviente,
Y al mundo diga cuanto sufre y siente?

Aspiro en mi dolor A lo infinite,
No a los terrestres goces de la vida,
Contra los cuales levantC ese grito
Que tiI llamas ((el himno de un suicide),
Anhelo desatar la ligadura
Que me sujeta horrible
En esta carcel misera y oscura,
Donde toda ambicion es impossible,
A m6nos que no sea
Ahogar en sangre la mas noble idea.
Eres Cubana,-y por lo tanto hermosa,
Compasiva, simpatica, discreta;
Y es tu nombre, no s6 que misteriosa
Concepcion de los suefios de un poeta.
Eres feliz?-Sin duda que lo eres,
Y amante decidida,
Como siempre lo son nuestras mujeres
No bien sienten de amor la dulce herida,
Aunque apuren A veces
El ciliz del dolor hasta las heces.








-28-


Pues bien:-no temas que mi mano llegue
A mancillar con sangre de mis venas
Mi propio honor, ni que cobarde entregue
Mi nombre al diente de rabiosas hienas.-
No, Elodia, n6; mi mano cariflosa,
Entre afanes prolijos,
Sera el consuelo de mi amante esposa,
Serai el apoyo de mis pobres hijos
Y amparo de su vida;
iPero nunca la mano de un suicide!

Ven i mii hogar, si contemplar te place
Al dios de los amores,-como dices,
En el secret y espontnteo enlace
De seres que en la tierra son felices;
Y asombrada veras que el cielo quiso
Convertir el inferno
De mi inmenso dolor...... en paraiso
De inefable ventura, done eterno,
Feliz, sus rayos lanza
Sobre mi frente el sol de la esperanza......!

























YU"RIURI.


Dos veces no mins mis ojos
Se fijaron en tus ondas,
Y desde ent6nces no puedo
Apartar de la memorial
El espejo de tus aguas,
Ni la espuma con que mojas
De las flores de tu orilla
Las perfumadas corolas;
Ni la luz de las estrellas
Que penetra hasta en las sombras
De tu seno oscuro y frio,
Iluminando radiosa
El sepulcro donde encierras
Las pAiginas de tu gloria.










Adonde quiera que vuelvo
Mis ojos, miro tus ondas;
Y del alma se me escapan
En lucha atormentadora
Suspiros, que por ardientes
No hay pecho que los recqja,
Ni libio que los repita,
Ni corazon que los oiga;
Pues parece que con ellos
En comunion misteriosa,
Como el6ctrica centella
Que consume cuanto toca,
Va el espiritu invisible
De s6res que ausentes lloran,
Y cuvas endechas tristes
Han repetido sonoras
Con sus arpas los poetas,
Los irboles con sus hojas,
Y con sus quejas las fuentes
Y con su voz las canoras
Aves, que vuelan perdidas,
Como visions hermosas,
Buscando en las soledades
Dulce paz y grata sombra.

Yumurf! de tus arenas
Yo bien s6 la triste historic;
De tus aguas los suspiros
Repitenla i todas horas,
Y en vano seri que el tiempo
Con su mano tenebrosa








-S1-


Pretenda borrar sucesos
Que viven en la memorial.
Sigue lento y sigue suave
En tu march silenciosa,
Cristalino y manso rio,
Y a los ecos no responds
De las turbas que en tus aguas
Con alegres barcarolas
Y al reflejo de la Luna
En noches de Mayo hermosas,
Invocar tan s6lo saben
El nombre de la que adoran.
Ni te plazcan las plegarias
Que en tus mirgenes entona
Con falsa voz la hermosura
A quien los celos devoran,
Y lamentando sus penas
Con lagrimas mentirosas
Tus claras aguas enturbia,
Y tus recuerdos deshonra.

Repitan si, tus corrientes
Las canciones inelodiosas
Del insigne Milanes
Que no canta, sino ilora,
Y al son del arpa se queja
Con la Fuga de la Tortolf;
Y de Codos en elpuente
Ve cruzar sobre las ondas
En la barca del progress
Las imigenes hermosas










De las ciencias y la industrial,
De las artes y la historic.
De Tolon las melodias
Repite tambien sonoras
Con la magica ternura
Y el almibar que atesoran;
Pues de amor es un poerna
Cada verso en que te nombra,
Cada rasgo en que te pinta,
Cada endecha en que te llora.
Y arrullado por los ecos
De liras tan cadenciosas,
Ahogando recuerdos tristes
Desliza tus claras ondas,
Manso rio, cual resbalan,
Por mi rostro gota A gota
Las lMgrimas con que escribo
Suspirando estas estrofas.


























REMEMBRAINZAS.








Herniosa noche del tr6pico,
Noche esplendida y serena,
De luz y de encantos Ilena,
De suspiros y de amor:
Bajo tu sombra icuin suaves
Renacen memories bellas,
Y embelesado con ellas
Siente y goza el corazon......!









-3A-


iQuidn no escucha en estas noches
De dulce paz y embeleso,
El eco errante de un beso
Entre lhs flores sonar;
Y del beso y d( las flores
Al percibir el perfhme,
De algun angel no presume
El espiritu aspirar ......?

Tal parece que del seno
Perfunado de las rosas
Se levantan voluptuosas,
Bajo forms de mujer,
Del amor de los artists
Y el amor de hls doncellas,
Las imiigenies m;is bellas
Que la mente alcanz6 f ver.

Julieta! la que en un suefio
El mundo v su vida encierra,
Vision que cruzi( Ia tierra
Como un suspiro figaz:
Martir de amor que la Italia
Recuerda, admira. y respeta;
Y en el arpa del poeta
Afin la escucha suspirar:

Al pie del sauce, Edelmira,
La enamorada del moro,
Preludiando el arpa de oro
Solloza y canta a la vez;










Y la luz de las estrellas
En queja doliente implora,
Calme Dios en el que adora
La vengativa altivez:

Solitaria en sus jardines,
Por vez prilnera media,
La inocente Margarita
De Fausto en el tore amor;
Y abrumada bajo el peso
De memories tormentosas,
V6 morir las blancas rosas
De su mans pura illusion.

,Quien sabe si cada rayo
De luna, si cada estrella
Que brilla radiante y bella
Del cielo en el manto azul,
No es la imigen mlisteriosa
De una doliente herinosura,
Que refleja su alma pura
De los astros en la luz...... ?

En noclies asi brillantes,
;Ay, cuiinto debieron, cutinto,
Derramar copioso llanto
Las que lograron gozar,
Con el azul de los cielos,
Y la esencia de las flores,
Del amor de los amores
El deleite espiritual......!











iPudieran asi los ojos
En el espacio insondable
Seguir la huella impalpable
De tanta hermosa mujer,
En cuya pilida frente
La mano del hado imprime
El sello eterno y sublime
De un amante padecer......!

iPudieran asi un instant
Reflejarse en la memorial
La melanc6lica historic
Y el lamentable dolor,
De Safo la apasionada,
Y de la her6ica Lucrecia,
Que fueron de Roma y Grecia
La una estrella, y la otra flor......

Quedense siempre, en el polvo
Del olvido sepultadas,
Con sus coronas doradas
Y su efimero esplendor,
Las que rompiendo la copa
Del placer en sus excess,
Imp6dicas con sus besos
Profanaron el amor.

Las que el fuego de la patria
No sintieron en su pecho,
Y el mundo fug campo estrecho
A su insaciable ambition:









-37-

Que escucharon como estatuas,
Impividas y serenas,
Del esclavo las cadenas,
Y el lItigo del senior.

Borra ioh noche! con tu sombra
Para encanto de la tierra,
Esos recuerdos que encierra
Nuestra vida por su mal:
Mas no me nieguen su lumbre
Tus astros, cual nunca bellos,
Y el alma contemple en ellos
Lo que tiene de inmortal......!

























DESDE EL CAMPO.


A Francisco Javier BlanchiB.


;'uiin placida es el aura perfiimadai
Que en medio de los campos se respira!
;Cuan Ilenos de passion; cuain inocentes
Los suefios de las aves y las flores;
Y el mfigico rumor de las corrientes
('uain grato suena suspirando amores......!

El alma se abandon
En alas del mas f'rvido entusiasmo
Al contemplar con avidez y asombro
Tanta hermosa vision, belleza tanta!










Cada flor nos recuerda la inocencia
De la dulce nifiez, y cada hoja
Que vaga por los vientos impelida
Es de la mente una illusion perdida.
La tenue lumbre roja
Que debil lanza el Sol en Occidente
Dorando apenas los dormidos lagos,
Es fantastica imdgen de los suefios
Que en placidos halagos
En horas de dolor la mente apura.

Todo es verdad aqui, todo ternura;
La verde pompa del florido bosque
Esperanza y placer tan s6lo brinda
Al alma enamorada.........!
Silenciosa
Se eleva en medio del zenit la Luna,
Y en el espacio inmenso las estrellas,
Cual lamparas de plata,
Marcando van con luminosas huellas
Al viajero la horrible catarata
Donde el torrente audaz se precipita;
Y al marinero en los revueltos mares
El libre rumbo que u esquivar le ensefia
La peligrosa pefia,
Que il veces cure engafiadora espuma!

La tierra, madre pr6diga, devuelve
En cada flor, en cada grano opimo
Ufana la simiente bienhechora,
Y alegre el labrador con el racime










De sazonado fruto,
Con voz conmovedora
Bendice al cielo, y en silencio llora......!
Junto a la puerta del hogar lo espera
Alegre y placentera
La enamorada esposa;
Con plant cautelosa
Se acerca ii su morada meditando
En el bien que i sus hijos proporciona,
Y en eco triste, religioso y blando
Un himnno al dios de la pobreza entona!

Mas i.qu6 alarido horrisono resuena
En el silencio augusto de la noche
Cuando comienza pudica su broche
A desatar la palida azucena,
Y sore el cliz de entreabierta rosa
El :ingel del placer sus alas posa......?
;.Qu6 ins6litos rumors
Los aires rompen imponiendo espanto
A pobres y sencillos labradores
Que el suefio cubre con espeso manto...?
-Ved como asoman vivos resplandores
De prepotente lama que hasta el cielo
Enrojecida sube,
Y cual Aguila audaz, en libre vuelo
Formando el humo pavorosa nube
A corazones timidos asombra,
Y al pensamiento atinito conturba.......
Ya la camnpana en medio de la sombra
El kter hiende y el silencio turhl








-4--


Con repetidos sones:
Ya el litigo resuena,
Y el sofioliento esclavo
Sacude como un bravo
Del fatigado cuerpo la cadena.
La voz de alarma. raiuda se difimde
Por los vecinos montes,
Y cual rayo que airado se desata
Rompiendo los nublados horizontes,
El incendio voraz rope y maltrata
Cuanto fi su paso rAipido se opone.
La fuerza humana todo lo dispone,
Y ;t luchar con el birbaro element
ImpAivida se lanza;
Pero en vano joh dolor! saiiudo el viento
La llama liostiga con mayor pujanza,
Y en haces encendidos las que fueron
Ayer jugosas cafias, convertidas
En ceniza, veloz desparecieron......!
Alli mis ojos vieron
La pobre tribu que naci6 africana
Mezclarse generosa
En medio del peligro, desafiando
La muerte, por salvar la hacienda hermosa,
Magnifica heredad de sus sefores......!


Oh icuAnta abnegacion!-All ardorosa
Y exenta de temores,
Combat denodada,
Midntras el fuego avanza como tromba










En turbulent mar, y el agua ansiada
Copiosa arroja la oprimida bomba.
;.Quidn es aquel nmancebo que rigiendo
Con mano fire del corcel la rienda
Valor infunde a la turbada gente,
Y osado y diligente
Arrostra y menosprecia como Aquiles
Abismos que la muerte
En cada paso le present ; miles...... ?
En su semblante pilido, se advierte
Agitacion febril y borrascosa:
Alli su padre esta!-Y alli su esposa
Con sus anmantes hijos agrupada
Bajo un bosque de palmas
Al blanco seno oprime
Con ademan sublime
De sus prendas de amor la que mas ama,
Mientras su rostro la encendida llama
Fantdstica ilumina......!
iMaternidad divina,
Eterno bien, y fuente de ventura
De corazones tristes en la tierra......!
;Cuinto ardor y evang6lica ternura
Tu inagotable abnegacion encierra......!

Tregua, oh Dios: en tan horrible estrago
La voz conmovedora
De la piedad escucha, y comlpasivo
Aparta de la hoguera abrasadora
Al misero cautivo;
Oye el acento de la madre, el grito








-II-


Desgarrador que de su pecho lanza,
Y Ai siervos y sefores,
Devuelve la esperanza
De un bello porvenir...! Trocado en flores
El suelo que sumido yace en ruinas,
Puede mafiana al despuntar la aurora
Objeto ser de pr6spera ventura;
Y de la patria el funeral lament
Que en tanto horror A tu morada sube
Conturbando la sierra, el valle, el monte,
Disipe, ioh Dios! la enrojecida nube
Que pavorosa empafia su horizonte......!

Oh! tmi, i amigo, dulce companlero
De mi nmejor edad; td que conlprendes
El amargo pesar que me devora,
Ven tristemente a suspirar conmigo
Aqui del valle en la florida alfombra,
0 bien al pie de hls hermosas palhmas
Que al borde, alia de atronador torrente
A1 viento diin sus verdes cabelleras.

En tu lira, los clinticos valient's
Sonoros vibrarain, mientras la mia
Ayes y quejas brindarai tan s6lo
Al bosque hojoso y fi la selva umbria.












IMITACIOIES DE VICTOR HUGO,

























LOS C'RUCIFICADOS.


El vulgo aplaude, cuanto invent el odio;
Y en tanto que desgarra su laurel
Al f'ervido Arist6giton; de Harmodio,
La gloria mancha con amarga hiel.........!

En sus iras, tan s61o ver anhela
De la ignominia en afrentosa Cruz,
A euanto no se arrastra, ; cuanto vuela;
A cuanto no es mentira, ii cuanto es luz!

Acusa A Fidias, de vender mujeres;
Al gran Epaminondas, de traidor;
A Socrates, de darse ii los placeres......
A Aristides, el justo, de impostor.........










A. Caton, de arrojar i las murenas
Sus miseros e.clavos; A Colon,
Que al indio libre le forj6 cadenas........
iCadenas que llev6 en su corazon!

De avaro ai Miguel Angel...... Al divino,
Entre todos los genios, Rafael,
De vender, como torpe libertino,
Por impddicos besos su pincel......!

Insestuoso Molier; Felon el Dante;
Voltaire, ateo; Diderod, venal;
iPara todos la siitira infamante!
Para todos el latigo infernal......!

i.A qun mAirtir, ap6stol, 6 profeta;
A qu6 artist, guerrero 6 trovador,
No le ha arraneado la mordaz saeta
De la h alumnia, un grito de dolor?

;Uno solo se encuentra inmaculado
De infianias tantas en el gran festin.........!
Uno sl6o no estai crucificado
Por las humans vivoras......... i(ain!


--49--


























LOS JNSU LTA DORES.








(on tal queii ramajes
Se extiendan eoolo esplendidlos bos'l jes;
(41t, c(aso habrni tid leacer el cedro eI'i(lu,
IDel flingo corroinpido,
Done sus plants 1)osa, fi del ci(eJIo
('on que el peqIuefio iniscro gusano
I)e torpe envidia Ileno
Qn It icra ianchar sit tronco soe) railo .......










Al viejo torreon, perp6t 1o emblem
De b6lico poema;
Al Esfinge, entire escomibros escondido,
Coloso--que fun dormido-
La misma muerte lo contemplh absorta,
La injuria de una hormigal ;.qu le import:'

En el silencio de la noche, cuando
Sus alas bate de placer temblando
El .ingel de los suenos fugitivo;
Con los brazos' cruzados, pensativo,
El Coloso los astros conteml)lando
Eln al btraIcc(ion protfida se recrea ......

Elnt6ices, 61 ignore si la somhra,
(ue ;i veces le rodea,
Odio, caluinia 6 liviandad se nomnhra:
No sahe por qu6 silba la serpiente;
Por qui6 la hiena imuerde; por (lue miente
La azucena, al clavel, en sus amores;
Por qu6 se nmueve el asqueroso enjaimlre
D)e insects roedores;
Por qu6 son los sat6lites del hambre,
D)e Dios (eniunialdores ......!

En tanto que la turla dle reptiles,
Crev6ndolo dormido, se consult
(Cuil ha de ser el que mejor lo insult,
El, en calma, contempla de la aurora
El riayo que las sombras desvaine'e,
Y miis y min1s los horizontes dlora


--.i,--











ai, lu s lgi ia liu'...... 1I-bb a r 'aleree.
MaIS, 116! Sit frelite se tllrojeccc,
'fll palida mejilla se coloi
Su cuerpo se extremec(*.
Inflaniatise sus ojos, ,t cahe'ta
En6rgica levanta
C'on tanta iagesta(I y ta limeza,
Qu eal renmover ]a planta,
'obarde tiemnhla, v pernianecc mui(Ia,
La tl rlbade (It&gusanoM roe(lores;
Y el sol con Iuz cspieIdida salIt(ia
,it granl Icdsprcciadh)V dec iIsultadU( es! ......

























EL, PUEBLO.


Adular a la. turbas maldicientes
En sus odios satanicos,-ijamis!-
Las turbas no son hombres, son serpientes
Que al que miis las abriga muerden nmas.

El pueblo, rudo v ftterte se levanta
A tanta altura que se acerca i5 Dios;
Las turbas, van tan bajo que su plant
Siempre las lleva de un abismo en pos.

jDesgraciado de aquel que en ellas fia!
Los mismos que les sirven de escabel
Habran de disputarse con porfia
Quien A su cuello le atara el cordel......!










Las turbas, son aquellos que escupieron
En el rostro al divino Salvador;
Los que en Colon, infames, no creyeron......
iEsclavos de su estp)ido rencor.......!

Los que ultrajaron, 6brios de cinismo,
A Carlota Corday, con mano audaz,
Sobre las gradas del (adalso nmismo
Hiri6ndola, col)ardes, en li faz.


Cuando Pelayo, tervido levant
En los astures montes su pendon,
Y al moro hostiga con fiereza tanta
Que sus rudos mandol)les rayos son......!


Cuando Padilla, mIir'tir, denodado,
Sucumbe, comio un heroe, en Villalar;
Y su cadalso en templo se ha trocado
Y el libro de su histori;i en sacro altar:


(Cuando Cavo u r y ( aribaldi,-estrellas
Probadas de la patria en el crisol,-
A Italia dieron paginas tan bellas
Que ante su brillo se oscurece el Sol:


;.Quidnes soi los ,'lu ent6nces justifican
la gloria de los heroes inmortal......?
;,Son el pueblo, 6 las turbas que trafican
Con cuanto encierra el mundo de inmoral?










El pueblo, rompe ii trozos la Bastilla,
El pueblo, azota el rostro de Hayn6,
El pueblo, dobla her6ico la rodilla
Ante el deer; pero ante el crfmen, nI!

El pueblo, el yugo de tiranos doma;
Con sus heroes celebra el gran festin
De Grecia, con Aristides; de Roma,
Con Bruto; de Venecia, con Manin!

Las turbas, son las sombras que entristecen;
El pueblo es siempre Sol que nos da luz;
Las turbas, cuanto tocan lo envilecen;
El pueblo adora con amor la Cruz......!

Mientras el pueblo en el desierto truena
Contra aquellos que olvidan ;i Mois6s,
Las turbas, venden cara la cadena
Que h la ignominifa sujetO sus pies...

;Oh! pueblo!-Nunca inclines la caheza
Ante los falsos idolos!- Ve en pos
Del trabajo y la luz con entereza,
Y en tan hello ideal contempla ii Dios......!































E-Nenat. V. d(el pr(IMogo del draina ,'lT irqueInada,..


(A mi buen amigo Vidal Morales y Morales.)


1 10 t.A y It. SAM.\NC:HO hatBilo. (Id I1ovicios: el cuIn C apilu~h y ell cllu colt velo btlun
('i: -orren y jliegn al escondite uenre los Arbole- del cementerio del convento: Dn RK
-.\ per'igi, ml ripo.. y T). T \\-c) oj flore p1ar fnorumirP in ram,.

ROS.. Por ;qpil... mirai cutilntas inari(osais!
SANCilo1. Me gtust ta m si lias rosas .......
i(oje flores iliral sUi nIL]o y mlin en tonio suyo..
O)i! Tauta maravilla me enloqueee!
It )A. j 'oinlemnplanIl una mariposa.

MiLra aquella que triiuhla se niece
En las plintas e jun1 os eimbradorcs...

Buscanido el ideal de sus amores
Vida y perfiunes respirar parece!


El II)LI() D)E LAS MAARIPOSAS.












.... I )i vid i i'6iii40s: par ) ti i his -41-isa.s.;
Y~ 14 ((hs, j)$Va mii has nmaripoaso.,
S _%N c Io. lgo ude exti'auo pasto..


( Ig( de gralnle ell ti qiile Iine t-asciiia.
(olut, rnplj.(I1udi, Rosa ......

Iamano.)
,i 'ara quicii son11 tailn liida. flores?
S*'Ncijio. 1hira jIui('i Iiai (de ser, jii&) ]4) t.(1ivinli~
Plojo.\. I l' ,,u .j" "I v'..* i lit seiai n,: It osapa, : h-'
l.(o qll me( linis. f4r q(J1t(.si -i' tani hellas
SANci CMl. ~' o.' INerderim s115s CoIre. 4i ls tocas,











SAANCHOr,. ScVmp;is lit, (5])O5t-a,.)







No has Jh(i( ('so-.
E' 1l v ns flire., los encilenti.,111 el'as...







AN H N xenahindoi Iii \-nAc:.1
PeANo l le cpgioo el b ..o e. esa osa...











SContemplando i las mariposas que vienen A posarse en las florets.


ROSA.


;C6oum vienen al pi( de dsus amores.
A posars' otra vez! ;Y c6mo infieles,
Ya vuelven t partir; ;Por qu6 tan ijos.
Por qud tan alto vuelan? ;C'u"inta.s alas!
Ie le a'vrettrc SANCHO V lit ltC .
A.Intes de iii 110os... Ilullii ....
Iam is ..........
.SANCHO. ,Iaid'x,.I ;fe o dlevtielvw.'
RosA. No.........
SANCIO. S,...
ROSA. ttpt r.1 a o11.........!
Sv Aiemn ubrev main Luniba. RA reclina la ebezn el bum-
O de 's.t lEi: MIttl altttlndnt exittmiudoS ti vncle lit il ll!ri
lotas.1
SANC'UI(. Si, la Natura cxistc iniuCmen1a v hella!
()ve, Rosa: en invierno el cielo triste
Iln glido stid(ario
D)eij caer sohre la tierra fria;
Mas, c(ian11d vuclvc Abril. Ia f1,r. reInacc.
Y crece rias el dia!
Fcliz la ti'rrli devolvcerle puiedc
\A Hacedor, cnt6nices,
La ni eveI c( onl rtidla clIn ari 'isais:
En testines, el duel(c :
E1 seco lmusgo, en Ipe.frtillllaidas roias.
Y inas azul v trasparente el cilo.
En tanto, quel temhlando. Il alegria.
Alza al empire pretsurosa el vuelo!
I)e ahf la nueva luz; lai nIuevas galas;
D)e las virgenes selves la arnionia:
De los tloridos valleys, las altomlras,









-60--


Y todat esa le-gioi de bJlatncai aa!
(ue eni torbellino sale de ]as sonibrsll ..
Xcervindose j$ l .

Anii~te esa granle v a; citill esealla.
Se eselIcha ii 8iiuoiiii h1ss Vibr~acionies.
Y Dios aIre a ;II aIiiol(4V los cloraz44,
yT de nlqli;Ii utvs (Xtas.is lo Helmc u:

D)esde Iia 1ouro, y'iI 1i 41 I nllier (14-stei 44
raista I:I Nije Vl $1(cre44411 soibiuh~o


ROSA. YO te WaMo..
~AINCHO. Es~veeizi A o'.k eit'l,, bv,,.: I,- ,, mmi~ uIrij..- i K' hit





Ro.S;1

Ros A. Mira collio vu ell't ...~ clitt~l~..
\'en. pronito. veii..
SANCI1(4. Derranta I -S -'til,6C;.
Ell Ika feuxida 1uriII1vera 1 oi1 i(
S61o p)oi deitunlUI 11 tus ICllo~s 4)J4PR..
iL& nllriipo.tt dethi t el vuel P n eil. iii i utattcwit: vti lo-a vogerla
,se le e~captL.)
RoSA. NO) IiDIgU-41 Irlil 10.. (III V;I lii1W e~ elto~o
A SN tHo0.,

-Lo e s e va de IC1 111144 a 14s claveles...
SANHO 4 otc*n l! Rcrlrt ,% I I
%uest~ras almas vivieroil desde tiifI445.
Conio si fueran tini, esposa mia!
(La mariposa vuela muis ;tIto,,

ROSA. i Cm tem pl~ndoltt.,
-No esquives; mlariposa, mis carliflus,
Ni ell blgriniaso coniviertas nli aklegria:
Deton, (leteln el vitelo,









-61-


Y vwlvete Ai la tierta,
Que no en las nubes hallIara tu anhelo
El teorno die anmor que Mayvo encierra.
BajaH 1r mlrito~.I
Ya~ descicI(ldes ... tius a las mle parecenl
Ravos de luz!... I)esdhimbran sus colored!
(Cont.6inilatas ...... cuin ellas!
Ante sui ti l Ae s tilntes, polideceii
E'n el cielo r I) filloi ais estrellas-
E n el eampl(o his mias bizalras flores ...'
;]Il.a aripouta se deielone en1 mit ril ... tiende Il manio prn js cjeraI T
att retire rtLpidatniclte. I
( )h! jpicaro ro.aIl. mie hleriste el dedo...
S,%c'H Sangre die An giell beber las Irsas &1uieren!
0.i11 t riswm a hrazt 10,1;'I S c IC \~I 11'..
s.ancI14). no 4e por quo(.. mlat, teiigo iriedo...
l)imle, 41as nuiiriposas nunca mueren...?
.S. N(CHi In.lcautais Iunerei. RAosa, en la terrible
Llama con qv.(! sus ojos deS1tsu bramiozj...
(El )oIcNi. cOIn lidbito de LDominicalio, aparece debajo de los trbi,
les; noi reliant eit Pon. nid en S tNrt: pen Ricia a] verloexcliima:
R~4. A SANCHOt
O h! minti al viejo a(IueI! Fantasnia horrible!
Mie causa horror! lluiyainos, yen, Iiiiyaimts!
,Itos-. y S.%Ni ito salen pori cI lady de luis irboles: el MoONoE iatImIa
Ily-ltiloneine. mimo q!i it. viens nada en tonrn stio.)

























LA GOTA DE ROCIO.


Cuin hella en la pluma sedosia de uln ive,
O en p6talo suave,
De nitida floor,
Titila en las noches serenas de estio
La diafana gota de leve roefo
(Cual vivida estrella, de nn eielo de amnor!

El aflamo verde que el aura enamora,
El sauce que Ilora,
El verde palmar;
El mango sombroso, la ceiba sonante,
Cual fdlgido rayo de niveo brillante
La ven en sus hojas inquieta temblar.











Resbala euitre ros,4as tan rIipida level,
Tran fri'ig I v breve,
Tan hblnca s until;
('nal sonl de Ia v-ii Iis elioe tio e ailll(orC,
Y el beso de amihnbar que en copa de flores
Nos hrinda gozoma la edad infantil.



Icsod til iua igel ki ligriiua seH
(Que anmoi centelllca
(-'oin lz celestial,
La gota tic a]j6filde ticnl iiiflo &1ue Ilonra,
La peida mais hlanca que vierte la atirora
Y Ileva en sti aia.; ei ,uave terral.



Sofia mido ternezas gal inn a hi'111b1o401111

ID ;)c oaina v Illiel:
\ el lago sus o lldiUs aziies Ievallta,
EI cisne se quleji de a m tres Y ca nit,
Y to(o e44 l1 a tierra 1.4 pini ph4ieerI!



(0)h, ll che! oil ui.terio ticd eterla ar I;fllnol ia!
;Oh dulce poesia
I)e sueflo v de paz!
Pouemau de somlbras, de nuhe edrstrellla.,
De ravoI s (dC or'o, de inmigene.i bclla
Suspenszo entire ce cielo, la tierra v cl mnar!











;Oh! c6mo gozoso en las noches de Mayo
Al tremulo rayo
De luna gentil,
Sentado en el tronco de un sauce sombrio
Tras gota apacible de suave rocio
Pens6 de mi madre las huellas seguir!

Y all coin mis versos en paz deleitosa
Mis hijos, mi esposa,
Mis libros y Dios,
He visto las horas rodar sin media
Cual rueda esa perla del cielo caida,
Temblando en el cliz de timida flor!

;Feliz si muriendo, mis tristes miradas
De llanto bafiadas
Se fijan en tf!
iFeliz si mi lira vibrant y sonora,
Cual cishe amoroso, con vor jemidora
Su queja postrera te ofrece al morir......!

Ti6, al mnnos, podras en jelida losa
Con luz misteriosa
Mi nombre alumbrar;
Y el ave sedienta verai con ternura
De un pobre poeta la ligrima pura,
Alli sobre el marmol tranquil brillar......!























ULTIMO CANTO.


Ni temo el odio, ni el desden me irrita,
Ni late el corazon, ni el alma inquieta
Con la imnigen de un lauro de poeta
Goza feliz; ni f4rvida palpita:

El fuego de la gloria no me agita,
Ni estU' mi vida A la ambition sujeta;
Mi muis bella illusion es cruel zaeta,
Mi esperanza mejor es flor marchita.

Versos... delirios... lhgrimas... anhelo...
Nubes y nieblas son en mar sombrio;
Ni espero bien, ni de mi mal me duelo;

Sus alas plega el pensamiento mio,
Y fijando los ojos en el cielo
Tan s6lo en Dios y su bondad confio.


























LOS DORMIDOS.








Silencio.....;!-No despierten
Aquellos que dormidos
Los encontr6 en Sodoma
La c6lera de Dios.
Dejad que en blando suefio,
) en liviandad sumidos,
Sucumban sin que el mundo
Les de su triste adios.








-7f0-


Esclavos del deleite,
Soportan con paciencia
El lhtigo en la espalda,
Y la cadena al pi6;
Que tanto alcanza y puede
La inflame indiferencia
Cuando le arranca al hombre
Del corazon la f6.

De torpes saturnales
Agitanse en la danza
Buscando en ella I lbricos
Placeres que gozar......
Sin ver que el hanmble viene,
Sin ver que el hainbre avanza
Como siniestra sombra
En torn del hogar......!

(.Qu( esperan los que duermien
De liviandad ahitos,
Si el rostro va les quelma
La lava del volcan...?
i.Qnerrin ique los storprenda
La muerte en los garitos,
Cantando entusia.smados
A Vinus y ;i Brijan......?

;.lnernies v rendidos
Los hallart la aurora
En los calientes brazos
De iimpddica mujer,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs