• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Prelude
 Al lector
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX
 X
 XI
 XII
 XIII
 XIV
 XV
 XVI
 XVII
 XVIII
 XIX
 XX
 XXI
 XXII
 XXIII
 XXIV
 Appendice
 Back Cover














Title: Notas ligeras
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074095/00001
 Material Information
Title: Notas ligeras
Physical Description: xv, 139 p. : ; 12mo. 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Taboadela, José Antonio, 1884-
Publisher: Impr. J.A. Casanova
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1913
 Subjects
Subject: Cuban literature -- Miscellaneous   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por Jose antonio Taboadela ... Prólogo de D. Rafael Montoro ...
General Note: With author's autograph.
General Note: Master microform held by: NN.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074095
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001507077
oclc - 23456114
notis - AHB9947
lccn - nuc87741583

Table of Contents
    Front Cover
        Page iii
        Page iv
    Title Page
        Page v
        Page vi
    Prelude
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
    Al lector
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    I
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    II
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    III
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    IV
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    V
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    VI
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    VII
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    VIII
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    IX
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    X
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
    XI
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    XII
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    XIII
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    XIV
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    XV
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    XVI
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    XVII
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    XVIII
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    XIX
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
    XX
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    XXI
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    XXII
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    XXIII
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    XXIV
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Appendice
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    Back Cover
        Page 140
Full Text














NOTAS LIGERAS









NOTAS LIGERAS

POR

JOSE ANTONIO TABOADELA

VICE-DIRECTOR DEL ATENEO.
SECRETARIO DE LA COMISION
GESTORA DE LA ESTATUA A
DON TOMAS ESTRADA PALMA.

PROLOGO DE D. RAFAEL MONTORO

DIRECTOR
DE LA ACADEMIA NATIONAL DE ARTES Y LETRAS









HABANA
IMPRENTA J. A. CA ANOVA, COMPOSTELA NUMERO 89
1913


















AUTCGR4P .2

LAilN
IMERICA








ES PROPIEDAD
Queda hecho el dep6sito
que marca la Ley.










G~ ~1~b ~13
~ 0 ~0


PROLOGO




eA evoluci6n de los generos lite-
rarios que Brunetiere crey6
haber descubierto y compro-
bado, sefialAndola como el dato fun-
damental de la critical, realizase en
cierto modo, aun en las mAs modes.
tas manifestaciones de la Literatura.
El periodismo estA sugeto a la mis-
ma ley, a pesar de su condici6n eff-
mera, y, de cierto tiempo ac&, algo
desligada de la mera preocupaci6n
artistic, por tender preferentemente
a las exigencias de la informaci6n y
a los estimulos de la competencia in.
dustrial. El periodismo no es un g6.
nero fundamental como la Oratoria o










la Poesia, pero si uno de los secun-
darios o subordinados, como queria
el inolvidable Revilla, comprendien-
do los articulos periodisticos entire
los g6neros en que divide o subdivi-
de la didactica.
Sigue el periodismo las evoluciones,
o como diria irreverentemente algun
esc6ptico, no muy persuadido por las
graves explicaciones de Brunetiere,
"las modas," amoldAndose a la di-
recci6n dominant en cada tiempo.
-Si volet usus...
No por ser realmente muy modern
el periodismo, a lo menos en nuestro
mundo occidental, puescorre muy vA-
lida la especie de que en China se vie-
nen publicando peri6dicos hace mas
de mil afios, hbse sustraido el arte de.
escribirlos a este cambio constant.
Hoy no se "escriben" ni se "confeccio-
nan" los "papeles p6blicos" segin
antes se les Ilamaba, como quince o
veinte afios antes; ni aun en los Es-
tados Unidos, donde se iniciaron ha
tiempo las principles innovaciones,
y es tanta la importancia que se da a
una buena preparaci6n para el mejor










desempefio de la funci6n periodistica,
que hasta se ban fundado escuelas es-
peciales, con su cuerpo de profesores,
su program, sus textos, &, para
adoctrinar A los aprendices o educan-
dos en la carrera o profesi6n de pe-
riodista, o, como antafio se estilaba,
de publicist. Tiempo vendrA, a lo
que parece, en que para ejercerla ha-
brA que obtener el correspondiente
titulo 6 diploma, acercAndose asi la
6poca profetizada por Renan, en que
la democracia modern, dejAndose ya
de antifaces y eufemismos y acosada
por los "menesterosos de levita", se
amoldarA a un modo de ser o forma
political, analogos al delmandarinato
de Chinos o Indochinos.
En el entretanto, se generaliza cada
vez mAs un nuevo arte de escribir pe-
ri6dicos; en algunas cosas mejor, en
otras no muy preferible al que antes
se cultivaba. Entre las primeras,
cuento yo el articulo de"variedades,"
o "cr6nicas," que sin sujecci6n a plan
o finalidad precisos, y hasta sin asun-
todeterminado entretienen, instruyen
y embelesan al lector con reflexiones











artisticas o hist6ricas, morales o
"amorales" -que de todo hay- y
por regla general, muy concisas, ori-
ginales y amenas.
El Dr. Jos6 Antonio Taboadela,
que con tanto lucimiento consagra
los ocios que le consienten sus ar-
duos deberes de m6dico y funciona-
rio pfiblico a la tribune academic,
en la que se ha hecho notar por elo-
cuentes discursos, a la literature y a
la critical, public hace algfin tiempo,
en "El Diario de la Marina" la intere-
sante colecci6n de articulos a que sir-
ven estas breves lines de prefacio. En
genero tan dificil, el Dr. Taboadela
haacertado a demostrar excepciona-
les dotes de observador sagaz, de mo-
ralista discrete y afable, de estilista
esmerado, de ironista fino y sutil.
Recuerda a veces, poralgunas de es-
tas cualidades, a don Jacinto Bena-
vente, maestro esclarecido; asi en el
periodismo como en el teatro.
A media que se desenvolvia la tra.
ma no siempre halagadora de los su-
cesos de nuestro pais, el Dr. Taboade-
la los comentaba en conversaci6n con










los cultos lectores del ilustrado Deca-
no de nuestra Prensa: y sus observa-
ciones son siempre interesantes, con
frecuencia nuevas y profundas, no ol.
vidando nunca la maxima inglesa de
que "Brevity is the soul of wit".
La traslaci6n de los restos del P.
Varela; el anuncio no realizado de la
creaci6n de una Universidad popular;
el problema de la protecci6n a la
mujer, la catAstrofe del "Titanic," la
fundaci6n de la Guardia Local, la di-
solvente acci6n de ciertas publicacio-
nes; he aqui algunos de los temas que
dilucida el Dr. Taboadela en sus "No.
tas ligeras" que serAn relefdas con
verdadero placer, en colecci6n, por
los que ya las conocen, y saboreadas
con deleite por los que no hayan teni-
do el gusto de leerlas antes en "El
Diario de la Marina".
Uno desde luego mis felicitaciones
mAs cordiales a las que recibirA de sus
lectores; convencido, como estoy, de
que en la crisis azarosa en que nues-
tra sociedad se agitahace largos aios
sin lograr todavia dominarla, el me-
jor de los sintomas que podria adver-








XII

tirse seria la aparici6n de una juven-
tud verdaderamente educada, intelec-
tualymoralmente, que sin prejuicios
ni vulgares exageraciones, libre de
rencores y de fanatismos politicos, no
siempre sinceros, sea capazdeempren-
der la obra titAnica de la regenera-
ci6n de Cuba.

afael 'ontoro,

Enero 1913.














AL LECTOR


D ESPUES del prdlogo en extreme ca-
Srifioso con que honra y avalora este
modesto libro el egregio Montoro, pr6logo
que obliga mi agradecimiento mis alli de
todo cuanto mi tosca pluma puede expre-
sar, apenas si parece necesario diga yo
nada por mi part. Sin embargo, me atre-
vo a trazar estas lines para decir en ellas
con toda sinceridad que las notas aqui re-
unidas no fueron nunca destinadas a una
segunda publicaci6n: escritas al momen-
to, no habian de tener mis duradera vida









que la de la frigil hoja periodistica a
la oual se destinaron; pero insinuaciones
y hasta exigencias en las cuales el afecto
ha predominado sobre la critical me obli-
gan a reunirlas y a presentarlas de nuevo
a la benevolencia del piiblico en este li-
brillo. Y como descargo de mi concien-
cia literaria he querido que por algiin
concept sea esta una "buena obra," y
para conseguirlo nada me ha parecido
mejor que dedicar el product de su ven-
ta a una empresa de verdadero patriotis-
mo que constitute uno de mis amores: la
erecoi6n de una estitua que eternice el
recuerdo de aquel hombre grande y bue-
no que se llam6 Don Tomas Estrada Pal-
ma y que fu6 por nuestra fortune y para
ejemplo perp6tuo Primer Presidente de
nuestra Repiblica.
Ya con la pluma en la mano no podria









yo dejar de oonsignar aqui que la idea y
el prop6sito de esoribir las "notas" que
ahora se reunen en este volume naci6 de
la leotura de aquellas admirables "Sobre-
mesas" con que durante algunos alos
deleit6 a ouantos leen en la lengua de
Cervantes el peregrine ingenio de Don
Jacinto Benavente; a tan sutil y delicado
escritor dedicaria yo ahora mi libro, si no
fuese por la firme convicci6n de que es
demasiado pobre para ofrecerlo a uno de
los mis rioos, altos y aristooriticos es-
piritus que puede presentar Espaia a la
admiraoi6n y la envidia del mundo.



Febrero 1913.




















SL senior Montagf en un vigo-
roso articulo publicado recien-
temente, aboga por la reorgani-
zaci6n de nuestros partidos politicos
sobre la base de la diferenciaci6n de
credos y con programs definidos,
conforme a las distintas tendencies
que existen en la political actual y
las que podrian iniciarse y desenvol-
verse mis tarde.
No hay que decir que el pensa-
miento es hermoso: dar cabida en
nuestra political al ideal seria ya en-
noblecerla, purificarla, y hacerla mas
fitil y provechosa al pais.
La necesidad en que estarian los
politicos de estudiar los problems








J. A. TABOADELA


antes de darles soluci6n; las contro-
versias que permitirian conocer mejor
los distintos aspects de las cosas;
la oportunidad que tendria la opi ni6n
pdblica de hacerse oir por medio de
sus representantes politicos; todos
serian factors de progress social,
que traerian consigo la tolerancia, el
respeto al pensar ajeno, y la arm6-
nica convivencia de los representan-
tes de las ideas mas contrarias.
Tal vez los partidarios del parla-
mentarismo escuchen esta llamada,
se cuenten, y emprendan la tarea de
propagar sus doctrinas hasta conse-
guir su triunfo; pero mas fdcil es que
la elocuente voz del senior Montagu
sea vox clamantis in deserto......

*

La epidemic de tifoidea! He aqui
el fantasma que atemoriza a muchos;
y sin embargo, es cosa de pregun-
tarse y preguntarles id6nde esta la
epidemia? Porque la verdad es que
no se la ve por ninguna parte. Hay,
si, casos de tifoidea ,c6mo no habia







NOTAS LIGERAS


de haberlos? pero ni son despropor-
cionadamente numerosos; ni llegan
a las cifras que en otros afios han
alcanzado en esta ciudad, con menos
poblaci6n; ni igualan, ni se aproxi-
man siquiera, al tanto por ciento de
enfermos que registran las estadis-
ticas en ciudades que son gala y or-
gullo de la civilizaci6n y que man-
tienen en todas sus classes sociales
el culto de la higiene. iY eso que
no es la sanidad cubana la encargada
de combatir la enfermedad en esos
lugares! ila sanidad cubana, a cuya
negligencia, a cuyos errors, atribu-
yen algunos el brote de tifoidea, al
que no dan otro nombre menos
alarmante que el terrorifico de epide-
mia! Pero no, no es asi: la sanidad
cubana trabaja sin descanso, trabaja
con entusiasmo, trabaja siguiendo
las mas cientiticas orientaciones, tra-
baja por todos y para todos, hasta
para sus gratuitos censores!
Bueno es, sin embargo, que haya
un poco de temor, si el temor A la
enfermedad es el principio de la hi-
giene; si por temor nos lavamos las








J. A. TABOADELA


manos con jab6n y con frecuencia;
si nos abstenemos de comidas pesa-
das, si tenemos cuidado con el agua
que bebemos; si no nos exponemos
irreflexivamente al contagio; si po-
nemos nuestras personas y las que
nos rodean bajo el imperio absolute
de la limpieza......
*
*

Divide y venceras, dijo el sagaz
politico florentino, y antes se habia
consignado, como sentencia inapela-
ble, que todo reino dividido se per-
derfa; tan exactas como temibles afir-
maciones debemos recordarlas todos
los cubanos en los moments que co-
rren; todos los cubanos, sin diferen-
cias ni distingos.
A recordarlas, a invitar a todos
los que se interesen por la suerte y
el porvenir de nuestra patria que
mediten reflexivamente sobre las
mismas se dirigen las presents li-
geras consideraciones; no son pro-
ducto de un interest bastardo, no van
destinadas a defender a nadie en







NOTAS LIGERAS


particular, van solo a procnrar que
brille en todas las inteligencias e
ilumine todas las conciencias la idea
de la patria, que, como el sol, sobre
todos derrama su luz.
Sin traer aqui largos recordatorios
hist6ricos, bastara anotar que nues-
tra guerra de independencia fu6, in-
cuestionablemente, una guerra civil;
como todas las guerras de esta natu-
raleza dividi6 cruelmente la pobla-
ci6n del pals en dos campos contra-
rios, que fueron enemigos en tanto
que el estr6pito de las armas impedia
oir la suave voz de la raz6n; pero
terminada la contienda, restablecida
la paz, todos los que aceptaron de
buen grado los hechos consumados
quedaron con igualdad de derechos
y deberes, sin que pudiera stable.
cerse diferencia alguna basadaen los
antecedentes patri6ticos: todavfa, si
en plena efervescencia de las pasio-
nes, flotando afin en la atm6sfera
el humo de los combates, se hubiera
planteado el problema gravisimo de
la division en castas, hubiera pare-
cido explicable, ya que no justificada,








J. A. TABOADELA


tal actitud por parte de los que po-
dian considerarse vencedores; pero,
pasados ya los aflos, apagados los
recuerdos, encalmadas las pasiones,
adquiere un marcado caricter de
inoportunidad esta tentative de gal-
vanizar odios muertos, y sabido es
que de todos los pecados politicos el
linico que no tiene absoluci6n es el
de la inoportunidad.
Bastari dedicar breves moments
a las consideraciones que aqui se
apuntan, bastard considerar el peli-
gro que se hace correr a la existencia
misma de la Patria, si en nuestra
atm6sfera political, tan cargada, se
lanza una nueva corriente el4ctrica,
capaz tal vez de atraer el rayo des-
tructor que reduciria a pavesas el
edificio de la Repfiblica, sepultando
entire sus ruinas y confundiendo en
sus escombros las cenizas de patrio-
tas y traidores, de malos y buenos,
de rojos y azules!















II


E N estos dias se ha congregado el
Pueblo de la Habana alrededor
Sde una urna cineraria en patri6-
tica y sentida coumemoraci6n, y las
voces elocuentes de ilustres oradores
han evocado la figure gloriosa del
muerto insigne que tras una existen-
cia consagrada a la ciencia y la vir-
tud muri6 en extrafia tierra, donde
reposaron largo tiempo sus restos
venerandos, hasta ahora, que los ha
recibido como sagrado dep6sito la
Patria que tanto am6, la Patria nun-
ca olvidada!
Al recorder aquel hombre bueno
y sabio que fue el Padre Varela, tal
vez no este de mas comentar ligera-








J. A. TABOADELA


mente y anotar como en cifra y com-
pendio el prodigioso empleo de su
noble vida en la difusi6n del saber;
su constant actividad en el studio;
su tenacidad en mejorar y moderni-
zar la ensefianza superior de su epoca;
su arm6nica y equilibrada compren-
si6n de la ciencia y la religion; la fe-
cunda alianza de la bondad y el sa-
ber que en su espiritu superior se
compenetraban de tal modo que el
reflejo de la ciencia hacia m~s res-
plandeciente su virtud, y el calor de
su bondad hacia mxs grande, mis
util y mas human su saber.
Present todavia otro aspect dig-
no de fijar nuestra atenci6n este
hombre superior: fu6 un filosofo; fu6
una de las raras inteligencias que en
nuestra patria consagraron su vigor
a la inquietante investigaci6n de
aquellas supremas cuestiones que
constituyen la tortura-y la gloria-
del espiritu human. Por distintas ra-
zones que fuera largo enumerar aqui,
en nuestro pais ha tenido pocos cul-
tivadores la filosofia, y tal vez esta sea
una de las causes de la ligereza de








NOTAS LIGERAS


nuestro pensar y de la poca estima y
consideracion que tienen entire nos-
otros esos severos studios, asi como
del menguado concept que suele
asignar nuestro pueblo a estos hom-
bres representatives, A estos "sembra-
dores de ideas" que marcan las orien-
taciones directives de una sociedad y
una epoca, y gracias a cuyas ense-
fianzas disfrutamos del progress y de
la civilizaci6n de que tan envaneci-
dos estamos.
En estos moments, avivado el re-
cuerdo del gran cubano tan poco co-
nocido de nuestras classes populares
4seri oportuno pedir que en las escue-
las se haga algo porque nuestros ni-
fios estudien con amor las biografias
de nuestros grandes hombres, ya de-
saparecidos y, sin embargo, presents
y activos en lo mejor de nuestra vida?

*

Hace ya tiempo que el teatro fran-
c6s, no el "vaudeville" ligero y mas
o menos picaresco, no esas otras re-
presentaciones teatrales de genero








10 J. A. TABOADELA


indefinido que no pueden llamarse
con propiedad teatro; el teatro re-
presentativo, la comedia y el drama
que se consideran segun la repetida
frase "fiel espejo de la sociedad de
nuestros dias," se achica y degrada,
reduciendose al circulo mezquino del
amor conyugal incomplete e imper-
fecto, y perfeccionado y completado
por el o los amantes; con toda la lu-
cha de pequefieces, bajezas y miserias
que constituyen su acompafiamiento
ordinario. De esta representaci6n
fragmentaria de la vida, de esta se-
lecci6n de lo feo, de lo innoble, de
lo inmoral, realzado todo por el pres-
tigio engafiador de la escena, podria
deducirse que la sociedad francesa
habia descendido a un encanalla-
miento que, por fortune, dista much
de ser general, y podria tomarse co-
mo norma y patr6n de lo "chic" por
aquellos espiritus ligeros que esperan
el filtimo figurin frances para amol-
dar a l1 sus ideas y sentimientos,
aunque pierdan al realizar este cam-
bio, pues con frecuencia valen menos
los sentimientos postizos y las ideas







NOTAS LIGERAS


irreales que adquieren, que los que
natural y espontaneamente tenian, y
que, sin embargo, desechan, conside-
randolos r6sticos, groseros y, sobre
todo, "pasados de moda".
Contra la tendencia del teatro de
ahora a que aludimos, tendencia que
en dias no muy lejanos se extendi6
como una inmensa mancha de aceite
sobretoda la literature, y que una
escuela que hizo much ruido consi-
der6 como la perfeccion misma, se
ha levantado una fuerte corriente de
opinion dirigida y alentada por ilus-
tres critics que anuncian la ruina
del teatro si continia en boga el que
llaman "teatro brutal."
Aqui, donde no somos producto-
res-si bien los ensayos valiosos y las
afortunadas tentativas de hoy son
nuncio del teatro propio en pr6ximo
futuro-el problema es derivado,
porque recibimos el influjo de ese tea-
tro que no es artistico, ni verdadero;
que no es artistic porque no levan-
ta el alma a la contemplaci6n de la
belleza, ni la depura, ni la ennoblece;
que no es verdadero, porque intencio-







12 J. A. TABOADELA

nalmente reduce el vasto scenario
de la vida, en que si es verdad que
se encuentra todo lo que ese teatro
copia, por dicha tambi6n hay gene-
rosidad, y nobleza, y abnegaci6n, y
sentimientos que hacen del hombre
algo superior al maniqui con instin-
tos que se complacen en presentar-
nos esos autores modernistas; debe-
mos procurar que no se limited a solo
estas obras el repertorio que se nos
present y se d6 el caso de que en
toda una temporada teatral nos sir-
van como selectisimo manjar esos pla-
tos fuertes que empiezan a repugnar
los paladares en el pais mismo de
origen.














III



COS peri6dicos ban publicado no-
ticias sueltas que nos dan a cono-
c eer que existe el proyecto de or-
ganizar entire nosotros esa modern
obra de extension de la cultural que
se llama la Universidad Popular. El
proyecto es de tal importancia, de
tal trascendencia que podriamos sor-
prendernos de que a la hora en que
estamos se pensase en ello, si no fuera
porque la iniciativa parte de quien
ha demostrado repetidas veces la de-
dicaci6n y acierto con que atiende los
supremos intereses de la ensefianza,
a su gesti6n confiados: he nombrado
a Garcia Kohly.
La extension de la cultural, que
no se consider ya patrimonio de una







14 J. A. TABOADELA


clase privilegiada: la corriente de
saber que baja de las classes directors
a las dirigidas para dar -lugar, por
efecto natural, a la elevacion de las
ulItimas, que cada vez se acercan mas
a las primeras, es un fen6meno uni-
versal que, quierase o no, se afirma
y extiende; y Cuba pais nuevo, con
los ideales y los anhelos propios de
nuestra edad no podia dejar de su-
marse a esta obra de progress.
Se ha discutido much, y queda
margen para discutir mas, si la ex-
tensi6n de la cultural es un bien o es
un mal. Hay arguments para todos
los gustos, y podria parecer jactan-
cioso definir "ex-cathedra" como se
le consider segrin el propio y perso-
nal criterio; pero, sin pecar de teme-
ridad puede afirmarse que si bien en
el period de desarrollo en que se
encuentra ahora es capaz de produ-
cir, y produce todavia, algunos ma-
les, no tienen 4stos otro remedio que
el que les proporcione una difusi6n
de cultural mayor auin. En frase un
poco anticuada podria decirse que
para los dafios que el saber ocasione








NOTAS LIGERAS


no hay mas triaca que el saber. Cuan-
do en un future que no esta tan le-
jano ni es tan quimerico como mu-
chos se imaginan, y algunos desean,
la luz de la ciencia llegue a todas las
inteligencias y las inteligencias todas
busquen su luz, como las plants na-
cidas en lugares sombrios alargan
prodigiosamente sus tallos y cam-
bian su inclinaci6n natural hasta lle-
gar- A recibir la tibia y vivificante
caricia del sol; cuando la obra de los
sabios, de los investigadores, sea co-
nocida y aprovechada por todos los
hombres; cuando las conquistas de
la ciencia sean, como deben ser, pro-
piedad de todos; sera menos dura, me-
nos triste la condici6n de las classes
populares, que ha mejorado much,
sin duda, de veinte siglos a la fecha,
pero que aun ha de mejorar mis,
gracias a los esfuerzos -continuados
de los que no reservan avaramente
para si la luz de su inteligencia, sino
que la derraman generosamente para
alumbrar a sus hermanos en el peno-
so recorrido del camino de la vida.








16 J. A. TABOADELA


En Paris se ha organizado recien-
temente una asociaci6n que califi-
carAn con desd4n los que se laman
a si mismos hombres superiores; es
"1' oeuvre musical des hopitaux,"
dedicada al alivio de los enfermos
asilados en los hospitals, por medio
de la musica; si, por medio de la
musica disipa el hastio de los infeli-
ces que entire dolores y sufrimientos
ven pasar lentas, crueles, las horas;
de los que envidian los goces y diver-
siones "de los que estan fuera", di-
versiones y goces que imaginan mis
grandes y efectivos de lo que real-
mente son, por lo mismo que su triste
reclusi6n les priva de ellos.
El iniciador y president de esta
asociaci6n es el doctor Samuel Pozzi,
un gran cirujano y un gran hombre
de ciencia, que revela ahora ser algo
que vale mks: un hombre de gran co-
razon, que recuerda que "no s6lo de
pan vive el hombre" y procura lle-
var el divino consuelo de la mfsica
a los que han hambre y sed de com-
pasion.
En nuestro pueblo no existe la cos-








NOTAs LIGERAS


tumbre de visitar los hospitals; no
van a ellos mas que los obligados por
deberes profesionales y los que tie-
nen que visitar algin familiar o ami-
go, y, sin embargo, todos deberiamos
ir, siquiera una vez en la vida, a una
de esas casas y visitar los enfermos,
hablAndoles y demostr~ndoles inte-
res por su situaci6n. iCuinta ense-
fianza podrian recoger en estas visits
muchos que no han ido nunca mas
que a bailes, teatros y paseos! jc6mo
acercarian a gentes que el orgullo se-
para y que, por no conocerse, sin
motivo se odian! iqud elocuentemen-
te hablaria en muchas almas el sen-
tido de la solidaridad humana, que
el placer adormece y el dolor des-
pierta!
De muchas de estas visits tal vez
surgirfan ideas generosas y acciones
buenas, que hoy ni se realizan ni se
conciben, no tanto por maldad o
por egoismo como por desconoci-
miento de la suma enorme de miseria
y de dolor repartidos en el mundo,
que demand imperiosamente el con-
curso de todas las manos sanas y de









18 J. A. TABOADELA

todos los corazones esforzados, para
aligerar la carga de los que se incli-
nan a la tierra abrumados por su
peso, y maldicen de los otros hom-
bres por career que sea crueldad lo
que s61o es ignorancia del mal que
les agobia.



-CE-
















IV



L tema preferente de actuali-
dad, por lo menos de una ac-
tualidad en relaci6n estrecha con
nuestra vida cientifica, es la reuni6n
en nuestra capital de la "American
Public Health Assotiation," forma-
da por hombres de ciencia de los Es-
tados Unidos, M6jico, el Dominio
del Canada y nuestra Repiblica, y
dedicada a la noble y alta misi6n de
tender los supremos intereses de la
salud piiblica en esos paises.
No hay que decir lo beneficiosas
que resultan estas aproximaciones de
trabajadores de la ciencia, que por
los cambios de impresiones, las dis-
cusiones de metodos y procedimien-


"t 4
** ^








20 J. A. TABOADELA


tos y las comprobaciones de resulta-
dos, facilitan la implantaci6n de
mejoras, el cambio de m4todos y to-
do lo que un sereno examen aconse-
ja como mejor para el mayor exito
de ]a campafia que en todos los paf-
ses hay que sostener contra la enfer-
medad y la muerte.
Por acuerdo tomado en la fltima
reunion annual que se celebr6 en Mil-
waukee, ha correspondido a la Ha-
bana el honor de que aqui se celebre
este Congreso, y ciertamente que
bien merece Cuba la distinci6n reci-
bida; ademnis de contar con un ser-
vicio national de sanidad bien orga-
nizado; ademAs de tender un cuerpo
medico numeroso e ilustrado, tiene
la gloria de ser la patria de Finlay
y de que aqui haya concebido y ela-
borado su genial teoria, que m6s tar-
de, comprobada y aplicada por un
grupo de medicos ilustres, america-
nos y cubanos, libr6 por siempre a
esta bella isla del mortifero azote de
la fiebre amarilla.
S61o por el beneficio verdadera-
mente inestimable que nuestro pafs







NOTAS LIGERAS


ha hecho a la causa de la civiliza-
ci6n, convidando a todos los hom-
bres con la feracidad de su suelo y
el encanto de su clima, sin el temor
angustioso de que tras esos engafiosos
atractivos se ocultase implacable la
"sirena negra;" y por dar a conocer
el modo eficaz de librarse de tal pla-
ga, Cuba tendria mayor importancia
en la que podriamos llamar la Geo-
graffa de la Ciencia, que otros passes
de mas grande extension y de pobla-
ci6n mis numerosa.
*
*

Hace hoy un alto la vida national,
por estar dedicado el dia a la con-
memoraci6n de los muertos de la Pa-
tria. Bien merecen un recuerdo pia-
doso los que afrontaron las penalida-
des y peligros de la guerra, y en v a-
liente persecuci6n de su ideal lo
abandonaron todo para darle a la
Patria de su ensuefio, como filtima
y definitive prueba de su amor, la
vida misma.
Cuba, como todos los pueblos j6-








22 J. A. TABOADELA

venes, necesita mirar al pasado, para
recojer sus lecciones y con ellas em-
prender la serena march al porve-
nir. De ese pasado nada es tan
grande ni tan glorioso, como los
muertos ilustres; ilustres por el va-
lor, 6 por el patriotism, 6 por la
ciencia, 6 por la virtud: honremos,
pues, los muertos de la Patria.



















O gozan ciertamente de gran
w favor entire nosotros los estu-
Sdios hist6ricos. La actualidad,
movediza y fugaz, solicit siempre
nuestra atenci6n con sus cambiantes
problems. No hemos Ilegado toda-
via a aquella necesaria situaci6n de
equilibrio stable, de relative reposo,
que permit a los pueblos recorder
su pasado, examinarlo a la luz de
una critical just y recoger toda la
ensefianza que puede deducirse de
sus aciertos y sus errors; tan impor-
tantes unos como otros en los momen-
tos solemnes de marcar orientaciones
para lo future y de imponer i las
generaciones venideras la herencia








24 J. A. TABOADELA


forzosa de las normas en que han de
desenvolver su actividad y su vida;
normas apropiadas, que servirin de
much a su progress, 6 impropias,
que seran como barrera que contenga
toda iniciativa y anule todo esfuer-
zo; segin hayan influido en su adop-
ci6n la previsi6n o el abandon. Y
por lo mismo que el pasado prolon-
ga su acci6n en lo future es precise
estudiarlo y conocerlo, y son dignos
de aplauso los que casi a pesar nues-
tro, nos ponen ante los ojos las lec-
ciones de la Historia, y por su labor
nos condensan enjugosas paginas las
ensefianzas dispersas en infolios y
monografias, ahorr~ndonos asi el
trabajo fatigoso de la busca de deta-
lles, y del cotejo de referencias, y la
diffcil reconstituci6n imaginative de
una epoca o de un period dado de
la Historia.
Todo esto, y mis, es lo que ha he-
cho en estas mismas columns un pe-
riodista cuyo nombre no necesita de
elogios, Mario Mufioz Bustamante,
en la series de admirables cr6nicas
que aqui ha publicado, presentAndo-








NOTAS LIGERAS


nos con vigoroso realismo las figures
inmortales de aquellos hombres de
la conquista de America, cuyas ha-
zafias mas cercanas a nosotros, y de
comprobada exactitud, exceden con
much a las fabulosas empresas de
los heroes homericos.
Ademas del merito real y positive
que como obra hist6rica tienen estos
studios, en que la poderosa fuerza
evocadora del autor consigue pre-
sentarnos con toda su pujante vida
hombres y cosas que fueron, tiene
los m4ritos no menores de ser una
soberbia lecci6n de amor desintere-
sado a la cultural y un ejemplo de
bien aprovechada laboriosidad.
Por lo que es ]a obra en si misma
y por lo que represent su composi-
ci6n en un medio como el nuestro;
por la influencia que puede ejercer
despertando la curiosidad general
por los studios hist6ricos; por la
divulgaci6n de cultural que con ella
realize, merece el senior Mufioz los
mrs efusivos placemes, y con gusto
se los damos, lamentando solamente
que la modest apreciaci6n que de-








26 J. A. TABOADELA


jamos apuntada no sea bastante a
contribuir al kxito de libreria que
debe tener ese "Oro viejo" cuando
salga de las prensas, que deseamos
sea pronto.
*

El azar juega un gran papel en
toda vida, y m6s si la vida es de las
que salen de lo ordinario. En la
historic de ese Mr. Pulitzer que mu-
ri6 no ha much, y que todos los
peri6dicos nos ban contado mis o
menos complete, hay un moment
decisive, que fu6 el principio de su
fortune, en que lo fortuito aparece
con su dominadora influencia.
Si Mr. Pulitzer no hubiera sido
mis que un soldado licenciado, que
se encontr6 sin trabajo ni medio de
procurarse la vida al terminar la
guerra de secesi6n; si despues, al
graduarse de abogado, tras breves
studios de dos afios, se hubiese que-
dado en su bufete esperando una
clientele que no venia, a buen segu-
ro que al morir no deja un capital
de treinta millones de "dollars," de







NOTAS LIGERAS


los cuales destina uno a la fundaci6n
de una escuela de periodismo en la
Universidad de California; pero se
le ocurri6 una noche matar el tiem-
po viendo jugar una partida de aje-
drez en un modesto caf6 de San
Luis, Mioss., y al ver mover mal un
pe6n cometio la impertinencia de
censurar la jugada, atribayendo a
ese error la probable perdida de la
partida; molest6se, como era natural,
el jugador que perdia, y dijo al cri-
tico espont6neo que ocupase su lugar.
Accedi6 Pulitzer, demostr6 su supe-
rioridad en el juego-ciencia y gan6
]a partida. El jugador a quien ha-
bia reemplazado Pulitzer era el doc-
tor Emilio Pretorius, un aleman, di-
rector del "Westlicher Post;" brind6
con su amistad al atrevido joven, se
interest por su situaci6n, y al saber
que su bufete de abogado no le ab-
sorvia todo el tiempo disponible, ni
le daba toda la ganancia necesaria,
le ofreci6 una plaza de redactor en
el peri6dico que dirigia. Despues
las sobresalientes aptitudes del genial
judio le fueron elevando cada vez








28 J. A. TABOADELA

mas en la escala de la vida, y fue
director de peri6dico, y fnndo el
"World," y lleg6 a ser una figure
mundial. Pero siempre qued6 el
pe6n de ajedrez como cimiento de
toda su fortune.
iCuLntos grades hombres tienen
como principio de su carrera una
partida de ajedrez! Solo que cuan-
do llegan a grandes hombres, olvi.
dan el juego... y hacen bi6n!















VI


ONTRE la variedad de proble-
mas que solicitan la atenci6n del
Sgobernante uno de los mis im-
portantes es el de la protecci6n a la
mujer. Problema complejo, con el
que estin ligados intimamente el de
la natalidad y el de la mortalidad in-
fantil, y el mas grave todavia de la
moralidad piblica.
"La mujer es el terco poder de
resistencia de la raza,"ha dicho Goe-
the, y, con efecto, basta dedicar alguna
atenci6n al studio de los fen6menos
sociales para apreciar el papel pre-
ponderante que juegala mujer en
la formaci6n misma de los pueblos:
ya bajo el aspect fisiol6gico, dando







30 J. A. TABOADELA


vida a los nuevos series, ya bajo
el aspect moral, imprimiendo en
las tiernas almas enseianzas imbo-
rrables que mis tarde se traducirin
en acciones, buenas 6 malas. Por
eso importa much detenerse con-
siderar la triste suerte de muchas
mujeres del pueblo, destinadas A ser
padres en cumplimiento de las mais
fundamentals leyes naturales y, sin
embargo, desprovistas A veces de los
recursos mis imprescindibles con
qu6 tender su propia vida, ,Con
qu6 elements, de qu6 modo resolve-
ran este angustioso problema? Ame-
drenta pensar en ello, y hay que
pensar seriamente: hay que abordar-
lo de frente; hay que examinarlo
para conocerlo bien. De esas madres
que no comen, que no tienen vivien-
da segura, que no tienen reposo en
la epoca dificil de la gestaci6n, no
pueden salir nada mds que produc-
tos anormales, a los que mrs tarde
injustamente culpard la sociedad por
lo que hagan bajo el peso horrible
de las malas herencias que les im-
pone la miseria: herencias de las que








NOTAS LIGERAS 31

son irresponsables y que la sociedad
no trata de neutralizar, previniendo
asf incontables males para lo future
y favoreciendo la formaci6n de ge-
neraciones cada vez mas fuertes y
mis sanas. De la formaci6n moral
de esas nifias pobres, llamadas a
ser madres y a trasmitir a sus hijos
como herencia preciosa el "capital
moral" que sostiene y conserve la
dignidad humana, mas vale no ha-
blar, demasiado buenas son, dema-
siado puras para el ambiente dele-
t6reo que las envuelve.
La obrera, la mujer pobre que tie-
ne que "ganarse la vida", es uno de
los elements mis necesitados de ayu-
da y protecci6n en la sociedad actual.
Desviadas de la fnica funci6n que les
es propia, la maternidad, con todos
los trabajos y cuidados que la acom-
pafian; obligadas por las circunstan-
cias a trabajos generalmente nocivos
y por lo comfn excesivos para sus
debiles fuerzas; confinadas en luga-
res sin ]a necesaria ventilaci6n; con
un presupuesto escaso en que los
gastos de ropa empobrecen conside-








32 J. A. TABOADULA


rablemente el capitulo de alimenta-
ci6n, bien triste es en verdad su con-
dici6n habitual; tristeza que se hace
sombria en el period mAs interesan-
te de su vida, y que, por lo mis-
mo, demand mis endrgicameute re-
medio, o por lo menos, alivio. Por
eso trazamos estas lines para solici-
tar, siquiera, que se haga algo por la
mujer pobre encinta; que los Ayun-
tamientos, sefialen una cantidad, mo-
desta-pero suficiente-como dieta a
toda mujer pobre en los dos iltimos
meses de la gestacion y en el que
sigue al alumbramiento, para que
pueda consagrarse por entero a su
hijo, al hombre nuevo que da a la
humanidad, al future ciudadano con
que contara la Patria.
La iniciativa particular tiene tam-
bi6n un campo hermoso y fecundo
en que emplearse: por ejemplo, la
formaci6n de "Ligas para la infancia
pobre", formadas por sefioras carita-
tivas que arbitrasen recursos para
las ropitas-y a veces para la ali-
mentaci6n-de esos nifios pobres,
que, sin culpa suya, vienen al mun-








NoTAs LIGmBA 33

do en frio desamparo. Tambien po-
drfan dar empleo a su ben6fica activi-
dad esas damas visitando a las muje-
res pobres a quienes nos referimos, y
dandoles aquellos consejos elementa-
les de higiene, para ellas y sus hijos,
que todas las seflorss de las altas cla-
ses sociales conocen perfectamente.
El mundo cristiano va a reunirse
en estos dias alrededor de una cuna
simb6lica; tal vez esto nos ha mo-
vido a pensar en los pobrecitos ni-
fios que tienen frio, y no tienen
manta que les abrigue; que tienen
hambre, y la madre desesperada, no
puede calmarla; o tienen frio y tienen
hambre, pero no tiene madre que les
ponga en el regazo, muy cerca del
coraz6n, para darles calor, y les
cante una canci6n mon6tona, para
engafiar el hambre y hacerles dormir!
*
Nos complacemos en decir a cada
moment que la probidad y el honor
que hacian el orgullo de nuestros an-
tepasados ban desaparecido del mun-
do sin dejar huella; esto no es mas








34 J. A. TABOADELA


que una exageracion producida por el
desolador pesimismo que ahora pri-
va: ahi esti si no, el bello rasgo de ese
periodista que por guardar un secret
professional, ha adoptado una situa-
cion bastante dificil, que llegara pro-
bablemente a terminar en una senten-
cia con la correspondiente condena.
Los hechos son como siguen: Mr.
Chastrusse, director del Reveil de
la Correze, peri6dico que se publi-
ca en. Brive-la-Gaillarde, Francia,
recibi6 bajo sobre dirigido a 41 una
carta destinada a Mr. Aussoleil, se-
cretario del grupo socialist y pro-
fesor de instrucci6n; Mr. Chastrusse
public la carta en su peri6dico, y
Mr. Aussoleil entabl6 una demand.
Al verse la misma en el juzgado,
Mr. Chastrusse reconoci6, como era
natural, haber publicado la carta, y
el juez le interrog6 c6mo habia le-
gado a~ sus manos.-Por correo-
respondi6 el acusado-y bajo sobre
a mi direcci6n.-Entregadme ese
sobre;-dijo el juez-es necesario
para la instruccion.-Deseo mostra-
roslo-dijo Mr. Chastrusse-pero no






'-
NoTAS LIGERAS 35
os lo entregarg, porque estudiando
la letra podriais poneros sobre la
pista de quien le envi6.Y yo no quie-
ro denunciar a nadie; a, ningfin pre-
cio violar6 el secret professional.
Pero una vez el sobre en poder del
juez, 6ste no queria devolverlo; al
contrario, declare que lo confiscaba.
Mr. Chastrusse protest, discuti6,
encontr6 medio de volver a sus ma-
nos el sobre, lo rompi6 y .....
Y se trag6 los pedazos!
Hay precedentes, ciertamente, en
la literature romfntica; en ella se
encuentran personajes que se tragan
papeles secrets; pero Iqui6n dirfa
que en nuestros prosaicos dias un
hombre ayer desconocido se condu-
ciria tan noblemente por no descu-
brir un secret; tanto mas cuanto su
conduct ha hecho que el juez le acu-
se de denegaci6n de testimonio? Pero
Mr. Chastrusse ha dicho "prefiero
ser condenado que faltar al honor."
ZVerdad que merece un aplauso el
periodista frances?


-ce()-

















VII



H AN variado de nombre estas no-
tas porque el autor de las mis-
mas ha visto que no siempre es
possible concentrar tanto un tema que
la nota correspondiente result bre-
ve, y como no quiere engafiar a na-
die, a sabiendas por lo menos, le cam-
bia el titulo, para que el titulo, no
engafie. (1) Seran notas ligeras: es-
to es, pequefias conversaciones super-
ficiales en que al correr de la pluma
apuntari las ideas y consideraciones

(1) Al principio de su publicaci6n se lla-
maron Breves estas notas, al publicarse esta se
cambi6 ese calificativo por el de Ligeras, que en
definitive conservaron y da nombre A la colec-
ci6n.







NoTAS LIOBmas


que le sugiera un asunto cualquie-
ra; las escribiri, como hasta ahora,
con perfect independencia, y libre
del prop6sito de ensefiar ni aconse-
jar a nadie. Si no aburren al lector,
y en alguna ocasi6n llegan a desper-
tar alguna idea que estuviese como
adormecida en su inteligencia, ya
cumplen su misi6n; que no es otra
que hablar de todo a todos, pero sin
pretensiones.
*
**
El cinemat6grafo es uno de los
inventos mas entretenidos y curio-
sos de la gpoca present. Es esen-
cialmente popular; ha llegado a to-
das parties y seria ir contra la co-
rriente pretender combatirlo. Pero
lo que si puede y debe procurarse
es que no result un factor mas en
la obra de desmoralizaci6n en que
parece que todos nos empefiamos a
porfia.
ZPor qu6 se han de escoger como
asunto para las peliculas esas panto-
mimas absurdas que son como una








38 J. A. TABOADELA


propaganda por el hecho del vicio y
el crime? iEs que se han acabado
ya los paisajes interesantes, los mo-
numentos notables? ,No hay mil de-
talles en la complicadisima industrial
modern que podrian servir de
asunto para las peliculas, despertan-
do la curiosidad en todos y sirvien-
do de ensefianza? En Cuba, que se-
pamos, no se ha proyectado nunca
en una pantalla cinematografica to-
da la series de operaciones que com-
prende la mis important de nues-
tras industries, desde el corte de ]a
cafia, en pleno campo, a los rayos de
un sol de fuego,.hasta el embarque
de los sacos que contienen el azicar
elaborado. Y nadie negara que eso
tenga mis interest que tanto robo
mis o menos ingenioeo, que tanta
escena de histerismo y que tanto
crime macabro que forman corrien-
temente el "repertorio" de los cines
mas concurridos, con grave peligro
para las classes menos cultas, de ima-
ginaci6n indisciplinada, y con el
instinto de imitaci6n tan desarro-
llado, que muchas veces legan casi







NOTAS LIGERAS


automfticamente hasta el crime.
Realmente proyectar pantomimas
y escenas amafiadas es falsear la vida,
es repetir artificialmente lo artificial.
En lugar de eso debe reproducirse
lo hermoso, todo lo hermoso con que
la Naturaleza nos brinda y todo lo
util, y lo interesante, y lo artfstico
que ha resultado del ingenio y del
trabajo del hombre. Vistas geogri-
ficas; escenas y costumbres tipicas de
los distintos pauses; fen6menos de la
naturaleza, huracanes, tempestades,
nevadas, etc.; ferrocarriles tendidos
sobre el abismo; puentes gigantes-
cos; tfneles interminables; fibricas,
palacios, y monumentos artisticos,
todo eso es lo que debiera presentar-
se ante los espectadores, ennoble-
ciendo asf este invento, y dindole
un papel no despreciable en la obra,
tan necesaria, de mejorar y extender
la cultural popular.


--CO)---
















VIII


N la noche del jueves 18, se ini-
ciaron las conferencias sobre
"Feminismo" en el "Ateneo"; es
4sta una de las iniciativas del Dr.
Luis Azcarate, que con tanto entu-
siasmo y tanta inteligencia procura
dar vida a esa simpptica Sociedad.
No obstante las graves preocupa-
ciones que en esa fecha pesaban so-
bre todos, y la competencia que
en el orden social pudo hacerle el
beneficio de Paganelli, no pudo ser
mejor ni mas grande el exito obte-
nido, bajo el double aspect de fiesta
social y de cultural.
Las conferencias, a cargo de las
doctors seforitas Pilar Romero y








NOTAS LIGERAS


Julia Martinez, serfan una demostra-
ci6n palmaria, si alguno la necesitase,
dela competencia y brillantez con que
las mujeres pueden tomar parte en
estas lides de la inteligencia.
En esa sesi6n se pusieron de ma-
nifiesto dos tendencies bien distintas.
La sefiorita Romero, en una confe-
rencia bien documentada, con mu-
chas y muy propias citas, con me-
todo y con elegancia, expuso sus
opinions acerca de este punto, opi-
niones conservadoras en alto grado.
La seforita Martinez, con una faci-
lidad deexpresi6n y una propiedad
de ademanes que ya predisponian en
su favor, pronunci6 una conferencia
amena, interesante, esmaltada de fra-
ses felices, en que abogaba elocuen-
temente por el feminismo.
Ya es un hecho significativo que
se plantee y discuta el problema, y
que sean mujeres las que expon-
gan sus puntos de vista, con tanta
gallardia como lo hicieron esa noche
las dos ilustradas conferenciantes.
,Cabe decir ahora algo sobre el
feminismo? Aunque sea como en








42 J. A. TABOADELA


cifra, dire que es un problema muy
interesante, que no pueden descono-
cer los hombres representatives. Tie-
nen derecho las mujeres a pedir, a
reclamar, que se borren diferencias
artificiales e injustificadas entire los
dos sexos, a tener mis participaci6n
en las distintas manifestaciones de
la actividad humana, aportando el
concurso de su inteligencia sutil y
de su sensibilidad exquisite, con los
excelentes resultados que cabe espe-
rar de esta colaboraci6n.
Si bien el tema es tentador, no
quiero ahora mas que llamar la aten-
ci6n de ]os que se interesen en estos
problems, sobre este nuevo torneo
que abre el "Ateneo" para dar cam-
po a las gentiles y animosas orado-
ras donde exponer y defender sus
opinions sobre tema que tan de cer-
ca las interest.
Es de esperar que cuando se cele-
bren las pr6ximas conferencias ha-
bran pasado los nubarrones que en-
sombrecen ahora nuestro horizonte
politico, y restablecida la calma,
habra un pfiblico tan numeroso como








NOTAS LIGERAS


el que acudir! sin duda, a escuchar
las distintas tendencies y soluciones
que se defiendan para un problema
que si hoy es interesante, mafiana
sera de urgente resoluci6n, y lay de
la sociedad, si con tiempo no se estu-
dia y se procura armonizar los dos
sexos, para continuar la obra nunca
acabada del progress!
*

No hace afn much tiempo ocu-
rrio un accident ferrocarrilero en
las vias de la "Missouri Pacific."
Del accident resultaron siete per-
sonas muertas y muchas otras lesio-
nadas. Hasta aqui el hecho no tie-
ne nada de particular: cat6strofes en
los trenes, con victims entire los pa-
sajeros, es cosa que a nadie llama la
atenci6n. El accident se debia a
faltas de los empleados de la empre-
sa, lo que tampoco es sorprendente
porque los empleados de ferrocarriles
y tranvias y los "chauffeurs," pare-
ce como que llegan a adquirir la
agresividad ciega y brutal que tan








44 J. A. TABOADELA


bien se represent por una locomo-
tora sin freno.
Lo que si debe llamar la atenci6n;
lo que si debe sorprendernos; lo que
ha de parecer incredible A nuestro
puiblico, es la noble, la franca reso-
luci6n de Mr. Bush, el president
de la empresa, que dispuso se redac-
tase una relaci6n veridica, escrupu-
losamente exacta, en que se refirie-
sen los hechos en la forma narrative
que generalmente emplean los pe-
ri6dicos. Esa narraci6n se distri-
buy6 ampliamente, a expenses de la
Compania, por todo el territorio en
que circulan sus lines.
A mis de esto, Mr. Bush envi6
despachos telegrdficos a los familia-
res de las victims, relatando los he-
chos con toda crudeza, sin ocultar
nada. Como es natural, los familiares
respondieron por medio de los agen-
tes de reclamaciones, encargados de
exigir a la Compafiia responsabili-
dades 4 indemnizaciones.
Tal vez parezca trivial este relato,
y en mi modesto sentir no lo es. Es
una prueba tan grande de respeto al







NOTAS LIGERAS


pfblico, por quien viven y medran
las empresas ferrocariileras; como
todas las otras empresas, aunque a
veces crean-o aparenten creer-lo
contrario; es un reconocimiento tan
expreso de que la verdad es una
fuerza que tarde o temprano se ma-
nifiesta, sin que valgan amafios para
ocultarla; es un estimulo tan pode-
roso a los empleados para que cum-
plan su deber, y sepan que cualquier
desliz que cometan no ha de quedar
oculto y menos impune; que merece
las mayores alabanzas la actitud y
la resoluci6n de Mr. Bush y de la
empresa que preside.
Y ahora, como ocurre cuando se
respeta la verdad y se realize el
bien, s6lo cabe esperar beneficios
para la empresa, para sus emplea-
dos, y para el puiblico. El cuidado
especial que han de poner los em-
pleados en todos los detalles de su
misi6n, darA por resultado natural
la disminuci6n de las probabilidades
de accident, con reducci6n del ries-
go personal que corren en su trabajo;
la empresa tendra menos perdidas








46 J. A. TABOADBLA

de material y menos indemnizacio-
nes que satisfacer; el piblico se sen-
tira mas seguro, menos expuesto a
convertir cualquier viaje sin impor-
tancia en el solemne y definitive
viaje del cual nadie volvi6.
















IX.


eTJeNCA nos hemos decidido a
hacer nada en serio por favo-
recer y estimular el turismo
entire nosotros, y, sin embargo, qu6
element tan poderoso pudiera lle-
gar a ser en nuestra vida econ6mica
una corriente amplia y ordenada de
viajeros transeuntes, sobre todo en
la 6poca del afio en que el calendario
sefiala el invierno.
Da envidia ver las cifras que re-
presentan los rendimientos del turis-
mo en pauses que no tienen tal vez
las condiciones naturales que hacen
de Cuba un pafs privilegiado.
Francia, por ejemplo, calcula en
unos quinientos millones de pesos lo








48 J. A. TABOADELA


que gastan anualmente los turistas
que la visitan.
A Italia se calcula que le rinde el
turismo unos cien millones de pesos
al afio.
Y no es solo el dinero, con ser
tanto, lo que hay que contar en este
caso. Hay que contar tambien con
los progress, con las mejoras, que
vienen con los turistas, vengan es-
tos de donde vinieren. La civiliza-
ci6n actual tiene un marcado carac-
ter cosmopolita y solo conociendo lo
ajeno puede compararse con lo pro-
pio, y escogerse en definitive lo que
parezca mejor. Esto aparte de que
el turismo directamente estimula
ciertas mejoras pricticas. El g4ne-
ro de hotels, los servicios de tras-
portes, los caminos p6blicos, todo
eso mejora a media que son mas los
que lo utilizan y que el aumento de
usufructuarios trae consigo una re-
baja en el coste individual. De
Londres se dice que apenas hace
diez afios tenia unos hotels y resto-
ranes que podrian compararse a los
de... ponga el lector el nombre de








NOTAS LIGERAS


cualquier poblaci6n conocida y acer-
tara; y hoy por la competencia y
por la afluencia de viajeros de paso,
tiene una docena de hotels de lo
mejorcito.
Y de los caminos no se diga nada,
las carreteras francesas atraen mu-
chos automovilistas, los automovilis-
tas dejan much oro, y este oro pa-
ga las carreteras: he aqui uno de
esos circulos admirables que abre
el progress, y el progress cierra.
iCuindo haremos algo nosotros
para que la belleza natural de nues-
tro pais, el encanto de su clima y
cuanto tiene de po6tico y atractivo
no sea disfrutado de nosotros solos
-que no sabemos ni queremos dis-
frutarlo-- y gocen en su contempla-
ci6n otros hombres, que pasen de-
jando dinero y llev~ndose recuerdos?

*
El President Taft ha tocado en
su filtimo mensaje una cuesti6n del
m~s alto interns humanitario: el
encarecimiento progresivo de la vida,








50 J. A. TABOADBLA


y sugiere algo que puede contribuir
poderosamente a mejorar la situa-
ci6n: la reunion de una conferencia
international en que se estudie por
hombres competentes cste grave pro-
blema, para tratar de poner en claro
sus causes y proponer las medidas
que puedan ser miis eficaces para
darle convenient soluci6n.
Es un bello rasgo del hombre que
sonrie. Y si result algo provecho-
so de su generosa iniciativa, se evi-
tarAin muchos dolores, muchas tris-
tezas. Nadie sabe, si no ha pasado
por ello, o no lo ha compadecido de
cerca, la angustiosa inquietud, la
horrible zozobra que produce en el
animo mejor templado la falta, o la
inseguridad siquiera, del pan nues-
tro de cada dia, y del techo de to-
das las noches. No hay derecho para
exigir moralidad, ni cultural, ni civi-
lizaci6n siquiera, a los que sufren las
torturas del hambre o los horrores
de la estrechez. Al mejor razona-
miento sobre la excelencia de la vir-
tud, le vence una dolorosa contrac-
ci6n del est6mago vacio. Y si esta







NOTAS LIGERAS


angustia y esa miseria hacen presa
en el hombre trabajador, en el hom-
bre que puso en acci6n los recursos
de la inteligencia y la fuerza de sus
m6sculos,entonces sellega fAcilmente
a la desesperaci6n, a la rabia, a la
locura!
Y es muy triste que haya un gran
nuimero de hermanos nuestros a quie-
nes no baste el trabajo que realizan,
para satisfacer, aunque fiera media-
namente, las necesidades naturales,
las que satisfacen sin esfuerzo los
pajarillos que cruzan el espacio y los
peces que surcan las aguas. Cuanto
se haga por poner fin a ese cruel es-
tado de cosas seri bien empleado, y
los pobres, al saber que otros hom-
bres que parecen felices se preocu-
pan por su suerte y trabajan por ali-
viarla, se sentir~n confortados y les
sera mns ligera la carga de la vida;
que al cabo, no solo de pan vive el
hombre.........




















MI OS lamentamos todos del es-
1 pectaculo poco culto, y vease
c6mo modero los calificativos,
que dan las comparsas en nuestra
capital, en esta 6poca del afio. Y
antes de hacer la critica ficil de eso,
,nos hemos detenido a pensar que
todos colaboramos, unos por acci6n,
otros por omisi6n, en esa vergiienza?
,Hemos pensado alguna vez que el
hombre, sea la que sea la posici6n
que ocupe en la escala social, sien-
te confusamente, vagamente, la no-
ci6n del ritmo y se deslumbra ante
lo aparatoso y teatral? No, tenemos
que reconocer que no hemos procu-
rado nunca que los hombres, y las







NOTAS LIGERAS


mujeres y los nifios de esas classes
inferiores a las que liamamos-yo
no s6 con que derecho-la "hez de
la sociedad"-satisfagan de alg6n
modo su sentido est4tico en museos
populares, siempre abiertos, donde
se expongan copias bien escogidas
de cuadros y esculturas; con la for-
maci6n y sostenimiento de acade-
mias populares de canto y musica;
con premios que sirvan de estimulo
para las mejores masas corales, en
que tenga propia y adecuada forma
de expresi6n la poesia popular, tan
sencilla, tan ingenua y...... tan po6-
tica; con un teatro popular, lirico y
dramitico, en que el pobre pueblo,
que trabaja afanosamente por la co-
mida del dia y no puede permitirse
"el lujo", que se permiten otros, de
sostener un presupuesto de cultural,
tenga ocasi6n de conmoverse con la
representaci6n de los dramas de la
escena, no siempre tan interesantes
como el drama obscure que tejen
ellos mismos con su propia vida; que
pueda gozar con las dulzuras del
canto, que tanto atractivo tiene para







54 J. A. TABOADELA


las classes populares, como que con
61 acompafian su faena, con e1 olvi-
dan sus penas, disipan sus dolores,
ahuyentan la tristeza y engafian el
hambre!
En tanto que no hagamos nada
por llevar una fecunda corriente de
arte, que seria a la vez una poderosa
corriente de moral, que or6e y per-
fume los bajos fondos sociales, la-
mentemos que haya comparsas, pero
avergonc6monos tambi6n de nuestra
indiferencia y nuestro egoismo, a
cuya sombra florecen, como plants
venenosas, esas tristes diversiones...

*
*
Una de las lacras de nuestra civi-
lizaci6n es lo que se llama, median-
te un eufemismo, la "trata de blan-
cas." Mujeres y hombres de coraz6n
generoso ban constituido, en distin-
tos pauses, ligas para combatir esa
horrible enfermedad social. Mucho
no se ha conseguido todavia, pero ya
es algo pensar en un mal y propo-
nerse a combatirlo, para que se vaya








NoTAS LIGERAS


reduciendo y se league en un future
mas o menos lejano, a lograr su de-
saparici6n. Todo lo que se haga,
por tanto, individual o colectiva-
mente, con el noble prop6sito de ha-
cer desaparecer esa infamia, merece
aplausos y merece aliento.
Uno de esos casos de esfuerzos in-
dividuales bien intencionados y al
cabo coronados por el 6xito, es el
caso del hijo del multimillonario
americano Rockefeller. Hace dos
afios, como president de un gran
jurado, John D. Rockefeller, Jr.,
pudo darse cuenta de la enormidad
de la "trata de blancas," como deci-
mos nosotros, de la "esclavitud blan-
ca," como dicen mis en6rgica y
exactamente los americanos; com-
prendi6 entonces que las penalidades
que la ley senialaba no eran suficien-
tes para contener o acabar el abomi-
nable comercio, y se propuso aplicar
su actividad de ciudadano particular
a conseguir que se enmendase la ley,
de tal manera que se legase eficaz-
mente a poner tOrmino a la situa-
cion.








56 J. A. TABOADELA


El prop6sitoha costado a Mr. Roc-
kefeller dos afios de trabajo y unos
"cien mil dollars," pero la ley nueva
surte sus efectos.
En el pasado afio de 1911 se ele-
v6 el numero de estas causes a tres
veces la cifra que alcanz6 en el afio
anterior.
"El aumento en el ndmero de cau-
sas y convicciones obtenidas por ra-
z6n de la esclavitud blanca, no indica
en manera alguna que la esclavitud
blanca est6 en aumento en esta ciu-
dad," (1) dice Whitman, District At-
torney, "sino mais bien muestra que
la pequefia proporci6n de esclavitud
blanca que existe aqui, estA siendo
gradualmente combatida. Y la nue-
va ley es un instrument admirable
para esa finalidad."
iQue ejemplo brinda el joven
Rockefeller a la imitaci6n y a la co-
pia de los felices de la tierra! En vez
de convertir su dinero en lluvia
maldita que agostase las virtudes
donde cayera, lo emplea en former

(1) New York.








NOTAS LIGERAS 57

y tender una red espesa y eficaz que
detenga en su siniestro vuelo esas
aves de presa que clavan sus garras
poderosas, con infernal acierto, don-
de brilla la belleza y exhala su aro-
ma la virtud!
S6lo asi, empleando en beneficio
de todos las ventajas de una posici6n
eminent por la riqueza, el talent
o la influencia, es como se tiene de-
recho al respeto de todos, y como se
cumple la misi6n de los grandes de
la tierra, que no es, como creen algu-
nos, descansar ociosamente en tanto
que los pequefos trabajan sino tra-
bajar con ellos y para ellos.
















XI


JURANTE algunas semanas no
se publicaron estas notas; quien
las describe estuvo trabajando a
alta presi6n en una cuesti6n de in-
ter6s public, sin poder consagrar
unos minutes a su composici6n. Sin
duda el public no require ex-
plicaci6n alguna sobre esta falta,
porque no valen las notas lo bastan-
te para extrafiar que no se publi-
quen, pero la cortesia exige una co-
mo justificaci6n de este prolongado
silencio. Sirvan estas lines de ex-
plicacion y de saludo.


*
**








NOTAS LIGERAS


iLa necesidad de la cultural! Pare-
ce mentira que haya que insistir
pregonando las excelencias de algu-
nas cosas que por sl mismas se reco-
miendan; pero entire nosotros, por
desgracia, todavia hay quienes ven
la cultural y los cultos con indiferen-
cia, con desconfianza o con hosti-
lidad.
No parece necesario aducir argu-
mentos te6ricos, que, por otra parte,
no serian tomados en consideraci6n;
presume de practicess" los enemi-
gos de la cultural y no se convencen
con razones; para ellos s61o tienen
fuerza probatoria "los hechos". Y
por esta vez les vamos a complacer.
Hemos estado considerando unos he-
chos en relaci6n con la eficacia de la
cultural para mejorar la condici6n
moral e intellectual, y como conse-
cuencia, social, de quienes la poseen,
y vamos a trasladar al papel, al vo-
lar de la pluma, algunas de las con-
sideraciones, asi como el motivo que
nos las inspire.
En los Estados Unidos se public
una especie de directorio biogr~fico,








60 J. A. TABOADELA


muy interesante, que se titula "Who's
Who in Amgrica;" es una resefia ac-
tual de las vidas de los hombres y
mujeres que se han distinguido en
algunos de los ramos de la humana
actividad. Diecisiete mil biografias
contiene, y todas las classes sociales
dan su contingent de figures repre-
sentativas; pues bien, en total, el se-
tenta y uno por ciento de esos hom-
bres y de esas mujeres han recibido
una educaci6n andloga, mas o menos,
a nuestra ensefianza secundaria. Es
decir, que la gran mayoria de los
hombres que ocupan los pianos mas
elevados de la political, de los nego-
cios, de la industrial y de las profe-
siones proceden de las classes ilustra-
das. Y esto es tanto mas important,
y tanto mas significativo, cuanto que
en ese pals s6lo un cinco por ciento
de su poblaci6n juvenile recibe esa
educaci6n superior; o dicho de otro
modo: una minoria educada y culta,
que es s6lo del cinco por ciento de la
poblaci6n total es la que da la gran
mayoria de los elements directives
de la gran naci6n americana. Nos








NOTAS LIGERAS


parece que los numeros, lo mis prac-
tico y lo que merece mis cr6dito para
ciertos espiritus, descargan todo su
peso en favor de la tesis de que es
necesaria, de que es imprescindible
la cultural, sobre todo en aquellos
individuos que por ocupar las cimas
mis altas de la sociedad pueden ejer-
cer mas poderosa influencia para el
bien 6 para el mal.
*
**

Ha muerto Mendndez Pelayo, y
al morir A1 lanz6 sus iltimos deste-
llos una de esas inteligencias sobera-
nas que agrandan y elevan el con-
cepto que puede tener el hombre de
la especie a que pertenece; una inte-
ligencia infatigablemente consagrada
a la investigaci6n y a la critical lite-
raria, historica y filosofica, que ex-
trajo la supreme esencia de la sabi-
duria de muchos, muchisimos vold-
menes, y luego la concentr6, con
acierto peregrino, en libros de maes-
tra ensefianza. De lo poco que s4, no
poco debo al insigne polfgrafo espa-







62 J. A. TABOADELA


fiol, Zqu6 menos podria yo hacer que
trazar estas pobres lines, en que
conste siquiera deficientemente la
gratitud que todos debemos & esos
hombres superiores que hacen de su
vida un magnifico apostolado de
bien y de verdad, y dan, como resul-
tado de su labor ingente, destellos
de luz que llegan a todas las inteli-
gencias, y, sin ofuscarlas, les permi-
ten siquiera vislumbrar los eternos
resplandores del bien, de la verdad
y de la belleza, que solo las aguilas
caudales del arte, la ciencia o la
bondad pueden llegar a mirar de
hito en hito sin cegar ni perecer?
Ya el Diario ha consagrado elo-
cuentes y sentidas lines al sabio
extraordinario. Digamosle nosotros
cristianamente, a el, que fu6 un gran
cristiano: iDescanse en paz!















XII


E ADA une tanto a los hom-
Sbres y a los pueblos, como el
0 dolor de todos; frente a un pe-
ligro, frente a una desgracia cual-
quiera, se despierta y se aviva el sen-
tido de la solidaridad. Hay en todo
hombre, como hay en todo pueblo,
una reserve de nobleza y de herois-
mo latentes, que solo se ponen en
acci6n bajo el estimulo poderosisimo
de la necesidad. Un ejemplo elo-
cuente y que, por reciente, puede
suponerse que todos recordaran, nos
lo da la espantosa catastrofe del Ti-
tanic, nadie, ni ellos mismos, hu-
biera podido suponer que aquellos
millonarios de muelle vida, de ca-







64 J. A. TABOADELA


prichos irritables, tal vez sin domi-
nio sobre su propia voluntad, hubie-
ran podido dar el ejemplo admirable
de heroismo y de abnegaci6u que
nimba sus muertes con resplandores
de gloria. Lo mismo ha pasado, en
nuestro pals, ante el movimiento
convulsive, que agita la conciencia
national, adolorida por el ataque in-
justo que infieren a la estabilidad, a
la vida misma de la Rep6blica, al.
gunos de sus hijos, que la Repfblica
habia tratado con todo amor, sin
darles motive alguno de queja legi-
tima.
Todas las fuerzas vivas del pais,
todos los elements representatives,
y, con toda decision, los elements
de valer de la raza negra, han con-
signado su protest contra la teme-
raria, contra la suicide intentona.
El gobierno ha podido decir, con
toda exactitud, que represent a
Cuba, y el texto del cable del Presi-
dente de nuestra modest Republica
al President de la grande Repu-
blica de los Estados Unidos, es la
afirmaci6n serena y consciente de








NOTAS LIGERAS


los derechos que tiene a la libertad
y a la independencia el pueblo de
Cuba; el pueblo de Cuba que duran-
te medio siglo sostuvo una lucha he-
roica y tenaz por esa independencia
que quiere conservar y sabe conser-
var, a pesar de cuatro descontentos,
que en ninguna naci6n faltan!
*

Para evitar que las masas, que los
elementos populares, que forman las
capas mAs bajas de la sociedad, sean
facilmente sugestionables, y sigan
ciegamente los consejos de quienes
les explotan bajo apariencias de pro-
tecci6n, solo existe un remedio: la
instrucci6n; difundir la instrucci6n,
hacer possible que los individuos per-
tenecientes a esas humildes classes
puedan leer los peri6dicos, y cons-
trastar, por su lectura, las opinions
que les dan hechas los que se les
brindan por santones, es, por lo me-
nos darles un medio y una oportu-
nidad de que escapen de la influen-
cia y del dominio de los que preten-








66 J. A. TABOADELA

den utilizarles como instruments in-
conscientes para el logro de sus am-
biciones torpes, cuando no malditas.
Es este uno de los resultados mas
hermosos de la instrucci6n y de la
cultural populares: libertar a las cla-
ses inferiores de la dictadura de tira-
nos de cart6n. Resultado este, que
1e solo bastaria para pedir siempre,
para pedir incesantemente, instruc-
ci6n para todos, pero especialmente
para los que han de ser cimientos
del edificio social y que por eso
mismo han de estar bien equili-
brados.


C O















XIII


N MO ocurre siempre, cuando
los estimulos son legitimos, ha
bastado una excitaci6n a los
sentimientos de hidalgufa y nobleza
de nuestra poblaci6n urbana para
que se apresten elements valio-
sos, procedentes de todas las cla-
ses sociales, a dar efectivamente su
concurso personal en las importantes
funciones de resguardar el orden y
alentar y sostener el espiritu pufblico,
auxiliando de ese modo a las tropas
regulars que por su mayor disci-
plina y sus habitos militares pueden
emplearse con todo provecho en las
tareas mas rudas y en los lugares
mas peligrosos.








68 J. A. TABOADELA


Los que se han inscripto en la
Guardia Local de la Habana, y han
sufragado de su peculio los gastos de
uniform y armamento, y han cerce-
nado el tiempo que dedicaban legi-
timamente a sus ocupaciones o al
descanso, han realizado un esfuerzo
que siempre seria meritorio, pero
que en estos moments tiene el md-
rito maximo de la oportunidad, ya
que por la eterna ley de los contras-
tes al mismo tiempo que brotan del
snelo de la patria, como hierbas mal-
ditas, hijos innobles que ponen su
seguridad en peligro, otros, de me-
jor condicion, brindan generosos su
esfuerzo, y su sudor, y su sangre,
abonos los mejores para hacer crecer
esas benditas flores de inextinguible
aroma que se Ilaman desinter6s y
abnegaci6n y patriotism, que s6lo
se desenvuelven por complete y ad-
quieren su maravilloso desarrollo
cuando agita sus corolas el aspero
viento de la guerra.


*
**








NOTAS LIGERAS


No hay esfuerzo pequefio ni es-
fuerzo perdido, cuando la causa a que
se aplican es buena. Sostener la con-
fianza pfblica, guardar el orden, ga-
rantir el respeto necesario a vidas
y haciendas, es tarea por todo extre-
mo importaute y, en ocasiones, su-
prema. Pero no todos estAn en con-
diciones de prestar esos servicios
extraordinarios, lo que no impide
que con inteligencia y buena volun-
tad todos puedan hacer algo de pro-
vecho en favor de la causa del orden
y de la paz. Mil medios hay para
ello: allegar recursos para proporcio-
nar armas y equipos a los que dan
el concurso sin precio de sus vidas;
procurar que se sostenga el credito
p6blico; no tomar parte en el perni-
cioso laborantismo que adultera,
deforma e invent hechos y noticias;
recorder aquel famoso aforismo de
"in medio virtus", que se complete
con la exacta sentencia de que los
extremes se tocan.........
Todo eso, y much mAs que el
buen juicio sugerira al discrete lec-
tor, es convenient y itil en los mo-








70 J. A. TABOADELA

mentos anormales, en que el valor
es, sin duda, una gran virtud, pero
no la tnica virtud......















XIV



N O se dira nunca lo bastante
& sobre la perniciosa, la disolven-
t te acci6n social de cierta clase
de publicaciones, a las cuales, para
darles nombre, hay que Ilamar lite-
ratura policiaca; elaborada con ar-
gumentos mas o menos fantfsticos,
en los que se da gran cabida a lo
imprevisto, a lo sensacional, a todo
lo que es capaz de excitar la sensibi-
lidad menos cultivada o mas embo-
tada-que en esto, como en muchas
cosas, los extremes se tocan. Se di-
funden con peligrosa rapidez por la
gran masa de lectores superficiales
los relates en que aparecen desta-








72 J. A. TABOADBLL


cadas con singular relieve las figures
de los que hacen profesi6n y arte de
las prActicas mis refinadas y moder-
nas para despojar al pr6jimo de lo
suyo, cuando no se trata de cosas
peores. Para dar interns a estas na-
rraciones, los autores se cuidan de
adornar el tipo principal con rasgos
simpaticos, le dotan generosamente
de ingenio, y le proporcionan una
invencible buena suerte, que le per-
mite salir airoso de los lances mis
dificiles, dejando generalmente en
postura ridicule a los representantes
de la autoridad y de la ley, que que-
dan burlados una y otra vez, por
h~biles y sagaces que sus planes
sean, por la maravillosa perspicacia,
el certero golpe de vista y la audacia
y valor que derraman a manos lle-
nas estos personajes novelescos. De
ahi result que el personaje presen-
tado en esta forma llega a hacerse
simpatico al lector, que le acompafia
mentalmente con interns vivisimo
en todas sus proezas y desea cordial-
mente que triunfe en cada trama que
urde, y se apena y disgusta cuando








NOTAS LIGERAS


teme que los agents de policia pue-
dan lograr hacerle fracasar su plan,
y mas todavia si llegan a prender al
"interesante" criminal, cuya evasion
anhelan, y para ello ponen en juego
su inteligencia y su fantasia, para
considerar por cudles medios podria
burlar la justicia y la ley el ladr6n
favoriteo".
Esto es lo mas corriente; en otros
casos es mis hondo-y mas triste-
el efecto. Leen estos libros (de al-
gun modo hay que llamarles) gentes
de mentalidad d4bil, flcilmente su-
gestionables, d6ciles a cualquier ins-
piraci6n extrafia, imitativos, en una
palabra, y ya entonces se ven colo-
cados, por su desgracia, en el piano
inclinado de la perniciosa imitaci6n
de esos tipos que llegan a represen-
tarse en sus imaginaciones aureola-
dos, cuando menos, del prestigio de la
celebridad, que tantas gentes ansian,
pero que tan dificil de alcanzar es
por otros medios, lo que a veces les
impulsa a conquistarla por los mis-
mos medios porque la alcanzaron los
personajes que viven con tan real y








74 J. A. TABOADELA


poderosa vida en sus desarregladas
imaginaciones.
Estas no son mis que consideracio-
nes ligeras y superficiales, apuntadas
al correr de la pluma, sobre los dafios
que hacen en muchas inteligencias
que pervierten y en muchos corazo-
nes que envenenan esos novelones
tan en boga, que relatan por menu-
do la vida y aventuras de cualquier
"outlaw," matizadas y realzadas con
los prestigious del ingenio, el valor y
la fortune.
*
**

En las classes sociales de menos
cultural, y como uno de los resulta-
dos de su misma incultura, se tiene
poca confianza en el resultado de los
procedimientos discursivos y se ape-
la ficilmente para dirimir cuestio-
nes, borrar diferencias o solucionar
conflicts, a la fuerza, finica deidad
a quien rinden homenaje. Lo mis-
mo hacen cuando se les plantean
problems de alcance general: se
reunen todos los interesados en el








NOTAS LIGERAS


problema aqu4l, unen sus fuerzas, y
la combatir con ellas a los que opi-
nen de otro modo! Esta psicologia
rudimentaria, tan rudimentaria que
casi no es psicologia, da como resul-
tado que esas classes sean intoleran-
tes, faniticas-fanaticas, bien lo sa-
be el lector, no quiere decir que
crean 6sto o lo otro, sino que lo que
creen, lo creen de un modo ciego y
rutinario,-esclavas de los prejuicios
y cerradas a toda idea nueva, por
luminosa que sea; refractarias al pro-
greso, en una palabra, y por lo tan-
to, carga muerta del pueblo a que
pertenecen, en la fatigosa ascension
a las cimas de lo ideal, que es, real-
mente, la vida de todo pueblo que
vive.
Esto, no es necesario ponderarlo,
es grave, muy grave; por eso es una
preocupacion dominant de todo
hombre pensador hacer llegar a esos
bajos fondos sociales la instrucci6n,
vehiculo admirable de las ideas, pa-
ra que alumbradas y estimuladas
por ellas, esas inteligencias reaccio-
nen y se muevan, y adquieran los








76 J. A. TABOADELA

habitos serenos de la discusi6n sin
violencia y de la contradicci6n sin
lucha, y la confianza segura de que
toda idea verdadera triunfa y todo
prop6sito bueno se realize, sean los
que sean los obstAculos que puedan
parecer invencibles, y que, si tal vez
la fuerza material no logra derribar-
los, caen hechos polvo bajo la in-
fluencia misteriosa y sutil de esa
gran idea que se llama justicia, a cu-
yo culto todos, grandes y pequefios,
deben rendirse.















XV


*UESTRO siglo se va llamando
"el siglo de los nifios," y en
verdad que es po6tico el nom-
bre: Zqu4 cosa mas delicada, mis
merecedora de simpatia que los ni-
fios? No se cree ya, afortunadamen-
te, que el nifio, mientras sea nifio, no
es nada mas que una forma transi-
toria, que s6lo sera algo definido y
complete cuando Ilegue a ser hom-
bre; no, el nifio tiene su personali-
dad propia, reconocida por todos, y
su vida, su education, sus ejercicios,
susj uegos, todo esta sometido a leyes
y reglas peculiares y exclusivas su-
yas, leyes y reglas que cada dia se
conocen mejor, pues la ciencia, en







78 J. A. TABOADELA


un bello rasgo maternal, se inclina
sobre sus tiernas cabecitas, para ex-
crutar sus pensamientos y estudiar el
desenvolvimiento de sus inteligencias
en formaci6n y conocer esa psicolo-
gia infantil, tan interesante, que de-
be respetarse cuidadosamente para
no abrumarles con studios excesi-
vos, ni obligarles antes de tiempo a
fatigar su atenci6n-tal vez a ago-
tarla para siempre-con disciplines
de todo punto incompatible con su
d4bil mentalidad; y examine sus
cuerpos, no del todo formados, para
prevenir, o corregir si ya comenza-
ron, defects fisicos como la miopia,
o el estrabismo, o las desviaciones
de la column vertebral que, de no
atenderlas a tiempo, progresarian
implacablemente, para dajar tarados
para siempre, y por consecuencia
en condiciones desfavorables para
los empefios de la vida, muchos
hombres que atendidos a tiempo
hubieran podido ser tan sanos y tan
normales como si en su infancia no
se hubiesen presentado los primeros
brotes de esos defects fisicos que








NOTAS LIGERAS


tan triste influencia pueden ejercer
en el porvenir de un hombre. De
ahi result un armonismo superior
por el cual se educan en progress
simultineo, sin desequilibrio, todas
las facultades del niflo, para realizar
en el el bello ideal que sigue siendo
la aspiraci6n supreme de la pedago-
gia, y que los antiguos concentraron
en aquella formula de eterna ver-
dad, tan concisa, tan sobria, tan elo-
cuente, de "mens sana in corpore
sano".
*

Y ya con un tema tan atractivo,
que present tantas y tan bellas fa-
cetas que solicitan la atenci6n menos
viva, y en que result dificil callar
todo lo que viene espontineamente
a los puntos de la pluma, no quere-
mos dejar de apuntar algunas ideas
sobre la necesidad y la importancia
de saturar de arte el ambiente de
la escuela. Nada ejerce una acci6n
tan poderosa, tan eficaz sobre la in-
teligencia y los sentidos del nifio
como la simetria, el orden, el ador-








80 J. A. TABOADELA


no y la belleza del lugar donde se
educa. Observador como es por na-
turaleza, curioso, amigo de fijarse
en todo, el nifio que al entrar en
una escuela ve que su mobiliario
esta en buen estado de conservaci6n,
que el suelo, las paredes y el techo
del aula estAn limpios, sin manchas
ni birriones, adquiere una noci6n de
limpieza, de pulcritud que no puede
por menos de ser convenient; pero
claro esta que no se limita a esto la
influencia del arte en la escuela.
Hay que procurar que todo estA en
ella artisticamente presentado, que
adornen sus paredes buenas copias
de cuadros de asuntos sencillos, que
puedan interesar a los nifios; que so-
bre la mesa del maestro haya algu-
na figure aleg6rica, que puede ser
modest, pero que debe estar bien
acabada y ser de factura irreprocha-
ble, es decir, habra en la escuela ob-
jetos de arte que depuren el gusto
del niflo. Debe haber en la escuela
algin instrument musical, cuando
menos algin piano automatic, para
que en los intermedios de descanso








NOTAS LIGERAS


venga la misica, como un rocfo
bienhechor, a refrescar sus cerebros,
tal vez cansados por los trabajos del
aprendizaje, a ejercitar y a educar
los infantiles oidos y a dar sabroso
past a su sensibilidad, m6s despier-
ta de lo que muchoscreen. Tambidn
pudiera emplearse la musica para dar
cierto ritmo a los movimientos gim-
nasticos, fijando mis la atenci6n del
alumno y haciendo mis interesantes
y entretenidos esos ejercicios.
Casi no hay que decir nada de la
lectura de poesias, y de las repre-
sentaciones teatrales, adecuadas a la
condici6n de actors y espectadores,
ejercicios que van depurando y ele-
vando el gusto, que no podri con-
formarse mins tarde con tanta chaba-
caneria como encontrarin en otros
escenarios. El canto, ese arte que
participa a la vez de la minica,
de la acci6n, del gesto, y de la md-
sica que afina y perfecciona la pro-
sodia, que obliga d seguir el ritmo,
que sirve de provechoso ejercicio
para la garganta y los pulmones,
debiera ser objeto de practice dia-








82 J. A. TABOADELA
ria, por los alumnos de las escuelas.
Todo esto no tiene por finalidad
convertir a los nifios de las escuelas
en artists profesionales, como po-
drian temer algunos, demasiado
practices para conceder al arte im-
portancia alguna, ni la mayoria de
ellos tendrAn aptitudes naturales
para serlo, aun cuando se lo propu-
siesen; pero si servira para realizar
una educaci6n artistic y refinada
de los sentidos, especialmente de los
dos mis importantes, la vista y el
oido; para hacer nacer en los nifios
habitos de orden, amor a la belleza,
sentido de la armonia; para que ins-
tintivamente se despierte en ellos la
repugnancia ante lo feo y lo grotes-
co, y quizas para que muchos lie-
guen a ser propagandists incons-
cientes del arte y la belleza entire
los suyos, extendiendo su dominion
entire gentes que nunca quizas le
rindieron culto y haciendo, sin sa-
berlo, una hermosa obra de educa-
ci6n y refinamiento.


-CE---














XVI


MN distinguido escritor (1) trata
recientemente del problema, ca-
Sda dfa mAs grave, de c6mo debe
orientarse la juventud cubana, y es-
pecialmente con referencia a la pl-
tora, que ya empieza a sentirse, de
profesionales. El problema es real-
mente serio, y como todos los pro-
blemas, no depend de una eola
causa ni tiene una sola solution.
Pero en la series de distintos factors
que produce ese resultado, pueden
sefialarse algunos. Uno de ellos es
el prestigio innegable de las carre-
ras universitarias, que especialmente
ejerce mayor sugesti6n sobre los pa-

(1) El Dr. Eduardo Dolz, en una admirable
"Nota del dia", que dedic6 a este asunto por
los dias de la publicaci6n de estas lines.








84 J. A. TABOADELA


dres y familiares que sobre los mis-
mos doctorables; de ahi que en mu-
chas families de buena 6 siquiera
median posici6n se "condena" a los
hijos, de cualquier modo, a que sign
una carrera y obtengan un doctora-
do, para que no sean menos que los
hijos de otras families de analogo ni-
vel social. Muchas veces estos uni-
versitarios afortiori, siguen las ca-
rreras sin verdadera vocaci6n, sin
entusiasmo y sin idealidad ninguna,
y aunque piensan no ejercer la pro-
fesi6n cuando esten graduados, sin
embargo, en frecuentes ocasiones, por
cambios de fortune, o por cualquiera
otra causa, se yen obligados a utilizar
los conocimientos que debieran po-
seer, y que, segun el titulo que guar-
dan con efecto poseen, pero que en
realidad no tienen, aumentando asi
la turba multa de lo que se ha lla-
mado "el proletariado de levita."
*

Este mal itiene remedio? Tal vez
no, pero paliativos que pudieran
emplearse con resultado si los hay.







NOTAS LIGERAS


QuizAs el primero sea, aunque pa-
rezca una perogrullada decirlo, dar-
le a la enserfanza universitaria y a
la cultural superior, el lugar que le-
gitimamente les corresponde; obligar
a los que siguen carreras a prepa-
rarse de tal modo y trabajar tanto
para seguir esos studios que nun-
ca pueda ocurrirseles seguirlos como
deported. Para ello hay que empezar
por reformar el bachillerato; nuestro
bachillerato, no hay que insistir en
ello, es muy deficiente; no hay que
considerarlo solamente como un
puente inevitable para llegar a la
Universidad; el bachillerato debe
considerarse como una amplia ad-
quisici6n de cultural superior, que al
tiempo mismo que de a los alumnos
toda la preparaci6n necesaria para
seguir con 6xito los studios univer-
sitarios, les sirva de eficaz y vigoriza-
dora gimnasia intellectual, ejercitdn-
doles asi para la funci6n, tan nece-
saria como dificil, de pensar.
En esa reform del bachillerato,
debiera, en nuestro sentir, dirsele
cabida a una por lo menos de las








86 J. A. TABOADELA


lenguas clasicas, el latin; estudiar la-
tin es el modo mas seguro, mejor y
mis director de aprender espafiol;
ademis el ejercicio mismo del apren-
dizaje de esa lengua sirve de tal ma-
nera para acostumbrar al discipulo a
saludables habitos de reflexion y de
an&lisis, que mas tarde, durante to-
da su vida, sacara de este studio un
provecho que, sin duda, 41 mismo no
pudo prever cuando se cansaba ejer-
citindose en las declinaciones. Por
supuesto que la adici6n de esta disci-
plina a los studios del bachillerato
alargaria su duracion, lo cual nos
parece que no podria por menos de
ser convenient; el bachillerato debe
durar seis afios; asi, empezandole A
los catorce afios, se le concluirfa nor-
malmente a los veinte, edad propia
para comenzar los studios universi-
tarios, y para tener algunas probabi-
lidades de acierto en resoluci6n tan
decisive como la elecci6n de carrera.
Pero el tema di mfs de si, la plu-
ma corre, hay que contenerla y po-
ner por hoy punto.
----C)---




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs