• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 La mano amiga
 Bajo el arbol
 Lutecia
 Los versos del guardian de...
 Table of Contents
 Errata














Title: Blanco ...
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074085/00001
 Material Information
Title: Blanco ...
Physical Description: 112 p. illus. 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Darâio, Rubâen, 1867-1916
Publication Date: 1911.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074085
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001506340
oclc - 21494800
lccn - UF00074085

Table of Contents
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    La mano amiga
        Page 5
        Page 6
    Bajo el arbol
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Lutecia
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Los versos del guardian de un jardin
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Table of Contents
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Errata
        Page 112
Full Text


RUBEN DARIO, HIJO


BLANeCO...








PARIS
1911 -




















LA MANO AMIGA


Tu eres mi hermano por parte de los caminos;
por parte del agua y pan de los peregrinos,

y por parte de la luna y el ruisefor
en nuestro jardfn florece ia misma flor.

Nuestras flautas de una misma cafia son,
y en la misma selva cortamos el bord6n.

De las rosas y de los racimos gustamos,
y de esa gaya ciencia que profesamos.

Hemos combatido ambos contra las vilezas
de la Hidra Moderna de las cien cabezas.

En iguales estrellas grandes y tranquilas,
descansan de su ardor nuestras fieras pupilas.

Los tamboriles de Verlaine y de Rimbaud ....
Has escuchado lo mismo que escuchM yo.

Y en la muy verdosa copa de la Bohemia,
juntos bebimos el vino de la Anemia...



Por eso: ruego a Ntra-Sra la Luna,
que depare 6 tu Libro pr6spera fortuna....

FERNAN FELIX DE AMADOR




















BAJO CL ARBOL...










Este libro es para mi her-
mana Elena quien con ago
de Semiramis, ya paloma, ird
d posarse luego en un ama-
do gajo de laurel.



































Auguralmente; d la Sta.
Angela Laureana Granero


En el vaso de marmol de tu memorial
este fauno pone su lAgrima en floor.

Una novia atraviesa la ilusoria
huerta azul del alma del sofiador;

Y frente al arbol de la dedicatoria,
donde musicaliza un ruiseior,

se desborda la fuente laudatoria
de mi parque interior.


P~S~'X -f-








- 11 -


j~rv~~~~ F3


SBAJO EL ARBOL





Ahf tienes: ya te encuentras bajo el drbol que canta.
El plenilunio azula la vida en derredor;
el rocio enriquece de perlas tu garganta,
y llora en los jardines del paisaje interior.

La noche verti6 al Valle la magia con qu6 encanta
el parque espi;itista de otro tiempo mejor;
y un halc6n inefable al cielo se levanta
detras de la holocaust paloma del amor.

En la comba propicia del trovero encantado,
que dicen fu6 ferido por un amor dorado,
y hecho Arbol en un pals de tul;
unamos las cabezas en un ideal empefio
que'ormirnos por siempre, parlanchines de ensuefio,
jaula aremos del alma para el pAjaro azul.
\









-- 12


LA BUENA CANCION






Tributo de la mafiana,
resurrecci6n de las cosas,
mAs rosas y siempre rosas.
para tu frente de hermana...

Ir por las rutas medrosas,
hacia la ruta lejana,
y seguir las mariposas
sin salir de la ventana....

Amor de primos. ... La vista
posada en la lontananza,
ensoflando en su conquista,
campos, collados y brefias...

Y haciendo hablar la Esperanza
como a una muda, por seas ....





PAGE
NOT AVAILABLE
FOR SCANNING





PAGE
NOT AVAILABLE
FOR SCANNING








- 15 -


- REMEMBER!



dTe acuerdas del camino
a nuestro ideal
tan leave;
y que el destiny quiso
fuera breve?
eDel pavor de los tallos secos
yendo en las sombras de la noche aquella,
alegres como dos mufiecos
que dirigieran de una misma estrella?
Del pueblo
que se erguia en la meseta
ataviado de blanco;
y del bosque,
como una inmensa carreta
detenida en el barranco?










- 16 -


iDel fantdstico mundo que rodeaba
la media noche umbrosa;
y de tu mano
que facia esclava
la sempiterna rosa...?
De todo ello me acuerdo
y que, callados,
supeditados de la misma idea,
fuimos como dos extraviados
por la fnica calle de la aldea.
Recuerdo....
(todo se acongoja y Ilora)
Recuerdo
si, recuerdo que en la igreja
quiso dar la iltima hora
la campana aquella que Ilamamos, vieja.
Y la hora no fut;
del campanario
de la tetrica iglesia que te evoco,
en donde
platicaba un solitario
sabio 6 loco;
un "Angelus" corri6 hacia las campafias
y hacia nuestras almas
que eran solo una
paloma perdida en las montafas de la luna.
como nos puso triste esa campana....!
Recuerdas cuAntas lIgrimas vertimos,
hoy
que estamos en aquel marianaa"
en que sofabamos;
.por d6nde, entonces, fuimos?
Del paisaje tan negro y la distancia
de nuestros suspiros
que fueron tras la hfimeda fragancia,
de los intangibles vampiros.....?
De aqu6l mal "Angelus" en la noche umbrosa
en la noche umbrosa que nos separa todavia...?
(Todo debes recorder,
esposa de un impossible
que ha de hacerte mia!...










- 17 -


LOS ULTIMOS DITIRAMBOS


A LAS VIOLETAS


I

Tus violetas nunca tuvieron un vaso de agua,
ni supieron del abrazo en boca de cristal;
fueron el baculo de mis imposibles:
mis imposibles no saben mendigar.
Ignoran la piedad del agua; dejaron la plant
como otras flores caen para morir;
tenian todo lo extempordneo de los imposibles
en mi torre de marfil.


Se marchitaron como los siete velos de la danza,
como los siete velos de la danza, en floor;
como la vestimenta y hasta las mismas flores
de Ofelia, de Hellen y de Man6n;
peregrinaron con mis imposibles tras la copa ideal
para la encauristia de una luna de miel
y hasta hoy esperan que retorne el paje
con la copa incredible del rey de Thule


Fueron hasta la copa rosa de las nucas
de las marquesas, care de manzana, Pompadour;
y en los hoyos de esas nucas sonaba
un impossible cascabel de juventud;
Fueron hasta las copas de las manos blancas,
de las htmedas manos de las monjas sin sol,
y esas manos fueron impotentes:










18 -

se habian esterilizado por Dios... Fueron por las fuentes,
por las vias y las playas sin fin,
tras la copa hipot6tica, de la que un loco
hizo la apologia en la torre de marfil,
y no hubo en la comisura de las bondades
la copa que contuviera en una gota al mar.
iAh! del iluso que sofi6 que una ojera y una l1grima
serfan la copa y la gota ideal!


Tus violetas no tuvieron un vaso de agua ..
murieron como Ofelia y sus flores ebrias de luz;
ignoraron la sombra de la vida y si merecen versos,
el trovador del ditirambo, irA vestido en violeta 6 azul.









- 19 -


A LAS CORTINAS


Son las blancas cortinas,
desmayadas en mis ventanas,
serenas como las faces divinas
de Monnas Lisas y de Monnas Vannas;
pdlidas como las manos finas,
como el recuerdo de las cosas lejanas.

Vinieron de Bagdad; de Smirna 6 de Varsovia,
de las tierras de ensueilo allende
los mares,
y tienen no se qu6 de velo de novia,
de espiritu de duende,
6 de esencia de azahares.

Tienen arrugas leaves, que el mal
no consigue hacer graves;
las cortinas pasan ante el cristal
como dos lIgrimas aves.

Lejos de ellas atraviesa la canalla de Paris,
aquf dentro eleva su clipula poesfa una Stambul;
lejos de las cortinas la vida es gris:
detras de las cortinas el mundo es azul!

iPobre Verlaine, pobre Rimbaud!
En vuestro bien
sois como la ilusi6n
del cristal y de las cortinas
de mis ventanas;
las palabras de un imbdcil, las viperinas
de Lemaitre, tiene algo de prisi6n
como las persianas...





















LAS DAMAS


EN EL MISMO INSTANT

d Sojia M. G.

Pas6 la buena mujer de luto,
pas6 la mala mujer vestida de azul;
el azabache pidi6 a la noche la sombra
la verdiazul esmeralda, a una estrella, la luz,
La dama del azabache....La dama de la esmeralda
era fea y era mala y tenia ojos de sol.
La dama del azabache, era una rosa, era rubia
y era increiblemente buena como Dios.
La dama del azabache, pudo ser bien Monna Vanna
la dama de la esmeralda, esposa de Barba azul
una era la recatada, inabordable;
la otra, trozo de corona, como la Pompadour.
Por el opuesto camino perdi la dama de azul
extravi6se el ave rara de Dario, el papemor.
La dama del traje negro, era incredible de buena
era increiblemente buena como Dios.
La buena dama de luto tom6 la escondida senda.
jSabeis acaso do fuera, la mala mujer de azul?
El azabache, pidio a la noche la sombra,
la verdi-azul esmeralda A una estrella, la luz.





































ES LA NOCHE ...


d Carmencita

Es la noche bajo el arbol que suefia....
Tu pupila ahonda la eternidad
y el grito de tu care se despefia
desde nuestra celeste soledad....
Un astro, sus cabellos se desgrefia
sobre el cuento de oro de Bagdad;
Tu mano de mi mano se hace duefia
y se vulgariza nuestra amistad.









-22 -

Podrias ser la favorite eterna,
la yegua joven,
la carnaza tierna de un indio,
flor de tetera real.

Yo seria un buen San J:an Bautista
y td
la Salom6 que me conquista dormido
en lladurea bandeja imperial








- 25 -


IDA


A Alba Rosa

Como eras rubia, buena y tenias perfil de angel,
te fuiste en una bruma de sol;
te fuiste inverosimilmente
como una predestinada de Di6s.
Ayme! quidn dijera en una estrofa exigna,
una, tan inmensa desolaci6n ....

Fueron tus manos dos alas intranquilas,
dos alas de un pAjaro de marfil;
fueron despuds dos nubes y tus ojos, cielos;
porque eran de zafir ....
Ayme! de no morirme en aquel mediodia,
un mediodia tranquil, como para morir ....

Tus manos, las dos nubes, caeran como rocio
sobre de la pomposa rosa ideal;
y tus ojos ya tendrAn estrellas,
que los ojos romdnticos investigaran.
Ayme que sere viejo, ayme!
ayme que no podr6 mirar









- 24 -


LA PEQUE&A EMBARAZADA


PAlida eres,
entire todas las mujeres;
y la luna:
palida como una muerta,
como una tisica boquiabierta,
como ninguna.....

Tu tienes
palidez de los ceresos
al dar flores;
y de esos saltimbancos
blancos
por lo trasnochadores.

Palideces del sayal
que dio la luna abadesa
A los planets desiertos;
palideces de la cal,
esa
con que se cubre A los muertos.








- 25 -


Palideces de la espera,
en las nifias asiladas;
palideces de las hadas
y las virgenes de cera.

Palidez de los azahares,
palid6z de los maitines,
de la espuma de los mares
y los albos serafines
de los mtirmoles paganos
en ruinni:
y por concluir en tu porte,
luz del Norte,
palideces de tus inanos
de estearina

Palideces de las nieves!
Palidez con que se esmalta
el jazminero y se agovia, ...
Palidezr de lo que debes
de levar
y te hace falta:
un niveo traje de novia...
y vellones para hilar.









- 26 -


LA BARCA CARCOMIDA


Estar triste es cerrar las esclusas del alma;
es hacer una calma
de ligrimas en todo el canal.
Y Ilorar
es el mar que desborda, es el mar...

Oh! Venecias dormidas, de recuerdos ajados.
Oh! Brujas dormidas en la eternidad
de imperios que fueron los myrtos dorados
y que han hecho del alma la triste heredad.
El canal de las 1grims guard la historic.
Un canal enorme en que el coraz6n
es la barca murtuoria,
la barca carcomida sin mds intenci6n
que ahogarse en el fondo
de ese canal hondo
de desolaci6n.

Entremos, hermana;
la barca sin remos
se hundird cobarde,
y esta misma tarde
ya no sofiaremos.
Hermana, entremos....



























IRREMEDIABLES . .


d Enriqueta Pena

Y caian las cortinas ..
Y tus pirpados bajaron...
Y eran tus ojos, divinas
llagas que no se secaron.


Ldgrimas, dijo el sonoro
clavicordio de tu pena;
y eran tus lIgrimas oro
de Maria Magdalena.


Y eras un sauce dormido.
Tu cabellera: la fronda;
tu coraz6n: como un nido
gemia en la noche honda.
i Oh silenciosa Gioconda
de mi museo: el olvido I































LA SALA DEL SOLTERO


d Rosa Isasi

Huele 6 tierra himeda la sala, que tiempo largo
estuvo sellada por el luto de un familiar.
Un retrato antiguo de la Camargo
la que tan bien supo bailar-
cuelga malamente de una tira
de trapo, como algo de eso que no se tira
porque el difunto lo solia guardar.

Varios documents, en un rollo
descansan, sobre la mesa, su recuerdo de ayer;
y la tristeza de lo que no tiene apoyo,
y forzozamente ha de caer
vierte sobre la alfombra
el plato de sombra
de la ojera postrer.









- 29 -


Todo parece que ha quedado olvidado;
en el cieloraso pinta su moar6 la humedad;
el marco del espejo se ha desdorado
por culpa de la dom6stica soledad;
y asi ha caido el decoro
del taburete moro
traido de Bagdad.
Los muebles son de ebano de antiguo uso;
en las vitrinas: abanicos, chales y un peinet6n,
rememoran del tiempo, que el tiempo expuso
en los museos al turista espion.
El polvo sobre las teclas duerme tranquil,
y tiene alga voluptuoso la Venus de Milo
en este trono caido de solter6n.

Se anuncia la reci&n casada.--Todo titila
con el caireal de la arafia que ain viva estd;
Se desborda la luz y lo viejo se horripila
dolorosamente de "lo que vendra"...
Hay como una catistrofe que obseda
el fondo de la sala y la falda de seda
de la novia, hecha una mortaja, extendi6ndose va.

Se queja el piano de la mano nueva ...
Se hechan hAcia atras las sillas en un mal mirar,
el sofa por entero se subleva
tendiendo los dos brazos para hablar:. .
Y en el patio de otrora solitario,
despiadado el canario
recuerda su cantar. ....

Rie la esposa con la alegre nota
y la sala se entume en la derrota,
de no poder Ilorar.









- 50 -


ESTAMPA



Jardin a las diez de la mariana.
Dos niios enfermos de amor.
Ella parece hermana
mrs que novia. El cuidador
del jardin los v6 y
como costean las divinas
rosas les sefiala y dice: Alli
cuidado con las espinas.


Y todo es suave y sonoro,
y el parque demasiado claro.
y el niflo se siente avaro
de ella, como de oro.


I van buscando la sombra
y mirandose en los ojos, que asi,
estan mis solos. La alfombra
de acacias es carmesi
color de manto imperial.




Ya van lejanos ......
Y los dos llevan su mal
como flores en las manos.









- 1 -


A LA AUSENTE DE LOS OJOS AZULES


Eleonora:

Hasta lo ingrato llega.
HabrA venido la muerte y ti, ain, no habrAs Ilegado.
(Tu, que eras la amiga ciega
que ruta te habra extraviado?
El viento, ese hombre Aspero ha venido
con sus manos frfas como tu debes tenerlas;
Frias como en el olvido las . .
eY tu perlas?
Tu ausencia es una ruta abandonada.
Yo_soy la ventana abierta haciatu soledad.
En fin: soy agua derramada
que se ha hecho lago por la ingenuidad
de incautarse del cielo, recorder tu mirada
y guardar tu bondad.








- 52 -


ES TAN BUENA LA MANANA...


Se encuentra la joven madre con su muieca en el banco;
no lejos un sacerdote bajo su voto se agovia
y este le trae el recuerdo por un gran camino blanco
de una iglesia, un coro blanco y un blanco traje de novia
Y es novia . . y en las furtivas
parejas que van, se aleja;
que en toda tierra florecen las celestes siemprevivas
y a veces la tierra es vieja.
Pero; ella es joven y sabe lo que es ser madre iazucena!
y sufre a igual que los lirios un mal de sombra, de oriented
y azulado imal de invernaculo! pena
que baja a igual de los velos por la frente:
Quisiera volver A amar; quisiera empezar de nuevo,
sorber el alma A otro hombre, cortar como flor, la vida;
qnisiera empezar de nuevo
la senda desconocida.










- 55 -


La bandada de palomas posa el vuelo en el camino;
y el sacerdote que el celo de su humilde voto agovia,
se aleja a otro destino
y ella sigue siendo novia.
Los ojos los tiene azules como el agua clara y como
tiene el alma las madres que siguen siendo doncellas,
y los hombres son a ellas, solo soldados de plomo,
muy chicos para sus ansias de bebedoras de estrellas.
Yo seria vuestro amigo tendiendo la diestra, franco;
yo tenderia un remedio para vuestras ansiedades
Pero ees possible que viva siendo tan ideal y blanco
siendo como son seflora, tan cuadradas las ciudades,
tan cuadradas las alcobas, tan geom6tricas las cosas?
oh! que grande la infortuna:
no podemos ser seflora, buenaventuradas rosas,
dos estrellas mas, pupilas del colegio de la luna.
Es tan buena la maflana como mi alma. Al desgaire
dan sus flores los cerezos y al fin de la callejuela
de rosales, embalsaman de "odor di femina" el aire,
las nifiitas de una escuela.


































HUERTO MATUTINO


d Laurita Escudeio

iBuena la mafiana
que qued6 dormida;
que se ahog6 en la fuente
como una suicide . .
En la tierra, apenas,
se siente el ruido
del andar de amantes
que no tienen nido;
Sol en las estatuas,
sol en los canteros,
sol en las espaldas
de los jardineros.










55 -

A lo lejos suefia
la pareja ilusa,
y el guardian alarga
la mirada intrusa.

Los labios amantes,
cual los peregrinos,
piden solarente;
isombra en los casinos,
sombra en los caminos .









- 36 -


PREGUNTA EL JARDIN:


a Lola G. P.

eLos caminos son muy claros?
que tienes
que ya no vienes
con tu suaves trajes claros?

Dice la estatua: Son raros
Tus olvidos y desdenes.
Ya no compares mis sienes
con tus sienes, lirios ratos?

Y la luna y el poeta
y la blanda laudatoria
de las fuentes y sus arias,
dicen en forma discreta:
A que pais de memorial
se ausentan las solitarias?








- 57 --


LA ESCONDIDA SENDA


d Celina L. G.

Calleja,
calle cortada del jardin
que nunca estas sin
una pareja!

La del camino anublado
por los ramajes espesos,
donde han fijado
el panal las avejas de los besos ..








-58 -


Camino solo, sin ir,
en donde nadie se asoma . .
Mangiier no pueda dormir,
En su rastro una paloma ....

Camino, camino artero,
desconsuelo del guardian;
(el amor que fu6 siempre un h6bil carcelero
no le deja ver las parejas que van)
camino, camino artero!

Calleja, que al darte el trazo
dieront6 un recodo.
cerrado a modo de un abrazo
picaro del todo!
(Loo al buen ingeniero
que al tirarte la curva caprichosa.
y el obscure pasar se acord6 primero
de la amante que de la esposa-)

Calleja que A tf se allega,
pasando el riacho, un puente:
ecuando encontrar6 la amiga ciega,
y consecuente?
ecuando por esa vida
nos encontraremos,
y en la tarde florida,
puente, te atravesaremos
A la ida
y no retornaremos?...















6UTECIA







- 55 -


POUR DES AMOURS NEES EN MARDI


Mars n'es pas un bon signed


L'Oracle.

J'ai parcouru la ville come un oiseau bless
la blanche ville morte de nos amours fann6es
Touts les arbres en fruit et jamais un fruit mir
et toujours mon pech6 vers I'azur.
Je n'avais rien A dire. je n'avais rien a faire
et cependant les ailes en l'air
Pour ton bien; ou mon mal?
Par dessus le guignol de la vie
1'envie,
d'une 6toile










11 n'y aura plus "quelque fois....":
Les lauriers son coups, nous n'irons plus au bois.
Le piano des fiac6s tout au fond des villas
a prevu son trepas
je n'ai rien A te dire; je n'ai rien a te faire
Si je pouvais t' offrir le paon bleu de la mer?...
Pour ton bien; pour mon mal?
Por dessus le guignol de la vie
1' envie
d'une 6toile.

Et demain?
Je ne sais pas oil je serai en exil.
Dans un coin des genies au milieu des Mille
et une Nuits? Dans la barque des dann6s,
au pays de la Mort? au royaume des f6es.?
Je ne sais pas oti-je serai... Mais seulemen je dois fair
souvenance de nos imposibles d'hier
et que tout ton bien et mon mal
au guignol de la vie
filt a cause de 1'envie
d'une 6toile...





































CAMINO DE LA ARCADIA


Y Safo guiaba los pasos por los caminos lejanos.
Y Safo en los corazones y Safo unfa las manos.
Habia care de damascos, de de jazmines y diamelas;
en los caminos lejanos
se habian dado las manos
las chicuelas.

Tenian de las palomas amigas, los dulces nombres
1 al igual de las palomas, se ocultaban de los hombres:
de los fAunos que descienden celosos de las montahias
y que hacen del deseo, armonia de las callas.


-5ft-









58-

La nifia del traje verde sufria un cinto de oro.
La nifia del trnje rosa no tenia otro decoro
que ser nifia, en la hondanada
de la tarde, se esfumaba
como un tul.
I la otra embelezada
la miraba,
la miraba, la miraba siempre azul...

La nifia del traje rosa tenia verdes pupilas,
como dos mares desiertas, inmensamente tranquilas,
como un reposorio sacro para las castas doncellas;
y aquella del traje verde iba comulgando en ellas.

Las flores de los aromas le doraban Iosjfoturnos.
y ellas llevaban su amor, y' ellos lIevaban sus males,
sigilosamense intactas como las flores nupciales.

Los sauces como los bueyes se doblaban taciturnos.








- 59 -


"L'OISEAU QUI PLEURE"


La pluie file le linceul
du jardin en decadence
On profit de la chance
d'etre seul...

La derniere femme est parties
d'erridre les vitres du chateau,
et semble que la pluie
abaisse les rideaux.

S'abiment les roses premieres
qui vienent de fleurir
et manquent les poitrinaires
leurs semblables pour les cueillir.

MWme je ne suis pas celui
qui a dit tout Ca h tout d l'heure
je suis vaincu par l'ennui
de I'oiseau qui pleure.

L'oiseau pleure. L'arbre
se tait ea la chason ancienne
-toi pour toujours lointaine-
et I'Ame meurt sur le marbre,
sarcophage, de la fontaine....








60 -


LES PRElMIERS JOUR.

d Eva Taveira

Oh, premiers jours!
(amours
d'dtd)
Premiers jours...

Les bancs,
les bans carr6s,
les bancs blancs
le bancs...
Seuls pour jamais!

Jardin tout vert,
a peine mes vers;
mes vers, l'espoir:
1'espoir, vert...

La dame ancienne;
la dame en noir.
madame,
lontaine....

L'arbre qui chante
Se reveille.
L'abeille va.
L'arbre chante...

On connait pas
I' hirondelle.
Demande, la belle
au bois.
-Un reveur...
et replique une voix
-le rossignol;
le rossignol









- 61 -


II

C'etait au soir.
Je suis revenue,
et seuls Venus,
et les lotus,
out pu me voir.

Les bancs carries,
les bancs
blancs,
seuls pour jamais...
Je suis revenu...

seul et seulement,

Tout au fond du jardin,
une &cole d' enfants,
se promenait.
Tu n' etais pas
la bas.

seul et seulement:

La fleur de lis,
dressait, en P air,
face i Venus,
le rictus
de ton m6pris.

seul et seulement:

Fleurs des orangerns
efeuill6es
en tout le chemin,


seul et seulement.













Los Versos


guardian


de un jardin


a mi padre


del




























LLUEVE....
d Asuncidn Grancro


El jardin se nos muere;
hace much que Ilueve
y la Ilovizna aleve
dice: miserere...miserere...

SCruza muy despacito
un, apenas, quejido
que va de nido A nido.
La alegrfa es un mito.
...hace much que Ilueve
y la llovizna aleve
dice: miserere.... miserere....


Una nifia me pide
todo lo que no existe,
ejemplo: amor. I de
ello torna triste.
y la llovizna aleve
dice: miserere...miserere...









-84 -


II




Nuestro jardin debe estar impossible, Eleonora.
Van tres dias de lluvia muy fina. de lluvia
que es como un elogio de la hora
distant, de tus ojos azules, de tu cabellera rubia.

La casita que se halla del parque en lo alto,
la que tiene tu nombre en las puertas,
se abri6 hacia el silencio de un sobresalto,
pues, crey6 que venias pisando las hojas ya muertas.

Que llegabas corriendo, con el coraz6n
crujiente como crujen tus sedas;
al ilegar ese grito de desesperacion
que la lluvia arranca A las alamedas.

La casita aquella, donde un rey de Francia
pudo haber venido en gaya manera,
la de Luis XV, Ileno de elegancia,
la casita aquella, te espera.

Eleonora, las hojas abiertas
de las puertas estan, como mis ojos, ansiosas
de ver que cruzas la lluvia, que pisas las hojas ya muertas,
que nos traes las rosas.

Llega, con tu alma de pais lejano.
Llega, como la postrera nota de un exordio,
con tu paso callado de pesado piano,
con tu elegancia de nota de clavicordio.





































III




La lluvia es is6crona nunca cambia de son
Y hace vibrar las cosas con la misma intenci6n.

Los grandes melenudos, los poetas del jardin,
los drboles, cantan al igual de las chapas de zinc.

Y el mar, ese coloso ya anciano de luchar,
tiene un decir mon6tono que no parece el mar.









-86-


RINCON DEL ALBA


(i ~Ena

Despu6s que tus parpados se bajaron,
aunque estdbamos solos, todos se retiraron.

La rosa de mi voto,
el soplo de una intrusa deshoj61a,
y no se quien ya habia roto
dolorosamente tu traje de cola.

Con sus zapatos hoscos golpearon los cabreros,
los pedregales del suburbio inerte;
la muerte
entr6se en los faroles, bajando los reververos.

Un sopor de cansancio retenfa las puertas.

Los cabreros pasaban ya la ruta lejana,
tras las cosas inciertas
donde trasmontaba la estrella de la mafiana.

El Silencio colgaba
en la aldaba,
y en la mansedumbre,
de una tabla vieja y de una hoja seca,
un hilo de agua hilaba en la rueca
de la herrumbre;









-8t -


Filtraba la Iuz al traves de los arcos
de la igreja en ruinas;
Contra las tapias los eternos marcos
de yuyos y espinas
y el espejo irreal de los charcos
sufriendo el recuerdo de estrellas, de luna y de cosas divinas;
El musgo, en toda la gama de verdes obscuros,
abrfase cima los muros
antiguos;
locamente agitaban su flor los molinos,
y por las azoteas, peregrinaban gatos todos barcinos
y ambiguos.

Ya no decias que no, y era inditil.
efimera, la tragedia de tu debil Iloro;
la indiferencia del dia, tal una muerte s6til,
habiate hecho dictil como el oro.
Eran pdlidas de la larga espera,
todas las cosas blancas en tu obsequio,
y fu6 aun mAs novelesco el Ponte Vecchio,
y el Ponte dei Suspiri de tu ojera.

Al pasar las carretas vibraron los panderos
alegremente en los vidrios de la ventana.

Chillaron las puertas;

Y los cabreros
pasaban ya la ruta lejana,
tras las cosas inciertas,
donde trasmontaba la estrella de la maiana.




























VERS LE CIEL






d M. Amelia Berisso

La ciega alza los ojos para ver quien no viene.
Asi, yo alz6 mi alma como un lirio a tu mano,
asi, yo alzo la vista para ver quien no tiene
un espiritu hermano.

A igual, se alzan los arboles transplantados de origen,
los pinos taciturnos del ftnebre relieve,
hacia el cielo, esperando que descienda la virjen
para ellos: la nieve.

Asi van las violetas naciendo entire las huellas
de un ser que ya no torna, viajero a las estrellas
nunca hizo mds ruido que una hoja rodando;
d veces era suave como tu nombre Amelia;
6 veces era pAlido como una gran camelia,
mis siempre por ser triste, pasaba suspirando...








89 -


LAS HOJAS DEL OTONO






Camino de la oraci6n
tornan las oentes sencillas
y le duele el coraz6n
al piano de las villas.

Las villas... Otoio...El
piano de las solteras,
vuelve a plafiir al doncel
del pais de las quimeras

Un tren se aleja. Sol, mi...
eLa Traviata? La olvidada
canci6n del piano retofia.
La tarde se acuesta.
Y
Ileva su carga pesada
el alma de la zamponia.































11





La noche...Llueve...El camino.
Tras de la reja los Hermes
del jardin, guardian un fino
silencio porque tu duermes.

Llueve levemente. Apenas
para saciar las corolas
de las pobres azucenas
que estin tristes y estin solas.

Y llueve otra vez. El tul
de la Iluvia, torna azul,
la casa donde reposas.
Que hacer?
Y por esa via,
busca la melancolia
sombra con olor d rosas.








- 91 -


DESEO


Yo quiero ser el alma del jardin
que os dice: buenos dias floreciendo un jazmin;

que os sigue en los caminos por donde nadie vd;
que en donde est6is, estA.

La que Ilega la verja para veros partir
y que, llegado a ella, os quisiera seguir...

La que se queda triste porqu6 cree que jamAs
tornareis....

Alma de los Versalles de un rey Luis,
pero; ya de Luis XV galante y pertinaz;
y pertinaz, como desearaser
a igual de los recuerdos del ayer.











Tener ese regazo de madre de los bancos;
ser guijarro hecho al roce de plants amorosas,
ser como el buen cerezo, todo pimpollos blancos,
ser como los rosales, todo rosas!....

Ser siempre el poeta iluso que os sigue entire la fronda.
Tener de los estanques esa mirada honda
y azul.... Tener todo, sefora,
y saber que sofando perderiais la hora...

MAs;
liegar A la puerta del jardin y dejaros.
I de ahi ver esfumarse en vuestros ojos claros,
el cielo, la mafiana, la fuente y todo eso
que es suave y es sonoro, como es sonoro un beso.

I volver a estar triste.
I saber que en la urna
de la tarde callada y taciturna
olvidais los jardines por cqui6n sabe que cosa?
iOh! tal vez mas galante Yo no quiero saberlo, pero; sabed Seiora,
que, del jardin el alma, se torna en esa hora
mis misteriosa....









- 9 --


LA LEYENDA Y TU





i Myrta

Con zarzas de rosal uni6 las siete cafias
y el valle solitario de la testa de azur,
le confens6 su amor por las montaflas
encantadas tras de un algo azul....

A la celica mdisica vibraron las arafias
como tiembla en los senos, sofiador, el guipur;
que el sAtiro, cantaba su amor por la montailas
encantadas tras de un algo azul...

Alii, bajo del arbol de las tierras extrafias,
del fauno inquirfo toda su'sapiencia el bulbul,
que aun canta el viejo canto de amor por las montailas
encantadas tras de un algo azul,
encantadas tras algo como estan tus petaflas,
y solitarias como til.










- 94 -


SIN RIETORNO






d R. Gramiajo

Me desgarra tanta soledad.
Me hace mal la horfandad
de este jardin.
Las palomas se entur:en deo n mnal al coraz6n
en esta desolaci6n sin fin..

Y esta soledad, tambien me entume...

Tu eras como un frasco de perfume,
yo nunca puse mis manos entire tus manos
y eso, que las mias aman de los pianos
el marfil.
Tu bien lo merecias...
Nunca puse mis manos entire tus manos.
Te veia tan sutil
que cref que te quebrarias...

Y hoy yo no s6 si eras intangible
hoy que no vienes,
boy que no vienes mis;
que resultasme indefinible
como la almohada de petalos de tus sienes
y tus: jamsa, Emilio, jambs..."









- 95 -


EL AGOREWO





Fue la sombra un sereno cisne negro
sobre las colchas blancas;
al6n de cisne negro
que encubri6 al pico rosa de [a ldmpara.
Por el ojo de buey mir6 la noche
al tras de sus pestafias,
y en el buche del rio
el m6nstruo de las h6lices roncaba.
Me hallaba solo, y el silencio aleve
en su danza macabra
ech6 por varias veces el cerrojo
y adurmi6 intrusos en las otras camas.
Me hallaba solo, y en la media noche
en la maldita cimara,
de aquel barco que iba tenebroso
por los abismos de las olas trigicas,
tal vez sobre Stix, sobre el Leteo,
hacia el puerto impossible de la nada,
alli en la media noche
de la maldita camara,
senti campanillar el cucurnhuo,
de un gallo, como una carcajada.
iAh! del grito incredible
da aquel gallo aselado entire las aguas.
Pero ead6nde habria ido a posarse
ese gallo de fdbula?









- 96 -


Era un grito fatidico, el augurio
en una de sus macabras
metempsicosis; el ambiguo grito
de Car6n cuando no lena la barca;
era todo... tenia la insistencia
dolorosa que exigen las cantdridas;
y 6 un otro cucuruhuo, un cucuruhuo...
malignamente comenzaba.
Acrecia el cantar,
el empasmo perenne de la mdquina,
y era el temblor miedoso de los cascos
ente "el buque jantasma".
El vapor amainaba; el cucuruhuo,
sigui6 st nota tragica,
y hubo un gran zafarrancho en la cubierta
y a la quilla abrazdronse las anclas.
El buque se varaba; el cucuruhuo,
del gallo faro de esa noche mala,
imper6 como un gran corsario negro
en la amplitud de mi alma.
Hui del camarote; en un instant
me encontr6 en la cubierta solitaria,
en la fria cubierta,
no habia nadie...nada...
El buque tenebroso,
en la infinita noche solapada,
sin nadie en el tim6n,
marchaba, que marchaba;
y el gallo de lat6n de la veleta
inquieto en el mesana,
poseido de un espiritu fatidico
cucurucurizaba!...









- 97 -


EN EL CRUZAR DEL VIENTO



d Julia P. Oviedo

La tierra linmeda
y el viento aspero.
Los eucaliptus
siempre mhs altos,
siempre mis altos!...

Solo en la vida,
como un extrano.
Cuatro magnolias
y ningun pajAro,
y ningun pdjaro...

Nadie en las puertas,
Todos de paso;
tras las persianas
suenan los pianos.










98-

La noche Ilega,
viola el ocaso;
serenamente
abren los astros.

Finje el rocio,
ser lloro amargo
de algunas de esas
fuentes de marmol,
fuentes de mArmol...!

Y en los baldios
del barrio bajo,
entire la sombra
se encubre algo,
se hace algo.....









- 99-


DIJO LA ESTATUA:


Yo fui Endymi6n, d quien am6 la luna.
Yo he despechado la pasi6n de Diana;
Yo era inocente como una hermana,
nunca me desperate por su infortuna!

Y, Eco se quejaba a la Laguna ...
Y, fu6 el Narciso de una edad lejana.
Y, fu6 el ciego Faon de la Lesbiana;

y yo siempre de piedra, de ninguna.

Eres suave y serena como el aceite.
Tus ojos siguen la caida armoniosa
de las barrancas.

Has perfumado el aire. Y en el deleite
de ver que te deshojas como una rosa,
te he tendido mis manos blancas!










- 100 -


LA NOVIA HUERFANA


La alba corona embalsamarA tu estancia.
CaminarAs sobre armiflo, si el armifio te acomoda.
I tu alma y tu mano se haran fuente de fragancia
del perfume silencioso de tu boda.

Serds como el pavo blanco de los cuentos.
Mis; buscando algo perdido a tus esmeraldas muertas
te cercard la tristeza de los mudos aposentos
que abandonas...... 6 irAs entreabriendo puertas.

Despues..... jestards tan sola!....
Te perseguiri el fantasma sijiloso de tu cola;
te desgarrards como una
puntilla en una querella.
I apoyada en la cancela, bajo una nieve de luna,
esperards al cortejo: Brisa, Azucena y Estrella,








-- 101 ...


EN LA PRIMERA PAGINA



Te ofrezco mi grata nina,
apoyo en mi pensamienlo
como que eres fresca vifia
y yo un reseco sarmiento.

Merece solo desprecio,
el mundo. Las pecheras y las galas
son cosas de poco precio.
Lo que Vale son las alas.

Vuela... sueiia.., la Ilusi6n
es lo mAs suave que hay.
He hecho del coraz6n
la casa de Loreley

"Loreley, Loreley.,.. mi princesita",
asi, decia un poeta.
TU, pidele 6 Ariel una cita
incotimensurable y secrcta









102--

Vuela.... sueia..... la Ilusi6n,
coloque alas d tus frases.
Y sed simple, en la intenci6n
del agua y de las torcaces

Que sea este ,Diario). amante
para tus horas dichosas;
confidence y comulgante
y canasto de tus rosas.

Quiero que ddspota seas.
Haz del Silencio, mansi6n.
SerAs feliz. Las ideas
darn past al coraz6n....

Vuela.... suefia.... la Ilusi6n....







- 103 -


REPOSA EL TARDIN


Reposa el jardin. La calma
se Ilena de sol y el cesped,
es suave como mi alma
para tus pasos de huesped.
Mi labio suefia. Tu miras
siempre la hora distant
y no s6 porqu6 suspiras
cuando enmudezco. El fragante
jazminero al sol se entume..
Y entire esto, da su perfume
tu pecho; que ya te inclinas;
que ya, desdices 6 niegas;
que ya vAs como las ciegas
sobre las rosas divinas.









- 104 -


LOS L1RIOS...


Los lirios se han desgarrado con la lluvia.
La tierra traspira como una mujer
un perfume que connubia
con el alma dentro de un amanecer.
La tierra esth htmeda como una boca amante.
Como las ojeras de la novia al Ilorar.
Y es feliz la tierra porque siente al distant
y legendario amante, el mar.

Ha abierto como la Reina de Saba sus tesoros
ante el mar que canta como el rey Salomon.
iOh son los coros y los coros
de oreades que dezlien en la Iluvia su coraz6n!








-- 105 -

La tierra ha abierto sus baules de rosas
y le ha dado estrellas a los maestros cantores
de la selva y otras dddivas milagrosas
han conturbado las flores.
A los lirios impunemente hermosos,
6 los lirios florentinos
que estin como manos de menesterosos
principles al borde de los caminos.
El alma de Polifemo vA en el viento,
el amante despechado hace temblar las plants.
Y los arboles estan como en un razonamiento
diviio, esperando las infants
de mi alma y tu alma convidadas
al silencio de este dfa
puro como las ropas blanqueadas
y enorme como la Poesia....








- 106-


MORCEAU CHOISI


Tengo un oido tan fino,
que si no escucho las flores
te presiento en el camino
por entire los ruiseilores.

Al andar, desdoblas una
enorme pieza de seda,
que como un rayo de luna
se alarga por la alameda.

Te acercas como la lluvia,
lenta, tranquila y i f6
parece mAs siendo subia-
que se abren las rosas td
cuando futil y ligera
llegas.... eLlegas? 8Es possible
que hayas llegado a mi vera?
No.-Tu eres inaccesible.

iHoja caida, cortada,
velo blanco destrozado,
quien conduce la embajada
de tu paso retardado?....

cVeciiita misteriosa)
,Morceau choisi, Mendelssh6n
quien te anuncia, sigilosa,
blanco copo de de algod6n?,.,.








- 107 -


De como serd la fuente de la
Amistad en el parque de Madama
La Poesia


A Delmira Agustini
Sangran las camelias al pie del castllo.
Borra un jardinero con su mal rastrillo
de un fduno las huellas.
Las bellas
rosas blancas que eran perlas caidas del cintillo
de una desposada
y que se perdieron conlo las doncellas
pot la perfumada
ruta, van en embajada
rumbo d las estrellas...











Van en embajada
como van las almas de los soladores
que la tarde entume,
como van las gufas de los surtidores
solo en el perfume...

Se dieron la mano, las rosas &lo sabes?
Asi nos daremos las manos, hermana,
como dolorosas aves
extraviadas en la azul mariana.

Asi nos daremos las manos
cuando tu me digas:
qseamos hermanos
como dos amigas,.

Cuando entire tus manos, levantes la fruta
de tu care oferta, para las estrellas,
y no seas, ni perla, ni de las doncellas
que se pierden en la perfumada ruta.

Bajaremos la vista,
hechos dos cariAtides de la azul manana
y en nuestra armonia buscard el artist,
el motive hermoso para la fontana.















INDIOE









- 110 -


INDICE



La mano amiga-Fernan Felix de Amador PAg. 5
Paisaje 9
Bajo el Arbol > 11
La buena canci6n 12
Versos Viejos 13
Remember! 15
Los tiltimos ditirambos
I A los violetas 17
II A las cortinas > 19
Las damas 20
En la noche 21
Ida 2 25
La pequefia embarazada 24
La barca carcomida 26
Irremediables 27
La sala del soltero 28
Estampa 3 50
A la ausente de los ojos azules 3 51
Es tan buena la maihana.... > 52
Huerto matutino 54
Pregunta el jardin 3 56
La escondida send 37
Los diilogos iniitiles
I > 42
Capricho 43
II f 44
Intervalo 45
III 46
Secret 48
La dura ley > 49










- 111 -


Juguete Pdg. 51
Friso 52
Lutecia
Pour des amours ndes en mardi 55
Camino de la Arcadia 57
L 'oiseau qui pleure 59
Les premieres amours 60
II 61
La vibora en el Arbol.
En la costa 65
Noctambulo 67
Misteriosa 69
Soledad 71
El rondel 72
Tristeza 74
El Esposo 75
Propileo ftinebre 77
Noctambulo 78
Marzo 80
Los versos del guardia de tn jardin
Llueve . . I 85
II 84
Ill 85
Rincon del alba 8 86
Vers le ciel 88
Las hojas del otoilo I >, 89
II d 90
Deseo > 91
La leyenda y tu > 95
Sin retorno 94
El agorero > 95
En el cruzar del viento 97
Dijo la estatua 99
El dia de la novia hu6rfana > 100
En la primer pagina > 101
Reposa el jardin 105
Los lirios... > 104
Morcean choisi 106
De como sera. . 107









- 112 -


ERRATAS





Debe decir

Pagina 2 que al dormirnos por siempre.....
58 Magiier no pueda dormir....,
45 I era en Samarkanda patio de un harem
) 76 Todo el cuerpo. De Singampor




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs