• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Dedication
 Prelude
 El Medio Amigo
 El Desarrollo del Raquitismo














Group Title: Poesias ... de Luz Gay
Title: Poesías
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074080/00001
 Material Information
Title: Poesías
Physical Description: 61 p. : front. (port.) ; 22 cm.
Language: Spanish
Creator: Gay, Luz
Borrero de Luján, Dulce María, 1883-
Publisher: Rambla, Bouza y Ca.
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1921
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: con un prólogo de Dulce María Borrero de Lujan.
General Note: "Publicadas en la 'Revista blanca' en los años 1894 y 1895."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074080
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001506336
oclc - 23830438
notis - AHB9178

Table of Contents
    Title Page
        Page i
    Dedication
        Page ii
        Page 1
        Page 2
    Prelude
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    El Medio Amigo
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    El Desarrollo del Raquitismo
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
Full Text








POE[I81 D[ [U flAY

PUBLICADAS EN LA "REVISTA

BLANCA" EN LOS AMOS 1894

Y 1895, CON UN PROLOGO DE

DULCE MARIA BORRERO DE LUJAN





PRECIO: $1.00





HABANA
IMPRENTA Y PAPELERIA DE EAMBLA, BOUZA Y C
Pi y Margall, nfim. 33 y 35.
1921.




'" T'- 9 :








IATIN AMERICT






A iniciativa del CLUB FEMENINO DE CUBA
y a la generosidad de la Sra. Juanita Eguileor
Vda. de Rambla, se debe la edicidn de esta
obra, que consta de 500 ejemplares y cuyo
product se destina al sostenimiento de Luz
Gay en un sanatorio de esta capital.




1~~ :


LUZ GAY

















PROLOGO


Ni esto es un pr6logo, lector, por much que enfiti-
camente te lo anuncien las letras de molde, ni lo que
vas a leer a continuaci6n suya en un centenar de pigi-
nas es la obra madura y complete de un autor mis o
menos capaz que busca la protecci6n de un nombre co-
nocido en el moment de decidirse a afrontar el juicio
pfblico.
Este paeqiefio libro, carente del eje de un motive
fundamental y absolutamente desposeido de interns
con relaci6n al moment febril y complejo en que vi-
vimos, tiene su valor de grandeza, y basta a reco-
miendarle a la atenci6n general el noble y humani-
tario intent .que le da vida. Asi, estas palabras pre-
liminares mias, mis bien que introducci6n a la. obra
fragmentaria impresa, interesante en mis de un as-
pecto a pesar de su modest significaci6n desde el
punto de vista del interns puramente literario, son
ribrica y sanci6n de una obra mis alta, mis signifi-
cativa y transcendent, apreciada desde el punto de
vista del interns patri6tico y social.
ME1 grupo de nobles corazones que mantienen en
alto la ensefia del Club Femenino de Cuba al reu-
nir en este libro, como en el hueco angosto de un
osario misericordioso, los restos de un intelecto de
mujer que se manifest vigoroso en dias no lejanos y
que hoy yace apagado en el abismo de una ausencia
sombria y taciturna, sin duda para no reencenderse
mis, eumple dos deberes igualmente grandes y lena




,. ,..... ._ ~









dos fines igualmente nobles: sustrae del limbo oseuro
del desconoeimiento o del olvido las pruebas visible
de la capacidad y superioridad de an espiritu al que
la fatalidad ha convertido en ruinas, y hace, poseido
del mis recto sentido de la justicia, que ellas le sirvan
de p6stuma defense en la hora amarga de su decaden-
cia; no de otro modo que a los hijos agradecidos se
redlama la protecci6n amorosa de los padres decr6pi-
tos, diejando sentado el hecho consolador de que haber
dado a la vida nobles frutos es, siempre, haber acu-
mulado un tesoro inesperado para nuestra fltima.
hora de miseria y dolor.
Y sobre esta amorosa obra de inteligencia y de
equidad realize otra, mas dasinteresada y mis bella:
evita al coraz6n ruatilante de la Repfblica, a la ciudad
capitalina, plet6rica y fastuosa, el Ivergonzoso dolor
de sentir agonizar entire su brillo, indigente y astrosa,
a la hija sofiadora e infeliz que acunara al nacer,
y a Ja que acas~ sonriera en otro tiemipo, orgullosa de
haberla concebido. En una palabra: sirve al senti-
miento de humanidad mas puro haciendo reflorecer
sobre una vida dolorosa las bellezas espirituales de su
feliz pasado, y eleva el concept de la Patria al su-
poner en ella el sentido de una conciencia superior
que rechaza como un hecho monstruoso la existencia
de tan desesperado dolor en medio de su satisfacci6n
present.
Porque desesperado dolor es el dolor inconscien-
te o resignado de aquellos que han perdido la vollun-
tad, y Luz Gay, la poetisa de temperament exquisite y
sensitive, que en sus afios de oro compusiera esas rimas
delicadas y escribiera esas paginas en6rgicas que
tu vas a leer con emoci6n, errando todo el dia, ensi-
mismada y muda a traves de la urbe bulliciosa, bajo
el sol ardoroso; postrindose de noche, rendida al peso
de su desamparo, sobre el frio peldafio de algfin um-









5

bral infranqueable o en la. fraternal aspereza de urr
pedazo de tierra, con el silencio del mundo por cobija
y por almohada la retorcida raiz de algin Arbol que
sube susurrando hacia la tiniebla estrellada del cielo
como para escapar a la contemplaci6n del horror
resignado que se aeuesta debajo, es una triste sombra,
que a veces peregrina y a veces se detiene, en segui-
miento dell esplectro insepulto de su difunta persona-
lidad.
i Ah, lector: si quisieras detenerte a meditar un
instant sobre la vida de esta infeliz hermana nuestra,
desposeida de fortune, die alibergue y de raz6n; de
esta singular y huraiia vagabunda que a la sola sos-
pecha de la afrenta de una lismona callada esconde,
pflida de indignaci6n, la mano enflaquecida en el
fondo de sus tristes harapos, llegarias, de seguro, a
formula conclusions muy raras. Llegarias a pen-
sar, como yo, que en esta sociedad juiciosa en donde
sacar, precisamente, del harapo la mano contentadiza
y suplicante para guardar en ella, sonriente y sumiso,
la dadiva corruptora de cada poderoso ique pasa, ha
venido a ser un gesto de sabia previsi6n adoptados
por muc.hoe, el tipo de esta errant .:olitar'a no es un
caso esporidico de extravio mental en un nficleo de
individuos normales, sino, por el contrario, un ejem-
plo singularisimo de lucidez patri6tica en un pueblo
compuesto, en proporci6n alarmante, por enajena-
dos dignos de compasi6n. Llegarias tal vez, a tener
por cierto, como yo, que estas exquisitas muestras
de mentalidad de una cubana que aliment6 en su
espiritu nobles aspiraciones de gloria y que, pensando
en iCuba, aport6 la contribuci6n de su esfuerzo ge-
neroso al alto empeflo de acrecentar su cultural fo-
imentando entire el element femenino de su tiempo el
amor a lo bello, que rtdact6 y sostuvo, venciendo du-
ras dificultades de toda indole, una revista de elevadas











tendencies emuladoras en la que hasta el nombre era
prometeor, se convierten en esta hora confusa de
nuestro present en la prueba irrecusable de que fu6
aquella y no esta la 6poca de su verdadera demencia.
Pero,.. vale ms que no reflexiones, lector, valle
mas que no medites. Vuelve los ojos a otra parte, coiAo
el Arbol cantor a cuyos pies se rinde muchas notches la
desdichada hermana que so56 y crey6 un dia en el
engrandecimilento moral de la Patria y en el perfec-
cionamiento de su propio espiritu sensitive y exalta-
do, que ti puedes todavia, como 61, contemplar co-
sas mejores y mis bellas. Quita la vista de estos
pensamientos desconsoladores y protegiendo a la
triste desposeida, aunque te duela la contemplaci6n
de su pena, busca en la direcci6n del cielo n''evas
constelaciones rariantes entire las tranquilas estrellas
que iluminan la noche; que nuevas y dulces teo-
rias salvadoras en nuestra realidad sombria, y no
otra cosa, vienen a ser flos heroicos corazones que me
han pedido estas palabras, afrontindolo todo por la
causa del 'bien.


DULCE MARIA BORRERO DE LUJAN.

















EL MEDIO AMIGO


Sabido es que con facilidad y frecuencia, caando
no consuetudinariamente, pensando poco y pesando
menos la gravedad de nuestras palabras, repetimos in-
sensatamente esta o andlogas frases refiriendonos a las
personas que nos rodean:--"Fulano es mi amigo"
"tengo much amistad con Zutano", "es muy amigo
mio"--Cuando no nos ocurre exagerar algo mis, di-
ciendo:-" Tengo muchos amigos,"--" todos mis ami-
gos,'' etc. Y estas definiciones, tan verosimiles por su
autenticidad, tienen sin duda, su base o estan cimen-
tadas, por decirlo asi, en la eostumlbre fligera de no
detenernos a pensar (ue, antes de garantizar la per-
sona, debemos experimentarla, sometiendola a las mis
several pruebas.
,Sueede tambi6n que abundando mnis en el mun-
do social los espiritus fragiles que los animos fuertes,
el niimero de series (que viven de impresiones es exce-
dente al de los individuos que saben opener a ellas
la frialdad de la reserve y la -reflexi6n. Asi finica-
mente, rindi6ndose al secuestro moral de Ja suggestion,
se explica que impere con tanto sefiorio en la genera-
lidad la creencia de que los amigos brotan como la
hierba en los prados, y que se dan .hasta... de euelga.
S6lo de esta suerte, repetimos, se define el err6neo
concept de confundir lo qlue grAficamente podriamos
denominar relaciones sociales, con el caso y excepeio-
nal sentimiento de la amistad, no sabiendo distifignir
al amigo del conoidb, por el mismo procedimiento
que se distingue lo itil de lo inservible, lo harmonio-
so de lo discordant, lo accesorio de lo principal; y
por fin, coneretando: lo superficial, de lo profundo.
Para ofrecer a nuestros lectures una ratificasi6n
de cuanto hemos expresado en las anteriores lineas,





-' + hh:.









vamos a hacer el extract de una an6cdota interesante,
cuya sintesis nos preseita los dulces y sagrados be-
neficios de la amistad y nios demuestra que, si con
poseer la mitad de un amigo que viene a significar,
como quien dice, una parte del integro, se posee un
tesoro, contando con un solo amigo poseeriamos lo
inapreeiable; y que aspirar a poseerlos en plurar es
respirar en el paraiso die los ideales donde mora la fe-
licidad bajo todos sus prismas seductores y ......
existentes tal vez, pero s6lo en la fantasia.
Habitaba en un suntuoso palacio de la ciudad
de B... un anciano duque, duefio absolute de la mag-
nifica heredad que sus pasados, asi en titulos nobles
como en riquezas cuantiosas. Para complement de
su fortune, su esposa, dama de alta categoria, tanto
^" m j eds morales como ipor su bellteza fisica, y
:a quien la muerte hiri6 prematuramente, dejole por
heredero de los blasones, y como leniti'vo de !a dolo-
rosa impresi6n que al morir ella reeibiera el duque,
un solo hijo, al que ape6rifamcnte nombraremos Gon-
zalo. Tenia el niiio at fallecimiento de su madre, solo
trece afos, y el duque cuid6 de 61 con el desvelo de
un padre amante y la solicitud de un mentor prolijo.
Pasaron los afios uno tras otro, con la uniformidad
*con que el tiempo los arrastra siempre, y el niiio de
ayer convirti6se en un perfeeto caballerito, apuesto
.y distinguido en su porte, correct en sus modales,
educado, en fin, a la derniere. Pero para complemen-
to de esas bellas cualidades faltaba a nuestro joven
la virtud de saber refrenar la inelinaci6n a los vicious
que despertaban en su coraz6n novicio las .prfidas
compafiias de amigos insensatos que, atraidos por los
.esplendores de su posici6n social se adherian a 1l como
el molusco a la concha. Esta fatalidad fu6 arrastran-
do lentamente al incauto Gonzalo por una de las
pendientes mis peligrosas y esearpadas que el genio
del mal present en sus infiernos: la de. juego. Co-
menzando por simple aficionado, concluy6 por llegar
a ser un fanftico despilfarrador ante una mesa de
naipes.
SSu padre, pr6digo en generosidad, euidaba siem-
pre de que la carter y el monedero de nuestro du-
q-uesito estuviese provisto de billetes y monedas que
el champion de Brijin derrochaba a las plants del









9
idolo de su ruinosa pasi6n; apelando, si perdia a la
tierna condescendencia del duque. El honor de su
genealogia por una parte, y el sentimiento paterno
por otra, habian influido en eq inimo de 6ste ipara
no negarse jams a satisfacer los multiples compro-
misos contraidos por la mala conduct de su hijo;
pero cansado ya de la prolongaci6n de su' necio pro-
ceder, form6se un dia el irrevocable prop6sito de re-
frenar las incorrecciones de Gonzalo y desviarle, por
medio del conviencimiento, del mal sendero elegido
por su extraviada raz6n. Asi, pues, concert sus pla-
nes y esper6 que la ocasi6n legase para desarrollarlos.
Efectirvamente, no tard6 6sta en presentarse: una
mafiana muy temprano, Gonzalo despues de haber.
recorrido los jardines de la quinta para distraer sus
preocupaciones, se dirigi6 a la puerta principal del
palacio, preguntando al antiguo sirviente Juan si su
padre se hallaba aun recogido.
-No sefiorito-repuso el fimuto;-el senior ma-
druga siempre; hace lo menos hora y media le he
servido el desayuno, y ha pasado, despubs da tomarlo,
al gabinete de lectura.
Est6 solo?-pregunt6 Gonzalo.
-Si, sefiorito, puesto que los finicos huespedes que
le rcdean siempre son, segin sabeis, las montafas de
peri6dicos y un almaccn de libros.
-Pues bien-dijo Gonzalo,-paso a verle; 'hasta
despues, Juan.
-Hasta despues, sefiorito.
El criado se inclin6, y aRargando la mano hacia el
discreto portier, tir6 del picaporte para que 6ste se
abriese, cediendo paso a nuestro protagonista.
-Buenos dias, padre mio-dijo el joven, con voz
entrccortada por la emoci6n, pues tenia necesidad de
hacer a su padre revelaciones que, no obstante su des-
pejo, le ruborizaban, porque si habia perdido la ca-
beza, se conservaba aun duefio del coraz6n, que es la
primer puerta de acckeso de la conciencia.
-Buenos dias, Gonzalo-repuso el duque con afa-
bilidad;- Qu6 causes extraordinarias te atraen al
lado de tu padre?
El joven qued6se pensativo ante la interrogaci6n y
sin levantar Ila mirada dijo:











--Vengo a haeeros una grave confesi6n, pero antes
quiero saber si estais dispuesto a oirme con indul-
geneia.
El duque se levant6, y haciendo a su hijo con la
mano serial ide que le siguiera, atraves6 el sal6n con
paso majestuoso, hasta llegar al extreme opuesto,
frente a una de las ventanas que caian al jardin.
-Ven-dijo;-sentemonos en este divan y empie-
za tu informed.
El joven, visiblemente conmovido, sentose en ell
lugar indicado por la benevolencia paterna, y di6
principio al diAlogo de la siguiente manera.
--Gracias, padre mio, por la bondad infinita con
que acogeis mi ruego. Tace seis afios que, segun vos
sab6is, soy un peregrino del vicio. Rodeado de amigos
p6rfidos e irreflexivos, que me han -enseiado a rendir-
le culto, desvidndome hasta de mis mis intimos de-
beres, he olvidado estos durante largo tiempo, apar-
i~ndome hasta de vuestras santas doctrinas; pero hoy
vuelvo en mi, y las buseo porque necesito de ellas pa-
ra regenerame. La send del mal que, rebelde a
vuestros santos consejos, he seguido recorriendo, abri6
anoche para mi un abismo mas negro y mis horrible
que todos aquellos en que anteriormente he caido y de
los que solo vuestro am(or y vuestra nobleza ban sa-
bido salvarme. Anoche como os he dicho, el ciltimo
de los socios que se retir6 del Circulo fue vulestro hijo
que tennis present, el mismo que despues 3e halber
perdido cuanto dinero poseia, en una partida em-
peiada con el vizeonde de R...., continue jugando
al cr6dito, siempre con el afin de resarcir la pxrdida
con la ganancia, creyendo quie la fortune le fafvore-
oeria; pero id'esdichadamente no fu6 asi; y he con-
traido compromises solemnes que no podr6 satisfacer
si me negais vuestra protecci6n.
Como comprendereis, estoy atribulado, pues no ig-
norAis lo imperantes que son las ]eyes del juefo; y
antes que faltar a ellas y ver vituperado mi honor
y el de vuestro apellido que levo, pondir t6rmino a
mi existencia. Es cuanto tengo que relataros; guiad-
me por el camino de la salvaei6n; vuestra experiencia
es el lazarillo mas prietico a que pudiera asirme;
y os prometo en just compensaci6n enmendarme co-










rrectamente y que los pasos de retroceso borren las
huellas de los deslices.
Al terminar su relato, Gonzalo, infiel a su for-
taleza de homhre prcrrumpij en -' il)7cs b('c1 ;o, qu,
lejos de degradarle ante los ojos de su padre le en-
noblewia y dignificaba.
-'Blien-repuso el duque con aspect sereno;-
veo que no te falta causa poderosa para estar alarma-
do; pero acudiendo a ti'empo puede solueionarse, se-
gfn mi juicio, recurriendo no a medios violentos co-
mo el del suicidio, sino a otros mis eficaces y a los cua-
les se Ilega consultando la reflexi6n y la calma. Serena
tu inimo: tienes segfin me afirmas .con friecuencia,
muchos amigos en quienes coufias como en tu pro-
pia persona, I no es asi?
-40ierto que os lo he dicho siempre.
--ues bien: yo, que segfin sabes, jams mre negue
a satisfacer tus caprichos, que prescindo hoy de cla-
sificar por no entristecerte mnis, no me hall hoy
en condiciones, dada mi mala situaci6n pecuniaria, de
neutralizar la muy an6mala que tus calavieradas te
han creado.
No obstante, puedo conciTiar algunos planes qu.e,
agenciados personalm.ente por ti, te redimirAn de la
carga material de las deudas y del peso moral de tu
decoro en descubierto devolvi6ndote la tranquilidad.
Como en los casos funestos son los amigos los llama-
dos por si mismos y los elegidos por el mirtir de la
desgracia, siguiendo mis instrucciones, recorreris uno
a uno cuantos posees, exponiendoles tu situaci6n y so-
licitando de ellos lo que has implorado de mi: reftugio
para tu infortunio y auxilios para salvarte.
--Padre mio-contest6 el joven-me trazais preci-
samente la flinea que he recorrido en cireunTerencia,
para no haber obtenido otro resultado sino que mi ce-
rebro se haya desvanecido girando en el vacio. Todos,
absolutamente todos, me han negado su apoyo; y ileno
de dolor y de sonrojo al pensar en vuestras ,eocuentes
profecias sobre 'el enror de credualidad en los que me
rodeaban nombrindose profanamente mis amigos, he
vuelto a vos mi recuerdo y me acerco al lado vuestro
con la decadence a del desengaiado, para explorer la


.sU~-;T~I~*1IIF~YYLLIl~i*bi~,~(~)6;..r r.. --4nis*;T;~wi~d`liSC~;~~;~-BdWus;~*;~ul










fltima esperanza que me queda, cifrada en .vuestra
piedad.
-El caso se complica-dijo el duque friamente-
tenias muchos amigos cuando no necesitsii de nin-
guno, y no tienes ninguno cuando preelsamente nece-
sitas de todos. Sin embargo, yo, que siendo creyente
fui siempre menos cridulo que tfi, no he Ilegado a ad-
quirir ningfin amigo en complete.; pero conserve afin
correspondencia de una persona a quien, a pesar de ha-
beira sometido a algunas pruebas, solo he concedido
el titullo de Medio Amigo, y voy a remitirte a su casa
para experimentarla por complete.
Dicho esto, el duque se levant6 y dirigi6ndese a su
bureau trazo algunas lines sobre 'una tarjeta, que
entreg6 seguidamente a su Lijo, recomendfndole que
se dirigiese a la resiiencia del marquis de H....'
en una poblaci6n cercana.
Despidi6ronse ambos, y el anciano qued6 sumido en
sus meditaciones; mientras Gonzalo, con el espiritui
agitaJo por la ansiedad, se dirigi6 al punto defermi-
nado. Era este un castillo antiguo en el que,-a pesar
del regio aspect def edificio imperaba la modestia en
el decorado interno.
rNuestro joven llam6 a la puerta de entrada con
moderaei6n, y una voz de fuerte torrente pero de
acento suave, contest6:-Adelante,-al mismo tiempo
que un hombre de algunos afios, de aspect noble y se-
eramente vestido de negro, se dirigi6 a recibir al re-
ci6n llegado. Inclinfronse reciprocamente nuestros
personajes, y el joven entreg6 la carta de su padre al
destinatario, quien la recorri6 con rapidez a la vez
que extendia la diestra a su visitante para atraerle a
sus brazos y estrecharle en ellos, exclamando:-Eres
el 'hijo de mi antiiuo amigo el duque de B...!
-Servidor de Ud.
-Pues ven; quiero hablar much contigo, porque
has de saber que t ( padre es mi iinico amigo sobre
la tierra. i Ah! que placer he sentido estrechfndote
sobre mi coraz6n! Pero el duque me anuncia que te
traen causes muy graves; y esta prevenci6n despier-
ta mi anhelo por conocrlas. Empieza, pues, a comuni-
cirmelas, sin reserves de ningfin g6nero.








Gonzalo, ruborizandose, pero con la actitud resuelta
de que inriste la desesperaci6n, refiri6 al marques lo
que habia referido a su padre.
-Y da tu padre la importancia de calificar de
servicio singular fla atenci6n que le conceda en esa
trivialidad? Vamos, con el duque, continue el mar-
qubs levantandose e indicando al joven que le acom-
pafiase; ven, prosigui6, abriendo una antigua carpeta;
-toma de ahi el dinero que necesites; y si todo lo
que hay no basta para eubrir tu compromise dimelo
con franqueza, 'para proporcionar a tu necesidad lo
que fate.
i Ah, senior Marques, perd6nemei, mi mano tiembla
para tomar yo mismo el dinero, porque mi coraz6n se
extremece de gratitud y me siento desconcertado ante
la magnitude de vuestros sentimientos hacia la amistad
de mi padre; dadmelo vos mismo, porque yo no debo
ni puedo tomarlo.
-Bueno hijo mio, te lo dar6 yo mismo, t6mallo,
pero no seas tan simple que te impresiones por un
acto que no lo merece; lo que hago por tu padre y
por ti es muy natural, puesto que la amistad es una
alianza de los sentimientos que impone deberes reci-
procos. Aparte de esto, j ignoras la maxima que nos
hace tener conocimiento de que "el dinero es un buen
sirviente y un mal patr6n?" Vete,-continu6 el
marqu6s--vete al lado de tu padre y arregla, sin m;s
p6rdida de tiempo, las dificultades que te rodean.
Gonzalo, Ileno de jfibilo, bes6 y estrech6 las manos
de su benefactor, y corriendo al lado de su padre, fu6
a trasmitirle los 6xitos de su empresa; pero 6ste, sin
inmutarse, le tom6 cariiosamente por brazo dicien-
dole:
--4Bien; pero aun falta que me complazcas despubs
de yo haberte satisfecho. Ma~iana al amanecer, ma-
tarAs un cordero de nuestro rebaflo, ensangrentando
tus ropas con el-sacrifio& del animal; tomaras una
alforja, eneerrando en ella la victim, y emprendiendo
nuevamente la jornada recorrida hoy, vuelve a casa
del marques, al que te presentaras fingiendo 'pavor y
horrorizado de ti mismo, diciendole que en un momen-
to de violencia lhas cometido un crimen y que la justi-
cia te persigue para llevairte al cadalso.


.1 : jai




"F w,* *- r- 7--- 7- .-*



14

fetir6se Gonzalo, prometiendo a su padre amplir
lo determinado; y al signiente dia levantose, despues
de haber reposado su alma, libre de las zozobras del
anterior; y cumpliendo estrictamente lo convenido se
present en ej castillo.
-i Oh!-exclam6 el marques reconociendolo-I eres
ti, Gonzalo C6mo .....
-Si, marques, vengo enviado por mi padre, de
quien soy por desgracia tormento incesante, para
que .me dicteis una salvaci6n en este nuevo conflict.
Pagu6 por vuestra generosidad y afecto mis deudas
de ainero; pero he contraido rpor una fatal casualidad,
otra deuda que solo se paga con la vidaFIa de ase-
sinar a un homibre!...
-i QuB horror!.... Y traes el delito encima!....
i T mismo te vas denunciando, desventurado....!
Las ropas ensangrentadas, el semblante transfigura-
do, la palabra balbuceante, el cadaver al hombro....
iiDios mio, qu6 desgracia para mi pobre amigo!!
Pero ven, ven, no hay tiempo que perder, desp6jate
de esas ropas, vistete con estas mias y envuelve las
tuyas; ven conmigo al huerto antes .que mis eriados
se levanten y haya testigos en el castillo. Ven, toma
tid un azad6n, yo tomo otro; cavemos la tierra y ha-
gamos una sepultura bien honda...., pero pronto, pron-
to. Bueno; ya esti; dame, yo te ayudar6 a enterrar las
ropas tuyas y la victim, menos desdichada que ti-
insensato. CubrAmoslo todo. Trae hierbas para sem-
brarlas y borrar las huellas de hierro sobre la tierra.
Ahora, volvamos al castillo. Hemos Ilegado, ven a mi
aposento; lavate las manos y lanza el agua por la
ventanilla al jardin. Aqui tienes un vaso de wino
fortificante y unos fiambres; procura comerlos. Toma
esta maleta con seis mudas mis de ropa, otro som-
brero y una manta de abrigo; toma este dinero. Ya
esti todo listo; ahora, huye, huye al extranjero: vete
lejos, bien lejos; no pienses en la soledad de tu padre,
queda conmigo; hate hombre, reinvindica tu mala
conduct; y cuando estis regenerado, ya no pensarAn
en perseguirte, por que habilis dejado de ser un cri-
minal para tener el derecho de nombrarte ciudadano
'honrado. Y en el fausto dia que 6stas reaceiones in-







15

vadan tu espiritu, vuelve a este pais, done te esperan
el tierno amor de tu padre y los brazos abiertos de
tu bienhechor: i su MEDI AMIGO!

LUz GAY
1894

















































Iua~ws~,~l. ;r_ ,,r*.-.-..r~~~a.~-~~ :..i~ ~~ a*


:
~ '7""5:'.'~~

















CARNESTOLENDAS


"La musa del dolor", que siempre leva
el ay! pendiente del jadeante labio,
la que tiene la frente pensativa
y el rostro por las penas demacrado;

"La musa del dolor" que sepultada vive
en un cementerio subterraneo,
ilorando por las plicidas ventures
perdidas en las brumas del pasado;

"La musa del dolor" que el Mal destiny a
envuelve en sus crespones enlutados,
a la que por sus versos dolorosos
"la musa del dolor" denominaron;

Se disfraza alegre, de festival,
de traviesa inquietud si es necesario,
que al mundo le repugnan los espectros
y le entretienen los enmascarados.


y i'.

















Dedicado al Sr. Santos Villa,
Director de "La Discusi6n"


Tristemente nos sorprendi6 la noticia del falleci-
miento del distinguido periodista y correct caballero
Sr. Santos Villa. Con nueve dias de anterioridad mis
o menos, a tan violent y lamentable suceso, nos escri-
bia en t6rminos afectuosos, reiterAndonos sus felicita-
ciones por el progress de nuestra publicaci6n, y pro-
metiendonos para muy en breve, una visit; promesa
que la muerte, interponiendose, dej6 sin efecto.
iPobre amigo!: Sin haber ilegado a tratarle vebal-
mente, le estimibamos con sinceridad. Sus frases aten-
tas, sus ofrecimientos de adhesion a nosotros y el
particular interns con que nos escrirbia celebrando
nuestro esforzado empefio por el periodismo literario,
fueron formando en nuestro coraz6n un lugar para 6l,
donde la gratitud nos hacia tenerle present en vida,
y nos thace dedicarle despu&s de su muerte, un re-
cuerdo de los que mas espontineamente brotan de
nuestro pensamiento.
Luz GAY
1895.


, 'i ..W~ni.:r l-SjttKKElfu~f- ^-^- *;;.

















MELODIA EN TONO MENOR


DEDICADO AL SR. '. BOLET PERAZA DIRECTOR DE
"LAS TRES AMERICAS"

Pensamientos melanc6licos que venis a poblar mi
mente en las serenas horas de la noehe, cuando ren-
dido por la incesante fatiga del dia el corazon se pos-
tra y parece como !que deja de latir para reposar...!
Suspiros que os escapais, pr6fugos de la c rcel de
mi abatido pecho y rebeldes al dominio de mi vo-
luntad.... !
Ligrimas destiladas en el crisol de la obseura re-
tina de mis ojos para evaporarse al caer entire los en-
cajes de mi falda, como se evapora la niebla de in-
vierno entire la hojarasca del prado.... !
Venid, venid a congregaros a la fiesta de la grati-
tud. Que importa vuestra naturaleza? En el festin
mis alegre, el ay! hace eco entire las carcajadas; entire
las semifusas de un concerto, las notas melac6licas del
filtimo acorde, dejan mas hondas huellas en el alma
que todos los pentAgramas que en fortissimo le ante-
cedieron.
Y vosotras, sonrisas artificiales, que reanimais mi
semblaate siempre, para hacerile aparentar auroras
de felicidad que actualmente desconocen la realidad,
porque la muerte me arrebat6 sus esencias para en-
terrarlas en la fosa de mi padre; huid por algunos
instantes y permitidme ser libre en mis soledades
para que solo lo verdadero tome parte en la fiesta
de la gratitud: Pensamientos, suspiros y lIgrimas!


















PERSEVERANDO


Dias pasados transcribiamos al papel nuestro pro-
p6sito; desarrollando bajo este epigrafe, el g6rmen de
fortaleza que nos alienta para perseverar en la noble
causa de la Revista Blanca,- mprendida por nuestro
empeiio con fecundo caudal de esperanzas y nutrido
ac6pio de creencias.
Hoy, ratificando nuestras anteriores declaraciones,
ampliAndolas, para oponernos con entereza a la ru-
tinaria preocupaci6n que generalmente subsiste, de
que en este pais la indiferencia del public sepulta en
su hedado seno el entusiasmo. rvigoroso de quien, como
nosotros, aspira a obtener, con el concurso de aquel, la
realizaci6n de una obra contribuyente direct del pres-
tigio de todo pais que gira sobre la esfera de la
cultural.
SAcceso a la debilidad de animo?
Jam6s! La. confianza rebosa en nuestro espiritu.
SPor qu6 dejar de labrar la piledra mientras su du-
reza ceda, aunque lentamente, a los toques del esmeril
sin quebrarlo ? Instrumento bien templado y dirigido
con tacto, no quiebra ffcilmente. La Revista Blan-
ca ha ofrecido al presentarse al pfiblico, revestir el
caricter esencialmente literario y artistic, concor-
dante con el atributo que ostenta en su contienda;
y cumple al pie de la letra su program, congregavi-
do con decidido afin todos los detalles necesarios al
eonjunto.
FPor isto ouando consultamos sobre nuestra obra a
la raz6n serena, ella responded al interrogatorio con
la paz de la conciencia.
Nosotros-no lo ocultamos- tenemos el presenti-
miento de alcanzar el 6xito en nuestra empresa; y.
abogamos, apartandonos de opinion general por la










teoria optimista; cimentAndola en que cuando la mer-
cancia que se ofrece presentando el sello promotido
en su indole, las opinions se unifican para abrirle de
par en par las puertas de la aoeptaci6n. IComparamos
hoy nuestra situaci6n a la de un explorador devoto de
la ciencia, que, acompafiado finicamente de la fe en su
ideal toma el camino de lo desconocido para dirigirse
al mfs alli, y encuentra en 61 la llanura donde puede,
con facilidad, recoger algo ftil, pero que despubs de
obtener 6sto, observa, repara que alrededor del llano
levantan su cdspide majestuosas algunas montafas y
entonces, deteniendo por instinto propio su atenci6n
se dice a si mismo: he recogido en el llano y enamorado
de mi recolecci6n, me siento con fortaleza para escalar
sus sinuosidades. Sigamos; y con la muda pero elo-
cuente compafiia de mi voauntad, reguladora fiel de
todos mis sentimientos, llegar6 a la cumbre de esas
montafias, donde podr6 hallar quizAs preciosidades
tan seductoras como las que llevo recogidas en el llano;
y alli, sobre esa base alcanzada por mi esfuerzo, me
sentar6 a contemplarlas y a descansar de las fatigas
de la ascension.


Luz GAY















NUESTRO PROPOSITO


Mudhos son los estimables colegas que han reprqdu-
cido nuestra exhortaci6n: Las Avispas y El Diario de
la Marina, reiteradamente; nuestro amigo de la in-
fancia El Pais, Las Reformas, La Lucha, El Pitcher,
El Bouquet.
De modo que, todos, veterans y modernos, han
respondido con eco sonoro a la voz del compafierismo
.y secundado el deseo de Ique se contribuya al auge y
prosperidad de nuestra publicaci6n; si no an benefi-
*cio del pais-pues somos bien escasos de presunci6n
para juzgarnos beneficiosos -al menos, para intima
satisfacci6n del mismo, simplemente.
A todos, nuestro agradecimiento; y si hemos de
ampliar algo lo que sentimos, diremos, con nuestra ca-
raoteristica tan inelinada a la sinceridad, que cuando
comenzamos nuestra carrera de periodista, no nos im-
presionaba tan gratamente como hoy que se nos de-
signara con ese titulo. Y es !porque a media que pasa
eo tiempo y vamios avanzando y acercendonos al gru-
po de los periodistas, podemos observer mejor, que
la generalidad de estos, llevan en el pecho la nobleza
para prodigarla generosamente. Y como todo lo noble
es elevado y todo lo elevado despierta en nosotros
vivo interns, cada dia crece mas nuestro amor al pe-
riodismo, por el afan de procurarnos un puesto en el
grupo de los nobles.
Cuanto al objetivo primordial de estas cuartillas,
s6lo diremos que al fundar La Revista Blanca, cerra-
mos los oidos al pesimismo; y aunque sin confiar dema-
siado en los halagos de la esperanza, tomamos a la fe
por compafiera, identificindonos a la vez con la perse-
verancia. No se ganan las batallas sin exponerse a los
peligros de la lucha, ni fructifica el arbusto si no se







22

cultiva el terreno en que se ha plantado. Nosotros,
que tenemos-sin darnos cuenta de si es por suerte o
por desdicha--el habito del dolor y una voluntad ejer-
citada en la lucha y en el sufrimiento, influeneiados
por estas circunstancias lucharemos, labraremos, per-
siguiendo el 6xito ,y procurando el arraigo, desarroilo
y eflorescencia de nuestra Revista, para ver si pode-
mos algin dia grabar al margen de ella el glorioso
lema: Valor, virtud, abnegaci6n,.... i(victoria!




















ARTISTA!


Ah!, mi artist soiado, sB que exists,
aunque en mi send ain no te he encontrado;
mas, cuintas veces i ay! te he contemplado
en el desvelo de mis noches tristes!

**

Si, yo te vi como mi amor te ansia,
yo vislumbr6 tu divina silueta,
cual vislumbra la imagen el poeta
en los dinteles de su fantasia.

**


Yo te vi con las sienes majestuosas
orladas por las rosas de la ciencia,
brindando a mi abrumada inteligencia
aspirar el perfume de esas rosas.

**

En ti encontr6 la egregia jerarquia
patrimonio de series superiores,
que, si a la luz eclipsan sus fulgores,
irradian mis en la tiniebla umbria.

***

En mis divagaciones mis ilusas
te he visto descender hasta mi lecho,


~~.4


*-*iwwt~ioitee D~wri.^,.










24

para atraerme haeia tu easto pecho,
como atraen los dioses a las musas.

***

Escuch6 tus acentos argentinos
proponiendome augustos esponsales,
y que en el temple de los ideales
consagrara el amor nuestros destinos.

*

Y al escuchar tu frase inmaculada,
tan sustraida a todo lo profano,
yo me dije, Sefior, podra en lo human
esta divinidad ser encarnada ......

*

Y va pasando el tiempo y s6 que exists,
s6 que exists, mi artist tan sofiado;
mas, hasta ahora, s6lo te he encontrado
en el desvelo de mis noches tristes.


1894.


I---i-~P~-~i-~- 1~: 1~1~:~-~1
















EL DESARROLLO DEL RAQUITISMO


A travys de nuestra percepci6n, tal rros parece
vislumbrar la muda interrogaci6n (?) del lecter que,
por interns sincere o por mera curiosidad,-pero sin
indiferencia al menos,-sorprendido por el epigrafe
rubro, encabezamiento o como quieran denom:uar los
etimologistas del dia, descanse la mirada por algunos
mentos sobre las lines que trazamos.
SQu6 es eso de el desarrollo del raquitismo?-se
dirA el lector.
Y nosotros, cultivadores asiduos, por obediencia a
nuestros instintos y aficiones, ded studio de la 16gica
con todas sus bien entretegidas mallas; del anmlisis del
conjunto, frase por frase, particular por particular,
(vamos a conferenciar sobre el asunto con el lector,
procurando satisfacer su interrogaci6n en cuanto
nuestros alcances nos permitan dilatarnos.
Dividiremos para el efecto la material fisica del es-
piritu moral; pero estableceremos entire ambas la co-
rriente comdn y natural, imprescindible para pre-
sentar la comparaci6n necesaria.



La ciencia, con su privilegiado cerebro, ha podido
recoger a fuerza de ahondar, en las profundidades de
su escavaci6n, el medio positive, el resultante inme-
diato para combatir gran nimero do inperfecciones de
la material, de esas que los fisil6ogos clasifican de in-
perfecciones fisicas. Vemos en efecto al hombre de
cuerpo endeble y enfermizo, a la rama frigil, a la
flor descolorida y hasta el tronco carcomido, nutrirse
y robustecerse por medio de alimento fortificante o
erecer y desarrollarse bajo la influencia direct de la









droga, del product quimico, etc.; y alcanzar este sa-
neamiento salvador a mis rapido paso, si concurren
en el dictamen como en la prActica, la luz, el aire
puro, el sol, el prisma sonriente de un suelo tapizado
de verdor y de un horizonte sin nubes; auxiliares po-
derosos, por lo influyentes, en todo organismo.
SPero podrAn obtenerse los mismos satisfactorios
resultados, el mismo 6xito salvador, hallarAn los psi-
edlogos en sus desvelos por el bien de la humanidad
el regenerador eficaz para combatir y anular el raqui-
tismo de los sentimientos cuando tiene su germen en
la naturaleza y ser del individuo?
i CuAntos maestros platican al oido de los discipulos
ingratos que con la mis fria indiferencia, desoyen la
voz autorizada; y torpes adictos sus errors desde-
fian las majestades de la verdad; desviindose del ca-
mino del bien del que es gula la serenidad de criteria,
para proseguir; por el del mal, del que es perfido y
expreso conductor el aturdimiento, que mas tarde les
conduce a la desesperacion.
iA cuantas tristes conjeturas y deseonsoladoras de-
ducciones se presta el espinoso tema que nos preocupa!
En nuestro concept no puede intentarse con tan
probables resultados el desarrollo del raquitismo en
la part moral del individuo, como en la parte fisica;
el noble empefio del morallista no se incrusta en los
espiritus como una tesis general, ni logran. obtener
tan favorables resultados los que dietan mr ximas y
establecen doctrinas para inclinar el fnimu hacia la
virtud e iluminar los eraneos obscures con los res-
plandores de la perfect raz6n, como los que recetan
formulas para regenerar la material; porque no es
para el hombre de tan facil acceso corregir los vicious
de la extruectura psicol6gica. como reconstruir las in-
perfecciones fisicas; puesto que el solo intent de
inventor la ortepedia moral, seria tan ardua como
pretenden ejercitarse en hacer equilibrios sobre la ex-
tremidad de un alfler sin preveer el peligro de pun-
zarse y sin advertir que carece de base.


Agosto, 1895.
















A TODOS


Como el suave rumor de las cascades
euyo raudal fecundo y cristalino
desciende en agitado torbellino
de las f6rtiles cimas encumbradas,
regando las Ilanuras asoladas,
iPara que con su g6rm.en argentino
reverdezea ,el arbusto mortecino
y renazcan las flores agostadas;
Asi Ilegan a mi las rumurosas
cadencias de las frases generosas
vertidas en obseqruio de mi nfimen;
nutriendo mi abatida fortaleza
para resucitar de la tristeza
y el desmayo mortal que me consume.
(Agosto 1894)



Ya vuelve el ipesimismo descarnado
a disertarme, con palabra fria,
sobre el tema nefasto que desvia
del mfgico ideal que yo he sofiado,
Su acento magistrail y reposado
con mil razones de probanza amplia
la desalentadora profeeia
opositora de mi empefo airado.
Ah! si la hostile contrariedad levanta
sobre mi suerte su fatal ensefia,
la lueha vigoriza y agiganta;
y en mi, creyente que el error desdefia,
Mhalla el embate resistencia tanta
como los oleajes en la pefia!
(Julio, 1894)






.-, -.. ^ ^ ... .,:., .. ,....... ^ .... ^ ^ M
















i FIGURE !


La nifia de Trastamara
que es un Angel blanco y rubio
de pupila azul y clara
eual las ondas del Danubio;


Que por presumida y mona
es un tesoro de gracia
pues pretend ser persona
que entiende la diplomaeia;


Y cuya boca rosada
de su faz en los confines
Luce cual flor de granada
en un bouquet de jazmines;


Derrochando el otro dia
su charla infantil conmigo,
me dijo que estado habia
a visitarla un amigo.


Y acariciando mi frente
con sus dedos de alabastro,
se me inclin6 sonriente
y dijo: "se llama Castro".


Como cosquillas buscarle
me recrea y entretiene,








29

se me ocurri6 preguntarle:
OCastro Ique figure tiene?


Y ella contest segnra
con acento persuadido:
-"Castro no tiene figure
que ya yo se la he pedido;


Me lleva turr6n de cielo
siempre que.a mi casa viene,
o merengue o caramelo,
porque figure, Ino tiene!"

(1894)


















TRANSITORIO Y PERMANENT


Pueden borrar las ondas veleidosas,
besando la ribera de continue,
el ohiste alegre o la sentencia grave
con caracteres en la arena inscritos.


Pueden brotar en la estaci6n florida
fragantes nardos y nevados lirios,
y, derramando en ellos sus ardores,
marchitarlos despu6s el sol de estio.


Puede tambien oon sus obscuros tintes
la densa nube de codor sombrio,
eclipsar de la estrella rutilante
la blanca luz de refulgente brillo.


'Puede morir tambi6n dentro del alma
la balsimica flor de los delirios,
y de los gratos suefios de ventura
quedar tan solo los recuerdos frios.


M&s las memories del pesar primero,
y del primer dolor el cruel martirio,
ni mueren con las nuevas impresiones
ni puede amortiguarlos el olvido.

(Mayo, 1894)

















JUNTO AL SEPULCRO DE MI PADRE

LA PLEGARIA DE LA HUERFANA

I

Ya ves, aqui me tienes, vengo a verte,
a wisitarte por la vez primer
desde que injusta, despiadada y fiera,
separate de mi quiso la muerte.

II

Vengo a regar tu losa con mi Ilanto,
a revelarte mis pesares tristes,
ponque, en verdad, desde que tu no exists
la vida para mi no tiene encanto.

III

Vengo a imitar al sauce solitario
cuyo ramaje, d6bil y sombrio,
se inclina cual se inclina el rostro mio
para besar tu mirmiol funerario.

IV

MAs yo pretend que ni un solo instant
turben tus sueios mis lamentaciones;
aqui te queda con mis oraciones
mi espiritu abatido y zozobrante.







32

V

Adi6s! descansa en venturosa calma,
que yo me vueglvo al mundo tormentoso;
mientras tu gozas eternal reposo,
yo Ilevo la inquietud dentro -del alma.

Luz GAY,
1895.

















ROMANCE


I

Un almanaique de Pascuas
en mi gabinete tengo,
donde una hermosa muieca
de faz de perfiles griegos,
sostienen coquetamente
con aire gentil y serio,
opresa en la diestra mano
y reclinada en el ouelllo
una elegant sombrilla
de raso color de cielo;
como las damas de alcirnia
del encumbrado hemisferio
cuando con toilette rumbosa
se dirigen al paseo.

II

Por la mafiana temprano
cuando abandon mi lecho,
aQ entreabrir las ventanas
que dan luz al aposento,
penetra el sol, y la hermosa
que defino en este euento,
le besa la casta frente
con sus fulgentes destellos.
Y ella estatica, impasible,
no hace ningfin movimiento
como si el sol no la hiriera
con el cailor de su fuego;
y sigue con su sombrilla
S ehada atras sobre el cuello.










HI

Mufieca que de pinturas
y de cartones te hicieron,
ante ti mis reflexiones
desfilan con paso lento
pues en el rudo combat
que airadamente sostengo
con las amargas miserias
y los inclementes duelos,
6stos y aquellos me hieren,
me inoculan sus venenos,
y yo estatica impasible,
como tfi ante los Teflejos
de ese sol que en ti derrama
candentes rayos de fuego,
las agresiones resist
imp6rterrita en mi pesto,
cual si cart6n y pinturas
.fuesen mi alma y mi euerpo!

Luz GAY.


1895.

















CONSULT MINISTERIAL


A . . .

Huerfana, triste, sin paterno abrigo
sin encontrar piadoss .orazones
donde puedan hallar mis afliceiones
el redentor consuelo ique mendigo,
por el erial de mi sendero sigo
enterrando mis muertas ambiciones,
y dejo que mis bellas ilusiones
se las leve el pretirito consigo.


WMs como por mi mal, me causa miedo
la soledad terrible en que me quedo,
a vos, ministry que la luz (reparte,
,elevo mi consullta ansiosamente
para saber si puedo dignamente
hallar asilo en el jardin del Arte.

Luz GAY.
Mayo, 1894.
















MARASMO Y RENACIMIENTO


Es tiempo ya que del letargo abyecto
procure ajpostatar con heroismo,
y al cobarde y estrril ostracismo
subyugue altivo mi valor provecto.


Es tiempo que renuncie al imperfect
sistema de espirar en el abismo,
en prActica poniendo el mecanismo
de reemplazar lo err6neo con lo recto.


i Por que abatido el Animo se postra ?
i por qu6 luchar contra el simun no arrostra ?
iy6rguete voluntad, y dominant,
ejerce en mi tu imperio, neoesario
para que su mortifero sudario
el tedio de mi espiritu levante!

Luz GAY.


(Junio, 1894.)


















EL SUEIO DE LAS FLORES


La sofiadora fantasia del artist, reproduce en este
grabado, un pensamiento bastante original y extraor-
dinariamente bello; porque, asi como ha dieho algu-
no, "las mujeres son flores animadas," es bien 16gico
que formen grupo aleg6rico en un jardin; donde,
contemplando los variados matices y aspirando el
suave aroma de tanta flor primorosa, se adormecen.

***

Vosotras flores que dormis felices
entire otras flores del vergel hermoso
galanas en matices,
el suefio en cuyo seno candoroso
brinda la paz a la inquietud reposo;
lHablad, eual la sonambula dormida,
y con secrets voices,
revelad a mi alma dolorida
do surge el Albeo de los dulces goces
que, segfn forja la ilusi6n mentida,
neutralizan las hieles de la vida ....

Luz GAY.

(Junio, 1894.)


. ..-a


.1 I

















LA OFRENDA DE UN ARTIST


IGracias te doy por la gallarda ofrenda
que to ferviente admiraci6n mne envia,
indigna del favor me mostraria
si no alabara tan valiosa prenda;
pues es deber que mi raz6n comprenda
la extrema gratitud y simpatia
que debe merecer por parte mia
quien riega ramas en mi est6ril senda.


Geranios, tuyas, mirtos y laureles
de tu intenci6n representantes fieles,
inclinan nuevamente mi conflanza
al vivo afin de un porvenir de suefios,
en que el lingel feliz de los ensuefios
me asciende a la region de la esperanza.

Luz GAY.
Febrero, 1896.
















RIMAS


Las levels ondas de la mar serena
en su lento vaiven,
al verde lino de la agreste orilla
consiguen desprender.


Asi las penas, olas que en mi pecho
lentas vienen y van,
los mfs dulces reouerdos de mi alma
lograron arrancar.

Luz GAY.
Febrero, 1896.
















A MI AMIGO JUAN DE DIOS PEZA

PARA LA TUMBA DE ERNESTO PEZA.

(M.jico)

Toma la d4bil flor que te dedica
la musa blanca del pais cubano;
paliida, triste, sin follaje vano,
pero en aromas de pureza rica.

Para muertos cual tfi que significa
-en la flor bella del jardin lozano
el brillo frigil del matiz galano?
4qu6 la hermosura del color implica?

Yo, que se bien lo que lo eterno vale,
busqu6 una flor que en tu sepulcro exhalle
lo que el tiempo no estruja ni consume;
lo que la brisa a las alturas lleva
y basta los tronos del Seiior eleva:
la fragante pureza del perfume!

Luz GAY.


1894.

















DESPUES DE LA FIESTA


iQueden las galas otra vez guardadas:
el cintur6n de plata, el blanco traje,
el chal sedoso de nevado encaje
y los samos de flores perfumadas.

Ya pasaron las horas agitadas
en que el as6dio del pesar distraje,
regresando las galas sin ultraje
y de suaves aromas imrpregnadas.

Pero tfi, terco coraz6n, persistes
en conservarte indiferente y frio;
como has ido al sarao, asi volvistes,
y siempre melanc6lico y sombrio
sigues sofiando con fantasmas tristes
y latiendo iinfeliz! en el vacio.

Luz GAY.
Enero, 1896.

















EL AMOR DORMIDO


ICon tijeras de aeero
cuatro alas corta e~ dolor:
las que al amor le dan vuelo
y las de mi coraz6n.

Luz GAY.
1896.
















A JOSE DE ESPRONCEDA


Hbjas del Arbol caido
juguetes del viento son;
las ilusiones perdidas
lay! son hojas desprendidas
del arbol del coraz6n.

JosE DE ESPRONCEDA.

*s
***

El kirboil de nuestra vida
dos frutos diversos lleva:
el dolor, que se sazona,
y el placer, que en flor se queda.

ENRIQUE JosE VARONA.



La hoja seca desprendida
de la mistia ramaz6n,
es la esperanza querida
que cae desfallecida,
del enferm.o ooraz6n.

Luz GAY.
















APOLOGIA


&Que? me dicen ,que t-i, patria querida,
tan pr6diga y fecunda en bienandanza,
la que con toda ibienaventuranza
ha sido por mi Dios favorecida,
negarAs a la fe que en mi se anida
y que con paso gigantesco avanza
al oasis feliz de la esperanza
la ayuda protectora que te pida?

'Oh! no irreconcilable en tu divoreio
muestres indiferencias *desdefiosas
al anhelo que abrigo de encumbrarte;
pues quiero unir en ideal eonsorcio
todas sus simpatias amorosas
con mi abnegado culto por el Arte!

Luz GAY.


Habana, Novi-embre, 1895.




z.*

8,


Ayer en mi soneto Apologia
con actitud de dignidad apuesta
dije, mi patria, con viril protest,
que yo en tu indiferencia no creia.

Hoy persistence en mi tenaz porfia
te pido que me des clara respuesta,
pues quiero ver como tu amor contest
lo que en aquel soneto tc decia.

Ah! si el sonido de mi plectro arranca
ecos de hurras a tu voz; si fueres
tan entusiasta como recta y franca

y noble y just patrocinio dieres
al suspirado triunfo de mi Blanca......
ser6 la mis feliz de das mujeres!

Luz GAY.


Diciembre, 1895.


4'

9I
















PROBLEMA


I

Los castos azahares
de su nupcial diadema
que ayer me ha dedicado
la celestial Ang6Jica,
ofrecea a mi juicio
un singular problema
que todos los fil6sofos
tal vez no lo resuelvan.

II

& Serin las blancas flores
la sintesis po6tica
de un porvenir risuefio
que dichas me reserve,
do encuentro yo al artist
que mis delirios suefian,
cuya brufiida mano
sobre mi sien las prenda?

III

I TendrAn las blancas flores
otra sintesis titrica,
la de un porvenir triste
en cuyas sombras muera
y en que un sepulturero
de mano ruda y negra
impio las sepulte
bajo un mont6n de tierra?







47

IV

El tiempo, s61o el tiempo
riesolverB el problem,
que no hay sobre ellos escritos
principios en la ciencia;
y ante 61 se tornan mudos
y nulos se presentan
el dogma del ffilsofo
y el nimen del poeta

Luz GAY.
Noviembre, 1894.





































. ,. ..... .- ..'.. ; ... .,.p.i3
















DUDA Y TRISTEZA


No me fascinan Is prados
verdes como la esperanza,
ni la hermosa primavera
vestida siempre de gala.


Ni las niveas campanillas
que florecen en guirnalda,
ni .del rubicundo Apolo
los rayos de luz dorada.


Ni el olimpo azul y terso
con celajes de oro y n~car,
ni las brisas que en los mares
encrespan las ondas blancas.


Ni lo alegre me recrea,
ni lo heroico me entusiasma,
ni el encanto me seduce,
ni me anima la confianMa.


Solo me brinda onsuelo,
solamente me solaza,
pasar mi existeneia triste
en la soledad selvAtica.


Ocultar mis hondas penas
entire sombras enlutadas,










y con mudrdago marchito
exornar mi frente pilida.


Y es ponrue Ilevo inherentes
por insolita desgracia,
la duda en el pensamiento
y la tristeza en el alma!

L-tz GAY.

1894.


7-Ir
















DICTAMEN FACULTATIVO


DOLENCIA. CRISIS. REACCI6N. CONVALECENCIA.
EPOCAS NORMALES.

Enfermo estAis del espiritu
y vuestra dolencia es grave,
asi al menos lo revelan
vuestro palido semblante,
los cantos de nuestra musa
-la hija mas bella del Arte-
y la cascada de ligrimas
que con vos mismo en combat
desciende hasta vilestros ojos.
pretendiendo derramarse,
y vos, con aoento fire
y voluntad dominant
le imponeis el retroceso
hacia su fecundo cauce.


En la tormentosa crisis
de vuestras penas morales
hasta las fugaces sombras
transformais en realidades,
pues que sois de aquellos series
tan realmente originals
que animal a los fantasmas
y al pigmeo ven gigante.


Yo que estimo en vos de corde
al amigo y al cofrade
que me ofrece afectos puros
y wersos que much valen,







51

que canta con mis sonrisas,
que Uora con mis pesares;
os doy como el infalible
antidote a vuestros males,
a la fe por consejera,
a la conflanza por base,
y al Animo por amigo,
por amigo inseparable,
a este fuerte triunvirato
no negueis el hospedaje,
que hubspedes que yo abono
merecen no rechazarse.


Y al volver las reacciones
-que yo espero que no tarden-
porque no existe un enfermo
sin deseos de curaise,
con nuestro juicio sensato
y mi asistencia constant,
tomando las medicines
que os receto en mi dictAmen,
vendv la convaleseencia
con fuerza Iperseverante
y obtendreis la paz del alma
con las epocas normales.
Luz GAY.
1895.





















-i+. Aa


I
















AFAN DE SOSIEGO


I

Muchas horas de suefio me han hurtado
mis tempranas y finebres desdichas,
y de tanto l1orar amargamente
han perdido su brillo mis pupilas.

II

Tambi4n el llanto que verti copioso
deslustr6 el rosicler de mis mejillas,
y los mismos desvelos y pesares
destruyeron mi faz y mi alegria.

III

Quiera Dios que en las 6pocas futuras
pueda yo descansar de mis fatigas,
y se borran las ligubres memories
que acA en mi mente se conservan vivas.

IV

Que aunque mis ojos queden siempre opacos
y se quede mi faz descolorida,
pueda yo al menos recobrar la calma,
vivir content y reposar tranquila.

Luz GAY.
1895
















ANTE UN CATAFALCO


Sfn pasado los afios, el olvido
aquellas crueles frases que dijiste
a un ser que adoraba y ya no existe
borrar de mi memorial no he podido.


Mas, hoy que de la muerte se ha cumplido
en tu persona la sentencia triste,
si tu reposo en mi perd6n consiste,
mi piedad te lo tiene conoedido.


En alas de la fe, mi oraci6n diaria,
con pio acento y con fervor profundo,
elevar6 hasta el cielo en tu memorial;
y ella sera la noble intermediaria
que conduzca tu espiritu etrrbundo
al paraiso de eterna Glorial
Luz GAY.


1894.
















DE RODILLAS


I

LevAntate! tus frases gemidoras,
de tu voz el acento conmovido,
tu .pAlido semblante contraido
y el triste desconsuelo con que Iloras,
revelan bien las agitadas horas
de vigilia y de insomnio que has sufrido,
y el aliento que a Dios habras pedido
para implorar la caridad que imploras.

II

Si la indigencia y el dolor e thostigan
por pedirme limosna no te ultrajes;
almas gigantes son las que miendigan,
y almas pequefias, egoistas, bajas,
las que niegan al pobre pordiosero
la miserable ofrenda del dinero.

Luz GAY.
1895

















TRIUNFO Y DERROTA


I

Si terminal el combat, y abatido
siguiendo de la prActica el sistema
sin hallar curva al agotado tema
al vencedor entr6gase el vencido,
Squ6 le puede importar haber perdido
del azar en el p6rfido problema?
SImplica una derrota un anatema
sobre tersas sienes esculpido?

II


No es siempre la raz6n de la victoria
la que asciende a la cumbre de la gloria,
quien se yergue en las ruinas con audacia
y se sosiene fire y animoso,
prueba tambi6n de Ique es fuerte y vaileroso
el que sabe luchar con la desgracia.

fLuz GAY.
1895.
















''*""~-~ ~,g,,; ~~-~l~l -jIi

















HADAS


Las hadas que en las tardes bonancibles
descienden a la margen de la fuente,
cuando rizan la onda transparent
los besos de las brisas apacibles;
las que en los juncos verdes y flexibles
reclinan mustia la abatida frente
buscando alguna tregua a la doliente
memorial de desdichas ostensibles;


No son "las desposadas del ensueio",
son hadas que errabundas peregrinan
desierta el alma del placer risueflo,
y sin ver en su senda, flor alguna,
sDllozantes y pilidas caminan
huerfanas del amor y la fortune.

Luz GAY.
1895.

















APOSTASIA


Lejos de los festines mundanales
dande el bullicio, aturde los sentidos
y arrebata la paz a los queridos
blancos y transparentes ideales;
lejos de las perfidias desleales
que del mundo en los senos carcomidos
germinan, cual microbios corrompidos
en el fonde de infectos lodazales;
entire la soledad del aislamiento,
asi pretend consumer la vida;
y que bogue mi alado pensamiento
como la nave en alta mar perdida
que se abandon a la merced del viento
y de su. propia suerte se descuida.

Luz GAY.
1895.

















AUTENTICO


IAevaba .Juan en a mano
un ejemplar de La Moda,
y me dijo:-"Aqui esti toda
la que rige este verano;
quiere Vd. verla ?"-Es en vano,-
repuse,-poco me cuido
del peinado y del vestido;
jno puede Vd. sin esfuerzos
darme un modelo de versos
de algfin autor conocido ?
El con acento burl6n,
replica: yo se un iugar
done pueden a Vd. dar
modelo de ese patron;
venga pues, sin dilaci6n,
y a Ferro la llevaremos
porque alli encontrar podremos
ese ejemplar de cabeza
que su afici6n interest,
y a V. se lo aplicaremos."-
JEntonces yo sorprendida
de tan agresiva endecha,
argument satisfecha
sin darme par aludida:
-''Bien sabe Vd. que en mi vida
tal brindis aceptar6,
tan solameate porqu6
(lo digo franca y sin tasa)
quiero vivir en mi casa
y no en la casa de usted."-

Luz GAY.
1894.


Z,. 1 ..4,

















INSPIRATION


Recorren las agujas silenciosas,
las horas, en la esfera sefialadas,
y en el reloj las doce campanadas
una tras otra vibran sonorosas.

Duerme la creaci6n; y las hermosas
fantasticas visions de las "hadas"
de su aligero vuelo fatigadas,
mueren entire las brumas tenebrosas.

Solo mi pensamiento, delirante,
en la region de las ideas vela,
vagando entire la rima, el consonante
y las estrofas, porque loco anhela,
hallar en ello el eficaz calmante
del agitado afin que me desvela.
Luz 'GAY.
1895.




' ** *


IFUGACE!


I


Como envuelve la clara Luz del dia
y el'vespertino diafano paisaje
entire su denso y ligubre ropaje
la n'oche melanc6lica y sombria;
asi envuelve mi cAndida alegria,
a mi valor moral hacienda ultraje,
en los luctuosos pliegues de su traje
la fatidica y cruel melancolia.

II

Mas, si la sombra de la duda cruenta
nublar la fe del coraz6n intent,
pasar ,por su radio terso y puro
fugace como pasa fugazmente
por el disco del sol resplandeeiente
la mancha negra del eclipse obscure.

iLuz GAY.
1895.


' ~. -"** *' 3F


T i;l'
%i~ : i~?I'





0


FLORES Y ALMAS


Deil perfumado ed&n do florecieren
heterog6neas plants primorosas,
os6 arrancar unas gallardas rosas
cuyas espinas, perfidas, me hicieron.
MArtires de mis ansias tambien fueron
los lirios *de hojas tersas y sedosas,
y al troncharlos, fragancias olorosas
derramando su savia me ofrecieron.
Almas hay, que vulgares y mezquinas
hieren, como las rosas con espinas,
la que inconscientemente los agravia;
almas hay superiores, que prefieren
cual los sensibles lirios, si les hieren
sufrir da herida y derramar la savia.

1894.
iLuz GAY.


er .


t;




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs