• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Nota preliminar
 Disposiciones que declaran en vigor...
 Gobierno general de la isla de...
 Exposición y real decreto de 31...
 Ley de bases de 11 de mayo...
 Exposición y real decreto de 6...
 Real decreto de 11 de febrero de...
 Ley
 Real decreto de 24 de julio de...
 Exposicion
 Titulo preliminar
 Libro primero
 Libro segundo
 Libro tercero
 Libro cuarto
 Table of Contents














Group Title: Leyes vigentes en Cuba (Publicacion autorizada por el gobierno)
Title: Código civil
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074063/00001
 Material Information
Title: Código civil esta obra contiene el text del Código español, hecho extensivo a Cuba por R. d. de 31. de julio de 1889
Series Title: Leyes vigentes en Cuba (Publicación autorizada por el gobierno)
Physical Description: 427 p. : ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Betancourt y Miranda, Angel C., 1862-1925
Spain
Publisher: Impr. de Rambla y Bouza
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1910
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: con las modificaciones introducidas en el mismo por disposiciones posteriores y con las enmiendas que la neuva situación política del pais ha hecho practicamente necesarias y las indirectamente producidas por leyes de otro orden, con notas aclaratorias y concordancias con los otros cuerpos legales vigentes redactadas por Angel C. Betancourt.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074063
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000584801
oclc - 23349199
notis - ADB3433

Table of Contents
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Nota preliminar
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Disposiciones que declaran en vigor este Código
        Page 7
    Gobierno general de la isla de Cuba
        Page 7
    Exposición y real decreto de 31 de julio de 1889
        Page 8
        Page 9
    Ley de bases de 11 de mayo de 1888
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Exposición y real decreto de 6 de octubre de 1888
        Page 19
        Page 20
    Real decreto de 11 de febrero de 1889
        Page 21
    Ley
        Page 21
    Real decreto de 24 de julio de 1889, disponiendo la publicación de la nueva edición
        Page 22
    Exposicion
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Titulo preliminar
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Libro primero
        Page 39
        Titulo I - De los Cubanos y extranjeros
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
        Titulo II: Del nacimiento y la extinción de la personalidad civil
            Page 48
            Page 49
            Page 50
        Titulo III: Del domicilio
            Page 51
        Titulo IV: Del matrimonio
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
        Titulo V: De la paternidad y filiación
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
        Titulo VI: De los alimentos entre parientes
            Page 90
            Page 91
            Page 92
        Titulo VII: De la patria potestad
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
        Titulo VIII: De la ausencia
            Page 101
            Page 102
            Page 103
        Titulo IX: De la tutela
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
        Titulo X: Del consejo de familia
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
        Titulo XI: De la emancipación y de la mayor edad
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
        Titulo XII: Del registro del estado civil
            Page 136
            Page 137
            Page 138
    Libro segundo
        Page 139
        Titulo I - De la clasificación de los bienes
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
        Titulo II: De la propiedad
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
        Titulo III: De la comunidad de bienes
            Page 151
            Page 152
            Page 153
        Titulo IV: De algunas propiedades especiales
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
        Titulo V: De la posesión
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
        Titulo VI: Del usufructo, del uso y de la habitación
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
        Titulo VII: De las servidumbres
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
        Titulo VIII: Del registro de la propiedad
            Page 193
            Page 194
            Page 195
    Libro tercero
        Page 196
        Titulo I - De la ocupación
            Page 196
            Page 197
        Titulo II: De la donación
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
        Titulo III: De las sucesiones
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
    Libro cuarto
        Page 269
        Titulo I - De las obligaciones
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
        Titulo II: De los contratos
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
        Titulo III: Del contrato sobre bienes con ocasión del matrimonio
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
        Titulo IV: Del contrato de compra y venta
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
        Titulo V: De la permuta
            Page 343
        Titulo VI - Del contrato de arrendamiento
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
        Titulo VII: De los censos
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
        Titulo VIII: De la sociedad
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
        Titulo IX: Del mandato
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
        Titulo X: Del préstamo
            Page 375
            Page 376
            Page 377
        Titulo XI: Del depósito
            Page 378
            Page 379
            Page 380
        Titulo XII: De los contratos aleatorios ó de suerte
            Page 381
            Page 382
            Page 383
        Titulo XIII: De las transacciones y compromisos
            Page 384
            Page 385
        Titulo XIV: De la fianza
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
            Page 390
        Titulo XV: De los contratos de prenda, hipoteca y anticresis
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
        Titulo XVI: De las obligaciones que se contraen sin convenio
            Page 396
            Page 397
            Page 398
            Page 399
        Titulo XVII: De la concurrencia y prelación de créditos
            Page 400
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
            Page 416
    Table of Contents
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
Full Text


LEYES VIGENTES EN CUBA
PUBLICATIONN AUTORIZADA POR EL GOBIERNO)







CODIGO CIVIL


ESTA OBRA CONTIENE EL TEXTO DEL CODIGO ESPA-
NOL, HECHO EXTENSIVE A CUBA POR R. D. DE 31 DE
JULIO DE 1889, CON LAS MODIFICACIONES INTRO-
DUCIDAS EN EL MISMO POR DISPOSICIONES POS-
TERIORES Y CON LAS ENMIENDAS QUE LA NUEVA
SITUATION POLITICAL DEL PAIS HA HECHO PRAC-
TICAMENTE NECESARIAS Y LAS INDIRECTAMENTE
PRODUCIDAS POR LEYES DE OTRO ORDEN, CON
NOTAS ACLARATORIAS Y CONCORDANCIAS CON LOS
OTROS CUERPOS LEGALES VIGENTES REDACTADAS

POR


ANGEL C. L3ETANCOURT,
Magistrado del Tribunal Supremo y Presidente, que ha sido, de la Comisi6n de C6digos
de la Camara de Representantes de la Repdblica.










HABANA
IMPRENTA, PAPELERIA Y ENCUADERNACION DE RAMBLA Y BOUZA
CALLE DE PI Y MARGALL. NUMEROUS 33 Y 35
1910














NOTA PRELIMINARY



Puede decirse, sin incurrir en exageraci6n, que la historic
del C6digo Civil espafiol es la historic legislative de Espafia en el
siglo XIX. Todas las leyes civiles que en ese period se dictaron
fueron concebidas y estudiadas, como secciones 6 capitulos que
debian former parte de ese cuerpo legal. En las de otro orden se
ve siempre algfn rasgo, alguna menci6n de la obra que tan labo-
riosamente se venia preparando, con la esperanza de su pronta
terminaci6n. Por esto, hacer una historic, siquiera sucinta, del
process de formaci6n del C6digo, aun limitada A lo que se deno-
mina historic externa, seria una labor extensa 6 innecesaria, dado
el fin que nos proponemos con estas publicaciones. Basta A nues-
tro prop6sito hacer menci6n, tan s6lo, de los ineidentes ocurridos
durante el period de promulgaci6n de dicho cuerpo legal y de.la
aplicaci6n del mismo A la Isla de Cuba.
Por la ley de 11 de Mayo de 1888 se autoriz6 al Gobierno
para publicar un C6digo Civil redactado conform A las bases que
en la misma se insertaron, ordenandose que, hecha la publicaci6n,
se diera cuenta A las Cortes y que el C6digo empezara A regir co-
mo ley A los sesenta dias siguientes A aquel en que dicha disposi-
ci6n se hubiere cumplido; autorizandose, no obstante, la amplia-
ci6n de ese t6rmino, si asi lo aconsejaban razones justificadas de
utilidad pfiblica. Redact6se el C6digo por la Comisi6n Codifica-
dora, y el Gobierno, cumpliendo con la ley, lo public en la Gaceta
de Madrid (nimeros correspondientes A los dias del 9 de Octu-
bre al 8 de Diciembre de 1888), dandose cuenta con e1 al Congreso
de Diputados el dia 13, y al Senado el dia 17, del mes de Diciem-
bre del dicho afo de 1888. Cumplidas estas formalidades, el C6-
digo, conform A la ley, debi6 empezar A regir el 15 de Febrero de
1889; pero el Gobierno, en vista de la importancia y extension de
los debates del Congreso y tomando en cuenta una proposici6n
parlamentaria presentada en aquel, prorrog6, por R. D. de 11








de Febrero del filtimo citado afio. hasta el 1. de Mayo del mismo
el plazo de sesenta dias establecido en la ley de 11 de Mayo de
1888. En virtud de esta pr6rroga, el C6digo empez6 A regir, en
Espafia, conforme A su redacci6n original, el mencionado dia 1.0
de Mayo de 1889. Pero, A consecuencia de la discusi6n en los
Cuerpos Colegisladores, se dict6 la ley de 26 del repetido mes y
afio, por la que se ordenaba al Gobierno que hiciera y publicara
una edici6n del C6digo con las enmiendas y adiciones que, A jui-
cio de la Secei6n de lo Civil de la Comisi6n general de Codifica-
ci6n, fueran necesarias 6 cenvenientes en vista del resultado de la
discusi6n habida en el Parlamento, y que se publicaran, ademAs,
en la Gaceta, los articulos enmendados 6 adicionados. El Go-
bierno, por R. D. de 24 de Julio siguiente, orden6 la publicaci6n
en la Gaceta, no s6lo de los articulos enmendados y adicionados,
sino del nuevo texto, complete, del C6digo Civil. Mediante esta
circunstancia el C6digo rigi6 en Espafia, conforme A su primitive
redacci6n, desde el 1.o de Mayo al 24 de Julio de 1889 y desde es-
ta filtima fecha en adelante, conform A su redaeci6n definitive.
En Cuba no lleg6 A regir el texto primitive del C6digo, pues-
to que el ejemplar del mismo que se remiti6 para su promulgaci6n
en la Isla fu6 el de la edici6n corregida, conform a la ley de 26
de Mayo de 1889, mandada A publicar por el R. D. de 24 de Julio
siguiente. La aplicaci6n de dicho cuerpo legal A la Isla tuvo efec-
to por R. D. de 31 de Julio de 1889 (publicado en la Gaceta de
Madrid en 6 de Agosto y en ia de la Habana el 3 de Septiembre
siguientes). En cumplimiento de ese R. D., la publicaci6n del
C6digo en la Gaceta de la Habana empez6 el dia 3 de Septiembre
de 1889, y concluy6 el 16 de Octubre del mismo afio. Por consi-
guiente, el C6digo Civil empez6 a regir en Cuba el 5 DE NOVIEM-
BRE DE 1889, y asi lo reconoci6 explicitamente el Tribunal Supre-
mo de Espaila en sentencia de 17 de Mayo de 1893 y lo ha reite-
rado el de Cuba, entire otras, en sus sentencias de 5 de Octubre
de 1900 y 29 de Julio de 1901.
Durante la dominaci6n espaiiola, el C6digo no sufri6 otras
modificaciones que las introducidas en sus articulos sobre la ca-
pacidad para contraer matrimonio, reformados por la ley de 24
de Agosto de 1896. que al present carecen de interns, porque esa
material ha sido toda ella fundamentalmente alterada por las 6r-
denes militares, hoy vigentes, dictadas por el Gobierno de los
Estados Unidos durante la ocupaci6n military de la Isla, desde
1899 A 1902, en que se estableci6 la Repfiblica.








El Gobierno military americano, aparte de las modificaciones
incidentales y de facto, que, por virtud de otras disposiciones, al-
teraban los preceptos de 6ste, introdujo directamente en el mis-
mo, entire otras de menos importancia, las siguientes alteraciones:
modific6 todo lo concerniente A la capacidad para contraer ma-
trimonio y g la forma y validez del matrimonio religioso; derog6
la facultad de los padres para recluir A sus hijos en establecimien-
tos correccionales y suprimi6 la instituci6n del retracto con-
vencional.
El Poder Legislativo de la Repuiblica no toc6 directamente
el C6digo, pero supli6 con sus leyes sobre nacionalidad la defi-
ciencia del titulo 1.0 del libro 1.0, cuyos articulos, en su mayoria,
habian quedado de hecho sin eficacia y sin aplicaci6n en Cuba.
El actual Gobierno provisional de los Estados Unidos ha in-
troducido tambiin una reform important en el C6digo, supri-
miendo la reserve troncal.
Todas estas reforms, asi como las que indirectamente ha
sufrido el citado Cuerpo legal, se han tenido en cuenta en este
trabajo, procurando dar al piblico un texto del C6digo, tal como
rige en la actualidad, pero sin alterar su redacci6n, fuera de los
casos en que expresamente est6 ordenado 6 en que necesaria-
mente haya debido hacerse para que el precepto legal exprese real-
mente cuAl es el mandate del legislator.
El texto que publicamos es el de la edici6n de la Gaceta de
1889, cotejado cuidadosamente con el publicado en dicho peri6-
dico official y con la edici6n official del Ministerio de Gracia y Jus-
ticia espafiol, no hacienda en 61 otras alteraciones que las indi-
cadas en el pArrafo que precede. Por medio de adiciones comple-
tamos las disposiciones del C6digo y por notas aclaramos sus pre-
ceptos 6 los concordamos con otras leyes que con ellos tienen re-
laci6n. En la cita de la jurisprudencia hemos sido muy parcos,
por las razones que ya expusimos sobre este asunto al publicar
la Ley de Enjuiciamiento. primera obra de esta colecci6n, cuyo
plan hemos adoptado en esta, y, por consiguiente, s6lo se citan
aquellas sentencias que por la generalidad de su doctrine consti-
tuyan una interpretaci6n clara e indiscutible del precepto legal,
excluyendo todas aquellas resolutorias de casos 6 cuya doctrine
este '-. en discusi6n.
Terminaremos esta nota reproduciendo lo que hemos dicho
en los trabajos anteriormente publicados de esta colecci6n, A sa-
ber: que 6stas no son obras de consult; que con ellas s61o se per-






6

sigue un fin meramente practice; sus numerosas notas no son co-
mentarios, ni exposici6n de opinions personales acerca de du-
das que se ofrezcan en la aplicaei6n de la ley; son meras acota-
ciones de disposiciones complementarias del texto. El comenta-
rio 6 la inteligencia del mismo queda al juicio ilustrado del lec-
tor, A quien s6lo nos hemos propuesto darle, convenientemente
reunidos, los elements necesarios para former ese juicio.
Al dar al pfblico este nuevo trabajo, terminado en momen-
tos azarosos para nuestra legislaci6n, hemos querido dejar, una
vez mis, claramente precisado el modestisimo prop6sito que ha
guiado a su author, para que 61 sirva de titulo A la benevolencia
pfblica, y ojalA 6sta encuentre ocasi6n de plicemes por su publi-
caci6n, si ella sirve de estimulo para mayores empefios, 6, por lo
menos, de base, para que se emprenda, en ocasi6n debida, la pa-
tri6tica obra de dotar al pais de leyes propias, arm6nicas y ade-
cuadas A su situaci6n political de naci6n independiente y so-
berana.
Diciembre de 1908.














DISPOSICIONES QUE DECLARAN EN VIGOR ESTE CODIGO


Quedarin en fuerza el C6digo Civil y el Criminal existen-
tes antes de finalizar la soberania espafiola, modificindose y cam-
biAndose 6stos, de tiempo en tiempo, cuando sea necesario para
el mejor gobierno.
(Proclama del Gobernador Militar de Cuba de 1.0 de Ene-
ro de 1899).
Por la present se declara y ordena que todas y cada una de
dichas leyes, decretos, reglamentos, 6rdenes y demis disposieio-
nes dietadas y promulgadas por el Gobierno Militar de Cuba 6
por su autoridad, se considered de caricter general y duradero,
y aplicables y obligatorias para todos los funcionarios del Go-
bierno de Cuba, sean cuales fueren las denominaciones 6 titulos
de los que sucedan A los empleados del Gobierno Militar, y que
continfian en fuerza y vigor sea cual fuere el gobierno que en
Cuba exist, hasta que sean legalmente derogadas 6 modificadas,
conforme A los preceptos que se consignan en la Constituci6n an-
tes meneionada. (Orden 148, de 1902).
Todas las leyes, decretos, reglamentos, 6rdenes y demas dis-
posiciones que estuvieren en vigor al promulgarse esta Constitu-
ci6n, continuarAn observindose en cuanto no se opongan A ella,
mientras no fueren legalmente derogadas 6 modificadas.-(Dis-
posici6n transitoria 7.* de la Constituci6n).

GOBIERNO GENERAL DE LA ISLA DE CUBA.
BEORETABIA.
SECCI6N DE GRACIA Y JUSTICIA.

Asuntos Judiciales.
Por el Ministerio de Ultramar se comunica al Excmo. Sr. Go-
bernador General, con fecha 6 del actual y bajo el namero 927, la
Real orden siguiente:
"Exemo. Sr.:-De Real orden tengo el honor de remitir A
V. E. un ejemplar de la Gaceta de Madrid, correspondiente al dia
de hoy, en la que se public el Real Decreto haciendo extensive A
las Islas de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, el C6digo Civil vigen-














DISPOSICIONES QUE DECLARAN EN VIGOR ESTE CODIGO


Quedarin en fuerza el C6digo Civil y el Criminal existen-
tes antes de finalizar la soberania espafiola, modificindose y cam-
biAndose 6stos, de tiempo en tiempo, cuando sea necesario para
el mejor gobierno.
(Proclama del Gobernador Militar de Cuba de 1.0 de Ene-
ro de 1899).
Por la present se declara y ordena que todas y cada una de
dichas leyes, decretos, reglamentos, 6rdenes y demis disposieio-
nes dietadas y promulgadas por el Gobierno Militar de Cuba 6
por su autoridad, se considered de caricter general y duradero,
y aplicables y obligatorias para todos los funcionarios del Go-
bierno de Cuba, sean cuales fueren las denominaciones 6 titulos
de los que sucedan A los empleados del Gobierno Militar, y que
continfian en fuerza y vigor sea cual fuere el gobierno que en
Cuba exist, hasta que sean legalmente derogadas 6 modificadas,
conforme A los preceptos que se consignan en la Constituci6n an-
tes meneionada. (Orden 148, de 1902).
Todas las leyes, decretos, reglamentos, 6rdenes y demas dis-
posiciones que estuvieren en vigor al promulgarse esta Constitu-
ci6n, continuarAn observindose en cuanto no se opongan A ella,
mientras no fueren legalmente derogadas 6 modificadas.-(Dis-
posici6n transitoria 7.* de la Constituci6n).

GOBIERNO GENERAL DE LA ISLA DE CUBA.
BEORETABIA.
SECCI6N DE GRACIA Y JUSTICIA.

Asuntos Judiciales.
Por el Ministerio de Ultramar se comunica al Excmo. Sr. Go-
bernador General, con fecha 6 del actual y bajo el namero 927, la
Real orden siguiente:
"Exemo. Sr.:-De Real orden tengo el honor de remitir A
V. E. un ejemplar de la Gaceta de Madrid, correspondiente al dia
de hoy, en la que se public el Real Decreto haciendo extensive A
las Islas de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, el C6digo Civil vigen-







te en la Peninsula, redactado de conformidad con lo dispuesto
en la Ley de once de Mayo de mil ochocientos ochenta y ocho, y
aprobado por Real Decreto de veinte y cuatro del pasado mes de
Julio. Y al propio tiempo acompafio un ejemplar de la edici6n
official del citado C6digo, para su inserci6n en los peri6dicos ofi-
ciales de esa Isla."
Y acordado por S. E. su cumplimiento en 27 del actual, de
su orden se public en la Gaceta Oficial, asi como el Real Decreto
citado y el C6digo de referencia, para general conoeimiento.
Habana, Agosto 30 de 1889.
PEDRO A. TORRES.

MINISTERIO DE ULTRAMAR.

EXPOSICI6N.
SErORA: El vivo interns de todos los Gobiernos por el be-
neficio de nuestras provincias de Ultramar, ha servido de estimu-
lo constant para llevar A aqu6lla las disposiciones legislativas vi-
gentes en la Peninsula, y especialmente las encargadas de resol-
ver problems generals de la vida, que no siendo el resultado de
opinions parciales ni de luchas political, por todos son juzgadas
con poca diferencia de criterio.
Si las leyes, ademas, se refieren A puntos y 6rdenes sustan-
ciales 6 intimos de la sociedad, si no contrarian tradiciones ni ten-
dencias especiales de aquellos pueblos, sino que aclaran y simpli-
fican la norma de acci6n, explican mejor su origen y manifiestan,
ademas, sus prescripeiones con sencillez, facilitando el conoci-
miento de todos, y, en suma, envuelven un progress evident y
por extreme beneficioso A nuestros hermanos de Ultramar, el pro-
p6sito natural en el Gobierno se convierte en dictado de deber y
obligaci6n para que aquellos habitantes participen de las ventajas
que los peninsulares pueden alcanzar.
Tal sucede con el C6digo Civil hoy vigente en la Peninsula.
Cualesquiera que hayan sido las opinions y juicios emitidos en
las discusiones que motiv6, es indudable que responded A la cons-
tante aspiraci6n de esta sociedad, de todos modos manifestada
hace medio siglo, y que, aun negrndole otras ventajas, produce
la indiscutible de reducir a una sola las multiples, diferentes y
encontradas fuentes de nuestro derecho positive civil, modifica
en terminos racionales el dereeho sucesorio, aclara y mejora el
relative a la personalidad, y, en general, tomando por base la
tradici6n, envuelve y determine toda clase de relaciones juridi-
cas privadas en una forma mis racional, mis sistemitica y cien-
tifica que la usada en los libros legales de que tan valiosa y abun-
dante series nos han dejado los anteriores siglos.
Ni en las Antillas ni en Filipinas hay derecho civil peculiar
y diferente del que rigi6 en la Peninsula, ni la organizaci6n de







la familiar y de la propiedad en aquellas lejanas provincias de-
manda especialidad alguna de reglas para una vida que en lo
privado se desenvuelve lo mismo que en el resto de la Naci6n,
porque aquellos pueblos, que tienen su sentido propio, y en algo
distinto del pueblo espafiol, se acomodan desde luego en sus re-
laciones civiles A las leyes que alli llevaron nuestros conquistado-
res y misioneros, que eran las mismas de su propia patria es-
pafiola.
No hay, pues, el peligro de llevar innovaciones irreflexivas
que pudieran resultar mal sanas para aquellas families, ni tras-
tornos perjudiciales para una propiedad que se adquiere, se con-
serva y se pierde conforme A los modos establecidos en la antigua
legislaci6n espafiola, y que no da lugar ni A modos, ni formas, ni
relaciones aqui desconocidas que fuera precise consagrar en la
ley. Asi es que la Comisi6n de C6digos de Ultramar represent
al Gobierno de S. M., cuando el civil se discutia en las Chmaras,
la conveniencia de extenderse a las provincias de Ultramar, una
vez que fuera ley, sin necesidad de hacer modificaci6n alguna que
alterara el contenido y la forma en que fuera promulgado.
Y si es indudable que S. M. puede abrigar la satisfacci6n de
considerar como suceso feliz de su reinado el dotar A la Naci6n
de un C6digo civil que con tanta ansiedad y durante tanto tiem-
po ha vivido solicitando, no lo es menos que aquel puro y elevado
sentimiento ha de robustecerse y ensancharse, llevindolo A las
provincias de Ultramar, que en este orden de la legislaci6n su-
frian los mismos inconvenientes, y obtendran ventajas iguales i
las que se disfrutaran en adelante en la Peninsula.
Ningfn element social enlaza tanto A los pueblos y los une
en el seno de una cultural comfin, como la unidad de legislaci6n,
y especialmente de la encargada de regular la esfera mis intima,
mas querida y mas important de la vida y de la libertad huma-
na, que es la civil. Y si Espafia inspir6 siempre su conduct, res-
pecto A los pueblos que domin6 en otro hemisferio, en el levanta-
do prop6sito de una paternal political que los habrA de conducir
pronto A constituir un element integrante en esta hermosa y
concertada unidad de la patria; si jams les aplic6 el regimen
utilitario y egoista de explotaci6n y aprovechamiento, y si nues-
tra historic esta llena de monumentos que atestiguan c6mo el
aliento de la patria nunca regate6 su inspiraci6n para levantar
generosamente y traer A su propio seno los elements vivos de los
pueblos coloniales y educarlos y regirlos como se educaba y regia
a si misma; si como feliz resultado de esta conduct bienhechora
y de abnegaci6n se implant de antiguo el mis important de los
beneficios en el orden legal, que es la identidad en el derecho ci-
vil, es rational y exigente conveniencia de Gobierno mantenerla,
conservando asi el titulo mis honroso y el bien mis inestimable
que puede ofrecer una naci6n respect A los pueblos que domina,
y que consiste en asentar la vida civil en la igualdad y conceder
a todos la suma de derechos de que ella misma goza.
Fundado en estas consideraciones el Ministro que suscribe,








de acuerdo con el Consejo de Ministros, tiene el honor de someter
A la aprobaci6n de S. M. el siguiente proyecto de Decreto.
Madrid, 31 de Julio de 1889.
SERORA:
A. L. R. P. de V. M.,
MANUEL BECERRA.
REAL DECRETO.
A propuesta del Ministro de Ultramar, de acuerdo con el
Consejo de Ministros:
En nombre de Mi Augusto Hijo el Rey D. Alfonso XIII, y
como Reina Regente del Reino,
Vengo en decretar lo siguiente:
Articulo 1.-Se hace extensive A las Islas de Cuba, Puerto
Rico y Filipinas, el C6digo civil vigente en la Peninsula, redacta-
do de conformidad con lo dispuesto en la ley de 11 de Mayo de
1888, y aprobado por Real Decreto de 24 del actual.
Art. 2.-Empezara A regir este C6digo en las Islas referidas
A los veinte dias siguientes de su publicaci6n en los peri6dicos
oficiales de las mismas.
Art. 3.-En armonia con lo dispuesto en el articulo 1.0 del
mismo C6digo, las leyes regiran en las provincias de Ultramar a
los veinte dias de su promulgaci6n, entendi6ndose 6sta hecha el
dia en que termine su inserci6n en los peri6dicos oficiales de
las Islas.
Dado en San Ildefonso, A treinta y uno de Julio de mil ocho-
cientos ochenta y nueve.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Ultramar,
MANUEL BECERRA.
LEY.
DoN ALFONSO XIII, por la gracia de Dios y la Constituci6n,
REY de Espafia, y en su nombre y durante su menor edad la REI-
NA Regente del Reino,
A todos los que la present vieren y entendieren, sabed: que
las Cortes han decretado y Nos sancionado lo siguiente:
Articulo 1.o--Se autoriza al Gobierno para publicar un C6-
digo Civil con arreglo A las condiciones y bases establecidas en
esta ley.
Art. 2.--La redacci6n de este Cuerpo legal se llevara A cabo
por la Comisi6n de C6digos, cuya Secci6n de Derecho civil for-
mulara el texto del proyeeto, oyendo, en los t6rminos que crea.
mfs expeditos y fructuosos, A todos los individuos de la Comisi6n,
y con las modificaciones que el Gobierno crea necesarias, se publi-
carA en la Gaceta de Madrid.







Art. 3.--El Gobierno, una vez publicado el C6digo, dara
cuenta a las Cortes, si estuvieren reunidas, 6 en la primer reu-
ni6n que celebren, con expresi6n elara de todos aquellos puntos
en que haya modificado, ampliado 6 alterado en algo el proyecto
redactado por la Comisi6n, y no empezara a regir como ley ni
producira efecto alguno legal hasta cumplirse los sesenta dias
siguientes a aquel en que se haya dado cuenta a las Cortes de su
publicaci6n.
Art. 4.-Por razones justificadas de utilidad pdblica, el Go-
bierno, al dar cuenta del C6digo a las Cortes, 6 por virtud de la
proposici6n que en 6stas se formule, podra declarar prorrogado
ese plazo de sesenta dias.
Art. 5.--Las provincias y territories en que subsiste dere-
cho foral lo conservaran por ahora en toda su integridad, sin que
sufra alteraci6n su actual regimen juridico por la publicaci6n
del C6digo, que regira tan salo como supletorio en defecto del que
lo sea en cada una de aqu6llas por sus leyes especiales. El titulo
preliminary del C6digo, en cuanto establezca los efeetos de las le-
yes y de los estatutos y las reglas generals para su aplicaci6n,
sera obligatorio para todas las provincias del Reino. Tambi6n lo
seran las disposiciones que se dicten para el desarrollo de la base
3.a, relative a las formas de matrimonio.
Art. 6.-El Gobierno, oyendo a la Comisi6n de C6digos, pre-
sentara a las Cortes, en uno 6 en various proyectos de ley, los ap6n-
dices del C6digo Civil, en los que se contengan las instituciones
forales que conviene conservar en cada una de las provincias 6
territories donde hoy existen.
Art. 7.-No obstante lo dispuesto en el articulo anterior, el
C6digo Civil empezara a regir en Arag6n y en las Islas Baleares
al mismo tiempo que en las provincias no aforadas, en cuanto no
se oponga a aquellas de sus disposiciones forales 6 consuetudina-
rias que actualmente est6n vigentes.
El Gobierno, previo informed de las Diputaciones provineia-
les de Zaragoza, Huesca, Teruel 6 Islas Baleares y de los Colegios
de Abogados de las capitals de las meneionadas provincias, y
oyendo A la Comisi6n general de codificaci6n, presentara a la
aprobaci6n de las Cortes, en el plazo mis breve possible, a contar
desde la publicaci6n del nuevo C6digo, el proyecto de ley en que
han de contenerse las instituciones civiles de Arag6n 6 Islas Ba-
leares que convenga conservar.
Iguales informes debera oir el Gobierno en lo referente a las
demis provincias de legislaci6n foral.
Art. 8.--Tanto el Gobierno como la Comisi6n se acomoda-
ran en la redaeci6n del C6digo Civil a las siguientes bases: (*)
(*) El Tribunal Supremo de Espaia, on senteneia de 24 de Junio
de 1897, he deelarado: "que la ley de Bases de 11 de Mayo de 1888 para la
reda-ei6a del C6digo (Cvil, no se promalg6 para que la apicarn los Trib~.
Bales, Bno pram qne el Goierao so aSmidrs A e al haeer go de la antori-
zaei6n qu le coafri6 el Poder Legislativo"; por donde as preeepte aso pee-
den servir de fundamento & ningfn reenrso judicial ordimario 6 etraordi-
nario.







BASE PRIMERA.

El C6digo tomarh por base el proyecto de 1851, en cuanto se
halla contenido en este el sentido y capital pensamiento de las ins-
tituciones civiles del derecho hist6rico patrio, debiendo formular-
se, por tanto, este primer cuerpo legal de nuestra codificaci6n
civil sin otro alcance y prop6sito que el de regularizar, aclarar y
armonizar los preceptos de nuestras leyes, recoger las ensefianzas
de la doctrine en la soluci6n de las dudas suscitadas por la prac-
tica, y tender a algunas necesidades nuevas con soluciones que
tengan un fundamento cientifico 6 un precedent autorizado en
legislaciones propias 6 extrafias, y obtenido ya comiin asenti-
miento entire nuestros jurisconsultos, 6 que resulten bastante jus-
tificadas, en vista de las exposiciones de principios 6 de metodo
hechas en la discusi6n de ambos Cuerpos Colegisladores.
BASE SEGUINDA.
Los efectos de las leyes y de los estatutos, asi como la nacio-
nalidad, la naturalizaci6n y el reconocimiento y condiciones de
existencia de las personas juridicas, se ajustarfn A los preceptos
constitucionales y legales hoy vigentes, con las modificaciones
precisas para descartar formalidades y prohibiciones ya desusa-
das, aclarando esos concepts juridicos, universalmente admiti-
dos en sus capitals fundamentos, y fijando los necesarios, asi
para dar algunas bases seguras a las relaciones internaciona-
les civiles, como para facilitar el enlace y aplicaci6n del nuevo
C6digo y de las legislaciones forales, en cuanto A las personas y
bienes de los espaiioles en sus relaciones y cambios de residencia
6 vecindad en provincias de derecho diverse, inspirAndose hasta
donde sea convenient en el principio y doctrine de la persona-
lidad de los estatutos.
BASE TERCERA.
Se establecerAn en el C6digo dos formas de matrimonio: el
can6nico, que deberin contraer todos los que profesen la religion
cat6lica, y el civil, que se celebrarA del modo que determine el
mismo C6digo, y en armonia con lo prescrito en la Constituci6n
del Estado.
El matrimonio can6nico producirt todos los efectos civiles
respect de las personas y bienes de los c6nyuges y sus descen-
dientes, cuando se celebre en conformidad con las disposieiones
de la Iglesia cat6lica, admitidas en el Reino por la ley 13, tit. 1.,
libro 1., de la Novisima Recopilaci6n. Al acto de su celebraci6n
asistirk el Juez municipal i otro funcionario del Estado, con el
solo fin de verificar la inmediata inscripei6n del matrimonio en
el Registro civil.
BASE CUARTA.
Las relaciones juridicas derivadas del matrimonio en cuan-
to A las personas y bienes de los c6nyuges y de sus descendientes,







paternidad y filiaci6n, patria potestad sucesiva del marido y de
la mujer sobre sus hijos no emancipados, efectos civiles del con-
trato, y, en suma, cuantas constituyen el derecho de familiar, se
determinarfn de conformidad con los principios esenciales en
que se funda el estado legal present, sin perjuicio de lo dispues-
to en las bases 17, 18, 22 y 25.

BASE QUINTA.

No se admitirA la investigaci6n de la paternidad sino en los
casos de delito 6 cuando exista escrito del padre en el que conste
su voluntad indubitada de reconocer por suyo al hijo, delibera-
damente expresada con ese fin, 6 cuando medie posesi6n de es-
tado. Se permitira la investigaci6n de la maternidad, y se auto-
rizara la legitimaci6n bajo sus dos formas de subsiguiente matri-
monio y concesi6n Real, limitando 6sta A los casos en que medie
imposibilidad absolute de realizar la primera, y reservando A ter-
ceros perjudicados el derecho de impugnar, asi los reconocimien-
tos como las legitimaeiones, cuando resulten realizados fuera de
las condiciones de la ley. Se autorizara tambi6n la adopei6n por
escritura pfiblica, y con autorizaci6n judicial, fijandose las con-
diciones de edad, consentimiento y prohibiciones que se juzguen
bastantes a prevenir los inconvenientes que el abuso de ese dere-
cho pudiera traer consigo para la organizaci6n natural de la
familiar.
BASE SEXTA.

Se caracterizarAn y definiran los casos de ausencia y presun-
ci6n de muerte, estableciendo las garantias que aseguren los de-
rechos del ausente y de sus herederos, y que permitan en su dia
el disfrute de ellos por quien pudiera adquirirlos por sucesi6n
testamentaria 6 legitima, sin que la presunci6n de muerte lleguc
en ningfn caso A autorizar al c6nyuge present para pasar A se-
gundas nupcias.

BASE SEPTIMA.

La tutela de los menores no emancipados, dementes y los de-
clarados pr6digos 6 en interdicci6n civil, se podra deferir por tes-
tamento, por la ley 6 por el consejo de familiar, y se completarA
con el restablecimiento en nuestro derecho de ese consejo y con
la instituei6n del protutor.

BASE OCTAVA.

Se fijarA la mayor edad en los veintitres ailos para los efec-
tos de la legislaci6n civil, estableciendo la emancipaci6n por ma-
trimonio y la voluntaria por actos entire vivos, A contar desde los
diez y ocho afios de edad en el menor.








BASE NOVENA.
El Registro del estado civil comprenderA las inscripciones
de nacimientos, matrimonios, reconocimientos y legitimaciones,
defunciones y naturalizaciones, y estara A cargo de los Jueces
municipales i otros funcionarios del orden civil en Espafia y de
los agents consulares 6 diplomaticos en el extranjero.
Las actas del Registro seran la prueba del estado civil, y s61o
podrA ser suplida por otras en el caso de que no hayan existido
6 hubieren desaparecido los libros del Registro, 6 cuando ante
los Tribunales se suscite contienda.
Se mantendra la obligaci6n, garantida con sanci6n penal, de
inscribir los actos 6 facilitar las noticias necesarias para su ins-
cripci6n tan pronto como sea possible. No se dara efecto alguno
legal A las naturalizaciones, mientras no aparezcan inscriptas en
el Registro, cualquiera que sea la prueba con que se acrediten y la
fecha en que hubieren sido concedidas.
BASE DIEZ.
Se mantendran el concept de la propiedad y la division de
las cosas, el principio de la accesi6n y de copropiedad con arreglo
A los fundamentos capitals del derecho patrio, y se incluiran en
el C6digo las bases en que descansan los concepts especiales de
determinadas propiedades, como las aguas, las minas y las pro-
ducciones cientificas, literarias y artisticas, bajo el criterio de res-
petar las leyes particulares por que hoy se rigen en su sentido y
disposiciones, y deducir de cada una de ellas lo que pueda esti-
marse como fundamento organico de derechos civiles y sustanti-
vos, para incluirlos en el C6digo.
BASE ONCE.
La posesi6n se definirA en sus dos concepts, absolute 6 ema-
nado del dominion y unido A 6l, y limitado y nacido de una tenen-
cia de la que se deducen hechos independientes y separados del
dominion, manteni6ndose las consecuencias de esa distinci6n en las
formas y medios de adquirirla, estableciendo los peculiares A los
bienes hereditarios, la unidad personal en la posesi6n fuera del
caso de indivisi6n, y determinando los efeetos en cuanto al ampa-
ro del hecho por la Autoridad pfiblica, las presunciones A su fa-
vor, la percepci6n de frutos, segfin la naturaleza de 6stos, el abo-
no de expenses y mejoras y las condiciones A que debe ajustarse
la perdida del derecho posesorio en las diversas classes de bienes.
BASE DOCE.
El usufructo, el uso y la habitaci6n se definiran y regularin
como limitaciones del dominion y formas de su division, regidas
en primer termino por el titulo que las constituya, y en su defect
por la Ley, como supletoria A la determinaci6n individual; se de-
clararan los derechos del usufructuario en cuanto A la percep-







ci6n de frutos, segin sus classes y situaei6n en el moment de em-
pezar y de terminarse el usufructo fijando los principios que pue-
den servir A la resoluci6n de las principles dudas en la prActica
respect al usufrueto y uso de minas, montes, plantios y ganados,
mejoras, desperfectos, obligaeiones de inventario y fianza, ins-
cripci6n, pago de contribuciones, defenses de sus derechos, y los
de propietario en juicio y fuera de l1, y modos naturales y legiti-
mos de extinguirse todos esos derechos, con sujeci6n todo ello A
los principios y practicas del derecho de Castilla, modificado en
algunos importantes extremes por los principios de la publicidad
y de la inscripci6n contenidos en la legislaci6n hipotecaria no-
visima.
BASE TRECE.

El titulo de las servidumbres contendra su clasificaci6n y
division en continues y discontinuas, positives y negatives, apa-
rentes y no aparentes por sus condiciones de ejercicio y disfrute,
y legales y voluntarios por el origen de su constituci6n, respetAn-
dose las doctrinas hoy estableeidas en cuanto A los modos de ad-
quirirlas, derechos y obligaciones de los propietarios de los pre-
dios dominantes y sirviente y modo de extinguirlas. Se definirin
tambien en capitulos especiales las principles servidumbres fija-
das por la Ley en material de aguas, en el regimen de la propie-
dad ristica y urbana, y se procurara, A tenor de lo estableeido en
la base 1.a, la incorporaci6n al C6digo del mayor ndmero possible
de disposiciones de las legislaciones de Arag6n, Baleares, Cata-
lufia, Galicia, Navarra y Provincias Vaseas.
BASE CATORCE.
Como uno de los medios de adquirir, se definira la ocupaci6n,
regulando los derechos sobre los animals dom6sticos, hallazgo
casual del tesoro y apropiaci6n de las cosas muebles abandonadas.
Les serviran de complement las leyes especiales de caza y pesea,
haciendose referencia express A ellas en el C6digo.
BASE QUINCE.
El tratado de las sueesiones se ajustara en sus principios ca-
pitales a los acuerdos que la Comisi6n general de codificaei6n reu-
nida en pleno, con asistencia de los sefiores Vocales correspon-
dientes y de los sefiores Senadores y Diputados, adopt en las
reuniones celebradas en Noviembre de 1882, y con arreglo A ellos
se mantendra en su esencia la legislaci6n vigente sobre los testa-
mentos en general, su form y solemnidades, sus diferentes classes
de abierto, cerrado, military, maritime y hecho en un pais extran-
jero, afiadiendo el ol6grafo, asi como todo lo relative A la capa-
cidad para disponer y adquirir por testamento, A la instituci6n
de heredero, la desheredaci6n, las mandas y legados, la instituci6n
conditional 6 A termino, los albaceas y la revocaci6n 6 ineficacia
de las disposieiones testamentarias, ordenando y metodizando lo







existente, y completandolo con cuanto tienda A asegurar la ver-
dad y facilidad de expresi6n de las filtimas voluntades.

BASE DIEZ Y SEIS.

Material de las reforms indicadas serAn, en primer termi-
no, las sustituciones fideicomisarias, que no pasaran, ni aun en la
linea direct, de la segunda generaci6n, A no ser que se hagan en
favor de personas que todas vivan al tiempo del fallecimiento
del testador.
El haber hereditario se distribuira en tres parties iguales:
una que constituira la legitima de los hijos, otra que podra asig-
nar el padre A su arbitrio como mejora entire los mismos, y otra
de que podrA disponer libremente. La mitad de la herencia en
propiedad adjudicada por proximidad de parentesco y sin per-
juicio de las reserves, constituirA, en defecto de descendientes le-
gitimos, la legitima de los ascendientes, quienes podrAn optar en-
tre Asta y los alimentos. TendrAn los hijos naturales reconoci-
dos derecho A una porci6n hereditaria, que, si concurren con hi-
jos legitimos, nunca podrA exceder de la mitad de lo que por su
legitima corresponda A cada uno de Astos; pero podrA aumentarse
esta porci6n cuando s61o quedaren ascendientes.

BASE DIEZ Y SIETE.

Se establecer' A favor del viudo 6 viuda el usufructo que
algunas de las legislaciones especiales le conceden, pero limitAn-
dolo A una cuota igual A lo que por su legitima hubiera de perci-
bir cada uno de los hijos, si los hubiere, y aeterminando los casos
en que ha de cesar el usufructo.

BASE DIEZ Y OCHO.

A la sucesi6n intestada seran llamados: 1.0 Los descendien-
tes. 2. Los ascendientes. 3. Los hijos naturales. 4. Los
hermanos 6 hijos de Astos. 5. El c6nyuge viudo. No pasarA es-
ta succesi6n del sexto grado en la linea colateral. Desaparecera
la diferencia que nuestra legislaci6n establece respect A los hi-
jos naturales entire el padre y la madre, dandoseles igual derecho
en la sucesi6n intestada de uno y otro. Sustituiran al Estado en
esta suceesi6n, cuando A ella fueren llamados, los establecimientos
de Beneficencia 6 instrucci6n gratuita del domicilio del testador;
en su defeeto, los de la provincia; A falta de unos y otros, los ge-
nerales. Respecto de las reserves, el derecho de acrecer la acep-
taci6n y repudiaci6n de la herencia, el beneficio de inventario, la
colaci6n y partici6n, y el pago de las deudas hereditarias, se de-
senvolverAn con la mayor precision possible las doctrinas de la
legislaciin vigente, explicadas y completadas por la jurispru-
dencia.







BASE DIEZ Y NUEVE.

La naturaleza y efectos de las obligaciones seran explicados
con aquella generalidad que correspond A una relaci6n juridica
cuyos origenes son muy diversos. Se mantendri el concept his-
t6rico de la mancomunidad, resolviendo por principios generals
las cuestiones que nacen de la solidaridad de acreedores y deudo-
res, asi cuando el objeto de la obligaci6n es una cosa divisible, co-
mo cuando es indivisible, y fijando con precision los efectos del
vinculo legal en las distintas species de obligaciones, alternati-
vas, condicionales, A plazo y con clausula penal. Se simplificarAn
los modos de extinguirse las obligaciones, reducitndolas A aque-
llos que tienen esencia diferente, y sometiendo los demas A las
doctrinas admitidas respect de los que como elements entran
en su composici6n. Se fijaran, en fin, principios generals sobre
la prueba de las obligaciones, cuidando de armonizar esta parte
del C6digo con las disposiciones de la modern Ley de Enjuicia-
miento Civil, respetando los preceptos formales de la legislaci6n
notarial vigente, y fijando un mAximum, pasado el cual, toda
obligaci6n de dar 6 de restituir, de constituci6n de derechos, de
arriendo de obras 6 de prestaci6n de servicios, habra de constar
por escrito para que pueda pedirse en juicjo su cumplimiento 6
ejecuci6n.
BASE VEINTE.

Los contratos, como fuente de las obligaciones, seran consi-
derados como meros titulos de adquirir en cuanto tengan por
objeto la traslaci6n de dominion 6 de cualquier otro derecho A 61
semejante, y continuaran sometidos al principio de que la simple
coincidencia de voluntades entire los contratantes establece el
vinculo, aun en aquellos casos en que se exigen solemnidades de-
terminadas para la transmisi6n de las cosas, 6 el otrgamiento
de escritura A los efectos expresados en la base precedent. Igual-
mente se cuidarA de fijar bien las condiciones del consentimiento,
asi en cuanto A la capacidad como en cuanto A la libertad de
los que lo presten, estableciendo los principios consagrados por
las legislaciones modernas sobre la naturaleza y el objeto de las
convenciones, su causa, forma 6 interpretaci6n, y sobre los moti-
vos que los anulan y rescinden.
EASE VEINTIUNO.
Se mantendri el concept de los cuasi contratos determi-
nando las responsabilidades que puedan surgir de los distintos
hechos voluntarios que les dan causa, conforme A los altos princi-
pios de justicia en que descansaba la doctrine del antiguo dere-
cho, unanimemente seguido por los modernos C6digos, y se fija-
rAn los efectos de la culpa y negligencia, que no constituyan de-
lito ni falta, aun respect de aquellos bajo cuyo cuidado 6 depen-
dencia estuvieren los culpables 6 negligentes, siempre que sobre-
venga perjuieio A terecra persona.








Las obligaciones procedentes de delito 6 falta quedaran so-
metidas a las disposiciones del C6digo Penal, ora la responsabili-
dad civil deba exigirse A los reos, ora A las personas bajo cuya
custodia y autoridad estuviesen constituidos.
BASE VEINTIDOS.
El contrato sobre bienes con ocasi6n del matrimonio tendra
por base la libertad de estipulaci6n entire los futures c6nyuges,
sin otras limitaciones que las sefaladas en el C6digo; entendi6n-
dose, que cuando falte el contrato 6 sea deficiente, los esposos ban
querido establecerse bajo el regimen de la socidead legal de ga-
nanciales.
BASE VEINTITBES.
Los contratos sobre bienes con ocasi6n del matrimonio se
podrAn otorgar por los menores en aptitud de contraerlo, de-
biendo concurrir A su otorgamiento y cumpletando su capacidad
las personas que, segin el C6digo, deben prestar su consenti-
miento A las nupeias; deberan constar en escritura pfiblica si ex-
ceden de cierta suma, y en los casos que no llegue al maximum
que se determine, en document que reuna alguna garantia de
autenticidad.
BASE VEINTICUATRO.

Las donaciones de padres A hijos se colacionarin en los c6m-
putos de las legitimas, y se determinarin las reglas A que hayan
de sujetarse las donaciones entire esposos durante el matrimonio.
BASE VEINTICINCO.
La condici6n de la dote y de los bienes parafernales podra
estipularse A la constituei6n de la sociedad conyugal, habiendo
de considerarse aqulla inestimada A falta de pacto 6 capitula-
ci6n que otra cosa establezea. La administraci6n de la dote co-
rrespondera al marido, con las garantias hipotecarias para ase-
gurar los derechos de la mujer y las que se juzguen mis eficaces
en la prectica para los bienes muebles y valores, A cuyo fin se fija-
rAn reglas precisas para las enajenaciones y pignoraciones de los
bienes dotales, su usufructo y cargas A que estA sujeto, admitien-
do en el C6digo los principios de la Ley Hipotecaria en todo lo
que tiene de material propiamente orgAnica y legislative, que-
dando A salvo los dereehos de la mujer durante el matrimonio,
para acudir en defense de sus bienes y los de sus hijos contra la
prodigalidad del marido, asi como tambien los que puedan esta-
bleeerse respect al uso, disfrute y administraci6n de cierta clase
de bienes por la mujer, constant el matrimonio.
BASE VEINTISEIS.
Las formas, requisites y condiciones de cada contrato en par-
ticular se desenvolveran y definiran con sujeci6n al cuadro gene-








ral de las obligaciones y sus efectos, dentro del eriterio de man-
tener por base la legislaci6n vigente y los desenvolvimientos que
sobre ella ha consagrado la jurisprudencia, y los que exija la in-
corporaci6n al C6digo de las doctrinas propias a la Ley Hipote-
caria, debidamente aclaradas en lo que ha sido material de dudas
para los Tribunales de justicia y de inseguridad para el cr6dito
territorial. La donaci6n se definira fijando su'naturaleza y efec-
tos, personas que pueden dar y recibir por medio de ella; sus
limitaciones, revocaciones y reducciones, las formalidades con que
deben ser hechas, los respectivos deberes del donante y donata-
rio y cuanto tienda A evitar los perjuicios que de las donaciones
pudieran seguirse A los hijos del donante 6 sus legitimos acreedo-
res 6 A los derechos de tercero. Una ley especial desarrollara el
prineipio de la reuni6n de los dominios en los foros, subforos, de-
rechos de superficie y cualesquiera otros gravimenes semejantes
constituidos sobre la propiedad inmueble.
BASE VEINTISIETE.
La disposici6n final derogatoria serA general para todos los
cuerpos legales, usos y costumbres que constituyan el derecho
civil llamado de Castilla, en todas las materials que son objeto del
C6digo, y aunque no sean eontrarias A 61, y quedaran sin fuerza
legal alguna, asi en su concept de leyes directamente obligato-
rias, como en el derecho supletorio. Las variaciones que perju-
diquen derechos adquiridos no tendrAn efecto retroactive. Se
estableceran, con el caricter de disposieiones adicionales, las ba-
ses orgAnicas necesarias para que en periods de dies afos formu-
le la Comisi6n de C6digos y eleve al Gobierno las reforms que
convenga introducir como resultados definitivamente adquiridos
por la experiencia en la aplicaci6n del C6digo, por los progress
realizados en otros paises y utilizables en el nuestro, y por la ju-
risprudencia del Tribunal Supremo.
Por tanto:
Mandamos A todos los Tribunales, Justicias, Jefes, Goberna-
dores y demas Autoridades, asi civiles como militares y eclesiAsti-
cas, de cualquier clase y dignidad, que garden y hagan guardar,
cumplir y ejecutar la present Ley en todas sus parties.
Dado en Palacio, A 11 de Mayo de 1888.
Yo LA REINA REGENTE.
El Ministro de Gracia y Justicia,
MANUEL ALONSO MARTNEZ.

EXPOSICION.

SERORA: La ley de once de Mayo de este aflo autoriz6 al Go-
bierno de V. M. para publicar un C6digo Civil con arreglo A las
bases establecidas en la misma, lenando asi una necesidad sentida








desde hace cinco siglos y no satisfecha aun, a pesar de los lauda-
bles esfuerzos de algunas de las generaciones que nos han pre-
cedido.
El C6digo Civil, que interest por igual A todas las classes so-
ciales, y realize, no una inspiraci6n pasajera, sino un anhelo cons-
tante del pueblo espafiol, puede ser un titulo de honor para los
contemporineos, A los ojos de la posteridad, y el mis bello flor6n
de la corona que cifie V. M. tan merecidamente por sus grandes
virtudes y raras prendas.
Pocos serin ya hoy en Espafio los que desconozcan la conve-
niencia de sustituir la legislaci6n civil vigente, desparramada en
multitud de cuerpos legales promulgados en la 6poca g6tica, en
la edad media y en tiempos mis recientes, pero siempre distantes
de nosotros; y que, de todos modos, retratan estados sociales dis-
tintos y aun opuestos, por un monument legislative arm6nico,
sencillo y claro en su m4todo y redacci6n que refleje fielmente
nuestras actuales ideas y costumbres, y satisfaga las complejas
necesidades de la modern civilizaci6n espafiola.
Asi, pues, V. M. puede estampar su firm en este proyeeto de
decreto con aquella satisfacci6n interior que engendra siempre
en el animo del Jefe Supremo del Estado la conciencia de que no
pone su Autoridad augusta al servicio de una parcialidad political,
sino al de la Naci6n entera.
Por esto, el Ministro que suscribe estima como un halago de
la fortune ser 41 quien tiene la honra de someter A la aprobaci6n
de V. M. el C6digo Civil redactado por la Secci6n que ha muchos
afios viene presidiendo, despu6s de haber oido, en los t6rminos
que ha creido mas expeditos y fructuosos, A todos los Vocales de
la Comisi6n Codificadora, compuesta de sabios jurisconsultos, afi-
liados A escuelas juridicas y partidos politicos diferentes.
En el punto A que dichosamente ha llegado en Espafia la
obra de la codificaci6n civil, huelga ya todo razonamiento. Pas6
la hora de discutir. Hoy se trata no mis que de la mera ejecuci6n
de un precepto terminante de la Ley; y el infrascrito, en just
acatamiento A lo que 6sta ordena, tiene el honor de proponer A
V. M. el siguiente proyeeto de decreto.

SEfORA:
A. L. R. P. de V. M.,
MANUEL ALONSO MARTfNEZ.

REAL DECRETO.

Teniendo present lo dispuesto en la ley de 11 de Mayo de
este afo, por la cual se autoriz6 A mi Gobierno para publicar un
C6digo Civil con arreglo A las condiciones y bases establecidas
en la misma, conformindome con lo propuesto por el Ministro de
Gracia y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de








Ministros: en nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfon-
so XIII, y como REINA Regente del Reino:
Vengo en decretar que se publique en la Gaceta de Madrid
el C6digo Civil adjunto, en cumplimiento de lo que preceptia el
articulo 2." de la mencionada ley de 11 de Mayo iltimo.
Dado en Palacio, A seis de Octubre de mil ochocientos ochen-
ta y ocho.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Gracia y Justicia,
MANuJE ALONSO MARTfNEZ.

REAL DECRETO.

Pr6ximo A veneer el plazo de sesenta dias establecido en el
articulo 3." de la ley de 11 de Mayo de 1888 para que comenzara a
regir como ley el C6digo Civil publicado en la Gaceta de Madrid
en cumplinmento de lo dispuesto en Real deereto de 6 de Octubre
iiltimo, y formulada en las Cortes la proposici6n prevista en el
articulo 4." de la propia ley:
Conformandome con lo propuesto por el Ministro de Gracia
y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de Mi-
nistros:
En nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfonso XIII, y
como REINA Regente del Reino:
Vengo en declarar prorrogado hasta 1. de Mayo del corrien-
te afio el plazo de los sesenta dias establecido en la ley de 11 de
Mayo de 1888.
Dado en Palacio, A once de Febrero de mil ochocientos ochen-
ta y nueve.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Gracia y Justicia,
Jose CANALEJAS Y MgNDEZ.

LEY.

DON ALFONSO XIII, por la Gracia de Dios y la Constituci6n,
REY de Espafia, y en su nombre y durante su menor edad, la
REINA Regente del Reino:
A todos los que la present vieren y entendieren, sabed: que
las Cortes ban decretado y Nos sancionado lo siguiente:
Articulo 1." El Gobierno hara una edici6n del C6digo Ci-
vil, con las enmiendas y adiciones que A juicio de la Secci6n de lo
civil de la Comisi6n general de Codificaci6n sean necesarias 6
convenientes, segfn el resultado de la discusi6n habida en ambos
Cuerpos Colegisladores.








Ministros: en nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfon-
so XIII, y como REINA Regente del Reino:
Vengo en decretar que se publique en la Gaceta de Madrid
el C6digo Civil adjunto, en cumplimiento de lo que preceptia el
articulo 2." de la mencionada ley de 11 de Mayo iltimo.
Dado en Palacio, A seis de Octubre de mil ochocientos ochen-
ta y ocho.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Gracia y Justicia,
MANuJE ALONSO MARTfNEZ.

REAL DECRETO.

Pr6ximo A veneer el plazo de sesenta dias establecido en el
articulo 3." de la ley de 11 de Mayo de 1888 para que comenzara a
regir como ley el C6digo Civil publicado en la Gaceta de Madrid
en cumplinmento de lo dispuesto en Real deereto de 6 de Octubre
iiltimo, y formulada en las Cortes la proposici6n prevista en el
articulo 4." de la propia ley:
Conformandome con lo propuesto por el Ministro de Gracia
y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de Mi-
nistros:
En nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfonso XIII, y
como REINA Regente del Reino:
Vengo en declarar prorrogado hasta 1. de Mayo del corrien-
te afio el plazo de los sesenta dias establecido en la ley de 11 de
Mayo de 1888.
Dado en Palacio, A once de Febrero de mil ochocientos ochen-
ta y nueve.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Gracia y Justicia,
Jose CANALEJAS Y MgNDEZ.

LEY.

DON ALFONSO XIII, por la Gracia de Dios y la Constituci6n,
REY de Espafia, y en su nombre y durante su menor edad, la
REINA Regente del Reino:
A todos los que la present vieren y entendieren, sabed: que
las Cortes ban decretado y Nos sancionado lo siguiente:
Articulo 1." El Gobierno hara una edici6n del C6digo Ci-
vil, con las enmiendas y adiciones que A juicio de la Secci6n de lo
civil de la Comisi6n general de Codificaci6n sean necesarias 6
convenientes, segfn el resultado de la discusi6n habida en ambos
Cuerpos Colegisladores.







Art. 2.* Esta edici6n se publicari lo mis pronto possible,
dentro del plazo de dos meses.
Ademis, se insertarin en la Gaceta los articulos del C6digo
enmendados 6 adicionados.
Por tanto:
Mandamos a todos los Tribunales, Justicias, Jefes, Gober-
nadores y demAs Autoridades, asi civiles como militares y ecle-
siAsticas, de cualquier clase y dignidad, que garden y hagan
guardar, cumplir y ejecutar la present ley en todas sus parties.
Dado en Aranjuez, A veinte y seis de Mayo de mil ochocien-
tos ochenta y nueve.
Yo LA REINA REGENTE.
El Ministro de Gracia y Justicia,
JosE CANALEJAS Y MENDEZ.

REAL DECRETO.

Teniendo present lo dispuesto en la ley de 26 de Mayo
iltimo; conformandome con lo propuesto por el Ministro de
Gracia y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de
Ministros:
En nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfonso XIII, y
como REINA Regente del Reino:
Vengo en decretar que se publique 4 inserted en la Gaceta de
Madrid el adjunto texto de la nueva edici6n del C6digo Civil,
hecha con las enmiendas y adiciones propuestas por la Secci6n de
lo civil de la Comisi6n general de Codificaci6n, segfn el resultado
de la discusi6n habida en ambos Cuerpos Colegisladores y en
cumplimiento de lo preceptuado por la mencionada ley de 26 de
Mayo filtimo.
Dado en San Ildefonso, A veinte y cuatro de Julio de mil
ochocientos ochenta y nueve.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Gracia y Justicia,
JOSE CANALEJAS Y MANDEZ.

EXPOSICION.

ExcMo. SEROR:

V. E. se sirvi6 comunicar A esta Comisi6n, para su cumpli-
miento, la ley de 26 de Mayo filtimo, que manda hacer una edi-
ci6n del C6digo Civil, con las enmiendas y adiciones que A juicio
de la Secci6n de lo civil, de la Comisi6n general de Codificaci6n,
sean necesarias 6 convenientes, segfn el resultado de la discusi6n







Art. 2.* Esta edici6n se publicari lo mis pronto possible,
dentro del plazo de dos meses.
Ademis, se insertarin en la Gaceta los articulos del C6digo
enmendados 6 adicionados.
Por tanto:
Mandamos a todos los Tribunales, Justicias, Jefes, Gober-
nadores y demAs Autoridades, asi civiles como militares y ecle-
siAsticas, de cualquier clase y dignidad, que garden y hagan
guardar, cumplir y ejecutar la present ley en todas sus parties.
Dado en Aranjuez, A veinte y seis de Mayo de mil ochocien-
tos ochenta y nueve.
Yo LA REINA REGENTE.
El Ministro de Gracia y Justicia,
JosE CANALEJAS Y MENDEZ.

REAL DECRETO.

Teniendo present lo dispuesto en la ley de 26 de Mayo
iltimo; conformandome con lo propuesto por el Ministro de
Gracia y Justicia, y de acuerdo con el parecer de mi Consejo de
Ministros:
En nombre de Mi Augusto Hijo el REY Don Alfonso XIII, y
como REINA Regente del Reino:
Vengo en decretar que se publique 4 inserted en la Gaceta de
Madrid el adjunto texto de la nueva edici6n del C6digo Civil,
hecha con las enmiendas y adiciones propuestas por la Secci6n de
lo civil de la Comisi6n general de Codificaci6n, segfn el resultado
de la discusi6n habida en ambos Cuerpos Colegisladores y en
cumplimiento de lo preceptuado por la mencionada ley de 26 de
Mayo filtimo.
Dado en San Ildefonso, A veinte y cuatro de Julio de mil
ochocientos ochenta y nueve.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Gracia y Justicia,
JOSE CANALEJAS Y MANDEZ.

EXPOSICION.

ExcMo. SEROR:

V. E. se sirvi6 comunicar A esta Comisi6n, para su cumpli-
miento, la ley de 26 de Mayo filtimo, que manda hacer una edi-
ci6n del C6digo Civil, con las enmiendas y adiciones que A juicio
de la Secci6n de lo civil, de la Comisi6n general de Codificaci6n,
sean necesarias 6 convenientes, segfn el resultado de la discusi6n







habida en ambos Cuerpos Colegisladores. Cumpliendo este man-
dato, la Secci6n ha revisado detenidamente todo el C6digo, y en
particular las disposiciones que ban sido objeto de controversial
y de critical entire los Senadores y Diputados en los filtimos de-
bates parlamentarios. Ha hecho tan prolijo examen sin mis pro-
p6sito que el de mejorar la obra en todo lo que pareciese defec-
tuosa y sin otro criterio que el de la mis several imparcialidad.
Fruto de este studio es el trabajo que adjunto tiene el honor de
presentar A V. E.
Todas las observaciones expuestas en el Parlamento han sido
atentamente examinadas y discutidas en el seno de la Secci6n,
recayendo sobre eada una el acuerdo que se ha juzgado proce-
dente. Son 6stas de diversas classes, segfin el espiritu que las in-
forma, el fin A que tienden, la suposici6n mis 6 menos fundada
de que parten, la varia interpretaci6n de algunos articulos, la di-
versidad de opinions individuals sobre determinados proble-
mas juridicos y la oscuridad de expresi6n 6 defects de estilo que
se ha creido eneontrar en algunos textos. La Secci6n, que no
pretend haber hecho una obra perfeeta. porque si no lo es nin-
guna de las humans, much menos puede serlo un C6digo Civil,
que afecta A tantos, tan diversos y acaso tan contradictorios inte-
reses, habitos y costumbres, ha reconocido, con la sineeridad y la
imparcialidad que le son propias, la justicia 6 la conveniencia de
algunas de las enmiendas y reforms indicadas en los Cuerpos
Colegisladores. Pero al mismo tiempo ha tenido que prescindir
de muchas de ellas que, por causes diversas, no le han parecido
necesarias ni justificadas.
Hay efectivamente en el C6digo various articulos cuya refor-
ma parece just 6 convenient, ya para la mayor claridad del con-
cepto, ya para que no parezcan en disonancia con otros A que se
refieren, ya para prevenir las dudas A que pudiere dar lugar la
suspicacia 6 la malicia de los que litiguen sobre su aplicaci6n, ya,
en fin, para corregir los errors de imprenta 6 de copia de que
adolecen. Hay tambien articulos que contienen principios indis-
cutibles de justicia 6 conveniencia, pero que necesitan ampliarse
y desarrollarse para su aplicaci6n, A fin de que no den lugar A una
jurisprudencia varia y aun contradictoria. La Secci6n, teniendo
todo esto en cuenta, ha procurado el remedio, prestAndose A todas
las modificaciones de conoepto y expresi6n que ha podido exigir
la mis several critical.
La verdad es que, fuera de muy pocos puntos en que, por
diversidad de escuela 6 de prop6sito, no puede convenir la See-
ci6n con algunos de sus censores, en todos los demAs las diferen-
cias consistent, mas bien que en el fondo, en la expresi6n del con-
cepto. Se han expuesto ciertamente consideraciones generals
muy importantes sobre las novedades introducidas por el C6digo
en el orden de la familiar, en las relaciones juridicas entire sus in-
dividuos y en las sucesiones hereditarias; pero la Secci6n se ha
abstenido de eontravertirlas, tanto porque casi todas ellas proce-
den de la ley de bases para redactar el C6digo, A las cuales ha te-







nido que sujetarse, cuanto por no ser 6ste ya el moment oportu-
no de exponer los motives de toda aquella obra. Pasada su opor-
tunidad, cumple s61o A la Secci6n manifestar el orden y metodo
con que ha verificado su revision, la extension y los limits de su
labor y los fundamentos de las principles enmiendas y adiciones
adoptadas.
Expuesto queda el metodo seguido: respect A la extension
de su trabajo, se ha limitado la Seeci6n A revisar solamente aque-
llos articulos que han sido objeto de discusi6n y de critical en las
Cortes; pero como algunos de ellos tenian relaci6n con otros pa-
sados en silencio, no ha sido possible prescindir en absolute de
6stos. Por eso advertirA V. E. que no s61o aparecen retoeados
algunos de los articulos censurados por oradores del Parlamento,
sino otros que no fueron criticados por ellos; todo sin perjuicio
de corregir al paso los errors de copia 6 de imprenta que han en-
contrado en el texto dado A luz.
Una de las cuestiones mis viva y extensamente discutidas en
ambas CAmaras fu6 la de la subsistencia del derecho foral, en las
relaciones entire los habitantes de las provincias y territories que
lo conservan y los de los territories y provincias en que rige el
derecho comiin. Los primeros recelaron, aunque sin raz6n, que
el titulo preliminary del C6digo, obligatorio para todas las provin-
cias del Reino, contenia disposiciones contrarias A sus fueros, por
cuanto el articulo 12, que consagra la subsistencia del actual re-
gimen foral en toda su integridad, no comprendia expresamente
el derecho foral consuetudinario; como si 6ste no formara parte
de dicho regimen.
Atentado afin mis grave contra los fueros creyeron hallar
en el articulo 15, por cuanto declaraba sujetos al C6digo A los
nacidos en provincias de derecho comfin, del mismo modo que la
Constituci6n del Estado declara espaioles A los nacidos en Espa-
fia. Interpretada esta disposici6n sin tener en cuenta la del ar-
ticulo 12, que manda conservar el regimen foral en toda su inte-
gridad, raz6n habria para estimarla contraria A los Fueros, que
no reconocen en los hijos otra condici6n que la de sus padres.
Pero como las disposiciones de un C6digo no se deben interpre-
tar aisladamente, sino en combinaci6n con todas las otras que tie-
nen relaci6n con ellas, habria debido entenderse el articulo 15 sin
perjuicio de lo dispuesto en el 12, el cual consagra la integridad
del regimen juridico foral en just acatamiento al precepto claro
y terminante del articulo 5. de la ley de 11 de Mayo de 1888.
Ya que esta interpretaci6n no tranquiliz6 bastante A los que
entendian de otro modo el articulo 15, la Secci6n ha procurado
aclararlo y fijar su verdadero sentido, de suerte que no pueda
quedar duda al mas suspicaz de que por 61 no se introduce nove-
dad alguna en el regimen juridico de las provincias forales.
Tambien ha modificado la Secci6n, no el concept, sino la
forma del articulo 29, que declara la condici6n y los derechos de
los p6stumos. Decia este articulo, en su redacei6n primitive, que
aunque el nacimiento determine la personalidad humana, la ley







retrotrae en muchos casos A una fecha anterior los derechos del
nacido. Hallindose estos casos sefialados en diversos lugares del
C6digo, y siendo todos aquellos en que podia optar el p6stumo A
algfin beneficio, esta disposici6n no alteraba el precepto de nues-
tra antigua legislaci6n, que consideraba al p6stumo como nacido
para todo lo que le fuera favorable. Mas para que no pueda que-
dar duda de que este mismo es el sentido del articulo 29, se ha
variado su redacci6n, adoptando la formula generica y tradicio-
nal de nuestro antiguo derecho.
Ha sido igualmente objeto de interpretaci6n equivocada el
articulo 54, suponiendo Que, seg-in l1, la posesi6n de estado, con
las actas del nacimiento de los hijos en coneepto de legitimos, era
por si sola prueba bastante del matrimonio. No hubo de enten-
derse que 6sta no se admitia sino como prueba supletoria en de-
fecto de la principal, contenida en el articulo 53, en el cual se de-
clara que los matrimonios futures se probaran con las actas del
Registro civil, y que faltando 6ste, podria abrirse paso A otra
especie de pruebas. S61o en este easo, y como una de estas pruebas
supletorias, admitia la posesi6n de estado el articulo 54. Mas para
que nadie pueda abrigar duda sobre este punto, la Secci6n pre-
senta modificado el articulo, refiriendolo expresamente al que le
antecede y haciendo constar que la posesi6n de estado, con las de-
mis circunstancias expresadas, no sera mAs que uno de los me-
dios de prueba que podrAn emplearse, cuando por cualquier causa
falte absolutamente el Registro civil.
La omisi6n de dos palabras, cometida en la copia 6 en la im-
presi6n del C6digo, di6 lugar A que se creyera que el articulo 85
autorizaba al Gobierno para dispenser en el matrimonio civil el
impediment de afinidad en linea recta. De aqui la necesidad
de afiadir las palabras omitidas, quedando asi restablecido el
texto verdadero y desvanecido el error A que habia dado lugar
este articulo.
Cuando la Secei6n trajo de la Ley del Matrimonio civil al
C6digo el articulo 102, que declaraba pfblica la acci6n para pe-
dir la nulidad del matrimonio, entendia, como entiende hoy, que
la acci6n pfblica no es la que puede ejercitar todo ciudadano,
sino la que corresponde al Ministerio Fiscal. Pero como alguien
creyese que los terminos en que apareei6 redactado dicho articulo
autorizaban A cualquiera para promover demands de nulidad
por malevoleneia 6 interns ilicito, la Secci6n lo ha redactado de
nuevo, limitando el derecho de ejercitar dicha acci6n A los c6n-
yuges, A los que tengan algin interns en ella, y, con sefialadas
limitaciones, al Ministerio Pfblico.
Aunque el C6digo no ha adoptado la antigua denominaci6n
de alimentos naturales y civiles, ha reconoeido la diferencia que
estos nombres significaban, en cuanto A los servicios comprendi-
dos en la obligaci6n de alimentar. El C6digo no habia torado bas-
tante en cuenta esta diferencia con relaci6n A la diversidad de
personas, A quienes, ya confirmando las leyes 6 la jurisprudencia
antigua, ya completandola 6 fijandola, se concede el derecho A







alimentos. Asi la Secci6n, despubs de darlos en toda su exten-
si6n A los c6nyuges, A los descendientes y ascendientes legitimos y
A los padres y a los hijos naturales, legitimados 6 reconoeidos, los
restringe entire padres 6 hijos ilegitimos no naturales y entire
hermanos consanguineos 6 uterinos, cuando alguno de 6stos no
pueda procurarse la subsisteneia por causes que no le sean impu-
tables.
La clasificaci6n que se hacia en el capitulo 3.*, titulo 1.,
libro II, de los bienes de dominio pfiblico, 6 no era bastante com-
prensiva, 6 podia dar lugar A dudas en casos especiales. Por ello,
ha parecido oportuno A la Secci6n definir estos bienes, teniendo
en cuenta su destiny mas bien que su denominaci6n y sus analo-
gias, sefialando despues tan s6lo como ejemplos los que antes apa-
recian como reguladores exclusivos de la clasificaci6n. El Estado
posee bienes destinados al uso comin y bienes que, sin ser de uso
comin, estAn destinados a algin servicio pfblico. Unos y otros
son bienes de dominio piublico, y se distinguen de los patrimonia-
les en que, si bien 6stos pertenecen tambien al Estado, carecen de
aquellas circunstancias. Igual distinci6n se observa en los bienes
de los pueblos y provincias, sin mis diferencia que la de pertene-
cer su propiedad A las provincias 6 A los pueblos.
El articulo 570, que declara subsistentes las servidumbres
pecuarias establecidas, necesitaba alguna ampliaci6n A fin de de-
terminar claramente su regimen en lo future, tanto para que no
se creyera que iban A desaparecer las anchuras sefialadas por la
legislaci6n anterior A alguna de estas servidumbres, cuanto para
fijar la media de las forzosas que en adelante se establezcan, con
destiny al paso y abrevadero de los ganados. Para cumplir estos
fines, guardando profundo respeto A los derechos adquiridos, ha
refundido la Secci6n el expresado articulo.
El articulo 591 no permitia plantar Arboles altos cerca de
una heredad ajena A menos distancia de tres metros, ni Arboles
bajos y arbustos A menos de dos de la linea divisoria entire ambas
heredades. Estas distancias hubieron de parecer excesivas y no
bastante justificadas, A los que creian que con otras much me-
nores no sufriria tampoeo usurpaci6n ni perjuicio el dominio
ajeno. La Secci6n lo ha creido asi tambi6n, y, en su consecuen-
cia, ha reducido aquellas distancias A dos metros y A 50 centime-
tros, respectivamente, salvo lo que dispongan en todo easo las
Ordenanzas rurales, 6 lo que se haya autorizado por la costumbre
de la localidad.
Por no apartarse la Secci6n de nuestro antiguo derecho, ha-
bia aceptado la prohibici6n de heredar y de hacer testament
impuesta A los religiosos ligados con votos solemnes. de pobreza
en las 6rdenes monasticas. El derecho can6nico les habia privado
de la facultad de poseer, aunque no de la de adquirir, disponiendo
que lo que adquiriesen lo transfiriesen a los monasteries. La ley
civil, ya para reforzar la observancia de este precepto, ya para
contener en parte los progress de la amortizaci6n de los bienes
raices, priv6 A los religiosos del derecho de adquirir lo que no







debian retener y habia necesariamente de pasar al dominio de las
comunidades respectivas. Pero esta prohibici6n suponia la ab-
soluta capaeidad de los monasteries para adquirir y poseer bie-
nes inmuebles. Asi es que desde el moment en que las leyes
civiles no s6lo les privaron de esta facultad, sino que los suprimie-
ron en su mayor parte, qued6 sin efeeto, de hecho, el precepto
can6nico, y sin justificaci6n suficiente las leyes que prohibian A
los religiosos testar y adquirir bienes por testamento y abintes-
tato. Por eso fueron derogadas mis de una vez las prohibiciones
antignas, mientras prevalecieron en toda su crudeza las leyes
desamortizadoras y las que negaron su reconocimiento i las cor-
poraciones religiosas.
Pero han cambiado, con provecho de todos, las relaciones
entire el Estado y la Iglesia: las 6rdenes monasticas han sido per-
mitidas 6 toleradas; y al punto ha surgido la duda de si, con
ellas, debian estimarse restablecidas las antiguas incapacidades
para testar y adquirir por sucesi6n y hereneia. La Seeci6n,
como queda dicho, opt6 por la afirmativa, considerando que esta
soluci6n seria mas conforme con el derecho can6nico. Pero obis-
pos respetables, que han levantado su voz en el Senado, y otros
oradores insignes, pertenecientes A partidos diversos, y por di-
ferentes y aun contradictorios motives, han pedido la soluci6n
contraria, estimando que, restituida la facultad de adquirir y
poseer A las comunidades religiosas, se cumplira en todos sus pun-
tos el derecho can6nico, y habra la igualdad debida entire todos
los ciudadanos, sin distinci6n de profesi6n y estado, de eclesiAs-
ticos y seglares. La Secci6n, prestando atento oido A estas con-
sideraciones y deseando marchar siempre de acuerdo con los dig-
nos Prelados de la Iglesia, despu6s de reconocer A los monaste-
rios el derecho de adquirir, ha suprimido, entire las incapacidades
para testar y para sueeder, la de los religiosos ligados con votos
solemnes.
Algunas otras pequefias variaciones ha introducido tambi6n
la Secci6n en el capitulo de los testamentos, encaminadas todas
A determinar mejor las condiciones necesarias para asegurar su
autenticidad y alejar el peligro de las falsedades. Con esta mira,
y aceptando indicaciones hechas en las Cortes, ha restringido la
facultad de hacer testamento ol6grafo, concediendola tan s6lo A
los mayores de edad, aunque baste la de catorce afios para testar
en otra forma.
Ha reducido tambi6n A t6rminos mis adecuados A la prActica
el acto de otorgar testamento abierto, garantizando, ademis, con
nuevos requisitos el de ilas personas desconocidas, y fijando A la
vez los justos limits de la responsabilidad de los notarios que
autorizan estos actos. Con el mismo fin de asegurar el cumpli-
miento de la iltima voluntad de los testadores, se han estrechado
alg6n tanto las condiciones necesarias para determinar la validez
y la nulidad de los testamentos cerrados.
La condici6n impuesta I la mujer easada, en el articulo 995,
de no aceptar herencias sino A beneficio de inventario, era, en








verdad, excesiva 6 injustificada. Obligar A la hija a no recibir
la herencia de sus padres, ni la de sus hijos, sino con aquella pro-
testa, era en muchos casos, y aun en los mis, lastimar sus senti-
mientos de filial respeto y cariflo, sin raz6n valedera que lo jus-
tificase. Si en algunas circunstancias puede ser esta precauci6n
necesaria, podrAn utilizarla las mujeres A quienes favorezca, sin
que sea menester obligarlas A ello. La Comisi6n ha entendido
que con esta facultad, y con no responder en todo caso de las deu-
das hereditarias los bienes de la sociedad conyugal existentes al
ser aceptada la herencia, quedaran suficientemente protegidos los
intereses matrimoniales.
El articulo 1,280 determine los contratos que deben hacerse
constar en document piublico por raz6n de los objetos sobre que
versen 6 de su naturaleza juridica, cualquiera que sea su cuantia.
Esta disposici6n podia ofrecer el inconvenient de dificultar los
contratos de poca entidad, por temor A los gastos que ocasionara
su reducei6n A document pfiblico. Para evitar este peligro,
una adici6n al articulo 1,280 exime de aquella formalidad los
contratos no comprendidos en los seis nfimeros del mismo articulo,
y permit hacerlos valer, aunque su imported exceda de cierta
suma, si constant s6lo por eserito privado, quedando libres de toda
solemnidad los mismos contratos de inferior cuantia.
Tambi6n ha rectificado el articulo 1,296, que eximia de la
rescisi6n las capitulaciones matrimoniales de los menores cele-
bradas con intervenci6n de sus tutores, porque ni en tales capi-
tulaciones intervienen los tutores, ni podia ser, por tanto, este
g6nero de contratos, el que tenia por objeto dicho articulo. Una
referencia equivocada al nfimero 1." del articulo 1,291, que debia
ser al nmunero 2.* del mismo, ha podido dar lugar A este error.
En este filtimo nfimero se mencionan los contratos celebrados en
representaci6n de personas ausentes, con autorizaci6n judicial,
y estas circunstancias bastan para que en ellos no tenga lugar la
rescisi6n. Pero las capitulaciones matrimoniales de los menores,
aunque otorgadas con la intervenci6n de sus ascendientes 6 la
del consejo de familiar, no tienen en su apoyo tantas garantias de
equidad, que basten para declararlas irrescindibles.
Fu6 igualmente objeto de controversial en las Cortes la cabi-
da sefialada en el articulo 1,523 A las heredades que, en caso de
venta, pueden ser objeto del retracto de colindantes. La Secci6n,
para facilitar, con el transcurso del tiempo, algin remedio A la
division excesiva de la propiedad territorial, alli donde este ex-
ceso ofrece obsticulo insuperable al desarrollo de la riqueza, y
siguiendo el ejemplo de otras naciones, concedi6 A los propietarios
aledafios el derecho de retraer por el tanto las heredades de dos
hectareas 6 menos, limitrofes i las suyas. Esta cabida hubo de
parecer excesiva A algunos sefiores Diputados, que pretendian
reducirla A 50 centiAreas. Tambi6n habia estableeido la Secei6n
que cuando dos 6 mAs propietarios solicitaran el retracto, fuera
preferido aquel cuya finca tuviese menos cabida, y no el duefio de
la mayor, segin propuso despu6s alguno de los impugnadores







del articulo. En vista de las observaciones expuestas, ha accedido
la Secci6n A reducir A la mitad la cabida de las heredades sujetas
A aquel derecho; pero tambi6n ha creido que debia mantener la
preferencia A favor del duefio de la finca menor, considerando
que esta soluci6n es la mas conforme con el fin del retracto. En
cambio, ha aceptado con gusto la idea de suprimir la formalidad
del requerimiento ante notario.
El C6digo nada dispone respect A los foros y subforos cons-
tituidos bajo la antigua legislaci6n, remitiendo lo que se refiere
A ellos A una ley especial, anunciada repetidas veces y en elabora-
ci6n hace tiempo. Pero como el articulo 1,611 sefiala el tipo para
la redenci6n de los censos impuestos antes de la promulgaci6n
del C6digo, hubo de dudarse si esta disposici6n seria aplicable
A la redenei6n de los foros. Aunque la duda no parezca bastante
fundada, porque el articulo citado trata finicamente de los cen-
sos, la Seeci6n se ha prestado A resolverla mediante una adici6n
al mismo, en que se declaran exeluidos de 61 los foros.
Algunos sefiores Senadores y Diputados echaron de menos
en el C6digo las disposiciones transitorias que habian de deter-
minar, con regularidad y justicia, el paso de la antigua legisla-
ci6n A la nueva, de modo que 6sta no tuviera efecto retroactive,
y quedaran A salvo todos los derechos legitimamente adquiridos
bajo el anterior regimen juridico. La observaci6n de estos orado-
res era muy fundada. No bastaba decir en el articulo 1,976 que
las variaciones en la legislaci6n que perjudicaran derechos adqui-
ridos no tendrAn efecto retroactive, pues la definici6n y la deter-
minaci6n de estos derechos es hoy uno de los problems mis difi-
ciles de la ciencia de la legislaci6n.
Tal vez habria sido mejor hacer esto en una ley separada,
como se verific6 en Italia y en otros paises, donde, bien directa-
mente por el Poder Legislativo, bien por el Gobierno mediante
autorizaci6n constitutional, se dictaron estas disposiciones transi-
torias. Pero no habi6ndose dado, ni siquiera iniciado dicha ley,
y teniendo la Secci6n el encargo de hacer en el C6digo las en-
miendas y adiciones que creyese necesarias y convenientes, segfin
el resultado de la discusi6n habida en ambos Cuerpos Colegisla-
dores, se ha credo en el deber de establecer tambi6n las reglas,
segin las cuales deben aplicarse las nuevas disposiciones que va-
rien en algfin punto el derecho anteriormente constituido.
Dos sistemas podian seguirse para el desempefio de esta di-
ficil obra: uno, sefialar minuciosamente todas aquellas variacio-
nes, determinando en cada caso la aplicaci6n del derecho corres-
pondiente; otro, establecer reglas generals, aplicables A todos
los casos que puedan ocurrir de aquella especie. El primero de
estos sistemas daria lugar a un casuismo indefinido y tal vez defi-
ciente; el segundo responderia mejor A su objeto; pero, sobre ser
de dificil ejecuci6n, no daria un resultado tan comprensivo que
excluyera en absolute la necesidad de reglas especiales para casos
determinados.







Era, pues, necesario determinar cuales son las variaciones
de ley que perjudican derechos anteriormente adquiridos y que
no deben, por tanto, aplicarse con efecto retroactive. Para ello,
no basta decir que son aquellas disposiciones legales que privan
de la posesi6n actual de algin beneficio, interns 6 acci6n juridica;
pues si la existencia, efectividad 6 extension del derecho depen-
den de eventualidades independientes de la voluntad del que lo
posee, podrA este tener una esperanza, pero no un verdadero
dereeho adquirido. Por eso los herederos legitimos y los institui-
dos, asi como los legatarios de las personas que viven, no tienen
derecho alguno adquirido hasta la muerte de Astas, porque la exis-
tencia del que en lo future podrAn disfrutar, depend, ya de la
eventualidad de su propia muerte, ya de las vicisitudes de la
fortune 6 de la libre 6 variable voluntad de los testadores.
Fundada en estas consideraciones, la Comisi6n, que estima
peligrosa la definici6n abstract de los derechos adquiridos, ha
preferido desenvolver las doctrinas mas comfnmente admitidas
en algunas prescripciones generals y en una series de reglas con-
cretas, que puedan ofrecer soluci6n A los casos mis frecuentes y
servir de criterio en todos los analogos.
Lo primero que debia resolver era el punto de partida de los
dereehos, A fin de determinar cuales quedaban al amparo de la
legislaci6n antigua y cuales sometidos A la nueva. Y como todo
derecho nace necesariamente de un hecho voluntario 6 indepen-
diente de la humana voluntad, la fecha de este hecho, que puede
ser anterior 6 posterior A la promulgaci6n del C6digo, es la que
debe determinar la legislaci6n que ha de aplicarse al derecho que
de aquel hecho naciera. Ni es necesario que derecho originado
por un hecho ocurrido bajo la legislaci6n anterior se halle en
ejercicio para que merezca respeto, pues si existia legitimamente,
segfin la ley bajo la cual tuvo origen, si dependia solamente de
la voluntad del que lo poseyera ponerlo 6 no en ejercicio, es un
derecho tan adquirido como el que hubiera ya producido 6 estu-
viera produciendo su debido efeeto. Pero si se trata de un de-
recho nuevo, declarado por primer vez en el C6digo y no reco-
nocido por la legislaci6n anterior, debera regirse por el mismo
C6digo, aunque el hecho que lo origine hubiera tenido lugar bajo
aquella legislaci6n, A menos que perjudique A otro derecho ad-
quirido bajo la misma; porque en este caso es mas digno de res-
peto el que va A sufrir el dafio que el que va A recibir un beneficio
gratuito.
Establecido este principio en la regla 1.a, no se podri hacer
novedad alguna en el estado legal de las madres que, siendo viu-
das y ejerciendo la patria potestad, hubiesen contraido nuevo
matrimonio antes de regir el C6digo, aunque este prive de aquel
derecho A las madres viudas que se casen despubs. Por igual ra-
z6n, las incapacidades para heredar, asi absolutas como relatives,
deberan califiacrse con arreglo A la legislaci6n vigente A la muer-
te del testador 6 causante de la hereneia. Por id4ntico motive, y
conform A la misma regla 1.*, no debera entenderse que ban per-







dido el beneficio de la restituei6n in integrum las personas que lo
tuvieran por la legislaci6n anterior, cuando el hecho que haya
oeasionado el perjuicio que deba repararse hubiera tenido lugar
bajo aquel regimen; y s61o cuando hubiese ocurrido despues, de-
beran aplicarse las disposiciones del capitulo 5.*, titulo 2.', libro
IV del 06digo. De la misma regla 1.a emana la 7.*, que no per-
mite A los padres, madres y abuelos retirar las fianzas que tengan
constituidas por la curatela que se hallen ejerciendo de sus des-
cendientes. Esta garantia es un derecho adquirido por los me-
nores 6 incapacitados, del cual no se les puede privar sin injusti-
cia, aunque la nueva ley dispense para lo suoesivo de la obligaci6n
de afianzar A las personas anteriormente nombradas, cuando las
llama A la tutela de sus descendientes.
De esta regla general se derivan otras varias, que la Secci6n
ha consignado tambi6n, aunque sea por via de ejemplo. Asi, pues,
conforme A la regla 2.a, los actos y contratos celebrados bajo el
regimen de la legislaci6n anterior, que fueran validos segin ella,
deben serlo tambi6n despu6s de promulgado el C6digo, aunque
con las limitaciones, en cuanto A su ejecuci6n, establecidas en las
disposiciones transitorias. Por eso deben valer los testamentos
otorgados bajo aquella legislaci6n, con arreglo A la misma, est6n
6 no otorgados en forma autorizada despu6s. Por eso serin vAli-
dos, aunque el C6digo no los permit, siempre que procedan del
tiempo en que regian las leyes que los autorizaban, los testamen-
tos, maneomunados, los poderes para testar, las memories testa-
mentarias, las clAusulas lamadas ad cautelam y los fideicomisos
en que el testador encarga al fiduciario dar A sus bienes un destino
desconocido. Lo que no podri hacerse es alterarlos ni modifi-
carlos en manera alguna despu6s de regir el C6digo, sino tes-
tando con areglo al mismo, porque lo que pudo hacerse legitima-
mente bajo el regimen anterior, no es licito repetirlo bajo el nuevo
regimen.
Por efecto de la misma regla 2.a, no podri alterarse el estado
legal en que se hallen los que, por paeto anterior A la promulga-
ci6n del C6digo, est6n dando 6 recibiendo alimentos; ni el hijo
adoptado bajo la legislaci6n anterior habrA perdido su derecho A
heredar abintestato al padre adoptante, aunque el C6digo no re-
conozca este dereeho A los adoptados despu6s. En el mismo caso
se hallan las reglas que determinan la colaci6n de las dotes y las
donaciones de cualquiera especie otorgadas bajo el regimen an-
terior en todo aquello en que difieran de las consignadas en el
C6digo. Tambi6n es conseeuencia de la misma regla 2.a la 6.a, que
permit al padre continuar disfrutando los derechos que se haya
reservado sobre los bienes adventicios del hijo, A quien hubiese
emancipado con esta condici6n. Todos estos derechos, como ori-
ginados de paetos 6 convenios eelebrados bajo la legislaci6n pre-
cedente, son dignos del mayor respeto, aunque el C6digo no lo
reconozea 6 lo estime de modo divers. En el mismo caso se ha-
llarin cualesquiera otros derechos nacidos de contratos licitos en
su tiempo, aunque no sean permitidos despuns.







Por lo mismo que deben respetarse y surtir su efecto los de-
rechos nacidos de hechos pasados bajo la legislaci6n anterior, los
que, segin esta, no producian penalidad civil 6 p6rdida de dere-
chos y se ejecutaron en aquella 6poca, no deberin producirla
aunque el C6digo despubs la establezca. En este caso podrAn ha-
llarse los matrimonios contraidos antes, sin la licencia 6 el consejo
de quien correspond.
Pero si es just respetar los derechos adquiridos bajo la le-
gislaci6n anterior, aunque no hayan sido ejercitados, ninguna
consideraci6n de justicia exige que su jercicio posterior, su du-
raci6n y los procedimientos para hacerlos valer, se eximan de los
preceptos del C6digo. Todas estas disposiciones tienen caracter
adjetivo, y sabido es que las leyes de esta especie pueden tener
efecto retroactive. Asi, pues, segfn la regla 4.a, los derechos ad-
quiridos y no ejercitados todavia cuando el C6digo empez6 A
regir, deberAn hacerse valer por los procedimientos en el mismo
establecidos, y s6lo cuando 6stos se hallen pendientes en dicha
6poca, podran optar los interesados por ellos 6 por los nuevos.
Consecuencia es tambien de esta regla a 8., que mantiene
en su cargo A los tutores y curadores nombrados antes de regir el
C6digo y a los poseedores y administradores interinos de bienes
de ausentes, pero sometiendolos, en cuanto A su ejercicio, A la
nueva legislaci6n.
Tambien emana de la misma regla 2.a lo dispuesto en la 9.a,
que manda constituir, bajo el regimen de la legislaci6n anterior,
las tutelas y curatelas cuya constituci6n este pendiente de la re-
soluci6n de los Tribunales; pero entendidndose esto sin perjuicio
de que los curadores ya en ejercciio tomen el nombre generico de
tutores, y de que todos ellos se sometan. en cuanto al desempefio
de su cargo, A las disposiciones del C6digo.
De la regla 2.a procede igualmente la 11.a, que manda sigan
su curso los expedientes de adopci6n, emancipaci6n voluntaria y
dispensa de ley, pendientes ante el Gobierno y los Tribunales.
Pero el rigor de la regla fundamental en esta material, 6 sea
la de tender a la legislaci6n vigente al tiempo de adquirirse el
derecho, exige tambien ciertas excepciones, aunque de corta tras-
cendencia. Los efectos de la patria potestad respect A los bienes
de los hijos, segfin el C6digo, no siempre convienen con los mis-
mos efectos segin la legislaci6n anterior. En su consecuencia,
aquello en que difiera deberi- regirse por dicha legislaci6n, cuan-
do los padres estuvieren, conforme A ella, ejerciendo su potestad.
Pero la patria potestad en el modern derecho no tiene, ni ha
tenido A los ojos de los autores del C6digo, el sentido que le di6
la legislaci6n romana. Concedese A los padres el poder tuitivo A
que se llama patria potestad, no para su personal provecho, sino
para el mAs facil cumplimiento de los altos deberes que la na-
turaleza y la Ley les impone respect A sus hijos. A este fin se
encaminan, de un lado, el reconocimiento de la autoridad pater-
na, y de otro, el disfrute y administraci6n de los peculios. Por lo
mismo, s61o se pueden mantener y asegurar al padre estas fa-







cultades, en cuanto subsistan los deberes para cuyo cumplimien-
to fueron otorgadas. Si, pues, los hijos, al salir de la patria po-
testad prefieren vivir bajo la autoridad y en el domicilio de sus
padres y seguir, como en tales casos es persumible, la direcci6n y
los consejos de 6stos, parece natural que subsistan la administra-
ci6n y el usufructo de los peculios por todo el tiempo que la an-
terior legislaci6n los mantenia. No sera entonces el legislator,
sino la voluntad ticita del hijo, quien prorrogue la autoridad y
las facultades paternas. Y por la misma raz6n, desde que el hijo
mayor de veintitres afios salga de la casa de su padre cesarA la
presunci6n en que descansa la regla 5.1 y con ella los derechos de
administraci6n y susufructo que al padre correspondent sobre los
bienes del peculio.
Pero cuando los derechos del padre procedan de un acto su-
yo, legitimo y voluntario, otorgado con condiciones reciprocas,
bajo el antiguo regimen juridico, la justicia manda respetarlo y
mantenerlo, sin limitaci6n alguna. Asi, el padre que volunta-
riamente hubiese emancipado a un hijo, reservandose algin de-
recho sobre sus bienes adventicios, podra continuar disfrutan-
dolo hasta el tiempo en que el hijo deberia salir de la patria po-
testad, seg6n la legislaci6n anterior.
Tambien tiene caricter en cierto modo exceptional del prin-
cipio que domina en esta material, la regla 10.', que establece cier-
tas restrieeiones a la introducci6n inmediata del consejo de fa-
milia cuando la tutela estaba ya constituida 6 constituyendose al
empezar a regir el C6digo. Siendo esta nueva instituci6n ente-
ramente desconocida en Espafia, su establecimiento require
temperamentos de lentitud y prudencia, si no ha de comprometer-
se su exito. Por eso, aunque el C6digo, legislando para lo por.
venir, dispone que los Jueees y Fiscales municipales procedan de
oficio al nombramiento del consejo de familiar si supieren que hay
en su territorio alguna persona sujeta A tutela, la Secci6n en-
tiende que este precepto no es applicable sino A los menores 6 inca-
pacitados cuya tutela no estuviese definitivamente constituida al
empezar a regir el C6digo, sin perjuicio de que, tanto en este caso
como en el de estar funcionando el tutor, deberA nombrarse el
consejo cuando lo solicite persona interesada, y siempre que de-
ba ejecutarse alg6n acto que requiera su intervenci6n. Mientras
no vaya entrando en las costumbres la nueva instituci6n, la ini-
ciativa fiscal para promover su uso podria mas bien perjudicarla
que favorecerla. Por la misma raz6n, cuando la tutela estuviese
ya constituida bajo el regimen de la legislaci6n anterior, no se de-
berA proceder al nombramiento del consejo sino A instancias de
cualquiera de las personas que tengan derecho a former parte de
6l, 6 de tutor; y seguramente no faltaran estas instaneias, siendo
tantos los casos en que los actos del menor 6 de la administraci6n
de su patrimonio no pueden verificarse legalmente sin la inter-
venci6n del consejo de familiar. A estos casos, mAs que a la es-
pontanea acci6n fiscal, se deberfn con el tiempo la realidad y la
practica de la nueva instituci6n.







Algo de exceptional ofrece tambi6n la regla 12.* la cual, des-
pu6s de prescribir que los derechos a la herencia de los falleei-
dos, con testamentos 6 sin 61, antes de estar en vigor el C6digo,
se rijan por la legislaci6n anterior, y que la de los fallecidos des-
pu6s se reparta y adjudique eon arreglo A aquil, dispone que se
respeten las legitimas, las mejoras y los legados, pero reduciendo
su cuantia, si de otro modo no se pudiese dar A cada participe en
la herencia lo que le correspond segin la nueva ley. La legisla-
ei6n anterior no reconocia porci6n legitima A los e6nyuges ni a
los hijos naturales, como lo hace la vigente, ni permitia al padre
disponer libremente del tercio de su haber. El que hizo testa-
mento valido bajo el regimen de aquella legislaci6n, no pudo dis-
poner, teniendo hijos, mAs que del quinto de sus bienes, ni me-
jorar A cualquiera de aqu6llos en mAs del tercio de 6stos. Pero si
muri6 despu6s, rigiendo el C6digo, como por raz6n del tiempo
en que ha ocurrido su muerte resultarA aumentada la parte dis-
ponible del testador y reducida por tanto la legitima y acrecen-
tadas en su easo las mejoras, el testamento habra de cumplirse re-
duciendo 6 aumentando las poreiones hereditarias, si asi fuere
necesario, para que todos los participes forzosos en la herencia,
segin el nuevo dereeho, reciban lo que les correspond conforme
al mismo.
Aunque la Secci6n ha buseado detenidamente en el C6digo
todos los easos de conflict que puedan ocurrir entire sus disposi-
ciones y las del antiguo derecho, y cree que todos los conocidos
podrAn resolverse por las reglas transitorias que quedan expues-
tas, le ha parecido convenient prever otros casos, que puedan
ocurrir en la prActica y no se hallen directamente comprendidos
en aqu6llas. Si esto ocurriese, toca a los Tribunales decidir lo que
A su juicio correspond, pero no A su libre arbitrio, sino aplican-
do, segun la regla 13.", los principios que sirven de fundamento
A las demas transitorias.
Fuera de las enmiendas y adiciones que quedan indicadas,
nada mas ha tenido que hacer la Secci6n, sino algunas correccio-
nes de estilo, 6 de erratas de imprenta 6 de copia, cometidas en la
primer edici6n del C6digo. Ficil serA advertirlas comparando
los textos adjuntos con los publicados, y asi se verA que sus dife-
rencias son tan poco importantes y sus motives tan evidentes, que
no es necesario lamar la atenci6n sobre ellas.
Expuestas las consideraciones que preceden, y dado A cono-
cer en ellas lo que principalmente merece notarse en los trabajos
A que se refieren y en el espiritu que los ha animado, cree la Sec-
ci6n deber dar aqui por terminado el eneargo recibido.
Dios guard A V. E. muchos afios. Madrid, 30 de Junio de
1889.-MAN~ EL ALONSO MARTINEZ, President; FRANCISCO DE
C1RDENAS, SALVADOR DE ALBACETE, GERMAN GAMAZO, HnILAIO DE
IG6N, SANTOS DE ISASA, JosE MARIA MANRESA, Vocales; EDUARDO
GARCIA GOYENA, Vocal auxiliar.-Exemo. Sr. Ministro de Gra-
cia y Justicia.
















CODIGO CIVIL


TITULO PRELIMNAR.

DE LAS LEYES, DE SUS EFECTOS Y DE LAS REGLAS GENERALS
PARA SU APLICACI6N.

Articulo 1.0 (sUstituido).-Las leyes regirfn en Cuba A los
veinte dias de su promulgaci6n, si en ellas no se dispusiere otra
cosa. (1)
Se entiende hecha la promulgaci6n el dia en que termine la
inserei6n de la ley en la Gaceta Oficial de la Repiblica. (2)
Art. 2.-La ignorancia de las leyes no excuse de su cum-
plimiento.
(1) Puede decirse que el C6digo que se hizo extensive A Cuba no tenia
articulo primero, puesto que el de ese cuerpo legal decia asi: "Las leyes
obligarAn en la Peninsula, Islas adyacentes y territories de Africa sujetos
A la legislacidn peninsular, A los veinte dias de su promulgaci6n, si en ellas
no se dispusiese otra cosa".-'"Se entiende hecha la promulgaei6n el dia
en que termine la inserei6n de la ley en la Gaceta".
Al haseree extensive A Ultramar el C6digo, por R. D. de 31 de Julio
de 1889, se subsan6 la omisi6n, disponi6ndose en el articulo 3.* que "En
armonia con lo dispuesto en el articulo 1." del mismo C6digo, las leyes regirAn
en las provincial de Ultramar A los veinte dias de sn promulgaci6n, enten-
di6ndose 6sta hecha el dia en que termine an inserci6n en los peri6dieos of-
ciales de las islas". En vista de este precepto y teniendo en euenta lo dis-
puesto en el articulo primero del C6digo que en el mismo se eita, hemos
redactado la disposici6n que vino A sustituir aqu61, en la forma en que
siempre se entendi6 qne regia.
(2) Al promulgarse el C6digo en Cuba, el peri6dico official de la Isla
era la Gaceta de la Habaa. Preseindiendo de datos hist6ricos sobre el
origen de este periadico, haremos constar, solamente, que su publicaci6n fu6
autorizada por B. O. de 3 de Noviembre de 1847, para que se insertaran en
61 noticias y avisos de todas classes, inclusos los ofeiales; por otra B. O. de
17 de Noviembre de 1847 se le concedi6 el titalo de Oficial del Gobierso y el
privilegio de insertarse en 61, antes que en los demAs papeles, los asantos de
oficio; por R. O. de 8 de Noviembre de 1858 y otras, reiteradas expresa-
mente en la de 3 de Mayo de 1866, se declar6 que el dieho peri6dieo era el
dnico ofieial de la Isla, en todos los ramos de la Administraes6n; earaeter
que conserv6 durante la soberania espafiola, en virtud de repetidas disposi-
ciones, y en los fltimos tiempos por un contrato celebrado entire el Gobierno
y su propietario. Al cesar la sobernia de Epafia, el Gobierno military de
los Estados Unidos le otorg6 el mismo caseter ofieial por la Orden nfme-
ro 11, de 3 de Enero de 1899, reiterAndoselo, con la ealiieaei6n de exelusivo,
por la ntmero 31, de 31 de Mayo del mismo afio. Despun del advenimiento









Art. 3.-Las leyes no tendrAn efecto retroactive, si no dis-
pusieren lo contrario. (8)
Art. 4.-Son nulos los actos ejecutados contra lo dispuesto
en la ley, salvo los casos en que la misma ley ordene su validez.
Los derechos concedidos por las leyes son renunciables, A no
ser esta renuncia contra el interns 6 el orden pfibiico, 6 en per-
juicio de tercero.
Art. 5.--Las leyes s61o se derogan por otras leyes posterio-
res, y no prevalecerA contra su observancia el desuso, ni la cos-
tumbre 6 la practice en contrario. (4)
Art. 6.--E1 Tribunal que rehuse fallar A pretexto de silen-
cio, obscuridad 6 insuficiencia de las leyes, incurrirA en respon-
sabilidad. (5)
de la Repfiblica, el Presidente, por Decreto de 20 de Mayo de 1902, man-
tuvo, provisionalmente, el car&cter official que dioho peri6dico habia tenido
hasta entonces.
Por el articulo segundo del R. D. de 1.0 de Octubre de 1856 se dispuso
que se publicaran en los peri6dicos oficiales de las provincial de Ultramar
todas las Reales cedulas, Reales decretos 6 Reales 6rdenes y demAs disposi-
ciones de caricter general en el orden judicial, econ6mico 6 administrative
referentes a la gobernaci6n ultramarina.
iPor decreto del Presidente de la Repfblica de 30 de Junio de 1902 se
dispuso la publicaei6n de un peri6dico denominado Gaceta Oficial de la
Repdblica de Cuba, en el cual deben insertarse las leyes, decretos, sentencias
del Tribunal Supremo y demis disposiciones de caricter general. Al crearse
este peri6dico, cuya publicaei6n empez6 en primero de Julio de 1902, dej6
de publicarse la Gaceta de la Habana. La Gaceta de la Repiblica esta bajo
la direcci6n de la Secretaria de Gobernaei6n, y al presented se edits por
subasta.
(3) El articulo 12 de la Constituei6n dispone que: "Ninguna ley ten-
dra efecto retroactive, except las penales, cuando sean favorables al reo".
(4) Es possible que en la prictica este articulo result modificado. en
cuanto 6 los efectos de las leyes, por el inciso cuarto del articulo 84 de la
Constituci6n, que autoriza al Tribunal Supremo a "decidir sobre la consti-
tucionalidad de las leyes, decretos y reglamentos, cuando fuese objeto de
controversial entire parties Aunque ha habido algunos casos en que se ha
planteado esta cuesti6n, hasta el present no ha surgido aquella 6 que hemos
aludido, y, por consiguiente, no es prudent anticipar opinion, m6s propia
de un comentario razonado, que de simples notas, como son 4stas.
Relacionado con esta material de la eficacia de las leyes y con el pre-
cepto constitutional citado, es de tenerse en cuenta el artieulo 37 de la
misma Constituci6n, que dice: "Las leyes que regulen el ejercicio de los
dereehos que esta Constituci6n garantiza, serdan nulas si los disminuyen,
restringen 6 adulteran". Tambi6n debe tenerse present el articulo 13 de
la Constituci6n, que .dice: "Las obligaciones de car6cter civil que nazean
de los contratos 6 de otros actos i omisiones que las produzean, no podran
ser alterados por el Poder Legislativo, ni por el Ejecutivo". No obstante
estos preceptos, ellos por si solos no pueden impedir la aplicaci6n de una
ley debidamente promulgada y vigente, interin no pierda su eficacia 6 no sea
derogada.
(5) Art. 363 del C6digo Penal: "El Juez que se negase 6 juzgar so
pretexto de oscuridad, insuficiencia 6 sileneio de la ley, sera caEtigado con la
pena de suspension."
La pena de suspension de cargo pfiblico es una pena correctional (ar-
ticulo 24, C6digo Penal); dura de un mes y un dia A seis aflos (artieulo 27)
y produce el efecto de inhabilitar al penado pars el ejereicio del cargo y
para obtener otro de funciones anAlogas por el tiempo de la conroena. (Ar-
ticulo 36).








Cuando no haya ley exactamente aplicable al punto contro-
vertido, se aplicarh la costumbre del lugar y, en su defect, los
principios generals del derecho.
Art. 7.-Si en las leyes se habla de meses, dias 6 noches, se
entenderA que los meses son de treinta dias, los dias de veinti-
cuatro horas, y las noches desde que se pone hasta que sale
el sol. (')
Si los meses se determinan por sus nombres, se computarin
por los dias que respectivamente tengan.
Art. 8.0-Las leyes penales, las de policia y las de seguridad
p6blica, obligan a todos los que habiten en territorio cubano. (7)
Art. 9.-Las leyes relatives A los derechos y deberes de fa-
milia, 6 al estado, condici6n y capacidad legal de las personas,
obligan A los cubanos aunque residan en pais extranjero.

(6) Respecto de este articulo, el Tribunal Supremo de Espafia ha de-
clarado que es de aplicaci6n general, cualquiera que sea la material de la
ley; y, por consiguiente, la Sala de lo Criminal, en sentencia de 6 de Abril
de 1895, al resolver sobre preseripei6n de un delito de injuries, declare que,
entendiendose los meses legales de treinta dias, desde el 20 de Octubre de
1892 al 20 de Abril de 1893 habian deeursado seis meses y cuatro dias.
La Sala de lo Civil del mismo Tribunal ha aplicado en igual sentido
este precepto 6 la ley procesal, y resolviendo un recurso contra un laudo
dictado por amigables componedores, en su sentencia de 24 de Octubre de
1903, ha declarado que un plazo de un mes que debi6 empezar A contarse el
25 de Marzo venei6 el 23 de Abril signiente (6 sea A los treinta dias).
No tenemos conocimiento de que en el Tribunal Supremo de Cuba se
haya presentado easo alguno con relaci6n A este articulo del C6digo; pero
si se ha presentado con refereneia al 94 de la ley de lo Contencioso Adminis-
trativo, id6ntico A aqu6l, puesto que dice asi: "Los plazos que esta ley
sefiala por meses, se contarin por meses enters, sin tomar en cuenta el nd-
mero de dias de que se compongan, ni los feriados, y los meses se entende-
ran de treinta dias". Y aeerca de la inteligeneia de este artieillo. el dicho
Tribunal ha establecido, en auto de 23 de Marzo de 1907, la doctrina, rei-
terada en resoluciones posteriores, de que el mes legal no es otra cosa que
un lapso de tiempo que comprende treinta dias naturales; asi se desprende
claramente del auto citado, en el que se dice: que el trmino de tres meses
que fija el articulo 7. de la ley de lo Conteneioso Administrative para la
interposici6n del reeureo, "equivale A noventa dias naturales".
(7) Articulo 11 de la Constituci6n: "Todos los cubanos son iguales
ante la ley. La Repdbliea no reconoce fueros ni privilegios personales".
Articulo 10, inciso 4.*, de la misma: "Los extranjeros residents en el
territorio de la Repfbliea se equiparan A los cubanos "en euanto A la obli-
gaci6n de observer y eumplir las leyes, decretos, reglamentos y demas dis-
posieiones que esten en vigor en la Repdblica".
El articulo 41 de la ley de extranjeria de 1870, vigente en la actualidad,
dispone que los extranjeros estan sujetos A las leyes y tribunales de Cuba
por los delitos que cometan en este pais; el 42 los declara tambi6n sometidos
A diehas leyes y tribunales en todas las demands que per ellos 6 contra
ellos se entablen para el cumplimiento de las obligaciones contraidas dentro
6 fuera de Cuba (la ley, como es natural, dada su feeha, dice Espaia) A
favor de eubanos 6 que versen sobre propiedad 6 posesi6n de bienes existen-
tes en territorio eubano; eonforme al 43, nuestros tribunales son competentes
para conocer de las demands entire extranjeros, que ante ellos se entablen
y que versen sobre obligaeiones contraidas 6 cumplideras en Cuba.
Con estos preceptos coneuerdan los articulos 51 y 70 de la Ley de En-
juiciamiento Civil.









Art. 10.-Los bienes muebles estan sujetos A la ley de la
naci6n del propietario; los bienes inmuebles, A las leyes del pais
en que estan sitos.
Sin embargo, las sucesiones legitimas y las testamentarias,
asi respeeto al orden de suceder como A la cuantia de los dere-
chos sucesorios y a la validez intrinseca de sus disposiciones, se
regularan por la ley national de la persona de cuya sucesi6n se
trate, cualesquiera que sean la naturaleza de los bienes y el pais
en que se encuentren. (8)
Art. 11.-Las formas y solemnidades de los contratos, tes-
tamentos y demAs instruments pfblicos, se rigen por las leyes
del pais en que se otorguen.
Cuando los actos referidos sean autorizados por funciona-
rios diplomaticos 6 consulares de Cuba en el extranjero, se ob-
servaran en su otorgamiento las solemnidades establecidas por
las leyes cubanas.
No obstante lo dispuesto en este articulo y en el anterior,
las leyes prohibitivas concernientes a las personas, sus actos 6
sus bienes, y las que tienen por objeto el orden pfblico y las bue-
nas costumbres, no quedaran sin efecto por leyes 6 sentencias
dictadas, ni por disposiciones 6 convenciones acordadas en pais
extranjero.
Arts. 12, 13, 14 y 15 (inaplicables en Cuba). (0)
Art. 16.-En las materials que se rijan por leyes especiales,
la deficiencia de 6stas se suplira por las disposiciones de este
C6digo.
















(8) Este articulo terminaba con un pirrafo referente & los vizcainos,
que no tiene raz6n de ser en un C6digo de Cuba, ya independiente de Es-
paia, porque cuando sea necesaria su aplicaci6n, 6sta habri de hacerse a
titulo de legislaci6n extranjera.
(9) Los articulos 12, 13, 14 y 15 regulan la aplicaci6n de las leyes
en las provincial espaiolas de regimen forsl, y, por consiguiente, estin de
mis en un C6digo de Cuba; respect de sa possible aplicaci6n, reprodueimos
lo dicho en la nota anterior.
















LIBRO PRIMERO.

DE LAS PERSONAS.

TITULO I. (10)

DE LOS CUBANOS Y EXTRANJEROS.

Art. 17 (sustituido).- (1) La condici6n de cubano se ad-
quiere por naeimiento 6 por naturalizaci6n (art. 4. de la Consti-
tuci6n.)
Son cubanos por nacimiento:
1.0 Los nacidos, dentro 6 fuera de territorio de la Rep6-
blica, de padres cubanos. (12)

(10) Los articulos de este titulo del C6digo espalol fueron redaeta-
dos conform 4 la base segunda de las dictadas para la redaeei6n del C6-
digo, ajustAndose a los preceptos constitueionales de aquella naci6n; per
consiguiente, casi todos ellos ban sido sustituidos por los de la Constituei6n
cubans, y, por tanto, en cads articulo hemoe insertado el precept equiva-
lente que rige en Cuba, meneionAndolo expresamente.
(11) El articulo 17 del C6digo espafiol comprende en euatro pr-rafos
numerados la determinaci6n de qui6nes son espaioles, tanto por naeimiento,
cuanto por naturalizaci6n, reprodueiendo literalmente lo quo respect de ese
particular consign el articulo 1. de la Constituei6n de la Monarquia. Ests
material, A la que la Constituei6n espafiola dediea part de un articulo, es en
la nuestra objeto de tres: el 4.*, el 5. y el 6., que se insertan en el texto.
(12) Articulo 2.* de la Constituei6n: "Componen el territorio de la
Repdblica, la Isla de Cuba, asi eomo las islas y cayos adyaeentes que con ella
estaban bajo la soberania de Espafia, hasta la ratificaci6n del Tratado de
Paris de 10 de Dieiembre de 1898".
Articulo 6." del Ap6ndice de la Constitaei6n: "La Isla de Pinos queda
omitida de los limited de Cuba propuestos por la Constitnei6n, dejAndose
para un future tratado la fijaci6n de so perteneneia".
Las relaciones entire Cuba y los Estados Unidos establecidas en el
Ap6ndiee & la Constituai6n, antes meneionado, se redujeron 6 un tratado
centre las dos naciones celebrado en 22 de Mayo de 1903, eanjeindose sus
ratiflcaeiones en Washington el primero de Julio de 1904. En el articulo VI
de ese tratado e reproduce literalmente el del mismo ndmero del Ap6ndice
constitutional. El tratado a que aluden esos artieulos no so ha formalizado
adn (Diciembre de 1908); pero, no obstante, la isla de Pinos de facto es te-
rritorio cubano, segdn 1o declarado por el Gobernador Militar de Cuba en
nombre del Presidente de los Estados Unidos en 20 de Mayo de 1902, al
traspasar el Gobierno de Cuba al Presidente de esta .epdbliea, quien ex-
presamente aeept6 esa declarsei6n, y conform & ella la isla de Pinos de-
pende de las autoridades cubanas y se rige por las leyes de Cuba.
















LIBRO PRIMERO.

DE LAS PERSONAS.

TITULO I. (10)

DE LOS CUBANOS Y EXTRANJEROS.

Art. 17 (sustituido).- (1) La condici6n de cubano se ad-
quiere por naeimiento 6 por naturalizaci6n (art. 4. de la Consti-
tuci6n.)
Son cubanos por nacimiento:
1.0 Los nacidos, dentro 6 fuera de territorio de la Rep6-
blica, de padres cubanos. (12)

(10) Los articulos de este titulo del C6digo espalol fueron redaeta-
dos conform 4 la base segunda de las dictadas para la redaeei6n del C6-
digo, ajustAndose a los preceptos constitueionales de aquella naci6n; per
consiguiente, casi todos ellos ban sido sustituidos por los de la Constituei6n
cubans, y, por tanto, en cads articulo hemoe insertado el precept equiva-
lente que rige en Cuba, meneionAndolo expresamente.
(11) El articulo 17 del C6digo espafiol comprende en euatro pr-rafos
numerados la determinaci6n de qui6nes son espaioles, tanto por naeimiento,
cuanto por naturalizaci6n, reprodueiendo literalmente lo quo respect de ese
particular consign el articulo 1. de la Constituei6n de la Monarquia. Ests
material, A la que la Constituei6n espafiola dediea part de un articulo, es en
la nuestra objeto de tres: el 4.*, el 5. y el 6., que se insertan en el texto.
(12) Articulo 2.* de la Constituei6n: "Componen el territorio de la
Repdblica, la Isla de Cuba, asi eomo las islas y cayos adyaeentes que con ella
estaban bajo la soberania de Espafia, hasta la ratificaci6n del Tratado de
Paris de 10 de Dieiembre de 1898".
Articulo 6." del Ap6ndice de la Constitaei6n: "La Isla de Pinos queda
omitida de los limited de Cuba propuestos por la Constitnei6n, dejAndose
para un future tratado la fijaci6n de so perteneneia".
Las relaciones entire Cuba y los Estados Unidos establecidas en el
Ap6ndiee & la Constituai6n, antes meneionado, se redujeron 6 un tratado
centre las dos naciones celebrado en 22 de Mayo de 1903, eanjeindose sus
ratiflcaeiones en Washington el primero de Julio de 1904. En el articulo VI
de ese tratado e reproduce literalmente el del mismo ndmero del Ap6ndice
constitutional. El tratado a que aluden esos artieulos no so ha formalizado
adn (Diciembre de 1908); pero, no obstante, la isla de Pinos de facto es te-
rritorio cubano, segdn 1o declarado por el Gobernador Militar de Cuba en
nombre del Presidente de los Estados Unidos en 20 de Mayo de 1902, al
traspasar el Gobierno de Cuba al Presidente de esta .epdbliea, quien ex-
presamente aeept6 esa declarsei6n, y conform & ella la isla de Pinos de-
pende de las autoridades cubanas y se rige por las leyes de Cuba.








2.0 Los nacidos en el territorio de la Repfiblica de padres
extranjeros, siempre que, cumplida la mayor edad, reclamen su
inscripci6n, como cubanos, en el Registro correspondiente. (12)
3.0 Los nacidos en el extranjero de padres naturales de Cu-
ba que hayan perdido la nacionalidad cubana, siempre que, cum-
plida la mayor edad, reclamen su inscripci6n, como cubanos, en
el mismo Registro. (Art. 5.0 de la Constituci6n).
Son cubanos por naturalizaci6n:
1. Los extranjeros que, habiendo pertenecido al Ej6rcito
Libertador, reclamen la nacionalidad cubana dentro de los seis
meses siguientes A la promulgaci6n de esta Constituci6n. (")
2.0 Los extranjeros que, establecidos en Cuba antes del 1.
de Enero de 1899, hayan conservado su domicilio despu6s de di-
cha fecha; siempre que reelamen la nacionalidad cubana dentro
de los seis meses siguientes A la promulgaci6n de esta Constitu-
ci6n, 6, si fueren menores, dentro de un plazo igual desde que al-
canzaren la mayoria de edad.
3. Los extranjeros que, despubs de cinco afios de residen-
cia en el territorio de la Repfblica, y no menos de dos desde que
declared su intenci6n de adquirir la nacionalidad cubana, obten-
gan carta de naturalizaci6n con arreglo A las leyes.
4.0 Los espaiioles residents en el territorio de Cuba el 11
de Abril de 1899 que no se hayan inscripto como tales espa-
fioles en el Registro correspondiente, hasta igual mes y dia
de 1900. (15)
IDel territorio national de Cuba hay que exeluir, aunque temporalmente,
la superficie de tierra y mar arrendada A los Estados Unidos en GuantAnamo
y Bahia Honda por el eonvenio de 16-23 de Febrero de 1903, cuyo artieu-
lo III dice: "Si bien los Estados Unidos reconocen, por su part, la conti-
nuaci6n de la soberania definitive de la Repfiblica de Cuba sobre las exten-
siones de tierra y agua arriba descritas, la Repibliea de Cuba consiente,
por su parte, en que, durante el period en que los Estados Unidos oeupen
dichas Areas, A tenor de las estipulaciones de este eonvenio, los Estados
Unidos ejerzan jurisdicci6n y sefiorio completos sobre dichas Areas", etc.
Por otro convenio de 2 de Julio de 1903, ratificado en Washington el 6 de
Oetubre del mismo afo, se reglament6 la ejecuci6n del anterior, y por el
articulo II se previene que el Area de terrenos arrendados A los Estados
Unidos serA deslindado, y sus limits mareados con preeisi6n por medio do-
cereas 6 vallados permanentes.
(13) Articulo 1.0 de la ley de 30 de Oetubre de 1902: Los aetos en
cuya virtud se adquiera, pierda 6 recupere la naeionalidad cubana, se harAn
constar por medio de inscripei6n en la seeei6n de eiudadania del Registro de
Estado Civil". V6ase el articulo 326 del Cddigo y su nota.
(14) La Constituei6n cubana fu6 promulgada por la orden del Go-
bernador Militar ndmero 181, de 1902, publicada conjuntamente con aqu6lla,
en Gaceta extraordinaria, el dia 20 de Mayo del citado aio, desde cuyo dia,
conforme A la mencionada orden, qued6 en vigor.
(15) La fecha de 11 de Abril de 1899 es la del eanje de las ratifica-
ciones del tratado de paz celebrado en Paris entire Espafia y los Estados.
Unidos en 10 de Dieiembre de 1898, y el Registro A que este articulo se
refiere es el que se estableei6 en Cuba, en la Seeretaria de Gobernaci6n, en








5. Los africanos que hayan sido esclavos en Cuba y los
emancipados comprendidos en el Art. 13 del Tratado de 28 de
Junio de 1835, celebrado entire Espafia e Inglaterra. (Art. 6.0
de la Constituei6n). (le)
Art. 18 (modificado).-Los hijos, mientras permanezcan
bajo la patria potestad, tienen la nacionalidad de sus padres. (17)

virtud de lo acordado en el articulo IX de dicho tratado, segin el coal, los
s6bditos espafioles naturales de la Peninsula residents en Cuba podian con-
tinuar en este pais, conservando su nacionalidad, si dentro de un afio, A
partir de la ratifleaei6n del tratado, hacian en una oficina del Registro la
declaraci6n de que deseaban conservar su dicha nacionalidad.
Aunque el tratado decia "naturales de la Peninsula" y en un principio
se sostuvo que s6lo 6stos tenian el derecho que el dicho convenio les con-
cedia, mias tarde se declare (v6ase la Gaceta de 12 de Diciembre de 1899)
que igual facultad tenian los naturales de las islas Baleares y Canarias.
(16) La eselavitud fu6 abolida en Cuba por la ley de 13 de Febrero
de 1880, pero los libertos quedaban sometidos A un patronato de sus anti-
guos duefos, establecido y regulado por dicha ley. Este patronato era una
semiesclavitud y qued6 abolido, antes del thrmino sefialado en la eitada ley,
por el R. D. de 7 de Octubre de 1886.
El articulo 13 del tratado entire Espafia e Inglaterra de fecha 28 de
Junio de 1835, dice asi: "Los negros que se hallen A bordo de un buque
detenido por un crucero y condenado por la comisi6n mixta, con arreglo a lo
dispuesto en este tratado, quedaran A disposici6n del gobierno cuyo erneero
haya hecho la presa; pero en la inteligencia de que no s61o habrAn de po-
nerse inmediatamente en libertad y conservarse en ella, saliendo de ello
garante el gobierno A que hayan side entregados, sino que deberk 6ste sumi-
nistrar las noticias y datos mas cabales acerca del estado y eondici6n de los
negros, siempre que sea requerido por la otra parte contratante", etc.
De aeuerdo con este articulo, que en su letra s61o comprende A los negros
que se encontrasen A bordo de los barcos apresados, se dispuso en el primero
de la Ordenanza general de emancipados, aprobada por R. O. de 6 de Agosto
de 1855, que: "quedan declarados libres los negros aprehendidos que se
introdujeren 6 trataren de introdueirse en la isla de Cuba, en contravenci6n
de los referidos tratados." (De 1817 y 1835).
(17) El articulo 18 del C6digo espafiol dice asi: "Los hijos, mien-
tras permanezean bajo la patria potestad, tienen la nacionalidad de sus
padres".-"Para que los nacidos de padres extranjeros en territorio espafiol
puedan gozar del beneficio que les otorga el ndmero primero del articulo 17
(el de ser espafioles por haber naeido en territorio espaiol) sera requisite
indispensable que los padres manifiesten en la manera y ante los funciona-
rios expresados en el articulo 19, que optan, A nombre de sus hijos, por la
nacionalidad espaiola, renuneiando A today otra".
Hemos eliminado del texto el pArrafo segundo de este articulo, porque
conteniendo un precepto de referencia A otro articulo del C6digo espafiol
que es reproducci6n de un preeepto constitocional de aquella naci6n, que ha
sido sustituido por otro distinto en la Constituei6n eubana, entendemos que
no tiene aplicaei6n en Cuba. Dados los t6rminos express del inciso segundo
del articulo 5. de nuestra Constitnci6n, ereemos que el hijo de extranjero
naeido en la Repiblica no obtiene la nacionalidad eubana sino por on aeto
personal, realizado en la oportunidad que dicho articulo sefiala, y que nadie,
ni aunque sean sus padres con ejereieio de patria potestad, puede ejereer 6
nombre de aqu6Hos el dereeho que 6 los mismos concede la Constituci6n.
Asi lo ha entendido la Seeretaria de Estado al evaeuar una consult del
C6nsul cubano en Barcelona, en 25 de Mayo de 1903. en la enal Ilega 8






42

Art. 19 (sustituido).- (18) Los actos en cuya virtud
se adquiera, pierda 6 recupere la nacionalidad cubana, se haran
constar por medio de inscripci6n en la Secci6n de ciudadania del
Registro del Estado Civil. (1)
Las personas comprendidas en los casos A que se refieren los
incisos 2. y 3. del articulo 5. de la Constituei6n y la 2.a de las
disposiciones transitorias (20) de 6sta, que residieren en el ex-

afirmar que este articulo qued6 sin vigor desde el cese de la soberania es-
paiola.
Hemos mantenido el parrafo primero, porque, ademas de no haber en-
contrado ninguna disposici6n que expresamente lo modifique 6 derogue, 6 im-
plicitamente lo contrarie, se ha estimado vigente en el pArrafo primero de
la Resoluci6n Presidencial de 24 de Oetubre de 1903, evacuando consult del
C6nsul cubano en Tampa.
(18) El articulo 19 del C6digo espafiol (v6ase la nota 19) determine
la oportunidad y la autoridad ante la cual.el nacido en territorio espafiol de
padres extranjeros puede hacer use del dereeho que, por sn nacimiento, le
concede la Constituci6n, de ser ciudadano espafiol. En cuanto A oportunidad,
el preeepto del C6digo espaiol ha sido sustituldo por el del ineiso segundo
del articulo 5.* de la Constituci6n cubana, que sin limitaei6n de tiempo
exije pars el ejereicio de ese dereeho s61o que el native haya eumplido la
mayor edad. Respeeto A la autoridad ante la eual debe hacer la reelama-
ei6n, hemos insertado en el texto, en sustituci6n del original, las disposieio-
nes de la ley de 30 de Octubre de 1902, aclarada, en lo possible, por notas.
(19) El articulo 19 del C6digo espafiol dispone que los hijos de ex-
tranjeros nacidos on Espafia, cuando residan en el territorio de dieha naei6n,
deben haeer la manifestaci6n A que estin obligados para disfrutar de la
nacionalidad ante el encargado del Begistro Civil del lugar en que tengan
su residencia. La ley cubana nada prev6 respeeto de aquellos que residan
en el territorio national; no obstante, tenemos entendido que, A semejanza de
lo que se verifica en los easos anAlogos previstos en los articulos 5.*, 6. y 7.*
de la ley del Registro Civil, la deelaraci6n se hace ante el eneargado del Re-
gistro del lugar en done el interesado reside.
Respect de la Secci6n de ciudadania, t6ngase en cnenta que, aunque
por el artieulo 4.0 del Reglamento, vigente, para la ejecuci6n de la ley del
Registro, modificado por la Orden 167, de 30 de Junio de 1901, dicha See-
ci6n s61o existia en la Secretaria de Justicia, A cargo de la Seecci6n de los
Registros y del Notariado, el Secretario de aquel departamento, por resolu-
ei6n de 29 de Octubre del mismo afo de 1901, circulada por el Jefe de la See-
ei6n A los jneces de primer instaneia en 31 de dicho mes, dispuso, para que
pudiera tener debido eumplimiento lo preseripto en la Ley Electoral (Orden
218, de 1901), se creara una Secci6n de eiudadania en los Registros & cargo
de los jueees municipals. 861o por refereneia conocemos esas resoluci6n
y circular, puesto que, A pesar de los esfuerzos que hemos heeho, no la hemos
encontrado, ni en la Gaceta, ni en ninguna otra coleeci6n de disposieiones
officials. No obstante, es eierto que existed, porque en los juagados se llevan
loe libros antes referidos, y la ley de 30 de Octubre de 1902 presupone que
en los dichos juzgados existed la repetida Seeci6n de eiudadania, que, segin
el Reglamento, no debla existir en ellos.
(20) Los incisos segundo y tercero del articulo 5. de la Constituci6n
me refleren, como puede verse en el texto (artieulo 17, suatituldo), A los
naeidos en Cuba de padres extranjeros y A los nacidos en el extranjero de
padres naturales de Cuba que hubieran perdido la nacionalidad eubana. La
segunda de las disposiciones transitorias se refiere A los nacidos en Cuba, 6
A los hijos de naturales de Cuba que, al tiempo de promulgarse la Constitu-
ei6n, fueren cindadanos de algin estado extranjero, los cuales, dice dicha
disposiei6n, no podrAn gozar de la nacionalidad cubana sin renuneiar previa
y expresamente la que tuvieren.








tranjero, ejercitarAn el derecho que aquillos le otorgan ante el
Agente Diplomitico 6 Consular de Cuba mis pr6ximo al lugar en
que resida. (Art. 1.0 de la ley de 30 de Octubre de 1902).
En los casos en que el nacimiento de los interesados, de sus
esposas 6 de sus hijos, hubiese sido inscripto en el Registro del
Estado Civil de esta Isla, 6 en el Registro A cargo de los Agentes
Diplomaticos 6 Consulares, la adquisici6n, p6rdida 6 recupera-
ci6n de la ciudadania cubana se hara por nota marginal en la ins-
cripei6n de nacimiento, A cuyo efeeto el eneargado del Registro
en que tenga lugar la adquisici6n, p6rdida 6 recuperaci6n men-
cionadas, remitira dentro del termino de quince dias, contados
desde el en que tuvo efeeto la adquisici6n, p6rdida 6 recuperaci6n,
certificado de 6stas al encargado del Registro en que consten los
nacimientos expresados. (Parrafo 3. del articulo 3. de la ley de
30 de Octubre de 1902).
Art. 20 (sustituido). La condici6n de cubano se
pierde: (21)
1.0 Por adquirir ciudadania extranjera.
2.0 Por admitir empleo i honors de otro Gobierno sin li-
cencia del Senado.
3.0 Por entrar al servicio de las armas de una naci6n ex-
tranjera sin la misma liceneia. (22)
4.0 Por residir el cubano naturalizado cinco afos continues
en el pais de su nacimiento, A no ser por raz6n de empleo 6 comi-
si6n del Gobierno de la Repfiblica. (Art. 7. de la Constituei6n).
Art. 21.-El cubano que pierda esta calidad por adquirir
naturaleza en pais extranjero, podri recobrarla volviendo A la
Repfblica, deelarando que tal es su voluntad ante el eneargado
del Registro Civil del domicilio que elija, para que haga la ins-

(21) El articulo 20 del C6digo espafol, que guard relaei6n con la
Constituci6n de Espaia, ha quedado desde luego sin aplicaei6n a Cuba, en
virtud del precepto constitutional, equivalent al mismo, que se insert en
el texto.
(22) La ley de 24 de Marzo de 1903 regular ls form en que ha de soli-
eitarse esa licencia. Dieha ley contiene cuatro articulos: el 1. dispone que
la solicited se dirija al Presidente del Senado y estableee la forms en que
ha de hacerse; el 2.0 los particulars que ha de contener dicha solicited, centre
los cuales se eneuentran que el postulante no desempefia cargo retribuido en
la Eepiblica, ni funei6n alguna de earAeter piblico, 6, si ejereiese uno (
otras, la protest de renuneiarlos; el 3. exceptuando del requisito antes
dieho A los Representantee Diplom6ticos 6 Agentes Consulares para admitir
empleos de la propia indole, de gobiernos extranjeros; pero exigiendo, en
ese caso, que, sin perjuieio de la autorizaci6n del Senado, la admisi6n del
empleo ha de ser tambi6n autorizada por el Poder Ejeeutivo; y el 4.* deeIara
que Is licencia del Senado no prejuzga la eoneesi6n del exequitur ni enal-
quier aeto 6 facultad anfloga del Poder Ejecutivo, relative al empleo 6 cargo
para que se haya eoneedido la licencia.






44

cripei6n correspondiente, y renunciando A la proteeci6n del pabe-
116n de aquel pais. (23)
Art. 22.-La mujer casada sigue la condici6n y nacionalidad
de su marido.
La cubana que casare con extranjero podrA, disuelto el ma-
trimonio, recobrar la nacionalidad cubana, llenando los requisitos
expresados en el articulo anterior. (24)
Art. 23 (modificado).-El cubano que pierde esta ealidad
por admitir empleo de otro Gobierno, 6 entrar al servicio de las
armas de una potencia extranjera sin licencia del Senado, no po-

(23) Este articulo estA copiado del C6digo espaiol, sin otra alteraci6n
que sustituir la palabra '"cubano" y "Repidbliea" A las de "espaiol" y
"Reino" que en aquel se encuentran. El C6digo espafiol, en sus artieulos
17, 18 y 19, determinaba quA personas tenian el earfeter de espafioles, de
acuerdo con la Constituci6n del Reino; teniendo en cuenta este anteeedente,
fdcil es sustituir los preceptos del C6digo espafiol con los de la Constituei6n
cubana. El C6digo tambien contiene disposiciones relatives a la forma de
adquirir la nacionalidad espafiola, y esos preceptos pueden tambi6n susti-
tuirse fAiilmente con los de nuestra ley de 30 de Octubre de 1902, y asi lo
hemos hecho en el texto. Pero donde existen verdaderas dificultades y dudas,
algunas insolubles, si s61o se atiende al texto de la ley, como se verA en las
notas que siguen, cs cuando se trata de la recuperaei6n de la ciudadania
cubana. La Constituci6n, respect A este particular, s6lo eontiene un pre-
cepto, el del articulo 8., que dice: "La condici6n de cubano podra reco-
brarse con arreglo A lo que prescriben las leyes". A qu6 leyes se refiereo
Indudablemente que A las que debieron dictarse por la Repibliea para
desenvolver y completar este precepto. Pero, es el caso, que la (inica Iey
dictada sobre nacionalidad es la citada, de 30 de Octubre de 1902, y aunque
en su articulo 1.0 se establece que los actos en cuya virtud se adquiera,
pierda 6 se recupere la nacionalidad cubana, deben haeerse constar en el
Registro Civil, es lo cierto que en sus disposieiones siguientes no eontiene
un solo precepto sobre recuperaci6n, sino todos sobre adquisici6n, enume-
rando taxativamente los easos que regular, lo cual, en buena regla de inter-
pretaci6n, no permit extenderla f otros distintos, como acertadamente ha
entendido la Seeretaria de Estado en su circular nfimero 2, de 30 de Di-
ciembre de 1902; por consiguiente, si no hay ley genuinamente national que
prevea el caso, debe acudirse A las otras leyes que, en virtud de la s6ptima
disposici6n transitoria de la Constituci6n, quedaron en vigor en Cuba, y,
por tanto, para el caso que nos ocupa debe apliearse, con las naturales
alteraciones hechas en el texto, el articulo 21 del C6digo espafiol, de que
venimos ocupindonos, y por eso no hemos vacilado en dejarlo alli en la
forma que lo hemos redactado. Esta opinion tiene en su apoyo la de la
Secretaria de Estado, que ha estimado vigente dieho articulo, entire otras
resoluciones, en sus consultas de 24 de Octubre de 1903, pArrafo cuarto, y 11
de Abril del mismo afo, en las euales expresamente meneiona dicho articulo
como vigente.
(24) La Secretaria de Estado, al resolver, en 11 de Abril de 1903, una
consult del C6nsul cubano en Barcelona, expresamente afirma "que las
viudas de extranjeros nacidas en Cuba que hayan eontraido su matrimonio
con posterioridad A la promulgaci6n de la Constituci6n, deben atenerse &
lo dispuesto en el articulo 22, en concordancia con el 21 del Cbdigo Civil".
Las que hubieren contraido su matrimonio con anterioridad las estima dicha
Seeretaria comprendidas en la segunda disposici6n transitoria de nuestra
Constituci6n, lo cual, A nuestro juicio, es indudable.








dr& recobrar la nacionalidad cubana sin obtener previamente ha-
bilitacidn del Senado. (25)
Art. 24 (sustituido).-Los nacidos en el extranjero de pa-
dres naturales de Cuba que hayan perdido la nacionalidad cuba-
na, adquirirAn 6sta siempre que, cumplida la mayor edad, reela-
men su inscripci6n, como cubanos, en el Registro correspondiente.
(Art. 5., nimero 3., de la Constituci6n). (26)
Art. 25 (sustituido).-Para ser inscriptas, como ciudadanos
cubanos, las personas comprendidas en los incisos segundo y ter-
cero del articulo sexto de la Constituci6n, deberan justificar ante
el eneargado del Registro Civil de su domicilio en Cuba, la resi-
dencia que exigen los mismos incisos, mediante document autin-
tico, 6 informaci6n testifical practicada en la forma establecida en
el articulo octavo de la present Ley. La declaratoria de inten-
ci6n, A que se contrae el inciso tercero del articulo sexto de la
Constituci6n, debera hacerse ante el encargado del Registro Civil

(25) Confesamos que hemos tenido que veneer fundados eserlipulos
para redactar este articulo en la form que lo hemos hecho y declaramos
paladinamente que no hay ley alguna que justifique esa redaeci6n, y si, A
pesar de ello, lo hemos hecho, ha sido s61o por no dejar en el texto un
vacio que en realidad existed en la legislaci6n, y guiandonos s6lo por razones
de 16gica. Este articulo 23 del C6digo espaiol dispone que el espafol que
haya perdido esta calidad por admitir empleo 6 entrar al servicio de las
armas en una naei6n extranjera sin licencia del Rey, no powder recobrar su
primitive nacionalidad sin obtener previamente la Real habilitaci6n. Con-
cuerda, pues, este artieulo con el 20, y 6ste tiene su equivalent en Cuba en
los apartados 2.0 y 3.V del 7.* de la Constituci6n. Segfn 6ste, se pierde la
nacionalidad cubana por admnitir empleo d honors 6 entrar al servicio de las
armas en una naci6n extranjera sin licencia del Senado. Es 16gieo, pues,
suponer que si la naeionalidad se pierde en Cuba en tales easos cuando no
se obtiene la licencia del Senado, y en Espafia cuando no se obtiene la del
Rey, para recuperar la nacionalidad, si en Espafia se necesita la rehabilita-
ci6n del Rey, en Cuba debe necesitarse la del Senado; pero esto no es
mis que 16gieo; no hay ley que lo disponga; la de 24 de Marzo de 1903,
extractada en la nota 22, nada dice A ese respect. La 16gica nos Ileva
basta establecer la entidad que pnede otorgar la rehabilitaci6n; pero no
puede avanzarse mAs; si para obtener la licencia se han determinado formas
y condiciones, en qu6 condiciones y en qu6 form puede obtenerse la
rehabilitaci6nt En este punto el sileneio de nuestra legislaci6n es absolute.
Siempre creimos que una de las primeras leyes que se dictara en Cub,
debia ser la de reform express y clara de este titulo primero del C6digo
Civil; porque la material del estatuto politico de los naturales v eiudaedanos
del pais es de suyo muy grave para dejarla indeterminada. OjalA que es-
tas ligeras observaciones sirvan de aviso, en su oportunidad, A los nuevos
legisladores.
(26) 1l texto espafiol dice: "El nacido en pais extranjero de padre
6 madre espafoles, que haya perdido la nacionalidad de Espafia por haberla
perdido sus padres, podra reeuperarla tambi6n Ilenando las condiciones que
exige el articulo 19", y 6ste previene que "Los hijos de un extranjero
nacidos en los dominion espafioles deberhn manifestar, dentro del aio si-
guiente A su mayor edad 6 emancipaci6n, si quieren gozar de la calidad (d
espaiioles que les concede el articulo 17". Creemos perfeetamente justifi-
cada la sustituci6n en el texto, puesto que sobre la material existen preceptos
claros y terminantes en nuestra Constitnci6n y en la ley de 30 de Octubre
de 1902, distintos A los del C6digo espaiiol. V6ase en el texto el articulo 19
(sustitufdo) y sue notas.








del domicilio que tuviere en Cuba el interesado, con las mismas
formalidades que la inseripei6n. (Art. 6.0 de la ley de 30 de Oe-
tubre de 1902).
En todas las inscripciones A que se refiere esta ley, se harA
constar que los interesados renuncian su nacionalidad anterior y
que juran cumplir la Constituci6n de la Repiblica, las leyes que
rigen actualmente en esta Isla y las que rigieren en lo sucesivo.
(Art. 9. de la misma ley). (27)
Art. 26.-Los cubanos que trasladen su domicilio A un pais
extranjero, donde sin mis circunstancia que la de su residencia
en 61 sean considerados como naturales, necesitarin, para conser-
var la nacionalidad de Cuba, manifestar que esta es su voluntad
al Agente DiplomAtico 6 Consular cubano, (28) quien deberA
inscribirlos en el Registro de cubanos residents, asi como A sus
c6nyuges, si fueren casados, y A los hijos que tuvieren. (20)

(27) Los incisos 2. y 3. del articulo 6. de la Constitaci6n, A que
alude el precepto transcrito en el texto, pueden verse en el mismo, en el
articulo 17. La sustituci6n que en el present hemos heabo del original
espaiol se justifica insertando aqui dieho original, para que pueda compa-
rarse con el sustituto; dice asi:
"Articulo 25.-Para que los extranjeros que hayan obtenido earta de
naturaleza 6 ganado vecindad en cualquier pueblo de la Monarquia gocen de
la nacionalidad espafola, ban de renunciar previamente a su nacionalidad
anterior, jurar la Constituci6n de la Monarquia 6 inseribirse como espafoles
en el Registro Civil".
(28) 1En qud form se ha de haeer esta manifestaci6nt Indudable-
meate como acto sujeto al Begistro Civil y para ser inseripto en 6ste. Asi
lo ha entendido la Seeretaria de Estado en su circular ndmero 2, de 30 de
Octubre de 902, en cuyo pirrafo quinto dice que los agents diplomAticos
y consulates pueden (nosotros entendemos que deben) nseribir en la Bee-
ei6n de ciudadania del Registro Civil A su cargo las declaraciones que ante
ellos hiciesen los ciudadanos cubanos que quieran conservar esta ealidad al
fijar su residencia en pais extranjero donde por s61o este hecho sean consi-
derados como nacionales. Hemos dicho, entire pardntesis, que no s61o pue-
den, sino que deben los agents hacer la inscripei6n en el Registro Civil,
porque en el articulo 6.0 del Reglamento que rige esa instituci6n, expresa-
mente eitado en la circular A que hemos aludido, se dispone, en su parrafo 4.*,
que en los Registros llevados por los agents diplomAticos y consulares de
Cuba, se inscribiran las deelaraciones de los cubanos que quieran conservar
su eiudadania en el tan repetido caso de que venimos tratando.
(29) Este articulo, que indudablemente esti vigente en Cuba, estA
copiado del texto original, sin otra variaci6n que la natural de sustituir
"Espafia" y "espafioles" por "Cuba" y "cubanos". Dieho articulo eon-
cuerda easi literalmente con el 89 del Reglamento para la ejeeuei6n de la
ley del Registro Civil, y respect de ambos preceptos debe tenerse en cuenta
que son dos Registros distintos, el del estado civil y el de cubanos residents,
teniendo 6ste dltimo earActer meramente administrative, segdn lo reconoei6
la Seeretaria de Estado en su circular de 30 de Diciembre de 1902 y en su
consult de 26 de Febrero de 1903, y, por tanto, el ciudadano hace su
declaraci6n ante el agent como encargado 6ste del Registro Civil, segfn
hemos dieho en la nota anterior, y heeha esa declaraci6n, el dicho agent
debe hacer la inseripei6n en el Registro de residents, la eual entendemos
que no puede hacerse, sin preceder aqu611a.







Art. 27 (sustituido).- (80) Los extranjeros residents
en el territorio de la Repfblica se equiparan A los cubanos:
1.0 En cuanto A la protecci6n de sus personas y bienes.
2.0 En cuanto al goce de los derechos garantizados en la
secci6n 1.a del titulo IV de la Constituci6n, con excepci6n de los
que en ella se reconocen exclusivamente A los nacionales. (a)
3. En cuanto al goce de los derechos civiles, en las condi-
ciones y con las limitaciones que establezca la Ley de extran-
jeria. (32)
4.0 En cuanto A la obligaci6n de observer y cumplir las le-
yes, decretos, reglamentos y demis disposiciones que esten en vi-
gor en la Repfiblica.
5.* En cuanto A la sumisi6n A la potestad y A las resolucio-
nes de los Tribunales y demas Autoridades de la Repfiblica.
6.0 Y en cuanto A la obligaci6n de contribuir A los gastos
piblicos del Estado, la Provincia y el Municipio. (Art. 10 de
la Constituci6n).
Art. 28.-Las corporaciones, fundaciones y asociaciones re-
conocidas por la ley y domiciliadas en Cuba, gozarin de la nacio-
nalidad cubana siempre que tengan el concept de personas ju-
ridicas con arreglo A las disposiciones del present C6digo. (3")

(30) El original del C6digo espafiol dice: "Los extranjeros gozan en
Espafia de los dereehos que las leyes eiviles eoneeden A los espaioles, salvo
lo dispuesto en el artieulo 2.* de la Constituci6n del Estado 6 en tratados
internacionales". Las exeepeiones establecidas en el artieulo 2. de la
Constituei6n son: no poder ejereer profesi6n para euyo desempeflo exijan
las leyes titulos de aptitud expedidos por las autoridades espaiolas. Los
no naturalizados no pueden ejereer cargo alguno qtie tenga aneja autoridad
6 jurisdieci6n.
(31) Esta seeei6n de la Constituei6n se refiere A los derechos indivi-
duales que la misma reeonoce, y comprende del articulo 11 al 37 y s61o dos
si refieren exclusivamente A los cubanos: el 11, que dispone que todos los
cubanos son iguales ante la ley y que la Bepfbliea no reconoce fueros ni
privilegios personales, y el 30, que estatoye que ning6n eubano podrA ser
expatriado, ni A ninguno podrd prohibirsele la entrada en el territorio de la
Repdblica. En enanto al primero de estos arteiulos, es de advertir que,
conforme al 47 de la ley de extranjeria, tampoeo los extranjeros disfrutan
eomo tales de fuero algano especial ni privilegiado.
(32) La redacei6n de este artieulo supone para su complement la
promulgaei6n de una ley de extranjeria de la Repdblica, la eual hasta el
presented no se ha publicado, puesto que no dice que estableee" ni "esta-
blecidas", sino que "establezea" la ley de extranjeria. No obstante, es-
tando adn en vigor la ley espaiola, A ella hay que referir en la aetualidad
el precepto constitutional, y puede afirmarse que en ella no se contiene
limitaci6n alguna especial respeeto A los dereehos civiles de los extranjeros,
como puede verse en el titulo tereero de dicha ley, que trata de la condiei6n
civil de aqu4llos. El C6digo espafiol se refiere A los tratados; nada dice
respect de ellos la Constituei6n. pero en realidad no es neesario, porque
en material de dereeho international privado la primer fuente de 6ste, euan-
do existen, son los tratados, y las leyes de extranjeria en ese easo son suple-
torias 6 subsidiaries.
(33) El capitulo 2.* del titulo 2.* del C6digo se reflere A las personas
juridicas y el articulo 35 determine cuales son 6stas.







Las asociaciones domiciliadas en el extranjero tendrAn en
Cuba la consideraci6n y los derechos que determine los trata-
dos 6 leyes especiales. (S4)


TITULO II.

DEL NACIMIENTO Y LA EXTINCTION DE LA PERSONALIDAD CIVIL.

CAPITULO I.

DE LAS PERSONAS NATURALES.

Art. 29.-E1 nacimiento determine la personalidad; pero el
concebido se tiene por nacido para todos los efectos que le sean
favorables, siempre que nazca con las condiciones que expresa
el articulo siguiente. (35)
Art. 30.-Para los efectos civiles, s61o se reputarA nacido el
feto que tuviere figure humana y viviere veinticuatro horas en-
teramente desprendido del seno materno.
Art. 31.-La prioridad del nacimiento, en el caso de parts
doubles, da al primer nacido los derechos que la ley reconozca al
primog6nito.
Art. 32.-La personalidad civil se extingue por la muerte
de las personas.
La menor edad, la demencia, la imbecilidad, la sordomudez,
la prodigalidad y la interdicci6n civil no son mas que restriccio-
nes de la personalidad juridica. Los que se hallaren en alguno
de esos estados son susceptibles de derechos, y aun de obligacio-

(34) Tres son los requisites que necesariamente debe reunir una asocia-
ci6n extranjera para que pueda tener personalidad legal en Cuba: 1.* Que
su objeto sea licito conforme a las leyes de Cuba y del pais en que estuviere
establecida; 2. Que se haya constituido conforme A las leyes de dicho
pais; y 3. Que al funcionar en Cuba eumpla con los preceptos que nues-
tras leyes tengan establecidos, tanto en lo civil como en lo administrative.
El articulo 15 del C6digo de Comereio dispone que los extranjeros y las
compafias constituidas en el extranjero podrAn ejercer el comereio en Cuba
con sujeci6n A las leyes de su pais en lo que se refiera A su capacidad para
contratar (estatuto personal) y d las disposieiones de dicho C6digo en todo
cuanto concierna A la ereaci6n de sus estableeimientos dentro del territorio
cubano, A sus operaciones mercantiles y A la jurisdicci6n de los Tribunales
de la Naci6n; sin perjuicio de lo que, en casos particulares, pueda estable-
cerse en los tratados 6 convenios con las demnAs potencias.
(35) IEl Tribunal Supremo ha deelarado, en su sentencia de 18 de
Abril de 1903, que es err6neo el concept de que la ficci6n legal establecida
en este articulo, respect de reputarse nacido al p6stumo para todo lo que le
beneficia, s61o es aplicable A los hijos legitimos, puesto que, no conteniendo
ese precepto limitaci6n alguna. dAndole aquella inteligencia se contraria la
regla de hermen6utica, segfin la eual, donde la ley no distingue no debe
distinguirse.








nes, euando estas nacen de los hechos 6 de relaciones entire los
bienes del incapacitado y un tercero.
Art. 33.-Si se duda, entire dos 6 mis personas llamadas A
sucederse, quin de ellas ha muerto primero, el que sostenga la
muerte anterior de una 6 de otra, debe probarla; A falta de prue-
ba, se presumen muertas al mismo tiempo y no tiene lugar la
transmisi6n de derechos de unos A otros.
Art. 34.-Respeeto A la presunci6n de muerte del ausente
y sus efectos, se estara A lo dispuesto en el titulo 8. de este libro.


CAPITULO II.

SDE LAS PERSONAS JURiDICAS.

Art. 35.-Son personas juridicas:
1.0 Las corporaciones, asociaciones y fundaciones de inte-
res piiblico reconoeidas por la ley.
Su personalidad empieza desde el instant mismo en que,
con arreglo A derecho, hubiesen quedado validamente consti-
tuidas.
2.0 Las asociaciones de interns particular, sean eiviles, mer-
cantiles 6 industriales, A las que la ley coneeda personalidad pro-
pia, independiente de la de cada uno de los asociados. (3')

(36) Si se atiende solamente al texto de este articulo en relaci6n con
el siguiente, 36, pareee que no estan sometidas al C6digo otras asoeiaciones
de interns particular que las llamadas sociedades eiviles, mereantiles 6 in-
dustriales, todas las euales tienen por objeto el luero 6 la ganancia; sin
embargo, existen otras agrupaciones que propiamente no pueden ser com-
prendidas en ninguna de las trees antes calificadas, antes bien, que estAn
expresamente excluldas de ellas, y que, sin embargo, por tener existeneir real
y por constituir una entidad distinta de eada uno de los miembros 'ie las
constituyen, no puede por menos que reconoe6raeles el earaeter de persona-
lidad juridica; porque, si tal earaeter se les negara, se desconoceria la reali-
dad. Estas asociaciones reconoeidas en el articulo 28 de la Constituei6n,
que autoriza A todos los habitantes de Ia Beplblica A asociarse para todoe
los fines licitos de la vida, estan regulados al present por el Real decreto-ley
espafiol de 13 de Junio de 1888, que eomprende las asoeiaciones para fines
religiosos, politicos, cientificos, artisticos, benefleos y de reereo, 6 cuales-
quiera otros licitos que no tengan por inico y exclusive objeto el lucro 6 la
ganancia, y los gremios, sociedades de socorros mutuos, de provision, de
patronato y las cooperatives de prodneei6n, de er6dito 6 de consume (ar-
ticulo 1.0 de dicha ley), exceptuando las sociedades que, no siendo de las
anteriormente enumeradas, se propongan un objeto meramente civil 6 eomer-
eial, en cuyo easo se regiran por las disposieiones del Derecho Civil 6 Mer-
cantil, respeetivamente, y los Institutos y Corporaeiones que existan 6 fan-
eionen en virtud de leyes especiales (articulo 2. de dieha ley, modificado por
la Orden 124, de 1901). Todas estas asoeiaciones tienen existeneia legal
desde que cumplen con los requisitos que exige dioha ley y la justifican por
medio del certifieado expedido por la autoridad administrative que aeredite
su inseripein en el Registro eorrespondiente (artieulo 8.* de la ley). Por
consiguiente, annque nada digan el C6digo, ni la ley especial, coneretamente,
sobre la personalidad juridiea de tales agrupaeiones, es evidence, repetimos,
que tienen dieha personalidad.








Art. 36.-Las asociaciones A que se refiere el nimero 2.0 del
articulo anterior se regirin por las disposiciones relatives al con-
trato de sociedad, seg6n la naturaleza de 6sta.
Art. 37.-La capacidad civil de las corporaciones se regula-
rA por las leyes que las hayan creado 6 reconocido; la de las aso-
ciaciones por sus estatutos; y la de las fundaciones por las reglas
de su instituci6n, debidamente aprobadas por disposici6n adminis-
trativa, cuando este requisite fuere necesario.
Art. 38.-Las personas juridicas pueden adquirir y poseer
bienes de todas classes, asi como contraer obligaciones y ejercitar
acciones civiles 6 criminals, conformes A las leyes y reglas de su
constituci6n.
La iglesia se regirA en este punto por lo concordado entree
ambas potestades; y los establecimientos de instrueci6n y bene-
ficencia por lo que dispongan las leyes especiales. (8T)
Art. 39.-Si por haber expirado el plazo durante el cual fun-
cionaban legalmente, 6 por haber realizado el fin para el cual se
constituyeron, 6 por ser ya impossible aplicar A este la actividad
y los medios de que disponian, dejasen de funcionar las corpora-
ciones, asociaciones y fundaciones, se darA A sus bienes la aplica-
ci6n que las leyes, 6 los estatutos, 6 las clAusulas fundacionales,
les hubiesen en esta previsi6n asignado. Si nada se hubiere es-
tablecido previamente, se aplicarAn esos bienes A la realizaci6n de
fines anAlogos, en interns de la religion, provincia 6 municipio
que principalmente debieran recoger los beneficios de las insti-
tuciones extinguidas. (38)
(37) Durante el regimen espafol, la Iglesia Cat6lica estaba unida al
Estado; constituia una instituei6n del mismo y A la vez era una potestad
independiente; como tal potestad estableei6 sus relaeiones con el Estado
por medio del Coneordato, que se consideraba como ley del Reino. Al cesar
la soberania de Espafia en Cuba, el Coneordato, como tratado entire dos
potestades, perdi6 toda eficacia en nuestro territorio, y por virtud del ar-
ticulo 26 de la Constituci6n, la Iglesia qued6 separada del Estado en cuyo
concept perdi6, asimismo, su cualidad de instituci6n pdbliea; pero no puede
neg&rsele ou earActer de instituei6n y, por tanto, su personalidad indepen-
diente, y en cuanto en el Concordato se de reconoce tal personalidad, esta
vigente; asi lo ha entendido el Tribunal Supremo en sus sentencias de 28 de
Mayo y 22 de Oetubre de 1907, en las que deelara que el obispo cat6lico
tiene personalidad para representar la Iglesia y aeci6n para reclamar A
nombre de 6sta los derechos que puedan asistirle. Ya el Presidente del Tri-
bunal, resolviendo reeursos hipoteearios, habia declarado en 31 de Oetubre
de 1901 que el Obispo eat6lico debidamente autorizado por el Papa y previous
los trimites procesales establecidos por el dereeho ean6nico (es deeir, los
estatutos y reglas de la instituci6n) tiene facultad para redimir y cancelar
inscripeiones de censos perteneeientes A su iglesia, y por resoluciones de 18
y 20 del mismo mes y afio declare que el dieho Obispo tenia capacidad para
pedir la traslaci6n de asientos referentes A bienes poseidos y administrados
por la Iglesia.
(38) Respecto A las asociaciones regidas por el decreto-ley de 13 de
Junio de 1888, A que hemos aludido en la nota 36, dispone el articulo 18 de
dicha ley que las asoeiaciones quedan sujetas, en cuanto A la adquisici6n
posesi6n y disposici6n de sus bienes para el easo de disoluci6n, A lo que









TITULO MI.

DEL DOMICILIO.

Art. 40.-Para el ejereieio de los derechos y el eumplimien-
to de las obligaciones civiles, el domieilio de las personas natura-
les es el lugar de su residencia habitual, y, en su easo, el que de-
termine la Ley de Enjuiciamiento Civil. (s")

dispongan las leyes civiles respect de la propiedad colectiva. Pero esto ha
de entenderse en el caso en que, eomo el previsto en este articulo del C6digo,
nada establezcan sus estatutos 6 reglamentos, 6 en el que, por cualquier eau-
sa, no pudiese cumplirse lo establecido en los mismos, ya que uno de los re-
quisites que 6stos deben reunir, conform al articulo 4. de la Ley, es el de
expresar claramente la aplicaci6n que haya de darse A sus fondos 6 haberes
sociales, easo de disoluci6n.
(39) Conforme al articulo 29 de la nueva Ley Orginica Municipal,
publicada por el Decreto del Gobernador Provisional ndmero 568, de 19 de
Mayo de 1908, y vigente desde 1.* de Octubre de dicho afo. todo resident
en un T&rmino Municipal ha de constar inseripto en el Registro de pobla-
ci6n. El que tuviera residencia alternative en varies Terminos Municipales
optari por uno de ellos, A los fines del Registro de poblaci6n. Si alguien se
hallare inscripto en mis de un Registro de poblaei6n. se estimari como
vAlid a la ltima inscripci6n.
Respecto de los extranjeros, el articulo 3. de fa ley de extranjeria los
califica en tres elases: domiciliados, transeuntes 6 emigrados. Respecto de
los primeros, se consider su domicilio, para los efeetos legales, segin el
articulo 15, el pueblo donde tengan easa abierta 6 done habiten al eum-
plirse los tres afios de su residencia en la provincia. Cuando tengan easa
abierta en dos 6 mas pueblos, elegirin uno para domieilio. Los transeuntes,
eonforme al articulo 20, pueden residir en el punto que elijan, y los emigra-
dos, segdn el 21, en donde el Gobierno les design.
Segin el articulo 28 de la nueva Ley Municipal, el extranjero que leave
cineo afos de residencia fija en el pais y ejerza profesi6n 6 sea propietario
de inmueble, 6 tenga estableeimiento mercantil, fabril 6 industrial, se consi-
derara vecino para todos los efectos de dicha ley, salvo su manifestac6n
fehaciente en contrario dirigida al alealde. El articulo 27 de la citada ley
establece que la vecindad leva implicit el domieilio.
Hemos expuesto estos preceptos por la relaci4n que tienen con el ar-
ticulo que anotamos, no porque creamos que ellos puedan, en enanto A los
efectos eiviles, haber modificado dicho articulo, ni prevalecer sobre la defi-
nici6n que 6ste contiene del domicilio, 6 sea que por tal se entiende el lugar
de la residencia habitual de una persona, aparezca 6sta, 6 no, inseripta en el
Registro; porque segdn el articulo 36 de la misma Ley Municipal, dicho doen-
mento es un instrument solemne, piblico y fehaciente, que sirve para todos
los efectos administrativos.
V6anse A continuaci6n los preceptos de la ley de Enjuiciamiento Civil &
que se refiere el C6digo:
Articulo 64.-El domieilio de las mujeres casadas que no esten separa-
das legalmente de sus maridos, sera el que estos tengan.
El de los hijos eonstituidos en potestad, el de sus padres.
El de los menores 6 incapaeitados sujetos a tutela 6 euratela, el de sus
guardadores.
Articulo 65.--E domieilio legal de los comerciantes, en todo lo que
concierne A actos 6 eontratos imercantiles y a sus consecuencias, serA el
pueblo donde tuvieren el eentro de sus operaciones comerciales.
Los que tuvieren establecimientos mereantiles A su cargo en diferentes
partidos judiciales, podrin ser demandados por acciones personales en aquel








El domicilio de los diplomaticos residents por raz6n de su
cargo en el extranjero, que gocen del derecho de extraterritoriali-
dad, sera el filtimo que hubieren tenido en territorio cubano.
Art. 41.-Cuando ni la ley que las haya creado 6 reconocido,
ni los Estatutos 6 las reglas de la fundaci6n fijaren el domicilio
de las personas juridicas, se entenderf que lo tienen en el lugar
en que se halle establecida su representaci6n legal, 6 donde ejer-
zan las principals funciones de su institute.


TITULO IV.

DEL MATRIMONIO.

CAPITULO I.

DISPOSICIONES GENERALS.
SECCION PRIMEBA.

DE LAS FORMAS DEL MATRIMONIO. (40)

Art. 42 (sustituido).-1. Naturaleza del contrato. El ma-
trimonio, en todo lo'que A su validez se refiere, continfa siendo

en que tuvieren el principal establecimiento, 6 en el que se hubieren obligado,
A eleeci6n del demandante.
Art. 66.-El domicilio de las compafias civiles y mereantiles sera el
pueblo que como tal est6 sefialado en la escritura de sociedad 6 en los esta-
tutos por que se rijan.
No constando esta cireunstancia, se estarf a lo establecido respect i los
comerciantes.
Exceptdanse de lo dispuesto en los articulos anteriores las compafias
en participaci6n, en lo que se refiera A los litigios que puedan promoverse
entire los asociados, respect a los cuales se estar& A lo que prescriben las
disposiciones generals de esta Ley.
'Art. 67.-El domicilio legal de los empleados sert el pueblo en que
sirvan su destino. Cuando por raz6n de 61 ambularen continuamente, se consi-
deraran domiciliados en el pueblo en que vivieren mrs frecuentemente.
Art. 68.-El domicilio legal de los militares en active servieio sera el
del pueblo en que se hallare el cuerpo t que pertenezean cuando se hiciere el
emplazamiento.
Art. 69.-En los casos en que esto sefialado el domieilio para surtir
fuero competent, si el que ha de ser demandado no lo tuviere en territorio
de la Repdblica de Cuba, sera Juez competent el de su residencia.
Los que no tuvieren domieilio ni residencia fija podrAn ser demandados
en el lugar en que se hallen, 6 en el de su 6ltima resideneia, a eleeci6n del
demandante.
Art. 70.-Las precedentes disposieiones de competeneia comprenderin
A los extranjeros que acudieren t los Juzgados eubanos promoviendo actos
de jurisdicei6n voluntaria, interviniendo en ellos, 6 compareciendo en juieio
como demandantes 6 demandados, contra eubanos 6 contra otros extranjeros,
euando proceda que conozca la jurisdicci6n cubana con arreglo a las leyes
de la Repiblica 6 a los tratados con otras Potencias.
(40) El C6digo reconoeia dos formas de matrimonio: el can6nico, que
debian contraer los que profesaran la religion cat6lica; y el civil, regulado
por los preceptos del C6digo (articulo 42). Los requisitos, formas y solem-








un contrato civil, en el cual es esencial el consentimiento de las
parties que sean capaces al efecto, segin la Ley.
2. Formas del matrimonio. La Ley autoriza dos formas de
matrimonios, igualmente validas: la civil y la religiosa. Los con-
trayentes podran celebrar una i otra A su elecei6n, 6 ambas.
3. Efectos de la celebraci6n del matrimonio. Ambos matri-
monios, civil y religioso, siempre que se celebren de conformidad
con lo dispuesto en esta Orden, surtiran los mismos efectos lega-
les. (Art. I, Orden 140, de 1901). (41)

SECTION SEGUNDA.

DISPOSICIONES COMUNES I LAS DOS FORMAS DE MATRIMONIO.

La capacidad legal para contraer matrimonio en cual-
quiera de las formas que la ley autoriza, se regira por las dispo-

nidades del matrimonio ean6nico se regulaban por las disposieiones de la
Iglesia y del Coneilio de Trento, admitidas como leyes del Beino (art. 75).
Tal era el estado de eata instituci6n al cesar la soberania espaiola. Este
titulo 4. del C6digo estaba en vigor sin mAs modifieaciones que las introdu-
cidas en cuanto al consejo y eonsentimiento por la ley de 24 de Agosto de
1896, que por earecer hoy de importancia no reprodueimos.
Asi las cosas, durante la intervenei6n military de los Estados Unidos se
dietaron varias disposieiones modifieando la capacidad y formal del matri-
monio, de las cuales tendremos en euenta las vigentes; pero, por la impor-
tancia que tiene, debemos haeer una express menci6n de la Orden 66, de 31
de Mayo de 1899, que dispuso que en lo adelante s6lo los matrimonios civiles
serian legalmente vAlidos, sin perjuicio de que los contrayentes pudieran
cumplir con los preceptos de so religion, ademAs de cumplir con las formali-
dades necesarias para contraer el matrimonio civil. Esta orden, sabia y
previsoramente dictada en armonia con la nueva situaci6n political del pals,
estuvo en vigor hasta que, contra la casi unnnime opinion de los tribunales
corporaciones 6 individualidades eubanas & quienes se consult, fu6 derogada
y austitulda por la 307, de 8 de Agosto de 1900, que dispuso que en lo sueesivo
los matrimonios pudieran ser eiviles 6 religiosos, a elecci6n de los contra-
yentes; di6 validez y efectos civiles a los celebrados en eualquiera de esas
formas; autoriz6 para la celebraci6n del religioso A cualquier ministry debi-
damente ordenado de enalquier religion, y diet las reglas para la inscrip-
ei6n de esta elase de matrimonios. Fueron tantas las 6rdenes que se dietaron
sobre esta material, sumadas a las que anteriormente se habian dictado sobre
la capacidad de los contrayentes, que el mismo Gobierno crey6 prudente, para
evitar la confnsi6n que ya venia prodnci6ndose, recopilarlas todas en un
solo cuerpo, y al efeeto diet6 la Orden 140, de 28 de Mayo de 1901, que es
hoy la legislaci6n de la material.
Como, no obstante esa orden, quedan vigentes algunos articulos del
C6digo, para mantener integramente la forma de este enerpo legal. conser-
varemos en el texto la numeraci6n de so articulado, sustitnyendo 6 modif-
cando sus preeeptos conforme a las disposiciones vigentes, sin perjuicio de
insertar en el lugar oportuno, literalmente, la citada Orden, en la parte que
por complete sustitnye al C6digo, 6 sea respect al matrimonio can6nico.
(41) El original dice asi: "Articulo 42.-La ley reeonoee dos forms
de matrimonio: el can6nieo, que deben eontraer todos los que profesan la
religion cat61iea; y el civil, que se celebrarA del modo que determine eete
C6digo".








siciones del C6digo Civil, con las modificaciones contenidas en
esta Orden. (Apartado 1, articulo II, Orden 140, de 1901). (2)
Art. 43.-Los esponsales de future no produce obligaci6n
de contraer matrimonio. Ningin Tribunal admitira demand
en que se pretend su cumplimiento.
Art. 44.-Si la promesa se hubiere hecho en document pd-
blico 6 privado por un mayor de edad, 6 por un menor asistido
de la persona cuyo consentimiento sea necesario para la celebra-
ci6n del matrimonio, 6 si se hubieren publicado las proclamas, el
que rehusare casarse, sin just causa, estarA obligado A resarcir
A la otra parte los gastos que hubiese hecho por raz6n del matri-
monio prometido.
La acci6n para pedir el resarcimiento de gastos, I que se re-
fiere el pArrafo anterior, s6lo podrA ejercitarse dentro de un afio,
contado desde el dia de la negative A la celebraci6n del matri-
monio.
Art. 45.-EstA prohibido el matrimonio:
1.0 (Modificado). Al menor de veinte afos que no haya
obtenido la licencia, y al mayor de esa edad y menor de veinti-
tres que no haya solicitado el consejo de las personas A quienes
corresponde otorgar una y otro en los casos determinados por
la Ley. (Apartados 3 y 4 del Art. II de la Orden 140 de 1901).
2.0 A la viuda, durante los trescientos un dias siguientes i
la muerte de su marido, 6 antes de su alumbramiento si hubiere
quedado en cinta, y A la mujer cuyo matrimonio hubiera sido de-
elarado nulo, en los mismos casos y t6rminos, A contar desde su
separaci6n legal. (43)
3.0 Al tutor y sus descendientes con las personas que tenga
6 haya tenido en guard hasta que, fenecida la tutela, se aprue-
ben las cuentas de su cargo; salvo el caso de que el padre de la
persona sujeta A tutela hubiese autorizado el matrimonio en tes-
tamento 6 escritura pfblica. (44)
Art. 46.-La licencia de que habla el ndmero 1.0 del articulo
anterior debe ser concedida A los hijos legitimos por el padre;
faltando 6ste, 6 hallandose impedido, corresponde otorgarla, por
su orden, A la madre, A los abuelos paterno y materno, y, en de-
fecto de todos, al consejo de familiar.
(42) Este precepto es el primero que apareee en el articulo II de la
Orden 140, bajo el mismo epigrafe de esta secci6n, 6 sea, de las disposiciones
comunes A ambas formas de matrimonio; por eso lo insertamos en ese lugar.
Las modificaciones que la Orden introduce en el COdigo se tienen en cuenta
al reproducir en el texto las disposiciones de 6ste que han sido afeetadas
por aqulla.
(43) Este impedimento es dispensable conforme al articulo 85 de este
C6digo.
(44) Las personas A quienes esta prohibido el matrimonio par este
articulo, que no obstante esa prohibici6n lo contraen, ineurren en responsabi-
lidad penal conforme A los articulos 494, 495 y 497 del C6digo Penal.







Si se tratase de hijos naturales reconocidos 6 legitimados
por concesi6n Real, el consentimiento deberi ser pedido A los que
lo reconocieron y legitimaron, A sus ascendientes y al consejo de
familiar, por el orden estableeido en el parrafo anterior. (45)
Si se tratase de hijos adoptivos, se pedira el consentimiento
al padre adoptante, y, en su defecto, A las personas de la familiar
natural A quienes corresponda.
Los demAs hijos ilegitimos obtendrAn el consentimiento de
su madre cuando fuere legalmente conocida, el de los abuelos ma-
ternos en el mismo caso, y, A falta de unos y otros, el del consejo
de familiar.
A los jefes de las casas de exp6sitos corresponde prestar el
consentimiento para el matrimonio de los educados en ellas.
Art. 47 (modiflcado).-Los hijos mayores de veinte afios
y menores de veintitr6s estfn obligados A pedir consejo al padre,
y en su defecto A la madre. Si no lo obtuvieren, 6 fuere desfavo-
rable, no podri celebrarse el matrimonio hasta tres meses des-
pu6s de hecha la petici6n. (Apartado 4 del articulo II, de la Or-
den 140, de 1901).
Los mayores de veintitr6s aflos que-tengan capacidad legal,
podrAn contraer matrimonio libremente sin solieitar el consejo
paterno. (Apartado 2, Art. II, Orden 140, de 1901).
Art. 48.-La licencia y el consejo favorable A la celebraci6n
del matrimonio deberan acreditarse, al solicitar 6ste, por medio
de document que haya autorizado un Notario civil 6 eclesiAsti-
co, 6 el Juez municipal del domicilio del solicitante. Del propio
modo se acreditara el transcurso del tiempo A que alude el articu-
lo anterior, cuando initilmente se hubiere pedido el consejo. (")

(45) Aunque dudamos que nuestro regimen politico permits la forms
de legitimaei6n que en Espafia se conoee por "eoncesi6n Beal", no hemos
alterado el articulo porque no hemos encontrado precepto expreso que nos
autorice para ello y porque en la posibilidad de que existan algunas perso-
nas en tales eondiciones, adquiridas durante el regimen espafol, es indu-
dable que f ellas les es splicable el precepto.
(46) El articulo II de la Orden 66, de 1899, dispuso que no se admi.
tieran como legales, para hacer constar la licencia 6 el eonsejo, los documen-
tos otorgados ante los notarios eelesiasticos; siendo validos, tan s61o, los
autorizados por funcionarios eiviles. El pfrrafo 2 del artieulp VI de la
Orden 140, de 1901, deroga expresamente lo dispuesto en el citado articulo
II de la 66, de 1899, que implicitamente habia quedado sin efecto per el
articulo VI de la 487, de 1900, reprodueido easi literalmente en el inciso 5
del articulo II de la repetida 140, de 1901, quo previene que el consenti-
miento 6 consejo ha de prestarse en la forma y ante los funcionarios expre-
sados en el articulo 48 del C6digo Civil, que queda vigente en todas sus
parties. Por esta raz6n hemos mantenido en au redacci6n original este
articulo. No obstante, ereemos que la intervenci6n del notario eelesiistico
sl6o es efieaz en el matrimonio can6nico propiamente dicho, y en ningdn
easo en el civil, en el eual s61o deben hacer fe los documents otorgados ante
funcionarios civiles.







(Adici6n). Cuando se tratare de matrimonios religiosos
podrA acreditarse ante los sacerdotes, cl6rigos 6 ministros auto-
rizados para celebrar los matrimonios 6 instruir las diligencias
de los mismos, con asistencia de dos testigos mayores de edad.
(Apartado 5, Art. II, Orden 140, de 1901.)
Art. 49.-Ninguno de los llamados A prestar su consenti-
miento 6 consejo esti obligado A manifestar las razones en que ?e
funda para concederlo 6 negarlo, ni contra su disenso se da re-
eurso alguno.
Art. 50.-Si, A pesar de la prohibiei6n del articulo 45, se ca-
saren las personas comprendidas en 61, su matrimonio serA vAli-
do; pero los contrayentes, sin perjuicio de lo dispuesto en el C6-
digo penal, (v6ase la nota 44) quedaran sometidos A las si-
guientes reglas:
1.a Se entenderA contraido el casamiento con absolute se-
paraci6n de bienes, y cada c6nyuge retendri el dominio y admi-
nistraci6n de los que le pertenezean, haciendo suyos todos los
frutos, si bien con la obligaei6n de contribuir proporcionalmente
al sostenimiento de las cargas del matrimonio.
2.a Ninguno de los c6nyuges podra reeibir del otro cosa al-
guna por donaci6n ni testamento.
Lo dispuesto en las dos reglas anteriores no se aplicara en
los casos del nfmero 2.0 del articulo 45, si se hubiere obtenido
dispense.
3.a Si uno de los c6nyuges fuere menor no emancipado, no
recibira la administraci6n de sus bienes hasta que llegue A la ma-
yor edad. Entre tanto, s61o tendra dereeho A alimentos, que no
podrAn exceder de la renta liquid de sus bienes.
4.a En los casos del nimero 3. del articulo 45, el tutor per-
dera, ademAs, la administraci6n de los bienes de la pupila duran-
te la menor edad de 6sta.
Art. 51.-No producira efectos civiles el matrimonio can6-
nico 6 civil cuando cualquiera de los c6nyuges estuviese ya casado
legitimamente.
Art. 52.-El matrimonio se disuelve por la muerte de uno de
los c6nyuges.

SECTION TERCERA.

DE LA PRUEBA DEL MATRIMONIO.

Art. 53.-Los matrimonios celebrados antes de regir este
C6digo se probarin por los medios establecidos en las leyes ante-
riores.
Los contraidos despues se probarin s61o por certificaci6n del
aeta del Registro civil, A no ser que los libros de 6ste no hayan
existido 6 hubiesen desaparecido, 6 se suscite contienda ante los






57

Tribunales, en euyos casos sera admisible toda especie de
prueba. (7)
Art. 54.-En los casos A que se refiere el pirrafo segundo
del articulo anterior, la posesi6n constant de estado de los pa-
dres, unida A las actas de naeimiento de sus hijos en concept de
legitimos, sera uno de los medios de prueba del matrimonio de
aqu6llos, A no constar que alguno de los dos estaba ligado por otro
matrimonio anterior.
Art. 55.-E1 casamiento contraido en pais extranjero, don-
de estos actos no estuviesen sujetos A un registro regular 6 au-
t6ntico, puede acreditarse por cualquiera de los medios de prue-
ba admitidos en derecho. (48)

SECTION CUARTA.

DE LOS DERECHOS Y OBLIGACIONES ENTIRE MARIDO Y MUJER.

Art. 56.-Los c6nyuges estin obligados A vivir juntos, guar-
darse fidelidad y socorrerse mutuamente.

(47) No solamente los matrimonios celebrados despues de regir el
06digo son los que se prueban por las certiflcaeiones del Registro civil;
pru6banse tambi6n los celebradoe anteriormente, siempre que lo hubieran
sido despu6s de la vigencia de la ley del Registro civil, que empez6 6 regir
en Cuba en 1. de Septiembre de 1884, porque asi lo dispone sn articulo 4.,
en relaci6n con el 23 de dicha ley, y 59, que haeian obligatori a la inserip-
ci6n de los matrimonios can6nieos, que eran los que en esa feeba tenian
validez en Cuba. Posteriormente, por R. D. de 12 de Noviembre de 1886, se
hizo extensive A la Isla la Ley de Matrimonio Civil y su concordante el R. D.
de 9 de Febrero de 1875; conform al articulo 24 del Reglamento de la pri-
mera, el matrimonio civil se inscribia inmediatamente despu6e de celebrado
en el Registro correspondiente, y segun el articulo 2. del citado R. D. de
1875, los que contralan matrimonio can6nico estaban obligados, bajo pena
de multa, a inscribirlo en el Registro civil, dentro de los ocho dias siguientes
A su celebraci6n; por tanto, desde que se estableci6 el Registro civil la
prueba legal del matrimonio es la de la certificaci6n de diaha ofcina.
En cuanto A los matrimonios contraidos en fecha anterior se prueban
por las partidas sacramentales que conform A la ley de Enjuiciamiento
tienen el carceter de documents pdblicos y prueban el acto que di6 origen
6 su otorgamiento, y como el acto es el sacramento del matrimonio, es evi-
dente que tienen eficacia para probar ese vinculo.
(48) Para el studio de este articulo del C6digo deben tenerse en
cuenta las disposiciones siguientes de la ley del Registro que, segdn el
C6digo, qued6 en vigor: Articulo 7., que obliga 6 todo cubano A inscribir
en el Registro los actos concernientes 6 sn estado civil; los articulos 4. y 23
de dicha ley, en relaei6n con el 327 del C6digo, que establece como fmica
prueba del estado civil, lo mismo que el parrafo 2.0 del 53, las certifieaeiones
de las actas de dicho estado; el 25 de la ley, segfn el enal, el matrimonio de
eubanos contraido en el extranjero debe inseribirse primero en la legaei6n 6
consulado y despuds transcribirse en el Juzgado Municipal del domicilio del
6 de los contrayentes.
En cnanto 6 los extranjeros, t4ngase asi mismo present el articulo 24
de la ley, seg6n el cual los matrimonios de los extranjeros contraidos con-
forme A las leyes de su pals deberan ser inscriptos en los Registros de
Cuba, cuando los contrayentes 6 gus deseendientes tengan 6 fijen sn domi-
eilio en la Isla, & cnyo efecto deber&n presentar el document que acredite
la celebraci6n del matrimonio.








Art. 57.-E1 marido debe proteger A la mujer, y 6sta obede-
cer al marido.
Art. 58.-La mujer esta obligada A seguir A su marido donde
quiera que fije su residencia. Los Tribunales, sin embargo, po-
drAn, con just causa, eximirla de esta obligaci6n cuando el ma-
rido traslade su residencia A pais extranjero. (49)
Art. 59.-E1 marido es el administrator de los bienes de la
sociedad conyugal, salvo estipulaci6n en contrario y lo dispues-
to en el articulo 1,384. (50)
Si fuere menor de diez y ocho afios, no podra administrar
sin el consentimiento de su padre; en defecto de 6ste, sin el de su
madre; y A falta de ambos, sin el de su tutor. Tampoco podra
compareeer en juicio sin la asistencia de dichas personas.
En ningin caso, mientras no llegue A la mayor edad, podra
el marido, sin el consentimiento de las personas mencionadas en
el pfrrafo anterior, tomar dinero A pr6stamo, gravar, ni enaje-
nar los bienes raices.
Art. 60.-El marido es el representante de su mujer. Esta
no puede, sin su licencia, compareeer en juicio por si 6 por medio
de procurador. (51)
No necesita, sin embargo, de esta licencia para defenders
en juicio criminal, ni para demandar 6 defenders en los pleitos
con su marido, 6 cuando hubiere obtenido habilitaci6n conforme
A lo que disponga la Ley de Enjuiciamiento Civil.
Art. 61.-Tampoco puede la mujer, sin licencia 6 poder de
su marido, adquirir por titulo oneroso ni lucrative, enajenar sus
bienes, ni obligarse, sino en los casos y con las limitaciones esta-
bleeidas por la ley.
Art. 62.-Son nulos los actos ejecutados por la mujer contra
lo dispuesto en los anteriores articulos, salvo cuando se trate de
cosas que por su naturaleza esten destinadas al consume ordina-

,(49) Este articulo decia "A Ultramar" 6 a pais extranjero. Sabido
es que Espafia usaba aquella palabra para expresar el territorio national
fuera de la Peninsula y sus islas adyacentes, y por consiguiente, carece en
un COdigo de Cuba de la significaci6n con que est, empleada, como propia,
por legislator espafiol.
'(50) La excepci6n del articulo 1,384 se refiere A los bienes parafer-
nales, cuya administraci6n conserve la mujer, mientras no la entrega al
marido.
El Tribunal Supremo ha declarado, en sentencia de 13 de Noviembre
de 1903, que al marido correspond, y no a los padres 6 al tutor, representar
en juicio' 6 autorizar para que en ellos se person, 6 la mujer casada menor
de edad.
(51) El articulo 1,994 de la Ley de Enjuiciamiento Civil determine los
casos en que puede concederse la babilitaci6n, y son los siguientes: 1.* Cuan-
do el marido se halle ausente, ignorandose su paradero, sin que haya motive
rational bastante para ereer pr6ximo su regreso. 2.* Negarse el marido A
representar A la mujer. 3. Ser demandada la mujer. 4. Seguirse A 6sta
gran perjuicio de no promover la demand para la que pida la habilitaei6n.








rio de la familiar, en cuyo caso las compras hechas por la mujer
seran vilidas. Las compras de joyas, muebles y objetos precio-
sos, heehas sin licencia del marido, s61o se convalidaran euando
6ste hubiese consentido A su mujer el uso y disfrute de tales
objetos.
Art. 63.-Podra la mujer sin licencia de su marido:
1.0 Otorgar testamento.
2. Ejercer los derechos y cumplir los deberes que le co-
rrespondan respect A los hijos legitimos 6 naturales reconocidos
que hubiese tenido de otro, y respect a los bienes de los mismos.
Art. 64.-La mujer gozara de los honors de su marido, ex-
cepto los que fueren estrieta y exclusivamente personales, y los
conservara mientras no contraiga nuevo matrimonio. (52)
Art. 65.-Solamente el marido y sus herederos podrAn re-
clamar la nulidad de los actos otorgados por la mujer sin licencia
6 autorizaci6n competent.
Art. 66.-Lo establecido en esta secci6n se entiende sin per-
juicio de lo dispuesto en el present C6digo sobre ausencia, inca-
pacidad, prodigalidad 6 interdicei6n del marido.

SECCION QUINTA.
DE LOS EFECTOS DE LA NULIDAD DEL MATRIMONIO
Y LOS DEL DIVORCIO.
Art. 67 (sustituido).-Los Tribunales civiles ordinarios se-
rAn los ainicos competentes para conocer de los juicios sobre nu-
lidad de matrimonio y sobre divorcio, conforme A la Orden 57, de
12 de Mayo de 1899 (pArrafo 2.0 del Apartado 9 del articulo II
de la Orden 140, de 1901). (53)
Art. 68.-Interpuestas y admitidas las demands de que ha-
bla el articulo anterior, se adoptarAn, mientras dure el juicio, las
disposiciones siguientes: (54)
(52) Este articulo no puede tener aplicaci6n entire nosotros; porque,
dada nuestra Constituci6n political, ningfn eubano disfruta de los honors A
que dicho articulo se refiere.
(53) Lo dispuesto en la Orden 57, de 1899, se inserta en el texto, en
sustituci6n del artieulo 103 del C6digo.
El articulo 67, sustituido, deeia asi: "Los efectos eiviles de las de-
mandas y senteneias sobre nulidad de matrimonio y sobre divoreio, s6lo
pueden obtenerse ante los Tribunales ordinarios". Este articulo se referia
. efeetos dnicamente, porque guardaba relaei6n con el 80, que sometia A los
tribunales eclesidsticos los pleitos de divoroio y nulidad de los matrimonies
can6nicos.
(54) El procedimiento que se sigue para estas demands es el del
juieio declarative de mayor cuantia, conforme al nimero 3. del articulo 482
de la Ley de Enjuiciamiento Civil; en Espafia se segula ese mismo procedi-
miento. pero con las modiieaciones dispuestas en el RB D. de 23 de Noviem-
bre de 1872. Este B. D. nunca estuvo vigente en Cuba, segfn ha declarado
nuestro Tribunal Supremo en su sentencia de 22 de Marzo de 1904.







1.a Separar los c6nyuges en todo caso.
2.' Depositar la mujer en los casos y forma prevenidos en
la Ley de Enjuiciamiento Civil. (")
3.a Poner los hijos al cuidado de uno de los c6nyuges, 6 de
los dos, segfn proceda.
4." Sefialar alimentos a la mujer y a los hijos que no que-
den en poder del padre. (56)
5.' Dictar las medidas necesarias para evitar que el mari-
do que hubiese dado causa al divorcio, 6 contra quien se deduje-
re la demand de nulidad del matrimonio, perjudique A la mujer
en la administraci6n de sus bienes.
Art. 69.-El matrimonio contraido de buena fe produce
efectos civiles, aunque sea declarado nulo.
Si ha intervenido buena fe de parte de uno solo de los c6nyu-
ges, surte iinicamente efectos civiles respect de l1 y de los hijos.
La buena fe se presume, si no consta lo contrario.
Si hubiere intervenido mala fe por parte de ambos c6nyuges,
el matrimonio s6lo surtirA efectos civiles respect de los hijos.
Art. 70.-Ejecutoriada la nulidad del matrimonio, queda-
ran los hijos varones mayores de tres afos al cuidado del padre,
y las hijas al cuidado de la madre, si de parte de ambos c6nyuges
hubiese habido buena fe.
Si la buena fe hubiese estado de parte de uno solo de los c6n-
yuges, quedarin bajo su poder y cuidado los hijos de ambos sexos.
Si la mala fe fuere de ambos, el Tribunal resolvera sobre la
suerte de los hijos en la forma que dispone el pArrafo segundo
del nimero 2.0 del articulo 73.
Los hijos 6 hijas menores de tres afos estaran en todo caso,
hasta que cumplan esta edad, al cuidado de la madre, A no ser
que, por motives especiales, dispusiere otra cosa la sentencia.
Art. 71.-Lo dispuesto en los parrafos primero y segundo
del articulo anterior no tendra lugar si los padres, de comiin
acuerdo, proveyeren de otro modo al cuidado de los hijos.
Art. 72.-La ejecutoria de nulidad producirA, respect de
los bienes del matrimonio, los mismos efectos que la disoluci6n
por muerte; pero el c6nyuge que hubiere obrado de mala fe no
tendra derecho A los gananciales.

(55) Los casos y las forms de este dep6sito estAn regulados en el
titulo IV del libro 3.V de la citada ley procesal.
(56) Esta disposici6n no es preceptiva, ni de aplicaci6n en todos los
easos, porque ella ha de entenderse en relaci6n con el articulo 143, y no
como cosa nueva, especial y distinta de 6ste; y, por consiguiente, para que
puedan sefialarse alimentos A la mujer, que pide el dep6sito para intentar
el divorcio, ha de justificar que tiene necesidad de ellos. Asi lo ha deelarado
el Tribunal Supremo en senteneia de 3 de Julio de 1901.








Si la mala fe se extendiera A ambos, quedara compensada.
Art. 73.-La sentencia de divorcio producirA los siguien-
tes efectos:
1.0 La separaci6n de los c6nyuges.
2.0 Quedar 6 ser puestos los hijos bajo la potestad y protee-
ci6n del c6nyuge inocente.
Si ambos fueren culpables, se proveera de tutor A los hijos,
conforme A las disposiciones de este C6digo. Esto no obstante,
si la sentencia no hubiera dispuesto otra cosa, la madre tendrA A
su cuidado, en todo caso, A los hijos menores de tres afios.
A la muerte del c6nyuge inocente volvera el culpable A reco-
brar la patria potestad y sus derechos, si la causa que di6 origen
al divoreio hubiese sido el adulterio, los malos tratamientos de
obra 6 las injuries graves. Si fu6 distinta, se nombrarA tutor A
los hijos. La privaci6n de la patria potestad y sus derechos no
exime al c6nyuge culpable del cumplimiento de las obligaciones
que este C6digo le impone respect de sus hijos.
3.0 Perder el c6nyuge culpable todo lo que le hubiese sido
dado 6 prometido por el inocente 6 por otra persona en conside-
raci6n a 6ste, y conservar el inocente todo cuanto hubiese recibi-
do del culpable; pudiedo, ademis, reclamar desde luego lo que
6ste le hubiera prometido.
4.0 La separaci6n de los bienes de la sociedad conyugal y la
p6rdida de la administraci6n de los de la mujer, si la tuviere el
marido, y si fuere quien hubiese dado causa al divorcio.
5. La conservaei6n, por parte del marido inocente, de la
administraci6n, si la tuviere, de los bienes de la mujer, la cual
solamente tendra derecho A alimentos. (5")
Art. 74.-La reconciliaci6n pone t6rmino al juicio de divor-
cio y deja sin efeeto ulterior la sentencia dictada en B1; pero los
c6nyuges deberin poner aqu6lla en conocimiento del Tribunal
que entienda 6 haya entendido en el litigio.
Sin perjuicio de lo dispuesto en el parrafo anterior, subsis-
tiran, en cuanto A los hijos, los efectos de la sentencia cuando 6s-
ta se funde en el conato 6 la connivencia del marido 6 de la mujer
para corromper A sus hijos y prostituir A sus hijas; en cuyo caso,
si afn continfian los unos 6 las otras bajo la patria potestad, los
Tribunales adoptarin las medidas convenientes para preservar-
los de la corrupci6n 6 prostituei6n.
(57) Es una err6nea interpretaei6n de este pArrafo del articulo 73, el
suponer, en virtud de lo dispuesto en el mismo, que el marido divoreiado de
su mujer s6lo estA obligado A dar alimentos en el caso de que, siendo inocen-
te, conserve la administraci6n de los bienes de aquHlla; como si en el caso
do ser dicha mujer inocente y earecer de bienes, fuera lieito al marido cul-
pable dejarla abandonada. (Senteneia del Tribunal Supremo de 30 de Mayo
de 1903).








CAPITULO nI. (-)

DEL MATRIMONIO CAN6NICO.

Art. 75.-Los requisitos, forma y solemnidades para la celebraci6n del
matrimonio ean6nico se rigen por las disposiciones de la Iglesia catblica y
del Santo Concilio de Trento, admitidas como leyes del Reino.
Art. 76.-El matrimonio can6nico producird todos los efectos civiles res-
pecto de las personas y bienes de los c6nyuges y sus descendientes.
Art. 77.-Al acto de la celebraci6n del matrimonio can6nico asistira
el Juez municipal ii otro funcionario del Estado, con el solo fin de verificar
la inmediata inscripeien en el Registro Civil. Con este objeto los contrayentes
est&n obligados a poner por escrito en conoeimiento del Juzgado municipal
respective, con veinticuatro horas de anticipaci6n por lo menos, el dia, hora
y sitio en que deberi celebrarse el matrimonio, incurriendo, si no lo hicieren,
en una multa de 5 A 80 pesetas. El Juez municipal dara recibo del aviso de
los eontrayentes. Si se negare A darlo incurrirA en una multa que no bajara
de 20 pesetas ni excedera de 100.
No se procederA a la celebraci6n del matrimonio ean6nico sin la presen-
tacidn de dicho recibo al Cura pArroco.
Si el matrimonio se celebrare sin la coneurrencia del Juez municipal 6
su delegado, A pesar de haberle avisado los contrayentes, se hari A costa de
aqu6l la transcripci6n de la partida del matrimonio can6nico en el Registro
civil, pagando, ademis, una multa que no bajara de 20 pesetas ni excederA
de 100. En este caso el matrimonio producira todos sus efectos civiles
desde el instant de su celebraei6n.
Si la culpa fuere de los contrayentes, per no haber dado avise al Jnez
municipal, podrAn aquellos subsanar la falta solicitando la inscripci6n del
matrimonio en el Registro civil. En este caso no producira efectos civiles el
matrimonio sino desde su inscripci6n.
Art. 78.-Los que contrajeren matrimonio can6nico in articulo mortis,
podrAn dar aviso al encargado del Registro Civil en cualquier instant ante-
rior A la celebraci6n, y acreditar de cualquier manera aue cumplieron este
deber.
Las penas impuestas A los contrayentes que omitieren aquel requisite
no serdn aplicables al caso del matrimonio in articulo mortis, cuando conste
que fu6 impossible dar oportunamente el aviso. En todo caso, para que el
matrimonio produzea efectos civiles desde la fecha de su celebraci6n, la
partida sacramental deberA ser inscripta en el Registro dentro de los diez
dias siguientes.
Art. 79.-E1 matrimonio secret de conciencia, celebrado ante la Iglesia,
no esta sujeto A ninguna formalidad en el orden civil, ni producira efeetos
civiles sino desde que se publique mediante su inscripci6n en el Registro.
Este matrimonio producira, sin embargo, efectos civiles desde su eele-
braci6n, si ambos contrayentes, de comdn acuerdo, solicitaren del Obispo que
lo haya autorizado un traslado de la partida consignada en el registro secrete
del Obispado, y la remitieren directamente y con la convenient reserve A la
Dirececin general del Registro Civil solicitando su inscripci6n. Al efeeto,

(58) Este capitulo estuvo vigente hasta que se puso en vigor la Or-
den 66, de 31 de Mayo de 1899, publicada en la Gaceta de 1.* de Junio
siguiente, que quit6 eficaeia civil A los matrimonios.religiosos, enalquiera que
fuera la religion A que perteneeieran los ministros que los autorizaran. Sus
disposiciones todas ban sido derogadas y al present estin sustituidas por
las de la Orden 140, de 1901, que insertamos en el texto como adici6n, A
eontinuati6n del mismo. Por la importancia de esos preceptos, por la apli-
caci6n que puedan tener A los matrimonies celebrados conform A ellos y
por no dejar vacios en el articulado del C6digo, 'o mantenemos en aqnel
lugar, aunque cambiando al tamafio de la letra para indicar que no estin
vigentes.







la Direcei6n general levarf an registro especial y secret eon las preeau-
eiones neeesarias para que no se conosea el contenido de estas inscripeiones
hasta que los interesadoe soliciten darles publicidad trasladandolas al Be-
gistro municipal de sn domicilio.
Art. 80.-El conocimiento de los pleitos sobre la nulidad y divoreio de
los matrimonios can6nicos eorresponde A los Tribunales eelesi6stieos.
Art. 81.-Incoada ante el Tribunal eelesiastico una demand de divoreio
6 de nulidad de matrimonio, eorresponde al Tribunal civil dictar, a instancia
de la part interesada, las disposieiones referidas en el articulo 68.
Art. 82.-La senteneia flrme de nulidad 6 divorcio del matrimonio ean6-
nico se inscribiri en el Registro Civil, y se presentarA al Tribunal ordinario
para solicitar su ejecuci6n en la parte relative 6 los efectos eiviles.

ADICION.
(ORDEN 140, DE 28 DE MAYO DE 1901).

ABTfcULO IV.
DEL MATRIMONIO RELGIOSO.
Personas que pueden solemnizar estos matrimonios.
1. Sacerdotes, clerigos y ministros. Todo sacerdote, clerigo
6 ministry debidamente ordenado, de cualquier religion estableci-
da en la Isla de Cuba (5O) inscripta de conformidad con esta
orden, podra solemnizar la celebraci6n del matrimonio, con tal
que las parties lo puedan contraer legalmente, y siempre que de-
claren ante el sacerdote, clerigo 6 ministry y de los testigos que
lo presenciaren, que consienten ser marido y mujer.
2. Inscripcidn de religiones. Con el inico objeto de fijar 6
determinar que sacerdotes, cl6rigos 6 ministros seran los autori-
zados para solemnizar matrimonios en conformidad con esta or-
den, se inscribiran en el registro creado en la Secretaria de Justi-

(59) La Gaceta y las otras publicaeiones que hemos visto dicen "6"
en lugar de "1"; pero esto es, A nuestro juieio, una errata; porque si el
Registro se estableei6 al solo objeto de que en 41 se inseribieran los sacer-
dotes y ministros autorizados para solemnizar matrimonios, no se explica que
los no inscriptos y los de religiones, aunque establecidas, no inscriptas, pue-
dan vflidamente autorizarlos, y eso es lo que dice el parrafo si en 61 se
mantiene la disyuntiva "6" en vez de la copulativa "; por eso nos
hemos atrevido A haeer la sustitnci6n, la cual tiene en su apoyo, entire otras,
la resoluci6n de la Secretaria de Justicia de 12 de Julio de 1902, (pag. 20,
tomo 2.* de la Colecci6n Legislativa Oficial), en la que cdaramente se ex-
presa que para solemnizar matrimonios religioeos conform A esta orden
la religion A que pertenezea el el4rigo debe estar inscripta y rste estar
autorizado para ese acto, y su nombre publicado en la Gaceta.
El Secretario de Justicia, usando de la facultad que le concede el inciso
1." del articulo VIII de esta orden, resolvi6 en 4 de Febrero de 1905, que
ningiin sacerdote, oldrigo 6 ministry podrA solemnizar el matrimonio de sus
parientes dentro del cuarto grado civil (asi dice; debe entenderse de consan-
guinidad), 6 segundo de afinidad.
Por el articulo I de la Orden 255, de 23 de Diciembre de 1901, se
faculty A los eapellanes del Ej6rcito de los Estados Unidos que est6n de
servicio en Cuba para celebrar los ritos del matrimonio en esta Isla; bas-
tando da presentaci6n del certifieado que debidamente acredite su nombra-
mnento para justifiear la dicha faeultad.








cia (60) todas las religiones establecidas en la Isla de Cuba
que ya no estuvieren inscriptas, y las que se establezean en lo su-
cesivo.
En dichos registros constarin en t6rminos generals los fun-
damentos esenciales de dichas religiones, la autoridad superior en
la organizaci6n de cada una y la autoridad en la Isla de Cuba que,
segin sus reglamentos, tenga la facultad de nombrar sacerdotes,
cl6rigos 6 ministros que autoricen matrimonios. Dicha autori-
dad comunicarA al Secretario de Justicia los nombres de los sa-
cerdotes, cldrigos 6 ministros que tengan dicha facultad.
En caso de que no existiera dicho jefe 6 autoridad en la Isla
de Cuba, la inscripci6n podrg hacerse por cualquier representan-
te debidamente autorizado, que harA constar al Seeretario de Jus-
ticia los nombres de aquellos y sus autorizaciones como sacerdo-
tes, cl6rigos 6 ministros debidamente ordenados y facultados pa-
ra solemnizar matrimonios. El Secretario de Justicia hara pu-
blicar dichos nombres en la Gaceta Oficial.
3. Denegaci6n de inscripci6n. El Secretario de Justicia de-
negarA la inscripci6n de religiones que se opongan A la moral, que
no tengan una organizaci6n que corresponda A un fin religioso 6
que no acrediten su funcionamiento 6 existencia en condiciones
legales.
Contra dichas resoluciones del Seeretario de Justicia se con-
cederA el recurso de apelaci6n para ante el Presidente de la Repfi-
blica, (01) y de la resoluci6n de 6ste podrA recurrirse en la for-
ma establecida respect de las resoluciones de esta autoridad.

ARTICULO V.

DILIGENCIAS PRELIMINARES AL MATRIMONIO RELIGIOSO

1. Solicitud de los contrayentes. Los que pretendan con-
traer matrimonio presentarAn, antes de celebrarlo, al sacerdote,
cl6rigo 6 ministry que haya de autorizarlo, las pruebas referentes
a la edad de los contrayentes, vali6ndose al efecto del document
correspondiente aut6ntico 6 por medio de la informaci6n preve-
nida en el nuimero 7 del Articulo II de esta Orden (62) aeom-
(60) Este Registro fue creado por la Orden 487, de 2 de Diciembre de
1900, cuyos preceptos concuerdan casi literalmente con los de este parrafo,
lo que se explica perfectamente, porque esta Orden 140 no es mas que una
recopilaci6n de todo lo legislado antes sobre la material.
(61) El original decia "Gobernador Militar". La sustituei6n de
esta Autoridad por la del Presidente tiene en su apoyo el precepto expreso
del articulo 25 de la Ley Orginica del Poder Ejecutivo (Decreto 78) de 25
de Enero de 1909, vigente desde el 28 del mismo mes y ano.
(62) El nimero 7 del articulo II que se cita en el texto dice asi:
"7. Justificaci6n de la filiaci6n de los contrayentes. De conformidad
con la modiicaci6n del articulo 86 del C6digo Civil, por la Orden nfim. 42
de 1900, en los expedientes que se instruyan para la celebraci6n de cual:
quiera de las dos formas de matrimonio, podran suplirse por medio de in-
formaci6n testifical bajo juramento las partidas parroquiales de nacimiento
de los contrayentes y las de defunci6n de los padres y demis aseendientes








pafiando de una manifestaci6n por escrito firmada por dichos
contrayentes en que conste que estAn en libertad para contraer
matrimonio, y en su caso acreditando la viudez, y haciendo, ade-
mis, constar los nombres, apellidos, profesi6n fi ocupaci6n, domi-
cilio 6 residencia de los contrayentes y de sus padres, 6 los infor-
mes que, referentes A estos particulares, respect A 6stos hayan
podido adquirirse; tambi6n, en su caso, el permiso 6 consejo pa-
terno 6 la dispensa del mismo con arreglo A las disposiciones de
esta Orden y del C6digo Civil.
2. Proclamas. Presentadas las manifestaciones y prueba A
que se refiere el articulo anterior, y antes de proceder A la cele-
braci6n del matrimonio, except en el caso previsto en el articulo
2, niimero 7, de esta Orden, (63) el sacerdote, cl6rigo 6 ministry
que haya de autorizarlo, anunciarA su celebraci6n por medio de
proclamas 6 en la forma A ese efecto prescripta en sus ritos 6
reglamentos. Si la religion conform A cuyos preceptos ha de
contraerse el matrimonio no tiene establecidas formas especiales
para los edictos 6 proclamas, se publicarin dichos edictos 6 pro-
elamas en la forma establecida por el C6digo Civil (64)
de los mismos, bien hayan ocurrido en la Isla de Cuba 6 en el extranjero.
Esta informaci6n podri practicarse ante el propio Juez Municipal que haya
de instruir el expediente, fi otro cualquiera, 6 ante el sacerdote, cl4rigo 6
ministry que, conform A esta orden, quede autorizado al mismo efecto,
asistido de dos testigos hAbiles.
En los casos y forms preceptuados, cuando se justifique haberse per-
dido, destruido 6 no haber existido los libros del Registro Civil en que dieha
partida debiera haberse inscripto, podrAn suplirse las certificaciones del Re-
gistro Civil por medio del informed del Juez de Primera Instancia corres-
pondiente, que deberi ser pedido de oficio por el Juez Municipal, A solicitud
de la part interesada, sin devengarse derechos por esta diligencia".
(63) Esta referencia al nfmero 7 del articulo 2 es evidence que esta
equivocada. Ese nfmero, que puede verse en la nota 62, para nada se refiere
al particular de las proclamas; en eambio, el nfimero siguiente, 8 del ar-
ticulo II, se contrae al caso a que indiscutiblemente se refiere la excepei6n
contenida en el precepto que estamos anotando. El dicho apartado dice asi:
"8. Proclamas en casos de extranjeros. En el case de extranjeros quo
lleven menos de dos arios de residencia en la Isla de Cuba, no serA necesario
el que acrediten el haberse hecho la publieaci6n del matrimonio que intentan
contraer en el lugar en que hayan tenido on residencia 6 domieilio durante
los dos aios anteriores, siempre que, por medio de certificado expedido por
1I autoridad competent, 6 por cualquier otro modo de prueba A satisfacci6n
de la autorizante eclesiAstica 6 del Juez Municipal que haya de solemnizar
el matrimonio, se justifique que, de conformidad con las leyes de sus res-
pectivos paiees, tal conformidad no es necesaria".
(64) Por circular de la Secretaria de Justicia de 3 de Agosto de 1901
se acord6, con el fin de evitar que surjan dificultades pars la inscripci6n de
los matrimonios religiosos en los Registros Civiles, prevenir a todos los mi-
nistros autorizados de las distintas religiones que en la actualidad existan
en esta Isla, que cuando, por no tener iglesias en los distintos lugares en
que, segfn el C6digo Civil y la Orden nimero 140, del corriente afo, deban
hacerse las publicaciones, por las que se anuneia la pretension de los contra-
yentes, 6 cuando por cualquier otro motive no puedan cumplir con este re-
quisite, se ponga el caso en conocimiento del Juez Municipal respective, por
el ministry que instruya las diligencias, para que dicho Juez Municipal pro-
eeda A hacer fijar en el Juzgado los edictos por el t6rmino y en la forma que
indica el articulo 89 del C6digo Civil.








3. Dispensa de proclamas. Los sacerdotes, clrigos 6 minis-
tros que conforme A esta orden autoricen el matrimonio, 6 los
jefes de aquellos, segin los preceptos de sus religiones, podrAn
dispenser la publicaci6n de los edictos 6 proclamas cuando exist
causa suficiente para ello; pero, en tal caso de dispense, debera
hacerse constar 6sta y sus causes en la certificaci6n dispuesta en
el nimero 5 de este articulo.
4. Plazo que debe transcurrir desde la publicacidn de las
proclamas. En ningfin caso, cuando sea procedente la publica-
ci6n de edictos 6 proclamas y 6stos no se hayan dispensado, no se
celebrarA el matrimonio hasta haber transcurrido quince dias
desde aquel en que se hizo la primera publicaci6n.
5. Certificado de publicaci6n. Decursados los quince dias
A que se refiere el parrafo anterior y antes de proceder al matri-
monio, el sacerdote, clerigo 6 ministry que haya de autorizarlo
extenderA una certificaci6n en que hara constar las fechas y for-
mas en que los edietos 6 proclamas se hubiesen publicado, y en
caso de dispensa fi omisi6n legal se expresara Asta y sus causes.
Este certificado se unira A los otros que, conforme A esta orden,
deben ser remitidos al Registro Civil para ser archivados.
6. Dispensa de impediments. Los sacerdotes, clerigos 6
ministros que celebren matrimonies de conformidad con esta
orden, 6 los Jefes de aqu6llos en sus organizaciones respectivas,
aunque por esta orden sean autorizados para dispenser impedi-
mentos, no podrAn en dicha dispense modificar 6 afectar un im-
pedimento establecido por la Ley. (85)
7 Oposici6n al matrimonio. Se declare aplicable A esta for-
ma de matrimonio lo dispuesto en los articulos 97, 98 y 99 del C6-
digo Civil, sobre impedimentos para la celebraci6n de matrimo-
nio, entendidndose que en donde en ellos se refiere al Juez Mu-
nicipal, se entiende en este caso se refiere al sacerdote, clerigo 6
ministry autorizante del matrimonio. (6e)
(65) La frase de este ineiso referente A los ministros y jefes de reli-
giones que dice "aunque por esta orden sean autorizados para dispensar
impedimentos", hace suponer que la dicha orden contiene algfn precepto
sobre el particular; pero en realidad no contiene ninguno. No obstante
esto, dichas personas estan autorizadas para las aludidas dispensas, en vir-
tud de los siguientes artieulos de la Orden 487, de 2 de Diciembre de 1900:
"VII. Los sacerdotes 6 ministros que autorieen los matrimonios, 6 los
jefes de aqu6llos, conforme A los preceptos de eada religion, tendrAn faeultad
de dispensar los impedimentos establecidos por esas religiones para la cele-
braci6n de los matrimonios.-Esta facultad jams se extender hasta auto-
rizar el matrimonio entire ascendientes y descendientes *por consanguinidad
6 afinidad legitima 6 natural, ni entire los hermanos legitimos 6 naturales,
bien sean hermanos consanguineos 6 uterinos, ni entire el padre 6 madre
adoptante y el adoptado; entendifndose el calificativo de naturales en su
mas lata aeepei6n."
(66) El apartado 9 del articulo II, bajo el epigrafe de "Nulidad del
matrimonio", declara aplicables al matrimonio religioso los preceptos refe-
.rentes al civil contenidos en los -articulos 101 y 102 de este C6digo, segdin
puede verse en el lugar correspondiente A dichos articulos.








ABTfCULO VI.

DE LA CELEBRACI6N DEL MATRIMONIO.

1. Testigos. Dos testigos mayores de edad asistirAn A la ce-
remonia del matrimonio religioso y firmaran con el cl6rigo, sa-
cerdote 6 ministry el certificado que se express en el parrafo 1 del
articulo V (6') de esta Orden y tambi6n (el) que se expresa en
el siguiente de este articulo.
2. Certificado del matrimonio. El sacerdote, clerigo 6 mi-
nistro, en el acto de la celebraci6n del matrimonio, extender un
certificado en que consten:
a. Los nombres, apellidos, estado, edad, raza, ocupaci6n,
domicilio, 6 residencia de los contrayentes;
b. Los nombres, apellidos, ocupaci6n, domicilio 6 residen-
cia de los padres de los contrayentes, 6 los informes que, referen-
tes A estos particulares, hayan podido adquirirse;
c. La fecha y lugar de la celebraci6n de la ceremonia del
matrimonio, haciendose constar que el matrimonio fu6 celebrado
A presencia de los testigos que firman, por el sacerdote, clerigo 6
ministry que tambien firma, el cual expresarA el nombre de su
Iglesia 6 Parroquia, el de la religion A que pertenece y su jerar-
quia en la misma.
3. Formularios. Para dar uniformidad A los certificados
que se exigen en la present Orden, serfn Astos iguales A los mo-
delos que se publican A continuaci6n de esta Orden.
4. Del archive. Los certificados expresados en los parrafos
anteriores y el pirrafo 5 del Articulo V de esta Orden se harin
archivar por el sacerdote, clerigo 6 ministry ante el cual se hubie-
re celebrado el matrimonio, con las pruebas y manifestaciones
por escrito que exige el articulo V de esta Orden, en las oficinas
del Registro Civil del distrito A que corresponde el lugar en don-
(67) El original en la Gaceta dice: "parrafo I del articulo V";
hemos sustituido el I, romano, por el ndmero arfbigo, porque esta es la
numeraei6n empleada en los parrafos de eada articulo, y porque asi clara-
mente est& expresad a c ita en el texto ingl6s. Otra observaei6n ocurre
respect de este parrafo, y es que en el 1 del artienlo anterior al que en
este se alude no aparece la palabra certificado, y A primer vista no se
puede uno dar euenta de euAl es el document A que se refiera; pero compa-
rando el texto ingles con el texto eastellano, ee ve que la cita se contrae I
la solieitud que deben hacer los contrayentes. declarando acerea de los par-
ticulares exigidos en el dieho pArrafo 1." del articulo V. En efecto, el
original ingl6s design esa solicited con la palabra "certificate", que en
ese parrafo ha sido tradneida al eastellano por la palabra "manifesta-
ci6n"; pero pareee que el traduetor, al haeer la version de la misma
palabra "certificate" eneontrada en este pArrafo 1 del articulo VI, no
tuvo en cuenta que en el artieulo anterior la habia tradueido por "manifes-
taei6n" y en 6ste la tradujo por "eertificado". Sin dar la preferencia A
una ii otra palabra, ambas impropias para expresar juridicamente la idea
que se quiso expresr, nos limitamos A estableeer la identidad de la cosa.
En las publicaciones ofieiales apareee este preeepto sin el artieulo "el"
que insertamos dentro de par4ntesis y que sin duda debe existir en el origi-
nal para que en eastellano tenga sentido la frase en que apareee omitida
dieho articulo.








de se celebr6 el matrimonio, dentro de los veinte dias A contar de
la fecha de la celebraci6n del matrimonio, quedando autorizado
a este efecto A cobrar de los contrayentes un peso por el derecho
de Registro que en esta Orden se dispone y con vista de diehos
documents es extender la debida constancia en los libros del
Registro; entregAndose al sacerdote, clerigo 6 ministry. un recibo
en que expresarA la fecha en que se haya archivado dicha certi-
ficaei6n.
5. Denegaci6n de inscripcion. El encargado del Registro
Civil que rehusase recibir, archivar 6 inscribir los certificados y
las pruebas correspondientes, como se ha dispuesto en el parrafo
anteriorr, esta obligado a consignar por escrito las razones en que
se funda su negative, y a petici6n de la parte interesada podrA
ser ordenado por el Juez de Primera Instancia del Distrito cuan-
do proceda A hacer la inscripci6n y dar el recibo; 6, en su caso,
consignar por escrito las razones en que se funda su negative. El
encargado del Registro Civil sera condenado A pagar las costas
de esta solicitud, cuando se declare improcedente su negative.
Todos estos recursos se resolverAn gubernativamente por los Jue-
ces de Primera Instancia. (8s)
6. Derechos de inscripci6n. Los Jueces municipales deven-
garAn, por los actos referidos al parrafo anterior, como encarga-
dos del Registro Civil, un peso, en moneda de los Estados Unidos,
6 su equivalent, por la inscripei6n y demAs diligencias A que se
refiere el pArrafo anterior.
7. Excepci6n. Cuando los contrayentes hubieren celebra-
do matrimonio civil con anterioridad al matrimonio religioso que
intentan contraer, el clrigo, sacerdote 6 ministry autorizante no
tendrA que cumplir con los requisitos de esta Orden, siempre que
los contrayentes lo comprueben.
Cuando el sacerdote, clrigo 6 ministry ante el cual se
hubiere celebrado el matrimonio no haya cumplido dentro del
(68) En ]a Gaceta y en todas las otras publicaciones en que hemos
visto reproducida esta orden aparece redactado el final de este parrafo, no
como lo damos en el texto, sino en la siguiente forma: "El eneargado del
Registro Civil serA condenado A pagar las costas de esta solicitud. Cuando
se declare improcedente su negative, todos estos recursos se resolverin
gubernativamente por los Jueces de primera instaneia"; period despro-
visto de sentido juridico y que, por much que sea nuestro respeto al texto
que aparece en el peri6dico official, en este caso, A fuer de expositores con-
cienzudos, y no de meros copistas, nos hemos creido autorizados para salvar
la errata que evidentemente existed en ese period y consistent en haber
coloeado un punto, antes del lugar que le correspondia; para convencerse de
ello, basta acudir al texto ingl4s. Este dice asi: "and the custodiam of
Civil Registry will be condemned to pay the costs of the application, where
it is declared that his refusal is groundless".
"All such appeals shall be decided administratively by Judge of 1st.
Instance' '.
Come puede observarse, comparando los tres textos, nosotros no hemos
pretendido, ni hemos hecho una nueva tradueci6n distinta de la official;
hemos mantenido palabra por palabra las de 6sta filtima y s6lo hemos corre-
gido un error de puntuaci6n, A nuestro juicio debido A una errata de im-
prenta.








plazo legal con el deber que le impone el niimero 4 de este ar-
ticulo, cualquiera de los contrayentes 6 sus causahabientes legi-
timos podrA solicitar del Departamento de Justicia la formaci6n
del oportuno expediente para la justificaci6n del matrimonio, al
cual se aportaran los documents y pruebas relatives al mismo,
con cuyo resultado dicho Departamento resolvera disponiendo 6
negando la inscripci6n en el Registro Civil. Esta facultad, con-
ferida al Departamento de Justicia, se extiende a los matrimo-
nios celebrados con anterioridad a este decreto, (69) que por los
motives indicados no se hayan inscripto en el Registro Civil.

AnRTiULO VII.

DISPOSICIONES PENALES.

1. Penas por no archivar. El sacerdote, cl6rigo 6 ministry
ante quien se hubiera celebrado el matrimonio en la forma dis-
puesta por esta Orden, cuando no se haya contraido anterior-
mente el matrimonio civil, que dejara de practicar lo conducente
para que se archivasen los certificados y las pruebas como queda
dispuesto en esta Orden, sera juzgado, y si fuere culpable, se le
impondra una multa de cien pesos 6 arrest de treinta a noventa
dias, por el Juez Correccional 6 el que ejerza funciones de tal en
el distrito en que tenga su domicilio.
2. Falsedades. Las falsedades esenciales al caso, que se co-
metan en cualquiera de las diligencias que se formen para la ce-
lebraci6n de los matrimonios regulados por la present Orden, se
penarAn como falsedades en documents pfiblicos, A tenor de lo
preceptuado en el articulo 310 del C6digo Penal, si fueren come-
tidas por cualquiera de los funcionarios a que dicho articulo se
refiere.
Si dichas falsedades se cometieran por particulares, seran
castigados con arreglo al articulo 311 del mismo C6digo. (70)
(69) El decreto A que se hace referencia es el ndmero 1,284, dictado
por el Gobernador Provisional en 26 de Diciembre de 1907, y en el cual se
dispuso que el articulo 6.0 de la Orden 140, de 1901, quedara adicionado con
el parrafo que apareee en el texto.
(70) El inciso iltimo de este pirrafo estA redactado en el texto en la
forma en que fu6 modifieado, y hoy estA vigente, por el articulo II de la
Orden 228, de 25 de Octubre de 1901. En la orden, originalmente aparece
redaetado asi: "Si diehas falsedades se cometieran por particulares con
perjuicio de tercero, 6 con Animo de causArselo, serAn eastigadas eon arreglo
al articulo 311 del mismo C6digo".
El Tribunal Supremo, en sentencias de 14 de Octubre y 19 de Noviem-
bre, ha establecido la doctrina, que posteriormente ha reiterado y aplicado
en numerosos fallos, de que las falsedades A que se refiere este articulo son
aquellas cometidas en cualquiera de las diligencias para la celebraci6n del
matrimonio, de tal modo importantes, que sin que ellas se realicen no deba
celebrarse 6ste, 6 en aquellas que afecten 6 puedan afeetar al acto 6 contra-
to matrimonial, en su valor 6 eficaeia, 6 A los efectos civiles que debieran
producer; pero no tienen el dieho caracter de esenciales las que no tengan
esa trascendencia.







3. Intervenci6n por los que no sean autorizados. El que au-
torizare 6 celebrare 6 intentare celebrar las ceremonies del ma-
trimonio no siendo sacerdote, clerigo 6 ministry debidamente
ordenado y facultado conforme a esta Orden para ello, 6 la
correspondiente autoridad civil, sera considerado como culpable
de un delito y castigado segin su participaci6n, conforme a las
disposiciones del C6digo Penal, con la pena de uno A cinco afios
de prisi6n correctional.

ARTiCULO VIII.

DISPOSICIONES FINALES.

1. Dudas. Todas las dudas 6 dificultades que se ofrezcan en
la practice para el cumplimiento de esta Orden, seran resueltas
por la Secretaria de Justicia.
2. Cldusula derogatoria. Quedan derogadas todas las dis-
posiciones de todos los c6digos, leyes, decretos I 6rdenes que se
opongan A la present Orden. Por la present se reitera la de-
rogaci6n del articulo 79 del C6digo Civil y los pArrafos 2 y 3 de
la Orden Civil niimero 66, series de 1899. ("1)

ACTA MATRIMONIAL.

E n la .................................................................. ..................................................................
d e ...................... .. ............. de m il ................................... .......... ante m i..................
D ............................ ........................................ de la susodicha ......................
.................................. ............ y los testigos que se diran, comparecieron
D ................. ............. .......... ....................... y D .................................................... .........
y manifestaron su espontaneo deseo y compromise de llevar a
efecto el matrimonio que tienen entire si estipulado, y con tal ob-
jeto presentaron, en defeeto de las partidas parroquiales, dos
testigos para que declared referente a las manifestaciones que
hacen en esta acta matrimonial, A los efectos de la Orden nu-
mero 140, del Gobierno General, de 28 de Mayo de 1901.
Yo, el ................................................... ...... actuante, dispuse com -
parecieran los citados contrayentes y, A su vez, los testigos para
que declarasen acerca de la precedent manifestaci6n 6 impedi-
mentos que pudiesen existir entire los susodichos contrayentes.
En seguida compareci6 ante mi el contrayente D. ......................
........................................ el cual, previo juramento que prest6 en forma
de derecho, declare que son sus nombresl y apelidos como queda
(71) El articulo 79, que puede verse en el texto, formando parte del
capitulo referente al matrimonio ean6nico, que esta todo &l derogado, se
refiere A los matrimonios llamados secrets 6 de conciencia.
Los parrafos 2 y 3, 6 sean los, llamados articulos, II y III de la Orden
66, disponen, el primero, que la liceneia 6 el consejo no puede presentarse
sino ante funcionario civil (v6ase A este repecto la nota 46) y el segundo
niega en absolute efeetos civiles A los matrimonios religiosos.








indicado; que es natural de ..................... ....... ..., provincia de .. ..
.............._..... de ..... .......... .... afios de edad, de estado ................ ,
profesi6n u ocupaci6n ....... ............., vecino de la call...........
................................ ..... n m ero ....... hijo ............ ......... de
don ...................................... natural de .......... ...........-... provincial
de ..........................- .-- ..... profesi6n fi oeupaci6n ............................
vecino de .......... .............. ....... ....... y de dofia ..................... ............ ,
natural de .............. ......................, provincial de ...............................
vecina de ................. .... _.. ..... y que ratificaba su espontineo
deseo y compromise de l1evar A efecto su citado matrimonio.
Acto continue compareei6 ante mi, tambi6n, la contrayente
doiia .............................................. ... la cual, previo juramento que
prest6 en forma de derecho, declar6 que son sus nombres y ape-
llidos como queda indicado, que es natural de ........................................
provincia de .............. ..... de ....... ............. afios de edad, de
estado ......................................, profesi6n f ocupaci6n .............................. ...
vecina de la calle .............. ... ........ ........, hija de don .................._.
....................................... natural de ..................... ....................... provincial
de ........................................ profesi6n fi ocupaci6n .....................................
vecino de ...... ................ .........., y de dofia ........................................
natural de ......................... ......, provincia de ........ .................... ...
vecina de .. ........................... y que ratificaba su espontaneo
deseo y compromise de llevar A efecto su ante dicho matrimonio,
para el que no ha sido ni es obligada con amenazas, sino que, al
contrario, lo aceptaba con libre voluntad.
Luego compareci6 ante mi el primer testigo D ...................
....................................... natural de ........................... ........ provincial
de ............ ...................... profesi6n fi ocupaci6n ..... .................. ..
estado ............................ ...... .............. vecino de .......... ......................
mayor de edad, el cual, previo juramento que prest6 en forma de
derecho, bajo el cual ofreci6 decir la verdad, y declare que conoce
a los citados contrayentes y le consta ser ciertc' cuanto han ma-
nifestado y declarado en la present acta, y que la contrayente
es vecina de .............. ................
Luego compareci6 ante mi el segundo testigo D .................._
................... ....... ... natural de ........ ................. ....... provincial
de .......... .... ... profesi6n fi ocupacin ...................... ........
estado .._.._......_ ...... ..... ......... veeino de .................--............
mayor de edad, el cual, previo juramento que prest6 en forma de
derecho, bajo el cual ofreci6 decir la verdad, y declare que conoce
A los citados contrayentes y le consta ser cierto cuanto han ma-
nifestado y declarado en la present acta, y que la contrayente
es vecina de ......... ............ ..........
Resulta, pues, de las declaraciones, que los contrayentes A
que las mismas se refieren, son libres y habiles, sin impediment
alguno para contraer matrimonio.
Presentes los contrayentes y testigos, procedi a la lectura de
esta acta matrimonial, y conformes todos con lo expresado en ella,





72

firman conmigo A continuaci6n de que yo el .....................................
doy fe.

El Contrayente. La Contrayente.

Primer testigo. Segundo testigo.

A nte m i el .............. .................. ..................

CERTIFICADO DE MATRIMONIO.

Y o, ........................ ........e la glesia de............. de la gl si de ................... ..................
provincia de .................................... en la Isla de Cuba.
Certifico: que en el dia de hoy, A las ...................... de la ....................
y A presencia de los testigos D. .............................. .................. y D..........
....................................... que firman, sin que se me haya denunciado
ni tenga conocimiento de ningfin impedimento que se oponga,
han contraido matrimonio D ....................................... ......... natural
de ........................................ provincial de .......................................... de .......................
afios de edad, de la raza ............................ estado ........................................
profesi6n.................................... vecino de la calle ........................................
h ijo ........................ de D ..................................... .... n natural d e ................................
profesi6n fi ocupaci6n ...................................... veeino de ..........................
y de D ................ ............... natural de .......................................... ., vecina
de ....................... ..... ............. ...., y D ........................... ... .... .. n natural
de .......................................... provincial de .................................... de .................
aflos de edad, de la raza ......................................... estado .........................................
vecina de la calle de ........................................ hija de D. ..................................
........................................., n atu ral d e ......................................................... p rofesi6n fn
ocupaci6n ..................................................... vecino de ....................................
y de D ...................................... natural de ..................................................... vecina
d e .............................................................
El referido matrimonio se celebr6 en ...........................................
A la hora indicada.
Dichos contrayentes han justificado su libertad para con-
traer matrimonio, su filiaci6n y demAs requisitos exigidos en la
Orden nfmero 140, del Gobierno General de la Isla, de fecha 28
de Mayo de 1901, y al efecto se acompaiian con el certificado los
documents siguientes:
Y para la remisi6n al Registro Civil de ..............................
A los efectos de la Orden mencionada, extiendo la present, que
firman los testigos referidos y los contrayentes, A tenor de lo dis-
puesto en la Orden indicada.

F echa ................................................ E l celebrate.

Contrayentes.
Testigos.








CERTIFICACI6N DE PROCLAMAS.

Y o, ............................. ....... .. de la Iglesia de .... ....... ....
provincial de .. .............................., en la Isla de Cuba.
Certifico: que para la celebraci6n del matrimonio concertado
por ...........-..--........................... (p6nganse las mismas generals
que tiene el certificado de matrimonio) he hecho publicar (6
he publicado) edictos 6 proclamas anunciando dicho matrimonio
los dias ................................... .... 6 del dia tal ..... ........... .......... tal .... ....................
en (se expresara la forma).
Y para que conste en cumplimiento de lo dispuesto en la
Orden n6mero 140, expido la present en -........................................
d e ................................... .......... d e .................................

Firma.

CERTIFICACI6N EN CASOS DE DISPENSE Y DE EXTRANJEROS.

Y o, ......................................, etc., etc.
Certifico: que para el matrimonio concertado por ...................
........................ ... ......... con ................ ..... ...... .... .. .............., etc., no
se ban publicado edictos 6 proclamas, por haberlas dispensa-
do................................... ...................... mediando la causa (se expresarA).
0 "no se han publicado proclamas 6 edictos en ...........................
........................................, lugar de la residencia en los dos afios anteriores
de ...................... ............, por haber 6ste justificado A mi satisfac-
ci6n que tal requisite no es exigido en dichos paises."
Y para que conste ... ............................., etc.

Firma.

CAPITVIO I.

DEL MATRIMONIO CIVIL. (72)

SECTION PRIMEBA.

DE LA CAPACIDAD DE LOS CONTRAYENTES.

Art. 83.-No pueden contraer matrimonio: (73)
1.o Los varones menores de catorce afos cumplidos y las
hembras menores de doce, tambi6n cumplidos.
(72) Articulo III, apartado 1, de la Orden 140, de 1901:
"1. De la celebracidn del matrimonio.-El matrimonio civil se cele-
brari con las solemnidades, requisitos y formas que establecen los C6digos,
Leyes, Deeretos fi Ordenes vigentes que al mismo se refieren, con las modifi-
eaciones expresadas en esta orden".
(73) Este articulo 83 y el siguiente 84 son tambi4n de aplicaci6n al
matrimonio religioso, conform al apartado 1 del articulo II de la Orden
140, de 1901, incluido en el texto al principio de la secei6n segunda del
capitulo primero de este titalo.








Se tendra, no obstante, por revalidado ipso facto, y sin ne-
cesidad de declaraci6n expresa, el matrimonio contraido por im-
pfiberes, si un dia despu6s de haber llegado A la pubertad legal
hubiesen vivido juntos sin haber reclamado en juicio contra su
validez, 6 si la mujer hubiera concebido antes de la pubertad
legal 6 de haberse entablado la reclamaci6n.
2.0 Los que no estuvieren en el pleno ejercicio de su raz6n
al tiempo de contraer matrimonio.
3. Los que adolecieren de impotencia fisica, absolute 6 re-
lativa, para la procreaci6n con anterioridad A la celebraci6n del
matrimonio, de una manera patente, perpetua 6 incurable.
4. Los ordenados in sacris y los profesos en una orden re-
ligiosa can6nicamente aprobada, ligados con voto solemne de cas-
tidad, A no ser que unos y otros hayan obtenido la correspon-
diente dispensa can6nica.
5. Los que se hallen ligados con vinculo matrimonial.
Art. 84 (modificado).-Tampoeo pueden contraer matrimo-
nio entire si:
1.0 Los ascendientes y descendientes por consanguinidad 6
afinidad legitima 6 natural.
2. Los colaterales por consanguinidad legitima 6 natural
hasta el segundo grado, inclusive.
3." El padre 6 madre adoptante y el adoptado; 6ste y el
c6nyuge viudo de aqu6llos; y aqu6llos y el c6nyuge viudo de 6ste.
4. Los que hubiesen sido condenados como autores, 6 co-
mo autor y c6mplice de la muerte del c6nyuge de cualquiera
de ellos. (74)
Art. 85.-E1 Gobierno, con just causa, puede dispensar, A
instancia de parte, el impedimento comprendido en el nfmero 2.0
del articulo 45. (")
(74) En su redacei6n original, este articulo constaba de ocho incisos
numerados: el 1.0 redactado en la misma forma que el que ocupa hoy igual
ndmero en el texto; el 2. extendia el impedimento de consanguinidad legi-
tima hasta el cuarto grado; el 3. se referia a la afinidad legitima de los
colaterales; el 4.0 A la consanguinidad y afinidad natural de los colaterales;
el 5.0 al padre y madre adoptante y a los e6nyuges de 6stos; el 6.0 A ios
descendientes del adoptante; el 7. A los adfilteros y el 8.0 A los condenados
como autores 6 como author y c6mplice de la muerte de eualquiera de los
cnyuges. El articulo VIII de la Orden 487, de 1900, derog6 los impedi-
mentos comprendidos en los ndmeros 3, 6 y 7, y redujo al segundo grado,
el de consaguinidad comprendido en el 2.0 y derog6 el de afinidad natural
del pArrafo 4. La Orden 140, de 1901, teniendo en euenta esa derogaci6n,
dispuso, en el nfimero 6 del articulo II, que este articulo ee entendiera re-
dactado en la forma que parece en el texto.
(75) El precepto del artieulo 45 se refiere A las viudas.
Este articulo 85 meneionaba, ademAs del impedimento que se express
en su redacci6n actual, lot de 3. y 4.0 grado de consanguinidad legitima;
los nacidos de afinidad legitima 6 natural entire colaterales y los que se
referian A los descendientes del adoptante, que estaban comprendidos en
los ineisos 2.0, 3., 4.0 y 6.0 del articulo 84; pero como esos impedimentos no
existen hoy, segfin puede verse en la nota anterior, es baldio el precepto








SECTION BEGUNDA.

DE LA CELEBBACI6N DEL MATRIMONIO.


Art. 86.-Los que con arreglo al articulo 42 ("7) hubie-
ren de contraer matrimonio en la forma determinada en este C6-

legal que A ellos se refiere, y por eao los hemos eliminado del texto, para
que en 6ste se conserve la relaci6n que guardaba con su precedent.
Ppr decreto del Secretario de Justicia de 7 de Febrero de 1900 (publi-
cado en la Gaceta del 9) se dispuso: que, A contar desde la publicaei6n de
ese deereto, todos los expedientes instruidos en los juzgados de primer
instaneia, para obtener dispensa de impediments, 6 de publicaci6n de
edietos, se remitiran A la Seeretaria de Justicia para la resoluei6n que pro-
ceda, por conduct de la Seeci6n (hoy Direcei6n) de los Registros y del
Notariado.-El Ministerio Fiscal emitir& dietamen en dichos expedientes, no
s6lo para manifestar que ee ha instruido de los mismos, sino tambi6n para
determinar si las causes que se alegan para solicitar la dispense estin jus-
tifieadas, si precede 6 no coneederla y si son dispensables los impedimentos.
Sc recuerda A los funcionarios que intervengan en la tramitaci6n de estos
expedientes, que, de acuerdo con lo que ordenan las disposiciones vigentes,
esti prohibido cobrar, con motivo de los mismos, dereehos de ninguna clase.
Fuera del decreto citado no conocemos ninguna ley, que no sea la de
Matrimonio Civil, que regule la forma en que debe solicitarse la dispense
de impedimentos, por lo cual creemos vigentes sus preceptos, y que A ellos
son A los que alude el dicho deereto.
Los aludidos preceptos, aplieables hoy s6lo al caso de la viudez y al de
la mujer cuyo matrimonio se haya declarado nulo, son los del articulo 11 del
Reglamento para la ejeeuci6n de la ley de Matrimonio Civil, que en cuanto
son aplicables disponen: 1.0 Que los solicitantes presentarAn al Juzgado de
primer instancia del distrito A que correspond el Juzgado municipal donde
deba celebrarse el matrimonio una instancia, firmada por los dos, 6 por
persona A su ruego, si no supieren 6 no pndieren firmar, dirigida al Secre-
tario de Justicia (segin el decreto, pero entendemos que debe ser al Presi-
dente de la Repfibliea), expresando el impedimento cuya dispensa solicitaren
y exponiendo las causes en que se funden para pedirlo. Con esta instancia
deberAn presentar los documents fehacientes en que conste la certeza de
laa causes alegadas para obtenerla y las partidas 6 eertificaci6n de naci-
miento de los solicitantes (entendemos que este requisite puede suplirse, en
su easo, en la forma establecida en el numero 7 del articulo II de la Orden
140, de 1901). En el impediment de la vindez 6 de la mujer euyo matri-
monio se haya declarado nulo, que, segfin hemos repetido, es hoy el finico
dispensable, se presentarA certifieaci6n de la defunei6n del marido 6 de la
sentencia fire en que se hubiere declarado la nulidad del matrimonio, certi-
fieado del facultativo que acredite si esta 6 no en cinta y el de nacimiento,
en su caso, de los hijos habidos en el anterior matrimonio. 2. Presentada
la instaneia con los documents meneionados, el Juez, despuds de cereio-
rarse, por los medios que estime oportunos, de la conformidad de los intere-
sados con la solicitud, pasari el expediente al delegado fiscal del mismo
Juzgado, para que emita dietamen. Cuando el Juez lo estime neeesario 6
los interesados lo soliciten, podrA aeordar que se praetique una informaei6n
de testigos acerea de alguno 6 algunos de los heehos expuestos en apoyo de
la pretensi6n, y concluso el expediente, lo elevara con su informed razonado
(segin el decreto) g la Seeretaria de Justicia, por conduct de la Secei6n
(hoy Direcei6n) de los Registros y del Notariado. Tanto el Juez como el
Fiscal procederin en estos asuntos con la possible brevedad y reserve. El Mi-
nisterio Fiscal emitirA dictamen sobre los particulars que express el deere-
(76) Esta refereneia ha de entenderse hecha al ineiso 2 del ar-
ticulo I de la Orden 140, de 1901, enyo articulo ha venido A snstituir el
original 42 del C6digo.








digo, presentaran al Juez municipal de su domicilio una declara-
ci6n, firmada per ambos contrayentes, en que consten:
1.0 Los nombres, apellidos, edad, profesi6n, domicilio 6 re-
sidencia de los contrayentes.
2.0 Los nombres, apellidos, profesi6n, domicilio 6 residen-
cia de los padres.
AcompafiarAn A esta declaraci6n la partida de nacimiento y
de estado de los contrayentes, la licencia 6 consejo si procediere,
y la dispensa, cuando sea necesaria.
En los expedientes que se instruyan para la celebraei6n
de los matrimonies, podrAn suplirse, siempre que se desee, las
partidas parroquiales de nacimiento de los contrayentes y las de
defunci6n de los padres y demAs ascendientes de los mismos, por
medit de informaci6n testifical. Esta informaci6n podri practi-
carse ante el propio Juez municipal que haya de instruir el ex-
pediente, fi otro cualquiera y se limitara A la comparecencia de
dos testigos, que declararin, bajo juramento, la edad, naturaleza
y lugar del nacimiento 6 defunci6n de la persona i que se con-
traiga.
Cuando el nacimiento 6 defunci6n haya ocurrido fuera
de la Isla de Cuba, podri tambien aereditarse en la forma antes
citada.
Las certificaciones del Registro del Estado Civil podrin
tambien suplirse en los casos y formas preceptuados, pero s61o
cuando se justifique no haber existido 6 haberse destruido los li-
to, que son los mismos que determine el articulo A que venimos hacienda
referencia. 3.o Se consideraran como circunstancias favorables para obtener
la dispensa: la de convenir A los hijos de anteriores matrimonies, por la fun-
dada esperanza de hallar en el c6nyuge que pretend entrar en la familiar la
proteeci6n 6 el cuidado de que se vieren privados por el fallecimiento de su
padre. La de proporcionarse, por consecuencia del matrimonio, medios de
subsistencia para los solicitantes, para alguno de ellos 6 para sus padres
necesitados 6 enfermos. La de facilitarse arreglos de familiar que pongan
tdrmino 6 cuestiones 6 pleitos 6 produzean otras ventajas anAlogas. La de
evitarse escndalos por haber mediado largas y estrechas relaciones entire
los solicitantes, con existeneia de prole 6 embarazo. La de haber gran difi-
cultad de matrimonios, per escasez de poblaci6n 6 por otras causes generals
6 especiales de cada case (suprimimos, aqui, la raz6n del Estado, entire prin'-
cipes). Las demas causes que, conform A un recto eriterio, se estimen como
interns piblico 6 particular de las families solicitantes. 4. Se considerarin
como circunstancias desfavorables a la concesi6n de la dispensa la absolute
falta de motives que demuestren la necesidad, la utilidad de la misma y
cualquiera otra circunstancia que, conform A un recto criteria, se estime
como just causa de denegaci6n de la solicitud. 5. Reeibido en la Secreta-
ria de Justicia el expediente, podri ampliarse con los dates que se concep-
tfien necesarios y se dictarA resoluci6n A propuesta de la Direcci6n de los
Begistros y del Notariado (en Espafia era propuesta de la Direcei6n Ge-
neral de Graeia y Justicia). 6.0 Este inciso dispone que la concesi6n se
harA por Real Carta impresa y la denegaei6n se comunicarA por Real Or-
den. Creemos que en Cuba ambas resolueiones deben ser por decreto pre-
sidencial. Tambien se dispone que el Juez del distrito por cuyo conduct
se hubiere solicitado la dispensa, A quien debe remitirse la concesi6n para
su entrega A los interesados, dispondrA que de ella se tome raz6n en un libro
Registro de dispensas, y que este requisite se haga constar en la carta 6
despacho.







bros del Registro en que dicha partida debiera inscribirse, por
medio de informed del Juez de primer instancia correspondiente,
que deberh ser pedido de oficio por el Juez municipal, A solicitud
de parte interesada. (Art. I, Orden 42, de 1900). (7")
Art. 87.-E1 matrimonio podrA celebrarse personalmente 6
por mandatario A quien se haya conferido poder especial; pero
siempre sera necesaria la asistencia del contrayente domiciliado
6 resident en el distrito del Juez que deba autorizar el casa-
miento.
Se expresarA en el poder especial el nombre de la persona
con quien ha de celebrarse el matrimonio y 6ste serA vAlido si
antes de su celebraci6n no se hubiera notificado al apoderado en
forma aut6ntica la revocaei6n del poder.

Art. 88. (Derogado).-Si el Juez municipal escogido para la celebraci6n
del matrimonio no lo fuere a la vez de ambos contrayentes, se presentarin dos
declaraciones, una ante el Juez Municipal de eada contrayente, expresando
cual de los dos Jueces han elegido para la celebraci6n del matrimonio, y en
ambos Juzgados se practiearAn las diligencias que se establecen en los ar-
ticulos siguientes. (Ts)

Art. 89.-E1 Juez municipal, previa ratificaci6n de los pre-
tendientes, mandara fijar edictos 6 proclamas por espacio de quin-
ce dias, anunciando la pretensi6n con todas las indicaciones con-
tenidas en el articulo 86, y requiriendo A los que tuviesen noticia
de algfin impedimento para que lo denuncien. Iguales edictos
mandarA A los Jueces municipales de los pueblos en que hubiesen
residido 6 estado domiciliados los interesados en los dos iltimos
afios, encargando que se fijen en el local de su audiencia pfiblica
por espacio de quince dias, y que, transcurridos 6stos, los devuel-

(77) Esta Orden 42, de 26 de Enero de 1900, modific6 en el sentido
expuesto en el texto, mencionindolo expresamente, el articulo 86. VWase en
la nota 62 el inciso 7 del articulo II de la Orden 140, de 1901, que se refiere
Slas dos formas de matrimonio, y en el cual se hace alusi6n A dicha Orden.
La Secci6n de los Registros y del Notariado de la Secretaria de Jus-
ticia, evacuando una consult, en 6 de Abril de 1900, declare que en los
expedientes matrimoniales pueden suplirse las partidas de nacimiento 6 de-
funei6n que sean necesarias en los t4rminos que previene la Orden 42, de
1900, siempre que esos hechos hayan ocurrido fuera de la Isla de Cuba y
bien se trate de cubanos 6 de extranjeros.
El Secretario de Estado y Justicia, tambidn A virtud de consult, re-
solvi6, en 15 de Abril de 1903, que cuando deba justificarse, en un expediente
matrimonial, eualquiera que sea la forma en que haya de eelebrarse, cual-
quier aeto del estado civil, es suficiente A esa justificaei6n la partida parro-
quial, siempre que el acto de que se trate haya ocurrido en esta Isla 6 en
el extranjero antes del primero de Enero de 1885, y si no existe dicha par-
tida puede suplirse conform al parrafd primero del ineiso 7 del articulo
IT de la Orden 140, de 1901. Que cuando el acto que se pretend justificar
haya ocurrido despubs de la fecha citada, bien en Cuba 6 en el extranjero,
su justificaci6n s61l podrA hacerse con certificaei6n de los asientos del Re-
gistro Civil, pudiendo suplirse aqu6lla en la forma preceptuada en el pi-
rrafo segundo del citado inciso y articulo de la meneionada Orden 140,
de 1901.
(78) La Orden 140, de 7 de Abril de 1900, se limita A disponer escue-
tamente que: "Queda derogado el articulo 88 del C6digo Civil".







van con certificaci6n de haberse llenado dicho requisite y de ha-
berse 6 no denunciado algfin impedimento.
Art. 90.-Los militares en active servicio que intentaren
contraer matrimonio estarAn dispensados de la publicaci6n de los
edictos fuera del punto donde residan, si presentaren certifica-
ci6n de su libertad expedida por el jefe del cuerpo armado A que
pertenezcan.
Art. 91.-Si los interesados fueren extranjeros y no llevaren
dos afios de residencia en Cuba, acreditarfn con certificaci6n en
forma, dada por Autoridad competent, que en el territorio donde
hayan tenido su domicilio 6 residencia durante los dos afios ante-
riores. se ha hecho, con todas las solemnidades exigidas en aqu6l,
la publicaci6n del matrimonio que intentan contraer.
SSi los interesados fueren extranjeros y no llevaren dos
afios de residencia en Cuba, no sera necesario que acrediten la
publicaci6n A que se refiere este articulo, siempre que prueben,
por medio de certificado expedido por Autoridad competent, 6
por otro mdio de prueba A satisfacci6n del Juez municipal que
haya de autorizar el matrimonio, que, de conformidad con las
leyes de sus respectivos paises, tal conformidad no es necesaria.
(Art. II, Orden 42, de 1900). (-")
Art. 92.-En todos los demAs casos, solamente el Gobierno
podrA dispensar la publicaci6n de los edictos, mediando causes
graves, suficientemente probadas. (80)

(79) Este precepto de la Orden 42, de 26 de Enero de 1900, es
eomfn A ambas formas de matrimonio, como puede verse per el inciso 8 del
articulo II de la Orden 140, de 1901, copiado en la nota 46.
(80) Ni el C6digo, ni la Ley de Matrimonio Civil, expresan, ni indican
siquiera, euiles son esas graves A que este articulo se refiere; la apre-
eiaci6n de ellas queda, por consiguiente, en cada case, al arbitrio del
Gobierno.
La subsistencia de este articulo en el C6digo, sin modifieaci6n alguna,
despuds de las 6rdenes militares vigentes que ban trastornado y desorgani-
zado nuestra antigua legislaci6n sobre la forma de celebrar los matrimonios,
crea un verdadero obstLculo al civil, produciendo, como natural conse-
cuencia, que dicha form, que debia ser la general, sea la que menos se
adopta en Cuba, en donde A la sombra de las eitadas 6rdenes militares so
han creado verdaderas oficinas de matrimonios, disfrazadas con el nombre
de religiones; religiones sin fieles, sin iglesias, sin dogmas, sin universalidad,
a veees s61o eonocidas en un barrio, en las cuales funge como pontifiee y
sacerdote el que se ha propuesto explotar esta nueva industrial, quien, por
consiguiente, se ha investido A si mismo de la plenitud de todas las facul-
tades necesarias para autorizar, en horas, sin obsticulos ni eserdpulos, ese
acto trascendental de la vida, base de la familiar, la mis permanent y
respectable de todas las institueiones. Segfn la Orden 140, de 1901 (parrafo
3 del articulo V), los elerigos y ministros que autoricen matrimonios pueden
dispensar la publicaci6n de las proclamas mediante justas eausas. Si 6sta
no fuera una nota, sino un eomentario, nosotros diriamos todos los abuses
que, al amparo de este precepto, se cometen, y de que hemos tenido conoei-
miento en el ejercicio de nuestra profesi6n y de nuestro cargo. En cambio,
para obtener la dispensa, aun mediando causa just, en el matrimonio civil,
hay que instruir un expediente cuya tramitaei6n, en algunos casos, puede
durar casi tanto, si no mAs, que el tiempo que se exige para la publicaei6n
de edictos. Si esa tramitaei6n ha de ajustarse, como suponemos, por ser
lo fnico que regular la material, al articulo 10 del Reglamento para la ejecu-







Art. 93.-No obstante lo dispuesto en los articulos anterio-
res, el Juez municipal autorizara el matrimonio del que se halle
en inminente peligro de muerte, ya este domiciliado en la locali-
dad, ya sea transeunte.
Este matrimonio se entenderA conditional, mientras no se
acredite legalmente la libertad anterior de los contrayentes.
Art. 94.-Los Contadores de los buques de guerra y los Ca-
pitanes de los mercantes autorizaran los matrimonios que se cele-
bren A bordo en inminente peligro de muerte. Tambidn estos
matrimonios se entenderan condicionales.
Art. 95.-Lo dispuesto en el articulo anterior es aplicable A
los Jefes de los Cuerpos militares en campaiia, en defecto del
Juez municipal, respect de los individuos de los mismos que in-
tenten celebrar matrimonio in articulo mortis.
Art. 96.-Transcurridos los quince dias A que se refiere el
articulo 89 sin que se haya denunciado ningin impedimento, y
no teniendo el Juez municipal conocimiento de alguno, procederA
a la celebraci6n del matrimonio en los terminos que se previenen
en este C6digo.
Si pasare un afio desde la publicaci6n de los edictos sin que
se efectfie el casamiento, no podra celebrarse 6ste sin nueva pu-
blicaci6n.
Art. 97.-Si antes de celebrarse el matrimonio se presentare
alguna persona oponiendose A 6l alegando impedimento legal, 6
el Juez municipal tuviere conocimiento de alguno, se suspenderA
la celebraci6n del matrimonio hasta que se declare por sentencia
firme la improcedencia 6 falsedad del impedimento.
Art. 98.-Todos aquellos A cuyo conocimiento llegue la pre-
tensi6n del matrimonio, estAn obligados A denunciar cualquier
impedimento que les conste. Hecha la denuncia, se pasara al Mi-
ei6n de la Ley do Matrimonio Civil y al Decreto de 7 de Febrero de 1900
vasee la nota 75), esta sometida A las signientes reglas: solicitud dirigida
al Seeretario de Justicia 6 al Presidente de la Repiblica, presentada al Juez
do primer instancia, A cuyo distrito correspond el Municipal que ha de
solemnizar el matrimonio, acompafiada de los documents fehacientes que
justifiquen las causes por las cuales se pida la dispensa. El Juez, despu6s de
cereiorarse, por los medios que estime oportunos, de la conformidad de los
interesados en la petici6n y de reclamar los datos que erea necesarios, la
pasarx A informed del Ministerio Fiscal (trAmite que no existia en la Ley
espafiola y que introdujo el decreto antes eitado), el cual no se limitara A
darse por instruido, sino que debe dictaminar acerea de si las causes alega-
das estin justificadas y si procede 6 no conceder la dispense. Evacuado
este informed, el Juez, con otro razonado en el que manifestarA euanto se le
ofrezca y parezca respect de las causes alegadas y emitiendo su opinion
acerea de la convenieneia 6 ineonvenieneia de conceder la dispensa,.elevara
el expediente A la Seeretaria de Justicia, por condueto de la Secci6n de los
Registros y del Notariado, para la resoluci6n definitive que correspond.
Todos los funeionarios que intervengan en este expediente deben proceder
en ellos con reserve y con la possible urgencia. La resolnei6n que se dicte
se comunicarA al Juez de primer instancia, quien, cuando la dispense se
conceda, la harA anotar en un Registro especial. La sustaneiaci6n de estos
expedientes es completamente gratuita.





80

nisterio Fiscal, quien, si encontrare fundamento legal, entablarA
la oposici6n al matrimonio. S61o los particulares que tengan in-
ter6s en impedir el casamiento podrAn formalizar por si la opo-
sici6n, y en uno y otro caso se sustanciarA 6sta conforme A lo
dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Civil, dandole la tramita-
ci6n de los incidents.
Art. 99.-Si por sentencia firme se declararen falsos los im-
pedimentos alegados, el que fundado en ellos hubiese formalizado
por si la oposici6n al matrimonio, queda obligado a la indemni-
zaci6n de dafios y perjuicios.
Art. 100.-Se celebrara el casamiento, compareciendo ante
el Juez municipal los contrayentes, 6 uno de ellos y la persona A
quien el ausente hubiese otorgado poder especial para represen-
tarle, acompafiados de dos testigos mayores de edad y sin tacha
legal.
Acto seguido, el Juez municipal, despues de leidos los ar-
ticulos 56 y 57 de este C6digo, preguntara A cada uno de los con-
trayentes si persiste en la resoluci6n de celebrar el matrimonio,
y si efectivamente lo celebra; y, respondiendo ambos afirmativa-
mente, extender el acta de casamiento con todas las circunstan-
cias necesarias para hacer constar que se han cumplido las dili-
geneias prevenidas en esta secci6n. El acta serA firmada por el
Juez, los contrayentes, los testigos y el Secretario del Juzgado.
Los C6nsules y Vicec6nsules ejercerAn las funciones de Jue-
ces municipales en los matrimonios de cubanos celebrados en el
extranjero. (s1)
(Adici6n). Los derechos fi honorarios que se cobrarin
por la celebraci6n de estos matrimonios (los civiles) se limitaran
A un peso, moneda de los Estados Unidos, 6 su equivalent. Igua-
les derechos se cobraran por la instruceci6n de los expedientes pa-
ra justificar la filiaci6n de los contrayentes (vease la nota 62) A
que se refiere el nfimero 7 del articulo anterior, (II, Orden 140)
cualquiera que sea el nfimero de personas A que dichos expedien-
tes se contraigan. (Apartado 2, art. III, Orden 140, de 1901).

SECTION TERCERA.

DE LA NULIDAD DEL MATRIMONIO.

Art. 101.-Son nulos:
1.0 Los matrimonios celebrados entire las personas A quie-
nes es refieren los articulos 83 y 84, salvo los casos de dispensa.
(81) La Seeretaria de Estado, resolviendo una consult en 21 de
Dieiembre de 1903, dispuso que mientras no se promulgue alguna ley que
confiera 6 los C6nsules de la Repfibliea la facultad para eelebrar matrimonios
que en el extranjero contraigan los cuidadanos cubanos, deben abstenerse de
autorizar esos actos; limitundose en esa material a sus funciones de encar-
gados del Registro Civil, para inscribir los matrimonios de los eiudadanos
cubanos contraidos en el extranjero en la secei6n correspondiente, 6 sea en
la de matrimonios, segin declare mfs tarde en otra consult de 8 de Junio
de 1904.






81

2.0 El contraido por error en la persona, 6 por coaceci6n 6
miedo grave que vicie el eonsentimiento.
3. El contraido por el raptor con la robada, mientras 6sta
se halle en su poder.
4.0 (Modificado). El que se celebre sin la intervenci6n del
Juez municipal competent, 6 el de que en su lugar deba auto-
rizarlo, 6 de un sacerdote, cl6rigo 6 ministry debidamente ordena-
do de una religion establecida en Cuba 6 inscripta con las forma-
lidades legales A los efectos de la celebraci6n de matrimonios; 6
cuando se celebren sin la asistencia de los testigos que para cada
caso la ley exige. (82)

(82) Este articulo se referia s61o la asisteneia del Juez y de los
testigos exigidos en el articulo 100; pero ha sido redactado en la form que
apareee en el texto por el inciso 9 del articulo II de la Orden 140, de 1901.
Por la Orden 66, de 31 de Mayo de 1899, se dispuso lo siguiente:
"IV. Todos los matrimonios celebrados hasta el present en la Isla de
Cuba se reputaran y tendrAn como vAlidos, sin que su validez se entienda me-
noscabada per falta dde autoridad en la persona que los hubiere solemnizado,
si fueron celebrados en la certeza por part de las personas asi easadas, 6 de
una de ellas, que quedaban legalmente nnidos en matrimonio; A eondiei6n
de que tales matrimonios sean debidamente registrados en el period de un
afo, a partir de la fecha de este deereto. El registro de diehos matrimonios
se harA mediante prueba satisfaetoria de los mismos''.
V. Los matrimonios A que el anterior artieulo se refiere deberAn pro-
barse por prneba documental suficiente. Si no pudiere ofrecerse tal preba,
el hecho del matrimonio puede eer establecido en la form que preseriben los
articulos 2,001 al 2,008, ambos inclusives, de la Ley de Enjuiciamiento Civil,
6 por declaraci6n del funeionario que hubiese Hevado A cabo la ceremonial
y de los testigos de la misma; y por eualquiera otra prueba legalmente
bastante".
La Secretaria de Justieia, eumpliendo lo Idispuesto en el artieulo VI de
esta orden, dict6, en 28 de Junio de 1890, (Gaceta 1. de Julio) las reglas
necesarias para su ejeenei6n. Omitimos las de orden procesal, pero, por lo
que tiene de aelaratoria y eomplementaria, es de verdadero inter6s la sqe A
continuaci6n transeribimos:
"14.* Se llama muy especialmente la atenei6n de los funeionarios en-
eargados de aplicar estas reglas y el deereto de que son coneordantes, acerea
de uno de los preeeptos que se eontienen en el artieulo 4." de dieho deereto,
A saber: que los matrimonios A que se refiere son aquellos contraidos de buena
fe, por ambas 6 por una de las parties, en la certeza de que quedaban asi
easados; como, por ejemplo, los que se easaron ante individuos constituidos
por la Revoluci6n en funcionarios apropiados para el easo, 6 los que, al
desapareeer de esta Isla la soberania espafola, entendieron que ipso fact
podian contraer matrimonio ante ministry protestante; puesto que en el
referido deereto no se ha tratado de dar validez a todos los matrimonios
nulos, sino A aquellos que pudieran invalidarse en virtnd de falta de auto-
ridad en la persona que los solemniz6 y siempre que alguna atendible 6 ex-
eusable consideraei6n pudiera haber heeho ereer de buena fe A uno, al
menos, de los eontrayentes que eelebraba un acto vilido y legitimo".
Conform A los artieulos 11 y 17 de la ley de 16 de Septiembrer de 1896,
del Consejo de Gobierno de la Repiblica eubana, en la revoluei6n, eorres-
pondia al Prefecto de la demarcaei6n en que vivieran los contrayentes, 6
eualquiera de ellos, solemnizar el matrimonio. Ante los mismos funeionarios
so sustaneiaban las demands de nulidad y divorcio, y 4ste oltimo disolvia el
vinculo, pudiendo los divoreiados contraer nuevo matrimonio (artieulos 39
y 40). Una de las eausas de divoreio, la primer del articulo 31, era el
mutuo disentimiento. Los articulos 34, 35 y 36 regulaban la sitnaei6n de
los hijos en easo de divorcio. Estos datos los hemos torado, erey6ndolos







82

Art. 102.-La aeci6n para pedir la nulidad del matrimonio
correspond A los c6nyuges, al Ministerio Fiscal y A cualesquiera
personas que tenga interns en ella.

aut6ntieos, aunque su antenticidad no nos consta, de un folleto publicado en
la imprenta "Am6rica", por S. Figueroa, editor, en New York, en 1897, y
que se titula Becopilacin de las Leyes, Beglamentos, Decretos y demds dis-
posiciones dictadas por el Consejo de Gobierno de la Bepiblica de Cuba.-
Tomo I.
Por la Orden 456, de 9 de Noviembre de 1900, se prorrog6 hasta el 31
do Diciembre de dicho afio el plazo para la inscripci6n de nacimientos eon-
cedido en la Orden 36, de 1899, y el lltimo incise del articulo I dice asi:
"Esta pr6rroga serA tambidn aplicable A la inscripci6n de matrimonies que
no fueron inscriptos en su oportunidad"; y coneordando, al parecer, con es-
te precepto, se dispone en el articulo II que se deelaran vigentes "las Re-
glas dietadas por el Secretario de Justicia en 28 de Junio de 1899 para la
inscripci6n de los matrimonios A que se refiere la Orden 66, serie de 1899".
Por la Orden 11, de 10 de Enero de 1901, se eoncedi6 un nuevo plazo
hasta el 28 de Febrero para la inscripci6n de matrimonios, deelarandose en
igual forma, que en la anteriormente citada, vigentes las reglas dictadas per
la Secretaria de Justicia en 28 de Junio de 1899.
Per la Orden 161, de 13 de Junio de 1901, se coneedi6 un nuevo plazo,
que se califie6 de improrrogable, hasta el 31 de Dieiembre, para la inscrip-
ei6n de matrimonies, reproduci6ndose literalmente lo dispnesto en las 6rdenes
antes citadas sobre las reglas dictadas por la Beeretaria.
La Orden 228, de 25 de Octubre de 1901 dispone: "I.-1. Por la
present se concede un plazo improrrogable, que veneer& el 31 de Diciembre
del corriente afio, para la inscripci6n, en los Registros Civiles correspondien-
tes, de los matrimonies religiosos contraidos entire 31 de Mayo de 1899 y 8
de Agosto de 1900, en la certeza por part de ambos e6nyuges, 6 de uno de
ellos, de que quedaban legalmente unidos en matrimonio.-2. Para que los
matrimonies A que se refiere el articulo anterior puedan ser inscriptos en
los registros civiles A cargo de los jueces municipals, deberfn haber side
autorizados per saeerdotes 6 ministros debidamente ordenados y con eapa-
cidad para solemnizar el matrimonio, conforme A lo que disponen las 6rdenes
307 y 487, de 1900, y 140 de la serie corriente de este Cuartel General.-
8. Queda vigente la pr6rroga concedida per la Orden 161, le la eerie eo-
rriente, para inscribir los matrimonies que no lo hubieren side oportunamen-
to y A que se refiere la dicha Orden 161".
En 26 de Febrero de 1902 se diet6 la Orden 52 de ese afo, per la que se
prorrog6 hasta el 31 de Marzo del mismo el plazo concedido en la 228, de
1901, y se declar6 vigente dicha orden "en todos los extremes A que la mis-
ma se eontrae (en el plazo expresado) y las reglas dictadas per la Seereta-
ria de Justicia en 23 de Junio de 1899, conform con lo dispuesto per el
articulo 6.0 de la Orden civil 66, de 31 de Mayo de 1899".
Por iltimo, el decreto del Gobernador Provisional ndmero 634, de 6
de Junio de 1907, que es la mAs explicit de las disposiciones dietadas sobre
estos nuevos plazos, orden6 conceder uno improrrogable desde la publicaci6n
del mismo (7 de Junio) hasta el 31 de Diciembre del dioho afo: 1.* Para
la inscripci6n de los matrimonios celebrados en el campo de la revolei6n
desde el 24 de Febrero de 1895 al 31 de Diciembre de 1898, y los matrimonies
religiosos desde 31 de Mayo de 1899 (fecha de la Orden 66) hasta el 8 de
Agosto de 1900 (fecha de la Orden 307).-2.* Para la inseripci6n de los
matrimonios primeramente citados se mandaron A aplicar las reglas dictadas
per la Seeretaria de Justicia en 28 de Junio de 1899, y para la de los cita-
dos en segundo lugar se dispuso que se hicieran s61o per medio de transcrip-
ei6n de la certiflcaci6n 6 partida expedida per el sacerdote 6 ministry ante
quienes se hubiese celebrado, siempre que 6stos hubieran estado debidamente
antorizados pars ello, conform A las reglas de sus respectivas religions, y
6stas hnbieren side despu6s inscriptas en el Registro creado per la Orden
487, de 1900.








Se exceptilan los casos de rapto, error, fuerza 6 miedo, en
que solamente podrA ejercitarla el c6nynge que los hubiere sufri-
do; y el de impoteneia, en que la acci6n correspondent A uno y
otro c6nyuge y A las personas que tengan interns en la nulidad.
Caduca la acci6n y se convalidan los matrimonios, en sus res-
pectivos casos, si los c6nyuges hubieran vivido juntos durante
seis meses despues de desvanecido el error 6 de haber cesado la
fuerza 6 la causa del miedo, 6 si, recobrada la libertad por el ro-
bado, no hubiese 6ste interpuesto durante dicho t6rmino la de-
manda de nulidad.
(Adici6n). Se declaran aplicables al matrimonio reli-
gioso los preceptos referentes al civil contenidos en los articulos
101 y 102 del C6digo Civil. (Apartado 9, Art. II, Orden 140,
de 1901).
Art. 103 (sustituido).-La competencia para conocer en jui-
cios en que el divorcio se reclame, 6 bien la nulidad del matrimo-
nio, sera privativa de los Tribunales civiles. S61o estos Tribuna-
les podrAn dictar sentencias que surtan en dichas materials efcc-
tos civiles. (Art. I, Orden 57, de 1899).
Dichas sentencias declarando la nulidad del matrimonio 6 el
divorcio no se podrAn dictar sino en virtud de las causes que se
determinan en los articulos 101 y 105 del C6digo Civil. Los efe--
tos de las expuestas sentencias seran los que el propio C6digo
express. (Art. II, Orden 57, de 1899). (88)

(83) El articulo sustituido decia: "Los Trbunales eiviles conoceran
de los pleitos de nulidad de matrimonios celebrados con arreglo A las dispo-
siciones de este capitulo adoptarAn las medidas indicadas en el articulo 68
y fallaran en definitive".
Dicho artieulo concordaba con el 80, que reservaba A loe Tribunales
eclesiasticos el conocianiento de los pleitos de nulidad y de divorcio de los
matrimonios can6nicos, y si en el articulo de que nos ocupamos no se men-
ciona el divorcio, es porrque A 6ste se aplica lo dispuesto en dieho articulo
por virtud del 107 del 06digo.
Desde que se publie6, en 13 de Mayo de 1899, la orden que insertamos
en el texto, feehada el dia anterior, quedaron virtualmente derogados los
citados articulos 80, 103 y 107 del C6digo Civil. Los preceptos de la dicha
orden han sido ratificados por la 140, de 1901, como puede verse en la susti-
tuci6n que se hace en el texto del artlculo 67, que tambi6n qued6 sin
aplicaci6n, en virtud de aqu6lla.
La mencionada Orden 57 tenia un ultimo artieulo que, por ser de ea-
raeter transitorio, no se include en el texto; pero siendo convenient cono-
cerlo, lo copiamos A continuaei6n:
"III. De los pleitos pendientes en la actualidad sobre nulidad de ma-
trimonio 6 divoreio ante los Tribunales eclesiAsticos, continuarAn conociendo
estos Tribunales hasta que reeaiga en ellos sentencia firme; pero los efectos
de estas sentencias serAn loe que el C6digo Civil determine, y los Tribunales
civiles quedarran encargados del cumplimiento de las mismas. A este fn,
las parties podrAn acudir, con eertifcaei6n en form, de la senteneia, ante el
Tribunal civil que hubiese sido competent para conocer del juieio".







SECCION CUARTA.
DEL DIVORCIO.

Art. 104.-E1 divorcio s61o produce la suspension de la vida
comfin de los casados.
Art. 105.-Las causes legitimas del divoreio son:
l.a El adulterio de la mujer en todo caso, y el del marido
cuando result escandalo pfiblico 6 menosprecio de la mujer. (84)
2.a Los malos tratamientos de obra, 6 las injuries
graves. (85)
3.a La violencia ejercida por el marido sobre la mujer para
obligarla A cambiar de religion.
4.a La propuesta del marido para prostituir A su mujer.
5.a El conato del marido 6 de la mujer para corromper a
sus hijos 6 prostituir A sus hijas, y la connivencia de su corrup-
ci6n 6 prostituci6n.
6.a La condena del c6nyuge A cadena 6 reclusi6n perpetual.
Art. 106.-El divorcio s61o puede ser pedido por el c6nyuge
inocente.
Art. 107.-Lo dispuesto en el articulo 103 sera aplicable A
los pleitos de divorcio y A sus incidencias. (86)

TITULO V.

DE LA PATERNIDAD Y FILIACION.

CAPITULO L

DE LOS HIJOS LEGiTIMOS.

Art. 108.-Se presumirAn hijos legitimos los nacidos des-
pues de los ciento ochenta dias siguientes al de la celebraci6n del
matrimonio, y antes de los trescientos dias siguientes A su diso-
luci6n 6 A la separaci6n de los c6nyuges.
(84) El articulo 447 del C6digo Penal define el adulterio diciendo que
compete adulterio la mujer casada que yace con var6n que no es su marido y
el que yace con ella, sabiendo que es casada, aunque despu6s se declare nulo
el matrimonio. El C6digo no define el adulterio .del marido, pero en el ar-
ticulo 452, comprendido en el mismo titulo que el anterior, castiga al ma-
rido que tuviere manceba dentro de la casa conyugal 6 fuera de ella con
eseandaio.
(85) El Tribunal Supremo declare, en sentencia de 4 de Septiembre de
1900, la doctrine, aplicada en otras posteriores, de que este nimero del
articulo 105 debe entenderse no ya s6lo por virtud de su texto claro y ter-
minante sino tambi6n en atenci6n al notorio espiritu 6 invariable tendeneia
de nuestra legislaci6n sobre el matrimonio, en el sentido de ser indispensable,
para que exist causa legitima de divorcio, la pluralidad de actos de mal
trato de un c6nyuge por otro, 6 la pluralidad, A la vez que la gravedad de
las injuries.
(86) La relaci6n intima de un articulo con el otro no obsta, antes
bien permit mantener dste con su redacci6n original, aun despu6s de haber
sido alterada la del 103 A que el mismo se refiere, porque ambos siguen con-
cordando, como puede verse consultando el dicho articulo 103 y su nota.







Contra esta presunci6n no se admitira otra prueba que la de
la imposibilidad fisica del marido para tener acceso con su mujer
en los primeros eiento veinte dias de los trescientos que hubiesen
precedido al nacimiento del hijo.
Art. 109.-El hijo se presumira legitimo, aunque la madre
hubiese declarado contra su legitimidad 6 hubiese sido condenada
como adfiltera. (87)
Art. 110.-Se presumira legitimo el hijo nacido dentro de
los ciento ochenta dias siguientes a la celebraci6n del matrimo-
nio, si concurriere alguna de estas circunstancias:
1.a Haber sabido el marido, antes de casarse, el embarazo
de su mujer.
2.a Haber consentido, estando present, que se pusiera su
apellido en la partida de nacimiento del hijo que su mujer hu-
biese dado A luz.
3." Haberlo reconocido como suyo express 6 theitamente.
Art. 111.-El marido 6 sus herederos podrAn desconocer la
legitimidad del hijo nacido despu6s de transcurridos trescientos
dias desde la disoluci6n del matrimonio 6 de la separaci6n legal
efectiva de los c6nyuges; pero el hijo y su madre tendrAn tam-
biWn derecho para justificar en este caso la paternidad del marido.
Art. 112.-Los herederos s6lo podran impugnar la legitimi-
dad del hijo en los casos siguientes:
1.0 Si el marido hubiese fallecido antes de transeurrir el
plazo sefialado para deducir su acci6n en juicio.
2.0 Si muriere despues de presentada la demand, sin ha-
ber desistido de ella.
3. Si el hijo naci6 despues de la muerte del marido.
Art. 113.-La acci6n para impugnar la legitimidad del hijo
deberA ejercitarse dentro de los dos meses siguientes A la inscrip-
ci6n del nacimiento en el Registro, si se hallare en el lugar el ma-
rido, 6, en su caso, cualquiera de sus herederos.
Estando ausente, el plazo sera de tres meses, si residieren Pn
Cuba; y de seis, si fuera de ella. Cuando se hubiere ocultado el
nacimiento del hijo, el termino empezarA A contarse desde que
se descubriere el fraude.
Art. 114.-Los hijos legitimos tienen derecho:
1.0 A llevar los apellidos del padre y de la madre.
2.0 A recibir alimentos de los mismos, de sus ascendientes,
y en su easo, de sus hermanos, conforme al articulo 143.
3.0 A la legitima y demAs derechos sucesorios que este C6-
digo les reconoce.
(87) "Si bien la declaraci6n de la madre contra la legitimidad del
hijo, naeido en la 6poca A que se refiere el articulo 108, no es bastante A
destruir la presunci6n de aquella legitimidad establecida en el eitado ar-
ticulo, esto no se opone a que los Tribunales tomen en euenta, corroborin-
dolo por otros medios, las declaraciones de la madre, en euanto la imposibi-
lidad fisica de haber tenido acceso carnal con su marido en el period deter-
minado en el segundo p&rrafo del citado articulo 108". (Senteneia de 14
de Enero de 1902).








CAPITULO I.

DE LAS PRUEBAS DE LA FILIACI6N DE LOS HIJOS LEGITIMOS.

Art. 115.-La filiaci6n de los hijos legitimos se prueba por
el acta de nacimiento extendida en el Registro Civil, 6 por docu-
mento aut6ntico 6 sentencia fire en los casos A que se refieren
los articulos 110 al 113 del capitulo anterior. (88)
Art. 116.-A falta de los titulos sefialados en el articulo an-
terior, la flliaci6n se probarA por la posesi6n constant del estado
de hijo legitimo.
Art. 117.-En defect de acta de nacimiento, de document
aut6ntico, de sentencia firme 6 de posesi6n de estado, la filiaci6n
legitima podrA probarse por cualquier medio, siempre que haya
un principio de prueba por escrito, que provenga de ambos pa-
dres conjunta 6 separadamente.
Art. 118.-La acci6n que para reclamar su legitimidad com-
pete al hijo dura toda la vida de 6ste, y se transmitirA A sus here-
deros si falleciere en la menor edad 6 en estado de demencia. En
estos casos tendrAn los herederos cinco afios de t6rmino para en-
tablar la acci6n.
La acci6n ya entablada por el hijo se transmite por su muer-
te A los herederos, si antes no hubiese caducado la instancia. (81)

CAPITULO III.

DE LOS HIJOS LEGITIMADOS.

Art. 119.-S61o podrAn ser legitimados los hijos naturales.
Son hijos naturales los nacidos, fuera del matrimonio, de pa-
dres que al tiempo de la concepci6n de aqu6llos pudieron casarse
sin dispensa 6 con ella.

(88) En euanto a la prueba per medio del acta de nacimiento exten-
dida en el Registro civil, esto s61o es possible a los nacidos con feoha poste-
rior al establecimiento de esa instituci6n; los nacidos antes tendrAn que
probar su fLiliaci6n legitima per medio de otros documents autdntieos. Co-
nocidisima es la doctrine de que las certificaciones parroquiales no prueban
la legitimidad, ni la filiaci6n natural; por tanto, la de bautismo, por si sola,
no justifica la filiaci6n legitima, pero justificala, y asi se admite comfnmente,
la dieha partida unida A la de matrimonio de los padres, 6 sea el medio pro-
batorio de las partidas doubles que la jurisprudencia ha declarado admisibles
basta para probar entronques en casos de mayorazgos.
(89) Conforme A los articulos 410 y 411 de la Ley de Enjuiciamiento
Civil, caduean de derecho, cuando las parties no gestionan en ellos: la pri-
mera instancia, A los cuatro afos; la segunda, A los dos, y los pleitos pen-
dientes de easaci6n al afio. Estos plazos se cuentan desde la dltima notifi-
caci6n hecha A las parties y s6lo se interrumpen por eausa de fuerza mayor
d otra independiento de la voluntad de las parties que hayan producido la
paralizaci6n del pleito.







Art. 120.-La legitimaci6n tendri lugar:
1.0 Por el subsiguiente matrimonio de los padres.
2.0 Por concesidn Real. (o")
Art. 121.-- 61o se considerarin legitimados por subsiguien-
te matrimonio los hijos que hayan sido reconocidos por los pa-
dres antes 6 despu6s de celebrado.
Art. 122.-Los legitimados por subsiguiente matrimonio
disfrutaran de los mismos derechos que los hijos legitimos.
Art. 123.-La legitimaci6n surtiri sus efectos en todo easo
desde la fecha del matrimonio.
Art. 124.-La legitimaei6n de los hijos que hubiesen falleci-
do antes de celebrarse el matrimonio aprovechari A sus descen-
dientes.

Art. 125.-Para la legitimaci6n por coneesi6n Real deberin coneurrir
los requisitos signientes:
1.* Que no sea possible la legitimaci6n por subsiguiente matrimonio.
2.* Que se pida por los padres 6 por uno de 6stos.
3.0 Que el padre 6 madre que la pida no tenga hijos legitimos, ni legi-
timados por subsiguiente matrimonio, ni deseendientes de ellos.
4. Que, si el que Ia pide es easado, obtenga el consentimiento del otro
e6nynge. (V6ase la nota anterior).
Art. 126.-Tambi6n podra obtener la legitmidad por coneesi6n Real el
hijo cuyo padre 6 madre, ya muertos, hayan manifestado en so testamento 6
en instrument pdblico su voluntad de legitimarlo, con tal que coneurra la
condici6n estableeida en el ndmero 3. del articulo anterior. (Vdase la nota
anterior).
Art. 127.-La legitimaci6n por eoncesi6n Real da derecho al legitimado:
.1.' A llevar el apellido del padre 6 de la madre que la hubiese solicitado.
2.* A reeibir alimentos de los mismos, en la forma que'determina el
articulo 143.
3." A la porei6n hereditaria que se establece en este C6digo. (V6ase la
nota anterior).

Art. 128.-La legitimaci6n podri ser impugnada por los que
se crean perjudicados en sus derechos, cuando se otorgue A favor
de los que no tengan la condici6n legal de los hijos naturales 6
cuando no concurran los requisitos sefialados en este capitulo.

(90) Iepetidamente hemos expuesto nuestra opini6n respect 6 dudar
de que esa form de legitimaci6n exist hoy en Cuba. Como Beal, desde
luego que no existe, y no existiendo ley alguna que atribuya la potestad de
otorgarla A ningdn powder de la Repiblica, ereemos que, mientras esa ley no
exist y por ello se regale el ejereicio de esa prerrogativa, no serA possible
solicitar, ni obtener la gracia. Pudiera estimarse que es benefleioso al
interns privado y acaso al pdblico que tales concesiones se mantengan, siquie-
ra en los casos limitados 6 que se refiere el articulo 125; pero, para ello, lo
repetimos, es necesario una ley especial, no siendo bastantes los preeeptos del
C6digo que suponen la preexisteneia de ese estado. No obstante, no nos
hemos atrevido, descansando s61o en nuestra opinion y sin un precepto legal
expreso que A ello nos antorice, A suprimir ni variar los articulos del C6digo
que A dicha forma de legitimaci6n se referen.








CAPITULO IV.

DE LOS HIJOS ILEGiTIMOS.

SECCION PRIMEBA.

DEL RECONOCIMIENTO DE LOS HIJOS NATURALES.

Art. 129.-El hijo natural puede ser reconocido por el pa-
dre y la madre conjuntamente, 6 por uno solo de ellos. (91)
Art. 130.-En el caso de hacerse el reconocimiento por uno
solo de los padres, se presumirA que el hijo es natural, si el que lo
reconoce tenia capacidad para contraer matrimonio al tiempo de
la concepci6n. (92)
Art. 131.-El reconocimiento de un hijo natural debera ha-
cerse en el acta de nacimiento, en testamento 6 en otro documen-
to pfiblico.
Art. 132.-Cuando el padre 6 la madre hiciere el reconoci-
miento separadamente, no podri revelar el nombre de la persona
con quien hubiera tenido el hijo, ni expresar ninguna circuns-
tancia por donde pueda ser reconocida.
Los funcionarios pfiblicos no autorizarAn document alguno
en que se falte A este precepto. Si A pesar de esta prohibiei6n lo
hicieren, incurrirAn en una multa de 125 A 500 pesetas, y ademAs
se tacharAn de oficio las palabras que contengan aquella reve-
laci6n.
Art. 133.-E1 hijo mayor de edad no podrA ser reconocidc
sin su consentimiento.
Cuando el reconocimiento del menor de edad no tenga lugar
en el acta de nacimiento 6 en el testamento, sera necesaria la
aprobaci6n judicial con audiencia del Ministerio Fiscal.
El menor podrA en todo caso impugnar el reconocimiento
dentro de los cuatro afios siguientes A su mayor edad.

(91) "El articulo 119 define los hijos naturales, y segin tiene decla-
rado el Tribunal Supremo, esa definici6n no se limit al solo caso de la
legitimaci6n, sino que ella debe tenerse en euenta en todos aquellos en que
se alegue 6 pretend hacerse valer la eualidad de hijo natural. (Senteneia
de 23 de Diciembre de 1902).
Respecto A esta definici6n del 06digo debe tenerse present que ella
es distinta de la del dereeho antiguo. La ley 11 de Toro, aclaratoria, como
todas las de esa compilaci6n, dispone que "E porque no se pueda dubdar
cuAles son fijos naturales, ordenamos 6 mandamos que entonees se digan ser
los fijos naturales, cuando al tiempo que nascieren 6 fueren concebidos, sus
padres podian easar con sus madres justamente, sin dispensaci6n, con tanto
que el padre lo reconozea por su fijo, puesto que hays tenido la mujer de
quien lo ovo en su casa, ni sea una sola: ca coneurriendo en el fijo las eali-
dades susodichas mandamos que sea fijo natural".
(92) Cuando no se trate del reconocimiento de un hijo natural hecho
aisladamente por uno de los padres, sino de un hijo ya reeonoeido por uno
de ellos que pretend igual reeonoeimiento del que alega ser su otro proge-
nitor, no es possible prescindir de la justifieaei6n de que ambos tenian capa-
cidad legal para casarse en el moment de la concepei6n. (Senteneia de 28
de Diciembre de 1902 y 18 de Abril de 1903).







Art. 134.-El hijo natural reconocido tiene derecho:
1.0 A llevar el apellido del que le reconoce.
2.0 A recibir alimentos del mismo, conforme el articulo 143.
3.0 A percibir, en su easo, la porci6n hereditaria que se de-
termina en este C6digo. (93)
Art. 135.-E1 padre esta obligado A reconocer al hijo natu-
ral en los casos siguientes:
1. Cuando exist escrito suyo indubitado en que expresa-
mente reconozca su paternidad.
2.0 Cuando el hijo se halle en la posesi6n continue del es-
tado de hijo natural del padre demandado, justificada por actors
director del mismo padre 6 de su familiar. (9)
En los casos de violaci6n, estupro 6 rapto, se estarA A lo dis-
puesto en el C6digo Penal en cuanto al reconocimiento de la
prole. (95)
Art. 136.-La madre estarA obligada A reconocer al hijo na-
tural:
1.0 Cuando el hijo se halle, respect de la madre, en cual-
quiera de los casos expresados en el articulo anterior.
2.0 Cuando se pruebe cumplidamente el hecho del parto y la
identidad del hijo.
Art. 137.-Las acciones para el reconocimiento de hijos na-
turales s6lo podrAn ejercitarse en vida de los presuntos padres,
salvo en los casos siguientes:
1.o Si el padre 6 la madre hubiesen fallecido durante la me-
nor edad del hijo, en cuyo caso este podrA deducir la acci6n an-
tes de que transcurran los primeros cuatro afios de su mayor
edad. (96)

(93) La porci6n hereditaria de los hijos naturales, en el caso de suce-
si6n testada, se establece en los articulos 840 al 843, y en la intestada en
loe 939 al 945, todoe de este C6digo.
(94) "La posesi6n de estado supone una relaci6n continue y direct
entire el padre y el hijo 6 entire 4ste y los familiares de aquOl, y, por tanto
no puede existir en quien ha naeido con posterioridad A la muerte de quien
pretend que es su padre; porque la posesi6n de estado no puo-de dl;ducirc
de actos realizados durante la vida intrauterina del p6stumo". (Sentenci. de
18 de Abril de 1903).
(95) Respecto A este particular, el ndimero 3. del artieulo 468 del C6-
digo Penal obliga A los autores de violaci6n, estupro 6 rapto, por via de
indemnizaci6n, A reconocer la prole, si la calidad de su origen no lo impi-
diese. Aqui la palabra "reeonocer" tiene desJe luego un sentido t6cnico y
restrietivo, referido al hijo natural, y, por tanto. estara el padre ubligado
al reconoeimiento cuando al tiempo de la concepci6n, hubiera podido casarse
con la madre, con dispensa 6 sin ella, como dice el articulo 119 de este C6-
digo. En estos easos de delito es evidence que no puede tener efecto la pre-
sunei6n del articulo 130, ni la prohibici6n del 132, porque ambos padres son
conoeidos.
(96) El Tribunal Supremo ha declarado en senteneia de 12 de Di-
ciembre de 1901, que el t6rmino sefialado en este inciso del artieulo 137 pars
el ejereicio de la acci6n sobre reconocimiento de un hijo natural, no obsta 6
que la acci6n se ejereite durante la menor edad del interesado por las perso-
nas que tengan su representaci6n legal.







2.0 Si despu6s de la muerte del padre 6 de la madre apare-
ciere algin document de que antes no se hubiese tenido noticia,
en el que reconozean expresamente al hijo.
En este caso, la acci6n debera deducirse dentro de los seis
meses siguientes al hallazgo del document.
Art. 138.-E1 reconocimiento hecho A favor de un hijo que
no reuna las condiciones del pfrrafo 2.0 del articulo 119, 6 en el
cual se haya faltado A las prescripciones de esta secci6n, podra
ser impugnado por aquellos A quienes perjudique.

SECCION SEGUNDA.

DE LOS DEMIS HIJOS ILEGITIMOS.

Art. 139.-Los hijos ilegitimos, en quienes no concurra la
condici6n legal de naturales, s61o tendrAn derecho A exigir de
sus padres alimentos conforme al articulo 143.
Art. 140.-El derecho A los alimentos de que habla el articu-
lo anterior, s6lo podrA ejercitarse:
1.0 Si la paternidad 6 maternidad se infiere de una senten-
cia fire, dictada en process criminal 6 civil. (97)
2.0 Si la paternidad 6 maternidad result de un document
indubitado del padre 6 de la madre, en que expresamente reco-
nozca la filiaci6n.
3.0 Respecto de la madre, siempre que se pruebe cumpli-
damente el hecho del parto y la identidad del hijo.
Art. 141.-Fuera de los casos expresados en los nfmueros
1.0 y 2.0 del articulo anterior, no se admitirA en juicio demand
alguna que, direct ni indirectamente, tengan por objeto inves-
tigar la paternidad de los hijos ilegitimos en quienes no concurra
la condici6n legal de naturales.

TITULO VI.

DE LOS ALIMENTOS ENTIRE PARIENTES.

Art. 142.-Se entiende por alimentos todo lo que es indis-
pensable para el sustento, habitaci6n, vestido y asistencia m6dica,
segfn la posici6n social de la familiar.
Los alimentos comprenden tambi6n la educaci6n 6 instruc-
ci6n del alimentista cuando es menor de edad.
Art. 143.-Estan obligados reciprocamente A darse alimen-
tos, en toda la extension que sefiala el articulo precedent:
1.0 Los c6nyuges. (8s)
(97) El nfimero 3. del articulo 468 del C6digo Penal obliga, por via
de indemnizaei6n, A los autores de los delitos de rapto, estupro y violaci6n,
en todo caso, A mantener la prole.
(28) "La cireunstancia de estar divoreiados los c6nyuges no les
exime de la obligpci6n de prestarse alimentos en los casos que proceda".
(Sentencia de 30 de Mayo de 1903). VWanse las notas A los artriculos 68 y 73.







2.0 Los ascendientes y descendientes legitimos.
3.* Los padres y los hijos legitimados por coneesi6n Real y
los descendientes legitimos de 6stos.
4.0 Los padres y los hijos naturales reconocidos, y los des-
cendientes legitimos de estos.
Los padres y los hijos ilegitimos en quienes no concurra la
condici6n legal de naturales, se deben, por raz6n de alimentos.
los auxilios necesarios para la subsistencia. Los padres estan,
ademis, obligados A costear A los hijos la instrucci6n elemental y
la ensefanza de una profesi6n, arte i oficio.
Los hermanos deben tambien A sus hermanos legitimos, aun-
que s6lo sean uterinos 6 consanguineos, los auxilios necesarios pa-
ra la vida, cuando por un defecto fisico 6 moral, 6 por cualquiera
otra causa que no sea imputable al alimentista, no pueda este pro-
curarse su subsistencia. En estos auxilios estaran, en su caso,
comprendidos los gastos indispensables para costear la instruc-
ci6n elemental y la ensefanza de una profesi6n, arte i oficio.
Art. 144.-La reclamaci6n de alimentos, cuando proceda y
sean dos 6 mis los obligados A prestarlos, se hara por el orden si-
guiente: (")
1.0 Al c6nyuge.
2.0 A los descendientes, del grado mis pr6ximo.
3. A los ascendientes, tambiin del grado mis pr6ximo.
4.0 A los hermanos.
Entre los descendientes y ascendientes se regular la gra-
duaci6n por el orden en que sean llamados A la sucesi6n legitima
de la persona que tenga derecho A los alimentos.
Art. 145.-Cuando recaiga sobre dos 6 mas personas la obli-
gaci6n de dar alimentos, se repartirA entire ellas el pago de la pen-
si6n en cantidad proporcional A su caudal respective.
Sin embargo, en caso de urgente necesidad y por circuns-
tancias especiales, podri el Juez obligar A una sola de ellas A que
los preste provisionalmente, sin perjuicio de su derecho A recla-
mar de los demis obligados la parte que les corresponda.
Cuando dos 6 mis alimentistas reclamaren A la vez alimen-
tos de una misma persona obligada legalmente A darlos, y 6sta no
tuviere fortune bastante para tender A todos, se guardara el or-
den establecido en el articulo anterior, A no ser que los alimen-
tistas concurrentes fuesen el c6nyuge y un hijo sujeto A la patria
potestad, en cuyo caso iste sera preferido A aqu6l.
Art. 146.-La cuantia de los alimentos, en los casos com-
prendidos en los cuatro niimeros del articulo 143, sera proporcio-
nada al caudal 6 medios de quien los da y A las necesidades de
quien los recibe.
(99) Los articulos 1,607 al 1,615, comprendidos bajo el epigrafe "De
los alimentos provisionalee", en el titulo XVIII del libro 2." de la Ley de
Enjuiciamiento Civil, regular el procedimiento para obtener aqullos, sin
perjuieio del dereeho que a las parties reserve el artieulo 1,615, de promoter
para los defnitivos el juieio declarative correspondiente.








Art. 147.-Los alimentos, en los easos A que se refiere el ar-
ticulo anterior, se reducirAn 6 aumentarAn proporcionalmente,
segfn el aumento 6 disminuci6n que sufran las necesidades del
alimentista y la fortune del que hubiere de satisfacerlos.
Art. 148.-La obligaci6n de dar alimentos sera exigible des-
de que los necesitare para subsistir la persona que tenga derecho
A percibirlos; pero no se abonarin sino desde la fecha en que se
interponga la demand.
Se verificarA el pago por meses anticipados, y euando fa-
llezca el alimentista, sus herederos no estarAn obligados A devol-
ver lo que 6ste hubiese recibido anticipadamente.
Art. 149.-E1 obligado A prestar alimentos podrf, A su elec-
ci6n, satisfacerlos, 6 pagando la pension que se fije, 6 recibiendo
y manteniendo en su propia casa al que tiene dereeho A ellos. (100)
Art. 150.-La obligaci6n de suministrar alimentos cesa con
la muerte del obligado, aunque los prestase en cumplimiento de
una sentencia firme.
Art. 151.-No es renunciable ni transmisible A un tercero el
derecho A los alimentos. Tampoco pueden compensarse con lo
que el alimentista deba al que ha de prestarlos.
Pero podrAn compensarse y renunciarse las pensions ali-
menticias atrasadas, y transmitirse a titulo oneroso 6 gratuito el
derecho A demandarlas.
Art. 152.-CesarA tambi6n la obligaci6n de dar alimentos:
1.0 Por muerte del alimentista.
2.0 Cuando la fortune del obligado A darlos se hubiere re-
ducido hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender
sus propias necesidades y las de su familiar.
3. Cuando el alimentista pueda ejereer un oficio, profe-
si6n 6 industrial, 6 halla adquirido un destiny 6 mejorado de for-
tuna, de suerte que no le sea necesaria la pension alimenticia pa-
ra su subsistencia.
4.o Cuando el alimentista, sea 6 no heredero forzoso, hubie-
se cometido alguna falta de las que dan lugar A la deshereda-
ci6n. (101)
(100) La opei6n que este articulo concede al obligado A prestar alimento
a dar una pension 6 recibir, en su casa, al alimentista, no puede tener efeeto
cuando otras prescripciones legales eximan al iltimo de albergarse en la
casa del primero, como sucede en el caso de la mujer que ha intentado A
obtenido el divorcio. Asi lo ha deelarado el Supremo en su sentencia
de 11 de Mayo de 1902, y en la de 30 de Junio del mismo afio ha deelarado
que esa doctrine no tiene aplieaci6n al caso del padre natural que se presta
A alimentar A su hijo en su propia easa, donde habitat con su familiar legitima,
porque esta causa, por si sola, no exime A 6ste de la eonvivencia con su
padre.
(101) Las causes de desheredaci6n estAn enumeradas en los articulos
852, 853, 854 y 855 de este C6digo, en relaci6n con el 756 del mismo. Aun-
que ellas se referen, para los efectos de la herencia, A los herederos forzosos,
tkngase present que, conforme A este articulo, aunque el alimentista no ten-
ga tal caracter, mediando esas causes pierde el derecho A los alimentos, si lo
tuviere A ellos, aunque no lo tenga A la herencia.







5.* Cuando el alimentista sea descendiente del obligado A
dar alimentos, y la necesidad de aqu6l provenga de mala conduc-
ta 6 de falta de aplicaci6n al trabajo, mientras subsista esta causa.
Art. 153.-Las disposiciones que preceden son aplicables A
los demis casos en que por este C6digo, por testamento 6 por pacto
se tenga derecho A alimentos, salvo lo pactado, lo ordenado por el
testador 6 lo dispuesto por la ley para el caso especial de que se
trate. (102)

TITULO VII.

DE LA PATRIA POTESTAD.

CAPITULO I.

DISPOSICI6N GENERAL.

Art. 154.-El padre, y en su defecto la madre, tienen potes-
tad sobre sus hijos legitimos no emancipados; y los hijos tienen la
obligaei6n de obedecerles mientras permanezcan en su potestad, y
de tributaries respeto y reverencia siempre. (103)
Los hijos naturales reconocidos y los adoptivos menores de
edad, estan bajo la potestad del padre 6 de la madre que los reco-
noce 6 adopta y tienen la misma obligaci6n de que habla el parra-
fo anterior. (104)

CAPITIUO II.

EFECTOS DE LA PATRIA POTESTAD RESPECT A LAS PERSONAS
DE LOS HIJOS.

Art. 155.-El padre, y en su defecto la madre, tienen, res-
pecto de sus hijos no emancipados:
1.0 El deber de alimentarlos, tenerlos en su compafiia, edu-
carlos 6 instruirlos con arreglo A su fortune, y representarlos en

(102) ,V6anse los articulos 176, 264, 268, 648 y 879 de este C6digo y
el 1,915 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
(103) Por la legislaci6n antigua, la madre no tenia patria potestad
sobre sus hijos legitimos. Esta potestad, que hoy le reconoce el C6digo, se
la di6 por primer vez el articulo 64 de la Ley de Matrimonio Civil, de 18
de Junio de 1870. El citado articulo, como comprendido entire los 44 y 78,
(caipitulo V de dioha ley) se hizo extensive a Cuba por R. D. de 2 de Marzo
de 1883, vigente desde an promulgaci6n, que tuvo efeeto en 31 de dieho
mes y afo.
El Tribunal Supremo espafiol declar6, en senteneia de 19 de Junio de
1875, que 6ste precepto no tiene efecto retroactive y que no alcanzaba. por
tanto, f los que a la fecha de su promulgaci6n eran ya hubrfanos de padre.
El 06digo Penal castiga como falta, en su articulo 611, ndmero 7.*, 8
los hijos de familiar que faltaren al respeto y sumisi6n debidos A sus padres.
(104) Este precepto es nuevo en nuestra legislaci6n. El Tribunal Su-
premo espafol declare, en so sentencia de 28 de Abril de 1904. que, por no
tener dieho articulo efeeto retroactive, no es aplicable k los hijos naturales
nacidos antes de regir el C6digo.






94

el ejercicio de todas las acciones que puedan redundar en su pro-
vecho. (105)
2.0 La facultad de corregirlos y castigarlos moderadamente.
Art. 156.-E1 padre, y en su caso la madre, podrAn impetrar
el auxilio de la Autoridad gubernativa, que deberf series presta-
do, en apoyo de su propia autoridad, sobre sus hijos no emancipa-
dos, ya en el interior del lugar dombstico, ya para la detenei6n y
aun para la retenci6n de los mismos en estableeimientos de ins-
trucci6n 6 en institutes legalmente autorizados que los recibieren.
Lo dispuesto en el parrafo anterior comprende A los hijos le-
gitimos, legitimados, naturales reconocidos 6 adoptivos. (l'o)

(105) La obligacifn de alimentar 6 los hijos que expresamente impone
los padres este artieulo, como inherent A la patria potestad, no se deriva
de 6sta dnicamente; proviene del vinculo natural, no del civil de la potestad,
eegfin puede verse on el articulo 143, pkrrafos segundo, tereero y cuarto;
pero indudablemente que no se trata en este artieulo de una mera reproduc-
ci6n del precepto anterior, sino de una aplicaci6n especial del mismo, segtn
el eual, el padre, en todo easo, estA obligado & alimentar al hijo que estA bajo
s:a potestad; obligaci6n de la que s61o le releva la imposibilidad absolute,
nacida de un complete estado de indigencia, en cuyo caso el poder pilblico,
por medio de leyes administrativas, provee A la necesidad del hijo, supliendo
la deficiencia del padre. El artieulo 335 de 1. Ley Orgfnica del Poder Eje-
eutivo pone bajo el cuidado y protecei6n de la Seeretaria de Sanidad y Be-
neficencia A los menores desvalidos, y califica de tales A aquellos que carez-
can de los recursos necesarios para su propio sustento y no tuvieren padres,
abuelos 6 guardadores que puedan mantenerlos, 6 si los tuvieren, 6stos los
hubieren abandonado, 6 scan dichos padres, abuelos 6 guardadores, segin
declaraci6n del Juzgado Correceional, habitualmente ebrios 6 notoriamente
inmorales, 6 se encontraren press en una edreel 6 presidio, 6 encerradlos en
un asilo de dementes.
El articulo 506 del Cddigo Penal castiga, como delito, el abandolo dh.
un nifio mentor de site afios, y el ndmero 5.* del 610 castiga como autores de
falta A los padres que abandonan sus hijos, no procurfndoles la edncaci6n
que require su clase y sus facultades permitan.
El articulo 88 de la Orden 368, de 1900, modificado por el V de la nd-
mero 4 de 1902, obliga & los padres & enviar f sus hijos menores de 6 A
14 aios, a una escuela, durante el period escolar que en ella se senala, y
el artieulo 92 de dicha Orden castiga con multa y hasta con prisiOn de uno A
einco dias, al padre que falta f ese deber.
Conform al articulo 17 del C6digo Penal, son responsables civilmente
los padres por los delitos y faltas que cometan sus hijos menores de nueve
afios y mayors de esta edad, que sean menores de quince y estdn bajo su
potestad, a no hacer constar que no hubo por su part culpa ni negligencia.
(106) Este articulo tenia tres parrafos; el segundo decia asi: Asi-
mismo podrfn reclamar la intervenci6n del Juez Municipal, para imponer A
sus hijos hasta un mes de detenei6n en el estableeimiento correecional desti-
nado al efeeto, bastando la orden del padre 6 madre, con el visto bueno del
Juez, para que la detenci6n se realize". Espafia regul6 el ejercicio de esta
facultad por R. O. de 26 de Marzo de 1891. Pero ese pArrafo no esta hoy
vigente en Cuba por haberlo suprimido expresamente el articulo VII, see-
ci6n 73 de la Orden 271, de 7 de Julio de 1900.
El parrafo tereero de este articulo, que, por virtud de la meneionada
supresi6n, es boy el segundo del mismo, se referia en plural A lee dos ante-
riores; la supresi6n del que le precedia nos obliga A modificar su redaeei6n,
dejando la refereneia en singular.







Art. 157. (Derogado). (107)
Art. 158. (Derogado).-(Vase la nota anterior).

CAPITULO In.

DE LOS EFECTOS DE LA PATRIA POTESTAD RESPECT
I LOS BIENES DE LOS HIJOS.

Art. 159.-E1 padre, 6 en su defecto la madre, son los admi-
nistradores legales de los bienes de los hijos que estan bajo su po-
testad. (108)
Art. 160.-Los bienes que el hijo no emancipado haya adqui-
rido 6 adquiera con su trabajo 6 industrial, 6 por cualquier titulo
lucrative, pertenecen al hijo en propiedad, y en usufracto al pa-
dre 6 la madre que le tengan en su potestad y compafia; pero si
el hijo, con consentimiento de sus padres, viviere independiente
de 6stos, se le reputara para todos los efectos relatives A dichos
bienes como emancipado, y tendrA en ellos el dominio, el usufruc-
to y la administraci6n.
Art. 161.-Pertenece A los padres en propiedad y usufructo
lo que el hijo adquiera con caudal de los mismos. Pero si los pa-
dres le cediesen expresamente el todo 6 parte de las ganancias
que obtenga, no le seran 6stas imputables en la herencia.
Art. 162.-Corresponderan en propiedad y en usufructo al
.hijo no emancipado los bienes 6 rentas donados 6 legados para
los gastos de su educaci6n 6 instrucci6n; pero tendran su admi-
nistraci6n el padre 6 la madre, si en la donaci6n 6 en el legado no
se hubiere dispuesto otra cosa, en cuyo caso se cumplirA estric-
tamente la voluntad de los donantes.
Art. 163.-Los padres tienen, relativamente A los bienes del
hijo en que les corresponde el usufructo 6 administraci6n, las
(107) Este artienlo y el siguiente 158, aunque no expresamente deroga-
dos, lo ban quedado virtualmente, y, por tanto, sin possible aplicaei6n, en
virtud de la snpresi6n del parrafo segundo del articulo 156 & que se refiere
la nota anterior.
Estos articulos decian asi: "Art. 157. Si el padre 6 la madre hubiesen
pasado segundas nupcias y el hijo fuere de los habidos en anterior matri-
monio, tendra que manifestar al Juez los motives en que fundan su acuerdo
de eastigarle; y el Juez oirs, en comparercenoia personal, al hijo, y deeretarA
6 denegarA la detenei6n, sin ulterior recurso. Esto mismo se observarA
cuando el hijo no emancipado ejerza algin cargo f oflcio, aunnne los padres
no hayan contraido segundo matrimonio"'.
"Art. 158. El padre, y en su easo la madre, satisfarin los alimentos
del hijo detenido; pero no tendrAn intervenei6n alguna en el regimen del
estableeimiento donde se le detenga, pudiendo fnicamente levantar la
detenei6n euando lo eetimen oportuno''.
(108) 1E precepto de este articulo no es tan general como aparece de su
texto. VTase el 166, que es una exeepei6n del mismo eon refereneia A los
hijos naturales y adoptivos.
Este articulo 159 del C6digo eoneuerda literalmente con el 200 de la
Ley Hipoteearia, pero 6ste fltimo, despnus de la palabra "potestad",
agrega: "aunque con la obligaei6n de constituir hipoteea legal en favor de
los filtimoe euando contrajeren segundas nupeias".







obligaciones de todo usufructuario 6 administrator, y las espe-
ciales establecidas en la secci6n tercera del tit. 5. de la Ley Hi-
potecaria. (109)
Se formarA inventario, con intervenci6n del Ministerio Fis-
cal, de los bienes de los hijos en que los padres tengan s61o la ad-
rministraci6n; y A propuesta del mismo Ministerio, podri deere-
tarse por el Juez el dep6sito de los valores mobiliarios propios
del hijo.
Art. 164.-E1 padre, 6 la madre en su caso, no podrAn ena-
jenar los bienes inmuebles del hijo en que les correspond el usu-
fructo 6 la administraci6n, ni gravarlos, sino por causes justifica-
das de utilidad 6 necesidad, y previa la autorizaci6n del Juez
del domicilio, con audiencia del Ministerio Fiscal, salva las dis-
posieiones que, en cuanto A los efectos de la transmisi6n, esta-
blece la Ley Hipotecaria. (110)
(109) Las obligaeiones del usufruetuario estan reguladas en los ar-
tieulos 491 al 512 de este C6digo. Las obligaciones de los administradores
son las que nacen del mandate, entire las cuales estA la de rendici6n de
cuentas (articulo 1,720) y la de responder del dolo y culpa (1,726).
La secei6n tercera del titulo 5.0 de la Ley Hipotecaria comprende, en
cuanto A los bienes de los que esthn bajo la patria potestad, los articulos 200
al 206 (216 al 220 de la anterior, comprendidos bajo la denominaci6n de
"Hipoteca por raazn de peculio"). Al primer de esos articulos nos hemos
referido en la nota que precede; los restantes que tienen relaci6n con 6ste del
C6digo son: el 201, que obliga A inscribir A nombre de los menores los
bienes inmuebles de su propiedad y A que el padre 6 madre aseguren con
hipoteca especial, si pudieren, los bienes de aqu6llos que no sean inmuebles.
El 202, segdn el cual, se entiende que los padres no pueden eonstituir la
hipoteca, cuando earezean de bienes inmuebles hipotecables. El 203, que
prev6 el caso en que estos bienes scan insuficientes y ordena que en tal
caso se constituya en ellos la hipoteca, A reserve de ampliarla A otros que
adquieran despu&s, en caso de que se lo exijan. El 204, que otorga la facnl-
tad de exigir, en nombre de los hijos, que se hagan efeetivos los derechos
expresados en el articulo 201, A las personas siguientes: aquellas de quienes
procedan los bienes, los herederos y albaceas de diehas personas y los ascen-
dientes del menor. El 206, que autoriza al Ministerio Fiscal para solicitar de
oficio que se hagan efectivos dichos derechos, cuando no lo hubiesen pedido
las personas antes mencionadas. No mencionamos en esta nota el ar-
ticulo 205, porque eoncuerda con el articulo siguiente del C6digo y 6 61 nos
referiremos en la nota que subsigue.
Los articulos 207 al 210 del Reglamento establecen la forma en que
deben hacerse las inscripeiones A que se refieren los anteriormente eitados
de la ley.
(110) Con excepci6n del dltimo period, 6 sea la salvedad que contiene
este articulo, en todo lo demAs es copia literal del 205 de la Ley Hipotecaria.
El Tribunal Supremo ha declarado: que la prohibiei6n de este articulo
comprende no s6lo A los padres que tengan meramente la administraci6n, sino
tambi6n A aquellos A quienes correspond el usufructo (sentencia de 21 de
Mayo de 1903); que la autorizaci6n para hipotecar leva implicita la de
pactar interests (sentencia de 30 de Enero de 1904), y que no estd compren-
dida en la prohibici6n la adquisici6n para el menor de bienes inmuebles
pagaderos A plazo, con hipoteca sobre el propio bien adquirido (sentencia de
20 de Abril de 1903).
El articulo 209 del Reglamento de la Ley Hipoteearia dispone que:
"La autorizaci6n judicial que necesite el padre 6 la madre para enajenar 6
gravar los bienes del hijo sera igualmente necesaria para inseribir los actos
6 eontratos que tengan por objeto la extincidn de derechos reales de la pro-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs