• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Introduction
 Suplemento a La Patria, del día...
 Cuba debe ser mexicana
 La anexión de Cuba, el ministro...
 Cuba como estado mexicano
 La anexion de Cuba y "El correo...
 Cuba y Mexico
 La anexion de Cuba
 ¡Un hallazgo!
 "The two republics" y "El correo...
 A "El correo Español"
 "The two republics"
 Un leon del atlas
 La prensa extranjera
 Rectificaciones
 "The mexican herald"
 ¡El arcano!
 La neutralidad de Mexico
 La anexión
 La prensa de los Estados Unido...
 Cuba mexicana
 ¡Confeso de ignorancia!
 Mexicana ó Norte-Americana
 La prensa Española
 La anexión en el senado americ...
 Entrevista con el ministro de relaciones...
 Constitución política de la República...
 Table of Contents
 Back Cover














Group Title: Cuba mexicana : coleccion de articulos, seguida de la Constitucion politica de los Estados Unidos Mexicanos
Title: Cuba mexicana
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074060/00001
 Material Information
Title: Cuba mexicana colección de artículos, seguida de la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos
Physical Description: 139 p., 1 l. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Mexico
Publisher: Impr. de F. P. Hoeck
Place of Publication: México
Publication Date: 1896
 Subjects
Subject: Cuban question -- 1895-1898   ( lcsh )
Politics and government -- Cuba -- 1895-1898   ( lcsh )
Politics and government -- Mexico -- 1867-1910   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Discusses the question of the annexation of Cuba to Mexico.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074060
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000589853
oclc - 23298091
notis - ADB8649

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Title Page
        Page 2
    Introduction
        Page 3
        Page 4
    Suplemento a La Patria, del día 25 de junio de 1895
        Page 5
        Page 6
    Cuba debe ser mexicana
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    La anexión de Cuba, el ministro de España y la prensa americana
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Cuba como estado mexicano
        Page 43
    La anexion de Cuba y "El correo español"
        Page 44
        Page 45
    Cuba y Mexico
        Page 46
    La anexion de Cuba
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    ¡Un hallazgo!
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    "The two republics" y "El correo Español"
        Page 53
    A "El correo Español"
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    "The two republics"
        Page 57
        Page 58
    Un leon del atlas
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    La prensa extranjera
        Page 62
        Page 63
        Page 64
    Rectificaciones
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    "The mexican herald"
        Page 71
    ¡El arcano!
        Page 72
        Page 73
    La neutralidad de Mexico
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    La anexión
        Page 79
    La prensa de los Estados Unidos
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        ¡Indigenismo salvaje!
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
    Cuba mexicana
        Page 86
        iUna colonia de ministros!
            Page 86
            Page 87
        ¡Justicia negrera!
            Page 88
            Page 89
        La imparcialidad de "La Patria"
            Page 90
            Page 91
        ¡Convicto de ignorancia!
            Page 92
            Page 93
            Page 94
    ¡Confeso de ignorancia!
        Page 99
    Mexicana ó Norte-Americana
        Page 100
    La prensa Española
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    La anexión en el senado americano
        Page 106
    Entrevista con el ministro de relaciones exteriores de México
        Page 107
        Page 108
    Constitución política de la República Mexicana
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    Table of Contents
        Page 140
    Back Cover
        Page 141
Full Text
:
Ir i~ u;
f


UBA


MEXICANA


**


COLECCION DE ARTICULOS, 8EGUIDA DE LA CONSTITUTION POLITICAL
DE LOS
ESTADO8 UNIDOS MEXICANOS


En political, no basta tender d lo present,
es indispensable prefer lo porvenir.







MEXICO

IMPRENTA Y ENCUADERNACION DE F. P. HOECK,
Primera Calle de San Francisco No. 12.
1896


C






UBA


ME


X


ICANA


COLEGCION DE ARTICULOS, SEGUIDA DE LA CONSTITUTION POLITICAL
DE LOS
ESTADOS UNIDO8 MEXICANOS.



-En polaitca, no basta lender d lo prescn/c,
es indispensable prevcr lo porvenui .





MEXICO
IMPRENTA Y ENU('ADERNACION DE F. P. HOECK,
lrilnera Calle de San Francisco No. 12.
1896
















La uni6n de Mexico y Cuba en una sola Repuiblica, es
idea de que no debe prescindirse en los actuales momen-
tos. En- ella, Mexico hallaria elements de poder maritime
y seguridad exterior; Cuba, garantias de libertad y de or-
den 'a raz de su independencia y, ambas, las condiciones pro-
pias de una gran Naci6n. Reuniendo, pues, en estas paginas
lo mas important de cuanto sobre este asunto han publi-
cado los peri6dicos en los fltimos meses de 1895, nos pro-
ponemos secundar el generoso esfuerzo de nuestra prensa,
para propagar la idea fecunda y previsora que no ha mu-
cho nos vino desde la tierra francesa.
k, Sea cual fuere el resultado de la lucha, esos hombres
extraordinarios que a fuerza de audacia han disputado la
victoria en una series terrible de combates, tienen derecho
a que se les consider capaces de conquistar la indepen-
dencia de la isla; pero ni la abnegaci6n ni el heroismo,
inapreciables en la guerra, son suficientes para cambiar
las condiciones que, fatalmente, impedirAn a los cubanos
conservar su independencia.
La naturaleza ha hecho de Cuba, 6 una garantia 6 una
amenaza para los pueblos de raza espafiola. Su uni6n con
Mlxico estableceria un equilibrio politico en el Nuevo
Wlundo; mientras que su anexi6n a 1s Estados Unidos
Spondria en peligro la autonomia de las Repfiblicas latinas.
SiDe estas paginas parte un grito de alarma que el instinto
Z de conservation no debe desoir, y al que, mas que nadie, de-
. ben responder el espiritu de independencia y el interns de
Slos cubanos!















SUPLEMENTO A "LA PATRIA,"

DEL DIA 25 I)E JUNIOR DE 1895






Publicamos d continuaci6n un studio que, desde Paris, nos ha re-
mitido una persona respectable, nacida en Cuba y naturalizada en
Francia.
El interns que dan d este trabajo los actuales sucesos de Cuba v
la importancia 6 imparcialidad de su autor, nos decide l darlo en su-
plemento, d fin de no interrumpir su publicaci6n.


"Paris, iS de Mayo de 1895.
"SR. D. IRENEO PAZ,
President de la Prensa Asociada.
Mexico.
Muy estimado senior:
"Las paginas que adjuntas tengo la honra de remitir a
Ud. para que, si lo cree oportuno, se sirva hacerlas conocer
en esa Repfiblica, las escribi en 1883 A raiz de la paz de Cu-
ba, previendo una nueva guerra est&ril y sangrienta.
Los afios han pasado, y atenciones de otro orden en mi
nueva patria me habian hecho olvidar ese* trabajo modesto,
pero Ileno de buenas intenciones y exento de la pasi6n que
domina en los hombres directamente mezclados a los su-
cesos.







"La nueva guerra que hoy devasta la isla de Cuba y
compromete alli la dominaci6n de Espaia, me ha traido a
la memorial esas paginas olvidadas v me ha decidido-a pu-
licarlas.
"Para ello, pens6 primero en Espafia 6 en Cuba misma; pe--
ro, aunque no se trata de un escrito subversive, he debido pre-
ferir a Mexico, no s61o porque el asunto le interest, sino por
parecerme esa Repuiblica en mejores condiciones para juz-
gar, desde ahora, de una idea de conciliaci6n desinteresa-
damente emitida.
"En los doce aflos que han transcurrido desde la fecha
en que escribi ese studio, la situaci6n de Cuba se ha mo-
dificado en algunos puntos: la esclavitud ha desaparecido
y se ha tolerado a la prensa alguna libertad; pero los abusos,
al variar en la forma, se han agravado en el fondo. Por eso
he dejado mi studio tal cual lo escribi en 1883.
"Permitame Ud. ahora que, por su conduct, ruegue a la
ilustrada prensa mexicana que ayude mis buenas intencio-
nes, dando a la soluci6n que propongo la mayor publicidad
y el prestigio de su apoyo; y reciba Ud., mi estimado sefor,
las gracias anticipadas y el testimonio del aprecio y consi-
deraci6n con que soy su atento servidor.















CUBA DEBE SER MEXICANA







I


No ha.mucho tiempo, casi todos los peri6dicos de la isla de Cuba
daban 6 la estampa el siguiente articulo:
La vida civil es insoportable en una sociedad envilecida done
ha llegado a ser la virtud, como en los tristes tiempos de la degradada
Roma, un nombre vano. La inmoralidad con una perfect organiza-
ci6n, con ramificaciones poderosas en todas las dependencias, con
agents en todos los centros, preparaba sus planes inicuos sin difi-
cultades ni tropiezos, y, contando con impunidad segura, realizaba
sin riesgo sus proyectos de explotaci6n y sus infames granjerias.
"Directores generals de Hacienda, Comisarios regios. Juntas de
vigilancia 6 inspecci6n, todo ha sido ineficaz para concluir con la
prevaricaci6n y el cohecho; los contrabandistas y sus c6mplices, los
ladrones de caudales pdblicos han vencido todas las resistencias, han
burlado todas las previsiones y esterilizado los mis laudables empefios.
El poder mis s6lido y mejor constituido en este desmoralizado pais,
es el de los defraudadores de la Hacienda pfblica; con 61 son todos
los demis impotentes.
"Y todo esti minado y pervertido. Los sentimientos se han lle-
gado a desnaturalizar en absolute y los caracteres se han eclipsado
por complete. El sacrificio leal y desinteresado no se conoce; el de-
coro pfiblico carece de incentive que lo estimule; el patriotism es un
recurso, una careta cobarde cubierta de miserables prevaricaciones;
la honradez un mito; el cohecho un procedimiento legal; la concusi6n
un acto Ifcito; el despojo un sistema practice de administraci6n; el







robo un fin determinado; la estafa una soluci6n prevista; y la ..
justicia p6blica, si augusta en la contemplaci6n te6rica, es en la exis-
tencia real solemn mentira, juguete siempre de la perfidia y de la
maldad, de la impudencia y del dolo.
"El pueblo, entire tanto, sin saber lo que pasa, porque haci6n-
dosele ignorante se le quiere hacer feliz, fluctia entire la desespera-
ci6n y el content, alegrindose ahora de un effmero triunfo electoral
y llorando mariana un desastre econ6mico.
"Si se siente agobiado por los infortunios, atormentado por do-
lores que no tienen t6rmino, herido por frecuentes expoliaciones que
no hallan reparaci6n, escandalizado ante la enormidad de crimenes
que no tienen castigo, sufre resignado con la conciencia de su inevi-
table humillaci6n tanto ultraje, y no produce una queja, ni exhala
un grito, ni solicita una reform, ni provoca una saludable reacci6n;
y es que la iniciativa fecunda de ayer, la virilidad y el deseo de en-
grandecimiento de siempre, aquella pujanza y ardor de mejores dias.
han perecido en la atm6sfera inficionada que nos rodea.
"Trabaja por necesidad, paga crecidos tributes 6 innunerables ga-
belas por instinto, sufre por hibito y guard silencio por precision.
Espectador mudo de todos los crimenes. ni abulta sus dolores, ni exa-
gera sus impaciencias; liumilde hasta el heroismo, entrega al Tesoro
piublico sus ahorros, arranca de la boca de sus hijos hambrientos el
pedazo de pan para llevarlo i las cajas del Estado, y da, sin protest,
sus economics y sus sudores, aun cuando sepa que ese dinero ha de in-
gresar en el insaciable bolsillo de los contrabandistas y concusionarios.
Cuando los sufrimientos lleguen A su t6rmino y cuando comience a
dudar hasta de su propio destino, vendri i reanimar las perdidas
fierzas la esperanza de su pronta regeneraci6n, y, sacudiendo el le-
targo, preparard las violentas modificaciones, iniciari series cataclis-
mos, planteard radicales cambios, y hasta con sangre firmard el decreto
aboliendo un pasado ignominioso. ;Los pueblos tienen tambi6n sus
justicias y sus venganzas!
';Qui6n que para Espaiia viva y por Espaiia quiera morir, no
se avergiienza de lo que esti pasando? Por qu6 empobrecemos a
nuestra naci6n: por qu6 la deshonramos; por qu6 la hacemos respon-
sable de nuestras culpas? Por que damos armas 6 los enemigos en-
carnizados de nuestro poderfo legitimo en Am6rica para que insulten'
a la altiva, A la leal, i la noble, i la hidalga patria nuestra, considerin-
dola ladrona de fortunes privadas, usurpadora de caudales pdblicos,
sanguijuela de la sangre generosa de inocentes negros y campesinos
indefensos, c6mplice en los amafios combinados por los desalmados
agents de la administraci6n, y en las ganancias y lucros realizados
en nuestras aduanas? i Por que le robamos lo que de derecho le per-







tenece; por que la hemos de presentar ante la historic, maniatada e
impotente para realizar sus fines de progress y engrandecimiento?
"Todos los dias, sin que el sonrojo se marque en nuestras meji-
las, sin que la indignaci6n turbe la tranquilidad de nuestro espiritu,
leemos en los peri6dicos la triste nueva de una irregularidad 6 la fatal
noticia de un desfalco. Ayer se robaba en los hospitals militares y
civiles, en las casas de beneficencia, en las contratas de efectos para
la marina y en las de viveres para el ejercito. Ahora se falsifican re-
cibos de contribuci6n por considerable sumas, y se descubre el delito
despu6s de haber huido el autor 6 extranjeras tierras en busca de im-
punidad y de reposo; se extrae por resmas de las dependencias oficiales
el papel sellado, y recaen por lo general todas las sospechas sobre
agents desconocidos 6 irresponsables; se descubre en las aduanas
de la capital un enorme desfalco ascendente a medio mill6n de pesos:
en la de Cirdenas, abuses, filtraciones 6 irregularidades incalcula-
bles; salen de la Administraci6n econ6mica de Matanzas pagares y
bonos legitimos, y entran en reemplazo otros falsos; llega al puerto
de Cienfuegos un buque de harina manifestando carb6n, y d otros de
la isla articulos de valor y efectos de importancia arancelaria, que
pasan al consume sin pagar derechos; se sustraen millares de sellos
de los dep6sitos del Estado, y se lima, como precautoria media, una
reja para descargar la responsabilidad sobre series misteriosos, des-
conocidos y an6nimos. Desfalcos infinitos en las colecturias, en los
ayuntamientos, en todas las oficinas pAblicas, i qu6 es esto ?'"
Tal es el estado moral de la administraci6n piblica en Cuba, des-
crito por los peri6dicos espafioles de aquella isla. Veamos ahora de
que otros vicios adolece esa misma administraci6n en sus diversos
ramos.
Comenzaremos por los derechos individuals y politicos. En Cuba
rige la Constituci6n espaiola de 1876, recientemente promulgada.
pero rige de muy distinta manera que en Espaiia. Su promulgaci6n
fu6 acompailada de un Real Decreto que le di6 fuerza de ley, en tanto
no se opusiera al regimen colonial.
Existe, pues, la libertad de impjrenta, pero veamos c6mo. Cada per-
sona no puede publicar mis de un peri6dico politico, y para dar a luz
su publicaci6n necesita acreditar, entire otras cosas, las siguientes:
ser ciudadano espafiol, mayor de edad, levar dos afios de vecindad,
por lo menos, en el punto en que el peri6dico se publique, pagar I50
pesetas de contribuci6n territorial 6, con dos afios de anticipaci6n,
300 pesetas por subsidio industrial y estar en el libre ejercicio de sus
derechos civiles y politicos. Para acreditar todas estas circunstancias
se fija el plazo de cuarenta dias, y todavia se concede i la autoridad
otros veinte mis para resolver. Si el permiso se niega, el interesado







debe acudir en queja al Ministro de Ultramar, quien resuelve en de-
finitiva, oyendo al Consejo de Estado.
Una vez concedida la licencia y comenzada la publicaci6n del pe-
ri6dico, el editor tiene el deber de presentar dos ejemplares de cada
niimero a la fiscalia de imprenta, dos horas antes de repartirse el pe-
ri6dico, lo cual es peor que la previa censura, que se dice abolida,
porque el fiscal puede recoger, y lo hace frecuentemente, toda la edi-
ci6n, y, adem6s, se persigue judicialmente al peri6dico despues del
secuestro.
Derecho de asociacidn. Tambidn lo concede el articulo 13 de la Cons-
tituci6n, pero restringido en Cuba por Real Orden de i- de Noviem-
bre de SS11 que, para que pueda celebrarse cualquier reuni6n, exige
el permiso previo de la autoridad y la presencia de 6sta en la reunion.
La ensefianza, esta sujeta i severisimos reglamentos llenos de tra-
bas. En Cuba no se expiden titulos de ingenieros civiles, de caminos,
top6grafos, industriales, de montes ni de minas; los que desean obte-
nerlos tienen que atravesar el Atlintico y gastar sumas considerable.
La mayor parte de las oposiciones A citedras se celebran en Espafia,
y son pocos, por lo tanto, los hijos de Cuba que pueden emprender
un costosisimo viaje para oponerse a ellas.
Esto en cuanto d la ensefianza superior, que por lo que toca a la
primaria, los nifios que asisten A las escuelas no llegan al 2 %, en al-
gunas parties casi ni al i, y existe una provincia en la cuai no hay nin-
guna escuela. Los hijos de los negros patrocinados carecen en lo ab-
soluto de escuelas y de maestros.
La esclavitud ha desaparecido, pero la sustituye el patronato, que
sefiala al negro once horas diarias de trabajo, como minimum, y que
autoriza los castigos corporales del cepo y del grillete.
Para vivir en Cuba se necesita tener cedula de vecindad, para via-
jar dentro de la isla permiso del alcalde, y pasaporte para entrar 6 salir.
Segu idad personal c iiviolabilidad del domicilio. Oigamos c6mo un
ilustre diputado explicaba en el Congreso espailol, la que disfrutan
los habitantes de Cuba:
"La Policia y el Cuerpo de Orden P6blico de la Habana, decia,
no son capaces de contener 6 perseguir 6 los malhechores y bandidos,
que en las mismas calls de la capital atacan y asesinan 6 los ciuda-
danos pacificos y honrados. En aquella isla infortunada pasa como
cosa corriente, com o lo ms natural del mundo, que en Santiago de
Cuba y en la plaza mis cdntrica, a las doce de la noche, una pareja
de Orden Pfblico haya matado A tiros de revolver a un preso que
conducia a la cdrcel; pasa como cosa natural y corriente que en un
pueblo cercano a dicha ciudad, los individuos del Cuerpo de Orden
Pdblico 6 otros agents armados del Gobierno, hayan perseguido y







como cazado A tiros 6 tres locos, de quienes una parte de la prensa
decia con la mis cruel y salvaje falta de aprehensi6n, que por fortu-
na se les habia dado una muerte pronta y sin gran sufrimiento, porque
no habian querido tender los paternales consejos de la autoridad. ...
ilos locos, sefiores! La Guardia Civil parece impotente para evitar la
supuesta evasi6n de los press a quienes conduce, y les da muerte en
los caminos.
El domicilio alli puede ser allanado por las autoridades d la hora
que las autoridades lo quieren y con el pretexto que quieren, como
ya lo han hecho.
"'Las deportaciones se hacen en masa como procedimiento de go-
bierno, de tal suerte, que todos los correos traen d las costas de la
Peninsula centenares de proscriptos que imploran, como gracia, el
derecho de ser procesados y juzgados. La seguridad personal a mer-
ced de torpes 6 ignaros gobernantes. La intranquilidad en los cam-
pos, tan grande en la provincia oriental, que los labradores abandonan
sus cultivos, llenos de pavor y de consternaci6n, al ver c6mo tienen
lugar misteriosas ejecuciones, y se refugian en las ciudades, para
embarcarse luego y emigrar a paises extranjeros para trabajar tran-
quilos y vivir seguros."
El derecho de sufragio se halla limitado a s61o una pequefia parte
de la poblaci6n, porque mientras la ley electoral vigente en la Penin-
sula lo concede d todo ciudadano que paga cinco pesos de contribu-
ci6n, la que rige en la isla de Cuba se lo niega a quien no satisface
veinticinco, 6 excepci6n de los empleados, que gozan de este derecho
contribuyendo con la misma cuota que en la Peninsula, y como 6stos
en su totalidad son espafioles, no hay que decir cudl ha sido el espi-
ritu de la ley al otorgar este privilegio.
La correspondencia no es inviolable; los monopolies, las prohibi-
ciones y la servidumbre son la base de las negociaciones mercantiles;
y las leyes municipal y provincial, bien distintas de las que rigen en
Espafia, privan de vida propia al municipio y d la provincia.
En el orden civil, se rige la isla de Cuba por los antiguos C6digos
espafioles, inadecuados ya las necesidades de la sociedad modern,
y cuya aplicaci6n hace mis confusa y hasta impossible, el sin nimero
de Cedulas, Reales Ordenes, Reales Decretos y Autos Acordados que
forman lo que se llama Legislaci6n Ultramarina. Por lo demis, esti
vigente s61o el capitulo V de la Ley provisional del matrimonio ci-
vil de Espafia, de manera que en Cuba no existe este matrimonio.
La Ley de disenso paterno, lo mismo que la anterior, rige alli desde
hace muy poco tiempo, pero al hacerla extensive 6 Cuba se alter6 y
reform inconsideradamente. El recurso de casaci6n hay que inter-
ponerlo ante el Tribunal Supremo de Madrid, lo que hace intermi-







nables y costosisimos los pleitos y, sobre todo, la inmoralidad que
convierte la justicia en un arma de partido, es causa de que los hom-
bres honrados aparten con terror la vista de la complicaci6n de las
leyes y de la venalidad de los jueces. Se carece, ademis, de regimen
carcelario y penitenciario, y esto, ayudado de la falta de instrucci6n
primaria, ha sido causa del aumento pavoroso de la delincuencia en
los j6venes menores de 15 afios, hecho que ha denunciado el Presi-
dente de la Audiencia de Puerto Principe, en un discurso de apertura.
La Hacienda es un verdadero caos. Uno de los politicos mas im-
portantes de Espafia, Presidente del Consejo de Ministros que acaba
de ser, el Sr. Sagasta, ha dicho en el Congreso:
"'' Que resultados, en efecto, han de producer las mismas reforms
que present el Gobierno, encomendando su realizaci6n 6 la admi-
nistraci6n de Cuba; a la administraci6n de Cuba cuyas faltas y cuyos
errors, sin ejemplo, se nos han denunciado por el Gobierno en estos
dias? i Que resultado ha de dar reform alguna con una administra-
ci6n como la de Cuba, que no administra; con una administraci6n
que no tiene contabilidad; con una administraci6n que no sabe lo
que se cobra; con una administraci6n que no sabe lo que se gasta;
con una administraci6n que no sabe lo que se debe; con una admi-
nistraci6n, en fin, que no sabe mAs que consumer un grandisimo pre-
supuesto de gastos, ascendente 6 la enorme cantidad de 8o0 millones
de reales, que es la tercera parte del presupuesto de la Peninsula?'"
Gravado el presupuesto de Cuba con el sostenimiento del Ministe-
rio de Ultramar, del Museo Ultramarino, del Tribunal Territorial de
Cuentas, del Tribunal mixto de press maritimas, de la Marina y del
Cuerpo Diplomdtico y Consular de America y gastos de la colonia
de Fernando P6o; con el pago de los montepios civil y military, re-
tirados, jubilados, cesantes, emigrados de America, inutiles y huer-
fanos, y los intereses de la deuda, que pasan de diez millones de pesos
anuales; con la cuantiosa dotaci6n del culto y clero, y con un presu-
puesto de guerra, en tiempo de paz, que excede de diez y seis millones
de pesos, cada habitante de la isla de Cuba se ve obligado al pago pro-
medial, por ailo, de 34 pesos 30 centavos, cuota exorbitante si se
tiene en cuenta que el tipo de otras naciones, no colonies ni provin-
cias como Cuba, es, en Inglaterra de i pesos, en Francia de 18 pesos
So cts, en Espafia de 9 pesos 70 cts. y en B6lgica de 9 pesos 60 ets.
Respecto A c6mo se cubre este enorme presupuesto de egresos, un
peri6dico madrilefo nos lo va A decir:
SEl presupuesto general de gastos que rige desde i88o, dice, ascien-
de i pesos fuertes $34.435,850.39, y el de ingresos i pesos fuertes
$37,271. Ioo; a lo cual ha de afiadirse un credito extraordinario, que
sube A pesos fuertes 9.600,00o0, para los gastos no previstos y para





13 -

lo que exija el arreglo y extinci6n de la deuda; de modo que los in-
gresos calculados suben 4 la enorme suma de pesos fuertes $46.671,ooo
carga muy superior a las fuerzas contributivas del pais, mixime des-
pues de una asoladora guerra de diez afios.
"Consisten los ingresos: O1, eri el impuesto de derechos reales y de
transmisi6n de bienes, i I/ % sobre las sucesiones directs, 2 5 sobre
las de los c6nyuges 6 hijos naturales, 3 / sobre las de colaterales de
segundo grado, 4 % sobre las de colaterales de tercer grado, 5 1 sobre
las de cuarto grado, 6% hasta el decimo grado, 8% en las de extra-
fios, 4%, en las compraventas, etc.: 20, en la contribuci6n direct.
cuyo tipo es de 16% de las utilidades liquidas de la propiedad urba-
na, de la r6stica, no destinada la producci6n del tabaco 6 del azi-
car, de la industrial, del comercio. de las profesiones, de las artes, y
de 5 % sobre la propiedad destinada d la producci6n de azicar y de
tabaco. Esta paga, ademis. un recargo de 5 en concept de im-
puesto transitorio; 39, en impuestos sobre la tarifa de viajeros 15%.
y de mercancias 3%; 49, en el consume de ganado; 50, en el impues-
to de cedulas personales; 69, en los derechos de aduanas. que com-
prenden los de exportaci6n, importaci6n y navegaci6n. Los de ex-
portaci6n se cobran sobre la salida de frutos y mercancias de la isla,
sin distinci6n de destino; 70, en las rentas estancadas, 6 sean, los
efectos del sello y timbre del Estado; 8o, en la renta de loterias; 90,
en los impuestos sobre sueldos, 6 sea, descuento gradual de los ha-
beres que cobran del Estado los funcionarios piblicos; o10, en el im-
puesto de 12 pesos fuertes anuales, exigibles al patrono por cada uno
de los patrocinados que tenga destinado al servicio domestico y 1o9,
en el impuesto del 5 sobre el imported de los presupuestos de todos
los Ayuntamientos de la isla. Es de advertir, que para levantar el
cr6dito extraordinario de que ya se ha hecho merito, ban sido recar-
gados: en 50%/ el impuesto de derechos reales y transmisi6n de bienes,
en 5 c el relative i las fincas destinadas a los cultivos de azftcar y de
tabaco, en 50% el de consume de ganado, en 25%e el derecho arance-
lario que pagan los articulos de consume y en io% el de exportaci6n.
Adviertase tambi6n, que todas estas cargas se refieren inicamen-
te i los gastos generals del Estado, con entera independencia de las
cargas provinciales y municipales.'
A esto ai idase la falta de justicia en el reparto del impuesto por no
existir catastro de la riqueza imponible; y a pesar de las ejecuciones
y de los recargos con que se obliga al pago A los contribuyentes, al
fin de cada afio econ6mico existe un deficit de veinte i veinticuatro
millones de pesos.
Por lo que toca a obras pdblicas, oigamos a un diputado en las Cor-
tes espafiolas:







En la isla de Cuba, expone, puede decirse que no hay mAs que
dos trazos de carreteras, intransitables y casi inmitiles. Trochas peli-
grosas abiertas por el hacha del campesino al trav6s de los bosques y
por encima de inmensas tembladeras, que asi se llaman los tremeda-
les alli, son los afnicos medios de comunicaci6n en el interior del pais,
y esas trochas estAn hoy cerradas en su mayor parte.
De aqui result que los labradores tienen que abandonar sus cul-
tivos, dejar sus campos y salir de la parte mis sana de la isla, que es
el interior, concentrAndose en el litoral, lo cual produce mayor mor-
talidad, falta de trabajo, mayor miseria y engendra y alimenta las
emigraciones de brazos y de capitals, de donde provienen infinidad
de majes y temores para lo porvenir.
"Los puertos se ciegan porque jams se limpian; los muelles se
destruyen y, al destruirse, ocasionan frecuentes desgracias y entorpe-
cen el comercio. Cuando los comerciantes se ofrecen A hacer de re-
ga lo que la administraci6n no es capaz de hacer, entire reconoci-
mientos, informes y expedientes, el tiempo pasa, el muelle acaba de
destruirse, el comercio se paraliza y las desgracias aumentan.
En los puntos del litoral abundan los pantanos y miasmas, cau-
sas de tantas muertes y enfermedades; los particulares, las empresas,
procuran hacer algo para evitar ese foco perenne de emanaciones mor-
tales; pero la administraci6n se siente incapaz de hacer lo que esos
particulares hacen, y permanece culpable y cruelmente inactive. "
He aqui el cuadro que en estos moments present la isla de Cuba.
Al bosquejarlo, nos hemos atenido 6nicamente al texto de las leyes
alli vigentes, al testimonio de peri6dicos espafioles y A los hechos de-
nunciados en las Cortes, por diputados tambi6n espafioles.
Si hemos comenzado nuestro studio por la triste enumeraci6n de
las desgracias que afligen a un gran pueblo, atribiyase a que en ellas
debemos fundar nuestras reflexiones. De los espafioles, lo mismo que
de los cubanos, reclamamos la atenci6n, pues a todos interest igual-
mente dar una pronta y eficaz soluci6n 6 los problems de Cuba. Las
recias tempestades que se desatan sobre esa isla, son las sefiales visi-
bles de su agonia y el anuncio de su muerte, y si Cuba perece para
la civilizaci6n, habri much que temer por la suerte future de la raza
espafiola.












II.


De los hechos consignados en el anterior capitulo, que no hemos
sacado por cierto de fuentes sospechosas, no debemos, sin embargo,
acusar i Espafia. El Gobierno de la Metr6poli ha mostrado casi siem-
pre predilecci6n por Cuba; los Gobiernos mis absolutos de la Penin-
sula han sido ben6volos y templados para esa isla; las disposiciones,
emanadas de la corte, han tenido siempre por mira el bienestar y la
prosperidad de la colonia: prueba de ello es la libertad commercial que
le fue concedida en 1818 y el sinnimero de disposiciones beneficas
que contienen los C6digos ultramarinos.
Es verdad que se ha mostrado siempre poco dispuesta a concederle
libertades civiles y political, pero esto es disculpable y hasta natural.
Los numerosos peninsulares que resident en Cuba y que forman una
gran parte de la poblaci6n, apoyados por las autoridades de la isla,
se han opuesto constantemente a toda reform liberal, por career que
cualquiera innovaci6n en este sentido comprometeria la causa espa-
fiola en America. El Gobierno no ha podido desentenderse nunca de
esta influencia, a tan larga distancia de Cuba, teniendo que tomar por
base de sus decisions los datos oficiales de sus delegados en ultramar,
y temeroso del descontento que cualquier reform produciria entire los
peninsulares, ha tenido que aplazar 6stas indefinidamente y hasta que
ocultar a veces sus ideas de justicia y de equidad.
Y hoy se levantan de punto estas dificultades, porque ic6mo con-
ceder franquicias 6 inmunidades political a un pueblo que tan heroi-
camente ha luchado por su independencia? ;c6mo conceder partici-
paci6n en el Gobierno de la Isla A los mismos hombres que sacrificaron
en aras de sus ideas separatists, i doscientos mil soldados espafioles?
No, eso es ya impossible; siempre, bajo la toga del magistrado 6 del
legislator, detras de las columns del peri6dico 6 de las insignias del
alto funcionario, veria Espafia la espada desnuda que la ha,amenaza-
do durante diez afios.
Pero si a Espafia no puede culparse de las actuales desgracias de
Cuba, tampoco son responsables de ellas los cubanos, que ninguna
participaci6n han tenido en el Gobierno de la Isla. Es cierto que la
filtima guerra ha cerrado el camino de las reforms y ha hecho ma-
yores las desconfianzas y los recelos, pero agobiado el pueblo de Cuba







por inveterados infortunios, desoida su voz constantemente, desaten-
didas sus reclamaciones, < que extrafio es que, en el extreme de la
desesperaci6n, haya tratado de lograr por la fuerza lo que no habia
alcanzado en tantos afios de traditional fidelidad?
Otras son las causes de la decadencia y de la ruina de la isla de
Cuba. La distancia que la separa de la Metr6poli es la principal de
todas; esa distancia que impide a Espafia gobernar en Cuba; que obli-
ga d dar oidos d consejos, a veces no los mis sanos y bien intencio-
nados; que hace necesaria una dispendiosa administraci6n; que deja
sin corrective abuses escandalosos e inmoralidades increibles; que fuer-
za d sostener un ejercito y una armada que consume todos los re-
cursos y que, por filtimo, hace aparecer A Espafia como la opresora
de un pueblo ansioso de libertad y de justicia.
Pero sean cualesquiera las causes que han motivado el actual esta-
do de cosas, es lo cierto que no puede prolongarse por much tiempo
una situaci6n semejante. Continuar Cuba unida A Espafia mejorando
su suerte con la autonomia, que seria la tinica manera pacifica de pro-
longarse alli por algfn tiempo la dominaci6n espafiola, lo creemos
irrealizable por muchas razones: la primera, porque reforms de este
genero no las podria conceder Espafia, aunque su Gobierno lo qui-
siera: se oponen i ello obsticulos insuperables y dificultades inyenci-
bles, se oponen el car6cter y las tradiciones espafiolas, se opone la
forma de Gobierno establecido en Espafia y se opone, por fltimo, la
justicia, porque icon qu6 derecho se negaria i las otras colonies y
aun d las mismas provincias espafiolas, i las vascongadas por ejem-
plo, que acaban de perder sus fueros, lo que i Cuba se concediera?
La segunda raz6n es el propio interns de la isla de Cuba. Es verdad
que tendria el derecho de administrarse, que sus hijos desempeiiarian
los cargos p6iblicos (< lo cual no seria otro peligro para Espafia ?), pero
siempre estaria bajo la ferula de un jefe military que dispondria de la
fuerza y con ella impondria su voluntad, y, la tercera y tltima, es que
Cuba necesita una reform radical en su administraci6n, la fAcil en-
trada de sus products en otros mercados y una reducci6n inmensa
en sus presupuestos; y, i podria conseguirse esto con su plant actual
de empleados que subsistirfa; con el arancel que tambi6n subsistiria;
con los privilegios que exigen las provincias peninsulares; con la do-
taci6n del culto y clero y con el s6stenimiento de una fuerza armada,
que entonces tendria que ser mayor que nunca? No, la autonomia es
impossible, porque ni Espafia podria concederla, ni i Cuba le conven-
dria aceptarla.
Como hemos visto en el capitulo precedent, el estado de Cuba es
desesperado. Una inmoralidad desenfrenada 6 incorregible en la admi-
nistraci6n; un deficit annual en el presupuesto de veinte a veinticuatro







millones de pesos; la inseguridad en los campos, que ahuyenta A los
labradores; el aumento prodigioso de la deuda y la imposibilidad de
contratar nuevos empr6stitos, son datos seguros que deben demostrar
A los politicos menos experts, que ha llegado la hora en que Espafia
debe deshacerse de la isla de Cuba, si no quiere comprometer alli, sin
resultado, su cr6dito, si quiere evitar la efusi6n de sangre espafiola,
porque, al fin y al cabo, espafioles son tambi6n sus descendientes de
America.
La conservaci6n de las colonies no depend de la voluntad de las
metropolis, y proponerse conservarlas A todo trance sin detenerse A
estudiar sus nuevas necesidades, ni A averiguar si 6stas pueden ser
satisfechas por la madre patria; hacer de esto un punto de honra na-
cional, es repetir de una manera insensata lo que hacian antes todas
las metropolis, es exponerse a que si un dia esas colonias se pierden.
arguya esto menoscabo en la honra de la naci6n, es arrojarse ciega-
mente en un abismo de violencias y de crimenes, atraer las simpatias
del mundo civilizado A los que se presentan como oprimidos, y su in-
dignaci6n' los que aparecen como verdugos, es, en fin, una cegue-
dad, y toda ceguedad es una serial de perdici6n.
S61o por la fuerza puede impedir Espafia la separaci6n de Cuba,
que ya ha Ilegado A su period viril, y he ahi precisamente por qu6
afirmamos que la administraci6n espafiola en Cuba, por much que
se transform para acomodarse A las circunstancias y a los tiempos.
tiene que perecer irremisiblemente, como perecen todos los poderes
que se apoyan fnicamente en la fuerza. j C6mo podrd Espafia man-
tener su dominaci6n en Cuba el dia que deba retirar de alli su ejer-
cito para llevarlo al Pirineo, i causa de cualquiera alteraci6n que sufra
la paz de Europa? ?
Los sordos rumors que se perciben en Cuba y que precedent siem-
pre a las grades tormentas populares, deben servir a Espafia de sa-
lubab.e aviso para deshacerse de esa isla, hoy que puede hacerlo sin
menoscabo de la dignidad national.
Pero A Espafia no le es possible consentir en la separaci6n de la isla,
sin tender A tres cosas: i la suerte de Cuba despuds de su separaci6n;
A dejar suficientemente garantizadas las vidas y propiedades de los
espaiioles que alli resident, y a que la separaci6n se verifique sin des-
doro de la honra national.
Si la naci6n espafiola, comprendiendo la dificultad de regir desde
el otro lado del AtlAntico a un pueblo que se encuentra en la situaci6n
de Cuba, consintiera honrada y virilmente en que se separara de la
monarquia para buscar por otros caminos la prosperidad que, obs-
taculos naturales, le impiden hoy alcanzar, dari a la mis alta prueba
de la rectitud de sus intenciones y de la honradez y cordura de su







political como naci6n colonizadora; pero no cumpliria con los deberes
que la colonizaci6n impone, si su solicitud no alcanzara a asegurar
la suerte de la colonia aun despu6s de la separaci6n. Dedficese de
esto, que Espafia, inspirindose en el propio interns de su colonia, no
puede conceder i Cuba la independencia.
Cuba no puede ser independiente. No hay que olvidar que se trata
de una isla que tiene 573 leguas de costas, que para guardarlas se
necesita una marina considerable, y que esa marina no puede impro-
visarse al dia siguiente de la independencia; que ocupa una posici6n
envidiable y envidiada de todas las naciones, y que esto, unido A los
grandes intereses que alli tienen numerosos extranjercs, los cuales se
verian perjudicados durante el period turbulento que sigue siempre
i la declaraci6n de la independencia, traeria complicaciones y aun in-
tervenciones de cras potencias.
Pero aun prescindiendo de esto, y de la atendible consideraci6n de
que seria un Estado d6bil por su escasa poblaci6n 6 inmediato a una
naci6n poderosa, existe la siguiente, que es la de mis peso A nuestro
juicio.
La isla de Cuba, segin la estadistica de 1862, y nos referimos a
6sta por ser la mas complete, tenia 1.359,238 habitantes, de los cua-
les eran:
Blancos .. . . 764,750
Y de color. . . .594,488
Los individuos que componian la poblaci6n blanca eran, segin su
procedencia:
Espafioles . . 116,114
Filipinos. .... ... ... ... 46
Portorriquefios .. ......... 499
Extranjeros. . .. .... 12,885
Asidticos. ..... . .. 34,046
Cubanos. .... . .... 60,16

TOTAL . . 764,750
La poblaci6n espafiola se descomponia en esta forma:
Varones. ..... . 90,375
Hembras . . .25,739
Y la cubana en la siguiente:
Varones. .... . .. 303,128
Hembras .............. .298,032
Deduciendo ahora de los 303,128 varones de la poblaci6n cubana,
los niios y los hombres mayores de 60 afios, (deducci6n que apenas
hay que hacer en los peninsulares, pues casi en su totalidad estdn
comprendidos entire los que tienen de 16 a 6o afios), y si tenemos en







cuenta, ademas, que las modificaciones introducidas desde el afio de
1862 en esta proporci6n, han sido much mis favorables 'los espa-
foles que A los cubanos, pues mientras se ha aumentado el nimero
de los primeros, ha disminuido el de los segundos con la emigraci6n
y la guerra separatist, tendremos que, cuando menos, la poblaci6n
viril blanca esta dividida por mitad entire espafioles y cubanos.
Supongamos ahora a Cuba independiente, y veremos que un redu-
cido nfmero de cubanos tendria que sostener su independencia con-
tra las asechanzas de un nfmero igual de espafioles, acostumbrados
& dominar en la isla y ejercitados en la milicia, contra un numero
considerable de extranjeros, apoyados en sus reclamaciones por sus
gobiernos, y contra mAs de medio mill6n de negros, element siempre
hostile a los blancos, que aprovechara cualquiera favorable coyuntura
para apoderarse de la Isla, aunque sea momentineamente.
Las actuales Repiblicas del Continente han podido consolidar su
independencia, porque han contado con elements de que carece la
isla de Cuba. En primer lugar, su poblaci6n era infinitamente ma-
yor, y la constituian un nimero insignificalte, relativamente, de es-
pafioles, muy pocos extranjeros, que tenian escasos intereses, muchos
criollos y algunos millones de indios; y estos indios, lejos de ser un
element temible, como lo son en Cuba los negros, fueron, durante el
period de la independencia, el mas poderoso auxiliar de los separa-
tistas, y, en 6pocas posteriores, han sido los sostenedores del orden y
un element de prosperidad en las repdblicas. Diganlo por nosotros
los ej rcitos de la America espafiola, compuestos unicamente de in-
dios; diganlo los agricultores, mineros 6 industriales, indios tambi6n;
diganlo todos los individuos de esa raza que, para honra de las Re-
piblicas americanas, brillan en las ciencias, en las artes y en las letras:
diganlo, en fin, Morelos y Juarez.
Y no s6lo una poblaci6n numerosa, y puede decirse homog6nea,
ha facilitado la obra de los independientes, otras circunstancias hay
ademds. La inmensa extension del Continente que ocupan esas Repti-
blicas y su situaci6n, menos codiciada, han disminuido los peligros
exteriores a que Cuba se vera expuesta; alli no son indispensables las
escuadras, y Cuba las necesita; alli las guerras pueden prolongarse
indefinidamente por lo dilatado y fragoso del pais, y por eso pueden
rechazarse las invasiones, al paso que Cuba sucumbiria, teniendo por
teatro de la lucha un territorio exiguo y fdcil de bloquear por cual-
quiera naci6n maritima.
Y A pesar de las evidentes ventajas de esas Repdblicas sobre Cuba,
mas de medio siglo han tardado en consolidar la independencia y
en fijar definitivamente la forma de su gobierno; y en tan largo pe-
riodo i cuantas revoluciones han visto sucederse, cuantas invasiones







han debido rechazar, A cuintos ambiciosos han tenido que combatir !
No creemos, sin embargo, que Cuba debe renunciar A la indepen-
dencia s61o por evitar esa prueba, no, es que las agitaciones del Con-
tinente no podrian renovarse en Cuba, porque no lo consentirian ni
lo heterog6neo de sus razas, ni lo escaso de sus recursos, ni los inte-
reses de otras naciones; y aun suponiendo que esto pudiera suceder,
es indudable que los cubanos rechazarian la independencia, si 6sta,
como en Haiti 6 en Santo Domingo (sin contar con la sangrienta he-
catombe que ocurri6 en la primera) habia de dar origen A una nacio-
nalidad d6bil y s61o tolerada por las naciones.
(tra raz6n, ademas de las indicadas, obligaria A Espafia A oponer-
se siempre A la independencia, y es que, aun garantizando el Gobier-
no independiente la vida y las propiedades de los espafioles residents
en Cuba, esta garantia de un Gobierno acabado de constituirse y que
careceria de elements para. hacerse respetar, no seria suficiente en
ningAn caso, y agrdguese A esto que las perturbaciones que necesaria-
mente habian de seguir al reconocimiento que hiciera de la indepen-
dencia, perjudicaria de una manera irreparable las relaciones comer-
ciales de la Isla con la Peninsula, relaciones que no podrian romperse
bruscamente sin grandes p6rdidas para el comercio national.
Cuba, repetimos, no puede ser independiente, como no puede serlo
ninguna isla en sus condiciones; pero Cuba puede gozar de todas las
ventajas de la vida independiente y democritica, uni6ndose A alguna
de las grandes naciones del Continente.
No necesitamos esforzar much nuestras razones, para demostrar
que no es la anexi6n a los Estados Unidos de America lo que debe
procurar la isla de Cuba. Esta, lejos de ser su salvaci6n, es su gran
peligro.
Separada Cuba de la Uni6n Americana por las barreras mas insu-
perables que pueden existir entire dos pueblos: por la raza, por el idio-
ma, por la religion, por el character, por las costumbres, vendria A ser
un Estado 6 un Territorio ex6tico en medio de los demis Estados
de la Uni6n. Y. no se crea que alcanzaria Cuba ni siquiera la autono-
mia de los demis Estados americanos: el ejemplo de Texas, de Cali-
fornia v de Nuevo Mexico, es harto elocuente para tener que demos-
trarlo.
Nada, absolutamente nada liga Cuba A los Estados Unidos. Ellos
son los antagonistas de nuestra raza, y Cuba no habia de querer con-
tribuir A la ruina de la America espafiola. Con su anexi6n a los Es-
tados Unidos, quedaria cerrado el golfo A la Rep6blica mexicana,
que seria prisionera en su propia casa, amenazado el istmo de Pana-
mi y en peligro la independencia de las Repfiblicas hispano-ame-
ricanas.







Recuerden los cublnos separatists (porque anexionistas a la na-
ci6n americana no puede haberlos), que los Estados Unidos han sido
el enemigo mis encarnizado de su independencia; que ellos se opu-
sieron a la expedici6n sud-americana organizada por Bolivar; que
ellos combatieron la que en 1825 dispuso Mexico para libertar i Cu-
ba, y que, por iltimo, en 1868, especularon con las desgracias de la
Grande Antilla y burlaron todas las esperanzas de los independientes.
Tampoco Espafia podria consentir pacificamente en esa anexi6n,
porque Espafia, por mis defects que se le supongan, no ha perdido
la altivez y la hidalguia que brillan en su historic, para consentir en
una traici6n a su propia raza, que no seria otra cosa la cesi6n de Cu-
ba a los Estados Unidos.
i Cuba tiene su lugar entire los pueblos hispano-americanos; su de-
ber es robustecerlos, no debilitarlos; y Espafia, que a fuerza de auda-
cia y de heroismo pobl6 y civiliz6 un mundo, dejando en el, como el
blas6n de-sus mejores tiempos, las seilales de sus maravillosas haza-
fias, tiene i su vez el de velar en las vastas regions del Nuevo Mun-
do, por la conservaci6n de su religion y de su lengua, por la prospe-
ridad de sus hijos y la grandeza de su raza !




III



Hemos dicho que Cuba no puede ser independiente, que Cuba no
puede ser americana, y ahora agregaremos que Cuba, separada de Es-
paila, no puede tener otra bandera, no puede tener otros intereses, no
puede desear otra suerte, que la bandera, los intereses y la suerte de
Mexico; bandera gloriosisima ennoblecida por el heroismo de gene-
raciones enteras, honrados intereses que se fundan en la magestad del
derecho, venturosa suerte que asegura el pacifico goce de la libertad
y de la justicia.
Bajo cuatro distintos aspects debemos considerar este punto, esen-
cial de nuestro studio, porque la soluci6n que aqui damos 6 los asun-
tos de Cuba no interest inicamente i esta Isla, sino que igual impor-
tancia tiene para Espafia, para M6xico y para el Continente americano.
Comenzaremos, pues, por la primera y, comenzaremos afirmando,
que ni la experiencia, ni el interns, ni much menos la honra, pue-
den aconsejar a Espafia la prolongaci6n de su dominio en Cuba. Huel-
ga aqui, por innecesario, insistir en una verdad universalmente reco-
nocida: que todas las colonies, tarde 6 temprano, acaban por separarse







de sus metropolis. Leroy Beaulieu ha dicho: "Es possible que Espa-
iia conserve todavia una autoridad de hecho sobre la Reina de las
Antillas; pero los dias de su dominaci6n efectiva estin contados. No
*concluir6 el siglo present sin que Cuba haya conquistado su inde-
pendencia."
Pero sin necesidad de apelar 6 las opinions de politicos extranje-
ros, ni al testimonio de la historic, puede asegurarse que de esta ver-
dad esta penetrada, mas que nadie, la naci6n espafiola.
Don Eduardo Benot, Senador y Ministro que lia sido en Espafia,
en la sesi6n del Senado del dia 18 de Octubre de 1872, al tratar de
los asuntos de la isla de Cuba, dijo: Yo creo exacta la doctrine ex-
puesta por uno de nuestros mis profundos pensadores, houra de los
republicans, en una c6lebre discusi6n verificada hace muy poco, y yo,
como ese gran hombre politico de Espafia, y como todos los politicos
de Europa que piensan como 61, conceptfio que las naciones colonia-
les deben educar a sus colonies para quc vivan aultnemas el dia ine-
vitable de su cmancipacin; pero que mientras esto no suceda, deben
tratarlas enteramente como a hermanas."
Don Jos6 Ferrer de Couto, periodista espafiol y defensor acerrimo
de la political colonial de Espafia, escribi6 lo siguiente en un folleto
intitulado: Cuba fucde scr independence.: Pues que se han figurado
los cubanos sediciosos, 6 los que no lo son; concibese en sentido me-
dianamente recto, cabe en cerebro tal cual organizado, que A Espafia
le haja ocurrido nunca atribnirse d perpetuidad y hasta el dia deljui-
io aquell/ajoya.
iQu desatino! Las naciones que han tenido en el mundo misio-
nes tan grandes que cumplir como la nuestra, en la historic de la
civilizaci6n se perpet6an para siempre, no cn talcs 6 cuales territories
que no cstdn dentro de sus lindcros naturales; pucs en ellos permanecen
nada nas l fietmpo que cl destino preceppta, para que los presented d la
sociedad universal al nivel suvo, con el convenient desarrollo y en la edad
;,'ril de las naciones.'
Concluye su libro con estas palabras:
Cuba puede ser independiente, seglin nuestra opinion, amplia y
cientificamente razonada, de aqui i poco mis de medio siglo. "
Y es de advertir que quien estas ideas sustentaba no lo hacia por
cuenta propia, pues en el mismo folleto, refiriendose estepensamiento
emitido por 61 algunos afios antes, en el peri6dico La Cr6nica, se lee:
"Nuestros lectores nos harin la justicia de career, que en el moment
critic de hacer nuestro program en un peri6dico auxiliado por el
Gobierno national, no iriamos a hablar de motu propio, habiendo
aqui entonces un esclarecidisimo Ministro que representaba digna-
mente los intereses espafioles.







"N6; no hablamos a la saz6n por nuestra cuenta. Escribimos lo que
pensaba el Gobierno de Madrid, lo que estaba incrustado en nuestros
propios sentimientos y lo que acariciaba con regocijo toda Espafia.
Nadie mejor que los espafioles, que en tan alto grado ban practi-
cado la colonizaci6n, pueden conocer la imposibilidad de conservar,
perpetuamente unidas a la madre patria, lejanas posesiones. En una
Naci6n, pues, de tanta experiencia en asuntos coloniales como la es-
pafiola, la separaci6n de sus colonies s6lo puede considerarse como el
cumplimiento de un deber impuesto por la necesidad, aconsejado por
la conveniencia y corroborado por la historic; por lo tanto, no puede
dudarse de que Espafia consentira en la separaci6n de Cuba, tan pronto
como se persuade de que al abandonar 6sta la nacionalidad espaiiola,
no sera victim de la anarquia revolucionaria, sino que, por el con-
trario, constituird un Estado pr6spero y digno de respeto.
No se trata, pues, de una provincia ligada a la Monarquia por vin-
culos indisolubles, sino de una comarca que en tiempo mis 6 menos
remote debe apartarse de la unidad national. Convencida Espaila de
esta verdad, qu6 puede impedirle consentir en la separaci6n de Cuba
y en su incorporaci6n a la Repfiblica mexicana? el interns? qu6 in-
terds puede tener la Metr6poli en conservar, por algunos afios mis, una
colonia que, lejos de producer nada, acaba de costarle una guerra de-
sastrosa de diez ailos, setecientos millones de pesos y doscientos mil
soldados? qud puede producirle una colonia que, en vez de tener
sobrantes en su presupuesto, sufre un dificil annual de veinte a veinti-
cuatro millones de pesos, que obliga a recurrir a continues emprdsti-
tos que comprometen el crddito national? ; qu6 interns puede tener
para Espafia la conservaci6n de la Grande Antilla, cuando 6sta le
impone diaries y cruentos sacrificios, obligindola a despoblarse para
Ilevar a las insalubres regions tropicales lo mis brillante de la juven-
tud espafiola?
Y si del interns prescindimos para fijarnos s61o en lo que ha dado
cii llamarse honra national, C en que puede empafiar la honra de la
naci6n espaiiola la cesi6n de la isla de Cuba a un pais que por nobi-
lisimo abolengo tiene la lengua y las creencias, las costumbres y el
caracter de la misma Espafia? En qud puede menoscabar la digni-
dad ni el orgullo castellano, el que Cuba manifieste en un congress
d Por el contrario, honrada seria su conduct cediendo, no a la vio-
lencia ni 6 las imposiciones de la fuerza, sino al interns de Cuba y a
la conveniencia de robustecer a pueblos de su propia raza, que harian
brillar el genio de Espafia perpetuando su poderio y su influencia en
la mitad del Nuevo Mundo.
Espafia tiene derecho a ser una potencia americana, pero no de la







manera que algunos politicos lo entienden. Espafia no puede contar
con la amistad ni con las simpatias de America, mientras su domina-
ci6n en Cuba recuerde a la Naci6n conquistador de otros tiempos;
pero Espafia ganari much en concept de aquellos pueblos y reco-
brard su preponderancia political en el Nuevo Continente, el dia que
pruebe d las Rep6blicas americanas'con ese acto de desprendimiento
y de viril entereza, que no aspira a otra influencia que A la que dan
la amistad y la simpatia entire pueblos hermanos.
Prenda de esa amistad seria la pacifica anexi6n de Cuba A la Uni6n
mexicana, y nuevos tratados aumentarian la influencia y estrecharian
las relaciones political y comerciales entire Espaila y sus antiguas po-
sesiones. En este sentido es en el que creemos que tiene derecho a ser
una potencia americana.
No se piense, sin embargo, que Espafia. a nuestrojuicio, debe con-
sentir en la separaci6n de Cuba sin contar con la voluntad de los cu-
banos, y sin exigir una indemnizaci6n por los bienes de propiedad
national, tales como fortificaciones, arsenales, palacios, etc., ni obte-
ner ventajas para el comercio de la Peninsula, A fin de que la separaci6n
no perjudique los intereses mercantiles de las provincias espafiolas.
He aqui, en nuestro concept, las bases sobre las cuales debian tratar
de este asunto los Gobiernos de Mexico y de Espafia:
i.i-Un plebiscite para conocer la voluntad de los habitantes de
Cuba.
2a--Una indemnizaci6n pagada por Mexico a Espafia, con la ga-
rantia y termino que se estipulen, proporcionada al valor de los edi-
ficios piblicos.
3a-Reconocimiento por Cuba y conversion de una parte de la deu-
da piblica, y
4a-Un tratado de amistad y de comercio ajustado, por tienipo li-
mitado, entire ambas Potencias.
Veamos ahora qu6 importancia tendria este acontecimiento para la
Repfiblica mexicana.
Mexico necesita, para su engrandecimiento, que la isla de Cuba
entire a former parte de la Federaci6n. Su interns permanent le acon-
seja impedir el dominio exclusive de cualquiera otra potencia alli.
Cuil seria la suerte de M6xico el dia que los Estados Unidos di-
lataran su territorio hasta casi tocar las costas de Yucatan, cerrando
el Golfo a la marina mexicana? Ya lo hemos dicho: quedaria blo-
queada y como prisionera en su propia casa.
No es la absurda idea de aumentar un territorio, quizA demasiado
extenso, el que aconseja A M6xico la posesi6n de Cuba; es la situa-
ci6n de esta isla como punto estrat6gico, es su vecindad al suelo de
la Repiblica, es su importancia como Ilave del Golfo mexicano.







La posesi6n de Cuba daria i Mexico el dominio casi exclusive del
Golfo, que no seria sino un lago mexicano; mayor importancia poli-
tica, military y maritima; un aumento considerable de poblaci6n y los
medios de acrecentar su comercio y su marina mercante.
Es sabido que la isla de Cuba import de otros paises todos los ar-
ticulos de consume, importaci6n que asciende a muchos millones de
pesos, y como Mexico es productor de todos esos articulos, es claro
que las inmensas sumas que hoy paga Cuba al extranjero, irian i en-
riquecer la agriculture, la industrial y el comercio mexicanos, porque
la proximidad y la exenci6n de derechos arancelarios harian impossible
lacompetencia. Esto aumentaria, al mismo tiempo, eltrifico maritime
y crearia una considerable marina national.
Unese a lo expuesto, la falta absolute de puertos en el litoral mexi-
caao del lado del Atlintico, y la necesidad que tiene toda gran naci6n
de mantener escuadras mis 6 menos numerosas, y de ofrecer puertos
seguros y concurridos al comercio universal. Y hoy aumenta de grado
tal necesidad para Mexico, porque la nueva prosperidad a que ha
llegado con la explotaci6n de los diversos ramos de la riqueza pfblica
y, sobre todo, de la agriculture, la obliga i buscar en el extranjero mer-
cados para sus cambios, y esto fuerza i las naciones A hacerse poten-
cias maritimas. Ejemplo de ello son Inglaterra y los Estados Unidos.
Un historiador mexicano ha dicho:' "Hay varias causes para que
la naci6n mexicana no pueda, al menos por ahora, emprender con
6xito levantar una fuerza maritima. La falta absolute de puertos,
bahias y buenos fondeaderos en el Seno Mexicano, que es en donde la
atenci6n de su comercio y de sus relaciones political se dirige, es un
grande obsticulo para mantener escuadras."
Esta dificultad ha sido tan invencible en todos tiempos, que la Ha-
bana fue el puerto military de Mdxico durante el period de la domi-
naci6n espafiola,2 y hoy todavia no tiene mas remedio, que hacer on-
dear la bandera mexicana en los magnificos puertos cubanos.
Con respect al Continente las ventajas serian afn mayores. Todo
hace presumir que los Estados Unidos de America no buscan territo-
rios que conquistar sino mercados que abastecer, y que s6lo se apro-
piarian la isla de Cuba cuando la falta alli de un poder bien constituido
perjudicara sus relaciones mercantiles. Hoy el comercio americano
esti lleno de trabas en Cuba, trabas que desaparecerian con un cam-
bio de political en la Isla.
Por otra parte, los Estados Unidos nada pueden temer de que la
grande Antilla cambie su nacionalidad espafiola por la mexicana.

I Zavala. "Ensayo Hist6rico de las Revoluciones de M6xico."
2 Humboldt: "Ensayo Politico sobre la Nueva Espafia."







Todo lo contrario, en poder Cuba de una naci6n europea, seguiria
siendo, como hasta aqui, un centro temible de operaciones que, en tiem-
po de guerra, tendria Europa a las puertas mismas de los Estados Uni-
dos. Este cambio de nacionalidad en nada puede perjudicar, pues,
los intereses americanos, porque ni Mexico es mis poderoso que Es-
paila, ni nada le hace mas temible una naci6n que otra.
La anexi6n de Cuba i la Repfblica mexicana realizaria completa-
mente el principio contenido en la doctrine de Monroe, tantas veces
invocado por los Estados Unidos, y aumentando los centros mercan-
tiles de M6xico, daria mayor ensanche al comercio de las dos Repi-
blicas y mis eficacia A los tratados existentes.
Considerando ahora este suceso Cinicamente con relaci6n i la Ame-
rica espafiola, su conveniencia, 6 mejor dicho, su necesidad, es indis-
cutible. Mexico, la Repiblica mas poderosa entire las naciones ibero-
americanas; la que debe contener la invasion anglo-sajona; la atalaya
avanzada de nuestra raza, aumentaria su poder; la preponderancia
de los Estados norte-americanos hallaria un contrapeso y un necesa-
rio equilibrio se estableceria en Am6rica.
Suceso, pues, de tan extraordinaria trascendencia debe ser recibido
con j6bilo y saludado con entusiasmo, por esa vasta congregaci6n de
pueblos que, presididos por el genio de la libertad, han levantado en-
tre el fuego de 6picos combates, el edificio espl6ndido de la Democra-
cia y de la Repfblica.




IV



Estudiemos ahora, bajo otro aspect, la important material de que
tratamos. La uni6n de Cuba i la federaci6n mexicana, lejos de pre-
sentar los inconvenientes que ofrece siempre la agregaci6n de nuevos
territories, no podria ser considerada mas que como la reincorpora-
ci6n a M6xico de una region que ha sido tan mexicana, como pueden
serlo Chiapas, Oaxaca 6 Veracruz, y much mis pr6xima a la capi-
tal de la Repfiblica que cualesquiera de los Estados fronterizos.
En efecto, la isla de Cuba hasta el afio de 1820 fu6 una dependen-
cia de la Nueva Espafia, sujeta a las mismas leyes y ligada por los
vinculos mis estrechos. La Capitania general de Cuba dependia del
Virreinato de Mexico, el cual auxiliaba a la isla con sus tropas cuando
lo exigia la seguridad de esta, amenazada de continue por corsarios
ingleses y franceses; el presupuesto de Cuba se cubria con los situados







que anualmente se enviaban de las cajas de Nueva Espafia; lajuven-
tud cubana, hasta el aflo de 1728, en que se fund6 la Universidad de
la Habana, pasaba a M6xico A cursar los studios superiores, y alli
estudiaron muchos hijos esclarecidos de la grande Antilla. La Ha-
bana era, como hemos dicho, el puerto military de la Nueva Espafia,
y de M6xico, en fin, salian hasta los materials con que se empedra-
ban las calls de la Habana. Veamos lo que A este respect describe
el bar6n de Humboldt:' "La vecindad de la Florida ha sido siempre
de poca importancia para el comercio de la Habana, A causa de la suma
esterilidad del suelo y la falta de habitantes y de cultivo; pero no es
asi respect de las costas de M6xico, que prolongandose en semicir-
culo desde los puertos muy frecuentados de Tampico.. de Veracruz y
de Alvarado hasta el cabo Catoche, tropiezan casi, por la peninsula
de Yucatan, con la parte occidental de la isla de Cuba. El comercio
entire la Habana y el puerto de Campeche es muy active, y se aumenta
A pesar del nuevo gobierno de M6xico, porque el comercio de contra-
bando, con una costa mds distant, como la de Caracas 6 de Colombia,
emplea s61o un corto numero de buques. La provision de came salada
(tasajo) necesaria para la manutenci6n de los esclavos, se saca de
Buenos Aires y de las llanuras de Merida en tiempos tan dificiles, con
menos peligros que de las de CumanA, de Barcelona y de Caracas.
Es sabido que la isla de Cuba y el archipi6lago' de las Filipinas ban
torado, durante siglos, de las cajas de Nueva Espafia los auxilios ne-
cesarios para la administraci6n interior, para la conservaci6n de las
fortificaciones, de los arsenales, de los astilleros (situados de atenci6n
maritima). El puerto military de la Nueva Espafia ha sido la Habana,
segin tenemos expuesto en otra obra, y recibia anualmente del tesoro
de M6xico, hasta 18o8, mAs de un mill6n y ochocientos mil pesos
fuertes. Durante much tiempo estuvieron acostumbrados, en el mismo
Madrid, A considerar A la isla de Cuba y al archipielago de las Fili-
pinas como dependencias de M6xico, situadas A distancias bien dife-
rentes, al este y al oeste de Veracruz y de Acapulco, pero unidas A la
Metr6poli mexicana, que entonces era colonia de la Europa, por todos
los vinculos del comercio, de la asistencia mutual y de los mis anti-
guos afectos.''
Hoy estin alejados esos dos pueblos por las vicisitudes de la poli-
tica y el liviano capricho de la fortune; pero hallanse, sin embargo,
unidos por los lazos mis indisolubles de la simpatia y del afecto. Li
ganlos la identidad de origen, la mancomunidad de intereses, la afi-
nidad de costumbres, la unidad de creencias, la semejanza de caracter,
el grandilocuente acento de la lengua.


i Ensayo Politico sobre la Isla de Cuba." Cap. I, 1827.







Para apreciar mejor la conveniencia de que esos pueblos hermanos
vuelvan a unir sus fuerzas y i identificar su suerte, trataremos en este
capitulo de la nueva organizaci6n que adquiriria la isla de Cuba, li-
gada a M6xico por los lazos de la federaci6n.
Por su importancia, Cuba seria dividida en tres Estados libres y
soberanos, como los demas de la Repiblica, teniendo por capitals res-
pectivas la Habana, Puerto Principe y Santiago de Cuba. Estos tres
Estados serian independientes en su regimen interior, salvo la obli-
gaci6n de adoptar la forma de gobiertfo republican, y de reconocer
como ley supreme del Estado la Constituci6n federal de la Rep6bli-
ca. Esta ley fundamental garantiza el libre ejercicio de todos los de-
rechos del individuo y del ciudadano, de igual manera que la soberania
de los Estados.
El poder, en los de Cuba, se dividiria para su ejercicio, en legisla-
tivo, ejecutivo y judicial, depositindose el primero en un Congreso,
el segundo en un Gobernador y ejerciendo el tercero los tribunales
del Estado. Tanto los diputados, como el jefe del poder ejecutivo y
los miembros delj judicial serian nombrados por elecci6n popular. Las
facultades de estos tres poderes las fijaria la Constituci6n particular
de cada Estado, votada por sus Camaras respectivas.
Las leyes civiles, penales, de procedimientos y administrativas, lo
mismo que los presupuestos, serian formados por las Legislaturas de
los Estados y promulgados por los gobernadores de los mismos. Para
su seguridad interior, cada Estado organizaria su militia national, y
seria en todo, en fin, una pequefia Repfblica ligada a otra Anicamente
por los vinculos federales.
Como la ley electoral de Mexico previene que se elija un diputado
por cada 40,000 habitantes 6 fracci6n mayor de 20,000 y dos senado-
res por cada Estado, y no exige para ejercer el derecho de sufragio
otros requisitos que los de ser ciudadano mexicano en ejercicio de sus
derechos, mayor de diez y ocho afios siendo casado, 6 de veintiuno no
si6ndolo, y tener un modo honest de vivir, la isla de Cuba tendria en
las Camaras federales una representaci6n de cuarenta diputados y seis
senadores, lo cual le daria una mayoria considerable respect de cada
uno de los demis Estados de la Rep6blica.
El Estado y la Iglesia serian independientes, y por consecuencia,
cl matrimonio y todos los demis actos del estado civil de las personas,
serian de la exclusive competencia de las autoridades civiles. La li-
bertad de imprenta no tendria mis limits que el respeto A la vida
privada, a la moral y a la paz p6blica; el libre ejercicio de todos los
cultos; la ensenianza y las profesiones libres; la correspondencia y el
derecho de petici6n inviolables; respetada la vida y el domicilio de las
personas; los titulos de nobleza, prerogativas y monopolies abolidos;







suprimidas las costas judiciales y garantizada, en fin, la libertad del
hombre de la manera mas perfect y solemne. .
Y si en lo politico, lo civil, lo judicial y lo administrative, Cuba
ganaria con el nuevo Gobierno, en lo econ6mico las ventajas serian
aun mayores.
El tesoro de la Federaci6n erogaria todos los gastos de caricter
national, tales como los viAticos y sueldos de los senadores y diputa-
dos, el sostenimiento de la marina y del cuerpo diplomitico y consu-
lar, correos, aduanas, tropa federal, etc. Esta tropa no tendria mis
objeto que dar cumplimiento al articulo 116 de la Constituci6n, que
dice: "Los Poderes de la Uni6n tienen el deber de proteger a los Es-
tados contra toda invasion 6 violencia exterior. En caso de subleva-
ci6n 6 trastorno interior, les prestarAn igual protecci6n siempre que
sean excitados por la Legislatura del Estado 6 por su Ejecutivo, si
aquella no estuviere reunida."'
Los products de las aduanas, como renta federal, pertenecerian i
la Naci6n, y s6lo este impuesto percibiria el Gobierno Supremo; pero
los derechos de exportaci6n quedarian abolidos y muy reducidos los
de importaci6n; el comercio entire los puertos mexicanos y los de la
isla de Cuba, estaria exento de toda clase de derechos, y de igual exen-
ci6n gozarian los products extranjeros que, como libros, maquina-
ria, etc.., contribuyeran al progress intellectual 6 material de los Es-
tados.
Consid6rese ahora la vital importancia que para Cuba tendria poder
introducir de M6xico los principles articulos de consume: v. gr.:
harina, carnes, etc., libres de todo impuesto. Agreguese otra circuns-
tancia de no menos interns: M6xico tiene ajustada con los Estados
Unidos del Norte una Convenci6n commercial, en virtud de la cual no
pagan derechos de introducci6n en los puertos americanos el azficar,
el caf6, el tabaco ni otros muchos products que constituyen la ri-
queza agricola 6 industrial de Cuba, y como desde el dia en que la
isla formara parte de la Federaci6n, le tocarian las ventajas del citado
Convenio, puede juzgarse de la creciente prosperidad que alcanzaria
protegida por tan sabia legislaci6n.
Reducidoslos presupuestos de los tres Estados cubanos a s6lo los gas-
tos del gobierno y de la administraci6n local de cada uno, se compren-
deri fUcilmente lo exiguo que serian los impuestos y la distinta situa-
ci6n del contribuyente. El Estado mexicano que mis gasta, tiene un
presupuesto de egresos de un mill6n de pesos, pues el mecanismo de
su administraci6n es sencillisimo; no seri, por lo tanto, aventurado
suponer que los egresos anuales de los tres Estados de Cuba no exce-
derian de cuatro millones de pesos. Y este no es un regimen imposi-
ble, porquedeesta manera se rigen y gobiernan los veintisiete Estados







de la Repfiblica mexicana, y con esta organizaci6n han alcanzado la
paz y la prosperidad de que disfrutan.
Y no serian stas las solas ventajas que Cuba obtendria de su anexi6n
i M6xico; hay que considerar tambi6n la distinta condici6n de los ha-
bitantes de la Isla, bajo el regimen de la Reptiblica; los cubanos po-
drian mostrar sus aptitudes, no s61o en el desempefio de los cargos
pfblicos de los Estados, sino en el de los mis altos de la magistratura
federal; los miles de infelices sujetos todavia i la tortura de una es-
clavitud, no menos cruel por mds disimulada, recobrarian la libertad
mas amplia que pueden otorgar las leyes, y los espafioles que en Cuba
resident vivirian seguros, interviniendo en los sucesos puiblicos los que
aceptaran la nacionalidad mexicana, 6 gozando de los derechos que
la Constituci6n garantiza a los ciudadanos de otras naciones. El nuevo
Gobierno nunca traeria para estos un estado de cosas peligroso 6 des-
conocido. En M6xico existe una numerosisima colonia espafiola, li-
gada a la sociedad mexicana por estrechos vinculos de simpatia y de
familiar, y que ha Ilegado A ser, bajo el gobierno de la Repfblica, la
mis rica y pr6spera de America. 2 Que podria, pues, temer el pueblo
espaiiol de Cuba de ese mismo regimen establecido en la Isla?
A la series de turbulencias y calamidades, que tantas armas ha dado
i los detractors de Mexico, ha sucedido en la Repfblica una 6poca
de progress incalculables; y si en los moments aciagos de las luchas
interiores y de las guerras extranjeras, ha lucido una audacia y un
heroismo, una energia y virilidad que honra a los mexicanos, en las
actuales de pr6speros sucesos y de pacifico engrandecimiento, brilla
una prudencia y una cordura, una generosidad y magnificencia que
sobrepujan todo encarecimiento. Mexico, en Cuba no seria, pues, la
amenaza sino el escudo de todos los derechos.




V


Las negociaciones que, en nuestro sentir, debieran entablarse entire
Mexico y Espafia, para cambiar la nacionalidad de Cuba, no serian
asunto nuevo para el Gobierno espafiol, ni carecerian de precedentes
dignos de consideraci6n. Inglaterra ha concedido voluntariamente al
Canada una amplisima autonomia, precursora dela independencia; Di-
namarca procura la separaci6n de sus colonies; Rusia se ha desembara-
zado de sus posesiones de America; Francia cedi6, mediante una in-
demnizaci6n, la Luisiana, y Espafia traspas6, sin violencia, esa misma
Luisiana a Francia, y posteriormente la Florida A los Estados Unidos.







Pero sin contar estos hechos, podemos citar otro de mayor impor-
tancia afn, por referirse precisamente A la isla de Cuba: aludimos 6
las negociaciones que existieron, en 1869, entire Espafia y los Estados
Unidos de America, relatives 6 la independencia de Cuba.
Relataremos aqui lo mis esencial de aquellas negociaciones, por
ser un antecedente de no escaso valor, y porque no obstante no haber
producido el resultado que se esperaba, siempre se deducen de ellas
dos hechos positives que no pueden controvertirse: uno, que el pue-
blo y el gobierno de Espafia aceptan, en lo sustancial, la idea de la se-
paraci6n de Cuba: otro, que el gobiernoespafiol no rechaza los buenos
oficios de una potencia amiga, para tratar este asunto de una mane-
ra legal.
1 Dichas negociaciones comenzaron por una nota que, con fecha 19
de Junio de 1869, dirigi6 el Secretario de Estado, Mr. Hamilton Fish.
al general Sickles, Ministro de los Estados Unidos en Madrid. En
esa nota, Mr. Fish hablaba de las series alarmas que la condici6n de
Cuba producia en los Estados Unidos; de que la insurrecci6n que
desde hacia nueve meses devastaba i Cuba, no parecia terminar pronto,
y que el grado de violencia a que habia llegado, acabaria por des-
truir la riqueza y los recursos de la Isla. Afirmaba que los intereses
comerciales entre- sta y los Estados Unidos, las simpatias political
que alli habia creado la just aspiraci6n de los cubanos a gobernarse
por si mismos, y alcanzar mayor libertad, eran razones suficientes
para que el gobierno americano tuviera un interns especial en la suer-
te y la prosperidad de Cuba. Los insurgentes, agregaba, podran ser
vencidos, pero ain asi, Espafia no se encontrari sino en posesi6n de
un territorio devastado y con un pueblo descontento y enemigo; 6
Espafia no puede acultirsele que cada dia crece ese sentimiento que
pide, para el hemisferio americano, el derecho al gobierno propio y d
verse libre de toda dominaci6n trasatlantica. Concluye Mr. Fish dan-
do instrucciones al general Sickles para ofrecer & Espafia los buenos
oficios de los Estados Unidos, con el fin de terminar la guerra, sobre
las bases siguientes:
Primera: Reconocimiento por Espafia de la independencia de la Isla.
Segunda: Cuba pagara & Espanfa una suma, dentro del tiempo y
en la forma que se determine, como un equivalent por la complete
y definitive renuncia por Espafia, de todos sus derechos en la Isla,
incluyendo las propiedades pdblicas de todas classes. Si A Cuba no le


r Estas noticias estAn tomadas de la Correspondencia diplomdtica sobre los
asuntos de Cuba, comunicada A la C&mara de Representantes de Washington,
por el Presidente de los Estados Unidos de America, el 21 de Pebrero de 1870.
Publicaci6n official.







fuese possible pagar el complete de la suma estipulada inmediatamen-
te, los futures pagos, por plazos, serin convenientemente asegurados
por una fianza, sobre los derechos de las aduanas, como garantia,
hasta el pago final.
Tercera: Abolici6n de la esclavitud en la isla de Cuba.
Cuarta: Armisticio, aun pendientes las negociaciones.
Para el caso de que Espafia aceptara la mediaci6n de los Estados
Unidos, el Ministro de Estado americano autorizaba al general Sickles
para proponer que se celebrara una conferencia en la ciudad de Wash-
ington, entire los representantes de Espafia y los de los cubanos in-
surrectos, investidos unos y otros de plenos poderes para ajustar un
tratado sobre las bases indicadas, y para arreglar todos los detalles
necesarios: "El Presidente de los Estados Unidos, afiadia, si lo de-
sean los representantes de ambas parties, designara una persona para
que asista 6 presida dicha conferencia e interponga sus buenos oficios,
suministrando informes 6 consejos, que faciliten el objeto que se pro-
ponen; pero sin que tenga ningdn poder ni asuma ninguna obliga-
ci6n por parte de los Estados Unidos, pues s6lo sera como el lazo de
uni6n entire las dos parties. '
Esta nota, seg6n los deseos de Mr. Fish, debia ser leida al Minis-
tro de Estado de Espafia; pero creyendo necesario ampliar mas sus
instrucciones, dirigi6 otra, en lo privado, al representante americano,
con la misma fecha (19 de Junio de 1869), en la cual explicaba que
el objeto de las proposiciones de los Estados Unidos, era procurar la
terminaci6n de la guerra civil que devastaba la Isla; que esta ex-
presi6n, guerra civil, no envolvia el designio de reconocer derechos
de beligerancia a los insurgentes; pero que, sin embargo, si la oferta
de mediaci6n no era aceptada y si el estado de cosas no variaba, no
seria just detener por much tiempo el reconocimiento de ese derecho.
Con fecha 27 de Julio del mismo afio, el general Sickles avis6 por
tel6grafo A Mr. Fish, desde Madrid, su llegada y presentaci6n, y que
la neutralidad observada por los Estados Unidos, habia producido
buena impresi6n en el gobierno y en el pueblo espafiol; y en otro te-
legrama fechado en Madrid A 19 de Agosto de 1869, decia: "Comu-
nicadas A Prim oficialmente las bases del convenio, me pregunt6 cuinto
darian Cuba y Puerto Rico. Yo dije que no tenia instrucciones 6 in-
dique, como probable, ciento veinticinco millones. Prim dice que Es-
pafia debe arreglar los preliminares con los Estados Unidos, y conceder
independencia A Cuba y Puerto Rico por un equivalent satisfactorio,
tan pronto como cesen las hostilidades. I~l prometi6 llevar el asunto
al Consejo esta noche. "
A los pocos dias ( 12 de Agosto), daba cuenta Mr. Fish de una en-
trevista que habia tenido con el Sr. Silvela, Ministro de Estado, yen







la cual se limit d ofrecer los buenos oficios de los Estados Unidos,
para poner t6rmino d la guerra de Cuba, haciendo notar la estricta
neutralidad observada por su gobierno, y entrando en algunas consi-
deraciones acerca de la tendencia, muy natural en los pueblos de Ame-
rica, a declararse independientes, tendencia que ha sido generalmente
reconocida por las naciones europeas y aun por la misma Espafia, y
termin6 manifestando que, en nombre de la humanidad y del interns
de ambas naciones, esperaba que se encontrarian pronto los medios
de dar termino a las cuestiones pendientes en Cuba.
El Ministro Sr. Silvela, interrumpiendo A Mr. Sickles, como para
indicarle que habia dicho ya lo bastante, por el moment al menos,
contest, entire otras cosas, que Espaiia deseaba dar d Cuba institu-
ciones libres. "La intenci6n de los liberals, dijo, que concibieron y
ejecutaron el movimiento revolucionario que ha dado Espafia su
nueva vida political, era conceder i Cuba la autonomia; pero esa fatal
insurrecci6n estall6 precisamente cuando era possible darle todos los
derechos que deseaba. El grito de nmuerlc d los cspanoles fu6 oido en
Espafia, 6 hizo impossible llevar adelante los beneficos planes que se
habian concebido. La parte liberal de Espaila, con gran sentimiento,
se ve forzada a simpatizar con la parte reaccionaria de Cuba, y los li-
berales cubanos, que debian ser sus primeros amigos, estin conver-
tidos, por la fatalidad de los sucesos, en sus mayores enemigos; y des-
pugs afiadi6: "'No hay intenci6n ni deseo, por parte de los liberals
de Espafia, de volver a explotar la isla de Cuba, como por el antiguo
sistema interesado, sino, por el contrario, su constant esperanza es
conceder i los cubanos la administraci6n de sus propios negocios y
el complete product de sus trabajos, reservando i Espafia solamen-
te, las relaciones mercantiles y una sombra de las political.''
En una nota separada, que dirigi6 Mr. Sickles a Mr. Fish con la
misma fecha de la anterior, daba cuenta a aquel de su primera confe-
rencia con el Presidente del Consejo, general Prim. Protest este con
vehemencia, que Espafia no podia oir lablar de armisticio con los
insurgentes, ni tomar en consideraci6n el asunto de la independencia
de Cuba, mientras los cubanos no depusieran las armas: que enton-
ces Espafia concederia una amnistia y estudiaria la cuesti6n franca
y prdcticamente; que respect a la abolici6n de la esclavitud, Espa-
fia preferia dejar este punto a los mismos cubanos, diciendoles: Esa
es vuestra gloria en America, el premio de vuestra filantropia, y noso-
tros no queremos privaros de ella; que en cuanto a la reunion en Was-
hington de representantes de Espafia, los Estados Unidos y Cuba,
no era possible, porque Cuba s6lo podia ser oida por conduct de sus
diputados en las Cortes; y que Espaiia trataria con los Estados Uni-
dos, no con Cuba.







En un telegrama dirigido por el general Sickles a Mr. Fish el 13
de Agosto de 1869, el primero inform al segundo de que el Presi-
dente del Consejo lo autorizaba i decir que se aceptaban los buenos
oficios de los Estados Unidos y que, de una manera extraoficial, su-
geria como bases las siguientes:
Primera: que los insurrectos depusieran las armas.
Segunda: que Espafia concederia, simultAneamente, una arnistia.
Tercera: que, por sufragio universal, decidiera el pueblo de Cuba
el asunto de su independencia.
Cuarta: que si la mayoria votaba por la independencia, Espafia la
concederia, recibiendo, en cambio, una indemnizaci6n garantizada por
los Estados Unidos.
Con fecha 14 de Agosto, el general Sickles di6 cuenta de otra en-
trevista que tuvo con el Ministro Sr. Silvela, y remiti6 copia del me-
morandum de dicha entrevista y del articuilo ioS de la Constituci6n
espafiola, articulo que, en el sentir del Sr. Silvela y de sus colegas de
Gabinete, hacia impossible que el gobierno entrara en ninglin arreglo
definitive respect a Cuba, inientras los diputados cubanos no toma-
ran asiento en las Cortes, porque si bien el mismo articulo autorizaba
al gobierno i hacer arreglos, era para despues de cumplido aquel re-
quisito; que entonces el Ejecutivo y las Cortes serian libres para ne-
gociar sobre la base de dar una Constituci6n liberal d Cuba, de la auto-
nomia 6 de la complete independencia; porque, dindole cierta latitud,
el articulo o08 de la Constituci6n era susceptible de interpretarse aun
de ese modo; y refiri6ndose al estado favorable de la opinion pfiblica
en Espafia, dijo:
Un Ministro que hubiera discutido esta material hace algunos
afios, hubiera sido arrastrado por las calls por el populacho: ahora
al contrario, nos es possible discutir con calma de una manera razo-
nable."
El 16 del mismo mes, Mr. Fish dirigi6 al general Sickles el siguien-
te telegram:
Urge aceptaci6n de las bases propuestas por los Estados Unidos.
La primera proposici6n de Espafia: que los insurrectos entreguen las
armas, no puede conseguirse como preliminary. La tercera, de cono-
cer los deseos de los cubanos, por votaci6n, es impracticable por la
desorganizaci6n de aquella sociedad, el terror que prevalece y la vio-
lencia 6 insubordinaci6n de los voluntarios. No puede haber duda
acerca de los deseos de la mayoria: esto ha sido reconocido y admi-
tido. Un armisticio debe concederse inmediatamente para contener
la matanza y la destrucci6n de propiedades, y, oportunamente, con-
ceder comunicarse con los insurrectos y la emancipaci6n de los es-
clavos."







En la misma fecha, 16 de Agosto, dirigi6 Mr. Sickles otra nota,
dando detalles acerca de la entrevista con el general Prim, de que ha-
bia dado cuenta ya en el telegrama del dia 13. Prim manifest que
sus colegas no apreciaban tanto como 61 las dificultades de una gue-
rra en Cuba; que estaban bajo la influencia del sentimiento popular
de Espafia, que sobreponia a todo la honra national; que el Sr. Silve-
la, Ministro de Estado, consideraba, por el moment, el asunto desde
el punto de vista legal, pero que si el, Prim, pudiera obrar solo, di-
ria a los cubanos: Idos si quereis, pero haced bueno el tesoro que
nos habeis costado, y dejadme traer nuestro ej6rcito y armada para
consolidar la libertad de Espafia;" que la actitud de los insurgentes
era la gran dificultad, y el error de los Estados Unidos proponer un
armisticio y pedir que Espafia tratase sobre la base de dar indepen-
dencia A rebeldes, y afiadi6 con 6nfasis: Estoy seguro de que no hay
poder human que pueda obtener del pueblo espafiol la mas pequefia
concesi6n mientras dure la guerra."
La nota del general Sickles concluye informando, que su telegram
del dia 13 de Agosto, fu6 enviado con aprobaci6n del Consejo de Mi-
nistros.
En otra nota, fechada A 20 de Agosto, refiere el general Sickles la
entrevista que tuvo con el general Prim, para comunicarle las ideas
del gobierno americano, conforme a las instrucciones contenidas en
el telegrama de Mr. Fish de 16 de Agosto. El general Prim, refiri6n-
dose A la objeci6n relative a que cesaran las hostilidades antes de
tratar, dijo: que 6ste no era requisite indispensable para entrar en
negociaciones con los Estados Unidos; pero que a cualquier arreglo
que se hiciera, no se le podria dar la forma de tratado, ni someterlo
i las Cortes para su ratificaci6n, mientras los insurgentes continua-
sen la guerra. Prim admitia la inevitable terminaci6n de las relacio-
nes coloniales con America, A media que aquellos pueblos estuvieran
preparados para su independencia; pero al mismo tiempo creia que
nada podria inclinar A Espafia A hacer concesi6n semejante, hasta que
cesaran las hostilidades, y con gran animaci6n, agreg6: que los Es-
tados Unidos podian estar seguros de la buena fe y disposici6n de Es-
paila, y especialmente de la franqueza y sinceridad con que 61 habia
prometido tratar con el Gabinete de Washington, sobre la base de la
independencia de Cuba, tan pronto como fuera compatible con el de-
coro y la dignidad de Espafia.
"La insurrecci6n de Cuba, continue, podrA legar a ser formidable;
pero todavia los rebeldes no han podido hacerse de ninguna fortaleza 6
puerto, ni tienen buques ni ej6rcito que presented 6 acepten batallas;
y antes de que Espafia emprenda las activas operaciones que prepare,
los cubanos no tienen mAs que aceptar las seguridades de los Estados








Unidos, dadas bajo la fe de Espafia, de que se les concederi la inde-
pendencia, y, al efecto, deponer las armas para elegir sus representan-
tes y declarar, por medio de un voto popular, su deseo de ser libres."
En otra nota fechada al dia siguiente, 21 de Agosto, amplia y detalla
el general Sickles su informed relative A la entrevista con el general
Prim, aclarando mis las ideas de 6ste, y repitiendo sus proposiciones
que consistian en fijar las bases de un arreglo con los Estados Unidos,
quienes debfan aconsejar su aceptaci6n A los cubanos. Estas bases
eran: suspension de las hostilidades y arnistia: elecci6n de diputados
en Cuba: aprobaci6n por las Cortes de la ley que se les sometiera.
fijando la suerte de la Isla en lo porvenir. y. finalmente, plebiscite 6
independencia.
A la pregunta heclia por Mr. Sickles al Presidente del Consejo,
acerca de cuil seria el resultado si los Estados Unidos convinieran en
estas bases de arreglo. y los cubanos se negaran a aceptarlas, contest
6ste: En tal caso no habria mis que una sola soluci6n: continuar
la guerra. Yo no me lisonjeo de que Espaila conserve la posesi6n de
la Isla; yo consider que el period de la autonomia colonial ha lle-
gado virtualmente; pero, sin embargo, la present guerra debe acabar.
Ello es claro para mi que ha llegado el tiempo de que Cuba se go-
bierne por si misma: y si nosotros pudi6ramos concluir la insurrec-
ci6n, yo veria el asunto de la misma manera, pues el hijo ha llegado
ya 6 la mayor edad y se le debe permitir la direcci6n de sus negocios.
Nosotros no necesitamos otra cosa mas que desembarazarnos de Cuba,
pero esto debe hacerse de una manera digna y honrosa."
En la misma nota, Mr. Sickles repite su creencia de que el Gabinete
de Madrid era sincere en sus deseos de llegar d un arreglo con el Go-
bierno de los Estados Unidos, y concluye de esta manera: Ayer me
enseilaron un articulo del Dia; io dc Barcelona, favoreciendo decidida-
mente la cesi6n de la isla de Cuba A los Estados Unidos, por un pago
equivalent, con la reser-a que se hace siempre, sin embargo, por los
peri6dicos y por la sociedad espaiiola, lo mismo que por los Ministros,
de que antes debe terminarse la insurrecci6n.
"'El )iario citaba otro peri6dico catalin. La Crdnica de CataluTa,
que defendia tambi6n la misma idea. Esto es lo mis digno de parti-
ciparle por tratarse de un peri6dico de reputaci6n, que se public en
la provincial que se supone que ha obtenido mis ventajas con el co-
inercio de Cuba."
Por uiltimo, con fecha 24 de Agosto, Mr. Sickles da informes acerca
de algunos articulos de peri6dicos.franceses y espafioles que tratan de
los negocios de Cuba, y terminal con estas palabras: "En general, yo
encuentro menos quisquillosidad por la idea de ceder la isla de Cuba
a los Estados Unidos, que por la concesi6n de la independencia. Exis-







te aqui la creencia de que las personas y las propiedades de los espa-
fides no estarian seguras bajo el gobierno de los cubanos. Esta idea
prevalece mis en Catalufia."
Tales fueron, en sustancia, las negociaciones i que nos referimos
al comenzar el present capitulo, y las cuales desmienten de una ma-
nera absolute, la intransigente obstinaci6n de que se supone animada
a Espafia, al paso que demuestran el buen deseo que la anima de dar
una soluci6n just y pacifica al problema que debe resolver en Cuba.




VI


No es necesario para el objeto del present studio, apurar todas las
razones de conveniencia political que aconsejan la restituci6n de Cu-
ba al seio de la nacionalidad mexicana; basta al objeto que nos he-
mos propuesto, indicar solamente las mis conspicuas; y i los hombres
de Estado, conocedores de las cosas pfiblicas, toca darles el extenso
desenvolvimiento que require la trascendencia del asunto.
No sera, sin embargo, fuera de prop6sito, notar en que oportuni-
dad debe emprenderse obra de tan subida importancia. Cuanto lle-
vamos dicho, claramente da i entender que juzgamos el moment ac-
tual como el mas propicio, y levanta de punto la conveniencia de apro-
vechar la saz6n present, el detenido examen de dos hechos igual-
mente atendibles: es el primero, el estado i que por una larga series
de calamidades ha llegado la isla de Cuba; el segundo, las causes que
motivaron el malogrado termino de las negociaciones que sucinta-
mente hemos relatado en el anterior capitulo. El especticulo que pre-
senta la isla de Cuba en estos moments, debe lamar poderosamente
la atenci6n, por la rapidez con que se suceden los acontecimientos mas
inesperados, y el desorden tumultuoso que parece ensefiorearse de aque-
lla sociedad. Con tales elements, compr6ndese, sin dificultad, que
la impaciencia general por salir de un estado de cosas semejante pue-
de, prescindiendo de lo mas convenient, emprender un sendero peli-
groso que, sin remedio, conduciria la isla de Cuba al abismo donde
desaparecerian con ella, la riquisima herencia de nuestros mayoresjun-
tamente con la causa que sostiene la mitad del Nuevo Mundo. Hemos
visto que Espafiaacept6 sin reserves la mediaci6n de los Estados Uni-
dos; que ofreci6 solemnemente tratar sobre la base de la separaci6n
de Cuba, y que aquellas negociaciones fracasaron por la falta de re-
presentaci6n de la Isla en las Camaras espafiolas.





38
Esto podri parecer un pretexto 6 una puerilidad legal; pero bien
considerado se vera que, sin ese requisite, podria suponerse que Es-
pafia cedia, no a una just demand de los cubanos interpuesta con
la mediaci6n de una potencia amiga de la espafiola, sino a la intima-
ci6n de un pueblo sublevado y protegido por una naci6n poderosa, y,
como corolario de lo anterior, que se fijaba la suerte future de la Is-
la sin las formalidades exigidas por el articulo Io8 de la Constituci6n.
Hoy, el estado de los sucesos es otro, bien distinto por cierto de aquel
en que se siguieron las negociaciones aludidas, toda vez que los di-
putados de la Isla se hallan en las Cortes.
Las consideraciones hechas hasta aqui demuestran, sin dejar nin-
gdn g6nero de duda, que la cesi6n de la isla de Cuba d la Repfiblica
mexicana, conciliando todos los intereses, seria la obra mis digna de
aprecio y nombradia de nuestro siglo. A realizar tan benefico prop6-
sito debe, pues, consagrar la diplomacia sus impulses mis generosos
y sus mas hAbiles esfuerzos; y Espafia, America y el mundo todo res-
petarlo, como un monument de humanidad y de justicia levantado
a la gloria de nuestra raza.


Diciembre de 1883.










LA ANEXION DE CUBA,

EL MINISTRY DE ESPANA


LA PRENSA AMERICANA



Si una sola cuarteta bast6 al marquis de Saint Aulaire para ser re-
cibido en la Academia francesa, una frase ha sido suficiente para mos-
trarnos la penetraci6n y habilidad del Sr. Ministro de Espafia. A una
cuesti6n que le dirigi6 un redactor de El Notidoso, acerca de la conve-
niencia de que la isla de Cuba se anexara a Mexico, el Sr. duque de
Arcos contest:
PREFERIBLE SERIA ESO A QUE CORRIERA OTRA SUERTE. "
Asi habla un hombre de Estado; asi piensa un espaiol celoso de la
dignidad de su naci6n y de su raza. En su mente, Cuba no debe rom-
per la unidad de la madre patria; pero si la hora hubiese llegado de
cumplir la ley indefectible que pone un t&rmino al dominio colonial,
que el abandon de las colonies no comprometa, al menos, los inte-
reses de la raza y de la civilizaci6n espaiiolas.
i Por qu6 los Estados Unidos, egoistas siempre, protegen la insu-
rrecci6n cubana, comprometiendo considerable intereses? Ningdn
espafiol lo atribuirai simple malquerencia; ningfn cubano, a desin-
teresada simpatia. Uno y otro saben A qu6 atenerse; pero ni los espa-
fioles pueden complicar mas su situaci6n mostrandose exigentes, ni
los cubanos rechazar el inico auxilio que les permit luchar con pro-
babilidades de buen exito. Forzados asi ambos contendientes, Espafia
consumira sus recursos, Cuba arrasard su suelo; y despues de prodi-
gios de heroismo, de torrentes de sangre, de treguas y combates, sea
quien fuere, el vencedor quedara exhaust 6 incapaz de defender su
dominaci6n 6 su independencia.
Sobra raz6n al senior Ministro de Espafia: Cuba mexicana es pre-
ferible A cualquiera otra soluci6n que condujera la Isla a la anexi6n
A los Estados Unidos, que, poseyendo entonces la Have del golfo me-
xicano, tendrian a Mexico bloqueado A perpetuidad. Pero, para darse
cuenta de este riesgo; para precaver asi los peligros que correria en
America la civilizaci6n espafiola; para aceptar la idea de la anexi6n
a Mexico, como finica soluci6n, fuera del dominio de Espafia, se ne-







cesita la elevaci6n de miras que hoy muestra el senior duque de Ar-
cos, representando a su Gobierno.
De todos modos, y suceda lo que quiera en lo future, Mexico recor-
darA siempre con gratitud las palabras del representante espafiol, co-
mo prueba evidence de complete reconciliaci6n entire la madre patria
y la colonia independiente. Pocas veces se da ejemplo de una amistad
tan sincera, y de un olvido tan generoso de las pasadas divisions.
Francia y la Sicilia, Inglaterra y los Estados Unidos, Portugal y el
Brasil, no han olvidado a6n ni las injusticias de la conquista, ni los
odios de la independencia, mientras que setenta afios han bastado pa-
ra reconciliar 6 mexicanos y d espaiioles.
Este proyecto de anexi6n d M6xico no puede decirse, sin embargo,
que halle oposici6n en los Estados Unidos; todo lo contrario. Por un
raro privilegio, la prensa americana lo discute en estos moments con
calor, y, cosa extrafia, con simpatias hacia nuestro pais. Para que
pueda juzgarse del interest que la cuesti6n ha despertado en la Repfi-
blica vecina, vamos d traducir en seguida lo mis notable que contienen
algunos peri6dicos norte-americanos, que acabamos de recibir, y con-
tinuaremos reproduciendo cuanto, en pro 6 en contra de la idea, se-
pamos que publique la prensa extranjera.
En uno de los diaries mis importantes de la Uni6n, leemos:
La Patria, un leader de la prensa mexicana, defiende que Cuba
debe incorporarse 4 la Repiblica mexicana. La Patria pretend que
Cuba concluiri por separarse de Espaiia, pero que ann no cuenta con
elements para mantener su independencia.
Mexicanos y cubanos pertenecen la misma raza, profesan igual
religion y tienen id6nticas costumbres; no hay, por consiguiente, mo-
tivo para que los Estados Unidos aleguen raz6n alguna contra este
deseo de Cuba. Mexico es una potencia americana, y ninguna ame-
naza habria para los Estados Unidos en que Cuba formara parte de
la federaci6n mexicana. La doctrine de Monroe se opone a la inter-
venci6n de Europa en los asuntos de America, y, los peligros que
son de temerse, de que una potencia naval europea posea la isla de
Cuba, no existirian, si 6sta pasara i poder de M6xico. Una naci6n
europea podria servirse de Cuba como base de operaciones contra los
Estados Unidos, mientras que para Mexico, en el caso improbable de
una guerra con los Estados Unidos, la posesi6n de Cuba seria mas
bien una causa de debilidad, teniendo en el Norte mil millas de fron-
tera que defender. En estos iltimos aios, los mexicanos han hecho
tales progress en su gobierno que, razonablemente, pueden hoy au-
mentar su territorio con la anexi6n de paises hermanos. Por el Sur
podrian buscar su frontera natural en el istmo de PanamA, y estrechar
asf sus relaciones con la America del Sur.





41

Los Estados Unidos preferiran todo, antes que permitir que una
parte cualquiera de America se halle en posesi6n de Europa, y sus
intereses estarin mis garantizados con un vecino, al Sur, pr6spero y
pacifico, que introduciendo en la familiar anglo-sajona, si se anexara
Cuba, un element tan considerable de la raza latino-india. "
Otro peri6dico, The Republican, dice:
"'La idea de un peri6dico mexicano, de que Cuba debe anexarse a
M6xico, esti muy lejos de ser irrazonable. En el caso de que su in-
dependencia se consume, Cuba tendria especial interns en crear vin-
culos estrechos con alguna naci6n poderosa del hemisferio occidental,
y la elecci6n se reducirfa ~ M6xico 6 i los Estados Unidos. Si Cuba
estuviera inhabitada, seria una gran adquisici6n para nosotros, pues
entonces podria poblarse con americanos, y sus leyes 6 instituciones
tendrian un caricter netamente anglo-saj6n; pero con su poblaci6n.
sus instituciones y sus leyes espailolas, esa Isla siempre seria extran-
jera en la Uni6n Americana.
"Lo contrario sucederia con Mixico, con quien tiene en todo mis
analogia. La distancia que separa a ambos paises es, poco mis 6 me-
nos, la misma que media entire Cuba y la Florida. Como Estado me-
xicano, aumentaria la riquezay la fuerza de M6xico, sin perjudicar
la prosperidad de los Estados Unidos.'
En un articulo intitulado: ''En favor dc lar anuxin d .xrico,' The
Press, refiriendose a otro articulo de la Tribune, hace, entire otras. las
consideraciones que siguen:
"La Patria, peri6dico de Mexico, ha publicado hace dos semanas.
una edici6n extraordinaria consagrada enteramente d probar el de-
recho de Cuba d separarse de Espafia, y demostrar que esa Isla, por
toda clase de razones political y fisicas, debe incorporarse 6 la Repti-
blica mexicana.
"Este seria un arreglo mutuamente juicioso, convenient y forti-
ficador. Mexicanos y cubano; son de la misma raza y religion, siguen
las mismas costumbres, hablan la misma lengua y faicilmente se iden-
tificarian.
"Las anexiones normales que deben procurar los Estados Unidos.
son las de pueblos de lengua inglesa, es decir, del Norte. Las radi-
cales diferencias de climas, de razas y de lenguas, hacen que no sean
de desear las adquisiciones de territories por el sur. Desde el punt
de vista geogrdfico y etnol6gico, el Canada se identificaria arm6ni-
camente con los Estados Unidos: sus costumbres son las mismas, cosa
que no sucede con los Estados de la America Central y las Antillas.
"En suma, la proposici6n de La Patria relative d la anexi6n de
Cuba a Mexico es buena, y deberi ser tomada en seria considera-
ci6n por los patriots de la desdichada isla espafiola."







Con el titulo: l AMxico se anexard Cuba ? otro diario important
dedica A esta cuesti6n un largo articulo, del cual traducimos los pi-
rrafos siguientes:
Una interesante y curiosa discusi6n se ha empefiado en Mexico
y en los Estados Unidos, sobre si no seria la mejor soluci6n, que Cuba
se anexara a la Repfblica mexicana. La Patria, diario de la capital
de aquel pais, ha publicado recientemente una edici6n extraordina-
ria, exclusivamente consagrada A probar el derecho de Cuba A sepa-
rarse de Espafia, y la conveniencia de que la Isla, por numerosas ra-
zones political y consideraciones fisicas, se uniera A la federaci6n me-
xicana. Discutiendo la cuesti6n desde este punto de vista, The Press,
de Troy, Estado de Nueva York, dice que la anexi6n propuesta se-
ria mutuamente juiciosa, convenient y fortificadora; que cubanos y
mexicanos pertenecen A la misma raza y religion, hablan la misma
lengua y tienen id6nticas costumbres, y que, por consiguiente, podria
formarse una uni6n, sin que hubiera dificultad en armonizar las po-
blaciones.
La anexi6n, 6 mins bien la incorporaci6n de Cuba a la Repfibli-
ca mexicana, y la asimilaci6n de ambos pueblos, parece, en efecto,
hacedera. Naturalmente, este plan descansa en la suposici6n de que
los patriots cubanos lo aceptaran. En todas las discusiones promo-
vidas en los Estados Unidos, A prop6sito de la anexi6n de las Islas
Hawaii, se ha tenido en cuenta la voluntad de los colonos americanos
para entrar en la Uni6n.
Es possible que este sentimiento de anexi6n i Mexico, no se halle
ain suficientemente desarrollado en Cuba: la idea es nueva, pero, por
qud no llegaria a realizarse? Los pueblos de ambos paises tienen, co-
mo hemos dicho, una lengua comin, una misma religion, y costum-
bres esencialmente identicas.
Por otra parte, los patriots cubanos que sostienen una lucha
desigual. pueden mostrarse orgullosos de que se reciba A su pais en
la Repiblica mexicana, como un Estado federal, teniendo una auto-
nomia local. M6xico, entire las naciones latino-americanas, es una
potencia grande y pr6spera; tan pr6spera, que los americanos emigran
en gran nfimero. Un telegrama de Mexico, de ha pocos dias, anun-
ciaba que mis de mil families americanas solicitaban tierras en dife-
rentes lugares de la Repfiblica.
Si, pues, los cubanos dieran su consentimiento a la anexi6n, y los
mexicanos avanzaran un paso hacia Cuba, los Estados Unidos no po-
drian hacer otra cosa sino ayudar el movimienth, ofreciendo sus bue-
nos oficios para obtener que Espafia abandon la Isla y consienta en
su anexi6n a Mexico. "
Por iltimo, The Free Press, se expresa asi:






"Nada, entire todas las cosas posibles que hubieran podido propo-
nerse como coronamiento de la carrera del soldado que preside la Re-
pAblica mexicana, podria compararse A esta hazafia. Con la Grande
Antilla como parte integrante de Mexico, la importancia de este pais
aumentaria considerablemente y las condiciones de Cuba mejorarfan.
Extrafia inversi6n de la historic, si de la ciudad de la serpiente y del
nopal que surge en los lagos del Anahuac, saliera un ejercito que,
embarcindose en Veracruz, arrancara a Cuba de la dominaci6n de Es-
pafia, como en tiempos ya lejanos, el conquistador Cortes se embarc6
en esa misma Cuba para subyugar el gran Imperio azteca.''
Los pirrafos transcritos son ciertamente para sorprender al lector
mexicano, pero esta sorpresa no igualard nunca la legitima satisfac-
ci6n de ver uninimemente reconocido y exaltado nuestro progress,
por la misma prensa que, no ha much todavia, hablaba con desden
del estado politico y social de Mexico.

Ei. NACIONu..




CUBA COMO ESTADO MEXICANO


El Gobierno de Espafia esti poniendo en movimiento cielo y tierra
para reprimir la actual insurrecci6n de Cuba. Pero para sofocar la
rebeli6n, si se llega a sofocar, tendra que sacrificar millares de hom-
bres y millones de pesetas. El orgullo y el valor espafiol estdn em-
pefiados en la conservaci6n de Cuba, como una joya de la Corona.
En el combat se encuentra, de un lado, una fuerte armada y un nu-
meroso ej&rcito a las 6rdenes de-un jefe cuya pericia y valor son in-
negables; del otro, hombres intr6pidos de reconocida abnegaci6n.
Esta contienda recuerda muchos rasgos de la que tuvo lugar entire
Inglaterra y los patriots de las colonies americanas. Mexico, cuyas
relaciones con Espafia son cordiales, naturalmente no podri tomar
participio en la contienda. S61o puede contemplar, desde lejos, la te-
rrible lucha revolucionaria.
Sin embargo, creemos tener derecho d mencionar una faz de la cues-
ti6n cubana, sin herir el amor propio de los espaiioles ni de los cu-
banos, A saber: la actitud actual de ciertos peri6dicos americanos que
recomiendan que, si Espafia no logra sofocar la insurrecci6n, Cuba sea
anexada a los Estados Unidos. Debe decirse que otros muchos diaries
americanos rechazan energicamente la idea de anexar la isla de Cuba
6 la Uni6n, basindose en el argument de que los habitantes de di-







cha Isla son de raza, idioma y costumbres distintos, y que, por tal mo-
tivo, no se mezclarian bien con los de la Uni6n americana. Nosotros
juzgamos bueno este argument. Se nos ha sugerido que Espafia ve-
ria con mrs pena el que Cuba fuera absorbida por los Estados Unidos,
que el que se uniera politicamente A M6xico, formandoparte integrante
de la Repfiblica mexicana. En este caso, Cuba vendria a ser un gran
Estado insular, y el centinela avanzado de M6xico en medio del mar.
No esperamos para este pais un porvenir mediocre; creemos que se
cumpliran las profecias de Humboldt y de Stevenson, y que M6xico
sera una naci6n poderosa y grande, y la muralla que protegera A la
America latina contra el advance de la raza del Norte. Libertado del
mal de las revoluciones peri6dicas, dedicados sus habitantes A las in-
dustrias pacificas, Mexico no puede menos que enriquecerse; nunca
sera la provincia commercial de ningfn pais, por poderoso que sea, sino
que conservard inalterable su soberania, cumpliendo su destiny de fi-
gurar en primer line entire las naciones.
THE MEXIC.AN FINANCIER.




LA ANEXION DE CUBA Y "EL CORREO ESPANOL"


Nuestros lectures habran notado la reserve de La Pat.ia respect
a los asuntos de Cuba. Esta reserve, que nos creiamos obligados -6
guardar mientras nada hacia prever un cambio politico en la Grande
Antilla, debemos al fin abandonarla.
Y no se atribuya esta conduct nuestra deseos de ingerirnos, sin
raz6n, en asuntos extrafios: nada de eso. Si los escritores extranjeros
tienen derecho A juzgar de nuestros actos, A aplaudir 6 A censurar
nuestra political y hasta i aconsejar 6 nuestros gobernantes, c6mo
podrd privarsenos A nosotros, escritores mexicanos, de tratar asuntos
que directamente influirn mas tarde en la soberania misma de Mexico?
Al contestarnos, El Correo Espaiaol ha dado, sin pensarlo tal vez,
la raz6n que hoy inquieta la opinion y que, naturalmente, ha hecho
pensar en la anexi6n de Cuba. Mientras Espafia conserve alli su do-
minaci6n efectiva, nada tiene M6xico que temer, ya lo sabemos; pero,
seria lo mismo el dia que, como lo afirma el peri6dico espafiol, la Isla
pasara manos tan poderosas que serian capaces de cerrar el Golfo,
levantando con Cuba poderoso muro en el Oriente que aislara A la
Repuiblica del trato y comercio con sus antiguos amigos?" Puede
la prensa, puede la opinion pfiblica asistir impasible a la construcci6n







de ese inmenso puente que uniria la Florida d la peninsula de Yuca-
tin? Puede M6xico permanecer indiferente al peligro de verse blo-
queado por una naci6n vecina y poderosa, que desde Cuba dominaria
todo nuestro litoral del Golfo? Y ese peligro no es remote. El Colreo,
y.con 61 toda la prensa espafiola, podri diariamente repetirnos que la
voluntad de Espafia es de dominar en Cuba perpetuamente; pero, como
a pesar de este deseo, que han tenido todas las metropolis, la historic
nos demuestra que ninguna ha conseguido mantener indefinidamente
su dominio en territories situados fuera de sus limits naturales, esas
afirmaciones de la prensa s61o pueden considerarse como la manifes-
taci6n de una esperanza, quimerica las mds veces.
Como hoy en Cuba, la voluntad de Espafia fu6, en otro tiempo. de
dominar a perpetuidad en Nipoles, en el Milanesado, en los Paises
Bajos, en Am6rica, y eso no impidi6, sin embargo, la separaci6n de
tan extensos dominios. Portugal forma parte de la misma peninsula,
y la voluntad de Espafia no bast6 A retenerlo en los limits de la mo-
narquia, como el deseo vehemente y el ardor patri6tico de los espaiio-
les no han bastado A la reconquista de Gibraltar.
Estos recuerdos, por dolorosos que sean, haria mal nuestro colega
en notarlos de apasionados, y, much menos, de malevolos: glorias
sobran en la historic espaiiola para compensar la malaventura de la
colonizaci6n, y no seremos ciertamente nosotros quienes reprochemos
a ningin pueblo, y menos que a ninguno al espafiol, desastres que
no dependent de la voluntad humana.
M6xico, como bien piensa El Correo Espanol, ni necesita, ni preten-
de, ni desea aumentar su territorio; no es una naci6n conquistador,
ni much menos aspira a colonizar ajenos territories; pero aceptaria
cualquier sacrificio, antes que ver amenazada su autonomia, cerrados
sus puertos y dominadas stis costas; y si la independencia debe con-
ducir la isla de Cuba a la anexi6n, es claro que, antes que americana,
preferiria verla mexicana, con la voluntad de los cubanos y el con-
sentimiento de Espafia.
i Cree La Patria, pregunta El Correo Espahol, que Mexico podria
hacer en Cuba mejor political que la que hace alli nuestra Espafia?"
Evidentemente si. Mexico trataria a Cuba sobre un pie de igualdad
que no puede existir entire una colonia y su Metr6poli; Mexico podria
dar i Cuba la rep6blica y una complete autonomia local; Mexico
Ilevaria A la Grande Antilla cuantas libertades y cuantos derechos
reclaman los cubanos, comenzando por el de ocupar los puestos p6-
blicos de que hoy se hallan excluidos; Mexico no cobraria derechos
de exportaci6n a los products de Cuba, como los exige Espafia para
favorecer a las provincias peninsulares; Mexico no tendria que respe-
tar intereses creados a la sombra de antiguos abuses y privilegios;







Mexico no impondria i Cuba mAs cargas de las que soportan los otros
Estados de la Repidblica; Mexico, en fin, podria compartir con Cuba
las ventajas de un estado social, que la diferencia de instituciones, la
tradici6n colonial, la distancia y los antagonismos politicos, no per-
miten 6 Espafia concederle.
Pero, agrega El Correo Espaiol: iCree La Patria que Mexico
contaria con recursos para contener el primer amago separatist, que
alli se pronunciara por una minoria ridicula de negros y amigos de
alguna potencia vecina ?"
Que, para El Correo Espafiol, una minoria ridicule de negros bas-
taria comprometer la integridad de la Reptiblica ? i Es ese el concept
que se ha formado de M6xico? i La desdefiosa opinion en que nos tie-
ne, Ilega al punto de career que una minoria ridicule de negros basta-
ria para imponernos la'ley? ; Qu6 pensari entonces El Correo de los
invasores (de Espafia misma) a quienes hemos vencido? Ser6n, por
ventura, menos que una minoria ridicule de negros?

LA PATRIA.





CUBA Y MEXICO



Si Cuba est6 destinada a separarse de Espafia, hay arguments tan
poderosos en pro de su anexi6n 6 M6xico, como para que nosotros no
intervengamos en ella.
Los cubanos no son americanos, y dudamos de que facilmente se
americanicen; mientras que los mexicanos, como los cubanos, son
del mismo origen espaiiol y, por lo tanto, sus amigos y aliados na-
turales, y la naci6n con la cual se asimilarian mis convenientemen-
te. Los cubanos y los mexicanos tienen, no solamente la comunidad
de raza, sino tambidn de religion, idioma y tradiciones, y, hasta cierto
punto, de linaje, lo que facilitaria much la amalgamaci6n. Todavia
no hay perspective inmediata de la anexi6n de Cuba 6 ningfn pais,
puesto que Espafia aun no se desprende de ella; pero si esto 11egara
a suceder, seria muy dudoso que nosotros pudieramos echarnos la car-
ga de una provincia de caracter tan distinto del nuestro, bajo todos
concepts.


THE REPUBLICAN, de Springfield.











LA ANEXION DE CUBA



El Partido Liberal cree irrealizable la anexi6n de Cuba a Mexico
y, ademis, poco convenient para nosotros. No discutiremos con nues-
tro colega si cubanos y espafioles aceptarin 6 no esa anexi6n; pero
como El Pa tido Liberal dice que, si los cubanos quisieran ser anexa-
dos a alguna naci6n, procurarian obtener todas las ventajas posibles
de ese acto, siendo la primera que se les garantizase de un modo efec-
tivo su independencia de la actual metr6poli, y para lograrlo busca-
rian una naci6n poderosa en mar y tierra, los Estados Unidos, por
ejemplo, debemos hacerle present, que la anexi6n que desean los
peri6dicos mexicanos que han tratado el asunto, tiene por bases:
i a Un plebiscite para conocer la voluntad de los habitantes de Cuba.
2. Una indemnizaci6n pagada i Espafia, con la garantia y tdrmino
que se estipule, proporcionada al valor de los edificios piblicos, y
34 Un tratado en que Espafia consienta en la anexi6n, y Mexico
conceda al comercio espafiol, por un tiempo determinado, ciertos pri-
vilegios, a fin de que la separaci6n de Cuba no perjudique los intere-
ses espafioles.
Incorporada Cuba sobre estas bases, no habria necesidad, como lo
cree El Parlido Liberal, de garantizar de otro modo la independencia
de la Isla contra su actual metr6poli.
"Cuba es un pais intertropical, continue El Partido Liberal, tiene
producci6n similar a la de casi todos nuestros Estados que se encuen-
tran en el litoral del Pacifico y de! golfo de M6xico, de modo que, en
realidad, constitute para estos un rival, y rival mis poderoso y afor-
tunado. El tabaco, el azicar, el caf6 y otros frutos semejantes, se ob-
tienen alli en condiciones excepcionales, que harian la competencia
muy dificil para nosotros, y, por lo tanto, seria una ruina para nues-
tra industrial agricola incipiente. Nada de lo nuestro, 6 al menos tan
poco que no vale la pena de mencionarse, consumiria la Isla, cuyo
comercio principal, tanto en la importaci6n como en la exportaci6n,
se hace con los Estados Unidos, que toman en Cuba lo que ellos no
pueden producer, y envian A la Isla lo que ella no produce. Asi es que,
ni desde el punto de vista industrial, ni desde el mercantil, obtendria-
mos ningfn provecho de la anexi6n. "
Nuestro colega confunde la producci6n extranjera con la producci6n
national. Hoy Cuba es un rival, y un rival poderoso de nuestros Es-







tados productores de azfcar, de cafe y de tabaco, porque su produc-
ci6n es extranjera, pero el dia que Cuba fuera mexicana, los products
de su agriculture y de su industrial serian products nacionales, es
decir, que el primer resultado de la anexi6n, seria un aumento con-
siderable en la producci6n national. Las sumas que el extranjero pa-
gara A Cuba por su exportaci6n, serian sumas que aumentarian la
riqueza national.
Es un error career que Cuba no consumiria nada, 6 casi nada de
nuestros products. Si los articulos de primera necesidad que la Isla
consume, y que se elevan A mis de veinte millones anuales, los com-
pra hoy en los Estados Unidos, es porque alli los encuentra mis ba-
ratos; pero el dia que pudiera introducirlos de M6xico, libres de de-
rechos, es indudable que no volveria A comprar en los Estados Unidos
ni harina, ni maiz, ni carnes, ni ning6n articulo de los que M6xico
produce. Y ahora agregaremos, que de este comercio de cabotaje na-
ceria nuestra marina national, estimulada por las nuevas necesidades
y sin ayuda official. Observese, ademis, que por la falta de puertos
en el Golfo, nunca podremos tener una marina considerable, como ya
lo ha notado el historiador Zavala, y que la anexi6n de Cuba nos
daria los mejores puertos del Atlnutico.
Pero continuaria Cuba pacifica despues de verificada la anexi6n,
6 volveria a luchar por separarse tambien de MIxico? Pocas palabras
bastarin para contestar esta cuesti6n.
Los cubanos pelean por su independencia, no porque desconozean
los obsticulos que se les oponen. La han proclamado por tener una
bandera que levantar enfrente de la bandera de Espaiia, pero conven-
cidos de que Cuba no dejari de ser espafiola sino para ser americana.
Demasiado conocidos son estos obsticulos, para que nos detengamos
a enumerarlos; bastenos, pues, asentar que Cuba no puede ser inde-"
pendiente. Y en este caso, prefeiriran los cubanos la dominaci6n ame-
ricana, continuar excluidos de los cargos pdblicos, perder el idioma
y hasta la fisonomia especial de su sociedad i asimilarse a otro pue-
blo del mismo origen, en cuyo seno se confundirian sin ningin ge-
nero de dificultades?
; Que serian los cubanos ante la naci6n americana ? Una minoria
insignificant, alejada del pueblo y del gobierno americanos por preo-
cupaciones de raza, desatendida si no tiranizada, perdida en un in-
menso torbellino y abrumada por la fuerza irresistible de un pueblo
convencido de su superioridad y de su poder. Y ; que serian los cu-
banos unidos a la Federaci6n mexicana? Un Estado cuya influencia
pesaria en las decisions del Gobierno, un pueblo que se gobernaria
por si mismo, una sociedad en todo igual, por todo unida A la socie-
dad mexicana.





49

Se comprende que los cubanos quieran separarse de Espafia, aun
A trueque de caer en la dominaci6n de los americanos, porque su es-
tado actual los humilla y los priva de derechos, al paso que les im-
pone todo g6nero de deberes; pero no se concibe que traten de cambiar
la plenitud de sus derechos al lado del pueblo mexicano, por el os-
tracismo politico y social bajo el dominio americano. Causas podero-
sas explican el suicidio de un pueblo entero, pero ninguna sociedad
se suicide por motives insignificantes.
El pueblo cubano no podria ser ingrato con la sola naci6n que, in-
teresindose por su suerte, cambiase el regimen colonial A que estA
sujeto, por la complete autonomia political.
Pero, prescindiendo de estas razones, veamos qu6 otros elements
sostendrian en Cuba la causa de M6xico.
Suponiendo que entire los cubanos ya anexados, existiera un par-
tido que creyera possible la independencia, y que estuviera dispuesto
A proclamarla, debemos contar con otro, indudablemente mas impor-
tante, decdido por Mexico; y decimos mis important, porque seria
el partido que estaria en el poder, el que ocuparia los puestos p6blicos
en la Isla, y que aspiraria A los primeros de la Repiblica.
Este seria el mis firme apoyo del Gobierno federal, porque con e1
estaria identificado y unido por los lazos de la gratitud y del interest.
Otro grupo numeroso existiria entire los cubanos: el de los propieta-
rios, de los hacendados, de los ricos, en una palabra. Este seria indu-
dablemente mexicano: liberal (pues en Cuba el partido conservador
no lo forman los cubanos), estaria satisfecho con las nuevas institu-
ciones; poseedor del terreno y de industries lucrativas, seria favore-
cido por la diminuci6n de los impuestos y las franquicias comerciales;
deseoso de dignidades, hallaria aneho campo su ambici6n; enemigo
de disturbios, seria un decidido sostenedor del orden.
La poblaci6n espafiola formaria una 78merosa colonia rica y labo-
riosa, y, por consiguiente, pacifica en tanto que sus intereses fueran
respetados; y como las nuevas leyes le darian toda clase de garantias,
al paso que favorecerian sus industries, podria contarse con ella como
element favorable. Por otra parte, separada Cuba de Espafia, no
hallarian los espafioles establecidos en la Isla sino dos soluciones, fue-
ra del poder mexicano: la independencia 6 la anexi6n A los Estados
Unidos; la primera, la temerian como un double peligro para su segu-
ridad y para sus intereses; la segunda, la verian como una amenaza
A su influencia, A su conveniencia y A sus tradiciones. No nos forja-
remos, pues, ilusiones, si aseguramos que, pasando Cuba del poder de
Espafia al de M6xico, mexicanos tendrian que ser los intereses espa-
fioles que quedaran en la Isla.
La minoria extranjera ningfin temor podria inspirar, y los negros,







elevados a la dignidad de ciudadanos 6 igualados a los blianios en
derechos politicos y civiles, ji qu6 otra cosa podrian aspirar sino A
conservar esos derechos? i Qu6 otro gobierno podria garantizArselos-
mejor que el mexicano? Y no se piense que la ignorancia de los ne-
gros destruiria esta garantia, pues si es cierto que a la mayoria de los -
hombres de esa raza, escaparian ciertas observaciones de un orden
elevado, no lo es menos que los beneficios los apreciarian sobrada-
mente y que, para la parte mas ilustrada, que entire ellos dirige Ia
opinion, no pasarian por alto tales consideraciones.
Cuentese tambien con el caricter y con la indole de la poblaci6n
de Cuba, que no es belicosa ni turbulenta. Compuesta de elements
heterogeneos, de razas distintas, de individuos de opuestas inclina-
ciones y de tendencies diversas, es facil de gobernar dirigiendo hi-
bilmente la opinion.
EL NATIONAL.




iUN HALLAZGO!


i Por fin hall El Corrco Espaiol un peri6dico mexicano, que este de
acuerdo con l1 en que M6xico no podria resistir a una minoria ridi-
cula de negros! El Correo, como es natural, salta de gozo por el ines-
perado hallazgo y, en lugar preferente, reproduce el "magnifico ar-
ticulo de su inteligente colega El Partido Liberal, que puede servir
de contestaci6n La Patria, y que escrito con el mayor tino, con la
mas delicada dialectica," "es-de aquellos, tan sumamente notables,
que merece los honors de former criterio. "
El criterio que debemos former, gracias 6 la delicada dialectica de
ElPartido Liberal, es-que Mexico no le conviene la anexi6n de Cuba,
porque produciendo esa Isla articulos similares 6 los de nuestros Es-
tados del Pacifico y del Golfo, Cuba seria un rival, y rival mas pode-
roso y afortunado, que haria la competencia muy dificil para nosotros.
Como ven ustedes, estos arguments de dialectica delicada son incon-
trovertibles. Hoy, en poder de Espafia, 6 mafiana independiente 6
americana, la competencia de Cuba no es dificil para nuestros Estados
del Pacifico y del Golfo, porque, aunque es cierto que la misma cantidad
de products cubanos competing con nuestros products mexicanos
en los mercados extranjeros, en cambio los millones de la producci6n
cubana irAn A aumentar la riqueza piblica de Espafia, de Cuba 6 de
los Estados Unidos y no la de Mexico, que es lo que conviene evitar







& fin de que no se arruine "'nuestra industrial agricola incipiente. "
Ya que la fatalidad ha hecho que nuestros Estados del Pacifico sean
rivals de los del Golfo por producer articulos similares, no aumente-
mos, al menos, los desastrosos efectos de esa competencia, adquiriendo.
nuevos Estados que, con su riqueza, acabaran por .arruinarnos. La
verdadera teoria econ6mica, en estos casos, es que cada Estado tenga
su producci6n especial con exclusion de los demis. Sirvannos de ejem-
plo los Estados Unidos, para quienes la anexi6n de California ha sido
de ruinosas consecuencias. Y luego, esas competencias no traen sino
rivalidades, disgustos y quebrantos, y aqui queremos vivir en paz. En
vez de anexiones, deberiamos pensar en deshacernos de aquellos Es-
tados cuya riqueza agricola 6 industrial compromete la prosperidad
de los Estados menos afortunados. En cuestiones political 6 interna-
cionales, como dice El Corneo Espanol, es precise ser prActicos si no
se quiere ser victim de una minoria ridicule de negros.
Seriamente, diremos ahora A nuestros colegas lo que ya El Xadio-
nal les ha indicado, y es que Cuba, Estado mexicano, aumentaria la
producci6n general de la Repfiblica sin menoscabar los intereses de
otros Estados, como Veracruz no perjudica hoy los intereses de Coli-
ma, ni Tabasco los de Yucatan. La competencia s6lo existe entire pai-
ses de distinta nacionalidad: de provincia A provincia 6 de Estado a
Estado s6lo hay emulaci6n; por eso las naciones proteccionistas favo-
recen la industrial y la agriculture national, gravando los articulos de
procedencia extranjera; pero ninguna, hasta hoy, ha pensado en pro-
teger la producci6n local de una parte de su territorio contra la de
otra parte de su propio suelo. La anexi6n de Cuba daria, pues, por
resultado inmediato, el aumento en nuestras exportaciones y el acre-
centamiento de la riqueza pfiblica.
El argument que combatimos, y otros que no merecen ni examen.
hacen que El Parlido Liberal rechace, como perjudicial a nuestros
intereses, la anexi6n de Cuba; pero al terminar asegurando que, inde-
pendiente 6 espafiola, Cuba en nada nos perjudica, afiade. con una
inconsecuencia que destruye sus anteriores arguments:
Lo que si constituiria para nuestro pais un peligro, seria que la
Isla pasase A poder de los Estados Unidos por compra, por anexi6n
6 por conquista, porque entonces el golfo de M6xico quedaria con-
vertido en una especie de mar mediterraneo, sobre el que nuestrosveci-
nos tendrian un sefiorio casi absolute, puesto que serian duefios de los
canales que A 61 conducen, y nadie puede predecir hasta d6nde lleva-
rian sus pretensiones y hasta d6nde nos acarrearian perjuicios reales.
"Sobre este punto debemos fijar nuestra atenci6n; eso es lo que
debemos prever y tratar de evitar a todo trance, siquiera sea por ins-
tinto de ponservaci6n.'







Y qu6 otra cosa hacen, caro colega, los peri6dicos que, desde aho-
ra, propagan la idea de la anexi6n de Cuba A nuestra patria, si no es
prever y tratar de evitar su anexi6n A los Estados Unidos? Porque si
se admite la posibilidad, que no niega ElPartido Liberal, de que Cuba
se haga independiente, hay que admitir igualmente la mis fundada,
de que se vuelva americana y, i c6mo impedir esto si no es ofreciendo
a los cubanos nuestra nacionalidad ? A qu6 llama, si no, nuestro co-
lega, prever y tratar de evitar d todo trance?
El Corrco Es)paiol, por su parte, es tan inconsecuente como El Par-
tido Liberal. Asegura que piensa como el senior Ministro de Espafia,
es decir, que, A su jucio, fuera de la dominaci6n espafiola, ninguna
suerte conviene A la isla de Cuba como su anexi6n A M6xico, y al
mismo tiempo trata de cerrarle esa puerta, queri6ndonos convencer
de que seria perjudicial para nuestra Repiblica. Comprendemos a El'
Correo, cuando dice: "ahora no se trata de anexiones, sino de com-
batir A los rebeldes; pero cuando se dispute la hip6tesis (porque, en-
tiendase bien, s61o esta hip6tesis discutimos) de que Espafia abandon
la posesi6n de Cuba, no se explica su deseo de probar la inconvenien-
cia de la anexi6n.
Para decir cuanto pensamos, la dominaci6n espafiola en Cuba toca
A su fin, y no por la fuerza de la revoluci6n, sino por el deseo del
pueblo espafiol. En 1869, la voluntad de conservar A Cuba se mani-
festaba en la intransigencia de la Naci6n, mientras el Gobierno trataba
con los Estados Unidos sobre la base de la independencia de la Isla;
hoy, el Gobierno exige sacrificios, creyendo que los animos estan co-
mo en 1869, y el pueblo responded resisti6ndose A la movilizaci6n en
Matar6, Gerona, Tafello y otros lugares de Cataluila. En 1869, la
integridad national amenazada, era el signo patri6tico que desarma-
ba A los partidos, y hoy los republicans se aprovechan del alejamien-
to del ej&rcito para preparar la ruina de la Monarquia.
El instinto de los pueblos es superior A la ciencia de sus gobernan-
tes, y ese instinto esta mostrando A los espanoles el inmenso error de
su political colonial. Las colonies no se conservan A perpetuidad, y
por eso hay que renovarlas prudentemente. Mientras Espafia se arrui-
na, se desangra y compromete el progress de la Naci6n y los derechos
de su dinastia, por retardar la perdida de una colonia que, cada diez
afios, le cuesta doscientos mil soldados y setecientos millones de pesos,
Francia, Inglaterra, Alemania, Belgica 6 Italia se dividen el Africa,
Rusia penetra en Afganistan, Persia y la China, y todas aseguran su
future prosperidad en nuevas tierras, y en un vastisimo y rico impe,
rio colonial.
Espafia, que fue de las primeras en establecerse en Africa y en do-
minar en Asia, i que ha alcanzado en ese reparto de dos continents?






cuales seran sus colonies en lo porvenir? ...... Cuba? ......
No desnaturalicemos la cuesti6n. Nosotros no queremos la anexi6n
de Cuba A M6xico, sino en el solo event de que no pudiendo Espafia
sostener su dominaci6n en la Isla, esta se vea orillada & caer en poder
de otra naci6n, americana 6 europea.
Parece que esto.es lo mismo que piensa el senior Ministro de Espa-
fia; que en esto esta conform El Co reo Espanol; que tal es el sentir de
muchos peninsulares sensatos y de una parte, A lo menos, de la prensa
de los Estados Unidos. < Por qu6 se rebela contra esta idea un 6rgano
de la opinion de los mexicanos, cual suponemos & El Pa tido Liberal?
Esto si no podemos explicarnoslo.
LA PATRIA.


"THE TWO REPUBLICS" Y "EL CORREO ESPANOL"


Nuestro colega The Two Republics, ha publicado los parrafos si-
guientes, que han sido reproducidos por un gran nimero de peri6di-
cos americanos:
Cierto, las noticias de Cuba, dice, deben ser de lo mas exasperante
para el editor de El Correo Espanol. El anuncio de que Maceo y G6-
mez han derrotado al gran Martinez Campos, batiendo y dispersando
sus tropas; y de que Martinez Campos mismo, perseguido, herido,
desesperado y su cabeza puesta a precio, ha tenido que buscar refugio
A bordo de un buque, no puede agradar A un hombre en su posici6n.
Su oficio es guardar el pabell6n espafiol flotando, por razones finan-
cieras, en un pais de donde los dominadores espafioles fueron expul-
sados, porque el gobierno de los Virreyes era parcial, injusto, disipador
y cruel. Indudablemente, los espafioles son bien acogidos a causa de
sus numerosas cualidades, de su honradez commercial, inteligencia, cor-
tesia, generosidad y afici6n A la literature y A las artes; pero, como
dominadores, van A correr en Cuba la misma suerte que les ha cabido
en Mexico y en todas sus colonies, porque carecen de sentido prActico
para el gobierno, y, sobre todo, para el gobierno democratic.
El editor de El Correo Espafol, contrariado y furioso por los re-
veses sufridos por sus compatriotas en Cuba, desahoga su mal humor
con los Estados Unidos, porque en ese gran pais, hombres, mujeres
y niflos simpatizan con Cuba, y esperan que pronto la Isla sera una
parte integrante de la Republica mexicana, que es verdaderamente
democrAtica, y esta anexi6n la desean mas vivamente, que si se tra-
tara de la incorporaci6n de Cuba A su propio pais. "
EL NATIONAL.











A "EL CORREO ESPANOL."



El Correo Espajol esta en lo cierto, al asegurar que los concepts
empleados por La Patria para sostener sus ideas, "'evitan toda ofen-
sa y aun alejan la mis insignificant alteraci6n de la susceptibilidad
espafiola." Por eso, porque ponemos un cuidado extreme en no he-
rir el sentimiento patrio de los espafioles, nos sorprende lo poco que
El Correo se inquieta de ofender nuestro amor propio national. Para
El Corrco Espanol, "es ridicule el pensamiento de que Mexico pue-
da anexarse la isla de Cuba, y ridicule la idea de encontrase en con-
diciones de conservarla;"' nuestras leyes "'sirven aqui de delicia a los
papanatas; es risible la manera "como se aplican por aca esas le-
yes; se sorprende de que "hablemos seriamente de nuestro estado
social y politico;" "la independencia que las entidades federales gozaa
en Mexico, mis que promesa parece una guasa; la Repuiblica mis-
ma, es decir, nuestra forma legal de gobierno, "es una palabreja tam-
bi6n ridicule; nuestro sistema de impuestos "es bArbaro y ruinoso
para el contribuyente," y, por fin, si tuvieramos que combatir en Cu-
ba, seriamos vencidos "por una minoria ridicule de negros."
A la vista tenemos las leyes, los presupuestos y la historic colonial
de Cuba; quiere nuestro colega que, siguiendo su ejemplo y en des-
quite de esas injuries, le citemos abuses ridiculos 6 sangrientos, des-
de una partida de veinte mil pesos anuales destinados i mantener dos
acemilas de la Capitania General, hasta dramas inauditos que han
afrentado la civilizaci6n y hecho estremecer la humanidad? No; pre-
ferimos dar ejemplo de moderaci6n y de cordura, a seguir a El Correo
en la ruta trazada ya por otros periodistas espafioles que, como hoy
nuestro colega, han creido defender los intereses de sus compatriotas,
cre6ndoles dificultades y enajenindoles, con su intemperancia, las
simpatias de la Naci6n en que viven.
Y no crea El Correo Espafol que cambiariamos de tono si, como
dice, un dia de buen humor le ocurriese que, siendo Yucatan un pe-
dazo de tierra much mis cercano i las costas de Cuba que a la capi-
tal de esta Repfiblica, convendria que fuera espafiola y no mexicana.
Ese dia, contestariamos simplemente a nuestro colega, que no pre-
tendemos la anexi6n de Cuba por raz6n de la distancia, y'que iioes
lo mismo anexarse una colonia en los moments de abaridonarla Su
metr6poli (que ha sido nuestra hip6tesis), que ceder un Estado com-







prendido en los limits naturales de una nacibn; pero si YucatAn se
hubiese levantado en armas para proclamar su independencia; si Me-
xico fuera impotente para sofocar la insurrecci6n, y, vi6ndose obliga-
do a desprenderse de la peninsula, se le propusiera, con la anuencia
de los yucatecos, su anexi6n a Espaila, nosotros seriamos los prime-
ros en aplaudir esta soluci6n, como preferible A cua!quiera otra.
La condici6n esencial para la anexi6n de Cuba ha sido siempre,
para nosotros, la voluntad de los cubanos. En las bases que hemos
propuesto, y que El Correo Espanbol ha podido ver en todos los peri6-
dicos que han tratado de este asunto, se lee: "PRIMERA.--Un ple-
biscito para conocer la voluntad de los habitantes de Cuba. ; Por qu6
dice, pues, nuestro colega, que no apreciamos en nada el voto de los
interesados?
No discutiremos, por no ser del caso, las causes que impidieron a
Espafia dominar perpetuamente en sus vastas posesiones; pero como
El Cor.eo Espanol atribuye la independencia de America a la imposi-
bilidad en que se hallaba Espafia, invadida por Napole6n, de "dete-
ner el movimiento separatist iniciado en las colonies al abrigo de tan
favorables circunstancias, debemos recordarle que la guerra de la
independencia espafiola termin6, favorablemente para Espafia, en...
1813, y que la independencia de M6xico se consum6 en 1821, y la ba-
talla de Ayacucho, que puso tdrmino A la guerra en la America del
Sur, no se libr6 sino hasta fines de 1825. Asi, los acontecimientos que
pudieron favorecer al principio el movimiento separatist, no debie-
ron ejercer grande influencia ocho y doce afios despues de evacuada la
peninsula por los franceses. Y para referirnos A hechos mAA recientes
y analogos a los de Cuba, por tratarse de otra isla, tambi6n recorda-
remos A nuestro colega, que en 1865, Espafia se hallaba en posesi6n
de todos sus recursos, y, sin embargo, despu6s de una lucha sangrien-
ta 6 infructuosa, tuvo que retirar su ej6rcito y abandonar definitiva-
mente a Santo Domingo.
Polonia, Hungria 6 Irlanda que cita El Correo, para probar la fal-
sedad de nuestra tesis: "las colonies situadas fuera de los limits na-
turales de sus metropolis, concluyen siempre por emanciparse," no
se pueden considerar como ejemplos, pues ni Polonia era 6 es colonia
de las naciones que se la repartieron, ni Hungria lo es del Austria,
ni Irlanda de Inglaterra. Polonia, por una monstruosa injusticia.de
que fu6 c6mplice la Europa entera, perdi6 su nacionalidad, pero nin-
guna de las tres porciones en que fu6 dividida, se ha visto sujeta al
regimen colonial. Los tratados de 1815 decidieron que, no obstante
la anexi6n, la Polonia conservaria su nacionalidad, y el Emperador
Alejandro le di6 una Constituci6n, le dej6 una Dieta propia, y la
erigi6 en Virreinato. Las insurrecciones de 1830 y 1862, y los desas-







tres que las siguieron, han influido necesariamente en sus libertades,
pero nunca su regimen ha sido el colonial. Hungria reconoci6 la au-
toridad austriaca, a condici6n de conservar una existencia propia, y su
Corona no fu6 hereditaria en la casa de Austria sino hasta 1867. Desde
la paz de Passarowitz los hingaros se han mostrado fieles; Maria Te-
resa les debi6 su salvaci6n; en las guerras contra Francia fueron el
mis fire apoyo del Imperio, y si en 1848 quisieron recobrar su inde-
pendencia con Kossuth, fu6 porque se trat6 de restringir su autono-
mia; pero en 1867 Francisco Jos6 promulg6 la constituci6n actual y
restableci6 el reino de Hungria. Hoy tiene una Dieta y un Ministerio
independientes, y hasta el Imperio ha cambiado su nombre tradicio-
nal, para adoptar el de Austria-Hungrfa. Irlanda sufre las conse-
cuencias de un estado social, derivado de las vejaciones cometidas
contra los cat6licos desde el reinado de Isabel. Pero, en que puede
compararse su existencia d la de los pueblos coloniales? Y cuil de
esos paises, ademis, se halla fuera de los limits naturales de la na-
ci6n que ejerce en ellos su soberania ? La influencia inmediata ejercida
en un territorio contiguo, puede borrar el recuerdo de una naciona-
lidad anterior 6 hacer desaparecer tendencies separatists. El antiguo
Rosell6n, hoy departamento frances de los Pirineos orientales, ha ol-
vidado por complete que fue espafiol desde 1172; que tres siglos mds
tarde Juan II de Arag6n lo di6 en prenda A Luis XI por 300,00ooo es-
cudos, y que su incorporaci6n i Francia s6lo data del tratado de los
Pirineos.
Con mis tino cita El Corrro Espaniol/ Argel, la India y Filipinas,
pero sin tener en cuenta que la primera de esas posesiones, s6lo tiene
sesenta y cinco afios de dominaci6n francesa, y que en la segunda, la
reina de Inglaterra ha sido proclamada Emperatriz. Si esas colonies
permanecen todavia unidas a sus metropolis, d6bese inicamente a que
su civilizaci6n aun no ha alcanzado el desarrollo necesario para que
vivan independientes; mas su separaci6n esti tan prevista, que Fran-
cia 6 Inglaterra, como otra vez hemos dicho, se han repartido el Africa
con la mira de reemplazar mis tarde sus actuales colonies, y Espafia,
aunque sin tomar las mismas precauciones, no ha cesado de manifes-
tar igual convencimiento por boca de sus politicos, publicistas y hom-
bres de Estado.
De que el program de los conservadores de Cuba tenga por lema
la asimilaci6n political de la Isla a su Metr6poli, deduce nuestro colega
que esa asimilaci6n existe prActica y legalmente. En otra ocasi6n de-
mostraremos d El Correo, c6mo entire Cuba y Espafia ni hay ni puede
haber asimilaci6n de derechos politicos.
Hace mal el peri6dico espafiol en confiar demasiado en nuestra ig-
norancia de los asuntos de Cuba, sobre todo, para afirmar que las tres







cuartas parties de los puestos paiblicos de la Isla estin desempefiados
por cubanos. i Podria decirnos El Correo Espaiol cuintos Capitanes
Generales, Gobernadores, Directores de Administraci6n, Intendentes,
Presidentes de Audiencia, Rectores de Universidad, Magistrados 6
simples jefes de secci6n ban nacido en Cuba? Y en Espafia, cuintos
cubanos han sido Ministros ? cuintos han figurado en el gobierno,
en la magistratura, en la diplomacia, en el ejercito, 6 simplemente en
las academias? Por nuestra parte, estamos dispuestos a citar a nuestro
colega, nominalmente y no con calculos vagos, un nfmero considera-
ble de cubanos eminentes que han perecido en el destierro, en los pre-
sidios 6 en el patibulo.
Concluye El Correo Esparzol afirmando que, para poseer a Cuba, se
necesitan barcos, ejercito, arraigo en la Isla y recursos pecuniarios;
elements todos de que M6xico carece. Y por qu6 nuestra Repiblica
no habia de tener escuadras como, necesitindolas menos, las tienen
Chile, el Perd, la Repfblica Argentina y el Brasil? El principal obs-
ticulo, que es la falta de puertos en el Golfo, ino quedaria vencido con
la anexi6n de Cuba?
Ejercito. Antes de 1868 s6lo habia en la Isla 12,ooo soldados. Si
Cuba se anexara, con la voluntad de sus habitantes, M6xico no nece-
sitaria un ej6rcito mayor, sobre todo si se tiene en cuenta que de la
parte occidental de la Isla a la peninsula de Yucatan s6lo hay treinta y
tres leguas, y que nuestras tropas, sacindolas de los Estados del Gol-
fo, no estarian expuestas, como las de Espaila, a la fiebre amarilla.
Por lo que hace al arraigo en el pais, El Correo convendrd con nos-
otros, en que no es muy s6lido el que tienen alli sus compatriots y
que, por insignificantes que sean nuestros antecedentes, para los cu-
banos, siempre serin mejores que los de Espafia.
Nuestros recursos pecuniarios pucde calcularlos El Correo EspaiTol,
por el cr6dito de que hoy goza la Repiblica en el extranjero; cr6dito
que, en los actuales moments, no desdefiarian muchos paises que nos
creen inferiores a una minoria ridicula de negros.
LA PATRIA.



"THE TWO REPUBLICS"


Nuestras ideas ganan terreno. La prensa americana, casi unini-
memente, se ha apresurado 6 acoger la idea de la anexi6n de Cuba a
nuestra Republica, como la mejor y mis conciliadora soluci6n. Hoy,
otro colega nos trae, engrosando nuestras filas, el concurso de su ex-







periencia political, de su talent y de su amor d Mexico. The Two
Republics se declara abiertamente partidario de Cuba mexicana, y en
un juicioso articulo expone los motives que tienen los Estados Uni-
dos para preferir que la isla de Cuba se incorpore a Mexico. 7he 7wo
Republics, con la franca expresi6n que le es caracteristica, nos mues-
tra el m6vil de la political de su Gobierno, y la raz6n de las simpatias
que han hallado en el pueblo americano las ideas que defendemos.
A continuaci6n reproducimos el articulo de nuestro colega, y con-
tinuaremos traduciendo cuanto en lo sucesivo publique The Two Re-
publics sobre este asunto, a fin de que las ideas del peri6dico ameri-
cano sean suficientemente conocidas del pdblico de Mexico:
La suerte future de Cuba, dice, tanto como el process del Coronel
Romero, es asunto de las conversaciones en M6xico. Por regla ge-
neral, los mexicanos no creen en el desinter6s del apoyo americano
mis de lo que los espafioles creen en su neutralidad; pero el Gobierno
mexicano no puede dudar de que los Estados Unidos no tienen la in-
tenci6n de anexarse la Perla de las Antillas. Lo pasado esti muerto
y enterrado, sin esperanzas de resurrecci6n, y d ese pasado pertenece
la political del Sur, que deseaba la anexi6n de Cuba. El Sur necesita-
ha aumentar su influencia en el Congreso, y Cuba, que por lo menbs
habria formado dos Estados meridionales, le habria procurado cuatro
votos en el Senado y un aumento considerable de representantes en
la Camara; pero todo eso, repetimos, ya no tiene en la actualidad mas
importancia de la que pueden tener las pirimides de Gizeh en la po-
litica modern del Egipto.
El inico deseo hoy de los americanos, es que Cuba sea tan ami-
ga de los Estados Unidos como lo es Mexico, y si la Isla formara parte
iitegrante de la Repiblica mexicana, esto seria mas ficil de obtener
que siendo completamente independiente. En Cuba hay un gran nd-
mero de agricultores espafioles y franceses, y su influencia predomi-
naria necesariamente si la Isla fuera del todo independiente. Fuera
de estos, y sin contar la Habana, quidnes forman la poblaci6n? Ne-
gros y mulatos, en su mayor parte. Con unos 6 con otros, nuestras
relaciones comerciales con Cuba sufririan. Si el element blanco 11e-
gase t sobreponerse, la influencia francesa predominaria, como es na-
tural.
La actual civilizaci6n de Cuba es completamente neo-latina, y,
de todas las naciones latinas, Mexico es la (nica que ha mostrado mar-
cada inclinaci6n por los Estados Unidos; todas las demis imitan a
Francia, que se halla a la cabeza de la civilizaci6n latina.- Huelga dis-
cutir cuAl de ellas, la anglo-americana 6 la francesa, es la mejor.6
verdadera; ese es un asunto de sentimiento que no esti. gdiscusi6n,
pero es evidence que las razas mezcladas prefieren la segunda. Si M6-







xico es una excepci6n, d6bese a que la extraordinaria individualidad
y vital predominio de sus razas, se han sobrepuesto a la influencia de
la conquista espafiola, como se sobrepusieron los sajones 6 la de la
conquista normanda. Al adquirir su nueva civilizaci6n, los mexicanos
han sido tan eclecticos como los japoneses, y de cada naci6n s6lo han
torado lo que han credo convenirles, sin preferir a ninguna determi-
nada. Mexico, como el Jap6n, es en realidad un espejo en que cada
pais puede verse reflejado tal cual es. En M6xico, ademis, hay la
misma tendencia que existe en Francia, a suprimir las castas.
"'Si Cuba se anexara a los Estados Unidos, seria una amenaza para
sus instituciones, A causa del vivo sentimiento de castas que existed
contra los hombres de sangre mezclada; Cuba independiente, seria
mis amiga de Francia que de los Estados Unidos; Cuba anexada a
Mexico, seria tan amiga de los Estados Unidos, como lo es M~ xico
mismo.
Asi, si hay mexicanos que dudan de los deseos de los arnericanos,
de que la isla de Cuba pertenezca a M6xico, es porque no compren-
den la situaci6n 6 porque ignoran los hechos.

EL NACIONA..





UN LEON DEL ATLAS


"Irrita leer 6 oiruno yotro dia, que es pre-
ciso mandar a Cuba regimientos sobre regi-
mientos, fin de &cabar con los rebeldes y
dejaralli bien implantada y establecida laso-
berania de la Naci6n. Para que no se pudie-
ra calificar de falso su patriotism. deberian,
los que tal dicen, ir con sus hijos d la van-
guardia del ejdrcito. Es c6modo quedarse en
casa y mandar los demts al matadero, lo
es, sobre todo, no conocer It guerra sinopor
los relates de los combates que se leen en in-
vierno al amor de la lumbre, y en verano a
la sombra de las alamedas. "
PI' v MAR(GAL,..

i Dejad el Olimpo, dioses terrible de la antigiiedad pagana! i Salid
de la historic, heroes de legendaria ferocidad i Abandonad la fibula,
creaciones siniestras de la fantasia! iSaturno parricida! i Jupiter impla-
cable que torturaste a Tintalo y eneadenaste 'Prometeo 1 i Cruel Do-
miciano! i Devastador Atila! i Arrogante y feroz Roger de Lauria,
que arrantaste los ojoss cinco mil prisioneros y aspiraste a que los pe-





6o

ces no sacaran la cabeza de las aguas, sin ievar un escudo con las ar-
mas de Arag6n i Caballeros aventureros, Gigantes malandrines y
perversos Encantadores!
i Quitad vuestras guaridas, canibales y antrop6fagos, Malgaches y
Pieles Rojas, Canacas, Hovas, Apaches, Caribes, Touaregs, Coman-
ches y Zulus!
i Acudid tambien vosotros, soldados que combatis por Espafia en las
asperezas de la manigua y soportais el rigor de los elements; perio-
distas que buscais en la raz6n armas para defender A vuestra patria;
espaiioles que sosteneis la guerra A vuestras expenses!
iVenid, venid todos A oir los rugidos de un le6n del Atlas encerrado
en la redacci6n de La Raza Latina; venid A presenciar el her6ico sa-
crificio, el sublime esfuerzo que, desde aqui y en el reposo de un segu-
ro gabinete, hace por su patria ese vendabal de abnegaci6n y de pa-
triotismo!
iOid, oid!
Un capitan espafiol ( su nombre es Garrido ), encontr6 en una choza
aislada A un anciano con sus dos hijas y dos nietos, de tres afios uno
y el otro de dos meses. El anciano y sus hijas asistian, por humanidad,
A dos heridos insurrectos. Garrido hizo fusilar al padre delante de sus
hijas; 61 mismo dispar6 su revolver al oido de una de ellas; la otra, los
dos niflos y los heridos murieron macheteados por los soldados, que si-
guieron el ejempio de su jefe. Despues incendiaron la choza.
iOid, oid ahora los comentarios del le6n enjaulado!
Viejos, nifios y mujeres, todos perecieron en Baire?
Mejor: asi se acaban las castas malditas. La guerra no arafia
con sonrisas como las coquetas. Mata a tiros.
i Pues no faltaba mis, que estar sufriendo todo g6nero de agravios
para terminar a la hora de las grandes venganzas A castos besos! .
Duro con ellos. Si se murieron, eso no es mas que garantia de .
que no habra que matarlos otra vez. "
Qu6 No lo sabias, "'casta maldita, raza ingrata de negros bozales,
de granujas y ridiculous bijiritas, s61o dignos de recibir puntapies;"
ino lo sabias? A eso sirven tus mujeres, A eso estan destinados tus
hijos: iA ser fusilados en la vejez y macheteados en la cuna!
i Pero oid, oid c6mo se razona A cuatrocientas leguas del peligro!
No vemos el fundamento de tantos soponcios porque el ej6rcito
espafiol mat6 diez insurrectos, tres chiquillos y su abuela. Si todos
eran enemigos, debian perecer todos. Una vieja bruja 6 un chiquillo
inocente, pueden ser mAs peligrosos para la seguridad de un ejercito
que otro ejercito enemigo, con una imprudencia inocente 6 con una
infidencia malvada.
Puede valer mas la vida de una vieja sediciosa y tres lobeznillos







traidores, que la de mil hombres sorprendidos en una emboscada por
una aoticia delatora? .. .. . . . ..

"Nosotros en el teatro de la guerra, no s6lo hariamos eso, sino to-
do cuanto la destrucci6n del enemigo exigiera; 61, si con solo 61 bas-
taba para nuestra seguridad; el padre, la madre, los hijos, la raza si
era necesario para el mismo supremo fin. ... "
iInsurrectos, dormid tranquilos, Tartarin ne part pas.'


Cuba libre .? Antes Cuba carbonizada, hecha polvo, undida
en los mares, eliminada de la superficie terrestre, escombros, nada .
"Si Espafia perdiera con esta baraja, si esta Anica vez nos ganan
la partida, hay que dejar de ser espafiol, y para dejar de ser espafiol
es necesario que el firmamento se despedace, que se acabe el mundo,
que n6; porque aun en el otro mundo hemos de querer ser
siempre espafioles.
"- Guerra sin compasi6n, guerra siempre hasta exterminar esa
maldita raza de ingratos, que en los pechos de sus madres maman un
eterno odio a Espafia.
"Guerra sin cuartel y. . Viva Espafia!"
i Miximo G6mez, continia dejando libres i los prisioneros; Maceo,
sigue curando a los heridos enemigos! i Autonomistas cubanos, gritad
tambi6n: "Guerra sin cartel y .. Viva Espafia!"




Y tfi, lector, qu6 piensas de esa ferocidad de antrop6fago; de ese
patriotism de ultratumba y, sobre todo, de esa literature? Quien asi
exalta la acci6n innoble de fusilar i un viejo en presencia de sus hijas,
y de asesinar nilios y mujeres en la soledad de un plantio, ies un ci-
nico 6 es un loco? Quien en vez de ocultar la vil hazafia de ese ca-
pitin Garrido, aumenta su publicidad comprometiendo al ej6rcito que
abriga tales monstruos, j es un espafiol exaltado 6 un enemigo de Es-
pafia?
El caso no es nuevo y la explicaci6n es obvia, por consiguiente. El
autor de semejantes desvarios no es, como ti te lo figures, un cinico
feroz ni much menos un loco, sino probablemente un pacifico padre
de familiar, incapaz de matar una mosca, pero que en un dia de apu-
ros, ech6 consigo estas cuentas: Entre mis compatriotas hay sin du-
da un gran nfimero de simples que, como yo, adoran leer, en la calma
del hogar relates fantAsticos de combates, hazafias, crueldades y vo-
ciferaciones y para quienes El Correo Espaiol, con su estilo mesura-







do y sus formas casi corteses, es tibio y hasta laborante. Sacando a
luz un peri6dico patriota hasta el paroxismo, es indudable que todos
dejar6n El Correo para abonarse a mi peri6dico." Y como lo pens6 lo
hiao.
LA PATRIA.




LA PRENSA EXTRANJERA.


El Correo Espanol nos denuncia con sus compatriotas, y reproduce
nuestro 61timo articulo sobre Cuba mcxicana, "d6ndoles la voz de aler-
ta por si no se hubiesen fijado bien en la actitud de El Nacional. "
Y aqui nos ocurre preguntar: < qu6 objeto tiene la denuncia de nues-
tro colega ? < Lo hace para que los espafioles nos retiren sus simpatias,
6 para que no se abonen d El Nacional? Si es lo primero, lo sentire-
mos por sus compatriotas y por nosotros; por sus compatriotas, por-
que eso probaria que no se habian hecho cargo del punto en discusi6n,
d pesar de cuanto hemos escrito sin que El Correo nos haya contra-
dicho; y por nosotros, porque, injustamente, nos veriamos privados
de simpatias de que hacemos grande aprecio. Pero si el fin que nues-
tro colega se ha propuesto es el de privarnos de algunas suscricio-
nes, entonces, francamente, lo lamentamos s61o por El Correo Lspfatol,
pues suponer que El Nacional renunciar6 A defender lo que cree just
6 convenient, por no lastimar sus intereses, es un calculo que, cier-
tamente, no hace quien da mayor precio a la conciencia, y, adem6s,
porque i qu6 ocultarlo? esas denuncias tienen mis trazas de bregar
suscriciones que de defender ideas.
Tranquilicese El Correo, nuestra buena fe no ha sido sorprendida
por ningfin insurrecto, y ninguna mano laborante se esconde detris
de El Nacional que, cuanto public, sale de su redacci6n, donde s61o
hay mexicanos sin compromises, ligas, ni sugestiones cubanas. Dese-
che, pues, El Corrco, en lo que A nosotros concierne, esa obcecaci6n
que le hace ver tramas, sorpresas y emboscadas insurrectas en cuanto
se dice 6 se describe en desacuerdo con sus ideas. Esa singular ofusca-
ci6n, hizo que nuestro colega atribuyera 6 una sorpresa insurrecta el
primer articulo de The Two Republics que tradujimos; A la misma cau-
sa achaca hoy otro articulo firmado por su autor (que no es por cierto
el Dr. Betiqces ) y publicado en La Revue Dizlomatique .del 18 de
Agosto filtimo, 6 id6ntica raz6n tendrin seguramente, en su sentir
(pues hay monomanias incorregibles ), los articulos que sobre la gue-







rra de Cuba public diariamente la prensa del mundo entero. Cree
El Correo Espafol que sea ese el medio mAs eficaz de combatir las opi-
niones de sus colegas extranjeros?
Pero volvamos a precisar lo que defiende El Nacional, ya que El
Correo muestra tanto interns en embrollar la discusi6n.
El National, por sus opinions, ni es cubano ni espafiol: El Natio-
nal es, ante todo y sobre todo, mexicano. En los contendientes de
Cuba s61o ve hermanos que se destrozan, y hace votos porque la lucha
cese honorable y ventajosamente para ambos: en la soluci6n del pro-
blema que alli se debate, descubre un peligro para M6xico, y, natu-
ralmente, defiende la soluci6n que, A su juicio, preserve los interests
mexicanos y, al mismo tiempo, ofrece A espafioles y a cubanos un
nuevo terreno de conciliaci6n. Ni Cuba espafiola, ni Cuba indepen-
diente: Cuba mexicana. Los intereses espafioles garantizados; la se-
paraci6n realizada sin perturbaciones ni violencias; las aspiraciones de
los cubanos A la repiblica, A la autonomia, a la libertad, satisfechas
sin peligro en el seno de la patria mexicana.
Y A esta actitud patri6tica, A este deseo generoso, a esta political
leal y previsora, c6mo contest El Correo Espanfol? Denuncidndonos
como simpatizadores de la insurrecci6n, para que perdamos una vein-
tena de pesos. i Que vergiienza !
Y cuando, con mas elevaci6n de miras, busca razones que opener a
las nuestras, icual es su inico argument? Cuba seri siempre espa-
iiola, porque tal es nuestra voluntad. Vuestra voluntad es, sin duda.
de dominar perpetuamente en todas vuestras colonies; pero es eso
possible, lo ha realizado alguna vez una sola naci6n colonizadora? i La
historic demuestra la inutilidad de vuestros esfuerzos, y, a pesar de
ella, os obstinais en esperar la derogaci6n excepcional de una ley in-
mutable; los sucesos se encaminan fatal-nente al desenlace previsto.
y, puerilmente creeis alejar el peligro negando los hechos: la prensa
americana, la prensa europea os aconsejan la paz, y atribuis sus conse-
jos A sorpresas insurrectas, A intrigas laborantes '
La Revue Diplomatiqne-exclama El Correo-no es peri6dico serio.
por eso defiende la causa separatist; El Times, que no es un periodi-
cucho de poca monta, nos sostiene. Pues qui, .ignora El Co rco Es-
panol que todos los peri6dicos de Espafia actisan A El Times de sim-
patizar con la insurrecci6n? i No sabe que es precisamente El Times
quien ha publicado este telegrama de Martinez Campos: Enviense
cien mil hombres, 6 aband6nese Cuba A los cubanos? "
Y Le Figaro, es un peri6dico serio 6 un periodicucho de poca mon-
ta? Pues recuerde El Correo el extract que no ha much nos comu-
nic6 el cable, de un articulo en que aconseja A Espafia el abandon de
la Isla.





64

Y L'Echo de Paris itambien ha sido sorprendido en alguna embos-
cada laborante? Pues, en espera de otros muchos, lea nuestro colega
el siguiente articulo:
La estaci6n de lluvias, dice, inmoviliza en Cuba las tropes espa-
fiolas; no debe, pues, sorprender que no ocurra ningin hecho de ar-
mas important. Pero este respiro, esta tregua forzada, es, a nuestro
juicio, mis favorable i los insurrectos que A las tropas de linea. Si los
informes que hallamos en la prensa inglesa son dignos de fe ( pues en
lo de Cuba, como en todo lo demas, hay que descubrir la verdad en
medio del enredado conjunto de telegramas ingleses), y si la fiebre
amarilla y otras terrible enfermedades, defienden la Perla de las An-
tillas contra los europeos, sacrificando 120 soldados espafnoles por dia,
6 sean 3,600 por mes, y la anemia y otras consecuencias del mal, inutili-
zan cuatro 6 cinco tantos mas, nada tiene de extrafio que el general
Martinez Campos haya pedido cien mil hombres para el otofio.
Desde que comenz6 la revoluci6n hemos indicado, convencidos
de que dAbamos a Espafia un consejo de amigos, la necesidad de tra-
tar con los cubanos, acordandoles lo que piden. Las ventajas que al-
gunos privilegiados pueden hallar en la explotaci6n de la Isla, no son
comparable A los enormes sacrificios de hombres y de dinero que exi-
ge el sostenimiento del regimen actual.
Ll6mese como se quiera A esos cubanos que pretenden ser duefios
de su pais, n6mbreseles insurrectos, filibusteros, pirates 6 bandidos,
sus esfuerzos constantes de medio siglo, les da derecho a ser conside-
rados como los defensores de una causa national.
'"Aun en Espafia empieza A comprenderse esto. La conciencia pf-
blica se pregunta hasta qu6 punto hay derecho A sacrificar tantos sol-
dados en defense de intereses que, en suma, son particulares. En di-
versas ocasiones ya ha sido necesario emplear la fuerza para embarcar
compafiias enteras de reservistas:-- Se nos lleva A la muerte, excla-
man esos desgraciados, ipor que y en beneficio de quien?
El patriotism es suficientemente grande en Espafia, para que el
espiritu de partido no haga un arma de las reclamaciones y de los do-
lores que causa la guerra de Cuba; pero, en el estado que guard la
hacienda, d6nde se hallara el dinero indispensable para triunfar de
la insurrecci6n, y de qu6 servira el triunfo si algunos afios despues
hay que comenzar de nuevo? Espafia necesita salir, sin demora, de
este circulo ruinoso. "
Ei NATIONAL.










RECTIFICACIONES


Antes de continuar la present discusi6n, permitanos El Correo Es-
pa~ol rectificar dos puntos que, aunque de importancia secundaria, no
debemos pasar por alto. Refibrese el primero, a una contradicci6n de
nuestro colega: si el asunto que discutimos, s6lo c por lo fantistico
puede excitar un poco la imaginaci6n de los inclinados a sofiar, ipor-
qu6 provoc6 el debate, y por qu6 continfa una pol6mica c sin valor
como suceso de possible 6 inmediata realizaci6n ? Inducirnos A contro-
vertir asuntos que produce ( cansancio en la pluma y aburrimiento
en el espiritu, y hacerlo sin objeto ni fin determinado, no deja de
ser, cuando menos, extraiio. Si nos ocurriera anexarnos la Luna, El
Correo nos consideraria locos, y no entraria en discusi6n con nosotros.
El otro punto en que debemos detenernos, se enlaza con un mal hA-
bito de nuestra prensa. No es possible juzgar, entire nosotros, una obra
cualquiera sin conocer A su autor; no parece sino que la verdad fni-
camente reside en una clase 6 casta determinada que, como por lo ge-
neral, la forman los amigos, no es necesario decir que asi rendimos
culto A nuestras propias ideas. Hemos indagado alguna vez quin
describe los articulos de El Correo? Conform6monos, sin embargo, con
la costumbre, y puesto que tanto parece interesar nuestro colega el
nombre de su contrincante, digAmosle, sin rodeos, que es el Director
de La Patria.
Y ahora, entremos en material:
Sorprende a El Correo que las critics que diariamente hacen de
nuestro pais c los peri6dicos nacionales mis sesudos, y que c descarna-
damente se discuten y se afirman en la reuni6n, en el corrillo, en la
conversaci6n particular, constituyan un crime imperdonable cuan-
do las describe un periodista extranjero. Atribuye esto A que n aqui
debe prevalecer el convencionalismo, el teatro, la farsa y la mentira,-
y como, en su setir, eso es cc trabajar por el mantenimiento de vicios
morales que debilitan y pertprban la noble acci6n social,n El Correo
se propone decir la verdad, ccsin ambajes ni eufemismos., El autor de
esta queja, que a sus dotes de hAbil escritor agrega una excelente
educaci6n, i c6mo ignora que si en la vida intima, decir cuanto se
piensa, c sin ambajes ni eufemismos ad la manera del Castellano viejo,
es eminentemente anti-social, hacerlo por la prensa tiene que ser in-
jurioso y perturbador? .Y c6mo no percibe la diverse importancia
que tiene una misma critical, en boca de un national 6 en la de.un ex-







tranjero? Un hijo juzgard severamente d sus padres, y no permitiri,
sin embargo, que en su presencia un extrafio los juzgue de igual ma-
nera. Los espafioles de 1836 gozaron con los sarcasmos de Larra, y
no hubieran permitido que un extranjero tratara su naci6n como lo
hizo Figaro. Este es asunto de educaci6n y de tacto.
Pero al mismo tiempo que El Correo se reserve el derecho de decir
de Mexico cuanto le ocurra, ((sin ambajes ni eufemismos,n nos acusa
de haber calumniado a Espafia, por haber aludido, en respuesta 4 sus
diatribas, d dramas inaudilos que han afrentado la civilizaci6n y hecho
estremecer la humanidad. La pasi6n political nubla, sin duda, la inte-
ligencia, pues hay quien se sorprenda de que a sus injuries no se co-
rresponda con besamanos.
La conciencia no puede dejar duda acerca de la especie de actos 6
que hemos aludido; pero, sin insistir en hechos pasados, probaremos
a nuestro colega que, si en nuestra alusi6n ha habido calumnia, no he-
mos sido nosotros los calumniadores.
Oiga El Correo Espanol a su colega y compatriota La Raza Latina.-
Viejos, nifios y mujeres, todos perecieron en Baire ? Me-
jor: ASI SE ACABAN LAS CASTAS MALDITAS .
"'No vemos el fundamento de tantos soponcios porque EL EJPRCITO
ESPAN-OL MATO diez insurrectos, TRES CHIQUILLOS Y SU ABUELA. Si
todos eran enemigos debian perecer todos. Una vieja bruja 6 un chi-
quillo inocenle, pueden ser mis peligrosos para la seguridad de un ej6r-
cito, que otro ejrcito enemigo, con una imprudencia inocente 6 con
una infidencia malvada.
CPuede valer mis la vida de una vieja sediciosa y tres LOBEZNI-
LLOS TRAIDORES, que la de mil hombres sorprendidos en una embos-
cada por una noticia delatora?
"Nosotros, en el teatro de la guerra, no s61o hariamos eso, sino todo
cuanto la destrucci6n del enemigo exigiera: 61, si con s61o 61 bastaba
para nuestra seguridad: EL PADRE, LA MADRE, LOS HIJOS, LA RAZA, Si
era necesario para el mismo supremo fin. ...
Note El Correo que los Ires lobeznillos traidores que mait el ejercito
espanol, por temor de una imprudencia inocente 6 de una infidencia
malvada, tenian tres anos de edad el mayor y dos meses el menor. En
Armenia, los turcos han hecho much menos, y la Europa ha preten-
dido intervenir en nombre de la humanidad.
Atribuye nuestro colega A insidia y mala fe, la aprobaci6n que da
la prensa americana al proyecto de anexi6n. Para El Correo EspaWol,
los Estados Unidos "'intentan sacar la castafia del fuego con la mano
del gato. MAs claro: los americanos desean que nos anexemos la
isla de Cuba para quitrnosla despues. Si para combatir i unos cuan-
tos bandidos que siempre huyen, que carecen de organizaci6n, de jefes







y de discipline, segdn asegura el mismo Gobierno espafiol, necesita
Espafia de doscientos mil hombres, de sus mejores generals, de au-
mentar su escuadra y de gastar doscientos mil pesos diaries, ha pen-
sado alguna vez El Correo en el ndmero de hombres, en la calidad de
los generals, en la importancia de la escuadra, y en la suma que ten-
dria que gastarse para continuar persiguiendo A esos mismos bandidos,
y, ademds, impedir que los Estados Unidos se apoderaran de Cuba el
dia que tuvieran tal idea? Para que necesitan, pues, los americanos
del maquiavelismo que El Correo les supone?
A que viene, nos pregunta, la alusi6n al Rosell6n dado en prenda
al Rey de Francia y entregado luego definitivamente por el tratado de
los Pirineos? Pues viene A probar que no siempre se ha mostrado Es-
pafia tan quisquillosa como hoy en lo que toca A su integridad, puesto
que sus propias provincias peninsulares las ha dado en prenda y las
ha cedido sin escrfpulos. Y a este prop6sito diremos A nuestro colega,
que no podemos explicarnos ni su indignaci6n, ni lo absolute de sus
negatives, cuando se trata de negociaciones para la anexi6n de Cuba.
Sin hablar de la paz de Aquisgram ni del tratado de Nimega, que ce-
dieron Flandes y el Franco-Condado; en 80oo Espafia hizo retrocesi6n
de la Luisiana a Francia; en 1820 vendi6 la Florida a los Estados Uni-
dos, y, en 1869, el Presidente del Consejo de Ministros de Espafia
acept6 los buenos oficios de los Estados Unidos, para tratar con los re-
beldes cubanos, proponiendo 61 mismo, las siguientes bases:
Primera: que los insurrectos depusieran las armas.
"Segunda: que Espafia concederia simultineamente una aninistia.
Tercera: que, por sufragio universal, decidiera el pueblo de Cuba
el asunto de su independencia, y
Cuarta: que si la mayoria votaba por la independencia, Espafia la
concederia, recibiendo en cambio una indemnizacin garantizada poi
los Eslados Unidos.''
i Por que, pues, tanta indignaci6n y tantas protests cuando se trata
de que se haga con Mexico lo mismo que se queria hacer con los Esta-
dos Unidos? La imparcialidad de M6xico, sus excelentes relaciones con
Espafia y el hecho de ser mis d6bil que los Estados Unidos, demostra-
rian, sin embargo, que esas concesiones no.s6lo se hacen a los fuertes.
En cuanto i las causes que determinaron el abandon de Santo Do-
mingo, contestaremos con las propias palabras de nuestro colega al ha-
blar de la Australia y del CanadA: Poco important las causes, si el
hecho es tal y como se indica. "
Que no se nos acuse de alarde de erudicion de encyclopedia, ni
de desorden intencional en la discusi6n, para embrollar el objeto del
debate; si nos vemos constrefiidos a .explicar, "'como A nifios de es-
-cuela, hechos ocurridos en niuestros dias y que, dirigiendonos A 'horn-







bres que pretenden estudiar A fondo las cuestiones en debate, no
creimos necesario detallar. Pero el caso es que El Coreo Espafol, ab-
sorto con lo que pasa en Espafia, ignora cuanto ocurre en el resto del
mundo, y despu6s (como es regla) atribuye A ignorancia agena su
escasez de noticias.
En uno de nuestros anteriores articulos, dijimos: Las colonies no
se conservan A perpetuidad, y por eso hay que renovarlas prudente-
niente. Mientras Espafia se arruina, se desangra y compromete el pro-
greso de la Naci6n y los derechos de su dinastia, por retardar la p6rdida
de una colonial que cada diez afios le cuesta doscientos mil soldados y
setecientos millones de pesos. Francia, Inglaterra, Alemania, Belgica
6 Italia se dividen el Africa; Rusia penetra en Afganistan, Persia y la
China, y todas aseguran su future prosperidad en nuevas tierras y en
un vastisimo y rico imperio colonial. Espafia, que fu6 de las primeras
en establecerse en Africa y en dominar en Asia, i qu6 ha alcanzado en
ese reparto de dos continents? cuales sprin sus colonies en lo por-
venir? "
Y a esto contest El Corrco Espafol, con la ingenuidad de un cris-
tiano que sale de las catacumbas:
Ignorabamos que Francia 6 Inglaterra estuvieran reparti6ndose el
Africa para cuando tuviesen que abandonar sus antiguas colonies. Por
part de Francia, de qu6 colonies se trata ? El Tonkin, que hace po-
cos aiios incluy6 en sus dominios, pertenece tambi6n al continent
africano? De manera que, para nuestro colega, las adquisiciones co-
loniales de Francia, en estos iltimos afios, se reduce ..... i al Tonkin!
Hace alg6n tiempo, pasabamos por delante de la Legaci6n de Fran-
cia con un amigo, excelente persona, pero a quien reveses de fortune
habian obligado A encerrarse en una hacienda durante largos afios.
De repente, nuestro amigo se detiene, y, asombrado al leer el r6tulo
de la Legaci6n, exclama:
-i Pues qu6 ihay repiblica en Francia?
Y cono, con igual sorpresa, le preguntamos quien creia que gober-
naba en Francia, nos contest:
-; Napole6n III 6 alguno de los suyos !
Nuestro amigo ignoraba la guerra franco-prusiana.
El Tonkin no esta en Africa, no, querido colega, el Tonkin forma
parte del Indo-China desde 1883; pero, en 1881, por el tratado de
Kasr-es-Said, se estableci6 Francia en la Regencia de Tfnez, adqui-
riendo asi 120,000 kil6metros de territorio y 2.000,000 de habitantes.
Un periodista no debia ignorar eso, siquiera fuese porque la prensa
de todas parties ha repetido, y diariamente repite, que ese protectora-
do (en Africa, protectorado quiere decir conquista), ha sido la causa
real de las desavenencias entire Francia 6 Italia.







Desde 1842, los franceses poseian en el Oeste Africano el estableci-
miento de Gab6n, pero a partir de 1876, y debido A las exploraciones
de Savorgnan de Brazza, su territorio ha aumentado de tal manera,
que hoy el Congo Francis tiene una superficie de 765,000 kil6metros
cuadrados, que pueblan mis de 5.000,000 de habitantes.
En la costa oriental de Africa ocup6 Francia, en 1862, el territorio
de Obok, que en 1882 aument6 con Sagallo, en 1884 con Tadjourah,
y con Ambado en 1885. Dos afios despues, un tratado dej6 estable-
cida la posesi6n francesa de Obok, con 6,000 kil6metros cuadrados de
superficie y 22,000 habitantes.
Y en el Sahara argeliano y tunecino, ino ha oido decir nunca El
Correo que los franceses avanzan ripidamente? Y en el Sudan, (no
sabe que hace un afio el her6ico Bornier pereci6 en la toma de Tom-
bouctou, la Ciudad Santa, el gran centro commercial del interior de
Africa? Y en Dahomey, ignora las proezas del general Dodds, la
cautividad de Behanzin en la Martinica y la invasion de su reino por
los franceses? Y hoy mismo, en Madagascar, ino tiene noticia de la
expedici6n enviada para convertir en dominaci6n efectiva, los dere-
chos te6ricos de Francia en la gran isla africana? Y, por uiltimo. r es
nuevo para El Correo que estas recientes adquisiciones, unidas A sus
antiguos establecimientos y colonies, permiten a Francia disponer en
Africa de una superficie de mis de 7.200,000 kil6metros cuadrados,
con una poblaci6n de 32.000,000 de habitantes?
Esto por lo que toca d Francia, pues i Inglaterra no hay medio de
hacerle abandonar el Egipto, que ocupa desde 1882, y sin contar 6ste.
tal prisa se ha dado en extender su dominaci6n, que hoy ocupa ....
4.500,000 kil6metros cuadrados de territorio africano. Alemania. ha
adquirido en los tiltimos diez afios 2.500,000 kil6metros. Belgica. en
1885, no poseia en Africa ni un centimetro de terreno, y hoy Leopoldo
II es soberano del Estado del Congo, que comprende 3.000,000 de
kil6metros de superficie y 27.000,000 de habitantes; 6 Italia, desde
igual fecha, se ha apropiado i.ooo,ooo de kil6metros, y, en estos mo-
mentos, el general Baratieri se bate en la Eritrea por aumentar los
dominios italianos.
Diganos luego El Correo Espaiol: Ignordbamos que Francia 6 In-
glaterra estuvieran repartiendose el Africa para cuando tuviesen que
abandonar sus antiguas colonies. Por parte de Francia. de qud colo-
nias se trata ? El Tonkin, que hace pocos afios incluy6 en sus domi-
nios, pertenece tambi6n al continent africano? "
Y agregue luego, a guisa de consejo de magister, dindonos casi
una palmadita de suficiencia, como d alumnos desaplicados: El afin
de generalizar y de aplicar principios abstractos a cuestiones particn-
lares y concretas, induce 6 gravisimos errors. o







Volvemos 6 preguntar: que ha tocado a Espafia en ese reparto?
A excepci6n de Fernando P6 y del islote de Alhucema i~qu6 pose-
siones ha adquirido en Africa desde el siglo XVI? Cu6les serin sus
colonies en lo porvenir? Cuba, siempre Cuba?
Despu&s de asegurar que las tres cuartas parties de los empleos es-
taban desempeilados en Cuba por cubanos, El Correo Espafol nos cita
un s6lo cubano empleado, el Sr. Abarzuza, que ha sido Ministro de
Ultramar. Aun suponiendo que el Sr. Abarzuza no sea hijo de algin
empleado espafiol y casualmente nacido en la Habana, durantela corta
residencia de sus padres en la Isla, qu6 significa uno ni cien cubanos
empleados, en el espacio de cuatrocientos afios? Pero no crea El Correo
que cometemos la injusticia de acusar i Espafia de esa exclusion de
los cubanos. En este mismo diario ya se ha dicho: c6mo conceder
participaci6n en el gobierno de la Isla 6 los mismos hombres que sa-
crificaron, en aras de sus ideas separatists, i doscientos mil soldados
espaiioles? N6; eso es ya impossible; siempre, bajo la toga del magis-
trado 6 del legislator, detris de las columns del peri6dico 6 de las
insignias del alto funcionario, veria Espafia la espada desnuda que la
ha amenazado durante diez ailos."
Ni Espafia puede confiar en la lealtad de los cubanos, ni los cubanos
pueden ser leales 6 Espafia. Conc6dase 6 Cuba la autonomia, entre-
guese el poder 6 esos autonomistas que El Correo cree tan espafioles,
y, si son cubanos, Cuba sera independiente en veinticuatro horas.
Quien habla de la anexi6n, fuera de alguno que otro cubano de
esos que vienen por aqui a solicitar empleos en la administraci6n pii-
blica ?" pregunta nuestro colega, olvidando que la idea de la anexi6n
apenas tiene dos meses de conocida, y que es natural que sean los pri-
meros en aceptarla, esos cubanos de que desdefiosamente habla El Co-
trco, pues obrando asi, confirman sus simpatias y la buena fe de su
gratitud por la Naci6n que los acoge, dando un noble ejemplo 6 mu-
chos que denigran al pais que los recibi6 indigentes y en el que halla-
ron consideraciones y fortune.
Cuba, para El Correo Espafol, debe aceptar resignada la dominaci6n
perpetual, la vida colonial, la tutela eterna, porque asi lo exige "el
bienestar y la grandeza de Espafia. "
Ese pedazo de tierra, dice, es un pedazo de la patria; y con ese
pedazo de tierra mantenemos inc6lume yfuerte nuestro derecho a to-
mar parte en la suerte de los pueblos americanos."
iTomar parte en la suerte de los pueblos americanos! y de qu6 mo-
do? i Bombardeando a Valparaiso y al Callao; favoreciendo i conser-
vadores contra liberals; ofreciendo asilo y recursos & Santa Ana; en-
viando Embajadores a Miram6n? Y cuando una terrible 6 injusta
coalici6n ha amenazado la existencia de esos pueblos, i solicitarido ve-






nir con los invasores, y, excedi6ndolos en impaciencia, apoderindose
de Veracruz, de sus aduanas, de sus fuertes, sin previa declaraci6n de
guerra? iHaciendo de Cuba el cuartel general de los enemigos de la
Repfiblica, y s61o reanudando con ella relaciones y amistad cuando no
quedaban facciosos ni invasores que proteger?
LA PATRIA.




"THE MEXICAN HERALD"


En nuestra propaganda A favor de Cuba mexicana, acaba de unirse-
nos un nuevo colega, The Mexican Herald, que, como The Two Re-
publics y como casi toda la prensa americana, aplaude sin reserves la
idea, eminentemente mexicana, que sostenemos. Esta actitud simpi-
tica, tratindose del engrandecimiento de nuestro pais, no puede pasar
inadvertida para ningin mexicano que se haya rendido una cuenta
exacta de nuestras necesidades en lo future.
La idea es compleja y no hay que extrafiar, por lo tanto, que mu-
chos tarden en penetrar toda su trascendencia. No pocos se pierden
en los detalles; la declaran irrealizable por falta de energia para luchar
y sobreponerse d los obsticulos, 6 permanecen indecisos por timidez,
desconfianza 6 egoismo. Y, sin embargo, jcuinto terreno ha ganado
en poco mis de dos meses la idea de la anexi6n de Cuba a nuestra
Repiblica! Desde el 25 de Junio, fecha en que por primera vez se emi-
ti6 el pensamiento, hasta hoy; en M6xico, en Cuba, en los Estados
Unidos, en Espafia, ij cuantos ha seducido esa idea pacifica, que har-
moniza todos los intereses, y, salvando la honra de los contendientes,
ofrece un terreno neutral de cordial reconciliaci6n!
Sea, pues, bien venido The Mexican Herald a nuestro campo. En
l1 hallard la acogida que' la gratitud de los mexicanos reserve siempre
A quienes cooperan, con desinter6s y buena voluntad, a la prosperidad
y al engrandecimiento de su patria.
Dejemos ahora la palabra A nuestro colega:
Al abrirse, en Diciembre pr6ximo, el Congreso americano, un
sinndmero de peticiones serin presentadas en la tribune, pidiendo que
los Estados Unidos reconozcan 6 los insurrectos cubanos los derechos
de beligerantes. En todos los Estados del Oeste se preparan las pe-
ticiones que agitardn el Congreso con ese asunto. No cabe duda acer-
ca de las simpatias del pueblo americano, pues habiendo 61 mismo
combatido por su independencia, es natural que fraternice con los que





72

luchan en Cuba. Blood is thickerthan water, pero, paraun'pueblo libre,
el sentimiento de la libertad es misfuerte que losvinculos de la sangre.
"Y cuando Cuba haya conquistado su independencia, caera como
tin fruto maduro en el regazo de los Estados Unidos? Preferimos que,
si Cuba debe unir su suerte A la de otra naci6n, que esa sea la Rep'i-
blica mexicana. Firmemente creemos que A M6xico esta reservado un
gran papel en lo future, y que sera una gran naci6n entire los pueblos
de la tierra; entonces Cuba, por su situaci6n al Este dominando el
Golfo, debe ser la avanzada de Mexico que se interne en el Atlantico
y el punto de reunion de Ia marina mexicana. Cuba, por razones de
raza, de lengua y de tradici6n debe ser un Estado mexicano, mas bien
que un territorio americano.
Como parte de la Uni6n mexicana, Cuba seria aut6noma y gober-
nada por sus hijos. Algunos de nuestros colegas de esta capital pien-
san como nosotros, La Patria y El Nacional especialmente, y como
ellos y nosotros, todos los mexicanos inteligentes, patriots y amigos
del progress, que tienen fe en los altos destinos de este gran pais. "
EL NATIONAL.




iEL ARCANO!


No sabe El Correo Espaaol hasta que punto nos sorprenden sus sor-
presas. Nuestro colega esta redactado por personas de indiscutible in-
teligencia y, sin embargo, A cada paso se queda sin comprender las
cosas mis triviales. Hoy, A prop6sito de los articulos que hemos tra-
ducido de algunos peri6dicos extranjeros, nos dice: iqu6 tienen que
ver tales articulos con la anexi6n de Cuba A Mexico? No lo sabemos,
ni El Nacional tampoco. i Alto ahi! El Correo puede que no lo sepa;
en cuanto A El Naaconal, es otra cosa.
Si nuestro colega hubiera sido mas modesto, no,hubieramos tenido
que reproducir los articulos que tanto lo contrarian; pero El Correa
quiso hacernos career que el mundo entero aplaudia la political espa-
fiola en Cuba, y al primer articulo de la prensa extranjera que repro-
dujimos, nos dijo con enfasis: Habiamos nosotros copiado parrafos
del Times, de Londres, y del Temps, de Paris, en que expresaban su
admiraci6n hacia Espafia por el hermoso alarde de fuerza desplegado
para debelar la rebeli6n cubana. Mas quizA esos sean periodicuchos
de poca monta, cuyas opinions no merezcan ser mencionadas. De-
seando sacar A El Correo de un error (pues, como 1l dice, las situacio-







nes claras favorecen A todos), le hicimos comprender que precisa-
mente esos peri6dicos, The Times, de Londres, y Le Temps, de Paris,.
eran peri6dicos notados de laborantes por la prensa espafiola. Insisti6
El Correo en hablar de la admiraci6n y de las simpatias del mundo, y no-
sotros, para convencerlo de que esa unanimidad de simpatiasy de admi-
raci6n, tenia much de fantistico, emprendimos la tarea de dar A cono-
cer aqui la opinion de los peri6dicos que no pensaban como El Conteo.
Y A prop6sito del Times, oiga nuestro colega c6mo hablan peri6di-
cos de Espafia de ese Times A quien dedicaba sus amorosos pensamien-
tos, A cambio de la admiraci6n que le suponia. El Cantdbrico, de San-
tander, inspirAndose en las ideas de la prensa madrilefia, entire otras
cosas, dice: "Parte de la prensa extranjera, especialmente The Times,
continue ocupindose de la cuesti6n de Cuba, pintando aquello A su
antojo, del color que le conviene, exagerando las fuerzas y poder de
los insurrectos, para venir A sentar la conclusion de que la guerra es
un fracaso para Espafia, si no pacta con aquellos concediendo la auto-
nomia y constituyendo en la Gran Antilla una especie de Canada, me-
dio de conservar su posesi6n, y para eso habrA que vencer la resis-
tencia de parte de los laborantes y gastar $15o.ooo,ooo; esto es, que
esa tabla de salvaci6n que el bondadoso peri6dico inglds nos present.
como la Anica en que podemos franquear el abismo que, segun el,
A nuestros pies se abre, no puede utilizarse sin consentimiento de los
sublevados y sin aflojar los cordones de la bolsa."

Hace mal El Correo en no citar al menos, los nombres de esos pe-
ri6dicos extranjeros que apoyan A Espafia, y cuyas alabanzas no pu-
blica porque "faltarian en la Republica papel, tinta y prensas para
imprimirlas. Cerrando bien la letra, puede que se hallara suficiente
papel, tinta y prensas para publicar los nombres. En cuanto A nos-
otros, esperamos que ni el papel, ni la tinta, ni siquiera las prensas,
nos escaseen para completar la lista de peri6dicos laborantes que co-
rren por esos mundos.
La desgracia es que, salvo The Times y Le Temps, que han recibi-
do (bien inmerecidamente por cierto) los aplausos de El Correo, nin-
gun otro de los peri6dicos cuyos articulos hemos reproducido, es de
su gusto. Veamos, si no, las opinions que acerca de ellos ha expre-
sado nuestro colega:
Peri6dicosamericanos. (En conjunto.)-Maquiavelos, "que quieren
sacar del fuego la castafia con la mano del gato. "
Le Figaro.-" Peri6dico de gran circulaci6n, -pero de muy dudosa
gravedad."'
L'Echo de Paris.-" Peri6dico radicalisimo con inclinaciones A co-
munero. "







Le Soleil.-"Organo de una fracci6n political bastante diminuta y
bastante desautorizada en Francia. "
Revue Diplomatique.-" Publicaci6n que arrastra vida dificil, y que
apenas se conoce en Paris."
Continuaremos la list 6 media que El Correo Espahol vaya dando
sus fallos, y al fin veremos si, en el mundo, queda s6lo nuestro colega
como publicaci6n seria 6 important.
Pero El Correo insisted en penetrar este arcano:-Si nuestro lema es:
''Ni Cuba espafola, ni Cuba independiente. Cuba mexicana," por qu6
reproducimos articulos que, favoreciendo a los separatists, contra-
rian la idea que defendemos? El arcano es muy sencillo de penetrar.
Para que la idea de la anexi6n de Cuba a nuestro pais, comience a
tomarse en cuenta entire los espafioles, es necesario que 6stos conoz-
can, no s61o las noticias oficiales de la guerra que les da nuestro co-
lega, sino tambi6n la opinion de los extranjeros, que, no teniendo
interns director en los sucesos, los juzgan imparcialmente. Por much
que ciegue el patriotism 6 el interns, el dia que de las opinions
contrarias se desprende la verdad, no hay quien resist A la evidencia,
y nosotros tenemos gran confianza en el buen juicio del pueblo espa-
flol que trabaja, que sufre y que, en suma, es quien soporta los males
de la guerra. Mientras los que tienen interns en mantener el entu-
siasmo, desfiguran la verdad, disimulan los sufrimientos y pintan fi-
cil la victoria, no se piensa en las soluciones pacificas y prudentes
que, dejando intact la honra, garantizan los intereses y evitan sacri-
ficios y arrepentimientos.
Esto dicho, puede El Corrco recorrer toda la gama del patriotism,
persuadido de que toca para otros, no para El National que la conoce.
Y aqui interrumpimos, para reservarnos tinta, papel y prensas con
que continuar mafiana.
EL NACIONAT,.




LA NEUTRALIDAD DE MEXICO


Los peri6dicos espafioles que se publican en M6xico, acusan dia-
riamente a nuestro Gobierno de no cumplir los deberes que le impone
el estado de neutralidad, fundundose en que no impide los ataques de
la prensa; en que permit d los partidarios de la insurrecci6n cubana,
reunirse para tratar asuntos de la guerra; en que no persigue a los
que en lugares p6blicos gritan: i viva Cuba libre y, pasando de los







reproches i las amenazas, hacen responsible a la autoridad de la san-
gre que aqui se vierta, por lo que llaman su inexplicable complicidad.
Ademis del Gobierno, el representante de Espafia es severamente
amonestado por su "'punible indiferencia y su despreocupaci6n en
este grave y serio asunto," ahora que, aprovechando las simpatias
que ha pocos dias express el senior Presidente de la Repdblica en las
fiestas de Covadonga, tan ficilmente podria amordazarse la desfacha-
tez y virulencia de los peri6dicos." "El Ministro de Espafia cerca del
Gobierno mexicano, afiaden, no ha comprendido, 6 por un exceso de
inoportuna indiferencia, no ha querido comprender, a la vez que evi-
tar, la desbocada march de peri6dicos como El Diario del Hogar, El
National y El Hzio del Ahuizote." El mismo peri6dico pone en cono-
cimiento de su Legaci6n que aqui en Mexico hay insurrectos que
se reunen y conspiran contra Espafia; que recolectan fondos, que en
centros, paseos, cantinas y cafes laboran, haciendo constant propa-
ganda de sus ideas revolucionarias," y "por resultar en alto grado
provechoso a la salud pdblica, sintetiza con cierta precision lasfunciones
y deberes de los Ministros 6 Embajadores," para que el Sr. duque de Ar-
cos proceda A lo que, segfn la Ratificaci6n (?) de Tratados entire Me-
xico y Espaiia, juzgue que deban guiarle (?) el cumplimiento de su
deber, su honra y su patriotismo"
Ya sabe el Sr. duque de Arcos a qu6 atenerse, y alora que conoce
lasfunciones y deberes de los Ministrosy Embajadores, podri abando-
nar supunible indiferencia y roceder segi? n la Raiificacin (H!) de Tra-
tados entire Mixico y Espaifa, a amordazar la desfachatez de los pe-
ri6dicos mexicanos. Mucho tememos, sin embargo, que 6 pesar de la
Ratificacion de Tratados, la desfachatez continue, y con ella, la fu-
nible indiferencia del Sr. Ministro de Espafia.
El Sr. duque de Arcos (que debe entender de achaques de neutrali-
dad mas que los periodistas que hablan de ratificaciones de tratados),
sabe hasta que punto la actitud de nuestro Gobierno es irreprochable
respect de Espafia; pero como entire sus compatriotas parece que por
neutralidad se entiende: persecucidn de unos enfavor de otros, vamos i
estudiar este punto de una vez para todas, explicando lo que, con arre-
glo 6 la opinion de los publicistas y d la practice entire las naciones,
significa estado de neuttalidad, fijando los deberes de Mexico con re-
laci6n i la guerra de Cuba.
Comenzaremos por decir que, en castellano, NEUTRAL, significa:
Que no es nide uno ni de otro; que entire dos parties que contienden perma-
nece sin inclinarse d ninguna de ellas; y que NEUTRALIDAD es la cali-
dad de neutral; ambos vocablos del latin NEUTER: ni uno ni otro.
En'derecho international, la impardalidad es el caricter esencial de
la neutralidad, ya sea 6sta natural 6 perfect. como la observada por







casi toda Europa en la guerra franco-prusiana, ya conventional como
la reconocida 6 Bl6gica y A Suiza por pactos especiales. Este cardcter
de imparcialidad que exige que el Estado neutral, en sus relaciones
con los beligerantes, se abstenga de todo cuanto pueda- favorecer i
uno de los contendientes en perjuicio del otro, ha sido establecido y
consagrado por todos los actos internacionales, desde el Consulado del
Mar hasta el Congreso de Paris; pero como en ellos s6lo se habla de
beligerantes, debemos ante todo, determinar el cardcder legal de la gue-
rra de Cuba, para poder precisar los deberes de Mexico como naci6n
neutral, toda vez que su neutralidad tiene que ser natural 6 perfect,
A falta de un convenio que la especifique.
Sin detenernos d examiner las numerosas divisions que el dere-
cho piblico hace de la guerra, busquemos entire las subdivisions de
la guerra civil la clase a que pertenece la insurrecci6n cubana.
Aunque por guerra civil se entiende, la lucha armada entire conciu-
dadanos en el interior de un Estado; sus tendencies 6 fines diversos
las distinguen entire si. La guerra de cat6licos y calvinistas franceses,
en tiempo de Catalina de M6dicis, fu6 de religion; la de Italia contra
Austria, de independencia; la de Juirez contra Miram6n, de reforma,.
etc. En todas estas guerras los contendientes, sin necesidad de decla-
raci6n expresa, han gozado, no s61o entire ellos respectivamente, sino
tambien con relaci6n A los Estados neutrales, del caricter y de los de-
rechos de beligerantes.
La guerra de Cuba esti perfectamente comprendida por el derecho
international en las siguientes definiciones: "Cuando un pais domi-
nado por otro quiere libercarse, la lucha armada que emprende con
este objeto, toma el nombre de guerra de independencia. "Las gue-
rras determinadas por insurrecciones 6 revoluciones populares, se de-
signan generalmente con los mismos terminos. "Las insurrecciones
que tienein por objeto la independencia de una parte de un Estado,
pueden confundirse con las guerras de independencia. "
Pero es esto suficiente para considerar como guerra civil propia-
mente dicha, bajo la denominaci6n de guerra de independencia, la que
sostienen contra Espafia los insurrectos cubanos, 6 s61o se trata de
una simple rebelidn, cuyos actos deben considerarse como delitos 6 cri-
menes castigados por el derecho comdn ? Los insurrectos proclaman
la independencia de la Isla, pero el Gobierno espafiol acaba de decla-
rarlos, oficialmente, bandidos sin otra mira que la del asesinato y el
saqueo. Entre estas dos declaraciones contradictorias, i cual debe acep-
tar el Gobierno mexicano ; qu6 sentimiento 6 qu6 principiodebe guiar
su conduct; que juez ha de fijar el caracter de esa guerra?
Este caso no es nuevo y el derecho de gentes lo preve. Invariable-
mente sucede, que cuando un partido combat con las armas al Go-





77

biernotestablecidoennun.pais, 6ste lo califica.de traidor y rebelde. -En
Jaimposibilidad de establecer de una manera absolute, los limitesque
-separan la guerra civil de una asonada 6 rebeli6n pasajera, a cada
Estado neutral toca apreciar la importancia y legitimidad de la lucha,
tomando en cuenta su motivo y duraci6n, el nimero de los comba-
.tientes, los intereses en juego y la actitud de los demis Estadosneu-
trales.
Asi planteado el problema, los gobiernos de America no pueden
considerar la insurrecci6n de Cuba, sean cuales fueren sus relaciones
.con Espafia, sino como una guerra de independencia. Lo prueban, el
fin separatist de la rebeli6n y el cardcter national que revisten los
perseverantes esfuerzos de un paftido, durante mds de veinte y siete
aiios. Tratar de bandidos y sujetar al derecho comfn, a revoluciona-
rios i quienes hay que opener un ej&rcito de mis de doscientos mil
hombres, una escuadra considerable y un presupuesto de ciento cin-
cuenta mil pesos diaries, seria una aberraci6n. Si los Estados Unidos,
si la Amirica del Sur no ocultan sus simpatias por la insurrecci6n de
Cuba, es porque hoy.ven reproducida alli, hasta en sus detalles, la
.historia.de su independencia.
A estas consideraciones generals, agreganse para Mexico otras que
tienen la importancia de precedentes establecidos por sus propios ac-
tos. Dos hechoshist6ricos han revelado el criterio official de otros tiem-
pos en esta material. Aun no tenia seis meses de iniciada la anterior
insurrecci6n, cuando el Presidente D. Benito Juirez, acord6 que se
recibiera la bandera de Cuba en los puertos mexicanos, y, en la sesi6n
del dia 5 de Abril de 1869, aprob6 el Congreso de la Uni6n, casi por
unanimidad, una proposici6n presentada por mis de cincuenta dipu-
tados, autorizando al Ejecutivo A reconocer A los cubanos, cuando lo
creyera oportuno, los derechos de beligerancia. Esta actitud de M&
xico, parece que decidi6 A Espafia a solicitar el restablecimiento de
sus relaciones con la RepAblica.
La beligerancia no necesita de declaraci6n expresa ; sus derechos se
derivan las ms veces del caricter que atribuyen A la guerra las na-
ciones neutrales que, sin previo reconocimiento, son libres para acor-
darlo 6 restringirlo en cada caso. Creer, como algunos suponen, que
no puede reconocerse la beligerancia de un pa io 6 acordarle algu-
nos de los derechos de beligerante, sin declararRenemigo del partido
contrario, es transportarse al primer period del derecho internacio-
nal en que, no existiendo noci6n alguna del estado de neutralidad,
los pueblos. slo eran amigos 6 enemigos y no concebian quie una na-
ci6n vecina pudiera conservar la paz, juntamente con la amistad de
los con.tendientes. Tampoco rompe la neutralidad el hecho de reco-
nocer la beligerancia de un partido, toda vez que s6lo hay neutralidad,





78

cuando todos los combatientes son beligerantes. La beligerancia, en su-
ma, no se acuerda en provecho de un partido, sino en beneficio de la
humanidad. Todos los esfuerzos tienden hoy A moderar los estragos
de la guerra, y no hay naci6n, por consiguiente, que no tenga interest
en impedir que esta se haga, quebrantando las prActicas que estable-
ce el derecho de gentes. Esas rebeliones se prestan a actos de atroz
inhumanidad, justamente porque debiendo los gobiernos extranjeros
afectar que las ignoran, nada refrena los excess ni las venganzas.
Y tan cierto es esto, que no ha muchos dias ain, hemos visto exal-
tar, con repugnante cinismo, el hecho inaudito de que, "el ej!cilt
espanol malara cn Baire d mujeresy d ni;os de dos meses, bor temor dc
una imprudcncia inocente 6 de una infidencia malvada.'
Supongamos, sin embargo, que los gobiernos de Am&rica, por un
acto de supreme deferencia hacia Espafia, permitan que ese ej6rcito
continue matando mujeres y nifios, sin tener que respetar las leyes de
la guerra, ucuales son, en este caso, los deberes de nuestro Gobierno,
y cual es la condici6n respective de los espafioles y de los cubanos
que se acogen A la hospitalidad de Mexico? En este caso, ya lo he-
mos dicho, no hay neutralidad, pues s61o uno de los contendientes es
beligerante: M6xico ignora la insurrecci6n de Cuba. Espafia (el Go-
bierno, no los particulares), es libre para comprar armamentos y para
exportarlos por los puertos de la Repiblica, mientras que si tales ex-
portaciones las hicieran los cubanos, se considerarian como contra-
bando de guerra.
Fuera de esta restricci6n, espafioles y cubanos son considerados co-
mo extranjeros que, A igual titulo y de identica manera, gozan en la
Repdblica de las garantias que otorga la secci6n I, titulo I de la Cons-
tituci6n federal. La manifestaci6n de las ideas; la libertad de escri-
bir y publicar escritos sobre cualquier material; el derecho de reu-
ni6n y todas las demas prerrogativas constitucionales, tienen para
unos y para otros los mismos limits. Si hay injuries, quien se cree
ofendido debe acudir A los tribunales.
Asi, la amenaza diaria de que si no se impide tal 6 cual acto, "se
vertera sangre" A "ocurrira un disgusto serio" seria una injuria A
nuestro pais, si no proce'diera de ignorancia. La justicia no teme, y
exige A cada uno la responsabilidad de sus actos.

LA PATRIA.


4--*








LA ANEXION


ElPartido Liberal ha publicado un extenso editorial sobre la anexi6n
de Cuba a Mexico, en que sostiene que los peri6dicos que ban defen-
dido esta anexi6n han puesto al pais en una posici6n absurda. Parece
que El Partido Liberal se inspira en una entrevista que, se dice, tuvo
The Worldcon un ex-Ministro de los Estados Unidosen Mexico. La
base del articulo es la absurda, porque los peri6dicos que han sostenido
la anexi6n de Cuba a Mexico, no han propuesto la toma de esa Isla
6 una guerra con Espafia. Han defendido simplemente, que seria
de general conveniencia la anexi6n de la Isla a Mexico, con la apro-
baci6n de Espafia y el consentimiento del pueblo cubano. Muchos
escritores han creido, al tratar de este asunto, que Cuba conseguirA
su independencia, pero que su debilidad hard que desee asegurar su
independencia, por medio delina alianza con una Repdblica poderosa.
El pueblo mexicano no se decide A career que los Estados Unidos no
ambicionan extender su territorio. El pueblo americano, prefiere, sin
embargo, vecinos amigos a ciudadanos desafectos i hostiles. Todos
los esfuerzos que se han hecho en aios recientes para la anexi6n de
territories, han sido rechazados por los Estados Unidos. La no anexi6n
de Hawai es bien reciente para poderla olvidar. Razones son dstas para
no patrocinar la anexi6n de Cuba a los Estados Unidos, haciendo
abstracci6n de la diversidad de idioma, religion, costumbres, etc., de
los dos pueblos. Con respect a Mexico, la anexi6n parece ser sencilla
y practice, si Cnba logra su independencia. Los dos paises hablan el
mismo idioma, tienen la misma religion, iguales costumbres, y una
fusi6n political entre.ellos seria tan itil como realizable. No hay, sin
embargo, grandes deseos de anexarse 6 Cuba, y no hay que suponer
que este pais emprendiera por eso una guerra con Espafia. Por el
contrario, Mexico arreglara estrictamente su conduct 6 los principios
del derecho international. Si los cubanos alcanzan poder suficiente,
serin indudablemente reconocidos como beligerantes por M6xico y
las demds Repiblicas americanas. Pero una isla todavia dependiente
del dominio de una potencia europea, no esta en situaci6n de pedir
su anexi6n a otro pais, aunque la esperanza de la anexi6n inspirase a
sus vecinos la idea de ayudar A Cuba en la guerra. No es, pues, pro-
bable que los Estados Unidos 6 Mexico intervengan en la guerra de
Cuba, A no ser por causa de humanidad 6 en defense de sus respecti-
vos ciudadanos.
THE Two REPUBLICS.








LA PRENSA DE LOS ESTADOS UNIDOS


Los medios que en M6xico proponemos para obtener la anexi6n de
Cuba a nuestra Republica, no han sido bien comprendidos por la
prensa americana. Esto se explica f6cilmente, si se toma en cuefita
que los peri6dicos de los Estados Unidos tienen noticia de ese proyecto,
casi exclusivamente por telegramas que no permiten desenvolverlo con
la extension necesaria y que, A causa de la lengua, los peri6dicos de
Mexico son poco leidos 6 imperfectamente comprendidos; pero, que
tiene esto de extraiio cuando en nuestro propio pais no siempre logra-
mos que se nos entienda?
Cuba mexicana, es una idea pacifica, un pensamiento que, tal cual
lo defendemos, debe ser amistosa y lealmente discutido, como se dis-
cute una soluci6n conciliadora y para todos ventajosa. y cuya ejecu-
ci6n no s61o es pr6ctica como medio de terminar la guerra. El studio
con que se inici6 esta idea fu6 escrito en 1883, en plena paz, cuando
nada hacia prever la inmediata perturbaci6n del orden.
Proponer la uni6n de Cuba a M6xico, con el consentimiento de Es-
paiia y la aprobaci6n de los cubanos, estableciendo como base el su-
fragio popular y las indemnizaciones debidas, lejos de ser ofensivo
para alguien, es reconocer el derecho de todos 6 invitar a sancionarlo
en un congress de familiar.
De todos modos, la opinion de los peri6dicos americanos, que i con-
tinuaci6n publicamos, es uninime en considerar provechosa y pric-
tica la uni6n de Cuba A nuestro pais. Tal cual se ha dado 6 la.estampa
la reproducimos, suprimiendo, sin embargo, todo aquello que por ser
initil i nuestro objeto, 6 gravemente ofensivo para Espafia, hemos
considerado sup6rfluo:


"THE TRIBUNE,".(SALT LAKE CITY.)

Dicese que Mexico quiere apoderarse de Cuba. Seria un original
especticulo ver i esa Repfblica reconocer la beligerancia de los cuba-
nos, y despues enviar un ejercito para expulsar la respectable y co-
mfin abuela. No creemos que los Estados Unidos hicieran objeci6n
alguna; casi todo el pueblo de Cuba habla castellano, y. se asimilaria
completamente y sin dificultad al de M6xico. Seria una sola y inica
raza, y no obstante que la Isla esti mas cerca de nosotros, no creemos
que nuestro pais opusiera ninguna dificultad 6 que M6xico se la
anexara . . . . ... ... ..









"THE BULLETIN," (FILADELFIA.)


Entre las cosas posibles, seriamente discutidas, se cuenta la anexi6n
de la isla de Cuba a M6xico. Algunas personas que rechazan real-
mente la anexi6n de Cuba a los Estados Unidos, consideran desfavo-
rablemente la reunion de esa Isla a Mexico, pero un poco de reflexi6n
les probaria, tal vez, que ese desenlace seria el mejor para los tres
p aises . . . . . . .



"THE REPUBLICAN," (DENVER.)

La idea de la anexi6n de Cuba a la Repiblica mexicana, ha sido
favorablemente recibida en casi todos los Estados Unidos; esa seria la
mejor soluci6n en caso de exito favorable de la revoluci6n. En M6-
xico, las opinions estin divididas a este respect. Sin duda, la ma-
yoria es favorable a la anexi6n; pero algunos creen que, por el mo-
mento, nada debe intentarse en ese sentido, pues eso podria destruir
las amistosas relaciones que existen entire Mexico y Espafia. Mexico
gobernaria en Cuba mejor que ningfn otro pais, y bajo la adminis-
traci6n del Presidente Diaz, la Isla prosperaria .....



"THE TRIBUNE," (MINNEAPOLIS.)

Las razones de raza, tradici6n y lengua son favorables A la anexi6n
de Cuba a Mexico. Los cubanos se hallarian mis en su centro como
parte de Mexico, que como Estado americano, y, en suma, creemos
que los Estados Unidos verian con mis gusto que Cuba se anexara a
la Repdblica mexicana, si los cubanos lo desean. La anexi6n de Cuba
a los Estados Unidos introduciria en nuestro pueblo individuos poco
preparados al gobierno americano; como conciudadanos, los cubanos
serian causa de innumerables dificultades, pero Mexico se los asimi-
laria sin dificultad. No estari de mis advertir a Mexico, que si desea
anexarse Cuba, debe hacer algo por conseguirlo ....



"NEW YORK PRESS."


El plan de la anexi6n de Cuba a M6xico, tiene la gran ventaja de
no salirse de los limits de la political practice y de la natural exten-
11







si6n de territorio. Desde el punto de vista de la geografia y de la raza,
la isla de Cuba esti tan llamada d ser mexicana como poco dispuesta
i volverse americana. En el Congreso de la antigua capital azteca,
los representantes de Cuba se hallarian en su pais, cosa que no les
pasaria en Washington. Para nosotros, es impossible amalgamarnos
con un pueblo latino; lo inico que podemos hacer es asimildrnoslo,
es decir, tragarlo y digerirlo. Cuba no seria hoy para los Estados
Unidos mis que un bocado, como lo fu6 la Luisiana hace noventa
afios.
Las rentas, recursos naturales y el comercio de Cuba, deben ser
para MSxico un aliciente digno de arriesgarlo todo. Hoy Mexico ca-
rece de flota, pero un emprestito de diez millones, que obtendria ficil-
mente, le procuraria una suficiente para defender sus puertos si fuesen
atacados por la decr6pita marina espafiola, y proteger el transport
de un ej6rcito a la Isla deseada. Las tropas mexicanas valen tanto
como las de Espafia. Los soldados de Mexico han combatido valien-
temente en los campos de batalla, no s61o en los bosques, con el ej6r-
cito de line frances y con los voluntarios americanos, hace medio
siglo. Escuela mns ruda no hubiera podido hallarse.

En cuanto i Cuba, no puede haber la mis ligera duda acerca de
las ventajas que obtendria de esta anexi6n. En su uni6n con M6xico
hallaria infinitamente mns ventajas que en la autonomia colonial con
Espaiia, pues no hay que olvidar que Mexico esta llamado A ascender
y extenderse mas y mas cada dia, por su estrecha uni6n y el habil
gobierno de un hombre de Estado fuerte y esclarecido. Nuestra Re-
piblica hermana ha ensayado, con buen 6xito, y definitivamente es-
tablecido el Gobierno democrdtico, mientras que Espafia ha fracasado
en todas sus tentativas-itriste es la confesi6n que result de la adhe-
si6n de Castelar al sanguinario Cinovas!-M6xico ha salido de la
obscuridad, Espaiia se internal, hora por hora, en una noche pro-
funda.


"THE CHRONICLE," (CHICAGO.)

Hase dicho poco tiempo ha, que Mexico no simpatizaba con la in-
surrecci6n de Cuba, y que no se anexaria esa Isla ni ain con el con-
sentimiento de Espafia. Hoy sabemos que esta noticia es err6nea. En
Mexico hay un gran movimiento de opinion favorable a esta anexi6n.
Un peri6dico mexicano declara que para Mexico es necesaria la ane-
xi6n de Cuba y que poderosas razones de raza, de tradici6n y de len-
gua, favorecen la idea de que Cuba sea un Estado mexicano mis bien







que americano. Con Cuba, como avanzada en el Oc6ano, M6xico po-
dri crear una marina y Ilegar i ser una potencia formidable por tierra
y por mar.

Siendo asi que los Estados Unidos no ambicionan la posesi6n de
Cuba, que Mexico la obtenga, si tal es el deseo de los cubanos y si,
triunfante la insurrecci6n, el Gobierno revolucionario opta por la
uni6n a una potencia continental. Es de esperar que Cuba mexicana.
sera un Estado tan pr6spero como Chihuahua 6 Veracruz. Cuba esti
mis pr6xima a los Estados Unidos que a M6xico como distancia geo-
grAfica, pero la raza, la religion y las costumbres, comfin herencia que
recibieron de Espafia, identifican esos dos paises. Si la insurrecci6n
triunfa y Cuba pide ser admitida como Estado libre de una de las dos
Reptiblicas del Norte, que Mexico recoja la fruta que cae en su cer-
cado.

"AGE HERALD," (BIRMINGHAM.J

Hoy que Espafia esti reconocida incapaz de sofocar la revoluci6n
de Cuba, la suerte future de esa Isla es un asunto de actualidad .
Mexico no pierde de vista la Isla siemprefie', y una
considerable corriente de opinion existe en favor de ta anexi6n. El
Gobierno, sin embargo, juzgar por el tono de la prensa semi-oficial,
no es favorable A la idea. Pretendese que los negros son un obstAculo
insuperable . . . . . . .


"NEW YORK WORLD."

La prensa mexicana se esfuerza en crear seriamente la opinion en
favor de la anexi6n de Cuba a Mexico. Numerosos peri6dicos de ese
pais consideran oportuno el moment actual, pues el poco deseo que
los Estados Unidos muestran de adquirir la Isla, les ofrece el campo
libre, y tambien porque comprenden que si los cubanos desean anexar-
se a otro pais, preferirin naturalmente i Mexico, como la mis pode-
rosa y progresista de las naciones latino-americanas.

"THE JOURNAL," (CHICAGO.)

Hablase de una uni6n entire Mexico y Cuba, y creese que nuestros
vecinos del Sur piensan seriamente en la conveniencia de reconocer a
los insurrectos los derechos de beligerancia. Estos rumors son vagos
todavia y pueden carecer de significaci6n; pero si los cubanos se se-







paran de Espafia, nada les convendria tanto como entrar en la Uni6n
mexicana. Las poblaciones de Cuba y de Mexico harmonizarian desde
el primer moment, y la fuerte mano del Gobierno mexicano llevaria
a la Isla la seguridad, que no le seria dable obtener de otro modo.
Abandonadas a si mismas las poblaciones de Cuba, renovarian las
desalentadoras experiencias de los demas pueblos hispano-americanos.
La nube ordinaria de dictadores rivals apareceria, y las revoluciones
se sucederfan rapidamente. El element negro, considerable alli, au-
mentaria las dificultades y contribuiria a producer medio siglo de ho-
rrores.
Nuestro Gobierno, mis fuerte que el de Mexico, podria ciertamente
dar a Cuba instituciones political estables; pero desde el punto de
vista de la unidad y de las simpatias de raza, surgirian no pocos pro-
blemas embarazosos, que Mexico resolveria much mejor que nos-
otros, en favor de Cuba.

"THE CHRONICLE," (PITTSBURG.)

Cuba esta unida a Mexico por vinculos de consanguinidad, de len-
gua y de costumbres, y el proyecto de anexi6n es favorable A la paz
y a la civilizaci6n. Espafia ha combatido ardorosamente por los ves-
tigios de su gloria pasada; pero aceptaria lo que no puede evitar, si
se le propusiera amistosamente. La guerra la arruina y agota sus re-
cursos, al punto de poner en peligro sus instituciones.

"THE ADVERTISER," (LONDON, CON.)

Desde que M6xico proclam6 !a Repfblica ha realizado grande
progress y continfa adelantando. El iltimo proyecto propuesto A
su Gobierno es la adquisici6n de Cuba, que se halla en plena revolu-
ci6n contra la mala administraci6n espafiola. Los mexicanos, que ya
han pasado por eso, saben lo que es ser gobernado, no por su bien,
sino en provecho de una naci6n del Antiguo Continente. Adfcese que
si Cuba alcanzara su independencia, seria en lo porvenir el puntode
reunion de la marina mexicana, y como la lengua y las tradiciones
de Cuba son id6nticas a las de Mexico, se sostiene que Cuba debe ser
Estado aut6nomo de M6xico, mas bien que de los Estados Unidos.
Por lo que A nosotros toca, s61o el comercio con la Isla nos interest.
Los Estados Unidos son los que mas relaciones mantienen con ella,
y saben que si alli se establece un gobierno fuerte, que conceda liber-
tades al pueblo y no lo agobie con impuestos, su comercio aumentara.








"EXPRESS," (BUFFALO.)

Algunos peri6dicos mexicanos discuten las ventajas de la anexi6n
de Cuba A M6xico, en el caso de que Espafia abandon la Isla. La
idea no es m ala . . . . . .

Estudiando el asunto en si mismo, existen numerosas razones en fa-
vor de la anexi6n i M6xico. Al menos eso seria preferible ; la anexi6n
a los Estados Unidos, preferible para estos en todo caso. Cubanos y
mexicanos pertenecen a la misma raza y hablan identica lengua; asi,
los primeros se identificarian fAcilmente con la vida national de Me-
xico, mientras que para americanizarse necesitarian de muchas emi-
graciones y de no pocos afios de contact con el pueblo americano,
antes de former realmente parte de los Estados Unidos.

"THE DENVER REPUBLICAN."

El asunto de la anexi6n de Cuba A M6xico, en el supuesto de su
separaci6n de Espafia, se discute en M6xico, pero parece encontrar
oposici6n de parte de ciertas personas allegadas al Gobierno. Bajo
muchos concepts, la uni6n de Cuba a M6xico es de desearse, como
la mejor soluci6n al problema que se presentaria, en el caso de que la
actual insurrecci6n tuviera buen exito. La inica objeci6n que M6xico
podria formular, seria la de la poblaci6n negra, pero 6sta no seria ra-
z6n de importancia, pues ese element permaneceria en la Isla sin
trasladarse a M6xico. El resto de la poblaci6n cubana se halla, por
la raza y el idioma, estrechamente unida a Mexico, y esos vinculos
harian ficil el gobierno de la Isla. La situaci6n de Cuba, tan pr6xima
A las costas mexicanas, aumentaria considerablemente las fuerzas de
esa Repiblica.
EL NATIONAL.





95
No es eso lo peor, sino que ademis estamos siendo el ludibrio de
naturales y europeos, a quienes dia por dia descubrimos nuestra po-
breza 6 impotencia, que acaso puedan traducir 6 interpreter (sobre
todo los indigenas) como debilidad. "
Debemos advertir, ademas, A nuestro colega, que no hemos pre-
guntado, como 1 lo repite tres veces, qu6 posesiones ha adquirido
Espafia en Africa desde el siglo VI, sino desde el siglo XVI. Si El Correo
quiere decidirse A consultar un diccionario geogrdfico, vera que no es
lo mismo.
Si, dijimos que ni Espafia puede confiar en la lealtad de los cuba-
nos, ni los cubanos pueden ser leales a Espafia; y aunque El Correo
tome aires de melodrama para reckazar esas injuriosas imputacones
ei nombre del honor, nuestra proposici6n no deja de ser cierta. Para
los espafioles, el honor consiste en ser leales a Espafia; para los cuba-
nos, en serlo A Cuba. Abasolo, Allende, Aldama, Bustamante, Itur-
bide y otros, comenzaron A ser heroes para los mexicanos, el mismo
dia en que Espafia los llam6 traidores.
Continda nuestro colega en la creencia de que quienes hablan con
algin calor de Cuba mexicana, son cubanos que vienen A solicitar
empleos en la Administraci6n publica. Llama A eso protests de vien-
tre agradecido, reconocimiento por vivir A costillas de la Naci6n, y
concertos verbales saturados de melaza, cosa esta filtima dificil para nos-
otros de comprender, sin duda por no habernos nunca rozado con los
abarrotes, y concluye hablando de los extranjeros quefundan y des-
arrollan el cridito national, como de bienhechores desligados de toda
gratitud. Recordemos aqui los sanos consejos de Gin6s de Pasamonte
y, como 61 decia, vAmonos poco A poco, y no andemos ahora A deslin-
dar nombres y sobrenombres, y cada uno se d6 una vuelta A la redon-
da y no hard poco, y todo el mundo calle, y viva bien y hable mejor.





V

SINDIGENISMO SALVAJE!

Qu6jase El Correo Espahol de que aun se oigan en nuestro pais.
gritos destemplados (como los de La Patria), de cierto indigenis-
mo salvaje, que A fuerza de odio, quiere curarse de su inferioridad
6 impotencia. El Estado, segin 61, no puede ser padre del national
y padrastro del extranjero. Nuestro colega tiene raz6n, y asi lo pro-





96

claman las leyes que el mismo reconoce mis adelantadas en este
punto, y en otros muchos, que el espiritu hacional. Pero la raz6n
de ese desacuerdo, la hallard El Correo remontando en nuestra histo-
ria hasta las fuentes de la legislaci6n y de las costumbres. La prime-
ra, procede de principios tomados de legislaciones de otros pueblos,
y casi impuestos por los independientes a la colonia emancipada, mien-
tras que las segundas traen su origen de la educaci6n y de las leyes
que imperaron en la Nueva Espafia. Cuil fu6, entire nosotros, Ia con-
dici6n de los extranjeros hasta los iltimos moments de la domina-
ci6n espafiola? VWala El Correo explicada en un libro puramente
cientifico, el Codigo de Extranjerfa, publicado en 1876 por Don Ma-
nuel Azpiroz, autor cuya imparcialidad y suficiencia no puede contes-
tar nuestro colega.
"Las Indias Occidentales, que obedecian a la corona de Espafia,
dice, estaban cerradas A los extranjeros que no alcanzaban especial
licencia del Rey 6 de su casa de Contrataci6n; mas este privilegio de-
bia otorgarse con parsimonia, y nunca A los que no profesaran la f6
cat6lica, A los que fueran sospechosos en esta material, ni a sus des-
cendientes hasta la segunda generaci6n.
Rarisima vez se daba licencia al extranjero, si no se naturalizaba
renunciando A la obediencia de su soberano y d toda liga y corres-
pondencia con su pais natal en asuntos politicos, gubernativos y de
sujeci6n civil. Para naturalizarse A fin de poder tratar y contratar,
debia tener una residencia de veinte afios continues en Espafia 6 In-
dias, y durante diez de ellos, casa abierta, bienes races por valor de
cuatro mil ducados y mujer legitima nacida en dominios espafioles.
Aun naturalizados y con la licencia para venir A las colonies, de-
bian pagar cierta cantidad proporcionada A su hacienda, por via de
composici6n, de que solamente se eximian los cl6rigos y las mujeres;
cuya exacci6n alcanzaba hasta A los hijos de extranjeros nacidos en
posesiones espafiolas, A pesar de que estaban declarados vasallos na-
turales por las leyes.
Los comerciantes no habian de pasar de los puertos, ni permane-
cer arriba de tres afios; por el contrario, los que eran naturalizados,
para domiciliarse en el pais, debian ser internados por las autoridades
y vigilados, pudiendo ser abierta su correspondencia por los virreyes
y gobernadores.
"A ninguno era licito rescatar oro, plata 6 cochinilla, ni girar
bienes, ni tener sociedad mercantil 6 industrial, de otras personas
que no hubiesen conseguido de la Corte permiso para negociar en estos
reinos.
iTratar con extranjeros sin el real beneplacito, era crime que
tenia sefialadas las penas de confiscaci6n y de la vida! Solamente los







oficiales mecanicos tiles A la repfblica, gozaban de algin favor, mas
A condici6n de que guardasen la integridad de la f6 cat6lica. "
Y A un pueblo que durante trescientos afios vivi6 sometido A seme-
jante regimen, podrAn reprocharsele resabios del indigenismo sal-
vaje"' que le inculcaron en la infancia? Ahi, en esa pAgina elocuente,
esta resumido el process de una dominaci6n egoista, suspicaz 6 inqui-
sidora, encaminada a hacer colonos eternamente esclavos, y no A pre-
parar el progress ni a plantear una civilizaci6n cualquiera.
Las leyes que hoy rigen en la Repfiblica, y que han operado el mila-
gro de transformar las ideas y de crear una nueva sociedad, no son un
product de la civilizaci6n espafiola. Para adaptarlas y casi imponer-
las A la Naci6n, fue necesario que hombres extraordinarios lucharan
antes para arrancar de raiz esa civilizaci6n hostile.
La Constituci6n que declara libre la conciencia, independientes la
Iglesia y el Estado y casi ilimitada la libertad del extranjero, i puede
ser resultado del catolicismo intolerante ni del "indigenismo salvaje"
del gobierno colonial? La libertad civil, la equidad en las penas, la
garantia en los procedimientos, i las tomaron nuestros c6digos de las
leyes espaiiolas? El propio catolicismo que, bajo los virreyes, parecia
defendido por la double barrera de la intolerancia y del fanatismo, i pudo
acaso coronar A la Virgen de Guadalupe, como acaba de hacerlo bajo
las leyes de la Replblica?
No, nada de lo modern en nuestra sociedad procede de la civiliza-
ci6n colonial; esa civilizaci6n, en cuanto afecta las instituciones poli-
ticas, desapareci6 a impulse de la Reforma, por mas que El Correo
Espalol pretend que s61o podemos crecer, robustecernos y adqui-
rir condiciones de progress y de grandeza, cultivando sin descanso la
herencia de los conquistadores. "
Esa herencia, no es la herencia del partido liberal; esa herencia
pertenece A los conservadores. i Ellos la cultivan sin descanso; ellos la
emplean largamente contra las instituciones; ellos la glorifican protes-
tando en toda ocasi6n contra la nacionalidad mexicana; ellos la invo-
can para disculpar sus traiciones! Esa venta de los Estados del Norte,
A que alude El Correo, fu6 obra de los continuadores de la tradici6n
espafiola, de la Alteza Serenisima, protegida de Espafia, y dedicada
a cultivar, sin descanso, la herencia de los conquistadores.'
Espafia, nos dice El Correo, permaneciendo en Cuba, tiene una mi-
si6n altisima que llenar, la de inspirarnos "celfanatismo por la patria
y por la independencia, el cullo d la dignidad y al honor sobre todos los
intereses." De ese fanatismo y de ese culto, que ha tratado Espafia de
inspirarnos fusilando A nuestros heroes 6 invadiendo nuestro territo-
rio, A nadie ha dado Mexico mas pruebas que A los espafioles, para
que necesitemos aceptar sus ejemplos de honor y patriotism.










Habiamos comenzado proponiendo la anexi6n de Cuba a nuestro
pais, como una transacci6n honrosa, como un medio pacifico de con-
ciliar opuestos intereses. EncaminAbase nuestra propaganda A conven-
cer a los cubanos, sin ofender d Espafia, de que en la uni6n con Me-
xico hallarian todas las ventajas de la independencia y de la repiblica,
sin sacrificar ningin ideal y conjurando peligros, de otro modo inevi-
tables; a persuadir i los espafioles de que la cesi6n de Cuba a otra
naci6n de su raza y, por sus condiciones political y de proximidad, en
aptitud de satisfacer la aspiraci6n national de los cubanos, seria el mis
honroso y favorable resultado de una political previsora, y i demos-
trar, por iltimo, la necesidad para nuestra Repfblica, de poseer la Ila-
ve del Golfo mexicano.
Tal propaganda no parecia destinada 4 excitar pasiones, ni i suscitar
pol6micas. Puesto que la condici6n primera del proyecto de anexi6n
es el consentimiento de los tres paises interesados, claro est4 que la
negative legal de uno s61o lo dejaria sin efecto. < Que mal podia, pues,
resultar de nuestra razonable y decorosa propaganda? Qu relacio-
nes internacionales podia turbar ? Que ofensa podia recibir Espafia
de una proposici6n semejante? Que interns pbblico 6 particular, las-
timado por nosotros, ha podido justificar las injuries y el tono provo-
cador que nos han conducido fuera del debate? < Qu6 queja motivada
y just puede dirigirse al Director de La Patria que hoy, como antes,
aprecia los hechos y emite sus ideas sin pasi6n? Nuestra conduct
sigue siendo la de amigos de Espafia, pero de amigos justos, previso-
res y d quienes los afectos no hacen olvidar sus deberes para con la
patria mexicana. Todo parecia indicar la conveniencia de no promo-
ver, sin motivo, discusiones, hoy mas que nunca, enojosas para Es-
pana.
El recuerdo de lo pasado, la comparaci6n de situaciones anilogas y
la identidad de aspiraciones con Cuba, que necesariamente debian re-
sultar de una discusi6n, eran razones de prudencia elemental, para
que ning6n espafiol la provocara.
El Correo ha prescindido de todo, y, lamando en su auxilio 4 com-
patriotas que sin duda hubieran prestado mejor servicio a su patria,
continuando sus "labores patri6ticas y particularss" nos ha lanzado
a un terreno en que podriamos abusar, si no estuvieramos decididos
a abandonarlo, para no hacer i Espafia responsible de la imprudente
vanidad de malos defensores, que s6lo buscan ocasiones de exhibirse.
Cuba mexicana seguirA siendo el lema A que, sin volverse a detener
en initiles y vanas discusiones, consagrarA La Patria sus esfuerzos,










CUBA MEXICANA







iUNA COLONIA DE MINISTROSI

Henos ya bien lejos de Cuba mexicana. A fuerza de reflexiones,
citas y rectificaciones, ha llegado El Correo Espaiiol A dedicarnos una
pagina, sin tocar siquiera el punto en discusi6n.
Si tal hacemos, exclamarA nuestro colega, culpa es de La Patria
que, con su erudici6n de encyclopedia, nos obliga 6 recorrer toda la
historic y geografia universales. Y nosotros replicaremos: "Cuando
se sabe discutir, no se sigue linea 4 linea al adversario, ni se siente el
pedantesco deseo de explicar cada alusi6n a hechos que el lector, si
no es instruido, puede consultar en cualquier manual 6 diccionario;
y puesto que el piblico es, en definitive, el juez de toda controversial,
just es que se le deje apreciar libremente el valor de los arguments
y la oportunidad de las citas, sin aspirar a prevenir sus raciocinios,
ni 4 dictar sus conclusions. "
Bien sabemos que en Espaia son frecuentes esas pol6micas prolijas,
interminables y de ordinario sin lectores; pero, sin inimo de ofender
a nadie, ni deseo de emprender otra discusi6n adicional, diremos que,
los periodistas espalioles no son ciertamente pasajeros del dernier ba-
teau. V6ase, si no, en Francia: cada peri6dico defiende y propaga sus
ideas, sin pretender imponerlas 4 los demas, ni obstinarse candoro-
samente, en convencerse unos A otros de ignorancia y mala fe. Las
observaciones son breves, hechas para convencer a lectores que se
supone instruidos, y no al escritor rival. De este modo, el piblico
compare, juzga, y aprueba 6 condena en libertad complete. El reinado
de los pedagogos marca la infancia de la literature.
En M6xico, los periodistas espafoles reclaman, y usan largamente,
del derecho de criticarlo todo; leyes, costumbres, autoridades, nacio-
nes extranjeras, todo es vituperado "sin ambajes ni eufemismos." No
ha muchos afios, los insultos de un periodista espafiol llegaron 4 tal
punto, que fu6 necesario expulsarlo del pais, y hoy, el mismo Correo,
con el mayor desenfado, llama la RepAblica "palabreja ridfcula;"'










CUBA MEXICANA







iUNA COLONIA DE MINISTROSI

Henos ya bien lejos de Cuba mexicana. A fuerza de reflexiones,
citas y rectificaciones, ha llegado El Correo Espaiiol A dedicarnos una
pagina, sin tocar siquiera el punto en discusi6n.
Si tal hacemos, exclamarA nuestro colega, culpa es de La Patria
que, con su erudici6n de encyclopedia, nos obliga 6 recorrer toda la
historic y geografia universales. Y nosotros replicaremos: "Cuando
se sabe discutir, no se sigue linea 4 linea al adversario, ni se siente el
pedantesco deseo de explicar cada alusi6n a hechos que el lector, si
no es instruido, puede consultar en cualquier manual 6 diccionario;
y puesto que el piblico es, en definitive, el juez de toda controversial,
just es que se le deje apreciar libremente el valor de los arguments
y la oportunidad de las citas, sin aspirar a prevenir sus raciocinios,
ni 4 dictar sus conclusions. "
Bien sabemos que en Espaia son frecuentes esas pol6micas prolijas,
interminables y de ordinario sin lectores; pero, sin inimo de ofender
a nadie, ni deseo de emprender otra discusi6n adicional, diremos que,
los periodistas espalioles no son ciertamente pasajeros del dernier ba-
teau. V6ase, si no, en Francia: cada peri6dico defiende y propaga sus
ideas, sin pretender imponerlas 4 los demas, ni obstinarse candoro-
samente, en convencerse unos A otros de ignorancia y mala fe. Las
observaciones son breves, hechas para convencer a lectores que se
supone instruidos, y no al escritor rival. De este modo, el piblico
compare, juzga, y aprueba 6 condena en libertad complete. El reinado
de los pedagogos marca la infancia de la literature.
En M6xico, los periodistas espafoles reclaman, y usan largamente,
del derecho de criticarlo todo; leyes, costumbres, autoridades, nacio-
nes extranjeras, todo es vituperado "sin ambajes ni eufemismos." No
ha muchos afios, los insultos de un periodista espafiol llegaron 4 tal
punto, que fu6 necesario expulsarlo del pais, y hoy, el mismo Correo,
con el mayor desenfado, llama la RepAblica "palabreja ridfcula;"'





87
nuestras leyes, "delicia de los papanatas," y a la manera de aplicar-
las, tambi6n ridiculea;" A la independencia de los Estados, "una
guasa;'" A nuestro sistema de impuestos, bdrbaro y ruinoso;" al es-
tado social y politico de Mexico, indigno de que "'se able de el seria-
mente, y al poder de la Naci6n, inferior al "de una minoria ridicule
de negros." Contra todo esto nadie protest, y cuando La Patria ha
dicho que tales injuries ofenden la dignidad national, se le ha con-
testado arrogantemente: "De una vez para siempre conviene que nos
entendamos: cuando es necesario decir la verdad, nosotros la decimos, sin
ambajes ni eufemismos."
Los Estados Unidos son una naci6n amiga que, como Espaiia,
mantiene con M6xico excelentes relaciones, y que, de igual manera
que Espaiia, tiene derecho a no ser insultada en nuestro territo-
rio. Abrase, sin embargo, cualquiera de los peri6dicos espafioles que
aqui se publican, y diariamente se leerA: "colosos de carton," "imbe-
ciles," "ladrones," "pueblo americano de s6rdidos i inhumanos agio-
listas, de solapadas y criminals intenciones, estipidos yankees, '
" miserable yankees, maldilos gringos, incapaces de comprender los
nobles sentimientos," etc. Y, quidn ha perseguido A los autores de se-
mejantes insultos? i quidn ha invocado las amistosas relaciones entire
Mexico y los Estados Unidos, para impedir esos desmanes? qui6n ha
replicado siquiera a tales desahogos, proferidos por espafioles contra
una potencia amiga de M6xico, en territorio mexicano? La Legaci6n
de los Estados Unidos no ha intervenido, la colonia americana y sus
peri6dicos han permanecido indiferentes.
Pero que alguien, national 6 extranjero, haga una alusi6n, mues-
tre una simpatia, comente un hecho, venda un peri6dico 6 hable en
una reuni6n privada, y que, por cualquiera de estos actos sea sospe-
chado de desafecto A Espafia, y en seguida veremos A toda la colonia
espafiola: respetables propietarios, honrados comerciantes, reverendos
clrigos, bravos toreros, etc. .. abandonar sus labores patri6ticas
y particulares, y quitar tiempo al suefio para no dejar A Espafia sin
defense;" y unos, en los peri6dicos, anatematizarAn A los laborantes,
anunciarin que la sangre ha de correr si las autoridades no intervie-
nen, denunciaran A los funcionarios y cubrirAn A todos de injuries,
mientras otros recorrerAn las calls abofeteando A desgraciados chiqui-
llos vendedores de peri6dicos.
SQue significa esto ? Gozan aqui los espafioles de algin privilegio
que les permit reclamar inmunidades extralegales en su provecho,
y, al mismo tiempo, vilipendiar nuestras leyes, insultar A nacionales
y A extranjeros aqui residents, y A lanzar desde nuestro pais, atroces
injuries A naciones amigas de Mexico ? Porque lo que, con amenazas,
se reclama para Espafia, no es el respeto que la ley asegura de igual







manera a todas las potencias amigas, n6, es una especie de culto que
habla de desafectos y de anti-espanoles, como de herejes 6 demoniacos.
No ha muchos dias, El Correo Espanol manifestaba su sorpresa de que
fuera Agente del Ministerio Pfblico un abogado que, d sujuicio, era
hispan6fobo; y reclamaba la intervenci6n de la autoridad, para evitar
series disgustos, porque en una zapateria de Veracruz hablaban mal
de Espana.
En nuestro pais resident otras colonies extranjeras, y todas dejan la
defense de la honra y de los intereses de sus naciones, tan respetables
como la espaiiola, a los agents diplomAticos, que son los finicos que
tienen encargo y personalidad legal para defenderlos. En vez de obrar
con igual cordura, y de abandonar esa tarea A la pericia del Ministro
que ha merecido la confianza y obedece a instrucciones de su Gobierno,
cada espaiiol reclama, intervene, amenaza y pensando sin duda, co-
mo algunos ban dicho, que carecen de representacidn diplomdtica,"
6 acusandola de "punible indiferencia, los vemos abandonar sus
labores patrioticas y particulares y quitar tiempo al sueno para no dejar
d Espana sin defense, y asi, en vez de un Ministro, Espafia tiene en
'Mexico u. juna colonia de Ministros!






II


iJUSTICIA NEGRERA!

Nunca hemos pretendido hacer solidario a El Correo Espaiol de las
opinions de ese otro peri6dico A quien, segtin 1l, "agrada ofciar de
ciudadano Ner6n (!) pero tenemos derecho a career verdadera la no-
ticia de una crueldad cometida por espafioles, cuando la refieren otros
espafioles, con estos comentarios:
Viejos, nifios y mujeres, todos perecieron en Baire? MEJOR: ASI
SE ACABAN LAS CASTAS MALDITAS .
No vemos el fundamento de tantos soponcios porque EL EJERCITO
ESPANOL MAT6 diez insurrectos, TRES CHIQUILLOS Y SU ABUELA. Si
todos eran enemigos, debian perecer todos. Una vieja bruja 6 un chi-
quillo inocente pueden ser mAs peligrosos para la seguridad de un ej6r-
cito, que otro ej6rcito enemigo, con una imprudencia inocente 6 con
una infidencia malvada.
Puede valer mis la vida de una vieja sediciosa y tres LOBEZNI-





89

LLOS TRAIDORES que la de mil hombres sorprendidos en una embos-
cada por una noticia delatora?
"'Nosotros en el teatro de la guerra no s61o hariamos eso, sino todo
cuanto la destrucci6n del enemigo exijiera: el, si con s61o 6l bastaba
para nuestra seguridad, EL PADRE, LA MADRE, LOS HIJOS, LA RAZA,
si era necesario para el mismo supremo fin. "
Otra raz6n tenemos para no dudar de la certeza de esos actos .
no obstante las 6rdenes humanitarian y los magndnimos prop6sitos, que
nuestro colega atribuye al general Martinez Campos, y es la decla-
raci6n official del gobierno espafiol, a que ese general debe subordinar
sus 6rdenes humanitarias y sus magnrnimos prop6sitos, la cual dice:
"Habana, Setiembre I8.-Un mensaje cablegrdfico de Madrid fe-
chado el io del actual, ha sido publicado en esta ciudad, y en 1l cons-
ta la manera official d considerar las cosas de Cuba, por el Sr. Cino-
vas del Castillo, como Jefe del Gabinete espafiol.
"Es un manifiesto cuidadosamente preparado, y contiene el progra-
ma del Gobierno espafol, al cual deberd ajustarse el general Martinez
Campos, al abrir la campafia de invierno contra los insurrectos cu-
banos.
"'Esa campafia seri una guerra de exterminio para library a la Isla
de la insurrecci6n, y espera el Jefe del Gabinete espafiol que muy
pronto se alcanzarA aquel resultado.
"Exterminada de raiz la insurrecci6n, con la muerte 6 la deporta-
ci6n de todo el que se oponga al dominio espafiol en la Isla, se Ileva-
ran a cabo medidas preventivas," etc.
Concluye el manifiesto cuidadosamente preparado, como los articu-
los del" ciudadano Ner6n, declarando A los insurrectos: hordas de
bandidos, incendiarios y asesinos. "
Con estos antecedentes, habri quien dude de que ha habido en
Cuba dramas inauditos que han afrentado la civilizacidn y hecho estre-
mecer la humanidad?
Pero al comentar el anuncio official de la guerra de exterminio, dijo
El Correo :
"'La determinaci6n que ha torado nuestro Gobierno para concluir
con la insurgencia cubana, es la tnica que podri producer resultados
practices. El germen de la rebeli6n quedard exterminado cuando des-
aparezca de la Isla la raza eti6pica, etc.
Y esto nos induce A preguntar:
i Qui6n trajo a la Isla esa raza eti6pica que hoy se quiere extermi-
nar? i Quien firm un tratado con Inglaterra en I817, comprometidn-
dose A renunciar 6 la trata de negros? i Qui6n recibi6 dos millones de
pesos y otras indemnizaciones de la Gran Bretafia para dejar de ha-
cer, por dinero, un trifico reprobado por la conciencia universal?






Qui6n, en violaci6n de ese tratado, sin devolver el dinero recibido
y burlando la vigilancia de los cruceros ingleses, sigui6 desembarcan-
do negros en Cuba hasta 1868? < Qu6 Capitanes Generales cobraban
una onza de oro por cada negro introducido furtivamente en la Isla?
Y i qui6n desoy6, durante mas de medio siglo, los consejos de los-abo-
licionistas, que anunciaban el peligro de aumentar inconsideradamen-
te la poblaci6n negra? Primero, por codicia, se violaron los tratados,
se trafic6 con came humana, se acus6 de anti-espafioles 6 los enemi-
gos de la trata, y ahora que se palpan las consecuencias y las predic-
ciones se realizan, para conjurar el peligro se habla con una sere-
nidad horrible, de exterminar 6 esos infelices, por los mismos que los
arrancaron de Africa para arrojarlos al infierno de la esclavitud.
iEsos negros no se dejarin hoy exterminar; un instinto justiciero
los impele a vengar un pasado de horrores y de infamia. Su furor sal-
vaje hard desaparecer tal vez, en un torbellino de fuego, esa civiliza-
ci6n culpable de lesa humanidad, y todos podrin acudir a salvarla,
menos los negreros que conculcaron la justicia!





III

LA IMPARCIALIDAD DE "LA PATRIA."

"En cambio, continfia El Correo, quien de tanto humanitarismo
alardea para mostrarse indignado contra Espafia, no encuentra en su
amplio vocabulario laborante una sola palabra de reproche para afear
la conduct de los incendiarios, de los dinamiteros, de los asesinos y
plagiarios que figuran entire los insurrectos cubanos y que tienen nom-
bramiento 6 investidura de jefes. Es asi como debe servirse el prin-
cipio de justicia y como practice La Patria la imparcialidad? "
En la guerra de Cuba, La Patria ve una lucha desigual. De un
lado, una naci6n de diez y ocho millones de habitantes, con un ejer-
cito en la Isla de mis de doscientos mil hombres, disponiendo de es-
cuadras, de pertrechos, de crdito y del apoyo legal del mundo, com-
batiendo por el regimen colonial, mis 6 menos encubierto; y del otro,
nna isla de mill6n y medio de habitantes, sin soldados, sin marina,
sin cr6dito, abandonada del mundo y con s61o quince 6 veinte mil pa-
triotas que, en las asperezas de la manigua, luchan por la indepen-
dencia y por la repfblica.
Esta desproporci6n de fuerzas, obliga al d6bil i usar de medios dis-







tintos de los que emplea el fuerte. Destruyendo las cosechas 6 impi-
diendo el trabajo, los cubanos privan de recursos i Espafia, mientras
que de ningfn provecho seria para los espafioles, y si los perjudica-
ria gravemente, adoptar el mismo sistema. Los holandeses inunda-
ron su pais para resistir i Luis XIV, y los rusos incendiaron A Moscow
para rechazar A Napole6n.
El Correo Espanol nos cita, como prueba del vandalism insurrecto,
las palabras de un cubano, que, para disculparse de haber abandona-
do las armas, acusa a sus compatriotas. Nosotros apoyaremos la opi-
ni6n contraria, en estos juicios del general Martinez Campos: Yo
no consider d los insurrectos como bandidos, ni me propongo tratarloa
como si lofueran." "Su sistema ( el de los insurrectos) es militarmen-
te bueno, mirado desde su punto de vista, puesto que saben que nopueden
hacerfrente d las tropas regularss" Yo no comprendo que se propone
G6mez. Aprecio much su capacidad military, pero veo que no hace nada."
El que mdsy mejor ha trabajado de losjefes insurgentes, ha sido An-
tonio Maceo, aunque no sea, militarmente hablando, el igualde Mdximo
Gomez." Las tropas regulars tienen la ventaja de la organizacidn,
en cambio los insurrectos carecen de disczplina y raras veces pelean d la
ofensiva; mas, si se ven acorralados, se defienden como lobos. "
Esto acaba de decir el general Martinez Campos, en una conver-
saci6n recientemente publicada por los peri6dicos espafioles.
Ademds, para nosotros los mexicanos, no tienen ningin valor esas
acusaciones de incendiarios, asesinos y plagiarios que tanto prodiga
nuestro colega. Hace ochenta y cinco afios, otros compatriotas de El
Correo Espaniol, tambi6n llamaban incendiarios, asesinos y plagiarios
a los que hoy Mexico venera como heroes; lea, si no, El Correo los
siguientes pirrafos de un Bando del Teniente General Venegas:
"Los inauditos y escandalosos atentados, dice, que han cometido y
continfan cometiendo el cura de Dolores, Dr. D. Miguel Hidalgo y
los capitanes del Regimiento de Dragones provinciales de la Reina,
D. Ignacio Allende y D. Juan Aldama, que despues de haber sedu-
cido A los incautos vecinos de dicho pueblo, los han llevado tumul-
tuariamente y en forma de asonada, primero i la Villa de San Miguel
el Grande, y, sucesivamente, al pueblo de Chamacuero, a la ciudad de
Celaya y al Valle de Salamanca, haciendo en todos estos parajes la
mds infame ostentaci6n de su inmoralidady perversas conslumbres; ro-
bandoy saqueando las casas de los vecinos honrados para saciar su vil
codicia y profanando con iguales insultos los claustros religiosos y los
lugares mis sagrados ...........

S. que todos se prepare contra la sorpresa de esos bandidos iu-
multuarios, y se dispongan d rechazarlos con la fuerza. en el







concept de que A los que verifiquen la capturea) de los tres princi-
pales cabecillas de la facci6n 6 les dieren la muerte, que tan justamen-
te merecen por sus delitos, se les gratificard (i!) con la cantidad de diez
mil pesos, inmediatamente, y se les atenderd con los demds premios y
distinciones debidas 6 los restauradores del sosiego pfblico, y en la in-
teligencia que se dari tambien igual premioy recompensa con el indul-
to de su complicidad, a cualquiera que desgraciadamente los haya se-
guido en su partido faccionario y, loablemente arrepentido, los entregue
vivos 6 muertos." Aqui, exclama el autor del tomo III de Mexxico al
traves de los Siglos: "La autoridad sostenedora del orden pfblico,
proclamaba que la traici6n y la delaci6n, ejercidas contra los rebel-
des, eran actos meritorios."
Oiga ahora El Correo EspaiTol a los Inquisidores Apost61icos. Des-
pu6s de acusar al padre de nuestra independencia de sedicioso, cismd-
tico, hereje formal, apfstata, libertino, vil hipocrita, impfo, inicuo, in-
surgente contra la religion y la pairia, dicen: Declaramos incursos
en el crime de fautoria y en las sobre dichas penas a todas las per-
sonas, sin excepci6n, que aprueben vuestra sedici6n, reciban vuestras
proclamas, mantengan vuestro trato y correspondencia epistolar, y os
presten cualquier genero de ayuda 6 favor, y i los que no denuncien
y no obliguen d denunciar A los que favorezcan vuestras ideas revolu-
cionarias, y de cualquier modo las promuevan y propaguen," etc.
Todo esto impide a La Patria hallar, como lo desea El Correo, una
sola palabra de reproche para afear la conduct de "los incendiarios,
de los dinamiteros, de los asesinos y plagiarios" que combaten en
Cuba por lo mismo que combatieron nuestros padres. Nos retiene
el temor de afear, al mismo tiempo, con esa palabra, la conduct de
los incendiarios, de los herejes y libertinos de 18Io.




IV

iCONVICTO DE IGNORANCIA!

Los Estados Unidos, segtn El Correo, no alcanzarian mejor resul-
tado que Napole6n I en una guerra con Espafia. Sea, y que la con-
quista de la vasta Repfblica americana compense a Espafia la p&rdida
de su imperio colonial; pero si nuestro colega nos promete dispensamos
de la altisonante replica que prevemos acerca del vencimiento de Na-
pole6n, le haremos observer que cuando Napole6n, en persona, entr6
en Espafia, su expedici6n fue un paseo military, y que los espafioles







vencieron, ayudados por los ingleses de Wellington, cuando los acon-
tecimientos de Alemania obligaron a Napole6n A salir de Espafia y A
retirar sus mejores tropas y sus jefes mAs notables. Contra los Esta-
dos Unidos, los compatriotas de El Correo no podrian, ademis, com-
batir en guerrillas, como en 1808 lo hicieron contra los franceses, A
menos de entrar en arreglos y dividir la manigua con los insurrectos.
Si el caso del Rosell6n no convene a nuestro colega del poco es-
crfipulo con que Espafia ha enagenado su territorio en otras ocasiones,
"por referirse d 1pocas en que todavia no se hallaba formada la nacio-
nalidad, advertiremos a El Correo, que la unidad espafiola qued6
consumada en 1492 con la toma de Granada, y que el tratado de los
Pirineos, que cedi6 el Rosell6n, se firm en 1659, 6 sea 167 afios des-
puds. Lo mismo diremos de los tratados de Aquisgram y de Nimega,
celebrados en 1668 y 1678, y por los cuales cedi6 Espafia Flandes y
el Franco-Condado. La confusion del colega proviene seguramente
de que, al hablar de esos tratados, olvidamos citar sus fechas y 61 los
crey6 much mis antiguos.
Pero, prescindiendo de esas cesiones, insistiremos en la retrocesi6n
de la Luisiana verificada en 1800, y en la venta de la Florida que s6lo
data de 1820. En cuanto A las negociaciones de 1869 con los Estados
Unidos, relatives A la independencia de Cuba, El Correo Espafiol esti
mal informado, cuando habla de proposiciones ad referendum hechas
por un cubano, de los tratos de Don Juan Prim y de las protests del
pueblo espafiol. En esas negociaciones no intervino ning6n cubano,
sino fnicamente el general Sickles, Ministro americano en Madrid,
por instrucciones de Mr. Hamilton Fish, y el Sr. Silvela, Ministro de
Estado espafiol; el general Prim s6lo tom6 parte, como Presidente del
Consejo, por haberse tratado el asunto en Consejo de Ministros, y el
pueblo espafiol no pudo protestar, por la sencilla raz6n de que siempre
ignor6 esas negociaciones, como todavia parece ignorarlas El Correo.
Y para que no le quede la menor duda, lea nuestro colega la Corres-
pondencia Diplomdtica sobre los asuntos de Cuba, comunicada d la Cd-
mara de Reiresentantes de Washington por el Presidente de los Estados
Unides, el 2r de Febrero de 187o, y no pase por alto, sobre todo, el
final de una nota de Mr. Sickles A su Gobierno, fechada el dia 24 de
Agosto de 1869, que dice:
"En general, yo encuentro menos susceptibilidad por la idea de
ceder la isla de Cuba A los Estados Unidos, que por la concesi6n de la
independencia. Existe aqui la creencia de que las personas y las pro-
piedades de los espafioles no estarian seguras bajo el gobierno de los
cubanos. Esta idea prevalece mis en Catalufia. "
Veamos ahora c6mo trata de explicar El Correo Espaiol la igno-
rancia en que se hallaba respect A hechos ocurridos en nuestros dias.






Asever6 La Patria, dice, que en previsi6n de perder sus posesio-
nes en otros continents, Inglaterra y Francia se estaban extendiendo
actualmente por la vasta superficie del Africa, y nosotros le pregun-
tamos, con relaci6n a esta filtima potencia, si tambi6n el Tonkin
pertenecia al continent negro. Esto volvi6 i sublevar la erudici6n
barata del colega, y dejando la Enciclopedia para tomar el Dicciona-
rio geogrifico, nos espeta una leccioncita sobre colonies francesas,
inglesas y alemanas en Africa, que no hay mAs que pedir. Pero, acaso
la cuesti6n era esa? Si en previsi6n de abandonar otras colonies, los
franceses s61o se extendiesen en el Africa, se explicaria su reciente
conquista del Tonkin? < Nos habri entendido el colega? La fiebre
colonial no s61o se extiende al Africa, sino al Asia y la Oceania. "
Pues qu6, queria El Correo que para ensefiarle la geografia que
ignoraba, consultisemos un tratado de astrologia? Si nuestro colega
mostrase menos repugnancia por los libros, no nos obligaria a inte-
rrumpir a cada paso la discusi6n, para darle explicaciones que serian
infitiles, si se tratara de un alumno de instrucci6n primaria.
El Correo sabe perfectamente que La Patria dijo:
"Francia, Inglaterra, Alemania, Belgica 6 Italia, se dividen el
Africa; Rusia penetra en Afghanistan, Persia y la China, y todos ase-
guran su future prosperidad en nuevas tierras y en un vastisimo y
rico imperio colonial. Espafia, que fu6 de las primeras en establecerse
en Africa y en dominar en Asia, qu6 ha alcanzado en ese reparto de
DOS CONTINENTS ?'
Y que 61 contest:
"IGNORkBAMOS que Francia 6 Inglaterra estuvieran reparti6ndose
el Africa. Por parte de Francia, DE QUE COLONIAS SE TRATA? El Ton-
kin, que hace pocos afios incluy6 en sus dominios, i pertenece tambi6n
al continent africano ? De lo cual, con s61o saber leer, se deduce que
El Corrco finicamente tenia noticia de la conquista del Tonkin, IG-
NORANDO que Francia e Inglaterra estuvieran repartiindose el Africa.'"
Nuestro colega confia, seguramente, en que sus lectores no son los de
La Patria 6 en que saben menos historic y geografia que 61.
Por lo demAs, vea El Correo nuestra misma reflexi6n en un peri6-
dico de Madrid, El Globo, que acabamos de recibir:
"Acostumbrados, dice, a tener la vista fija en el imperio de Ma-
rruecos, cuya disoluci6n ha de tardar todavia bastantes aflos, desaten-
demos cada dia mis nuestros dominios del golfo de Guinea, sobre todo
en la parte de tierra firme, y nada nos importa el ver c6mo Francia,
Inglaterra, Alemania, Italia, Portugal y Belgica, van reparti6ndose
poco a poco, y con cardcter definitive, las cuatro quintas parties del
continent africano.





99
hasta dejar definitivamente plantada la bandera de la anexi6n, como
simbolo patri6tico de honradas convicciones, de conciliadoras tenden-
cias y de pacifico engrandecimiento.

LA PATRIA.





iCONFESO DE IGNORANCIA!


El jueves de la semana pasada comenzamos a publicar la series de
articulos que terminamos ayer, en contestaci6n d El Correo Espanol.
El tacto y la buena educaci6n de que hablamos no ha much, exigia
que no se nos interrumpiera. Lo primero era oirnos, y oirnos hasta el
fin, y despu6s, pero s61o despu6s, re plicarnos. Tal debe de haber sido
la primera idea de El Correo, pues dej6 publicar los tres primeros ar-
ticulos sin chistar; pero el domingo en la maiiana ley6 el cuarto, espe-
cie de sumario de sus desprop6sitos mis salientes, y al ver que se
trataba de errors comprobados con fechas, fAciles de consultar 6 in-
defensibles con discursos de soci6logos de pega, comprendi6, aunque
tarde, que desnaturalizar la historic
'Era empresa superior
i las fuerzas de un gozquejo."
Para salir de apuros, reprodujo entonces el primero de nuestros ar-
ticulos, sin esperar a que concluyeramos ni hablar de los otros ya pu-
blicados, i fin de que suslectores ioh lectores complacientes! vieran
la calidad de nuestros argumenlos." ;Y para eso s61o les da conocer
la introducci6n, es decir, la quinta parte de nuestra replica!
Vuelva, vuelva El Correo d "las laborers fatri6ticas y particularss"
que debi6 dejar fnicamente para discutir con otros que, como 61,
"ignorasen que Francia e Inglaterra estaban repartiendose cl Africa,'
y que los tratados de los Pirineos, de Aquisgram y de Nimega eran
posteriores "d' la frmancin de la nacionalidad espahola." Retirese en
horabuena de la discusi6n que 61 mismo provoc6; pero desista de
entregarnos "al escalfelo de la guasa," no sea que nos vengan ganas
de desollarlo vivo con su propio escalpelo. Vade in pace.

LA PATRIA.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs