• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 ¿Qué pasa en Cuba?
 ¿Por qué crece la insurrección...
 Apéndice I: Falta de sinceridad...
 Apéndice II: Martínez campos reformista...
 Apéndice III: Manifestación de...
 Apéndice IV: Como pensaba pí y...
 Apéndice V: Cómo han pisoteado...
 Apéndice VI: Mi separación del...
 Apéndice VII: Párrafos excelentes...
 Apéndice VIII: La integridad de...
 Notas de ultima hora














Group Title: Que pasa en Cuba? : Por que crece la insurrecion?
Title: Qué pasa en Cuba?
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074058/00001
 Material Information
Title: Qué pasa en Cuba? Por qué crece la insurreción?
Physical Description: 144 p. : ; 16 cm.
Language: Spanish
Creator: González Alcorta, Leandro, 1861-1923
Publisher: M. Garzo
Place of Publication: León
Publication Date: 1896
Edition: 2. ed., -- corr. y aum.
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba -- 1878-1895   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074058
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000124109
oclc - 24164529
notis - AAP0066

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Title Page
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    ¿Qué pasa en Cuba?
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    ¿Por qué crece la insurrección?
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Apéndice I: Falta de sinceridad de los conservadores de Cuba ante el pastel Abarzuza
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Apéndice II: Martínez campos reformista en 1878 - su carta á cánovas
        Page 83
        Page 84
    Apéndice III: Manifestación de la Habana
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Apéndice IV: Como pensaba pí y margall empezada la insurrección y su artículo del 7 de enero actual proponiendo un nuevo zanjon
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Apéndice V: Cómo han pisoteado el patriotismo de los autonomistas, y ¿por qué buscan los rebeldes una nacionalidad?
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
    Apéndice VI: Mi separación del partido reformista en octubre, y suerte que atravesaban entonces, los partidos liberales de Cuba
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    Apéndice VII: Párrafos excelentes de El Liberal, El Día, y del El Campéon
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Apéndice VIII: La integridad de la pátria, definida por Maura
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Notas de ultima hora
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
Full Text



6QUE;SA TN GUBA?
I .POR QUE CR-E LE'. SURRECCION?

COMO SE EXTRAViA -'QUi;. OPINION PUBLIGj

FOLLETODE ACT,UALIDAD
POR
DQN LEANDRO GONZALEZ ALCORTA





SEXUNDA EDICIiN
Corregida y aumentada



X

S3 ti 4fico de M. GARZO
sma i yor, 13
0 -41'"
s-







VQUE PASA EN CUBA?

,LPir QUE CRECE LA INSURRECCION?


COMO SE EXTRAVIA AQUI LA OPINION PIBLICA


FOLLETO DE ACTUALIDAD
POO O
DON LEANDRO GONZALEZ ALCORTA


SEGUNDA EDIC61?N
Corregida y aumentada





LEON.. 1896
Tipografia de MARIANO GARZO
Plaza Mayor, 13







SUTMARIO


CARTA I
I.-La opinion ptblica de aqui, quiere saber lo que pasa en
Cuba.-Anhelos de paz, para contener su complete ruina.
II.-Quince aios de monopolies, resistencias y parcialidades.
-El partido Uni6n Constitucional atropella al Autonomista,
destroza la Izquierda y mata el Movimiento Econ6mico,
apoyado por el Poder que alienta su status quo.
III.-El partido Uni6n Constitucional se rebela tambien
contra las reforms emanadas del Consejo de la Corona
-Las hace fracasar.--D gusto a la revoluci6n.-Y vuel-
ve d hac6rsele dueho absolute de la Isla, anulando los
otros partidos, que acusan de separatists.
IV.-Cada dia urgen mis las reforms y amparar por igual
i los tres partidos locales.-Efectos del militarismo y de
las intransigencias: pactos tardios y capitulaciones vergon-
zosas.
V.--Aspiraciones de raza.--La uni6n entire los pueblos de
nuestro origen.
VI.-iAdi6s y ojal, llegue pronto la paz!

CARTA II
I.-iPor qu6 crece la insurrecci6n?.-Se impone un cambio,
n6 de General en Jefe, sino de sistema.
II.-Injurias y errors con que se extravia, en nuestra Pe-
ninsula la opinion pliblica, en peri6dicos y folletos; aspi-
rando a incapacitar i los criollos, retardando asi la paz, y
dificultando la uni6n sincera de Cuba y Espaha.





AP1NTICES


I.-Falta de sinceridad de los conservadores de Cuba, ante el
pastel Abarzuza.
II.-Martinez Campos, reformista en 1878.-Su carta a
Cinovas.
III.-La manifestaci6n de la Habana a Martinez Campos.-
Cinovas consider, ya, igualmente espaiioles a los tres par-
tidos insulares.
IV.-C6mo pensaba Pi y Margall, i los tres meses de em-
pezadala insurrecci6n.-Acaba de proponer, en El Libe-
ral, que se celebre un nuevo ZANJ6N.
V.-C6mo han pisoteado el patriotism de los autonomistas.-
VI.-Mi separaci6n del Partido Reformista, en Octubre.-
Y suerte que atravesaban entonces, los partidos liberals
de Cuba.
VII.-Parrafos excelentes de l Liberal, de El Diay de El
Campten.
VII.-Una definici6n del Sr. Maura, sobre la integridad de la
Pdtria.














1QUE PASA EN CUBA?


Ledn, 23 Noviembre, 1895
SR. D. ANDRiS GARRIDO.
Querido condiscipulo y paisano:
I
Tal fuL la pregunta que me hiciste, con la
mds 16gica naturalidad, al legar de aquella Isla
y apenas terminamos el fuerte abrazo con que
vino d interrumpirse miausencia,de catorceanos,
de esta tierra donde nacimos, y enla cual saltan,
4 la vista de nosotros, todos los recuerdos siem-
pre hermosos de la infancia y todas lis afeccio-
nes siempre gratas del familiar, del amigo, del
maestro y delcondiscipulo, entire quienes se des-
liz6 alegre la juventud sin hiel; como tambidn.
se nota, bajo impresiones desconsoladoras, la
muerte de personas que nos eran queridas: esa
es la humanidad Imezcla de placeres y de tris-
tezas!


~a~g~g~







-6-
iQu6 pasa en Cuba?
La misma pregunta me han hecho todos,
transcurridos los segundos mis precisos en las
agradables sorpresas de saludarnos, al verme
volver de aquella en los actuales moments,
despues de ausencia tan prolongada.
IJusta ansiedad la de vosotros, la de querer
saber la verdad de lo que alli sucede y la de es-
perar, del paisano que retorna a la casa solarie-
ga, noticias que no crecis encontrar en la pren-
sa, por lo menos a vuestra satisfacci6n; y ansie-
dad plausible y consoladora, a la vez, porque
ella indica que os preocupa la soluci6n de los
problems antillanos,como cosa propia: y que la
opinion pdblica, que informa al fin la march de
los pueblos modernos, trata, por todos los me-
dios, de no dejarse sorprender respect i una
situacidn que tan cara nos va costando. sin saber
done se pudiera ir aparar, de no ser la raz6n y
la calma las que regularan las expansiones de nues-
trosespiritus,impresionables por temperament,
y fdciles de dejarse arrastrar, por los que vieran
mayores medros en sus extravios, si d los inte-
reses bastardos no se supieran opener cuanto el
honor national require y cuanto la justicia de-
manda al mismo tiempo, conociendo los hechos
sin ambajes ni mistificaciones para resolver con
acierto.
Al dirigir un peri6dico, en nuestro pueblo,
te ofreci, sobre el particular, algo que contestase
en lo possible tus preguntas; y sin conocer tu
ideal politiconi decirte el mio (porque, a los que
residimos en nuestros limitadisimos restos de






-7-
America, noshan hecho vivir en un mundo dife-
rente al de la Madre Patria; organizando alli
partidos especiales, fundados en exclusivismos;
mis propios para favorecer los intereses de tra-
diciones como los de la casa de Contrataci6n de
Sevilla, 6 de la Compafiia Gtiipuzcoana, que se
han transmitido a nuevas congregaciones, que
para consolidar, con los respetos que los alli na-
cidos y residents se merecen, la paz complete
y la perfect unidad national, a que tanto hu-
biera contribuido la unidad political que no nos
han consentido los que, en tal orden de cosas,
abogaron desde aqui, por nuestro separatism,
respect d los partidos que funcionaban en la
Peninsula 6 Islas adyacentes) vengo d cumplir
mi oferta, hablindote de lo que sucede en Cuba
como lo habrias de hacer tu mismo y cualquiera
de nuestros paisanos que no tuviera interns en
los monopolies que la explotan; y mayormente
cuando importa, i todos,poner remedio d desgra-
cias que nos son comunes, A una ruina que nos
afecta por igual, y a un luto que por igual viene
sembrando la desolaci6n en nuestras families
de ambos hemisferios; interesando conocer la
verdad de las cosas para que la opinion no se
extravie en esta Peninsula, tan llena de pa-
triotismo como rebosante de la mas excesiva
buena f6.
Y ojald, amigo Garrido, que la Historia de
America y los asuntos de la misma, cuyas fa-
milias y cuyos pueblos no son otros que los por
nosotros formados desde que Le6n y Castilla-
con las joyas y el talent de su reina-se de-






-8-
cidieron por la asombrosa empresa de su descu-
brimiento, prolongando hasta las playas del Mar
Pacifico nuestra nacionalidad y nuestra patria,
donde ni se piensa, ni se siente, ni se habla sino
con cerebros, corazones y labios de esta raza tan
gigante como desventurada; ojala, repito, que
tal Historia y tales asuntos, de los cuales no se
trata siquiera en los Institutos de segunda ense-
hanza, por lo que el pueblo que se pudiera tener
por ilustrado los desconoce (como no se trata
tampoco, en dichos Centros, de los derechos
mAs rudimentarios que el hombre tiene que de-
fender I cada paso en la vida) hubiesen tenido,
siempre, para la opinion pdiblica, de nuestra des-
graciada Patria, el interest que ahora despierta
sobre los mismos la present guerra; como si las
experiencias durisimas que hemos recibido de
nada nos sirvieran, y como siestuvidsemos con-
denados a no acordarnos de Santa Bdrbara sino
cuando prefiadas yalas nubes de irresistible y acu-
muladas fuerzas, chocan produciendo el estam-
pido ensordecedor de que avisa el rayo; siendo
tan facil como peligroso entonces, el aturdimiento
y el extravio de la aludida opinion, que,de otro
modo, tal vez supiese evitar, con serenidad y a
tiempo, desgracias que A todos afectan, y para
cuyos remedies tanto precisa el conocimiento de
las causes que las motivan y el studio de los
hechos que con ellas se relacionan: sin lo cual
se procederia con plena injusticia, exponiendo-
nos-a la larga-- amontonar calamidades mis
tremendas que las ya sufridas en nuestras rela-
cionescoloniales: perdiendo en el present siglo,






9
casi en nuestros dias, todo, absolutamente todo
el Continente Americano; sosteniendo reciente-
mente, en Cuba, otra guerra que dur6diez afios,
para darla al fin,loque noseladi6,alprincipio; y
abandonando d Santo Domingo y la Florida,
despues de haber perdido antes otras Antillas,
y de haber intervenino y auxiliado nuestros mo-
narcas a la Independencia de los Estados Uni-
dos, aplaudiendo esos ideales que solo por me-
dio de una administraci6n completamente hon-
rada y de una political previsora y de grande
elevaci6n, sobre lo poco que alli nos queda,
podriamos contrarrestar.
Justas y consoladoras resultan, pues, para
cuantos, desde Cuba, esperan que la naci6n re-
suelva con prontitud y con acierto el conflict,
las Ansias que aqui experiment la opinion pi-
blica por saber lo que alli sucede, para no pro-
ceder mis 4 tontas y a locas en los asuntos del
Nuevo Mundo, ni dejarse arrastrar por inte-
resados en lucrar con las desventuras de la Pd-
tria; y, sobre todo, cuando en ningiin lugar ae
America se encuentra una sociedad tan eminen-
temente espafiola como la que forma el pueblo
de Cuba, donde no existe siquiera una sola tribu
india; y,ello solo, parece exigirnos la obligaci6n
de conocer cuanto alli viene pasando.
Sangre de nuestra sangre la que de nuevo
riega los fertiles y talados campos de aquella
preciosa y envidiada Antilla; y came de nuestra
care la que se beneficia en aquel horripilante
matadero de hermanos, combatiendo miembros
distinguidos de la sociedad comtin, desde el pro






IO -
fesional al campesino; y donde todo es nuestro,
desde el suspiro de la virgen cubana que ilora al
pie de sus elevadas palmas, 6 en la inconsolable
emigraci6n, la perdida de seres que idolatraba,
hasta el lay! desgarrador del soldado que fallece
distance de su hogar, recordando a su desconso-
lada madre; almas de nuestras almas las que
alli y aqui gimen y seguirian at'ibuladas, en
tanto la matanza continuase erigida en sistema
6nico para dirimir la contienda, colocada desde
el 24 de Febrero, hace nueve meses, en ese ex-
clusivo terreno, y en aumento asombroso cada
dia... c6mo te referiria, querido paisano, cuanto
pasa en Cuba...; c6mo os contaria, sin morda-
zas, lo que alli viene sucedidndo...; c6mo pon-
dria yo, miembro de esta sociedad dolorida, 6
interesado,como todos,en nuestra salvaci6n, mi
grano de arena para que la obra de demolici6n
cesase; para que la tormenta, que estd empezando
con nubes cuya negrura tanto se agiganta, tu-
viese fin; para que mis hijos, nacidos en aquella
tierra hermosa, los hijos de mi alma, no se en-
contrasen en esa infernal lucha frente d frente
de mis hermanos, los hijos queridisimos de mi
idolatrada madre, nacidos, cual nosotros,
en este suelo que clama por que cesen las horas
de tantas intestines desventuras como nos vie-
nen llenando de deudas, dejandonos sin hombres
y consumidndonos en este ,iglo?
CC6mo contribuiriamos para que, dando al
olvido lo pasado, cual en el pacto tardio del
Zanj6n, las madres de nuestros pueblos, en lo
muy poco que nos resta ya de America y en lo






II --
que ain conservamos, comoNaci6n Espafiola, en
Europa, cesiran de criar hijos para el Saturno
que amenaza devorar nuestra raza; para que la
opini6n ptblica y el Gobierno, a quien se ha
confiado dirigirnos, concertasen y obtuvieramos
una paz franca y leal que Ilegara d ser eterna; sin
esperar para ello ni diez afnos. ni diez meses, ni
diez dias siquiera, d fin de realizar unidos los
destinos que atin parecen estar reservados 4
nuestraPAtria, yde cuyos destinos nos aleiarian se
guramentelas repeticionesde intestinasdiscordias
consumiendo hombres y riquezas que ninguna
otra naci6n viene aremunerarnos, y de los cua-
les solo la nuestra sufre y siente tantaperdici6n,
como propios 6 irreparables desastres que hacen
clamar, tan honda como amargamente, por que
la paz no sea retardada?
Tal es uno de los anhelos que embargan a los
hombres pensadores de Cuba, sin distinci6n de
partidos, al tocar la devastaci6n y los horrores
de la guerra.
Y como aspiraci6n predominante de aquella
sociedad, heahi, queridopaisano, unade las cosas
que alli pasan, la primera para mi y la mis im-
portante de las que quiero comunicarte:
iQUJE TODOS DESEAN LA PAZ!
A tal soluci6n se opondrdn, tan solo, como
en todas parties, abusando de la buena f6 de
nuestro pueblo, esos cuantos que, para negociar
con las desgracias de la Pdtria 6 para seguirlas
explotando, lo echan todo i la tremenda, tergi-
versando por complete los sucesos; esas congre-
gaciones que crecen y engordan entire caddveres,






12 -
como los gusanos; esos pocos que, en pueblos
apiticos y dejadizos de su suerte, nos provocaron
desastres, lo mismo en Holanda, Flandes, Nipo-
les 6 Sicilia, que en Mejico, Chile, el Peru 6 Ja-
maica, viendo un negocio pingiie en la destruc-
ci6n de la juventud y en el llanto de numerosas
madres; en el amontonamiento de deudas sin fin,
y en la misma pirdida de territories de laPitria,
aunque fuera de un nuevo Gibraltar; en los
pactos tardios; y aun en las capitulaciones ver-
gonzosas: importando tambidn,i sus usuras, que
hombres, capitals que no sean los suyos, 6 in-
dustrias, emigren dando vida y cooperando al
progress de otros pueblos, que asi se han visto
fuertes y admirados. Insectos tales, que solo ven
su alimento sobre organisms raquiticos, y para
quienes la historic y la political, la pitria y la
dignidad, consistent en la exclusive prosperidad
de sus intereses, serdn los unicos que han de
seguir oponiendose a la soluci6n que la genera-
lidad siente alli, anhelando el trrmino de la
guerra; para ver cortados de raiz, ademis, con-
flictos nuevos que pudieran surgir con otras
naciones, dadas las circunstancias en que aquella
se viene desarrollando, denunciadas, d la faz del
mundo, por la procedencia de las expediciones
que contribuyen 6 prestarla alientos desde su
principio, y auin desde antes, segin la fracasada
en Fernandina.
Tal es en sintesis, ianhelos de paz!, lo que
de mis bulto pasa en Cuba en los actuales mo-
mentos, ante el aspect que presentan sobre el
pais: los campos desolados; las families emi-





13 -
gradas; los hombres sin trabajo; los cultivos, las
Escuelas y las industries, en suspense; las em-
presas de crddito, ferrocarriles ydemis que daban
vida al comercio, asi como este, en quiebra, 6
ante el fantasma de la mayor desconfianza, ne-
gando toda refacci6n al campesino; el hambre,
invadiendo hogares, antes felices; las venganzas,
desatadas con furor; las razas inferiores, press
de contenidos apetitos; las profesiones, sin clien-
tela; los empleados locales, incluso los de Institu-
tos de 2.' ensefianza, mirando la ruina que sufrian
ya los Ayuntamientos, y viendo aumentados sus
atrasos, al seguir las contribuciones la suerte de
la producci6n, que perece alli en todas sus ma-
nifestaciones; el usurero y el cacique saciAndose,
sin compasi6n, en ese organismo enfermo, donde
solamente pueden engordar: el caos, en fin, en
el cuAl se agitan ya, a estas horas, ii5.ooo sol-
dados, descansando sus movimientos en los po-
blados, donde se han organizado costosas gue-
rrillas y cuerpos de voluntarios hasta el nmimero
de 1oo.ooo, con aumento de Guardias Munici-
pales por parte de los Ayuntamientos; y 60.ooo
insurrectos, por otro lado, que sostienen su ver-
tigo desde la manigua,en una extension inmensa,
con la tea y la dinamita, hacienda impossible toda
batalla decisive; engrosados por expediciones que
vienen entrando en la Isla; sin ser apresadas;
avanzando de Santiago de Cuba al Camagfiey, y
de aqui a las Cinco Villas; y amenazando con
igual progresi6n sobre Matanzas y el rest Oc-
cidental de aquel inmenso y siempre verde arado
que se acuesta sobre el Mar Caribe, rodedndole,





14 -
de cerca repiiblicas que con ellos simpatizan y
cuyos pueblos favorecen con decisi6n-aunque
los Goblernos aparenten neutralidad-un ideal
que, ellas, ya ven realizado; la hoy mas fuerte
no sin el decidido auxilio de Espafia y de Fran-
cia,unidas por aquellos funestos pactosque tanto
hicieron pensar, sobre estas consecuencias, a
nuestro inmortal compatriota elilustre Ministro
Conde de Aranda, cuyos consejos en tan poca
estima se tuvieron siempre: y todo_ lo cual hace
mirar, alli, con verdadero terror, la acumulaci6n
de tantos elements de combat y de desastres
tantos,cuya consumaci6n, en el orden material,
terminaria por tomar proporciones irreparables si
la tea, queviene acabando con toda propiedad,im-
pidiera la present {afra, unica riqueza que aun
queda en alguna parte en pie, para pronlongar la
existencia, precaria en extreme ya, de aquel pue-
blo; y para contribuir, en forma limitadisima ,i
los gastos de la guerra, dados los otros abruma-
dores que pesan en su presupuesto.
Seis meses mas de lucha, tal cual se ha en-
tablado en esta guerra, encontrando al pais es-
quilmado, y su azdcar, tabaco y alcoholes por el
suelo: solo montes recorridos por fieras; solo sa-
banas 6 llanos incultos,y hogares destruidos; po-
blaciones conv-rtidas en escombros y desiertas
por la emigraci6n, 6 habitadas por sires ham-
brientos y enfermizos, tal vez negros s6brios y
sin aspiraciones, y campamentos costeados por la
naci6n; solo el espanto, la desolaci6n, 6 la peste
vendrdn d reinar alli, donde podria florecer un
pueblo animoso y honrado, formado por nues-






15 -
tras propias families, con producciones, indus-
trias, manifestaciones del Arte y de la Clencia
que, ante su situation geogrifica y las condicio-
nes de su suelo, harian de 61 el jardin mds rico,
feliz y envidiado del mundo, capaz de ayudar d
la Peninsula en sus gastos; como sucedia cuando
las guerras no habian empezado 4 amontonar,
sobre todos, tantas deudas y tantas desventuras,
arruinando i Cuba y arruinando 4 Espaha.
Por ello, es la paz, en aquella Isla donde se
palpan tantos desastres, y ;c6mo no vd d serlo?,
el pensamiento dominant, antes de abandonar-
la con families enteras, al hacerse impossible
tender a su subsistencia, ni i otra vida que no
sea la del campamento, la de las zozobras y la
de las venganzas, a que se prestan tales periods.
Tal es el suefio dorado de cuantos aman
d Cuba; y de cuantos anhelan, ain, que siga
siendo para nuestra raza y para Espafia

<....La preciosa Antilla,
la Sirena de los mares,
la tierra de los palmares,
el orgullo de Castilla.,

II

Llegue la deseada paz, por una transacci6n,
6 por el triunfo de las armas, que eso lo habrin
de decir los acontecimientos que tantas cosas
han hecho decir a nuestros Gobiernos, respect
d su direccidn en los asuntos de America, tam-







bien pasa en Cuba que, aquella sociedad, estd
anhelando,y sobre todo necesitando, que, con la
mayor urgencia, se envien cuantas reforms
tiene pedidas; sin que su ofrecimiento constituya
por mAs horas, como sucede hace 17 afios con la
Autonomia, un fen6menode constantes yburles-
cos espejismos, so pretexto de que hay alli un
partido que se opone siempre 6 ellas; que mis
parece una empresa organizada, con ese fin, por
las otras asociaciones interesadas en mantener, 6
toda costa, los monopolies que han constituido
sobre aquel pueblo tan obediente como resignado.
Pues el sistema que impera en Cuba, ha sido
tan ruinoso en lo econ6mico, y tan vejaminoso
en la political que le ha inspirado que, para nos-
otros, en la situaci6n que viene atravesando la
Isla, el mayor de los peligros estd en seguirle
sosteniendo, siquiera sea por los perjuicios que
estd causando al pueblo que sigue al lado de
Espafih.
IY cudntos de mis paisanos no se habrAn fija-
do, nunca, en lo que venia sucediendo con los
partidos politicos organizados en Cuba, bajo el
cariz separatist que llevo anunciando; y entre-
gada, ademis. en todos los tiempos, 4 la direc-
cidn de un military que funcionaba de Goberna-
dor General, dando, tal vez, poca importancia
i la acci6n equilibrada que debi6 concederse 6
aquellas agrupaciones political, de tanta signifi-
caci6n en la vida y en los progress de las socie-
dades contemporAneas regidas por el sistema re-
presentativo, como vilvulas que contienen el es-
tampido de las revolucionesl


- 16 -






'17 -
Precisa, pues, aclarar los vejimenes A que he
aludido en el 6rden politico, que tanto influye
en los modernos acontecimientos; porque si no
hay efecto sin causa, ni la naturaleza procede
por saltos, y las cosas no suceden por que si,
a present situaci6n de Cuba tiene gran parte
de sus origenes en la conduct que se ha emplea-
do en los acontecimientos de la march agitadi-
sima que alli han sufrido los partidos, cuyas as-
piraciones y disidencias, relacionadas con las
ondas necesidades que el pais sentia y ha exi-
gido de los mismos, fueron descuidadas en de-
masia, desoyendo sus clamores y consejos, por
tender a intereses bastardos que ain amenazan
imponerse; y provocando periods en que, por
fin, la revoluci6n, impaciente, parecia deseosa
de sustituir A la evoluci6n desatendida.
Haremos historic:
En 1878, al concluirse la otra guerra, per-
mitiendo i Cuba la vida representative, se crea-
ron dos partidos que se denominaron, el uno,
Uni6n Constitucional; y Liberal, el otro, mis
tarde Autonomista; llamindose mis 'comun-
mente, sus afiliados, conservadores 6 liberals,
aunque figurasen, en el primero, cantorialistas,
y absolutistas,'en el segundo. Agrupaciones una
y otra diferentes de las organizadas en la Me-
tr6poli por los partidos politicos de la naci6n,
en esta part de Europa; reconociendose, asi,
que aquello habia de tener una vida separada,
no como una de tantas provincias de la PAtria...
tal vez como una factoria, para explotarla en su
aislamiento los directors.






18 -
Si se tuvo miedo al predominio de los ele-
mentos democriticos de aquella sociedad, 6 pre-
sidieron otras ragones a tal organizaci6n, cuando,
se constituy6 la referida, solo me concretar6 d
consignar el hecho, por ahora, el cual corre pa-
rejas con el articulo 89 de la Constituci6n, cla-
mando, d voz en cuello, por un regimen especial
para el gobierno y administraci6n de aquella
antilla; A cuyos habitantes se organizaron, po-
litica y legalmente, para que sin exclusivismos,
puesto que no habia vencedores ni vencidos, for-
masen una regi6n, en la que tantos derechos
habrian de representar los regionalistas de Uni6n
Constitucional,como los liberales-autonomistas;
unos y otros autonomistas, respect 4 la naci6n
si bien los primeros con un program indefinido
queriendo mandar mis que los Gobernadores
Generales; y los segundos con soluciones claras
y francamente definidas, respetuosos siempre
para con today autoridad que alli representaba d
la Patria.
Asi las cosas, el partido Uni6n Constitucio-
nal hizo causa comin con los monopolios y con
la burocracia; tuvo acceso en todas las oficinas,
abusando, de tal modo, de los favors que el
Poder le dispensaba que, habiendo llegado 4 im-
perar en sus filas los peninsulares que se dedi-
caban al negocio, con asombrosos dxitos, or-
ganiz6 un caciquismo tan soberbio que, falseando
el program y erigi6ndose en dispensador de
patentes de patriotismo-para mas velar sus
manejos-tom6 hasta el dictado de Partido Es-
paiiol, hiriendo A muchos cubanos de su seno y






19 -
1 peninsulares honrados que (al former su pri-
mera Directiva de la mitad de unos y la mitad
de otros, para evitarlo) veian las consecuencias
de tales distingos, propios de toda escuela de
mala fd. Y colocando asi en duda la lealtad del
otro partido, que calific6 ipsofacto de cubano 6
insurrecto, estim6 de inapreciables ventajas para
con los funcionarios que mandaba Espafia, del
Capitin General A bajo, invadirlo todo, elevAn-
dose a casta de privilegio sobre los nacidos en el
pais; tirando de ese modo la linea fatal sobre la
cual descansan todas las disensiones, todos los
6dios y todos los abuses que empezaron i agi-
tarse en aquel pueblo; y, d cuyo efecto, predi-
caba cuanto le era possible para que los nacidos
aqui, en la peninsula, sobre todo los recien lle-
gados, mis ductiles para la conquista, no mili-
tisemos en el partido Liberal, toda vez que nos
considerarian como malos espafioles y, a lo
Don Juan de R.bles, nos negarian su protec-
ci6n: persiguiendo asi, desde ent6nces, mis que
un ideal politico, fines verdaderos de una Gran
Empresa privada, en la cual los censos electora-
les habrian de degenerar en una relaci6n perfec-
ta de accionistas y socios de ocasi6n. Asi se
hicieron, las primeras escavaciones de ese abis-
mo en que se habian de precipitar la tranquili-
dad y la arnionia que debi6 presidir siempre
entire los habitantes de aquella regi6n de la PA-
tria, donde todos somos unos, por la sangre, por
la familiar y por el idioma.
Con tales antecedentes, Ilegaron, los que ma-
nejaban el partido que ain seempefa en lamarse






20 -
espahol (declarando con ello que los demds par-
tidos y cuantos de dl nos separamos no lo somos)
d excluir al partido Autonomista de la interven-
ci6n legal que le correspondia en las corporacio-
nes populares de Cuba,y en su representaci6n en
Cortes; y no hubo amano en los censos, ni atro-
pellos en las elecciones, que no se llevaran A cabo,
4 fin de que aquellos dominaran en los Ayunta-
mientos, base de todo lo demis, hasta el extreme
de haber Municipios, como el de la Habana, en
que no existe un concejal autonomista; y 4 fin
de que influyeran en cuantos asuntos les conve-
nia, ya de la vida official ya de la privada, ame-
drentando con su Poder a los jueces ydemds fun-
cionarios, dado cuanto significaban-del Muni-
cipio 6 las Cortes-sus representantes, en la Isla,
6 en Madrid, para todos los empleados que que-
rian conservar sus destinos, debidos al favor y
sujetos la no inamovilidad, que despierta todos
los apetitos.
Seria just, amigo Garrido, podria gozarse
aqui en Le6n de tranquilidad, si de igual manera,
con pretextos parecidos, vinieran de otras pro-
vincias-formando una liga-- privarnos de in-
tervenir en los intereses de esta region, en la ad-
ministraci6n de sus bienes, monopolizando todos
los negocios y todos los destinos, atropellando
toda legalidad, y tratando como si fuese una fac-
toria, A un pais cuyos hijos, por contar con una
cultural superior,tienen la concienciade sus actos
y aman, como su propia dignidad, los progress
y la dignidad de su.-pueblo; recordando que asi
fud grandeEspafia,lo fue cuando con tales carac-






21 -
tires surgian con sus propios esfuerzos, ricas i
invencibles, lo mismo Le6n que Castilla, Arag6n
que Navarra, yVizcaya que Catalufia; debiendo al
desarrollo de cada regi6n-no debilitadas por esa
burocracia central, que vino A ponerlas en peli-
gro-la dpoca de los monumentos y de las con-
quistas que tanto asombtaron al resto delmundo?
iPodria, jams, estar tranquila ninguna re-
gi6n, si aquel sistema se amparase eternamente
por los encargados de regular la vida comiin de
los components de la Patria que aun nos resta
hoy dia?
Llamo tu atenci6n, amigo Garrido, sobre es-
tos detalles, por si en lo porvenir pudieran en-
mendarse tanros yerros, por defender de ellos-
4 mi juicio-el origen de calamidades tantas, en
nuestra accidentada historic; y d fin de que
nuestros hijos no sean testigos de mds guerras
civiles, ni de mds pactos tardios, ni de mis ca-
pitulaciones vergonzosas, en lo poco que nos
queda de aquella gran Pltria.
Asi anul6 el partido Uni6n Constitucional la
acci6n, siquiera fiscal, del partido Autonomista
en la administraci6n local de Cuba; y asi pudie-
ron manejar sus Ayuntamientos sin rendir cuen-
tas jen tres lustrosl, yendo i la zaga sus inmora-
lidades, no con las que anuncia el Marques de
Gabrifiana del de la Capital de la Monarquia,
sino con las otras tan famosas que se amontona-
ron sobre aquel delicioso y esquilmado pais,
donde cundi6 por todas parties la ruina y el des-
contento, cuyos peligros aumentaba la aludida y
atizada division, de aquel pueblo, en dos bandos






22 -
irreconciliables: uno de oprimidos, desamparados
siempre, y otro de opresores protegidos sin tasa;
uno de cubanos,plebeyos, asimilados 4 los indios,
y otro de espaholes, elevados 4 una soberbia plu-
tocracia; como si se hubiera vuelto 4 los primi-
tivos tiempos de la conquista, olvidando que la
sociedad de Cuba es toda espafola, d excepci6n
de la raza de color que, no obstante, prefieren
nuestra nacionalidad a cualquier otra.
Tales cosas, que habian convertido la political
creada en Cuba en cuesti6n de empresa mercan-
til, obteniendo el partido de Uni6n Constitucio-
nal (inico consultado por Ministros y Capitanes
Generales, hasta que lleg6 el Sr. Maura al De-
partamento de Ultramar) titulos de nobleza y
privilegios sin ndmero sobre el partido Autono-
mista, y sobre aquel desgraciado pais, hicieron
pensar en la necesidad de un cambio de sistema
y de political que salvase d dicha Isla del preci-
picio hicia donde se la venia empujando.
Y de ahi la protest dellyquierdismo el aiio 1888,
surgida del mismo seno del partido Uni6n Cons-
titucional, que fu6 ahogada por los directors de
6ste, auxiliados por el Poder; la protest del Mo-
vimiento Econ6mico, en 1890 matada por los
mismos, arguyendo, siempre, que eran iniciadas
por los enemigos de Espafia; y la protest del Re-
formismo en 1893 que, A pesar de andlogas ca-
lumnias, vino 4 enarbolar-con toda la pujanza
que le daba la opini6n pdblica-su bandera: ten-
diendo todas aquellas protests A sacudir la tu-
tela del sistema opresor que el partido Uni6n
Contitucional se empefiaba en no alterar, apo-





23 -
yado por sus fuertes aliados; i estrechar la uni6n
entire peninsulares y cubanos,como components
de una sola familiar; i mejorar la vida econ6mica
de aquelpueblo, y a evitar la guerra; puesto que
los separatists, organizados en el exterior, lo
esperaban todo-incluso el moment oportuno
paradar elgrito--dela ruina y deldescontento que
hacia quince afios sembraban sobre aquel pais los
abusos, las intransigencias y el sistema que man-
tenian el partido conservador y sus asociados,
los monopolies y la burocracia, haciendole mis
dafios, que los originados por la pasada guerra, sus
empefios en intervenir s6los en la cosa piblica,
como lo han conseguido ahora tambien.
Los autonomistas, los izquierdistas, los eco-
n6micos, los reformistas, el pais de Cuba en
general, protestando contra el partido de Uni6n
Cohstitucional y el sistema aquel, para evitar el
separatismo, al cual irian las masas tan solo por
la desesperaci6n; aquellas agitaciones honradas,
y aquellos vaticinios de que el pueblo de Cuba
se dolia, porque anhelaba la paz, fueron des-
oidos; renaciendo de sus cenizas, como nuevo
Fenix, el partido Uni6n Constitucional, aliado
con todas las explotaciones y con todas las resis-
tencias,lo mis convenient A los revolucionarios,

IIl
Habian llegado las cosas, en Cuba. A tal ex-
tremo, que el mismo Sr. Romero Robledo, en su
filtimo paso por el Ministerio de Ultramar, tuvo
la franqueza de confesar d las Cortes que, alli






24 -
habia que arrancar de cuajo su podrida admi-
nistracion, y Ilevar reforms de importancia; y
el Gobierno del Sr. Sagasta, que le sucedi6, re-
conoci6, en parte, las quejas de los autonomis-
tas, que salieron del retraimiento que habian
acordado, con algunas excepciones en los de San-
tiago de Cuba;los cuales siguieron dudando hasta
de la implantaci6n de las reforms de Abarzuza,
que no se han implantado ain.
En tales circunstancias, apareci6 formando
parte del Gobierno fusionista el Sr. Maura su-
cedieaido al Sr. Romero Robledo, en el entonces
dificil y espinoso cargo del Ministerio de Ul-
tramar.
Y tuvo tal acierto en el studio de las ya
apremiantes necesidades de Cuba, desligindose
de los intereses de los monopolies, y de servir de
estampilla a ningin partido; y con tan exquisite
imparcialidad trat6 a las agrupaciones political,
sacando de la indiferencia a millares de hombres,
que nada esperaban ya por los procedimientos
legales, ahogados siempre por el Poder ligado al
partido Uni6n Constitucional, que si se hubieran
implantado las reforms salvadoras que present
a las Cortes, y tanto solicit y pidi6 todo el pais
en manifestaciones y meetings, que formaban
fiestas deliciosas de hermanos; y si se hubieran
aprobado las demas que, modestamente, formula 3
el naciente partido Reformista. la paz moral s
hubiera consolidado para siempre, no hubiera ni
asomado su faz la guerra ni contado con gente
alguna, y la prosperidad de Cuba seria hoy un
hecho, cuyos favorables resultados estariamos






25 -
tocando todos los espafioles, incluyendo en esta
denominaci6n a los cubanos que tanto apoyo las
prestaban, hasta el extreme de haber renunciado
4 la autonomia, cooperando decididamente 4 la
implantaci6n de las reforms, como acto de re-
conciliaci6n y de gran patriotism para evitar la
guerra.
Pero el partido Uni6n Constitucional, los
monopolies y la burocracia, interesados en se-
guir usufructuando el viejo sistema, y los privi-
legios con que dividian, arruinaban y conducian
a la desesperaci6n 4 aquel pueblo, hicieron tal
oposici6n dichas reforms, insultando, cual
siempre, en banquetes y peri6dicos, como anties-
pafioles, a todos los que las aplaudian (sin que
de sus iras se librasen Ministros, ni ain Gober-
nadores Generales, que alla representaban a la
naci6n), que en mala hora vinieron 4 estorbar-
apoyados por Romero Robledo-se aprobasen
aquellas reforms, y 4 llevar d Cuba la duda
sobre el dxito de las mismas, al salir Maura del
Poder; al repetirse los cambios de Ministerios; y
al ver periods, como el del sefor Becerra, en
el cual, apoyado por Canalejas, se tuvieron por
fracasadas, al anunciar aquel dem6crata otras
diferentes, y al notarse los favors y condecora-
ciones con que premi6 de nuevo al Partido
Conservador, como para alentarle en su obra de
Idiez y siete anos de resistencias!: 4 cuya political
debe ese partido, tambidn, titulos y honors que
jams dispensaron los Ministros de la metr6poli
4 los autonomistas, en cuya agrupaci6n existen
tantos hombres de talent, encerrandose, en






26 -
ellos, esa resignaci6n y ese patriotism con que
tantos servicios han venido prestando a la causa
de Espafia, tomando con una paciencia, digna
de ser premiada, los atropellos del partido ad-
versario, las amenazas del separatismo, y los
desaires del Poder; y predicando y sosteniendo,
en las masas de aquella sociedad, la f6 en los
procedimientos pacificos, y la esperanza en el
triunfo de su causa, dentro de la unidad nacio-
nal, salvadora de la guerra de razas, y perfacta-
mente legalizada por el articulo 89 de la Cons-
tituci6n de la Monarquia, en el cual, repetimos,
los politicos de nuestra naci6n, reconocieron,
para Cuba, un sistema especial de Gobierno, con
cuya complete organizaci6n no se atrevieron, no
les convenia, 6 no quisieron acertar hasta que
el Sr. Maura tuvo la valentia (poniendose en
peligro el partido Uni6n Constitucional y los
Clubs del separatismo, Anicos enemigos de sus
reforms) de dar al traste con las preocupaciones
y con los privilegios que venian cerrando el
camino que se habia sefialado, A Cuba, en dicho
C6digo fundamental.
La oposici6n tenaz y demag6gica que hizo el
partido Uni6n Constitucional d las reforms,
casi revolucionaria para con la primera Autori-
dad de aquella Isla y para con el Gobierno del
Sr. Sagasta, injuriados en banquetes, peri6dicos
y manifestaciones al aire libre, echando a rodar,
en la Isla, que asi la educaban para la revolu-
ci6n, consideraciones 4 que jamis habian faltado
los mismos autonomistas, tan calumniados de
antiespafioles; origin mayores dafios ain al





27 -
pais, al impedir que (en el ANO Y NUEVE
MESES que dur6 dicha oposici6n)se resolvieran,
y ni siquiera llegasen A discutirse los otros pro-
blemas que-en el orden econ6mico y politico-
urgian a Cuba mis que el mismo plan de refor-
mas, si bien dste tenia que servirles de base.
Sanear la corrompida administraci6n del
Estado; y levantar, de su abatimiento, la riqueza
del pais; completaban, con anglogos objetos que,
en el orden local y provincial, resolvia el Plan
de Maura,.las aspiraciones reformistas, Iamadas
a salvar del caos A dicha Antilla.
Pero todo vino al suelo con la oposici6n de
partido Uni6n Constitucional, que aun hoy quiere
imponerse 4 Martinez Campos exigiendole-para
las poblaciones-procedimientos de terror, en
articulos como el que titul6 Echar la lave; 4 14
manera que, alentado por el favor, amenaza la
existencia de los partidos Reformista y Autono-
mista con otros articulos, como los que encabez6
con las cultas frases de iSin madre!, y En man-
gas de camisa.
Y la misma intervenci6n que, en tiempos del
Sr. Abarzuza, tom6 el Sr. C4novas del Castillo,
para que dicho partido, con su abogado el Sefior
Rombro Robledo, cesaran en sus resistencias 4
reforms que 61 lleg6 d career convenientes y ne-
cesarias (si bien con las modificaciones que exi-.
gian aquellos caciques que tanto velaban por las
ruinosas diputaciones provinciales, donde evapo-
ran la savia municipal) fu6 una intervencion
tardia, dada la gravedad que venia sufriendo,
ya, la situaci6n econ6mica del pais, que exigia






28 -
la soluci6n inmediata de todos sus problems.
Pues nada se resolvi6, ni se ha resuelto adn,
en lo relative d la Ley de empleados ptblicos
que, garantizando su estabilidad, moralizase sus
manejos; A la rebaja del interds de la pesada
deuda, en forma compatible con los esquilmados
recursos del pueblo, d su intervencidn en la for-
macidn de tratados especiales de Comercio, que
proporcionasen salida 4 sus frutos, ya que no se
consume en la Madre Patria; 4 la derogaci6n
de la Ley de Relaciones Comerciales, y reform
de los Aranceles, y de las Ordenanjas de Adua-
nas; a la organigacidn del Crddito Agricola; al
alivio de la carga de los derechos pasivos; y d
otros problems, cuya soluci6n tanto interesaba
para contener el hambre, y evitar la desespera-
ci6n y el descontento, que todavia estdn en pie
en el orden politico y en el econ6mico, por no
discutirse ni enviarse tales reforms, cerradas
las Cortes.
En esas condiciones, y abortada la expedici6n
de Fernandina, y movimientos como los de
Purnio y las Lajas, vinieron i aprobarse, en
tiempos de Abarzuza, las reformas que llevan su
nombre, tenidndolas por un triunfo-debido d
su oposici6n-el partido Uni6n Constitucional;
a la vez que sus hombres, de mayor influencia,
siguen dudando de sus virtudes, y resistiendo
su implantaci6n, como lo acaba de declarar el
Marques de Pinar del Rio al corresponsal del
Heraldo de Madrid, i pesar de haber logrado
en ello se mistificasen las de Maura; tan defen-
didasen Cubaporla mayoria,siempreburladapor







los dxitos y por los triunfos del grupo funesto
del partido Uni6n Constitucional.
Los separatists (que no esperaban ni la
precipitaci6n con que vinieron a ser aprobadas
las reforms de Abarzuza, cuando en Cuba se
insistia por el pueblo en las de Maura, y puesto
que los conservadores se oponian 4 toda transa-
ci6n, calculando el descontento del pais; su des-
confianza en obtener reform alguna, al ser re-
chazadas las propuestas por un Consejero de la
Corona, y lograr la caida del mismo, tilddndole
de insular afecto los mambises, como hacian
con Calleja (y con Rodriguez Arias, celebrando
orgias 4 su fallecimiento); contando con todo
esto, los separatists, importaron la chispa deso-
ladora de la revoluci6n, esperando el resto y sus
soldados: de la mala situaci6n econ6mica por
que atravesaba Cuba; de los abuses de la admi-
nistraci6n, con su enjambre de empleados 4 la
antigua, e inspectors 6 investigadores A la mo-
derna, molestando al propietario de fincas rtis-
ticas y urbanas, al comerciante y al industrial;
y de las intransigencias en que debia rayar,
como estd rayando, el partido conservador, fa-
vorecido por el Poder en la peor de las oportu-
nidades, cuando estaba reducido, ante la opinion
ptiblica, 4 la mis ridicule de las minorias.
Pues sucedi6, tambidn, que-al Ilegar Marti-
nez Campos--no tan solo se dejaron de enviar
siquiera las reforms de Abarzuza, sino que se
expulsaron de los Ayuntamientos, y demss Cor-
poraciones, d los autonomistas y eeformistas,
hiriendo asi una lealtad que no han desmentido






3o -
jamds las Directivas Centrales de dichos partidos.
Y con ello, no tan solo se les rest el cridito y
la fuerza que en tales casos debe proporcionar el
Gobierno 4 tan valiosos organismos, sino que
moralmente se les desautoriz6 ante sus afiliados
y ante las masas del pueblo, a quienes habian ve-
nido infundiendo esperanza y fe; las cuales no
tocaron ya, como cuesti6n prActica, otros resul-
tados que los de no ver jams las ofrecidas re-
formas; los de encontrarse con el derrotado Par-
tido de Uni6n Constitucional volviendo d influir
en sus pasadas y odiosas preeminencias, como
unica asociaci6n de confianza; y los de perder
toda esperanza en el alivio de las calamidades
que, cada dia, toman mayores proporciones, al
carecer de medidas reparadoras por medio de
leyes positivas y tangibles; que en cambio les
ofrece la revoluci6n de una manera terminante.
El partido Uni6n Constitucional, vi6, como
nunca lo habia visto, en los periods de paz si-
quiera, d sus jefes de provincia y A sus afiliados
ocupar los Gobiernos civiles, las Alcaldias mu-
nicipales y las de barrio, los paestos de Policia
y cuanto constitute la mAquina official en aquel
territorio; e insaciable en sus insias de reafir-
marse para siempre en su dominaci6n, que tenia
perdida,no cej6 en poner todos los medios que le
deparabanlas afictivas circunstancias para lograr-
lo, al tener bajo sus garras A sus enemigos, mis
que politicos, personales; porque A ese terreno le
lievan sus pasiones, su fuego feniano, sus discur-
sos sobre puiiales, entorchados y Cabrerigas Al-
tas, y su prensa desenfrehada y espeluznante.






31 -
Y es lo cierto que, 4 excepci6n de las Direc-
tivas Centrales del partido Reformista y Auto-
nomista-residentes en la Habana -;y 4excepci6n
de sus 6rganos en la prensa, el Diario de la Ma-
rina y El Pais, que con grandes peligros pudie-
ron dar y vienen dando sefiales de entereza y
flotando sobre tantas ruinas y miserias-con que
se les persigue y anula-sus respectivas banderas,
haciendo ver que no han sido aniquilados, ni se
han dejado precipitar en la revoluci6n 4 que se
lesempujaba por el vendaval horroroso en quese
les envolvia; es lo cierto, repito que, en el rest
de la Isla, muchos peri6dicos tuvieron que en-
mudecer; y muchos reformistas y autonomistas,
muy espanoles, se vieron en el caso de aceptar el
silencio 6 la emigraci6n, para evitar los resulta-
dos, sin6 del hambre, si de intrigas y delaciones
que tendian 4 su exterminio.
Y en cuanto 4 los meetings, trabajos electo-
rales y de propaganda, solamente los del partido
espanol, pudieron prosperar; porque los actos de
los otros se delatan de laborantismo.
(Y A quidn acudirian en sus quejas?
A San Pedro, en Pinar del Rio; a Porset,
en Matanzas; A Calvo, MufioT, en la Habana;
etc., etc.?
(Les escucharian esos caciques del partido,
insaciable en venganzas, convertidos en Autori-
dades por Romero Robledo y otros?
IVerse los conservadores duefios de Cuba
otra vez, y sin adversariosl... iQud, suefio tan
feliz para ellos, y tan amargo para la Patria,
expuesta asi d mds hondas convulsionesl






-- 32 -
La prensa y los hombres del partido Uni6n
Constitucional, desde que se les entregaron los
Ayuntamientos, continuaron, con mAs soberbia
que de costumbre, denunciando, como desafec-
tos a Espafia, a cuantos n6 pertenecian 4 su co-
muni6n; y sus labores, incluso en los censos,
resultardn con ese privilegio exclusive de aque-
llas empresas que, de antemano, logran anu-
lar A sus contrincantes, con los favors del Al-
tisimo: siendo necesario todo el patriotismo de
los Mortera, Valle, Rabell, Cerra, Amblard;
Galvez, Montoro, Fernandez de Castro, Giber-
ga, Cueto y demis autonomistas y reformistas,
para tener confianza en que, A pesar de tantas
injusticias, la naci6n ha de venir A reconocer to-
davia-aunque tal vez tarde-los sacrificios inmensos
que vienen hacienda en aras de la PAtria, olvi-
dando silbas y calumnias, lanzadas por las dos
intransigencias en New York, Santander 6 Bil-
bao; porque ante todo, miran 'la salvaci6n, para
nuestra raza, de aquella Isla infeliz; aunque apa-
rezca distant el triunfo de sus ideales, y el pre-
mio que llegue A merecer tanta paciencia como
la agotada por dichas agrupaciones en -stos dias
de prueba, perseguidas sin compasi6n por la
reacci6ny por la revolucidn, hermanas gemelas.
iQue si fuesen ciertas las acusaciones de se-
paratistas, que les hace el partido de Uni6n
Constitucional! iQue seria hoy, que hubiera sido
ya de la Isla de Cuba desde el '24 de Febrero,
cuando solo habia en ella xo.ooo soldados y an
Gobernador General que, dicen, estaba entrega-
do A aquellos?






33 -
Los conservadores de Cuba, gritardn asi,
siempre, en tanto haya soldados que paguen
despues los platos rotos, contentAndose con abo-
nards los supervivientes 6 invdlidos.
En circunstancias tales para la evoluci6n; y
sin que l1egasen nunca ni auin las ofrecidas refor-
mas de Abarzuza; imperando el partido Uni6n
Constitucional y el viejo sistema, como en sus
mejores tiempos; continue desarrollindose la in-
surrecci6n hasta mi salida de aquella Isla, 4 fines
de Octubre: propag4ndose hdcia Matanzas y rea-
lizando algunas intentonas en las provincias res-
tantes de la Habana y Pinar del Rio: continuando
el acceso, por las costas, de expediciones que la
auxilian; y los viajes, para arbitrar recursos, de
personajes como Mass6 que se encuentra en los
Estados Unidos, sin haberle podido estorbar el
paso.

IV
Tales son, querido paisano, las fases que pre-
sentan, hoy, en Cuba la revoluci6n y la evolu-
ci6n; es decir, el estado lastimoso, y de peligrosa
opresi6n, en que se encuentran los partidos que
aun lo esperan todo de la realizaci6n de sus idea-
les, 4 pesar de los privilegios otorgados al Con-
servador, que se opone A toda reform; y el es-
tado progresivo que vienen adquiriendo los que
solo esperan la salvaci6n de aquella Isla por me-
dio de la guerra, desde que apelaron A ella, hace
nueve meses, aspirando A medidas mAs radicals
que aquellasfen que se habian fijado autonomis-.






34 -
tas y reformistas, al concretarse a las Reformas
del Sr. Maura, y a las demis que modestamente
formularon los del partido que preside el ilustre
montafids, Conde de la Mortera.
Si la guerra ha sido favorecida y seguiri sien-
dolo por la conduct empleada alli con los libe-
rales, desde que sali6 el Sr. Calleja y cay6 el
partido fusionista del Poder, entregando nue-
vamente la cosa ptiblica al partido Uni6n Cons-
titucional, y no concediendo la implantaci6n de
las reforms aprobadas, ni discutiendo las otras
pedidas por el partido Reformista y las Corpo-
raciones economicas, y apoyadas por el Autono-
mista, cuya fuerza moral tanto importaba haber
reforzado en lugar de dar al traste con ellos...:
cosas son que dejo 4 cu ilustrado criterio y al de
los demas paisanos que habrdn de leer este hu-
milde trabajo. Recorddndote que en tiempos del
injustamente calumniado y titulado d6bil Gene-
ral Calleja, (cuando se daba d cada partido lo
suyo, teniendo los conservadores gobernadores
suyos, como el Sr. Golmayo en Matanzas y Ote-
ro en Santa Clara, y los favors de los de San-
tiago de Cuba y Pinar del Rio; respet6ndoles en
la Habana y Puerto Principe, y no faltdndoles
ministros como Becerra y Canalejas; y se dispen-
saban, a la vez, a los autonomistas y reformistas
las consideraciones a que les hacia dignos el con-
tar con la mayoria del pais, derrotando 4 aque-
llos en las urnas) contando aquel General-sim-
pitico, como la causa reformista, a todas las
classes y razas de la Isla-con solo 10.000 hom-
bres de tropa, y voluntarios mal organizados y





- 35 -


por equipar, consigui6 sofocar la rebeli6n en Fe-
brero y Marzo, ofreciendo reforms in'mediatas,
y manteniendose imparcial con los partidos, que
pudieron prestarle asi valioso concurso ante las
masas: se entregaron los levantados en Matanzas
y en las Villas; se recogieron las armas y ban-
deras en Pinar del Rio; la Habana y Matanzas,
como el Camagiley, permanecieron en tranqui-
lidad;y s61o debiles partidas subsistieron en San-
tiago de Cuba pidiendo, unas, las Reformas de
Maura, y otras la Autonomia.
Efectos que dejaron de notarse: en cuanto se
fu6 dicho General; no se enviaban las reforms;
y observaron las masas-con el predominio que
se concedi6 al odiado partido conservador-la
complete desautorizaci6n de los autonomistas y
reformistas, perseguidos y maltratados como
enemigos de la integridad national; y que se re-
producirian aquellos espejismos con que se ve-
nia. engafiando A izquierdistas, econ6micos y
reformistas, y con que los autonomistas estu-
vieron, durante Idiez y siete afios!, predicando
en el desierto, y alimentando lo que, para ma-
yor burla, llamaban, los conservadores, esperan-
jas sin ocaso.
Lo expuesto hard pensar, A cuantos influyen
en los acontecimientos de nuestra naci6n ya la
misma opini6n ptiblica, llamada i decidir el con-
flicto gravisimo que se ha creado ya, en que la
cuesti6n de Cuba debe considerArsela en su do-
ble aspect; y al lado de la acci6n military em-
plear tambi-n, sin exclusivismos, como de muejb-
res resultados, la acci6n political: Ilevando, al!i,






36 -
todas las reforms necesarias y aprovechando
las energies que adn conservan los partidos.
Cuya tregua political, en sus luchas, fracas por
los nombramientos de concejales y funcionaros,
incluso Gobernadores civiles. en favor de los
conservadores, con detrimento de las mayorias
que representaban autonomistas y reformistas;
y la dificult6 la insistencia de aquellos en predi-
car el exterminio, en las poblaciones, de cuantos
ellos sospechaban que eran desafectos a Espafia;
en lo cual-segun sus peri6dicos-se hallan in-
cursos los que no militan en su partido, unico
espahol.
Hay, respect 4 la acci6n political, quienes no
piensan como nosotros, arguyendo que implica-
ria un acto de cobardia, para la naci6n, dar a
Cuba, en los moments presents, ni las cacarea-
das, ofrecidas y mistificadas reforms de Abar-
zuza, tan tardiamente aprobadas.
A las demds reforms, tambidn se oponen; y
no diremos nada la Autonomia, porque, para
esos, autonomistas, reformists y separatists
son una misma cosa, segin la propaganda insi-
nuada por el Partido Conservador de Cuba2 y
por cuantos monopolizan, impunemente, pin-
gties ganancias en aquella Isla, con perjuicio de
la inmensa mayoria de los espafioles, al expo-
nernos, despues, a guerras y calamidades que
pddieran estar evitadas, de no servir de instru-
mento, toaos, i las explotaciones y a las intran-
sigencias.
Otros se oponen a toda concesi6n, de refor-
mas, y abogan por la sola intervenci6n de las






37 -
armas en la cuesti6n present de aquella Isla,
por ignorar lo que alli ha venido pasando, y
cuanto en realidad necesita la sociedad aquella
para poder dar salida a sus frutos y moralizar
su administraci6n, cuya fama por el orbe vuela;
y ademds desconocen, en su buena fe, lo que ha
sucedido en casos analogos en nuestra propia
historic, y en la historic colonial de otras nacio-
nes, respect a America.
Y i ellos, principalmente, trataremos de
convencer de que se hallan en un error, si es que
con lo expuesto no han salido de l1.
Ante todo, nos preguntamos:
iO necesita, 6 n6 necesita Cuba las re-
formas?
Si se ha reconocido que son necesarias de un
modo absolute y categ6rico, tanto por los par-
tidos autonomista y reformista, que lo significant
todo en aquel pais, cuanto por las mismas Cor-
tes de la naci6n, donde transaron, con ello, el
partido Uni6n Constitucional y los mismos par-
tidos de la madre Patria, condenando tcdos, al
fin, el sistema con que se venia arruinando A
Cuba; el cual la llevaba al descontento, que solo
favoreceria 4 los que desean un Gobierno inde-
pendiente del de la Peninsula, atizando para ello
la guerra: si esto es ya axiomitico, para todos,
adn para los que se dirigen.A las madres de aqui,
echando A Maura la culpa de la guerra venir negando aquellas reforms un dia mis, ni
desautorizando & los partidos que con tanto pa-
triotismo las pedian; y lo que es peor, d que
:seguir perjudicando, con su demora en implan-






38 -
tarlas, al pueblo que alli esperaba y espera ver
la paz y mejorada su suerte con la prosperidad
que las mismas habrian de Ilevarle?
La cobardia, pues; la imprevisi6n, de funes-
tas consecuencias; y la crueldad, consistird en no
dar a dicha Isla cuantas reforms necesita y se
le ha prometido solemnemente; aunque no fuera
por otra cosa que por auxiliar con ellas los ha-
bitantes que adn estin al lado del Gobierno de
Espafia,urgiendoles salir de today decadencia para
poder contribuir, siquiera en parte limitada, i
los gastos enormes de la guerra, y resistir las
numerosas calamidades que ella hace nacer a su
alrededor, antes de exponerlos 4 los extravios
del hambre, 6 i los horrores de una emigraci6n:
todo lo cual seria tambien favorable d los fines
del separatismo, que viene siendo alimentado por
los que resisten el envio de las reforms y per-
siguen 4 los que las soliciten, engrosando asi las
filas revolucionarias; a las cuales presta la mi-
seria contingentes de que ha hablado el mismo
Martinez Campos, confirmando mis nuestras
afirmaciones.
Y echando una mirada retrospective in6 se
termin6 la otra Guerra de Cuba?-despues de
diez afios de horrores, por algunos pocos apro-
vechados con creces, pagadas por el pobre
pueblo que siempre sufre-n6 se termin6, repe-
timos, por el convenio del Zanj6n, conce-
didndola, entonces, lo acordado en el mismo,
sin que ello implicara un acto de cobardia para
nadie, el de poner fin 4 la acci6n exclusive y de-
voradora de las armas, dando paso d la political,






39 -
a la acci6n de los estadistas; y notdndose, por
todos, las ventajas que se tocaron de la suspen-
si6n de la lucha, donde tantos hombres y tantos
millones se habian consumido initilmente, en-
seiando a pelear a un pueblo tranquilo, para
hacer-al fin, en 1878--lo que pudo hacerse al
principio en 1868?
El caso, pues, de conceder reforms 4 dicha
Isla, ni seria nuevo, ni dejaria de ser mds 16gico
y mis just el darlas, aunque tarde ya, i los ele-
mentos que se mantienen al lado del Gobierno
de la nacion.
PO es que habri mayor honra en concederlas
maiana, mis Amplias. cuando haya otro pacto
con los insurrectos, si llegara ese caso al pensar
con el ilustrado General BazAn, que dijo en la
Revista Portuense, al volver hace poco de Cuba:
Que la guerra, por las armas, durard die{ y
ocho anos, y pactando con los insurrectos se
acabaria muy pronto?
Los mismos que, en la vez pasada, abogaban
por el exterminio y por el sistema inico de las
armas, tocaron y celebraron despues los efectos
de la paz, y los resultados del cambio de political;
que vinieron a malograrse por los privilegios del
partido Uni6n Constitucional, dando, con sus
abusos y sus resistencias, fuerza y alientos 4 la
revolucion.
Del termino de la guerra, se dolieron, tan
solo, los que, sin ser soldados, invilidos 6 con
los abonares en sus bolsillos, hacian negocios 4
su sombra, cual sucede en todos los tempos
parecidos.






40 -
Y no dejando la Historia de la niano, como
maestra de la vida, el haber considerado exclu-
sivamente bajo el aspect military los conflicts
de las colonies de America, que pedian liberta-
des y reforms andlogas i las que gozaban sus
hermanos de las Metr6polis que resultado pro-
dujo, siempre, tanto 4 Espafia como 4 Inglate-
rra, 4 pesar de su poderio en el iltimo y primer
tercio del pasado y present siglo?
(Que fue, para los sucesores de los reyes de
Le6n y Castilla; los herederos del trono de Isa-
bel I, nqu hicieron, querido paisano, de Mejico,
del Peru, de Chile, de la Argentina, de Vene-
zuela, de la Florida, de Jamdica, de Santo Do-
mingo, y de los demds pueblos hermanos de
aquel continent 6 islas que, con nosotros, debian
former aun la mAs poderosa federaci6n, dadas
las instrucciones i cuyo calor se unieron los Rei-
nos, Condados y Seforios que debian de hacer
de todos los hijos de la Iberia un solo pueblo, de
no haber matado aquellas municipalidades, aque-
llos Justicias y aquellos fueros que en tantauni6n
supo guardar nuestra reina con aquella formula
federal, toda sabiduria, c(Tanto monta, monta
tanto...), manteniendo en toda su integridad las
energies de cada una de las regions de la P4tria?
Y Jorge II[, educado en un pais de no meno-
res libertades, y entire instituciones que debieron
de aleccionarle para la direcci6n de los que no
querian dejar de ser sus sibditos ique cuenta
di6 i su pueblo de las trece colonies que despues
legaron, con el nombre de los Estados Unidos
4 asombrar al mundo, aumentando su primitive






4i -
poblaci6n en sesenta millones; y desligandose de
Inglaterra, cuando menos lo podian esperar aquel
soberbio monarca y los que le aconsejaban man-
tener sus monopolies irritantes en favor de ne-
gociantes avaros de la Metr6poli?
Complicaciones de lo porvenir, invisibles para
los que no quieren ver, provocadas siempre por
esas intemperancias que llegaron hasta reirse de
los ejdrcitos que mandaban Washigton y Boli-
var, como el Gran Capitan del siglo se reia del
populacho que defendi6 nuestra independencia,
entregada y vendida Espafia por los de arriba;
eventualidades que evita y salva todo Gobierno
previsor y just, pero no los venales 6 mal acon-
sejados in6 les hicieron reconocer su separaci6n
absolute de aquellas naciones, A las cuales s6lo
pedian-en unprincipio-libertades como las que
gozaban sus hermanos de las respectivas metr6-
polis; y, cuando mds, una autonomia que no las
separate de la unidad national, porque, natural-
mente, y sobre todo las colonies espaiiolas, don-
de no habia tanta mezcla de pueblos diferentes,
sentian con orgullo el origen de sus razas?
Qud honra y qud provecho produjeron A las
naciones dichas, tanta sangre vertida, y el con-
sumo de tantos tesoros; la enemistad de tantos
pueblos; y el haber desoido, en los primeros mo-
mentos, los sAbios consejos de ministros como el
Conde de Aranda y Guillermo Pitt abogando,
antes de los conflicts 6 al iniciarse 6stos, por la
concesi6n a las colonies de los derechos que las
correspondian; y lo cual hubiera evitado, en las
nuestras, tan premature y, para ellas tambidn,






42 -
perniciosa separaci6n, dado que carecian de las
virtudes y de la tolerancia y educaci6n que ha
llevado entire la paz y el progress a las origina-
rias del pueblo ingles, que tanto se han aprove-
chado de las debilidades de nuestra raza, consu-
mida por el ciego afan de nuestro propio exter-
minio segin la imposici6n fanatica de los edu-
cados por los que expulsaron 6 los moros de
nuestra Pdtria y no permitieron la tolerancia re-
ligiosa en la misma, ni en sus colonies vieron
otro ideal que el del oro?
Y las que de nuestro origen no se hicieron
independientes, en America, por si propias, a
excepci6n de las islas de Cuba y Puerto Rico-
que intentan el mismo camino, funddndose en
identicas causes de no concederlas reforms
necesarias que, dadas a tiempo, evitarian los
conflicts con toda seguridad--nuestros Go-
biernos no las perdieron, pasando a former parte
de otras naciones?
|A que sostener por lo tanto, como inico
remedio, para salvar nuestros territories y nues-
tra honra national, el sistema del exterminio;
si con l1 y por no tender las reclamaciones de
nuestros hermanos, ni a los consejos de minis-
tros imparciales, hemos perdido todas las colo-
nias, y adn la misma regi6n de Portugal? O es
que la historic nada dice?
Y en lo que a Espafia se refiere (porque In-
glaterra no tard6 en capitular con los Estados
Unidos, ni en conceder los dominios delCanadd
la autonomia mis dmplia, cortando las guerras
y reanudando 6 prosiguiendo sus relaciones mer-






43 -
.cantiles con ellos) el sistema military que em-
plearon aquellos Gobiernos nuestros, para sofo-
car las rebeliones de las colonies, sosteniendo la
guerra sin cuartel, antes de dar libertades, hasta
que derrotas como la sufrida en Ayacucho no
nos obligaron a evacuar aquellos territories ino
acrecent6 la odiosidad de los americanos contra
nuestra naci6n, proporcionindola, despues, in-
numerables perjuicios en su comercio, prefi-
riendo hacer tratados mercantiles con otras na-
ciones que, en definitive, han sido las aprove-
das de nuestra soberbia y de nuestros ilimitados
errors, en los asuntos de familiar?
Las mismas leyes de Indias, nuestras afiejas
instituciones, y los consejos de tantas hecatom-
bes como nos ha proporcionado el abandon
de la acci6n political, para emplear la del exter-
minio contra nuestra misma raza ino nos ense-
fian, nada, respect d lo poquisimo que con-
servamos de aquel pasado glorioso e imponente,
en que el Sol no levantaba sus rayos de territo-
rios inmensos que, con los de esta Peninsula (sin
que hubieran osado arrebatarnos d Gibraltar)
formaban la naci6n ms respectable de la Edad
Moderna?
La Historia, pues; la raz6n; la misma huma-
nidad, que detesta la guerra, aconsejan, en fin,
que en casos, como el present de Cuba, se
acompafie la acci6n de las armas la saludable-
y en la mayor parte de las veces salvadora-ac-
ci6n de la political.
Por ello insistimos en aconsejarlo; porque
vemos la conveniencia que reportaria a todos






44 -
implantar alli las reforms, haciendolo ahora
pero pronto, en el sentido radical que ha venido
a exigir la guerra, ya que no estamos en los
tiempos de Maura en que hubieran podido ate-
nuarse; y ya que urge facilitar, a aquel pais, su
reconstrucci6n, al hallarse precipitado en la mds
espantosa de las ruinas, si es que no se ha de
condenar 4 la emigraci6n, por lo menos, d cuan-
tos estin, aun, al lado de Espafia.
Ahi tienes, amigo Garrido-en lo que vd ex-
puesto-parte de lo que se puede decir, de lo
que viene pasando en Cuba; y para cuya rela-
ci6n minuciosa haria falta otra pluma mejor
cortada que la mia, y un ndmero de cuartillas
mayor del que te ofreci.
Y no hagas c-iso de esos corresponsales que
dicen que, alli, autonomistas y reformistas estin
contents con la political que ha logrado su ex-
terminio, la resistencia 4 toda reform y el
aumento en crescendo de las filas de la revolu-
ci6n: ni mires en cada cubano 6 cubana on ene-
migo de Espafia, como se afirma en folletos y
publicaciones que aqui extravian la opinion,
ahondando abismos y acentuando preferencias
de nacimiento contra nuestros hijos que, de
convertirse en dogma en esta peninsula, justifi-
carian la propaganda rebelde, y separaria de
Espafia cientos de miles de criollos que no estdn
por la revoluci6n, y hasta figuran en el Ejercito
national.
Por fortune, aqui, lejos de Cuba, podemos
escribir sin que venga el partido Uni6n Anti-
constitucional (especie de MaT-Horca Argentina)





45 -
A denunciarnos, i autoridades suyas, de desafec-
tos i Espafia, porquc no aplaudimos sus mono-
polios, ni sus edificantes articulos patridtico-
doctrinales '(Echar la llave,> ((!Sin Madre!) y
(En mangas de camisan; pues le seria dificil en-
contrar Gobernadores Generales, distraidos sobre
el campo de la guerra y en las ramificaciones
que esta tuviese en el exterior; Jueces que nos
empapelasen; ni autoridad que decretara, por
sus consejos desinteresados, nuestra deportaci6n.
Ni aqui se ven siquiera Guardias civiles, ni
Guardias municipals, de Ayuntamientos con-
servadores, con el difamante componte, colgado
del machete; ni se ven cepos, recordando los
tiempos de la esclavitud; ni se ven, por iltimo,
Directores de peri6dicos, tan sdrios como el del
Diario de la Marina, salvindose del asesinato,
en medio de las calls mis concurridas de una
gran capital.
Pero lojald termine pronto todo lo que alli
pasa; y mas que podria pasar adn, al perseguirse
a todo el que no es de la funesta Unidn Cons-
titucional!
Ojald, querido condiscipulo y paisano, que
amigos y familiares que dejd en aquella hermosa
Antilla, de cuya desgraciada y sufrida juventud
forman parte mis hijos; y amigos, familiares y
paisanos que tengo en esta tierra, de cuya ju-
ventud-no menos amenazada -form an parte mis
hermanos, vean pronto esos dias en que la paz
ilumine toda clase de ventures en nuestra Pd-
tria; devolviendo el amor, la uni6n, la tranqui-
lidad y la abundancia 4 las families que hoy ya-





46 -
cen entire las mayores divisions y congojas,
tanto en estas como en aquellas provincial her-
manas de Ultramar: y 4 cuyos hilos tan espano-
les como nosotros, por ser nuestros, estamos en
el deber de considerar, concediendoles-en la
vida public de aquellas-la intervenci6n y los
derechos que les viene negando un sistema
cruel 6 inhumane de privilegios irritantes; si
queremos que la paz sea eterna y que su valor,
heredado como el nuestro, de los heroes de Sa-
gunto y de Numancia, de Zaragoza y Gerona,
no se emplee, como sabriamos hacerlo todos,
sino cuando haya quien atente contra la inte-
gridad de nuestra raza y contra la independen-
cia sagrada del suelo que nos legaron nuestros
mayores, tan puestas en psligro, una y otra, por
esos que entienden que gobernar un pueblo no
es otra cosa que imponer al mismo-con su di-
nero y con su sangre-las conveniencias de em-
presas que han logrado el privilegio de explo-
tarle en todo, sin tasa, aumentando en America
los discipulos de Monroe.

V

Desligado, aqui, de compromises politicos,
porque. no estoy afiliado 4 ningin partido de
esta, te cumplo mi ofrecimiento sin fijarme en
tus ideales, ni saber cudles sean: entendiendo
que los asuntos de aquella Isla deben afectarnos
por igual A todos los espafioles, incluso los alli
nacidos; y que, por ende, debemos estudiar sin
apasionamientos las causes que les vienen dando






47 -
origen-desde hace afos-para resolverlos sin
precipitaciones, huyendo de la impresi6n del pri-
mer moment.
Interesa, todos, curar de raiz y con acier-
to, un mal que tanta juventud consum16 en la
pasada guerra de diez afios, y en las anterio-
res del Continente, y que tanta amenaza llevar
d la tumba en esta, suspendiendo los beneficios
de la paz; quitando d las artes y a las ciencias
los brazos y cerebros que exige el militarismo, en
tales circunstancias; y echando, sobre nosotros
y las generaciones futuras, una series de deudas
que, de no remediarse, para lo porvenir, vendrdn
6 hacer de nosotros unos merosesclavos de cuan-
tosprestamistas se presented 4 salvarnss, hoy,
ofreciendo un dinero que va derecho 4 engordar
a negociantes improvisados, y 6 las arcas de un
comercio que, generalmente, es extranjero, 6
donde se acude por armas, barcosy municiones
por parte de ambos contendientes. iQue asi ha-
cen su negocio, fuera de Espaifa, aumentdndole
con la emigraci6n de hermanos nuestros; y con
el hecho de paralizarse en Cuba la producci6n,
destruyendo capitals que jams podran repo-
nerse: por lo cual las deudas recaerian sobre la
Peninsula 6 islas adyacentes, de hacerse cr6nico
dicho mal.
Asunto de tanta gravedad (sin pensar en que
se complique en una guerra con cualquiera na-
ci6n) impone, d nuestro pueblo, acertar en los
remedies; y aplicarlos pronto: si es que ese Dios,
6 quien ha erigido tantas catedrales, no le ha
cegado hasta el extreme de que en lo que falta





-48 -
de siglo tenga-como premio de tanta fd y de
intolerancias tantas-la consumaci6n de cuanto
presagiaba el insigne compatriota nuestro, el
Conde de Aranda, al aconsejar a CArlos III sobre
la torcida political que se venia siguiendo respect
a nuestros hermanos de Am6rica, y aun respec-
to a las demis cuestiones que con los otros pue-
blos de aquel mundo se relacionaban.
Pensemos en Cuba y Puerto Rico, ya que el
resto de nuestros hermanos de America los per-
dieron para la nacionalidad espafiola, con todas
sus riquezas y con todos los encantos de aque-
llos paises; por cuyo progress debemos, no
obstante, hacer votos sinceros, procurando su
amistad.
Dejemos que clamen contra los responsables
de su separaci6n, los manes de Isabel I y de
aquellos paisanos nuestros que llevaron a cabo
tain malogrados prodigios, cuando Espafia se
destacaba invencible por las energies de sus mu-
nicipalidades, y corria de victoria en victoria con
la fuerza incontrastable que la cedian las viriles
instituciones auton6micas en que se desarrolla-
ron y educaban sus regions, permitiendo a los
catalanes y aragoneses aquellas hazafias que d
tanta altura elevaron su nombre en Oriente; a
los leoneses y castellanos, las no menos famosas
que realizaron en el mundo occidental, cuyas
sombras se disiparon ante su arrojo; y a nuestros
hermanos de Portugal, aquellos esplendores que
sus poetas han sabido esculpir en epopeyas dig-
nas de tanta gloria; cuando la, hoy pobre, raza
ibera-venciendo, a la vez, d la Media Luna y






49 -
salvando a Europa de su invasion por el Occi-
dente-era admirada de propios y extrafios por
sus leyes, por sus universidades, por su literature
y por sus famosos tercios; por el progress de sus
labores agricolas y por la pujanza de sus indus-
trias; por sus empresas maritimas, por la honra-
dez de sus legisladores y por la talla de sus mi-
litares, que lo mismo manejaban la pluma que
la espada, alternando su bravura con la nobleza
y caballerosidad que produce el cultivo de las
ciencias y de las artes.
Si tanto se ha venido 4 perder en el pasado
siglo y, sobre todo, en el primer tercio de este,
por divorciar la political de la guerra, las armas
de las letras, como diria el Manco de Lepanto al
recorder aquellos hombres de los buenos tiem-
pos de jnuestras Espafias!, politicos profundos,
la vez que guerreros no rutinarios, ni debidos
a la improvisaci6n; si tanto hemos sufrido por
errors 6 extravios cuyos efectos conocemos y
sentimos con todo el peso de innumerables de-
sastres: i~ qud no volver sobre nuestros pasos,
para reconstruir, en lo possible, nuestre despeda-
zado organismo? Y conservando a Cuba agrade-
cida, rica y feliz, bajo instituciones sabias, en
que presida la lealtad, que pugna con todo mo-
nopolio: por qu rio miramos en ella (que pu-
diera contener ocho millones de habitantes) el
necesario lazo de uni6n para estrechar, por me-
dio del comercio y del amor que alienta en series
hermanos, nuestras relaciones con todos los pue-
blos de nuestra familiar situados en la America,
inico modo de realizar los destinos que ain






So -
esten reservados 4 nuestro pueblo, cuya division,
cuya ruina y cuyo raquitismo persiguen, de cerca,
razas solapadas que adn no se han vengado bien,
ni con sus pirates ni con nuestras imprevisiones,
de aquel alarde maritime que solo los elements
pudieron destruir a Felipe II, y que nos ha cos-
tado hasta el propio Gibraltar?
Afortunadamente, no de otra manera piensan,
en Cuba, cuantos ven alli para la integridad de
nuestra raza peligros inminentes en las guerras
civiles, en la anexi6n, 6 en el separatismo, sin
excluir a muchos, cubanos 6 peninsulares, que
han acudido d la manigua arrastrados por la
fuerza infortunada de intransigencias nacidas al
calor de estos periods, tan expuestos d vengan-
zas y desafueros por parte de esas agrupaciones
funestas que, no contents con la explotaci6n y
con producer la miseria, son insaciables en el
abuso de todos los procedimientos, cuando por
desgracia cuentan con el apoyo desmedido de
hombres y autoridades que son Poder a despe-
cho de toda protest y para escindalo de today
idea de moralidad y de justicia.

VI

Y por iltimo, te dire que-- mi salida de
aquella Isla- los elements que adn esperan gran-
des resultados de que se manden, a la vez que re-
fuerzos, reforms, aguardaban con insias 6 un
cambio de political con el envio inmediato de
medidas salvadoras, 6 un nuevo Gobierno que
resuelva aquella hecatombe, que alli descarga






51 -
con todo el peso de una horrorosa realidad, en
el sentido que tengo expresado: auxiliando d la
acci6n de las armas con las reforms que la po-
litica aconseja, segun las necesidades formuladas
ya, por aqudl pais, las cuales se hacen cada dia
mis urgentes ante el incremento tomado por la
desolaci6n que siembra la guerra.
Insistiendo en mis votos por la paz, doy fin
i mi ofrecimiento, que te remito en folleto, por-
que, ha pasado de las dimensions de un articulo
para tu peri6dico; esperando lo aceptes y lo co-
mentes con toda libertad: teniendo mi informa-
ci6n como el resultado de catorce afios de con-
tinuo batallar en los partidos de aquella tierra,
en cuyos movimientos politicos, disidencias y
formaci6n de dichcs partidos, he torado parte
active; siendo asi testigo, constant, de ese enor-
me process de 17 aflos que ojean boy, dala ligera,
corresponsales de ocasi6n, con noticiones de
efectismo, sin fijarse en el Sumario: y cuyas con-
clusiones, para desgracia de todos, se han venido
a presentar en una forma que pudo haberse evi-
tado 4 tiempo; pero que no por ello, colocados
ya en tan penoso trance, dejan de merecer un
studio mis detenido para la opinion pdiblica de
nuestra naci6n, que es en definitive la llamada d
dictar sentencia.
Y, ojala lo haga.pronto y bien, para que en
lo porvenir no se repitan guerras tan dolorosas;
no siendo para ello la political mas adecuada la
del exterminio, ni la de toda resistencia A las re-
formas; sino la del amor que, i tanta distancia y
en los habitantes de los tr6picos mas, cure los







52 -
odios y no engendra reivindicaciones; y la del
derecho y la de la imparcialidad que ahuyentan
todo agravio y consolidan, con la armonia entire
los hombres y los pueblos, las satisfacciones de la
justicia.
Perdona las molestias que te proporcione su
lecture; y sabes que te quiere tu condiscipulo y
paisano.
LEANDRO G. ALCORTA.





'un inissuis n 2 779 7 77929 757077i2unn72gli sl mm
*.!.,.,.,.....,,,i iii.i.iiiii.iim im i miiii.iiiiiiiiiiim lilim illl .ili..li.i......... l .llllllll li .l .llllllll -li S1 -i


iPOR QUE CRECE LA INSURRECCION?


C6mo se extravia aqui la opinion p6blica



Le6ny Diciembre, 26, 1895
SR. D. JULIO DE VARGAS MACHUCA
Redactor de El Liberal,
MADRID
Distinguido amigo:
I
Tengo el gusto de adjuntarle el folleto que
titulo Quik PASA EN CUBA?
En 61 public, sobre ese tema, una carta que
me pidi6, cuando llegu6 de dicha Isla, el mes
pasado, el Director de La Provincia, peri6dico
conservador de esta ciudad.
Como los asuntos de Cuba, deben ser trata-
dos por todos los partidos y adn por todos los





54 -
hombres de la Pdtria, me permit roga'le se en-
tere de su contenido. Y le agradeceria se ocupa-
sen del mismo en El Liberal, si, cual 4 mi me
sucede, ven Vds. el crecimiento de la insurrec-
ci6n: en la no aplicaci6n, A los males de Cuba,
de la acci6n political, sino military; en las decep-
ciones que sufre aquel pueblo, que ni v6 implan-
tarse reforms ya aprobadas, ni espera que lle-
guen, ni se discutan (cerradas las Cortes) medi-
das protectoras para sus frutos, para su adminis-
traci6n y para los intereses insoportables de sus
deudas; y en la persecuci6n injusta, cruel 6 in-
humana que se hace a los autonomistas, refor-
mistas y aun indiferentes, por medio del Partido
Uni6n Constitucional, tenido por el tinico par-
tido incondicionalmente espafiol, a quien se ha
entregado de lleno el Gobierno: declarAndose,
con ello, enemigo de toda reform, como lo es
aquel Partido desde su aparici6n en la vida pu-
blica.
Apasionado Romero Robledo por los consti-
tucionales de Cuba, tan sedientos de venganzas
desde que sali6 de la Isla el General Calleja; li-
gado Martinez Campos al Ministerio en que
aquel se imponia, asi como a su cufiado Arde-
rius y al Secretario del Gobierno General, Calvo
Mufioz, que le sustituian en sus largas ausencias
de la Habana, siendo este, ufia y care de los
caciques conservadores, desde que las dulguras
de Filipinas le hicieron olvidar la presidencia
del Cant6n de Alhama, y sus aficiones sagas-
tinas; impuesto Romero Robledo, tambien, i
Castellano, en el nombramiento de Porset para





55 -
el Gobierno civil de Matanzas, que en igual sen-
tido obtuvo, para Pinar del Rio, su correligiona-
rio, Rodriguez San Pedro,como pariente de Sud-
rez Valdes, General de la confianza de Martinez
Campos,y conservador Intransigente, sobre todo
cuando se trata de proteger A los familiares y
caciques que le habian hecho 6 pudieran seguir
haciendole Diputado 4 Cortes por dicha agrupa-
ci6n: colocados en el Poder aquellos hombres,
y con ellos sus socios y supersonal, cuya histo-
ria y cuyos juegos, de quince ainos de ruinas y
vejimenes, tanto repugnaba al pais, que la co-
nocia en sus mayores detalles al recorder su paso
por Gobiernos Civiles, Aduanas, Ayuntamlentos,
Diputaciones y demds, con la exclusion de los
autonomistas;decretadoelexterminio de autono-
mistas y reformistas, desde la entrega de Ayun-
tamientos, Alcaldias, Gobiernos y otros cargos,
d los aludidos amigos de Romero Robledo, cuan-
do lleg6 Martinez Campos 4 Cuba; y tenidos y
delatados como separatists cuantos no eran
conservadores, en situaci6n tan critical. en que
6stos (que habian jurado vengarse de los tiempos
de Calleja y Rodriguez Arias) no les ofrecerian
imparcialidad alguna, 'erigidos en Autoridades:
in6 se provoc6 por tales medios, que solo un Ro-
mero Robledo impone apasionado por los suyos,
la disoluci6n de los partidos Autonomista y Fe-
formista, ofreci6ndosela 6ste, a Martinez Cam-
pos, varias veces; y cuyas Directivas Centrales,
por residir en la Habana, son las inicas que no
estin ya en la dispersion que cundi6 en sus or-
ganismos de provincial, comit&s y afiliados, lle-





56 -
vada la consigna, por los conservadores-sincon-
tar con delaciones calumniosas, i granel-hasta
expulsarlos de los censos electorales?
jY n6 se indic6 al pueblo de Cuba, que lo
esperase todo, menos el envio de las reforms, a
que tanto se habia opuesto y sigue oponiendose,
mimado por el Gobierno, el Partido Union Cons-
titucional, y que este colmarfa sus deseos de
tener nuevamente, al pais, en aquella exclavitud
y tutela que tantos descontentos habia produ-
cido, durante los quince anos que precedieron 4
la aparici6n del Sr. Maura en el Ministerio de
Ultramar?
En 1878 el mismo General en Jefe que hoy
dirije las operaciones militares en aquella Antilla,
pensaba como nosotros, escribiendo i Cdnovas,
entire otras cosas, que u(Laspromesas nunca cum-
plidas, los abuses de todo genero, el no haber
dedicado nada al ramo defomento, la exclusion
de los naturales de todos los ramos de la Admi-
nistracidn y otra porci6n de faltas,dieron origen
i la insurrecci6n: el career los Gobiernos que aqui
no habia mAs medio que el terror, y ser cuesti6n
de dignidad no plantear las reforms hasta que
no sonase un tiro, la han continuado: por ese
camino nunca hubidsemos concluido aunque se
cuaje la isla de soldados.....)
Estando, aquel pais, confiado en las aspira-
ciones y procedimientos pacificos de los partidos
liberals, Autonomista y Reformista, que-aun-
que tardiamente-prometian conseguir del Go-
bierno reforms y medidas protectoras, hacia
tiempo necesitadas y pedidas en pretensiones





57 -
modestisimas: mn6 crie V., amigo Vargas, que
recibi6 la mayor de las decepciones, al iUegar
Martinez Campos, y ver anulados aquellos par-
tidos, por la nueva 6 irritante dominaci6n que
se confi6 a la minoria del Partido Uni6n Cons-
titucional, ansiosa de venganzas; la cual, no obs-
tante, odiaba d tan noble caudillo por su pasado
reformist, y ain pedia su relevo por otro Ge-
neral menos complaciente, al Sr. Romero Ro-
bledo? Y que perdida toda esperanza, y delatados
como desafectos I Espafia cuantos no eran del
Partido Uni6n Constitucional, el pueblo-que
pasaba ademis hambre por no llegar nunca re-
formas--habia de maldecir de los diez y siete
afios de evoluci6n pacifica, para volver sus ojos
a la revoluci6n; proporcionindose, con tal con-
ducta, 4 Maximo Gomez y Maceo contingentes
con que no hubieran contado de otro modo, al
haberse planteado inmediatamente la political re-
formista de Martinez Campos, cuya debilidad ha
consistido en no haberse impuesto d la political
de Romero Robledo, d cuyos amigos, di6 parte
en el Gobierno, en tanto atropellaban las mayo-
rias liberals?
((Las pronmesas nunca cumplidas, los abusos
de todo genero, etc., etc.*; la miseria que su-
frian los pueblos; el ver alejarse la autonomia,
las reforms, las medidas econ6micas, hacia afios
solicitadas, sin resultados positives que aliviaran
sus afiejos males; el triunfo official del Partido
Conservador, matiz romerista, enemigo declara-
do de aquellas reforms y medidas; y sus perse-
cuciones: i d6nde habian de Ilevar a las masas,





58 -
perdida la fd en los partidos liberals, maltrechos
y destrozados;y con su acci6n paralizada, cuando
la revoluci6n las insinuaba que las reforms con-
seguidas, en 1878, s61o las habian dado merced
a la guerra de los diez arlos?
Erigido aquel sistema, desde un principio, y
la acci6n del sable, como unicos remedies para
contener la revolution; resultando una burla la
ofrecida implantaci6n de las reforms de Abar-
zuza: dentro de las Leyes mis fijas en la march
de los acontecimientos de nuestra historic colo-
nial, no podian, si la ciencia es ciencia, dar otros
resulsados que los que se vienen palpando con
esa triste evidencia que present ya la insurrec-
ci6n, estendidndose, irresistiblemente, con su
rastro de irreparables ruinas, desde Santiago de
Cuba a Puerto-Principe, de aqui d Santa Clara,
y de Santa Clara d Matanzas, la Habana y Pinar
del Rio: habiendo destruido la riqueza pecuaria
en el Camagiiey, 6 impidiendo la zafra actual y
las cosechas de tabaco, en las otras provincias;
creando con ello el conflict del hambre, el anar-
quismo en cada ciudad y en cada barrio; y ame-
nazando destruir lo poco que queda, con esas
partidas y desesperados sueltos, a quienes bas-
tard contar con f6sforos para lograr su objeto
en regions sembradas de cafia, por ejemplo; y
ain en las dedicadas al tabaco, por ser de ma-
dera y guano la mayor parte de las viviendas y
de las casas destinadas i guardar las cosechas,
pobres ya en si por la falta de mercados, y por
el desden con que la Arrendataria Nacional vdi
otros paises por ese product que, puesto que





59 -
aqui no permit a nuestros labradores su cultivo,
bien podia haber dispensado los de aquellas pro-
vincias espafiolas la protecci6n que se derrama
sobre los Estados Unidos, llevwndoles el dinero
del fumador peninsular; y pagdndole indemniza-
ciones crecidas, comprindoles barcos, y hasta
tomindoles harinas, para no vender las de casa.
A tal sistema, al hambre, y al empleo exclu-
sivo de la acci6n de las armas, ddbense, sin duda,
aunque las esperanzas en Martinez Campos y su
caricter humanicario los haya contenido y ate-
nuado,esos levantamientos deprovincias enters,
que esplican el tener sitiados y distraidos 4 tanto
Ej6rcito, voluntarios, guerrillas y adn Guardia
Civil, Municipal y Gubernativa que alli estin
hacienda servicio por campos, playas y ciudades,
armados hasta los dientes, en ndimero de 250.000
hombres, lo menos.
Y asi se esplica que, Mdximo Gomez y Maceo,
pasden con sus escoltas, mAs 6 menos numero-
sas, de Santiago de Cuba d Matanzas, teniendo
un espionage llevado L la mayor perfecci6n; y
hasta que Ileguen d Pinar del Rio cuando des-
embarque Collazo, 6 antes: pues, verdadera-
mente, no llevan C cabo esas invasiones de que
hablan los corresponsales, sino que van como
pasando revista A pueblos sublevados en grades
masas, teniendo por suyo el campo, 4 excepci6n
de las poblaciones. Unica manera de comprender
que a un General tan aguerrido como Suarez
Valdds, i quien se ha colocado siempre en los
lugares por donde pudiera pasar Maximo Gomez
al Camagiey, a las Villas y a Matanzas, le bur-





- 60 -


lase este guerrillero viejo todos sus esfuerzos,
desde las Tunas (cuando parecia ftcil haberle
detenido y estaba la insurrecci6n localizada en
Santiago de Cuba) y el cual se encuentra ya en
Matanzas, y por regions que se hallan cruzadas
de ferrocarriles y carreteras, ademis de tener
pr6ximos los puertos de los mares del Norte y
Sur de la Isla.
En tal virtud, y contando con el descontento
general que ha producido en el pais la parcialidad
en favor de la minoria que capitanea Romero
Robledo, y su resistencia a toda reform, no
seria dificil ver que llegasen 6 figurar en la insu-
rrecci6n doscientos 6 trescientos mil hombres,
del mill6n y medio de habitantes con que cuenta
Cuba, sobre todo campesinos; 6 los cuales venia
acosando el hambre, hace tiempo, por falta de
mercados que dieran salida d las cosechas: ex-
plotando tal situaci6n, con usuras sin nombre,
esos bodegueros,y caciques a la vez que-tenidos
por los mejores espaftoles, formando el Partido
Uni6n Constitucional y acaparando todos los
puestos y negocios-para mAs desesperar al pais
los eleva, nuevamente, el Gobierno 6 ser sus
sefiores de horca y cuchillo, perseguidas las
mayorias autonomista y reformista, cuyos idea-
les y propaganda venian siendo sus dinicas espe-
ranzas de alivio.
Asi se produjo la indignaci6n general, que
tanto explota la revoluci6n entire la juventud y
entire las classes que habian llegado A la miseria,
achacando todos sus males, su falta de mercados,
su bancarrota en los Ayuntamientos y oficinas







61 -
del Estado, su falta de instituciones de credito,
de caminos, de escuelas, y su ruina, en fin, a la
administraci6n y los monopolies que mantuvo
el Gobierno y el Partido Uni6n Constitucional
en los quince afos anteriores la aparici6n del
Sr. Maura en el Ministerio de la Plaza de Santa
Cruz; y al sistema que se ha tratado de imponer,
favoreciendo aquel Partido nuevamente en todas
sus aspiraciones y resistencias: cuando Cuba, con
Gobiernos imparciales como el del Sr. Sagasta
(a pesar de los Becerras, Canalejas, Luques y
Golmayos, que favorecian d dichos conservado-
res) habia demostrado su decidida oposici6n d
tal political; y, sacudiendo pasados indiferentis-
mos, habia probado la voluntad fire de sus
mayorias-triunfantes en las urnas-en pr6 de
las reforms y medidas econ6micas 4 que habian
reducido ya sus aspiraciones modestas los parti-
dos liberals coaligados, con el fin de que en las
C6rtes, viendoseles fuertes y unidos, y consoli-
dada la paz moral d la vez, no encontrase eco
la voceria funesta y peligrosa de los constitu-
cionales y de sus amigos, d aquellas alturas;
cuyos obstruccionismos y resistencias tantos
alientos daban A la revoluci6n: la cual, asi como
el Partido Conservador antillano, eran los finicos
organismos que se veian heridos de muerte al
temor de que se implantasen por Espafia las re-
formas y medidas econ6micas con que el pais,
que temia la guerra, dejaba por satisfechos todos
los agravios y todas las miserias que habia sufri-
do, decididndose por la paz.
*
*






62 -
Pero la acci6n exclusive de las armas y el
nuevo imperio, inaguantable, de los desacredita-
dos bodegueros y caciques del que en tono in-
juriante se llama Partido Espafiol, justamente
odiado por aquel pais; han hecho ver i Martinez
Campos y al Ministerio en que se imponia Ro-
mero Robledo, que tan mal ha pagado A aquel
General su cara complacencia, el crecimiento de la
insurrecci6n;llevando hasta Matanzas,entriunfo,
su plan de campafia, que solo consiste en des-
truirtodoen loscampos,lanzandosobrelas pobla-
ciones el anarquismo d que las Ilevard el hambre,
segiunlo han anunciado. Y se siente a Cuba,ya,
casi totalmente arruinada en los diez meses que
contamos de semejinte political; ante la cual
hemos visto multiplicarse la emigraci6n, los re-
beldes, los incendios. las deudas, la matanza de
hermanos, los fallecidos del v6mito, y los in-
vilidos que cuentan, por calls y por campos,
los horrores de aquella lucha, en que se hunde la
sociedad espafola que poblaba dicha Antilla.
Y cualquiera otro General en Jefe, no cambia-
do el referido sistema, hubiera obtenido mayores
desastres, si de tales pueden calificarse los hechos
que nos abruman con su realidad tristisima, y
que vemos en aumento ccaunque se cuaje la Isla
de soldadosa, como el decia el afio 78: pues Mar-
tinez Campos, con su pasada historic liberal y
reformista; con sus prestigious ante la Corona y
los partidos Mondrquicos; y- con sus ofrecimien-
tos de ser imparcial ante los partidos insulares,
y de aplicar reforms inmediatamente (que no
se han cumplido, contra su voluntad) contuvo






63 -
algo la total sublevaci6n de la Isla, que hubiera
tenido efecto, en un principio, si mandan un
Weyler 6 un Polavieja; y si anuncian con fran-
queza la imposici6n de la minoria conservadora
y la no implantaci6n ni discusi6n de reforms y
medidas econ6micas, cuyo envio necesitaban y
hubiesen evitado la revoluci6n.
Y Martinez Campos hizo mis auin, que en
poco se lo agradecen hoy sus enemigos, incluso
el Heraldo y El Imparcial que claman por su
relevo, en vez de pedirun cambio de sistema: di6
tiempo 4 reorganizar los voluntarios y guerrillas,
y al envio de los ciento y pico mil soldados; asi
como 4 la organizaci6n de la campafia military,
para lo cual nada habia preparado alli.
La equivocaci6n no ha estado, pues, en el
nombramiento del General en Jefe, sino en el
sistema empleado. Y repetimos que much ha
contenido Martinez Campos con su conduct,
su historic y su honradez, entregado el Gobierno
y confiado alli el despacho a conservadores cuyos
procedimientos y cuyos peri6dicos,con su dehrio
de persecuci6n, han causado mis dafio que la di-
namita importada por Tunas de Zaza, ahuyen-
tando de los Centros Oficiales 4 reformistas y
autonomistas, inutilizados para defender, siquie-
ra, 4 sus atropellados amigos.
En cambio, es nuestra creencia, que si ya que
no se hizo en tiempos de Maura, envian-estan-
do alli Calleja-reformas y medidas que anhelaba
la situaci6n econ6mica de Cuba, respetados como
se hallaban los tres partidos al importarse la
revoluci6n, pudo muy bien haberse licenciado






64 -
todo el ejercito que existia en la Isla, que era
pequefio por cierto: pues ni Marti, ni MAximo
Gomez, hubieran tenido esas masas que se han
afiliado d sus ideales por la situaci6n excepcio-
nal de miserias, opresi6n y resistencias, que
vieron elevarse 4 perpetuidad, al sentir denuevo,
en el Poder, al grupo (insaciable) de Uni6n
Constitucional, amenazante, perseguidor y en-
soberbecido; y enemigo cruel y apasionado, sin
reparar en los medios, no tan solo de los refor-
mistas y de los autonomistas, que venian siendo
los idolos del pais, sino de Maura, de Calleja, del
Ministerio de Notables de Sagasta, y de cuantos
quisieron hacer justicia 4 Cuba y levantarla de
su postraci6n, dotdndola de otra march y evi-
t&ndola la guerra.
Seria injusta por tanto la Naci6n si, como
Romero Robledo, de cuyos amigos politicos ha
sido la culpa de todos los males, achacase los su-
fridos, ylos que vengan,al insigne Caudillo, cuya
honradez y cuya historic ha servido para ami-
norar aquellos en sus proporciones.
Aunque sea tarde para que se sintieran gran-
des efectos de emplear otra political: si la iniciada,
en diez meses, no ha producido mas que desas-
tres, sublevando today la Isla y arruindndola, asi
como a Espafia. (Por qud se insisted en ella? Por
qud no se cambia de sistema, que en ello y no
en el cambio de General en Jefe estaria el alivio?
Pues no en balde decia este en 1878,alSr. Ca-
novas, (El career los Gobiernos que aqui no habia
mis medios que el terror, y ser cuesti6n de dig-
nidad no plantear las reforms hasta que no so-






65 -
nase un tiro, la han continuado; por ese camino
nunca hubidramos concluido, aunque se cuaje la
Isla de soldados; es necesario, sino queremos
arruinar a Espafia, entrar francamente en el te-
rreno de las libertades.
Si es racional y human, en todos los paises
del mundo, que un solo partido politico no ten-
ga del Gobierno carta abierta para exterminar a
los demis, matando la evoluci6n y provocando
la revoluci6n; si en Cuba son necesarias reforms
y medidas econ6micas que, moralizando su ad-
ministraci6n, den protecci6n 4 sus desamparados
frutos, y rebaja & los intereses abrumadores 'de
las deudas que ella sola viene pagando;sidebe ha-
cerse ver que Espafia, si combat con ejircitos y
recursos A los levantados en armas, no abandon
ni insulta la suerte de los que estAn a su lado,
ni les lleva d la desesperaci6n, manteniendo las
causes del hambre y del descontento: por qu6
no se atienden, cuanto antes, en su double aspect,
y se discuten y resuelven los problems de dicha
Antilla, para no empeorar la situaci6n; como su-
cederia al perpetuarse una march que ya se ve
que no conduce a otra cosa que d los mas es-
pantosos desastres en lo politico y en lo military,
si se tiene en cuenta que el descontento crece, y
que lainsurrecci6n avanza? |Es culpadel General?
Cudndo se podrin reponer las ruinas sem-
bradas A estas horas en Cuba, dada la decadencia
que.sufria ya, por haberse permitido, antes y
despuds del Zanj6n, el fomento de la agriculture
6 industries, azucareras y tabacaleras, en los
Estados Unidos y otras reptiblicas, con nuestra
5






66 -
emigraci6n, con nuestros estancos alentadores
del contraband, y con la carencia de aranceles y
tratados protectores, y teniendo que luchar hoy
con una competencia y falta de cridito que no
existian al concluirse la otra guerra de diez afios?
Qu6 capitals volverdn d Cuba, en la des-
confianza de tan cr6nicas y recientes perturba-
ciones? iQu6 dice su actual miseria?
iY c6mo restafar la perturbada armonia, en-
tre los elements que componen la sociedad de
aquel pais, para que la paz moral y la abundan-
cia material fueran alli un hecho en lo sucesivo,
contando con la uni5n de todos?
Todo ello, que revela gravedad, n6 exige un
cambio no de Jefe sino de sistema: tratando
como igualmente espafioles y de confianza d los
tres partidos insulares; y llevandc 4 Cuba refor-
mas que la levantasen de su postraci6n; porque,
de otro modo, 6sta y las deudas refluirdn sobre
la Peninsula, teniendo que echar en sus ya de-
bilitados hombros tal carga, al quedar aquella in-
solvente, sin habitantes y sin producci6n?
II
Por lo expuesto, contando con que Espafia
triunfe de lucha tan costosa (sin recorder que,
los rebeldes y el Chino Viejo, no olvidan que
abandonamos a Santo Domingo en caso seme-
jante); y pensando, A la vez, en las families in-
numerables que deja arruinadas la guerra en
dicha Isla, donde no podrin sofiar con porvenir
alguno inmigrantes que iran d dar su sudor A
otras naciones; y en las families que de aqu,






67 -
pierden hijos y dinero en aquella contienda; se
nota con grandisimo dolor, en los dias que llevo
por esta-que es el objeto principal de la pre-
sente carta-los empefios de la generalidad de
los peri6dicos y de los folletistas, de la Penin-
sula, en excitar la opini6n public de la misma,
olviddndose de la suerte que corren las aspira-
ciones econ6micas de aquella Antilla; alentando
aqui la continuaci6n del sistema funesto que
viene sostenidndose sobre Cuba, con su parcia-
lidad en pr6 de uno de los partidos, y con sus
errors de no implantar reform alguna en tanto
dure la guerra, ni de emplear otra acci6n qae no
sea la exclusive de las armas.
Y es tanto mis injusta la aludida campafia
de la prensa y folletos, que mds se leen, exci-
tando el caricter guerrero de nuestra Pitria;
no ya porque se notan, tambien en ella, la omi-
si6n de las. aspiraciones de los Partidos Autono-
mista y Reformista de Cuba, asi como de la per-
secuci6n que sufren y de la funesta dominaci6n
del Partido Uni6n Constitucional,resultando que
aquellos predican en desierto,sino porquesesien-
ten mds,por sus fatales consecuencias, las inju-
rias que contra aquellos partidos y contra los
cubanos se lanzan, tenidndoles por afectos A la
revoluci6n- y pintindoles como enemigos de
Espaiia y responsables, en mayor grado que los
que estin en la manigua, de los hijos que pier-
den las families de aca, 6 de los que ven ya in-
invwlidos: de cuya maneraexcitan injustamente,
en tal campafia, las pasiones, estimulindolas a
la venganza y A las odiosidades entre los naci-






- 68 -


dos aqui y en Cuba; cegando todo camino 4 la
raz6n; matando la fr en los que desde alli es-
peran otra conduct; y alentando en la march
de la insurrecci6n, d cuantos creen que de Es-
pafia no pueden esperar sino injuries, aranceles
ruinosos, y nombramientos de barrenderos.
A d6nde van por tal senda republicans,
liberals y conservadores en los folletos y peri6-
dicos que mAs se leen en la Peninsula, donde con
rareza se escucha separarse de aquel concerto
de errors y de insultos, d un Pi y Margall, a
un Azcwrate. 6 a un Salmeron, entire los pri-
meros; y d un Maura, entire los segundos; de-
mostrando que el patriotism corre peligros ante
todo apasionamiento, en tanto puede salvarse
guiado por la raz6n?
Vin, aquellos publicistas, a donde se ha'ido
en los once meses que viene durando la insu-
rrecci6n, extendida asi hasta Matanzas?
A donde se fue a parar, con las demts co-
lonias?
Nos llevan al caos,en lugar de hacerpolitica
de atracci6n y sobre todo de justicia?
YPodremos, por tales caminos, esperar, esta
vez, diez afios, para reconocer tantos errors y
cambiar de sistema?
Esa political apasionada, en que solo se exci-
tan los instintos guerreros de nuestra desmem-
bradisima naci6n; political de exterminio 6 inju-
rias (d la cual, los conservadores de Cuba, lla-
marian de echar la lave y en mangas de camisa)
que se nota en las publicaciones de aqui, y sobre
todo en provincias (donde se lora por la per-






69 -
dida de hombres y dinero) cuyas redacciones,
en lo general, ni tienen change con la prensa de
Cuba, y temen transmitir otras pulsaciones que
no sean las del sentimiento herido; olvidindose
de otros procedimientos, que hubieran evitado
la guerra, como los de satisfacer las necesidades
de aquella Antilla, formuladas, tan inmitilmente,
por autonomistas y reformistas: lleva 4 nuestra
P4tria por los peores derroteros, retardando la
paz, y haciendo dificil la uni6n de Cuba 4 Es-
pana; puesto que el amor y el derecho, y no el
insulto y la tirania, son los uinicos medios capa-
ces de armonizar, para largo tiempo, las volun-
tades, en los pueblos libres.
(O es que en Espafia, estamos condenados 4
no ser justos, 4 falsear los hechos y 4 encerrar
entire laves la raz6n, cuando se trata de las
cosas de Am6rica; teniendo que poner nuestras
plumas al servicio de los apasionamientos con
que se nos lleva s la hecatombe, mirando como
laborantes 4 los pocos que dicen alto la verdad,
y sefialan'los precipicios en que se van dejan-
do los girones de nuestra bandera, desde hace
un siglo?
D. Federico Ordix Avecilla, publica-en No-
viembre pr6ximo pasado-un folleto, que se ha
leido con profusion, presentando A los cubanos
y 4 las cubanas como enemigos naturales de los
espafioles; aboga por el sistema de exterminio,
que emplearon los Monteverdes, Boves y Anto-
nanyas en el Continente Americano, hasta, que
nos expulsaron de 61 nuestros descendientes tra-
tados asi; pide, para Cuba, la dominaci6n de






70 -
los peninsulares sobre los hijos del pais; y pinta
tambiin a los autonomistas, reformistas y eco-
n6micos, como enemigos de Espafia.
;Cudnto se lo habrin agradecido Maximo
G6mez y Maceo; por que tal political les ha dado
contingentes respetables, y seguird dindoselps
mayores!
El Sr. Gasset que va i Cuba y pretend co-
nocer aquello, en dos dias, oyendo d los conser-
vadores que mandan otra vez alli, informa d
Espafia desde su popular peri6dico, El Impar-
cial, los dias 13 y 15 del mes corriente, expo-
niendo que: la relative tranquilidad nuestra, que cuanta hay
de bueno en la Isla de Cuba, procede de la epoca
en que los peninsulares gobernabany adminis-
traban solitos, y que el mayor abandon, el ac-
tual y desdichado estaao data de cuando han
empeyado los criollos (muchos de ellos separa-
tistas) d intervenir en toda suerte de cargos y
muy especialmente en los municipales. Y afiade
que ((Las divisions de los espahioles, jamds bas-
tante censuradas no lograron prosperar en Gi-
bara. Al comenjar los reformistas sus propa-
gandas no se decidieron d realigar el meeting
que se anuncid muchas veces, sin llegar nunca
d tdrmino feli{. Los de Gibara decian terminan-
temente que por nada ni por nadie se des-
unirian.n)
Asi practice, el Sr. Gasset, su informaci6n
de imparcialidad, de atraccidn de verdad y de
justicia: injuriando d los criollos, que no han
intervenido en los asuntos del pais como 6l






71 -
cuenta; porque todo se prepare para que el Par-
tido Uni6n Constitucional acaparase los puestos,
sobre todo, los locales; siendo los unicos respon-
sables de lo que 61 vi6 en Cuba.
Si se trata de Gobiernos, aduanas, y demis
dependencias de alta navegacidn qu6 criollos
conoci6, el Sr. Gasset, dirigiendo aquella des-
mantelada nave, del Zanj6n para aca, a no ser
en lamodesta clase de Escribientes Temporeros?
Y asi insinmia dicho senior, al hablar de Gi-
bara, la especie de que los reformistas trataban,
en sus propaganda, de dividir los espafioles;
cuando hubiera hecho un servicio mayor, ~ la
PAtria, no ignorando que la obra de los refor-
mista consistia: en lavar las manchas de los ne-
gociantes de Uni6n Constitucional; en unir a
cubanos y peninsulares, trayendo d los autono-
mistas a una inteligencia que no podian tener,
ijamis!, con los conservadores; y en evitar la
guerra, 4 que era conducido el pais, por el ca-
mino de ruinas y resistencias que venian sem-
brando los que le informaron de tan mala ma-
nera, oponi6ndose d toda reform y 4 la inter-
venci6n de los cubanos en la administraci6n de
las cosas de su tierra, con censos amafiados y
elecciones de cubilete, mandase Becerra con sus
deseos de dar voto hasta los voluntarios, es-
cogidos entire los peninsulares, generalmente; 6
mandase Romero Robledo, con aquel personal
que le acompafi6 en laperegrinacidn reformista
de L6pez Dominguez, y del cual descarg6 parte
excelente sobre Cuba.
Los insurrectos agradecerdn al Sr. Gasset,






72 -
que no defienda las reforms, ni a los reformis-
tas, y imucho menos! a los autonomistas; asi
como le aplaudirln que sea tan cruel para con
los criollos, d la manera que lo son tambidn
Ordix Avecilla y otros escritores; hacienda con
ello que, los que estdn adn al lado de Espafia,
vean el trato que se les ofrece, prometiendoles
seguirles teniendo incapacitados y como elemen-
tos desleales para lo porvenir, d guiarse la naci6n
por tales escritores, auxiliares de R. Robledo.
A f6 que es una propaganda que les celebra-
rin el Partido Uni6n Constitucional, que ha lle-
gado, asi, d recuperar sus puestos en Municipios
y demds corporaciones;yles celebraran los sepa-
ratistas, que ven engrosar sus filas por esecamino,
tan lleno de sinsabores para los autonomistas,
para los reformistas y para la propia Pitria, que
juntos perecen en la senda emprendida de ex-
traviar aqui la opinion piblica, y de desalentar,
alld, d los mejores patriots, al ver, esa conduct,
traducida en hechos, clamando por Weyler 6
Polavieja.
Del Heraldo de Madrid, que tanta impor-
tancia ha dado i sus conferencias con Pertierra
y demis caciques conservadores; y de otros pe-
ri6dicos, no hay que repetir c6mo tratan el asun-
to de Cuba. Ni para que hablar del consuelo y
agradecimiento con que verdn, tal sistema, los
cubanos, los autonomistas y los reformistas, que
alli predican aun con una f6, digna de mayores
consideraciones, esperanzas que las masas -des-
confiadas ya-ven destruidas, al sentir el peso
de la political que sigue el Gobierno, entregado






73 -
al Partido Uni6n Constitucional; y al notar, en
los peri6dicos y folletos que aqui mis se leen,
esa propaganda con que se les injuria, y se les
trata de de hacer odiosos a toda la nac16n; que
en tanto ni les envia las reforms aprobadas, ni
discute las otras medidas econ6micas que venian
reclamando como urgentes?
Desconsoladora perspective la que se ofrece
d Cuba, si triunfara tal sistema: la dominaci6n
del mas grosero de los caciquismos, manteniendo
las castas y sus abusos,en aquella sociedad; cuya
gangrena sonaron ver curada, al subir Maura al
Poder, creyendo consolidada la paz moral, que
ha sido rota, finicamente, por no enmendarse
tantos errors; y que jams se podria restable-
cer si se insisted en sostenerlos, lo mismo res-
pecto a Cuba, que sucederia respect d cual-
quiera de las demis regions, llamiranse Cata-
lufia, Islas Canarias 6 Provincias Vascongadas.
Y entire los republicans, que parecian ser y
son mis defensores de un cambio radical de sis-
tema para Cuba, no faltan peri6dicos, como El
Pais, ni folletistas como el Sr. Delorme, que in-
curran en la propaganda que censuramos de ex-
traviar el patriotism.
En esa actitud, se lanzan d publicar hasta Su-
plementos, no para pedir la Autonomia 6 las
Reformas para Cuba, como medio de concluir la
guerra; ni tampoco public, aquellos, para defen-
der a los partidos liberals, de dicha Isla, de los
agravios que vienen recibiendo (que de ellos y de
sus quejas no se acuerdan), sino para pedir la
destituci6n del hombre de Sagunto, como lo hu-






74 -
bieran podido hacer Romero Robledo, El Im-
parcial, 6 el Heraldo de Madrid, que como el
Polio de Antequera pretestan no estar confor-
mes con su campana; no porque quieran un cam-
bio de sistema, que es lo que alli hace falta, sino
para que vaya a dichalsla ioh error! otro General
en Jefe que acierte mejor con lapolitica anti-refor-
mista y de exterminio que aqui ciega y priva.
iY qu6 tristes coincidenciasl Eso mismo vie-
nen pidiendo, en Cuba, los llavistas, los conser-
vadores, enemigos de Martinez Campos, como
Romero Robledo.
Si ante todo, hoy, estd la Pdtria y no la caida
de un Goblerno; por que no han censurado la
equivocaci6n en haber rodeado a Martinez Cam-
pos de conservadores, desdefiando d reformistas
v autonomistas? Por que no hablan de lo per-
niciosos que han sido los atropellos contra estos
dos partidos? Y ;por qu6 no han ayudado A
Martinez Campos, que desde un principio pre-
guntaba, en Cuba, por el articulado y queria
plantear las reforms aprobadas, de Abarzuza,
hacienda ofrecimientos que no le permitieron
cumplir (ante aquel pueblo que se vi6 engafiado)
Romero Robledo y los que le atacan? Tal vez
hubieran convencido d Cdnovas, Castellanos y
Azcirraga, hombres de buena f6; y tocariamos
ya las ventajas.
Si dentro del sistema de resistencias, adop-
tado, que ElPais no combat, al secundar d Ro-
mero Robledo pidiendo el relevo de Martinez
Campos, hubieran conseguido enviar, desde un
principio, a otro General en Jefe, tenga en cuen-






75 -
ta El Pais, y cuantos con 1l coinciden, que no se
hubieran evitado, entonces, mayores males, que
solamente Martinez Campos ha podido contener
por su buena f6, por su bondad y por su historic,
que ha malogrado por no respetar a sus amigos,
los liberals de Cuba, y no llevar reforms.
Y el Sr. Delorme que, al atacar a Martinez
Campos, y pedir su relevo, incurre en los mis-
mos errors; y que convene hasta en la necesi-
dad de dar i aquella Antilla la Autonomia mAs
aimplia, segdn lo consigna en su reciente folleto;
dice, en Elpais del dia 18 del actual, que no se
implante aquella duramente 4 los insurrectos con algunas buenas
batallass. Corriendo, tal proceder, parejas con
sus himnos 4 la Federacidn lbero-Americana, en
dicho folleto, para abogar, A rengl6n siguiente,
porque Espafia haga alianza con Inglaterra, en
el actual conflict de limits, d fin de castigar a
nuestros familiares los Venezolanos: d la manera
que pudieron haber entonado cdnticos, al mismo
ideal, nuestros amadisimos reyes CGrlos IVy Fer-
nando VII, permitiendo, a la vez, 4 Napole6n el
paso desus ejercitos por Espafia, para que los fran-
ceses destruyeran 6 subyugasen d nuestros her-
manos de Portugal, demostrando asi su cariho hi-
cia la Raza Ibera, y hacienda mdritos tales para la
no lejana uni6n entire las naciones que han ido
formando de ella, desaciertos v tiranias, contra las
cuales protestamos, muchos, hasta hoy en vano.
Ante todo, la destrucci6n y el apasionamiento.
Ese es el sistema que se halaga aqui.
Y el Sr. Delorme, le lleva hasta imprecar a






76 -
Martinez Campos, porque no incendia los mon-
tes y maniguales de Cuba, siempre verdes y al-
taneros, como sus palmas y como su juventud.
Lo general, pues, en la propaganda de pe-
ri6dicos y folletos, de Madrid a provincias, viene
siendo, solo, la predicaci6n de la guerra.
Y de quitar 4 la guerra elementos, implan-
tando inmediatamente reforms y sistemas que
hubieran evitado: el descontento en el pais; las
persecuciones por un partido odioso; yel hambre,
tan mala consejera en estos periods; pocos se
ocupan. 0 por lo menos, lo que mAs se lee, es
todo aquello que fomentan, aqui,las odiosidades
y las desconfianzas contra Cuba; y todo aquello
que tiende 4 convencer a los cubanos, 4 los au-
tonomistas y 4 los reformistas, de que no espe-
ren nada de la Peninsula, por ahora, 4 no ser el
desd6n para sus cuitas y aspiraciones, y la injuria
para el patriotism con que vienen defendiendo
la causa de la integridad. Y de que si dan algo a
Cuba, no sera porque ellos lo vienen pidiendo ha-
ce diez y siete afnos, ni porque aquel pueblo haya
elevado miles de exposiciones ydequejas los po-
deres piblicos, solicitando medidas que salvaran
su decadencia, yevitasen la revoluci6n; delas cua-
les no se ocupan esos publicistas: puessi dan algo,
serd despues de concluida la guerra; y pactando
con las aspiraciones de los revolucionarios, no
con ellos,si se terminal como la otra vez. iQue asi
vi6 castigadossus generosos esfuerzosla evoluci6n
liberal, perseguida siempre como laborante por
los monopolies; ensenfando, a lospueblos que si
quieren libertades las tienen que pelear!






77 -
|A d6nde se vA por tales caminos, en la Pe-
ninsula, amigo Vargas?
A d6nde hemos ido ya?
|A d6nde se conduce la opinion ptiblica, entire
la cual, asi excitada, no faltan quienes,queriendo
ir misalli deCuba, aspiren, como cosa facil, iin-
vadir los Estados Unidos, sin conocer sus pro-
gresos, ni la decadencia d que ha venido A parar
nuestra Pdtria,de Felipe IIac, (desmembrdndose
nuestras regions, en tanto las de aquellos, con
otras nuestras, se unen en apretado haz); y sin
fijarse en la prudencia con que el Sr. CGnovas
les paga reclamaciones como la de los Moras?
Insistir en tales extravios, seria proporcionar a
Espafia desastres mayores, si por tal se entiende
el hallarse Cuba, ya, como perdida, en el orden
material, al estar convertida en un mont6n de rui-
nasyde escombros,de donde el hambre yel anar-
quismo habrd de seguir expulsando nimero cre-
cido de los habitantes con que ain cuenta, sin
fijarnos en los que eleven su contingent a la
revoluci6n, viendola reinante en todos los cam-
pos de la Isla, y apoyada en el exterior.
El patriotism debe guiaise por la raz6n y
por la justicia, para no excitar gratuitamente las
pasiones y las odiosidades entire provincias de la
naci6n, y entire hijos de la misma Pitria; para
no retardar la paz; y hacer possible la uni6n mis
s6lida y duradera entire Espafia y Cuba: siendo
de sentir que por el sistema contrario se hayan
matado las aspiraciones y los organismos de la
evoluci6n;y que no queden en Cuba para dirimir
la contienda, mas que los que manda Martinez






78 -
Campos de un lado, y los que se agrupan alrede-
dor de Mdximo G6mez del otro; por que al paso
que vam os apenas podrdn contarse co mo organiza-
dos los liberals que resident en la Habana, y para
eso expulsados hasta de los censos electorales.
Al adjuntarle mi folleto Que pasa en Cuba,
me tomo la libertad de llamar su atenci6n, tam-
bien, sobre las consideraciones que dejo apunta-
das, hijas de cuanto he observado en el poco
tiempo que Ilevo en la Peninsula: pues de gran
circulaci6n y prestigio El Liberal, seguird lle-
vando a Cuba alguna esperanza combatiendo
tantos errors e injuries; y hard A la PAtria un
gran servicio, oponiendo los juicios serenos de la
raz6n a los extravios del apasionamiento, que
vienen negando d aquella Antilla imparcialidad
y reforms que la hubieran salvado de la actual
lucha; y que hubieran evitado la declaraci6n ofi-
cial de la disoluci6n de los Partidos liberals de
la misma, que no A otra soluci6n se les empuja;
haciendo mds sensibles los desastres que se pal-
pan, ya, por los menos previsores en las deduc-
ciones que sefialan de una manera clarisima las
Leyes de la Historia y las Reglas mds rudimen-
tarias de la Dialdctica.
Y ojald cambien de rumbo prensa y Gobierno.
El Sr. Director de El Liberal, a quien hago
estensiva la present carta, y V., me dispensardn
las molestias que les proporciono con este asunto.
Y, agradeciendoles sus atenciones, me repito A.
la disposici6n de ustedes, affmo. y S. S.

LEANDRO G. ALCORTA.













APFIDICE I.


FALTA DE SINCERIDAD

De los Conservadores de Cuba ante el

Pastel 4Abar~uga



Sobre la lealtad y buena fd, con que intervino,
el Partido Uni6n Constitucional, en el convenio
que llamaron Romero-Abarquaa, al reconocer,
todos los partidos, ]a necesidad de enviar refor-
mas d Cuba; y respect a la unanimidad que
existi6 y existe en los prohombres de aquella
agrupaci6n, sobre la urgencia para" implantar
cuanto antes las referidas refoimas, aprobadas
desde Febreroi ofrecemos, 4 nuestros lectores,
las manifestaciones que hicieron, el pasado mes
de Noviembre, 4 D. Tesifonte Gallego correspon-
sal del Heraldo de Madrid, los personajes prin-
cipales de dicho partido, el Marques de Apezte-
guia, el de Pinar del Rio, y el Alcalde de la
Habana: advirtiendo que para los llavistas y los


IIIIIIIII(IIIUIUIYIIWIIIIIUIIIIIIUIIUYI






80 -
en mangas de camisa, es decir, para los penin-
sulares intransigentes que gritan y mandan en
dicho partido, su verdadero Jefe lo es el Marques
de Pinar del Rio, asturiano; y no el criollo Mar-
ques de Apezteguia, de quien se separan en los
monentos de peligro, como lo vamos a ver
ahora.
Dijo Apezteguia, a D. Tesifonte Gallego. como
President del Partido Uni6n Constitucional:
((Nuestro partido concurri6 con entera lealtad,
buena f6 y decision al concerto parlamentario
que se tradujo como avenencia en la f6rmula
Abarzuza, y estamos dispuestos d que se aplique
con todo el espiritu expansive que presidio en su
aprobaci6n. n
(Tengo el convencimiento de que ninguno) (Q?)
cde mis amigos politicos opondrd reparos d la
inmediata aplicaci6n del articulado, que habr~
de formarse sobre la Ley de bases.)
Apezteguia, hablaba en nombre de los con-
servadores que no explotan i Cuba, ni buscan
su ruina, aunque resistan de moment todo
advance; en nombre de los constitucionales agri-
cultores. Pero los conservadores de bodega y de
contratas, ensefiados 4 que el sistema antiguo
les diera hasta Diputados para defender sus taba-
cos y no la rama de los electores, no pensaban
asi.
El Marquis de Pinar del Rio, Vice-Presidente
del mismo partido, contradijo al Jefe, exponien-
do al corresponsal del Heraldo de Madrid, que
(cSolo procede una acci6n military ypolitica muy
endrgica, several yfirme hasta alcanzar el com-






81 -
pleto triunfo de nuestras armas)>. Indirecta d
Campos para que eche la llave y no vuelva ha-
blar de reforms.
(Y mds tarde, (agrega) cuando nadie dude
ni pueda dudar de nuestro poder, confirmado
nuestro derecho plantear sinceramente las refor-
mas votadas por las Cortes; aunque personalmen-
te, por lo que a mi se refiere, no fio grandes es-
perangas en la eficacia y virtud de esas reforms
politicas,.
Por esta opinion, y no por la de Apezteguia,
se viene guiando el Sr. CGnovas; porque esta
dejando la implantaci6n de aquellas reforms,
para mds tarde.
Y el-Alcalde actual de la Habana, conserva-
dor como el Marques de las contratas, Diputados,
y suscripciones que han salvado A los vegueros
de Pinar del Rio, haci6ndoles idolatrar las ven-
tajas de los estancos, piensa como el referido
Vice-Presidente, y dijo al Sr. Tesifonte Gallego
que ((Las reforms se planteardn en el instant
oportuno, y es de esperarse que sean garantias de
paz future, siempre que el Gobierno las sostenga
con firmeza y estd decidido d mantener, al mis-
mo tiempo, los principios esenciales A la integri-
dad del territorio national.,
Estos espaholes incondicionales, hablan siem-
pre de la integridad, entendiendo que consiste
en que el Gobierno siga garantizando su sobera-
nia sobre las demis classes de aquel pais.
Las opinions expuestas prueban la sinceridad
con que concurrieron los conservadores a la
transacci6n de las Reformas de Abarquga.
6





82 -
De este modo han pagado el sacrificio de
Cuba y de los Partidos Autonomista y Refor-
mista, al tolerar su oposici6n, y transigir con
Abar.uza, renunciando, temporalmente, d las de
Maura; y btrlanse, ~ la vez, de los partidos pe-
ninsulares que concurrieron d la transacci6n,ani-
mados de la mejor buena f6, sin career lograran
que no se implantasen dichas reforms.
El Gobierno, aceptando la opinion del Mar-
ques de Pinar del Rio, ni ha hecho caso de la de
Apezteguia, ni de la de los Autonomistas y Re-
formistas, que pedian las reforms como medio
para contener la guerra. Y el mismo Martinez
Campos, ofreciendo su implantaci6n, desde que
lleg6 4 aquella Isla, y preguntando, todos los
dias, por su articulado, ha aparecido engafiando
al pais, puesto que nunca se implataban, visto
que los conservadores lo han deseado asi, por no
career en su virtud ni en su eficacia, segtn decia
el Marquis de Pinar del Rio.
Cuba, que conocia ya la sinceridad de los
amigos de Romero Robledo, los cuales, censu-
rando 4 Martinez Campos, pedian un Weyler 6
un Polavieja, para poderse saciar sin limits, en
los adversaries, echando, otra vez, la policia
hasta sobre los Jefes, como el perseguido Rabell,
no se ha extrafiado nada del fracaso que han su-
frido cuantos esperaban las reforms de Abar-
zuza, ni de los triunfos obtenidos por los fatales
intransigentes, dejindose la implantaci6n de aque-
las para cdespues de una acci6n military muy
endrgica, several y firmen, que Martinez Campos
no ejecuta hoy a gusto de los de la lave.






- 83 -


APANDICE II

MARTINEZ CAMPOS REFORMISTA EN 1878

Su carta a Cbnovas

Transcribimos, con sumo gusto de una carta,
que dirigi6 Martinez Campos al Sr. Canovas en
1878, L raiz del Pacto del Zanj6n, los pdrrafos
siguientes:
<(Las promesas nunca cumplidas, los abusos
de todo gdnero, el no haber dedicado nada al
ramo de fomento, la exclusion de los naturales
de todo los ramos de la Administracidn, y otra
porcion de faltas, dieron origen d la insurrec-
ci6n; el career los Gobiernos que aqui no habia
mds medio que el terror, y ser cuesti6n de dig-
nidad noplantear las reforms hasta que no so-
nase un tiro, la han continuado; por ese camino
nunca hubidramos concluido aunque se cuaje la
isla de soldados; es necesario sino queremos
arruinar d Espauia, entrar francamente en el
terreno de las libertades; yo creo que si Cuba es
poco para independiente, es minds que lo bastante
para provincia espahola, y que no venga esa
series de empleados todos de la Peninsula, que se
de participaci6n d los hijos delpais, que los des-
tinos sean estables, etc., etc. Yo soy menos li-
beral que ustedy deploro ciertas libertades; pero
la dpoca exije, la fuerTa no contituye nada es-






84 -
table, la razdny lajusticia se abren paso tarde
6 temprano, etc.n)
Ellos revelan la nobleza con que, en su par-
ticular, pensaba el hdroe de Peralejo.
Pero los Arderius, Calvo Muioz, SuArez Val-
des, San Pedro, Porset, Carvajal y demds con-
servadores de que se veia rodeado en los momen-
tos que abandonaba el Villaverde y el teatro de
la guerra, parece que pensaban misbien con Ro-
mero Robledo y con los demas, contrarios a todo
lo que fuera reformista.
Ojald que el Pacificador, se hubiera guiado
por los reformistas y autononomistas, sus ver-
daderos amigos.
El Gobierno hubiera sufrido su imposici6n.
Pero ni 6l estaria rodeado de tantos enemigos; ni
hubiera visto fomentarse la insurrecci6n; ni Es-
pafa y Cuba le tributarian, hoy, sino vitores y
aplausos: pues no la vida del campamento y la
entrega del Gobierno 6 los conservadores,sino la
implantaci6n de las reforms, es lo que nos hu-
biera salvado, como acaba de exponer tambidn
LopeT Domingue{ a Mr. Enry Charriaut, en los
siguientes pArrafos de su interview:
.(..... llegado tfltimamente al poder el partido
liberal, comprendi6 today la gravedad y trans-
cendencia del problema cubano, y con denodado
empefio acometi6 la empresa de someter a las
Cortes un proyecto de reforms capaces de evi-
tar lo que desgraciadamente ha sucedido.
Uichas reforms, llamadas a dar golpe mortal
6 los que alientan la insurrecci6n, fueron com-
batidascon algtn apasionamiento, nopudiendoal






- 85 -


fin aprobarse con el concurso de todos los par-
tidos gubernamentales y con el de los represen-
tantes de la gran Antilla,, sino despuds de no pe-
quefias transacciones. Pero incompletas, como
vinieron d ser tales reforms, y aun ya iniciado
lo que era sin duda el.postrer esfuerzo del sepa-
ratismo, que veia avecinarse su muerte, es muy
probable que si llegan a implantarse algdn tiem-
po antes del inesperado cambio politico produ-
cido por la caida del gabinete Sagasta, el movi-
miento se hubiera sofocado mis facilmente.,

AP INDICE III

MANIFESTACI6N DE LA HABANA

CANVAS CONSIDER YA IGUALMENTE ESPANOLES
A LOS TRES PARTIDOS POLITICOS DE CUBA

Este hombre piblico de nuestra Pitria, i
quien Cuba no miraba con buenos ojos, cuando
le oia decir-al discutirse las reforms de Mau-
ra-que no podia tratarse lo mismo 4 los venci-
dos (autonomistas), que a los vencedores (los de
Uni6n Constitucional); teoria tambien del senior
Avecilla y de otros escritores y estadistas penin-
sulares, que no respetan el haberse convenido en
el Zanj6n el olvido de lo pasado y que, en honor,
ademds, i constituir una sola familiar, no se ha-
blara de vencidos ni vencedores; ni tienen en
cuenta que, para ello, se forman en Cuba los par-






86 -
tidos insulares con personal de todas las proce-
dencias; y d cuyo hombre pdblico agradeci6,
aquella [sla, su concurso al cooperar a la tran-
sacci6n de la formula Abarzuza, imponiendose a
Ronmero Robledo, Rodriguez San Pedro y dem.s
conservadores para que depusieran su intransi-
gente oposici6n, y la aceptasen, a fin de que se
implantaran, pronto, las reforms de aquel con-
venio salvador, que, no obstante, hace once me--
ses se estd dejando de cumplir: acaba de sinteti-
zar, de la misma manera, en un gran pensa-
miento (que es una ldstima que no se haya lle-
vado i la practice, tampoco, durante su Gobierno)
la conduct que debe observarse en lo sucesivo
con los tres partidos de dicha Antilla, en lo con-
cerniente 4 su manoseado espafiolismo.
Pues el dia veinte y ocho de Diciembre, segin
toda la prensa del veinte y nueve, al dar cuenta
en el Consejo de Ministros de la manifestaci6n de
simpatia que hicieron el 27 en la Habana, a Mar-
tinez Campos, constitucionales, autonomistas y
reformistas unidos, d pesar de tenerse anulados
dispersos y sin f6 A los dcs iltimos, el senior
Canovas. dijo: que < diferencias era buenon; y que much falta, porque el devorarse unos y otros
por quidn era mds espahol 6 por motives peque-
nos, es perjudicialisimo para los intereses de la
Pdtria),, con lo cual estuvieron conformes todos
los Sres. Ministros.
jlastima que esos pensamientos, y las refor-
mas convenidas yofrecidasal paisdesde Febrero,
no se hayan llevado a la practice de los hechos;






87 -
mayormente cuando se trataba de un pueblo
como el de Cuba: cansado de pedir; y donde el
que toca la miseria, hace tiempo, no cree ya sino
en obras. y no en amores!
La manifestaci6n de la Habana ante el hecho
de extenderse hdcia sus puertas la insurrecci6n,
viendo avanzar 4 Maximo G6mez y Maceo; y
ante el hecho de la salida del Poder, de Romero
Robledo, censurando las gestiones de Martinez
Campos, y provocando su relevo: sirvi6 al senior
C4novas, de motivo para comprender que la
uni6n de aquellas agrupaciones hacia much
falta; porque el devorarse unas 4 otras era per-
judicialisimo para los intereses de la P4tria?
Si ahora se palpan esos perjuicios, y se la-
menta la falta de uni6n entire los partidos de
Cuba: ga quien se debe?
(No es el Gobierno del Sr. Cinovas, el que
atendiendo 4 los conservadores mis intransi-
gentes, como Carvajal, Romero Robledo y San
Pedro, ha dejado de implantar en Cuba las re-
formas que solicitaban autonomistas y refor-
mistas con todo el pais; desautorizando con no im-
plantarlas 4 los autonomistas y reformistas, que
habian sacrificado sus aspiraciones hasta pasar
por lo que ya se llama en dicha Isla no el conve-
nio, sino la Burla Romero-Abar-uaa, al ver que
envano ha cacareado su inmediata implantaci6n,
tambinn, desde que lleg6 alli, el mismo Martinez
Campos?
iNo es el Gobierno del Sr. Canovas el que
rode6, 4 dicho General en Jefe, de funcionarios
como Sudrez Valdes, Calvo Mufioz, Rodriguez





88 -
San Pedro, Porset, y otros, enemigos de los au-
tonomistas y reformistas; y el que entreg6 i los
conservadores de Cuba gobiernos, alcaldias y
otros puestos, expulsando, contra el procedimiento
de la Ley Municipal y Provincial de Cuba, las
mayorias liberals de los Ayuntamientos y Dipu-
tacionas, cuando el Partido Unm6n Constitucio-
nal delataba como desafectos a Espaiia i todos los
que habian simpatizado con Maura y Calleja, y
buscaba el apoyo del Poder pidiendo Generales
sanguinarios para el total exterminio de sus ad-
versarios no satisfecho con burlarse del pais
abusando en sus puestos y haciendo alardes de-
mag6gicos de que no se implantarian jams las
reforms?
S(Devorarse unos y otros por quidn era mis
espafiol.)
Eso lo debia de decir, el Sr. Cinovas, sola-
mente por el Partido Uni6n Constitucional, que
hasta se di el titulo absorbente de Partido Es-
pahol, teniendo a los otros partidos de Cuba por
no espafloles; siendo el el que con el cristo del
espafolismo no tan solo se ha opuesto a toda re-
forma, sino que ha tratado de devorar y casi
ha devorado a los demis partidos persiguiendo
a sus afiliados, para serle mis ficil seguir explo-
tando solito al pais, que ss todo su patriotism.
De esa manera, y ayudado por el Poder, es como
desesper6 a los autonomistas; es como acab6 con
el movimiento izquierdista y econ6mico, en los
cuales se perseguian por anti-espafioles 4 sus Je-
fes y d sus elements; y es como ha dispersado
4 los autonomistas y reformistas en estos meses,






89-
Ilevando a la desesperaci6n al pais, y matando
en 61 toda f6 y toda esperanza respect A que
alli se realicen jams las aspiraciones que pacifi-
camente solicitaban por conduct de dichospar-
tidos, siempre acusados como desafectos L la
Naci6n por esa partida de mercaderes, a quienes,
sin haber peleado en la otra guerra, sino con el
tanto por ciento, se les consider como la casta
herdica, vencedoraenelconvenio delZanj6n,don-
de no hubo ni vencedores ni vencidos al cele-
brarse un pacto para admitir la legalidad que se
ofreci6.
Si el Sr. Cdnovas no constitute en autori-
dades a los conservadores de Cuba, privando asi
de garantia 4 los demis partidos; y deja redu-
cido al mismo, como a los demis, d la interven-
ci6n que les correspondiera en los asuntos del
pais, segin sus fuerzas: esos partidarios de Ro-
mero Robledo, ensefiados d devorarlo todo, va-
lidos de su espaholismo incondicional, especie de
Oraci6n del Justo Jue{ de que se acompafian
siempre,(y los cuales lo mismo lanzan injuries y
se rebelan tratdndose de Maura que de Calleja,
de Martinez Campos que de Dulce 6 de Iturri-
garay, sino los sirven de estampilla) no hubie-
ran recrudecido sus denuncias, ni llevado la alar-
ma d todas las families liberals de Cuba, al sa-
lir de alli Calleja, ansiosos como estaban de ver
el exterminio complete de sus adversaries, arun-
cidndolo sin reparo, y para quienes pedian ma-
yores extremes que los empleados con las parti-
das de la manigua; por que con sus mayorias
habian cometido el crime de derrotarles en las






90 -
urnas, asi como 4 su idolo el Sr. Polavieja, Ge-
neral que habia dirigido i los caciques en aque-
llas batallas en que fueron destrozados autono-
mistas, izquierdistas y econ6micos, 4 quienes
desdein tambidn el Poder, iniciando agravios.
Por lo expuesto, no ha sido possible la uni6n
de aquellos partidos que los conservadores han
Ilegado d devorar en diferentes epocas, validos
de las preferenciasdecasta que conseguian delos
Gobiernos, teniendoles por la agrupaci6n leal y
benemdrita; cuyo element sano parece que se
llen6 de terror ante lo que pudiera empeorar la
situaci6n de Cuba el relevo de Martinez Cam-
pos, y la disoluci6n de los pocos organismos que
conservan con vida los Partidos Autonomista y
Reformista,alsustituirsedicho General porWey-
ler 6 Polavieja, comose indicaba al salir delPoder
Romero Robledo, pidiendo la prensa ide aquil
se entregara aquello i los idolos delos llavistas.
Celebramos, no obstante, los pensamientos
del Sr. CAnovas; porque si hay algun medio para
salvar d Cuba y conservarla dentro de la nacio-
nalidad, no podria ser ese medio el de que una
agrupaci6n privilegiada devorase a todas las de-
mas,so pretextodeun espafiolismo y unamor dla
integridad que no admitian en los otros partidos,
para manejar solos la cosaptfblica. El inico me-
dio de mantener alli nuestra soberania, es el de
tenet por espafioles a todos los partidos; y el de
no ponerles en ridicule ante el pais, persiguien-
doles; 6 burlindose eternamente de sus preten-
siones, tratdndoles de separatists.
iBorrar diferencias; y considerarse como






91 -
miembros de una familiar, interviniendo con
arreglo 4 sus fuerzas en los asuntos del pais. 01-
vido de lo pasado!
Eso fue lo convenido desde el Zanj6n, donde
no hubo ni vencidos ni vencedores.
jQu6 listima no haberlo cumplido desde el
primer dia, como dice ahora el Sr. Cdnovas, al
ver extendida la insurrecci6n por toda la Isla!
jQu6 de perjuicios no se nos hubieran evitado
a todos y a la misma Pdtria.
El Gobierno fue el mis llamado a conseguirlo,
siendo just con todos y no alimentando prefe-
ferencias.

AP1NDICE IV


Como pensaba Pi y Margall empezada la insurrecci6n

SU ARTICULO DEL 7 DE ENERO ACTUAL
PROPONIENDO UN NUEVO ZANJON

De un articulo que public el Sr. Pi y Margall
en El Quijote, titulado Cuba, d los tres meses de
empezada la insurrecci6n, cuyo articulo se re-
produjo y ley6 en aquella Isla y en las naciones
vecinas por todo el mundo, insertamos aqui los
siguientes parrafos.
((iHan de ser calificados alli de bandoleros los
que aqui calificamos de heroes... De heroes son






92 -
tambien calificados en toda America y ain en el
mundo todos los que en el primer tercio del siglo
nos arrojaron de M6xico, de Guatemala, de Co-
lombia, del Ecuador, del Peru y de Chile. Sea-
mos justos con los que hoy nos combaten en
Cuba.
Debiamos de haberles concedido hace tiempo
la autonomia 4 que tienen indisputable derecho;
debimos de haberlos dejado unidos 4 la Penin-
sula, solo por el vinculo de los comunes intereses
nacionales y los internacionales.
Habriamos evitado con 6sto, n6 s61o la pre-
sente querella, sino tambien la de 1868.
iQu6 de sangre y tesoros habriamos ahorrado
con esta conduct!
Nos lo aconsejaban la raz6n, el derecho, el
propio interns, la consideraci6n del vasto imperio
colonial que habiamos perdido.
Desgraciadamente para los pueblos, adn mas
que para los individuos, tiene irresistible fuerza
el habito. Nada pudo movernos al abandon de
nuestra antigua political tan desautorizada por
propios y agenos desastres.
Si hay ahora una guerra en Cuba, nuestra, y
s6lo nuestra es la culpa.
Estamos en el imperioso deber de reparar el
yerro y de cortarlo.
La guerra en 1868 dur6 diez afios y no pu-
dimos terminarla, sin6 por un convenio. Dimos
entonces i los cubanos los derechos y las liber-
tades que ya gozaba Puerto Rico.
El convenio por el que habriamos determinar
la guerra presente,si no puede Cuba mAs que nos-






93 -
otros, hagAmosle ahora, que somos auin los mis
fuertes, y no podria achacarse nuestra genero-
sidad de flaqueza.
Les dimos hace diez y siete afios la libertad;
demosles ahora... la autonomia, hag4mosles due-
fios y Arbitros de sus destinos..
Dejemosles que se rijan por si mismo en todo
lo que 4 su vida interior correspond, en lo po-
litico, en lo administrative y en lo econ6mico.
Y para que nuestra generosidad sea mas agra-
decida, ayudimosles d pasar de la eteronomania
4 la autonomia, sin disturbios, sin estrepitos y
sin sangre.
Se invoca contra esta conduct el sentimiento
de la p4tria.
Sobre el sentimiento de la pdtria esti el de
la humanidad y sobre todos el de la justicia.
Cuba es el sepulcro de nuestra juventud en
esas deplorables guerras. Perecen alli por miles
nuestros soldados, victims unos del clima, otros
del plomo y del hierro de los enemigos.
Los mds van alli por la fuerza, y se han de
batir por una causa que no les es simpdtica. Es
hasta inhuman no procurar los medios de eco-
nomizar la sangre de esos hombres.
Irrita leer uno y otro dia que es precise man-
dar 4 Cuba regimientos sobre regimientos, 4 fin
de acabar con los rebeldes y dejar alli bien im-
plantada y establecida la soberania de la Naci6n.
Para que no pudieran calificar de falso su patrio-
tismo, deberian los que tal dicen ir con sus hijos
4 la vanguardia del ejercito. Es c6modo quedarse
en casa y mandar 4 los demis al matadero, lo es






94 -
sobre todo no conocer la guerra sino por los re-
latos que se leen en invierno al amor de la lum-
bre, y en verano a la sombra de las alamedas.
ILa soberania de la Naci6n! (Es que la Naci6n
para ser soberana ha de absorber la vida de los
grupos que la component!
Es que su soberania lleva forzosamente
consigo la servidumbre de las colonies? A los in-
tereses nacionales viene limitada su soberania? A
la vida de la relaci6n con colonies ha de circuns-
cribirse.
Se invoca tambidn para proseguir la guerra el
orgullo national y el decoro de la Pdtria; como
si hubiese para una naci6n mengua en dar lo que
de justicia se debe, como si no pudiera de pade-
cer mis la honra continuando la guerra y sa-
liendo vencidos.
Fu6 para nosotros poca afrenta haber de ra-
tificir en Mexico por la paz de C6rdova el plan
de Iguala y firmar en el Peru la vergonzosa capi-
tulaci6n de Ayacucho?
La guerra agravard nuestra ya desesperada si-
tuaci6n econ6mica. No hace sino tres meses que
empez6 y nos cuesta ya siete millones de duros;
en los presupuestos escritos antes de la guerra se
reconocio ya un deficit de seis millones de pese-
tas; todos sabeis como esos deficits crecen en la
liquidac16n de cuentas. iCalculad que deficit no
sera el nuestro al acabar el nuevo afio econ6-
mico si la guerra continhia.
Y consultado el Sr. Pi y Margall como otros
politicos, por El Liberal, el dia 7 de Enero
corriente public, dicho peri6dico, su conferen-






95 -
cia, de la cual reproducimos los siguientes par-
rafos:
*Las circunstancias son gravisimas. Lo he
dicho en un articulo que ha dado vuelta i toda
Am&rica. Se puode luchar contra un ej6rcito, no
se puede pelear contra un pueblo. Cuando las
naciones confian su salvaci6n a los ejercitos, es-
tin perdidas; cuando la confian 4 los pueblos,
su causa esti ganada. Mientras Napole5n luch6
contra los ejercitos coligados de Europa, gan6
batallas y gan6 reinos; pero quiso conquistar 4
Espafia. quiso conquistar A Rusia, y en una y
en otra naci6n hall 5 el ocaso de su estrella. En
Espafia encontr6 el alzamiento de un pueblo; en
Rusia la sublevaci6n de un territorio y de an
clima, y alli hallaron sepultura sus gloriosos ve-
teranos, vencedores en las Pirdmides, vencedores
en Austerlitz.
< el General Martinez Campos lo ha leido, lo ha-
bra aprobado. SOLO POR UN CONVENIO SE PUEDE
ACABAR LA GUERRA DE CUBA. (N6 habria valido
mAs estipular un convenio en los comienzos de
la guerra, que hacerla para concluir con un con-
venio, cuando ya sea impossible rescatar las p-r-
didas en hombres y en dinero?
(El general Espartero era un valiente, era un
patriota y era un liberal. Hizo el convenio de
Vergara, unica manera de acabar con la guerra
civil. Espafia satisfecha no premi6 ni agradeci6
sus batallas. En cambio, premi6 y agradeci6 el
termino de la guerra por el famoso yabrazon,
otorgindole el titulo de Principe de la Paz*.






96 -
uLo mismo se puede decir de todas las gue-
rras civiles de todos los tiempos. Ante una de
ellas estamos, y no por encontrarse lejos del
campo de la acci6n interest menos d Espafia.
Por ese interns supremo, UTILIZANnO LA SOLUCION
DE UNA AUTQNOMIA VERDADERA PARA la [sla de
Cuba, TAL VEZ PODRfA LLEGARSE A LA PAZ.)
Aconseja un nuevo Zanj6n; pero pronto.
La gravedad a que han llegado, ya, las cosas
en Cuba: desacreditados ante el pais los partidos
liberals y perdida la f6 en los Gobiernos de aci,
por no envidrseles ni el convenio Abarguja; de-
vorados dichos partidos por los conservadores,
que les han perseguido y dispersado en provin-
cias; y extendida la insurreci6n en toda la Isla,
asi como la miseria que lleva la anarquia a todas
parties, amenazando seguir distrayendo un Ejer-
citode mis de 200.000 hombres, porque. sembra-
da por aquella Antilla la desolacion y el hambre
en los poblados, tornardn i hacerse firmes en las
escabrosidades de los montes: hacen career, al se-
iior Pi, que para conseguir, en definitive, las Re-
formas de Maura, 6 la Autonomia de Montoro,
no se estd sublevando aquel pueblo,auxiliado por
toda la America.
Y como Cuba, esti convencida de que, por
los Autonomistas y Reformista, no la habrin de
dar aqui jams: ni la Autonomia, como lo juraba
Ledny Castillo, en una de las sesiones del Con-
greso, con todos sus pulmones; ni las Reformas
de Maura, como lo juraban, en otras, los dem6-
cratas Becerra y Canalejas, teniendo, siempre,
unos y otros i su lado, para lograrlo, d los con-






97 -
servadores, 4 los carlistas, y a algunos republi-
canos: estima que los que han talado toda la Isla
en estos diez meses, i pesar del numeroso Ejrr-
cito referido,no habrian de contentarse sino con
una autonomia 6 reforms mis tmplias que las
citadas.
Una Autonomia capaz de permitirles la li-
bertad mis absolute en lo administrative y en lo
mercantil: para elegir y separar sus empleados
hasta cierta categoria; para legislar en lo rela-
tivo 4 fomento; para celebrar, por si, tratados
de comercio, y former aranceles, que les con-
sintieran, en favor de sus frutos, de la baratez
en el consume de los articulos de primer nece-
sidad, y de sus ingresos, mercados y ventajas
que se les vienen negando, por mantener aqui
los intereses de Empresas y de estancos que el
Gobierno crde convenientes a la march de la
naci6n.
Autonomia, ante la cual tal vez depondrian
las armas, renunciando 4 esa Independencia que
es la principal aspiraci6n de algunos cabecillas,
y de cuantos piensan, en America, como los dis-
cipulos de Monroe, ayudando los planes de la in-
surrecci6n para que se reparta la Isla entire los
que luchan, aspirando 4 no pagar 4 Espafia,,(fi-
jandose en lo extraido de alli por defraudadores
y caciques) ni un centimo de los costs de la pa-
sada y present guerra; teni6ndola en tanto en
constant lucha, hasta arruinarla, como el actor
que, hallindose en insolvencia, sostiene inci-
dentes mil al litigante rico hasta que le deja en
paz, empleando aquel gratificaci6n crecida; 6







98 -
hasta que le arruina y abandon las actuaciones.
Perspective, dominicana, que present salvada,
el Sr. Pi, aconsejando que se termine la guerra
por un convenio cuanto antes, con lo cual esta-
mos conformes d estas alturas, dadas las inne-
gables proporciones que han permitido tomar 4
la revoluci6n; y ya que aquellos innumerables
campesinos, que carecian hasta de sal para con-
dimentar sus boniatos, suerte que arrastran en
Cuba profesionales, propietarios y comerciantes,
por no haberse discutido y enviado medidas sal-
vadoras cuando todos las solicitibamos,con ur-
gencia,desde alli, no cuentan con la organizaci6n
complete de los partidos liberals que los defen-
dian, ni con otras esperanzas que las que les ofre-
ce la revoluci6n, d donde les han llevado las de-
cepciones y la miseria.
No esperando diez afios, como la otra vez,
contariamos. todos, con menor numero de muer-
tos 6 invdlidos, en cada familiar; con menor can-
tidad de derechos pasivos y de intereses de la
deuda, en los Presupuestosvenideros; y con me-
nor ruina, en general: se dedicarian de nuevo a
la producci6n los hombres, las industries, y
propiedades consumidas hoy por la guerra; y se
contendria el malestar econ6mico que fomentard
la continuaci5n de la lucha, asi como la emigra-
ci6n que tanto desangra los sufridos pueblos de
nuestra Pdtria, donde se hacen tan dificil library
la subsistencia,y crecen con caracteres pavorosos
las insias del socialism, descreido el pueblo en
los organisms politicos.







- 99 -


APE1NDICE V

Como han pisoteado el patriotism de los autonomistas.
Y ipor que buscan los rebeldes una nacionalidad?

Para que en esta propaganda, en que me prc-
pongo sefialar los errors de la political guberna-
mental, con relaci6n a nuestras provincias de
Am6rica, se fijen una vez mds, nuestros lecto-
res, en el grado de desesperaci6n a que se ha
llevado a los autonomistas, dudando, con ra-
risimos interregnos como el de Maura, de su
patriotism, y tratAndoles como antiespafoles
y rata vencida; arma que han esgrimido apoya-
dos en el Partido Uni6n Constitucional, contra
los demis movimientos que surgieron en Cuba,
aunque los iniidsemos peninsulares que queria-
mos salvar de tantas torpezas la suerte de la in-
tegridad de la Patria, y el porvenir de constant
protest armada, que preparaban i nuestros hijos
por aquel camino; reproducimos i continuaci6n,
para muestra, el siguiente recorte del Diario de
la Marina, publicado en la Habana a los co-
mienzos de la propaganda reformista, aludiendo
d un General que figure en la actual campafia y
y cuyos actos, desempefiando puestos en dicha
Isla, asi como los actos de los caciques que con
61 estaban y estin de acuerdo, levantaron alli y
siguen levantando siempre, incluso en su nuevo






100 -
viaje, la protest general A que se hace acreedora
la forma en que tratan constantemente a los au-
tonomistas, seglin se desprende del contenido de
las siguientes lines:
(Dice La Uni6n Constitucional, que un per-
sonaje reformista dirigi6 una carta id un bizarre
general que represent dignamente a Matanzas
en las Cortess (verde y con asa (Q?) alcarraza), y
que en aquella carta despues de hablar del sen-
timiento que al firmante produce ver al diputado
de referencia entire los intransigentes que se
oponen al planteamiento de las reforms admi-
nistrativas, se le decia:
(Tenga V. present que sus mejores amigos
de este pais y la mayor parte de los que sostu-
vieron su candidatura no piensan como V. piensa
en political antillana.
A lo cual, seguin el peri6dico referido contest
el bizarre General:
I cSi realmente me persuadiera de que mis
electores diferian de mi modo de ver las cosas y
conveniencia para ese pais, no retardaria ni un
s6lo minute el realizar el acto digno de presen-
tar mi renuncia de diputado en el Parlamento,
para devolver la representaci6n con que se me
honr6, pero mis noticias no concuerdan con las
de usted; al contrario, mis electores de Matanzas
creen atentatorio contra la integridad national
cuanto proyecta M... y ustedes aplauden; pero
aquello que yo haria, realizando un acto de es-
tricta dignidad, bien pudieran hacerlo aquellos
que debiendo su representacidn al partido de
Unidn Constitucional, la utiligan para combatir




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs