• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Table of Contents
 Prologo
 Carta I
 Carta II: Antecedentes de al insurreccion...
 Carta III: Pretensiones sucesivas...
 Carta IV: La milicia voluntari...
 Carta V: Más sobre los volunta...
 Carta VI: La libertad teórica y...
 Carta VII: La autonomía del...
 Carta VIII: La autonomía de las...
 Carta IX: Mas sobre la autonomía...
 Carta X: Venta de la isla...
 Carta XI: Anecsion de Cuba á los...
 Carta XII: Inconvenientes de la...
 Carta XIII: La independencia de...
 Carta XIV: Imposibilidad de obtener...
 Carta XV: Imposibilidad de que...
 Carta XVI: Las reformas
 Carta XVII: Historia de las reformas...
 Carta XVIII: Historia de las reformas...
 Carta XIX: Los diputados puerto...
 Carta XX: Las reformas políticas...
 Carta XXI: Continuacion de la materia...
 Carta XXII: ¿Conviene promulgar...
 Carta XXIII: ¿Conviene que las...
 Carta XXIV: Mas sobre elecciones...
 Carta XXV: Actitud que conviene...
 Carta XXVI: Reformas administrativas,...
 Carta XXVII: Síntesis de este...
 Postdata
 Carta al autor
 Foreword














Title: Cartas al rey acerca de la isla de Cuba
CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074052/00001
 Material Information
Title: Cartas al rey acerca de la isla de Cuba
Physical Description: xiii, 3-237, 1 p. : ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Bas y Cortés, Vicente
Publisher: Librerías de Abraido, y La Cruz verde
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1871
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba   ( lcsh )
Colonies -- Administration -- Spain   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por d. Vicente Bas y Cortés.
General Note: Cover-title: ... Cartas al rey acerca de la isla de Cuba. Con una postdata del illmo. sr. d. Ramón María de Araíztegui ...
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074052
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000124070
oclc - 24158968
notis - AAP0027

Table of Contents
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Table of Contents
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
    Prologo
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Carta I
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Carta II: Antecedentes de al insurreccion de la isla de Cuba
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Carta III: Pretensiones sucesivas de los insurrectos
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Carta IV: La milicia voluntaria
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Carta V: Más sobre los voluntarios
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Carta VI: La libertad teórica y su aplicación en Cuba
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Carta VII: La autonomía del Canadá
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Carta VIII: La autonomía de las provincias vascongadas
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Carta IX: Mas sobre la autonomía de la isla de Cuba
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Carta X: Venta de la isla de Cuba
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Carta XI: Anecsion de Cuba á los Estados Unidos
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Carta XII: Inconvenientes de la anexion para los Estados Unidos
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Carta XIII: La independencia de Cuba
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Carta XIV: Imposibilidad de obtener la independencia de Cuba por la fuerza de las armas
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Carta XV: Imposibilidad de que Cuba independiente se organice
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
    Carta XVI: Las reformas
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
    Carta XVII: Historia de las reformas liberales en las posesiones hispano-americanas
        Page 126
        Page 126a
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Carta XVIII: Historia de las reformas políticas en las Antillas
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Carta XIX: Los diputados puerto riqueños
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Carta XX: Las reformas políticas en ultramar
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Carta XXI: Continuacion de la materia de la anterior
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Carta XXII: ¿Conviene promulgar una contitucion en las Antillas?
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Carta XXIII: ¿Conviene que las Antillas envien diputados á la península?
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    Carta XXIV: Mas sobre elecciones de diputados y senadores
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    Carta XXV: Actitud que conviene tomar al partido español si se le imponen las elecciones
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    Carta XXVI: Reformas administrativas, económicas y sociales
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
    Carta XXVII: Síntesis de este libro
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    Postdata
        Page 221
        Page 222
    Carta al autor
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
    Foreword
        Page 238
Full Text



CARTAS AL REY


A CERC.A


- riYorOn


LA ISLA DE CUBA,

POG

D. VICENTE BAS Y CORTES,

Voluntario del primer batailon de Cardenas,
S6cio corresponsai de! Comit6 Espanol Conservador de Matanzas,
de Merito de; Circuio Espalol de Santiago de Cuba, Vice-presidente del Casino Espafol
de Cardenas, Director y fundador quo ha sido del peri6dico
'La Baldera Espanola" y que lo es actualmente de "El Horizonte," &c. &c.


Librar-; dj ABRAIDO, calle del Obispo, y LA CRJ3 VERDE,
cJall de Mercaderce
















Esta obra es propiedad de sa autor.


).


Cdrdenas.-IImprenta de EVaoriUznlte, Raiz, 29,


"aft-I
P*W#4

















INDICE.



PiO.
LOGO ......................................
CARTA I.-INTRODUCCION.-SUMARIo: Razon de estas
Cartas.-Necesidad de que escuche todo Monaroa A sus
sibitos.- M6viles que impulsan al autor a cscribir so-
bre los asuntos de Cuba.-Objeto A que propenden estas
Cartas............................................ 9
CARTA II.-Antecedentes de la insurreccion de la isla
de Cuba.-SUMARIo: Intrigas political de los enemigos
do Espafia.-La ambicion de figurar.-Codicia de pues-
tos oficiales.-Tendencias de los escritos de Saco y otros.
-Errores atribuidos al Gobierno de Espafia.-Cotejo con
los cometidos por otras naciones.-Autonomia 6 selfgu-
bernement.-Bases propuestas por los insurgentes para
la autonomia de Cuba.-Consecuencias funestas.-Ejem-
plo de Santo Domingo, M6jico y demas repdblicas hispa-
no-ameriianas ............ ....... ............. 13
CARTA III.-Pretensiones succsivas de los insurrectos
-SUMARIO: La autonomia propuesta como medio paci-
fico de obtener la independencia.-Medios de propagan-
da que se pusieron en juego.-Influencia de la revolu-
cion espafola de Setiembre en la de Cuba.-Primeros
pasos de esta.-Gritos'de independencia.-Influencia de
las libertadcs concedidas por el general Dulce.-Reac-
cion en el partido espaiol.-Crimenes cometidos por los
insurrectos.-Elementos de guerra reunidos por el par-
tido espafiol.-La anexion a los Estados-Unidos, como
tercera fase de las tendencies de los insurrectos- Va-
cilacion de los Estados-Unidos, y causa de su neutralidad
posterior.-Estado precArio de la insnrreccion armada.
-Conjetura sobre el porvenir de Cuba.-Elementos de
discordia que dejara en p6s de si:la actual insurreccion.
-Necesidad de vivir alerta en 4o sucesivo........... 19
2*







- VI -


CARTA IV.-La Milicia Volhlnaria.-SuMARIo: An-
tecedentes honrosos dc los voluntarios de Cuba.-Dife-
rencia de miras entire los voluntarios de Cuba y los mili-
cianos nacionales de la Peninsula.-Sacrificios hechos
por los voluntarios en aras de la patria.-La union ha si-
do siempre su nortc.-Imputaciones hechas por sus ene-
migos.-Esplicacion del valor, unidad de miras y abne-
gacion de los voluntarios de Cuba.-Los cubanos dignos
tigurando en sus filas.-Entusiasmo que inspira a todos
los buenos esa institution. ....................... 25
CARTA V.-Mas sobre los voluntarios.-SUMARIO: La
milicia de "Nobles vecinos."-Intihencia de la actitud
de los voluntarios en la invasion de Narciso Lopez y en
la insurrection actual.-iConvendra desarmar a los vo-
luntarios una vez terminada la campafia?-Argumentos
en pr6 y en contra.-Conveniencia de sostener la fuerza
voluntaria y el entusiasmo que las anima.-Ventajas posi-
tivas de esta politica.-Recompensas y honors con que
debe premiarse a los voluntarios y sostenerse su entu-
siasmo.-Creacion para el efecto de una medalla especial.
-Exencion de quintas en la Peninsula t los voluntarios.
-Fomento de ]a inmigracion peninsular.-Organizacion
de la militia volunturia en tiempo de paz, de un modo
semejante i !a la ndwchr alemana.-Datos sobre la land-
wzchr ...................... ................. 31
CARTA VI.-La libertad tcorica y su aplicacion en
Cuba.-SIMARIO: Progreso de las ideas liberals en los
tiempos modernos.-La libertad amalgamada con el 6r-
den.-La monarquia absolute, la constitutional y la re-
publica.-Estado de Cuba antes de estallar la insurree-
cion.-Tendencias de esta y medios empleados para el
efecto.-Reformas political pedidas por los comisiona-
dos que fueron a Madrid en 1866.-Tendencias de sus
planes.-Verdadero sentido de ]a palabra autonomia,-
La autonomia del Canada y la de las Provincias Vascon-
gadas, citadas como models por los insurrectos.-Con-
veniencia de estudiar las bases en que descansa una y
otra autonomia ...... ........... ............ 3
CARTA VII.-La autonomia del Canadd .-SUMARIo:
Vases en que estriva la autonomia canadense.-Estado
de la opinion public en Inglaterra despues de la revo-
lucion Francesa iniciada en 1789.-Influencia de Francia
y Espafa en la independencia de los Estados-Unidos.
-Reforma introducida por Pitt en el regimen del Ca-
nadi el alo 1791.-Division, lel Canada en dos provin-







VII -
PAG.

cias coo Camaras y libertades que equivalian a la
independencia del Canada y la Nueva-Escocia.-Luchas
con motives religiosos.-Acta de 10 de Junio de 1867
emancipando completamente el Canada, Nueva-Escocia
y Nueva-Brunswick.-Detalles acerca de la forma de go-
bierno que rige en el Canada.-Atribuciones del Lober-
nador general, del Consejo privado de la Reina, del
Senado, de la Camara de los Comunes, del Teniente go-
bernador y de las Camaras provinciales.-Consecuencias
para la Inglaterra.-Comparacion del regimen que In-
glaterra tiene establecido en el Canada con el que ob-
serva en la India.-Comparaciones entire el Canada y la
Isla de Cuba.-Suposiciones quo haceu los insurrectos
cubanos'al pedir la autonomia.-Consecucncias que es-
perimentaria Espafia planteando ese sistema ......... 45
CARTA VIII.-La autonomia de las Provincias Vas-
congadas.-SUMAlo : Astucia de los insurrectos al pe-
dir esa autonomia.- Contradiccion en que incurriria
Espana al crear en Cuba diferencias, cuando trata de
similar a las Provincias Vasccngadas con las demas de
la nacion.-Bases auton6micas del gobierno establecido
por Jaun Zuria.-Examen de las creadas por la Junta
General de Guernica.-Bases en que descansa la auto-
nomia actual Refutacion de la idea de aplicar a Cuba
las modernas instituciones vascas.-Imposibilidad de
otorgar csas instituciones a la isla de Cuba ........... 53
CARTA IX.-Mas sobre la autonomia de la isla de Cuba
SUMARIO.-El folleto titulado Soluciones Posibles.-Razo-
nes que contiene contra la automia de Cuba.-Confesion
de que la autonomia equivale la independencia.-Zenea
y Azclrate.-Refutacion de los errors que contiene en
esta part el folleto insurrecto.-Otro trozo del mismo
folleto.-Tendencias separatist del mismo........... 61
CARTA X.-Venta de la isla de Cuba.--SMARIo:-
Interpelacion hecha en las C6rtes por el diputado senior
Vild6sola.-Proposiciones de Mr. Sickles.-Historia de
otras proposiciones hechas en diversas 6pocas con igual
objeto.-Notables palabras pronunciadas por el sefor
Lopez de Ayala.-Inconvenientes que acarrearia a los
Estados-Unidos la compra de la isla de Cuba.-Imposi-
bilidad material que tiene Espafa para celebrar ese
contrato.-Consecuencias del mismo una vez admitida
esa hipotesis .......................... ........... 71
CARTA XI.-Anecsion de Cuba d los Estados- Unidos.
-SUWa4o: Antigiedad de easidea en la mente de los







VIII -
PiG.

cubanos anti-espanoles.-Calamidades que caerian sobre
Cuba si ese plan monstruoso se realizase.-Ausencia del
element peninsular en Cuba.-Empleo que darian los
Estados-Unidos a este territorio.-Absorcion de los cu-
banos por los Norte-Americanos.-Nulidad political a que
quedarian reducidos aquellos.-Ejemplos de 6dio ins-
tintivo que existed entire la raza latina y la sajona.-Botin
de guerra que exigirian los americanos.............. 77
CARTA XII.-Inconvenientes de la anexion para los
Estados Unidos.-SUMAIAio.- Guerra que tendrian que
sostener con Espafa.-Inferioridad de !a marina de guer-
ra de los Estados-Unidos.-Ruina segura de su comer-
cio y su hacienda.-Perdidas que ocasionaria a los Esta-
dos-Unidos la destruction do sus transacciones mercan-
tiles con Cuba.-Estadistica del comercio que hoy hace
con esta Antilla y las demnis naciones hispano-america-
nas.-Refutacion de esta idea hecha por el folleto Solu-
ciones posibles.-Objeciones political, econdmicas, reli-
jiosas y sociales.-Repulsion de los americanos hacia los
cubanos.-Guerra con Espafia prevista por estos filtimos
y oposicion de Mr. Fish y del general Grant.-Recuerdos
funestos para los Estados-Unidos del 6xito de sus espe-
diciones militares con character anexionista.-Motivos
de gratitud qne tienen para con Espafia.-Oposicion a
declarar beligerantes a los insurrectos cubanos......... 85
CARTA XIII.-La independwncia de Cuba.--SMARio.
-Grito de Cuba libre en vez de Cuba independiente, a-
doptado para alucinar alas masas.-Cambio de un pre-
sente prospero por un porvenir dudoso.-Orras mistifi-
caciones hechas por los corifeos de la insurreccion.-
Error que existe en la idea de que toda colonia puede
emanciparse cuando tiene elements para vivir inde-
pendiente.-Pruebas de este error.-Teoria de los he-
chos cousumados.-Empeuo inquebrantable de los es-
pafioles eu salvar la isla de Cuba ................... 95
CARTA XIV.--mposibilidad de obtener la indcpen-
dencia de Cuba por la fucrza de las armas.-SUMARIO :
Razones y hechos en que fundaban su esperanza los in-
surrectos armados.-Acontecimientos que echaron por
tierra los calculos de los separatistas.-Tropas enviadas
por la Peninsula.-Actitud hostile hacia ella, tomada por
los departamentos mas ricos y poblados.--Nimero con-
siderable de hijos del pais que figuran en las filas de
voluntarios.-Elementos disolventes que existen en el
campo insurrecto.-Impoteopia de los rebeldes para







IX -


conquistar poblaciones importantes.-Reseia de arias
derrotas esperimentadas por los insurgentes, no obstan-
te pelear con fuerzas superiores en numero.-Inconve-
nientes que la naturaleza les opone.-Presentaciones en
masa.-Bajas de la insurreccion.-Estado actual de esta.
-Probabilidades de su pr6xima estincion .......... 104
CARTA XV.-Imposibilidad de que Cuba independiente
se organice.- SUMARIo: Ejemplo de la desorganizacion
que despu6s de medio sig!o, lamentan todavia las repi-
blicas hispano-americanas.-Datos sobro su anarquia.-
Santo Domingo independiente, mendiga su anexion a los
Estados-Unidos.-Pintura que hacen en sus cartas fami-
liares los insurrectos, retratando las ambiciones, vicios,
desconcierto y anarquia que reinan y han reinado siem-
pre en su repilblica de Cuba-libre.-Referencia al ap6n-
dice.-0bsticulos que opondria i la organization de
Cuba independiente la raza de color.-Superioridad do
esta si se acrecentase con la inmigracion expontAnea de
Ia que vive en los Estados del Sur del Continente vecino. 113
GARTA XVI-Las reformas.-SUMARIO: Ideas sepa-
ratistas que entrafia la petition de reforms political en
Cuba.-Citas que confirman esta verdad, tomadas de es-
critores cubanos de diversas epocas.- Opinion del sefor
Saco.-Idem del Sr. Zayas.-Idem del Sr. Labra.-Re-
fexiones que inspiran estos datos--Deben perecer los
principios antes que las coloDias.-Convenieucia para
America de que Espana subsista en las Antillas.-Per-
juicios que lo contrario acarrearia a nuestra nacion.-
Desaciertos que hicieron perder a Espaila sus vireinatos
del Continente ameticano.-Datos histdricos acerca de
las ocasiones en que los espaioles han salvado a Cuba
del dominion extrangero.- Absurdo de que nosotros
mismos trabajemos para la p6rdida de Cuba.-Las refor-
mas political otorgadas ahora, conducen d ese resultado
-Quienes las piden son los enemigos.-Justificacion de
que los peninsulares residents en Cuba sean conserva-
dores, aun siendo republicans antes de venir a este
pais.-Notables palabras del Sr. Santos.-De todos mo-
dos el patriotism aconseja no hacer boy ni en much
tiempo innovaciones political ...................... 118
CARTA XVII.-Historia de las reforms liberals en
las posesiones hispano-americanas.-SuMARIo: Grandeza
de las posesiones colonials de Espafia 6 principios do
este sielo.-Causas que inculcaron an los espiritus fo-
gosos de los americanos las ideas de libertad exagerada.
3*










Reformas liberals que introdujo la Junta Central.-Re-
sefia de las que hizo despues la Regencia.-Las intro-
ducidas por las C6rtes de Cadiz.-Insurreccion de Cara-
cas, Buenos-Aires, Venezuela y MWjico.-Acontecimien-
tos que tuvieron lugar en estos vireinatos, y en los de
Montevideo, Plata, Quito, Chile y iemas.'-Debilidad de
Espaia y los vireyes.-Desmanes a que dieron lugar
las concesiones -Declaracion hecha por el decreto de
15 de octubre de 1810.-Resefia de otra multitud de
concesiones liberals hechas por la Metr6poli.-La p6r-
dida de la America Continental,, como consecuencia de
ese liberalism mal entendido ..................... 12G
CARTA XVIII.--istoria de las reformaspoliticas en
las Antillas.-SUMARIo: Poco provecho que han sacado
nuestros gobernantes de las lecciones que encierra la
historic de la p6rdida de las Americas.-Movimientos
jeparatistas iniciados en Cuba al insurreccionarse los
vireinatos del Continente--Energia del marquis de
Someruelos.-Inmigraeion que la paz de esta Isla atra-
jo de entire los einigrados de las repdblicas hispano-
americanas.-Promulgacion de la Constitucion de 1812
en las provincias de Am6rica y Asia.-Diputados que
fueron por Cuba y Puerto-Rico en aquella 6poca.-Caida
de ]a Constitucion el ifo 1 4, y su restablecimiento en 20.
-Diputaciones de las Autillas.-Tendencias separatis-
tas manifestadas en las legislatures del 20 a] 23, por los
diputados ultramarinos.-Esclusion de ellos al presen-
tarse en la de este fltimo afio.-Decreto mandando regir
por leyes especiales las provincias ultramarinas. -
Nombres de los eminentes liberals que firmaron esta
proposicion.-Discursos de Argiielles y Sancho.-Cele-
bre protest de los diputados cubanos.-Tendencias
que revel6 a1 promulgacion de la constitution hecha por
el general Lorenzo.-Grito de independencia que pro-
dujo ese paso imprudente.-Energia del general Tacon.
-Nueva campaia reformista del aio 1863.- El Siglo.
-Tendencias de este periddico reveladas por Pifieyro.-
Manifestaciones hechas en la Habana con motivo de la
llegada del reformista Sr. Asquerino.-Decreto convo-
cando la Junta informativa.-Juicio de las reforms po-
liticas que propuso Morales Ldmus, formado por Pifieyro.
-Caida de la dinastia Borb6nica en Espaia y sus con-
secuencias para los separatists .................... ] 35
CARTA XIX.--Los diputados puerto-riquefios.- Su-
MARIo: Intrigas de los reformiltas despues de la caida







XI -


de D" Isabel II.-Venida del general Dulce, y causes por-
que la deseaban los cubanos insurrectos.-Libertades
que trajo el general Dulce. -Juicio de ellas formado
por Pifeyro.-Arrepentimie nto de Dulce al ver que las
libertades political y sus indultos fomentaban la insur-
reccion.-Eleccion de diputados en Puerto-Rico.--Rpu-
blicanismo de la mayor parte de ellos.-Confesiones
hechas en el Congreso por el Sr. Baldiorotty de Castro.-
Festejos que hizo Puerto-Rico A ese diputado cuando
regres6, y aplausos a sus ideas.-Documento en que se
elogia su conduct en sentido reformista radical.-Con-
cesion que arrancaron al gobierno en el articulo 108 de
la Constitucion.-Proyecto de Constitucion para Puer-
to-Rico, hecho por el Sr. Becerra.-Creacion de diputa-
cion provincial en Puerto-Rico.-Elementos anti-espa-
holes que la compusieron.-Proyecto de decreto convo-
cando diputados por Cuba.-Consecuencias de esta me-
dida............................................. 143
CARTA XX.-Las reforms pol(ticas en Ultramar.-
SUMARIO: Argumentos presentados en diversos tiempos
en favor de las reforms politicas.-Refutacion deteni-
da de cada uno de estos argumentos................ 151
CARTA XXI.-Continuacion ce la material de la ante-
rior.-SUMARIO: Exposicion de otros arguments he.
chos por los reformistas.-Besvanecimieuto de los errors
que contienen.-Examen de various hechos que falsa-
mente se atribuyen a Espafa en detrimento de los
cubanos.-Dilema incontestable presentado A los re-
formistas en una esposicion de los liberals conserva-
dores............................. ..... ... ..... 159
CARTA XXII.-iConviene prromu!gar una Contitucion
cn las Anillas?-SU MARIO: Opinion del celebre orador
Argilelles.-Proyecto de constitution para Puerto-Rico
firmado en 18 de Diciembre de 1869 por el ministry
Sr. Becerra.-Las tres formas en que pueden gobernar
las naciones sus colonias.-Razones que demuestran la
imposibilidad de que una nation se gobierne por igua-
les leyes que su colonia.-Forma con que rigen las
suyas Inglaterra, Francia, Holanda y Dinamarca.-Ar-
gumentos presentados en pr6 de la asimilacion de leyes
political entire Espafa y Cuba, presentados por los au-
tdnomos antillanos.-Eefutacion de los de indole po-
litica.-Idem de los de cardcter hist6rico.-Resultados
que did en 1820 la promulgacion.de la constitution que
regia en.la Peninsula.-Cuadro jrazado por el diputado







- XII -


Sr. Heros de los disturbios acaecidos en aquella epoca.
-Idem de los que tuvieron lugar por igual motivo los
aflos 36 y 69 ................................... 169
CARTA XXIII.-gConviene que las Antillas envien
diputados c la Peninsula?-SUMA1to: Constituciones en
que tacitamente se ha reconocido la inconveniencia.-
Exito que ban tenido lasrecientes elecciones hechas en
Puerto-Rico.-Programas electorales dados por varies
candidates de Puerto-Rico, hoy diputados electos.-
Tendencias anti-espafolas que declaran.-Critica de la
ley electoral vigente en Puerto-Rico.-Lecciones que da
la esperiencia por medio de los diputados de las Anti-
llas, siempre que ban ido a las Cimaras.-Nuevas razo-
nes que se oponen la election de diputados de las An-
tillas.-Prevision del caso en que el gobierno mandase
hacer las elecciones que repugua el element espanol.
r-Consecuenci'ts del retraimiento -Opinion de los que
screen preferable que se hagan elecciones desde luego en
Cuba, para contrarestar el influjo de los diputado puer-
to-riquenos ............... ........ ... ... ..... 177
CARTA XXIV.-3Ias sobre elecciones de diputados y
senadores.-SvMARIO: Varios arguments hechos por
los reformists en pr6 de las elecciones.-Reftitacion de
cada uno de esos argumentos.-Otras iazones que justi-
fican la inconveniencia de mandar al present diputa-
dos y senadores.-Consecuencias funestas que traeria
consigo eso paso .................................. 186
CARTA XXV.-Actitad que convielc tomar al partido
espafiol si se le imponcn las elecciones.~-SrMlo : Una-
nimidad casi complet.t del element espanol en career
perniciosas las elecciones hechas durante la guerra y
hasta que se reponga el pais.-Razones de los que screen
!o contrario, y refutacion de ellas.-Poco fruto que re-
portaria la naciou.-Conflicto que se crearia al gobierno
si se adoptase una resistencia pasiva, una vez mandado
llevar adelante las elecciones.-Complicacion interna-
cional que pudiera producir.--Nuestra opinion acerca
de ese punto.-MIedios que pueden adoptarse para pre-
caver ese conflicto.-Instrucciones que en ultimo caso
deberian darse a los diputados cubanos por sus electo-
res ........................................ 195
CARTA XXVI.-- eformas administrativas, econdmicas
y sociales.--STMARIO: Inconveniencia de introducir re-
formas de cualquier clase durante el estado de guerra
por que atraviesa el pais.-Reefia de las reforms ad-








XIII -
PAG.
ministrativas que en nuestro concept convendra intro-
ducir oportunamente en Cuba.-Idem de las econ6mi-
cas.-Idem de las sociales.-Recuerdo de las reforms
de esta indole propuestas por la Junta informative de
Iltramar.-Ejemplos de beneficios y de males que ban
traido consigo en otras 6pocas reforms de la indole de
las indicadas en estacarta- ..................... 203
CARTA XXVII.-Sintesis de este libro.-SuMiARo: Cau-
sas del levantamiento de Cuba contra Espafia.-La auto-
nomia.-La anexion a los Estados-Unidos.-Exito proba-
ble de una guerra entire aquella nacion y Espafia.-La
independencia de Cuba.-Medios que deben adoptarse
para terminar la insurreccion.-Reformas politicas.-
Inconveniencia de introducirlas al present en Cuba.-
Tendencias ocultas de los reformistas.-Sacrificio que ha-
cemos de nuestras ideas politics de partido, los penin-
sulares residents en Cuba.-Tolerancia con los insur-
rectos y auxilio que se presta a sus ideas, en la misma
Peninsula contra la cual conspiran.-Las Antillas se per-
deran en Madrid.-Razoqes que rechazan al present
las innovaciones.-Epoca en que podran hacerse.-
Ap6strofe de Castelar a los americanos.-Orden sucesi-
vo que convendra seguir para su planteamiento.-La
nacionalidad, el 6rden y la libertad.-Escitacion a S. M.
para que estudie y medite acerca de las cuestiones ul-
tramarinas.................................... 209
POSTDATA ................................... 221
CARTA AL AUTOR, por el Ilmo. Sr. D. Ramon Maria
de Araiztegui ........... ..................... 223





v.-~ ^















PROLOGO.



La Isla de Cuba, pais rico y pr6spero cual pocos
en el mundo, en ttrminos que escita la codicia de
todas las naciones, se halla en la actualidad luchan-
do con un cancer que la corroe, y que si no se
extirpa ahora que es tempo, concluird por sumirla
en la barbarie y en la miseria, que son las dos aflic-
ciones mayores, una moral y otra material, que
pueden sobrevenir a un pueblo. Las repiblicas
hispano-americanas, corriendo hace casi un siglo, en
pos de un ideal fantastico que ha consumido mas
victims humans que la celebre esfinge de Tdbas;
y mas todavia aquel pr6spero Santo Domingo, que
era antes la Isla de Cuba de hoy en riquezas y tran-
quilidad, asi como Haiti fertil en otro tiempo y re-
ceptaculo de la ilustracion francesa; son los espejos
en que debiera mirarse Cuba para no precipitarse,
por la necia idea de impossible independencia, en
un abismo de mal que espantan al raciocinio y
Ilenan de afliccion el alma.
Sin embargo, nada ha bastado para contener A
los diegos ap6stoles del separatismo, y proclamando







-4-
A gritos que buscan la felicidad del suelo pr6digo
en que nacieron, solo tratan en realidad de borrar
su nombre de entire los pueblos cultos de la tierra.
Mucho antes de apelar al lAudo bArbaro de las
armas, recurrieron los separatists al terreno de las
ideas, que debe ser el palenque donde se discutan
las cuestiones en este siglo, si en- algo ha de distin-
guirse de la edad media, en que la victoria corporal
cortaba, ya que no desataba el nudo que impedia
que la uz so hiciese en las cuestiones sociales 6 in-
dividuales. Hoy no cejan aquellos encarnizadcs ad-
versarios del nombre espanol en su guerra de ideas
y en su propaganda, nlacindo abortar a las prensas
periddicos, libros y folletos escrito en todos los idio-
mas y circulados con profusion por todas las nacio-
nes.
.Qud mcdio queda A los espanoles amantes de la
nation y que se sienten aptos para defenderla con la
pluma, si no recurrir A, la prensa, donde los ad-
versarios libran sus batallas, y ponerse frente A fren-
te de ellos para descubrir sus manejos, pulverizar las
malas semillas que vierten en los espiritus y derro-
tarlos en fin, usando sus propias armas?
El libro que hoy present al puiblico, ha obede-
cido al cumplimiento de ese deber de patriotism,
como obedeci6 antes A la misma idea la fundacion
de dos peri6dicos en distintas localidades importan-
tes de esta Isla. Se que me aguarda el anatema de
los laborantes y de los separatists declarados, que
escriben en todos los tonos y en todos los Ambitos
de la tierra, como lo prueba el tener a su de-
vocion entire otros peri6dicos los siguientes: ea los







-5-
Estados-Unidos El Sun, El Herald, El Tribune, La
Bevolucion, La Bepdblica, El Nuevo Mlundo y
El Bepublicano; en Mejico, El Cuba y El Pro-
greso: en Inglaterra, los titulados The Anglo-
amcrican Times, The Cosmopolitan, y The Northen
Eco: en Madrid mismo El Sufragio Universal y
La Constitucion; y La Cuestion Cubana en Sevilla.
A pesar de ese anathema no me inquieto si mi partido
que es el de los buenos espanoles, reconoce el sacri-
ficio que bago y lo estima en algo. Si asf no sucede
por desgracia, no me quejarc: mi conciencia me
dira que he cumplido bien con la pdtria, y eso me
basta.
Rdstame decir algunas palabras, acerca de el de-
salino con que estdn escritas las presents cartas, y
de algunasincorrecciones, erratas y repeticiones que
aunque tarde he notado, y que no pasarAn desaperci-
bidas a los ojos de los lectores. Esas cartas han sido
escritas con objeto de servir de articulos de fondo pa-
ra EL HORIZONTE, y se escribieron con la precipita-
cion que exige la voragine que en forma de co-
lumnas, espera todos los dias el trabajo del momen-
to, para luego ser condenado ol olvido, pues la vida
del articulo periodistico es fugaz en alto grado. Al
par que esas cartas se insertaban en el peri6dico, se
tiraban los pliegos de este libro, recorriendo para el
efecto la misma composicion tipografica ya hecha.
Sirva de escusa esta precipitacion, y sin6 basta
agreguese A ella la del buen deseo que ha animado
constantemente para estudiar, meditar las ideas y
escribir estas paginas A
a f @(Ruktc-












CARTAS.







~\ W- N W N C N C WN~-\ AC N C N CNAA


CARTAS AL REY.




CARTA I.




e

La revolution de Setiembre ech6 por tierra en
Espafa una dinastia secular, que con la tortuosa
march political de so representante en el s6lio,
estaba l1jos de Ilenar las aspiraciones de la ilus-
trada nacion cuyos destinos debia regir con el tino
de un piloto A quien se entrega, no solo el tesoro
que represents el buque confiado A su direction,
sino las vidas y haciendas que dentro de su seno en-
cierra toda nave de alto bordo. V. M., vAstago ilus-
tre de la casa de Saboya, vivia lejos del ociano de
pasiones political que desencaden6 en nuestra infe-
liz pAtria la revolution, como sucede siempre y don-
de quiera que ese m6nstruo levanta su cabeza se-
dienta de sangre y de mudanzas.
2







10 -
Nuevo Cincinato, moraba V. M. en la poetica Ita-
lia y hAcia A ella hicieron rumbo varios ilustres re-
presentantes de E paina con el prop6sito de ofrecerle
la diadema de Recaredo y San Fernando; y j6ven
todtivia, con el alma llena de fd en el porrenir, y con
la frente henchida de ideas de progress y regenera-
cion, bebidas en los buenos libros y meditadas du-
rante las noches de luna A bordo de los bajeles don-
de aprendidra A luchar con las olas y A ven-
cerlas, aceptd el espinoso present de la Espana que
veia en tAn augusto principle el iris de su ventura.
Ya ett V. M. sentado en el s6lio, va e eel Rey
que todos los leales respetamos, y esperamos aMiar,
porque sus actos correspcnderarn seguramente A lo
que todos nos proimetemos de! digno descendiente de
la progenie de Filiberto de Sabora.
Ahora bien, al arribar a las playas espanolas, ha
entrado V. M, en un pais nuevo, pues por mas que
conozan su historia, sns tradic!ones, su topografia y
sus leyes, no ha tenido occasion de estudiar prActi-
camente sus hombres, sus instituciones, sus necesi-
dades, y tantas otras cosas que debe conocer todo
el que aspira A obtener el dictado de rey grande, y
las bendiciones de un pueblo que cobija con su pa-
bellon de oro y pirpura' muchos millones de habi-
tantes, diseminados por todos los Ambitos del orbe.
Es, pues, un deber de patriotism, que de segu-
ro V. M. apreciara en lo que vale, decir el stibdito
la verdad A su Rey; pues en este siglo en que las
coronas ruedan por los hombros hasta caer en el
suelo y hacerse aniicos, los monarcas no pueden ser







11 -
sordos, sino vivir en la atm6sfera de la verdad, y
para ello oir, meditar y resolver
Por tanto me atrevo A career que V. M. no llevarA
A mal que uno de sus suibditos se atreva A elevar la
voz hasta sus oidos, por medio de algunas cartas que
atravesarin el Oceano, impregnadas, sino de erudi-
cion, del patriotism mas ferviente y de la sinceri-
dad mas complete.
Soy, Senor, un modesto habitante de csta rica
perla de las Antillas. Hace muchos anos que vengo
estudiando en las elocuentes pAginas de la historic
el pasado de los pueblos hispano-americanos; y que
por mis aficiones especiales he meditado algun tan-,
.o acerca del porvenir de Cuba, acerca de los m6vi-
les que han impulsado A los males cubanos A rene-
gar de su generosa patria, asi como acerca de lo que
piansan los hombres de recto criteria que buscan
un lenitivo para los males que aflijen A este Antes
tan tranquil y hoy tan desdichado pais. Me creo en
el caso de confiarlo todo A V. M. para que con su
ilustrado juicio pese las razones todas, y viendo
en ellas, como verA de seguro, el deseo del acierto,
las tenga presents cuando se trate de introducir en
Cuba las reforms proyectadas.
Otros hombres hablarAik V. M. con mas elo-
cuencia y con mas talent, pero no con mas deseo
de acertar, ni con patriotismomas acendrado. Si por
suerte sirven algunas de mis palabras para detener
vuestra real atencion por un moment, me concep-
tuard feliz; pues trAs de su lectura vendrA sin duda
]a reflexion, en p6s de esta la consult de otros que
sepan mas que yo, y por ultimo la consolidation del







12 -
pabellon de Espafia en esta Isla, para devolverlo 6.
nuestros hijos tan inc6lume como nos lo legaron
nuestros predecesores.
Senor: Con el mayor respeto B. L. R. M. de V. M.



Harzo 14 de 1871.
















CARTA II.







Suponiendo que V. M. acogera con benevolen-
cia estas cartas, como me prometi al tomarme la
libertad de dirigirle la anterior; voy a consignar en
esta algunos antecedentes acerca de la insurrecion
cubana, que serviran de punto de partida para las
observaciones que en lo sucesivo comprendera mi
correspondencia.
V. M. habrA oido hablar seguramente de que este
bello pais se halla agitado, intranquilo, no tanto por
los ataques que con las armas en la mano dirigen to-
davia a la nacionalidad espanola los insurrectos, sino
por el temor de que nuestros enemigos apelen A los
trabajos de zapa que minan sorda, pero no menos pro-
fundamente, los cimientos de la integridad del suelo
pitrio.
Es menester, pues, qua sepa V. M. algunos deta-
lies sobre el origen de la onemistad de algunos hijos
2







14 -
de Cuba con sus progenitores y con el pabellon A
cuya sombra nacieron; algunos pormenores sobre los
medios de que se valieron para levantar en armas
esta provincia, y por fin, algunos datos acerca de lo
que el compact partido espafnol ha hecho para evi-
tar que tan villanos prop6sitos se realizaran, con de-
trimento del honor pAtrio y del carino que profesan
A este pedazo de tierra, perdida entire las olas, donde
han visto nacer sus hijos, por desgracia ingratos en
su mayor part; done han labrado su fortune A
costa de privaciones y de trabajo sin tregua, y
done existed la tumba de muchos de sus antepasa-
dos y de no pocas de esas personas cuya existencia
preciosa quisiera rescatar todo hombre de corazon
a costa de su propia felicidad y aun de su vida.
La ambition de figurar. He aquf el m6vil de to-
dos los prohombres de la insurreccion cubana. Eran
ricos, porque habian heredado de sus padres espa-
noles lo que deseaban para vivir con fausto, 6 por-
que en este suelo ferAz y poco poblado, el trabajo
hall siempre recompensa en cualquier industrial,
arte 6 profession A que se aplique la inteligencia,
la constancia y la economfa. Pero querian figurar,
y en vez de contraer m6ritos con la nation para que
los honorees, las distinciones y los elevados puestos
piublicos lloviesen sobre ellos en mayor abundancia
de lo que siempre ban Ilovido, y por desgracia, si-
guen lloviendo, proyectaron hacerse aut6nomos, con
lo cual entrevieran mAs puestos que escalar.
Basta conocer el corazon human, para compren-
der hasta donde puede arrastrar esta idea ambiciosa,
basta echar una ojeada poc las repiblicas hispano-







15 -
americanas para persuadirse de esa tendencia de la
raza latina en estos climas, y basta ver la prisa que
se dieran los insurrectos A repartirse titulos de ge-
nerales, brigadieres, ministros plenipontenciarios,
embajadores, diputados, gobernadores, prefectos y
tantos otros, para convencerse de esta especie de
frenesi que se revel6 en todos desde el moment
mismo en que la hidra de Yara levant6 su ominosa
cabeza. Un 6dio tan injustificado contra la madre pd-
tria no se esplica de otra manera en uiltimo termino.
Ambicion, ambicion y siempre ambition!
El inico medio que para saciarla, se les presen-
taba, segun su modo de ver, era derrocar el podar
de Espafia en este territorio; y al efecto idearon
la autonomia. A este fin tienden los escritos de Saco
y la Luz, sus ap6stoles, y de otros corifeos de la in-
surreccion.
Para cohonestar su pretension, sembraron en el
fertil terreno de las imhaginaciones juveniles un catA-
logo de supuestos agravios hechos al pueblo cubano
por el Gobierno espanol. No me detendr6 ahora en
exponerlos y refutarlos uno A uno con los datos esta-
disticos en una mano y los preceptos de la l6gica
en la otra, pues esta tarea me llevaria demasiado
ldjos. Para mi intent bastarA preguntar A nuestros
enemigos el nombre de un solo pueblo de la tierra
en que se gobierne A gusto de todos y en que no
haya abuses que corregir. Si nos citasen por su des-
gracia los Estados-Unidos, que miran como el bell
ideal y Ilaman repliblica-modelo, les invitarfamos A-
leer los peri6dicos de ese pueblo en que, merced A
la libertad absolute de escribir, se resenian A la faz'







16 -
del mundo todos los dias crimenes espantosos que
se cometen, merced a la venalidad de sus presiden-
tes, diputados, gobernadores, aduaneros y hombres
de todas classes que en una ii otra esfera influyen en
los destinos del pais. Hace anos que dos peri6dicos,
El Cronista, antes Cronica de New-York, y el Dia-
rio de la Marina con sus correspondencias, vienen
esplicando las concusiones y abusos tirAnicos que
manchan la historic contemporinea de la repitblica-
modelo.
Sf, pues, los gobiernos de todos los pueblos son
compuestos de hombres y no de Angeles; si en todas
la-, naciones hay abusos, si nadie puede tirar la
primera piedra iA qud denigrar A Espana, que ten-
dr- sus defectos, pero que de seguro si por algo
pecan sus gobernantes es por mimar demasiado A
estas Antillas donde yen fijos los ojos de todos los
espanoles, porque representan el iltimo giron del
manto imperial que en Americd tenia la Matrona que
la sac6 de la inmensidad de las olas, la civiliz6, y
la hizo rica y feliz; como el hijo de la India saca de
las ondas la concha, extra su perla, limpia la esco-
ria que la rodea, la labra poco a poco y la hace dig-
na de figurar en la diadema de un monarca.
Pero volvamos, Senor, A la idea de la autononia.
Reduciase esta A pedir el gobierno del pais por el
pais, el self government, segun las frases que los
modernos Maquiavelos aplicaban A cada moment
para deslumbrar las masas con ideas que no com-
prenden, y cegarlas con el sonido armonioso de pa-
labras ex6ticas 6 metafisicas. C0maras en Cuba, pre-
supuestos y regimen generaIemanado de ellas, di-






17 -
putaciones, en e! C "'y fn Cinco Y ias y
otpta 9oes ,fveas q ro .royeotaban est lef.;
pinicipio iundependientes del p94dr central, (.4r-
cito y marina propia creados pqeo 4 pco ya que no
era possible improvisarlos, hd aquf el program au-
ton6mico. Por lo demis nada de diputados que, fue-
sen A Espafa A pedir lo que convenia al pais, por-
que tomAndoselo ellos por si y ante sf, no necesitaban
ir en pos de tal cosa; nada de tolerar gobernantes es-
panoles en este suelo, pues ellos harto saben para
gobernarse por si solos; y en fin, ir poco A poco bor-
rando las huellas todas de Espana, en la joya de las
Antillas.
Logrado esto iltimo, la independencia estaba
conseguida.
gPara qud, pues, guerras, incendiosy calamidades
si esto puede hacerse con solo mantener adormeci-
do al leon espanol con fingidos proyectos de estre-
char los lazos que querian quebrantar? Asi se expli-
caban Saco, Luz Caballero, y otros que hace afos
vienen sembrando vientos en las cabezas, esperan-
do recoger cosecha y no tempestades, como pronos-
tica el libro de los libros, la Sagrada Escritura.
jAy de Cuba, si esos planes se hubieran realiza-
do! iTan l4jos de ella esta Santo Domingo, M4jico y
todos los demAs pueblos de origen espanol, que no
ban podido los santones de la insurreccion cubana
ver su porvenir como en un espejol
Basta por hoy, Senor, esta demasiado rodeado
de ocupaciones V. M. para que pueda concederme
largos ratios de atencion, por mas que el asunto lo
requiera por su trascendencia. Otro dia seguird
3 *






18 -
con el beneplcito rdgio que espero no me serA ne-
gado. Entretanto desea A V. M. largos dias de pros-
peridad y tino para dirigir por buena via la nave del
Estado, y B. S. R. M.

REan IS de 1871.















CARTA III.







Iba examinando en mi anterior los m6viles y
tendencies de la insurreccioh cubana, y por no mo-
lestar demasiado la atencion de V. M. dejd para esta
carta la continuacion de esos precedentes, sin los
cuales no se comprenderian suficientemente ciertas
apreciaciones que en lo sucesivo me propongo con-
signar:
Reanudemos hoy el hilo de la material interrum-
pida.
Los partidarios de la autonomia, querian lograr
por medios pacfficos, pero arteros y traidores, la ex-
pulsion de los espanoles, segun decia en mi anterior;
pero la fuerza de los acontecimientos dispuso las
cosas de otro modo.
Las escuelas, los peri6dicos, las lectures y confe-
rencias en las tabaquerias, los discursos de los comi-
sionados que fueron a Madrid en tiempo del minis-
tro Ayala y que impresos en Nueva-York corrian
*


/2`""Cl""""/``~"~~hh~h~'
VVVW~~VVVVVVVVVVW~;/VV\II~;)







20 -
clandestinamente de madano en mano, las l6gias mas6-
nicas y los conciliAbulos de toda clase, tenian mina-
dos ya los Animos y hecha la propaganda revolucio-
naria, tomando por pretesto las contribuciones di-
rectas que los desafectos, colocados en puestos pd-
blicos, se esmeraban en hacer mas onerosas, para
ensanar mas los Animos. Solo faltaba la chispa elic-
trica para que estallase la mina de la traicion; y esta
se present, aunque antes de tiempo, para los afilia-
dos en el bando anti-espaiiol. La revolution de Se-
tiembre, simil de la del afio 1812, tan propicia para
Mdjico, estall6 en Madrid, y viendo en ella un suceso
providencial, sin6 es que lo fomentaron con su oro
segun se dice, creyeron llegado el dia que anhelaban.
Precipitaronse los impacientes, di6se un grito en
la Demajagua, corri6se A Bayamo que desprevenida
y socavada por la traicion no pudo resistir el primer
embate, corri6 la noticia del facil triunfo, esplot6se
el estupor de los dormidos espanoles, y la insurrec-
cion creci6 como la espuma del mar en noche tem-
pestuosa.
Desde aquel dia, el grito no fud ya el de autono-
mia, sino que se troc6 por el de independencia. Vino
el general Dulce, hubo libertad de imprenta, y los.
6rganos del laborantismo hicieron eco A La Verdth
que di6 el santo y sena con la cdlebre fiase "fuera
caretas." He aquf ya la segunda' tase de los planes
insurrectos; la tercera vino mas tarde, cuai n vieron
mal parada su causa; fiada locamnente al Oxito de las-
armas.
Al primer moment de estu por, iicedi6 en el par-
tido espanol'la reaccion mavoioritai: Los a~ssiiaths







21 -
de Mayarf, el saqueo de los temples cat61icos de
Bayamo, Ids robos en cuadrilla perpetradbs en todos
los ingenibs despreveftidos, los incendios que aso-
laban las propiedades de los espaioles, la libertad
dada en el Cobre A los esclavos, la ruina y la deso-
lacion que hicieran cundir por todas parties los ene-
migos de Espana, lograron despertar de su letargo
& los morosos, y la escarapela roja y el traje azul y
blanco se hicieron ver por todas parties, logrando
que el nombre de voluntario esparciese el espanto
en las filas, 6 mejor dicho, desordenados pelotones
de los aleves jefes y de los ilusos guajiros que gri-
taban jviva Cuba libre!
La Madre PAtria envi6 numerosas huestes a com-
partir las fatigas de la campaia, con sus companeros
los voluntarios. Vinieron armas, llegaron canoneras,
subi6 de punto el entusiasmo en los buenos; y la
insurreccion comprendi6 su impotencia.
Ent6nces empez6 A pensarse sdriamente en la
tercera solution del problema anti-espafiol. La ane-
xion de la isla de Cuba A los Estados-Unidos era la
formula.
Los Estados-Unidos vacilaron largo tiempo entire
la idea de patrocinar abiertamente la insurreccion,
la de comprar la Isla y la Ad fomentar en silencio
las ideas insurrectas, A fin de representar en cual-
quiera de estos tres casos el papel del leon de la fA-
bula de Fedro. Un rompim~ierito con Espana no era
cuerdo, porquie nuestra miarina de gueri~ es superior
a la siCya con nimtibi; la mercrinte, aimada en. corso,
temible, y porqii e si boirerci t slfritia it~fiiit la
compria'm hiiz impoglib I rqotie se kvtirtfutind crti






22 -
zada en toda la nacion contra idea tan ignominiosa.
Por tanto acept6 la Repiblica el sistema de la neu-
tralidad, mas 6 menos estricta y leal, que esto no es
del caso examinarlo.
Vino, pues, a tierra el castillo de naipes formado
A fuerza de afos, de hipocresia, de necios sacrificiop
y de infamias. La estrella de Yara fud rechazada de
la constelacion que brilla en el pabellon Norte Ame-
ricano; y los separatists cubanos han quedado der-
rotados moralmente en todos los terrenos A que ha-
bian descendido, guiados por la negra antorcha de
la traicion.
En cuanto al estado material de los que todavia
permanecen en armas, es precario en estremo. Par-
tidas de bandoleros errantes por la espesura de los
bosques virgenes de Cuba, mujeres y niios llenos de
harapos, enfermedades y miseria, hombres semi-
salvajes unidos por los vinculos del compafierismo
en el crime con negros, mulatos y asiAticos des-
almados; algunos cabecillas ilusionados, porque creen
duraderas las credenciales de brigadieres y genera-
les que prodiga Cespedes; y por fin, muchos compro-
metidos que al acostarse por la noche bajo las pencas
de guano 6 las copas de los Arboles y entire las
hojas de la manigua, joran sus riquezas disipadas,
su familiar proscripta y su conciencia turbada por el
remordimiento que les hace ver victims ensangren-
tadas y llamas exterminadoras por do quiera.
Vea V. M., trazado A grandes rasgos, los prece-
dentes y las tendencies de los insurrectos cubanos.
En cuanto al porvenir iqui6n es capaz de preveer-
lo? Sin embargo, pueden hacerse congeturas, pues
f"






23 -
la historic de todas las naciones acredita que siem-
pre que se dan los mismos antecedentes las conse-
cuencias son iddnticas en el fondo, por mas que va-
rien en los detalles.
La insurreccion armada serA vencida A no dudar-
lo, pero quedarA una semilla funesta que jquiera
Dios no dd amargos frutos para la pAtria! No de-
bemos disimularlo, pues el callar la verdad cuando
debe decirse, equivale A la complicidad.
Existen expatriados gran nfmero de prohombres
de la insurreccion, unos porque temerosos del cas-
tigo A que su crime los hacia acreedores huyeron
al extrangero, otros porque no creydndose aptol
para manejar el fusil, pues la conciencia les revelaba
A gritos su cobardia, prefirieron ponerse A salvo de
compromises con uno 6 otro partido; muchos porque
juzgaron mas favorable 6 su causa laborar en Nueva-
York, Filadelfia, Mdrida, Paris 6 Madrid, pues,
aunque avergiience decirlo, allf han ido como el As-
pid A envenenar el seno donde se les abriga; mu-
chos, en fin, porque indultados con generosidad ex-
cesiva, calificada p3r ellos de debilidad, cuando md-
nos, se fueron A espiar occasion mas propicia fuera
del teatro de sus vandAlicas hazanas.
Quedan tambien muchos hijos que no pueden ver
con indiferencid el castigo impuesto A sus padres;
muchos padres que ciegos y obstinados perseveran
en la tarea de inculcar A sus hijos mAximas anti-
espanolas; y en fin, 6dios y resentimientos dificiles
de olvidar, por mas que la generosidad proverbial de
nuestro carActer trata de echar an tupido velo sobre
el pasado.






24 -
iAy de nosotros si todos esos elementos de nueyvs
perturbaciones y de venganzas se dejan desencade-
nar otra vez!
La leccion ha sido dura, durisima para los trai-
dores, y tiempo ha de pasar intes de que se atrevan
A intentar otro alarde de pujanza: pero no pasari
much sin que reanuden sus trabajos de zapa, como
reanudaron en 1820 los emprendidos en 1812, como
lo hicieron en tiempo del general Lorenzo, como
lo verificaron en tiempo de Narciso Lopez, y por ill-
timo hace dos afos en Yara.
A ellos les servirA de seguro la leccion para ha-
cerse mas cAutos, mas arteros, mas previsores, mas
politicos en fin. gDeberemos echarla en olvido? Es-
tudiemos dia y noche los hombres y las institucio-
nes, tomemos las sibias lecciones de la experiencia,
y no haya miedo que perdamos la partida el dia
en que el porvenir de Cuba se juzgue al azar de las
armas, 6 al 6xito de la intriga.
Baste por hoy, y reciba V. M. una vez mas la
sincera expression del respeto con que B. S. R. 1M.


MRazO 19.








~WWs~\


CARTA IV.







Hablaba en mi anterior de lo much que hay
que temer los trabajos futuros de los enemigos de
nuestra nacionalidad el dia en que prepotentes vuel-
van A alzar la cabeza, como la tratarAn de alzar se-
guramente; pues la historic nos dice que, fijos en esa
idea, han hecho esfuerzos por lograr la espulsion de
nuestro glorioso lAbaro cuantas veces han creido ver
en la marcha de los tiempos occasion propicia para
ello.
Es preciso, por tanto, que vivamos con ojo avizor
constantemente, pues con el enemigo que acecha la
occasion, el descuidarse es morir. Para el efecto hay
que fijar toda la atencion possible en el baluarte mas
firme que posee la pAtria en estos climas. La milicia
voluntaria.
No data del dia de Yara la creation de esta insti-
tucion. Cuantas veces Espana ha tenido necesidad
de apoyo moral y material en estas lejanas playas,







26 -
sus hijos han empufiado el fhsil, han vertido su san-
gre y han vaciado el oro de sus bolsillos. CArdenas,
cuyo puerto presenci6 el desenmbarco del traidor
Narciso Lopez, es buen testigo de esta verdad, y la
session de Ctrtes de 2 de julio de 1855 enque se de-
clard solemnemente que "la milicia voluntaria de Cuba
habia lerecido bien de la paltri," declaration repe-
tida por las ildtimas Constituventes, son testimonios
fehacientes de esa verdad.
Los que han pretendido ver en los voluntarios de
esta Antilla un reflejo de los milicianos nacionales
de la Madre PAtria, se han equivocado lastimosamen-
Ft, por carecer sin.duda de datos suficientes para
apreciar su modo de ser especial. Alli la milicia ha
sido la representation del partido progresista, mas
6 menos avanzado segun los tiempos y las ideas en
voga; aquf los voluntarios han sido los soldados gene-
rosos de la pAtria. No han mirado A los hombres que
ocupaban el sillon ministerial; no han peleado por
el triunfo de Isabel 6 de CArlos; no han producido
disturbios ni asonadas llevados de ideas bastardas,
como alguna vez ha sucedido por ilesgracia al otro
lado de los mares.
La milicia de aqui solo ha tenido en cuenta, las
veces que ha surgido como por ensalmo de entire to-
das las classes de la sociedad, el peligro que corria
la estabilidad del escudo herAldico de Espania en
sus ricas comarcas. Llegado ese caso todos los rangos
sociales han unido sus esfuerzos, y la ciencia, la
agriculture, el comereio, la industrial, las artes, y en
ana palabra, cuantos elements de ciencia v valor se
hallan esparcidos entire los konbres del partido leal,







-- 27 -
han vestido la modest blusa y el blanco jipijapa. Su
voluntad ha sido inflexible, su abnegacion sin limi-
tes; y merced A tantos esfuerzos agrupados, el fili-
busterismo y el separatism han tenido que humi-
liar su frente y huir acobardados A espiar otra
occasion en que se adormezca tanto valor y tanta te-
nacidad de prop6sitos.
La union, vinculo potente que como nadie puede
negar, constitute la fuerza, ha sido siempre su nor-
te fijo, y ante 61 se han estrellado las intrigas, las
seducciones y las amenazas que han puesto en juego
nuestros contrarios.
iLoor eterno A tan dignos baluartes de la pAtria!'
Se les ha motejado por los que no conocen sufi-
cientemente su modo de ser intimo, 6 se hallan ce-
gados por la passion del udio A Espana, el que algu-
na vez hayan unido sus fuerzas contra inalos gober-
nantes. Deplorable es que el hecho haya tenido
efecto: pero ;quien es capaz de evitar que las olas
se encrespen alguna vez y el dique salte hecho
pedazos ante su impetu, cuando ese dique no se ha
sabido colocar convenientemente, A fin de que su
compression d4 un sesgo provechoso A la corriente
que ha de servir de motor 6 de guia de las aguas
por el camino necesario para que fertilicen los cam-
pos donde la represa quiere transportarlos?
La pAtria; la integridad de ese manto bordado de
ciudades, rios y montanas, donde tantas generacio-
nes sucesivas han ido acumulando trabajo sobre
trabajo, para legar A su descendencia capitals ex-
plotables, ha sido siempre el objeto unico A donde
han confluido los esfuerzos de los voluntarios. Y







28 -
jay! de ella el dia en que deje de existir ese amor
que lleva al patricio ante el fuego enemigo sin esti--
pendio alguno, sin mira ulterior de medro per-
sonal!
Muchas, muchisimas mills de distancia. y mu-
chas, muchisimas olas salobres, separaban de Cuba
los ejrcitos disciplinados que la Metr6po!i debia
enviar en auxilio de sus hijos que estaban liamados
i perecer abaildonados en estas remotas playas sin
el consuelo de pisar otra vez las verdes praderas y
populosas ciudades donde tranquilos se' deslizaron
los primeros dias de su infancia, y sin alcanzar la
ventura de elevar A Dios su action de graciaa en el
temple de la aldea cuyas torres amigas ven sus ca-
maradas destacarse sobre el azul del cielo pr entire
los tejados y arboledas que la iinaginaciof diel an -
sente recuerda con delicia.
Pero esos hijos del trabajo que confiadoi, f i su
propio valor y en su tuerza de volunt.ad vinie-
ron un dia y otro a fertilizer con su copio jn sudor
los campos de la poetica Cuba: esa pliyadf- penmi -
sular que, representando la sAvia mas lozana tie la
juventud pAtria, habia ido viniendo afio trrs anio,
desafiando los peligros del mar y los temores funda-
dos de su aclimatacion, no podian ver con indife-
rencia el dxito de una campana que amenazaba
conclnir con el objeto mas querido de su alma, en
el pais remote done la suerte los habia conducido.
Esa juventud fogosa que habia tenido valor para
separarse de las madres que dieran el sir cada
uno, de los hermanos que partieran con ellos las
caricias paternales, y de 1h tiernas desposadas que





29 -
con humedos sollozos les vieran partir para climas
funestos al europeo; esa juventud que tuvo fuerza
de Animo para ahogar los latidos del alma, enjugar
sus lAgrimas de despedida, y hacer un pardntesis in-
definido en la existencia del hogar paterno; no tuvo
valor suficiente para resignarse A dejar las playas de
Cuba, siendo arrojada de ellas como Agar de casa
de Abraham. Pudo luchar y veneer mientras se tra-
t6 de la familiar; pero cuando se trat6 de la pAtria,
de la integridad del territorio, el oorazon salta de
indignacion en sus pechos, y un jams! brot6 ex-
pontAneamente de sus lAbios generosos.
De esto a empuniar el fusil del voluntario, no ha-
bia mas que un paso, y ese paso se di6 sin mirar lao
consecuencias personales.
Al ndcleo de peninsulares que se armaron, se
unieron muchos, muchos dignos cubanos, que com-
prendieron la sima A que conducia la ceguedad de
la preocupacion political A sus desdichados hermanos;
y unidronse tambien muchos hijos pr6digos de la
pAtria que, mal aconsejados habian hecho armas
contra ella, yendo A engrosar las filas del bando que
simboliza la ruina y asolacion de Cuba.
La abnegacion, la fraternidad, el entusiasmo, el
valor y la generosidad, tegerAn de consuno coronas
de laurel para premier A los que constituyen con su
noble y valerosa actitud la muralla mas fire de la
patria.
iAy! ent6nces de aquellos hijos expureos de Es-
pafia que han tratado de mancillar el preclaro tim-
bre ganado por los buenos! Ay! de aquellos que
vendidos al oro laborante, 6 cegados por su igno-





30 -
rancia, han osado denigrar A los que timbres tar
esclarecido ostentan ya de antiguo! La Historia es-
cribirA con su buril de bronce sus nombres execra-
bles, y el contrast harA resplandecer mas los unos
y aborrecer los otros.
Tal vez, Senor, me he dejado levar algo del en-
tusiasmo al trazar esta carta; pero, lo confieso, cuan-
do oigo sonar los tambores y agruparse los volunta-
rios para salir A campaiia 6 hacer servicios penosos
de guarnicion; recuerdo instintivamente qne sin la
abnegacion y la constancia de esos hombres, la
pAtria hubiera tenido muchos dias de amargura y
luto.
No lo olvide V. M., pues en mi pr6xima carta
tengo que decirle acerca de esa noble institution co-
sas que, segun mi juicio, merecen tomarse en cuen-
ta. Si V. M. sigue prestando su benevola acogida A
mi correspondencia, tal vez deberA agradecerle algo
la perla de las Antillas, asi como siempre tendrA
que estar reconocido A V. M. por tal deferencia sv
respetuoso suibdito Q. B. S. R. M.

MBIZO 22.













CARTA V.







Ofreci en mi anterior decir algo mas A V. 1.
acerca de los voluntarios de esta Isla, dignos suce-
sores de la milicia de Nobles vecinos; que en 1850
se cre6 A consecuencia- del desembarco del ex-
general espanfol Narciso Lopez patrocinada por el
ministry de Estado Clayton, ya que no por el Presi-
dente Taylor que A la sazon regia los destinos de
la Union americana. Los voluntarios actuales como
todo el mundo sabe, con su abnegacion y valor ban
logrado resistir el primer embate de las hordas
separatists que se atrevieron A levantarse en armas
contra su pAtria en las soledades de la Demajagua.
La isla de Cuba, como ya dije en mi anterior, se
hallaba casi exhaust de guarnicion; y si bien el ejr-
cito ha rivalizado con los voluntarios en bravura; sus
esfuerzos y aun su venida hubieran sido initiles a
no haber parade el primer golpe aquellos dignos
patriots, que con su actitud noble dieron lugar A


- -- -- -- -,- -- f- -- -- -





32 -
que las noticias del alzamiento llegasen A oidos del
Gobierno Supremo de la Nacion, y a que los refuer-
zos vinieran A tiempo para evitar el despojo que los
traidores proyectaban, contando con la falta de tro-
pas disciplinadas y con las sangrientas revueltas
que en la Peninsula esperaban ver surgir en pos de
la revolution de Setiembre.
Ahora bien, gconvendrA, una vez terminadas las
convulsiones de la agonizante insurreccion cubana,
desarmar A los voluntarios, 6 por el contrario fomen-
tar por todos los medios posibles su estabilidad, acre-
centamiento y discipline?
Los gobernantes de 1850, creyeron convenient la
disolucion de la milicia de que antes hicimos men-
cion, una vez adquiridas las seguridades posibles de
que los Estados Unidos respetarian los derechos de
Espafa, la nacion que A tanta gratitud se hizo acree-
dora con ellos en su memorable 4poca de indepen-
dencia y organization llevadas A cabo por Wash-
ington.
Pudiera sostenerse hoy esta hip6tesis fundAndose
en las mismas razones de ent6nces, y aun en la de
que los hechos han demostrado que cada vez que la
pAtria ha necesitado el brazo armado de los ciuda-
danos, 4stos se han apresurado A defender su pabe-
lion de oro y grana; de lo cual puede sacarse en
consecuencia que si otra vez vuelve por desgracia A
reproducirse el ataque, no faltarAn defensores aun-
que no pertenezcan A las filas voluntarias.
Pero A esos razonamientos, que de acogerse por
el Gobierno de V. M. para el efecto de verificar,
el dia en que la Isla estd completamente tranquila,






33 -
el desarme de los que tanto han hecho durante mas
de dos afos por salvar la integridad del territorio,
hay much que replicar, si es que se ban de respe-
tar los sagrados fueros de la razon y los de la conve-
niencia political. iQud mas quisieran nuestros impla-
cables enemigos, los renegados de su sangre y de su
pAtria; sino que desapareciese de la Isla esa institu-
cion gloriosa!
En primer lugar debe tenerse presente que al reso-
nar en Yara el grito, prisago de las traiciones, pro-
fanaciones sacrilegas, incendios y asesinatos que han
cambiado la faz de gran parte de la antes tan ri-
suena y floreciente isla de Cuba, al resonar ese gri.
to, repetimos, no se hallaba el lais sin voluntarios,
pues los habia, perfectamente reglamentados por el
general Concha. Es verdad que eran poco numero-
sos los filiados; que 4stos se hallaban diseminados
por el extenso pais en que vivimos; y que todos ellos
eran hombres laboriosos que tenian necesidad de
mirar como objeto principal de su vida el ejercicio
de la profession en que libraban su subsistencia, y
el bienestar de sus esposas 6 idolatrados hijos. Y es
verdad, por uiltimo, que la confianza que A todos
tenia adormecidos como con un beleno soporifero,
habia hecho que no solo escaseasen los soldados vo-
luntarios, sino que tambien se hallasen en cuadro los
jefes y oficiales que debian estar A su cabeza.
Pero si todo eso es cierto, no lo es menos que
existiendo el nicleo de la milicia, se posefa la base
de su reorganization, para el dia en que el peligro
comun y el entusiasmo pAtrio, resonasen con voz
penetrate en los corazones de todos. Por eso pudo
S" 6







34 -
presenciarse el milagro de que se levantara repen-
tinamente una hueste formidable, armada y equipada
a so costa, y que marchara con expontaneidad A Io-
combates.
Por lo demAs, si pudo prescindirse de los volun-
tarios en la epoca indicada fud porque ent6nces
se trataba de defender el pais contra los extrangeros
y- no se estaba en el caso de hoy, en que es precise
salvarlo de los laborantes 6 conspiradores que bullen
y se agitan entire nosotros mismos, de ebos hombres
sin lealtad que constituyen el Aspid venenoso que
abrigamos compasivos en nuestro propio seno para
que, cuando arrojen otra vez la mAscara, no nos hie-
ran de muerte con el veneno que ocultan rencorosos:
Es pues necesario, no disolver como ent6nces, la.
fuerza voluntaria, una vez concluida la insurreccion
armada; sino por el contrario, sostener el entusias-
mo de ella, ejercitarla en el manejo de las armas y
procurar por todos los medios posibles su aumento
progresivo.
De esta manera se tendrA siempre dispuesto un
ejdrcito valeroso y lleno de abnegacion, el cual no
costarA dinero al Tesoro, como costaria y no poco el
poseer uno compuesto de tropa de linea si hubiera
de sostenerse en el nmunero que la extension de la Isla
y sus condiciones especiales reclaman de consuno.
Esta fuerza al primer motivo de alarm podrA en-
cargarse de la guarnicion complete de las plazas y
fuertes, diseminados por el campo, y con eso dejar
libre la tropa veteran para salir A batirse: podri
acompanar tambien A esta, y con su conocimento
prActico de las escabrosida4es, senderos y maniguas-







35 -
de los terrenos prestarle gran ayuda: podrA ejercer
un influjo moral incalculable en los enemigos la idea
de que alternan en sus filts unidos por los lazos del
companierismo peninsulares y cubanos; y por fin, po-
drA contar la autoridad con un apoyo material, no
solo para la guerra, sino para la policia rural, sobre
todo en los despoblados departamentos del Centro
y Oriente, pues siempre se verA A los voluntarios
acudir A los incendios, inundaciones y calamidades
de todo g4nero, al par que A dethner al criminal, como
sucede prActicamente en el dia.
Ahora bien, para sostener despues de la guerra el
entusiasmo, fAcil de enfriar siempre cuando cesa e1
peligro material; conviene ligar los corazones de los
que hoy sirven al Estado, con recompensas justas y
con honors. Estos iltimos tienen la ventaja de que
en nada gravan A la Nacion y que sirven de estimulo
para lo sucesivo en los agraciados, y de objeto de aspi-
racion para los que vengan en p6s de ellos A ocupar
su puesto.
Entre esos horiores, ninguno mas aprop6sito que
el de la creacion de una medalla especial para con-
memorar las glorias obtenidas en esta campana larga
y ruda; condecoracion que pudiera ser semejante A
la que se di6 al ej4rcito expedicionario de Africa, 6
A la del que march 4 Roma en auxilio del atri-
bulado Padre comun de los files.
Otro de los medios mas adecuados para conse
guir el objeto apetecido y al mismo tiempo aprop6-
sito para lograr otro fin politico de no menor tras-
cendencia, es el de eximir de quintas A los j6venes
que vienen A esta Isla A tes de fiar A los azares de la







36 -
insaculacion sus nombres, cuando se trata de pagar A
la pAtria el triste pero necesario tribute de sangre.
He dicho que tendria otro fin politico esa media
y voy A indicarlo desde luego. La isla de Cuba, como
demostrard en estas cartas, cuando llegue la oportu-
nidad, necesita que se fomente por todos los me-
dios posibles la infmigracion peninsular, atrayendo
hacia sus playas los j6venes que abandonan todos
los arios el pueblo que les vi6 nacer, para buscar
una fortune en cualquiera de las repiiblicas hispano-
americanas, tan ingratas para con todo el que lleva
el glorioso titulo de espanol.
SNo debe pretenderse en otro sentido la emigracion
de la Peninsula, es decir, robarle brazos que necesi-
ta; pero si debe procurarse encauzar indirectamente
el torrente que corre sin tregua hAcia paises estra-
nos: puesto que la economfa political tiene demos-
trados los perjuicios que resultan de apelar directa-
mente A medios coercitivos para contener las emi-
graciones.
De eximirse de quintas A los j6Venes peninsulares
que pasan A las Antillas espanolas se deberia im-
poner A todos ellos el deber ineludible de servir en
las filas voluntarias un nuimero de anios igual al que
servirian en el ejdrcito; y esto lo mismo en el caso de
caer quintos en su pueblo, respective que en el con-
trario.
Antes de concluir deseo consignar una idea que
confirm la necesidad .del sostenimiento de los vo-
luntarios de Cuba por los medios inlicados, de los
cuales, solo -he propuesto como ejemplos el de la
condecoracion y el de la exencion de quintas.






37 -
-La Prusia, esa nacion que acaba de hacer rodar el
pedestal suntuoso sobre que descansaba la estAtua
gloriosa de la patria de Carlomagno y Napoleon I;
esa nation que ha demostrado al mundo.que la orga-
nizacion military de la Francia, que tanto imponia A
todas las demis potencias del orbe era defectuosa
hasta lo sumo; vA A ser el modelo de los pueblos
.contemporAneos, hasta que girando la rueda de la
fortune, varien los acontecimientos. Ahora bien; en
Prusia existe, como nervio de la guerra, la reserve 6
landwehr (1), y no pocas de sus victorias sobre las
aguilas imperiales han sido debidas A este element
military, poderoso cual ninguno.
En Cuba, pues, concluida la guerra convene con-
Ssiderar como la landwehr A la fuerza voluntaria, y
al efecto fomentar todo lo possible al acrecentamiento
,de ella. No dire que se hiciese obligatorio A todo
peninsular vestir el uniform, porque esto desnatura-
lizaria la institution que por algo se llama volunta-
ria; y por que ademAs la isla de Cuba no es pais
que ha de emprender campanas extrangeras como
las suefan siempre las potencias europeas encubrien-
do sus designios con la formula napole6nica de
paz armada. Pero lo que si afirmo es que con-

(1) Aprop6sito de la organization de la landwehr, palabra
que significa defense del pais, no estara demas esplicar su
organization estractando a! efecto lo que dispone la vigente
ley de 3 de Setiembre de 1814 que la organize en Prusia.
Segun ella es obligatorio el servicio military a todo prusiano
desde la edad de 20 afos, en la forma siguiente: 5 atos en
la line [tres de ellos bajo las banderas y dos en las reserves];
seis afios en el primer bando de la landwehr; site en el se-
gundo band, y por fin once en el landsturne 6 sea leva en
,masa.







38 -
viene dar a estos cuerpos armados toda la estabili-
dad, brillo 6 importancia que han sabido conquistar
en esta dpoca de prueba; y que no debe echarse
en olvido el antiguo proverbio latino que dice: si vis
pace para bellum.
Contra el prop6sito que me habia impuesto de ser
lac6nico en mis cartas, me he estendido demasiado
al escribir la present.
Dispenseme V. M. si se le ha hecho larga su lec-
tura, en gracia siquiera del buen deseo que la ha
dictado B. S. R. M.


NARZO 31.














CARTA VI.






Llegado es ya el moment de hablar 6 V. M.
-acerca de la base primordial del porvenir de Cuba;
del cambio radical que por algunos seproyecta intro-
ducir en su modo de ser politico; de las reforms, en
una palabra.
Pero antes de emitir mi opinion acerca de ellas
en general y de cada una de ellas detalladamente,
deber mio es consignar las opinions political que
profeso, A fin de que no se miren con prevention
mis palabras.
Yo, Senor, soy liberal por convencimiento, y no
de los minos liberals, pues la Historia que he leido
dia y noche para buscar en sus pAginas la ensefa'n-
za prActica mas provechosa, me ha decidido A serlo.
Creo que la 4poca modern esta pasando por un
perifdo de crisis pplitica la mas grave quiza que se
registra en los:anales,;el-,pasado human.
Creo firmemente que en el estado actual de las
ideas modernas, no es po ible, so pena de .aer en el






40 -
absurdo, pretender retrogradar a la 4poca del abso-
lutismo monirquico que traiga consigo la absorcion
de los derechos individuals para concentrarlos en
una sola mano como se concentran por'medio del
foco de una lente los rayos luminosos del sol.
El hombre constituido en sociedad ha progresado
en el sentido de conocer sus derechos, que en otro
tiempo permanecian ignorados para l1; y ese conoci-
miento le ha coatado mares de sangre cuyas marcas
son indelebles. Seria muy loco quien pretendiera re-
troceder, pues una fuerza superior A la suya le ar-
rastraria a su pesar por la send del progress. El
i.iundo march, ha dicho Pelletan; y lay de aquel
que pretendiera detener el curso del progress con
sus solas fuerzas! El carro aplastaria irremisible-
mente sus manos y seguiria su camino, no obstante
los lamentos y gritos de despechc del obcecado que
tratara de poner 6bices A su carrera.
El inico desideratum A que puede y debe aspirar
el politico en nuestros tiempos es A buscar la liber-
tad en el 6rden. Feliz aquel A quien sea dado ha-
Ilar la formula que pueda realizar de un modo esta-
ble tan dulce consorcio.
La monarquia de otros tiempos ha envegecido y
.omo todo anciano caduco tiene precision de reti-
rarse de la escena de la vida. La Repdblica es de-
masiado infantil, y como todo nino necesita esperar
que llegue su desarrollo fisico y moral, para poder
empunar con mano varonil las riendas del Estado.
No hay otro medio que elegir hoy por hoy que el
de la monarquia constitutional planteada en nuestra
pAtria por fortune de todos los espanoles.






41 -
Espana toda al mandar recientemente a las C6r-
tes una sensata mayoria monArquica, las Constitu-
yentes al escribir su c6digo politico el mas liberal
de Europa, y V. M. al aceptar la diadema que orn6
las sienes de tantos grandes monarcas y jurar la Cons-
titucion que el pals se babia dictado, estan de hecho
conformes con las ideas liberals que dejo asenta-
das; y por tanto initial seria que me esforzase en es-
planar las razones que me impulsan l ser liberal en
la esencia de mis convicciones, y monArquico-consti-
tucional en la forma de su manifestacion.
Ahora bien, hecha esa profession de fe, creo que
sin ser tachado de retr6grado puedo entrar de lleno'
A exponer mis ideas respect A la forma political que
A Cuba conviene adoptar para que su porvenir sea
despejado; para que dejAndose de utopias necias lo-
gre colocarse A la altura de la 6poca,.y para que ldjos
de claudicar a cada paso y caer por fin en la sima
anArquica que esteriliza los esfuerzos de los demis
pueblos hispano-americanos, sea la escepcion glorio-
sa que, proclamando, su felicidad practice, haga caer
la venda de multitude de ojos cerrados por la passion
A la luz de la verdad y de lo equitativo.
Cuba, la hermosa Cuba, la reina codiciada del gol-
fo mejicano, vivia feliz y tranquila mientras agena A
las miserias y A los terrible embates de la political,
se limitaba A ocuparse en el progress econ6mico y
administrative de sus instituciones. Este progress
era constant si bien paulatino y s6lido; las rique-
zas individuals se acrecentaban dia A dia, y la vida
se deslizaba dulcemente como el arroyo entire las flo-
res que esmaltan sus orillas.
7







42 -
Pero lleg6 un dia en que los descontentos, que
en todos los paises existen por desgracia, como exis-
ten tambien en el seno de las families, sonfaron con
el brillo facticio de la position political. Creyeron
preferible la vida del marino, que pasa azarosamente
luchando con las tormentas, A la vida del sibarita
que trascurre dulcemente entire las riquezas, el fAus-
to y los placeres; y por trocar la uiltima por la
primera de la "cual carecian, idearon el medio de
conspirar contra el 6rden de cosas existente. AI
efecto se afiliaron en 16gias mas6nicas, empunaron
la firula del magisterio, corrieron en tropel hAcia
tos templos de Guttemberg; y dia trAs dia se ocupa-
ron en juramentar ne6fitos entire la juventud impe-
tuosa, en impregnar de ideas anti-espanolas los co-
razones de la ninez inexperta, y en hacer gemir las
prensas para qu.e el cdio A lo que ellos llamaban
tirania de Espana se difundiera por todas las classes
sociales y germinara en su dia, como germin6 al le-
vantarse en Yara un pendon que muy pronto empez6
A destilar sangre.
-- Pues bien., esos hombres que en la escuela, en la
cAtedra, en la 16gia, en el periodismo, en los banque-
tes, y hasta en la plaza priblica abusaron tanto de la
tolerancia espanfola, y la calificaron de tirania; eran
los que gritaban dia y noche A los oidos de la autori-
dad y de los leales todos pidiendo reforms political.
Su griteria fud repercutida por el eco al otro lado de
los mares; y el ministry de Ultramar, Sr. CAnovas
del Castillo, creyendo de buena f6 que las aspiracio-
nes de aquella falanje de turbulentos cubanos pedia
con buen fin reformas en sentido nas 6 mnnos libe-







43 -
ral, pero runca sospechando que se propusieran co-
mo fin pr6ximo la separacion de Cuba y Espana;
dict6 en 1866 un decreto convocando comisionados
que a nombre de Cuba y Puerto Rico propusieran,
las decantadas reforms, 4 fin de plantear desde lue-
go las que no lucharan con obstAculos inmediatos, y
poco A poco las demas.
Fueron en efecto A Madrid los comisionados, ba-
ti6 palmas la prensa anti-espanola, f no pocos espa-
noles ilusos; y llegado el dia dieron comienzo las
sesiones. Lo que podia esperarse de los comisiona-
dos lo hubieran comprendido hasta las inteligencias
menos privilegiadas si Morales Lemus, que era et
mas influyente de los comisionados y casi todos los
demAs, no hubiesen tenido tan perfectamente ajus-
tada A las mejillas la mascara que solo habian de ar-
rojar lejos de si despues de los sucesos de Villanue-
va.y el Louvre.
Pero si es verdad que no pudo preveerse por al-
gunos cuales serian las ideas political que iban A
sustentar los comisionados, tambien lo es que no
tardaron much en hacerlas patentes una vez comen-
zada la mission de informes escritos y la discussion
acerca de sus detalles. En efecto, todo cuanto
hicieron aquellos hombres fud encaminado A la
emancipacion de las Islas de Cuba y Puerto Rico.
Para el efecto, como oportunamente ha hecho notar
un escritor, empezaron hablando de asimilacion y
concluyeron por pedir una autonomia tan lata que
muy bien pudiera traducirse por la palabra inde-
pendencia. Ahi estA la coleccion de informes impresa
en New-York, que es el mejor justificante que
pudidra aducirse.







44 -
La palabra autonomia, 6 como dijo en un do-
cumento official cdiebre el general Dulce, tan ad ula
do y querido por los insurrectos: el gobierno del pais
por el pais, ya dije en una de mis cartas anteriores
"las bases en que estribaba, 6 por mejor decir las en
que se proponian establecerla sus autores. De ha-
berse planteado la tal autonomia, ya la estrella soli-
taria hubiera reemplazado hace tiempo A los glorio-
sos leones y castillos del pabellon que ondea en
las dos Islas hermanas.
Mucho tiempo hacia que la insurreccion esgrimia
en una mano el punal y en otra la tea incendiaria,
y todavia se hablaba por muchos espanoles de auto-
nomfa, como habia hablado el general Dulce. Entre
ellos unos pretendian tomar por modelo la del Ca-
nadA y otros la de las Provincias Vascongadas. Esto
prueba que eran y quizA son aun muchos los que
no han estudiado lo que es la autonomia canadiense
ni la vasca, cuando creen acceptable uno ui otra como
modelo para el modo de ser politico de las Antillas,
si por desgracia triunfase en los Animos espanoles
la idea de las reforms, y para concederlas quisiera
buscarse un modelo que imitar.
No estarA pues de sobra que diga algo acerca
de las reforms en sentido auton6mico cuando rea-
nude esta correspondencia. Entre tanto B. L. R. M.
de V. M.



ABRIL 5, 18.71.















CARTA VII.








Los partidarios de la doctrine autonomica, que
son los reformistas por excelencia del 6rden de co-
sas establecido en Cuba; han invocado con insisten-
cia, segun decia en mi anterior, el ejemplo del Ca-
nadA, y se han esforzado para crear atm6sfera A fin
de que se aplicase A Cuba.el mismo sistema guber-
nativo. Muchos leales se deslumbraron.con esta idea,
la aceptaron sin exAmen suficiente por falta de datos
para apreciar sus tendencies, y hasta suscribieron
en Villaclara una especie de manifiesto encaminado
A demostrar la conveniencia que entrafiaba la adop-
cion de ese sistema, no solo para la Isla de Cuba,
sino para la Espana peninsular.
Deber de todo. buen espafiol es por tanto al ha-
blar de las reform.as political de Cuba combatir el
sistema separatist que entrafia la pretendida modi-
ficacion en sentido auton6mico. Al efecto empezard
yo por exponerlas bases en que estriba la autonomia
8 1


VVVV~~VVVVVVVVVVV~~VVVD
-.-






46 -
canadense, pues desgraciadamente no ion muy cono-
cidas ni aun entire la mayor parte de aquellos que,
Avidos de innovaciones polfticas, creen ,er en todo lo
extrangero la perfeccion de que carecen las institu-
ciones nacionales. Recordard ante todo el origen de
la autonomia otorgada por la Gran Bretana A su
colonial.
El gobierno britAinico habia recibido una decep-
cion cruel con la emancipacion de sus mas ricas po-
sesiones de Amidrica, gracias A los esfuerzos y al
talent de Franklin y Washington, y A la coopera-
cion impolitica de Francia cuyos voluntarios capita-
ne6 Lafayette, y de Espana cuyo monarca CArlos III
di6 en aquella occasion A. conocer real y verdadera-
mente, como dice el erudito CUsar Cantu, que desco-
nocia el oficio de Rey. La leccion recibida por la In-
glaterra no podia ser olvidada fAcilmente y de aqui
el cambio de la political que us6 desde entonces con
sus colonies americanas.
Al abrirse la Asamblea national de Francia en 5
de mayo de 1789 se apind el combustible revolucio-
nario que en terrible hoguera habia de abrasar A la
nacion. Sieyds, Talleyrand, Mirabeau, Barnave, La-
meth, Brissot, Robespierre, y mas tarde Bailly, Con-
dorcet, Vergniaud y Danton, fueron los hombres
destinados A encender con el soplo de su elocuencia
y de su turbulenta accion, la llama que abrasando los
espiritus, di6 por resultado la combustion espantosa
en que perecieron las instituciones monArquico-
absolutas y el 6rden social de la Francia; todo lo cual
se derrumb6 convirtidndose en ruinas, cubiertas por
la sangre que A raudales brotaba de la mAquina ex-
terminadora de Guillot. *






47 -
La Europa entera tembl6 ante el espectaculo impo-
nente que daba la Francia, y Pitt, ministro de Ingla-
terra A la saxon, temi6 negar~al Canada las reforms
que pedia, aprovechando la ovasign del conflict; con
esto crey6 evitar otra perdida tan complete como
la que habia experimentado au pais con la de la
Union Americana.
Al efecto el hombre de Estado ide6 en 1791 divi-
dir el Canada en dos provincial, comno lo hizo, con-
cederle un Senado y una Asamblea popular, cuyos
ills tenian fuerza de ley si el Monarca tardaba dos
afos en desaprobarlos, y aument6 estas concesiones
con las del habeas corpus, el jurado y el derecho de
votar los impuestos en las Asambleas.
Merced A estas concesiones, la Gran Bretana con-
serv6 su pabellon, ya que no su dominio, en el Ca-
nadA y en la Nueva-Escocia. Pero como quiera que
el sistema de concesiones politics en circunstancias
dadas, no conduce A otro punto que al de acrecentar
las exigencias; muy pronto el Canada pretendi6 nue-
vos derechos y la libertad de cultos, que es lo que
pugnaba mas abiertamente con la intolerancia reli-
giosa que la iglesia anglicana tenia en aquella Epoca.
Para con tener los Animos fua precise que Inglaterra
apelase al sistema de la mas dura represion, que
es el anico, segun demuestra la historic, capaz de.
contener el torrente desbordado de las pasiones po-
liticas. Los castigos dieron el efecto apetecido, como
lo han vuelto a dar hace muy poco en Jamaica, nues-
tra vecina Antilla.
Solo en 29 de marzo de 1867, en que crey6 con-
veniente A sus intereses politicos y comerciales eman-
I






48 -
cipar el CanadA, Nueva-Escocia y Nueva-Bruns-
wick, otorg6 voluntariamente la autonomia i sus an-
tiguas colonies por medio del acta de aquella fecha,
que empez6 A regir en 1? de junio del mismo afio.
Veamos cuales son las bases en que estriba esa
autonomia. Gobierna el pais en nombre de la reina
de Inglaterra un Gobernador General, al cual auxilia
en sus funciones el Consejo privado de la Reina en el
Canadd, compuesto de miembros elegidos por el
mismo Gobernador General. Ademais existe un Se-
nado compuesto de 72 individuos elegidos, lo propio
que su president, por la misma autoridad inglesa,
siendo vitalicio su cargo. SimultAneamente con el
Senado, fiunciona una Cdmara de los Comunes com-
puesta de 181 miembros elegidos por el pais de 5
en 5 arios. Por uiltimo, cada una de las 4 provincias
que actualmente constituyen el CanadA, A saber:
Quebec, Ontario, Nueva-Brunswick y Nueva-Esco-
cia, se hall regidas por un Teniente Gobernador, que
debe su nombramiento al Gobernador General; y A
su ve zposee CAmaras particulares con atriluciones
nmas limitadas.
Como se desprende de la simple enunciacion de
las ruedas con que gira la mAquina gubernamental
del CanadA, el dominio de la antigua Albion ha desa-
parecido de esta parte de America. El quedar alli
tn Gobernador, ainico funcionario nombrado por la
Metr6poli, es como no poseer ningun dominio; pues
careciendo Inglaterra del derecho de introducir sus
ejdrcitos en el pais para obligar por la fuerza al
respeto de la autoridad; faltAndole el poder de le-
gislar que es el principal atributo de la Soberania;






49 -
y careciendo de la facultad de graduar, imponer y
cobrar los impuestos, sin lo cual carece del element
material mas indispensable para sostenerse un go-
bierno; el pabellon britAnico ondea allf A merced de
cualesquiera insurgentes quc quieran lanzarlo al
mar, como lo lanzaran de seguro el dia en que no
teman al poder de las escuadras blindadas que reci-
beni 6rdenes del palacio de Saint James.
Salta pues A la vista la idea de que*Inglaterra con-
sidera el CanadA como una nacion estrafia, por mas
que prefiera tener alli un representante que proteja
sus intereses mercantiles tan cuantiosos en la Amd-
rica del Norte. Habia de tener un consul gene,
ral, y prefiere tener un gobernador general, que
al fin y al cabo midntras el pais lo tolere, y le pague
su sueldo, mas protection puede dar al comercio
ingles y reporter una economic no despreciable al
presupuesto, tan gravado con la deuda exhorbitante
que lo agobia.
jSi la Inglaterra tuviese interns en conservar aque-
lla posesion, hubiera dado esa autonomfia Responda
por nosotros la desdichada India en que la opre-
sion inglesa represent la tirania mas atroz, simboli-
zada en Warrens Hastings.
Aplicando ahora estos precedentes 4 la isla de
Cuba, vamos a ver si es possible introducir en ella
ese sistema auton6mico tan decantado.
El modo de ser de Cuba y el Canada son entera-
mente diversos. El Canada estA situado en el con-
tinente americano, y Cuba rodeada de mares, lo cual la
hace accessible A los ataques de todas las naciones, el
dia en que le falte la somrra protectora que sobre ella







50 -
proyecta el glorioso pabellon de Castilla. El Canada
odia la tirania Norte Americana, pues ve de cerca
sus efectos y Cuba-su bando reformista,-ama ]a
dominacion de ese pueblo, tan divers de el en naci-
miento, idioma, religion, leyes y costumbres: testigo
de ello varias proclamas y mensajes de Cispedes, y
de la cAmara andante de GuAimaro, asi como los es-
critos de Morales Lemus y demis corifeos de la in-
surreccion. Por ultimo, en el CanadA puede sostener-
se el gobierno del pais por el pais, A causa de ser alli
mas densa la poblacion y de no existir razas diversas
que la dividan; pero en Cuba sucede todo lo contra-
rio, pues la poblacion es escasa comparada con la es-
tension territorial, y entire sus pobladores forman
contrast notable el hijo de la raza latina, con el
de la eti6pica, el de esta con el de la mong61ica, y
por ultimo, unos y otros con los mestizos producidos
por elcruzamiento que es consiguiente. Esto sin con-
tar la diferencia de condiciones que separa al libre del
esclavo y a este del colono contratado y del eman-
cipado.
iQu6 confusion resultaria de la ceguedad de un
gobierno espanol que fuera capaz de declarar aut6-
noma la isla de Cuba! qud lucha de ambiciones!
(qu de venganzas! que de abusos para llegar A ejer-
cer funciones legislativas y de gobierno! que caos,
en fin!
Porque no hay que hacerse ilusiones; autonomia 6
manera del Canada 4 indeperidencia, son para los
desleales palabras sin6nimas. Nos quieren vendar los
ojos con la idea que pomposam'ente emiten de que
la autoridad superior de la Ibla seria espanola, como







51 -
es inglesa en el territorio canadiense; pero queremos
qud se nos diga 1de qud serviria esa autoridad, qud
fuerza tendria careciendo de ejdrcito que la apoya-
sen con sus bayonetas, puesto que iba A mandar A
hombres y no A legions de Angeles? De qud aprove-
charian los esfuerzos de una autoridad, si serian de-
safectos todos los empleados que habian de secun-
darla dando cumplimiento A sus 6rdepes?
Pero hay mas. Siendo preponderante la poblacion
criolla sobre la peninsular, como lo seria sin duda;
esta elegiria A todos los diputados y regidores, asi
como A los miembros del poderjudicial, si se adop-,
taba la election popular A semejanza de los Estados
Unidos para estos iltimos cargos tan influyentes.
Esos funionarios harian unas leyes contrarias A lo
que proyectase el gobernador, y los otros aplicarian
esas leyes siempre en sentido favorable A sus miras
political. Con tales elements, digasenos qud gober-
nante espafiol podria regir con visos de acierto 6
sin ellos la Isla. Anfdase A esto que se hallaria en
manos de las cAmaras cubanas el votar 6 no las
contribuciones; y sin recursos pecuniarios mal po-
dria ningun gobernante sostener un estado aunque
tuviese la extension de la repbblica de San. Marino
6 de la de Andorra.
Queda pues demostrado que la autonomfa del
CanadA importada A Cuba; equivaldria al hundimien-
to del pabellon espanol en las aguas que rodean la
Amdrica.
V. M. es espafiol ya; y si no hiciera cuanto estd en
su mano para evitar tamafia aberracion, la historic,
que es inflexible cuando se trata de la honra .de las







52 -
naciones, le ltamnarA en su dia ante su estrado, y es-
cribird con letras indebles la sentencia que ha de leer
la posteridad. B. L. R. M. de V. M.



ABRIL 6.














CARTA VIII.






La pretension de que la autonomia del Canada
se implantase en Cuba, pareci6 tan exagerada A al-
gunos de los mismos simpatizadores de la insurrec-
cion que hoy aflige al pais, que juzgaron mas fAcil
de conseguir. otra clase de autonomia, que si bien
era menos radical y menos propicia para sus planes
separatists, serviria A no dudarlo de escabel seguro
para escalar algo mas tarde, el pedestal que se pro-
ponian.
Las provincias Vascongadas, se dijeron A si mis-
mos, poseen una organization political diverse de la
que rige en las demAs provincias espanolas del con-
tinente europeo. Aclamando la conveniencia de ese
regimen especial, no pedimos otra cosa que la asimi-
lacion A una parte del territorio pAtrio, y esa idea
puede deslumbrar A los incautos peninsulares, que
de seguro no comprenderan nuestras ulteriores miras
de un modo tan claro como pidiendo las institu:io-
nes canadienses, que al fin son extranjeras.
10 *


~
-- ---------






54--
Pero icuAnto se equivocaron en ese calculo!
Si Espana pugna por similar las instituciones
vascas A las del resto de la nation, gc6mo sin con-
tradecirse podia consentir en crear A este lado de
los mares lo que desea destruir al otro? aC6mo exi-
girse de ella que socavase mas la unidad national,
por la que viene luchando hace tautos siglos?
Pero hay mas. Es precise preguntar A esos inno-
vadores de nuevc cuno iqud instituciones auton6-
micas del Irurac-bat quereis que se otorguen a Cu-
ba, las que di6 A su patria adoptive Jaun Suria, el
vencedor en la batalla de Arrigorriag,, 6 las que
hey gobier nar-I Vizcaya?
Probablemente no se han fijado bastante en esta.
diferencia, y sin embargo, es muy capital.
Tal vez se decidan por los fueros vizcainos com-
pilados por la Junta General de Guernica, A la som-
bra del roble simh6lico, cuyas frondosas'ramas quiso
an dia derribar con el hacha exterminadora del des-
potismo el rey Fernando VII, imitando A Felipe II,
lque habia derribado en mas aciagos tiempos los
fueros y libertades de Aragon, custodiadas por La-
nuza con el fervor que defendian en Roma so vir-
ginidad las sacerdotisas de Vesta. Si tuera asf; si qui-
sieran implantar en esta Isla venturosa hasta antes
de la insurreccion de Yara, el hist6rico batzarrac 6
congregacion de ancianos, los cinco caudillos 6 meri-
nos trienales on president vitalicio y el tanido de
las bocinas para congregar A las merindades t las
juntas que debian tener lugar s6 el Arbol de Guer-
nica; si quisieran retroceder al siglo IX, el ridicule
de que se cubririan los aut6riomos flamantes, seria






55 -
la mejor contestacion que A sus descabellados pro-
pisitos pudiera darse.
Pero se nos dirA tal vez: no es la autonomfa de
aquella 4poca, que las mismas provincias Vasconga-
das tiene modificada por career que no estA ya acor-
de con las ideas del siglo, sino la de que hoy gozan
y que con justicia aman ciegamente, resistidndose
cada vez que el Gobierno de la nacion ha tratado de
introducir reforms. ,
' Por si esto dijesen, 6 pretendiesen de avanzar
mas, vamos A contestarles, pero no por nosotros mis-
mos, sino cediendo la palabra A un ilustrado escritor,
A un patricio de reconocido espafolismo, que por,
razones particulares ha encubierto su nombre con
el anagrama de Grazian de Mora y Murieta.
He aquf sus palabras:
"Se ha alegado para sostener los informes de los
Sres. comisionados y la autonomfa, la analogia con
las provincias Vascongadas. Seria grave omission en
nosotros dejar de examiner este motivo, que solo
ofrece apariencia de semejanza, y carece de razon.
No hay paridad li aproximacion siquiera entire el
caso de las Provincias Vascongadas y el de estas
Antillas.
Comenzando porque jamAs ha parecido sospe-
chos los espafioles el modo de ser de esas Pro-
vincias,; porque lejos de notarse en ninguna occasion,
y eso que han pasado por pruebas grandes, tendencia
alguna 6A la segregation, los vascongAios han sido
guardianes cehosos de que pdr las puertas de,sn pais
no entrara el extranjero a poner su dominacion ni en
una pulgada del espafiol territorio. iY cuidado! Los






56 -
gobiernos liberaies que han gobernado la Espata,
desde el convenio de Vergara ace, han ido poco A
poco cercenando las libertades de los fueros hasta el
grado de ser hoy su modo de ser una sombra de su
antigua autonomia, y sin embargo de que es gran-
de el partido absolutista entire los vascongados, nin-
guna otra provincia ha dado, en las dificiles y para
ellos tentadoras circunstancias de los meses pr6xi-
mos pasados, ep que se ha alzado la bandera del ab-,
solutismo con la promesa de la integridad de los
Fueros, tan alto ejemplo como ellos de amor al 6r-
den, de sensatez y de elevado espafiolismo.
Pero hay mas; siendo tan diterentes los nlmritos
de las Provincias Vascongadas de los de Cuba y
Puerto Rico, distinguidndose aquellas por su nunca
desmentida fidelidad y amor A la union con Espana,
y al contrario estas islas por su empeno de separa-
cion con inextinguible 6dio A Espaiia, han pedido
estas jqud contrast! una autonomia mas liberal,
mas extensa quo ia que aquellas gozan. Realmente,
no poseen las Provincias Vascongadas autonomia
political. En el 6rden politico estAn sujetas A la uni-
dad constitutional. Las atribuciones de las Diputa-
clones y Juntas forales estan circunscritas A lo eco-
n6mico y administrative, y esto tampoco absoluta-
mente. Las aduanas estAn en la raya de Francia,
no en las orillas del Ebro, donde debieran star con
arreglo A Fuero. La ley de ayuntamientos es la ley
general de la Peninsula. El 6rden judicial es el mis-
mo, y tambien la ley de ensefanza piiblica. El go-
bierno nombra los empleados. Y en todo esto pe-
dian y piden los cubanos y porto-riquenos inmuni-






57 -
dades much mas miplias. Las Provincias Vascon-
gadas no estAn sujetas A quintas, pero tienen per
fuero la obligation de dar fuerzas de tierra y de
mar en ciertos casos, y jamAs han dejado de cum-
plirla. jTienen este gravAmen las Antillas. Los so-
brantes de aqui van A la Peninsula. Nada mas just.
Estas Antillas deben una gran suma aun A la Metr6-
poli, y just es que la paguen. Los Vascongados na-
da deben, y sin embargo, dan anualmente lo que
oueden con el nombre de donativo. Aquf el Gobier-
no paga los caminos; alli las Provincias construyen
y refaccionan sus calzadas 6 caminos reales: aquf el
gobierno sostiene los establecimientos de beneficen ,
cia; alli las mismas Provincias. De esta manera pu-
didramos citar otros casos demostratando que las
Antillas poseen con minos mdritos, con titulos md-
nosjustificados, mas ventajas. gD6nde estA, pues, la
razon de su dolorosa queja y menos el derecho de
tener mas radical y extensa autonomia?
A la conclusion de la guerra civil, confirm el
gobierno de Madrid la conservation de los fueros de
las Provincias Vascongadas; mas no en absolu-
to, sino "sin perjuicio de la unidad constitutional,"
cuya condition quiebra su autonomfa political, y
fad un gran paso hAcia la unidad national, cons-
tante empeno de todos los gobiernos. Ningun pact
semejante celebraron los indfgenas de estas Antillas
con sus conquistadores ni con el gobierno supremo,
que por lo tanto estuvo y estA en perfect derecho
de establecer para ellas la forma de Gobierno y las
leyes mas adecuadas, y asi lo ha venido haciendo
hasta el dia. El compromise contraido en las C6rtee
11 '






58 -
de 1837, es el de continuar el sistema siempre se-
guido por todos los Monarcas, similar gradualmen-
te sus colonies a la Metr6poli, y aun cuando 'hu-
biera continuado el Sr. CAnovas al frente del Minis-
terio de Ultramar in sternum, es bien seguro que
consecuente A esa political, hubiera rechazado el plan
de los sefiores Comisionados, que separAndose de
esa traditional march, tendia A quebrantar la uni-
dad national, i cuya firmeza han aspirado todos
nuestros Legisladores."
Poco afiadiremos A estas palabras, que tan perfec-
tamente marcan la imposibilidad que existe de apli-
car en Cuba las instituciones vascongadas. Entre la
lealtad y el patriotism de los simpAticos euskaras, y
el dolo y la traicion de los secuaces de CUspedes,
nada comun puede existir.
Si se otorgase 4 Cuba el sistema auton6mico que
piden los ap6stoles de las reforms political radica-
les, se inauguraria la era de las decepciones, se pon-
dria en manos del loco la espada homicide, se auto-
rizaria la conspiracion y el desenfreno de las pasio-
nes, y el resultado practice seria la p6rdida de Cuba
para la nacion que, como madre carifiosa la ha ama-
mantado A sus pechos con sangre preciosa, que la
ha educado trasmiti4ndole su idioma, religion y le-
yes, y que en fin, la ha hecho ser codiciada por to-
dos los pueblos extranjeros.
DesengAiense de una vez los partidarios de la au-
tonomia vascongada; el roble de Guernica no'puede
aclimatarse, n6, en el suelo tropical que cria las pal-
meras, el platano y el mango frondoso que crecen en
Yara y en Bayamo.







59 -
No insist mas en esta material, pues despues de
lo dicho en mi anterior carta acerca de las tenden-
cias y prop6sitos de los aut6nomos cubanos, cuanto
aradiera en estaseria redundante. Despidome, pues,
de V. M. por hoy, besando S. R. M.



ABIIL 9.
I













CARTA IX.






Por concluida habia dado ya en mis cartas la
refutacion de la idea de concesiones en sentido auto-
n6mico A la isla de Cuba, y podria haber agregado
tambien, a Puerto-Rico, pues se halla en idWnticas
circunstancias; cuando ha llegado A mis manos la
noticia de que uno de los mas encarnizados enemigos
de Espafia, un laborante, como aqui llamamos A los
insurgentes que no tienen valor para emnpunar las ar-
mas, pero trabajan cuanto pueden en todoslos demAs
terrenos porla independencia de Cuba, ha publicado
estos dias en el peri6dico La Pdtria una sdrie de ar-
ticulos que tienden A ese fin. Con ellos piensa la So-
ciedad de Artesanos, que es' el club politico forma-
do de los mas intransigentes adversaries de nuestra
pAtria, hacer un folleto y repartirlo con una profit-
sion inusitada, A fin de crear atm6sfera en el ex-
tranjero y sobre todo en los Estados-Unidos, contra
la permanencia del pabellon espafol en las Antillas,
donde hoy por dicha flamea con envidia de muchos
gobiernos.
12






62 -
Ese folleto llevarA por titulo, segun describe de
Nueva-Orleans un corresponsal active y caracteriza-
do, el nombre de Soluciones posibles, y presentarA
como tales la autonomfa, la anexion, la venta y la
independencia.
He tenido occasion de leer los pArrafos principles
de los articulos que vaii A constituir el folleto, y
quiero aprovechar la feliz casualidad de no haber
empezado i tratar todavia la question prolija de las
reforms liberals, por haber interrumpido otras
ocupaciones el honroso prop6sito de escribir a V. M.
en estos dias.
. He calificado de feliz casualidad esa interruption,
porque aprovcchaidola podrd contestar d.esde uIego
y sin necesidad de volver sobre mis pasos fiera de
tiempo, la question de autonomfa. En gracia, pues.
de esa coincidencia, variare el plan que me habia
trazado para metodizar el studio de las euestione"
i q(ue pienso extender estas cartas.
Por tanto, permitame V. Mf. insistir un poco mas
en la idea auton6mica, y al efecto copiar los parrafos
que conozco de ese folleto, que quizA estA haciendo
gemir en estos moments las prensas de la pAtria
de Washington. Se tocan en ellos trascendentales
cuestiones de actualidad, y es precise conocerlas y
aplicarles la refutacion inmediata que exigen los er-
rores en que abundan, aun antes de que se propalen.
"Los antiguos reformistas que hoy se ban colo-
cado por sorpresa A la cabeza de la revolution cu-
bana en los Estados-Unidos, han escogido, dice,
todos los medios imaginables A fin de debilitar la
vausa -independiente aparentando querer fortalecer-
(







la, y una de las traz;s de que se han valido es ex-
tender la noticia de que el Gobierno de Espana
ofrece A los cubanos autonomia si los insurrectos
deponen las armas.
"CuaPdo, el peri6dicq La Revolucion neg6 lasalida
de Zenea para las negociaciones que todos sabemos,
dijo que Esppaa habia.ofrecido autonorna A. Cuba
desde el principio de la insurreccion; cuapdo los
laborantes habiaron sobre el viaje del referido senior,
repitieron lo Inismo respect A la autonomif; y di-
versas ocasiones se ha difundido la especie, como si
I'era un hecho indisputable, semejante ofrecimiento.
"Decir que Espana est4A dispuesta A concedernos
la autonomia es manifestar que la Madre PAtria
quiere dar A Cuba4a mas complete libertad, sin salir
del circulo de la nacion; es decir, que la Metr6poli,
reconociendo todos los errors y crimenes que para
con la colonia ha cometido, quiere enmendarlos y
subsanarlos dejAndola que se gobierne A su gusto, sin
pedirle otra condition que la de que por ahora no
se apart de la familiar, y espere para proclamar su
independencia tener toda la fortaleza y prosperidad
que con el objeto de erigirse en nacion necesita; es
decir, que no existent ni la tirania ni las maldades
espanolas en el gobierno colonial de la Gran Antilla.
"Esto nos debilita de dos nianeras: A la vista de
los extranjeros y A la de muchos cubanos.
"Los extranjeros al saber por los mismos revo-
lucionarios, y nada innos que por sus Representan-
tes oficiales.en los Estados Unidos, que Espana
se ha colocado en tan sAbia y conciliadora posicion
respect A los cubanos, han de career naturalmente






64 -
que 4 estos no les asiste ninguna justicia ai preten-
der hacerse independientes.
"Muchos cubanos, hombres de 6rden, indolentes
6 temerosos de toda clase de trastornos violentos en
la sociedad, ban de imaginar tambien que solo por
un empefio en que se sobrepone el amor propio A
la cordura, se sigue combatiendo; pero que lo mejor
seria aceptar desde luego las generosas proposicio-
nes de Espanf, y aplazar las pretensiones de inde-
pendencia para cuando la Metr6poli deje de ser jus-
ta v bondadosa.
"Sabemos que, en etecto, algunos extraljeros
abrigan aquella creencia, y que no pocos cubanos se
inclinan A la aceptacion de las supnestas promesas.
"Para aclarar esta question, cohviene que unos y
otros sepan que io de la autonormfa es una invention
de los reformistas, co n e! objeto de debilitar la idea
independiente.
"Espana nunca ha ofrecido autonomia "a ios cu-
banos, ni es creible tampoco que nunca la conedit-
ra, aunn e el caso de que la ofreciese.
"La 6nica entrada con que cuenta la Hacienda
espanola para hacer frente A sus graves compromisos
es lo que obtiene de la Isla por diferentes medios, y
la autonomia equivale A la supresion de esa entrada."
Como habrA observado V. M., empieza el autor
de los pArrafos transcritos hacienda una confession
importantisima cual es la de que los antiguos refor-
nistas, se han colocado por sorpresa A la cabeza de
la revolution cubana. No me sorprende A la verdad
esa noticia, pues ya la sabiamos todos hace tiempo,
y aun !a presentiamos antes de estallar la fatal revo-





65 -
lucion iniciada en la Demajagua; pero como oportu-
nameate he de hablar acerca de las reforms y los
reformistas, no estair demAs que* se recuerde esta
confession de parte, para agregarla A los muchos da-
tos que entonces aducird para vergiienza de unos y
desengano de otros.
Lanza luego el articulista el nombre de Zenea co-
mo mensajero del Gobierno espanol para ofrecer la
autonomfa A Cuba, y es bien extraio que no haya
mezclado con ese apellido el de AzcArate, que tanto
di6 que hablar anteriormente en igual sentido. Pero
uno y otro estAn juzgados ya por la opinion piblica
del bando leal, y el primero se halla sub judice y,
prisionero en una fortaleza de la Habana; por tanto
no es este el moment oportuno para escitar los Ani-
mos contra 6l1.
Madre pAtria, se atreve A Ilamar A Espafla el hijo
expdreo que reneg6 de ella; y luego habla de errores
y crimenes cometidos por ella vertiendo A continua-
cion la palabra tirania y maldades espanolas. iOh!
es mas fAcil aglomerar dicterios que justificar sit
aplicacion! No seguird, pues, en ese terreno, que
exigiria prolijas disertaciones, al escritor an6nimo
que osa proferir semejantes palabras.
Pero agrega mas adelante: "quiere enmendarlos
y subsanarlos dejando A la colonia que se gobierne
A su gusto, sin pedirle otra condition que la de que
por ahora no se aparte de la familiar y espere para
proclamar su independencia A tener toda la fortaleza
y prosperidad que con el objeto de erigirse en nacion
necesita." He aqui-la autonomfa sin mAscara, la re-
velacion paladina de lo que entienden los insurgen-
13






66 -
tes por esa phlabra tan acariciada en sus suefios ]o-
cos. VWase si decia bien, al hablar en mis cartas an-
teriores, de esa pretension descabellada, que no sig-
nificaba otra cosa sino un escalon para lograr subir
Ai la cispide donde los desleales ven grabada ia pa-
labra independencia.
Nada agregard acerca de la idea humillante de que
pide Espana una condicion,-pues creo que el origi-
nal dirA, concession; -y nada acerca del vago "por
ahora," que revela una debilidad y una abyeccion,
contra las cuales protest endrgicamente. Todo eso
dice por si mismo mas que cuanto pudiera agregar
persona alguna respect las creencias del que lo
estampa.
Peregrina idea es tambien la de que Espana al
ofrecer la autonomfa A Cuba,-cosa que ni en hip6-
tesis debe admitirse,-se ha colocado en una posi-
cion sibia y conciliadora respect A los cubanos.
Qu6 mas quisieran los insurrectos sino que fuese
verdad ese proceder impropio de una gran nation,
y mas impropio en las circunstancias actuales? Se-
Inejante paso, ni seria sAbio ni conciliador, dir6 yo A
mi vez, y la razon es la siguiente: si Espana 6 ef
(Tobierno que la represent, descendiesen hasta el
punto de tratar con los insurgentes, lWjos de demos-
trar sabiduria demostraria que ignore hasta los rudi-
mentos del arte gubernamental, pues no es asi co-
mo se concluyen guerras civiles de esta indole, se-
gun demuestra la historic de todos los tiempos y
paises; y por otra parte porque de nada le serviria
ese paso si la autonomia habia de equivaler al aban-
dono de las Antillas. Si eso es sAbio, tratAndose de







67 -
un pueblo que ha declarado A la faz del mundoque
consider caso de honra el sostenimiento del pabe-
lion en estas Islas, y que para lograrlo ha sacrificado
ya millones sin cuento y un ejdrcito inmenso, dudo
que haya quien lo crea teniendo sentido comun y
criterio desapasionado. En cuanto al calificativo de
conciliadora dado a esa conduct lo rechazo tambien,
pues no es conciliar dar la victoria al enemigo para
que nos despoje de lo que nos pertenmce.
Por lo que respect A la indication de que los
cubanos insurrectos, y los extranjeros se inclinarian
A favor de Espana por virtud de esa solutioni no es
mas que una sutileza transparent para ver si el Go-,
bierno cae en red tan grosera y otorga A sus enemi-
gos lo que ansian con toda el alma; en especial hoy
que estAn vencidos en el terreno de la fuerza que es
en el fnico que fiaban para lograr su independencia
repentina.
;,Y qud diremos del A~ltimo period transcrito, en
que muy seriamente sostiene su autor que la esclusiva
entrada con que cuenta la Hacienda espanola para
hacer frente A sus graves compromises es lo que
obtiene de la Isla i[Medrada estaba la gran nacion si
solo pudiese vivir con las rentas que Cuba le pro-
porciona! Ya habria perecido por lo menos hace mas
de dos afios, pues la guerra, 6 mejor dicho el bando-
lerismo iniciado en la Demajagua hace que sean po-
cos los products de la Isla para sostenerse, y por
tanto ningun sobrante puede remitir A la Peninsula,
como seria just. Y anado eso iltimo porque si esta
se ha sacrificado por aquella en todo tiempo, si la
provee de cuantos elements exige su gobernacion
S






68 -
y defense, si para fertililizarla ha derrochado sus
economfas por medio de situados, verbigracia, y si
en una palabra le ha dado el ser; just es que las ge-
neraciones presents recojan el fruto de la semilla
que para ellas derramaron sus progenitores y just,
nuy just que si siguen hacienda sacrificios obten-
gan recompensas.
En donde se encierra una verdad latente es en el
argument final que queda consignado. "La autono-
ifa equivale A la supresion de esa entrada." iQuidn
lo duda? Autonomia 4 independencia son casi sin6-
nimos y midntras la sinonimia llega A ser perfect,
is decir, mientras liegase el dia de "tener today la
fbrtaleza y prosperidad que con objeto de erigirse
eu nacion necesita," mientras liegase ese dia, dado
caso que la ceguedad de Espafia tuviese la candidez
de otorgarla, las cAmaras cubanas es bien seguro que
no harian donativos at gobierno espafiol ni a los pe-
ninsulares cuyos bienes suspirarian por moments
llegar A apropiarse como hicieron los demais paises
hispano-anericanos al proclamar su independence.
Para concluir esta carta y la material auton6mica,
voy A insertar a continuation an trozo mas del fu-
turo folleto.
"En ningun document, continda, en ningun acto
ha hecho jams el Gobierno espafol la promesa de
autonomia que los reformistas disfrazados de patrio-
tismo suponen.
"Las manifestaciones tanto p4blicas como priva-
das que ha hecho Moret; la conduct de Lopez Aya-
la, que le ha reemplazado ahora, habidndole tambien
precedido, en el Ministerio de Ultramar; las mismas





69 -
condiciones que tretatfr -de imponer Azcarate y
Mestre en la comlnicacion memorable de este 1lti-
mo A nuestro Ministro de Relaciones Exteriores fe-
chada el 6 de setiembre; y las q;ue seguranrente pro-
puso Zenea A los patriots con la debida astucia para
no exponer su vida, demuestran ,de consuno que el
Gobierno de Madrid no admite otro arreglo con los
insurrectos que la rendicion ,de estos, prestAndose
cuando mas a perdonar la vida a los gefes si salen
de la Isla para no volver nunca 'ella.
"'Tal fu4 la "autonomia" que, propuso Mestre a
los patriots A nombre de Espafia."
No s4 si lo que dice el autor de estos pArrafos es
completamnente exacto, pues todavia no se ha hecAo
bastante luz sobre el particular; pero lo que si ase-
guro es, que esa political es la inica decorosa, digna
y itil para la patria.
Antes de concluir esta, ya larga carta, debo es-
plicar una anomalia que al parecer existe en que uu
insurrecto escriba en el sentido que lo hace el au-
tor de las Soluciones posibles. En efecto, pot los pe-
ri6dos transcritos se v que no estA conforme con
la autonomia y que aduce arguments y razones para
oponerse A que sus correligionarios la respeten. Pero
sabe V. M. por qud? Pues es porque, como dice
al fin del folleto, desea que no se conformen los su-
yos con ninguna de las tres primeras soluciones que
califica de posibles, y sin embargo demuestra que
no lo son. La inica que acepta y sostiene con entu-
siasmo es --ya lo habri previsto V. M. segura-
mente,-es la independencia de Cuba y Puerto
Rico. ,
14






-0 -
Felizmente, no ha seguido el author de las-Solu-
ciones la political de sus correligioniarios, reducida A
ocultar las tendencias de sus hechos y de sus escri-
tos. Con eso ha pesto A disposicion de nuestro par-
tido un conjunto de armas preciosas que utilizard
oportunamente, puesto que representan las ideas que
los desengafios del ostracismo han logrado arraigar
en el Animo de los eternos enemigos de Espania.
Nada mas pot hoy, sino repetirme de V. M. res-
petuoso S. Q. B. S. R. M.


LkIL 18.












CA TTA X.






No pensaba que hubiesen trascurrido tantos dias,
privAndome del honor de dirigir mis palabras A V. M.;
pero circunstancias ajenas A mi 6dluntad, asi 16 han
exigido. Hoy, que felizmente para mi, conceden estas
un moment de tregua A mis ocupaciones, voy A
reanudar la grata tarea que de un modo espontineo
me.tengo impuesta A mi mismo.
Si hubiera de seguir el 6rden de materials trazado
por el author del folleto Soluciones posibles, deberia
ocuparme hoy del importante problema que hace
muchos afios se agita en el cerebro de nuestros ene-
migos, reducido A. anexionar la Isla de Cuba A los
Estados-Unidos de America; pero en el intdrvala que
ha mediado entire .mi carta anterior y esta, se ha
puesto sobre el tapete ael. Congress otra question
no minos trascendental para el porvenir de la An-
tilla y para la honra de Ja Nacion toda,. cual es la de
la v.enta de este pedazo de. tiqrra arrullado por el
murmullo de las olas del Oceano y el Wtnue rumor dc
las brisas tropicales.





72 -
En efecto, el diputado Sr. Vild6sola interpgel6.o
hace muchos dias al Sr. Ministro de Ultramar acerca
de los runiores que corrieron en la C6rte de que el
embajador Mr. Sickles habia hecho en nombre de si
gobierno al de la altiva pAtria de Isabel la Cat6lica la
proposicior de comprar la Isla.
Esta circunstancia que acaba de dar mirgen a una
cruzada de indignacion par parte de los Casinos de
Cuba, 6rganos genuinos del partido espanol, me de-
cide A antepdner el asunto de la venta al de la
anexion, 6 reserve de tratar de esta en la pr6xima
carta.
No es nueva, en verdad, la idea de proponer 4
SEspafa que trueque por un pufiado de oro la tierra
.n que flota su pabellon, tantas veces defendido y
sacado inc6lume de las pruebas A que lo sometiera
la traicion, por sus invictos hijos. Esos yankees que
creen & Espana capaz de asemejarse al misero Esaii,
han mostrado muchas veces el plato de lentejas A la
tierra clAsica de la caballerosidad y el desprendi-
miento; pero todo en vano.
La historic en prueba de ello recuerda el hecho
de que en Julio de 1849 el embajador R6mulo H.
Saunders propuso en nombre del Secretario de Es-
tado James Buchanan la enajenacion de la Grau
Antilla mediante la suma de cien millones de pe-
sos; pero el ministry Pidal, que en achaques de honra
acredit6 siempre estar A la altura del pueblo cuyos
destinos regia, contest rechazando con el desden
que se acoje lo absurdo, aquellas palabras disonan-
tes A oidos acostum brados 4 escuchar A todas ho-
ras las palabras: lealtad y honradez.






73 -
Otras muchas veces los lAbios de la ambition han
hecho resonar en los alcazares ministeriales propo-
siciones id4nticas; pero siempre la sonrisa del des-
precio ha sido la inica contestacion lograda por los
mercaderes de ciudades y de honras.
Al verterse recientemente suposiciones de pro-
puestas iddnticas en el seno de la CAmara popular,
el Sr. Lopez de Ayala lo ha dicho: para quien quie-
ra coniprar las tierras en que on4ea la bandera
espahiola, no existe mas que un precio; la sangre
que hay que derramar para veneer en campo abierto
al ejdrcito, marina y voluntarios que han torado las
armas resueltos A perderlo todo minos el honor.
Bien lo comprende el autor del folleto, mal que
le pese. Sus palabras son bien terminantes y mere-
cen reproducirse:
"Por much interns que tuviesen los Estados-
Unidos en adquirir a Cuba, no es imaginable que
se resolvieran A comprar, por crecido ndmero de mi-
Ilones entregados A Espana, una'guerra que habria
de ocasionarles mayores gastos que A la nacion ven-
cedora; exponidndose A que en tanto los Estados del
Sur aprovechAran la occasion para renovar sus tenta-
tivas de separacion, 6 A cualquier otro suceso que pu-
siera en riesgo su bienestar ya que no su existencia."
Convencido de esta verdad, deciano ha muchos
dias en un, notable discurso el Senador americano
Schurtz, censurando la tentativa de anexion de la
republica de Santo Domingo A la pAtria de Franklin:
iguardaos de lostr6picos!
Y A la verdad: ruinas y lagos de sangre serian
las Ainicas adquisiciones que haria la Repuiblica-
15






74 -
Unida, pues nadie ignora que el Casino Espafiol
de la Habanajur6 solemnemente no dejar otra hue-
la ea la Isla, si ese atentado llegara A consumarse
por alg.un hijo cspdreo de nuestra madre Patria.
Todos los otros centros patri6ticos, que representan
fielmente la opinion del partido espanol se adhirie-
ron, ent6nces conio ahora A la protest del de la Ca-
pital, y la verdad es que ante la actitud endrgica y
decidida de tanio buen espafol como asi piensa, ese
y no otro seria el fruto de tan inicuo contrato.
Por lo demas la anarquia y la confusion que le-
vantarian sus cabezas, tan pronto como el sacrilego
',acto llegara 4 suscribirse, serian, A no dudarlo, la
venganza que los buenos encontrarian en tan desa-
tentado convenio. Pero hay mas ;quidn es capaz de
sostener que existe autoridad alguna que pueda con
titulos legitimos abrogarse el derecho de enagenar
tn pedazo de la tierra que contiene el sepulcro del
gran Colon y las cenizas de tantos dignos ascen-
dientes de la actual generation, que riega con el
sudor de su frente y fecundiza con su generosa san-
gre el suelo sobre que proyecta su civilizadora som-
bra el libaro de Castilla?
Si alguno osara abrogarse un derecho sciejaute, el
estigma del oprovio marcaria en su frente un indele-
ble sello. Es verdad que lquien seria suficientemente
cuidar para venir a hacer la entrega de nuestras vidas
y haciendas A un estrangero ambicioso? Pidnselo bien
V. M. Si alguna vez llegare a sus oidos la voz compra-
da de algun infame consejero, corte su palabra, pues
ese hombre no buscara otra cosa que la deshonra de
V. M., el envilecimiento de su pAtria y un medio






75 -
peligroso de poner A prueba el respeto y lealtad de
cuantos habitamos esta tierra que hemos jurado de-
fender contra todos los poderes del mundo hasta el
supremo trance.
Que el cielo impregne en el alma de V. M. la con-
viccion mas fntima de que la gran Antilla no es una
mercancia. Y que le convenza tambien de que su di-
nastia, jams llegaria A consolidarse si un moment
de debilidad tragera a sus reales lianos la pluma
para firmar un contrato en que los partidos todos
verian un arma terrible para combatirla, y un borron
en nuestra preclara historic.
Con el mayor respeto B. L. R. M. de V. M.

ABRIL 26.












CARtTA XI.







gQud dire acerca de la anexion de Cuba, A los Es-
tados Unidos que es el otro problema capital que
examine el autor de las Soluciones posibles? Son tan-
tas las ideas que se agolpan a la mente cuando se fija
en esa que represent nta de las aberraciones ma-
yores que han podido imaginar los cubanos des-
afectos A Esparfa, que apenas se cree possible con-
densarlas en el papel, A menos de escribir mas lar-
gamente de lo que yo desearia.
No es nueva la idea, pues en todos tiempos ha sido
tema de aspiraciones locas; unas veces buscando ese
resultado como solution hacia la cual era precise
hacer converger todos los esfuerzos de los cubanos
desleales, y otras como el iltimo remedio que la
suerte les deparaba, para el caso que no creian fA-
cil, de hacerse iirposible la consolidation de su in-
dependencia.
iQuefelicidad para Cuba, decian los primeros, ver
brillar la estrella solitaria entire la pleyade brillante
de la constelacion quie llaman Estados Unidos! iQud
16


~
A CTr\ hhN~ h~i~irr~~hA ~~ h~4Cli~ h
~ V VV ~VV VVVV V V VV VV V V VV






78 -
dicha, decian los otros, tener tan cerca un auxiliar
poderoso A quien fAcilmente seduciremos con la es-
peranza de que Cuba forme parte de su territorio
si auxilia su independencia!
Es, pues, indispensable combatir A toda costa esa
idea de fusion con los Estados Unidos, 6 digase
anexion; A fin de quitar todo alucinamiento A los que
no median sobre las consecuencias de actos gravisi-
mos, los mAs graves para la vida de los pueblos. Es
precise romper el prisma de color de rosa A travis
del cual miran ciertos hombres las cuestiones, A fin
de que al despertar de su sueno no sufran el amar-
go desencanto de ver negro el horizonte que de l1jos
veian dorado, Es precise, en una palabra, fortificar
las creencias de los que comprenden el absurdo po-
litico que la anexion entraila.
Dada la hip6tesis de que 6sta se realizAra, se toca-
rian desde el moment inconvenientes gravisimos,
que irian creciendo de dia en dia, oomo vamos de-
mostrar.
Una vez entregada la patria A los extrangeros, por
los mismos que mas debieran esmerarse en defen-
derla, daria principiolainmigracion anglo-americana,
sobrepujando instantAneamente esa raza A los natu-
rales de Cuba.
Para comprender este hecho basta tomar en con-
sideracion dos datos; primero, que todos los penin-
sulares, que constituyen una poblacion compuesta
de miles y miles de personas robustas y aptas para
el trabajo, abandonarian las playas de un pais en que
se escarneceria su pabellon y se les perseguiria de
muerte. Esto siguiendo la hip6tesis, nada mas que






79 -
hip6tesis, de que pudieran ser vencidos por los in-
surrectos. Con los peninsulares se ausentarian innu-
merables families de hijos del pais que permanecie-
ron fieles 4 su patria; y otros que, al ser objeto de
las persecuciones suscitadas por la envidia 6 por la
ambicion, se verian en el forzoso caso de emigrar.
El segundo hecho que hay que unir al anterior es
el de que, codiciosos los norte-americanos, de este
pais, en que ven riquezas que la imagination exa-
gera siempre, vendrian incesantemente en aventure-
ras turbas, e irian fijAndose en todos los nmbitos del
territorio.
Una vez situados eu Cuba, el resultado prActico y
tangible de su inmigracion seria el apoderarse de
todos los destinos ptblicos; y el imprimir la march
political que conviniere A los intereses de los Estados
Unidos, por mas que fuera opuesta a los de la Isla,
de todo lo cual existen ejemplos recientes en los ava-
sallados Estados del Sur. La diferencia consistiria
en que alli tuvieron necesidad de sostener una larga
y encarnizada guerra; y ante la dThil Cuba les bas-
taria expresar su voluntad.
Todas las autoridades y toda la policia, serian anglo-
americanas: el ejdrcito y la marina lo serian tambien:
las leyes, los letrados y. jueces encargados de inter-
.pretarlas, serian de la misma raza, y harian aplica-
cion de ellas en el sentido, mas convenient A sus
miras, influyendo por este medio en las fortunes par-
ticulares.
Pero supongamos que quisieran ser generosos con
Cuba, que la dejaranderecho A, elegir diputados y se-
nadores paraintervenir en elgobierno de aquella gran






80 -
nacion. Llegado ese caso los electores americanos
residents en Cubi, constituirian la mayoria; y esto
unido A la influencia que el gobierno central impres-
cindiblemente ejerceria en las elecciories, ;daria por
resultado inmediato el que ningun cubano figurase
jams en el gobie'ro, nri por la election de su pro-
pio pais. Si por una casualidad alguna vez Ilegase
alguno A elevarse A esos altos cargos electivos, su ais-
lamiento en metio de la mayoria de las CAmaras de
Washington, haria que su voz jamAs fuese oida, y
jue su influencia resultase nula.
No quiero estenderme en la question de innigra-
eion de la raza negra que tanto estorbo y embarazo
produce A la nacion vecina, y que inmediatamente
lanzaria en este territories en grandes masas; porque
estA en lo conciencia de todos, y porque la sola enun-
ciacion basta para que sus con-secuencias se vean de
relieve.
Demostrado esti, pues, cuan terrible serian para
los cubanos todas las consecuencias funestas de tal
paso; probado dejamos cuan pronto el arrepentimien-
to tardio haria abrir los ojos A esos hombres hoy cie-
gos, sino malivolos, que dsperan un medro personal
ea cambio de vender villanaiiente al extranjero la
pAtria que los vi6 niacer. Evidenciado por lotimo
qued6tambien quelos angls-ainericanos searrojariah
sobre esta presa qtie se ofrecia A su codicia, y que
las aspiraciones de figurar en la pblifica americana,
en cuanto al gobierno siquiera de este territorio; serian
desvanecidas desde el prirmei inistarite fbor la prepon-
derahicia de 1i otra polilacion tque sE~ tiiria iripl1ri-
tado en el tropical sueo.





81 -
Virginia, Mississipi y Tejas, trees Estados que su-
cesivamente fueron absorvidos no hA largo tiempo
por la viril Union americana, todavia no han logrado
tener representation en el Congreso; y tdngase'en
cuenta que su position en el continent, les hace per
de granimportancia respect A la repiublica, cuyo ter-
ritorio agrandan notablemente.
iQud papel representaria la isla de Cuba, perdida
entire los mares, y considerada solo como una colonia
explotables, como una de tantas posesiones destinada
i dar rendimiento pingiie A la extensisima repuiblica
usurpadora?
Prescindiendo, pues, de la nulidad A que en poli-
lica quedaria reducida Cu. ante la magnitude terri-
lorial de los Estados.de laUnion; prescindiendo de
]a pirdida de capitals cubanos que traeria la inva-
sion; y prescindiendo, por u6ltimo, del desprecio a que
se verian reducidos los naturales de ella, entregados
voluntariamente A aquel senor, que temeria nueva
traicion en su contra de parte de los traidores A Es-
paana; tan loco paso habria de llorarse con lgrimas
de sangre por los ambiciosos -cubanos.
Conocida es la tendencia de los Estados Unidos a
la extirpacion de los indigenas de los paises que su-
cesivamente van entrando en su dominion.
La Florida, Tejas y algunos otros territories des-
imenbrados de la Republica mejicana, estaban habi-
tados por espanoles y por indios, A quienes Espafia
habia protejido durante los siglos que alli domin6.
Pero cayeron bajo el yugo de los Estados-Unidos, y
desde ese memento,, today dicha concluy6 para ellos.
La raza anglo-sajona, enemiga siempre hasta por ins-
17 .





82 -
tinto de la latina, di6 fin muy pronto con todos aque-
llos infelices hermanos nuestros.
Por eso hoy no se habla en tan vastos territories
el rico idioma de Cervantes; ni se ven alli vAstagos
de los espanoles que en uu tiempo poblaron sus fdr-
tiles comarcas.
iQud leccion tan aprop6sito para los ilusos cuba-
nos! La historic en sus elocuentes pAginas habla A
los hombres que de buena fd la estudian, con igual
precision que los ndmeros estadisticos. Iguales cau-
sas, deben producer id6nticos resultados.
Pero no vayamos tan lejos. aQud sucederia A los
.cubanos desde el instant ismo en que las turbas
de aventureros que CUsp es trata de reclutar en
Nueva-York y Nueva-Orleans, lograsen veneer A los
90,000 hombres armado's que hoy guarnecenla Isla,
y los miles y miles que A la proximidad del peligro,
y viendo que jugaban el todo por el todo, empuna-
rian las armas? Qud sucederia si esas espediciones
filibusteras lograsen veneer A la indomable Espafa;
y ya se vY que no es poco conceder, aunque solo sea
hipot6ticamente hablando?
A esos hombres habria que darles la ofrecida par-
te del botin; habria que darles lo que el derecho de
conquista les permitiria reclamar.
tQud terrenos se les darian llegado ese caso? Los
que pertenecen A los espanoles, 6 los de estos ylos
insurgentes, 6 ninguno.
Las dos Altimas hip6tesis no son admisibles, por-
que conociendo el instinto de los filibusteros, no
hay que ilusionarse con la idea de que renunciasen A
su presa; y conocidos los m6viles ambiciosos de los





83 -
entrampados corifeos de la rebellion cubana, no es
possible career que tratasen de pagar con lo que, al
parecer es suyo, ni con las propiedades de sus pa-
rientes, amigos y paisanos.
Es decir, que A esos conquistadores tratarian de
acallarlos en sus justas exigencias con los bienes de
los peninsulares. iInfame prop6sito, .que solo cabe en
cabezas tan miserables y tan viles como las de los
pseudo-hdroes de Bayamo y de Cubitas!
iCreen que promesas vanas bastarian A saciarles?
Error craso. Los hombres traidos como mercena-
rios, una vez victoriosos, se juzgarian conquistadores;
y no cobrarian A tan bajo precio sus fatigas, las
eventualidades corridas, y su sangre. ,
Pero sea como fuere, el pais pasaria A ser dominion
suyo desde el primer moment. Do quiera se les
vera: la agriculture, la industrial y el comercio se-
rian suyos muy pronto; y los indolentes cubanos,
compradores del brazo estrangero, serian sus escla-
vos, mas todavia: serian sus victims.
Siempre de V. M. respetuoso servidor Q. B. S. M.


IBRIL 30.






SW C C W C


CARTA XII.







En mi carta anterior examine la question de
anexion de Cuba A ia Union americana bajo el punto
de vista de los inconvenientes gravisimos que acar-
rearia 6 la Isla su abandon del regazo materno, por
correr trAs el abrazo hip6crita de una madrastra que
no tardaria en hacerld expiar con raudales de tardias
ligrimas su insensata defeccion al pueblo que Ic did
el sir.
Hoy me propongo cxaminar esta solution propues-
ta por el an6nimo autor cuyo folleto refuto, bajo el
punto de vista de la conveniencia que el monstruoso
pacto tendria para la otra parte contratante.
En primer lugar la vecina repdblica debe tener
present que Espafa jamAs consentirA en perder sa
predilecta provincia ultramarina; y por tanto que An-
tes de que la anexion se verifique tendrA que soste-
ner una lucha A muerte con la pAtria de Viriato, Pa-
lafox y Mina. En esta guerra es probable que lleva-
sen la peor parte, dado caso que los espanoles pelea-
riamos en nuestro propio territorio, done estamos
18





86 -
aclimatados y poseemos elements superiores de de-
fensa. Ademns es indudable que nuestra marina aven-
taja con much A la suya, dado caso que segun la
Guia naval de los Estados Unidos, correspondiente A
este ano, toda la escuadra de la Repuiblica consta solo
de 99 buques de madera, 51 acorazados 6 monitored
y 29 remolcadores. Respecto A los buques de made-
ra, desde las fragatas de helice hasta los trasportes
de ruedas y de velas, solo pueden prestar servicio 48;
los monitors, escepto tres, se hallan arrumbados en
los arsenales por initiles, esperando hace 4 ainos que
haya quien los compare; y los remolcadores estAn des-
,armados en su mayor parte para evitar los gastos con-
siguientes A conservar en pi6 de guerra barcos que
son completamente inservibles en su mayor parte.
Pero no es solo la diferencia de fuerzas maritimas
1o que ha hecho que en los Estados Unidos nose aco-
ja, con todo el fervor que quisieran los insurrectos
cubanos, la idea de la anexion. No es tampoco iinica-
mente el temor.de que nuestra numerosa marina mer-
cante, tripulada por hombres de corazon, se armaria
en corss, y unida 6 separada de la de guerra, produ-
riria un dafio incalculable a sus flotas y d sus puertos.
Lo que mas pesa en el Animo del gobierno que
desde la Casa Blanca rige los destinos de la Union,
es la idea de que esa guerra que Espana indefectible-
mente le declararia, por que en cuestiones de honor
es proverbial su actitud digna, traeria consecuencias
fhnestisimas para su comercio y para su hacienda.
Bien lo comprendi6 el actual president Mr. Uli-
ses S. Grant, cuando en su mensage dirigido al Con-
greso federal en 13 de junio de 1870, decia, 6 pro-





87 -
p6sito de la idea de declarar beligerantes A los in.-
surrectos cubanos: "Si es reconocida la beligerancia,
la marina mercante de los Estados Unidos se verA
expuesta al registro y apresamiento efectuado por
los cruceros de ambas parties. VerAse asimismo sujeto
A la adjudicacion que decreten los tribunales de
press, nuestro trAfico costanero entire los Estados
del AtlAntico y los del Golfo, y entire estos y el istmo
de PanamA y otros Estados de la America del Sur,
en que .se emplea una gran parte de nuestra marina
mercante, obligada A pasar necesariamente casi A la
vista de la isla de Cuba. Segun el tratado de 1795
celebrado con Espafa, y tambien por lo que dispo-
ne el derecho de gentes, nuestros barcos pueden
ser visitados en alta mar; y en caso de que se reco-
nozca la beligerancia, el trasporte de contrabando,
que hoy es libre, queda ent6nces expuesto A los
riesgos de apresamiento y confiscacion."
Si estos dafios eran inminentes con solo dar un pa-
so hicia la enemistad de Espana, cual era el de reco-
nocer como nation beligerante a Cuba iqud no suce-
deria si una guerra franca y declarada se empenase
entire la Repuyblica unida y Espana?
Por lo demrs, Cuba es un mercado riquisimo para
los Estados Unidos; en 1l realize negocios constante-
mente y por valor de muchos millones; y al cerrar-
se sus puertos para todo barco qne ostentase el pabe-
llon estrellado, la baja en las rentas puiblicas; las
quiebras que se originarian y todos los demAs perjui-
cios pecuniarios, se harian seritir demasiado pronto,
en aquel pais puramente commercial.
Basta tomar en la mano la estadistica para saber






88 -
que ano fiscal que termin6 en el de 1869, ascendi6
el comercio de los Estados-Unidos con las Antillas
espafiolas Cuba y Puerto-Rico, A $88.102,017. Si A
este dato se anade el de que el comercio de aquella
nacion con Mgjico, los Estados de Centro-Amdrica,
Colombia, PerA, Chile, Republica Argentina, Uru-
guay, Brasil y Venezuela, soloascendi6 A $75.601,984;
y si se agrega por ultimo que con las Guayanas y
Antillas inglesas francesas, danesas y holandesas, y
las repiblicas de Santo Domingo y Haiti solo'comer-
ci6 por valor de 824.183,965, tendremos que Cuba
y Puerto-Rico representan para la gran Repiiblica
s;ete octavas parties de sus exportaciones A todos los
pueblos de America. iQud p6rdida para esa nation si
tan tabuloso comercio se interrumpiese, y mnas toda-
via, si los horrores de una guerra sangrienta y des-
tructora cegasen tan ricos veneros de riqueza!
Si deseamos razones de otra indole que co iirmen
mAs y mis la idea de que los norte-americanos per-
derian accediendo A la anexion de que se trata; y de
que comprendidndolo asi sus hombres de Estado,
con el buen sentido prActico que les caracteriza, se
oponen tenazmente A que triunfe esa idea por mAs
que sea simpatica y hasta capaz de alucinar A las ma-
,as; si se desean, digo, razones de otra indole, basta
leer los notables pArrafos que consagra al exAmen de
ese particular el folleto en question. H6los aqui:
"Sup6ngase que todos los cubanos estuviesen de
acuerdo en pertenecer A los Estados-Unidos, ven-
ciendo el natural resentimiento que ha debido inspi-
rarles la cruel y egoista conduct de esta nacion du-
rante nuestra guerra de independencia.






89 -
"'Seria possible la anexion, i pesar de semejante
unanimidad por parte de.los cubanos A favor de
ella9
"N9o lo creemos. El partido republican que es, y
probablemente ha de seguir siendo, el dominant en
los Estados Unidos, nunca se ha mostrado partidario
de la anexion de Cuba.
"Desde la epoca on que Buchanan pidi6 recursos
para apoderarse de la Isla y se agit6 de todas ma-
neras el asunto de la absoreion de las Antillas, la co-
munion political que despaes form el gran partido
republican existence, se opuso A la anexion. Ver-
dad es que ent6nces rechazaba la idea, porque los,
dem6cratas la defending eon el objeto de aumentar la
faerza de los Estados del Sur y establecer perfeota-
mente su preponderancia; pero no es mdnos cierto
que hoy tienen los republicans tambien poderosos
motives para oponerae A la anexion.
"Estos motives son politicos, econ6micos, religio-
sos y sociales.
"Politicos, por acarrear aquella las probabilidades
de una guerra, y porque habiendo de inclinarse na-
turalmente la poblaion cubana A la teoria libdrrijs
de los derechos de los Estados, en contraposicion de
la que los radicals yigori6ma de Ia eentraliaeiao del
poder, es probable que e afiliaraa en el partido de-
mocr&tico y que liegasen a fornar estrecha union
con los Estados del Str, co cayo carActer y costum-
bres congenian masquecoA los del Norte.
"Econmmieos, pwrque a existed ningun cubano,
cualqiiera que sea an opinion political, que no quiet*
para su pais el libre-cambio, que es lo mas conve-
19






90 -
niente a sus intereses; principio contrario al que sus-
tiene el partido dominate, de proteccionismo intran-
sigente; y por que la adquisicion de Cuba exigiria
extraordinarios gastos, asi para resarcir & Espana de
su pdrdida, si se efectuaba por medio de un conve-
nio, como si se lograse con intrigas political 6 con
las armas en la mano: pIrdidas que aumentarian
horriblemente las graves cargas de la deuda national
y que no serial compensadas facilmente, debiendo
hacerse incalculables gastos para el sostenimiento
de las tropas y escuadra que habian de mantenerse
en la Isla para asegurar su tranquilidad.
S"Religiosos, porque los cubanos, en su inmiensa ma-
yoria, son cat61icos, y aumentarian extraordinaria-
mente la influencia del catolicismo en este suelo,
que tantos esfuerzos hace para sostener el predomi-
nio de los protestantes. Los cat61icos han extendido
en la Union Americana su poderfo de tal manera,
que inspiran grandes temores 6 los hombres de Es-
tado de la nacion. Sus poderosas sociedades tienen
abarcado el ramo de ensefianza mejor dirigido del
pais: sus congregaciones caritativas ejercen su in-
fluencia bendfica en todas parties; y el nuimero de sus
fieles casi puede decirse que va creciendo en la pro-
porcion inmensa de la reproduccion de las tamiliaa
de origen irlandds. Tan es asi, que mas de una vez
se han iniciado rompimientos que han podido tener
por resultado una guerra religiosa. gC6mo no ha de
ofrecer reparo la parte mas important del pais, que
es esencialmente protestante, A que entren million y
medio en la Union decidiendo acaso, la preponde-
rancia del papismo?




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs