• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Obras de Gómez Carrillo
 Title Page
 Carta de Max Nordau
 Dedication
 Las geishas
 La parisiense del pueblo
 Las mujeres de londres
 Bailarinas cosmopolitas
 Estraburgo y sus mujeres
 Bailadoras orientales
 El prestigio voluptuoso de las...
 La agonia de la ghesha
 La mujer y su juguete
 La parisiense aristocrática
 Una bailarina griega
 Réjane en la intimidad
 Las teorías y las prácticas de...
 ¡Vienesa, rubia, viensa!
 Galantes memorias
 El comercio de las conrisas
 Una extraña salome
 Table of Contents














Title: Entre encajes
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074049/00001
 Material Information
Title: Entre encajes
Physical Description: 205 p. : ill. ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Gómez Carrillo, Enrique, 1873-1927
Publisher: Casa Editorial Sopena
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: [1905]
 Subjects
Subject: Women   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: por E. Gomez Carrillo. Prologo de Max Nordau; illustraciones de Widhopff.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074049
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001491691
oclc - 24158974
notis - AHA3903

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Obras de Gómez Carrillo
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Carta de Max Nordau
        Page 7
        Page 8
    Dedication
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Las geishas
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    La parisiense del pueblo
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Las mujeres de londres
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Bailarinas cosmopolitas
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Estraburgo y sus mujeres
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Bailadoras orientales
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
    El prestigio voluptuoso de las sevillanas
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    La agonia de la ghesha
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    La mujer y su juguete
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    La parisiense aristocrática
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Una bailarina griega
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Réjane en la intimidad
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Las teorías y las prácticas de isadora duncan
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    ¡Vienesa, rubia, viensa!
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Galantes memorias
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    El comercio de las conrisas
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Una extraña salome
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
    Table of Contents
        Page 206
Full Text

















ENTIRE ENCAJES














OBRAS DE GOMEZ CARRILLO



Sonsacionos de Artc.
Literature Extranjera.
Bailarinas.
Almas y Cerebros.
Tristes Idilios.
Del Amor, del Dolor y del Vicio.
Bohemia Sentimental.
Maravillas.
El Alma Enoantadora de Paris.
Modernidades.
Los Labios Alucinados.
Las Mujeres de Zola.
Entre Encajes (1).


(1) Este libro ha sido traducido al francs, con el
titulo de .Quelques Petites Ames d'ici et d'ailleurs,,
por M. Ch. Barthez (Sansot, editeur, 5.a edici6n. Paris).
Tambidn ha side traducido al aleman, con el titulo
de tAllerhand Piippchen> (Grob-Lichterfelde-Ost, edi-
tor, Beilin.)







E. G6xiz CARRILLO


ENTIRE ENCAJES



PROLOGO DE MAX NORDAU



ILUSTRACIONES DE WIDHOPFF


r -


BARCELONA
CASA EDITORIAL SOPUNA
Calle Valencia, 275 y 277





I '* ^
^



























Es propiedad del
autor.


Imp. calle Valencia, 275 y 277.-Barcelona.
















































ENRIQUE GOMEZ CARRILLO












Cart de Max Nordau



Querido senior G6mez Carrillo

Su encantador libro Entre Eneajes lle--
ga d mis manos en un moment de cruel
duelo, cuando lloro la muerte premature
de un amigo irreemplazable. Lo he leido
y usted me ha consolado. Ha hecho usted,
pues, una obra de caridad. Ademds, ha
hecho usted una obra de belleza. En sus
capitulos, que son poemas en prosa, hay
un encanto heldnico. Ni Herondas, ni el
mismo Luciano, habrian estado descon-
tentos de ser autores de tales pdginas.
I Qud profundidades tan grandes en
esos pequefos y hechiceros monumentos!
iCudnto arte, cudnta sensibilidad, cudn-
ta poesia, cudnta frescura! Marcel Lami
le hace d usted justicia; pero no ve un
aspect del talent de usted, d saber: la
comprensidn de toda manifestaci6n de la
belleza la vibrant simpatia por toda
emocidn verdadera, por toda noble incons-
ciencia.
Este libro revela en usted uno de los
mds finos, de los mds armoniosos instru-
mentos reproductores de belleza que exis-
ten actualmente en el mundo civilizado.


MAX NORDAU.


















DEDICATORIA




















DEDICATORIA


Al senior don Emilio Mitre.

Aqui tiene usted, querido amigo, un li-
brito en que no hay ni ideas, ni fondo, ni
tesis. Se lo envio a usted como un regal
de afio nuevo. Es una caja de raso rosa de
la cual surgeon, para bailar extranios bai-
les, unas cuantas mufiecas de todos co-
lores.
Le dirAn A usted, sin duda, que este
regal es muy frivolo para un hombre
consagrado al studio de los problems
que interesan al engrandecimiento de su
admirable patria. Le diran: (iOfrecer una
cajita de mfisica con mufecas de cera y
flores de seda, a usted que es un legisla-
dor, A usted que es un estadista! jQu6
ironial,
La ironia no es sino aparente.
Porque si hay en el mundo hombres con
verdadera necesidad de cosas efimeras, de
cosas ligeras, de cosas de sonrisas y de








12 E. 6OMEZ CARRILLO
matices, de cosas ondulantes, cambiantes,
algo locas y muy ingenuas, esos hombres
son, A no dudarlo, los que, como usted, vi-
ven atormentados por las ideas.
Cuando Renan A fuerza de estudiar caia
enfermo, un amigo suyo iba corriendo en
busca de algunos exc6ntricos cancioneros
montmartreses y los introducia en el scve-
ro hogar del fil6sofo que comenzaba por
protestar, pero que al fin del espectAculo
mostrAbase content y reia largamente.
-Ya usted ve, maestro-deciale enton-
ces el amigo,-que esto3 sefiores poetas
del Chat Noir son tan dignos de atenci6n
como los clAsicos de las antologias.
Si usted sonrie, querido don Emilio, al
Ilegar A la uiltima pAgina de este libro, me
permitir6 decirle: < muiiecas no son menos interesantes que las
que se inmovilizan en los libros de his-
toria.
Y quizAs animado por su exquisite be-
nevolencia me atrever6 en seguida A con-
fiar A usted un secret, A saber: que tengo
por estas frAgiles figures que bailan, que
rien, que se pasman, que son inconscientes
(Agiles 6 inconscientes como gatas huma-
nas), que son muy caprichosas y muy co-
quetas y muy bonitas, una simpatia llena
de ternura y exenta de vanidad.
Asi, si no fueran del gusto de usted, lo
sentiria porque todos deseamos que nues-
tros regalos sean apreciados; pero si no
gustaran al piblico, casi me alegraria.
En efecto, yo deseo que esta caja no se
vulgarice much; que sea siempre un ju-
guete para hombres graves y espiritus







DODICATORIA 13
serious, unicos capaces de saborear toda la
armonia que hay en las ritmicas piruetas
de una bailarina italiana y de admirar la
fiebre que incendia los vientres de las bai-
ladoras orientales.
En todo caso crea usted,
querido amigo,
que si el libro es pequefio como volume,
en cambio es grande como prueba de reco-
nocimiento y de afecci6n de su siempre
devoto,
E. G. C.



















I




LAS GEISHAS









































































liNTRIE ENCAJS. 2






















Las geishas.


En el Teatro Ex6tico, entire iris y cri-
santemos y grandes flores rojas de una
belleza extrafia, cuando los Arabes exte-
nuados vuelven A echarse en los rincones
del scenario como lebreles de bronce an-
tiguo, aparecen andando con pasos menu-
dos y saludando con reverencias 7rinci-
pescas, tres bailarinas japonesas, geishas
6 maikos, 6 mAs bien simples shinzos, se-
gin sus sonrisas me lo indican. La mAs
joven, una verdadera nifia, nos mira con
ojos de cortesana precoz en cuyas pupils
hay visions del jardin de las delicias y
del jardin de los suplicios. Las otras dos,
mAs finas, mAs altas, mujercitas de diez y
seis afos ya, no son, en apariencia, ni mas
ni menos austeras.
Son shinzos las tres: bailan durante el
dia en el teatro, ensefiando los brazos des-
nudos entire las mangas flotantes, y luego,








20 E. G6MEZ CARRILLO
por la noche, cantan A los pies de amantes
efimeros canciones en las cuales se habla
del amor y de la muerte.
Si fueran maikos serian mas graves. Las
maikos son vestales encargadas de encen-
der el fuego en quien las mira, pero que
no pueden apagarlo con sus labios eterna-
mente sellados.
Yo las prefiero tal cual son, mitad mus-
m6s, mitad geishas, artists y hetairas,
alma y came. Me gustan siendo el ritmo y
la curva. Me encantan tangibles y no in-
maculadas, perversas sin violencia, vicio-
sas sin fanfarroneria y itan mufiecas! itan
mufiecas!
Bailando la danza sagrada que ahora
ejecutan sin mover los talles, sin estreme-
cerse casi, con inclinaciones simitricas de
cabeza y cadencias ponderadas de brazos,
con sonrisas que llevan el compAs, con du-
rezas aristocriticas, con suavidades sin
molicie, me hacen pensar en marquesitas
del siglo xviii que por capricho se hubie-
sen vestido con trajes nipones. Porque en
esta danza del Extreme Oriente, hay algo
de las pavanas y de las gavotas de Tria-
n6u. Son las mismas gracias mimosas.-
Es la propia elegancia rebuscada. Los re-
milgos, y los medios pcdores, y los ligeros
libertinajes de gesto, son id6nticos.-Mar-
quesitas venidas de muy lejos en cajas de
laca color de rosa; marquesitas pedidas
por la reina loca para alegrar sus fiestas
intimas y para avivar los sentidos agoni-
zantes del principle; marquesitas de cera y
de seda, nacidas en un serrallo y criadas
entire algod6n; frAgiles marquesitas con







LAS GEISHAS 21
almas de pAjaro, con labios de esfinge, con
ojos felinos, eso son.
;Bailad, marquesitas!
*
***
En un libro muy sabio que lei hace mu-
cho tiempo, lo siguiente me llam6 la aten-
ci6n:
las families no puedan vender A sus hijas
sino en caso de miseria complete, probada
ante las autoridades competentes.>
GLuego... antes se vendian? 6Luego... en
caso de miseria, siguen vendi6ndose?
Si -Mufiecas en apariencia, v6ndense
como mufecas.
aiYo una palida! 4Y sab6is cuAnto cues-
tan? Diez duros en t6rmino medio. Las de
A ocho, estAn flacas; las de A doce estAn ya
instruidas. Los compradores de profesi6n
las escogen de diez arios de edad, las edu-
can, las ensefian A bailar, A cantar, A son-
reir y en seguida las hacen aparecer ante
el pdblico vestidas de oro, de pirpura, de
verde, de celeste. Al principio son simples
comparsas que acompafian A las geishas y
que, en los entreactos, escancian el t6 6 el
sake a los parroquianos del concerto. Son
virgenes. Lo son hasta el dia en que, bai-
ladoras ya, ejecutan su primera danza
antes de ir A recibir el primer beso. Esto
sucede cuando la oshakl cumple los quin-
ce arios.
Como sus existencias er6ticas son bre-
ves, deben, desde el principio, mostrarse
econ6micas y graves para conseguir, A los







22 E. G6MEZ CARRILLO
diez y nueve 6 veinte afnos, el puesto ce-
lestinesco de jimai.
A los quince, son shinzos; A los diez y
siete chytchibu, A los diez y ocho nenki, A
los diez y nueve sambu. Luego, ya precoz-
mente marchitas, 6 mueren, 6 se con-
vierten en honradas madres de familiar,
6 se hacen jimais y explotan A las mAs j6-
venes.
En otro tiempo vivian en los jardines
del Yoshiwara, lo mismo que las musm6s
6 cortesanas; pero en 1872 el mikado quiso
darles una prueba de simpatia artistic y
les permiti6 que construyeran sus casas de
mufecas en doce barrios diferentes de la
metr6poli, dos de los cuales, Yanagibasi y
Simbasi, estan reservados A las que bailan
en el teatro imperial. En sus puertas, lin-
ternas de color, con los nombres escritos
sobre el vidrio, indican al peregrine de
amor lo que puede pedir y lo que debe
dar.
Cuando una de ellas tiene un amigo,
descuelga su linterna para evitar conflic-
tos entire rivals. Lo mismo que las cor-
tesanas griegas, no se presentan nunca
ante un hombre sin ir seguidas por un
flautista.
Casi todas ellas son poetisas y dicen,
por la noche, cuando estAn solas, envuel-
tas en un rayo de luna y rodeadas de cri-
santemos desfallecientes, sus penas pro-
fundas y sus ensuefios angustiosos. < Wa
ni mono tsurai mono., eiYo no veo llegar
mi ideal!D Esta frase es frecuente en sus
cantares. Ninguna ve llegar A su Ideal.
iPobrecitas!







LAS GrTIsAS 25


*
*

He hecho mal en recorder estos dates
lamentables sobre la vida de las geishas,
pues ahora las tres shinzos que bailan me
parecen mas tristes y menos ligeras que
antes. Flor de Almendro, la mas chica, la
nifia de los ojos que prometen delicias y
suplicios, diriase que hace al sonreir una
mueca dolorosa. Las otras dos-Lirio En-
carnado y Rama de Espinas,-vuelven sus
ojillos oblicuos hacia el cielo, como bus-
cando algo con inquietud. dTrataran de
descubrir la imagen de su ideal que no
llega, que no llega nunca?... G0 acariciarui
sencillamente, entire el oro falso de las
bambalinas, el recuerdo de un amante que
se qued6 alli, A orillas del mar de zafiro
en el imperio del sol naciente?..





















II




LA PARISIENSE DEL PUEBLO





















La parisiense del pueblo.


La parisiense de Steinlen no es la mu-
fieca envuelta en encajes de Guillaume, ni
el pAjaro sonriente de Willette, ni la deli-
ciosa flor humana de Cheret. No. Y en el
sentido que la humanidad da a la palabra,
casi no es eparisiense,.
aQuB tiene de comin, en efecto, esta
chiquilla palida y mal vestida, con los ti -
pos de la leyenda francesa? No es la grise-
ta de antafio, que sabia hacerse un som-
brero suntuoso con flores pilladas en los
jardines pdblicos; no es Mimi, ni Franci-
ne, ni Lulu, ni ninguna de las otras su-
pervivientes de la raza loca y pobre del
novelesco barrio latino: no es, tampoco, la
obrerita de ]a rue de la Paix, la modistilla
ideal que enloquece con sus andares ritmi-
micos, con sus pupilas insolentes, con la
amplitud premature de sus redondeces
corporales.








32 E. GOMEZ CARRILLO
,Entonces?...
Es algo menos po6tico. Es algo mAs real.
Es la planchadora, apenas puber y ya mar-
chita, que pasa por las anchas calls de
los suburbios, ilevando el pesado cesto de
ropa sucia A cuestas; es la costurera de
blanco, la pobre muchacha que cose en
maquina, la hija del obrero, la lamentable
nifia pobre, la rosa clor6tica de la ciudad
moderaa.
A primera vista no tiene nada de agra-
dable. No es bonita. No es fea tampoco. Es
insignificant. Su rostro exangiie carece
de claridades, de sonrisas. Una gravedad
dolorosa arruga su frente. Sus inmensos
ojos ojerosos, color de Ambar 6 color de
cielo septentrional, tienen, al mirar, lan-
guideces resignadas de animal enfermo.
Su cabellera descolorida, amplia, profun-
da y sedefia, fuera admirable con un poco
de arte. Su cuerpecillo puede ser delicioso
de lines; mas como va envuelto en grose-
ras telas flotantes 6 inarm6nicas, nadie
piensa en 61 si no es para compadecer
su delgadez, hija de fatigas y privaciones.
*
*
iPobre parisiense del pueblo, pobre chi-
ca de la Villette, de Batifloles, de Saint-
Ouen 6 de la plaza de Italia, pobre nifia
grave que recorre la ciudad monstruosa
sin levanter la vista del suelo, soiiando
ensuerios enigmAticos y rumiando cancio-
nes tiernas, pobre. pobre obrera que gana
90 c6ntimos por catorce horas de trabajo,
y para quien la vida de familiar no es sino







LA PARISIENSE DEL PUEBLO 33
un interminable calvario! Al principio de
se vida, era su madre quien la golpeaba A
cada moment, con cualquier pretexto;
ahora que ya cla vieja no puede moverse,
el que la aporrea es su padre cuando vuel-
ve borracho del taller; maiana sera su
ehombreD, marido 6 amante, el que conti-
nuara dandola, cada noche, su raci6n de
palos y de patadas. Todo es sufrimiento
para ella. La nifiez con su hambre, con su
fatiga, la marc6, desde luego, el rostro de
lividos signos de muerte. Su pobre adoles-
cencia podria iluminarse con un poco de
amor; pero, entire los miserables, hasta el
amor es triste, como nos lo prueban sus
canciones lentas, mon6tonas, gemebundas,
con mis alaridos que besos, con mAs lAgri-
mas que caricias. AdemAs, sus vientres
tienen la maldici6n de la fecundidad. Cada
invierno las trae un cachorro que las chu-
pa la sangre clor6tica y que luego las obli-
ga A trabajar algo mas para comer algo
menos.
En otras ciudades, las condenadas A mi-
seria perpetua tienen, por lo menos, el con-
suelo de la fe. En Paris, en el Paris obre-
ro, los temples estAn abandonados y el cie-
lo esta vacio. Hablad de religion en una
taberna de barrio bajo y lo notar6is. Es un
asunto que A nadie le interest. Y asi,
mientras la arisrocracia trata de career, y
mientras la burguesia trata de no career, el
proletariade se content con ignorar a
Dios.


ENTIRE ENCAJES.-3







31 E. GOMEZ CARRILLO


**

6QuB edad os figurAis que tiene esta chi-
chilla palida y seria que mira con ojos de
mujer y que Steinlen se complace en vestir
con una camisilla roja y una falda negra?
6Quince afios? No. Apenas trece. Pero su
corta edad no obsta para que, A veces, sea
ya madre 6 por lo menos esposa. Su marl-
do, en general, no es mayor que ella. Pali-
duchos ambos, y ambos tristes, encontra-
ronse una noche, al volver del taller, y
ante la luna impasible, celebraron sus nup-
cias libres. Cuando su padre lo sepa, la
darA una paliza luna mAs! Resignada, es-
pera.
Su suefio dorado es escaparse de su casa,
irse A vivir con su petit homme lejos de la
habitaci6n baja y hdmeda en la cual duer-
me toda la familiar amontonada. iOh, la
horrible, la espantosa promiscuidad! Los
que se crian en ella y logran, un dia, vi-
vir mejor, no la olvidarAn nunca. La uni.
ca cama que hay, la ocupan el padre y la
madre. El hijo mayor, ingenioso, se hace,
con cuatro cajas vacias y un jerg6n, algo
parecido A un nido. Los demas chicos con-
funden sus sexos entire la misma paja.
Ella, la pobrecita parisienae de Steinlen,
ha dormido alli. Alli perdi6 la ignorancia
indispensable A la infancia. Alli se rubori-
z6 por la primera vez. Alli tuvo miedo, alli
tuvo vergiienza, alli tuvo asco Por huir
de aquel lecho inmundo, seria capaz de
cualquier cosa







LA PARISIENzE DEL PUEBLO 35


*

Para comprender toda la crueldad de
estas existencias femeninas, es necesario
ver las compositiones hechas por Steinlen
para ilustrar las Canciones de Bruant. En
un paisaje siniestro, A la luz del crepuiscu-
lo parisiense, v6nse, A lo lejos, las fortifi-
caciones, y mas lejos aiin, las altas chime-
neas de las fAbricas. En primer t6rmino,
saliendo de la taberna, una mujer desgre-
fiada, alta, flaca, con los labios pintados
de rojo. Es la obrerita A quien vimos ayer
con su camisa roja y su falda negra, y que
de omariditoD en cmariditoi, pas6 del
obrero brutal, pero honradisimo, al chulo
que exige ms dinero delquelacostura pro-
duce. El caso es frecuente Todo el rebafio
de bellezas de hospital que desde el ano-
checer llena de sombras esbeltas el espacio
y puebla el ambiente de discretos recla-
mos, sale de las talleres, expulsado por el
hambre, como los lobos que en los invier-
nos muy crudos invaden las calls de San
Petersburgo.
La sociedad, empero, no las tiene lasti-
ma. Lo que hay en los pobres de enterne-
cedor, de angustioso, de cruel, no quiere
verlo la burguesia. Algunos disculpan d
las otras, a las cocotas que llevan pAjaros
on los sombreros y encajes en las enaguas.
A 6stas, que ni tienen enaguas ni tienen
sombrero, ninguna piedad las alcanza.
Tal vez mas vale ai.







36 E. GOMEZ CAItlRILLO


*

El abandon universal permitelas ser,
en ciertos casos, la encarnaci6n del odio
santo, de la violencia salvadora, del ren-
cor que prepare el Futuro.
Vedlas pasar en el cortejo ululante que
Steinlen titula La Rue. Sus cabelleras
castafias, sueltas al viento, agitanse cual
oriflamas de rebeldia. En sus ojos, antes
resignados, enciendense fuegos de incen-
dio. Sus bocas abiertas, gritan una car-
maiiola modern que no amenaza A un rey,
sino A la sociedad toda, mis dura, mis ti-
rAnica, mas explotadora que los Gobiernos
absolutes de la tierra. dQub dicen estas
estrofas de odio? .QuB piden las clAusulas
de la nueva Marsellesa? El pintor mismo
lo ignora. Son acentos vengadores, muy
vagos, sin sentido precise, que ningin
poeta ha verbalizado adn, pero que rugen
ya en las almas de las multitudes ham-
brientas. Es el canto que anima a los que
sufren. Es, en fin, la oraci6n sanguinaria
de los desesperados.




















III




LAS MUJERES DE LONDRES





















Las mujercs de Londrcs.


4En d6nde estA la inglesa clAsica,
la del sombrerito de paja sin color y sin
forma, la alta, ]a palida, la fria english,
cuyos cabellos son de cAfamo lacio, y cu-
yas manos descarnadas llevan siempre un
libro, guia, con cubierta roja 6 evangelio
forrado de negro? jEn d6nde esti la miss
vestida con un trajecillo A cuadros y una
camisa de hombre, peinada como un boti-
cario, calzada como un carter rural, con
guantes que parecen calcetines? g En d6n-
de est& la biblica seforita que, segin la
canci6n parisiense, carece de formas, ca-
rece de deseos y carece de sentidos ? ILa
inglesa de las comedies, de los Sobrinos
del capitdn Grant, de Miss Helyet, de las
farsas italianas y de los vaudevilles ale-
manes, en fin, d6nde estA ?
Aqui en Londres no la veo en ninguna
part.







42 E. G6OEZ CARRILLO
En Sevilla, en cambio, en Sevilla y en
Florencia, en las montafias suizas y en las
mIrgenes de los lagos italianos, en Niza y
en Paris, sobre todo, las he visto siempre
en caravanas interminables, midiendo los
paseos, los senderos, los bulevares, con
sus pasos mecAnicos de A yarda. Las he
visto en los jardines divinos del Alcazar
llenando de ramas de mirto sus saquillos
de viaje; las he visto en Niza escandali-
zAndose ante la francesita ligera y ritmi-
ca que pasa alegrando la calle de frufris
de seda 6 de cascabeleo de risas;lashevisto
en Paris, en hordas interminables, visi-
tando las salas del Louvre, invadiendo las
naves de Nuestra Seniora, devastando el
parque Monceaux.
Y en todas parties sus siluetas unifor-
mes, sus andares inflexibles, sus dientes
largos, sus trajes de madera y sus inefa-
bles sombreritos, han contribuido A arrai-
gar en mi retina la vision invariable de la
miss risible.

*

S61o en Londres no la veo.
En ]a inauguraci6n de la Exposici6n
annual de Bellas Artes, en Burlington
House, vi a la inglesa de lujo Altaa bur-
guesia, aristocracia) y admired su rostro
rosado, su cabellera de Ambar ardiente,
sus ojos de esmalte y sus manos impeca-
bles. Los retratos de Laurence, de Millai-,
de Gainsboroungh, estaban alli animados,
viviendo, sonriendo, saludando, correctos
sin sequedad, vibrantes sin neurosis, so-







LAS MUJERES Dr LONDRES 45
lemnes sin petulancia, suntuosos sin pom-
pa. Los trajes, los sombreros, el calzado,
venian de Paris. Pero la claridad de la
mirada, la claridad del cutis, la claridad
de los labios, era completamente londo-
nense. S61o aqui se ven esos tons atercio-
pelados en las mejillas de rosa y en las
frentes de alabastro.



Anoche, como anteanoche y como siem-
pre, vi en Picadilly, en Regent Street, en
el patio de Charnig Cross, junto A la torre-
cilla g6tica donde anidan las polomss de
la city, el rebaiio gorjeante de las vende-
doias de sonrisas. Alli estaba la girl, cuya
mansedumbre enterneci6 a Bourget y a
Mourey. Iba siempre evestida de claras
telas, cubierta con ancho sombrero y con
mitones en las manos. Lo mismo que hace
medio siglo, cuando TomAs de Quincey la
santific6 encarnAndola en Ana, asonreia al
transeunte con labios ingenuos y no busca-
ba sine lo necesario para comer al dia si-
guiente. iPobre, pobre girl, paciente,
resignada, como evangelica! Sin ella los
borrachos de los sabados no podrian repo-
sar sus cabezas enloquecidas sino sobre
las piedras de las aceras.
Sin ellas las noches del centro serian
siniestras, en la soledad de las calls
principles Sin'ellas los espejos enormes
de los bars s61o reflejarian rostros de ma
chos enrojecidos por el whisty and soda y
macerados por el trabajo. Y aunque no
son bonitas, ni siquiera graciosas, aunque







44 E. G6MEZ CARRILLO
no tienen como los m6mes de Montmatre
y del Barrio Latino, miradas que encien
den la sangre en las venas del hombre,
aunque no se visten con elegancia verda-
dera, ni andan con ritmico paso, ni osten-
tan curvas provocadoras, ni ensefian, al
recogerse la falda, piececitos diminutos;
aunque carecen de feminidad atrayente, en
suma, son siempre, si se las compare con
las 6ngliches de Sevilla, de Florencia, de
Niza y de Paris, deliciosas mufiecas hu-
manas.
*

Tambi6n he visto i la griseta de Lon-
dres, A la Mimi Pins6n de aqui, A la que,
con su amor desinteresado, alegra la exis-
tencia de los chicos que snefian y que es-
peran, que son sentimentales y activos, de
los futures poetas, de los hijos de los
prerrafaelistas, de los que, lejos de Oxfort,
en plena city, cultivan A hurtadillas las
letras en una oficina commercial. Estas son
las mAs simpAticas, porque Ilevan mas os-
tensiblemente el ramito de flores azules
que toda adolescencia tiene en el alma. Se
llama Lily 6 Katti. No es alta, no, ni si-
quiera es necesariamente rubia. Pequefii-
ta, morena, rizada, sonriente, corre como
un pAjaro detras del 6mnibus que la lleva
a su bureau.
Porque aqui Mimi Pins6n no es modisti-
lla cual en Madrid, ni costurera como
en Paris, ni florista como en NApoles, ni
cigarrera como en Sevilla. Su oficio es
menos po6tico.







LAS MUJERES DE LONDRES 45
Sus manos, lejos de suavizarsp al con-
tacto eterno de las sedas, de las flores y de
las plumas, se ensucian de tinta. La sefio-
rita Lily es typewriting, describe en una
mdquina, y no son cosas poeticas las que
describe, sino prosaicas cartas comerciales,
enormes columns de cifras, circulares
para los clients y acuses de recibo para
los corresponsales de la India y de Austra-
lia. Su traje es uniform. El horrible som-
brerito de paja. de forma masculine, cubre
su cabellera y oculta su frente. Una falda
de patio negro y una casaca azul, ancha.
pesada, sin corte, casi sin costuras, saco
mAs que jaquette, esconde la forma de su
cuerpo. Todo su encanto reside en sus ojos,
divinos de candidez, adorables de clari-
dad, y en sus labios encendidos, ingenuos
y glotones, que parecen incapaces de men-
tiras y que saben decir, con languidez in-
natd, el traditional y love you.
Sin duda para los que estamos acostum-
brados a la belleza latina, a la gracia pa-
risiense, A la voluptuosidad andaluza, A la
iudolencia italiana, la typewriting no rea-
liza el ensuefio del encanto femenino. Pero
creo que acostumbrandose uno A verla,
debe llegar a encontrarla deliciosa. Tiene
la base de toda belleza, que es la juven-
tud. Tiene piel rosada, como un melocot6n.
Su cuerpecillo, que no se ve, pero que se
adivina, es flexible. Es discreta hasta el
punto de que su vecina no sabe jamAs lo
que hace por la noche, cuando, al salir de
la oficina, se pierde entire la bruma al lado
de su novio.
En suma, si comparada con madamoise-







46 E. GOMEZ CARRILLO
lie Mimi, costurera de Paris, es insignifi-
cante en cambio, comparada con las mis-
ses clAsicas que llenan los paseos de Niza
y los jArdines de Sevilla es adorable.



Pero 6de d6nde salen tantas misses?
,Qub ciudad de esta isla sorprendente -
grave y funambulesca, capaz de todo lo
raro las fabric. En qu6 restaurant ve-
getalista han enflaquecido sus cuerpos?
aQu6 domingo protestante ha impreso en
-us rostros el fastidio eterno? dQu6 hume-
dad nebulosa ha destenido sus cabelleras
y apagado sus ojos? &QuB duende shakes-
peariano, de aquellos que se cuelan por
las cerraduras de las puertas, se ha diver-
tido en alargarles desmesuradamente los
dientes ?
iDios lo sabe!
En todo caso, Londres no es su patria.




















IV




BAILARINAS COSMOPOLITAN






















Bailarinas cosmopolitan.


En el Moderno, cuando Pinedo baja de
los zancos y la sefiorita Alonso consigue
convertir a su principle en un marido ver-
dadero, comienza un breve cortejo de fe-
menidad cosmopolita.
Tres mujeres aparecen, una tras otra, y
durante algunos instantes cantan y nos
encantan, y bailan y sonrien con sus la-
bios pintados, y alzan las piernas escultu-
rales, convencidas de ser artists y segu-
ras de producer en nuestras almas una
sensaci6n agradable.
Mirka, Nella, Frieda...
Las tres son deliciosas. Las tres son
Agiles y ritmicas. Las tres saben lo que
valen.
Lo que ninguna de las tres sabe es que,
unidas asi en ideal ramillete dentro de
una corbeille espafiola, representan para
nosotros la variedad del Gesto modern.








52 B. 66,111Z CARIRILLO


Ti, Mirka, eres Paris. No eres todo
Paris, ni eres todos los Parises, sino uno
reducido y encantador: el Paris de las
canciones picarescas y de los gestos lasci-
vos. Eres Paris con su gracia cortesa-
na, con su elegancia altanera, con su atre-
vimiento revolucionario, con suingenuidad
canallesca, con su frivolidad sensitive,
con su sinuosidad esbelta. Tu cuerpo fino
y flexible ondula, cual un mimbre de in-
vernadero, de un modo inconscientemente
artificial, y en tus pupilas pAlidas las chis-
pas no se encienden sino para morir en
seguida ahogadas en una lAgrima, despues
de haber brillado con la temblorosa rapi-
dez de los relAmpagos primaverales. Un
aroma embriagador de polvos de arroz y
de lilas nuevas se exhala de tu cabellera
castafia.
Los revisteros entendidos en clasifica-
ciones de generos aseguran que eres gom-
meuse. Sin duda lo eres, puesto que llevas
un mon6culo y dices, con impertinencias
de chiquilla mal educada, lo que no debe
decirse. Eres gommeuse, porque no eres la
romancigre que evoca sombras desvaneci-
das al claro de la luna, porque no te cubres
el rostro con la falda vertiginosa como las
chahuteuses, porque no sabes articular con
acento impecable como las diseases. Eres
gommeuse, en fin, por la fuerza ineludible
de la eliminaci6n clasificadora. Mas eso no
importa. Para mi simbolizas el alma alada,






BAILARINAS COIMOPOLITAS 53
bohemia, ingenua, de todo un pueblo. Eres
Paris.
Te llamas Colombina. De tu abuela, una
marquesa, heredaste el orgullo, y tu ma-
dre,menos noble,te leg6 la sutileza. Pierrot
te adora porque es la humanidad. Tus pin-
tores se llaman Willette, Steinlen, Cheret.
Tu poeta es Banville, tu histori6grafo,
Jules Janin.
Algunos dicen que eres muy perverse.
Es cierto.
Algunosotros dicen que eres muy buena.
Tambi6n es cierto.
Lo eres todo. Eres el pecado y el per-
d6n, la piedad y la ironia, el vicio y la
pasi6n. En ciertas ocasiones la ternura te
obliga a besar la cabeza de un caballo de
omnibus, y al dia siguiente ninguna fibra
de tu ser se conmueve cuando Pierrot, loco
de deseo, te acaricia.
Mis femenina que tus hermanas del Sur
y del Norte, y mAs artist que todas las
demAs hijas de Eva, pareces la tentaci6n
universal.
Eres Paris, te repito, cierto Paris...
*
Ti, Nella, eres de Napoles y eres NA-
poles. -No eres Italia. Eres NApbles.-
Mezettino tafie por la noche, bajo el manto
azul tachonado de ligrimas de plata, su
mandolina doliente y suplicante; Leandro,
en la esquina, te dice su canci6n apasio-
nada. TA escuchas y sonries sin emoci6n
profunda, sin voluntad verdadera, igno-
rando si quieres A Leandro 6 adoras A
Mezettino y dispuesta a entregarte, enco -







54 B. Gc6AEZ CAIRILLO
mendAndote A la Madona, al primero que
se decide A requerirte con tirAnica energia.
Tu cuerpo es delicado y fragil, pero tu
alma conserve la inconsciencia primitive
de las razas esclavas. En tus ojos, tallados
como diamantes, con pupilas dilatadas y
luminosas, no resplandecen sino las mil
luces, atrayentes y mon6tonas, del cariiio,
del amor. Tu cerebro no necesita engol-
farse en reflexiones complicadas, cual el
de tu hermana Colombina. Ni piensas, ni
deseas, ni te quejas. Eres la resignaci6n y
ia voluptuosidad.
Al tener, apenas, cinco afios, arrullabas
A tu mufieca con ternura maternal, porque
algo te indicaba ya confusamente que ha-
bias venido al mundo para el deber como
para el placer. La parisiense no hacia
lo propio A la misma edad, pues una voz
misteriosa deciale que la Naturaleza la
habia criado para el placer mAs que para
el deber.
Cuando estas alegre, como ahora, bai-
las la tarantela y eres ligera sin malicia,
ritmica sin hieratismo, esbelta sin coque-
teria. En tus movimientos hay algo de
campesino, algo de pastoral. Las chicas de
Tanagra y de Pompeya deben de haber
bailado, como ti lo hacas hoy, en las festi-
vales de la vendimia, al son de risticas
flautas paganas.
Eres la sencillez, la bondad, la alegria.
Nada en ti es malsano y enfermizo, porque
la brisa del golfo, que madura prematura-
mente los frutos doradcs de los senos, im-
pregna tambi6n el alma de simplicidad
marinera.







BAILARINAS COSMOPOLITAN 0'
iSigue bailando! La vida es siempte cor-
ta, y la tuya lo es mfs que la de ninguna
otra. A los veinticinco afnos, cuando Co-
lombina est6 ain en la plenitud de su en-
canto sensual, ti serAs ya la flor marchita
del invierno. Para ti no hay otofio melan-
c6lico, ni lento declive envuelto en luz que
aun no se ha ido y sombras que todavia no
han llegado. iQue tu primavera sea un
beso sin fin y una tarantela intermi-
nable!
iBaila, napolitana!

**
6Y tA, Frieda? TA eres Viena.
Al verte aparecer, andando ritmica-
mente con paso breve y regular; al verte
sonreir con encantadora petulancia; al ad-
mirar la caprichosa fantasia de tu inmenso
sombrero pirpura, la elegancia de tu cor
tisima falda, la redondez de tu pantorrilla,
la delicadeza de tus tobillos; al recibir la
limosna de tu sonrisa invitadora y de tu
mirada que acaricia; al contemplarte por
primera vez, en fin, pareces una parisiense.
Eres una Colombina algo gorda y dema-
siado rubia Tus medias de seda rosa,
atadas muy alto por cintas color de came,
son del bulevar. La ironia benevola de
tus labios, nos hace pensar -icon cuan-
ta nostalgia! en las noches de Mont-
martre.
Y cuando cantas articulando con una
precision matemAtica palabras duras de
una lengua incomprensible; cuando cantas
y bailas y te retuerces formando raras es-







58 E. GOMEZ CARRILLO
pirales de danza al comps de una mdsica
funambulesca, diriase que eres una girl
de Londres ejecutando un higland-flig ca-
nallesco.
Lo mismoque Brummel, eres de Londres
y de Paris, y unes el chic al smart.
Por eso eres Viena-Viena la noble-la
artist, la entusiasta; Viena de los place-
res, de las tabernas doradas, de las carro
zas floridas, del amor callejero; Viena
la perezosa, la antigermAnica, la aluci-
nante.
Ries, y tu risa suena con alegria de
cascabeles. Ries al cantar, al bailar, al
andar. Ries de los demAs y ries de ti mis-
ma. Todo en ti es alegre, fresco, incitante.
Tus mejillas provocan al mordisco cual los
melocotones maduros. Tu piel es suave y
tibia como los rasos nuevos.
En tu calidad de objeto de lujo, no tienes
rival. La parisiense es sinuosa, es felina y
dentro de los guantes suele llevar garras
de pantera. La espafiola es grosera y no
acepta de buen grado el corral con cerco
de oro. La italiana es mon6tona. La ingle-
sa no es bella. Ti eres bella con la belleza
m6rbida de las queridas del Ticiano, y ade-
mis eres picaresca como Colombina sin
tener su alma sinuosa. Al verte, los artis-
tas sentimos no ser millonarios... Seria tan
agradable vivir acariciado por tu sonrisa,
verte, en los rincones del studio, estiran-
dote, cual una gata rubia, en divanes muy
bajos y muy muelles, respirar en la at-
m6sfera saturada por el aroma de tu cuer-
po desnudo, hacerte bailar danzas secrets
en la penumbra de la alcoba, y luego, ya







BAILARINAS COSMOPOLITAN 59

muy tarde, dormirse entire tus brazos,
que son los mAs blandos cojines de Cite-
rea..

*
*

...Que no sois asi? Lo siento. Asi de
bierais ser, y para mi asi sois. Los paisa-
jes son un estado de alma...




















V




ESTRABURGO Y SUS MUJERES





















Estrasburgo y sus mujeres.


Ahora que la veo tan bella, tan sobera-
namente bella en su traje de lcz estival,
comprendo la pena eterna de los que, des-
pubs de poseerla, la perdieron... Y aquella
mujer de piedra, siempre enlutada, siem-
pre cubierta de crespones, siempre rigida
entire sus fdnebres guirnaldas, aquella cB-
lebre Estrasburgo doliente que trata de
entristecer, en la plaza de la Concordia de
Paris, el sitio mAs alegre del mundo, no
me inspira ya ir6nicas sonrisas. La que
sabe ser tan hermosa, merece que la iloren
sin cesar.
Yo me la figuraba rodeada de murallas
y coronada de bayonetas. La creia un ba-
luarte, un arsenal, una ciudadela. De le-
jos, veiala vestida de hierro, cual una
Walkiria viuda, prisionera orgullosa. Y
cuando oia a los vencidos cantar el poema
que dice la lealtad alsaciana, no podia
ENTIRE ENCAJES.-5.







66 E. GOMIEZ CARRILLO
menos que pensar en que, mas 6 menos tar-
de, el coracero, sobre cuyo casco un Aguila
abre sus alas de plata, lograria seducir
A su cautiva, obligAndola con sus caricias
A olvidar A su dueio de antafo.
Pero hoy que la veo de cerca, compren-
do mi error sentimental. No se trata de una
amazona. Nada es en ella military, ni rudo,
ni doloroso, ni sombrio.



Desde que llegamos A las puertas de la
ciudad, la vemos sonreir. Esos campos flo-
ridos, en los cuales las amapolas alegran
las sementeras, son paisajes de 6gloga; y
ya en el centro, al apearnos del tren, una
plaza bulliciosa, llena de m6isicas y de ri-
sas, ac6genos regocijadamente. Alli un jar-
din... Aqui un sal6n... Porque jardines son
estas banlieues alsacianas, refrescadas por
numerosos canales, embalsamadas por las
rosas, con sus cortinas de Alamos que es-
conden las granjas, con sus chalets cubier-
tos de hiedra. Y estas plazas estrasbur-
guesas que ostentan gigantescos candela-
brosde bronce rematadosporlujosos globos
electricos, y fuentes de mArmol con dioses
desnudos entire sus surtidores, y terrazas
exquisitas, y fachadas riquisimas, son sa-
lones, os lo aseguro.



Mientras mas penetro en la ciudad, me
jor comprendo los velos de luto Es nece-
sario llorarla como perdida, como perdida







ESTRASBURGO Y SUS MUJERES 6
irreparablemente... Nada es ya aqui fran-
cs. Todo es alemAn. El nuevo duefio. ge-
neroso y rendido, ha puesto a los pies de la
cautiva sus mas espl6ndidos tesoros. Esas
inmensas cervecerias, en las que los espe-
jos y las copas brillan, son el regalo nup-
cial de Baviera. Hamburgo y Bremen han
traido el lujo de sus tiendas de tabacos,
con sus escaparates en los cuales las hebras
rubias lucen cual cabelleras cortadas. Las
galerias interminables de objetos hetero-
geneos, de articulos de todas formas y de
todos colores, proceden de Colonia. Dresde
ha enviado sus joyerias de arte nuevo, sus
concepciones atrevidas del adorno, sus
metales, y sus maderas, y sus cueros, y sus
sedas. Los hierros esteticos columnsa,
fuentes, verjas, ventanas) vienen de la g6-
tica Nuremberg. Los claros esmaltes de
los almacenes, son de Darmstadt. Y es de
todo el imperio esta suavidad venturosa,
esta mansedumbre fuerte, esta alegre cal-
ma que anima la vida de las calls sin ha-
cerla febril; esta sana pesadez que hace
sonar fuerte la risa, que Ilena de humo los
cafes, que vacia con estr6pito los chopes
de cerveza; esta satisfecha, ingenua y gor-
da cordialidad, gracias a la cual nadie se
enfada por nada, nadie se queja, nadie
murmura, sino que todos, fraternalmente,
van por el camino de la vida cotidiana co-
gidos de las manos cantando la canci6n
del bienestar. iAh! y tambien son de toda
Alemania estas soberbias alamedas de cas-
tafios, estos parques simttricos, estas no-
bles enramadas a cuya sombra la vida co-
bra poesia.







G8 E. GOMEZ CARRILLO
iY tambi6n son de Alemania, de toda
Alemania, los majestuosos edificios sin es-
tilo y sin belleza, pero llenos de confort y
de distinci6n, que contienen, en sus claras
entraias, las oficinas p6blicas, las cajas
de los bancos, las guichets del correo, las
agencies de viaje, lo mAs necesario, lo que
en Francia y en Espafia es sucio, inc6mo-
do, feo y que aqui es amplio y c6modo, en
fin!



Y de Francia ino queda nada?
Si; algo queda.
Queda el recuerdo.
Y queda algo mAs, que tal vez va A pa-
receros muy frivolo y que es muy impor-
tante. Queda, por encima de la germaniza-
ci6n complete de la ciudad, el encanto de
las mujeres.
Vedlas pasar en efecto, y comprender6is
en el acto que estas ligeras y ritmicas es-
trasburguesas no son hermanas de las ba-
varas, ni de las prusianas, ni de las aus-
triacas. Y no es que sean mis 6 menos her-
mosas. La hermosura tiene poca importan-
cia en este caso. Lo que distingue A la
chica de Alsacia de la chica de Munich 6
de Francfort, es la gracia coqueta, el an-
dar elAstico, la fantasia en el vestir y el
aristocrAtico sans g6ne de los ademanes.
Aqui nada de sacos pesados para ocultar
las formas. El talle, libre, ondula. Aqui
nada de zapatos enormes. El pie, menudo
y nervioso, palpita en el estuche finisimo
de los botines Luis XV. Aqui, en fin, en







ESTRASBURGO Y SUS MUJERES 69
vez de sombreros hombrunos de paja, A la
odiosa manera de Londres y de Berlin,
hasta la mas humilde modistilla cubre su
cabeza morena con elegant y caprichoso
chapeau a la parisiense, Ileno de pAjaros y
flores; de locura y encanto.
aHabeis notado que os he dicho su 'ca-
beza morenan?
Es que en realidad, la alsaciana,por mas
del norte que sea, es pelinegra y ojiobscu-
ra. Antai o, cuando en vez de sombrero
llevaba aquel po6tico toca lo que de lejos
la hacia parecer una enorme mariposa de
luto, sus bandeaux no chocaban bajo la
cinta. Siempre fu6 morena y coqueta.
Me objetar6is que esto es poca cosa.
Esta bien.
Pero decide, entonces, con sencillez
sincera qqu6 es lo mas important en una
ciudad, desde el punto de vista est6tico?
4Los moaumentos? Los jardines? iLas es-
tatuas?
No.
Figuraos s61o un instant una metr6poli
fantistica, en donde todas las casas sean
palacios tan admirables como el Louvre,
todos los temples tan soberbios como la
cathedral de Ulm, todos los jardines tan di-
vinos como los del Alcazar de Sevilla. Pe-
netrad en ella. Por todas parties, entire los
monumentos y las flores, vereis hombres,
nada mAs que hombres, hombres vestidos
con obscuras y uniforms prendas. 6Dura-
rA vuestro entusiasmo una hora entera? No
lo creo. Y figuraos, en cambio, una ciudad
de modestisima arquitectura y de pobre
follaje, pero en la cual A cada paso apa-








70 E. GOMEZ CARRILLO
rezca una belleza esbelta... iCuAn pronto
habreis olvidado que no hay palacios, ni
estatuas, ni monasteries, ni rosales! Por-
que el mas bello de los monumentos es el
cuerpo femenino, y la mas bella de las es-
tatuas la estatua viva, y la mIs bella do
las flores, la mujnr.
Asi Estrasburgo con sus doscientas mil
almas escasas, parece much mIs poblado
que Hamburgo con su mill6n do habitan-
tes; y sus cuatro 6 cinco monumentos ha-
cen palidecer todos los esplendores de Mu.
nich. Su tesoro son sus mujeres, sus airo-
sas alsacianas de ojos negros, que saben
former, para sus pilidos rostros, el mAs
encantador marco con los bandeaux virgi-
nales de su peinado y que dan a la ciudad
perdida, A la ciudad lejana, un aspect de
barrio parisionse.




















VI




BAILADORAS ORIENTALES






















Bailadoras orientales.


Entre persas y abisinios, yendo de la
calle de Argel a la de Tinez y de la ha-
cienda boer a los patios sudaneses, toman-
do aqui raki y alli sake, vieado bafiarse
en el lodo a los malgaches, y oyendo la
gaita extrafia que suena entire los tapices
de un bazar de Mequinez, me empapo de
exotismo. Son las seis de la tarde. En las
barracas orientales el bailey principia.
Y poco a poco, a media que la luz dis-
minuye, el opio sutil de las evocaciones
confusas me alucina hasta hacerme career
que en realidad estoy lejos de Paris y de
Europa, en una ciudad de casas blancas,
de habitantes negros, en una Babilonia,
mitad Arabe y mitad africana. Los gritos
que se escapan por las ventanillas de los
cafes, los tamboriles que suenan lejos,
marcando el ritmo mon6tono de la danza
del vientre, y el cheque de las joyas de








76 E. GOMEZ CARRILLO
bronce que adornan los tobillos de las Fat-
mas, me hacen pensar en orgias bArbaras
iJa-la-la a la ila 1! Me llaman. aPor
qu6 no entrar a aplaudirlas?
Judias de Constantinopla, Arabes de
TAnger 6 simples criolias de OrAn, las
bailadoras orientales tienen siempre en el
fondo de sus series serpentinos una chispa
del divino fuego que incendi6 veinte siglos
ha, el vientre de Salom6. Todas son esbel-
tas, y, si no todas son bellas, al menos nin-
puna carece de cierta gracia sensual he
cha de sonrisas siniestras, de temblores de
fiera joven y de hflmedas languideces de
mirada.
Bailan, una tras otra, al son de cimba-
los y de gaitas, entre el estr6pito ensorde-
cedor de collares salvajes y de gritos de
jaleadores negros; bailan, y se retuercen, y
se estremecen con titilaciones de vertigo, y
sacuden sus senos pesados, todo sin cam-
biar de sitio, sin alejarse del piblico, con-
templando sus propios vientres desnudos,
hasta que la agonia del espasmo final las
obliga A doblar las rodillas para caer, con-
vulsivas, con las pupilas perdidas bajo el
pArpado superior.
Una de ellas, la mAs joven, terminal
ahora. El ruido se atenfia. Ya va a caer.
Ya no nos mira. iOh! los ojos, los inmen-
sos ojos blancos entire los circulos morados
de las 6rbitas, los ojos sin vida y sin for-
ma, vacilantes y casi liquidos. iY la den-
tadura de granos apretados en el centro de
esa flor de sangre que se coagula! iY el
perfume acre insinuante y enloqueciente,
que sube, con violencia de grito, de los







BAILADORAS ORIENTALES Ti
sobacos frondosos, del pecho moreno, del
sexo mismo; que sube en espirales diab6.
licas y que se dilata en ondas de lujuria
para hacer palpitar muchas sienes. Las
artists europeas siquiera bailan en tabla-
dos lejanos. Pero 6stas estAn aqui mismo,
a nuestros pies. Hijas de esclavos, tienen
almas humildes, sentidos pasivos, cere-
bros vacios. Lo Ainico que saben es que
deben encender, como SalomB, en los hue-
sos del macho, la m6dula, y lo hacen cons-
cientemente con una fe maravillosa.



gQui6n no las ha visto? En todas las
ferias, en todos los caf6s de puertos cos-
mopolitas, aun en la mis humilde fiesta de
provincia, trabajan sobre una alfombra
vieja A las 6rdenes de una Celestina del
desierto, cuyo rostro es mis feroz que el
de lo, leones, compatriotas suyos, que ru-
gen en la barraca de al lado. En general,
se llaman Fatmas, y dicen, por medio de
un int6rprete negro, que nacieron en el
jardin de un kalifa 6 en el serrallo de un
visir. Tambi6n dicen que son virgenes.
Pero cortesanas 6 virgenes, plebeyas 6
nobles, judias de Constantinopla, Arabes
de Tanger 6 simples criollas de OrAn, son
siempre divinamente excitantes gracias a
lo que de Salom6 heredaron.
*

Aqui en la Feria Universal, entire el
Campo de Marte y el Trocadero, en la lla-







78 E. GOMEZ CARRILLO
nura poblada de blancos minaretes, de
misteriosos casbakas y de harenes herm6-
ticos, en la secci6n del ensuefio, en el
barrio de las mil y una noches, aqui, en una
atm6sfera espesa de emanaciones de hu -
manidad africana, s6lo figure la aristocra-
cia de la especie.
Pero la raza es fecunda.
En todas las esquinas y bajo todos los
portales, descibrese rostros de fiebre y
se oye reclamos sigilosos.
Esperad que anochezca por complete.
La sombra es minute por minute mas
densa.

*
iLas nueve!... Alli en el fondo, entire
las esteras amarillas del caf6 de Tdnez, el
hombre de bronce sigue tocando su gaita
estridente. Y mas alli, a la entrada de la
calle de Argel, bajo un p6rtico carcomido,
una chiquilla de diez afios, inm6vil cual
un muerto, imitaci6n viva de figures de
cera, cruel ejemplo de molicie inferior, una
pobre chiquilla que pudiera ser graciosa
si se movies, si abriera los ojos, si no es-
tuviera momificada; una lamentable chi-
quilla, hija del sol y de la arena, inspira
miedo y piedad. Es una bailadora exte-
nuada. Sus hermanas, algo mayors y de
mayor resistencia, van a redoblar la acti-
vidad de sus cuerpos.
Porque A esa hora justamente, cuando
las torres toman formas espectrales, y las
Ilmparas electricas bafian el espacio con
su livido claro de luna; cuando la acosa







BAILADORAS ORIENTALES .9
siniestra que angusti6 al rey David prin-
cipi% A pasearse por las sombras; A esta
hora, ellas, las evocadoras de ritmicos pe
cados, las que funden con sus fuegos el
hierro de las fuertes voluntades, las elegi-
das de la supreme catalepsia, las rosas
cArdenas del rosal venireo, se multiplican
y lo llenan todo.
Sus reclamos sordos, en los cuales hay
acentos de queja y rumors de animalidad
en celo, hacen palidecer A los hombres y
turban para siempre las almas de los ado-
lescentes que pasan. ciJA-lA lA-1 la!>>
Las alas pesadas de la voluptuosidad
ex6tica puebla el aire de palpitaciones
brutales. En la sombra, el Terror y el
Deseo forman un abismo irresistible. JA-lA
1A 1-1l!



iY pasan las horas! Mon6tona la danza
continue entire ruido de tamboriles y estr6-
pito de collared sacudidos. iY dan las
doce! Poco A poco, las luces del jardin
mueren despubs de parpadear. El teatro
egipcio y el palacio turco, la calle de Ar-
gel y el barrio de Tinez, enmudecen.
Las hijas de SalomB, unidas en rebafios
multicoloros, caminan deprisa por la ave-
nida que conduce A los suburbios baratos
de la ciudad. DetrAs de ellas va la Celes-
tina. GVan A descansar sin duda?...
No. Alli, en el otro extreme, en habita-
ciones bajas, otras alfombras las esperan.
Una para cada una y junto A la alfombra
nu candil. Ha llegado el moment de la







80 E. G6MEZ CARRILLO
danza secret que dura pocos minutes y
que terminal convulsivamente entire brazos
crispados 6 decrepitos.
Para pagarlas, los Herodes modernos
entregan, en un minisculo disco de oro, el
perfil de un Bonaparte.


























EL PRESTIGIO VOLUPTUOSO

DE LAS SEVILLANAS


ENTIRE ENCAJS. 6
























El prestigio voluptuoso
de las sevillanas.


Entre las cuatro 6 cinco ciudades que el
mundo ha escogido como puntos de pere-
grinaci6n sentimental, Sevilla sobresale.
Y no es que encierre mAs tesoros artisticos
que Florencia; ni que su cielo sea mas azul
que aquel que se refleja en el golf de NA-
poles; ni que sus palmeras resulten, bajo
el astro canicular, mis clementes paraso-
les que las de Alejandria; no. Lo que hace
de esta tierra el rinc6n que mas suspiros
nostalgicos arranca de pechos lejanos, es
que A su prestigio plAstico se agrega en
todas las imaginaciones cultivadas un
prestigio mAs irresistible y mAs human:
su gran prestigio amoroso y aventurero,
su perfume de voluptuosidad, su leyenda
sensual y sensitiva.








86 E. G45MEZ CAIRIILLO


+*
La Andaluza de Te6filo Gautier, aristo-
cratica y beata; la de Alejandro Dumas,
alegre sin complicaciones stntimentales,
coronada de claveles, risuefia sin malicia;
la de Lamartine, con ojos alucinadores de
perlas negras, silenciosa, y celosa, y pere-
zosa; la de Victor Hugo, oriental de for-
mas y de alma; la de M6rimbe, morena y
tragica; la de BarrBs, instintiva y altane-
ra, mistica cual la de Gautier y morena
como la de Hugo; las demas munecas se-
villanas fabricadas por los franceses para
]a exportaci6n, llenan el mundo de visions
que atraen cual el Pecado y que sonrien
como la Promesa.
De vez en cuando una espafiola, muy
bella, muy esbelta, de care y hueso, de
care de rosas-t6 y de huesos que parecen
elAsticos, bailadora por lo regular, apsrece
en los conciertos de Paris, de Londres, de
Nueva York 6 de San Petersburgo, y con-
firma (Otero 6 Guerrero), con el testimonio
palpitante de su belleza morena, la le-
yenda de los poetas.
Las mujeres de otros paises tambi6n son
divinas. Pero no lo son del mismo modo.
Y sobre todo, no lo son en Sevilla.
El marco aumenta el encanto de la ima
gen.

*
Si es fAcil, 6 al menns hacedero para el
psic6logo, descubrir y anotar las causes







EL PREST1GIO 87
sentimentales que aumentan en el mundo
entero el prestigio de Sevilla, result, en
cambio, punto menos que impossible ence-
rrar en frases necesariamente precisas la
noci6n flotante, vaga, vaporosa y contra-
dictoria, de su verdadero encanto.
Y no quiero hablar de su gracia misma,
cuya esencia, como la de todas las ciuda.
des artisticas, s6lo puede compararse en
sutileza con el color de los rayos de lu-
na y con el atractivo de las miradas feme-
ninas.
A lo que me refiero es A la idea mAs 6
menos falsa, pero sincera y entusiasta,
que los extranjeros tienen de esta pobla-
ci6n. Ya sabemos lo que aqui los trajo,
pero Gy lo que aquf les gust6? Porque la
pasi6n que una mujer 6 un espectAculo
pueden inspirar, no constituyen encanto
ninguno. Las Carmencitas, las Rosarios,
las Lolas, que bailan, que cantan, que en -
loquecen 6 que engafian; los toros, que
asustan primero y que luego, cuando no
chocan, conquistan, pueden compararse en
el paisaje ideol6gico que ahora compongo
y escudrifio, a dos obeliscos en un jardin.
Sin duda ninguna, las admiraciones van
a ellos ante todo. Su grandeza prima es el
sitio.
Pero, aacaso no hay, mAs abajo, flores
divinas? 6Acaso en el ambiente el perfume
no embelesa? aAcaso mirando hacia el fon-
do no se descubren, con alegria casi infan-
til, celajes en los cuales reside toda la
belleza de la gama ignea, nubes cuya for-
ma encierra el secret voluble de las cur-
vas, irisamientos caprichosos, luces nun-








88 E. G6MEZ CARRILLO
ca vistas, lines de una delicadeza desco-
nocida?
Si.




Vemos, aunque de un modo incomplete,
el encanto de Niza. Es el oro del sol y es
el azul del mar. Es la dulzura del clima.
Es, en lo practice, las grandes alamedas
en las cuales hay, bajo los Arboles, bancos
qae sirven para contemplar c6modamente
el vuelo de las quimeras. Es un encanto
sin violencia. Es la gracia lAnguida que
seduce 6 los convalecientes sin causarles
peligrosos sacudimientos.
Vemos asimismo, con mAs dificultad, el
encanto de Florencia, hecho de suavidades
ardientes, de recuerdos qae exaltan, de
rumors de campanas que llaman A lo lejos
en la campifia cubierta de suaves pines, y
que no llaman justamente A orar, sino a
sofiar, a sentir, A amar. iOh los paisajes
ne varietur de Anatole France! En ellos
estA el alma florentina, fina como los pu-
fiales florentinos. En ellos se respira el am-
biente, prefiado de recuerdos de amor, de
todos los siglos de la ciudad.
Y comprendemos tambi6n el encanto de
Valencia, de su vega verde, de su mar de
zafiro 6 de esmeralda, -de su pueblo claro
que habla en una lengua sonora, gorjean-
te, y que, en el fondo de las pupilas, guar-
da rencores ancestrales; de Valencia, que
es una Arabe rubia; de Valencia, perfu-
mada por los naranjos en flor, iluminada







EL PRESTIGIO U1
por un sol eterno, oreada por brisas del
mar divino.
Pero el encanto de Sevilla...

*
*

El autor extranjero que mis me ha des-
concertado en este punto dificilisimo, es
Maurice Barr6s, quien dice: c iSevilla!
1Ah! su verdadero encanto reside en los
follajes verdes, entire el aire calcinado...,
4Nada mAs que en eso?
Pero, con ser tan caprichosas y tan locas
tales palabras que lo mismo pueden apli-
carse A Tanger que A Tinez, no son en el
oceano de lo que se ha escrito sin cuidado
sobre esta ciudad, sino dos gotas de aceite
sacudidas por las olas.
Otros escritores insisted demasiado en
la frescura de las calls estrechas, supri-
miendo asi de sus descripciones la luz del
sol. En otros, lo que mas encantador pa-
rece es el aspect multicromo de las calls,
con sus casas pintadas y los balconcillos
en los cuales mil flores embalsaman la at-
m6sfera. Los mAs coloristas se fijan de
preferencia en los tipos populares, pinto-
rescos gracias A los colors del traje y de
los adornos; significativos a causa de sus
actitudes petulantes; nobles por su mirada
y por su palabra. Los eruditos se detienen
en cada esquina, y-evocando recuerdos
emocionantes 6 pintorescos-s6lo yen som-
bras en la ciudad viva.
En cuanto al encanto complete y com-
plicado de la ciudad, seria necesario ex-








92 E. GOMEZ CARRILLO
traerlo, como esos perfumes que se llaman
bouquets, de la destilaci6n de mil libros
diferentes: ingleses y franceses, america-
nos y alemanes.

*

Y aun asi, quizAs lo anico que consegui-
riamos, uniendo las observaciones de todos
los que han escrito sobre Sevilla, seria ha-
cer una series sin fin de observaciones que,
juntas, no constituyesen una definici6n
verdadera. Veriamos contrastes. Veria-
mos, junto A la torre mora, la basilica
cristiana; veriamos en una plaza de aspec-
to medioeval, nichos poblados de h6rcules,
de c6sares, de luchadores paganos; veria-
mos, en cabezas rubias, ideas sarracenas,
y almas del siglo xIm en envolturas de
arabes. La mezcla nos desconcertaria. Las
calls que parece que suben hacia la mez-
quita, y que de pronto desembocan ante
una capilla cristiana, son un simbolo local.
Si A este simbolo le agregamos una gota de
gentilismo, tal vez logremos hacer vivir el
alma sevillana, alma complicada, aunque
no tanto como sr encanto indefinible y pe-
netrante, seductor y fluido, intense y va-
poroso.
So dice Sevilla lejos de aqui iSevilla!
iSevilla!... se dice entire las brumas re-
motas, tras los mares, ultra los montes.
iSevilla! Y en las mentes son, evocados
por el prestigio de la ciudad mAgica, pai-
sajes de sol y de azur, con manchas san -
grientas de claveles y manchas rojas de
naranjas; y son, entire palmeras, palacios








EL PRESTIGIO 93
Arabes, sin nombre ni forma, vagos como
una canci6n lejana, y frescos cual una son-
risa de labios virgenes; y son los techos
multiformes de la Catedral, y los techos
de la ciudad, y la ciudad misma, blanca y
verde, dominada por la divina flor arqui-
tect6nica, por la Giralda tutelar; y son,
oidos al claro de ]a luna, bajo un cielo in-
dico agujereado de oro parpadeante, coplas
de amor, aires de fiesta, notas de alegria
nerviosa, voces humans y voices de gui-
tarra que se unen, sonando cual una me-
lopea entire la algazara ritmica de palmas
que baten y de castafiuelas que aletean; y
es la danza admirable, amorosa sin vicio,
voluptuosa sin studio, casi sagrada, casi
casta, hierAtica y serpentina, llena de pro-
mesas, llena de sonrisas, ligera como un
torbellino y, sin embargo, clara y ritmica;
la danza incomparable que nadie, fuera de
aqui, puede aprender, cuyas cadencias
nacen con los cuerpos de la tierra. Y son,
en un fondo sin orden, como en una pin-
tura de pandereta, copas de vine rubio,
mantones bordados, y claveles, y mAs cla-
veles; y son p6rticos moros y frescos pa-
tios, y rejas bajas, y misteriosas callejue-
las...
...Y en medio de todo, dominandolo
todo, aparece de pie, sonriente, soberana,
la Andaluza.

*
**
Porque en la imaginaci6n exaltada del
mundo, las bellezas que los siglos amonto-
naron en la ciudad, no forman sino un al-







94 E. GOMEZ CARRILLO
macen de accesorios para ella. Ella escoge,
segsn el humor del moment, lo que mejor
le conviene cada dia para presentarse ante
sus admiradores, que son, al mismo tiem-
po, adoradores. Su capricho transform
los paisajes ideales. Si cree que debe ir
con alta peineta y blanca mantilla en un
cortejo suntuoso de espumas de encaje,
todas las visions de Fortuny se ponen
A su servicio. Si quiere ser mAs Arabe,
las suntuosas fantasias de Regnault la
adornan.
Para las fiestas intimas, la paleta de
Sargent da mantones y faldas Lordadas de
oro. Y otro poeta del pincel, tambi6n saj6n,
el gran Dannat, pone A su servicio para
animarla, para adularla, para mimarla, sus
legiones de jaleadoras.
Todo en la fantasia del mundo cambia 6
puede cambiar. Unos ven a Sevilla muy
moruna; otros muy europea; 6stos cristia-
nisima; los de mAs allA, casi pagana.
En lo lnico que todos estAn de acuerdo
es en la imagen que se forman de la Anda-
luza. iImagen inica!




















VIII




LA AGONIA DE LA GHESHA


























































Sadda Yacco en Ofelia.


ENTIRE ENCAJES.-7


















VIII


La agonia de la Ghesha.


La divina Sadda Yacco y sus comedian-
tes acaban de encarnar por segunda vez,
ante el piblico cosmopolita de Paris, todo
el encanto alado del arte japones.
Gracias a ella (y a ellos) hemos visto
escaparse de los ideales abanicos, de las
cajas de laca, de las cancelas suntuosas,
A la humanidad menuda y hierAtica del
Extremo Oriente, entire vuelos de ibis y
muecas de mAscaras. Hemos admirado a
las gheshas, A los caballeros y a los samu-
rayes. Hemos temblado ante las peleas en
las cuales los minisculos rivals demues-
tran que tienen almas de tigres y miem-
bros de gatos salvajes. La hemos visto a
ella, flor carnal, cortesana sensitive, loto
blanco de jardin lejano, vivir, en un ins-
tante, toda una existencia de frivolos amo-
res, y luego morir con una sinceridad has-
ta hoy nunca vista en el teatro.








100 E. G 6MEZ CARRILLO


**
< terror, de encanto- decianos Oscar Wilde
al salir del teatro. Y luego, como alucina-
do por el espectAculo, nos describia con
frases febriles las escenas del drama. Y
eran, en sus pinturas, bailadoras de am-
plios trajes rameados de oro, de verde, de
rosa, blancas de rostro cual muflecas de
porcelana, con ojos ojerosos y misteriosos,
con manos exangiies, moviendose menuda-
mente. Y eran guerreros envueltos en 1a-
minas de acero, erizados de sables, de pu-
fiales, de lanzas, con cascos en cuya cima
los dragones fabulosos abrensus fauces de
espanto. Y eran, bajo los almendros flori-
dos, parejas melanc6licas que se extasian
al claro de la luna oyendo cantar, en el
fondo de sus propias almas, la eterna ro-
manza del amor exclusive. Y eran, en bar-
quichuelos de bambus, en rios de aguas
blancas, pirates minisculos que se abor-
dan, que rugen, que luchan, que mueren.
Y siempre, en todas parties, la divina
Sadda.

**

Ni Sarah, ni R6jane, ni la Duse, me
produjeron nunca la misma sensaci6n que
esta mufieca pAlida, que mira con ojos de
felino amoroso y que gorjea una lengua
para mi herm6tica. Vestida de ghesha, en-
tre amplios pliegues de terciopelo negro,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs