• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Nota preliminar
 Disposiciones y dictamenes referentes...
 Disposiciones y exposicion referentes...
 Ley hipotecaria y reglamento para...
 Modelos
 Primer apendice: Instruccion general...
 Segundo apendice: Reales ordenes...
 Tercer apendice: Disposiciones...
 Tabla indicadora del lugar que...
 Table of Contents














Group Title: Laws, etc.
Title: Legislación hipotecaria vigente en la República de Cuba ..
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074041/00001
 Material Information
Title: Legislación hipotecaria vigente en la República de Cuba ..
Series Title: Leyes vigentes en Cuba
Uniform Title: Laws, etc
Physical Description: 544 p. : ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba
Betancourt, Angel C
Spain
Publisher: Rambla, Bouza
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1920
Edition: 2a ed., autorizada y corr. / -- por A. Betancourt.
 Subjects
Subject: Mortgages -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Summary: Includes legislation dealing with Spanish colonial policy.
Statement of Responsibility: con notas y aclaraciones por Angel C. Betancourt.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074041
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000352632
oclc - 23320292
notis - ABZ0608

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Nota preliminar
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Disposiciones y dictamenes referentes a la ley
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    Disposiciones y exposicion referentes al reglamento
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Ley hipotecaria y reglamento para su ejecucion
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
    Modelos
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
    Primer apendice: Instruccion general sobre la manera de redactar los instrumentos publicos sujetos a registro de 13 de agosto de 1893
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
    Segundo apendice: Reales ordenes de 8 de mayo y 28 de noviembre de 1894 y 18 de junio de 1895, sobre consultas de los registradores de guanabacoa, San Antonio de Los Banos y otros varios; y decreto numero 12, de 3 de enero de 1916
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
    Tercer apendice: Disposiciones posteriores a la ley y al reglamento que alteran la circunscripcion, el numero y clase de registros existentes a la promulgacion de dicho cuerpos legales
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
    Tabla indicadora del lugar que ocupan en este libro los articulos de la ley y del reglamento
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
    Table of Contents
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
Full Text




LEYES VIGENTES EN CUBA
(PuBLICACION AUTORIZADA POR EL GOBI6 NO)


LEGISLATION HIPOTECARIA

VIGENTE EN LA


REPUBLICAN DE CUBA


ESTA OBRA CONTIENE LA LEY HIPOTECARIA
DE 1893, EL REGLAMENTO DICTADO PARA SU
EJECUCION Y LA INSTRUCTION SOBRE LA
MANERA DE REDACTAR LOS DOCUMENTS SU-
JETOS A REGISTRO, CON LAS MODIFICACIO-
NES INTRODUCIDAS EN ESOS CUERPOS LEGA-
LES POR DISPOSICIONES POSTERIORES, CON
NOTAS Y ACLARACIONES REDACTADAS POR

ANGEL C. BETANCOURT,
MAGISTRADO DEL TRIBUNAL SUPREMO Y PRESIDENT,
QUE HA SIDO. DE LA COMISION DE CODIGOS DE LA
CAMERA DE REPRESENTANTES DE LA REPUBLICAN.



SEGUNDA EDICION, AUTORIZADA Y CORREGIDA POR EL AUTOR


HABANA.


IMPRE!1TA Y PAPELERIA DIE RbAMLA, BOUZA Y C.,
Pi y MrgalU, ntmu. 33 y 35.
19e.

















KGG
,c9




Ian ES PROPIEDAD DE LOS EDITORS.
AMERICK






LAWV DEPARTM.- -ATIN
) -- AMERICA
STRE'
:JSTC.fi







NOTA PRELIMINARY


El modern regimen hipotecario, es decir, el regimen de
registro y publicidad del dominio y demas derechos reales sobre
bienes inmuebles, se estableci6 en Cuba por el R. D. de 16 de
Mayo de 1879, que hizo extensive a la Isla, con algunas modifi-
caciones, la Ley 'fipoteearia de 21 de Diciembre de 1869, vi-
gente en Espafia, y que fu6 publicada en la Gaceta de la Ha-
bana correspondiente al 21 de Junio siguiente.
Para la ejecuei6n de la ley se redact6 un reglamento-en
substancia igual al espafiol-que fu6 aprobado por R. D. de 27
de Junio del mismo afio, publicado en la Gaceta de 6 de Agosto
inmediato. Como complement de esta legislaci6n se dict6 una
"Instrucci6n general sabre la manera de redaetar los documen-
tos pfblicos sujetos a registro," aprobada por el Rey en 16
de Julio de 1879 y comunicada a Cuba por R. 0. de 4 de Agosto
del mismo afio, publicada en la Gaceta de la Habana el 3 de
Septiembre siguiente.
Este regimen debi6 quedar establecido en la Isla el dia 1?
de Enero de 1880, de conformidad con el articulo 2? del antes
citado R. D. de 16 de Mayo de 1879; pero su establecimieruto
fue aplazado hasta el 1 de Mayo del meneionado afio de 1880,
por R. D. de 19 de.,Diciembre de 1879, comunicado A Cuba por
R. 0. de su fecha, publicada en la Gaceta de 15 de Enero del
repetido afin de 1880.
Desde la fecha indicada quedaron en vigor en la Isla las
citadas disposiciones hasta el afio de 1893, en el que, sin esta-
blecer reforms radicales en el regimen, se introdujeron modi-
ficaciones importantes en la legislaci6n, y se publicaron una
nueva ley, un nuevo reglamento y una nueva instrucei6n.
La nueva ley fu6 sancionada el 14 de Julio de 1893 y co-
municada A Cuba por R. O. de 28 del mismno mes y afio, A la
que puso el "cfimplase" el Gobernador general en 13 de Agosto
siguiente y fue publicada, parcialmente, en la Gaceta de la










Habana correspondiente a los dias 24, 25, 26, 27 y 29 del mis-
mo mes.
El Reglamento fuA aprobado, con el carkAiter de provisio-
nal, por R. D. de 18 de .Julio del citado aiio; comunicado a
Cuba por R. O. de 8 de Agosto para que emipezara a regir al
mismo tiempo que la ley, y fuI publicado en la G(acea del 8 al
30 de Septiembre.
En la Gaceta del 26 del filtimo eitado mnes se public una
R. O. de 9 de Agosto anterior, por la que se invitaba a los que
por raz6u de su cargo tuvieran que aplicar el Reglamento para
que hicieran, dentro del t6rmino de un afio, las observaciones que
estimaran oportunas, al objeto de toinarlas en consideraci6n
para la redacci6n del Reglamento definitive. Ignoramos el re-
sultado de esa invitaci6n; pero es lo cierto une cinco afios des-
pues, al cesar en, 1 de Enero de 1899 la saberania espafiola en
Cuba, todavia no sc habia dictado el anunciado Reglamento defi-
nitivo, ni se ha dietado afin, continuando e.n vigor, con algunas
modificaciones no importantes, y con el mismo earActer de pro-
visional, el de 1893.
La nueva Instruccion para la reda!'ci6n de los documents
sujetos a registros fuR aprobada en 13 de Agosto de 1893, comu-
nicada A Cuba por R. O. de 19 de dicho mes y publicada en la
Gaceta del 26 de Septiembre.
La legislaci6n reformada empez6 a regir en Cuba el 18 de
Septiembre de 1893. vigesimo dia siguiente al de la promulga-
ci6n de la ley, y desde entonces se ha mantenido en vigor, con al-
gunas modificaciones en su parte reglamentaria y organica. Esa
vigencia la estableci6 nuevamente la prcelama de 1? de Enero
de 1899, dictada por el Gobernador Militar que fue de la Isla
durante su ocupaci6n por el Ejercito de los Estados Unidos, en
la cual, al declararse que continuaba en vigor el "C6dige Civil
y el Criminal", implicitamente se dispuso, segin la inteligencia
dada A esa frase por el Tribunal .Supremo en sentencia de 14
de Diciembre de 1901, y unAnimemente aceptada por el pueblo
y por el Gobierno, que quedaran subsistentes todas las leyes
civiles y penales, substantivas y de procedimiento, que hasta
entonces habian regido. Hoy su vigencia emana de la disposi-
ci6n transitoria s6ptima de la Constituci6n. Creemos innece-
sario copiar literalmente esas disposiciones, que hemos venido
reproduciendo en todas las obras de esta Colecci6n.
En 1909, y formando parte de ella, publicamos la primera










edici6n de esta obra, que comprendia la legislaci6n hipotetaria
reformada de 1893, A que acabamos de referirnos, y que ahora,
por haberse agotado aquella edici6n, reproducimos, con las en-
miendas, alteraciones y adiciones introducidas en ella con pos-
terioridad a aquella fecha, pero sin alterar el plan y m6todo de
la obra; los cuales, por otra parte, son los adoptados y seguidos
en todos los trabajos de esta Colecci6n, y que expondremos bre-
vemente, reprodutiendo lo expuesto en la Adverteneia que pu-
simos al frente de los ejemplares de la anterior edici6n:
"En este libro se insertan los articulos de la Ley 6 inmedia-
tamente a continuaci6n los del Reglamento que con ellos con-
cuerdan, ajustindonos para ello A la pauta que hemos estimado
official, por estar comprendida en las publicaciones que con ese
earActer se han hecho del Reglamento. El texto original solo
se altera tuando expresamente asi se ha dispuesto 6 cuando su
modificaci6n result evidence a causa del nuevo regimen esta-
blecido en el pais, pero en todo caso las modificaciones se aclaran
por medio de notas, y en 6stas se insertan las coneordancias mns
directs e importantes de la. legislaci6n hipoteearia con otras
eyes; cuando 6stas completan los preceptos de aquilla, se llevan
al texto por adiciones precedidas de un asterisco.
La Instrucci6n para redactar los documents pfblicos se
incluye en un ap6ndice, separado de lo que constitute el verda-
dero texto de la obra, para no hacer esta confusa.
En cuanto A la impresi6n. para que a primera vista se dis-
tinga la Ley del Reglamento, la primera se imprime con letra
mayor que el segundo, y s61o en el 'caso de no star vigente
algun precepto, sea de la una 6 del otro, se present con el tipo
minimo empleado en las notas; al final se incluye una tabla in-
dicadora del lugar que ocupa cada articulo, para que sea m6s
ficil encontrarlos.
Respecto 6 las notas, no creemos de mas repetir lo ya dicho
en las otras obras anilogas, A saber: que no son comentarios, ni
resolueiones de dudas, sino meras acotaciones que permitan a!
lector former su propio juicio, ripidamente, teniendo a la vista,
convenientemente reunidos, los elements necesarios para ello."
Ademas del Apendice, en que va incluida la Instrucci6n,
reproducimos tambien el de la edici6n anterior que comprende
las Reales 6rdenes mas notables que se dictaron para dejar fija-
do el concept de las inscripciones antiguas, su valor, la forma
en que debian trasladarse A los modernos libros y los efectos que











e.os traslados deben producer, y agregamos otro en el que, si-
guiendo el orden alfabetico adoptado en la prAitica, incluimos
todas las leyes y disposiciones posteriores a la creaci6n de los
Registros, que han introducido modificaci6n en la circunscrip-
ci6n de 6stos, para que puedan comprobarse las alteraciones que
hemos hecho en el estaido official publicado en 1904 y que inser-
tamos en la anterior edici6n.

Noviembre de 1919.
















DISPOSICIONES Y DICTAMENES REFERENTES A LA LEY


REAL DECRETO.
Atendiendo A lo propuesto por el Ministro de Ultramar, y
de acuerdo con el Consejo de Ministros y con lo informado per
la Comisi6n de Codificaci6n de las provincias de Ultramar; en
nombre de mi augusto hijo el Rey D. Alfonso XIII, y como
Reina Regente del Reino,
Vengo en autorizar al Ministro de Ultramar para que pre-
sente a las Cortes el adjunto proyeeto de ley sobre reform de
la Hipotecaria aplicada A Cuba, Puerto Rico y Filipinas.
Dado en Palacio, A veintis6is de Mayo de mil ochoeientos
noventa y tres.
MARIA CRISTINA.
El Ministro de Ultramar,
ANTONIO MAURA Y MONTANER.


A LAS CORTES.

La ley Hipotecaria vigente en la Peninsula hace treinta
ailos, comenz6 a regir, con las variantes indispensables para su
adaptaci6n, el 1? de Mayo de 1880, en las Antillas, y el 1 de
Diciembre de 1889 en Filipinas, inaugurando en aquellos terri-
torios la regeneraci6n del derecho sobre la propiedad inmueble,
y, por consecuencia, del oredito territorial. Aunque, como obra
humana, no esta exenta de imperfeceiones, debe ser tenida la ley
Hipotecaria por uno de nuestros principles monumentos juri-
dicos, y cuanto es en ella fundamental, y aun lo que parezea de
menor entidad, anerece religioso respeto, mientras consientan
respetarlo y conservarlo los resultados de la experiencia y ]a
necesidad de avenirla con los otros cuerpos legales vigentes. Con
este criterio se ha verificado la revision que el Gobierno somete
Slash Cortes.
El C6digo Civil, en Ultramar como en la Peninsula, expre-
samente dej6 en vigor, entire otras leyes especiales, la Hipote-
caria, sin eliminar de ella ni avocar A si, por entero, disposicio-










ncs que poir su indole habrian correspondido al C6digo, si ambos
dataren de una misma fecha. Ilizose con esto s6lo inevitable
conciliarlcs, y v la revision efectuada para ello ha presidido el
criterio dc que prevalezea el C6digo en todo case de divergencia,
y no s61o subsista la estructura de la ley Hipotecaria, sine que
el articulado sea finico para todos los territories ultramarinos, y
coincide en lo possible con el texto peninsular, evitando la con-
fusi6n y las dificultades prActicas que con cuatro numeraciones
distintas se notaban en las eitas y referencias.
No es la necesidad de concordar la citada ley y el C6digo
el finico m6vil que impulsa al Gobierno para presenter este pro-
yeeto. La experieneia y las condiciones singulares de la pro-
piedad territorial en algunas provincias de Ultramar tambi6n
ac-onsejan con apremio y aun demandan importantes rectifica-
ciones que, por de contado, dejan A salvo los principios cardi-
naics del sistema.
Hecha la ley para que toda la propiedad inmueble se regis-
trara en los libros oficiales autenticos, observ6se desde luego que
parte considerable de ella no se sometia A tan benefico regimen,
que podia librarla de la usura y consolidar su posesi6n. Los im-
puestos, los aranceles de Notaries y Registradores y las compli-
caciones y requisitos de la forma, hacian irrealizable aquel de-
signio del legislator. Remover estos obstaculos era, pues, pre-
ciso para que la pequefia propiedad gozase de las ventajas del
ecridito. Ademis, la falta de titulaci6n aleja del Registro con-
siderable porei6n del suelo, y como este mal s6lo puede reme-
diarse con las informaciones posesorias, conviene facilitarlas mas,
no obstante sus inconvenientes, admitiendo que se conviertan en
inscripciones de dominion A los veinte afios de su fecha. Estas
dos reforms fueron ya por el Senado ampliamente discutidas y
aprobadas el aino de 1890, para incorporarlas A la ley peninsular.
Tambi6n se pens6 entonces en otra reform reclamada con
mucho encareeimienfo: los antiguos libros de la propiedad, A los
cuales debian sustituir los creados por la ley Hipoteearia, con-
tenian multitude de gravAmenes y derechos positivamente cadu-
cados, pero no cancelados de una manera expresa, depreciando
la propiedad sin motive. Dejar aquellos libros sin eficacia con-
tra tercero en un t6rmino fijo, era apremiante exigencia del
cr6dito, y al efecto se propuso que cuantos tuviesen inscrito en
ellos algfin derecho lo trasladasen A los libros modernos, si que-
rian que el Estado obligase A los terceros A respetarlo. Refor-
zando esta providencia con una mayor amplitud dada A los
expedientes de liberaci6n, se conseguira que la certificaci6n de
un Registrador refleje la situaci6n juridica del inmueble, pro-
porcionando a la. contrataci6n las seguridades que apetece.
Pero donde la voz de la experieneia se ha dejado oir con
mayor fuerza contra la ley, demandando remedio pronto, es en
lo referente al procedimiento para hacer efectivos los cr6ditos
hipotecarios. Su complicaci6n abrumadora, la inseguridad del









4xito y su costo incalculable, retraen al capital 6 sugieren con-
diciones usurarias; la venta a retro viene sustituyendo al pros-
tamo, para suprimir todo procedimiento con daiio del terrate-
niente; se estipulan intereses que triplican el capital prestado
y tal ve7, empleando otras formulas, se sujeta con responsabili-
dades penales al deudor, convirtiendo la santidad de las leyes
escritas para castigar delitos en vil instrument de la codicia
contra el infortunio. Emplea estas artes la desconfianza, porque
Pi procedimiento legal no satisface las exigencias razonables de
la contrataci6n, y a cortar la raiz de estos males, proporcionar
a la tierra el capital que necesita y dar al prestamista segurida-
des de pronto y facil cobro, se consagra la reform de mayor
trascendencia que propone el Gobierno, suprimiendo trnmites
que, sin garantia positive de los derechos, ahoga los mis sagra-
dos. La previa tasaci6n, la fijeza en la competencia judicial
para las diligencias precisas, la supresi6n de todo pleito, un solo
requerimiento y la subasta inmediata, son las bases de la nueva
legislation; suprimense juicios, exenciones, exhortos, manda-
mientos de embargo de lo que est6 hipotecado, incidents, subas-
tas simultineas y tantas otras barreras atravesadas en la senda
del cr6dito territorial con noble Animo, en los que s6lo tropieza
realmente la buena fe.
Otras modificaciones han sido sugeridas por las especiales
circunstancias de las provincias de Ultramar, singularmente de
la isla de Cuba. Atendiendo a la 'crisis de que se queja en lo
relative al desarrollo de su credito inmobiliario, se han propuesto
principalmente las reforms que quedan expresadas, igualmente
fitiles para Puerto Rico y Filipinas; pero todas ellas resultarian
est6riles sin una media solicitada con ecuaniimidad justifica-
disima, que por si sola levantard el cr6dito y evitara. que se pue-
da seguir afirmando que en Cuba no existe todavia regimen
hipotecario; esa media consiste en la clausura del plazo pro-
rrogado indefinidamente por el Real Decreto de 6 de Mayo de
1882, durante el cual conservan eficacia las hipotetas y los otros
gravimenes ticitos; esas cargas secrets, de que no dan noticia
los Registros, hacen peligrosa toda contrataciOn sobre bienes
inmuebles, aunque aparezcan completamente libres en las ins-
cripciones; el plazo que era just y plausible durante un period
de transici6n, concedido en la Peninsula y en Puerto Rico y Fi-
lipinas, se ha cerrado ya, mientras continiua abierto en Cuba
hace tres afios, sumiendo en inseguridad y desconfianza a todos
los contratantes. Para una fecha improrrogable lo cerrar la
nueva ley.
Exige mas el credito territorial: hoy esta reducido al 50
por ciento del valor de las fincas, por consecuencia de lo dis-
puesto en los articulos 73 al 78 de la ley Hipoteearia cubana,
que reservan la otra mitad para garantia de los prestamistas
futures que quieran auxiliar al cultivo y la producci6n del suelo.
Oponen tales trabas y dificultades al nacimiento de esos cr6di-










'tos, impropiamente llamados refaccionarios, que, segfin todos
los informes, el privilegio no se utiliza en la prActica, faltando de
hecho esta compensaci6n al dafio que sufre la contrataci6n hipo-
tecaria; restablecer el credito territorial en toda su latitud, su-
primiendo aquellos articulos, es acceder a una legitima preten-
si6n de los propietarios cubanos A quienes se intent favorecer.
Otra necesidad viene A satisfacer la ley: para facilitar la
adquisici6n A plazo de mAquinas y otros instruments consa-
grados a la producci6n agricola, es menester que la sola adhe-
rencia de lo vendido al suelo, cuando todavia el vendedor no
estA reintegrado, no lo entregue A merced de acreedores hipote-
cari&s anteriores, para quienes no fu6 garantia de sus contratos
la ulterior adquisici6n del deudor. Lo dispuesto en el pArrafo
segundo del articulo 112 de la nueva ley corrige esta falta, que
era muy embarazosa para la admirable y viril reconstituci6n de
las industries cubanas.
Otras dos refonmas que se reclaman desde la Isla no tienen
lugar apropiado en la ley Hipotecaria, y han de remitirse A
otras disposiciones: el pr6stamo con la sola garantia de los fru-
tos y deslinde de las haciendas comuneras. Versando exclusiva-
mente la ley sobre la propiedad inmueble, es inaplicable A los
frutos considerados con separaci6n del fundo; el cr6dito agri-
cola no cabe dentro del regimen territorial. El deslinde de las
haciendas comuneras, cuesti6n alli tan ardua, en su aspect so-
cial, como la de los foros en Galicia, compete al C6digo Civil y
A la ley de Enjuiciamiento, no a la que precisamente presupone
y necesita la propiedad ya deslindada, para dar piblica noto-
riedad 6 invariable fijeza a su situaci6n juridica.
Para Filipinas hubo antes de ahora conatos de ensayar el
sistema de Registro conocido por acta Torr6ns; pero la pertur-
baci6n de un cambio radical de sistema a los cuatro afios de
implantar el vigente, y cuando los datos estadisticos de los Alti-
mos trimestres denotan que va penetrando en las costumbres y
generalizandose, juntamente con el examen de aquel sistema con
relaci6n a las circunstancias de la propiedad en Filipinas, han
apartado al Gobierno de aquel intent, que no se podia, ade-
mis, acometer sin considerable reform de la legislaci6n civil y
ain empeiar el Tesoro pfiblico en responsabilidades temerosas 6
indefinidas. Nuestra ley Hipotecaria, que tenta ya en el Archi-
pi6lago considerable precedentes, se mejora con leves rectifica-
ciones, las cuales, con las reforms de los preceptos sobre las
composiciones de realengos, prepararAn el advenimiento de ins-
tituciones de cr6dito territorial, cuyo asiento es un buen r6gi-
amen hipotecario y una titulaci6n legalmente registrada, que
definan y aseguren los derechos sobre la tierra.
Ocioso seria repetir los beneficios que en Puerto Rico se
pueden esperar de las reforms; la instituci6n del Registro ya
wive alli con desahogo, sin original reclamaciones, y cobrando








ahora mayor eficacia y claridad dentro del mismo sistema, 16gi-
camente se han de acrecentar sus saludables efectos.
Para emprender las reforms que quedan indicadas, contaba
el Gobierno con diversas autorizaciones legales; pero necesitaba
el voto de las Cortes para que las hipotecas tAcitas concluyan,
dado el texto del articulo 39 del Real decreto de 6 de Mayo de
1882; result convenient rebasar el limited que aquellas autori-
zaciones parecian sefialar, y aun cuando tales razones no existie-
ran, la gravedad de la material y el respeto singularisimo que
merecen los derechos regulados por la legislaci6n civil privada,
hubieran movido al Gobierno A someter la reform A las Cortes,
no obstante su grandisima urgencia para la isla de Cuba. El
proyecto que present esta formulado, de acuerdo complete con
la Comisi6n de Codificaci6n de las provincias de Ultramar, tanto
en su fondo como en la forma adaptada para facilitar la deli-
beraci6n parlamentaria y conciliar las solemnidades de la ley
con la perentoriedad vivamente encarecida en la Gran Antilla.
Por contener la nueva ley todo lo que para la Peninsula aprob6
ya el Senado y las alteraciones derivadas del C6digo Civil, si
las Cortes se dignan votarla y S. M. sancionarla, tendrin anti-
cipada aplicaci6n a Ultramar de remedies que en su mayor parte
estin apetecidos en todo el territorio national.
Fundado en lo expuesto, con la autorizaci6n de S. M., de
acuerdo con el Consejo de Ministros, tiene el que suscribe la
honra ide someter A la aprobaci6n de las Cortes el siguiente

PROYECTO DE LEY:

Articulo iinico. Se autoriza al Gobierno para llevar a efec-
to la ley que ha presentado el Ministro de Ultramar, de acuerde
con la Comisi6n de Codificaci6n, reformando la Hipotecaria
aplicada A Cuba, Puerto Rico y Filipinas.
Madrid, 26 de Mayo de 1893.
El Ministro de Ultramar,
ANTONIO MAURA Y MONTANER.



DICTAMEN DE LA COMISION DEL SENADO.

La Comisi6n nombrada para emitir dictamen sore el pro-
yecto de ley reformando las Hipotecarias que rigen en Cuba,
Puerto Rico y Filipinas, ha examinado, con el fin de cumplir so
encargo, aquellos extremes en que se diferencian los precepteo
hoy vigentes y los modificados, que constituyen en definitive la
material propia sometida a la aprobaci6n del Senado, y A los eua-









I1e la l cmiisi6n se contrae easi exclusivamente, encerrando en
esta o.-iidn su iniciativa dentro de los terminos corrientes, por
no requerir el caso mayores desarrollos, y para cooperar tambi6n
al deseo, que con reiteraci6n ha manifestado el Gobierno, de
otorgar pronto los remedies demandados con urgencia por el
cr6dito territorial de nuestras provincias ultrarnarinas.
Para el mis f6cil conocimiento de las reforms, la Comisi6n
las ha distribuido en tres grandes agrupaciones, comprendiendo
en la primera las que no afectan al fondo de la ley; en la se-
gunda, las que, interesando al fondo, fueron ya discutidas y
aprobadas por el Senado Jurante la legislature del aiho 1890, y
en la tercera las que entrafian verdadera novedad; siendo con-
veniente adelantar, respect de todas las reforms contenidas en
las tres agrupaciones, que ninguna de ellas modifica ni altera
los principios fundamentals de la legislaci6n hipotecaria.
No afectan al fondo de la ley el arreglo de la numeraci6n de
si artlcuiado y distribucidn. de sus titulos. ni la empresa de
armonizPrla con el C6digo Civil. Obedece lo primero al laudable
prop6sito de unificar los cuatro articulados que tiene una ley de
igua' nombre y contenido, consiguiendo la complete coinciden-
cia en Ultramar y evitando la confusion en el manejo de la
jurisprudencia y en a. busca de las referencias y concordaneias
con otros cuerpos legales, que, por lo general, s6lo hacen tales
citas respect del text peninsular. En cuanto A la obra de po-
ner de acuerdo la ley Hipotecaria con el C6digo Civil, much
mAs a-rdua que la anterior, y sobre euya conveniencia y necesidad
es ocioso razonar, debe exponer la Comisi6n que, revisado el
proyecto cui;adosamente, ha encontrado corregidas todas las an-
tinomias que pudieran observarse en la prActica, si bien, por
ser reciente el C6digo y por la particular construcci6n de su
contenido. resultaria aventurado asegurar que no existian afin
algunos desacuerdos, s6lo apreciables despues de un mayor pe-
riodo de aplicaci6n y mAs numerosa jurisprudencia. Mejor ha-
bria sido en esta obra de concordancia llevar al C6digo Civil la
material del derecho hipotecario; pero no deja de comprender la
Conisi6n que no es liegado el moment de hacer esta restituci6n
de las cosas A sus lugares propios, que exigiria poner paralela-
mente y sin espera alguna A nueva discusi6n dicho C6digo, y
tocar otras materials ajenas completamente A la hipotecaria, en
que con gran apremio y exclusivamente se fija hoy el Gobierno
de S. M.; ha obrado, pues, 6ste, del modo mis prudent, subor-
dinando los conflicts entire preceptos antin6micos A los que el
C6digo Civil establece, corrigiendo en lo important hasta las
palabras de igual sentido, pero no identicas en la dicci6n, que
empleaban los dos textos concordados, y que podian prestarse A
controversial, tratando en la ley Hipotecaria con toda integridad
los asuntos anunciados en sus titalos respectirps, prefiriendo
la inofensiva ociosidad de alguna repetici6n al peligro cierto de
las omisiones.









Interesan al fondo de la ley, pero cuentan de antemano con
la aprobaci6n del Senado, las siguientes reforms: la que otorga
ventajas y facilidades A la inscripci6n de la pequefia propiedad,
que donde abunde sera utilizada para abrir al crdito y A la
prosperidad grandes extensions de la tierra, sin que en tal re-
forma se haya hecho esta vez otra variaci6n que la exigida por
la diferencia de los tipos peninsulares y los que venian ya pro-
porcionalmente sefialados en las mismas leyes Hipotecarias ul-
tramarinas; la que adiciona el articulo 23, el mis important
tal vez de la ley, con un precepto que la fortalece y da mayor
alcance, facilitando las transacciones sobre bienes adjudicados
para pagos de deudas, introduciendo s6lo en el proyecto altera-
ciones de expresi6n, que tienden A evitar aparentes contradic-
ciones, con el fin de disipar dudas y evitar litigios, ya que en
un principio parecia negarse caricter real a un derecho al cual
se otorgaba en seguida una acci6n rescisoria; la reform que
restablece A su primera redacci6n, en los terminos que acord6 el
Senado, otro articulo de casi tanta trascendencia como el ante-
rior, el 34, objeto de prolijos studios, controversial y modifi-
caciones, que llegaron A convertirle en un texto complejo y algo
arbitrario, y tal vez peligroso en alguna de sus aplicaciones; la
reform que adiciona el articulo 71 con preceptos que den ma-
yor efectividad A las anotaciones preventivas, salvando al mismo
tiempo los derechos del que adquiera posteriormente los bienes
anotados, y la que fija en el articulo 263 las responsabilidades
del Registrador por los errors que cometa en los asientos, son
tambi6n aceptadas integramente.
En cuanto A otras reforms de las comprendidas en este
segundo grupo, tales coro las que reorganize en condiciones de
mayor equidad los turnos de los concursos, para la provision de
los Registros, determinando con claridad, asimismo, los deberes
y derechos de los funcionarios que los sirven, han sufrido modi-
ficaciones no sustanciales aconsejadas por la prActica y encami-
nadas principalmente a realzar el prestigio del cargo y a dis-
tinguir bien unos de otros los tres turnos que se conservan. La
reform que convierte, mediante determinados requisitos, las in-
formaciones posesorias en inscripciones de dominio A los veinte
afios de su fecha, ha entendido la Comisi6n que podia ser ven-
tajosamente modificada, y asi lo propone, suprimiendo el requi-
sito de que con un afio de antelaci6n al t6rmino de los veinte
se publiquen anuncios en los Boletines oficiales, s6lo oportuncs
cuando ya la prescripci6n ha convalidado el derecho inscrito, y
por lo mismo remitidos A tal moment. Figura, por filtimo, en-
tre las reforms que el Senado aprob6, una de las que han do
eontribuir A la mayor eficacia de la instituei6n del Registro, y
han de favorecer decididamente la propagaci6n del eredito te-
rritorial; tal es la que obliga al traslado A los libros modernos,
en el termino de un afio, de los gravAmenes contenidos en los
antiguos. Estas cargas, 6 prescritas 6 defectuosas siempre en









su expresi6n y deteriminaci6n, vienen depreciando la propiedad
inmueble hasta un limited A veces ruinoso, y son explotadas de
modo considerable por la usura. No tiene desde luego en Ultra-
mar la extension y gravedad que pudiese tal vez revestir en la
Peninsula el nuevo sistema ideado para descargar de gravAme-
nes ficticios los bienes inmuebles.
La Comisi6n no necesita justificar nuevamente ante el Se-
nado las reforms que se acaban de enumerar incluidas en el
proyecto de ley que vot6 definitivamente el 23 de Abril de 1890;
da aqui por reproducidas las razones que la ilustrada Comisi6n
entonces nombrada expuso en su dietamen de 11 de Marzo de
1890, y las que mantuvieron tambi4n en su apoyo reputados ju-
risconsultos. No obstante esto, algunas enmiendas entonces acep-
tadas no han tenido cabida en el proyecto; su menor importan-
cia, lo innecesario ya de las que han obtenido puesto en el C6-
digo Civil, como la de declarar que debe contarse entire los
derechos reales el de retro; el aprecio hecho de las razones ex-
puestas por el Gobierno cuando ha creido peligroso conceder
mayor arbitrio al criterio de los Registradores, pues tratAndose
de los de Ultramar, la gran distancia del centro encargado de
corregir sus errors entorpeceria el fallo de los asuntos; asi-
mismo, el no estimar convenient un cambio en el m6todo de
inscribir la propiedad que est6 dividida. pues apartarse del ac-
tual en el poco tiempo que rige es, por lo menos, perturbador,
independientemente de sus demAs desventajas; y, por filtimo.
el evitar las informaciones posesorias no judiciales que nacerian
sin la utilidad que compense los inconvenientes de su falta de
solemnidad alli donde las otras se realizan con grandes facilida-
des, son todos motives que han decidido A la Comisi6n a emitir
su juicio favorable para las refonmas que, de las votadas por el
Senado, consider hoy aquella deben Ilevarse A la legislaci6n
Hipotecaria de Ultramar, A la vez que para exceptuar de este
criterio algunas de elias.
Resta el examen de las modificaciones contenidas en la ter-
cera y filtima agrupaci6n de las tres hechas en este dictamen, 6
sea de aquellas que entrafian verdadera novedad. Propone en
primer termino el Gobierno de 'S. M. que se declare cerrado, en
el improrrogable plazo de un afio, el que aun continue abierto
s61o en Cuba, para dar efecto A los gravAmenes tAcitos, porque
no es possible demorar esta media, primer 6 indispensable exi-
gencia del credito territorial, si se quiere que haya efectivo rA-
gimen hipotecario en la grande Antilla, ya que el principio de
la publicidad es de esencia en el sistema. Propone luego la
derogaci6n de los articulos 73 al 78 de la ley Hipotecaria cubana,
que se destinaron A ensayar un sistema privilegiado A favor de
los acreedores conocidos en Cuba con el nombre de refaccionarios
A fincas rfisticas; sistema que, por su artificio y complicaci6n,
por consagrar una excepci6n al principio universal de la prio-
ridad de los derechos, ya que concede A tales acreedores prefe-









rencia contra los hipotecarios anteriores sobre una mitad del
valor de las fincas, y por reducir arbitrariamente, con tal pro-
cedimiento, en el 50 por 100 las garantias que al cr6dito ofrece
la propiedad del suelo, lejos de producer resultado alguno, ha
lastimado los mismos interests que pretendi6 favoreeer. Piden
esta derogaci6n aun aquellos que dan excesiva importancia A la
Rlamada refacci6n A fincas risticas, y relacionan 6stas con siste-
mas de prestamos que tengan por sola garantia los frutos, ma-
teria que han creido, equivocadamente, propia de la Ley Hipo-
tecaria, sin fijarse en que 6sta se ocupa de una manera exclu-
siva de la propiedad imnueble. Otrai de las reforms concede a
los vendedores de maquinas 6 instruments destinados a la pro-
ducci6n agricola, material de una importancia inestimable espe-
ciamhente en Cuba, un medio de salvar sus legitimos derechos,
mientras no hubieren percibido el total preeio de lo que ven-
dieron.
Retraia A dichos comerciantes el temor, 6 veces confirmado,
de que sus maquinarias y artefactos pasaran A manos de los
acreedores del comprador antes de que se hicieran ellos pago, y
por lo menos fueran sometidos A los rigores y dispendios de un
juicio universal de concurso, como la experiencia lo venia demos-
trando; el parrafo 2 del articulo 112 les sefiala el procedi-
miento que ha de conservar vivos y sin possible discusi6n sus de-
rechos; y atiende, tanto 6 mas que las reforms anteriores, A
suplir con ventaja, dentro de la ordenada esfera juridica, de los
mas sanos principios y de un rigor 16gico con todo el sistema de
la ley, aquellos medios mas 6 menos artificiales que se proponent
los que aeonsejan excepeionales instituciones refaceionarias. Am-
plia, ademis, el Gobierno la esfera de aeci6n en que pueden uti-
lizarse los expedientes de liberaci6n de las fincas, los cuales, tal
vez por esta causa, no han producido las ventajas imaginadas en
un principio: inspirase esta refoama en constantes elamores de la
opinion, que si aplaudi6 el sistema iniciado en el primitive texto
de la ley, se lament de lo reducido del circulo en que podia
desenvolverse. Precepti la proyecto que sSlo el poder legisla-
tivo podra en lo sucesivo, y cualquiera que sea el easo, disponer
que se altere la demareaci6n de los Registros. Restablece la
primitive redacci6n de los articulos 97 y 99, por defender ex-
clusivamente del 34, que sufri6 la misma alteraci6n. Reorganiza
de un modo plausible el Centro encargado del servicio de los
Registros en el Ministerio de Ultramar, para dar principalmente
impulse y vida A los importantisimos trabajos estadisticos en los
ramos de la contrataci6n, la propiedad inmueble y la poblaci6n
que le estin privativamente encomendados. Y, por iltimo, se
introduce una modificaei6n sustaneial, en cuanto al proeedimien-
to para hacer efectivo el derecho asegurado con hipoteca, que
facilitari poderosamente la prestaei6n de capitals a la propie-
dad inmueble, suprimiendo todas las trabas, las dificultades y
considerable gastos que hasta hoy venian oponi6ndose A su










desarrollo. Puede decirse que esta reform, juntamente con las
que ya. aprob6 el Senado, son las de mayor trascendencia conte-
nidas en el proyeeto. Y si se tiene en cuenta que la practice ha
venido en cierto modo A sancionar su exito, no s6lo por el ejem-
plo que proporeionan algunos Estados extranjeros, sino por el
que nos ofrecen institueiones hipotenarias que vienen desenvol-
viendo un procedimiento andlogo por su seneillez y tendencia,
que seria aventurado, sin embargo. considerar como suficiente-
mente eficaz para sus fines, no ha de extraiar que la Comisi6n
informed favorablemente sobre su aplicaci6n mis general, dando
igual dictamen para las demAs reforms contenidas en este ter-
cer grupo, reclamadaas unas hace tiempo por ia opinion, y diri-
gidas otras A favorecer el cridito territorial, sin lastimar en lo
mks minimo los intereses consagrados. ni menos quebrantar de
modo alguno los cardinals preceptos de nuestra legislaci6n civil.
Aparte de la reform que por su iniciativa propuso la Co-
misi6n en el articulo 393, y que queda especificada, introduce
otra en el 125, ;i fin de que se entienda con today claridad que,
cuando para pagar a un acreedor hipotecario se cancelan los
gravAmenes posteriors, deben contarse entire estos los censos y
las anotaciones de embargo.
Fundada en tales razones, y sin descender d miayores deta-
lies sobre extremes secundarios de las modificaciones introduci-
das por el Gobierno de S. M., el cual ha aceptado todas las varia-
ciones debidas A la iniciativa de la Comisi6n, ni A pormenorizar
algunas leaves correeciones de expresi6n que ha creido conve-
niente haeer, entiende la Comisi6n que debe proponer al Senado
la aprobaci6n del siguiente

PROYECTO DE LEY:

Articulo linico. Se autoriza al Gobierno para llevar A
ofecto la lIy que ha presentado el senior Ministro de Ultramar,
de acuerdo con la Comisi6n de Codificaci6n. reformando la Hi-
poteearia aplicada A Cuba, Puerto Rico y Filipinas.
Palacio del Senado, 8 de Junio de 1893.-Victor Balaguer,
Prpsidento.-Aw gusto Comas.--Antonio TV6tqueC Queipo.-El
Vizconde de Campo Grande.-Emilio Cdtnovas del Castillo.-
Jose Maluquer.-F. Sdnchez Ronmdn, Secretirio.



DICTAMEN DE LA COMISION DEL CONGRESS
DE LOS DIPUTADOS.

La Comisi6n nombrada para dar dictamen acerca del pro-
yeeto de ley remitido por el Senado autorizando al Gobierno
para llevar a efecto la reform de la ley Hipotecaria aplicada A









Cuba, Puerto Rico y Filipinas, ha examinado el asunto; y de
'-*onformidad en. lo propuesto por dicho Cuerpo Colegislador,
tiene ]a honra de someter A la aprobaci6n del Congreso el si-
guiente
PROYECTO DE LEY:

Articulo iunico. Se autoriza al Gobierno para l!evar a efec-
to la ley que ha presentado el Ministro de Ultramar, de acuerdo
con la Comisi6n de Codificaci6n, reformando ia. Hipotecaria
aplicada d Cuba, Puerto Rico y Filipinas.
Palacio del Congreso, 21 de Junio de 1893.--Marques de
Flores Ddvila, Presidente.-Fermin Calbetdn.-Ezequiel Ordd-
nez.-El Marques de Lema.-Gilberto Quijano.-Marcial Gon-
zdlez de la Fuente.-Gustavo Ruiz, Secretario.



GOBIERNO GENERAL DE LA ISLA DE CUBA.

SECRETARIA GENERAL.

SECCION CENTRAL DE GOBIERNO Y .RCIIIVO.

Gracia y Justicia.

Por el Ministerio de Ultramar. con fecha 28 de Julio iltimo
v bajo el nfimcro 1,010, se comunica al Excmno. Sr. Gobernador
general la Real orden que sigue:
"Exemo. Sr.:-S, M. el Rey (q. D. g.) y en su nombre la
Reina Regente del Reino, se ha servido disponer que se remitan
a V. E. los adjuntos ejemplares de la Gaceta de Madrid en que
-e inserta la ley Hipotecaria para las provincias de Ultramar,
de 14 de Julio corriente, A firX de que por ese Gobierno general
se disponga su publicaci6n en la Gaceta Oficial de la Isla; y
debiendo regir A los veinte dias de terminarse aqu6lla, se servirA,
para su constancia en este Ministerio, remitir un ejemplar de
las Gacetas en que se verifique la publicaci6n mencionada.-
De Real orden lo comunico k V. E. para su conocimiento y de-
mis efectos."
Y acordado por S. E. su cumplimiento en 13 del actual, de
su orden se public en la Gaceta de la Habana la mencionada
Ley Hipotecaria, inserta en las Gacetas de Madrid del 15, 16,
17, 18 y 19 de Julio filtimo, para general conocimiento.
Habana, 16 de Agosto de 1893.

El Secretnrio General,
ESTANISLAO DE ANTONIO.










MINISTERIO DE ULTRAMAR.
-. ""

Don Alfonso XIII, por la gracia de Dios y la Constituci6n
Rey de Espafia, y en su nombre y durante su menor edad la
Reina Regente del Reino;
A todos los que la present vieren y entendieren, sabed:
que las Cortes han decretado y Nos sancionado lo siguiente:
Articulo finico. Se autoriza al Gobierno para llevar a efec-
to la ley que ha presentado el Ministro de Ultramar, de acuerdo
con la Comisi6n de Codificaci6n, reformando la Hipotecaria
aplicada a Cuba, Puerto Rico y Filipinas.
Por tanto:
Mandamos a todos los Tribunales, Justicias, Jefes, Gober-
nadores y demAs Autoridades, asi civiles como militares y ecle-
siAsticas, de cualquier clase y dignidad, que garden y hagan
guardar, cumplir y ejecutar la present ley en todas sus parties.
Dado en Palacio, A catorce de Julio de mil ochocientos no-
venta y tres.
Yo LA REINA REGENTE.
El Ministro de Ultramar,
ANToNIo MAUR. Y MONTANER.



DISPOSICIONES Y EXPOSICIONES REFERENTES AL REGLAMENTO

GOBIERNO GENERAL DE LA ISLA DE CUBA.
SECBETABIA GENERAL.

SECCION CENTRAL DE GOBIERNO Y ARCHIVO.

Gracia y Justicia.

Por el Ministerio de Ultramar, con fecha 8 del present mes
y bajo el nfimero 1,055, se comunica al Excmo. Sr. Gobernador
general la Real orden que sigue:
"Excmo. iSr.: S. M. el Rey (q. D. g.) y en su nombre la
Reina Regente del Reino se ha servido disponer que se remitan a
V. E. los adjuntos ejemplares de la Gaceta de Madrid, en que
se insert el Reglamento general para la ejecuci6n de la ley
Hipotecaria de las provincias de Ultramar, aprobado por Real
decreto de 19 de Julio iltimo, a fin de que por ese Gobierno
general se disponga su publicaci6n en la Gaceta Oficiad de la
Isla (se public en las Gacetas del 8 al 20 de Septiembre de









1893) ; y debiendo regir A los veinte dias de terminarse la inser-
ci6n de la ley meneionada, se servira V. E., para su constancia
en este Ministerio, remitir un ejemplar de las Gacetas en que
se verifique la publicaci6n del Reglamento.-De Real orden lo
comunico A V. E. para su conocimiento y demas efectos."
Y acordado por S. E. su cumplimiento en 24 del actual,
de su orden lo traslado A V. E. con remisi6n de los expresados
ejemplares de la Gaceta de Madrid, A fin de que se publique el
referido Reglamento en la Gaceta de esta capital, para general
conocimiento.
Habana, 28 de Agosto de 1893.
El Secretario General,
ESTANISLAO DE ANTONIO.



MINISTERIO DE ULTRAMAR.
EXPOSITION.

6SERORA: La Ley Hipotecaria sancionada por V. M. para
las provincias de Ultramar reformando el regimen de la propie-
dad inmueble, hizo ineludible la reform del Reglamento.
En la ley se ha procurado guardar el mayor respeto al
texto primitive, adaptando en lo possible la division y nomen-
clatura de sus titulos y la numeraci6n de sus articulos. Mas no
cabe ahora, ni seria convenient seguir el misma criterio, salva
la refundici6n en uno de los tres reglamentos que estaban apli-
cados A las provincias de Ultramar, como quedan ya unificadas
las tres leyes. No es possible la subordinaci6n del nuevo A los
antiguos textos, porque siendo variable el reglamento, comple-
tandose A diario con las ensefianzas de la experiencia, corrigiin-
dose en unas parties mientras en otras acude A casos nuevos, los
de las Antillas se separaron bastante del peninsular, alej6se ain
mis el de Filipinas, y existen nuevas disposiciones sueltas que
han de quedar refundidas en el articulado. Agreguese A todo
esto la consideraci6n de que por el empefio de mejorar el metodo
se abandon en el Reglamento el de la Ley, como si se tratara
de un cuerpo legal extrafio, adoptando otra distribuci6n de las
materials, con lo cual result dificil su manejo y la busca de las
concordancias. QuizAs fueran mis perfectas que las de la ley
las divisions que se prefirieron; pero la disparidad ha origina-
do eonfusi6n, acrecentada por las muchas disposiciones y resolu-
ciones no incorporadas todavia al texto.
Restablecer el engranaje del reglamento con la ley y uni.
former la division de materials, es uno de los beneficios del ad-
junto proyecto.









De los reglamentos redactados para la ejecuei6n de la ley
Hipotecaria, es el mas modern el de Filipinas, que data de 16
de Agosto de 1889. Comprendieronse hasta esa fecha cuantas
disposiciones se habian ido dictando, y se ha utilizado como
fondo del que ahora se propone; recomendaba esta preferencia
la raz6n de metodo indicada., y se adicionan todos los preceptos
de caracter general que hasta el dia se han dictado, se armoniza
con el C6digo Civil y con las modificaciones introducidas en la
ley Hipoteearia, y se complete con las reglas de procedimiento
y aplicaci6n de los preceptos nuevos en dicha ley contenidos.
Principalmente de estas reglas parece ahora necesario dar
alguna explicaci4n, pues la conveniencia y el alcance de las otras
novedades quedaron explicadas al proponer la reform de la
ley, favorablemente acogida por las Cortes.
El procedimiento para que los vendedores de maquinas des-
tinadas a la producci6n agricola puedan utilizar el beneficio que
les otorga el articulo 112 de la ley, se regular especificando los
requisitos de las escrituras 6 inscripciones correspondientes, a
fin de prevenir toda dificultad.
En cuanto 6 la inscripci6n de las pequefias fincas, acl6rase,
tal vez sin necesidad, lo dispuesto en el articulo 3'? de la ley, a
fin de que se entienda bien que la contrataci6n sobre inmuebles
cuyo valor no exceda de 300 pesos, goza de las mismas ventajas
que la que verse sore derechos reales de toda especie, y que las
herencias menores de 2,500 pesos, cuando no den lugar A parti-
ciones. siguen la .misma condici6n que las que requieren el acto
formal divisorio.
El articulo 128 de la ley declara que el reglamento deter-
minard los pormenores complementarios del nuevo procedimien-
to estatuido por los 127 y siguientes para el cobro de creditos
hipotecarios. Siendo esta reform una de las mas capitals, y
habiindose reservado al reglamento la norma de su ejeeuci6n,
disp6nese que en la escritura de pr6stamo conste la tasaci6n de
la finca. con renuncia de otra nueva en lo sucesivo, y se sefiale
de un inodo cierto el dia del vencimiento de la obligaei6n; que
en el Registro se asienten, por medio de notas marginales, todos
los pagos que constarAn por medio de actas notariales, y que el
escrito para hacer efectivo el cr6dito se formule en t6rminos ade-
cuados A su gran trascendencia, acompafiando la escritura de
pr-stamo y la certificaci6n del Registro, reflejo field del estado
del crtdito cuya cobranza se exige. Decretado el requerimiento,
se hara este una sola vez, notificando A los acreedores subsiguien-
tes la reclamaci6n, para que en su dia puedan asistir a la su-
basta, si les conviniere. La omisi6n del embargo de las cosas
hipotecadas no se extiende A los demas bienes contra los cuales
dirija el mismo acreedor su reclamaci6n; en este punto habrA
de acomodarse a los trimites comunes de la ley procesal, pues
s6lo se abrevian y simplifican para garantizar la eficacia de la
hipoteca. A los treinta dias de perfeccionado el requerimiento,









se publicara en la Gaceta de la isla respective la subasta, y cele-
brada 6sta, si el deudor no pide que le sea adjudicada la finca
por el tipo convenido, podrA solicitar nuevas subastas con las
rebajas prudenciales del tipo, salvo el limited minimo formado
con la suma de todas las obligaciones anteriores A la hipoteca de
su cr6dito. Se adoptan aquellas reglas de la ley de Enjuicia-
miento Civil que mas se acomodan A este sumarisimo procedi-
miento para garantir todos los derechos. Derogando el articu-
lo 413 de la ley, cualesquiera otros que puedan oponerse A ella,
aun cuando no versen sobre material hipotecaria, ha de subor-
dinarse el reglamento A la letra y el espiritu del novisimo pre-
cepto.
Toda la secci6n que regular el procedimiento ejecutivo para
cobranza de cr6ditos hipotecarios queda ajustada A la ordinaria
norma de los procedimientos judiciales, en tanto que lo consiente
la deliberada innovaci6n que la ley ha querido hacer para eman-
cipar el cr6dito de las forias y ritos que, A menudo, sacrifican
en aras del fraude aquella misma justicia A quien se intent
rendir culto mAs fervoroso. PArtese del concept de que la ins-
cripci6n hipotecaria subsistente -n el Registro define un estado
de derecho no menos digno de la presunci6n de intrinseca y defi-
nitiva legitimidad que aquel otro estado que engendra despu6s
de la sentencia de remate el juicio ejecutivo, con mermadas
garantias y contadas 6 privilegiadas excepciones y defenses.
ConsAgrase todo el cuidado A la fluidez y eficacia de los trAmites
del apremio, bajo la responsabilidad del actor, y en vez de con-
sentir que este designio, que tiene vital importancia para el cr6-
dito, se frustre con asomos de cont.nci6n, que en todo caso que-
daria cohibida 6 imperfecta, res6rvase todo cuanto pueda y deba
dilucidarse contradictoriamente, para que lo ventile cualquier
interesado en el juicio declarativo, el cual A toda hora estara
abierto, y cuya final ejecutoria puede garantizarse por los me-
dios que se agregan a los del procedimiento ordinario, para ase-
gurar el cumplimiento de la misma.
Al establecer el medio de liberar las fincas de gravAmenes
no inscritos, conforme al 349 de la ley, se hace la declaraci6n
inexcusable de que no podran ser objeto del citado expediente
gravimenes que, no estando poseidos por el que los tuvo inscritos
treinta afios antes, estuvieran, aunque sin inscribir, en poder
de sus'ausahabientes.
Exp6nese con toda claridad la separaci6n que establece el
articulo 397 de la ley entire los asientos de dominio y los dd
simples derechos reales inseritos en los antiguos libros, decla-
rando, segfin su pArrafo primero, que los unos pueden trasladarse
en eualquier tiempo, gy los otros, conforme al parrafo segundo,
s6lo en el t6rmino de un afio, si han de perjudicar A tereero.
Aelarase tambi6n el alcanee de los pirrafos primero y iltimo
del mismo articulo; por el uno, para que perjudiquen A tercero
los asientos antiguos, tienen que ser trasladados a los libros mo-








dernos, y segin el otro, aunque no se trasladen, seguirin sur-
tiendo su efecto entire las parties. Ad6ptanse luego las precan-
ciones necesarias para que estos preceptos no queden burlados,
y se regular la traslaci6n con todas las determinaciones nece-
sarias.
Ordenase el procedimiento sumarisimo para convertir en
inscripciones de dominio las de posesi6n. A los models que
para la uniform y exacta aplicaci6n de la ley ban acompafiado
siempre al reglamento, models en cuyo nimero y variedad aven-
taja y grandemente el filipino al peninsular, se agrega otro de
marcada conveniencia prActica, cual es el de los expedientes de
informaci6n posesoria, a fin de que reunan todos los requisite
marcados en la legislaci6n hipotecaria, evitando asi los entor-
pecimientos que puedan ocasionar sus deficiencies. No tiene
este modelo caricter preceptivo ni se public para los funcio-
narios conocedores de los preceptos aplicables; sustituidos 6
reemplazados frecuentemente aquellos funcionarios por indivi-
duos que carecen del titulo de letrados, para tales casos sera ftil,
y siempre para los interesados, una pauta official circunstanciada
que al propio tiempo unificar6 las prActicas y la inteligencia del
derecho constituido.
Regilanse las licencias para los Registradores, evitando la
much repetici6n dentro de las Islas y los plazos, que eran exce-
sivos, para que puedan disfrutarlas fuera de ellas; se incorpo-
ran reglas ya vigentes y se evita la inoportuna aplicaci6n de
preceptos dictados para otros funcionarios poco apropiados al
cargo de Registrador.
Se da la norma para la permuta con los Registradores de la
Peninsula, respetando en absolute ]a jurisdicci6n del Ministerio
de Gracia y Justicia.
Sobre el nuevo procedimiento que abrevia los plazos de los
concursos y sobre nombramientos de Registradores interinos, que
ha de original grandes ventajas para el buen servicio, se oy6
el dictamen del Consejo de Estado en pleno, cuya propuesta,
con leves modificaciones, se incorpora al reglamento nuevo.
Los anteriores contenian muchas referencias y se remitian
para diversas materials que les eran propias a otros cuerpos le-
gales. sistema que embaraza el despacho de los asuntos; se pro-
cura evitar este mal reduciendo las citas a aquellas disposicio-
nes que no correspondent & la material propia del reglmento,
incorporando los de oposiciones a Registros de la prdfiedad y
a plazas de la Secci6n de los Registros y del Notariado, A la
vez que se introduced en este mejoras aconsejadas por la ex-
periencia.
El servicio de estadistica necesita grande impulso, en pro-
porci6n con su grandisima utilidad, y A ello se acude con el leve
aumento de personal auxiliar en el Centro correspondiente del
Ministerio. Las interesantes noticias que se ban de acopiar y
ordenar en lo venidero con una generalidad y extension que no









tiene este servicio entire nosotros, aconsejarAn tal vez la publi-
caci6n de anuarios que contribuyan A vulgarizar el conocimiento
de nuestras provincias ultramarinas, auxiliando grandemente la
misi6n de los gobernantes y el acrecentamiento de las relaciones
entire ellas y la Peninsula.
Disposiciones transitorias, como corresponde A la indole de
los asuntos, regulan la clasificaci6n y las flanzas actuales de los
Registros, el trAnsito, que todavia estara abierto por un afio, de
las hipotecas tacitas en Cuba al nuevo regimen, el cierre de
Anotadurias en Filipinas, la unificaci6n de los libros de turn
para la provision de Registros, y algunas otras materials, tales
como las de haciendas comuneras, en la Gran Antilla.
Debiendo regir la ley 'Hipotecaria A los veinte dias de con-
cluida su publicaci6n en las respectivas Gacetas, conforme A lo
dispuesto en el articulo 1? del C6digo civil y en el Real decreto
de 31 de Julio de 1889, el adjunto reglamento, indispensable
para la ejecuci6n de aqulla, ha de entrar en vigor simultanea-
mente, no contandose respect de 1l un distinto plazo de veinte
dias; en Cuba, Puerto Rico, en Filipinas, separada y respecti-
vamente ha de veiificarse de una vez la sustituci6n de los actua-
les por los nuevos preceptos, asi de la ley como del reglamento
inseparable de ella.
El plazo perentorio en que 6ste debe regir, segun se acaba
de indiaer, y la necesidad legal de oir al Consejo de Estado para
dar al reglamento caricter definitive, exigen que ahora se pu-
blique con earacter provisional, seg6n ha venido practicindose
por razones antlogas.
Fundado en las anteriores consideraciones, y de acuerdo
con el Consejo de Ministros, el que suscribe tiene el honor de so-
meter A la aprobaci6n de V. M. el siguiente proyecto de decreto.
Madrid, 18 de Julio de 1893.
Sefiora:
A L. R. P. de V. M.,
ANTONIO MAURA Y MONTAmB



REAL DZECETO.

A propuesta del Ministro de Ultramar, de aeuerdo con el
parecer del Consejo de Ministros, en nombre de Mi Augusto
Hijo el Rey D. Alfonso XIII, y como Reina Regente del Reino,
Vengo en decretar lo siguiente:
Articulo 1--Se aprueba el adjunto reglamento para la
ejecuci6n de la ley Hipotecaria de las provincias de Ultramar,









el cual regirA con carfcter de provisional, hasta que, oido el
Consejo de Estado, se dicte el definitive.
Art. 2?-Este reglamento empezar6 A regir en cada uno de
los territories de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, al propio tiem-
po que la ley Hipotecaria, a los veinte dias de terminarse la
publicaci6n de 6sta en las Gacetas oficiales respectivas.
Dado en Palaeio, A diez y ocho de Julio de mil ochocientos
noventa y tres.
MARIA CRISTINA.
El Ministry de Ultramar,
ANTONIO MAURA Y MONTANER.




GOBIERNO GENERAL DE LA ISLA DE CUBA.

SECRETARIAT GENERAL.

Por el 3linisterio de Ultramar. con 'feeha 9 de Agosto pr6xi-
mo pasado y bajo el nimero 1.099, se coltunica al Exemo. Sr.
Gobernador general la Real orden siguiente:
"Excmo. Sr.:-El reglamento aprobado por Real decreto
d1e 18 de Julio filtimo, para la ejecuci6n de :a ley Hipotecaria
de Ultramar, promulgada en 14 del mismo ,nes, se public con
juntamente eon a laey misma, sino tambien por la convenieneia
de facilitar, recoger y aprovechar las adverzencias que proven-
gan de los llamados A aplicarlo, antes de atribuirle con los
necesarios informs, la calidad de definitivo.-Refundir en uno
los tres distintos reglamentos que existian, incorporar a 4 dis-
posiciones sueltas complementarias, alterar ]a structurea y el
nm'todo para ceiirse al de la ley, desenvolver los preceptos aue-
vos en ella contenidos y corregir lo que por experiencia parecia
digno de enmienda. son empefos que no eupo rehuir; pero cuyas
dificultades s61o podran quedar superadas con la colaboraci6n de
cuantos funcionarios reunen k su pericia y k su prActica el eo-
nocimiento cabal de las circunstancias locales, extremadamente
diversas, a. las que es precise que se cifia el reglamento para su
efectiva y fructuosa observancia.-Antes de formula el regla-
mento definitive (*) Abrese, pues, un plazo dentro del cual se
invita A quienes por los deberes de su cargo estan llamados A
aplicarlo, Presidentes de las Audiencias. Fiseales de ellas. Jue-
ces delegados para la inspeeci6n de los Registros, Jueces de pri-
mera instancia y Registradores de ]a propidad, A elevar a este

(*) No lltg6 5 puilliecrse el reglamento ,eiinEt'vo y conltiri' en
vi;or cl provisional.








25

Ministerio cuantos reparos les sugiera el examen del reglamento
provisional. V. E. se servirA ordenar la. ipublicaci6n de esta
Real orden en la Gaceta de la Isla, para conocimiento de los
funcionarios aludidos, quienes podrAn remitir directamente al
Ministerio de Ultramar sus razonados informes dentro del tar-
mino de un afio, A fin de que se proceda, con vista de ellos, A
redactar el reglamento definitivo.-Lo que de Real orden co-
munico A V. E. para su conocimiento y demAs efectos."
Y acordado por S. E. su cumplimiento en 4 del actual, de
su orden se public en la Gaceta, para general conocimiento.
Habana, 14 de Septiembre de 1893.
El Secretario General,
ESTANISLAO DE ANTONIO.

















LEY HIPOTECARIA
Y

REGLAMENTO PARA SU EJECUCION

VIGENTES EN LA REPUBLICAN DE CUBA


TITULO I

DE LOS TiTULOS SUJETOS A INSCRIPCiSN.

Articulo 1 L.-Subsistiran los Registros de la
propiedad inmueble en todos los pueblos en que se
hallan establecidos. (1) No podran suprimirse 6
crearse Registros, ni alterarse la circunscripci6n te-
rritorial que en la actualidad corresponde a cada uno,
sino por una ley.
En cada Registro se inscribiran los titulos rela-
tivos a las fincas situadas dentro de la circunscripci6n
territorial. Si una finca estuviere situada en la cir-
cunscripci6n de dos 6 mas Registros, se inscribira en
todos ellos. (2)
(1) Por el articulo 1. de la ley de 1879 se dispuso el estableeimiento
de un Registro en eads pueblo eabeza de partido judicial, que comprendiera
la misma circunseripai6n territorial que el dioho partido, lo que se llev6 A
efecto por R. D. de 4 de Julio del citado aio. En las poblaciones en done
habia mas de un juzgado no se estableei6 mis que un solo registro. A la
publicaci6n de la ley vigente existan en Cuba los mismos registros que
fueron ereados por la antigua (v6asne en la nota 3), aunque el nfmero de
partidos judiciales se habia amentado. Hoy existed mn registro en eada
partido, except en los de nueva ereaci6n de Gibara, Nuevitas, Puerto
Padre, Santa Cruz del Sur y Victoria de las Tunas, en los que afn no se
ha estableeido; y en los de la Habana, Cienfuegos y Remedios, en los que
hay mAs de uno: en el primero einco; y en los dos iltimos, dos.
Los registros de la Habana, formados por sucesivas divisions del pri-
mitive que eomprendia el partido judicial, ee denominan: Oentro, Ooeiden-
to, Mediodia, Oriente y Noroeste. La primer division, que fu6 en los tres
registros primeramente mencionados, ee llev6 A efeeto per deereto del Go-
bernador General de la colonia en 11 de Noviembre de 1898 El Begistro de
Oriented fuW ereado per la ley de 30 de Junio de 1910, y el del Noroeste por











]a de 8 de Agosto de 1912. Los de Cienfuegos y Remedios se dividieron en
dos (denominados del Este y del Oeste) por la ley de 16 de Noviembre
de 1911.

(2) Articulo 605 del Codigo Civil: "El Registro de la Propiedad
tiene por objeto la inscripci6n 6 anotaci6n de los actos y contratos relati-
vos al dominio y demis derechos reales sobre bienes inmuebles".
Articulo 608 idem: "Para determinar los titulos sujetos & inscripci6n
6 anotacidn, la forma, efectos y extinci6n de los mismos, la manera de Ile-
var el Registro y el valor de los asientos de sus libros, se estara A lo dis-
pineito en la Ley Hipoteearia".

Articulo 1 R.-Los Registros de la propiedad inmueble se
/Ls dividirin en tres classes, seg-in la importancia de los honorarios
"- q q ) que en ellos se devenguen. La clasificaci6n de los Registros po-
7 15-'" dra alterarse cada diez afios, con presencia de los resultados que
7'.O ., ofrezca la experiencia durante los dos filtimos quinquenios, y
previas las formalidades que para acordar la traslaci6n de la ca-
pitalidad de los mismos se establece en el articulo siguiente. (3)

(3) Por el articulo 1. del Reglamento para la ejecuci6n de la ley
ie 1879, se dividieron los Registros en cuatro classes y fueron calificado-
de primera los de la Habana, Pinar del Rio, Matanzas y Cardenas; de se-
gunda, los de Santa Clara, Puerto Principe, Santiago de Cuba, Cienfuego?,
Guanajay, Sagua la Grande, Trinidad y Bejucal; de tercera, los de Reme-
m;ios, Guanabacoa, Sancti Spiritus, San Antonio de los Bafios, Giiines, Col6n
y Holguin: y de euarta, los de San Crist6bal, Alacranes, Bayamo, Manza-
nillo, Baracoa y Jaruco.
El articulo 2.0 transitorio de la vigente ley, teniendo en cuenta que se
a;:ian relucido las classes de los registros, dispuso que los de cuarta clase
,1- la antigua clasificaci6n tuvieran en lo sucesivo la categoria de tercera.
En ]a actualidad se conservan las tres classes, pero ya se ha hecho la clasifi-
*-aci6n definitive de los Registros, como se veri en la nota A los articuloQ
iralnitorios, y que, por ser 6se el lugar mns indicado, no ]a incluimos en 6sta.

Art. 2 R.-El Gobierno podrk acordar la traslaci6n de la
capitalidad de los Registros con sujeci6n k las reglas siguientes:
Primera. Que existan motivos de conveniencia pfiblica su-
ficientemente acreditados en el expediente que al efecto se ins-
truira en la Direcci6n de los Registros y del Notariado de la
Secretaria de Justicia. (4)
Segunda. Que se d6 audiencia en dicho expediente a los
Ayuntamientos de los 'pueblos comprendidos en la demareaci6n
del Registro.
Tercera. Que el Registrador de la propiedad, el Juez de
primera instancia, la Sala de gobierno de la Audiencia respecti-
va y el Gobernador de la provincia informen sobre la utilidad,
ventaja 6 inconvenientes de la traslaci6n. (5)

(4) El original decia: "Secci6n de los Registros y del Notariado del
Ministerio de Ultramar". La enmienda obedece a que por el articulo 114
de la Ley OrgAnica del Poder Ejecutivo se ha ereado en la Seeretaria de
S-Isticia la Direcei6n de los Registros y del Notariado, A cuyo cargo corren,
por habdrselos atribuido & su Director el 121 de ]a citada ley, los asuntos










que correspondian 9 la anterior Secei6n de los Registros y del Notariado,
y A la del Ministerio de Ultramar.
(5) En la regla tercera, entire las autoridades que debian ser oidas,
meneionaba al Gobernador General. Es excusado explicar el porqui de la
supresi6n. Existia, ademas, otra regla, la cuarta, que deeia: "que sea oidj
el Consejo de Estado;" la hemos suprimido porque en Cuba no existe ese
.uerpo consultivo, ni ninguno que ejerza las funciones que & l1 estaban en.
,:omendadas en el regimen espafiol.

Art. 3 R.-Acordada la traslaci6n de la eapitalidad de un
Registro, de conformidad h lo prescrito en el articulo anterior,
el President de la Audiencia dictarA las 6rdenes oportunas para
que desde luego se lleve a efecto, procurando que tengan el de-
bido cumplimiento en la parte correspondiente, y con las modi-
ficaciones que el caso exija, las reglas que se expresan en los
articulos 69, 7? y 8? de este Reglamento.
Art. 4 R.-ProcederA la traslaci6n provisional de las ofici-
siis cuando los Registradores, por circunstancias extraordinarias
6 por hallarse ocupada 6 amenazada la poblaci6n por enemigos,
no pudieren desempefiar materialmente sus funciones, 6 para
ejercerlas tuviesen que reconocer necesariamente como legitimos
actos 6 documents autorizados por aqu6llos.
Fuera de estos casos, los Registradores no estar6n obligados
a salir del lugar de la residencia de su oficina, y ser6n acreedores
a recompensa si, continuando en el ejericio de su cargo y limi-
tindose a 61, procurasen la conservaci6n y custodia de los libros
y documents del Registro. Esta recompensa sera considerada
como un m6rito especial, a los efectos de la regla 1P del art. 303
de la ley. ()

(6) La recompensa que este articulo se refiere estA comprendida
'o:oo un m&rito extraordinario en el ndmero 2.0 del articulo 3.o del deereto
'60 de 191] vasee en !a nota la citada regla 1.a del 303 del Reglamento);
-i bien nos parece que por exigirse en ese articulo algo mis que en 6ste,
iue anotanios, cuando se hayan realizado actos comprendidos en este que no
reunan todas las condiciones exigidas en aqu6l, bien pudiera el registrador
re&lamar su recompensa, como eomprendida, al menos, en el ndmero 6."
iel articl]o 29 del citado decreto; porque no hay que olvidar que no siem-
pre el exito corresponde al esfuerzo.

Art. 5? R.-Los Registradores que se encuentren en los ca-
sos a que se refiere el articulo anterior, solicitarAn la traslaci6n
de la oficina por medio de oficio que dirigirin A la Autoridad
judicial delegada de antemano para la inspecci6n del Registro,
a fin de que la misma design el pueblo 6 lugar adonde deba tras-
ladarse. Dicha Autoridad lo pondri inmediatamente en cono-
cimiento del Presidente de la Audiencia, indicando al propio
tiempo el lugar que crea mis seguro, A fin de que dicho Presi-
dente resuelva lo que proceda. Si 1a urgencia del caso lo exi-
giese, podrA la autoridad delegada designer por si misma el pun-
to a que deban trasladarse las oficinas, A reserve de dar cuenta
de ello al Presidente.











Se procurara que las oficinas no salgan del territorio com-
prendido dentro de la circunscripci6n del Registro; si esto no
pudiese tener lugar y hubiese de verificarse la traslaci6n A punto
de diferente territorio, seri indispensable la autorizaci6n del
President de la Audiencia.
Art. 6 R.-Aeordada la traslaci6n provisional de un Regis-
tro, se pondri en conocimiento del Presidente de la Repiblica
y del Gobernador de la respective provincia (7) y se anunciara
en los peri6dicos oficiales, indicandose el dia en que ha quedado
instalado y abierto al pfiblico en el lugar A que ha sido tras-
ladado.
(7) El texto decia del "Gobernador General", y en un pirrafo final,
que hemos suprimido, ordenaba: "Asimismo se dar& conocimiento al Mi-
nisterio de Ultramar". La modificaci6n, en este caso, refundiendo ambos
preceptos en uno y sustituyendo el nombre de aquellas autoridades por el
del Presidente de la Repfiblica, la creemos natural, dado el caraeter de Jefe
del Poder Ejecutivo que 6ste tiene, y que aqu6llos tenian per delegaci6n,
que sin duda fu6 el motive que se tuvo en cuenta para dietary el precepto.
Esta enmienda esti hoy, ademds, justificada legalmente por el articulo 25
de la Ley Orgdnica del Poder Ejecutivo. Veanse la nota siguiente y la 11.

Art. 79 R.-La traslaci6n se verificara siempre A costa y bajo
la responsabilidad del Registrador, el cual podra, si lo creyere
indispensable, impetrar el auxilio de las Autoridades para la
debida custodia de los libros y documents del Registro.
Observara, ademas, las reglas siguientes:
Primera. Al cerrar el Registro el dia anterior inmediato
al en que comience A verificarse la traslaci6n de la oficina, ex-
tendera el Registrador la diligencia de cierre en la forma debida,
afiadiendo antes de la fecha las siguientes palabras: Y no volverd
a abrirse este Diario hasta que se haya verificado la traslacidn
de la oficina al pueblo de....., en el que continuard establecido
provisionalmente este Registro, segin providencia del........
Segunda. Instalado el Registro con su oficina en su nueva
residencia, lo pondrA en conocimiento de la Autoridad designa-
da para ejercer la delegaci6n, la cual practicara, lo mas pronto
que sea possible, una visit extraordinaria, que tendrA por inico
objeto inventariar sumariamente todos los libros y legajos de
que se componga el Registro, A fin de hacer constar en todo
tiempo el nfimero y estado de los mismos despu6s de la trasla-
ci6n, pudiendo, para la mayor brevedad, referirse a la iltima
visit 6 inventario, si de 6ste resultase el verdadero estado de
la oficina.
Tercera. Terminada la visit, el Delegado sefialara el dia
en que debe abrirse de nuevo el Registro, mandando al mismo
tiempo que se anuncie con la mayor publicidad y con la debida
anticipaci6n.
Cuarta. Si resultase haberse extraviado algfn libro 6 do-
cumento, el Delegado procedera & lo que haya lugar con arreglo
A derecho, teniendo present lo dispuesto en el titulo 15 de la









ley. De todos modos, y eualquiera que sea el resultado, se darA
conocimiento al Presidente de la Audiencia.
Art. 8! R.-A1 acordar el Presidente de la Audiencia la
traslaci6n provisional de un Registro, designara, con arreglo a
lo prevenido en los articulos 269 de la ley y 309 de este regla-
mento, la autoridad judicial que haya de ejercer la delegaci6n
de dieha oficina.
Art. 9 R.-Tan luego como desaparezean las circunstancias
extraordinarias que motivaron la traslaci6n provisional, debera
el Registrador ponerlo en conocimiento del Presidente de la Au-
diencia por conduct del Delegado, A fin de que dicha Autoridad
le faculte para restituirse al pueblo de la cabeza del Registro.
Si el Presidente estimate que habian desaparecido aquellas eir-
cunstancias, le autorizara para ello; debiendo observarse las
mismas reglas preseriptas anteriormente para la traslaci6n, can
las variaciones que en los asientos del Diario motive la reins.
talaci6n.
Art. 10 1R.-Se consideraran feriados, y durante ellos no
correrin los t6rminos fatales establecidos para las operaciones
del Registro, los dias comprendidos desde el siguiente al en que
se extendi6 la diligencia de eierre prevenida en el art. 7, hasta
el en que en virtud de acuerdo del Delegado se abra de nuevo el
Registro en el pueblo A que hubiere sido trasladado.
Art. 11 R.-Cuando por alterarse la circunscripci6n terri-
torial de un Registro se haya de agregar a 61 un nuevo pueblo 6
partido rural, el Presidente de la Repiblica sefialara el dia des-
de el cual deberan presentarse A dicho Registro los documents
relatives A fincas situadas en el pueblo 6 partido agregado, pu-
blicandose con la convenience antieipaci6n en los peri6dicos
oficiales. (8)
Para levar A efecto la agregaci6n indicada, se observarAn
las reglas consignadas en los articulos siguientes. (9)
(8) El original decia "Gobernador General". La sustituci6n heeha
no s61o es 16gica, sino que la abona la praetica eeguida en estos casos al
erearse los Begistros de Guantanamo, Mor6n y otros, despu6s de existir la
Repuiblica. Hoy estA de aeuerdo con lo prevenido on el artieulo 25 de la
Ley Organica del Poder Ejecutivo, que transfiere al Presidente de la RepA-
blica las facultades conferidas por las eyes, decretos, 6rdenes y reglamen-
tos vigentes (como lo estA 6ste) al Gobernador General espaiol de Cuba.
(9) Las reglas A que este articulo se refiere se contraen concreta-
mente al case previsto en el mismo, 6 sea al de la segregaci6n total de un
t6rmino municipal, que debe tener en el Registro sus libros separados co-
rrespondientes. No ee previ6 el ease de la segregaei6n de part de un
t6rmino municipal; ya por division del registro, que ya se ha dado y tiende
A generalizarse; ya por alteraci6n de la division territorial municipal; ya
por otra causa. Cuando el caso se present6-ley de 16 de Noviembre de
1911, que dividi6 los registros de Cienfuegos y Remedios--, el Ejeeutivo
trat6 de suplir la amisi6n eon una disposiei6n de eare&teW general previ-
niendo-decreto 1092 de 1911--que los libros y documents comunes que-
daran en poder de uno de los dos registradores, que design, ordenando A
6ste que facilitara de oficio al otro los antecedentes y "certificaeiones" ne-










cesarias paia el funcionamiento de su oficina. Inconvenientes surgidos en la
practice demo-traron la ineficacia del precepto en la forma indeterminada
en que fu6 expresado, y entonces, por decreto 621, de 10 de Julio de 1912,
previendo la repetici6n del caso, se mantuvo aqu6l en cuanto A que la trans-
cripci6n de asientos, cuando por alteraei6n de la circunscripci6n de los re-
gistros corresponda haeerlos de los libros de uno a otro, se verificard por
medio de certificaciones expedidas por el Registrador que tuviese a s
cargo los libros que eontengan los asientos que deban transcribirse; pero
se dictaron regla- concretas para cumplir el precepto. Los t6rmiinos abso-
lutos en que Cste fu6 mantenido, innecesario en algunos easos, hicieron ver
la necesidad de una nueva disposici6n que, completando aquClla, limitara si
a!eance, y A e&e fin se diet6 el decreto 176, de 23 de Pebrero de 1914, en el
que se previene la entrega de los libros que s61o contengan inscripeior.c
referentes al naevo registro, ordenandose la forma de la entrega y la di
Ia incorporae'6u en la nueva oficina.
Ainbos deeretos, por cuanto preven casos distintos al a que se refiele
fste articulo qi;e anotanmos y rige los siguientes, pueden considerar.ze, y
-io cn realiiini. comiplermentarios de las disposiciones de este titulo, y por
ello-ya que .-u extension los hace impropios de una nota y de uua inter-
calaci6n entire artiiulo y articulo-los insertamos como adic;Gn al final d-
,-re referido titulo.

Art. 12 R.-El Registrador del partido A que perteneciere
el pueblo segregado entregara los libros, documents y demis
antecedentes correspondientes al mismo despu6s de cerrados los
primeros en la forma. que se dira. y previa la formaci6n de uu
inventario que express:
El nfimero y clase de los libros que se entreguen.
Copia literal de la diligencia de cierre.
El nimero y clase de los de.ms documents y antecedentes
que asimismo se entreguen.
La fecha de la entrega.
Este inventario se extender por duplicado, firmarAn en
ambos ejemplares el Registrador y el Juez de primera instancia,
y quedara uno de ellos en el Registro del pueblo segregado, re-
miti6ndose el otro, con los libros y papeles de su referencia, al
Registrador del partido A que se incorpore dicho pueblo.
Art. 13 R.-Entre los documents A que se refiere al ar-
ticulo anterior se comprenderAn los mandamientos de anotaci6n
preventive y las copias de las escrituras de cancelaci6n. Todos
deberan remitirse al Registrador del partido A que se agrega el
pueblo, si se refieren exclusivamente A fincas situadas en su t6r-
mino municipal. En otro caso continuaran archivades en el pri-
mitivo Registro.
Asimismo se comprenderin los indices referentes a los libros
que se trasladen, si no contuvieren asientos relatives A otros li-
bros que deben permanecer formando pa'rte del antiguo Re-
gistro.
Si dichos indices contuvieren datos relatives a otros pue-
blos, el Registrador los conservarA en su oficina; pero sacara de
los modernos de fincas riisticas y urbanas los datos correspon-
dientes al pueblo segregado y los remitira con los libros al Regis-










tro A que se agrega, el cual, en vista de ellos, hara las correspon-
dientes adiciones en los indices de fincas de su Registro.
Este iltimo funcionario adicionara tambien los de personas,
tomando de los libros moderns los datos que sean necesarios.
En igual forma adicionarA los indices antiguos, valiendose
para ello de los mismos libros 6 de las relaciones 6 extractos de
inscripciones antiguas que en su lugar se le remitan.
Art. 14 R.-El cierre de los libros correspondientes al pue-
blo segregado se verificara el dia que sefiale el Presidente de la
Audiencia; y si no pudiese terminarse, se habilitaran las horas
necesarias del mismo dia y de los siguientes, aunque sean fe-
riados.
Desde el dia. sefialado para practical dicha diligencia no se
hara en los libros de dieho pueblo ninguna operaei6n, ni se
admitira ningfin document que se present A inseripci6n refe-
rente al mismo pueblo, vy en su lugar se presentarAn en el Re-
gistro de que en lo sucesivo ha de former parte.
Los documents qae, presentados anteriormente, se hallareli
pendientes de despacho en dicho dia., seran entregados al Re-
gistrador de este filtimo partido, para que proceda conforme A
la ley y este reglamento.
A ellos acompafiara el Registrador A que perteneci6 el pue-
blo segregado copia literal y certificada de todos los asientos del
Diario, relatives a documents presentados en los treinta dias
iitiles anteriores al de la diligencia de cierre, que tengan por
objeto fincas situadas en el referido t6rmino municipal.
Art. 15 R.-La diligencia de cierre se practicara con asis-
tencia del Juez, Registrador y representante del Ministerio fis-
cal, extendiendo 6stos dos filtimos al dorso de la portada de cada
libro una certificaci6n en que conste: (10)
Primero. El nimero total de folios que contenga el libro
y su estado de conservaci6n.
S'egundo. El nfimero de folios esoritos y el de los total-
mente blancos.
Tercero. El nimero de folios que hubiese con claros entire
unos y otros asientos, con manchas, tachaduras, raspaduras 6
interlineados, 6 expresi6n de no hallarse ninguno con diehas
circunstancias.
Cuarto. El nimero de fincas inscriptas y el de los asien-
tos relatives a cada una de ellas, expresando el total de asientos
de eada tomo, entendi6ndose tambien para este solo efecto par
asiento las notas marginales y de referencia extendidas en las
hojas correspondientes A cada finca.
El Juez examinara la certificaci6n; y si la hallare confor-
me, pondra el Visto bueno, con su firma y rfbriea.
(10) En los reeientes casos de division de registros A que heinos alu-
dido en la nota 8, siempre ee ha dispuesto, y parece que eon tendencia A
establecerlo definitivamente, que en esos casos, la diligencia de cierre A que
este articulo se contrae se limited a una diligencia extendida en el libro dia-










rio de operaciones y de certificaciones, como puede verse en los decretos
aludidos, que se insertan en el Apendice.

Art. 16 R.-Terminado el cierre y el inventario, dark aviso
innmediatamente el Delegado, al Presidente de la Audiencia, y
este al Presidente de la Reptiblica (11) y lo pondra en conoci-
miento del Registrador del partido A que se agrega el pueblo,
para que, por si 6 por medio de su sustituto 6 de algin Oficial
del Registro, recoja dichos libros y documents despu6s de ha-
llarlos conformes con el contenido del inventario, dando el opor-
tuno recibo, que firmara al pie del duplicado del mismo. La
entrega se hara A presencia del Delegado ante quien hard dicho
Registrador, 6 el que le represent, las manifestaciones oportu-
nas sobre las diferencias que advirtiere entire el resultado de
los libros y documents que se le entreguen y el contenido del
inventario.
(i1) El original decia "Ministerio de Ultramar". TWngase en cuenta
que haremos esta misma sustituci6n, sin llamar la atenci6n respect de ello,
en todos aquellos cases que no merezean alguna observaci6n especial, porque
A ello nos autoriza el articulo 25 de la Ley OrgAnica del Poder Ejecutivo,
segfin el cual, como ya hemos dicho en nota anterior, se transfieren al Pre-
sidente de la Repfblica las facultades que las leyes espafolas atribuian al
Ministro de Ultramar y al Gobernador General de la Isla.
Este aviso al Presidente debe darse por conduct de la Seeretaria de
Justicia-y hasta pudiera deeirse que A esta es a la que debe darse, y asi
lo hubiaramos expresado en el texto si no fuera porque no queremos hacer
alteraciones con nuestro criterio cuando exist un precepto que nos auto-
rice a hacerlas en otra forma-; porque, en nuestra opinion, en buenas prdc-
ticas administrativas, los centros y dependeniias de esa clase no deben
nunca dirigirse directamente al Presidente, salvos los easos en que expresa
6 indudablemente asi se disponga, ya que para el ejercieio de las funciones
de ese orden, encomendadas a aqu6l, se crearon por el articulo 76 de la Cons-
tituci6n los Secretarios del Despacho, A quienes estan atribuidas las expre-
sadas funciones, de acuerdo con el precepto constitutional, en los articulos
21 y 40 de la Ley Organica del Poder Ejecutivo.

Art. 17 R.-E1 Registrador del Distrito al que se agregue
el nuevo pueblo debera recoger los libros, documents y antece-
dentes relatives al pueblo incorporado, dentro del t6rmino mas
breve possible, sin que nunca exceda de los quince dias siguientes
al en que recibi6 el aviso de hallarse terminado el inventario,
que podrAn prorrogarse mediante just causa por el Presidente
de la Audiencia respective.
Si transcurriese dicho t6rmino sin verificarlo, el otro Re-
gistrador los entregara al Delegado, el cual los remitira, to-
mando las convenientes precauciones, al Delegado del Registro
A que se incorpora el pueblo, para que 6ste haga la entrega t.
Registrador; todo A cuenta y riesgo de 6ste iltimo, y sin perjui-
cio de la responsabilidad en que pueda incurrir por su negli-
gencia, y de la, correcei6n a que se haya hecho acreedor, que le
impondra el Presidente de la Audiencia.
Art. 18 R.-Inmediatamente que el Registrador tenga en su
powder los libros, documents y antecedentes del pueblo, lo pon-










dra en conocimiento del Presidente de la Audiencia, manifes-
tando, ademis, el tiempo que necesitare para adicionar los in-
dices. Si, por no tener terminados los indices 6 por no haber
recibido libros, no pudiese inscribir definitivamente dentro del
plazo sefialado en el art. 56 de este reglamento, procederi con
arreglo al art. 42, nuim. 99, de la ley.
Art. 19 R.-La numeraci6n general y correlativa que tenian
los libros correspondientes al pueblo segreado en el antiguo
Registro, serA sustituida por la que les corresponda en el nuevc
Registro, llevando el primero de aquellos libros el nfmero si-
guiente al del iltimamente abierto en esta oficina, conservando
la numeraci6n especial correlativa del t6rmino municipal.
Art. 20 R.-Se rectificari la portada de los libros del Re-
gistro de la propiedad pertenecientes al nuevo pueblo, afa-
diendo sobre la cabeza, al principio de ella: Registro de la Pro-
piedad de.... (el nuevo) antes de .... y despu6s de la uiltima
linea de la actual portada: Tomo.... del Registro de la Propie-
dad de.... (el nuevo.)
Art. 21 R.-Los recursos gubernativos contra la suspen-
si6n 6 denegaci6n de inscripci6n hecha por el antiguo Registra-
dor en documents relatives al pueblo segregado, se presentarin
al Delegado del nuevo Registro, y al mismo se remitirin los
que se hallaren pendientes.
Art. 22 R.-Cuando la causa que hays motivado la segre-
gaci6n de un pueblo se funde en la supresi6n de su Ayunta-
miento para incorporarla A otro perteneciente a distinto Regis-
tro, los libros correspondientes al Ayuntamiento suprimido con-
tinuarin llevindose en la misma forma que antes, considerin-
dose como una nueva secci6n del t6rmino municipal a que se
incorpora.
La disposici6n del parrafo anterior sera aplicable al caso en
que la agregaci6n tenga lugar k un Ayuntamiento situado en la
misma circunscripci6n territorial del Registro.
Art. 23 R.-Si en un mismo titulo se enajenaren 6 gravaren
bienes situados en territorio perteneciente A diferentes Regis-
tros, se inscribirin aqu6llos en el Registro correspondiente, sur-
tiendo efecto La inseripci6n desde la fecha de la presentaei6n
del titulo en cuanto a los bienes a que la imisma se refiera. Si
alguna finca radicare en territorio perteneciente A dos 6 mis
Registros, se hard la inscripei6n en todos ellos, ineluyendo en
cada uno tan s61o la parte de la misma finca que en l6 estuviere
situada.

Art. 2 L.-En los Registros expresados en el ar-
ticulo anterior se inscribiran:
1? Los titulos traslativos 6 declarativos del do-
minio de los inmuebles 6 de los derechos reales im-
puestos sobre los mismos.









2 Los titulos en que se constituyan, reconoz-
can, modifiquen 6 extingan derechos de usufructo,
uso, habitaci6n, enfiteusis, hipotecas, censos, servi-
dumbres y otros cualesquiera reales.
3? Los actos 6 contratos en cuya virtud se ad-
judiquen 6 alguno bienes imnuebles 6 derechos reales,
aunque sea con la obligaci6n de transmitirlos a otro
6 de invertir su imported en objetos determinados.
4 Las ejecutorias en que se declare la incapa-
cidad legal para administrar, 6 la presunci6n de
muerte de personas ausentes, se imponga la pena de
interdicci6n 6 cualquiera otra por la que se modifi-
que la capacidad civil de las personas en cuanto a la
libre disposici6n de sus bienes.
5 Los contratos de arrendamiento de bienes
inmuebles por un period que exceda de seis afios, 6
los en que se hayan anticipado las rent as de tres 6
mds afios, 6 cuando,.sin tener ninguna de estas con-
diciones, hubiere convenio expreso de las parties para
que se inscriban. (12)
6? Los titulos de adquisicion de los bienes in-
muebles y derechos reales que posean 6 administren
el Estado 6 las Corporaciones civiles 6 eclesiasticas,
con sujeci6n 6 lo establecido en las leyes 6 regla-
mentos.
(12) El Tribunal Supremo, en resoluci6n hipotecaria de 21 de agosto
de 1907, ha declarado que no es bastante para que pueda inscribirse un
contrato de arrendamiento por t6rmino menor de seis aios, y en el que no
conste anticipo de rentas, que se haya otorgado en escritura pdblica, si las
parties no han convenido que se inscriba; eonvenio que necesariamente, en ese
caso, ha de ser expreso, sin que pueda inferirse de los t6rminos de otras es-
tipulaciones; come, por ejemplo, de la on que se diga que "los gastos de
inseripei6n y cancelaci6n, en su easo, serian de cuenta del arrendatario",
pues semejante estipulaci6n, sin otro antecedente en virtud del cual proce-
diera la inscripei6n, no es bastante para estimar expresada la voluntad de
los contratantes respect al particular de dicha inseripei6n.
Art. 24 R.--Serin inscribibles todos los bienes inmuebles y
los derechos reales constituidos sobre los mismos, sin distinci6n
alguna, ya pertenezcan a particulares, al Estado, A la provincia,
al Municipio 6 a Corporaciones civiles 6 eclesiasticas.
Art. 25 R.-Se exceptfian de la inscripci6n ordenada en el
articulo 2? de la ley:
Primero. Los bienes que pertenecen tan s6lo al dominion
eminent del Estado, y euyo uso es de todos, como las riberas del
mar, las islas, losg rios y sus margenes, las carreteras y caminos











de todas classes, con exclusion de los de hierro; las calls, plazas,
paseos pfiblicos y ejidos de los pueblos, siempre que no sean te-
rrenos de aprovechamiento comfin de los vecinos; las murallas
de las ciudades y plazas, los puertos y radas y cualesquiera
otros bienes anAlogos, mientras sean de uso comuin y general, y
salvo las servidumbres establecidas por las leyes en la riberas
del mar y en las mirgenes de los rios navegables. (13)
Segmndo. Los temples pilblicos destinados al culto cat6lico.
(13) Articulo 339 del C6digo Civil: "Son bienes de doinio pdblico:
1.0 Los destinados al uso piblico, como los caminos, eanales, rios, torren-
tes, puertos y puentes construidos por el Estado, las riberas, playas, radas y
otros analogos. 2.o Los que pertenecen privativamente al Estado, sin ser
de uso comin, y estan destinados a algdn servicio pfblico 6 al fomento de la
riqueza national; como las murallas, fortalezas y demis obras de defense
del territorlo, y las minas, mientras no se otorgue su concesi6n".
Articulo 340: "Todos los demas bienes pertenecientes al Estado, en
que no concurran las circunstaneias enumeradas en el articulo anterior, tie-
nen el character de propiedad privada".
Articulo 344: "Son bienes de uso pdblico, en las provincias y los
pueblos, los caminos provinciales y los vecinales, las plazas, calls, fuentes
y aguas piblicas, los paseos y las obras pdblieas de servicio general, cos-
teadas por los mismos pueblos 6 provineias. Todos los demis bienes que
unos y otras posean, son patrimoniales y se regirAn per las disposiciones de
este C6digo, salvo lo dispuesto en leyes especiales".

Art. 26 R.-Si alguno de los bienes comprendidos en el ar-
ticulo anterior, 6 una de sus parties, cambiaren de destiny, en-
trando en el dominio privado del Estado, de las provincias, de
los pueblos 6 de los establecimientos pfblicos, se llevar& A efecto
su inscripci6n, desde luego, si hubiesen de continuar amortiza-
dos, y con arreglo A los articulos 42 y siguientes, si deben ena-
jenarse. (14)
(14) Articulo 341 del C6digo Civil: "Los bienes de dominion piblico
(y, por consiguiente, los de uso pfiblico en las provineias y municipios),
euando dejen de star destinados al uso general 6 f las necesidades de la
defense del territorio, pasan a former parte de los bienes de la propiedad
del Estado (6 adquieren el carter de patrimoniales de las provincias 6 de
los pueblos)''.

Art. 27 R.-'Conforme A lo dispuesto en los pirrafos prime-
ro, segundo y tercero del art. 2? de la ley, no sl6o deberan ins-
cribirse los titulos en que se constituyan, reconozcan, transmi-
tan, modifiquen 6 extingan el dominion 6 los derechos reales que
en diehos prrafos ee mencionan, sino cualesquiera otros relati-
vos A derechos de la misma indole, como adquisieiones de fincas
pertenecientes A la mitad reservable de los mayorazgos, conce-
siones definitivas de minas, caminos de hierro, (15) obras pii-
blicas, aguas, pastos y otros semejantes, adjudicaciones en pago
de deudas procedentes de concurso de acreedores 6 juicio de
quiebra, concesiones de tierras realengas, el derecho de anticre-
sis, el de retraer 'las fincas vendidae con pa;to de retro, (1") 6
bien cualquier acto 6 contrato legitimo que, sin tener nombre











propio en derecho, modifique desde luego 6 en lo future alguna
de las facultades del dominion sobre bienes inmuebles 6 derechos
reales. (17)
(15) Respecto de caminos de hierro, v6ase la adici6n al titulo II y la
nota 47.

(16) El "pacto de retro", denominado retracto conventional en el
articulo 1,507 del C6digo Civil, fu6 expresamente suprimido por la Orden
military nfimero 191, de 20 de Agosto de 1901, publicada el 21, la cual dis-
puso que los notaries no otorgaran ninguna escritura de compraventa en la
cual el vendedor se reservara el derecho de recuperar la cosa vendida, reem-
bolsando al comprador el precio que hubiese reeibido d otro que en el con-
trato se fije; sin perjuicio de los contratos de compraventa celebrados con ese
pacto antes del dia en que dicha Orden comenz6 A regir (9 de Septiembre
de 1901), los euales se regirian per las leyes entonces vigentes y que les
fueran aplicables.

(17) El Tribunal Supreme, al resolver un recurso gubernativo tn
material hipotecaria, ha declarado, en 29 de Julio de 1907, que la Direcei6n
General de los Registros ha entendido ser de naturaleza real, semejante A
los derechos designados en el artieulo 2.0 de la Ley Hipotecaria y en su
concordante del Reglamento, el que tiene todo propietario de tierras & ex-
plotar las sustancias tiles del reino mineral que se encuentren en el inte-
rior 6 en la superfieie del terreno de su pertenencia; y, consiguientemente,
que, si bien las arenas y piedras sueltas que se encuentran en la superfiie
de un predio no pueden considerarse, separadas de 6ste, como bienes in-
muebles, sine muebles; y si bien el contrato de venta de dichos produetos
naturales no constitute ningdn gravamen de cardeter real de los de nombre
conocido en derecho, es indudable que el dicho contrato de venta es inscri-
bible cuando mediante precio el duefo de la superficie transmite A otro el
derecho de hacer suyos diehos products y de practicar & ese efecto todas
las operaeiones necasarias, inclusa la ocupaci6n del suelo, per cierto tiem-
po; porque esas estipulaeiones modifican las facultades amplias que, sin
ellas, tendria sobre el predio y todas las riquezas naturales existentes en
su superficie.

Art. 28 R.-La obligaci6n de transmitir A otro el dominion
de cualquier inmueble 6 dereeho real, 6 de constituir sobre uno
fi otro algin derecho de la misma indole, no estara sujeta A
inscripci6n. Tampoco lo estara la obligaci6n de celebrar en lo
future cualquiera de los contratos comprendidos en los articulos
anteriores, A menos que en uno i otro ease sea garantida dicha
obligaci6n personal por medio de otra real.
Art. 29 R.-Las senrtencias ejecutorias que deben inseribir-
se conforme A lo dispuesto en el parrafo cuarto del art. 29 de la
ley, no son tan s6lo las que expiesamente dedlaren la ineapacidad
de alguna persona para administrar sus bienes, 6 modifiquen
con igual expresi6n su eapaj idad civil en cuanto A la libre dis-
posici6n de su caudal, sino tambi6n todas aiquellas que produzcan
legalmente una i otra incapacidad, aunque no la declared de un
modo terminante, como las providencias que contengan la de-
claraci6n de quiebra 6 el concurso de ae~eedores. (18)
(18) El articulo 1,171 de la Ley de Enjuiciamiento Civil ordena que
en el mismo auto en que se haga la deelaraci6n de concurso so dispondrA el











embargo y dep6sito de todos los bienes del concursado, y el 1,173, en su
regla tereera, previene que los bienes inmuebles se pondrAn bajo la adminis-
traci6n del depositario, tomindose anotaci6n preventive del embargo en los
respectivos registros de la Propiedad. Respect a las quiebras, son de apli-
caci6n esos preceptos en virtud del articulo 1,317 de la citada ley, por no
existir en ella, ni en el C6digo de Comercio, ninguno que disponga concre-
tamente, respect de estos juicios, lo que aquflla dispone en cuanto & los de
concurso.
El inciso 3.o del articulo VI de la ley de 24 de Junio de 1911, regula-
dora de la suspension de pages, previene que el auto en que se declare por
el juez ese estado se communique al Registrador de la Propiedad para su
anotaci6n preventive sobre los bienes 6 dereehos reales que tuviese inscrip-
tos el suspense, A los efectos del articulo XXX de la citada ley, el cual
prohibe A dicho suspense gravar y enajenar, sin autorizaei6n del juez, los
bienes inmuebles y dereehos reales desde que se le declare en ese estado,
hasta que hayan sido pagados sus acreedqres, en la forma en que se hubiere
acordado.

Art. 30 R.-Lo dispuesto en el parrafo quinto del art. 29 de
la ley respect A la inscripci6n de los contratos de arrendamien-
to sera tambi6n applicable A los de subarriendo, subrogaciones,
cesiones y retrocesiones de arrendamiento, siempre que tengan
las circunstancias expresadas en dicho parrafo; pero debiendo
hacerse en tales easos, no una iniscripein nueva, sino un asiento
de nota marginal a la inscripci6n que ya estuviese hecha del
arrendamiento primitive. (19)

(19) En resoluci6n dictada en material hipotecaria por el Tribunal
Supremo en 9 de Febrero de 1907, se ha declarado que "teniendo los usu-
fructuarios el derecho de arrendar la cosa usufructuada, con la limitaci6n
de que el contrato ha de resolverse al extinguirse el usufructo, no es pro-
cedente limitar ain mis ese derecho en el sentido de estimar que s6lo al-
canza a otorgar arrendamientos no inscribibles, y por ello negar la inscrip-
ci6n de los que con las condiciones de inscribibles otorguen; porque en todo
case, cualquiera que sea el tOrmino que se pacte para el arrendamiento y
cualesquiera que sean los efectos legales de la insaripci6n de esos contratos,
dichos efectos estaran limitados A la duraci6n del usufructo."

Art. 31 R.-Los bienes inmuebles y los derechos reales que
poseen 6 administran el Estado y las Corporaciones civiles se
inscribirAn desde luego en los Registros de la propiedad de los
partidos en que radiquen. (20)

(20) Este articulo reproduce literalmente el 43 del Reglamento ante-
rior, fundado en el cual, por R. O. de 21 de Junio de 1893 (Gaceta del 31
de Agosto), y en considerarse star pr6ximo un cambio en la legislaci6n
hipotecaria por la que se daria efectividad s61o a los derechos inscriptos, se
declar6 que la inscripci6n era desde luego obligatoria para el Estado, A
quien en ese punto no podia dejarse la misma latitud que & los particulares
para que la verificaran 6 no; ordenAndose, en consecuencia, que se recor-
dara dicho precepto A los funcionarios correspondientes para su mas-pronto
cumplimiento y previni6ndose A los Registradores que dieran euenta al Mi-
nisterio de cualquiera omisi6n de que tuvieran noticia en todo lo relative A
ese servicio.

Art. 32 R.-Por los centros oficiales de que dependan las
Corporaciones, las oficinas 6 las personas que disfruten, 6 A cuyo










cargo esten los bienes expresados en el articulo anterior, se co-
nunicarin i las mismas las 6rdenes oportunas, A fin de que re-
clamen las inscripciones correspondientes, y se les faeilitarin los
documents y noticias que para ello sean necesarios.
Art. 33 R.--Siempre que exista titulo escrito de la. propie-
dad del Estado 6 de la Corporaci6n en los bienes que deben ser
inscriptos con arreglo al art. 31, se presentarhn en el Registro
respective y se exigiri en su virtud una inscripci6n de dominion
A favor del que result duefio, la cual deber6 verificarse, si fuere
procedente, con sujeci6n h las reglas establecidas para las ins-
cripciones de los particulares.
Art. 34 R.-Cuando no exista titulo escrito de la propiedad
de dichos bienes, se pedirA una inscripci6n de posesi6n, la cual
se verificara a favor del Estado, si 6ste los poseyere como pro-
pios, 6 A favor de Ia1 Corporaci6n que actualmente los poseyere 6
los hubiere poseido hasta que la Administraci6n los tom6 bajo
su custodia.
Art. 35 R.-Tanto en la inscripci6n de dominio como en la
de posesi6n. se harA siempre constar la procedencia inmediata y
el estado actual de la posesi6n de los bienes inscriptos.
Art. 36 R.-Para llevar A efecto la inscripci6n de posesi6n,
el Jefe de la dependencia A cuyo cargo est6 la administraci6n 6
custodia de las fincas que hayan de inscribirse, siempre que por
su cargo ejerza autoridad pfiblica 6 tenga facultad de certificar,
expedirA por duplicado una certificaci6n en que, refiriendose a
los inventarios 6 A los documentos oficiales que obren en su po-
der, hagan constar: (21)
Primero. La naturaleza, situaci6n, media superficial, lin-
deros, denominaci6n y cargas reales de las fincas 6 derechos que
se trate de inscribir.
Segundo. La especie legal, valor, condiciones y cargas del
derecho real de que se trate, y la naturaleza, situaci6n, linderos
y nombre de la finca sobre la cual estuviere aqu6l impuesto.
Tercero. El nombre de la persona 6 corporaci6n de quien
se hubiere adquirido el inmueble 6 derecho, cuando constare.
Cuarto. El tiempo que lleve de posesi6n el Estado, provin-
cia, pueblo 6 establecimiento, si pudiera fijarse con exactitud 6
aproximadamente.
Quinto. El servicio pfiblico i objeto A que estuviere desti-
nada la finca.
Si no pudiera hacerse constar alguna de estas circunstan-
cias. se expresara asi en la certificaci6n, mencionando las que
sean.
Estas certificaciones se extenderan, quedando su minute
rubricada en el expediente respective. (22)
(21) La facultad de certificar es una funci6n pfiblica, y, por consi-
guiente, para que un document administrative sea aut6ntico, es necesario
que este expedido por el funcionario debidamente autorizado para ello. Asi
lo reconoce este articulo, guardando la debida armonia con la legislaci6n










vigente en su 6poca, porque los reglamentos espafioles emdaban de designer
los empleados autorizados para certificar; es decir, investidos de la llamada
fe pdblica administrative. Al eesar la soberania espafiola, aunque esos re-
glamentos quedaron virtualmente en vigor, cayeron en desuso, las mas de las
veces por absolute imposibilidad de aplicarlos, dado que casi todas las ofi-
cinas pilblicas fueron transformadas de hecho, por medio de disposiciones
que, atendiendo mis a la parte organica que a la funcional, introdujeron en
esta la arbitrariedad y confusion, que, entire nosotros al menos, ha resul-
tado ser la caracteristica en la administraci6n americana. Este desbarajuste
trascendi6, como era natural, al particular de que tratamos, y no sabiendose
a punto fijo qui6n estaba autorizado para certificar, todos los empleados se
crcyeron facultados para ello; como se creyeron para comunicarse con el
pfiblico.
En la Ley OrgAnica del Poder Ejecutivo y su complement el original
Reglamento para el gobierno de las Secretarias del Despacho, se pudo re-
mediar el mal, y aun parece que se intent, pero sin 6xito; lo que no es de
extrafiar, dado que esas disposiciones emanaron de la misma fuente que
aqual. El finico precepto, referente al asunto, que hemos eneontrado en esas
disposiciones es el de caracter general del articulo 38 de la Ley OrgAnica,
que dice asi: Tendran fuerza probatoria las copias de cualquier libro, ex-
pediente, escrito, document 6 plano perteneciente A una Secretaria, siempre
que esten certificados por el funcionario correspondiente y even, ademAs,
el sello de la Secretaria respective".
Decir el funcionario correspondiente cuando en ningfn otro lugar de la
Ley ni del Reglamento se asigna a ninguno la funei6n de certificar, es, en
.*uanto al particular que tratamos de eselarecer, no deeir nada; porque ec
expresar en otros terminos lo mismo que el C6digo Civil, en t6rminos gene-
rales, que alli si son propios, expresa cuando dice el empleado piblico
competence.
La indeterminaci6n, pues, subsisti6 ain despubs de la organizaci6n de-
finitiva de los centros administrativos. Mientras la cosa se mantuvo, inter
roleentes, en las relaeiones de oficina A oficina y de ofieinas con el pfblieo
que las aceptaba, no hubo novedad; pero cuando, trascendiendo de ese me-
lio, lleg6 A los tribunales, ya tom6 aspect mAs serio, y la defieiencia se
hizo manifiesta; porque los tribunales tienen que resolver conform & la ley
y no A la arbitrariedad y a la costumbre sin apoyo legal de los centros ofi-
viales. Y entonces, se trat6 por aqu6llos de ir supliendo en lo possible, con-
forme A la ley, la deficiencia, reglamentaria. Pero, como es 16gico, este pro-
iedimiento dista much de ser eAcaz para remediar la falta; porque limi-
tado A cases concretos, y despues que 6stos se ban presentado, dejaban la
onesti6n eu el mismo estado de inseguridad A que las disposiciones vigentes
la habian llevado..
En mis de diez obras publicadas durante diez afios, con incansable per-
sistencia, antes y despues que hablaran los tribunales, hemos venido llaman-
do ]a atenci6n acerea de esa deficiencia y de los dafios que tanto al piblico
euanto a la Administraci6n podia producer, sin que---asta ahora-la vi6-
ramos remediada.
Para cooperar per nuestra parte A minorar el mal, en cada nuevo libro
que publicAbamos--tomo hacemos en 6ste-a la par que lo denunciAbamos
exponiamos las doctrinas aplicables para ilenar el vacio; prineipalmente las
del Tribunal Supremo en pleno, que no s6lo poi su exceptional autoridad,
sino por haber sido el que conoci6 de mayor nimero y mas repetidos cases,
nos prestaba mejor apoyo.
De esas doctrinas derivamos-y asi lo expusimos en nuestro trabajo so-
bre el Recurso de Inconstitueionalidad-la siguiente regla general: s61o
puede certificar-A falta de determinaei6n express en la respective ley 6
reglamento-el funcionario autorizado para corresponderse eficazmente con
el pdblico, y cuya firm sea signo indiscutible de certeza; no basta para
certificar el tener intervenci6n en el asunto, ni la eustodia, mis 6 menos
accidental, de los papeles; es precise que la intervenci6n trascienda & algo
mas que a tramitar, sustanciar y guardar expedientes: el empleado cuyas








atribuciones son las de proponer 6 informer, y cuya frma, consiguiente-
mente, s6lo puede tener valor & ese efecto, dentro de su oficina 6 dependen-
cia, podri informar A su superior la existencia de documents con los que
corra, pero no puede eficazmente certificar.
Conforme A esta regla, y en vista de los casos que hemos tenido pre-
sentes para formularla, puede estimarse como autorizados para certificar
todos los que desempefien cargos oficiales establecidos per la ley, de secre-
taries de autoridades 6 corporaciones; y consiguientemente, los Secretarios
de Despacho, y los Subsecretarios, 6stos iltimos en concept de Jefes de la
oficina en que radiquen 6 so custodien los originals; los jefes de archives
pdblicos, tambi6n creados por la ley; los de Registros piblicos, cuando la
ley los autorice para library atestados, 6 cuando aqu6llos no constituyen de-
pendencia direct de un centro administrative; los directors, y, en su caso,
los subdirectores, jefes de oficinas independientes 6 aut6nomas, y los que
sin tener aquel titulo ejerzan este dltimo cargo en las dependencias pibli-
cas, respect a los "originales" que en ellos se custodien permanentemente
y estdn bajo su jurisdicci6n.
Algo se ha adelantado con poder hacer, aunque doctrinalmente, esta de-
terminaci6n; y much, sobre todo para la aplicaci6n del articulo que ano-
tamos, con la promulgaci6n del reeiente Reglamento de las Administracio-
nes de Contribuciones 6 Impuestos de las Zonas y Distritos Fiscales (De-
creto 1125, de 18 de Agosto de 1917, publicado en Gaceta extraordinaria el
siguiente dia), en cuyo articulo 44, al fijar las atribuciones de los contado-
res, segundos jefes de ia oficina, se dispone que: "Expediran con el Visto
Bueno del Administrador las certificaciones que sean procedentes, ajusthn-
dose a las disposiciones vigentes".
Placemes merece el Dr. Cancio, Secretario de Hacienda, por haber
con ese precepto vuelto por los fueros de las sanas pricticas y precedentes
administrativos, haciendo cesar la incertidumbre y arbitrariedades en parti-
cular tan important; y no s6lo por ese articulo los merece, sino tambi6n,
como con gusto reconocemos y proclamamos, por todo el Reglamento, el
mejor sin duda, en su clase, de los publicados hasta ahora desde que se ins-
taur6 nuestro nuevo regimen. Ojal& sea 6sta la sefial 6 el punto de partida
de una nueva orientaci6n en la organizaci6n y practices de nuestros centros
administrativos, en los que por lo general impera, como con pena nos hemos
visto precisados A reconocer repetidas veces, el desconcierto legislative y,
consiguientemente, la arbitrariedad.

(22) En este pfrrafo se disponia que la certificaci6n so extendiera en
papel de oficio. Suprimimos este precepto, come lo suprimiremos en todos
los lugares en que se ordene el use del papel sellado especial, porque 6ste no
existed en Cuba A partir de la intervenci6n military de los Estados Unidos,
que, segin anuncio de la Secretaria de Hacienda fecha 10 de Junio de 1899,
derog6 la ley del Timbre, que regulaba el use de dicha clase de papel, sin
que con posterioridad haya side restablecido en niniguna forma.
Hoy existe, creado por la ley de 31 de Julio de 1917, el impuesto del
timbre, similar A aqu61; pero estas certificaciones no estin sometidas al
mismo, como no lo estaban al anterior impuesto; porque han de librarse de
oficio y en interns del Estado. Esa, al menos, es nuestra opinion, que no
razonamos per extenso porque tenemos noticia, si no official, per las publi-
cadas oficiosamente en los peri6dicos, que es la misma de la Secretaria de
Hacienda.

Art. 37 R.--Cuando el funcionario a cuyo cargo estuviere
la administraci6n de los bienes no ejerza autoridad p6blica, ni
tenga facultad para certificar, se expedira la certificaci6n a que
se refiere el articulo anterior por el mnis inmediato de sus supe-
riores jerirquicos que pueda hacerlo, tomando para ello los
datos y noticias ofieiales que sean indispensables.










Art. 38 R.-Los dos ejemplares de la certificaci6n expresada
en el art. 36 se remitiran, desde luego, al Registrador corres-
pondiente, por el funcionario que la expida, solicitando la ins-
cripci6n de posesi6n que proceda.
Art. 39 R.-Si el Registrador advirtiere en la certificaei6n
la falta de algfin requisite indispensable para la inscripci6n, se-
gin el art. 36, devolvera ambos ejemplares, advirtiendo dicha
falta despubs de extender el asiento de presentaci6n y sin tomar
anotaei6n preventive. En este caso se extenderan nuevas certi-
ficaciones en que se subsane la falta advertida 6 se haga constar
la insuficiencia de los datos necesarios para subsanarla.
Art. 40 R.-Verificada la inscripci6n de dominio, devolve-
ran los Registradores los titulos para ella presentados a las ofi-
cinas 6 funcionarios de que procedan. Cuando se inscriba la
posesi6n, conservaran los Registradores en su poder uno de los
dos ejemplares de la certificaci6n, y devolveran el otro con la
nota correspondiente de Registrado, etc.
Art. 41 R.-En la misma forma se inscribirAn los bienes que
posea el clero, 6 se le devuelvan y deban permanecer en su poder
amortizados; pero las certificaciones de posesi6n que para ello
fueren necesarias se expediran por el Diocesano. (23)
(23) Si durante el regimen espafiol, en el cual la Iglesia y el Estado
estaban unidos, teniendo aqulla caracter de instituci6n piblica, con au
curia organizada por eyes de la naci6n, y en la que habia notarios, proto-
notarios, secretaries, etc., se exigia para la autentieidad del document que
"necesariamente" lo expidiera el diocesano, con mis raz6n ha de exigirse
hoy, en que la curia eelesidstiea no pasa de ser una instituci6n privada y
en que s6lo a los obispos se les ha reconocido, y eso defacto, A modus vi-
vendi, la representaci6n de los intereses de sus iglesias.
La indicada representaei6n result por modo expreso reconoeida en
material hipoteearia en multitud de resolueiones gubernativas, de las que
s61o citaremos, por via de comprobaci6n, las de 18 y 27 de Septiembre de
1901, 10 de Marzo y 10 de Mayo de 1902.

Art. 42 R.-Los bienes inmuebles 6 derechos reales que po-
seen 6 administran el Estado 6 las Corporaciones civiles 6 ecle-
siAsticas, y deban enajenarse con arreglo A las disposiciones vi-
gentes, no se inscribirin en los Registros de la propiedad hasta
que llegue el easo de su venta 6 redenei6n A favor de los par-
ticulares.
Art. 43 R.-Cuando haya de ponerse en venta alguno de
los bienes 6 de redimirse alguno de los derechos comprendidos
en el articulo anterior, el Administrador de Hacienda buscara y
unirA al expediente de venta 6 redenci6n los titulos de dominio
de diehos bienes.
Si no existieron 6 no pudieren ser hallados dichos titulos,
se hara esto constar en el referido expediente y se expedira por
el anismo Administrador la certificaei6n duplicada a que se re-
fiere el art. 36, pidi6ndose y extendi6ndose en virtud de ella una
inseripci6n de posesi6n antes del dia sefialado para el remate, 6
antes de otorgarse la redenci6n, si se tratare de algin dereeho








rea! procediendose en todo caso del modo dispuesto en los
anteriores articulos.
Art. 44 R.-Al otorgarse la escritura de venta 6 redenci6n
se entregaran al comprador 6 redimente los titulos de propiedad,
si los !uibiere. 6 el duplicado de la certificaci6n de posesion, que
en otro caso debera haber devuelto al Registrador, segin lo pre-
venido en el articulo 40.
Art. 45 R.-Los que desde el dia en que empez6 A regir la
ley iHipotecaria ("') hayan adquirido del Estado bienes desamor-
tizados. 6 redimido censos, tendrAn derecho A exigir los titulos
de los mismos, 6, en su defecto, la certificaci6n de posesi6n ex-
presada en el art. 36, con la. nota del Registrador de haberse
verificado la inscripci6n correspondiente.
Para este efecto, los Administradores de Hacienda manda-
rAn inscribir desde luego todos los bienes que se hallen en este
caso, remitiendo los titulos de dominion, si los hubiere, 6 las cer-
tificaciones de posesi6n.
(24) La ley hipotecaria anterior a la vigente, que fu6 la primera que
se promulg6 en Cuba, y i la que sin duda se refiere este articulo, empez6
A regir en primero de Mayo de 1880, segfn se dispuso por R. D. de 19 de
Diciembre de 1879, que ampli6 hasta dieho dia la fecha de primero de
Encro del dicho afio de 1880, en que debia empezar a regir, segin el R. D.
de promulgaci6n de 16 de Mayo de 1879.

Art. 46 R.-Los compradores de bienes desamortizados y
los redimentes de censos tambi6n desamortizados que adquirie-
ron su derecho antes del dia en que empez6 a regir la ley Hipo-
tecaria, podran inscribirlo a su favor, presentando tan s6lo la
escritura de venta 6 redenci6n, ya sea 6sta de fecha anterior, ya
posterior A dicho dia. (VWase la nota anterior.)
Art. 47 R.-Cuando el Estado 6 las Corporaciones civiles
adquieran algfin inmueble 6 derecho real, gos Gobernadores de
las provincias (') 6 el Jefe central del ramo, bajo cuya depen-
dencia ha de administrarse 6 poseerse, cuidaran de que se re-
cojan los titulos de propiedad, si los hubiere, y de que en todo
caso s verifique la inscripcion que sea possible, bien de dominio
6 bien de mera posesi6n.
(25) En nuestra constituci6n political, los Gobernadores de provincias
no tienen las faeultades que tenian los de esa denominaci6n en el regimen
espafiol, y consiguientemente no tienen bajo su jurisdicei6n los bienes per-
teneciente; al Estado, ni a las Corporaciones del mismo. Son solamente Je-
fes de la Administraci6n provincial-aut6noma por la Constituci6n-y re-
pre-sentan la provincia como persona juridica conform A los articulos 50 y
48, inciso 7, de la Ley OrgAnica de las Provincias.

Art. 48 R.-Las Autoridades que gubernativamente decre-
ten la adjudicaci6n A la Hacienda de bienes inmuebles 6 dere-
chos reales en pago de deudas, procurarAn su inscripci6n de
dominion A favor del Estado disponiendo que para ello se pre-
sente al Registrador una certificaci6n comprensiva de la provi-








dencia y de las demas circunstancias necesarias para las inscrip-
ciones, segfin el art. 9 de la ley.
Art. 49 R.-Si en los casos de los dos anteriores articulos no
apareciese inscripto el imnueble 6 deaecho A favor del deudor 6
cedente, y ademhs no existiere 6 no fuere habido el titulo de ad-
quisici6n del ,mismo, la Administraci6n expedirA la certificaci6n
expresada en el art. 36, con referencia al expediente de embargo
6 adjudicaci6n que se hubiere seguido, y con ella pediri al Re-
gistrador que extienda la certificaci6n que debe preceder a la
inscripci6n 6 anotaci6n a favor del Estado.
Art. 3. L.-Para que puedan ser inscriptos los
titulos expresados en el articulo anterior, deberin
estar consignados en escritura pfiblica, ejecutoria 6
document aut6ntico, expedido por Autoridad judi-
cial, 6 por el Gobierno 6 sus agents en la forma que
prescriban los reglamentos. (20)
No obstante lo dispuesto en el parrafo anterior,
los que tengan a su favor inscripto el dominion 6 la
posesi6n de derechos reales, cuyo valor individual no
exceda de 300 pesos, podran enajenarlos 6 gravarlos,
compareciendo con el adquirente y dos testigos ante
el Notario respective. La matriz del contrato con-
tendrd necesariamente la dcscripci6n del inmueble y
la expresi6n de cargas 6 gravamenes, si los tuviere,
los nombres y apellidos, estado, profesi6n y vecindad
del transmitente y del adquirente, y el precio de la
enajenacion.
El original del contrato que se extenders, habra
de incluirse en el protocolo del Notario autorizante.
La copia serA la que se presentara para su inscrip-
ci6n en el Registro de la propiedad, habiendo de ser-
vir de titulo al adquirente. (")
Las particiones de herencias que no excedan de
2,500 pesos podrAn formalizarse concurriendo todos
los participes A la herencia, 6 sus representantes, ante
el Notario, el cual extender un acta en que consten
las circunstancias descriptivas de las fincas, su adju-
dicaci6n a cada interesado, los pactos y limitaciones
con que se hubieren hecho y los demas requisitos ne-
eesarios referentes 6 la personalidad de las parties.
para que dicha acta pueda ser inscripta. El expresa-
do document debera firmarse por todos los interesa-








dos 6 por dos testigos rogados al efecto. Si alguno
de los interesados no supiere 6 no pudiere firmar, lo
har6 6 su nombre cualquiera de los testigos, cuya cir-
cunstancia se hard constar en el acta por el Notario.
Si el Notario no conociese a Ics interesados, exigira
dos testigos de conocimiento, que podr6n ser los mis-
mos que concurran al otorgamiento del acta.
El duplicado de dicha acta, que se expedira 6 ca-
da uno de los interesados, les servira de titulo para
la inscripci6n, archivindose el original en el proto-
colo del Notario.
Cuando se necesite, con arreglo a las leyes, la
aprobaci6n de la division y adjudicaci6n practica-
das, el Notario, bajo su responsabilidad, remitirA de
oficio al Juzgado de primera instancia del partido el
acta original, para que en su vista se llene aquel re-
quisito, sin mas tramite que la manifestacion en la
Secretaria del Juzgado por el t6rmino de ocho dias,
devolvidndose tambien de oficio, y sin exacci6n algu-
na, al Notario remitente, con el auto aprobando la
partici6n.
La oposici6n que se formulare por cualquiera de
los interesados, se sustanciard ante el mismo Tribu-
nal por los trimites establecidos para el juicio verbal
en la Ley de Enjuiciamiento civil.
Cuando para el otorgamiento del acta a que ha-
cen referencia los pArrafos anteriores, tenga que pre-
ceder la declaraci6n de herederos, exigira el Notario
A los interesados los documents necesarios para ha-
cer aquella declaraci6n y la presencia de los testigos,
que depondran sobre la no existencia de disposici6n
testamentaria. El expediente asi formado se remiti-
r6 de oficio al Juzgado de primera instancia, el cual,
con audiencia del Ministerio fiscal, dictar6 en su vis-
ta el auto de declaraci6n de herederos que sea proce-
dente, previous los anuncios 6 edictos necesarios, de-
volvi6ndolo original al Notario remitente, quien lo
archivarA, conforme queda dicho, en su respective
protocolo.
Por la tramitaci6n del expediente de declaraci6n
antedicha, se cobraran 7 pesos 50 centavos de hono-










rarios; por la extension del acta en que se haga cons-
tar la particion, 5 pesos, si el total de la herencia no
excede de 1,000; si excediendo de 1,000 no ilegara A
1,500, 7 pesos 50 centavos; de 1,500 a 2,500, 10 pesos;
por los duplicados que se deba expedir A cada intere-
sado se cobraran 25 centavos por cada folio. (28)

(26) El articulo exige que los documents ban de ser autdnticos y ex-
pedidos en la forma que prescriban los Reglamentos. A ese efecto debe te-
nerse present la Instrucci6n general sobre la maner% de redactar doeumen-
tos pfiblicos sujetos A Registro, aprobada por R. 0. fecha 13 de Agosto de
1893, comunicada a Cuba por la de 19 del mismo mes, que incluimos en esta
obra como complement necesario de la misma.
VWanse, ademAs, las notas a los articulos 50 y 51 del Reglamento, con-
cordantes con 6ste de la ley.
Tambidn son de tenerse en cuenta las disposiciones de la Ley del Timbre
de fecha 31 de Julio de 1917 y su Reglamento de 28 de Agosto siguiente;
porque conforme al articulo IV de aqudlla y su concordante el 45 de 6ste,
carecen de eficaeia en toda elase de actos pfblicos los doeumentos sujetos al
impuesto que carezcan de los sellos correspondientes.
Los preceptos de las citadas disposiciones, en cuanto con este articulo
tienen relaci6n. son los siguientes:
Art. II, apartado 1.0, de la ley:
(b) Las copias autorizadas de las escrituras otorgadas ante Nota-
rios Piblicos, o de los documents protocolados en sus archives en los que
medie cosa o cantidad, se les fijara un sello de acuerdo con los siguientes
tipos:
En las escrituras 6 documents cuya ascendencia no pase de quinientos
pesos, un sello de cinco centavos; pasado de quinientos, hasta mil, un sello
de diez centavos; ascendiendo de mil, no pasando de cinco mil, un sello de
cincuenta centavos.
Ascendiendo de cinco mil y no pasando de diez mil, un sello de un
peso; y de diez mil en adelante, se les fijarn un sello de cinco pesos, de-
biendo Ilevar cada copia autorizada un sello de los sefialados".
(k) Se presentarin con sello de dies centavos las instancias, exposi-
ciones 6 memoriales en que se soliciten certificaciones y en cada una de las
certificaciones que se expidan por las oficinas plblicas nacionales, provin-
ciales y municipales, sin perjuicio de los derechos estableeidos en otras
leyes. No se expedirin estos documents sino cuando se soliciten por es-
crito."
Articulos del Reglamento:
"Art. 9.0-Los tenedores de documents sujetos al Impuesto que ea-
rezean del sello o sells correspondientes, deberAn fijarlos e inutilizarlos
quedando sujetos en su defecto al pago del mismo y demAs responsabilida-
des, reintegrAndose todo con sellos como part de esta renta".
"'Art. 10.-Los sellos deberan ser inutilizados en el acto de an fijaci6n
por los interesados en el pago del impuesto o por quienes se dispone en el
present Reglamento, ponidndoles la fecha del dia, mes y aio correspon-
diente y la rfibrica con tinta negra.
Las Oficinas pfblicas, Notarios, Bancos, Sociedades y comerciantes los
inutilizaran con el cuio o sello de su use expresando siempre la fecha,
como se dispone en el pArrafo anterior".
"Art. 11.-El pago del impuesto del timbre podra hacerse con el sell
del valor del adeudo, si lo hubiere, o con otros eellos del mismo timbre,
que en conjunto former ese valor, siempre que no afecte en este iltimo
caso el texto del documento".










"Art. 12.--1: tardn sujetos al impuesto los testimonios, copias 6 re-
producciones de documents y comprobantes referentes A actos comprendi-
dos en ]a Ley, cualquiera que sea la fecha de su otorgamiento".
"1Art. 22.-(b) Las copias autorizadas de escrituras otorgadas ante
Notarios, 6 de los documents protocolados en sus Archivos, en los que
medie cosa 6 cantidad. Estas copias devengardn el impuesto seg6n la escala
siguiente, con arreglo A la ascendencia de las escrituras 6 documents.
Cuando medie cosa, se consignara el valor de la misma para la fijaci6n
del impuesto:
1lasta. $500.00 inclusive, un sello de $0.05.
M-s de $500.00 hasta $1,000 inclusive, 0.10.
Maes de $1,000.00 hasta $5,000 inclusive, $0.50.
MLas de $5,000.00 hasta $10,000 inclusive, $1.00.
Mas de $10,000, en adelante, $5.00.
Estos sellos se fijardn por los Notarios en cada copia autorizada 6 tes-
timonio, al expedirlos, colocndolos al frente y en la parte superior de la
primer plana inutilizindolos en el acto, hacienda eonstar en la nota de
expediei6n de la copia, que deben poner al margen de la matriz, haber.e
fijado los sellos en dichas copies y ]a ascendencia de los mismos".
Art. 39, uiltimo parrafo:
"Las certifilaciones del Registro Civil y las de los Archivos parroquia-
Jes de asientos anteriores h la vigencia de la Ley del Registro Civil en esta
Isla, estan comprendidos en el impuesto de referencia, asi como las solici-
tudes por escrito de certificaciones de Registros de la Propiedad, Mercanti-
les y Navales, pero no las certificaciones que en su virtud expidan estas
Oficinas, las que se regirdn por el articulo siguiente".
"Art. 47.-Las infracciones no consisting s61o en la omisi6n de los
sellos, sino en no emplearlos en la cuantia correspondiente de los documen-
tos o actos gravados y por dejarlos de inutilizar en la forma dispuesta".
Art. 48.-De toda infracci6n que tengan conocimiento los Tribuna-
les, las Antoridades y sus Agentes de cualquier ramo 6 funcionarios pfbli-
cos y demds encargados del cumplimiento de la Ley y del present Regla-
mento, se dara conocimiento a la Secretaria de Hacienda 6 g la Adminis-
traci6n y Recaudaci6n de Contribuciones e Impuestos de la Zona Fiscal 6
Distrito correspondiente, para que proceda A la imposici6n de la multa 6
multas fijadas por la Ley d cada easo y a la exacci6n del double del impuesto.
dejado de pagar segin la misma dispone".

(27) Este articulo disponia que el original del contrato se extendiera
en papel de oficio y la copia en papel de la iltima clase. VWase la nota 22.
Conforme i la ley de 31 de Julio de 1917, cada plana 6 pigina del ori-
ginal debe llevar un sello de einco centavos (art. II, apartado primero, in-
ciso f) y ctro sello de igual cantidad, la copia, por no exeeder el contrato
de 500 pesos (inciso b del mismo apartado, segundo pirrafo), sin cuyo re-
quisito careceri de eficaeia dicha copia, segin dispone el articulo IV de la
citada ley.

(28) Este articulo terminaba con un pkrrafo que decia asi: "El
papel que habrd de emplearse, tanto en los originales como en las oopias de
los expedientes a que anteriormente se hace referencia, serk el del timbre de
la iltima clase". V6anse las notas 26 y 27.
Aunque no es de aplicaci6n inmediata en los Registros, es convenient
que se tenga present que el articulo 75 de la Orden 62 de 1902 establece
un procedimiento semejante a Aste para la declaratoria de herederos de
parties interesadas en los juicios de deslinde, por ella regidos.

Art. 50 R.--Se entenderi por titulo, para todos los efectos
de la inscripci6n, el document pilblico y fehaciente, (29 entire
vivos 6 por causa de muerte, (30) en que funde su derecho










sobre el inmueble 6 derecho real la persona A cuyo favor deba
hacerse la inscripci6n misma.
Cuando dicha persona tuviere mas de un titulo, bien por-
que, siendo heredero 6 legatario, funde su derecho en un testa-
mento y en una partici6n, bien porque, poseyendo bienes que Ic
hayan sido disputados, est6 mantenido en su propiedad por
transacci6n 6 sentencia ejecutoria, 6 bien por otra cualquier
causa, deberdn inscribirse todos los titulos, comprendiendolos,
siendo possible, en una ,misma inscripci6n.

(29) Articulo 1,216 del C6digo Civil: "Son documents pfblicos los
autorizados por un Notario 6 empleado pfblico competent, con las solem-
nidades requeridas por la ley".
Articulo 1,217 idem: "Los documents en que intervenga Notario pii-
hlico se regirin por la legislaci6n Notarial".
Articulo 17 de la ley del Notariado: Es primera copia el traslado de
la escritura matriz que tiene dereeho a obtener por primer vez cada uno de
los otorgantes".
Articulo 18 idem: "No podrin expedirse segundas 6 posteriores copias
de la eseritura matriz sine en virtud de mandate judicial y con citaci6n de
los interesados 6 del Ministerio fiscal, cuando se ignoren 6stos 6 esten au-
sentes del pueblo en que este la Notaria. Sera innecesaria dicha citaci6n en
los actos unilaterales y aun en los demas, cuando pidan la copia todos los
interesados".
Articulo 69 del Reglamento del Notariado: "Las primeras copias se
expedirin siempre expresando el caracter de tales. Pueden expedirse dos 6
m6s primeras copias; pero cada interesado f otorgante no podra reelamar
del Notario mis que una".
Conforme a los articulos 70 y 72 del Reglamento antes citado, en las
primeras copias ha de expresarse en la clausula de suscripci6n la persona
para quien se expida; lo mismo en las segundas, expresando, ademas, el
nfunero de la vez por que se expida y la fecha del mandamiento judicial,
cuando este requisite sea necesario.
Articulo 19 de la Ley del Notariado: "Los Notarios autorizaran to-
dos los instruments pfblicos con su firma y con la rfibrica y signo que
elijan al efecto".
Por decreto de la Secretaria de Justicia, aprobado por el Gobernador
Military en 28 de Abril de 1906, dej6 de ser obligatorio para lo sucesivo el
uso del signo en los Notarios.
Articulo 30 idem: "Las escrituras autorizadas por Notarios haran fe
en el territorio de la Audiencia en que residan. Para haeerla fuera de
aquel, deberA ser legalizada la firm por otros dos notarios del mismo par-
tido judicial, 6 por el visto bueno del juez de primer instancia, que pondrA
el sello del juzgado (en el caso en que no existan los dos notarios que lega-
licen en el distrito, conform dispone el articulo 75 del Reglamento) ".
Tambien pueden legalizar los individuos de la Junta Direetiva del Co-
legio, el signo, firma y rdbrica de los Notarios del territorio, segan el ar-
ticulo 76 del Reglamento.
Articulo 31, Ley del Notariado: "S61o el Notario a cuyo cargo este
legalmente el protocolo podra dar copias de Al".
El articulo 36 del Reglamento previene que se entendera que el proto-
colo estA a cargo del Notario: 1.0 Cuando aqu6l ejerce la Notaria a que el
protocolo correspond. 2. Cuando esta encargado de la Notaria por va-
cante, ausencia 6 imposibilidad del propietario. 3." Cuando sea el archi-
vero del distrito y en dicha oficina se encuentre el protocolo. VWase la nota 31.

(30) Ademis de los preeeptos copiados en la nota anterior, que en
general se refieren A today alase de documents, ya versen sobre actos inter
vivos, ya mortis causa, reepecto de 6stos iltimos debe tenerse present el









articulo 10 del decreto del Gobernador General de 12 de Abril de 1898,
creando, en la Secci6n de los Registros y del Notariado de la Secretaria de
Gracia y Justicia y Gobernaci6n, un Registro de actos de iltima voluntad
(que hoy subsiste en la Direcei6n de los Registros de la Seeretaria de Jus-
ticia), en el que se dispone que "Los Registradores de la Propiedad haran
constar brevemente en la inseripci6n de los bienes adquiridos por herencia
testada 6 intestada el contenido de la certificaci6n de la Secci6n y la sus-
penderin por defecto subsanable, si 6sta no se inserta en la escritura 6 en
el auto de declaraci6n 6 aprobaci6n judicial".

Art. 51 R.--Se consideraran documents aut6nticos para los
efectos de la ley los que, sirviendo de titulos al dominio 6 dere-
cho real, est6n expedidos por el Gobierno 6 por Autoridad 6
funcionario competent para darlos, y deban hacer fe por si
solos. (31)
A los efectos del pdrrafo segundo y siguientes del art. 3? de
la ley, servirh de titulo para la inscripci6n de enajenaciones 6
gravdmenes relatives a inmuebles, cuyo valor individual no ex-
ceda de 300 pesos, el que puede obtenerse en los mismos casos
con relaci6n a derechos reales de que gen6ricamente se ocupa la
ley; y cuando se trate de un solo heredero 6 de various que lo
sean pro indiviso y no fuera possible 6 precisa la partici6n en las
herencias de menos de 2,500 pesos, podrA igualmente servir de
titulo el acta notarial obtenida en la forma que previene el
repetido articulo.

(31) VWase la nota 29. En ella hemos copiado las disposiciones lega-
les que establecen los requisites que deben reunir los documents pAblieos
para que se tengan por aut6nticos, particularmente los otorgados ante no-
tario. Respecto A los administrativos y judiciales, tambi6n comprendidos
en este articulo, les es asimismo aplicable el precepto del articulo 1,216 del
C6digo Civil, que ordena que sean expedidos por empleado pfblico compe-
tente, con las solemnidades estableeidas por la ley; algo complete el con-
cepto general de este articulo el parrafo 49 del 596 de la Ley de Enjuicia-
miento, al disponer que los testimonies 6 certificaeiones sean dados por el
eneargado del archive, oficina, registro 6 protocolo en que se hallen los do-
cumentos, 6 por el escribano en euyo ofteio radiquen los autos, y por el del
pleito en otro caso.
En cuanto A los doeumentos judiciales, no creemos que puedan presen-
tarse grandes dificultades para saber cuales son aut6nticos; porque el pre-
cepto es terminante y ni las leyes procesales ni la organizaci6n judicial han
sufrido modificaeiones substanciales. En lo administrative si puede haber-
las y las ha habido, aunque ya van desapareciendo, como puede verse en la
nota 21, en la que se contienen heehos 6 ideas que pueden servir de comple-
mento A 1o expuesto en esta, respect al coficepto de documents aut6nticos.

Art. 4? L.-No se considerarAn bienes inmuebles
para los efeotos de esta ley, las inscripciones de la
deuda pfiblica, ni las acciones de Bancos y Compafias
mercantiles, aunque sean nominativas, ni las de So-
ciedades comunes, cualquiera que sea su clase. (82)

(32) Los primeros bienes que enumeraba este articulo eran los 'ofi-
cios piiblicos enajenados de la Corona", que hoy no existen en Cuba.








51

/Art. 59 L.-Tambien se inscribiran en el Regis-
tro los documents 6 titulos expresados en el Art. 2,
otorgados en pais extranjero que tengan fuerza en
Cuba con arreglo A las eyes, y las ejecutorias de la
clase indicada en el nurmero 40 del mismo articulo,
pronunciadas por Tribunales extranjeros, a que deba
darse cumplimiento en la Repuiblica, con arreglo a la
Ley de Enjuiciamiento civil. (")
(33) El articulo 599 de la Ley de Enjuiciamiento Civil exige, para
que los documents otorgados en pauses extranjeros tengan, en juicio, el
mismo valor que los autorizados en Cuba, que reunan los requisites siguien-
tes: 1. Que el asunto 6 material del acto 6 contrato sea licito y permitido
por las leyes de Cuba. 2. Que los otorgantes tengan aptitud y capacidad
legal para obligarse con arreglo A las leyes de su pais. 3. Que en el otor-
gamiento se hayan observado las formas y solemnidades estableeidas en el
pais donde se han verificado los actos 6 contratos. 4. Que el document
contenga la legalizaci6n y los requisitos necesarios para su autenticidad en
Cuba.
Articulo 10 del C6digo Civil: "Los bienes muebles estin sujetos 6 la
ley de la naci6n del propietario; los bienes inmuebles A la ley del pais en
que est6n sits. Sin embargo, las sucesiones legitimas y las testamentarias,
asi respect al orden de suceder como a la cuantia de los derechos sueesorios
y A la validez intrinseca de sus disposiciones, se regularAn por la ley nacio-
nal de la persona de cuya sueesi6n se trate, cualesquiera que sean la natu-
raleza de los bienes y el pais en que se encuentren.
Articulo 11 idem: "Las formas y solemnidades de los contratos, tes-
tamentos y demis instruments plblicos se rigen por las leyes del pais en
que se otorguen". "Cuando los actos referidos sean autorizados por fun-
cioniarios diplomAticos 6 consulares de Cuba en el extranjero, se observarAn
en su otorgamiento las solemnidades establecidas por las leyes cubanas.
No obstante lo dispuesto en este articulo y en el anterior, las leyes prohibi-
tivas concernientes A las personas, sus actos 6 sus bienes y las que tienen
por objeto el orden pidblico y las buenas costumbres, no quedarkn sin efecto
por leyes 6 senteneias, ni por disposiciones 6 conveneiones acordadas en pais
extranjero"'.
Respect de ejecutorias, v6ase la nota 35, y en cuanto a legalizaciones,
la sigu~ite.

SArt. 52 R.-Los documents otorgados en el extranjero s6lo
podrAn inscribirse despues de ser oficialmente traducidos por la
oficina de la Interpretaci6n de lenguas 6 por cualquier otro fun-
cionario que para ello este competentemente autorizado. (34)
No podran inscribirse las sentencias dictadas por Tribuna-
les extranjeros hasta que el Tribunal Supremo disponga su eje-
cuci6n, conforme a lo determinado en la ley de Enjuiciamien-
to civil. (35)

(34) En Cuba no hay oficina de interpretaci6n de lenguas, ni este im-
portante servieio estA organizado oficialmente; pero en las Seeretarias de Es-
tado y Justicia existen int6rpretes officials (aunque en la Ley OrgAnica no
se fijan sus atribuciones, ni siquiera se mencionan) y en algunos Juzgados y
Tribunales los hay del idioma ingl.s.
Por la Orden 103, de 6 de Marzo de 1900, se autoriz6 a los Notarios
para hacer todas las traducciones que les eean necesarias en el ejercieio de










su profesi6n, cuya traducci6n practicarin bajo su responsabilidad, expre-
sAndolo asi en los documents que otorguen; como tambien haran constar en
igual forma que conocen el idioma al que la traducci6n se refiera.
En cuanto A los documents extranjeros, debe tenerse en cuenta que
para que surtan efecto en la Rep6blica han de estar legalizados en forma:
respect de la cual, el decreto de 11 de Abril de 1903, publicado en la Ga-
ceta del 20 de dicho mes, dispone lo siguiente:
Articulo 1.-La legalizaci6n exigida por las leyes para que surtan efec-
to en Cuba los documents pdblicos f oficiales de todas las classes expedidos
en el extranjero por funcionarios extranjeros, deberi hacerse necesariamente
por un Agente DiplomAtico 6 Consular de la Repdblica, 6 par quienes les
sustituyan. Cuando el document haya sido expedido en pais donde no hu-
biere acreditado Agente Diplomatico 6 Consular de Cuba, podra ser legali-
zado por el Agente DiplomAtico 6 por cualquiera de los Consulares del mismo
pais acreditado en la RepAblica.
Articulo 2."-Para tener en Cuba por eficaces las legalizaciones efee-
tuadas con arreglo A lo determinado en el articulo precedent, serA, ademas,
requisite indispensable que la firma del funcionario que aparezca autorizan-
dolas esrte, : su vez, legalizada por el Secretario de Estado 6 por el Director
del Departamento. Igual requisite deberdn contener, para ser considerados
en Cuba como autinticos, los documents notariales que expidan los Agentes
Diplomdticos 6 Consulares de la Repfiblica y los que libren con referencia al
Registro del estado civil.
Articulo 3.-Lo dispuesto en los dos articulos anteriores serh aplicable
A los documents que se presented en los Juzgados, Tribunales fi Oficinas del
Estado. desde la fecha en que comience a regir el present Decreto.

(3.3) Los articulos 950 al 957 de la ley de Enjuiciamiento Civil esta-
bleceen el procedimiento para obtener que se cumplan las sentencias r.-
tranjeras.
Respecto de este particular es de tenerse en cuenta la declaraci6n he-
cha por el Tribunal Supremo, en su auto de 31 de Mayo de 1904, reiterada
en otros posteriores, en cuanto & que un auto de Tribunal extranjero limitado
A una declaratoria de herederos no constitute una sentencia que deba cum-
plirse en el territorio de :a Repfblica y que, por tanto, necesite del exequatur
de dicho Tribunal.

ADICION

DISPOSICIONES SOBRE LA TR.NSCRIPCI6N DE ASIENTOS Y TRASLACI6N
DE LIBROS E- LOS CASOS DE ALTERACI6N DE LA CIRCUNSCRIP-
CION TERRITORIAL DE LOS REGISTROS DE LA PROPIEDAD QUE
AFECTE A UN MISMO T -RM-INO MUNICIPAL. (3a)

DECRETO 621, DE 10 DE JULIO DE 1912.

Articulo 1--La transcripci6n de asientos que en los casos
de alteraci6n de la circunscripei6n territorial de los Registros
de la Propiedad correspond hacer de los libros de un Registro
A los de otro, se verificark por medio de certificaciones en la
forma ordinaria y A la vez directamente de libro A libro, por el
Registrador que tuviese a su cargo los libros que contengan los
asientos que se deban transcribir, certificando dichos asientos en
los libros talonarios de inscripciones, en blanco, que a ese efee-
to. antes de cumplirse los requisitos que exigen los articulos 218









y 221 del Reglamento Hipotecario, deberan facilitArsele A costa
del Registrador encargado de la Oficina A que deban pasar de-
finitivamente dichos libros.
La Direcci6n podrA ordenar que se comiencen dichos tras-
lados por el Registrador que tenga en su archivo los originales,
tan pronto se decrete la alteraci6n de la circunscripci6n de un
Registro, sin perjuicio de continuarla despues de la entrega A
que se refiere el articulo 12 del Reglamento general vigente,
hasta que se complete el respective archivo.
(36) Estas disposiciones se dictaron eon el objeto de que existieran
algunas de caricter general aplicables al caso a que ellas se refieren, no
previsto en el Reglamento; pero la creaci6n del Registro del Noroeste de la
Habana se realize en form tan an6mala, que hizo casi impracticables dichas
disposiciones, y fu6 preciso dietar para 61 otras especiales; como no tienen
caricter general, no las intercalamos en el texto, pero las incluimos en el
Apendice. A 61 debe recurrirse cuando se trate del expresado Registro.

Articulo 29-Los asientos de todas classes, incluso las notas
marginales que se transcriban, deberin certificarse separada-
mente, en la misma forma en que aparezcan extendidos en los
libros de donde se tomaren, y con el mismo nimero de la finca
y el mismo nimero 6 letra del asiento; y A la terminaci6n de
la iltima inscripci6n 6 anotaci6n se hara constar el nfmero to-
tal de asientos trasladados y asimismo que no hay ningfin otro
que certificar, referentes A la propia finca. Seguidamente se ex-
tendera en los libros de donde se hubiesen torado los asientos
transcripts, y a continuaci6n de la iltima inscripci6n 6 ano-
taci6n que hubiese sido certificada, una nota haciendo constar
el cierre de dicho registro particular y que se ha verificado su
transcripci6n A los libros del otro Registro, por haber pasado
la finca A former parte de su circunscripci6n territorial.
Articulo 39-Cuando el asiento que se transcriba corres-
ponda A una inscripci6n 6 anotaci6n concisa y el Registro en
que figure la inscripei6n 6 anotaci6n extensa A que aqu6lla.
haga referencia no hubiere de ser transcript, se copiarin tam-
bien A continuaci6n del asiento y como parte integrante de 1l,
tomindolas de la inscripci6n extensa, las circunstancias que se
hubiesen consignado en el mismo asiento en el caso de que hu-
biera debido extenderse como inscripci6n 6 anotaci6n extensa.
Asimismo, cuando lo que se transcriba sea una nota mar-
ginal concisa por tratarse de una cancelaci6n sobre varias fin-
cas, por referirse A otra nota, incluso las del libro Diario, 6
por cualquier otro motive, y no haya que transcribir las otras
notas 6 asientos mas explicitos A que la marginal se refiera, se
tomaran de 6stos las circunstancias pertinentes y se consigna-
rAn en la transcript a continuaci6n de la nota que se traslade.
Articulo 49-Las transcripciones se verificarAn sin inte-
rrupci6n, guardando en cuanto sea possible el mismo orden en
que figure registradas las fincas que deban pasar al otro Re-









gistro, y se dejari a cada finca el nimero de folios que el Re-
gistrador interesado estime necesario, en armonia con lo que
prescribe el articulo 250 del Reglamento general para la eje-
cuci6n de la Ley Hipotecaria.
Ese orden se alterari, no obstante, siempre que se comuni-
que al Registrador que est6 verificando la transcripci6n, que se
ha presentado en el Registro para el cual se hiciere, un titulo
que comprenda fincas cuyos registros particulares no hubiesen
sido afn transcripts 6 que ha sido presentada en el mismo una
solicitud de certificaci6n referente a alguna de dichas fincas, en
cuyos casos se concederA preferencia a la transcripci6n de los
asientos que correspondan h estas fincas 6 A remitir certifica-
ci6n literal de todos los asientos de las mismas, segfn pareciere
mds expedite para el mejor servicio.
Articulo 59-En el indicado trabajo de transcripci6n se
emplearA el mayor niimero possible de tomos de inscripciones
para que quede terminado cuanto antes, y los gastos que origine
dicho trabajo, con excepci6n del costo de los libros, se sufraga-
ran por parties iguales por ambos Registradores. La remisi6n
de esos tomos al Registrador que deba conservarlos en su archi-
vo despu6s de completos se harh por conduct del Juez delega-
do, haci6ndose constar su destino en los mismos libros, exten-
di6ndose la certificaci6n comprensiva de los extremes expresa-
dos en los articulos 15 y 221 del Reglamento General.
Articulo 69-La incorporaci6n de estos libros al archivo del
Registro se realizarh anotindolos en el libro de inventario, asig-
nandoles el nimero que les corresponda, tanto del archive como
del Ayuntamiento, y asignindoles tambi6n nuevos nfmeros co-
rrelativos 4 las fincas que contengan, en las cuales se consigna-
ran & la vez los que anteriormente tenian.
Articulo 79-Si al recibir el nuevo Registrador un tomo ya
terminado con las transcripciones hechas en 61, estuviese afin
sin terminar su libro corriente de inscripciones, esperara para
incorporarlo A su archivo a que el expresado libro corriente de
inscripciones haya finalizado. Para terminarlo transcribiri en
61 los asientos en virtud de certificaciones que pedirA al otro
Registrador hasta llenar dicho libro. Una vez esto result, pro-
cederd A la numeraci6n de todas las fincas contenidas en los li-
bros que haya incorporado, asignindoles los nuimeros que les
correspondan, a partir del filtimo que inmediatamente figure en
su libro corriente terminado y A lo demis que se dispone en el
articulo 69; y una vez hecha la incorporaci6n de todos los libros
de transcripciones que estuviesen completes, procederah abrir
otro libro corriente, con el niimero de finca y de libro que siga
al filtimo contenido en el filtimo libro que hubiese incorporado.
Articulo 89-El procedimiento establecido en el articulo
anterior serA obligatorio, y deberA llenarse mediante 41 y A la
mayor brevedad el libro corriente, en el caso de presentarse
para inscripci6n un titulo relative h finca cuyo registro parti-









cular est6 ya transcrito, pero sin que el libro que contenga esa
transcripci6n est6 incorporado, ya por no haber sido ain remi-
tido a aquella oficina, ya por no haberse concluido el libro co-
rriente y sea absolutamente impossible levar A eabo la incorpo-
raci6n dentro del plazo que para calificaci6n 6 inscripci6n est6
prevenido.
Articulo 99-Si los asientos de la finca en cuyo registry
particular hubiere de verificarse algin asiento en virtud de ti-
tulo presentado, no hubiesen sido ain transcripts en ninguno
de los tomos destinados al efecto, se expedira certificaci6n literal
de todos aquellos asientos para su inmediata transcripci6n en el
tomo corriente de inscripciones.
Articulo 109-El funcionario encargado del Registro al que
se hubiese agregado parte del territorio de otro, debera former
los correspondientes indices de personas A media que vaya rea-
lizando las inscripciones 6 recibiendo los libros de transcripcio-
nes, sin perjuicio de que mientras tanto pueda sacar copia de los
existentes en el otro Registro para las buseas correspondientes y
demas necesidades del despacho. (37)

(37) Este deereto se public en la Gaceta del 13 de Julio de 1912,
precedido de un preAmbulo que dice asi:
"Por cuanto: el Registrador de la Propiedad del Oeste\de Cienfuegos
comunica & la Direcci6n de los Registros y del Notariado que los libros
que se Ilevan en el Registro de la Propiedad de Cienfuegos, correspondien-
tes al Ayuntamiento de Cienfuegos, son mAs de ciento treinta, lo que evi-
dencia la gran cantidad de tiempo y dinero que represent el tener el Re-
gistrador del Este que certificar de sus libros y el del Oeste que transcribir
A los suyos los asientos obrantes en aquellos libros, referentes & fincas que
han pasado al nuevo Registro del Oeste, y solicita para solucionar las difi-
cultades que pudieran originarse, que se autorice la transcripei6n direct de
libro & libro de los expresados asientos;
Por cuanto: el interns piiblico exige que las indicadas transcripeiones se
verifiquen en todos los Registros dentro del plazo mAs breve possible, para
que esas oficinas puedan funcionar, cuanto antes, con toda regularidad;
Por tanto: & propuesta del Seeretario de Justicia y oida la Comisi6n
para el studio de la reform hipotecaria, vengo en decretar lo siguiente:"

DECBETO 176, DE 23 DE FEBREB O DE 1914.

Art. 19-Los libros talonarios de inscripciones correspon-
dientes al archivo de aquellos Registros de la Propiedad cuya
circunscripci6n haya sido alterada, que s6lo contengan asientos
de fincas que hayan pasado A former parte de la circunscripci6n
de otro Registro, se incorporarfn al archive del Registro A que
correspondan las fincas inscriptas en tales libros.
En la entrega 6 incorporaci6n de esos libros al nuevo Re-
gistro se adoptarin, en lo pertinente, las disposiciones del titulo
19 del Reglamento General dictado para la ejecuci6n de la Ley
Hipotecaria.
Sin embargo, la numeraci6n especial correlativa que se de
A esos libros en el nuevo Registro no serA la de ninguno de los








t6rminos municipales 6 secciones en que el territorio del mismo
Registro est6 dividido.
Art. 2-En las hojas en blanco que figure en el registro
particular de las fincas inscriptas en esos libros, no se extende-
ran nuevos asientos, y siempre que sea precise extender algfn
nuevo asiento A continuaci6n del iltimo que figure en esas hojaa,
se pasara al libro corriente del Ayuntamiento 6 de la Secci6n
respective, como si se hubiesen llenado las hojas destinadas A ]a
finea de que se trate, emple6ndose el procedimiento establecido
en el articulo 251 del Reglamento para la ejecuei6n de la Ley
Hipotecaria.
No obstante, el nimero que se d6 a la fine en el libro co-
rriente del Ayuntamiento 6 de la Secci6n, serd el que correlati-
vamente le corresponda en dicho libro y se hard constar adcmrns
el que tenia antes en el Registro de donde procediese.
Art. 3'-Siempre que por raz6n de la entrega de los men-
cionados libros quedasen en cualquiera de los Registros ins-
cripeiones concisas sin las extensas a que aqullas se refieran,
los Registradores en cuyo archivo se hallasen diehas inscripeio-
nes extensas estarAn en el deber de expedir de oficio certificaci6n
de las mismas y remitirla al Registrador en cuyo archivo obren
las concisas.
El Registrador que reeiba tal certificaci6n procederA de
oficio A reproducir la inscripci6n concisa y d adicionarla con las
circunstancias de la extensa, aplicando en lo pertinente el pro-
eedimiento establecido en el articulo 450 del Reglamento Hipo-
tecario y haciendo constar al margen de la concisa haber sido
reproducida con las circunstancias de la extensa, con indicaci6n
del tomo, folio y nfmero 6 letra del asiento.
Art. 4-El Secretario de Justicia queda encargado de !a
ejecuci6n de este Decreto, el que empezard A regir desde sn
publicaci6n en la Gaceta Oficial. (3s)

(38) Se public en la Gaceta del 28 de Febrero de 1914, con la ,i-
guiente introducei6n: "Con objeto de facilitar el despacho en los Regis-
tros de la Propiedad de nueva creaci6n, a propuesta del Seeretario de Jus-
ticia y en uso de las facultades que me estAn conferidas, vengo en deere-
tar lo siguiente":

TITULO II.

DE LA FORMA Y EFECTO DE LA INSCRIPCI1iN.

Art. 6 L.-La inscripci6n de los titulos en el Re-
gistro podrA pedirse indistintamente:
Por el que transmit el derecho.
Por el que lo adquiera.











Por quien tenga interns en asegurar el derecho
que se deba inscribir.
Por quien tenga la representaci6n legitima de
cualquiera de ellos.

Art. 53 R.-Se entiende por representante legitimo del in-
teresado en una inscripci6n, para el efecto de pedirla, seg6n lo
dispuesto en el art. 6 de la ley, aquel que deba representarle
con arreglo A derecho en todos los actos legales, como el padre
6 la madre por el hijo que est6 bajo su potestad, el marido por
la mujer, el tutor y el mandatario, aunque el mandate sea ver-
bal 6 tdcito.
Se tendra por mandatario, para los efectos de presentar
docunentos en el Registro y solicitar la inscripci6n, cualquiera
persona A quien el interesado confiera este encargo.
Art. 54 R.-Cuando la persona que solicite dicha inscrip-
ci6n lo haga en concept de representante 6 mandatario del que
con arreglo al-art. 69 de la ley tenga derecho para pedir aqulla,
se consignari en el asiento de presentaci6n el nombre del man-
dante, y si el mandate fue verbal 6 escrito.
Art. 55 R.-Los Oficiales, Auxiliares y dependientes del Re-
gistro de la propiedad no podrAn presentar ningin document
para su inscripci6n en el Registro en concept de mandatarios de
los interesados.
Art. 56 R.-La inscripci6n se hard por los Registradores
dentro de los quince dias siguientes al de la presentaci6n de la
carta de pago del impuesto de derechos reales; y si no lo deven-
gare el titulo, lo que se hard constar en 41, en igual termino,
contado desde la fecha del asiento de presentaci6n. (39)
Si transcurriese dicho plazo sin verificarse la inscripei6n, el
Registrador, except el ease de existir algin impedimento mate-
rial 6 inevitable, seri multado por cada dia de demora, a raz6n
de cinco pesos por cada dia; y dichas multas serin impuestas
por el Presidente de la Audiencia correspondiente, previa au-
diencia del Registrador, con entrega de una copia de la queja
dentro de un period de cinco dias; sin que esto impida el ejer-
cicio del derecho que le asista al perjudicado de reclamar los
perjuicios que se le hayan ocasionado por la demora.
La resoluci6n del Presidente de la Audiencia sera defi-
nitiva. (40)
(39) Respeeto & la carta de pago del impuesto sobre transmisi6n de
bienes y derechos reales, vase la nota 193.
Cuando se trata de documents referentes A ferrocarriles, el articulo I
del capitulo VIII de la Orden 34 de 1902 previene que "deber&n inscribirse
los mismos inmediatamente despuns de series presentados (al Registrador),
sin que les asista (A dichos funcionarios) ningdn derecho de calificaci6n de
dichos titulos".
(40) Este articulo lo constituian tres p&rrafos, de los cuales, los dos










iltimos fueron sustituidos, en la forma en que aparecen en el texto, por la
Orden 48, de 22 de Febrero de 1902.
Los parrafos sustituidos decian asi:
''Si transcurriese dicho plazo sin verificar la inscripci6n, podri el inte-
resado acudir en queja al Delegado para la inspecci6n del Registro, justifi-
cando la demora y protestando exigir del mismo Registrador los perjuicios
que de ella se sigan".
"El Delegado, en su vista, mandarA hacer la inscripei6n; y si no justi-
ficase el Registrador haber existido para no verificarla algfn impedimento
material inevitable, dard part al Presidente de la Audiencia para que le
imponga la correcci6n correspondiente".
El Tribunal Supremo ha declarado, en resoluci6n hipoteearia de 16 de
Enero de 1905, que la falta & que este articulo se refiere tiene en el mismo
su sanci6n penal, y no es de aquellas que deben ser corregidas al conocer de
los recursos gubernativos contra las calificaciones de los Registradores, con-
forme al articulo XIII de la Orden 48 de 1902.

Art. 7? L.-Cuando en cualquier acto 6 contrato
se reserve algmn derecho real sobre bienes inmuebles
a personas que no hubieran sido parte en aquellos, el
Notario que autorice el titulo 6 la Autoridad que lo
expida, si no medicare aquel funcionario, debera exi-
gir la inscripci6n del referido derecho real, siempre
que el interns de dichas personas result del titulo
mismo, 6 de los documents 6 diligencias que se ha-
yan tenido a la vista para su expedici6n.
Si el acto 6 contrato estuviere sujeto a inscrip-
ci6n y esta se hubiere solicitado, debera hacerse en
ella expresa menci6n del derecho real reservado y de
las personas a cuyo favor se hubiere hecho la reserve.

Art. 57 R.-Para asegurar la inscripci6n en el caso del ar-
ticulo 79 de la ley, el Notario 6 la Autoridad 6 funcionario que
expida 6 autorice el titulo en que se reserve el derecho de ter-
cero, remitira directamente al Registrador los documents nece-
sarios para hacer dicha inscripci6n.
Los gastos que ocasione la remesa de los referidos documen-
tos serAn de cuenta de los otorgantes del acto 6 contrato en que
se haya consignado la reserve del derecho de tercero.
Cuando el acto 6 contrato que contuviere dicha reserve se
autorizare en el extranjero, el Agente cubano diplomatico 6 con-
sular remitira el document 6 documents A la Secretaria de
Estado, la cual los pasara A la de Justicia para el curso corres-
pondiente. (41)
El Registrador, en su vista, harA la inscripci6n, si el acto 6
contrato no estuviere sujeto A impuesto, seglin la nota puesta en
el titulo, procediendo, respect al cobro de sus honorarios, con-
forme A lo prevenido en el art. 336 de la ley. SI debiere pagarse
impuesto, el Registrador extender el asiento de presentaci6n, y











no verificari la inscripci6n hasta haberse verificado el pago de
aqu6l.
Cuando el acto 6 contrato se refiera a bienes situados en te-
rritorio de diferentes Registros, el Registrador remitirA de oficio,
al que corresponda, el document objeto de la inscripci6n, des-
pu6s de extender en el suyo el asiento de presentaci6n, dando el
correspondiente aviso al interesado; en igual forma procederin
los demas Registradores hasta el iltimo, quien devolvera el do-
cumento al primero.
La remisi6n de ofieio del document que los Notarios, Auto-
ridades 6 Registradores, deberan hacer, segin los casos expues-
tos, sera por conduct del representante del Ministerio fiscal, a
fin de que 6ste haga la respective presentaci6n.

(41) Este parrafo terminaba en el original diciendo: "al Ministerio
de Estado, el cual los pasara al de Ultramar, etc." Por toda explicaei6n
diremos que la ley vigente en la Peninsula dice al de "Gracia y Justicia"
en donde la de Cuba decia "Ultramar".
A continuaci6n del parrafo enmendado tenia este articulo otro, que
hemos suprimido, que dice asi: "Si el acto 6 contrato a que se refiere el
parrafo anterior se autorizare en cualquier punto de America, debi6ndose
tomar raz6n en los Registros de Cuba y Puerto Rico, 6 de Asia y Oceania,
debiendose registrar en Filipinas, el agent esparol respective remitird el
document 6 documents al Gobernador General que correspond, el cual
los pasara al Presidente de la Audiencia del Territorio para el curso opor-
tuno '.
Obedecia este precepto A las facultades reciprocas que, en considera-
ei6n a la distancia, tenian los agents diplomAticos y consulares residents
en America y el Gobernador General de Cuba y el de Puerto Rico-asi como
el de Filipinas con relaci6n a Asia y Oceania-para comunicarse directa-
mente en asuntos que afectaran exclusivamente al regimen de las islas.
Creemos que es excusado dar mayor explicaci6n 6 la supresi6n.
Suponemos que el curso correspondiente a que el articulo se refiere
sera que el Secretario de Justicia envie los documents al Fiscal del Tri-
bunal Supremo, para que 6ste, como Jefe del Ministerio, los haga Uegar A
su delegado que, conform al articulo, deba hacer la presentaci6n en el
Registro. Esta opinion se fund en el articulo 299 de la Ley Organica del
Poder Judicial, en relaci6n con el pArrafo tercero del 101 de la del Poder
Ejecutivo. No obstante, pudiera entenderse, interpretando mas literalmente
la ley, que el Secretario debe remitir los documents al Presidente de la
Audiencia y 6ste al Fiscal de su distrito, para que 6ste, A su vez, lo haga
al delegado A quien correspond la presentaci6n. Ambas tramitaciones
pueden encontrar apoyo en la ley, pero la que indicamos nos parece mis
ajustada al espiritu que inform la del Poder Judicial.

Art. 58 R.-Los Registradores cuidaran, bajo su responsa-
bilidad, de que al anotar 6 inseribir, en su caso, los actos 6 con-
tratos A que se refiere el articulo anterior, se haga en el asiento
expresa menci6n del derecho real reservado y de las personas A
cuyo favor conste la reserve.

Art. 80 L.-Cada una de las fincas que se inscri-
ban por la primer vez en los Registros, se sefialara
con nuimero diferente y correlativo.










Las inscripciones correspondientes 6 cada finca
se sefialar6n con otra numeraci6n correlativa y es-
pecial.

Art. 59 R.-Para numerar las fineas que se inscriban con-
forme a lo dispuesto en el art. 89 de la ley, se sefialara con el
nfimero 1 la primera, cuyo dominio se inscriba en los nuevos
Registros, y con los nfimeros siguientes, por orden riguroso de
fechas, las que sucesivamente se vayan inscribiendo en los mis-
mos terminos.
Dicha numeraci6n se hara siempre en guarismos.
Art. 60 R.-Cuando se divida una finca sefialada en el Re-
gistro con su nfimero correspondiente, se inscribira con nimero
diferente la parte que se separe A favor del nuevo dueflo, ha-
ciendose breve menci6n de esta circunstancia al margen de la
inscripci6n antigua y refirigndose a la nueva.
Cuando se reunan dos fincas para former una sola se inscri-
birA tsta con un nuevo nfimero, haci6ndose menci6n de ello al
margen de cada una de las inscripciones anteriores relatives al
dominio de las fincas que se reunan. En la nueva inscripci6n se
harA tambien referencia de dichas inscripciones, asi como de los
gravAmenes que las mismas fincas reunidas tuvieren con ante-
rioridad.
Art. 61 R.-Se inscribiran bajo un solo niimero, si los inte-
resados lo solicitaren, considerandose como una sola finca, con
arreglo al art. 89 de la ley y para los efectos que el mismo ex-
presa:
Primero. Las propiedades risticas conocidas con los nom-
brps de haciendas, cafetales, ingenios, vegas, estancias, sitios, po-
treros, etc., que formen un cuerpo de bienes dependientes 6 uni-
dos, con uno 6 mAs edificios y una 6 varias piezas de terreno con
arbolado 6 sin 41, aunque 6stas no linden entire si ni con el edi-
ficio, con tal que pertenezean al mismo cuerpo de bienes y A
una sola persona 6 A varias pro indiviso, y aun cuando afecten
al mismo gravAmenes 6 derechos reales, correspondientes A una
sola persona 6 6 varias, y se componga de distin+as suertes 6
porciones dadas en enfiteusis. Para los efectos de la inscripci6n
se considerara inico el sefiorio director, aunque sean various los
que A titulo de duefios director cobren rentas 6 pensions de
una finca, siempre que 6sta no se halle dividida entire ellos por
el mismo concept.
Segundo. Toda finca urbana y todo edificio, aunque perte-
nezea en porciones sefialadas, habitaciones 6 pisos, A diferentes
duefios, en dominion pleno 6 menos pleno.
Tercero. Todo edificio 6 albergue situado fuera de poblado,
con todas sus dependencias y anejos, como corrales, cobertizos,
palomares, etc., aunque pertenezea A various duefios pro indiviso,
estg afecto A gravAmenes 6 derechos reales, correspondientes A









una 6 varias personas, y se halle dividido en suertes 6 porciones
dadas en enfiteusis.
Cuarto. Las piezas de tierra colindantes que pertenezcan a
un mismo duefio, 6 A varies pro indiviso, aunque no tengan alber-
gue alguno ni sean de id6ntica procedencia fi origen, y hayan lle-
gado al ultimo adquirente por diversos titulos.
Cuando el derecho real 6 gravamen que afecte al conjunto
de fincas A que se refiere el niimero 19 estuviere dividido en frac-
ciones y se determinaren las fincas gravadas con cada fracci6n,
estas podran inscribirse con separaci6n de las demds y con nii-
mero distinto, aunque formando grupo entire si todas las que
queden afectas A una misma fracci6n del gravamen.
Si cualquiera de las agrupaciones de fincas que puedan ins-
cribirse bajo un solo niimero, conforme A lo dispuesto en este
articulo, estuviere enclavada en los t6rminos de dos 6 mis Ayun-
tamientos, se inscribira en el Registro especial de cada uno de
ellos la parte correspondiente al mismo, expresindose al final de
la inscripci6n que las fincas objeto de ella, en uni6n con las de-
mIs. cnvos nfimeros, folios y libros se citaran, constituyen..... (la
hacienda, cafetal, estancia, etc.), 6 indicando el nombre, si lo
tuviere, 6 en otro caso, la denominaci6n con que fuere conocida
dieha agrnnaci6n.
Art. 62 R.-Las inscripciones relatives A cada finca se nu-
merarin por el orden con que se hicieren.

Art. 9 L.-Toda inscripci6n que se haga en el
Registro expresara las circunstancias siguientes:
P La naturaleza, situaci6n y linderos de los in-
muebles objeto de la inscripci6n, 6 6 los cuales afecte
el derecho que deba inscribirse, y su media superfi-
cial con arreglo a la usada en el pais y su equivalen-
cia en el sistema m6trico decimal, nombre y nuimero,
si constaren del titulo. ('")
2' La naturaleza, extension, condiciones y car-
gas de cualquiera especie del derecho que se inscriba
y su valor, si constase del titulo.
3T La naturaleza, extension, condiciones y car-
gas del derecho sobre el cual se constituya el que sea
objeto de la inscripci6n.
49 La naturaleza del titulo que deba inscribirse
y su fecha.
59 El nombre y apellido de la persona, si fuese
determinada, y no siendolo, el nombre de la Corpora-
ci6n 6 el colectivo de los interesados a cuyo favor se
hace la inscripci6n.








62

6W El nombre y apellido de la persona, 6 el nom-
bre de la Corporaci6n 6 persona juridica de quien
procedan inmediatamente los bienes 6 derechos que
deban inscribirse.
7. El nombre y residencia del Tribunal, Nota-
rio 6 funcionario que autorice el titulo que se haya
de inscribir.
8W La fecha de la presentaci6n del titulo en el
Registro, con expresi6n de la hora.
9- La conformidad de la inscripci6n con la co-
pia del titulo de donde se hubiera tomado; y si fuere
6ste de los que deben conservarse en el oficio del Re-
gistro, indicaci6n del legajo en que se encuentre.
10. La fecha de la inscripci6n y firma entera
del Registrador.

(42) Este iltimo precepto es elaro y terminante; obedece k los que
seguidamente citaremos, sin que, a nuestro juicio, pueda excusar su cum-
plimiento, los t6rminos de la regla cuarta del articulo 63 del Reglamento,
que aparentemente lo desconocen 6 contradieen.
El articulo 13 de la ley de 19 de Julio de 1849 dispuso que desde la
fecha en que quedara en vigor el nuevo sistema m6trico seria obligatorio
el mismo y su nomenclatura en la redaeei6n de las sentencias de los tribu-
nales y de "los contratos pfiblicos".
Al disponerse la implantaci6n del sistema en Cuba, por R. D. de 22 de
Abril de 1882, se orden--en el articulo 4.-ique los tribunales no emplea-
ran ni permitieran que se emplearan en las sentencias y contratos piblicos
6 privados por escrito, ni en actos periciales de ninguna clase, otras deno-
minaciones que las correspondientes al sistema m6trico decimal; si bien se
autoriz6 para que, al hacer uso de esa nomenclature, se pudiera designer las
equivalencias con las medidas antiguas, sujetandose en este caso a la re-
ducei6n de-las tablas oficiales. Por el Reglamento de la propia fecha del
R. D., comunicado con este para su cumplimiento, se ordena, en el articulo
37, inciso 2.", que de acuerdo con lo dispuesto en el 17 de la Ley, incurririn
en las penas sefaladas en el 600 del C6digo Penal los notaries, escribanos,
"Registradores de la Propiedad" u otros funcionarios que en la redacci6u
de contratos p6blicos, sentencias "6 inscripciones" empleen otras denomi-
naciones distintas de las legales.
El sistema m-trico decimal qued6 definitivamente establecido en Cuba
desde el primero de Enero de 1888, conforme al deereto del Gobernador Ge-
neral de 15 de Noviembre de 1885. Este dato explica que en la ley de 1879
no exista ningfin precepto igual al que anotamos, y la redacci6n de la re-
gla 4." del articulo 117, dictado para la ejecuci6n de aquella ley, congruente
con la falta en ella de precepto expreso sobre la clase de medidas; como
explica tambi6n ciertas resoluciones de la Direcci6n General, dictadas en
aquella 6poca, 6 referentes documents otorgados en ella.
Al redactarse el Reglamento provisional-mis bien proyeeto-para !a
ejecuci6n de la ley de 1893, olvidandose de este precepto y del derecho vi-
gente en la material, se reprodujo, en el articulo 63, con el mismo nimero,
la regla 4 del 117 de 1879, congruente con la ley & que se referia, pero
contradictorio de la nueva con que se pretendia concordarla. Mas acertado
se estuvo al redactar la Instrucei6n para la redacci6n de los documents
pfblicos sujetos A registro-quizis por haber seguido, tambi6n copiAndolo,









el anterior-, pues en el articulo 6.0 se dispone que podra continuarse sefia-
lando la cabida de las fincas con la media acostumbrada en el pais; pero
"siempre" se afiadira su reducci6n A la media equivalent segfin el siste-
ma m6trico.
Nosotros entendemos que el preoepto es de riguroso eumplimiento para
los notarios en cuanto A consignar en los titulos la equivalencia; y, por ende,
para los registradores, en cuanto A considerar defeetuoso el titulo en que
tal requisite no se exprese.
Al hacer esta afirmaci6n no desconocemos la resoluci6n de la Sala de
Gobierno del Tribunal Supremo de 10 de Enero de 1912, en la que apo-
yAndose en el articulo 63 del Reglamento, declar6 que no era defectuoso el
titulo en el que se expresaba la cabida de una finea en medidas antiguas,
sin reducirla A los decimales; porque apart de ser 6sa una sola resoluci6n,
y por tanto no constitutiva de doctrine, se contraia A titulos otorgados con
anterioridad A la instauraci6n del modern sistema decimal, lo que bien
puede explicar la declaraci6n, y asi nos la hemos explicado.

Art. 10 L.-En la inscripci6n de los contratos en
que haya mediado precio 6 entrega de metAlico, se
hara menci6n del que result del titulo, asi como
de la forma en que se hubiese hecho 6 convenido
el pago.
Art. 11 L.-Si la inscripcin6 fuere de traslaci6n
de dominio, expresard si 6sta se ha verificado pagan-
do el precio al contado 6 a plazos; en el primer caso,
si se ha pagado todo el precio 6 parte de 61, y en el
segundo, la forma y plazos en que se haya estipulado
el pago.
Iguales circunstancias se expresaran tambien si
la traslaci6n de dominion se verificare por permuta 6
adjudicaci6n en pago, y cualquiera de los adquiren-
tes quedare obligado A abonar al otro alguna dife-
rencia en metalico 6 efectos.
Art. 12 L.-Las inscripciones hipotecarias de
creditos expresaran en todo caso el imported de la
obligaci6n garantizada y el de los intereses, si se hu-
biesen estipulado, sin cuya circunstancia no se consi-
deraran asegurados por la hipoteca dichos intereses,
en los terminos prescriptos en la present ley.
Art. 13 L.-Las inscripciones de servidumbre se
haran constar:
1 En la hoja destinada ai las inscripciones del
predio sirviente.
2? En la hoja destinada a las inscripciones del
predio dominant.










Art. 14 L.-La inscripci6n de los fideicomisos
se verificara desde luego a nombre de los fideicomi-
sarios. (43)
(43) Este articulo es congruente con las disposiciones de los 783 y 785
del C6digo Civil, segun los cuales, para que sean vilidos los llamamientos
a la sustituci6n fideicomisaria, deberin ser express; no surtiendo efecto
las sustitueiones que tengan por objeto dejar i una persona el todo 6 parte
de los bienes hereditarios para que los aplique 6 invierta segIn instrucciones
reservadas que le hubiese comunicado el testador. Tambi6n coneuerda espc-
cialmente con el 784, que dispone que el fideicomisario adquiere el derecho
a la sucesi6n desde la muerte del testador, aunque muera antes que el
fiduciario.

Art. 63 R.-Para dar A conocer con exactitud las fincas y
los derechos que sean objeto de las inscripciones, ejecutaran los
Registradores lo dispuesto en el art. 9? de la ley, con sujeci6n a
las reglas siguientes:
Primera. La naturaleza de la finca se expresara manifes-
tando si es riistica 6 urbana, y el nombre con que las de su clase
sean conocidas en la provincia 6 lugar.
Segunda. La situaci6n de las fincas riisticas se determinara
expresando el termino, partido 6 eualquier otro nombre con que
sea conocido en el lugar en que se hallaren, sus linderos por los
cuatro puntos cardinals, la naturaleza de la finca colindante (44)
y cualquiera circunstancia que impida confundirlas con otras.
Tercera. La situaci6n de las fincas urbanas se determinara
expresando el pueblo en que se hallen; el nombre de la calle 6
lugar; el nfimero, si lo tuvieren, y si 6ste fuere de fecha reciente,
se afiadirA el que hayan tenido antes; el niimero de la manzana,
cuadra 6 cuartelada; el nombre del edificio, si fuese conocido con
alguno determinado; los linderos y cualquiera otra circunstancia
que sirva para distinguir la finca inscripta de otra. (45)
Cuarta. La media superficial se expresara en la forma
que constare del titulo y con las denominaciones que en 41 se em-
pleen; pero si del titulo no resultase dicha media, se expresara
en la inscripci6n esta circunstancia. (V4ase la nota 42).
Quinta. La naturaleza del derecho que se inscriba se ex-
presari con el nombre que se le dB en el titulo; y si no se le diere
ninguno, no se designark tampoco en la inscripci6n.
Sexta. El valor de la finca 6 derecho inscripto se expre-
sari, si constare en el titulo, en la misma forma que apareciese
en 61. bien en dinero, bien en especie, de cualquiera clase que
sea. Si dicho valor se hubiese hecho constar para el pago del
impuesto por medio de tasaci6n, 6 si tratandose de un usufructo
6 pension se hubiese capitalizado para el pago de dicho impuesto.
se expresarA en la inscripci6n la cuantia marcada como base del
impuesto mismo.
Septima. Para dar A conocer la extension y cargas del de-
recho que deba inscribirse, se harA menci6n circunstanciada y










literal de todo lo que, segfin el titulo, limited el mismo derecho y
las facultades del adquirente en provecho de otro, ya sea per-
sona cierta, 6 ya indeterminada, asi como los plazos en que ven-
zan las obligaciones contraidas, si fueren de esta naturaleza las
inscriptas.
Octava. Las cargas de la finca 6 derecho A que afecte la
inscripci6n inmediata 6 mediatamente podrAn resultar, bien de
alguna inscripci6n anterior, 6 bien solamente del titulo presen-
tado. En el primer caso se indicaran brevemente su naturaleza
y numero, citando el que tuviere cada una y el folio y libro del
Registro en que se hallaren; en el segundo caso se referirin lite-
ralmente, advirtiendo que carecen de inscripci6n. Si aparecie-
sen dichas cargas del titulo y del Registro, pero con alguna dife-
rencia entire ambos, se notarA la que result.
Novena. Los nombres que deban consignarse en la inscrip-
ci6n se expresarin segin conste del titulo, sin que sea permitido
al Registrador, ni aun con acuerdo de las parties, afiadir ni qui-
tar ninguno. Al nombre se afiadirin la edad, el estado, la profe-
si6n y el domicilio. Las Sociedades 6 establecimientos piiblicos
se designarfn con el nombre con que fueren conocidos, expre-
sandose al mismo tiempo su domicilio, y ademis el de la persona
que en su representaci6V pida la inscripci6n, si no fuese una
Sociedad oanocida inicamnente por su raz6n.
D6eima. Toda inscripci6n de actos 6 contratos que hayan
devengado derechos A favor del Estado, expresara ademas cl
imported de estos y la fecha y el nimero de la carta de pago.
Undecima. Al final de toda inscripei6n 6 anotaci6n expre-
sara el Registrador los honorarios que devengare por ella.
(44) Aunque en todas las ediciones que hemos visto dice, y asi decfa
tambi6n la ley de 1879, "finca colindante", entendemos que estos tOrminos
deben estar en plural; 6 cuando menos, si se quiere ser demasiado precise
en los dos n6meros, disyuntivamente.

(45) No es forzoso para la inscripci6n---die la resoluci6n de 16 de
Junio de 1913-que en todo caso se express que la fnca urbana que se trate
de inscribir conserve el mismo nimero con que de antiguo fu sefialada,
pues el Reglamento lo que exige es que se exprese el ndmero, afiadiendo el
que hubiera tenido antes, si el que tuviere fuera de feeha reciente.
En las resoluciones de 3 de Abril y 14 de Agosto de 1909 se ha de-
clarado que conforme al articulo 5.0 de la Instrueci6n de 13 de Agosto de
1893, los linderos de las fincas urbanas han de expresarse por izquierda, dc-
recha y espalda, y no con relaci6n los puntos cardinals.

Art. 64 R.-En toda inscripci6n relative A fincas en que el
suelo pertenezea A una persona y el edificio 6 las plantaciones A
otra, se expresarA con claridad esta circunstancia.
Art. 65 R.-Siempre que se inscriba, en cualquier concept
que sea, algin dereeho constituido anteriormente sobre un in-
mueble, como censo, hipoteca, usufructo 6 otros semejantes, se
expresarA la fecha de su constituci6n, el nombre del constituyen-










te y los gravimenes especiales con que se hubiere constituido, en
cuanto consten del titulo, si fueren de naturaleza real.
Si 4stos resultaren de la inscripci6n primitive del dereeho,
las posteriores s6lo contendrin una indicaci6n de ellos, con la
referencia correspondiente A dicha inscripci6n. Si no existiese
esta, se expresari asi.
Art. 66 R.-En las inscripciones de hipoteca se hara cons-
tar el precio en que tasan la finca los contratantes y la renuncia
de todo nuevo avalio 6 acci6n encaminada a este fin. Se hara
constar tambi6n con toda precision y claridad el vencimiento de
la obligaci6n. (46)
Los pagos parciales que verifique el deudor por cuenta del
capital 6 intereses del pr6stamo, se anotaran marginalmente en
la forma prevenida en el art. 181 de este reglamento, pudiendo
justificarse aquelles por acta notarial.

(46) No procede la inseripei6n de una hipoteca en la que las parties
se limitan A seiialpr el precio del inmueble para el caso de subasta, sin ex-
presar, como previene la ley, que renunciha A todo avaldo 6 acci6n encami-
nada A ese fin (resoluei6n de 14 de Agosto de 1909). No obstante, no es
requisite forzoso el consignar rituahnente esta ultima frase--' 6 acei6n en-
caminada A ese fin' '--uando las parties, al fijar el precio, renuncian expre-
samente & todo otro avaluo; pues esta renuncia, por su propia significaci6n,
implica la otra; sin que a lo expuesto obste que en loe models ofieiales se
consignen, tomAndolas literalmente de la ley, las dos, puesto que consigna-
das conjuntamente resultan en realidad redundantes. (Resoluci6n de 5 de
Junio de 1909).

Art. 67 R.-La cesi6n del derecho de hipoteca y de cual-
quiera otro real se hara constar por medio de una nueva ins-
cripci6n, que se referira A la primera, citando su nfimero y fo-
lio, nombres del cedente y cesionario, y las demis circunstancias
que resulten del titulo de cesi6n y sean comunes A todas las ins-
cripciones.
Art. 68 R.-En las inscripciones de arrendamiento se ex-
presaran su precio y la duraci6n del contrato.
Art. 69 R.-Las concesiones de los caminos de hierro, cana-
les y demis obras piiblicas de igual indole podrAn inseribirse
en cualquier tiempo, presentando para ello el titulo en que s"
hubiere hecho la concesi6n definitive de la obra, sea ley, disposi-
ci6n del Ejecutivo 6 escritura pfiblica, acompailando los demis
documents que determine 6 modifiquen los derechos otorgados
al concesionario. t47)

(47) Este articulo, donde dice "disposici6n del Ejecutivo", decia
"Real disposici6n".
Respeeto A caminos de hierro, vase la adici6n a este titulo de los pre-
ceptos de la Orden 34, de 1902, que estableci6 una legislaci6n especial y
privilegiada A favor de las compailas de ferrocarriles; y por taato, A di-
cha orden hay que acudir siempre que se trate de esa material, con pre-
ferencia A toda otra disposici6n del derecho comun.










Art. 70 R.-Si la inscripei6n de que trata el articulo ante-
rior se hiciere durante la ejecuci6n de la obra piiblica, podrA
adicionarse 6 rectificarse al ejecutarse la misma obra 6 cada una
de sus secciones, en virtud del acta de amojonamiento y piano,
6 de otros cualesquiera documents de que result alteraci6n en
la cosa 6 en los dereehos inscriptos.
Art. 71 R.-La inscripci6n de las concesiones de que trata
el articulo 69 debera hacerse en el Registro de la propiedad a
que corresponda el punto de arranque 6 cabeza del camino 6 ca-
nal, haciendo breve referencia de esta inscripci6n primordial en
los demis Registros cuyo territorio atraviese la obra piiblica, en
los cuales, y en los libros correspondientes A los respectivos Ayun-
tamientos, se hara constar la extension superficial del terreno
que ocupe y las condiciones de los dereehos reales que puedan
ser de interns particular en aquellos distritos, sin necesidad en
ning6n caso de expresar los linderos de las propiedades colindan-
tes, ni de la previa inscripci6n del terreno adquirido para la
construcci6n del camino 6 canal. (V4ase la nota anterior).
Art. 72 R.-Las estaciones, almacenes, press, puentes, acue-
ductos y demas obras que constituyan parte integrante del mismo
camino 6 canal, como necesarias para su existencia y explotaci6n,
no requieren inscripci6n separada y especial, sino que se inclui-
rAn en la general 6 en las particulares de la propia obra piublica,
haciendo constar en cada Registro las que se hallen enclavadas
en la extension de la line en 61 comprendida. Pero los demAs
edificios 6 construcciones, asi como las huertas, jardines, motes,
plantios y cualesquiera otras fincas rfisticas 6 urbanas, y dere-
chos reales anejos A los ferrocarriles, canales y demas obras pi-
blicas que sean del dominio particular de las Compafiias conce-
sionarias, deben inscribirse singular y separadamente en el Re-
gistro A que correspondan, con los requisitos y condiciones que
exigen la ley y este reglamento. (4")
(48) El Presidente del Tribunal Supremo, en resoluci6n gubernativa
de 19 de Julio de 1904, ha declarado que siendo la Orden 34, de 1904, la
inica disposici6n vigente respect A los particulares que ella abraza y que
pudieran hallaree comprendidos en otras anteriores, es con arreglo A aqu6lla,
y no A 6stas, que deben practicarse las inscripciones, no realizadas A su
promulgaei6n, de propiedades de todas classes que posean los ferrocarriles.

Art. 73 R.-En la inscripci6n primordial del camino de hie-
rro, canal fi otra obra pfiblica debera expresarse necesariamente
si la Compafiia concesionaria esta 6 no autorizada para emitir
obligaciones hipotecarias al portador; y, caso de estarlo, las bases
capitals que para ello se le hayan fijado y que determine la ex-
tensi6n y limits de las facultades de la Compafiia en este punto.
Si dicha autorizaci6n fuese concedida despues de hecha la ins-
cripci6n en el Registro, se hara constar en 61 por nota marginal,
sirviendo para este objeto la disposici6n en que se autorice la
emisi6n de tales obligaciones. (V6anse las dos notas anteriores).










Art. 74 R.-Hecha la descripci6n de una finca en su ins-
eripci6n de propiedad, no se repetira en las demas inscripeiones
6 anotaciones que se hagan relatives A la misma, siempre que de
los titulos presentados para ellas resulten designados de igual
manera el nombre, la situaci6n, la media superficial, los linde-
ros fi otra circunstancia important; pero se citarin el niimero
de la finca, el de la inscripci6n y el folio y libro del Registro en
que se halle dicha descripei6n, afiadiendo las demas circunstan-
cias que la complete y aparezcan de los mismos titulos presen-
tados.
Cuando no resulten designadas de igual manera todas las
circunstancias, s6lo se expresarAn las que hayan variado, y ha-
ci6ndose simple referencia de las demos.
Art. 75 R.-La inscripci6n de cualquier especie se extende-
rf por el orden siguiente:
Primero. Descripci6n de la finca A que afecte la inscrip-
ci6n, 6 la referencia A ella en su caso, segfin el articulo anterior.
Segundo. Expresi6n de los gravAmenes, si los hubiere.
Tercero. Nombre y titulo de adquisici6n del que transfiera
el derecho 6 el nombre de la Corporaci6n 6 persona juridica de
quien proceda inmediatamente.
Cuarto. Expresi6n del derecho real que se trate de inscri-
bir y de aquel sobre el cual gravite si la finca misma no fuese
objeto inmediato de inscripci6n.
Quinto. El nombre del derecho transferido, y el de la per-
sona, entidad, Corporaci6n 6 colectividad A cuyo favor se tran3-
fiera.
Sexto. Copia literal de las condiciones impuestas al adqui-
rente 6 a sus sucesores que restrinjan de cualquier modo las
facultades del dominion.
S6ptimo. Expresi6n del titulo presentado en el Registro,
designande el Tribunal 6 el nombre y apellido del Notario 5
funcionario que lo autorice, el lugar y la fecha de su otorga-
miento 6 expedici6n.
Octavo. Dia y hora de su presentaci6n en el Registro, in-
dicando el nfimero y folio del asiento de presentaci6n.
Noveno. Cantidad pagada por el impuesto de Derechos rea-
les, y nimero de la carta de pago que deba quedar en poder del
Registrador, 6 de que el acto 6 contrato no estA sujeto A dicho
impuesto.
DBeimo. Conformidad de. la inscripci6n con los Tocumen-
tos A que se refiera, 6 indicaci6n del legajo en que se eueuentren
los que deban archivarse. (49)
Und6cimo. Fecha de la inscripci6n y firm del Registrador.
Duodecimo. Honorarios del Registrador.
(49) El articulo 290 de este Reglamento, adieionado por el deereto
581, de 1. de Julio de 1912, dispone que los Registradores, autes de cerrar









los asientos, los confrontarAn con los titulos que los produzean y salvarAn
cualquier error 6i omisi6n que notasen, en la forma que dicho articulo dis-
pone. VWase en el texto en su lugar correspondiente.

Art. 15 L.-Las inscripciones de las ejecutorias
mencionadas en el numero 4" del art. 2 y en el art. 5
de esta ley, y las anotaciones preventivas de las de-
mandas a que se refiere el nuimero 50 del art. 42, ex-
presaran claramente la especie de incapacidad que
de dichas ejecutorias 6 demands result.

Art. 76 R.-Para los efectos del phrrafo cuarto del art. 2'
de la ley y del art. 29 de este reglamento, la inscripci6n de las
sentencias firmes en que se declare la incapacidad, se ajustara A
las reglas que sean aplicables del art. 9 de la ley y del 63 de
este reglamento, y ademis se consignaran en ellas las circuns-
tancias siguientes:
Primera. Nombre, apellido y vecindad del demandante.
Segunda. Objeto de la demand.
Tercera. Parte dispositiva de la sentencia, con expresi6n
del Juzgado 6 Tribunal que la hubiese dictado, su fecha y la ca-
lidad de firmeza que hubiere adquirido. (50)
Cuarta. Acta de publicaci6n de la incapacidad y designa-
ci6n de la persona A quien se haya autorizado para administrar,
si la ejecutoria la determinare. (51)
(50) Segfin el articulo 11 de la Instruci6n de 13 de Agosto de 1893,
las ejecutorias que modifican la capacidad civil de las personas no necesitan
oxpresar detalladamente todas las circunstancias de la inscripci6n, A menos
que verse sobre alguna de ellas el punto litigioso que decidan, en cuyo caso
no podra excusarse la clara y minueiosa descripci6n de la misma. Conforme
al articulo 9. de la citada Tnstrueci6n, los testimonios de autos, providen-
cias y sentencias que deban inscribirse contendran necesariamente la fecha
en que se notificaron A cada una de las parties, con una diligeneia del ac-
tuario que certifique haber decursado el termino legal sin que se hubiere
recurrido contra dichas resoluciones.
(51) Nos parece que la palabra actaa" no es la que propiamente
expresa el document A que se quiere hacer referencia. Se trata de una
atestaci6n--m s bien eertificaci6n-, y estas palabras, ni en el lenguaje
corriente ni en el forense expresan la misma idea que aqudlla.

Art. 16 L.-El cumplimiento 6 incumplimiento
de las condiciones suspensivas, y el no cumplimiento
de las resolutorias 6 rescisorias de los actos 6 contra-
tos inscriptos, se hara constar en el Registro por
medio de una nota marginal.
Tambien se hara constar por medio de una nota
marginal, siempre que los interesados lo reclamen, 6
el Juez 6 Tribunal lo made, el pago de cualquiera









cantidad que haga el adquirente despu6s de la ins-
cripci6n, por cuenta 6 saldo del precio en la venta 6
de abono de diferencias en la permuta 6 adjudica-
ci6n en pago.
El cumplimiento de las condiciones resolutorias
6 rescisorias se hard constar por una nueva inscrip-
ci6n A favor de quien corresponda.
Art. 17 L.-Inscripto 6 anotado preventivamen-
te en el Registro cualquier titulo traslativo del domi-
nio 6 de la posesi6n de los inmuebles 6 de los derechos
reales impuestos sobre los mismos, no podra inscri-
birse 6 anotarse ningfin otro de igual 6 anterior fecha
por el cual se transmit 6 grave la propiedad del
mismo imnueble 6 derecho real.
Si s61o se hubiera extendido el asiento de pre-
sentaci6n del titulo traslativo del dominio 6 de la
posesi6n, no podra tampoco inscribirse 6 anotarse
ningi'n otro titulo de la clase antes expresada duran-
te el t6rmino de treinta dias, contados desde el si-
guiente al de la fecha del mismo asiento.
Art. 18 L.-Los Registradores calificarin, bajo
su responsabilidad, la legalidad de las escrituras en
cuya virtud se solicite la inscripci6n y la capacidad
de los otorgantes por lo que result de las mismas
escrituras. ("2)
Del mismo modo calificarin, bajo su responsa-
bilidad y para el unico efecto de admitir, suspender 6
negar su inscripci6n 6 anotaci6n, todos los documen-
tos expedidos por la Autoridad judicial.
Contra la suspension 6 denegaci6n de inscrip-
ci6n 6 anotaci6n preventive no, se darn mas recur-
sos que los sefialados en esta ley, sin que los Jueces 6
Tribunales puedan obligar en otra forma a los Re-
gistradores A que inscriban 6 anoten en virtudi de
documents judiciales.
(52) El Registrador, para calificar los doeumentos que se le presented
para realizar las operaciones a su cargo, ha de atenerse exclusivamente al
contenido de dichos documents y A los antecedentes que consten del Re-
gistro, sin entrar en consideraciones 6 deducciones que puedan alterar lo que
de aquellos result, y menos tomar en consideraci6n lo que pudiera saber por
noticias particulares fi otro medio de informaci6n que no sea el expresado.
Asi se ha declarado en las resoluciones de 22 de Noviembre de 1900, 24 de
Abril y 15 de Septiembre de 1905 y otras.










Este precepto no reza con los documents que otorguen las empresas de
ferrocarriles, puesto que el articulo I del capitulo VIII de la Orden 34 de
1902 previene lo siguiente: "ningfn Registrador de la Propiedad rehusarA
inseribir ningdn document por escrito referente A ferrocarriles, que haya
sido otorgado 6 certificado por ante Notario en la Isla de Cuba, 6 si lo ha
sido en el extranjero, cuando este debidamente legalizado de acuerdo con
las leyes vigentes en Cuba referentes a legalizaciones, y todos los Regis-
tradores de la Propiedad deberan inscribir los mismos inmediatamente des-
pues de series presentados, sin que les asista ningfin dereeho de calificaci6n
de diehos titulos.

Art. 77 R.-El Registrador consideraraL, conform a lo pres-
cripto en el art. 18 de la ley, como faltas de legalidad de los do-
cumentos 6 escrituras cuya inscripci6n se solicite, todas las que
afecten, tanto A la forma de los instruments como a la eficacia
de las obligaciones 6 derechos contenidos en los mismos; siempre
que resulten del texto de dichos documents 6 escrituras 6 pue-
dan conocerse por la simple inspecci6n de ellos.
Los que no expresen, 6 expresen sin la claridad suficiente,
cualquiera de las circunstaacias que, seglin la ley, debe contener
la inscripci6n bajo pena de nulidad, se consideraran compren-
didos en el art. 18 de aqu6lla.
Art. 78 R.-La calificaci6n que hagan los Registradores, 6,
en su caso, el Presidente de la Audiencia, de la legalidad de las
escrituras presentadas, de la capacidad de los otorgantes 6 de la
competencia de los Jueces 6 Tribunales que ordenen las cance-
laciones, segfin lo prevenido en los articulos 18, 100 y 101 de la
ley, se entenderA limitada para el efecto de negar, suspender 6
admitir la inscripci6n, y no impedira ni prejuzgarA el juicio
que pueda seguirse en los Tribunales sobre la nulidad de la mis-
ma escritura, 6 la competencia del mismo Juez 6 Thribunal, A
menos que Ilegue A dictarse sentencia de casaci6n.
Si de la ejectoria que en dicho juicio recayere, resultare
que fu6 mal calificada. la escritura, la capacidad de los otorgan-
tes 6 la competencia del Juez 6 Tribunal, el Registrador hara
la inscripci6n 6 cancelard la que hubiere hecho, segin el caso,
tomando el nuevo asiento la fecha del de presentaci6n del titulo
que hubiere dado lugar al incident.
Art. 79 R.-Los Registradores no solamente negarAn la ins-
cripci6n de todo titulo que contenga faltas que la impidan, to-
mando 6 no anotaci6n preventive, segfin corresponda, sino que
cuando resultare del mismo titulo haberse cometido alguin delito,
darn parte A la correspondiente Autoridad judicial, remiti6n-
dole el document donde result.
Art. 80 R.-Los Registradores no podran calificar por si los
documents de cualquiera elase que se les presented, siempre
que ellos 6 sus respectivos c6nyuges 6 parientes, dentro del cuar-
to grade de consanguinidad 6 segundo de afinidad, tengan algfin
interns en dichos documents. A este efecto se consideraran in-
teresados los Notaries autorizantes. (53)











Los citados documents se calificaran, bajo su responsabili-
dad, por el representante del Ministerio fiscal, 6 en su defecto
por un letrado del partido, mayor de edad, A quienes en los res-
pectivos casos los pasarA el Registrador, percibiendo aquellos los
correspondientes honorarios, con arreglo al Arancel. (4")

(53) Por R. O. de 5 de Mayo de 1895, evacuando una consult, se re-
solvi6 que no estaba comprendido en este articulo el caso de ser el mandata-
rio presentante en el Registro un procurador pariente del Registrador, si
aquel no tenia interns en el asunto. La doctrine que se deriva de esta reso-
luci6n es que la ineompatibilidad se original en virtud del interns que tenga
el pariente del Registrador en el document mismo, 6 sea en lo que se venti-
la, otorga 6 estipula en su fondo, 6 con la eficacia 6 validez de su forma,
que es el caso del Notario autorizante.
Por resoluci6n del Secretario de Estado y Justicia fecha 27 de Julio
tie 1903, se ha declarado que existe la incompatibilidad prevista en este ar-
ticulo, en el Registrador que ha sido abogado en el juicio del cual procede
el doenmento que el mismo, eomo Registrador, ha de calificar 6 inscribir;
cuya inteligencia del citado articulo 80 del Reglamento no se opone al de-
recho que a aquellos funcionarios otorga el 351 del mismo; porque ambos
preceptos pueden armonizarse, ejerciendo libremente el Registrador la pro-
fesi6n de abogado, pero absteni6ndose de intervenir con aquel earacter en
los actos que se produzcan A consecuencia de los negocios en que profesio-
nalmente hava intervenido.

(54) Este articulo fu6 modificado por la Orden 221 de 16 de Octubre
de 1901 (Gaceta del 17), en cuyo articulo I se dispuso que cuando oeurri:.-
ra el caso A que el mismo se refiere, substituiria al Registrador implicado
otro de los Registradores del mismo lugar, el cual practicaria bajo su res-
ponsabilidad las operaciones que aqu61 tenia que realizar; y, consecuente-
mente, por el articulo II, se adicion6 A 6ste un pirrafo que insertamos en
la anterior edici6n y dice asi: "En las poblaciones donde haya mAs de un
Registro, los documents se ealificaran, bajo su responsabilidad, por el Re-
gistrador A quien corresponda la substituci6n, percibiendo 6ste los honora-
rios correspondientes con arreglo al Arancel".
Completando esta disposici6n, la orden contiene los dos articulos si-
guientes:
III. Siendo la Habana el finico lugar de la Isla donde existe mas de
un Registro, A los de esta capital se refiere lo dispuesto en los articulos pre-
eedentes; y, desde luego, el orden de sustituci6n se fija en la siguiente for-
ma: al Registrador del Centro lo sustituira el del Mediodia; A 6ste el de
Occidente; y al de Occidente, el del Centro".
"IV. Siempre que, en cumplimiento de la ley 6 de las disposieiones
que precedent. un Registrador ejerciere las funciones de su cargo en otro
Registro que el que desempefia en propiedad, la fianza prestada para garan-
tizar el desempefio de su empleo sera tambi6n aplicable A todos los actoq
officials que por raz6n de dicha sustituci6n ejecutare".
Esta modificaci6n sirvi6 de base y se tuvo en cuenta en disposicione-
posteriores, incluso en leyes, y ha estado vigente con sus aludidas coneor-
dantes, hasta que por el articulo IV de la ley de 19 de Julio de 4914 Fe
dispuso que 6ste se entienda redactado en los terminos en que lo estaba con
anterioridad A la citada Orden 221 de 1901, y que la sustituei6n de los Re-
gistradores, siempre que A ello haya lugar por causa de ineompatibilidad.
se rija por lo dispuesto en el mismo, en el 277 y en el 350 de este Regla-
mento.
En cumplimiento de este precepto hemos suprimido todas las modifi-
eaceones que en la anterior edici6n hicimos en este artieule y lo inserta-
mos en su form primitive.
No obstante el restableeimiento del articulo original, entendemos que,
por 1no er contradictorio, sino complementario del mismo, sigue teniendo








aplicaci6n, ya general, es decir, comprendiendo los Registros de la Habana,
la circular del Secretario de Estado y Justicia de 4 de Julio de 1904, en la
que se dispuse que cuando los Registradores de fuera de la Habana (hoy
todos, pues la excepci6n no tiene ya fundamento) se encuentren en alguno
de los casos previstos en este articulo 80, que les impida calificar los doeu-
mentos presentados 6 expedir las certificaciones solicitadas, pasaran el asun-
to, para realizar la operaci6n correspondiente, al representante del Minis-
terio Fiscal de la localidad, si fuere letrado; en defecto de 6ste, A un abo-
gado mayor de edad resident .n la misma, y A falta de 6ste, a un funcio-
nario pfiblico de la localidad, que tenga la condici6n de letrado y no sea
autoridad; siempre que en aquel A que corresponda, de los enumerados, no
concurra ninguna de las causes relacionadas en el citado articulo 80.
La Secretaria de Justicia, evacuando una consult, en 29 de Septiem-
bre de 1914, publicada en la Gaceta del 9 de Octubre siguiente, declar6 que
pueden los funcionarios del Ministerio Fiscal percibir los derechos ebrres-
pondientes con arreglo a Araneel por las operaciones en que intervengan en
los Registros de la Propiedad, en los casos de incompatibilidades del Re-
gistrador, asi como en los de vacant del Registro 6 de suspension del Re-
gistrador.

Art. 19 L.-Cuando el Registrador notare algu-
na falta referente a la legalidad de las escrituras 6
de capacidad de los otorgantes, la manifestard a los
que pretendan la inscripci6n, para que, si quieren,
recojan la escritura y subsanen la falta en el t6rmino
que duran los efectos del asiento de presentaci6n,
segfin el articulo 17; y si no recogen la escritura 6 no
subsanan la falta a satisfacci6n del Registrador, de-
volvera el document para que puedan ejercitarse los
recursos correspondientes ("), sin perjuicio de ha-
cer la anotaci6n preventive que ordena el art. 42, en
su nfimero 8, si se solicita expresamente. (")
En el caso de no hacerse la anotaci6n preven-
tiva, el asiento de presentaci6n del titulo continuara
produciendo sus efectos durante los treinta dias an-
tes expresados.
El reglamento determinard especialmente la ma-
nera de proceder en los casos en que se suspend 6
deniegue la inscripci6n. 6 anotaci6n solicitadas en
virtud de documents expedidos por la Autoridad
judicial.

(55) Sobre recursos, vease la adici6n al titulo tercero.
(56) La cita del nimero 8.0 del articulo 42 es err6nea; la refereneia
ha de entenderse hecha al 9. El error obedeee A no haberse tenido en
cuenta que en el articulo 42 de esta ley fu6 interealado con el ndmero 6.
un inciso que no existia en su correlative de la ley de 1879. Vease la nota
al articulo 68 de la ley, en la que explieamos razonadamente este error.









Art. 81 R.--Si el Registrador no hiciere la inscripci6n que
se le pida por defecto del titulo, y el interesado solicitase que en
su lugar se tome anotaci6n preventive, con arreglo al niimero 8,
art. 42 de la ley, se extender en estos t6rminos la nota marginal:
"Suspendi.a la inscripci6n (6 cancelaci6n) A que se refiere
el asiento adjunto, porque la escritura (6 mandamiento judicial)
presentada (aqui los defects que notare). Y siendo subsanable
dicha falta, la anoto preventivamente en el tomo ............ del Ayun-
tamiento de ............, folio ............, finca nim.......... (Fecha y media
firma)".
Si siendo el defecto subsanable transcurriesen los treinta
dias A que se refieren los articulos 17 y 19 de la ley sin haber
sido pedida la anotaci6n preventive ni haberse subsanado el de-
fecto, se pondra la nota al margen del asiento de presentaci6n,
en los t6rminos siguientes:
"Queda cancelado el asiento adjunto, nim. ............, por conte-
ner el document presentado el defect ............, 6 los defects ...........,
y haber transcurr'do treinta dias hAbiles sin haberse subsanado
ni pedido anotacion preventive. (Fecha y media firma)".
Art. 82 R.-En cumplimiento de lo mandado en el filtino
parrafo del art. 66 de la ley, y en el tercero del 246 de la misma,
reclamando el interesado contra la calificaci6n del Registrador,
6 existiendo consult sobre la calificaci6n del impuesto, si no hu-
biesen transcurrido los treinta dias habiles desde la presentaci6n,
se pondra al margen del asiento de esta una nota en la forma
siguiente: (57)
"'Queda subsistente el asiento adjunto hasta que se resuelva
sobre la -eclamaci6n 6 consult hecha. (Fecha y media firma).
Si se confirmare definitivamente la calificaci6n hecha por el
Registrador, le serA comunicada oficialmente la resoluci6n, y si
dentro de los quince dias hibiles siguientes A la fecha en que
aqu~lla se hubiere notificado al interesado, no se subsanasen los
defects, el Registrador cancelara de oficio.
Si el defecto se subsanase, 6 se resolviese que procedia la
inscripci6n, el Registrador la verificarf cuando el titulo no se
hubiese anotado, y, caso de haberlo sido, convertira la anotaei6n
en inscripci6n. (58)

(57) En la 6poca de la promulgaci6n de este Reglamento, los regis-
tradores estaban ezcargados de la liquidaci6n (creemos que esta es la pa-
labra que debi6 emplearse, y no ealificaci6n) del impuesto sobre derecheo
reales y transmisi6n de bienes, que es al que el articulo se refiere, y con-
forme al 110 del Reglamento de la material, cuando se le ofrecian dudas
sobre si el acto estaba 6 no sujeto al impuesto, debia consultar A las auto-
ridades de Hacienda, de quienes dependia en el ejercicio de esa funci6n.
A esta consult es A la que se refiere el articulo. Por consiguiente, en ese
caso los registradores podian de oficio, come parece prevenirlo el articulo,
tomar la anotaci6n preventive; pero A partir de la Orden 21, de 16 de
Enero de 1900, ya esto no es possible y entendemos que en los doe easos
previstos en el articulo debe el interesado solicitar la anotaci6n, presen-








tando al efecto, en este de que tratamos, la correspondiente justificaei6n de
haberse hecho la consult; A menos que exista-nosotros no la conocemos-
alguna disposici6n que ordene, que es lo natural, que el liquidador d6 aviso
al registrador de haber elevado consulta. De todos modos el Interesado debe
estar atento al termino y A las operaciones en una y otra oficina para evi-
tarse los perjuicios que pueda producirle la cancelaci6n del asiento.

(58) El articulo X de la Orden 48, de 22 de Febrero de 1902, dispone
que: "Siempre que se deje sin efecto la negative de un Registrador, se le
seialara un termino, que no excedera de ocho dias, para realizar la opera-
ci6n que hubiere negado, la cual realizara sin pereibir por ella honorarios de
ninguna elase, dando inmediatamente cuenta de haberla realizado a la au-
toridad que hubiere dictado la resoluci6n".

Art. 83 R.-Si el defecto del titulo presentado fuere tal que
el Registrador crea no deber anotarlo preventivamente, confor-
me al art. 65 de la ley, extenders la nota marginal en estos t6r-
minos:
"No admitida la inscripci6n (anotaci6n preventive 6 cance-
laci6n) a que se refiere el asiento adjunto, porque el titulo pre-
sentado (aqui los defects que notare). Y no pareciendo sub-
sanable dicha falta, no es admisible tampoco la anotaci6n pre-
ventiva. (Fecha y media firma)".

Art. 20 L.-Para inscribir 6 anotar los titulos en
que se transfiera 6 grave el dominion 6 la posesi6n de
bienes inmuebles 6 derechos reales, deberA constar,
previamente inscripto 6 anotado, el derecho de la
persona que otorgue 6 en cuyo nombre se haga la
transmisi6n 6 gravamen. (")
Los Registradores denegaran la inscripci6n de
dichos titulos mientras no se cumpla este requisite,
siendo responsables directamente de los perjuicios
que causen a un tercero por la infracci6n de este
precepto.
No obstante, podran inscribir sin dicho requi-
sito los titulos otorgados por personas que hubiesen
adquirido el derecho sobre los mismos bienes con an-
terioridad al dia en que empez6 A regir la Ley Hipo-
tecaria ("0), siempre que justifiquen su adquisici6n
con documents fehacientes y no estuviese inscripto
el mismo derecho A favor de otra persona; pero en
el asiento solicitado se expresarain las circunstancias
esenciales de tal adquisici6n, tomandolas de los do-
cumentos necesarios al efecto.









En el caso de resultar inscripto aquel derecho a
favor de persona distinta de la que otorgue la trans-
misi6n 6 gravamen, los Registradores denegardn la
inscripcion solicitada.
Cuando no resultare inscripto a favor de perso-
na alguna el mencionado derecho y no se justificare
tampoco que lo adquiri6 el otorgante antes de la ci-
tada fecha, los Registradores harin anotaci6n pre-
ventiva a solicitud del interesado, la cual subsistird
durante el plazo que sefiala 'el articulo 96 de esta ley.
(59) La R. O. de 8 de Mayo de 1894 ordena: "3.0 Que en las trans-
misiones de dominion realizadas por quien aparezca como duefio en los libros
antiguos se trasladarA previamente el asiento relative al transfercate, y
que estos asientos de los libros antiguos no dificultaran la inscripci6n de
dominion ai favor de un tercero, cuando el transferente acredite el dominio
de la finca con anterioridad A la aplicaci6n de la Ley Hipotecaria por lo1
medios que ]a misma autoriza".
(60) La Ley Hipotecaria empez6 A regir en Cuba el 1. de Mayo d-
1880. V6ase la nota al articulo 45 del Reglamento.

Art. 84 R.-E1 cesionario de cualquier derecho inscripto de-
berA inscribir la cesi6n A su favor, siempre que 6sta resulted de
cualquier docunento registrable. Si se verificare la cesi6n antes
de estar inscripto el derecho A favor del cedente, podra el cesio-
nario erigir, juntamente con la suya, la inscripci6n A favor de
su causante.
Los titulos de composici6n y venta de terrenos realengos se-
rAn registrados A nombre de los cesionarios, sin necesidad de la
previa inscription A favor del Estado. El registro de estos titu-
los serA obligatorio, debiendo al efecto presentarse en el t&rmino
de un afio, A contar desde su expedici6n.
Art. 85 R.-Los herederos y legatarios no podrAn inscribir
A su favor bienes inmuebles 6 derechos reales que no hubiesen
inscripto sus causantes. Los bienes 6 derechos que se hallen en
este caso se inscribirAn A nombre del difunto antes de serlo b fa-
vor de la persona A quien se hayan adjudicado. Esta inscrip-
ci6n se hara A costa de la testamentaria 6 abintestato, y a peti-
ci6n de cualquiera de los interesados, 6 del representante del Mi-
nisterio fiscal, si la herencia estuviese vacante.
No sera necesaria la previa inscripci6n A favor del causante
en cuanto A los bienes raices y derechos reales que 6ste hubiese
adquirido antes del dia en que empez6 A regir la ley Hipoteca-
ria, siempre que asi se haga constar por los medios expresados
en el art. 20 de la ley.
Art. 86 R.-Siempre que sin media provideneia judicial se
pidiese la inscripci6n 6 anotaci6n preventive de bienes que por
fallecimiento de alguno deban pasar a su heredero 6 legatarie, se









presentara y quedara archivada en el Registro la partida que
acredite la fecha de dicho fallecimiento. (e6)
(61) El articulo 10 del deereto del Gobernador General de 12 de
Abril de 1898, por el que se estableci6 el Registro de actos de filtima vo-
luntad, dispone que: "Los Registradores de la Propiedad harAn constar
brevemente en la inscripei6n de los bienes adquiridos por herencia testada
6 intestada, el contenido de la certificaci6n de la Seci6n (hoy Direcci6n
de los Registros y del Notariado de la Secretaria de Justicia) respeete A lo
que en ella conste acerea del otorgamiento de disposici6n testamentaria por
el causante de la herencia, y la suspenders por defecto subsanable, si 6sta
no se inserta en la escritura 6 en el auto de deelaraei6n 6 aprobaci6n ju-
dicial".
Este Registro qued6 establecido en Cuba el 1.* de Mayo de 1898, con-
forme al articulo 1.0 del citado decreto.

Art. 21 L.-Las escrituras pfiblicas de actos 6
contratos que deban inscribirse expresaran, por lo
menos, todas las circunstancias que bajo pena de nu-
lidad debe contener la inscripci6n y sean relatives a
las personas de los otorgantes, a las fncas y a los de-
rechos inscriptos. ("2)
Los duefios de bienes inmuebles 6 derechos rea-
les por cualquier titulo universal 6 singular que no
los sefale y describe individualmente, podran obte-
ner su inscripci6n presentando dicho titulo con el
document, en su caso, que pruebe haberles sido
aquel transmitido, y justificando con cualquier otro
document fehaciente que se hallan comprendidos en
e1 los bienes que traten de inscribir. (s")

(62) Para el debido cumplimiento de lo dispuesto en este articulo fe
ha dictado seguidamente A la promulgaci6n de la Ley Hipotecaria de 1879
y de 6sta que la modifica, una Instrucei6n pars la redacci6n de los doeu-
mentos pfblicos sujetos A registry. La vigente es de fecha 13 de Agosto
de 1893, publicada en la Gaceta del 26 de Septiembre siguiente. Vease en
el Ap6ndice.
(63) El testament es un titulo bastante para aereditar la adquisi-
ci6n de dereehos mortis causa por part de los herederos y de los legata-
rios, A los efectos de inscribir 6stos sobre los bienes del testador, pero no
para acreditar el dominio que 6ste se atribuys sobre determinados bienes;
y, por tanto, pars inseribir la transmisi6n de 6stos ees neeesario que conste
acreditado dicho dominion en la form que, segin los easos, la ley estatuye;
sin que A lo expuesto obste el permitir el pAfrrafo segundo del articulo
veintiuno de la Ley, A los duefios (adquirentes) de bienes inmuebles 6 de-
rechos reales por eualquier titulo universal 6 particular, obtener con su
simple presentaci6n que ae inscriban, si en ellos ee sefialan y described in-
dividualmente los bienes, pues ese precepto se referee A las inseripciones
corrientes en tracto sucesivo, en que el dereeho dominico results ya regis-
trado, y per esto, la Direcci6n General de los Registros ha fijado ya s
inteligencia estableciendo que puede inscribirse el dereeho hereditario pre-
sentando el document on que tal dereeho coete, y en an easo Ia partida de








defunci6n del testador, con tal que coneurran estas dos circunstaneias: pri-
mera: que los bienes hereditarios consten inscriptos A favor del causante;
y segunda: que haya uno 6 various herederos que soliciten la inferipei6n pro
indiviso. (Resoluciones de 14 de Agosto de 1909 y 23 de Junio de 1911).

Art. 87 R.-Se considerarAn documents fehacientes, para
los efectos del pArrafo segundo del art. 21 de la ley, las escritu-
ras de arrendamiento de los diez filtimos afios, en las cuales se
haga menci6n del titulo universal, las diligencias judiciales de
posesi6n, apeo 6 deslinde, las sentencias de interdictos 6 cuales-
quiera otros instruments que hagan fe y express menci6n de
los bienes y de su procedencia en t6rminos suficientemente ex-
plicitos a juicio del Registrador, y salvo en todo caso, contra su
decision el recurso gubernativo correspondiente.

Art. 22 L.-El Notario que cometiere alguna
omisi6n que impida inscribir el acto 6 contrato, con-
forme a lo dispuesto en el articulo anterior, la subsa-
nar6, extendiendo a su costa una nueva escritura, si
fuere possible, e indemnizando en todo caso A los in-
teresados de los perjuicios que les ocasione su falta.
Art. 23 L.-Los titulos mencionados en los ar-
ticulos 2 y 5 que no esten debidamente inscriptos 6
anotados en el Registro no podran perjudicar A ter-
cero. (4")
La inscripci6n de los bienes inmuebles y dere-
chos reales adquiridos por herencia 6 legado no per-
judicara a tercero, si no hubiesen transcurrido cinco
afios desde la fecha de la misma. Exceptianse los
casos de herencia testada 6 intestada, mejora y le-
gado, cuando recaiga en herederos forzosos.
En la adjudicaci6n de bienes inmuebles determi-
nados en una herencia 6 concurso A un participe, a
un acreedor 6 a un extrafio, con la obligaci6n de em-
plear su imported en el pago de deudas 6 cargas de la
misma herencia 6 concurso, se hard constar la eondi-
ci6n con la cual los bienes se adjudican al inscribirlos
a nombre del adjudicatario, y surtira los efectos que
esta ley establece en el numero 10 del art. 37.
Los dehmas bienes de la herencia 6 concurso que-
darkn por este hecho libres de toda responsabilidad,
aunque solo en perjuicio de tercero, por mas que en
la inscripci6n de ellos consten las deudas de la heren-
cia 6 concurso. Cuando no se adjudiquen bienes de-









terminados para pago de deudas, los bienes todos de
la herencia 6 concurso quedarin libres de toda res-
ponsabilidad en perjuicio de tercero, aun cuando en
el Registro conste la existencia de las deudas.
(64) Este articulo tiene relaci6n con el 389 de la propia ley, y ademas
concuerda con el siguiente:
Articulo 606 del C6digo Civil: "Los titulos de dominio, 6 de otros
derechos reales sobre bienes inmuebles, que no est6n debidamente inscriptos
6 anotados en el Registro de la Propiedad, no perjudican & tercero".

Art. 24 L.-Los titulos inscriptos surtiran su
efecto aun contra los acreedores singularmente pri-
vilegiados por la legislaci6n comun.
Art. 25 L.-Los titulos inscriptos no surtiran su
efecto en cuanto a tercero sino desde la fecha de la
inscripci6n.
Art. 26 L.-Para determinar la preferencia en-
tre dos 6 mas inscripciones de una misma fecha, re-
lativa a una misma finca, se atendera a la hora de la
presentaci6n en el Registro de los titulos respectivos.
Art. 27 L.-Para los efectos de esta ley se consi-
dera como tercero aquel que no haya intervenido en
el acto 6 contrato inscripto. (")
(65) El Tribunal Supremo, en sentencia de 31 de Mayo de 1900, ha
fijado el alcance de este articulo diciendo que se limit A definir, para los
efectos de la misma ley, A qui6n se entiende por tercero, pero que dicho
articulo no concede ni atribuye a esa entidad derecho alguno.
En la sentencia de 7 de Abril de 1903 se declar6 que para ser conside-
rado como tereero y disfrutar de los beneficios del articulo 23 de la Ley
Hipotecaria, es necesario opener A los titulos presentados por el demandante
otros titulos que hayan sido inscriptos. Esta doctrine coneuerda con la
declarada en sentencia de 8 de Agosto de 1904, segdn la cual, no puede es-
timarse como tercero quien adquiere de persona que no tenia inscripto su
titulo, porque la tal adquisici6n no se hizo bajo Ia garantia del Begistro.
Por otra sentencia de 20 de Junio de 1903, se declare que la cualidad
de tercero deeeansa en la presunci6n de que cuendo nace el derecho de 6ste.
61 ignoraba los gravAmenes que pesaban sobre el inmueble, presunci6n que
cede ante la prueba de que tenia conocimiento de los hechos que la ley
supone que ignoraba.
Por resoluci6n gubernativa de 3 de Diciembre de 1902 se declare que no
puede considerarse como teroero a quien pudo enterarse y tener cabal co-
nocimiento, y lo tuvo, del gravamen que pesaba sobre el inmueble que ad-
quiria.
Otra resoluei6n gubernativa de 16 de Octubre de 1903 declare que no
son terceros los que adquieran el inmueble A titulo de herencia; pero este
amplio eoneepto eetA limitado por la declaraci6n contenida en la resoluci6n
de 20 de Noviembre de 1902, eegfn la cual, el heredero que acepta la he-
rencia a beneficio de inventario, tiene el concept de tereero en cuanto A sus
bienes propios.
Veanae, ademAs, las Bealee Ordenes incluidas en el Ap6ndice.









Art. 28 L.-Se consider como fecha de la ins-
cripci6n, para todos los efectos que 6sta deba produ-
cir, la fecha del asiento de presentaci6n, que debera
constar en la inscripci6n misma.
Art. 29 L.-E1 dominio 6 cualquier otro derecho
real que se mencione expresamente en las inscripcio-
nes 6 anotaciones preventivas, aunque no est6 con-
signado en el Registro por medio de una inscripci6n
separada y especial, surtirh efecto contra tercero
desde la fecha del asiento de presentaci6n del titulo
respective.
Lo dispuesto en el p6rrafo anterior se entendera
sin perjuicio de la obligaci6n de inscribir especial-
mente los referidos derechos, y de la responsabilidad
en que pueda incurrir la persona que en casos deter-
minados deba pedir la inscripci6n. ("6)
(66) Por R. 0. de 8 de Mayo de 1894, evacuando una consult del
Registrador de la Propiedad de Guanabacoa, se resolvi6: "1.* Que, una
vez transcurrido el t6rmino de un afio que dicho articulo 397 (de la ley)
sefiala, los asientos de derechos reales de los libros antiguos no trasladadns
no se mencionaran en las inscripciones nuevas que se hagan; eancelAndose
de oficio, terminado dicho plazo, las menciones que tambien de oficio se ha-
yan hecho en los libros modernos de asientos de los expresados derechos
reales consignados en los antiguos, siempre que su traslaci6n no haya side
expresamente solicitada por los interesados dentro del referido plazo legal''.
Por la disposiei6n sexta de la R. O. de 28 de Noviembre de 1894 Fe
ordena que "No se hark inscripci6n alguna en lo sucesivo sin que est6n
canceladas todas las menciones de oficio relatives A la finca de que se trate''
Para distinguir las menciones de oficio de las dispuestas por la ley, t6n-
gase en euenta la disposici6n novena de la filtima citada R. 0., que dice asi:
"'Que las menciones de que trata el articulo 29 se haran cuando resulten de
los titulos, sin distinguir entire 6stos los antiguos de los modernos, ni entire
las menciones las que tengan 6 no su matriz en los libros antiguos, siempre
que en estos iltimos casos no medie tercero inscripto que pueda resultar
perjudicado '.
Coneuerda con esta doctrine la consignada en las siguientes resolucio-
nes gubernativas:
Por la de 2 de Enero de 1903 se ha declarado que euando los gravame-
nes se han mencionado en el titulo tienen que mencionarse en las inscripcio-
nes. Estas menciones, que no son las de ofieio. que los Registradores acos-
tumbraban hacer tomandolas de los antiguos libros, estan amparadas por el
articulo 29 de la Ley Hipotecaria y equiparadas 6 las inscripeiones, sin per-
juicio de la obligaei6n de inscribirlas especialmente (resoluci6n de 2 de
Enero de 1903), y por consiguiente surten efectos contra terceros (resolu-
ci6n de 27 de Octubre de 1904), no pudiendo, mientras ellas subsistan, ins-
cribirse ningin titulo por el cual se extinga 6 reducza el derecho meneio-
nado sin el consentimiento de la persona A cuyo favor se hubiere hecho aI
menci6n (resoluei6n de 3 de Diciembre de 1902).

Art. 30 L.-Las inscripciones de los titulos ex-
presados en los articulos 20 y 5' serfn nulas euando








carezean de las circunstancias comprendidas en los
niimeros r1, 2, 3, 4, 59, 6 y 8. del articulo 9, y en
el nfimero 1 del articulo 13. ("7)
(67) Ni el Registrador de la Propiedad, ni sus superiores en el orden
gubernativo, 'ueden declarar la nulidad de una inscripci6n; puesto que ese
particular compete A los Tribunales de Justicia (resoluei6n de 15 de Enero
de 1903). Los asientos del Registro, aun practicados irregularmente y con
infracei6n de los preceptos legales, se reputan vilidos mientras su nulidad
no se declare por los Tribunales (resoluciones de 31 de Oetubre de 1899 y
de 23 y 26 de Agosto de 1901), y, por tanto, mientras no se cancelen de-
bidamente surten todos sus efectos en el regimen hipoteeario (resolueiones
de 28 de Febrero de 1902, 15 de Enero y 25 de Febrero de 1903).

Art. 31 L.-La nulidad de las inscripciones de
que trata el articulo precedent no perjudicara al de-
recho anteriormente adquirido por un tercero que no
haya sido parte en el acto 6 contrato inscripto.
Art. 32 L.-Se entenderA que carece la inscrip-
ci6n de alguna de las circunstancias comprendidas en
los numerous y articulos citados en el articulo 30, no
solamente cuando se onita hacer menci6n en ella de
todos los requisitos expresados en cada uno de los
mismos articulos 6 nfimeros, sino tambien cuando se
expresen con tal inexactitud, que pueda ser por ello
el tercero inducido a error sobre el objeto de la cir-
cunstancia misma, y perjudicado ademas en su con-
secuencia.
Cuando la inexactitud no fuese sustancial, con-
forme a lo prevenido en el parrafo anterior, 6 la omi-
si6n no fuese de todas las circunstancias comprendi-
das en algunos de los referidos nimeros 6 articulos,
no se declarara la nulidad sino en el caso de que lle-
gue a producer el error y el perjuicio.

Art. 88 R.-Los Jueces .y Tribunales ante quienes se recla-
me sobre la nulidad de una anotaei6n 6 inseripei6n, lo pondran
en conocimiento del Registrador respective.
El Registrador, en el mismo dia que reciba el oficio del Juez
6 Tribunal, pondrA una nota marginal A la anotaei6n 6 A la ins-
cripei6n, redactada en esta forma:
"Reclamada la nulidad por D. N ..... en el Juzgado 6 Tri-
bunal de ...... Eribania (hoy Seeretaria) de ..- (Fecha y
media firma).







Art. 89 R.-Si se desechare la reclamaci6n de nulidad, tam-
bien pondra el Juez 6 Tribunal en conocimiento del Registrador
la ejecutoria que asi lo declare, a fin de que canceled la nota mar-
ginal que queda referida, por otra inmediata, diciendo:
"Desechada la reclamaci6n de nulidad indicada en la nota
que precede, por ejecutoria de ............ (tal fecha). (Fecha y me-
dia firma).
Art. 90 R.-Declarada la nulidad de una anotaci6n 6 ins-
cripci6n, mandarh el Juez 6 Tribunal cancelarla y extender otra
nueva en la forma que proceda seguin la ley.
Este nuevo asiento surtirh efecto desde la fecha en que deba
producirlo, segfin sus respectivos cases.

Art. 33 L.-La inscripci6n no convalida los actos
6 contratos que sean nulos con arreglo a las leyes.
Art. 34 L.-No obstante lo declarado en el ar-
ticulo anterior, los actos 6 contratos que se ejecuten
fi otorguen por persona que en el Registro aparezca
con derecho para ello, no se invalidaran en cuanto A
tercero, una vez inscriptos, aunque despu6s se anule
6 resuelva el derecho del otorgante en virtud del titu-
lo anterior no inscripto 6 de causes que no resulted
claramente del mismo Registro.
Solamente en virtud de un titulo inscripto podra
invalidarse, en perjuicio de tercero, otro titulo pos-
terior tambi6n inscripto, salvo lo dispuesto en el ar-
ticulo 389.
Lo dispuesto en este articulo no sera applicable
en ningun tiempo al titulo inscripto con arreglo a lo
prevenido en el articulo 390, a menos que la pres-
cripci6n haya convalidado y asegurado el derecho 'a
que se refiere dicho titulo.
Art. 35 L.-La prescripci6n que no requiera jus-
tu titulo, no perjudicara a tercero si no se halla ins-
cripta la posesi6n que ha de producirla.
Tampoco perjudicard A tercero la que requiera
just titulo, si este no se halla inscripto en el Registro.
El termino de la prescripci6n principiara a co-
rrer en uno y en otro caso, desde la fecha de la ins-
cripci6n. ("8)
En cuanto al duefio legitimo del inmueble 6 de-
recho que se est6 prescribiendo, se calificara el titulo









y se contard el tiempo con arreglo A la legislaci6n
comun. (eB)
(68) Articulos del C6digo Civil que se relaeionan con este de la ley:
Articulo 1,940.-Para la prescripei6n ordinaria del dominio y demas
derechos reales se necesita poseer las cosas con buena fe y just titulo por
el tiempo determinado en la ley".
Articulo 1,941.-La posesi6n ha de ser en coneepto de duefio, pi-
blica, pacifica y no interrunpida".
"Articulo 1,949.-Contra un titulo inscripto en el Begistro de la Pro-
piedad no tendril lugar la prescripci6n ordinaria de dominio 6 derechos
reales en perjuicio de tercero, sino en virtud de otro titulo igualmente ins-
eripto, debiendo empezar A correr el tiempo desde la inscripci6n del se-
gundo '.
"Artieulo 1,957.--El dominion y demas dereehos reales se prescriben
por la posesi6n de diez afios entire presents y veinte entire ausentes, con
buena fe y just titulo".
"Articulo 1,959.-Se prescriben tambi6n el dominio y demAs derechos
reales sobre los bienes inmuebles por su posesi6n no interrumpida durante
treinta afios, sin necesidad de titulos ni de buena fe y sin distinci6n entire
presents y ausentes, salvo la excepci6n determinada en el articulo 539".
"Artieulo 539.-Las servidumbres continues no aparentes y las discon-
tinuas, sean 6 no aparentes, s6lo podrAn adquirir.e en virtud de titulo".
(69) El Tribunal Supremo, en senteneia de 3 de Noviembre de 1906,
ha heeho entire otras las siguientes declaraeiones: que la ley establece en
este artieulo 35 una difereneia, A los efectos de la preseripei6n, entire el
tereero, definido en tesis general en el articulo 27, y la persona que en 6ste,
distingui6ndola de aqu61, denomina duefio legitimo del inmueble; que quien
adquiere por tradici6n simtb6lica de quien tiene un inmueble inscripto, perc
que no lo posee materialmente, esti sujeto A las consecuencias que la pese-
si6n de otra persona pueda producer en el dominio de quien lo tiene ins-
cripto, y el adquirente no puede invocar A su favor el carAeter de tercero
que adquiera de la persona que en el Registro sparezca duefio de la cosa
vendida; y que, para aplicar doctrinas referentes A la prescripei6n, debe
tenerse en cuenta si se trata de la ordinaria que exige titulo 6 de la extraor-
dinaria en la que no es necesario.

Art. 36 L.-Las acciones rescisorias y resoluto-
rias no se darin contra tercero que haya inscripto los
titulos de sus respectivos derechos conforme a lo pre-
venido en esta ley.
Art. 37 L.-Se exceptuian de la regla contenida
en el articulo anterior:
1" Las acciones rescisorias y resolutorias que
deban su origen a causes que consten explicitamente
en el Registro.
2- Las acciones rescisorias de enajenaciones
hechas en fraude de acreedores en los casos si-
guientes: ('")
Cuando la segunda enajenaci6n haya sido hecha
por titulo gratuito.








Cuando el tercero haya sido c6mplice en el
fraud.
En ambos casos no perjudicarA A tercero la ac-
ci6n rescisoria que no se hubiere entablado dentro de
un afo, contado desde el dia de la enajenaci6n frau-
rulenta.
(70) Los contratos otorgados en fraude de acreedores son rescindi-
bles, conforme al nfimero tercero del articulo 1,291 del C6digo Civil, cuando
los diehos aereedores no puedan cobrar de otro modo lo que se les deba.
Segfin el articulo 1,297 del citado C6digo, se presumen celebrados en fraude
de acreedores todos aquellos contratos por virtud de los euales el deudor
enajene bienes a titulo gratuito. Tambien se presumen fraudulentas las
enajenaciones i titulo oneroso, heehas por aquellas personas contra las cua-
les se hubiere pronunciado antes sentencia condenatoria en cualquiera ins-
taneia 6 expedido mandamiento de embargo de bienes.

Art. 38 L.-En consecuencia de lo dispuesto en
el articulo 36, no se anularin ni rescindiran los actos
6 contratos en perjuicio de tercero que haya inscripto
su derecho, por ninguna de las causes siguientes:
P1 Por revocaci6n de donaciones en los casos
permitidos por la ley, except el de no cumplir el do-
natario condiciones inscriptas en el Registro.
2- Por causes de retracto legal en la venta 6
derecho de tanteo en las enfiteusis.
3' Por no haberse pagado todo 6 parte de pre-
cio de la cosa vendida, si no consta en la inscripci6n
haberse aplazado el pago.
41 Por la double venta de una misma cosa, cuan-
do alguna de ellas no hubiera sido inscripta. (")
5- Por causa de lesi6n en los casos 1 y 2" del
articulo 1291 del C6digo Civil. (")
6W Por enajenaciones verificadas en fraude de
acreedores, con exclusion de las exceptuadas en el
articulo anterior.
7T Por efecto de cualesquiera otras acciones
que las leyes 6 fueros especiales conceden a determi-
nadas personas para rescindir contratos en virtud de
causes que no consten expresamente de la inscripci6n.
En todo caso en que la acci6n resolutoria 6 resci-
soria no se pueda dirigir contra el tercero, conform
a lo dispuesto en este articulo, se podri ejercitar la








personal correspondiente para la indemnizacion de
dafios y perjuicios por el que los hubiere causade.
(71) Conforme al pArrafo segundo del articulo 1,473 del C6digo Civil,
cuando un inmueble se hubiere vendido a diferentes compradores, la pro-
piedad pertenecers al adquirente que antes la haya inscripto en el Begistro.
(72) Articulo 1,291 del C6digo Civil: "Son rescindibles:
1." Los contratos que pudieren celebrar los tutores sin autorizaci6n
del consejo de familiar, siempre que las personas A quienes representan hayan
sufrido lesi6n en mas de la cuarta parte del valor de las cosas que hubieren
sido objeto de aqu6llos.
2." Los celebrados en representaci6n de ausentes, siempre que 6stos
hayan sufrido la lesi6n a que se refiere el nimero anterior".

Art. 39 L.-Se entenderA enajenaci6n a tiulo
gratuito en fraude de acreedores, en el caso 1, nime-
ro 2" del articulo 37, no solamente la que se haga por
donaci6n 6 cesi6n de derecho, sino tambien por cual-
quier enajenaci6n, constituci6n 6 renuncia del dere-
cho real que haga el deudor en los plazos respectiva-
mente seialados por las leyes comunes, y las de co-
mercio ("3) en su caso, para la revocacion de las ena-
jenaciones en fraude de acreedores, siempre que no
haya mediado precio, su equivalent d obligaci6n
preexistente y vencida.
(73) VWanse los articulos 880, 881 y 882 del C6digo de Comercio.

Art. 40 L.-Se podra revocar, conforme a lo de-
clarado en el articulo anterior, y siempre que concu-
rran las circunstancias que en e1 se determinan:
1? Los censos, enfiteusis, servidumbres, usu-
fructos y demas derechos reales constituidos por el
deudor.
2? Las constituciones dotales 6 donaciones por
raz6n de matrimonio A favor de la mujer, de hijos 6
de extrafios.
30 Las adjudicaciones de bienes inmuebles eu
pago de deudas no vencidas.
4 Las hipotecas voluntarias constituidas para
la seguridad de deudas anteriormente contraidas sin
esta garantia, y no vencidas, siempre que no se agra-
ven por ella las condiciones de la obligaci6n principal.
5? Cualquier contrato en aue el deudor traspa-
se 6 renuncie expresa 6 tacitamente un derecho real.








Se entenderd que no media precio ni su equiva-
lente en los dichos contratos cuando el Notario no d6
fe de su entrega, 6 si, confesando los contrayentes
haberse 6sta verificado con anterioridad, no se jus-
tificare el hecho 6 se probare que debe ser compren-
dido en el caso 3 del present articulo.
Art. 41 L.-Se considerarA el poseedor del in-
mueble 6 derecho real c6mplice en el fraude de su
enajenaci6n en el caso 2, nfunero 2? del articulo 37:
1 Cuando se probare que le constaba el fin con
que dicha enajenaci6n se hiciera y que coadyuv6o
ella como adquirente inmediato 6 con cualquier otro
caraeter.
20 Cuando hubiere adquirido su derecho, bien
inmediatamente del deudor, bien de otro poseedor
posterior, por la mitad 6 menos de la mitad del just
precio.
39 Cuando habi6ndose cometido cualquiera es
pecie de suposici6n 6 simulaci6n en el contrato cele-
brado por el deudor, se probare que el poseedor tuvo
noticia 6 se aprovech6 de ella.

-. ADICION
DISPOSICIONES DE LA ORDEN 34, DE 1902, SOBRE INSCRIPCION
DE BIENES Y DERECHOS
PERTENECIFNTES A LAS EMPRESS DE FERROCARRILES.

CAPITULO VII.
De los terrenos de los ferrocarriles y de los derechos
y servidumbres
constituidos sobre los mismos, asi como de sus inscripciones. (74)

I. Cuando los terrenos tenidos en propiedad 6 posesi6n, 6
cualesquiera derechos, participaciones 6 servidumbres que reco-
nozcan los terrenos en los cuales una Compafiia de ferrocarril se
propone construir su line. han sido adquiridos por donaci6n,
compra, expropiaci6n forzosa, 6 de otra manera cualquiera, la
Compafiia presentarh los titulos de dichos terrenos, 6 las cons-
tancias en que funden sus derechos, al Registrador de la propie-
dad de la ciudad de la Habana, que est6 encargado del Registro
Mereantil, (75) el cual inmediatamente inscribira los mismos









literalmente, asi como cualquier document otorgado ante No-
tario Piblico, 6 certificado por el mismo, en que se constituya
una hipoteca, carga 6 gravamen sobre dichas propiedades, pose-
siones, participaciones, derechos 6 servidumbres, en libros espe-
ciales, que estaran A su cargo, los cuales serin abiertos y desti-
nados para toda clase de asientos. que se refieran a ferrocarriles,
y cuyos libros seran abiertos y cerrados de la misma manera que
los demAs libros A su cargo, y entregara al agent debidamente
autorizado de la Compafia una copia certificada, de la inscrip-
ci6n hecha y los Registradores de la propiedad de los Distritos
por los cuales han de cruzar lines de ferrocarriles, abriran li-
bros especiales, que formaran parte de sus Registros, cuyos libros
serAn abiertos y cerrados de la misma manera que los demAs li-
bros A su cargo, y serin destinados para toda clase de asientos
referentes A ferrocarriles, inscribiendo en dichos libros a su
cargo la parte de dicha copia certificada que correspond A te-
,renos, lo mismo que A derechos, participaciones 6 servidumbres
que reconozcan terrenos, situados dentro de sus respectivos Dis-
tritos. Ningfn Registrador de la propiedad rehusara inscribir
ningin document por escrito referente A ferrocarriles, que haya
sido otorgado 6 certificado por ante Notario en la Isla de Cuba,
6 si lo ha sido en el extranjero, cuando est6 debidamente legali-
zado de acuerdo con las leyes vigentes en Cuba referentes A le-
galizaciones, y todos los Registradores de la propiedad deberAn
inscribir los mismos inmediatamente despubs de series presenta-
dos, sin que les asista ningin derecho de calificaci6n de dichos
titulos. En caso de que en eualquier tiempo, el empleo de Re-
gistrador Mercantil de la Habana sea separado del actual de
Registrador de la propiedad que desempefia el mismo, los libros
que contengan toda clase de inscripciones referentes A ferroca-
rriles, asi como todas las inscripciones posteriores de diches fe-
rrocarriles, continuarin encomendadas al Registrador de la pro-
piedad que al tiempo de dicha separaki6n quedase eneargado del
Registro de la propiedad que sea separado del Registro Mercan-
til. (VWase la nota 75).
(74) Estas disposiciones se refieren & los ferrocarriles de uso pdiblico,
no A los privados, y por tanto el dominio ocupado por los de esta elase ha
de inscribime eonforme & los preceptos comunes de la legislaci6n hipoteca-
ria, segin se deelara er la resoluci6n hipotecaris ndmero 8, de 4 de Mayo
de 1905.
(75) Por decreto del Gobernador Provisional nfimero 1056, de 31
de Octnbre, se separ6 el Registro Mereantil de la Habana del de la Propie-
dad del Centro de dicha capital, al que estaba adscripto; y por el articulo
X de dieho decreto se dispone lo siguiente:
X.-Al separarse el Registro Mereantil de la Habana, de acuerdo con
este deereto, del Registro de la Propiedad del Centro, al cual se hall ads-
cripto en la aetualidad, pasarAn A aqu61 los libros referentes A las inecrip-
ciones de Compafiias de Ferrocarriles, continuando el Registrador de la Pro-
piedad expresado con los libros y hecho cargo de las inseripeiones en euanto
A las propiedades pertenecientes A dichas Compafias de Ferrocarriles y fa-








cilitaado al Registrador Mercantil de la Habana las certificaeiones y datos
necesarios para que &ste pueda continuar con las inscripciones correspon-
dientes A las mencionadas Compafiias de Ferrocarriles".

II. Los titulos, asi como las constancias en que funden sus
derechos sobre today la propiedad real, posesi6n, derechos, parti-
cipaci6n 6 servidumbres en terrenos, 6 cualquiera otra clase de
bienes, adquiridos y tenidos, ocupados 6 usados, en virtud de po-
sesi6n, por cualquiera Compafiia de ferrocarril, lo mismo que to-
das las escrituras constitutivas de hipotecas, cargas 6 gravimenes
de cualquier clase, enajenaciones A otro mode de disponer de di-
chas tierras, derechos, participaciones 6 servidumbres en propie-
dad real 7 cualquiera otra clase de propiedad serAn inscriptos de
la misma manera dispuesta en el pdrrafo que precede.
III. Al tiempo de la presentaci6n por la Compafiia de fe-
rrocarril al Registrador de la propiedad de la ciudad de la Ha-
bana, para que sean inscriptos de la manera dicha, los titulos 6
las constancias en que funden sus derechos a terrenos 6 derechos,
participaci6n 6 servidumbres en los mismos 6 de cualquiera otra
clase de bienes, el agent de la Compafiia debidamente autorizado
aeompaiiard tambi6n A los mismos una copia debidamente certi-
ficada por el Presidente y Secretario de la Comisi6n de Ferroca-
rriles, y sellada por la misma, de la memorial en que se explica la
direcci6n y condiciones generals de la linea, cuya memorial se
dispone en esta orden que sea archivada en dicha Comisi6n, y di-
cho Registrador deberd inscribirla junto con dichos titulos, 6
constancias en que funden sus derechos, cuya inscripci6n basta-
rA para cualesquiera inscripciones que se hayan de hacer en lo
sucesivo.
La copia certificada de que aqui se ha hecho menci6n filti-
mamente serA una copia certificada de la Memoria tal como fu6
aprobada por la Comisi6n de Ferrocarriles 6 por el Tribunal
Supremo.
IV. Todos los terrenos, cualquiera que sea el titulo en vir-
tud del cual se tengan en dominio, 6 posesi6n, scan 6 no conti-
guos, continues, indivisos, haciendas comuneras, 6 cualesquiera
otros pertenecientes 1 ocupados por una Compafiia de ferroca-
rril, y dedicados A los prop6sitos del ferrocarril, podrkn ser con-
siderados A elecci6n de la Compafiia, como una sola propiedad 6
finca A los efectos de inscribir el mismo en las oficinas del respec-
tivo Registrador de la propiedad, asi como para todas las enaje-
naciones y constituciones de hipotecas, cargas -i otros gravamenes.
V. Siempre que se trate de la division de terrenos pro-in-
divisos 6 haciendas comuneras, la Compafiia de ferrocarril in-
demnizari A los otros duefios conjuntamente interesados con la
Compafiia, la parte de dichos terrenos pro-indivisos 6 de hacien-
das comuneras que sea usada 6 ocupada en posesi6n por la Com-
pafiia de ferrocarril para el objeto de su ferrocarril, siempre que
el interns poseido por la Compafiia en dichas tierras pro-indiviso










6 haciendas comuneras sea insuficiente para corresponderle el
Area total del terreno empleado en su via, y de los terrenos para
estaciones, si las hubiere.
VI. Todos los bienes adquiridos por cualquiera Compaflia
de ferrocarril despu6s de la constituei6n de cualquiera hipoteca
conteniendo el pacto de incluir en dicha hipoteca la propiedad,
que se adquieran con posterioridad, se consideraran como for-
mando parte de la sola porci6n 6 parcel de bienes dados en ga-
rantia de dicha hipoteca, y los Registradores de la propiedad
inscribiran las escrituras de dichos bienes adquiridos con poste-
rioridad comT si formaran parte de los bienes previamente adqui-
ridos de Ia Compaiiia de ferrocarril que aparezean inscriptos en
su oficina, y harin el oportuno asiento ampliando dicha hipoteca
A dichos bienes adquiridos con posterioridad, de conformidad
con los terminos de las estipulaciones 6 acuerdos contenidos en
la escritura constitutiva de la hipoteca.
VII. Todas las adquisiciones por las Compafias de ferro-
earril por donaci6n, compra 6 expropiaci6n de terrenos, tierras
en posesi6n, dereehos, participaciones 6 servidumbres en las mis-
mas. y de otra propiedad real 6 personal que utilice el ferrocarril
para sus fines, incluyendo la emisi6n y transferencia de acciones,
bonos hipotecarios y otras classes de bonos, las Compafiias de fe-
rrocarril gozarin de la exenci6n de las contribuciones que la ley
impone per transmisiones de dominion.
VIII. Los Notarios piblicos, al otorgar por escrito todo do-
cumento relative A ferrocarriles, harin constar en el mismo la
autorizaei6n y generals de la persona 6 personas, Compafiia 6
Compafias otorgantes; los linderos, cabida 6 descripci6n, asi
como las eargas, gravamenes y demas circunstancias de los te-
rrenos gravados y 1la descripci6n de los bienes muebles incluidos
en los mismos, que comprendan dichos documentos, asi como el
caricter, pactos, condiciones y estipulaciones del contrato conte-
nido en iales documents, y no se exigira ningdn otro requisite,
de los requeridos por la legislaci6n hipotecaria y notarial.
IX. Todos los Registradores de la propiedad de la Isla de
Cuba tendrAn derecho A percibir, y s6lo percibirin, como retri-
buci6n, los honorarios que mas adelante se expresan, y no podrAn
exigir ni percibir, so pena de destituei6n de su destiny, de ningin
empleado, agent 6 abogado de ninguna Compafiia de ferroca-
rril, ninguna dadiva 6 gratificaci6n, 6 retribuci6n ii honorario,
sino los que aqui se determinan. Los honorarios de dichos Re-
gistradores por inscribir y certificar los documents escritos re-
lativos A ferrocarriles, se sujetaran a la siguiente base:
A raz6n de cuarenta centavos en oro per cada eien palabras
transcritas por dicho Registrador del texto de cualquier instru-
mento relative A ferrocarriles, presentado A cualquier Registra-
dor de la propiedad, para ser inscripto por el mismo en los libros
de su cargo relatives A ferrocarriles.









A raz6n de cuarenta centavos en oro por cada cien palabras
transcritas por dicho Registrador del texto de cualquiera ins-
cripci6n relativa A ferrocarriles en los libros de inscripciones A
su cargo y certificado por 61 con su firma y sello de ser verda-
deras copias de dichas inscripciones originales; y
A raz6n de cuarenta centavos en oro por cada cien palabras
del texto de cualquier document escrito relative A ferrocarriles,
presentado para que se certifique, y confrontado por kl con el
original del Registro, y certificado bajo su firma y sello como
copias fieles de su original.
X. No se cobrarin ni percibirin honorarios por ningin
Registrador de la propiedad por copias de documents 6 asientos
de documents oficiales referentes A ferrocarriles, facilitadas A
los empl2ados pfiblicos para usarlas en su capacidad official.

TITULO III
DE LAS ANOTACIONES PREVENTIVAS.
Art. 42 L.-Podrdn pedir anotaci6n preventive
de sus respectivos derechos en el Registro puiblico
correspondiente:
10 El que demandare en juicio la propiedad de
bienes inmuebles 6 la constituci6n, declaraci6n. mo-
dificaci6n 6 extinci6n de cualquier derecho real. (7")
2 El que, con arreglo a derecho, obtuviere a
su favor mandamiento de embargo que se haya hecho
efectivo en bienes races del deudor. (")
30 El que en cualquier juicio obtuviese senten-
cia ejecutoria (") condenando al demandado, la eual
deba llevarse A efecto por los trimites establecidos
en el titulo 8? de la Ley de Enjuiciamiento Civil.
4? El que demandando en juicio declarative el
cmnplimiento de cualquiera obligaci6n, obtuviere,
con arreglo a las leyes, providencia ordenando el se-
cuestro 6 prohibiendo la enajenaci6n de bienes in-
muebles.
50 El que propusiere demand con objeto de
obtener alguna de las providencias expresadas en el
niimero 40 del articulo 2? de esta ley. (")
60 El c6nyuge viudo, por el derecho que le con-
cede el articulo 838 del C6digo Civil. (8")
7? El legatario que no tenga derecho, seg n las
leyes, a promover el juicio de testamentaria. (81)









91

8? El acreedor refaccionario, mientras duren
las obras que sean objeto de la refacci6n.
90 El que presentare en el oficio del Registro
algfin titulo cuya inscripci6n no pueda hacerse defi-
nitivamente por falta de algun requisite subsanable
6 por impoaibilidad del Registrador.
10. El que en cualquiera otro caso tuviere dere-
cho a exigir anotaci6n preventive, conforme a lo dis-
puesto en esta ley. ("2)
(76) No es notable una demand en la que se ejercita una acci6n
personal (resoluci6n de 15 de Mayo de 1900); ni la que versa sobre bienes
muebles (resoluci6n de 30 de Enero de 1911); ni la de nulidad de inscrip-
eiones, pues, en este caso, los derechos del demandante quedan asegurados
por el procedimiento que autoriza el articulo 88 del Reglamento.
La providencia que en este caso recayese a la solicitud de anotaci6n
es apelable en un solo efecto, conforme al articulo 68 de la Ley.

(77) Por resoluci6n gubernativa de 29 de Agosto de 1904 se ha de-
elarado que, dada la legislaci6n vigente en la actualidad sobre costas, no es
motivo para near la anotaei6n de un embargo que en el mandamiento no
haya sefialado el juez la cantidad necesaria para aqu6llas.
(78) En la resoluci6n gubernativa de 21 de Diciembre de 1899 se
declara que, conforme al iltimo parrafo del articulo 786 de la Ley de En-
juieiamiento Civil, quien obtiene una sentencia en rebeldia puede pedir la
anotaci6n preventive de su dereeho, no obstante la apelaci6n que contra el
fallo est6 en aptitud legal de establecer la part contraria.

(79) En resoluei6n gubernativa de 9 de Enero de 1902 se ha decla-
rado que ni en la Ley Hipotecaria ni en su Beglamento hay disposici6n
alguna que prevenga que, previamente A la anotaci6n preventive de una
demand de incapacidad, sea necesaria la inscripci6n de los bienes que
posea la persona de cuya incapacidad se trate; habiendo aido, por el con-
trario, constant practice, segin puede verse en diversas resoluciones de la
Direcci6n de los Registros, y segfn lo que se deduce 16gica y juridicamente
de la ley escrita sobre esa material, que una vez inscripta la ejecutoria en
que se declare la incapacidad legal para administrar, 6 cualquiera otra
por la que se modifique la capacidad civil de las personas en cuanto A la
libre disposiei6n de sus bienes, se dispondra por el mismo juez 6 tribunal,
si el ineapacitado tuviere bienes 6 derechos reales no inscriptos, la corres-
pondiente inscripci6n, al margen de la equal ee pondrA determinada nota en
que consten determinados particulares; y es despu6s de dicha inscripei6n
de la ejecutoria del easo, al ordenarse la inscripei6n de los bienes 6 dere-
chos reales del incapacitado, cuando se dilucidarAn los diversos problems
que puedan presentarse & causa de apareeer 6 no inscriptas ya las propic-
dades 6 derechos de que se trate: y, por consiguiente, procede tomar la
anotaci6n preventive cuando la demand se deduce por quien tiene derecho
i ello y se ordena por juez competent en el oportuno mandamiento.
VWase el artilulo 68 de la Ley y su nota.
(80) Articulo 838 del C6digo Civil: "Los herederos podr&n satisfa-
cer al e6nyuge su part de usufructo, asignandole una rental vitalicia 6 los
products de determinados bienes, 6 un capital efectivo, procediendo de
mutuo acuerdo, y, en su defecto, por virtud de mandate judicial. Mientras
esto no se realice, estarAn afectos todos los bienes de la herencia al pago de
la parte de usufructo que correspond al e6nvuge viudo".










Este inciso es nuevo. Se agreg6 en esta ley de 1893, sin duda obede-
ciendo al prop6sito, manifestado en la exposici6n de motives, de armonizar
la Ley Hipotecaria con el C6digo Civil.
V6ase la nota al artieulo 68 de la Ley.
(81) Conforme al inciso 3. del articulo 1,037 de la Ley de Enjuicia-
miento Civil, sAlo los legatarios de parte alicuota del caudal pueden pro-
mover el juicio de testamentaria; y aun s*tos no pueden cuando el testa-
dor lo haya prohibido expresamente, segfin previene el 1,038 de la citada ley.
Vease la nota al articulo 68 de la Ley.
(82) Vease el articulo 68 de la ley, concordante con este 42.

Art. 43 L.-En el caso del nimero 1? del articulo
anterior, no podra hacerse la anotaci6n preventive,
sino euando se ordene por providencia judicial dic-
tada a instancia de parte legitima, y en virtud de
document bastante, al prudent arbitrio del juz-
gador. (")
En el caso del nimero 2 del mismo articulo,
sera obligatoria la anotaci6n, segfn lo dispuesto en
el 1451 de la Ley de Enjuiciamiento Civil vigente
en Cuba. (")
En el caso del nuimero 5? de dicho articulo ante-
rior, debera hacerse tambi6n la anotaci6n en virtud
de providencia judicial, que podra dictarse de oficio,
cuando no hubiere interesados que la reclamen, siem-
pre que el J uzgado, a su prudent arbitrio, lo estime
convenient para asegurar el efecto de la sentencia
que pueda recaer en el juicio.

(83) En resoluci6n gubernativa de 13 de Diciembre de 1910 se ha
declarado que no procede negar una anotaci6n de embargo dispuesta en
un mandamiento judicial por la circunstancia de haberse negado anterior-
mente y no haber la parte interesada estableeido el correspondiente recurso
gubernativo; porque al tribunal que conoce del juicio compete ordenar que
se libre mandamiento para la anotaei6n de eualquier embargo que hubiere
deeretado, siempre que lo estime procedente, sin que obste A ello ]a anterior
negative del registrador A la anotaci6n, pues dicha autoridad es la que debe
apreciar si han variado las condiciones del juicio 6 se ban aportado a este
nuevos elements que pudieran hacer variar la calificaci6n del registrader,
euyos efectos han de estimarse limitados al document presentado; sin que,
por no haberse recurrido de ella, pueda darsele valor y alcance de cosa
juzgada, salvo el deber en que pudiera encontrarse el registrador de repro-
ducir la calificaci6n anterior cuando A su juicio subsistan ]as mismas razo-
nes que le impidieron cumplir el anterior mandamiento.
(84) Articulo 1,451 de la Ley de Enjuiciamiento Civil: "Del em-
barge de bienes inmuebles se tomara anotaci6n preventive en el Begistro de
la Propiedad, con arreglo A las disposiciones de la Ley Hipoteearia y Be-
glamento para su ejecuei6n, expidiendose para ello el correspondiente man-
damiento por duplicado".











Art. 44 L.-El acreedor que obtenga anotaci6n d
su favor en los casos de los nfimeros 29, 39 y 4 del ar-
ticulo 42, sera preferido en cuanto a los bienes ano-
tados solamente, a los que tengan contra el mismo
deudor otro cr6dito contraido con posterioridad a
dicha anotaci6n. (8")

(85) Este articulo coneuerda con el parrafo cuarto del 1,923 del C'-
digo Civil, segfn el cual, gozan de preferencia sobre determinados biene-
inmuebles y derechos reales del deudor los er6ditos preventivamente anota-
dos en el Registro de la Propiedad en virtud de mandamiento judicial, por
embargos, secuestros 6 ejecuei6n de sentencias, sobre los bienes anotados y
s6lo en cuanto A er6ditos posteriores.
El President del Tribunal Supremo, en su resoluei6n gubernativa do
12 de Julio de 1901, ha declarado que las anotaciones de embargo hecha,
en virtud de mandamiento judicial para asegurar las results de un juicio
no erean ni declaran ning6n dereeho; ni tienen mas efecto que los eiiala-
dos taxativamente en el articulo 44 de la Ley Hipotecaria. y, por consi-
guiente, no tienen preferencia sobre un credito contraido 6 inscripto con
anterioridad A aquellos.
Es tan evidence la certeza de esta declaraci6n, y ha sido reiterada tan-
tas veces, que su notoriedad nos excusa de toda otra eita: la anotac6n
preventive no otorga, en los casos A que 61 se contrae, otros derechos que
los que reeonoce este articulo, y consiguientemente no altera, convirtiEn-
dolo en real, cuando no tenga este caracter, el que en la demand se ejer-
cite y por la anotaci6n pretend asegurarse.
En el Tribunal Supremo, en via gubernativa, se ha suscitado una cues-
ti6n important relacionada con este articulo, a saber: si puede tomarse
anotaci6n preventive de un embargo de bienes A virtud de demand diri-
gida contra el duefio de 6stos, pero cuyo dominio est limitado, en tkrminos
que de present no pueda enajenarlos. La jurisprudencia se ha mostrado
vaeilante en este particular, admitiendo en unos casos que procede la ano-
taei6n, y en otros que no procede, en el supuesto que el embargo lleva A la
enajenaci6n. En los moments en que escribimos (Septiembre de 1917) esta
doetrina esti en crisis. La mayoria de la Sala de Gobierno--y nosotroz
con ella-entiende que como la anotaci6n no altera los dereehos que se
tengan sobre la cosa, ni las condiciones en que esos derechos se disfruten,
la anotaci6n no puede negarse, ya que sus efectos se limitan A los deter-
minados en este articulo, siendo un problema distinto, cnyo planteamiento
y decision puede surgir en oportunidad posterior, y en Asta no debe tenerse
en cuenta, el de la inscripci6n de la venta, si Ilega A verificarse la del in-
mueble embargado. Para el remate, se han de examiner los titulos, y en
esa ocasi6n, tanto el juez como el que se interest A adquirir los bienes
deben tenerlos en cuenta.

Art. 45 L.-En el caso del nfm ero 6? del art. 42,
el c6nyuge viudo podrd pedir la anotaci6n preventi-
va del derecho de usufructo que le corresponda, sobre
todos los bienes raices de la herencia, sujetindose 6
los traimites marcados en los articulos 55, 56 y 57 de
esta ley.
Art. 46 L.-El legatario que no tenga derecho,
segin las leyes, a promover el juicio de testamenta-









ria, podri pedir en cualquier tiempo anotaci6n pre-
ventiva sobre la misma cosa legada, si fuere deter-
minada 6 inmueble. (8)
Si el legado no fuere de especie, podra exigir el
legatario la anotaci6n de su valor sobre cualesquiera
bienes raices de la herencia, bastantes para cubrirlo,
dentro de los ciento ochenta dias siguientes a la
muerte del testador.
En uno y otro caso, se hara la anotaci6n, presen-
tando en el Registro el titulo en que se funde el de-
recho del legatario.
El legatario de bienes inmuebles determinados
6 de cr6ditos 6 pensions consignadas sobre ellos, no
podra constituir su anotaci6n preventive sino sobre
los mismos bienes.
(86) VWase la nota 81.
En resoluci6n de 8 de Julio de 1902 se ha declarado que los legados
son inscribibles en euanto consistan en bienes inmuebles 6 dereehos reales
de los cuales se haya hecho entrega al legatario, y mientras 6sta no se ve-
rifica, el inico medio de asegurar el dereeho del legatario es el de pedir una
anotaci6n preventive por el valor del legado sobre cualquiera de los bie-
nes de la herencia (cuando no sea de alguno determinado).

Art. 47 L.-El legatario de g6nero 6 cantidad no
podrA exigir su anotaci6n sobre bienes inmuebles
legados especialmente A otros.
Art. 48 L.-Ningfin legatario de g6nero 6 canti-
dad que tenga A su favor anotaci6n preventive, podra
impedir que otro de la misma clase obtenga, dentro
del plazo legal, otra anotaci6n A su favor sobre los
mismos bienes ya anotados.
Art. 49 L.-Si el heredero quisiere inscribir a
su favor dentro del expresado plazo de los ciento
ochenta dias los bienes hereditarios y no hubiere para
ello impediment legal, podrA hacerlo, con tal de que
renuncien previamente y en escritura pfiblica todos
los legatarios A su derecho de anotaci6n, 6 que en
defecto de renuncia express se notifique A los mismos
legatarios, con treinta dias de anticipaci6n, la solici-
tud del heredero, A fin de que durante dicho t6rmino
puedan hacer uso de aquel dereeho.
Esta notificaci6n se hara con arreglo A lo dis-








95
puesto en los articulos 270, 271, 274 y 525 de la Ley
de Enjuiciamiento Civil que rige en Cuba. (8")
Si alguno de los legatarios no fuese persona cier-
ta, el Juez 6 Tribunal mandara hacer la anotaci6n
preventive de su legado, bien a instancia del mismo
heredero 6 de otro interesado, bien de oficio.
El heredero que solicitare la inscripci6n A su fa-
vor de los bienes hereditarios, dentro de los referidos
ciento ochenta dias, podra anotar preventivamente
desde luego dicha solicitud.
Esta anotaci6n no se convertira en inscripci6n
definitive hasta que los legatarios hayan renunciado
expresa 6 tacitamente la anotaci6n de sus legados,
y quedara cancelada respect A los bienes que los
mismos legatarios anoten preventivamente en uso de
su derecho.
(87) Vdase el articulo 102 del Reglamento.
El articulo 270 de la ley de Enjuiciamiento Civil contiene un precepto
de refereneia, segfn el cual, A las eitaciones se aplican los preeeptos que,
segfn los artioulos anteriores, 262, 263, 264, 266, 267, 268 y 269, rigen las
notificacioes. Tengase en cuenta que aunque por ]a Orden 166, de 1900,
fu6 modifeado el pArrafo segundo del articulo 264 de la ley procesal, este
sigue vigente A los efectos de esta notificaei6n, en el sentido de que debe
haeerse en el domieilio del citado, cuando sea conoeido, y no en tablilla; por-
que no se trata de un juicio y porque la Ley Hipotecaria es especial y a sus
disposiciones no pueden afectar las modificaciones que se introduzean en
otias leyes a que ella se refiera, si expresamente no se prev6 que asi se haga.
Estndiando los articulos de la ley procesal a que se refiere 6ste de la
Hipoteearia, se ve que la forma empleada de hacer una referencia general ha
sido poeo acertada, porque produce confusion, si bien puede salvarse apli-
cando eon recto criterio los articulos A que se alude, los cuales, deede luego,
no son de aplieaci6n literalmente, como parece deducirse del precepto de !a
Ley Hipotecaria, porque contienen accidents que no tienen relaci6n alguna
con la naturaleza del acto que ha de practicarse y de los cuales debe pres-
cindirse, eumpliendo sdlo lo eseneial en ellos, A saber: funcionario que debe
haeer la notificaci6n; entrega de la eddula; expresi6n en la misma del ob-
jeto de la notitieaei6n y plazo para ejereitar el dereeho, y publicaei6n de la
eodula, en su caso. El artieule 525 de la ley autoriza A ampliar el plazo de
treinta dias, A los que residan fuera de la loealidad, por un t6rmino prudent
que no exoeda de un dia por eada 30 kil6metros de distaneia.

Art. 50 L.-El legatario que obtuviere anotaci6n
preventive sera preferido a los acreedores del here-
dero que haya aceptado la herencia sin beneficio de
inventario, y a cualquiera otro que con posterioridad
A dicha anotaci6n, adquiera algin derecho qobre los
bienes anotados; pero entendiendose que esta prefe-








rencia es solamente en cuanto al imported de dichos
bienes.
Art. 51 L.-La anotaci6n preventive dara prefe-
rencia, en cuanto al imported de los bienes anotados,
a los legatarios que hayan hecho uso de su derecho
dentro de los ciento ochenta dias sefialados en el ar-
ticulo 45 sobre los que no lo hicieren del suyo en el
mismo t&rmino.
Los que dentro de este la hayan realizado, no
tendran preferencia entire si; pero sin perjuicio de
la que corresponda al legatario de especie, respect
a los demis legatarios, con arreglo a la legislaci6n
comfin, tanto en este caso como en el de no haber
pedido su anotaci6n.
Art. 52 L.-El legatario que no lo fuere de espe-
cie y dejare transcurrir el plazo sefialado en el ar-
ticulo 45 sin hacer uso de su derecho, s61o podr6
exigir despues la anotaci6n preventive sobre los bie-
nes de la herencia que subsistan en poder del here-
dero; pero no surtir6 efecto contra el que antes haya
adquirido 6 inscripto algfin derecho sobre los bienes
hereditarios.
Art. 53 L.-El legatario que, transcurridos los
ciento ochenta dias, pidiere anotaci6n sobre los bie-
nes hereditarios que subsistan en poder del heredero,
no obtendrA por ello preferencia alguna sobre los
dem6s legatarios que omitan esta formalidad, ni lo-
grard otra ventaja que la de ser antepuesto para el
cobro de su legado 6 cualquier acreedor del heredero
que con posterioridad adquiera algiin derecho sobre
los bienes anotados.
Art. 54 L.-La anotaci6n pedida fuera del ter-
mino, podri hacerse sobre bienes anotados dentro de
l1 A favor de otro legatario, siempre que subsistan en
poder del heredero; pero el legatario que la obtuvie-
re no cobrari su legado sino en cuanto alcanzare el
imported de los bienes, despues de satisfechos lob que
dentro del termino hicieron su anotaci6n.
Art. 55 L.-La anotaci6n preventive de los lega-
dos y de los creditos refaccionarios no se decretara









judicialmente sin audiencia previa y sumaria de los
que puedan tener interest en contradecirla.
Art. 56 L.-La anotaci6n preventive de los lega-
dos podra hacerse por convenio entire las parties 6
por mandate judicial.
Art. 57 L.-Cuando hubiere de hacerse la anota-
ci6n por mandato judicial, acudirA el legatario al
Juez 6 Tribunal competent para conocer de la testa-
mentaria, ("8) exponiendo su derecho, presentando
los titulos en que se funde y sefialando los bienes
que pretend anotar. El Juez 6 Tribunal, oyendo al
heredero y al mismo legatario, en juicio verbal, se-
gfi los trdmites establecidos en el capitulo 4, titu-
lo 2?, libro 20 de la Ley de Enjuiciamlento Civil, dic-
tara providencia, bien denegando la pretensi6n 6 bien
accediendo a ella.
En este uiltimo caso sefialara los bienes que ha.
van de ser anotados y mandarin library el correspon-
diente despacho al Registrador, con inserci6n literal
de lo prevenido, para que lo ejecute.
Tsta urovidencia sera avelable para ante la Ar-
diencia del territorio. (")
(88) Conforme A la regla quinta del articulo 62 de la ley de Enjui-
elamiento Civil, es juez competent para conocer del juicio de testamentaria
el del lugar en que el finado hubiere tenido su niltimo domicilio. Si lo hu-
biere tenido en pais extranjero, sera juez competent el de su iltimo do-
micilio en Cuba, 6 donde tuviese la mayor parte de sus bienes.
(89) Esta apelaci6n proeede en un solo efecto, conform al articulo
68 de la Ley. Vease la nota 106.

Art. 58 L.-Si pedida judicialmente la anota-
cion por un legatario acudiere otro ejercitando igual
derecho respect A los mismos bienes, serA tambi6n
oido en el juicio.
Art. 59 L.-El acreedor refaccionario podra exi-
gir anotaci6n sobre la finca refaccionada por las can-
tidades que de una vez 6 sucesivamente anticipare,
presentando el contrato por escrito que en cualquier
forma legal haya celebrado con el deudor.
Esta anotaci6n surtira, respect al credito refac-
cionario, todos los efectos de la hipoteca.








Art. 60 L.-No sera necesario que los titulos en
cuya virtud se pida la anotaci6n preventive de cr&-
ditos refaccionarios determine fijamente la canti-
dad de dinero 6 efectos en que consistan los mismos
creditos, y bastard que contengan los datos suicientes
para liquidarlos al terminar las obras contratadas.
Art. 61 L.-Si la finca que haya de ser objeto de
la refacci6n estuviere afecta a obligaciones reales
inscriptas, no se hard la anotaci6n sino bien en vir-
tud de convenio uninime por escritura pfiblica entire
el propietario y las personas a cuyo favor estuvieren
constituidas dichas obligaciones, sobre el objeto de
la refacci6n misma y el valor de la finca antes de em-
pezar las obras, 6 bien en virtud de providencia ju-
dicial dictada en .expediente instruido para hacer
constar dicho valor y con citaci6n de todas las indi-
cadas personas.
Art. 62 L.-Si alguno de los que tuvieren a su
favor las obligaciones reales expresadas en el ar-
ticulo anterior no fuere persona cierta, estuviere au-
sente, ignorandose su paradero, 6 negare su consen-
timiento, no podr6 hacerse la anotaei6n sino por
providencia judicial.
Art. 63 L.-El valor que en cualquier forma se
diere a la finca que ha de ser refaccionada antes de
empezar las obras, se hard constar en la anotaci6u
del crLdito.
Art. 64 L.-Las personas a cuyo favor estuvie-
ren constituidos derechos reales sobre la finca refac-
cionada, cuyo valor se haga constar en la forma pres-
cripta en los articulos precedentes, conservaran su
derecho de preferencia respect del acreedor refac-
cionario; pero solamente por un valor igual al que
se hubiere declarado a la misma finca.
El acreedor refaccionario sera considerado como
hipotecario respect a lo que exceda el valolr de la
finca al de las obligaciones anteriores mencionadas,
y en todo caso, respect a la diferencia entire el pre-
cio dado a la misma finca antes de las obras y el que
alcanzare en su enajenaci6n judicial.









Art. 91 R.-El que propusiere la demanda de propiedad a
que se refiere el case 19 del art. 42 de la ley, podra pedir al mis-
mo tiempo 6 despu6s, su anotaci6n preventive, ofreciendo in-
demnizar los perjuicios que de ella puedan seguirse al deman-
dado en caso de ser absuelto.
El Juez 6 Tribunal mandara hacer la anotaci6n, si fuere
procedente, al admitir la demand; y si aqulla se pidiese des-
pues, en el termino de teroero dia.
Art. 92 R.-Se harA anotaci6n preventive de todo embargo
de bienes inmuebles 6 derechos reales que se decrete en juicio
civil 6 criminal, aunque aqu6l sea preventive, debiendo obser-
varse las reglas siguientes:
Primera. Si la propiedad de las fincas embargadas apare-
ciere inscripta en los libros antiguos 6 nuevos A favor de una
persona que no sea aquella contra quien se hubiese decretado el
embargo, se denegari la anotaci6n, practicandose euanto la ley
y este reglamento disponen para las inscripciones que se de-
nieguen por defects no subsanables; los Registradores, en este
caso, conservarin uno de los duplicados del mandamiento judi-
cial, y devolveran el otro con la nota de denegaci6n, expresando
claramente el motive que la produce.
Segunda. Si la propiedad de los bienes embargados no cons-
tare inscripta, se suspenders la anotaci6n del embargo, y en su
lugar se tomara anotaci6n preventive de la suspension del mis-
mo, por ser subsanable aquel defecto.
Tercera. Los interesados en los embargos podrAn pedir que
se requiera al considerado coao duefio 6 A su representaci6n en
el procedimiento, para que subsane la falta verificando la ins-
cripci6n omitida; y caso de negarse, podrAn solicitar que el Juez
6 Tribunal lo acuerde asi, si tienen 6 pueden presenter los titu-
los necesarios al efeeto.
Cuarta. Cuando en virtud de sentencia ejecutoria se acuer-
de la venta de los bienes embargados, podrAn tambi6n los intere-
sados, si el propietario se niega A verificar la inscripci6n, suplir
la falta de titulos por los medios estableeidos en el titulo XIV
de la ley.
Quinta. PodrAn asimismo los interesados solicitar, en su
caso, que se saquen i subasta los bienes embargados, con la con-
dici6n de que el rematante verifique la inscripei6n omitida antes
del otorgamiento de la escritura de venta, en el termino que sea
suficiente y el Juez 6 Tribunal sefiale, practicando al efecto todo
lo que el interesado en el embargo podria haeer, segin lo expre-
sado en las disposiciones anteriores. Los gastos y eostas que se
causen por resistencia del propietario f hacer la inscripci6n, se-
rAn de cuenta del mismo.
Art. 93 R.-Las Autoridades que decreten embargos de bie-
ues inmuebles en expedientes gubernativos, los harin anotar pre-
ventivamente, A cuyo fin dispondrAn se present al Registrador
respective una certificaci6n por duplicado, comprensiva de la










providencia de embargo y de las demos circunstancias necesarias
para las anotaciones, segun el articulo 72 de la ley.
Art. 94 R.-Cuando sea declarado en quiebra el comprador
de una finca 6 derecho perteneciente al Estado, por no haber pa-
gado su precio en los plazos correspondientes, se anotara preven-
tivamente esta declaraci6n, procedi6ndose para ello del modo es-
tableeido en el articulo antecedente.
Art. 95 R.-La anotuaion preventive de quc trata el caso 3?
del art. 42 de la ley, no podrd verificarse hasta que para la ejecu-
ci6n de la sentencia se manden embargar bienes inmuebles del
condenado por ella, en la forma prevenida respect al juicio
ejecutivo.
Art. 96 R.-Tambien procedra la anotaci6n preventive de
que trata el caso 49 del art. 42 de la ley, cuando se declare A al-
gun deudor en concurso 6 en quiebra, previous los tramites esta-
bleeidos en la ley de Enjuiciamiento. (s0)
(90) Tambien procede en el easo de suspension de pages, conform al
inciso 39 del articulo VI de la ley de 24 de Junio de 1911.

Art. 97 R.-Toda anotaci6n preventive que no pueda hacer-
se sino por providencia judicial, se verificara en virtud de la
presentaci6n en el Registro de mandamiento del Juez 6 Tribu-
nal, en el que se insertark literalmente el particular de la pro-
videncia en que se haya dictado, su fecha y el document 6 do-
cumentos que hayan motivado dicha anotaci6n.
El mandamiento serA siempre expedido por el Juez 6 Tri-
bunal en cuyo termino jurisdiccional radique el Registro donde
baya de tomarse la anotaci6n preventive, al que exhortaran los
demas jueces 6 Tribunales para que libre los mandamientos
cuando el Registro no est6 situado en sus respectivas demarca-
clones.
Art. 98 R.-Las anotaciones preventivas podrAn pedirse por
los interesados en las mismas, con arreglo A la ley y a este re-
glamento.
Art. 99 R.-ProcederAn las anotaciones preventivas-
-inmero. Por pedirse fi ordenarse direct y precisamente,
siempre que se present al efecto en el Registro, titulo, docu-
mento 6 anandamiento que pueda producirla con arreglo A los
articulos 19 y 42 de la ley, 6 a otras prescripciones de la misma.
Segundo. Por pedirse alguna inscripci6n 6 nota marginal
que no se pueda efectuar por defecto subsanable fi otro impe-
dimento que no sea motivo bastante de denegaci6n, si los inte-
resados solicitan que, interin se procura subsanar la falta, se
tome dicha anotaci6n preventive
Cuando por mandamiento judicial se ordenare una anota-
ci6n preventive, que no pueda efectuarse por just causa, se
suspenders si. cumplimiento y se tomara anotaci6n preventive
de la suspension.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs