• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Half Title
 Front Matter
 Foreword
 Introduction
 Primera parte: Algo de histori...
 Primera parte: Principales causas...
 Primera parte: Cuadro general de...
 Primera parte: Mas senales de los...
 Segunda parte: Questiones antillanas...
 Segunda parte: Los problemas
 Segunda parte: Mas problemas
 Segunda parte: Prevision y plan...
 Segunda parte: Y ultimo perspectiva...
 Index
 Back Matter






Group Title: Apuntes para el presente y porvenir de Cuba : Nociones sobre las corrientes politicas de la epoca en relaciâon con nuestros asuntos antillanos; con algunas breves consideraciones acerca de los conflictos sociales y economico-administrativos que nos aquejan, y plan general de reformas...
Title: Apuntes para el presente y porvenir de Cuba
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074039/00001
 Material Information
Title: Apuntes para el presente y porvenir de Cuba Nociones sobre las corrientes políticas de la época en relación con nuestros asuntos antillanos; con algunas breves consideraciones acerca de los conflictos sociales y económico-administrativos que nos aquejan, y plan general de reformas..
Physical Description: xix, 243 p. : ; 23cm.
Language: Spanish
Creator: Pujol y de Camps, Marcelo
Publisher: Imp. del "Avisador comercial"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1885
 Subjects
Subject: Politics and government -- Cuba   ( lcsh )
Colonies -- Administration -- Spain   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Por Marcelo Pujol y de Camps
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074039
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000129412
oclc - 23319736
notis - AAP5427

Table of Contents
    Title Page
        Page i
        Page ii
    Half Title
        Page iii
        Page iv
    Front Matter
        Page v
        Page vi
    Foreword
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
    Introduction
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Primera parte: Algo de historia
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Primera parte: Principales causas de nuestros males y modo practico de remediarlos
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Primera parte: Cuadro general de la situacion, y senales de los tiempos
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Primera parte: Mas senales de los tiempos
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Segunda parte: Questiones antillanas durante la legislatura de 1884-85
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Segunda parte: Los problemas
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Segunda parte: Mas problemas
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    Segunda parte: Prevision y plan de colonizacion agricola - militar
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Segunda parte: Y ultimo perspectiva agricola - industrial y mercantil
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Index
        Page 237
        Page 238
    Back Matter
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
Full Text







APLJNTES

I'ARA



PR N Y PIE Y RVNiil E ClA,



OCIONElS O8BRE LAS COItRINTESS APOLITICAMSE LA EPOCA

EN RELACION
COIN NUTESTROS ASUNTOS ANTILL.ANOS;

CON ALGUNAS BREVES CONSIDERACIONES
aCERICA DE LOS CONFLICTOS SOCIALES Y ECOiNOMICO-ADMINISTRATIVOS
QUE NOS AQUE.JAN.

Y PLAN GENERAL
DE REFORMAS INDICADAS PARA 1:1 PUSIBLE ALIVIO, IIASTA LA TRAN'BFORMACIoN,
i NUEVOS SISTEMAS A(;RICOLA-INDUSTRIAL Y MERCANTIL QUE SE PRESFENTAN.

POR

MARCELO PUJOL Y DE CAMPS
l;ACIIILI.EK, PERIODISTA, SOLO CORRESPONSAL DE LA ECONOMIC MATRITENSE
DE AMIGOS DEL PAIS, Y EX-SECRETARIO DE LA DIRECT1VA DE CONCILIACION DEL PARI RTID
UNION CONSTITUTIONAL FN LA PROVINCIAL DE MATANZAS. .
_- i_

Dice F'lorcutino Saln, que "la verdad eni
pensamientos, palabras y obras, es im.eompcnt-
dio de todas tas virtudes sociales."
La conciencia pues del escritor, aniniado
del buen deseo de buscar siempre la verdad. <,
liciendo lo que lealmente piensa, y orando -
como dice, puede quedar tranquila de si pro- *
reder, ya que no satisfecha de su obra.





HABANA.

IMP. DEL "AVISADOR COMMERCIAL AMAIRGUA 30.

1885.






+ ,, ... ^ ; ,.. ,. ,, : -
i~a;e : ." ~ a~d, ,, k_ b 2. 2. ,r .l: .al. ';:-."

































Es propiedad del author.


















A LA PRBNSA ISPANOLA

SERIA E IMPARCIAL.

SU ULTIMO OBREIO



























1 -C

s ~~ ii
























FE DE ERRATAS.




PROL()(;().


LifEA. DONE DICEt 1)BE DECIR.

29 le ha (quidado le ha quitado
XVITI

PRIMER PART.


del bravo esclavo,
el candillo
orgaaizados
extrechemos
ya formulAndolo
se quieren aducir.
de los espediente
descrktido
encamidado
les ha prcedido

esta Sociedad
son las sup6rfluas


del brazo esclivo.
al caudillo
organizados
estrechemos (2)
ya fornmulndola
se quiere aducir.
de los espedientes
descr6dito.
encaininado
les ha precedido.
70
dicha Sociedad.
con las superfluas


SEGTUNDA PARTE.


tun cabotaje impartiibuis
donde puede
como no lo esta
los cuales proporciona ri n
y los tentaciones
nuestra pernuria
double ambicion


un cabotaje in partib ls
donde pueden
como no lo estan
entonces proporcionaranti
y las tentaciones
nuestra penuria
noble ambition


(1) Habiendo tenido que retardarse mas de lo couvcniente la publication de esta obra de
oportunidad, se procedio l editarla con tal preimura, que no ha sido possible evitar las numero-
sas erratas salvadas en la present FF 6 testimonio de ella,, p)or lo que se previenen al curios.,
lector.
(2) Se llama la atencion sure el vocablo .r,/rechemos, para :anticipar el hecho de halerse
isado indistintamente la x antes de consonant 6 vocal, sobre todo tratalndose, para el primer
caso, de aquella. palabras en que no suena lnal su fiso, por mas quiie no estando antes de vocal
sea Pste de mal gusto, como sunede en la frase objeto de e'-ta anotacion. Tambieu la premura
antes indicada ha influido en este particular.


X


4

41



13
14
11

24 y 25.
21



11
12

25 y 23c

21
21






















PROLOGO.




La obra que vi ligeramente iudicada con el titulo que precede,
puede constituir una de esas arduas empresas A que solo da cima el
buen talent templado por hls vigilias del studio; 6 la buena f yv
cl patriotism, aconsejados por la experiencia de algunos ailos.
En el primer caso, puede producirse un trabajo de tan fire
solidez v tan grades proporciones, que constituya un verdadero
nionumento para el porvenir. En el segundo, solo puede preten-
derse indicar la idea, estimulando al talent; y con la satisfaction
de este laudable prop6sito, extenderse ya en todas aquellas conside-
raciones puramente de sentido prActico, que puedan ofrecer la ven-
taja de ser previsoras, i fin de que presentadas, siquiera ser ligera-
mente, las principals causes de nuestro piofundo malestar, poda-
mnos evitar su crecimiento con un pronto remedio 6 panacea casera,
(lue las prActicas aconsejan.
Este y s6lo este puede ser mi prop6sito, al engolfarme en tan-
to acontecimiento come han venido preparando la guerra por una
part, la ardiente lucha de los partidos por otra, y no menos tam-
Ilien nuestra transformation social y la organization del trabajo y
condiciones de la industrial azucarera en las principles naciones de
los continentes europeo y americano.
En el transcurso de uno A otro de los indicados hechos hist6-
ricos, en bien escaso tiempo por cierto, nos han sorprendido enca-


I ~ I___ _~ ~~









denados tales aconitecimlientos, ante mun falta de provision tan gran-
de, (qu blueno sera: evidenciar todos aquellos cuyo studio nos sirva
de leceion para el porvenir, con el cual esten A su vez intimiamen-
tc enlazados.
ln mi concept, siempre lha sido indudable que aquella pax
del Zanjon nos habia de ser de finestos resultados por los enormes
gastos con (Ique cerr6 lun laIrgo period de ruina; por la natural alti-
vez de lo-s que se creveron inconquistables, exigiendo la prinera
desigualdad en la question social, y precipitando cl primer paso
para la misnma, al dar s6lo la libertad, precisamente ai los esclavos
que hicicron armas coutra Ia patria; y por la pl6tora tambien de
libertades y garantfas quic( anmenazaban un cambio demasiado ripi-
do v radical 6 de sorpresa ;i nuestras leaves fhndamentales. Solo
uuna finrmula pudo considerarse digna y salvadora: la del ollrio (d
1) j),.Stado, quce an-'s cjur6 tan leahnente por muchos elementos do
amnbos bandos, coiio se ha intentado dollar siempre por otros ele-
ienctos incorrejibles dentro v filera( de las oportunidades.
Esto lo tlnia )prvisto on nuestras conversaciones privadas mii
particular amigo el ilustrado Subinspector do Sanidad de la Arma-
da D. Flix. de Echaxz v G uinart, author de aquel notable folleto
"Lo quc se Ila hechlo y lo (lue hiay que lihaer" en la campaiia de
Cuba, )publiedco (e 73.
Fijandose quiiias Imuchlo (en esta cirm'stanlia, y apart de otras
razones basadas (n la experiencia doe ne.Isf, d co.ox', decia en aq(ie-
lla ipoca que: "la guerra de Cuba, no s6lo no es possible, pero ni
tampoco conveniente (1ue acabe p)ronto." Y parna iejor aclarar el
pensamiento agregaba ;i los p)oeos renglones:
"La exigencia qlue lpesa solbre (e genera l en jefe de que termine
la guerra n nil plazo I)reve y ])erentorio .es injusta, y ademis de
inltsta peligrosa, ])or cnanto ]puede desviarle de la send de las bue-
nas ledidas, que requieren espacio y tiempo, para hacerle entrar en
la do los malos arreglos, (que despues de todo han de acabar esto de
la peor manera lquOe pueden acabarse las cosas, esto es: tarde, mal
V nunca.''
Muny expresiva era esta prediction, en part verdadera, y
aunque on aquella tfecla no era possible que el senor Echauz adivi-
nara today la serie de consecuencias funestas que un precipitado
airreglo pudiera reportarnos, hay que convenir sinembargo en que,









rx
amen del ,entendido plan de campafia que exponfa ahorrAndonos
llombres y dinero, supo dar un prudent consejo, como asi pretend
demostrarlo en el curso de esta obra, no solo para que me sirva de
premisa A nuestra ruina, si que tambien para abrir los ojos A todo
el que en lo sucesivo los quiera. tener lamentablemente cerrados
cuando de salvadoras ideas se trata; en moments en.que es precise
ver much, y, siempre A tiempo, remediar m6s.
La reconstruction tan necesaria y de tan vital inter6s tras una
guerra sostenida de nueve afios, (1) vi6se pues rodeada de los obs-
tAculos que le oponian las circunstancias especiales creadas A raiz
del Zanjon, y una de ellas fu6 la lucha tenaz de los partidos, mis
recrudecida cuando pudo desembozarse la autonomia, que cada vez
mas descontenta de las nuevas y sucesivas concesiones otorgadas,
aspiraba con furor creciente A otras reforms radicales, cuando no A
mns avanzados y peligrosos ideales, muy transparentes dentro de las
teorias de su verdadero credo politico.
En estas condiciones, y observando el partido conservador los
proyectos de alianza de esa fraccion con algunos inexpertos elemen-
tos democraticos de la Peninsula, tuvo que fijarse en la idea expre-
sada por uno de nuestros mis populares patricios, verdadera f6r-
mula condensada en las dos expresivas frases: tacto de codds,
llamando A todos los elements -espafloles de corazon para combatir
al nuevo enemigo comun, 6 al mismo de siempre si se quiere, quien
se presentaba artero, atribuy6ndose el papel de victim inmolada
por los retr6gados de la colonia, y dispuesto A perturbar el buen 6r-
den y march regujat de los sucesos, ya precipitando 6stos con sor-
presas y exigencias al Gobierno de la nacion, ya creando conflicts
A cada.paso, y cada vez con mAs tenAz empefo. H6 aqui porque
avisados al fin dichos elements, Antes dormidos para la political
active, y que por su caricter tranquilo, habitos de trabajo y senti-
mientos de nacionalidad se denominaban conservadores de nuestra
honra y adelanto, vi6ronse en el caso de unirse estrechamente i
impulses de la propia conservation, formAndose asi de todas las
procedencias political y de todas las classes sociales ya insulares co-
mo peninsulares, uno de esos grandes nicleos 6 poderosa agrupa-

(1) EstA fuera de today discussion que la guerra solo dur6 nueve aflos. La segunda inten
tona 6 ilitimo impotent esfuerso, solo mereci6 el desprecio del pais, y nunca pudo tener
la importancia que algunos quisieron darle.
2




^ ^W: ^.. .--^ ... '^ ..:-' ** *..^ ^ :.p.'^









cion, que representando lo mas important entire el trabajo y el
capital, no se exigieron mntuamente mas creencia que la de la pa-
tria colnun, y el respeto a todo Gobierno constituido.
Tal es el partido de Union Constitucional 6 gran partido es-
panfol, a quien vimos con entusiasmo organizer sus centros, 6 inspi-
rtIndose en las conveniencias del moment, formular su program.
La lucha se entabl6 de nuevo en otras condiciones; y ora evi-
denciando torcidas inclinaciones que procuraban primero justificarse,
descarindose despues; ora conteniendo reforms precipitadas 6 ino-
pjortunas; ya aceptando modificaciones political; ya suavizando as-
perezas; y atentos siempre al previsor alert al Gobierno de la
Nacion y A las Autoridades, cuando no dando el quien vive,'llega-
mos al fin de las jornadas al inoportuno c6rte de la sLbia ley Moret,
que no pudo contenerse tanto como era necesario, para no vernos
A lo mejor de nuestra reconstruction y en medio de una crisis
espantosa, amenazados del rApido cambio social con que nos sor-
prendi6 la ley de patronato.
Cierto que esto al fin habia de suceder en armonia con la orga-
nizacion social de casi todos los pueblos adelantados; pero no es
mnnos exacto que entire los hip6critas clamores de los que acababan
de aprovecharse vendiendo sus esclavos, y bajo la presion desmo-
ralizadora de aquella emancipacion protejida por el Pacto en favor
de los negrds infidentes, se crey6 necesario crear mil dificultades al
patrono, y en armonia tambien con las teorias regeneradoras de
una sagaz political, dar toda clase de garantias y derechos al patro-
cinado, con que poder realizar ficilmente su emancipacion defini-
tiva.
Tal causa habia de producer sin tardanza sus efectos, quitAn-
dole, como le ha quidado ya, la mayor parte de los brazos tiles A
la agriculture, sin otra compensation que la negative del capital
que representaban estos brazos, y los no chicos capitals que la in-
dustria azucarera habia acumulado poco antes de la transformation
en grandes y nuevos aparatos para moler, y en mas extensos cam-
pos de cana que sembrar.
El furor para la elaboration del fruto sacarino iba llegando A
su apogeo cuando nos sorprendi6 la nueva reform ligeramente in-
dicada, y vueltos hoy los espantados ojos al pasado, nos vamos
convenciendo de aquella ficticia prosperidad, y falsa position para





*. *. -










un porvenir no lejano, si no aguzamos el entendimiento ante la
triste realidad de una competencia ruinosa para nuestro principal
fruto, y ante los desastrosos efectos de cuatro columns arancelarias
que matan la, ya hoy, algo necesaria libertad de comercio.
Consideremos tambien que, despues de haber derrochado los
capitals que el brazo servil nos aseguraba con grandes ventajas de
baratez sobre la production extranjera, y confiados fiasta ahora en
aquella ficticia prosperidad, entregAndonos A las prActicas mas ruti-
narias para la elaboracion solo bruta del fruto, hoy nos encontramos
con que, dentro del actual sistema, no tenemos hoy mis mercados
consumidores de alguna importancia que los que el Norte Am6rica.
todavia nos brinda, no tanto para su consume cuanto para explotar
la industrial refinadora de nuestro rico product, que nosotros y solo
nosotros debfamos obtener por el refinado director. Asunto es este, de
que he de ocuparme muy preferentemente en estos "Apuntes," aun-
que remiti6ndome sobre todo al ilustrado criterio de D. Eduardo
Martin y Perez en su brillante opdsculo "El azdcar en Cuba,"
"Lo que es y lo que debe ser," pero con algunas limitaciones,
debidas a la nueva condition en que nos colocarA el tratado de co-
mercio en proyecto con los Estados Unidos de Am6rica. (1)
En las condiciones expresadas, precise es pues, abrirse nuevas
y transitables sendas dentro de lo organization political actual; y no
rechazando, como no se pueden rechazar, todos aquellos proyectos
de colonizacion que no afecten A la esencial de nuestro 6rden inte-
rior, ni m6nos los sistemas de tributacion indirecta que lejos de di-
ficultar la gestion rentistica la faciliten y mejoren considerablemen-
te, me propongc demostrar tambien algo en uno y otro sentido, y
de una manera tan prActica, que fio segura el 6xito, de la buena vo-
luntad de los que estin llama'dos a impulsarlo por el solo hecho de
haber probado de que manera dos y dos son cuatro, y no pueden
ser tres! Esto por lo que respect i la tributacion indirecta, que
en lo tocante a colonizacion agricola-militar, creo asimismo resuelto
mi proyecto por las ventajas evidentes de arraigo, condiciones rela-
tiva.s de bienestar 6 idoneidad del colono, que he de exponer breve-
mente.

(1) TUngase en euenta que el present pr6logo se escribi6 en Julio del aflo pr6ximo pasado
cuando el Tratado estaba adn en embrion. Hoy, cuya march y resultado ya son muy conoel-
dos, el proyecto del Sr. Martin Perez, debera tener probablemente otras limitaciones.



,


^^s^ 'is^^'v^'.^ --^ ^^-^Sia..;4bu-iA;^^*^*..-E'--.*^^j^t' -'u'a^ibiic if









Con estos alientos que debemos sentir todos en estos moments
de supreme angustia, no olvidemos tampoco que las garantias de 6r-
den y seguridad en lo civil, asi como una moralidad A toda prueba
en lo administrative, han de ser dos factors importantes para la
resolution de estos problems desde el moment que est6n plan-
teados.
Y es que estos asuntos requieren todo el tacto y cordura de la
prevision constant que no se descuida, A fin de que tras el conflic-
to social que tratamos de conjurar, no quede destruida esta labor,
por la ruina complete que sigue siempre A la faita de moralidad y
economic de los pueblos.
En toda casa de familiar se gasta con arreglo A los ingresos; y
en nl moderada satisfaccion de las necesidades esta la economic
bien entendida, siempre que estos ingresos sean una verdad, para
que los gastos se cubran en just proporcion A ellos. Pero estos
ingresos no son un hecho si no se trabaja 6 se produce en buenas
condiciones; los gastos no pueden ser ordenados si no hay adminis-
tracion, y la economic 6 moderada satisfaccion de las necesidades,
es nula cuando no hay moralidad.
H6 aqui algo de que hoy nos pasa A la falnilia cubana, y este
algo que algunos pesimistas traducen ya por much 6 irremediable
al extreme de considerarnos pronto empefiados hasta las cejas, tiene
en mi concept no tan pronta coiio eficaz. reparacion, formando esta
el conjunto de teorias que voy A exponer para el possible alivio en-
tre tanto, hasta la pr6xima y nueva transformation 6 diferente sis-
tema agricola y mercantil que ha de salvarnos.
Por de pronto, confieso ing6nuamente que no espero grandes y
positivos resultados de las reforms parciales que en el moment
han podido concedernos, por mAs que las economies autorizadas ya,
y los proyectos de tratados de comercio, ampliacion de los plazos de
la deuda y amortizacion verdad del billete, algo nos han de desaho-
gar y nuevo giro han de imprimir A nuestros asuntos, dandoles des-
de luego mayor suma de ventajas ciertas, y seguridades de un deci-
dido interns para abrirnos otros horizontes al porvenir, no solo.con
que repararnos cada dia mas de nuestra postracion, si que tambien
procurando en lo sucesivo buscar los medios positivos de levantarla,
en condiciones de producer azfcar bueno y. barato; (condiciones sin
las cuales mere de echo aqui la industrial azucarera), y colonizan-








XIII


do con tino y con ventajas para el inmigrante, poder extender los
cultivos, no s6lo A este product y al tabaco, sino A otros muchos
de porvenir en esta feraz tierra espaiiola, y hermosa mansion del
golfo mejicano.
En el entretanto, y sin que debamos esperarlo todo de la ini-
ciativa del Estado, y si much de la empresa y esfuerzo particular,
instruvymonos, trabajemos, ahorremos hasta ponernos en sitnacion
de no ser gravosos y de poder indemnizar al presupuesto de la Pe-
ninsula del desentanco del tabaco que traeria consigo la supresion
de los derechos de exportacion para ese fruto, cuyos derechos fisca-
les tratandose del elaborado, tanto afectan la industrial tabaquera
del pais en beneficio de la misma industrial en el extranjero. En-
t6nces podri tambien unificarse la Deuda, y entrar A la vez en otras
reforms que nos identifiquen mas con las provincias hermanas de
la Peninsula.
Por algo se ha de empezar, y los primeros pasos estAn ya da-
dos por nuestros dignos representantes en Cortes. Cierto que los
apuros ya son apremiantes, y en este concept, much hay que
exponer a la consideration del Gobierno y i la piblica considera-
cion para ir remediando lo mis pronto possible; pero bueno es ob-
servar tambien que no se puede andar A pi6s juntos y a saltos pre-
cipitados, sino ir venciendo las distancias paso a paso, que una cosa
es siempre consecuencia de otra, 6 como decia nuestro malogrado
Rafael de Rafael como demostracion del movimierito natural del
progress al consignar que en el mundo moral, como en el material,
todo progress y se desarrolla lentamente. Ninguna cosa llega de
un golpe A su complete desenvolvimiento: "Las ideas se presentan
primero como en embrion, despues van elaborindose pausadamente,
y por lo comun no llegan a adquirir todo su desarrollo sino despues
de transcurrido much tiempo desde su iniciacion."
En nuestro caso es fuerza no dejar trascurrir much tiempo,
ya que-los moments son aflictivos, pero si preparar y madurar con
conocimiento de causa y efectos, aunque siempre marchando en
linea recta y sin detenernos. No es prudent precipitar los hechos.
Con este criterio emprendo mi trabajo; criterio que esti dentro de
las teorias de nuestro partido, por mAs que si me excedo algo ia su
program de hoy, quizas no alcance tanto en el espiritu de su pro-
grama de mailana, dados los buenos deseos de la representation mis





-- -. .,.T. :... /:








XIV


caracterizada por su valer en este pais, la cual estA siempre por lo
racional y possible segun las circunstancias.
El que crea en las precipitaciones intencionadas, astutos amarfos,
censuiras sistematicas y lamentos hip6critas del bando adversario,
(con su pan se lo coma, y que no me lea. Todos los que deseamos
eitendernos y encauzar las cuestiones a su verdadero terreno, discu-
ti os con lealtad, proponemos con calma, y mias 6 m6nos previsores
v acertados, vamos hasta donde la prudencia aconseja, conformne A
las circunstancias y segun las oportunidades.
Pero no concluir6 este pr6logo sin que antes me permit una
cita propia, y una 6 mils digresiones que creo provechosas.
Helas aqui:
He dicho textualmente en uno de mis iltimos ensayos, titu-
lado Bocetosfilos6ficos, que "la falta del sentimiento de lo bello nos
arrastra A la fascination dentro de las teorias mas absurlas, des-
viando la brujula que nos guia en nuestras investigaciones para,
despues de tropezar con los escollos de un rnmbo equivocado, venir
: parar en lo peor de todo, que lo constitute esa gran mentira p6lo
opuesto de la mayor verdad."
Un ejemplo practice muy sencillo nos harr comprender estos
peligros.
Se trata por ejemplo de acariciar un ideal politico, inclinindo-
nos mais por las expansivas practices de libertad con el progress,
que por los absorbentes sistemas de centralizacion y regimen abso-
luto con el retroceso;'y leemos hoy un bien meditado articulo doc-
trinal en defense de lo primero, y manana otro en defense de lo
segundo, y rebatiendo brillantemente al primero. Los dos escrito-
res politicos aducen razones a cual mns poderosas en apoyo de los
principios que sostienen, y si ayer seducia y arrastraba al animo el
primero, hoy fascina y persuade a la razon el otro. H6 aqui otra
vez la necesidad del sentimiento de lo bello, para saber elegir lo
mejor de cada teoria, que es lo que esti contenido en el bien, y Ai
beneficio de acertadas comparaciones, venir discretamente A parar
en la verdad, aunque no sea mAs que vislumbrnndola A lo l6jos.
Asi se forman tambien las conciencias.
De otro modo, invade la horrible duda el Animo mas sereno, y
cl racionalismo se nuestra peligroso para ciertas inteligencias, tra-
tandose de los series A quienes la naturaleza no dot6 de una privile-









giada inteligencia, al par que de los sentimientos mas nobles y
levantados.
Esos son A mi ver, los caracteres distintivos de todos los fil6-
sofbs, asi en lo antiguo, del mis esc&ntrico y cinico Di6genes, como
en lo modern del mis hereje reformista, Lutero, al dirigirse a la
Dieta de Worms. Todos han pretendido luchar por lo que ellos
creyeron la verdad, y seguramente inclindndose a lo mejor por la
tendencia al bien, aunque por distintos caminos. Cierto que unos
han desesperado de llegar A tanto, quizds con mis acierto que otros,
creyendo haber llegado equivocadamente.
El dolorido autor de las c6lebres Doloras, el desengailado
poeta fil6sofo, el gran Campoamor, sin embargo de incurrir en la
misma noble mania de esplicArselo todo, profundizar much y filo-
sofar mis, se rie amargamente en su COMEDIA DEL SABER de todas
las sectas filos6ficas, seguramente por el funesto resultado de esos
errors y estravagancias; y concluye diciendo:

"(Los sabios al escuchar,
Ignora el pueblo que hacer,
Si ha de dudar 6 creec
Si ha de reir 6 llorar.)"

H! aqui la conclusion que un hombre notable por todos con-
ceptos determine, considerando seguramente el modo de ser de to-
dos los pueblos i los cuales se dirige, y muy particularmente de
aquellos A quienes por su 6poca esclusivista, dominadora y cruel, no
les era permitido ilustrarse lo bastante para poder discernir y com-
parar todo aquello que constituyendo en el curso de nuestra vida
todo lo mas real de ella, reclama sin embargo una profunda medi-
tacion en el ejercicio de nuestras facultades intelectuales.
Pero, no hay duda que a pesar de todo, la necesaria lucha que
las encontradas opinions suscitan, invitan en nuestra 6poca i ganar
paso 6 paso algun terreno, conquistado por la filosofia modern en
pro del mayor eselarecimiento de la verdad.
No vacilemos, pues, en p6s de este bello ideal que ha de cons-
tituir el verdadero perfeccionamiento de la humanidad.
iiAdelante!!
Adelante pretend ir ahora en mis investigaciones ante la ne-









ccsidad de sentir nuestra salvation, que en el caso que me ocupa es
el sentimiento do lo imas bello a que podemos hoy aspirar. Crear-
nos un porvenir s6lido v duradero.
Ya vendran despues los tranquilos goces y itoderados placeres
que aver no supimos saborear con provecho.
Vanios entretanto a elegir lo mejor de cada teoria que es en lo
que estai contenido el bien, v con sentimientos nobles y levantados,
v a beneficio del ancuo campo que on nuestra 6poca se le present
para discurrir y propagar la verdad a todo el que no quiera vivir
como un aut6mata, se oiga y cstudic cuanto nos interest, y escu-
chando a los hombres de ciencia que yo escucht que no sea licito
ignorarlo todo, sin saber a qun atenerse sore si debemos dudar 6
career on los moments en que toca el iamlbre a nuestras puertas.
Sensible es que una persona tan ilustrada cono el ya citado
Coronel Teniente Coronel Ihcultative I). Eduardo Martin v Perez,
mienmbro del jurado de la Exposicion AMatancera, al proyectar sn
refineria model en aquel local, que tanto di6 que temer al Herald
do Nueva York para la ficil salida de los refinos de los E. U. haya
tcnido que laienotars e lae li desanimacion que le produjo el fracaso
de aquel proyeeto.
Esto suede porque no, leemos, no cstudiuamos y A consecuen-
cia de una ambicion desapoderada (que alienta en muchos el carActer
de transeuntes en esta tierra, queremos abarcar de una vez todo
aquello de mias inmediatos resltados, sin detenernos a fomentar
para el porvenir A beneficio de un concienzudo studio de las 6pocas
v de sus necesidades, y de los hechos y sus consecuencias.
;Pobres hijos nuestros! si seguimos a este paso.
Ann en aquello mis riutinario que constitute nuestros trabajos
ordinarios, pecamos de sobradamente codiciosos, despreciando lo que
creemlos el facil mis por el laborioso m6nos; asl so comprende la
pronta empresa de dominar mil hormigns un bolo alimenticio de
una vez, i la mas productive aunque mas larga tarea de conducir
mil granos de trigo a sus graneros con el pequeno exfuerzo particu-
lar de cada una do ellas.
El albergue que nos ha de cobijar en cl centro de nuestras em-
presas para el porvenir, di evidence muestra del afhn de interinidad
y pronta satisfaction de nuestras ambiciones, cuando solo las cailas,
6 la yagua y el guano se encargan de su solidez y condiciones de








XVII
garanta para a lo future. Toda obra de fundamento y prosperidad,
ha de verse adornada de grandes ventajas, y sl6o debe considerarse
el bohio como precedent para una casa de mamposteria, y esta co-
mo fundainento para un s6lido castillo 6 cathedral.
En todo pais donde no se tenga siempre en cuenta todo el al-
cance de esta teoria, la poblacion serA siempre nueva y escasa, y la
riqueza poca y expuesta. Emigrar$ el capital y con 6l los capita-
listas.
H6 aqui much de lo que tambien sucede en Cuba.
La loca competencia ademis entire nuestras industrial y comer-
cioes, fin de acaparar much y pronto, competencia provocada
siempre por el que puede mis, .no es otra causa de la ruina de to-
dos en beneficio (no siempre) del que la provoca?
Se dird que el puiblico consumidor tambien gana en ello, y
esta es otra lamentable equivocacion que prueba que en este pais no
se vive mas que al dia.
Hoy la cosa march; mailana se arruinan la mayor parte de
las empresas, y sdlo flotan dos 6 tres que se imponen I su sabor, y
aqui de las nuevas angustias, y de los tardios lamentos por la falta
de prevision.
Esta falta de prevision la tenemos tambien para sostener,
guardar y hacer producer nuestros ahorros; y desengafi6monos, to-
do, todo cuanto nos sucede, reconoce como principles causes la ig-
norancia, la ambicion desmedida y la falta de arraigo en esta tierra,
sin obligarnos 4~ estudiar para el porvenir, desarrollando hoy una
teoria hasta conocer sus ventajas en el terreno de la practice, y alec-
cionandonos en la experiencia y consecuencias que se deducen de
ella, aunque siempre sin empirismo y escuchando las teorias y dpc-
trinas que razone la ciencia; fomentando maflana con el mismo ilus-
trado deseo, todo cuanto nos sea possible y d6 resultado, y trabajando
siempre con la vista fija hicia nuestros hijos, y el corazon latiendo
por la patria que aqui debemos honrar como hijos que A la vez so-
mos de ella.
Si despues de estas saludables advertencias, todavia se quiere
mostrar por algunos la mis criminal indiferencia; y no aguzar, api-
ticos, el entendimiento; y no leer; y no comparar, lo que m6nos po-
dr~ sentirse es que se relegue i la indiferencia mi modesto, aunque
patri6tico trabajo, por mas que todo 61 est6 inspirado en lo que se
3








XIX
ha escrito por la prensa conservadora, y muy particularnente por
la Voz DE CUBA, sin que por otra parte haya dejado de estudiar y
admitir imparcialmente algo de lo qte en lo administrative y eco.
n6mico han expuesto los eenmigos y los adversaries,
Lo peor del caso seria que no se estudiaran coi af!n, otros
trabajos muy bien pensados que los honibres de ciencia y buen dc-
sco vienen exponiendo en la prensa y en folletos A la consideration
pidblica. Ent6nc.:s todavia puede quedar un supremo recurso que
nunca abandon al hombre de f6, y mis tratandose de un pueblo
digno y laborioso; 6 imitando conocidas frases, exclamar: iDios sal-
ye al pais! ;Dios salve la honra de la patria!

MARCI~;L PU.JO,,


_ __






















INTRODUCTION.




Alejado por largo tiempo de las lides periodisticas, cuando
desde las columns de "La Constancia" en el terreno politico, y
desde las del "Eco de los Voluntarios" en el military, agregado a sus
filas, contribuia t sostener enhiesto el pabellon de la patria en esta
antilla, ent6nces tan trabajada por una larga y fratricida lucha;
terminado tambien el trabajo de prevision que avanzado centinela,
dispuesto siempre al ialerta!, me impuse desde la capital de la Isla
para las columns de "La Iberia" de Madrid; y esperando ya tran-
quilo los fructiferos regultados de la experiencia y los desengaflos
tras la paz del Zanjon; despues de tan largo y ya para mi enojoso
silencio, en moments en que la mAs modest personalidad del par-
tido Union Constitucional debia contribuir con su grano de arena
Ai la previsora obra de aunar voluntades y contrarrestar exajeradas,
y algunas falaces tendencies, se me brind6 la oportunidad de pres-
tar durante el ailo de 82 nuevos servicios A la causa del 6rden, en
la Direccion del 6rgano official del Partido, en la Provincia de Ma-
tinzas, y precisamente en circunstancias dificiles, en que elements
afines de absolute importancia algunos, y relative otros, y entidades
de una misma comunion ahondaban mis y mtis cada dia la escision
que estableciera un pequeno grupo del gran partido que nos repre-
senta en aquella provincial, cdnvirtiendo en palenque de luchas per-









(sonalsiinas cI t(I rrC ni, politico ( it, -1 i:til\,r-ari,, tr:.- ii d ,-,;.l:ir i -,
1do V comlpacto i (cota (d t'd; cli-tr d(i rc.l r- v it ill r 1i ii i...
LoS r'esultados j quI piide obtenIr, :',- i c-ta il. d r:f n tr:iajn. '
oi) lpocos (i-ngusto.s, ille(:c n I colls.iglnado- i i lll a i ; rin;l M.: it'-t:-
cion, on que me o1 lioilrar'o s inlllllh, s distinguid, 'rrli, in:r >~ .. 1
aqjiiella lprovincia, (en I ii, nl fll ( ili1n) l (oil ilt iI( ij i' lia ;i I ;Irli r.
d(Ija do 0i ia ]ileva Dircl tiv;i fracciones disidentecs.
Tal flu6 la tarea ie me im icpus, d i-.pue ii t :1 recnel ili ar 1111 ir.
hasta que los suiesos trajero)n la feliz teriniliiicion de la 4, ra.
C'ierto que quedaon iaron sinebargo alunrs .elimint o. lisol,
los cuales han seguido vy iguen dando 1)atalla lper'soalisimiia A dc-
terminadas entidades., -onmetiendo c(on esta condluicta los principi,-
it las persona., y presentando al autolnomisnio cl lian(co de sis i o-
pias debilidades d( que tanto entree nosotro.' se ap)roveehan.
Esto, que como deiea ent6nees, impresiona tristemente, y cuIl
mnal parece tomar increment, aviva en canibio la unena f yv el ine-
jor deseo, para con la independencia de la libertad, y ruda franque-
za de la conviction partir de frente en )pr6 del interns colectivo,
hasta convencernos algun dia de la imnperiosa necesidad de todos
nuestros esfuerzos remnidos, i fin de que nunea se teuna que repri-
mnir con violencia, ni lamentar impotentes algun error.
La precaution es antes convenient; y aunque las pasiones
constituyen un poderoso eleniento de la actividad en todas sus ma-
nifestaciones, y esta es boy indispensable, fuerza es tambien que no
se desborden moderadas por la prudencia, A fin de que la razon di-
rija, aintes que la passion ejecute.
Tal es la political, cuerdamente apasionada ante un bello ideal
tan caro a toda sociedad organizada, y ai todo pueblo eulto, pero
necesariamente visto ante los ojos de la fria razon.
He aqui el gran motivo de la obra que present hoy al p]iblico,
en pr6 de la mis f~icil reconstruction.
He aqui los modestos titulos que Ai ello me animan.
Y es que estamos de nuevo en un periodo de reconstruction
moral y material.
La primera se manifiesta desgraciadamente por una indiferen-
(ia desconsoladora; la segunda se indica por un progresivo espiritu
reformista.










* ii 34rr ', i 11. 4? > *f 't a I,%- l I-

*.irli ,I, id: adr tl< r .i a -*.e>;[i.. .ir -f *n .l in r.tin *y fn-rn .i












to los hobres nrin Lteitlur -ii.. de'aitr. i-*as cufnsee encti|t, v unidi-
ii ,ll-I ir I, 11 I.I' trlA l ,i -, .IIt .t i Il, -I'il/.>r 011 3[,I nnI "* ;>!l:;i :l.
.t~Ir |I>r li'lita"- !;PM;I \ ,iiut-kI. A'*.iktitil, n 11 I Ki{* :i~i(; il, ts r -i
,Illltn ,l I .. .Il. ll.u .. r ll I("l'> 1 Illi,, ," --lt.rlL t I11 1111, V *1' 1*I11:L-




al, aml i'n lI ,tria sill i l lr-iita 'in'it- :i ,in | pl aii e ti l-ln.
,h. inl ht rs t-mli r ,-,ti ,ll, -o1 li,:l- ,,>';ll' :;t ll< lt .
N,, ,,* ,lulfr,- 0-,>!i1iil.rr1r ,mt ,-.lm~i .|in, : ui h,,rrilthi c# i :o u-


lor en .s11s f.\xl>4rieias< fi;ts ( t1 a Imuiraiiaii -i t,* < nliiinari~an .serliralneln-
tv los hoinbrets ]:,ri ;ttiiiar sts dIesiastrl-as cjns.ueieeias, Y uni~loii
ya, (,aniinarlan sin plx.ilpitacionme :i un plausil)le fin.
Nuestras uiltimal discolrdias intestinas, terminaron co n un ge-
neroso olvido d(e Io pasado quie todos aplaudimos y respetamos, y
nadie como nosotros-, y nunca coino ahora estamos mias en el caso
de coronar al fin la obra de reconstruction moral v material.
Abri6ndose paso la primera, ya no sentiremos tanta necesidad
de seguridades para una march tranquil y pr6spera en la que
brillen' florecientes las artes, las ciencias, la agriculture, las indus-
trias, el comereio, y todo aquello en fin que constitute la riqueza
y el verdadero progress de tn pais.
Recuerdo la idea de un notable historiador, que A no equivo-
carme, en estas 6 parecidas frases dice: que la guerra es revelation
de felicidad, cuaado aleccionados por ella nos conserve la paz, y
regenerandonos, hace que sus frutos no sean perturbados.
Estamos pues, lo primero de todo, en el caso de obrar bien, y
buscando la verdad de nuestras conveniencias, que se hall siempre
en la realidad prActica de las cosas, marchar unidos sin perturba-
ciones que dificulten un solo paso.
Esta realidad prActica es la que por de pronto nos hizo pensar
en aquella maxima que dice:
"Cambiad la constitution de un pueblo en la media que acon-
sejen las circunstancias, y cambiarA tambien su modo de hacer la
guerra."





.. / .*









II,', nil f hI Iii ., h iz, ;i r i/ ,IiI /-111.,1. h.' ,1i! I... ., .
;:i i vc n i,- r a>liz i l la-ti I nv ,111. i ., % .i .l i..
Mel SA .,ll ,, t<, l Iv I li- .", I ll t'll' ..l. i -4 l I 'ill.11. I l .I t ,uk.

l:I 1 ro il 11 ; liisii i ciitr ua10 'ii -i- etl'it tl:I-' 4f ii"it,- .h C tl;s i 'i lit I ,.-. ,.(







l I li, n.tabor "atriitia l () \.r c ;,_rr il,:tl.i> I,-i-I >i ,I -1 ni ..
I s a rtid l os hccl, i i ,, Ifl~ Ih.S ai l rt i0.t.c nif lic rnefitl, i .-ei .a-
irii iit l il )i4> M <'Ill il ..1'iI( i )Pr ,C ; rll I I|I;I I I I >;(i tm i (n ut ile *i,-
< id i las I irt 'iri1.It.] iici s. Im ri ;va I |it r ,.it r i, I -; t I.i ; ,a ii tnr i i ilr,
'1aI I ~l t ', irwt( L 11a transtruccion ii loral l ateri al:m l c- li t1
(' la in ladrpchtriao, o dlistintais iforti-.
Pliteo Ste dele llo l dn ost iic ados r fal viic Ude izo n d Eltn
Triliind, v q n al fin al anlao Cloit die ln.S los ecileiit s pod itra l liar
tidLo l'nion Cgasttlucional, cuando, (ero qe siciii constant n es.tr
iiji;alcha, iprautcnde pl cipitar los li wos iiposibilitiando lasi snsi.-
tr couio nen mateoritil?
;La labor patri6ticia en sido prturbad plig
;.Este tu6 tos riechis y las cosas hdan dy suceenrst atropellada-
mi'ite, sin q(lI e] studio y la reflexion id s aolvors en saldetermin ia-

;iNo por cierto! La reconstruction moral x material no es to-
davia iln l echo, y no lo sera minca siguiendo estc sistema pertur-
cador d impaciencias; y much m6nos teniendo que luchar cons-

iidlad, yc qu al fin al o n lao tae podent os lamar la
rcalidad separatist.
;, c legara algue dia chest caso? Espero que no lo dean nuestro-
hijos; alguna autonomia tal vez, no o dudanios: cuando las sucesi-
vas evoluciones de today sociedad la traigan consigo en 6pos a hljanIa,
sin ncccsidad de anticiparnos en aventuras peligrosas.
Entre tanto es preciso tener cordura, y reunir todas las fuerzxas
rieconsfruir, y nada mAs que reconstruir.
Las crisis supremas que nos acaban, la tan acentuada bancarro-
ta, cl hambre que ya toca A nuestras puertas, causes de tantos efee- *
tos como la falta de confianza en el porvenir; la deuda y sus interc-
svs; la transformation social; la competencia A nucstros azticares; la















.~r U1 t t~ r.F112. Y.L11L L P+i I I rv o vi i 1, 0



1.1~ C tin.,. .1 ..p- ~i .- ,iaz i,- .t I-) *1 E .1 b








iii... ii) s,,- reertidezeatt Iticha, l-.d,.urq Lm, frivol'a., y emondixfa.Ia, ein
Ills (jItle Ios iu16nos S. opo)4u'I nil e Ad' ao lu na. en :.ti uinarelia re-
4gijiar v ordenada, ante la grnanu ii esidad,9 hov ('strelul in (blr de rv-
IlaIrr, recolistriiir v atendter Ai los iuitereses ias e-aros delE m~omenIt4i.
i Reconstruyal-1oS I)Ues! v aplaeaunlo iniprudeiites ltiehlas per-.o-
iialisinias entire lo itias imlportante die la prns de todi105 niaticc-,,
sea nuestra preferente tarea atendler a' lo que pot, de pro-ito imulorta
wais it los intereses de todos.
Y manosA l a obra.


~C~SC~P __~_





















APUNTES

para el present y porvenir de Cuba.



PRIMER PART.

I.

ALGO DE HISTORIC.
Sumario.-Primeros sintomas.-Desengaiios y recelos.-Recuerdos republicanos.-
La Paz del Zanjon.-Nuevos alientos.-Invocacion.

Cada 6poca tiene sus necesidades en la vida de los pueblos, de
la misma manera que las sienten muy distintas las edades del indi-
viduo.
He dicho ya en otra occasion, tratindose de las necesidades de
los tiempos, que asi en su historic, y en las primeras empresas y
organization de las naciones, siempre se observa que a un estado
verdaderamente primitive, ya por su inculta sencillez, ya por sus
guerras crueles, se sucede una era de organization con sus vicios
inveterados que van desterrindose a media que se vA adelantando
.en el camino de la cultural y de la civilizacion relative de cada
tiempo, hasta que una 6poca de prosperidad y grandeza, de paz y
reposo, trae consigo el predominio del derecho y el imperio de la
libertad, condiciones sin las cuales no hay pueblo dichoso ni go-
bierno just.
H6 aqui el ideal que vienen hoy persiguiendo los invariables
constitucionales cubanos procurando Ilegar con sus esfuerzos mora-
4




-i~i,,", .








8 PRIMEROS SNTOMAAS.

les y materials a una 6poca de verdadera paz y prosperidad conquer
cimentar bajo s6lidas bases el predominio del derecho y el imperio
de la libertad bien entendida.
Tuvieron esclavos, como los tuvieron tambien los niodernos
regeneradores de hoy y antiguos anexionistas de ayer, solo con el
objeto de perpetuar la esclavitud en Cuba.
Casi todas las modernas civilizaciones de las Americas para
poderse ostentar ricas y a la altura de su mission, se han visto en la .
necesidad de mantener la institution servil, que no solo ha trans-
formado el estado primitive en condiciones de verdadera cultural v
progress, si que tambien aquellos pueblos que han tenido un ele-
mento indigena salvaje, han conquistador al subyugarlo, los finicos
medios de que podiau valerse para no entorpecer 6 imposibilitar la
march civilizadora .i que hoy tanto deben las vastas, hermosas y
f6rtiles regions del Nuevo Mundo.
En los mismos Estados Unidos, en donde se agit6 por tanto
tiempo un element democritico esclavista, tan empefiado en soste-
ner y hasta perpetuar ese estado social, vemos que lo tuvieron esta-
blecido legalmente, que su Constitucion lo reconocia y sancionaba, y
que por lo tanto formaba parte de su derecho pdblico, hasta el dia
19 de Enero de 1863. Ent6nces fu6 cuando, ardiendo a la sazon la
guerra entire el Norte y el Sur, se crey6 en el Norte que esa media
contribuiria eficazmente al triunfo de sus armas y i la conservation
de la union nacioual; el president Lincoln, confirmando la procla-
ma conminatoria que habia expedido en 22 de Setiembre de 1862,
y realizando las amenazas en ella contenidas, declar6 abolida en to-
do el territorio de los Estados Unidos aquella institution.
Y obs6rvese que, sinembargo de esta necesidad motivada por
una guerra cruel y ruinosa, tuvo aquel president que realizar ame-
nazas ya contenidas 6 previstas en su proclama.
En todo pueblo, y sobre todo en un pais de much m6nos po-
derio y grandeza que ese coloso del Norte, no es nada prudent el
despojo violent de aquello que adquiri6 al amparo de la ley, y
m6nos sin qiue precedan nuevas y graduales evoluciones que vayan
preparando con tiempo y sin sorpresa de una ruina momentAnea,
para la march progresiva, hasta llegar al nivel social de las nacio-
nes mLs adelantadas.
H6 aqui otra vez el ideal que debia haberse realizado oportu-
namente en Cuba.
No hay que dudarlo, cada 6poca tiene sus necesidades, pero
siempre han de estar estas en armonia con sus mis sagrados intere-
ses cuando de reforms se trata.
Asi lo comprendi6 la sabia ley Moret.
Nada de abolicion inmediata sin indemnizacion, esto era injus-
to y cruel a la vez, much mis tratLndose de un pueblo de benem6-








PIUMERCO S1NTOMAS. 9

ritos de la pttria, (que a tantos sacrificio,- verdlaldr:inemnt- liatritk~i.
se brindara durante la gucrra.
Nada tanmpl o de al1)licio;n indemniizando; estce ~,rificio que al
fin lhubiera venido A agravar inas las enormin v abrunmadora-s ear-
gas del contribuycente en Cuba, algo tatbien hubietra afi,~atilo al
presupuesto del istado, ent6nees nada sobrante de recurso-.
Esto sinembargo habia de suclederse una transfoirmacion Impliti-
ca en la Madre Patria, que no rec(onociera estas razones.
La ley Moret tan sabiamente inspirada por las corriente~ -o-
ciales de la 6poca, al par que por nuestros afectados interests, halia
de morir A manos de la Repdblica.
Y muri6 de hecho presentando los primeros sintomas de un
cmnbio radical.
Desde entonces, entr6 la desmoralizacion entire las dotaciones
de las fincas, dando no pocas algun contingent A1 las partidas ene-
migas en lucha; las mismas que mas tarde habian de sentar el pre-
cedente de la libertad de todos los esclavos por la que ellos obtuvie-
ron en el Zanjon, en pr6mio de su double rebeldia.
El mal tom6 carta de naturaleza, desde el moment en que el
sublime idealista Castelar, tras la ripida abolicion de la servidum-
bre en Puerto Rico, que tanto hizo vacilar los intereses de la Isla
hermana, dijo en la celebre session de 15 de Julio del 72 que queria
la ripida abolicion de la esclavitud en Cuba, asi como la habia
realizado en Puerto Rico.
Sus errors, que en la practice marcaron una 6poca de es-
pantoso desconcierto en nuestra Espaina, eran hasta cierto punto
dispensables, cuando nacian, con el mejor deseo, de una imaginacion
sonadbra y fatntistica; pero las cuestiones americanas, que NADIE
MAS QUE 'SU PARTIDO PRETENDIA ENTENDER, arrastraron a aquel
gran talent ia una pueril confianza en la amistad de Mtr. Sikles,
cuando las bochornosas componendas de la apprehension del Virgi-
lius.
iY que much, que el que a tanto nos oblige entonces, obede-
ciendo tambien a la presion que en su inimo ejercia 'Mr. Grant,
tolerara ingerencias extranjeras, a cuya influencia podiamos arrui-
narnos, ya que no estAbamos preparados, y si solo en condiciones
de no imponernos mayores sacrificios, en medio de una guerra lenta
de emboscadas, que solo nos prometia entonces la perspective de
sucesivos trastornos, y largos sacrificios en hombres y dinero.
Las teorias de la escuela Castelarista podian para mas adelante
y en occasion mas oportuna ser bien recibidas, tratAndose de la abo-
licion mas raipidamente gradual, que lo que la sAbia Ley Moret
prescribia; pero nunca en aquellas tristes circunstancias, y much
menos por efecto de algo humillante para nuestra soberania 6 inde-
-pendencia, y de much relacionado con el derecho de no ser despoja-


......1 .-:.. -- .%or.) A .








10 PRIMEROS SINTOMAS.-DESENGA OS Y RECELOS.

dos violentamente por un consejo estrafio, de aquello mismo que
nos habian garantido todos los gobiernos que precedieron en el po-
der al funesto ensayo de la repuiblica; jamas hubi6ramos cedido ante
criterio ageno, y de ningun modo por miras ambiciosas de un veci-
no avisado y poderoso.
Los Estados Unidos antes de Setiembre del 72 v antes tam-
bien de los sucesos que he recordado, cuando todos los elements
Norte-americanos pensaban! en conservar la institution de la escla-
vitud, no solamente no aceptaban sobre el particular los preceptos
ni toleraban la presion, ni ain la mAs suave, de ningun otro pueblo,
sino que ni siquiera consentian que se les dieran consejos amistosos.
Y por esto el ministry de Estado Mr. Seward, a nombre y por 6r-
den del Presidente Lincoln, remiti6 primero al ministry americano
en Francia una nota diplomitica, y despues remiti6 una circular
somejante a todos los represeritantes diplomaticos de los Estados
Unidos en el extranjero. La doctrine que en esa nota y en esas
circulares se establecia,,era la de que, existiendo en los Estados
Unidos la institution de la esclavitud por la Constitucion y las le-
yes, ni el Presidente Lincoln, ni la mayoria del pueblo americano
que lo habia.elevado al poder, habian pensado nunca en perturbar
aquella institution; y que, cualquiera que fiiese el resultado de la
guerra, ya fuese el Norte el que triunfase, ya fuese el Sur, ]a condi-
cion de la esclavitud en los Estados permaneceria precisamente la
misma que intes de empezar la guerra. Esta fun la contestacion
que, en dltimos de Abril de 1861, dieron los Estados Unidos A los
gabinetes de Europa que, aprovechando la circunstancia de la
guerra que estaba encendida, se aventuraron a ofrer consejos
amistosos sobre la conveniencia de abolir la esclavitud]
Y Francia, y la Gran Bretafia, cuando tenian establecida por
sus leaves esa institution en sus colonies, "qu6 respuesta hubieran
dado I la nation que se hubiese atrevido A injerirse en sus asuntos
interiores, ensayando cualquier clase de presion para que se aboliese
violentamente lo que existia en virtud de las leyes del pals?
Y sin embargo, Francia 6 Inglaterra hacia muchisimo tiempo
que estaban meditando la abolicion de la esclavitud, que estaban
deseando que las circunstancias se presentiran favorable para la
realizacion de esta transformation 6 reform. Cuando creyeron
que esas circunstancias habian llegado, ent6nces, pero no dates, rea-
lizaron aquel pensamiento, levaron a cabo aquella reform.
Resalta aqui, pues, que no emprendieron la obra hasta que cre-
yeron que las circunstancias eran favorables para ello, y que no ad-
uitieron consejos, mi much mWnos presion, de inhguna potencia ex-
tranjera, para llevarla C cabo.
La falta de esta actitud, que es la de todo pueblo que en algo
se estima, y que tieue conciencia de sus propios acts para saber








DESENGA08OS Y RECELOS.-RE(EEKI0,R I:EVl'El.( AN&-. 11

cnando y como debe realizar uina tranii'monaciol tanl radical i ( u
modo de ser y co diciones de vitalidad, impre,.-iIo, ,If) nUO, 1'i,-
.desengafios al patriotism<, 6 iinspir6 ni (-c-c'.-,es re(Vli,- al legitilno in-
ter6s del pais tanto v tan elspnt:ineailiite A(.aritiiauld do( awiteimall
al honor national, cual (cumple -iecmipre, y t.- priverbial lntar espa-
fioles.
Estos recelos manifestados ent6nces (cin cnerjia p,,r 'La Voe
de Cuba," si bien respetuosamente determinados., habiai de ale(cio-
narnos en la vana palabreria y seductoras Iprotetas d(e imuichol de
los principios del modern liberaliismn avanzado, (ue ais enllcezalai
la obra de nuestra ruina imponi6ndose, sin respetar derechob 6 inte-
reses tan radicalmente amenazados, para ser ldetruid(,o en un mio-
mento.
SEsto me recuerda alguna de tantas contra(icciones de cicrtos
principios republicans que arranco en este moniento de las hoja-
de un libro de curiosidades political, omitiendo otras muchas alu-
sivas al triste estado de la madre pAitria 4urante el paso del Poder
Ejecutivo respect a la baja de impuestos; a la moralizacion adnmi-
nistrativa; A la confianza y cr6dito; a los derechos individuals; al
respect A las creencias, etc., etc.
Solo me concreto pues como oportuno recuerdo hist6rico A dos
apuntes. La rep blica e eel i6rden se decia en Abril del 73; v aver
estaban tranquilas todas las provincial mwaios las de CAdiz, Albace-
te, Bilbao, Ciudad-Real, Leon, L6rida, Lugo, MIilaga, Oviedo,
Palma, San Sebastian, Pamplona, Santander, Pontevedra, Tarrago-
na, Zamora, Victoria y Teruel.
La reptblica es la paz.
En la sla de Cuba solo estaba un poco mnis recrudecida la
guerra.
La Repfiblica hard respetar en todas lca.f laciolncs la b(andera
de Espaina.
M6jico hace salir al representante de Espafia, y Venezuela re-
conoce como beligerantes A los insurrectos cubanos.
A bien que cuandb m6nos se respet6 la bandera de Espaiia en
estas regions americanas, fu6 en aquellds tiempos.
H6 aqui explicado lo que respect A nuestros derechos sucedia,
en lugar de respetar mis y mejor nuestra organization social, ya
que, A impulses de las corrientes de la 6poca, fuera solo prudent
modificarla paulatinamente, y sin afectar de un golpe toda nuestra
riqueza y modo de ser.
Pero habian de sobrevenir mas tarde los sucesos del 2 de Ene-
ro del 74, y Pavia, nuevo Jesus expulsando at los mercaderes del
templo por medio de la policia, nos libr6 ante la escandalizada
Europa, de mas escenas sangrientas como las que tuvieron por tea-
tro 4 Montilla, Alcoy, Sevilla y Cartagena; asi como quit6 aqui los '






..7 '.








1Z RECUERDOS REPUBLICANOS.--LA PAZ DEL ZANJON.

alientos a la insurreccion, para prepararnos el breve t6rmino A la
paz.
Y la paz vino, aunque no vino por sus pasos contados como
asi lo ha convenido la prensa conservadora desde que al publicar en
29 de Julio uiltimo el plan de esta obra, nlanifest6 habernos sido
dicha paz de funestos resultados. Esa paz no vino, conio ya sc pro-
nunciaba aun antes de las componendas de Martinez Campos, trash
una segunda 6 insignificant intentona A que el element mas pro-
nunciado del pals no solo no respondia, sino que condenaba ya del
modo mis energico.
Y tan es asi, y tan espirante andaba la insurreccion armada,
que por entonces, deber es confesarlo, el mismo element liberal
mas enrage fu6 el que mayormente contribuy6 i la paz proclamada
en el Zanjon.
La prensa conservadora fu6 ]a primera que nos di6 la noticia
del telegram del General en Jefe respect al acuerdo del Zan-
jon, trasladado desde Trinidad por el Comndante General de las
Villas.
He aqui lo que le comunicaba A aquella Comandancia Mi-
litar:

"En este moment recibo del Excmo. Sr. General en Jefe el tele-
grama siguiente:-En Zanjon, Febrero 10 de 1878.-He acordado con
la Junta Central del Camagfiey que ha sustituido al gobierno y cimara
para acordar la paz, las bases siguientes:-Articulo 1o Concesion t la
isla de Cuba de las mismas concesiones politics, orgAnicas y adminis-
trativas de que disfruta la isla de Puerto Rico.-29 Olvido de lo pa-
sado respect A los delitos politicos cometidos desde el aflo de 1868
hasta el present, y libertad de los encausados 6 que se hallen cum-
pliendo condena dentro y fuera de la isla. Indulto general i los de-
sertores del ej6rcito espafiol, sin distinction de naturalidad, haciendo
extensive esta .,cliusula it cuantos hubiesen torado parte direct 6 in-
directamente en el movimiento revolucionario.--3 Libertad a los es-
clavos y colonos asiAticos que se hallen hoy en las filas insurrectas.-
4a Ningun individuo que en virtud de esta capittlacion reconozca y
quede bajo la accion del gobierno espafiol, podrA ser compelido a pres-
tar ningun servicio de guerra mi6ntras no se establezca la paz en todo
el territorio.-5Q Todo individuo que desee marchar fuera de la Isla
queda facultado y se le proporcionarA por el gobierno espaniol los me-
dios de hacerlo sin tocar en poblacion, si asi lo deseare.-6Q La capi-
tulacion de cada fuerza se efectuarA en despoblado, donde con antela-
cion se depondrAn las armas y demgs elements de la guerra.--7 El
General en Jefe del ej6rcito espafiol, a fin de facilitar los medios de
que puedan avenirse los demis departamentos, franqueard todas las
vias de mar y tierra de que pueda disponer.--89 Considerar a lo pac-
tado con el comit6 del centro como general, sin restricciones particula-
res para todos los departamentos de la Isla que acepten estas proposi-








I.A IAZ DEL ZANJON. 13
ciones. Lo manificto ;i V. E. para su con,cinuicento v el de las trotj
de su mando, en la inteligencia que dewle luego Pe suinspenderin lam ocw-
raciones, concretandose las tropas A la defeinjiva y conduccion de con-
voyes. En caso de encontrarse enemigos alguna fiuerza nuestra, ain
romper el fuego, les hard conocer estas bases. Asi mimo dispondri
V. E. que practices acreditados salgan con instrucciones A hacerlas
conocer A los jefes de las fuerzas contrarian, interin lleguen las comisio-
nes de la Junta central que al efecto salen de esta juriediccion. De
(rden de S. E. el General Jefe de E. M. G. Prendergast.-Lo que ten-
go la satisfaccion de comunicar A V. S. para conocimiento, y i fin de
que publicandose cn los peri6dicos de la localidad y por medio de hojas
y otros que el celo de V. S. le sugiera, league tan fausto acontecimiento
a noticia de todos los habitantes de esa jurisdiccion, sirvi6ndose remitir
ejemplares impresos A los jefes de las columns en operaciones para su
mayor publicidad.--Figueroa.
Lo que tengo ]a satisfaccion de hacer piblico para general conoci-
miento de los leales habitantes de esta jurisdiccion.-Colon 11 de Fe-
brero de 1878.--El Comandante military, Juan Domingo."

El hecho pertenece ya ia la historic, y el acto consumado mere-
ci6 el respeto de todos los leales.
No entra pues en mis cuentas ni en el interns de esta obra co-
mentarlo punto por punto, y como la fria razon aconseja.
Que no tiene el character de una carta constitutional, lo han
demostrado las sucesivas cuestiones political que han ido modifi-
cando nuestros c6digos ESPECIALES.
Que no envuelve el derecho de conquista, supuesto con doblez
por algunos, es indudable, desde el moment que se entregaron las
armas para someterse a esas leyes.
Lo que aqui nos interest, today vez que precipit6 el ripido
cambio social que hoy todos lamentamos, es la concession 6 articulo
3?, de que se trata en el capitulo siguiente de esta ob ra.
Recordemos pues ahora los documents hist6ricos conque en
m6nos de un mes nos sorprendi6 la Agencia Oficial de la pretendida
Repiblica A consecuencia de la coinunicacion que del Estado del
Camagiiey recibieran por el comisionado del Comit6 del Centro
Gabriel Gonzalez.
En el primero de dichos documents, y desde New-York con
fecha 1? de Marzo de 1878 dicen los CC. J. A. Echavarria, Mi-
guel de Aldama y J. Sanguili:

"El Sr. brigadier Gabriel Gonzalez, procedente de Cuba y comi-
'sionado al efecto por el Comit6 Revolucionario del Camagiiey, nos ha
entregado en este dia la comunicacion que a continuation se trascribe,
en virtud de la cual hemos cesado en las respectivas comisiones que
nos tenia conferidas el Gobierno de la Repiblica."








LA PAZ DEL ZANJON.-NUEVOS ALIENTOS.


La comunicacion transcrita es 6sta:

"Camagiiey, Febrero 11 de 1878.-CC. Miguel Aldama y Jose
Antonio Echevarrfa.-Distinguidos CC.-Tengo el honor de remitir, i
Vds. copia del acta de la session extraordinaria, celebrada por la CAnma-
ra de Representantes el dia 8 del corriente, en San Agustin del Brazo,
Estado del Camagiiey. Por ella comprenderan Vds. Ia situacion del
pais, y conocerdn la actitud que tuvo que asumir esta corporation, en
vista de la voluntad popular. Disuelta, pues, la Camara de Represen-
tantes, y suprimido por consiguiente el cirgo de president de la Re-
pfiblica, han recojido sus poderes las agrupaciones del pueblo que
resident en Camagiley, para entregarlos A un Comit6 Revolucionario
compuesto de los miembros siguientes: Coronel Emilio L. Luaces, bri-
gadier Rafael Rodriguez, brigadier Manuel Suarez, teniente Coronel
Ramon Rosa, comandante Enrique Collazo, C. Ramon P. Trujillo. El
brigadier Gabriel Gonzalez enterari A Vds. verbalmente de todos los
acontecimientos que han tenido lugar en el territorio de la Repiblica.
Sirvanse Vds. admitir el testimonio de mi mas distinguida considera-
cion y aprecio. El ex-presidente de la CAmrara.-Juan B. Spo-
*urno."

Conmo so v6 la situation del pais ai que la COAmara de Repre-
sentantes aludi6, babia de scr sumamente desesperada, cuando el
Contro mIs caracterizado del Camagiiey dice que TUVO que disol-
verse, 6 que so vi6 obligado, bien a su pesar, a no poder funcionar
por mis ticmpo, a consecuencia de la situation ya desesperada del
pais revolucionario.
Esta es la vcrdad lisa y Ilana, y lie aqui otra de las razones
do mi aserto al significar quo la segunda intentona naci6 d6bil para
espirar pronto de consuncion.
Asi se explica que, alli para su fiero interno, no estuvieran
inuchos completancnte do acnerdo en el tiempo y forma conquer sc
precipit6 la paz, por mis que, no solo tuvieran un aplauso un'ni-
me y cxpontineo los buenos dcscos del heroe de Sagunto, sino que
ademnis se regocijaran del liecho todos los corazones espanoles, ante
la reconocida nccesidad de entrar ya cuanto antes en una nueva era
de tranquilidad y reposo, de union y.de trabajo.
Sc comprende pues que realizado al fin mejor 6 peor este ideal,
y sin powder medir en aquellos moments todas las consecuencias que
este menor mal pudiera reportarnos, se entraran por las puertas de
casa los nuevos alientos, que por moments iban reanimando al
noble pueblo leal.
Estos alientos so significaron sin tardanza precisamente en la
region oriental del Camagiiey, como la nmas recientemente castigada
por la lucha, en moments en que la reconstruction de las Villas
era ya casi un hecho consurmado, y tan consolador coino la actitud









VE*V(PS4 ALIENT'O. INV'M V l'I. I

# lla! asimilim de toidas' parti-s 1 ICCI t941'- fEli la It ro co i I #1 v I I
.v I(1d 11 r-al Iitj.
gNi~eriies.(s )vn a4i 14) c)IllI reiEI ivr, oll, N i.' I ,, le, II a r-o
1m4rqpii no4 hay* que (luilarlE, para jIII( vl 1I~je14 fit- ha- IA-.-14.111-
pre MuIIIIIisfl 1I iiitcros geiieitl, Sea lwnIefleio-.') A fillji- linvi
v deL t( 4(1) p4111t( i III]ispen)Q le.~d (lilt' 6tt. s. Imgra gliii 4 f.) E I- -
(5tl veIit~tjt supI) c')11jitistarhl Ia Isla dIe Cuiba, -.iguitiendi t-1 el u1.41
ule BuIxercs, o) sea dan(Io para ser capaces de(t reorihir.
i Quiera ahora ia Provi(enlcia inspirarntiE elln Ihu, Ii'irj-P '1 m-
venilencias de ]a 6poca quIe hemos alcanzado, para tin 10'rvenir Iori-
11ante y de solidla cstabilidad !























APUNTES

para el present y porvenir de Cuba.



II.

PRINCIPALS CAUSES DE NUESTROS MALES Y MODO PRACTICE )
DE REMEDIARLOS.
Sumario.-Consideraciones preliminares.-Algo mas sobre el Zanjon.-Martinez
Campos y Banquete.-La minoria perturbadora.-Necesidad del partida
U. C.-Su organizacion.-El periodismo cubano.-Trabajos de zapa.-
Verdades sencillas.-Beneficios de la Union.

Las principles causes de nuestros males no se pueden ocultar
a nadie que haya estudiado las ventajosas condiciones de vida en un
pais fertil y con ricos products, elaborados por el bravo servil, asi
como la position geografica de Cuba, 6 influencias del vecino del
Norte.
La agriculture se cefiia las mejores labores y que mas pin-
giies resultados reportaban por su barata y ficil recolecta sin com-
petencia, y asi se despreciaban algunos cultivos de mas consume en
el pais, cuya. importacion pudo sostener por la abundancia de meti-
lico, dando asi mayor vida al comercio; y este a su vez A las peque-
flas industries que de 61 dependent. Tales condiciones reportaban el
bienestar general, que al extenderse a cada individuo a beneficio
del mas pequeifo exfuerzo particular, traen consigo la excesiva con-
fianza en el porvenir, la indolencia satisfecha, la ignorancia en los
adelantos, y el despilfarro del capital.







18 CONSIT)ERACIONES PRELIMINARIES.

En Cuba pues, pais muy especialmente privilegiado por la na-
turaleza, tal confianza se justificaba tanto, como era hasta natural
la indolencia por su ardiente clima, y no solo ademas por el auxilio
del bravo esclavo,si que tambien porque saciada en muchos la codi-
cia, en condiciones de seguir explotando las ventajas sin molestarse,
no se preocupaban generalmente de grandes empress, que no fheran
la rutinaria y ficil march emprenlida, qne tampoco obligaba a
aguzar el entendimiento, y si solo conducia a rodearse de placeres y
necesidades superfluas, con gastar mejor 6 peor lo que Ai tan poco
costo se adquirfa.
Las ficiles riquezas, solo salvan de algunas de estas condiciones
A la afanosa laboriosidad, 6 a la refinada avaricia.
Asi se viene a parar de consecuencia en consecuencia, que la ya
espirante organization social, nos sorprende, al transformarse, con
muchos vicios y pocas virtudes: ignoradas las ciencias, con notable
atraso las artes e industries, y en mantillas la agriculture.
Puede decirse que la condition de tan explotable que todavia
tiene Cuba, ha sido una de las principles causes de nuestros males
y de su desdicha.
(iAy infeliz, de la que nace hermosa.,
Esto es ya proverbial, gracias al gran Quintana.
Sin adelantar pries en la enumeracion de otras causes, bueno es
que por de pronto acudamos al remedio pronto y lgico del contra-
veneno ante el veneno.
Z.Ignoramos todo lo mis practice y esencial de las ciencias po-
sitivas? pues manos A la obra, y 5 trabajar en ellas con fe; pero
siempre rechazando viejas rutinas, y buscando por el contrario nue-
vos recursos conque producer much y barato; de esta manera llega-
remos a resolver el problema de trabajar mas con el crdito que
con el capital, que i su vez puede emplearse en empress beneficio-
sas para el pals.
Todo es question de un asiduo empleo practice de nuestras fa-
cultades intelectuales, a beneficio de elementales teorias que pronto
se aprenden, y que se convierten en breve, y por medio de la es-
perimentacion, en un arsenal de armas, capaces de resolver los mias
dificiles problems.
En el trascurso de esta obra, nos encontraremos con algunas
de esas teorias que la ciencia aconseja, y que yo acoji con fruicion
de cuantos han tratado los asuntos mis importantes con conoci-
miento de causa.
Estos studios salvadores y productivos en el moment, nos
]an de abrir nuevos horizontes pam mayor provecho en el porvenir.
A su vez las artes mecanicas 6 industries respetables, veranse
estimuladas por estos positives adelantos, y en constant relacion de
intereses se abrirAn ancho campo i today clase de dcAmbios y rela-








CONSIDERACIONES PRELIMINARY>. 19

cones comerciales qu( imprimai grand iiiviniiento v vida propia
los centros bursatiles.
Pero sigo la enumeracion de otra- c~eausa- id ntmstro iaal 4t~a-
do, en que es precise fijarse mnuclio.
Sabido es que toda sociedad ha de vivir coimpue.ta de 1)uero-
sos, acomodados, tralajadores v hasta dces(raciadamente de pobres,
aunque entire estos solo debi6ramnos admitir -oruo de solemnidad 6
los ancianos 6 imposibilitados. Tambien aiundan las medianias
entire las buenas inteligencias.
Como consecuencia de esta necesidad social, no todos podemos
pues dedicarnos A aquellas grande v nmiu productivas empresas
que tantos requisitos demandan de buena direction y capital. Hay
mas: en la misma production del aztcar, aunque esta se reanime por
los efectos del tratado, y por una eficaz colonizacion y planteamiento
de Refinerias models, precise es que, alecciouados por la experiencia,
no todos ambicionemos sit explotacion como hasta aqui ha sucedido.
Debemos considerar 1? Que, quien much abarca poco aprieta,
en condiciones de no powder hacer frente :i una industrial important,
como asi se ha demostrado en estos tiltimos tiempos en perjuicio de
algunos desenganiados artesanos, trocados de la noche A la mafana
en hacendados:
2? Que, si como vino sucediendo, todos quisi6ramos fabricar
azficar, nos hariamos dentro de casa una competencia ruinosa que
hay que reservarla utilitariamente contra los de fuera de casa.
3? Que este suelo produce de todo, y en otros muchos cultivos
hay que fiar en lo sucesivo, siempre en condiciones de exportarlos,
i fin de tener variados frutos que cambiar.
4? Que el pueblo que se limit A producir dos 6 tres articulos
por rico que sea, ha de ser pobre por necesidad.
Y 5? Que como quiera que en una sola circunstancia no dife-
rimos todas las classes sociales, y es en la necesidad de comer 6 con-
sumir, bueno sera que en lugar de pagarle a los extrafos los
articulos de nuestra primera necesidad, nosotros y solo nosotros nos
los procuremos aqui, por aquella teoria de dar siempre lo que no
necesitamos en cambio de dinero, y de todos aquellos elements que
nos sirvan para producer con que comer y seguir comerciando.
De esta manera no pueden los pueblos dejar de tener vida
propia.
Cada cual debe dar de si lo que est6 mas en armonia con sus
facultades para producirlo en buenas condiciones, y con la utilidad
material de su trabajo sostenerse, y ademas de sostenerse ahorrar;
ahorrar sobre todo cuanto se pueda.
Estas teorias nada atendidas hasta ahora en este pais, que por
sus elements puede ser todavia poderoso, constituyen otras tantas
causes que hay que ir remediando en lo possible, para que todas las


1 1 -~l~-








zU CONSIDERACIONES PRELIMINARES.-ALGO MAS SOBRE EL ZANJON.

classes giren en mas ancha esfera, y aprovechando cada cual aquellos
recursos que esten mas A su alcance, seamos todos tiles A la socie-
dad en que vivimos, y Ilevemos i la obra de reconstruction, cuando
no la piedra angular que fije su forma y solidez, por lo menos el
grano de arena que allegar A su material.
Pero para tan importantes fines, necesaria es la cooperation de
nuestros Gobiernos, los cuales deben estimular cl fomento de cuan-
to nos sea provechoso, y dentro la esfera official en que giran todos
los negocios de utilidad pfiblica, impulsarlos todo lo possible conl
concesiones y franquicias si es necesario, subvencionando grades
empress, celebrando tratados de reciprocidad commercial y teniendo
economic en su administration para ahorrarnos de crecidos y
onerosos tributes.
Dice Olivan que la political grande de los gobiernos es procurar
que el trabajo prospere; y si esto ha de ser un hecho hay que darle
alientos al capital para que este no rina con el trabajo.
Si es sin embargo convenient que no todo lo espere el indi-
vidno de la iniciativa del Estado, he aqui un caso en que tampoco el
Estado debe esperarlo todo de la iniciativa particular 6 de em-
presa.
IRemontandonos ahora A otra clase de consideraciones sobre el
mismo tema; hay que examiner como causa importantisima de la
perturbacion que ha sufrido esta Isla, y que ha cerrado un period
de pasagera grandeza por otro de problematica prosperidad, la
transfbrmacion social que asi nos ha sorprendido tan importuna-
mente en los moments mas dificiles de nuestra reconstruction y
crisis monetaria.
El mal hay que buscarlo en su origen, y su origen es la paz
del Zanjon como ya se ha indicado en el pr61ogo de este trabajo, y
se deja ver en la parte de historic ligeramente reseliada en el eapi-
tulo I.
Esto sin embargo conviene agregar algo mas a lo dicho, acerca
las consecuencias del pacto por lo que A esto respect, siquiera
sea para aleccionarnos no va en la tarea de remediar nuevos
sucesos do esta indole, que Dios mediante no han de reproducirse,
pero si en ]a manera de evitarlos y modo prActico de veneer los
efectos de la impremeditacion, que, a impulses siempre del patrio-
tismo y la mejor buena fe, nos caracteriza lo bastante A los espafloles,
para, en circunstancias dificiles, dejarnos llevar solo de apariencias,
con irreflexivo entusiasmo. Digo tal, para evitar A tiempo las ilusio-
nes que algunos puedan ahora acariciar con las moderadas reforms
que en el moment nos ban podido conceder porque no se ha creido
prudent otra cosa por ahora; ni lo que se ha hecho pidiendo much,
para al fin lograr algo, nos convida A esperar confiados mas venta-
jas prActicas, aunque lasta ahora scan pocas las que tenemos.








MARTINEZ CAMPOS Y BANQIETE.-LA MINOBRA PKRTURBADBA. 21

Esto nos viene sucediendo desde Febrero del 78, cuando ansio-
sos ya de paz y celebrando noblemente que terminara el derrama-
mliento de sangro fratricida, entregados 6 las eslansiones de un
banquet poptilar, aclamabamos el candillo Martinez Canipo, siln
roparar generosos en sus prccipitaciones, hijas A la vez de su buen
deseo, cuando la segunda intentona de aquella lucha que no habia
encontrado eco en el pais y vivia languideciendo visiblemente.
El informed del Comit6 Revolucionario del Camagiiey asi 1o
confiesa A raiz del Zanjon.
Este informed se reducia a tres puntos principles: 1 Es cier-
ta la capitulacion del Zanjon: 2 Todo en el Camagiiey estd per-
dido (para la insurreccion, se entiende): y 3? En las Villas queda-
ba un solo jefe en armas, que debia presentarse el dia 5; y 4? En
Oriente, aunque Maceo y Flor Crombet se resistian todavia, la
situation para ellos era desesperadisinm confessionn propia).
Todo esto apesar de unos considerandos y resoluciones conque
el mismo Comit6, incurriendo en contradicciones, se quiso jactar A
filtima hora, para dar mas importancia a lo que ellos llamaban el
convenio de derecho politico, de administration y de instituciones
de gobierno, celebrado con el General Campos.
Quien sabe sin embargo si el acto de convertir al Zanjon en un
segundo Vergara pudo ser mas politico que econ6mico, con objeto
de asegurar la tranquilidad complete, y aun la paz moral en los
'lnimos, restaflando heridas que manaban mas odios que sangre.
Esto esper6 seguramente el invicto caudillo al estipular en su
2? acuerdo de la capitulacion de 10 de Febrero, el noble olvido de
lo pasado; y en esto debia confiar un pueblo tan espafiol como el de
Cuba, cuyos sentimientos le arrastran naturalmente A todo lo grande
y generoso ain con la mas pequefia apariencia de verdad.
Y no faltaron muchos que se hicieron los siguientes raciocinios:
Todo ha concluido al fin, y hora es ya de que auxiliandonos mdtua-
mente como hermanos y trabajando sin ninguna clase de perturba-
cion, reconstruyamos. El porvenir es nuestro, y seguramente en
breve; iQue podrf tardar en resolverse favorablemente la crisis que
nos ha dejado la guerra? dos aflos?... ipues que sean tres; firmeza y
adelante!
Tal era el buen deseo de muchos sin6 de la mayoria, y cuyo
impulso patri6tico les llev6 a la mas ilimitada confianza para levan-
tar lo destruido, y emprender expohiendo algunos pequefios capita-
les que todavia quedaban.
Per,o A este generoso movimiento ique respondia entire tanto la
agrupacion mas significada de la casi extinguida procedencia pertur-
badora? La constantes evoluciones de su 6rgano en la prensa "El
Triunfo," se han encargado de demostrarlo.
Su mismo nombre a raiz de una paz que no dej6 vencedores ni


'*iSfcites *^irL-^!':-?-^'!-;-.,- **, ._-








LA MI11NOriA PERTURRADORA.


vencidos, constituya un reto lanzado al rostro de la hidalguia espa-
nola, para mas tarde sustituir la guerra material por la moral.
Y no se me tache do receloso ni much menos de intransijente,
que esta ha sido siempre cualidad de los hombres de la prensa evo-
lucionista en la que lian figurado, y los h6i conoeido en esta Isla,
procedencias de la insurrcccion armada, y no armada, por mas que
otras espatriadas en su mayor part disintieran de la nueva mar-
cha emprendida, que por distinto (camino han revelado emboza-
damente ir al mismo fin que aquellos que peleaban por la indepen-
dencia.
La opinion, y hasta los poderes del Estado so han visto en la
necesidad de senalarlos en muchos casos graves, no solo por la na-
turaleza de sus manifestaciones, ya glorificando una lucha que el
pafs en masa conden6, ya llamAndonos a los peninsulares extranjeros,
sino tambien por su actitud h6stil volvi6ndole la espalda a Madrid,
y entorpeciendo A cada paso cuanto de bueno y provechoso se medi-
tara para solo batir palmas en los moments de mas supreme an-
gustia, acusando la gran gra rupacion eminentemente espaflola de
todos aquellos males que ellos mismos con su actitud crearan.
Y de que lo dicho cs evident, lo dcmuestra su pesimismo pro-
f'tico de pacotilla, trastornando siempre la opinion, 6 inspirando
recelos y desconfianzas de continue, con lo que se desconcierta a
algunos incautos, y se desbaratan todos los planes mas oportunos,
para luego llorar como cocodrilos sobre los despojos que ellos mis-
mos sembraran.
La misma ruina agricola que hoy amenaza todos los intereses,
,no es efecto de lo costoso de la production por haber precipitado
la abolicion inmediata de la esclavitud sin indemnizaciones con el
patronato?
Tal es el alcance de ese remedo de servidumbre, como mas
adelante h6 de demostrar.
A fuerza de lamentarse esos modernos filantropos de sainete, ,
fiuerza de escandalizar, mientras ellos cuidaban de salvarse, lograron
al fin dar el golpe mortal al Uinico element de vitalidad que nos
quedaba tras la ruda prueba de once afios de toda clase de exponti-
neos y valiosos sacrificios.
Pero que mas: exajerando las delicias auton6micas del CanadA
y de la Australia al tratar de asuntos econ6micos, y despues de ha-
ber esplicado un autonomista A sii manera lo que "La Voz de Cuba"
dijo sobre las contribuciones que pagan y las deudas que pesan sobre
los habitantes de las colonies auton6micas del CanadA y de la Aus-
tralia, pregunt6 con la candidez que saben imitar los mis afamados
graciosos.
"'Nos quiere decir LA Voz que es lo que represent la Deuda
de Cuba?"








LIA MIN iAi'i\ P :ERTU:I'r iAIl;., .;

Y ljln, t ywo (ilCU conte-t.t:r f4 valniitU jlalidiin 41. i i ,jtaW

"( ,', i cini iilada!: r',prro.-nta 4w j iag, de oIo- ir lraj,,- iiri"ii;.-
die ua minoria iquli hlace cilnctienta afio's eotA erllx-,ada. -it -- ,parar-
de la. naeio eslpanlla."
Mallifestaeiol mia-, terminaite y iai merlida nroi l- i:.
Su alcance r'evela ii esa minoria i quien vi dirijid;a la ro-pui-t
transcrita, y no ]la duda que el autonoImista iquO !a provJ\e', '-!
mal hora, le hizo traicion al disfraz de que s revi-Ktn i.s- ,-,rr, li-
gionarios de mal. f'.
La existencia de esa minoria, fraction inquieta y jlerturiradlrni.
cs otra de las principles causes de nuestros male-, ciyvo renimdi',
mas prlctico por de pronto, trajo la niecsidad de la fJornmaiii d(l
graln partido de U. (.
Veremos mas adelante su organization. En el entretanto y
para probar que sienpre queda dicha mninoria dde scontentos.- orig-n
de la que hoy sigue revelAndose intransigent, no hay mas que fijar-
sc en el hecho de que protestaban los (tgachados de New-York 001n-
tra todo lo estipulado en las capitulaciones de paz con el Comit
Central, de quienes decian los elements de la intransijencia, no rta-
sumir poderes y facultades que solo ellos tenian.
Sobre este particular so escribi6 much en Marzo del 78, lla-
mando la atencion una de las resoluciones que del informed descon-
solador del Comit, Central produjo despues el mismo Comit6 que
lo habia presentado, olvidindose seguramente de la desesperacion y
Imal estado de las fherzas insurrectas que ellos mismos confesaran.
La resou1cion, y sus merecidos comentarios son estos:
aSe resuelve:
?1 Reasumir los poderes que nos correspondent como cubanos
y homnbres libres y que por actos anteriores hayamos podido delegar,
v como medida puramente revolucionaria, invitar i los sefiores Jos6
Francisco Lamadriz, Ramon Martinez Hernandez y Leoncio Prado,
para qu Ses constituyan on Comit6 Revolucionario de la emigracion
cubana, autorizando impliamente A los dos primeros para que pro-
cedan con enter libertad, mientras el filtimo est6 ausente 6 por
cualquier razon no asociado A ellos.
2? Que dicho Comit6 Revolucionario sin p6rdida de tiempo
proceda a recojer los elements de guerra, do quiera que existan, y
A PEDIR DONATIVOS de la emigracion cubana y de otros, a fin de
que puedan remitir los auxilios que demandan con urgencia las
desgracias de la patria.)
Es singular el prurito de ciertas gentes en aplicar a todo la ley
del embudo. Los hombres de la intransijencia han declamado vio-
ententente y en mil tonos contra aquella part del pueblo cubano
que. consecuencia de la renuncia de sus puestos hecha por los in-








24 1.L I[nIIORIA LPER TCHU {R AR.-NE'EKSIDAD DELI PART!IDO U. c'.

dividnos de la Camara, rcamnoi6 flos poderce que dtcs 1 habia dtel:-
g/ado, y nombr6 al Comit.e Central para que consuniase el acto de la
capitulacion, alegando que aquella reunion de gente no era cl pueblo
cubano, y que por lo tanto no tenia derecho para tomar semejante
determination; y mi6ntras tanto, ellos, que no son mis que unas
cuantas decenas, hacen lo mismo, es decir, (ar'ebunmen poderes y to-
man resoluciones A nombre de todo cl pueblo cubano, y formula
disposiciones como si lo fteran. (,Sera por aquello de que en Cuba
son extranjeros todos los que quieren la paz, por much que nacie-
ran en Cuba, y solo debian ser reconocidos por cubanos los que
estaban por la continuation de la guerra, aunque hayan nacido en
Marruecos 6 en la Patagonia?
La verdad es (lue la cosa en si p)oco tiene de important; pero
hay que referirla, Ilanando sobre ella la atencion, para que se vca
la inconsecuencia de esa gentle: inconsecuencia siempre y en todas
parties propia de los revolucionarios. Lo que hay aqui de impor-
tante, en primer lugar, cs, que despues de tanto ruido y de tanta
protest, ninguno de los heroes de la intransigencia se propuso venir
a los campos de Cuba A reemplazar A esos a quienes ellos llamaban
ddbiles y traidore.. El sistema de siempre. Muy valientes y muy
constantes mi6ntras que estain e1jos del peligro; pero ,acercarse A Ml?
eso de ningun modo. Comprar algun vaporcito, si tienen dinero
para tanto, y luego, poner su bandera de reclutamiento, y engan-
char algunos desgraciados irlandeses 6 alemanes de esos que tanto
abundan en los Estados-Unidos, dispuestos siempre a emprender
cualquier cosa, por disparatada y peligrosa que sea, que les ofrezca
por el moment el modo de vivir, y para mAs adelante alguna espe-
ranza de botin.
Esto que se decia A raiz de la paz; dirijido A esas tantas doc2-
nas de heroess de la intransijencia," fu6 formando despues el unicleo
autonomista que puede lamarse rojo, y que hoy constitute la indi-
cada minoria de pelea.
En estas condiciones, se explicaba perfectamente qlue todo el
que fuera conocedor de la tenacidad, sutilezas y verdaderos ideal
de la grey aludida, se pusiera en guardia, considerando amenazada
la reconstruction y temiendo renacieran antiguas diferencias.
Este otro mal que podia presentarse como crisis violent de la
enfermedad, en el sentido de grave empeoramiento y muerte, era
fuerza contrarrestarlo pronto, y al efecto se hizo un llamamiento a
todos los que de veras amaban la paz material y moral de esta tie-
rra, para cqnstituirse orgaaizados en vasto campo, y con verdadera
independencia de action en todo lo que no fuera fundamental del
partido, a fin de poder combatir a todo enemigo que se presentara
en ademan hostile y tendencies separatists.
La lucha armada se dijeron, se ha convertido en otra quizas








NECESIDAD DEL PARTID'J U. C.--SC8 ORGANIZATION. 2.1

mas encarnizada v sobre todo masl temibl)e de idea-, y e.- p-reesio que
haciendo cada cual caso omi.o de sus ideales politicos en o, esen-ial
del partido, pero sin renuiniar ai ello-, extrecheimno la- dit-ancia-
que estos ideals podrian mantener en uua provmnia alejada d(, la
metr6poli, donde, como no, su~'ed alli, alienti la idea antie--panolh
separatist.
Respetemos pues, todas las creencias individualnunte; exijainm,
solo la de la PAtria en colectividad, y para ello aeatemo- tod, g,-
bierno constituido, y cuanto de 61 emane en pr, de la -ilerania na-
cional y de nuestra grandeza y prosperidad. .
Dentro tan ancho campo, cabian pues todos los elenmento- de
allende y de aquende que no renegaran de las tradiciones mds inti-
mas, ain las de familiar, y que se interesaran de veras por el pais
que los acoji6 carifloso A unos y que les viera nacer A otros.
Tanto se tuvo en cuenta por los organizador.s de la agrupa-
cion de Union Constitucional, para que, como en el moment pudo
observarse, se convirtiara esta en un formidable element de fiherza
por su nfmero, y de 6rden por sus tendencies.
La misma prensa de various natices discuti6 siempre subordi-
nada en lo esencial 4 esa fuerza v ese 6rden, si esceptuamos "El
Triunfo" y otros comparsas de esta 6ltinm eupoa, que si no lan de-
fendido de frente su autonomia y algo mas, les han heeho corona
otras teorias- no tan esenciales, y secundado una march especial,
que imprimiendo rodeos al camino derecho, los conducen incons-
cientemente al mismo punto.
La "Voz de Cuba," como conservadora de origen no ha disen-
tido nunca del "Diario"' mas liberal de abolengo, y desde Abril
del 73 ha fijado en sentido puramente conservador que puede lla-
marse hist6rico, la profession de fe que mis en armonia est:i con lais
verdaderas tendenciess 6 ideales que obedecieron a la formation del
partido Union Constitucional. Todos los dias la lleva estampada
al frente de su peri6dico.

"Como espafioles, dice, nuestra primer idea political, la que llama-
mos fundamental y 4 la cual subordinaremos todas las demise, es la de
LA PERPETUACION. DE LA NACIONALIDAD ESPAROLA EN ESTA ISLA....
"Somos y hemos sido siempre CONSERVADORES y los princi-
pios conservadores serin los que constantemente y con enerjia defende-
remos siempre..... Y enti6ndase bien: al decir principios conservadores,
no pretendemos de modo alguno usar esta palabra en el sentido ridicu-
lamente restrijido en qie hoy se usa, sino en su sentido mis lato y mas
noble. Nosotros entendemos por principios conservadores aquellos que
tienden & perpetuar, como una tradition inviolable y sagrada, LA PA-
TRIA, LA FAMILIAR, LA PROPIEDAD, LA AUTORIDAD, EL 6RDEN, LA LI-
BERTAD BIEN ENTENDIDA Y LA RELIGION, que es Ia que corona todas


.r, -.i .


, '-- 1








SU ORGANIZATION.


las instituciones sociales, v constitute la uinica base indestructible on
que puedan apoyarse."

Este sentido '"mzs lato v lms noble" de las ideas conservado-
ras, sin restricciones, revela todo lo espansivo y patri6tico de la gran
agrupacion de que se hace m6rito, pues en las ideas de patria, fami-
lia, propiedad, autoridad, 6rden, libertad bien entendida y religion,
se abarea cuanto de grande y de just pueden anhelar para el ver-
dadero progress todos los partidos y todas las fracciones political
de una nation civilizada.
Pero hay miis: fos conservadores somos hombres de 6rden, y
va se ha repetido en todos los tonos, y demostrado de mil modos:

"Como hombres de 6rden, aceptamcis todas lasformas de gobiero
que se de la Madre Pdtria, con tal de que podamos conservar con ella
nue.sra nacionalidad. Somos espaioles por un derecho que con toda
propiedad podemos Ilamar divino: lo somos por derecho natural, por-
que hemos nacido en tierra espafiola: lo somos por derecho inalienable,
)pr dereclho verdaderamente ilegislable, por derecho que nadie nos pue-
de arrebatar, ni siquiera disputar. Y, como hombres de 6rden, resueltos
5 conservar nuestra nacionalidad A todo trance, estamos dispue.ito. 4
( Itcatr today ley que emane del Gobicruo supremo de la nation."

IHT aqul todo lo esencial, y de mis ancha base todavia, que ca-
be, para la buena fe dentro de todas las formal, con tal de que no fad-
te sobre todo, lo esencial.
En cl manifliesto que di6 el partido al pais, el 1 de Agosto
del 78, manifiesto que firmaban insulares y peninsulares distingui-
dos, se dijo que al palenque abierto A today discusion.legal con los
lemas de ;libertad! ;6rden! conservationn! iprogreso! inscritos en sus
l)anderas, A ese palenque tambien les era licito llegar a aquellos que
so mantuvieron siempre ajenos 65 las discordias, simbolo de desu-
nion v de lucha que creen han debido terminal de una vez en estas
firaces tierras, de las que hizo brotar riquezas y bienadanza el tra-
Ibajo honrado; 5 aquellos que si pudieron enardecerse ante el espec-
taculo del debate politico, jams fiaron al azar la realizacion de sus.
doctrinfas; (i aquellos que si acariciaron ideales de libertadr, ellat
(tspiraron sin detrimento del 6rden; a6 aquellos que al presentarse en
]a arena de la controversial que hoy se inicia, carecen de un nombre
t6cnico que atribuirse entire los partidos, asi nacionale's como univer-
sales que so dividen la opinion, dando al que hoy forman el de
Union Constitucional, calificativo que los coloca- 6 igual distancia de
la Colonia que del radicalism, cualquiera que sea la denomination
que 6ste iltimo tome, y en ese t6rmino medio que es precisamente
la significacion de la situation actual, traida por las cireunstancias
c(on aceptacion y aplauso de todos.









,SU O(GIANIZACION. .7

Los que fiaban pues al azar la realization de .u- d'trinam, l4-
(iue acariciando ideales de libertad iral -entendida, : ella aspiratran
con detrinlento del ldcen, estos no podian s-r nuIm -ina (eer conrisr-
vadores, estos quedaban iniplieftalente ex.luido- d< la gran agril-
paeion.
No era politico .fenalarlos clltnitne con l indi so mantenian en actitud expectante y einbozada, aunque ya e adi-
vinaban sus evoluciones sucesivas; pero es 1o cierto que a elloh alu-
di6 la prevision para manifestarnos en actitud decidida v enerjiea
contra todo lo lque sirviera de element -ontrari :i nuestra oranui-
zacion.
Ya organizado el partido con estos principales precedentc-, h)n
aqui como fornul6 sus deseos; verdadero prograua que se propuA,
hacer valer ante la representation municipal, provincial v national:

"Cuba es, se decia, Cuba debe seguir siendo siempre provincial es-
pafiola.
Afirmacion que no significa en nianera alguna ni envuelve la sos-
pecha de que por nadie, despues del abrazo de paz amorosisimo que
todos nos hemos dado, se rechace el hecho de la leaalidad existence;
pero que quiere decir y quiere significar que, asi como, ni movida por
sentimientos del corazon, ni guiada por los m6viles del interns, persona
alguna se pregunta si dejard algun dia de ser hija de sus padres y her-
nana de sus hermanos; ninguno de nosotros v6 tampoco la posibilidad
de dejar de ser ciudadano de su pitria, feliz con sus ventures, desgra-
ciado con sus infortunios.
La idea de patria y union constitutional en Cuba, deberA sobre-
ponerse A todo otro sentimiento nacido del entusiasmo por estas 6 las
otras convicciones political.
Cuba debe ser siempre llamada al seno de la representation na-
cional a hacer valer sus derechos y sus aspiraciones legitimas.
Hijos del siglo XIX, aceptamos leal y sinceramente cuanto de
bueno tienen sus conquistas en el 6rden politico y gubernativo; ni A
una provincia de la nation negarse pudiera hoy lo que en otro tiempo,
y en siglos remotos A todas fu6 otorgado, cuando imperaban otros prin-
cipios y dominaban otras ideas.
Cuba debe vivir la vida de la political, no para convertirse en tris-
te teatro de fraternales rencillas, sino en tanto cuanto, la political con-
tribuya i la consecucion de su bienestar material y moral, aunando
felizmente la libertad en el 6rden. La linea de conduct que nos tra-
zamos va encaminada a asegurar: primero, el respeto t la ley y t la
autoridad; segundo, el mfituo respeto de las opinions que no salen del
circulo de la legalidad; tercero, hibitos de discussion en que predominen
6rden, m6todo, templanza y compostura; cuarto, cohesion y discipline
del partido que nos aseguren la uniformidad del voto, sin excision ni
retraimiento; y quinto, la en6rgica resolution de sostener firmemente
el sosiego piblico, sin el cual la vida political estL expuesta A azares
que comprometen los intereses vitales del pais.


^~~1"S rr~gFIIF;'~,~CrC~T~nCe~BI~


.'; *-^?:.!;* ^ ^.L-








2 SU ORGANIZATION.

La constitution de la monarquia es y debe ser para Cuba eomo
para las demAs provincias, la ley fundamental. Las circunstancias del
pais demandan que la interpretemos sin menoscaho. alguno de las bases
esencialrs en que el edificio social se asienta. Las reforms que eon
prudencia y circunspeccion, dignas de encomio se estin planteando, son
por nosotros lealmente y de buena f6 aceptadas; y ain aspiramos i que
con la misma prudencia y circunspeccion, y sucesiva y gradualmente
vayan mejorandose en el sentido de una racional y possible asimilacion.
No olvidemos jams un buen consejo: asentar firmemente el pid intes
de pensar en avanzar un paso. La provincia y el municipio en Cuba,
deben organizarse bajo solidas y firmes bases que permitan el desenvol-
vimiento de los intereses locales que tanto han de propender, bien res-
guardados y defendidos, i hacer mas indestructible el vinculo de la
unidad national.
Cuba debe prepararse desde hoy, por medio de la iniciativa parti-
cular eficazmente protegida por el Estado. para que la sean menos gra-
vosas, las consecuencias de la resolution de un gravisimo problema que
por nuestra desgracia nos leg6 el pasado, resolution que queremos sea
aquella que la justicia y la humanidad reclaman, pero sin olvidar las
severas lecciones que la historic nos ofrece, cuando al buscarla se ha
prescindido, no del interns particular que nada vale y del que no que-
remos hacernos 6rganos ni instrument, interns para nosotros tan insig-
nificante que desde luego cuantos en nuestras filas forman, renuncian
Ai toda indemnizacion de su propiedad en dia en que esta desaparezca;
sino de las condiciones de existencia de un pais en feliz armonia de ese
interns de la vida y de la civilizacion del nuestro, con las inspiraciones
del sentimiento que tan bien supo conciliar la ley vijente por todos
aceptada en su aplicacion hasta el dia, dando la formula mis just y
convenient para todos, formula que es la base esencial de nuestras as-
piraciones.
La Isla de Cuba es un pais esencialmente agricola. Preciso es
buscar los medios de colocar sus products en las condiciones mas fa-
vorables, y de obtener a precious relativamente bajos los articulos de
nuestro consume interior. Con este fin, reclamaremos la inmediata
supresion de los derechos de exportacion, impuesto que hicieron nece-
sario circunstancias ya felizmente pasadas; y defenderemos todas aque-
llas medidas que favorezcan nuestro comercio con los puertos peninsu-
lares, medidas que ademas de ser de estricta justicia, serin un nuevo
vinculo de union, seran la salvacion de los intereses de Cuba y contri-
buirAn poderosamente al fomento de la marina mercante national.
Tambien propondremos que en los tratados que Espania celebre con las
potencias extranjeras, se atienda de una manera especial a lo que
exijen los intereses.de nuestro comercio local.
Forzoso es ademas tender a la nivelacion de nuestros presupuestos,
general, provinciales y municipales; resultado que deberA alcanzarse
con la reduction de gastos, la cual a su vez nos procurarA todo el po-
sible alivio en las cargas que hoy pesan sobre la propiedad y la indus-
tria. El arreglo de la deuda pdiblica es tambien una necesidad
imperiosa.








81' ORGANIZACION.-EL VERIODII MO (I'BAK. M2

Favorecer la extension de nuedtras principal? linear firree; crear
las de inter(6 local en las regions en que puedan subsistir; contribuir
A dar vida, desarrollo y engrandecimiento i la industrial azucarera, i
la del tabaco y A nuestras demas industrial, sera nuestro constant
emlpeiro.
El Estado, la provincia, el municipio debe cuntar en Cuba con
probos y files servidores que no vean la posibilidad de la miseria en
cada cAmbio de gobierno, que puedan creerse estables en el desempeno
de sus funciones, mientras las llenen con honradez 6 inteligencia; re-
moviendo cuantos obsticulos estorben el libre ingreso a esas funciones
de todos los que sean aptos para ellas, sea cual fuere el lugar de su
nacimiento. Por lc demis, no debemos olvidar que ni los hombres de
Estado ni los buenos administradores se improvisan; que la ciencia de
gobierno demand, como toda ciencia prictica, studios especiales y
ejercicios pr6vios; y que por consiguiente no podemos privarnos del
concurso de hombres habituados ya a los trabajos de la administration
y conocedores de todos los pormenores de esta, si han mostrado y en lo
sucesivo mostraren integridad y celo.
Tales son trazadas a grandes rasgos, nuestras aspiraciones en bien
del pals, en aquello que es de esencia para el porvenir del mismo. Li-
bre es la discussion de lo accidental en que cabe la divergencia de
pareceres.
Tal es la bandera que damos al viento y bajo la cual todos pueden
vivir.
;Paz, patria y union constitutional! repetimos, y con nosotros ipaz,
patria y union constitutional! repetirl el pais."

Y el pais supo en efeoto contestar con entusiasmo a esta em-
presa regeneradora, repitiendo el lema salvador hasta hacer llegar
sus 6cos al otro lado del AtlAntico.
Esto, apesar de la critical acerba del periodismo evolucionista,
llam~ndonos con gran desenfado pancistas, ministeriales de todos
los ministerios; y empezando, i desembozarse todo lo que permitfan
por ent6nces las circunstancias, para contrarrestar en lo possible todo
el agradable efecto que estos salvadores pripcipios y reformistas
deseos hicieron en el pais, agrupindose como un solo hombre bajo
los protectors pliegues de tan espl6ndida bandera.
Aquel periodismo, olvidando el carActer de la prensacomo ele-
mento de vida social, empezaba ya A combatir este mismo element
de vida que tuvo que procurarse nuestra sociedad ante todas Ins
nuevas acechanzas que pudieran ocurrir.
Y es que dada la importancia del peri6dico, y no conociendo
el vulgo las condiciones personales y political de los que escriben,
asi como las pasiones que les inspiran 6 intereses i que obedecen, se
hace sumamente peligroso dejar trastornar la opinion en asuntos de
vital inter6s, reconocidos y aceptados por la inmensa mayoria de un
pueblo que trabaja y paga para que no se perturbe su march y as-


auun~l~a~~s-u~ab;8+ar~~~r~a~a~iZi~L~ L-'U


^.^..s^^arjy illr CC~ltlim~fHWiYlrl~ll^''**J*=*^'-^BlHi| rt .^n:n~








30 EL: PERIODISMO ClBANO.-TRAI.A.IOS DE ZAPA.

piraciones, por una minoria (que podrai tcner dcrecho i la propagan-
da legal de sus idcales, pero unca cn pcrjuicio manifesto de los in-
tereses generals de todo un pais, espontaneainente movido por cl
instinto de la propia conservation.
H6 aqui el origin de la lucha, manifestada en algunos pcri6di-
cos liberals por la propaganda pacifica de sus ideals; en otros re-
gcneradores pronunciados por el pesimismo cxajerado y la mala f6;
v en los conservadores por la doctrine constant, y evidenciando
tendencies v corriji-ndo errors, co(que tender siempre serena la
opinion putblica, y encauzar todas las cuestiones al terreno de las
conveniencias generals.
Tal se presentaba cn aquella ploca el periodismo cubano.
A today esta lbor d( la prensa conservadora, no presidia otro
objeto marcado que el de alentar la reconstruction, evitando todo
aquello que pudiera cntorpecer su march, y guiindola por los sen-
deros mas practicable, basados en los principios y aspiraciones for-
muladas por la Union Constitucional.
Esta lfnca de conduct se hacia tanto lnus necesaria por cuanto
los trabajos de zapa del autonomismio han tendido siempre a destruir
nuestro prestijio, procurindoselo cllos i la vez aniparados falax-
mente con los elements avanzados de la nietr6poli. Recurso sea
cstc natural y plausible; pcro ellos no son los mis 6 los mejores, y
aquf esta; el nal; su remedio lo ha buscado constantemente la pren-
sa conservadora no solo por los nmdios indicados, si que tambien
mostr:ndose incausableinente previsora sin dejar ni un solo momen-
to en abandon el prudcnte consejo y trabajo de propaganda, ya in-
dicado por la indole misma do nuestra doctrine.
Son tales ademn s s o elements de fuerza que debe desarrollar
todavia, que no dudo un momnento del beneficio de sus resultadcs si
tenemos el tacto necesario v actividad indispensable para su mas
acertada aplicacion, y aplicacion inmediata.
La intuicion de las cosas no se adquiere sino con el hlibito de
mirarlas much, y es tanto lo que en nosotros ha influido para este
ofecto la constancia en nuestros principios y continue defense de
ellos, que ii fhcrza de velar siempre por sus fueros de razon y de
justicia, y tras largas vigilias y trabajos, hemos adquirido esa intui-
cion rapida y segura que v6 los peligros y las necesidades del mo-
mento donde unos y otras existcn.
Podra seguramente enganiarnos alguna vez el buen deseo tra-
ducido por la necesidad de un algo quizAs irrealizable 6 innecesario
que so acaricia, pero ent6nces la misma esperiencia de ese engano
nos conduce & la verdad.
Por efecto de ese hibito, se ha visto otra necesidad que se hace
sentir para la vida active de nuestra political, y es que, teniendo ca-
da dia al adversario mAs de frente, alentado siquiera sea por la libre








TITKAAJOB DE ZAPA. *1

eiision del pensainiento, necesitamos cxrntbtirlo mzn v m6e, ha-
ciendo uso para ello del ventajoso sistema de herirle con ms propias
armas.
En la prensa tuve que Ilanar siempre la atencion reispeto a
los medios de que se valen para dar un barniz de partido serio i su
teorias imposibles y contradicciones manifiestas, amparndose A par-
tidos aceptados de la Peninsula, tales como los que representan A la
democracia espafiola.
Ante este hecho, y auuque 6sta los vaya ya conociendo, no de-
bemos sin embargo permanecer pasivos ante ese inconvenient espec-
ticulo representado por los elements mis avanzados de la prensa
madrilefia, y aprovechando nosotros las ventajas de la consideration
y aplauso que por nuestra digna actitud y positivos resultados, nos
prodigan los partidos todos de la Madre patria, debemos asi mismo
procurar entire la prensa madrilefia, y afn entire la misma democri-
tica, no ya el apoyo A nuestro partido aceptado y i6nico verdadera-
mente legal en Cuba, si no la gestion activa y eficaz de hacer luz
sobre el autonomismo y sus tendencies, ya formulfndolo en corres-
pondencias political, ya en folletos, ya en cartas amistosas que Ileven
;i la opinion piiblica el convencimiento de sus tretas, y acaben por
pronunciarse contra ellas, destruyendo los efectos que en mayor 6
menor escala pudiera producirles la astucia.
Esto ha influido much en detener el movimiento de avanze,
que aunque lento, se deja advertir en la march que se han pro-
puesto.
Personas de influencia y position, entidades responsables 6 ilus-
tradas, funcionarios probos 6 importantes, periodistas activos y efi-
caces, y tantos y tantos elements como citenta nuestro gran partido
Union Constitucional, todos debemos repartir nuestros esfuerzos a
este fin, como una de las medidas de la prevision que no nos cansa-
remos nunca de recomendar, con el caricter de cualidad esencial 4
todos nuestros actos politicos tan atentamente vijilados por los ad-
versarios.
No se abandon esta idea, constituya ella otro de los princi-
pios de nuestro cuerpo general de doctrine, atacandoles precisamen-
te en las mismas trincheras donde ellos se cobijan.
Cierto que ya hemos Ilegado a una 6poca en que son pocos los
elements democriticos que los cobijan, y raro el que les secunda,
Y digo raro, porque desgraciadamente existen algunos casos.
Hoy mismo, una de las manifestaciones de la prensa liberal en
la Habana, heredera de aquella "Discusion" del malogrado Marquez
Sterling y dirigida por un peninsular, cerrando quizis los ojos A toda
evidencia, 6 creyendo necesario tal vez t sus fines politicos aliarse
moralmente A los elements avanzados, enemigos nuestros, para alle-
garle mis fuerzas A nuestra destruction, secunda admirablemente i
7




.. A .7,
,.~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~~~~~~~~~~1 .. ,.. .' 'A ..


-- Ap








32 TRABAJOS DE ZAPA.

esos enemigos, sin reparar siquiera en que mas bien que aliada de
Ollos, parece disilnular ser su eco en el palenque de una plaza de to-
ros, para deoir desde alli todo aquello que no le es permitido al
Striunfo s6rio de la tribune.
Algo les secundan tambien como politicos de buena fe aquellos
pocos que rechazando la organization de Union Constitucional,
campean por sus respetos luchando por aclimatar en Cuba la idea
republican federal, y Aun todos los obcecados en hacer aqui political
peninsular.
Respecto a cste particular, y cuantas veces me he referido en la
prensa a las dignas colectividades insulares y peninsulares que mar-
cliando con las corrientes liberals del siglo, se inspiran en el mejor
deseo de progress 6 adelanto para este querido suelo, hM creido
sienmpre que estas han de marchar constantemente al lado nuestro,
Soniprendiendo como comprenden nuestra laboriosidad y propio in-
terts por conservar fierte y respetado un pals objeto de todos nues-
tros cariilos y afanes,
Entre estas agrupaciones se consider sin sospecha al radicalis-
mo-democritico pacifico, del cual hago especial mencion, con el
principal prop6sito de deslindar bien los elements que nos son adic-
tos, de los que nunca aceptaran transaccion alguna con nosotros.
Asi se evitan confusioncs lamentables, que-el ignorant recelo
v la nmis absolute intransijencia tienden a mantener, por el solo he-
clho de una partida de bautismo en cualquiera de las parroquias de
estas di6cesis.
No; la inconvemiencia de esta doctrine, no es admisible, ni me-
nos podria conducirnos A la atraccion cada dia mayor de aquellos
elements que al verse relegados y bajo el peso de las mas irritantes
soisechas y desden, pudieran en un moment de vacilacion y des-
p1dco engrosar las filas autonomistas que sicmpre pretenden contarlos
c(ino sUVOS.
Los del Trianfot de ayer, coino estos tiltinios le llaman a lha
paz; los reforniadores insaciables de hoy; los que asi con las teorias
autonn6micas pretenden avanzar lo bastante para escalar nuestro po-
derlo y razon do ser en esta Antilla; asi como tambien los que so
titulan vencidos v nunca solidarios del pacto, done no hubo ni
pudo lhaber vencidos ni vencedores; todas estas fuerzas eran las que
insurreccionadas v simpatizadoras ayer, hoy no deben confundirse
con los que tranquilos y laboriosos a nuestro lado, nos ayudaban A
sostener las cargas de la guerra, como ahora cooperan a nuestra re-
construccion material.
Asimilistas incondicionales en la mas lata acepcion del concept>
creyendo de buena fe que la igualdad political y social puede sal-
varnos hasta de la perturbacion escepcional de un estado de crisis,
por efecto de la formacion por nosotros mismos de nuestros presu-








TRABAJOS DE ZAPA. 33

puestos, no v6n que el fuero auton6mico que pronto se nos encima-
ria dentro el Estado, dentro de la provincial v dentro el municipio,
podria contrarrestar A cada paso nuestras leaves quizAs hasta en 1o
mas fundamental, sin que por efecto de una constitution democritica
tuvibramos fuerzas suficientes a hacernos respetar y obedecer.
Y es que como se ha demostrado ya, hoy las demofl racias
avanzadas, por exijirlo asi los interests de localidad y por star
consignados en los c6digos de la democracia los derechos de los
Municipios y de las provincias, son todas federales.
Y la constitution federal, en un pals en donde alienta un ele-
mento verdadero enemigo de todas nuestras instituciones, habia de
contstituir un peligro grande, y de tan inmediatos como finestos
resultados.
Todo lo que en sentido radical aqui se implantara habia de
producirnos mas tristes desengafios, cuanto mayor fiera la huena
fe conque contribuyeramos al desarrollo de sus ventajas.
;El adversario es artero!
He aqui la causa de todo; he aqui el eficto de nuestra pre-
vision.
La buena fe pues no basta, y ella solo puede conducir l vernos
envueltos en los lazos quc se nos tienden.
Por esta circunstancia, es precise convenir en que nuestros
dem6cratas asimilistas siren de auxiliaries, sin quererlo ni pensarlo,
A quien solo de nombre son espanoles.
Por esto hay que combatir sus doctrines y sus proyectos, on la
seguridad de que desean los radicales que Cuba permanezca unida
de nonibre y de hecho i la Metr6poli, como llodeseanmos los espa-
noles cbnservadores.
IH aqui i los politicos de buena fe, pero cuya propaganda ac-
tiva, separados de nosotros, es peligrosa hoy por hoy en Cuba.
En Madrid sinembargo, en el mismo corazon de Espana, ti(-
ne la autonomia otra representation tan tristemente remarcada en la
prensa, que puede sentirse que la persona de su Director peninsular,
y que indudablemente vale, est6 tan obcecado como para incurrir
en aberraciones inconcebibles; y digolo asi, porque es precise con-
siderar que aun entire muchos insulares que nos son adictos, guiados
por el natural espiritu de amor a la patria comun, asi como por el
propio instinto de conservation, no hemos encontrado uno solo que,
al mismo tiempo que se complazca en oir las descripciones de este
suelo feraz, de una naturaleza tropical pr6diga en todo, que asi se
recrea en adornar de las flores mas bellas a sus vastos jardines, co-
mo en hacer brotar los raudales del talent y de la inspiration de
los cerebros formados ia su calor; al mismo tiempo decimos, que se
estasia oyendo la voz de la ingenuidad que esto confiesa de su pals
natal, no siente menos gozo, no le embargo m6nos el placer al nom-








TRABAJOS DE ZAPA.


brarse hijo de la noble 6 hidalga Espana, y considerar sus glorias,
con sus eminentes tribunos, distinguidos fil6sofos, publicistas, hom-
brcs de ciencia, excelentes artists y today clase de notabilidades, que
no solo alli, sin6 aun aqui en estos -iltimos tiempos en que van es-
trechindose cada dia mas y mas los lazos y las distances con la
Metr6poli, hemos tenido y tenemos en la majistratura, en cl foro,
en la medicine, en la prensa y en todas parties.
Siendo esta, hoy una verdad incontestable, que no ya solo el
insular que nos es adicto, sino aun el que nos mire con prevention
reconoce, nos estrana sobre manera que un peri6dico escrito por un
peninsular desde el corazon de Espafla, permit lo que transcribo
nitegro:
,Si siempre se hubiesen sacado a oposicion las catedras (Se re-
fiere A la Universidad de la Habana) como ahora, serian muy raras
las que estarian servidas por peninsulares, pues entire los pocos doc-
tores nacidos en la Peninsula, que alli ejercen la profession, tal vez
no existan cuatro que tengan los conocimientos v capacidad necesa-
rias para obtener justamente la victoria en una oposicionl.)
Solo en este parrafo se han consignado dos falsedades que hli
tenido la precaution de subrayar, y que destruyen por complete el
capeioso argument que de ellas se quieren aducir. Dice en pirra-
ibs anteriores el autor de estos que llam6 con propiedad puntos we-
gros, que en Cuba no hay dos docenas de doctors peninsulare.x,
ciando solo cn la Habana hay mas; y quiere sacar como consecuen-
cia de la base falsa de la esca.ez de n6mero, que no existen cuatro
qlue sepan done tienen la mano derecha, por lo que estima como
cosa probada el que en unas oposiciones todo el element insular
quedaria duefio del campo.
;Que estuipidos son losespafioles peninsulares!, diria un escentri-
co ingl6s, recojiendo impresiones de viaje en esta Isla, si de buenas a
primeras se le viniera a la mano el desdichado papel que esto dice.
Pero detris del ingl6s, podria acometernos el mis atroz hulano,
y sin duda alguna no diria tanto como se ha permitido quien ha na-
cido espaiiol, entire los riscos donde anid6 un dia nuestra patria re-
jeneracion.
iQue no hay en Cuba, en toda la Isla cuatro doctors peninsu-
lares que puedan optar por una ctedra en la Universidad de la
Habana ......
i Aberracion!!; ;incoherencia espantosa, que solo una desgracia-.
da causa fisica 6 moral puede esplicar!
Y sin embargo, el autor de esos puntos negros se muestra se-
guidamente en un estado tal de lucidez, que le hacen A primer
vista parecer sutil.
Seguramente el mismo teme por el 6xito de sus asertos, y tra-
ta luego de apoyarlos con algun ejemplo.








TRABAJOS DE ZAPA. *

Y cit6 un caso conio unico recurso a que pudo alelar.
Si esto es acierto, donde la falta absolute de verdad conduce
tambien A la nmas evidence mala f'; si diseiurriend,, en e.tos, trrnmimo,
una publication peninsular, hay todavia quien findo despr6cio para el responsible de un atentado con.tra inuestro
propio decoro y valer; si el mismo element insular sensato deja
de ver el dano que aun para sus justificadas alpiraciones entire ino -
otros provoca eata political de division, erntonci r-neguemlos de to-
da 16gica, justicia y conveniencias.
Pero no: la farsa esta descubierta, el insult se muestra inim],-
tente, y el trabajo de zapa infructuoso, desde el moment que denun-
ciemos en ]a aludida publication a la "Revista de las Antillas,"
en el negro punteador A P. Layo, y en el que e-ta-; alerraciones
apadrina IA un astur!
Raro es pues el que secunda a semejantes evolucionistas, aqui
como alli; pero con 1odo, los sucesivos saltos mortales que esos acro-
batas de la political local van ensayanjo incansables, segun las cir-
cunstancias, y su talent v habilidad indisputable para saber sa partido de todo, nos obligan :i estar siempre en guardia, sobre todo
en la 6poca present, cuando ya convencida a grey aut6noma de la
ineficacia de sus cantos de sirena, le v;i volviendo la espalda i
Madrid, para cebarse en todo lo que de alli enane, ya sea una dis-
posicion poco meditada, 6 mas 6 menos complete para los impacien-
tes, ya una media eminentemente salvadora.
Cuando es un desacierto 6 un proyecto solo aconsejado por el
espiritu de escuela lo que se resuelve 6 ventila para Cuba, (que de
todo hay en la vifla del Seflor), ent6nces no es de oirse la espantosa
criteria y la silva, que arma la grey auton6mica y sus comparsas
por medio de sus distintos 6rganos en la'prensa, nIi menos lo que
peroran en los clubs y liceos de su uso especial.
Parece ser que aburridos ya de verse tan acosados, y tan pues-
tos en evidencia sus principios sin fin, pero sin fin bueno, adoptan
ahora el c6modo sistema de callarse, por si acaso, cuando debieran
hablar, y hablar por los codos cuando callar debieran.
Han comprendido seguramente haberse ya traslucido demasia-
do, y renunciando A la demostracion de la bondad de sus ideales,
en la practice, que nunca procuraron seriamente, se dedican i pro-
bar la maldad de los nuestros.
Para ello, parece ser que se ban dado un santo y sefia, formu-
lado sobre poco mis 6 mn6os en esta 6 parecida tactica de pala-
breria:
"El conservador tal, en su empeno de desentraflar 6dios y ren-
cores"......
"La institution colonial cual, por sus funestos resultados de
esto 6 de lo otro"......








36 TRABAJOS DE ZAPA.

"En todos los paises medianamente rejidos debe causar asom-
blro el sistema perverse de siempre"......
"iQu6 diran las naciones extranjeras."......
Y asi sucesivamente, faltando amnenudo a la verdad.
Unica y exclnsivamente con su sistema autonomico; solo ade-
mins con las virtudes civicas que esos sempiternos separatists tam-
poco han sabido demostrar como asi veremos, han ofrecido mmin
mil veces la positive salvation de estas provincias, con un afanl diign
dte mejor causa.
Dejadnos probarlo dicen, y aqui estaria precisamente el peli-
gro demostrado por la prensa conservadora todos los dias; jugad los
dados quieren decirnos, y nosotros que sabemos que lo mejor es no
jugarlos, vamos b)uscando precisamente los verdaderos remedios,
aquellos do que so liace eco el pais, respolniendo siempre A ellos la
opinion con su aplauso.
Las trefas que hay que hacer evidentes, y los recursos que so-
bre este particular emplean asociAndose a los elements avanzados
peninsulares, a los que hacen destemplado coro en lo de prevenir
nejoras, reparar males y correjir abusos, que es su fuerte, tras la ten-
dencia auton6mica; todas las aeomodaticias empress que con su fin
y solo para sus fines acometen, son tantas y de fal calibre, que creo
prestar un servicio grande a los confiados, con insistir reasumiendo
siquiera este tema, verdadero origin de todos nuestros males, por
mais que este sea inagotable, y diera lugar A volimenes enteros, so-
parandome del studio de los problems que lpretendo indicar para
su resolncion inmediata.
Procediendo asi, una part de la prensa peninsular nmis confia-
da, so ha hecho eco con la mejor b)cuna f6 de sus lamentos sobrada-
mente pesimistas, inspirados muchas veces por criterios de dudosa
imparcialidad y plumas de conoeidal procedencia.
Y aimque entire este pesimismo estudiado, y el optimism de
buena f6 que por otra parte se ha dejado notar, sea preciso optar
por un tlrmino medio nada halagiieno, hooy segun se presentan
las calamidades, bueno es sinembargo que algunos 6rganos de la
prensa Madrilena propendiendo como propenden todos al mejor con-
sejo en bien y prestijio de la Nacion, no se dejen nunca sorprender,
alarmados por algunos elements que aqui tratan siempre de des-
p]restijiar con empenio todo aquello que no conduzca al ideal auton6-
mico, ni que de la autonomia y algo mds trate.
Asi se explica que alentados por una propaganda active contra
todo lo que asi suceda, declamen esos idealistas apoyando y exaje-
rando mas lo que allende se diga, para sacar en consecuencia que no
son ellos, sino nosotros mismos los que reprobamos la marcha ac-
tual de las cosas, y que ya cansados de probar sistemas, debemos
acudir al -inico sah,ador de sus delirios.








ITRAHAJEM) LDE ZAPA. 37

E-to es grificaiiiiit4 lo qu-e ucede, y 1hv aqui pIrqu. Uo wi jjdA-
Imo i nillnos que dar nucstro grito de alerta A tVdnf lo- p)utidu
avanzados de la Peninsula .-in distini ,on de niati,, atr-vicudqiw
i indicarles que sin necesidad de atectar para nada -,us il;ealef ,iefj-
pre moderados por un espiritu de eq uidad y justicia, y bebiendo eu
meunas filentes, no olviden tamlpun 4), ser(alar sore todot la ronduc'ta
y tendencia de esta part del rnal llaniado liberalismo c tar constantemente sol)re aviso area de sus inmoderadas pretensi.o-
nes y falta deplan definido, que el embozo no permit descubrir
hasta st punto objetivo.
Con esto, ain los mismos partidos de oposicion, prestaran uin
servicio Ai la hoinr v conservation del nombre de Espanla en Cuba.
v se lo prestaran i si mismos acredittndose en cuidados de la impor-
tancia v trascendencia de este.
Entiendase que adn bajo el titulo de 'Concordia" se escribi6
pur un dem6crata, algo notable, en buen sentido, acogido por un
peri6dico autononista, (1) y con lo cual procur, mostrarme de con-
formidad, teniendo al final que arrepentirme de la idea.
Si tuve 6 no razon, apesar del loable objeto que no en muy
templadas formas se interesaba, lo dirAn las iltimas frases, que
despues de algunas recriminaciones A los dos bandos conservador v
autonomista, lanzaba en estos t6rminos:
"Cada nueva imprudencia, decia, es un nuevo paso que dams
hicia la reaction 6 hacia la revolution."
Semejante amenaza y tal peligro que A todo conservador debia
sorprender en aquella 6poca (ha solo dos ailos) daba que pensar, 6
indudablemente ahondaba los recelos que siempre se trat6 de des-
vanecer. iY esto hablando de Concordia! ;y por un democrat!
;Lo que puede el contagio!
Respect A las recriminaciones y responsabilidad que imputaba
A los dos bandos no crei necesaria mas observation que esta:
"Para averiguar de part de quien estA la injusta parcialidad
v esclusivismo, no hay mas que observer cual de los dos bandos
pide mas; si uno marchando lealmente con las instituciones 6 influ-
vendo materialmente en la prosperidad del pais, y admitiendo today
clase de elements y procedencias political insulares y peninsulares
al goce de todos los derechos civiles, 6 el otro pidiendo impaciente
una teoria que no ha demostrado y el pais rechaza, para cuyo logro
no oculta su sistema de desprestigiar ignominiosamente cuanto de
mas caro y sagrado constitute nuestra organization administrative,
social y political, y respeto A nuestras leyes."
Pero no se limitan A ese desprestigio de todo lo que es espafiol,
y demAs trabajos de zapa, los fines de esos insulares autonomistas y

(1) "Diario" de Matanzas de Noviembre del 82.


.... -. ; .i -L








6; TRABAJOS DE ZAPA.

democrats que les hacein coro afiliados A los partidos peninsulares.
Algo nmas hay que lanentar de sus tretas interminabl!s, has cuales
no me causar6 de evidenciar como principles causes de nuestros
males, para que por de pronto podamos aplicarles constanteniente
el remnedio de la provision.
Tambien han intentado siempre dividirnos.
La misma "Nacion," peri6dico demlocritico-moretista-asimilis-
ta que en la referida 6poca, por el 82, editaba un capitulado del
Zanjon, demostr6 especial empenio en hacernos ver que lloraba amar-
gamente al considerar el talent que algunos 6rganos de nuestra co-
miunion emplean para mantener divididos en 6dio grande a los pe-
ninsulares residents en esta Isla v i los naturales de ella. Esto es
tristisimo, ailadia, y demuestra por si solo cuan desgraciadas son
las provincial antillanas.
Y tenia razon: ;CuAn desgraciadas!
Pero pudo en part consolarse, y enjugar el copioso llanto que
tan justamente le embargaba, si en lugar de culpar tan injustamen-
te ai a agrupacion leal, hubiese considerado sin ligereza, que los que
tal iniquidad se proponent no hemos sido nunca por cierto nosotros,
sino finica y exclusivamente sus paisanos los liberates del "Triunfo"
v deems adliteres los que realmente dividend.
Semejante conduct la veria ya debidamente demostrada v la-
mentada por "La Voz de Cuba," cuando tratando de un suelto re-
firente a las oposicionec que se celebraron en la Universidad de la
Habana, y en el que el aludido colega liberal ensalzaba sistemitica-
mente a los opositores de aqui, y ponia en ridicule i los de alli.
FPuede darse, decia "La Voz," pequefez igual, ni guerra
miiis triste y desalentadora que la que aqui se hace?
Y sobre todo, hay que aiadir: ifuera del campo de la political!
A las personas que todavia no han perdido el juicio, les reco-
mendamos que observe y califiquen ese proceder, agregaba "La
Voz."
Si, observese v califiquese bien la tendencia de semejante pro-
ceder, y que se confiese despues quien realmente divide en esta
tierra.
Tal observation, quv no debia ocultarsele al.6rgano liberal-de-
ni6cratico-moretista-asimilista-autt6nomo v ainla mais, (que por
muchos caminos se va~ I Roma) debia ser asi nismo lealmente con-
fesada, para no atraer los 6dios de la pfiblica opinion a. un partido
de exclusive unidad, que admit a todos los hombres de buena ft
insulares y peninsulares para la integridad amenazada de este terri-
torio, y que sabe marchar con el siglo, v con todas las formulas
convenientes de verdadero progress, y tales que no puedan abrir
la puerta a tendencies separatists, que tanto empujan apesar de lo
much que se las contiene.








T'iA;A.I1) DEf ZA .J'A. :;

Y 1aqu1i ientro de 11cn', a iii)arr el prCiu cdcfnte uital- \a, -- .-'jn-
tado en la prictitca, de qcu al hablar (Id e.,s- elemento- iuiular- eni
t6riminos bastainte gt-nerales, por cuanto oe4mprclnen ai la nmavoria
de los liberals de aIqueind, nuncra piedo referirmnje todil I' qtue
insular, siquiera sea porqlle contiene mucnho bueno, v leal quv,. 4 vive
retraii(l de la political, 6 militia en el gran partido -alvado r dt- nue,
tras institucionles, C6 interests en esta Antilla.
C'on este precedentc, se puede seguir di.,eurriendo, triajuilh.
seguro de que la opinion estia va en esto como en todo bien en l, fine,
apesar de cnanto quieran IraLtornur e(os arganos en la prensa ta:
amigos de e.do de la Autonomia, y sin embargo de e-tar vestido. en
diversos trajes, y designados con distintos nombres.
"La Nacion," que no naei6 para vivir una vida national, pr
lo que muri6 seguramnente de asfixia; ese peri6dico, decia yo ent6n-
ees, serl Nacion, mii(ntras Cuba sea national, no lo dudo; pero ma-
ilana que esta Isla tuvier la desgracia de emanciparse, se llamaria
"La Independencia," 6 "La Victoria" quizas, entrando ent6nces a
disputArsela al "Triunfo," y :a irse inbos ai las greflas ;i lo mejor
del cuento.
Esta ereeneia (Iqe por ias de un concept debe ciinsiderarse
inmy anticipadaniente fuidada, estaba por otra part justificada por
ciertos asertos, principios, marchla y modo de ser que alarmahan al
m6nos impressionable.
;.Qu6 quiere decir sin6 el desentenderse un dia, de lo que otro
lanzaba al azar, asegurando la existencia de un partido francamente
insurrecto, en el que no militaba, pero con el cual emprendia la
march por distinto eamino?
;,Qu6 significa ademnis el (que, de otro miodo que "El Triunfo,"
tendiera tambien ii dividir, remarcando la falsa especie de Ilamar
partido criollo al autonomista, y peninsular al conservador?
Divide, y veneeris, ;.eh? Y esto es asimilacion?.
Sus higrimas eran de cocodrilo, y sin embargo, yo quise conso-
larlo.
Pero thay mas todavia que inipresiona, y francamente, alarma.
Y si no v6ase la afirmacion que mits de una vez hizo el colega,
asegurando ser poco temible el partido autonomista, para darnos
seguridades de nuestra initial actitud, y sacar en consecuencia la
disolucion del de Union Constitucional.
Aqui, ya no solo queria tambien i su vex dividirnos, sino
ademnts anularnos.
Aquella "Nacion" culania, seguramente constituy6 pues ai la
sombra de la fraction Moret, otro important factor, que, en pugna
con "El Triunfo," aunque mereciendo sus simpatias privadas, mul-
tiplicaba impenitente las fuerzas separatists, dados sus nunca des-
mentidos antecedentes, y desde el moment que parecia estor-
8


- ~ ~







40 TRABAJOS DE ZAPA.-VERDADES SENCIILLAS.

barle la grand agrupacion conservadora de estas Antillas parai Es-
)paila.
Acostumbrada i la estratejia y sistema de combat on Ila muni-
(ui dirijia nms dercchos que "El Triuni'o" sus tiros a ganor ol
blanco del separatismo, sin los rodeos de una autonomina de suvo
sospechosa y evidenciada, para solo destruir estorbos ilmportantes,
escudado con la rodela de la Nacion, dentro de lu partido national.
Ni mDs ni menos, ni menos ni mas.
Ante estos hechos pues, verdaderas acechanzas de todo gcnero
eni que no han de cejar los enemigos de Cuba, v los adversaries de
Espana; heehos recientes, acechanzas probadas, trastornos diarios y
pcrturbaciones constantes, fiierza es que descansando por algun
tidmpo de las discusiones politics dentro el palenque de los partidos
peninsulares, fijemos exclusivamente nuestra atencion A lo que A
todos interest sobre todo; v en estos moments supremos, conside-
rando la verdadera r6mora a toda march regular y ordenada, pro-
curemos de todos modos dominar sus influencias, evidenciando y
prosperaudo 4 un tiempo pegados al yunque del trabajo.
Para lo primero, todavia creo deber advertir tres verdades
sencillas que son otros tantos remedies al mal, y con las que dare
ya por terminado este ya quizas largo capitulo; para lo segundo,
queda el resto de mis modestos studios, 6 caputes, durante cuyo
curso tantos otros males hi de esponer A la consideration piblica
con todo el espiritu reformist que cr6o reclaman las circunstancias.
He dicho que las verdades que hay que considerar son senci-
llas, y asi es en efecto.
No siempre encuentra el discurso, aun en o1 mas trivial de la
idea, aquellas que amenudo sin premeditar se ocurren expontinea-
mente.
Por esta razon no se ocurren. I todos, precisamente cuando mans
conviene, ciertas verdades sencillas, que despues de haber parecido
extraordinarias, no se presentan mis que como hechos que cual-
quiera lhabria podido ver.
Alguna intuicion ( vision intellectual immediate basta sin em-
bargo para poderlas prover con tiempo, on los primeros moments
supremos de toda reaction, cuando el error lucia ann con la ver-
dad, aprcciando por moments toda la importancia del conocimiento
exacto d nuna situation creada para el bien de todos.
.Soimos espanoles?-Si. Vivimos amenazados por peligrosas
evoluciones?-Cicrto. ;Debemos unirnos? Sin duda. Lo pri-
mero nos induce A ser justos, grades y generosos; lo segundo nos
obliga pionernos en guardia; lo tercero nos ha de proporcionar la
fierza.
He aqui, tries verdades sencillas, que por su condition de tales,
estan en la mente de todos.








\VERD)AD)E.'_ tlENiCI XLLAM.\-ItLINlI.- III: l..\ I }N,. 41

IPero comno de eon-e,.ciia (i 'on-l.-.c- nos flindanmintos a la realidad mila- palpable, tendr,.no- Iu, para
ser justos y generosos, previsron- v tu, irt<-, h61mo1- d<,' <-tinlar lf,--ul
todo 1o hlecho, asi comoi olvidaar todo lo pajado; -atamoU 4-n .1 d-lr-
de recclarnos de las acelcianzas, del advel\r(-ari',. tie ,, de(seiidos vive, y no podi) Ih.'s J:rs-cindii. d,, l1a u11io4, 11i ,l i, r1.n
iciicrdo y mejor acierto eniaiiniin.
Tal conduct no solo e~ patri6ti,-, si,,,o (1ierida: no sl, iNrI
1u deber, sin6 tambien una nece~-idad do prjiia Lo ldemliAs, 6 mejor dicho1 otra lmanifi.-staciiln dl] c(-piritu pIop]i-
lar, otro criteria mezjuino de hn- imasas, seria -],parar-e. de ]o ni:i-
prictico, de 1o mas rutinario y de lIc mas ~--ncillo para nuiitr:i
comun obra, encaminada al pcopio Ioienctar v pretijio.
No nos detengamos en detalie-, nmiu('io-idades, v recuerdo-
que A nada bueno conducen; quce las ideas s.-- -c, repongan i las (o-
sas, y en actitud digna, levantada, conciliadora v enrjica A la nvc7.
nantengAmionos espectantes de los sucesos ]para actar todo 1o b1)en.
advertir todo lo malo, y seccndar cuanto al Iien general se encamine.
Asi hemos de ser, y no so nos n (1car; qie la influencia de esla
verdad es tan sencilla como poderosa.
En todas las cuestiones hay un punto de vista principal y do-
minante. Alli se coloea el iguila; desde alli lo domina todo.
No nos fatiguemos conmo aves rastreras por la superficie v entire
las angosturas, desde done se nos cculten los vastos horizontes qiue
se dibujan, y separiiudonos del erstrccho circulo de las vacilaciones,
dominemos tambien como el iauila la situation ipam apreeiarla en
today su importancia.
De esta manera lograremos adenmls distinguii perfectamente al
insensato que pretendiera destruirla.
Esta es otra verdad que so le oeurre I cuialquiera. (onsidere-
moslas todas.
Pero me he referido con insistencia A la union, v no terminar6
este capitulo sin exponer algo acerca sus beneficios.
Admitida la union que es la base fundamental de nuestro pro-
grama politico, bajo la constitution espanola, diclch se estA que no
hemos de averiguar clases ni condiciones dentro el gran partido
conservador.
En 61 caben todos los que de buena fe nos proponemos hacer
fuertes, respetadas y pr6speras para Espana estas provincias, sin que
nunca pueda sobreponerse el interns individual a los interests gene-
rales, para que 61 la vez nos veamos todos beneficiados. Esto en el
6rden politico.
No hay por otra parte nada mis destructor que la iniciativa y
action egoista que se limit al bien particular en pejuicio del-co-
lectivo.


rK-V-,v- Yr-n"'dr ~~~,r









-1Z BENEFICIOS DE LA UNION.

Una provincia se puede comparar :i in Estado; vemnos que
cada una de sus parties, provincial, departamentos fcderales 6 canto-
nes, hacen el sacrificio de algo proporcional que les toca, en obsequio
no solo al bien general, sino tambien Ai la unidad indispensable y
fundamental para que puedan acreditarse vigorosos y fiertes, y al
hacer este sacrificio, conio decia un escritor tratando de nuestros
asuntos, reciben en caimbio los inniensos beneficios que la union y
la nacionalidad traen consigo.
En Ia lacha de los interests provincialks entire si, v en la de
los municipals 6 individuals, result el equilibrio, el mituo auxi-
lio, el comun deseo de alcanzar la felicidad v la gloria de la pAtria.
H6 aqui a~ nuestra political en action.
Y es que todo se relaciona en la orgfanizaciion v buena nmareha
de los pueblos.
Lo administrative y econ6miico vi tan relacionado con lo poli-
tico, que bien puede decirse que la armonia reina en todo, y que mn
sistema no es mnas que la consecuencia del otro.
Cada coinit6 rnral sacrifice algo de sus aspiraciones en pr6 de
determinadas influencias 6 intereses, para bien de la union y buena
march de las Dirctivas ceentrales, quienes i su vez guiadas por el
mnis levantado patriotism, deben contribuir a esa unidad que nos
ha de hacer fiertes aunando voluntades, y prescindiendo a la vez
de todo element p)ligroso que pueda conducir A la duda.
Ese espiritu de union x; nacionalidad, trade A su vez la noble
lucha de las ideas contra cl adversario comun, para que, primero de
la perfect inteligencia y comun acuerdo, y despues de la prevision
contra today accchanza, puedan brotar los fructiferos resultados que
el trabajo y la production esparcen Ai la sombra del 6rden ha-
ci6ndonos siempre dignos de un r6jimen national que asegure nues-
tros derechos.
Asi es comlo los pueblos se hacen fuertes para cualquier emba-
te, respetados para no sufrlir vqjaciones, y pr6speros para asegurarse
en una desgracia.
No de otro inodo debe entenderse en este pais la honrada po-
litica que todos los que por (61 se interesan sinceramente deben se-
enndar.
Pero no olvidemos nunea que uno de los inas importantes me-
dios es la union; la union de todos los hombres de igual proceden-
cia, de communes intereses v de los mismos sentimientos de nacio-
nalidad.
























APUNTES


para el present y porvenir de Cuba.



Ill.

(I'ADRO GENERAL DE LA SITUATION, Y sENALE.
)E LOS TEMPOS.

Sumario.-Digresiones.-Eniipleomiania.--Reglamento orginico y lcy de emple;-
dos.-Administracion de lentas y Contrihuciones.-Esperanzas linan-
cieras.-Loren y sIu obras.--'Ina opinion.--Emprdstitos. emisiones.
deudas.

Hemos visto en el capitulo anterior, cefiidos a los limits ,
indole de estos "apuntes," cuanto de mas notable constitute Ias
verdaderas causes Ai origenes de nuestro malestar; y como todo, asi
en el mundo fisico como en el moral, un hecho, un fen6meno, una
ley, el movimiento mas imperceptible, una cosa cualquiera es siem-
pre consecuencia de otra cosa, veremos ahora eneadenadas A estas
causes un gran nimero de efectos que es precise contrarrestar, des-
truyendo el modo de ser de las especiales condiciones que las origi-
naron, 6 reformando por lo menos con este objeto, todos. aquellos
gastados sistemas que hoy la ciencia econ6mica rechaza. De este
modo, y comprendidas ya las especiales condiciones de production
y adelantos que nos rodean en el Continente americano, asi como los
cambios que podemos efectuar, favoreciendonos reciprocamente con
la Peninsula, y demas regions importantes de Europa y Am-
rica, podremos dedicarnos A producer en competencia favorable A
nuestros intereses.


~


'' ..; .
.,
;i








44 DIGRESION ES.-- EMPLEOMANIA.

Para ello fierza es que elmpezemos siendo laboriosos y econi-
micos; asi como tamblien que en prime Igr ar y sobre todo produx-
camos todo lo que el pais de dc nuestro consumo, Ny de prinlera
necesidad.
Ya no estamos para pernmitirnos el lujo de pagar al vecino ni
: nadie, todo lo que, con buenos sistemas, podemos proporeionarnos
cn casa mas barato y quizas niejor.
Pero todo esto, que cs imu bonito en teoria, se estrella al
descender al terreno de la practice, sin6 sc tiene antes en cuenta el
cuadro general de la situation creada, ya por efecto de algunas im-
previsiones, ya por la fuierza de Ins circunstancias; y si no examina-
mos tambien las senales que prcsentan los tiempos, despues de haber
dejado tomar cuerpo y dar forma A un sin fin de pretensiones, abu-
sos v desmoralizacion verdaderamente peligrosas.
Apreciado ya todo lo mas esencial, y susceptible de enmienda,
emprendamos decididos per el camino de las reforms, bajo la ancha
base de-la realidad de nuestras necesidades fuera del estreeho circn-
lo en que siempre se encierra el espiritu de escuela.
No es la cuadratura del circulo; no cs el movimiento continue;
no cs la direction de los globos; no es la palanca de Arquimedes,
1o que tratamos de resolver y apoyar; no es tan siquiera un proble-
ma patol6gico de esos que hacen rabiar tanto a los medicos, aquello
de cuya solution tratamos; yo por mi part, crco poder apuntar
enanto la experiencia nos ha demostrado como malo, y relacionan-
dolo con nuestras presents necesidades v recursos, y siempre ate-
nido d todo 6rden de encontrados intereses y consecuencias para el
porvenir, formula una opinion, un plan, que podri no ser muv
perfect en muchos casos, pero que tal vez en algunos mejore algo
malo 6 err6neo, ya que no pueda ser la iltima palabra, la de un
modesto observador sin nas titulos que el buen deseo.
Tal es la tarea. Sera question de mnucho studio y trabajo;
nunca de inventive y maravilla.
Y basta de digresiones, no tan ajenas sinembargo a los prin-
cipales puntos que vamos a considerar en este capitulo.
Empezemos por la empleomania, rechazando siempre las vulga-
ridades en que incurren muchos, cuando de la respectable clase de
empleados de Hacienda ptblica se trata, confundiendo el modo de
s6r de la institucion (ya que de.-graciadamente no pueda llamArsele
carrera) en nuestra Espanla, y no midiendo por el mismo rasero Ai
los improvisados 6 intrusos hijos de la empleomania, y A los anti-
guos y entendidos funcionarios, generalmente de la escala de sim-
ples oficiales.
La question tambien de su mayor 6 menor moralidad, casi
siempre relacionada con lo exiguo de los haberes activos, con la nn-
lidad hoy de los pasivos, con la remocion constant de personal, y








P I'L ,L ).M.\. N A. .

co11 sl ( sborno del misiili (')nitribuv.ntcI, e-. a:unt tratalre .oil tacto y in exacgrafic Iiis ob- i ,(b.juii, d* la ];1rob)idad
gcoleral i ue debe recoiio'erl'.
El ral no esti eCn la ropa; ,e iual -t on1 4-1 < -JraYA-n, .1 :,.ra-
zoll dcl cual debe partir to'ala vida ida aficionado oil regularidad,
estAi en las lcycs de emlplekado- nunla re-petada- 10ir lo, Iartido-
politicos, sore todo enl lo (que ataiie -II inamovilidad; 1no (c)nS-ti-
tuvendo el menor nial la letra luuerta de -u- reglamentos.
Ademas, no 'e (crea (que hay (que inuventar nuevo- +-istema.-. ni
menos es esta question de lperf ionar la p)i'lvora; ->Jlo ( preci,,
recurrir A los dictados de la experiencia para complrender el mal.
Todos los hombres seusatos 1o han dicho: cuando lou destino-
cran inamovibles de heclo, adin cuando no de derecho, los que esta-
Iban en posesion de ellos procuraban cumplir bien y fielmente con
sus deberes, porque sabian que de este modlo el cargo que desempe-
ilaban era vitalicio, 6 que al Ilegar i ]a aucianidad podian contar
(on una modest jubilacion para terminar tranquilamente sus dias:
la inamovilidad era una barrera contra la inmoralidad. Mientras
existieron las cesantfas, el'afan de ilegar 5 adquirir una pension,
contenia ain algo la inmoralidad, pero desde el moment en quc
los emplcos dejaron do ofrecor alguna ventaja positive para el por-
venir y solo se obtuvioron mediante el favoritismo, la inmoralidad
administrative no reconoei6 freno alguno; y, aprovechar los mo-
mentos de favor, fu6 la uinica mira de los empleados inmorales.
En un articulo que con el titulo "Otros tiempos," public "La
Patria" (peri6dico habanero) y que h1i guardado cuidadosamente
desde Mayo del 79, fecha en que vi6 la luz piblica, se hace una
pintura complete de la brillante organization administrative de
otros tiempos, apuntando as- mismo sus benefieiosos resultados por
las buenas relaciones que deben existir entire el Estado y el funcio-
nario pdblico.
Son tan atinadas y dignas de considerarse algunas de las ob-
servaciones que en dicho escrito se hacen, que ha de ser de suma
utilidad ai la hoy tan necesaria reorganization administrative la ta-
rea de dejar alui consignados algunos pArrafos que voy ai entresa-
car.
"El servicio al Estado, so dice al comienzo del articulo, cons-
tituy6 siempre una carrera para cuantos a 61 se dedicaron. La vida
del funcionario pfiblico se consagraba exclusivamente al ramo de la
Administration que mas analogia guardaba con sus inclinaciones.
Llamaranse militaries, marines, jueces, magistrados, 6 simplemente
empleados, porque pertenecieran los ultimos a las oficinas de Ha-
cienda, todos abrigaban una esperanza, alimentaban todos una aspi-
racion muy legitima; adelantar en su carrera, hasta conquistar las
mnas elevadas categories de la esfera official "








4(i EMIPLEOM.NIAN.

"Respetabase, agrega, en aquel entonces con gran rigor la esca-
la, y de aqui una gran part de ese entusiasmo que en la actualidad
no so comprenderin, que no so daba ejemplo de mterrumpirla, sine
en casos de una acroditada nulidad; pero Aun estos casos tenian que
ser, y lo eran en efeeto, nmu contados. La razon es muy sencilla:
porqiu eada empleado se movia dentro del circulo At que, segun su
clase, se le iba destinando; y como0 en 61 hacia un verdadero apren-
dizaje, de aqui que, a no tratarse do una inteligencia completamente
negative durante el curso de su carrera, habia de ir necesariamente
adquiriendo un caudal do conocimientos. pratiicos en el servicio, quo
le iban abriendo las puertas de los aseensos inmediatos.
-Es vordad q'e c(on el antiguo sistemna se tardaba mis en subir
los escalones que conducian a mejores destinos; pcro en cambio no
se interrumpia el conocimiento de los distintos ramos de cada ofici-
na, para ir a emprendcr el de otras, donde todo es nuevo para el
fnncionario trasladado; coin l que solo se consigue que los servi-
cios no esten bien de(sempcnados, come lo hiabrian estado, confiau-
dolos A los de la n lima oficina que con ellos estaban babituados.
Tan atinadas practices producian fructuosisimos resultados a
la administration. Los nemplcados iban sucediendose en cada uno
de los distintos negociados do la oficina done habian comenzado su
carrera; de aqui (que no se diera el caso de quedar hu6rfano un ramo
al faltar por cualquier motivo el funcionario A quien estaba confia-
(do, hasta que, andando el tiempo, sc pusiese otro en condiciones de
poder desempenarlo.
ConsiderAbanse ent6nccs los empleados como unos mismos, cual
si ; una sola familia perteneciesen, no va los de una oficina, sino
cuantos servia on nlas distintas dependencias del Estado, inclusas
las de provincial. Existia ent6nees lo que desgraciadamente des-
apareci6 despues; ese verdadero cp.liituf de cttcpo, que es otra vir-
tud, como la del 'nftuSi(t.mo, que A muy altos prop6sitos conduce i
today claso de Corporaciones, (uando tienon por base el 6rden, la mo-
ralidad y los interoses doe ls servicios A que se hallan consagradas.
Entre los empleados y cl Estado mediaba un cambio mnttuo de
interests, que aleanzaban reciproca y oportuna retribucion. Res-
pecto de los primeros, consagrando al segundo su existencia y ve-
lando asiduamente por cuanto so relacionaba con el fomento de los
ranios que so les confiaran. Respecto del filtimo, atendiendo a la
suerte de los primeros; premiando los fructuosos servicios con ma-
yor suma de ventajas en su carrera, bien con los ascensos de escala
que rigorosamente les correspondieran, bien por medio de honors
v condecoraciones, e, por lo mismo que no se prostitufan prodi-
gAndose en aquellos tiempos, much halagaban el amor propio ofi-
cial de los que i ellas so haefan acreedores. En una palabra, Am-
bas parties contratantes,-que no otra cosa son en definitive el fun-








EM1'.EO.MANi.%. 47

ciomario y el E stadi-- cunplian religio-?iamente las c(lilaulas del
clntrato bilateral que entree luno y otro -e celebraba, y tjdo., viviau
lerf..ctalmnfcnte satisfiehos.
.Quidn se ocupala entiInces de exp1Adientcs gubernativ-' .'" ; Mil
v mail veces dichosa y envidiable 6poca en que ni el nombre de ta-
les expedients se conocia !
Siempre es destgradable el sistema de los exp diente guilbrna-
tivos. Por much que en contrario se diga, lej6s de conducir en
todas ocasiones a los fines que sus autores se propusieron, alte-ta a]
bl)en nombre de la administration en general. La maledicencia ,-e
apodera de tales procediniientos, y esos parasitos vergonzantes de la
sociedad que se complacen en buscar a today costa un nombre en que'
ceblarse, y viven exclusivamente del descr6tido de cuanto a su paso
se present, mimntras mais respetado y sagrado sea, hinean su diente
venenoso como buitres hambrientos sobre las victims que A la exc-
cracion piblica arrojan las piginas de una acusacion, que jamnis de-
)c convertirse en heclo, hasta que las pruebas, y pruebas indestruc-
tibles, no vengan ii justificarla.
Somos los primeros en exigir la peua para el que, olvidando
sus deberes, haciendo esearnio de la moralidad, compete un delito 6
abusa de la confianza que en 61 se depositara; pero los primeros
tambien en proclamar la moral con respect a los actos de la admi-
nistracion, que por ningun motivo esti autorizada para adelantarse
jamas a disponer a su antojo como a menudo se ha hecho, de la
honra de un funcionario, sin causes legales para ello, porque una
vez manchada esa honra, cuesta much lavarle el ultraje que se le
infirio.
Todo homnbre tiene derecho a que se le juzgue por sus acciones;
a que no se le condene, mi6ntras estas no le acusen de una manera
tan diafana como la luz del medio dia. Este es un principio de mo-
ral universal, por fortune reconocido en todos los e6digos; y no exis-
te, no, y mil veces no, razon alguna legal, para que en determinados
casos, cuando la injusticia esti perfectamente manifiesta, no se vuel-
va la action contra aquel que, abusando de su autoridad, lastim6
injustamente, acaso a sabiendas, la honra ajena, de la cual no le era
dado disponer......"
"Otros tiempos, otras costumbres. No descendamos a mais de-
talles, porque no ha sido nuestro prop6sito al trazar estas lines es-
cribir un articulo de costumbres, sin6 tocar una question muy im-
portante en mis elevada esfera. Se trata de las relaciones entire el
funcionario piblico y la entidad official a quien presta sus servicios,
v le consagra los mejores aiios de su vida. Se trata de la adminis-
tracion de otros tiempos lejanos, cuando respetaba los derechos de
sus funcionarios, y la administration de pocos aiios A esta parte;
que no conoce, asi puede decirse,-A los que la sirven, como estos
9


:"""~sbs7R?R-ra~*SnlX09


.,








IEMPLEOM ANIA.


no conocen, a aquella. Se trata, on una palabra, de busc)ar, de ele-
gir Iulnos empleados, ilustrados, honrados, de carrera, para (que Ia
administration cst6 bien servida, para que la moralidad sea un he-
cho, para (ie no hava necesidad do expedientes, despues que los
fraudes se hayan conietido. Se trata, en fin, de la necesidad de or-
ganizar la administration de la manera digna que su buen nomblre
viene desde liace ailos reelamando, y de nmodo que un escribiente de
mias de vein te y freinto afios de carrera no se haga figurar At las 6(r-
dene. de in official, de un jefi de negociado 6 de un jef' quizas de
administration de pocos nmoses de servicio, pero (iue sea en realidad
cl ew~iibeicdc el (Iqu dirija y despalhe los expedientes de la mesa de
so jetf'e."
Esto, por lo (que respect a la reorganize -ion de la carrera ad-
ministrativa de Hacienda, es todo lo mAs esencial que puede decirse
para apreciar la enorme y desventajosa diferencia que present el
sistenma de ayer coniparado con cl do hoy.
A I ntrar en este studio, sacariamos en consecuencia, el verda-
dero origen, y notivos del gran desarrollo de la empleomania, que
autoriza a todo espaniol A pretender un destiny, sin mAs titulo que
ui pretension, seguramente por aquello de que los espanoles servi-
unos para todo, verdadera parodia do aquel precepto constitutional
(iue autoriza A todos los espafoles para optar A los cargos pfiblicos.
Tal fit' una de las cclebradas conquistas de la Revolucion de Se-
tiembnre del 68, que trajo por consecuencia el hechar abajo de una
p)luhnada aquel Reglamento que mantenia en sus puestos A todo
flncionario probo y laborioso, trayendo consigo el desquiciamiento
de la administration en todos sus ramos, sin reflexionar, como se
ha dicho ya por la prensa de nuestro. partido, que la misma arma
(qe ella empleaba, serviria a sus adversaries para dejar cesantes A
a:quellos, mi6ntras que si hubiera conservado el Reglamento, hubie-
se podido colocar A sus favorites en las vacantes que dejaba a la li-
bre election del Ministro, asegfrr6ndoles la posesion de sus plazas y
sin necesidad e desquiciar la Administracion.
Y si al fin estos favorites se elijieran entire personas de algun
antecedente administrative, element id6neo para los cargos que se
les confiaran!...... Pero no sucede siempre asi.
Y no es esto solo lo que pasa: lo mis lamentable del caso, efec-
to tambien de los compromises de partido para conteitar 6 sus
adeptos, es ]a verdad de aquel conocido aforismo que present la fa-
tal costumbre de buscar entire esos adeptos, no ya hombres para los
destines, sino destines para los hombres.
Aqui en Cuba, que es en donde mayormente concr6to el mal,
ya porque su pasada riqueza abria mas tentaciones 6 la codicia, ya
tambien porque aqui el asunto se present grave, y lo nuestro es lo
que principalmente se interest en este trabajo, en este pafs pues, la








E-I'M PLEOUMAA. 49

empleomania se viene proiuniciando cada dia en proporldioIes m:i-
alarmantes, toda vez que al campo de operaciones que tntes se cn-
tralizaba solo en Madrid, tcninmos ahora otro en la Halana, desdc
done, por efecto de la falta general de recursos que tanto hovy .
acentia, tenemos it centenares los cupidos asp)irantes que lirigen
sus dardos amorosos a la primera autoridad, v a cuantos personajes
de aqui y de alla les puedan acreditar un titulo a su benevolencia.
Esto en primer lugar. Lo grave del caso, 1o que en algunas
ocasiones hubiera podido revestir las proporciones de un verdadero
conflict sin la prudencia y tolerancia del partido espafiol, ha sido
el afan y la lucha eseandalosa que hlan sostenido los autonomistas
por apoderarse de todos los centros oficiales en destinos de impor-
tancia, a fin de abusar en ellos trastornando generalmente todo 10
encamidado 'a la mis recta administration asi rentistica como de
justicia, apoderindose de los centros de enseilanza para dominar la
naciente opinion A su gusto, 6 injeri6ndose en municipios y Diputa-
ciones para influir en la extincion mias arbitrariamente ripida del
patronato; trastornar el espiritu de las leyes, excluir votos de nues-
tro partido en los censos electorales, y tender A cuanto inconvenien-
te y perturbador favoreciera sus planes de hundir el pais, y des-
prestigiar al element leal espailol.
Tratando de este asunto en Setiembre del 82 el ,cDiario de
Cardenas,, clamaba contra la preponderancia que para la insaciable
sed de imperar y dominarlo todo, da al autonomismo el Gobieino
de la Nacion, preocupado quizis ante su inofensivo y just descon-
tento de no ocupar todos los puestos pdblicos, desde donde estraviar
la opinion, 6 imposibilitar segun sus manifiestos deseos la buena
march de nuestra administration en todos sus ramos.
Tal era la sintesis de aquel trabajo, conviniendo con otras afir-
maciones que por aquellos dias tuve que consignar, ; fin de no ceder
en lo possible, ante la conveniencia de desenmascarar 6t esos insacia-
bles buitres del presupuesto, atilas del liberalism y energimenos
del 6rden conservador.
Empezaba el ,Diario), cardenense por lamentarse de que esos
mal llamados liberals no revistan mayor.buena fe en el desarrollo
de sus mentidas teorias, combatiendo sin compassion los verdaderos
intereses y adelanto social ante la sacrosanta libertad que tan falsa-
mente invocan; y al efecto decia, que les perdonaba como fanaticos,
y nunca como rabinos que negocian con.las ideas y con las creencias.
Al consignar estas verdades, cuya triste certeza y consecuen-
cias no se le oscurecen al mis mi6pe, afladia que para el efecto, el
bando autonomista no pi'erde occasion de reclamar para sus adeptos
los destines pfiblicos, lo cual vA consiguiendo, gracias A un marcado
espiritu de insensata tolerancia por parte de los que mas eficaz-
mente debieran oponerse A tan peligrosa incursion.








050 E MPLEOMANIA.

Y agregaba el articulista:
"Labra v Portuondo eln Madrid, y on la Isla alguno.i sujetos
que pasan por mandarines en la grey autonomista, (onsiguen mias
del Ministro de Ultramar y de los .entros oficiales, v son mis aten-
didas sus recomIondaiones, que lo serian las de ( Fnovas para el
Marquis del PaIzo de la Mereed, enando tenfa i siu cargo aquel de-
partamento.
Con semejantes nmareadisimas tendencies el resultado no-debia
ser dudoso; asi ecs que, desde que el Sr. Martinez ('ampos quiso
ahogar on Cuba las ideas separatistas regalando (c'wrmlos pre.su-
pfestiroro. A los que mas gritaban al dia siguiente de la paz, nues-
tra administration, las oficinas pfiblicas en general poblaronse de
ri'idores ojalateroS, que aun mis empcooraron el desbarajuste admi-
nistrativo, y que Dios sabe a done pueden conducirnos con su en-
greimiento y con sus fimestosi oficios v ain mis fiestas influen-

Y mi6ntras qu(ci los autonomistas so les halaga de tan visible
mantra, yacen en la miscria v on el abandon nias complete muchos
leales inutilizados fisicamente en Ia defense de la pfitria, sin que
para ollos haya un solo empleo en recompensajustisima do servicios
(1ue nunea serin bastante pagados. ;Contrast3 singular!
Y no so nos arguya que es incierto lo que decimos, porque lle-
'g hlasta tal extreme la tolerancia v el desco de contentar a los re-
voltosos, que hasta en las juntas de patronato so echa de ver que
estAn in mayoria, sin que exista razon para ello, pues la mayor
part de los contribuyentes no figuran n enl partido autonomista; y
merced i esta circunstancia es que so advierte que la ley s6lo s,
numple en cuanto lastima los intereses del patron, mits casi nunca
on lo que se refiere i los deberes del liberty."
A esto, que otros hemos ya evidenciado censurando el afan de
imperar mis por la intriga que por el trabajo, y que ese appreciable
colega de Cairdenas tradujo muy oportunamente por confiar la igle-
sia Catolica A Lutero, me permitirK agregar otras consideraciones
ya apuntadas en otros articulos publicados en Y vov A ser breve.
;.Preguntaba el ((Diario de Cairdenas:,
((%Por qu6 ese visible 'espiritu de favoritism A los partidarios
del autonomismo? ;.Se theme acaso su descontento? Se les atiende
por que de continue se quejan de que la me.an (del presupnesto no
sea exclusivamente suya?n
En mi concept ese favoritismo obedeee en gran parte al sis-
tema que esos Labras y Portuondos de allende, asi como los man-
darines do aquende tienen establecido, falseando la opinion v ha-
ciendo el papel de victims, inmoladas i nuestra ambition; elks
que inspirfindose en las Icrantadas ideas de lilbrtad y progreso, al








EM P'LLOMA N A. .i A

lado (Ie la prensa avanza ola peninsular -,1n i:i- l p.1 arlh-, uE .1l
('iid; (disf'ra zi o-,e n ii II I a p ,albra ( ,( ):i: o .* j ii u. j i,, '- I 1.. ,c,. (I
Ioho.
Rlespectto al tenWior ( tl .(I4 die--ontenIto, 411ue 9 i n 11 -'ll'd burla
indicaria el compafiero, solo se pl1icde colijeturar qiue a]po'a tambien
e.se fiavoritismo el des(,co (de apar(cer iue-tro- gOb-run,~- demlla.iado
nobles y generosos, (con (quilici, s-olo esiPrani< la orrs-pondenia
de su gratitude y adlesioni, no -alH4In I'jti la d( i, paarl-s cnim,
siemnpre.
JLo demasi noi se c,-])lic:a de nigilunia l i1rll'aI. v dhc( lue^go aun-
lque otra cosa paarezca, dee eerr qu< !;i ,li l ,,4. ii sea exclusivaniente siuva.
])e otro modo: apaga la luz y vainmoe-.
Pero no sueedcri- asi, por eierto; algun dia --e hla dt- ver claro.
v se comprenderain perfbetaniente estas y otras verdades tristes que
ya la prensa conservadora exhibe todos los dia, y seguir6 eviden-
ciando con todo el interns de una esquiita y necesaria provision.
Entretanto no hay (que dudarlo: !a empleomania en Cuba.
constitute un nal mas grave quc en otras parties, amenazados cono
estamos de una invasion (lie todo o mine y desquicie, asf en el
6rden politico, como en el economic, social v administrative.
S, ha dicho en corroboracion de mi aserto, que esos males que
son communes en todo el territorio de la nation, tienen aqui.ain ma-
yor trascendencia, porque ademnis dan pabu!lo i las quejas de los
que, habiendo nacido v viviendo en esta Isla, no pueden A causa de
la distancia de la Metr6poli, aprovechar la influencia que utilizan
mis ficilmente los que se encuentran en ella. Esas quejas son mu-
ehas veces infundadas, ya porque los naturales de esta Isla han ocu-
pado y ocupan puestos elevados en la Administracion, ya tambien
porque tienen natural repugnaneici A dejar sn pals para ir Ai desem-
pefiar destinos piblicos en otras parties.
Para moralizar y hacer mas econ6mica la Administracion,
dijo el Sr. Giiell en el Congreso que ha de cambiar su modo de
ser, nombrando sus empleados centre los insulares y peninsulares
id6neos aqui residents. Enhorabuena que asi suceda en algunos
casos, trat-indose sobre todo de empleados pricticos en la Adminis-
tracion de Cuba; pero bueno es advertir que los insulares como los
peninsulares, deben tener y tienen abiertas todas las carreras del
Estado, y deben prestar servicios en todo el territorio espaflol de
Europa, Am6rica y Asia segun mejor convenga al servicio de la
Nacion, y que la election debe ser conform con la idoneidad del
clegido. El que quiera ser empleado puiblico debe ir a, prestar ser-
vicio donde se le destine.
Esto por lo que respeta a- los insulares id6neos y espafioles, que
por lo que respeta A los autonomistas de mala f6, preciso es conve-








52 EMPLEO31ANiA.--REliIA IENTO OlG.\NI('(l Y I EY E I.I'IEAItIs.

nir en que, cuantas mas armas les demos, nias graneado y clnmpacto
serA el fiego que nos hagan en los cargo plblicos, y en la manera
de proveerlos que no sea A ellos solos.
Y es que no perdonan recurso ni lament para organizarse en
cruzada y poder asaltarlo todo. Esta condition de trepadores in-
eansables, la demostraron sobre todo en Agosto del 82, cuando al
tratarse de la provision de ciitedras en la ciudad de la Habana, le-
vantaban un clamoreo tan infiudado como escandaloso que A cual-
quier peninsular 6 extranjero que no hubiese saludado nunca el
Morro de la Habana, como dijo "La Yoz" en aquella occasion, de
seguro hubiera creido que Espafna exeluye sistemnticamnente a los
nacidos en Cuba de aquellos puestos.
A cualquiera que piense con sensatez le repugna suscitar di-
visiones de procedencia; pero los autonomistas, parece que tienen
especial empeno en engaiiar al nundo, como decia aquel peri6dico
conservador, presentAndose como victims, para de ese modo propa-
gar entire sus adeptos el espiritu de exclusivismo provincial, que
tanto v tanto daiio ha causado a este pais.
Esta sola consideration le movi6 A publicar una nota de las
personas que en aquella 6poca de sus quejas, desempefnaban ctedras
en la Universidad de la Habana, con expression de su procedencia,
cargo y facultades cientificas A que pertenecian.
El resumen de ese detalle, arrojaba los siguientes datos.
Profesores oubanos....................... 43
,, peninsulares.................. 12
Xaturales de Canarias.................... 3
La pregunta que A renglon seguido tuvo que hacerse ante tanta
alharaca 6 hipc6rita declamacion, es l6gica.
.Hay, (se decia) alguna Universidad en Espania de eiyo pro-
fesorado sean hijos de ]a provincial 42 profesores?
Casi aseguramos que en ninguna de ellas hay un professor na-
tural de la provincial por cada diez que no lo scan.
Estos datos, despues de tanto ruido como sienlpre arman los
eternos evolucionistas, revelan por lo mnenos una farsa repugnant,
: la (que Cs muy convenient star muy atentos, sin que ignore
nada la prensa y los gobiernos de la Madre Patria, cuando en esta
enipleomania del pcor g6nero, como en todo lo que signifiqne un
vicio, alguna ilegalidad, 6 aspiration peligrosa, se presentan constan-
temente trastornando arteros la opinion para alarmarla contra todo
1o espafiol, y dividi(ndonos como uno de los mejores sistemas para

En la situation A que aqui hemos Ilegado, hay que tender
much la provision de destinos pfiblicos, deseehando de una vez ful-
nestos sistemas.


- -








1 :4,a.AMI4:NT4 <>1,. 1tMI 44 'I I1-.2 IIl. t).MI'.t &1. 1 4


Vior niph:l e t rii as hiii lih- iIinp r lta 111:1- i ,-titiv l:a r': j l -i !,iii' l. id'.



f1ioari s pOli, Cs in, i.Sps, lri g(tC 4 n- rr-tahkh hni ,ti. -r;' li.-
estado, norg stni sujde s u arre;ras invarialk d iq,'rl~iar, :i1 l :4i', -I
t ismo y pongan c,,to ;i w l. irr,"miltrilh.l-'. N,,!;h1 < ,1-n-,<- ir ;' #%Ili
dismiiii ir 1h)s g;itos si I ]Ii v disminiven por falta ,h. al]titml. ,.-l l'or eso, es indispensable y frriit,, <0 ri-'tIl5c< ,iii :n,, ,l<-1 K,,' .
inento orgainico de las rarri'-as civilt. dh. IItni-mar, ;i k:i v/,-z ,w -
dicten has disposi'ionies- ncvesarias |>aia s-implifi, tra Adninistracion: At 1o nlnos sI lograrai c(n ;.1 eniE-azarla alY,. y
se podra con mils ticilpo y meditavion dictar.una Iuim-na lev i- In:-
pleados.
;Una ley de emplcados! Hl aqui ln1, de 1,,, clnmanti- c(,,trm
la empleomania.
TratAndose de empleados pfiblicos de ultramar. nadiie pIuedI,
desconocer la necesidad de pie uesa ley se dictara especialmcnte Ipan
Cuba y Puerto-Rico, aunque siemnpre fundada sobre las ba.-s de Li
Administration general del Estado, siendof la principal la de la ina-
movilidad.
La base 4-I de l lproposicion de leIy que el Sr. Navarro Rodri-
go present A las Cortes en Marzo del 83, respect : los ingresos en
los empleos de los diferentes ramos de la Administracion ptibliea,
es otro de los puntos capitals que en dicha ley debian tenerse en
cuenta, para no presenciar el triste caso de sustituir ti un ce.eante
digno 6 id6neo, por un particular cualquiera, iniprovisado quizas en
destinos de alguna categoria.
Dice la misma proposition que ipasado el t6rmino de un aino
de suspension, para los empleados de Ultramar, por sospecha de
algo grave contra el empleado, sin que el tribunal competent hava
confirmado la suspension acordada por el Gobierno, 6 sin que este
hava convertido la suspension en separation, el empleado volvera
al desempeilo de sus funciones, no teniendo derecho A percibir ha-
beres por el tiempo de la suspension, aunque se le contar`i como de
servicio para los ascensos y jubilacion.
Tal teoria en absolute es A todas luces injusta desde el momen-
to que, A la desventaja de exponerlo i una mala intelgencia y a un
castigo inmerecido, 6 A los tribunales ordinarios, se le agobia ade-
mnis, vista ya su inculpabilidad, con otra desventaja 6 p6rdida de
unos haberes que no ha devengado por efecto de imposibilidad in-
voluntaria, pero que tenia derecho A devengar desde el moment
que se le suspendi6 sin causa probada.
La jurisprudencia que establece la citada base de dicha propo-


'.4
.-
*- ~'


I' "








54 :EGLA'MENT( OR4 -N1(') Y L.EY E EMPI.1CAIMS.


sicion de ley, que como tal jurisprudencia no debe ser mas (q11 la
filosofia de lo just, en el caso que nos ocupa, filta 4i todo prccepto
de equidad 6 de verdadera justicia.
A es que ademas, esa virtud juridica considerada en' sut ftiro
interno, es la garantia do todos los derechos, y 16gico es que tenga
el derecho de cobrar quien por un acto de justicia queda declarado
inocente de una falta que se le imputaba sin razon, y por cuvo es-
clarecimiento se vi6 involuntariamente impedido para tra)ajar. Do
otro modo so anula la garantia que debe conced6rsele en obsequio
al derecho que tiene de devengar sus haberes con su trabqjo )per-
sonal.
Hay que desengailarse: para inoralizar el servicio administra-
tivo es indispensable por de pronto concederle todos los respetos y
organization de las carreras civiles mas serial, al extreme de vivir
sujeto ri una legislation basada en las leyes fundamentals del Esta-
do, de tal manera que no le sea flicil A ningun partido politico ho-
llar sus preceptos mas esenciales sin producer un trastorno national
que le imposibilite para el powder. De esta manera se acaba ademas
con la empleomania.
Por lo que respect :d la marcha administrative v recaudacion
de las Rentas del Estado, este nuevo 6rden de cosas traeria consigo
la idoneidad del funcionario formado paso a paso en todos los ser-
vicios desde la categoria mas inferior a la mas elevada; y la probi-
dad del que sabo que cumpliendo bien y sin defraudar, han de
respetarle y ascenderle para su relative y seguro bienestar, asi como
para su propia honra; y la reduction de personal en todas las De-
pendencias de Hacienda, en donde 16gico es suponer que, doce
empleados probos 6 inteligentes por ejenplo, han de dar mas resul-
tado que treinta quiza, de los cuales puede liaber, y haya realmente
tristee realidad) dos 6 tres que apenas sepan firmar; ocho 6 diez mas
que firmando muy bien...... la n6mina, no tengan en cambio otra
nocion de Administracion de Rentas pfiblicas, que algunas genera-
lidades suficientes para proporcionarse alguna renta privada, y que
de los quince 6 veinte restantes solo trabaje a conciencia algun official
subalterno, y unos cuantos escribientes mirtires, qcue estos son ge-
neralmente los mas entendidos y desatendidos.
Tanto y algo mas traeria consigo una buena ley de empleados
para la buena Administracion de Rentas, destruyondo asi mismo
todos los vicios que quedan indicados. Y que estos vicios existen
en today su mas repugnant deformidad, es por desgracia un hecho
que hay que hacer resaltar como otra de tantas pinceladas de efecto
que trazan el cuadro general de 'la situation, y marea con colors
vivos las seflales de los tiempos que corremos, como una de las
principles calamidades que nos agobian.
Cesando las causes, quedan destruidos los efectos, y es induda-








AI. I .' 'TiNl :E I N i J I :I NT.I <
I( 11 I C o(li ti;|l(l j a -. l t I -i t )Io -v II ii it F.;i 1-.. I n t)jw ; i. "-,
V la t i, ollio ; 1liiiiii.'tratli\'a w) tuii )jx' :iZ.a ;( r 'h l a paf-'l... l -
de' ilcsin peraJbles, c Im o ,, (1'l t clp a'l l, a ll b icio XI, (*'llit ].sto.s viios 4h. ,,r aniy.ioi ]an rl-duii jii 'hio del <'c itrilbii\'ent tal ,t<, ,'< ,, (1i'iIn,(I, ell p ih a I ;t gilrra ('xi-tia itla grani (<'i4lc li,"i'-I !I, -I 'i. ut,! w
vaih l)io.s (Colistaiiites (e' (olitribt'iione- di(]r clasi A tinem i o ") .Nu<-civanltent amoirtizacin de 4 los is'mos.; el 10 (-en rwo, li el 1.' p). taiiibie n (n oro, Sobrhe utilidade-; (e1 .3 i. -ltre i (;i-
pital; el 30 p.- ; el 2), y por filtimo, el 16 y 2 p.1 ( ada un', d,
estos imlpuestos tlxv(J. .-u instrueidiin e-lpeial. adem1ti del critcri.r
dlifercite de los empIklados eni arHados- 4dl st a) pali( ion.i y ,, ]] -inl
ntimnero de recaudadores.
En honor de la verdad: todo et.to en la- c-undiciune- explu-ta-.
castig6 demasiado al contribuvyente de buena fr;, que 1o es ,-i ,-iel-
pre el menos acaudalado, puesto que nmuchos de los ma- pudielnn-
procuraron evadirse de tan ineludibles Oomo patri6tic-, delbre,.
burlando unas veces la action ejecutiva, v valitndo-c otra- dI mIe-
dios reprobados por la lev.
En tales condiciones de una detectuosa Adininiitracion. s p)re-
(iso observer ademas, que los repartos para la cobranza administra-
tiva tampoco resultaban equitativos, por la poca pericia de lo-
encargados de former siquiera in regular catastro, luchando con
las ocultaciones faiciles en estos casos, y porque la ambition procu-
raba ar'reglos, y las con:emplaciones y mala fe de que tanibien sc ha
heeho m6rito nias arriba, creab.n diferencias, producian disgustos
y quejas, y alejaban de las arcas del Tesoro pfiblico, euantiosas su-
mas que lejitimanente le pertenecian.
Pero sobre este particular, asi como sobre los sistemas de tri-
butacion que crco hoy de nas positives resultados para el ErArio,
sc ha de indicar algo mas adelante, y solo es convenient por alora
que estudiemos las sefiales de los tiempos para niodificarlas, y powder
trocar lo malo y en desuso, por lo bueno y salvador en estos no-
mentos.
Este sistema de contribuciones directs, v las dificultades ori-
jinadas para su recaudacion, asi como tambien la indicada circuns-
tancia de los diferentes criterios de aplicacion v estado de ruina del
pais, han orijinado recargos verdaderamente onerosos, y como con-
secuencia natural, atrasos mas imposibles de realizar cuanta mas
sanla se ha desplegado en su cobro.
Varias son las ocasiones en que, revestida la prensa conserva-
dora de la mas estricta imparcialidad, ha puesto de manifiesto los
abuses cometidos por algunos agents encargados del apremio con
10








;i6 ADMINISTRACION 1DE RENTAL. CONTRIBUCIONES.

los contribuveynt(,s morosos, cuyos funcionarios por efecto algunas
voces de la ignorancia eenqlre estan de lo delicado de sui cargo, y a
causa probablemente de esa misma ignorancia por parte del contri-
buyente confiado, ponen en prictica procedimientos vejatorios A todas
lnces', guialos tan solo por su criterio, v sin tener en cuenta qce
aquel l: quiecn vin i apremiar, s l miisnlo que indireetamente les
lrop)orciona los medios de sulbsistencia.
Sc hli cnearecido asi mismo la nccesidad en que estan los Jefes
de ecsas oficinas de atrasos, de escoger para dichos cargo personas
id6neas que con bnuen sentido desemllpeii n sut delicado cometido,
v no desesperen al contril)uyente apremiado, q(ue por nmas que
nuc'hlas veces no1 tenga razon para vituperar 1i los Jefes de esas ofi-
inmas, otras hay en que les sol)ra, como por ejemplo, en el caso cierto
(ique so vai A esponer.
Sc trata de una finca azucarera ccrca del paradero de Benavi-
ldes en la line de la Baifa, Ilanada "Santa Margarita," la ical
cstaba arrendada A unos asiaticos, los que, segun contrato verificado
al efecto, se comproietfa ii a lonar las contribuciones.
Estos asiaticos no lo hicieron asi, y por lo tanto dcbian los
ciiatro trinmestres del ano.
Pero lu notable del caso es, (que debiendo el ano conmpleto, solo
se 1I notific6 al duefio de la finca cl apremio del tercer trimestre
ci)yo imported ascenlda A $8-45 centavos en oro.
Y 1) nmas grave no es eso; lo abusive del easo, cs que habiendo
imdiado tan solo una notification del apremnio de cse tercer trimestre,
alparecierou cargados en la ])apeleta, despues del 2 p.1 de morosidad
y el 7 p. de apremio, i)10 pesos en oro de dietas! de mancra (lie
suiada la cantidad de 88-45 centavos en oro que importa un solo
triniestre, con los recargos ya dichos, viene a dar un resultado que
casi iguala A la snma total de un ano de contribution de la fine.
;.(iu6 lev autoriza tamafno desafiero?
;.En done se ha visto que por una sola notification se le car-
guen al pobre contribue-nte 10 pesos en oro de dietas, ademas del
2 y 7 p.- de apremio y morosidad?
A ese paso la vida de la agriculture en esta rica Antilla lan-
guidcceria Ai no dudarlo hasta desaparecer.
Este ejempllo sobre atrasos y recargos constitute en su g6nero
Srelativainente a la cantidad que represent un verdadero atentado,
'Iue explica cnanto ha sucedido en asuntos de mayor importancia.
Otros sonll efecto los que sera precise reasumir en estos
"Apuntes" toda vez que existen muchas y graves consideraciones
(uie la provision aduce ante la marcada zozobra del contribuyente,
.ya por el desbairajuste administrative que nos legaron los Villaamil
y Gisbert, cuanto porque nada modific6 la impericia de un Rojas,
improvisado A la so mbra de la implicita excomunion que el ilustra-








Ei'EISPEANZAS 'IINANCIEItA-. ."T
do Sr. Surr~ v Rull lanz al deplorable estado de niu:tra Ha-iendla.
en cuva gestion no quiso con fiiidada timidez coimpr et )putacion adquirida a fherza de studios, afine- v d- esvelo-.
Avido, el pueblo productor y laborioso, de admini-tra cin, ne-
cesitado de amparo en los mais critics moinentos de la-s (rifi- C,-
n6micas v comerciales, volvia iniitilnente los ojos 1 ianta (,lxpr',(rn
financierac defraudada; y euando despues de conlsider!ar interminable
una reconstruction possible en este firtil y rico pais. cuando trl'a- u-
naturales impaciencias y apuros, nir6 !legar rodeado de alguna au-
reola al Director Loren, alcent6 de nuevo en iesa ft que no agota el
verdadero patriotism, cuando perdona pasados errors y pa-tdo-
sacrificios, para esperar en cambio mejores tienipos, en los que ver
realizados no ya lajusta conipensacion ; tantos males, sini, por lo
menos algun lenitivo que los hiciera nias llevaderos, al cesar la lu-
cha teniz que siempre se establece entire el contribuyente y una ma-
la administration.
Pero, ivano empef.o!, acariciado en un principio por muclhos:
tambien esa nueva esperanza financier tuvo que deseugainarnos al
extremo de precipitar un verdadero conflict, con la arbitraria alte-
racion de las cuotas contributivas, que levantaron un clamoreo ge-
neral, asi por los aumentos como por algunas irritantes disminucio-
nes aplicadas A los ramos de industrial v comercio v :t los de fincas
risticas y urbanas, precisamente en la nitad dc un ejercicio econI-
mico, y por efecto de unas nuevas tarifas no aprobadas aiin por la
autoridad competent.
Asi se explica el dcrecho que asistia i los contribuyentes para
negarse Ai pagar los recilos provocando una gran perturbacion on la
cobranza, sumamente perjudicial para el Tesoro piblico.
Ya intes habia dictado una nmedida grave resolviendo la sus-
pension de los plazos y moratorias A algunos deudores agricolas del
Estado por concesiones especiales, A consecuencia de inundaciones
y desgracias de todo g6nero, cuyo caricter de ruina tuvo que oeupar
la atencion Soberana, al extreme de dictarse una Real Orden prohi-
biendo al mismo Gobernador General revocar nas disposiciones de
sus antecesores, relatives iA este particular.
Decia ent6nces iun peri6dico local concretindose a las inunda-
ciones que todos lamentibainos: "Las fincas que estuvieron nieses v
ineses bajo el agua, quedaron arruinadas; no hay quien lo ignore,
conio tanpoco que aqui no hlubo suscriciones ni auxilio de ninguna
clase para los inundados, como en Murcia. Y todavia quiere el
Sr. Director que se pague contribution por un fruto que no se cosech6."
"Con este sistema, si se consiguen hacer efectivas todas las rc-
clamaciones pendientes, se logra tal vez una recaudacion cuantiosa,*
que dejarui poco deficit; pero los reflects dc la ruina se dejaran sentir
en el pr6ximo ejercicio."








Ob) ESPERANZAS FINANCIERS.

Y asi sucedi6 en efecto, agravando cada dia mais la suerte dcl
hacendado, y despreciando segun indicaba el aludido peri6dico, cl
sistema de conservar lo mis possible la production, ya que todo In-
genio que se demuele, afecta a la renta v mas todavia al movimien-
to commercial.
Es indudable que el respeto A las leaves y reglamentos en asun-
tos de administration, con las necesarias modificaciones que la ex-
periencia dicta y resuelve, constitute uno de los fundamentos esen-
ciales en que se basa today gestion de Real Hacienda para ser buena.
Asi, cuaudo no se respetan todos aquellos casos arreglados a
ley, y que como tales les ha prcedido formation de expediente con
resultado favorable; cuando aquellas resoluciones que causaron es-
tado, se violan al capricho; cuando la legalidad vigente se suspended
por un decreto nal inspirado, entra en estos casos la perturbacion,
a esta sigue el desaliento, y 16jos, muy l6jos de foinentar la riqueza
de un pals, se entorpece su desarrollo, privando al contribuyente de
los alientos que le presta siempre la regular march administrative.
En el caso grave citado, y que motiva estas reflexiones, suspen-
diendo los plazos y moratorias concedidas A ciertos deudores al Es-
tado, los resultados son tan contraproducentes, como beneficiosos
son cuando se cobra lo just y por ignal, aunque sea mucho, sobre
aquello que realmente se produce.
Y es que cada cosa vale con relacion A lo que cuesta, y el pro-
ductor en sus relaciones con el comercio, se atiene, en el valor de
sus frutos y efectos, i aquello que le ha costado sui cultivo, elabo-
racion 6 confeccion.
Sabe en una palabra sobre poco mas 6 menos a que atenerse.
Pero aquel que no contaba con una carga para la reconstruc-
cion 6 fonento de una industrial, y se encuentra despues conque tiene
que tender At ella, no solo se le pone en la imposibilidad de pagar
por aquello que nada le produce, si que tambien se le obliga a no
continuar en su obra de production que, ai los sacrificios que le cues-
ta intes de ser explotada, no pueden reunirse los de una renta iluso-
ria que la Administracion pretend.
Tal fu6 lo que vino sucediendo con algunos ingenios de Sagua
en reconstruction, los cuales obtuvieron exencion de contribuciones
por un nimero de anos 6 tiempo determinado, que habia que respe-
tar, si asi se juzg6 6ste necesario para volver despues A figurar en
los amillaramientos 6 repartos de la riqueza A los efectos de la tri-
butacion.
Este procedimiento arbitrario sobre estar fuera de las atribu-
ciones de un Jefe de Hacienda, que al mismo lejislador estin veda-
(das, en razon A que una jurisprudencia sancionada no tiene efectos
retroactivos, present ademis el gran inconvenient de que adn acep-
tandose y pagando el agricultor lo qne no debe pagar, se le hace








ESPERANZAS FNAN(IEIAS.- A OPI NI'O'N.


ruinosa su obra, quIe entregar,-, etiiand,,o ni abolut, t,, Ii,ngra riivur-
sos, A merced del embargo y remate (corne, xtrenio- pr'iferili-.
De aqui se sigue una conseQuencia l6gi;e, 'funldadla -i nj de que: quien much abarca poco aprieta, para (jue 11 uChI, aW-0-
piar A todo trance, fiuera preparer una ruina tpara l, vetnider. rIlina
que alcanza sobre todo al contribuyente esquilhilad iiju-taJUi4,-I,. 1,.
etal constitute in error craso bajo el )punto (d vi-ta matcril.
Y nada se diga del sistema de poner ( l !,i encilna al -eid, .on
lugar de ayudarle 4i levantarse, sistema que no ]ihcnde -r mi r!,r,,-
bablle bajo el punto de vista moral.
; Habria tanto que decir adn en este sentido'
Semejantes aberraciones, y cierta Real Orden: dl-terinnada- de-
moras de tramitacion de expedientes; actuerdos y di-posiione- tran-
sitorias que podian ser revocables; valor de 1 concedidf, v notifica-
Sdo; classes y diversos motives de las exenciones Vy otros de(talles, son'
otros tantos milagros de la Administracion Lorn, que asi, apelar
de su indisputable ilustracion, nos salia otra c.-,cranzl( .iin wicri.
la cual sinembargo nos cant6 despues el tragala en la Direecion de Ha-
cienda del Ministerio de Ultramar. H16 aqui las coasts de nuestro-
Gobiernos. iHabria tanto que decir sobre este particular:
Pero antes de entrar en otras consideracione- sobre la Admii-
nistracion de Hacienda pdblica en general, bueno ser? reproducir
una opinion que ya en otra oportunidad tuve que emitir desvane-
ciendo un error craso en que estin algunos ilusos, today vez que son
grandes los abusos, desmoralizacion y desaciertos que hay que ad-
vertir.
Screen algunos que no todo lo que es del doninio piblico, y
mny particularmente lo que se refiere a prevenir desaciertos, ennien-
dar abusos, y corregir faltas tratandose de nuestra Administracion
de Hacienda, es altamente extemporaneo y desacertado entire adver-
sarios auton6micos que por si solos se sobran ya al afan de despres-
tijiar todos nuestros actos.
Semejante teoria sentada en absolute, constitute un verdadero
disparate que podemos llamar econ6mico-social, por lo que afecta-
rian sus consecuencias A nuestra Administracion y A la sociedad en
que vivimos, desde el moment que csta se viera cohibida por el si-
lencio obligado, y aquella autorizada por el asentimiento que calla.
Cierto que el que calla no dice nada, pero seguro que por lo
m6nos parece que presta su beneplacito A todo. Ent6nces tendria-
mos a la callada tolerancia dando tentaciones a la picara inmorali-
dad, y precisamente en este caso, el grito sistematico de censura de
esos de nuestros adversaries se acallaria quizas, gozAndose en que
por la falta de previsora atencion nuestra, se lo llevase todo la
trampa.
Y esto es obvio. Hoy deelaman y exajeran todo aquello que


- 1- .. W .__,;, -"- -.'a- u`f.A-A.W' .. .. ,








60 UNA OPINION.-EMPRESTITOS, EMISIONES, DEUDAS.

afortunadainente march, precisamente por que march; maiamna
que nos vieran atascados, se tomarian ]as revanchas de tanto lloro
vjereniada con las mas estridentes careajadas de la *bulla reto-
zona.
Enti6ndanlo sienipre asf los que sin saber de donde vienen ni a
donde van en asuntos eminentemente sociales, de todo se fbrjan fan-
tasias, sin observer que la buena f6 censura cuando conviele para
remediar lo malo, y aplaude en toda oportunidad favorable para
alentar los buenos prop6sitos.
Hay que tener esto muy present, y poniendo atento oido a lo.s
justos clamores de la opinion, so evita que la callada tolerancia d&
tentaciones a la picara inmoralidad, y Alas al error.
Por lo mismo repito que hay un element perturbador ilue
censura y exajera todoaquello que afortunadamente march, aun-
que con tropiezos, y exajera preeisamente porque march, estamos
en el caso de censurar a nuestra vez corrijiendo, y aplaudir animan-
do, para no vernos atascados a lo lnejor, y dar lugar A la revanclia
de tanto lamento exajerado y prediction funesta, que diria A coro:
Ya estan hundidos v no pueden mas; han de renunciar a nuIestra
tierra.
Comprendiendo todo esto, no podemos, no debiemos dejar pa-
sar desaperclbida la triste position del explotado contribuyente, que
solo pensando en Ilenar condos vacios de una 6poea azarosa, procu-
ra a un tempo satisfaeer al Erario sus legitimos derechos si, pero
nuonca los que los malos sistemas, los alzamientos, las distracciones
initiles de fondos, la remoeion constant de empleados y el des6r-
(den, aeumulan al negativo capital de sus infructuosos afanes.
El asunto es por demias interesante, y de urjente necesidad,
pues se encamina i evitar los mayores males, cuyas consecuencias
podrian sernos funestas.
Solo la temp]lanza del buen entendido patriotismno, y cordura
ante la actitud de un adversario dispuesto, pueden prestarnos la
confianza que nos permita tratar el asunto con la debida verdad en
estos "Apuntes," aunque haciendo solo, por su character de meros
apuntes, una lijera exposition de las ipr inci]pales irregularidades in-
prevision y crrores.
Hemos visto correr por tan iortuosos senderos a la Adminis-
tracion pfiblica, que es preciso reseniar a grades rasgos, o que el ru-
,or. en nmuchos casos obligaria A callar, si no fhera una necesidad
poner de relieve ciertos heehos para esearmiento de confiados, y pa-
ra que se adquicra todo el conveneiniento do la utilidad de una sa-
ludable reaction.
Hemos visto invertir en tries cmnprestitos clebres, nas de 50
millones de pesos, destinados l cub)rir nuestras inas urgentes nece-
sidades, sin justileantes hastantes de su complete inversion, y de







_l l'EKI'i (LTJ -O, l.Ml .l'\.y. lifAD. -. I,]

ciluy prlli r emipr(stitt d1 \v(imte V .4 in, 114ill '- dl, ( I ur',-. 1, \ i-
nicrii a1 Cuba mas Tat v i .tv v medi,, .i)nl, l ia,1.. tri-If-,1,' <1 l,'-
IIII( d(l tod Ho tlV to l\1.)I a ciliclt;a- propia- ]a Admnijl-tracili.
Asi tamll)illn lihlll( tell id(o (mi ,ir e.n ph I14, ui-iZgre,., itr,,,r l I
del Sr. Arminian, (sesi on ,| .1 (d i! Flebrero de ls81 ) ,ie,.: eierto. li-
Ilaiiiic nttos filsos fiteroni slti.-f ji dos; el pa)pl sellado suistral'do d ltC s ot1icii ilJ de 11 ,.eidla v suiil(an-
taldo p])r el also, con01 si e(stulivtisen (,s cml, leado dc ai'lrdo cw.n
los jmismos Tilsifieado)re,; qu( loI's ipago lieelo, i cicria- ]cra-,,na v
a determiinadas einpresas halian .ido tan (uta n tio-o-, qi.K a unm e"nl -
jIprsa solamente ( les i:atis(hceiroin iii.s d SIETE MILLONE.S
I)E PESOS; a los empleadlos todos sc lec adeundlabani hasta w ih, 6
uileve netes d(e sucldo, (comi si so quisiera pnecrlo-s pru ela dar-
le mayor implulso it la desmnortalizacion. Las contribucione s-l r,-
iatabann si pr6miio para los recatidadorcs, V como cs econsiP'guiente
y era natural que sucediera, las s(-is provincis reaudal;aun ai'luclla-
coi i recil)os f tlsificados .............
H16 aqui al c6lebre Gislirt, quien ti la sonibra de la clevada
position de Director de Hacienda, levant,;, sc decia c,.,n e~:eindalo
)iiblico, una frrtuna colossal; pero, en cambio, los habitantes de Cu-
ha lazana gritos do dolor v el pais se hunde rapidaencnte.
Esto que tiendra seguramente l si part de exuberant colorido,
y qu1e mejor es no menceallo, parece encerrar sin embargo un fondo
de verdad que descorazona :i todo el que de biena f6, contribute
con su pequciolo 6bolo levantar de sui postracion al abatido Tesoro
p1iblico, y con ]a mas acrisolada loaltad, contrarresta la desmora-
lizacion.
Asi hemos lamentado tal edimnulo de errors aute una imprevi-
sion tan grande, queo la part nas sensata de la prensa de la Isla ha
tenido que poner frecueintemente el grito en el cielo bien a su pesar,
con el levantado y patri6tico espiritu de prevenir para evitar; estu-
diar la opinion para interpretarla hasta liacer llegar su voz Ai
las rejiones oficiales, y demostrar para convencer, ante todo aquello
que pued a presenter error, ya que tras el error vl la perturbacion,
v con ella la inmoralidad mas cinica que vive del desbarajuste.
"A rio revuelto, ganancia de pescadores," dice el adAgio; y no
es esto lo peor, sin6 que en semejantes condiciones, de que tanto se
aprovecha un enemigo mal cncubierto, no solo se nos agobia, sino
que se nos pone en ridiculo, tachando nuestra political y estado so-
cial, que tanto sabe relacionar y extender ese enemigo hasta su ad-
ministracion y costumbres, suponi6ndonos venales v tolerantes,
cuando la verdad es que dentro ese element perturbador que entire
nosotros se ajita y vive, asi en la prensa como en las esferas oficiales
sobre todo, se nota cada dia mas la ausencia del prudent consejo C
ing6nuo parecer, domninando por el contrario ]a tendencia A alegrar-







6(2 Et3PRIl:STITOS, EMISIONES, I)EUDAS.

se tic nuestros males para el lmas ffcil, aunque soflado triunfi de
sus nal embozados ideals.
Pero, insiguiendo en el tema indicado sobre los emnpr6stitos que
empnezaron a ser una nccesidad para nuestro sosten, preciso es con-
venir que Ai esta necesidad fiaba principalmente el enemigo desleal
cl 6xito, prolongando cuanto les era possible las hostilidades por me-
dio de una lucha de guerrillas y emboscadas que, a las desventajas
de producirnos gastos y entretenernos, nos diezmaban nuestros cuer-
pos de ej6rcito con enlfernedades pr6pias del clima v dificultadcs
hijas do las condiciones topograficas de este fertil pais, al estremo
de necesitar nosotros mil pesos por ul peso conque ellos satisfacian
sus necesidades, y mil lonmbres por un hombre conque los contra-
rios manteifan en jaque una avanzada.
Y no se cream tan exajerada esta proportion, si solo nos detene-
mos i considerar, aparte de las enfermedades de los nuestros, las
vcntajas del que huye escondido siempre y ataca solo a traicion, so-
bre cl que persiguc toni6ndose que orientar ~ calnpo abierto entire
fiegos cruzados y entire Oceanos de monte cerrado 6 impenetrable
como son las maniguas de Cuba.
Estos gastos y estas p6rdidas de hombres de dinero, asi conmo
la complete destruction de valiosas fincas agricolas en algunos de-
partamentos, concluyveron, como estA en la mente de todos, con la
riqueza y bienestar moral y material de este pais, sin que los es-
fuerzos realizados mas tarde en pr6 de la reconstruction, y nueva
Incha entablada por un element perturbador, havan podido ni de-
jado avanzar en la progresiva send a estas desgraciadas provincias,
apesar de contar con muchos mas recursos que otros paises abatidos
por'la guerra, y menos deuda en proportion, que las que aquellos
crearan siempre ante cualquier conflict.
En la mismna Inglaterra, cl Banco Nacional no ha podido, en
6)poas distintas, descontar sus billetes sin6 con notable p6rdida; y
en los Estados Unidos Aun despues de la guerra, lleg6 a subir ex-
traordinariamente el primino del oro, asi conto por efecto de mil
dificultades v otras causes en algunas naciones de Ambrica, han te-
nido que lamentarse grandes crisis econmnicas de mayor importan-
cia que la nuestra, y sin embargo las hemos visto repararse y
levantar su abatido crcdito, sin que ningun element hostile de rela-
tiva importancia les haya dificultado su reconstruction.
Solo nosotros h6mos tenido que luchar siempre con algun incon-
vcniente, habiendo llegado A tener deudas hasta traducirse por crisis
monetarias de alguna importancia, que nos obligaron A pedir pres-
tado, y a emitir papel moneda, ya que en el estado en que entonces
nos encontrtbamos no era possible ni tampoco just la imposicion de
contribuciones extraordinarias.
Es un hecho que al estallar la insurreccion, ya el gobierno








ICMI'I.MldS'rI'roM, EM ~i~Nki-, lE )~


telia iina I.rsp table dcudla contraida d(ura t la exp-lii,,ln ii M 'ii'.
v !a camilpaia de Santo )Doming: c- 1n h'hciho~ qu n' pildi,'ni el
,obierno cutmplir sius obligaciones - Ic hablia aitorizado piara 11 pagar eIn or, sin, una part- I,, I,- i-
Iletes lqle al efiecto S.c le ,presentaran. ;('oa extraia'., -e ha dic-lJ,.
v se ha dicho con verdad; ;li antes di es-tallar la in-urrITec.iI(u i
despel)s de ihaber estallado dte results die esta conce-ijo experiucin-
taron despreciacion los billetes de nucestro Banco' Cuando en virtud
de las reforms planteadas por el general Dulee, lo, titulado,- refo;r-
mistas, ( ue despues fiucroni laloranti s en el extranjero. pudierii
escribir libremente, atacaron al Banco V procuraron guitar el c<'rdi-
to A sus billetes; y nada sin embargo consiguieron apesar de su-
esfiterzos.
Entonces se resolvi6 hacer la primer emision de Billete- del
Banco Espailol por cuenta del gobierno: ;y por cierto que el general
)ulce no podia obtener recursos por otros medios! Las ciudades v
villas del departamento Occidental estaban armando y equipando
sus batallones de voluntarios, temiendo que la insurrection de las
Cinco Villas se extendiera hacia Occidente.
Al juramento de fidelidad que todos los espanoles lealt- insu-
lares y peninsulares guardaban en sus pechos, se debe el que des-
l)ues de sacrificar tanta vida, v tanto oro, reemplazAramos con vo-
Iuntarios y con papel moneda la falta de uno v otro element.
La Madre Patria, con los levantamientos de Andalucia v de
otras parties no podia mandarnos soldados: se movilizaban batallo-
nes de voluntarios: no habia recursos, y se emitieron billetes A cargt,
del presupuesto de guerra, y todos los garantimos v todos los reci-
bimos sin descuento.-Cuando nuestros soldados v voluntario- de
la Peninsula vinieron en nuestro anxilio, no tan solo so pudieron
pagar todos los gastos que ocasion6 su equipo, armamento y tras-
porte, sino que se pudieron encargar treinta canioneras A construe-
tores extranjeros. .Con qu6 se pagaron tan considerable gastos?
Con entisiones de billetes hechas por cuenta del Estado.
Triste era sin embargo tener que apelar t estos recursos hasta
crearnos una deuda de cincuenta millones, puesto que mas tarde ha
sucedido lo que era 16gico esperar, y es que no reclamando la dis-
tribucion y consume de la riqueza en nuestros cambios interiores ni
el oro ni la plata, pudieron hacerse de estos metales una verdadera
mercancia, cuyo monopolio actual elevando su pr6cio sobre el papel,
ha llegado al grado de adquirir un 120 a 40 p.: de pr6mio sobre
esa moneda fiduiciaria.
Tales operaciones de cr6dito pues, nos han puesto poco a poco
en apurados trances, habiendo sido la principal causa de la depre-
ciacion de ese valor estimativo las nuevas emisiones de billetes
fraccionarios, y como se dijo en Abril del 73 por un distingnido








(4 :EMJ.'RESTITOS, EMISIONES, DEUDAS.

economist: del exclusivismo de esta inoneda, it fhlta de la aciunada,
sc sigue irremisiblementc la constant subida del oro y de la plata
v de todlos los valores reales apreciados en lpapel, 6 la constant baja
Y descr6dito de nuestro iinico instrumnento de cambio, representado
en los billetes del Banco, que cs fhente principal de nuestro cr6dito,
y deuda exclusivamente nuestra, creada por nosotros y para
nosotros.
Hi atiji algo del cuadro quo pr)'centa la situation, resp)ecto a
his einisiones do guerra hoy agelns completamnente a la rcsponsabi-
lidad do nuestra prinmera institution de cr6dito, que. ya no cs tam-
poco el antiguo "Banco Espaiiol" representacion particular de nues-
tra riqueza privada, sin6 "Banco Espafiol de la Isla de Cuba,"
rcJprcsentacion official do nuestra riqueza pfiblica.
Ante cl aspect pues que presentan, tales valores, y sin enm-
hargo de algunas mnedidas que en su lugar comentaremos, para
procurarle nmas valor al billete, asi comno para acelerar su amortiza-
cion, se hari preciso en la 2.L part do este trabajo examiner on
primer lugar su verdadcra ascendencia, en ]a seguridad de que nos
hemos de encontrar con diez 6 doce millones menos de denda por
cfecto de los que so han quemado en difcrentes incendios y entire
ellos el de la antigna plaza del Vaplor, asi como por los que so han
perdido, fhlsificado, deteriorado, etc.
Dicho exAimen obedece i un plan sencillisinio, ideado por el
Coronel de voluntarios D. Joaquin de Palomino, cuyo plAin ha do
ftcilitarnos el modo de venir en conocimiento de la verdadera can-
tidad circulante.
En segundo lugar lha de ser tambicn objeto de gran interns el
sistema de ambrtizacioncs verdad que es preciso establecer, de modo
que desapareciendo una cantidad dada, quede sustituida por otra
igual cantidad en metiilico para ]a circulation.
Con esto se evita, por lo que respect A esta deuda, que el Go-
Iierno de la Nacion la tenga que declarar por much tiempo nacio-
nal, por mnis quc la del pr6stamo celebrado con el Banco Hispano-
Colonial como mandatario del Estado, cuyo capital reintegirable 6
intereses de esa denda nos come por un pi6, privindonos de nues-
tros mayors y mis seguros recursos, constituya una deuda que de
no amalgamarse esos interests con el Tesoro de la Peninsula, sufran
otra modification de que se tratara nims adolante.
Hoy por hoy, en los moments en que trazo estas lines, se
trata por el Gobierno Supremo do un arreglo con el Banco Hispa-
no-Colonial, y aunquc el resultado que se cspera con impaciencia,
tenga que sefialarse por el alivio de las sumas enormes que cargan
al presupuesto de gastos en los concepts de gastos de interests y
amortizacion de esos empr6stitos, much me temo que esto se efec-
tie en condiciones ruinosas para el porvenir, por mAs que nos ali-








EMPRfESTITOS, E.1MISIONE.S, DEULDAS (.

vien momentaneamente, si se atiende al natural inters- d& today crn-
presa especulativa que tanto otorga cuanto exije en garantia v lucr,,
hasta hacerse coimpletamente diiena de las Aduana< do- la Isla d4-
Cuba, principal element de vida (cnque delbemos. contar .siemipre
lara sostener nuestras mas perentorias necesidades y prestijio ,in ,--
ta reprcscntacion espailola del Nuevo Mundo.
No es este asunto de con])onendas y remiendos, para vivir co-
mo1 vivimos teniendo empenfada hasta la harina conque hernos dc
amasar el pan, que no otra cosa represent (1 empefio de nuestras
aduanas.
Ya que estamos hoy tan mal, procurenmo no ponernos peor.
Observemos que hoy no se disponen de grande recursos para hacer
frente A la total ruina.
Ya no estamos en aquellos tiempos en que, refiriundose tanm-
bien i las emisiones d(e guerra, decia el mismo economista aludido:
"Nuestra deuda representada hoy en billetes del Banco, se ele-
va A 40 millones, y dando por sentado que el emprestito de 20 mi-
llones en titulos amortizables con 8 p.; de interns, que se esta rea-
lizando, tenga en parte por objeto cubrir otros diez millones de deu-
da, podemos culcular fundadamente la cuantia de esta en cincuenta
millones de pesos. La production de la Isla en un aio pasa de cien
millones; luego la deuda pliblica de la Isla de Cuba 1puede hoy pa-
garse en totalidad con la mitad de la cosecha 6 production de un
aiio.
Digase ahora, si hay alguna nacion civilizada, incluyendo las
mils ricas v florecientes, cuya deuda pfblica se cubra con la mitad
del valor de sus products en u aniio. Digase si puede considerarse
quebrado, insolvent, ni siquiera en situation no envidiable una
empresa industrial 6 commercial, un propietario, un productor cual-
quiera, cuyos creditos pasivos se cubran con la mitad de su produc-
cion annual; y digase en consecuencia, si nuestra deuda merece por
su cuantia inspirar temores ni desaliento, ni las declamaciones v
proyectos que se formulan contra ella, considerindola causa exchi-
siva de los males que todos sienten, pero cuyo origen no vin.
eY es esta la occasion de condenar con energia las murmura-
ciones con que los leales hacen boy coro al laborantismo inculpando
al Gobierno Supremo porque no declara national nuestra deuda de
50 millones, y deja que solo respond A ella una part del territorio
espanol?
(S,aben por ventura esos declamadores cual serin la conse-
cuencia inmediata de que el Tesoro national garantizase la deuda
que hoy garantiza el Tesoro provincial de esta Isla? Cuando esto
sucedieia, estarian nuestros acreedores en situation de no temer ni
sentir, econ6micamente hablando, la emancipacion y ruina consi-
guiente de la reina de las Antillas. Lejos pues d ddeplorar que la


AP -- -,








EM P11-;STIT1)S. EM IS1ONEP4. 14EV 11S.


Ileuda de ( '111).1 )Ci-se solo) i ll 41e a Is nla, dleI )4io.1 4 c VCC oil estoI. po.4 11113
tIrI1 t 1 3t1 Od i a t i~tilVi(I I eirr d i: io4 1111.1 p roi a Irci o de vollor-
v11014411, taint la1 JprevionI, eaI31nt 111. ii. N $01or se a Il e iII4P4 .v a 1ill~ipo-
la (1(1' 14 4o-Z atc(i 4 e10$ rll *IJ 4$, N3(I Ie1i' ;l quen rIiia 1w i i t i t
d11o(jl que '11143 1I flyce'1fie( 1144 r I ol-erfl, Y q1ue aillilqlue Ii ,reco-
iII 4414.w'$, (u 'iii 4: (trllhIuulanlno 14 nia agra P. ..
HI v 1llio-tro (re(it()y rih z pnbi'cijIle )41 1 31031itazall3 niI ('44
IIIIlcuiE4, .i tail oi1ivl 1111b c41$ ( i('""i4 Eii ( alo1 t rafl'in 1Pid .
y(14 ,c vlt i-oulaniiueiite deC tre$ 1)i ociitro 34iis (' csta parte, y 541 1'Oe
Itodo trs ait tran-fE PIlIIcioi Social, se. 113 surido J11icl1( por IP 1s ci-
$_(40110( i11ias de 1.1 flies tau hchn; 14! 13 i iu jluctilI vy sobcrlnt( con11s-
I anto' de I4)s ani11110., anite la i11$iiiable $04. deC iil(1OJ)O nia~~li de parP-
It' (1de' 1111a Firacci(4 (1CsalItorizadht; por 1J4s eores 4ce i eni quii
'-'110s 4ha11 eiivueolto; 15's 10$ uClitb o$que (lao Iqa a 1 tI da sti('era;
j4 4r la Eilta deo prodiiocio (i i Ia miiayor Ii-t ds ],(1 s 1 tivuli( do
Iii(ti'4 on 1$1i)144, v por i] caluiisa 1113$.
So c13 hfii tl (1110 114)ue h' estA dscMoinoCeidIa JsIlt do (aI11eCb,
JInita 14 4J1la' 13 i los v1ist \1$t4) Yi) envii(id, tranquila y 1144$-
oita Iaria, laboriosa v Ieal.
('11.1 pile(s$, qlIurienl o treplar po siU autoia canadensc a la
indel()l'iCIle cia, y caminiando ai asi: ru ina, no pedC garantizar s11s
4Iwra cion(s (1e ('rslMito en esC envidiable t(1( (1es('rito niiis arril)3,
grocias solo3 $ nue 1tos sftierzos ipara Coitelr v evidlcliar aisla-
(13$ tend(en1(ias, todavfa podremos nianteneri-os -onl algun prestiyo
J43V3 encamir ]as eilestiones (11 mnas nos afeoetan al terreno (e 111
jronita 'e(on st rucCion, quo camilbiando baj o s6 idas bases alguhos de
Jos$ sistenia lasta ialigov seriiids, nos puodan devolve]', (1llzais ell po-
(o'4$ a1os, nuetra antigua riquoza.
lodavfa, giiarda Cuba ('11 MU seofl tesoros inniensos deC riqtjOiel,,
yI t.ai ha epanoles en Cuba, auinque no liaya niucho dinero;
"itaIboriosidlad y $c115atez los hardn prosperar; Mu prbd patrio-
t islino los sosteflil1't, y :1 ]a conflanza en el. brazo servil que nos adoi'-
nu'oia, 11c teelcrdi el (espertar (le la illtelijencia cjue todo lo vOIICe,
!g'tari do nuevo eni 1Iuevos y m1a firmes estiiiiiios e1 lraz() libre
(111 todo Jo iniueve.
Cierto que la Isla de Cuba es todavfa j6vcn, Si COnsiderainos'
(111 liasta el -6ltimio terojo del siglo pasado, cuandlo la favorable
eminuracion do los vecinos de las Floridas, 6 consecutencia. del tratado
Hispano-Anglo-Franc&s no ernpez6 su capital Habana 6i dar sefla-
los de grani vitalidad. 6 im'lportancia entire el. conciorto de las cindados
deC algun flolfllre; y que solo poco (Iespues dIe la p6rdida (d0 Costa-
Firme puede considerarse sui aumento de poibiacion y ma'reoa pro-
gl'osi va, ('mpczandio 6l canibiar ]a situation (de1 pafs desde 1 834 en
(111 an nicntol la itumigracion dec porninsulares, desarrollads hi11a01
lpro(11lcio)1 y la riqueza.








EMI'RlTIKlTOM, EMIIONI., Ot.I, IIA.

Solo dIC aquella (-iM-a data la vigIa v miii, init -li, I --0 Iai-
Ipidi6ndose decir luie tanmipo l o ,rii, f rin, ,lllN,(/, :i ,l-.arrn-llar-
ein grande condicionlct liatas 1;85i; ,')ando i4 fimldialsa I Iii,0 E---
panol de la Il >ia na, <.m| .;tndl l d--arrollo df, lh- -4.il:,i..- <1
.rtdito.
F~to sinenibargo, y apesar de un p ridl taln 4 ,rtl, 1l \ i propia, ya quieren emanciiparse lhs niflos autonuniiie,-. tr;- ,.xijir
de nuestros gobiernos lo que realnientc rerclamna ti y experiencia para el mejor acierto.
Pero hoy por hov, en aptitude de figurar ya entire la- prinm4ra-
capitales de las Anmricas; en las presented circunstaneias. fiuerza -
que nuestra madre Espaila nos ayude, y ()ilno ya -k ha indi(lidI \
se demostrara su necesidad mAs adelante, contrilbua ii aliviarn,<-
en lo possible, relacionando eada dia m:is v ni:is nues-tro- intere--
con los suyos.
Y aqui de nuestros atrasos; y aqui de nuestras deudas.
Las hay tan sagradas, y tan ruinosamente desatendida.- para
nuestro cr6dito como ]a creada en bonos del Tesoro de Cuira, el n:i-
patri6tico de los empr6stitos, y hasta el mis legal y eeoflndmi(,- ( d
los que desgraciadamente se han realizado.
Seis anos mortales, desde su creation, estuvieron suspensos de
todo servicio de intereses v amortizacion por parte del Estado, a
quien tan patri6ticamente se avudara del bolsillo particular en nlo-
mentos bien apurados por cierto.
Y al fin para que? Para tras tanto tiempo, venir i ofrecer )r
el capital 6 intereses, un reembolso al contado de un ;45 p.9 del
valor nominal de los bonos!
iUn papel de tan digna procedencia, una deuda tan sagrada, y
sinembargo, su depreciacion solo vino A favorecer la s6rdida ava-
ricia de los especuladores que lo compraban despues, A un enormc
descuento! ,Asi se premia el patriotismo?......
Operaciones delicadas son estas, cuya realization ofrece siem-
pre, por de pronto, los inconvenientes del pedir prestado, sobre todo
si no se tiene para pagar intereses y much menos para devolver 6
amortizar; y por otra parte esponen en estas condiciones al peligro
de hundir el credit, y precipitarse A una mayor ruina.
Esto en t6sis general.
En el caso que nos ocupa, y triste es decirlo, se decreta la rui-
na de un pueblo, y envuelta en una disposition tiberiana, vA en-
vuelto.tambien el descr6lito del Estado.
La desconsoladora realidad de este aserto, vino a tocarse cuando
los nuevos apuros de Julio del 76, que obligaron 4 al(legar fondos
suficientes para concluir la guerra en un afno.
Ent6nces, no se pudo contar ya con el pueblo; la iniciativa in-
dividual se demostr6 nula, y solo hizo frente al negocio, la entidad


e'iull~L~;iuh*ui~i~l~~-p?~k-~Yebz~PI~Ur








i6 EEMPRESTITOS, EMISIONEs. DEUDAS.

de una Empresa respectable, en condiciones de complete seguridad,
v administrando ella misma el objeto de todas sus garantfas.
Tal fhu el Banco Hispano-Colonial, administrando por su
cuenta las aduanas de Cuba.
El element popular se content por ent6nces en continuar la
s6rie de sacrificios que siempre se impusiera con las arnnas en la
mano para sustituir el servicio de guarnicion, y anin intes, exponerse
en lo mas rudo de la campana, con la conviction seguramente de
que al aiio siguiente no habia tampoco de terminarse esta con los
fondos allegados; ni menos el sistema empleado en aquella guerra,
respondfia a las necesidades de un enemigo formidable, ni alplan
de campana citado en la introduction de esta obra, por el que, el
Sr. Echauz y Guinart, nos proponia el modo de ahorrarnos muchos
hombres y much dinero.
A todo esto hay que atribuir tambien la actitud de los particu-
larcs durante el emprestito de 18 de Octubre de 1876.
Ademnss, sus condiciones exijidas y aceptadas de un 12 p.5 de
interns con mis el 40 p. del aumento que obtuviera la renta de
Aduanas, aparte la garantia de estar esceptuadas las acciones v emi-
siones del Banco de todo gravamen ordinario 6 extraordinario, v de
quedar en manos del mismo la Administracion de las Aduanas para
el cobro mensual de intereses v de amortizacion hasta un plazo de
diez afios, no daba a los leales de Cuba grandes esperanzas de un
porvenir muy halagiicnio para la gestion econ6mica, y no pensaban
mal por cierto.
Y sinembargo por entonces so defendian a capa y espada sc-
inejantes operaciones de crdito, y nmu particularmente esta que
nos ocupa, y mientras la patri6tica "Constancia," con una constan-
cia digna de mejor cau-a, aconscjaba cada dia nuevas emisiones v
alentaba los empr6stitos, "La 'oz" por su part, v refutando a
"Las Novedades" de Nueva-York que aseguraba que esas empress
no alviarian el mal econ6mico del pais, sino que lo empeorarian, se
espresaba con la mejor buena f6 on estos trrminos:
"Si al intentarse el empr&stito se iubiera dicho que era para hacer
combinaciones financiers que dieran por resultado el alivio del mal
econ6mico del pafs, la observacion del colega new-yorkino tendria ra-
zon de ser. Pero se ha dicho y repetido que su objeto es el allegar
tbndos con que poder concluir pronto la guerra. El mes de Octubre
esti cerca. En ese me.' tendremos aqui un ejercito de 24,000 hombres,
fdemds del que hoy tenemos: habrAn concluido las aguas, y empezarn el
tiempo propicio para la campaiia de invierno. Para mantener aquel
ej6rcito como se debe, y para emprender y continuar esta campania con
vigor y eficacia, necesitaremos recursos muy abundantes, que no tene-
mcs, y que no se pueden sacar de nuevas contribuciones, que no es po-
sible imponer. Para esto seri el emprestito, y ya se v6 que esto no









fbrima part e ningun plan rentfitico para aliviar e l cial ecnormi,,
dcl pals."

A esto so ocurrc quie (-os 24( H) hliomInres no iubirain -idl nI.-
cesarios, ni tantos y tantos niis, y p)or 1o miino en tau grain nule-
1r c011no venian A pereecr victilmas ; d(c ia ('llirn(Ic dades. i b< hubie-
se seguido, repito, 1l refbrido plan de (aimpafla tan admirablement,
pensado; y si por otra part mAs franics y in-s re-uelto- a minar
por su base el findamcnto de otros male-, liubitrainmo ac~mj(jado el
sistena de no prodigar las grades y numerosas rc.ompena. qulc.
prodigamos al Ejercito, ccn o (que no faltaron Jefes venales v (1,,-
rrompidos que pintaban peligros done no los habia, grandles Iata-
llas )ara una insignificant esc-uramuza, y daban importancia y m'-
rito i nmucho quer realnenti no to tenia, asi comno no operalban cn
today la ACTIVIDAD nccesaria, para de cste m(do asegurar reconm-
pensas y hacer mis duraderas as zs :ifri de (cruices, grades y cmpleo
que asi se realizaban.
Esta es desgraciadamente otra verdad quc liaiendo historic
dcl)b consiguarse, por mais que deban roconocerse tambien la lealtad,
valor y abnegacion agena de todo interns, que por las tropas en ge-
neral y algunos Jefes dignos tanto se demostraron.
El vigor a' que se referia "La Voz" debfa haberse entendido
por actividad; asi como la eficacia estaba indudablemente en otros
sistemas que el seguido.
Es precise que nos alccionemos para otra eventualidad en el
p)orvenir, si es que la Providencia no nos consider ra todavia dignos
de mejor suerte.
Concretindonos pues de nuevo al sistema de ecnpr6stitos, pre-
ciso serA convenir en que, emprendida para lo sucesivo otra march
regular y ordenada, y mis afn: provisora, podrem6s en cualquier
otra contiugencia salvarnos solo con las economies, hijas de los bue-
nos sistemas para cuyo desarrollo se necesita much administration,
much moralidad, much fomento y much trabajo.
En las economfas ha de fuudarlo todo la riqueza pdblica, v
cn esta hay que fundar A la vez nuestras mas legitimas esperanzas.
Lo demas es un impossible. Donde no hay harina todo es mohina.
Hechas ya las precedentes consideraciones, no sera ya pertinen-
te entrar en otros pormenores en punto A deuda puiblica, ni detenerse
en cl desbarajuste que reinu en el examen y clasificaciond e crlditos
contra el Tesoro de esta Isla, por mala interpretation de la ley de
7 de Julio de 1882 sobre reconocimiento y conversion de las deudas,
confundi6ndose lastimosamente la deuda del Estado coa las que
habian contraido los Cuerpos del ej6rcito con individuos del mismo,
y con particulares por suministros de viveres, vestuario, ganado, y
ain mettlico.








sO EMPRESTITOS, EMISIONES, IDEUDAS.

Aqutellos titulos creados por la referida ley, con cuyo valor
real, mnas los intercscs, se pretendia pagar los suiiinistros, puso y
mantiene aun cn condition bien aflictiva i los acreedorcs hasta fin
de Abril del 77.
Este asunto, y los cortes de cuentas, en que la 1pratica establc-
cida para esos pagos los queria comprlender coinvirticndolos en den-
d:a del Estado, constitnyen otros tantos errors, y pricticas perni-
ciosas de la cadena de males a que vivialnos sujetos, y que on una
obra de la indole de la present, limitada i eros apuntes, no pue-.
den tratarse especialmente.
Solo si obligan a exclamar: ;P1obre cr6dito! iAdios confianza!

























..APUNTES


para el present y porvenir de Cuba.





IV.

-MAS SENAIES DE LOS TIEM'PO().

Sumario. -Las crisis economicas y comerciales.-Sociedadcs dc Credito.-CriHiA
monetaria, y exijeraciones.-Atentados contra el patronato.-El capi-
tal, la propiedad y el trabajo.-Criminalidad.-Lo justo.-Las farsas.-
Un documento.-Cuatro palabras mas.-Un program.

En tal estado nuestros ncgocios, no se ha podido evitar la su-
(csion de otros hechos mas 6 menos relacionados con tanto sistema
funesto, y que pintan asi mismo la situation. Y es que muchas de
las desventajas y lamentables errors que se seflalan, y muy particu-
larmente los sacrificios para un presupuesto exorbitamente en los
inomentos de una transformation social que nos quita los elements
de competencia de nuestros aziicares con los de remolacha en el es-
tranjero, han dado por resultado el hecho de no haber podido evitar
las crisis econ6micas y comerciales que nos aquejan.
Mueho sin embargo se han exajerado por los que teniendo in-
ter6s en ensalzar sus temerarios ideales, les suponen como causa las
S12


_____ 1 __ _I_ __








LAsh CRiSI1 ECON6)[CAs Y CO(MERJ'IALEF.S


doctrinas y las prcticas fn.ft)' isiits de los conservadorcs. Acha-
que cs este dc todo partido de oposicion, y muy particularmente
cuando sin condiciones de prcstigio y vida popular, ha de alcntar
solo de los despojos que cause al contrario, rescr'vaudose el Anicii
dcrecho de recurso, cial es el del patalco.
La crisis ccon6mica v mercantil prcvista ya antes de cntrar c'n
la nueva situation 6 prloblma social, cuyos pcligros conjuranll s,
podria scrvir de pretesto, conuo se dijo, a los incansubles regencra-
dlores, para aprovccharla en favor de su causa, alucinaudo a ciertos
honmbres, que ya otras vecce han servido dc instruments incons-
cieltcs a los rcgcneradorcs, por el atan tdo anumentar sus fortunes
prinlero, v luego por el tenor de perderlas.
Tal tcinor bien previsto, y esta opinion mlil acertada, obliga ai
la co'wcniencia de tratar cl asunto tal comno se ha tratado en bien
reciente feeha, de acuerdo conio no puede menos de cstarlo todo cl
que piense con ealna en que la crisis econ6mica y mercantil porque
atraviesa Cuba, no es tampoeo tan poderosa como han exajerado
los antonomistas y sus aliados los dem6cratas al pintar esta so-
cicdad con los nas negros colors y en la iltima desesperacion.
Cuba, dijo "La Voz" atraviesa una crisis econ6mica provocada
por los que hace afnos pretenden separar los intereses de esta tierra
de los de la Madre Patria, contando con el concurso de algunos
I)eninsulares niis ambiciosos que previsorcs. Las hlgrimas de co-
codrilo de tales regeneradores no conmueven A; los hombres de
corazon que quieren salvar y salvaran la Isla de la crisis actual,
como la han salvado en circunstancias imas dificiles.
Las crisis ccon6micas son tan antiguas como los pueblos in-
(lustriales v niercantiles. Cuando hace diez y nueve siglos se dijo:
r'.stlientes implebibonis, ct dicites dimisit inanes, ya los pobres se cn-
riqueelan y los ricos se empolrecian. En Ja Isla de Cuba lo mismo
que en todas parties se ha abusado de todo, porque coino dice el
autor de un libro sobre las Sociedades por Acciones, laureado por
el Institute de Francia: en todas las empress humans cl inconve-
niente esta al lado de la ventaja; cl uso engendra el abuso; del tra-
bajo naci6 la esclavitud; la usura ha infestado el cr6dito; el progress
marcha frecuenteiment con el monopolio y la plaga de la especula-
cion es el agiotaje. Aqui ihenos tenido todas estas calamidades, y
simultineamentc una dcstructora guerra de diez anios y un cambio
radical en la organization del trabajo. .Tiene nada dc extraifo que
nc tal situation haya venido una crisis econ6mica capaz de poner
en peligro liasta las fortumas que mas s6lidas se consideraban?
La crisis existed v hemos de tratar de conjurar este nuevo peli-
gro que nos amenaza.
Sin ser optimists podemos todos explicarnos que, gin los
insensatos proyeetos politicos de los autonomistas y ultra-dem6cra-








LA.S Itiis I SNNMI( f 'A. i I..: 1 1 .j.' 7-

las, pronto (.stai socicdal v,.i'; rs.i ,-,ri J: <. -;,ilii ;,; .,.,it ;:/;d.
.redito (ibu tanta fidta Ino- jiac. 1; j),r1 1 ., .4 f. *-14 !i! i'-' .! '1 4 : ', 1 : Ai -
q(,n los liberals auto]n mi, ;i-i:- a!i:* ,l:! l ,,- r, j] ,,i,-:- c r1,- 1:-
para conquistar institul.io a ir ]nr :i .--i(: i )t .. ,,0ii -'r
(ste rico pais a la ruina, ( I ih i ii n l r a 'IIF 'in .i'. 1.I I.. -
dnera Dios mediante) aligune, hlmi)r,- miilrnot.I -. ini-o jp-r vi' fi-
s( 'onistituyvan en anxiliares de Io- Il I (' r int"t,.'- j v, /
re bpuscar los medios omers c(tie c(- r t-;i In liatr l] clr'i (- i'.!:'-
tienen particular empeii o Sn pr(c-istarl aul :;'i : ', i i4.. :
realtridad, c6 fin de alarmar il ela I-'i. t .Es este el camino que (idebinm,, -,'ziir i,- co,-,-,.;,r--".
;.lPuede mejorarse la situation pidindl, r,.f,,rmnn; d,. <-irt: ,-.. c.
atendiendo ai intereses p)articularn-: i co-rm de l,- g-eneral-.'
Las cririss commercial 6 indus trialrnc. (.'io m i d-iho oPrtu;-
mente uno de los homne l)res mAi s esnmpeo t(lc i lo Franceic. la:n --ins

ron el pueblo mis comerc:ante y o ma is product ,r do u g-n 'e,. -e vi,-
ron oblig tados i abandonar Sidon y relrniiarsc : Tivn vez destruida, e6mo despues Alejandria. 'na crisis pr(odlucida 1r-
las gloriosas empress de lo]s portu iuer (esc. quit- su important cid
mereantil o Venecia sv ci ls eindades Auseietio ne tolen ,r dcspul s -
turno i los holandeses, A los espafnoles Y s franoes(.-. Se (-nsl -
haron luego las grande oms oxt qune po, r ir general noI diero n
eal resultado.
Por fortune, en este siglo las crisis son menos fiestas eI, 1h-
pueblos trabajadores. nDrante las guerras, los neutrales se enri-
quer en todavea A costa de los beligerantres; y n los tiempos de rc-
voluciones y guerras c piviles, los veinos suelen aprovchiarse.
Durante los diez anios de guerra ieuantos millones de pesos so
habrtin gastado en productos extranjeros, qs e en ntes de la guerra no
se necesitaban?
"Las crisis econ6micas algunaesvecs proceden del abuso del
credit, dice otro eclebre author que tenemos ii la vista, que puede
ser fuente dse desastres por las empress arriesgadas t qe puede dar
lugar el mal empleo de los capitals. Ent6nces la desconfianza sn-
cede al crrdito, ]a circulation de la riqueza se paraliza, todos los
articulos bajan de precio; los obreros se encuentrau en gran part
sin trabajo; y para complement las quiebras acaban con la confianza
en todos los ramos del comercio. Los baneos, establecidos con el
objeto de favorecer el eredito y la circulation, no pudiendo opener
un dique bastante fiuerte al torrente, serian arrastrados al abismo
por la corriente si no observaran una pradente conduct, como lo
han hecho en distintas 6pocas de crisis los bancos de Francia v de
Inglaterra. H6 aqui porque en Noviembre dc 1836 la banca de
Inglaterra, para poner un freno ai empress locas y poner limits :i


*sb~aP.'L~ tiYab~8;~~j r;ai~ iiiPlPB~.~~I~.~ ~~cuuje~.ul;*








74 LAS CRISIS ECON6MICAS Y COMERCIALES.

la exportacion de oro A los Estados Unidos, restringi6 la emision
de sus billetes, limit sus descnentos v elev6 el tipo de los inte-
reses."
Ademnis del abuso del credit, hay otras causes que produce
jas grandes crisis econ6micas y mcrcantiles. Todas las nuevas in-
venciones de maquinas y aparatos; todas las reforms fiscales y has-
ta las transformaciones politics alteran la situation de los paises
productores y consumidores. Basta esta consideration para com-
prender lo que ha sucedido en Cuba, done los grades propietarios
agricultores v fabricantes a la vez, con gran influencia en el Gobier-
no v la administracidn; asi como en las direcciones de los'estableci-
inentos de cr6dito v en los consejos de administration de las Socie-
lades an6nimas, por la transfbrmacion politico-social efectuada en
los filtimos diez v seis anios v otras causes que nadie aqui desconoce,
se han encontrado en su mayor part colocados en situation mnios
ventajosa que en otras 6pocas; pudiendo decirse que un buen nunme-
ro de los ricos refbrmistas antiguos al regresar A Cuba despues de
larga emigration 6 despues de haber permanecido en absolute rctrai-
miento, sufren ahora las consecuencias de las reforms v la falta de
credito y de confianza en el porvenir, resultado necesario de su
pertilaz empeno en conseguir para la Isla un gobierno auton6mico
que implica la independencia de hecho.
Por otra parte, ademnis de los grades propietarios, antiguos
refbrmistas, que antes de 1868 estaban dispuestos A sacrificar la
production y. Ia riqueza del pais a la realizacion de sus proyectos
politicos, han contribuido a prolongar la crisis los errors que aquf
se han cometido. Desde 1871 en que se daba la insurreccion por
vencida, ni los encargados de dirigir la administration pfblica y los
establecimientos de credito, ni los homibres de negocios han sido
)astante previsores. Circulando una gran cantidad de papel monc-
da v no habiendo tenido hasta ent6nces depreciacion notable, puesto
que el premio del oro era de poca consideration, se di6 un desarro-
1lo inconvenient A los negocios, y particularmente At los de especu-
lacion, que como dice oportunamente Mr. E. Worms degenera fh-
cflmente en agiotaje.
Los hacendados, vendiendo los products de sus ingenios en
oro y pagando en papel A sus empleados y todo lo que compran;
los negociantes de los puertos donde no se recibia el papel y venian
a comprarlo la Habana para darlo en pago de derechos de Adua-
nas v contribuciones; los que con el auxilio de los fondos de los
Bancos se dedicaron a los negocios de Bolsa, produciendo el alza 6
la baja en el premio del oro y en los precious de las acciones de todas
las empress, y los comerciantes que confiados en' las buenas rela-
ciones que tenian con malos empleados entraban efectos de con-
Irabando v aumentaban sus pedidos, realizaron al principio nego-








LAS CRiSIS ECON63MICAS Y 4('03111-1'I(


I -,


vios, sil tender el cuenta que H'prjiudicanii' lo( interC-.c- ':n.le.'- lI I
pals, creaban la crisis econi6mica que los lhevaria :1 hL rulinua.
No es esta la historic de la crisis que atrave.-ano,,'.' .No 4-
la historic de todas las crisis ccon6mnicas v conmjrciale- yu,- *-e haln
sucedido en el imindlo? Un partido politico qju c n'pira v pro-
mueve una guerra, y la prolonga por esp'acio di diez afino; una grau
transfbrmacion social que aumenta considerablemente cl co-to dle la
production; enipr6stitos mcyo interns y amilortizacion aunmentan lo,
gastos de la Isla, y errors cconn6micos cometids p])r los encaradi,-
de la administration pliblica, por el comercio, la binIla. lo,1 pr pi.-
tarios y los especuladores y agiotistas.
H11 aqui la crisis: hi aqui porque muchos pIolreCs an miejoradi,
de position, pues ven mejor retribuido su trabajo, y en camlbio otro
sacan m6nos utilidades de sus profesiones 6 industries son mucho-
los que se encuentran pobres despues die haber sido ricos. ;.No es
este el resultado de todas las grande crisis econ6micas originada-
por las guerras y transfbrmaciones sociales y political''
Ni contestarse merecen las declamaciones con que llenan sus
columns dia tras dia los autonomistas v ultradem6cratas, pintandO
"cl cuadro mAs desconsolador que present hoy la Isla de Cuba,
"quiza y sin quizA, una de las regions mis ricas y productivas de
"la America, en tiempos no muv remotos." Los que esto escriben
no pueden negar quc la riqueza que suponen perdida se debia al
trabajo de los hijos de la Peninsula, combinado con el de los afri-
canos. La tierra es la misma: la organization politico-social ha
variado y la crisis se conjurarit tan pronto como los que, por reali-
zar sus proyectos politicos, procuren mantener la aaitacion v la des-
confianza, quedando reducidos A la impotencia.
Mientras procuren, por todos los medios presentar los cuadros
mis sombrios de la situation; mi6ntras pidan reforms que por ne-
cesidad arruinarian lo que queda en el pais; mi6ntras procuren alu-
cinar A unos cuantos hombres que han calculado mal sus negocios
y que tienen mns ambicion que prudencia, no podemos esperar la
reaction natural que como dice Mr. de Moulbrion se debe esperar
despues de una crisis econ6mica; por los esfuerzos de las classes ac-
tivas que saben trabajar y economizar; por medio de especulaciones
comerciales habilmente dirigidas por hombres prudentes y honra-
dos, por medio de leyes moderatrices que enlacen los intereses de
esta Antilla con las de la Metr6poli; por medio de una administra-
cion moral, y menos dispendiosa que la que tenemos y por modio
de establecimientos de cr6dito bien dirigidos.
Ahora bien: tras esta s6rie de consideraciones, y aprovechAndo-
nos de su utilidad 6 ensefianza, hay que agregar que, de otra nmne-
ra, y dominados por una desapoderada ambition que ciega para to-
do eilculo prudent, v dejandonos alucinar por cl aplauso autono-








b7 Lus CRISIS ECON'MICAS Y C3MERC'IALES.-SoCIEl)ADlFKs E UR('lITO.

mista al estimar que estamos con 1 en la depreeiacion y anulacion
del billete, estamos perdidos.
Diganlo sin6 ]as alharacas producidas en 6poca bien rc-
ciente, con motive do un articulo publieado en el "Boletin Co-
mercial."
Trabajar para el complete desprestijio de esa moneda tidnicia-
ria, mientras los constitncionalcs abogaibamos por sostener su valor,
v con 61 el cr6dito national Y el prestijio del pais, este era todo el oh-
jeto.
Pero semejante tendencia, bien at las claras se dem6str6 que no
respondia mis que Ai miras aisladas en cl reducido circulo de la re-
daccion de aquel peri6dico bursatil, secundado A lo sumo por euatro
alucinados y ambiciosos para realizar quizas alguna pingiie opera-
cion, atentatoria A los intereses generales del mismo comercio. Es-
to, en las suprcmas crisis porque atraviesa Cuba, sicmpre aeudi6 (
remediar los males, ofreciendo sus vidas y sus capitals, y contri-
hlvyendo precisamente en mayor escala que otros clenmento ai la
c(lision y garantia de dichos valores en circulation.
El mismo establecimiento de cr6dito titulado Banco Espanol,
clbe su origen principalmente A la iniciativa del comercio.
El apoyo y positive influencia prestada por el mismo coinercio
cuvos capitals y cr6dito representaba, pudieron en muchas aflicti-
vas situaciones salvarnos de algunos peligros, y library la batalla de
la vida contra la muerte.
iLAstima que mas tarde entrara en concesiones de cierta indole
con una Direccion de Hacienda impopular, con el Banco Hispano-
Colonial v otras sociedades de cr6dito!
No es mi animo penetrar aqui en la apreciacion de ciertos he-
(h1os, que, tratandose de nuestra primera Institucion de cr6dito, son
tan delicados como lo es el honor de una doncella, en pr6 de la cual
debe excusarse siempre el dar ficil acceso a todo comentario desfa-
vorable.
Esto sinembargo, y por lo que atane A sus relaciones con el
Tesoro, ya veremos mAs adelante lo que realmente adeuda.
Entre tanto es convenient hacer notar la honrosa historia de
su fhndacion, y los servicios que ha prestado 4 la causa espanola en
Cuba para demostrar lo convenient que hasta por pr6pio egoismo
ha sido siempre la patri6tica obra de darle prestigio y sosten, ain
apesar de algunos de sus errors ccon6micos.
Ha tenido tan encarnizados detractors, como ardiente defenso-
res en la priensa.
Los primeros no han procnrado mas que llevarnos al caos; los
.segundos han cumplido con un deber de pr6pia conservation.
Asi dijo Rl diputado Sr. Vazquez Queipo en el Senado "que ese
Banco prest6, entire otros eminentes servicios, el de que en el anlo








(loCEIDADll-l DE CREDITO. 77

d(e 1868(, (que filu ecoetaim, c t la; iii-lrre :iio (I( Y'aru. -. ,on'-rijtraJlr
lI pals sin elements, se envoitraba el pai. ,in re ur.,o. d1,, ninguou
clase, y n o podia acludir la madre l 'ttria. (uji madre Patri ea ra er-
t(nces, porque no era proviiicia e'pafiol a la Antilla, .ino una 'olonia .
;.Y qul hizo cl capital general que c(,taba al frentv de la Isla d: ( 'uba'
Pedir al Banco su1 ayuda, pedirile su- servicios-; v (Y, Banuc, q11u
il'ncional)a regularmente y q(ue tnuia su einision y pagaba -us billi-
tes, y cuyos billetes eran oro, prest6 sits t6rculo- v sus lailina-,
prest6 cuanto tenia al (ohierno para s-alvar aquella situation, v em-
pezo6 i dar los ocho millolnes de duros para avudar A sofcixar la in-
surrcccion de Cuba; D. Francisco Lersundi era capital general d,
la Isla. -,Pero c6mo los prest6 el Banco?'. Los prest6 con algun in-
ter6s? Nada de eso: los prest6 gratuitamente, sin exigirle al Gobier-
no mis sino que cuando pudiera le pagase el papel empleado en lo-
billetes, que no podia ser mninos. Y no se diga que sus billetes no
valian nada; esos billetes valian oro en aquella 6poca; porque eni-
tidos en 1869, no empezaroin A tener depreciacion, 6 al menos de-
preciacion considerable, hasta 1871, que fui cuando la hubo por
una emission de guerra de cincuenta v dos millones de duros."
La honrosa history pues, de la primera Institucion de credit que
nos ocupa, la ha hecho respectable en todos sentidos.
Para los demas fines, y como complement indispensable del
mayor movimiento commercial 6 industrial, ha tenido siempre una
acertada y brillante direction el llamado Banco de Illas, representa-
cion de la industrial, no menos adornada de honrosos antecedents
que el Banco de Comercio, si bien este uiltimo ha luchado con algu-
nas vicisitudes desgraciadas, que hoy hacen de su acertada gestion
directive un verdadero esfuerzo en bien de las dignas classes cuvos
intereses represent.
Se seilala tanto el bienestar de un pais por la prosperidad y
intmero de sus instituciones de cr6dito, y conviene tanto por lo
mismo fomentarlas y sostenerlas, que solo debido A las calamidades
porque hemos pasado durante catorce 6 quince ailos, se explica la
falta relatives de ellas, y la ruina de algunas, cuyos antecedentes v
march no es aqui de gran interns y senialado objeto determinar.
Pasando pues por alto muchas de las consideraciones que sc
ocurren, aun con respect a los dos filtimos mencionados Bancos,
pasemos a examiner ya, como asunto hoy de preferente interns y de
la mayor importancia el fomento del cr6dito territorial hipotecario,
ya que pone en plant un sistema salvador de la riqueza piiblica,
sancionado en la praictica en otras naciones, y de indispensable
aplicacion en esta Isla por lo mismo que la agriculture es la fuente
de nuestra production y de nuestro bienestar.
Necesitamos ha dicho Dox CIRCUNSTANCIAS (18 Mayo 1884)
un Banco Hipotecario, que proporcione los recursos con que el inte-








I7 SOCIE:U.DA)IES 1)E Cli'DITO.

r<'' prItildo ";(, cm'(rg(a( (uil de cxtelndr el sf cuanto lo penmita hi f'erac'iduld d(l suelo utlf6)omos, Iha ruelto Iuwaldec'i, pues poco imnporta que dl diablo sc
los lecre 4 cello, si (' p8i (.s s salca y eosig(ue todo cl bien estia que en
ctfe mnundo puIede a(llmuarsc .
Bastara, concretandonos A la sociedad de Cr(dito de "la Isia
(de Cuba" aqui establecida, recopilar datos para demostrar los in-
Imenisos benfcicios que lhemos de recibir propagaudo las ideas econ6-
micas, (ue contribuyen ti la regeneracion de un pueblo castigado
por laIs diferentes causas que han venido a disminuir notablemente
la riqueza ptiblica.
Sufrimos los efectos det un camlbio social y de la ftlta d l)razos
liue entorpece la production, y todo nos coloca en condiciones difi-
ciles para continuar la competencia con los demas raises producto-
res tambien do azileares. Nos encontramos faltos de capital, faltos
de cr6dito v tenemos sinembargo en nuestro seno todos los elenian-
to- ncccsarios para procurarnos capital y restablecer el cr6dito,
sol)re la base mas scgura v cierta, con la lnayor de las garantias,
con las seguridades de la production agricola.
A este fin propendie la Sociedad aludida de Cr6dito Territorial,
legalentet constituida, con todas las condiciones de derecho, y fa-
ci(dtadcs de Emision, y con Estatutos aprobados por resolution
soberana de 27 de Abril de 1882.
Como los otros Bancos Hipotecarios de igual naturaleza, esta
Sociedad puede proporcionar Ji cada uno los capitals que necesita
para sostener y mejorar sus esplotaciones agricolas, .si tender que
,pe.wr en el ccibols(tr c apitl iti 6poca fija y determinada, y con la
theilidad de librarse del pr6staino por nedio de anualidades paula-
tinamente, pagandose por anualidad una cantidad todavia menor
(que la que exige hoy el pago solo de los interests.
Prestar con today garantia, es decir: con la hipoteca de las
tierras en production, prestar a plazos largos, linitar el pago de
interests A cantidad m6dica, solventar la deuda con la entrega de
una anualidad reducida, constitute el sistema salvador de grades
interests. Esto permit reunir elements de trabajo en lo present;
de prosperidad y riqueza para el porvenir.
La tierra produce de un modo lento pero seguro, y cs sinem-
bargo) y por esa misnia razon la mejor garantia que se ofrece a la
imlposicion de capitals. Estos, revestidos de toda seguridad, dis-
fiutan de un interns m6dico, de una renta que nada puede mejorar,
prefrile : la de los valores del Estado. Y precise Rinicamente
adoptar el mn6dio 6 la combination ingeniosa que para conse-
guir el objeto ha dado lugar d la formacion de los Bancos Hipote-
carios.
Tiende el Cr6dito Territorial Ai movilizar la propiedad por las








H)CILDAId~a, DL JALDI'14.


\,v(lucioins del crHtdito; redime al priouctcor d) e (1la ura -'i la Etr -
chez d& los plazos, y realize la prolperitad (dl te-rritori' ,ii, It-nfi-
cin de todas las class soeial.-.
Los aleinalin Ilevan ya ua n xia plrinciia ,c ular lii robusteeido el cm\'vcnciicniento de los grande servii, ui r' -
ta al pais el sistoma del ('rdito Hiipotecario. Franuia. E'pafia N
los demas praises han se-uido ese misnmo p;lan. iejorandolo -i ef1,a
en su aplicacion practica.
El Banco de C'r6dito Territorial de la l cla de (_iub ai ,ju hag',
referencia, ha abierto suLs operacione.s y fitenioua en l]- ((,licMioe-
gcinerales de los delis Biancos de igual indulh.
Se limit i p])restar siempre s-obre primer hipilte,-a ci l- pn"-
pi'tarios de inmuebles situados en la Isla de Culba, v que tengan
sius fincas inseritas en Ilosn Registros de Propiedad, una c-untidad jqu
nI) eseeda de la mitad del valor de los inniuebles afectados.
Esa cantidad es reembolsable en 50 aflos 6 antes i volntumt
dcl prestatario, por anualidad fija pagadera por semestres.
La renta de la propiedad dee eulbrir sobradamente la anuali-
dad.
Los pr6titauiios suobrce asas vy co.-trtricticoes li;in de e (tar a-eg'u-
raldos contra incendios.
La Sociedad emite cdullas hipotceuarias p] r un11 siua igual ;i
la debida por los prestatarios.
Realize sus pr6stamnos con e-as cedulas i obligaciones hipote-
carias, 6 con el product de las misnas, vendidas en e-nte mercado ;
cn los mercados estranjeros.
En sn primer period dce t perniones tienc aeptadas solicitu-
des de pr6stamos en cedulas hipoteearias, que -e le han hecho per
cantidades de consideration.
Facility ya desde luego co, esa forma la conversion de las es-
Trituras hipotecarias en c6dulas por su intervention entire dendores
y acreedores. So beneficial el deudor por que reduce su eompromi-
so al pago de una apualidad fija y amortiza su deuda en 50 anos :
un interns m6dico con facultad de reembolsar anticipadamente, v de
cntregar cantidades A cuenta.
El acreedor sale beneficiado, porqiue A la par que mejora de ga-
rautia, dispone de un titulo de facil negociacion que puede realizar
sin pleitos ni gastos. Vuelve a disponer de su capital si. causar
perjuicios al deudor.
La operation so reduce d la subrogacion de hipote'as al Baneo
a cimbio do,cedulas. La hipoteea se recupera y se cancel por los
pagos en metilico, 6 por la devolucion de c6dulas de la misma s6rie.
I a garantia del acreedor es inmensa porque garantiza A la c,-
dula hipotecaria, la suma de todas las hipotecas del Banco. En re-
siimen: se trausforina la obligation hipotecaria en titulo al portador
13


7'.








SOCIEDADES DE CREDITo.


cin cl nombre de "C6dula Hipotecaria," quc e s cnivierte "'n hipo-
teca general preferible para el imponente a today hipoteca partial y
li recta.
Para mayor claridad h6 alqu el euadro de anualidades de 11
Ipristano de 100 pe o a (6 p. de iders y d (de comniion.


Interees. Coiision. Amortizacion de capital. Total de anualidad.

Por -) alnos. 6 p.; 0.50 17,740 24,540
10 0 ,, .50 7,57 14,087
) 20 ( 0.50 2,719 9,219
i i .), 0.50 1,265 7,765
4 i 0.50 (0,646 7,146
0 560 ( 0.50 0,344 6,844


De fbrima (lue uu prcstamo de cicn mil pesos so amortiza con
la anualidad de scis mil ochocientos cuarenta y cuatro pesos, apart
de los gastos dc contado dc escritura, registros, etc.
Resultan 6 p.. de interns v 0.844 de amortization de capital
v comision.
Si tomamios, 0.844 y lo multiplicanmos por 50 anualidades,
tendrcmos 42,20 1). para cubrir el capital, y coino resultado
57,80 p.= do beneficio por el descueuto de interests hecha la amor-
tizacion segun el sistema do pagos anuales.
El Credito Territorial si calculamos que opere solauente sobre
diez millones de pesos al afno, monetiza en diez afios por valor de
(ien millones de propiedad, y sostiene constantemente ese movi-
miento do valores en circulation. Cailculo es este bien inferior a lo
'ierto. Sc puede asegurar que en la Isla de Cuba movilizarLA la
nlstituciou dos cientos millones de pesos a lo menos, con el benefi-
cio inmenso que result de la aplicacion de esos capitals para la
agriculture, la industrial y comercio v el Estado mismo.
Coimo dato curioso basta indicar que en Francia se colocan
eedulas por valor de dos a tres millones do pesos por semana por
cl Credit de Paris y que este emite sobre esa cifra do operaciones
ordinarias unos ciento cincuenta millones de pesos por aiio en c6du-
las corno emission extraordinaria para cubrir sus pedidos.
El "Credito Territorial de la Isla de Cuba," emite sus obliga-
icones pagaderos sus cupones en Madrid, Paris, Londres y la Ha-
bana. Esta clase de titulos estin solicitados en Europa por' los








.'-4..IEi)AWL1S DE. 4 iAut'h''4.


rentista-, y nu Banco Hipotr:ario,. -cit'ao bajo Iba, firnme-. Ny j -
r'ando en las condicioncs g'(leneral' d' l]'- dIna- In-titUt ld. -I!
fidole, encientra facil salida ,ii l:it Iol-sa I d,. Eiiropa -. valor,-,.
Es mayor en Europa la -,inna de capital' quI o(' ,fr.,i'.cn i la-
hilpoteas, que la cantidad de hip,,t4ca- Ique solicitan capitil,-. ] l'
-aqtu el tipo de inter rel1ucido, (Jie obtienin I,,- cap]itali-ta'- 1 \;Ia-
lores que ofrecen tanta garantiaiptipo (uie nlo I)a.a ldl 4 al 5 ]1-. .
de aqui que basta estudiar cuiahluier .otizacio,;; de uina lIkla Eu-
ropea, la de Paris por (jeniplo. para coiivenerno' de (Ilue la- c.dlu;la-
di aqul seran solicitadas por razon del mayor inter,-s quie devengan.
como lo son por la misina .:i a ai- de An .-tria. E.ipt4o. Canad;i Y
otros paises.
LJ" importancia pues dti (-ete Blane,, -e innegabll', yv lih ereid,
convenient liacerla resaltar cn alguna detention. ape-ar de lo- 1 cs-
trechos limits de estos "'Apulntes," no vya para el lue pueda lI,;-
marse Banco Territorial Central, sino para la 1ropagacion d(
sucursales que estiendan p 'r doquier sus inmodiatot beneficios en
pr6 de la mas positive de las riquezas: 1a ag-ricultura. 1,as te do tod:
vida econ6mica y de today prosperidad.
Semejantes instituciones de cr6dito, es(ain aqui llamada- a tencr
algun dia el carActer de respetables por todos conceptos.
Otras de no much menos utilidad pxlian y debian lhalbr to-
mado cada dia mayor vuelo; pero no asi por desgracia ha sueedido
en estos filtimos tiempos con la Caja de A horrors, Descuentos v De-
positos de la Habana, liov en liquidacion y aver en tan brillante
estado.
Su suerte que va unida A la sangrienta v lamentable historic
de un suicidio, asi como al mas negro porvenir de las families mas
modestas y de muchos indigentes, constern6 al pais de la manerc
mas cruel que es concebible, tratandose de privar ei. un dia al po-
bre pueblo de today una vida de afanes v desvelos.
Y todo ;.porque? No s cuo s cu en las dificiles circunstaneias
porque atraviesa este infortunado pais citar hechos que la several
historic podra en mejores tiempos y con mas calma aclararnos para
aleccionar a la naciente generation; pero si conviene indicar al
paso que apesar de la respetabilidad de algunos de sus Directores v
Consejeros se cedib desde el principio e la guerra A muchas cxl-
gencias incomcebibles; y la debilidad por un lado, v la mala i' por
otro, distraian caudales sin sujecion Ai las prescripciones de sus re-
glamentos, y atemperandose muchas veces, mas bien que a la s6lid:
garantia que siempre asegura deudas sagradas, A las relaciones de
compadrazgo y de paisanaje para otros fines marcados por la con-
ciencia pfblica, pero que el escritor no debe nunca aseverar con
ligereza. Sensible es por lo tauto, que un "Adalid" de la prensa
conservadora se hava visto obligado : pronunciar el siguiente fallo:


-1


r
i~ ~.....;.; ; t'..l i~ -..--_-








N2 SOCIEDADES DE CIEDITU.

"Los pobres trabajadores depositaron en In Caja de Ahlrros el
product de muchos aflos de trabajo.
Llegaron las aves de rapifia, y se llevaron (:ltre Ils garras part
de ese capital.
Hipotecaron ingeuios en $-;iii,000 quc nu valian ciiineiinta ril.
Potreros en 830,000 que no valen cuatro mil.
S c descubrieron documents falsos y algunas fiitru/l-(one nias.
En tanto, el pobre artesano sudaba, y se ronlpia el lmna, para lue
armaran expediciones con su diner,) low filiblmtersr, y gozaran los z;in-
,,anos en bailey, juegos y fiestas.
;Oh poder de los nirromantes'

('ierto, p)r otra part, (uie el tlccaimiicnto de la propiedad (ni
c'to.s calamitosos tiempos, ; precisamente dc aquella propiedad : la
que s-taban afectos y garantidos alguunis de los mna; imnportantes
c'rditos de la Caja, ha contribuido muly mulho l a ua nnulacion de su
(artcra, y esta circunstancia n n la que van enviueltos easi todos nues-
tros apuiros, debai afectar tamnbicn : la Sociedad de credito que po-
demnos ilaniar por su indole en todos los raises La Popl)ar. Esto
sin peLjnicio de la impopularidad qie de alngu tiemlpo aIesta part
ha alcanzado en la Habana.
Tanto es asf, que sinembargo de la gestion d(e la unta liquida-
dora actual, que lhay que suponerla inteligente v honrada, apesar d(
viertas denuncias graves que ya se pronuncian demasiado, el descon-
cierto v tenor cntre los acrcedores es grande, y ni uno solo ha pen-
sado en prestar su apoyo para la reorganization del referido Banco,
nii mlni6noS si nmanana existiera fiarian muchos de nuevo sus ahorros
:i la desacreditada Institucion, que nunca imreci6 un voto de cen-
sura para "El Triimnfo," apesar de c(anto clamaha la prensa con-
-cervadora.
Hi6 aqui otra dc las calamidades ([ue nos aflijeu; que triste es y
1,astante, carecer on mun ,pas laborioso v mercantile de un recurso tan
convenient p la saagar in sa rdia del primer ahorro, cuyo primer in-
ter6s asegura, fomenta v estimula, asi como salva del gasto sup6rfluo
al que empieza ti trabajar.
Pudo contribuir mucllo tambien ;i su desprestijio el no haberse
desplcgado la energia que cl caso rcclaniaba desde los primeros mo-
lmentos quc so custodi6 el edificio, para, manteni6ndose centre tanto
en actitud neutral, gestionar inmediatamente una exposition nutri-
da de firms Ai las C6rtes de la Nacion, a fin de que e ue declaarra la
verdadera quiebra de la Caja, y so estableciera el Tribunal corres-
pondiente por el Gobierno, conque poder hacerse cumplida justicia
A: las victims de aquel suceso, v :i la misma opinion pdblica verda-
deramente escandalizada.
Esta idea, indicada ent6nces por el acreditado semanario "El
Eco die Gacilia," hubiera inspirado gran confianza'para lo sucesivo,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs