• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Front Matter
 Introduction
 Paginas literarias
 Table of Contents














Group Title: Evolucion de la cultura cubana, (1608 - 1927).
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074038/00014
 Material Information
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
Physical Description: 18 v. : ill. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, José Manuel, 1880-1968
Publisher: "El Siglo XX"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1928
Edition: Edición oficial.
 Subjects
Subject: Cuban literature   ( lcsh )
Cuban literature -- History and criticism   ( lcsh )
Cuban poetry   ( lcsh )
Speeches, addresses, etc., Cuban   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographies.
Statement of Responsibility: recopilación dirigida, prologada y anotada por José Manuel Carbonell & Rivero.
General Note: Publisher varies: v. 7-17 published by Montalvo y Cardenas.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074038
Volume ID: VID00014
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001491661
oclc - 23298160
notis - AHA3873

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
    Front Matter
        Page iv
    Introduction
        Page v
        Page vi
    Paginas literarias
        Page 1
        Page 2
        Aforismos
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
        Heredia ante el Niagara
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
        Domingo del monte y aponte
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
        Al abadia de battle
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
        Una pabina de Ricardo del Monte
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
        Jose Ignacio Rodriguez y Hernandez
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
        Rafael Maria Merchan y Perez
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
        Antonio Zambrana
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
        En la hamaca
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
        Poetas Cubanos
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
        Gabriel Zendebui y Gamba
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
        Federico Perez Carbo
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
        Joaquin N. Aramburu y Torres
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
        Enrique Hernandez Miyares
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
        Evocaciones
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
        Manuel de la Cruz y Fernandez
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
        Aurelio Mitjans
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
        La ultima illusion
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
        Jose A. Rodriguez Garcia
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
        Federico Grande Rossi
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
        Mi Bandera
            Page 217
            Page 218
        Julio Jover Anido
            Page 219
            Page 220
        Las lluvias de estrellas y el cometa de Halley
            Page 221
            Page 222
        Un suspiro
            Page 223
            Page 224
        El amor oculto
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
        La filosofia medica del porvenir
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
        Manuel Marquez Sterling
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
        La mas fermosa
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
        Miguel Coyula y LLabuno
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
        Felix Callejas
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
        Arturo R. de Carricarte y Armas
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
        Gabriel Garcia Galan
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
        Miguel Angel Campa
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
        Carlos de Velasco y Perez
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
        Rafael G. Argilagos y Loret de Mola
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
        Rosalia Castro
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
        Confesiones
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
        Jesus Saiz de la Mora
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
        Jesus J. Lopez
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
        Rene Lufriu y Alonso
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
        Nacionalismo e internacionalismo
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
        Minucias literarias
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
        Jose Maria Chacon y Calvo
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
        De "el racimo jugoso"
            Page 365
            Page 366
        Un velorio picuo
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
        Francisco Ichaso y Macias
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
        Carlos Aguirre Sanchez
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
            Page 390
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
        En memoria de Francisco R. Argilagos
            Page 397
            Page 398
            Page 399
            Page 400
            Page 401
            Page 402
        Elias Jose Entralgo y Vallina
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
    Table of Contents
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
Full Text




































L5 PROSR En cU~n

(Rforismos, Lritica, humarisma.
pdginas libres )












EUOrUCin DE 1U CULTURE CURBRnf
(1608-1927)

UOL. XUI








La Prosa en Cuba

(fiforismos, critical, humarisma,
pdginas libres)


Tomo U




Recopilaci6n airigida, prologaaa y anotada

por


lose manuel Carbonell y Rivero,
President de la Academia Naeional de Artes y Letras,
Individuo de Ntlmero de la Academs Cubana de la Lengua,
C. de la Real Academia Eapanola, y Delegado de Cuba a
la VI Conferencia Internacional Americana.





EDICIOH OFICIRL







LA HABANA
IMP. MONTALVO Y CARDENAS
AVE. DE ITALIA 103
1928

















InTRODUcTiOn


Con los aforismos de Jos6 de la Luz y Caballero,
la carta emocionante de Jose Maria Heredia ante las
cataratas del Niagara-croquis de la oda imnortal-;
la exposici6n de Domingo del Monte a la Reina Ma-
ria Cristina de Borb6n, en nombre del Ayuntamien-
to de la Habana, pidi6ndole leyes especiales para la
isla de Cuba, y una impresi6n de viajes de Carlos Ma-
nuel de C6spedes, el iniciador y h6roe de La Dema-
jagua, abro este filtimo volume de LA PROSA EN CU-
BA, formado con trabajos de toda indole criticso, fi-
los6ficos, humoristicos, imaginativos, patri6ticos), de
pensadores de ayer y de pensadores de hoy, de muer-
tos inolvidables en la devoci6n y el orgullo de la pos-
teridad agradecida y de vivos en plena floraci6n de
primavera que van coronando, con su energia creado-
ra, las cimas del pensamiento y del renombre.
Bien s6 que faltan muchos que debieran figu-
rar aqui como un subrayado de gloria bajo el lau-
rel de sus creaciones. La perfecci6n no existe, no hay
obra complete, y menos podria serlo una que se des-
envuelve dentro de limits estrechos en relaci6n con
el mundo de ideas que debiera abarcar.
Si alguna vez yo hubiera sido pesimista al juz-
gar a mis compatriotas, confieso que ahora me hu-
biera arrepentido de aquel error. Pero declare que
mi optimism procede de las raices de mi vida, y que
lo mismo cuando era niflo y suspiraba por la libertad
de mi tierra, que despu6s, en el transcurso de los afios,









VI EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


he sentido siempre una admiraci6n fervorosa y cons-
ciente por mis cubanos, a los cuales creo capaces de
realizar los mayores sacrificios por la consagraci6n
de sus ideales, y de hacer en todo tiempo cuantos es-
fuerzos victoriosos puedan realizar otros hombres
y otros pueblos en los diversos 6rdenes del pensa-
miento y de la acci6n. Bien quisiera tener tiem-
po para glosar con mayor ardimiento las pdginas
libres que forman este volume, que por ser el 1fl-
timo de la colecci6n que doy a la imprenta, me parece
que se lleva todas mis ansias atormentadas y alegres
de los cinco meses pasados, en que he puesto al ser-
vicio de recopilar y dar a conocer, en sus various as-
pectos, el process de la cultural vernicula, desde su
despertar hasta nuestros dias, todos mis entusiasmos
toda mi alma, v aun pudiera decir que hubo moments
-en el period como de aclimataci6n a que tuve que
someterme-en que pense, sin que por ello decayera
mi fe o desfallecieran mis fuerzas, que iba a ofrendar
a esta obra mi salud y acaso mi vida. Pero, por el
contrario, satisfecho y animoso doy t6rmino a mi la-
bor, y al entregarla al juicio de propios y extrafios
me quedo confiado y tranquilo, porque no he tenido
el prop6sito de cefiirme un laurel, sino de recopilar
y resembrar, en un pedazo largo de tierra, donde to-
dos puedan verlos, los rosales y las plants floridas,
de aromas y colors diversos, que fecundaron en sus
jardines y sus huertos nuestros poetas y pensadores
de ayer, amenazados siempre por la tempestad, y
nuestros poetas y pensadores de hoy, iluminados por
la realidad de un present reparador y por la espe-
ranza de un mis hermoso porvenir.

JosE MANUEL CARBONELL.


La Habana, 13 de enero de 1928.




















Pdginas literarias















RFORismos
Par lOSf DE LR LUZ CARBLLERO
(1800- 1862)



La eiencia nunea puede formarse con lo negative.
Usos de lo negative como en la eliminaci6n algebraica y
en la exclusion baconiana.


Antes proveer que prohibit.
***
No estemos en c6mo se ensefa, sino en el espiritu con que
se ensefia. Buscad primero el reino de Dios, y todo lo demas
se os dara por afiadidura.
Nos proponemos fundar una escuela filos6fica en nuestro
pais, un plantel de ideas y sentimiento, y de m6todo. Escuela
de virtudes, de pensamientos y acciones; no de expectantes ni
eruditos, sino de activos y pensadores.


Eduear no es dar carrera para vivir, sino templar el alma
para la vida

i Ay de la juventud si no siente el studio como una reli-
gi6n!

El espiritu de nuestra ensefianza es hacer sentir la igno-
rancia.

Instruir puede cualquiera, educar s61o quien sea un evan-
gelio vivo.

Espinoso apostolado es la ensefianza: que no hay ap6stol
sin sentir la fuerza de la verdad y el impulse de propaganda.


La juventud es la edad de los viajes, ni en la nifiez, ni en
!a vejez, debe salirse de la patria: en una y otra 6poca se nece-











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


sita el calor de la madre. No debe el nifio educarse fuera del
pais donde ha de vivir de hombre.
i Cufntas perdidas irreparables trae la educaci6n en suelo
extrafo! PiBrdese el idioma native, entibiase el amor filial,
relAjase todo vinculo de familiar, y hasta el santo amor a la
patria sufre gravisimo detrimento en el continue cotejo de
los hbbitos adquiridos eon los que es forzoso adquirir.


La educaci6n empieza en la cuna y acaba en la tumba.


Por donde quiera que profundicemos vamos a parar en
la necesidad de una fuerte educaci6n religiosa, para former
hombres que sean hombres.


i Oh, Religi6n divina! oh aspiraci6n natural del alma,
que como su incienso se eleva del suelo hasta el cielo! iOh,
Filooofia, hija madura de la divinidad, que cual otro raudal
se junta al de la Religi6n, y se confunde en el mismo torrente,
y nos lleva hasta el seno de Dios: Religi6n y Filosofia, los
dos ojos con que lo miramos, y los brazos con que lo estre-
chamos.
Aun cuando la Religi6n no produjera mas fruto que el
consuelo del hombre en las adversidades, deberiamos saludar-
la como el mayor de los bienes para la humanidad. Las almas
verdaderamente bien templadas experimentan no ya s6lo el
consuelo, sino el goce de las tribulaciones. Almas hay, em-
pero, a quienes los golpes del destino vuelven mas reacias y
rebeldes. Pero que, no existe una chispa de poesia y de amor
en estos pechosT 1C6mo a fuer de humans, puede faltar en
ellos esta sangre del espiritu divinot Bien s6 que este idioma
es ajeno e ininteligible para los que precian de positives e
ilustrados; pero sepan tambien que no por eso deja de haber
almas que lo entiendan y lo hablen, a ley de sentirlo y pensar-
lo. Es una realidad tan efectiva comd la del Sol que nos alum-
bra: es el mismo sol del alma humana.


La oda de Manzoni a la muerte de Napolen fue dictada
por Dios. Asi puede afirmarse sin blasfemar. 561o Dios y el










LA PROSA EN CUBA


Cristianismo pueden inspirar semejante composici6n, en que
quedaron vencidas y separadas todas las inspiraciones.
Asi lo siento al cabo de veinte y cinco afios, y de haber
repetido, no sin interrupci6n, asombro y deleite profundo, in-
finitas veces ese prodigio de composici6n.
Esta es la sefial segura del genio: lejos de inferirle el tiem-
po detrimento, cada vez que se recuerda la obra, produce nue-
vo placer, e inspira nuevas ideas, casi dire nuevas impresiones.


Fub Manzoni el alma mas pura de cuantas han respirado
el aire de las letras en el siglo XIX, y una de las mas eminen-
temente religiosas que en el mundo fueron, y mis Ilenas de
amor patrio.
Convenia que fuera un vaso de eleeci6n, aqu6~ por quien
la divinidad habia de comunicar sus orAculos; y con tan digno
intArprete y representante del Padre Universal, result mis
edificante esa muerte, que dej6 muda a la humanidad.


Participo nada menos que con Goethe mi admiraci6n por
Manzoni.
Se ha dicho que en 6l descuella la reflexi6n. Es cierto;
tiene esa superioridad que lo hace encumbrarse sobre lo pre-
sente, y en alas del genio volar a lo future. Es una lente us-
toria que concentra luz y calor.
Su imaginaci6n es gigantesca, asi para representar como
para inventor.
Es una singularidad que siendo tan dulce y afable se dis-
tinga cabalmente por la valentia del pincel, y que sea tal su
energia que no hallindole paralelo entire poetas antiguos y
modernos, ha sido forzoso desenterrar a un romano, a Ticito.


Hay muchas histories bellas, pocas buenas.
Fuera de la imparcialidad que es su base, requi6rense en
el historiador las mis variadas y aun contrapuestas dotes. Ha
de ser profundo estadista, mejor moralista, plenisimo sabio,
severisimo l6gico y perspicaz discriminador, conocedor no ya
del coraz6n sino de todos los corazones. Necesita ciencia y
conciencia en mis de un sentido. Ser tan ardiente en el sen-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


timiento como dramitico en la exposici6n, pero templados sus
ardores y contenidos sus arranques por el hielo y freno de la
supreme emperatriz: la raz6n. Mas poeta ha de ser que el
mismo poeta 6pico; ha de refundir en su narraci6n la filosofia,
la critical y la poesia, sin degenerar en abstract, ni en pedan-
te, ni en fantistico; elevAndose por iltimo sobre toda la hu-
manidad.
Es la historic, la uiltima y mns trascendental expresi6n de
la literature de un pueblo.


Mas respeto se debe a los nifios que a los ancianos.


Asi como nacen species contra species, en el mundo fi-
sico, v. g. gatos contra ratones; asi nacen species sociales
contra species sociales, v. g. veridicos contra hip6critas, y
hasta individuos contra individuos. Quien carece de su an-
tagonista natural?

Asi como la naturaleza necesit6 de tiempo y cataclismos
para desarrollarse y perfeccionarse, asi la humanidad (i duro
es apuntarlo!) ha de pasar por los mismos trimites para su
elaboraci6n y mejoramiento.


Primero se entenderh un habitante de la tierra con un mo-
rador de las estrellas, que el hombre sano con el nervioso. i Ah,
profundo Virgilio, con tu: "inon ignara mali, miseris succu-
rrere disco!"
Y menos se entendera el religioso o entusiasta, con el in-
credulo o calculista.

Es un Proteo la humanidad, que para penetrarla es menes-
ter (dificil!) estarla mirando a la vez por todas sus fases.


No ya la torpeza, sino la maldad y malicia de los hombres,
se oponen al divino laeonismo.


La libertad, el alma del cuerpo social.
La libertad, el flat del mundo moral.









LA PROSA EN CUBA


Unica panacea para restafiar y cicatrizar las heridas que
ella misma (su abuso, la licencia) u otras causes, infieren a la
sociedad.
Absoluta es menester que sea, y 6sta es la tendencia de la
humanidad. No quiero mis freno que la religion y la raz6n;
incluyendo en 6ste el de la autoridad.


Miserable siglo, aquel en que no se atreven a salir del pe-
Ilejo los corazones.


S61o la verdad nos pondra la toga viril.


i Bienaventurados los que conocen las sefiales de los tiem-
pos, y las siguen!


La naturaleza aborrece el reposo: tan natural es el mo-
vimiento a las almas como a los cuerpos.


gHay idealidad? Luego tenemos horizonte, aproximaci6n,
perfectibilidad, transmutaci6n de la form en fondo y del
fondo en forma, cielo infinito... Bendigamos al creador de
tantas maravillas


La actual sociedad, a guisa de fuego subterraneo, abriga
en sus entraias fuerzas latentes, cuya manifestaci6n ha de
dejar pasmado al siglo del vapor, de la electricidad, y del su-
fragio universal. "Res vestra, aut ego fallor, res nostra agi-
tur".

La raz6n es el hombre, lo demis es el animal.


Roeio del cielo sobre el alma tribulada-una mujer discreta.
Piedra filosofal que convierte en oro todas las eseorias de
la vida-una mujer amante.

Difil problem que debe empear a a m er! Siendo
iDificil problema el que debe empefiar a la mujer! Siendo










EVOLUC16N DR LA CULTURE CUBANA


el alma de la vida dom6stiea no aparecer mis que su instru-
mento.

La mujer el sentimiento, el hombre el anflisis. La mujer la
pasi6n, el hombre la acci6n.
iCuil es el superior? Ninguno: son diversos para llenar
su fin.
El sentimiento origen de todo lo grande, y de todo lo pe-
quefio en la mujer.
En un sentido es la mujer vas infirmius, vaso mrs frdgil,
porque require mis contemplaciones para no quebrarse.
La mujer necesita ser y parecer.
A ella el ministerio de lo interior, pero con intervenci6n
(siempre provechosa y proficua) en el de relaciones exteriores,
que de derecho pertenece al var6n.


SEs la sociedad harto rigurosa en exigir mis de la mu-
jer que del marido en punto a moralidad? No tal, y asi esti
en el orden de la naturaleza, y en el interns de la mujer, y en
el espiritu del cristianismo a quien debe el rango que ocupa
en la modern civilizaci6n.


Sin interns, suelen los hombres no examiner las osas. Con
interns, suelen no saberlas examiner.


La palabra es mis poderosa que el cai6n.


Buenos, no envidi6is jams a los malos que siempre les va
peor que a vosotros.
Es inevitable el anatema: "En el pecado llevan la peni-
tencia".
Siempre y por siempre existe la compensaci6n.


Un alma sensible es fuente de goces y de penas.
Las unas estin compensadas por los otros, por mis que el
hombre que no estudia el destiny del hombre diga que no.
Que hay dulces placeres hasta en la melancolia, y muy apa-
cibles en la memorial, y muy vivos en la imaginaci6n.










LA PROSA EN CUBA


Por mis positives que queramos ser, vivimos en lo pasado
y en lo future ms que en lo present; sobre todo en cierta
edad, y mas que todo cuando tocan a la puerta ciertos hu6s-
pedes que se llaman desvalidez y desventura.


Nada es comparable a la dignidad de la lengua latina.
Ella fu6 hablada por el pueblo-rey, que le imprimi6 aquel ca-
rActer de grandeza, finico en la historic del lenguaje human,
y que ni aun las lenguas mAs perfectas han podido jams al-
canzar.
Nacida para mandar, esta lengua todavia manda en los
libros de los que la hablaron. Es la lengua de los conquistado-
res romanos, y de los,misioneros conquistadoress) de la Igle-
sia romana. Trajano, iultimo esfuerzo del poder de Roma, la
llev6 hasta el Eufrates: el Romano Pontifice, la ha hecho en-
tender en las Indias, la China y el Jap6n.
Lengua de la civilizaci6n, mezclada con la de los Bdrbaros,
nuestros padres, supo suavizar, refinar y por decirlo asi espi-
ritualizar sus idiomas groseros.
Ti6ndase la vista sobre un mapamundi, y tirese la line
donde Msta lengua universal call; alli estAn los limits de la
civilizaci6n y de la fraternidad; allende no eneontrardis mis
que el parentesco human.


Los que profesando otras ciencias, o ejerciendo la indus-
tria, niegan la influencia de la filosofia en ellas, son como los
ateos, que viviendo, gozando y pensando, niegan la existencia
de Dios.
jQuB es la filosofia? La iltima (y la primera) expresi6n
de la raz6n humana. El porqu6 de lo pasado. el c6mo de lo
present, y el cuAndo de lo future, porque sin adveniat regnum
tuum no hay filosofia.
Ideal, tipo, alma y blanco es menester en todo. De d6nde
iQui6n? A d6nde? En el verbo esta la expresi6n complex
del pensamiento, y por consiguiente, el embri6n de la filosofia.


La filosofia es una esponja que limpia, pero que tambi6n
puede secar el coraz6n; es menester a 6ste la fertilidad con el
rocio de la religion.









10 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Cuidado que quien mis adora la filosofia, para quien es
una religion, no puede tratar de deprimirla: antes lo dieho es
para atajar un inconvenient a que puede llevar, aunque len-
tamente.

El sistema de las compensaciones es eminentemente conso-
lador pero mis consolador es el cristianismo.
En el orden politico puede tener funestas consecuencias,
inspirando una conformidad que no esti bien con el progress
de los pueblos.
Es menester confesar que fu6 filosofia que sali6 de la es-
cuela de la desgracia, y a fuer de tal hija de buena madre.


Tambien puede inspirar los buenos sentimientos mostran-
do los dolores con que estan compensados los placeres, y las
penas que acibaran la pasi6n o el delito.
La infancia gusta de oir la historic, la juventud de hacer-
la, la vejez de contarla.
He aqui enlazadas las tres edades y armonizadas entire si
y con el mundo.
Todo se corresponde; lo fisieo con lo fisico, lo fisico 3on lo
moral, y lo moral con lo fisico. Esta trinidad por doquiera se
esparce como la unidad de Dios.


Callen personas cuando hablan pueblos.


Los que no estudian la miquina humana se admiran cuan-
do no deben, y no admiran cuando deben ciertos hechos en el
orden higienico, semejantes en esto al pueblo contemplando a
los jugadores de manos, que cree ser suerte estupenda la que
en realidad es una pamplina, y vice-versa, la mis trivial suele
parecerle la mis portentosa.


SC6mo, por quA, sorprende tanto al hombre la imagen de
la muerte? Porque aunque eomfin nunca es vulgar.
Arrebatados los hombres por el torbellino de la vida, ja-
mis piensan en la muerte; tal es el imperio de los sentidos!









LA PROSA EN CUBA


Nada infunde mas coraz6n que el familiarizarse con la
idea de la muerte.
Aeu4rdome a este prop6sito de un lema de escudo de armas
que decia: "Osar morir da la vida".


No siempre lo que parece mis natural es lo primero que
ocurre al entendimiento. En la historic de los descubrimientos
se comprueba tambien la existencia del orden cronol6gico y
el orden 16gico.
La sencillez suele ser la serial del progress o de la per-
fecci6n; generalmente es antes la complicaci6n que la sencillez.
Tambien he observado, mas de veinte y cinco afios ha, que
el espiritu human march por la curva; de modo que no
siempre es la recta el camino mis corto.
Necesita el entendimiento tropezar en algin fen6meno que
cual un torrente de luz le alumbre las analogias, (en que no
habia pensado) con otros hechos que le eran familiares; y asi
es como se descubren las leyes.


Ni es licito ni menester deprimir a uno para ensalzar a otro.


El contrast es el alma de la naturaleza.


No puede decirse a la justicia non plus ultra. Ella es ab-
soluta en su esencia e ilimitada en su aplicaci6n.


Hay una fuerza motriz mis poderosa que el vapor y la
electricidad: la voluntad.


Esperar que las aguas del interns dejen de seguir su na-
tural cauce, suele ser la ilusi6n de los buenos y los patriots.
Mas para mejorar el mundo se necesitan esas ilusiones.
**
El hombre en sociedad tiende y debe tender a armonizar;
pero s61o hasta cierto punto estA obligado a hacerlo, pues con
el deber. ley supreme de la humanidad, no hay transacei6n.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


En nuestro genero de vida debemos esforzarnos por ser
pueblo, aun nadando en las comodidades. De otra suerte la-
bramos nuestra desgracia. Pueblo en restringir las necesida-
des; pueblo en el trabajo fisico y parquedad del moral; pueblo
en comer, andar, dormir... ; y pueblo, en tratar siempre de
descollar.
Cuando no podemos o no debemos armonizar con una so-
ciedad es forzoso retirarnos de ella. Pero aunque no armonice-
mos por complete, hemos de promover la causa de la verdad
por todos los medios, y si es precise sacrificarnos.
La doctrine del sacrificio es la madre de lo poco que somos.
Digalo el G6lgota.


Hay un modo de descubrir verdades que no es la intuici6n,
ni la induccidn, ni la deducci6n, y que yo llamaria aparicion
por el efecto, y elaboraciWn virtual e inoonscia por la causa y
procedimiento. Sucede despuBs de haber estado meditando
largamente sobre una material, cuando el entendimiento ha es-
tado fuertemente excitado, o como si dij6ramos, en erecci6n,
que despues de haber descansado las potencias, sin ocuparnos
ya del asunto, se aparece como un relimpago un pensamiento
grande, y que en realidad se deduce de los antecedentes; pero
no lo hemos deducido. Ignoramos nuestra propia virtualidad.
1C6mo no se han aprovechado de este hecho los partidarios
de las ideas innatas, que es mAs fuerte que cuanto sobre ellas
se ha amontonado?
Sin embargo, bien examinado, no es en pro ni en contra,
sino lo que prueba es la virtualidad del entendimiento, su na-
turaleza de producer pensamientos.
Mis bien podria sacar partido, la opinion contraria: por-
que el fen6meno susodicho es siempre hijo de los antecedentes,
como le sucede hasta a la misma espontaneidad o intuicidn.
"Prolem cum patre et matre creatam".


MAs fuerza se require para engendrar que para concebir.



La ensefianza es un contrato con Dios, no con los hombres.











LA PROSA EN CUBA


Arte por excelencia, como que es todo de inspiraci6n aun-
que descanse en la experiencia.


Cuando todo va bien, todo sobra; cuando mal, todo falta.
En bonanza no hay para que pilots; en tormenta se ha me-
nester un hombre.



Venga vida, de donde viniere, que sin vida no hay filosofia.
Esos diversos sistemas que se contradicen, o no se contra-
dicen tanto como parece, son condition sine qua non para el
desarrollo intellectual, y para la gran sintesis. Asi es como se
logra que cada eual haga lo que puede y lo que debe.
Paralelismo de la sintesis en filosofia con la tendencia ar-
monizadora de la eivilizaci6n.


Ayer. Mire usted, seiora, que se desnuca esa cabra!
-"No es mia", me contest la mujer. Yo podia haberle
replicado: "Ni mia tampoco, y sin embargo he avisado a
usted". Pero hubiera sido echarle en cara que yo tenia alguna
religion, y ella ninguna. Entretanto el animalito se desenre-
d6, y yo quedeme pensando sobre mi tema: la falta de reli-
gi6n de nuestra 6poca hasta en la clase mis infima, y en el
g6nero femenino, que es lo mis lamentable! A cada paso se
tropieza con la falta de amor entire los hombres: reunidos, no
asociados; hombres, no hermanos! Hasta cuindo, Sefior! "Ad-
veniat regnum tuum"!


No hay pensador que no reconozca el poderio de la religion
y su necesidad.
Para todo se necesita ciencia y conciencia.


Quien no sea maestro de si mismo, no serA maestro de
nada.

La pasi6n siempre pasa por la meta. Aun la raz6n suele que-
darse mis aca o mis alli de la realidad.











14 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


La buena y mala fortune, los dos escultores de la natura-
leza para el pulimento de la material humana.


Enfermedad natural humana, es buscar causa a todo.


La misica es una lengua que va derechamente al coraz6n,
sin pagar la aduana del cerebro, como le sueede a la poesia.


La misica dispone de nosotros a su arbitrio, como que se
dirige esencialmente al sentimiento.
Por eso constitute excepei6n el ser insensible a su influencia.
Yo no puedo ver la filosofia sine en el conjunto y las ar-
monia, en el juego de nuestros 6rganos y sus funciones.
Por lo mismo es menos intellectual, pero mis religiosa que
la poesia.
Ambas, con todas las artes, deben hermanarse y armoni-
zarse para mejorar de consuno al hombre, inico fin de la re-
ligi6n y de la filosofia.
Yo no puedo ver la filosofia sino en el conjunto y la ar-
monia, la gran sintesis del eterno da-capo del anilisis.
De ahi que para ser fil6sofo es tan necesario ser poeta como
matemitico, y religioso como analizador; tan amante de la
naturaleza como de los libros, y sobre todo, "amar a Dios so-
bre todas las cosas y a tu pr6jimo ms que a ti mismo".
0
S61o la misica tiene el poder de que deseemos prolongar
las sensaeiones melanc6licas.
iCuin tirinieamente nos gobierna!


No hay una lines de San Agustin que no respire penitencia
y alabanza. Aun en las materials mis ajenas de ello al parecer.
Alma grande, grandisima: aun mis en su humillaci6n que
-n su grandeza mundanal.
Nada engrandece mis que la humillaci6n ante Dios. Como
que nos hace mis fuertes contra el mundo exterior e interior
(las pasiones, el leo rugiens de San Pablo).
Es necesario considerar a San Agustin, no ya como un es-











LA PROSA EN CUBA 1

critor de primer orden, sino como uno de los hombres mis
grandes que han existido.
Como escritor, le distingue la concisi6n y es sin igual en
la felicidad de la expresi6n. Escribe con el coraz6n, eomo
San Pablo; por eso impresiona tan fuertemente.
Uno de los mayores portentos del cristianismo es la con-
versi6n de semejantes atletas.


SQue tengan que operar los hombres bajo la influencia del
C6digo Penal...!


Antes quisiera yo ver desplomadas, no digo las institucio-
nes de los hombres, sino las estrellas todas del firmamento, que
ver caer del pecho human el sentimiento de la justicia, ese
sol del mundo moral.
*e*

La idea antevive y sobrevive a la realidad.
0 *
MAs debe la filosofia a los intolerantes que a los concilia-
dores.

El fil6sofo es (y debe ser) como la vela; arde y se consume
para alumbrar a los demAs.
**
Confesar la propia falta, la mayor de las grandezas.
**
El sentimiento, principio muy voluble, veleta. La raz6n,
finica brdjula: buena o mala no hay otra.


La mujer gana para si con ser gobernada.
Tambien el hombre ha menester ser gobernado, pero en
otro sentido. Aqu6la por el amor; 6ste por la raz6n.
La mujer si no siente no padece: si no siente no es nada,
no es mujer, y si siente suele ser mas que mujer.
Pero iay de ella si no va bien encaminado el sentimiento!
S61o la religi6n-que es la raz6n bajo la forma del senti-











16 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

miento-puede hacerla entrar en raz6n, porque su raz6n es el
sentimiento.


Hay cosas que no deben hablarse, ni escribirse, ni pensar-
se, ni aun con un buen fin.
Se corre el riesgo de apagar la limpara de la moralidad,
si se sopla fuerte, o de corromperla si se alimenta con gases
mefiticos.
Ah! si los hombres influyentes estuvieran perennemente
con la imagen de la moralidad por delante y por dentro, que
los persiguiera como a mi; cuanto ganaria la humanidad!














HEREDIR RFnTE EL nifnlA RRR
Por 7051 mRRIR HEREDIR
(1803 -1839)



Manchester, 17 de junio de 1824.

Mis ojos se han saciado contemplando la maravilla de la
creaci6n, el espectkculo mis sublime que ofrece la naturaleza
salvaje sobre la tierra.
El 15 del corriente sali de Lewinston a las seis de la mafia-
na. Desde las alturas se goza de una extensa vista sobre el Nia-
gara, que corre estrechado entire barrancas altisimas, Newark
y el fuerte Niagara, que estan a su embocadura, como a sie-
te u ocho mills de distancia, el lago Ontario y las costas de la
otra parte que se dibujan sobre el horizonte, como una ligera
zona azul, y a ocasiones parecen una nubecilla transporente ex-
tendida sobre las agnas.
El cielo estaba clarisimo, y s6lo hacia el Sud se divisaban
dos nubes que variaban a cada memento de figure, se disolvian
a veces en el aire, pero a poeos segundos volvian a apareeer
en -el mismo sitio. Pregunt6 la causa de aquel fen6meno y me
dijeron que eran los vapores o rocios de las cataratas. Y lo
habia oido decir, pero no creia que a distancia de mis de dos
leguas presentasen aquella figure.
Continuamos nuestro camino siguiendo a alguna distancia
las mirgenes del Niagara; y al volver un repecho se obtiene,
como a distancia de dos millas, la primer vista de las grande
cataratas.
Llegamos a Manchester, me ape6 en la posada del Aguila,
y sin perder un moment, corro a satisfacer mi ansiosa curiosi-
dad, muy mis encendida con la vista momentanea que habia
gozado de la magnifica escena.
Tome una vereda que me condujo a la extremidad del puen-
te que une a Goat Island con la orilla americana, y los furiosos
rApidos me guiaron al precipicio. A media que avanzaba por
la orilla se iba desenvolviendo a mis ojos, por detrhs de Goat
Island, la catarata inglesa o de la Herradura, y al obtener una











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


vista complete de ella, me hall al horde de la catarata ame-
ricana, y no pude menos de estremecerme al considerar que,
sin advertirlo, habia llegado a pocos pasos del tremendo abis-
mo.
Par6me, y por algunos minutes me fu6 impossible distinguir
mis propias sensaciones en la confusion que me caus6 el subli-
me espectaculo. El inmenso rio pasaba rugiendo por delante de
mi, y casi a mis pies se despefiaba desde una altura prodigiosa:
las aguas, deshechas en ligero rocio al golpe violentisimo, subian
remolinadas en tremendas columns, que a veces se extendian
por todo el abismo y ocultaban parte d,- la escena. El trueno
profundo de las cataratas asordaba mi oido, y el arco iris, al-
zado sobre el precipicio, era lo inico que veia distintamente
en aquella confusion espantosa.
El rio Niigara es propiamente un canal, por donde el lago
Erie descarga sus aguas en el Ontario. La diferencia de nivel
entire uno y otro es de unos cuatrocientos pies; el largo del rio
es de unas 35 millas y en anchura varia, segfin el terreno, desde
seis hasta siete y media. Contiene varias islas; pero la prin-
cipal es Grand Island, cedida al Estado de New York por los
indios senecas, que tiene doce millas de largo y de dos a site
de ancho. La altura de las mirgenes del rio, al salir del lago
Erie, hasta las cataratas, varia de cuatro a cien pies; paro de
las cataratas a Lewinston y Queenston, siete millas poco mis
o menos; las orillas son invariablemente de doscientos o mas
pies, y abruptas y precipitosas encajonan el curso del rio en
toda la distancia. En Lewinston terminal de repente por ambos
lados el precipicio; se ensancha el rio, y hasta el lago Onta-
rio, que dista unas siete millas, sigue el terreno casi a su nivel.
De aqui han inferido los ge6logos que las cataratas existieron
primeramente junto a Queenston y Lewinston, y que la fuerza
del torrent ha ido derrumbando su lecho, ha abierto aquel
larguisimo precipicio y hecho retroceder las cataratas al lugar
en que hoy se hallan y lentamente van abandonando.
Por la lentitud con que va destruyendose el horde actual del
abismo, calculan el largo transcurso de tiempo que habrA sido
necesario para hacer igual operaci6n en el espacio de siete mills
sobre un fondo de la misma material. DespuBs de Grand Island
se encuentra Navy Island, y pasado 6sta, como a dos millas de
las cataratas, acaba la navegaci6n de la parte superior del











IA PROSA EN CUBA


NiAgara, porque la corriente es ya tan violent, que ningiin
barco estaria seguro si se aventurase mis allA.
Sin embargo, al principio no se ve ninguna serial de esta ace-
leraci6n. No se oye ruido, ni cuando esti tranquila la atm6s-
fera se ve en el rio movimiento alguno. Al contrario, aparece
terso como un espejo, y estaria uno tentado a bafarse en sus
cristales perfidos, si algunas ramas de Arboles no avisaran el
peligro por la velocidad con que pasan arrebatadas de aquel
torrente irresistible, imperturbable, como el orden eterno de los
destinos.
Pero se encuentra Goat Island a la mitad del rio, y lo divide
en dos brazos. Aqui el lecho se torna desigual y aspero, y las
aguas se precipitan bramando entire los pefiascos cortados a ma-
nera de escalones, y los cubren de espuma con un estruendo y
violencia superiores a todo encarecimiento. Estos rapidos du-
ran como media milla, y se calcula que en ellos baja el rio
ochenta pies; pero lo que mis me admire fue ver que, al acer-
carse las olas al precipicio, toman una direcci6n opuesta al decli-
ve, y chocan unas con otras, como si quisieran evitar la fatalidad
irresistible que las impele, hasta que, vencidas al fin, s9 des-
pefian en el abismo, tronando hondamente y lanzando a los
aires columns inmensas de vapores, entire los cuales resplan-
dece el iris con los mis vivos colors.
Por el rudo bosquejo que acompaiia a esta carta, conoceras
mejor que por la mis menuda descripci6n la forma de las ca-
taratas y sus inmediaciones. La altura perpendicular de la del
Oeste o inglesa es de ciento cincuenta pies y la del Este o ame-
ricana, ciento sesenta y dos: otros dicen ciento setenta y seis.
La inglesa tienen de ancho como doscientos pies, y la americana
mil cien, que con novecientos ochenta que tiene al frente de
Goat Island, hace una anchura de mis de cuatro mil pies en el
espacio ocupado por las cataratas. En la americana y los bor-
des de la inglesa, el agua deshecha por la fuerza de la caida
baja en largos lienzos de espuma; pero en la secci6n del circulo
que forma el centro de la iltima, como que se susp,-nde una b6-
veda inmensa de cristal verdoso, cuya base se confunde en la
nube de vapores que levanta su golpe en el fondo del precipi-
cio. Lo que mis me admir6 fu6 ver que en esta parte, en vez
de despefiarse las aguas con violencia, descendian con majestuo-










20 EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


sa longitud, como si se sostuvieran los torrentes acumulados
del borde al fondo del abismo.
Siempre que hay sol se ven los colors prismaticos disper-
sos aqui y alli sobre las cataratas; pero cuando el aire esta sere-
no y el sol en ciertas posiciones, se ve perfeetamente el arco iris,
como lo he visto yo dos mafianas, empezar en el fondo de la ea-
tarata inglesa y acabar a mis pies al borde de la americana,
encerrando bajo de si toda la magnifica escena.
Se dispute much sobre cual es la mejor vista que hay de
las cataratas. Yo prefiero la de la Table Rock, en el lado eana-
diense. Al pie de eualquiera de las cataratas se encuentra uno
mis aislado, puede apreciar mejor el volume tremendo de agua
que se despefia, y se siente ineomparablemente mas la fuerza de
su trueno; pero es tal la agitaci6n de los vapores, que no puede
verse mas que una part de la escena. Yo, al pie de la catarata
americana, nunca pude distinguir nada de la inglesa, aunque
el sol brillaba sin nubes y hacia resplandeeer las aguas despe-
fiadas como una lluvia de diamantes; s6lo de cuando en cuando
vi confusamente los Arboles que bamboleaban en la eima de
Goat Island.
Los rApidos son objetos, quizas, tan dignos de admiraci6n
como las cataratas. Las olas del oc6ano azotadas de las tempes-
tades, apenas dan en su furia una idea del tremendo hervor de
los ripidos del Niagara; sin embargo, el general Porter ha
eehado un puente sobre ellos, centre Goat Island y la orilla ame-
ricana. Bath Island, que contiene una casa de bafios, refrescos
y billar, divide en dos el puente. MAs de una vez me he parade
sobre l1, he mirado abajo el furor de las ondas, se me ha
trastornado la cabeza y apenas he podido comprender e6mo
subsiste. Entre los ripidos hay algunas islitas, jams holladas
de pies humans, socavadas por debajo por el continue impulse
de la corriente, y no sera extrafio que, desquiciadas al fin,
vayan a parar con todos sus Arboles al fondo del abismo.
PasB a Goat Island y la baj6 toda para obtener diferentes
vistas de las cataratas y los rApidos. En otro tiempq ponian
las Aguilas sus nidos en ella, cey6ndose en absolute seguridad;
pero se han retirado desde que la mano atrevida del hombre ha
abierto una comunicaci6n, que pareeeria impossible si no se viese
realizada. Lo que hall fua un sinnfimero de palomas torcaces










LA PROSA EN CUBA


que me hieieron echar de menos la famosa escopeta que tantos
sustos di6 a las cotorras de Jesus Maria.
DespuBs de haber errado en los bosques eriales de Goat
Island, me sent al borde de la catarata inglesa, y, mirando fija-
mente la caida de las aguas y la subida de los vapores, me aban-
done libremente a mis meditaciones. Yo no s6 que analogia tiene
aquel especticulo solitario y agreste con mis sentimientos. Me
parecia ver en aquel torrente la imagen de mis pasiones y de
las borrascas de mi vida. Asi, asi como los rapidos del Niagara,
hierve mi coraz6n en pos de la perfecci6n ideal que en vano bus-
co sobre la tierra. Si mis ideas, como empiezo a temerlo, no
son mas que quimeras brillantes, hijas del aealoramiento de mi
alma buena y sensible, ipor qub no aeabo de despertar de mi
suefio? iOh! iCuindo acabara la novel de mi vida para que
empiece su realidad?
Alli escribi apresuradamente los versos que te incluyo y que
s6lo expresan debilmente una parte de mis sensaciones (*).
i CuAntas cavilaeiones sublimes y profundas puede excitar aque-
lla situaci6n en una alma serena y tranquil! i Qub campo a la
imaginaci6n de fuego del entusiasmo religioso! Quien, a des-
pecho de todas las demostraciones de la fisica, no creera que la
mano que por tantos siglos ha alimentado la fuente de aquella
masa espantosa de agua dulce, alz6 el Oceano a la cima de los
An&ds, cuando un diluvio universal sepult6 la tierra? Dios, que
se mira en el mar y habla en medio de las tempestades, puso tam-
biWn su mano en los desiertos del Norte Am6rica, y en el
NiAgara, grande y sublime como los truenos y el Oceano, dej6
una huella profunda de su omnipotencia. Veis esas columns
de vapores que, alzindose con un movimiento impetuoso de rota-
ci6n, van a confundirse con las nubes brillantes del estio, que
pasan con lentitud sobre este teatro maravilloso? Asi suben al
Sefior las preces de los hombres justos, que en su fervor sagra-
do unen la tierra con el cielo. Veis c6mo resplandece el iris
gloriosamente sobre ese abismo insondable y tenebroso? Asi bri-
lla la luz de la inmortalidad, que la esperanza y la religion en-
cienden sobre las tinieblas del sepulero.
Al dtro dia continue mis paseos. En la barranca perpendi-

(*) Su famosa oda Nidgara, escrita, segfn se deduce del texto, el 15
de junio de 1824, enando so autor no contaba ain 21 afos.










22 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


cular del lado americano hay una escalera de tablas para bajar
al pie de la catarata: baj6 por ella, y te aseguro que, a la mi-
tad de la distancia, mire arriba y abajo y me senti herido del
mas profundo terror. AdemAs, el rocio de la catarata, que se
levantaba con furia, me venia encima como una fuerte llovizna
y me incomodaba sobremanera.
Atravese en un bote al lado canadiense y subi por otra es-
calera hasta el lugar llamado Table Rock. Es una gran mese-
ta de piedra que se extiende horizontalmente como cuarenta o
cincuenta pies sobre el precipicio. Desde alli podia apreciarse la
anchura de la catarata americana, la cantidad y grandeza de
los pefiascos amontonados en fila a su pie, como trofeos de su
furor, la altura del frente precipitoso de Goat Island, que corta-
do perpendicularmente como una muralla, divide las aguas, la
extension y furia en los rApidos, y en fin, toda la grandeza de
la catarata inglesa. La imagen de Chateaubriand es tan ver-
dadera como bella: no parece, no, sino un mar mayor cuyos to-
rrentes se agolpan a la anchurosa boca de un abismo.
Hace algunos afios que se derrumb6 un pedazo del precipicio
que seguia a Table Rock, y 6ste por su forma y las muchas grie-
tas que le ha abierto la, filtraci6n de las aguas, no esta muy lejos
de igual suerte. Se necesita no poco nervio para acercarse
a su borde y mirar desde alli el golpe de la catarata que cae
debajo. Yo, aunque con algun recelo, lo hice, y s6lo vi confu-
si6n y pavorosa obscuridad.
Segui la orilla del rio hacia arriba, y subi a una posada
magnifica, llamada el Pavellon, desde cuyos balcones se obtie-
ne una vista muy extensa de las cataratas, los rfpidos y la par-
te superior del rio hasta Navy Island, con todos los campos ve-
cinos. Empero, es preferible la de Table Rock para los que gus-
ten de emoeiones mis fuertes y solemnes.
Al volver por la orilla del rio alcanc6 a ver un bote que ha-
bia salido de Navy Island y se dirigia a la orilla canadiense.
Le encari un anteojo y vi un hombre solo, que se esforzaba en
luchar con la corriente, que le levaba hacia el ripido con una
velocidad espantosa. Si desmayaba un moment, su p6rdida
era inevitable. Segui sus movimientos con una extrema ansie-
dad, y no creo que 61 sufriera la mitad de las angustias que me
hizo padecer hasta que aport6 a la orilla, poco mis arriba de
los rapidos.










LA PROSA EN CUBA


Contaronme que un indio dormia en su canoa atada a un
Arbol en la parte superior del rio, y que algfn malvado la des-
at6 al pasar. El, sin embargo, s6lo despert6 al rugir tremendo
de los rApidos. Lleno de horror, hizo algunos esfuerzos para
llegar a la orilla; pero, viendo su inutilidad, abandon el remo,
se cubri6 la cabeza con su manta, y se abandon a su espanto-
so destino!... Oh! Qub poeta podria expresar los sentimien-
tos del infeliz en los fugaces instantes que precedieron a su ani-
quilaci6n T
Volvi a Table Rock y baj6 la escalera que conduce al bor-
de del rio. De alli me adelant6 hacia el pie de la gran catarata,
resuelto a llegar a l1. Empero, el estruendo, el rocio que me
inundaba, el sentir las piedras deslizarse bajo mis pies, el ver que
nadie me segnia y la especie de temblor que causa el Niagara
a cuanto le rodea, me hicieron renunciar a mi proyeeto. Par6me
y ech6 una atenta ojeada sobre la terrible y magnifica escena,
que sin duda no olvidar6 jams. Aquel mar, desenvolvi6ndose
en lienzos brillantes de espuma y nieve, se despefiaba a pocos
pasos de mi, asordando mis oidos con su estruendo. El borde
de la catarata se extiende horizontalmente como el Table Rock,
de que es una continuaci6n; el vasto lienzo de agua tendido
delante, deja suficiente lugar para que se entire por aquella es-
pecie de galeria, que es el verdadero palacio del Niigara. Mu-
chos han entrado y hacen maravillosas relaciones; pero yo no
quise imitarlos. Por mAs que digan, no puede haber seguridad
donde un paso en falso, que es facilisimo en aquella obscuridad,
o un resbal6n entire tanta piedra cubierta de musgo, conduce al
curioso a una muerte instantinea, inevitable.
Es indescriptible la impresi6n que me hacia el estruendo de
la catarata repetido en el hueco de aquellos pefiascos informed.
Quien s61o le ha oido desde arriba, apenas tiene una leve idea.
En vano se han esforzado a expresarla sus admiradores. Los ca-
fionazos, los truenos, s6lo son un momentaneo estallido para
poder compararse con aquel fragor tremendo, invariable, eter-
no, que en vano quiere figurarse la imaginaci6n del que no
ha estado al pie de la catarata del Niagara. Antes de echar la
filtima mirada sobre las maravillas que tenia delante, arranqu6
un pedazo de una piedra cargada de hermosas cristalizaciones
y volvi a atravesar el rio.
Desde su mitad debe obtenerse una espl6ndida vista de las










24 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


cataratas en los dias serenos; pero yo tuve la desgracia de que
me tocase uno obscure y tempestuoso. He aqui la descripei6n
del viajero Howison, que visit el Niagara y el lago de las
mil islas con todo el entusiasmo de un poeta:
"En medio del rio... Hallabame dentro del Area compren-
dida en el semicirculo de las cataratas, que es de mas de 3,000
pies, y flotaba en la superficie de un golfo enfurecido, sin fon-
do... precipicios majestuosos, arco iris espl&ndidos, Arboles
altisimos y columns de roeio eran las decoraciones de aquel
teatro de maravillas, mientras un sol resplandeciente esparcia
refulgente gloria sobre toda la escena. Rodeado de nubes de va-
por y lleno de confusion y terror por el fiero estruendo, mir6
hacia abajo y a la altura de ciento cincuenta pies, vi torrentes
vastos, densos, terrible y estupendos, que se quebrantaban furio-
samente sobre el precipicio, y rodaban de 61... Sonidos forti-
simos, semejantes a descargas de artilleria o explosions volca-
nicas que se distinguian entire el tumulto de las aguas y au-
mentaban el horror del abismo de que salian. El sol, mirando
majestuosamente por entire los vapores que se elevaban. estaba
rodeado de un circulo radioso, en tanto que fragments del
iris flotaban por doquiera y se desvanecian momentAneamente
para dar lugar a otros mis brillantes. Mir6 atras, y vi al
NiAgara, tranquilo otra vez, recorrer majestuosamente por en-
tre los precipicios que lo encierran y recibir gotas de rocio de
los Arboles que se encorvan sobre su seno transparent. Una
brisa ligera rizaba sus aguas y pajaros hermosos revoloteaban
sobre 61 como para felicitarlo por su salida de aquellas nubes
de rocio que con los iris y truenos son los anuncios de su des-
pefio en el abismo de la catarata."
Hasta aqui Howison. Yo no pude gozar de la brillantez
de la escena, porque como dije, pas6 el rio en un dia obscure
y tempestuoso. El cielo estaba enteramente eubierto de nubes,
tan espesas, que ni aun se distinguia el paraje donde estaba el
sol. El viento en la tempestad, rugiendo entire aquellas cavar-
nas, revolvia con tal furia alrededor de mi el rocio de la cata-
rata, que entire sus torbellinos apenas me dejaba ver los preci-
picios altisimos y las grandes masas de agua despefiadas desde
la cumbre. Empero, aquella misma confusion y la liigubre som-
bra del cielo, daban su peculiar sublimidad al espacticulo. De
enando en cuando calmaba un poco el viento y podian verse










LA PROSA EN CUBA 25

las nubes negras que pasaban volando sobre el precipicio, y
desde abajo parecian tocar a los torrentes y desatarlos de su
seno tenebroso. Pareciame que veia a Dios indignado abriendo
otra vez sobre el mundo criminal las cataratas del cielo.
Hasta una larga distancia de las cataratas esti la superfi-
cie del agua cubierta de espuma, que con su extraordinaria
consistencia, mis bien que de rio, le da el aspecto de un campo
cubierto de nieve, agitado por las tempestades invariables,
Me pesaba apartarme de aquel lugar; y antes de retirarme
volvi al borde de la catarata americana. La estuve contemplan-
do un rato, y al irme, apenas me apart de la piedra en que
habia estado parade, la vi desprenderse y rodar al abismo con
s6lo el Ikve impulso que al levantarse le dieron mis pies.
Aquella piedra, sobre la cual me habia creido seguro algu-
nos segundos antes, estaba ya donde no volverian a hollarla
pies humans; me estremeei; enfri6se un poco mi insatiable cu-
rioeidad; subi la escalera con mas que regular cuidado y me
retire a descansar de las fatigas del dia.








































DOmlN6B DEL mOHTE Y FPOHTE
(1804 1853)

Nacid, en Maracaibo (Venezuela), el 4 de agosto de 1804.
Muri6, en Madrid, el 4 de noviembre de 1853.

SU padre, el licenciado don Leonardo del Monte y Me-
drano, ejercia los cargos de Regidor de la Audiencia,
de Teniente de Gobernador y de Asesor General, en
Maraeaibo. Fu6 trasladado a la Habana en 1808, y por este
motivo vino la familiar a esta ciudad, y no-como dice algn
bi6grafo-por las revueltas political que por aquellos afios se
sucedieron en la Am6rica hispana.
Cas6 Domingo del Monte, en Matanzas, con la sefiorita Rosa
de Aldama, hija del opulento hacendado don Domingo, y de
su matrimonio tuvo dos hijos, Leonardo y Miguel.










28 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Los amores de esta bella y distinguida dama con del Monte
transcurrieron en un ambiente de idealidad y romanticismo.
Ella concibi6 por 61 una grande y arrebatada pasi6n, al ex-
tremo de que, al conocer sus intenciones de no decidirse a for-
malizar su compromise pidiendo su mano, por considerarse
e1 un joven pobre y sin posici6n airosa para dar este paso, en-
ferm6 la dama de algfin cuidado. Dindose cuenta el medi-
co que la asistia de que todo provenia de una pasi6n de animo,
lo manifest a su padre, don Domingo, quien al conocer los
meritos que adornaban al joven abogado, le atrajo a su ca-
sa con la mayor cordialidad y se realize poco despubs el ma-
trimonio. Del Monte fij6 su residencia y su buf.te de abogado
en la misma ciudad de Matanzas.
De la importancia de este literate puede dar testimonio el
Cent6n Epistolatio de Domingo del Monte, que atesora en
mas de tres mil cartas su correspondencia intima con las per-
sonalidades mas salientes de Cuba y del exterior, en su 6poca,
y en las cuales se dilucidan importantes cuestiones political,
artisticas, literariah y cientificas. Reunidas en siete tombs,
que 1l hizo encuadernar en Paris, actualmente las public la
Academia de la Historia de Cuba.
Domingo del Monte muri6 en Madrid, en 1853, en brazos
de su gran amigo Nicolas Azicrate, y consta que en su grave-
dad hizo el solemne voto de que, si vivia, iria en seguida a
profesar como fraile de la Orden de la Trapa.
Dej6 en su testamento la cantidad de cuatro mil pesos pa-
ra la publicaci6n de sus obras completes, lo que, al cabo, se
esti realizando, para bien de las letras patrias.
Con la present nota queda ampliada la que sobre este
eximio hombre de letras aparece en la seeci6n que corresponde
a la poesia lirica en esta obra.

















PROYECTO DE mEmORIAL
1 LRU RE1HR

en nombre Bel Ryuntamiento
de la Mabana, pidlendo leyes
especiales.




Que: gloriAndose con el titulo de espafioles y descendientes
legitimos de aquellos que con su valor lograron vincular en
las Indias Oceidentales, y principalmente en esta Isla, la re-
ligi6n, las leyes y las costumbres de Espafia; se consideran mis
interesados que nadie en la conservaei6n de tales beneficios.
A fin de conseguirlo, acuden a vuestra majestad y a su gobierno,
en uso de sus derechos naturales, para que, en vista de las razo-
nes que respetuosa pero francamente expondrin, se sirva man-
dar cumplir por quien correspond y sin p6rdida de tiempo, el
articulo 29 adicional de la Constituci6n del afio 1837.
Sabido es que la p6rdida de los fueros castellanos y de
las franquicias aragonesas, junto con el estableeimiento de la
Inquisici6n en aquellos reinos, coincidieron con el deseubri-
miento, con la conquista y la complete colonizaci6n de estas
Indias. Represado por la rigiden several del Cardenal Cisneros,
por la parcialidad en favor de los flamencos de Carlos V y por
la implacable prudencia de Felipe II, no pudo el generoso ar-
dimiento espafiol revolverse en los ahogados limits de la Pe-
ninsula: ni le era licito ya emplearse en ocupaciones ni senti-
mientos patri6ticos, roto Padilla en Villalar y Lanuza en Za-
ragoza (*).
El Nuevo Mundo que acababa de regular a Isabel de Cas-
tilla el insigne genov6s, present en aquella saz6n a los nobles
espafioles un vasto campo, donde al par que podian dar vuelos
a su ardiente imaginaci6n, por las maravillas y misterios que
se contaban de las tierras reci6n descubiertas, y con lo que

(*) Sin embargo, en Villaelara hubo movimientos de Comuneros. VWase
a Saga.










30 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


satisfacian aquel otro deseo, que le es innato de Ilevar a cabo
arriesgosas e imposibles empresas, y de granjear con ellas a su
patria eterna nombradia; lograban libertarse al favor de la
distancia del reciente yugo tanto mis soportable para el pue-
blo, cuanto mis extensas habian sido sus antiguas exenciones.
Tal fu6 el espiritu que anim6 a nuestros abuelos, al con-
quistar y poblar estas Indias. Vinieron a ellas huyendo del
inaguantable despotismo que abrumaba a la antigua patria:
vinieron a buscar a este suelo privilegiado de Am6rica, en vez
de la muerta libertad espafiola, fama military y otra nueva y
dulee patria: a 61 trasladaron la imagen de Espaia, o mis bien
dicho, a Espafia misma. El gobierno traslad6 tambi6n aci el
espiritu complete de sus instituciones; su sistema econ6mico-
politico, sus Audiencias y Chancillerias Reales, su catolicismo
supersticioso impregnado ain a pesar de las regalias del Pa-
tronato Regio en las mis rancias ideas ultramontanas, con sus
ricos Obispados, Cabildos eclesiasticos (1), monjas, frailes,
cofradias, y por corona de todo y como el regalo de mis pre-
cio, la Santa Inquisici6n. En recompensa de tan funestos dones
recibimos tambi6n el rAgimen municipal castellano (2).
Ya se deja considerar, que no seria, con tales anteceden-
tes, la suerte que cupo a estas regions mis envidiable, y dis-
tinta de las que en otras parties de la Monarquia produjo su
sistema politico y religioso; arbitrariedades se cometieron aqui
como en Espafia, y aqui como alli, fu4 perdiendo el earicter
national, con el efecto disolvente del despotismo, aquella inde-
pendencia y brio personal que hacian del libre castellano del
siglo XV y a pesar de la rudeza de los tiempos, uno de los mis
bizarros tipos morales de la raza humana. V4anse las lastimo-
sas revelaciones que en este punto hicieron por los afios de
1748 al Rey don Fernando VI los sabios espafioles Ulloa y
Juan, pintando la situaci6n social del Perfi; compirense con
los imparciales Informes econ6micos de Campomanes y Jove-
llanos, sobre los atrasos y desmedros de la prosperidad penin-
sular en el siglo pasado, y se conveneeri el mas ciego, que
aquellos y estos estadistas fil6sofos no hicieron mas que descri-
bir en sus patri6ticas lucubraciones las consecuencias delet6-
reas de la tirania en el pueblo espafol. Y es esto tan cierto, que,


(1) Dcadas de Herrera.
(2) Veanse los acuerdos de los que hubo en la Isla.











LA PROSA EN CUBA


las relaciones de los hechos quedan tan veridicas y exactas,
poniendo Burgos, Valladolid o Toledo, donde habla don Jorge
Juan de Lima o Santa Fe, como sustituyendo el virreynato de
M6xico o la Capitania General de Caracas, donde Jovellanos
se refiere a la Andalucia o la Mancha. Ya se v6; todo era Es-
pana.
A esta iiltima confraternidad de instituciones, reforzadas
por la igualdad de origen, costumbres, lengua y religion se de-
bi6 el estrecho y amoroso enlace que mantuvo en perpetua
uni6n a las Indias espafiolas con los pueblos y la Corona de Es-
pafia. N6tese en este lugar, que no fueron consideradas nunca
aquellas, ni de hecho ni de derecho, como colonial, en la acep-
ci6n modern de esta palabra (*); no fueron tratadas, a pesar
de la arbitrariedad que era la ley general del Reino, como
factories meramente mercantiles, explotadas en proveeho ex-
clusivo de la metr6poli, como lo son las colonies extranjeras
donde s61o se va a buscar fortune, y caudal ganado al impro-
viso, para despu6s volver a gozarlo a Europa. Los espafioles
que ban venido a Am6rica, despu6s del siglo XVI, en que se aca-
baron los descubrimientos y conquistas, si no vinieron como
los del siglo anterior en busca de hazafias y minas, porque ya
no perteneeian a aquella animosa y turbulenta aristocracia
caballeresca, rival de sus reyes y domefiada por el astuto Fer-
nando el Cat61ico, sino al honrado y laborioso pueblo-llano
todos venian a trabajar; todos se quedaban arraigados por
aca; se casaban y criaban numerosas y acomodadas descenden-
cias. Lo cual se ve hoy todavia en la Habana y el resto de
la Isla, donde es muy raro el espafiol europeo, que despu6s de
adquirir un median caudal, tenga valor, aun acordandose de
la distant y siempre querida patria, de abandonar la tierra en
que se hizo rico, en que naci6 su esposa de padres espafoles co-
mo 61, donde nacieron sus hijos, y donde es considerado como
un caballero el que lleg6 quizAs desvalido y sin recursos. El
gobierno de Espafia, casi por instinto y sin cAlculo politico,
sigui6 en todas 6pocas este orden; con vara igual media a to-
dos sus reinos, aquende y allende el mar: lo mismo se condujo
en este punto el poderoso Emperador Carlos V, que su iltimo
y desmedrado retofio Carlos II; lo mismo la dinastia austria-
ca, que la borb6nica, y si el adusto Felipe II hacia encender ho-

(*) VWanse las Leyes de Indias. DWcadas de Herrera. Y el de Valiente.










32 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


gueras inquisitoriales en las plazas de Mexico, de Lima y Santa
Fe de Bogota, como en la de Madrid conforme a las opinions
reinantes en Espafia en aquel tiempo; el bondadoso Carlos
III, con arreglo a las mis suaves de sn siglo extendia el esta-
blecimiento de las Sociedades Patri6ticas a las ciudades prin-
cipales de America.
Tan sabia y prudent political, que ya contaba, ademis de
la autoridad de la justicia, con el prestigio respectable de la
experiencia, principi6 para desgracia de Espafa y de sus In-
dias, a variarse, apenas empez6 i qui6n lo creyera! a dar sefia-
les de vida la libertad espafola.
Aparte de lo que ya de antemano habian granjeado en
favor des la causa revolucionaria en America, los amotinados
peninsulares que en Mexico destituyeron del mando al Virrey
Iturrigaray, y la insubordinaci6n military que capitane6 en Bue-
nos Aires el Coronel Elio contra su jefe el Virrey Liniers;
no hay duda que la Regencia del Reino y las Cortes Genera-
Jes y Extraordinarias de Cadiz, al paso que reconoeieron es-
tos dominios como parte integrante de la Monarquia, echa-
ron si no las primeras al menos las m&s fecundas semillas de
la discordia y de la desuni6n que no pudiendo prescindir de
la inexperiencia en el manejo de la cosa pfiblica indispensa-
bles en un Congreso, procedieron con titubeantes reserves y
medrosas cortapisas, a establecer excepciones respect de Am6-
rica de las providencias cardinals que sancionaban la recons-
trucci6n social de la naci6n, inventaron violentos e inconstitu-
cionales pretextos para no comunicar en toda su plenitud las
reforms a los reinos y provineias espaiiolas de este lado del
mar, que por su tranquilidad y paz estaban en mejor disposi-
ci6n de gozarlas, qua la invadida y revuelta Peninsula: por lo
cual no pudiendo sujetar por mis tiempo el impetuoso e irre-
sistible anhelo de mejorar de condici6n ing6nito en los pue-
blos que no ban perdido del todo su virilidad se arrojaron por
uiltimo las Americas al preeipicio tremendo de la revoluci6n.
SLas Am6ricas que perpetuamente debieron ser espafiolas, con-
forme al orden eterno de las cosas, si en aquellas Cortes memo-
rables de Cadiz no se hubieran, en este particular sacrificado a
ideas comunes y a tristes rencillas personales, hijas de los ine-
vitables partidos parlamentarios la dicha, la gloria y la inte-
gridad del imperio espafiol! Los rezagos que quedan de aque-
Ha malhadada eseuela liberal en Espaia, todavia defienden ob-











LA PROSA EN CUBA


cecados que la America se perdi6 por haber consentido que sus
diputados se sentasen en el Congreso metropolitan: no reca-
pacitan itan poco han aprendido en 30 afios! que ya que co-
metieron el grave error de colocar en la metr6poli el centro
administrative de las colonies; debieron ajustarse, en la ley de
elecciones que fraguaron para 6stas, al c6mputo de poblaci6n
que sirvi6 de base para la de la peninsula, y no andar escati-
mando diputados con meticulosa y ruin political a la America,
con el fin de que quedasen miserablemente sin representaci6n
popular en el Congreso, millones de espafioles, y por lo tanto,
como ofendidos, con pretextos especiosos para insurreccionarse.
Perdone V. M. a los exponentes la cansada pero veridica
relaci6n que acaban de hacer: era muy del caso recorder es-
tos hechos, porque del conocimiento de lo pasado, se sacan
lecciones provwchosas para lo venidero. Esta Isla, Sefiora, que
es la fnica joya americana de algin precio, que adorna hoy
vuestra corona, es digna de llamar la atenci6n, y ejercitar la
habilidad de vuestros ministros y consejeros, para que pongan
todos sus esfuerzos en conservarla, puliendola y mejorandola.
Ya han visto los exponentes, y el vecindario todo de esta Isla,
que las ideas de V. M., las de su gobierno y las de las Cortes ac-
tuales son muy distintas en muchas materials, pero sobre todo
en lo tocante a colonizaci6n de las que corrian por Espafia
en 1810 y en 1820: amaestrada esta con las Asperas lecciones de
la experiencia, y con lo que en las naciones civilizadas se ha
adelantado en las ciencias political y econ6micas ha apurado
ya al parecer los errors y el empirismo ciego de aquellas 6po-
cas. Asi lo comprueba el articulo adicional de la filtima Cons-
tituci6n por el cual se dispone que esta Isla, la de Puerto Rico
y las Filipinas, sean gobernadas por leyes especiales, excluyen-
dolas de la representaci6n political en el Congreso peninsular.
Esta filtima medida, que al principio ofendi6 altamente el
amor propio de los espafioles de Cuba, que tenian pundonor cas-
tellano y el libre uso de su entendimiento, porque se juzgaron
desposeidos violentamente de sus derechos politicos; despubs,
con mejor acuerdo, y aunque sentidos por el desire que su-
frieron en las personas de los dignos y honrados procuradores
que acababan de elegir por orden y con arreglo a la Real Convo-
catoria de V. M. la consideraron de suma conveniencia para
ellos, como para sus hermanos de Espafia. Para Espafia, porque
al paso que afirma su predominio rational y legalmente deja a










34 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


estos pueblos el derecho incuestionable que tienen de legislarse
como lo tienen los de la Peninsula; y acierta a seguir de esta
manera just y sabia y no aventurada y ocasionada a revuelta
como lo fu6 la de la Regencia y Cortes Gaditanas, la prictica
antigua espafiola d. trasladar siempre a estas Indias los prin-
cipios orginicos y dominantes de su constituci6n social, ase-
gurando con tan discreto medio por una parte la uni6n per-
petua de ambos pueblos y por otra su expedita y armoniosa
gobernaci6n. Se quita, ademAs, de encima la enorme respon-
sabilidad, con que hoy carga de haber de entender desde Ma-
drid en las peculiaridades del gobierno provincial y municipal
de pueblos distantisimos cuyas necesidades y particulars cir-
cunstancias le son desconocidas, poni6ndola en la triste pre-
cisi6n de contradecir y echar a rodar a cada paso sus mismas
mAximas liberals, de cometer mil errors, de hacer mil injusti-
cias, que al cabo desacreditan para con los propios sfibditos al
gobierno, y que a la postre atraerian los mismos males que
iguales causes produjeron en la America del Sur.
Estas islas ganarian. en cumpli6ndose aquel sabio articulo,
todo lo que se gana en observer un canon venerable y ha ex-
perimentado en political, como lo es el que "las colonies deben
regirse por el jus universum et integrum que rige en las me-
tr6polis", tiranico o liberal sea cual fuere, porque de lo con-
trario se exponen unas y otras a tratarse con indiferencia y
desabrimiento al principio, y con odio despues, y a separarse
de hecho al cabo. Asi es que no se ha descubierto todavia un
medio mis eficaz y positive de promover discordias civiles en
una naei6n como la heterogeneidad gubernativa entire sus di-
versas provincias; diganlo Catalufia y las provincias Vascon-
gadas en Espafia, Irlanda en la Gran Bretafia y sobre todo las
repfiblicas insurgentes del Sur America. Por el contrario vea-
se a la isla de Cuba, pasando inc6lume y entregada a su pro-
pio destino, por todas las crisis political de su metr6poli, des-
dc el afio 1808 acA. Como que siempre fue de buena fe con-
siderada como espafiola por el Gobierno de Espafia, con lo cual
aleanz6 mejor suerte que las demis posesiones de Espafia en
Indias, tanto que desde much antes goz6 del beneficio del co-
mercio libre por una particular excepci6n en su favor, en to-
das aquellas crisis, por comprometidas que fuesen, siguiendo
instintivamente por norte la conduct de su verdadera madre
patria; sin ser para ello obligada por la fuerza ni dirigida










LA PROSA EN CUBA


siempre por el seso de sus gobernadores porque todos no fue-
ron por desgracia Someruelos y Mahys. Con igual pacieneia
sobrellev6 los golpes del destemplado despotismo que tiraniza-
ba a la naci6n de 1814 a 1820 y de 1823 a 1833, como los tumul-
tos y zambras de la bozal y anirquica democracia que la agit6
en las 6pocas que se denominaron liberals, siempre reflej6 Cu-
ba en su seno la imagen de la madre Espafia, con la diferencia
que suavizaba muchas veces la fealdad que ofrecia a ocasiones
el objeto reflejado: ni la tirania levant aqui cadalsos, ni los
impetus de la anarquia pasaron de alborotosas algazaras.
Apoyados en tan decisivos antecedentes, que sa fundan en la
observaei6n complete e imparcial de lo pasado, se presentan
los exponentes ante el trono de V. M. a recordarle, que ya se ha
cumplido un afio desde que se promulg6 la Constituci6n de
1837, y todavia carecen estos pueblos de la Isla de Cuba de los
beneficios de las leyes especiales que se les prometieron.
Bien han tenido en consideraci6n los exponentes, las cir-
cunstancias angustiadas en que se ha visto y se ve la naci6n;
pero por lo mismo juzgan de la mayor urgencia el otorgamiento
de la Ley Organica que ha de regir constitutional y liberalmen-
te estos dominios. Mientras no llegue este caso no se repetirAn
los cuantiosos y ficiles donativos que todas las classes de la po-
blaci6n cubana mandaron a Espafia durante la guerra con el
frances, i cuinto y cuanto mas considerable serian los que hoy
remitiera Cuba, que ha aumentado tanto su riqueza material,
si gozara de los beneficios de la legalidad, si estuviera content
con la madre patria! Mas, mientras qua no se la ponga en
uni6n political con Espafia, permaneeeran divididos ambos pue-
blos en la realidad, y estaran precisa y naturalmente en sus-
penso las simpatias del uno con el otro. "' QuB interns, dice la
Isla de Cuba, tengo en que triunfe la libertad en Espafia, si
no gozo de ella? APor qu6 he de mandar alli mis hijos, mi
sangre y el fruto de los ricos tesoros de mi industrial agricola
y mercantil, a que favorezean a un partido y no a otro, si a
esta hora ni s6 todavia si soy espaiiola, o si la madre patria repu-
diAndome, como hacen las madres livianas y deshonestas, me
condenara a la vil condici6n de esclava o a la desvalida del
hu6rfano, que necesita de ajenas manos para manejar sus in-
teresest"
Y vea V. M. como uno de los medios mis hacederos de
allegar considerable socorros pars la guerra, y por conseenen-










EVOLUCLON DE LA CULTURE CU13ANA


cia de los mas ejecutivos para destruir las faceiones del Pre-
tendiente, seria el elevar cuanto antes a las Colonias-hoy aso-
ciaciones aefalas-embriones monstruosos politicos, en pue-
blos espailoles gobernados conforme a las ideas liberals que
hoy alcanza y profesa la raz6n espaiiola en ambos mundos, y
por filtimo en sociedades bien constituidas, en que, transfun-
diendose habilmente el espiritu national de Espafia, se lograra
hacerla respirar el mismo gcneroso aliento patri6tico que hoy
respiran todos los espafioles, regenerados por el fuego divino
de la libertad.
Entonces sabra rendir Cuba en las aras de la comfn patria
espafiola no s61o su envidiable opulencia, si no la sangre de
sus hijos, orgullosos de verterla por Castilla. S61o asi se lo-
graran ahogar las semillas funestas de desuni6n que la political
contraria ha sembrado con larga mano en esta tierra, semilla
que ya va dando frutos bien amargos, pero necesarios. Para
que V. M. y su gobierno se convenzan de esta verdad, no tienen
mAs que averiguar cual ha sido el efecto que esta produciendo
en la Habana el premature decreto de las Cortes actuales en
que, sin expresar ni oir previamente el voto de los espafoles de
Cuba se precipit6 aquella inexperta asamblea a imponer a des-
hora un subsidio de guerra sobre esta isla, como si un congress
pudiera imponer contribuciones sobre contribuyentes que no
estin representados en 6l; como si nadie tuviese derecho de
disponer arbitrariamente de la propiedad ajena; como si el
despojo por la fuerza que made hacer un congress, no fuese
tan inmoral y tan repugnante como el que dispone el mayor
de los dkspotas; como si un pueblo en fin civilizado pudiese
ser propiedad en el siglo XIX y entire naciones libres de otro
pueblo cualquiera. iQue distinto hubiera sido el resultado de
tal media si se hubiese promovido la formaci6n de un cuerpo
politico en la colonia, que, representando sus intereses y sim-
patias que presidido por la Autoridad de V. M. delegada en el
Capitan General sancionase el subsidio de guerra, o lo decre-
tase voluntariamente por si? Mas hoy, como que estas pres-
taciones y servicios de dinero nacen espontaneos y de buen
grado de la voluntad de los contribuyentes. los euales en el
arrebato del entusiasmo patri6tico dan hasta la vida; he aqui,
que, faltando precisamente este por las causes referidas, no
se ha podido recolectar nada a pesar del buen celo y las energi-
cas y acertadas providencias de los Exmos. S. S. Capitan Ge-











LA PROSA EN CUBA


neral e Intendente General de Real Hacienda (*). Lo peor es
que si no se echa mano de la fuerza y se estruja y arranca
de los capitalistas el dinero, a la manera turquesca, poco o na-
da producira el platriAlislno: esia virtud no nace ni medra, don-
de no hay patria. Yi ay de nosotros todos si Ilega aquel dolo-
roso trance! La fuerza seri entonces el finico vinculo que una
a Cuba con Espafia, y ya V. M. y su liberal e ilustrado gobier-
no saben lo que duran vinculos de tal naturaleza, cuando hay
por otra parte naciones poderosas interesadas en romperlos.
Algunas personas que estfn acostumbradas a no profun-
dizar la esencia de las cosas, o que tienen el maligno resabio
de reducir a cuestiones de mezquina personalidad las pfiblicas
y de interns national, arguyen que la isla de Cuba no necesita
para su dicha de variar de regimen administrative, porque con
el que ha tenido hasta aqui, ha logrado aumentar sus preciosas
producciones, y por consecuencia su comercio y sus riqueras,
hasta un grado incredible. A esto contestan los exponentes lo
que contestaria cualquiera que hubiese estudiado las causes de
la prosperidad o decadencia de los Estados; a saber: que la di-
cha de la isla de Cuba es hoy problemitica como toda dicha
aparente que dependa finicamente de una causa sola; que la
dicha de un pueblo es el resultado complex de varias y dis-
tintas causes: que un pueblo, es deeir, la reuni6n de series ra-
cionales, no es feliz (como no lo es Mexico) s61o porque sea ri-
co; ni lo es tampoeo, (como no lo es Constantinopla) porque
tenga relaciones mercantiles en el resto del mundo; y much
menos debe considerarse dichoso como no lo era Venecia en
sus mejores dias, porque una parte minima de sus habitantes
ostente un lujo y una cultural superficial exorbitantes y des-
Inmbradores. Cuba no esti todavia en el grado de riqueza,
comercio y lujo de Mexico, Constantinopla y la antigua Ve-
necia, aunque encierra en su privilegiado seno g6rmenes de ma-
yor grandeza; pero todavia, por culpa de ese antiguo regimen
que postr6 a Espafia tambi6n, no ha podido dar ensanche po-
deroso a sus juveniles fuerzas productivas, y si crece, y con su
crecimiento azora y deja atris a paises raquiticos y pigmeos,
es porque obedece a pesar de las mil trabas que la detienen,
a la ky inevitable de la naturaleza, que, como a todos los cuer-
pos sanos y vigorosos, les manda crecer y desarrollarse. Desde

(*) V6ase el aeta de la Junta de Subsidios publicada en el Diario.











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


fines del pasado siglo logr6 ir esquivando poeo a poco su cue-
lo del yugo antiguo fiscal, que haeia un articulo de fe del mo-
nopolio exclusive y que era uno de los articulos mis formales
del C6digo viejo colonial: mientras lo sufri6 encima, se man-
tuvo Cuba insignificant y pobre por espacio de cientos de afios:
s(lo a su 'emancipaci6n econ6mica es hoy deudora de su actual
prosperidad material (*). Material dicen los exponentes por-
que se compone s6lo de la producei6n de eajas de azficar, de
sacos de caf6 y tercios de tabaco. No niegan ellos que con ese
linaje de prosperidad se logra satisfacer abundantemente las
necesidades fisicas de una parte escasa de nuestra poblaei6n;
pero no tiene influjo ninguno en el cultivo intellectual y moral
de la generalidad de los habitantes de la isla, ni aun de la
misma parte escasa de ellos que los poseen y disfrutan.
La raz6n espahola del dia, en esta isla, lo mismo que en la
Peninsula, siente otras necesidades y de naturaleza much mAs
noble y exigente que las que experimentaba en tiempos de Tor-
quemada: hoy no aspiramos, como nuestros heroicos pero tos-
cos abuelos, a conquistar mundos inc6gnitos y reducir con la
espada al gremio de la Santa Iglesia a sus desapercibidos y
bArbaros habitadores. La luz que nos llega a torrentes de Eu-
ropa, ha roto el velo de ignorancia que cubria nuestros ojos,
como los de nuestros hermanos de la peninsula; asi es que,
aqui como alli, se sabe que la arbitrariedad gubernativa no es
capaz de regir con cordura a los hombres, porque aunque el
que se revista de ella sea omnipotente, s6lo Dios es omnisciente
y la Bondad Suma para no comet.r, aun procediendo de buena
fe, mil absurdas injusticias en el ejercicio de una Autoridad,
que s61o lleva por norma el albedrio de uno solo; y como toda,
via Cuba sufre este regimen, aspira a otro mejor y desea imitar
a su madre patria en sus acertados ensayos politicos, como lo
ha imitado siempre hasta en sus funestos extravios: aqui se
sabe tambi4n que nada corrompe tanto los pueblos como el des-
potismo, porque les quita la idea de la dignidad personal, los
priva del uso de su entendimiento y voluntad, y por lo mismo
les absuelve de toda responsabilidad moral en sus acciones,
reduciendolos a la condici6n vergonzosa de brutos irracionales;
y como en Cuba se ven todavia miles de hombres sumidos por
aquella causa en el cieno de la corrupci6n y de la crkpula mAs

(*) VWase la Sagra: Historia econ6mica de la Isla de Cuba.











LA PROSA EN CUBA


hedionda, aspiran sus buenos patricios al establecimiento de
otro regimen que vaya paulatinamente curando este grave mal:
aqui se sabe igualmente que la instrucci6n primaria y secunda-
ria es tan precisa como el alimento material, para el sustento
de la vida del alma, que es la verdadera vida, y que la socie-
dad donde no se provea a la educaci6n general de sus indivi-
duos, por mis rica que sea, seri cuando mis un gran taller
compuesto de mAquinas productoras, pero no merecerA el ti-
tulo de pueblo civilizado; y como en Cuba se quedan sin edu-
car en escuelas las nueve dicimas parties (1) de su pobla-
ci6n blanca y libre, sin que nadie hoy se compadezca de esta
horrorosa miseria moral, los cubanos-espafioles que habian lei-
do y se sabian de memorial los concepts de Luis Vives del
Broc-nse, del conde de Campomanes antes de estudiar ios de
Franklin Brougham y Cousin, sienten el noble y castizo deseo
de encontrar en otro nuevo regimen, el alivio de tan funesto
dafio. Seria nunca acabar el seguir por el mismo estilo repa-
sando todos los ramos de la administraci6n pfiblica que han
menester una reform radical: basten los expresados para con-
veneer al mas preocupado, que no es suficiente la riqueza aun
cuando sea real y efectivo para la dicha de las naciones: 6stas
como el divino Maestro pudieran preguntar a los fariseos poli-
ticos: Nonne anima plus est quam esca et corpus plus quam
vestimenta?
Por lo mismo, cuando los espafioles han querido saber el
grado de cultural intellectual y de dicha moral que goza Cuba,
no han ido con preocupaci6n hijas de escritorio mercantil o de
trapiche de ingenio, a registrar para ello estadisticas econ6-
micas, balanzas, ni estades de aduanas: en esos dociumentos
(preciosos para otros fines) encontrarian comprobantes de la
prosperidad bruta de la isla, pero nada dirian de lo que se
apetece saber. El hombre de sano juicio estudiara, para cono-
cer el grado de civilizacidn de un pueblo, su sistema politico,
su modo de enjuiciar y proceder civil y criminalmente, sus
cArceles. sus in,tituciones municipals y pedineas, su sistema
fiscal, su religion, su educaci6n y costumbre. Se encuentra
que la base de su gobierno es desp6tico (2), que su c6digo fo-

(1) V6ase el Informe al Gobierno de la Seeci6n de Educaci6n en 1836.
(2) Real Orden del afio 25.











EVOLUCION DE LA CULTURE CUBANA


rense -en un caos (1); sus circeles asquerosas zahurdas, sus
ayuntamientos hereditarios, pero sin facultades propias, ni
garantias ni independencia; que cada individuo paga mayor
contribuci6n, aunque indirecta, que el de la naci6n mas opu-
lenta y culta de Europa (2); que su religi61n ensiste en un
esteril y pAlido ateismo o en una superstici6n boba y desma-
yada; que su ,educaei6n es vana e imperfeeta donde la hay,
pues no la hay en la mayor parte de la poblaci6n, y que por
filtimo sus costumbres con muy pocas excepciones, son toscas y
relajadas en general, concluird con la internal convicci6n que
deja la verdad al que la percibe, que tal pueblo es infeliz, tres
y cuatro veces infeliz; y asi sera, aunque todos los sofistas del
mundo se empefien en afirmar lo contrario. En este caso se
halla Cuba. Digase con ingenuidad si un pueblo, con seme-
jantes elements constituidos, puede contarse por dichoso.
No se detendrdn los exponentes en contestar la vulgaridad
de que con eselavos no puede haber libertad political, porque
ademAs de los irrefragables arguments que adujo el integro
y sabio diputado por Santiago de Cuba, (3) rebatiendo el pare-
cer de la comisi6n del Congreso constituyente sobre este par-
ticular no se necesita mas que tener ojos para ver lo incierto e
infundado de este sofisma. Sin entrar a calificar ahora la na-
turaleza de la eselavitud de los negros contra cuya existencia
protestan los exponents con today la energia de su fe moral y
religiosa, es un hecho irreductible que los Estados Unidos de
Am6rica y las colonies inglesas han gozado desde su funda-
ci6n de la mayor libertad political, y hasta este afo han tenido
eselavos las segundas y todavia los tienen los primeros. Tam-
bi6n es cosa averiguada que en el largo period de su existen-
cia en nada han comprometido las instituciones liberals de la
colonia, la paz y la sumisi6n de los eselavos. Y eso que en
todas ellas ha habido siempre una desproporei6n espantosa en-
tre blancos y negros. A Santo Domingo y su horrenda revo-
luci6n no hay que citarlo, porque ni en las Cortes por extre-
mo moderadas y cireunspectas de Espafia se han agitado las
cuestiones peliagudas y resbaladizas que acometi6 la Asam-
blea Constituyente de Francia, ni en la Isla de Cuba se reeuen-
(1) Badia.
(2) V6ase el acta de la Junta de Subsidio aprobada por Espeleta y
jublicada en el Diario.
(3) Don Jos6 Antonio Saco.











LA PROSA EN CUBA


tan solamente treinta mil blancos por cuatrocientos mil negros;
y lo que es mis, veintisiete mil mulatos libres educados la ma-
yor parte de ellos en Paris y mas eultos que los mismos colo-
nos blancos, como sucedia en Santo Domingo; sino que reina
aqui la proporei6n de seis a cinco entire las dos castas.
A lo que hay que agregar que hoy dia, no vendrian por
cierto, las naciones de Europa a atizar discordias entire amos y
esclavos, como sucedi6 entonces en Santo Domingo, en donde
Inglaterra y Espafia, con mezquina political, azuzaron y prote-
gieron la rebeli6n. Segura esti que hoy, en que Inglaterra y
los Estados Unidos principalmente, y Francia y otras nacio-
nes de primer orden, tienen empleados en la isla de Cuba in-
mensos capitals, quisiesen, no ya fomentar paro ni aun permi-
tir, que esta isla fuese past de una conflagraci6n de semejante
naturaleza. Y para prueba de esta buena voluntad recu6rdese
que un official de la Marina Inglesa y los C6nsules de Fran-
cia en la Habana y en Cuba tuvieron buen cuidado de inter-
poner sus buenos oficios para ahogar la escisi6n peligrosa en-
tre los dos generals espafioles Tac6n y Lorenzo que tanto com-
prometieron la tranquilidad de la isla. Pero, sobre todo, re-
flexi6nese que nadie cuidara mejor de lo suyo que su propio
duefo, y que no ha de tener mis empefo ni mas sagaz previ-
si6n en mantener la sujeci6n de los esclavos sin despotismos
descabezados e indiferentes, que un sistema liberal energico y
arreglado.
Preocupaci6n mis funesta y de peor trascendencia para
Espafa y Cuba es la que err6neamente supone, que el primer
articulo que se escribiese de una Ley Organica liberal para los
dominios trasatlAnticos espafioles seria la primer piedra que
se pusiese para el edificio de su independencia de la metr6-
poli. Los exponentes confiesan que no comprenden eual sea
el fundamento de esta suposici6n; porque propendiendo natu-
ralmente los hombres a su perfeeci6n y mejor estar, y pudien-
do aquella Ley Organica Colonial proporcionar a las colonies
todos los beneficios de la eivilizaci6n, como son seguridad per-
sonal, cultural y libre ejercicio de sus facultades fisicas, inte-
lectuales y morales, ademis de la riqueza material, que es sin
duda un element important, aunque no el finico, de la pros-
peridad de los estados; es materialmente impossible y contra
todo dictado de buena raz6n, que se hallkn mis dispuestas a
rebelarse, que no en el estado violent y patol6gico en que pone











EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


a los pueblos el despotismo. Porque i cual seria el pretexto pa-
ra semejante rebeli6n! Esta misma palabra rebelidn jno en-
vuelve la idea de destrucci6n de aquellos bienes inapreciables?
i Conque no se rebel hoy la isla de Cuba, s6lo por la codicia
de conservar el uso de una tranquilidad puramente animal,
y se cree que se rebelaria, contra el propio principio de su
conservaci6n, gozando de todos los dones con que plugo a la
Caridad infinita de Dios enriquecer nuestra naturaleza? S61o
en estado de demencia se suicide un hombre feliz: los pueblos
cultos por mAs que digan fil6sofos atrabiliarios, nunca enlo-
quecen.
La ofuscaci6n del espiritu de partido, ayudada de la con-
siguiente malignidad y acritud de las controversial political,
no ha acertado a descifrar la significaci6n de los hechos pasa-
dos en el mundo; por el contrario los ha barajado a su sabor
con vergonzosa mala fe, o supina ignorancia, para estribar
sobre ellos sus mal construidos teoremas, e ir deduciendo en
seguida corolarios que halaguen su pasi6n. Asi es, como de
las insurrecciones de las Americas, inglesas y espafioles y de
la de Santo Domingo, han sacado por consecuencia, que quien
dice libertad civil en las colonies, dice independencia political,
sin considerar que si fuese esto cierto, condenaban tambinn con
tal fallo por absurdo y por barbaro un sistema colonial que s6-
lo vive y se mantiene al favor de la tirania. Mas la luz que
se saca del studio imparcial de la historic antigua y contempo-
rinea, esti muy lejos de convenir con tan descabelladas conse-
cuencias. Si las provincias unidas de la parte septentrional de
America se acogieron en 1776 a la emancipaci6n, fu4, no porque
gozasen de instituciones liberals, pues s6lo por esta circuns-
tancia se mantuvieron por mAs tiempo unidas a la metr6poli,
sino porque recibieron agravios considerable del gobierno
arrogante y soberbio de Inglaterra, entonces casi absolute; mas
recu6rdese que antes trataron por cuantos medios honrosos
pudieron de evitar el rompimiento, usando su insigne Con-
venci6n de la mfs moderada cordura, representando, rogando,
y aun sujetAndose a actos de sumisi6n hacia la Corona; esta
siempre les opuso oidos impenetrables y una voluntad de hie-
rro. Apelaron al cabo y casi con repugnaneia, a la indepen-
dencia; que fu6, como todas, product no de la libertad colo-
nial, sino de la tirania metropolitan.
Ya dejan indicado arriba los exponentes la verdadera cau-











LA PROSA EN CUBA


sa de la revoluei6n de la America del Sur, a saber, la injusti-
cia de las Cortes gaditanas. La de Santo Domingo tuvo origen
en la convulsa Francia, y en la peculiaridad de la organizaci6n
de aquella monstruosa factoria.
Apirtense los ojos, (que ya es tiempo) de esas tres colonies
rebeladas, y que se presentan como tres excepciones, como tres
hechos aislados, en la historic general de las colonies antiguas
y modernas. Ninguna colonia fenicia, griega, ni romana se se-
par6 violentamente de su madre patria. Cuando se separaban
por convenios mutuos, siempre continuaban unidas moral y
comercialmente, y en algunas se celebraban grandes festivida-
des peri6dicas, a que concurrian todos los pueblos hijos de un
mismo origen, en celebraci6n de su antigua uni6n, y como me-
dio de afianzar sus mutuas relaciones en lo future. Sagunto
quiso perecer primero que perder su nacionalidad fenicia, rin-
di6ndose al pueblo romano. Buenos Aires imit6 este ejemplo
en 1806, y supo heroicamente rechazar a los ingleses de sus
miras con casteilano brio, porque aun no habia stnado la funes-
ta hora de la injusticia metropolitan, que llama siempre en
pos de si la de la independencia. Esa misma Haiti, que se cita
siempre como padr6n de funesto agiiero, para las Antillas, ence-
rraba en la mejor parte de su territorio una colonia espafiola,
reliquia lamentable de aquella dura raza de Mirmidones que la
conquistaron y poblaron con el Almirante: pues bien, Espaia
olvidando en 1792 a la Isla Espaiiola por excelencia, a la Pri-
mada de las Indias, y a ese monument vivo y precioso de las
glorias anteriores de la naci6n, la vendi6 a la Francia, siendo
el corredor de tan infame trato, en Basilea, el filtimo de los
Almirantes de Castilla, oprobio de su patria, como el primero
de las Indias fue su honra y su esplendor; y los colonos espa-
fioles prefirieron andar pobres y errantes, sin casa y sin hogar
por este archipielago, o acogerse a la hospitalidad de sus com-
patriotas de Costafirme, que renunciar a su nacionalidad es-
pafiola, a pesar de que el frances los invitaba con su protec-
ci6n y los amenazaba si se ausentaban, a perder la propiedad de
sus haciendas y haberes.
El resto considerable del imperio colonial Britanico se ha
conservado siempre unido a su gran metr6poli: las demas islas
francesas, hoy lo son todavia: en 6stas y en aqu6l hay negros
esclavos y en espantosa proporci6n con los blancos, y reina, sin
embargo, la mas amplia libertad civil, compuesta nada menos










EVOLUCI6N DE LA CULTJRA CUBANA


que de asambleas legislativas, residents en ellas, de libertad
de imprenta absolute, de jurados y de todo el cuerpo del dere-
cho politico, civil y religioso de sus respectivas metropolis.
Adviertan que 6stas han pasado igualmente por crisis sociales,
tanto mas comprometidas y agitadoras que las iltimas de Espa-
fia en este siglo, y sus colonies, sin embargo, han ido variando,
como debiera ser, y es, sus formas administrativas al son de las
transformaciones que iban sufriendo las de sus madres. Y qu6
se saca en limpio de la acumulaci6n de tantos hechos? La mi-
xima incontrastable de que los pueblos bien gobernados no se
rebelan: porque la paz es el estado natural de ellos, y s6lo se
insurreccionan cuando un gran mal los aqueja; por lo mismo,
el estado normal de las colonies es la dependencia de sus metr6-
polis; s6lo se entregan a los desesperados azares de la lueha,
cuando sdlo con tan funesto cauterio screen que pueden encon-
trar alivio a una tirania insoportable.
Pero concretando los exponentes sus observaciones a lo que
ha pasado en esta isla en este mismo siglo, en nuestros mismos
dias, se vera que mas que las colonies antiguas y que las mo-
dernas, espaiolas, francesas, inglesas y de cualquiera naci6n
y 6poca, ha cumplido Cuba con la ley eterna de la naturaleza,
de mantenerse field a su metr6poli, mientras su metr6poli ha
cumplido por su parte con los deberes de tal, igualandola en
gobierno y destino. En 1808 respondi6 noblemente al grito de
indignaci6n que lanz6 la patria por la felonia del frances; los
hijos de Cuba dieron buenas pruebas entonces de que corria
por sus venas sangre de Pelayo y del Cid, como por las de sus
consanguineos de Espafia; alli volaron los que pudieron, que
fu6 casi toda su juventud, a pelear con el enemigo comin, y
todos en masa se privaron, a porfia, hasta de lo necesario para
sostener los gastos de la guerra. Complicndose, empero, cada
vez mis los negocios de por alli, el Marques de Someruelos,
Gobornador y Capitin General que era en aquella 6poca, y su
Asesor General de Gobierno, don Jos6 Ilincheta, ambos natu-
rales de la peninsula y hombres de juicio y experiencia, qui-
sieron en aquella apurada crisis former una junta gubernativa
a imitaci6n de las que se establecieron en todas las provincias
espafolas. Llevaron por objeto en ello, no sSlo acordar lo que
debiera ejecutarse en favor de la invadida Espafia, sino el des-
cargarse en cierto modo de la gran responsabilidad que encima
tenian, como autoridades principles en circunstancias tan inau-











LA PROSA EN CUBA


ditas. Invitaron para este fin a algunos veeinos respetables de
la Habana que presentasen un memorial al mismo Gobernador,
pidi6ndole la instalaci6n de dicha junta, con las firmas de la
mayor parte del vecindario. Y que fue lo que sucedi6 en este
pueblo cubano a quien pinta la ignorancia y la mala fe, con
instintos independientes? Que la junta no se realize porque no
hubo mas que ochenta personas que quisiesen firmar el memo-
rial, y porque bast6 que otro habanero, ciego en su extraviada
lealtad, manifestara sus nimios temores de que la junta pu-
diera degenerar en reuni6n peligrosa; sin tener 6ste present,
que la Isla de Cuba no era Costafirme, ni sus contents y felices
moradores oprimidos y desesperados caraquefios.
Durante todo el tiempo de la guerra con Napole6n, sigui6
gobernando pacificamente aqui el mismo Marques de Somerue-
los, el cual jur6 e hizo jurar en 1812 la Constituci6n de Cadiz
a toda la isla. Esta sostuvo, como han dicho antes los expo-
nentes, sin conmociones revolucionarias, las perturbaciones anAr-
quicas hijas de aquel c6digo y ni la ley de elecciones, ni la de
libertad de imprenta, ni la de ayuntamientos electivos, y dipu-
taciones provinciales, ni las de la milicia urbana, produjeron
este espantable monstruo de la Independencia que hoy azora,
como un fantasma de muerte, a los estadistas peninsulares
que examinan candorosa pero no profundamente nuestra situa-
ci6n.
En 1820 volvi6 a representarse aqui el mismo drama libe-
ral, sin que tuviera peores consecuencias para la tranquilidad
interior, ni para la uni6n con Espaiia. Es cierto que en 1822
se form una conspiraei6n de independientes, fomentada por
los de la America del Sur, pero quienes fueron los conspira-
dores? Unos cuantos hombres insignificantes, sin arraigo, sin
nombradia honest de ninguna clase, sin m6rito particular que
los distinguiese, si se exceptila al poeta Heredia: pillos y juga-
dores los mas, traficantes de negros y uno que otro hombre
honrado, como el doctor HernAndez, pero iluso y sin ideas fijas
todavia sobre nada, y poco conocedor de su tierra y sus conterri-
neos. El 6xito correspondi6 dignamente a tan deseabellado pro-
yecto: ellos mismos, la ley de ruines, se delataron, de manera
que poco o nada dejaron lucir la sagacidad political del general
Vives. Este tuvo, si, el buen juicio suficiente para aconsejar
al Rey el perd6n de la vida de los que no lograron escaparse:
tambi6n conoci6 aquel jefe la naturaleza despreciable y baladi










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


de los conjurados y que ningun eco tenian sus ideas en la masa
de la poblaci6n cubana. Porque, en realidad, si esta, o una gran
parte de ella, o siquiera su porci6n acomodada, o aunque no
fuese mas que el corto nfimero de hombres de valor a inteli-
gencia con que se honra, hubiesen pensado en promover la
emancipaci6n, ya se hubiera efectuado irremisiblemente hace
algunos afos. No, Sefiora, la independ'ncia (no se cansan de
repetirlo los exponentes) es fruto de la injusticia. La isla de
Cuba, al menos hasta la muerte de vuestro augusto esposo, ha
participado siempre de las buenas o malas andanzas political
de Espafa: cuando se interrumpa esta saludable comuni6n em-
pezarfn a brotar, sin remedio, los germenes de la rebeldia, por
grandes e invencibles que parezcan los obsticulos que se opon-
gan para contenerla-y ley tan positive y providencial es 6sta-
como la ley fisica que asegura, por medio de la reproducei6n,
la perpetuidad de las species animadas.
De manera que el gobierno de vuestra majestad aun prescin-
diendo en esta cuesti6n de toda idea moral de justicia, y conside-
rindola sSlo bajo su aspect material de utilidad, debe inclinarse
desde luego al otorgamiento de la Ley liberal para esta isla..
Porque, 1de qu6 modo mejor que con 61 se afianzarA por mis
considerable espacio de tiempo en ella, el predominio metropoli-
tano? El regimen desp6tico, dirfn algunos politicos apasionados
y superficiales, es esencialmente conservador de la dependencia,
porque mientras no hubo sombra de libertad, no pensaron en
emanciparse las Am6ricas, a pesar de los agravios y tiranias
que sufri6, como la madre patria, durante tres siglos; y esto es
muy obvio (afiaden) porque este regimen no alimenta pasiones
political, y por lo mismo hace mis sufrido y manejable al pue-
blo. que ahoga sus quejas hasta que las olvida; no abre tam-
poco la puerta a reclamaciones, con lo cual se evitan ocasiones
y resbaladeros para la independencia. Todo esto es cierto en
teoria, y lo fu6 prdcticamente no s6lo en las Americas, sino en
Espafia y en todas parties, y tan cierto, que no han sido otras
las maximas de todos los despotas pasados y presents; pero su
aplicaci6n es inoportuna en el caso en que se hall hoy la isla
de Cuba. Seria cierto para ella si se encontrase segregada y
sin comunicaci6n ni trato con el resto del orbe, como lo estuvo
el continent hispano americano hasta principios del siglo; si
no le entrase por ning6n portillo el mis minimo resquicio de
luz de civilizaci6n y de libertad que hoy reverbera el mundo











LA PROSA EN CUBA


occidental; si ya no hubiese probado en 1812 y en 1820 las ven-
tajas del regimen liberal espafiol aunque obstruidas por incon-
venientes ajenos de su espiritu; si la naturaleza no hubiese
'colocado a ]a isla de Cuba tan cercana a los Estados Unidos de
America que aun puaden escucharse en julio desde los arreci-
fes de sus costas los ecbs de jibilo de aquel pueblo feliz, indus-
trioso, sabio y opulento; y no recibiese en cada uno de los mil
bajeles que de alli vienen, las saludables y confortantes emana-
ciones de su riqueza intellectual y moral, si no se hubiese exta-
siado contemplando, aunque de lejos, el interesante especticulo
de la regeneraci6n social de la madre Espafia, y si al legar a
sus oidos los acentos generosos de sus elocuentes oradores no
hubiere simpatizado con ellos, y hecho suyas las altas y nobles
ideas de patriotism que por los ambitos de la monarquia derra-
maba la tribune y la prensa national, y en fin, si no hubiesen
convertido ya esa merecida admiraci6n en un deseo vehementi-
simo de participar tambien de aquellos beneficios, mayormente
despues que la misma Constituei6n vino a legitimar sus ansias.
Pongan en cuenta los absolutistas estas circunstancias, de
que no se acordaban y que perturban de un modo incalculable
los efaetos de su sistema al querer aplicarlo a Cuba y digan si
saldrian responsables de lo que pudiese suceder en esta colonia
si llegase a desesperar de la justicia de su metr6poli. Ahora
conocerin que no porque ahogara en un silencio adusto sus que-
jas, las echaria nunca en olvido: ya prob6 el fruto del Arbol de
la ciencia, y s6lo a la fuerza, y con la fuerza mas brutal calla-
ria y sujetaria por tiempo incierto sus impetuosos conatos. Ten-
dria siempre a la vista sus derechos burlados y conculeados
afrentosamente por los que el cielo hizo sus hermanos y amigos
y una political infernal hija de la desmoralizaci6n y de la mal-
dad, convirti6 en opresores y enemigos; y aunque no reelamase,
ni desplegase sus labios iria paulatinamente acumulando en se-
creto un tesoro de iras y rencores, que cuando estallase seria
semejante al volcin devastador de Santo Domingo o de la Am&-
rica del Sur: semejante al levantamiento espantable de todo
pueblo oprimido y educado a medias, que el dia menos pensado,
rompe las cadenas que lo oprimen, sin detenerse a prever y
medir lo que acontezea despuns, y se entrega delirante a los
instintos naturales pero feroces de su bArbara independeneia.
Si, seiiora, bdrbara seria la independencia y feroces los ins-
tintos que hoy la produjeran en la Isla de Cuba. Por lo que ha










48 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


pasado en las guerras civiles espafiolas de la Am6rica y estd
pasando hoy en Espafia, s2 puede barruntar los hcrrores y abo-
minaciones que acenteccrian en esta isla en iguales circunstan-
cias. iY sobre quien recaeria la rcsponsabilidad de males tan
funestos y tan irrendctiables si no so evitan desde hoy con el
cumplimiento del articulo segundo adicional de la Constitu-
ci6n ? Sobre los estadistas obeecados o perversos que no se apre-
suran a realizarla; sobre lcs que con monguado discurso opinan
que de la mudanza de un capitdn general depend la curaci6n
de nuestros males, sin considerar que "si sigue el mismo siste-
mn, co'l mrs o naenos fuerza seguirdn sits consecuencias, y lo in-
falible serd que de una manera u. otra, poco antes o poco des-
pues, todos seremos victims" (*).
Entonces Iqun saeark Espafia de la Isla de Cuba? Lo que
de M31xico y Colombia saca hoy; que por no sacar, ni aun ha
granjeado la gloria inmarcesible de Inglaterra, de haber dado
a luz repfiblicas indepcndicntes ricas, ilustradas y felices; por
el contrario, present al mundo para ludibrio de su antigua me-
tr6poli las colo-,ias espafiolas el especticulo de pueblos anar-
quicos, ignorantes, pobres y desgraciados.
,Y no entraria en los cAlculos bien construidos del gobierno
de Espafia, en cAlculos fundados en la ley eterna de la moral
y la justicia, fom-entar por cuantos medios esten a su alcance
los gOrmenes de prosperidad que encierra esta Antilla? Cudn
diferente seria su suerte future, la suerte de la misma Espafia,
si alcanzando esta isla por efecto de sus leyes liberals y de una
larga y firme tranquilidad, un grado de civilizaci6n y de rique-
za extraordinaria, Ilegase por events inevitable al caso de
emanciparse de su metr6poli! No habria por ello, por cierto,
revoluci6n sangrienta, ni degenerando sus instituciones en una
complete disoluci6n social, perecerian en lamentables encuen-
tros los padres a manos de los hijos, los amos al rigor de los
esclavos; no quedarian vibrando por espacio de siglos en el
coraz6n de los vencedores la cuerda del aborrecimiento y del
odio que agi'tara convulsivamente el tumulto revolucionario con-
tra los vencidos; no quedaria la tierra devastada, la agriaultu-
ra muerta, el comercio exinime; no se convertiria el cubano en

(*) Don Franeisco Arango y Parrefio. Documents de que hasta aho-
ra se compone el expediente sobre trifieo de negros. Madrid, 1814.











LA PROSA EN CUBA


salvaje zaharfio y adusto enemigo del hombre culto de Europa,
s6lo porque es de Europa, como ha sucedido a los rebelados de
Mexico y del Sur de estas Indias. Por el contrario, Espafia go-
zaria la primer y con toda preferencia d*e los preciados esquil-
mos de la que siempre sR considerark como su hija: aumentada
naturalmente al favor de esas leyes liberal-s y protectoras de
su engrandecimiento. Esta poblaci6n, compuesta en su mayor
parte de blancos espafioles, naturales de la peninsula y da sus
hijos y descendientes, con Espafia celebrard sus mis producti-
vas transacciones de comercio, de Espafia recibira por muchos
siglos la norma de sus costumbres, el espiritu de su religion,
las inspiraciones de su literature; con Espafia quedaria eter-
namente unida con los lazos estrechisimos de la sangre y el
idioma que nunca se rompen sino al rigor brutal de la fuerza
del despotismo.
He aqui el verdadero interns no s6lo del gobierno de la Pe-
ninsula sino el de los hombres honrados que la habitan, el de
sus fabricantes, labradores y mariners, el de todos los espafio-
les, el de la humanidad enter. IY que son comparados con tan
graves y santos intereses, los ruines temores y los torpes y ver-
gonzosos motives que dilatan nuestra dicha ? Los buenos padres,
decia un habanero ilustre no menos insigne por su peregrino
ingenio que por su acendrada lealtad, jams abrigan temores,
al menos nunca detuvieron por ellos el engrandecimiento de
sus hijos (*). Y en cualquier easo, afiadia: "mis valen los re-
tornos de gratitud ardiente de un hijo ilustrado y poderoso, que
las violentas contribuciones de un hijo descontento, y en todos
sentidos miserable".
Los exponentes ereen, que en lo representado hasta aqui en
este comedido memorial, dejan probada ya con exuberancia la
precision que tiene el gobierno de vuestra majestad de eumplir
el articulo adicional de la Constituci6n de 1837. Han demos-
trado que asi lo exige, en primer lugar la justicia, y despu6s,
la conveniencia de Espafia y de Cuba, que s61o en el cumpli-
miento del dicho articulo vera afianzada la primer su autori-
dad perpetual sobre la segunda, y la segunda su uni6n frater-
nal con Espafia y su felicidad verdadera, la eual no puede eon-
sistir, como eeen muchos candorosos ignorantes en otra cosa

(*) Don Franciseo Arango. Expediente sobre negros. Madrid. 1814.










50 EVOLUC1ON DE LA CULTURAL CUBANA


que en la libertad de sus vecinos, en la seguridad de los bienes
personales de 6stos y en el orden y tranquilidad de su pobla-
ei6n. R4stales ahora indicar a vu-stra majestad cuiles deben
ser las principles bases de esa Ley Orgbnica Colonial, y se
expresarin en este punto, si bien con la respetuosa reverencia
de sibditos, tambi6n con la antigua franqueza espafiola, con
que en las venerables Cortes castellanas y aragonesas reclama-
ban nuestros comunes antepasados el cumplimiento de sus fueros
a los Reyes, vuestros ilustres progenitores. Y lo harin los ex-
ponentes seghn su leal saber y entender, como naturales y habi-
tantes que son de esta tierra, y por lo mismo, como los que
tienen mas obligaci6n que nadie de conocerla, y de entender lo
que mas cumple a su dicha.
Ha de partirse, pues, del principio inconcuso de que "un
mismo espiritu politico debe animar todas las parties constituti-
vas y administrativas de una misma naci6n": espiritu, dicen
los exponentes, y con esta palabra bien dan a entender que de la
Constituci6n actual de la Monarquia no quieren para su patria,
mis que la concesi6n del principio de la libertad political; pues
respeoto de muchas de las aplicaciones que se han heeho de
l6 en la Peninsula, pudieran repetir, si se tratase de aplicarlas
a Cuba, el dieho de la Escritura de que la letra mata, si el es-
piritu vivifica. Teniendo este pais sus peeuliaridades por su
clima y varia condiei6n de sus habitantes que la forman, por
decirlo asi, una indiosineracia social, distinta de las de Espafia,
y por euya raz6n se escribi6 el articulo adicional citado; es
precise que las instituciones que lo rijan liberalmente se adap-
ten a sus particulares circunstancias.
Mas enti6ndase que de ninguna manera, ni por ningdn
pretexto ni motive, es el Animo de los exponentes ni el de la
generalidad de los espafioles habitantes en esta isla el renunciar
el goce de los derechos politicos que se han consignado en el
Primer Titulo de la Constituci6n actual. Comprenden sus ar-
ticulos en breves y concisas palabras la quintaeseneia de lo que
ha menester un pueblo compuesto de series racionales, y no de
Sbestias de carga, para conseguir aquella parte de felicidad que
puede proporcionarles un buen gobierno. Ya esta averiguado
por lo que en este particular han adelantado las ciencias mora-
les y political, que tan bien le cuadran estos prineipios, que
no son otros que las leyes eternas de la humana naturaleza,











LA PBOSA EN CUBA


a los habitantes del polo como del Ecuador, al atezado etiope de
Timbuctfi, como al blondo tudesco de Viena o de Berlin; por lo
tanto no reconocen especialidad ni diferencia los exponente. an
cuanto a la aplicaci6n a su favor de los once articulos primeros,
que son y deben ser la tabla de dereehos de todo espafiol, habite
o nazca, donde naciere o habitare; pues tan espafiol es el cata-
lan que negocia o siembra an Cuba como el que hace otro tanto
en Barcelona o CAdiz; s6lo un irrational querri de buen grado
privarse de sus naturales exenciones por el mero hecho de pasar
el mar.
En cuanto a la plant de la ley colonial, que se reduce a
arreglar el sistema de su representaci6n political en la misma
colonia, los exponentes con el respeto debido la acompaian en
papel separado a esta representaci6n, para facilitar a vuestra
majestad su lectura y examen.
Han procurado, sobre todo, alejar de los cuerpos o Diputa-
ciones Provinciales y de los colegios electorales a todos los indi-
viduos que no ofrecen por su posici6n social o sus cuantiosos
bienes una firme y poderosa garantia de moderaci6n y de or-
den, al gobierno de la metr6poli, y a la tranquilidad de la isla,
por eso se ha sefialado tan alta la cuota, cuya propiedad debe
consistir la capacidad electoral.
En la misma asamblea que se hallara de este modo com-
puesta de los peninsulares mis ricos y de los cubanos mAs aris-
t6cratas, tendri por precision la Corona en su favor las mayo-
res simpatias, pues ya se sabe lo fuertes y naturales que son los
instintos monirquicos en las corporaciones constituidas de este
modo; con lo cual se consigue ademhs imprimirles en vez de
aquel ardor inquieto e insaciable que distingue a las reuniones
deliberantes en que entra en mayor grado el element demo-
critico, un caricter por el contrario conservador y represivo de
los impetus ciegos populares que pudiera haber jamis en la
colonia. Y esto no se lograria de ninguna otra manera con el
regimen desp6tico. Y he aqui e6mo es cierto lo que los expo-
nentes afirman mis arriba, a saber, que con instituciones libe-
rales se aseguraba mis racionalmente la uni6n y dependencia de
la Isla con la Peninsula.
Ha parecido tambidn muy del easo a los exponentes sefialar
en la Ley Orginica que ha de regir en esta isla, el canon que
cada afio deben tributar en reconoeimiento de feudo y pleitesia










52 EVOLUCI6N DE LA CULTUBA CUBANA


a la Corona de Espafia, sus provincias ultramarinas de Cuba.
Ya quir la naci6n espafiola como madre solicit presta su arrimo,
su bandera y la soberana protecci6n de sus leyes, a su hija,
just es que esta le pague en millones de pesos su bondad. Con
eso reseata tambien la Corona el der.cho que le pertenece para
examiner los presupuestos anuales de los gastos de administra-
ci6n de la isla, que debe ofrecer a la sanci6n de su cabildo el
Gobernador General y salvar igualmente el no menos impor-
tante fuero de intervenir en el arreglo de sus contribuciones,
sin lo cual se echaria abajo una de las principles bases de
la libertad political de los 'espafioles.
En los demas se ha seguido el espiritu de la Constituci6n
metropolitan, y para mas conservar la armonia, la uni6n y
dependencia con la madre patria no se ha juzgado prudent
cortar del todo los lazos politicos qua en las 6pocas constitucio-
nales anteriores reinaban entire aquallas y las colonies por
medio de sue diputados.
Se refieren los exponentes a los apoderados que debe nom-
brar el Cabildo provincial para que represent ante el gobierno
de vuestra majestad, en sus Cortes y Consejos, los intereses y
derechos de la Isla. Como que esta queda por muchos puntos
dependiente de las determinaciones de vuestra majestad y de
su gobierno, como tambien de las Cortes Nacionales, es muy
convenient para entrambos paises que haya siempre en la
Capital del Reino personas instruidas en los negocios de por
aca, que al par que agencies el despacho de los asuntos pen-
dientes, den informes exactos y veridicos al gobierno y a las
Cortes, cada vez que fuere necesaria, de lo que se desee saber
acerca de la Isla. Con eso no se repetirin las crueles y ridiculas
equivocaciones que en el regimen anterior se padecian en las se-
cretarias de los ministerios de Madrid al expedir 6rdenes y prag-
maticas Reales parea la gobernacin de las Indias.
Aqui dan punto los exponents a esta demasiado larga re-
presentaci6n. De nuevo protestan que no ha sido su Animo al
extenderla el faltar en lo mis minimo al profundo respeto qut
todo sfbdito leal, debe a sus augustos Soberanos. Por el con-
texto, al contrario, del present memorial, extendido con toda
la franqueza y mesura que inspiran la magnAnima just.fica-











LA PROSA EN CUBA 53

ci6n de vuestra majestad, y la honradez political que no es otra
por cierto que la moral de los ilustres consejeros que le asisten,
se palpa que los que abajo firman tanto camo gozar de las li-
bertades espafiolas del siglo XIX, aspiran a merecer tambien
el glorioso timbre de espaiioles, y a perpetuar para siempie en
Cuba la uni6n y el dominio de su madre patria.

Habana, 1838.

















LR RBMDIA DE BATTLE
(Fragmento de un libro de ulale.)
oPr CFRLOS mRFIUEL DE CESPEDES (*)
(1819 1874)





Ya habia gozado en Londres de todos los placeres que la
alta sociedad inglesa proporciona a sus adeptos. Empezaba a
desear la continuaci6n de mi viaje, cuando mi obsequioso amigo
me brind6 con una fiesta campestre, con una especialidad na-
cional, nada menos que con una corrida d- zorras. Aunque soy
tan buen jinete como el mejor sportman del Jockey Club, pues
me he educado sobre el caballo, a la manera de los tirtaros,
cabalgando por las inmensas sabanas de la Isla de Cuba, sin
embargo, la perspective de una diversion, en que iba a correr
peligros y lances descnrocidos, no me era muy agradable. Siem-
pre me ha gustado tomar part, en los ejercicios que entiendo,
y he creido asimismo que hacer reir a las damask en espec-
ticulo de la torpeza de un extranjero, no .s el papel mas en-
vidiable. La partida debia tener lugar en el condado de Sussex,
donde poseia magnificas fineas, y yo le habia oido decir con
frecuencia que imnediato a ellas estaba el sitio en que se habia
dado la batalla de Hastings, entire el Rey Haroldo y Guillermo
de Normandia. Este filtimo habia mandado edificar alli una
abadia cuyas ruinas aun permanecen.
He eifrado uno de mis mayores placeres en visitar los luga-
res en que ban pasado celebres acontecimientos. Alli a la vista
del terreno y con la historic del suceso en la mano, me form
las mas extraias ilusiones; me figure estar presenciando aque-
llas muertas escenas, todo cobra para mi nna nueva vida, y aun
creo que se me apareeen las sombras de los que ya no existen.
Asi fu6 que me precipit6 a aceptar el convite, y poseido por la

(*) Naci6, en Bayamo el 19 de abril de 1819. Muri6, en San Lorenzo,
Oriente de Cuba, el 27 de febrero de 1874.
Versos y muy bellas e interesantes paginas de viaje escribi6 el padre
augusto de la patria cubana antes de lanzarse en la cruzada gloriosa del
10 de octubre de 1868.










56 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


idea que me dominaba, en lugar de ir a las cuadras y armerias
a proveerme de caballos y utensilios de caza, corri a las biblio-
tecas, y surtido de buen nfimero de cr6nicas apolilladas y fla-
mantes histories, me puse en camino junto con various com-
paieros.
Muchos y may divertidos nos estaban aguardando ya en el
castillo; los mis apuastos caballeros, las mis hermosas se~oras
de un pais donde hay tantas hermosuras perfeotas, los trenes
mis soberbios, los manjares mis suculentos, los mas exquisitos
vinos y una miisica escogida, se habian rounido bajo aquellos
artesones, para dar a un salvaje de los bosques americanos, una
idea de la magnificencia inglesa y del esplendor de aquellos
campos, donde, sin embargo, yo buscaba la mano de Dios y s61o
hallaba la del hombre.
No es mi animo consignar en este articulo todas las peripe-
eias y particularidades de la batida; en otro de mis apuntes
las he descrito con toda minuciosidad. Basta decir que el
mismo dia que llegamos, estando ya examinando todos los so-
tos y paranzas, nos lanzamos a caballo por aquellos montes con
calls, saltamos cereas y fosos, se perniquebraron algunos cor-
celes, cayeron algunas sefioras, proporcionando a sus escuderos
la gloria de recibirlas en sus brazos, y yo tuve la satisfacei6n,
gracias a mis recuerdos cubanos, gracias a los Santiagos y va-
querias, de adelantarme a todos los cazadores y rendir a latiga-
zos la primera zorra que se me present. Chasco soberano se Ile-
varon los que me tenian preparados sus bromazos para la co-
mida y baile con que finaliz6 aquella jornada.
Al amanecer del siguiente dia no era ya duefio de mi impa-
ciencia; today la noehe me la habia pasado en delirios fantas-
ticos: habia sofiado que corria una zorra junto con el buen Rey
Haroldo, y que waste habia caido de cabeza al saltar un foso.
Por iltimo, antes que despertasen los dormidos compafieros,
dej6 el mullido lecho, y apoderandome de mis mamotretos y da
un cuchillo de monte, me resolvi a salir a la aventura y sin
guia, a buscar el teatro de aquella sangrienta tragedia. En
igualas easos siempre he preferido la soledad; ningfin importuno
puede distraerme de mis meditaciones, y euando por mis propios
esfuerzos he logrado encontrar el objeto de mis investigacio-
nes, la aventura toma a mis ojos uh aspect romaneesco.
Dirigime hacia la costa del mar, y despuns de varias corre-











LA PROSA EN CUBA


rias en todas direcciones, subi por fltimo a un eerro, y alli
de repente, me eneontr6 con una grandiosa ruina a corta dis-
tancia de una aldea. Ya habia salido el sol, y sus rayos ilumi-
naban un paisaje sumamente pintoresco. Por un lado, los bos-
ques frondosos que acababa de atravesar, donde las aves salu-
daban con sus cantos la luz del nuevo dia; al otro, el espacio
azul del mar que reverberaba tranquilamente como un inmenso
lago de zafiros y brillantes; por todas parties un semillero de
colinas perfectamente cultivadas, cuyas vagas humaredas se
confundian con las de la aldea, ya mis pereeptibles por la cer-
cania, y en medio de todo, dominando aqualla eseena como un
gigante moribundo, la inmensa y deforme ruina que tenia a la
vista.
Bajo de un arbol estaba sentado un pastor que apacentaba
unas vacas y ovejas en la pradera que servia de plazuela al edi-
ficio. Me acerqu6 a 1l y le pregunt6 d6nde me hallaba, y que
significaba aqualla ruina. "Esa ruina, senior, me contest, es
un convent viejo, cuyo nombre ignore, y la aldea que usted
ve alli abajo es la aldea de Battle." Esta palabra me puso en
caanino de mis investigaciones; efectivamente, Battle quiere de-
cir Batalla, y el lugar donde se habia dado una de las mas ce-
lebres, era el que yo iba buscando. i Extraiia inconsecuencia de
las cosas humans!
Un pastor las muestra al viajero con su agrado, y dice estli-
pidamente: "No s6 lo que significant; pero aquella aldea se
llama Battle." iQuB elocuencia en estas palabras tan sencillas
y casuals! iPereci6 el recuerdo de la gloria; s61o queda la im-
presi6n de la barbaric, el moment del furror y del erimen !
Como el pastor no podia suministrarme mas datos sobre
aquellos lugares, y no queria fiarme de las descripeiones lo-
cales de mis autores, le volvi a preguntar si en la aldea habria
alguna persona que supiese indicarme el destiny e historic de
aquel monument. Entonees me asegur6 que la ruina estaba
habitada, que podia entrar con toda franqueza, y que hallaria
todo lo que deseaba. No me engafi6. Atraves6 un vasto cua-
drfngulo y en uno de sus lados vi una casa, a cuya puerta llam6.
Introduj6ronme con un venerable aneiano que me reeibi6 atenta-
mente, y no bien expuse el objeto de mi demand, cuando le-
vanthndose con cierta solemnidad me dijo: "No se equivoca
usted, caballero. Esta es la aldea de Battle. EstA usted pisando










58 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


la sangre mezclada de los normandos y sajones. Aqui se did
la batalla de Hastings." Tom6 en seguida su sombrero, y se
ofreei6 con much amabilidad a servirme de cicerone por aque-
llas ruinas.
Poco menos de una milla ocupa en circunferencia, y no
obstante s61o existe un fragmento de la iglesia, siendo imposi-
ble trazar su form ni su extension; pero aun se ven en pie al-
gunos arcos de los claustros, y un sal6n de cerea de ciento cin-
cuenta pies de largo, al cual se le ha dado el nombre de Refec-
torio. Tambi6n quedan los restos de otro edificio separado del
anterior. Parece una espaciosa sala de mis de ciento sesenta
pies de largo y todavia adornan sus muros diez y oeho ventanas.
Generalmente se cree que estaba destinada para las solemnas
sesiones o capitulos de la Orden. La cocina se distingue per-
fectamente, y como es muy grande, nos hizo suponer que los
buenos monjes no se descuidaban en los medios de sostener la
vida, pues contamos nada menos que los escombros de einco
enormes fogones.
Pero la parte de ruinas que atrajo mis mi atenci6n y me sor-
prendi6 mis, fu6 la gran puenta de entrada del cuadrAngulo o
patio, que atraves por otro lado, al internarme por primera vez
en las ruinas. Su arquitectura maciza y gigantesea se atribuye
al reinado de Enrique VI, y con sus torres y murallas almenadas
ofrece un aspect muy imponente. Todo esto me lo hacia notar
y me lo explicaba mi amable compafiero. Jamis he hallado otro
igual en todas mis excursions. Aquel anciano dotado de much
talent y de una erudici6n poco comfin, poseia al mismo tiempo
un exacto conocimiento del mundo. Respetaba mi sileneio, no
me arrancaba a mis reflexiones y cuando mis preguntas exi-
gian de 61 una respuesta, daba siempre la mis adecuada, y nm
presentaba las cosas bajo un aspect de vista tan claro, que no
me era forzoso pedirle nuevas explicaciones. No moralizaba
jams, y aunque el lugar, los escombros, su edad, todo, contri-
buia a sumir el pensamiento en la contemplaci6in de profundas
miximas, no adelantaba una siquiera; dejaba hablar a las
ruins.














UHR PAr61H
DE RICRRDO DEL mOHTE
(1828 1909)


SEROB ABTUBO R. DE CABBICABTE.
PBESENTE.

Mi joven y querido amigo:
Le devuelvo a usted los manuscritos que me dej6 a fin de
que me fuesen leidos con todo el detenimiento necesario, para
que por el oldo perciba ficilmente quien, como yo, ha estado
toda su vida acostumbrado a entender y juzgar por el interme-
dio de la palabra escrita. Ahora voy a cumplir en esta carta,
tambien con detenimiento, aunque innecesario aeaso, la prome-
sa que le hice de responder con toda franqueza y sinceridad a
la consult que usted me ha hecho acerca de su intenSi6n de
darlos a la imprenta, y, a la Ivez, acerca de mi pareeer sobre el
contenido de los mismos.
I Si debe usted publicar sus Esbozos de novelas y sus Poe-
mitas en prosat
Sin vaeilar, deliberadamente le respond que si. Los he es-
cuchado con sumo gusto, con verdadero interns y terminada la
lectura, me bastaron esas muestras, tan breves, meros esbozos,
como usted dice, esos dramas condensados en pocas paginas y
los vigorosos rasgos de sus cuadros de la vida internal, para pro-
nosticar que quien con tales ensayos hace su aparici6n en nues-
tro mundo literario, viene predestinado a ser muy pronto uno
de sus produetores mas brillantes y fecundos.
En muchos principiantes cuyos borradores me ban sido pre-
sentados como ejemplares de vigorosa precocidad, porque en
ellos relumbraban vivos colors y bordaduras de lentejuelas,
he podido traslucir, a primer vista, la esterilidad del terreno
y la flojedad de las fuerzas que debian de condenarlos al fraeaso
que al fin tuvieron y que yo habia previsto. Y, en ousted, amigo
mio, lo que he notado desde esta primer prueba, es todo lo
contrario, porque al trav6s de la vestidura exterior, de las ga-
las y adornos que estAn de moda y de ese estilo polieromatico,
estridente y febril, que es la salsa y condimento que ha puesto










60 EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


en boga la cocina modernista de Paris, veo que viene usted a
la arena con fuerte complexion, con recia musculatura y con
armaz6n robusta; es decir, con todo el vigor y la vitalidad su-
ficientes para luchar y veneer sin postiza armadura.
En todas sus paginas resaltan la concepci6n rApida y po-
derosa: la fantasia fecunda y m6vil: la paleta riquisima de co-
lores; exacto el disefio. En sus bosquejos psicol6gicos he admi-
rado la profundidad del analisis, asi como en muchos pasajes
he notado la facultad valiosa de que muy raras veces estan do-
tados los analizadores prolijos y minuciosos: el golpe de vista
sintitico. Y todas estas dotes naturales tienen por instrumen-
to para producer obras que honren la literature cubana y le
conquisten a usted lugar preeminente entire los destinados a en-
riquecerla y a darle gloria: un estilo vigoroso, animado y vivo,
saturado de color y calor, con el que puede, a su antojo, pintar
o conmover.
Porque esto me han dicho sus esbozos y poemitas; creo que
estas producciones no deben presentarse en pfiblico vergonzan-
tes y deslucidas entire el fArrago de la prensa political, conde-
nadas a la vida efimera de esas florecillas de un dia que nacen
y mueren descoloridas y endebles, bajo la sombra de la robusta
vegetaci6n en el bosque.
El que ha cultivado su jardin con esmero y en la primavera
se deleita viendolo cubierto de flores primorosas, no puede con-
tentarse con ponerlas una a una en el bficaro para ostentarlas
en la sala un dia tras otro; preferir. recogerlas en artisticos
ramilletes que muestren su buen gusto y la riqueza de su vergel.
Y, para usted, el ramillete serA un librito lindo y bien impreso,
que pueda colocarse en lujosa consola, al lado de un jarr6n
de Sevres o de Sajonia, o en el tocador de una elegant dama,
entire bibelots de formas exquisitas y frascos de fragante con-
tenido.
Ademis, apruebo su prop6sito por otra consideraci6n perso-
nal. Veo en usted una vocaci6n muy decidida, un Animo muy
resuelto, un incontrastable impulse de acci6n y de movimiento
que no le permiten tener paciencia para aplazar la hora de lan-
zarse a la conquista del lauro y de la gloria. Yo, viendolo. tan
bien armado, le digo: iAvance y al combat! Tengo confianza
en el 6xito de esta primer empresa y creo que ha de servirle
para darle el valor y los alientos que ha de necesitar cuando
acometa otras de mis empefio. Estas, asi lo deseo, no se harin











LA PROSA EN CUBA


esperar y confio en que han de ser tan valiosas como lo prome-
ten estas bellas primieias.
Cuanto al deseo que usted me ha manifestado de conocer mi
opinion sobre estos ensayos y los consejos que su lectura pu-
diera sugerirme, le confieso que me ha puesto en un verdadero
aprieto.
Tiempo ha que habia renunciado a toda pretensi6n de criti-
car o aconsejar en material puramente literaria, porque puedo
asegurarle que me juzgo ya incompetent para ello. He vivido
tantos afos alejado de los campos de Arcadia, atareado en las
ardientes fraguas del periodismo, que me parece que si yo in-
tentara volver a los jardines floridos y a los bosquecillos som-
brios que fueron la morada y el deleite de mi juventud, alli
habrian de reeibirme como un intruso. jRecuerda usted la le-
yenda holandesa de Ripp Vanrimpel, su asombro y confusion
cuando despert6 de su suefo de largos afios en la misteriosa
gruta
Pues esto es lo mismo que a mi me ha sucedido cuando al
volver al campo abandonado, me encuentro que alli queda poco
de lo que en otros dias me recreaba; libros y autores descono-
cidos, y algo que mis me perturba: ideas, tendencies y formas
que no concuerdan con las mias de otros tiempos; y sin embar-
go, no me atrevo a reprobarlas. Despu6s de una ausencia de mu-
chos afios en los cuales se ban operado numerosas transforma-
ciones, de tal manera, que a mi parecer hasta han cambiado las
condiciones del clima y del suelo, comprendo que si no se aco-
modan a mis gustos de antafio, seri porque no he podido, por el
ejercicio y el habito continuado, adaptarme al nuevo ambiente
que me rodea, y la transici6n se ha hecho con violencia y no por
gradaciones sucesivas.
Nifio aiin, pas6 a los brazos de la Alma Mater que me ama-
mant6 a sus peehos exuberantes, con su leche copiosa y santa: la
gran nodriza, la rancia, la vetusta literature clisica. Poco
despues se embebi6 mi espiritu en otras fuentes: la de la litera-
tura inglesa, particularmente la del siglo XVIII, para dejar-
se arrebatar a los comienzos del siglo XIX, conmovido y convul-
so, por el estruendoso y sublime torrente de la poesia byro-
neana. De suerte que me hallaba bien preparado, y ann mas por
el deleite que habia eneontrado en los libros de Madame de
Stail y de Chateaubriand, para aeoger el nuevo evangelio lite-
rario, acatado ya en Francia y que se propagaba con asom-










62 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


brosa rapidez en todas las regions del orbe. Pocos afios habian
.pasado desde la proclamaci6n y el triunfo de esa revoluci6n
sorprendente; ya estaba en su apogeo cuando atraido y encan-
tado por los plaflideros y melodiosos acordes del cantor de las
Meditaciones, entr6 de Rleno en el Palacio Encantado en qne
resonaba la sublime trompa de Victor Hugo.
i Qu6 estupor, !qu6 deslumbramiento! i Ay, lo recuerdo bien!
A mi me pareci6, y creo que esta emoci6n fue la primer en el
alma de todos los que repentinamente comulgaron en la nueva
secta, que entraba en un nuevo Paraiso cubierto con las flores
de todos los climas, con bosques en que los Arboles verdes y
frondosos, ofrecian, con las doradas pomas de las Iesperides,
los frutos que la naturaleza ha diseminado por toda la redondez
de la tierra y en cuyo follaje gorjeaban calandrias y ruisefiores.
En efecto, la poesia y el arte, sin linderos ni ligaduras, tendian
sus vuelos avidos de espacio y de movimiento; reclamaban por
suyos todos los tesoros, todas las bellezas, como si ellos solos,
primeros descubridores de una America intellectual, de un mis-
terioso Catay, fueran los predestinados para revelarlos al Vie-
jo Mundo. Nunca se habia visto en la historic literaria un cre-
cimiento y un triunfo tan repentinos, y es que se repiti6 la ex-
trafia coincidencia notada ya cuando estall6 la gran revoluci6n
political de 1789: el eoncurso milagroso de earacteres extraor-
dinarios y gigantes, que el acaso quiso juntar en un mismo
moment para una tarea grandiosa. En muy pocos afios, ape-
nas esparcidas las primeras semillas, 1qu6 cosechas tan prodi-
giosas! En tan breve espacio nunca se habia visto una germi-
naci6n tan fecunda. A un mismo tiempo, i que labradores y co-
secheros!: Victor Hugo, Lamartine, Musset, Alfred de Vigny,
Balzac, Michelet, Edgard Quinet, Saint Beuve, Gautier, Gerard
de Nerval, Charles Nodier, Jules Janin, Alejandro Dumas y
Jorge Sand, Flaubert y los Goncourt.
Pero, caso curioso, de pronto, comienzan las mieses a em-
pobrecerse, los frutos a malograrse, a dispersarse la falange sa-
grada.
a florecer las rosas madrugaron
y para marchitarse florecieron.

SPor que esa decadencia en mitad de la edad virilt No re-
cuerdo que ningin histori6grafo o critic literario, hays ex-
plicado el hecho, y esto me invita a decir mi conjetura. Mien-










LA PROSA EN CUBA


tras la nueva escuela, animosa y fuerte, se espaciaba triunfal-
mente en los dominios del arte, ocurria en la mas alta esfe-
ra intellectual la aparici6n de un innoyador poderoso, que alli
iniciaba otra revoluci6n destinada a agostar las flores delicio-
sas, los frutos riquisimos en que se recreaba la grey comin,
aun no iniciada en las desabridas verdades que ya sembraban
los ap6stoles de la nueva filosofia.
El gran libro de Augusto Comte no tuvo la resonancia de la
aparici6n del Cronwell y la primer representaci6n del Hernani;
pero su doctrine explicada y divulgada por eminentes disci-
pulos, muy pronto empez6 a ensefiorearse de los cultivadores
de la ciencia en los mas altos centros docentes. El llamado
positivismo venia predestinado a ahogar el romanticismo.
Cualquier critic previsor pudo haber repetido la frase pro-
fetica de Claudio Frollo, contrastando la invenci6n de la im-
prenta con la inmensa mole de la g6tica cathedral: Esto, matard
aquello. iY era inevitable! Nunca ha florecido ninghn arte en
visible desacuerdo con la mas alta cultural filos6fica del mo-
mento, y, cabalmente, una de las causes mis poderosas del
florecimiento artistic, es la absolute consonancia de las creen-
cias con las personificaciones y los simbolos del sentimiento
estetico de los pueblos; como podian compadecerse con el en-
tusiasmo, con la fe, con los juveniles arranques y apasiona-
mientos del romanticismo, con los nuevos metodos, la fria
doctrine que propalaba el materialismo, desterraba la religion
del mundo cientifico y hasta expulsaba del dominio de la filo-
sofia lo que en otro tiempo habia sido su alma y fundamento:
la metafisica? Las nuevas ideas se infiltraban desde la alta
region en que brotaron, hasta las classes medias e inferiores
donde dejaban su desastroso sedimento: desencanto y escep-
ticismo. Ante los espiritus desalucinados fueron perdiendo su
valor y su encanto las galas, los colors y las riquezas que tan-
to nos habian seducido: la nueva Catay era una falsa leyenda,
un mundo de melodrama. No mis excursions a la Edad Me-
dia para revivir con colors mis brillantes y lines mas puras
que las de la misma realidad, cuadros, hombres y mujeres; cos-
tumbres que los historiadores modernos han despojado de las
ricas vestiduras con que las cubrieron los poetas rombnticos.
El castillo feudal; la cathedral cat6lica con sus ojivas y sus
agujas; los torneos y las cortes de amor; la vestidura pintores-
ca "paramentos, bordaduras y cimeras", la noble castellana










64 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


entire nubes de incienso ante el altar haciendo votos por la
vuelta del esposo que fu6 a Palestina con la Cruz Roja en man-
to y en loriga; la enamorada doncella escondida tras de alta
almena para eseuchar la amorosa endecha del trovador oculto
en la sombra del monte; la nobleza de los paladines, la pureza
de las damas, el fervor religioso del pueblo; toda esta Edad
Media fantaseada por los rominticos, tenia que deshacerse
come un miraje cuando los nuevos investigadores revelaron
toda la rudeza y toda la prosa de aquellos tiempos.
SOtro desencanto! Los relates de viajeros muy recientes
habian puesto al descubierto toda la miseria, groseria y su-
ciedad de las poblaciones asiAticas del Imperio Otomano; te-
nia que desaparecer, como decoraciones de un scenario, to-
da aquella ilusoria perspective de mezquitas y minaretes: sul-
tanas y odaliscas, rodeadas de pebeteros, vestidas de riquisi-
mas telas, requebradas o estranguladas por feroces bajaes con
fajas y turbantes de sedas de Esmirna y alfanjes damasquinos
de torcida empufiadura sembrada de perlas y rubies; y desa-
pareci6 aquel mundo oriental inventado por Tombs Moore, quien
en su Lalla Rook habia pintado los ensuefios de su fantasia me-
ridional, que Byron revivi6 despu6s para convertirlo en teatro
de los tremendous amores y desenfrenadas pasiones del Giaour,
the Maid of Abydos y aquel episodio, el mis bello y deleitoso
del Don Juan; y donde luego entr6 a saco Victor Hugo para
volver ("invascr triunfante"), cargado con los ricos despojos
que derram6 por toda Europa en sus Orientales. Y mientras
asi se desvanecian aquellas tierras fantisticas, en que la poe-
sia romAntica habia vertido a manos Ilenas su tesoro de colo-
res y pedrerias, tambi6n se iban disolviendo y evaporando
los elements que daban calor a su vida internal.
Durante el reinado de Luis Felipe, una prolongada paz,
favorable a la industrial, a la agriculture y al comereio, habia
dado tan visible incremento a la riqueza y prosperidad naeio-
nales, que los enemigos del regimen politico vigente y los chau-
vinistes, amigos siempre de aventuras guerreras dieron en
apodarlo reinado de la burguesia: el predominio de los inte-
reses materials correspondia al espiritu de los tiempos; ha-
lagaba en la clase media sus apetitos de lucro, comodidad y
goces sensuales, mientras aletargaba otros mas nobles impul-
sos y las mas altas aspiraciones del alma. El pueblo, content
y tranquilo, s61o pensaba en crecer, multiplicarse y enriquecer-










LA PROSA EN CUBA


se. La exegesis alemana y el tremendo libro de Federico
Strauss Leben Jesseur habian ya socavado los fundamentos his-
t6ricos del cristianismo; la filosofia de Comte, corregida, aumen-
tada y perfeccionada en Inglaterra por Stuart Mill, Spencer
y Ba'n, se propagaba rapidamente. Tambien, a la vez, las teo-
rias y los proyectos ut6picos de los socialists y comunistas
iban ganando terreno, aunque sin inspirar seria alarm. Y sin
embargo, se desplom6 con estr6pito el trono de la dinastia
borb6nica; huy6 proseripto el rey bourgeois, que tanto se ha-
bia afanado por la prosperidad material de su pueblo y que
se apoyaba en dos partidos monarquicos, por la obstinaci6n
del uno y la imprevisi6n del otro. Cay6 el gobierno de la nue-
va repfiblica en manos de politicos inexpertos, muchos de los
cuales habian defendido las pretensiones de los obreros, y
por no ser inconsecuentes o por falta de energia, reconocieron
el derecho al trabajo decretando la instalaci6n de los ateliers
nationaux. Esto era poco: querian mas y mis...
Los gobernantes procuraron entonces reparar en el dique la
brecha abierta imprudentemente por ellos mismos y la revoluci6n
los arrastr6 como leve arista. Vino el choque tremendo; torrentes
de sangre encharcaron las ealles de Paris; el pueblo pacifico
que trabajaba y se enriquecia, contemplaba con pavor los ho-
rrores de la capital. Sigui6 la reacei6n inevitable: una abru-
madora mayoria elev6 a la Presidencia de la Repiblica a un
Principe aventurero y desprestigiado: acaso porque preveia
que el sobrino tan imitador de su tio, repetiria tambi6n la
maniobra que puso al primer C6nsul sobre el trono de Francia.
Ocurri6 el golpe de Estado: el nuevo Soberano era el salvador
de los grandes intereses sociales, la garantia de la paz y el or-
den; su primer palabra habia sido: L'empire c'est la paiz.
Florecen la industrial y la agriculture, erece la riqueza y hasta
los descontentos transigen con el Soberano, respetado por las
grandes potencias de Europa; y cuando la bandera tricolor
onde6 orgullosamente en el Mar Negro y en la gran batalla
de Balaclava; cuando, poco despues, la vieron victoriosa en
los campos de Lombardia, arrancando al Milanesado y a Ve-
necia del yugo austriaco y aumentando el territorio de Fran-
cia con el risuefio y perfumado retazo cortado de la costa sabo-
yana, qued6 afirmado el Imperio; lo sancionaba el mas vene-
rado idolo del pueblo frances: la gloria military. iQu6 jibilo,
qu6 entusiasmo a la vuelta del veneedor! Paris se deshacia en









66 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


festejos y ovaciones; renacia Babilonia con todas sus magni-
ficencias y sus vicios; con galas y atractivos de mis valia que
sus afamados pensiles. El mercantilismo subia del mercado y
la plaza a corromper las conciencias y penetraba hasta el bu-
r6 de las eminencias political y hasta la perfumada alcoba de
la duquesa.
Pues bien, amigo mio, cree usted que en ese ambiente po-
dian ser escuchados sin extrafieza o escarnio, como ridiculas
antiguallas, los acordes de dulce y suave melancolia, de deli-
cado espiritualismo y mistica aspiraci6n del arpa de Lamar-
tine; el sentimentalismo alemAn, lacrimoso y flemAtico, y los
arrebatos apasionados, la exaltaci6n frenetiea que habian da-
do tan marcado caricter a la poesia y al drama de los roman-
ticos?
La hueste de Victor Hugo, que ya andaba desconcertada
desde que su caudillo, proscripto en aquella que habia sido para
l1, en el litoral britanico, su Isla de Elba, troc6 la magna lira
que lanzaba sus vibraciones hasta los iltimos confines del or-
be, por el latigo juvenalesco con que flagel6 a Napole6n
Le Petit, acab6 por dispersarse dejando el campo franco a sus
nuevos cultivadores. Traian estos instruments perfecciona-
dos, un espiritu frio, reflexive y disciplinado. Venian a rege-
nerar la Literatura y el Arte, acomodAndolos a la inica aspi-
raci6n de la ciencia modern: Cercare il vero, y hallada la
verdad, presentarla al mundo sin el magico cefiidor de Venus
ni los ropajes ideales, que ni pueden falsear la verdad de su
hermosura, ni deshacer la belleza de su verdad.
Fu6 en esos dias, y en mala hora, cuando por obsesi6n qui-
zAs de espiritu maligno, abandon los encantados jardines de
Armida, me arm6 paladin cruzado y sent plaza en el Campa-
mento de Godofredo. Esta cruzada de treinta y seis afios de
casi continuada pelea, me ha quebrantado no poco el cuerpo y
el alma, pero no quiero exhibir mis cicatrices. jPara quOt
No hubo victoria. El ej6rcito, el IAbaro sagrado y l'arme pie-
tose no se irguieron triunfante sobre el baluarte asediado; el
dia del uiltimo asalto vieron los guerreros desvanecerse los to-
rreones y muros de la sacra Salem. Eran figures areas, bur-
lones y engafiosos espejismos de la Fata Morgana.
De lo hecho no me arrepiento; repetir6 recordando a es-
toico Felipe II:-"No me lance a pelear con los vientos y las
olas enfurecidas."-Alguno me pregunta con ambigua sonri-











LA PROSA EN CUBA


sa:--"Y el fruto?" Yo le contesto:-"Pues ya usted lo ve."
La respuesta es breve, pero bastante. Yo no entr6 en el perio-
dismo con idea de renombre o lucro, hasta llegue a figurarme
que fue por mandate de mi concieneia. Si erre, si me perdi,
no he de demandar a nadie por dafios y perjuicios. En mi Ba-
lance de Liquidaci6n no he de poner en mi Haber la partida
de cr.ditos incobrables. La nota la tengo hecha, pero come sus
cifras no representan pesos y centavos sino valores de otra
indole: injustices, sacrificios, ingratitudes, la he puesto en la
urna secret donde guard memories y restos de cosas que han
fenecido; petalos que fueron rosas, hojas secas que fueron ramas
verdes y frescas, torcidas en flexibles guirnaldas y festones;
perlas y esmeraldas desgranadas de joyas rotas; y un confuso
mont6n de particular y fragments: polvos de oro que al volar
las ilusiones dejaron caer de sus alas; prendas del alma, restos
de todo lo que un dia la hizo gemir, cantar, vibrar, estremeci-
da; reliquias de amor, de duelo y de delirios; reliquias santas,
reliquias queridas y Iloradas; cenizas de toda una vida triste:
lacrimae rerum.
Ahora, si es usted curioso, querra saber como fu6 esa demen-
cia de abandonar mi biblioteca, donde pasaba los dias de cla-
ro en claro, y las noches de turbio en turbio, hojeando libros
viejos y nuevos, los menos de guerra y heroicidades, para alis-
tarme caballero andante de la Prensa Politica, que es tambien
milicia; aunque en ella a veces, con mis heridas, no se recojan
tantos lauros y recompensas como en la otra. Se lo voy a con-
fiar, y va de cuento.
La sangrienta rebeli6n de los obreros de Paris contra la
nueva Repfblica Francesa, me impresion6 profundamente y
hube de conjeturar que el element que iniciaba su organi-
zaci6n como fuerza social y hacia su entrada en el escenario
politico con tanto brio y pretensiones tan osadas, daria al fin
al traste con un regimen necesitado de halagar a las masas po-
pulares y nada seguro de la adhesi6n y el apoyo del Ej6rcito
y de las classes altas, porque en ellas predominaban bonapar-
tistas, legitimistas y orleanistas. Pas6 el peligro inminente:
Francia estaba tranquila: la riqueza pfblica erecia, el Imperio
habia asegurado el orden y aplacado las pasiones revolucio-
narias. Entonces fu6 cuando cay6 en mis manos el libro del
terrible agitador Proudhon, titulado Les Contradictions Eco-










68 EVOLUCI6N DE LA CULTJRA CUBANA


nomiques, que perturb6 profundamente mi espiritu, no tanto
por la osadia, originalidad y vigorosa dialectica de sus argu-
mentos y la elocuencia ardorosa de sus sofismas contra los
principios econ6micos de la escuela tenida por ortodoxa, sino
porque me hizo creer que Francia y la Europa enter, sentadas
sobre un voleAL, iban a presenciar batallas sangrientas, cata-
clismos y horrores apoealipticos, si no se apresuraban a implan-
tar sus utopias y reconstruir toda la estructura social y poli-
tica a gusto del implacable demoledor. No crei en sus sofismas,
pero si en el peligro que iban a correr los intereses supremos
del orden social y de la civilizaci6n europea.
En various pasajes del libro que he mencionado, se complace
Proudhon en hacer esearnio de los cultivadores de la literatu-
ra, las artes y la poesia: gente baladi; trasnochados que se
entretienen como niios con los juguetes y fruslerias de an-
tafio. Escritores, poetas, oradores y ret6ricos, debian renunciar
a sus pueriles pasatiempos para acudir con su inteligencia Y
su voluntad a !a obra magna de la reform social y la predica-
ei6n del Nuevo Evangelio.
Mohino y confuso me pusieron estas diatribas. No crei, por
supuesto, en la anunciada defunei6n del arte y la poesia. i Mo-
rir la poesia! La maga inmortal, sin hueso ni enearnadura,
vestida con ropajes y flores indelebles, porque son de colors
prismaticos: la hechicera que para darnos deleite y adormecer
nuestras penas, nos deja ver reflejadas en su espejo maravillo-
so, las encantadoras visions de sus ensuefios. iMorir el Arte,
mientras no muera el alma y con ella las ilusiones, las ale-
grias, las amarguras, las esperanzas y el amor y la fe, que se
ahogan dentro del pecho y reclaman voz, sonido, expresi6n,
porque sienten la necesidad incontrastable de hallar eco y
simpatia en otra alma hermana! El rudo iconoelasta Ilamaba
frusleria a lo que es y ha sido siempre uno de los mis pode-
rosos civilizadores estimulos de la Humanidad. Cuando los
groseros apetitos, los bajos instintos, residuos de la primitive
bestia ponen al hombre frente al hombre, homo hominis lupus,
para odiarse y aniquilarse en ineensante lueha de pasiones y
de intereses, hay una cosa que los une, una atracei6n que los
confunde: la palabra, el sonido musical, la imagen, el simbolo
que despiertan y hacen vibrar las fibras mas hondas del cora-
z6n; la mano divina del arte junta esas vibraciones en uniso-










LA PROSA EN CUBA


no acorde para que reconozcan todas las demis almas que son
hijas de una madre comin.
Yo no crei en el pron6stico mortal tan irreflexiblemente
distado por Proudhon, pero senti con 61 cuando vaticinaba que
pronto iban a librarse grandes combates por el bien de la Hu-
manidad. Debian volar a las filas los hombres de buena volun-
tad y yo, por mi parte, agregaba: "mfxime si hay que comba-
tir las doctrinas disolventes del mismo Proudhon", y me pa-
reci6 que en efecto, poetas y literatos, durante la refriega iban
a hacer la triste figure de los pajaros cantores bajo un tem-
poral, encogidos y mudos entire las ramas, mojado y descom-
puesto el bello plumaje. Volvi la espalda a los cantores de la
enramada y emigre a esa Arabia Petrea, donde he consumido
buen nimero de afios arando en terreno ingrato para dar
luego con mis huesos en esta Arabia Desierta, donde usted me
ha conocido y me ve cansado, casi arrepentido de no haberme
quedado entire los sinsontes, por haber creido que era mAs me-
ritorio y honroso sembrar maiz para todos en el pedregoso sue-
lo, que eultivar florecillas en mi jardin; aqui doy fin a esta
digresi6n de character intimo en la que charlando amistosa-
mente con usted, creo que he podido espaciarme sin cuidado y
vuelvo al objeto principal de esta carta. Mi voluntario, pero
larguisimo ostracismo del mundo literario, me incapacita para
juzgar con seguridad y much mis para hablar con tono de
maestro aeerca del character, las tendencies y el valor intrinseco
o relative de la literature contemporanea. De tarde en tarde,
y a salto de mata, hacia una breve excursion por ese terreno
arrastrado por mis inveteradas aficiones.
iOn revient toujours.. .!
ProcurB conocer a los autores de mas renombre, y de algu-
nos de 6stos, confi6sole que s6lo he leido las obras mis ensalza-
das por la critical que yo reconocia como ortodoxa.
Por eso, para juez yo me recuso; mas si no se me piden fa-
los sino consejos, eso es otra cosa; pues cumplo conmigo y con
el cateeimeno que a mi acuda, diciendole honradamente lo que
yo creo saludable doctrine, sefalandole el camino que me parece
mas recto para subir y l1egar a las cumbres del arte.
Durante la iltima mitad del siglo que hemos dejado atris,
es prodigiosa la rapidez con que se han difundido las doctrinas
y los m6todos pocos afios antes propalados por los positivistas










70 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


franceses, ingleses y alemanes. En otros tiempos la ciencia se
secuestraba en la Universidad; y para difundirse tenia que va-
lerse del libro costoso. En el period a que me he referido, la
ciencia ha ido bajando hasta las escuelas elementales; ha con-
tado con el gran agent propagandista: el libro y el peri6dico
barato. Con tales recursos la nueva filosofia habia de comenzar
la 6poca indicada, iniciando la renovaci6n general de las cien-
cias naturales para despojarlas de prejuicios tradicionales y
errors dogmaticos.
Ocurri6 entonees un suceso de inconmensurable importancia,
acaso mayor que la que en su tiempo tuvieron el telescopio de
Galileo y la ley fisica universal formulada por Newton: la apa-
rici6n del libro de Darwin The origin of species.
Como puede verse en las obras de Spencer, anteriores a las
del naturalista ingles, la ciencia modern aceptaba ya como
principio evidence el de la evouci6n progresiva de todos sus
dominios, inducido aquel de la estupenda concepci6n de Kant,
que explanaba la construcci6n de nuestro sistema planetario
desde la primitive nebulosa solar hasta el mis lejano planet,
con el acierto que el eminente matemitico Laplace comprob6
despu6s en su Mecdnica celeste; traducido tambi6n por Lamarck
y Blainville, cuando combatieron la doctrine de la inmutabili-
dad de las species animals, y corroborado, finalmente, por los
studios de Lyell, que desmoronaron la fantastica teoria de
Cuvier, de los grandes cataclismos geol6gicos, inventada con el
piadoso prop6sito de acreditar la cronologia y las versions de
la Biblia y de los Santos Padres. Pero algo faltaba para que
ese principio pudiera formularse como ley de genesis universal:
eso fu6 el aporte de Darwin. Con datos innumerables y expe-
rimentos concluyentes, destruy6 el concept ortodoxo de la es-
pecie como tipo primitive y perenne; barrera infranqueable
opuesta a la continuidad de la series zool6gica. Era el eslab6n
que faltaba. Darwin logr6 engarzarlo con los demis, y asi qued6
integrada y patente la milagrosa cadena, que arrancando del
Atomo de la nebulosa matriz de nuestro universe, terminal en la
obra mis acabada y perfect del ignoto progenitor: el cerebro
human.
La confirmaci6n de la hip6tesis evolutiva, que ya daba rum-
bo a los esfuerzos de las ciencias fisicas y naturales, iba acom-
pafiada de una series de studios prolijos y luminosos, en que se
descubrian las condiciones, los medios y arbitrios de que se vale










LA PROBA EN CUBA


el process de la evoluci6n para su trabajo de incesante meta-
morfosis y perfeecionamiento: la hereneia, la adaptaei6n, la
lucha por el alimento y la vida y la selecci6n natural.
Estos descubrimientos que a la par que borraban nociones y
teorias hasta entonees acatadas y tenidas como verdades funda-
mentales, le ofrecian al investigator una clave maestra para
penetrar con segaridad en los claustros mis obscuros e inacce-
sibles de la eiencia, provocaron una excitaci6n febril, la noble
ambici6n de lanzarse a las regions aun no exploradas, y con las
nuevas armas y la nueva antorcha conquistar todos sus tesoros,
alumbrar todos sus misterios. Dirigida por Spencer, Huxley,
Hoeckel, una numerosa y active hueste vo16 al combat; 6stos,
para continuar o comprobar los studios de Darwin; aquUllos,
para aplicarlos dondequiera que pudieran fructificar, sin respe-
tar linderos ni viejos titulos de dominio; otros, para un trabajo
de renovaci6n general de todas las disciplines, encaminado a
desterrar de la ciencia todo vestigio de dogmatismo y darle por
inico fundamento el dato cierto y la prueba experimental.
En lo mis alto, en la regi6n de las Cieneias Politicas y Mora-
les, ya convenientemente preparadas, fue donde la renovaci6n
general di6 los frutos mis copiosos y nutritivos, mientras que
desde esa altura se difundia por todas las capas inferiores el
riego fecundante con pasmosa rapidez, nunca antes igualada
en el eurso del desenvolvimiento intellectual europeo. Numero-
sos e intr6pidos zapadores volaron a explorer los dominios abier-
tos a las ciencias para derribar y edificar; con tanto celo, que
hasta algunos imprudentes, no contents con quemar las malas
yerbas, abonar el terreno y mejorar el cultivo, metian su azada
en el eampo ajeno, o pretendian por su afin de regenerar, re-
ducir a cenizas toda la vegetaci6n que encontraron. No miento
a Renan, porque sus obras pertenecen al period que precedi6
inmediatamente al en que empez6 a esparcirse la simiente de
las cosechas recogidas en el ultimo tercio del siglo difunto. Y
tambidn porque en las primeras, asi como en las profundisimas
con que nos deleit6 en sus 6ltimos afos, no puede afirmarse que
estuviera ausente la tendencia seialadamente espiritualista, re-
siduo de la fe cat6lica de su juventud y tan contraria al de la
nueva filosofia.
Pero donde abundaron mAs las coseehas y los obreros inteli-
gentes, fue en el terreno de los studios hist6rieos, ya, antes, muy
provechosamente cultivados y espigados por eminentes histori6-










72 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


grafos ingleses, norteamericanos, franceses y alemanes que ha-
bian ensefiado el arte de escribir la historic con juicio severe y
recto, ajustado siempre a la documentaci6n autintica y al tes-
timonio irrecusable. Faltaba llevar a la investigaci6n de los
hechos hist6ricos el anilisis delicado y minucioso, los procedi-
mientos y los datos que habian dado resultados tan sorprenden-
tes, manejados por Darwin. Esto hizo Taine, por eso lo cito
en primer termino, como el mis eminente de los innovadores en
la literature modern. Aprovechando los nuevos mitodos los
aplie6 magistralmente a la historic de la literature y del arte,
primero, y luego al studio del mis important period de la
historic de Francia; llev6 la pesquisa minuciosa al cuerpo, al
cerebro de los personajes hist6ricos; a la familiar y a su abolen-
go; a la habitaci6n y a la vida intima; reaparecen los persona-
jes desnudos, mostrando sus Ilagas y sus miserias, que es lo que
satisface a los que estudian la historic para conocer la verdad
del pasado y hacerla maestra del present.
i Listima que esa ensefianza se compare a costa de dolorosos
sacrificios: ilusiones perdidas; idolos deshechos; glorias man-
chadas; heroes convertidos en rufianes foragidos; patriots en
farsantes y mercenaries!
Ademis de las buenas obras de los discipulos de Taine, tam-
biun hay que agradecerle la seriedad y amplitud que ha tomado
la alta critical literaria, desde que en su studio de la literature
inglesa la ejerci6 61 mismo gallardamente.
En la poesia I cuil ha sido el fruto de la regeneraci6n cien-
tifica y filos6fica ? Al hablar de la poesia romintica, le dije que,
a mi entender, la brevedad de su vida no tuvo otra causa que el
ripido triunfo de las tendencies positivistas. En las faldas del
Vesubio verdean viiias cargadas de riquisimo y valioso zumo.
En los campos que invadi6 la Reforma, si ha empezado a ger-
minar la nueva vegetaci6n, yo no la he visto enflorada: no han
llegado a mi sus frutos. Acaso, mis adelante, se recojan copio-
sos y lozanos, pero mis nutritivos que los de antafio, como pro-
dacto de los abonos quimicos y del cultivo intensive y de la in-
gestaci6n experimental. Pero, me diri usted, I y el gran Verlaine,
y Mallarm6 y Rimbaud ?... Yo le digo: No siga usted. Estos reza-
gos del period anterior no deben agruparse entire los modernistas
a que esta earta se refiere por indicaci6n de usted, pues cabalmen-
te representan la protest sentimental y espiritualista, contra el
positivismo y el empirismo. Ademis, no quiero agregar otra











LA PROSA EN CUBA


digresi6n a las anteriores, hechas con el abandon y el desorden
de la conversaci6n familiar, y dejar6 atris estos que tan im-
propiamente quisieron apellidarse decadentes y bizantinos. Los
decadentes antiguos lo fueron de verdad: Roma se desmoronaba
y caia; moria su cuerpo y expiraba todo su espiritu. Cuanto a
los de Paris, los decaidos son el cuerpo y el espiritu de los mis-
mos que no se avienen con la salud y la cultural de la vida mo-
derna ly por qu6 bizantinos? No habia por que emigrar tan
lejos para alardear de sus aficiones: insania, lascivia y perver-
sidad en repugnante consorcio, se encuentran en eualquier par-
te, lo mismo en la patria del marquis de Sade, que en la de
Nteron y en la de Jack the Ripper.
Dejo a un lado el teatro por extrafio a mi asunto y paso a
la novela. Este ginero literario, que desde los Cuentos de Mi-
leto y el Trimalci6n, de Petronio, no tuvo otro objeto que so-
lazar el ocio con agradable entretenimiento, refinindose mis y
mis, a la par de la cultural general y el adelanto de la imprenta,
desde los dias de Fielding, Rousseau, Goethe, aument6 en res-
petabilidad e importancia.
Walter Scott la perfeccion6, la ennobleci6, llevindola al
scenario hist6rico, y la enriqueci6 con cuadros tan acabados de
la vida real y tantos y tantos personajes, que la novel lleg6 a
encumbrarse a gran altura entire los otros g6neros de la produc-
ci6n literaria, tal como la encontr6 Balzac, brillante continuador
del novelist escoc6s, casi tan fecundo, pero mis delicado y mis
hondo en el sondeo del coraz6n human. Un gran periodista,
Emilio de Girardin, tuvo la ocurrencia pasado ya el primer ter-
cio del siglo, de agregar otro estimulante a los que 61 sabia com-
poner para pescar suscriptores, y lo consigui6 dedicando a un
novelist de renombre el piso bajo, l1amado folletin del peri6dico.
Cre6 el hibito de desayunar todas las mafianas al lector con
un retazo de novela; el apindice (continuari) dejaba el apetito
excitado y asi lleg6 la novel a convertirse en necesidad exigen-
te con much provecho para la empresa editorial, mientras el
autor extendia su fama y el niimero de sus lectores en mis pro-
porciones que nunca habia logrado su obra apareciendo en vo-
lumen.
Habia llegado la novel a su apogeo cuando comenzaron las
tentativas de la reorganizaci6n general del positivismo. Ocupa-
ban el campo Balzac, que terminaba su inmensa y fructuosa
tarea; los Dumas mayor y menor, MWry, Jorge Sand, Gozlan,










74 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Gautier, Flaubert y los Goncourt y otros muchos de rango in-
ferior.
Fu6 entonces la aparici6n de Zola.
Pero aqui me interrumpo. No me ha pedido usted la historic
de los precursores de la novel novisima y estoy resuelto a no
aumentar en dos o tres metros esta carta ya kilometrica, que a
mi me va cansando y a usted habri de narcotizarlo sin provecho,
puesto que usted conoce la historic que arrastradol por los re-
cuerdos de tiempos mis felices iba a bosquejar. Y como tambisn
conoce usted con intimidad a Zola, D'Annunzio, Bourget, Tolstoi,
y mejor que yo todo lo que han escrito; y como tampoco desea
saber lo que pienso de cada uno, confesandole que me ban delei-
tado muchos de los precursors de los eitados, entire otros Tolstoi
y Zola, pongo punto final a mis digresiones y sin mis prenm-
bulo voy a decirle el motivo por que, cuando en nuestros colo-
quios ha ponderado usted a esos maestros modernistas, me ha
visto escuchar sin entusiasmo y muchas veces cum grano salis,
a veces de la de amoniaco y no pocas torcer el gesto cuando por
ensalzar a sus favorites ha llegado usted hasta rebajar a los mios.
Empiezo a confesarle que desde que me acereo a ellos se me
hacen antipaticos por la vestidura que traen: su estilo, en gene-
ral, me escuece el paladar. Habituado a sabores y fragancias
mis delicadas, no he podido adaptarlos a estas pimientas y can-
taridas de la nueva gastronomia. Cuando algunos afios antes
de la nueva era, hice mi 6xodo al desierto de la political, me
hallaba muy bien avenido con el estilo de los novelistas en boga.
Los coloristas de la escuela hugoniana, acaudillados por uno que
sabia dibujar y pintar, el brillante, correct y fastuoso Gautier,
habian cultivado con more esa entonees nueva tendencia, le-
vandola a la perfecci6n con sus deleitosas obras y luego con las
de los Goncourt y Flaubert. El disefio exacto, la coloraci6n
matizada y con claro oscuro, la perspective, todo eso iba des-
apareciendo con los brochazos de pintura gruesa, "vidriosos es-
maltes, reflejos metalicos..." Es decir, se quiere que la pala-
bra, signo ideol6gico, se preste a ser, a la vez, color, sonido
musical, cimara fotografica, llama, cincel, punz6n, buril, micros-
copio y espiculum, y para ello corrompen y torturan el idioma,
cambiando a su capricho la acepci6n corriente de los vocablos;
bastardeandolo con voces ex6ticas o inventando otras de sentido
conventional. Parece extrafio que a semejante jerga se acomo-
den los que pretendn anteponer a todo la verdad, porque bien











LA PROSA EN CUBA


saben que la apariencia exterior, el color y la line, son las cua-
lidades mis engafiosas que disfrazan u ocultan ]a realidad.
No me agrada el estilo, pero much menos los procedimientos
usuales de las nuevas escuelas, empefiadas en sujetarse al mB-
todo modern, porque es lo cierto que por ellos no alcanzan la
verdad artistic ni la cientifica tampoco. Recuerdo bien los
personajes de sus novelas mis encomiadas, y le asguro a usted
que a pesar de tanto derroche de verismo y de analisis psicol6-
gico, no los cambio por los que todo el mundo ha visto en una
espl6ndida galeria de personajes hist6ricos o ficticios que Ilevan
estas firmas al pie: Shakespeare, Cervantes, Moliere, Lesage,
Fielding, Goethe, Dickens, Balzac, Jorge Sand, Flaubert, Man-
zoni. Aquellos novelistas copiaban la sociedad y las costumbres
tales como ellas se muestran a la vista del pintor; los sentimien-
tos y los m6viles internos y externos que mueven al hombre, los
desentrafiaban facilmente con la sagacidad del observador curio-
so y experimentado. Los de ahora necesitan aserrar el craneo
i de los vivos! o meterle en el buche el aparato cat6ptrico de
Roentgen para iluminar sus entrafias. Un pintor, imitando al
famoso artist de Atenas, pinta una mujer desnuda en la que
resaltaban todas las perfecciones. Nunca se vieron 6stas asi
reunidas en cuerpo femenino, pero cada una de esas perfeceio-
nes ha sido copiada del natural de uno de los models vivos
escogidos para la obra. Cuantos la vean dirin que es una belle-
za real y podran agregar que es la verdad artistic. Saque un
fot6grafo las imagenes del esqueleto y del cuerpo desollado y
disecado de una hermosa mujer que ha fallecido en el hospital
y presentelas luego como retratos de la muerta. Los que la
conocieron diran que esos son grabados de anatomia, pero no
retratos verdaderos; y pudieran agregar tambien: tampoco es
la verdad artistic.
He aqui dos procedimientos distintos: el uno se vale de la
fantasia, el otro de la ciencia. Para el verdadero artist la
elecci6n no es dudosa.
Los dos grupos de psic6logos y naturalistas, en que se divi-
den los novelistas, pretenden corresponder a las dos bases en que
se asienta la ciencia modern: la experimentaci6n y el anklisis.
Para el uno y el otro es imprescindible descomponer, dislocar,
segregar... y eso hacen ellos, y tienen raz6n, puesto que se han
empefiado en filosofar; pero que no pretendan darnos por reali-
dades sus abstracciones y sus dibujos de neerocomio. Sus cua-










76 EVOLUCI6N DE LA CULTURE CIJBANA


dros de la sociedad no la retratan en su conjunto: han eliminado
todo lo que no convenga a sus puntos de vista, que es, acaso,
siempre del pesimista. Sus personajes no tienen mis realidad
que la de los personajes que much antes que el verismo y el
naturismo, nos legaron la poesia y la leyenda: Prometeo, el rey
Arturo de Bretafia, Rolando el de la Chanson, el Cid Campea-
dor, Fausto, Tenorio, Rend, Cain, Manfredo, creaciones de fan-
tasia, personificaciones de ideas, aspiraciones y dolencias de un
alma o de una raza; plAsticas encarnaciones de la vida internal
del poeta. Otra objeci6n tengo que hacer a los analiticos. El
jefe de estos psic6logos interrumpe su narraci6n a cada paso
para poner en muchas y cansadas pfginas los m6viles secrets
y el estado interior de sus personajes, sirviendole de pretexto el
mis leve incident; los mis graves absorben, por supuesto, mis
de la mitad del libro, porque hay que desenredar con minueiosa
curiosidad la enmaraiiada complejidad de la vida modern. &Es
esto serio? Me figure un pretense quimico que en una vasija
vierte las sustancias que se le antojan y luego las present
afirmando que ha hecho un delicado y laborioso analisis cuali-
tativo y cuantitativo de aquellas sustancias y ofrece como prue-
ba la nota en que previamente habia fijado la proporci6n y la
naturaleza de los ingredients.
Ya sabe usted lo que queria saber: por que, reconociendo las
dotes superiores de los modernistas mAs renombrados, me ha
visto siempre displicente y frio cuando encomiaba sus mejores
obras. Como siempre sucede, la literature se desenvuelve sin
desacuerdo con la ciencia y el pensamiento contemporaneo; pue-
do afirmar que con ella he estado hasta ahora en buena convi-
vencia; pero no he logrado connaturalizarme con el estilo, los
metodos y el espiritu de las escuelas reinantes, porque son re-
beldes a la moral y rebeldes al arte.
Si se trata s6lo de deslindar del terreno extrafio lo que a su
propio dominio atafie, nada tendria que decir; pero es lo curioso
que esa independencia del arte se invoque contra el arte mismo:
a tal punto han llegado la licencia y la indisciplina. Y no
hubiera llegado al colmo en los filtimos afos, si la critical no se
hubiera mostrado tan indulgente y disimulada. Dieron en de-
fender algunos majaderos flagelados con sobra de raz6n por los
critics de la 4poca, que ya era hora de derribar una autoridad
decrepita e incompatible con el espiritu de los tiempos. La cri-
tica no es otra cosa que la envidia o el consuelo de la impotencia










LA PROSA EN CUBA


que denigra lo que no puede engendrar. Y un critic pusilinime
por rehuir responsabilidades tuvo la oeurrencia de decir que no
era juez para dietar fallos, sino simplemente un lector aficionado
a publicar sus impresiones. iFinura del esprit frances! Gust6
la palabrita y la buena treta por la cual los critics siguieron
con el nombre de impresionistas, fallando a todo su sabor, pero
dejando al condenado la satisfacci6n de career que no fu6 sen-
tenciado por juez competent. Este fu6 el primer paso; y des-
pues de la abdicaci6n de la critical vino algo mis grave: un
pensador profundo, eminente escritor, ha publicado un libro
destinado a servir de catecismo revolucionario, si no le sale
nadie al encuentro; el arte no tiene ley, la est6tica esta basada
en el capricho de cada artist, ni es ciencia ni sirve ni sirvi6
nunca para nada; para 61 no hay dogmas ni preceptos. Todo el
mundo es artist, porque es obra de arte todo aquello en que el
hombre imprime sus sentimientos para mostrarlos a sus seme-
jantes; no hay arte bueno ni malo; bueno es para cada cual lo
que mas le guste. Y yo pregunto: iQu6 se pretend ahorat
Fuera de Rusia y Turquia, la literature disfruta de absolute li-
bertad; se describe lo que se quiere y se public cuanto se describe
pagando al impresor.
Nunca fu6 Verlaine levado a la carcel por delito literario,
ni Mallarm6 multado siquiera, ni el conde de Montesquieu
levado a un asilo para entretenerse en cazar murciilagos y cul-
tivar hortensias en el huerto, ni el neur6tico Huysmans reclui-
do en una cartuja. Ahora parece que no basta la licencia y la
impunidad; fakta que los revolucionarios delincuentes se acues-
ten tranquilos sin que nadie sea osado a molestarles censurando
sus faltas; que es lo mismo que si entregada una plaza a los
anarquistas, depuestos los jueces, cerradas las cerceles, disueltas
la policia, y saqueados los ricos, se oyera el clamoreo: ja la
hoguera los C6digos!
Y tampoco puedo ser indulgente para con los modernistas
deliberadamente y con reconcomios rebeldes a la moral; yo
sigo creyendo que el destiny del hombre es 6ste: que el trabajo
y la edueaci6n procuren el mejoramiento corporal y mental del
individuo y ayudar tambidn al progress de la civilizaci6n y la
cultural cosmopolita, por cuyo medio se ha de lograr el perfec-
cionamiento de la especie a fin de que cnando la madre tierra,
que aun no ha concluido su proceso geol6gieo y se encuentra
joven y vigorosa, segfn muestras harto terrible y recientes,










78 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


haya alhajado la morada y embellecido la habitaci6n del nuevo
huesped, aparezca sin avergonzarse de su prosapia la especie
que ha de suceder a la nuestra en la escala zool6gica. Political,
Filolofia, Literatura, Arte, consagrados al adelanto del indi-
viduo y de la especie, son libres e independientes entire si, pero
no del centro vital que los dirige y gobierna. La conciencia es
una e indivisible; pero, cuando dicta su fallo imperative, es
inevitable la obediencia. En el cuerpo human el 6rgano que
se niega a ejecutar su funci6n muere y mata a los otros. Cuan-
do da su mandate la conciencia colectiva, el organismo social
que desobedece, yerra, y si hay contumacia, delinque.
Pero basta de homilias: cese ya el vapuleo, pues entire los
vapuleados se hallan sus favorites. Es usted muy joven, y al
presentarse en la escena literaria cuidark de no contrariar el
gusto y las tendencies que hoy predominan.
El joven elegant que hace su entrada en los circulos socia-
les, no s6lo cuida de ajustar el sombrero, el calzado y los panta-
lones al iltimo figuring. Tambien han de ser irreprochables el
bast6n, la leontina y el peinado. Mientras anuda el lazo de
!a corbata debe tararear frases musicales de Mascagni o de
Wagner-ojo con Bellini-y en el restaurant debe pedir, aqui,
en la Habana, ostras de Ostende o poularde du Mans. Pero no
dude usted que d&spu6s de pocos afios, gustark del botin hol-
gado, se pondri tirantes para no oprimir el abdomen, se atre-
vera a canturrear entire dientes melodies de Sondmbula y Lu-
cia y en la fonda pedira sin pudor caldo gallego o harina con
cangrejo. Pues a usted, joven amigo, alli lo espero; ya vera us-
ted que a pesar de su consult, me he cuidado de no molestarlo
con dogmas y preceptos literarios que usted conoce y que usted
desdefia y desobedece con deliberada intenci6n de no pecar con-
tra su catecismo modernista. Con el tiempo eonfio en que logra-
ri despojarse de las galas y vestiduras del modernismo, faltas
de valor intrinsico que, en cuanto se deslustren por manoseadas,
habra que desecharlas. En esa saz6n su gran talent sera su
mejor maestro: aceptara los preceptos que hoy tiene por infitiles
y desp6ticos; su ingenio le dara frutos de mirito muy subido y
entonces, al recoger el lauro, creo que se acordara de estas mis
palabras de hoy. Cuando Pues, mi querido amigo, tan pron-
to como usted se persuade de esto que voy a decirle:
En el gran mundo literario siempre han regido modas de










LA PROSA EN CUBA


tres 6rdenes distintos: modas locales, modas nacionales y modas
cosmopolitas o universales. Las primeras, las del vecindario y
la ciudad, son pasajeras. & Qui6n lee hoy en Paris las Precio-
sidades, de Voiture; en Roma el Adonis, del cavaliere Marini;
en Madrid las Soledades, de G6ngora? Las modas nacionales
tienen larga vida; pero no pueden trasponer las fronteras sin
riesgo de provocar la risa del extranjero. Las cosmopolitas no
pasan nunea. En todas parties todos los que leen entienden Io
que hablaron S6crates y Plat6n en Atenas; Pablo de Tarsis en
Efeso; Cervantes en Madrid; en Paris, Bossuet y Pascal; -n
Londres, Shakespeare y Bacon.
Las modas locales son para el uso dombstico cotidiano, res-
ponden a la frivolidad, al gusto, a las impresiones transitorias
y a los caprichos de cada 6poca; en la national los caracteres son
permanentes, responded a las costumbres, a las ideas y al espi-
ritu de la raza; la superior es el molde estereotipico en que
se estampan para todos los tiempos y para todos los pueblos, las
ideas, las concepciones, los sentimientos, las instituciones comu-
nes a la especie humana. Alli es donde tienen su lugar perdu-
rable los libros que hablan al buen sentido y a la raz6n colectiva;
que despiertan y conmueven los sentimientos del alma comiun,
cuya consonancia es la mis cierta confirmaci6n de la fraterni-
dad de los hombres.
Ahora, para terminar, ise acuerda usted de aquel intripido
joven, muerto en su ascensi6n a los Alpes, bellisima concepei6n
de Longfelow? Guardela en un rinc6n de su memorial a guisa
de brfijula. Es usted muy joven todavia, le repito; acuda con
su instrument al campo comiin, donde se trabaja para todos;
mis adelante, cuando satisfeeho de la tarea, se sienta mis fuer-
te y mis animoso, envu6lvase en espesas pieles, empufie el al-
penstock de ferrada punta, y i arriba!; si cae subiendo, tendrin
sus restos incorruptible sepultura y sublime epitafio en la pala-
bra iExcilsior! escrita en la bandera que marcando la altura de
la ascensi6n, dira tambi6n la grandeza de su prop6sito. Y si
llega a la cumbre, iqu6 triunfo y qu6 excelsitud! En la cima
del Mont Blanc, luz, serenidad, eterna blaneura; alla abajo, la
grey que trabaja y pelea sin que en lo alto se oiga su vocerio;
y mis arriba, muy lejos, cuando bajan las sombras, la lumbre
misteriosa, la Estrella Polar sin Oriente ni Ocaso: perenne, in-
m6vil, inconmutable...




















305~ 16HRCIO RODRIBUEZ Y HERHNINDEZ
(1831 1907)

Naci6, en la Habana, el 11 de noviembre de 1831. Muri6, en
Wdshington, el 1p de febrero de 1907.

URISCONSULTO y poligrafo, despu6s de haber obtenido
la base de su gran cultural en su patria y ofrecido las
primicias de su talent y su saber, primero como alumno
eminente de la Universidad de la Habana, y mis tarde, ya doc-
tor en derecho y en filosofia, como catedritico de la misma ins-
tituci6n docente, emigr6 de Cuba, obligado por las eircunstan-
cias de la revoluci6n del 68, de la que fu6 partidario, y fij6
su residencia en Washington, donde ampli6 y depur6 el caudal
de su erudici6n juridica y literaria, ejerci6 su profesi6n de
abogado con prestigio y provecho y escribi6 las biografias de
Luz y Caballero y Varela, obras que bastan para justificar la
reputaci6n de este escritor cubano.
Ademis, es autor de diversos discursos, ensayos y articulos
notables, entire ellos, Utilidad del studio de la Historia, su tesis
universitaria para obtener el titulo de liceneiado en dereeho;
La educacidn en Prusia, Breve exposicidn de "La Eneida", etc.;
de un curso elemental de quimica y de una version espafola
de la novel La cabala del tli Tom, hecha en colaboraci6n con
Jos6 Manuel Mestre. Colabor6 en la Revista de Jurisprudencia,
Brisas de Cuba, Revista de Cuba y otros importantes peri6dicos
cubanos de su 6poca juvenile; dirigi6 La Idea, en esta misma
ciudad, y fu corresponsal de El Monitor Republicano, de Mexi-
co, en Nueva York.















UIDR DE DOH "OSe DE LA LUZ
Y CRBFLLERO
Por "O5s IBnFICIO ROODRIUEZ





Corrsponde al period anterior al segundo viaje de don
Jose de la Luz, un episodio interesante, acaecido en la Socie-
dad Econ6mica, en el afio de 1842, durante el mando del capitin
general don Jer6nimo Vald6s, con el distinguido escritor y
viajero ingl6s Mr. David Turnbull, a la saz6n c6nsul de S. M.
Britanica en la Habana. En este suceso desempefi6 el senior
Luz un papel tan important como honroso.
Mr. David. Turnbull era un viajero distinguido que se ha-
bia hecho conocer en el mundo de las letras por la publica-
ci6n de dos obras muy estimadas. La una se ocupa de la re-
voluci6n francesa de 1830; y la otra trata de la Isla de Cuba.
Y como la Sociedad Patri6tica procur6 siempre interesar en
sus trabajos a las notabilidades de todo g6nero, asi nacionales
como extranjeras, habia desde 1838 conferido a Mr. Turnbull
el titulo de "socio corresponsal", pues otra cosa no podia
hacerse conforme a los estatutos. En la list de los miembros
de la Real Sociedad publicada en la "Gula de forasteros" de
1842, se dice simplemente: "Mr. Turnbull, viajero ingles, 1838."
Es de tenerse en euenta que segin los Estatutos de la Real
Corporaci6n, los nombramientos de socios de cualquiera cla-
se y categoria tenfan que ser sometidos al Gobernador Gene-
ral para su aprobaci6n; y es probable que si la obra sobre Cu-
ba del distinguido escritor se hubiese publicado con anterio-
ridad a la fecha de su admisi6n en la Sociedad, 6sta no hu-
biera podido nunca tributarle con su elecci6n de socio corres-
ponsal un merecido cumplimiento. En esta obra, rica de im-
portantes noticias sobre Cuba, y sobre el traflco de esclavos,
public el senior Turnbull irrefutables datos estadfsticoe proban-
do que la importaci6n annual de eselavos africanoe en la Isla de
Cuba, despuns de la solemn promesa de Espaia de reprimir









84 EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


la trata, ascendia por termino medio al respectable guarismo
de 23.000; y no contentindose con esto, demostr6 palpable-
mente que los cubanos, o sea los naturales del pais, se oponian
decididamente a aquel comercio inicuo, mientras que el Go-
bierno lo protegia, con el objeto de mantener la isla en mas
perfect obediencia. "The trade is protected by the Spanish
Government for the purpose of retaining (the People) more
securely in His Catholic Majesty's obedience." Asi es que
aunque en 1842 desempefiaba ese escritor el empleo de c6nsul
de S. M. B. en la Habana, aunque representaba una naci6n
con la que las autoridades de la Isla de Cuba siempre han
cuidado much de no comprometer ningfn lance; y aunque el
Capitin General de entonces, don Jer6nimo Vald6s, ha sido
uno da los pocos que la voz piblica no ha acusado como inte-
resado personalmente, de una manera direct e indirecta, en
la trata de Africa, pronto cay6 en desgracia del gobierno, y
se trat6 de removerlo de cualquier modo.
Dijose que Mr. Turnbull habia tratado de predicar aboli-
ci6n entire los esclavos: acus6sele entire los comerciantes es-
paioles de que provocaba a los negros con sus "doctrinas in-
cendiarias" a sublevarse contra sus "legitimos" propietarios.
Sea como fuere, el resultado definitive fu6 que Mr. David
Turnbull dej6 de ser c6nsul de S. M. B. en la Habana, y que
se traslad6 a un buque de guerra de su naci6n, que se hallaba
en puerto cabalmente.
Pero no pararon en esto las cosas. El gobierno quiso a la
vez mortificar a Mr. 'Turnbull causandole una ofensa en su
amor propio, y haciendo que el pais entero, representado por
la Corporaci6n popular mis respectable, apareciese solidario
con las autoridades, en sus persecuciones y violencias. Era
grato para el gobierno, despues de haber cometido un acto de
que podian venir consecuencias desagradables, asi en lo mo-
ral como en lo politico, escudarse con la opinion del pueblo, y
aparecer como simple eco, o mero ejecutor de las ideas do-
minantes en el pais. Con este prop6sito fu6, sin duda, que
se trat6 de expulsar a Mr. Turnbull del seno de la Sociedad Pa-
tri6tica, y de que 6sta acordase borrar su nombre de la list
de sus miembros.
Era entonces el Director de la Sociedad el senior don Jose de
la Luz; pero como se hallaba muy enfermo, y guardaba cama
en aquallos dias, las juntas se verificaban sin su asistencia.










LA PROSA EN CUBA


Era Vicedirector el Conde de Casa-Bayona; ejercia el oficio
de Censor el desgraciado senior don Manuel Martinez Serrano,
abogado distinguido que muri6 mis tarde en un calabozo por
el inico delito de haber sido un enemigo decidido de la escla-
vitud de los negros; y el Seeretario general del cuerpo era el
erudito y apreciabilisimo economist y professor de studios
filos6ficos senior don Antonio Bachiller y Morales.
Los pensamientos del gobierno no podian encontrar eco ni
manera alguna de realizarse en unos hombres como estos.
Fu6le precise prescindir del camino director, que consistia en
dirigirse a los que formaban la cabeza de la Sociedad, echan-
do mano en lugar suyo de un recurso tortuoso, que, aunque
di6 buenos resultados al principio, pudo luego afortunadamen-
te, volverse contra l1. La opinion pbblica es uninime en afir-
mar que el general Vald6s sugiri6 a algunos de sus amigos per-
sonales el pensamianto de que se hiciese una moci6n con ese
objeto en la primer junta que celebrase la Sociedad, con-
fiando, y mAs que confiando dando por seguro, que se conse-
guiria el resultado.
Celebr6se, en efecto, la junta, que fu6 a presidir uno de
los Tenientes del Gobernador de la Habana, al Asesor General
tercero don Pedro Fernandez Villaverde: y en ella se propuso,
por el Director don Ram6n de Armas, que "se recogiese el ti-
tulo de socio corresponsal a Mr. Turnbull". El senior Armas
sostuvo la proposici6n; algunos otros sefores la secundaron;
y el acuerdo result de conformidad. La Sociedad lanzaba de
su seno al ingl6s abolieionista.
Pero, afortunadamente, en la organizaci6n de la Real So-
ciedad existia una peculiaridad reglamentaria, que sirvi6 al
senior Bachiller y Morales para abrir una puerta legal a la
rehabilitaci6n del cuerpo ilustre que acababa de dar tan fal-
so paso. El reglamento prevenia que ninguna moci6n se Hle-
vase a la Sociedad sin que previamente hubiese sido presenta-
da a lo que se llamaba "Junta Preparatoria", o sea, una co-
misi6n compuesta de los individuos de la mesa directive del
cuerpo, o en otros terminos, del Director, el Censor, el Teso-
rero, el Contador y el Secretario General, o sus suplentes. El
senior Bachiller hizo constar, despues de perdida la votaci6n,
que protestaba contra el acuerdo, y que lamaba la atenci6n
aeerca de su ilegalidad, por cuanto la moci6n se habia discutido










86 EVOLI7CI6N DE LA CULTURE CUBANA


sin que previamente se la hubiese sometido al trimite que
preseribia el reglamento. Asi qued6 por el moment la cues-
ti6n.
Pero don Jos6 de la Luz, que ni sospechaba siquiera lo que
acaba de pasar en la Sociedad de que era Director y a que pro-
fesaba tanto amor; recibi6 las noticias de lo ocurrido con un
pesar vivisimo. De 41 participaron don Domingo del Monte,
que tom6 una parte muy decidida en este asunto en favor de
la buena causa, y mucho.s otros cubanos, decididos a sostener
la misma por cuantos medios fuesen posibles legalmente. Y co-
mo don Jose de la Luz no pudiese salir de su casa, se deeidi6 a
escribir una "Memoria", o "alegato", que remiti6 a la "Jun-
ta Preparatoria", y que discutida y aprobada en 6sta, se trans-
miti6 a la Sociedad en la sesi6n subsecuente. Coneurri6 a es-
ta junta un nilmero mayor de socios del que habia asistido a
la anterior; y, sobre todo, no falt6 ninguno de los amigos del
senior Luz y del senior Del Monte. El resultado fu4 que despu6s
de una discusi6n muy prolongada, en que se neg6 por algu-
nos la competencia de la Sociedad para declarar nulos sus
acuerdos, aunque resultasen dictados contra la ley, la ra-
z6n sali6 triunfante, se aprob6 el dictamen del senior Luz, y se
revoc6 el acuerdo de la sesi6n antecedente, restableciendo a
Mr. Turnbull en su character de socio corresponsal.
Es de sentir que esta memorial, escrita con toda la energia
de la raz6n y la justicia, se eneuentre sepultada en el mare-
magnum de los archives oficiales. Ella ofrecia un buen ejem-
plo, y un testimonio elocuente, de que aun en medio de la
mayor presi6n y en las mis desfavorables circunstancias,
siempre hay algfin medio legal de hacer que se escuche la voz
del deber, cuando se tiene el valor de pronunciarla.
La noble conduct del sefior Luz fu6 abrobada y apreciada
por cuantos supieron de ella en el pais. Mr. Turnbull no fu4
el iltimo, por eierto, en enterarse de ella, ni much menos
en apreciarla y agradecerla. Tenemos la fortune de poseer
el aut6grafo de la carta que aquel caballero dirigi6 al senior
Luz con este motivo, dandole gracias por su acci6n. Esta
carta, por su estilo y por su espiritu, honra tanto al que la
escribi6 como a aquel a quien iba dirigida; y siendo, como es,
un complement interesante de la material a que se encuentra
dedicado este capitulo, la traducimos a continuaci6n.












LA PROSA EN CUBA


A bordo del barco de S. M. "Romy"

Habana, 3 de julio de 1842.

Sefior don Jose de la Luz y Caballero.
Muy sefior mio:
He reeibido de manos de uno de nuestros amigos comunes, y lei-
do con profunda satisfacei6n, el escrito tan sencillo como concluyen-
to que desde el retire en que lamento se halle usted eonfinado per el
mal estado de su salud, dirigi6 a la Real Sociedad Patri6tica, con mo-
tivo de la propuesta que parece haberse hecho alli, en una junta ante-
rior, con el objeto de borrar mi nombre de la list de los socios co-
rresponsales.
Muy agradable seria para mi ofrecer a usted la expresi6n de mi
reconoeimiento, por la part de afeeci6n personal hacia mi que pue-
da haber entrado como m6vil para la conduct de usted adoptada en
este asunto. Pero cuando reflexiono en la absolute insignificaci6n de
laf consideraciones personales, comparada con los motives mis nobles
y mas elevados que used invoca y proclama, estoy seguro de que usted
me comprenderk bien cuando le asegure que a pesar de no ser yo por
natural disposici6n desagradecido, si no lo molesto ahora con una ex-
presi6n de mis sentimientos particulares, es porque no quisiera reba-
jar en lo mis minimo el alto punto de vista, y las consideraeiones ele-
vadas que ban influido en su espiritu.
Ademas de eso, siento el deseo de career que asi como los adversaries
de la moei6n ban procedido sin motives de personal bondad para eon-
migo, asi tambidn sus autores, para los que soy completamente des-
conocido, no pueden en manera alguna haber obedecido a sentimien-
toa de personal animadversi6n en contra mia. El objeto que esos se-
fiores se han propuesto es sin duda contradecir y condenar los prin-
cipios y doctrinas eon que relativamente a la eselavitud y al trifieo
de eselavos, y tal vez tambien a la libertad constitutional en gene-
ral, estoy en cierto grado identificado, y que seg6n u'Sted observe con
justicia, estan los unos y las otras sostenidos a la faz del mundo por
la gran naci6n que yo he tenido el honor de representar en la Haba-
na. Esos seiiores, sin embargo, han fraeasado en sn tentative, gracias
al verdadero patriotism de esa Sociedad que ensalza y aclama a us-
ted, adn n su auseneia, el mfs ilustre de sus miembros.
Orgulloso de perteneeer a la naci6n a que pertenezeo, porque estoy
conveneido de que la libertad humana, y los derechos individuals, sin











88 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


distinci6n de raza, ni de color de la tez, son mAs respetados en la Gran
Bretafia que en ningdn otro pals del mundo, temo, sin embargo, que
st me consider como un patriot poeo decidido, puesto que mi amor
por mi pais deseansa quizis mis en la reflexi6n y en la raz6n, que en
un sentimiento del espiritu. Ofrezeo a usted y a sus colegas de la ma-
yoria, en esta ocasi6n notable, el homenaje de mi respeto, tanto mAs
sincere cuanto que veo en ustedes los amigos de nuestra comdn hu-
manidad.
Si no abrigo ese mismo sentimiento respect de los autores de la
moei6n es porque ellos mismos han querido declararse los enemigos de
la libertad del g6nero human.
Deseo sineeramente que recobrando used pronto la salud pueda
usted ocupar otra vez el puesto a que da ueted tanto lustre, en el
scno de la Sociedad Patri6tica; y enando used se present alli de
nuevo, suplico a usted que haga present a la mayoria cuAn honrado
me consider en ser uno de los miembros del cuerpo, y euan de veras
me interest por el honor, bienestar y prosperidad de su pals, cuyo pro-
greso me parece que se retardard seriamente por la timidez de algu-
nos en defender los sanos principios, y por la tenacidad de otros en man-
tener de grado o por fuerza los errors mis fatales.
Tengo, senior, el honor de ser su field y obediente servidor,

D. Turabull.

Este episodio curiosisimo de la historic de la Isla de Cuba
no concluy6 en este punto. Distingui6se much en la diseu-
si6n, en favor por supuesto de que se revocara el acuerdo que
retiraba el titulo a Mr. Turnbull, el Sefior Don Domingo del
Monte. La influeneia de su palabra apoyando poderosamente
la Memoria escrita del senior Luz, asegur6 en aquella ocasi6n
el triunfo de la justicia. Y si a Don Jos6 de la Luz pudieron
entonces escudarlo sus enfermedades, y la especie de vene-
raci6n que por 61 se sentia siempre irresistiblemente, no suce-
di6 lo mismo con Del Monte.
Todavia hubo mis. Se fu6 de Cuba el General Valdes, y
vino a reemplazarle en el mando, a fines de 1843, el Teniente
General Don Leopoldo O'Donnell, Conde de Lucena, que fu6
despuds el Duque de Tetuan.
El sefor Luz estaba ya en Europa, y habia cambiado la me-
sa direetiva de la Sociedad. A los poeos dias de la ilegada del
nuevo General, celebr6se una junta, a que seg6n la costum-











LA PROSA EN CUBA


tre universalmente observada hasta entonces, asisti6 S. E.
con el objeto de presidirla, y tomar, como si dijese, posesi6n
del puesto en la respectable corporaci6n. En esa junta se de-
bia, ademAs, dar cuenta de las propuestas hechas por la pre-
paratoria para la expedici6n de titulos y la proclamaci6n de
los premios discernidos en el concurso annual. Uno de los ti-
tulos que debian darse era el de "socio de honor" al mismo
General Presidente, pspLcie de eumplimiento a la autoridad
establecido por el uso. Pero en ese moment, cuando se hizo
la moei6n para que se aceptase el nombramiento propuesto,
tom6 la palabra el general O'Donnell y pregunt6: "&Si era
cierto que Mr. Turnbull era tambien miembro de la Socie-
dad?" Afiadi6 que si era "e1 no podia consentirlo, porque el
Gobierno sabia que aquel extranjero habia estado conspiran-
do contra B1; y que por otra parte, nunca permitiria que su
nombre y el de Mr. Turnbull estuviesen en la misma lista".
Excitimdose entonces, como solia sucederle con alguna fre-
cnencia, agreg6 que 61 ordenaba que se borrase de la list
el nombre de Mr. Turnbull.
Nadie replied una palabra a las observaciones y decision
de S. E. Si el silencio es conformidad, la resoluci6n se lev6
a cabo de esta manera. Pero no hubo ni votaci6n, ni acuerdo;
y se obedeci6 sin resistencia lo que habia mandado S. E. Los
testigos de esta escena, de cuyos labios hemos recogido la
descripci6n exacta de lo que pas6 en aquella noehe memora-
ble, se estremecen ain de indignaci6n con el recuerdo de
aquel acto de brutal despotismo con que inaugur6 su mando
en Cuba el que se bafi6 despubs en sangre, convirtiendose en
verdugo de una raza.
















LR HOCHE BUEHR EH 1864
Por 30S IBfRlCIO RODRIBUEZ
(1831-1907)





I

SAquella noche no se borrard jams de mi memorial!
El jefe de la familiar de los Fesser habia querido solem-
nizar la noche buena de 1864, entregando a los esclavos que
habian sido de sus padres las escrituras de libertad que o1 y
sus hermanos les acababan de conceder!
Veintiocho esclavos iban a ser emancipados: veintiocho
criaturas raeionales iban a ser restituidas a su primitive dig-
nidad, regeneradas, r,edimidas de la abyecci6n mis espantosa.
Los hijos de Micaela y D. Eduardo, espiritus cristianos y
llenos de elevaci6n, no querian en torno suyo criaturas degra-
dadas, en las que una mano fratricida y saerilega hubiera ex-
tirpado de raiz la personalidad propia, la libertad individual.
ReuniBronse, conferenciaron un moment; de su entrevista
sali6 unAnime y magnifica la emancipaci6n de aquellos series.
La acci6n era sublime...
El especticulo tenia que ser grandiose, conmovedor...
Dos amigos intimos debiamos presenciarlo... jams lo ol-
vidar6...

II

Se habia pasado aviso a todos los esclavos para que se
presentasen en la casa, al obscureeer, el dia de noche buena.
Y an efecto, apenas habiamos concluido de comer cuando
.empezaron a entrar uno tras otro los esclavos, ignorantes
quizas de lo que iba a acontecer .
No fueron mAs que quince los presents. De los trece res-
tantes, los unos estaban en el campo, los otros por enfermos
no pudieron concurrir.










92 EVOLUCI6N DE LA CULTURE CABANA


Lino, Alejandro, Fernando, Felipe... negros todos, robus-
tos trabajadores de los Almacenes-Pedro el cochero--la ne-
gra Carolina,--Maria levando en brazos a su hijo. Alli es-
taban todos, alineados, y en la actitud humilde del aselavo
que aguarda los mandates de su seflor.
"Mirad, les dijo Frasco, vosotros todos hab6is trabajado
con mi padre, y a mi madre le hab6is besado la mano respe-
tuosos. La mayor parte de vosotros habeis sido buenos, y nun-
ca el amo y la sefiora tuvieron quejas de vosotros. Algunos
pocos solamente hab6is cometido algunas faltas; pero esos po-
cos el amo y la sefiora los perdonan,-y a todos desde el cie-
lo os dan la bendici6n!
"Escuchad:--Nosotros todos obedeciendo a los deseos de
nuestros padres, nos hemos reunido para daros, a los unos el
premio de su buena conduct, a los otros un testimonio de
perd6n. La nifia Joaquina, que esti alli en Inglaterra con
sus hijitos:-la nifia Maria Luisa:-las nifias Mieaelita y Ma-
ria Manuela que estin en el convento:-la nifia Margarita:
el nifo Eduardo y yo,--os concedemos todos la qibertad. Dad
las gracias al amo y la sefiora,-y rogad por el deseanso de
sus almas".
"Pero debo deciros otra cosa. Ya sois libres; ya sois to-
dos los absolutos duefios de vuestras personas y de vuestro
trabajo. Cuidad que no se pierda el beneficio que disfrutAis.
Sed buenos: sed constantes; trabajad como hasta aqui: que
no se diga nunca que no sab6is agradeeer, desperdiciandolo,
el inmenso favor que recibis".
Asi habl6 Frasco. Las cars de los negros no mostraban
ninguna especie de emoei6n. El hfbito de comprimir todos los
impulses del Animo en la presencia del amo, haee aparecer
como insensible al africano en cuyo peeho se eneierra sin em-
bargo, un eoraz6n tan rico de generosas afeeeiones. La ne-
gra Carolina solamente dej6 correr por sus mejillas dos lA-
grimas sileneiosas... mientras que su hijo extrafiando la reu-
ni6n de tanta gente, y bien ajeno de la importancia de aquel
aeto se inquietaba volviendo a todas parties sus curiosos ojos,
y balbuceando algunos sonidos inarticulados y confusos.
La eseena era muy grande. El eoraz6n de todos nosotros
estaba desgarrado. Las lgrimas se agolparon a nuestros
ojos... Dej6moslas que corran que ellas siempre purifican,
arrastrando tras de si, algin empafiamiento de nuestra alma.











LA PROSA EN CUBA


III

Cada negro fu6 llamado sucesivamente, uno por uno, para
recibir el document de su libertad. A cada uno se le instru-
y6 de la formalidad de policia que tenia que ejecutar al dia
siguiente presentindose al Comisario. A cada uno se le hizo
un pequefio regalo de tabaco o de dinero, y se le dirigieron
frases especiales, en conformidad con sus circunstaneias.
Cuando todos tuvieron sus papeles, cuando Frasco les anun-
ci6 que se podian retirar: entonces todos a la vez le dieron
las gracias y prometieron que serian buenos y honrados, tra-
bajando como antes, sin hacer ninguna diferencia.
Algunos expresaron que deseaban ir al campo a ver a su
familiar. Se les proporeion6 lo que necesitaban.
Alguno vino luego a dar las gracias, mas en especial Ca-
rolina sobre todo.
Poco despues, ya no estaba en el sal6n ninguno de los
negros.
~Que pasaria por sus espiritus en aquellos moments tan
solemnes? La salvaje quietud de su fisonomia, en aquella cri-
sis tan notable de su existencia, era uno de los rasgos nis
eonmovedores de este cuadro. Terrible acci6n del despotis-
mo que ha sabido hacer opaco ese reflejo maravilloso de las
pasiones del espiritu!
Los esclavos se retiraaron; y entonees fue la hora de los
transportes. Lejos de la mirada de los blancos, sus almas re-
dimidas tuvieron expansion. El uno con bulliciosa alegria
saltaba de content, arrastrando al portero en el ripido tor-
bellino de una polka improvisada:-los otros contaban lo ocu-
rrido a sus amigos de la vecindad:-los otros mis tranquilos
bendecian a Dios y a sus sefiores por el favor que acababan
de obtener.
Uno mis grave, organize en el moment una suseripci6n,
recogiendo entire sus compafieros lo que cada cual podia pa-
ra hacer deeir al dia siguiente y oirla todos, una misa por el
descanso de las almas del amo y la sefiora.

IV

iDios mio! por que en la tierra, el error y las pasiones ha-
brin de ejereer tanta influenciat Por qu6 cegindose los










94 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


hombres, abandonan la via recta, la de las santas emociones,
la via de la justicia:-y desconocen insensatos, que este mis-
mo sendero es el que guia a la mayor utilidad, mas provecho-
sa y mas segurat
iLa eselavitud! Pecado grave, que expiamos constante-
mente, sin saberlo, tal vez sin sospecharlo! Ella es la causa
de todos nuestros males: ella es la que empobrece nuestros
cuerpos, y la que empequefece nuestras almas. Por ella nues-
tro pueblo es indolente y sin virtudes. Por ella nuestra tierra,
destinada a un porvenir tan portentoso, se encuentra casi in-
culta y despoblada.
No hay un hecho en nuestra historic que no encuentre ex-
p!icaci6n en la existencia de la esclavitud. No hay un defect
en la familiar, ni vicio alguno social o individual, que no ten-
ga por origen tan fatidico manantial de corrupci6n.
i Maldita sea la eselavitud!
Y nosotros como el Rey, Fara6n de los egipcios, vemos
que en torno nuestro las plagas se suceden, y permanecemos
con el coraz6n endurcido. Obcecados los unos, culpablemente
timidos los mis, no aciertan a comprender los signos de los
tiempos, y no se decide con un pequefio esfuerzo de deber a
sacudir el mal que nos corroe.
iFelices los que ven!
iFelices los que como los suewsores de Micaela y don
Eduardo han sabido y demostrade que no es cierto que se de-
ba anteponer la utilidad a la justicia!



Veintiocho criaturas han sido rescatadas. iVeintiocho al-
mas han sido redimidas, y devueltas a la Humanidad!
Dios en su inmensa bondad sabri premier la generosa. ac-
ci6n de mis amigos.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs