• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Introduction
 Historia
 Episodios
 Anecdotas
 Table of Contents






Group Title: Evolucion de la cultura cubana, (1608 - 1927).
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074038/00012
Finding Guide: A Guide to the Efrain Barradas Mexican and Cuban Film Poster Collection
 Material Information
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
Physical Description: 18 v. : ill. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, José Manuel, 1880-1968
Publisher: "El Siglo XX"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1928
Edition: Edición oficial.
 Subjects
Subject: Cuban literature   ( lcsh )
Cuban literature -- History and criticism   ( lcsh )
Cuban poetry   ( lcsh )
Speeches, addresses, etc., Cuban   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographies.
General Note: Publisher varies: v. 7-17 published by Montalvo y Cardenas.
Statement of Responsibility: recopilación dirigida, prologada y anotada por José Manuel Carbonell & Rivero.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074038
Volume ID: VID00012
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001491661
oclc - 23298160
notis - AHA3873

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Introduction
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Historia
        Page xi
        Page xii
        Jose Antonio Saco
            Page 1
            Page 2
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
        Jose Antonio Echeverria
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
        Maximo Gomez y Baez
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
        Enrique Pineyro y Barry
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
        Vidal Morales y Morales
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
        Fernando Figueredo Socarras
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
        Rafael Montoro y Valdes
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
        Jose Marti
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
        Juan Gualberto Gomez
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
        Martin Morua Delgado
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
        Jose Miro y Argenter
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
        Rafael Martinez Ortiz
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
        Evelio Rodriguez Lendian
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
        Matias Duque
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
        Francisco de Paula Coronado y Alvaro
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
        Gerardo Castellanos Garcia
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
        Emeterio Santovenia y Echaide
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
        Miguel Angel Carbonell y Rivero
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
        Carlos Manuel de Cespedes
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
        Francisco Vicente Aguilera
            Page 388
            Page 389
            Page 390
            Page 391
        Ignacio Agramonte
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
            Page 397
        Antonio Maceo
            Page 398
            Page 399
            Page 400
            Page 401
            Page 402
        Miguel Aldama
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
    Episodios
        Page 407
        Page 408
        Maximo Gomez
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
            Page 432
        Ramon Roa
            Page 433
            Page 434
            Page 435
            Page 436
            Page 437
            Page 438
            Page 439
            Page 440
            Page 441
            Page 442
            Page 443
            Page 444
        Serafin Sanchez
            Page 445
            Page 446
            Page 447
            Page 448
            Page 449
            Page 450
            Page 451
            Page 452
        Nestor Leonelo Carbonell y Figueroa
            Page 453
            Page 454
            Page 455
            Page 456
            Page 457
            Page 458
        Manuel Sanguily
            Page 459
            Page 460
            Page 461
            Page 462
            Page 463
            Page 464
            Page 465
            Page 466
            Page 467
            Page 468
            Page 469
            Page 470
            Page 471
            Page 472
            Page 473
            Page 474
            Page 475
            Page 476
            Page 477
            Page 478
            Page 479
            Page 480
            Page 481
            Page 482
            Page 483
            Page 484
            Page 485
            Page 486
        Nicolas Heredia
            Page 487
            Page 488
            Page 489
            Page 490
            Page 491
            Page 492
            Page 493
            Page 494
            Page 495
            Page 496
        Manuel de la Cruz y Fernandez
            Page 497
            Page 498
            Page 499
            Page 500
            Page 501
            Page 502
            Page 503
            Page 504
            Page 505
            Page 506
            Page 507
            Page 508
            Page 509
            Page 510
        Manuel Piedra y Martell
            Page 511
            Page 512
            Page 513
            Page 514
            Page 515
            Page 516
        Emeterio S. Santovenia y Echaide
            Page 517
            Page 518
            Page 519
            Page 520
            Page 521
            Page 522
        Enrique Serpa
            Page 523
            Page 524
            Page 525
            Page 526
            Page 527
            Page 528
            Page 529
            Page 530
    Anecdotas
        Page 531
        Page 532
        Enrique Collazo Tejada
            Page 533
            Page 534
            Page 535
            Page 536
        Pro Patria
            Page 537
            Page 538
            Page 539
            Page 540
            Page 541
            Page 542
    Table of Contents
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
Full Text



























L19 PROSF En cuBI

(Historio, Episo0ias, finircotas)












EVOLUCION- DE LU9 WLTURFR CUBFHMA
(1508-19Z7)

VOL. XIU







La 3 rosa en Cuba

(Historia, Episo5i05, f9necdota5)



Tomo III




Recopltaci6n aIrigiga, prologaCa y anatafa

por


)5os5 manuel Carbonell y Riuero,
Presidetas de a Academia Naciosl do Adrt a Lra.,
Iadividwa do Nitav do la Academwa Cubana do la Lagna.
C. do Is Real Acadmia. Zpavmila i Ddoada do Cuab a
la VI Co~egacia ISwnacjioal Americana.





Fmicint- OFICI19L






LA HABANA
IMP. MOdTALVO Y CAURDNAS
LVW. DE ITAIA 103
1928

















INTRODUCTION


i Atnito quedaria el benem6rito Diego de la Ba-
rrera si, renaciendo a la vida, comparara su Gaceta,
modestisima hoja que en 1782 represent el naci-
miento de la imprenta en Cuba, con los diaries y re-
vistas que hoy produce nuestras flamantes miqui-
nas rotativas!
Cuba jams anduvo a la zaga en la evoluci6n tipo-
grfica; en lo que a la imprenta se refiere, su pro-
greso corri6 siempre parejas con el de los pueblos
mis adelantados, pues fresca estaba auin la tinta con
que se habian impreso, en America, los primeros li-
bros de que se tiene memorial, cuando entire nosotros
surgia el primer peri6dico.
El advance de la prensa native, a traves de todos
los tiempos, ha sido triunfal. A La Gaceta sigui6
El Pensador, y poco despu6s hizo su aparici6n la
Bevista Bimestre, reputada como la mejor publica-
ci6n de su 6poca, en lengua espafiola. Y asi, en escala
progresiva, el periodismo cubano ha venido manifes-
tindose hasta nuestros dias, en que ciertamente cons-
tituye un factor cuya calidad, si he de analizar con
verdad y justicia, consider muy superior al medio
de civilizaci6n en que nos hemos desenvuelto.
El periodismo ha sido, en Cuba, el mis eficaz ve-
hiculo de progress. En sus piginas buscaron calor
y*se dieron a conocer escritores y hombres de cien-
cia, desde tiempo inmemorial. Los poetas batieron









VI EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


sus alas desde la hoja impresa y volandera. Antes
que por los libros, la cultural se difundi6 por el pe-
ri6dico, que fu6, por eso, proteico: en los editoria-
les se pedian libertades y reforms; en los sueltos se
hablaba de political, se fiscalizaba a la administraci6n
piblica y se realizaba el servicio de la informa-
ci6n general; en articulos various se cultivaba la
ironia y la sitira, luciendo nuestros ingenios su vi-
vacidad imaginative en pintorescos cuadros de cos-
tumbres. Por filtimo, en las iamadas gacetillas, en-
tre notas de la vida social y cultural, encontraban
expansion poetas y poetastros que, por medio de so-
netos, d6cimas, redondillas, etc., vertian sus emocio-
nes o tributaban homenaje a quien se sentian obliga-
dos de algin modo.
Cuando las costumbres cambiaron, el peri6dico
fu6 palenque de combat, unas veces; otras, termo-
cauterio, y, al exigirlo las circunstancias, clarin
arrebatador. La opinion puiblica tuvo en 61 su 6r-
gano representative, al cual inspiraba lo que luego
aparecia impreso. Asi se comprenden las curiosas
an&cdotas que ha recogido la tradici6n y que confir-
man la fuerza moral de la prensa. Sabe el lector a
qu6 obedece el epiteto de laborante con que se motej6
al cubano amante de la libertad? Pues tuvo su ori-
gen en un famoso articulo de El Siglo. Fracasadas
las reforms que para Cuba se proyectaban en 1865,
disuelta la Junta de Informaci6n, el Partido Refor-
mista Cubano, decepcionado, se llen6 de pAnico y de
tristeza; y entonces fu6 cuando desde las columns
de El Siglo levant su vigorosa voz de aliento Rafael
Maria Merchin, en un memorable articulo titulado
Laboremus, magnifico ap6strofe que sirvi6 para que
los cubanos prosiguieran sus empefios en pro del me-
joramiento y de la libertad. A estos cubanos se les









LA PROSA EN CUBA


llam6 laborantes. Cuando la paz del Zanj6n puso
tregua a la guerra de los diez afios y naci6 el Par-
tido Autonomista como medio evolutivo para la so-
berania de Cuba, hubo cubanos-pocos por cierto-
que se pusieron al lado de la reacci6n. Y los tales cu-
banos, fueron llamados por el periodista Antonio
Escobar, desde las columns de La Lucha, austria-
cantes, vocablo originario de Francia, popularizado
despu6s en Italia, para afrentar a los italianos que
no secundaban a Cavour en su campafia por la uni-
dad national o estaban dispuestos a servir a la do-
minaci6n de Austria en su patria. En esos mismos
tiempos, otro articulo de peri6dico-esta vez de
pluma espafiola-provoc6, en la Habana, una cues-
ti6n de orden pfiblico. Su autor, Manuel Linares,
denunciaba con civismo, en su Revista Economi-
ca, los planes siniestros que en la sombra se trama-
ban contra el pais cubano. Los cipayos en campana
se titul6 aquel articulo, que desencaden6 una tempes-
tad political, y cuyo autor fu6 enviado a Espafia bajo
partida de registro. De otro articulo memorable ha-
re menci6n. Lo escribi6 Juan Gualberto G6mez. El
Tribunal Supremo espafiol habia sentado en una sen-
tencia que la propaganda separatist era licita, si se
realizaba por medios pacificos, con razones y no con
revoluciones. Aprovechando la brecha abierta a la
libertad del pensamiento, el director de La Frater-
nidad escribi6 un trabajo titulado Por qug somos se-
paratistas, y la sensaci6n que caus6 fue tan intense,
que sufri6 prisi6n a las pocas horas de circular su
escrito. Durante la era republican, el periodismo
se ha convertido en un emporio industrial e intelec-
tual. A la lectura select y copiosa se ha unido la
colaboraci6n artistic, y el dibujo y el fotograbado
son brillantes factors para su complement. En la









vI EVOLUCI6N DE LA CULTUBA CUBANA


prosa, la amenidad acompafia a la ciencia, y los te-
mas trascendentales alternan con la informaci6n ge-
neral. El reportista o noticiero no es, como antes,
un simple narrador de sucesos, sino que debe unir a
su diligencia talent para comentar los acontecimien-
tos, sagacidad para penetrar los misterios y estilo
ameno y sencillo para referir con emoci6n cuanto a
su secci6n aporte. En lo literario, a los viejos gene-
ros se ha agregado el ensayo, modernisima forma que
el genio sintitico del ingl6s introdujo en la literatu-
ra, y que en America ha inmortalizado a Rod6 y a
otros escritores que han dado preferencia al espiritu
filos6fico sobre el rigorismo de la ret6rica.
Muestras elocuentes de la preponderancia del pe-
riodismo cubano, tanto en los antiguos como en los
modernos tiempos, procuro ofrecer en este volume
de La Prosa en Cuba, en que aparecen multiples tra-
bajos, dignos de admiraci6n algunos, y otros que, por
lo menos, pueden aportar a futures historiadores y
critics datos importantes sobre nuestras letras. Y al
evocar el pasado tuve el prop6sito de hacer justicia
a los intelectuales que, sin ambiente, lucharon abne-
gados por dar brillo y originalidad a nuestra cultu-
ra, y ante los contemporaneos, me domina el deseo de
que jams haya de olvidarse la sublime misi6n de la
prensa, cuya grandeza no estriba tanto en la poten-
cia de sus mfquinas como en la pureza y la integri-
dad de sus ideales.
La traducci6n y la imitaci6n, en el ensayismo,
constituyen aspects del desenvolvimiento literario
de un pueblo, a trav6s de todas las generaciones.
Cuando el escritor no tiene personalidad afn y, por
lo mismo, no se atreve a andar solo, traduce, imita
simplemente o habla de aquellos a quienes consider
como autoridades en cualquier rama de su preferen-









LA PBOSA EN CUBA


cia, y cultiva el ap6logo; pero cuando ha formado su
criterio y s61o cuida de justificar su tesis, consolidar
su juicio o reforzar su doctrine en la direcci6n que se
ha propuesto, entonces tambien traduce e imita, aun-
que critical a veces. Si antes fue un eco, ahora es una
bocina.
Las dos tendencies se ven en nuestros ensayistas.
Se observari que invaden todos los terrenos y com-
prenden todas las maneras espirituales y responded
a todas las dedicaciones intelectuales: literature, ar-
te, political, sociologia, derecho, etnologia... Asi, Jo-
s6 de Armas trata de literature inglesa; Emilio Gas-
par Rodriguez, del amor contemplative y el misticis-
mo de Leonardo de Vinci; Alberto Lamar Schweyer,
de la democracia; Severo Garcia Perez, del naciona-
lismo y el costumbrismo.
En articulos de costmnbres tenemos una rica pro-
ducci6n. Hay, sobre todo, refiri6ndome al fondo, un
arsenal inagotable de piginas populacheras, cuya li-
teratura no merece los honors de la mfs superficial
atenci6n, pero que traducen exactamente, con una
propiedad y gracejo de que no hay antecedente en
ningdn otro pais, la escena de la calle, de la casa de
vecindad, la costumbre y el caricter de la masa in-
consistente, frivola y banal.
Pero habr6 de atenerme aqui a los que, de tono
mis elevado, acaso menos grifico, por su misma natu-
raleza, son apreciables en su contextura literaria, en
lo que somos ricos tambi6n. Como ejemplos, hay en
este libro piginas de Jose V. Betancourt, Jose M. de
Cardenas y Rodriguez, Francisco de Paula Gelabert,
Luis Victoriano Betancourt, Alvaro de la Iglesia y
Emilio Roig.
Lo que se ha dado en llamar impresionismo es una
especie de mosaico en que caben todas las formas y









EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


todos los colors: ya es la expresi6n de motives gra-
tos, por cualquier circunstancia; ya es el product
de lectures ex6ticas adaptado a temas nuestros; ya
son policromias sui generis, de origen tambi6n ex-
trafio; ya revelaciones de pensador premature; ya
simple cr6nica de sucesos sociales ordinarios o ex-
traordinarios, que dan la palpitaci6n del medio, de
manera mis o menos exacta, segin sea el punto de
vista en que nos colocamos y la lupa y la pluma que
empufie el escritor.
En esta literature, que atavia o desgarra, que en-
galana el acto trivial o desnuda el problema hondo,
hay muchas modalidades y various estilos: unas veces
son vidrios de linterna que produce como piruetas;
otras, planchas de radiografia que buscan lesiones
morbosas; son una risotada o un gemido, una ironia
o una c6lera; mas copian siempre, con fidelidad, el
estado del medio ambiente social, recogiendo en mu-
chos casos hasta los latidos mas leves del sentir na-
cional o de toda la humanidad.


JosE MANUEL CARBONELL.




















Hi5torica












































10SE RHTOHIO SA0C
(1797-1879)

Nacid, en Bayamo (Oriente), el 7 de mayo de 1797. Mutid, en
Barcelona (Espaiia), el 26 de septiembre de 1879.

r1S uno de los inteleetuales que mayor influeneia ban ejer-
eido en la cultural eubana. Alumno del Seminario de
San Carlos, se gradu6 de abogado en nuestra Univer-
sidad y se consagr6 al studio da la filosofia, con tanto prove-
cho, que el padre Varela le confi6 su catedra de esa asignatura,









EVOLUCI6N DE LA CtTLTUR& CURANA


cuando se ausent6 de Cuba para ir a Espafia como diputado.
Como jurist, tradujo en castellano el Derecho Romano, de
Heinecio, que se reimprimi6 tres veees en Espafia. Fu6, en
potencia, uno de los mis grandes estadistas que ha producido
Hispano America.
En la vida literaria se inici6 con una pol6mica en defen-
sa de la obra po6tica de Heredia, que el escritor espafol Ba-
m6n de la Sagra habia censurado con evidence prejuicio. Co-
labor6 en todos los peri6dieos de su tiempo y dirigi6 la Be-
vista Bimestre Cubana, 6rgano intellectual de gran importan-
cia, "el primero en su clase en los dominios espafioles," segun
afirmaci6n del poeta espafol Quintana.
De gran inquietud spiritual, viaj6 por los Estados Uni-
dos y Europa. Abraz6 la causa de la libertad de Cuba, y muy
particularmente luch6 por hacer desapareeer de las costum-
bres cubanas la instituci6n de la esclavitud. Esas campafias
eran vistas con recelo por los gobernantes espafoles, y el
general Tac6n lo deport6, tomando como pretexto sus afanes
por establecer la Academia de Literatura. Al llegar a Ma-
drid se asoci6 a los cubanos que alli laboraban por las refor-
mas political para Cuba y fuW elegido diputado para represen-
tar a la patria en las Cortes espafiolas. Tres veces recibi6 esta in-
vestidura, y ninguna de ellas pudo eumplir su cometido, por
la confusion political en aquel reinado de Fernando VII, hasta
quo las Cortes Constituyentes resolvieron privar para siempre
de representaei6n, en su seno, a Cuba, Puerto Rico y Filipinas.
El fracasado diputado escribi6, con este motivo, uno de sus
mfs civicos juicios, poniendo en evideneia la torpe goberna-
ei6n colonial. Residia en Paris cuando pareei6 que en Cuba
se iniciaba un movimiento de opinion anexionista a los Es-
tados Unidos, y con decision patri6tica se pronunei6 contra esas
ideas en su folleto Ideas sobre la incorporacin de Cuba a los
Estados Unidos, traducido en ingles y en frances.
Sa habl6 en ese doeumento, por primer vez, con verdade-
ra penetraci6n de estadista, de la anexi6n al Norte como del
"destino manifiesto de Cuba;" pero no olvid6 el patriot a
ese presunto fatalismo hist6rieo-omo se ha w-eido- para
aceptarlo, sino para robusteeer las razones de orden moral y
patri6tico y de earAiter 6tnico y traditional que justifican que
se le consider siempre como "soluei6n absurda" El luminoso










LA POSA EN CUBA 3

trabajo, reconocido eomo de los mis trascendentales de la histo-
ria political de Cuba, tuvo resonancia casi mundial, y produjo
el efecto de atajar y destruir la conspiraoin anexionista, na-
cida, en el alma cubana, como sintoma de desesperaci6n mAs
que como soluci6n razonada y mudho menos sentida. Des-
pejado el horizonte politico de la turbonada que lo obscure-
cia, insisti6 y ampli6 Saco sus ideas antianexionistas en su li-
bro La situacidn political de Cuba y su remedio. Su postrera
decepci6n como cubano ansioso de ver la patria libre de los
vicios y miculas de la gobernaci6n colonial, la recibi6 al vol-
ver a Espafia, como miembro de la fraeasada Junta de In-
formaei6n que convoc6 Canovas en 1867.
Ap6stol del abolicionismo, su obra fundamental, la que
sirve de pedestal a su gloria, la Historia de la Esclavitud, no
s6lo es un derroche de erudici6n sobre los caracteres que ha re-
vestido en el mundo el trifico de esclavos, sino c6digo de alta
moral, civiea reprimenda contra la abominable servidumbre
humana que un tiempo llen6 de dolor e ignominia toda la ex-
tensi6n de nuestra patria.

















HISTORIFI DE L19 ESULRITUD


CAPfTULO CUARTO

Introdneci6n de eaelavos indios en La Espaiola, en San Juan de Puerto
Bico y en Cuba.-Beales e6dulas que la autorizaron.-Famoso requeri-
miento de Alonso de Ojeda.-Funesta influeneia de la Audiencia de
Santo Domingo en la suerte de los indios.

Habia la Reina Isabel dejado en su testamento la mitad del
product neto de las rentas del Nuevo Mundo a su esposo el Rey
don Fernando, y 6ste, para mejor aprovecharlas, nombr6 de te-
sorero general de las Indias a Miguel de Pasamonte, removiendo
a Bernardino de Santa Clara, ladr6n eseandaloso y despilfarrado,
a quien Ovando habia elegido para administrar la tesoreria de
La Espafiola (1). Pasamonte, aragones como el Rey, criado
suyo; muy celoso de los interests de su amo, envidioso, de dafiada
intenci6n, soberbio y fuerte con el favor del Monarca y de otros
poderosos en la Corte, lleg6 a la Espaiola en noviembre de
1508 (2). A Ovando convenia marehar de aeuerdo con hombre
tan influyente, y por eso manifestaron los dos al Rey don Fer-
nando la disminuci6n de los indios en aquella Isla, y en la res-
puesta y despacho que le dirigi6 desde Valladolid a 3 de mayo
de 1509, se express asi: "Decis que hay pocos indios en esta
isla, y seri bien traer de otras; ya mand6 al Gobernador que
prove para las minas todos los que sean menester" (3).
Para remediar tanta eseasez de brazos, el Almirante don Die-
go, luego que lleg6 a La Espaiola, permiti6, en virtud de las ins-

(1) Dee. 1, hb. 7, cap. 3.
(2) En 1511 nombr6 el Bey dos Ofeialed Beales mfs par la Espa-
Sola; de Contador a Gil Gonaslez DAvila, y de Factor a Juan de Am-
puds. (Herr., Dee. 1, lib. 8, cap. 12).
(3) Munos, Coleecidn, tomo 90.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


trueeiones que el Rey Cat6lieo le habia dado, importer en ella
no s6lo indios caribes, sino otros que no lo fuesen, con tal
que hubiesen hecho resisteneia con las armas y procediesen de
passes donde habia minas, dindose al Rey la cuarta parte de to-
dos los introducidos. Permiti6 tambi6n que esos eselavos fuesen
declarados naborias; y para que sus amos no los recargasen de
trabajo en las minas, mand6se que el primer aio no pagasen
el tributo de un eastellano, segin estaba mandado, sino medio
eastellano (*).
Ya por ese tiempo habian los jurisconsultos, te6logos y ea-
nonistas espafioles opinado que se podia hacer la guerra y es-
clavizar legitimamente a los indios que, resistiendo con la fuerza
a los conquistadores, no abrazaban la fe cat6lica despu6s de con-
siderArseles con ella y con la paz.
Conform6se con este parecer el Consejo Real de Castilla, y
entonces mand6 el Rey que se extendiese uno de los documents
mis curiosos y extraordinarios que ha producido la Historia;
document euya redacci6n se confi6 a la pluma del doctor Pala-
eios Rubios, jurisconsulto de gran fama en aquella edad. Antes
de apoderarse los eastellanos de las tierras y personas de los
indios, debia leerse a 6stos ese document, que as llam6 Requeri-
miewto, escrito en castellano, y del que ellos, si alguna vez podian
comprender imperfectamente su letra, vali6ndose de int6rpretes,
jams su espiritu, porque se les hablaba de cosas muy superiors
a su inteligencia.
Intimados de esa manera, para que obedeciesen lo que en 61
se les mandaba, si no lo hacian, eran deelarados enemigos de la
Corona de Castilla, y como tales, eselavizados.
Yo no he podido encontrar la fecha exacta del Requerimies-
to; pero como el primer conquistador que hizo uso de 61 fu6 el
elebre Alonso de Ojeda, cuando fu6 Acaramari o de Cartagena
en 1509, elaro es que lo mis tarde que se extendi6 fu6 en el afio
referido. He aqui el Requerimiento:
"Notificaci6n 6 requerimiento que se ha de hacer a los mora-
dores de las Islas 6 Tierra Firme de mar Oc6ano que ann no es-
tin sujetos al Rey, Nuestro Sefior.
"De parte del muy alto 6 muy poderoso 6 muy Cat6lico de-
fensor de la Iglesia, siempre veneedor 6 nunea veneido el grand
Rey don Hernando el Quinto de las Espafias, de las dos Sicilias,

(*) Herr, Dec. 1, lib. 7, eap. 8.










LA PROSA EN CUBA


de Hierusalem 6 de las Islas 6 Tierra Firme del mar Oc6ano,
etc. Domador de las gentes barbaras; 6 de la muy alta 6 muy
poderosa Sefiora de la Reyna dofia Juana, su muy cara 6 muy
amada hija, nuestros sefiores: Yo................, su criado
y mensajero y capitin, vos notifico 6 hago saber como mejor
puedo, que Dios nuestro Sefor uno eterno cri6 el cielo 6 la
tierra, 6 un hombre 6 una mujer, de quien nosotros 6 vosotros
6 todos los hombres del mundo fueron 6 son descendientes 6 pro-
creados 6 todos los que despu6s de nosotros vinieren; mas por
la muchedumbre de la generaci6n que destos ha subcedido desde
cinco mill 6 mas aiios quel mundo fu4 criado, fue necesario que
los unos hombres fuesen por una part y otros por otra 6 se di-
vidiesen por muchos reinos 4 provincial, porque en una sola no
se podrian sostener ni conservar."
"De todas estas gentes Dios nuestro Sefior di6 cargo a uno
que fue llamado Sant Pedro, para que de todos los hombres del
mundo fuese Sefior 4 superior, a quien todos obedesciesen, 6 fue-
se cabeza de todo el linaje human donda quier que los hombres
viviesen 6 estoviesen, 6 en cualquiera ley, secta o creencia, 6 di6le
a todo el mundo por su reino sefiorio 6 juredici6n."
"E como quier que le mand6 que pusiese su silla en Roma
como en lugar mis aparejado para regir el mundo, mis tambi4n
le permiti6 que pudiese estar 6 poner su silla en cualquier otra
parte del mundo, 6 judgar 6 governor a todas las gentes, Cris-
tianos, Moros, Judios, Gentiles, 4 de cualquier otra secta o creen-
cia que fuesen."
"A 6ste Ulamaron Papa, que quiere decir admirable mayor,
poderoso guardador, porque es padre 4 guardador de todos los
hombres, 6 guardadador ques padre 6 governador de todos los
hombres."
"A este Sant Pedro obedecieron 6 tomaron por Sefior Rey
6 superior del Universo mundo los que en aquel tiempo vivian,
4 asi mismo ban tenido a todos los otros Papas que despues d61
fueron al Pontificado elegidos ansi, se ha fecho y continuado
hasta agora 6 se continuara hasta que el mundo se acabe."
"Uno de los Pontifices pasados que en lugar deste subcedi6
en aquella silla 4 dignidad que he dicho, como Sefior del mundo,
hizo donaci6n destas Islas 6 Tierra Firme del mar Oceano a los
diehos Reyes 4 de sue sucesores que son estos Reyes NN. SS,
con todo lo que en ellas hay segund se contiene en ciertas ee-
cripturas que sobrello pasaron, segund dicho es, que podgis ver











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


si quisi6redes: ast que sus Altezas son Reyes e Seiores destas
Islas 6 Tierra Firme por virtud de la dicha donaci6n; 6 como a
tales Reyes 6 Sefores algunas islas 6 tierras 6 casi todas a quien
esto ha side notificado, han recibido a sus Altezas, 6 les han obe-
decido 6 servido 6 sirven, como sfbditos lo deben haeer, 6 con bue-
na voluntad 6 sin ninguna resistencia luego, sin dilaci6n como fue-
ron informados de lo susodicho, obedecieron 6 recibieron los varo-
nes Religiosos que SS. AA. les embiaron para que les predicasen
6 ensefiasen la santa fee 6 todos ellos de su libre 6 agradable vo-
luntad, sin premio ni contradicci6n alguna se tornaron Cristia-
nos 6 lo son, 6 sus Altezas los reeibieron alegres 6 beninamente, 6
asi los mand6 tratar como a los otros sus slbditos 6 vasallos: 6
vosotros sois tenido 6 obligados a hacer aquesto mesmo."
"Por ende, como mejor puedo vos ruego 6 requiero, que enten-
dais bien esto que vos he dicho, 6 tom6is para entenderlo 6 de-
liberar sobrello el tiempo que fuere just, 6 reconozekis a la
Iglesia, por sefiora 6 superior del Universo mundo, 6 al Sumo
Pontifice, Ulamado Papa, an su nombre, 6 al Bey 6 las Reyna
nuestros Sefores, en su lugar como a superiores 6 Seflores 6 Re-
yes destas Islas 6 Tierra Firme por virtud de la dicha donaci6n;
6 consint6is 6 deis lugar que estos padres Religiosos vos deela-
ren 6 prediquen lo susodicho."
"Si ansi lo hici6redes har6is bien 6 aquello a que sois tenidos
6 obligados, 6 sus Altezas, 6 yo en su nombre, vos reeibirAn con
todo amor 6 earidad, 6 vos dejaran vuestras mugeres, hijos 6
haciendas libres sin servidumbre para que dellas y de vosotros
hagais libremente todo lo que quisi6redes 6 por bien toviedes,
6 no vos compelerAn A que vos torn6is eristianos, salvo si vosotros
informados de la verdad os quisi6redes convertir a nuestra Santa
Fee Cat61ica, como lo han hecho casi todos los vecinos de las otras
Islas: 6 allende desta su Alteza vos dara muchos previllejos 6
esenciones 6 vos hara muchas mercedes."
"Si no lo hici6redes 6 no lo haciendo, 6 en ello dilaci6n ma-
liciosamente pusi6redes, certificoos que con el ayuda de Dios Yo
entrare poderosamente contra vosotros, 6 vos har6 guerra por
todas las parties 6 manera que yo pudiere, 6 vos subgetar6 al yugo
6 obediencia de la Iglesia 6 de sus Altezas, 6 tomar6 vuestras
personas 6 de vuestras mugeres 6 hijos, 6 los har6 eselavos 6 eomo
a tales vender6 6 dispondr6 dellos como su Alteza mandar6, 6 vos
tomar6 vaestros bienes, 6 vos far6 todos los males 6 dafios que











LA PROSA EN CUBA


pudiere, como a vasallos que no obedecen ni quieren recebir a
su Sefior 6 le resisten 6 contradicen."
"E prltesto que las muertes 6 dafios que dello se reereeieran
sean a vuestri culpa, 6 no de su Alteza ni mia, ni destos eava-
leros que conmigo vienen. E de como lo digo 6 requiero, pido
al present eseribano que me lo de por testimonio signado 6 A los
presents ruego que dello sean testigos.
"Firmado del Obispo de Palencia, 6 del Obispo Frey Ber-
naldo, 6 de los del Consejo 6 de los Feiles Dominicos."
Simancps, en un tomo en folio, pergq. descubrimientos y po-
blaciones, 7. (Mufioz, tomo 75 de su Colecci6n).
Este Requerimiento difiera en muchos pasajes del que trae
Herrera. Dec. Ira. lib. 7, Cap. 14, pig. 197.
Ann suponiendo que los indios hubieran podido entender a
los int6rpretes que en su lengua les hablaban, impossible era que
comprendiesen el sentido de la teologia y jurisprudencia del
Requerimiento.
No hay lector sensato que deje de reconocer lo injusto y ab-
surdo de tal document, y con gusto me entregaria yo a tan
facil tarea, si ya no la hubiese desempefiado el celebre Bartolomb
de Las Casas, con aquella fuerza y valentia que earacterizan sus
escritos en defense de los indios (1).
Aunque absurdo y ridicule, el Requerimiento agrav6 la des-
gracia de los indios, porque en 61 se fundaron los conquistadores
para eselavizarlos con la apariencia de un just titulo. Agre-
gfronse a esto las nuevas disposieiones del Gobierno, pues como
muchos eastellanos estaban dispuestos a armar naves para im-
portar esclavos indios en La Espaiola, mand6 el Rey en 1509
al Almirante don Diego Col6n que se introdujesen a la mayor
brevedad, porque habia gran falta de ellos, y que los que al
Monarea tocasen, se repartiesen entire los castellanos a raz6n de
medio peso por cabeza (2).
Del permiso conoedido para llevar indios de guerra a La Es-
pafiola, abusaron tanto los castellanos, que en naves armadas

(1) VWase el jnicio que Bartolom6 de Las Casas hizo del famoeo
Bequerimiento, en sa Historia General-lib. 3, cap. 57 y en el Ap6ndiee
II a sa vida, por Quintana.
(2) 6dula del Bey CatOlieo al Almirante don Diego Col6n, en 22
de octubre de 1509.











EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


salian para cogerlos en parties pacificas, diciendo que eran de
guerra.
Sabido esto por el Rey, orden6 al Almirante, en 1510, que
no se sacasen indios de la isla de la Trinidad, de Cuba, Jamaica,
ni de las vecinas a ellas, ni a la de San Juan de Puerto Rico,
sino de las del Norte, y de las que estuviesen en guerra. Man-
d6se publicar esa Real determinaci6n para que todos pudiesen
introducir indios, con tal que no fuesen de las islas prohibidas,
dando al Rey solamente la cuarta parte de ellos (1).
Aunque esa prohibici6n comprendia a la isla de Trinidad, la
codicia de los castellanos hacia vacilar con sus falsos informes la
buena intenci6n del Gobierno; y empezando 6ste a dudar si los
indios de aquella isla eran o no caribes, envi6 desde Sevilla, en
6 de junio de 1511, un despacho al Almirante de La Espafiola,
encargindole que ea anduviese con much tiento en capturar
como esclavos a los indios de aquella isla. Como 6stos padecian
notablemente mandindolos de una parte a otra, orden6sele tam-
biWn que si en Trinidad habia oro, seria mejor emplearlos alli,
pudiendo en caso contrario hacer lo que tuviese por convenient.
Pero los castellanos y sus gobernantes se burlaban de tales 6r-
denes, y muchos indios libres, asi de la Trinidad como de otras
parties, fueron levados a La Espafiola como esclavos, herrados
y vendidos al precio de sesenta a cien castellanos (2).
Hasta entonees el hierro con que se marcaba a los eselavos,
era un acto que procedia de la voluntad de los conquistadores,
sin autorizaci6n del Gobierno; pero huyendosa aqullos con fre-
cuencia y no siendo ficil averiguar despuMs de capturados si
eran o no libres, el Rey don Fernando y su hija la Reina doia
Juana, accediendo a los deseos de los vecinos de La Espaniola,
ordenaron al Almirante, en 1511, que los indios introducidos en
aquella isla fuesen herrados en las piernas o brazos; bien que
se recomend6 que al haeerles esta operaci6n, se les ocasionase el
menor dafio possible (3). No se mostr6 el Rey Cat6lico tan com-
pasivo con los indios de Puerto Rico, pues en 23 de febrero de
1512, escribi6 desde Burgos a Juan Ponce de Le6n, Gobernador
de aquella isla, una carta en que se leen estas palabras:

(1) Real e&dula de Monz6n, a 15 de junio de 1510. Herr., Dee. 1,
lib. 8, cap. 9.
(2) Mufio, Colee. Tomo 75.
(3) Beal edula, expedida en Tordeillas, a 25 de jalio de 1511.










LA PBOSA mN CUBA


"T6ngoos en servicio lo que hab6is trabajado en la pacifi-
caci6n, y lo de haber herrado con una P en la frente a los
indios tomados en guerra, haeiendolos eselavos, vendi6ndolos al
que mas di6 y separando el quinto para nos."
Fernando, pues, no s61o particip6 de esos eselavos, sino que
aprob6 se les marcase en el rostro con la letra F, initial de su
nombre. Crueldad que no puede diseulparse y que forma un
doloroso contrast con la del Emperador Constantino, que aun-
que recien convertido al Cristianismo, y todavia semipagano,
prohibit que a los ewclavos se les herrase en el rostro, para no
afear con una marea ignominiosa la imagen del hombre que Dios
cre6 a sn semejanza!
La codicia de los traficantes fu6 estimulada con las nuevas
concesiones que el Gobierno les hizo. "Por cuanto-dijo el
Bey--en nuestro Consejo se resolvi6 ser del servicio de Dios y
nuestro que de las Indias donde no hay oro se traigan indios
a La Espaiola para servir a los cristianos, ser instruidos en la
Fe, y apartados de sos vicios e idolatrias, dimos facultad para
ello con tal que se nos pagase el quinto. Ahora, sabiendo los mu-
chos gastos que hay para traerlos, damos faeultad para que
todos puedan hacerlo sin pagar nada, con licencia del Almirante
y Oficiales de las islas que llos sefialaren" (*).
Esa misma Real Cdnula concedi6 igual facultad y merced
a los eastellanos que introdujesen indios eselavos en la isla de
Puerto Rico, pero no en Cuba, porqne aun no estaba conquistada.
Pens6 el Rey en afios anteriores introducir en Castilla esela-
vos de las Indias, y por eso, en un despacho de 3 de julio de
1510, pregunt6 al Tesorero Pasamonte y a Luis de Lizaraza,
Factor de La Espaiola, nombrado en 1508, que ganancias habria
en enviar esclavos para venderlos en Espafia. Pero la extraor-
dinaria disminuci6n de los indios de La Espafiola forz6 al Rey
a eambiar de opinion; y por la citada Beal Cadula de 21 de
julio de 1511, mand6 al Almirante Col6n que ninguno levase
eselavoe indios del Nuevo Mundo a Castilla, funndndse en que
ni querfa despoblar aquellas tierras, ni que sus hijos muriesen en
Europa eon la mudanza de temperament; y como los espaioles
se burlaban de esas prohibieiones, segfn costumbre, renovaronse
en Burgos, a 12 de agosto de 1512, so pena de perder los indios
introdueidos en Espafia y einenenta mil maravedies de multa;

(*) Beal eidla de Bevia, de 21 de julio de 1511.











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


prohibiciones que siempre despreciadas, repiti6ronse por las Rea-
les Cedulas de Madrid, en 22 de abril, y de Toledo, en 4 de di-
ciembre de 1528, y con duras y nuevas penas en 25 de setiembre
de 1543 y en 21 del mismo mes, en 1556 (1).
Mas cercano Puerto Rico a las Islas Caribes que La Espa-
iiola, Jamaica y Cuba, estuvo much mis expuesto a sus frecuen-
tes asaltos; bien que los indigenas se defendieron comfinmente
con valor (2). QuejAbanse 6stos de que los caribes de la Domi-
nica y de otras islas vecinas, los invadian con el iinico objeto de
cogerlos para com6rselos; y como a pesar de las intimaciones que
se les habian hecho para que desistiesen de tan bArbara costum-
bre y abrazasen el Catolicismo, aun persistian en sus atrocidades,
el RBy Fernando di6 licencia en 1511 para que los castellanos
de Puerto Rico les hieiesen la guerra y esclavizasen (3).
Insoportable a los indios de ella la dominaci6n espafiola, al-
zaronse en 1511, y su Gobernador, Juan Ponoe de Le6n, tuvo que
sostener una guerra para subyugarlos (4). Vencidos que fueron,
tomaronse algunos por esclavos; pero temi6se que naciesen los
mismos inconvenientes que en La Espaiola. Cuando los indios
de 6sta se alzaron, muchos de los cogidos en guerra como escla-
vos huyeronse a los pueblos y asientos de los caciques a quienes
perteneeian y habiendo ido sus amos a busearlos, saeironlos por
fuerza de entire sus padres, madres y deudos, lo cual ocasion6
un nuevo levantamiento hasta de los mismos caciques. Deseando,
pues, el Rey que esto no se repitiese, di6 licencia para que los
indios de Puerto Rico tomados en aquella guerra se trocasen
por otros eselavos de La Espafiola, sirviendo asi los de una isla
en otra sin peligro. Caso que sus amos no lo hiciesen, mand6
que no pudiesen ir a buscar ni coger a los que se les huyesen,
sino que quedasen libres en San Juan como en La Espaiiola; y
para que en ello no hubiese fraude, mand6se registrar todos los
indios eselavos de la primer isla, notificindose esa orden a sus
veeinos, sin que llegasen a entenderla los indios (5).
Enemigos los caribes de los castellanos de Puerto Rico, man-

(1) KecopilaA6n de Leyes de Indias, lib. 6, tit. 1, ley 16.
(2) Herr., Dec. 1, lib. 7, cap. 4.
(3) Herr., Dec. 1, lib. 8, cap. 12.
(4) Herr., Dee. 1, lib. 8, cap. 13.
(5) Beal orden al Almirante Gobernador de La Espafola y a los
Oficiales Beales de Ban Juan de Puerto Bico, fechada en Logrofio, a 12 de
diciembre de 1512.










LA PROSA EN CUBA


d6 el Rey 'Cat6lico desde Burgos, en 23 de febrero de 1512, que
el Almirante y Oficiales Reales de La Espafiola pusiesen la
mayor diligencia en destruir los caribes, y que hiciesen de ellos
los mis esclavos que pudiesen. Esclavizironse algunos, y para
reconocerlos en caso de fuga, mand6seles herrar a todos en una
pierna.
Habi6ndose Crist6bal de Mendoza sefialado en la guerra con-
tra los caribes nombr6sele Gobernador de la Isla de Puerto Rico,
en 1514. A poco de haber torado su mando, aquellos barbaros
invadieron unas estancias de castellanos, de los euales fueron
heridos algunos. Cuando estas ocurrencias llegaron a noticias
del Mendoza, ya los caribes se habian ausentado; mas persi-
guiendolos en una carabela y dos barcas con cincuenta hombres,
alcanz6los cerca de la pequefia Isla de Bieque, y matando a unos,
cautiv6 a otros (1). En el asalto de los caribes muri6 de un fle-
ehazo un perro llamado Becerrillo, cuya muerte fu6 muy sen-
tida de los castellanos por los grandes servicios que les prestaba
en sus guerras con los indios. "Este perro-dice Herrera-
hacia en los indios estragos admirables y conocia los que eran
de guerra como si fuera una persona; por lo eual temian mas
los indios de diez castellanos con el perro, que de ciento sin 61,
y por esto le daban part y media de lo que se ganaba como a
un ballestero, asi de oro como d- eselavos y otras cosas, y lo co-
braba su amo. DijBronse cosas notables de este perro, y entire
ellas fu6, que habiendo acordado de echar una india vieja a
este perro, el eapitan la di6 una carta, para que la llevase a eier-
tos eastellanos que estaban cerea de alli; la india tom6 su carta,
yr en saliendo de entire la gente, la echaron al perro; y vi6ndole ir
sobre ella tan feroz, sent6se; y hablando en su lengua, mostrk-
bale la carta, dieiendo: Seiior perro: io voy a llevar esta carta
a los christianos, no me hagas mal, perro senior (porque los in-
dios truecan las palabras). Par6se el perro muy manso, y co-
menz6la a older, y alz6 la pierna, y orin6la, como suelen haeer
los perros a la pared, de que los castellanos quedaron admira-
dos (2).
Pacificada la Isla de Cuba, empez6 a prosperar. Fund6 en
ella Diego VelAzquez, su conquistador, algunas poblaciones. Des-
cubrianse diariamente minas de buen oro, y para fomentar su

(1) Herr., Dee. I, lib. 10, cap. 10.
(2) Herr., Dee. I, lib. 7, cap. 13.










EVOLUI6N DE LA CULTUSA CDlANA


explotaci6n, Pinfilo de Narvaez, el capitAn principal de Diego
VelAzquez, pas6 a la Corte eon poderes de los colonos de Cuba
y de sn Gobernador, para pedir al Rey que se les permitiese
comprar y hacer eselavos en diversas parties del Nuevo Mun-
do (1).
Las concesiones hechas a La Espafiola y Puerto Rieo para
introducir esclavos indios, sin pagar el quinto al Rey, indujeron
a Cuba a pedir la misma gracia por medio de su Procurador, el
referido Narv&ez, y de su adjunto Antonio Velazquez. Pero el
Gobierno les respondi6 que sobre esto se entendiesen eon los
Padres Ger6nimos que a la saz6n se hallaban en La Espa-
fiola con amplios poderes para arreglar las important cuestiones
que entonces se agitaban en el Nuevo Mundo (2).
La Espaiola era un abismo que devoraba, no s6lo a sus pro-
pios hijos, sino a los esclavos que de fuera le llevaban; y buseAn-
dolos ansiosa per todos los horizontes, no pudo eseaparse el fe-
cundo semillero de las Islas de los Lucayos.
Descubierto por Col6n en su primer viaje ese grupo numero-
so, y asentado en el gran banco de Bahama ann fuera de el, em-
pieza en el arrecife de Matanilla, a los 27--50' de latitud Norte,
y 79-5' longitud Occidental del meridian de Greenwich, co-
rriendo hasta las Islas Tureas, a los 21-23' latitud Norte y
71-5' longitud Occidental del referido meridiano. Este espa-
cio comprende algunos centenares de islas, islotes y arrecifes de
roes o arena.
En la geografia del siglo XVI, consideraronse las Imeayas
de tres species, segfn la descripei6n del eronista Antonio de
Herrera. La primer, comprendia las Islas de Bahama, que
dieron nombre al famoso canal deseubierto en 1519 por el piloto
Ant6n Alaminos; la segunda, abrazaba las Islas que se Ilama-
ron de los Organos; y la teroera, los arrecifes de los Mrtires,
que confinan hacia el Poniente, fuera del banco de Bahama en
la costa meridional de La Florida, con los eayos de las Tortn-
gas (3).
Corrieron algunos aios despuds de colonizada La Espafiola,
y dej6se vivir en paz a los lucayos y a los habitantes de otras
islas; pero la espantosa disminuci6n de los indios de La Espaieola

(1) Herr., Dee. I, lib. 10, cap. 18.
(2) Herr., Dee. II, lib. 2, cp. esp. 8.
(3) Herr, Dec. I, lib. 9, e.p. 18.










LA PROA EN CUBA


fu6 el fatal precursor del pronto exterminio de los indigenas cir-
cunvecinos.
Antes de referir lo que con ellos pas6, forzoso es hablar del
origen de la primer Audiencia del Nuevo Mundo, establecida
en La Espaiola por la funesta influeneia que ejerci6 en la
suerte de los indios.
Apoyado el Tesorero Pasamonte en la amistad y protecci6n
que el Rey Cat6lico le dispensaba, pretendia gobernar muchas
cosas de las Indias, y hallAbase a la cabeza de un partido con-
trario al Almirante don Diego Col6n. Deseando el Monarca
impedir las deplorables disensiones que despedazaban La Es-
pafiola, nombr6 en 1511 tres jueces de apelaci6n: el licenciado
Marcelo de Villalobos, Juan Ortiz de Matienzo y Lucas Vizquez
de Aill6n, para que a ellos se apelase de las decisions del Al-
mirante, de sus Alcaldes Mayores y Tenientes (*).
Las atribuciones de la Audiencia de La Espafola, que re-
sidia en la ciudad de Santo Domingo, no solamente fueron judi-
ciales sino gubernativas; y en 1521 mand6se que en adelante
despachase cartas y patentes con sello real, lo mismo que las
stras Chancillerias Reales de Espafia, y que conociese de todas
las causes de Tierra Firme, en grado de apelaci6n.
Esos jueces y el Tesorero Pasamonte, viendose favoreeidos
del Rey don Fernando, y que 6ste hacia cuanto ellos querian,
escribibronle que en la inmediaci6n de La Espafiola habia mu-
chas islas indtiles y que era provechoso que sus habitantes fue-
sen transportados a ella, para que sirviesen a los cristianos con
provecho de sus almas y del Real Tesoro. Esas Islas eran las
de los Lucayos, la de los Gigantes, la de los Barbudos y otras
Concedida que fu6 la licencia por el Monarca, armironse varias
naves, y los primeros espafioles que salieron, engafiaron a los
lucayos. Tenian astos, en medio de su barbarie, un vago ins-
tinto de la inmortalidad del alma, o a lo menos de la conserva-
ci6n del cuerpo bajo ciertas formas. Valifronse astutamente de
estas ideas de los castellanos, y euando por primer vez se lea
presentaron en aquellas Islas para eselavizarlos, dijeronles "que
iban de la Isla Espafiola a donde las Animas de sus padres y
parientes, y de los que bien querian, estaban en holgura y que
si querian ir a verlos, los llevarian en aquellcs navios... Con

(*) Herr., Dec. I, lib. 8, cap. 12.










16 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


esta persuasion se metieron en los navios mluchos hombres y
mujeres (1).
Cuando ya no pudieron los castallanos usar de este engafio
para arrancarles de sus islas y esclavizarlos, apelaron a la
violencia, y en el corto espacio de cuatro afios, introdujeron en
La Espafiola cuarenta mil lucayos esclavizados, (2) sin poder
alegar ni aun el pretexto de que eran earibes, o que estaban de
guerra, pues siempre fueron mansos y de indole pacifica. Vi6se
entonces el doloroso espectaculo de que "en mas de eincuenta
islas, segfn dice Las Casas, algunas mejores que las de Canarias,
que estalan llenas como una colmena, no dejaron sino s6lo once
personas, de las cuales somos testigos, que un buen hombre que
se llam6 Pedro de Isla y agora es fraile de San Francisco, movido
de piedad, hizo un bergantin y envi6 a rebuscar todas las dichas
islas; y estuvieron en escudrifiarlas y en rebuscarlas mis de
dos afos; y no hallaron mis de las dichas once personas que
con nuestros ojos vimos" (3).
Como el objeto de los castellanos era tener esclavos de cual-
quier modo que fuese, el Tesorero Pasamonte escribi6 de La
Espafiola al Rey Fernando sobre el trfico de los lucayos, y
este, en carta de 4 de abril de 1514, dijole: "En lo de traer-
se indios de las islas del Norte y venderse por eselavos, se verA
la provision dada en el caso y se remediara (4). Pero los cas-
tellanos, para remediarse, no aguardaban las provisions del
Monarca, y asi continuaron exportando esclavos de aquellas
islas.
Tantos escandalos y maldades llamaron al fin la atenci6n
del Gobierno. Hallabase Aste en 1516 en manos del Cardenal
Ximenez de Cisneros, Regente del Reino, quien deseando que
hubiese en la Corte una persona que mirase por el bien de los
indios, fij6 los ojos en el virtuoso Bartolom6 de Las Casas, y
nombr6le en aquel afio Protector Universal de ellos. Investido
en este caricter, pidi6 justicia para sus protegidos y logr6 en
1516 que se suspendiese la importaci6n de los lucayos mientras
se trataba mejor el asunto.
Las Casas pas6 a La Espaiiola, y no satisfecho de lo que

(1) Herr., Dec. I, lib. 7. cap. 3.
(2) Her., Dec. I, lib. 7, cap. 3.
(3) Las Casas, emedio 8, Baz6n 6.
(4) Munioz, Colecci6n. Tomo 75.









LA PROSA EN CUBA


entonees se hacia, intent alli una aeusaci6n criminal contra la
Audiencia de aquella isla, como culpable de los asaltos y pi-
raterias cometidos por los castellanos en las Lucayas (1). El
Liceneiado Alonso de Zuazo, hombre recto y de fire earheter
y talent, que habia ido a La Espafiola de Juez de Residencia
en 1517, en virtud de nombramiento heeho el afio anterior por
el Cardenal Ximhnez de Cisneros, para que tomase euentas a
los Oficiales Beales y residenciase a los Jueces de Apelaci6n de
aquella isla (2), admiti6 la acusaci6n de Las Casas. Aeonte-
cimiento tan extrafio enfureci6 a esos Jueces y a sus muchos y
poderosos c6mplices, y temiendo los Padres Ger6nimos, de quie-
nes ya he hablado, las malas consecuencias que pudieran resul-
tar, procuraron suspender o cortar la acusaci6n, fundandose
en que por su gravedad no era para tratada en una resideneia
ordinaria, sino que debia decidirse por el Monarea con sus
Ministros. Zuazo replicaba que ellos no tenian que mezelarse
en asuntos de justicia, y naciendo de aqui agrias contradieeio-
nes que paralizaban el curso de la aeusaci6n "unos y otros
representaron a la Corte con un acaloramiento aeaso impropio
de su situaci6n y car6eter respective".
La destrueci6n de los lueayos estaba deeretada, y el mismo
Zuazo, testigo ocular de lo que entonces pasaba, eseribi6 al Go-
bierno desde La Espafola en 1518, dici6ndole: "habiendo estado
las dichas islas dende que Dios form el mundo lenas de gente,
6 muy tiles, 6 que ninguna cosa les faltaba para sus necesi-
dades, hicieron relaci6n que eran initiles, para despoblarlas 6
matar cuantos indios habia en ellas (eomo dicho tengo) dejAn-
dolas yermas, para que las habiten los animals brutos 6 aves
del cielo, 6 sin ning6n proveeho ansi para lo que concierne al
servicio de Dios como al de sus Altezas" (3).
Continuaban las hostilidades entire espafioles y caribes Tra-
t6se de perseguirlos, y hallAndose en la Carte Juan Ponce de
Le6n, difronsele en Valladolid, a 27 de setiembre de 1514, las
instrucciones siguientes:
"1' Que arreglase con los Oficiales Beales de la Casa de

(1) Las Casas, Historia General de las Indi, lib. 3, cap. 94.
Herr., Dec. II, lib. 2, cap. 15.
(2) Herr., Dee. II, ib. 2, ap. 6.
(3) Carts del lienciado Zuaso a Monsieur de Chieres, eeitse
Santo Domingo, a 22 de enero de 1518.










EVOLUc16N DE L& CULTuRA CUB&NA


la Contrataci6n de Sevilla, el niimero de buques, gente y lo
demis necesario, procurando la brevedad, asi para la seguridad
de la Isla de San Juan, como para proveer de esclavos a La
Espafiola."
"29 Que de los caribes eautivados entregase dos tercios a
los Oficiales Reales de La Espafiola, para que los vendiesen y
aplicasen su product a los gastos de la armada; y el tercio res-
tante lo repartiese entire los que fuesan en ella, en lugar de
sueldo. Si no se hallaba quien fuese con ese partido, agregase
al tercio, el sueldo mas corto quo se pudiese, con acuerdo de los
Oficiales Reales de Sevilla."
"39 Que fuese con la armada derechamente a las Islas de
los caribes, que mis daio habian hecho a la de Puerto Rico,
para destruirlos y cautivarlos todos a la mayor brevedad."
Sali6, pues, de Sevilla Juan Ponce de Le6n con tres naves en
mayo de 1515; desembarc6 en la Isla llamada Guadalupe por
Col6n; pero emboscados los caribes, mattronle la mayor parte
de la gente. Este suceso produjo al fin la licencia general del
Gobierno para esclavizar a todos los caribes; pero imponiendo
al mismo tiempo la pena de muerte, a todo espafiol que esela-
vizase indios que no lo fuesen (1); pena ilusoria, porque nunca
se aplicaba; y aunque seriamente se hubiese tratado de im-
ponerla, no era ficil conocer en muchos casos, si los indios apre-
sados eran verdaderos caribes.
De mil doscientos de 6stos, ya introducidos en La Espafiola,
dijeron al Gobierno los Jueees y Oficiales Reales de ella, en 6 de
setiembre de 1515, que habian muerto... muchos por comer ho-
vos (2) en los campos, y que otros se huian en canoas. Por
lo demfis, eran much mejores para el trahajo que los lucayos,
y morian menos (3).
Todavia en afios posteriores existian en La Espafiola esela-
vos lucayos. Deseando sacarlos de tal estado, los frailes los en-
tregaron por naborias para que sirviesen a los castellanos que
los tomaban por seis pesos; mas habiendo los Oidores y Oficia-
les Reales de aquella Isla declaradolos naborias perpetuos, re-
sult6 que, como decia el Obispo de Santo Domingo en 1532, ha-

(1) Herr., Dee. II, lib. 1, cap. 8.
(2) Hovo es una fruta silvestre de las Antillaa semejante, en so
tamafio y color amarillo, a la ciruela.
(3) Mufoz, Oolecei6n. Tomo 75.










LA PBOSA EN CUBA 1I

bian sido vendidos y heredados muchas veces, y algunos mHs de
veinte; por lo cual pidi6 al Emperador don Carlos que los diese a
todos por libres; pues "de ello vendria gran provecho a la tierra,
y descargaria la conciencia Real de su Majestad" (1).
No bastaban las Lucayas a la codicia de los castellanos de La
Espafiola y Cuba; y teniendo noticia de que al Poniente de ellas
habia algunas islas pobladas de indios paeificos, dirigifronse a
ellas para hacerlas correr la misma suerte que a las Lueayas.
Poco mas o menos apartadas de la costa del Continente, y
entire el puerto de Honduras y el de Caballos, estAn esas islas;
y como una de ellas, frontera ocho leguas a Trujillo, se llamaba
Guanaxa, di6sele en otro tiempo a ese mar el nombre de Golfo
de Guanaxa, y a las islas en 61 situadas, el de Guanaxas (2).
Ademis de la asi lRamada, y de otra muy pequeia junto a ella,
cu6ntase tambien las de Utila, Hel6n, Guaydua y San Fran-
cisco. Una de estas, la mis grande de todas, pues que tiene
cuarenta y cinco kil6metros de largo y treee de ancho, es la que
hoy se conoce con el nombre de Roatan.
Estas islas fueron desde muy temprano el teatro de las
piriticas ineursiones de los castellanos en La Espafiola, y prin-
cipalmente de los de Cuba, asi por la prosperidad de que 1sta
entonces gozaba, como por su menor distancia a ellas. Permi-
ti6, pues, Diego VelAzquez, su Gobernador, el armamento de
buques para importer en Cuba esclavos de las Guanaxas, que
explotasen las minas en ella (3).
De Santiago de Cuba salieron en 1516 una carabela y un
bergantin, con setenta u ochenta espafioles; y en dos de aquellas
islas esclavizaron cuantos indios pudieron. Metieronlos en la
carabela, dejaron en el bergantin veinticinco castellanos para
que siguiesen explorando las otras isletas, pues aunque descu-
biertas por Col6n desde 1502, eran desconocidas para ellos; y
haciendo rumbo hacia Cuba, legaron al puerto de la Habana,
(4) en la costa del Norte. Saltaron en tierra los eastellanos
(1) Carts al Emperador, del Obispo de Santo Domingo, 1532. (Mu-
ioz, Colecei6n).
(2) Herr., Dec. 4, lib. 8, cap. 4.
(3) Herr., Dee I, lib. 10, cap. 12.
(4) La primers poblaci6n lamada Habans fund6se en la eosts del
Sur; pero desde 1515 empez6ee en la coeta del Norte otra poblaei6n con
el mismo nombre o con el de San Crist6bal, o Puerto de Carenas (Bernal
Diaz de Castillo, Historia Verdadera de la Coaquita de Nweva sRpeaa,
cap. 1, 2, y 23).










EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUDANA


para divertirse, dejando la nave con s61o oeho o nueve que la
guardasen; mas los indios que estaban en la bodega, conociendo
por las pisadas y el silencio de la eubierta que habia poca gente,
forzaron la escotilla, mataron a los espafioles, apoderaronse del
buque, y hacisndose a la vela, cual si fueran experts navegan-
tes, volvieron a su patria, que distaba mas de doseientas leguas.
Alli encontraron muy descuidados en tierra a los veinti-
cinco castellanos que habian quedado en el bergantin; y asal-
tindolos con las lanzas y otras armas que estaban en la cara-
bela, los apretaron de manera que no pudiendo resistir, los
obligaron a recogerse al bergantin, y para dejar memorial de
ellos, hicieron con un cuchillo en un Arbol que estaba junto al
mar, una cruz y una inseripei6n que decia: Vamos al Darien.
Luego que Diego Velazquez supo la matanza hecha en los
espafioles, envi6 dos naves bien tripuladas, no s6lo para perse-
guir a los indios pr6fugos del puerto de la Habana, sino para
socorrer a los veinticinco castellanos del bergantin y seguir
descubriendo equellas islas.
Llegaron a ellas, vieron la serial puesta en el Arbol los eastella-
nos del bergantin, eneontraron la earabela quemada en la Isla de
Santa Catalina, y cogiendo en ella y en la de Utila hasta quinien-
tos indios de ambos sexos, eeharonlos en el fondo de las naves; y
creyendose ya seguros, desembarcaron casi todos para reerearse.
Los indios encerrados en uno de estos buques, advertidos de
esta novedead, subieron a la cubierta, y eehando mano de las
Ianzas, rodelas, palos y piedras que en 61 habia, aeometieron
con tanto impetus a los espafioles, que matando a unos y forzan-
do a otros a echarse al mar, apoderaronse del buque. Al ver
esto los castellanos que se hallaban en tierra, acudieron a la
otra nave, y cargando con ella a la de los indios, trab6se un
combat tan encarnizado, que peleando hombres y mujeres du-
rante dos horas, asombraron a los espafioles; pero al fin triunfa-
ron estos y tornaron con casi cuatrocientas personas esclavizadas
al referido puerto de Carenas (*).
Despobladas quedaron en pocos afios algunas de las Gua-
naxas; y como sus indigenas eran pacificos, faltaba el pretexto
para esclavizarlos; pero los traficantes cohonestaban an maldad,

(*) Herr., Dee. II, lb. 2, eap. 7.










LA PROSA EN CUBA


diciendo que los compraban en la costa de Honduras a los cas-
tellanos que los eselavizaban en la guerra (1).
Aqui es de mencionar un incident notable, y es que, cuan-
do Bernal Diaz del Castillo estuvo en Cuba, antes de la ex-
pedici6n de Cort6s a M6xico, se opuso lo mismo que otros aven-
tureros, al proyecto de Diego Velazquez, de que fuesen a las
Guanaxas a esclavizar indios. Dice:
"Coneertamos con un hidalgo, que se decia Francisco Her-
n&ndaz de C6rdoba, que era hombre rico, y tenia pueblos de
indios en aquella isla, para que fuesse nuestro capitfn, y a
nuestra ventura buscar, y descubrir tierras nuevas, para en
ellas emplear nuestras personas; y compramos tres navios: los
dos de buen porte, y el otro era un barco, que hubimos del
mismo Gobernador Diego VelAzquez, fiado, con condici6n, que
primero que nos le diesse nos habiamos de obligar todos los
soldados que con aquellos tres navios habiamos de ir a unas
isletas que estin entire la Isla de Cuba y Honduras, que ahora
se Ilaman las Islas de las Guanajes, y que habiamos de ir di
guerra, y eargar los navios de indios de aquellas Islas, para
pagar con ellos el barco, para servirse de ellos por eselavos.
Y desque vimos los soldados, que aquello que pedia Diego Ve-
lizquez no era just, le respondimos, que lo que decia no lo
mandaba Dios ni el Rey; que hiciessemos a los libres esclavos.
Y desque vi6 nuestro intent, dixo que era bueno el prop6sito
que llevfbamos, en querer descubrir tierras nuevas, mejor que
no el suyo; y entonces nos ayud6 con cosas da bastimento para
nuestro viaje" (2).
Esto prueba que no era el espiritu del siglo, como se alega
por disculpa, sino la perversidad de muchos espafioles, la que
los indujo a eselavizar indios. Y prueba tambien lastimosamen-
te la inconstancia de los hombres, pues ese Bernal Diaz del
Castillo, que en Cuba reprob6 el salteo de los indios de la Gua-
naxa, ese mismo, pocos aiios despues, fu6 uno de los qua en
M6xico se mancharon con el crime de esclavizar y herrar bru-
talmente a los indigenas.
En tierras hasta entonces desconocidas hicieron los caste-
lanos una correria para esclavizar indios. Dos naves salieron

(1) Herr., Dee. 3, lib. 9, cap. 10.
(2) Bernal Diaz de Castillo, Historia Verdadera de la Congsqita de
Nwsea Eapaai cap. 1.











EVOLUCI6N DE LA CULTUBA CTB"AN


de La Espaiola en 1520, y ora por algin temporal, ora porque
no encontrasen presa en el primer punto a que se encaminaron,
metieron proa despu6s hacia el Norte y fueron a dar a los
320 del Continente, a una tierra desconoeida, lamada falsa-
mente Chicora por un indio que engafi6 a los espafioles (1), y
que despues se denomin6 Cabo de Santa Elena, y Rio Jordan,
por llamarse asi uno de los capitanes de las naves. Los indios
asombrados tomfronlas por pieces monstruosos, echaron a huir,
y los castellanos pudieron alcanzar un hombre y una mujer.
VistiBronlos a la espafola, regalAronles pan y vino, y pusi6-
ronlos en libertad. El cacique de aquella comarca envi6 en-
tonces a las naves cincuenta indios con bastimentos; a los es-
paiioles que desembarcaron di6les guias para que viesen el pais;
por todas parties fueron bien recibidos y obsequiados, hicieron
aguada, y convidaron much genta del pais para que visitase
los buques; incautamente entraron muchos indios en ellos, y
alzando las anclas los espafioles, levAronselos por eselavos. Pero
Dios permiti6 que se perdiase uno de los buques en el camino, y
que los mis indios del otro se muriesen de hambre y tristeza,
porque no querian comer, bien que en legando a La Espafiola
se nutrieron de perros, asnos y otras carrofias. Esto se mir6
muy mal y trat6se de castigar severamente; mas algunos dicen
qua no se hizo, ya por contemplaciones que se guardaron, ya
por haberse ignorado en la Corte (2). Y yo afiado, que aunque
se hubiese sabido, los delincuentes habrian quedado impunes,
como de costumbre, porque las autoridades encargadas de eum-
plir las 6rdenes del Supremo Gobierno, casi nunea las ejecu-
taban.
Las noticias de ese descubrimiento indujeron poeo despuBs
a Lucas VAzquez de Aill6n, a Juan Ortiz de Matienzo, Oidores
de la Audiencia de La Espafola, y al Eseribano de ella Diego
Caballero, a envia- dos carabelas de su propiedad para que
navegasen por aquel rumbo, y efectivamente lograron deseu-
brir nuevas tierras entire los 350 y 370 de latitud septentrional.
Entonces el mencionado VAzquez de Aill6n ajust6 asiento con
el Gobierno en 1523 para proseguir aquel deseubrimiento, y
por una de sus clAusulas permiti6sele los indios esclavizados

(1) Oviedo, Hitoria General y Natwal de la India, lib. 37, cap. 1.
(2)' Herr., Dee. II, lib. 10, cap. 6. Oviedo, HiEtoria General de
l Zndiea.











LA PBOSA EN CUBA


por otros indios en las guerras que constantemente se hacian
y Ilevarlos a La Espaiola o a otras islas para disponer de
ellos como quisiese, sin pagar dereeho alguno (1).
Al cabo de largas demoras sali6 Aill6n del Puerto de Plata
con seis naves en 1526. Eneontr6 las tierras que buscaba, eo-
menz6 a poblar a los 33 de latitud en un punto que 61 llam6
Guadalupe; mas el clima y las flechas de los indios frustraron
la expedici6n, costando la vida a su jefe Vazquez de Aill6n (2)
En medio de los asaltos de las islas Lucayas y Guanaxas,
nunca perdieron de vista los castellanos a los caribes. En 1514
pidieron al Gobierno que se diese por eselavos, no s6lo a los
caribes de todas las islas, sino a los del Continente. En cnanto
a los primeros, decret6 el Bey que se guardasen las provisions
establecidas; respect a los segundos, neg6lo, como se ignoraba
si alli los habia, era de temer que los indigenas se alborotasen
con las entradas de los espafioles, resultando grande inconve-
nientes para la colonizaci6n (3).
Las costas de Cumana y otras de aquellas parties del Con-
tinente, iamadas entonees Costa de las Perlas, fueron para los
espafioles un semillero mAs fecundo de eselavos que las Islas
Guanaxas y Caribes. No hubo medio por horrible que fuese
de que no se valieran los espaioles pars esclavizar indios; y
para reprimir tantos males, prohibit el Gobierno que los espa-
fioles fuesen a traficar a aquella region; mas no faltaron hom-
bres que lo hiciesen.
Un Juan Bono de Quexo, natural de Vizeaya, sali6 de La
Espaiola en 1516 pars la Isla de la Trinidad, acompafiado de se-
senta o setenta hombres. Los indigenas al verle llegar se apres-
taron para la guerra; mas habiAndoles dicho que iba de paz y
que deseaba vivir entire ellos, tuvieron no s61o la necedad de
ereerle, olvidAndose de las ineursiones que por alli se repetian,

(1) Beal edula de 12 de junio de 1523, que contiene el siento capi-
tulado eon Luaes VAzques de All6n, para proaeguir el dseubrimiento
prinipiado en buque sa m y de otme por los 35 a 37* N. 8. deo I
Ida Espafola, para busear m estreeho, ete.
Esta ecdola w halla mn a Coleeeiha de Navarrete, tomo 3, nafmro
46, a la pg. 153, y el original existe an el Archivo de Sevila, legajo 2
de Dewcsbrmientos de Nueva rEpaS, p. 1527 a 1638.
(2) Oviedo, Hetori4 Geeoer do is. Iadi, lib 37. Herr, De. 3,
libr 8, 4 apftao 8
(3) Herr, Dee. lib. 10, cap. 10.











24 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


sino la de reeibirle afeetuosamente, ofreci6ndole fabricar buhios
dbnde habitase con su gente, y darles de comer a todos en
abundancia, como realmnnte lo hieieron. Dejemos a Las Casas
que cuente este trigico suceso:
"Hizenles una gran easa de madera en que morassen todos:
porque assi la quisieron los espaioles: que fuesse una no mis
para hazer lo que pretendian hazer y hizieron. Al tiempo que
ponian la paja sobre las varas, o madera y avian cobrido obra
de dos estados: porque los de dentro no viesen a los de fuera,
so color de dar priessa a que se acabasse la casa: metieron mu-
cha gente dentro della, y reparti&ronse los espaioles: algunos
fuera al d-rredor de la casa con sus armas para los que salie-
seen: y otros dentro: Los quales echan mano a las espadas y co-
mienzan amenazar los yndios desnudos que no se moviessen:
sino que los matarian: y comenzaron a atar y otros que falta-
ron para huyr: hizieron pedazos con las espadas. Algunos que
salieron heridos y sanos y otros del pueblo que no avian entrado,
tomaron sus arcos y flechas: y rec6gense a otra casa del pue-
blo para se defender donde entraron ciento, o dozientos dellos
y defendiendo la puerta: pegan los espafioles fuego a la casa
y qubmanlos todos bivos. Y con su presa que seria de ciento y
oehenta o dozientos hombres que pudieron atar: vanse a su na-
vio y alzan las velas y van a la ysla de San Juan, donde ven-
den la mitad por esclavos: y despubs a La Espaiola, donde ven-
dieron la otra. Reprehendiendo yo al Capitan desta tan insigne
traici6n y maldad: a la saz6n en la misma Isla de San Juan:
me respondi6: anda, Sefior, que assi me lo mandaron y me lo
dieron por instrucci6n los que me embiaron: que quando no
pudiesse tomarlos por guerra que los tomase por paz. Y en ver-
dad que me dixo que en toda su vida avia hallado padre ni
madre: sino en la Isla de la Trinidad: segfn las buenas obras
que los yndios le habia hecho" (*).
LPero qui6nes fueron los malvados que tan atroces instruc-
ciones le dieron?
Seguin confess el mismo Juan Bono al Licenciado Casas,
no fueron otros que los Oidores de la Audiencia de La Espa-
iiola, pues le encargaron que esclavizase indios sin reparar en
los medios.

(*) Las Casa, Brevisima Belaci6 de la Deatrwcimn de las Indias,
eapitulo de la Costa de las Perlas y de Paria y la Isla de Trinidad.











LA PROBA EN CUBA


Los Padres Ger6nimos levantaron en 1517 la prohibici6n
que existia de que nadie fuese a comerciar a la Costa de las
Perlas; pero exigieron que las personas a quienes se diese la
licencia, fuesen pacificas y de quienes se tuviese confianza de
que procedieran bien; pudiendo recibir en cambio de sus mer-
caderias, los esclavos que los mismos indios les diesen y no otros,
bajo Ia condici6n de que los tratasen bien y doctrinasen en la
Fe (1). Los Religiosos Dominicos de La Espafiola que tenlan
en este asunto mis experiencia que los Ger6nimos, pidieron a
6stos que no se introdujesen en ella indios esclavos proceden-
tes de aquellas costas, pues sobre no serlo muchos, cometianse
crueldades en trifico tan criminal (2).
Al mismo tiempo que los Ger6nimos suspendieron aquella
prohibici6n, dudaron de la justicia con que se eselavizaba a los
caribes, y sometiendo esta material al studio de la Audiencia
de La Espafiola, prohibieron entire tanto que se les tocase; mas
aquel tribunal nada decidi6.
La Espafiola continuaba siendo la tumba mis espantosa de
los indios, y en 1518 volvi6 a pedir que los caribes de Tierra
Firme se introdujesen en ella como eselavos. Pidi6 tambien
que se hieiese lo mismo con los indios que eran alli eselavos de
otros indios; y que como naborias o criados se dejasen entrar
en La Espafiola a los indigenas de las Lucayas, Gigantes, Ila-
mada despu6s Curazao, y de otras islas que se tenian por ini-
tiles. Pero nada bastaba a lenar el inmenso vacio que dejaba
la muerte, y en carta al Emperador, de 20 de mayo de 1519,
dicele el Ayuntamiento de Santo Domingo, que la mayor parte
de los indios de La Espaiola habian muerto de viruelas; mor-
tandad que los Padres Ger6nimos exageradamente caleularon
para el afio anterior casi en la tercera parte de los indigenas (3)
No fu6, pues, extrafio que en 1519 hubiese accedido el Gobierno
a lo que La Espaiola le habia pedido en el afio anterior (4).
Con la disminuci6n de los indios de una part, y de la otra
con el descubrimiento de los ricos paises del Continente, corrian

(1) Herr., Dec. 2, lib. 2, cap. 22.
(2) Carta primer de los Padres Ger6nimos.
(3) Carts de los Padres Ger6aimos al Emperador, en 10 de enero
de 1519.
(4) Libro de liceneia de eselavos, de 1518 a 1519.










EVOLUCI6N DE LA CULTBRA CUBANA


a bandadas hacia 6l, no s6lo los vecinos de La Espafiola, sino
los de Puerto Rico, Jamaica y Cuba.
Reducida estaba la primer a tan deplorable estado, que el
Licenciado Rodrigo de Figueroa, nuevo Juez de Residencia y
de apelaciones en la Real Audiencia de aquella Isla, dijo a
Carlos V en carta que le dirigi6 desde Santo Domingo el 6
de julio de 1520, que La Espafiola casi no tenia mas trafico
que el de los buques que llevaban caribes o indios que se de-
claraban como tales, y "que si por esto no fuese, no hubiera tras
qu6 parar aci las gentes". Y en otra comunicaci6n del mismo
Figueroa al Emperador, fechada en Santo Domingo, a 17 de
agosto de aquel aio, le describe estas palabras: "Poco a poco
van trayendo de Tierra Firme caribes y ilotas de los que comen
came humans, sin reyerta de los Padres Dominicos".
Estas 6ltimas palabras prueban que los Frailes Dominicos
estaban siempre dispuestos a defender la libertad de los indios.
Despuis de La Espafiola, Cuba era entire todas las islas
la que mis esclavos queria, y no content con los que importaba
de fuera, buse61os tambi6n en su propio seno, pues pedia que se
esclavizase a los libres indigenas que se fugaban a los campos
y a los montes, y esa peticion hizo no s61o entonces, sino en
afios posteriores.
Desde la muerte de Diego Velizquez, su Gobernador, acae-
cida en 1524, hubo en ella partidas de indios alzados. Pidi6se
que los cogidos fuesen eselavos; mas el Emperador orden6 que
los Religiosos y otras personas fuesen a persuadirles que vol-
viesen a la obediencia de S. M., que si no lo haefan, se
les formase process juridicamente para justificar Is eausa y
despuis se les hiciesen tree requerimientos en form; y que si
aun no se sometian dentro del t6rmino que se les sefialase, pu-
diese declararseles la guerra como vasallos rebeldes y tomarlos
por eselavos (1). Yo no creo que las autoridades de Cuba eje-
cutaron lo que el Monarca mandaba; y asi fun que los indios
continuaron alzados por muchos afios, huyendo de la opresi6n
que los destruia.
En los tfrminos de la Villa de la Asunei6n o Baracoa, habia
un cacique lamado Guam6, a quien se juntaron mas de sesenta

(1) Herr., Dec. 3, lib. 10, esp. 10.











LA PROSA EN CUBA 27

indios de otras parties; y en los limits de la ciudad de Santiago
y algunas villas, hubo tambien indios pr6fugos que haeian mu-
cho dafio. No teniendo los pueblos de la Isla con que pagar
cuadrillas que los persiguiesen, su Gobernador, Manuel de Rojas,
pidi6 al Emperador en 1532, que a fin de estimular los vecinos
a la persecuci6n de los indios alzados, mandase que fuesen es-
clavos de quienes los prendiesen, como antes se habia hecho (1).
Pero el Emperador, informado de la sencillez de aquellos indios,
temi6 los abuses de los espafoles y neg6 la licencia que Rojas
solicitaba (2).
Rojas renov6 su petici6n al Gobierno en 1535 (3). Tres
meses despuis, Gonzalo de Guzman, nuevo Gobernador de Cuba,
reiter6 la misma sfiplica, fundandose, como su antecesor, en
que no habiendo dinero con que pagar cuadrillas que persiguie-
sen a los indios, era precise darlos por esclavos a quienes los
capturasen en recompensa de sus trabajos (4).
Como los alzamientos parciales de los indios de Cuba conti-
nuaban, renov6se la petiei6n de que se formasen cuadrillas con-
tra ellos, dfndoles por esclavos a sus perseguidores en premio
de sus fatigas.
Asi lo pidieron tambien al Emperador en 1540 los Procura-
dores de las poblaciones de la Isla de Cuba, que anualmente se
reunian en Santiago, su capital; y al intent deseaban que el
Soberano enviase una Real Provisi6n, pues entonces era mis
necesaria que antes (5). En el mismo asunto insistieron esos
Procuradores congregados en 1542 (6); y al ver tantas instan-
eias hechas al Monarca, no cabe duda en que las autoridades
y corporaciones de Cuba buscaban un titulo en que legitimar

(1) Informaci6n feeha en Santiago de COba, por mandado del Tenien-
te Repartidor Manuel de Bojas. 1532.
(2) Herr, Dee. 5, lib. 2, cap. 5.
(3) uartas a la Emperatris, de Manuel de Bojas, en Santiago de
Cuba, a 13 de septiembre de 1535.
(4) Carts de Gonzalo de Guzman al Emperador, fecha en Santiago
de Cuba, a 15 de dieiembre de 1535.
(5) Carts de log Procuradores de la isla de Cuba al Emperador,
feeha en Santiago, a 17 de marzo de 1540.
(6) Lope Hurtado al Emperador, en la ciudad de Santiago de Cuba,
a 16 de abril de 1542. V6ase peticiones al Emperador, per los Procura-
dores de las Villas de ls isla Fernandina, aeordadas en Junta de elloe,
eelebrada en la Ciudad de Santiago, a 28 de abril de 1542.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


la esclavitud de los indios alzados. j Pero se abstuvieron ellas
de eselavizarlos cuando los capturaban No, por cierto; porque
los que caian en su poder arrastraban el yugo de la mis pesada
esclavitud.
Cuando los Reyes Cat6licos permitieron en 1503 que los
caribes fuesen eselavizados, sefialaron los paises donde podian
cogerse; pero sin jimitarse a ello los espafoles, su codicia les
abri6 un vasto campo en las regions del Continente ya deseu-
biertas. Teatro eran ellas de sus piriticas incursiones, y es-
pecialmente las costas comprendidas entire el Golfo de Paria
y mis allA de la Provincia de Venezuela. Tres species de gran-
gerias encontraban en ellas: oro, perlas y esclavos. Estos, o los
comprahan a los indios, o los cogian en son de guerra, o so color
de que eran caribes. Para resolver las dudas que con frecuen-
eia ocurrian sobre si lo eran o no, el Licenciado Rodrigo de
Figueroa, en virtud de instrucciones que recibi6 del Gobierno,
y despues de haberse informado largamente de religiosos, pilo-
tos, capitanes, maestros y mariners que conocian las costas de
Tierra Firme 6 islas deseubiertas en el mar Oceano, public
en La Espaiola a fines de 1520, una Declaratoria, determinando
los paises cuyos indios debian tenerse por caribes, o por Guatidos
o Guatiaos, que era como se iUamaba a los amigos de los cris-
tianos.
Fueron, paes, declarados caribes comedores de came huma-
na, todos los habitantes de las islas no pobladas de cristianos,
except las Lucayas, Barbudas, Gigantes, la Trinidad y la
Margarita. De las tierras del Continente hasta entonces cono-
cidas en la costa Septentrional, fueron tambisn declaradas Ca-
ribes: Primero: Una Provincia frontera a la de Arruaca, ba-
jando de la de Paracuria o Paracuya por la costa hasta el golfo
de Paria. Segundo: La Provincia de Uriapana. Tercero: La
situada en la costa del golfo de Paria, por la cual pasaba un
rio Ilamado Taurapes. Cuarto: MAs abajo, la Provincia de Olle-
ros o Oleros, en la ensenada del dicho golfo. Quinto: La Pro-
vincia de Maracapana hasta la de Cariaco, yendo por la misma
costa. Sexto: Los indios de la tierra adentro desde la Provincia
de Uriapana hasta el cabo del Isleo Blanco, que estA cerca del
puerto de la Codera.










LA PROSA EN CUBA


Tales fueron las provincial del Continente declaradas en-
tonces por Caribes, quedando las demas en clase de Guatiaos
o Guatidos, except algunas que por no tenerse noticia exacta
de su eondici6n, reserv6se para mas adelante darlas por Caribes
o por Guatiaos.
Esa Declaratoria fu6 muy inexaeta, no s61o por el poeo cono-
cimiento que entonces se tenia de aquellos passes, sino porque
los conquistadores espafioles dieron equivocadamente el nombre
de earibes a todos los indios que comian came humana, asi en
las islas como en el Continente; pero tal denominaci6n fua
err6nea, porque habia muchos indios que comian came humana,
teniendo lengua, usos y costumbres del todo diferentes a los
caribes.
Segin la Declaratoria de Figueroa, los cristianos no podian
eselavizar caribes sin licencia de las autoridades espafiolas, He-
vando en su compaiiia al Veedor o Veedores que d&bian darles
las justicias u otros empleados del Gobierno, y ademis de los
Guatidos de las islas y parties comarcanas a los dichos caribes,
para que 6stos viesen que los cristianos no hacian mal a los
indios pacificos. A los espafioles que esclavizasen indios no cari-
bes, impisoles aquella Declaratoria pena de muerte y desperdi-
miento de bienes, aplicndose dos tercios al fisco y lo restante
a la persona o personas que denunciasen o acusasen a los infrae-
tores.
Pero los espafioles nunca cumplieron lo que en bien de la
raza indigena se les mandaba ,y nadie express mejor esta triste
verdad, que el venerable Las Casas en las palabras que escribi6
en 1552, y que yo repito ahora.
"Nunea jams hasta hoy los espafioles guardaron mandado,
ley, ni orden, ni instrucci6n que los Beyes Cat6licos paeados
dieron: ni una ni ninguna de S. M. en esto de las gue-
rras ni en otra cosa que para bien de los indios proveido se
oviese: y por una sola que se oviese guardado, ofreeerfa yo a
perder la vida. Para prueba de esto, v6anse las residencias de
todos los Gobernadores pasados, y las probanzas que unos con-
tra otros han hecho, y las informaeiones que eada hora ann en
esta Corte se pueden hacer, y hallara vuestra Alteza que uno
ni ningun Gobernador ha habido, ni hoy lo hay (saeado el











so EVOLUcI6N DE LA CULTURE CUBANA


visorey don Antonio, y el Licenciado Cerrato, de los presented,
y el Obispo de Cuenca don Sebastian Ramirez, en los pasados)
que haya sido cristiano, ni temido a Dios, ni guardado su ley,
ni la de sus Reyes, y que no haya sido destruidor, robador, y
matador injusto de todo aquel linaje human" (*).



































(*) Este es el Tratado que el Obispo de la Cindad Real de Chiapa,
don fray Bartolom6 de Las Casas, o Casaus, compuso per comisi6n del
Consejo Real de las Indias, sobre la material de los indios que se ban
heeho en ellas eselavos. El cnal contiene muchas razones y autoridades
juridicas: que pueden aproveehar a los leetores para determinar muchad
y diversas euestiones dudosaa en material de restitueifn y de otras que
al present los hombres de el tiempo de agora tratan. AAo 1552. Pu6
impress la present obra en la muy noble e may leal eiudad de Sevilla,
en easa de Sebastian Trujilo.










































"OS ANTOHIO ECHEUERRIR
(1815-1885)

Nacid, en Barcelona, Venezuela, en 1815. Murid, en Nueva
York, el 12 de marzo de 1885.

E NTRE las varias aptitudes de este pr6cer de nuestras le-
tras, desde nifo arraigado en Cuba, que fuW su patria
efectiva, se contaba la de historiador.
Escasa pero notable fu4 su producci6n en el campo de la
historic, y a ella correspondent una biografia del Adelantado
Diego VelAzquez de Cuellar, un folleto sobre el destino de las
cenizas de Col6n y una colecci6n de articulos referentes a los
plimeros historiadores de Cuba.
















HISTORIBUORES DE CURB


Mis de tres siglos han pasado ya desde que los europeos
asentaron sus primeras poblaciones en la isla de Cuba, y todavia
no ha habido un escritor inteligente que haya trazado el cuadro
vigoroso y complete de su historic, investigando las fuentes,
progress y base de su riqueza, sefialando los obsticulos que la
impidan medrar con mayor rapidez y alumbrando la traza
que pueda tomarse para su mis cumplida y expedite goberna-
ci6n. Sentir deben por cierto los cubanos esta falta, cuando ya
su tierra ocupa un lugar tan distinguido entree las posesiones de
Am6rica; porque a la verdad, un pueblo sin historic es como
un mozo sin padres, que no sabe qui6n es, de d6nde viene, por
qu6 no lo ban educado, ni cual podra ser su porvenir. Cuando
digo que carecemos de historiadores no se erea que desconozco
las obras de esta especie, que in6ditas e impresas andan en manos
de los eruditos; al contrario, haeer una resefia de las mis nota-
bles es mi principal intento; pero por lo mismo que las conozco,
me atrevo a sentar que no son mas que meros apuntes, o notas
cronol6gieas, mis o menos extensas, y escritas con mis o menos
orden y belleza en el decir. La historic, eonsiderada tan mezqui-
namente, es casi initil; y segin la hermosa idea de un poeta
extranjero, es un fanal encendido en la popa de un buque, que
alumbra tristemente lo pasado, mientras el tajamar corta las
ondas en la oscuridad; pero manejada con mis filosofia, bus-
cando a su luz en las 6pocas anteriores las causes de los males
presents, perpetuando la memorial de los hombres ilustres y
solemnizando el heroismo de los pueblos, es sin duda utilisima;
porque ademis de contribuir al adelanto de eada eiencia o arte
en particular, mejora las costumbres, infunde amor a la patria
y comunica alientos para defenderla y salvarla de los riesgos
que la amenacen conforme al curso de los tiempos.
Cualquiera que recorra los memoriales que de la historic de
Cuba se conservan no podri menos de conoeer la rica miel que










EVOLUC16N DE LA CULTURAL CUBANA


han desperdiciado los cronistas de ella. A los principios de su
pacificaci6n, antes que el oro de M6xico y del Perfi abriese el
apetito de los conquistadores, muchos de 6stos avecindados en la
Espafiola se pasaron a Cuba, asi por el buen er4dito de su Go-
bernador Diego VelAzquez como por la esperanza de mayor
logro en la explotaei6n de minas, y en el cultivo de sus campos,
a que convidaba la muchedumbre de sus indigenas. Esto fu6
la causa de que por lo pronto se aumentase considerablemente
la poblaci6n europea; pero luego que comenzaron a escasear los
indios y reson6 la fama de los tesoros de aquellos dos grande
imperios, la abandonaron gran nfimero de sus pobladores, arras-
trados por el incentive de mas rapido y seguro enriquecimiento.
De nada sirvi6 que los que quedaron en Cuba, desentendi6n-
dose poco a poco del laboreo de las minas, se dedicaran con
mis esmero a la erianza de ganados y al cultivo de la tierra,
introduciendo desde muy luego esclavos africanos para que en-
tendiesen en las faenas campestres, a media que los indios
iban desapareciendo de ella; porque ademfs de los obstaculos
interiors que estorbaban las medras de esta Isla, habia otro
exterior tan poderoso, que ni entonces, ni muchos afios despu6s,
se consigui6 remover del todo. Infestaban estos mares innume-
rables pirates de todas naciones, que a su sabor robaban las
costas de las Antillas, indefensas a los principios por la prohi-
bici6n que habia de fortificar los lugares de Indias. Santiago
de Cuba y la Habana pagaron bien caro el descuido con que se
habia mirado su fortificaci6n. a pesar de estar ya permitido
levantar castillos en las colonies litorales; el afio de 1538 entraron
a saco a la segunda unos pirates franceses, dejAndola reducida
a un mont6n de escombros incendiados. Para remediar esta
desgracia y precaver tan aciagos accidents en lo venidero, man-
d6 el Adelantado Hernando de Soto, recien llegado a Cuba, al
capitan Mateo Aceituno, para que reedificase la villa y promo-
viese ]a fibrica de la fortaleza que hasta hoy conserva el nombre
de la Fuerza. Sus baluartes, con todo, no fueron poderosos a
arredrar a los corsarios; y asi vemos que tanto ella como San-
tiago de Cuba fueron maltratadas de nuevo a mediados del
propio siglo, en t6rminos que el Obispo se vi6 obligado a refu-
giarse en el Bayamo.
Pareee que todo conspiraba en aquella 6poea contra la
Habana; ademas del azote piratesco, vino sobre ella una terri-










LA PEOSA EN CUBA


ble plaga de hormigas que devoraban en flor todos los frutos de
sus sembrados, poniendo a menudo en gran aprieto a los mora-
dores por falta de mantenimientos. Largos afios padeci6 este
vecindario eamejante calamidad, sin que fnesen de ning6n efee-
to los muchos y cristianos medios a que reeurri6 para conju-
rarla; hasta que el Ayuntamiento, en eabildo de 21 de enero
de 1588, escogi6 de comdn acuerdo por especial patrono al glo-
rioso Obispo San Marcial, por cuya intereesi6n qued6 libre de
tan penoso achaque, si no mienten los archives a que remito al
curioso investigador.
Los disturbios del Ayuntamiento de la Habana con los
Gobernadores, que poeo a poco se habian establecido en ella, y
de 4stos con los alcaides de la Fuerza, tuvieron tambiin bastante
parte en el ning6n adelanto de esta ciudad en el primer siglo
de su fundaci6n; porque enredados en sus contiendas, lea fal-
taba tiempo a unos y otros para tender a la mejora y police
pfiblicas. Tan enconados estuvieron, que lleg6 el easo de venir
a las manos el gobernador Garcia Osorio eon el eastellano Bal-
tasar Barreda, a quien trataba de prender; y en afios poste-
riores, gobernando Gabriel de Lujan, lo suspendi6 la Beal Au-
diencia de Santo Domingo, por las graves discordias que se
movieron entire 61 y Diego Fernindez de Quifiones, alcaide de
aquel eastillo. Tamafios esefndalos lamaron la atenei6n del
Rey don Felipe II, y para evitarlos mayors determine, a ins-
tancias de este Ayuntamiento, reunir ambos mandos en un solo
sujeto, a quien en todo lo de justicia, gobierno y guerra, obede-
ciesen los cubanos. Esto sueedi6 por los aios de 1589; y tal
fu4 el origen de la capitania general de esta Isla, que tuvo la
bonra de desempefiar el primero, con la misma jurisdicci6n que
los Virreyes, el Maestre de Campo don Juan de Tejada, quien
marc6 la 6poca de su gobierno con la ereeci6n del Morro, di-
rigida por el infatigable ingeniero Juan Bautista Antonelli.
Complet6se el siglo XVI, y en todo el habia progresado la
Isla tan poco en poblaci6n, que no contaba sino trece mil alms,
de las cuales la tereera parte estaba aglomerada en los alrede-
dores de la Habana. Era natural que asi sucediese por la mayor
seguridad que a su abrigo se gozaba, por el contraband que
en sus costas se haefa, y por la situaei6n de su puerto ventajoso
para las contrataeiones, sobre todo desde que el deseubrimiento
del canal de Bahama, por el piloto Ant6n Alamines, falitan-










36 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


do el viaje por esta via, hizo que se reuniesen en 61 por el mes
de junio las flotas qua regresaban a la Peninsula, a pesar de la
mayor distaneia que tenian que rodear las de la Tierrafirme y
del Peril. Esta mayor facilidad de exporter los pocos renglones
que numeraba entonces el comercio cubano, reducidos a coram-
bres, ganados y algo de aziicar y tabaco, fue comunicando
cierto impulso a la agriculture de esta provincia; y asi vemos, .
al expirar el siglo, easi a goteras de la ciudad, unos cuantos
molinos de tabacos, e ingenios de fabricar azficar, que a juzgar
por los lentos progress que hasta hace poeo habian heeho entire
nosotros estas filtimas miquinas, debian de ser muy imperfectas.
Advibrtense desde los principios de la labranza en Cuba dos
faltas capitals, cuyos perniciosos efectos se estin sintiendo to-
davia, y seguramente se sentirin por largos afios, si es que
acaso llega algfin dia a verse del todo libre de ellas. La primers
fu6 la media circular que en las tierras mereedadas por el
Ayuntamiento introdujo el agrimensor Luis de la Pefia en 1579
resultando de aqui tantos pleitos interminables que entorpeeen
la producci6n, y retraen a los capitalistas de adquirir este g6-
nero de propiedades. Fu la segunda la aplicaci6n de brazos
esclavos al cultivo de los campos; sistema que si en su origen
pudo parecer convenient, y aun human para aligerar a los
indios sus faenas, la experiencia ha demostrado luego euan no-
civo es, no s6lo para los propietarios por el arriesgado empleo
de una suma cuantiosa, sino tambien pars toda la poblaci6n,
por el influjo delet6reo que tiene en la condici6n moral de los
pueblos, minorando los produetos de las industries, desacredi-
t&ndolas, y trayendo en pos de si la vagancia y otros vicios que
le sirven de inevitable y finebre acompafiamiento.
El siglo XVII fue para la isla de Cuba un reflejo, o por
mejor decir, un trasunto del anterior. Si en aqu6l se habia visto
trabajada de pirates, de rencillas, y luchando con mil obsti-
culos para su prosperidad, obsticulos, pirates y disensiones tuvo
tambi6n en este.
La Habana era la fnica que daba sefiales de vida, pues San-
tiago de Cuba, en vez de adelantar, retrocedia; vi6se el pueblo
abandonado; los vecinos errantes sin domieilio; la iglesia sin
Obispo; el Obispo sin libertad; y para former una idea de la
instrucci6n, y de las creencias de aquellas gentes, baste decir
que en 1608 no habia en la ciudad otro medico que Ana de Nava,










LA PROSA EN CUBA


merced a cien ducados que percibia; y que para abrir una noria
que les proveyese de agua, tuvieron que valerse de Ant6n Gar-
cia, de profesi6n zahori, que supo embaucarlos haei6ndoles career
que a seis o siete estados bajo de tierra pasaba un rio.
Dividi6se el gobierno de la Isla en 1607, para que de esta
manera estuviese mejor regida; paro por acertada que fuese
esta resoluci6n, no caus6 de pronto los saludables resultados que
de ella se esperaban. Pareee que entonces no estaban muy bien
deslindadas las atribuciones de los brazos eelesiAsticos y secular;
pues nada era mis comiin que los disturbios entire uno y otro,
con lo que se menudeaban las excomuniones de personas impor-
tantes. Ejemplo notable de esto nos ofrece el capitan general
don Gaspar Ruiz de Pereda, contra quien, por motives que ig-
noro, lanz6 sus censuras el Obispo don fray Alfonso Enrique de
Almendariz, que a la saz6n andaba visitando sus di6cesis. Para
hacerselas levantar envi6 a Cuoa al sargento mayor Martin de
Serralta con buen golpe de gente de armas, facultandolo para
prenderlo, si no lo absolvia y alzaba el entredicho que sobre la
Habana tenia puesto. El sargento cere6 la casa del Diocesano
.con bala en boca, y cuerda calada, conforme escribi6 luego a Su
Majestad el cabildo eclesiAstico; hubo de tener algion desmAn Su
Ilustrisima, y y6ndose a la deshilada a refugiar al convento de
San Francisco, sintibronlo sus guardianes, que sabe Dios lo que
hubieran cometido por alcanzarlo, a no cortarles el eamino Fran-
cisco SAnchez de Moya, que interinamente gobernaba en Cuba.
El tErmino de esta dispute no se sabe cuil fu6.
El establecimiento en la Habana de un comisario del Santo
Oficio; la inmigraci6n de ocho mil habitantes de Jamaica; log al
tercados que sobre trasladar la villa se movieron en San Juan
de los Remedios, hasta el punto de matarse unos a otros los
vecinos, y de arrasarla y prohibir los comisionados por don
Severino de Manzaneda que se sembrase en su terreno; el aban-
dono de las minas de Cobre, y la fundaci6n de Matanzas, son los
sucesos que llaman la atenci6n en lo restante del siglo, si no por
extraordinarios, a lo menos por no ser hazaias de pirates, o en-
cuentros de mandarines celosos de su autoridad, que son las dos
facciones principles de la historic cubana en aquellos tiempos.
Empero para fortune de esta Isla comenz6 el siglo XVIII,
y con 61 puede deeirse que comienza so existencia political y
comercial. Y no porque en 61 no adoleeiese de los mismos aeha-










88 EvoLUci6N DE LA CULTuR& CUBANA


ques que en los pasados, pues los tuvo mayores ain; sino por la
concurrencia de otras circunstancias mfs favorables, que sa-
cindola algdn tanto del entorpecimiento en que yacia, la colo-
earon en camino de mayor prosperidad. En efecto: mai forti-
ficados los pueblos, en lugar de eseonderse despavoridos por los
montes al avistar las velas de los pirates, supieron defenders
eon vigor, no ya de aventureros desbandados, sino de ejireitos
poderosos; y aunque la Habana tuvo que abrir su puerto a los
navios de Inglaterra, la bizarria de su defense, a pesar de lo
desacordados que anduvieron algunos de sus jefes, hace de esa
6poca la mis brillante de los fastos eubanos. Si desentendi6n-
donos de las acciones marciales, buscamos lances de otra especie,
no dejarfn de oeupar el inimo el asesinato misterioso de don
Luis Saiudo en el Bayamo, y la prisi6n de don Juan de Loyo
en Puerto Principe. La instrucci6n comenz6 tambi6n a propa-
garse; y por un trastorno singular, aunque muy comfn en toda
la America espafiola, en vez de escuelas primaries, por donde
pareeia natural que se empezase, fundAronse institutes de mis
elevados fines, y eso gracias al celo da los obispos y de las
comunidades religiosas; tales fueron el colegio de San Basilio
en Cuba, y la universidad de San Jer6nimo en la Habana.
Contribuy6 sobremanera a los progress de esta Antilla una
series de ilustres gobernantes que desde mediados del siglo la
rigieron: Vaillant, Quintana y Kindelin en la parte oriental;
Bucareli, el marques de la Torre, don Luis de las Casas, el conde
de Santa Clara y el marquis de Someruelos en esta ciudad,
fueron hombres que conforme a los impulses de su coraz6n, mis
o menos recto, y a la capacidad de sus luces, mostraron empefio
en ser gobernadores y no indolentes mandarines, que es lo
que parecen muchos de sus antecesores. En su tiempo se abrie-
ron eaminos, se eeharon puentes, mejor6se la policia, promo-
vi6se la educaei6n piblica, se fundaron soeiedades patri6ticas,
y la agriculture y el eomercio salieron de los pafiales en que
estaban enredados desde la conquista. Si alguna vez, por extra-
vio de ideas u ofuseamiento de la verdad, dietaron providen-
cias de efectos no provechosos, en otras supieron derramar sus
bolsas en instituciones de piedad, promover eon todo ealor em-
presas de trascendencia social, y algunos de ellos que se eneon-
traron en cireunstaneias de peligroso desempefio, proceder como
politicos, en quienes no se sabe qu6 eelebrar mas, si el acierto











LA PROSA EN CUBA


de sus medidas o la ilustrada filosofia con que trataron a una
raza que entonces, mis que ahora, debia excitar enconadas an-
tipatias.
Por uiltimo, en este siglo se oyeron en Cuba por la primer
vez ideas contrarias a las err6neas doctrinas, arraigadas enton-
ces generalmente, que proclamaban el monopolio y los privile-
gios como medios eficaces para vivificar el comercio y la indus-
tria. Carrando los ojos a las amargas leeciones de la experien-
cia, los gobiernos, y lo que es mis de extrafiar, los pueblos
mismos, apenas alcanzaban a comprender c6mo podia favore-
cerse la producei6n sin estancos, ni comerciarse sin compamias
exclusivas. De aqui el origen de la de la Habana, de la Factoria
de tabacos, y de tantas Reales 6rdenes prohibitivas del trato con
extranjeros, que llegaron a negar la entrada de sus buques,
aun cuando de no admitirlos se fuesen a pique por el mal es-
tado en que arribasen a la boca de este puerto. Lo mis notable
es que faltando a ocasioncs el alimento, y viendo que para no
morirse de hambre era precise tolerar el mis escandaloso con-
trabando, hubiese todavia quien abogase de buena fe por las
restricciones comerciales. Dios sabe a d6nde nos hubiera llevado
este sistema fatal, si no hubiese contado Cuba con personas que
imbuidas de los sanos principios econ6micos, aunque ofuseados
.:tos por preocupaciones envejecidas, consiguieron a fuerza de
luces y de paciencia libertarla del monopolio y de muchas de
las trabas que estorbaban su prosperidad material.
En las paginas anteriores de este mismo cuaderno (*) se
lee el articulo biografico del senior don Francisco de Arango.
En 61 puede verse la pintura de c6mo encontr6 la Isla este ilus-
trado patricio, y de las mejoras que promovi6 y llev6 a cabo en
los postreros afios del siglo pasado y principios del present;
con lo que me ahorro prolongar esta leve resefia, que aunque asi
no fuese, nunca hubiera traido hasta tiempos muy cereanos, por
razones bien ficiles de conocer. Como quiera; en esta rapida
ojeada retrospective, se trasluce, a mi entender, la cosecha de
gloria reservada al escritor que con pulso filos6fico supiese reve-
lar los misterios hist6ricos de esta parte de la America; glo-ia
que salvando los limits de la Isla, aleanzaria reputaci6n en-

(*) El autor alude a la biografia que, bajo el titulo de Don Fran-
cisco de Arango, public Ram6n de Palma en EA Plantel, Habana, 1838,
t. I, p. 50-54.











40 EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA

ropea al afortunado autor de una obra que todos ansian y que
Cuba reelama con imperio de alguno de sus hijos. Grande es
la tarea, pero agradable, y de seguro rendimiento; y para que
nos convenzamos de que la mina esta virgen ain, examinemos
las calidades de los diferentes sujetos que han pretendido ex-
plotarla. Este fu6 el principal objeto que yo me propuse al
principiar mi articulo, y esto es lo que me reserve para el si-
guiente.
















MORELL DE 51gnTf9 CRUZ


I

Cumpliendo con lo que prometi en mi anterior articulo, co-
mienzo a examiner los escritores que de prop6sito se han con-
sagrado a la historic de Cuba.
Es el primero con quien damos el ilustrisimo senior don Pedro
Agustin Morell de Santa Cruz, obispo que fu6 de esta Isla; pues
si bien hay noticias de que ya antes que 61 otras plumas se
habian ejercitado en esta empresa, sus escritos, o se han perdi-
do o yacen in&ditos, esperando a que la mano de alg6n eurioso.
los desentierre del polvo que sin duda los eubre en los archives
de la Peninsula. Dos son las obras del ilustrisimo Morell: la pri-
mera, una Relacidn de las tentativas de ingleaes en America,
que no he logrado ver: la segunda titulada Historia de la isla
y Catedral de Cuba, que escribi6 siendo dean de aquella iglesia,
se reduce a una cronologia de sus obispos hasta 1732, bien que
yo no he conseguido reunir mis que tres cuadernos en folio,
que s6lo aleanzan al aio de 1659; de esta es de la que voy a
oeuparme.
Sin duda para major tomar el hilo de los sucesos, se remon-
ta al tiempo en que todavia se dudaba que hubiese gente en la
zona t6rrida, y bajando por el primer viaje de Col6n, ae entre-
tiene mis de lo que su asunto demandaba, en el descubrimiento
de la Am6rica, en los primeros lances de la Espaiola, y en la
conquista de esta Isla. Y no es lo peor esto; sino que, como era
forzoso, esa parte de su obra es la mas imperfeeta; no s6lo por-
que siguiendo a er6dulos y mal informados eronistas reflere
varias de sus patrafias, sino porque, como ellos, ineurre en erro-
res que no pudo evitar, porque entoneas no se conoeian los do-
eumentos que despune han publicado algunos anticuarios, y que
tanta nlu ban derramado sobre los primeros pasos de los europeos
en estas regions. N6tae tambi6n otra falta; y m que oli-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


dfndose el autor de haber puesto historic de la isla y cathedral
de Cuba, se desentiende de la Isla, para ocuparse con preferen-
cia de la Catedral; asi es que si exceptuamos el gobierno de Die-
go VelAzquez, para el cual le brindaban datos a manos 11-nas
las cr6nicas generals de Indias, muy poca atenei6n presta a
los de sus sucesores, cifiindose principalmente a los libros del
Cabildo eclesiastico para sacar sus noticias, muy curiosas por
otra parte. Es verdad que relata muchos sucesos politicos, pero
ni son todos los que debieran ser, eircunscribi6ndose al distrito de
Santiago de Cuba, ni estAn colocados en su debido puesto, es
decir, en el gobierno secular, sino entire las cosas de la iglesia,
y como para distraerse con ellos de la aridez a que se habia
reducido, tratando s6lo de clerigos, can6nigos, y eseaseces de la
depauperada Catedral. De esta misma causa, o quizis de poco
tino en el arreglo de su plan, dimanan las dilatadas digresiones
en que a cada moment se engolfa, con notable perjuicio de la
limpieza y unidad que deben brillar en toda producci6n litera-
ria. No bien se le present coyuntura en su narrative, cuando
echa por el atajo, y se pierde en tierras lejanas, de donde harto
le cuesta volver a su triste provincia, para seguir el cuento de
sus malandanzas political; como si aburrido de la monotomia
de su historic, tomase prestado a las de otros pueblos, para sos-
tener la miquina de su composici6n; a manera de la arafia, que
no hallando suficiente apoyo en su rinc6n para sus redes, va
a fijar un hilo en puntos mis distantes, por donde se vuelve
presurosa a contihuar su interrumpida tela. Asi nos leva el
ilustrisimo Morell a las expediciones de Fernandez de C6rdova y
de Grijalba, y a la conquista de Mexico; y asi acompaia a los
Obispos en lo demis de su vida, antes y despuis de terminar
el gobierno de su di6eesis, hasta dejarlos tranquilos en su se-
pulcro.
Empero al lado de estos defeetos lucen otras prendas que
honran al ilustrisimo Morell no s6lo como escritor, sino tambien
como hombre. Hay en sus observaciones cierta genial indepen-
dencia que dice muy bien con su caricter apost6lico, y con la
misma imparcialidad juzga al mis entonado Obispo o Goberna-
dor que al mis humilde veeino o sacristan. La caridad eris-
tiana fu la virtud que mis pura ardi6 en su pecho; y era pre-
ciso que Al sacerdote a quien en la hora de su muerte apenas se
le encontr6 con qu6 pagar su entierro, porque todo lo daba a
los pobres, tratase con el mismo amor a los hombres de otra











LA PROSA EN CUBA


6poea, cuyos aconteeimientos iba a referir; por eso siempre
que en el discurso de su historic encuentra al poder arrollando
a la flaqueza, al fuerte oprimiendo al d6bil, lejos de arrimarse,
como se dice, al sol que mis alumbra, celebrando al poderoso,
simpatiza con el afligido, bfiscale exeusas a sus errors, y no le
niega su compasi6n aun cuando 6l mismo se haya labrado su
infortunio. Como diligente explorador del tiempo viejo, no li-
mitaba sus investigaeiones a libros y antiguallas, sino que euan-
do 6stas no le eumplian, consultaba los versos y tradiciones po-
pulares, que son las fuentes po6ticas de la historic. Es cierto
que como todos sus contemporaneos, estaba imbuido en ideas
equivocadas tanto en political como en economic; pero su condi-
ci6n era tan buena que por instinto adivinaba el mal, y luchan-
do entire sus teorias y sus afectos, casi siempre triunfaban 6stos.
El estilo de su obra, sin duda que no puade ponerse de modelo;
pero en general es desembarazado y castizo, con muchas mixi-
mas y consecuencias morales, como se usaba entonces; debiendo
atribuirse los lunares que lo afean, unos a falta de lima y otros
a los copiantes por cuyas manos ha ido pasando el manuscrito.
En suma, la obra del senior Morell, aunque no merezea la pri-
mera parte del titulo que lReva, pues despojandola de lo que no le
pertenece, gracias que pueda aspirar al de historic de la ciudad
y de la cathedral de Cuba, es un document que habra de con-
sultar por necesidad y con gusto el que quiera saber las cosas
pasadas de esta Isla, y que deberia publicarse para salvarlo de
la destrucei6n con que lo amenazan los devoradores insects de
este clima, y el egoismo de los pocos que lo poseen, que hasta
ahora se han empefiado en mantenerlo escondido.
Para que el lector forme idea del m6rito de esta obra, y de
la exactitud de mi juicio, que puede ser equivocado, copiar6 al-
gunos fragments de ella, con lo que tal vez se despertara en
algunos el deseo de conocerla por complete, y la afici6n a esta
clase de studios.
A los principios del siglo XVII era escandaloso el contra-
bando que mantenian los extranjeros con los pueblos litorales
de las Antillas, por consecuencia del monopolio que ahogaba
su comercio. Sefialabanse sobre todo en estos tratos eland.sti-
nos las villas de la Yaguana, Puerto de Plata y Bayaji, en la
isla de Santo Domingo, donde entraban los extranjeros como
en puertos propios; sin que hubiesen podido modificarlos si-












44 EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


quiera la autoridad secular con sus providencias, ni la eelesias-
tica con sus censuras.

Las fuerzas que por estos medios tan depravados habian adquirido
continuea el ilustrisimo Morell) y sobre todo el de servicio asi a Dios, y
asi a la corona, clamaban sin intermisi6n por un eauterio eorrespondiente
a tan grave y envejecido cancer. Fu6 necesario, pues, que el Soberano, a
pesar de su elemencia, deseargase el brazo siempre respectable de su justicia.
Efectivamente, decret6 que estos tres lugares fuesen enteramente demolidos,
y sus veeinos trasladados a cineo, seis y oeho legnas en contorno de la
ciudad de Santo Domingo, y que con ellos se formasen doe poblaciones
con pastos abundantes para sus ganados, y los materials necesarios para
la construcei6n de sus casas. Encarg6se al mismo tiempo que este proyeeto
se ejecutase con el mayor tiempo que fuese possible; es a saber, eon toda
suavidad y comodidad hacia los paeientes, y sin perder de vista que siem-
pre que terciasen dificultades de consideraci6n, o se presentasen otros
medios mis a prop6sito para el exterminio total del comereio eon los
extranjeros, se diese cuenta con puntualidad. (Beal Prov. de 6 de agos-
to 1604).
Esta orden elaramente manifestaba que la intenei6n del Rey era que
s6lo se usase del rigor en el caso precise de no eneontrarse medio alguno
para atajar el eneer del comereio que contaminaba a estos pueblos. El
cometer la ejecuei6n al Presidente y al Arzobispo argue tambi6n que
la justieia venia mezelada con la misericordia: asta falt6 porque antes de
so reeibo habia fallecido el Arzobispo. Eralo entonces el Mtro. D. Fr. Agus-
tin DAvila y Padilla, dominieo, eriollo de Mkxico; y la material en estos
terminos qued6 sujeta al Presidente (de la Audieneia de Santo Domingo).
La novedad parece pedia suspension interin que el Prineipe, consultado
sobre ella, resolvia lo que mas fuese de sn agrado: el Presidente, sin
embargo, prccedi6 por si solo a provideneiar sobre la despoblaci6n de las
tres villas meneionadas, y para mas aereditar su eelo haeia el Beal ser-
vicio, se extendi6 a Monte-Cristi y a S. Juan de la Maguana... Pas6
personalmente a los eineo lugares, con el bien fundado reeelo de que
aquellos veciros atropellasen su respeto. La experieneia misma le maui-
fest6 lo contrario: en todas parties eneontr6 enter sumisi6n a sus 6rdenes,
sin ser bastantes a sedicionar sus Animos las ealamidades que toeaban.
Fueron arrojados de sus casas, despojados de sus posesiones, y desterra-
dos para siempre de sus patrias. Los extrafos los dominaron sin eompa-
si6n, se eebaron en sus haciendas, y despedazaron el trabajo de sus manos.
El fuego redujo a cenizas sus habitaeiones y labranzas: todo, en suma,
era confusion y listima. Pero en medio de tanto tropel de perseeneiones
y miserias, no se valieron de ]a resistencia pars evitarlos
Es verdad que algunos, annque muy poeos y de ningin nombre, se refu-
giaron a los montes: trat6seles como a rebeldes, y pagaron con la vida.
Otros, aproveehbndose de la cereania a esta cindad (Santiago de Caba),
se transportaron a ella: los demAs, como mansas y tristes ovejas que
Ilevan al saerifieio, fueron condueidos a so destino... Esta an breve ed la
tragica y siempre lamentable despoblaei6n de lot eineo lugares de la isa













LA PROSA EN CUBA


Espafiola, heeha por el Presidente don Antonio Osorio. Bien se hizo cargo
de que su eomisi6n debia permanecer en suspense hasta nueva orden;
pero fundado en la voluntad interpretativa del Principe, se resolvi6 a
ponerla en practice aun mis alli de lo que se expresaba. Por este motive
antes de poner la mano en la empresa tom6 la pluma e inform a 8. M. la
ineidencia de la muerte del Arzobispo; la deliberaci6n en que no obstante
ella se hallaba, no s6lo contra las tres villas contenidas en la orden, sino
tambi4n contra las otras dos ineursas en el mismo delito; coneluyendo
en suplicar se le aprobase su conduct. Consigui6lo; y al mismo tiempo
se le previno proceder a la propia desolaci6n, contra otros cualesquiera
lugares infectados del comercio con extranjeros. (Real Cedula de 21 de
mayo 1605).
De tanto incendio era precise que por la cercania saltasen algunas
centellas a esta Isla, y asi se vieron sus moradores bastantemente atribu-
lados y perseguidos. Culpibaseles en el desorden de los rescates o comer-
cios con extranjeros que por entonces se practicaron en ellos. Sup6nese
como eircunstancia particular e indubitable, que los primeros se ejeeu-
taron en esta ciudad: imprtibase tambien a los veeinos la toma y saeo
ie esta plaza el afo de tres; la prisi6n asimismo del Obispo el de evatro;
y fltimamente, la acogila que hicieron a los fugitives de algunas de las
cinco villas despobladas de la Espafiola, que por todos componian el nfimero
de 60, con sus families y bienes. Estos eran los cargo que les haeian.
Para castigar, pues, a los que en cualquiera de estos cuatro puntos resol-
tasen comprendidos, el Presidente Osorio nombr6 por juez al Ldo. Fran-
cisco Manso de Contreras, oidor de la Real Chancilleria de Santo Domingo.
...El Presidente Osorio hizo varias instancias al oidor Manso para
qre acelerase su embarque... Nada bast6 por entonees para moverlo con
la brevedad que el Presidente deseaba. A las 12, en fin, del mes de febrero
de este aio 1606, hubo de salir del puerto de Santo Domingo para el de
Cartagena; desde alli a los 9 de mayo di6 comisi6n a Antonio Silveira,
alguacil mayor de la pesquisa, para que con vara alta pasase a esta ciudad,
a recibir los autos y process que el escribano Hernindez (enviado por 41
antes a Cuba) le entregaria, y al mismo tiempo dirigi6 sn derrota al
puerto de la Habana... El nuevo Comisario se present ante el Ayunta-
miento a los 29 de dicho mes, y frk admitido con las mismas sumisiones
y cortesias que el anteeedente (el eseribano Hernandez), porque andaba
de por medio el temor, que es el tereero mis efieaz para allanarlo todo.
Este enemigo se intern tanto en los Animos de los pobres fugitives
de la Espafiola, que por evitar mayores dailos que los que basta entonees
habian experimentado, suplicaron al P. Fr. Francisco Bonilla, del orden
serffico, guardiAn de su convento de Bayamo, pasase a la ciudad de Santo
Domingo a impetrarles perd6n y salvoconducto para retirarse a queal
Isla, y avecindarse en los dos preblos nuevamente formados. Como era
lo mismo que el Presidente deseaba, condescendi6 prontamente a la
instaneia. Todos en fin se embarearon. Llegados a salvamento fueion
conducidos a los mencionados pueblos, donde no encontrarian sino trabajos
de todas espeeies, y una falta continue de salud por la humedad de
as terreno.












46 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


IQu6 pena tan grande causaria a los vecinos de esta ciudad la ausen-
cia de aquellos a quienes trataban como compaieros, amigos, y aun parien-
tes!... Esto fu6 lo mismo que afiadir aflieei6n al afligido. Aument6se
con semejante tragedia la zozobra que generalmente se padecia en la
Isla por causa de la pesquisa que se ventilaba. El Oidor, llegado a la
Habana, comenz6 a esgrimir la espada de la justieia. Los pueblos se horro-
rizaron con sus golpes, y aun much mis con el miedo que concebirian,
porque en lances de esta especie, mayor tormento produeen los vanos temo-
res que se aprehenden, que las realidades que se tocan. La lealtad, sin
embargo, nunca lleg6 a hacer el mas leave movimiento contra su deber:
mantuvose siempre con prontitud y rendida sumisi6n a la voz del Bey y de
su ministry. Es necesario borrar de list tan honrosa a la villa del Baya-
mo: toda su desgracia consisti6 en los influjos de una mala cabeza que
la gobernaba. Parece que el capitin general Valdds, a los 20 de julio
del afo de cineo, nombr6 por su teniente de todos los lugares de la
Isla al capitin Juan Trimiiio Guillamas. Reeibido en este cabildo a los
11 de abril del present, se retire a la meneionada villa, que era el lugar
de la residencia ordinaria de estos ministros. En ella le cogi6 la voz
de la ilegada del Juez de pesquisa; y temiendo que si eaia en sus manos
quedaria para siempre perdido, emprendi6 el mas clisico desatino que
puede contemplarse.
Amotinose con la mayor part de los vecinos menos advertidos: des-
pues escogiendo a alginos de ellos, se ausent6 divulgando que iba a pre-
sentarse a la Audiencia, por disposici6n del Presidente Osorio. Los demAs
pareiales quedaron alzados en los monte, y con la orden de que per
ningin motive compareeiesen ante el Oidor. Para tan dilatado viaje, que
en su malicia no tendria fin, eran necesarios fondos cuantiosos con que
expensarse, y que sirviesen de nuevo abismo a su inidelidad. No eneontr6,
en efecto, otros mis prontos que las penas de eamara que paraban en sn
powder, today la hacienda del Rey que existia en las areas de aquella villa,
y las parties de muchos esclavos de mala entrada, que conform al asiento
rerteneeian al contratador. De esta suerte complete sus delitos, y al
mismo tiempo se hizo reo de la prevaricaei6n de aquellos miserable que
ineautamente siguieron so partido.
Con esta novedad tan ruidosa se puso el Oidor en marcha a la men-
cionada villa. Hizo alto en ella, y asest6 la artilleria a esta ciudad con
tres despachos que libr6, el uno a los 27 de diciembre de este afio de
seis, para que en las eleceiones anuales de ella no tuviesen voto active
ni pasivo, 17 reos que insert, poniendo en primer lugar a Francisco Joan-
cho: lo bronco y baste del apellido suena a plebeyo; pfirgale sin embargo
de esta sospecha, no s1lo la primaeia que se le di6, sino la pena elisica
que se le impuso... El otro de 10 de marzo de este aio de site, era
mis acre, por reducirse a que el Alguaeil mayor de la pesquisa, llevara
press a eineo vecinos, de los primeros de la repfiblica, a la part done
residiese el Oidor, y que en el interim los pusiera en la eIreel... El 61ti-
mo fu6 una eomisi6n dada a Rodrigo Noroia, para que en un navio que
estaba en este puerto para haeer viaje al de Santo Domingo, llevara los de-
lincuentes que aprehendiera en esta ciudad. Habiendose presentado on el











LA PROSA EN CUBA


Ayuntamiento a 15 de junio de dieho ailo de site, los tenientes de OSciales
Beales que por entonces asistian a los eabildos, se opusieron a la ejeen-
ci6n, apelando para la Audieneia, donde pareee que el Juez no eorria on
sceptaci6n... En medio de tantas tinieblas de deseonsuelos, ray6 la lui
de alegria eon el indulto y perd6n general para los habitadores de esta
Isla. (Aqui l lReal indrdto de 22 de diciembre de 1606).
Imponderable fu6 el gusto que reeibieron estos pobres veeinos on
novedad de tanto aprecio. Mediante ella se libertaron de la opresi6n en
que so hallaban; y asi, pars celebrar an dicha se aeord6 se publicase a
son de cajas, el dia domingo que se contaron 16 del mes de aeptiembre de
dicho afio de site. Todos concurrieron a caballo por mayor solemnidad de
la funci6n, y tambidn por ser estilo de la Isla. Un regoeijo solo, aunque
tan grande, no era capaz de agotar el diluvio de penas que por tanto tiempo
padeei6 este comfn: fru preeiso, pues, que se multiplicaran los jibilos,
para que por medio de esto se tranquilizasen totalmente los mnimos.

En este solo fragmento que acabo de copiar se eneuentran
reunidas, a mi entender, todas las ealidades que he atribuido
al senior Morell en el brave juicio que antecede. Pero no siemi
pre era 6ste su estilo, y euando le convenia sabia dejar el tono
severe de historiador y lueir eierto donaire que despierta la
risa y espanta el tedio que pudiera causar a un lego la narra-
ei6n de asuntos meramente elericales. Sirvan de muestra las
dos anecdotas siguientes que refiere:
Primera.--Gozaba fama de Aspera condici6n el Obispo don
fray Alonso Enriquez de Almendariz.

No s6 si la apoyarian (dice el senior Morel) con un lance que le
ueedi6 con cierto religioso misionero. Aport6 &ste a la Habana, y dead
Inego comenz6 a eelebrar, predicar y eonfesar sin lieencia del Obiapo.
[nformado de semejante novedad, le hizo compareeer en on preseneia; re-
prendi61e, y por altimo le pidi6 las lieeneias con que se hallaba. El rol-
gioso, sin turbarse ni detenerse, las exhibi6, elamando en voz alta, y dando
un golpe sobre la mesa: "1sta es la liceneia de deeir miss; dsta la de
eonfesar, y esta la de predieador".-"iNo hay mias".-No, ior"-res-
pondi6 el religioso. Entonces levantando el Obispo so muleta, earg6 sobre
41 dieiendole:-"Y esta es la muleta con que el Obispo da a lo fralee
desvergonzados." En efeeto, el religioso saldria sin licenias, y el Obispo
quiza en sn aleanee con la muleta.

Segunda.-Noticioso el Cabildo eelesiastico de Cuba de es-
tar promovido al obispado de Guadalajara don Leonel de Cer-
vantes, que lo era de esta di6eesis, procedi6 ineonsideradamen-
te a constituirse en sede vaeante, reduci6ndose tan e61o su
manejo a nombrar a un tal Borges, organist de la Catedral,











48 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


porque tal vez le pareci6 precise para celebrar la sede vaeante
que hubiese misica en ella, como dice el senior Morell.

Sea lo que fuere (continia), dentro de breves dias la musica se eon-
-irti6 en llanto; porque repentinamente se apareei6 en esta eiudad nn
expreso con un pliego para el Chantre; pero antes de saber de qui6n era
y lo que contenia, oigamos un ehiste c6lebre que se dice haber sueedido
.n la imperial ciudad de MAxico. Muri6 el Virrey de ella; y viendo los
Oidores que ningiin personaje de los qre en tales easos auelen tener el
Interin, comparecia en el acuerdo a presentar su despaeho, contemplaron
ser llegado el easo de la ley que los llama al gobierno de estas vacantes:
bajo de este concept comenzaron a tirar sus lines y a dar sus providen-
tias. Al dia siguiente, estando en audiencia, compareei6 en ella el Arzo-
bispo con su edula de Virrey interino, y fun admitido. De la variedad de
estos aconteeimientos result un pasquin en que estaban pintados los
Oidores, asidos por las manos, de modo que formaban en cireulo, con
neeiones y movimientos de danza, y en medio el Arzobispo con un pliego,
y este mote, "Cese la danza", como asi sucedi6; porque empufiando el
Arzobispo su bast6n de Virrey, se acabaron las maquinas de los Oidores.

He dicho que una de las fuentes a que acudia el senior Morell
eran los versos hist6ricos. Digalo si no un poema que integro
traslada, y que en gracia a su antigiiedad, y de las galas
poeticas que brillan en l1 de euando en cuando, quiero dar a
conocer al pfiblieo, presentandole algunas muestras. Titilase
Espejo de paciencia, y lo escribi6 en 1608, en octava rima,
Silvestre de Balboa Troya y Quesada, natural de la Gran Ca-
naria y vecino de Puerto Principe. Visitaba sus di6eesis por el
mes de abril de 1604 el Obispo don fray Juan de las Cabezas
Altamirano, a la saz6n que en el puerto de Manzanillo estaba
anelado un bergantin al mando del arrojado pirata frances
Gilberto Gir6n. Supo este que el pastor estaba en las hacien-
das de Yara, cinco o seis leguas de la costa; y con la esperanza
de un buen rescate, determine apoderarse de su persona. Pen-
sarlo y hacerlo fu6 una misma cosa; amanecia apenas, cuando
Gilberto y los suyos dieron sobre los que saboreaban en Yara
el suefio de la madrugada.

Y como en la Candria en apafiadas
acechan eabras fgiles cabreros,
que en los riscos estAn y en las aguadas
despuntando la grama en sus oteros;
y estando asi paeiendo deseuidadas
dan de repente en ellas los monteros,











LA PBOSA EN CUBA


y con el sobresalto que alli influyen,
unas quedan paradas y otras buyen.
Asi quedaron en la triste Yara
los que durmiendo estaban deseuidados;
que despertando con zozobra rara
se vieron de enemigos rodeados:
unos huyeron la fortune avara;
otros quedaron easi desmayados;
que el repentino estruendo y agonia
recogi6 al coraz6n la sangre fria.

Por da contado que gente tan sobrecogida no di6 much que
hacer a los pirates, quienes, con mil denuestos y tropelias, se
levaron al Obispo y a un can6nigo que lo acompafiaba. No
habia echado mal sus cuentas Gilberto; los vecinos de aquellos
alrededores, dolidos de tan triste lance, comenzaron a tratar del
restate, y al cabo se concert en 200 ducados, mil cueros y otras
vituallas,
que esto del dar allana inconvenientes,
y ablanda todo gfnero de gentes.

Salieron las ovejas a recibir en la playa a su reseatado pas-
tor, con notable gusto de todos, menos del pobra can6nigo que
qued6 en rehenes hasta cumplir lo tratado; y como era de ley
que en los cantos 6picos hubiese su part maravillosa y sobre-
natural, vinieron tambien a darle la bienvenida todas las na-
yades, napeas, faunos y semicarpros del cortijo, distinguidndose
en especial las bellas amadriades, que
bajaron de los Arboles en naguas,
de viriji cargadas y de yaguas...

iFuerza del consonante, a lo que obligas! A que un tan
buen trovador como Silvestre de Balboa Troya y Quesada dis-
frazase con tan estorbosa vestimenta a las ninfas de los bos-
ques, que no s6 c6mo se desenredarian de sus faldas en los sal-
tos de rama en rama a que las impulsa su natural condici6n!
Cada cual fue presentado al Obispo en muestras de regocijo,
y con sendos acatamientos, qui6n una guanabana, qui6n un plA-
tano, 6ste un tabaco, la otra una viajaca, hasta que
...de loe estanques del eontorno
vienen las lumniades, tan hermoead
que easi en el donaire y rico adorno
quisieron pareeer eelestes dioeas;











50 EVOLUcI6N DE LA CULTTJRA CUBANA


y por regaladisimo soborno
le traen al buen Obispo entire otras cosas,
de aquellas hicoteas de Masabo,
que no las tengo, y siempre las alabo:

en lo que parece que no iba errado el senior Balboa, segfin al-
gunas autoridades gastron6micas.
Libre ya el Obispo, parece que no faltaba mAs que cumplir
la paga; pero es el caso que habia peehos hidalgos en Bayamo,
y centre ellos el de Gregorio Ramos, mozo de espiritu, a quien
pareci6ndole vergonzoso dejar impune el atentado del pirata,
reuni6, con la ayuda de JAcome Milan6s, 24 mancebos, flor y
nata de la valentia de aquellos campos. Antes de acometer la
empresa, hizo Ramos resefia de su eseuadr6n.

Iba delante el eapitAn famoso
con so espada en la cinta, y en la diestra
una lanza que cuasi competia
con la famosa de oro de Argalia.
Jacome Milanes, que a dondequiera
pudiera pareeer con so alabarda,
pas6, y per morri6n una montera
de paio azul con una pluna parda.

A su lado con 61 Martin Gareia,
con un chuzo escogido entire cincuenta,
con su pluma de gallo en el sombrero
mAs gain que Reinaldos ni Budero.
Diego con Baltasar de Lorenzana
pasaron cada uno con su punta,
gallardos mis que el sol por la manana
cuando sale galan y agua barronta.
Pisando con furor la tierra llana,
donde antes habia estado con sa yunta,
pas6 Pedro Vergara el de los grills,
con su agnijada al hombro y dos euehilos.
.. ,o I .... .. .. .. .. .. o..
Luego pas6 con gravedad y paso
un mancebo gain, de amor doliente,
criollo del Bayamo, que en la list
se Ham6 y escribi6 Miguel Baptista.

Embosceronse luego en unas arboledas de la playa del Man-
zanillo, y con cierto ardid consiguieron que Gilberto Gir6n ba-
jase a tierra, pero no solo, sino con el can6nigo, y lo que es
mejor, con veintis6is de los suyos bien armados, y dispuestos a












LA PROSA EN CUBA


cualquier lance. Cayeron sobre ellos los del aceeho, trabindose
una enearnizada lidia, en que por una y otra parte hubo loables
proezas, y euyo fin sabri el qua siguiere leyendo.

Andaba entire los nuestros diligent
un etiope digno de alabanza,
lamado Salvador, negro valiente,
de los que tiene Yara en as labranza,
hijo del Golom6n, viejo prodente;
el ncal armado de machete y lanza,
cuando vido a Gilberto andar brioso,
arremete contra 61 cual le6n furioso.
Don Gilberto que vido al etiope,
se puso luego L punto de batalla,
y se eneontraron; mas qued6 del gole
desnndo el negro, y el frane6s con mall.
... ... ... ... ... ... ... ..,o ... o..
Andaba don Gilberto ya eansado,
y ofendido de un negro con vergiienza,
que las mas veees vemos que un peeado
al hombre trae a lo que nunca piensa;
y vidndolo el buen negro desmayado,
sin que perdiese punto en an defense,
hizose afuera y le apunt6 derecho,
metidndole la lanza por el peeho.
Mas no la hubo sscado, cuando al punto
el alma se sali6 por esta herida,
dejando el ecerpo pilido y difunto,
pagando las maldades que hizo en vida.
Luego uno de los nuestros que all junto
estaba con la mano prevenida,
le corta la cabeza; y con tal gloria
a voices aclamaron la victoria.
IOh, Salvador criollo, negro honrado!
Vuele tu fama, y nunca se consuma;
que en alabanza de tan buen soldado
es bien que no se eansen lengua y pluma.
Y no porque te doy este dictado,
ningfn mordaz entienda ni presuma
que es afici6n que tengo en lo que eseribo
a un negro esclavo, y sin raz6n eautivo.

Y tt, elaro Bayamo peregrine,
ostenta ese blas6n que te engrandeee;
y a este etiope, de memorial digno,
dale la libertad, pues la mereee.
SDe las arenas de tu rio divino











52 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

el palido metal que te enriquece
saca, y ahorra antes que el vulgo hable,
a Salvador el negro memorable.

Asi pag6 su arrogancia el pirata, cuya sangrienta cabeza
presentaron los monteros al ilustre prelado, que al verla rog6
al Sefor por la salvaci6n de su anima, eneaminindose todos en-
seguida al Bayamo. Alli fueron los regocijos, los euentos y los
parabienes,
que la alegria tras de suerte amarga,
suele ser habladora y manilarga;
y como todos eran cristianos viejos, se dirigieron a la iglesia
para dar gracias a Dios por su victoria, donda ya apereibidos
el sacristan y otros cantores, entonaron un motete, cnya mi-
sica es listima que no se conserve; con lo que da fin a su poema
el buen Balboa, y yo tambien a este articulo, mis largo y menos
sabroso que su poema.
































MAXIMO G6MEZ


mAximo 56mEZ Y BAEZ
(1836-1905)

Nacid, en Bani (Repiblica Dominicana), el 18 de noviembre
de 1836. Murid, en la Habana, el 17 de junio de 1905.

C OMO historiador, habla con las zarzas de la manigna
prendidas ain en la ropa. Crey6rase que describe sobre
el caballo y con la punta del machete. Pero nadie mis
exacto, veridico y lae6nieo en la expresi6n o la relaci6n. Mezela
de la rudeza del caudillo guerrellero, con noblezas a lo Maceo y
sublimidades a lo Bolivar, escribi6 para el moment, para ser
leido en seguida per sus contemporineos; omo una ineitaei6n,
no como nn juicio. Pero como tenia honradez de palabra, ele-
vaci6n de ideas y propiedad de form, su obra queda como do-
eumento valioso y fidedigno de las epopeyas que cant, frag-
mentariamente, y de las que fnu horno y gallardete...
















ODISER DEL GENERAL
IOS5 mArEO





Altagracia Venero, julio 27 de 1896.

Sefiora Bernarda Toro de G6mez.
Mi amada esposa:
Sin la seguridad que tengo de que todas tus miradas y todos
tus pensamientos santos de mujer, y de mujer cubana, se di-
rigen a tu Cuba; sin la convieci6n profunda de que a mi te
unen un mismo fin de honors y de gloria, como dos cabezas
que juntas ban sentido y pensado sobre la misma almohada
tantas cosas de la patria, no te enviaria estas lines para des-
ahogar un dolor buscando alivio a una gran pena.
Y es que creo-Dios me conserve esa ilusi6n-que euando
tiu sabes que yo padezeo y sufro, es much menos intense el
sufrimiento y me siento consolado en las horas tristes de la
vida, plagada de azares y duras privaciones. Me embarga la
pena por la p6rdida del general Jos6 Maceo, que muri6 el dia
5 en combat fiero y rudo, como el sabia pelear contra los
enemigos de su patria. He perdido un amigo fiel y un ge-
neral que deja un vaeio en las filas del Ej6reito a mis 6rde-
nes.
Ha muerto despu6s de afiadir nuevas y brillantes hazafias
a sus hazafias antiguas, que mis de una vez me has oido referir,
que han hecho interesantisima su historic military. Jamis ol-
vidar6 la situaci6n y el eampo en que nos eneontramos, yo y
mis cinco compaferos de cxpedici6n, con aqual hombre patrio-
ta, denodado y sufrido, al pisar esta tierra de Cuba: aquello
fu6 glorioso y sublime. Te contar6 lo que ti no sabes y aqui mis-
mo saben pocos.
El general Antonio Maceo, al frente de reducidisimo nia-
mero de compafieros, entire ellos Jos6, desembarca en pleno dia










EvoLuci6N DE LA CUTLTuRA CuBANA


junto a la plaza enemiga de Baracoa. Se arman a saltar a
tierra, y manteniendose siempre a la vista de la ciudad, mar-
chan a ocupar una casa situada en una pequefia eminencia
del terreno, posici6n que juzg6 ventajosa pars repeler el ata-
que de que indudablemente serian objeto por parte de la guar-
nici6n espafiola. All acudieron algunos jefes subalternos
que aun permanecian indecisos, a quienes di6 sus 6rdenes y por
los que fu6 informado que en Baracoa haeca su apresto de sa-
lida una column espafola; confirmadas sus sospechas, aguarda-
ron resueltos: vieron salir de sus trincheras un enemigo diez
veces mfs numeroso, y esperaron. Al pisar la fuerza espaiola
el pie de la pequefia loma, la minima line de combat de aque-
llos once hombres la salud6 con una descarga, y no apagaron
su fuego hasta que el enemigo no se retire a sus trincheras
abandonando todo intent de advance; celebraron, pues, su en-
trada con un combat rechazando al enemigo a las pocas horas
de poner pie fire en tierra.
Despues se internaron, sirvi6ndoles de prActico un hombre,
que, disgustado o perverse, al tercer dia los abondona de-
jindolos perdidos en lo mis intrincado y desierto de las c6-
lebres, altas y vastisimas montafias de Baraeoa.
Desde aquel instant principi6 para aquellos veterans,
que a poco se vieron perseguidos por el enemigo, la campafia
mis desesperada y ruda. Solamente el renombre de los Maceo,
los Crombet y los Cebreco, a mi juicio, contribuy6 sin duda a
que los espafioles anduviesen con pies de plomo y aquel grupo
de valientes no fuese heeho prisionero y conducido dereeho al
cadalso. Durante aquella march a rumbo, el general Jose
ayudaba al primero a dirigirla, y asi se continue desorientan-
do muchas veces a sus perseguidores, que perdian a eada mo-
mento la pista, mientras ellos adelantaban terreno, hasta que
despues de various dias de marcha tan incierta como fatigosa,
Ilegaron a una casa donde trataron de descansar. iEn mal hora
lo hicieron y ojalA no lo hubieran pensado nunca! Alli fue-
ron sorprendidos por los espaiioles, y aquellos hombres exte-
nuados, con una carga enorme sobre sus espaldas y los pies
ensangrentados, se baten como leones y se defienden cuerpo a
cuerpo. Ali es muerto el nunca bien lorado Flor Crombet y
algunos caen prisioneros; el general Antonio Maceo se esea-
pa con un grupo que se dirige siempre a la juriedicei6n de
Cuba, y Jos6 qued6 solo, peregrino errante, en las desiertes










LA PROSA EN CUBA


sierras de Baracoa. Oir de sus propios labios, como nos la
cont6 a mi y a Marti, la historic tristisima de sus trece dias
de soledad y desamparo; oir aquella narraci6n del episodio
mis interesante de su vida tan accidentada, y dicho todo con
la sencillez de un hombre que no podia rebuscar frases ni
galanuras, era sentirse conmovido profundamente, como si se
estuviese participando o palpando aquella dolorosa realidad
que sin embargo habia pasado ya.
Para mayor desgracia y como para poner a pruebas mis
duras su valor y sus fuerzas, el Destino dirige su rumbo por
una zona sin agua y desprovista de frutas silvestres, y en tal
situaci6n, ya el desamparado ha tenido que botar toda su
carga, que consistia en cuatrocientas eapsulas, ropa y otras pren-
das de campafia, reservindose uinicamente cien eapsulas y el ri-
fle, con el fire prop6sito de morir peleando. Todo lo demAs
ya era una carga insoportable para aquel hombre de hierro.
Jos6 sigue caminando, o mejor dicho, arrastrandose con rumbo
incierto; y ya postrado, en un estado de extenuaci6n tal, que
empieza a sentir v6rtigos y alucinaciones de que 61 mismo no
podia darse cuenta. Un dia-Jos6 era gran tirador-siente re-
voletear una paloma por encima de su eabeza y la ve a buen
tiro; pero al preparar el rifle para dispararle le ocurre que un
tiro en aquallas alturas podia perderle, pues denunciaba su pre-
sencia en las cereanias plagadas de guerrillas enemigas. Sin
embargo, se dijo: "Morir de hambre es morir; y haciendo es-
fuerzos por vivir algunas horas mis, quien sabe lo que su-
ceda". Y alentado por esa rational resoluei6n hizo el dispa-
ro, y la paloma vino al suelo a sus pies; comi6 de ella un poco
-por supuesto cruda-y continue su rumbo un tanto mis re-
puesto; asi anduvo, alimentado por la esperanza y una que otra
fruta silvestre que escasamente eneontraba a su paso.
No tuvo tanta dicha que cayera en un camino cualquiera
o serventia que lo condujera a cualquier lado; toda la zona
que fatalmente atravesaba era montafia virgen adonde se
pueden desafiar las furias de ej6rcitos aliados que siempre se
podran combatir. Yo, despu6s que tambi6n atraves6 con Mar-
ti y conipaferos por una parte de esas montafias, les he puesto
el nombre de "La Vendee Cubana".
El general Jos6 Maceo, ya en la vispera de su resurreeei6n
-que asi me permit yo Ilamar su apariei6n entire sus eom-
paieroe,-sali6 a un camino aneho y trillado; como era natural,











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


se detiene a examiner aquella rastreria y pronto, por las hue-
Hlas de caballos herrados, conoce que por alli solamente tran-
sitan fuerzas espafiolas. Resuelto emprende su march rifle
al hombro, paso lento, pues apenas podia mis, pero con ojo
avizor a todas parties, dispuesto a no hablar sino a morir ca-
llado, pero en la lucha como un le6n enfermo. Aquel camino,
conato de carretera, pues Espafia en cuatro siglos no ha po-
dido tender mis que un pedacito en Occidente, lo tom6 el
general Maceo casualmente hacia el Norte y es el camino que
conduce de Guantanamo a Sagua. Habia caminado mas de
cuarenta leguas; si te fijas en el mapa, las puedes apreciar si le
concedes ademas las vueltas y revueltas que como extraviado
debi6 girar. iParece mentira que un hombre que no fuera de
la madera y el temple de Jos6 Maceo pudiera resistir y escapar
de situaci6n tan desesperada y dificil!
Lo hemos dejado en mitad del camino y me vas a acompafiar
a seguirlo conforme a la relaci6n que me hizo 61 mismo, y que
escuch6 y anot6 en mi Diario con sumo interns. DespuBs que
anduvo como a distancia de media legua con el dedo en el
gatillo de su rifle, hizo alto y quiso reconocer sus contornos,
dici6ndose para si: "Por aqui he pasado yo una vez", pero
nada mis, y luego continue en la misma incertidumbre, encon-
trando a su derecha una vereda poco trillada y la tom6. Dos
o tres kil6metros andados, descubri6 una casa de aspect po-
bre, situada al fondo de una estancia, y oy6 el ladrido de un
perro, y el canto de un gallo, y a poco la voz de una mujer
y un nifio, y sinti6 eso que deben sentir al aproximarse a los
series humans, los perdidos, los es!apados de los naufragios,
los resucitados; eso que nadie, ni ellos mismos que lo han sen-
tido, pueden explicar. Padecemos unas veces y otras disfru-
tamos de emoeiones tan profundas y series, que para la honra
humana, pienso yo, no le ha concedido Dios a los hombres sino
facultades muy limitadas para expresarlas; y como todo lo que
se pretend decir en ese sentido siempre sera pilido y defi-
ciente, prescindo de intentar siquiera explicarte cuil seria la
situaci6n de animo del general Maceo, en los instantes en que
advirti6 que en aquella casa habitaba gente, cubana sin duda;
pero sin saber a qu6 punto, dijo, pidieran ser leales, adictos o
desafectos a nuestra causa. El encuentro era por demas dudo-
so y comprometido a la vez, pero 61 tenia que resolverlo y lo
resolvi6.










LA PROBA EN CUBA.


Besguardindose por entire la frondosa espesura de un pla-
tanar que terminaba muy cerea de aquella vivienda, logr6
acerearse lo bastante sin ser sentido hasta llegar a algunos pa-
sos pr6ximos a ella y alli aguard6 un instant, al eabo del enal
una mujer hizo salida de la casa por la parte en que 61 se
encontrba en ace'.ho; quiso liamarla y apenas pudo articular
palabra, pero que caus6 ruido suficiente para laamar la aten-
ei6n de la seiiora que con marcado recelo y a instaneias de 61
se le acere6.
Su dijlogo de preguntas y respuestas fu6 breve, pues 61, ya
resuelto, le comunie6 todo en dos palabras, menos su nombre
que tuvo la precauci6n de ocultarle. La campesina, entire asus-
tada y esquiva, le condujo a la casita y le ayud6 a sentarse en
un viejo sill6n que alli habia, diei6ndole: "Est6se usted ahi
mientras Ilega mi marido, que no dilata, mientras le prepare
algin alimento". Apenas habian transcurrido algunos minu-
tos y se habia descalzado el General los botines, pues tenia
destrozado los pies, se present un hombre, que era el duefio
de la casa, y enterado por la mujer de lo que oeurria, se diri-
gi6 entonces al aparecido y con espiritu espantado le notici6
como andaban las guerrillas por todas parties en perseeuei6n
de los Maceo, ya dispersos; y como prueba de ello la notoria
muerte de Flor Crombet, la eaptura de Corona y compafieros
y hasta la de Cebreeo, y concluy6 dici6ndole que alli no podia
permaneeer, pues la aparici6n repentina de una guerrilla lo
eomprometia; que las esperanzas eran bien tristes, o mejor
dicho, perdidas, pues Perico PWrez apenas contaba ya con trein-
ta hombres, porque todos se habian presentado y los espafioles
lo perseguian tenazmente; y diciendo asi, lo invite a que lo
siguiera para oealtarlo en el platanar como a un leproso a
quien debia huirsele.
El General quiso ponerse de pie y le di6 trabajo hacerlo,
tan entumecido se eneontraba; mucho menos pudo ealzarse los
botines, despu6s que sus pies frios y lastimados se habian ado-
lorido mis. El hombre de la casa entonces le facility unos
chanelos viejos con los que pudo arrastrarse detras de su guia,
que lo condujo a lo mis espeso del platanar y all lo dej6 me-
dio aturdido. Los botines abandonados del General, que que-
daron en un rine6n de la casita, contribuyeron no en poeo, eo-
mo tf veras mas adelante, para que no se prolongaran mis sus
sufrimientos y desamparo; sin embargo, cuando hubo quedado










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


solo vari6 de lugar y se puso en guardia, y lo que era natural,
la desconfianza y la duda principiaron a atormentarle tenaz-
mente porque no podia penetrar los designios de aquel hom-
bre y su mujer, a quienes no conoefa y se habia confiado.
Por otra parte, todas las noticias que habia oido de boea
del campesino, y que desde el dia de la separaci6n violent de
sus compafieros no habia podido saber con certeza de ellos, de-
bieron causar honda impresi6n en su Animo durante aquella
noche triste y pavorosa. Pudo muy bien ereer que todo es-
taba perdido: los principles hombres habian desaparecido, y,
desamparado el pueblo, faltc y hu6rfano de sus viejos y es-
perados directors, no seguiria much tiempo en lucha des-
igual y desesperada, sometisndose nuevamente a la servidum-
bre. La Revoluci6n estaria perdida. Mientras tanto, y en
el interior de la casita pasaba otra escena de confusion y es-
panto, porque marido y mujer no aeertaban la manera de sa-
lir del paso con la preseneia en su easa de un expedicionario
que le comprometia de modo serio, y la infeliz consorte se en-
redaba en las faenas de la cocina, que al fin termin6 invirtien-
do un tiempo mis largo que el necesario. El marido sali6
en seguida a l1evarle un poco de alimento al General, el que
apenas prob6 las primeras cucharadas de caldo sinti6 un des-
mayo. Despubs, un tanto repuesto, convars6 un poeo con su
huisped, y qued6 coneertado y resuelto que a la mariana si-
guiente le conduciria hasta ponerlo en una vereda que le de-
bia poner muy cerca de una zona en donde seguramente debia
encontrar gente de Pedro Phrez.
La noehe tendi6 su velo negro sobre la tierra y mis que
negro, ffinebre, sobre aquel platanar que envolvia con su obs-
euridad profunda a aquel guerrero intrepido y disperse, presa
de las mis fundadas incertidumbres. No olvido sus palabras
textuales al referirme esta parte de su episodio. "General
-me deeia-, me sueedi6 una cosa extrafia esa noche, y fu6
que las anteriores que pas6 en las montafias desiertas del Toa,
mi suefio era mis tranquilo y por lo mismo reparador mien-
tras que en esta filtima noehe de mi peregrinaci6n apenas pu-
de coneiliarlo. El reflejo de la luz que despite en su vuelo
ineierto el coeuyo, el ruido que al posarse en las hojas del pli-
tano produce las aves noeturnas, el canto del gallo y el la-
drido del perro de la easa vecina, todo me imponia reeelo en
aquella noehe sospechosa y en que s6lo contaba por compafie-










LA PROSA EN CUBA Ao

ro un rifle para defenderme, teniendo a la espalda un monte y
de frente una casa habitada por personas que yo no tenia se-
guridad de su lealtad, y mi suerte estaba absolutamente con-
fiada a su voluntad, o a su capricho. Nunca jamfs en mi vida
me pareei6 noche tan larga..." Por fin amaneei6, y el dia
con sus claridades debi6 desvanecer un poco las nebulosidades
en que estaba sumergido su espiritu: en este estado, el hom-
bre se le apareci6 con un poco de cafe, que tom6 con insatiable
deseo, y a poco emprendieron la march por una vereda es-
trecha y continuada por deseehos y revueltas del monte flrme
que debia conducirlo a la zona ya indieada. Media legua ca-
minada y a esa distancia le deja el prictico y apenas el Ge-
neral camina algunos kil6metros se siente fatigado, y tanto por
eso como por precauci6n para esperar si alguien viene detrai
o delante, se internal un poco al monte, dando vista a la vereda,
y espera. Luego sinti6 suefio y dormit6 un rato, segfn 61; de
seguro debi6 ser much mis de lo que pens6, puesto que hubo
tiempo suficiente para el encuentro, casual e inesperado a la
vez, que sucedi6.
Mientras el duefio de la casa conducia al General hasta el
punto donde lo dej6, dos hombres montados y bien armados
Ilegaron a 6sta y con notable insisteneia preguntaban e indaga-
ban por el duefio de la casa y por alguien deseonocido que
hubiese andado por alli. La pobre mujer, temblando con la
presencia de aquellos dos guerrilleros, no sabia qun contestar,
y a lo poco que respondia era de un modo confuse y vago.
"Este palo tiene jutia", dijo uno de ellos, y la infeliz mu-
jer tembl6, pero tembl6 mis ain cuando vi6 que uno de aque-
llos hombres fijundose en los botines del General que todavia
permaneclan en un rinc6n, se apoder6 de ellos, y preguntandola
por su duefio, la infeliz no sabia que contestar; pero la pre-
seneia instantfnea de su marido le sac6 del apuro, y respiran-
do, como el que se viera libre de una mano de hierro que lo
estrangulara, le dijo a su marido: "Enti6ndete ti con esos
dos hombres". Del diilogo que hubo entire los tres a seguida
result que el pobre campesino se vi6 obligado a confesarlo
todo y a marehar al trote largo a enseiar o alcanzar y haeer-
le entrega del general Jos6 Maceo, ignorando que lo era. Los
de a caballo detras y 61 de a pie, delante en un instant a pa-
so vivo, recorrieron la distancia hasta donde qued6 el General,
a la saz6n que este salfa del monte para tomar la vereda y










62 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

continuar; pero sinti6 ruido y se prepare. No le qued6 tiem-
po ni espacio para ocultarse; tambi6n hubiera sido inftil, pues
ya los tenia encima y se dispuso a correr todo peligro y ter-
minar (sus palabras textuales contindome ese lance): "Ya
estaba cansado de una vida tan triste". iAlto! iQui6n vaT,
dijo, y le contestaron: iCuba!; qu6 gente repuso: De Pe-
riquito P6rez! Adelante uno: y avanz6 uno que a poco cay6
en sus brazos; y despu6s el otro. Y esta escena heroica y tier-
na a la vez yo no intent describirtela, pues s6lo 61 mismo, que
nos la relat6 a mi y a Marti, pudiera haberlo hecho. Yo le dije
a Marti: Usted, qre describe de manera que encanta, va a tener
que narrar la vida errante del general Jos6 por las montafas,
con los pies ensangrentados, extenuado por el hambre, desam-
parado y solo, con un solo pensamiento en el alma: la reden-
ci6n de la Patria. Marti me contest: "Es tan alto y su-
blime cuanto a ese hombre, eseogido por el Dios de la Guerra,
le ha pasado, que no import la manera de ser dicho, pues que
siempre aparecera interesante y conmovedor."
Sigue conmigo un poeo mfs al General, para que sepas que
cuando ya hubieron pasados los primeros transportes de ale-
gria de aquel feliz encuentro, pudieron notar con extrafieza que
el guia estaba notablemente conmovido y derramando ligri-
mas. Confes6 entonces que hasta aquel mismo instant habia
creido que aquellos dos soldados leales no eran otra cosa que
dos guerrilleros disfrazados que le obligaban a cometer la vi-
llania de entregaz a un insurrecto y ese insurrecto era nada
menos que el general Jos6 Maceo, a quien 61 habia admirado
tanto y deseaba conocer.
El general entonces lo tranquiliz6 y console poniendo en
sus manos algunas monedas de oro americano que ann le que-
daban en su bolsillo.
Desde aquel instant el general Jos6 Maceo se sinti6 hom-
bre nuevo, e irgui6ndose eneima de uno de los caballos que
montaban los jinetes, les dijo: Adelante, muchachos, y va-
mos a reunirnos con nuestra gente!"
Efectivamente: con tan buenos gulas y column tan exi-
gua y de pie tan firme, antes que la noche de ese dia le en-
volviera en nuevas tinieblas, el guerrero intr6pido habia veri-
ficado su entrada a un campamento cubano de poeos hombres,
pero de coraz6n bien puesto y probada resoluci6n. Habia ca-
minado veinte leguas. Con la aparici6n, mejor dicho, la re-


h











LA PROSA EN CUBA 63

surrecei6n del general Jose Maceo en la comarca de Guant&-
namo y coincidiendo el acto de presencia del general Antonio
Maceo en la de Cuba, el entusiasmo fu6 tal y de tal manera
scntido en todo Oriente, que un sacudimiento revolucionario se
efectu6 de manera tan sorprendente que el Gobierno espafol en
Cuba, representado por el general Martinez Campos, qued6
aturdido y confuso, extcndidndose hasta el de la Peninsula
tan acentuada situaci6n en que se colocaba el Partido Separa-
tista en armas. En tan solemne moment y en noche obscura,
empujado por las olas y en las playas desiertas de Baitiquiri,
yo y el nunca bien sentido Marti y demis compafieros pisamos
la tierra cubana.
Como se deja consignado, al dia siguiente de la entrada del
general Jos6 Maceo al campamento cubano, se difundi6 la no-
ticia de tan fausto aconteeimiento, y la reaeci6n produeida hi-
zo temblar a los espafioles que en vano hicieron esfuerzos para
contrarrestarlos.
La Revoluci6n se levant6 entusiasta y poderosa, reaccionan-
do los espiritus muertos o sin fe, y afianz6 sus raiees con la fir-
me convicei6n en 'a mente popular, de que Espafia ha perdido
ya su poder en Cuba.
No he querido yo contarte las peripecias y las desdichas que
junto con mis compafieros tambien sufrimos desde aquella no-
che amarga y dolcrosa en que el destino me arranc6 de tus
brazos y me lanz6 a la mar en d6bil barco, hasta pisar esta
tierra que he venido a ayudar a redimir. Todo eso lo sabres
algfn dia y s61o puedo afiadir, para terminar esta carta que
te envio con mi earifio, que despues de various dias de march
terrilles por las mismas montafias de Baracoa, nos reunimos
con el general Jose Maceo que ya al frente de quinientos hom-
bres marchaba en auxilio de nosotros, previo aviso. En un lu-
gar poblado que se llama Arroyo Hondo, y a corta distaneia, oi-
mos un fuego bastante nutrido, y cuando ya pr6ximos al lugar
sppimos que fuerzas al mando de Pedro Perez se batian, tuve la
agradable sorpresa de encontrarme a Jos6 Maceo triunfador y
glorioso, pues acababa de derrotar a los espaioles que a march
forzada se refugiaban en la ciudad de Guantinamo.
Ya te puedes imaginary cuil seria nuestro entusiasmo y ale-
gria al abrazarnos todos sobre aquel campo de batalla conquis-
tado por las armas cubanas, dirigidas en aquel combat por tan
insigne campe6n. Fueron aquellos momentous de gozo inmen-











64 EVOLVCI6N DE LA CULTURE CUBANA


so para todos y que a mi me es dado explicarte en 6stos de pe-
na y congoja. Poeos dias pude estar con 61, pues que tenia
que continuar y continue hasta alli a los confines de Occidente,
donde he ido. La lucha ha sido terrible y grande como gran-
diosa es la causa que defendemos, y por allA, durante aquella
campafia recia y dura se han ido quedando la mitad de mis
compafieros que tfi tambien despediste con lhgrimas y amor de
hermana carifiosa: el primero Jos6 Marti, despubs Borrero y
Guerra; ellos cayeron a mi lado como buenos: la tierra guard
sus restos y en nosotros su memorial sera eterna.
Solamente aqui quedamos dos: yo y Mareos; de CUsar no se.
Venia ahora a ver al general Jos6 Maceo y a abrazarlos y
la muerte no nos di6 tiempo, se antepuso a mis deseos y se lo
arrebat6 a la patria. En esta lucha en donde lo natural, lo
16gico es la muerte y no la vida, no es tan extraflo que se
muera; pero a mi, a quien todos los cubanos respetan y aman,
me conmueve la auseneia eterna de aquellos que mis me han
acompafiado en los peligros y su carifio; y a este nfmero per-
tenecia el general Jose Maceo.
Era precise haber conoeido bien a fondo el character de
aquel hombre sin dobleguez y de rdstica franqueza para poder
estimarlo y estimar su carifio cuando lo demostraba. El ge-
neral Jose era todo verdad, y por eso para muchos apareeia
amargo.
Descubri en 1 !. grande y noble gratitud del le6n que la his-
toria cuenta, y eniendi la grandeza de su valor admirable e
intr6pido cual ninauno, por su generosidad y su amor a las
mujeres, y a los rnfios. El espafiol mis cruel, rendido al Ge-
neral en mitad de la refriega mis sangrienta, podia contar con
la vida.
El destierro, la prisi6n, la persecuci6n, la guerra y el infor-
tunio, en fin, le habian educado admirablemente, y de ahi que
hubiese aprendido a conocer y apreaiar a los hombres, no por
el traje ni las palabras ni por las formas, sino por sus heehos y
por el fondo; y por eso, por la idea exagerada que se habia
formado del aseo moral de los demis hombres, era que muehos
engalanados por !a fortune o la astueia o la casualidad no
podian caber con 61 puertas adentro en su trato y modo de ser.
La pureza en el manejo de intereses piblicos era en 61 otra
eualidad distingui.a, y la probaba tomando dinero Ei creia que










LA PROSA EN CUBA


debia tomarlo y lo decia con franqueza dando cuenta. No te-
nia miedo a las responsabilidades, ni jams se asustaba con los
procedimientos, euando l1 tenia concieneia de que asi debia pro-
eederse; y cuando no, lo decia con franqueza rechazando toda
imposici6n. Era un earicter insugestionable. No pedia na-
da, y much menos eabia la queja en su grandeza y abnegaei6n;
pero no permitia tampoeo que se le cohibieran sus dereehos y
sus facultades, porque entonees se sentia sublevado. De aqui
que algunas veees con condiciones de carfcter tan independien-
te y exagerada, apareeiese como indisciplinado; pero enando
se le convencia se dejaba manejar como un niflo. Tenia mu-
cho de parecido al intripido general Paez, segfn nos retrata
la historic a aquel h6roe de la independencia de Sur Am6rica.
Poeos cubanos he conocido mis libre, mis trabajador, y mis
valiente; y mis resuelto, ninguno. Puedo decirte que la Pa-
tria ha perdido en 61 a uno de sns mejores y mas decididos y
probados servidores.
En cuanto a mi, vive ereyendo para tu satisfaeci6n, pues
de ello me di6 pruebas, despues de su hermano el General An-
tonio, fu6 a mi al que mis quiso; y como respetuoso y sumiso
subalterno, jams ni siquiera intent menoseabar el principio
de autoridad military que el pais me ha confiado con el mando
en Jefe del Ejereito.
Ha muerto el Feneral Jos4 Maceo, es verdad, eomo morire-
mos muchos, pero su memorial no puede ser olvidada; y guar-
da fu estas lines que desde estos campos, donde retumba el
cai6n, te escribo, torque ellas significant mi duelo de guerrero
por la pfrdida del compafiero y del amigo; que 61 muri6 en sn
puesto, derribado de sn caballo de batalla para aparecer ma-
fiana mas alto y hermoso en la historic de su Patria. Guirda-
las para que sean leidas en nuestro hogar con santo y religioso
respeto cuando de las cosas grande de tu Cuba redimida se
trate. Cons6rvalas. que ellas tambibn son memories mias, por-
que en esta tierra en donde todcs los dias eaen unos hombres
para levantarse otros y donde Espafia siempre cruel hace de-
rramar tanta ligrima y tant" sangre, no puede haber nada
pequefio ni olvidado para la heroic historic de tu naeidn.
Muchos han Ilorado la perdida de tus hermanos queridos qnue
uno a uno fueron eayendo en aquella otra guerra cruel Llo-
raste tambi6n la muerte de tu amada mamA, separada de ti
per el brutal poder de Espafia. Llora ahora y paga eon el tri-










66 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


buto de tus ligrunas algo de lo much que tu Cuba debe al
valor y al esfuerzo del heroe de La Indiana, de La Galleta, del
Jobito, de Pinar Redondo, de Majaguabo, San Luis, Dos Ca-
minos, Sao del Indio, El Triunfo, Cauto Abajo, Mayari, Arro-
yo Hondo, Sagua, Songo y mil mis y Loma del Gato, en donde
como un atleta inveneible rindi6 su filtima jornada el Mayor
General Jos6 Maceo, magnifico soldado de la Patria y amigo dis-
tinguido de tu
Md6imo.

POSTDATA.-Pienso que una carta sin ella, dirigida a una
persona querida no esti complete, pues eso, aparte de otras
consideraciones, demuestra que no quisiera uno concluir, y esta
vez no puedo prescindir de signifiearte eso mismo.
Debo suponer que te interesaras muchisimo amparando y
ayudando a que se ampare a la emigraci6n eubana que busea
refugio en ese pais. Conozco la bondad de todos los habitan-
tes de esa tierra, y no dudo que el general Pichardo, hombre
de coraz6n, hard cuanto pueda en ese sentido y en la localidad,
jurisdicci6n de su mando. No se necesita ser enemigo de Es-
pafia para querer la felicidad de Cuba y proteger a los euba-
nos--eso seria estfipido-; y si los hombres de la actual situa-
ei6n political de eoe pais comprenden bien eso y lo saben cum-
plir, no incurririn en responsabilidades que les ocasione mo-
lestias diplomaticas. Lo natural y 16gico nunea ofende ni tras-
torna, ni lastima al decoro, pues la justicia, base de toda fe-
lieidad humana, as! lo proclama.
Santo Domingo es la Naci6n de todas las Amiricas la mis
obligada, por la ley de la Historia y de la Naturaleza (dos
leyes que se compete gran pecado en coneulear) a ser la primer
aliada de la Naei6n cubana.
En vano los yanquis, con su poderoso mereantilismo y sus as-
piraciones absorbentes traten de enamorar a Cuba aproveehin-
dose de sus conflicts. Ella sera libre, les pagari sus favors
eort6smente; pero no se eehari en sus brazos y Santo Domingo
sera su predileeta y lo sera por la sangre y por la historic;
por su sol y por sus brisas.
A Santo Domingo le conviene eso y le conviene a Cuba.
De otra manera no puede ser, del mismo modo que en vano se-










LA PROSA EN CUBA 67

rian mis esfuerzos por querer apareeer mfs cercana mi paren-
tela con Mr. Cleveland y Mr. Morgan que con los generals
Martinez Campos y Weyler.
(Suefo con una ley, que con muy insignificantes restriccio-
nes declarase lo mismo con Puerto Rico cuando fuese libre) que
el dominicano fuese cubano en Cuba y viceversa.
Digote todas estas cosas para que las pienses y las con-
sideres eon mis amigos y los amigos de Cuba que no tienen
tampoco por qu6 ker enemigos de Espana.

M&dimo.








































EHRIQUE Pl)EYRO Y BaRRY
(1839-1911)

Naci6, en la Habana, el 19 de diciembre de 1839. Murio, w
Paris, el 11 de abril de 1911.

E RIQUE Pifieyro cultiv6 con 6xito el campo de la his-
toria. En los diversos problems que enfoc6, fu6 anali-
tico y razonador; y esa serenidad tan peculiar suya no
falt6 en ninguno de los empefios de su pensamiento, en los que
jams se advierte el apasionamiento vulgar.
En todas sus obras vibra su espiritu patri6tico; pero vibra
sin encono, "sine ira".
Dej6 monografias hist6ricas de innegable importaneia, co-
mo El conflict entire la esclavitud y la libertad en los Estao










70 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

dos Unidos en 1850 a 1861, que apareei6 primero con el titulo
de Estudio sobre los Estados Unidos, y que con ciertas modi-
ficaciones apareci6 trece afios despubs en el volume Hombres
y Glorias de Amrrica. Pero la mas important de sus mono-
grafias, de ese genero, por la documentaci6n que la acredita y
por el espiritu que la inspira, es C4mo acabd la dominaci6n de
Espaila en America, impresa en 1908, de una sagacidad de ver-
dadero estadista.
Fu6 tambien maestro en el arte de la biografia, a la que
supo imprimir amenidad, belleza, interest y autoridad, en obras
del fuste de Morales Lemus y la Revoluci6n Cubana, San Martin
y Bolivar, Manuel Jose Quintana, Vida y escritos de Juan Cle-
mente Zenea, Hombres y glorias de America, Biografias Ame-
ricanas, Bosquejos, retratos y recuerdos.

















rCmo0 FCRB LR DOmiHfCNiO
DE ESPflirf EN RmRlFRi





VII

Efeeto del protocolo en la Habana.-Partida del general Blaneo.-Aenur-
dase la entrega de la isla para el 19 de enero de 1899.-Comienza la
evaersei6n.-Confereneia y Tratado de Paris -Las Filipinas y las
deudas de Cuba.-Conelusi6n.

En la Habana se fun sabiendo gradualmente todo: derrota
de la escuadra, intimaci6n arrogante de Shafter, cerco estrecho
de Santiago, Ilegada tardia de Escario, rendiei6n probable en bre-
ve tnrmino; aunque hubo natural empefo de atenuar en lo possible
la gravedad de las noticias. La desaparici6n total de los barcos
de Cervera fu6 la catistrofe abrumadora, el golpe mortal. En
la escuadra habian creido y en ella depositado con fe inveneible
y eiega todas sus esperanzas; con ella se hundieron una a una
en el abismo. Temblibase en Espafia al pensar en lo que pu-
diera en la Habana sueeder, lo que pudieran hacer los revol-
tosos y despechados patriots, que tanto impresionaban al mismo
general Blanco, tan valiente y batallador. Nada sueedi6 de lo
que tanto se temia. Fruncieron el ceflo, rechinaron los dientes,
y sin gritar, casi sin hablar, vivieron los primeros dias como
los heridos del rayo de Jipiter, sin darse cuenta de lo que les
pasaba. La perdida incalculable, material y moral, que para
ellos simbolizaba el protocolo, los tenia como encerrados en
campana neumitica gigantesca, sin aire que respirar, sin alien-
to para quejarse. Nunea hubieran creido que tan vasto y com-
pleto eambio pudiese ocurrir, al cabo de tres y medio meses de
guerra, sin haber siquiera visto al enemigo, salvo de muy lejos,
representado desde el puerto por unos cuantos puntos negros,
easi imperceptible, alli entire la bruma del mar, en el lejano
horizonte.










72 EVOLUCI6N DE LA CULTURA CUBANA


No se public hasta el 15 la noticia de la firm del protocolo.
Al poco tiempo el general Blanco pidi6 que le permitieran re-
nunciar el mando y abandonar la isla, lo que hizo de bastante
mal humor, deplorando no haber podido emplear contra el ad-
versario las grandes fuerzas alli reunidas, aunque debi6 salir
bien convencido de la inanidad de las bravatas de los antiguos
voluntarios. Juzg6 que no iba bien con su alta categoria military
la tarea inferior de presidir la retirada, y traspas6 el mando a
general de menos graduaci6n.
La ciudad en tanto continuaba, y continuaria hasta el fin,
perfectamente tranquila. El pueblo todo, voluntarios inclusive,
acogi6, ley6 con sorprendente apatia el breve y sustancioso ar-
ticulo primero del protocolo: "Espafa renunciara a toda pre-
tensi6n a su soberania y a todos sus derechos sobre Cuba (1) ".
"No hay ruido ni excitaci6n en las calls ni aun discursos
en los cafes", escribia a su peri6dico el corresponsal del Times
de Londres con fecha 3 de septiembre; como si el largo y eno-
joso bloqueo hubiese agotado la energia en el pueblo; la guerra
o la paz, todo les parecia 'exactamente igual (2).
Conforme a lo dispuesto en el protocolo reuni6ronse en la
Habana comisionados nombrados de una y otra parte para
coordinar los detalles de la evacuaci6n de la isla, pretendiendo
desde luego el Gobierno americano que 6sta quedase consumada
el 19 de diciembre, y pidiendo el espafiol que el termino se pro-
rrogase hasta el 19 de enero, pues el 28 de octubre estaban ain
por repatriar mas de 130,000 individuos, de ellos 20,000 enfermos.
Alargaron, pues, el plazo los Estados Unidos hasta el 1 de
enero de 1899, sin perjuicio de ir en tanto ocupando, bien sus
tropas, bien las cubanas, el territorio de la isla, a media que
se replegaban a los puertos las tropas espafiolas y se reembarca-
ban. La evacuaci6n de Puerto Rico qued6 concluida en el curso
del mes de octubre.
Mientras tanto discutian en Paris, desde el 19 de octubre,
reunidos en un sal6n del Ministerio de Negoeios Extranjeros,
los otros comisionados encargados de negoeiar el Tratado de
paz. Presidia la comisi6n americana Mr. W. R. Day, secretario

(1) Libro Bojo espafiol. Negoeisciones diplomfticas hasta la frma
del Protoeolo, pig. 126.
(2) The Times, Londres, n6mero del 20 de deptiembre de 1898, p. 6.











LA PROSA EN CUBA


de Estado, que habia redactado el protocolo y dirigido los ne-
gocios exteriores de la Reptiblica como Subsecretario desde la
subida de Mac Kinley a la Presidencia; y componianla ademis
tres senadores y un antiguo periodista, duefio de The Tribune
de New York y embajador en Paris que habia sido, Mr. W.
Reid. Al frante de la comisi6n espafiola estaban don Eugenio
Montero Rios, president del Senado, legista eminente, abogado
muy habil, muy sagaz; y la completaban: un general de in-
genieros, un magistrado del Tribunal Supremo y dos mis, cu-
banos de origen, el senador Abarzuza, ex ministry de Ultramar,
y don W. R. de Villa-Urrutia, Ministro Plenipotenciario en
Bruselas.
Duraron las sesiones hasta el 10 de diciembre, dia en que se
firm el Tratado, document notable, clara y sobriamente escri-
to, que parece haber resuelto ordenada y precisamente cuanto
importaba resolver. Fue lo referente a la posesi6n del Archi-
pilago Filipino, cual era de suponer, lo mis duro de concertar,
y aun por various dias se levant6 como roea contra la cual todo
hubiera podido estrellarse, si el desacuerdo insoluble no hubiese
implicado la continuaci6n de la guerra, peripecia terrible a la
hora aquella que debia Espafia evitar a toda costa; y se arregl6
por iltimo de la manera en otro lugar ya indicada.
Una dificultad, no mayor, pero que exigi6 ser zanjada muy
temprano, fu4 la cuesti6n de la enorme deuda que Espafia atri-
buia al Tesoro de Cuba, los cientos y cientos de millones de
pesos que la metr6poli por si y ante si, a partir de la liquida-
ci6n de los gastos de la insurrecci6n de 1868 a 1878, empez6 a
echar sobre la isla, y que tras fraudes, des6rdenes y abusos infi-
nitos habia ido creciendo hasta proporciones tales, que Cuba con
tanto peso encima nunea mis hubiera podido levantar cabeza, en
cualquier form que se hubiera constituido. Ni un centavo de esa
deuda se habia empleado en beneficio de la isla de Cuba, ni
quedaba ahora mas rastro de ella en su suelo que la desolaci6n
y los escombros que dej6 a su paso el general W6yler. Montero
Rios sostuvo desde el principio con agudeza y suma tenacidad
los arguments favorables a la tesis de su Gobierno, y la diver-
gencia de puntos de vista entire ambos contrincantes era tan
grande, que la espinosa euesti6n en realidad ni qued6 ni pudo
quedar resuelta en el tratado; fue simple y sencillamente pa-
sada por alto. Nadie puede impedir que Espafia se crea con











74 EVOLUCI6N DE L CULTURAL CUBANA


derecho de imponer a Cuba el pago de sus obligaciones por
esta no contraidas; y los Estados Unidos, que no tenian la
menor intenci6n de anexar a Cuba, sino cumplir lealmente lo
que con absolute espontaneidad habian ofrecido hacer, y dejar
a Cuba constituirse en repfiblica independiente, como lo hi-
cieron cuarenta meses despues de aquella fecha, no tenian ni
earfeter ni voluntad de exigir de Cuba el cumplimiento de
obligaciones absurdas a que de ningfin modo era imaginable
que la antigua colonia se creyese comprometida. No seri 6sta la
primer cuesti6n international que el silenciarla o dejarla en
suspense equivale a declarar fallecida, sin esperanza de que
jams resucite.
Firmado el Tratado, realizado ese extraordinario fen6meno,
sin precedent en la historic de America espafiola: una colonia
de Espafia evacuada paeificamente, entregada tras acuardo mu-
tuo, por orden explicit y direct de la metr6poli, con los cum-
plimientos y graves salutaciones de una ceremonia diplom&-
tica solemn y correct. Y i que colonia! la iltima, la mis rica,
la que por si sola, por su movimiento econ6mico y su fortune
inmueble, representaba riqueza much mayor que la de Nueva
Espafia mexicana o del Virreinato del Perui en la fecha en que
se perdieron!
El acto final, celebrado a las doce del dia 19 de enero de
1899, representada Espafia en 61 por el teniente general don
Adolfo Jimenez Castellanos, con su Estado Mayor, y los Esta-
dos Unidos por el general John Ritter Brooke, Gobernador
Military de la Isla en nombre del Presidente de los Estados
Unidos, tuvo lugar en el Palacio de los Capitanes Generales,
con el orden, la compostura, la seriedad propios de lo que era
el caso en realidad; funerales de algo grande, algo que dejaba
de ser, que nunca mis se volveria a ver.
Entre salvas de cafi6n desapareci6 de los castillos y edificios
piiblicos la bandera roja y gualda con su escudo y su corona
en el centro, y subi6 la de los Estados Unidos, que provisional-
mente debia flotar y alli flot6 hasta el 20 de mayo de 1902.
Cuba no estuvo representada oficialmente en aquel acto final,
ni necesitaba estarlo, ni se cruzaron por tanto hoscas y reneo-
rosas miradas que turbaran moralmente la calma de aquella
ceremonia. Cuba tenia plena confianza en la palabra sagrada
del Congreso de la Repilblica de los Estados Unidos de Norte











LA PROSA EN CUBA


Am6rica, en la firm de su Presidente, en las actas y en el
texto de la Conferencia y del Tratado de Paris. Aguardaba
tranquila los sueesos, convencida de que los cafionazos y las
misicas militares de aquella fiesta official preludiaban su vida
independiente y anunciaban su porvenir. Podia, por consiguien-
te, presenciarlo todo con serenidad perfect, aunque no estu-
viese oficialmente alli, como no lo estuvo en la rendici6n de
Santiago.
Era patente e innegable, sin embargo, que al acabarse la
contienda entire los Estados Unidos y Espafia, terminaba igual-
mente en ese acto la otra guerra mas larga y cruel sostenida en
la isla contra la naci6n dominadora, y que costaba a Cuba mu-
cha sangre suya, muchos dolores y enorme suma de riqueza
perdida, la independencia, por la que habia estado peleando,
puede asi decirse, desde el aiio 1868 hasta aquel mismo dia.
La independencia de la isla oficialmente no empieza hasta
el 20 de mayo de 1902, dia en que, con eeremonia parecida, la
bandera eubana sustituy6 a la de los Estados Unidos en los fuer-
tes de la boca del puerto; pero el gran fen6meno hist6rico, la
dominaci6n de Espafa en America, concluy6 el 19 de enero de
1899, y entire el humo de las salvas de ordenanza en ese dia se
desvaneci6 en el espacio.

















Sp-N


K


UIDAL mORFILE5 Y mORALES
(1848-1904)

Naci6, en la Habana, el 21 de abril de 1848. Murio, en la misma
ciudad, el 27 de agosto de 1904.

C SCRITOR erudito, consagr6 su labor a la eritica y a la
bibliografia, en las que adquiri6 reputaci6n. Divulg6
la obra literaria de los eseritores y poetas eubanos, y su
merito radic6 en haber sido un orientador de la eritiea durante
el siglo pasado. Su obra es de alto valor patri6tieo, pues que
no s61o divulg6, sino que fij6 valores intelectuales, dando, ade-
mas, notieia de escritores que apenas eran conoeidos.
Se especializ6 en las investigaciones referentes al period de
nuestra revoluei6n, y de su labor en ese orden son muestras










78 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

sus libros Iniciadores y prinmeros mdrtires de la Revolucidn Cu-
bana (1901), Hombres del 68.-Rafael Morales y Gonzdlez
(1904), Nociones de historia de Cuba (1904) y various capitulos
de la Historia de Cuba contenidos en el tomo V de la Biblioteca
del Maestro Cubano (1904).
FuA jefe de los Archivos Nacionales.
















UHN PAGBIfn HIST6RIlr
Entreuleta entire los generates mdxlmo 66mez
y martinez Campos en 1878.





Singular veneraci6n nos ha inspirado siempre el mayor ge-
neral Maximo G6mez, jefe ilustre de nuestras dos grandes
guerras de la independencia. El es la tradici6n viva de los epi-
sodios mis trascendentales de aquellas epicas campaias, el sim-
bolo intangible de la redenci6n de la patria. Por ese motivo
hemos buscado la ocasi6n de acercarnos a l1 y de cultivar su
amistad.
Durante los meses de septiembre y octubre del afo de 1900
fuimon varias veces a visitarlo en la hermosa casa de don An-
tonio de Quesada, que habitat con su interesante familiar en el
pintoresco pueblo del Calabazar.
Mueho habiamos oido hablar del earacter del General y de
sus genialidades durante las pasadas luchas, y si es cierto que
tiene el rudo aspect de un soldado, tambien lo es que su tra-
to es amenisimo y su conversaci6n seductora. Nosotros nos
pasariamos horas enteras a su lado oyindole relatar con aquella
sencilla y encantadora palabra hechos de los tiempos heroics de
nuestras 6picas luchas por la independencia de la patria, en
las cuales su modestia incomparable sabe enaltecer el valor de
sus compafieros de armas, y hacer aparecer su grandiose figure
en segundo termino, en la sombra.
En una de aquellas visits al Calabazar, que no olvidare-
mos nunca, le pedimos que nos refiriera su entrevista con el
general Martinez Campos, despuis de hecho el convenio del
Zanj6n.
Dijonos, si nuestra memorial no nos es infiel, que durante
los preliminares de ese famoso pacto, el pacificador le habia
enviado ya various mandaditos, pero 61 no quiso acatarlos, has-
ta que una vez celebrado el convenio del Zanj6n, le escribi6










so EVOLUCI6N DE LA CULTUNA CUBANA


a Martinez Campos solicitando de 61 una entrevista, para la
cual le rogaba que designara dia y hora.
Habiendole dicho General fijado el dia y sefialado el lu-
gar, la entrevista se llev6 a cabo en el Camagiey, en el punto
denominado Vista Hermosa, a principios de marzo de 1878.
A ella acudi6 el general Maximo G6mez en compafiia del bri-
gadier Rafael Rodriguez, del teniente coronel Salvador Ro-
sado, del comandante Enrique Collazo, del capitan Enrique
Canal y de los hijos del senor Prado, president de la Repfi-
blica del Peru, quienes habian venido recomendados a nues-
tro insigne General para hacer la campafia a su lado. Llegaron
todos montados en sendos caballos al eampamento espafiol
donde el General en Jefe y su Estado Mayor, con vistosos uni-
formes, recibieron con demostraciones de halago y de content
a aquellos veterans de la guerra de los diez afios, que iban
vestidos a la ligera y con ropa hechas girones. El contrast
no podia menos de resaltar entire aquellos patriots y la co-
horte de Martinez Campos. DespuBs de los correspondientes
saludos tom6 la palabra el general G6mez, y le hizo present
a Martinez Campos que el objeto de su visit era pedirle que
le facilitara un buque, con el fin de ausentarse inmediata-
mente de la isla, para lo cual autorizaba una de las cliusulas
ya aprobadas del convenio del Zanj6n.
Al oir esto Martinez Campos le contest que no pensara en
salir de Cuba, porque 61 era uno de los que debian quedarse
aqui para auxiliar al gobierno espafiol en la magna obra de la
reconstrucci6n del pais, empobrecido y asolado por una di-
latada y desastrosa guerra de diez afios: que le pidiera lo que
quisiera, pues todo, a excepei6n de la mitra, estaba facul-
tado para concederle. Nuestro General le contest que de
ninguna manera podia permanecer un moment mAs en esta
tierra; que 61 le habia hecho la guerra al gobierno de Es-
pafia, y que viendo perdido el triunfo de su ideal, que era
el de la independencia de Cuba, estaba resuelto a abando-
nar de todas maneras este pais. El general Martinez Cam-
pos sigui6 insistiendo, agregAndole que todavia le quedaban
en caja quinientos mil pesos oro para ofrecerle cuanto quisie-
ra, como gobernante y como particular. El general MAximo
G6mez lleno de altivez y poseido de noble indignaei6n, se
puso de pie y replie6: "General Martinez Campos: acuerde-
"se que usted, al frente de su ej6rcito, y yo, al frente del mio,










LA PROSA EN CUBA


"llevamos entorchados, y que si estoy obligado a respetar-
"le es porque usted tambi6n lo esti para conmigo. Nos debe-
"mos respetar mutuamente. Yo tengo muchas haciendas y Es-
"pafia no tiene dinero para comprirmelas: vealas usted, son
"estos andrajos con que me ve usted cubierto. Yo no he veni-
"do a pedir al General en Jefe mis que el exacto cumplimien-
"to de unas de las clAusulas del convenio del Zanj6n: que me
facilitye los medios de salir de la Isla, y no puedo, bajo nin-
"gin concept, ni como military, ni como particular, admitir-
"le ninguin dinero. Como military, porque mi honra me lo im-
"pide, y como particular, porque el dinero no se recibe en
"prestamo mis que de los amigos intimos, y yo no tengo el
"honor de serlo de usted. Si yo se lo admitiera a usted en es-
"tas circunstancias, usted mismo me juzgaria mal, General, y
"lo que usted trata es de corromperme..."
El pacificador, conmovido ante semejante entereza de ini-
mo y tan acrisolada honradez, hubo de contestarle disculpan-
dose y dici6ndole que habia interpretado mal sus palabras y
que en nada habia pretendido ofenderle. En estos moments
llamaron al General en Jefe del interior de la tienda de cam-
pafia donde la entrevista se efectuaba y pididndole a G6mez
que lo excusara por breves moments recomend6 a Cassola que
durante su ausencia lo atendiese.
El brigadier don Manuel Cassola habia presenciado lo ocu-
rrido, y noble y generoso, simpatiz6 con la actitud digna y vi-
ril de nuestro heroe. Alli, bajo aquellas lonas, no se encontra-
ba ningin vencido: las sienes de aquel pr6cer de la titinica
guerra estaban cubiertas por muchos laureles y aun no se ha
bian marchitado los de las Guisimas, Naranjo, Palo Seco y cien
mis gloriosos combates. Su situaci6n era respectable: se halla-
ba entristecido por las desdichadas causes que dieron origen a
aquel pacto, pero su alma, templada para soportar las adversi-
dades de la vida, le infnndi6 esa firmeza ante el caudillo es-
pafol, que llam6 la atenci6n del malogrado Cassola.
Durante la escena 6ste habia permanecido sentado, inclina-
da hacia adelante la cabeza, que apoyaba en ambas manos.
Cuando Martinez Campos se ausent6 y le recomend6 que hiciera
los honors a Maximo G6mez, abandon su actitud reflexiva
y levantindose no pudo ocultar dos gruesas ligrimas que sur-
caban sus mejillas. Haciendo al aguerrido jefe cubano, has-
ta pocos moments antes su enemigo, los correspondientes sig-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


nos mas6nicos, le estrech6 afectuosamente la mano, y le col-
m6 de atenciones mientras dur6 la ausencia del vencedor de
Sagunto.
Una vez reanudada la conversaci6n entire ambos caudillos,
pregunt6le el pacificador por d6nde queria embarearse y pa-
ra d6nde. Repuesto ya de la emoci6n que le causara la muda
escena con Cassola, le contest que deseaba embarcarse pa-
ra Jamaica; por el Junco, pr6ximo a Santa Cruz del Sur, por-
que sabia que alli acampaban Acosta y Albear y otros jefes
espafloles, y queria evitarse el disgusto de encontrarse con
ellos.
El general G6mez aprovech6 la ocasi6n de hablarnos, en los
mas elevados concepts, de los humanitarios sentimientos del
general don Arsenio Martinez Campos. Este le brind6 de lo
que alli habia, y llevAndole al lugar donde se hallaba pues-
to una gran mesa con toda clase de bebidas, G6mez acept6 una
copa de ron, pero viendo que todos los de la comitiva de Marti-
nez Campos se habia puesto de pie alrededor de la mesa y te-
miendo que alli fuera a resonar dentro de poco el mdgico
grito de iViva Espafia!, tomando rapidamente la copa, y diri-
giendose al General en Jefe, le dijo: salud, general; y se tom6
el ron sin esperar a que Aste acercara la suya a los labios.
El heroico caudillo de nuestra 6pica lucha de los diez afios,
se embarc6, el tres de marzo de 1878, a bordo del cafionero
"Vigia", por el puerto o estero del Junco, haciendo escala en
Manzanillo. Alli fu6 a verle su paisano el general Valera, al
servicio del ej6rcito espafiol, con el objeto de insinuarle los
deseos de Martinez Campos de que permaneciera en la Isla e in-
fluyera en la pacificaci6n de Oriente, a lo que se neg6 el general
G6mez en los terminos mis absolutos. Viendo que el cafionero no
daba sefiales de salir de Manzanillo, mand6 al comandante Enri-
que Collazo que hablara, por medio del tel6grafo, con el Ge-
neral en Jefe y le preguntara, de su parte, si iba o no a con-
tinuar su viaje, o si estaba preso. Al fin se di6 la orden de sa-
lida y despu6s de haber tenido que recalar por mal tiempo, en
las costas de Cuba, lleg6 al siguiente dia a Jamaica, donde el
general fue injustamente, muy mal recibido por los emigrados
cubanos alli residents, quienes le ereyeron uno de los autores
director del malhadado pacto. Pero el general continue su la-
bor de trabajar desinteresadamente por Cuba y por sus hijos,
obteniendo que el c6nsul de Espafia en aquella colonia inglesa,










LA POBSA EN CUBA 83

pidiese a su gobierno que enviase a Kingston un buque para
llevarse, en las mejores condiciones posibles, las numerosas
families de Oriente y del Camagiiey que se hallaban ali emi-
gradas, lo que al fin consigui6.
Esta pagina admirable, dignas de las vidas paralelas de los
varones ilustres de Plutareo, es una de las mfs bellas de la
vida gloriosisima del egregio general dominicano, eubano por
sus sentimientos, cubano por sus ingentes servicios, cubano por-
que Cuba es la patria de su mujer y de sus hijos y porque a la
causa de su independencia ha ofrendado la vida de uno de ellos,
el inolvidable Panchito, aquel h6roe griego, que por no querer
abandonar los restos amados de su general, el inmortal Anto-
nio Maceo, pereci6 a su lado. Porque es poco conocida y porque
le enaltece, la arraneamos de nuestro libro de memories y la da-
mos al pueblo cubano en los dias en que festeja la eonstituei6n
de la patria libre, que 61 nos ayud6 a conquistar.













































FERHRHDO FISUEREDO SOCRRRAS
(1846)

Naci6, en Camagiley, el 9 de febrero de 1846.

ROCER del 68, amigo y compafiero de Cespedes en los
dias mas critics de la epopeya iniciada el 10 de octu-
bre, despubs de haber guerreado, supo perpetuar sus
recuerdos de la tremenda lucha en su interesante libro La Revo-
lci6n de Yara, y en otras paginas de anhlogo interns.

















LH TOMB9 DE B5Y59O


I

El grito de independencia lanzado por Carlos Manuel de
Cespedes, en el batey de su ingenio La Demajagua, el 10 de
Octubre de 1868, hall eco simpAtico en el pecho de todo buen
cubano, conmoviendo el dapartamento Oriental que iesuelta-
Piente se prest6 a secundarlo.
Bayamo, Holguin, Manzanillo, Jiguani y Tunas, de acuerdo
con el Camagiiey, iniciados con anterioridad en la conspiraci6n,
debian levantar el estandarte de la libertad en 6poca fijada, o tan
pronto como obligado por las circunstancias cualquiera de estos
pueblos se adelantara a romper el yugo opresor.
Al primer rumor del pronunciamiento, el Comit6 revolucio-
nario de Bayamo empez6 a funcionar con la actividad y cautela
dignas del moment. Sucedianse sin interrupci6n las sesiones
secrets, y despu6s de fluctuar entire el anhelo de secundar el
movimiento libertador, o el deseo emitido por algunos, de que
los sublevados se embarcasen al extranjero y retornaran en ex-
pedici6n, bien pertrechada de armas, para que el triunfo fuera
pronto y seguro, opt6se por la lucha inmediata, distingui6ndose
entire los conjurados Pedro Figueredo, que exclam6 con la en-
tonaci6n del heroism:
-Marchar6 con Cespedes a la gloria o al cadalso.
Seguidamente Donato Mdrmol se puso al frente de su sec-
ei6n de campesinos de Jiguani, denominada La Rusia, por ser
de la burda tela de este nombre el traje que vestian. Casi todos
llevaban rifles de rotaci6n. Eran los soldados de la patria me-
jor armados.
La division de Bayamo, llamada La Bayamesa, al mando de
Pedro Figueredo, se habia organizado en el ingenio Mangas,
de la propiedad de este caudillo.
Julio y Belisario Peralta, y los hermanos Alvarez, abogado











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


uno, medico el otro, debian capitanear en Holguin a los soldados
de esta jurisdicci6n.
Luis Figueredo tenia a sus 6rdanes, en el campo, a trescien-
tos hombres avezados a las rudas faenas agricolas.
Vicente Garcia, Ruvaleaba y Ram6n Ortufio, mandaban la
division de las Tunas.
El millonario Francisco Vicente Aguilera dirigia las fuer-
zas de Cabanigudn, al Sur de las Tunas, y Francisco Maceo las
de Guisa.
Todas las piezas de aquel ajedrez estaban debidamente co-
locadas apenas reson6 el clamor de la indignaei6n de la patria
en el ingenio de fabricar azficar, La Demajagua.
El Gobernador de Bayamo, Coronel Julian Udaeta, Ayudante
en Africa del general Prim, orden6 al Comandante Villares que
con cien infants y veinticinco jinetes, marchase a reforzar a
Manzanillo, donde, desde dos dias antes de la rebeli6n armada,
cundia la mayor alarm. Villares sale de la ciudad bayamesa al
amanecer del dia 13, y entra por la noche, bajo un aguacero
torrencial, en el poblado de Yara, a diecisiete kil6metros de Man-
zanillo.
Al mismo tiempo hacia su entrada Carlos Manuel de C6s-
pedes. Las dos fuerzas enemigas se encuentran. Sorprendidos
los cubanos por las descargas de los espafoles, se dispersan, y el
h6roe de La Demajagua, como Napole6n en Waterloo, se en-
cuentra en tan memorable noche, rodeado no mas de un grupo
de oficiales con quienes atraves6, a la luz de los ralimpagos, la
inmensa sabana de Yara, hacia la Sierra Maestra pernoctando
en Cabazdn, hacienda de crianza, a pocas leguas de Yara.
Desde el amaneeer del dia siguiente empezaron a reunirse
los grupos dispersos, apareciendo, por filtimo, en la citada finca,
el general dominicano Luis Marcano, con multitud de patriots.
Por la tarde celebr6se Consejo de Oficiales. La mayoria se
inclinaba al asalto de Manzanillo; pero prevaleci6 el dictamen
de Luis Marcano, que se decidi6 por el ataque de Bayamo, por-
que, como l1 observaba, Manzanillo, reforzado por Villares, que
nos ha dispersado, puede rechazarnos, mientras los patriots de
Bayamo, preparados para recibirnos, nos esperan impacientes.
-iA Bayamo! iA Bayamo!-exclaman todos.
En aquel coro de corazones entusiastas, resonaba vibrante-
mente el acento de la patria enardecida.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs