• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Segundo periodo (1866-1927)
 Index














Group Title: Evolucion de la cultura cubana, (1608 - 1927).
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074038/00010
 Material Information
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
Physical Description: 18 v. : ill. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, José Manuel, 1880-1968
Publisher: "El Siglo XX"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1928
Edition: Edición oficial.
 Subjects
Subject: Cuban literature   ( lcsh )
Cuban literature -- History and criticism   ( lcsh )
Cuban poetry   ( lcsh )
Speeches, addresses, etc., Cuban   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographies.
Statement of Responsibility: recopilación dirigida, prologada y anotada por José Manuel Carbonell & Rivero.
General Note: Publisher varies: v. 7-17 published by Montalvo y Cardenas.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074038
Volume ID: VID00010
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001491661
oclc - 23298160
notis - AHA3873

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Segundo periodo (1866-1927)
        Page 3
        Segundo periodo (1866-1927)
            Page 3
            Page 4
            Page 5
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
            Page 272
        Oratoria revolucionaria en Cuba y en el exterior (1878-1895)
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
            Page 289
            Page 290
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
            Page 315
            Page 316
            Page 317
            Page 318
            Page 319
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
        Ultima guerra de la Independencia (1895-1898)
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
            Page 390
            Page 391
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
            Page 397
            Page 398
            Page 399
            Page 400
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
            Page 425
            Page 426
            Page 427
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
            Page 432
            Page 433
            Page 434
            Page 435
            Page 436
            Page 437
            Page 438
            Page 439
            Page 440
            Page 441
            Page 442
            Page 443
            Page 444
            Page 445
            Page 446
            Page 447
            Page 448
            Page 449
            Page 450
            Page 451
            Page 452
            Page 453
            Page 454
    Index
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
Full Text























































Ij=+ii~iii.
* .*UdtR

--.4 'rr












EUOLUC6OH DE LFI CULTURE CUBRHRF
(1608 -1927)

UOL. UIII


La Oratoria en Cuba



Tomo 11


Recopilaci6n airigila, prologa8a y anotaca

por

'los5 manuel (arbonell y Rivero,
President de la Academia Nacional de Artes y Letras
Individuo de ntmero de la Academia Cubana de la Lengua,
C. de la Real Academia Espailola, y Delegado de Cuba a
la VI Conferencia Internacional Americana.






(EDi in H OFICIRL)







LA HABANA
IMP. MONTALVO Y CARDENAS
AVE. DE ITALIA. 103.
1928









L' M

LE~tIN AMERICA

























5E6U Do PERIOD
(1866 1927)





La Propaganda futonomista
(1878- 1895)

























5E6U Do PERIOD
(1866 1927)





La Propaganda futonomista
(1878- 1895)
















kiN~


URBFHO SF~nnCHEZ HECHEUARRRi
(1830 -1900)

Naci6, en Santiago de Cuba, el 19 de mayo de 1830. Muri6, en
la misma ciudad, el 26 de junio de 1900.

D ESCENDIENTE de los marqueses de O'Gaban, en cu-
ya familiar hubo varones notables en las letras, la mili-
cia y el sacerdocio, Urbano Sinchez Hechevarria fu6,
durante muchos afios, un verdadero patriarca de la democracia
y la libertad en Santiago de Cuba. Su casa solariega de la an-
tigua calle de San Jer6nimo era foeo de entusiasmo y de espe-
ranzas en los dias tenebrosos del coloniaje, y de ella salieron re-
soluciones y hombres para el servicio de la patria. Por alli des-
filaron pr6ceres y verbos del autonomismo y caudillos de la in-










6 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

dependencia, entire 6stos, Antonio Maceo, Guillermo Moncada y
Jos6 Lacret Morlot.
Por su amor a Cuba libre sufri6 Urbano Sinchez persecu-
ciones del Gobierno espafol, que le deport6 a la Metr6poli, du-
rante el period de la guerra del 68; actu. despues en la poli-
tica autonomista, de la cual fu6 jefe en Oriente, y, por iltimo,
al sonar la hora decisive del 95, cay6 francamente del lado del
separatismo, por cuyo triunfo labor en M6xico.
En 1898 regres6 a Cuba, redimida de la opresi6n, y entonces,
aunque ya viejo y achacoso, obtuvo alguna compensaci6n prove-
chosa para sus intereses personales, ademis de su satisfacci6n
de patriota, por el 6xito de la lucha. Fu6 nombrado Presidente
de la Audiencia de Oriente, y en el ejercicio de este cargo fa-
lleci6, circundado de prestigio y simpatias.
Sobresali6 como abogado, y sin tener la talla del orador ca-
bal, supo, en determinados moments, ocupar la tribune y con-
vencer y conmover con su palabra.




















DISCURSO


pronunciado por el sef~or Urbano Sdnchez Hechevarria, en el
Teatro de Santiago de Cuba, el dia 9 de enero de 1887.

SEROBAS Y SEREOES:
En nombre del comity organizador del Partido Liberal Au-
tonomista de Santiago de Cuba tengo la honra de dirigiros la
palabra, para saludar a nuestros ilustres hubspedes, y a vos-
otros, cuya presencia aqui es la representaci6n cumplida y digna
de cuantos en esta tierra viven.
Mas han de ser necesariamente pocas mis palabras, ya
porque no tengo otros prop6sitos que el de presentaros nues.
tros ilustres huespedes y el expresaros la significaei6n que
en estos moments, y en el porvenir de nuestra patria, tie-
nen; ya porque no debo haceros esperar much tiempo la sa-
tisfacci6n del deseo vivisimo de ser testigos de la admirable
elocuencia que de sus labios va a derramarse a manera de ri.
ca pedreria.
Sin otro interns que el del bien de la patria, luchando
contra todo genero de obsticulos, generosos en esfuerzos y
pr6digos en sacrificios, he alli los representantes dignisimos
de la Junta Central del Partido Autonomista de esta isla: Pre-
sidente senior Galvez, Vicepresidente senior Saladrigas, vocal
senior Leiva, Secretario senior Govin y diputados de la naci6n
sefiores Montoro y Figueroa, quienes en los presents tiempos
vienen a ser para la libertad en Cuba lo que fueron para la
esclavitud en esta, desde su conquista hasta hoy, los que esta
tierra descubrieron y conquistaron.
Cuatro siglos hace, una reina de Espafia, la mas noble y
generosa y grande de todas las reinas, a tiempo que en San.
ta Fe de Granada aniquilaba el poderio del Arabe, acogia be-
nigna el ofrecimiento que de un nuevo mundo le haeia Col6n, a
pesar de las burlas de sabios y cortesanos, que le apellidaban










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


loco. Aquella reina, al dar sus carabelas a Col6n, arroj6 al
Atlfntico sus perlas y brillantes y rubies, sobre las cuales bro-
t6 Am6rica del fondo de los mares.
Trocaronse las burlas en codicia. Pidi6 6sta a Col6n el
oro prometido de las nuevas tierras, y en estas tierras no en.
contradas todavia, en la media, al menos, que impusieron
los antes detractors, envidiosos despues y enemigos de Col6n
Decay6 por un moment su probado animo fuerte, no en-
contrado el oro codiciado, y envi6 a la cat6lica Isabel indi-
genas de Am6rica, que, vendidos como esclavos, debian produ-
cir el oro, y la piadosa reina respondi6le que le habia envia-
do a buscar almas que redimir y no hombres que haeer es-
clavos.
Y, en efecto, no se hicieron de los indigenas esclavos, ni
a Espafia su mercado; pero muerta Isabel, y un tercio de si-
glo despu6s, sucedieron a los exterminados indigenas los de
Africa, y principi6 la negra historic de las capitaciones y
martirios que enriquecieron en abominables farautes.
Espaila, despuBs de aquellos cuatro siglos, durante los
cuales, de la mayor de las grandezas cay6 en postraci6n las-
timosa, parece pr6xima a renacer a su antigua altura por in.
dudables sefiales, por la de la abominaci6n y extinci6n de la
esclavitud en Cuba, y las nuevas instituciones que han veni-
do a darnos posesi6n de derechos antes inexistentes para nos-
otros.
En estos dias, en que estas instituciones y aquella emanci-
paci6n total y complete de la esclavitud se realizan; en que
se resuelve hasta el problema de la pena de muerte por deli-
tos politicos, alejando la muerte, fundiendo la soberana, las
balas del suplicio con su amor de reina y con su amor de
madre, abriendo porvenir de flores y de amor a su augus-
to hijo, anfinciase una nueva era de libertad y aparecen aque-
llos hombres que, como nuestros ilustres hu6spedes, vienen a
auxiliar la march de la libertad a la manera que en aque-
llos dias con la esclavitud aparecieron los que con ella tra.
ficaron.
Eso significant nuestros distinguidos hupspedes, los hom-
bres que aspiran a la libertad de Cuba dentro de la unidad
national.








































CRRLOS SFLADRIBS Y DOmiNH UEZ
(1831 1899)

Naci6, en Macurijes (provincia de Matanzas), el 4 de noviem-
bre de 1831. Muri6, en la Habana, el 8 de junio de 1899.

S A-e oratoria cubana, durante el period autonomista, tuvo
I en n1 una de sus figures representatives. Su palabra
s energica, fluida, fogosa, se recuerda como algo genuina-
mente criollo, por el lenguaje que empleaba, lleno de giros na-
tivos, salpicado de ankedotas, que daban a sus discursos fulgores
tropicales. A veees tenia chispazos de arenga.
Fu6 uno de los hombres mas influyentes entire los directors
del Partido Autonomista. En sus conferencias pronunciadas
en La Caridad, del Cerro puso de manifesto su vasta cultira.










10 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Era tambien un abogado conspieuo, que en la tribune forense
alcanz6 muchos triunfos, y a quien sus correligionarios prefe-
rian para que les defendiera, ante la Audiencia, en los proce-
sos en que se veian envueltos por infracciones de la Ley de Im-
prenta, vigente en aquella 6poca, y por causes analogas, rela-
cionadas con las justas aspiraciones del patriotism.
Su fibra cubana vibr6 hasta los filtimos dias de su venera-
ble y simpatica ancianidad.






















DI5CURSO


pronunciado por el senior Carlos Saladrigas en la Junta Magna
del Partido Liberal Autonomista, el dia 19 de abril de 1882.

SEROaES:
El Partido Liberal, al constituirse en 1878, proclam6 como
punto de partida el hecho del Zanj6n, y como condiciones esen-
ciales de su desenvolvimiento, los dos grandes principios a que
obedeci6 aquel hecho memorable y a que debian obedecer todas
sus consecuencias legitimas: la paz y la libertad.
A las sangrientas reivindicaciones revolucionarias tenian que
suceder las sosegadas y reflexivas campafias que libran los par-
tidos politicos ante el tribunal de la opinion, que decide por
medio de los veredictos electorales, apelables siempre en nue-
vas pacificas contiendas ante el pueblo mismo que los dicta; a
la desesperaci6n que perturba y que mata, la several confianza
en el derecho que alienta y vivifica; a los apocalipsis seductores
para la imaginaci6n exaltada, la obra serena de la constancia
y del espiritu pfiblico, finicos eficaces para el convencimiento;
y por decirlo de una vez, sefiores delegados, a la revoluei6n
que fenecia, la evoluci6n que se reanudaba tras el period te-
rrible y para siempre memorable de la lucha, terminada por
el concerto patri6tico de las inteligencias y la espontanea re-
conciliaci6n de las voluntades.
El Partido Liberal era, pues, a despecho de sus calumnia-
dores, la protest viva del pais a favor de la paz. El dia que
se constituy6 puede decirse que 6sta recibi6 su necesaria con-
firmaci6n. Si no se hubiera logrado, habria sido esa paz un
heeho puramente material, sin otro valor ni otra trascendencia
que el valor y trascendencia necesariamente limitados de esos
hechos materials, desmentidos a veces, en bien corto period,
por otros no menos definidos, ni menos indubitables y que











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


son siempre, por desgracia, hijos del moment y fugaces como
Bl. La paz no podia ser un hecho verdaderamente politico y
de trascendencia sino el dia en que el pais liberal abandonaba
su tenaz retraimiento de la vida puiblica, el dia en que, acep-
tando los sucesos, acudia al campo donde era liamado con su
organizaci6n, con sus banderas, con sus hombres, con todo su
pensamiento sinceramente expuesto y con todas sus aspiracio-
nes explicitamente declaradas, como prenda y testimonio de
intima confianza en la lealtad de las concesiones hechas y en
las declaraciones una y otra vez repetidas del Gobierno.
La pasi6n podrA deseonocerlo hoy, pero entonces nadie fuW
osado a discutirlo, como mafiana, cuando la historic formula
sus juicios serenos y desapasionados, nadie sera capaz de ne-
garlo. La constituci6n del partido liberal era una necesidad
de la paz tan gloriosamente restablecida, fue su necesario com-
plemento y tenia necesariamente que ser su mejor y mas eficaz
garantia. Asi lo conoci6 todo el pais, y con el pais el Gobierno;
asi lo reconocian, quizis hip6critamente, muchos que ahora han
renunciado a la prudencia y al espiritu conciliador de que
antes alardeaban, y que creyendo no necesitar ya a los libe-
rales se lisonjean con la inconcebible y antipatri6tica esperan-
za de arrojarlos con sus violencias de la vida pfiblica que
ellos y s6lo ellos inauguraron; porque no lo olvidemos, en 1878,
los que crearon la vida pfiblica en Cuba fuimos nosotros;
los demis vinieron despues a disputarnos el terreno que ha-
biamos abierto a la actividad del pais, a los fecundos choques
de ideas que hacen brotar la luz de la justicia y del progress;
a disputArnoslo, sefiores, aquellos que merecen el nombre de
adversaries, que en cuanto a otros, a los que s61o son dignos
del nombre de enemigos, esos no vinieron a disputArnoslo con
las nobles armas del derecho modern, sino a minarlo artera-
mente a nuestros pies con la difamaci6n y la calumnia, con-
fiados en hacer que se abriese algfin dia a nuestro paso para
sepultar entire sus escombros al partido y a lo que este repre-
senta: a la libertad, a la paz del pais.
Era, pues, nuestro partido, la confirmaci6n del hecho de la
paz; la formula viva de que el pais aceptaba el nuevo regimen
y se disponia a practicarlo. Inseparable de la paz, porque era
su expresi6n political mis autorizada, 6ralo tambien del nuevo
regimen, porque sin este no podia haber vida pfiblica; que ha
menester libertad tan indispensablemente como han menester










LA ORATORIA EN CUBA


aire puro nuestros pulmones y luz nuestra retina. Asi como
la paz y la libertad eran, sefiores, nuestras condiciones de vida,
la guerra y la reacci6n tenian que ser nuestros enemigos, cau-
sas de muerte para nuestro partido, que contra una y otra tenia
que alzarse siempre en6rgico e irreconcilable.
Tan luego como aparecieran la guerra o la reacci6n, mortal
tenia que ser la lucha para ellas, o para nuestra causa. Si
sucumbian los parciales de la una o de la otra, triunfaba, me-
jor dicho, vivia el partido liberal; si vencian la reacci6n o la
guerra, sucumbia necesariamente nuestro partido. Como C&-
sar al pasar el humilde riachuelo que inmortaliz6 con su auda-
cia, podiamos decir ante Dios y ante los hombres: Alea jacta
est.
La lucha fu6 refiida y dificil desde el principio. Vinieron
pruebas dolorosas y desengafios crueles: renacieron viejos erro-
res y pareci6 que se dibujaba de nuevo en los horizontes de
nuestra patria malditos y abominables perfiles de opresi6n o
de discordia. Aceptamos sin vacilar las angustias punzantes
de aquellos combates, tan distintos de los que se nos habian
anunciado. Muy pronto dejamos de ver adversaries donde
confiada y generosamente esperabamos no volver a encontrar
enemigos. Muy pronto reaparecieron 6stos con sus e6leras,
sus desconfianzas y sus intransigencias de siempre. Resonaron
otra vez palabras que debian haberse olvidado; lanzAronse re-
convenciones y amenazas que llenaban de duda el pensamiento
y de amargura el coraz6n. No importa! Confiabamos, creiamos,
esperabamos siempre. Todos los dolores, todas las ansiedades,
todas las tristezas, eran poeas para nuestras almas, que en medio
de tales pruebas eran siempre inaccesibles a las decepeiones.
Se obstinaban patri6tica y abnegadamente en la conservaei6n
de la esperanza. Y vino al cabo la prueba mas terrible. Se en-
cendi6 de nuevo la guerra civil alli en Oriente. Las partidas
crecian y se multiplicaban. Cada dia anunciaba nuevas zozo-
bras. El ineendio, cada vez mas voraz y amenazante, se exten-
dia por las Villas. Anunciabanse expediciones y desembarca-
ban combatientes en solitarias costas. Sordos rumors partisan
del Camagiiey. La resistencia legal se preparaba a responder
con la severidad de sus castigos y con sus prevenciones som-
brias a la revoluci6n que surgia. Una atm6sfera caliginosa
y abrumadora empezaba a hacerse sentir en el pais. Los hom-
bres de la demagogia blanca se aprestaban a tocar a rebate









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


como en pasados dias, usurpando la representaci6n y el augusto
nombre de la patria, que hubieran comprometido otra vez con
sus excess. La fuerza piiblica se elevaba presurosamente a
las cifras de otros tiempos, y los gastos recobraban la ascenden-
cia abrumadora de la 6poca eternamente memorable de las
confiscaciones regulars a nombre de la necesidad political, y
de las confiscaciones simuladas en forma de tributaci6n enorme
y opresiva. El pacificador era objeto de crueles sarcasmos, y
los hombres de la reacci6n parecian decirle, como los judios a
Jesus: "i Salve, Rey de los judios!"; y ofrecerle espinas por
coronas, caiia irrisoria por cetro. Pero Iah, sefiores! el partido
liberal, atento a la voz de su propia conciencia, de sus compro-
misos y de sus juramentos. se sobrepone entonces a todas las
iras, a todos los temores y a todos los recelos, pone la salva-
ci6n de su popularidad en la inmaculada honradez de su con-
ducta, siente su patriotism enardecerse y elevarse a la altura de
las abnegaciones supremas en que los partidos, lo mismo que
los hombres, se olvidan a veces de todo lo que no sea el deber
o la justicia; y alzando su voz en medio del clamor de las
pasiones, igualmente ensoberbeeidas por ambas parties, proclama
a nombre de la libertad, de los dereehos, de los intereses y des-
tinos de Cuba, guerra a la guerra: detiene la revoluci6n, la
paraliza; y luchando con ella a nombre de la libertad, logra
sacarla a salvo de aquel peligro supremo, llevando luego al
recogimiento de sus tiendas el testimonio irrecusable de su es-
fuerzo en aquellas memorables palabras del General Blanco:
La actitud del partido liberal vale hoy para Espaia y para la
paz much mds que veinte batallones.
El Partido Liberal cumpli6, pues, como bueno, por la causa
de la paz. Su esfuerzo fu6 tan extraordinario, que no se olvi-
dari ficilmente. Muchos aparentan desconocerlo y con intem-
perante ret6rica escarnecen hoy nuestro patriotism. Pero el
hecho esta ahi y los hombres sensatos de todos los partidos lo
reconocen y la historic lo registrar algiin dia, y se impondra
siempre por necesidad a la atenta consideraci6n de todo gobier-
no digno de serlo.
No he de fatigar vuestra atenci6n con el recuerdo de he-
chos para todos bien conocidos. Pero a poco, y tras la victo-
ria con nuestro concurso alcanzada, continuaron su obra los
hombres de la reacci6n. De los conservadores que primero ha-
llamos en nuestro camino, poco queda en verdad. Han varia-










LA ORATORIA EN CUBA


do las ideas y las palabras, las cosas y sus nombres; las perso-
nas ban variado algo tambien. El fondo, sin embargo, es siem-
pre igual. Como Proteo, cambia a menudo de aspect, pero es
siempre uno mismo; diriase que es algo asi como esas flores
caprichosas de nuestro jardin que tienen durante la noche dis-
tinto color que durante el dia, flores que viven temerosas del
sol y cuando brilla su luz, se estremecen y recogen, asi como
se extienden ufanas y arrogantes en medio de la oscurids~d y
del misterio.
Obsticulos son 6stos con los cuales hemos luchado varonil
y resueltamente. No hemos buscado el apoyo official para supe-
rarlos. Ah! sefiores, no hemos sido solamente perseverantes,
sino tambien resignados; pues ni aun hemos sentido desvane-
cerse nuestra esperanza y perderse para siempre nuestra fe
viendo tantos testimonies de inmerecida parcialidad del poder
a favor de nuestros contrarios, o de su tenaz e inexplicable des-
confianza de este pueblo sufrido, generoso y leal como el que
mis.
Pero algo teniamos el derecho de fijar como condiei6n esen-
cial, como condici6n sine qua non; era el respeto de nuestro
derecho y el mantenimiento a todo trance del principio de au-
toridad. Lo uno, porque sin inviolabilidad de los derechos
politicos no hay vida pfiblica; lo otro, porque sin autoridades
superiores a las banderias y a las fracciones, no hay igualdad
de condiciones para la lucha political, no hay orden social, ni
hay otra cosa que la anarquia mansa de que hablaba un cele-
bre orador, o la anarquia desenfrenada que todo lo atropella.
Hechos various habian ocurrido que nos hacian temer que la
condici6n que habiamos fijado como esencial y de todo punto
indispensable nos faltara de siibito. No quisimos, a pesar de
grandes y dolorosas pruebas, precipitar el discurso, ni aventu-
rar juicios. Al cabo ocurri6 lo que todos sabeis, y la deporta-
ci6n del senior Cepeda y las medidas dictadas por el Goberna-
dor Civil de Santiago de Cuba vinieron a arrojar una luz
siniestra, pero intense, en el fondo del 16brego cuadro de nues-
tra situaci6n.
Imposible era dudarlo, sefiores; el Partido Liberal, que
cuando vi6 la paz en peligro no vacil6 en levantar bandera con-
tra la guerra, no podia permanecer indiferente e inactive cuan-
do veia por los suelos la libertad. Si habia Uegado la hora de
que la reacci6n se impusiese, el Partido Liberal acometerfa











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


mortal combat con ella, y si habia de sucumbir, sucumbiria
noblemente en abierta lucha por la justicia. Como esos monar-
cas del antiguo Oriente, que cuando morian eran acompafiados
al sepulcro por sus esposas, sus insignias, sus armas, y cuanto
les era particularmente afecto en la vida, el Partido Liberal
habia podido decir que bajaban con 61 a la tumba las libertades,
los derechos y las esperanzas de este pueblo infortunado.
El partido acept6, pues, la situaci6n. La Directiva convo-
c6 esta Junta Magna, y esper6 con calma los acontecimientos.
No repetir6 la exposici6n tan luminosa hecha por nuestro
digno y queridisimo Jefe. Vosotros le hab6is oido con entu-
siasmo, y luego, fieles a vuestra representaci6n, hab6is deter-
minado. Bien esta. El partido no se disuelve ni se retrae:
vosotros lo hab6is resuelto; acato; y dire mis: lo aplaudo. Me
siento orgulloso del partido, al ver c6mo levanta a la altura de
las dificultades y de los peligros su noble voluntad, Avida de
veneer las unas y de arrostrar los otros en defense de la paz
y de las libertades. Pueblo liberal: yo te saludo.
Pero al acordar que el partido persevere, fuerza es acor-
dar su line de conduct: a supremas decisions, acuerdos su-
premos tambien. Tennis que opener a la arbitrariedad la pro-
testa del derecho; que levantar la voz de la legalidad constitu-
cional y que prever lo possible a la luz de lo real. La previsi6n
es el caricter distintivo de todo gran pensamiento y de toda
gran voluntad.
Tal es el espiritu de las proposiciones que vais a escuchar.
Queremos que contengan la declaraci6n solemne del sentimien-
to y de la aspiraci6n del partido. Esta Junta no debe disol-
verse sin dejar en pos de si resoluciones que la sobrevivan, co-
mo un eco supremo y duradero que recoja la expresi6n de su
voluntad y la trasmita a todos los extremes de la Isla y la
haga llegar tambien, leal y mesurada, a un Gobierno, que por
el mero hecho de haber presentado el proyecto de ley que re-
gula y organize las facultades de los Gobernadores Generales,
adaptindolas al texto de la Constituci6n, imposibilita, asi al
menos debemos esperarlo, la repetici6n de hechos eternamente
lamentables; a un Gobierno que ademrs ha reconoeido, como
sab6is, la legalidad de nuestra doctrine, y con ambos actos
ha conquistado un titulo cierto a nuestro aprecio, a nuestra
gratitud y a nuestra confianza.









LA ORATORIA EN CUBA


Aspiramos con nuestras resoluciones a poner termino al con-
flicto actual, pero tambien a que el partido declare que la
cuesti6n planteada por los actos que va a condenar solemne-
mente le obligan a prever la actitud en que habia de colocarse
ante la sistemitica violaci6n de las garantias constitucionales.
Confiamos en que el proyecto de ley que organize las faculta-
des de los Gobernadores Generales hard impossible la repeti-
ci6n de hechos como el que aqui nos reune. Pero declaramos
bien alto que no aceptaremos jams el reinado de la arbitra-
riedad; que no pedimos mas que legalidad y justicia; que en
cuanto al poder y al triunfo, esos los esperamos con calma de
la persuasion y del tiempo.
De aqui las autorizaciones que os pedimos para la Junta
Central. Esas autorizaciones equivalent a declarar que si por
ventura a la imparcialidad del poder sucediesen injustas pre-
ferencias que llegaran a comprometer la libertad de los vere-
dictos electorales, vosotros no iriais a dar apariencias de ver-
dad y de sinceridad a una lucha de mero artificio; y que si
la profesi6n legal y la propaganda mesurada de nuestras doc-
trinas llegasen a ser imposibles, vosotros no querriais tampoco
dar el vano especticulo de una oposici6n amaiada y sin digni-
dad ni principios. Hariais constar la resurrecci6n del antiguo
regimen, y os llevariais al silencio de vuestros hogares las espe-
ranzas y las amarguras de la patria.
Al votar, pues, estas resoluciones votareis en primer t6rmino
una several censura. Los pueblos libres la formula solemne-
mente ante el tribunal de la opinion y de la historic, porque
tienen plena conflanza en la fuerza incontrastable de la una,
y en la supreme autoridad de la otra. Por vez primera habri
resonado en Cuba, energica y valiente, la condenaci6n pfiblica
de la arbitrariedad. iAh! sefiores; para los que tenemos fe en
las ideas, ese resultado serk grandiose y sin igual. La arbitra-
riedad no resisted la discusi6n, como el dogma repele necesa-
riamente el libre examen. Discutidla, y por el mero hecho de
haberla discutido, la habreis herido de muerte; condenadla, y
esa condenaci6n fortificada con el sentimiento del derecho, val-
dri y pesark siempre mAs que ella.
Proclamamos, en suma, nuestra voluntad de vivir como par-
tido politico, de vivir por la patria, por el pais y por la liber-
tad. Renunciamos noblemente al poder y repugnamos todo pri-
vilegio. Una sola cosa pedimos: el respeto a la santidad del










18 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

derecho. Y s61o nos declaramos incapaces de un saerificio, nos-
otros siempre resignados a sufrirlos todos: el de sancionar co-
bardemente la opresi6n y la injusticia.
Acuerdo tal nos sirve de espada y de escudo, nos hace temi-
bles para el ataque y casi inviolables para la defense, porque,
notadlo bien, vamos a luchar por la ley; y si sucumbiaramos,
nuestros funerales serian bien tristes, sefiores, porque esa ley,
con la cual nos identificamos, habria muerto con nosotros.








































)OS0 mARfRil 6iLUEZ Y RLFOnSO
(1835 1906)

Nacid, en Matanzas, el 24 de noviembre de 1835. Murid, en la
Habana, el 16 de mayo de 1906.

O OMENZO sus studios en el colegio La Empresa, de Ma-
tanzas, y los termin6 en El Salvador, de la Habana;
gradu6se de abogado en nuestra Universidad. Su fa-
ma de estudiante le abri6 las puertas del bufete de Isidro Car-
bonell, jurisconsulto eminente, en el que adquiri6 la practice fo-
rense que tanto renombre le di6 mis tarde.
Al estallar la revoluci6n de Yara estaba en el apogeo de su
carrera y no titube6 en sacrificar su bienestar para cooperar a
las aspiraciones cubanas. Ful uno de los agents secrets de










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


CUspedes en la Habana, prestindole servicios audaces y abnega-
dos; y cuando la Junta Revolucionaria de New York fund un
peri6dico para la defense y propaganda de la independencia de
Cuba, le envi6 su colaboraci6n valiente y original en unas Car-
tas de Cuba, firmadas con el seud6nimo de Bainoa y escritas en
tono humoristico implacable contra la dominaci6n espafiola.
Denunciado por un amigo desleal, fue recluido en la Cabafia,
y se salv6 de una condena gracias a la astucia de un familiar.
Al pactar los revolucionarios con Espafia el olvido de lo pa-
sado, Gflvez cay6 del lado de los cubanos que creian de buena
fe las promesas de rectificaci6n contenidas en el convenio del
Zanj6n. Al ideal revolucionario sustituia el de la evoluci6n.
A la aspiraci6n de la independencia de Cuba, la de la autono-
mia. Muchos cubanos se congregaron alrededor de la bandera
nueva y surgi6 el Partido Autonomista, cuyos directors desig-
naron a Gflvez para que lo presidiera. Desde ese puesto, en
la propaganda y en la orientaci6n, demostr6 Gilvez habilidad
previsora, espiritu organizador y firmeza de caricter. Su pa-
labra elocuente, varonil, serena, reconocida como una de las me-
jores del foro cubano, encontr6 en la tribune political amplio
scenario para desarrollar sus cualidades. Su pluma de pe-
riodista tuvo tambi6n, durante la campafia del autonomismo,
campo amplisimo en que revelar su aticismo, sagacidad y dotes
de polemista. En El Trilnfo y en El Pais hay numerosas prue-
bas de mi aserto. La colecci6n del semanario satirico El Tdba-
no guard chispazos de su ingenio. Al instaurarse, tardiamen-
te, la autonomia en Cuba, fue president del Gabinete de Go-
bierno de ese regimen, que cay6 envuelto en las sombras que
extinguieron los filtimos destellos de la soberania de Espafia en
la America.
El period republican lo encontr6 anciano y decepcionado;
decaido ya su espiritu, antes animoso y febril. Todavia pudo
su mano temblorosa escribir algunas piginas de gran elevaci6n
moral en el diario El Nuevo Pais, que, como sucesor de El Pais,
persisti6 en publicar, despu6s de 1899, Ricardo del Monte.





















DISCURSO


pronunciado por el senor Josi Maria Galvez en la Habana, ante
la Junta Magna del Partido Liberal, la noche del 1. de abril
de 1882.

SERORES:
Solemnes moments son estos en que nos encontramos: los
representantes de los liberals de 'Cuba, congregados para deci-
dir sobre la suerte del Partido, van a pronunciar su fallo in-
apelable: no hemos de separarnos esta noche sin que, por deci-
si6n vuestra, quede plegada y recogida la bandera autonomista,
o bien, mis gallarda flote al viento, desafiando las tempesta-
des que la reacci6n y la intransigencia desencadenan siempre
para atajar el paso a la libertad!
El fallo que vais a pronunciar no me preoeupa, porque es-
toy de antemano persuadido de que sabreis permanecer a la
altura de la misi6n que os habeis impuesto: los que aceptan
un encargo tan grave como el que aqui nos reune, no han de
venir dispuestos a dejarse arrastrar por movimientos irrefle-
xivos: prudentes y en6rgicos, sosegados al par que firmes, fia-
r6is a la raz6n serena y al mis puro patriotism el acierto de
vuestras resoluciones.
No ignorAis los motives que han determinado esta reunion:
expuestos han sido con suma claridad en la convocatoria a que
acaba de darse lectura por el senior Secretario de la Junta
Central.
Preso gubernativamente, incomunicado y extrafiado del pais
un ciudadano, resultaban en parte violadas las garantias cons-
titucionales, que establecen el respeto a la seguridad personal,
a la libertad individual y a las leyes comunes que conceden la
defense y protegen al procesado con formas tutelares.
Sirviendo de causa o pretexto a ese acto arbitrario la publica-
ci6n de un articulo de peri6dico, parecia dificil y embarazosa










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


la vida political, que exige la libre emisi6n y propaganda de las
opinions legales, sin mis restricciones, ni otra responsabilidad
que las que impone la legislaci6n de imprenta.
Atendidos los antecedentes, la condici6n de las personas, el
origen de la polemica empefiada, la forma en que se han ido des-
envolviendo los acontecimientos, y el acto inusitado, contrario a
la equidad, injusto y arbitrario que los coron6, motive y muy
fundado habia para estimar que todo eso obedecia a un plan
sistemftico trazado para estorbar la march progresiva del Par-
tido Liberal, que en uso de su perfect derecho y al amparo de
la legalidad vigente, conquistaba el terreno palmo a palmo y
veia nutrirse sus filas diariamente con nuevos adeptos, que aeu-
dian presurosos a agruparse en torno de la bandera autonomista,
que marca seguro derrotero a los destinos de este pueblo, estre-
chamente enlazados a los de la Naci6n que le di6 origen y le
debe su auxilio y su concurso para labrar su ventura por los
procedimientos de la justicia y de la libertad!
Recordando otro caso andlogo, si bien menos irritante, porque
se procur6 ajustarlo en lo possible a las reglas de la equidad,
crey6se ver en esa desigualdad inexplicable una serial eviden-
te de la intervenci6n del Gobierno en la contienda political,
haci6ndola insostenible desde el instant en que cayera su peso
abrumador sobre uno de los bandos militants.
Coincidia con estos sucesos la injusta agresi6n, cimentada
en la calumnia, sistemiticamente dirigida contra el ilustre y
ferviente propagandista que aqui, en Matanzas, en las Villas,
en el Camagiiey y en el extreme Oriente de la Isla, iba forta-
leeiendo los corazones angustiados, levantando los Animos aba-
tidos, iluminando las inteligencias y despertando legitimas as-
piraciones, comprimidas hasta entonces y sofocadas por una
mano de hierro, sumisa y obediente a una voluntad desp6tica
y desenfrenada.
La Junta Central asumi6 en aquellos tristes moments la
actitud digna y respetuosamente en6rgica a que la obligaba su
representaei6n en el Partido. De labios autorizados, el senior
Secretario y yo recogimos seguridades de que el procedimiento
observado respect del senior Cepeda no implicaba hostilidad del
Gobierno hacia nuestro partido, ni hacia la propaganda de la
doctrine legal que sustentamos, sino que tendia inicamente a
satisfacer una necesidad, creada por las circunstancias, para
conservar el orden piblico.










LA ORATORIA EN CUBA


i El orden pfblico! I Quien lo amenazaba? i Cual era la vie-
tima designada al furor de los perturbadores? iQuB procedi-
mientos se adoptaban contra estos? j El peri6dico habia infrin-
gido la ley de imprenta? &No habia sido, pues, denunciado y
secuestrado? El ciudadano habia acaso incidido en delito co-
min? No habia, pues, earceles para guardar la persona, tri-
bunales competentes para juzgar al procesado ... Todo fu6 en
vano: la raz6n soberana de orden pfblico se impuso: ech6se un
velo sobre la ley comin y sobre la Constituci6n, recientemente
promulgada, y cumpli6se el acto arbitrario, asumiendo toda su
responsabilidad la elevada autoridad que pudo disponerlo y
ejecutarlo.
La conciencia piblica se alarm--la conciencia liberal, al
menos. Llegaban de todas parties numerosos clamores al seno
de la Junta Central: deciase, como en la convocatoria se expre-
sa, que el Partido Liberal, que sostiene el orden dentro de la
legalidad y ha menester de condieiones de vida que estriben en
el cumplimiento extricto de la ley y en la several imparcialidad
del Poder pfblico, no podria existir dentro de una situaci6n
que no inspirase confianza por no ofrecer la amplia seguridad a
que es licito aspirar en el regimen representative.
Planteibase asi una cuesti6n grave, important, de tras-
cendentales consecuencias, como que implicaba nada menos que
la vida o la muerte de nuestro Partido. Consultando los t6r-
minos y la extension de su mandate, la Junta que preside
no se crey6 facultada para resolver esa cuesti6n; y, reservan-
dose su criterio propio y, sin prejuzgar entonces en punto a la
actitud que hubiese de asumir el Partiao, os convoe6 para esta
solemnisima sesi6n.
Aqui estdis reunidos, aqui estamos todos, representando legi-
timamente a los autonomistas de Cuba. L CuAl sera vuestra
decision? quB pensamiento traces? No lo se; pero me asiste
el dereeho-digo mal-; tengo el ineludible deber de haceros
conocer el pensamiento de la Junta Central, que si debi6 con-
vocaros sin prejuzgar en aquel moment la ardua cuesti6n en
que nos ocupamos, no podia venir, ni ha venido a esta asamblea
sin un criterio fijo, adoptado con maduro examen y detenida
reflexi6n.
La Junta Central entiende que el Partido Liberal no debe,
no puede disolverse: la Junta Central piensa que habria fla-
queza, debilidad, imperdonable cobardia, en abandonar el cam-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


po de la lucha, mientras haya camino practicable, por escabroso
que aparezca, y espacio donde moverse por reducido que sea!
SPodeis haber olvidado c6mo y cuindo hemos nacido a la
vida political, qu6 misi6n nos impusimos, qu6 compromises con-
trajimos, que hemos hecho y cufnto nos queda por hacer? Aca-
baba de terminar una guerra fratricida, larga, cruenta, desas-
trosa, que consumi6 la sangre mas generosa de ambos bands
contendientes y devor6 la mejor parte de la riqueza del pais.
Una voz perennemente simpitica a los oidos cubanos se alz6
para decirnos:-i Hermanos reconciliados, pueblo de Cuba! con-
clusa la guerra, muerta la antigua colonia, lleg6 para ti el
moment de entrar en la vida national: mira sus despejados
horizontes, sus anchas vias: escoge, anda y llega adonde puedas
y te convenga, con tal que no rompas la armonia, la unidad, la
integridad de la Naci6n!-Nosotros pusimos la vista en el dere-
cho, en la ley y en la justicia, y escogimos el camino de la liber-
tad. Al principio pensabamos-i candorosa inexperiencia!-que
ibamos a encontrarlo llano y alfombrado de flores; pero i cuan
poco tard6 en llegar el desengafio. Apenas hay en el camino an-
dado una jornada que no sefiale un esfuerzo, una fatiga, un corn-
bate encarnizado. Eran las resistencias conservadoras que al
paso nos salian; despubs, las iras reaccionarias, que aqui, como
en todas parties, se amontonan y se revuelven siempre contra el
progress y la libertad. Elementos de esa clase nunca ceden
sin luchar: para ellos todo terreno es bueno, toda sombra les
conviene, todas las armas son licitas y todos los medios per-
mitidos. El recuerdo de la dominaci6n, la idea del privilegio,
la imagen del monopolio mas seducen cuanto mis se alejan y
erece mis al par el ansia de recuperarlos!
Nosotros hemos combatido como buenos: nuestra breve his-
toria no registra una campafia en que no hayamos ensanchado
nuestro campo y acrecentado nuestra hacienda a expenses y
con despojos del adversario. Y si no, decid: I qu6 es de la pre-
via censura ? A d6nde esti la losa que antes pesaba sobre las con-
ciencias? I d6nde el pufial que mutilaba el libro ? la mordaza que
ahogaba la voz y el pensamiento? I la cadena que aprisionaba
la ensefianza? la espada que impedia o disolvia la reunion de
los ciudadanos? d6nde estin los tenientes gobernadores, los
capitanes de partido? d6nde esti la esclavitud?
No me dighis que todas esas reforms son incompletas; que
las leyes municipals y provinciales embarazan y coartan la











LA ORATORIA EN CUBA


acci6n de los ayuntamientos y diputaciones: que la ley electo-
ral false el sufragio y la de imprenta es intolerable; que la
conciencia no es enteramente libre; que el lugar del eselavo lo
ocupa el patrocinado. No me digais eso, porque entonces, yo
a mi vez os diria que permaneceran asi incompletas, como
tanto os desagradan, esas reforms, y subsistiran el patronato,
el cepo y el grillete, o desapareceran aqu6llas y volvera a cru-
jir el ltigo infamante sobre la piel del hombre eselavo, si
vosotros abandonAis el campo, si os disolv6is!
iQue son poderosos nuestros adversaries, que estan arma-
dos y en ocasiones dadas pueden arrojar el peso de su fuerza en
la contienda legal? iNo importa! En esas desventajosas con-
diciones hemos aceptado la lucha, la hemos aceptado voluntaria-
mente, y no podemos retroceder: el deber y el decoro nos lo ve-
dan. Nos bastan nuestras armas, que son la justicia y el dere-
cho: sin otras hemos combatido, y ved ya la distancia que nos
separa del Zanj6n!
SQue el gobierno puede esterilizar nuestros esfuerzos, po-
niendo los poderosos medios de que dispone al servicio de nues-
tros adversaries? iQu6 importa! Esa suele ser la obra de
casi todos los gobiernos contra todos los partidos reformistas
e innovadores. Antes tuvimos un gobierno conservador, para
quien toda reform era fuente de recelos, toda innovaci6n un
manantial de peligros: ahora tenemos un Gobierno casi liberal,
que profesa la fe asimilista. gA esos gobiernos vais a pedir-
les que simpaticen con nuestra causa y nos otorguen la auto-
nomia, que tanto les asusta? 4 C6mo hab6is de pretender que
nos dejen el camino expedite y no se opongan a nuestra propa-
ganda ?
Pero querr6is, al menos, que el Gobierno se muestre neutral;
que cumpla su oferta de estar con y sobre todos los partidos;
que desautorice las calumniosas imputaciones con que a man-
salva nos hieren nuestros adversaries; que no infrinja en daflo
nuestro la Constituci6n y las leyes. iFacil seria entonces nues-
tra empresa y casi sin m6rito nuestra victoria! No: no conte-
mos con eso; a la calumnia opongamos la verdad; aproveehe-
mos el libro, la cAtedra, la prensa, la tribune, la asociaci6n;
cada vez que haya un derecho agraviado, una ley infringida, un
precepto hollado, pongamos el remedio buscando la reparaci6n
en los Tribunales, en el Ministerio, en las Cortes, en la opi-
ni6n de la Naci6n enter!










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


& La Audiencia de la Habana no ha revocado en estos dias
un gran nfmero de injustos fallos de las Diputaciones y Ayun-
tamientos comprendidos en su territorio? El Tribunal de im-
prenta no ha absuelto a El Triunfo en casi todas las denun-
cias? El Gobierno Supremo no acaba de presentar a las Cor-
tes un proyecto de ley para definir, regular y determinar las
facultades extraordinarias del Gobernador General? &No ha
reconocido el Ministerio en el Congreso la legalidad de nuestra
propaganda autonomista, segfn nos lo hizo saber ayer mismo,
por telegrafo, nuestro infatigable Labra? Puede darse una
reprobaci6n mas complete de la deportaci6n gubernativa y del
famoso bando oriental .contra la autonomia? Sera possible ya
estorbar nuestra propaganda, ni prescindir de legales requisitos
para suspender las garantias constitucionales?
Pero pueden repetirse los actos de imposici6n y de violencia
por nuestros adversaries; pueden reproducirse las extralimita-
ciones del Poder, direis acaso. Yo dire mis: se han repro-
ducido. iY qu6? Cada abuso, cada infracci6n, nos encontrarA
dispuestos y apercibidos para reclamar legalmente y obtener
el desagravio. Ese es nuestro deber: mas disolvernos, inunca!
iMtedrado estaria el partido que de las violencias de sus ad-
versarios o de las extralimitaciones del Poder hiciera condicio-
nes de su propia existencia. Estaria constantemente a merced
del uno y de los otros, y la voluntad de ellos podria fijarle
a cada instant el tkrmino inesperado de su vida.
Empefos politicos como el nuestro jams se abandonan volun-
tariamente: cejar ante obsticulos como los que dejo resefiados
sera mostrarnos indignos de la empresa acometida: "Calma
con dignidad, prudencia y firmeza", nos decia el benemerito
Portuondo; y nos lo decia en los moments mismos en que una
feroz intransigencia le amenazaba con la mis indigna y ruin de
las agresiones.
Oid lo que en aquellos propios dias, desde la tierra penin-
sular, escribia a nombre de todos uno de nuestros ilustres repre-
sentantes... "La libertad y el derecho no se conquistan de un
golpe, y la sociedad cubana, si no ha de desaparecer como la
de Santo Domingo, necesita pasar por muchas pruebas que la
fortifiquen y aseguren su porvenir. Yo sB bien lo rudo de la
empresa: a las veces me asaltan-por un momento-la duda y
el desaliento... Pero me rehago en seguida, meditando sobre
el desenvolvimiento de los pueblos y la historic de las refor-











LA OBATORIA EN CUBA


mas en todos los paises del mundo. La sociedad espaiiola, co-
rrompida por la intolerancia religiosa y envilecida por el abso-
lutismo, ha necesitado para purificarse las dos guerras de 1810
y 1820, las civiles de 1834 y 1871 y los sacrificios inmensos de
los liberals perseguidos, arruinados, fusilados desde 1842 a
1868. Asi y todo, no creo que se han cerrado para nosotros
los periods de prueba. Y no retrocedo. De Cuba pienso algo
anilogo... Por lo demAs, insist en mi creencia de que el
absolutismo colonial ha muerto. Eso no lo levanta nadie. Pero
en el interin pasaremos disgustos terrible. iAqui de vuestra
virilidad y vuestro civismo!
"Lo que ahora ocurre en Cuba es lo que pas6 en M6xico en
1813 y 1820; lo que sueedi6 en Catalufia en 1867. Se trata del
planteamiento de las libertades: es cosa resuelta... Pues los
reaccionarios provocarfn conflicts para excitar ahi las resis-
tencias que se extinguen y alarmar aqui la opinion que aprieta,
y poner el miedo en el animo del Gobierno. Al pie de la letra
lo que sucedi6 en Puerto Rico en 1873, por este mismo tiempo,
cuando, caido Gasset, se trat6 de llevar a aquella isla la ley
municipal y la de abolici6n. Lo mismo...
"...La idea de la disoluci6n acusa una gran inexperiencia
political, que aqui sorprende hasta a los dem6cratas, que a pesar
de las brutales persecuciones de Narvaez y Nocedal, de las
cuerdas de Legan&s, de las doubles denuncias del program de
la Discusidn en 1861 y 63, del asesinato de Bru, de Sixto Ca-
mara y de Moreno, jams proporcionaron esta satisfacci6n a sus
adversarios... "
Yo espero que nosotros tampoco se la proporcionaremos a
los nuestros.
"Calma con dignidad, prudencia y firmeza; iaqui de vues-
tra virilidad y vuestro civismo!" os digo yo a mi vez. Nuestra
obra esta apenas comenzada y no podemos faltar al compro-
miso de llevarla hasta su fin. Mientras los caminos legales no se
cierren, mientras la lucha sea possible, mientras la propaganda
no se impida en lo absolute, el Partido Liberal no puede aban-
donar su puesto de combat.
Tal es el criterio de la Junta Central. Vosotros, sin em-
bargo, resolvereis libremente: vosotros sois el pais autonomis-
ta: vuestro fallo ha de inspirarse en el mas acendrado patrio-
tismo; lo'que vosotros decidais, eso se hari! Ahora, ideliberad
y resolved!




















RESUfEDn

pronunciado por el senior Jose Maria Gdlve' en la velada que
celebr6 la Junta Central del Partido Autonomista, en el tea-
tro de Santiago de Cuba, el dia 9 de enero de 1887.

SENORAS Y SENORES:
Siento anunciaros que voy a defraudar vuestra esperanza,
si acaso cifrasteis alguna en lo que tengo que deciros. No
vais a oir un discurso digno de vuestra atenci6n por la be-
lleza de la forma, por la severidad de la estructura o por el
alcance y profundidad de las ideas, como los que aqui se han
pronunciado. No oir6is un diseurso merecedor de los aplau-
sos con que habiis acogido mi presencia en esta tribune, por
efecto, sin duda, de la proverbial galanteria de los habitan-
tes de esta culta y hospitalaria ciudad, a los cuales saludo, en
nombre de nuestros hermanos del Centro y de Occidente, con
todo el respeto, la consideraci6n y el carifio que pueden ca-
ber en un coraz6n que no envejece y late siempre encendido
en purisimo amor a su pais y a sus conciudadanos. No vais
a oir un discurso severe, o majestuoso, o apasionado, o co-
rrecto siquiera, porque no es dado a todos pronunciar discur-
sos de esa indole, y yo no pertenezco al escaso nfimero de los
privilegiados; asi, pues, me limitar6 a dirigiros algunas bre-
ves frases, encaminadas a resumir, en lenguaje sencillo y sin
pretensiones oratorias de ninglfn g6nero, los concepts emi-
tidos por mis queridos compafieros en pirrafos elocuentisimos.
Como han dicho todos los oradores que me han precedido
en el uso de la palabra, y a los cuales hemos pagado just
tribute de admiraci6n y simpatia, esta amable fiesta marcara
una feeha por siempre memorable en la historic del Partido
Autonomista. Desde hoy, una sola bandera flota al viento, pa-
ra servir de ensefia a todos los liberals de Cuba, que an-
helan labrar su felicidad por el fnico medio que aconseja










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


la ciencia y que ensefia la historic de la colonizaci6n modern.
Aqui, por la representaci6n que todos ostentamos, se hall reu-
nido el pais autonomista, la inmensa mayoria de sus hijos, y la
parte mas sana de los que, no habiendo nacido en este suelo, com-
parten con nosotros los dolores de la situaci6n present y
luchan con nobleza a nuestro lado por alcanzar un porvenir
mejor, afianzando la libertad en el territorio cubano por los
procedimientos legales y pacificos, sin debilitar los lazos de
uni6n con la Metr6poli. antes bien, apretAndolos con toda la
fuerza de atracci6n que el amor, la justicia y la mutual con-
veniencia establecen entire pueblos hermanos, de un mismo
origen, destinados a una gran cat6strofe si el error prevalence
como hasta aqui, o a un porvenir glorioso si la raz6n y el
derecho logran, por el coming esfuerzo, sobreponerse a las
inveteradas preocupaciones a que deben su fracaso las na-
ciones colonizadoras que no saben o no quieren acomodar sus
procedimientos de administraci6n y de gobierno al progresivo
estado de cultural de las sociedades nuevas.
Los que desde la apartada capital hemos venido a com-
partir con vosotros el jfibilo de este acto no os traemos s6lo
el concurso de nuestras modestas personalidades: vienen con
nosotros, en espiritu, nuestros correligionarios todos, los que
con no domada constancia defienden hace ocho afios el gobierno
propio desde el vecino Camagiiey hasta el confin lejano de Oc-
cidente.
Era para ellos y para nosotros poderoso motivo de tris-
teza que esta noble tierra de Oriente, la primera en el orden
del descubrimiento, la primera en el orden de la colonizaci6n,
siempre pronta a manifestar el culto ardiente que sus hijos
rinden a la libertad, apareciera remisa y perezosa en unirse
al movimiento politico que desde la paz del Zanj6n impulsa
a los cubanos en pos de la autonomia.
Y no porque duddramos un moment siquiera de la firme-
za de vuestro cardcter, ni del puro patriotism que os ani-
ma y del cual hab6is dado tantas y tan repetidas pruebas; si-
no porque, conociendo esas dotes que os distinguen y enalte-
cen, os veiamos enervados bajo las ferreas manos de desp6-
ticos gobernantes que sembraron la consternaci6n y el te-
rror en toda la comarca, impidiendo la efusi6n de los senti-
mientos y quebrantando el vigor de las voluntades, escuda-
dos con esa funesta irresponsabilidad que ha permitido siem-









LA ORATOBIA EN CUBA


pre aqui violar impunemente las leyes espafolas que garanti-
zan al ciudadano la vida, la libertad, la conciencia, la opi-
ni6n y el domicilio. Esas garantias, mis o menos eficaces en
el resto de la Isla, eran para vosotros a manera de pAginas
blancas en el C6digo fundamental del Estado. Estabais en-
tregados sin defense a merced de quienes ponian su voluntad
y su capricho por encima de la ley, y cedisteis, como se ce-
de siempre cuando no se tiene mAs arma que el derecho para
oponerse a la fuerza incontrastable del hecho abrumador, en-
cerrando dentro del peeho la protest y guardando en la men-
te la voluntad y la energia, para ponerlas al servicio de la
patria, que es el servicio de si mismos, cuando, despues de
aquel normal estado transitorio, llegase una situaci6n me-
jor de normalidad, de equilibrio y de dereeho. Esa situaci6n
ha llegado; a aquellos gobernantes, que pretendian ahogar
vuestros sentimientos y anular vuestro criteria, s6lo porque no
eran el criteria y los sentimientos de ellos, o acaso por ser vues-
tros, sucedieron otros mas dispuestos a gobernar con la ley, a
respetar los derechos que la Constituci6n garantiza y a dejar
campo abierto a las manifestaciones de la opinion. Proce-
diendo libremente entonces, proelamasteis nuestra salvadora
doctrine autonomista, la misma que afios atras os predicaba
un hijo de este suelo, hermano vuestro, ilustre por su talen-
to, por su elocuencia, por su caricter, por la inquebranta-
ble energia con que lueha hace ocho afios en el Parlamento
espaiol por la libertad de Cuba. No tendria yo necesidad de
nombrarlo, porque el nombre de don Bernardo Portuondo
esti aqui en todos los labios y en todos los corazones.
Proclamada la doctrine, nos llamasteis para que os ayu-
diramos a propagarla, y hemos venido, y aqui estamos, lle-
nos de jiibilo, participando de esta fiesta que imprime sello
de estabilidad y de firmeza a la uni6n de todos los espiritus,
a la concordia de todas las voluntades, para levar a cabo la
patri6tica obra de redimir y dignifiear a la sociedad cubana.
En la acci6n comin, solidaria y perseverante, esta la fuerza
que el Partido Autonomista necesita para dar cima a su em-
presa y realizar sus ideales.
(Cuiles son 6stost No hare aqui la exposici6n detallada
de la doctrine, porque ya es tarde y no quiero fatigaros, habien-
dola ya expuesto con inimitable lucidez el senior Govin y los
demas oradores que han heeho uso de la palabra; lo dire en











EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


breve sintesis, en concentrado resume. Queremos la consti-
tuci6n definitive de la colonia sobre las bases de entera igual-
dad de derechos para todos los espafioles, y un organismo
politico, econ6mico y administrative que nos permit gober-
narnos nosotros mismos con today la libertad de acei6n com-
patible con la unidad national. Esta es la autonomia colo-
nial en toda su pureza: un sistema cientifico de descentrali-
zaci6n que llega hasta donde es precise para que coexistan arm6-
nicamente la personalidad de la colonia y la personalidad de la
naci6n, sin que 6sta sufra menoseabo en su soberania y sin que
aqu6lla desaparezca por absorci6n; un regimen que, dando sa-
tisfacci6n a las nccsidades de la sociedad nueva, distintas de
las que siente la sociedad metropolitan, evite toda contradic-
ci6n de intereses entire la una y la otra, todo antagonismo entire
la realidad national y la realidad colonial.
El voto del impuesto por los que hemos de pagarlo, la
atenci6n de nuestro propio fomento moral y material, la fa-
cultad de comprar, vender y traficar como y donde nos con-
venga, la sanci6n del Supremo Gobierno por medio de su de.
legado y la responsabilidad efectiva de los que gobiernan y
administran, he aqui los rasgos prominentes de la autonomia,
tan ensalzada por los que se preocupan seriamente de los
problems coloniales y admiran la gloriosa experiencia de
Inglaterra, como ccmbatida por los que, poniendo siempre
el pensamiento y la vista en el pasado, a toda reform racio-
nal prefieren seguir rodando hacia el abismo por la rdpida
pendiente en que nos ban colocado sus errors sistemiticos
y su invencible terquedad.
Y no es que desconozcan el mal, ni que ignoren que su
finico remedio est6 en la autonomia; sino que, movidos por un
miedo irreflexivo a esta radical reform, pregonan en todos
los tons que la pedimos los eubanos porque ella conduce
mis fhcilmente a la independencia. Este argument, con que
habilidosamente hieren en la fibra mis sensible el sentimien-
to national, no resisted el mas ligero examen; seria precise de-
mostrar primero que la autonomia allana el camino de la in-
dependencia, y aun supuesta esa demostraci6n, resultaria el ar-
gumento, mAs que contra el sistema, contra los hombres que lo
sustentamos.
Yo no dire que la autonomia sea un medio eficaz de per-
petuar la uni6n de las colonies con sus metropolis hasta la









LA ORATORIA EN CUBA


consumaci6n de los siglos, porque del porvenir nadie respon-
de; pero si he de sostener, con el comin asentimiento, que la
autonomia, en vez de apresurar, aleja el instant de la eman-
cipaci6n de las colonies. La raz6n advierte que los pueblos
gobernados a su gusto rechazan trastornos y novedades que
su conveniencia no reelama; y la historic ensefia que no hay
una sola colonia auton6micamente regida que se haya sepa-
rado de su metr6poli. En cuanto a la sinceridad de nuestras
intenciones, no podemos ni debemos tolerar que sobre ello
se discuta. Basta considerar que procedemos por reflexi6n
mAs que por sentimiento, para que desechen todo indigno re-
celo los hombres que de buena fe estudian nuestro gran pro-
blema. A los de mala fe s6lo tenemos que decirles que sus
juicios no nos important, ni nos causan extrafieza; como no
nos la causaria tampoco ver a muchos que se encienden en
patri6tica ira a la idea de la autonomia de Cuba, aceptar
plicidamente otras soluciones que traerian por forzosa con-
secuencia el cambio de bandera, de religion, de idioma, de
leyes y costumbres, y en una palabra, la anulaci6n de esta
sociedad, absorbida por otra raza mis active y vigorosa; so-
luci6n que acaso no pueda hacerse impossible sino a virtud de
la autonomia.
He dieho y repito que la inica formula capaz de realizar
nuestra supreme aspiraci6n de libertad y dignificaci6n de la
sociedad cubana es la autonomia, sistema que reconoce por
bases fundamentals la identidad de derechos politicos y ci-
viles para todos los espafioles, la Cimara insular y el Gobier-
no responsible. Con la identidad de derechos se llena un
precepto constitutional dirigido a definir y regular las re-
laciones entire la Administraci6n y los ciudadanos, y a ga-
rantizar el libre ejereicio de los derechos que a 6stos corres-
ponden por su calidad de espafioles, condici6n que nunca se
pierde, que a todas parties se lleva y no se coarta ni per-
judica por la simple traslaci6n del uno al otro lado del Oca-
no. Con la Camara insular se atiende a la necesidad del go-
bierno propio, generalmente sentida en todas las colonies que
han alcanzado cierto grado de ilustraci6n y de cultural y no
quieren separarse de sus metropolis, sino vivir en estrecha
uni6n y bajo la dependencia de 6stas, evitando toda contra-
dicci6n de intereses y cifrando en el arm6nico desarrollo de
los que son comunes y de los que son privativos de la socie-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


dad madre y de la sociedad nueva la garantia de su uni6n
por los vinculos del amor y de la convenieneia. Con la Ca-
mara insular se satisface el derecho que tienen todos los pue-
blos modernos de que sean votados los impuestos por los mis-
mos que han de pagarlos, e invertido su imported en las pri-
mordiales atenciones de su bienestar material y de su ilustra-
ci6n y cultural. Y con el gobierno responsible, al mismo tiem-
po que se reserve a la metr6poli el ejercicio de la soberania,
se afianza y garantiza el cumplimiento de las leyes con la
responsabilidad efectiva de los gobernantes.
Tales son, a grandes rasgos, los concepts fundamentals
de la autonomia que pretendemos para el regimen politico,
administrative y econ6mico de este pais. Y el procedimiento
finico que puede conducirnos a la consecuci6n de ese gobier-
no propio consist en la evoluci6n pacifica, en la propagan-
da ordenada y legal de las ideas, aprovechando los medios
que la constituci6n nos ofrece en la cAtedra, en la tribune, en
el libro, en la prensa, en la asociaci6n y en la reuni6n de los
ciudadanos. Todo por la paz y la persuasion; todo por la pro-
paganda legal; nada por la violencia, que no define, prueba, es-
tablece ni garantiza derecho alguno, sino antes bien, todo lo
perturba y compromete.
Si quereis apreciar la eficacia de esta propaganda legal
que os recomiendo como medio inico y seguro de realizar
nuestros patri6ticos prop6sitos, os bastard fijar la vista en la
series de reforms que ha ido alcanzando el pais, reforms que,
al paso que nos alejan de la antigua explotaci6n colonial, nos
aproximan a la ansiada autonomia; y si quereis llegar a ella
cuanto antes, tened en cuenta que no es suficiente el animo re-
suelto si no se ponen al servicio de la voluntad los medios pric-
ticos de conseguir ese fin. Son estos medios la organizaci6n com-
pleta, la conduct intachable y la estricta subordinaci6n al pro-
grama del Partido y a los jefes que elijais para que os dirijan.
Sin conciencia de lo que se quiere, sin voluntad de lograrlo y sin
discipline para la lucha, no hay victoria possible para ningu-
na empresa humana. El combat significa una propaganda ince-
sante que nace en el hogar dom6stico y llega hasta la plaza pl-
blica; mfs ain: llega hasta donde puede llegar la palabra habla-
da o escrita del hombre civilizado. El combat significa la acti-
vidad constant de todas las 6pocas, de todos los dias, de todos los
moments, para que se aumente sin cesar el nimero de los










LA ORATORIA EN CUBA


afiliados, y para que ninguno falte a su puesto el dia de la
lucha. Agregando cifras a los propios y quitandolas al ad-
versario, a fin de que asi como somos los mas en el pais no
seamos los menos en las listas electorales, es como se ganan
las batallas en los comicios, como se adquiere fuerza y consi-
deraciones en la colonia y como triunfan las soluciones en el
Parlamento. Procurando que tengan voto todos los que de-
ban tenerlo, que lo emita todo el que lo tenga y que no usur-
pe ese derecho el que no est6 asistido de 1l; haci6ndonos su-
periores a los acontecimientos, mostrando siempre un animo
igual, de modo que no nos domine el desvanecimiento en los
tiempos pr6speros, ni nos abata el desfallecimiento en los ad-
versos; con fe en la virtualidad de nuestra doctrine, constan-
cia en la propaganda, unidad y firmeza en la acci6n, hemos de
palpar la realidad, que ya se vislumbra en el horizonte.
LlegAis vosotros a la obra cuando ya esta allanada una
parte del camino: venis en moment propicio para disfru-
tar como caudal propio del tesoro que hemos acumulado en
ocho aflos de infatigable laboriosidad; mas no por eso es me-
nos dura la prueba que os espera, ni menos important tam-
poeo el concurso que prestais a la comiin empresa. Las re-
formas aleanzadas son incompletas, es verdad; hay que com-
pletarlas. Una sobre todas, la libertad del hombre negro, re-
clamada por la opinion general en los filtimos tiempos, por la
justicia siempre y por el Partido Autonomista desde que na-
ci6 a la vida pfiblica, nos deja problems. dificilisimos por
resolver. Por ser factor indispensable de esta sociedad, es
precise contar con la raza de color, dotada ya de todos los
derechos, y por lo mismo, de todos los deberes impuestos al
hombre libre; y como tal, responsible, por la naturaleza y
por las leyes. Esto determine la necesidad de lavantar el
nivel moral e intellectual de los hombres de color; pero ele-
vando conjuntamente el nivel intellectual y moral del pueblo
de nuestra raza, porque s6lo asi pueden unos y otros dar por
acabada y eficaz su redenci6n y facilitar la soluei6n de los
problems que nos han dejado los errors de pasados tiempos.
Vuestro ingreso en el Partido Autonomista es prenda se-
gura de victoria en porvenir no lejano; porque ya el esfuer-
zo es comiin y solidaria la responsabilidad de todos los cuba-
nos. Sefala, ademas, vuestra adhesi6n una nueva era en la
historic de nuestra political, al traernos el valioso contingen-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


te de esos animosos hermanos europeos que con su noble ejem-
plo trazan la senda que deben recorrer al cabo todos los que
anhelen la salvaci6n de esta tierra dentro de la nacionalidad
espafiola.
Yo jams he dudado del 6xito definitive de nuestra em-
presa; pero mi confianza nunca subi6 tanto como cuando oi
las nobles frases con que vuestro ilustre-mas, por qu6 vues-
tro -, nuestro ilustre doctor Bravo nos di6 la bienvenida en
la camara del buque que nos condujo a esta ciudad. "Lle-
gdis a la tierra de las grandes energies y de las grandes des-
obediencias cuando la dignidad lo exige"-nos decia. iAh!,
yo no puedo expresar toda la intensidad de la satisfacci6n y
del placer que esas palabras me causaron, sino confesando
que, en mi concept, los hombres de las grandes energies
y de las grandes desobediencias impuestas por la dignidad
son indudablemente los mejores soldados de la paz; abiertas
las puertas del derecho, la legalidad pone en sus manos ar-
mas dignas de su valor y de su empuje.
Aqui pudiera concluir; pero no quiero bajar de esta tri-
buna sin dirigir un ruego a las nobles matronas y bellisimas
damas que me escuchan. Vosotras, que sois la dicha, el orgu-
llo y la gloria de esta sociedad, no olvideis que el patriotism
os impone tambi~n vuestra parte de labor y de responsabili-
dad en esta lucha en que estamos empefiados.
Nosotros no somos mis que los depositarios de un legado
que la generaci6n pasada nos confi6 y que hemos de entre-
gar intacto a la generaci6n que ahora se levanta: encended
en los corazones infantiles y fortaleced en los pechos j6venes
el sentimiento del patri6tico deber; y si alguna vez, que no
es credible, llegaseis a notar que alguno de los vuestros des-
fallece, llegaos al esposo, al hijo o hermano, y decidle:- An-
da, ve a cumplir con tu deber: lleva tu grano de arena al
grandiose edificio de la libertad y regeneraci6n de la patria
cubana!




















DISICURSO


pronunciado por el senior don Antonio Zambrana, en el Liceo
de Regla, et dia 8 de septiembre de 1886.

SERORAS Y SENORES:
Si, como se ha dicho repetidamente en estos dias-por al-
gunos en son de alabanza y con indulgencia extremada, por
otros en son de censura y de duro reproche-, fuera yo espe-
eie de artist oratorio ocupado con devoci6n y amor de pa-
sar mis manos por el teclado de la palabra, procurando arran-
carle alguna hechicera armonia, o sirvisndome de ella como de
instrument pict6rico, trazando algfn cuadro que acaricie el sen-
tido de quien lo contempla, icon qu6 placer y con cun sincero
entusiasmo empleara ahora la integridad de mis recursos, trazan-
do para vosotros, trayendo para vuestra fiesta, como el pintor
devotisimo leva su lienzo a las paredes de una iglesia, alguna
obra de arte, aun cuando de arte mezquino y poco inspirado, con
que corresponder a vuestra expectaci6n ben6vola, a los senti-
mientos de que me habeis dado muestra y a los que experimen-
to sin duda hacia vosotros!
Pero si no un artist, soy, de seguro, un hombre que dice
sin embarazo y sin reserve el sentimiento que lo posee, y es
muy poderoso el que despierta en mi esta sencilla fiesta tra-
dicional, que sin brillo de la opulencia, sin la grandeza del
arte y aun sin tener por motivo solemnizar alglfn recuerdo
sublime o alguna idea luminosa, es al cabo-he aqui, a mis
ojos, su valor incomparable-una fiesta esencialmente cu-
bana, y vosotros comprendereis que quien vag6 largo tiem.
po lejos de las playas natales, llevando en el alma, como te
soro precioso, todos sus recuerdos, se estremezca y vibre an-
te el detalle mas insignificant de la vida de su pais; que no
hay pasaje por esplendoroso, cuadro por bello, monument
por alto genio national, por original y brillante, que compa










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


rarse pueda a un pedazo de la tierra en que nacimos, a lo que
tiene la marca, a lo que recibe el sello del alma de la patria.
iAh, sefiores!, cuAntas veces, durante mi larguisima au
sencia, soilaba yo con esta bella y querida tierra de mi Cu
ba, mientras mis lejana mis hermosa para los ojos del senti-
miento y de la fantasia; cufntas veces, alli, al morir la tar-
de, me parecia escuchar el rumor con que se quejan nuestras
palmas, y ver cuin majestuosamente se mueven sus altivas
copas bajo el azul inmaculado de nuestro cielo y entire la at-
m6sfera de aromas de este pensil, que rodea con sus espumas,
como con marco de prodigiosas blondas, el mar enamorado,
cubierto todo por el velo de dorada gasa con que el ponien
te sol de nuestros tr6picos lo adorna, y al mismo tiempo que
embalsamado por perfumes mil de agreste y exquisite fra-
gancia, derramandose por el aire la mfsica peregrina con
que, arrobando el oido, suenan las hojas en el bosque, las aguas
en el arroyo, o el acento de algfn ave enamorada que cruza co-
mo meteoro de armonia a trav6s de la tristeza dulcisima de
nuestro melanc6lico crepfsculo.
Cuando hace cerca de veinte afios me alejaba yo de la Ha-
bana-este recuerdo viene ahora de un modo inevitable a
mi mente-, el sencillo cuadro que acabo de trazar, la efusi6n
purisima que acabo de expresaros, tenian, sefiores, colors de
delincuencia para el criteria estrecho de aquel regimen ab-
surdo, y todavia hoy, a pesar de la modificaci6n, harto bien ga-
nada, de nuestras instituciones political, hay quien censure-
precisamente en estos dias lo he visto en un peri6dico-; hay
quien censure que los cubanos hablen de la patria y del patriotis-
mo cuando no se refieren a Espafia, sino a esta tierra americana
en que vieron la luz. Reproche semejante es tan contrario a las
leyes de la naturaleza, que en realidad no merece respuesta;
perdonad, empero, a mi temperament batallador que apro-
veche yo la primera oportunidad que se me present de con-
testar a ese cargo y a otros que son del mismo linaje.
Y para contestarlo no temais que desconozca el concep-
to y la importancia de la nacionalidad. El gallego, el catalan,
el asturiano, el andaluz, el vizcaino, ~dejan, por ser espafoles,
de recorder a cada paso, con memorial enterneeida y con amor
santo, la playa o el valle en donde vieron la luz, y de consa-
grar un culto especialisimo a las tradiciones, a las costum-










LA ORATORIA EN CUBA


bres, al modo de ser idiomitico y earacteristico de la provin-
cia en que nacieron?
Y sin hablar ahora de antagonismos justificadisimos, y no
por cierto por nosotros, sino por ajenas injusticias y por
ajenos errors creados, jno sube de punto la justificaci6n
de ese patriotism de localidad cuando se tienen en cuenta
todas las condiciones singulares que hacen de la vida cubana
algo de sefialadamente peculiar, dentro de la naci6n espafio-
la? Debo decirlo con lealtad, hasta valerosa, si necesitase
serlo, que no soy hombre de los que afectan profesar ciertas
ideas porque con ellas se halaguen determinados sentimien-
tos. Yo soy de los que aman y respetan sinceramente a nues-
tra raza. Yo no ineurro en el sentimentalismo ridicule, a mi
ver, de considerarme heredero y representante de los indios
que en Am6rica vivian antes del inmenso latrocinio de la
conquista; yo se que tengo en las venas, y que es de seguro la
mayor parte de la que corre por ellas, la sangre de los que
expoliaron a la raza native, y, con nombre de civilizadores y
de propagandistas de una fe religiosa, la hicieron victim de
su codicia insaciable y de su ambici6n tremenda; cuando yo
oigo en la historic la altiva queja y la protest sublime de
Hatuey no creo oir en ella la voz de mis mayores; mis ma-
yores eran sus verdugos; a mi me conmueve y admira esa
protest como me conmueven todas las tragedies de la histo-
ria, quienquiera que haga en ellas el papel de victim. Aun
prescindiendo de que Espafia domina 'n Cuba, y de que, por
consiguiente, su nacionalidad es la nuestra, por razones mis
esenciales, por razones de rata y do ivilizaciones. yo nme con-
sidero espafiol.
Espafol, si, con toda la altivez osada y todo el espiriiu
impetuoso que son timbres preclarados de esa raza nobili-
sima; pero espaiol nacido en Amiria. y modificado por en-
de, espafiol nacido en Cuba, y unido a ella, a su tierra, a su
peculiar historic, a sus costumbres y a sus sentimientos, con
vinculos que brotan del mismo coraz6n y que al ce"raz6n la
estrechan, y si alguna ley tratara de cortarlcs. la maldeci-
ria por inicua, la desobedeceria por insensata, trataria de
romperla, como una ley infame; que no hay ley, ni poder en el
mundo superior al poder y a la ley de la naturaleza que han pues-
to en mi alma este amor sacrosanto, con el cual todo otro amor
que se ponga en contradicci6n ha de quedar vencido; este amor











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


sublime, que ata con lazo queridisimo al hombre que naei6
sobre un pefi6n agreste, a la dura roca en que se deslizaron
sus primeros dias, y que tiene que Ilegar hasta el colmo en
esta tierra bella hasta el prodigio y hasta el prodigio origi-
nal y caracteristica; que tiene que llegar a los iltimos ex-
tremos de la ternura cuando se forma parte de un pueblo
dulce, expansive, generoso, hidalgo, valiente, altivo, como el
pueblo cubano. Si, como este pueblo, al que ningfin otro, den-
tro de la nacionalidad ni dentro de la raza, tiene por lo mis-
mo el derecho de sobreponerse. Y cuando ello se pretend,
cuando ello parece intentarse, yo me yergo con toda la so-
berbia con que los antiguos pronunciaban el civis romanussum
y coloeandome, si precise fuere, fuera de la nacionalidad y
frente a la nacionalidad, fuera de la raza y frente i la raza,
digo, vibrant de orgullo y de verdadero patriotism, pose-
le a quien le pese, de patriotism verdadero, legitimo: soy
eubano.
Importa, sefiores, proclamar sin vacilaci6n y sin reserve
sentimiento tan legitimo. Importa que no perdamos el terre-
no tan laboriosamente conquistador, que no retrocedamos a
aquellos tiempos ominosos en que la censura-lo vi mis de
una vez-tachaba, como subversive, la palabra patria cuan-
do a nuestra Cuba se referia dicho vocablo; pero no basta,
por supuesto, su proclamaci6n; es necesario que ese sentimiento
se afirme con hechos y que se afirme todos los dias. No hablo yo
ahora de afirmaciones que consistan en desconocer la legalidad
existente; la legalidad estableee que los cubanos son espafioles,
pero i cuidado! nada menos que espafoles.
Y g qu6 provincia de Espafia admitiria, seiores, que se des-
conoeiese, que se revocase siquiera a duda la existencia de
su personalidad?
i QuB noble indignaci6n no arrebataria a Asturias o a Ga-
licia, si gentes a ellas venidas de las otras provincias, mu-
chas veces sin circunstancias personales que las recomenda-
sen, muchas veces con mezquina inteligencia y menguado ca-
racter, por el solo hecho de ser forasteros, por el solo de no
haber nacido en la provincia en que vivian, pretendieran no
se qu6 suerte de misteriosa necesidad, no s6 que suerte de domi-
nio sobre los intereses pfblicos mis sagrados y aun sobre la vida,
sobre la honra y sobre la propiedad de los natives. Pues esta fu6
en un tiempo la suerte de Cuba; no s6 si lo es aun; estoy recien











LA ORATORIA EN CUBA


llegado. Noto, empero, que la pretension se deja ver todavia;
pues bien, es precise que no se repita lo que se produjo en Cuba
-recu6rdenlo nuestros adversarios-: arrebatos sublimes de una
desesperaci6n heroic; es precise que no se nos arranque lo que
una generaci6n fuerte hubo de conquistar abri6ndose las ve-
nas y sacrificando animosa cuanto le era caro. Precisa que
no se olvide la historic. Precisa que no se olvide que Cata-
lufia, puesta en un caso semejante o creyendo estarlo; que
Catalufia, presumiendo en los hijos de Castilla la pretensi6n
de dominarla, pele6 contra los castellanos con valor feroz, y
quiso empefiosamente arrancar del territorio national la tie-
rra eatalana, y le llev6 al rey de Francia, y le ofrecieron con
instancia la corona de su principado. Los que estamos vi-
viendo dentro de la legalidad, precisa que seamos muy vi-
gilantes acerca de este punto; precisa que unidos, organiza-
dos, disciplinados, viriles, animosos, ocupados de los intereses
piiblicos, viviendo seria y noblemente, elevando sin cesar, con to-
dos los esfuerzos que para ello sean necesarios, el nivel moral e
intellectual, el nivel social y politico de nuestro pueblo, reinvindi-
quemos de continue el imperfecto de la ley, ya que de la ley con-
tinuamente se nos habla. E import pugnar dentro de esa misma
ley, y por sus procedimientos naturales, para ensancharla conve-
nientemente, hasta que no sea como lo es ain, una camisa de fuer-
za, sino la vestidura holgada, la toga viril, con la eual pueda
desenvolverse desembarazadamente la vida cubana. L6gico y
natural es que los peninsulares se oeupen en Cuba y sean cen-
tinelas desvelados de la integridad del territorio; pero 16gi-
co, natural, obligatorio, que nos ocupemos nosotros de la inte-
gridad de nuestro dereeho, de la integridad de nuestra hon-
ra, de la integridad de nuestra alma, y cuando, por hecho
ajeno, Ileguen a ponerse en contradicci6n-innecesaria por cier-
to, absurda-esos dos principios, que no se nos culpe de los
extremes a que podamos llegar; que, a la postre, primero es el
alma que la tierra.
Ellos y nosotros somos los hijos; ellos y nosotros-sobre
todo nosotros-somos los deseendientes de los descubridores, de
los pobladores y de los conquistadores de la tierra cubana; su
derecho debe ser nuestro derecho, su ley nuestra ley, su liber-
tad y su soberania las nuestras; ademis de esto, colocados a tan
larga distancia de la metr6poli, donde se desconoce muchas ve-
ces lo que mis necesario es conocer para bien gobernarla, im-










EVOLUCI6N DE LA CULTURA CUBANA


porta que esta provincia-y no han de desmayar en este punto
los esfuerzos cubanos-se gobierne por si misma, so pena de que,
como hoy sucede, no se gobierne del todo y parezea mfs bien
una factoria mal administrada, por cierto, y no el hogar de un
pueblo civilizado, mayor de edad, cultisimo, nacido y crecido
en America, que es el mundo de las ideas modernas y de las
instituciones libres, y heredero, por otra parte, de los progre-
sos politicos de Espafia, de las conquistas que en esta material
ha llevado a cabo, y de que, just titulo, deben mostrarse tan
orgullosos y tan satisfechos todos los que aspiren al dictado de
buenos espafioles.
Pueblo nacido y educado en America he dicho, y este
punto, sefiores, merece, fijar nuestra atenci6n. Hay para los
pueblos, como para los individuos, una patria mental, por de-
cirlo asi; un conjunto de ideas y de sentimientos por ellos
'creados, que constituyen lo quc viene a ser la patria del es-
piritu. Pues en este terreno, nuestra patria, la patria de los
cubanos, no puede colocarse en un mapa bien heeho alli en
las viejas regions de la Europa. Jamas hubo ocasi6n de que
pudiera enamorarnos. ni deslumbrarnos la pompa de la mo-
narquia, de que viene a ser tan pobre remedo la etiqueta de
nuestros Capitanes Generales, y no hay aqui esas families vie-
jas y opulentas y esos palacios monumentales en que se con-
serva y vive, o en que puede al menos 16gicamente evocarse.
el espiritu pasado. No hemos conocido mas que dos g6neros
de aristocracia: la que consiste en ser mis o menos blanco
con respect a los negros, y la que consiste en ser pe-
ninsular con respect a los criollos; y ninguna de ambas po-
dia resistir el espiritu americano que pasa sobre nuestras fren-
tes y que en las nociones de libertad y de justicia estin como
encarnadas. Colocados cerca de este torrente de ideas y sen-
timientos liberals que desde los Estados Unidos del Norte
se derrama por el mundo; habiendo de admirar-aun los que,
como yo, prefieren la propia raza, con todos sus inconvenien-
tes, a la extrafia-los portentos del gobierno propio, y de
comprender c6mo realzan al hombre, que corona le ponen so-
bre la frente las instituciones que reconocen y proclaman en
toda su grandeza la dignidad humana y declaran a cada ciu-
dadano propietario de si mismo; testigos del levante majes-
tuoso de esta civilizaci6n nueva; mirindola reinar en pueblos
de nuestra propia familiar en toda la extension del continen-











LA ORATORIA EN CUBA


te; viendola alli, a cada dia que pasa, hacerse mis incontesta-
ble su ben6fico influjo, qu6 tiene, pues, de extraordinario
que no existan en Cuba, sino por excepei6n casi prodigiosa,
partidarios de las moribundas tradiciones political del pa-
sado, y que este credo espl6ndido, escrito en todas las con-
ciencias, que este evangelio politico, por todos adorado, ha-
ga mfs duro, mAs humillante, mis insoportable el regimen
turco, que s6lo admite la omnipotencia y el criterio infalible
del sable y de las bayonetas, y que proclama con acento so-
lemne que todo debe sacrificarse al prestigio del principio
de autoridad, muchas veces en los moments mismos en que
la autoridad deja de ser un principio para ser s6lo un heeho.
y un hecho brutal, en que minan, en que destruyen su pres-
tigio los encargados de representarla, en que la pisotean y la
baldonan los que se llaman sus defensores y sus paladines?
Lo acabo de decir, sin embargo, y voy a repetirlo, porque
en material de ideas political precisa la claridad de los con-
ceptos, porque en asuntos de political, que son siempre para mi
asuntos de conciencia, jams sacrifice a lo que pueda ser la
popularidad la entereza de mis convicciones. Si, lo repito yo,
que soy un hombre amante de mi raza: admiro a la raza anglo-
sajona, pero no apetezco su dominio en Cuba.
Acepto mi raza con todos sus defects y con todos sus
defects la amo y tengo verdadera devoci6n por sus desti-
nos. No soy de los que afectan costumbres, sentimientos y
carfcter que no son los de mi raza. Anhelo y sueiio a la ra-
za espafiola, unida por estrechisimos y cordiales vinculos cons-
tituyendo una cuasi federaci6n de pueblos libres, consagra-
da a la religion de la justicia; y no soy de los que piensan
que nuestro carActer present obstAculos insuperables para
el ejercciio de la libertad. Comprendo y reconozco que necc-
sitamos ser mas reflexivos, educarnos, reprimir en algo nues-
tros impetus naturales; pero veo ain en muchos de nuestros
errors y de nuestros lamentables extravios la sefial carac-
teristica de cualidades que nos harAn al cabo sefialadamente
aptos para la vida del derecho y de la libertad. Aun sin ha-
blar de pueblos de nuestra familiar que han dado en esta ma-
teria tan buena muestra de si, como el sesudo y laborioso
pueblo chileno; aun sin hablar de ciertos episodios de la his-
toria eubana, porque temo que se vaya mi palabra fuera del
limited que la discreci6n y el buen gusto le sefialan, espa-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


fioles eran los que con Padilla tremolaron desesperada, pe-
ro en6rgicamente, el estandarte de la libertad; espafioles eran
los hombres venerables de las Cortes de Cidiz, y aquel poe-
ta insigne, cuya lira de bronce conserve Espafia con respe-
to en el museo de sus glorias mas queridas; espafioles eran
Riego y Quiroga y los que en dia memorable los acompafiaron
a poner en tierra las funestas pretensiones del absolutismo;
espafoles son esos tribunos, esos ap6stoles, esos paladines
heroicos, esos mArtires sublimes que han hecho la Espafia
modern y que preparan hoy la gloriosa Espafia del porve-
nir. 1Ay! qu6 mal la sirven y comprenden los que se empe-
fian en que el siglo decimo quinto, al desembarcar en Cuba
las huestes de la conquista, qued6 detenido el reloj de la ci-
vilizaci6n, y al mismo tiempo que ligado para siempre este
suelo a la triste suerte de depredaci6n y violencia de que
entonces fu6 teatro, ligado para siempre el carter espafiol
a todo lo que hay de mas oscuro en la historic, a todo lo que
hay de mas triste en el mundo.
Sefiores, voy a cerrar y a resumir mi discurso. Nosotros
somos espafioles, pero somos cubanos. El concept privati-
vo y esencial de nuestro patriotism no es incompatible-de
suyo, por lo menos-con el concept de la raza y con el con-
eepto de la nacionalidad; pero cada vez que, con desacierto
criminal y enorme, los hagan incompatible, tendrA, por le-
yes incontrastables de la Naturaleza, que afirmarse. Y por
otra parte, tenemos ideas, tenemos sentimientos que, por enci-
ma de todo, deben sacarse a salvo. Un orador espafiol
muy conocido decia en una ocasi6n famosa: "Antes que repu-
blicano soy espafiol." Yo no comentar4 la frase. Me conten-
tare con decir: antes que espafiol y antes que eubano soy un
hombre; esto es, un ser rational y libre dispuesto a hacer res-
petar en todas circunstancias la dignidad de su naturaleza,
dispuesto a combatir por su libertad, aun seguro de su impoten-
cia, y resuelto a repetir con el filtimo aliento de su vida aquella
frase de otro orador espafiol, menos charlatAn de liberalism que
el que antes cit6: "iLibertad, el que por tu causa va a morir,
te saluda!"








































BERHRRDO PORTUOnDO BRRCELO
(1840 1920)

Naci6, en Santiago de Cuba, el 20 de julio de 1840. Murio, en
Madrid, en diciembre de 1920.

I 0 fu6 un orador genuinamente eubano, sino un orador
Soque intervino en la political colonial abogando por la
oL abolici6n de la esclavitud y por la autonomia de una
provincia de Espafia, como punto culminante de la political del
moment, al mismo tiempo que militaba en partidos avanza-
dos de la Metr6poli.
Por su estructura general, moldeada en el ambiente de la
Espafia de mediados del siglo XIX, era un politico espafiol.
Diputado por el partido Liberal de Cuba, en 1879, su condi-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


ci6n de military le hacia insospechable de separatist, y ello le
di6 facilidades para promover ciertos debates en las Cortes es-
pafiolas, al lado de Labra y otros prohombres liberals.
La oratoria de Portuondo sugiri6 a Manuel de la Cruz la
imagen de "un economist que se desdobla en un estrat6gico,
porque disponia los arguments, formaba los diseursos, enfilaba
las ideas y llegaba a las palabras, o las descargaba, como quien
plantea un problema aritm6tico y lo resuelve, o manda former
el cuadro y dar la voz de fuego."
Represent el papel de vocero parlamentario y agitador; fu6,
sucesivamente, republican y liberal fusionista, y acab6 por
ser, en el Senado espafiol, el tipo singular del representante
ccondmico hispanoamericano.
Jefe del Cuerpo de Ingenieros del Ej6rcito espafol, coope-
r6 a la defense y al mantenimiento de la soberania espafiola en
Cuba. Pudo ser un revolucionario por extension, dentro del
autonomismo, a juicio de la intransigencia integrista; pero nun-
ca la representaci6n ni el eco del sentimiento intimo cubano, aun
cuando participara de una campafia tribunicia que di6 caricter
y orientaci6n a una 6poca. El orador, juzgado en abstract,
merecia la reputaci6n de que gozaba. Hablaba con naturali-
dad, sin altitudes de scenario, con sencillez, soltura y correcci6n.



















EXTRFICTO


del discurso pronunciado por el senor Bernardo Portuondo Bar-
celd en el Congreso de los Diputados, en Madrid, el dia 29 de
marzo de 1887.

i Cukles son, sefiores, las causes fundamentals y esenciales
de la situaci6n por que la Isla de Cuba atraviesa ? Son, en pri-
mer lugar, las cargas verdaderamente exageradas que pesan so-
bre ella. Quien examine el presupuesto de Cuba, quien conozca
su riqueza, no como hoy se halla mermada, destruida, casi com-
pletamente aniquilada, sino aqu6lla otra que aun conservaba el
aflo 83 u 84, que creo fu6 cuando se discuti6 la Ley de autori-
zaciones, veri por una sencilla operaci6n numerica de las mas
elementales, que las eargas que entonces pesaban sobre la pro-
ducei6n en la Isla de Cuba ascendian a mis de un 70 por cien-
to de la renta liquid, teniendo en euenta los datos oficiales.

Y si bien es verdad que posteriormente el presupuesto se ha
reducido, buena obra debida a la gesti6n del senior Gamazo, en
cinco millones, tambien lo es que la riqueza ha decrecido en mis
fuerte proporci6n, porque el precio del fruto que constitute el
nervio de esa riqueza, que es el aziicar, que viene a ser el 80 por
ciento de la producci6n total, ha bajado de 9 a 3 reales. Prime-
ra manifestaci6n de lo exagerado de la carga que pesa sobre
Cuba.
Segunda manifestaci6n, el tanto por habitante. Aun des-
pues de la reducci6n a que antes me he referido, el tanto por
ciento por habitante que toca a los de Cuba es 87 pesetas. Vos-
otros sabeis, sefiores diputados, que muchas veces hemos dicho
que no hay en Europa, y quizAs en el mundo, ningfn pais en
donde el tanto por habitante sea mis fuerte que en Espafia.
En la Peninsula sube a 48 pesetas; ya veis que casi lo duplica
el tanto por habitante en Cuba.










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


Y no quiero hablar, porque esto sera objeto de debates parcia-
les que mis amigos sostendran aqui; no quiero hablar del caos
monetario, lo dire asi, de la irracionalidad monetaria en que
vive Cuba, de las condiciones en que se agita y se mueve el fni-
co establecimiento de credito que alli hay; no quiero hablar, ni
me parece oportuno en estos moments, de la absurda forma
anticientifica y antiecon6mica de la circulaci6n fiduciaria de la
isla de Cuba; no quiero tampoco tocar los finicos gastos que
en las colonies son reproductivos, que son los gastos de Fo-
mento, y que apenas llegan a un mill6n de pesos en el presu-
puesto que hoy, despu6s de muy reducido, viene a ser de 25
millones.

Como remedio de estos graves males se han presentado los
siguientes: supresi6n o rebaja de los derechos de exportaci6n:
supresi6n del derecho transitorio que pagan los aziicares en la
Peninsula y de toda exacci6n que venga, digamoslo asi, a mixti-
ficar la libre entrada del aziicar; libre entrada y libre venta del
tabaco; tratado de comercio y por filtimo que se favorezca y
auxilie la emigraci6n de trabajadores contratados.

Pero dice el Ministro de Ultramar, en cuanto se refiere a la
rebaja de los derechos de exportaci6n: "Me quitiis 3 millones
de pesos que de d6nde los voy a sacar si no puedo aumentar la
contribuci6n directa"

Y luego dice el Ministro de Hacienda: C6mo voy a su-
primir el derecho transitorio? C6mo voy a abrir esa brecha
en el Presupuesto de la Peninsula? Si mediante este sacrificio,
que yo impusiera al contribuyente peninsular, supiera que re-
solveria el problema de la producei6n de Cuba, o supiera que
contribuia de una manera sensible a conjurar la crisis que en
Cuba se siente, ya veriamos modo de suprimirlo; pero aun
cuando la Peninsula, para su consume, no tuviera mas que azu-
car de Cuba, y no viniera nada de Puerto Rico y Filipinas, ni
hubiese industrial azucarera en nuestro territorio, no podra ser
nunca mercado para nuestros aziicares de Cuba, supuesto que
no se venderia en este mercado mAs que el 6 6 el 7 por ciento
de la producci6n total de aquella isla. C6mo hacer una re-
forma de esta naturaleza con la perspective de tanta ineficacia
y de tanta esterilidad?"










LA ORATORIA EN CUBA


Otro dia se levanta el Ministro de Estado y dice: "Si no
hay tratado de comercio no es culpa nuestra, sino de aquellos a
quienes no pod6is culpar, de extranjeros que defienden sus in-
tereses extrafios a los nuestros."
Por iltimo, todos debris recorder las palabras que pronunci6
el senior Presidente del Consejo de Ministros al declarar que no
se podian aceptar aquellas enmiendas, ni imponer a Espafia
aquel sacrificio, diciendo que Cuba y Puerto Rico estin tan
interesadas o tal vez mAs que las demas provincias espafiolas
en no disminuir ni quebrantar el presupuesto y el Tesoro de
la Peninsula, ya que, por desgracia, pudiera estar Ilamado a acu-
dir en auxilio de las desgracias por que pasan o pudieran pasar
las Antillas.

Pero entonces ~no habrA ningfn remedio? Las soluciones
que nosotros proponemos son bien conocidas: todas han sido ex-
plicadas en esta Camara; todas han sido presentadas en forma
de proposiciones de ley, con las cuales hemos formado un fo-
lleto que se ha repartido a todos los sefiores diputados. En
esas soluciones hay lo que podriamos llamar la 16gica del proce-
dimiento. Pedimos reforms completes: pedimos alteraci6n
del sistema tributario: pedimos un nuevo orden de relaciones
financieras de justicia entire las provincias europeas y america-
nas de la misma patria; pedimos que la reform del sistema
tributario alcance al rAgimen commercial por entero; que se ex-
tienda al impuesto de consume de ganado; pedimos que se su-
priman por complete los derechos de exportaci6n, no s61o del
azfiear, sino de todos los products de Cuba y Puerto Rico. Pe-
ro queriendo todo esto no podemos obtenerlo si no coronamos la
obra. 1 C6mo? Con un nuevo regimen de gobierno colonial
que permit la formaci6n de un presupuesto reducido que sea
consecuencia y resultado de ese nuevo regimen.

Yo se que hay un axioma en political en virtud del cual no se
puede ni se debe pedir a un partido y a un gobierno que reali-
cen aquello que no esta en su program. Yo, autonomista, no
vendr6 a pedir a un gobierno asimilista que plantee la auto-
nomia; pero no estoy en mi derecho al manifestarle que esta
en el caso de realizar'reformas compatibles con esa asimilaci6n?
Yo creo que este Gobierno puede y debe modificar el sistema










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


tributario de la Isla de Cuba, comenzando, sobre todo, por de-
clarar libre la exportaci6n, como libre es la exportaci6n en Es-
pafia, reformando el Arancel de una manera enteramente ani-
loga, en cuanto a la esencia, a como se ha reformado el Arancel
de la Peninsula... Es precise que desaparezcan esos derechos
monstruosos que se cobran por el complicado Arancel de Cuba,
del cual hizo tan magistral pintura el senior Moret, euando, com-
batiendo el primer presupuesto de los conservadores, defendi6
aqui las reforms que pediamos.

DespuBs de estas reforms el Gobierno puede y debe emplear
el anico medio de desarrollar las obras pfiblicas en aquellos
paises: la garantia del interns; con esta garantia es como en
Cuba y Puerto Rico se podrAn hacer caminos, canalizar rios,
mejorar los puertos, que a toda prisa se estan cegando; en una
palabra, desarrollar grandes obras que serfn la base de una nue-
va vida pr6spera y feliz.
Debe el Ministro, siempre dentro del criterio asimilista, ha-
cer otras reforms administrativas, porque la hacienda provin-
cial y municipal viven en Cuba y Puerto Rico en estado de as-
fixia y de absorci6n complete por el Gobierno General. La ley
provincial y la municipal que este Gobierno desde luego ha de-
clarado que llevarh a Cuba y a Puerto Rico deben ser aplicadas
a dichas Islas. Y el Consejo de administraci6n, que declar6
aqui el senior Le6n y Castillo, cuando era Ministro de Ultramar,
que era necesario y urgente reformarlo, I e6mo se habia de refor-
mar ? Imitando a la naci6n francesa, que jamfs ha sido autono-
mista. DAndoles facultades de acuerdos ejecutorios en todo
aquello que fuese de character econ6mico y administrative pu-
ramente local, hasta el punto de que discuten sus presupuestos,
de que reforman sus aranceles, etc. jHay algfin inconvenient
en que un Gobierno asimilista realice esta reform, que despu6s
de todo fu6 anunciada aqui por el senior Le6n y Castillo desde
1882, es decir, hace cinco afios?

Declaro que cualesquiera que sean mis ideales en material de
political colonial, ideales que sostengo y he de sostener hasta que
muera; declare que si un Gobierno viniese aqui con soluciones
de esta naturaleza, mi voto, mi apoyo, mi concurso, en tanta
escala como pudiera prestarlo el ministerial mis decidido, los
tendri el tal Gobierno.









































mFlHUEL DE "ESIS1 POHCE Y RBRAHAHTES
(1846 1894)

Naci6, en la Habana, el 23 de abril de 1846. Murid, en la mis-
ma ciudad, el 24 de ag sto de 1894.

1RADOR del Partido Autonomista, fu6 uno de sus mis
laboriosos y briosos paladines, y, sin duda, de los que
mis encajaban en el sentimiento popular. Jugaba con
la dialectica como un maestro de armas con su florete.
Abogado sapiente, conquist6 lauros como estradista y como
jurista. Antes de ser abogado, colabor6, a instancias de sus
maestros, en la Revista de Jurisprudencia, y cuando recibi6 la
investidura de licenciado en derecho civil y can6nico (1868),
expuso y justific6, en un magnifico diseurso, el derecho de que
la mujer sucediera al marido en el ejercicio de la potestad do-










52 EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA

mestica, tal cual la establecieron nuestros fueros municipales si-
guiendo el espiritu del Fuero Juzgo.
En los dias aciagos de la revoluci6n del 68 defendi6, como
abogado, contra las iras de la intransigencia integrista, Avida
de sangre, a Francisco Le6n, acusado de laborante y auxiliar
del Ej6rcito Libertador.
Figur6, por derecho propio, en el estado mayor del autono-
mismo ortodoxo, y, aunque consecuente con sus principios li-
berales, dentro del process evolutivo, no abraz6 la causa revo-
lucionaria; sirvi6 y am6 a su pais y a sus conciudadanos sin
reserves de espiritu, como hombre que lleva en su coraz6n el
viatico del amor y del dolor de su patria. Abog6 con su pala-
bra cAlida por la implantaci6n de la autonomia y por el impe-
rio de la paz moral.
Fu6, en resume, un character integro consagrado al sacer-
docio de la justicia en las esferas del foro y la political.




















DISCURSO


pronunciado por el sehor Manuel de Jesis Ponce, en la reu-
nidn celebrada por el Partido Autonomista en Matanzas, el
dia 25 de marzo de 1892.

Vuestros aplausos me animan porque significant la benevo-
lencia, que anticipadamente me conced6is, y que necesaria es
para mi, que s61o cumpliendo un deber de discipline me atre-
veria a presentarme ante vosotros; y digo un deber de disci-
plina porque en la agitaci6n que tenemos que producer en
todos los Ambitos del pais; en la energica protest, que debe-
mos formular, contra la situaci6n arbitraria, en que se nos
coloca, hemos acordado que hablemos todos, los oradores y
los que como yo no lo sean, porque todos hemos de consignar
la verdad, y ser los fieles interpretes de los sentimientos de
este pueblo desgraciado, tan mal comprendido siempre por
gobiernos, que lenos de obeecaei6n, no han llegado a imaginary
que cuando desde las esferas del poder se dirigen hombres
cultos, que aman la libertad, como los que residimos en este
pais, no se les inspiran simpatias ni se les infunde amor, con
las fuerzas materials, sino con el reconoeimiento de sus de-
reehos y con el respeto a su decoro y su dignidad.
Admirable es que se haya desoido por tanto tiempo nues-
tra propaganda de paz y de armonia: que habiendo estado
los liberals animados de un espiritu de concordia salvador
de los intereses cars a los ciudadanos de los paises cultos;
que habiendo buscado siempre la mas estrecha solidaridad en-
tre todos los que aqui residimos, sin distinciones de classes ni
de procedencias, haya habido quien creara uno y otro dia
situaeiones dificiles, dictando disposiciones atentatorias a
nuestros derechos, deseonocedoras de nuestras necesidades, y
por las cuales se ha constituido a nuestros adversaries poli-
ticos en una easta privilegiada, a la vez que se ha excluido a










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


los liberals de la legitima, de la natural intervenci6n que les
corresponde en el gobierno de nuestro propio pais. Y esa ad-
miraci6n es much mayor en las presents circunstancias, en
que, desp'ues de trece afios de discipline modelo, tanto mAs no-
table, cuanto que nuestros adversaries se dividen y subdividen
profundamente, se quiere, como coronamiento de los desacier-
tos pasados, atacar a los liberals, no s6lo en sus aspiraciones
de gobierno local y propio, sino atacarlos en todo aquello que
hay de mis esencial para la vida de los pueblos cultos, y cu-
yos ataques nos colocan en situaci6n de que ya no podremos
vivir ni liberals ni conservadores, a no ser que nos conforme-
mos con la vida de las tribus berberiscas, sin hacienda, sin
administraci6n, sin comerci sin cultural, sin patria y sin li-
bertad.
Y a esta situaci6n nos conducen las disposiciones que se
dictan por el Gobierno de la Metr6poli y especialmente desde
que, para desgracia nuestra, rige el senior don Francisco Ro-
mero Robledo el Ministerio de Ultramar. Ese Ministro, con la
rapidez vertiginosa del torbellino, sin orden ni concerto, guia-
do de un espiritu que no podemos llamar reformista, sino
esencialmente desorganizador, a todo toca, y todo lo trastorna,
y no hay interns sagrado de este pais en el que, a pretexto
de economies, no haya puesto su imprudente mano.
Mas antes de ocuparme de algunas de sus disposiciones,
debo hacerlo de una de las cuestiones de mas vital interest
para nosotros, que vivimos la vida constitutional, y en cuya
cuesti6n se nos han inferido, y se siguen infiriendo a6n, ilegi-
timos agravios, contra los cuales debemos protester. Me re-
fiero a la cuesti6n electoral, y para explicar esos agravios me
permitir6is que dirija una mirada retrospective, para volver
despues a ocuparme de las disposiciones a que me referia de
nuestro especialisimo Ministro de Ultramar.
Todos sab6is que las leyes electorales que nos rigen fueron
promulgadas con el character de transitorias en el afio 1878,
poco despues de la paz del Zaj6n. Con esas leyes restrietivas
del voto electoral fuimos a los comicios y obtuvimos algunos
triunfos; recorded cuando conseguimos la mayoria en la Di-
putaci6n Provincial de la Habana; cuando obtuvimos la ma-
yoria en muchos Ayuntamientos, y la minoria en casi todos
los de la isla; pero debris saber que aquella mayoria no nos
di6 la mayoria en el seno de la Comisi6n Permanente de la










LA ORATORIA EN CUBA


Diputaei6n, pues por obra del Gobierno fu6 convertida la mi-
noria en mayoria, con escarnio del sistema representative; y
que en los Ayuntamientos en que podiamos nombrar Alcaldes,
venia la mano ferrea del Gobierno para imponer alcaldes de
su elecci6n, y lo que es mas, por simples faltas, muy inferiores
a las que cometian Ayuntamientos conservadores, se suspen-
dian y se destitufan Ayuntamientos liberals, excluy4ndonos
de ese modo de las corporaciones de elecci6n popular.
Y a esto se ha agregado algo que desencanta, y es la mix-
tificaci6n que del voto electoral han hecho nuestros adversa-
rios politicos protegidos por el Gobierno. En efecto, tenian voto
los industriales y comerciantes, los propietarios y arrendata-
rios, pero mientras los primeros podian justificar su derecho
por medio de simples declaraciones, a los segundos se les exi-
gian declaraciones fehacientes. AdemAs, entregadas las alcal-
dias de barrio a conservadores y las oficinas del tesoro a eon-
servadores tambien, dificil era para los liberals obtener cer-
tificaciones para acreditar su derecho, mientras que a manos
llenas se prodigaban a conservadores. De nada valian las re-
clamaciones a los Ayuntamientos: 6stos declaraban sin lugar
nuestras solicitudes, y cuando acudiamos a las Comisiones Per-
manentes de la Diputaci6n Provincial, como no procedian co-
mo corporaciones encargadas de administrar justicia y de
aplicar rectamente la ley, sino como organisms politicos apa-
sionados, confirmaban los expresados acuerdos; y al llegar a
los tribunales de justicia era con festinaci6n tan inaudita, que
muchas veces esos acuerdos eran confirmados; porque no ha-
bia siquiera el tiempo necesario para estudiar las cuestiones
que en los expedientes se discutian.
Y esas leyes y esos artificios continfan imperando toda-
via, de modo que de transitorias se han convertido en perma-
nentes, no obstante que en la Peninsula se dictaron despuks
leyes m(s expansivas, y por filtimo, se ha coneedido el sufra-
gio universal.
Y esta situaci6n tristisima se debe al espiritu de suspica-
cia, verdadero o fingido. con que se nos mira; y a la malque-
rencia-6sta si es verdadera-con que se nos trata. Nuestra
propaganda es pacifica; pues somos gentes levantiscas. Tra-
tamos de lamar a nuestro seno a los hombres de buena fe;
pues somos las sirenas que atraemos a los incautos para de-
vorarlos. Nos movemos en la esfera de la legalidad y buscamos









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


medios para conjurar los peligros que amenazan la existeneia
de nuestro pais, asociandonos a las classes productoras; pues
en esas corporaciones o comites o juntas que se forman estin
los separatists. Y por iltimo, si se trata en el Congreso o en
el Senado de alguna cuesti6n referente a los intereses peninsu-
lares, que estin muy mal administrados por el Gobierno con-
servador, y 6ste teme los justos ataques de la oposici6n; pues
se promueve una cuesti6n incidental sobre nosotros, para
calmar y apaciguar los animos, y se nos dice enemigos de
Espafia, y se califican nuestras doctrinas de peligrosas, no
como si fueran la expresi6n de la ciencia, sino la expresi6n de
la mentira y de la deslealtad.
Lo decimos con franqueza: por ese camino se va a la per-
dici6n. Si nuestros representantes en Cortes hubieran estado
en el Congreso, en aquella memorable sesi6n en que de esa
manera fuimos atacados por los sefiores Cinovas del Castillo
y Romero Robledo, seguramente hubieran podido decirles:
"Os equivocais: en Cuba ya casi no existen separatists: por
patriotism, por consecuencia, por espiritu de conciliaci6n,
por interns, por fraternidad, queremos, dentro de la naciona-
lidad, resolver nuestros conflicts. Si el nfmero de separatis-
tas aumentara, no se deberia a nuestra propaganda autono-
mista, sino a vuestras imprudentes manifestaciones; porque,
tenedlo entendido, la nacionalidad no se impone al individuo;
con ella se nace y se tiene de derecho, sin que sea precise la
concesi6n o la gracia de determinado Ministro; y esa nacio-
nalidad se fortifica con los lazos de la uni6n, de los comunes
intereses, con la solidaridad de ideas, de dichas y de infortu-
nios, y sobre todo con la igualdad de derechos, pero no con
la suspicacia, con la desconfianza ni con el insulto".
Pues bien; mientras esas leyes electorales nos rijan, sos-
tenidas precisamente por ese espiritu de malquerencia, el
partido liberal permanecera en el retraimiento. Aspira al su-
fragio universal tal como en la Peninsula se ha establecido,
porque entiende que en material de derechos individuals no
puede haber disparidad y que no es dable que pueda haber
dos classes de derechos: uno para los espafioles de la Peninsu-
la y otro para los espafioles de Cuba.
Con todo, como el Partido Liberal entiende que puede y
debe luchar, para conseguir sus prop6sitos, si se dictase una
ley expansive que le permitiera asistir a los comicios con es-










LA ORATORIA EN CUBA


peranzas de 6xito, acudirk a ellos, pero siempre sosteniendo,
hasta conseguirla, en material electoral, la identidad de lo
que se practice en la Peninsula.
No esperen, pues, nuestros adversaries politicos que vaya-
mos a una lucha est6ril. Si sus manifestaciones son verdaderas;
si, como dicen en su prensa seria-y no me ocupo de la que no
es seria, porque esti condenada por ellos mismos y por la
piiblica opini6n-, si como dicen, repito, nos consideran un
partido de orden y desean vivir con nosotros la vida del de-
recho, que se reorganicen, pero no con miras estrechas, ni
con exclusivismos, ni con protecciones inauditas de gobier-
nos obcecados, que los constituyan como hasta aqui una casta
privilegiada, sino con tolerancia, con respeto a nuestro dere-
cho, sin violar la ley, y pidiendo que esa ley sea la expresi6n
de la paz, pero no de la paz mentira, sino de la paz verdad,
de la paz de los espiritus, de la paz moral, que tanto necesita-
mos, porque sin ella los gobiernos protegerin al Partido Con-
servador en oposici6n al Liberal, pero explotarAn y dominarin
a ambos, y destruiran nuestro comercio, nuestra agriculture,
nuestra industrial, y al caer todo esto, caera todo lo que signi-
fica progress y civilizaci6n y seremos un mentis; que digo
un mentis: un insulto para las naciones libres y cultas que nos
rodean.
Mas si el Partido Liberal permanece retraido de los co-
micios, tiene que protester uno y otro dia contra los agravios
que ha causado ese retraimiento; y ademis debe velar por que
el poder con sus invasiones no ponga en peligro los intereses
permanentes del pais; y a la verdad, dificilmente despu&s de
la paz del Zanj6n se ha presentado una 6poca mas triste para
la libertad que la en que nos encontramos.
En efecto, el especial comercio llamado de cabotaje que
con nosotros realize la Metr6poli, trayendo de alli libre de
derechos todo lo que se produce, y no permitiendo que lle-
vemos de aqui nada de lo que producimos, y lo que se nos
permit, recargindolo implacablemente de derechos, para pro-
teger, no a la naci6n, sino a unos cuantos productores; el mo-
vimiento de estos mismos para obtener la denuncia del con-
venio de reciprocidad celebrado con los Estados Unidos; los
gravimenes impuestos sobre el aziicar y sobre el tabaco; el
heeho de que un gobierno en pleno period constitutional y
con una autorizaci6n que a otro gobierno y no a 61 fu conce-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


dida, funcionando las Cortes, se permit dictar uno y otro dia
resoluciones arbitrarias, que atacan todo lo mis esencial de
.nuestro pais, constituyen verdaderos peligros para nuestra
existencia, para nuestra producci6n, para nuestro orden social
y politico, para nuestra descendencia, a quien si seguimos por
ese camino, s61o podremos legarle el triste cuadro de nuestra
miseria y nuestra ruina.
Nuestro especial ministry de Ultramar a todo toca bajo
pretexto de economies: en lo administrative, crea regions sin
estudiar la topografia de la isla y destituye empleados para
nombrar otros, que no.tienen titulos que invocar; en lo ju-
dicial, suprime Audiencias, dificultando la administration
de justicia, tan indispensable para la cultural y bienestar de
los pueblos; en lo econ6mico, grava nuestros products azu-
eareros. en los moments en que el gobierno de la Repiblica
Americana concede una prima a sus productores, y trata de
continuar la recogida del billete en la forma que 61 mismo
habia condenado; y en lo literario, suprime institutes de se-
gunda ensefianza y anula airadamente la facultad de confe-
rir el grado que tenia nuestra Universidad, matando el entu-
siasmo de nuestra cstudiosa juventud, que ha demostrado con-
diciones para la ensefianza, obteniendo en buena lid todas las
cAtedras a que ha aspirado en la Peninsula, como lo hemos visto
con los doctors Johnson. O'Farrill, Bustamante y Biosca, y me
refiero a 6ste filtimo. porque, aunque nacido en Catalufia, aqui
en nuestros institute. v en nuestra Universidad ha hecho sus
studios, de modo que cualesquiera que sean sus m6ritos, a Cu-
ba indudablemente correspondent.
Pero lo mas notable de todo es que el senior Ministro no
sabe ni por qu6 dicta sus disposiciones, porque unas veces
habla de economies indispensables en tono de convicci6n y
otras veces desmiente que haya que hacer economies. En el
mismo decreto, suprimiendo el doctorado, lamenta, dice en el
preimbulo, disminuir la cultural del pais, agregando que qui-
siera aumentarla; y poco tiempo despubs, en una discusisn en
las Cortes, dice que la supresi6n del doctorado obedece no a
razones de economic, sino a razones political, indicando como
que es necesario, que se espafiolicen los cubanos, obligindolos
a ir a Madrid a recibir el grado de doctor. De modo que se
realize un acto injusto, y se lanza al propio tiempo la manza-
na de la discordia entire insulares y peninsulares, diciendo a










LA ORATORIA EN CUBA ou

6stos, que no son capaces, al trasmitir la existencia, de tras-
mitir la nacionalidad, para que en todo tiempo considered
nuestras doctrinas peligrosas; que digo nuestras doctrinas,
hasta nuestros mis ocultos pensamientos, y vean en los cu-
banos siempre los eternos enemigos de su dicha y tranquilidad.
Nosotros debemos protestar contra semejantes acusaciones
en esta propaganda, que si bien es, como siempre, conciliadora,
para nuestros adversaries que piensan con sensatez, es de pro-
testa contra los actos inauditos de los gobernantes, que nos
atacan uno y otro dia sin piedad; y venimos obligados a con-
tinuar en esta propaganda, para decir a ese Gobierno que no
debe continuar en su obra, porque esa obra es la obra de la
perdici6n, y darle oportuno aviso de los males que puedan
sobrevenir; y lo hacemos sin temores y sin esperanzas de re-
compensa, por patriotism puro y desinteresado; sin temores,
porque dentro de la legalidad nos encontramos, y sin esperan-
zas de recompensa, porque, dem6cratas convencidos, jams he-
mos podido pensar ver adornados con cruces nuestros pe!hos,
ni que se nos concedan titulos nobiiiarios que trasmitir a nucs-
tra descendencia. Somos en las juntas de nuestro Partido los
representantes de la mayoria del pais, si, de la mayoria del
pais, que ve con satisfacci6n que tratamos de resolver nues-
tros conflicts, por procedimientos pacificos y sin acudir a las
cruentas y terrible reivindicaciones de la fuerza. Nuestro de-
ber es lamar la atencii'n de los hombres sensatos de la Metr6-
poli y de los sensatos de este pais, para que comprendan la
raz6n de nuestras quejas y se decidan a hacer justicia; y cui-
dado que no es cierto que amenacemos ni provoquemos; lejos
de ello damos la voz de alerta. Las situaciones luctuosas no
las desea el Partido Liberal; lejos de ello, trata de evitarlas.
La desolaci6n de las families, la destrueci6n de la propie-
dad, la confiscaci6n y la proscripci6n, son ideas bien tristcs
que quisieran alejar de su pais, porque desean evitar lagos de
sangre y ganancias inmundas con la ruina y la miseria de los
hermanos. Si quisibramos, como se dice, la guerra, no estarin-
mos evitAndola uno y otro dia con esta propaganda, que como
antes he dicho, es de protest, pero al propio tiempo de concilia-
ci6n; lo que hacemos es avisar los peligros que atravesamcs y
las consecuencias tristes a que podemos llegar, y debe agrade-
cersenos, sin duda, porque perseveramos en nuestros esfuerzos y
llegaremos con ellos hasta donde podamos legar; pero si des-










60 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

graciadamente nuestros esfuerzos fueran est6riles, si nuestros
prop6sitos fracasaran, si a nuestra invitaci6n de que se nos
permit la vida del derecho se contest con el desd6n; si, como
se dice en el manifiesto al pais, nos agitamos en el vacio, nos-
otros no tenemos el derecho de engafiar, diciendo que espera-
mos cuando tengamos ya perdida toda esperanza, y entonces
con verdadero dolor iremos a la disoluei6n de nuestro partido;
y lo decimos con lealtad: el animo se sobrecoge al pensar lo
que ha de ser nuestro pueblo sin direcci6n y sin guia, porque
cualquiera que sea su resoluci6n ha de ser realmente desgarra-
dora, porque o se somete a su desgracia y queda humillado y
tiranizado, o se lanza a los azares de la fuerza, y tanto en uno
como en otro caso, siempre podri decirse que los humillados
y los tiranizados, o los alzados y revolucionarios, son espafioles,
es decir, hijos y hermanos que uno y otro dia han pedido el
reconocimiento de sus derechos, y que sin embargo uno y otro
dia, de una manera ciega y obcecada se les negaron.









































mIBUEL F. UIOHDI
(1846 1919)

Naci6, en Guanabacoa, el 7 de octubre de' 1816. Muri6, en la
misma villa, el 14 de noviembre de 1919.

A UTONOMISTA ortodoxo, gozaba de prestigio en la opi-
ni6n cubana, porque si bien euidaba de ratificar su fe
en las posibles reetificaciones de la political colonial de
Espafia, se advertia que hablaba por convicci6n, y no por ser-
vilismo, y porque tenia una elocuencia connatural, que no es-
taba en sus ideas ni en sus palabras, sino que brotaba de toda
su persona. Habia que oirle. Su voz tenia registros peculia-
res, y sus ademanes le asemejaban a Manuel Sanguily, el Pe-
tronio de la palabra.










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


Su oratoria, de tono expositivo, se ajustaba a la indole de la
oratoria autonomista en conjunto. Revisando sus discursos,
se ve que obedecen a un texto comfin, como si se le hubieran da-
do puntos de meditaci6n para exponerlos en la tribune. Asi,
la oratoria autonomista, en cuanto a su program, era conse-
cuente consigo misma, encaminada mis a abordar la cuesti6n
econ6mica de Cuba que la political, y mis a obtener un arreglo
contemporizador, un modus vivendi, que un status pleno y per-
manente de positives derechos. S61o cuando los avanzados,
queriendo, o los integristas, sin quererlo, rompian estos chno-
nes y dejaban escapar, por desahogo o por descuido, un chorro
de fuego, lleg6 su tribune a ser digna de Cicer6n y Fox.
Abogado de talla, tenia autoridad doctrinal y moral en el
foro cubano. Por su bufete, uno de los mis acreditados de
Cuba, pas6 como una rifaga luminosa, en 1879, Jos6 Marti, que
no pudo adaptarse a la vida sedentaria de su profesi6n juri-
dica, y se entreg6 de lleno a su misi6n de redentor.
En los albores de la Repfiblica se afili6 Viondi a la extre-
ma derecha de la nueva political, siempre fiel a sus ideas coi-
servadoras; pero no exhal6 jams ni una frase amarga para la
situaci6n republican, que habia combatido, y acept6 con lim-
pieza de coraz6n el nuevo orden de cosas. Entonees, su pa-
labra pareci6 mis elocuente y sentida.
En su primera 6poca de hombre piiblico, la del Partido Au-
tonomista, parecia estar entire el disertante y el orador, no
lo bastantemente frio para ser lo primero, ni lo suficientemente
chlido y remontado para lo segundo; pero fu6 siempre un verbo
16gico acorde con una conciencia recta.





















DISCUR5O


prontuciado por el sefor Miguel F. Viondi en la reunion poli-
tica celebrada en la Habana el dia 27 de marzo de 1892.

SERORAS Y SERORES:
Aunque profundamente agradecido a vuestros aplausos, de-
bo manifestaros, desde ahora, que no vais a oir a un orador,
sino a un autonomista, que si ocupa esta tribune, es en obede-
cimiento a la ley de discipline, que se la sefiala como puesto
del deber; y entrando en material, sin otro preimbulo, puedo
afirmar, en primer t6rmino, que de los elocuentes discursos que
acabais de aplaudir, se desprende que dos son las notas salien-
tes que dan tono y caricter al moment actual: un sentimien-
to extenso y uniform de concordia, entire los que habitan en
la Colonia, y el procesamiento y la condenaci6n del Gobierno,
por el voto unanime de la opinion piiblica.
Al Partido Autonomista, que march a la vanguardia, le
ha correspondido formular la acusaci6n, y lo ha hecho en6rgi-
ca y virilmente: ha denunciado la empresa perturbadora que
lleva a cabo el actual Ministro, y juzgando al hombre por su
obra, le ha acusado de lo que es: un imprudente temerario;
que no se juega a capricho con todo un pueblo, que el juego es
peligroso, que las consecuencias pueden ser funestas y el arre-
pentimiento tardio; y tanto es asi, que en los C6digos de todos
los paises se prev6 el caso 6se de imprudencia que, con au-
dacia de loco y en son de reto, viene cometiendo, para con es-
te pais, el actual Ministro de Ultramar.
Los C6digos castigan tambien, en el orden de la vida indivi-
dual, la violaci6n de dep6sito, en que ha incurrido el Partido
Conservador de la Peninsula, disponiendo de nuestro dinero,
dando el dinero nuestro, sin nuestro permiso y a ocultas de
nosotros, al Banco de Espafia.
i Situaci6n moral bien censurable la que result de la con-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


junci6n de estos actos: hoy los de un imprudente temerario,
ayer una malversaci6n de caudales, y Cuba en medio, como la
victim inocente del sacrificio, llevando las cadenas de la pe-
na, en expiaci6n de faltas que otros cometieron!
Estas ajenas faltas han traido necesariamente a los hom-
bres honrados de los partidos que aqui militan, al terreno co-
minn de la concordia. El conservador de ensuefios asimilistas,
absurdos pero honrados, se ha colocado espontineamente al la-
do del autonomista, en lo que respect a condenar el largo ca-
pitulo de cargos, en que literalmente se traducen todas y cada
una de las reforms del Ministro, y a ese conservador repugna
tanto como a nosotros, el mal uso hecho, por manos ajenas,
con nuestro dinero, con el sudor de nuestras frentes, con lo que
el impuesto exagerado quita a la economic y cuyos enormes in-
tereses continuamos nnsotros pagando. Seiiores, dinero nues-
tro, catorce millones de pesos condenados a tan extrafias e inex-
plicables trasmigraciones, que a la hora present ni el Banco,
ni la Hacienda peninsular, ni la nuestra, ni nadie sabe a qu6
otros usos bencficos se aplicark ese dinero, que nosotros, sin
embargo, pagaremos integramente.
El terreno com-in, pues, en que se han colocado el auto-
nomista que acusa y el conservador que lo aprueba, es sencilla-
mente el de las gentes honradas, donde caben los hombres de
todos los partidos, en frente del escogido por el Gobierno para
la realizaci6n de sus filtimos actos.
Pero nosotros los autonomistas, politicamente, en nada he-
mos modificado nuestra actitud. Somos hoy lo que fuimos siem-
pre, ni mis elasticos ni mks flexibles que antes. Somos y sere-
mos siempre la representaci6n legal del sentimiento cubano,
eternamente absorbido por la centralizaci6n, en la que desa-
parece, con grave daio de esta tierra, que es nuestra patria, y
a la que amamos con todas las generosidades del mas puro sen-
timiento y todas las energies del sacrificio, si las circunstan-
cias impusieran esta dura condici6n a nuestro patriotism.
Lo que hay es que si siempre hemos predicado la concor-
dia, en cuanto a los intereses generals se refiere, prescindien-
do de la personalidad political de cada cual; lo que hay es que
si siempre hemos reconocido como necesidad imperiosa, la exis-
tencia del otro partido, respetados de nosotros sus hombres,
nunca hasta ahora se nos habia creido, y menester ha sido que
el Gobierno, nivelando a sus privilegiados y a nosotros sus










LA ORATORIA EN CUBA


desheredados, con dafio igual haya creado el terreno comin
de la comin defense, donde sin desdoro para nadie, y salvan-
do su significaci6n political, han podido hablar un mismo len-
guaje Montoro y Fernandez de Castro, Segundo Alvarez y
Celorio.
SNi c6mo ni por qu6 habiamos de oponernos a la armonia,
en lo que afecta al interns general? Es inverosimil la suposi-
ci6n en contrario, porque la presencia de un peligro comin
junta las voluntades, antes que alejarlas, pues que la reuni6n
de todos los esfuerzos aumenta las probabilidades de veneer
el obsticulo, segin demostr6 elocuentemente, hace poco, el se-
fior Iglesias.
Calumniosa es la especie de que sea el odio o la ceguera
de la intransigencia, la que nos impulse a rechazar la uni6n
con nuestros adversaries, como que es falsa, de toda falsedad,
la afirmaci6n en que deseansa aqulla, de que nosotros los cu-
banos rehuimos en lo absolute el contact con el peninsular,
por el hecho de serlo 6ste. Todo desmiente semejante imputa-
ci6n. ~CuAl cubano no cuenta entire las personas preferidas
por su afecto, a muchos peninsulares?
El fen6meno cierto y visible a todas las inteligencias, es el
que ofrecen esos mismos peninsulares, que individualmente nos
conceden la raz6n, convienen con nosotros en los motives que
provocan nuestras quejas, se indignan con nuestros agravios;
pero colectivamente se colocan en frente del element auto-
nomista, condenando entonces, lo que particularmente recono-
cen just y legitimo.
La contradicci6n que he denunciado se explica a virtud de
la err6nea creencia de escuela, que ban propagado, con buena
o mala fe, los directors de las masas conservadoras, de que la
autonomia conduce a la independencia.
Nuestro gran pensador, Montoro, ha desmentido esa afir-
maci6n y probado su inexactitud, con la historic a la vista, al
formular el axioma de que la asimilaci6n se ha desenlazado
frecuentemente en la independencia, mientras que la autono-
mia jams.
De la regla general que he aplicado al modo de ser colectivo
del element peninsular, se desprenden ya muchas excepciones.
Confio en que pronto seran legi6n. Eloy Ecenarro, que hoy
presta en esta localidad su valioso concurso a la causa autono-
mista, aprendi6 a amar la libertad bajo el arbol secular de










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


Guernica y ha pisado nuestras playas sin abjurar de la reli-
gi6n political de su alma. Pocas semanas han transcurrido des-
de que dos peninsulares, convencidos del alto sentido patri6-
tico en que se inspira nuestro partido, no ban vacilado en con-
fesarse pfiblicamente autonomistas, y antes, dos coroneles, pe-
ninsulares tambien, que conquistaron sus grades, no en ante-
cAmaras, sino al frente del enemigo, el uno, el coronel Camps,
defendi6ndose, tras improvisada trinchera en Holguin, del
cerco tenaz y dilatado de las fuerzas cubanas, y el otro, el senior
Gonzalez Hoyos, oponiendo, en las llanuras de Puerto Prin-
cipe, su valor sereno y la discipline de sus tropas a la carga
impetuosa de la caballeria camagiieyana, en carta publicada
en El Pais y dirigida a nuestro ilustre jefe, bajo la intiuencia
del mitin de Tac6n, han manifestado que ingresan en el Parti-
do Autonomista; es decir, que por acto reflexive de la voluntad,
se nacionalizan cubanos, en la mis noble acepci6n de la palabra.
Bien es que ambos en esta tierra han levantado el hogar y
creado la familiar, el uno, el coronel Camps, padre del joven
abogado, cuyo m6rito saluda ya la fama, y unido, el otro, en
matrimonio a distinguida cubana, de quien no digo lo que de-
bo, porque present en uno de esos palcos, temo excitar las exa-
geraciones de su modestia, pero, ambos a dos, repito, saben a
eiencia cierta, y no por referencia, cuales son nuestras angus-
tias, cuAles nuestras zozobras y c6mo mengua y c6mo se
nubla, mis cada dia, en el cielo de la patria, el sol de la es-
peranza!
Cuanto a los partidos, nunca ha pretendido el nuestro que
dentro de la legalidad constitucional todos piensen del mismo
modo; pero lo que si tenemos derecho a exigir de nuestros ad-
versarios, tanto como ellos de nosotros, es que posean, como
cualidad esencial de su organismo, caracter progresivo, en el
sentido de renunciar a modificar principios y procedimientos
desde que se demuestra el error en que se fundan.
Desde este punto de vista, puede el partido conservador ser
celebrado, aunque sin exageraci6n, porque en verdad ha corre-
gido algunos de sus errors del primer dia, por ejemplo, el ca-
botaje, que defendi6 con calor tan exaltado, que en 61 vincu-
16 un tiempo el sano patriotism.
Lo que si es para irritar el Animo mas sereno, es el privile-
gio injustificado que todos los gobiernos conceden a nuestros
adversaries y la condici6n de sospechosos que arrojan sobre











LA ORATORIA EN CUBA


los autonomistas, bajo el falso pretexto de que los primeros
garantizan la paz.
Ni es just la sospecha, ni verdad que los conservadores
sean los fiadores de la paz material en que vivimos. Pudiera
alterarla la fracci6n reaccionaria que en minima proporci6n
entra a constituirlos, de ejercer mayor influencia en las ma-
sas populares; pero a nosotros los autonomistas corresponde
de derecho su guard y garantia. En la prActica lo acredita
el hecho de la segunda revoluci6n, que se agit6 en el vacio,
merced al veto de nuestro Partido, y dada nuestra discipline,
no es para poner en tela de juicio que si en lugar de ser la
misi6n political que desempefiamos esencialmente pacifica, fue-
ra distinta u opuesta, asi como hoy desde la punta de Maisi
hasta el cabo de San Antonio acata el Partido Autonomista,
como un solo hombre, las 6rdenes de su directive, para deposi-
tar o no el voto en la urna electoral, del mismo modo seria obe-
decida la voz de aquella, cualquiera que fuese la determinaci6n
cuyo cumplimiento dispusiera. Ciego ha de ser el que no Tea
que somos una fuerza, aunque consagrada a los empefios de la
paz, pero no por ello ni menos extendida en el pais ni menos
vigorosa.
Torpe es el cargo que nos ha sido dirigido, porque en el Ma-
nifiesto se consigna que aceptamos la paz como medio y no
como fin. Otra cosa nos llevaria 16gicamente hasta conformar-
nos con la paz de los cementerios, con la paz de Varsovia. No,
la finalidad social no puede referirse sino al mejoramiento del
ser colectivo, en todos los 6rdenes de su desarrollo, y como
medio adecuado a este prop6sito se procura obtener y conser-
var el terreno f6rtil de la paz, de la misma manera que para las
expansiones que reclama necesariamente su progress, exigen
las agrupaciones humans, como condici6n indispensable, el go-
ce previo de la libertad.
Mas si el Partido Autonimista propende a la existencia de
otro partido, que en su caracter de conservador, march detrAs
de l6, recogiendo su herencia, consolidando las conquistas que
el primero, con el libro de la ciencia en la mano, arrebata al
porvenitr, raz6n nos sobra a los autonomistas para deplorar que
en el seno de su adversario fermente un element reacciona-
rio, con personalidad de facci6n, a tenor de la diferencia que
sefal6 Montoro en Tac6n entire la inspiraci6n generosa que










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


alienta a los partidos y la limitaci6n a que se sujetan los gru-
pos que reciben la consigna de intereses meramente personales.
En la realidad de nuestra existencia political influye toda-
via un element f6sil, que se exhibi6, en toda la grandeza de
su inteligencia, en medio adecuado, el anterior al Zanj6n, pero
que ha penetrado en la actual 6poca sin modificaci6n alguna,
y cuyos prop6sitos no son otros sino obtener que esta socie-
dad, viva, como se vivia antes, cuando se denominaba la escla-
vitud instituci6n dombstica y la trata, vencida en la letra de
la ley, triunfaba audazmente en la practice.
Un peri6dico, que hasta ayer se calificaba de 6rgano ofi-
cial del Partido Conservador y aspira desde hoy a dictarle la
doctrine, recoge esas inspiraciones y con safia implacable ataca
a nuestro Partido, a punto de que si de 6l dependiera, nos ne-
garia hasta el derecho a la vida legal.
A su despecho, el Partido Autonomista, en frente de la ban-
dera borrosa que decia Giberga-ya hecha trizas-, tremola la
suya inc6lume del primer dia: pedimos hoy lo que ayer, y
persistiremos en la demand hasta obtenerlo, sin desfalleci-
mientos ni cobardes transacciones. Porque si es el nuestro, se-
flores, en la paz, un partido de acci6n, aunque prudent, no
abdica por esto de su dignidad, y tanto es asi, que en su iltimo
Manifiesto ha declarado al Gobierno, con en6rgica franqueza,
como corresponde al que se siente representaci6n genuina del
pais, tanto como lo es, oficialmente, el Gobie'no al que se diri-
ge, que si la explotaci6n continfia, si la arbitrariedad persiste, si
el agravio se hace ley, el Partido decretara su disoluci6n, media
extrema y necesaria, que acaso conduzca al caos, pero que se
llevaria a cabo serena y reflexivamente, declinando en quien
debe ser la responsabilidad del acto y como cumple a la dig-
nidad ultrajada de todo un pueblo a quien se sierra con mano
airada y arbitrariamente, las puertas de su regeneraci6n.
Contrijeme hace corto espacio a la condici6n progresiva
que da caracter al partido que lamaria liberal conservador, pa-
ra distinguirlo del matiz reaccionario que ostenta alguna parte
de sus components, y comprubbase aqdiel caricter con lo rea-
lizado en su filtima evoluci6n. Me refiero a lo inico serio que
ha triunfado en las juntas reorganizadoras, celebradas por los
conservadores en estos dias, pues tengo para mi, que en ellas
el concept autonomista ha informado los acuerdos y dado la











LA ORATOBIA EN CUBA


formula definitive en que culminaron las meneionadas reu-
niones.
Segin mis noticias, es el senior Pertierra, persona a quien
adornan relevantes cualidades de inteligencia y caricter que
se destaca, con poderoso relieve, sobre un fondo austero de vir-
tudes, que lo hacen universalmente respetado en las Villas. No
me toca a mi, su adversario, juzgar si procedi6 o no correcta-
mente, obsequiando, en un brindis celebre, al Capitin General
con su conversion de izquierdista exaltado a miembro de la
derecha gubernamental; pero de lo que si estoy autorizado a le-
vantar acta, porque lo estimo como un triunfo, aunque timi-
do, de nuestros principios, es de la proposici6n victoriosa que
impuso a la Junta, donde figuraban con la mis extensa repre-
sentaci6n. Consisti6 aquella en obtener que las provincias re-
presentadas por el senior Pertierra, resolverian en lo sucesivo
los asuntos que a las mismas especialmente interesaban, por me-
dio de delegados, en ndmero igual al de los vocales de la Di-
rectiva. Para llegar a esta just soluci6n se require admitir
dos antecedentes; primero: que la provincia posee una perso-
nalidad propia, y segundo: que a esa personalidad correspon-
den espacios exclusivos, donde el interns peculiar determine
la exclusive jurisdicci6n.
Ahora bien; engrandeced el cuadro, extended el principio
exageradamente local del senior Pertierra a los espacios gene-
rales de toda la isla, aumentad lo pequefio de la proposici6n
del Jefe conservador, sin cambiar su naturaleza, dejad de ser
autonomista de la provincia para serlo de la isla entera, y si
al caso aplicamos la teoria del filtimo, tendremos triunfante
el dogma autonomista, con una sola correcci6n, en cuanto
a su aplicaci6n o procedimiento, a saber: que en lugar de la
CAmara Insular que nosotros pretendemos, habriamos de en-
viar a las Cortes delegados o diputados, en nmmero igual a
los que representan los intereses especiales de las provincias
peninsulares.
Como que el circulo en que se desarrolla la proposici6n del
senior Pertierra, que he comentado, es asaz, restringido, a pun-
to de que, desde cualquiera de sus espacios, percibe la simple
vista los campanarios de todas las iglesias de la provincia,
no hay que darle mis importancia de la que en si tiene, escasa,
probablemente, en sus resultados prActicos; pero bajo otro
aspect, muy digna de ser tenida en cuenta por los hombres










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


series y pensadores; que si la sangre pobre, en los partidos
ya consumidos, se renueva por transfusion, no hay que poner
en duda que la nuestra, juvenile y vigorosa, ha comenzado a
dar algunos de sus gl6bulos vivificantes al adversario que
nos combat, y acaso sea este el primer paso que acerque al
punto de reunion fraternal, en el que el cubano intransigen-
te de ayer, sin merma de su heroicidad, gloriosamente con-
quistada en los diez afios tristes, que son, sin embargo, las
pfginas mas brillantes de nuestra historic, y el asimilista de
hoy, confundidos en la tierra comfn, que nosotros, en la paz,
hemos creado en larga y razonada oposici6n, todos a una voz
proclamemos la autonomia, como orden de existencia previo,
para poder continuar subsistiendo, pues que sin ella, agota-
das en el vacio las fuerzas vivas de la colonia, caerd 6sta en
misera postracci6n, y la bandera de Espafia, de la que nunca
han renegade los autonomistas, seria la mortaja que envolviera
el cadaver de una civilizaci6n, sobre cuyos restos, extrafias gen-
tes con extrafio idioma, afirmarian, con la resurrecci6n de es-
ta tierra, la grandeza de su raza y la impotencia de la nuestra.
Este temor racional nos lleva hasta poder dirigir cargos
al Gobierno, por la indiferencia con que mira, sin precaverse
a tiempo, la posibilidad de futures acontecimientos; mas an-
tes debemos felicitarnos todos, por la obra meritoria que rea-
liz6 con el Tratado, a virtud del cual se ha salvado de desapa-
rici6n inmediata nuestra industrial azucarera. El convenio con
los Estados Unidos, ciertamente que nos ha beneficiado en
gran manera, pero no a perpetuidad, como muchos piensan,
sino s6lo por el moment. El mal continfia en pie, a pun-
to de que lo inico que se ha dilatado ha sido nuestra
agonia. A grandes rasgos, recordemos lo que son los Estados
Unidos. Socialmente suman una series de individualidades, ca-
da una con valor propio, a diferencia de los ceros numerosos
que a la izquierda de una unidad valorizan en otras socieda-
des la personalidad fnica del gobernante. Estas poderosas
unidades, political y ordenadamente agrupadas, forman los
estados libres, que son en realidad naciones aliadas entire si
por el lazo de la federaci6n, y que econ6micamente prosperan a
merced del libre cambio, que les consiente, a su vez, ser pro-
teccionistas en las lines de dos oceanos, con respect a las
mercancias que les Ileguen por el Atlantico o el Pacifico. Li-
bre-cambistas en el interior y proteccionistas en el exterior,










LA ORATORIA EN CUBA


pueden conjuntamente plantear ambos sistemas, porque lo
poseen todo, lo que da la naturaleza y lo que crea la industrial.
S61o les falta el estado espontneamnente azuearero! Enl
Al orden de su desarrollo y bajo la presi6n de esa inica nece-
sidad, acaban su period de crecimiento y entran en el de ex-
pansi6n. Dentro de diez afios no habrA en su vasta extension
una pulgada de tierra sin duefio. Verdad que no son un pue-
blo guerreto y conquistador, pero son un pueblo sabio y pre-
visor, en period hist6rico de expansion.
Con respect a nosotros preparan el porvenir con las con-
cesiones del Tratado, que de su parte no constituyen actos
de generosidad, sino que obedecen al hecho material de no
tener azfcar en cantidad proporcionada a su inmensa pobla-
ci6n, pero al mismo tiempo abren sus puertos al azIcar del
mundo para suscitar la competencia y abaratar el precio, fo-
mentan con las primas la industrial artificial de aquel fruto
y en realidad decretan, con las anteriores medidas, que al tar-
mino de un corto espacio de tiempo, la libra de azfiar se ven-
da a poco mas que a centavo. Ese dia, rigiendo contribuciones
como las actuales, no exportaremos un solo saco, y entonces no
serin los acorazados americanos los que nos conquisten, se-
ra nuestra propia hambre la que someta este estado azuca-
rero, incondicionalmente, a la voluntad del coloso del Norte.
~Cabe impedirlo? Si. Pero tomara a tiempo el Gobierno
las precauciones que la gravedad del caso require? Lo dudo.
Aunque sea doloroso confesarlo, es lo cierto que las com-
binaciones americanas se fundan exclusivamente en los erro-
res de nuestro Gobierno, que con raz6n, juzgando por el pasa-
do, suponen sin enmienda en el porvenir. De otra manera no
se halagarian desde hoy con las mas risuefias esperanzas.
Para apreciar con exactitud nuestra posici6n, en relaci6n
con los prop6sitos del extranjero, no echemos en olvido que el
azicar de cafia es nuestro fruto natural, y que en los Estados
Unidos es esencialmente artificial, y como consecuencia, que
por la mis efectiva de todas las leyes, la de la naturaleza, se
produce en nuestra tierra con baratez, mientras que en el Nor-
te, es aquella por el contrario. costosa, en demasia. La pri-
ma que la naci6n vecina da, no es mAs que parte del precio
que adelanta el consumidor, pues 6ste es quien satisface la
contribuci6n que consiente a su Gobierno poderla ofrecer. Des-
compongamos, por ejemplo, el valor de la libra de azficar loui-











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


sian6s, en el supuesto de que llegue a venderse a centavo. Pri-
ma del Gobierno federal, dos centavos, mis uno del Estado, y
ambos representan, a su vez, el precio que paga anticipada-
mente el consumidor, para poder comprar despues la mer-
cancia en la plaza a centavo.
Lo que acontece es que en los Estados Unidos el Gobierno,
con la caja de los contribuyentes, se asocia al productor de
azicar, con el carActer de comanditario, y abarata el fruto en
venta, y que entire nosotros se emplea sistema contrario por
nuestro Gobierno, el que a la prima americana opone mayor
contribuci6n sobre el azficar, y de aqui que lo que es natu-
ralmente caro alli, se abarate hasta el infinite, para que triun-
fe de todas las competencias, y lo que aqui es naturalmente
barato se encarece, como si nos animara el prop6sito de impe-
dir su entrada en el inico mercado que nos resta.
Ah! si cambi6ramos de tActica, si emanciparamos de las
exageradais trabas contributivas nuestro azicar, si en la com-
petencia de naci6n a naci6n, colocaramos el que en justicia
debemos considerar nuestro fruto de salvaci6n en situaci6n
igual o parecida a la del similar extranjero, lejos de atemori-
zarnos, podriamos mostrarnos satisfechos de que para la bata-
lla a que se nos invita se haya escogido como terreno el del
azdcar, donde ineludiblemente venceremos si el Goblerno no
nos arrebata de las manos las armas de nuestra defense.
Mas si los hados, que decia un ministry espafiol; si el Go-
bierno persiste en encerrarnos en circulo estrechisimo, dentro
del que perecen todas las iniciativas y languidece nuestra pro-
ducei6n mas valiosa, entonces, si, en plazo mis o menos lar-
go, se cumplira en nosotros la sentencia fatalista que pro-
claman los sectarios de Monroe, la ley del destino manifiesto;
y nosotros, los que amamos la nacionalidad, al emigrar de
nuestra patria, como los peregrinos que abandonaron la AmB-
rica del Sur para continuar siendo espaiioles, con raz6n po-
dremos exclamar, dirigiendonos al gobierno: Avaro, tu am-
bici6n, nunca saciada, nos ha echado de nuestras casas!









































9HTONIO BOUin Y TORRES
(1849 1915)
Nacid, en Matanzas, el 22 de septiembre de 1849. Muri6, en
la Habana, el 14 de noviembre de 1915.

ORADOR politico y forense, especializado en derecho ad-
ministrativo. DespuBs de graduarse de abogado en la
Universidad de la Habana se consagr6 a la defense de
las ideas del Partido Autonomista, del que fu6 Secretario Ge-
neral.
En la tribune political se distingui6 por su custica palabra,
como una hoja de acero penetrante y aguda. Combati6 la tirania
y el desgobierno coloniales con el sarcasmo y la ironia, con el ri-
diculo y la caricature, sacando a relucir las injusticias y deformi-
dades del sistema administrative prevalecientes en Cuba, para










74 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

escarcener y satrizar a sus sostenedores. Sus discursos flufidos
y elocuentes fueron latigazos constantes en el rostro de los inte-
gristas. La misma mordacidad y valentia tenia su.palabra oral
o escrita. Fu6, con Ricardo del Monte y con Montoro, parte
principalisima en las campalias periodisticas de El Pais y El
Nuevo Pais.
La guerra del 95 lo decidi6 a dejar a Cuba para vivir en
Atlanta. Al pasar por Tampa, los emigrados fueron a recibir-
lo en manifestaci6n, pero 61 ni se asom6 a las ventanillas del
tren ni hizo declaraciones. Volvi6 a la Habana bajo el gobier-
no auton6mico de Blanco para hacerse cargo de la carter
de Gobernaci6n y Justicia en el Gabinete que presidi6 Jose
Maria Gilvez. Al advenir la Repiblica abraz6 el nuevo re-
gimen con lealtad, figure como Profesor de Derecho Adminis-
trativo en la Universidad Nacional y como Magistrado del
Tribunal Supremo de Justicia.





















DISCURSO


pronunciado por el sefor Antonio Govin, en el teatro de Santiago
de Cuba, el dia 9 del enero de 1887.

SERORES:
Aunque nacido en suelo de Cuba, he de confesaros inge-
nuamente que aqui, entire vosotros, me siento mks cubano, si
cabe, que antes. Fijo mi pensamiento en nuestra querida patria,
ardiendo en deseos de servirla en la noble causa de sus aspiracio.
nes y libertades, con inimo firme y resuelto de consagrar a la des.
interesada defense de sus derechos las potencias todas de mi al
ma, aun a trueque de perder la tranquilidad y de aventurar el
porvenir, no habia buscado mis satisfacci6n que la de mi con-
ciencia ni mis recompensa que la purisima que nace del deber
cumplido; pero 4 por que no decirlo? A veces el espiritu ha me-
nester para perseverar de estimulos exteriores, de esas demostra.
ciones del aprecio pfiblico que al par que honran a los que son
objeto de ellas, les infunden nuevos alientos para continuar ba.
tallando. Y aqui, por vuestra entusiasta acogida, he eneon.
trado cuanto necesitaba para robustecer mi alma, que entree
vosotros se ha sentido crecer en brios y temple. La recom-
pensa por incesante acci6n, por amargos sinsabores, por tris.
tezaF que aun los Animos mas esforzados no pueden evitar en
la labor ardua y penosa de salvar a un pueblo dominado por
tradiciones de servidumbre y explotaci6n, la recompensa por
tanto luchar y sufrir, la he recibido de vosotros amplia, ge-
nerosa, alentadora, en t6rminos de que, si hubiera venido a
Oriente d6bil y sin esperanzas, habria regresado ai Occidente
fuerte y con ardiente fe en lo porvenir.
Ansioso estuve siempre por que el pueblo cubano se cons-
tituyera en orden y para los fines de la aeci6n political. Tno
por la naturaleza, por la historic, por los intereses y por las
necesidades, uno debia ser igualmente por su organizaci6n










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


en la esfera de la vida piblica. Hijo soy de Matanzas; pero
no por ello he de olvidar que ante todo soy y debo ser cuba-
no. Sin condenar las afecciones de localidad, import, sin
embargo, desechar todo espiritu de particularismo, siempre
estrecho y ocasionado, por lo mismo, a celos y antagonismos
buenos tan s61o para favorecer la causa y las miras de nues-
tros adversaries. Por fortune, el sentimiento de la patria cu-
bana palpita poderoso desde el cabo de San Antonio hasta la
punta de Maisi, inspirindose en las mismas ideas, abrigando
iguales aspiraciones, practicando identicos procedimientos y
obedeciendo a una perfect unidad de dirccci6n, mediante
la espontinea concentraci6n de las fuerzas vivas de nuestra
sociedad, mantenidas en apretado haz por los dictados de
conciencia, por las ensefianzas de la historic, por las necesi-
dades de una comin defense, todo lo cual tiene su resultan-
te en una discipline vigorosa y fecunda, nacida, por tanto,
del convencimiento, y de ninguna suerte product de la im-
posici6n. La familiar, sefiores, esti ya complete; la uni6n es-
ti ya hecha en su seno, merced a vuestro levantado patriotis-
mo. Pero aun queda algo por hacer; es precise que Puerto
Rico entire de lleno en el generoso movimiento iniciado poi
el Partido Autonomista Cubano. En el camino estamos. Nos
vamos acercando ripidamente a la isla hermana, hermana por
la naturaleza, por el sufrimiento y las esperanzas. j No nos
encontramos ya en el extreme oriental de Cuba? De alli nos
lHaman, y no faltaremos. Unidas ambas Antillas en una ac-
ci6n political comin, ganaremos todos en fuerza; nuestra voz
resonarl mis, nuestro voto tendrA mayor alcance y mayor
peso, y, como consecuencia, en t6rminos menos largo ven-
dra el planteamiento de la autonomia colonial.
No basta ciertamente, sefiores, que un pueblo se organic;
no basta que el pueblo cubano se sienta uno y que se encuen-
tre firmemente resuelto a mantener su unidad en una acci6n
concentrada; es necesario tambi4n que tenga aspiraciones
definidas, principios concretos que le sirvan de m6vil y guia,
procedimientos conocidos a que ajustar su condueta y con que
regular sus movimientos; en una palabra, es necesario que
forme un partido politico, instrument hoy de propaganda
y mariana de poder, pues lo que interest es que las aspiracio-
nes se realicen y que los principios encarnen en el dominion











LA ORATORIA EN CUBA


de los hechos y de las instituciones. Claro esta que para Hle-
gar a ese resultado es condici6n precisa que la doctrine guar-
de consonancia perfect con los intereses, necesidades y de-
seos del pais. El pueblo cubano tiene una formula politi-
ca: la autonomia colonial; y tiene tambi6n una fuerza or-
ganizado al servicio de esa formula: el Partido Liberal. Vea-
mos aihora lo que vale ese partido y lo que significa esa f6r-
mula.
Los conservadores dicen: la autonomia podra ser muy
buena, pero es lo cierto que los autonomistas son muy ma-
los. Dicen otra cosa cuando en particular se dirigen a nos-
otros; dicen: "Si todos los autonomistas fueran como usted,
yo seria autonomista". No pasa de ser una formula de cor-
tesia; nuestros conservadores son muy corteses. La verdad es
que si ellos no predican la autonomia es por la sencilla ra-
z6n de que la practican. Nosotros eelebramos reuniones pii-
blicas, pronunciamos discursos, sostenemos peri6dicos y... no
tenemos lai autonomia, al paso que nuestros adversaries sin
esfuerzo alguno la poseen y aprovechan.
Pero, sefiores, ipor quB los autonomistas son tan malos?
La contestaci6n estA en la partida de bautismo. Si los con-
servadores estuvieran solos en Cuba, iqu6 buena autonomia
habrian de tener! De seguro que seria mas amplia y radi-
cal que la que pedimos. Si se les negara, ellos se la tomarian
en nombre de la integridad... national. Mas cuan profun-
da es la diferencia entire la autonomia que nuestros contra-
rios practican y la que nosotros predicamos! Ellos quieren
la autonomia de clase y de grupo, la autonomia del caciquis-
mo, la autonomia. basada en el privilegio, para asegurar sus
medros bajo el amparo de la impunidad; mientras que nos-
otros queremos la autonomia cimentada en instituciones de
libertad y justicia, la autonomia del pais todo, como dere-
cho comin, para el amplio desarrollo de los intereses pibli-
cos y la plena satisfacci6n de todas las aspiraciones legiti-
mas, sin dar entrada a distinci6n alguna entire peninsulares
e insulares, ni entire conservadores y liberals, ni entire blancos
ni negros, con la ley por fnica norma y el bien general por lema.
Nosotros no hemos obtenido ain la autonomia que pedimos, pero
nuestros adversaries van perdiendo ya la que tienen. La situaci6n
del pais es harto angustiosa; lo viejo va cayendo sin que lo nue-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


vo se haya establecido todavia definitivamente; y ya lo sabeis:
cuando Ilueve, todos nos mojamos.
SListima grande es que los autonomistas seamos tan ma-
los! A la verdad, llevo mi amor a la autonomia hasta el
grado de desear la emigraci6n en masa del pueblo cubano
para que los conservadores, ya solos y tranquilos, puedan
plantearla; ly despubs volver nosotros. iAh sefiores, los
autonomistas somos muy malos y muy perversos; 4 sab6is por
qu ? Porque representamos la casta dominada; porque nos
tienen por indigenas, a nosotros los descendientes de los con-
quistadores del Nuevo Mundo. Acaso seremos indios, se-
iiores? De mi s6 decir que por indio no me tengo. Ya que
no es possible explotar a los indios, victims de las encomi,n-
das y de los repartimientos, se quiere explotar a los cubanos
poniendoles el disfraz de aborigenes. Al dividirnos por obra
de una torpe y funesta political, no se ha hecho mAs que obe-
decer al prop6sito de dominar la colonia para explotarla con
sin igual codicia. Es muy duro quin lo duda? resignarse
a la igualdad cuando ha sido uno amo y senior de la tierra;
de ahi una resistencia tenaz, encarnizada a toda innovaci6n
en un regimen, ya impossible, de rapacidad y exclusivismos.
No importa; perseveremos con Animo firme y resuelto. Hoy
el esfuerzo es nuestro; mafiana lo seri el 6xito. El miedo
existe en el diccionario, no en el coraz6n del cubano; y esto
no es jactancia. No envuelve tampoco amenaza ninguna, que
eso seria pueril; significa tan s6lo que estamos dispuestos a
continuar luchando como hasta aqui con inquebrantable ener-
gia y juicio sereno por la defense de nuestros principios y
de nuestra dignidad.
Contra los autonomistas se ha agotado el vocabulario de
los dicterios y de las invectivas. Se ha dicho que son insu-
rrectos de ayer, los conspiradores de hoy y los revoluciona-
rios de mafiana. Esto puede admitirse por lo bonito de la
frase. A que hablar de insurrectos? 6D6nde esthn? QuB
fu6 del olvido del pasado? Los autonomistas no proceden de
la insurrecci6n: proceden de la paz del Zanj6n. En cuanto a
que somos conspiradores, ved c6mo conspiramos: a la faz pfi-
blica, en la prensa, en la tribune, al amparo de la ley y en
presencia de la autoridad. Hablamos, escribimos con enter
franqueza, sin doblez ni engafio, sin reserves mentales de
ningin g6nero. Seremos revolucionarios? Si, lo somos, pe-










LA ORATORIA EN CUBA


ro en ideas, porque apetecemos una mudanza radical en nues-
tro sistema de gobierno y administraci6n; por lo que hace a
la independencia... Sefiores, quienes son los que despues
de la paz hablan de independencia ? Somos acaso los autono-
mistas? No; son los conservadores.
Todos lo recordar6is. Organiz6se el Partido Liberal en
dias de alborozo y content pfblico; en dias de generoso ol-
vido y de grandes esperanzas; pero si alguien crey6 que los
liberals formaban un grupo de optimistas, se equivoc6 de
medio a medio; nunca hemos pecado de cindidos ni tampo-
co de temerarios. jC6mo habia de desaparecer en veinticua-
tro horas una situaci6n secular, un regimen arraigado por la ac-
ci6n combinada del tiempo, de la fuerza y de los intereses
creados? La lucha se imponia necesariamente; comenzaba,
no terminaba. Los privilegiados habian de resistir cruda y
porfiadamente para mantener inc6lume la dominaei6n que
las odiosas preferencias del gobierno y nuestras desgracias
habian puesto en sus manos, tan duras como codiciosas. Ha-
bri, pues, que trabajar lentat y pausadamente, lejos asi de los
desmayos como de las alucinaciones, con la fe en la justicia de
nuestra causa y con la convicci6n profunda de que en tanto se
salvan los pueblos en cuanto tienen energia bastante para velar
por su dignidad y para alcanzar por el esfuerzo propio la pose-
si6n del bien a que aspiran.
Terminada la guerra, era precise organizer la paz; no la
material, porque 6sta existe desde que cesan definitiva-
mente las hostilidades, sino la moral, la de los Animos, la
paz que descansa en la confianza y en la general satisfacci6n.
En 1878 el entusiasmo era un peligro, porque no permitia ver
las cosas tales como eran realmente, encubriendo las gravi-
simas dificultades que para lo venidero entrafiaba la situa-
ci6n nacida de una paz hecha precipitadamente y sin mAs
ventaja positive, por entonces, que el restablecimiento del or-
den. Todo estaba por hacer, si se queria que el pais encon-
trara eficaces remedies para sus males, intensos cuanto nu-
merosos, al par que seguro abrigo para sus intereses, tan mal-
tratados, y para sus derechos, siempre desatendidos. En el
fondo del entusiasmo habia un gran desconcierto en las vo-
luntades; no se veia por el moment dominar direcci6n al-
guna encaminada a consolidar en firme asiento el bien adqui-
rido, cuando lo que importaba no era tanto sentir como que-











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


rer. La paz, sefiores, no es, no debe ser un fin, es y debe ser
un medio para llegar quieta y ordenadamente a la posesi6n
de cuanto ha menester un pueblo culto en sus legitimas aspi-
raciones de libertad y justicia.
El Partido Liberal vino a llenar una necesidad premiosa,
a satisfacer un interns pfiblico de sefalada trascendencia al
presentar ante la opinion un program de principios defini-
dos y de caricter esencialmente prictico y al determinar
como una garantia para lo porvenir la acci6n incesante, sana,
resuelta, aunando de esta suerte las voluntades e imprimien-
do al movimiento politico una direcci6n concertada y de fe-
cundos resultados... "Bendita sea la paz", dijo, pero la paz
no habia de ser el tesoro que esconde receloso el avaro, sino
el capital destinado por su buen empleo a ser reproductive pa-
ra la colonia y la Metr6poli. El Partido Liberal fu6, como
lo sera siempre, una prenda de orden, un principio salvador
para nuesfra sociedad, per inspirarse en un patriotism in-
teligente y previsor, sin caer en la impaciencia ni flaquear
en el esfuerzo. De esta suerte, es un poder moral puesto
conjuntamente al servicio de la legalidad y del progress, ya
que la paz es base necesaria para la consecuei6n de las refor-
mas profundas y radicales que reclaman de consuno las en-
sefianzas de lo pasado, las exigencials de lo present y la prepa-
raci6n de lo porvenir. Insensato sera el gobierno que desdefie el
Partido Liberal o lo hostilice, pues si bien el poder pfblico dis-
pone de la fuerza material, de la infanteria, de la caballeria y de
la artilleria para mantener la tranquilidad y establecer el
orden, centuplica, sin embargo, sus recursos con el apoyo de
una fuerza moral organizada cual lo es nuestro Partido. En
1879, cuando asom6 una segunda insurrecci6n, condenamos
el movimiento, y sin vacilar prestamos nuestro concurso al
Gobierno, proclamando al mismo tiempo con entereza nues-
tras ideas, para que se entendiera que la represi6n armada,
exigida por las circunstancias, no podia afianzar la paz ni
evitar en absolute nuevos trastornos, pues esto tan s6lo cak
bia alcanzarse con el leal planteamiento de instituciones acomo-
dadas a la cultural y a las aspiraciones del pais. Y tan eficaz fue
nuestro concurso en aquellos dias de pfiblica ansiedad, que el
general Blanco confess que le habia servido tanto como un ejer-
cito de cincuenta mil hombres aguerridos y disciplinados. Vi6se
atajada en sus pasos la insurrecci6n y en breve termino rena-











LA ORATORIA EN CUBA


ci6 la tranquilidad. He ahi uno de nuestros servicios a la causa
del orden; prestado en cabal armonia con nuestros compromi-
sos y con los deseos del pais.
Y, sin embargo, seiiores, nuestros contrarios nos tildan de
enemigos de la nacionalidad espaiola. No importa; el Par-
tido Autonomista no aspira a los aplausos de los conserva-
dores: no trabaja por amor a ellos; trabaja por lo que vale
mAs que ellos, por el pais, por la prosperidad comfin, por el
prestigio de la Metr6poli. Si cabe gradaci6n entire espafioles,
lo somos ciertamente mAs que ellos. jQuB se diria con raz6n
de una metr6poli que no se ocupara de establecer una buena
administraci6n en sus colonies, una administraci6n provecho-
sa para la comunidad? Seria que no merecia ser metr6po-
li. Todos nuestros esfuerzos se encaminan a levantar el cr6-
dito de la madre patria, al restablecimiento de la autoridad
moral de Espafia en America.
Aspiraci6n tan elevada no tiene entrada, parece, en el pe-
cho de nuestros adversaries, atentos fnicamente al negoeio.
A diferencia de ellos, sabemos sentir. &Quiere eso decir que
desdefiemos los intereses materials y que miremos con in-
diferencia el empobreeimiento y la ruina del pais? Lo que
eso quiere decir es que sin el respeto a la dignidad del pais,
sin la satisfacei6n de sus necesidades, sin el reconocimiento
de los derechos que por ley natural le correspondent, no es
possible que se abran de nuevo las fuentes de la prosperidad.
SQub importa, sefiores, que se salve la zafra de este aflo, si
peligran las venideras, a causa del p6simo sistema tributa-
rio y politico que nos agobia y prime? Hay que variar de
sistema a toda prisa; hay que despertar la confianza, sin la
cual ni el cridito subsiste, ni el capital se encuentra, ni el
trabajo vive. Con la confianza viene la seguridad y sobre esta
se desarrolla la riqueza en multiples direcciones.
SQub significa el Partido Autonomista? Significa, prime-
ramente, el sentimiento de la patria cubana: y, en segundo lu-
gar, el amor a la libertad. Por cosa vitanda y pecaminosa
se tiene el sentimiento de la patria cubana; causa escozor en
nuestros adversaries. Irritanse y denuncian en nosotros a
embozados separatists. Hemos de ser gallegos, asturianos,
catalanes; pero cubanos, i jams! Patria cubana. iHorror!
iHorror! "Sefior, decia Morillo a don Fernando VII, para










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


sujetar a estos hombres se necesitan los mismos medios que
para su conquista: la extirpaci6n." iExtirpar a los cubanos!
Ya es trabajo. Pero no hagamos caso de frases que ya no
significant nada. Qu6 culpa tennis vosotros, qu6 culpa tengo
yo de haber nacido en Cuba? Al nacer en Cuba hemos ve-
nido a la vida con el sello de esa fatalidad, y, por lo mis-
mo, somos impotentes para ser otra cosa, aunque consintamos,
como algunos desgraciados, en degradarnos. Por mas que
quisieramos confundirnos con los peninsulares. por mAs que
quisieramos identificarnos con los andaluces o con los as-
turianos, seria vano nuestro empefio, irrisorio nuestro inten-
to. Cubanos somos y cubanos hemos de "er annque nos pese.
Hay en nosotros elements irreducibles que nos dan una fiso-
nomia especial en lo fisico y en lo moral, obra todo de la na-
turaleza, no de la voluntad. Un sentimiento, tambien natu-
ral e irresistible, nos liga al suelo en que hemos nacido. Ama-
mos a Cuba como amamos a nuestros padres y a nuestros hi-
jos. gHay delito en eso? Prohibirnos que amemos a Cuba se-
ria tanto como lanzar un decreto mandando que los padres no
amasen en lo adelante a sus hijos. Se cumpliria?. No: el
alma entera se sublevaria contra tamafia aberraci6n. Y aca-
so se condena el sentimiento de la patria local en los cata-
lanes, en los gallegos, en los andaluces? No; pues entonces
Spor que eso que es licito en ellos no ha de serlo tambiAn en
nosotros? Podri un pueblo caer en postraci6n profunda, po-
dra sentirse morir, pero mientras conserve un aliento siquie-
ra, suspirara por la patria, y con placer inefable recordara
sus dias felices, sus esperanzas y hasta sus dolores... Conse-
cuencia del vivo sentimiento de la patria cubana es el carac-
ter puramente local del Partido Autonomista. No es un par-
tido de gobierno ni de oposici6n. Cifra todo su empefio en
obtener para la Isla de Cuba una constituci6n political, un
regimen adaptado a sus peculiares condiciones, sin mezelarse
poco ni much en los movimientos de los partidos peninsu-
lares, que tienen otro objeto, obedecen a otros fines y cuen-
tan con otros medios de acci6n. La organizaci6n de la colonia
en orden a las instituciones: he ahi nuestro prop6sito. Respecto
a la forma de gobierno national, el Partido Autonomista acepta
aquella que la Madre patria se hubiera dado en uso de su
soberania.
He dicho que a mas del sentimiento de la patria cubana










LA ORATORIA EN CUBA


existe en el Partido Autonomista el amor a la libertad. No
basta, pues ser cubano: es precise ser bien cubano liberal.
Nuestros principios son los de la democracia modern. De
esta suerte el Partido Autonomista viene a satisfacer una do-
ble necesidad: de una parte, atiende a lo que reclam'a nues-
tra condici6n de colonia, a lo que exigen las circunstancias
especiales de nuestra sociedad, todo lo cual pudiera llamarse
la necesidad interior, peculiar nuestra; y de otra parte, si-
gue las generosas corrientes del siglo, inspirandose en las
ideas y sentimientos que forman el derecho modern.
Veamos los procedimientos que encarece y observa fielmen-
te nuestro Partido. Es un partido evolucionista, vocablo que
asusta a nuestros adversaries, que los alarma y aviva sus
recelos. Para ellos la evoluci6n entrafia una series de pasos
encaminados todos a la independencia; "ya que no pueden
alcanzarla de golpe-dicen-, la van preparaindo hip6critamen-
te". No necesito hacer protests de ninguna clase, ni seria
decoroso. Lo que digo y afirmo es que la evoluci6n esta pa
ra nosotros en el planteamiento de la autonomia colonial en
toda su pureza e integridad. No es otra nuestra aspiraci6n
supreme. Y si empleamos el calificativo de evoluci6n, de evolu-
cionista, es para significar que nuestro Partido es un partido
de orden y no revolucionario; un partido que fia el 6xito a la
acci6n de la propaganda legal y a la eficacia de los procedi.
mientos pacificos, esperando del tiempo, y no de la fuerza, el
triunfo de sus aspiraciones. Queremos conquistar la opinion
aquende y ayende el mar; veneer en los comicios, obtener de
la Naci6n lo que no para nosotros, sino para el pais, pedimos.
Somos fuertes, porque sabemos esperar. En cuanto a la inde-
pendencia, recordar6 lo que antes dije: que los conservadores
siempre estan hablando de ella, y nunca los autonomistas.
SQuB elements former el Partido Autonomista? Bien lo sa-
beis: lo forman insulares y peninsulares, peninsulares que repre-
sentan aqui la Espafia modern, en los cuales vibra poderoso el
sentimiento de la patria comfn y que con claro sentido y reeto
coraz6n ven y comprenden que es una irritante injusticia
tratar a los cubanos como espafioles de segunda clase, come
espafioles de condici6n inferior, cuando en el seno de la na-
cionalidad no debe darse cabida a preferencias que humi
lien ni a distinciones que ofendan, sino hacer reinar la ignal-
dad al amparo de la ley. Los peninsulares que militan en










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


las filas del Partido Autonomista tienen tranquila la concien.
cia; saben que de esa manera, uniendo sus esfuerzos a los
nuestros para mejorar la suerte del pais y obtener la satis-
facci6n de legitimas necesidades en el orden politico, admi.
nistrativo y econ6mico, sirven eficazmente la causa de Espa-
fia y coadyuvan a la consolidaci6n de la paz. Para ellos es
tiempo ya de que desaparezcan la fuerza, los recelos, la intran-
sigencia, que tan amargos frutos han dado. Es necesario lle-
var a cabo una gran obra de rectificaci6n; cegar la fuentes
de las temeridades y de los excess y reconocer que se han
cometido graves faltas que cumple reparar para bien de to-
dos. Asi piensan los peninsulares autonomistas. Y.ved, sefio-
res, i cuan noble es su proceder! Comprendiendo que su con-
curso es de gran valor, no vaeilan en venir a nuestro lado,
tendidndonos sus manos y estrechandonos en sus brazos, pa-
ra marchar juntos, no ya como peninsulares ni como insula-
res, sino como espafioles, a la consecuci6n de un alto fin, a la;
rehabilitaci6n de la Metr6poli en sus colonies como fuerza
moral y centro de justicia. Sefioreg, el Arbol se juzga por sus
frutos, y si fueramos a juzgar a la Madre patria por los que
aqui se engalanan con el titulo de "conservadores y de es-
pafioles sin condiciones", iqu6 estimaci6n seria entonces la
nuestra? Por fortune, hay quienes no se conduzcan de la
misma manera; hay quienes, nacidos del otro lado del mar,
aman de veras a Cuba y a los cubanos, como se ama a hijos,
a hermanos, a conciudadanos. Son correligionarios nuestros,
sin que las amenazas, ni los dicterios ni la safia, les hagan
vacilar en su gallarda resoluci6n de servir a Espafia al ca-
lor de los salvadores sentimientos de libertad y justicia. No
juzguemos, sefores, al Arbol por sus frutos: digamos que to-
do Arbol produce frutos buenos y frutos malos.
SEn que consiste la autonomia que para Cubai pedimost
La primer dificultad precede del nombre. 1Por que? Algu-
nos han crcido que no era prudent lanzar la palabra por-
que habia de sonar mal, muy mal, y perjudicar grandemente
nuestra propaganda; pero, seiiores, nuestra lealtad, la hon-
radez de nuestros sentimientos, la franqueza con que siempre
debemos proceder, nos aconsejaron llamar la cosa por su nom-
bre, explicandola al mismo tiempo, para impedir toda ambi-
giiedad, todo equivoco. Ya hoy todos oyen hablar de la auto.










LA ORATORIA EN CUBA


nomia sin que se sienta herida la fibra del patriotism, sin
causar escandalo ni provocar protests apasionadas. La cos-
tumbre hace ley. Dieese que lal palabra autonomia es de-
origen extranjero, como extranjero es el regimen que signifi-
ca. Estos autonomistas no se oeupan mas que del extranjero.
iValiente argument! jAcaso hemos de proseribir todo lo
extranjero, por malo? Y por cierto que los ingleses son pre-
cisamente los *ue menos emplean el termino autonomia, que,
por otra parte, puede aceptarse como otras palabras de igual
filiaci6n, por ejemplo, armonia, simpatia, etc. No vale, en
verdad, la pena que de esto me siga oeupando. Me limitar6,
por tanto, a decir que hay muchas cosas extranjeras que son
muy buenas y que merecen y han obtenido general aceptaci6n
sin que el amor patrio se haya sublevado. Ahi tennis los fe-
rrocarriles, el tel6grafo, la navegaci6n de vapor y el gobier-
no constitutional, que por mAs que se asegure que viene de
los aragoneses, es lo cierto que procede en derechura de In-
glaterra. Desechar lo extranjero por extranjero nada mas,
seria caer en un ciego exelusivismo que bien pudiera condu-
cirnos a la barbaric.
En la autonomia colonial estin fundidos, estAn encarna-
dos el sentimiento de la patria cubana y el amor a la libertad.
Y bueno sera, sefores, que al sustantivo autonomia agregu6is
siempre el adjetivo colonial, ya porque asi se expresa mejor
el concept, ya tambien porque su supresi6n pudiera dar pre-
texto a nuestros adversaries para calificarnos de mala mane-
ra, es decir, como encubiertos enemigos de la unidad nacio-
nal. Desde el moment en que se dice colonia surge necesa-
riamente la idea de metr6poli, siendo 6sta el poder soberano
y aqu6lla una parte subordinada del Estado. Pero j sera la
autonomia colonial, con respect a Cuba, un engendro de secta,
una aberraci6n de ide6logos, una utopia, como dicen nues-
tros contrarios? Hay un hecho de pura evidencia, y es que
la sociedad cubana forma una sociedad distinta de la que
mora en la Peninsula, una sociedad aparte, separada de la
madre patria por una distancia de mil seiscientas leguas, con
necesidades e intereses peculiares, con elements de vida que
la son propios, con sentimientos y aspiraeiones que arran-
can de su modo especial de ser. jPuede esto negarse? Se-
ria negar la luz; seria desconocer la obra de la naturaleza,










EVOLtCI6N DE LA CULTURE CUBANA


superior a la voluntad de los hombres. Sentado esto, que no
ha menester demostraci6n, porque se ve y se palpa, fuerza
es convenir en que ias instituciones, el regimen politico y
administrative deben guardar relaci6n con las particulares
condiciones nuestras, adaptindose a la realidad que pu-
dieramos lamar colonial, pues de otra suerte habr& de ser
constant el antagonismo entire el pais y su gobierno, en
detrimento del bien general y con menoscabo de la prosperi-
dad comun, como sucede sielrpre que a lo natural se intent
sobreponer lo ficticio en orden a las leyes, ocupando entonces
la violencia el lugar que en todo pueblo libre y culto ha de
corresponder a la coiiormlidad y asentimiento de los inme-
diatamente interesados en ia acertada gesti6n de la cosa pfi-
blica. Dos sistemas existen: la asimilaci6n y la autonomia.
iLa asimilaci6n! La verdad es que nadie se entiende acer-
ca de la naturaleza y alcance de la asimilaci6n. Sus mismos
partidarios andan desavenidos, sin que hayan acertado to-
davia a encontrar una formula clara y precisa. Nuestros ad-
versarios defienden la asimilaci6n possible y rational, que si
algo significa es la asimilaci6n limitada por los recelos, la asimi-
laci6n de la desconfianza, la asimilaci6n alterada por el espiritu
autoritario y el afdn de mando; por donde se va a un estado de
manifiesta inferioridad para la colonia, comparada con la Metro-
poll en lo que respect a las libertades pdiblicas y a las franquicias
constitucionales. Tennis como ejemplos de esa asimilaci6n bastar-
da la Constituci6n, supeditada a las facultades discrecionales y
omnimodas del Gobernador general; las leyes municipal y pro-
vincial y la ley electoral, es decir, el gobierno personal, la impo-
tencia de las corporaciones populares y el falseamiento del
sufragio. El Partido Autonomista quiere algo mAs que la asi-
milaci6n: quiere la identidad de derechos civiles y politicos,
por lo mismo que todos, los de allh y los de acA, debemos ser
ciudadanos espafoles de igual condici6n, sin restriceiones ni
distingos, como natural consecuencia de una comfin naciona-
lidad. En cuanto al gobierno y regimen de la colonia, elaro
estf que no cabe la asimilaci6n, por diferir sus condiciones
naturales de las propias de la Metr6poli. El sistema de le-
yes especiales para las provincias de Ultramar es uno de los
principios fundamentals del derecho pfiblico espailol. Asi
se ve proclamado en las Constituciones de 1837, 1845 y 1876.










LA ORATORIA EN CUBA


Por desgracia, se ha entendido ese principio de mala manera,
pues en lugar de un sistema de leyes especiales hemos teni-
do un regimen de excepci6n establecido por decretos, vi6ndo-
nos privados de las garantias y de los derechos que en la Pe-
ninsula son y han sido inherentes a la calidad de ciudadano
espafiol. Hoy domina en las esferas del poder la tendencia a
la asimilaci6n, olvidAndose que afin esti por cumpiirse el pre-
cepto constitutional relative a las eyes especiales para las
provincias de Ultramar, cuya plena realizaci6n no puede en-
contrarse sino en el planteamiento de la autonomia colonial.
Pero aun suponiendo que tal precepto no existiera, c6mo
negar que nuestras condiciones especiales reclaman un r6gi-
men tambien especial? Se dice que los grandes adelantos
realizados en nuestro siglo lian introducido una mudanza pro-
funda en las relaciones de la Metr6poli y la colonia. Es ver-
dad, mas hasta cierto punto nada mas. El tel6grafo y el va-
por han ahreviado el tiempo y la distancia, pero no los han
suprimido. Ni el tel6grafo ni el vapor pueden dar un conoci-
miento director, exacto, de un pais distant. Es precise star
en 61, apreciar por el propio testimonio sus circunstancias,
sus necesidades, su vida, que no es un element aislado, sino
un organismo, un todo complejo. C6mo administrar un pais
sin conocerlo? Ya lo ha dicho un Ministro de Ultramar, el
senior Le6n y Castillo: "Yo declare con sinceridad-tales
fueron sus palabras-que desde aqui se puede gobernar a Cu-
ba, pero que es muy dificil administrarla. desde aqui". Has-
ta ahora ni el telegrafo ni el vapor han mejorado nuestra
suerte. Falta, sefiores, un invento que no veremos jams.
PodrAn los hombres romper istmos, abrir tfneles, dar di-
recci6n a los globos, pero toda su ciencia se estrellara an-
te la imposibilidad de hacer cambiar de domicilio a la isla de
Cuba, arrancandola al trlv6s del AtlAntico hasta adherir su
territorio al de la Peninsula. Y mientras tal no snceda. la
asimilaci6n sera un sueiio, una utopia, una aspiraci6n con-
traria de todo en todo a la naturaleza de las cosas.
Paso a exponer el regimen que pedimos par a la Isla de
Cuba. No omitir6 nada que sea sustancial para la recta in-
teligencia de nuestra doctrine, la autonomia colonial. Nues-
tros adversaries dicen en todos los tonos que siempre ocul-
tamos algo, que siempre nos quedamos con algo en el tinte-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


ra, y yo, sefiores, voy a vaciar el tintero: no quedari na-
da. Ante todo, import advertir que la autonomia colonial
es un organismo complete, es decir, un conjunto arm6nico de
instituciones cuyo enlace forma un sistema de gobierno y admi-
nistraci6n. De ahi que para nosotros el problema politico sea
el capital; de ahi tambien nuestra firme creencia, abonada por
los hechos, de que ninguna reform parcial podri remediar los
males que aquejan al pais. Sin un camino radical de sistema
no habri salvaci6n possible; antes bien, todo empeorara, porque
subsistiendo la causa subsistirAn los efectos.
La primera de las instituciones fundamentals del r6gi-
men auton6mico es el Gobernador General. Conste que no
pedimos la supresi6n del Gobernador General. Cual ha de
ser su caricter? El de representante inico del Gobierno de
la naci6n. jQui6n lo nombrara? El Gobierno de la naci6n,
ante el eual es responsible; en ning-n caso ante la colonial.
Veamos sus atribuciones. Tiene el mando superior de las
fuerzas de mar y tierra; ejerce el Vice Real Patronato y la
prerrogativa de indulto. Tambien ha de tener la facultad de
proveer los destinos de la Administraci6n. Es precise, se-
fiores, que desaparezea, y pronto, esa lepra llamada emplea-
dos pfiblicos. Hay que acabar con eso que se denomina la
burocracia, que, por regla general, no desempefia en nuestra
sociedad otro papel que el de zfnganos de la colmena. Son
los parasitos del presupuesto, buenos tan s61o para satisfa-
cer las miras y los compromises de partido, a expenses de la
colonia. Es una forma de explotaei6n sin beneficio alguno
para el pais, antes bien con manifiesto dafio de sus intereses.
No quiere decir eso que reehacemos en absolute la existen-
cia de empleados. Queremos que aqui se nombren; queremos
que aqui los design el Gobernador General, no arbitraria-
mente, sino con sujeci6n a determinadas condiciones de arrai-
go, de aptitud y moralidad, puesto que el bune servicio, y no
el medro, es lo que cumple asegurar en el desempefio de
las funciones piiblicas. A eso nos dirin nuestros adver-
sarios que lo que queremos en realidad es despacharnos
a nuestro gusto, dando los destinos todos a cubanos. Pier-
dan cuidado: todos seremos empleados, conservadores y auto-
nomistas. Habra para todos; lo que import es que con-
curran las condiciones que antes indiqu6: arraigo, aptitud,










LA ORATORIA EN CUBA


moralidad. Ademis, la responsabilidad no ha de ser, co-
mo hasta aqui, por punto general letra muerta, sino una ver-
dad que todos palpen. Vienen aqui empleados que no saben
escribir y que regresan a la Peninsula llevindose una fortu-
na, nuestro dinero. Eso sucede, sefiores, salvo excepciones
que me complazco en reconocer. Pero si bien se mira, el mal
no estA en los hombres, estA en el sistema, que es del peor
g6nero. El sistema. malo pervierte, estimula con el favor y
la impunidad, despierta el afan de lucro y hace a los emplea-
dos concusionarios por la falta de estabilidad. No pode-
mos exigir que sean heroes; ni debemos sorprendernos de
que, llegada la ocasi6n, a todo se sobreponga el instinto de
capacidad.
Si el regimen auton6mico no consistiera mAs que en la
existencia del Gobernador General, nada adelantariamos cier-
tamente. Mucho mas se necesita. Junto al Alcalde, esta el
Ayuntamiento, junto al Gobernador Civil esta la Diputaci6n
Provincial. Ademas, los Ayuntamientos y las Diputaciones Pro-
vinciales son de origen elective. Pero al lado del Gobernador Ge-
neral no hay nadie; estA solo, y esa soledad nos hace dafo. Sin
embargo, hoy por hoy vale mas que el Gobernador General es-
te solo que mal acompafiado. Queremos consejeros a la luz
del dia y ademas, responsables. Nuestro Gobernador General,
el que pedimos, no ha de estar investido de facultades disere-
eionales ni omnimodas, que constituyen un peligro permanen-
te para las libertades pfiblicas y los dereehos individuals; no
queremos que se nos gobierne a lo military, sino a lo civil. Asi,
pues, junto al Gobernador General ha de estar la representa-
oi6n de la colonia, considerada en su unidad; ha de estar la
"Diputaci6n insular", de origen tambien elective. Ya el Go-
bernador General no esta solo, sefiores; se encuentra, por el
contrario, muy bien acompafiado, Diputaei6n insular, dipu-
taeiones provinciales, Ayuntamientos: el juego esta complete.
i Cuales han de ser las facultades de la Diputaci6n insu-
lar? En primer t6rmino, el voto de los presupuestos de la
colonia, obra hasta hoy realizada en las cortes con muy ma-
la fortune para los contribuyentes. A la Diputaei6n insular
corresponde, pues, fijar el sistema tributario, desapareeien-
do de una vez para siempre los ominbsos derechos de expor-
taci6n. Y estableciendose las relaciones mercantiles con la










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Peninsula sobre la base del libre cambio. Puesto que aqui es-
tan los eontribuyentes llamados a levantar las cargas pfibli-
cas de la colonia, just es que sean sus mandatarios, libre-
mente elegidos, los que las sefialen y determine. Los cordo-
nes de la bolsa en sus manos deben estar. I QuB sucede hoy, se-
iiores? Que los presupuestos de Cuba son votados por los re-
presentantes de los que, por la ley, no vienen obligados a
sufrir el gravamen que imponen. De mAs de cuatrocientos
diputadoq se forma el Congreso, y trescientos sesenta es el nd-
mero total de senadores. i CuAntos diputados elige Cuba?
Veinticuatro. i Cuantos senadores? Diez y seis. Es decir, una
minoria exigua para ambos cuerpos colegisladores. Suponien-
do que los veinticuatro diputados y los diez y seis senadores
nuestros pensaran de igual manera y votaran en identico sen-
tido, qu6 conseguirian enfrente de los demas representan-
tes de la naci6n? Nada, absolutamente nada. Quedarian de-
rrotados sin remedio. La cuenta es clara. De manera que,
no obstante el voto uninime de nuestros diputados y sena-
dores, se impondria a1 pais un presupuesto rechazado por los
mandatarios de los contribuyentes. Esto envuelve una gra-
ve infracci6n del principio fundamental del sistema repre-
sentativo, o sea que el impuesto debe ser votado libremente
por quien ha de pagarlo o por su legitimo representante. Con
el voto del impuesto por la Diputaci6n insular, el sistema re-
presentativo seria una verdad para el pais, un abrigo segu-
ro contra ajenas imposiciones, una garantia cierta y eficaz
para el contribuyente. Pero hay que distinguir entire las car-
gas de character national y las cargas de carActer local. Son
6stas, las de character local, las que pueden y deben ser esta-
blecidas por la Diputaci6n insular; las de caricter national
son y deben ser de la incumbencia exclusive de las Cortes
De consiguiente, es precise que nuestros presupuestos dejen
de ser presupuestos del Estado para no ser mAs que presupuestos
de la isla, de la colonia, reservando para los generals de la Mo-
narquia aquellas obligaciones y aquellos servicios que afecten
a los intereses generals.
El sostenimiento del Ministerio de Ultramar no debe pe-
sar sobre la colonia; el gasto es de character national. El Mi-
nisterio no es de Cuba, lo es de la Metr6poli. Lo mismo acon-
tece respect a las classes llamadas "pasivas", o sean cesan-










LA ORATORIA EN CUBA


tes, jubilados, retirados, etc. No se trata de servicios presta-
dos exclusivamente a la colonia, sino de servicios a la naci6n,
ya en la Administraci6n del Estado, ya en el Ejrcito o en la
Marina. Otro servicio de caricter national: el de la Deuda
piblica. Asi por su origen como por su destino, es obligaci6n
que corresponde, no a la colonia, sino al Estado. Por que
hemos de costear un ej6rito? Por que hemos de sostener
una marina de guerra? Esas son tambi6n obligaciones de
earfcter national. Descargado el presupuesto nuestro de gas-
tos tan cuantiosos, ha de mejorar considerablemente la con-
dici6n del contribuyente y la de todo el pais, pudiendo en-
tonces consagrar sus recursos al fomento de los intereses mo-
rales y materials, que tan desatendidos se encuentran hoy
por lo desacertado y lo gravoso del sistema.
Pero se dird que la autonomia colonial es un regimen de
egoismo, un regimen que liberta a la colonia de toda parti-
cipaci6n en las cargas nacionales, ech~ndolas todas sobre la
Metr6poli. Y no hay tal, seiiores. Las provincias cubanas ha-
bran de contribuir en just proporci6n con las demas de la
Monarquia a levantar esas cargas, puesto que la colonia for-
ma parte integrante de la naci6n. Un ministry ha dicho, en
un arranque de puro efectismo, que lo que en realidad que-
riamos los autonomistas cubanos al consignar una cuota pro-
porcional para los gastos generales del Estado era tener aqui
"alquilada la bandera espafiola". Eso es una frase y nada
mis. Asi no se dispute; se ofende al contrario y no slele con-
testa.
A mas del voto del impuesto, ha de poseer la Diputaci6n
insular la facultad de resolver definitivamente cuanto se re-
fiera a los intereses locales que lo sean generals de la colonial,
asi como los Ayuntamientos tienen el gobierno y direcci6n de
los intereses del Municipio y las Diputaciones provinciales el
gobierno y direcci6n de los de su respective localidad. &C6-
mo negar, sefiores, que existen cuatro 6rdenes de intereses y
que cada uno de ellos exige una organizaci6n adecuada para
que resulten atendidos con acierto? Hay los intereses nacio-
nales, los insulares, los provinciales y los municipales. Todos
deben ser regidos conforme a los principios del sistema re-
presentativo, es decir, con el director y eficaz concurso de los
ciudadanos por medio del sufragio popular. Aun no sucede










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


asi respect de los intereses insulares, de los intereses genera-
las de la colonial, hoy en manos del Gobernador General y
del Ministro de Ultramar, con grave dafio d'el bien pfblico,
si se tiene en cuenta que ta! orden, por no decir desorden de
cosas, implica necesariamente la existencia de una centraliza-
ei6n tan opresiva como esit.ril, teniendo su instrument en la
burocracia, en esas oficinas pobladas de ahijados satisfechos,
y su forma en el expediente, en que se malgastan el papel y
la paciencia...
Con el planteamiento de la autonomia colonial se cortarian
de raiz tamafios males. No habria que esperar la resoluei6n
del Ministro para saber si se puede construir un puente, reparar
un muelle, establecer un faro, fundar una escuela normal y tan-
tas otras cosas que un dia y otro van por los vapores correos,
cuando no por el cable, a la Metr6poli, para volver resueltas,
si es que vuelven, tarde y mal, careciendo asi nuestra admi.
nistraci6n de dos de las cualidades principles que deben con-
currir en toda buena gesti6n de los intereses piblicos: el
acierto y la oportunidad. Y si es muy dificil administrar a
Cuba desde Madrid, como dijo el senior Le6n y Castillo; si es,
mejor dieho, casi impossible, segin lo tiene patentizado la
experiencia y lo sugiere el buen sentido, y si, por otra parte
todo pais ha menester de una buena administraci6n, fuerza
sera convenir en que necesidad tan grande no se verat jams
satisfeeha dentro del regimen existente, a causa de los vicios
irremediables de que adolece, pudiendo tan s61o aleanzarse
dentro del regimen que pedimos los autonomistas, o sea la ad.
ministraci6n aqui. Ah, sefiores! Si es una verdad que des-
de Espafia no pueden administrar a Cuba, spor qu6 no noE
permiten que la administremos nosotros los aqui residents
los inmediatamente intercsados? La Metr6poli conservaria
intactos los atributos todos de la soberania; conservaria la
direcci6n supreme de la colonia, velando por la integridad de
los intereses nacionales; y la colonia, por su parte, podria
tender a lo naturalmente suyo, podria cuidar de sus asun-
tos propios eon la debida solicitud y diligencia. La agricul.
tura, la industrial y el comercio, el fomento de la poblaci6n,
la instrucci6n y las obras pfblicas, la sanidad y la beneficen-
cia, el servicio interior de correos y tel6grafos, la organiza-
ci6n de los tribunales de justicia, el regimen municipal y pro.











LA ORATORIA EN CUBA


vincial, el sistema electoral en cuanto a las corporaciones
locales, la determinaci6n de las variantes, que, dadas nuestras
circunstancias especiales, deban introducirse en las leyes de la
Metr6poli que convenga aplicar a la colonia; todo eso, cuanto
mis fuere de carfcter local por su ind'ole y alcance, habra de
ser de la competencia de la Diputaci6n insular.
El Gobernador General' es el jefe superior de la Administra-
ci6n insular; pero como no es possible que un solo hom-
bre, por capaz y laborioso que sea, se ocupe de los mil deta-
lles que present el despacho de los negocios pfiblicos, se ha-
ce necesario que le asistan personas de su elecci6n. Otro mo-
tivo hay: y es, que no siendo responsible el Gobernador
General ante la colonia, alguien ha de serlo, pues de
otra suerte todo quedaria comprometido, a merced de la ar-
bitrariedad, sin garantias positivas, sin mas responsabilidad
que la puramente moral, que no basta en manera alguna pa-
ra asegurar la buena gobernaci6n de los pueblos. A la do
ble necesidad indicada responded el Consejo de Gobierno, que
con la Diputaci6n insular y el Gobernador General comple-
ta el nfimero de las institueiones fundamentals del regimen
auton6mico. El Gobernador General nombra y separa a los
individuos del Consejo, siendo 6stos responsables directamen-
te ante la Diputaci6n insular, a cuyas sesiones deben concu.
rrir para tomar parte en los debates y dar cuenta de su con.
ducta. Confianza, responsabilidad; he ahi las dos condieio.
nes esenciales del gobierno dentro del sistema representati-
vo, rectamente entendido y honradamente aplicado. El Con-
sejo de Gobierno debe llenar cumplidamente esas dos condi-
ciones. Sus miembros, que son los consejeros del Gobernador
General, han de poseer la confianza de 6ste y la de la Dipu-
taci6n insular. Si perdieren la del primero, tendrian que di-
mitir, y si perdieren la de la segunda, la dimisi6n habra de
seguir tambien. Pero esta regla, si bien general, no puede
ser absolute: esta limitada por las prciticas constituciona-
les, encaminadas a que, en definitive, prevalezcan los votos
y deseos del pais. Asi, pues, bien podria sueeder que el Go-
bernador General, que por su impareialidad como represen-
tante de la Metr6poli es en cierto modo el regulador en los
movimientos de la administraci6n colonial, sostenga a sus
consejeros a pesar del voto contrario de la Diputaci6n, por











EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


entender que estAn en lo cierto. 1 Qu6 tendria que hacer en-
tonces? C6mo se evitaria el conflict? De una manera muy
sencilla: disolviendo la Diputaci6n. Para quedarse solo? No:
para convocar a los electores dentro de su termino precise, a fin
de constituir una nueva Diputaci6n, que dejaria resuelta la
cuesti6n pendiente, bien aprobando, bien desaprobando el pa-
recer del Consejo de Gobierno, cuya responsabilidad, como se
ve, aparece siempre viva y exigible.
SCuAles habrAn de ser las relaciones del Gobernador Ge-
neral con la Diputaci6n insular? El Gobernador General con-
voca, suspended y disuelve la Diputaci6n. Comparte con 6sta
la iniciativa, por medio de sus consejeros responsables. Los
acuerdos de la Diputaci6n han menester de la aprobaci6n
del Gobernados General, el cual estA armado, por tanto, de
la prerrogativa del veto. Algunos han mirado con cefio y des.
confianza esto del veto; pero, c6mo no admitirlo, si se admite
la soberania de la Metr6poli. cuyo representante es el Go-
bernador General? Eso si, el veto que oponga no serA defi-
nitivo; contra 61 podra recurrir la Diputaci6n insular al Go-
bierno supremo, que resolvera sin ulterior recurso. 4 Qu6 ma-
yores garantias pueden exigirse? Gobernar no es oprimir, ni
administrar es entorpecer, ni tompoco explotar, como hasta
ahora se ha creido en punto al regimen de las colonies; go-
bernar es dirigir con inteligencia y previsi6n, y administrar
es cuidar con toda solicitud de los intereses pfiblicos, sin mis
mira que el bien general y la satisfacci6n de los ciudadanos
Aseguran nuestros adversaries que, una vez establecida
aqui la autonomia, eomenzaria necesariamente una era de sa-
cudimientos, trastornos y revueltas, multiplicendose de esa
suerte nuestras desgracias. Es decir, que la autonomia seria
para Cuba un escAndalo permanent que, a la fuerza, habria
de terminar en un fin desdichado, con peligro de muerte, no
tan s61o para la nacionalidad, sino tambi6n para la civiliza-
ci6n, falto, como habia de estar entonces el pais, de la acci6n
tutelar de la madre patria, de la rectitud e imparcialidad que
entrafia esa acci6n, y de los elements de autoridad y fuerza que
supone. Y nada de eso que tanto se teme sucederia. Ante todo,
]a colonia es un campo cerrado a las cuestiones puramente politi-
cas, a estas cuestiones candentes que en la Peninsula agitan
tan profundamente los Animos, haciendo alternar los pronun-










LA ORATORIA EN CUBA


ciamientos con las reacciones en medio de luchas sin fin y de
conflicts recientes. Nada de ello tendria cabida ni expli-
caci6n en .la colonia, por lo mismo que no estk llamada por
su acci6n a influir de una manera directa en los destines de
la Metr6poli ni en la forma del gobierno national, que es
precisamente el tema de los partidos peninsulares, su cons-
tante preocupaci6n, el m6vil principal a que obedecen, el
punto en que chocan sus encontrados esfuerzos, el alimento
de sus pasiones, siempre encendidas. La colonia respeta la
forma de gobierno, sea cual fuere, que la Metr6poli, en uso de
su soberania, haya estableeido. Eso no lo dispute la colonia,
lo acepta. Sus intereses son intereses locales. Lo que le im-
porta es que esos intereses no esten a merced del Gobierno,
sino que se encuentren amparados en su existencia y favore-
cidos en su desarrollo por la acci6n ordenada y fecunda de
instituciones propias. Organizada la autonomia colonial en
la forma dicha, no habria lugar mAs que para cuestiones de
caricter econ6mico y administrative, limitadas a las necesida-
des de la isla; cuestiones que aqui resolveriamos con entero
conocimiento de causa y de la manera mas convenient para
la prosperidad comiin, sin lastimar en lo mas minimo los de-
rechos de la Metr6poli, compatible en todo lo just y racio-
nal con la amplitud de acci6n de que ha menester la colonia
para el desarrollo de sus elements de riqueza y cultural.
Tambi6n hay que tener muy en cuenta que la autonomia co-
lonial no es tan s61o libertad. sino tambien gobierno. Si mi-
ra por la suerte de los individuos, atiende igualmente a la
causa del orden con toda la autoridad y toda la fuerza de un
poder legitimamente constituido. La libertad no ha de vivir
refiida con el orden: antes bien, han de completarse y ayu-
darse reciprocamente, marehando en cabal concerto, pues ni
la libertad es licencia ni el orden opresi6n. Yo bien sB que
nuestros adversaries no se enamoran de las ideas. y que to-
do su empefio lo eifran en obtener la posesi6n de garantias pa-
ra sus intereses. Pues bien, sefiores, la autonomia colonial es
precisamente un sistema de garantia para todos los intere-
ses que merezean la protecci6n de las eyes; para los bastar-
dos, no. Con la autonomia ganara en seguridad' la producci6n,
y, por tanto, en vuelo y rendimientos, poniendo termino al
sistema fiscal que nos agobia y esquilma; con la autonomia el











EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


comercio extenders su acci6n y multiplicara sus medros, ca-
yendo las barreras que un regimen arancelario insostenible
opone al desarrollo de las relaciones mercantiles; con la au-
tonomia desaparecera la ostentosa cuanto est6ril administra-
ci6n que nos ata y nos arruina; con la akltonomia llegaremos
a extirpar la inmoralidad administrative, que no es ya una
epidemia, sino un mal endemico. AceptaTr la autonomia es
hacer un buen negocio.
gA qu6 esperan nuestros contrarios para cambiar de ac-
titud? ~Aeaso suefian todavia con resucitar el pasado y traer
la reacci6n? Suefio engafioso, porque la historic no se repite,
sino que march. I Tienen todavia fe en sus decantados y
hasta hoy infecundos veredictos? &Esperan ain algo de esa
asimilaci6n possible y racional que nadie entiende y que ellos,
que blasonan de hombres practices, no pueden tomar en se-
rio, por lo mismo que ningfin resultado provechoso les asegu-
ra? Ellos. que son conservsdores, no de principios, sino por
conveniencia propia, Ino ven, no palpan el peligro que los
amenaza con la ruina? AHabrin perdido el tino hasta el ex-
tremo de conspirar contra sus mismos intereses? Es precise
que se recojan y mediten sobre lo present y lo porvenir, pa-
ra evitar nuevas y mas dolorosas decepciones. Sus intereses
estfn ligados a la suerte del pais. No pueden, no, asegurar-
se el privilegio de una vida aparte, libre de azares y contra-
tiempos: viven aprisionados en el seno de nuestra sociedad,
levantindcse y cayendo con ella. La solidaridad existe sin
que nadie pueda romperla. Demencia grande es contrariar
las aspiraciones que nacen de nuestras entraias y que con
creciente pujanza van abriendose paso... Aspiraciones le-
gitimas, aspiraciones dictadas por la necesidad de mirar por
nuestra dignidad y por nuestra salvaci6n. En estos dias de prue-
ba y de expiaci6n, en estos moments de ansiedad y angus-
tia, es prudent, es patri6tico, es necesario desterrar del ani-
mo toda idea mezquina para. inspirarse en un sentimiento ele-
vado y saludable de paz y de coneordia, y trabajar con ahin-
co, como hombres de buena voluntad y de sanas intenciones,
por remediar males inveterados, agudos, que minan la exis-
tenia de toda riqueza y de toda cultural entire nosotros. De
otra suerte, sefiores, marcharemos todos a la ruina material
y moral, y sera el hermoso suelo de Cuba un nuevo asiento










LA ORATORIA EN CUBA 97

reservado a la barbarie, un campo abierto a los peores ins-
tintos y cerrado a los intereses superiores de la civilizaci6n,
intereses que todos, peninsulares e insulares, conservadores
y autonomistas, estamos obligados a defender y ensanchar
con inteligencia, con energia y manteniendo siempre vivo el
sentimiento de nuestra comfin responsabilidad.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs