• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 La oratoria en Cuba
 Primer periodo (1790-1866) - Oratoria...
 Oratoria forense
 Oratoria academica
 Oratoria politica en el exteri...
 Segundo periodo (1866-1927) - Oratoria...
 Index






Group Title: Evolucion de la cultura cubana, (1608 - 1927).
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074038/00009
 Material Information
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
Physical Description: 18 v. : ill. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, José Manuel, 1880-1968
Publisher: "El Siglo XX"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1928
Edition: Edición oficial.
 Subjects
Subject: Cuban literature   ( lcsh )
Cuban literature -- History and criticism   ( lcsh )
Cuban poetry   ( lcsh )
Speeches, addresses, etc., Cuban   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographies.
Statement of Responsibility: recopilación dirigida, prologada y anotada por José Manuel Carbonell & Rivero.
General Note: Publisher varies: v. 7-17 published by Montalvo y Cardenas.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074038
Volume ID: VID00009
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001491661
oclc - 23298160
notis - AHA3873

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page I
        Page II
    Title Page
        Page III
        Page IV
    La oratoria en Cuba
        Page V
        Page VI
        Page VII
        Page VIII
        Page IX
        Page X
        Page XI
        Page XII
        Page XIII
        Page XIV
        Page XV
        Page XVI
        Page XVII
        Page XVIII
        Page XIX
        Page XX
        Page XXI
        Page XXII
    Primer periodo (1790-1866) - Oratoria sagrada
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Oratoria forense
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Oratoria academica
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Oratoria politica en el exterior
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Segundo periodo (1866-1927) - Oratoria politica
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
    Index
        Page 377
Full Text







































a,=7 '~~








.1 r;
*''`~

















4E-- r
































EUOLUtI1tH DE LH CULTURE CUUBHNM



LFA ORITORIM En cUBan











EUOLUCII6H DE LR CULTURE CUBRHR
(1608 1927)

UOL. Ull


La Oratoria en Cuba



Tomo I


Recopilaci6n airigila, prologa6a y anotada

por


losd manuel Carbonell y Riuero,
President de la Academia Nacional de Artes y Letras,
Individuo de Ndmero de la Academia Cubana de la Lengua,
C. de la Real Academia Espafola y Delegado de Cuba a
la VI Conferencia Internacioal Americana.



(Dlbulos de Antonio lmIlnez Rrmengol)




(ED tllOH OFICIRL)





LA HABANA
IMP. MONTALVO Y CARDENAS
AVE. DE ITALIA. 103.
1928













LATIN AMERICh
















LF9 ORMTORIF EH WUEf9


Antes de proyectar someramente, en la forma en
que voy a hacerlo, a grandes rasgos, el cuadro evo-
lutivo de la oratoria y de los oradores cubanos, quie-
ro dejar sentada una conclusion previa.
Si oratoria es s61o un cuerpo de oraciones pro-
nunciadas por un conjunto de hombres, ajustadas
a un patron preceptivo clasico, subordinadas a re-
glas y models acad6micos de forma y de doctrine;
un archivo de piezas perfectas; una expresi6n de
ideas escogidas, vaciadas en bruflido molde conven-
cional, entonces no hay oratoria en Cuba, o, con mas
exactitud, lo que hay en Cuba de esa clase de oratoria,
sobre todo en el primer period, no es bastante para
constituir una oratoria national. Pero si-como yo
creo-la oratoria es la exposici6n galana del pensa-
miento y del sentimiento en formas bellas y senci-
Ilas, de modo que sacuda o deleite a un auditorio
(porque la elocuencia, aunque parezca paradoja, es-
ta en el que oye y no en el que habla), entonces la
oratoria es indigena de Cuba, y tiene aqui nutrido
acervo y prolificos oradores.
Si, mAs que necesario, es indispensable tener
la mayestatica elocuencia de Bossuet, la mistica
palabra de Lacordaire, la serAfica jaculatoria de
Masillon, el met6dico plan de Burke, la regulada
acometividad de Mirabeau, la romintica argumen-
taci6n de Vergniaud, la desgarbada conminaci6n de








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Robespierre, la melodramitica lirica de Lamartine,
la diluida verbosidad de Castelar, la retumbante elo-
cuci6n de Gambetta, la impetuosa dial6ctica de Sal-
mer6n, para ser, respectivamente, orador sagrado,
doctrinario, politico, forense, acad6mico o parlamen-
tario, entonces en Cuba no ha habido sino aproxima-
ciones de orador; pero si basta sentir el fuego sa-
grado desde el pilpito o desde el estrado, en el pa-
raninfo o en la plaza piblica, y tener el don de trans-
mitirlo con un poco de arte; si son fundamentos prin-
cipales de la oratoria la instrucci6n, el juego de la
fantasia, la discipline mental, el atractivo de la me-
t6fora, la riqueza imaginative, el circunloquio festo-
neado, la distribuci6n adecuada de las ideas y la con-
currencia de concepts, la alteza de miras y la su-
perioridad del pensamiento, la fdcil palabra y el ta-
lento persuasive, entonces Cuba es tierra de ora-
dores, y es y ha sido siempre el escalio del Atldntico
occidental de donde han partido las m6s ardientes y
policromas manifestaciones del verbo.
El cubano es hablador por naturaleza, aunque en
el fondo de su cardcter alegre bulle un sedimento de
perenne melancolia. Si no fuera, por hAbito nacio-
nal, descuidado en su prosodia, seria un sorprendente
orador. Los ejemplos son cotidianos. Basta un poco
de instrueci6n y un ligero bagaje lexicogrAfico para
que surja espontAneamente el tribune.
Esto-alega un notable critico-procede princi-
palmente de audaz inconsciencia; pero no hay tanta
audacia, o, por lo menos, tanta volici6n en la audacia,
como pudiera parecer, si se tiene en cuenta el arbol
exuberante de follaje verborreico de que Cuba es
una rama, y que las races son los factors 6tnicos,
que no deben pasar inadvertidos cuando se tiene el
prop6sito de ser just.








LA ORATORIA EN CUBA


Los primeros pobladores de Cuba fueron, en su
mayoria, espaioles meridionales, alegres y sempiter-
nos charladores, y con ellos tenemos afinidad. La in-
migraci6n africana tambien trajo meridionales; el
negro es incansable pailero, y de 6I tienen unos
la contigiiidad, y otros la continuidad. Nuestra si-
tuaci6n geografica, con respect a Europa y Norte
Am6rica, con el clima correspondiente, nos hace, por
tercera vez, decisivamente meridionales.
Lo que al cubano le falta de prfctico y ejecutivo
le sobra de sofiador y parlanchin; lo cual no signifi-
ca, empero, que sea manco de cerebro ni de brazos.
Si un cubano rancio, del tipo medio, substratum de
todas las 6pocas pasadas, con la exclusion 16gica de
la actual, que responded practice y doctrinariamente
al dinamismo contemporineo; si ese cubano dijese
s6lo cuanto ha hecho o hace, poco tendria que contar;
pero si hiciera todo lo que dice, y como lo dice, seria
el hombre mis cabal y active del mundo en ingenio,
valor, gallardia y capacidad. Y es que el cubano de
la 6poca del coloniaje tenia latentes las cualidades del
hombre superior, comprimidas y ahogadas por su
condici6n de paria durante cerca de cuatro siglos.

***
La oratoria puede dividirse, universalmente, en
hierdtica y popular, sin fronteras infranqueables y
con aleaciones. En Cuba ha habido, y hay, oradores
de la primera clase; pero los mas son de la segunda.
Las direcciones de ambas abarcan todos los generos,
algunos de los cuales, por preponderancia circuns-
tancial, caracterizan 6pocas.
Cuba ha tenido oratoria sagrada, forense, acad6-
mica, con sus ramas cientificas, filos6ficas y didActi-
cas, y oratoria political, a la cual afiado, como fase es-








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


special de ella, la revolucionaria o filibuster, para
decirlo con el adjetivo peculiar de Menindez y Pe-
layo cuando se referia a los separatists de este he-
misferio.
En puridad, desde la conquista hasta nuestros
dias, en que acaba de celebrarse el vig6simo quinto
aniversario de la Repfiblica, la oratoria en Cuba pue-
de dividirse, cronol6gicamente, en dos largos perio-
dos: el hierdtico, sujeto a chnones y can6nicamente
observado, y el dem6tico o popular.
El primer period comprende desde el dia en que
fray Bartolom6 de las Casas, en nombre de la cari-
dad cristiana, fulmin6 anatemas contra la esclavitud
del indio (aunque la cronologia no puede considerar-
lo asi, por falta de datos, sino desde 1790, en que bajo
el gobierno de otro ilustre las Casas aparecieron en
Cuba las manifestaciones culturales), hasta el comien-
zo de las conferencias de la Junta de Informaci6n
(1866-1867), reunida en Espafia, y de la cual dice
Montoro-en erudito trabajo sobre los preliminares
y el epilogo de aquella Junta-que unific6 al pais cu-
bano en un espiritu comn~, como no lo tuvo antes,
como tengo para mi que no ha vuelto a estarlo sino
cortos periods despugs, para concretar, con la adhe-
sidn de la inmensa mayoria de la Isla, en soluciones
prdcticas, inmediatamente hacederas y estrictamente
legales para todos nuestros problems, las aspiracio-
nes political, sociales y econ6micas del pueblo cubano.
El segundo period comprende desde esas conferen-
cias de la Junta de Informaci6n hasta nuestros dias.
El primer period, extenso y estancado mas que
reaccionario, fu6 lento, y en lines generals, pobre y
huerfano de oratoria political, consecuente con el es-
piritu de la opresi6n metropolitan, que desde 1837
habia excluido a los diputados cubanos de las Cor-








LA OBATORIA EN CUBA


tes, y puesto oidos de mercader al movimiento refor-
mista de 1867, que culmin6 en fracaso. La oratoria
political brill6 por su ausencia dentro de la Isla, y en
diversas ocasiones fueron perseguidos y castigados
sus atisbos en la oratoria acad6mica. Fuera de Cu-
ba, hubo oratoria political revolucionaria en el primer
period, alrededor de los movimientos expediciona-
rios de Narciso L6pez, y en ella se distinguieron
Gaspar Betancourt Cisneros, los poetas Miguel Teur-
be Tol6n y Pedro Santacilia y otros paladines de la
protest romantica, que clamaban en el destierro
contra el despotismo espafiol, que habia convertido la
Isla en mortifera mazmorra.
El segundo period, que ha cumplido ya medio
siglo y es el de desarrollo, resisted el anAlisis de la
critical. Me adelanto a decirlo: antes del period au-
tonomista pudo haber, ~t hubo, oradores en Cuba; pe-
ro oratoria como fuerza de acci6n y prop6sito, no la
ha habido sino en el ciclo autonomista, que destacar6
en el lugar correspondiente como encauzador y pro-
pulsor de nuestros progress en ese campo.
El primer period lo caracteriza la oratoria sa-
grada (la mAs frecuente y notable, reducida a la pro-
paganda catequista para mantener la fe, a las dis-
quisiciones mas o menos abstrusas y dogmaticas, el
natalicio, el onomdstico, el epicedio, el panegirico de
santos y personajes), a la que dieron tono y pres-
tigio los padres Jos6 Agustin Caballero, Montes de
Oca, Barea, Felix Veranes y Varela, el iltimo de los
cuales abandon la rutina escolastica para abrir di-
latados horizontes a la ciencia y al saber; y detris
de ellos, TomAs Romay, Luz y Caballero, Felipe
Poey y otros, formados intelectualmente much an-
tes de iniciarse la reform universitaria.
Pari pasu de la oratoria sagrada, surgi6, en la








EVOLUTION DE LA CULTURAL CUBANA


primera mitad de la centuria decimonovena, la
forense, en que despuntaron Escobedo "el divi-
no," Cintra, Guiral, Govantes, Carbonell, Santa-
cilia, y a pocos pasos, en el orden en que la cito,
la academica, sin que faltaran justas escolasticistas
en sociedades constituidas expresamente para hablar
o para atreverse, con ropaje literario y aleg6rico,
remoto o equivoco a veces, para eludir la acci6n ofi-
cial, a lanzar fugaces chispas del oculto fuego que
ardia en algunos corazones como en un sagrario es-
condido, anhelantes de libertad. Hasta 1866 no hu-
bo ostensiblemente oratoria popular cubana, en la
Isla o fuera de ella, por lo menos en proporci6n bas-
tante para darle car6cter.
Palabras, ideas, simbolos, aspiraciones, alusiones
y audacias orales no faltaron aqui y alli; pero no se
podria mantener sin error la existencia de la ora-
toria political, porque si antes hubo algfin brote tri-
bunicio convergente al ideal separatist, o de tono
liberal invocando la patria o la humanidad entera,
fu6 muy disimulado, en estrechos circulos y con me-
te6ricas apariciones, en colegios como El Salvador,
de Jose de la Luz y Caballero, sociedades o circulos
privados, y en el exterior de modo emergente.
Aun a partir del 66 y mientras dur6 la guerra
larga-el primer impulse formal, fracasado, pero no
por eso menos valioso, por la independencia-, la
oratoria popular cubana, con oradores cubanos de na-
cimiento o sentimiento, fue, y no podia ser de otra
manera, popular dentro del pals, con mordazas y es-
casez, y s61o se expansion en los campamentos y en
la emigraci6n en cantidad reducida. A lo mAs, alum-
braba un instant, como una furtiva proyecci6n de
linterna sorda, en fugaces circunstancias. Los mis-
mos hombres que, como Jose Antonio Saco, adoptan-








LA ORATORIA EN CUBA


do un sentido universal en sus palabras para burlar
la persecuci6n, cosa que no siempre consiguieron, se
aventuraban a expresar ideas nuevas de libertad, que
es la filosoffa del derecho natural, tomando como pre-
texto generalizador el mundo, para sacudir, desper-
tar y levantar las conciencias dormidas y acusar y
emplazar a la tirania; aun esos mismos hombres usa-
ban el embozo ret6rico, se cefiian o procuraban cefiir-
se a reglas clAsicas como andadores para su discurso,
recurrian a ambages afectados o capciosos o al silo-
gismo, y eran, o querian ser, escolasticos. Y ello obe-
decia a la influencia clerical en la ensefianza, determi-
nada por la costumbre y la familiar, y a que no exis-
tia el libre examen. El pueblo no tenia el concept de
su situaci6n political, aunque sentia los efectos; ni la
objetivaci6n de un prop6sito definido de liberaci6n.
Eran unos pocos espiritus avanzados, a raci6n eorta y
fija, los que entreveian-porque acaso no osaban mi-
rar de frente-el ideal como una pdlida aurora aso-
mando entire timidos celajes y nubes por el horizon-
te; y esto s6lo desde las revoluciones francesa y cen-
tro y sudamericanas. La emancipaci6n de los Esta-
dos Unidos de Norte Am6rica, levadura de la doc-
trina que llev6 Lafayette a Paris, no repercuti6 de
primera intenci6n en el pueblo cubano (si es que en-
tonces era cutbano), coparticipe del aborrecimiento,
casi todo e1 de motive religioso, de Espafia a los an-
gloamericanos; y s61o la revoluci6n francesa, prime-
ro, por noticias de sus teorias y hechos importantes,
llegadas--icosa singular!-al trav&s de Espafia, y
luego la de.la America indolatina, iniciaron su reac-
ci6n, conformaron su criterio, fomentaron sus aspi-
raciones y prendieron en el grupo, escaso, de los hom-
bres mejor preparados, pero preparados a la espafio-
la, con el dogmatismo y el servilismo por norma, pre-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


ceptos, modos e ideas preconcebidos. Facil es adver-
tir, aun al traves de las mas audaces insinuaciones o
pi'oposiciones, aun en las arengas b6licas, aun en la
preformaci6n republican, aun en nuestros dias, re-
miniscencias del silogismo, tara polemista de origen
eclesiastico, en nuestros oradores.
Y esto se debe a que, como en la misma Francia,
los revolucionados, los revolucionarios y los revolu-
cionistas eran los menos; los indiferentes, los inde-
terminados, los indolentes, los conformistas, los mAs.
Como no habia mas que brotes esporadicos y no
estados normales de opinion general, persistentes y
resueltos, sin inspiraciones ni aspiraciones colecti-
vas, no habia, como consecuencia de la represi6n gu-
bernamental, manifestaciones populares nativas, sin-
tomas de opinions tendientes a un fin renovador, o
por lo menos, diferente. Los adalides iniciados en las
nuevas propensiones eran plants de invernadero, ca-
paces de vegetar, florecer y fructificar, a condici6n de
que se les hiciese su clima, porque estaban nutridos
y desarrollados en otro terreno con un cultivo dado.
Su obra fu6, necesariamente, admirable; pero no
pudo ser fecunda.
La oratoria en esas condiciones tuvo que ser emo-
tiva, correspondiente a estados animicos sustanciales,
modelados con preocupaciones, prejuicios y senten-
cias de credo y escuela; pero no pudo ser popular,
porque la oratoria popular es conmotiva, provocada
con una chispa y no alimentada como un brasero.
***

El segundo period es ya otra cosa. Tiene orado-
res menos parsimoniosos, acaso menos magistrales y
enfAticos y menos cautelosos en el andar, porque no
levan el paso medido a vigilante ritmo con el canto








LA ORATORIA EN CUBA


llano, sino el paso de vencedores de los granaderos de
C6rdova en Ayacucho. Menos marines y mas mari-
neros, no toman la altura a period fijo, preocupados
en sondear los bajos y desplegar las velas.
No he de callarlo por consideraciones de ninguna
especie: s6lo en el segundo period, que empieza a
contarse desde 1866, hay oratoria political en Cuba.
Los diputados que fueron a la llamada Junta de In-
formaci6n, celebrada en Madrid, rompieron el fuego
con fe y entusiasmo, pero sin 6xito. Espafia, como di-
jo Sanguily, fue siempre sorda cuando la voz de un
cubano le pedia justicia. La revoluci6n iniciada por
CUspedes en el ingenio La Demajagua produjo los
primeros verdaderos oradores politicos: Antonio
Zambrana, Rafael Morales y Gonzalez, Ignacio
Agramonte, Marcos Garcia, TomAs y Crist6bal Men-
doza, Ram6n Perez Trujillo, Manuel Sanguily, Chi-
cho Valdes y el mismo Carlos Manuel de CUspedes,
caudillo de la insurrecci6n, entire los mis destacados,
dentro, y Enrique Pifieyro, Jos6 Manuel Mestre, Jo-
se Morales Lemus, Miguel Aldama, Vald6s Mendoza,
Jesfis Benigno GAlvez, Jose Joaquin Govantes, Sel-
va, Juan Gualberto Hava, Bias L6pez Perez, Fran-
cisco Ayala, Trelles y otros, en el exterior. Enrique
Pifieyro, como observa Manuel Sanguily en su estu-
dio Oradores de Cuba, fu6 el mas diserto de los revo-
lucionarios en el extranjero, la voz en6rgica y en-
cantada que recogia, como en un caracol, el eco de
los combates, y ponia de manifesto los sacrificios
realizados por la gente de hierro de la manigua.
Durante la guerra y en el intervalo de la paz hu-
bo, fuera de Cuba, principalmente en Nueva York,
Tampa, Cayo Hueso, Nueva Orleans, Jamaica, San-
to Domingo, una intensificaci6n de tribune ferviente-









EVOLUTION DE LA CULTURAL CUBANA


mente patri6tica, que poco a poco fu6 silenci6ndose
basta convertirse en detonaciones desperdigadas; pe-
ro en just apreciaci6n, la oratoria political empez6
con la propaganda autonomista.
El autonomismo, considerado como labor educa-
cional y civica y formadora de la conciencia del
pueblo, embotada en la Capua del coloniaje, como sa-
cudida a la dolorosa decepci6n cubana y como aci-
cate a su desaliento, no como ideal politico, lo ha he-
cho todo politicamente en Cuba.
La orientaci6n autonomista tuvo dos rumbos, y
sus oficiantes tuvieron, paralelamente, dos agujas de
marear. Para unos, entire ellos Rafael Montoro, el
pontifice y encarnaci6n viva de la soluci6n cuba-
na bajo la bandera espafiola, la autonomia era la
Caaba de sus esperanzas, sin el peligro de adentro,
temido por prejuicios raciales y discordias civiles,
ni la amenaza de afuera, encarnada en el Aguila que
posa sobre la bandera de las barras y las estrellas.
Para otros, Cortina y Figueroa al frente, la autono-
mia era centinela avanzado de un campamento ocul-
to en la espesura, maniobrando sigilosamente; era la
iinica exteriorizaci6n permitida sin sufrir implacable
punici6n inmediata; era una posici6n escalonada en
el advance hacia la independencia. Esta es la explica-
ci6n de la derecha y de la izquierda del Partido Libe-
ral Autonomista.
Las dos direcciones produjeron, como ya he apun-
tado, dos sub6rdenes de oradores: de los primeros era
Montoro el primado; de los segundos, Figueroa
era el calder6n. Cualquiera de los dos itineraries
era seductor. La propaganda autonomista congreg6
bajo su bandera, enarbolada sobre las cenizas todavia
humeantes del Zanj6n, las inteligencias mas precla-
ras del pais, vencido por la derrota de sus libertado-


XIV








LA ORATORIA EN CUBA


res, y la consecuencia fue el renacimiento de la es-
peranza bajo un riego de oratoria insuperada, en la
historic de la humanidad, en duraci6n, fuerza y
objetividad.
Apremios de tiempo me impiden ocuparme, con
la extension que quisiera, de muchos voceros del au-
tonomismo de quienes no he tenido a mano discur-
sos para presentarlos como a los demas, entire otros,
de Jos4 del Perojo y Figueras, natural de Santiago
de Cuba, que se educ6 en Santander, de donde era
oriunda la familiar de su padre, y en Madrid. A la
edad de emprender studios mayores, hizolos en
Francia y en Alemania, y fue durante algunos afios
alumno de la Universidad de Heidelberg, en donde
sobresali6 como uno de los mis aventajados discipu-
los del eminente professor e historiador de la filosofia
Kuno Fischer, a quien dedic6, afos mas tarde, su fa-
moso libro Ensayos sobre el movimiento intellectual en
Alemania, en el que di6 a conocer, con referencia a
las obras mas recientes, a los pensadores, tratadistas
y critics mas influyentes de Alemania. En 1876
fund y dirigi6 la Revista Contempordnea, en la que
continue vigorosamente el alto empefio de propagan-
da y de critical que habia venido realizando, desde su
regreso de Heidelberg y de Berlin, en numerosos y
muy comentados articulos, en la Revista Europea, de
los sefiores Medina y Navarro, sobre filosofia y su
historic.
En la Revista Contempordnea luch6 por la reno-
vaci6n intellectual y cientifica de Espafia, a que as-
piraba, por medio de una mayor compenetraci6n con
las grandes tendencies de la filosofia y la ciencia. En
la mencionada revista tuvo a su cargo la critical de
autores y de obras el ilustre catedrAtico de la Uni-








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


versidad Central Manuel de la Revilla; fue primer
redactor el ya entonces famoso escritor cubano Ra-
fael Montoro, amigo intimo de Perojo desde la pri-
mera juventud; y cooperaron al 6xito de la publica-
ci6n colaboradores de tanta autoridad e importancia
como Emilio Castelar, Juan Valera, Rafael Maria
de Labra, Gumersindo de Azcdrate, Gabriel Rodri-
guez, Patricio de la Escosura, Ram6n de Campoamor
y otros de no menor prestigio y nombradia.
Intervino Perojo en la political como redactor,
primero, de El Progreso, y fundador y director, des-
pu&s, del important diario La Opinion, de cuya re-
dacci6n formaron parte periodistas de tan alta repu-
taci6n como Burell, Comenge, Talero, etc., y se afili6
al Partido Liberal acaudillado por Sagasta. El amor
a Cuba, su tierra natal, le llev6 al seno del Partido
Autonomista, que lo eligi6 diputado a Cortes para las
de 1886-91, 1893 y 1898, y prest6 a la causa de su
patria eminentes servicios desde las filas del Partido
Liberal de la Monarquia, aunque en franca disiden-
cia de la political ultramarina de esta, hasta que se
orient6 resueltamente con character trascendental en
]a material con las reforms de Maura y Abarzuza.
Despu6s de la guerra hispanoamericana se retir6
por algoin tiempo de la political, y en 1905 volvi6 a la
vida pfiblica para tender a su semanario Nuevo
Mundo, con el que tanto impulse di6 a la prensa gr&-
fica de Espafia. Como diputado por Canarias defen-
di6 con energia los intereses de aquel archipielago.
Muri6 en plena sesi6n del Congreso, usando de la
palabra, victim de una fulminante apoplejia que le
derrib6 sobre su escalio.
Sus obras principles son Ensayos sobre el movi-
miento intellectual en Alemania, Ensayos de political
colonial y su traducci6n de la Critica de la raz6n pu-








LA OEATORUI EN CMA


ra, de Kant. Dirigi6 el Nuevo Mundo hasta su muer-
te. Fund6 la Biblioteca Filos6fica, publicando la edi-
ci6n espafiola de La Nature, de Paris.
Los dos periods capitals pueden particularizar-
se distributivamente, sin alterar su caricter general.
Asi puede establecerse que en el primero predomin6
el pulpito y asomaron paladines del estrado, acad6-
micos, fil6sofos, eruditos, economists, maestros y al-
gin precursor esporAdico e indirecto, como en el ca-
so tipico de Luz y Caballero. En el segundo, predo-
min6 la oratoria de transici6n dogmAticopolitica, a
la par que agresiva, durante las primeras guerras, y
una corta prolongaci6n mAs fordnea que internal.
Despu6s vino la oratoria verdaderamente political en
la acci6n autonomista; la oratoria sagrada influida
en vez de influyente, pero eficaz y definida como don-
currente a la popular de aspiraciones patrias.
En efecto, aunque para comprenderlo y aceptar-
lo es precise haberlo presenciado, la oratoria sagrada
(de menor cuantia, ahora, por la ocasi6n y el lugar
mAs que por la forma y el fondo) del clero cubano
fu6 de una ejecutoria y de una fuerza inestimables,
que rectamente, al amparo de las creencias, entire los
ritos, simbolos y representaciones de la Iglesia, ile-
vaba al coraz6n del pueblo una promesa de vindica-
ci6n mezclada con el eco de las trompetas apocalipti-
cas llamando a las armas. En el primer period no
dej6 de hacerse esa labor, pero fue abortiva y no de
colaboraci6n conjunta; en el segundo, fue visible, pre-
meditada, por reflejo del ambiente exterior, organi-
zada tAcitamente; oratoria parroquial que trascendi6
y se mantuvo persiguiendo un objetivo. Y I c6mo po-
dria dejar de mencionar a ese respect, entire otros,
a los padres Toymil, Arteaga, Castafieda, Dobal,
Mustelier, orador popular despues; y los Santos, Ca-








EVOLUCI6N DE LA CULTURE CtTBANA


ballero, Arocha, Clara?... Entre tanto, en las emi-
graciones la oratoria apost6lica de aliento y repara-
ci6n, hija legitima de la ensayada en Guaimaro y
opuesta a la autonomista, por divergencias de pro-
cedimiento, cobraba fuerza bajo la egida de Marti,
el nuevo Cristo de la parabola constelada, principal-
mente despues de 1891, en que se organize el Par-
tido Revolucionario Cubano, y en ella se inicia-
ron y brillaron en primera fila Gonzalo de Que-
sada, Lincoln de Zayas, Fidel Pierra, Ram6n Rive-
ro y Rivero, Jos6 Dolores Poyo, Fernando Figuere-
do, NBstor Leonelo Carbonell, Jenaro Hernmndez,
Francisco Maria Gonzalez, Serafin Bello, Rafael Se-
rra, Sotero Figueroa, Juan Fraga y muchos mis.
Dentro de la Isla, y sin aceptar el program de
los autonomistas, porque no creian en su eficacia de-
cisiva frente a la inercia de Espafia, aun cuando sim-
patizaran con su propaganda como medio de organi-
zar y enardecer a los cubanos para futuras emergen-
cias, Manuel Sanguily, Enrique Jos4 Varona y Juan
Gualberto G6mez, voceros de la rebeldia y franca-
mente separatists, dejaban oir, de cuando en cuan-
do, su verbo inflamado, como si fuera la gloriosa y
abollada corneta de los viejos campamentos anun-
ciando el advenimiento de la fuerza como la unica
soluci6n possible entire la metr6poli codiciosa y la co-
lonia envilecida y maltratada.
Contra lo que muchos screen, o pudieran career, es
un hecho cierto que Marti nunca vi6 con malos ojos,
ni como ineficaz ni como enemiga, la propaganda au-
tonomista. Con Miguel Figueroa, primero, en una
entrevista celebrada en New York el afio 1892, que
no tuvo las consecuencias political que de ella espe-
r6, y con Rafael Montoro despues, en visperas
del 24 de febrero de 1895, trat6, por conduct de Ma-


XVm








LA ORATORIA EN CUBA


nuel Sanguily y Ram6n Perez Trujillo, de llegar a
un acuerdo con los directors del autonomismo, por
el cual 61 se comprometia, en nombre de los revolucio-
narios, a que si las reforms prometidas, como espe-
ranzas sin ocaso, se implantaban, e1 detendria la re-
voluci6n; pero que si las reforms no venian (y e1
estaba seguro de que no vendrian), entonces los auto-
nomistas debian disolverse, como partido, en el mo-
mento mismo en que estallara la revoluci6n. La so-
luci6n o pacto propuesto no era nada nuevo en su
espiritu. Ya 61 lo habia dicho tres afios antes (1892),
contestando una carta de Enrique Collazo: Y con
el pie en el barco de la guerra estard, y si me encar-
gasen que tentara la independencia por la paz, haria
esperar el barco, y la tentaria!
La oratoria de Marti, como digo en la nota co-
rrespondiente, no hizo escuela. Gonzalo de Quesada
la refleja a intervals. Enrique Loinaz del Castillo
le bebi6 el espiritu. Nestor Carbonell, aunque no es
propiamente orador, sino disertador o conferencian-
te, es el que mas de cerca la sigue, por la manera de
presentar la idea y por el arte de vestirla con sim-
bolos y parabolas.
La oratoria electoral de los tiempos iniciales de
la Repiiblica fu6 un desordenado escape de verbosi-
dad acumulada y noveleria de expansion nunca te-
nida; la oratoria acad6mica se ha abierto paso y estA
en visperas de alcanzar el puesto que le corresponde;
la oratoria forense, salvando procedimientos y ruti-
nas, ha ascendido al pinaculo y sefiala etapas triunfa-
les en su progresivo advance, que ya habia consagrado
los nombres de Pedro Gonzalez Llorente, Jos6 Maria
Gdlvez, Jos6 Bruz6n, Jos6 Maria Carbonell, Antonio
Govin, Francisco de la Serra, Ram6n de Armas, Jos6
Antonio Gonzalez Lanuza y Miguel Viondi, para


XIX









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


no citar mAs que muertos, temeroso de incurrir en
lamentables omisiones al mencionar a los vivos; la
oratoria parlamentaria, por el fondo y por la forma,
no es inferior a la de Espafia, Francia e Italia, aun-
que si tiene much que aprender en valor positive de
la de Inglaterra, y la oratoria diplomitica va gra-
dualmente ensanchando su circulo.
Pretender que en cada division, rama, epoca o pe-
riodo cada orador tenga un caricter exclusive, una
dedicaci6n constant y finica, es pretender lo que nun-
ca se ha visto en ningfin orador del mundo: todos son
politecnicos, aunque predomine en cada uno cualquier
tendencia preferente, mas hija del ambiente y de la
epoca que de su naturaleza propia.
En sintesis, para el studio comprensivo de la
evoluci6n de la oratoria en Cuba, y por lo que dejo
expresado, puede formarse este


Cuadro de la Oratoria en Cuba


PRIMER PERIOD:
ORATORIA HIERITICA.







SEGUNDO PERIOD:
ORATORIA DEMOTICA.


rPredomina la sagrada.
. Se manifiestan la forense, la acad6mica
Sy la political.

Predomina la political: en la Revoluci6n
de Yara y en el exterior, durante
ella; en la campafia autonomista; en
los oradores separatists, dentro y
fuera de Cuba; en la fltima guerra
de independencia; en la Ocupaci6n
Military Norteamericana, como cam-
pafia electoral; en la Convenci6n
Constituyente; en la Repfiblica, en
forma de electoral, parlamentaria e
international.
Progresan grandemente la acad6mica y
la forense.
Mantiene sus prestigious la sagrada.


XX









LA ORATORIA EN CUBA XXI

Con sujeci6n a este cuadro, de criterio mio, abso-
lutamente personal, voy a fijar los cuadros disolven-
tes; es decir, que a esta luz proyectar6 en la pantalla
las notas critics, como a botonazos de florete, de al-
gunos de nuestros oradores, mis valorigrAficas que
biogrdficas, aunque no sea mas que para romper con
la manera de los textos escolares, y aprovechar6 cada
semblanza para exponer y fijar la naturaleza real de
nuestra oratoria, sus antecedentes y trayectoria.

Jost MANUEL CARBONELL.


























PRImER PERIOD
(1790 1856)





ORATORIA SAFBRADA








































PRESBITERO OS A BUSTIH CFIRBRLLERO
(1771 1835)

Naci6, en la Habana, en febrero de 1771. Muri6, en la nmsma
ciudad, el 6. de abril de 1835.

SN% TRE el sacerdoeio secular y las 6rdenes regulars que
monopolizaron desde los tiempos de la conquista hasta
I el gobierno del general Las Casas la oratoria sagrada y
la docente; entire ese sacerdoeio afectado de espiritu misionista,
surgi6, como una cristalizaei6n, la personalidad del padre Ca-
ballero.
No era el primero, ni el inico cubano que aparecia ungido
con la palabra divina; pero si el de mis relieve. Barea, Casti-
11o, Conde, Montes de Oca y Veranes sobresalian en el genero.










4 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

El padre Caballero los resumi6 y complete a todos, porque no
s6lo abarcaba todas las direcciones de la Iglesia Cat6lica y se
distinguia en la ensefianza, dindole actividad y valor, y figuraba
entire los progresistas del pensamiento, sino porque fu6 un ora-
dor eminente, el primer orador eminente, acaso, que hubo en
Cuba, y que por much tiempo domin6 solo todo el campo de
la oratoria en su pais.
El padre Caballero fue el primero-dijo Jos6 de la Luz y
Caballero en el articulo necrol6gico que, sin firma, public en el
Diario de la Habana, acerca de su ilustre tio y sabio maestro-
que hizo resonar en nuestras aulas las doctrinas de los Locke y
los Condillac, de los Verulamios y los Newtones.
Vivi6 en el transito del siglo XVIII al XIX, que no fu6, sin
embargo, el transito entire dos 6pocas hist6ricas nuestras. Asi,
no tuvo transici6n, y fue, escuetamente, orador sagrado, mejor
dicho, orador de pfilpito, elocuente sin soltura, buen decidor sin
originalidad, sentencioso, dogmAtico y clasicista.
Abord6 siempre temas, si no dogmaticos, alentadores de pa-
negiricos y apologies de santoral y celebridades, con el vigor
silogistico de la escuela, con la obligada partici6n del seminario,
aunque chispeando aqui y alli, como el lap6rido cuya luz no es
un product de su volici6n, el germen liberal, el hAlito patriota,
la licencia de expresi6n, la audacia de idea, que le segregaba
precisamente al par que lo encumbraba de la mon6tona y ru-
tinaria elase sacerdotal.
Se le ha comparado con Bossuet; pero si he de buscarle pa-
ralelo entire los franceses, int6rpretes de la fe en la citedra del
Espiritu Santo, en aquella 6poea, en Espafia y sus colonies, pien-
so que era mis bien un tipo mixto de Massill6n,.que le prece-
di6, y de Boulogne y Couer, que eran sus contemporaneos.
Pero en realidad absolute, no -era mas que el padre Jos6
Agustin Caballero, sobresaliente en su medio y product del
mismo.


















sERm5n FiHEBRE

en elogio del excelentisimo senior don Cristdbal Col6n, primer
Almirante, Virrey y Gobernador General de las Indias Occi-
dentales, su descubridor y conquistador, pronunciado, con mo-
tivo de haberse trasladado sus cenizas de la Iglesia Metropoli-
tana de Santo Domingo a la Catedral de la Habana, por el
doctor don Jose Agustin Caballero, maestro de filosofia en
el Real y Conciliar Colegio Seminario de San Carlos y San
Ambrosio, de la misma ciudad, el 19 de enero de 1796.

Pulasme vivent ossa ista? Ezeq. cap. 37, v.
AQu6 os parcce, vivirAn o no estos huesos?
iQub diverse es, esclarecido Crist6bal Col6n, grande Almi-
rante de las Indias; qu6 diverse es la entrada que acabas
de hacer esta mafiana por las calls y plazas de la Habana, de
la que hiciste en la isla deliciosa de Guanahani, por los afios
de 1492! i Qui distintos los motives de la una y de la otra!
iQuB desemejantes son sus objetos! Alli, entonando festivo
hacimiento de gracias, rodeado de un aparato de triunfo, mi-
sica military y banderas desplegadas, fuiste el primero en pisar
las mirgenes incultas de aquel nuevo territorio; ac, en me
dio de una pompa ffinebre, enrollados los pabellones naciona-
les, sorda la mfisica, destempladas las cajas y apagado el res-
plandor de su alta dignidad, eres conducido en ajenos brazos
hasta el interior del Santuario. Alli se incit6 el deseo de ver
realizadas tus conjeturas y comprobadas tus profundas medi-
taciones sobre la existeneia de un Nuevo Mundo; aca te trae
el derecho que exclusivamente asiste a los americanos, de con-
servar tus cenizas y escaparlas del insulto que podria inferir-
les algin envidioso. Alli, en fin, fuiste a engrandecer los
timbres del Evangelio y dilatar el imperio de los Reyes Cat6-
licos; ac, vienes a recibir decorosamente los sufragios que
merece tu digna alma. i Santo Dios! Dios inmortal! Bendito








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


seas, porque mediante una cadena de sucesos inesperados, te
vales hoy de los huesos del c6lebre Col6n para presentarnos
un contrast asombroso de gloria y humillaci6n, de flaqueza
y poder! 4Pero qu6? &no es verdad, sefiores, que el hombre,
.aun el mas noble y el mis distinguido, puede reducirse a pol
vo? &no es verdad que este mismo polvo puede elevarse a la
cumbre excelsa de los honors Subamos si queremos desen-
gafiarnos al origen de la verdadera grandeza; veremos confir-
madas estas aparentes contradiceiones y justificada la ceremo-
nia que estamos practicando sobre los huesos siempre vivos
del famoso Col6n.
El cuerpo human, esta obra admirable del Omnipotente,
ni es tan precioso como se lo figure el sectario de Epicuro, que
lo idolatra, ni tan despreciable como se lo cree el impio que lo
desatiende; ni merece el aroma que se le quema a su hermosu-
ra, ni los ultrajes de que suelen cubrirse sus reliquias; 61 es
un objeto itil o funesto, odioso o respectable, segin el uso a
que se le aplica; la virtud le atrae honors, el pecado lo llena
de horror; el cumplimiento de las obligaeiones, escribia San
Gregorio Nazianzeno, lo exalta y lo ennoblece; el vicio lo de-
nigra y lo difama. Paraiso, inferno, las almas solas no son las
que gustan vuestras delicias o vuestros tormentos; bien podria
suceder que os habitasen los espiritus, como acaeci6 cuando la
obediencia o desobediencia separ6 a los Angeles malos de los
buenos; mas Dios ha querido que los cuerpos, a quien se unen
las almas, aumenten nuestra luz o nuestra tiniebla. Cuando
El venga sobre las nubes a pesar en su fiel balanza las opera-
ciones de los vivos y de los muertos, su trompeta reanimara
las yertas cenizas de los sepulcros, para que las criaturas con-
gregadas al pie de su tribunal oigan y vean ejecutar sobre sus
propios cnerpos la sentencia que pronunciara.
Lejos, lejos de aqui el que sospechare que yo trato de pre-
venir el juicio que formara Dios y el destiny que darh al cuer-
po de Col6n el dia de la retribuci6n general. Mil anatemas
estampados en el Nuevo y Viejo Testamento caerlan sobre mi,
si yo delinquiese en este punto. Mi animo ha sido justificar,
segin las doctrinas de la religion que profesamos, los honors
que rendimos a los huesos de Col6n, omitiendo, como superfluous,
muchos ejemplos que nos suministran los egipcios en el vesti-
bulo de sus sepuleros, los atenienses en el cadaver del vence-
dor de Samos, Pericles, y los mismos hebreos, en el funeral de








LA ORATORIA EN CUBA


Josefat; Osias y el general Abner. Y si esta justificaci6n se
deriva de la dignidad de los objetos a que se aplicaron los
difuntos cuando vivos, ningunos honors ni mis justos ni mis
merecidos que los que estamos haciendo a las cenizas del des-
cubridor de la Am6rica. Vosotros me preguntar6is: y cufles
fueron esos objetos, esas ocupacionest Yo respond: Dios y
el Estado, una multitud de virtudes morales y cristianas. Ved
aqui el plan del elogio que se me ha encargado forme a la
memorial de Col6n.
Si mi fantasia y mi pobre elocuencia igualasen al estupor
que me causan las acciones de este heroe tan singular, mi
discurso corresponderia a vuestra expectaci6n, a mis deseos
y a su gloria. Sin embargo, por grande que 61 haya sido en la
opinion de los hombres, no recibira de mi el homenaje servil
de una adulaci6n engaflosa. La verdad simple, pura, ingenua,
es el lenguaje que debe escucharse en la citedra del Espiritu
Santo. Asi, pues, con todo el respeto debido a este lugar, y
con arreglo a los mandates de la Silla Apost6lica, en especial
al de Urbano VIII, (1) comenzar6 diciendo que mis de cua-
tro ciudades (2) se disputan todavia la cuna de Col6n, como
disputaron la de Homero los colofonios y chios, los salaminos
y esmunios; prueba incontestable del aprecio con que todos
miran el verdadero m6rito. Desde muy temprano le encierran
sus padres en la Universidad de Pavia, mientras logra poseer
completamente la lengua latina, la cosmografia, la astrononda,
el disefio. Su genio le inclina despu6s a la navegaci6n, hasta el
extreme de considerar como esfera muy reducida el Medite-
rrineo todo; 61 quiere visitar los mares del Norte y las orillas
de Islandia. Su curiosidad lo arroja alli al circulo polar, y se
asocia a un perito capital que haeia entonces el corso a los
venecianos y turcos, rivals de los genoveses; si le vi6rais con
qu6 preseneia de espiritu se sostiene entire las llamas que in-
cendian su buque, con qu6 intrepidez salta al agua y nada dos
leguas, diriais que el Altisimo lo protegia y reservaba para
algunas grandes proezas, asi como preserve en otro tiempo de
las corrientes del impetuoso Nilo al que destinaba para jefe
de su pueblo. El ansia por descubrir nuevos paises lo adscribe
al servicio de Portugal, fija su residencia en Idsboa, y alli
contrae matrimonio con Felipa Mufiiz Perestrello.

(1) Decreto de 5 de junio de 1631.
(2) Gnnova, Plasencia, Savona, Nervi, Cugureo.








EVOLUCI6N DE LA CULTURA CUBANA


Las delicias del nuevo estado ni relajan la integridad de
sus costumbres ni enervan la actividad de su espiritu. Dijo
muy bien San Juan Cris6stomo: el matrimonio no se opone a
las costumbres; y para Col6n, fu6 un motive de nuevas ocupa-
ciones. Su suegro gozaba entonces la reputaci6n del mejor
nautico entire los portugueses. Los diaries y observaciones de
este capithn inflaman y lisonjean su pasi6n, y lo l1evan a la
Madera, donde establece comercio por much tiempo con las
Canarias, las Azores y las posesiones portuguesas en Guinea y
en el continent de Africa.
Insensiblemente hemos arribado ya a la famosisima 6poca
de la vida de Col6n, aquella, digo, en que los mas experts
nauticos atormentaban sus ingenios por descubrir un trin-
sito a las Indias Orientales; este fu6 el important asunto que
ocup6 entonces los entendimientos humans; pareci6 seria cos-
toso costear toda la punta del Africa, derrotero desconocido,
muy dilatado, dificultoso e incierto. El sabio Col6n tent6 si
era possible hallar otro mis corto y mis derecho. Reflexionan-
do profundamente sobre la material, no me atrevo a proseguir:
este paso de mi discurso exige una lengua menos balbuciente
que la mia, unos retorismos mis hermosos y una energia de
que carecen mis tibios labios. i C6mo podr4 yo pintar la situa-
ci6n del cerebro de Col6n en este moment, disipando preocu-
paciones, revolviendo unas ideas y creando otras, las mas fiti-
les que ha formado la mente del hombre! i C6mo podre repre-
sentar vivamente a un sabio que barrunta y conjetura, a un
cosm6grafo que mide, a un astr6nomo que calcula, a Col6n, en
fin, que navega idealmente hacia el mar AtlAntico! Sumergido
en la mis alta meditaci6n, trae a riguroso examen los princi-
pios de la fisica reinante y la doetrina de la teologia; i e6mo
podran caminar con las cabezas abajo hombres colocados en un
hemisforio opuesto al nuestro! i C6mo es possible que unos
hombres separados de nosotros por los abismos del oceano
tengan nuestro mismo origen, deseiendan de Adin y partici-
pen del beneficio de la Redenci6n! LPodra habitar la especie
humana bajo la zona t6rrida, donde es tan violent la acci6n
direeta de los rayos solares? Por otra parte, la figure esf6rica
de la tierra me haee concluir que los continents de Europa,
Asia y Africa s61o componen una pequefiisima porci6n del
globo terrestre. La sabiduria y beneficencia del Autor de la
Naturaleza me prohiben pensar que el vasto espacio no cono-









LA ORATORIA EN CUBA


cido sea cubierto enteramente de un est6ril oceano; no hay
dificultad en inferir que el continent del mundo conocido,
puesto sobre las costas del globo, es contrapesado por una can-
tidad igual casi de tierra en el hemisferio opuesto. Qub otra
cosa comprueban esos fragments de madera labrada, proce-
dentes del Oeste, que se han visto flotar sobre las aguas ? QuB
otra cosa denotan esos arboles desarraigados, esos hombres de
extrafia fisonomia vomitados por el mar sobre las costas de las
Azores? Asi filosofaba, sefiores, nuestro profundo nAutico, a
veces convencido, a veces indeciso, cuando se acuerda de los
consejos del libro de los proverbios: no fies de tu prudencia;
no seas sabio en tu estimaci6n; pregunta, busca la consult de
otros. Rendido a estos dictimenes ocurre a su eufiado, Pedro
Correa, testigo ocular de los hechos referidos en los papeles
piiblicos, y a Pablo Toscanelly, medico florentino, muy celebre
por sus conocimientos en la cosmografia. Si el tiempo me lo
permitiera me detendria de buen grado en recomendar las ex-
celentes virtudes escondidas en este pasaje de la vida de Co-
]6n, su modestia, su humildad, la desconfianza de si propio, la
confianza en Dios, la deferencia a sus semejantes; os haria ver
que estas virtudes s61o naeen y florecen en los terrenos bafia-
dos y fertilizados con el rocio del Evangelio; y que cuando la
ciencia no se apoya en el temor santo de Dios, hincha el cora-
z6n, no ilustra al alma, antes bien la obseurece y ridiculiza al
hombre, como le sucedi6 a cierto presumido fil6sofo, que des-
nudas sus carnes, se jactaba de un descubrimiento, gritando
por las calls pfiblicas: iinveni! iinveni!; pero mis adelante no
faltarf coyuntura oportuna para exagerar la religiosidad de
Col6n.
Correa y Toscanelly aprueban el novisimo proyecto, y el au-
tor resuelve pasar de la teoria a la prictica. Concibe que 6sta
ha de ser muy costosa; conoce la eseasez de sus facultades y
que es indispensable la protecci6n de algfn potentado de la
Europa. Por una especie de patriotism se dirige a Gnnova: la
repfiblica le trata de visionario. Convierte despues sus recur-
sos a los tronos de Juan II de Portugal, Enrique VII de Ingla-
terra y Luis XI de Francia: todos califican sus propuestas por
suefios de una imaginaci6n enferma y acalorada. No obstante,
inflamado siempre de aquel marcial entusiasmo que sugiere
grandes empresas, y sostenido siempre de su cristiana sabidu-
ria, devora interiormente los insultos y los apodos, y comienza








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


a negociar con Espafia. La dura guerra que mantenia enton-
ces nuestra naci6n contra el reino de Granada, el caricter de
Fernando el Catblico, que no entraba ligeramente en negocios
graves, sino con much premeditaci6n; los gritos que dieron
algunos presuntuosos y pusilinimes, le ahuyentaron del terri-
torio de Espafia. Ya habia entrado en la Puente de Pinos,
cuando los Reyes Cat6licos, mejor informados por los buenos
oficios que practicaron cuatro espafioles de no vulgar instruc-
ci6n, (*) hacen que Col6n retroeeda a la Corte. Es impondera-
ble, sefiores, la rapidez con que Isabel arregla y formaliza el
plan del viaje.
Sus arbitrios y subsidies de siete mil florines que presta e;
escribano S. Angel aprontan tres carabelas en el puerto de
Palos, y Col6n queda despachado para partir. Mas 61 no quiere
todavia hacerse a la vela: en su juicio carece de los primeros
preparativos. El sabe muy bien que si Dios no edifica, tra-
bajan en vano los arquitectos, y que el hombre, que nada puede
sin el auxilio divino, lo puede todo confortado de la gracia.
Poder, protecci6n, riqueza, armas, 4 qu6 sois todos vosotros en
la presencia del Sefior del Universo? Su vista es capaz de es-
tremecer el globo; el contact de su dedo hace humear los
montes mas s6lidos, y entonces vosotros desapareceis como su-
tiles pajas atropelladas del viento. Lleno el pecho de Col6n
de estos religiosos sentimientos, invoca por un acto piblico de
devoci6n, el patrocinio del cielo. En consorcio de los otros
viajeros entra procesionalmente en el Monasterio de la Rbbida:
todos confesados y absueltos, reciben del prior P6rez aquel pan
sagrado con que se alientan los heroes cristianos. Col6n, se-
fiores, ha venido aqui a solicitar la fortaleza y el asiento, no
como los heroes del paganismo, despedazando el vientre de los
animals para registrarles las entrafias y leer en ellas la suerte
que les esperaba, sino recibiendo el cuerpo de Jesucristo, como
lo usaron Sitiro, Alfonso VIII y Graciano.
Cuando yo me figure la escuadra de Col6n singlando el mar
hacia el Oeste en pos del Nuevo Mundo, me parece veo salir
de los campamentos de Israel aquella porci6n de varones es-
cogidos de cada una de las tribus, para descubrir y explorer
la nueva comarea de Canaan. Es muy parecido el viaje de los
unos y de los otros; aqullos, murmurando toda la jornada con-
(*) Luis de S. Angel, Alonso de Quintanilla, don Pedro Gonz&lez de
Mendoza y fray Juan Psrez, confesor de la Reina.









LA ORATORIA EN CUBA


tra Mois6s y Aaron, y deseando mas bien haber permanecido
en el Egipto; 6stos, rebelados contra Col6n, casi decididos por
el regreso a Europa; los primeros intimidados de los rumors
que corrian sobre el carketer y corpulencia de los habitantes
de la tierra que iban a descubrir; los segundos resfriados de
haber emprendido el descubrimiento de unos paises ignorados
de los mismos nAuticos. En un solo particular difieren estas dos
expediciones, a saber: en que Dios castig6 a los detractors de
Moises, y ahora no quiere escarmentar a los que vejan, ame-
nazan de muerte a Col6n, y le juran abandonarlo si al tercer
dia no avistan tierra. Que estrecho, qu6 terrible estrecho pa-
ra Col6n! El apura euantos medios le inspira la humanidad
y alega cuantas razones le dicta su pericia naval; ya les pone
delante las glorias del Todopoderoso, ya el suelo que iba a
tomar el nombre espafol sobre todas las naciones del orbe:
nada logra. Ciertainente que ningin hombre hasta entonces se
habia visto en empefio tan apretado, tan sin recursos. Bien s6
el estrecho en que se vi6 Julio Chsar con todas sus huestes a
las orillas del Rubic6n, pero tambi6n se hall el feliz recurso
de vadear a nado las aguas. Tampoco ignore el conflict de
Atenas, cuando Dario acamp6 repentinamente doscientos mil
infants y diez mil caballos a mil pasos de los muros poco mas;
pero se sabe que la intrepidez del joven Milciades eludi6 un
lance que parecia inevitablemente funesto. La historic sagra-
da nos refiere la triste situaci6n en que puso Licias a Judas
Macabeo, hasta hacerlo llorar delante del Sefior; pero seguida-
mente nos dice que apareciendose un Angel de improvise, arro-
116 el ejercito y los elefantes de Licias. Mas el estado actual
de las cosas, y las anteriores ocurrencias, no permiten a Col6n
tomar algiin partido. iSe arrojaria al agua como el C'sar?
Ese seria un suicidio prohibido por las leyes todas. &Acampa-
ria de repente, como Milciades? No habia tropas. j Invocaria
algfin Angel, como el Macabeo? Esos espiritus aguardan la voz
del Altisimo. No le rest otro arbitrio que silenciar, sufrir con
paciencia, y exclamar al eielo con el profeta David: mi suerte.
Sefior, sea lo que fuere, esta en tus manos. En efecto, Dios,
que jams abandon las reetas intenciones, les present a los
treinta y tres dias de navegaci6n la isla'de Guanahani; al pun-
to, Col6n, siguiendo el ejemplo de Judas, bendice la misericor-
dia del Sefior; los ecos agradables del himno Te Deum resue-
nan por la earabela Santa Maria, y en este venturoso moment









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


se acallan las hablillas de la tripulaci6n, se serenan los animos,
quedan confundida la errada fisica de los antiguos, superados
los deseos de Alejandro y premiada la virtud de Col6n.
iAh! iAh! Yo no s6 hablar, Dios mio; yo soy muchacho;
es menester que t6 me ensefies, a la manera que ensefiaste
en la antigua ley al tartamudo Mois6s; comunicale a mi expre-
si6n el vigor que necesita para que este rasgo que voy a pro-
ducir, de los merecimientos de Col6n, no pierda de su valor
al salir por mi boca. i QuB gustoso espectaculo para Col6n es-
tar pisando unas arenas hasta entonces desconocidas! Verse
en la playa de la nueva isla, y que uno vierte un torrente de
lgrimas sobre su cuello, de regocijo, otro lo estrecha afectuo-
samente entire sus brazos, aqu6l le imprime en los pies un
6sculo de reconocimiento, 6ste le besa las manos, y todos de
rodillas le piden perd6n de su incredulidad, de su ignorancia
v de su insolencia. Col6n mira estas honras como dones gra-
tuitos de Dios; su coraz6n no se engrie en la prosperidad, y
muy distant de aquella feroz arrogancia que inspira en las
almas bajas el feliz suceso, congrega su gente, y delante de un
crucifijo rinde la mas religiosa acci6n de gracias, e invoca
nuevos auxilios para las empresas futuras. Al otro dia bojea
toda la isla, descubre a Santa Maria de la Concepci6n, a la
Fernandina, a la Isabela y a Juana, que es 6sta en que nos
hallamos al present, conocida con el nombre de Cuba. En la
primera singladura que hace de aqui hacia el Este, vista la
Tortuga, y no pudiendo acercarse por los vientos contrarios,
se mantiene dando vueltas a la Isabela. Despubs de corridas
ciento siete leguas al Levante, por la costa de Cuba, dirige el
rumbo a la punta oriental de ella, fondea en el puerto de San
Nicolas, pasa por delante, vuelve al Norte, y entra en la Concep-
ci6n y en la Espaiiola, antes Tortuga.
Yo querria viviesen hoy los naturales de Haiti para que
ellos fuesen mismos los pregoneros de la humanidad y amor
con que los trataba Col6n. Tambi6n querria viviese el cacique
Guacanahari, para que 61 recomendase las virtudes que admi-
r6 en Col6n, cuando desde la isla de Santo Tomas le hizo venir
al cabo Franc6s, por medio de politicos cumplimientos. Si, se-
iiores, Guacanahari no podria callar la prudencia con que el
Almirante manej6 las estipulaciones que celebraron entire si.
la diligencia con que levant el fuerte Navidad y el acierto
en nombrar a Diego de Arana por su comandante, con 38 hom-












LA ORATORIA EN CUBA


bres de guarnici6n. El cacique lo Ilora cuando se despite; pero
a Col6n le precise retirarse, sus miras son otras, las comarcas
que va descubriendo son para sus reyes, es menester les de
cuenta como buen vasallo; y tomando el rumbo del Este des-
cubre todos esos puertos del Septentri6n.
Ya estin de vuelta en el desierto de Faraan los explorado-
res de Egipto: traen consigo higos hermosos, gruesos racimos
de uvas y granadas; aseguran que el pais descubierto es ame-
nisimo, y que por su pavimento fluyen raudales de leche y de
miel. He aqui un retrato del descubridor CAl6n, que present
a los Reyes Cat6licos y les habla sobre las maravillosas prodnc-
clones de la America: hombres de extraordinaria corpulencia,
metales exquisitos, piedras preciosas, frutos nunca vistos, rios
de plata, costas de oro. Fernando e Isabel, aun no satisfechos
con el magnifico aparato que dispusieron para su entrada, agre-
gan nuevas marcas de distinci6n, y le confirman los privilegios
estipulados en el Tratado de Santa Fe. (1) Estas muestras
de buen suceso del viaje de Col6n despiertan a los espafoles:
la curiosidad los aviva, y el 25 de septiembre vuelve a salir
Col6n con una escolta mis numerosa que la primera.
Ahora sigue una multitud incredible de descubrimientos, y
para no cansar vuestra atenci6n imitar6 a los cosm6grafos, que
en sus mapas representan una gran ciudad en un pequefio
punto; asi lo hizo un obispo, principle de Ginebra, elogiando las
proezas del gran Felipe Manuel de Lorena (2). Quiero decir,
seiiores, no hare mss que nombraros la isla deseada, la Domi


(1) 1.-Fernando e Isabela, como soberanos del Oceano, haclan a Co-
16n gran Almirante de todos los mares, islas y continents que descubriese;
dignidad que pasarla a sus herederos con las mismas prerrogativas que el
gran Almirante de Castilla. 2.-Col6n queda nombrado Virrey de todas las
islas y continents que descubriese, y si para el despacho de los negocios
fuese necesario establecer algunos otros gobernadores, Col6n estaba autori-
zado a nombrar tres sujetos: el uno escogido por Fernando e Isabel. Este
oficio de Virrey seria tambi.n hereditario en la familiar de Col6n. 3.-Fer-
nando e Isabela concedlan a Col6n para siempre el diezmo de las utilidades
del comercio y demAs producciones de los pauses que descubriese. 4.-En
caso de querellas, o pleitos suscitados sobre materials mercantiles en el te-
rritorio recientemente descubierto, Col6n las terminarla por st o por fuerzas
nombradas a su arbitrio. 5.-Se le permitla a Col6n adelantar algo para gas-
tos de la expedicl6n. y fondos del comercio que iba a establecerse, por lo
que tirarfa una octava parte de todos los emolumentos
(2) San Francisco de Sales.











EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


nica, Marigalante, La Guadalupe, Antigua, San Juan de Puer-
to Rico, y qu6 se yo qu6 otras muchas hacia el Norte. Col6n
visit a Diego de Arana y halla atrasada la poblaci6n, por
desavenencias entire indios y espafioles; trabaja de nuevo para
pacificarlos; su prudencia resisted las malignas persuasiones de
los que quieren se apodere de la persona del cacique; traslada
la colonia a Santa Isabel y consume el tiempo restante en pre-
caver con ciertos reglamentos nuevos disturbios. Los seis
meses siguientes fueron una series de peligros y naufragios, sin
adelantar otro hallazgo que la isla de Jamaica y los Jardines
de la Reina. Castigado asi de la fortune, se vuelve a la Isabe-
la. El encuentro inesperado con su hermano BartolomB alivia
sus pesares, y las adoraciones que recibe de todos los colonos
le llenan de gloria y satisfacci6n: se le mira como un numen
bajado de los eielos. jPero qu6 es lo que escucho? iSi me
engailarn mi imaginaci6n? Rato ha me parece estoy eseuchan-
do los susurros de la envidia. Asi seri, porque no puede ha-
blarse de los heroes sin oir pronunciar este nombre. iQuB en-
fermedad tan vil y cruel, desgraciadamente conocida en todos
tiempos, en todos lugares! Los siglos, escribia el mejor orador
de Francia, las artes, las leyes, los usos, todo, todo, se muda,
menos la envidia: enemiga eterna e irreconcilable de todo lo
que es grande, combat el talent o la virtud apenas se pre-
senta. Ella fu6 la que mat6 a Alcibiades, desterr6 a Temisto-
cles, tizn6 la reputaci6n de Ditames, y viene ahora a obscurecer
los meritos de Col6n. Aguado, Aguado, es el fatal instrument
de que se vale; mas el Almirante, siguiendo el consejo del Evan-
gelio--"si os persiguieren en una ciudad pasaos a otra"--, re-
mite la administraci6n en las manos de su hermano y se restitu-
ye a Europa.
La tranquila y modest confianza con que aparece pre-
viene en favor de su virtud y su inocencia, y hace ver que
segin ensefia el libro de sabiduria, Dios proporciona en los
justos estos recios combates, para que se conozca es mis fuer-
te la virtud. Baste decir que Col6n se present otra vez en
la Isabela, triunfante de la envidia, m s grande a mi ver, mis
respectable que lo que padeci6 despubs con los laureles gana-
dos en el descubrimiento de la isla de Trinidad, de Cubagua
y de Margarita. Sin embargo, aquella fiera venenosa, como la
llam6 Cris6stomo, vuelve a vomitar su veneno: un nuevo tor-
bellino se forma otra vez sobre la cabeza de Col6n. Algunos











LA ORATORIA EN CUBA


portugueses y espafioles, que se han aparecido en America, a
idea de descubrir tambien nuevos paises, espesan el nublado;
tales fueron Gama, Ojeda y Am6rico Vespucio.
Suspendamos por un rato el elogio de Col6n; empleemos
alguna parte del tiempo en lamentar la injusticia mas atroz
que han cometido los hombres con otro hombre. Levantate tii,
grande Almirante; levantate de ese suefio augusto de la muer-
te; sal de esa noche eterna, y ven a reclamar tus derechos
violados, tus meritos desatendidos y tus trabajos premiados
en ajena cabeza; sal de ese majestuoso pante6n y reclama la
injusticia con que estos continents descubiertos a fuer de tus
meditaciones, de tus desvelos y de tus afanes, Ilevan hoy el
nombre de un viajero intruso y envidioso que los visit siete
afios despu6s que tfi. Injusta, desagradecida antigiiedad!
PPor qu6 no llamaste a estas islas colombianas, si Col6n fua
quien las descubri6? Por que con una sola palabra has ajado
el primer laurel de su corona, le has usurpado toda su gloria?
iMe permits deeir lo que quiero? Quisiera que las naciones
todas, congregadas en pleno consejo, tratasen de restituir a
Col6n este derecho imprescriptible a la verdad; por mAs que
los hombres pronuncien siempre a Am6rica, yo quisiera que
reproduciendo la sentencia definitive pronunciada por el Su-
premo Consejo de Indias el afio de 1508... Pero a qu6 me
detengo en iniitiles exclamaciones y vanos esfuerzos, si el
mismo nombre de America recordara siempre la injusticia de
su aplicaci6n y los merecimientos del Almirante, como los ha
recordado a mi memorial s61o el haber proferido AmBrico Ves-
pucio.
Iba diciendo que un nuevo torbellino se habia levantado
sobre la cabeza de Col6n. Bobadilla es ahora el pesquisidor,
el encargado del proceso; y desempefia su comisi6n con tal
abuso, que lo declara reo y lo manda cargar de cadenas para
enviarlo a Espafia. LLo creeriais, sefiores? Nadie, nadie de
los que estan en derredor del Almirante se atreve a ponerle
los grilles; todos, segfn la frase del Cris6stomo, hasta los ene-
migos, admiran la virtud; la ejecuci6n de la sentencia se dilata;
porque no hay uno que no compadezca, que no respete a Co-
16n; por iltimo, es menester que venga un monstruo de la es-
pecie humana, no querrais conocerlo, a dar cumplimiento al
birbaro decreto fallado por Bobadilla. Col6n encadenado en-
tra en el buque. Su capitan, Alonso Vallejo, apenas pierde de










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


vista la tierra de Santo Domingo, le ofrece quitar los grills
si se lo permit. No bien habia acabado de hablar, cuando le
contest Col6n: "No, mi amigo, yo los cargo por orden de mis
reyes; debo obedecer este mandate como he obedecido los
otros; ellos han querido despojarme de mi libertad, ellos mis-
mos me la restablecerin."
Virtudes sagradas, virtudes evang6licas, hijas de la reli-
gi6n de Jesucristo, vosotras solas comunicis al coraz6n de las
criaturas unos afectos como los que resplandecen en las pa-
labras que ha eructado el virtuoso Almirante. Si en nuestros
tiempos, sefiores, hubiera habido muchos hombres maestros y
profesores de la moral de Col6n, no hubieramos tenido que
lamentar todos esos desastres, esas extravagancias que han
asombrado la faz del globo y deslucido para siempre el siglo
en que vivimos. Confesemos que hay much de excelente y cris-
tiano en la respuesta del Almirante, y que 6ste es uno de
aquellos rasgos que, partiendo del coraz6n, caracterizan a un
hombre al natural; no merece se le sepulte en el silencio y
en el olvido; yo lo estimo digno de grabarse con letras de
oro, y mas digno de la inmortalidad, que todas las otras haza-
has de que abunda su vida. Vosotros sab6is muy bien las sen-
tencias de ambos Testamentos, que recomiendan la sumisi6n a
los reyes, la obediencia a sus soberanos decretos, la necesidad
de someterse a un hombre que sea el mis sublime de todos, y
otras doctrinas contenidas en el libro del Eclesiast6s, en los
salmos de David y en las cartas de San Pablo a los romanos
y a Tito. Muy pronto premi6 el cielo la generosa resistencia
del prisionero. Apenas arriba a Espafia, cuando los reyes rom-
pen sus cadenas, le surten de mil ducados y vuelven a enviar-
le a la America para satisfacerle y desagraviarle. Oportuna-
mente me ocurre lo que escribi6 el Cris6stomo exponiendo la
conduct de Nabucodonosor con Daniel y los tres nifios, a
saber: que la virtud es tan respectable, que el mismo rey se
avergonz6 de adorar a los cautivos.
Un azar hace que Col6n ancle en la Espafiola. Su gober-
nador, Ovando, le niega la hospitalidad: no import, 61 tiene
bastante con aquel Dios de quien cont6 David jams habia
desamparado al just. Inmediatamente se hace a la vela, des-
cubre la Guayana, el Dari6n, toda la costa del continent, des-
de el cabo de Gracia hasta Puerto Bello, y funda una pequefia
colonia en la provincia de Veragua, a las 6rdenes de su her-









LA ORATOBIA EN CUBA


mano. El mfs furioso temporal descalabra su escuadra, lo
arroja a Jamaica y lo pone en la triste necesidad de enca-
lBar a prop6sito por no verse naufrago. Podria decirse que
aqui se agrav6 la mano del Todopoderoso, y como que se ago-
taron sobre Colon aquellas que llam6 el Profeta Real mi-
siones de los Angeles malos. Distante de la Espafiola, sin bu-
ques en que salir a procurar socorros, escasos los viveres; si
por fortune los naturales le franquean sus pequefias canoas y
Menes y Fieschi salen en pos del remedio, el coraz6n de Ovan-
do esta cerrado a los sentimientos de la humanidad; ocho me-
ses detiene a los emisarios sin despacharlos. Entre tanto, Co-
16n, el anciano y virtuoso Col6n, abandonado de algunos de
los suyos, insultado como author de aquellos trabajos y hecho
ya hu6sped pesado para los indios, mendiga el sustento intimi-
dandolos artificiosamente con el pron6stico de un eclipse. Un
bajel aparece en esta coyuntura: es un espia del gobernador
Ovando; lo monta Escobar, enemigo inveterado de Col6n. Des-
pues de fingidos cumplimientos epistolares, se retira a sangre
fria, sin remediar la extrema necesidad. Para apurar mas,
mejor dicho, para probar Dios mis y mis la constancia del
Almirante, esa virtud que, como hab6is visto, ha sido la ar-
quitect6nica de todas sus operaciones, le aflige con la gota,
hasta el extreme de no poder ir a sofocar una sedici6n entire
indios y espafioles. Al cabo se ablandaron los cielos: llovi6 la
misericordia sobre el inocente, apareciendose el socorro de la
Espafiola. Alli se transport Col6n, luego, a ejercitar su pa-
ciencia con la hip6crita political de Ovando, y alli, creo yo
que al lUegar le jura Dios la misma verdad que jur6 en otro
tiempo a David, prometiendole que iria alli a descansar de sus
enemigos, porque 6l no trata de otra cosa que de regresar a
Espafia de una vez.
Cuando arrib6, acababa de fallecer dofia Isabel. Sinti6 su
muerte, mas no extrai6 su protecci6n. Fernando le ofrece dar
no s61o los privilegios que le pertenecian, sino otras muchas
mercedes de la Real Hacienda; e insinia, sin embargo, que no
quiere resolver sin el conocimiento de su hija Juana, a quien
esperaba con su esposo Felipe II. Mientras Fernando esperaba
en Laredo, Col6n reside en Valladolid. i Qu6 corta, quB breve
fu6 su residencia! iAy! ya me acerco, sefiores, al moment
fatal que va a suspender para siempre el curso de los afios de
Col6n; terrible prueba para todos los hombres, y principal-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


mente para aquellos a quienes ciertos lazos honrosos y brillan-
tes como que los mantienen mis atados a la tierra; buen tes-
tigo de lo que hablo fuW el temblor y consternaci6n con que
un rey de Amalec exclamaba al morir: i por qu6 la muerte me
arranca asi del mundo por una cruel separaci6n! Cansado ya
el cuerpo del Almirante de haber corrido y recorrido los dos
mundos; no pudiendo ya su cabeza sostener mis tiempo el
peso de los laureles, arrebatados ora de las sienes de Minerva,
ora de las de Marte; entorpecidas con la gota aquellas manos
que con tanto acierto manejaron la brijula por el espacio con-
tinuo de diez aflos, aquellos pies que habian estampado sus
huellas en el suelo americano, con preferencia a todos los
europeos, manda buscar los ministros del Dios vivo y los
profetas, no para imitar a Ochosias en manifestarles flaquezas
y pesadumbres, si para pedirles el pan de vida eterna, como
gaje sagrado de su future inmortalidad; lleno, en fin, segin
la frase del Paralicomenon hablando de David, ieno de dias
de gloria, de merecimientos, en buena vejez y asistido de los
sacramentos de la Iglesia, expira el dia de la Ascenci6n, 20 de
mayo de 1506.
Tal ha sido, sefiores, el heroe cuyas cenizas honramos; tales
fueron los objetos de esos Aridos huesos cuando los anim6 el
espiritu; tales las ocupaciones del Almirante Col6n, cuyos res-
tos, presents a nuestros ojos, nos arrancan justas lagrimas,
como a Jacob la vista de la t6nica ensangrentada de su
hijo Jos6; si bien pod6is derramar ligrimas, ciertos de que las
derramar6is sobre el mismo Col6n, lo repito adrede, sobre el
mismo Col6n. La antigiiedad, just alguna vez, ha conservado
para nosotros las mismas reliquias de ese personaje que la
realz6 sus glorias. Esta comprobado con testimonios aut6n-
ticos que Col6n mand6 trasladar sus huesos de las cuevas de
Sevilla, en donde se sepultaron, a la ciudad de Santo Domin-
go; que Asta los encerr6 en el presbiterio de su Catedral, junto
al amb6n del Evangelio. Asi lo escriben el histori6grafo Anto-
nio de Herrera y Diego Ortiz de Zfiiiga, autor de los Anales ecle-
siAsticos y seculares de Sevilla; asi aparece en el. padr6n gene-
ral de noticias y documents existentes en los archives de am-
bos cabildos de Santo Domingo; asi lo leemos en el titulo quinto
del Sinodo de aquella Metr6poli; asi, en fin, lo ha escrito
fuera del reino el bar6n Samuel Puffendorf en su Introduc-
ci6n a la historic general de viajes.









LA ORATOBIA EN CUBA


Enhorabuena sean 6stos los mismos huesos de Col6n; esti
bien todo cuanto hemos hablado acerca de los objetos y oeu-
paciones a que se destinaron en los dias de la vida; es verdad
que fueron muchas y nuevas; pero el elogio queda trunco y
preterido el tema, si se sierra aqui el discurso. Justifiquese,
pues, la dignidad de esos objetos y de esas ocupaciones.
iAh! Puede haber mayor dignidad en los objetos que la
de producer tantas glorias al cielo y a la tierra; a Dios y al
Rey; a la Religi6n y al Estado? Ninguna sin duda mis exce-
lente, y ninguna otra fu6 la de las ocupaciones de Col6n.
iCuantos nuevos alumnos del catolicismo! i CuAntas almas sal-
vadas, que hubieran siempre yacido en la ignorancia del ver-
dadero Dios I i Cuantos mirtires del Evangelio !; i que multitud
de nuevas aras, de nuevas oblaciones!; jcuintos nuevos testi-
monios de la Divina Omnipotencia!; i que reform en las cien-
cias y en las artes, que hasta entonces no habian comenzado a
acerearse a su verdadera constituci6n! Desde el inmortal Co-
16n--estoy hablando con las mismas expresiones de un histo-
riador-(*), desde el inmortal Col6n hasta el incomparable
Cook, la geografia, la historic naturally todas las ciencias ex-
perimentales han logrado aumentos superiores a los que habian
tenido desde su origen, en la mas remota antigiedad. La in-
mensa copia de metales, los nuevos ramos de comercio y las
nuevas osadas navegaciones, varian hasta el sistema moral
del mundo; los mares, antes desiertos, se pueblan de innumera-
bles flotas; descubrir, conquistar y comerciar vienen a ser
los caminos del honor y de la gloria, y toda esta revoluei6n,
sefiores, comenzaba por un hombre solo, por la sabiduria, des-
interks y constancia de Crist6bal Col6n.
Ahora si es tiempo oportuno de aplicar a los huesos de
Col6n el texto de su elogio. Alguno dira que he desordenado
el discurso; pero advierta que la muchedumbre de hechos au-
toriza a veces el desorden. Responded, pues, a la pregunta
que os hice al principio: i Estos huesos viviran o es possible
mueran estos huesos Yo no siento, exclamaba el pontifice de
Nazianzeno elogiando a Cesareo, sn hermano; no siento que el
cuerpo de mi hermano, euando muera, se corrompa y se reduzca
a polvo; lo que siento es que un cuerpo, obra de las manos
divinas, un cuerpo adornado de un espiritu rational, sujeto a

(*) Don Juan Bautista Mufloz.









EVOLUCI6N DE LA CULTUuA CuBANA


una ley y alentado de la mis lisonjera esperansa, perezca co-
mo el de los 'brutos y sea de la misma condici6n. Asi tambi6n
sentiria yo, sefiores, que estos huesos que ejercieron tantas
virtudes, que nivelaron sus operaciones por el context de la
ley, y que obraron tantos prodigios, quedaran ahora confun-
didos con los de las bestias, o con los de aquellos otros hom-
bres que procedieron a manera de irracionales, que carecen
de entendimiento. Pregunto por la iltima vez: vivirin o mo-
rirfn? Vaticinad, vaticinad sobre esos huesos, vaticinari de
ossibus istis. QuB es lo'que respond6is? Mas yo entiendo
bien vuestro silencio: much hab6is prevenido mi pregunta,
much hab6is dado a entender que los huesos de Col6n no mo-
rirnn, que se conservarfn siempre vivos en vuestro reconoci-
miento. Yo he visto, y todavia estoy viendo, las pomposas de-
mostraciones con que se quiere perpetuar en los fastos de la
naci6n la memorial del clebre descubridor de las Am6ricas.
SQui6n ignora la magnifica exhumaci6n que hizo la Metr6poli
de estos dignos huesos? Qui6n no sabe la brillante acogida,
el honroso recibimiento que acaba de hacer la Habana a estas
esclarecidas reliquias?
Apenas su excelentisimo senior Gobernador inform al muy
noble Ayuntamiento se hallan en la bahia, cuando el ilustre
cuerpo, acalorado de un entusiesmo de gratitud y lealtad ca-
racteristicas, e imitaudo a Joseph, que solicita el permiso del
soberano de Egipto para enterrar a su padre, si inveni gratian
in conspectu vestro ascendam & sepelian patrem meum, pide
costear de sus propios toda la ceremonia de la sepultura, con-
voca todas las jerarquias y las classes, providencia como a
porfia con los otros cuerpos, cuanto conduzca a la mayor pom-
pa con que deben sepultarse los fragments del gran Co-
16n; y echando el resto de su reconocimiento, acuerda supli-
car a la piedad del Rey no salga jams de esta Catedral el es-
timable dep6sito que acaba de entrar por sus puertas, y que
sera desde hoy el timbre mas alto, el primer blas6n de la ciu-
dad. El fuego electrico del entusiasmo se comunica de unos a
otros, y yo los veo a todos en una santa agitaci6n exhalando
ahora sus alientos sobre Col6n, como para sacar eada uno un
retrato segfin se lo figure su fantasia y mantenerle siempre
vivo en sus corazones. Si la mia no me alucina, me parece que
asi como los huesos que vi6 Ezequiel en los campos de Sennar
se reanimaron con el impulse del viento que sopl6 sobre ellos










LA ORATORIA EN CUBA 21

el espiritu del Sefior, asi digo, me parece estar viendo los de
Col6n reanimados al calor de nuestras oraciones y sufragios;
reanimados al golpe de las vibraciones de ese aire que con-
mueve hoy estos tumultuosos afectos de que nos sentimos so-
brecogidos; reanimados para pedirnos miseraci6n. Plegue al
cielo le veamos el dia del juicio final, no como acaba de re-
presentarn6slo la imaginaci6n, recibiendo los honorees del fu-
neral, ni moviendo nuestros pechos a piedad y compasi6n; si
como vi6 en suefio San Gregorio Nazianzeno a su hermano
CesAreo, refulgente, gozoso, impasible, lReno de gloria.
Yo se la deseo para que descanse en paz.










































PRDRE FELIX URRELR mORILES
(1788- 1853)

Naci6, en la Babana, el 20 de noviembre de 1788. Mrid, en
San Agustin de la Florida (EE. UU. de A.), el
18 de febrero de 1853

E L padre Varela, a pesar del vuelo y la flexibilidad de su
i espiritu filos6fico, fiiu el orador sagrado mis ranciamen-
te sagrado, por la forma y por el fondo, en el grupo
de sus congeneres, en Cuba. Como tal orador se manifest en
las modalidades propias del genero religioso: el elogio finebre,
la fulminaci6n apocaliptica, la argumentaei6n teol6gica, la cita
de los Santos Padres, la acotaci6a del versieulo, la parabola,
la exhortaci6n evangelica.


_ ___










EVOLUCI6N OE LA CULTURAL CUBANA


Presidi6 toda su obra el inflexible dogmatismo providen-
cial de la Iglesia Cat6lica, aunque luego impugnase, en sus
"Cartas a Elpidio", el fanatisnw, desde el punto de vista de la
misma Iglesia; la sumisi6n al poder temporal del Papa, por la
deleznabilidad humana, y la justicia implacable que el dogma
atribuye a la Divinidad.
Apoyado en textos obligados, su pensamiento jadeaba en un
cepo, en lugar de volar en los espacios de la inspiraci6n, y asi
"se distinguia por la reflexi6n, por la seca energia de su esti-
lo" y por su formulismo ret6rico.
Inici6 los studios filos6ficos en Cuba, dentro de las limita-
ciones impuestas por el regimen politico colonial y por su carec-
ter de sacerdote cat6lico. Con todo, la semilla fructified efi-
cazmente.
Docto en humanidades, filosofia, moral y materials dogmfti-
cas, fu6 tambi6n correct y ficil en la exposici6n de sus ideas.
Ni la templanza de su palabra ni su mansedumbre evangB-
lica le pusieron a salvo de la persecuci6n del suspicaz Gobierno
de la Metr6poli espafiola, y encontrindose en Espafia, con el
character de diputado a Cortes por Cuba, fue considerado como
desafecto al Gobierno, y tuvo que huir al extranjero. Acab6
por establecerse en los Estados Unidos, donde se dedic6 al ejer-
cicio de su ministerio religioso, a tareas intelectuales y a ser-
vir a los ideales de Cuba en cuanto pudo hacerlo. Mereci6 la
admiraci6n de los cat6licos norteamericanos por su vivo celo
religioso.




















ELOBIO

del doctor do Jose Pablo Valiente, pronunciado en la Iglesia
Catedral de la Habana por el presbitero don Felix Varela,
el 10 de marzo de 1818.

Consiliarus, vir prudens e litteratus.
Consejero, var6nprudente y letrado"
Paralip. Lib. 1, Cap. 7, V. SO

La muerte inexorable acaba de arrancar del seno de la
patria a uno de sus hijos mis amantes. En vano esta augusta
madre le estrechaba entire sus brazos; en vano se empefi6 en
conservarlo; fu6 precise que cediera al arbitrio de la natura-
leza que prescribe el fin de los mortales, y adorando sus divi-
nos decretos, siempre justos, siempre santos, ha perdido un
hombre digno de todo aprecio, y s61o le queda el consuelo de
conservar los frutos de su talent y de sus fatigas. El voto
de los buenos y las miradas de los patriots siguen las som-
bras fugitivas del sabio, que entra y se esconde en la region
de la inmortalidad. Los ayes lastimeros resuenan por todas
parties; ellos atraviesan los dilatados mares, y legando a nues-
tro suelo, a nuestro suelo, digo, done estan manifiestos los be-
neficios del hombre pilblico que acabamos de perder, encuen-
tran mil voices que, animadas por la gratitud y dirigidas por
el just aprecio, correspondent unanimes y repiten los eeos del
lamento.
La memorial de un mortal que sacrificaba sus intereses pri-
vados por los pfiblicos; que dirigia con sus consejos, siem-
pre juiciosos, la agitada nave de la naei6n, en las circunstan-
cias mis peligrosas; la memorial, repito, de un nuevo Sim6ni-
des que poco ha disfrutibamos y en un moment hemos per-
dido, exige que en medio de las justas ligrimas le apliquemos
el elogio que la Eseritura Santa hace a Jonatin, consejero de
David, pues todos conocen que el excelentisimo e ilustrisimo










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


sefor don Pablo Valiente y Bravo, cuya p6rdida lamentamos,
fu6 un consejero prudent y letrado. Consiliarius, vir prudens
et litteratus. Tomando la palabra por todos los buenos ciuda-
danos a quienes animan estos mismos sentimientos, yo repeti-
r6 que hemos perdido un Jonatin, un consejero prudent y le-
trado.
Yo no le tributaria estos elogios si aquella alma grande
estuviera aprisionada con las cadenas de la came. La Escri-
tura Santa me lo prohibe expresamente; pero cuando ha He-
gado al ocaso tranquilo de su vida, cuando reposa en el se-
pulcro, yo me atrever6 a regar algunas flores sobre la losa
fria que le cubre, pues el mismo espiritu del Sefior ensefia que
al fin del hombre se manifiestan sus obras, y que el dia de la
muerte es el verdadero dia del nacimiento.
Dispensadme, sefiores, si en medio de los trofeos de la
muerte y en la santa tristeza que inspiran tan ligubres cere-
monias, mi lenguaje debe traslucir un Animo complacido. Dis-
pensadme si yo tengo la imprudencia de interrumpir la pena
de los amigos del senior Valiente, manifestando sentimientos
de alegria en medio de sus gemidos. Yo lo confesar6: mi es-
piritu, al paso que se penetra del sentimiento de una pgrdida
tan notable, se regoeija en el Sefior al ver que la patria aun
tiene hombres dignos de alabanzas que lleguen al tfimulo en la
ancianidad sin haber manchado su carrera civil ni haber fal-
tado un moment a las necesidades del reino. Si, la Espafia ha
visto descender al sepulero al excelentisimo e ilustrisimo senior
Valiente con aquella misma tranquilidad con que le veia en-
trar en las grandes asambleas para sostener sus derechos. El
amor a su patria, la fidelidad al Soberano, el interns por todo
lo just, la buena amistad, formaban su caricter, y este hom-
bre grande, alejindose de la region de los mortales, no se ha
llevado consigo todos estos bienes, sino que los deja en su me-
moria para que sirvan de estimulo a sus compatriotas. Este
finebre aparato me parece erigido para el hombre, y no para el
magistrado; aquel ha muerto, este vive, y vive en sus obras, vi-
ve del modo mis digno, pues, como decia el C6nsul fil6sofo, con
la muerte del hombre no perecen sus dictamenes, y ellos con-
servan perpetuamente la memorial de un consejero prudent y
letrado.
Aras sacrosantas, donde acaba de ofreeerse el Cordero de
Dios que quita los pecados del mundo, yo no me atrever6 a









LA ORATORIA EN CUBA


profanaros desde la catedra de la verdad. Ilustrisimos prela-
dos de la Iglesia, (*) euya presencia me infunde el mayor res-
peto, yo no cometer6 el crime de quebrantar la ley santa de sus
doctors. Hay justos y sabios; pero sus obras estin en la ma-
no de Dios, y el hombre ignora si es digno de amor o de odio,
quedando estas causes inciertas para lo future: el eelesiastico
me lo ensefia. No he olvidado las lecciones del Ap6stol, que
nos mandan suspender todo juicio acerca de la justicia de los
mortales, reservAndolo al Ser Supremo. Yo hablo del excelen-
tisimo e ilustrisimo senior don Jos6 Pablo Valiente y Bravo
considerindolo como un hombre pfiblico, por lo que presentan
sus acciones civiles, y al mismo tiempo uno mis preces a las
que piblicamente se hacen en este dia para que el Dios de las
misericordias, en cuya presencia, como dice el profeta, no se
justificarA ningnf viviente, lave con su sangre y perdone los
defects a que la fragilidad humana haya arrastrado al sabio
a quien yo elogio.
Pero I qu6 digo, sefiores? Soy yo el que elogio al ilustri-
simo Valiente? No: son sus obras las que deben elogiarle. Yo
me limitar6 a presentar algunas de sus operaciones piblicas
haciendo ver que procedi6 como un var6n prudent y letrado,
y esta sencilla narraci6n formara todo mi discurso.
No hablar6 de sus primeros studios, ni del genio y ta-
lento que manifest en todos sus actos literarios. La Univer-
sidad de Sevilla se gloria de tenerle por discipulo y de con-
tarle en el nimero de sus doctors. En ella sirvi6 por espacio de
siete afios la cAtedra del derecho patrio, que obtuvo con admi-
raci6n general a los veintiuno de su edad. Seria infitil referir
los elogios que se prodigaron por todos los sabios a este joven,
anciano ya en sus conocimientos, cuando la voz pliblica que
le di6 a conocer no ha cesado de aeompafiarle hasta el sepul-
cro. Las prensas nos transmitieron entonces los frutos del in-
genio y del juicio siempre s6lido del joven abogado del cole-
gio de Sevilla, incorporado despu6s en el de Madrid. Sus es-
critos manifestaron que reunia las circunstancias que, en sentir
de un sabio, deben tener los que se dedican al studio de las le-
yes. "Si hay algin mortal, dice, cuyo animo generoso est6
adornado con una sabiduria fuerte y gloriosa; que haya ad-
quirido una suma prudencia para causar y conservar la feli-

(*) El ilustrfsimo seflor Diocesano, asistente, y el ilustrisimo sefLor don
Salvador Samartin, dignisimo Obispo de Chiapas, celebrate.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


dad de la repliblica, que conozca ficilmente lo just, lo hones-
to, lo decoroso y todos los medios de investigar la verdad; por
filtimo, que tenga impresas en su espiritu las costumbres de su
patria, este es un buen jurisconsulto". Estas palabras son un
bosquejo del sefor Valiente. Reunia sin duda estas prendas tan
recomendables, y ellas no pudieron estar ocultas por much
tiempo. El digno ministry Gilvez las advirti6 muy pronto, y
admirando a este letrado apreeiable, dijo que deseaba darlo a
conocer al mundo, y lo recomend6 especialmente para que Su
Majestad se dignase concederla la plaza de oidor de la Audien-
cia de Guatemala, que obtuvo y desempefi con sumo aplauso.
Empiezan ya, sefores, los esfuerzos del protector de la
Am6rica. Un genio sublime, un genio rectificado, va a desen-
volver todos sus recursos, todas sus luces en favor de un sue-
lo capaz de todo lo grande, todo lo digno. Guatemala, ilustre
Guatemala, yo te usurpo tus derechos: ti debias ahora conti-
nuar el elogio del senior Valiente. TA, con la energia que co-
munican las obras grandes cuando se presencian, manifesta-
rias entire otras icosas que el 6mulo de Sol6n fu6 tambi6n disci-
pulo de Lavoisier. i QuB no emprende un alma grande! i Cu-
les serfn los limits del espiritu human cuando le dirige la
naturaleza y no la preocupaci6n y cuando le anima el amor a
la verdad y el interns por la patria! Mejor dir&: i hasta d6nde
se extiende la sabiduria de los mortales, cuando el padre de las
luces, de quien desciende todo don perfect, atendiendo a las
buenas intenciones, se digna concederles la discipline y la cien-
cia que le pedia su profeta!
Yo admiro, sefiores, al profundo jurisconsulto, que en me-
dio de las dificultosas funciones de la toga, se dedica, como su-
perintendente director de la casa de moneda, a investigar to-
dos los medios de su adelantamiento. El hace ensayar los me-
tales, media sus afinidades y el valor de sus ligas; en una pa-
labra, 61 se asocia a los mis hibiles quimicos mineralogistas, y
obtiene por fruto de sus desvelos un nuevo m6todo de ensa-
yar la moneda de oro, cuya prictica, adoptada desde entonces
y mandada observer por orden expresa del Soberano, ha pro-
porcionado grandes ahorros. i Qn6 frutos produce la medi-
taci6n de un sabio! Pasan las obras de la fuerza, permane-
cen las de la inteligencia; cesan los bienes que produjo el po-
der, no se extinguen los del talent. Dos aflos permanece este
gran hombre en aquel pais, y en tan corto tiempo hace cono-









LA ORATORIA EN CUBA


cer su profunda instrucci6n en todos los ramos. El se manifies-
ta sublime, no menos en la jurisprudencia que en la economic
political. El... ipero qu6! Intentar6 yo traer a la memorial
todos los bienes producidos en Guatemala por el hombre pil-
blico a quien elogio? Ved un genero de oraci6n en que, hablan-
do como el orador de Roma, me seria mis dificil encontrar el
fin que el principio de ella. Yo paso con pena dejando a un
lado las infinitas acciones del sefor Valiente mientras estuvo
en Guatemala, y quiero considerable para ser su admirador en
la Audiencia de M6xico.
Me seria igualmente impossible enumerar los mkritos que
contrajo ese letrado para aquellos 'habitantes, y en la necesi-
dad de pasar en silencio muchas de sus acciones pfiblicas, las
m6s interesantes, yo recordar6 solamente una, que del todo le
pertenece y cuya gloria no divide con nadie. Si yo no estu-
viera persuadido de que los objetos por si grandes tienen to-
da la sublimidad en la misma sencillez, y que nada deben al
orador que las present, este seria sin duda el lugar de mi dis-
curso en que me veria mis complicado. Pero, por fortune, la
vida pfiblica del senior Valiente no necesita adornos oratorios
para aparecer grande y decorosa; y el hecho de que yo voy a
hablar es uno de los que mas le distinguen. Los extensos co-
nocimientos politicos y econ6micos de este padre de la patria
le hicieron ver muy a lo lejos la calamidad que amenazaba a
Mexico por falta de granos y p6rdida de todo g6nero de cose-
chas, males que no estaban al alcanee de espiritus ligeros, y
cuyo remedio no hubiera proporcionado un alma timida y sin
recursos. Pero el senior Valiente, trayendo a la memorial las
sabias disposiciones de Jose para libertar al Egipto del ham-
bre, y conflando en la asistencia del Sefior, que no desampara
a los que le invocan, discurre medios, los practice, consigue los
fines: M6xico es libre. Estas cosas se suceden con la mayor ra-
pidez, y millones de almas, sustentadas y libres por las dispo-
siciones del senior Valiente, dirigen sus votos al cielo y reco-
nocen en el fiscal de aquella Audiencia un var6n prudent y
letrado. Su credito vuela, velozmente conducido, no por la
adulaci6n, sino por la justicia: en todas parties se le alaba, y
yo me figure la casa de ese sabio como la de Quinto Mucio, a
la cual concurria una multitud de personas de todas las classes
para oir dictimenes de prudencia y literature; mil padres de
familiar le elogian, mil pobres le bendicen. En hora buena que










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Gorgias Leontino, desmintiendo los sentimientos de la verda-
dera filosofia, haga levantar una estatua para eternizar su
memorial; el senior Valiente, mis fil6sofo que aquel gentil, y
animado de los sentimientos cristianos, no quiere dejar en M6xi-
co otros monumentos de su gloria que los frutos de su pruden.
cia, los efectos de su instrucci6n, siempre amable, siempre in-
teresante; 61 deja con sentimiento universal aquel territorio,
para consagrar sus desvelos al nuestro.
Los dignos y juiciosos comerciantes y hacendados de nues-
tra Habana me prestaran toda la material en esta parte inte-
resante de mi oraci6n. Ellos, admirando los innumerables bie-
nes producidos en esta isla por la prudencia y conocimientos
de este sabio, pidieron con constancia al Soberano se digna-
se conservarlo en el empleo de intendente, que desempefiaba
con tanto acierto. Ellos probaron hasta la evidencia que los
intereses del Rey y del vasallo pedian la continuaci6n de un
hombre que, sacndolos de la nada, los llevaba a la opulencia.
Con cuanta satisfacci6n dirijo mi vista, sefiores, a este mo-
numento levantado al m6rito por la amistad. Yo le veo ador-
nado con los emblemas de la agriculture y el comercio. Yo
oigo la voz de los sensatos que repiten justamente, justamen.
te. Otros cenotafios, construidos por la necesidad o por la adu-
laci6n, se adornan con prendas extranjeras, que en nada hon-
ran la memorial de sus heroes; pero el que vemos no es mis
que una imagen de lo que disfrutamos. Bastaria haber pues-
to el senior Valiente ha muerto para que los buenos ciudadanos
que presenciaron sus fatigas, y los politicos que admiraron sus
talents, explicaran estas ideas diciendo: el protector del co-
mercio de la Habana ha muerto; el que fomentaba su agricul-
tura ya no existe; el que puso los cimientos de la felicidad de
esta isla ha desaparecido; pero su memorial permaneee grabada
en el inimo de los apreciadores del m6rito.
Es nada tener grandes empleos; es much merecerlos; es
cosa admirable desempefiarlos dignamente. El sabio a quien
yo elogio es un dechado de estas maximas. Satisfecho con el
testimonio de su conciencia y el voto de los buenos, 61 se ex-
pone a todos los riesgos, 61 arrostra todos los peligros de una
caida civil, por desempefiar dignamente sus encargos, siendo
fiel a la confianza que mereeia del Soberano y a los intereses
del pueblo que lo habia hecho su depositario. En todo mani-
fiesta su prudencia y sus conocimientos, y me hace recordar










LA ORATORIA EN CUBA


que el sabio es animoso y fuerte segfin las divinas letras. La
envidia, esta pasi6n baja y cruel, que, como dice un celebre
orador, perdona algunas veces a la virtud, pero jams a los
talents, no se atrevi6 a disputarle esa gloria.
Yo temo, sefiores, que mis palabras tengan el aspect de
un artificio oratorio mas bien que el de una manifestaci6n de
la verdad. Debo, pues, contraerme a hechos pfiblicos e inne-
gables, para que aun los critieps mas delicados justifiquen mi
conduata. Nadie podra negar que cuando nuestro comercio
estaba casi arruinado y pr6ximo a aniquilarse por la prohibi-
ci6n que habia de hacerlo con las naciones extranjeras, y
aun con nuestras provincias de America, el hombre pfblico de
quien yo hablo, el var6n prudent y letrado a auien yo elo-
gio, se tom6 sobre si el grave peso de la infracci6n de las le-
yes, del odio del egoismo, de los cargos y acusaciones de la en-
vidia, de los esfuerzos del poder, y despreciandolo todo, abri6
nuestros puertos a los extranjeros, para que con ellos nos en-
traran inmensas riquezas. Nuestra agriculture tom6 un gi-
ro incalculable; el estimulo se esparci6 por todas parties; in-
numerables brazos, agitados con una actividad premiada, obli-
garon a nuestro suelo a darnos los copiosos frutos de que es
susceptible. Cuando los hacendados carecian de instrumen-
tos y utensilios necesarios para el trabajo del campo, este hom-
bre fitil los proporcion6 con abundancia y a infimo preeio,
dando las 6rdenes mas juiciosas para evitar todo monopolio.
El contribute a la introducei6n de la cafa de Otaity, que
acababa de traerse, animando a todos para su cultivo. La
prosperidad de esta isla vuela con las alas de la proteeei6n, y
el Aristides de la Habana espera tranquilo las results, cre-
yendo firmemente que un gobierno just, un rey padre de su
pueblo, no desaprobaria una conduct que produjo tantos bie-
nes. En efecto, el Soberano, apreciando los talents y patriotis-
mo de tan digno jefe, no s61o aprueba sus disposiciones, sino
que le manifiesta su Real complacencia. Yo dejo a los habiles
economists que calculen la prosperidad que produjo y esta
produciendo esta acertada disposici6n de este sabio. Entre
tanto yo s61o dire que Epaminondas despreciaba el niimero de
sus detractors diciendo que le bastaba la batalla leuctrica (*)
para conservar su fama la posteridad; el senior Valiente, con una

(*) Adjetivo derivado de Leuctra, lugar donde Epaminondas venci6 a
los espartanos.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


modestia cristiana, pudo recorder este paso de su vida, espe-
rando que los habitantes de la Habana, en consideraci6n a un
servicio tan distinguido, le condonasen los defects que acaso
se le escaparon por la fragilidad humana.
Este var6n prudent y letrado es digno de nuestra me-
moria y gratitud por otros muchos titulos. En las circunstan-
cias calamitosas de la guerra, cuando se veia esta ciudad mai
amenazada por el enemigo, influy6 considerablemente en las
operaciones acertadas del gobierno y fortificaci6n de esta pla-
za, siendo atendidos sus dictimenes con el mayor interns y
practicados con el mejor 6xito. A sus conocimientos y activi-
dad se debi6 la conservaci6n de los caudales del Rey que se
esperaban de Veracruz, y que hubieran sido apresados por
los buques enemigos si este buen patriota y leal vasallo no
hubiera empleado todos los medios para libertarlos, armando
buques nacionales para que salieran a su defense y dando las
6rdenes mis juiciosas para conseguirlo. El comercio y la agri-
cultura recibieron entonces much protecci6n por los buques
que arm6 el celo infatigable de tan digno Intendente.
Brillan sus conocimientos en el arreglo de todas las ofi-
cinas; las aduanas con especialidad reciben una nueva orden, y
el cobro de los derechos se hace del modo mis prudent y itil,
no menos al erario que al comercio. Asi se expresan en su
representaci6n los comerciantes y hacendados.
La deuda de la Real Hacienda se extingue ripidamente;
los caudales esparcidos por el pueblo forman su prosperidad;
todo muda de aspect; el content reina y nadie ignora ia ma-
no que lo trajo. El Dios de las misericordias se digna espareir-
las sobre su pueblo; 61 da la prudencia, 61 da la sabiduria, porque
El s6lo la posee. Yo no miro ya al senior Valiente que fu6 un
hombre sujeto a las miserias del coraz6n human; yo miro
s61o el instrument del Dios de 'Abraham, de Isaac y de Jacob,
cuya sabiduria se dirige a los fines con fortaleza, disponiendo
los medios con suavidad, segiin expresa la Escritura Santa.
Este Dios excelso es el que constituia a los varones prudentes
de Israel. Este form a Jonathn, y Este di6 al hombre a quien
yo elogio las prendas que le distinguian. Nada tuvo que no
hubiera reeibido conforme a la expresi6n del Ap6stol, y si to-
do lo recibi6, de nada debi6 gloriarse.
Yo creo, sefores, que el ilustrisimo Valiente se hallaba
penetrado de esos sentimientos, y sin investigar los secrets










LA ORATORIA EN CUBA


de su alma, que s61o Dios lo sabe, la justicia pide que yo lo su-
ponga atendiendo a sus operaciones pdiblicas. Yo le veo di-
rigir todos sus esfuerzos para fomentar la Casa de Beneficen-
cia; siete mil pesos de sus fondos se consagran a ese objeto; su
vigilancia es incesante, su proteeci6n es continue, y una ju-
ventud protegida por este buen padre forma su mayor gloria.
Mas Ioh, ti, humanidad desgraciada que yaces en el le-
cho del dolor; no reclames por mks tiempo el elogio del mor-
tal que te dispensaba tus cuidados, ni reprendas mi omisi6n!
Tus voices linguidas, pero esforzadas, se hacen ya perceptibles,
y yo publicar6 en tu nombre los m6ritos de tu protector. Efec-
tivamente, sefiores, el hospital de San Ambrosio fuM objeto
de los desvelos del excelentisimo e ilustrisimo Valiente. A es-
te digno jefe debe su arreglo, su organizaci6n, su aumento y
todo lo que pudo conducir a hacer mas levadera la suerte de
los desgraciados enfermos. Yo no necesito explanar unas ver-
dades que nadie ignora, ni recomendar unos hechos que han
merecido piblicas alabanzas. S61o pedir6 al Sefior, que hace
dichoso al que atiende al necesitado y al pobre, segfin la ex-
presi6n del Profeta, que se digne derramar su misericordia
sobre el hombre que en esta sola acci6n atendi6 a tantos ne-
cesitados y alivi6 a tantos pobres.
El celo de este var6n prudent y letrado se extendi6
igualmente a la enseiianza pfblica. i QuB obsticulos no removi6
para este intent; cuil fuM su solicitud para conseguirlo! La
Sociedad Patr6tica, de quien fu6 digno Director, presenci6 to-
dos estos pormenores, y los aplausos que justamente le tribu-
taron los padres de familiar. La escuela de Bel6n adquiri6
bajo su protecci6n un aspect el mis ventajoso, y las escue-
las particulares no experimentaron menores ventajas. En un
tiempo en que la educaci6n piblica se hallaba abandonada y
en la cuna, este genio protector la restablece, la anima y tie-
ne la gloria de dar los primeros pasos. El dirige sus miradas
a la Real Universidad, informando al Soberano acerca de sus
studios, y principalmente los del dereeho, extendiendo sus
reflexiones a la prActica de esta facultad. El no omite medio
alguno de reetificar y promover la ensefianza de las cienctas.
Este hombre piblico, dotado de prendas tan raras como
apreciables, adquiri6 una reputaci6n tan bien fundada en
esta ciudad, que pudo contar con los bienes de los mis acau-
dalados sin reserve alguna. Este .cr6dito le sirvi6 para pro-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


porcionar al Rey cuantiosos donativos, y para colectar en
calidad de empr6stito sumas millonarias que dificilmente hu-
biera conseguido otro jefe menos acreditado. Esta reputa-
ci6n le sirvi6 para la nueva fibrica de la iglesia de Jesfis del
Monte, reeibiendo de los vecinos de aquel lugar infinitas se-
iales de reconocimiento. Yo no concluiria, sefores, si quisie-
ra manifestar los frutos que produjo este var6n prudent y
letrado en los catorce afos que sirvi6 la Intendencia de la Ha-
bana. Yo le consider ya en su partida para la Peninsula,
con el fin de ocupar una de las plazas del Consejo de Indias
que Su Majestad le habia concedido. Yo me figure a sus ami-
gos dirigiendo votos, no como los del poeta lirico en favor de
la nave conductor del Mantuano, sino como los que dirigia
el profeta para dar gracias al Sefior por sus beneficios y pe.
dirle hiciera salvos a los rectos de coraz6n.
La nave se apresura; 61 Ilega; Cidiz le ve. Cumbres Ma-
yores, lugar de su nacimiento, le espera; 61 corre a protegerles;
su temple arruinado se reedifica y aumenta; sus aguas son
conducidas por costosas eaferias a los parajes mis c6modos;
una escuela de primeras letras se establece, arregla y dota; to-
do esto se hace de los fondos del senior Valiente, que tiene la
complacencia que acostiimbraba en emplearlos en beneficio
del pfiblico. El se hallaba en medio de las demostraciones de
la sensibilidad patr6tica, cuando el Dios inescrutable, cuyos
caminos estdn en el mar y sus veredas en las grades olas,
quiere probarle por la tribulaci6n. La envidia se alarma, las
preocupaciones se autorizan, la voz de una plebe descompasa-
da ahoga los dictamenes de los sabios, el desorden reina y la
tempestad descarga toda sobre el senior Valiente, atribuy6n-
dole los males de la peste destructora, a aquel que no habia
hecho sino bienes. El sabio, el prudent consejero, se ve ul-
trajado; la virtud gime en las prisiones, mientras el odio sor-
prende los tribunales. Mas oh, Dios de piedad! Ti, a propor-
ei6n de las aflicciones con que pruebas al hombre, le das tam-
bi6n sus consuelos para levantar su espiritu. El Profeta me
lo ensefa: Tii le diste la tranquilidad a esa alma grande; Tii le
comunicaste la fortaleza y la moderaci6n para sostener la jus-
ticia sin quebrantar la caridad. El sabia muy bien que, co-
mo ensefaba un fil6sofo gentil, es fuerte el que reehaza la in-
juria y no el que se atreve a hacerla; pero no fueron estas
sus normas: tu ley santa fu6 entonces la luz que guiaba sus










LA ORATORIA EN CUBA


pasos; 61 ley6 con acatamiento y jfbilo las palabras del Pro-
feta en que Tii te reserves la venganza y la retribuci6n; para
decirlo de una vez, Ti le sacaste victorioso.
Si el espiritu del sefior Valiente no se hubiera guiado por
estos sentimientos, 61 hubiera querido morir en la peste de Ca-
diz, como el sabio Pericles en la de Atenas, primero que ex-
perimentar el desagrado del pueblo espafol que tanto amaba.
Pero este hombre fuerte confia en la misericordia del Sefior,
esperando que el tiempo haria patent la justicia de su causa.
Su elocuencia native, sencilla, insinuante y sublime, desen-
vuelve un fondo inagotable de conocimientos. El manifiesta
que poseia en alto grado los elements de la critical mis deli-
cada para la investigaci6n de los hechos. El explana las ideas
mis exactas de jurisprudencia, y los dictamenes mis s6lidos
que deben seguirse en semejantes casos. El examine con una
fisica nada vulgar todas las teorias inventadas para la expli-
caci6n de los contagios, y emplea una quimica luminosa para
determinar las afececiones atmosf6ricas, las combinaciones de
sus gases y su influencia en la economic animal. Todos admi-
ran los conocimientos de este digno consejero, y patentizada
su inocencia, el Gobierno, que nunea habia dudado de su jus-
ticia, aunque habia accedido legalmente a su calificaci6n, de-
termin6 que no s61o se le pusiese en entera libertad, devol-
vi6ndosele sus bienes y papeles, por absolute falta de motives
en la acusaci6n, sino que era forzoso y de rigurosa justicia
darle una satisfacci6n piblica por medio de un impreso, pa-
ra que se hiciera notoria su inocencia y se asegurase su cr6-
dito para toda la posteridad.
Mas llegamos, sefores, a considerar a este hombre cele-
bre cuando sus beneficios no se limitan a ningiin lugar ni
provincia, sino que se extiende a toda la naci6n. En la des-
gracia de nuestro augusto monarca, su fiel vasallo, su noble
consejero, va a demostrar que la Espafia tiene espiritus fuer-
tes que hablan a sus opresores con la misma entereza que Dios
al tirano Dionisio. El senior Valiente, como secretario de la
junta presidida por S. A. el Infante don Antonio, extendia
todos sus acuerdos con la mayor firmeza, y en ella hablaba sin
temor ni reserve manifestando claramente las intrigas del ene-
migo, a los oidos de Murat, que tenia alli mismo sus emisarios.
En la triste noche del 2 de mayo permaneci6 en el Real Pala-
eio, con riesgo de la vida, para extender el acuerdo, coneluy6n-











EVOLUCI6N DE LA CULTUBA CUBANA


dolo en la madrugada para que amaneciese fijado a la vista
del pueblo.
El Rey intruso pretend que el Consejo d6 las cedulas
competentes para su jura. "Trat6se el punto, dice el senior
Valiente; y al ver yo en los ocho votos que me precedian y en
la tristeza de los demhs las sefiales ciertas de una inevitable
deferencia, llegada mi vez, tome la palabra, y fui tan dicho-
so, que por absolute uniformidad se excuse el Consejo". Me
parece, sefiores, que veo a Detn6stenes manifestando los ardi-
des de Filipo; me parece que le veo increpando a los emisarios
de Xerxes. El Consejo de Indias se ha convertido en los Efo-
ros de Lacedemonia; obra es 6sta de un gran genio; obra de
una gran prudencia; obra es de Valiente, y s6lo de Valiente.
El pueblo se desvelaba por conseguir una copia del informed
que extendi6 este sabio, y una multitud de buenos ciudadanos,
sin conocerle ni tratarle, le estrecharon entire sus brazos coi
ligrimas de reconocimiento.
El que se decia S'ecretario de Estado hizo mil tentativas
para ganarse a este ilustre espafiol, ya fuera por los premios,
ya por las amenazas. Mas iqu6 frigiles recursos! Entre todo
un pueblo a quien deslumbra el oro, rinde la fuerza y dobla
su rodilla delante de la estatua de Nabucodonosor, tres j6ve-
nes adoradores del verdadero Dios permanecen erguidos y pre-
fieren las llamas a la ignominia; 6stos son los dechados que
mira el senior Valiente: 61 quiere ser fiel a su religion, si6ndo-
lo a su Rey, a su patria y a sus deberes. Las amenazas no se
hicieron para las almas grandes; ellas son los resorts de los
debiles para atraerse a su partido a otros mis debiles; pero con
relaci6n a los espiritus elevados, vienen a ser como frigiles re-
presas en los grandes rios, que s6lo sirven para acumular su
poder haeiendo que venzan los obsticulos y envuelvan entire
sus olas enfurecidas a los que tuvieron la temeridad de re-
primirlos. El senior Valiente no habia aprendido a temer con
vileza, y en la ancianidad, despues de treinta afos de magistra-
do, cubierto no menos de virtudes patri6ticas que de honors
civiles, era muy tarde para ensayar las primeras lecciones en
la debilidad ignominiosa.
Desde este moment, el consejero prudent y letrado de
quien yo hablo obtuvo los primeros puestos, y con ellos la
confianza de la naci6n. iYo no s6 qu6 relaciones misteriosas
tienen entire si los verdaderos sabios! iYo admiro la natura-








LA ORATORIA EN CUBA


leza que los conduce por un mismo camino, al paso que deja
extraviar los espiritus superficiales!... El senior Jovellanos,
este sabio a todas luces, este talent destinado a cosas gran-
des, forma planes que atraen la admiraci6n de todos los poli-
ticos, y estas ideas sublimes se encuentran del todo conformes
a la memorial que el senior Valiente habia puesto en manos
del secretario. Desde entonces tuvieron una estrecha alianza
estos dos genios superiores y trabajaron uninimes en favor de
la patria.
Fu6 llamado el sefor Valiente por el Gobierno, que nece-
sitaba sus luces, cuando l1 se hallaba enfermo y extenuado.
Pero 61 no tiene otros males que los de la patria, a quien se ha
consagrado. Emprende el penoso camino de doscientas le-
guas, haciendo gastos cuantiosos en una 6poca en que alcanza-
ba al erario en sumas considerable. Seria interminable mi
discurso, sefiores, si quisiera observer al excelentisimo Valien-
te de las innumerables circunstancias en que manifesto su
patriotism, prudencia y literature. El mereci6 siempre la
confianza del pueblo, y entrando en las COrtes se port con
la energia y la elocuencia de Esquines, diputado de los ate-
nienses. El sostuvo los.derechos de su patria y los de su Rey,
sin temor a las amenazas de muerte que repetidas veces se le
hieieron. Verdaderamente un sabio no se gana por la fuerza;
el entendimiento del hombre es tan poderoso, que si no se le
convince son perdidos todos los recursos. Yo admiro la fir-
meza del ilustrisimo Valiente; yo admiro su constancia...
Mas ioh, sombra augusta, yo respeto tus mandates, yo imito
tu prudencia, yo sigo tus consejos luminosos! Me prescribes
que estos moments de tu gloria queden reservados y no re-
cuerden a las naciones el ultraje que en el acaloramiento reci-
bi6 la virtud. Si, ti amas a tu patria, y no quieres que tus
cenizas exciten memories poco favorables. El Soberano premi6
tu heroismo, y antes lo habian premiado todos los buenos.
Puesto en el trono de sus mayores el senior don Fernan-
do S8ptimo, tuvo en consideraci6n repetidas veces las luces del
sefor Valiente, y de su Real orden se le consult para dar ins-
trucciones al senior don Pedro Labrador, ministry plenipoten-
eiario espafol en el Congreso de Viena. Yo quisiera tener
ahora el acierto necesario para manifestar los meritos del se-
fior Valiente con relaci6n a las Am6ricas. Este hombre e6le-
bre contest con la mayor firmeza en favor del comercio li-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


bre de estos dominios; 61 hace reflexiones profundas acerca
de las Leyes de Indias; combine las relaciones political y mer-
cantiles con un tino propio de un espiritu ejercitado, y su
papel, su apreciable papel, es el fruto mis sublime del talen-
to. No fueron menos interesantes sus dictamenes en otros mu-
chos puntos, los mas delicados de nuestra situaei6n political.
El Soberano, atendiendo a los extensos conocimientos que te-
nia en todos los ramos, le destina a la junta military, y este
Malciades se hace celebre no menos eimentando la paz que pro-
yectando la guerra.
Pero los hombres grandes, decia un sabio orador, son co-
mo unos pr6stamos que la naturaleza se digna hacer al g6ne-
ro human por eierto tiempo, y el termino de la carrera del
senior Valiente ha llegado. Yo me lo figure dirigiendo sus
miradas hacia todas parties, y l1enandose de complacencia de
encontrar siempre objetos que le reeuerden sus fatigas por la
patria. Su imaginaci6n le present a la America, y 61 se des-
pide protestandola que hasta los ihltimos moments defendi6
sus derechos y procur6 su prosperidad. Entre tanto, implora
las misericordias del Altisimo, pide Rerd6n de sus pecados
y duerme en paz.
Genios protectores de las almas grandes: recoged los
adornos para el sepulero de un sabio. No es Artemisa la que
va a levantar el portentoso mausoleo, que express mis la ha-
bilidad de los artists y la opulencia de quien lo erige que
las virtudes del rey que contiene; es la patria quien va a ren-
dir un homenaje al merito y un tribute a la virtud. Recoged
de los mismos escritos del senior Valiente los epitafios que de-
ben honrarle. Poned por una parte: (*) los buenos me oyeron
con extraordinario gozo, y los degenerados me respetaban y
procuraban aquietar al verse tan descubiertos. Escribid por
otra: cuando hablt, lo hice siempre sin mengua de afecciones
o de personalidades. Fijad en otro puesto: el supremo Conse-
jo de Indias, llevado de mi fortaleza, tuvo resoluciones que lo
honran y le pusieron en inminente peligro. Colocad en otro
pasaje: al ministry del Rey Jose pudo pesarle su indecente
tentative, porque en confianza, silla a silla, oy6 to que era pro-
pio de un digno espaiiol.

(*) Todas estas palabras son sacadas de la representacldn del seflor
Valiente, excusandose de volver a las Cortes.










LA OBATORIA EN CUBA 39

Vos, Dios eterno, en cuya mano estA la suerte de los hom-
bres; fuente inagotable de la felicidad, dignaos comunicarla a
vuestro siervo, por las preces que en este dia os dirige vuestra
Iglesia; y vosotros, cat6licos, reunid vuestros votos para al-
canzar la misericordia divina en favor del consojero, var6n
prudent y letrado que hemos perdido, del excelentisimo e
ilustrisimo senior doctor don Jos6 Pablo Valiente y Bravo, que
en paz descanse. Asi sea.





























ORFITORIAI FOREl5E









































HICOLAS mINUEL ESCOBEDO
(1795 1857)

Naci6, en la Habana, el 10 de septiembre de 1795. Muri6, en
Paris, el 11 de mayo de 1857.

PROTOTIPO del orador en sus varias manifestaciones,
aunque no tuviera oportunidad de ejereitarlas todas en
la vieja factoria nostilgica de libertad, y, sobre todo,
prototipo del orador forense, su elocuencia vibra en la tradici6n
y vive en el recuerdo como animada por misterioso eco.
Cuando el imponente Escobedo se alzaba en la tribune, en
el estrado o en la citedra, oeultando tras los verdes espejuelos
sus ojos apagados, como estrellas sin luz, el auditorio vibraba
como al contact de una corriente el6etrica.








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Del magnifico grupo de oradores forenses-Anacleto Bermi-
dez, Isidro Carbonell, Jos6 Antonio Cintra, Domingo Guiral,
Antonio Zambrana y Vald6s, Sim6n de Cardenas, Ram6n de
Armas y Carmona, Jos6 Agustin Govantes, Pedro Santacilia y
Francisco de Paula Bravo-, que, entire otros muchos, se desta-
caron en la primer mitad del siglo XIX como jurisconsultos
y oradores forenses, no he podido encontrar un solo diseurso,
lo cual se explica teniendo en cuenta la inexistencia, entonces,
del taquigrafo y la menguada realidad periodistica de la 6po-
ca. Pero como una menci6n o fe de vida de los oradores fo-
renses del primer period, consigno aqui su importancia y su
recuerdo, encarnandolos en la austera y conmovedora imagen
de Escobedo, el ciego creador de luz, a semejanza de Homero,
que a los diez y seis afios era doctor en filosofia y obtuvo la ci-
tedra de texto aristot6lico en la Universidad de la Habana. En
1822 enferm6 de la vista y fu6 operado en Paris, pero qued6 to-
talmente eiego. Tendria entonces unos treinta afios de edad.
Inmutable y resignado en la desgracia, regres6 a la Habana, don-
de ejerci6 la profesi6n de abogado durante catorce afios. En
1836 fu6 diputado, por Cuba, en las Cortes espafiolas.
SQu6 pudiera decir yo, para presentarlo como orador, que
superase o siquiera equivaliese a lo que en su elogio ffinebre,
ante sus restos mortales, dijo de 61 don Jose de la Luz y Caba-
llero, su amigo intimo, su admirador, su hermano?:

Fug orador consumado en toda la fuerza de la expresidn,
y con esto queda entendido que estaba dotado en grado eminen-
te de todas las dotes internal y externas en que descansa el po-
der de la verdadera elocuencia; no la habilidad de un ret6rico,
sino el poderio que no puede alcanzarse sin reunir las dotes del
corazdn a las luces del entendimiento, y sin que unas y otras re-
ciban cuerpo y vida de las circunstancias exteriores o instrumen-
tales, por decirlo asi, para conseguir el fin important de la per-
suasi6n y del dominio de los corazones... Todas estas condi-
ciones se complaci6 Naturaleza en derramarlas a manos llenas y
concentrarlas como en un foco en la cabeza del grande habanero:
entendimiento clarisimn y gigante; pecho por sobre todo noble
y levantado; presencia gallarda e interesante; una cabeza que,
aun vista por detrds, era imponente y persuasive; una frente
donde brillaba la luz del Eterno, y brillaba e iluminaba en de-
rredor, a pesar de habgrsele apagado la luz de sus ojos... Su











LA ORATORIA EN CUBA


palabra divina movia al respeto y el recogimiento... Aquella
voz grave, rotunda, mdgica, majesti~osa, toda dignidad y gran-
deza, mezcla singular de templanza y fervor; aquella voz sin
igual, indescriptible y predominante, que una vez que se haia
oir todas callaban, y hasta los oradores se volvian oyentes y re-
nunciaban a su propia palabra... Tenia una vivisima imagi-
naci6n, no solo fecunda... sino ardiente, para sentir y hacer
sentir, cuanto fina y sagaz para vestir el pensamiento con todo
el atavio de las imdgenes y todas las gracias de la elocuci6n mas
flida que jamds sali6 por labios hwmanos; y por otra parte,
aquel entendimiento tan frio y sereno para meditar y aconse-
jar; aquel lastre y aplomo que pedia el Canciller Bacon para
los vialos del espiritu remontado por las alturas etereas en alas
de la fantasia. Quien le viere operar despues de oirle hablar.
se figuraba ver un mismo hombre en el concerto de los hechos
con las palabras, y dos hombres diversos en la templanza y sere-
nidad al ejecutar un contrast con el calor y frio en el decir.
Al mismo hombre que acababa de ser el mids esplendido y bri-
llante orador, prodigando las galas de la armoniosa lengua de
Castilla, se le advertia despu'es una precision y sencillez escru-
pulosa... No habia prenda que no le habilitase heroicamente
para las lides de la arena forense... Muy atrds habia dejado
el orador cubano la reputacion de muchos proceres de la pala-
bra.... No he visto ni oido, en cuanto llevo recorrido asi del
mundo antiguo como del nuevo, un orador contempordneo que
pudiese forcejar con este Hercules de la palabra... Exponia
en la cdtedra las doctrinas de la ciencia social con maestria y
brillantez.

Es de recordarse que cuando se public este discurso, fu6
sometido el manuscrito, conforme a la ley vigente, a la censura
previa del funcionario del Gobierno encargado de esa tarea. En
uno de los pasajes decia Luz: uno de los pocos personajes que
en este suelo pertenecen a la historic, si es que historic llega-
mos a tener.
Al censor de imprenta, el c6lebre Jos6 Antonio de Olafieta,
no le gust6 la frase, y suprimi6 la filtima sentencia. En otro
punto decia el Maestro: finico drbol en pie en medio de este
yermo de virtvdes; y esta frase, que tambi6n desagrado a Ola-
feta, fu6 igualmente suprimida.
Descartando de las apreciaciones de Luz, hechas por un hom-









46 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

bre vehementisimo en su inagotable amor, eminentemente senti-
mental, en presencia del cadaver del hombre querido a quien
llam6 "improvisador por excelencia", "el primero de los abo-
gados" y "genio sobrehumano", todo lo que tengan de hip6rbo-
le cordial, queda bastante afin para que no haya ni una sombra
en la esplendente figure de Escobedo.
Influido por la oratoria sagrada, siendo precisamente uno
de los elements de transici6n hacia la popular, fu6 positiva-
mente, como apunt6 Manuel Sanguily, "un ser extraordinario
y un orador poderoso, vario, de suma eloeuencia".






























ORFATORIM I9CfADeMICRF










































105~ CIPRIRilO DE LF LUZ Y CABALLERO
(1800- 1862)

Nacid, en la Habana, el 11 de julio de 1800. Murio, en la
misma ciudad, el 22 de junior de 1862.

E L maestro! Con este titulo por antonomasia perdura
en nuestra historic el director spiritual de la genera-
I ci6n del 68, en que se destace un grupo de hombres que
fueron los brotes intelectuales mis lozanos de su 6poca, antece-
dente y germen de las posteriores. Y sin embargo, su obra no
fu6 direct, sino mis bien refleja. Acaso en ningfin tiempo tu-


P- I'--- N 1 :V "mirm-0









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


vo el premeditado prop6sito de preparar un future por deter-
minada orientaci6n national; pero de su generalizaci6n huma-
nista emanaba un aliento de fe y rectificaci6n, en sentido te6ri-
co y universal, que sus discipulos aplicaron a Cuba.
Manuel Sanguily, uno de sus hijos espirituales, dice eso
mismo de un modo mis exacto y precise:

Jose de la Luz Caballero fue un hombre puro, y fug, tam-
biSn, precursor. No so6o nunca, seguramente, en perturbar
las conciencias prepardndolas para la accion inmediata y aso-
ladora; ansi6, por el contrario, ilunvinarlas en la verdad y se-
renarlas en la virtud; pero al cabo las perturb6, sin embargo;
reg6 por todas parties g6rmenes sublimes y fecundos de mora-
lidad y grandeza viril, que habrian de desenvolverse en las al-
mas y traer l6gicamente un desacuerdo profundo entire la rea-
lidad y los principios, y luego, vena aspiracidn a la armonia,
tanto mds grande cuanto mas cierto y acentuado fuese el con-
traste, y tanto mis dolorosa cuanto mds dificil fuese restable-
cer el natural y legitimo equilibrio.

Hizo los studios de la carrera eclesiastica en el Real y Con-
ciliar Seminario de San Carlos y San Ambrosio, de la Habana,
donde ingres6 a la edad de doce afios; pero no lleg6 a ordenarse
por la oposicion de su familiar.
Qued6 marcado con el sello religioso, sin embargo, tal como
le ocurri6 a Renin. Los principios de la moral dogmAtica, al
sentir el influjo de sus studios posteriores, fermentaron en
su espiritu y eristalizaron en una moral filos6fica que nunca
perdi6 el tinte dogmAtico. Siendo cubano y viendose frente
al problema colonial, que examinaba a trav6s del prisma de su
filosofia y su bondad, su obra tom6 el character de la protest
evang6lica, que no se dirige tanto a destruir el mal como a for-
tificar el bien; lo que significa veneer el antro, no con un ex-
plosivo, sino con una superestructura.

Asi como Saco habia sustituido a Varela, Luz fug sucesor
de Saco en su cdtedra de filosofia del Seminario, que era en-
tonces (1825) la verdadera Universidad de la Habana. Asi co-
menz6 la carrera de maestro, que debio ser la dedicacidn de to-
da su vida.
Luz form la conciencia moral y patri6tiea de sus ciu-









LA ORATOBIA EN CUBA


dadanos. El patriotism encarnd en el, como en Saco, Pozos
Dulces y Betancourt Cisneros, bajo la forma del civismo mds
puto. Su apostolado consisti6 en former en el espiritu de la
generaci6w que habia de seguirle el sentimiento del deber y de
la dignidad humana.

Viaj6 desde 1820 hasta 1831 por los Estados Unidos y Euro-
pa, y regres6 "enriqueeido con nuevos tesoros de ilustraci6n
que debia explotar en beneficio de sus conciudadanos". En
1843 volvi6 a Europa.
Tal el hombre, tal el maestro: asi fue el orador.
Sus discursos, de una mansedumbre beatifica, tenian una
solemnidad biblica, un fondo filos6fico doctrinario de reminis-
cencias casuisticas, con anticipos de libre pensamiento; una for-
ma derivada del pfilpito.
Su estilo era didfctico, severe, como poseido de la majestad
del pensamiento que contenia, como si lo ornamentase a la ma-
nera que en el temple se atavia el oficiante, segfn las prescrip-
ciones del rito. Su dicei6n era invulnerablemente academica;
la frase, en su orden 16gico por la idea y la sintaxis; la pala-
bra, perfeetamente articulada, product de la declinaci6n latina,
en que las desinencias dan todo el valor; sus periods, pirrafos,
incisos, poreiones de una redondez y contenido tal, que ban que-
dado como aforismos o apotegmas, rivals de los de Thales de Mi-
leto, y henchidos, como los versos dorados, de Pitigoras, de
su moral political, religiosa y social.
Extenso y variado, era, a la vez, uniform. Manejaba con
el freno mas que con la fusta, y asi mantenia la regularidad de
la march, siempre adelante, sin eneabritamientos. Fu6, con
su palabra, causa remota de la independencia de Cuba, en la
relaci6n en que lo es el vapor sutil que se condensa en la atm6s-
fera para convertirse, finalmente, en tempestad furiosa, con
lluvia torrencial y fucilazos elctricos.





















ELOB10

del doctor Nicolds Manuel Escobedo, pronunciado sobre sus re-
liquias, en el Cementerio de la Habana, por don Josg de la
Luz y Caballero, el dia 1P de, agosto de 1840.

El oyente que una a la conciencia de los hechos la benevolencia
hacia aquellos cuyo elogio se pronuncia, quizis hallari cuanto se
diga inferior a lo que se quiera escuchar y a lo que ya sabe, y el que
no conoce las cosas por ai mismo, encontrar5, por envidia, exagerado
todo lo que se eleva mAs alls de su propio caricter.-Tucidides.

Ahi estcn los restos mortales de Nicolas Manuel de Escobe-
do, que desde las mirgenes del Sena ban atravesado los mares
para venir a descansar en el seno afectuoso de su patria. i Abre
los brazos. ioh, madre Cuba desconsolada!, para estrechar por
(ltima vez a uno de los primeros entire tus hijos! Al primero
sin dispute entire tus oradores, euya voz predominante y sobre-
humana para siempre se apag6 en la lobreguez y en el silen-
cio de la muerte. i Cuantos sentimientos contrarios y agolpa-
dos agitan y conmueven en este moment mi pobre fantasia y
mi acongojado coraz6n! Yo quiero, y no puedo, tributar a la
memoria de uno de los hombres mas marcados que ha produci-
do esta tierra de hendici6n, a uno de los pocos personajes que
en este suelo pertenecen a la historic; yo quiero, y no puedo,
tributar a su memorial el homenaje que de derecho reclama de
lodos nosotros, y muy particularmente de quien se honraba con
su mis acendrada amistad y benevolencia. Y no ya aspiro a
rendirle un tribute digno de su valor, pues a tanto no podria
Ilegar yo, ni aun en medio de toda la serenidad y contracci6n
de que fuera capaz mi espiritu, hoy sacudido y atribulado.
Porque, i qui6n seri bastante sentido y eloeuente para pintar,
i qu6 digo pintar! para reflejar siquiera d4bil y miserablemen-
te el poderio inmenso de aquella voz dbminante y de aquella
raz6n superior con que asi se ensefioreaba de los sentidos como
del Animo de sus oyentes, tan luego como empleaba la palabra?










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Para pintar las proezas de Aquiles se necesitarian las fuerzas
de Homero. Ah! ini aun asi! iCufn mezquino recurso el de
la pluma para trasladar al espiritu de los lectores las impre-
siones causadas por la voz humana! Cuando nos vemos en el
estrecho de transmitir semejantes ideas es cuando, despechados
y desconsolados, arrojamos el mismo instrument que en otras
circunstancias sirviera de solaz y alivio a nuestro oprimido
coraz6n. Asi, pues, yo, desesperado de comunicar lo incomu-
nicable, lanzar6 un grito, un lamento sentido, sin orden ni
concerto, como cuando de veras lloramos; un lamento sobre la
tumba del hijo predilecto de la patria, del amigo adorado del
coraz6n, para que vi6ndome todos ilorar a torrentes, derramen
tambi6n una ligrima sobre su suerte... iOh! no, que habiendo
puesto naturaleza de intent para inspirar compasi6n, siem-
pre infundi6 respeto y veneraci6n, si no sobre la suerte del
pais que lo vi6 nacer, al contemplar los hijos que pierde, hijos
que en todas parties serian joyas, y entire nosotros Ilegan a ser
mis que preciosas margaritas.
Yo no s6 por d6nde comenzar el bosquejo de figure tan co-
losal; pero voy a trazarla de un solo rasgo: fu6 orador consu-
mado en toda la fuerza de la expresi6n, y con esto queda en-
tendido que estaba dotado en grado eminente de todas las do-
tes internal y externas en que descansa el poder de la verdade-
ra elocuencia, no la habilidad de un ret6rico, sino el poderio
que no puede alcanzarse sin reunir las dotes del coraz6n a las
luces del entendimiento y sin que unas y otras reciban cuerpo
y vida de las circunstancias exteriores o instrumentales, por
decirlo asi, para conseguir el fin important de la persuasion
y del dominio de los corazones... Todas estas condiciones se
complaci6 naturaleza en derramarlas a manos llenas, y con-
centrarlas como en un foco en la cabeza del grande habanero
que malogrado lamentamos: entendimiento clarisimo y gigan-
te, pecho por sobre todo noble y levantado, presencia gallarda
e interesante, una cabeza que aun vista por detras era impo-
nente y persuasive, una frente donde brillaba la luz del Eter-
no, y brillaba e iluminaba en derredor, a pesar de hab6rsele
apagado la luz de sus ojos; antes esta falta, de suyo lastimera
y nociva al efecto general que puede producer una hermosa
fisonomia, realzaba y hacia mis impresiva la de Nicolas Esco-
bedo, pues habiendola naturaleza formado para mandar, ape-
nas se presentaba aquel ciego, tan respectable como el padre Ho-










LA ORATOBIA EN CUBA


mero, cuando a todos los concurrentes hacia sentir el peso de
su propia superioridad. No se advertia un movimiento, un
ademin, un gesto en todo su exterior que no indicase hidal-
guia, finura y elevaci6n de sentimientos; de modo que la pri-
mera impresi6n que despertaba en sus observadores no era la
de la lstima y conmiseraci6n, sine la del respeto y recogimien-
to, viniendo en seguida, y sobre todo despues de haber oido su
habla divina, a excitarse fuertemente en los Animos el dolor
de que hombre tan eminente estuviese privado de aquel senti-
do que mas bellos y mas variados goces proporciona a todos los
miembros de la humanidad. Era noble y elevado el temple de
su alma, como lo era el aire de su cuerpo; pocas veces hemos
presenciado en esta vida un reflejo mis fiel del hombre inte-
rior en el hombre externo; aqui podriamos admirar mAs que
en ningin caso esa como armonia. preestablecida entire las do-
tes corporales y espirituales del mismo hombre; jams se vi6
el cuerpo prestando servicios mas propios y eficaces para ase-
gurar el triunfo del espiritu entire los fragiles mortales; estos
hombres son los que, a just titulo y sin blasfemia, pueden lla-
marse instruments de la Divinidad sobre la tierra. Pero pue-
do yo hablar de las dotes exteriores del orador cubano, puedo
Ulamar siquiera su imagen a mi atribulada fantasia (no es me-
nester lamarla, que siempre esta conmigo) sin dar el lugar
preferente que ella misma se abria y proporcionaba a la prime-
ra de esas condiciones, aquella voz grave, rotunda, migica, ma-
jestuosa, toda dignidad y grandeza, mezcla singular de tem-
planza y fervor; aquella voz sin igual, indeseriptible y predo-
minante, que una vez que se hacia oir, todas callaban, y hasta
los oradores se volvian oyentes y renunciaban a su propia pa-
labra, que como sonrojada y corrida huia a eseonderse y eclip-
sarse bajo la sombra intima de sus innobles peehos ? A la mane-
ra que el 6rgano potente ocupando por grades todo el fmbito
del sacrosanto temple va apagando y cubriendo todos los so-
nidos inferiores que por sus b6vedas cundian, al paso que in-
funde silencio involuntario y sentimientos inefables de recogi-
miento y religion en el inimo de los fieles oyentes, y hasta los
infieles los aealla por el moment y los Aoblega a la contem-
placi6n; tal es el imperio de la armonia sobre todo el linaje hu-
mano!
Empero salgamos del reinado de los sentidos para inter-
narnos en la morada de la inteligeneia: aqui es donde reside el










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


verdadero universal poderio, el que a un tiempo cautiva a las
masas y a los sobresalientes. Dificil por extreme seria deter-
minar la cualidad predominante y caracteristica del entendi-
miento de nuestro Escobedo; podria asegurarse que su indivi-
dualidad, como la del mundo, la constituian circunstancias que
no como quiera suelen encontrarse combinadas en la misma
persona, sino que aparecen contradictorias entire si, o que se
excluyen mutuamente; tal era, por una parte, aquella vivisima
imaginaci6n, no s61l fecunda en inventor recursos que ni a
los mas apurados ingenios ocurrian, sino ardiente para sentir
y hacer sentir, cuanto fina y sagaz para vestir el pensamiento
con todo el atavio de las imigenes y todas las gracias de la elo-
cuei6n mks fliida que jams sali6 por labios humans; y por
%tra parte, aquel entendimiento tan frio y sereno para meditar
y aconsejar; aquel lastre y aplomo que pedia el caneiller Ba-
con para los vuelos del espiritu remontado por las alturas et6-
reas en alas de la fantasia; quien le viera operar despu6s de
haberle oido hablar, se figuraba ver un mismo hombre en el
concerto de los hechos con las palabras, y dos hombres diver-
sos en la templanza y serenidad al ejecutar, en contrast con
el calor y frio en el decir. Al mismo hombre que acababa de ser
el mas esplndido y brillante orador, prodigando las galas de
la armoniosa lengua de Castilla, se le advertia despues una
precision y sencillez escrupulosa, dietando los terminos de un
contrato o las cliusulas de un testamento: por eso era Esco-
bedo el primero de los abogados; por esa rara mezela de hie-
lo y de fuego que constitute las almas grandes. Pero no ha-
bia prenda que no le habilitase heroicamente para las lides de
la arena forense, o mejor dicho, para la arena de todos los ne-
gocios humans; nunca se vi6 hombre que hiciese mis suyas
las cosas ajenas; era el verdadero patrono de sus clients:
cuanto mfs critics y empefiados eran los lances que opri-
mian sus inimos atribulados, tanto mas prontos, numerosos,
energicos y eficaces eran los recursos y arbitrios que escogita-
ba aquella fecundisima cabeza, que no estaba en su centro si-
no luchando con las dificultades y contratiempos; hombre que
empufiaba denodado el tim6n cuando ya todos los pilots aban-
donaran la nave combatida a merced de los vientos y de las
olas, y que en medio del mismo huracin sabia volver la calma
y la esperanza a los que mis perdidas las tuvieran. Podria ha-
ber, y habria quien revolviera mis textos y comentadores de ju-










LA ORATORIA EN CUBA


risprudencia; pero quien conociera mejor los hombres y las
cosas y las circunstancias, y lo que 6stas pedian y lo que re-
chazaban para no aventurar el 6xito del negocio en alas de la
menor casualidad, no lo he visto hasta ahora, ni espero verlo ja-
mis en el resto de mis dias. No es el hombre mas elocuente
del orbe el que mAs nos encanta o nos halaga, sino el que nos
mueve a la acci6n: aqui esta el triunfo de la palabra que edi-
flea convicei6n o destruye prevenciones. iCuantas veces, des-
atados los acreedores como enjambre de abejas embravecidas
contra un malhadado deudor, a quien creyeran origen volun-
tario de la ruina comin, aparecia el conjurador sobre la es-
cena, y uno a uno iba haciendo embotar los aguijones a los en-
furecidos, y derramando al mismo tiempo el bilsamo de salva-
ci6n y de consuelo en el seno de una familiar, arrancada por
su palabra del potro del martirio en que yacia! Criatura que
hallandose mejor dispuesta y municionada que ningin cam-
pe6n para la guerra, era siempre el primero a proponer la paz.
Yo te saludo en nombre de la agradecida humanidad, genio
sobrehumano, que lejos de ceder a las tentaciones con que po-
dian acosarte esos mismos dones de que te regal6 la Providen-
eia, los convertiste en uno de los tantos medios que se te dis-
pensaron para alcanzar s6lo grandes fines. Si el hombre ex-
traordinario que lamentamos se moviera en un teatro mas am-
plio y adecuado, cual se movi6 en la estrechura del foro de la
Habana, ni en ella sola resonaran sus alabanzas ni sus rele-
vantes dotes tuvieran por interprete a un hombre oscuro e
inexperto que ni puede transmitir la verdad que en si tienen
ni darles el prestigio y autorizaci6n que se merecen. Muy
atras hubiera dejado el orador cubano la reputaci6n de mu-
chos pr6ceres de la palabra, por otra parte de grandes y co-
nocidos meritos en el horizonte juridico y en el politico de la
civilizada Europa, nuestra maestra universal. Yo no acos-
tumbro hablar sino segfin mis propias convicciones: erea cada
cual lo que gustare; que lo atribuyan unos a exageraci6n de
amor patrio, otros a exageraci6n de amor individual; yo no ha-
go mAs que decir la verdad como estA eseulpida en el fondo
de mi pecho, despues de un severe examen de conciencia, de-
clarando que no he visto ni oido en cuanto llevo recorrido, asi
del mundo antiguo como del nuevo, un orador contemporineo
que pudiese forcejar con este Hercules de la palabra. Era
menester haberle tratado intimamente para conocer hasta d6n-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


de se remontaba el aguila y hasta d6nde legaban las fuerzas
del le6n. Hay oradores que son brillantes y lficidos en la ex-
posici6n; pero que sucumben y no pueden reunir en batalla
la falange de sus razones, apenas se present la replica; asi
como, al contrario, se dan otros que ni se sabe, ni saben ellos
mismos lo que son, hasta que el choque con las contrarias opi-
niones no ha encendido y quemado sus almas: tal es entire 6s-
tos el famoso Brougham. Escobedo todo lo abarcaba y reu-
nia: era el improvisador por excelencia. M3e pasmaba efecti-
vamente ser testigo de aquello que era lo mas habitual y or-
dinario en este hijo predilecto de Dios. Ved aqui lo que pre-
senci6 un mill6n de veces. Se le instruia repentinamente, y
aun del modo mas desordenado y hablando e interrumpien-
dose various a la vez, en el negocio mas complicado y ajeno del
orden de ideas con que estaba familiarizado; y apoderandose
sin demora su poderosisimo cerebro de esos materials indi-
gestos, groseros, diminutos e informes, salia a la luz del mun-
do un discurso, el mas concertado y ordenado que imaginarse
pudiera, cual nadie podia esperarse; un hijo tan lozano y ro-
zagante, que todos proclamaban el poderio instantaneo y mila-
groso de su padre; ya aquel hombre sabia mas en la material
que cuantos informants le instruyeran; todo cuanto habla-
ba era digno de ser impreso, asi en el asunto mas grave como
en el mas trivial; y no era una vana palabreria, no era un su-
surro blando y continuado, rico de flores y mezquino de fru-
tos; eran luces y mas luces que a raudales vertia sobre lo mas
enmaraiado y opaeo del negoeio; eran nuevos puntos de vis-
ta con que sorprendia aun a los mas entendidos o inteligentes;
porque la primera circunstancia caracteristica de su elocuen-
cia eran la claridad y el orden; admiraba ver un espiritu tan
especialmente metAlico y organizador como esencialmente atre-
vido. Era el aguila que remontaba el vuelo, no para hacer
una vana ostentaci6n de poderio, sino precisamente para mejor
volver sus ojos sobre los intereses de sus hijos y protegidos.
De intent no he querido pintar a nuestro Escobedo ex-
poniendo desde la catedra las doctrinas de la ciencia social con
la maestria y brillantez que ninguno de sus compatriotas ig-
nora; todavia no era 6se el mas a prop6sito teatro para juzgar
cumplidamente de sus fuerzas. Yo quiero transportar al lee-
tor al interior de su morada, rodeado de las cuatro paredes de
su alcoba, y alli entrar con 6l en discusi6n y mano a mano so-










LA ORATORIA EN CUBA


bre los puntos mis peliagudos de los negocios humans o de
las ciencias morales y especulativas. Alli admiraria la lim-
pieza, perspicuidad y brillantez de la exposici6n; alli, sin de-
generar en el sofisma (era muy several su raz6n), agotar cuan-
to de favorable y plausible pudiera alegarse hasta en gracia
de una causa al parecer perdida y desahuciada; alli, en fin (y
para este punto era para cuando debia guardarse nuestra ya
cansada admiraci6n), desplegar, no dire todos los recursos de
la oratoria, que esa seria expresi6n harto d6bil y vulgar para
el caso, sino inundarnos con el riquisimo tesoro de sus medi-
taciones; alli era donde triunfaba el pensador y alzaba ergui-
do el estandarte del pensamiento, asi como llevaba siempre le-
vantado el de la palabra. Asi el San Lorenzo corre claro, mag-
nifico, veloz, y cada vez mas noble y anchuroso cuanto mas va
avanzando en su dilatado curso; pero no ostenta todos sus pri-
mores y portentos hasta que la resistencia de las montafas y
despefiaderos no le ofrecen ocasi6n de former sus vertientes y
cascades, para proelamar el poderio de la naturaleza y con-
quistar nuestro asombro con el espectaculo de la sublimidad.
i Qu6 cabeza tan privilegiadamente organizada! Cabeza
nasida para la meditaci6n, y luego acrecida y fomentada esa
grande tendencia por la falta misma del mis precioso de nues-
tros 6rganos. i Qu6 dificil era hallar en todo el Aimbito de nues-
tros conocimientos un hombre bajo todos conceptos tan inte-
resante como ese ciego, que era el hombre de vista mis larga
y perspicaz en toda esta tierra de Cuba! Todas sus facultades
intelectuales, inclusa su tenacisima memorial, eran naturalmen-
te firmes y vigorosas; pues muy desde sus tiernos afios habia
dado muestras irrefragables de lo premature de su entendi-
miento, habiendo admirado en su oposici6n a la catedra de Tex-
to aristot6lico, que obtuvo con la borla de Filosofia, a la edad
de diez y siete afios; apenas pasaron dos mas, cuando ya habia
perdido esas dos lumbreras del alma, que lo son en mas de un
sentido; pero la mano de la Providencia sabe no s6lo restaurar,
sino indemnizar con usura las graves heridas que para probar-
nos a los fragiles mortales nos infiere, o deja inferir en este
valle de lagrimas y padecimientos: aquella memorial, aquel en-
tendimiento, aquella voluntad, de suyo tan en6rgicamente tem-
plados, se vieron-obstruida la principal puerta-obligados a
replegarse y concentrarse sobre si mismos, y asi adquirieron
double vigor y poderio; visti6se de nuevos medios de sentir









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


aquella alma, entregada ahora, como si dij6ramos, a otro sen-
tido mis espiritualizador y de mas exquisite categoria; es ver-
dad que se veia privada de la donosura y esplendidez que os-
tenta este rico retablo del pincel de la Divinidad; es verdad
que se veia, que se sentia defraudada de los goces, de los con-
suelos, de las distracciones que ban menester para su alivio y
solaz los dolores inherentes a la humana naturaleza, y el genio
mismo de la meditaci6n para poder continuar su propia obra.
Pero en recompensa podia decir el ilustre ciego: "Yo me he
formado fruiciones en lo mas ree6ndito de mi alma: alli no
hay noehe ni dia; alli esta la imagen de la Eternidad, la ac-
tividad constant y perpetua de la raz6n; y yo he podido de-
rramar torrentes de luz sobre todos los objetos que miro con
los ojos del entendimiento, porque toda la luz que bafia el
mundo externo ha venido a recogerse y concentrarse en el ar-
diente foco de mi conciencia". Efectivamente, compatriotas
mios: fAeil era persuadirse de que un ciego de este temple no ha-
bia de ser un ente tan desventurado como pudieramos figu-
rarnos a primera vista; la amenidad y encanto de su dulcisi-
mo y jovial comercio, presto nos hacian borrar esa equivocada
impresi6n, en t6rminos de olvidarnos, a veees completamente,
de su infeliz estado, y otras, quedarnos mis at6nitos de los re-
eursos que encontraba para distraerse y distraernos aquel en-
tendimiento gigantesco dentro del depositario de si mismo. En
el trato social se le descubria una sed insatiable para adquirir
toda clase de conoeimientos; conocimientos que despues aprove-
chaba en el desempefio de su profesi6n, pues nadie mAs que el
abogado, a fuer de orador, necesita mayores y mas variadas no-
ciones en todas materials. Pero si much sacaba Escobedo en el
trato y roce con la sociedad, mas era, sin comparaci6n, lo que da-
ba que lo que recibia. Era singularmente interesante e instruc-
tivo oirle las exquisitas y profundas observaeiones que le habia
sugerido el roce con los hombres por medio del oido, reconocien-
do en la fisonomia de la voz, por decirlo asi, las intenciones y el
caracter de las personas que con 61 trataban; no se engafiaba
jamAs en su descubrimiento, cuando una vez se figuraba que
tal voz correspondia a un hombre pusilanime, y tal otra a un
valiente; esta a un irresoluto, aquella a un menguado. Nos
revelaba, en fin, un mundo complete de novedades a todos los
que contabamos nuestros cinco sentidos. Este mismo orden de










LA ORATORIA EN CUBA


observaciones, y acaso tambi6n la calidad de su espiritu, na-
turalmente escudrifiador y profundo, le llevaban con una pro-
pensi6n irresistible al studio de los fen6menos fisiol6gicos y
patol6gicos del hombre, a que consagraba cuantos moments de
respiro le dejaban sus vastisimas y complicadas atenciones:
ocios de que sacaba el mayor partido para su instruceei6n, gra-
cias a la tierna solicitud del aventajado discipulo de Hip6cra-
tes, su intimo amigo, y por este titulo dos veces mio, que hIt
servia de int6rprete y expositor de las obras mis afamadas de
la material. Yo te daba entonces, y todavia te doy el para-
biWn ioh digno hijo de Esculapio! por lo que contribuias, no
s6lo a endulzar la existencia del mis interesante de los series.
sino a fecundar y nutrir aquella vasta inteligencia.con el p'-
bulo que le era mis propio y adeeuado. Asi no es extraflo que
sobre todas las materials, aun las mis ajenas a su profesi6n, tuvie-
se nuestro malogrado compatriota las ideas mis exactas y cir-
cunstanciadas, y se hallase exento de aquellas preocupaciones
que-como verdaderas epidemias mentales-suelen aquejar hasta
a los entendimientos menos vulgares; tal es, entire otras, la incre-
dulidad en el poder y hasta la posibilidad en la medicine, cu-
ya eficacia, por el contrario, sustentaba Escobedo, como existen-
te nada menos que sobre las necesidades mis imperiosas de la
humana naturaleza, verdadera roca sobre la cual se levanta el
edificio de la ciencia. Esta exactitud y abundancia de.ideas so-
bre todas materials le habilitaban en las demis prendas que le
eran cong6nitas, y quedan enarradas, para ser una lumbrera
siempre encendida en el santuario de su profesi6n. Pero qu6
circunstancias no concurrian en 61 para darle la palma entire
los directors? Hemos dicho que la naturaleza le form para
mandar; y esto no s61o por el valor impert6rrito de que le do-
tara, sino porque era capaz de descender hasta los filtimos por-
menores de la ejecuci6n de un wvasto plan, desde la altura de
una idea madre y comprensiva; ayudibale para ello muy sin-
gularmente aquella eficacia y vivacidad que llegaron a ser
proverbiales, pues penetrado intimamente de que los planes
mejor concebidos muy a menudo se malogran tan s61o por la
negligencia en algin particular que se juzga de poca monta,
echaba el resto de su actividad para poner en movimiento e
instantineamente euantos resorts y recursos le sugerian su
fecundo ingenio y su hondo conocimiento de los hombres, y
aun de las especialidades de cada hombre; bien pudo decirse









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


de l1, con mis raz6n que de ninguno: nihil actum reputans si
quid superesset agendum, a lo que agregaria yo que ninguno
distribuyera mejor los papeles para el logro de la acci6n, ni
se valiera mejor de las razones especiales que pudieran obrar
en cada actor de los comprendidos en el mismo drama; por
eso era orador por excelencia, no s61o deleitandolos eon la pa-
labra, sino haci6ndolos proceder y moverse a su antojo.
Esta eficacia, esta actividad sin igual de nuestro Escobe-
do, que parecia multiplicarse segim eran mis apuradas y
aflictivas las circunstancias, rasgo caracteristico de su arden-
tisimo coraz6n, nunca se desplegaba mks admirablemente que
en obsequio de la santa amistad: alli era donde se vertia todo
el bilsamo de su pecho y el tesoro de su entendimiento; nin-
grfn mortal am6 nunca con mis vehemencia y decision; si pe-
ligraban los intereses o la vida de los amigos, entonees se en-
tregaba a merced de aquella fuerza inagotable e irresistible
que abrigaba en el fondo de su alma; entonces se descubria
toda su nobleza y abnegaci6n; entonces empefiaba el lance, so-
breponi6ndose a toda humana consideraei6n; ya no se trataba
para 61 mas que de ganar la batalla. I Podr6 yo silenciar, hom-
bre prodigioso, amigo del alma; podr6 yo silenciar... (me
atraeria la nota del mis ingrato de los mortales) aquellos tus
esfuerzos e insinuaciones, y tus consuelos de todas classes; tu
entendimiento, tu voluntad, tus recursos, tu pensar continue
y exclusive, aun en medio de otro acerbo pesar que traspasaba tu
peeho, bebiendo de las lgrimas que por una hermana derra-
mabas, todo prodigado sobre aquel hombre de dolores a quien
en el lecho mismo de la muerte ayudabas a disputar la presa
al mis formidable de los enemigos ? Ese hombre es el que a du-
ras penas, y compulsado por la ley del deber, sostiene todavia
esta pluma, cansada de tanta ligrima como ha derramado, para
derramar y hacer derramar muchas mis sobre la tumba de
Nicolas Manuel de Escobedo, var6n cuyo concept acerca de
mi espiritu o de mis ideas me infundia valor a mi mismo, y
me hacia career que algo podian valer algin dia; porque, a de-
cir verdad, naturalmente y por mi propio, jams me figure
que pudieran ser de alguna utilidad ni mereciesen la pfiblica
consideraci6n.
Demostrada esta la nobleza y elevaci6n de esta grande al-
ma, en la cual no entr6 ni chispa de aquella bastarda pasi6n
que suele infeetar a los hombres de letras: la envidia; 61 halla-









LA ORATOIA EN CUBA


ba siempre lugar para el m6rito, es decir, para el verdadero
m6rito de cada uno que se distinguia; pues a fuer de pensador
original, atacaba con mayor denuedo las reputaciones usur-
padas. De los hombres realmente grandes suele huir como des-
pavorida esa pasioneilla rastrera, que para nada necesitan, por
hacerse sentir naturalmente el peso de propia superioridad;
hay en ellos como un viento perenne, cuya corriente no deja
parar ni anidarse ningfin genero de sabandijas en el albergue
de su pecho: tal era Nicolas.
Pero vosotros los que estas sentidas lines repasAis tan ra-
pidamente como van tiradas, ere6is ya por ventura conocerle
a fondo ? Os engafiais notablemente; que todavia no os he pre-
sentado la mejor parte de tan grave raz6n, toda la grandeza de
su alma.
Aqui corren los hechos hacinados sobre mi fantasia para
buscar salida por la pluma; yo, empero, elegir6 tan solamente
dos, bastantes y aun sobrados para graduar el temple de aque..
Ha alma digna del tiempo de los Sc6volas y de los Catones.
Hallabase hace mis de veinte afos en Paris... (Paris!...
que tan fatal le habias de ser!) cuando acababa de perder
la vista, buscando no ya remedio a lo irremediable, sino alivio
a los crueles padecimientos que aquella p6rdida le dejara, como
si ella sola no fuera bastante todavia para agotar el insonda-
ble caudal de su longanimidad y grandeza. Invoca en su ago-
nia los consejos y auxilios del primer operator de la 6poca:
llama al ilustre faeultativo, le expone circunstaneiadamente el
case, y no hallando 4ste en su vasto saber mis eficaz recurso,
le dice: "Sefior, es menester vaciaros los ojos". Traeis ahi
el instrument para verificarlo? Pues mano a la obra." Fu6
toda la respuesta del ciego, que dejo at6nito al impert6rrito y
aguerrido Dupuytren, que sali6 de alli refiriendo lo ocurri-
do a cuantos por las calls y plazas encontraba. Y era tal y
tan inaudita la imperturbabilidad de aquel hombre, que como
-terminada la operaci6n-entrase por acaso un compatriota
nuestro, y notase bafiado en sangre el lugar de la escena, se
imagine sin duda que el mismo paciente habia puesto fin a
sus inefables padecimientos, cuando advirtiendo el ciego su
error y sobrecogimiento, le dijo, con aquella voz grave y ente-
ra como su alma que nunca le abandonara: "No hay que asus-
tarse: esa sangre es la que ha hecho correr de mis ojos el fa-
cultativo operatee" Si en algin mortal hubieran disculpado









EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


el suicidio sus semejantes, entonces, y en otras 6pocas de inten-
sos padecimientos y dolores, prolongados y exacerbados por
afios tras afios sin interrupci6n ni descanso, este mortal habria
sido sin duda el nuevo Job, de quien en el padecer no menos
que en la resignaci6n nos ha ofrecido la imagen el ilustre cie-
go habanero.
El otro heeho es de por si tan elocuente y caracteristico,
que 61 solo basta para pintar a todo un hombre: su resoluci6n
de entrar en la arena del foro en las eircunstancias en que 61 se
hallaba.
Verse un hombre en una situaci6n que naturalmente no
puede inspirar mas que lAstima, siendo el objeto de los ajenos
cuidados, no pudiendo tener mAs que una existencia puramen-
te pasiva, concebir el proyeeto de hacer en el mundo el papel
de protector antes que el de protegido, labrarse con ello una
fortune independiente, en circunstancias de hallarse precisa.
mente desprovisto del arma casi imprescindible para este g6-
nero de campaias... es capaz esto solo de poner en asombro
a los varones mis esforzados de entendimiento y voluntad, al
considerar el espacio inmenso y sembrado de malezas y esca-
brosidades que supo aquel hombre atravesar para haber logra-
do una soltura y maestria en el despacho de los negocios, que hu-
bi6ramos admirado hasta en el mis aventajado y provisto de
todos los instruments competentes. Ni permitir6 que por un
moment se compare a este h6roe de la animosidad y constan-
cia al hecho reciente del e6lebre historiador angloamericano
Guillermo Prescott, quien, imposibilitado de usar su vista para
consultar tales y tantos documents en la formaei6n de la
historic del reinado de Fernando e Isabel, los Reyes Cat6licos,
no por eso interrumpi6 en diez afios el curso de sus investiga-
ciones, vali6ndose de otras personas que le leyeran los c6dices
originales bajo su propia direcci6n, y aun no sabiendo ni pro-
nunciar los lectores (lo que aumentaba la faena del oyente)
]a lengua misma en que leian y estaban la mayor part de los
documents aut6nticos. Este rasgo, de suyo admirable, casi de-
ja de serlo, y cae y se eclipsa a presencia de la inmensa fatiga
y mayores esfuerzos que sin comparaci6n tenia que impender
Escobedo para el desempefio de su ministerio en el espacio de
eatorce afios continuados. i CuAn distinta la naturaleza de las
tareas veloces de un abogado a las lentas pesquisas de un
historiador! S6lo la confecci6n de un alegato en un negocio









LA ORATORIA EN CUBA


complicado, obra en que, apremiado, el defensor a veces tiene
que operar con la rapidez del relimpago, require unos mila-
gros de atenci6n y de memorial en la cabeza de un hombre pri-
vado de la vista, que apenas se puede concebir la especie de
tormento a que precisamente tendria que condenarse aquel
entendimiento, por gigantesco que se le suponga, en los pri-
meros pasos dados en la carrera, interin se le hacian habitua-
les tan dificultosas funciones. Que un ciego sesudo y de ex-
periencia adoptase el partido de ser hombre de consejo y de
consult, ya esto se entiende, y parece mks en el orden; que
un hombre vivo de imaginaei6n y ficil de palabra y facundia,
aunque privado de los ojos, se explique con gracia y fluidez, y
hasta con elocuencia, tambien se comprende todavia; pero que
un hombre privado de ese 6rgano preeioso entire en el laberin-
to de nuestros process escritos, y se revuelva y salga triun-
fante en medio de las espinas que por todas parties erizan es-
ta (.ias de negocios, sin armas, desnudo, por si solo, sin apo-
yo, como un atleta, confiado finicamente en la, inmensas fuer-
zas que le plugo impartirle al Todopoderoso, eso estaba reser-
vado a la cabeza y al coraz6n de Nicolas Manuel de Escobedo.
iEa, pues, abre los brazos, oh Cuba desconsolada y mar-
chita de dolor, para recibir por filtima vez a uno de los prime-
ros entire tus hijos, hijo que para ninguna madre habria sido
el postrero! Yo s6 que en este moment, y a presencia de sus
preciosas reliquias, derramas ligrimas mas abundosas y enlutas
mas negramente tu lacerado coraz6n, al contemplar que toda-
via estaba el lueero en el apogeo de su 6rbita, pudiendo haber-
te dado ain muchos dias de gloria y eterna remembranza...
al considerar (y este sentimiento maternal absorbers todo tu
ser y apagara todos los demas) que no exhal6 en tu regazo,
sino en tierra extrafia y remote, el iiltimo aliento de vida...
pero no; escucha, consulate, enjuga tus ligrimas: alli la Pro-
videncia le depar6 una segunda patria que no le desampar6 un
instant; muri6 en el seno de los suyos y de los nuestros;. y esos
mismos hermanos, Cuba adorada, en cuyos pechos se recogie-
ron sus postrimeros instantes, son los que con sentimientos
propios del ilustre difunto ban mandado depositar en tu seno
esos restos mortales que por tantos titulos nos pertenecen. Pe-
ro no vengamos con un est6ril enternecimiento a profanar tan
venerandas cenizas.
La imitaci4n, ved ahi el homenaje que pide su memo-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


ria. Desde Empireo est, 61, contemplando si han quedado en
la tierra cubana hermanos dignos del hombre que acaba de
bajar a la tumba.

NOTA.-Como en la efusi6n que acaba de leerse no se-
gui mis impulse que mis propias inspiraciones, sin preguntar
cosa alguna acerca de nuestro Escobedo a los individuos de
su familiar con quienes estoy en contact, sacando por mi solo
su retrato segfin el modelo estampado en mi coraz6n, no ha
bia llegado a mi notieia el siguiente rasgo, que prueba cuin
profundamente estaban clavados en el suyo los intereses vita-
les de la madre com-in: naci6 respirando patria; y respirando
patria vivi6 y muri6. Habla Nicolis en el solemne moment
de abandonar su suelo para Europa. (Clausula duodecima de
su testamento, otorgado en la Habana). "Item: Mando que
del resto de mis bienes, despues de cumplidas integras y com-
pletamente las anteriores disposiciones, se compare sobre finca
urbana e id6nea en esta ciudad un censo de capital de seis mil
pesos, que han de producer trescientos pesos anuales de r6-
ditos, para que mi albacea los emplee en costear la primer
ensefianza a veinticinco nifios pobres, cuyo nimero sefialo
por la noticia que tengo de que los maestros los admiten a ra-
z6n de un peso mensual. Sobre este punto es mi voluntad que
mi albacea proceda, asi en la designaci6n de los nifos como en
la de las escuelas, con absolute libertad, sin que sus operacio-
nes sean coartadas por ninguna autoridad ni corporaci6n;
pues desde ahora y para el caso de que se quiera impedir o
coartar esa libertad, revoco el legado y mando que su impor-
te se divida entire los herederos del remanente de mis bienes.
Mis adelante, en teniendo tiempo, har6 por un codicilo la ex-
plicaci6n del metodo y la designaci6n de las personas que han
de administrar esa manda piadosa cuando fallezca o se au-
sente mi albacea. Entre tanto, y por si muero antes de verifi-
carlo, faculto a mi albacea para que 61 lo haga, eneargandole
que en la designaci6n de las personas cuide de que la elee-
ci6n recaiga en hombres virtuosos e ilustrados, que est6n fir-
mes y s6lidamente convencidos de que todos los bienes sociales
peligran mientras la primera ensefianza no se proporcione a
todos los pobres a costa de los que tienen algo."
iQu6 lecci6n para los que tienen much!
J. DE LA Luz Y CABALLERO.









































BR1SPRR BETRIOURT CISHEROS
"EL LUBRREfiO"
(1803 1866)

Naci6, en Puerto Principe (hoy Camagiley), el 28 de abril de
1803. Murio, en la ffabana, el 3 de diciembre de 1866.

ASI todos los cubanos, en dominant proporci6n, que se
distinguieron por su mentalidad y su caricter y pusie-
ron estas prendas al servicio de la emancipaci6n de su
pais, cultivironse entire Espafia, la metr6poli, y los Estados Uni-
dos, antitesis de la metr6poli. Otros se forjaron en la fragua
spiritual de Paris.
Se necesit6 el contraste-pedernal y eslab6n-para que de su
choque, de su comparaci6n y cotejo en el espiritu eubano, bro-
tase la chispa que ilumina e incendia.


111111\I










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Gaspar Betaneourt Cisneros se bai6 en el Jordan de la
gran democracia norteamericana sin dejar de ser, como sus
contemporhneos, de arcilla colonial, en lo que respect a preo-
cupaciones y formulismos religiosos. Su discurso recordando
al padre Valencia es un reflejo del estado de conciencia de mu-
ehos cubanos ilustres de su 6poca, revolucionarios en political,
pero ortodoxos en religion.
Hombre de amplia vision, hizo popular su seudfinimo de
El Lugarefp como escritor docente, cientifico y economist.
No era orador propiamente dicho, pero en todas las manifesta-
ciones de la palabra di6 muestras de grandes arrests y de li-
cida inteligencia.
Patricio de tipica prestancia, fue uno de esos entendimientos
complejos, abundantes en su 6poca, de sabios ineompletos y de
politicos y patriots, algunos de los cuales aspiraban a la eman-
cipaci6n por la evoluci6n econ6mica y progresista, y otros con-
cebian, como en algunos otros paises de la misma America es-
pafiola, extrafias aleaciones de la libertad con los poderes colo-
niales, ensayos de independencia con ferula de la dinastia rei-
nante, o el cambio de metr6poli por la anexi6n a los Estados
Unidos.
Sin ocupar ctedra, fue mis eficaz maestro que muchos de
los mas reputados mentores de su tiempo y de su posteridad, y
asi logr6 promover un gran movimiento intellectual.
Acosado por el medio colonial, emprendi6 el vuelo. Pens6
en la independencia, y al comprender que Cuba no podria, en-
tonces, lograrla por su propio esfuerzo, volvi6 sus esperanzas al
fuerte. Emigr6 a los Estados Unidos, quiso inflamar los es-
piritus con el fuego de su palabra, y como recurso desesperado,
ante las dificultades evidentes del problema, y acaso crey6ndolo
un mal menor, indic6 la conveniencia de asirse al salvavidas de
la anexi6n yanqui.
Intrinsecamente considerado como orador, carece del relie-
ve que tiene como poligrafo de sentido politico y practice y
como uno de los grandes animadores y modernos educadores del
pueblo cubano para la vida de la libertad y del progress.
Su acci6n edificante, desde su hacienda de Najasa, en los
campos de Camagiiey, determine la introducci6n del ferrocarril
en Cuba antes que conocieran este progress la mayoria de las
naciones del mundo, y 6ste y otros hechos analogos son los me-
jores discursos del gallardo pr6cer.



















DISCURSO


pronunciado por el senior Gaspar Betancourt Cisneros, en Ca-
magiley, en diciembre de 1839, en memoria del padre Va-
lencia.

SERORES:
Tened la bondad de concederme unos pocos minutes de aten-
ci6n. Necesito decir algo, para desahogar los sentimientos de
un coraz6n camagieyano.
Ya la tribune sagrada os ha presentado hermosisimas flores
perfumadas con la elocuencia religiosa. La tribune civica tam-
bien desea presentar sus ofrendas, que no por ser menos fra-
gantes seran menos aceptables a vuestra indulgencia.
Tambien tfi las aceptaras, var6n ilustre; porque son las ofren-
das del entusiasmo, la expresi6n de un pueblo, que obligado por
tus generosos beneficios, viene a traer el rico tribute de su gra-
titud sin limits.
Sefores: Ya habeis oido hablar a los elocuentes sacerdotes
del cenobita, del ermitaflo de San Lizaro, del misionero apost6-
lico; ahora voy a hablaros del hombre de mundo, del verdadero
patriota. Examinese a una y otra luz al reverendo padre Fray
Jos6 de la Cruz Spit, siempre encontraremos la virtud sublime
y el merito incomparable.
Este es aquel hombre verdaderamente grande, porque apren-
di6 a negarse a si mismo y entregarse todo entero a la huma-
nidad. De tal manera se habia identificado en ella, que el gran-
de y el pequefio, el senior y el siervo, el rico y el pobre, el nacio-
nal y el extranjero, el bueno y el malo, el religioso y el impio,
todos tenian igual derecho a su benevolencia, porque 61 aceptaba
la humanidad con todas sus condiciones y flaquezas, con todos
sus errors y miserias: su benevolencia era la luz, era el aire
de que todos participAbamos a titulo de hombres. Cuanto mis
desgraciada era la situaci6n, cuanto mis abyecta y oscura la cu-









EVOLTJCI6N DE LA CULTURE CUBANA


na, cuanto mis descarriada y miserable la persona, mejores titu-
los Ilevaba para acogerse a su benevolencia, que siempre era otor-
gada con angelical sonrisa. A la manera que el fabuloso Orfeo
con los sonidos melodiosos de su lira, asi 61 con la dulzura de
su benevolencia encantaba y subyugaba hasta a las fieras hu-
manas.
Este es aquel var6n constant, que armado s61o de su pala-
bra y de su ejemplo, acometia las empresas mis colosales. Be-
cordemos, sefiores, la 6poca en que estos desventurados lazarinos
mendigaban de puerta en puerta el sustento diario. i Qu6 espec-
ticulo tan triste! Por una parte el horror del contagio y la
presencia de una enfermedad asquerosa; por otra, la miseria y
el desamparo en que veiamos a estos dignos objetos de conmise-
raci6n. El patriot cristiano vi6 todo el mal, conoci6 el peligro
y trat6 de remediarlo. & Qu6 existia entonces en este sitiol Un
desierto enmarafiado y unos miserable bohios donde se aloja-
ban los pobrecitos lazarinos. Ved ahora lo que existed, y admi-
rad, no s61o la virtud que concibi6, sino tambi6n la virtud que
realize esta grande obra de consuelo para los enfermos y de
preservaci6n para los sanos. Se necesitaba de toda la constancia
del padre Valencia para haber acometido y realizado este laza-
reto con los recursos que entonces se presentaban a su ardiente
deseo; voy a daros idea de ellos.
No encontr6 nuestro bienhechor otros arbitrios ni recursos
de que echar mano, que salir con un amigo a pedir limosna por
el pueblo. Cu6ntase que el primer dia s6lo se recogieron seis
reales. En vista de tan mezquina suma, el depositario de ella,
que le acompafiaba, con desalentado coraz6n le dijo: Ya ve, Pa-
dre, lo que hemos conseguido? C6mo quiere emprender una
obra tan costosa en un pueblo como 6ste "--"Hombre de Dios,
contest el hombre de Dios, 1 conque en tan pocas horas y con tan
pocas diligencias hemos juntado seis reales, y todavia no cree
usted que se hara el San Lazaro? D6lo por hecho, hermano,
que Dios proveera para todo." Este solo rasgo pinta al hom-
bre; asi s6lo calculan los que ponen toda su conflanza en la Pro-
videncia, los que se sienten impulsados de una fuerza de voluntad
libre para el bien obrar, y de una constancia invulnerable para
resistir a las contrariedades de los demis hombres y a los reve-
ses de la fortune. Aqui esta la obra de seis reales, levada a
cincuenta mil pesos, para dar testimonio del hombre. Esta es la









LA ORATOBIA EN CUBA


maravillosa creaci6n de la benevolencia y de la constancia, de
la palabra y del ejemplo.
Maravillosa creaci6n, he dicho, y atendidos los recursos con
que contaba su ilustre fundador, nada tiene de hiperb6lica mi
expresi6n. Pero si grande era la constancia de este hombre sin
igual, todavia era mayor su modestia. Jamis se atribuy6 a si
mismo, ni aun la mis pequefia parte de buen 6xito. Para 61
siempre fu6 hechura de la Providencia divina y del pueblo cris-
tiano; de la Providencia, que le empleaba como el instrument
ciego de sus altas y ben6ficas miras; del pueblo, que se condolia
de las miserias y simpatizaba con los desgraciados lazarinos.
Recuerdo que una tarde, como me despidiese de 61 dejindole en
cama, le dije: "es precise cuidarse much, padre mio, porque
hace muchisima falta a sus pobrecitos lazarinos". QuB falta he
de hacerles yo, me contest, miserable e inftil gusano, que me
estoy deshaciendo en polvo, cuando ellos tienen a toda una Pro-
videncia que mire por ellos?" Tanta era su modestia, que ni
aun para los lazarinos se juzgaba de importaneia.
El deseo de hacer bien a este pueblo era inagotable en su co-
raz6n. Apenas hay entire nosotros necesidad piblica sobre que
61 no hubiera fijado su atenci6n y escogitado algin proyecto pa-
ra remediarla. La necesidad piblica era para 61 lo que el teso-
ro para el avaro: donde estaba la necesidad piblica alli estaba
todo su coraz6n; alli concurrian su profundo juicio y su infati-
gable constancia para reconocer todo el mal y sustituir el blen.
Las mujeres pobres de nuestra comunidad se acogian en sus
enfermedades a una casita que debiamos a una alma generosa,
pero que estaba situada en paraje sumamente himedo, ya dete-
riorada y casi en total abandon. El buen patriota de Puerto
Principe se condoli6 de tanta miseria; combine un vasto plan
alli en su cabeza, busc6 los primeros recursos, puso mano a la
obra y he aqui que como por encanto parecia brotar esponth-
neamente de la tierra el hospital del Carmen. Con su palabra
migica y su ejemplo seductor arrollaba cuantos obstaculos se
le oponian y creaba cuantos recursos necesitaba. & Qui6n de vos-
otros no se rindi6 a su palabra L CuAl de vosotros no imit6 su
ejemplo El orgulloso arist6crata, la presumida belleza, la deli-
cada matrona, todos se doblegaban al poder incontrastable de
su palabra y de su ejemplo. Asi es que todos coneurrieron con
sus haberes, euil mis, cual menos, a levantar estos asilos de
consuelo para la humanidad desvalida, y lo que es mas, todos










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


concurrieron a trabajar y servir personalmente a qui6nes a
unas cuantas personas de quienes nada tenian que esperar; por-
qUe ellos, como su padre, el Cristo, bien podian deeir entonces:
"las aves del cielo tienen sus nidos, mas nosotros no tenemos ni
aun donde reclinar nuestra cabeza".
A corta distancia de este sitio pasa un camino que en la
estaci6n de las lluvias quedaba interceptado con las crecientes
de un arroyo. El Padre Valencia vi6 el perjuicio grande que
recibia el vecindario de esta incomunicaci6n con la ciudad, e hizo
levantar un puente s6lido de cal y ladrillo, que franquea en to-
das las estaciones y a todas horas la comunicaci6n entire la ciu-
dad y esa parte del distrito.
De este sucinto relate vendr4is, sefiores, en conoeimiento de
otra virtud caracteristica que nuestro amigo poseia en un grado
eminentisimo: la laboriosidad. El trabajo era para 41 ley divi-
na, era la mejor garantia que podia ofrecer una sociedad, era
la fuente de las virtudes pfiblicas y dom6sticas. El decia que
Dios honr6 el trabajo sobre la frente de Adan, y asi es que no
se desdefiaba de tomar en sus manos consagradas la barreta y
el azad6n, ni de cultivar flores y frutos y legumbres en este
hospital, ni de ayudar personalmente a los artesanos en los di-
versos ramos de trabajo que aqui se empleaban, ni de lavar, asis-
tir *y servir a los enfermos y peregrinos. Despues que llenaba
religiosamente los deberes de su ministerio, no buscaba el des-
canso, como hacen los ociosos, sino el trabajo corporal y active,
que aumenta la salud, alegra el espiritu y conserve la pureza de
costumbres, de cuyos bienes no pueden gozar completamente es-
tos ociosos privilegiados que a fuer de nobles o de ricos o de
devotos se figuran que han adquirido el derecho de no trabajar.
El Padre Valencia amaba el trabajo porque el trabajo es una
virtud, virtud eminentisima, pues mal puede suponerse que
el interns tuviese cabida en el coraz6n de un hombre que jams
decia esto es mio; y que si alguna cosa se le regalaba, la reci-
bia con la condici6n de llevarla a sus pobreeitos lazarinos, a
quienes decia 61 que se la debia.
Dominado siempre de alguna idea humanitarian, y de su en-
trafiable amor a este pueblo, lamentaba la situaci6n a que ya se
veia reducido por su avanzada edad y sus penosas enfermeda-
des. Bullian alli en su mente dos proyeetos grandiosos: dos
edificios puiblicos que a la verdad, sefiores, hacen notable falta
y se echan de menos en un pueblo culto y cristiano. Ya com-









LA ORATORIA EN CUBA


prend6is que la situaei6n del desventurado demente y del in-
feliz criminal tenia afligido su piadoso coraz6n.
El habia visto por nuestras calls a los pobres locos maltra-
tados por hombres inhumanos, y escarnecidos por muchachos
malcriados; 61 habia oido a estos infelices escandalizando con
sus blasfemias y obscenidades a la casta doncella, a la pudorosa
matrona, al inocente nifio; l6 conocia todo peligro que ama-
gaba nuestra sociedad, un buen padre de familiar, un ciudadano
fitil al Estado expuestos a caer victims de un arrebato invo-
luntario de demencia. El queria poner remedio a tantos males,
y habia proyectado construir un edificio para los pobres demen-
tes, un San Hip6lito de que careee esta populosa ciudad.
Tambi6n habia observado la misera situaci6n a que se ven
reducidos los desgraciados criminals en una prisi6n estrecha,
oscura, f6tida, hiimeda y malsana, entregados al ocio, gravitan-
do siempre sobre la comunidad trabajadora, o condenados a la
vergiienza pfiblica donde se prostituyen hasta los instintos de
la dignidad humana, donde muere el germen de toda virtud y
se pierden las esperanzas de toda reform moral. El Padre
Valencia sabia que entire las causes tentadoras del crime, dos
son las principles: la ignorancia y la indigencia. Partiendo de
estos principios, 61 habia concebido un vasto plan de carcel con
departamentos para la ensefianza religiosa e intellectual de los
pobres criminals; departamentos para trabajos fuertes para el
Estado, departamentos para el aprendizaje de artes u oficios me-
chnicos, a fin de que cuando esos hombres volviesen al seno de
su familiar no trajesen mayores crimenes, sino virtudes, hibitos
laboriosos y una industrial de donde library una subsistencia c6-
moda y honrosa que los librase de la necesidad y tentaei6n de
perjudicar a sus conciudadanos.
Tales eran, sefiores, los misericordiosos e importantes proyec-
tos que agitaban su cerebro y coraz6n en sus filtimos afnos, cuan-
do una muerte demasiado precoz vino a arrebatarnos al digno
sucesor de aquel gran Padre las Casas, protector de los antiguos
habitantes del Camagiiey, como lo era Valencia de los actuales.
La implacable muerte hundi6 en la tumba al mejor de los pa-
triotas, y con 61 hundi6ronse las mis lisonjeras esperanzas de
Puerto Principe. i Oh, patria mia! Yo te conduelo en tu inmen-
sa p6rdida! iDesapareci6 de tu suelo el Aristides de nuestro
siglo, el inico just por quien seria en todas ocasiones salva y
perdonada la ciudad...! iCay6, compatriotas, cay6 el muro









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


fuerte donde se estrellaban los vicios y se amparaba la virtud;
sec6se el brazo heredleo que defendia al oprimido y desarmaba
al opresor; enmudecieron los labios que por todas parties difun-
dian y propogaban la santa verdad e imponian silencio a la
mentira, a la impostura, a la calumnia y a la hipocresia! Po-
bres, enfermos y oprimidos, no llor6is empero por 61, entonad
himnos de alabanza del que vivi6 para gloria de Dios y para
honra y proveeho de la humanidad; llorad, si, por vosotros, lo-
rad por los calamitosos y crudos tiempos que nos aguardan sin
este punto de apoyo sobre la tierra... i Ah! No seri asi: creed-
me que no sera asi... Escuchad sus palabras consoladoras, y
grabadlas en vuestros corazones cual estin archivadas en el
cielo. "Los pobres, los enfermos, los oprimidos, tienen a toda
una providencia divina que mire por ellos." Si: hay una Pro-
videncia divina, la misma que infundiri y perfeccionar las
virtudes cristianas y sociales en los camagiieyanos; ellos aprende-
rin en las obras del Padre Valencia a erigir estas casas de mise-
ricordia para la humanidad desvalida; ellos conservarin las que
su amor les ha legado; ellos realizarin los proyectos filantr6pi-
cos que 61 les indic6; ellos, en fin, concurririn siempre a visitar
este Lazareto, a consultar su tumba, y a dar a su memorial y a
la patria dias tan gloriosos como 6ste. Entonces, pobres, enfer-
mos y oprimidos, no digiis, no, que hab6is perdido a vuestro Pa-
dre Valencia, porque el espiritu y el poder de los hombres vir-
tuosos nunca mueren ni abandonan a los pueblos que saben re-
sucitarlos en su coraz6n. Imitad sus virtudes cristianas y socia-
les, y bien podeis daros parabienes de que ain vive para la
humanidad el Padre Valencia en los corazones de todos los ca-
magiieyanos!









































OS5 SILUERIO "ORRIH Y BRRmOSIO
(1816- 1897)

Naci6, en la Habana, el 20 de junio de 1816. Muri6, en Nueva
York, el 7 de octubre de 1897.

S10MO eslab6n precioso de la cadena que formaron Jos6
Agustin Caballero, Jos6 Antonio Saco, Escobedo y Jos6
de la Luz y Caballero, se destaca Jorrin en nuestra his-
toria literaria y political.
Amante fervoroso de la ciencia, la filosofia le atrajo con
poder fascinante. Es mis bien un pensador y erudito que un
artist de la palabra. En su discurso sobre Filosofia del Arte,
pronunciado en el Liceo de Guanabacoa, explicando las viejas









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


y nuevas tendencies del desenvolvimiento artistic en aquella
6poca, hay hallazgos de estilo y se adivina al pensador nutrido
y forjado en la dialectica hegeliana.
Orador academico, en sus conferencias, como en sus tra-
bajos escritos, predomin6 el poder reflexive, caracteristica que
debi6 a su cultural y conocimiento de la historic y del dereeho.
Su estilo, conciso y claro, sin arabescos de lenguaje, cuadra
a su manera de pensar serena y reposada.
Una de las producciones mis famosas de Jorrin, su folleto
politico publicado en Ginebra durante la revoluci6n del 68,
es un exponente fiel de la pureza de su patriotism y de la rec-
titud de su criterio de justicia en relaci6n direeta con el bien-
estar de Cuba.
Elev6 con emoci6n su palabra viril, en el Senado espafol,
para defender los ideales del partido Autonomista, hasta el
moment critic en que, juzgando esteriles aquellos esfuerzos,
prefiri6 retraerse.
Aeab6 por convertirse en revolucionario, en 1895.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs