• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Introduction
 Primer periodo (1823-1839)
 Segundo periodo (1839-1868)
 Tercer periodo (1868-1895)
 Cuarto periodo (1895-1898)
 Index






Group Title: Evolucion de la cultura cubana, (1608 - 1927).
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074038/00008
 Material Information
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
Physical Description: 18 v. : ill. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, José Manuel, 1880-1968
Publisher: "El Siglo XX"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1928
Edition: Edición oficial.
 Subjects
Subject: Cuban literature   ( lcsh )
Cuban literature -- History and criticism   ( lcsh )
Cuban poetry   ( lcsh )
Speeches, addresses, etc., Cuban   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographies.
Statement of Responsibility: recopilación dirigida, prologada y anotada por José Manuel Carbonell & Rivero.
General Note: Publisher varies: v. 7-17 published by Montalvo y Cardenas.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074038
Volume ID: VID00008
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001491661
oclc - 23298160
notis - AHA3873

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Primer periodo (1823-1839)
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Segundo periodo (1839-1868)
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Tercer periodo (1868-1895)
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
    Cuarto periodo (1895-1898)
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
    Index
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
Full Text












































:3*-.s-






































La Poesia Revolucionaria en Cuba


4I









Euoluci6n de la Cultura Cubana
(1608-1927)
UOL. UI






La Poesia Reuolu-


cionaria en Cuba


Tomo Cinico


Recopilaci6n Oirigi8a, prologada y anotada
por

Ios5 manuel Carbonell y Rivero,
President de la Academia Nacional de Aries y Letras,
Individuo de ndmero de la Academia Cubana de la Lengua.
C. de la Real Academia EsTafiola, y Delegado de Cuba a
la VI Conferencia Intenacional Americana.




(EDIC1NH OFICIRL)





LA HABANA
IMPRENTA "EL SIMO XX"
Rep. del Brasil, 27.
1928













LATIN Alo,-1CA


















INTRODUCCI6N


j c6mo podria pasar inadvertida en una obra
del cardcter de la present la poesia revolu-
cionaria, que fue el perfume de nuestras c6-
leras y rebeldias, la que calde6 aspiraciones e ideales
por los que supieron los cubanos pelear y morir hasta
ver coronados con el triunfo los principios de libertad
que los condujeron, entire via crucis y tempestades, a
la Repfiblica? No es este un libro de odios, aunque
muchas de sus paginas asi lo parezcan, sino un tribute
de reconocimiento, desde el punto de vista literario y pa-
tri6tico, a los precursores y protagonistas de nuestras
epopeyas que, con el pensamiento envuelto en llamas,
agitaron la poesia cdmo bandera de combat y desple-
garon la esperanza al mastil de su fecunda fe. Su pu-
blicaci6n en el conjunto de la obra Evoluci6n de la
Cultura Cubana obedece al prop6sito de recoger y con-
servar documents hist6ricos de nuestras letras y de
nuestra political, y los cuales deben ser considerados con
sereno juicio por espafioles y cubanos, para compren-
der que brotaron en moments de intense exaltaci6n.
En aquellos dias de nuestras luchas, cuando las ciu-
dades dominadas eran suplicios en que agonizaban los







EvoLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


cubanos, sin derecho ni para llorar a sus muertos, dia-
rias las hecatombes de patriots mirtires, y los campos
ardian enrojecidos por el fuego y la sangre de los com-
batientes, natural era que a los decretos y bandos de
exterminio promulgados, y a la guerra sin cuartel y a
la persecuci6n feroz, replicara la dignidad cubana, he-
lida en lo m6s hondo, con versos y discursos saturados
de c6lera, para defender su derecho a la vida y a la li-
bertad y execrar a sus verdugos.
Hacemos la guerra, no por odio a Espafia, sino por
amor a la libertad-dijo Marti en ocasi6n de recorder
ante un auditorio de irritados parias, que si espa-
fioles eran los que nos condenaron a muerte, espafioles
fueron los que nos dieron la vida. Y el Ap6stol, en su
discurso del 26 de noviembre de 1893, en Tampa, pre-
dic6 la necesidad del respeto fraternal de la Revolu-
ci6n hacia los espafioles que no la combatieran, y alab6
la conduct de los hijos de Espafia que, simpatizadores
o neutrales, no hacian causa coming con los enemigos
de un pueblo en cuyo seno vivian y prosperaban y crea-
ban hogares santificados por el amor.
Aceptese, pues, este libro como un eco lejano del
clamor de un pueblo miartirizado por amar la libertad,
y enti4ndase que todo lo que en 41 parezca maldici6n o
protest contra Espafia, va enderezado inicamente
contra su ferrea y absurda dominaci6n en Cuba.
Lo repito: este no es un libro de odios-que seria
insensato atizar, ya een plena concordia con Espafia y
con el mundo entero-, sino una contribuci6n a la his-
toria, cuyos hechos consumados no es dable borrar,
aunque sobre el antiguo campo de batalla florezca el
olivo de la paz.
Por sobre lagunas de sangre y ruinas e incendios
se levant6 la Repfiblica, temple de luz y fraternidad,
done pueden vivir en paz propios y extrafios, inclusos









LA POESfA REVOLUCIONARIA EN CUBA


los que, habiendo nacido en Cuba, la combatieron a
sangre y fuego, acaso porque no pudieron sospeehar si-
quiera las dulzuras de su amor.
La poesia revolucionaria nace con Jose Maria He-
redia, conspirador de Los Soles de Boqivar, perseguido
al descubrirse la conjura y salvado por la valerosa pro-
tecci6n de una cubana, la inimortal Emilia de sus ver-
sos, que lo alberg6 bajo su techo hasta que pudo huir al
extranjero. El Himno Cubano, de 1821,

A las armas, cubanos; vuestros brazos
patria os conquisten,
libertad y honor.
iGloria al que estreche de hermandad los lazos!
IMuerte y oprobio al birbaro opresorl

I

IOh, Cuba! En tus oidos
sel huracn no zumbat
&El viento no retumba
clamando libertad

II

(Qub haceis, hijos de Cubal
&No fuera torpe mengua
que s6lo vuestra lengua
no exclame libertadt

III

El sol que nuestro suelo
de vida y luz inunda,
con fuerza igual infunda
de patria el santo amor.

IV

Quien muere por la Patria
vivi6 cuanto debia;
la vida dura un dia,
la gloria es inmortal,








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


que se dice la primera manifestaci6n poetica revolu-
cionaria, atribuida a Francisco Agiiero y Velasco
(Frasquito), debe considerarse ap6crifo.
Tras IIeredia, encarnaci6n de los ritmos y c6leras
de las viejas generaciones, cantaron otros, con mayor o
menor ardimiento y m6s o menos veladamente, la rebel-
dia revolucionaria y la fe separatist.
Jos6 Jacinto Milan6s hizo indeleble profecia pa-
tri6tica en su canto a Ignacio Rodriguez Galv6n, que
lo consagra poeta civil; y el mismo Gabriel de la Con-
cepci6n Vald6s, Pldcido, tildado de incensar a los man-
darines coloniales, rim6 ,en estrofas belicas su aversi6n
al tirano y su amor a la libertad.
Luego vinieron los aedos del period comprendido
entire las conspiraciones abortadas de Agiiero, Estram-
pes, Narciso L6pez y Ram6n Pint6, y vibraron las exal-
tadas cuerdas de Pedro Santacilia, Miguel Teurbe To-
l6n, Raim6n de Palma, Juan Clemente Zenea, Jose
Agustin Quintero, Pedro Angel Castell6n, Jose Fer-
nando Hernandez y Echarri, Leopoldo Turla y otros
que, sin ser poetas, ofrendaron rom6nticos cantares al
anhelo de arrancar a Cuba de las garras de secular do-
minaci6n.
De 1855 a 1868, en que vibr6 en el ambiente de la
colonia, adormecida sobre sus cadenas, el clarin de La
Demajagua, mantuvieron la aspiraci6n separatist,
con su estro candente, Jos6 Fornaris, Juan Crist6bal
N6poles Fajardo y, sobre todos, Joaquin Lorenzo
Luaces.
Cuando el H6rcules redentor, improvisado por la fe
y armado por la resoluci6n, blandi6 el acero como un
rel6mpago sobre las serranias orientales, de los pri-
meros en lanzarse a la manigua fueron Jose Joaquin
Palma, Miguel Jer6nimo Guti6rrez, Antonio Hurtado
del Valle, Luis Victoriano Betancourt, que templando








LA POEmIA mEVOLUCIONAEIA EN CumA


la lira en la protest o el dolor, la tristeza o la c6lera,
el lamento o el ap6strofe, la queja, la desesperaci6n o
la esperanza, habian sido incitadores y entonces eran
co mbatientes.
Ram6n Roa, Fernando Figueredo, Pedro Martinez
Freyre, Francisco La Rfa, Juan Coll, Jos6 Maria Iza-
guirre, Carlos Manuel de CUspedes, Pedro Figueredo
caldearon sus versos en la hoguera insurrecta o los
alumbraron en el rinc6n del vivac, sintiendo en el pe-
cho la emoci6n de un pueblo que se alzaba a la repara--
ci6n de sus derechos, deslumbrado por una vision de
luminoso porvenir.
Durante los diecisiete afios de paz que siguieron al
Pacto del Zanj6n, otros bardos, en el propio suelo o en
el destierro, cantaron con el obligado tema de su escla-
vitud y su aspiraci6n. Enrique Jose Varona, Estebair
Borrero Echeverria, Enrique Hernindez Miyares, Au-
relio Mitjans, JuliAn del Casal rindieron el tribute de
su rima a los heroes pret6ritos, forjando los del future.
Manuel de los Santos Carballo incitaba en rebeldes pro-
clamas a los esclavos para desperezarlos. La voz del
expatriado fu6 menos pr6diga: alz6se alguna que otra
endecha de Marti, mds nostalgica y amarga que ira-
cunda y flageladora.
Reanudado el combat el 24 Ide febrero de 1895,
los poetas, enervados en la angustia del vasallaje, re-
novaron sus cantos. En la tempestad que rompia de
nuevo resonaron los himnos de Francisco Sellen; las
melodies de Uhrbach; las arenas rimadas de Ramos
Merlo; los madrigales de acero, con reflejos de ternu-
ra, de Carlos Alberto Boissier; las quintillas viriles,
de Enrique Miguel Barnet; las silvas de Francisco
Diaz Silveira; las composiciones de Fernando de Za-
yas, Pastor Moinelo, Jose Francisco Piedra y Julio Ca-
rrasco Herrera; la sentida trova de Diego Vicente Te-







EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


jera; las marciales sinfonias de Bonifacio Byrne, el
cantor de la epopeya national y sus heroes.
En el seno mismo de la revoluci6n del 95 hubo me-
nos rimadores y poetas que en la del 68: Francisco
Diaz Silveira, Pedro Pifi6n de Villegas, Miguel Coyu-
la, Jose Clemente Vivanco, Fernando de Zayas, Maria-
no Corona. Carlos Pio Uhrbach no cultiv6 la poesia en
el campamento. Carlos Bois-ier, Pastor 'Mdinelo y
Enrique Miguel Barnet pasaron por 61 a vuelo tendido.
para caer, a poco, con las alas rotas.


Tal es, a grandes pinceladas, el boceto de la poesia
revolucionaria en Cuba.
Los poetas no pudieron sustraerse, como era natu-
ral, a las caracteristicas constantes del poeta cubano;
caracteristicas, por lo demds, de los poetas patriots
de todas 6pocas en todas parties del mundo: una pro-
testa quejumbrosa y una incitaci6n aflijida.
Tomando a veces en fuente extrafa, abandonindo-
se las mds al propio sentimiento, los poetas revolucio-
narios, dentro del juego de su leit motiv dominado por
las tendencies literarias de la 6poca, cumplieron su mi-
si6n.
La poesia civil ha dado a nuestra literature alinea-
mientos propios y alas para volar sobre los horizontes
y los mares. Naci6 con Heredia y fue, a partir de 1,
grito melodioso en Milands, relampago en Placido, 16-
tigo en Santacilia, ap6strofe en Quintero, c6lera dis-
frazada de arte en Castell6n, arma de combat en Tur-
la, idealidad en Teurbe Tol6n, rugido en Zenea, impre-
caci6n en Hernandez Echarri, angustia y desesperaci6n
en Luis Victoriano Betancourt, catapulta ritmica en
Hurtado del Valle, profecia dolorosa en Miguel Jer6-
nimo Gutierrez, miusica de clarines en Palma, divisa








LA POESfA REVOLUCIONARIA EN CUBA 11

de honor en La Rfia, desencadenada ira en Roa, nos-
talgia evocadora en Figueredo, agonia y deber en Mar-
ti, sintesis acusadora en Varona, epopeya en Mitjans,
inflatnada endecha en Sellen, melancolia acerada en
Herntndez Miyares, visions de alas negras en Casal,
centella en Diaz Silveira, augurio romdntico en Bois-
sier y trueno y arrebato y juramento en las liras do
tantos rapsodas que persiguieron entire blumas de en-
suefios la estrella solitaria de nuestra libertad.

JosE MANUEL CARBONELL.




















LOS POETAS CUBANOS Y EL IDEAL

DE INDEPENDENCIA


DISCURSO PRONUNCIADO POR JOSt MANUEL CARBONELL, PRESIDENT
DE LA ACADEMIA NATIONAL DE ARTES Y LETRAS, EN LA FIESTA
LITERARIA CELEBRADA POR ESTA CORPORACI6N EN EL TEATRO
NATIONAL, DE LA HABANA, EL 21 DE MAYO DE 1927, PARA CON-
MEMORAR EL VIGESIMOQUINTO ANIVERSARIO DEL ESTABLECIMIEN-
TO DE LA REPJBLICA.

Sefioras y sefores:
Fresco oasis, dentro del program de festejos acordado para
telebrar las Bodas de Plata de la Repfiblica, es la gaya fiesta
organizada por la Academia Nacional de Artes y Letras para
conmemorar el 20 de Mayo y ungir, con la gloria del triunfo,
al poeta vencedor en su filtimo certamen annual, a la vez que a
los poetas triunfadores en los Juegos Florales convocados por
ia Secretaria de Instrucci6n Pfiblica, Juegos Florales que al no
poder realizarse, por falta de tiempo, con la pompa y ceremo-
nia rituales, hubieron de descartarse, privindonos del placer
de erigir en esta sala, aledafia del paraiso por la presencia de
tantos angeles, un trono de hermosura y gracia instituido por la
Poesia y encantado por la mujer.
Se pierde entire nieblas de siglos el origen de los Juegos
Florales, que con vario carActer instituy6 Roma en loor de
la diosa Flora, y afios despues en memorial de una cortesana
del mismo nombre que leg6 sus bienes al pueblo. Bajo el rei-
nado de Carlos el Hermoso y en 6poca de Luis XIV florecie-
ron los torneos literarios. Y hacia 1490, Clemencia Isaura ini-
ei6 en Tolosa concursos pfiblicos para premier con violetas de
oro, jazmines de plata y gajos de acacia, a los trovadores pro-
venzales laureados en las justas del divino Apolo.










EVoLuCI6N DE LA CULTURA CUBANA


Sin duda fue una feliz iniciativa la de incluir Juegos Flo-
rales en el program de fiestas conmemorativas del XXV aniver-
sario de nuestro alborear republican. El arte, en cualquiera
de sus manifestaciones debe ser factor del patriotism. No son
artists, sino remoras y viboras humans, los que regatean a la
patria el concurso del alma y del pensamiento. Los manantia-
les mfs fecundos del arte corren, subterraneos, por los canales
del espiritu. La inspiraci6n del poeta nace del coraz6n. Y
s6lo las cosas nacidas del coraz6n son fitiles y grandes.
Si alguna discipline intellectual ha sido fecunda en sacri-
ficios gencrosos para con la patria, es la poesia. Y a ella habr6
de referirme al penetrar, como en una selva de leones, en la
lirica revolueionaria, desde su iniciaci6n en la veintena prime-
ra de la centuria d6cima novena hasta los presents dias, con
objeto de sefialar sucintamente la colaboraci6n principalisima,
constant y tenaz, de los homeridas cubanos en nuestras luchas
por alcanzar y mantener la independencia.
Nuestra poesia del period preformativo y la que comcnz6
a caracterizarla a fines del siglo XVIII, durante el gobierno
providencial de Luis de las Casas, carece de bandera y de idea-
les propios. Zequeira, Rubalcava y Manuel Maria Perez, cu-
banos de nacimiento, militares espafioles los tres, no cultivaron
la poesia patri6tica con vistas al separatismo, porque el patrio-
tismo de la .poca era netamente espafiol.
Heredia fue, en el orden del tiempo y de la fama, el poeta
primogenito que armado de lira y de venganza y hierro aparece
sobre el vencimiento de la conspiraci6n de los Soles de Bolivar
enarbolando en el destierro el estandarte de gloriosa rebeldia.
Cuba dormia entire sombras y cadenas. S61o un pequefo grupo
de precursores, entire los cuales figuraba Heredia, poeta paladin
como el argentino Miralla, scntia correr por sus venas la sangre
que se derramaba en el continent por los pros6litos de Bolivar,
en lucha contra Boves y Monteverde; y sofiaba, iluminado por
la libertad que hacia saltar en pedazos la corona de los reyes
espafoles, seguir la ruta de Sucre y el pabell6n de C6rdova,
mientras creia percibir entire el rumor de las olas el estruendo
de los llaneros de Piez, y ver bajar desde los Andes nevados con
sus Granaderos de a Caballo al Libertador San Martin, que
decret6 con su espada la derrota realist en el valle de Cha-
cabuco.
En el mar escribi6 el gran poeta La Estrella de Cuba y en










LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA


el ostracismo Vuelta al Sur, A Emilia, Himno del Desterrado.
Palido de ira ante la inercia de sus compatriotas, los interrog6
con voz rugiente y amenazadora:

..... en servidumbre impura
el yugo sufrir6is por siempre yertos?
S661o entire cataratas y des'ertos
producer pudo un WAshington natural
A la lucha terrible que preveo
la espada y pecho apercibid, cubancs;
mostrad aliento digno de espartanos,
y en mi tendreis al vengador Tirteo.
La agonizante patria gime triste,
y no la salvardn clamores vanos;
cjuando amagan y truenan los tirancs
en hicrro y sangre la salud consisted

Delantero de ideales todlavia en germen sufri6 con estoi-
cismo indiferencias ambientes. las persecuciones del despotis-
mo y el invierno extranjero, augurando en valiente profeeia:

Que si un pueblo sus duras cadenas
no se atreve a romper con sus manos,
podri el pueblo cambiar de tiranos,
pero nunca ser libre podra.

Evideneias que confirmaron los acontecimientos al erguirse
Cuba en revoluciones sucesivas por conquistar la independencia
vislumbrada por 61 en varias composiciones, y sobre todo en su
Himno del Desterrado, donde, como si leyera en el future la
aspiraci6n de la tierra, exclama:

ICubal al fin te veras libre y pura
como el aire de luz que respiras,
cual las ondas hirvientes que miras
de tus playas la arena besar.
Aunque viles traideres le sirvan,
del tirano es indtil la safa,
que no en vano entire Cuba y Espafia
tiende inmenso sus olas el mar.

Siguiendo las huellas de Heredia, pasando por alto a Pld-
cido, que no fu6 un poeta adalid, sino un mhrtir de la tirania,
y a la Avellaneda, que no tuvo alucinaciones insurrectas, escri-
bi6 Jos6 Jacinto Milands su canto politico a Rodriguez GalvAn,
que es una profesi6n de fe separatist. Y como Heredia, ins-











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


pirados en la necesidad de guerrear y morir por la Repfiblica,
surgieron entire los afios 48 y 51 como vanguardistas de Nar-
ciso L6pez, en la conjura de la Mina de la rosa, Pedro Santa-
cilia, Jos6 Agustin Quintero, Miguel Teurbe Tol6n, Leopoldo
Turla y Pedro Castell6n, los rapsodas nostilgicos del Laid del
Desterrado.
De Pedro Santacilia es la famosa oda A Espafia y el Canto
de Guerra

iA las armas, hermanos, volemos;
el moment lleg6 de la lucha,
ya la voz de la patria se escucha,
que resuelta nos llama a pelearl
IA las armas! Lleg6 ya el instant
de romper la ominosa cadena;
es preciso lanzarse a la arena,
es prccizo morir o triunfar.

Jose Agustin Quintero amartill6 en c6leras anhelos desespe-
rados. Pero nunca fu6 mis alta su inspiraci6n que cuando
con el pensamiento en Lydia, atenaceado el espiritu por el re-
cuerdo melanc6lico de la patria ausente y por las amarguras
de la emigraci6n, se vuelve a ella para decirle en tono confi-
dencial:

Ayer hui do mi pais querido
y al suspender el ancla el marinero,
se despert6 mi coraz6n dormido
con el grito do leva lastimero.

La onda amarga rompi6 veloz la quilla,
y en la line mire del horizonto
que se nublaba mi natal orilla
y la empinada cumbre do su monte.

Entonces la opresi6n me perseguia,
de mis playas volaba a tu ribera,
y orgullosa y feliz me protegia
de Waishington y Jackson la bandera.

Con sublime emoci6n, con pena grave,
alta la frente y encendido el seno,
iba yo junto al mAstil de mi nave
saludando el AtlAntico sereno,











LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA


iHoy heme aqui, por fin! Despedazados
mis miembros, por el hierro y las cadenas,
pilido, con los pies ensangrentados,
do libertad hollando las arenas.

Sobre el bast6n me apoyo del viajero
y recuerdcI a la sombra del manzano,
de la palma fantfstica el plumero
y el pend6n de mi pl&tano eubano!

Oh, Lydia, dulce Lydia! Si ti vieras
nuestro mango frondoso, el tamarindo,
nuestros espesos bosques do palmeras
y de sus aves el plumaje lindo;

si vieras nuestro cielo azul, fulgente,
que entire nubes de 6palo se rie,
y el jazmin del cafeto que al ambiente
perfume de Ambar lAnguido deslie;

si escucharas despuds de un aguacero,
del sol del siboney al rayo tibio,
gemir sobre el naranjo el sabanero
y cantar melanc6lico el solibio;

oh! si tf vieras en mi ed6n risuefio
de una criolla hurl la trenza negra,
que si cual manto cibrela en el suefio
como diadema en el festin la alegra;

y si escucharas su amoroso acento
que se introduce arm6nico en las almas,
comprendieras la pena que yo siento
per mi tierra de arroyos y de palmas:

quedaras entire amores extasiada
contemplando su encanto y su hermosura,
como fuente que pasa sosegada
y copia en su corriente a la natural.

Oh, Lydia, dulee Lydia! El viento helado
aqui con filo ripido me here,
gozo la libertad que habia anhelado,
pero mi triste coraz6n se muere.

Por eso melane6lico te miro
cuando clavas en mi tus grades ojos,
y devuelvo de angustias un suspiro
a la sonrisa de tus labios rojos.











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Y hoy que abandonas nuestro bosque verde
y estrecho lay, Dios! tu mano entire la mia
sangre brotando el coraz6n, me muerde
angustia double en soledad sombria.

iOh! Quiera Dios que con el rifle al hombro
pronto salude el sol del campamento
y al verdugo espafiol infunda asombro
la azul bandera desplegada al viento!

Si entonces una bala envileeida
viene cual rayo y la existencia pierdo,
s6lo por la aneha boca de la herida
podrd escaparse, joh, Lydia!, tu recuerdo.

Leopoldo Turla y Pedro Castell6n derramaron en tumultuo-
sos y vibrantes cantos la fe de sus corazones. Y Miguel Teurbe
Tol6n se despos6 con la inmortalidad improvisando el magnifico
soneto popularizado con el nombre de Jura.mento, cuyo titulo
verdadero es Mi prop6sito, con motivo de hab6rsele sugerido
que solicitara indulto del gobierno colonial para volver a Cuba:

Primero el coraz6n en que se anida
mi inmenso amor a Cuba, hare pedazos;
primero romper6 mil y mil lazos,
que me atan al carro de la vida;

primero del dolor la copa henchida
apurare hasta el fin en breves plazos;
primero, como Sedvola, mis brazos
pondr6 sobre la pira enrojecida;

primero gota a gota, lentamente,
proscrito, errante, el suelo americano
regarA sin cesar mi lloro ardiente;

primero mi verdugo sea mi mano
que merecer de un d6spota insolente
el perd6n de ser liure y ser cubano!

Desde el afio 1851 hasta el 10 de octubre de 1868, que abre,
entire incendios y fogonazos, el period de la Guerra Grande,
iniciada por Carlos Manuel de C6spedes en la Demajagua, nu-
merosos poetas cantaron con nostalgia agresiva y ritmos de
corneta heroica, el dolor de la patria esclava y la esperanza
de la patria libre, que veian alzarse en el horizonte relampa-










LA POESfA REVOLUCIONARIA EN CUBA


gueante como furtiva estrella velada por luengas nubes de lI-
grimas y flotando entire 'cogulos de sangre.
Durante ese peri6do de transici6n, que fue como un puente
de paz artificial teindido hacia la guerra, despuntaron en la
poesia civil Ram6n de Palma, con un canto anexionista; Juan
Clemente Zenea, Manuel de Jesfis del Ocio, Jos6 Fornaris, Je-
r6nimo Sanz, Rafael Maria 'Mendive, y destacindose sobre
todos, Joaquin Lorenzo Luaces, de bravas energies y poderosa
imaginaci6n plhstica, que hubiera sido el aedo de los combates
a no haberlo sorprendido la muerte en las visperas de Yara.
En fragorosas silvas y odas altisonantes que rivalizan con la
musa herediana, exalt6 Luaces a los heroes griegos, polacos y
hebreos, enearnando en ellos a los futures legionarios de Ba-
yamo y Palo Seco, que en sus noches insomnes, de visionario
alerta, veia alzarse en la fantasia cuando, elevkndose sobre las
claudicaciones do la mazmorra ligubre, clamaba al cielo por
un var6n fuerte como el Intonso, que despertando a sus compa-
triotas de la ignominia, sembrara el terror y la muerte entire
esclavos y opresores:

IVenganza, griegos: Misolongi en ruinas
bajo el alfange de Ibrahim cay61
IHalle siempre el muslin, cual en sus muros,
al griego muerto, pero esclavo no!

Durante la d6cada revolucionaria descollaron Jos6 Joaquin
Palma, mfisico por excelencia, discipulo de Zorrilla, que borda
con palabras ricas en colors y sonidos, empapadas en encajes
de luna y petalos de rosa, oetosilabos fragantes que produce
sensaciones de alas y gorgeous, como cuando evoca, con profun-
do sentimiento y sollozante ternura, el aniversario de Yar..

Hoy diez de octubre parece
Cuba, en sus ondas dormida,
una sabana florida
que sobre espumas se mece.
C6mo de luz resplandece,
c6mo derrama cantares
con sus pr6ceres pinares,
y c6mo arrulla las almas
con su melena de palmas
y su eintur6n de mares.










EVOLiTCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Compafiero de Palma fue Miguel Jer6nimo GutiBrrez, que
cant6 en Mi Coraz6n cuitas intimas y patri6ticas desolaciones,
presintiendo, acaso, la proximidad de su trigico fin, "atrave-
sado moribundo en una mula; la cabeza tambaleante; despeda-
zdndose contra los arboles; la barba espesa y la cabellera enre-
dada en los bejucos del camino; la piel de su hermoso rostro
desgarrada por las espinas de los zarzales"; Antonio Hurtado
del Valle, El Hijo del Damuji, creador de los mejores himnos
de nuestra epopeya; Antenor Lescano, que contest en versos
jocosos e incisivos a las insolencias de Villergas en El Moro Mu-
za; Luis Victoriano Betancourt, intencionado casi siempre, y
hondo y conmovedor cuando entire los peligros de la manigua,
perdidos los espejuelos y por lo mismo casi ciego, evoca la
madre ausente en Simpatias del Destino, para reafirmar su
credo de ser libre o morir en la demand:

;Ay, madre, madre! Perdona,
tfi, que para amar naciste,
al hijo que te abandon,
al hijo por quien cefliste
del martirio la corona.

Yo s6 que mi juventud
fue por tu amor cobijada,
y yo s6 que tu virtud
pagu6 con la ingratitud
de dejarte abandonada.

Se que es grande tu dolor
maternal, y que ti eres
mi egida y guard mejor;
s6 que tu vida es mi amor,
y s6 que por mi te mueres.

iMadre! Tu nombre es tan santo,
que por enjugar tu llanto
mi vida a tus pies pondria,
pero quiero a Cuba tanto...!
iPerd6name, madre mia...!

De Ram6n Roa son los alejandrinos soberbios de La Carga,
donde cada verso onomatop6yico denuncia el galopar de mil
corceles montados por gallardos lanceros sembradores de la
muerte o la sonoridad metalica de un tremolo de espuelas segui-
do de un toque de clarin:










LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA


1A la carga! es !i voz one ronea y atronante,
difindese en las filas del b6lico escuadr6n,
ja ellos! ia la carga! iarriba! y jadelante!
se sigue repitiendo en alto diapas6n.

El bruto se sacude irguiendo la cabeza,
la espuela punzadora destr6zale el ijar;
el freno ya no estorba su ind6mita fiereza
y juzga corto el llano al ansia de volar.

Y no son menos dignos del recuerdo los decasilabos acerados
de C&spedes:
Y al fulgor del cubano machete
brama herido el hispano le6n,

y los versos fascinantes en que Pedro Figueredo tradujo, en el
fuego de la pelea, las notas conmovedoras de La Bayamesa,
dando vida a nuestro himno soberano; el HIimno IHoguinero de
Martinez Freire, las d-cimas de Fernando Figueredb, inspiradas
en El Combate de Bdguanos. las de Sofia Estevez A Cuba, el
soneto A un Panal de Juan de Dios Coll, las poesias de Fernan-
do Fornaris y Jose Maria Izaguirre y las estrofas A Emma de
Francisco La Rifa, que debieran enseijarse en las escuelas como
divisas de fe selladas por el sacrificio. Evangelios espiritua-
les son esos endecasilabos quebrados del alumno de El Salvador
y expedicionario de La Galvinic, dedicados a su novia algunos
meses antes de caer, en la sorpresa del campamento Ant6n, ba-
ti6ndose en lucha de uno contra ciento, sereno e inm6vil como
la imagen del martirio resignado, contestando a los que le inti-
maban la rendici6n con un iViva Cuba Libre!

Lejos, muy lejos del hogar que escucha
tu constant gemir,
hay otro ser que en sacrosanta lucha
puede acaso morir.

jPobre emigrada que en extrafia tierra
no cesas de mirar
hacia los campos donde cruda guerra
se agita sin cesar!

Recibes en la brisa mensajera
un suspiro de amor,
y de tu mente apArtase ligera
la sombra del dolor.











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Suefias acaso en el feliz instant
en que vuelvas a ver
a aquel que siempre te jur6, constant,
amor hasta el no ser.

Mas de pronto sumergese en la duda
tu alegre coraz6n,
y negra, triste, tormentosa, aguda,
marchita tu ilusi6n.

Que ahogada en sangre miras a lo lejos
tu esperanza mejor,
y contemplas los filtimos reflejos
de tu primer amor.

Ves rodar por el suelo deshojada
tu corona nupcial,
Corona de tus scenes arraneada
por destiny fatal!

Lloras ;mi bien! y mi ansiedad en tanto
no puede contener
las gotas tristes de tu amargo llanto,
que quisiera beber.

Mas nunca, nunca volver6 a tu lado
con vida y sin honor,
que a la patria mi vida le he entregado
con justisimo ardor.

Feliz y libre y con la frente alzada
hacia ti Ilegar4,
o fija en tu recuerdo mi mirada
cual bueno morir6.

Que yo no puedo presentarme airoso
demandando tu amor,
cuando no supe resistir, medroso,
el supremo dolor.

Sufre y espera, que el incierto dia
de esplendido brillar,
tal vez some, y luzea la alegria.
donde reina el pesar.

Y aunque muy lejos del hogar que escucha
tu constant gemir,
hay otro ser que en sacrosanta lucha
puede acaso morir,










LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA


cuando la muerte presurosa venga
su golpe a deseargar,
quizis, piadosa, su furor detenga
mirandote Ilorar.

En la emigraci6n, y tambien durante la decada imperecede-
ra, consagraron a Cuba sus inspiraciones, ademds de los ya
nombrados Fornaris, Zenea, Mendive y Turla, los hermanos
Antonio y Francisco Sellen, Isaac Carrillo y O'Farrill, Fran-
cisco Javier Balmaseda, Alfredo Torroella, Diego Vicente Tejera,
doliente ruisefior de La Estrella Solitaria, y Jos6 Marti, que en
1872 escribi6 una oda a los estudiantes fusiladcos el 71, que
remata con esta imprecaci6n sublime:

IDespota, mira aqui c6mo tu ciego
anhelo ansioso contra ti conspira:
mira tu afan y tu impotencia, y luego
ese cadaver que venciste mira,
que muri6 con un himno en la garganta,
que entire tus brazos mutilado expira
y en brazos de la gloria se levanta!
No vacile tu mano vengadora;
no te pare el que gime ni el que llora.
IMata, d4spota, mata!
iPara el que muere a tu furor impio,
el cielo se abre, el mundo se dilata!

Terminada la Guerra de los Diez Afios. continfian la tradi-
ei6n de la poesia civil en el period de paz comprendido desde
el desastre de la Guerra Chiquita hasta Baire, Enrique Jos6
Varona, autor de los breves poemas Paisajes Cubanos, Ignacio
Agramonte y Dos Voces en la Sombra, diilogo trigico entire el
poeta y el alma de la patria, como observa Manuel de la Cruz;
Cecilia Porras Pita, de ind6mitas gallardias, alucinada por el
ensuefio redentor; Esteban Borrero Echeverria, Aurelio Mit-
jans, rapsoda fervoroso -de la epopeya revolucionaria que bajo
el seud6nimo de El Camagiieyano glos6 episodios de la mani-
gua; Juliin del Casal, que en sus sonetos A un hiroe y A los
estudiantes, y mAs intensamente en su simb6lica balada La Per-
la-Cuba entire el Aguila y el Le6n-, revel6 amarguras de pa-
tri6tico pesimismo:











EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


I

Alrededor de una perla
que un mundo guard en su seno,
como divino present
de las manos del Eterno,
hay dos aves de rapifia
contemplando sus destellos:
una de plumaje Aureo,
otra de plumaje negro.


II

Viendo la perla romperse
entire su concha de cieno,
ya afilan los corvos picos
para alcanzar sus fragments,
las dos aves de rapiia
que contemplan sus destellos:
una de plumaje aureo,
otra de plumaje negro;

Enrique Hernandez Miyares, cantor de A un machete, de las
hazafas del negro bayames que se trag6 la lengua para no caer
en confidencia traidora y de otras composiciones de marcado
sabor filibuster, y Manuel de los Santos Carballo, el olvidado
vate matancero que en sus Voces en la noche puso de relieve el
temple de su caricter, la grandeza arrogante de su numen y los
oros de muchos quilates de su espiritu insurrecto:

Soldado luchador contra el tirano,
tu sangrienta mirada,
tu frente altiva y tu desnuda espada
me dicen: soy tu hermano.

En la guerra del 95, preparada por el escultor de Versos
Sencillos y Versos Libres, enalteei6 la lirica guerrera Francisco
Diaz Silveira, que en Mi pdlida ensalz6 a la garrida Dulcinea
de sus combates:

La virgen que los ojos sofiadores
admiran en mis lienzos ideales,
no reza en las vetustas catedrales
ni danza en los alegres corredores.










LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA


No juega enamorada con las flores,
ni escucha tras las puertas ojivales
las zambras de las guzlas orientales,
el canto de los viejos trovadores.

La virgen de mis lienzos aletea
donde el bajel sin mastiies esinala,
murmura donde el Abrego vocea,

palpita donde choca la metralla,
sonrie donde el rayo centellea
y duerme sobre el campo de batalla.


Son de Enrique Loynaz del Castillo Stella confidence y el
Himno Invasor, cuyas notas marciales, que corearon las legio-
nes de G6mez y Maceo, repercutieron como toques fatidicos en
la capital aterrada cuando los caballos invasores bebieron en
las aguas del Almendares:

HIMNO INVASOR

A las Villas, patriots cubanos,
que a Occidente nos llama el deber...
de la Patria arrojar al tirano;
es preciso morir o vencer...

Si es glorioso morir por la idea
que en mil lides a Cuba ensalz6...
roja en sangre la patria se yea,
mas no sierva del yugo espafiol...

De Marti a la memorial adorada
nuestras vidas ofrenda el honor...
y nos guia la fflgida espada
de Maceo al advance invasor.

De Cisneros ejemplo sublime
hoy los buenos sabran imitar;
viva G6mez, que a Cuba redime
en glorioso y tenaz batallar.

Orientales heroicos, al frente,
Camagiiey legendario, avanzad...
nuestras armas darin a Occidente
y a la patria infeliz liberta4.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Nos esperan las verdes sabanas
y los campos de rico esplendor...
iAdelante la fuerza cubana!
SQuien detiene el empuje invasorf

De Occidente la active campafia
doquier lanza impetuoso fulgor...
que no puede el soldado de Espafia
igualar al cubano en valor...

Al galope, escuadrones, marchemos,
que el clarin a degiiello orden6
los machetes furiosos alcemos
muera el vil que a la patria ultraj6.

Y es Bartolomi Mas6, el compaliero de CUspedes en la De-
majagua y Presidente del Estado en armas en 1897, quien en
Resurreccion cant6 a la patria, no importa si en rimas defec-
tuosas:

Cuba libre es la frase sonora
que resuenn en los eamnos doquier;
Cuba libre sera desde ahora
Cuba libre por fin ha de ser.

Carlos Boissier, Bolito, como carifiosamente le llamfbamos
sus intimos, dej6 en Tras la Bandera huella de su inspiraci6n
patri6tica, santificada por la sangre, exteriori:ando frente a la
certidumbre de la cruz las saudades infinitas de su coraz6n
atormentado por el amor ausente:

Tengo un pie en el sepulcro. iEsa es la vidal
El deber que me leva a otras regions
hunde en el caos mi ilusi6n querida,
y en el illtimo adi6s de mi partida
te envio mi esperanza hecha jironesl

Quizfs aceche junto a mi la muerte;
quiza clave sus garras en mi peeho,
y al pensar que tal ve7 no vuelva a verte,
mi pobre coraz6n, pedazos hecho,
en mis estrofas su amargura vierte.

Mis ojos que to buscan, al no hallarte,
Ifgrimas de dolor vierten amargas,
y al no poder de mi carifio hablarte
recuerdo nuestras cortas nobhes de arte...
las que vienen serAn frias y largas.










LA POESfA REVOLUCIONARIA EN CUBA


SYa no me arrullark tu dulce piano
ni oir6 las melanc6licas canciones
que entonabas con 6xtasis pagano,
mientras sobre el marfil tu blanca mano
era un ave besando a sus pichones!

SYa no ver6 tu lfnguida sonrisa
que la sombra en mi mente disipaba,
ni aspirare, en las ondas de la brisa,
tu perfume de amor que me embriagaba,
ni eseuchar6 la gama de tu risa!

SYa en la sala en que hermosa aparecias
descorriendo el lujoso cortinaje
no te ver como en felices dias;
ni seguirin las ilusiones mias
tras el fru fru de tu sedoso traje!

iYa en el asiento del ligero coche
en las tardes azules y serenas
no esperaremos juntos a la noche,
haciendo silenciosos un derroche
de ilusiones de amor, castas y buenas!

Tengo un pie en el sepulero. Esa es la vida!
El deber que me Ileva a otras regions
hunde en el caos mi ilusi6n querida,
y en el dltimo adi6s de mi partida
te envio mi esperanza hecha jirones!...

La patria hace vibrar tambien la lira amnorosa de Fernando
de Zayas, que en visperas de partir -al combat exterioriza en .Vi
Escarapela generosos anhelos:

Del plomo de los tiranos
ha de protegerla el cielo,
pues con earifoso e-lo
pusiste en ella tus manos.

Brilla en su estrella de plata
el reflejo de tus ojos,
entire los matices rojos
de so triingulo esearlata.

Y el blanco de tu pureza
y lo azul de tus ensuefas,
son los eolores risuelos
que eoroman su bellea.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Ya mi coraz6n anhela
que la bese el sol cubano;
por ella estoy tan ufano...
Iqu6 linda es mi escarapela!

La levo con efusi6n
en el borde del sombrero;
lya es mi novia! Ya la quiero
con todo mi coraz6n!

Si puedo verte otra vez
despubs de nuestra victoria,
mi escarapela y mi gloria
he de rendir a tus pies.

Enrique Barnet dej6 en tres o cuatro composiciones, com-
puestas dias antes de pisar el barco expedicionario, muestras de
su estro espontdneo. Con el valor de un girondino se jur6 a
la patria rimando presagios de firmeza y de muerte que se cum-
plieron:

Que me alcance la muerte. No temo:
s6lo quiero en mi tumba ignorada,
cond ei sa:ndo mi gloria v renombre,
una lIgrima amarga. Soy hombre
y a la patria le ofrezco mi espada.

Que me alcance la muerte. No temo,
combatiendo sucumben los bravos;
es mAs grato caer en la arena
que ir sonando servil la cadena
de los tristes sumisos esclavos.

Y cuintos mis!... Jos6 Clemente Vivanco, Pedro Pifiin de
Villegas, Jos6 Francisco Piedra, Jois6 Buttari Gaunard, Carlos
Pio Uhrbach, muerto al igual que Carlos Alberto Boissier;
Francisco Gonzalo Marin y Enrique Barnet, en la primavera de
la juventud; y cant6 a la patria tambien el apost6lico Pastor
Moinelo, del cual no queda otra huella po6tica que la rima in6-
dita que me recit6 en visperas de morir y que yo, en home-
naje a su memorial, la consagro digna de Victor Hugo:

Llam6 el clarin al campo a los patriots
y mi padre sali6;
acabada la guerra, viejo y triste,
a la easa volvi6.











LA POESiA REVOLUCIONARIA EN CUBA


Me di6 un beso, y de pie como un ap6stol
me dijo: yo eumpli...
Conserva esa moehila en tu aposento
y guard este fusil.

Durante el cuatrenio revolucionario vibraron en la emigra-
ci6n las liras de Bonifacio Byrne, el cantor por antonomasia
de la filtima guerra, que talla en versos de sonoridad magnifica
el perfil de los heroes y la intangibilidad de la bandera:

Al volver de distant ribera,
con el alma enlutada y sombria,
afanoso busqu6 mi bandera
y otra he visto, adem.s de la mia!

6D6nde esti mi bandera cubana,
la bandera mfs bella que existe?
Desde el bilque la vi esta mafana,
y no he visto una cosa mas triste!...

Con la fe de las almas austeras
hoy sostengo con honda energia
que no deben flotar dos banderas
donde basta con una: ila mial

En los campos que hoy son un osario
vi6 a los bravos batiendose juntos,
y ella ha sido el honroso sudario
de los pobres guerreros difuntos

Orgullosa luci6 en la pelea,
sin pueril y romantico alarde:
jal cubano que en ella no crea
se le debe azotar por cobardel

En el fondo de oscuras prisiones
no escuch6 ni la queja mis leve,
y sus huellas en otras regions
son letrero de luz en la nieve...

iNo la veist Mi bandera es aquella
que no ha sido jams mereenaria,
y en la cual resplandece una estrella,
con mis luz, euanto mis solitaria.

Del destierro en el alma la traje
entire tantos recuerdos dispersos,
y he sabido rendirle homenaje
al hacerla flotar en mis versos.











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Aunque lnguida y triste tremola,
mi ambici6n es que el Sol con su lumbre
la ilumine a ella sola-la ella sola!-
en el ]lano, en el mar y on la cumbrel

Si deshecha en menudos pedazos
llega a ser mi bandera algin dia...
jnuestros muertos alzando los brazos
la sabrin defender todavia!...


Federico Uhrbach, poeta del amor y de la patria, que al
romper en el horizonte indeciso la aurora de la paz evoca
gemebundo la imagen del hermano sacrificado:

Patria, de tus labores
torna a la dulce brega, que si inelinas
la frente, sera al peso de tus flores
no al Aspero dolor de las espinas.

Y si en el surco de tu arado el filo
deseubre el crineo de mi pobre hermano,
para que pueda reposar tranquilo
cu6ntale la derrota del tiranol

Enrique HernAndez Miyares dej6 en La Bordadora huella
indeleble de su sentimentalismo profundamente criollo,

I

Cuando se oy6 el grito en Yara,
abandonando su hogar,
su esposo se fue a pelear,
el odio escrito en la cara.
Ella, joven como era
llena de entusiasmo santo,
bord6 una rica bandera
en la que envuelto volviera
imuerto! aqucl que amara tanto.


II

El hijo hered6 la fiera
ansia por la redenci6n;
con fervorosa pasi6n
ella bord6 otra bandera.










LA POESiA REVOLUCIONARIA EN CUBA


iBandera que fue sudario
de aquel expedicionario
que, desplegindola al aire,
muri6, mdrtir voluntario,
en un manigual de Baire!

III

En el antes dulee hogar,
la viuda infunde respeto;
Sc6mo cuida de su nieto,
que ha de saberse vengarl
Crece el nifio y ella espera
que atienda Dios su plegaria
-verlo triunfar o que muera-
mientras borda otra bandera
con la estrella solitaria.

y cantaron tambien en la emigraci6n Aurelio Ramos Merlo,
autor de las Arengas Rimadas; Julio Carrasco Herrera, Nico-
las Arnao, Desiderio Fajardo Ortiz, Mario del Monte, Mendo
Mindez, seud6nimo de Federico Grande Rossi, que en Tampa
vibr6 un Alert-a digno de recogerse en el libro que guard los
romances de la guerra, y otros mas que confirman y encadenan
la lealtad y devoci6n de los poetas cubanos a las doctrinas re-
volucionarias propulsadas en la trompa de Heredia y mante-
nidas a campo abierto por CUspedes y Marti.
Librado el fltimo combat, la oeupaci6n military norteame-
ricana primero, y despubs la Repfiblica, sefialan a la poesia ci-
vil orientaciones nuevas, si bien puede afirmarse que ella se ha
desenvuelto sin dejar de prever y combatir, inspirada siempre
en el mayor amor a la soberania y hurafia ante las imposieiones
de la fuerza o del destino.
No he de espigar, citando nombres, entire los poetas inicia-
dos en los albores de la Repibliea ni en los que vinieron des-
pues. El grupo numeroso y de superior calidad se orienta,
ahora, por senda de fe, como corresponde a la 6poca, que no es
la misma, porque las circunstancias han variado, pero sin dejar
de afiorar los rayos del sol viejo que alumbr6 el trigico escena-
rio de la contienda.
Los tiempos son otros, pero los poetas-al conjuro del amor
patri6tieo-son los mismos del ayer borrascoso de las conspira-
ciones, del cadalso erguido en las ciudades y de los latro-
facciosos husmeando en aventuras montaraces la choza mambisa










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


y el hospital de sangre. La patria sigue siendo la musa pro-
videncial y predilecta de nuestros poetas, de los que, como
Andr6s de Piedra-Bueno, Rafael Garcia BArcena y Jorge Ca-
sals Llorente, entire materialismos y desesperanzas, desafiando
los frios de la indiferencia ambiente, marchan por derroteros
ideales, desgranando al viento himnos de resurrecci6n .
Estas poesias de los bardos laureados confirman la en6rgica
y persistent floraci6n de la escuela civil, que no desaparecera
nunca como fuente inspiradora mientras el ideal ilumine la
conciencia de los hombres; mientras haya problems sociales
que resolver sobre pianos de equidad y justicia en favor de los
pobres del mundo; mientras haya derechos que recabar en nom-
bre de la libertad, que no es una utopia, sino el mas caro bien
de la vida; mientras haya, en fin, que library batallas por el
triunfo de la democracia, que con todos sus males, y aun car-
gAndole en su idlebe los errors y crimenes cometidos en su
nombre, es la finica verdad de la historic; la conquista mas pu-
ra de la sangre vertida; la luz que todavia alumbra entire los
huracanes de absolutismo desencadenados por la colosal vendi-
mia que pod6 al universe, y la finica bandera sobre la cual se
afianzara el mafiana de los pueblos al clavarla definitivamente
sus mantenedores sobre el torre6n invicto.


























PRIMER PERIODO

18Z3-183g

































JOSE MARIA HEREDIA Y HEREDIA

(1803- 1839)

Nacio, en Santiago de Cuba, el 31 de diciembre de 1803. Murid, en
Ciudad M6xico, (Repilblica de MIxico), el 7 de mayo de 1839.


Poeta de motives magnos, conmovido por las grandes cosas de
la naturaleza y de los hombres, el ideal de la libertad de un pue-
blo, mixime cuando ese pueblo era el suyo, tenia que inspirarlo
tambi6n. Y asi brotaron de su lira ap6strofes contra los opresores
de Cuba e himnos de excitaci6n para sublevar a los oprimidos.
No tuvieron sus cantos revolucionarios trascendencia inmedia-
ta por la imprecisi6n del patriotism cubano en su 6poca, bajo el
yugo material y moral del coloniaje; pero sus versos, semilla eficaz
de civismo y redenci6n, fueron cobrando fuerza con el tiempo has-
ta que llegaron a vibrar, en moments critics de nuestra historic,
como acicates de fuego aplicados a la conciencia dormida de Cuba,
que vi6 fulgurar en sus etapas, antes que en la bandera, la simb6-
lica estrella del ideal.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


LA ESTRELLA DE CUBA


iLibertad!, ya jamis sobre Cuba
luciran tus fulgores divinos.
Ni aun siquiera nos queda, i mezquinos!,
de la empresa sublime el honor.
i Oh, piedad insensata y funesta!
iAy de aquel que es human y conspira!
Largo fruto de sangre y de ira
cogera de su misero error.

Al sonar nuestra voz elocuente
todo el pueblo en furor se abrasaba,
y la estrella de Cuba se alzaba
mrs ardiente y serena que el Sol.
De traidores y viles tiranos
respetamos clementes la vida,
cuando un poco de sangre vertida
libertad nos brindaba y honor.

Hoy el pueblo de vertigo herido
nos entrega al tirano insolente,
y cobarde y est6lidamente
no ha querido la espada sacar.
i Todo yace disuelto, perdido ...
Pues de Cuba y de mi desespero,
contra el hado terrible, severe,
noble tumba mi asilo sera.

Nos combat feroz tirania
con aleve traici6n conjurada,
y la estrella de Cuba eclipsada
para un siglo de horror queda ya.









LA POESfA REVOLUCIONARIA EN CUBA

Que si un pueblo su dura cadena
no se atreve a romper con sus manos,
bien le es facil mudar de tiranos,
pero nunca ser libre podrd.

Los cobardes ocultan su frente,
la vil plebe al tirano se inclina,
y el soberbio amenaza, fulmina,
y se goza en victoria fatal.
iLibertad! A tus hijos tu aliento
en injusta prisi6n mis inspira;
colgar6 de sus rejas mi lira,
y la gloria templarla sabrk.

Si el cadalso me aguarda, en su altura
mostrark mi sangrienta cabeza
monument de hispana fiereza,
al secarse a los rayos del Sol.
El suplicio al patriota no infama;
y desde 61 mi postrero gemido
lanzar6 del tirano al oido
fiero voto de eterno rencor.


1823.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


A EMILIA


Desde el suelo fatal de mi destierro
tu triste amigo, Emilia deliciosa,
te dirige su voz; su voz que un dia
en los campos de Cuba florecientes
virtud, amor y plkcida esperanza
cant6 felice, de tu bello labio
mereciendo sonrisa aprobadora,
que satisfizo su ambici6n. Ahora
s6lo gemir podri la triste ausencia
de todo lo que am6, y enfurecido
tronar contra los viles y tiranos
que ajan de nuestra patria desolada
el seno virginal. Su torvo cefio
mostr6me el despotismo vengativo,
y en torno de mi frente acumulada
rugi6 la tempestad. Bajo su techo
la venganza burl6 de los tiranos.
Entonces tu amistad celeste, pura,
mitigaba el horror a los insomnios
de tu amigo proscripto y sus dolores.
Me era dulce admirar tus formas bellas
y tender a tu acento regalado,
cual lo es al miserable encarcelado
el aspect del cielo y las estrellas.
Horas indefinibles, inmortales,
de angustia tuya y de peligro mio,
jc6mo volaron! Extranjera nave
arrebat6me por el mar safiudo,
cuyas obscuras, turbulentas olas
me apartan ya de playas espafiolas.










LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA

Heme libre por fin: heme distant
de tiranos y siervos. Mas, Emilia,
i qu mudanza cruel! Enfurecido
brama el viento internal: sobre sus alas
vuela y devora el suelo desecado
el hielo punzador. Espesa niebla
vela el brillo del Sol, y cierra el cielo,
que en dudoso horizonte se confunde
con el obscure mar. Desnudos gimen
por doquiera los krboles la saiia
del viento azotador. Ningiun ser vivo
se ve en los campos. Soledad inmensa
reina y desolaci6n, y el mundo yerto
sufre de invierno cruel la tirania.
I Y es 6sta la mansion que trocar debo
por los campos de luz, el cielo puro,
la verdura inmortal y eternas flores
y las brisas balsamicas del clima
en que el primero sol brill6 a mis ojos
entire dulzura y paz?... Estremecido
me detengo, y ag6lpanse a mis ojos
lfgrimas de furor... & QuB importa? Emilia,
mi cuerpo sufre, pero mi alma fiera
con noble orgullo y menosprecio aplaude
su libertad. Mis ojos doloridos
no verAn ya mecerse de la palma
la copa gallardisima, dorada
por los rayos del sol en Occidente;
ni a la sombra del platano sonante
el ardor burlar6 del mediodia,
inundando mi faz en la frescura
que espira el blando cefiro. Mi oido,
en lugar de tu acento regalado,
o del eco apacible y carifioso
de mi madre, mi hermana y mis amigas,
tan s6lo escucha de extranjero idioma
los bfrbaros sonidos; pero al menos
no lo fatiga del tirano infame
el clamor insolente, ni el gemido
del esclavo infeliz, ni del azote
el crujir execrable que emponzoia










EVoLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


la atm6sfera de Cuba. i Patria mia,
idolatrada patria!, tu hermosura
goce el mortal en cuyas torpes venas
gire con lentitud la yerta sangre,
sin alterarse al grito lastimoso
de la opresi6n. En medio de tus campos,
de luz vestidos y genial belleza,
senti mi pecho fervido agitado
por el dolor, como el Oceano brama
cuando lo azo:a el norte. Por las noches,
cuando la luz de la callada Luna
y del lim6n e! delicioso aroma,
Ilevado en alas de la tibia brisa
a voluptuosa calma convidaban,
mil pensamientos de furor y saia
entire mi pecho hirviendo, me nublaban
el congojado esp'ritu, y el suefio
en mi abrasada frente no tendia
sus alas vaporosas. De mi patria
bajo el hermoso y desnublado cielo
no pude resolverme a ser esclavo,
ni consentir que todo en la natural
fuese noble y feliz, menos el hombre.
Miraba ansioso al cielo y a los campos
que en derredor callados se tendian,
y en mi lAnguida frente se veian
la palidez mortal y la esperanza.
Al brillar mi raz6n, su amor primero
fue la sublime dignidad del hombre,
y al murmurar de patria el dulce nombre,
me llenaba de horror el extranjero.
i Pluguiese al cielo, desdichada Cuba,
que tu suelo tan s61o produjese
hierro y soldados! La codicia ibera
no tentAramos, ino! Patria adorada,
de tus bosques el aura embalsamada
es al valor, a la virtud funesta.
SC6mo viendo tu sol radioso, inmenso,
no se inflama en los pechos de tus hijos
generoso valor contra los viles
que te oprimen audaces y devoran?









LA POEStA REVOLUCIONARIA EN CUBA

iEmilia!, dulce Emilia!, la esperanza,
de inocencia, de paz y de ventura
acab6 para mi. QuB gozo resta
al que desde la nave fugitive
en el triste horizonte de la tarde
hundirse vi6 los montes de su patria
por la postrera vez? A la mariana
alz6se el Sol, y me mostr6 desiertos
el firmamento y mar... i Oh!, i cudn odiosa
me pareci6 la misera existencia!
Bramaba en torno la tonmenta fiera,
y yo sentado en la agitada popa
del ndufrago bajel, triste y sombrio,
los torvos ojos en el mar fijando,
meditaba de Cuba en el destiny
y en sus tiranos viles, y gemia,
y de rubor y c6lera temblaba,
mientras el viento en derredor rugia,
y mis sueltos cabellos agitaba.

1Ah!, tambi6n otros mdrtires... i Emilia!
Doquier me sigue en ademin severe
del noble HernAndez la querida imagen.
iEterna paz a tu injuriada sombra,
mi amigo malogrado! Largo tiempo
el gran flujo y reflujo de los afios
por Cuba pasarh sin que produzca
otra alma cual la tuya, noble y fiera.
iVictima de cobardes y tiranos,
descansa en paz! Si nuestra patria ciega,
su largo suefio sacudiendo, llega
a despertar a libertad y gloria,
honrara, como debe, tu memorial.

iPresto sera que refulgente aurora
de libertad sobre su puro cielo
mire Cuba lucir! Tu amigo, Emilia,
de hierro fiero y de venganza armado,
a verte volverd, y en voz sublime
entonari de triunfo el himno bello.
Mas si en las lides enemiga fuerza










42 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

me postra ensangrentado, por lo menos
no obtendrA mi cadaver tierra extrafia,
y regado en mi feretro glorioso
por el llanto de virgenes y fuertes,
me adormir6. La universal ternura
excitar6 dichoso, y enlazada
mi lira de dolores con mi espada,
coronarAn mi noble sepultura.

1824.









LA POESfA BEVOLUCIONARIA EN CUBA


VUELTA AL SUR


Vuela el buque: las playas obscuras
a la vista se pierden ya lejos,
cual de Febo a los vivos reflejos
se disipa confuso vapor.
Y la vista sin limits corre
por el mar a mis ojos abierto,
y en el cielo profundo, desierto,
reina puro el esplndido Sol.
Del aliento genial de la brisa
nuestras velas nevadas llenamos,
y entire luz y delicia volamos
a los climas serenos del Sur.
A tus hielos adi6s, Norte triste;
de tu invierno finaron las penas,
y ya siento que hierven mis venas,
prometiendome fuerza y salud.

i Salve, cielo del Sur delicioso!
Este sol prodig6me la vida,
y sus rayos en mi alma encendida
concentraron hoguera fatal.
De mi edad las amables primicias
a tus hijas rendi por despojos,
y la llama que aun arde en mis ojos
bien demuestra cuAl supe yo amar.

i Oh, recuerdos de paz y ventura!
SC6mo el sol en tu bello Occidente
inundaba en su luz dulcemente
de mi amada la cindida faz!










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

i C6mo yo del naranjo a la sombra
en su seno mi frente posaba,
y en sus labios de rosa libaba
del deleite la copa falaz!

iDulce Cuba!, en tus aras sagradas
la ventura inmolM de mi vida,
y mirando tu causa perdida,
mis amores y amigos dej6.
Mas tal vez no esti lejos el dia
(cuAn me anima tan bella esperanza!),
en que armado con hierro y venganza
a tus viles tiranos ver6.

i Cielo hermoso del Sur!, compasivo
tfi me tornas la fuerza y aliento,
y mitigas el duro tormento
con que rasga mi seno el dolor.
Al sentir tu benefico influjo,
no al destino mi labio maldice,
ni me juzgo del todo infelice
mientras pueda lucirme tu sol.

i Adi6s, hielos! i Oh, lira de Cuba!
Cobra ya tu feliz armonia,
y del Sur en las alas envia,
himno fiel de esperanza y amor.
Por la safa del Norte inclemente
destrozadas tus cuerdas se miran;
mas las brisas, que tibias suspiran,
te retornan la vida y vigor.

Yo te pulso, y tus ecos despiertan
en mis ojos marchitos el lanto...
i Cuil me alivias! Tu plAcido encanto
la existencia me fuerza a sentir.
iLira fiel, compafiera querida
en sublime delicia y dolores!,
de cipres y de lnguidas flores
ya te debes por siempre cefiir.









LA POESfA REVOLUCIONARIA EN CUBA 45

SSiempre ?... No, que en la lid generosa
tronaras con acento sublime,
cuando Cuba sus hijos reanime,
y su estrella miremos brillar.
"iLibertad, clamarin, en su pecho
inflam6 de su aliento la llama!"
Y si caigo, mi esplkndida fama
a los siglos futures ira.

1825.










EVOLuCI6N DE LA CULTURE CUBANA


PATRIA


(Fragmento del poema "Los placeres de la melancolia").


VI

Patria... iNombre cual triste delicioso
al peregrino misero, que vaga
lejos del suelo que nacer le viera!
iAy! Nunca de sus Arboles la sombra
refrescarA su dolorida frente?
SCuindo en la noche el mfsico riiido
de las pailmas y plAtanos sonantes
vendrA feliz a regular mi oido?
i Cuantas dulzuras, i ay!, se desconocen
hasta perderse! No: nunca los campos
de Cuba parecieron a mis ojos
de mis beldad y gentileza ornados,
que hoy a mi congojada fantasia.
i Recuerdo triste de maldad y llanto!
Cuando esperaba paz el alma mia,
redobl6 la Fortuna sus rigores,
y de persecuci6n y de furores
pas6 tronando el borrascoso dia.
Desde entonces, mis ojos anhelantes
miran a Cuba, y a su nombre s6lo
de lgrimas se arrasan. Por la noche,
entire el bronco rugir del viento airado,
suena el himno infeliz del desterrado.
O si el Oc6ano inm6vil se adormeee
de junio y julio en las ardientes calmas,
ansioso busco en la distant brisa









LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA

la voz de sus arroyos y sus palmas.
i Oh! No me condeneis a que aqui gima,
como en huerta de escarchas abrasada
se marchita entire vidrios encerrada
la plant est6ril de distinto clima.
Mi entusiasmo feliz yaoe apagado:
en mis manos, i oh, lira!, te rompiste.
Cuando sopla del Norte el viento triste,
Spuede algfin coraz6n no estar helado?
SD6 estin las brisas de la fresca noche,
de la mAgica Luna inspiradora
el tibio resplandor, y del naranjo
y del mango suavisimo el aroma?
j D6nde las nubeeillas que flotando
en el azul sereno de la esfera,
islas de paz y gloria semejaban?
Tiende la noche aqui su obscuro velo:
el mundo se adormece inm6vil, mudo,
y el aire punza y, bajo el flo agudo
del hielo afinador, centella el cielo.
Brillante esta a los ojos, pero frio,
frio como la muerte. Yo lo admiro,
mas no lo puedo amar, porque me mata,
y por el sol del tr6pico suspiro.
i Vuela, viento del Norte, y a los campos
de mi patria querida
lleva mi llanto, y a mi madre tierna
murmura mi dolor!









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


HIMNO DEL DESTERRADO


Reina el Sol, y las olas serenas
corta en torno la proa triunfante,
y hondo rastro de espuma brillante
va dejando la nave en el mar.
i Tierra!, claman; ansiosos miramos
al confin del sereno horizonte,
y a lo lejos descfibrese un monte...
Le conozco... iOjos tristes, llorad!

Es el Pan... En su falda respiran
el amigo mis fino y constant,
mis amigas preciosas, mi amante...
i Que tesoros de amor tengo alli!
Y mas lejos, mis dulces hermanas,
y mi madre, mi madre adorada,
de silencio y dolores cercada,
se consume gimiendo por mi.

Cuba, Cuba, que vida me diste,
dulce tierra de luz y hermosura,
i cuAnto suefio de gloria y ventura
tengo unido a tu suelo feliz!
i Y te vuelvo a mirar!... i Cudn severe,
hoy me prime el rigor de mi suerte!
La opresi6n me amenaza con muerte
en los campos do al mundo naci.

Mas, I qu6 importa que truene el tirano?
Pobre, si, pero libre me encuentro;
sola el alma del alma es el centro;
i qu6 es el oro sin gloria ni paz ?









LA POESIA BEVOLUCIONARIA EN CUBA

Aunque errante y proscripto me miro,
y me prime el destino severe,
por el cetro del despota ibero
no quisiera mi suerte trocar.

Pues perdi la ilusi6n de la dicha,
dame, i oh, gloria!, tu aliento divino.
Osar6 maldecir mi destino,
cuando puedo veneer o morir?
Aun habr~ corazones en Cuba
que me envidien de mirtir la suerte,
y prefieran espl6ndida muerte
a su amargo azaroso vivir.

De un tumulto de males cercado
el patriot inmutable y seguro,
o media en el tiempo future,
o contempla en el tiempo que fue.
Cual los Andes en luz inundados
a las nubes superan serenos,
escuchando a los rayos y truenos
retumbar hondamente a su pie.

iDulce Cuba!, en tu seno se miran,
en el grado mfs alto y profundo,
las bellezas del fisico mundo,
los horrores del mundo moral.
Te hizo el cielo la flor de la tierra;
mas tu fuerza y destinos ignoras,
y de Espaila en el d6spota adoras
al demonio sangriento del mal.

I Ya que importa que al cielo te tiendas
de verdura perenne vestida,
y la frente de palmas cefiida
a los besos ofrezcas del mar,
si el clamor del tirano insolente,
del esclavo el gemir lastimoso,
y el crujir del azote horroroso
se oye s6lo en tus campos sonar?









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Bajo el peso del vicio insolente
la virtud desfallece oprimida,
y a los crimenes y oro vendida
de las leyes la fuerza se ve.
Y mil necios, que grades se juzgan,
con honors al peso comprados,
al tirano idolatran, postrados
de su trono sacrilege al pie.

Al poder el aliento se oponga,
y a la muerte contrast la muerte:
la constancia encadena la suerte,
siempre vence quien sabe morir.
Enlacemos un nombre glorioso
de los siglos al ripido vuelo:
elevemcs los ojcs al Cielo,
y a los aios que estin por venir.

Vale mis a la espada enemiga
presentar el impivido pecho,
que yacer de dolor en un lecho,
y mil muertes muriendo sufrir.
Que la gloria en las lides anima
el ardor del patriota constant,
y circunda con halo brillante
de su muerte el moment feliz.

IA la sangre temeis?... En las lides
vale mis derramarla a raudales,
que arrastrarla en sus torpes canales
entire vicios, angustias y horror.
j QuB tennis? Ni aun sepulero seguro
en el suelo infelice cubano.
SNuestra sangre no sirve al tirano
para abono del suelo espaiol?

Si es verdad que los pueblos no pueden
existir sino en dura cadena,
y que el cielo feroz los condena
a ignominia y eterna opresi6n;








LA POESIA EEVOLUCIONARIA EN CUBA 51

de verdad tan funesta mi pecho
el horror melane6lico abjura,
por seguir la sublime locura
de Washington, y Bruto, y Cat6n.

i Cuba!, al fin te veris libre y pura
como el aire de luz que respiras,
cual las ondas hirvientes que miras
de tus playas la arena besar.
Aunque viles traidores le sirvan,
del tirano es inftil la safia,
que no en vano entire Cuba y Espafia
tiende inmenso sus olas el mar.

1825.








LrvoLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


DESENGAROS


Cana mi frente esta, mas no por afios,
que ve:ntiseis abriles aun no cuento;
cana mi frente esti, no por espanto,
que no temi jams. iAy!, el tormento
de ansiar un bien ideal, que de mi ha huido
cual vana sombra; el ponzofoso encanto
del falso amor, y su ilusi6n perdida
mi tierno coraz6n han desecado,
y, como duro cierzo, han devorado
la dulce primavera de mi vida.

Joven lleno de ardor, yo recorria
con grave afan y meditar profundo
las maravillas del visible mundo,
la estrellada region de la Poesia.
Os6 bajar a la profunda fuente
de la verdad, y reflej6 en mi mente
su santidad y cendida hermosura.
Por premio a tanto afan, la tumba obscure
me devoraba en flor, dudosa. fama
dejandome esperar en lo future.
Contra envidia y calumnia mal seguro,
senti apagar de mi ambici6n la llama,
y con profunda ira
cerr6 mis libros, y quebr6 mi lira.

De mi oprimida patria los clamored
turbaron mi quietud. Entre las manos
la vi gemir de un pueblo de tiranos,
y devorar del yugo los horrores.










LA POESIA REVOLUCIONABIA EN CUBA


Ardi6 mi sangre, y exaltado, fiero,
jur6 su libertad, y otros conmigo,
y vi temblar al d6spota severe,
y tenderme falaz mano de amigo,
dindome parte en el poder; rehusela:
quise mAs que opresor ser oprimido;
y osando sacudir la vil cadena,
de noble orgullo y esperanza henchido,
lanc6me audaz a la terrible arena.

"Cubanos-dije-, i en servidumbre impura
el yugo sufrir6is por siempre yertos?
i S61o entire cataratas y desiertes
producer pudo un Washington Natura?
A la lucha terrible que preveo
la espada y pecho apercibid, cubanos;
mostrad aliento digno de espartanos,
y en mi tendr6is al vengador Tirteo.
La agonizante patria gime triste,
y no la salvardn clamores vanos:
i cuando amagan y truenan los tiranoe
en hierro y sangre la salud consiste!"

De mi patria los ojos un moment
atraje sobre mi... i Delirio insano!
Presa mir6nos del feroz tirano,
sin sacudir su torpe abatimiento;
y en medio de una hueste conjurada,
no se nos di6 ni desnudar la espada.
Mis compatriotas nuestra. ruina vieron
sin gozo, indignaci6n, ni pesadumbre,
y en la vil servidumbre
con mis profunda ceguedad se hundieron.

El suplicio que fiero me amagaba
pude evitar, y en extranjero suelo
senti apagar el generoso anhelo
que tan indigna ingratitud pagaba.
De la vana ambici6n desengafiado,
ya para siempre abjuro
el oropel costoso de la gloria,










54 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

y prefiero vivir simple, olvidado,
de fama y crime y furor seguro.
De mi azarosa vida la novel
terminal en brazos de mi dulce esposa,
y de mi hija la risa deliciosa
del afin ya pasado me consuela.

1829.





























SEGUHDO LERIODO

1839- 1868
































GABRIEL DE LA CONCEPCI6N VALDAS
("PLACIDO")

(1809 -1844)

Nacid, en la Habana, el 18 de marzo de 1809. Muri6 fusilado, en
Matanzas, el 28 de junio de 1844.

Afrentado por las injusticias sociales y political del medio y
de la 6poca en que naci6, sobrellev6 como dos estigmas el color
de su piel y la ilegitimidad de su nacimiento; absurdos estigmas
que no pudo desvanecer la fuerza de su genialidad poetica.
En algunas ocasiones pudo parecer, por el desp6tico influjo de
la miseria material que le obligaba a cambiar versos por mendru-
gos, poeta cortesano o servil a los pies del amo; pero examinado
en lo profundo de su alma, se comprueba que era un poeta pristi-
namente patriota, adolorido y rebelde y con explosions de ira
como en El juramento.
Es, entire los poetas cubanos antiguos, uno de los que mis sin-
tieron el patriotism en las bellezas de su tierra y de los que mis
la amaron por el dolor de su condici6n political de antafio.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


LA MUERTE DE GESLER


Sobre un monte de nieve transparent,
en el arco la diestra reelinada,
por un disco de fuego eoronada
muestra Guillermo Tell la heroica frente.
Yace en la playa el despota imprudente,
con ferrea vira al coraz6n clavada,
.despidiendo al infierno acelerada
el alma negra en forma de serpiente.
El calor le abandon: sus sangrientos
miembros lanza la tierra al oceano;
t6rnanle a echa.r las olas y los vientos.
No encuentra humanidad el inhumane;
que hasta los insensibles elements
lanzan de si los restos del tirano.




EL JURAMENTO


A la sombra de un Arbol empinado
que esti de un ancho valle a la salida,
hay un pequefio arroyo que convida
a beber de su liquid argentado.
Alli fui yo, por mi deber llamado,
y hacienda altar de tierra endurecida,
ante el sagrado c6digo de vida,
extendidas mis manos, he jurado:
ser enemigo eterno del tirano,
manchar, si me es possible, mis vestidos
en su execrable sangre; por mi mano,
derramarla con golpes repetidos,
y morir a las manos de un verdugo,
si es necesario, por romper el yugo.






































RAMON DE PALMA Y ROMAY

(1812 1860)

Nacid, en la Habana, el 3 de enero de 1812. Murid, en la misma ciu-
dad, el 21 de junio de 1860.


Esgrimi6 dos armas poderosas para soliviantar el sentimiento
de sus compatriotas: la conminaci6n exaltada, en que ponia de
relieve los cimenes del tirano y los agravios a la patria, y la
esperanza, llena de fe, en un future venturoso de redenci6n por la
dignidad y el valor de los cubanos.
Esas dos armas se advierten en sus composiciones La estrella
de Cuba y Los destinos de Cuba, en las cuales el estro se mantiene
ardoroso y el patriotism centellea con las c6leras de la protest y
los consuelos de la mhgica vision del porvenir.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


LA ESTRELLA DE CUBA


i Pobre Cuba, dormida entire horrores
a la sombra de 16brega bruma,
cuyo lecho de frigil espuma
amenazan las olas del mar:
Ihasta cudndo en tu torpe letargo
yacerds de bi misma olvidada?
iAlza, Cuba, la frente ultrajada
y no dejes tu estrella eclipsar!

Aspiraban tus ricos ilusos
el blas6n de arist6cratas fieles,
y cambiaban por falsos papeles
sus riquezas, su patria y su honor.
Mas de hecho el prestigio engafioso
hoy contemplan al fin los cuitados
que sus timbres y necios dictados
s6lo sirven de escarnio mayor.

Aspiraron tambien tus prohombres,
con intent mis noble en su abono,
a servir de sostenes al trono
por su ciencia o probado valor.
Mas la Espafia que libre se llama
de los unos mat6 el ardimiento,
y en los otros juzg6 et pensamiento
como crime de lesa naci6n.

i CuAl encanto a tus hijos ya resta
que los ligue al feroz despotismo?
SQue ilusi6n te dej6 en tu egoismo
eon que puedas tus grills dorar









LA POESiA REVOLUCIONARIA EN CUBA

jHasta cudndo en tu torpe letargo
yacerds de ti misma olvidada?
iAlza, Cuba, la frente ultrajada
y no dejes tu estrella eclipsar!

Tus hermanos de America un dia
como ti bajo el yugo gimieron,
mas cansados al fin sacudieron
de su frente tan torpe bald6n.
Ni su ejemplo bast6 a despertarte,
y entire pueblos que libres respiran
s6lo a ti con oprobio te miran
mns sujeta a la dura opresi6n.

Aun los pueblos de Europa, que esclavos
deificaban del trono el derecho,
hoy batallan con noble despecho,
por salir de su antigua abyecci6n,
Libertad, libertad es el grito
que repiten con eco profundo,
revolviendo los ojos al mundo
que a ser libre ensefi6 Washingt6n.

g Que otro impulso a tus hijos ya falta
euando Europa a la America unida
con su ejemplo tambien te convida
el festin de la gloria a gozar?
iHasta cudndo en tu torpe letargo
yacerds de ti misma olvidada?
iAlza, Cuba. la frente ultrajada
y no dejes tu estrella eclipsar!

Hubo un tiempo que fue menos grave
la eadena que a Espafia te unia,
euando ser mas pesada debia
en la mano arbitraria de un Rey;
mas dormian los instintos feroces
de ese pueblo que aun no te mandaba,
porque entonces a ti lo igualaba
del Sefior absolute la ley.








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Mas Espafia, fandtica siempre
por su antiguo y genial despotismo,
en la forma pens6 el servili mo
que es innato a su raza cambiar.
E invocando palabras sagradas,
para escarnio mayor de las leyes,
al powder subrog6 de us reyes
el mAs fiero poder military.

I Con qu6 amparo tus hijos ya cuentan,
cuando en ti la opresi6n ha trocado
por un rey un hambriento soldado,
por un cetro una espada brutal?...
gHasta cucdndo en tu torpe leoargo,
yacerds de ti misma olvidada?
iAlza, Cuba. la freree ultrajada
y no dejes tu estrella eclipsar!

De cambiar tus destinos un dia
en tus manos la gloria tuviste,
y piadosa o cobarde temiste
con la sangre tu suelo manchar.
Bien pagaste la estfipida mengua;
con tu afrenta medraron traidores,
y a otros climas tus hijos mejores
fueron tristes su error a ilorar.

Vanamente despues intentaste
enmendar tus pasados engafios,
implorando de auxilios extrafios
el destiny que Dios te entreg6.
La political odiosa de entonces
tus proyectos deshizo inclemente,
y a los pies del tirano insolente
su interns maniatada te ech6.

&Y qu6 p'ensan tus hijos ahora
que otra vez el destiny propicio
por un pronto y fugaz sacrificio
con la dicha les viene a brindar?









LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA

SHasta cudndo en tu torpe letargo
yace'rs de ti misma olvidada?
iAlza, Cuba, la frente ultrajada
y no dejes tu estrella eclipsar!

SAun encierra tu seno arist6cratas
que del trono la sombra sustenten?
j Aun menguados habrh que alimenten
de reforms la vana ilusi6n?
SA apurar su constancia bastantes
no habrAn sido el pasado escarmiento,
tantos afios de cruel sufrimiento,
tantas pruebas de injusta opresi6n?

Ni aun el idolo vil del dinero,
que los nobles instintos sofoca,
a tus planes, por remora loca,
los cobardes podrAn opener:
que a saciar la sedienta avaricia
ya no basta tu infausta opulencia,
y por ella la triste existencia
te amenaza el tirano perder.

Ninggn bien a sus hijcs ya queda:
la opresi6n en su furia creciente,
ni aun esclava vivir te consiente,
y ha resuelto tu ruina labrar.
SHasta cutlndo en tul torpe letargo
yacerds de ti misma olvidada?
iAlza, Cuba, la frente ultrajada
y no dejes tu estrella eclipsar!

Una sola es la causa de todos;
no hay matices en ti cual un dia,
que el nivel de la atroz tirania
la opinion en tu suelo igual6.
La elecci6n para ti no es dudosa:
por un lado la infamia y la muerte;
por el otro te brinda la suerte
cuantos bienes el hombre cre6.









64 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

En tu oido indignado resuene
de los hijos de America el grito,
porque en ella el estigma maldito
aun conservas de vil opresi6n.
Un esfuerzo no mis, y en el cielo
levantada tu esplendida estrella,
de la Uni6n en la pleyade bella
a dos mundos dara admiraci6n.

Tus valientes al trance se aprestan;
generoso te extiende su mano
el coloso que aterra al tirano;
todo, todo te impele a triunfar.
No mns puedes en torpe letargo
de ti misma yacer olvidada.
iAlza, Cuba, la frente ultraja.da,
que tu estrella ya empieza a brillar!









IA POESiA REVOLUCIONARIA EN CUBA


LOS DESTINOS DE CUBA



i Entusiasmo feliz cuyos ardores
el f6rreo despotismo
en mis entrafias sofocado habia,
como sol que con nuevos esplendores
se alza otra vez del teilebrcro abisino,
te siento renacer! El alma mia
de la gloria a probar vuelve el anhelo,
y en alas de la f&rvida esperanza,
a revelar el porvenir se lanza
que a la patria oprimida guard el cielo.

iOh i Cuba, Cuba!, cuyo inerme seno
desgarran sin piedad tantos tiranos,
con peeho fire y de constancia lleno,
logren al fin las aherrojadas manos
tus hijos sacudir de sus cadenas,
y un temple levantar a tu ventura,
donde libre y segura
respires, iay!, de tus profundas penas.
No eternamente sufrirhs el yugo
que impone a tu cerviz el europeo:
si con tal suerte a Dios formarte plugo,
yo renunciara a Dios; mas no lo creo.

l1 no pudiera coronar tu frente
de palma triunfadora,
ni colocarte sobre ey mar rugiente
dominando las olas cual sefiora,
y a esclava condenarte eternamente.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Un mundo se entreabre para darte
maternal acogida en su regazo,
y cada lado tiende a ti su brazo
o queriendo atraerte o ampararte;
y en medio de los dos, cuyo decoro
respeta ya la Europa escarmentada
te extiendes ti para guardar su entrada
como el drag6n de las manzanas de oro.
Y no distant se divisa el dia
en que la humanidad mire asombrada
la gigante cadena destrozada
con que a este mundo el Creador unia;
y al rodar por su centro despefiados
los ma es de oriented y de occidente,
se hallar~n frente a frente,
de su presencia sibita espantados.

Para entonces sera cuando tu historic
que empieza en tan humilde cautiverio,
el uno llenarA y otro hemisferio
con los prodigious, i Cuba!, de tu gloria;
y para mengua del antiguo mundo,
tus hijos en su march triunfadora
al recorrer el indico profundo,
de sus naves verin en la alta prora
morir el Sol por donde nace ahora.
SNo te entusiasma, i Cuba!, la grandeza
que tan brillante porvenir sefiala
al puesto que te di6 Naturaleza?
SQue otro destino a tu esperanza iguala?
&Y tfi, cuitada, rehusarAs los dones
con que te brinda el mundo americano,
y ni siquiera estrecharis la mano
que destrozar anhela tus prisiones?. .
SImposible! i impossible! No fue el hombre
para tan dura sujeci6n nacido,
y deja que me asombre
del tiempo que tus hijos la han sufrido.

Servil preocupaci6n, rancias ideas,
temores infundados
son la causa ominosa de que aun veas








LA POESiA REVOLUCIONARIA EN CUBA

tus pies al poste de la Espafia atados.
1 Quien ha visto la palma soberana
del olivo implorar la sombra enana,
ni el gran condor que se remonta al cielo
pedir al gorri6n su humilde vuelo?
Y mal pudiera el vacilante paso
de una vieja que toca ya en su ocaso,
querer guiar la voladora plant
de una virgen hermosa
que en vida y juventud fiera rebosa.

TAi sola marcharas. Senda de estrellas,
la gran constelaci6n americana
abre un cielo a tus brillantes huellas.
Si entire tantas lumbreras no destellas
como la reina tf, seras su hermana.
iAdelante, adelante, en el camino
que sin temor al despotismo emprenden
aquellos de tus hijos que comprenden
mejor su fuerza y tu feliz destino!
Ya el fatidico carro esta lanzado
que al porvenir te arrastra en su carrera,
y antes salte en pedazos destrozado
que opongas a su impulse una barrera.

Vano sera que en su filtima agonia
sus martirios redoble y sus cadenas
la feroz tirania:
cuanto mas crezcan tus amargas penas,
mas pronto, Cuba, llegari tu dia,
y en just pago de su inicua satia,
mas grande afrenta cargari la Espafia.

Las manos oprimidas
que intent armar en su brutal despecho,
revolverin contra su mismo pecho
flas armas homicides.
Tus hijos expatriados,
los que en creeles gimen aherrojados,
y hasta las sombras mismas de tus muertos









68 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

de libertad al grito reanimados,
veras salir de los sepule os yertos;
todos de lierro y de vengmnza armados,
volarin al combite,
y al mundo probarin que no se abate
la dignidad de un pueblo impune;mente
para nunca caer, y en el abismo
con que apartarte Dios quiso de Espafia
en vergonzosa fuga el despotismo
a hundirse ii con su impotente sana.







































JOSE JACINTO MILANES

(1814- 1863)

Yacid, en Matanzas, el 16 de agosto de 1814. hMurid, en la misma
iciudad, el 14 de noviembre de 1863.


Domina la ternura romnintica en su pcesia. Sus versos er6ticos
y melanc6licos no dejaban adivinar la fibra interior, como si del
vate ensofiador no fuera dable esperar la actitud viril de quien
protest contra la tirania y anhela contemplar libre a su patria.
Tales afectos palpitan en su Epistola a Ignacio Rodriguez Gal-
van, en cuyos versos hay una profesi6n de amor al ideal separatist
y la afirmaci6n de la esperanza en su triunfo, expresada en el
final:

Y apoyado al tim6n, espero el dia.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


EPISTOLA A IGNACIO RODRIGUEZ GALVAN


Vate del Anahuac, pues con tu lloro
quisiste honrar mi desmayado drama,
6sa es la hoja mejor del lauro de oro
que codicioso demand a la fama.

El bello coraz6n de la cubana
pint6 no mis, si reparar quisistes
en aquella hermosura sevillana,
hija infeliz de mis ensuefios tristes.

Tiernas son nuestras bellas, y este clima
les da un hablar simpitico y siiave,
que facil entra en la espaiola rima
y al coraz6n introducirse sabe.

Donde deja marcada su sandalia
la vil eselavitud, mandan las bellas
con ternura mayor. Asi es la Italia
con su cielo riquisimo de estrellas.

La causa debe ser-y asi redimen
la vejaci6n con que las tristes andan,-
que donde mas las hermosuras gimen
es donde mks las hermosuras mandan.

i Oh!, yo las amo. Y si la lira mia
su posici6n amarga suavizara,
amor y s6lo amor resonaria
mientras el coraz6n me palpitara.









LA POESfA REVOLUCIONARIA EN CUBA


Mas I qu6 es la voz de un vate, eco perdido
de un ave triste en tempestad horrenda?
Pula el que manda al pueblo embrutecido,
y plantar la ilustraci6n su tienda.

Pero no buscare, como tfi dices,
playa mejor en donde el libre goza,
y entire sus hijas nobles y felices
la santa independencia se alboroza.

Que aunque supe a.dorar, por dicha mia,
la libertad augusta, pequefiuelo,
y siempre detest la tirania,
como amo al Sol, como bendigo al Cielo;

aunque abomino al mandarin malvado
que a remachar mis grills coadyuva,
nunca comiendo el pan del emigrado
pens6 cumplir con mi adorada Cuba.

Hijo de Cuba soy: a ella me liga
un destiny potente, incontrastable,
con ella voy: forzoso es que ]a siga
por una senda horrible o agradable.

Por ella voy sin remora ni traba,
ya muerda el yugo o la venganza vibre;
con ella ir6 mientras la lore esclava,
con ella ir6 cuando la cante libre.

Buscando el puerto en noche procelosa
puedo morir en la dificil via;
mas siempre voy contigo, i oh, Cuba hermosa!,
y apoyado al tim6n, espero el dia.





































LEOPOLDO TURLA Y DENIS

(188 1877)

Naci6, en la Habana, en 1818. !urni6, en Nueva Orleans, (Estados
Unidos de Norte Amdirica), el 20 de marzo de 1877.


La resistencia spiritual como agent de la resistencia armada,
y la perneverancia en el prcp6s:to como virtud vencedora, fueron
sus motives.
Entre los horrors de la colonia y sobre el desmayo de los que
amaban la libertad, pero pci manecian encogidos por la amenaza,
desalentados por el nimcro' y cercados por las preocupaciones, su
voz fu6 de iluminaci6n y de aliento.
Cant6 a la patria en horas de conspiraci6n y de sacrificio, cuan-
do las vacilaciones tenian que culminar en acci6n, y di6 a los aires,
entire las brumas del destierro, notas de rebeldia y de esperanza.









LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA


iPERSEVERANCIA!



Now, heart. thy nerve; forget thou
art flesh, be rock.
KNOWLES.
Apoyado al timnd, espero el dia.
MILANES.


i S fire, coraz6n! Sosten constant
de tu valor el indomable temple:
del G61gota el martirio no te espante:
que la patria entire espinas te contemple
llevar la cruz con A~nimo gigante.
No vil flaqueza tus impulses tuerza:
nitrate la esperanza; en Dios confia:
a cada golpe de la suerte impia,
palpita, coraz6n, con double fuerza,
que apoyado al tim6n espero el dia.

Hoy cubre el horizonte denso vdeo
y el pie de un hommbre nuestras frentes huella;
mariana aeaso en desnublado cielo
sibita asomne refulgente estrella
que trueque en gozo nuestro amargo duelo.
Hoy a la par del brazo del patriota
duerme el volcn que cauteroso hervia:
pronto tal vez reviente en noehe umbria:
pr6xima est6 la aurora o bien remota
apoyado al tim6n espero el dia.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


El hambre aqueja al misero proscrito,
y aunque su ajada faz el llanto inunda,
del cruel destierro en el jardin marchito
busca una flor que espiritu le infunda
y ahogue de su afAn el hondo grito.

Al debil cuerpo la miseria postra,
no al alma estoica que heroismo cria:
bello bajel de la esperanza mia
del h6rrido huracin la furia arrostra,
que apoyado al timrn espero el dia.

El alma del rebelde siempre alerta
nutre en silencio su implacable safia,
y alzarse audaz en negro club concierta,
y el vuelo remontando a la montafia
con ronco grito al .d6spota despierta.
Y el pueblo a combatir ardiente llama,
y lInzase con belica osadia
de la alma libertad por la ancha via:
i salve, espiritu audaz!, tu ardor me inflama,
y apoyado al tinzn espero el dia.

I Qub importa que almas flacas no pudiendo
la carga soportar del ostracismo,
a desaliento femenil cediendo,
se hayan postrado al pie del despotismo,
de nuevo al yugo la cerviz unciendo?
Su fe sostenga imperturbable el alma
y en medio de sus ligrimas sonria:
ora la tempestad ruja sombria,
ora el iris de paz brille en la calma,
apoyado al tim6n espero el dia.

iPobre de aquel que al recorrer la ruta
Aspera que le marca el cruel destino,
del labio aparta la fatal cicuta
y ceja en la mitad de su camino,
pilido el rostro, el alma irresoluta!











LA POESfA REVOLUCIONARIA EN CUBA

i Oh, pecho sin valor!, mi fe te aliente;
a cada arp6n que el hado hostile me envia
opone mi virtud su adarga fria:
ino ves cual llevo sin temor la frente
y apoyado al tim6n espero el dia?

Para arrostrar del hado la aspereza
tesoro es ]a virtud: con ella el hombre
por medio de las brefias y maleza
avanza con valor sin que le asombre
la muerte amenazando su cabeza.
Ella del triste el dnimo levanta:
si indigno error su paso descarria
con luz del negro abismo lo desvia:
sigue mi escudo siendo, virtud santa,
que apoyado al tim6n espero el dia.

Si espinas que afiadir, hados tiranos,
tennis a mi corona de tormento,
mi pecho descubrid, atad mis manos,
y al coraz6n desnudo que os present
asestad vuestros dardos inhumanos.
Si fuerza es inventar uno tras otro
martirios ms horrendos todavia,
vuestra c6lera el alma desafia:
llevadme al ara, prepared el potro,
que apoyado al tim6n espero el dia.










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


PEDRO ANGEL CASTELL6N

("CUYAGUATEJE")

(1820- 1860)

Naci#, en la Habana, el 2 de agosto de 1820. Muri6, en los Estados
Uiidos del Norte Amnricaj en 1860.


Como Teurbe Tol6n, us6 del seud(6nimo, que cra costumbre 'de la
6poca, para firmar sus arengas revolucionarias, en las que palpitan
el vigor de sus condicioncs y la inspiraci6n que le colocan a la ca-
beza de los precursors de la fe separatist. Con lira sonora y
acento viril se irgui6 ante los rigores de la adversidad, y hasta
en la desesperaci6n, cuando busc6 el amparo de extraiios protecto-
res, muestra una fortaleza de Animo y una sinceridad de sentimien-
tos que ratifican su amor a la tierra en que naci6.
El soneto A los mndrtires es un clamor de duelo y de vindicaci6n.








LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA


A LOS IARTIRES

DE TRINIDAD Y EL CAMAGUEY


Gozabase en su cieno el servilismo
cuando el tirano sfibito alarmado
tr6mulo alz6se; se eriz6 espantado
cual si viese a sus plants un abismo.
Era que el grito oy6 del patriotism
desde Cascorro y Trinidad lanzado,
hroico grito al firmamento alzado
provocando al combat al despotismo.
Victims nobles de la inicna Espafia,
vengadas quedareis, que no es delirio
que a nuestros pies el d6spota sucumba.
Vuestra la gloria fue de tal hazafia,
que es gloriosa la palma del martirio
y la gloria tambien estA en la tumba.


AL TRAIDOR FERRETI


Cuando la voz universal te lanza
al rostro inverecundo el anatema;
cuando tu nombre, de maldad emblema,
oprobio y maldicidn doquier alcanza,

yo, que odio la traici6n, y de matanza
la sed ardiente mis entrafias quema;
yo, que de libertad ostento el lema,
te fulmino mil rayos de venganza.
Vendiste de tu patr!a la ventura
por oro infame y viles distinciones
con la ponzofia de tu lengua impura:
por ti gimiendo vive en sus prisiones;
mas tiembla, que en tu torno se levanta
el pufal que ha de hundirse en tu garganta.








EVOLUC16N DE LA CULTURAL CUBANA


AL GENERAL NARCISO L6PEZ


Reclinado en su trono refulgente,
de espl6ndidos luceros
cefiida en torno la divina frente,
el Eterno al Empireo se mostraba.

-"Mis angeles, oid,--ijo su acento---:
un alma fuerte, noble y generosa
de la Tierra azarosa
subir hoy debe a la mansi6n celeste,
alli dejando su inmortal memorial.
Tomad las arpas de oro,
el canto alzad, y ocupe en vuestro coro
el puesto mis brillante de mi gloria."

Asi diciendo, con la diestra mano
lanz6 al aire su ffilgida diadema,
y entire las nubes del sagrado incienso
brill6 el ilustre nombre
del que, menos que Dios, fue mAs que un hombre;
el cAntico son6, y en un cadalso
el heroe mArtir de mi triste patria,
sin exhalar ni queja ni lament,
al Cielo daba su postrer aliento.

S1 es, 61 es, Narciso el sin segundo,
cuya gloria inmortal proclama el mundo,
el admirable ejemplo de caudillos,
el que de Cuba, mi adorada patria,
quiso romper los opresores grillos.
SQui6n vi6 de cerca relucir su espada
sin que a su plant exAnime mordiera









LA POESIA REV0LUCIONAIRI EN CTBA


la tierra ensangrentada?
Hablen por mi los campos de las Pozas,
de San Crist6bal, Candelaria y Frias,
donde con nuevas inclitas hazafias
eclips6 sus laureles de otros dias.

Y esos cobardes 6mulos del tigre,
que de tantos valientes los cadfveres
en el llano de Atares mutilaron;
esos que al eco de su voz temblaron,
son los que intentan deslustrar la gloria
del que en la punta de su ardiente espada
Ilevaba la victoria!
i Empefio singular, vanas injuries!
Guerrero mAs intrepido y valiente,
ni en Jena ni Austerlitz mostrarse pudo,
ni jams las PirAmides le vieron
de su legi6n al frente.
Pasaba entire las hordas enemigas
cubriendo el campo en derredor de muertos,
como pasa el simiin por los desiertos.

A cada proeza tuya, i oh, bravo L6pez!,
la patria de esperanza sonreia,
porque temblar sentia
del despota en la mano sus cadenas;
anas como nunca a viles enemigos
las nobles armas del honor bastaron,
las p6rfidas usaron
los que a Cuba infeliz talan y oprimen,
y la venganza, la traici6n, el crime
en su mayor monstruosidad se vieron.
Natura horrorizada
desat6 los furiosos elements,
y la intemperie, la tormenta, el rayo,
fueron de destrucci6n los instruments;
iasi vencen los hijos de Pelayo!

Caiste, i oh, gran Narciso!
Nuevo Jesfis de los modernos tiempos,
el martirio a tu gloria fue precise;
caiste como el Sol en occidente,










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

cefiida de esplendor la augusta frente.
Los que tu nombre mancillar pensaron,
imbeciles te alzaron
cadalso y pedestal a un mismo tiempo.
En medio a la pavura
con que la ibera gente contemplaba
tu b'rbaro suplicio,
tu aureola reluci6 nis bella y pura.
Cuando las gradas fiinebres subiste,
impavido la muerte despreciando
con tu mirada ardiente
la muchedumbre hispana dominando,
dijiste asi con grave continent:
-"Mi amor inmenso a Cuba
la tierra mis hermosa y desdichada;
la firme voluntad de los cubanos
y el culto religioso
que a la divina Lil:ertad tribute,
desde el suelo de Washington dichoso
a estas queridas playas me trajeron.
Lidi6, venci; mas luego la victoria
me abandon a la c6lera del Cielo,
y el Cielo me venci6, que no fue el hombre.
Voy a morir; mas al morir, mi nombre
sin una mancha queda que lo empafie.
Adi.6, Cuba, te dejo en las cadenas;
mas cerca esti de tu ventura el dia,
que si feliz no pude libertarte,
hice brotar en tu fecundo seno
de la revoluciOn el noble germen.
Voy al martirio de esperanza lleno;
pronto tus hijos cambiarin tu suerte
vengando tus agravios y mi muerte.
Tuyo mi nombre fue; tuya mi vida;
muero content: jadi6s, Cuba querida!"
Y aun hubieras gritado a no, impedirlo
del vil ejecutor la diestra mano:
iViva la Libertad! imuera el tirano!
Asi expire el candillo generoso,
terror del despotismo;
y cuando de valor haciendo alarde
la turba hispana en su ignorancia viendo









LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA

cerrado ya el abismo,
mostraba la sonrisa del cobarde,
el trono de Isabel se estremecia
al filtimo estertor de su agonia.

Ni flores, ni inscripeiones, ni trofeos,
i oh, padre de la patria!,
se ven en tu sepulcro solitario,
que envidioso el tirano de tu gloria
quiere matar tambi6n, en su delirio,
tu espl6ndida memorial;
mas no lo alcanzarA, que hacia tu tumba
vuelve el cubano en su pesar los ojos
buscando tus despojos.
Y i qu6 important los mArmoles y bronces
si -de la gratitud al sentimiento
tiene tu ilustre nombre en cada labio,
en cada coraz6n un monument?
iDescansa en paz; de tu mansion querida
miro salir un rayo de esperanza
que alienta mis anhelos de venganza;
descansa en paz; la trompa de la guerra
de nuevo en Cuba sonar terrible,
la sangre hirviendo inundarA tu huesa,
animark tus restos
y en la frente el laurel, la espada en mano,
hollaras la cabeza del tirano!









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


A LOS CUBANOS


Alzad la noble frente, cubanos valerosos!
Por vuestra indepenuencia las armas empufia ,
y ruede por los aires, espanto difundiendo,
el grito furibundo de muerte o libertad.

La patria esclavizada nos llama en su socorro;
corramos al combat, volemos a lidiar;
y tiemblen los services que adictos al tirano
no quieren de su patria los grills quebrantar.

SPor qu6 sufrir mis tiempo? Por qu6 sufrir, cubanos,
el yugo degradante de vil esclavitud,
si es nuestra la justicia, son fuertes nuestros brazos,
y encierran nuestros pechos tesoros de virtud?

No mis del despotismo las leyes acatemos.
iQuien puede en las batallas domar nuestro valor?
iAI campo los patriots! De guerra suene el grito!
Veremos en la lucha quidn queda vencedor.

SQuB important del tirano las barbaras legiones?
Volemos denodados la gloria a conquistar.
Vereis a nuestras plants sus h6rridas cabezas,
de rabia palpitantes la tierra ensangrentar.

SQu6 son sus bayonetas? Qu6 son sus escuadrones?
Aristas que se quiebran del pueblo ante el poder.
SAl campo! A la batalla! Que es nuestra la victoria,
pues siempre es libre el pueblo que libre quiere ser.









LA POESIA REVOLUCION ARIA EN CUBA


Si est& de nuestros hijos la suerte en nuestras manos,
libremos su existencia de barbara opresi6n;
si esclavos los dejamos, gimiendo en las cadenas,
sera nuestra memorial de oprobio y maldici6n.

Marchemos, que la gloria nos brinda sus laureles!
Corramos esas hordas al punto a exterminar.
SQuB important los martirios? La muerte despreciemos,
que es dulce por la patria la sangre derramar.

Ya se alza en los espacios el sol de las victorias;
resuena por los aires el eco del clarin.
iAl frente los patriots! i Corramos al combat!
La vida del tirano se acerca ya a su fin.


Y luego que tremolen los libres estandartes,
tendamos nuestros brazos, cubanos, a la uni6n.
De Washington los hijos serdn nuestrcs hermanos,
que el bien de nuestra patria se cifra en la anexi6n. (1)



(1) Era tan cruel la opresi6n de Cuiba, q'.u i hta fervientca separatists,
como Castell6n, en sus ansias de libertad, preferian cualquier otro r6gimen,
aunque fuera extranjero; pero s6lo como recurso supremo y siempre eon el
pensamiento fijo en el ideal de la Repfiblica.-N. del A.








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


A LAS CUBANAS


Compafieras de infortunios,
cubanas encantadoras
que entire cadenas, las horas
de vuestra vida paskis;
si vuestros pechos enciende
la llama del patriotism
del hispano despotismo
no mis el yugo sufriis.

Alzad el grito de guerra
y al hijo, al padre, al esposo
con vuestro ejemplo glorioso
de ertusiasmo arrebatad...
Que tam:bidn sabiis vosotras
imperterritas, ardientes,
como los hombres, valientes,
ganar la inmortalidad.

Al que de amor os requiera
cefiid lh e pada cortanie,
si quiere ser vuestro amante,
corra al campo del honor.
Y si por su hernmoa patria
se niega a exponer la vida,
si no os ensefia una herida
no es digno de vuestro amor.

A los combates seguidnos,
y vuestras preciosas manos
de los heroicos cubanos
la sangre rei:tafiarln.










LA POESfA REVOLUCIONARIA EN CUBA

Y los que exinimes caigan
en la batalla horrorosa.
con vuestra voz deliciosa
nuevo aliento cobrardn.

Si vuestros peehos enciende
la llama del patriotism,
al horrendo despotismo
con nosotros vencer6is.
Alzad el grito de guerra,
oh, encantadoras cubanas!
Y cual otras Coloimbian as
aqui resplandecer6is.

Armad vuestra noble diestra
y temblarAn los tiranos
al mirar en vuestras manos
el acero de Judit;
que mi Cuba eteinamente
guardarg vuestra memorial,
y brillard vuestra gloria
inms que el sol en el cenit.


1850.































If
w-'
'*; 9* -


MIGUEL TEURBE TOLON

(1820- 1857)

Naci6, en Matanzas, el 29 de septiembre de 1820. Muri6, en la nus-
ma ciudad, el 16 de ootubre de 1857.


SFue el mis criollo de los poetas revolucionarios? b Fue el mis
popular? Tal vez fue el mas sentido o el que cant6 mis en conso-
nancia con el modo de sentir del pueblo.
En su poesia patri6tica predominan la delicadeza de expresi6n
y la suavidad de ritmo que le son caracteristicas, y ora exprese sus
convicciones, ora interpreted las de sus hermanos de ideales, sus
versos revolucionarios tienen el sello del patriotism inflexible y
denuncian los estados intimos de aquellas almas que constituyeron
la vanguardia pr6cer de la independencia de Cuba.
Su obra de cantor revolucionario no fue bien apreciada desde
un principio. Con el seud6nimo de Lola public sus d6cimas y
glosas ms populares.









LA POESIA REVOLUCTONARIA EN CUBA


EL TIPLE LIBRE


DESPEDIDA


iAdis, hermoso tormento!
Voy a pelear por mi tierra:
nuestra bandera estd al viento
y el clarin llama a la guerra.

Ya se cumpli6 mi esperanza,
ya se acerca mi alegria,
ya lleg6 el dichoso dia
de empufiar machete y lanza.
Vamos a tomar venganza
de tanto agravio sin cuento,
y en este iltimo moment
s6lo te vengo a decir
que "hasta veneer o morir,
adios, hermoso tormento"

Ya eche a mi alazAn la albarda
y ya me calec la espuela;
61 no corre, sino vuela;
y a mi nada me acobarda.
Inquieto el potro me aguarda
para llevarme a la guerra;
mi mano a la lanza aferra,
mi machete me acompafia
y contra el poder de Espafia
voy a pelear por mi tierra!










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Adi6s, angel de mi vida,
nunca te olvides de mi:
si hoy me separo de ti
es por mi tierra querida.
La Libertad nos convida
y yo vuelo al campamento,
porque dichoso me siento
al ver que libre y ufana
en loma, monte y sabana
nuestra bandera estd al viento.

Yo soy hombre, Dios es Dios,
y aunque Espafia rayos vibre,
al fin yo he de verme libre
con honra para los dos;
de esta dicha voy en pos,
esto de ti me destierra;
quiero libertar mi tierra,
probar que mi alma te adora...
Pero i adi6s!... son6 la hora
y el clarin llama a la guerra!




AUSENCIA

Mi amante se fue a la guerra,
yo no s6 cudndo vendrd:
cuando liberte a siu tierra
ique dichoso que serd!

Ya de noche, ya de dia,
lloro en triste desconsuelo,
porque se fue de mi cielo
la estrella que mis queria.
Esta amarga pena mia
en mi alma un pufial entierra;
todo placer me destierra,
aunque me deja esperanza,
porque con machete y lanza
mi amante se fue a la guerra.









LA POESfA REVOLUCIONARIA EN CUBA

Son6 el clarin en el viento
y 61 en su potro salt6;
me dijo adi6s, y parti6
como un rayo en el moment.
Lleno de noble ardimiento
a library su tierra va;
pero siempre en mi tendrA
el amor que le jur6,
y siempre soy suya aunque
yo no s6 cudndo vendrd.

Yo derramo llanto triste
cuando tu sangre derramas:
ahora s6 cufnto me amas
y cuinto me mereciste.
Mas, 1 por qu6 mi alma se viste
de este luto que le aterra?
Dios lo salvark en la guerra
por ser libre y por ser bueno,
y vendr& de gloria lleno
cuando liberte a su tierra.

Mujeres, nifios y viejos
querrAn honrarlo a porfia,
y brillarin mas que el dia
de su fama los reflejos.
En la guerra, en los consejos,
su nombre resonarf;
mi amante se llamar&
libertador de su tierra,
y cuando acabe la guerra
ique dichoso que serd!




UNA DAMA A SU AMANTE

Me enamoras, y no se
si ores fit lo que pareces:
si quieres que yo te quiera
hazme ver que lo mereces.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Oigo tu tierno suspiro
y tu voz que me enamora:
dices que tu alma me adora,
que te abrasas si te miro.
Que yo tanto amor te inspire
que el coraz6n te robe:
luego te contestar6
si me contests a mi;
estoy dudosa, y asi
me enamoras, y no se.

Si a algin hombre he de querer
quiero que se lo merezca,
y no s6lo hombre parezea
sino que lo sepa ser.
No tendr6 duda en ereer
el fino amor que me ofreces,
mirando que toma creces
con tus obsequios constantes;
pero quiero saber antes
si eres ti lo que pareces.

Hay quien con amor muy tierno
nos dice-" tfi eres mi vida"',-
sin ver que tiene vendida
su propia vida al Gobierno.
Sufriendo un agravio eterno,
defenderme mal pudiera
quien no se atreve siquiera
a mirar al capithn...
Ahora tus hechos dirin
si quieres que yo te quiera.

Mis libre que el mismo viento
ha de ser el que yo quiera,
y que la muerte prefiera
a ser esclavo un moment.
Si con este juramento
repites lo que me ofreces
ver6 que lo que pareces
es lo que esper6 de ti;
mas, antes de darte el si
hazme ver que lo mereces.











LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA


EL VEGUERO


Nada vale trabajar
al pabre que el alma echa,
y de su afdcn se aprovecha
la inquisici6n military.

Al sereno, al sol, al agua,
mi trabajo sempiterno,
para que venga el Gobierno
y se lo coma de guagua.
De aqui a poco ni una yagua
tendremos con que contar,
y si no hacemos cambiar
las cosas armando guerra
ya lo que es en esta tierra
nada vale trabajar.

No hay quien pueda sufrir ya
tanta vergiienza y agravio
y hasta se resisted el labio
a decir tanta ruindk.
Ya esto es much, camara,
lo que la cosa se estrecha,
y nos vemos a esta fecha
tan mal y tan sin remedio
que no le dejan ni un medio
al pobre que el alma echa.

Siembro afanoso mi vega
de mil esperanzas lleno;
y cultivo este terreno
que con mi sudor se riega:
el ansiado tiempo llega,
cojo y vendo mi cosecha,
pero en dos por tres me le echa
nuestro Gobierno los cinco:
yo pierdo todo mi ahinco
y el de mi af6n se aprovecha.










92 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Pero no es lo mis malo
que nos arranquen la plata,
y a mi es lo que mas me mata
el modo de dar el palo.
Pero si me tercio y jalo
por el quimbo a desguazar,
bien pueden ir a buscar
donde meters esa gente,
que ya me tiene caliente
la inquisicidn military.









LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA


CANTO DE UN DESTERRADO

Al trav6s de los mares escucho
de mi Cuba el doliente gemido,
y oigo en torno el feroz alarido
del tirano que muerte le da.
No mks llanto, ni vanos suspiros.
Hierro y sangre en la lid pide Cuba.
SLibertad! Esa voz s61o suba
con el trueno de bronce a la par.
Que de eterna vergiienza se cubra
quien no empufie ]a espada o la lanza;
pero el heroe que lauros alcanza,
iviva Cuba!, aun muriendo dirh.
Nuestra libre bandera tremole
entire el humo de p6lvora ardiente,
y un clamor s6lo suene rugiente,
repitiendo ecos mil: Libertad!


A LOS MATANCEROS

(Al recibirse en Nueva York la noticia del a amriento del Cma-
giiey, en julio de 1851.)

i Yumuri! Yumuri ya resonant
por tu hondo valle y en la agreste entrafia
de tu empinada y Aspera montafia,
de la guerra se oy6 la voz tonante.
"iLibertad!", desde el Tinima, triunfante,
el Camagiiey grit6. "iNo mas Espafia!"
Y sus hijos, ardiendo en noble saiia,
"i Libertad!" respondieron, "y adelante!"
i Yumuri! i Yumuri! Tfi tambi6n libre,
el grito de i a la lid! entrega al viento,
y en tus campos retumbe como el rayo.
Su espada cada cual empufie y vibre:
al arena y a la lid! y en ronco acento
"Patria!, i Dios!, i Libertad !," came Yucayo.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


GLOSA POPULAR



Anda, hijo, no te tardes;
tonm el machete y la lanza;
vete a pelear por tu tierra,
y pon en Dios tu esperanza.

I

Ya se escucha en la sabana
del clarin ronco el sonido;
ya se alza todo el partido
por la libertad cubana.
Levanta esa frente ufana,
no temas, no te acobardes;
ese valor en que ardes
de tu padre herencia fue,
y asimismo te dire:
anda, hijo, no te tardes.

II

Patria y libertad espera
al que, queriendo ser hombre,
corre a que inscriban su nombre
en la cubana bandera.
El que peleando alli muera,
gloria sin igual alcanza:
e, valor y la pujanza
harfn triunfar los eubanos:
y asi, de mis propias manos,
toma el machete y la lanza.









LA POESIA REVOLUCIONARIA EN CUBA

111

Aunque soy madre y te quiero
como a hijo de mis entraias,
verte morir en campaias
a verte esclavo prefiero.
P6rtate como guerrero
a quien la muerte no aterra:
los peligros de la guerra
se han hecho para el que es hombre,
y si quieres tener nombre,
vete a pelear por tu tierra.

IV

Anda, y pelea con valor,
que yo ruego a Dios por ti,
y no vuelvas mhs aqui
si no vuelves veneedor.
El que muere con honor
merece eterna alabanza;
asi, pues, sereno avanza,
frente a frente al enemigo;
mi bendici6n va contigo,
y pon en Dios tu esperanza.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA A


HIMNO DE GUERRA


(Coro.)


Que silben las balas
que truene el caion!
Ser libres querenos,
no mnis opresidn!

I

Del viento en las alas
mi cantico suba:
hermanos de Cuba,
la espada empufiad!
Cantemos valientes
el himno bendito,
y alcemos el grito
de la libertad.

II

SQu6 important peligros?
SQuB import la muerte?
Con fnimo fuerte
volad a la lid.
La bala que arranca
del h6roe la vida,
corona es cefiida
de gloria inmortal.









EvoLucI6N DE LA CULTURE CUBANA


III

iAtris el cobarde!
i Los buenos conmigo!
Del hierro enemigo
i qu6 noble tembl6 ?
Corramos, patriots!
Las arma3 en mano!
Honor al cubano,
vergiienza al traidor!

IV

Del Rey de los Cielos
tendremos la ayuda:
la espada desnuda
hara lo demas.
Valientes, rompamos
el yugo maldito,
y alcemos el grito
de la libertad!









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


AL PAN DE MATANZAS


I

Soberbio Pan, cuya alterosa frente,
venciendo de las nubes las alturas,
llega a mirar el Sol antes que nazca
y le sigue detras del Occidente!
Tf, gigante de piedra, a quien los tempos
uno tras otro en su carrera ban visto;
colosal atalaya cuyo ojo
desde el seno del Norte al Mar Caribe
alcanza, sin obstAculo, a su antojo,
y a quienquiera que pasa da el i quin vive!,
oye mi voz, la voz, ; ay!, dolorosa
de un hijo de esta tierra donde asientas
la plant poderosa!
Y aunque tan alta sobre el triste suelo
la frente altiva y majestuosa ostentas,
de ceibas y de palmas coronada,
que atreviendose al cielo
se envuelve entire sus nubes y se esconde,
cuando en revueltos giros lleve el viento
hasta tu cima azul el son perdido
de mi tr6mulo acento,
que debil vaga sin saber por d6nde,
rec6gelo y escichame y resp6ndeme!
Eterno centinela que Dios puso
a velar estos campos noche y dia,
cuando vi6 que su mano omnipotente
surgir del Caos hacia
este Eden de Occidente,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs