• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Quinto periodo, 1898-1927
 Index














Group Title: Evolucion de la cultura cubana, (1608 - 1927).
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074038/00007
 Material Information
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
Physical Description: 18 v. : ill. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, José Manuel, 1880-1968
Publisher: "El Siglo XX"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1928
Edition: Edición oficial.
 Subjects
Subject: Cuban literature   ( lcsh )
Cuban literature -- History and criticism   ( lcsh )
Cuban poetry   ( lcsh )
Speeches, addresses, etc., Cuban   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographies.
Statement of Responsibility: recopilación dirigida, prologada y anotada por José Manuel Carbonell & Rivero.
General Note: Publisher varies: v. 7-17 published by Montalvo y Cardenas.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074038
Volume ID: VID00007
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001491661
oclc - 23298160
notis - AHA3873

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Quinto periodo, 1898-1927
        Page 5
        Page 6
        Francisco de Jesús Pichardo
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
            Page 11
            Page 12
            Page 13
        Miguel Lozano Casado
            Page 14
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
        Fernando De Zayas
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
        José María Bérriz Xiques
            Page 30
            Page 31
            Page 32
        José María Collantes
            Page 33
            Page 34
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
        Regino E. Boti y Barreiro
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
        Manuel María Mustelier y Galán
            Page 57
            Page 58
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
        Félix Callejas
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
        Luis Rodríguez-Émbil
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
        María Sánchez de Fuentes de Florit
            Page 83
            Page 84
            Page 85
        Juan M. Leiseca Sansón
            Page 86
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
        Gaspar De La Cruz y Beci
            Page 95
            Page 96
            Page 97
        Diwaldo Salom y Andraca
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
        José Manuel Carbonell
            Page 102
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
        Esteban Foncueva y González Del Valle
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
        Mario Muñoz Bustamante
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
        Guillermo De Montagú
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
        Rene Lopez
            Page 149
            Page 150
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
        Juan Guerra Nunez
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
        Fernando Lles
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
        Dulce Maria Borrero
            Page 183
            Page 184
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
        Mariano Albaladejo y Malberty
            Page 196
            Page 197
            Page 198
            Page 199
            Page 200
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
        Anastasio Fernandez Morera
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
        Emilia Bernal
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
            Page 221
            Page 222
        Fernando Torralva Navarro
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
        Max Henriquez Ureña
            Page 227
            Page 228
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
            Page 235
            Page 236
            Page 237
        Miguel A. Macau
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
        Agustin Acosta
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
            Page 257
            Page 258
            Page 259
            Page 260
            Page 261
            Page 262
            Page 263
            Page 264
            Page 265
            Page 266
            Page 267
            Page 268
            Page 269
            Page 270
            Page 271
        Miguel E. Oliva
            Page 272
            Page 273
            Page 274
            Page 275
            Page 276
            Page 277
            Page 278
            Page 279
            Page 280
            Page 281
            Page 282
        Francisco Lles
            Page 283
            Page 284
            Page 285
            Page 286
            Page 287
            Page 288
        Luis Angel Bas y Molina
            Page 289
            Page 290
        Rogelio Marin Mir
            Page 291
            Page 292
            Page 293
            Page 294
        Jose Manuel Poveda y Calderin
            Page 295
            Page 296
            Page 297
            Page 298
            Page 299
            Page 300
            Page 301
            Page 302
            Page 303
        Ruy De Lugo Viña
            Page 304
            Page 305
            Page 306
            Page 307
            Page 308
            Page 309
            Page 310
            Page 311
            Page 312
            Page 313
            Page 314
        Luis Vazquez de Cuberos
            Page 315
            Page 316
            Page 317
        Gertrudis Vazquez López
            Page 318
            Page 319
        Miguel Galliano Cancio
            Page 320
            Page 321
            Page 322
            Page 323
            Page 324
            Page 325
            Page 326
            Page 327
            Page 328
            Page 329
            Page 330
            Page 331
        Enrique Cazade y Palacios
            Page 332
            Page 333
            Page 334
            Page 335
            Page 336
            Page 337
            Page 338
        Sergio La Villa
            Page 339
            Page 340
            Page 341
            Page 342
            Page 343
            Page 344
            Page 345
            Page 346
            Page 347
        Felipe Pichardo Moya
            Page 348
            Page 349
            Page 350
            Page 351
            Page 352
            Page 353
            Page 354
            Page 355
            Page 356
            Page 357
            Page 358
        Paulino González Báez
            Page 359
            Page 360
            Page 361
            Page 362
        Gustavo Sanchez Galarraga
            Page 363
            Page 364
            Page 365
            Page 366
            Page 367
            Page 368
            Page 369
            Page 370
            Page 371
            Page 372
            Page 373
            Page 374
            Page 375
            Page 376
            Page 377
            Page 378
            Page 379
            Page 380
        Pastor Del Río
            Page 381
            Page 382
            Page 383
            Page 384
            Page 385
            Page 386
            Page 387
            Page 388
            Page 389
        Ramon Rubiera
            Page 390
            Page 391
        Joaquin Fortún
            Page 392
            Page 393
            Page 394
            Page 395
            Page 396
            Page 397
        Mariana De La Torre De La Villa
            Page 398
            Page 399
            Page 400
        Ciana Valdés Roig
            Page 401
            Page 402
            Page 403
            Page 404
            Page 405
            Page 406
            Page 407
            Page 408
            Page 409
            Page 410
            Page 411
            Page 412
            Page 413
            Page 414
            Page 415
        Plácido Julio Gonzalez
            Page 416
            Page 417
            Page 418
            Page 419
        Arturo Doreste
            Page 420
            Page 421
            Page 422
            Page 423
            Page 424
        Arturo Alfonso Roselló
            Page 425
            Page 426
            Page 427
            Page 428
            Page 429
            Page 430
            Page 431
            Page 432
            Page 433
            Page 434
        Ernesto Fernández Arrondo
            Page 435
            Page 436
            Page 437
            Page 438
            Page 439
            Page 440
            Page 441
            Page 442
            Page 443
            Page 444
            Page 445
            Page 446
            Page 447
            Page 448
            Page 449
            Page 450
        Felipa Estrada y García
            Page 451
            Page 452
        Manuel Navarro Luna
            Page 453
            Page 454
            Page 455
            Page 456
            Page 457
            Page 458
        Jorge Casals y Llorente
            Page 459
            Page 460
            Page 461
            Page 462
            Page 463
            Page 464
            Page 465
            Page 466
        Maria Villar Buceta
            Page 467
            Page 468
            Page 469
            Page 470
            Page 471
            Page 472
            Page 473
        Eugenio Amador Sánchez Pérez De Zambrana
            Page 474
            Page 475
            Page 476
            Page 477
            Page 478
            Page 479
            Page 480
        Rafael Esténger Neuling
            Page 481
            Page 482
            Page 483
            Page 484
            Page 485
            Page 486
            Page 487
            Page 488
            Page 489
        Juan Marinello Vidaurreta
            Page 490
            Page 491
            Page 492
            Page 493
            Page 494
            Page 495
        Enrique Serpa
            Page 496
            Page 497
            Page 498
            Page 499
            Page 500
            Page 501
        Rubén Martínez Villena
            Page 502
            Page 503
            Page 504
            Page 505
            Page 506
            Page 507
            Page 508
        Germán Escobar Hernández
            Page 509
            Page 510
            Page 511
        Andrés Nuñez Olano
            Page 512
            Page 513
            Page 514
        Emma Pérez Téllez
            Page 515
            Page 516
            Page 517
            Page 518
            Page 519
            Page 520
            Page 521
        Dulce Maria Loynaz y Muñoz
            Page 522
            Page 523
            Page 524
            Page 525
            Page 526
            Page 527
            Page 528
            Page 529
            Page 530
            Page 531
        Andrés De Piedra - Bueno
            Page 532
            Page 533
            Page 534
            Page 535
            Page 536
            Page 537
            Page 538
            Page 539
            Page 540
            Page 541
            Page 542
            Page 543
            Page 544
            Page 545
            Page 546
            Page 547
            Page 548
        María Gómez Carbonell
            Page 549
            Page 550
            Page 551
            Page 552
            Page 553
            Page 554
            Page 555
            Page 556
        Rafael Del Barrio
            Page 557
            Page 558
            Page 559
            Page 560
        Eugenio Florit y Sánchez De Fuentes
            Page 561
            Page 562
            Page 563
            Page 564
            Page 565
        Gonzalo Mazas Garbayo
            Page 566
            Page 567
            Page 568
            Page 569
        Margot Álvarez Soler
            Page 570
            Page 571
            Page 572
            Page 573
            Page 574
            Page 575
        Enrique Loynaz y Muñoz
            Page 576
            Page 577
            Page 578
            Page 579
            Page 580
        Rafael M. Sentmanat
            Page 581
            Page 582
            Page 583
            Page 584
            Page 585
            Page 586
        Rubén Ortiz-Lamadrid
            Page 587
            Page 588
            Page 589
            Page 590
        Manuel Bisbé y Alberni
            Page 591
            Page 592
            Page 593
            Page 594
        Rafael García Bárcena
            Page 595
            Page 596
            Page 597
            Page 598
            Page 599
            Page 600
            Page 601
            Page 602
            Page 603
            Page 604
        Herminia del Portal y del Castillo
            Page 605
            Page 606
            Page 607
            Page 608
            Page 609
            Page 610
    Index
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
Full Text












































Ate it-i ;c i z: -

'4. 2,ta..k

























La Poesfa Lfrica en Cuba










Euoluci6n de la Cultura Cubana
(1608-1927)
UOL. U






La Poesia Lirica


en Cuba


Tomo U


Recopllaci6n dirigida, prologaaa y anotada
par
lo5e manuel rarbonell y Rivero,
President de la Academia Nacional de Aries y Letras,
Individuo de nimero dela Academia Cubana de la Lengua.
C. de la Real Academia Espaiola, y Delegado de Cuba a
la VI Conferencia Internacional Americana.


(EDIClOH OFICIRL)





LA HABANA
IMPRENTA "EL SIGLO XX"
Rep. del Brasil, 27.
1928












LATIN AMERICA



























QUIHTO 'ERIODO

1898-19Z7


































FRANCISCO DE JESTJS PICHARDO

(1873)

Naci6, en Camagiiey, el 23 de marzo de 1873.


Vistago de una familiar de abolengo distinguido, tiene por bla-
s6n de nobleza la probidad, la modestia y el talent.
Exquisito poeta, su obra es, como su persona, delicada, pura y
parca.
Acaso fue Letras, el semanario que con mi hermano Nestor dir;-
gi muchos afios, uno de sus primeros eseenarios, y donde es
possible que est6 contenida la mejor parte de la obra literaria de
su primera juventud.
Cubano radical y separatist, se lanz6 al campo de la guerra
iniciada en 1895. De vuelta a Camagiiey, al terminar la lucha,
empez6 a colaborar en diaries y revistas locales, y escribi6 algunos
cuentos.
Mas tarde vino a la Habana, y public sus primeros versos en
La Discusidn. Colabor6 luego en Azul y Rojo, Bohemia, El Figaro.










8 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Public un tomo de versos, Voces unmadas, en 1908. Desde en-
tonces ha dado a la prensa, de tarde en tarde, alguna que otra
composicion.
La necesidad de bregar por la existencia lo ha alejado de la
vida pfiblica, tanto en political como en literature, y estk consagra-
do al cargo que desempefia en la Administraci6n official del pais.
Todavia en la plenitud .d'e su vigor mental, si las circunstan-
cias se lo permitiesen, produciria much mis, y siempre de buena
calidad. Pero de todos modos, con los frutos que ha dado tiene
bastante para que en la floresta cubana sea admirado como irbol
frondoso y fecundo.









LA POESfA LIRICA EN CUBA


LA SIESTA


En el dorado disco del Sol resplandeciente
hay un deslumbramiento de fondos encendidos,
y vense tras el astro los cielos escondidos,
como si el Sol se hiciera de pronto transparent.
En la quietud profunda del bochornoso ambiente,
el vuelo de las moscas enreda los zumbidos,
y en sus sutiles mallas y frhgiles tejidos
el suefio aprisionado revolotear se siente.
Ni un hilito, ni un Arbol, ni un soplo sobre el llano;
s6lo la tierra est6ril hasta el confin lejano,
y un pilido horizonte que su extension abraza,
mientras en las alturas entorpecido y lento
un cuervo solitario sus espirales traza
como si fuera un simbolo fatal del pensamiento.



PAZ AGRESTE


El viento que ha cruzado remotamente suena,
hundiendo en lontananza su perezoso vuelo.
Un pajaro, de un Arbol oculto en la serena
copa, sus alas riza con vanidoso celo.
De sibito en la ruda labor de su faena
el labrador, dejando la azada sobre el suelo,
una mirada clava de indifereneia llena,
inm6viles los ojos, en el azul del cielo.
Siguiendo el viejo hibito, la yunta desuncida
so busca entire el follaje para pacer unida,
y el perro, suelto ahora, con su mirada opaca,
instil por los afios, nostAlgico, enfermizo
al pie dte su cadena que aun cuelga de una estaca
pasa las horas muertas, bajo del cobertizo.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


ANGELUS

Al Poeta y General Jose Manuel Carbonell.

Sefor, he trabajado durante todb el dia;
aqui, sobre este andamio de pie, me hall la aurora,
y aqui, bajo el ineendio del Sol, hora tras hora,
en vano ha consumido mi cuerpo su energia.
Mi mano la herramienta sostiene todavia,
pero, la lucha diaria me pesa abrumadora,
y una obsesi6n constant: la idea redentora,
mi espiritu conturba con una fe sombria.
Yo no recojo el fruto jams de mi faena,
siembro la piedra est6ril en la infecunda arena,
y vacilante Ilevo sobre mis flacos hombros
la inexorable suerte que a tus designios plugo,
i Sefior, haz que no tenga que reducir a escombros
mi obra, y que los odios amarguen mi mendrugo!



LA CANCI6N DEL LABRIEGO

Sefior: soy el labriego que los terrenos ara:
con el sudor que brota de mi ealdeada frente
las tierras fecundizo, sazono la simiente,
y ablando de las piedras la sequedad avara.
Mi mano el negro surco con avidez prepare;
contra la helada lucho con fnimo valiente;
y los retofios nuevos para cuidar, paciente
velo todas las noches hasta que el cielo aclara.
Yo s6 querer la tierra: de mis callosas manos
las rfisticas caricias hacen dorar los granos.
yo crujo en las eneinas, yo tiemblo en el arbusto,

y aguardo en la cosecha mi finica alegria.
Yo s6 querer la tierra. Sefior: vos que sois just,
decide si la tierra no debe de ser mia.










LA POESIA LIRICA EN CUBA


LA CARRETA


i Qu6 triste el carretero
levando su carreta!
Terciada sobre el hombro la garrocha,
fija la vista en la caldeada arena,
al compas de la march de los bueycs
majestuosa y lenta,
parece que va solo por los campos,
solo con su tristeza.

En la est6ril sabana,
bajo el sol de la siesta,
el viento no susurra, como antes,
de los obscures guanos en las pencas,
aquel himno de amor y de esperanzas
y de hermosas promesas
que 61 escuch6 extasiado, mientras iba
por esa misma senda.

Pensando en los amores
de la gentil triguefia
que habitaba en el r1-stico bohio
oculto en la frescura de una ceja
desgarrada del bosque, y que se extiende
del camino a la vera,
como un verde jir6n que el horizonte
dej6 sobre las piedras,

parece que los campos
su hondo pesar reflejan;
que es mis largo el sendero y mis angosto










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

y que del seno mismo de la tierra,
como calladas y escondidas lgrimas,
brotan las pontezuelas
para llorar con el en la sabana
a la guajira muerta.

Y siente que, a media
que a la casa se acerca,
la infinita amargura de su alma
con la desgracia de su amor aumenta;
y llora acongojado, porque ha visto
de la amada vivienda
asomar, al travys de la espesura,
la cobija deshecha.

Y luego, silenciosas,
las eajas de colmenas,
apagado el fog6n bajo el alero
donde impaciente lo aguardaba ella,
derrumbada la horca sobre el pozo,
y las frigiles cepas
de los frondosos plktanos dobladas
entire el nami y la yerba.

En tanto que los bueyes,
con natural pereza,
caminan resguardindose a la sombra
de los viejos pifiones de la cerca;
y, dejando el camino, junto al seto
de mayas aparean
y, fieles al pasado, igual que antes
paran en la tranquera,

y el gain desgraciado
en su dolor se anega,
ve la mirada de los mansos bueyes,
de vaguedad y de misterios ilena,
y exclama enternecido, cual si hablara
con la guajira muerta,
en alta voz: -Ya ves, la pobre yunta
tambi6n de ti se acuerda.










LA POESIA LiRICA EN CUBA


Y de sus ojos luego
el triste llanto seca
con el raido lienzo de la manga
de su burda y pintada guayabera.
Toca con la garrocha el terso lomo
del buey que va a la izquierda,
y con acento suplicante dice:
-Vamos, "Chambergo", arrea.

Y la march de nuevo
por el camino empieza:
se oye en la inmensa soledad del llano
el rechinar ingrato de las ruedas,
contra el gastado p6rtigo los bueyes
cansados se recuestan,
y sigue el carretero por los montes
solo con su tristeza.




TRIT6N


Desde las playas tristes de la remota Eubea
llevando su cohorte de monstruos y defines,
entire las verdes olas rodando a los confines,
de Poseid6n el carro sobre la mar ondea.

De los corceles negros el Sol la piel orea
mientras la albura acrece de las nevadas crines,
y en la triunfante lanza, de los ignotos fines,
antorcha misteriosa, la muerte parpadea.

Y timida Amimona y Demeter feeunda
lo buscan y lo abrazan, y Anfitrite profunda
le brinda su amplio seno, tranquila y rumorosa.

Recitan las nereidas su amor en sus canciones
y en sus secrets conchas de nicar y de rosa
los ritmos vagabundos recogen los tritones.


































MIGUEL LOZANO CASADO


(1873)

Nacid, en Medellin, provincial de Badajoz, Espai-a, el 8 de junior
de 1873.



Sin haber nacido en Cuba, en Cuba se form su alma de poeta,
y en ella se ha naturalizado ciudadano.
Su poesia personalisima, mezela de Arabe y de espafiola, se des-
borda en ternuras y destila melancolias. El autor es una encar-
naci6n viva de aquellos trovadores de la Edad Media que, al pie
de las abiertas celosias del g6tico y sefiorial castillo, rimaban, al
son del laid, endeehas y madrigales a la dama de sus pensa-
mientos.
El humo de las chimeneas industriales y las realidades de la
vida modern no le han hecho abandonar su camino, regado de es-
trellas y de ilusiones. Hoy, como ayer, aunque ya mis en prosa
que en verso, continue deshojando canciones en el altar de la her-
mosura.










14 POESfA LfRICA EN CUBA 15

Desde 1904 hasta ahora ha publicado, en esta capital, los vo-
ldmenes de versos Claros de luna, La canoion de los recuerdos y
Un dia que ea azul..., y los de prosa Del amor y del recuerdo
(novelas cortas) La novela de la vida, y Covadonga (impresiones
de un enfermo).
Es uno de los mAs antiguos redactores del peri6dico El Mundo.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Yo debi nacer entonces, y vivir como vivieron
los abuelos de los mios, los que ind6mitos lucieron
en los hombros blanco jaique y en el into el yatagan;
y a la voz de los muecines, con el fnima contrita,
ir a orar en el silencio y en la paz de la mezquita
los versiculos sonoros del Koran.

i Yo debi nacer entonces!, en los tiempos musulmanes,
en las 6pocas gloriosas de califas y sultanes,
y, como arabe caudillo, ser galante y trovador:
y en las fiestas y torneos, como entonces era fama,
hacer trizas mis lanzones y mi alfanje, por la dama
de mi amor.

Ser sectario de Mahoma y no incr6dulo cristiano;
en la paz ser un poeta, en la guerra un espartano,
ser escudo para el d6bil, para el recio yatagan;
y en las grandes epopeyas de perinclitos guerreros
ser el heroe fabuloso y de todos los primeros:
el primero en la contienda y el primero del Sultan.

Enviar con mi escudero al cristiano mks bravio
de las huestes enemigas mi cartel de desafio,
con mi alfanje hacer afiicos su coraza en buena lid;
y despues, en la batalla, con mis nobles mahometanos,
derrotar a los ej6rcitos cristianos
del gran Cid.

Yo amo aquello cual se aman de una novia los hechizos,
las edades que pasaron, los castillos fronterizos,
la atalaya que se yergue sobre el tajo de un pefi6n,
la fantastica poesia de galantes aventuras,
y los blancos albornoces, y las ferreas armaduras,
y las casas sefioriales con herAldico blas6n.









LA POESfA LtRICA EN CUBA


Suefio a veces en que vivo en aquella edad de oro,
y que el eco de una zambra llega a mi limpio y sonoro,
mientras corro hacia un castillo cabalgando en mi corcel;
y al llegar, como encontrare a un cristiano caballero,
desnudando yo mi alfanje y 61 desnudando su acero
refiimos, por la sonrisa de unos labios de clavel.

En mi espiritu hay un algo de mi estirpe legendaria,
de esa estirpe florecida de una raza milenaria,
y es por eso mi tristeza la tristeza del no ser;
soy extrafio, vivo solo. Esta raza no es la mia!
Tengo el alma de leyenda, de misterio y de poesia,
de otras razas y otros siglos que ya nunca han de volver.

Siento amor por aquel tiempo de grandezas infinitas,
de vetustos castillejos y de aribigas mezquitas;
ese tiempo semiculto, semibArbaro y feudal,
ese tiempo florecido de magnificas contiendas,
de heroismos fabulosos, de romAnticas leyendas,
cuando C6rdoba fue augusta y Granada fue imperial.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


A MARTi


I

Todo pasa en el mundo, todo rueda,
todo es vano y mezquino;
al vuelco de las horas, nada queda
de pie sobre el camino.
El recio murall6n que desafia
al hurac6n que zumba,
en el mar que le azota noche y dia
al cabo se derrumba.
El bergantin que ind6mito y ligero,
magnifico descuella,
se hunde, o sin tim6n ni derrot ro
en la costa se estrella.
En raudas y confusas caravanas
los hombres ruedan juntos
con el triste compis de las mafianas
y los soles difuntos.
Y el mundo que pas6, y el mundo nuestro,
bonanza y tempestades:
que todo se va hundiendo ante el siniestro
correr de las edades.

II

Pero al traves de todo lo pasado
y de todo lo ido,
sobre el tosco edificio derrumbado,
sobre el temple caido,
como sol que su intense llamarada









LA POESIA LIRICA EN CUBA


ni restringe ni agota
el tiempo, como nave invulnerada,
que en el diluvio flota,
el genio de los hombres, errabundo,
irresoluto y fuerte,
se agranda en las catastrofes del mundo
y revive en la muerte.
Y tibio, fulgurante, solitario
como sol mafianero,
Cristo nos da su luz desde el Calvario,
desde su Troya Homero:
que el genio, como el Sol, arde y flamea,
reblandece o endura;
la luz viene del Sol y de la idea
que a los frutos madura.


IlI

Tir vives como un Dios entire la gente
que redimi6 tu idea;
en torno de tu gloria, reverent
multitud hormiguea.
Y ansiosa de rendirte adoraciones,
te nombra a todas horas
en 6picas estrofas o en canciones
vibrantes y sonoras;
y asi como en tu pueblo agradecido,
magn6nimo y sublime,
el eco de tu voz, tiene un oido
en cada ser que gime.
Que el genio que los germenes derrama
de la vida que alienta,
es como el Sol que sale y cuya llama
a todos nos calienta.
Tu patria no es tan s6lo la que ha sido
tu cuna bienhechora;
que las aves de amor tienen un nido
en cada ser que Ilora.
Los hombres como tf son de la humana
muchedumbre afligida,









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


las almas del present y del mafiana;
los faros de la vida.
Que el genio con los siglos volteando,
inmortal como Dios, cual Dios fecundo,
quedarh como 1impara alumbrando
el formidable nkufrago del mundo.



I

Tengo como los Arabes mi Meca,
y reliquias cual ellos;
Suna carta de amor y una flor seca,
y un rizo de cabellos!...

Son tuyas, tfi lo sabes, tfi que hiciste
de nuestro amor el nido;
i aquella tarde silenciosa y triste
del invierno aterido!

Guardo en esta morada, en que mi gloria
levant6 su bandera,
de aquel amor que vive en mi memorial,
la historic toda entera.


II

Colgado de la percha que pendia,
aun conserve incolume,
el peinador que guard todavia
de tu cuerpo el perfume.

Aun conserve aquel lecho; esta arrugado,
esta cual lo dejaste;
i el lecho donde tanto me has amado,
y tanto me besaste!

El obscure piano ya no Ilueve
cadencias en mi oido;
como tus blaneas manos no las mueve,
las teclas se han dormido.










LA POESIA LfRICA EN CUBA 21

Ya no alegra la luz con sus destellos
del jardin los colors;
si ya no han de lucirlas tus cabellos,
ipara qu6 quiero flores!...

Desde la tarde aquella que te fuiste,
opaco y dolorido,
todo se va esfumando, y todo viste
del color del olvido.

Mis suefios, mis delirios, cuanto amaba,
creencias y alegrias...
jse ha muerto hasta el canario que cantaba
cuanto tfi me querias!











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


NOCTURNAL


No lo puedo remediar;
me dan ganas de ilorar
en estas noches sombrias
de medrosas sinfonias
otofiales;
estas noshes en que vibrant, esparcidas
por los vientos,
esas notas parecidas
a los filtimos fragments
de responses funerales.

Estas noches en que el ansia de otra vida me espolea,
y, cual cirio funerario, la alta Luna centellea
sobre el mundo adormecido por la calma;
estas noches tremebundas, de vigilia dolorosa,
pienso en ti, pienso en tu fosa,
imuertecita de mi alma...!

Fue una noche
como 6stas, en que el broche
de tu vida para siempre fue cerrado...
Imagino que aquel cuadro aun estoy viendo:
tfi muriendo,
yo a tu lado,
una estancia en que las luces proyectaban mil quimeras,
tf apurando poco a poco
el martirio de tu bfrbara agonia;
yo a tu lado, de rodillas, repitiendo como un loco:
-i No te mueras, no te mueras,
alma mia!...










LA POESIA RICA EN CUBA


Tf, entretanto,
enjugando con la sabana mi llanto,
me dijiste:
-No te apenes, no estes triste!
Si el destiny asi lo quiere, I qu6 hacer, dime?
SHay algo que se oponga, sobrehumano,
al mortifero golpe del destino?
SQuien deja de seguir tarde o temprano
la senda funeral de ese camino?
Mas antes de morir oye este encargo:
si, como anhelo, tu vivir es largo
y dichoso, no olvides que hubo un dia
en que fuiste el amor de mis amores;
no dejes, alma mia,
todos los afios de llenar de flores
mi sepultura misera y desierta!
i Ay, por Dios te lo pido!
iNo olvides que alli tienes a esta muerta
que tanto te ha querido!

Todos los afios y en estas horas
voy con mis penas devoradoras,
voy con mis ansias y mis afanes
al cementerio,
y los guardianes,
al darme paso, con gran misterio
unos a otros, de mi visit
cuentan la historic, mientras sin calma,
yo con las flores voy a la cita
i de la pobre muertecita
de mi alma!


































FERNANDO DE ZAYAS

(1876)

Naci6, en Cayo Hueso, (Estados Unidos de Norteamerica) el 3 de
abril de 1876.

Lo conoci en el destierro, en los primeros meses del afio 95, po-
cos dias despues de haber estallado en Cuba el vendaval revolucio-
nario.
Por profesar los mismos ideales, fuimos desde los primeros
instantes, amigos inseparables. Recuerdo que aunque nos habia-
mos impuesto los mismos sacrificios, 61 era mis poeta y yo mas
soldado. Por aquella epoca, ya lejana, habia leido yo algunas
de sus composiciones, publicadas en Matanzas.
A comienzos del aiio 96, con aquel amado muchacho de cabe-
llera rubia y ojos azules, Carlos A. Boissier, y con Pastor Moinelo
y Octavio Garcia Campos, formamos Zayas y yo parte del grupo
expedicionario que debia ser conducido a las playas de la patria
heroica. Y con objeto de hacer menos largas e interminables las
horas en aquellos arenales de la Florida, donde se deslizaron los








LA POESIA LIRICA EN CUBA


primeros afios de mi adolescencia, tuvimos Zayas y yo la feliz idea
de publicar, unidos a nuestros nuevos companeros, una revista, que
habia de ser como la almohada que recogiera carifiosa, en tierra
extraia, nuestros pensamientos, en visperas de montar a caballo
y desnudar el arma por la libertad de Cuba.
El Expedicionario se llam6 aquella revista. Tres de sus redac-
tores, fundadores, cayeron aniquilados por la fiebre, extenuados
por el hambre o atravesados por las balas en el ardor de la refriega:
al espantoso naufragio sobrevivimos 61 y yo.
Fernando de Zayas es un poeta original, en Cuba. A su hogar
debe ir a visitarlo frecuentemente la Primavera, vestida con sus
mis ricas y gayas flores; su prometida debe ser alguna reina naci-
da en el pais de la Quimera; su Dios no debe ser el que nosotros
presentimos al trav6s del cielo infinite, sino el que sofiaron los an-
tiguos. La musa del dolor la mis fecunda, que dijo Hugo, no ha
visitado jams su alma encantadora, enamorada de la vida.

BIBLIOGRAFiA: Amorosas, Sueios de rosa, poesias; Prosa y verso, y un
tomo de episodios de la guerra de independencia, Hojas sueltas, en colabo-
raci6n con Orestes Ferrara.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


COSAS PASADAS


A Jose Manuel Carbonell.



En un lugar de mi casa
donde la luz no se filtra,
tengo, cubierta de polvo,
una extensa galeria
de retratos seculares
y de costumbres antiguas;
y cuando el viejo sirviente
sus memories reanima
y de las cuerdas arranca
las caducas melodies,
se escucha rumor de frases
de afieja galanteria,
las damas y los mancebos
en las pinturas se agitan,
en aquellos ojos vagos
miradas de fuego brillan...
y mientras toca el vejete
muy de prisa, muy de prisa,
pasa por el mundo muerto
un soplo de luz y vida
hasta que cesa el encanto,
el pobre anciano suspira,
sepfiltase su memorial
en las cosas de otros dias
y el polvo cubre los lienzos
de las pinturas antiguas











LA POESIA LRICA EN CUBA


i Qui6n en su pecho no tiene
una obscure galeria
de cosas casi olvidadas
y de ilusiones marchitas,
que a veces cuando el recuerdo
entona su melodia,
se levantan de sus tumbas,
viven momenthnea vida
y de nuevo desfallecen,
mientras el alma suspira
por tanta dicha caduca,
por tanta gloria perdida


LOS TRES RAMOS

STe acuerdas? Te di unas flores;
ansiosa las recibiste,
y las gracias no me diste...
me las dieron tus rubores.
Los rubores que el armifio
de tus mejillas tifieron,
en su lenguaje me dieron
las pruebas de tu carifio.

Despu6s, ante los altares
de la religion sagrada,
-prenda de mi fe jurada-
te di un ramo de azahares.
Tu frente palidecia
y temblando confesabas
que en tu seno desposabas
tu existencia con la mia...

Hoy tambien te traigo flores,
pero no tienen encanto;
,el manantial de mi llanto
ha secado sus colors.
Aqui las dejo a tu abrigo;
son del dolor las primeras;
ite he de llevar las postreras
cuando me junte contigo!










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CTBANA


DE UN BESO


HablAbamos de un beso dciicioso
que el aura se llev6
una tarde en que al borde del abismo
nos condujo frenetica pasi6n.


-Tu boca fue la que bes6 mi boca-
dijo mi serafin.
-Tus labios, done un beso retozaba
a besar me incitaron-respondi.


Y como nunca pudo averiguarse
de qui6n la culpa fue,
para salir de duda tan traidora,
volvimos a besarnos otra vez.









LA POESfA LIRICA EN CUBA


JUNTO A LA REJA


Aqui estamos de nuevo junto a la reja
do nacieron alegres nuestros amores,
donde una vez tu boca chica y bermeja
me pag6 con usura versos y flores.

De otros elimas ingratos se Ilega el ave
a su nido de rosas en la espesura,
y llegan los recuerdos como una suave
ondulaci6n de anhelos y de ternura.

Aun da sombra apacible la enredadera
tras cuyo cortinaje te aparecias,
y el aire que perfuma tu cabellera
tiene el mismo perfume de aquellos dias.

Aun desciende del claro, glorioso cielo
la misma luz celosa de tus pupilas;
aun para verte asoman d'el verde suelo
claveles y azucenas, nardos y lilas.

Aun al sentir la aurora de tu mirada,
tu voz, eco terrestre de excelso coro,
desfila por mi mente lenta parvada
de anhelos indecibles, y suefios de oro.

Otra vez aqui juntos nos encontramos,
palideces cual antes palidecias,
y sentimos de nuevo que nos amamos
con la pasi6n ferviente de aquellos dias.

































JOSE MARfA BARRIZ XIQUES

(1876)

Naci6, en la Habana, el 29 de noviembre de 1876.


Como un ejemplo elocuente de lo que pueden la fuerza del
temperament y de la vocaci6n, logr6 contrarrestar las circuns-
tancias adversas o contrarias que hall en la via de sus prefe-
rencias espirituales, y dio libre expansion a su lirismo en versos
de noble sencillez y claridad.
Muchos de sus irisados chispazos liricos brillaron en las pi-
ginas de la revista Letras, donde se dio a conocer el poeta en sus
albores, y despues extendi6 su colaboraci6n a otras publica-
clones.
Su obra poetica estA recogida, parcialmente, en un tomo que,
con el titulo d'e Pdginas intimas, public en 1915.
Su posici6n social independiente, librandolo de ciertas tran-
sacciones con el medio ambiente, le ha permitido mantenerse en
su "torre de marfil" y realizar una labor seleeta.
Ha abrazado la poesia como un culto y la ha cultivado como
un deported del espiritu.


... .. .. .










LA POESIA LfRICA EN CUBA


A LA DICHA

Dulce fantasma que en los aires vagas,
lenando de ilusi6n mi pensamiento;
misica grata que en el raudo viento
viertes tus ritmos y mi mente halagas.
Luz que brillas lejana cual las magas
estrellas en el ancho firmamento,
y al tratar de acercarme, .de moment,
ante mi vista at6nita, te apagas...

i Dicha fugaz! Condensaci6n sublime
de toda mi esperanza y mi deseo;
causa constant de mis hondas quejas,

por quererte gozar mi peeho gime;
mas lay! cuando alcanzarte intent, veo
que el coraz6n rasgandome, te alejas.
IIabana, 1900.


iPRESA!
A la Dicha.
iRecuerdas?, te lo dije en un soneto.
Con incansable afin te perseguia
porque, en mis suefios grandes, pretendia
descubrir de tus goces el secreto.
Mil veces me retaste; acept6 el reto
y me lance tras ti con energia;
pero siempre, por burla o cobardia,
te amparaba la fuga con su peto.
Te reiste de mi cuanto has querido;
hiciste, cruel, mi coraz6n pedazos...
pero no importa, Dicha, ite he vencido!

Al fin te miro entire mis brazos presa,
y escaparas tan s61o de mis brazos
si muriera la esposa que me besa.
Habana, 1901.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


IFURTIVA!
A la Dicha.

Diez afios en mis brazos prisionera
como en dorada crcel estuviste,
y del invierno de mi vida hiciste
una hermosa y fecunda primavera.
Ti, que esquiva y falaz y traicionera
siempre en tu trato con el hombre fuiste,
porque lo quiso Dios te convertiste,
para mi, en una dulce compafiera.
Pero una noche horrible que en su leeho,
con su organismo debil ya deshecho,
mi pobre esposa en el dolor yacia,
tu puerta abri6 una mano misteriosa
y te escapaste, i infiel!, mientras mi esposa,
como un lirio marchito, se moria...



MIS VERSOS

Cuando el numen po6tico concibe
en mi pobre cerebro alguna idea,
lo que mi mente, ilusionada crea,
mi mano al punto en el papel transcribe.
iste la idea con amor recibe,
desnuda como Venus Citerea:
ella galas no pide ni desea,
pues satisfecha con su forma vive.
iMis versos son mis hijos! Yo los amo
con un carifio inextinguible y ciego;
ni virtud ni belleza les reclamo.
Ellos bafian mi ser de dulce calma,
y brotan como flores de mi alma,
de mi dolor al fecundante riego.
Habana, 1912.


























JOSi MARIA COLLANTES


(1877)

Naci6, en San Crist6bal (Pinar del Rio), el 13 de noviembre de
1877.


Al terminar la guerra de la independencia de Cuba, dentro del
period de la ocupaci6n military norteamericana, surgi6 a la vida
de las letras lleno de arrests y entusiasmos, siguiendo las huellas
de Julifn del Casal. Desde sus primeras composiciones se revel6
poeta instrumental y colorista que por las avenidas del modernismo
en boga paseaba sus ideales de parnasiano romfntico, de elegant
forma y vast cultural.
Se inici6 en El Figaro, y por la Revista de Cuba Libre, Azul y
Rojo y Letras pase6 su firma bajo raudales de magnificos sonidos.
En 1903 public Rojas y Pdlidas, colecci6n de sus primeros
versos. Cultiv6 la poesia hasta 1904. Exquisito y sensitive, culto
y talentoso, hubiera realizado obra duradera si la political no lo
hubiese aprisionado demasiado presto y alejindolo del campo de sus
aficiones, malogrando asi una possible estrella que s6lo por via de
pasatiempo ha vuelto a esparcir sus destellos.
Su labor poetica, juzgada en conjunto a los veintinueve aflos
de haberla iniciado, es fragmentaria y reducida; pero en ella pal-
pitan los elements necesarios de arte y de belleza que salvaran su
nombre del olvido.









EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


EL SECRET DEL FULGOR


La vida es el contrast, amada,
es ley de contradicci6n:
es la estabilidad del movimiento
del coraz6n.
La vida no es rio que corre
en una sola direcci6n;
como las olas de los mares
tiene el vaiv6n de la pasi6n;
la vida tiene sus caidas que dan la vida,
tiene su acci6n y reacci6n;
si una sola emoci6n la moviera
la detendria una sola emoci6n;
la vida es eso y much mAs, amada;
la vida es renovaci6n:
sobre un sepulcro se mece una palma,
en una calavera brota una flor,
junto al abismo de un naufragio,
se levanta la reourrecei6n.
Una aurora de oro despierta en tu espiritu
amada, la sombra de un dolor,
y una ligubre -ioche te destaca en lo negro
el ansia de un dia mejor.
Si tienes frio, frio anhelas,
si fuego, buscas el calor;
cuando quieres vivir tranquila
necesitas la agitaci6n:
el ser human, amada, en la tierra
afirma su negaci6n:
ila paradoja es ley del mundo,
el hombre es una paradoja en acci6n!









LA POESIA LIRICA EN CUBA


El present resisted y se hunde
ante la innovaci6n,
lo nuevo se fija y difunde
con instinto conservador;
pero la vida pasa cambiando
en la alternative y en la evoluci6n
y un siglo mata a otro siglo
y un sol eclipsa a otro sol:
ila vida es possible, gracias
a esa contradicci6n!
Despide llamaradas al roee
de una con otra concepci6n;
el pesimismo de la vida
y el materialismo son
ritmos caducos y apagados
bajo el Sol
que moririan sin la pugna
del optimism y el fervor.
Tu tienes el claro optimism
y el pesimismo, yo:
en el choque de estas fuerzas
esti la uni6n.
Tfi eres la luz y yo la sombra
ti la alegria y yo el dolor;
en lo culto de esta antitesis
esta el fulgor.
El misterio yo no sabia
de esta contradicci6n:
sin la pugna de las almas
no hay amor.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


VIDA Y RESURRECCI6N


Cambios de rumbos en la ruta
como una reetifieaci6n,
cambios de formas en la v;da
como una renovation.
Despertar en la edad madura
la primavera que no brot6,
y en la mitad de la jornad&
cantar la sincera canci6n:
unir lo divino a lo human
eon fuerza de creaci6n
y hacer lo efimero, eterno
como las cosas que haee Dios.
La juventud se va. No importa!,
no importa que me d6 el adi6s,
sobre el sepulero los alios
se levanta mi resurrecci6n.
Fe y esperanza, soles radiantes
que iluminan mi interior!,
son las antorchas del espiritu
que har6 relampaguear al Sol.
iDespierten poteneias oeultas
dinamismos de mi acci6n!
Sobre la cumbre de mi vida
hecha de lucha y de dolor,
desnudo al viento, amplia y abierta
como una bandera, mi ilusi6n!










LA POESfA LfRICA EN CUBA


LA CANCI6N DEL AUSENTE


i QuB triste es el invierno en las montafas,
que triste y solitario!
En mis ratos d'e extrafias amarguras,
en mis eternos ratos
he sentido la angustia
de los series nosthlgicos;
de esos series que vienen a la vida
y se van de soslayo...
como cantos perdidos en la noche
que cruzan por la tierra no escuchando.
Y aqui estoy en la torre de mis suefios,
entire series aislados;
sin un beso de amor, sin un carifio
y sin ningfn halago,
desconocido y solo,
extranjero y extraiio,
con la muerte del Sol dentro del alma
y la rima que llora entire los labios.
Este invierno es brumoso,
s6lo siento en mi oido
los ritmos angustiados,
de las hojas que eaen
de los cantos lejanos!
Y cuando el viento arrecia
con furor de arrebato,
llevAndose en sus alas
las aristas al caos...
yo siento que se leva
algo de mis estrofas y mis cantos
mis cantos, mis estrofas... iay! se pierden










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

se pierden con mis suefios, i los dorados!,
dejindome la mente desolada
tan desolada y triste... como cl arbol
que muere a los conjuros de los vientos
esqueleto deforme descarnado.
Y mientras cae la nieve
como plumajes blancos
cantando en los cristales
la elegia del afio,
yo pienso en mis ausentes,
en el hogar lejano,
en la luz de un amor que no alumbra,
en el calor perdido de unos brazos,
en la tierra native
y en mis tiernos amores malogrados.
i Que tristes son los cantos del invierno
que triste es el invierno de mis cantos!

(Los Pirineos).




DEL PASADO


Yo admiro las antiguas catedrales,
piedras donde la fe grab6 sus dones;
y adoro los heraldicos blasones
de los viejos castillos seforiales.

Amo a los caballeros medioevales
que llevaron la cruz en sus pendones;
y adoro las hist6ricas regions
que guardian del pasado las sefiales.

Amo el clAsico infolio donde escritos
dej6 el Abate los primeros ritos;
el amargo sabor del vino afiejo;

y a los pueblos caducos, ya cansados,
que prestan a mis versos empolvados
el aroma impalpable de lo viejo.










LA POESIA LiRICA EN CUBA


OFRENDA LiRICA



Caja de sonidos
misteriosa caja,
que tienes de un cuerpo las curvas
y en lo interno un alma;
eres como el hombre
muda, cuando el ala
de algfin sentimiento
tcs voices no arranca
o parlera, cuando
las inspiraciones de las grandes almas
vibran en las cuerdas,
pugnan en la pauta,
lanzando al espacio las notas tremantes
que rien o loran, que gimen o cantan.

Cuando sobre un hombre
que el arte agiganta,
urna de armonias, como en una cumbre
tu base descansas,
mientras que recibes las palpitaciones
del fuego sagrado que la mente exalta
y al soplo divino
de su ardiente llama
que quema y se agita la mano en el arco
y en ondas viajeras el eter desgarras;
me imagine que eres
un nido de kguilas,
invisibles aves
que vuelan y cantan,
cruzando los campos azules del ,aire
ondulantes, vagas,
mojadas las alas de luz de armonia
cuajadas tus voces de amor y esperanzas.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


No quisiera verte, delgado instrument,
como en una tumba, dentro de tu caja:
no quisiera verte callado y dormido
con las cuerdas flAccidas;
con el arco a un lado
lleno de nostalgias...
Me parece mirar una alondra que cierra su pico
que plega sus alas,
me parece que observe un espectro
sin vida y sin alma,
sin gesto de luchas, de fe, de combates,
sin fuego en el pecho, sin luz en la cara!
Yo quisiera verte vibrando con ansias,
que sintieras el rapido roce
del arco que pasa,
revolviendose en brotes arm6nicos
que fueran plegarias;
yo quisiera escuchar tus gemidos
sentir el temblor de tu alma,
despertar en tus cuerdas tranquilas
acordes energicos de mfisicas trAgicas
y darle a tu forma de flaco esqueleto
la gloriosa forma de un arpa que canta!

Pero en vano aspiro,
mis luchas son vanas;
ya perdi mi lira,
ya no tengo el arpa;
una vez la rompi combatiendo
por el pan, en violent batalla;
desde entonces cruzo por entire el oleaje
de la vida amarga,
cubierto el espiritu
por ruda coraza;
destrozando en los labios cantares
acallando en el pecho nostalgias,
rompiendo quimeras,
y quebrando alas,
y llevando el cadaver de un pijaro
que encerr6 en mi pecho, que muri6 en su jaula.










LA POEStA LfIICA EN CUBA


ENVfO


Para vos, seiora
que sois una maga,
que con vuestras manos en la red del eter
borddis filigranas;
para vos, sefora,
que sois cual la arafia
que con vuestras notas
tejeis un palacio,
del aire en las mallas;
para vos, senora,
que sois musa y hada,
que con vuestro arco
rubricAis la noche de luz y de grana,
eu eada preludio prendiendo una estrella
y en cada sonido despertando el alba;
os consagro el verso
de mi musa pilida,
como el filtimo toque de oro
que un sol que se hunde deja en la montafia.



PARA UNA ESCLAVA


La conoci en Paris, era polaca;
y habifndome de anhelos ya perdidos,
yo tambien, como ti, no tengo Patria,
no tengo amores, como ti,-me dijo-.

A traves de la lente Id'e mis ligrimas
contemplI de mi tierra los martirios,
mientras, hermanos del dolor, llorAbamos
todas nuestras nostalgias de proscriptos.
Hoy... quisiera encontrar aquella esclava,
aquella esclava que en Paris me quiso,
para darle una Patria
y entire mis brazos ofrecerle un nido.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


LA CALAVERA RiE


Cuencuas vacias, 6rbitas desiertas:
tus ojos luminosos Lqu6 se hicieron?
P6mulos descarnados:
.en d6nde esti tu cutis marfilefio?
-Y tus labios de rosa, a d6nde han ido,
boca que ries con reir siniestro?
ZQu6 fueron de los arcos de tus cejas,
callada calavera? j D6nde fueron?
Fu6 todo adonde va la vida toda,
a dar un cambio y a volver de nuevo.
-Pero dime, callad'a calavera,
c y el pensamiento que brill6 en tu hueco,
y la azul esperanza?,
y el fulgor del recuerdo,
el poema del crAneo,
la canci6n del cerebro;
todo lo que en lo human
es divino, es eterno,
en que lugar esth?-.

No contest
la calavera. y continue riendo.


































REGINO E. BOTI Y BARREIRO

(1878)

Nacio, en Guantdnamo, Oriente, el 18 de febrero de 1878.


Su recia labor de prosista, poeta, erudito literario y critic le
ha valido un puesto prominent en las letras cubanas, y su nom-
bre, en alas de.sus libros, ha trascendido al extranjero, donde
tambien ha merecido elogios.
Inici6 sus studios en su misma ciudad native, los prosigui6
en Barcelona (Espafia) y en Santiago de Cuba, y los termin6 en
la Universidad de la Habana, donde, en 1917, se gradu6 de
doctor en Derecho Civil. Es miembro correspondiente de la Aca-
demia de la Historia, de Cuba, y de la Real Academia Hispano-
Americana de Ciencias y Artes, de Cadiz (Espaia).
Ha colaborado en various de los principals diaries y revistas
de Cuba, pero en particular en El Cubano Libre, de Santiago de
Cuba; Orto, de Manzanillo, y Diario de la Marina, El Figaro, Le-
tras, Bohemia, Cuba Contempordnea y Cuba y America, de la











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Habana. El inolvidable director de la iltima de estas publicaciones,
Raimundo Cabrera, fue quien le dio a conocer al pdblico de esta
capital.
Pod'r ser discutible la modalidad lirica de Boti, poeta de mis
ideologia que sensibilidad y muy afeeto a ciertas audacias de la
estetica modernista y hasta ultramodernista, aunque sin caer ja-
mas en el eaos de la incoherencia, como les ocurre a muchos adeptos
del vanguardismo; pero nadie podra negarle solidez y penetraci6n
de juicio ni el refinamiento spiritual, la amplia y bien asimilada
cultural y la elegant sobriedad de estilo que resplandecen, gene-
ralmente, en su abundosa y select labor, de la cual hacemos
menci6n detallada.
Disfrutando de holgada y grata posici6n en su querido terru-
flo, a orillas del Guaso, Boti puede consagrarse al inefable placer
de investigar y crear en el mundo de las letras, con beneficio para
la cultural cubana y prestigio para su personalidad.


BIBLIOGRAPIA

Boti ha publicado los siguientes libros de versos:
Arabescos mentales, 1913; El mar y la montafia, 1921; y La torre del
silencio.

Trabajos de critical:

Yoismo (Estetica y autocritica de Arabescos mentales), como prefaci6n
de dicho libro, 1913; La Avellaneda como metrificadora, en Cuba Contem-
pordnea, septiembre de 1913; Son de Ruben Dario los versos a la negra Do-
minga, en Universal Magazine, septiembre de 1919; y Dilucidaciones metri-
cas, en Cuba Contempordnea, agosto de 1921.

Marti en Dario, la Habana, 1925; Sincronismos a manera de pr6logo pa-
ra el lector cubano de "Crepisculos fantdsticos", la Habana, 1926; y La
nueva Poesia en Cuba (Liberaci6n), la Habana, 1927.

De historic:

Guillerm6n, Notas biograficas del General Guillermo Moneada, Guantd-
namo, Breves apuntes acerca de los crimenes y fundaci6n de esta ciudad;
y El 24 de febrero de 1895 (Exposici6n critical de los mis importantes es-
tudios publicados hasta hoy -1918- sobre la fijaei6n hist6rica del grito
de independencia),










LA POESfA LfRICA EN CUBA 45

Obras varias:

lumbo a Jauco, vol. VI de la Bibl:oteca de El Cubano Libre, en el fo-
lletin de este diario, Santiago de Cuba, 1910; Prosas emotivas, vol. VIII,
id., id., 1910; y La lira cubana, Compilaci6n de cantos populares, de auto-
res antiguos y contemporaneos.
El tributo a Dario:
Boti ha publicado, ademis, las siguientes obras de Ruben Dario:
Hipsipilas, Versos, El drbol del Rey David, Prosa, id., id., 1921; Para
Hipsipilas, Versos, id., id., Hermas viales, Versos.
Todos estos volimenes tienen prefacios y notas critics diel compilador.
La inquisici6n sobre los versos a la negra Dominga, que de Universal re-
produjo Social en noviembre de 1920, aparece como una nota de Hipsipilas.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


ANTE LA "CIUDAD TEOL6GICA"


Hay quietud en el aire y no corre ni un soplo remiso;
predomina una calma que aduerme el verdor de los campos,
y ante el p6rtico ruin y las tapias austeras
pareee que vaga la pr6diga Musa del Cambio.

En el cielo se acoplan las galnas ardientes-
son tribute al misterio tumbal del ocaso-
y unas nubes, de negro de hulla vestidas,. se alargan
y otras vierten radiosas estrias de vivos cinabrios.

El perfil unilineo y enjuto se asoma de Dante;
Virgilio le sigue como un silenciario...
Atraviesan el orco de aquella agonia,
sin Caronte ni barea, ni Estigia ni endriagos.

Con el 6bolo presto y el alma convict y confesa,
Can, el Cerbero, seis ojos, tres lenguas, tres crAneos,
me cierra el rastrillo chirreante de la urbe teol6giea,
cuando arriba se enciende el misterio tumbal del ocaso.

Oh, tfi sangre celeste que inhumas a Helios
en tu inmensa igniei6n, camposanto
de la luz, g en ti todo se extingue y se oculta
sin dejar un destello, un suspiro ni un rastro?

Aqui, metro y medio de hondo, no mis, es abismo.
Las fosas son surcos. Los extintos son granos.
Toda espiga prefiada se hunde. En la muda retorta no hay nada
que no cambie su forma pristine en sopor subitAneo.









LA POESfA iAiICA EN CUBA


Lo que fue no retorna ni acaba: transmigra.
La vida se hace material impalpable que besa sin labios.
La sintesis r6mpese. La conciencia se inhibe. Y el polvo ya es 6ter
que sin piernas camina y que abraza sin brazos!

Lo que fue nunca vuelve a su efimera norma,
pero vive en la vid'a perfect (eternal y sin mancha) del atomo;
y-perfume sutil de la flor-sobrevive eFlrecuerdo
como el eco perdura cuando ha muerto el impulse del canto.

Nada mas, nada mis, que de Psiquis las alas-
tiernas alas de cuento-no acuden al divo reclamo;
y triunfantes, al grito imperioso que lanza la Vida,
devoran, devoran, devoran sin hambre ni sed los gusanos...

Con el 6bolo presto y el alma convieta y confesa,
Can, el Cerbero seis ojos, tres lenguas, tres eraneos,
me cierra el rastrillo chirreante de la urbe teol6gica
y en la noche se ha hundido el misterio tumbal del ocaso.







EL MAR


Ancestro de la montafia,
nutrix de la selva afiosa,
aun es tu entrafia
maravillosa.
En la tarde agatina
-azul, espuma, arenas-
se oye el cantar de tus sirenas
tras la vela latina.

Ritmo eternal, alto poeta
que sinfonizas trenos y barcarolas,
adivino tu ecu6rea palabra secret
en el pinico ruido de las caracolas.









LV0LUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


PASCUA DE ENSUEiRO Y VOLUPTUOSIDAD


i Oh, la ausente buena amiga,
tengo una boca que besar!
En la primavera florida
hay un ramo de azahar.

Se hizo el milagro del ensuefio
tras el silencio del adi6s;
y en las penumbras abri6 Eros
surcos de nieve entire los dos.

Tuve el sabor de otros sabores
entire mis labios, al besar;
pues de otros labios tuve unciones
que no podr6 nunca olvidar.

Ante la fosa de la ida
un resurrr6xit germin6:
el de la pobre sangre mia
que, insaciada, se saci6...

Con el excelsior de las horas
el tedio dime su orfandad;
y con sus earicias locas
vino la Voluptuosidad.

i Oh, la ausente buena amiga,
tengo una boca que besar!
En la primavera florida
hay un ramo de azahar.









LA POESIA LIRICA EN CUBA


Yo reconozco esta alegria,
yo bien reeuerdo este placer:
content y goce de otros dias
que van fugando de mi Ayer.

Alzo la gracia del racimo
sobre el ex-libris del misal:
la uva es santa porque es vino
y la embriaguez providencial.

Asi en sus ojos suplicantes,
asi en sus labios-llama y flor-
dije la misa de su care
y bebi el vino de su ardor.

Exultaci6n semidivina
que tiene alas de ideal
y en el cieno se enraiza
de una epifania carnal,

hay en ti fuerzas y entusiasmos,
hay en ti vasta celsitud,
porque en ti ondula el vivo salmon
de mi emergente plenitud.

Oh, la ausente buena amiga,
tengo una boca que besar!
En la primavera florida
hay un ramo de azahar!









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


LA MONTA.A


La montafia ~c6mo Jes bella
la montafia?
SCuando es azll lejania,
cuando-encendiendo su entrafia--
es luminares la noche
y en verdores vibra el dia?
La montafia c6mo es bella
la montania?
Es bella desde su entrafia,
y hecha azul lejania,
cuando la noche es estrellas
y en flores se desentrafia
la verde gama del dia.





VESPER


En el remanso el aguaise ha incendiado !
Diriase un crepfisculo de laca
del que la riba su almenaje saca
bajo el beso de un sol crucificado.

Como un gran tapiz acuchillado
la aldea sus diez indices destaca;
y el distant mugido de una vaca
escalona su tremolo asolado.

El puente, en el fantAstico conjunto,
parece un paleolitico difunto
sobre surcos de luz petrificado.

Sortilegio fugaz el de la hora!
Rompe una roja claridad de aurora
y el agua en el remanso se ha incendiado!









LA POESIA LIRICA EN CUBA


EN LA AGONiA SOLAR


i Qu6 triste la Gran Triste!
Nada como la playa native existed
que sea mas triste. Su tristeza
tiene vigor, ansia y pereza:
ansid de la vida,
tristeza de la muerte,
vigor de panida.
Esta entristecida
porque se muere
el Sol. Oh, miserere
de la ida!
Oh, caida
luminosa de lo alto!
Si es la Gran Triste la playa
-sepia, sangre y cobalto-
son los manglares mis amigos
de antafio, silenciosos, taciturnos;
los pacientes testigos
de todos los pateticos nocturnos.
i Oh, agonia!
Muere el dia,
y dan a su muerte tribute
los manglares vistiendo luto,
la playa rojos y el ambiente zarcos.
Los frondajes y las ramazones
se escorzan y confunden:
simulan tfimulos o legiones
de barcos
con el velamen roto,
escuetas entenas









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

y jarcias en enredijos,
que viven en lo remote,
del poniente en las luces serenas,
ante los montes en lontananza fijos.
En la agonia
del dia
le dan viviente tribute
los manglares vistiendo luto.
Oh, pacientes benedictinos
que descifrdis cabalas y orAculos.
descrubris destinos
y sois augures con los biculos
innfimeros, afiosos y maltrechos
de vuestras races!
Vosotros y la playa sois los felices:
tennis toda la gama y todos los matices.
Mas la playa
llora y se estremece,
se desmaya
y palidece
Yo tambien siento esa tristeza
de las cosas. La tristeza panteista
-dicci6n sin cifra ni escritura-
de la grandeza,
de la que siente el Artista
en la Naturaleza,
de la que le hace ser human
en el bruto, en la hoja, en el arcano...
En tanto, se prolonga la agonia:
exangiie el Sol, ha dado
today su sangre al Todo;
y brilla augusto el lodo,
hay mfirice en las nubes majestuosas,
en el firmamento granas luminosas,
en las lindes riitilos reflejos,
en la arena coruseantes bermejos,
y en el concertante de las cosas
aspersiones lumbrosas
del que agoniza en lo alto y a lo lejos.
Y yo supe humillar la ardida frente
ante esa gran tristeza









LA POESIA LiRICA EN CUBA


y-auscultando toda la grandeza
de esa agonia ingente-
senti en el alma el dolor de los manglares,
las pesadumbres de la playa inmensa;
y hube un recuerdo para mis pesares
y la intuici6n de que el Todo piensa.
QuB triste la Gran Triste!
Nada como la playa native existe
que sea mis triste. Su tristeza
tiene vigor, ansia y pereza:
ansia de la vida,
tristeza de la muerte,
vigor de panida...




EL PENSADOR

ESCULTURA DE RODIN


Para Magdalena, mi hermana.


El golpe lo sofi6 como lo hizo
por una anunciaci6n de la material,
y el bloque herido en su ancestral miseria
de excelsas formas asumi6 el hechizo.

El metal rudo en su dormir macizo
se liberaba de una hostile laceria:
que el cincel 'de la arista sac6 arteria,
del piano molla y del entrant rizo.

De la luz bajo el niveo cautiverio
tesis lineales la armonia entabla
con ritmos de una vida mas intense.

Pues que el hombre de bronce es el misterio
de un cuerpo inerte que abstraido habla
porque ese bronce ensimismado piensa.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


LLANO DE MI REGION


Llano de mi region,
hijo de la Montafia,
en tu seno telfrico potencias vitales duermen
en perpetua cocci6n.
Llano de mi region,
vienes del ayer, vas al mafiana;
porque ,de ti nace individualizado el germen,
palpita mi coraz6n.

Llano de mi region,
cuna de rios
fecundadores y murmullantes
que-peregrinos-pasan cantando su canci6n.
Llano de mi region,
estos simbolos verbales mios
son abracadabrantes
amores que te ofrenda mi coraz6n.

Llano de mi region,
native tierra
joyante con la verdura de tus cafiaverales
que elaboran cinta y alzan air6n.
Llano de mi region,
porque sobre ti yerra
el aliento de la serrania en azules siderales,
vibra mi coraz6n.

Llano de mi region,
pecho ub6rrimo de Hera
por magia convertido en fabuloso tilamo de miel
en constant transmutaei6n.









LA POESfA LfRICA EN CUBA


IAano de mi region,
al paladar azficar y a la pupila primavera,
como te acrece el acero del riel
tf acreces mi coraz6n.

Llano de mi region,
inm6vil pero active,
mi aldea se irgue frente a tu pafial verde
de infinite gradaci6n.
Llano, de mi region,
prolifico solar native,
en la onda de tu alma palpitante se pierde
la onda ritmica de mi coraz6n.

Llano de mi region,
yo la paz de tus bosques reverencio,
el saltar de tu agua, el dormir de tu piedra,
porque en ti viven el polen y la emoci6n.
Llano de mi region,
yo te elevo el silencio-
convulso como rame de yedra-
de mi coraz6n, de mi coraz6n...










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


CONNUBIO Y VISION EN LA ALCOBA


Consumado el piaccr, un nervosismo
sutil y doloroso me espolea,
y la came invencida se recrea
en ese breve vertigo de abismo.
La acendrada ignici6n del erotismo
pone sobre mis pdrpados su hiblea;
y en mis ojos cerrados se pasea
la roja caravana del sadismo.

Entonces ella, de mi ardor triunfante,
rompiendo la estrechez de aquel connubio
salta del lecho con andar de loba.
Eva, la vi, bajo el reflejo rubio,
blanca y desnuda: parecia un gigante
lirio que deambulaba por la alcoba.




FUNERALS DE HERNANDO DE SOTO


Bajo el labaro umbrio de una noche silent
que empenachan con luces las estrellas brillantes,
el Mississippi remeda un gran duelo inclemente
al arrastrar sus aguas mudas y agonizantes.
De los anchos bateles un navegar se siente;
brota indecisa hilera de hachones humeantes,
y avanza por la linfa como un mont6n viviente
aquel sepelio extrafio sin cruces ni cantantes.
Hace alto el cortejo. Se embisten las gabarras;
al coruscar las teas los rostros se iluminan
y fulgen las corazas que el s6quito alto lleva.
Cien lanzas cabecean. Echa el cole sus garras.
Y entire las olas turbias que a trechos se fulminan
el f6retro se hunde y la oraci6n se eleva.

































MANUEL MARfA MUSTELIER
Y GALAN

(1878)

Naci6, en Santiago de Cuba, el 20 de marzo de 1878.


Adquiri6 sus conocimientos elementales en los colegios que en
Santiago de Cuba dirigian Isidro Limonta, Julian Parrefio y Juan
Portuondo Estrada, y en el Instituto Provincial, de la misma ciu-
dad, curs6 mis tarde las asignaturas del Bachillerato. Fue su pri-
mer professor de Ret6rica y Poetica el educador dominicano Manuel
de Jesfis Ide Pefa y Reinoso.
Comenzaba Mustelier a publicar sus primicias poeticas en El
Triunfo, diario que, por espacio de algunos afios, fue, en Santiago,
tribune civic .del repfiblico Eduardo Yero Buduen, cuando las
rachas del vendaval revolucionario le obligaron a interrumpir su
labor literaria. Comprometido, a pesar de su mocedad, en la pro-
paganda separatist que realizaba su hermano el doctor Luis Ale-
jandro Mustelier, can6nigo, entonces, de la Catedral de Santiago









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


de Cuba, abandon la Isla, antes de estallar la guerra, trasladkndo-
se a M6xico, donde dedic6 sus actividades a la causa separatist y
fund la revista Gris y Azul.
Al cesar la soberania espafiola (1898), regres6 a Santiago,
donde colabor6 en los diaries El Cubano y El Cubano Dibre, y de
alli sali6, poco tiempo despues, para residir en la Habana.
Desde su llegada a esta capital, Mustelier empez6 a dar a la
prensa sus trabajos, en prosa y en verso, los cuales aparecieron
en las revistas literarias El Figaro, Azul y Rojo, Cuba y Amirica
y Bohemia, y en los diaries La Epoca, La Opinidn Naoional, El De-
bate, Diario de la Marina y El Munda.
Dedicado 'despu6s al magisterio, se especializ6 en las asignaturas
de Preceptiva Literaria e Historia de la Literatura Espaiiola, que
ha explicado en San Anacleto, El Coraz6n de Jesis, el Colegio In-
gles, Sdnchez y Tiant y otras academias de esta capital.
Aunque Mustelier ha usado en sus poesias diversas combinacio-
nes m6tricas, el soneto es su forma predilecta.
Ducazcal, en El Figaro (1921), dijo de su poesia:

Mustelier es un primoroso poeta neoel]sieo, sabio cultivador del soneto,
cuyo abolengo artistic se remonta a Santa Teresa de Jesds, Fray Luis de
Le6n y los Argensola, en cuanto al gusto y el dominion de la forma, pero
no a la ideologia y a los afectos, porque el espiritu de Mustelier vibra fiel-
mente al unisono con el espiritu modern, y sabe sentir como romintico
y analizar como positivista, nunque sin legar al desolado pesimismo de
Leopardi ni a las blasfemias de Richepin, mas eonveneionales que sinceras,
despues de todo.









LA POESfA LfRICA EN CUBA


INVOCACI6N


Vuelve a mis manos, lira redentora,
que ya la musa con placer te llama,
y te da tonos de su dulce gama
para que cantes otra vez sonora.
Venga tu acento a disipar ahora
la triste pena que mi pecho inflama:
que tanto, lira, el coraz6n te ama
cuanto mas hondo es el pesar que llora.
Ti nunca, lira mia, indiferefite
fuiste a la tierna inspiraci6n sentida;
y hoy se complace en recorder la mente,
que si en horas pasadas de mi vida
tfi de mis manos estuviste ausente,
fue porque el alma te guard escondida.



FAVORITE DEL SOL


Para crear a la mujer cubana,
al1 en la aurora, recogi6 Cupido
lirios y rosas del Eden florido,
y los troc6, por magia,, en porcelana.
El fino esmalte adicion6 con grana
cuando su boca model atrevido,
y el 6bano, en cabellos convertido,
hizo ondular en su cabeza ufana.
DespuBs form sus ojos, y content
brind6 por su Deidad de lirio y rosa
al nuevo Sol, ya rey del firmamento;
mas codicioso el Sol, al ver la Diosa,
la quem6 con sus besos y i oh, portento!
quemada por el Sol, fue mis hermosa.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


A MI MADRE


Pueda al conjuro ,de mi triste aeento
-de la muerte romper los firreos lazos,
y devolverte a mis amantes brazos
i oh, ser donde mi ser tom6 su aliento!
Haya piedad en el atroz tormento
que nos separa con inciertos plazos,
y otra vez al calor de tus abrazos
recobre el alma su filial content.
Y si en tan grande anhelo, just fuera
con la vida pagar tanta alegria,
ven a mis brazos y en los tuyos muera:
que en mis ansias de verte, madre mia,
por s6lo un dia de tu vida diera
toda la vida que me diste un dia.




A UN PAJARILLO


Cufn mudo estAs! Que lknguido te veo,
pajarillo gentil, a cuyo lado
muchas horas felices he pasado,
muchas horas, oyendo tu gorjeo.
Hoy en vano pretend mi deseo
violar la ley del inflexible hado,
y acaso pronto me ver6 privado
del dulce bien que en tu vivir poseo.
Un himno a tu dolor, con voz austera,
mi lira entona a tus menudas plants:
que si hoy la muerte sin piedad te espera,
y entristecido ya, ni al verme eantas,
just es que cante yo una vez siquiera
a quien alegre me ha cantado tantas!










LA POESIA LIRICA EN CUBA


COMO ESOS OJOS.


Ni esas rosas, primores de ternura,
que avivan de tu tez la transparencia;
ni esa de perlas nitida apariencia
con que lucen tus dientes su blancura.

Ni aun la grana, que dandole fresr.-ra
le dio a tu boca su color y esencia,
cautivan, Delia, tanto mi existencia
como esos ojos de mirada pura.

Bellos y azules son, y si de enojos
una sombra los ciie abrumadora,
es porque Dios los hizo a sus antojos

en un amanecer, y por la hora,
crey6los cielo, y circund6 tus ojos
con los tintes violados de la aurora.



SALMON INTIMO


i Oh, fantasia! que me das aliento
para luchar contra el perverse mundo:
por ti decrece mi dolor profundo,
por ti perdura mi fugaz content.

Cuando errante a ti va mi pensamiento
y el coraz6n te invoca gemebundo,
la inmensidad abarco en un segundo.
la eternidad recorro en un moment.

Tii avivas de mi fe la llama inerte,
finica luz que con amor me guia
en las tinieblas de.mi triste suerte;

y tanta es tu piedad i oh, fantasia
que por no darme el suefio de la muerte,
en suefio truecas la existeneia mia.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


iPERDON!


Perd6name, Isabel: v6me de hinojos
la culpa odiar que tu desden provoca,
de la que s61o quedan, si se invoca,
de un amor infeliz tristes despojos.
Cufntas veces, cediendo a los antojos
que en ella sorprendi6 mi mente loca,
pens6 en tus labios al besar su boca
y al ver los suyos contempl6 tus ojos.
Que mientras de tu lado estuve ausente
no te olvid6 jams, Dios bien lo sabe;
mas si es en vano a tu rencor que intent
merecer tu perd6n, que yo te alabe,
que por filtima vez bese tu frente
y que a tus plants mi existencia acabe.




A UNA PALMA


Si logras no abismar mi fantasia,
hoy a ti cantar6, palma cubana;
hoy que a la suave luz de la mafiana
mas bella me pareces todavia.
Te adoro, palma, porque el nuevo dia
mece en sus brisas tu corona ufana,
mientras un fondo de luciente grana
te ofrece el cielo de la patria mia.
Y mas te adoro, por haberme dado
de orgullo ejemplo y de virtud modelo:
que ya tu pompa la perfume el prado,
o ya del aquil6n al raudo vuelo
cien Arboles se rindan a tu lado,
tfi siempre en tu altivez buscas el cielo.









LA POESfA LIRICA EN CUBA


ORACI6N POR LUIS


Callad i oh, musas!; no turb6is el l1anto
que arranca de mis ojos la congoja:
mirad que es flor que el coraz6n deshoja
sobre la tumba del que quise tanto.
Callad, called; no me inspireis un canto
donde en estrofas mi emoci6n recoja:
que torpe la palabra se me antoja
para expresar tan intimo quebranto.
Dad esta vez i oh, musas! a mi mente
la magia de algin suefio, que adelante
todo un pasado a mi existir present;
y a mi espiritu dad poder bastante,
para sentirme del hermano ausente
tanto mas cerca cuanto mas distant.




AL RETORNAR


iSantiago heroica! La ciudad querida
que arrull6 mi nifiez con sus palmares:
hoy quiero en tu regazo que me ampares,
hoy que a ti llego al declinar mi vida.
Aunque el hado fatal de la partida
me alej6 por seis lustros de tus lares,
en medio de mis dichas o pesares
siempre estuviste a mi recuerdo unida.
DBjame contemplar de nuevo el cielo
que me viera nacer, y la pradera
que con sus brisas me brind6 consuelo
al1 en los dias de mi edad primera;
d6jame al fin tener ioh, patrio suelo!
un lecho en tus entrafias cuando muera.









EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


EN MI RETIRO


Junto a mi choza cuido estos jardines,
donde bordan los lirios blancas flores,
y mezclan sus finisimos olores
heliotropos, violetas y jazmines.
Lejos aqui de frivolos festines.
a la humana ficci6n no rindo honors;
pues encuentro mAs dignos de loores
mis claveles de nitidos carmines.
Ni cambio yo mi condici6n sencilla
por la de aqu61 que en su mansion fastuosa
a toda pompa mundanal se humilla;
porque en esta cabafia silenciosa,
yo tan s61o doblego la rodilla
por gozar del perfume de una rosa.



AUSENCIA


Pensaba en ti cuando la noche obseura
cubri6 del Sol las moribundas hucllas,
y triste por tu ausencia, en las estrellas
busqu6 con ansiedad tu imagen pura.
Sublime como nunca, tu hermosura
pude extasiado contemplar en ellas,
y deleitarme en tus miradas bellas,
que incitan al amor con su ternura.
Quise besarte, y en mi loco anhelo
tr6mulo beso reson6 en la umbria,
dando a mi pobre coraz6n consuelo...
Absorto luego en la quietude dormia,
y apacible sofiaba que del cielo
una estrella a besarte descendia.

































FtLIX CALLEJAS

(1878)
Naci6, accidentalmente, en Bogot2 (Repi1blica de Colombia), el 18
de mayo de 1878.

En Felix Callejas, como en ningfin otro escritor de su 6poca,
se suceden y completan tendencies literarias diametralmente opues-
tas, hija, cada una de ellas, de una modalidad especial y de tem-
peramentos contradictorios, que, sin embargo, en 61 se magnifican
y dan frutos espontineos y lozanos, como si en su naturaleza se
aunaran, en raro injerto, la gracia de Quevedo y la desesperaci6n
de Espronceda, la agudeza d'e Voltaire y la sentimentalidad de
Villaespesa.
Conoci a Callejas cuando emprendia, mordido por premature
escepticismo, su ascensi6n lirica por los montes del Parnaso. Sus
primeros versos me alumbraron, como un relkmpago, las cordille-
ras de su alma, iluminada por los resplandores de vigoroso talent,
vaciado en un bronce de bellos matices y de sonoridades multiples.
Su poesia, honda, conmovedora, emotiva, casi siempre ataviada
de severe ropaje, denuncia al soiador melanc6lico y reproduce a
maravilla, como en un espejo moral, los paisajes rominticos de su








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


espiritn. En su primer volume de versos, Vibraciones, publicado
en la Habana (1903), aparece el poeta de cuerpo entero. Hay en
ese libro composiciones, como las tituladas Entre llamas, Premium,
Arpegios, que por si solas bastan para cimentar su reputaci6n.
Despu6s d'e Vibraciones escribi6 bellisimas poesias en El Figa-
ro, Letras, Cuba y America y otras revistas y peri6dicos de Cuba,
y obtuvo sefialados triunfos en resonantes certimenes. Vox Pa-
triae, Mdximo G6mez, Dia de invierno, Fusiles y caFones, son pinW
celadas de maestro.
Es, ademas, cuentista y pedagogo. Con el novelist Miguel de
Carri6n fund la revista Cuba Pedagdgica. Y en La Edad de Oro
y Primavera, escribi6, para los niiios, piginas deliciosas y frescas.
Fue, durante muchos afios, redactor jefe de Letras, en cuyas ho-
jas derram6 a manos Ilenas su emoci6n exquisite de rimador y la
gracia custica de su inagotable ingenio.
Como humorista, de bastante mal humor, sea dicho entire pa-
rentesis, no tiene ni ha tenido rival en Cuba. Sabiamente mane-
ja la fusta de Juvenal y la ironia de Luciano. Su critical es picota
de ridicule donde present clavados, en la bayoneta de su pluma,
a las victims de su justicia mordiente. Por los manantiales de su
prosa corre la gracia en bulliciosas ondas de irisados giros y ma-
ravillosos cambiantes. La risa florece en la boca de sus lectores
al conjuro de su pensamiento satirico y caricaturesco, risa que es
como el anuncio de mis intensas sensaciones que se cuajan y es-
tallan en sonoras y francas carcajadas.
En este genero literario ha consagrad'o el seud6nimo de Bi-
lliken, en La Prensa primero y luego en El Mundo, desde su
cotidiana secci6n Arreglando el mundo, donde examine con crite-
rio sugestivo y descontentadizo todos los asuntos, graves o baladies,
que interesan la atenci6n pfiblica.
Quien no lo conozca, o lo juzgue s61o a travys de las muecas y
risas de su estilo, lo considerarh un ser feliz que toma la vida en
broma y s6lo vive para burlarse de la humanidad. No hay que
juzgar nunca por las apariencias. Callejas es, ante todo y sobre
todo, un coraz6n y un entendimiento nobilisimos que rie por fuera
mientras lora por dentro la infitil vida de sus mas hermosos
ideales.
El ambient en que hoy se agita es artificial: responded a las ne-
cesidades del medio. Por eso siempre pienso que el epitaflo que ha
escrito en los filtimos tiempos sobre su losa de poeta estk muy lejos
de ser un epitaflo definitive.








LA POESiA LRICA EN CUBA


ENTIRE LLAMAS


Es en la horrible destrucci6n de Roma...
Del uiltimo palacio que se enciende,
un heroe temerario al muro asciende
y escala el galer6n que el fuego doma.
De pronto el h&roe victorioso asoma
y con la duefia de su amor desciende,
sobre la grama del jardin la extiende
iy il vetusto palacio se desploma!
Desnuda la contempla; su mejilla,
donde la luz del fuego se refleja,
ora se nubla en sombras, ora brilla...
pero la cubre con su capa luego,
rendida el alma de pasi6n se aleja
y, h6roe otra vez, la salva de otro fuego!



DIA DE INVIERNO


Bajo la plomiza b6veda del cielo
cruzan las serenas bandas de gaviotas,
y una ya cansada va rastreando el suelo
con el varillaje de sus alas rotas.
Sopla un cierzo hielado con temblor de hielo,
sobre los pistilos se cuajan las gotas,
y entra por el puerto, como con recelo,
un vapor que viene de tierras ignotas.
El mar esti triste, la flor esta mustia,
todo causa anhelo, todo causa angustia
en este crepfisculo de doliente calma.
SNevar ? Quien sabe, hay signos propicios,
y ya me amenazan sus tristes indicios
que si no en la tierra, nevard en mi alma!









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


MATERNIDAD


Abra tu mano tr6mula los broches del corpifio
violando la clausura del opresor corse,
para que muerdan avidos la paloma de armifio
en el rosAceo pico, los labios de Beb6.
Deja que fluya d6cil tu vida por la herida,
pon alli tu ternura y pon tu alma alli,
para que escancie toda la savia de tu vida
y la sorba avariento y se sacie de ti.
Ese cAlido nectar que corre suavemente
toma su inagotable caudal en el torrent
de un manantial que viene desde la Creaci6n,
y tal ley inmutable te da hoy regocijo
porque brindas el infora plet6rica a tu hijo
y porque esti la fuente junto a tu coraz6n.



MAXIMO GOMEZ


Era como de bronce por lo firme y lo recio,
cual vellones de nieve los mostachos tenia,
y su barba prognitica, en actitud bravia,
era como un eterno ademan de desprecio.
Asi cruz6 por medio de la enemiga gente,
desafiador el gesto, la mirada en la cumbre,
y asi lleg6, esparciendo libertadora alumbre,
como un sol de justicia, de oriented hasta occidente.
Y cuando detenia sus pasos la victoria
para que redactara piginas de la Historia
con su vibrant espada y su inquieto heroismo,
en su brid6n se erguia con soberbia apostura,
y destacaba entonces su broncinea figure
cual si se levantara una estatua a si mismo.










LA POESfA LfRICA EN CUBA


VOX PATRIAE


i Senior, hacia ti llegue nuestra plegaria triste,
para que de la tierra fecunda que nos diste
arranques las ocultas simientes de discordia
y para que nos brindes la bienaventuranza!
i Sefior, en ti ponemos la ltima esperanza:
vuelve hacia nos los ojos de tu misericordia!




Ha tiempo, en atrevido viaje maravilloso,
por descorrer de AtlIntida el velo misterioso
y para que dos mundos se estrecharan la mano,
el pielago surcaron tres blancas carabelas,
rasgando los plumones hinchados de sus velas
las nieblas que envolvian el tfirbido oceano.

Aqui estaba dormida, bajo el azul paisaje
y envuelta de sus bosques en el tupido encaje,
la tierra hospitalaria done los siboneyes,
eantando sus areitos, guiando sus canoas,
y haciendo de palmeras sus altas barbacoas
vivian dulcemente sin amos y sin reyes.

Aqui estaba la virgen reclinada en los mares,
suelta la cabellera de sus region palmares
y en diistole plet6rica sus venas cristalinas.
Eran como la line de m6rbidas caderas
las suaves y extendidas combas de sus laderas
y como erectos senos nfibiles, sus colinas.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Las costas de zafiro, los bosques de esmeralda,
resplandecientes joyas, adornaban su falda
que inquieto el oceano salpicaba de espuma;
las filgidas estrellas brillaban en su frente,
y a sus desnudas plants se abria el Continente
como la piel enorme de un gigantesco puma.

iOh!, cudnto tiempo, virgen, estuviste dormida
de tu inefable cielo bajo la dulce egida
sin las profanaciones de unas manos extrafias
que s6rdidas y audaces, buscando tu tesoro,
y por arrebatarte el coraz6n de oro
vinieran despiadadas a herirte las entrafas.

En las tranquilas mirgenes de tus plateados rios
se alzaban solitarios los risticos bohios
que de tus verdes campos orlaban la belleza;
y en las tupidas ramas de tus salvajes montes,
poetas de las selvas, los girrulos sinsontes
cantaban el prodigio de tu naturaleza...

i Patria, cuando el misterio de inescrutable sino,
de los descubridores te puso en el camino
y vieron deslumbrados tu cielo transparent,
tus limpidos cristales, tu bosque rumoroso
y, en la salvaje vida, tu suefio venturoso,
por que no te dejaron dormir eternamente!

i Oh, s6rdida avaricia de los conquistadores
que por todos los crimenes y todos los horrors
iban colmando de oro sus arcas avarientas!
i Oh, candida inocencia de los pobres salvajes
que recibian, felices, cuentas para sus trajes
y cambiaban su patria por collares de cuentas!

Tocaron en la playa las misteriosas naves
con paso vacilante, coma rendidas aves
que ya exhalar quisieran su postrimer aliento.
STocaron silenciosas en la desierta orilla,
y al choque imperceptible de la insegura quilla
debi6 sentir la Am6rica un estremecimiento!










LA POESIA LIRICA EN CUIBA


SAh, si te hubieran dicho, amantes, las estrellas
en su oriculo eterno, de las gentes aquellas,
ind6mito Caribe, la p4rfida amenaza,
lanzando embravecido la fuerza de tus olas
y en ellas sepultando las naves espafiolas
hubieras defendido tus pueblos y tu raza!

Cuando el viejo Almirante doblando la rodilla
te hiri6 para clavarte la espada de Castilla,
Spor qu6 no derramaste tu mrs ardiente lloro?,
Spor qu6 no proferiste tu mas amargo ruego,
si por aquella herida ibas a verter luego
un torrente de sangre y un torrente de oro?

i Si sospech6 la AmBrica en aquella mafiana
cuando vibr6 el acento de Rodrigo de Triana
todo lo que decia aquel grito de-- Tierra!,
prendiendo sus volcanes, desbordando sus rios
y lanzando sus hombres salvajes y bravios
debi6 haber contestado con un grito de guerra!

Hordas de aventureros en disgregada tropa
llegaron a tus playas de la lejana Europa,
y de los pobres indios sobre las heredades,
derribando las chozas de los viejos behiques,
y los amplios caneyes de los nobles Caciques,
erigieron castillos, 'levantaron ciudades.

Y la Industria trajeron y en bregar afanoso
le trocaron al indio su indolente reposo
y las suaves caricias de sus blandas faenas;
y las nuevas ciudades fueron tristes encierros,
y aquel ruido de fraguas y aquel ruido de hierros
era como un continue arrastrar de cadenas.

i Oh, de los tristes indios la fementida suerte!
En su heredad tenian que desafiar la muerte
o, lejos de sus vatles y lejos de sus montes,
ya no escuchaban libres, del argentado rio
que llora en las vertientes, el suave murmurio,
ni oyeron en las selvas sus girrulos sinsontes!










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Y asi sobre la Tierra pasaron cuatro siglos
de crimenes y oprobios, como h6rridos vestiglos,
dejando ensangrentada la ruta con sus huellas.
i Oh, Sol, c6mo pudiste tu lumbre dar en tanto,
y c6mo de las sombras rompiendo el negro manto
pudieron dar su lumbre divina las estrellas!

Cuando los espaiioles borrando nuestro origen,
al destruir las huellas de .la raza aborigen,
pr6digos nos pusieron sangre suya en las venas,
i si ya en un mismo empefio se unieron nuestras manos,
si fuimos ya sus hijos y fuimos sus hermanos,
por qu6 no nos quitaron, piadosos, las cadenas?

Mas, del le6n hispano desoyendo el rugido,
de libertad el dguila hizo en Cuba su nido,
y al aguilucho un dia creci6ronle. las alas,
enardeci6 la furia de los dominadores,
y haciendo un atrevido reto a sus cazadores
se lanz6 a los espacios a desafiar las balas.

Y despert6 la tierra y hubo lucha de hermanos
y la voz de los hombres se oy6 en montes y en llanos
y un sagrado atavismo habl6 de redenciones,
un instinto de pueblos habl6 de rebeldias,
en las debilidades brotaron energies,
y de la patria fueron altar los corazones.

Brillaron en el campo lucientes los aceros;
en 6picos combates legiones de guerreros
de su valor mostraron la ind6mita arrogancia;
y fuimos de la Espafia gloriosa fiel trasunto,
i que tuvo aqui Bayamo la gloria de Sagunto
y Tunas los patri6ticos empefos de Numancia!

Y fue la Patria today con sus altivos montes,
sus cielos infinitos de abiertos horizontes,
y sus tendidos valles y sus quebrados puertos,
no un callado y paciente rebafio de cautivos:
i fue un pedestal de fama para sus heroes vivos,
y una gloriosa tumba para sus heroes muertos!










LA POESfA LfRICA EN CUBA


Asi, en las ondulantes sabanas espaciosas
las indicas palmeras firmes y rumorosas
a un tiempo pregonaban victorias y martirios,
y eran, con la blancura de sus talles esbeltos,
y con las verdes hojas de sus .penachos sueltos,
para los vivos, palmas; para los muertos, cirios.

i Que amarga y d'olorosa fue, Patria, aquella guerra!,
iy c6mo en los abruptos bastiones de la sierra,
y en la escondida choza y al borde del camino,
caian, en los recios combates destrozados,
o por la soldadesca feroz asesinados,
el pr6cero guerrero y el triste peregrine!

Mas nobles, olvidemos que los hijos de Espafa,
en ya remotos tiempos, con vengadora saia
clavaron sus aceros en nuestros corazones.
iDecir de nuestros padres oprobio fuera mengua,
que de ellos aprendimos, sonora, nuestra lengua
y de ellos heredamos la sangre de leones!

Luego, cuando tuvimos vencida la jornada,
los pechos sin rencores y ociosa ya la espada,
del ligubre pasado borraronse las huellas.
iY dio mds esplendente su luz el sol radioso,
y sobre el haz extenso de un pueblo venturoso
pudieron dar su lumbre divina las estrellas!

4 Ms, que destiny, Patria, de adversidad sombria
en las claudicaciones de infortunado dia
hizo, tras la cruzada gloriosa y sin ejemplo,
luego de los esfuerzos heroicos y prolijos
hechos por redimirte, que sin piedad tus hijos
le abrieron al extrafio las naves de tu temple?


i Senior, piadoso escucha nuestra plegaria triste
para que de la tierra fecunda que nos diste
arranques las ocultas simientes de discordia
y para que nos brindes la bienaventuranza!
i Senior, en ti ponemos la filtima esperanza:
vuelve hacia nos los ojos de tu misericordia!










74 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Y mientras de esmeralda se cubran nuestros montes
y extienda nuestro cielo sus amplios horizontes
y la campifa luzca su eterna primavera;
Smientras no se detenga del agua la corriente
ni el Sol su lumbre apague, Sefior, eternamente,
dejancs que tengamos nuestra misma bandera!


































LUIS RODRiGUEZ-AMBIL


(1879)

Nacid, en la Habcna, el 30 de agosto de 1879.

Durante el mando de Weyler, su familiar, como millares de otras
families cubanas acomodadas, emigr6 a Nueva York. Alli estudi6,
en uni6n de sus hermanos, y de otros j6venes de Cuba, en el
Hempstead Institute, de Hempstead, Long Island. Antes de esto,
y contando menos de diecis6is afios de edad (1895), en uni6n
de su hermano Julio (hoy C6nsul de Cuba en Jacksonville, Flo-
rida), y de otros tres compafieros, sali6 a incorporarse a las fuer-
zas del Titan Maceo, que se hallaban entonees en las cercanias de
Bejucal; pero fueron aprehendidos a la entrada del pueblo mismo y
entregados por el Comandante Militar de Bejucal, en vista de su
edad, a la Autoridad civil, o sea el Alcalde, doctor Zertucha (her-
mano del m6dico de Maceo), quien envi6 a sus respectivas easas,
por medio de un Teniente Alcalde, a los mozalbetes alzados, despu6s
de exigirles, como a hombres maduros, la palabra de honor de no
escaparse.











EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


De regreso de los Estados Unidos, en 1900, al ondear por fin en
nuestras fortalezas la band'era national cubana, Luis Rodriguez-
Embil entra de lleno en el grupo literario de aquella 6poca, que
tanto nombre ilustre ha dado a las letras cubanas. Colabora en
Cuba Libre, El Figaro, Cuba y Amgrica, y m6s tarde en Letras y
en otros importantes diaries y revistas. En el certamen de cuen-
tos celebrado, entonces, por el peri6dico El Mundo, de la Habana,
en celebraci6n del primer aniversario de la Independencia (20 de
mayo de 1903) obtuvo por unanimidad del Jurado (compuesto de
Enrique Jose Varona, Manuel S. Pichardo, Mianuel MIrquez Ster-
ling y Enrique Corzo), el primer premio, por su cuento Almas de
aves.
En el propio afio 1903 ingres6 en la carrera consular, a la cual
pertenece desde entonces, pero sin abandonar nunca su voca-
ci6n literaria, y ha ocupado cargos consulares en los paises si-
guientes, por orden cronol6gico: Italia, Francia, Espafia, Ingla-
terra, B6lgica, Austria, Holanda, Alemania. Ha estado, ademis
de los paises nombrados, y de los Estados Unidos, en la mayor
parte de los demds de Europa, y, de paso, en Marruecos. Actual-
mente ocupa el cargo de C6nsul General de Cuba en Alemania,
con residencia en Hamburgo.
Su euento C6rdoba triste fue premiado por unanimidad del
Jurado, formado por G6mez Carrillo, Ricardo Le6n y Ruben Da-
rio, en el Concurso celebrado por Mundial Magazine, de Paris en
agosto de 1913; y, en el Concurso Internacional Hispano-ame-
ricano de poesia celebrado, en Buenos Aires, en 1921, recibi6
el segundo premio por su Poema del Amor y de la Muerte (Leo-
nardo y Mona Lisa).
Como se ve, la ejecutoria de este prosista y poeta es bastante
para justificar sus prestigious dentro y fuera de Cuba.


BIBLIOGRAFiA: Gil Luna, artist, narraciones; La Insurrecci6n, novel de
la guerra de Cuba; De paso por la vida, viajes; La mentira vital, narraciones.








LA POESIA LIRICA EN CUBA


POEMA A MARTf


En el 299 aniversario de Ta gloriosa transfiguracidn del Maestro.


I

Hay algo en ti de Cristo y del Quijote;
fuiste amoroso cual Jesfis, y fuiste
cual Don Alonso, audaz; no te rendiste
de la Vulgaridad bajo el azote;
caballero y magninimo, fue el mote
de tu escudo: "i No importa!", y si caiste,
tu ascetico perfil y tu obra diste
al mundo, en rica y romancesca dote.
La Patria fue, en tu mente de poeta,
una infeliz doncella desvalida
que imploraba tu ayuda generosa;
y, amante fiel, que hasta la muerte reta,
arrojaste a sus pies tu hermosa vida,
como a una amada se le da una rosa.

II

*Solo al comienzo, solo, tu presencia
despert6 a todo un pueblo que dormia.
Fuiste nuestra conciencia.
Fuiste en la Noehe aquel que anuncia el Dia.
Gran sofiador, naciste con la ciencia
de dar luz, pues la luz de ti surgia;
y por eso con migica videncia,
til solo viste el Dia.









78 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Fuiste la prueba, una vez mAs, Maestro,
de que es creador el estro,
cuando el fuego interior, lo enciende y guia.
Y he aqui que fue el milagro: tu alto empefio
triunf6; troe6se en realidad el suefio;
la Noche se hizo Dia...


III

La noche es lo que duda y lo que niega.
("Yo soy aqudl que siempre niega", dijo
a Fausto Mefist6feles) ; la ciega
superstici6n que crucifica al Hijo,
porque no acierta a ver en D1 al Padre
que estA en t1, vive en 1E, es con El Uno...
SQue much, ante tu pueblo, que te cuadre
mas este nombre a ti que nombre alguno ?
Padre, hijo fuiste a un tiempo de tu tierra.
S61o ansiaste la paz, pero a la guerra
dijiste: "Si", sabiendola precisa.
Tu filial coraz6n la deploraba.
Tu viril coraz6n la preparaba,
como el Destino: lficido y sin prisa.


IV

...Y he aqui tus medios: la bondad active
contra la desconfianza; contra el miedo,
el sencillo valor; contra la esquiva
indiferencia, y contra el odio quedo
y solapado, el fraternal carifio;
contra el hermano ciego, las leales
manos abiertas; y una fe de nifio
y una pujanza cual de tigres reales;
la Palabra y las Obras: tu elocuencia,
y tu incansable actividad fecunda:
"Patria", clubs, mitins, viajes-los diversos
medios de organizar-; y la paciencia...
Creador de dia, y en la paz profunda
de la noche, creador de claros versos.









LA POESIA LIRICA EN CUBA


V

Fuiste grande por eso: porque fuiste
discipulo de Cristo y idel Quijote:
porque supiste amar, mas no cediste
de la Vulgaridad bajo el azote.
Caballero y magnanimo, fue el mote
de tu escudo: "iNo importa!", y si caiste,
tu ascetico perfil, con tu obra, diste
al mundo, en rica y romancesca dote.
Fuiste creador, pues fuiste gran poeta;
a tu Patria postrada, desvalida,
pusiste en pie, resuelta y luminosa;
y, al verla de tu sueiio ya en :la meta,
le arrojaste a sus pies tu hermosa vida,
como a una amada se le da una rosa.







EL POEMA DEL AMOR Y DE LA MUERTE

LEONARDO Y MONA LISA

In memorial.
In Amorem.
In Spes.


I

Hace tres meses que Madona Lisa,
la esposa. de Francesco del Giocondo,
acude al atelier del puro y hondo
Leonardo; y hoy, tras de escuchar la Misa
en Santa Croce, hermetica y sumisa
ha entrado la Sefiora, acompaiada
de su ama de 11aves, y, sentada
frente al pintor, le entrega su sonrisa.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Los mfsicos-Salaino y Atalante-
mezclan, muy piano, vagarosamente,
los sones del laid y de la viola.
Duerme el ama. Gioconda, un breve instant,
mira a Vinci. La mira 61 sonriente...
S61o 61 con ella estd, y ella, en 61, sola.

II

Cuenta un cuento Leonardo, a los sonidos
de la mfisica: "Contra la lejana
isla de amor de Chipre, haee la insana
tempestad naufragar a los perdidos
navegantes que, ciegos, y atraidos
por la hermosura de la mar arcana,
son, al tocar en la isla soberana,
por la mar implacable destruidos.
Los naufragados son tan numerosos,
como es bella la tierra, azul el cielo,
glauca la mar que el sol tranquilo irisa... "
Callan Vinci y los sones vagarosos.
Sobre el silencio, extiende la modelo
la obscura claridad de su sonrisa.

III

...Libres de interns cual de externos dolos
Leonardo y Mona Lisa, en la postrera
sesi6n, solos estkn por vez primera,
-si siempre, en realidad, se hallaron solos.
Pinta Vinci, y relata un raro suefio:
en un abismo penetr6, tan hondo,
que entire el anhelo de tocar el fondo,
y el terror de explorarlo, su alto empeiio
se encontr6 dividido... -Y ha veneido
i'cuhl de los dos?-pregunta Mona Lisa.-
-El ansia de saber... -Y hab6is sabido ?
-Aun no.--gNo basta, pues? Quedar' trunca
tal ansia?
(Y Lisa tuvo una sonrisa
que no habia Leonardo visto nunca)...










LA POESfA LiRICA EN CUBA


IV

En la noche lunar vuelve a su casa
Leonardo pensativo; en la calleja
vibran los ecos de canci6n afieja
que el coraz6n del solitario abrasa
en rec6ndito fuego: "Todo pasa,-
dice el canto,-cual fibula o conseja
es esta vida, en la que se refleja
un instant de luz, y sobrepasa
nuestro entender, sin que jams sepamos
por qu6 nacimos, ni hacia d6nde vamos:
amemos, pues, mientras amar podemos..."
Leonardo, triste hasta morir, media.
Y al alejarse la canci6n, le grita,
como un reproche, una vez mis: "Amemos..."

V

-"Amemos"-piensa a solas el artista-;
"pero es amor aquello a que da el hombre,
sin saber lo que nombra, este alto nombre?
SHe menester siruiera. yo que e-ista
en la came mi amor, o que revista
forma carnal, para que el milagroso
acto de creaci6n, por prodigioso
ministerio se cumpla? 4 No es la vista
del alma de sus ojos en los mios
el fecundo fundirse de su alma
con mi alma palpitante? Cual dos rios
en la mar, su mirada con la mia
junta, penetra en la inefable alma
de un mar sin fin de c6lica armonia..."


VI

Pero es hombre el fil6sofo poeta;
y la separaci6n, mano homicide,
abre en su coraz6n sfibita herida
cuyo dolor su entendimiento reta.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


SVerla, oh, verla otra vez!... Y hacia la casa
de la Musa Leonardo se dirige.
Raro presentimiento su alma aflige.
Nueva fiebre de amor su frente abrasa.
Entre las callejuelas de Florencia,
la gente cruza... Y, casi sin conciencia
de su existir, piensa el pintor que mana
sangre de su ser todo, cuando, en ruido
cual de explosion final, llega a su oido:
-";Madona Lisa? Ha muerto esta mafiana".

VII

-Amar, morir-me dijo un buen bramino
a quien la historia de Madona Lisa
cont6-- qu6 son ?-
Y, con sutil sonrisa,
(bien otra que la risa del rabino
Jonatds) :-Nos dirige nuestro Sino,
por nosotros creado; y si cruel pisa
nuestra ilusi6n, o si de luz la irisa,
siempre es con un prop6sito divino.
-Y tiene-concluy6-nuestra existencia
el error por origen: la Apariencia,
que nuestro engafio en realidad convierte;
mas hay en la prisi6n de nuestra vida
dos puertas, por lo menos, de salida:
la una se llama Amor, y la otra Muerte.











i- i ;~


MARIA SANCHEZ DE FUENTES

DE FLORIT

(1879)

Naci6, en la Iabana, el 29 de octubre de 1879.


Desde nifia sinti6 vocaci6n por la literature, en lo que influy6,
seguramente, el ambiente en que la educ6 su padre, Eugenio San-
chez de Fuentes, notable literate espafiol.
Escribi6 Maria sus primeros versos a los ocho afios.
Muy joven se cas6 y fue a residir en Espaiia, donde colabor6
en diaries y revistas. Despuns de diez y nueve alios regres6 a Cu-
ba. Tuvo a su cargo much tiempo una secci6n en el peri6dico
La Naci6n, titulada Entre nosotras, y ha colaborado en Labora, La
Prensa, La Discuni6n, El Mundo, El Figaro, Mundial, Diario de la
Marina y Havana Yacht Club.
'Prepara varias obras: un bo'eto d'e novela, Nadie; un cuento,
La Vengadora, y dos volimenes de poemas en prosa y verso.










EVOI.UCI6N DE LA CULTURAL (C;IBNA


ELITE


Las golondrinas son la elite de los pajaros.
Como viajan tanto, saben muchas cosas...
Costumbres y modas de paises lejanos...

Al regresar de sus tourn'es, se las invita
a dar conferencias del saber human;
y las escuchan, con los piquitos abiertos,
los pajaros, sus analfabetos hern:anos.







eQUIEN?


El pensamiento
me ha confiado un secret,.
Yo tiemblo de miedo y de horror.

Me ha dicho...
(lo deseubro, Dios mio?),
que esta noche va a matar
mi coraz6n.

El coraz6n!
Ya 1l lo ha presentido
al notar mi exaltaci6n.

No temas -me ha dicho sonriendo;-
quien mate al pensamiento
sere yo.









LA POESIA LiRICA EN CUBA


ALBORADA


Media noche en el reloj.
Media luna en el cielo.
Las estrellas parpadean con trabajo
cayendose de suefio.

La alborada.
Las estrellas, haciendo
el filtimo guifio,
se van corriendo a la cama.

Padre Sol sonrie bondadoso
desde lo alto de la montafia.

"Han velado toda la noche-dice.-
i Pobrecitas estrellas,
necesitan descansar!"

































JUAN M. LEISECA SANS6N

(1879)

Naci6, en Rancho Veloz, provincia de Santa Clara, el 11 de no-
viembre de 1879.


A la edad d'e catorce afios escribi6 sus primeros versos, de
concept patri6tieo, brotados de su mente, y desde entonces ha ve-
nido cultivando la poesia, pero sin alardear de poeta, aun si6n-
dolo realmente, por la intensidad del sentimiento y por el buen
gusto que predomina en su labor.
Fue professor de instrucci6n pfiblica, official del Ej6reito Na-
cional y periodista. Desde 1925 es secretario particular del Pre-
sidente de la Repfiblica, general Machado
En algunas ocasiones se ha manifestado como orador ficil y
correct.
En su labor poetica sobresale su poema America.
Es autor de un compendio de la historic de Cuba.









LA POESIA LRICA EN CUBA


LAS PALMAS


Guarda Grecia el dulce encanto de sus ruinas seculares;
sus pir6mides Egipto; guard Roma sus altares;
Alemania, castillejos
de feudales tiempos viejos
de un pasado seiiorial,
con almnnas, puentes, rampas y cadenas oxid'adas;
viejas ruinas, que recuerdan las perinclitas cruzadas
contra el arabe altanero,
paladin y caballero
de aquel tiempo medioeval.
Hay un sello en cada cosa que confirm su grand'eza,
donde se anida un recuerdo o se ostenta una belleza.
El altar, el eampanario
que se yergue solitario
en ruinosa senectud;
el castillo derruido, inmensa mole de piedra,
con su foso sin defense y su trepadora yedra,
es del ayer remembranza;
del porvenir, esperanza;
de un pasado, juventud.
Los pueblos viejos conservan en sus ruinas sus honors.
Son sus glorias del pasado, del ayer son sus amores.
Y mi tierra, joven tierra,
si viejas cosas no encierra,
ni recuerdos que guardar,
tiene, en cambio la belleza de su flora esplendorosa,
es la Reina de Occidente, y es la gala mis hermosa
con que adorna su ropaje,
el po6tico follaje
murmurante del palmar.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Esas palmas cimbreadoras, de penacho esmeraldino,
que se yerguen soberanas en las lindes del camino
y que son, en nuestra historic,
bellas piginas de gloria
escritas por el mambi,

cuando en cllas .por baluarte, y en tithnica pelea
que de epopeya se viste, supo hacer triunfar la idea
sacrosanta, luminosa,
redentora y majestuosa
con que sofiara Marti.

Esas palmas, desafiantes centinelas en la sierra,
han cantado los dolores y tristezas de mi tierra
cuando Cuba eselavizada
fue la virgen maltratada
sin piedad.

Ellas hoy susurran rimas, vibran risas, lanzan notas,
y les dicen a los hombres de las tierras mAs remotas,
que en mi tierra hospitalaria,
una estrella solitaria
brilla maigica y soberbia como un sol de libertad.





SY ELLA?


Del piano en el marfil, sus blancos dedos
melane6licas notas arrancaban,
y eran las notas tristes, como el eco
cuando doblan a muerto las campanas.

En su frente marm6rea puse un beso,
de esos besos que son como hostias santas...
Yo vi, yo vi la inmensidad del cielo
en la triste expresi6n de su mirada.

Desde entonces el piano estA en silencio...
sy ella?... No s6 ila inmensidad es tanta!...
pero no esta muy lejos; yo la siento
besAndome en el alma.









LA POESIA LIRICA EN CUBA


YO ERA COMO Tt



jVes ese crineo descarnado? Encierra
toda una historic de dolor sombrio,
de esos dolores mudos, en que aterra
mis que el dolor, la sensaci6n de frio.

Era yo entonces estudiante. Un dia
de juerga y copas en placer barato,
bebi6 conmigo, y al final... fue mia
con ese amor brutal que dura un rato,
y despues, ni en el recuerdo dura,
porque la came de hembra lacerada
por muchas bocas, es care de lodo
por todos los desprecios ultrajad'a,
y s6lo sirve en el placer beodo.

Sin embargo, no s6 por que atavismo
que rige en mi, de aquella vil ramera,
sierpre de sima, lodazal de abismo,
hice yo mi mujer, mi compaiiera...
y marchamos de brazo por la vida
soportando miserias y desprecios;
el estudiante pobre y la perdida
sufrieron juntos los dolores recios
del hambre que tortura y avasalla,
despreciando a su vez la vil canalla
que se figure grande por la altura
a que logr6 llegar siendo pigmea,
y que teniendo coraz6n de cieno,
esgrime como un arma de la idea
el comentario cruel de su veneno.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Se llama... no lo sd... ya no me acuerdo...
y que este olvido de mi ayer no asombre;
ella perdura siempre en mi recuerdo,
pero con otro idealizado nombre.

Como a pesar de ser flor de pantano
era, por su nobleza, santa y buena,
cambi6 su nombre demasiado human
por otro nombre... la llam6 Azueena.

Juntos vivimos, del placer, instantes,
y del dolor las prolongad'as horas;
siempre los dos unidos, siempre amantes,
sofiando en las tinieblas con auroras.

Del asedio del hambre a los excess
respondia triunfal su risa loca,
y nos dabamos besos, muchos besos,
hacienda de dos bocas una boca
en insaciable y dulce borrachera
de caricias y amor... y se dormia...
en la almohada de mis brazos, y era,
cuando feliz, dormida sonreia,
como una flor de petalos de raso,
como pAlida luna en madrugada,
que en las sombras inciertas del ocaso
se acuesta poco a poco, desmayada...

Algunas veces sorprendi en sus ojos
huellas de llanto. Preguntaba en vano.
Me contestaba: "boberias... enojos"...
y tapaba mis labios con su mano.

Una tarde, no s6 por quB simpleza,
la heri con una cruda groseria.
Ella baj6 doliente la cabeza
y llor6... y aun asi, me sonreia;
pero yo fui cruel, ni una ternura
tuve para su pena, fui cobarde
ante la resignada en su amargura
y para su perd6n... se me hizo tarde!








LA POESIA Li ICA EN CUBA


El ave herida por el plomo artero
de mi frase salvaje, huy6 del nido,
parti6 la golondrina del alero,
el alma rota, el coraz6n herido...
y la perdi...
Despues... pasaron afios,
termin6 mi carrera.. .Combatiente,
escal6 pocoo a poco los escaiios
del 6xito en la vida, indiferente
al ajeno dolor. 'Pis6 mi plant
la cilspide triunfal de la fortune
que al paso del osado se adelanta
para hacer dia de sol la noche bruna,
y una mafiana, despert6 mi suefio
el timbre del telefono; llamaban
del hospital con singular empeiio,
y alli, donde tambi6n agonizaban
otros desheredados de la suerte,
alli, donde se mueren sin testigos,
alli donde a las sombras de la muerte
se parte sin amor y sin amigos,
Azucena llamaba al que fue un dia
su gran amor. LleguB junto a la cama...


A traves de la muerte, sonreia,
y su postrer mirada fue una llama
con tal intensidad de luz de soles,
que el cuarto ilumin6.... Todavia miro
a la lumbre de aquellos arreboles,
en sus labios, mi nombre, en un suspiro.


Cuando el dolor me devolvi6 la calma
y la raz6n amortigu6 mi pena,
ya muerta la mujer, ausente el alma,
quise guardar el crAneo de Azucena,
y es ese que tii ves... Lee lo que dice
la inscripci6n a su pie, t6mala... vela!









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


No es la frase que injuria o que maldice,
pero es tan dura, que el cerebro hiela.

"YO ERA COMO TC.-SERAS MARANA
COMO YO SOY AHORA".

Frase fuerte,
que es un resume de la vida humana...
el cruce por la vida hacia la muerte.








EN LA TARDE GRIS


; Triste la tarde gris! i Triste el celaje
que frente al fondo rosicler surgia
a la manera de sutil encaje!
i Tristeza en todo al fenecer el dia!

Frente a la mar, absorto en el miraje
de mi propia cruel melancolia,
encontraba en el tedio del paisaje
la propia imagen de la vida mia;

y Ilor6, por la tarde, por mi pena,
por esta pena de mi vida buena
que entire ladrones el calvario escala,

mientras la muchedumbre indiferente,
porque ni sabe del dolor, ni siente,
ignora el crimen de saberse mala.










LA POESIA LIRICA EN CUBA


PRIMAVERA


Cuando las aves juegan en la enramada
y jugando y saltando lanzan sus trinos;
cuando verde follaje viste las plants,
y en las ramas, cual cestos, cuelgan los nidos;

cuando el prado y la fronda visten sus galas,
y la brisa, cruzando como un suspiro,
despoja a los rosales de su fragancia
y esparce en el ambiente perfumes ricos.

es que llegan volando las horas santas
de los dulces ensuefios, de los delirios...

Estoy yo de rodillas; notas de flauta
melanc6licas suenan junto a mi oido....
y volteando en mi mente las remembranzas
de los tiempos que fueron, cuando era niflo,
bajo la frente, rezo, y en mis plegarias
hay profundos pesares y hondos suspiros...

sollozos que del pecho rugiendo escapan,
y que son explosions de dolor mio.

Primavera risuefia, cruza, te aguardan
las cascadas de plata que forma el rio,
la campifa cubierta ya de guirnaldas,
emoeiones, sonrisas, arpegios, ritmos...

Yo no puedo seguirte, porque la escarcha,
con su alfombra ya cubre de mi camino
el incierto sendero... porque me aguardan
realidades crueles a que me rindo...
realidades que absorben mis esperanzas,
y que a cuestas conduzco. cual nuevo Cristo,










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Otras nuevas auroras, otros mafianas
de ventura y ensuefio, verbs de fijo,
mirarfs despertares de nuevas albas,
sentirds de otras aves sonoros trinos,
cantardn a tu gloria futures arpas...
m.s... de mi, pobre bardo, gastado amigo...
de mi lira ya rota, no esperes nada...
me mata el frio...








IMADRE!


iMadre! desde que te fuiste,
ninguno mis duelos llora...
Como tui me comprendiste
nadie me comprende ahora.

Aqu6l que tf conociste
de alma buena y soiiadora,
esth muy triste... tan triste
como un dia sin aurora.

SMadre!, tan dura es la vida
como una mala querida
que a las caricias responded

con traiciones... Madre buena,
td6nde te me has ido, d6nde,
que estoy tan solo en mi pena?


































GASPAR DE LA CRUZ Y BECI

(1880)

Naci6, en Sancti Spiritus, provincia de Santa Clara, el 6 de enero
de 1880.


Educado en un colegio de primera y segunda ensefianza, de
su villa natal, obtuvo el titulo de bachiller en el Instituto de MIa-
tanzas, en 1899. Ingres6 en el Magisterio pfiblico, y despu6s obtuvo,
en la Universidad de la Habana, el grado de doctor en Medicina,
en 1910. Hizo sus primeras armas literarias, como cronista social,
en el peri6dico El Fgnix. Con el seud6nimo de Anibal de Azur,
colabor6 en las revistas habaneras Cuba y Anmrica y El Mundo
Ilustrado y en el diario El Triunfo. En Sancti Spiritus ha cola-
borado en la revista Soiiada, y fue redactor jefe de La Fraternidad.
El magazine latinoamericano Hero lo cuenta entire sus redactores.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


MEDITACI6N


La pflida Diana con nitidos rayos
argenta las pencas -del verde palmar;
los drboles mueven sus copas umbrosas
y estin silenciosas
la tierra y el mar.
Los pajaros duermen alli en la espesura,
el claro arroyuelo se tifie de azul,
el c6firo blando tambien enmudece,
y en calma parece
dormida la luz.

La calma que reina se extiende por todo,
la Luna entire tanto se mira brillar,
y el numen sensible del hombre se excita
pues todo le invita
en calma a pensar.
iQu6 son esos mundos que alli se contemplan,
que a miles de leguas nos dan su fulgor?...
I Que el 6ter inmenso de luz inundado?
gD6 estk lo increado?
gD6 encuintrase Dios?..
Y asi meditamos mirando anhelantes
los cambios y penas que sufre el mortal,
buscando el principio que al Cielo convid'a,
cual centro de vida
del alma inmortal.

Pensamos mis luego, si al fin de la escena
que aguArdale al hombre despues del vivir,
serdn esos premios sofiados ilusos,
pensamos confuses:
jcuAl es nuestro fin?









LA POESIA LIRICA EN CUBA


Si siguen las penas despu6s de esta vida,
si el alma acrisola terreno dolor,
si acaban las ansias en vida terrena
y el alma que es buena
tendri su loor.
Si el just que sufre las iras del vulgo
el premio a sus actos reciba tal vez,
o son estas cosas humana demencia
y a mas de conciencia
no exista otro juez...



Y asi meditamos, y crece la duda;
y mis confundidos quedamos ain...
al par que la Luna, de plata y topacio
inunda el espacio
con vivida luz.





ANGELUS


La tarde va muriendo lentamente;
el Sol oculta su esplendor de grana,
y la sierra alterosa, soberana,
se esfuma en la penumbra opalescente.

Una calma inefable, muellemente,
envuelve la montafia y la sabana,
mientras se esparce en la extension lozana
el rebramar mon6tono y doliente.

Es la hora del crepisculo serena.
El labriego terminal su faena;
desunce su pareja en el barbecho,
mientras henchido de placer suspira:
del gran Cucala~nb, y a todo pecho,
canta altiva una d&cima guajira.


































DIWALDO SALOM Y ANDRACA

(1 8O)
Naci6, en Matanzas, el 3 de febrero de 1880.

Pertenece al grupo delantero o de vanguardia que rompi6 a
cantar entire los albores del febiero heroico y las auroras del mayo
republican (1895-1902). Temperainmeto pesimista, esc6ptico, ase-
diado por todas las asechanzas del mal, su poesia de los primeros
tiempos rezumaba acritud, amargura, descontento, sobresaltos. Su
primer libro, publicado en 1905, se titula Borrones literarios. Co-
labor6 en Arpas cubanas, colecci6n de versos de poetas contempo-
rineos vivos (1902), y su abundante producci6n poetica estA espar-
cida en Letras, El Figaro, Cuba y America, Azul y Rojo, Bohemia
y otras muchas publicaciones de Cuba y del extranjero. 'Csn mo-
tivo de la guerra europea dio a la publicidad', en 1923, su poema
Embriaguez roja de las gutilas negras, libelo de propaganda an-
ti-6pica.
En 1908 fue ncmbrado Canciller de Cuba en la Legaci6n de
Italia. Actualmente desempefia el cargo de C6nsul de Cuba en
Palma de Mallorca (Islas Baleares).




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs