• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Introduction
 Literatura
 Musica
 Pintura
 La caricatura contemporanea
 Escultura
 Arquitectura
 Post scriptum
 Index
 Indice general
 Back Cover














Group Title: Evolucion de la cultura cubana, (1608 - 1927).
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074038/00006
 Material Information
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
Physical Description: 18 v. : ill. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, José Manuel, 1880-1968
Publisher: "El Siglo XX"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1928
Edition: Edición oficial.
 Subjects
Subject: Cuban literature   ( lcsh )
Cuban literature -- History and criticism   ( lcsh )
Cuban poetry   ( lcsh )
Speeches, addresses, etc., Cuban   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographies.
Statement of Responsibility: recopilación dirigida, prologada y anotada por José Manuel Carbonell & Rivero.
General Note: Publisher varies: v. 7-17 published by Montalvo y Cardenas.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074038
Volume ID: VID00006
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001491661
oclc - 23298160
notis - AHA3873

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Introduction
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Literatura
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Musica
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    Pintura
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    La caricatura contemporanea
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
    Escultura
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
    Arquitectura
        Page 368a
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
    Post scriptum
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
    Index
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
    Indice general
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
    Back Cover
        Back Cover 1
        Back Cover 2
Full Text




















-A:
-. .. -(
* t%&1- *.


S

1*?
























La5 Eella5 Firte5 en Cuba









Euoluci6n de la Cultura Cubana
(1608-1927)
VOL. XUIII






Las Bellas Flrtes


en Cuba


Tomo inico


Recopilaci6n airigl0a, prologa0a y anotaa
par

3ost manuel Carbonell y Riuero,
President de la Academia Nacional de Artes y Letras,
Individuo de nsimero de la Academia Cubanade la Lengua
C. de la Real Academia Es$Iaiola, y Delegado de Cuba a
la VI Conferencia Interacional Americana.


(EDICnOM OFICIRL)





LA HABANA
IMPBNTA "El SGLO XX"
Rep. del Brasil, 27.
1928











LATIN WASI



















INTRODUCCI6N



IFCILMENTE habri sobre la Tierra un pueblo
mis enamnorado del arte, y especialmente de
la poesia y de la miisica, que el cubano. So-
fiador, sentimental y melanc6lico por influencias del
ambiente natural y de sus antepasados, sorprende rit-
mos y canciones no aprendidos en el rumor del viento
y de las olas, romanzas y barcarolas en la vela que se
esfuma en el horizonte, armonias de Beethoven y de
Byron en los ojos de la amada, en la grana tentadora
de unos labios, en el fuego del Sol y hasta en la vaga-
rosa luz de las estrellas. Si la vocacion tuviera relaci6n
direct con el origen, diriase que al cubano lo fecun-
daron y conformaron en un bosque paradisiaco, asis-
tido por las hadas y bautizado por las musas.
La fibra sentimental artistic ha creado en 61 una
'aptitud aguda, y a impulses de esa fuerza, venero
inagotable de estetica, es capaz de concebir y realizar
las mas sublimes empresas artisticas. Sus cualidades
y condiciones son genuinas y superiores al medio en
que se han desenvuelto, impedido de dar rienda suelta
a su imaginaci6n y de expansionar su espiritu dentro








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


del guantelete que paralizaba su powder productive y
oponia barreras infranqueables a su anhelo de volar
libremente salvando horizontes y trasponiendo mares.
Pero asi y todo, por entire rejas y suspicacias, sufriendo
embates, victim del mas inicuo desamparo, en medio
de una atm6sfera de indiferencia y soportando la hos-
tilidad de los poderes coloniales; aun en la manigua
incendiada y ensordecida por el clarin o arrebatado por
la cabalgata arrolladora, el cubano se revel6 artita:
Pldcido atraves6 su calle de la Amargura, para ir a!
cadalso, recitando las estrofas lastimeras de su plegaria
inmortal; Perucho Figueredo, a horcajadas sobre el
corcel de guerra, mientras las balas silbaban alrededor
de su frente, entonaba La Marsellesa de Cuba, como un
nuevo y mis valeroso Rouget de Lisle, erecto en la tem-
pestad y bello como un Apolo. De arte y de poesia
rebosan nuestros anales, venero de heroes y m6rtires
y de proezas y de episodios merecedores del lienzo y del
m6rmol, de vivir en el ritmo fragoroso de la sinfonia y
de cobrar animaci6n y vida en la epopeya.
Con anterioridad al gobierno de don Luis de las
Casas, eje y punto de partida de nuestra cultural, hubo
I evelaciones de arte que sofocaron la censura political y
la total carencia de ambiente international. Y esto,
sin hacer referencia a la 6poca precolombina, para
evocar a los aborigenes, con sus dujes labrados y sus
piedras esculpidas, toda vez que no trato de insinuar, y
much menos de establecer, la continuidad entire los si-
boneyes y nosotros, por cuanto no socmos sus descen-
dientes.
Despubs de las iniciativas de las Casas, el arte fu6
gradualmente abriendose paso entire tinieblas y nuba-
rrones.
Mfisicos son todos los cubanos, y aun cuando no








LAS BELLAS ARTES EN CUBA


hayamos producido ni tengamos creadores originales
de talla genial, es lo cierto que no nos han faltado nun-
ca compositores e interpretes inspirados y ungidos
por el sentimiento, verdaderos magos del ritmo y la
melodia, como Ruiz Espadero, White, Cervantes, Ji-
minez, Brindis de Salas, Fuentes Matons, Sinchez de
Fuentes, Guillermo Tomas y Lecuona.
De pintores y dibujantes hay una legi6n. Sin hiper-
bole, afirmo que, en la relatividad de su pobl'aci6n,
Cuba es el pais que tiene mas dibujantes y pintores.
Velazquez y Goyas no nacen todos los dias; pero en la
pintura y la mtisica, como en los dominios que abarcan
las bellas letras, la oratoria, el teatro, la poesia, tene-
mos artists de la categoria que produce actualmente
el mundo, que van sobre las huellas de las nuevas orien-
taciones, apartAndose cada vez mis de la escuela cla-
sica. En la escala comparative natural podria recor-
dar numerosos nombres dignos de preeminencia, co-
mo los de Melero, Chartrand, Romafiach, Menocal, los
hermanos Felix y Jos6 Joaquin Tejada, Hernandez Gi-
r6, Valderrama, Sanchez Araujo, Rodriguez Morey,
maestros en los distintos generos del arte pict6rico.
En escultura, por razones que seria prolijo explicar,
hemos estado hasta ahora a la zaga de otros pueblos,
aun cuando ya se inicia un movimiento de concentra-
ci6n y pr6ximo advance a campos de intense labor y
fertiles cosechas.
En arquitectura vamos en franco period de pro-
digio, y no bajo la guia de maestros forAneos, sino por
la inspiraci6n de profesionales graduados en la Uni-
versidad de la Habana, poseedores de una concepci6n
personal, suya, que va haciendose national, con resul-
tados sorprendentes en todos los sectors de nuestra
ciudad.








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


En la vieja urbe medio6vica, de vetustos casero-
nes, silvestres parques y calls tortuosas o de arrabal,
ban surgido, de sfibito, como de la topinera del cuento
de Dumas, la maravillosa hija del rey, palacios sun-
tuosos, chalets de diversos estilos, jardines ingleses y
versallescos, nostalgicos de ver crecer en sus arriates
los frondosos arboles del tr6pico, y barriadas que pa-
recen surgidas de improvise del seno de la tierra fan-
t6stica de Alicia, o al conjuro de la l~mpara de Aladino.
Todas las artes liberals han sido y son profesadas
aqui con id6ntico sentido est4tico y la misma eficiencia
manual que en cualquiera naci6n del mundo civilizado.
Poseemos en grado sumo la material prima, que es
el artist, y para alentarlo e inspirarlo en sus creacio-
nes, Dios ha concedido a Cuba, con pr6diga genero-
sidad, la gloria de una naturaleza sin rival en que com-
piten todas las gracias y todos los colors; el deli-
cioso clima, que es una bendici6n para propios y extra-
fios, y la soberana belleza de sus mujeres.


JosE MANUEL CARBONELL.

























LITERI9TURF

































JUAN J.REMOS Y RUBIO

(1896)

Nacid, en Santiago de Cuba, el 8 de abril de 1896.


Entre sus varias aptitudes y actividades mentales tiene la de
expositor del process de las bellas artes en Cuba.
En esta material ha realizado algunos studios que pueden ser
estimados como contribuci6n a la historic general de la cultural
cubana; entire otros, una monografia que forma parte de su obra
Historia de la Literatura Cubana (de la que ha publicado el tomo
primero); vision de conjunto (la monografia), inedita, del movi-
miento literario de Cuba en su vida republican.
Profesa la citedra de literature en el Instituto de Segunda
Ensefianza de la Habana, con estimulante y fecunda y acertada
ensefianza. Por inspiraci6n propia instituy6 en su clase un curso
especial de literature cubana, que explica gratuitamente desde
1921, y ha desarrollado un curso met6dico y complete de esta ma-
teria en los centros superiores de ensefianza.









12 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Ha publicado un resume de sus explicaciones de clase, bajo el
titulo de Historia de la Literatura Castellana, que ha alcanzado
tres ediciones; el tomo primero de una Hist ria de la Literatura
Cubana; una Antologia Comentada de Textos Espaitoles e Hispa-
noamtericanos, ordenada con .excelente gusto, y varias monogra-
fias: Juan Montalvo, Tamnayo y Baus, Las ideas est6ticas de Lipps,
etcetera, todas comentadas y elogiadas por la critical national y
extranjera.
Recientemente fu6 invitado por la Universidad de Mexico pa-
ra desarrollar un curso de verano sobre literature cubana, con lo
que se patentiz6 el buen nombre de que goza como especialista en
los studios de literature patria, ya que tan significado honor s6-
lo se rinde a los que son acreedores a ello tras una labor cuyos re-
sultados eficientes hayan sido debidamente experimentados.









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


MOVIMIENTO LITERARIO DE CUBA
DESDE 1902



Desde los balbuceos porticos de Zequeira y Ruvaleaba, la lite-
ratura national despunta en Cuba. Toma expresi6n de nostalgico
anhelar en el estro de Heredia. Se robustece con tonos vigorosos
en el panorama sorprendente de Cecilia Valdis y en los cuadros
costumbristas de Betancourt, Palma, Milan6s, El Lugarefio. Vibra
con 6picos ecos y melanc6licos ensuefios en toda la poesia patri6-
tica del siglo XIX. A partir del surgimiento republican, nuevas
visions, nuevas corrientes, importadas especialmente de Francia,
desde las postrimerias de la pasada centuria, se aduefian de nues-
tra espiritualidad creadora, y los g6neros literarios imaginativos
se enderezan hacia otros empefios esteticos.
La fuerza renovadora, en un devenir de fases diversas, va
sentando sus reales en el cuarto de siglo que llevamos de Repfi-
blica y salvando la natural oposici6n de los credos ancestrales,
triunfa y se expand, acaudillada por nuevas y valiosas figures,
que en la piedra del concept modern labran sus mejores re-
lieves.
Todas las orientaciones registradas en los filtimos tiempos,
desde el esmalte simb6lico que difunde Dario hasta los avances
peligrosos del ultraismo; desde el naturalismo meduloso de Zola
hasta la revoluci6n moral y social de Victor Margueritte, todo es
bien comprendido e imitado entire nosotros, donde no han surgido
esenelas, pero donde se ha contribuido con magnificos exponentes
al mayor 6xito de las mejores, como habremos de observer en esta
sucinta exposici6n del movimiento literario operado en Cuba desde
1902 hasta la fecha, y donde el comentario apenas si puede asomar
al evocar una figure.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Toda labor compendiosa es dificil, por los estrechos limits del
marco, y mis ain cuando faltan las dotes sinteticas que tanto dis-
tinguieron a Manuel de la Cruz, en magistral bosquejo publicado
en la Revista Cubana, y a Fernando Ortiz en el esbozo escrito
expresamente para la Biblioteca Internacional.


I

LA LITERATURE NARRATIVE

La Narracidn Imaginativa.

No ha tenido Cuba tantos novelistas como poetas, ni ha ofre-
cido en los dominios de la narraci6n imaginative tan grandes
figures como en los de la lirica y de la palabra en piblico, en
los que puede hombrearse con cualquier pais de habla castellana;
pero es precisamente en nuestra era republican cuando surgeon mas
representatives de nota en el genero novelesco; y mientras en el
siglo XIX, donde tan altos y mfiltiples valores ofrecen la poesia,
el pensamiento y la oratoria, s6lo se destacan con vigor Cirilo
Villaverde y Nicolas Heredia, en los afis que llevamos de vida
independiente hay por lo menos cineo cultivadores de verdadero
relieve, cada uno de los cuales encarna, de por si, una tendencia
distinta: Raimundo Cabrera, Emilio Bacardi, Jesus Castellanos,
Miguel de Carri6n y Carlos Loveira, amen de otros, por cuyos
meritos relatives bien merecen ser recordados.
Raimundo Cabrera represent la novela political, enclavada en
el mareo de la historic. Autor de una trilogia que integran:
Sombras que pasan, Ideales y Sombras eternas, se afan6 (y ob-
tuvo brillantemente su prop6sito) en hacer desfilar por sus amenas
piginas, &de un realismo vivido, personajes que fueron, otros que
aun subsisten, lugares que no han desaparecido, hechos que aun
repercuten y anhelos que son todavia para nosotros una tortura
infinita, desde los dias de Yara hasta un lustro apenas anterior
a la muerte del ilustre escritor, de pluma fecunda, que enriqueci6
considerablemente la bibliografia cubana desde los tiempos colo-
niales.
Son 6stas, novelas en que al encanto de una narraci6n f&cil-
mente expresada se une la vibraci6n de un sentimiento patrio
ardiente y noble. Escritas en 6pocas dolorosas para el autor, al-









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


gunas de ellas bajo la nostalgia del destierro, mis amargo afn
por sufrirlo en plena independencia national, hay en muchos de
sus capitulos el desgarramiento de una tristeza honda y contagiosa,
que contrast a veces con un grito de optimism incontenible, que
es como los escapes de las rojas calderas, que estallarian en mil
pcdazos si faltaran esas expansiones consoladoras.
Pens6 Cabrera en nuestra juventud, cifr6 en ella sus mejores
esperanzas y express al frente de Sombras eternas su deseo de
dedicar la trilogia "a la juventud cubana". Comprendi6 que s6lo
una renovaci6n de hombres supondria una renovaci6n de ideas
que haria variar el future de nuestra patria, y para contribuir a
esa renovaci6n, para aportarle el element comparative que des-
pierta el juicio y la reacci6n sobre los pasados errors, condens6
a travys de las tres novelas citadas la sintesis de distintos moments
de nuestra historic, muy turbulentos y sensibles, que si distintos
en la variedad de los acontecimientos, son identicos en su m6vil,
como demostraci6n al canto de que la historic se repite.
Y como Raimundo Cabrera sabia que esto es asi (que la his-
toria se repite) cuando no se sabe hacer de ella "la maestra de la
vida", quiso infundir en las nuevas generaciones el espanto y la
condenaci6n de aquellos dias grises, convencido de que s61o la
juventud es dictil a la plasticidad de nuevas perspectives, apta
para las grandes y conmovedoras revoluciones espirituales y en-
tusiasta y energica para alcanzar con el brazo lo que el pensa-
miento exige.
Fiebre de emoci6n comunican los eilidos relates de estas tres
bellisimas novelas, que evocan la gallardia de nuestros heroes y
la ciega torpeza de nuestros opresores en las efembrides inmortales
de nuestra lucha emancipadora, y el deseneanto de una ilusi6n
marchita en los errors de los que, obecados por el vertigo del
mando, ahogaron la voluntad popular lanzando la naci6n a cho-
ques fratricidas que afioraron, con lastre de amargo escepticismo
los dias nefandos de la dominaci6n espafiola.
Emilio Bacardi cultiv6 la novela hist6rica a la manera de
Perez Gald6s. Destacando con energia la caracteristica de sus
personajes, simboliza en ellos las realidades de moments idos;
sus heehos, intimos hilos de la trama novelesca, son el trasunto de
la situaci6n verdadera de la 6poca a que se contrae la acci6n.
Leyendo a Bacardi se vive el tiempo evocado por el narrador;
la verdad hist6rica palpita con la fricci6n de un acopio eruditi-
simo; y la revista de las costumbres resalta animada por la paleta









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


variada de un estilo amenisimo, a cuyas tonalidades el relieve del
pasado es una vision present.
Con poder imaginative a lo Dumas, suficiente para no hacer
decaer el interns de la fantasia, imprime a sus relates sabor de
6poca, y hace de sus personajes, como en los episodios famosos del
excelso maestro canario, figures que sienten y haeen sentir, con
todo el halito que le; imprime el soplo vivificante de su gran espi-
ritu creador.
Tiene, como Scott, la virtud de hacer de los personajes hist6-
riccs verdaderos personajes de novela, no porquo adultera la ver-
dad, sino porque ahondando en su psicologia y detallando en la
intimidad de sus actos, el personaje no es la column de estuco,
cstAtica y sin expresi6n de la historic cientifica, sino que surge
con el dinamismo incensante y renovador de la vida, apreciada
y descrita por la pericia de quien sabe revivir bajo el estimulo de
la pluma el fervor de las pasiones, el perfil de las facciones y
hasta el cinemat6grafo de las ideas, en aquellos de que s61o nos
hablan hoy la letra muerta en los archives y algfn rasgo im-
borrable en el recuerdo.
Donia Guiomar, de acci6n contraida a tiempos de la conquista
(1536-1548), es un magnifico panorama que rememora con lujo
descriptive la crueldad sin par de los colonizadores, de los que
"por la cruz y por la espada", cometieron tropelias inaudlitas,
descargando sobre el indio indefenso torturas injustificables, y
entire los que tambien hubo almas gentiles, flores ex6ticas de la
aventura que supieron haeer honor a su fe y a su patria.
Intensa simpatia despierta la protagonist, dofia Guiomar de
Paz, esposa del Gobernador, seductoramente bella, hasta prender
pasiones turbulentas, y cristianamente buena, hasta prodigar sus
bondades entire los menesterosos y aprender de los indios el se-
ereto de las plants para aliviar los males del cuerpo. Personaje
absolutamente real, aparece en las paginas de esta novel de Ba-
cardi reivindicada ante la historic de falsas imputaciones que la
calumnia propal6 con su habitual mala fe.
Via Crucis entrafia un drama enternecedor que se desarrolla
en los afios de la guerra del 68. El drama, del que es prota-
gonista Pablo Delamour, cubano de pura cepa, es un remedo de
la desesperante situaci6n de nuestro pueblo en aquella d6cada de
dolor y gloria al propio tiempo para nuestros abuelos.
iCon qu6 fuerza emotiva y con cuinta fidelidad intercala el
autor hechos impresionantes e imperecederos de la historic de








LAS BELLAS ARTES EN CUBA


entonces, como la trigica muerte de CUspedes, la captura espec-
tacular del Virginius, de la que pocos cubanos se salvaron; la paz
(que fu6 tregua) del Zanj6n y el gesto gallardo de los que
mantuvieron la protest armada de Baragua! iY cuinta vida
vibra no s6lo en los personajes hist6ricos, como Pio Rosado, el
doctor Hartmann, Copley (el poeta sentimental), sino la spiritual
Magdalena, el abnegado Pablo, el negro Chimbi y todas las figures
que la fantasia del novelist cre6 con amor fraternal.
Por el alto valor costumbrista que hay en ella, por lo admi-
rable de las descripciones locales, como cafetales, campifias ame-
nas, hogares criollos, etc., ha sido estimada Via Crucis, por algunos
critics, superior a Cecilia Valdgs. A nuestro juicio, falta en la
obra de Baeardi precisamente la grandeza plistica que se des-
borda en la de Villaverde; pero la 6poca, el ambiente, los episo-
dios hist6ricos a que se refiere la producci6n del novelist oriental
la hacen superar en interns, a veces, a la del c6lebre colorista
pinarefio.
Jesfis Castellanos, malogrado en el apogeo de su labor donosa,
represent el triunfo de la novela corta en nuestra literature,
caracterizindose por su forma elegant y dominio del paisaje, lo
que motive que Rod6 estimara a este eseritor cubano, como "uno
de los narradores de mis fina sensibilidad y mis hermoso estilo
entire cuantos cultivan, en America, la pintura de la naturaleza
S y las costumbres de estas tierras".
La Manigua sentimental, euya acci6n se remonta a la 6poca
de los insurrectos, es un acabado cuadro done palpita la vida
de nuestros campos, y en que las galas del hablista superan las
dotes del novelist.
Superior es el conjunto de novelas cortas que bajo el titulo
de la primera que figure, La Conjura, public alli por el afio
1908. La influeneia franeesa, principalmente la de Marcel Prevost,
se advierte much en estos relates primorosos, que son verdaderaa
joyitas que ornamentan con brillo exceptional nuestras letras eon-
temporineas.
La Conjura, Naranjos en floor y Corazones son triunfos, son
las mejores narraciones de este libro. Ahonda Castellanos en la
vida deshonesta de malsanos lugares, donde el espiritu se corrompe
cuando las fuerzas morales no estin debidamente atemperadas.
Son jirones de una realidad desoladora; floraciones de la cienaga
inmunda, pestilente e insalubre. Vida trigica de inmoralidad su-
pina que el miraje penetrante y suspicaz de Jesis Castellanos








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


sorprende en sus mis tristes manifestaciones, que al ser relatadas
por su pluma impecable, dejan en el lector, al propio tiempo que
una melancolia desconsoladora, una impresi6n de belleza exqui-
sita, como si el 16gamo fuera recogido y ofrecido a nuestra vista
en los tejidos de un finisimo eneaje.
El influjo frances no se dej6 sentir solamente en estas narra-
ciones de Castellanos: tambi6n en los cuentos De Tierra adentro
hay cierto gusto demasiado insinuado, que recuerda much el
realismo crudo y sobrio de Guy de Maupassant. Paludismo y
El Estorbo, sobre todo, tienen la t6enica del autor del Buen Mozo;
aunque el decir Atico y perfilado, como la originalidad de las na-
rraciones, hacen personalisima e inconfunactble la obra del escri-
tor cubano.
Miguel de Carri6n personifica la novela psicol6gica, mis avan-
zada y vivisectora que en los Goncourt y en Valera; mis bien
cerca de Paul Bourget y Pie6n, sin perder de vista el oficio ponti-
fical que en la evoluci6n naturalista rindi6 el mis insigne de los
novelistas franceses contemporineos: Emilio Zola.
El Milagro fu6 la obra de consagraci6n. De fines audaces
y lenguaje libre, inspirada en una moral artistic que hizo que
nuestro gran Varona la clasificara como una novela nietzscheana,
esta obra de Carri6n revela la personalidad bien definida de quien
si se afilia a un credo est6tico, enriquece sus fastos con el caudal
de su propia experiencia, sin que haya de sus maestros literarios
mAs que el substrdtum de orientaci6n artistic.
El personaje central de la novela, Bienvenido Arista, conce-
bido bajo el prisma de un psicologismo complejo, es el simbolo de
la humanidad que rompe el eslabonamiento de los prejuicios y hace
mil pedazos la idolatria de las pasiones que tiranizan al hombre
y siembran de errors la vida.
En Las Honradas y en Las Impuras, apareeidas despu6s de
El Milagro, estudia maravillosamente Carri6n la moral de nuestra
mujer, tanto de la que vive en los recatos del'pudor social como
de la que hace del amor carnal granjeria de oficio.
En Las Honradas ofrece el autor un anilisis genial de los
factors diversos que determinan la 6tica de nuestra mujer vir-
tuNos: la influencia religiosa, los circulos de hierro de la moral
familiar, las mentiras convencionales, la fiscalizaci6n social; y nos
present en un derroche de humanisima critical, c6mo el aguij6n
del temperament y hasta el imperialismo ativico las hace reac-
cionar sobre la mise en scene que mueve el maquinismo hip6crita








LAS BELLAS ARTES EN CUBA


de los hombres, en la moral acomodaticia de nuestras costum-
bres.
Las Impuras, que es el reverse, muestra mis bien c6mo la
miseria, el desprecio, la fantasma del deshonor, ahogan el grito
de libertad que en un instant de expansion sincera dieron esas
desventuradas, casi siempre incomprendidas, que no tienen otro
refugio que el lupanar inmundo, que corroe el alma, que esfuma
lo bueno que abrigaba, corrompiendo la conciencia y haciendolas
perder por complete el pudor de la vida, que es muy distinto del
falso pudor que han inventado los convencionalismos.
Estimulados por su pluma fibrosa, resaltan los desvarios del
vicio y los dolorosos contrastes de la orgia desenfrenada, en que
la alegria ficticia asoma su faz descompuesta en el rictus de la
carcajada hist6rica, con el recogimiento de la impura en si misma,
cuando en las pocas horas de soledad bucea en su alma deshecha,
y como en un relimpago de lucidez, sufre el escozor de su desvio
y comprende el abismo en que ha caido, cautiverio spiritual desde
el cual no se regresa al borde, y para el cual no hay mis redenci6n
que la muerte.
Carri6n, que es un experimentalista formidable, psic6logo y
fisi6logo, ha sorprendido en el coraz6n de las mujeres sus mis
intimas reconditeces, el imperative de los sentimientos y la dicta-
dura del cerebro.
Carlos Loveira cultiva la novel social. Asi como Carri6n es
el psic6logo individual, Loveira es el psic6logo colectivo.
La gran vision liberal, iniciada en nuestra literature por el
autor de El Milagro, no es ajena a Loveira. Los Inrorales gira
alrededor de una tesis iconoclasta. De la narraci6n movida y por
cada capitulo mis interesante, surge el concept claro del joven
novelist, para el que los verdaderos inmorales no son los que
sienten la necesidad de ofrendar sus irrefrenables anhelos de pa-
si6n ante el altar pagano, pasando por encima de todas las ba-
rreras del c6digo moral trazado para todos por igual, como si
la humanidad fuese una edici6n homogonea hecha por la Unidad
Suprema, sino aquellos que, alentando id6nticas visions e iguales
deseos, los ocultan tras e4 antifaz de una gazmofieria execrable,
con que los hombres tratan de hurtarse mutuamente la vision
de sus verdaderas facciones.
Dos series que se aman, la tara del matrimonio que mata sus
aspiraciones de reciproca uni6n, el conflict que se resuelve al
fin salvando los obsticulos legales, y la condenaci6n social de aque-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


llos que a hurtadillas hacen, no lo mismo (que amarse con fidelidad
y nobles efusiones es la mas alta funei6n moral de los series, por
encima de toda formula que nada determine en la intima apre-
ciaci6n de nuestras conciencias), sino lo que el verdadero pudor
rechaza con arqueadas de asco incontenible: tal es el asunto de
Los Inmorales, que consagr6 la personalidad de Loveira.
Despues di6 a la estampa Generales y Doctores, pr6diga en
cuadros interesantisimos de la vida colonial y de la manigua
insurrecta.
En ella satiriza la tendencia que existed en nuestra vida poli-
tica de otorgar todas las prerrogativas a los que tengan la fortune
de ostentar estrellas en el hombro o birrete en la cabeza. Para
nuestras costumbres pfiblicas nada supone una labor prolifica y ju-
gosa sin uno de esos diplomas, que parecen ser credenciales para
la inmortalidad.
Un tanto falta de unidad la acci6n, es mAs que nada amena,
por la diversidad de episodios que la forman, dominando un
naturalismo en tono mayor que ofrece la vida al desnudo.
Los Ciegos es la mis medulosa de sus novelas. Es un alegato
contra el oscurantismo clerical y una proclamaci6n amplia y sen-
sata de las nuevas tendencies sociales, cada vez mas avanzadas
hacia la perfecci6n individual y colectiva.
Ciegos son los que no ven la verdad que invade al mundo, los
que no comprenden el derrumbe traditional, demolido por la pi-
queta destructora del progress, que es milagrosamente constructive
a la vez. Los Ciegos forma un haz de capitulos consoladores,
chispazos de esperanzas cada uno, en medio del marasmo descon-
certante que empuja la humanidad por una pendiente de errors
y fracasos.
Con algfin 6xito han cultivado tambi6n la narraci6n imagina-
tiva otros diversos escritores cubanos:
Arturo R. de Carriearte public un esbozo de novela psica-
16gica: Noche trdgica, junto con otros titulados Azul y Poemitas
en prosa.
Ram6n Ruil6pez ensay6 la novel sentimental en Chita y Elisa
del Monte.
Jose Antonio Ramos ha hecho del protagonista de su novel
Humberto Fabra un paladin del anarquismo, cuya palabra de
convencido vibra constantemente en medio de escenas crudisimas
de naturalismo descarnado.
Manuel M. Villaverde cultiva en Purita Rosal y en La Rumba,









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


la novel de estilo Joaquin Belda, con much sabor de ambiente
en 6sta iltima.
TomAs de Jistiz contribute a la novela hist6rica, con Carca-
jadas y Sollozos y despunta en la novela filos6fica con El Suicida.
Es facil y aguza a veces ingeniosas ideas.
Alvaro de la Iglesia llev6 a la novela tradiciones populares,
usando a veees el seud6nimo de Pedro Madruga. Una boda. san-
grienta a El Fantasma de San Ldzaro, Amalia Batista o El iltimo
Danzdn y La Bruja de Atares o Los Bandidas de la Habana, alcan-
zaron 6xitos de libreria.
Luis Rodriguez Embil ha dedicado sus mejores energies en el
genero a novelar asuntos de la revoluci6n cubana, como en La
Patria Futura y La Insurreccidn. Ha cultivado con dotes no
vulgares la novel corta-Pecado Mortal-y el cuento, del que ha
publicado una bonita colecci6n bajo el titulo de Gil Luna. Almas
obscuras y La mentira vital son novelas de observaci6n.
Jesfs J. L6pez ha descrito tipos morales muy bien estudiados
en El Canalla, La embriaguez del dolor y El Cobarde; pero vale
mas ain en el relate corto, del que es maestro del genero. Asi
lo demuestran sus cuentos Feminismo y Fanatismo, y especial-
niente el libro Alma y Came.
Arturo Montori, en El Tormento de Vivir, recoge las palpita-
ciones de la clase baja de nuestra sociedad, y describe con soltura
y experiencia la triste vida de nuestras cuarterias de vivienda y
el lastre de dolor que embarga a los menesterosos del hampa, con-
formes siempre en la exteriorizaci6n de una alegria inconsciente.
Es un magnifico exponente de novela sociol6gica.
Gustavo Robreiio, en La Acera del Louvre, ha descrito las cos-
tumbres cubanas de la iltima d6cada delsiglo pasado.
Juan Manuel Planas es entire nosotros el cinico representante
de la novel cientifica. La Corriente -del Golfo ha suscitado
polmiea entire el autor cubano y un novelist francs, cuyos con-
ceptos coincidieron con los del ingeniero Planas, motivindose
dudas sobre a quin pertenece la prioridad de la idea. Es obra
de distraeci6n y ensefianza.
Guillermo Montagu ha escrito Martin Perez. Es novel de
costumbres; pero donde el valor principal radica es en el m6rito de
la descripci6n de la naturaleza cubana. Es mis obra de estilista
que de novelador.
Graziella .Garbalosa ha traspasado los limits del naturalismo,










EVOLUTION DE LA CULTURAL CUBANA


ofreciendo aspects de verdadero fondo inmoral en La Gozadora
del Dolor.
Luis Felipe Rodriguez, con las Memorias de Ddmaso Paredes y
La Conjura de la Cignaga; Adrian dlel Valle con Los Diablos
Amarillos; Aurelio Miranda con su inconclusa Novelita Epistolar;
Pedro Jose Cohucelo con vibrantes narraciones escritas en ricas
formas de estilo han contribuido notablemente a aumentar el pres-
tigio del g6nero novelesco en Cuba.
Guillermo Dominguez Roldin se dedic6 especialmente al cuento,
habiendo dejado un tomito titulado Ocios. Consuelo Montoro ha
producido p6ginas de sensibilidad exquisite en los cuentos infan-
tiles que forman el bellisimo librito En el pais azul, y Carmela
Nieto ha narrado las Aventuras de Buch6n, el perrito inteligente.
La narraci6n humoristica ha sido poco cultivada en lo que
Ilevamos de Repfiblica, por el contrario del period colonial, en
que tuvo magnificos exponentes.
Hemos tenido, no obstante, algunos agudisimos escritores, que
con fino gracejo y sagaz espiritu observador han publicado desde
las columns periodisticas regocijadbs articulos costumbristas que
han hecho las delicias de sus innumerables lectores: Antonio Irai-
zoz (Tit Bits) en su intencionada secci6n Emborronando Cuar-
tillas, Felix Callejas (Billiken) con sus sabrosas y picantes s6-
tiras Arreglando el Mundo, Gustavo Robreio con sus ealientes
y explosives Saltapericos, Jos6 Cosculluela (Pecopin) en las de-
liciosas descripciones y atinados comentarios Del mundanal ruido,
Victor Mufioz con aquella chispa que tenia para todos sus escritos,
Emilio Roig en su libro El Caballero que ha perdido su senora
y alguno que otro menos conocido, son los nombres que se regis-
tran en el articulo costumbrista, de tan saludables ensefianzas
para los pueblos, por el fondo de reactiva docencia que lleva siem-
pre en si la ridiculizaci6n artistic.
Gustavo Robrefo ha publicado una jocosisima Historia de Cuba,
en broma.


La Narraci6n Hist6rica.

Los studios de prehistoria y arqueologia cubanas tienen en
el doctor Fernando Ortiz su mis alta representaci6n, puesta de
relieve con el extraordinario esfuerzo que supone su Historia de
la Arqueologia Indo-Cubana, obra amplia y s6lidamente docu-









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


mentada que comprueba una vez mis en el autor la seriedad
y eficiencia de su labor fecunda.
Tambi6n ha contribuido considerablemente a los studios de
nuestra prehistoria el ingeniero Juan Antonio Coseulluela, que
en su notable libro Cuatro Afos en la Cienaga de Zapata haee
studios interesantisimos sobre el hombre paleolitico cubano, las
leyendas cosmog6nicas antillanas, el hombre neolititco de Zapata;
asi como en su discurso de ingreso en la Academia de la Historia
acerca del primitive hombre cubano. Valioso trabajo sobre El
Indio Cubano en la Cienaga de Zapata escribi6 tambi6n el doctor
Luis Montan6, quien engros6 a la vez esta bibliografia prehist6-
rica, apenas cultivada entire nosotros, con otras dos monografias
hijas de investigaciones hechas directamente por 61: La Cueva del
Purial (donde fu6 descubierto por el autor, en expedici6n expresa,
el llamado hombre de Sancti-Spiritus) y El hombre prehist6rico
cubano.
Sobre la historic general de nuestra Isla merecen especial men-
ci6n dos compendios: el de Vidal Morales y el de Ramiro Guerra,
quien public en estos moments una extensa y bien orientada
Historia de Cuba, de la que han visto la luz dos tomos, que abar-
can conjuntamente desde el descubrimiento hasta 1607. Por lo
publicado hasta ahora parece obra definitive no s6lo por el crdito
de sus fuentes, sino por el espiritu sereno que la inspire.
Se hall en vias de publicaci6n otra extensa Historia de Cuba,
debida al escritor gallego sefor Enrique Zas, y que se edita con
lujo tipogrhfico.
La monografia hist6rica, la biografia, las memories, han tenido
entire nosotros muchos cultivadores valiosisimos, sobre todo en
cuanto a las tentativas y guerras de independencia se refiere. Vi-
dal Morales dlej6 dos libros magistrales: Iniciadores y Primeros
Martires de la Revolucidn Cubana y Hombres del 68. La primer
entrafia un tesoro de datos y documents importantisimos a la
vez que juicios luminosos que ponen bien de manifesto los ideales
y empefios de los precursares, los heroes de la Guerra Grande y
los impulses abnegados del 95. El segundo es una biografia co-
mentada del gran patricio Rafael Morales, alrededor de cuya eje-
cutoria brillante el autor estudia el estado social y cultural de
Cuba en las visperas de La Demajagua.
Luis Estevez y Romero rememora en Tiempos pasados los
dias luetuosos de las guerras emancipadoras, y trata de justificar









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


la raz6n de los ideales separatists cubanos en su Ojeada sobr6
la dominacidn espaiiola en Europa.
El historiador de La Revoluci6n de Yara ha sido Fernando
Figueredo. Su libro es una recopilaci6n de disertaciones que tu-
vieron por objeto principal mantener el espiritu patri6tico entire
los cubanos, alli por 1885, poniendo de relieve el heroismo de
los insurrectos y la pureza de su causa. Tiene el merito del testi-
monio personal de quien fu6 testigo presencial de la mayoria de
los hechos relatados. Pero si a Figueredo debese la historic vivida
de los empefios del 68, a Luis Marino Perez se debe la Biblio-
grafia de la Revoluci6n de Yara, con mis de trescientos titulos
y apreciables noticias.
En el Libro de Cuba ha sido insertado un documentado tra-
bajo sobre La Revoluci6n de Yara, por Emeterio Santovenia y
Nestor Carbonell.
Sobre la guerra del 95 ha hecho historic el general Enrique
Collazo. en Cuba Indcpendiente, exponiendo los planes de la cons-
piraci6n, los trabajos de Marti, los hechos de la Revoluci6n, los
alcances de la Asamblea de Jimaguayfi, la fuerza y trascendencia
de la Invasi6n y los desvelos y amarguras de los emigrados cu-
banos. El general Collazo, ademis, ha escrito la historic de La
Revolucidn de Arosto de 1906 y ha estudiado la dominaci6n nor-
teamericana en Cuba Intervenida. Public tambien episodios de
la Guerra Grande en su libros Cuba Heroica y Desde Yara hasta
el Zanj6n; asi como una justisima exposici6n de las luchas pos-
trimeras del 95, con la intervenci6n de las fuerzas del Norte, en
los dos vollimenes Los Americanos en Cuba. Bernab6 Boza escri-
bi6 su Diario de la Guerra, que abarca desde Baire hasta la inter-
Senci6n americana.
La epopeya asombrosa de la Invasi6n, acaudillada por los mi-
ximos heroes de nuestra independencia, ha sido relatada en piginas
vibrantes y emotivas, plet6ricas de interns, por el general Jos6
Mir6 Argenter, en las Cr6nicas de la Guerra. Ha sido Mir6, a
su vez, el gran apologista y bi6grafo de Antonio Maceo en Jor-
nadas de Gloria.
Evelio Rodriguez Lendinn, que trat6 con su autoridad recono-
cida (en conferencia publicada) La expulsion de los diputados
cubanos del Parlamento Espaiol en 1837, y que ademis ha
publicado importantisimos studios sobre el Canal de Panama, con
respect a la independencia de Cuba, ha dado a luz recientemente
una met6dica y magnifica monografia sobre La Revolucion de 1895;









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


y el doctor Eusebio Hernindez ha trazado una vigorosa sintesis
sobre El Periodo Revolucionario de 1879 a 1895.
Francisco Gonzalez del Valle ha demostrado poseer profundo
conocimiento de la actuaci6n del clero con respect a la redenci6n
de nuestra patria. Ha escrito: El Clero separatista de Cuba y
El Clero en la Revolucion Cubana. Por sus piginas desfilan-los
curas patriots, los que glorificaron el ideal de rebeli6n desde la
citedra sagrada, y tambien los que organizaron cruzadas contra
la revoluci6n.
Acucioso, pleno de observaci6n fructifera e inspirado en un
alto espiritu de justicia, es la obra del doctor Rafael Martinez Ortiz
sobre Cuba en los veinte primeros afos de Independencia.
Muy iitiles y copiosas son las Efemerides de la Revolacidn Cu-
bona, de Enrique Ubieta; y Los Anales, escritos por Luis Lagoma-
sino, autor de un Diccionario Hist6rico Biogrdfico de la Revolucidn
Cubana y de algunas biografias de patriots celebres.
Con algunos historiadores particulares que han ordenado la
evoluci6n de pueblos y regions de Cuba, cuenta nuestra literature
republican: Emilio Bacardi, que escribi6 las Cr6nicas de S&an-
tiago de Cuba, en diez volfmenes, obra que constitute el resul-
tado feliz de una bfisqueda laboriosisima; el infatigable investi-
gador Emeterio Santovenia, que compuso para ingresar en la
Academia de la Historia la Historia de Mantua; Antonio Miguel
Alcover, que ha relatado la Historia de la Villa de Saguw la Grande
y su jurisdicci6n, y Regino E. Boti, autor de breves apuntes sobre
los origenes y fundaci6n de Guantdnamno.
Bi6grafos muy estimables han presentado con lujo de detalles
y gusto exquisite a nuestros grandes hombres. Ademis de los
aludidos studios de Vidal Morales, Mir6, etc., merecen especial men-
ci6n el Estudio biogrdfico del doctor Ambrosio Gonzdlez del Valle
y Cafizo, por Francisco Gonzalez del Valle; La Vida de Josi
Manuel Mestre, por Juan Miguel Dihigo; Serafin Sdnchez Valdi-
via, por Luis Lagomasino; Relieves, por Gerardb Castellanos; Jose
Antonio Saco y Ram6n Meza y Sudrez Incldn, por Evelio Rodri-
guez Lendian; Antonio Maceo, por Miguel Angel Carbonell; En-
rique Pifieyro, por Antonio Iraizoz; Josg de Aremas, por Antonio
Valverde; la voluminosa obra de Eladio Aguilera y Rojas sobre
Francisco Vicente Aguilera y la Revoluci6n de Cuba de 1868; Carlos
Manuel de Cispedes, por Rend Lufriu; y las breves biografias de
Pr6ceres, por Nestor Carbonell. Es digna del mayor encomio la










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


labor biogrifica e iconogrifica, a la vez, que ha emprendido el
senior Artturo R. de Carricarte sobre Jos6 Marti, y de la cual ya
ban asomado opimos frutos.
Al modo de Ricardo Palma, escribi6 Alvaro de la Iglesia las
Tradiciones Cubanas, cuya segunda series se titula Cuadros Viejos
y la tercera Cosas de Antaijo. Sin llegar a aquella literature sen-
cillamente encantadora del eximio narrador peruano, Iglesia es
ameno y atrae la atenci6n, estimulando el interns con el relato de
anecdotas originalisimas.
El insigne escritor Manuel Marquez Sterling, limpido y ejem-
plar en el estilo, represent en Cuba el cultivo de la historic
diplomitica: La Diplomacia en nuestra Historia supone un esfuer-
zo extraordinario de investigaci6n con respect a la labor de los
agents de la independencia cubana en el extranjero, sus gestiones
cerca de otros gobiernos. Mi gesti6n Diplonmutica en Mixico es
la historic movida e impresionante de su actuaci6n en la Repfiblica
hermana, en los moments dificiles en que 41, como representante
de Cuba, quiso evitar el asesinato execrable de Madero. Luis
Marino P6rez ha publicado dos libros notables: La Politica Norte-
americana y1 Saco y Miquel Jer6nimo Gutierrez.
En otras orientaciones de la investigaci6n hist6rica se han
d'stinsuido: Joaquin Llaverias, a quien se debe una admirable y
finica Historia de los Archivos de la Isl~ de Cuba; el benemerito
Domingo Figarola Caneda, con su espl6ndida contribuci6n a la
heraldica, determinada por su libro Escudos Primitivos de Cuba;
Manuel P6rez Beato, que en Una jomia biblioardfica habla del pri-
mer impreso hecho en Cuba y que ha hecho un curioso tratado de
epierafia: Inscripciones Cubanas de los siglos XVI, XVII y
XVIII; Antonio M. Alcover, ya citado, que ha dejado un trabajo
extenso sobre El Periodisrmo en Sagua; Juan Miguel Dihigo con
la Historia de la Universidad de la Habana.
Como tratadistas generals de historic, han producido obras
apreeiables: el doctor Rodolfo Rodriguez de Armas, su Historia
Universal, en tres tomos, muy bien editadla; el doctor Walterio
Ofiate, su bellisimo Reswmen de Historia de America, muy bien
hecho; el doctor Tomas Jfistiz, sus Lecciones de Historia Univer-
sal, y el doctor Antonio Valverde, su bien documentada Historia
del Comercio.










LAS BELLAS ARTES EN CUBA


Viajes.

Nuestra literature ha sido prolifica en las descripciones de
viajes. Algunos exponentes contamos que merecen los honors
de la cita, aunque sea en unos cuantos rasgos sinteticos como los
presents.
Raimundo Cabrera describi6 en sus Cartas a Estevez las im-
presiones recibidas a trav6s de sus viajes por Estados Unidos,
Francia, Espafia, Italia y Bl6gica, lugares en que su percepci6n
clara y su amplia mentalidad, apta para comprender la vida varia
que palpita en esos antiguos solares de la civilizaci6n, supo apre-
ciar las bellezas en ellos aprisionadas.
Fueron tres meses aspirando las mil peculiaridades que ofre-
cen aquellos centros de intense vida, y transmitiendo los juicios
que a su mente despertaban, en sus cartas ejemplares a su amigo
Estevez; cartas que forman el cuerpo de la obra. Sobre 6stos y
otros paises como Suiza y Holanda, escribi6 correspondencias al
peri6dico dIe la Habana El Tiempo, que luego formaron el volu-
men Borrador de Viaje.
Emilio Bacardi tuvo la dicha de sentir en un viaje delicinso
al antiguo Oriente toda la poesia que afioran aquellos parajes
de ensuefio, donde puede revivir el poder de la cultural con todo
el vigor de una perspective actual, las civilizaciones de Rams6s,
de Dario, de los fariseos y publicanos. Hacia tierras viejas se
titula el libro de Bacardi. Egipto y Palestina fueron los lugares
visitados eon preferencia. La imaginaci6n poliforme del eseritor
oriental evoca en la mente mil recuerdos hist6ricos, y la pluma
traslada al papel no s61o esos reeuerdos, sino la impresi6n actual,
que sugiere en 61 consideraciones atinadisimas.
FAcil en la descripci6n y ameno en el relate, sabe filmar ante
nosotros el panorama de aquellas tierras lejanas.
Otros muchos escritores cubanos mis han publicado sus impre-
siones de viajes, en libros, diaries y revistas: Emilio Blanchet,
Juan Santos Fernandez, Eulogio Horta, Mirquez Sterling, Ani-
ceto Valdivia, Antonio Iraizoz, Juan Manuel Planas, Ram6n A.
Catala, Antonio Escobar, Jose de Armas, Rafael Conte, Roque
Garrig6, Enrique Ortiz, Luis Rodriguez Embil, Pr6spero Piehardo,
Monsefior Ruiz, Juan Miguel Dihigo.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


II

LA ORATORIA

Cuando la independencia cubana fu6 una realidad palpable,
no se habia apagado afin la llama ardiente del verbo de Manuel
Sanguily; por el contrario, su palabra inflamada, con la iridescen-
cencia de sus imfgenes plet6ricas de luz y de color, con el torrente
prodigioso de sus conceptos, vehementes casi siempre, pero nunca
desprovistos de un lustre razonador que hacen convincentes sus
mis aventuradas aseveraciones, vibr6 en distintas oportunidades
ya en plena Repfiblica, las suficientes para que pueda ser estimado
como uno de los mis grandes oradores de la 6poca.
Al abrir sus puertas el Ateneo de la Habana en 1902, el glo-
rioso tribune del 95 tuvo a su cargo la oraci6n inaugural, que
fue un canto a la lengua de Castilla y a los grandes orfebres
cubanos que habian cincelado con su verbo sorprendentes piezas
del idioma. DespuBs, en el Senado, en la tribune conmemorativa,
en el propio recinto academico, su voz se levanta con inflexiones
de sinfonia heroica, difundiendo el bagaje de su noble saber y
de su elevado pensar, en la savia de sus periods largos y rotundos
que ponian electrizaciones de emoci6n a cuantos le escuchaban,
y que aun en la leetura reposada y serena del gabinete, sin esa
excitaci6n que se establece cuando se conecta el orador con el
auditorio y se pone en acci6n toda la fuerza coercitiva del gesto
y el tono, sentimos al recitarlas en silencio.
Bajo el poder evocador de su palabra magica, reviven las figu-
ras de Juan Bruno Zayas, el Marques de Santa Lucia y Calixto
Garcia; su patriotism, su juicio previsor, le hacen clamar desde
el sill6n senatorial contra el Tratado de Reciprocidad, y defender
puntos de vista que 6l estimaba de esencial importancia para Cuba,
y su itica elegancia viste las mejores galas para conmemorar el
segundo aniversario del establecimiento de la Repuiblica, para ren-
dir homenaje al eximio Antonio Zambrana y para saludar, en
nombre del Presidente G6mez, al Secretario Knox; y los laureles
del tribune arrebatado de los dias inciertos de la irredenci6n
reverdecen de nuevo en un apoealipsis de elocuencia, en la expre-
si6n de gracias pronunciada en el banquet de amor y reconoci-
miento organizadbo por la revista Letras.








LAS BELLAS ARTES EN CUBA


Sanguily, como Antonio Zambrana, como Rafael Montoro, per-
tenece a movimientos intelectuales anteriores a nuestra indepen-
dencia; pero no puede negarse, por los exponentes indicados, que
no poca y valiosa labor tribunicia corresponde a la literature pa-
tria. No sucede asi con el fogoso Zambrana, que apenas se hizo
escuchar, ni con el mismo Montoro, el incomparable orador de los
afos coloniales, asombro de las Cortes y orgullo de nuestro suelo,
proclamado como el mis grande tribune de su tiempo, a pesar de
su incesante actuaci6n political en el lapse que llevamos de go-
bierno independiente.
Antonio Sanchez de Bustamante es el orador perfect. No hay
un solo detalle reprochable ni una sola dicci6n inadecuada. En
todos sus discursos hay una serenidad hel6nica que pasma, y al
escuchar la easeada de su palabra flfida y correct, emitida con
la nitidez de un timbre diifano que corre veloz hasta el mis
retirado rinc6n del auditorio, experimentamos esa sensaci6n astral
que s61o lo sublime e$ capaz de producer.
Los discursos de Bustamante suelen ser relativamente breves;
pero siempre dejan en el auditorio un sabor bien definido, tras-
mitido por su palabra, y una satisfacci6n spiritual intense, como
las que pueden dejar las hondas emociones del arte.
En los cinco tomos de Discursos que Ileva publicados el doctor
Bustamante se revela la triple labor del orador politico, del fo-
rense y del acad6mico; y sin embargo, a pesar de la enjundia
distinta que cada fase exige y que nuestro excelso orador satis-
face con creces, se advierte en todas esa serenidad sugestiva y
caracteristica a que antes aludiamos, y que es como una t6nica
dominant que ,da unidad armoniosa a toda su obra.
Oradores hay que arrebatan en la tribune political y deeaen
en la ctedra academica, o viceversa; pero en Bustamante, el ora-
dor conceptuoso y elegant domina siempre, lo mismo en el
debate parlamentario que en el recogido ambiente cultural de
ateneos y academias, en el alegato juridico de los tribunales, en
las expresiones bellisimas y sinceras de la oratoria sentimental,
o en los nuevos horizontes del derecho international, en que es
supreme autoridad.
No es precise ser perito en los puntos que abarca Bustamante
en sus discursos mis eruditos para sentir la sensaci6n que acaba
por aduefiarse de nuestro espiritu, que sacude todo nuestro
organismo en emoci6n conmovedora. Qui6n puede negar tal sen-
saei6n al leer, entire otros, sus discursos en defense de Mariano








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Corona, en pro de la amnistia a los obreros procesados con motive
de una huelga declarada en la Habana en 1902, en favor del
Tratado de Reciprocidad con los Estados Unidos, alrededor de un
proyecto de ley electoral, considerando la implantaci6n del jurado
en Cuba o en las diversas oraciones pronunciadas en la Sociedad
de Derecho Internacional?
Hay discursos de Bustamante que parecen marmoles trabaja-
dos a buril, como los que tienen por tema las personalidades de
Labra, Jesis Castellanos, Heredia, Luaces, Zenea, y principalmente
el panegirico del Marqu6s de Santa Lucia, que es, a nuestro jui-
cio, su mas grande revelaci6n oratoria.
La palabra de Bustamante ha vibrado tambi6n en gran diver-
sidad de actos sociales, en banquetes, recepciones, aniversarios,
etc., y en todos ha ganado un galard6n la gloria del orador y el
prestigio de nuestra patria.
Jose Antonio Gonzalez Lanuza, mis que un verdadero orador,
fu6 un conferenciante maravilloso, el conferenciante por excelencia,
el mejor de nuestros conferenciantes. En la Cimara de Represen-
tantes, en los Tribunales de Justicia, en la citedra del Ateneo,
su erudici6n y personalisimo juicio juridico se desbordaron en mfil-
tiples diseursos, mis que discursos en el sentido restringido del
vocablo, disertaciones que destilaban una enjundia nutrida y pro-
vechosa.
Ahi quedan en el Diario de Sesiones sus medulosos discursos
sobre la iniciativa de las leyes, sobre amnistia, indultos, empr6s-
titos, defense econ6mica del Estado, pensions, retiros militares,
inmunidad parlamentaria, divorcio, etc.
Y tambien en la tribune del Ateneo, en aetos culturales diver-
sos, su verbo ficil y jugoso, sus inmensos conocimientos, dieron
frutos maduros. i Qu6 sutilidad, por ejemplo, en su originalisima
conferencia alrededor de la psicologia de Roeinante!
Y es que Lanuza, para encantar con su palabra, no necesitaba
ir a la tribune: su conversaci6n era siempre una conferencia ame-
na e instructive.
En el moment present, correspondiendo a la generaci6n que
sucede a la de Bustamante, los dos oradores mis grandes de la
hora present son: Jose Manuel Cortina en la tribune political
y Jose Manuel Carbonell en la tribune patri6tica.
Cortina es el verdadero tribune que ha sabido conquistar el
prestigio de las multitudes. Sin perder esa aristocracia senti-
mental tan caracteristica en 41 y que supone desde luego una








LAS BELLAS ARTES EN CUBA


selecci6n spiritual superior, sabe comunicarse con su pueblo y
vibrar con 61.
Pensador sin dejar de ser poeta, viste el concept con el orna-
mento que inspiran sus hermosas visions de una vida pfiblica
mejor. De estilo sentencioso, en cuanto puede caber en un ora-
dor, amartilla ideas y brota chispas de una belleza cautivadora.
Con una preparaci6n muy s6lida, atento al movimiento universal
del pensamiento contemporineo, juzga y adapta, erea y orienta.
En la tribune popular Cortina sabe mover el resort que enar-
dece a las masas en delirio fren6tico, y en los debates parlamen-
tarios es un polemista que impone su criteria con la maza de sue
arguments inquebrantables.
Sus discursos eon motivo de la Uni6n Liberal (1916) y La Li-
ga National (1920) hacen comprender el ascendiente de la pala-
bra de Cortina sobre el pueblo, hasta enloqueeerlo. Sus oraciones
doctrinarias sobre El Divorcio en Cuba, sobre La Amnnistia y la
Revolucion de Febrero, sobre Cuba y la Guerra Europea y recien-
temente el pronunciado en la Liga de las Naciones, justificando
la actitud de Cuba al renunciar el honor que se le conferia, com-
prueban su dial6ctica vigorosa y fire, su acierto para enfocar los
problems y su fortaleza para defender sus convicciones.
Carbonell es nuestro orador 6pico, el Tirteo de nuestra tribune.
Su palabra es robusta, sus periods perfilados, y en ellos juega la
fantasia y teje guirnaldas de amor y exaltaci6n a nuestros heroes
y a nuestros escritores.
Imaginaci6n rica, coraz6n ferviente por las cosas de Cuba y
mente poblada por quimeras infinitas con que suefa, como si el
ideal de los libertadores aun fuera gestaci6n, sus diseursos son
siempre un canto de optimism para el future, alentado por los
gestos gallardos de nuestros antepasados.
Para Carbonell, los problems de la America Latina rayan en
obsesi6n, y asi vemos c6mo brota con el fuego de sus metiforas
y la rotundidad cadenciosa de sus parrafos ealdeados, el anhelar
de la fraternidad de nuestros pueblos hermanos, hasta culminar
en esas dos piezas magistrales de su verbo: Frente a la America
Imperialista la America de Bolivar, y el discurso pronunciado
en Lima, con motivo de la celebraci6n del centenario de Ayacucho.
Con poder descriptive sabe evocar nuestro pasado y da calor
y vida a las figures de nuestra historic: BartolomB Mas6, Gon-
zalo de Quesada, Enrique Villuendas. Y ya en la tribune acad6-
mica, como los saeerdotes separatists que hacian del altar sa-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


grado altar de la patria, Carbonell, sin perder su tono patri6tico,
estudia y analiza la vida y las obras de nuestros literatos y
poetas: Santacilia, Teurbe Tol6n, Turla, Sanguily.
Orestes Ferrara, Fernando Ortiz y Mario Garcia Kohly ban
descollado como grandes parlamentaristas. El primero, de una
solidez y amplia vision poco comunes; Ortiz, por el pudor cienti-
fico (y valga la frase) de sus proposiciones y discusiones; y Garcia
Kohly por su tono persuasive y declamatorio.
El Congress cubano ha contado, ademis, con otros oradores de
altura: Cosme de la Torriente, Miguel Coyula, Juan R. Xiqu6s,
Eduardo Dolz, Wifredo Fernandez, Fernando Sinchez de Fuen-
tes, Juan J. Maza y Artola, Ricardo Dolz, Alfredo Betancourt
Manduley, Erasmo Regiieiferos, Fernando Freyre de Andrade.
Alfredo Zayas, ex Presidente de la Repfblica, ha sido orador
infatigable de innumerables campafias political, desde la plaza
pfblica y el teatro, y desde su sitial de senador. De palabra ficil,
de concept claro, de much poder persuasive, el doctor Zayas, a pe-
sar de la absorci6n political, se asom6 de vez en cuando a la tribune
academica, como lo prueban sus conferencias sobre La Poesia pa-
tri6tica en Cuba y sus discursos sobre El Presbitero don Jose Agus-
tin Caballero y sobre Jos6 de la Luz Caballero. Su oraci6n sobre
Francisco Vicente Aguilera es modelo de bien decir.
En la oratoria forense, aparte de las dos grandes personali-
dades citadas, han brillado Jos6 Antolin del Cueto, Enrique Her-
nfndez Cartaya, Enrique Roig, Bravo Correoso, Leopoldo Cancio,
Pablo Desvernine, Ricardo Dolz, Fernando Ortiz, Enrique Lave-
din, Eudaldo Tamayo, Octavio Averhoff.
Mariano Aramburo y Machado, que esti considerado como ju-
rista eminente, no puede citarse en este grupo, porque se ha con-
sagrado a la filosofia del derecho y no al ejercicio de su profesi6n.
Su puesto como orador esti en la tribune academica, en la que
descuella por su decir castizo, por ese hablar donoso que es, sobre
el saber que transpiran todos sus discursos y conferencias, miel
sobre hojuelas. Sus mejores exponentes como orador pertenecen
a otra 6poca; sin embargo, en lo que va de Rep6blica, ha .pronun-
ciado magistrales disertaciones sobre Los Valores Hunanos, Con-
ceptos juridicos del Quijote, La Avellaneda, La Divina Palabra.
No es la tribune el campo cultivado por el mis avanzado de
nuestros pensadores: Enrique Jos6 Varona; pero no se puede pres-
cindir de su nombre al hablar de la oratoria acad6mica, ya que









LA, BELLAS ARTES EN CUBA


en pfiblico ha pronunciado este egregio cubano algunas conferen-
cias que entusiasman por su estilo nitido y que estimulan la men-
te: Funcion Social de las Universidades, El Imperialismo a
la luz de la Sociologia, Cervantes y el Quijote, Elogio de FNixc
Yarela, Esteban Borrero Echeverria, etc. El pensamiento de Va-
rona es siempre lozano; sus ideas se renuevan con esa ductilidad
asombrosa que tiene, a pesar de su edad avanzada; y jamAs se estan-
ca en los prejuicios: su mirador es alto y su perspective muy di-
latada.
Como pensador sistemitico, di6 un curso de conferencias que
forman su tratado de Filosofia Moral, como anteriormente la hizo
sobre 16gica y psicologia.
Evelio Rodriguez Lendian, que es uno de los positives valores
que contamos, ha proseguido en la Repfiblica la labor constant
iniciada desde una juventud precoz. Diversas conferencias de in-
negable valor han contribuido a afianzar su nombre como orador
de fondo, aspect en que fu6 muy estimado por el exigente cri-
terio de Sanguily. La Isla de Pinos segin el tratado de Paris
(que tanto ha servido como base a los tratadistas de este proble-
ma), el Elogio del padre Varela, varias disertaciones sobre Rusia y
Jap6n, etc., hacen que su nombre figure en primer termino en-
tre los oradores academicos.
Jesuis Castellanos con su conferencia sobre Rodd y su Prateo;
Max Henriquez Urefia (dominicano que convive entire nosotros),
con sus disertaciones sobre Whistler y Rodin, Diego Vicente Te-
jera, La Vida y las Obras de Jesds Castellanos, Tres Poetas dd
la Misica, todas reveladoras de un finisimo temperament critic;
el doctor Sergio Cuevas Zequeira, de pasmosa facilidad, de palabra
y muy vasta cultural; Juan Miguel Dihigo con aeuciosos trabajos
sobre Nicolds Heredia, Elogio de Ramns Meza, La Biblia desde el
punto de vista lingiiistico, Rafael Maria Merchdn; Nestor Carbo-
nell con sus diversos diseursos sobre Marti, y algunos mhs, han
dado auge a la tribune academica, junto con el ilustre orador de
la 6poea anterior, Eliseo Giberga, que alguna que otra vez disert6,
despubs del advenimiento de nuestra independeneia, sobre temas
tan interesantes-que 61 abord6 con aquella gran erudici6n que
poseia-como El Problema del Divorcio e Historia de las ideas
political en Cuba en el siglo XIX.
En nuestros dias la oratoria aoad6mica cuenta con nueva savia.
Hay diversos elements que despuntan con notorious meritos: An-
tonio Iraizoz, Jorge Mafiach y Salvador Salazar, por no eitar








34 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

otros, valen positivamente. Iraizoz es elocuente y gusta levar al
pfiblico ideas nuevas sobre nuevos motives. Asi se aprecia en sus
conferencias sobre Gandhi, Rizal, Marti, Magalhaes, etc. Mafiach,
que no es orador como Iraizoz, sino un excelente escritor, y
que dice correctamente, produjo gran sensaci6n con su studio
sobre La Crisis de la alta cultural en Cuba.
Y en la generadi6n que surge descuella por el torbellino de
la palabra, el rico colorido de imaginaci6n y el advance de sus
ideas, el doctor Fernando Sirgo, paladin de ideas socialists que
rememora much en la tribune popular el verbo vertiginoso y
electrizante de Miguel Figueroa, y que en la tribune acad6mica
ha producido, entire otras, dos piezas de valor positive: Influencia
perniciosa de la educaci6n religiosa (reproducida con elogio en
Panama) y Las Escuelas de Artes y Oficios y la Revoluci6n del
Trabajo, que motive su separaci6n de la Escuela de Artes y Ofi-
cios de la IHabana.
La oratoria sagrada no ha contado con exponentes de valor
en nuestros tiempos. Muerto el padre Dobal a raiz de la Repuiblica
y habiendo colgado los hlbitos Mustelier en 1904, que eran las
dos grandes figures que quedaban, s61o se registran los nombres
de monsefior Ruiz, actual Arzobispo de la Habana, y el doctor En-
rique Ortiz. Nuestro clero es, ademds, en su casi totalidad, espafol.


III

LA POESiA

La Lirica.

Las nuevas corrientes de ideas est6ticas nacidas en Francia al-
rededor del 80, como irradiaci6n del genio creador de Leconte
de Lisle y mantenidas por un ndcleo de j6venes poetas, Verlaine,
Mellarm6, Mendes, Villiers de Lisle Adam, Jose Maria Heredia
(cubano), Copee, ideas que fueron iniciadas en nuestra America
por Marti, Casal, Gutierrez NAjera y Silva, y que triunfaron al
cabo con la fuerza que les prest6 el prestigio portico de Rub6n Da-
rio, en quien influian no s61o las formas parnasianas de Verlaine,
sino el resurgir helbnieo del decadentismo de Moreas y la tendlencia
musical de Ghil y de Khan, se dejan sentir en los cantores cubanos
que forman la generaci6n de 1895, y de los cuales muchos perte-








LAS BELLS ARTES EN CUBA


necen a la Repiblica, a la que llegaron con aquellas orientaciones
po6ticas.
Hay, no obstante, un poeta matancero, Bonifacio Byrne, el
poeta de la guerra emancipadora, que siempre se mantuvo field
a las formas clisicas, no ya en los albores del movimiento reno-
vador, sino en los afos posteriores, pues en sus Poemas (1903) y
en su libro En medio del camvno (1914) no perdi6 la ruta m6-
trica que tantos lauros le conquistaron con la publicaci6n de Ex-
centricas y Lira y Espada.
Entre los que representan la nueva orientaci6n del 95, figure
en primer termino Federico Uhrbach, que en Oro (1907) insert
composiciones de su hermano Carlos Pio, que fu6 de los mis no-
tables epigonos de dicha generaci6n y que muri6 en la guerra de
independencia. En 1916 da a la estampa sus nuevos poemas, bajo
el titulo Resurrecci6n, libro que contiene, como Oro, esas visions
intimas tan peculiares del author, que las express con la mis ex-
quisita y subyugadora form artistic.
Seduce en Uhrbach la fuerza de su colorido descriptive, hace
el efecto de un inmenso vitral herido por el sol y refractando
toda una gama luminosa. La tristeza que destila Oro se trasmuta
en dulce optimism en los ritmos mel6dicos de Resurrecci6n, no-
tas de sentido y ardiente amor a la vida, inspirado en la hermosa
conquista del poeta, que ha logrado en sus soledades adentrar mis
en su alma y comprender mejor el intimo secret de una existencia
que es noble y bendita cuando se sabe apreciarla y gozarla en
la quietud de si mismo.
Resurrecci6n es libro de grande alientos, que abre a la sensi-
bilidad poetica nuevas perspectives y dilata hacia mis amplios
senderos el culto de la forma.
No todos olvidaron las antiguas corrientes; hay una pl6yade
que alterna y que forma como una transacci6n entire ambos cre-
dos: Jose Manuel Carbonell canta sus anhelos patri6ticos, sus
intimas ternuras, y en La Visi6n del Aguila sus ideales antimpe-
rialistas; Manuel Serafin Pichardo hace primores porticos Leyendo
a Horacio, y talla su Canto a Villaclara; Enrique Hernandez Mi-
yares, correct y refinadisimo, describe sonetos magistrales: El Ma-
chete, Dos Bwnderas, In Pace, y La fermosa, que prende una
pol6mica y original un voluminoso tomo de defense hecha por Car-
bonell; Jose Maria Collantes, delicado en su pensamiento, tiene poe-
sias bellisimas como el soneto Del Pasado y las rimas Desde la Altu-
ra; Felix Callejas, intense y reflexive, enton6 en Vibracikn medulo-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


sos y ficiles cantos; Guillermo Montagf es cilido en las loas a Cuba
y dice con belleza subjetivismos sentimentales; Fernando de Za-
yas es pulcro; Francisco Diaz Silveira, nostalgico; Mario Muioz
Bustamante, sensual; Diwaldo Salom, febril; Fernando Sinchez
de Fuentes, muy atildado; Ramiro Hernindez Portela es el poeta
de las estaciones; Francisco J. Pichardo ensaya versos sociales en
Voces N6madas; Miguel E. Oliva, los hermanos Fernando y Fran-
cisco Lies, Rafael P6rez Cabello, Esteban Foncueva, Juan B. Uba-
go, Luis Rodriguez Embil, Abelardo Farris, Pablo Hernandez y
otros, caen bajo esta clasificaci6n.
En los primeros afios de la Repfiblica llam6 poderosamente la
atenci6n un joven poeta que muri6 en lo mfs floreciente de su
vida, Rena L6pez, cuyas composiciones fueron insertadas en El
Figaro y en Letras. Enamorado de la t6cnica de Casal, con genio
suficiente para proseguir en nuestras letras los empefios del mi-
gico cincelador de Hojas al Viento, escribi6 varias poesias que
cautivan por el subjetivo plasticismo que las anima y por el ro-
manticismo templado y dignificador que las inspire.
El Escultor, Cuadro Andaluz, Retrato, exaltan por su asom-
brosa tonalidad deseriptiva. Barcos que pasan impresiona por
su triste melaneolia, que imprime en nuestra literature una huella
indeleble de emoci6n nostilgica.
Dulce Maria Borrero, hija del insigne pensador y critic Es-
teban Borrero, atesora en sus versos un mundo de profunda emo-
ci6n spiritual, sentid'a en lo mas ree6ndito de un alma demasiado
femenina para dejar de ser un surtidor de poesia. Pedro Hen-
riquez Urefia la consideraba, en 1914, con motivo de su libro Horas
de mi Vida, como el primer poeta contemporineo de Cuba.
La sefiora Borrero es oro de ley en la poesia sentimental,
en la que dice con sinceridad y sutileza las mis dulces sensaciones
sentidas y pone un sello de arrobamiento aeendrado cuando ex-
presa los intimos deliquios del alma. Nueva Vida es un bello d'es-
pertar a las ilusiones del amor, que ]a sefiora Borrero express
con un discrete ardor que encanta. Fue un beso es un noble
arranque de pasi6n sublime; Intima es un miraje interior con
dejos de spleen; Lecci6n Muda y Crepuscular son armonias dul-
cisimas que tienen inflexiones de poesias de atardeeer.
Del sentimentalismo puro, que no es quejumbroso en la sefiora
Borrero, pasa a la reflexi6n filos6fica, sin transieiones en la thenica,
pero si con deeaimiento de la tension lirica, que vibra siempre









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


en ella en aquellas composiciones en que es el coraz6n el que
adopt en el ritmo las formas de su plegaria interior.
Emilio Bobadilla recibe mks directamente la influencia fran-
cesa y con mis espiritu avanzado concibe las composiciones de
VWrtice (1913) y Rojeces de Marte (1920). Max Henriquez Ure-
fia, en composieiones originales y en traducciones fidelisimas, es
un maestro de la forma. Su tomo dte poesias Anforas (1914)
entrafia motives de la primer juventud, rememorados ogafio a
luz de novedad artistic, que los hace siempre frescos. El moder-
nismo de Henriquez Urefia es elevado y trascendente. La tra-
ducci6n de Los Trofeos de Heredia, que contiene este libro, es
insuperable. Emilia Bernal comienza en Alma Errante (1916)
una labor poetica discreta, que adopt formas y pensamientos
vanguardistas en poesias posteriores, siendo de los primeros en
seguir las nuevas orientaciones unanimistas.
Regino E. Boti da un paso de advance muy sentido en la mB-
trica. Arabescos Mentales (1913) es un libro que produce honda
sensaci6n por el ensayo de procedimientos ni conocidos ni pre-
sentidos entire nosotros. Es verdad que en esta obra el ge6metra
elide al poeta, pero represent un alarde de novedad tal, que
merece atenei6n, y much mis si se atiende a lo que significa en
nuestra historic artistic, ya que produce una revoluci6n que trans-
forma el grafismo y el ideario po6tico, originando en nuestros poe-
tas j6venes novedosas y a veces felices aventuras. El Mar y la
Montana, que ve la luz despues, revela mis el temperament po6-
tico de Boti, que lo poseia en riquisima vena.
Al espiritu reformador de Boti finese Jose Manuel Poveda,
que en sus Versos Preoursores (1917) va mis alli en la concep-
ci6n de las formas y en la ideologia modernista. El simbolismo
atrevido y con transpiraciones de profunda belleza se robustece en
Poveda, que sabe imprimir a sus versos un cachet personal que
le hace inconfundible en la expresi6n desbordante de sus efusiones.
Entre Los Arabescos Mentales de Boti y los Verses Precur-
sores de Poveda, se public en 1915 el libro Ala, de Agustin
Acosta, que tiene tono mis mesurado que los dos tomos de versos
aludidos y que revela en el autor una fuerza lirica de primer
orden.
MAs que en los versos de Ala, en los publicados posteriormente
en peri6dicos y revistas, Acosta represent el mis avanzado cul-
tivador de la poesia en Cuba, erigi6ndose en figure central del
movimiento artistic que rinden las nuevas ideas pofticas a par-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


tir de las orientaciones de Marinetti y encauzadas en nuestros dias
por el vanguardismo que determinan las avenidas ultraistas, crea-
cionistas, dadaistas, etc.
A esta renovaci6n estetica de las formas y de la ideologia poe-
tica inese el polifacetismo filos6fico, engendrado por tendencies
distintas que tratan de explicar el misterio de la vida y el secret
del mas alli, el alcance de las fuerzas morales y el porvenir de
las colectividades sociales. Maeterlinck, Ibsen, D'Annunzio, Fran-
ce, Jaloux, Amiel, Barbusse, Nietzsche, Gorki, Rod6, Wilde, in-
fluyen poderosamente en el ideario que orienta la nueva poesia,
y alrededor de sus visions generals, los poetas tejen sus visions
propias.
Acosta siente flotar alrededor suyo todo ese mundo ignorado
de series invisibles que pueblan los espacios astrales y modifican,
segin los postulados espiritas, la acci6n de nuestro yo. Jamis es
triste Acosta, ni aun ante la interrogaci6n de la muerte, ni bajo
el desfallecimiento de la melancolia y de la nostalgia. Hay un
ardiente optimism parad6jico en sus grandes pesares, en sus
arraigadas contrariedades, que acusan la presencia de conviccio-
nes consoladoras trasmitidas seguramente por esperanzas teos6fi-
cas de la Blawatski o por las reconfortantes y cultisimas lectures
de Maeterlinck y de Roso de Luna.
Nervo, cuya literature filos6fica vibra acorde con esas ideas,
ha influido poderosamente en el pensamiento de Acosta. En las
formas, no obstante, Acosta march a unas cuantas millas mis
alli que el cantor de La Amada Inmovil. Acanto de Corinto,
Torres de HImo y Los Cormellos distantes son poemas de vanguar-
dia, revolucionarios en todo, con las mil inquietudes que original
las hip6tesis que descubren las ciencias contemporineas y la eterna
pregunta que llevamos los que sabemos que nuestra vida no ter-
miina en la tumba.
Alrededor de Acosta y6rguese una juventud de altos valores
que ya va pesando en nuestra vida poetica:
Federico de Ibarzabal ha expresado su est6tica en dos tercetos
en que afirma preferir a la send de perfecci6n la ruta de per-
feeta imperfecci6n; asi como que ama la sonrisa, la nube que se
trueca en lluvia y la rosa que entreabre su corola. Es decir, que
Ibarzabal hace credo de fe futurista, pues en esos motives de
predilecei6n, hay un simbolo de amor a lo porvenir, a lo inactual,
a lo que puede ser estimulo de esperanza.
Ha publicado tres libros: Huerto Lirico, El Balc6n de Julieta









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


y Una Ciudad del Trdpico, en cada uno de los cuales se advierte
un advance progresivo en la afirmaci6n de sus ideas. El primero
de dichos libros tiene tons sombrios; el segundo es el canto
optimista de los motives risuefios y luminosos de puestas de sol
y notches argentadas; el tercero encierra la antitesis bellisima de
trovar el poeta su intimo subjetivismo sobre visions futures, sen-
tido en los viejos lugares de la Habana que guardian el tesoro de
su historic romintica.
Felipe Pichardo Moya canta en lisa versificaci6n, que a veces
recuerda a Francisco James, temas sentimentales de familiar; y
Mariano Brull desgrana en las rimas de La Casa del Silencio su
select espiritualidad sobre motives que dieen de los empefios de
la vida y las luchas del coraz6n. Arturo Alfonso Rosell6, consa-
grado oficialmente por su Canto de Esperanza, cultiva con esmero
y soltura, con dotes de fina inspiraci6n y riqueza de giros, asuntos
que tocan al sentimiento. Sergio la Villa, de vena mel6dica, abor-
da una gran diversidad de temas que le inspira la vida incesante
de viajes a confines lejanos y habla de los problems mas funda-
mentales de la existencia con la perenne tortura de la duda. Mi-
guel Galliano Cancio tiene la obsesi6n de los nuevos amores y
caracterizase por la sencillez de sus versos que forman el volume
Ruiseiormes del Alma. Mariano Albaladejo es de fondo sofiador
y melane6lico. Nemesio Ledo sutiliza, impresionando. Hernin-
dez Fombona fu6 un destello incomprendido. Paulino G. Baez,
Graziella Garbalosa, Miguel Macau, Ciana Vald6s Roig, Ghiraldo
Jim6nez, Enrique A. Cazade, escriben versos sentidos.
Gustavo Snnchez Galarraga es un exrelente poeta, por su mu-
sicalidad peculiar, por su gran facilidad, por la elegancia de sus
giros y por la nobleza de sus ideas; a todo lo cual une su fecun-
didad po6tica, que si a veces es contraproducente por acarrear el
descuido, en 61 ha podido ser menos perjudieial por la labor de
absolute dedicaci6n que hace este joven a la poesia, lo cual le
permit perfilar y corregir. Ha publicado various libros de versos:
La Fuente Matinal (1915) fu6 el primero; a 6ste siguieron: Ldm-
para Votiva, La Barca Sonora, Cdpos. de Suefo y otros. En
este exquisite poeta, el mis popular de cuantos cultivan las musas
entire nosotros, la inspiraci6n corre a raudales.
Tras este grupo surge una nueva generaci6n mis avanzada
aiin, mis personal si se quiere, al frente de la cual sobresalen Ru-
ben Martinez Villena, Ernesto Fernindez Arrondo y Juan Mari-
nello.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Villena no conoce la sensibleria: es en sus versos, recio de
temple, y en el torno del ritmo modela con primor de formas sus
ideas revolucionarias, con esperanzas firmes en un future pr6ximo
e inevitable. Marinello es todo lo contrario: aunque comulga en
las ideas de Villena, no hace protest ruda ni ve el porvenir cerea,
sino que acepta el dolor de la incomprensi6n y busca consuelo en
sus intimas convicciones.
Rafael Estinger encanta por la sencillez y arte con que borda
asuntos que a los espiritus comedidos puede parecer de una au-
dacia supina. Enrique Serpa cultiva el simbolismo con exito feliz;
La Miel de las Horas es libro de reflexi6n y belleza. Jos6 Z. Tallet
es el arquetipo unanimista, jir6n de novedad que hace del poeta
placa sensible que recibe todas las palpitaeiones de la vida en
sus multiples aspects. Andr6s Nuifiez Olano triunfa mis en la
forma que en la idea, por el contrario de Rafael del Barrio, que
en Emociowaioo se revela mas pensador que estilista. Maria Vi-
llar Buceta plasma quimeras sublimes y desata rebeldias inso-
portables. Jos6 Manuel Alvarez es triste y amargado, y siente
el influjo de Carrere en su tomo de poesias Bajo el vala del cham-
bergo.
Ram6n Rubiera, Enrique Loynaz, Carlos Arrondo, Regmo Pe-
droso, Andr6s de Piedra-Bueno, Rafael Gareia Bireena, Jorge
Casals, comienzan a former su personalidad po6tica con muestras
de valor que auguran dias de triunfo.
La Dramdtica.

El teatro ha tenido en Cuba muy contados cultivadores en lo
que Ilevamos de Rep-iblica; y entire los que ban hecho algo para
la escena, mis contados auin son los que han logrado 6xito.
Jos6 Antonio Ramos ha hecho un teatro fuerte de ideas y
con t6enica teatral muy hibil. El drama de tesis a lo Perez Gal-
d6s tiene en Almas rebeldes, Una bala perdida, La Hidra y Li-
berta, meritorios exponentes. Este filtimo es un juieio de libera-
ci6n femenina, de las desigualdades que atan a la mujer en la orga-
nizaci6n social que arrastra los prejuicios de antafio.
Satands, que llega a los confines de la tragedia, es drama de
una intensidad extraordinaria, prestigiado por la admirable perfi-
laci6n de caracteres y el psicologismo profundo que revela el autor.
Caliban Rex, El Hombre Fuerte y Tembladera son dramas
que entrafian sitiras muy finas y bien inspiradas de ciertos as-
pectos de la vida puiblica cubana.









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


Ramos ha cultivado tambi6n el sainete y la comedia corta:
De las Villas a la Habaa, H aban, Habana me voy y Cuando el Amor
muere, son de gracejo y comicidad exquisitos.
Indudablemente Ramos es un talent de primera magnitude,
con un espiritu observador muy desarrollado y admirablemente
bien dirigido, y con una buena fe muy alta, puesta con tes6n en
el bien de Cuba, y mis afin en la reacci6n positive de la huma-
nidad. En su teatro supera el pensamiento al efectismo esc6nico.
Ram6n S. Varona ha cultivado lo que pudi6ramos llamar la
alta comedia criolla: Las Piedras de Judea, de trama ingeniosa
y escenas movidas, que son pinceladas a todo tono. A esta eo-
media siguieron El Ogro y Marta, que alcanzaron much 6xito por
los efectos teatrales tan bien combinados.
Gustavo Snnchez Galarraga ha escrito much para el teatro.
Por el contrario de Varona, gusta mis de ambientes extranjeros
que de escenas cubanas; parece que el perfume de las cortes, donde
los titulos nobiliarios son apreciados ain, le atraen mas que nues-
tra vida dem6crata y sencilla. El talent que muestra en la lirica
no se oculta en la dramitica, aunque no aleanza en Asta los quilates
que en aqu6lla.
Sus comedies son finas, de corte anilogo a las de Martinez Sie-
rra en la concepci6n del argument; de versos sonoros y bellos.
La princess buena es su capolavoro, y dignas de especial recor-
daci6n, La vida falsa y Lo Invulnerable. Carmen es 'estimable
desde el punto de vista artistic; teatralmente, vale poco.
Eduardo Varela Zequeira y Emilio Bacardi, dos veterans del
arte, ya desaparecidos, representaron con exito, uno en la capital
y otro en Santiago de Cuba, Expiacidn y Al Abismo, respectiva-
mente. Erasmo Regiieiferos, entire las bregas political y preocu-
paciones de altos cargos pfiblicos, estren6 en Albisu Flores de
Primavera, y en Payret, Sacrificio, de buena tesis. El general
Jose Mir6 ha dejado un hermoso drama de ambiente insurrecto,
El Pacifico.
Le6n Ichaso y JuliAn 'Sanz se hermanaron para escribir zar-
zuelas como La real moza, El Cacique, La reina de los cantares,
el notable drama La flor del cadmno, y algunas comedies. Sepa-
radamente tambi6n han rendido muy plausible labor esenica. El
senior Ichaso es autor, entire otras, de la interesante comedia Los
Aburridos. Sanz, feneeido en plena juventud, ha dejado la origina-
lisima y bien cortada comedian Rosalba, y various entremeses, mon6lo-
gos y sainetes,










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Tomas de Jdstiz ha dado muy buenos frutos en la comedia
satirica, como La iltima esperanza y La Victima, y ha escrito
operetas y zarzuelas: Alma andaluza, El Templao, Miss Roschil-
dren y Un nuevo Dios.
Para colaborar con el mks inspirado de nuestros compositores
musicales, ban escrito partituras: Tomas Julia, espiritu exquisita-
mente cultivado, Despues de un beso (opereta); Federico Uhrbach,
Dolorosa (6pera); Hilari6n Cabrisas, Doreya (6pera).
Representan el teatro popular: Gustavo Robrefio y Federico
Villoch, ambos muy notables en su g&nero, por su chispa y por
el conocimiento de nuestra psicologia. Durante muchos afios y
con una producci6n copiosisima, han venido nutriendo la escena
de un teatro muy cubano, lo mas cubano que contamos en los
espectfculos pfblicos; producci6n bufa, pero en la que no falta
la moraleja civica y patri6tica, muy bien pensada y expuesta.


IV

GENEROUS CRITICS Y DIDACTICOS

Espiritu orientador, maestro del pensar, del sentir y del decir,
Enrique Jose Varona es la figure mks alta de la literature cubana
contemporinea. En el campo de la critical, tanto literaria como
filos6fica, su gusto depurado, su vastisima cultural y su penetraci6n
honda le dan la preminencia; y en el cultivo de la didectica,
su limpidez de estilo hace claro el concept, y su saber profundo
le da facilidad de sintesis.
Dijimos en nuestra Antologia y reptimos ahora: "Nuestro gran
Varona es un pensador en el amplio y noble sentido del vocablo;
no un fil6sofo tejedor de sistemas abstrusos y enigmiticos, de los
que saerifican la forma al retorcimiento de premises abortadas para
explicar conclusions que la experiencia, sin aparatos filos6ficos,
nos las tiene debidamente explicadas, sino un observador natural y
discrete, del que brota el pensamiento espontineo y claro, sin
alquitaramientos mentales que le hagan perder su pristine sen-
cillez."
Desde mi Belvedere es libro que contiene diversos articulos
sobre various motives distintos: ya una impresi6n literaria, ya el
juicio que sugiere una costumbre, ya la expresi6n del modo per-
sonal del autor de ver eiertos aspects de la vida o considerar









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


determinados elements est4ticos. Son estos articulos, en el fon-
do, confesiones alrededor de puntos sutiles. Dijo Manuel San-
guily, con motivo de esta obra .de Varona, que "debieran los cu-
banos procurarse ese volume, tenerlo siempre a la mano y leerlo
a menudo, porque-a la par de un dechado en el fondo y en la
forma-encontrarAn a sus horas lo que deseen o necesiten: poesia
y verdad, sinceridad y experiencia."
Violetas y Ortigas contiene articulos de critical artistic, en
los que pasma c6mo abarca con amplitud y precision toda la ex-
tensi6n de los motives, en la concisi6n de unos cuantos phrrafos
en que subyuga, ademds, la sobriedad y pulcritud del estilo.
Como escritor didictico, ha publicado sus conferencias que
forman el texto de los Fundamzentos de la Moral, que 61 busca
en los principios biol6gicos, psicol6gicos y sociales; el Curso de
Psicologia, en que aborda sus problems desde el punto de vista
cientifico, en relaci6n intima con la biologia. Estos dos libros,
que forman con la Ldgica un curso complete de Filosofia, es
uno de los mis serious esfuerzos que se han hecho en nuestra
lengua por quien consigui6 ser elegant y correctisimo artist
del lenguaje, donde parece que la especulaci6n y la observaci6n
pueden ser los iinicos valores registrables. Varona ha conseguido
con estas lecciones magistrales ofrecer al mismo tiempo que un
studio perfect de los sindromes de diehas eiencias, una divul-
gaci6n comentada de los grandes pensadores europeos de las pos-
trimerias del siglo XIX.
Esteban Borrero Echeverria ha sido de los pocos que en Cuba
se han dedicado a comentar las excelencias y ensefianzas del libro
incomparable de Cervantes. En el folleto Alrededor del Quijote,
ensayo jugoso, toca con dominio dle zahori aspects diversos de
la psicologia del sublime loco y de las escenas interesantes de su
vida aventurera y quimerica. Demostr6 ser en este studio critic
de fuste y conoeedor a fondo de la literature cervintica, como
demostr6 dominar los giros clbsicos en la ingeniosisima narraci6n
cervantesca Don Quijote, poeta. Estas dos obras las escribi6 Bo-
rrero con motivo del tercer centenario de la nublicaci6n del Qui-
jote.
La erudici6n de Borrero era poco comfn, pero mis aiqn que
su erudici6n admira la belleza de su estilo, de corte impecable y
de ardiente imaginaei6n, que lo reputa como uno de nuestros pri-
meros hablistas.
Jos6 de Armas dej6 una producci6n muy copiosa. Fu6 eervan-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


tista de primera linea y en general critic estupendo, con bagaje
de conocimientos asombrcsos y un gusto selective excelente.
Cervantes y el Quijote abarca considcraciones atinadisimas so-
bre el autor, la obra y su tiempo; El Quijote y siu poca es libro ide
una idocumentaci6n y un espiritu analitico formidable; y Cervantes
en la literature inglesa, es conferencia que entrafia un soberbio estu-
dio comparative que acusa el gran dominion que tenia Armas, no
s6lo de la magna figure del novelist alcalaino, sino de la literature
inglesa; dominion que tambien se pone de manifiesto en sus Ensayos
critics de literature inglesa y espaiola, que es recopilaci6n de
valiosisimos articulos.
Historic y Literatura y Estudios y Retratos comprenden me-
dulosos y eruditisimos capitulos sobre grandes escritores, pensa-
dores ilustres y mirtires de la humanidad, revoluciones espiritua.
les y artisticas, y hasta esbozos de moral.
Marianao Aramburo y Machado, el mis castizo de Luestros es-
eritores, pone de relieve su gran sutileza en las paginas de Litera-
tura Critica, en que juzga aplicando cauterio, como cuando habla
del modernismo y de los vicios del lenguaje; y en cambio es amable
y deleitoso alrededor de Petrarca y su Laura, del arte de Siene-
kiewicz, de la poesia de Santos Chocano, ide la Electra de Gald6s
y del genio de Ibsen.
Jos6 Antonio Rodriguez Garcia une a su sapiencia muy s61ida
su peculiar modestia. Conoce much y muy a fondo, ha produci-
do fecundamente, y no ha tenido mAs aspiraei6n durante su vida
ejemplar que leer copiosamente y publicar sus obras, que enrique-
cen verdaderamente nuestras letras, porque son exponentes muy
atendibles de nuestra alta cultural.
En material filol6gica, Rodriguez Garcia es autoridad respetada
fuera de Cuba. Su Bibliografia de la Gramitica y Lexicografia
Castellanas es una produeei6n cicl6pea. Nad!a hay en nuestra
lengua que la iguale. Es la labor del erudito y critic del idioma,
que ha glosado los studios realizados sobre su constituci6n y
giros. Asombra el caudal de lectura que arroja en el author, y
su preparaci6n extraordinaria para juzgar cuanto ha leido, apor-
tando un comentario atinado y luminoso.
Sobre material tan discutida como el laismo, leismo y loismo,
ha dicho la filtima palabra. Ha hecho, ademis, observaciones aeer-
tadisimas de modismos nuestros, en su libro Cubanismos.
De su labor eritica ha publicado various volfimenes: De la Ave-
llaneda (con datos biogrificos, iconograficos, etc.), Notas Litera-









LAS BELLAS ATES EN CUBA


rias, Vida de Cerv4ntes y Juicio del Quijote, Notas Criticas, Es-
tudios, Esbozos Criticos. En estilo sencillo, de una correcci6n
ejemplar, hace juicios eabales sobre multiples creaciones y autores
literarios.
Maestro de vocaci6n, no podian faltar en su bibliografia pro-
ducciones didicticas. Ha escrito un m6todo ciclico de Grandtica
Castellana desde los rudimentos hasta las nociones; y un tratado
de Literature Preceptiva, original por su m6todo, nuevos datos y
ejemplos, especialmente en lo que toea a autores cubanos.
Domingo Figarola Caneda se dedic6 principalmente a la bi-
bliografia, campo en que ha producido con fertilidad poco comin.
Las bibliografias de Luz Caballero, de Merchin, de Ram6n Meza;
el Diccionario de Seuddnimos Cubanos, las Memoriap intimas de
la Avellaneda, el mismo libro sobre Pldcido, que tambien tiene
pAginas de critical, son el resultado de una labor de bisqueda, muy
cuidadosa y bien orientada hacia fuentes de credito.
Pero en material bibliogrkfica, el exponente mis alto de labor
paciente, complete y acuciosa d6bese a Carlos M. Trelles, que
lleva publicada una monumental Bibliografia Cubana, en once
volumenes, mis otras bibliografias cientifica, geogrifica e hist6-
rica. Son obras imprescindibles para conocer el movimiento inte-
lectual de Cuba, desde los origenes de nuestra literature hasta
nuestros dias. Son obras sin precedent y dificilmente igualables.
A 6stas, unense otras de much valor, como sus trabajos con-
tentivos de la Bibliografia de la Segunda Guerra de Independencia
y de la Hispano-Yankee, y el folleto sobre Los ciento cincuenta
libros mvs notables que los cubanos han escrito.
Juan Miguel Dihigo ha sobresalido en los studios lingiiisticos,
en los que ha demostrado conocimientos muy cimentados en disci-
plinas poeo cultivadas entire nosotros. Como helenista, y en el
studio de evoluei6n del lenguaje y sus grandes tratadistas, el
Dr. Dihigo ha dado a la estampa importantes monografias: Las
races griegas, La Fonitica Experimental en la Ciencial del Len-
guaje, Reparos Etimol6gicos al Diccionario de la Lengua Espa-
woba, El Habla Popular al trav6s de la Literatura C ubana, Breal,
Regnaud y su obra, El Profesor Graziadio I. Ascolia, todos muy
notables.
Emilio Bobadilla (Fray Candil) fu6 implacable en la critical, en
la que es mis bien un satirico cauterizante. Sin duda fu6 es-
critor de originalidad poco frecuente, pero es sensible que a veces
se dejara l1evar por la pasi6n, lo cual no le permitia ver en oea-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


siones con toda claridad. Bobadilla es, en verdad, genial, precisa-
mente en este genero de critical. Graf6manos de America es una
obra, mAs que de juicio sereno, de ataque violent.
Arturo R. de Carricarte ha descollado como critic de gran
comprensi6n y exposici6n brillante. Los principles diaries y re-
vistas de Cuba ban recogido en sus columns gran cantidad de
articulos de critical. Su trabajo sobre La Novela en Cuba y los
resfimenes intelectuales de various afios son valiosos por su utilidad
como referencias y como sintesis critical.
Medardo Vitier posee una discipline mental admirable, cultural
bien orientada y gran talent. Sus ensayos sobre Marti, consi-
derado como pensador, como poeta, como literate, como politico,
merecen encomio por los puntos de vista personales que ofrece.
Con igual m6rito pueden estimarse su memorial sobre Luz y Caba-
liero y su conferencia sobre Ruben Dario.
Jos6 Maria Chac6n y Calvo, de sobriedad elegantisima, de
claro discernimiento y de una educaci6n estetica muy esmerada, es
uno de los valores mas positives de la juventud cubana contem-
porAnea. Inclinado desde muy adolescent a los studios clisicos,
en los que adquiri6 una preparaci6n envidiable, ha cultivado su
espiritu en las especulaciones mks bellas, ejercicio que le ha lle-
vado a la publicaci6n de libros y folletos que son factors de
innegable importancia para el studio de nuestra literature.
Tales son: la conferencia sobre Gertrudis G6mez de Avellaneda
y la que versa sobre Jose Maria Heredia; Romances Tradicionales
de Cuba y Nuevos Romances en Cuba; la excelente antologia Las
cien mejores poesias liricas cubanas, heeha con depurado juicio;
y las monografias de Literatura Cubana, entire las que es meriti-
sima la que trata de los Origenes de la Poesia en Cuba, rica en
Sdatos originales.
Emilio Gaspar Rodriguez es nuestro mejor ensayista. De es-
tilo Atico, de corte helenico, de vigorosa cultural clAsica, de pensa-
miento y dicci6n brillantes que evocan a veces las paribolas es-
pl&ndidas de Jos6 Enrique Rod6, principalmente en su libro Hgr-
cules en Yolcos.
El Retablo de Maese Pedro y Los Conquistadores son creacio-
nes que bastan de por si para cimentar la personalidad inteleetual
de un autor, por la miel de las ideas generosas que destilan sus
capitulos, saturados de verdad y de belleza. Puntos sutiles del
Quijote pone de relieve en Emilio Gaspar Rodriguez la labor de
un cervantista superior, que ahonda en las dificultades de la ex6-








LAS BELLAS ARTES EN CUBA 4

gesis, alrededor de aspects nuevos en las interpretaciones de pa-
sajes del Ingenioso Hidalgo.
Max Henriquez Urefia, que desde el peri6dico y desde el libro
ha hecho labor de critical acertada y culta, perfil6 un studio
magistral en la obra premiada por el Colegio de Abogados de la
Habana: Caracteres del Tedtro Franc6s Conteanpordneo; y Aa
esbozado en pirrafos de oro la personalidad de Enrique Jos6 Va-
rona. La critical artistic ha tenido en 61 un id6neo cultivador,
como en el malogrado Bernardo G. Barros, autor de La Caricatura
en Cuba y en los maestros Eduardo SAnehez de Fuentes, autor de
un documentado trabajo de investigaci6n sobre El folklore en
la misioa oubana, y Guillermo M. TomAs, a cuyo espiritu orga-
nizador debe much la cultural literaria musical, con boeetos sobre
Las Grandes Etapas del Arte Musical y Los Grandes Poetws To-
nales, el Centenario de Ricardo Wagner y el libro Mujer y Arte.
Tambi4n Eugenio Sanchez de Fuentes es digno de menci6n en
este aspect, por su Cuba monumental, estatuaria y epigrdfica. Y
exprofeso he dejado para citar al final al orfebre del estilo, Ani-
ceto Valdivia, quo hizo famoso su seud6nimo Conde Kostia al pie
de critics de exquisite prosa y noble criterio.
En la generaci6n present se han distinguido Alberto Lamar
con libros de innegable m6rito por lo que de personal y novedoso
tienen, como Los Contenmpordneos criticss literarias), Las rutas
paralelas y La Palabra de Zaratustra criticss filos6ficas) y Bio-
logia de la Democracia criticala social); Jose Antonio Fernandez
de Castro, con la publicaci6n de interesantes cartas de Jose An-
tonio Saco ordenadas bajo el titulo Medio siglo de historic colonial,
convenient y acertadamente ilustradas con notas y studios de
introducci6n y filtimamente, en uni6n del Sr. Felix Lizaso, de
La poesia modern en Cuba. Elias Jos6 Entralgo, muy joven, pero
muy bien preparado, ha demostrado sus poco corrientes eualidades
de critic sereno en su libro Perfiles.


V

CRONISTAS Y PERIODISTAS

Para finalizar esta sintesis hist6rica, enumeraremos las figures
mis distinguidas del periodismo eubano, las de aquellos que como
comentaristas de los hechos trascendentales de actualidad, como


, *








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


publicistas doctrinarios, como panfletistas o como cronistas, han
rendido una labor digna de ser recordada.
Figura la mas alta de nuestro periodismo es Manuel Marquez
Sterling, cuyos fondos de La Naci6n y el Heraldo de Cuba han
hecho 6poca. Ironista de lo mas fino, mente abierta a todos los
impulses progresistas de las sociedades political, psic6logo de
nuestras burocracias, forjador de ideales que no estin refiidos con
la realidad, con una pulcritud de estilo que encanta y una hon-
radez periodistica que asombra en nuestros tiempos, Marquez
Sterling no tiene paralelo.
Y no es s6lo el articulo diario de combat doctrinal lo que le
hace notable; es tambien la cr6nica, de la que es un maestro. Ahi
estan los volfimenes de cr6nicas deliciosas: Esbozos, Tristes y Ale-
gres, Hombres de Pro, Alrededor de nuestra psicologia, Burld
Burlando.
Tambien ironista formidable es Wifredo Fernandez, de una
agudeza que desconcierta y una sutileza que le hombrea en oca-
siones con Eca de Queiroz. Alfredo Martin Morales fuu habil
y meduloso. Juan Gualberto G6mez, sagaz y temible en la pol6-
mica. Eduardo Dolz, hiriente y poderoso en el ataque, desde la
inolvidable Nota del Dia, que hoy ha revivido en las propias co-
lumnas de La Discusidn la pluma disectora del gran diarista
Gast6n Mora. Nicolas Rivero fulminaba desde sus Actualidades
chispazos que no pocas veces prendieron voraces incendios. Joa-
quin N. Aramburu fuu en su BaturriLlo el comentarista inteli-
gente y bien intencionado de todos los dias. Orestes Ferrara es
la catapulta irresistible de s6lidos arguments y erudici6n que
abisma y convince. Ram6n A. Catala, en los Motives de la
Semana de El Figaro, es sutilisimo. Arturo R. de Carricarte es
vibrant, razonador y eulto. Mariano P6rez Acevedo, Pedro
GonzAlez Mufoz, Modesto Morales Diaz, Miguel de Carri6n, Carlos
Garrido, han dado a la prensa cubana piginas brillantisimas
y an6nimas.
En la hora present, entire la gente nueva, dos plumas hay
de verdaderos periodistas, de periodistas en el sentido exacto del
vocablo: Jose I. Rivero, que supera a su padre en las Impresiones,
hechas con un talent vigoroso y un tino ejemplar, amen del
corte elegant y discrete que rememora a Larra, y Sergio Carb6,
de prosa flfiida y valiente, bien inspirado y con preparaci6n poeo
corriente.
Ram6n Vasconcelos es admirable por su sensatez, por la clari-








LAS BELLAS ABTES EN CUBA


sima vision que forma de cuanto aprecia y comenta y por la
riqueza y correcci6n de su vocabulario. Sus Valores Actuales son
retratos fidelisimos que han producido verdadera sensaci6n. Es
panfletista fustigador y arrojado, como Ruy de Lugo Vifia y Ram6n
Zaydin. Paladin del ideal nacionalista es quien no puede negar
su estirpe, Miguel Angel Carbonell, que ha sostenido hermosisimas
campafas como la que motivara los articulos que forman El Pe-
ligro del Aguila. Ramiro Guerra sienta cdtedra doctrinal en los
editoriales del iirio de la Marina. Tomas JuliA, agresivo y mor-
daz. Leopoldo Fernandez Ros, sereno, reflexivo, pero fuerte en
la censura e infatigable en la defense de sus causes.
En la cr6nica debo meneionar en primer t6rmino los viejos
maestros: Aniceto Valdivia, Francisco Hermida y H6etor de Saave-
dra. Con ellos, cuatro valores, idos, como los dos primeros: Jesus
Castellanos, con sus ingeniosas Cabezas de Estudio; Carlos de
Velasco con sus sugerentes Aspectos Nacionales; Victor Mufioz,
de un humorismo encantador, que se hizo c6lebre, no s61o en las
er6nicas deportivas, en que fu6 verdadero creador, sino en otras
tan leidas como las que publicaba bajo el titulo Junto al Capitolio;
y Mario Mufoz Bustamante, autor de Cr6nioas Humanas, manjar
un tanto fuerte para paladares sensibles.
Emilio Bobadilla hace en este genero labor de m6rito excepcio-
nal, por aquella ripida comprensi6n que tenia de todo, y la
manera tan singular e impresionante con que sabia decirlo. At
traves de mis nervios y Con la Capucha Vuelta son soberbias
cr6nicas parisienses, con much de color y de psicologismo. Sin-
tiendome vivir toca las puertas de la autobiografia. Muecas y
Boulevard arriba, Bulevard abajo, estin empapadas de agudas y
a veces estridentes sitiras sociales.
Marco Antonio Dolz, autor de Vibraciones, es cronista de dotes
persuasivas. Ren6 Lufriu desborda su alma generosa, su amor
acendrado a Cuba y su vasto saber sobre cosas nuestras, en suges-
tivas cr6nicas, entire ellas las recogidas en el volume Letras y
Nacionalisno. Rafael Suarez Solis describe amenisimos y refinados
articulos que son rasgos chispeantes. Le6n Ichaso redacta la
cr6nica culta y levantada, de indole poligrafica. Joaquin Nava-
rro (Ducazeal) cultiva con esmero la cr6nica de arte y literature,
al igual que Tomas de Jistiz (Justo S. Matiz).
Antonio Iraizoz, que posee amplia cultural, much talent y
gusto select, ha escrito er6nicas muy bellas e interesantes, como
las que se hallan en su libro Lecturas Cubanas y las que public








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


en La Prensa, enviadas desde Europa, que son de atrayente valor
descriptive.
Jorge Mafiach, con sus Glosas y Estanpas de San Cristobal, de
confortante espiritualidad; Francisco Ichaso, Miguel de Marcos,
Jesfs J. L6pez, Francisco J. Sierra, Lorenzo Frau Marsal, Osvaldo
Vald6s de la Paz y tantos mis, que ni retiene la mente ni el pa-
ciente lector resistiria a tan fatigosa enumeraci6n, cultivan con
6xito la cr6nica periodistica de actualidad.
En estos moments se nota en nuestra juventud la excitante
inquietud que domina el mundo, que estimula a las mis arrestadas
empresas en todas las manifestaciones de la especulaci6n mental,
y aunque apegados unos a los moldes (de los que les cuesta tra-
bajo salir para surcar nuevos espacios) y otros llevados de un
exceso de snobismo, siendo pocos, muy pocos, los que se mantienen
en el precise medio de las cosas e impulsados por sensatos ideales,
es indudable que tenemos en ella, en esa juventud, innegables
fuentes de esperanza que permitirin que Cuba se incorpore a los
nuevos dominios de la conciencia artistic.


La Habana, 26 de abril de 1927.

































SALVADOR SALAZAR

(1892)

Naci6, en Col6n (provincia de Matanzas), el 30 de junior de 1892.



Orador y catedrAtico; escritor y critic. Doetorado en dere-
cho civil y en filosofia y letras en la Universidad de la Habana,
alcanz6 por oposici6n el cargo de professor de la asignatura de
Historia de las Literaturas Espafiola y modernas Extranjeras. Su
producci6n es copiosisima:
Lope de Rueda y su teatro (1911) ; Por las nubes, novel (1912);
Ternuras, versos (1912); Por la fuerza del amor y La verdadera
aristocradia, comedies (1913) ; Iiteratura cubana, El clasicismo en
Cuba (1913); Rafael Mamia Mendive (1915); La cesin de los bie-
nes del Estado (1913); Milanes, Luaces y la AveUaneda (1916);
Las libertades catalanas (1917); El reposo como elemento estiti-
co (1917); El vampiro, novel (1917); El porvenir de la America








52 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Latina (1918); Jose Marti (1918); El 71 (1918); El porvenir de
las pequeiias nacionalidades (1918); Los muertos mandan (1918);
La mujer en la guerra (1918) ; El d&lor en la lirica cubana y otros
tan importantes como los citados.
Es editor y director de la revista literaria de cardcter didcc-
tico Alma cubana. La Academia Nacional de Artes y Letras y la
de la Historia de Cuba lo cuentan entire sus miembros de nimero,
y forma parte de la directive de la Sociedad Econ6mica de Ami-
gos del Pais.









LLC BELLS ARTES EN CUBL


EL TEATRO CUBANO



Exeepcionales condiciones tiene el cubano para el arte teatral,
no s6lo desde el punto de vista de la creaei6n cuanto de la representa-
ci6n. De lo primero es buena prueba el triunfo, en ambientes pro-
picios, de grande dramaturgos cubanos: ayer la Avellaneda (el me-
jor de los poetas dramiticos del romanticismo espafiol), y Cati e
Insfia hoy, prueban, mas que todos los razonamientos, con la efica-
cia incontrovertible del hecho, que si los autores cubanos encontra-
ran las condiciones favorables para el cultivo de ing6nitas faeulta-
des, el fruto aeria de opima exuberancia.
De la capacidad para el tablado, mas que el brillante ejemplo de
aquella pr6cer figure de nuestra pobre escena naciente (Luisa Mar-
tinez Casado), o de la inteligentisima Enriqueta Sierra, o de Soco-
rro GonzAlez, plet6rica de intuiciones artisticas, que abre ahora su
corola triunfal en. el jardin aristocrAtico de Maria Guerrero y Fer-
nando Diaz de Mendoza, o de Catalina Barcena, que bajo cielos ex-
trafios encontr6 la pronta consagraci6n de sus miritos, hablan los
triunfos resonantes que en los comienzos de este afio alcanzaron, en
el t(atro Principal de la Comedia, los j6venes de mi clase de Litera-
tura en la Universidad, que se atrevieron nada menos que con el
teatro clasico espafiol, y pudieron con l1, en forma que ni los ciegos
ni los envidiosos podrAn dejar de reconocer en su brillantez y dis-
creci6n.
Y ain mis: lo dicen las condiciones naturales de la mujer cu-
bana, su gracia espontanea, su inteligencia despierta y viva, su in-
genio pronto, su movilidad de rostro, su malicia inocente pero in-
tencionada, su voz de dulce y sonoro timbre, su facilidad de expre-
si6n, y su rico, riquisimo poder de similar todas las sugestiones
estkticas que el mundo modern despliega en torno.
Pudiera objetarse que si no carecemos de ingenious creadores y
de admirables representantes, nos falta ambiente, tradici6n, coetum-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


bres tipicas, historic propia y una sociologia peculiar, que explique
la existencia de un teatro verniculo.
No es, en las breves dimensions que forzosamente ha de tener
nuestro ensayo, donde podemos encerrar un studio minucioso y
detallado de todos estos factors, para rebatir a los que afirman que
de ellos carecemos; pero siquiera a vuela pluma, digamos que por lo
que constitute el ambiente, ninguno mis peculiarmente orientado,
por ciertas determinaciones geograficas y political; que la tradiei6n
colonial es riquisima en aspects teatra!izables; que hubo y que hay
en Cuba costumbres de una tipicidad indiscutible; que nuestra his-
toria, rica de heroismo, de grandeza, de martirios, es terreno f6r-
til donde hacer floreeer la tragedia; y que nuestra sociologia reve-
la, a traves del tiempo, una series de transformaciones que el tea-
tro, verdadera historic de las costumbres, es el g6nero mas adecuado
para recoger y registrar.
Cuba, colocada entire dos mundos desiguales y hostiles; recibien-
do, al par, las influencias de ambas civilizaciones y poseedora ella
misma de un espiritu peculiar en la historic colonial espafiola, se ha
ido creando una idiosincrasia especial, que tiene toda la languidez
de la vida criolla, que atesora toda la pasi6n y pujanza de la sangre
hirviente de la raza y que rccoge del Norte las rApidas incursions
al future, las brillantes corrientes de modernidad, por lo menos en
el progress material, que caracterizan a los Estados Unidos del
Norte.
De este modo, su condici6n es "sui generis". De los pueblos
que el brio civilizador de Espafia someti6 en el mundo nuevo, es la
finica naci6n donde no pesa el bagaje de razas nativas, por la abso
luta destrucci6n, en los primeros moments de la conquista, del pue-
blo siboney. En cambio, experiment, por tres cuartos de siglo mis
que sus compafieras continentales, la influencia de Espafia, la cual,
por un process casi fisico, eoncentr6 en el filtimo jir6n de su vasto
imperio la esfera de acci6n que antes habia ejercido en todo el mun-
do americano. Y finalmente, por las razones de determinismo geo-
grafico que implica su posici6n, y por las de indole hist6rica que se
derivan de la participaci6n de los Estados Unidos en la obtenci6n
de nuestra independencia, recibe, mis inmediata y persistente, la
acci6n nortefia en las costumbres, efecto que se intensifica por el
sello que en la edad de la formaci6n personal graban los colegios nor
teamericanos en nuestros escolares que alli acuden a educarse.
Seria cerrar los ojos a la evideneia no querer ver que, asi como
en la Argentina, verdadero crisol de razas, ha surgido una sociolo-









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


gia particular, tan sabia y profundamente estudiada por Jos6 In-
genieros, entire nosotros aparece otra en que los components no son
tan various y disimiles como en aqu6lla; pero en donde, quizis por el
equilibrio de los contrarios, la mezcla present caracteristicas bien
determinadas. El cubano de hoy, sofiador por nacimiento, idealis-
ta por tradici6n, discolo y rebelde por herencia, vivo y astuto por
temperament, es, por las influencias del Norte, aficionado a los de-
portes, ambicioso de fortune, cordial y menos malicioso en las rela-
ciones de los dos sexos. Es un bello tipo nuevo a estudiar por nues-
tros soci6logos-si los hay-y admirable ejemplar para colocar en
el tablado escenico y exhibirlo a sus compatriotas y al mundo civi-
lizado.


Desde tiempo inmemorial se sefiala, como nuestra primer mani-
festaci6n teatral, una representaci6n que se dice tuvo lugar para
conmemorar el onomAstico del Gobernador don Juan Maldonado, el
24 de Junio de 1598, de una comedia titulada: Los buenos en el
cielo y los malos en el suelo. La noticia se atribuye a un perso-
naje contemporfneo de este Gobernador, don Hernando de la Pa-
rra, que dej6 unas Memorias Ingditas. Las public, en su Proto-
colo de Antigiiedades, don Francisco Jos6 Garcia; reprodujo la
menci6n y todos los incidents del heeho, don Jos6 Maria de la
Torre en su fibro La Habana antigua y modern, o lo que finmos
y lo que somos, y desde entonces alli acuden para repetir el dato
todos los eruditos de segunda mano.
En la fiesta que organic en el Ateneo de la Habana, como Pre-
sidente de su Secci6n de Ciencias Hist6ricas, para conmemorar 41
centenario de la ciudad, en 1915, reproduje integras esas memo-
rias, que tan curiosos datos traian de esta capital en los comienzos
de la colonizaci6n y, como hemos dicho, la noticia fabulosa de la
pr:mera representaci6n teatral, que el eronista anota con curosi-
simros detalles.
La Habana era entonces un pobre caserio rural; y en lugar de
estas bellas avenidas y estos palacios suntuosos que la hacen una
de las mis ricas ciudades de la America Espafiola, apenas tenia
cuatro ealles de importancia: la calle Real (hoy de la Amargura),
la de las Redes (hoy de los Oficios), la del Sumidero (hoy O'Rei-
lly o Presidente Zayas) y la del Basurero (probablemente Tenien-
te Rey o Avenida del Brasil).
Las casas se fabricaban muy irregularmente, a capricho de los










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


propietarios, eerc6ndolas por todas parties, no con estas hermosa-
rejas que a veces importamos, hoy, de talleres de Paris, sino con
murallas doubles de tunas bravas. Verdad es que no eran de pie-
dra ni temento, ni tenian diez pisos, ni estaciones de radio, ni pre-
sentaban en sus fachadas esos bellos adornos en que la piedra se
hace encaje o tora la figure de guirnaldas versallescas... Eran
de paja y tablas de cedro y en el corral sembraban arboles fruta-
les, que producian plagas tales de mosquitos, que un marinero lle-
gado de Espafia en una de aquellas naves que, de tarde en tarde.
hacian el viaje de Ultramar, pereci6 victim del venenoso aguij6n
de estos molestos huespedes.
Las amueblaban con bancos de caoba o cedro, sin espaldar, que
forrados con lona o cuero crudo, se convertian en lechos. Habia
en cada casa un cuadro de devoci6n, al que encendian velas de se-
bo, que eran entonces el finico medio de iluminaci6n. La obscuri-
dad de las calls era tal que, despues de cerrada la noche, nadie
salia de su morada, sino con gente armada y con linternas, por te-
mor a los perros jibaros y a los indios cimarrones que, escapados
de sus dotaciones, venian a buscar que comer en el poblado...
Carnes saladas, condimentadas con aji y coloreadas con vijija,
maiz en todas formas y casabe eran los alimentos corrientes: toda-
via no habian aparecido los complicados y largos "men''s", en
frances, que come hoy los habaneros, sin saber de que se trata.
Parece impossible que el arte teatral, el filtimo en la sucesiva
aparici6n de los generos literarios, surgiera en una 6poca tan po-
co propicia, por lo rudimentario de su vida, por los riesgos de pi-
ratas, el poco comercio, hasta los peligros de salir a la calle; y, sin
embargo, el primer dato sobre nuestro teatro se remonta a esta mis-
ma 6poca que, a grandes trazos, hemos querido bosquejar.
Ya la afici6n national a bailes y diversiones tenia su manifes-
taci6n. Habia en la villa cuatro mfisicos, que asistian a los ac-
tos a que se les invitaba, mediante precio convenido. La Gloria
ha escrito en sus anales los nombres ilustres de estos primeros pa-
ladines del arte musical en Cuba: eran el malaguefio Pedro Alman-
za, que tocaba el violin; el portugues JAeome Vioeira, que tocaba
el clarinet; el sevillano Pascual de Ochoa, que tenia a su cargo el
violin, y una negra horra de Santiago de los Caballeros, llamada
Micaela, que tocaba el vihiiela. Ademis, llevaban, para el cala-
bazo y las castafuelas, aeompaiantes que eran mfsicos de afici6n
y de menor categoria.
Semejante orquesta era muy solicitada. Tan comprometidos









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


estaban siempre, que habia verdaderas pujas en las solicitudes y
hasta turns para poder contratarlos. Ademas del precio, que
era siempre exorbitante, habia que llevarles cabalgaduras, darles
sendas raciones de vino y ofrecerles la propina, que era un plato de
cuanto se comia y bebia en la fiesta, para que lo llevaran a sus
respectivos familiares. Ved c6mo en Cuba el arte ha estado siem-
pre bien pagado, sobre todo, cuando no queda mis remedio, y cuan-
do es para bailar...
Fu6 entonces, alli por el aflo de 1598, que se hizo en Cuba la
primer representaei6n teatral. Era obra de un ingenio native
o de un colono establecido o era teatro de importaci6n? No se
puede precisar, ni siquiera el contenido de la obra, que levaba ti-
tulo tan pomposo y consolador.
Como era el primer especticulo de esta naturaleza que tenia lu-
gar en la Habana, la barraca que al efecto se construy6 en las cerca-
nias de la Fortaleza, era pequefa para contener la inmensa cantidad
de espectadores. Toda la Habana se di6 cita en el sitio de la fiesta.
Verdad es que, en esta 6poca, today la Habana eran ochocientos ve-
cinos y la guarnici6n, que eran cien soldados, un condestable y
doee artilleroe...
Tal alboroto habia durante la representaci6n-porque la gente,
falta de costumbre, hablaba en voz alta y no queria callar, con lo
que no se oia ni pizca de la comedia-, que el Gobernador tuvo
que amenazar con el cepo al que no estuviera con orden y compos-
tura... Falta hece hoy mismo que se pudiera amenazar con el
cepo para la lengua de algunos espectadores en los teatros de
nuestra Capital...
Restablecido el sileneio, despuis de las palabras convincentes
del Gobernador, sigui6 representfndose la comedia, que termin6
cerca de la una de la madrugada. El pfblico qued6 tan satisfe-
cho, que exigia a gritos que se volviera a empezar, con lo que, pa-
ra obtener la disoluci6n del auditorio, hubo que acudir a los mis-
mos persuasivos arguments que para obtener silencio.
Hoy tenemos dudas muy marcadas sobre la autenticidad de
este curioso document; por ciertos detalles estamos tentados a
career en una supercheria literaria del redactor del Protocolo; y,
desde luego, no queda rastro alguno de la tan regustada comedian.
Como si fuera una especie de sortilegio, la obra que, descar-
tando la anterior, aparecia como nuestro primer monument dra-
mitico, no la creemos cubana. Nos mueve grandemente a supo-
ner que El Principe Jardinero y Fingido Cloridano pertenece










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


al teatro espafiol, la afirmaci6n de don Cayetano Alberto de la
Barrera, el cual establece como su autor, en su Catilogo de Obras
Teatrales, a un don Santiago Pita. Es detalle curioso que cuan-
do se represent en la Hiabana, se decia que el drama procedia de
Valencia, y el autor a quien se atribuia, o sea un escritor habane-
ro de pseud6nimo Capacho, negaba su paternidad, detalle que la
critical posterior consider como habilidad del regocijado fraile jua-
nino para provocar mis inter6s y para librarse de las censuras
que a un sacerdote habria de atraer una obra tan alejada, por su
tema, sus chistes y su atrevido lenguaje, de la austeridad sacer-
dotal.
Uno de los arguments que tambi6n nos influye para career la
obra extranjera, es que con el nombre de Pita la vi6 impresa, en
pliego suelto del siglo XVIII, el principle de los eruditos espa-
fioles.
Y, finalmente, nos parecen razones mAs decisivas la admirable
trama lopesca de la obra, su excelente t6enica, sus diAlogos y es-
cenas bien trazados y su rica versificaci6n: cualidades que en na-
da convienen con las caracteristicas que sobre Capacho nos sumi-
nistran sus poesias verdaderamente aut6nticas.
Toda nuestra primitive manifestaci6n dramAtica, pues, queda
reducida a los ensayos de Suri en Santa Clara, a los del poeta
oriental Manuel Maria P6rez y Ramirez, y en la Habana a los
esfuerzos que, por el teatro popular, hizo el author y actor Don
Francisco Covarrubias, empezando una tradici6n de teatro local,
tambi6n de circunstancias, verdadera cr6nica de los sucesos de
cada dia, que todavia subsiste.
Don Manuel Maria P6rez y Ramirez parece ser, por los datos
que de 61 se coservan, un entusiasta propulsor de la cultural en su
tierra oriental, al que acudian los j6venes en demand de consejo y
guia.
S61o fragmantos insignificantes se conservan de l1 en la poe-
sia lirica y en la narrative: y por ellos, es dificil precisar su va-
lor como poeta. Asegiirase por historiadores de nuestras letras,
entire ellos Zambrana y L6pez Prieto, que escribi6 algunas piezas
teatrales; pero de ello nada perdura, ni los autos sacramentales,
con mfisica de Esteban Salas, un artist habanero, y que fueron
representados con objeto de recaudar fondos para los damnifica-
dos del terremoto, en Santiago de Cuba, de 1776; ni del mon6logo
Marco Curcio, ni de las piezas menores, escritas para conmemo-









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


rar heehos palaciegos, como bodas reales o nacimientos de prin-
cipes.
Mucho mks important que todo esto fu6 la labor de Francis-
co Covarrubias. Era autor mimado de su pfblico, que, fiado en
su fama y popularidad, glosaba, en sainetes de ocasi6n, los hechos
mis salientes de la vida colonial.
El nombre de este autor y actor, 6mulo de Lope de Rueda, de
Shakespeare y de MoliBre, esti unido a la historic material del tea-
tro en Cuba. Nuestra primera Casa de Comedias alz6 su maci-
za silueta, ante los ojos asombrados de los escasos vecinos del ca-
11ej6n de Jiistiz, en el centro de la poblaci6n y cerea de la residen-
cia del Capitfn General; pero, a poco, insuficiente para la villa
que crecia, se traslad6 a un caser6n de la Alameda de Paula. el
Prado de entonces, donde iban a hacer tertulia las families.
En 1775, el arte, brindando, con humanitario gesto, su protec-
ci6n a una triste clase desvalida de la sociedad, habria de anotar-
se un triunfo. El Gobernador General, senior Marqu6s de la Tc-
rre, solicit y obtuvo del vecindario la protecci6n para c ;struir
el Coliseo, que se llam6 despu6s Teatro Principal, y c'iyos produc-
tos se destinaban a engrosar los fondos necesarios para mantener
la llamada Casa de las Recogidas: noble alianza del arte con la moral
y el bien, que es uno de los mas gloriosos timbres de honor en la
historic de aquel ilustre antecesor del General don. Luis de las
Casas... De este teatro pud'o decir, con orgullo justificado, un
habanero de entonces, que era el mis hermoso y bello de los que
tenia Espafia; y en 61 se ofrecieron 6peras espafiolas desde fines
del siglo XVIII hasta 1834, en que empezaron a regalarse los
oidos cubanos con las notas melodiosas y dulzonas de la muisica
italiana...
El fiero hurackn del 11 de Octubre de 1846 abati6 tanta grandeza.
Es famoso en la leyenda el recuerdo terrible de aquel eiel6n que
caus6 tantos estragos en la Isla. El Coliseo, emplazado en el so-
lar que hoy ocupa el Hotel de Luz, frente a los muelles de los va-
porcitos de Regla y Casa Blanea, sufria mAs que ningiin otro edifi-
cio los embates feroces del aquil6n; un descuido de los guardianes
dej6 abiertas las ventanas que miran a la bahia, y la masa de aire
que por alli penetraba, no teniendo salida, levant el techo de for-
ma de quilla, y haciendole describir una trayectoria inverosimil,
lo arroj6 en la calle de los Oficios, entire Acosta y Luz, formando
frente a las cases una barricada inexpugnable... Todavia en
1868 este teatro existia, pues por esa fecha era objeto de una re-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


edificaci6n; pero ya, desde much antes, compartia los favors
del pfblico otro teatro, mks bien circo, situado en el Campo de
Marte, y en donde principi6 su larga carrera de triunfos esc.-nicos
aquel famosisimo c6mico habanero, ya citado, 6mulo de Moliere y
de Shakespeare, autor y actor, que hizo las delicias de una gene-
raci6n.
De este noble bautismo artistic no cabe duda; porque el mis-
mo Covarrubias, en una d&eima de las que solia improvisar, para
regalo de sus espectadores, dijo, mks tarde, en 1846, y en un mag-
nifico teatro que se llam6 primero Circo Habanero, y luego Teatroi
de Villanueva, en honor del Conde de ese nombre, famoso inten-
dente de Hacienda, estas palabras:

En un circo que de Marte
en el Campo se form
mi carrera principi6
en el dramitico arte:
ya de ella, en la filtima parte,
a otro nuevo circo paso
y esto que parece acaso
sera. El destiny intent
que en un circo sea mi oriented
y en otro eirco mi ocaso.

De terrible modo esta asociado este Teatro de Villanueva, don
de Covarrubias decia tan galanos versos, a la historic de las lu-
chas emancipadoras. No por conocido deja de tener interns el
relato repetido de este episodio expresivo y valiente de nuestra epo-
peya del 68. La noche del 21 de enero de 1869 se celebraba una
funci6n por una compafiia de caricatos cubanos, a beneficio, se-
gun decia el program, de unos insolventes, parece que en reali-
dad para los cubanos levantados en los campos gloriosos de La De-
majagua, para la conquista de la Libertad. Los peninsulares es-
taban convencidos, con raz6n o sin ella, de que los fondos del be-
neficio se destinaban a la revoluci6n. Los inimos predispuestos
estallaron violentamente, so pretexto de que un actor recitaba con
intenci6n ciertos versos que aludian a Cuba. La duefia del tea-
tro, que era la madre political del gran poeta cubano Rafael Ma-
ria Mendive, fu6 multada, los c6micos reprendidos duramente y
una parte de los espectadores encarcelados. Al dia siguiente, la
Gaceta de la Habana public la famosa proclama del general Dul-
ce, Capitin General que trataba de congraciarse, sin resultado,
con los Voluntarios, prometiendo toda clase de castigos...









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


Pues bien; los hijos de nuestra ind6mita tierra llenaron esa mis-
ma noche el teatro de Villanueva: las mujeres llevaban el pelo suelto
y t-nicos blamcos y azules salpicados de estrellas. En la repre-
sentaci6n de un juguete c6mico, que se llama Perro Huevero...
hay un pasaje en que un actor debe decir:
"i Viva la tierra que produce la cafia!"
Un voluntario grit6: i Muera!, y de todas parties salieron voices
de iViva Carlos Manuel! Viva la independencia!, sonaron tiros,
empez6 la refriega y la consigna de aquellos esbirros, dignos de la
edad barbara, fue disipar, como lo hicieron, contra toda mujer
que llevaba el pelo suelto, inclusas las de las casas vecinas...
A causa de estos sucesos fueron encarcelados multitud de cu-
banos, entire ellos Mendive, que fue arrojado a una obscura maz-
morra del Castillo del Principe. Alli, solitario y acongojado, no
recibi6 mis visits que un rayo palido de luna, al que dedic6 su
bellisimo soneto:

De mi reja al travys, te veo serena
cual Ifmpara de plata suspendida
en el santuario inmenso de la vida,
palidA luna de misterios lena...
Al verte tan hermosa, de mi pena
siento 'errarse la profunda her'da,
y al viento doy, con voz entristeeida,
un himno a Dios, al son de mi cadena.
No le niegues tu luz arrobadora
al eubano adalid en la pelea
ni al triste que, eual yo, eautivo llora;
y eiego humilde tu esplendor no vea
el que adore la ergastula opresora
o vil eselavo de su infamip seal

Despubs hubo otro teatro en la ealle de Cienfuegos; en 1830
se fund el llamado del Diorama, cuyo dueflo, Vermay, lo inaugu-
r6 exhibiendo grandes cuadros; y en 1838 el magnifico de Tac6n,
del que fue propietario despubs el popular Pancho Marty; teatro
que ofrecieron en venta, en la primera Repiiblica, al austere don
Tomas Estrada Palma, que preferia las escuelas a los temples del
arte, y que comprado, finalmente, per la rica, laboriosa y floreciente
colonia gallega, se transform en ese hermoso palacio, temple
hoy de la Opera y de las grandes compafiias, verdadero orgu-
11o de la ciudad y prueba irrecusable de lo que puede hacer el es-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


piritu de asociaci6n, el sentimiento de c.omunidad regional y el
sentido progresista cuando estan servidos, como en este caso, por
una raza ruda, perseverante, sufrida y fuerte...
Tales fueron los comienzos rudimentarios del arte teatral en
Cuba. Hay que Ilegar a la 6poca del Romanticismo, en que uni-
versalmente alcanz6 la poesia dramatica tan intense y fecundo
desarrollo, para encontrar una manifestaci6n mfs rica de la es-
cena national. Entonces Mi-lanes, Luaces y otros cultivaron el
arte de Talia; pero, sobre todo, Gertrudis G6mez de Avellane-
da, como Lope de Vega en el siglo de oro espafiol, se alz6, come
dijo Cervantes de aquel, con el trono de la monarquia escenica,
dando dias de gloria a su patria y a la naci6n progenitora, que la
reivindica, con raz6n, como una de las mas legitimas glorias na-
cionales.

El gran lirico cubano Jose Maria Heredia tuvo cierta afici6n al
arte teatral; pero el objetivismo propio de la poesia dramitica no
era muy compatible con el sentido intimo, intensamente lirico, de
su inspiraci6n poetica. Sus dramas y tragedies son traducciones
o imitaciones del frances o del italiano, salvos dos primeros ensa-
yos de su juventud, que parecen originales, y una obra de la que
s6lo existed una menci6n traditional: Los tltimos Romanos.
El primero de aquellos es una pieza hist6rica en un acto y en
prosa, Edtuardo IV o el Usurpador clemente, que obtuvo los ho-
nores de la representaci6n en Matanzas (1819). A esta 6poca
puede referirse tambien su sainete El campesino espantado. No
es possible ser muy exigente con un autor dramatico de diez y seis
afos.
Tradujo las tragedies Atreo, del poeta frances Cerbillon;
Abufar, de Ducis; Tiberio y Cayo Graco, de Jose Maria Chenier,
y Sila, de Jouy; el Mahoma, de Voltaire; y el Sail, de Alfieri.
MAs que traducciones son arreglos, por las escenas nuevas y alte-
raciones que libremente introduce el poeta cubano.
Por cierto que Menendez y Pelayo adjetiva de "feroces insul-
tos" los pirrafos con que Heredia dedica la tragedia Tiberio,
el despota romano, a Fernando VII, el despota espafol; pero hay
que tener en cuenta que al odio americano haeia el que sofi6 aplas-
tar la obra de Bolivar con las bayonetas de la Santa Alianza, ha-
bia que afiadir el mismo rebelde sentimiento de antipatia que los
literatos espafioles experimentaban por el ingrato Fernando VII.









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


La producci6n dramatica de Jos6 Jacinto Milanes comprende
El Conde Alarcos, Una intriga paternal, El poeta en la Cor-
te, A buen hambre no hay pan duro, Ojo a la finca, y el frag-
mento de Por la puente o por el rio.
Don Domingo Delmonte habia publicado, en su revista El Re-
creo Semanal del Bello Sexo, el romance espafiol de El Conde
Alarcos, atribuido hoy a Pedro de Riafio. Milanes, que siemprc
sinti6 predilecci6n por el genero dramitico, se entusiasm6 ante la
idea, expuesta por su protector literario, de que hiciera un drama
sobre el asunto, y a ello se aplic6 con gran interns.
Produjo asi una tragedia romantica bastante defectuosa; pero
no incurramos, por ser justos, en el vicio de la injusta sev'e-
ridad. La inmensa mayoria de las obras dramiticas del Roman-
ticismo presentan vicios y defects semejantes, y aun peores. El
generoso intent de un lirico cubano, famoso en la historic de
nuestras letras, por su lira dulce y sencilla, por sus versos faciles
y tiernos, de enfrentarse con un asunto digno de la vieja tragedia,
y realizar un drama a la manera de La Torre de Nesle, basta por
si solo para darle todos los honors. Salvo algunos errors de tc -
nica, naturales en quien se ensayaba por primera vez en el genero,
y algunos defeetos de estilo, hijos, como puede colegirse, de su ex-
trema confianza en su facilidad de versificaci6n, el drama El
Conde Alarcos puede catalogarse junto a los que produjo la fie-
bre romAntica, en sitio preferente; y sobre las demas obras teatra-
les del mismo asunto, tuvo la ventaja de aeercarse much mis a
la sombria idea madre del romance initial.
Diseminadas por la obra hay senteneias que responded a sn
inalterable criteria estetico del arte didactico. En este aspeeto,
sin embargo, en El Conde Alarcos insisted mueho menos que en su
drama Un poeta en la Corte, mis que drama, una comedia op-
timista, en que la virtud, el valor y el amor verdadero triunfan so
bre el vieio y la perfidia de un Duque libertino. Lo otros ensa-
yos dramitieos tienen poea importaneia. La eonaedia Por la
puente a por el rio qued6 sin eonelir, y es, segin diet may bien
su hermano Federieo, una nuera prueba de su voeaei6 per L.pe
de Vega, que en este ease le infaye on sa eanedia r ia la paew-
te, Juana. Se ha perdido lrm imtriga paterma, que fB repre-
sentada poeo tiempo despus de El Ceoxde Awe. A &bw
hanbre so aly pos d o ofreee la mwedad de irtdeair es-








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


cena a Miguel de Cervantes, y es un proverbio sencillo y de es-
caso movimiento con cuatro escenas y dos cambios de decoraci6n.


Joaquin Lorenzo Luaces cultiv6 tambien la poesia dramatic.
En 1865 ley6 entire aplausos, en el Liceo de la Habana, el drama
rom;ntico El Mendigo Rojo; dos afios despues, public su trage-
dia griega Aristodemo, y dej6 ineditos otros ensayos dramitieos:
la tragedia Arturo de Osberg, el drama El Conde y el Capit4n y
las comedies El Fanitasma de Aravaca, La Escuela de los Parientes,
Dos Amigos, El Becerro de Oro y A tigre y zorro, bull-dog.
El Mendigo Rojo se basa en una leyenda, segfin la eual el rey
de Escocia, Jacobo IV, no fu6 muerto en la batalla de Feldon, si-
no que, disfrazado y con el mote de El Mondigo Rojo, trabaja mis-
teriosamente en derroear al usurpador Douglas, que prolonga in-
debidamente su regencia, y devolver el trono y la libertad a su
hijo Jacobo V ayuddndose de su otro hijo, el bartardo John, cuyos
amores con Clary se ven obstaculizados por la rivalidad del pro-
pio hermano, aunque todo queda satisfactoriamente resuelto con
la intervenci6n del misterioso mendigo que oblig6 a su real hijo a
respetar el amor del bastardo.
Es una novela, puesta en las tablas, que entretiene agradable-
mente con su trama complicada e interesante, y con la muisica de
los versos rotundos que sabia haeer Luaces.
La tragedia Aristodemo, que juzg6 duramente Enrique Pifiey.
ro en la 6poca de su aparici6n, tiene por asunto una tradici6n. re-
cogida por Pausanias, de la 4poca de las guerras entire Masenia y
Esparta. Ordenado por el oriculo, para salvar la ciudad, '>ae
una virgen de la sangre real de los ap6tidas fuese inmolada, Aus-
todemo, jefe de los mesenios, sefala a su hija Aretea; Cleonte, su
prometido, proelama, para salvarla, la mentira de que su amada
ha perdido su virginidad, por lo cual Aristodemo la ejecuta por
sus propias manos y muestra al pueblo sus entrafias virginales.
Este asunto, digno de Esquilo, es complicado innecesariamente por
Luaces hasta convertir un tema con todo el horror y la sencillez
de la tragedia antigua en un drama romintico. Inventa un per-
soniaje, el sacerdote Theon, cuyo amor senil prepare la intriga del
sacrificio de Aretea, despechado por el desd4n de 6sta; y Aristo-
demo mata a Aretea porque esta se interpone entire su padre y su
amante; 6ste mata a Theon, y Aristodemo se suicide; desenlace
que, segfn la grdfica frase de Pifieyro, inunda de sangre la escena









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


Tiene la tragedia, sin embargo, como nota muy favorable en
su haber, la riqueza de versificaci6n y el dominio de la prosodia y
de la m6trica, que haeen de Luaces uno de los poetas mis esme-
rados y pulidos de Cuba.


Superior en grado sumo fu6 la labor dramitica de Gertrudis
G6mez de Avellaneda. En este camino, no hay mujer alguna
en la historic literaria que la supere, ni ain que la iguale; y ?n
la pleyade de los grandes dramaturgos romfnticos espafiols,
desde el Duque de Rivas hasta don Jose Zorrilla, ocupa, por de-
recho propio, un lugar entire los primeros, por sus dctes excepcio-
nales.
Dijo Menkndez y Pelayo:
"En la elocuencia tragica no cede a ninguno de sus contem-
porineos, y en correcci6n y buen gusto los aventaja a casi todos,
salvo a Hartzenbusch".
Tal vez la filiaci6n estetica de su teatro no caiga francamento
dentro del Romanticismo, sino mis bien en un grado intermedio
entire la tragedia clasica, de la cual traduce la pompa y majestad,
y el drama romAntioo, del que aprovecha lo interesante de la in-
triga, la rica variedad de los episodios y el constant movimiento
esc6nico.
Con Alfonso Munio, tragedia en cuatro actos, que represent
en 1844, empez6 la series de sus dramas que tanta celebridad ha-
brian de conquistarle. La grandeza trigica del tercer acto, en
que Munio inmola a su hija Fronilde, compensa de la languidez
que hay en el iltimo, y en los cuatro vibra la admirable elocuen-
cia poetica, don natural y riquisimo de la genial camagiieyana.
Al aflo siguiente, El Principe de Viana y Egilona, si no tan
inspilados y correctos como el anterior, mantuvieron su fama; y
en 1849 se represent en el Teatro Espafol su drama biblico Saul,
que habia sido leido pfiblicamente en el Liceo de Madrid tres
afios antes. El gran poeta italiano Vittorio Alfieri y el frances
Alejandro Soumet le sirvieron de models o, por lo menos, de
estimulos, segin ella misma declare; hay que afiadir entire sus
fuentes la Biblia, que lela con frecuencia, y algunos de cuyos
salmos imit6 con gran belleza e inspiraci6n.
Sucesivamente fueron apareciendo su comedia Las Hijas de las
Flores, sus traducciones de La aventurera, del poeta frances Emi-
lio Augier, y Catalina, de Alejandro Dumas y A. Maquet; La Ver-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


dad vence apariencias, en que dramatiza el mismo asunto que
utilize Byron en el Werner, Recaredo, de la 6poca goda y, final-
mente, en 1858, la obra que constitute la culminaci6n de su genio
dramftico: Baltasar.
Se le ha comparado con el Sardandpalo, de Byron; pero Me-
nendez y Pelayo, con su agudeza critical magistral, precisa cum-
plidamente las relaciones de una y otra obra, en juicio que, a la
par, constitute lo mejor que sobre este drama se ha dicho.
El resto de su producci6n dramitica esta constituido por su
comedia Ordculo de Talia, el sainete El Millonario y la Maleta, el
drama Tres Amores, que fracas francamente ante el piblico y la
critical, otro arreglo del francs; La Hija del Rey Reni, que se re-
present6 afios mas tarde, en la ceremonia de su coronaci6n, en el
Teatro de Tac6n, de la Habana; La Samndmbula y Errores del Co-
raz6n, con la cual inauguramos una temporada de teatro cubano en
el Politeama, de esta ciudad, segfn despu6s veremos.
Toda esta labor, sin embargo, si bien prueba la gran ductilidad
de su ingenio privilegiado, nada afiade a los valores fundamenta-
les representados cumplidamente en las obras anteriores.


Si de esta literature, que pudieramoa llamar colonial, pasamos
a las manifestaciones de nuestro teatro en la era republican, nos
encontramos con una forma de literature dramhtica a la que, por
antonomasia equivocada, suele llamarse "teatro cubano", y que,
expuesta al turista, nos perjudica grandemente en la considera-
ci6n universal.
El gnnero teatral que haee las delicias de nuestras classes popu-
lares en el Teatro Alhambra y de las classes mfs cultas en Payret
cuando el senior Regino L6pez con su compaiia lo ocupa, y que
tambi6n cultiv6, con bastante 6xito, el infortunado actor cubano
Arquimedes Pous, no ha much desaparecido, I constitute realmente
la forma mas tipica del teatro cubano, es el inico teatro cubano, o
es, siquiera, una de sus manifestaciones?
Digamos previamente, antes de contestar o tratar de hacerlo,
a esas tres interrogaciones, que desde la fundaci6n de la Repibli-
ca ningiin g6nero ha gozado de mis persistent favor popular; que
los mayores auditorios que se recuerdan en el Teatro Payret y
quizAs los mejores, por la calidad de las families concurrentes,
ha sido en las veces en que el senior L6pez, limando un poco-no
mucho-las asperezas sicalipticas de BU repertorio, y moderando









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


un tanto-no much tampoco-los gestos de sus actores, se ha tras-
ladado de su temple habitual.
En qu consiste este genero que asi goza de tanta simpatia y
6xito? A primer vista pudiera entroncarse con el teatro popu-
lar castellano, y enlazarse asi con una tradici6n secular que se
remonta a los origenes mismos de la escena espaiola: las farsas
de Gil Vicente, los pasos de Lope de Rueda, en los comienzos del
siglo XVI; los entremeses de Cervantes y de Quifiones de Bena-
vente, en la edad clisica; los sainetes de Don Ram6n de la Cruz
en el siglo XVIII, y el modern g6nero chico mis especialmente,
al cual imita en el element musical como base preponderante, dc
que aquellos carecian en gran parte o, por lo menos, como nota
eseneial.
Pero hay en el mal Ilamado g6nero cubano un carieter entera-
mente nuevo, que lo difereneia hondamente de todos los similares
espafioles que acabamos de nombrar. Es el element politico lo-
cal y la sitira social contemporinea. Se me dirA que el mis alto
m6rito del teatro popular espafol es ser un fiel reflejo de la vida
social; de las maneras, supersticiones, manias, anhelos e ideales
nacionales. Verdadera cr6nica de las costumbres, en 61, mejor que
en document hist6rico algunos, puede seguirse la historic ge-
neral de la sociologia espafola; y es una bella verdad, que pone
de manifesto el valor supremo del arte, que los mejores documen-
tos para conocer la Espafia de las majas y chisperos, de los aba
tes y manias franceses del siglo XVII son los euadros de Goya y
los sainetes de Don Ram6n de la Cruz. Pero tanto 6stos como las
obras del actual g6nero chico, aun reflejando, como verdadero
teatro eostumbrista, la vida social de las gentes que les son con-
temporineas, carecen del t6pico actual, de la nota momentinea,
de la alusi6n political marcada, de la sitira direct al suceso coeti
neo, de la menci6n, por sus nombres propios, de los politicos del
dia, de que depend, en gran parte, el 6xito del genero cubano.
La verdadera ascendencia de este hay que buscarla en el mis-
mo teatro verniculo, que ya de antafo exhibe esa tendeneia a con
vertirse en una especie de peri6dico satirico de los sucesos locales.
Ya hemos visto c6mo Covarrubias, en el circo del Campo de
Marte divertia al pfiblico habanero refiri6ndose, en los sainetes de
su invenci6n, a los acontecimientos de la vida diaria en la capital
de la colonial. Pero es sobre todo cuando la naciente conciencia
national empieza a orientarse en un sentido definidamente liberal
y al cabo separatist, que el teatro, aprovechado como element









EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


de combat por su innegable acci6n sobre la muchedumbre, comien-
za a envolver, en la transparent satira, la propaganda laborantis-
ta del native, la critical mordaz de los venales e ineptos funciona-
rios peninsulares y las ansias irreductibles del cubano de un fu-
turo mejor, particularmente, en la 6poca posterior al Pacto del
Zanj6n, en que la sombra de una libertad de pensamiento, mis o
menos sincere, permiti6 a los talents vernaculos, derrochar, en el
teatro "Cervantes", en piececitas breves, sin prop6sito 6tico y mu-
cho menos trascendente, destinadas, mAs que nada, a divertir al
auditorio, sus apreciaciones sobre la administraci6n colonial, sus
represalias contra los vejamenes de que eran objeto y sus anhelos
y esperanzas de libertad.
En la Repiblica, el caracter no ha variado; antes bien, se
acenitu6, gracias a las libertades constitucionales. "Alhambra"
ha hecho mas, en ciertas propaganda political locales, que los
mis grandes peri6dicos partidaristas y los mis elocuentes orado-
res defensores de un determinado credo, o mejor, de un determi-
nado caudillo. Un recuerdo, al azar, que aeude ahora mismo a
la memorial es el de La Casita Criolla, una de esas obritas de
ocasi6n que influy6 decisivamente en la jornada electoral de la
llamada "Conjunci6n Patri6tica", que llev6 al poder, por priiue-
ra vez, al general Mario G. Menocal.
Y basta repasar los titulos de hoy para comprobar que el cj-
rfcter perdura. Ese aspect y el de sAtira chocarrera, con pala-
bras del mas bajo ca16 popular, son faetores muy influyentes en
el 6xito del genero. Confesemoslo, con pena, con honda pena,
pero no queda mis remedio, que esos caracteres nada artisticos y
la pornografia, que traspasa, a veces, no ya los limits del pudor,
sino los de la decencia y el asco, son los mas importantes en el
triunfo de esa manifestaci6n escenica.
Quizfs asi se explica que ingenios privilegiados, singularmente
preparados por la vocaci6n y la lecture para triunfar en mis al-
tos empefios se hayan dejado arrastrar por esa fuerza dominadora
e invincible que se llama el favor popular. Lo han saboreado am-
pliamente; pero mAs que vencedores, son los vencidos, los escla-
vos de ese tirano sin compasi6n a quien decia Don Juan Ruiz de
Alarc6n, desde el pr6logo de sus comedies, no muy aplaudidas:
"Contigo hablo, vulgo necio, bestia fiera...''
Primwm vivere... Federico Villoch, Gustavo Robreflo, Sergio
Acebal, Arquimedes Pous, Mario Sorondo... Huellas hay-en
esas mismas obras volanderas que viven la vida afimera de la ac.









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


tualidad political, en una sociedad demag6gica, que cambia de
ideales, o mejor, de caudillos, cada cuarto de hora-que dicen
cuanto pudieron haeer en otro medio y en otras circunstancias
estos triunfantes cultivadores de ese g6nero infimo.
Porque hay otra circunstancia en 1l que lo lleva mis lejos afit
en la historic retrospective del arte teatral, y lo empata con los co-
mienzos informed de la farsa. La Commedia dell'arte, italiana,
era un 'sketch" fijo sobre el que determinados personajes, siem-
pre los mismos, declan o hacian las cosas de su invenci6n que en
el moment se les ocurrian. Esa monotonia del teatro de Italia en
el Renacimiento es tipica de nuestro genero cubano. En cien
obras hallaremos los mismos personajes: un "negrito", un "ga-
llego", una "mulata"... Quizis representaron en un pasado
muy pr6ximo, tipos nacionales; pero como dije hace muchos afios,
en un discurso del Liceo de Guanabacoa, ya han variado much.
El famoso "negrito catedratico" en la colonia, picaro de solar en
la Repfblica, se ha trasformado en un asiduo y aprovechado estu-
diante de la Universidad que se hace dentist o abogado; 2! "ga-
llego" usa trajes de irreproachable elegancia y camisas de seda, es
socio de Centros Regionales que honran y embellecen la ciudad, va
a conferencias, se ilustra y se casa por la iglesia para former res-
petables hogares cubanos; y la "mulata" es maestra de escuela,
profesora, professional y una persona decent. El "turista" nor-
teamericano que viene a Cuba a gozar de nuestra maravillosa prima-
vera en invierno, a contemplar el paisaje encantador de nuestras
palmas, a saborear el "Bacardi" y a ver cosas tipicas, inquiere
por nuestro teatro... Lo llevan a "Alhambra"; pero le advier-
ten que no leve a su esposa; lo sientan en una butaca y afortuna-
damente, no sabe el castellano, o mejor, el "criollo", con lo cual
no se entera del contenido del diilogo pintoresco que se entabla a
gritos en las altas localidades. Ve luego una series de tipos nada
porticos, estrafalarios y mal vestidos, que hablan un lenguaje
indescifrable por su "Manual de la conversaci6n", donde no tie-
nen equivalencia las palabras tan raras: "tfngana, chaicha, ph-
piros", etc... Luego oye el dulce y linguido son de la mfisica
criolla; le encanta la suave melodia; pero no puede atenderla,
porque at6nito contempla una especie de epilepsia que ataca los
hombros y las caderas de hombres y mujeres que bailan como cafres
del centro de Africa: una mezela de "shimmy" y "charlston",
con much lubricidad...








r~voLuci6N DE LA cuLTuRA CUBANA


ADebe seguirse mostrando eso al viajero como iinico "teatro
cubano". Es, siquiera, la forma mis tipica del teatro local?
Si el teatro es el reflejo fiel de las costumbres o de los ideales
de un pueblo, no ofendamos al de Cuba afirmando que ese es su
inico teatro, ni much menos su mis caradteristica manifestaci6n.
Aparte de lo falso de las costumbres que revela, aunque fueran in-
dudables, no son las finicas. La sociedad cubana, por suerte, no
esti integrada solamente por los barrios bajos; y hay en su clase
media y en las capas superiores un caudal inexplotado todavia que
espera el ingenio sutil y valiente que analice sus grandes errors o
exalte sus virtudes silenciosas.
De largo tiempo atras se lucha en Cuba por estimular la apa-
rici6n de ese teatro urbano o social que nada tiene que ver con el
otro, y que merece mis que el otro el glorioso calificativo de na-
cional.
En los comienzos mismos de la Repiblica se registry un movi-
miento que pudo tener la misma resonancia y 6xito que los pri-
meros esfuerzos argentinos de los e6micos Podestf y los escritores
Laferrere y Florencio Sanchez. Llevaba por bandera-asi como
los argentinos contaban con su genial Camila Quiroga-a una ar-
tista cubana de relevantes condiciones dramaticas, que tenia una
reputaci6n bien consagrada, y que ha muerto no ha much, dejan-
do una estela imborrable de gloriosos recuerdos: Luisa Martinez
Casado. Se form una agrupaci6n con el titulo de "Sociedad pa-
ra el fomento del teatro cubano", en la que figuraron, a mas de
otros cuyos nombres no acuden a mi memorial, el doctor Alfredo
Zayas, Jos6 Antonio Ramos, Max Henriquez Urefa, TomAs Jiistiz,
Jesus Castellanos, Leopoldo Fernandez Ros y Bernardo G. Ba-
rros. Se prepare con entusiasmo la primer funci6n en el Tea-
tro Nacional, en la que habria de representarse una obra, si no re-
cuerdo mal, de la Avellaneda. El teatro casi vacio, con dos do-
cenas de intelectuales, fu6 el resultado que se cosech6 en aquella
jornada de fracaso.
Pasaron los afios; inioiado desde la niiez en las tareas litera-
rias, bajo la gloriosa ensefia de la revista de Cabrera, Cuba y
America, empec6 a oir hablar de estas cosas, a enterarme del afin
de los escritores cubanos de llegar, al fin, a la consecuci6n del
teatro propio. Bellos articulos de Ramos, que no cejaba en el em-
pefo; despubs, la diaria sugesti6n desde el peri6dico La Prensa,
de Lucilo de la Pefia. Gustavo Scnehez Galarraga, por su parte,
hacia representar por aficionados, en el cuadro de declamaci6n del








LAS BELLAS ARTES EN CUBA


Ateneo de la Habana, algunos ensayos teatrales, y luego los daba a
una compafia trashumante que dirigia un actor llamado L6pez-
Ruiz. En 1912 celebr6 la revista Bohemia unos Juegos Flora-
les que llam6 "Fiesta Cultural de Juventud", a los cuales no
podian concurrir mas que j6venes menores de veinte aios. Gala-
rraga triunf6, con Pichardo Moya, en la poesia lirica; yo, en la
novel. Entonces ocurri6 nuestro primer encuentro; hablamos
del empefio de las excitaciones que dirigia Lucilo de la Peia y
de hacer algo por el "teatro cubano".
Un 10 de octubre, reunidos en una casa de la calle del Cristo,
acordamos una nueva cruzada. Otra artist cubana de grandes mB-
ritos, Enriqueta Sierra, fue la ensefia de la nueva jornada; abrimos
un abono de 12 funciones per trees pesos en el "Politeama Habane-
ro" y las dimos todas, desde Errores del Coraz6n, de la Avella
neda, hasta la del propio Sanchez Galarraga: La Historia de
Addn. Aquellas inolvidables funciones, que empezaron siendo ves-
pertinas en el teatro chico, por raz6n de economic, y acabaron
triunfalmente siendo nocturnas y en el Gran Teatro, obtuvieron
progresivamente el favor popular, y con 61, la posibilidad de un
6xito definitive.
No fu6 asi, sin embargo. Orientaciones nuevas dispersaron a
los "tres mosqueteros" del arte national por los mil rumbos di-
versos de la vida, y de aquella jornada gloriosa no qued6 sino el
recuerdo grafico en la bellisima edici6n extraordinaria que consa-
gr6 a este esfuerzo el senior Cesar Carvallo Miyeres en su revista
Comedia.
Nuevamente corrieron algunos afos sin que nada se hiciera en
tal sentido. Un aficionado, un joven escritor teatral de rara capa-
cidad, muerto prematuramente, JuliAn Sanz, trataba de excitar
otra vez nuestros entusiasmos. Por entonces dirigia yo como Vi-
cepresidente en funeiones por ausencia del doctor Baralt (padre),
la Secci6n de Bellas Artes del Ateneo de la Habana. Organic
una series de oonferencias sobre temas artisticos, y encargu6 de
una, sobre El Arte Teatral en Cuba, a Sanchez Galarraga.
En la lectura de su conferencia, volvi6 Sanz a insinuar la po-
sibilidad de una campafia; acordamos un cambio de impresiones,
y una noche, en easa de Galarraga, con la asistencia del doctor Ro-
driguez Lendian, el doctor Cuevas Zequeira, Jose Maria Chac6n
y otros, se fundo la Sociedad "Teatro Cubano", bajo la presiden-
cia de Galarraga y bajo los auspicios del Ateneo.
En el primer afio, ofrecimos una nueva temporada en el viejo









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


"Teatro de la Comedia", con la compafia de Alejandro Garrido y
Soriano Viosca y donde figuraban Celia Adams, Margot y Celita
Martinez Casado y Manolo Martinez Casado, una familiar de artis-
tas cubanos, cuyo nombre hay que asociar siempre a estos empe-
fios. Fu6 en la 6poca en que estrenamos En fanilia, de Alfonso
Hernandez Cata y Alberto Insfia, nuestro ilustre huesped de hoy;
Tembladera, de Jose Antonio Ramos; La Flor del Camino, de Ju-
lian Sanz y Le6n Ichaso; Las Piedras de Judea, de Ram6n San-
chez Varona; El Mundo de los Muiecos, de Sanchez Galarraga, y
mi comedia La Torpe Realidad. ,
Al afio siguiente, ocup6 la presidencia el doctor Regiieiferos,
y al otro, el doctor Cuevas Zequeira. Una gesti6n afortunada,
nqe realizanios 61 y yo, con el Presidente Menocal, obtuvo una sub-
venci6n official de $200 mensuales para la patri6tica instituci6n.
Asi empezamos a publicar los Anales, que dirigi en todo el tiem-
po de su existencia, y que tanto me elogiara, cuando lo visits en su
casa de la Glorieta de Quevedo, en Madrid, mi ilustre amigo el
difunto don Julio Cejador.
Celebr6 por entonces el "Comit6 Cubano de Propaganda por
la Guerra y de Auxilio a sus victimss, que presidia el doctor
Cosme de la Torriente, en colaboraci6n con nosotros, un concurso
teatral para premier obras de propaganda. Asi surgi6 El He-
roe, de Sinchez Galariaga; Maria, de Sanchez Varona y una be-
lla pieza musical de Ernesto Lecuona, que ofrecimos despu6s en
una magna fiesta en el teatro "Marti".
DespuBs reeibi el inmerecido honor de la elecci6n presidential.
Recuerdo un agape cordial, en el restaurant "La Isla", para fes-
tejar el hecho, en cuyas fotografias advierto rostros que hoy mili-
tan en grupos adversos y hostiles. Ofrecimos a Guillermo Domin-
guez Roldan un homenaje por sus gestiones tan provechosas cerca
de su hermano Francisco, entonces Secretario de Instrucci6n Pu-
blica; y en la fiesta celebrada al efecto en la Asociaci6n de Propie-
tarios del Vedado, estren6 la sefiorita Ang1lica Busquet La Prin-
cesa Buena, de Sanchez Galarraga, y pusimos algunas escenas de
El Mendigo Rojo, de Luaces. Juan Bonich y Julian Sanz tomaron
parte en esta representaci6n.
Aprovechando la permanencia en la Habana de la compaifia
dramatica del senior Fernando Porred6n, ofrecimos en. el "Teatro
Margot" algunas comedies, entire ellas, El Hgroe; y poeo des-
pu6s, por el joven actor cubano senior Manuel Bandera, que es









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


pontineamente y sin beneficio alguno tanto ha trabajado por nues-
tros ideals, mi comedia policiaea El Amor Detective.
El propio Bandera habia representado, con su compafiia, en la
Asociaci6n del Vedado, el drama hist6rico y patri6tico El Grito
de Yara, de Carlos Garcia Perez, y luego La Aurora de La Dema-
jagua, del doctor Gerardo L. Betancourt. Cambi6 la situnci6n
political; con la crisis posterior a la gran guerra, el Gobierno habia
suprimido la subvenci6n; nuestra oficina tuvo que desaparecer, y
la biblioteca teatral que habiamos formado, fue rematada y dis-
persa. Al ocupar el poder el Presidente Zayas, que llevaba en su
gabinete al doctor Erasmo Regiieiferos, pensibamos que, siendo
los dos tan entusiastas cruzados del ideal y miembros de honor am-
bos de nuestra instituei6n, podriamos esperar tiempos mejores.
Al tomar posesi6n de la Presidencia, nos honr6 el doctor Zayas
presidiendo, en la Academia de Ciencias, una sesi6n solemne de
nuestra instituei6n.
Pero las condiciones de extraordinaria penuria en que yacia
el Tesoro national, el estado de postraci6n de nuestra Hacienda,
impidieron, a lo que parece, que los dos ilustres expresidentes de
la sociedad pudieran hacer nada por ella. Resolvimos peregrinar
en busca del 6bolo national por todo el territorio de la Patria.
Nos reunimos el gran pianist Vicente Lanz, el mago del violin
Casimiro Zertucha, Galarraga y yo; y ejecutando danzas cubanas,
selecciones de Sarasate, recitando versos y pronunciando discur-
sos, estuvimos en Consolaci6n del Sur, Pinar del Rio, Bejucal, Giii-
nes, Guanabacoa, Col6n... El "carro de la farindula" no iba muy
de fiest a las "ciudades alegres y confiadas" del trayecto; pero si
no volvi6 muy rico de monedas acufadas, se satur6 de fe y de op-
timismo en las virtudes patri6ticas del pueblo cubano, al ver flore-
oer, en tierra adentro, la plant del ideal que andaba en la urbe
capitalina bastante marchita.
Lo que mis eehabamos de menos, al mirar en torno, en el se-
no de nuestra sociedad en donde figuraban elements tan entusias-
tas como Mario Lamar, Arturo Mont6, Gerardo Betancourt, Eva-
risto Taboada, Guillermo Martinez-MArquez, Raoul Alpizar, JosS
R. Garcia Pedrosa, los dos Ichaso, etc., era la presencia de mu-
chos elements intelectuales que siempre habian mostrado gran
voeaci6n por el arte teatral: Jesfs J. L6pez, cuyo primer ensayo
dramatico publiqu6 en mi revista Novela Cubana, revelindole
quizAs una vocaci6n y una aptitud de que no se habia dado cuentd;
TomAs Julia, Mario Garcia V6lez, etc. Fu cuando, de acuerdo









EVOLUCI6Y DE LA CULTURAL CUBANA


con Laura G. de Zayas Bazin, convoqug, en el Ateneo, a una asam-
blea, para dar participaci6n en el gobierno de nuestra instituei6n
a todos los intelectuales cubanos. Las negociaciones fraeasaron,
aun no s6 por que; pero pienso que influy6 much el recelo native,
la suspicacia, el espiritu de atomizaci6n que destruye en germen
tcdo intent de solidaridad national, especialmente en auuntos ar-
tisticos o literarios, a menos de enlazarse y reunirse para las pro-
pagandas del odio y no para las santas cruzadas del amor.
Tengo hoy la fire convicci6n de que el fiico factor descuida-
do en el problema de la creaci6n de un teatro national, es preci-
samente el decisive: los actors. Hasta ahora hemos tenido que
defender de compafiias pasajeras, aves de paso, que representan
nuestras obras encontrindolas "a priori'' muy defectuosas, sin
pensar en incorporarlas a su repertorio, sin otro objeto que con-
graciarse, por lucro o por gratitud, con el pfiblico cubano, dispues-
tas a olvidarlas apenas abandonan nuestro territorio.
No sienten, no pueden sentir, ni nuestros ideales ni nuestra
especial psicologia; no consagran ni pueden consagrar much
tiempo al studio de esos ensayos, y saben que nuestros pfiblicos,
mal acostumbrados, impacientes por la novedad, no resisten a ver,
siquiera dos veees, la misma representaci6n. El problema, pues,
se vincula a la creaci6n de actors nacionales. He probado, en
un reciente y magno esfuerzo, que el cubano tiene madera de gran
artist; y esos j6venes, que sin otro estimulo que servir a la causa
de la cultural y a la mayor divulgaci6n de las grandes bellezas del
Teatro ClAsico Espafiol, han colaborado con tanto entusiasmo en
mi plan de extension universitaria del afio actual, van a realizar
conmigo y bajo mi direcci6n, el magno empefio de crear, al fin, el
Teatro Cubano.
En la exposici6n de estas vicisitudes, hemos citado de paso, los
autores que, con mis o menos 6xito, han producido para el teatro,
en los primeros veinticinco afios de la Repfblica. De los mas fecun-
dos es, sin duda, Sanchez Galarraga. Consagrado desde muy jo-
ven al cultivo de las letras, con una vocaci6n extraordinaria para
el teatro, hasta el extreme de tomar parte como aficionado en mu-
chas representaciones, ha producido incesantemente para la esce-
na. Su filiaci6n estitica es bien perceptible en sus obras: es un
discipulo field de Jacinto Benavente. El mundo madrilefio de la
sociedad egoista y burguesa que retrat6 el autor de Lo Cursi, se
transport al tr6pico, y da El Mundo de los Muffecos, La vida es
falsa, La verdad de la vida, La escuela de los padres, La historic









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


de Addn, Lo invulnerable, El Garrote y Carmen, que revelan, en el
diAlogo, en los personajes, en la factura ese6nica la lectura asidua y
la influencia decisive del gran autor espafiol contempor~neo.
Hasta sus defects, aumentados, como es natural, en quien no es
sino un principiante: d!screteos de la conversaci6n, largos parla-
mentos, filosofias dichas mas que hechas, siendo como es el teatro
"acci6n' y no "exposici6n".
La alta sociedad cubana, de donde Sinchez Galarraga procede
y en donde vive, parece no tener secrets para l6; y con un va-
lor y una sinceridad democritica que sorprende, flagela sin pie-
dad sus vicios y sus errors.
En El Heroe, laureada per la Comisi6n national de propagan-
da por la guerra, planted un problema distinto: la obra, de mar-
cado sabor filos6fico, defendi6 al "hlroe de la paz", tan noble, tan
respectable y tan valiente como el "h6roe que mata". Como en
la multiple producci6n de su maestro, puede asi presentar una
seria de problems diferentes. La manera es semejante; pero en
unas pinta la vida falsa, las amarguras de las families de la cla-
se media, que intentan similar una grandeza que no pueden; en
otras el triunfo del amor, como la inica "verdad de la vida; en
alguna el problema de la educaci6n infantil y de las relaciones de
padres e hijos, y en la mayor parte, las necedades, las tonterias,
las ridiculas vanidades de una gran parte de la alta sociedad.
Ram6n SAnchez Varona, menos extenso, es quizAs mas intense.
Sus obras son menos; pero tal vez mas trabajadas, mas perfectas
teatralmente. Las piedras de Judea, El Ogro, La Asechanza y
Maria, son de los mejores ensayos en la breve dramatica national.
En Varona hay que destacar la ductilidad de talent que le per-
mite variar de asunto, de plan y de orientaci6n. Soci6logo en la
primera, psic6logo en la segunda, fil6sofo en la uiltima, puede
usar tambien con 6xito el element c6mico, como se advierte en la
propia Maria. Ex profess he dejado para lo iltimo su drama his-
t6rico, Con Todos y Para Todos, en que el cordial postulado de
Marti le ha servido para trazar la epopeya dramatica de la revolu-
ci6n, poniendo de relieve el heroism hasta el sacrificio de los pa-
triotas cubanos y la noble hidalguia de ciertos militares espafioles.
Tiene la obra un cierto sentido "nativista", una tendencia a
ser el drama national, que por muy pocos ha side revelado. Aca-
so los ensayos del doctor Gerardo L. Betancourt, La Aurora de La
Demajagua y La Alborada de la Libertad, pudieran citarse co-
mo bellos ejemplos en este sentido.









EvOLUCI6N DE LA CULTURE CUBAA


A mi juicio, la que mas se acerca a la realidad national es
Tembladera, de Jose Antonio Ramos. Una obra en que se plan-
tea la realidad aterradora de Cuba despubs de su redenci6n politi-
ca: la hacienda hipoteoada, .los hijos pr6digos, el comprador ame-
ricano que acecha, y el esfuerzo initial y desesperado del protago-
nista, que siente escapArsele la tierra por un fen6meno andlogo
al que sentimos cuando ponemos las plants en esos terrenos que
llaman nuestros guajiros "tembladeras".
Un cierto sentido romAntico, mezclado a un aspect realist
muy modern, se advierte en las comedies de Sanz e Ichaso. Amor
a Ciegas, La Flor del Camino y Rosalba, son obras en que un
tierno sentinentalismo corre al par que el torrente brutal de las
pasiones: hay en ellas belleza primaveral de idilios rominticos,
junto a la pintura descarnada y realist de los egoismos y los vi-
cios de la sociedad contemporinea.
Julian Sanz, por si solo, hizo pequefios juguetes c6micos que
revelan la indudable influencia de los hermanos Quintero. En el
pasillo titulado asi y en el juguete Por Primos, se encuentra el
teatro a la manera andaluza que tanto han popularizado a los au-
tores de El Genio Alegre. Este g6nero c6mico es, por rara circuns-
tancia en la tierra clfsica del "choteo", muy poco cultivado. Sin
embargo, Galarraga en La Mdsoara de Anocke; Toms Jfistiz en
Terrible Sanidad; Jesis L6pez y algin otro, han ensayado el
gpnero. El doctor Max Henriquez Urefia estren6 en el Ateneo
de Santiago de Cuba un pasillo c6mioo: La Combinaci6n Diplomd-
lica. de bien urdida trama y bastante "vis" c6mica.
Otros literatos cubanos, j6venes y viejos, se han ensayado en
la poesia dramitica. Guillermo Martinez MArquez, Francisco
Ichaso, Jos6 R. Garcia Pedroso, Rail Alpizar, Carlos E. Forment,
Fausto Garcia Rivera, Luque, Clarens, Eugenio Sanchez de Fuen
tes, Laura G. de Zayas BazAn han hecho algunas obras cuyos ti-
tulos escapan ahora a mis recuerdos. Acude, sin embargo, a mi
memorial el titulo de Cabecita Loca, de Francisco Ichaso y Garcia
Pedroso, que es bello "sketch" psicol6gico que recuerda un poeo
las comedies modernas sobre mujeres "muy siglo XX". Por mi
parte he colaborado, con obras que no me corresponde juzgar, al
movimiento resefiado. La Otra, La Caricia de la Tarde, Por la
Fuerza del Amor, La Verdadera Aristocracia, El Amor Detece
tive, La Torpe Realidad, La Gallina Ciega, han sido representa-
das. La critical de Ramos a "Conde Kostia", di6 su veredicto
sobre ellas: yo nada tengo que afiadir.










LAS BELLAS ARTES EN CUBA


Incompleta seria esta breve sintesis si no afiadiera algunas li-
neas sobre las obras teatrales series, con misica, que se han pro-
ducido en el mismo period. En este aspect, Jesfs J. L6pez, To-
mis Julia, Mario Gareia V6lez y Ernesto Lecuona, en colaboraci6n
con Galarraga, han obtenido lauros bien conquistados. Por otras,
como Domingo de Pifiata, por ejemplo, que han mereeido los ho-
nores de la representaci6n en La misma Espafia. Hasta el gene-
ro mas alto, la 6pera, ha sido intentada por autores cubanos. Ya
en el siglo pasado, Arditi le ponia miisica a la 6pera Gulnara, de
Mendive; Fernandez de Castro estrenaba en el 99 su Yumuri, en
Albisu, y Eduardo Sanchez de Fuentes hacia ese verdadero tesoro
del folklore musical cubano que se llama Doreya. En la 6poca re-
publicana, el inspirado maestro Eduardo Sanchez de Fuentes di6
a conocer en el Teatro Nacional su 6pera Dolorosa, que, cualesquie-
ra que fueren los juicios favorables o adversos de la critical, que-
dara siempre como un bello gesto de ambici6n artistic y noble
atrevimiento estetico.
Contra todas las dificultades, contra la hostilidad de los em-
presarios, contra el desden de las compafias extranjeras, contra
la aparente indiferencia de nuestro piiblico, los mantenedores del
teatro cubano ban realizado el esfuerzo que en los pirrafos an-
teriores se resefia con el resultado que se indica. El resume
no puede ser mis halagiiefio. Un Arbol que en terreno tan, arido,
con tantas podas y sin riego, todavia perdura y da esos frutos, es
que clava muy hondo sus races en el alma national, tiene
savia muy vigorosa circulando por su troneo, y al fin y al eabo ha
de brindar a las generaciones nuevas una copa pomposa plena de
retofios...

































CARLOS M. TRELLES

(1866)


Naci6, en Matanzas, el 15 de febrero de 1866.


Es figure intellectual representative de los studios e inves-
tigaciones bibliogrfficos y biograficos de Cuba. Se gradu6 de
bachiller en su ciudad natal y comenz6 a estudiar la carrera de
medicine en la Universidad habanera, que abandon casi al ter-
minarla, conveneido de que su vocaci6n no era curar a los en-
fermos, sino aliviar a los ignorantes. Se dedic6 entonces resuel-
tamente a los studios de su predilecei6n, y como fruto de su
laboriosidad, ha dado a luz veintiin vol6menes, en esta forma: dos
de bibliografia cubana de los siglos XVII y XVIII; ocho &db la
del siglo XIX; dos de la del siglo XX; dos de la bibliografia
cientifica; uno de la geogrifica; tres de la hist6rica. AdemAs,
entire la bibliografia especial, deben citarse Los ciento cincuenta
mejores libros de Cuba; su obra con la important relaci6n de li-
bros y trabajos cubanos sobre la Doctrina de Monroe; y la biblio-
grafia social, complement de su conferencia sobre legislaci6n so-









LAS BELLS ARTES EN CUBA


cial cubana (lo que la Replblica de Cuba ha hecho intelectualmen-
te por el obrero). Este dltimo studio fue valiosa contribuci6n al
Primer Congreso Internaeional de Economia Social, de Buenos
Aires, en donde represent a Cuba. Tambien represents a Cuba
en la Exposici6n de Paris de 1900.
Tiene tambien trabajos hist6ricos de merito, que le valieron
un sill6n en la Academia de la Historia de Cuba, de la que es hoy
bibliotecario. Los mis importantes trabajos de ese genero son
los que llevan por titulo El progress y el retroceso de la Republi-
ca de Cuba; La educacidn piblica en Cuba, comparada con la de
otros paises, y La toma de la Habana por los ingleses.
Es miembro correspondiente de la Academia Nacional de Artes
y Letras y ocupa actualmente el cargo de bibliotecario de la Ca-
mara de Representantes.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


LOS CIENTO CINCUENTA LIBROS
MAS NOTABLES QUE LOS CUBANOS
HAN ESCRITO



Como hasta ahora, desgraciadamente, no se ha publicado un
libro complete sobre el movimiento cientifico y literario de Cu-
ba, pues el notable Estudio de Mitjans qued6 a medias, y el va-
lioso trabajo de Meza La obra p6stuma de Mitjdns; la monogra-
fia de Manuel de la Cruz Reseiia hist6rica del movimiento litera-
rio de Cuba; y el articulo del doctor Fernando Ortiz sobre La Lite-
ratura Cubana, se concretan casi exclusivamente a los cultivado-
res de las bellas letras y de las ciencias hist6ricas en la Gran An-
tilla, he pensado que seria de alg6n proveeho dar a conocer, aun-
que someramente, las principles producciones de los cubanos en
todos los ramos del saber human, fijAndome para ello en los mAs
importantes libros que han escrito.
No creo que el patriotism me ofusque al afirmar que es sor-
prendente la labor intellectual de Cuba, teniendo en cuenta su es-
casa poblaci6n, y que estuvo sujeta hasta hace poco a una domi-
naci6n asaz dura y recelosa, preocupada apenas de la difusi6n
de las luces, como lo demuestra el hecho de que a los cuatrocientos
afios de estar gobernada por Espafia, el setenta y cinco por ciento
de los cubanos no supiesen leer ni escribir, mientras que a los dos-
cientos afios de dominaci6n inglesa el setenta y cinco por ciento
de los canadenses saben ambas cosas. Y si a esto se agrega que
el despotismo imperante en Cuba (a excepci6n de los diez iltimos
afios de la dominaci6n espafiola), ahogaba, con su previa censura,
la mayor parte de las manifestaciones realizadas por los hijos de
este pais por medio de la imprenta, se comprendera entonces que









LAS BELLAS ABTES EN CUBA


la labor de los cubanos ha sido extraordinaria, luchando en con-
diciones tan desventajosas, y que, no obstante circunstancias tan
adversas, podemos figurar y figuramos hoy, entire las naciones mai
adelantadas de la America Latina, o sea la Argentina, Chile, Uru-
guay, Mexico y el Brasil.
Antes de comenzar mi tarea deseo advertir que ademas de
los ciento cincuenta libros que enumerar6, se han publicado en la
Isla, o por cubanos, otros muchos de reconocido valor e importan-
cia; pero en la imposibilidad de mencionarlos todos, he preferido
describir lnicamente aqu6llos que, a mi humilde juicio, poseen un
m6rito extraordinario.
Y hecha esta salvedad doy principio a mi labor, agrupando
los autores por las materials a que ban consagrado sus trabajos
intelectuales.

FILOSOrfA

El primero de los cubanos que se dedic6 a estudiar profun-
damente las ciencias filos6ficas, fu6 el presbitero don Filix Varela
(1788-1853), notable por su elevada inteligencia, sus preclaras
virtudes y su patriotism ferviente. Escribi6 unas Lecciones de
Filosofia (Habana, 1818-1820. Cuatro volimenes en 12.9 con
111-221-330 y 400 pigs), que alcanzaron cinco ediciones y es la
mejor de sus obras, por medio de la cual se proclamaron por pri-
mera vez vez en Cuba los principios de la Filosofia modern y se en-
sefaron las ciencias fisicas y naturales. Se puede asegurar que
en los paises de habla castellana no habia en aquella 6poca otro
texto de Filosofia que lo igualase, y menos, lo superase.
Un pensador original y profundo, don Jose de la Luz Cabake-
ro (1800-1862), discipulo del padre Varela, reemplaz6 a Aste en
la ensefianza de la Filosofia. En sus Obras (Habana, 1890-91.
Dos volimenes en 8 m. con 382-336 pigs.), editadas por el se-
for Alfredo Zayas, y que por desgracia no han llegado a comple-
tarse, se podran admirar su Impugnaci6n al examen de Cousin,
sobre el Ensayo del entendimiento human de Locke (1840), en
la cual recomendaba el m6todo inductivo y se adelantaba a Wundt
y otros fil6sofos al preconizar la psicologia fisiol6gica y la apli-
caci6n de la patologia a los studios psiquicos; su Informe sobre
la creacidn de un Instituto Cientifico Cubano, sus sabios aforis-
mos y otras producciones que colocarfn el nombre de Luz en pri-
mera line no s6lo entire los fil6sofos, sino entire los pedagogos
eubanos.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Otro compatriota eminente, el doctor Enrique Jose Varona, pro-
sigui6 por la senda trazada por Varela y Luz, y fruto de sus me-
ditaciones son las famosas Conferencias Filos6ficas: L6gica, Psi-
cologia y Moral (Habana, 1880-1888. Tres volfmenes en 89 m.,
247-475-281 pags.), refiriendose a las cuales dijo el gran fil6sofo
frances Ribot, que debian traducirse a su idioma para que sirvie-
sen de texto en las escuelas de Francia. En el moment de su
publicaci6n era la mejor obra de Filosofia escrita en el idioma
casteilano. En la parte relative a la Psicologia expuso una teo-
ria sobre el fundamento de la conciencia de la personalidad, que
dt spues dcsarroll6 Mr. Ribot, y ha emitido ideas originales sobre
la teoria de la atenci6n, el studio de la imaginaci6n y la f6r-
mula de sus leyes. Y en la Moral ha expuesto desde 1882 sus
ideas respect a que el fundamento de esta ciencia es el princi-
pio de la solidaridad, ideas que han sido confirmadas despues
por las investigaciones de la mayoria de los moralistas contem-
poraneos.
Un hijo de Santiago de Cuba, que tradujo del alemfn en 1883
la Critica de la Raz6n Pura, de Kant, el senior don Jose del Perojo
(1853-1908), public en 1876 una obra notabilisima intitulada:
Ensayos sobre el Movimiento Intelectual en Alemania (Madrid.
En 8.9, 334 pigs), donde di6 a conocer en Espafia las modernas
doctrinas filos6ficas imperantes en el pueblo mis pensador de la
Tierra, formindose con tal motivo en la ex Metr6poli la escuela
llamada de los neokantianos.

SOCIOLOGiA

En 1905 apareci6 en Madrid un libro, que llam6 podlerosa-
mente la atenci6n de los hombres pensadores. Tituldbase: Evolu-
ci6n superorgdnica. La Naturaleza y el problema social. (En 8.Q
272 pigs.). Y era su autor un joven y modesto m6dico matance-
ro, el doctor Enrique Lluria. De dicho volume dijo el doctor San-
tiago Ram6n y Cajal, el primer sabio de Espafia: "Hay en este li-
bro muchas ideas y concepts sugestivos, que aun separados de
la tesis fundamental, tienen valor y brillo propios cual joyas en-
garzadas en artistic corona. Es un hermoso trabajo escrito con
una valentia de pensamiento y serenidad, de juicio que ya qui-
sieran para si muchos flamantes tratadistas filos6ficos y sociol6-
gicos".
Con otro soci6logo notable contamos: el doctor Franaisco Carre-
ra Jistiz, catedritico de la asignatura de Gobierno Municipal de









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


la Universidad de la Habana, quien ha recopilado sus valiosos
trabajos en la obra: Estudios de Sociologia Municipal (Habana,
1906. En 8 m., 495 pags.), que han sido justamente alabados
por la Academia de Cieneias Sociales y Politicas de Filadelfia, la
de Legislaci6n de M6xico y otras doctas corporaciones. El nom-
bre del doctor Carrera Jfistiz, no estA de mas decirlo, es uno de
los muy pocos de habla castellana que figuran en la gran Biblio-
grafia Municipal de Brooks (Nueva York, 1901), en la cual se des-
criben doce mil quinientos libros.

ECONOMISTS Y POLITICOS

Al comenzar el siglo xIx ya brillaba el nombre de nno de
nuestros primeros escritores: don Francisco de Arango y Parreto
(1765-1837), de quien dijo el Bar6n de Humboldt que era '1 es-
tadista mas eminente de Cuba. Sus Obras se publicaron en la
Habana en 1888 (dos volfimenes en 4.9 con 526-812 paginas), y
por ser bien conocida la labor de nuestro primer economist no
me detengo en detallarla.
Poco antes de morir Arango habia surgido en nuestro hori-
zonte politico la colosal figure de don Josg Antonio Saco (1797-
1879), polemista admirable y de cultural muy extensa. Comba-
ti6 durante muchos afios con su vibrant pluma el despotismo en
que Espafia tenia sumida a su afligida patria y public su famo-
sa Coleccoin de papeles cientificos, hist6ricos, politicos y de otros
ramos de la Isla de Cuba (Paris, 1858-59. Tres volfmenes en 4.9
con 416-409 y 543 pags.), una de las mejores obras que han sa-
lido de la pluma de un autor cubano y que honra mas el talent
de sus naturales.
Continuador de la obra de Saco es otro cubano no menos emi-
nente, el doctor Rafael Montoro, autor de los notabilisimos Discur-
sos politicos y parlamentarios, informes y disertaciones. (Filadelfia,
1894. En 4 m., 596 pags.). El senior Montoro, fervoroso defensor
y paladin de la autonomia en las dos filtimas d4cadas de la do-
minaci6n espafiola, es no sdlo el primer orador de Cuba, sino uno
de los primeros de America, siendo al mismo tiempo un literate
y critic consumado, y de cultural political y filos6fica vastisima.
En 1910 fu6 elegido para pronunciar el discurso de clausura de
la Conferencia Pan-Americana de Buenos Aires.
Don Rafael M. de Labra, preclaro habanero, tan autonomista
como Montoro y Saco, y prolifico autor que ha dado a las pren-
sas no menos de ciento cincuenta libros y folletos, pronunci6 en 1870









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


una series de conferencias en el Ateneo Madrilefio sobre La Coloniza-
cidn en la Historia (Madrid, 1876. Dos volfimenes con 309-388 ph-
ginas). Estas sabias y eruditas lecciones no lograron que Espafia
reformase en lo mis minimo su injusto regimen colonial; pero
esto no obsta para que Cuba deba eterna gratitud a su elocuente
hijo por haber hecho resonar su ardiente palabra, defendidndola,
en multitud de ocasiones en el Parlamento espaiol.
Raimundo Cabrera hizo tambi6n una brillante defense de su
patria en su popular obra: Cuba y sus Jueces. Rectificaciones
oportunas. (Habana, 1887. En 89 m., 281 pigs.). La aparici6n
de este celebre libro, que ha alcanzado diez ediciones y se tradu-
jo al ingles, produjo gran sensaci6n en todo el pais; y aunque de
finalidad autonomista, contribuy6 en alto grado a despertar las
conciencias y arrastrar a numerosos hijos del pais a las filas se-
paratistas.
Si el pueblo cubano se agit6 al aparecer en letras de molde
el libro de Cabrera, puede decirse que se estremeci6, politicamen-
te hablando, en 1893 al ver la luz las famosas Hojas Literarias
(Habana, 1893-94. Cinco volfimenes en 8 m.), del fervoroso pa-
triota senior Manuel Sangwily. Esta publicaci6n mensual, profun-
damente revolucionaria, alarm al Gobierno de Espafa, que la
persigui6 en distintas ocasiones; y en sus pAginas inolvidables,
que serAn leidas con fruici6n mientras existan cubanos en el mun-
do, aparecieron admirables articulos &de political y de critical lite-
raria e hist6rica.
Al mismo tiempo que Sanguily, otro compatriota de podero-
sa mentalidad, Jose Marti (1853-1895), excitaba los sentimientos
de su pueblo y preparaba la gran revoluci6n que habia de dar
al traste con la dominaci6n espafola en el Nuevo Mundo y en el
Asia. Pocos hombres habran existido tan extraordinarios como el
martir de Dos Rios; pudi6ndose apreciar su trabajo intellectual,
verdaderamente asombroso, como orador, politico, poeta y pen-
sador, leyendo sus Obras (Washington y Habana, 1900-1913.
Doce volfimenes), publicadas con patri6tica devoci6n por su que-
rido discipulo el senior Gonzalo de Quesada. (*)

LITERATURE

Muy inclinados se han mostrado siempre los cubanos al cul-
tivo de las bellas letras, y la ligera resefia que voy a haeer pon-

(*) En 1919 se publie6 el volumen d6eimo quinto y fltimo.









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


dri de relieve sus notables producciones en los diversos generos
literarios.

HISTORIC DE NUESTRA LITERATURE

Con dos histories de nuestra Literatura contamos y de las
cuales no es possible prescindir, no obstante lo incompletas que
resultan en la actualidad.
La primera de ellas, escrita por el mis distinguido de nuestros
eruditos, don Antonio Bachiller y Morales, lleva el titulo de Apun-
tes para la Historia de las Letras y de la Instrucci6n Pitblica en
la Isla de Cuba (Habana, 1859-1861. Tres volfmenes, con 228-
224 y 248 pigs.), y contiene datos preciosos que en vano se bus-
carian en ninguna otra obra.
El senior Aurelio Mitjdns (1862-1889), cuya premature muerte
lamentan todavia nuestras letras, emprendi6 un valioso y serio
Studio sobre el movimiento cientifico y literario de Cuba (Ha-
bana, 1890. En 89 m., 395 paginas), que desgraciadamente qued6
a medias, aleanzando sus datos a 1868, y eso de un modo harto
incomplete. Pero no obstante dichas deficiencies, es lo mejor pu-
blicado en Cuba sobre esa material; y nadie despues de 61 ha in-
tentado escribir la historic complete de la Literatura Cubana,
obra por la cual claman todos los amantes de nuestra cultural.

cAfTICA

Dos de los discipulos predilectos del celebre pensador cubano
don Jose de la Luz Caballero han dejado una estela luminosa en
el campo de nuestras letras. Me refiero a don Antonio Angulo y
Heredia (1837-1875) y a don Enrique Piieyro.
El primero de ellos perdi6 prematuramente la raz6n, por lo
cual no pudo, como es natural, dar los sazonados frutos que se es-
peraban de su clara inteligencia. Su trabajo mis notable son las
lecciones que explic6 en el Ateneo de Madrid y public despu6s
en un volume titulado: Goethe y Schiller. Su vida, sus obras y
su influencwia on Alemania (Madrid, 1863. En 8 m., 420 pigs.),
cuyo libro fu6 muy bien acogido por la prensa espafola e inglesa.
El segundo, o sea don Enrique Pifeyro (1839-1911), escribi6
entire otras obras notables, las siguientes: Poetas famosos del Si-
glo XIX. Sus vidas y sus obras. (Paris, 1883. En 89 m., 336 pa-
ginas); libro elogiado por las principles revistas literarias de
Francia, Inglaterra y Espafia. Manuel Josi Quintana. Estudio









EVOLUCI6N DE LA CUIJTURA CUBANA


critic y 'biogrdfico (Paris, 1892. En 8 m., 252 pigs.), que San-
guily juzg6 de este modo: "es un libro ejemplar, la obra de un
maestro, y tal vez la mejor monografia literaria heeha por un cuba-
no, como-a un tiempo-es la finica de su especie que existe sobre
Quintana". Y El Romanticismo en Espafia. Paris, 1904. En 8
m., 379 pigs.), que fue tan bien acogida por la critical como las
anteriores.
Otro de los grandes literatos cubanos el selor Enrique Jose Va-
rona, que iguala a Pifieyro por la maestria en el manejo del idio-
ma castellano, y lo supera en la profundidad del pensamiento y
en la extension de sus conocimientos, ha aportado a nuestra lite-
ratura cuatro obras de primer orden, que serin siempre conside-
radas como de las mejores salidas del intelecto cubano; me refie-
ro, y no har6 mAs que meneionarlas por razones de brevedad, a
sus Estudios Literalios y Filos6ficos (Habana, 1883. En 8 m.,
350 pigs); Seis Conferencias (Barcelona, 1887. En 8? m., 185
piginas); Articulos y Discursos (Literatura, Politica, Sociologia).
(Habana, 1891. En 8? m., 302 pigs.), y Desde mi Belvedere (Ha-
bana, 1907. En 8? m., 303 paginas).
Ademis de estos dos grandes maestros, consignar6 el nombre
de otros critics distinguidisimos que nuestro pais, muy f6rtil en
este genero de literature, ha producido.
Un hombre de letras de gusto refinado, don Ricardo del Monte,
(1830-1909), public en la celebrada Revista de Cuba su famosa
monografia El Efectismo Lirico (Habana, 1878. En 40, 40 pags),
conceptuada como uno de los mejores trabajos critics de que
podemos enorgullecernos. Sensible es que las producciones de
este literate no se hayan reunido en volume (*), asi como las de
El Lugareiio, Jose Agustin Caballero (1762-1835); las del insig-
ne humanista Domingo Delmonte (1804-1853), y las de nuestro
primer humorista y periodista Antonio Escobar.
Rafael M. Merchdn (1843-1905) se revel6 en la capital de Co-
lombia como un critic eminente con la publicaci6n de sus im-
portantisimas obras: Estudios Criticos (Bogota, 1886. En 8? m.,
712 pfginas), elogiados en sumo grado por la prensa francesa e
italiana, y Variedades (BogotA, 1894. En 8? m., 644 paginas),
que fu6 igualmente celebrada.
Un cultivador asiduo de la Literatura, el doctor Emilio Blan-
chet, que ha tratado con 6xito todos los generos literarios, alcanzan-

(*) Sus Poesias se publicaron en 1919 y el primer tomo de sus Obras
aparec'6 en 1926, editado por la Academia Nacional de Artes y Letras.








LAS BELLAS ARTES EN CUBA


dole aiin el tiempo para hacer incursiones provechosas en el campo
de la Geografia y de la Historia, ha sido premiado cuatro veces
consecutivas por el Circulo de Abogados de la Habana por sus
monografias sobre Tdcito; Apreciacidn de los elements origina-
les y extrafios en la obra poetica de Jose Maria Heredia; Impor-
tancia del element lirico y dramdtico en las obras de la Avella-
neda; y Domingo Delmonte: su vida y sus obras. De lamentar es
que el autor no haya reunido todavia en un volume sus valio-
sos trabajos critics.
Nicolds Heredia (1855-1901), literate de pur sang, y uno de
nuestros mejores escritores, public en la emigraci6n su gran
obra: La sensibilidad en la poesia castellana (Filadelfia, 1898.
En 89 m., 230 pigs.), juzgada de este modo por Sellen: "Es
una monografia literaria acaso iinica en el idioma castellano: en
ella van de mano el fil6sofo y el literate, el critic y el erudito. El
autor se propone demostrar la falta de sensibilidad en la poesia
castellana y lo prueba de un modo magistral". Por su parte, el
senior Varona lo calific6 de "libro luminoso".
Anteriormente mencion6, y despuns volver6 a citar, a otro de
nuestros critics, al cual se puede aplicar sin exageraci6n este
calificativo: formidable. Me refiero al gran orador senior Manuel
Sanguily, que ha escrito entire otros muchos notabilisimos traba-
jos, una magistral monografia relative a Los Oradores de Cuba
(1886), digna de ser leida y estudiada por todos concepts. (*)
Restame decir dos palabras acerea de dos de los critics mas
notables que tenemos, procedentes del que pudieramos llamar ele-
mento semi-joven.
Don Jose de Armas y Cdrdenas, miembro correspondiente de la
Real Academia Espaiiola, ha deleitado a los amantes de las lec-
turas s6lidas y de la hermosa prosa castellana, con la publica-
ci6n de sus dos notabilisimos libros: Ensayos critics de Literatu-
ra Inglesa y Espahola (Madrid, 1910. En 89 m., 314 pags.),
donde sobresale el studio sobre el dramaturgo ingles Marlowe

(*) Muy elocuentes oradores ha producido Cuba, pero aqui me limita-
rd, obl'gado por la falta de espacio, a consignar dnicamente los nombres de
Francisco I. Conde y Oquendo (1733-1799), a quien se debe el "Elogio de
Felipe V", (Madrid, 1779. En 49 30 paginas), que obtuvo el segundo pre-
mio de elocuencia de la Real Academia Espaiiola; don JosS Agustin Caballe-
ro, que pronunci6 el Sermnd f nebre, en elogio del Excmo. Sr. D. Crist6bal
Col6n (Habana, 1796); y el presbitero Tristdn Medina (1833-1886 la Oracidn
finebre de Cervantes. He meneionado antes a Montoro, Marti, Pifeyro, Va-
rona, Labra, Varela, Luz, Sanguily, Lanuza, Dolz, Aramburo, Govin, etc.








EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


(precursor de Shakespeare), el mejor que se ha escrito en caste-
l1ano; y Estudios y Retratos (Madrid, 1911. En 8 m., 314 pigs.),
en cuya obra se destacan dos articulos sobre la Historia del Rena-
cimiento (aun no concluida) y diversos juicios critics relatives a
la pintura.
He citado antes entire nuestros mejores jurisconsultos a un jo-
ven de m6rito extraordinario: el doctor Mariano Aramburo, que es
al mismo tiempo un critic y literate excelente, como lo prueban
sus dos obras: Personalidad literaria de doaa Gertrudis G6mez de
Avellaneda (Madrid, 1898. En 89 m., 285 piginas), admirable
series de conferencias, aplaudidas en el Ateneo de Madrid; y sus
Impreiones y Juicios (Habana, 1901. En 89 m., 337 pginas),
libro primorosamente escrito y en el que abundan muy notables
juicios critics.
POESIA

Se puede decir, sin temor a ser desmentidos, que la Isla de
Cuba es el pais de la America Latina que ha producido mejores
poetas liricos. El portentoso critic espafiol Menendez y Pelayo
declar6 en su Antologia de Poetas Hispano-Americanos (Madrid,
1893), que los principles de la poesia en estas regions eran: el
cubano Heredia, el venezolano Bello y el ecuatoriano Olmedo. Y
posteriormente, al publicar su famosa colecci6n titulada: Las
cien mejores poesias (liricas) de la lengua castellana (1908), s6-
lo incluy6 tres composieiones de bardos americanos: dos de ellas
de los cubanos Heredia y la Avellaneda, y la tercera del venezo-
lano Andr6s Bello. De modo bien claro ha querido evidenciar
ese critic sin par, la superioridad de nuestra lirica comparada
con la de los demhs paises de Hispano-AmBrica.
Hechas estas breves, pero necesarias consideraciones, me con-
cretar6 ahora a decir dos palabras sobre nuestros grades poc-
tas.
Jose Maria Heredia y Heredia (1803-1839) se hizo por siem-
pre inmortal, pasando a former parte de los poetas famosos del
siglo xix, con la publicaci6n en 1825 de un volume, maguo por
el contenido y muy pequeio por el tamanio, intitulado: Poesias
de Jose Maria Heredia (Nueva York, 1825. En 12?, 162 pags),
que es en realidad el libro mhs notable escrito por un cubano, te-
niendo en cuenta, sobre todo, el profundo atraso en uc e e en-
contraba su patria en el moment de la impresi6n.
Muy conocido es el sublime cantor de Niagara y El Teoca-
Ili de Cholula, y much se ha disertado acerca de Bl, para que yo








LAs BELLS ARTES EN CUBA


me detenga en exponer las bellezas de esa obra que hia aicanzado
catorce ediciones.
Otro genio portico surgi6 a la muerte del gran Heredia, la
incomparable poetisa camagiieyana Gertrudis Gdrncz de Avella-
neda (1814-1873), de la cual se express en estos terminos el exi-
mio critic espaiol don Juan Valera: "Como poetisa lirica no ad-
mite comparaci6n ni halla competencia ni en EspaFia ni en otros
paises. Como poetisa no tiene ni tuvo nunca rival en Espafia, y
seria menester fuera de Espafia retroceder hasta la historic mis
gloriosa de Grecia para hallarle rivals en Safo y en Corina, si
no brillase en Italia la bella y enamorada Victoria Colonna".
Sus Obras Literarias aparecieron en Madrid en cinco volimenes
(1869-1871).
Joaquin Lorenzo Luaces (1826-1867), el tercero de nuestros
grandes liricos, imprimi6 en 1857 su elebre tomo de Poesias
(Habana. En 89 m., 232 pigs.), muy incomplete, pues despubs
de esa fecha aparecieron la mayor parte de sus mis nota-
bles composiciones. Hablando de este libro dijo nuestro equili-
brado critico Mitjans: "En 1857 form un tomo de poesias que
pide un puesto de honor en las bibliotecas cubanas y anuncia al
mundo que el ilustre sucesor de Heredia ha conquistado su in-
mortal corona, ha recogido la valiente lira y reforzado sus cuer-
das para cantar con mis vigor afin".
El mis melodioso de nuestros poetas, Rafael M. de Mendive
(1821-1886), di6 a luz sus Poesias en 1860, siendo la edici6n mis
complete, la tercera, publicada en 1883 (Habana. En 49, 275 pags.).
Otro bardo, de la indole de Mendive, es decir, lleno de dul-
zura y de una sensibilidad intense, fu6 el infortunado Jose Jacin-
to Milands (1814-1863), cuyas Obras aparecieron por vez prime-
ra en 1846 (Habana. Cuatro vollimenes en 4.9), siendo la segun-
da edici6n recogida por el Gobierno Espafol en 1865. Resulta
tan conocido el melodioso cantor de El beso, La madrugada y La
fuga de la tdrtola, que me eximird de enumerar sus mas tiernas
y celebradas composiciones.
La figure melanc6lica del primero de nuestros poetas elegia-
cos, Juan Clemente Zenea (1832-1871), surge poco despu&s en el
Parnaso cubano. Sus Poesias completes (Nueva York, 1874. En
89 m., 124 pags.), revelan un bardo muy inspirado, elegant y
delicado, sobresaliendo en la colecci6n citada, su romance Fide-
lia, uno de los mas hermosos que se han escrito en la lengua de
Cervantes. Y como si a los primeros liricos cubanos los cercara
una atm6sfera de desventuras, que no pudieran eludir, fue Ze-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


nea hecho prisionero y fusilado por el Gobierno colonial, espan-
toso crime que puso fin a la existencia de un poeta que enalte-
cia con sus cantos el idioma castellano, y a quien, segfin Menen-
dez Pelayo, le faltaria muy poco para ser otro Lamartine si hu-
biera escrito muchas composiciones parecidas a su Nocturno.
Otra victim del Gobierno que nos oprimia fu6 el desventu-
rado Pldcido (1809-1844), de valiente entonaci6n y celebre por
cuatro o seis de sus composiciones, como son su Plegaria, Jico-
tencal, Despedida a mi madre, Adi6s a mi lira, etc., que serin
leidas siempre con enternecimiento mezclado de admiraci6n, al
tener en cuenta el humilde origen del autor y su desastroso fin.
Sus Poesias, publicadas por primera vez en Matanzas en 1838,
son tan populares que han alcanzado ya diez y ocho ediciones.
Puede afirmarse que todos los poetas hasta aqui mencionados
brillaron antes de estallar la Revoluci6n de Yara, es decir, de
1868. Debido a la guerra, o a otros motives que no es del caso
examiner. es un hecho positive que el cultivo de las musas de-
cay6 en Cuba y s6lo veinte afios mas tarde se oy6 resonar la lira
de un joven de intense inspiraci6n, Julidn del Casal (1863-1893),
el mis grande poeta cubano de fines del siglo xix, enamorado del
simbolismo y admirado en toda la Am6rica Latina, donde se le
consider como uno de los fundadores del modernismo. Su mejor
cbra, Bustos y Rimas (Habana, 1893. En 8 m., 263 paginas),
estk escrita en prosa y verso, y apareci6 en el mismo afio de su
premature muerte.
Un hijo de Santiago de Cuba, que llevaba el mismo nombre
de nuestro mejor poeta, del cual era primo hermano, don Jose
Maria de Heredia y Girard, (1842-1905), se coloc6 de un sal-
to entire los grandes poetas de Francia con la publicaei6n de Les
Trophies (Paris, 1893. En 8.9 218 piginas), en cuya obra se en-
cuentran ciento diez y siete sonetos famosos, considerados como
de los mis perfectos que se han escrito en el idioma de Voltaire.
Este libro, que ha hecho inmortal el nombre de Heredia, alcan-
z6 cinco ediciones en el afio de su aparici6n; se tradujo al ingl6s
(1897), al castellano (1908), alemnn, griego, noruego, japon6s, po-
laco, rumano, ruso, serbio, sueco y checo, y abri6 a su autor las
puertas de la Academia Francesa en 1895.
De los bardos vivos s6lo estampar6 aqui dos nombres:
El de Bonifacio Byrne, llamado con justicia el Poeta de la
Guerra, notable por su robusta inspiracion y la delicadeza sen-
tida de algunas de sus pequefias composiciones. Ha escrito mag-
nificos sonetos y de su obra Lira y Espada (Habana, 1901. En









LAS BELLAS ARTES EN CUBA


8? m., 180 piginas), se express del siguiente modo el excelente
critic Nicolas Heredia: "Tiene el dominio absolute de la rima
y es una especialidad como versificador expert e intachable".
Y el de los hermanos matanceros Carlos Pio, (1872-1898) y Fe-
derico Uhrbach, que han enriquecido nuestro Parnaso con su libro
Oro (Habana, 1907), del cual fluye una caud'alosa corriente de
poesia select y refinada, creadora de verdaderas joyas de arte.

NOVEL

De la multitud de novelas que han escrito los eubanos, mere-
cen ser mencionadas en primera linea las siguientes:
La celebre Cecilia Valdis, novela de costumbres cubanas, es-
crita por Cirilo Villaverde (1812-1894), cuya primera parte apa-
reci6 en la Habana en 1839 y vino a completarse en Nueva York
en 1882. Es una obra verdaderamente admirable, no s61o por la
gran suma de observaciones que contiene y el exacto cuadro que
present de la sociedad cubana, sino por haber aparecido en 6po-
ca tan lejana como dice Tejera, "en pleno furor romantico;...
y entonces, cuando en Francia no habia naeido afin Zola, ni en
Espafia Perez Gald6s, ya un literate de Cuba componia una obra
enteramente realista, en la cual se ve aplicado con rigor el pro-
cedimiento que mis do treinta afios despu&s debia ser la norma
de una escuela universal".
Por su parte el gran novelist espafiol P6rez Gald6s, al cono-
cerla en 1882, pronunci6 estas palabras: "Nunca crei que un cu-
bano pudiera escribir cosa tan buena". Si por acaso el famoso
autor de Gloria llegase a leer este humilde articulo, creo que ree-
tificaria en gran parte la desdeiosa opinion que tiene formada
de los hijos de este pais.
MAs de medio siglo tard6 en aparecer en Cuba otra novela ma-
gistral, hasta que surgi6 Leonela, narracidn cubana (Habana,
1893. En 80 m., 405 pags.), por Nicolds Heredia, literate de
inteligencia superior y refinado gusto, nacido en Santo Domin-
go, pero trasladado a esta Isla desde muy nifo, y con la cual se
identific6 al extreme de tomar parte, como miembro de una jun-
ta revolucionaria, en la lucha de 1895, por cuyo motivo se vi6
obligado a emigrar. Su novela, que es una joya literaria, esta
admirablemente escrita y se la consider como la mejor de las
que se han publicado en la Gran Antilla.
Otro novelador notable, el joven Miguel de Carrina, ha enrique-
cido nuestras letras con su preeiosa novela psicol6gica El Mila-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


gro (Habana, 1903. En 8 m., 387 pigs.), en la cual se hace un
studio de la vida religiosa, presentando escenas magistralmente
descritas, que alternan con profundos anilis!s psicol6gicos.
Uno de los novelistas espafioles mas celebrados de la actual
generaci6n es el cubano Alberto Insfa, que ha escrito ya, no pa-
sando su edad de treinta afios, una docena de novelas, varias de
las cuales acaban de ser traducidas al frances. Merece citarse
entire ellas la Historia de un esc6ptico. (Madrid, 1907-1909),
compuesta de tres volfimenes, titulados: En tierra de santos; La
Hora Trdgica y El Triunfo, que la critical ha acogido con gene-
ral aplauso.
Otro de los j6venes de mks valer de los iltimos tiempos, el
habanero Jesiis Castellanos (1878-1912), que pag6 prematura-
mente su tribute a la muerte, se conquist6 uno de los primeros
puestos en nuestro pequefio mundo literario con la publicaci6n
de sus admirables cuentos intitulados: De Tierra Adentro (Ha-
bana, 1906. En 8? m., 202 pigs.), primorosamente escritos y
reputados como los mis bellos que se han impreso en Cuba; y
con su novela corta La Conjura, que gan6 en 1908 el primer pre-
mio en un certamen. Posteriormente, en 1910, reuni6 en un vo-
lumen y con el mismo titulo, varias de estas pequefias narracio-
nes. (Madrid. En 8? m., 310 pigs.
Hablando de este autor se express asi el gran pensador uru-
guayo Rod6: "Castellanos es uno de los narradores de mis final
sensibilidad y mis hermoso estilo entire cuantos cultivan en Ame-
rica la pintura de la naturaleza y las costumbres de estas tierras".
El notable critic Emilio Bobadilla ha publicado una novela
muy celebrada: A fuego lento (Barcelona, 1903. En 8? m., 315
pigs.), que ha sido vertida al frances, y que en opinion del
distinguido literate espafiol senior Manuel Bueno, coloca a su autor
entiree nuestros mejores novelistas". Otra obra suya, aunque de
distinto genero, Viajando por Esparia (Madrid, 1912. En 8? m.
300 pigs.), acaba tambien de ser traducida al frances y ha sido
elogiada extraordinariamente (*).

TEATRO
Aunque en Cuba se ban escrito mas de mil piezas teatrales,
nuestro teatro es en realidad pobre en producciones de m6rito su-
perior. El degenerado g6nero bufo lo ha maleado en extreme;

(*) Merece mencionarse tambi6n entire los novelistas a don JosS Ortega
Muilla, hijo de Cardenas y miembro de la Real Academia Espafiola.









LAS BELLS ARTES EN CUBA


y sea por este motivo, por lo inadecuado del medio o por cual-
quier otra causa, es la triste realidad que son escasas las obras
de gran valer lanzadas por nuestros dramaturgos a la escena; y
con excepei6n de dos, las demas han sido escritas fuera de Cu-
ba, como se vera a continuaci6n.
El primer drama verdaderamente notable representado en es-
ta Isla, fruto de un ingenio cubano, fu6 El Conde Alarcos. Dra-
ma caballeresco en tres actos y en verso (Habana, 1838. En
8i m., 104 pigs.), concebido por el dulce poeta Jose Jacinto Mi-
lands.
La mejor obra tragica escrita en nuestra patria es el Aristo-
demo. Tragedia en cinco aetos y en verso, por Joaquin L. Luaces
(Habana, 1867. En 8, 87 pags.), que ha juzgado de este modo
el senior Blanchet: "Por su plan habilmente comnbinado, por la
pintura de caracteres, por sus situaciones y peripecias, es, en mi
Lumildisima opinion, Aristodemo, una de las mejores tragedies
escritas en castellano".
A una cubana, doia Gertrudis Gdmez de Avellaneda, perte-
nece la gloria de haber ideado dos obras dramaticas magistrales,
de las que puede enorgullecerse el teatro espafiol y cualquier
otro del mundo civilizado: el Baltasar. Drama oriental en cua-
tro actos y en verso (Madrid, 1858. En 8? m., 84 pags.); y
Alfonso Munio, o Munio Alfonso. Tragedia en cuatro actos
(Madrid, 1844), representada con gran 6xito en la capital de Es-
pafia, donde fu6 coronada la insigne poetisa la noche del estre-
no. Estas son las mejores obras teatrales que pluma cubana ha-
ya escrito.
Un habanero, Luis Suier (1832-1909), que dedde muy nifio
se traslad6 a Italia, donde residi6 casi toda su vida, ha hecho
representar, entire otras, la excelente comedia en tres actos,
L' Amiche (Palermo, 1871. En 8?, 62 pags.), considerada co-
mo una de las mejores del teatro italiano.
El cubano Augusto Vivero, author de varias piezas teatrales,
escribi6 en 1912 una obra escenica en tres actos, Los Cuarenta,
reputada como la mejor comedia political que se ha estrenado en
Espafia. Y aunque corresponde a otro genero literario, ciimple-
me decir, que su hermano Gustavo Vivero, a quien consider
tambien cubano, ha traducido de un modo admirable la Odisea
de Homero (Paris, 1912), trabajo conceptuado como el mas per-
fecto de los que han aparecido en el idioma de Menendez y Pe-
layo.
Dir6, por filtimo, que un joven cubano de relevantes m6ritos,









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


el sefier Jose Antonio Ramos, acaba de publicar en Espafia (pero
sin haber sido sometida a la piedra de toque de la escena) (*)
su obra Satands. Drama en un pr6logo y dos actos (Madrid, 1913.
En 89 m., 188 pigs.), que critic tan eminente como el senior Jose
de Armas, juzga de este modo: "Es obra que le coloca en prime-
ra linea entire los autores de obras de imaginaci6n en la AmBri-
ca espafiola... La literature cubana se ha enriquecido con una
gran obra, original, profunda y nueva en el fondo y en la for-
ma".
Es muy significativo el hecho de que los eubanos no hayan
producido en su pais natal ninguna obra teatral de primer or-
den; y es casi 16gico pensar, que si la Avellaneda, Sufier, Vivero
y Ramos no hubiesen salido de la Isla, su producci6n dramktica
hubiera pasado inadvertida. Pero cabe preguntar: La inferio-
ridad del cubano en Cuba, en el arte dramitico, es un heeho fa-
tal, irremediable? Me inclino a pensar que no. A mi juicio, lo
que falta es que nuestros autores encuentren calor y apoyo efec-
tvo en las esferas gubernamentales. Creo que si el Gobierno es-
tableciera premios de importancia, como por ejemplo, de a mil
($1,000) para la mejor tragedia y el mejor drama, y de a quinien-
tos ($500) para la comedia mis notable, y se celebrasen certimenes
anuales, nuestro teatro, hoy en complete decadencia, renaceria y
los autores, al ver recompensada su labor, producirian obras impor-
tantes, que hoy no se atreven a emprender pensando, con raz6n,
que ni por part del pfiblico ni del Gobierno, hallarian recom-
pensa alguna. Hagase el experiment por dos o tres afios y es
casi seguro que el teatro cubano daria sefiales potentes de vida.

ESCRITOR DE COSTUMBRES

El primero de nuestros escritores en este genero literario, es
don Jose Maria de Cirdenw.l y Rodriguez (1812-1882), a quien se
ha llamado el "Mesonero Romanos" de Cuba. Public en 1847
su Colecci6n de articulos satiricos y de costumbres (Habana. En
8 m., pigs.), obra muy elogiada por la prensa espafola y eubana,
mereciendo el honor algunos de sus trabajos de ser traducidos al
frances.

*


(*) A fines del aio se estren6 con 6xito en Barcelona.









LAS BELLS ARTES EN CUBA


De la rhpida ojeada que acabamos de dirigir a las obras de
nuestros primeros autores, dedicese que los cubanos han brilla-
do especialmente en Filosofia, Politica, Zoologia, Medicina, Cri-
tica, Oratoria y Poesia y que tienen la material prima necesaria pa-
ra sobresalir en todos los ramos del saber human.
Se nota, ademds, que, dada su pequefia poblaci6n, nuestra Is-
la ha producido un nimero crecido de hombres eminentes, que
a su vez han dado a luz obras muy notables; y que su movimien-
to intellectual mas parece propio de una naci6n de prolongada
existencia, que de una isla poco poblada y hasta ayer infortuna-
da colonia.
Todo esto nos lleva a pensar que si en Cuba se fomentase la
instrucci6n p6blica en mayor escala de lo que se halla en los ac-
tuales moments; si el presupuesto de la p6blica ensefianza se
dotara mejor; si se llevara a la prActica una rigurosa ensefianza
obligatoria, y se concedieran mayores asignaciones a nuestros su-
periores centros de cultural, la Gran Antilla se pondria muy pron-
to a la cabeza de los paises civilizados de la America latina, como
su posici6n geogrifica lo demand, por hallarse a las puertas de
ese emporio de civilizaci6n que se llama los Estados Unidos de
la America del Norte.
Mucho ha adelantado nuestra patria desde que se hizo libre
en 1898 hasta los presents dias; pero debemos sentirnos plena-
mente satisfechos de la altura a que hemos llegado? Creo que
no, y todo patriot de juicio sano y previsor convendrd conmigo
en que nos hallamos todavia a mitad del camino en la via del
progress. No es possible que nos resignemos a estar, en la escala
de la instrucci6n primaria, en un puesto inferior al de los negros
de la UniOn Americana. En efecto, segfn el iltimo censo, el sesen-
ta y nueve por ciento de ellos saben leer y escribir; y de los blancos
cubanos, s61o el sesenta y ocho por ciento podria salir airoso si se
le sometiera a esta pequeia prueba de cultural.
Debemos tomar como models a los dos paises sajones de la
America: los Estados Unidos y el Canada, donde el noventa y dos
y el ochenta por ciento, respectivamente, de sus ciudadanos, leen y
escriben. De los nuestros, rubor da decirlo, s61o la mitad, o sea el
cuarenta y cuatro por ciento, pueden realizar ambas cosas.
Acerqubmonos en lo possible a esos paises ejemplares y enton-
ces surgirk una Cuba verdaderamente grande en el terreno de la
inteligencia y de la ilustraci6n. Pero para alcanzar ese nivel se
necesita proteger mis, much mis, la pfiblica instrucci6n; dedicar
una suma respectable anualmente para otorgar premios a todos










96 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

aqu6llos que se distingan en las ciencias, las artes y la literature
(ya que nuestro pfiblico es por demos indiferente); rear mis es-
cuelas de todas classes; combatir la empleomania que devora la ma-
yor parte del presupuesto; y sobre todo, desterrar en buena por-
ci6n la politiquilla de baja estofa, que aqui padecemos y es fuen-
te de infinitos males y causa productora de deseenso en nuestra
civilizaci6n. Es hora esta de elevar los corazones en busca de
ideales que nos transporten a una Cuba superior, que figure, si
no entire las grandes potencias, porque esto es fisicamente impo-
sible, por lo menos al lado de los pueblos mis eivilizados, y se
convierta, por deeirlo asi, en una Bl6gica o Suecia americana.

Habana, 1914.























MUSIU9




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs