• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Introduction
 Antonio Parra
 Felipe Poey Aloy
 Tranquilino Sandalio de Noda
 Juan Cristobal Gundlach
 Manuel Gonzalez Echeverria
 Carlos J. Finlay y De Barres
 Benito J. Vines
 Luis Montane
 Juan Guiteras Gener
 Eusebio Hernandez
 Carlos De La Torre y Huerta
 Joaquin Albarran y Dominguez
 Enrique Lluria y Despan
 Benigno Souza y Rodriguez
 Horacio Ferrer y Diaz
 Ismael Clark y Mascaro
 Rafael Nogueira
 Vicente Pardo Castello
 Index






Group Title: Evolucion de la cultura cubana, (1608 - 1927).
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074038/00005
 Material Information
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
Physical Description: 18 v. : ill. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, José Manuel, 1880-1968
Publisher: "El Siglo XX"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1928
Edition: Edición oficial.
 Subjects
Subject: Cuban literature   ( lcsh )
Cuban literature -- History and criticism   ( lcsh )
Cuban poetry   ( lcsh )
Speeches, addresses, etc., Cuban   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographies.
Statement of Responsibility: recopilación dirigida, prologada y anotada por José Manuel Carbonell & Rivero.
General Note: Publisher varies: v. 7-17 published by Montalvo y Cardenas.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074038
Volume ID: VID00005
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001491661
oclc - 23298160
notis - AHA3873

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Half Title
        Page I
        Page II
    Title Page
        Page III
        Page IV
    Introduction
        Page V
        Page VI
        Page VII
        Page VIII
    Antonio Parra
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Felipe Poey Aloy
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Tranquilino Sandalio de Noda
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Juan Cristobal Gundlach
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Manuel Gonzalez Echeverria
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Carlos J. Finlay y De Barres
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Benito J. Vines
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Luis Montane
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    Juan Guiteras Gener
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
    Eusebio Hernandez
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
    Carlos De La Torre y Huerta
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
    Joaquin Albarran y Dominguez
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
    Enrique Lluria y Despan
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
    Benigno Souza y Rodriguez
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
    Horacio Ferrer y Diaz
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
    Ismael Clark y Mascaro
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
    Rafael Nogueira
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
    Vicente Pardo Castello
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
    Index
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
Full Text









































































-..


-Sr*~




-,t Y~~c~-,ltri-;


a_


.1'.




I$6


L

-


~
r
i
i
r


ii'.
P





























LH CIENCIFA EH CURB












EUOLUCiOr DE LR CULTURE CUBfIR
(1608 127)
UOL. XUllI


La Ciencia en Cuba


Tomo OHICO



Recopilacldn airigida, prologada y anotaaa

por

)3o5 manuel Carbonell y Riuero,
Prsidms do la Academia Naciona do Artes y Lef&s,
IndividU de Ndmero do la Academia Cubana de la Lengua,
C. de la Real Academia sBpoalala, y Ddegado do Cuba a
la VI Conferencia Iuteracional Americana.






EDI Cfi6 OFICIRL







LA HABANA
IMP. MONTALVO Y CARDENAS
AVE. DE ITALIA 103
1928








I/. /AME

LATIN AMERICA

















INTRODUMOH


No seria exacto, dentro de lo relative, el cuadro
sin6ptico del desenvolvimiento intellectual de Cuba,
en sus varias manifestaciones, si no comprendiera
en 61 debidamente el desarrollo cientifico.
Se dice a la ligera, y sin tener en cuenta que aun
somos un pais en period de formaci6n, que el cuba-
no es hombre imaginative, pero no de ciencia; que
adopta, mejora, asimila y modifica, pero que carece
de capacidad creadora y hasta de afici6n experimen-
tal; por lo que resultaria, de aceptarse este postula-
do, que somos meros imitadores y pros6litos vulgares.
Tal aseveraci6n podra ser parcialmente cierta, en ca-
sos y puntos de que no somos responsables. Diversos
factors han determinado nuestra inercia en lo que a
la acci6n material se refiere. Cuba, en su condici6n de
colonia, y de colonia espafola, estaba natural y po-
liticamente bloqueada en las actividades o especula-
ciones del pensamiento. En la 6poca colonial, como
en la republican, pese a los buenos deseos y esfuer-
zos de algunos gobernantes, el erario piblico no ha
podido hacer frente a las demands de la ciencia ex-
perimental, que crea, ni de la confirmativa, que esta-
biliza, y, por consiguiente, no era possible que mar-
chAramos al paso de las naciones de gran civilizaci6n,
poderosas y ricas. La misma carencia de poblaci6n
era, y continia siendo, una circunstancia negative
para ofrecer mercado y estimulo a la producci6n








EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


mental. Sin embargo, nunca he encontrado just
ni cierta la expresi6n corriente de que en Cuba no
se produce porque no se lee, porque es verdad que
producimos y leemos m6s, much mas de lo que pu-
diera exigirse en una sociedad nueva y casi despo-
blada todavia.
Pero aun aceptando como cierto que en Cuba no
se leyera en proporci6n analoga a la de otros pue-
blos m6s adelantados, es inadmisible la especie de
que el cubano sea incapaz de producer obra cienti-
fica, met6dica y detenida. Si se tiene en cuenta lo re-
ducido de nuestro scenario antes de la independen-
cia, y la escasez de nuestra poblaci6n, que empieza
ahora a vivir la vida international, y que, al traves
de tantos obstdculos como 16gicamente han surgido
en su camino, ha seguido las corrientes de la civiliza-
ci6n dentro y fuera del pais, empufiando la antorcha
encendida de la ilustraci6n, entonces es just afirmar
que el cubano si es hombre de ciencia, de esfuerzo me-
t6dico y sostenido, con dotes extraordinarias para
toda clase de empresas y prop6sitos, porque lo que
otros hicieron y hacen en pleno disfrute de la liber-
tad, en el goce pleno de todos los recursos y estimu-
los, 41 ha venido haciendolo aherrojado y ensombre-
cido por los nubarrones de la ignorancia, en medio de
un ambiente en que era punible, por leyes del fanatis-
mo religioso y la intransigencia political, alimentar
una aspiraci6n en el espiritu y un poco de luz en el
cerebro.
Basta recorrer la obra y la acci6n-que en este li-
bro ofrezco-de un grupo de cubanos, con excepci6n
de dos hombres que, sin haber nacido en Cuba, aqui
se formaron y actuaron, para convenir con mi punto
de vista. Esos hombres, en su mayoria, laboraron con
fructifera constancia, realizando exploraciones e in-








LA CIENCIA EN CUBA


vestigaciones, y descubrieron, ratificaron, rectifica-
ron o inventaron teorias propias dentro de sus rea-
lidades y su criterio. En cuanto a los vivos, col6que-
seles en ambiente mas propicio y p6nganse a su dis-
posici6n laboratories, material y estimulo, y Cuba po-
dria ofrecer una contribuci6n pr6vida y jugosa al
progTeso cientifico, aunque ya di6 las obras gloriosas
de Felipe Poey, Joaquin AlbarrAn y Carlos Finlay.
De los autores cubanos de quienes inserto traba-
jos, aparte de los que no menciono, por la imperiosa
necesidad de ser sintitico a que me veo constrefiido,
casi todos son honrosamente conocidos en el mundo
civilizado; algunos, mis dentro que fuera de Cuba;
pero todos, en conjunto, constituyen una legi6n de
intelectuales consagrada a labores positivas suficien-
tes para enaltecer a cualquier pueblo culto de la
Tierra.


JosP MANUEL CARBONELL.














PR6LOGO


de la obra Descripci6n de diferentes
pieas de Historia Natural las mds
del Bamo Maritimo, representadas en
sesenta y cinco ldminas. SB author don
Antonio Parra. En la Havana, 1787.



RL REY nUESTRO SEnOR

SERoR:
La multitud de producciones admirables en que abundan la
isla de 'Cuba y los mares que la rodean, en los tres reinos,
animal, vegetal y mineral, me inspire, desde los principios de
mi entrada en ella, un deseo grande de acopiar una colecei6n.
ConvidAbame la variedad y hermosura de tantos primores, como
sabia naturaleza produce en tierra y mar, dignas de la admira-
ci6n de todo el g6nero human. Con esto, movido de un genial
apego a todo lo que es objeto de la reflexi6n de un naturalista,
determine ocupar los ratos sobrantes de mis precisas obligacio-
nes en la adquisici6n de algunas de ellas.
Lo primero que llam6 mi atenci6n fu6 el ramo maritime.
Sin embargo de las cortas luces que me acompafiaban, puse la
primer mano a la disecci6n de algunos pescados. A fuerza de
algn trabajo, venci6 la industrial las dificultades que a cada
paso se me ofrecian. Algunos curiosos que me visitaban elo-
giaron mis primeras tentativas. CobrW con esto Animo, e impe-
lido al mismo tiempo de la afici6n, deliber6 tomar por fnico
objeto la empresa. Al afio me hallaba con algfn nimero de espe-
cies; de modo que a media que creela la colecci6n, se aumen-
taba el niimero de visits, con el fin de que les mostrase lo que
habia recogido. Algunos sujetos de distinci6n dieron al todo
de la colecci6n un merito sobresaliente, de enyas results, y del
grande amor que he profesado siempre a Vuestra Majestad,
resolve desde aquel punto poner a vuestros reales pies cuanto
l1egase a adquirir.
Desde entonces medit6 serian necesarias algunas piezas de
las preeiosas maderas de este pals para presentar a Vuestra











EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


Majestad las diferentes classes que pudiese conseguir. En efecto,
mand6 construir las piezas letra A para los cangrejos, y letra
B para los pescados. No bien se habia empezado la obra cuan-
do recibi una carta del Director del Real Gabinete, en la que
me exhortaba continuase en la adquisici6n de cuanto pudiese;
esto alent6 mis y mis mis deseos; aviv6 las diligencias, y encar-
gos hasta conseguir las que se hallan en el dia en mi poder. Ya
en esta situaci6n adverti era forzoso dar a Vuestra Majestad
al tiempo de presentar el todo de la Colecci6n, una exacta des-
cripci6n de las diferentes piezas y naturales producciones que
la componen. Efectivamente lo puse en prictica, la di a la
Prensa; pero luego note que eran indispensables las liminas
para dar un disefio de cada cosa en particular. Lamentabame
de la escasez de grabadores, cuando mi hijo se ofreci6 a gra-
barlas. Sin embargo de que nunca habia visto semejante ejer-
cicio, me anim6 a fiarlas a su mano, el conocimiento que me
asistia de su much industrial, y de ver que poseia un corto
rasgo de dibujo. Despubs de varias tentativas logr6 el 6xito,
segin manifiesta este tomo, que tengo el honor de consagrar a
Vuestra Majestad. Y si bien mi animo no fua jamAs presentar
uno sin otro, espero que Vuestra Majestad recibira benignamen-
te esta corta demostraci6n, y que atendidas las circunstancias
que me han obligado a no traer el todo, se dignara indemnizar-
me, y admitir favorablemente el fervoroso anhelo que me ha
excitado siempre a mis altos ofrecimientos que el que tengo la
honra de dedicar al alto respeto de Vuestra Majestad; por tanto
ruego al Todopoderoso guard la importantisima vida de Vues-
tra Majestad los muchos afios que desea para beneficio general
de toda la naci6n espafiola.
El mis humilde y obediente vasallo de Vuestra Majestad,














PRLmI R FnmRL
Planta marltima



Este es el singular prodigio de la Naturaleza que puede
en el dia reputarse por el verdadero F6nix de la Historia Natu-
ral. Es una plant que se cria en el fondo del mar: la pri-
mera en su especie, que creo ha llegado a noticia de los natura-


PALMA AXNIMxAL
De la obra "Descripci6n de diferentes piezas
de Historia Natural", por Antonio Parra,
Havana, 1787.

listas. Imita a una palma en su estructura, compuesta de cin-
cuenta y dos pencas, divididas en dos hojas eada una. Su tron-
co es casi redondo, y tiene cinco cars: de cada cara, en dife-
rentes trechos, sale al mismo andar un pistilo, por consiguiente
cinco en cada division. El tronco, los pistilos, las pencas, el









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


sinnfimero de parties que compone cada hoja de la penca tienen
todos una misma organizaci6n. Toda estA compuesta de peque-
fios anillos, o piezas compactas, con la distinci6n de ser mayores
las del tronco, y menores en progresi6n las demis; tanto el tron-
co, como las demis parties, afin las minimas, tienan un agujerito
en el centro por donde reciben el jugo nutricio. Cada anillo estA
unido con sus dos inmediatos; pero con la particularidad de
moverse indistintamente. Se dice que es animal, porque aun
despues de algunas horas de salida del agua se observa movi-
miento, no s6lo en toda ella, sino tambi6n en cada uno de sus
anillos hasta los mis minimos: el mismo que se observa en la
Estrella Ramosa; pues en lo exterior es poco, y diferente en la
estructura. Lo mis singular y digno de admiraci6n, es que
ahora parece todo una pieza, petrificada; y desde luego, s6lo
viendola poco despu6s de arrancada causaria admiraci6n al sa-
bio mis profundo. Si se mira cada minima parte, de las que
componen las mis pequefias piezas de una hoja, con un micros-
copio se distinguen las mismas piezas que se observan en los
pistilos. Finalmente, consider muy dificil de averiguar el ad-
mirable prodigio de esta plant animal, y las demis circunstan-
cias. Desde luego quisiera me acompafiasen las voices para expo-
nerla segiin el m6rito que tiene, y s6lo me contentar6 con decir,
que considerada con reflexi6n, es la pieza mis singular de todos
los gabinetes del mundo.

NoTA.-El vistago que ayuda a former cada penca se com-
pone desde 106 piezas, hasta 124, que formado un c6mputo, les
toca a 115 piezas cada uno; los que multiplicados por 52, su-
man 5,980 piezas.
Cada penca tiene de cada lado, desde 50, hasta 60 piezas,
que lamaremos hojas; que calculado, les toca a cada penca 109
hojas: cada hoja de 6stas se arregla por diez piezas cada una,
que multiplicadas, suman 1,090 las piezas que componen las
hojas de cada penca; de lo que diremos, que las 52 pencas se
componen sus hojas de 56,680 piezas, que con 5,980, de que se
componen los vastagos de las pencas, sum-r 62,660 piezas; las
52 pencas, sin contar las piaeecitas que ha; ---riores en las
canalitas de cada hoja, ni tampoco las piezas i que se compo-
ne todo el vastago principal que sostiene la palia, y los pistilos.








































FELIPE POEY ALOY
(1799 1891)

Naci6, en la Habana, el 26 de mayo de 1799. Mwui6, en la
misma ciudad, el 28 de enero de 1891.

HQ UE un sabio. Domin6 las eieneias naturales desde muy
temprano, tan admirablemente, que su nombre ha pasado
a la inmortalidad entire los grandes naturalistaa del
mundo.
Se educ6 en Francia y alli se hizo abogado. A regresar a Cu-
ba recibi6 lecciones de filosofia del padre Varela, y en la Habana
se gradu6 de bachiller en derecho. En las disertaciones filos6-
fleas y juridicas su nombre figure al lado de los de Saco y Go-
vantes, que fueron eminentes cubanos cultivadores de esas cien-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


cias en aquella epoca. Para ampliar sus studios lo enviaron
a Madrid; alli sorprendi6 a los profesores de la Universidad
Central-en donde, a titulo de suficiencia, alcanz6 el doetorado
en leyes-y a los miembros de la Academia de Jurisprudencia,
por su talent, cultural y elocuencia. Aprovechando la confu-
si6n y efimera libertad political de Madrid en las postrimerias
del reinado de Fernando VII, intervino en una de las Juntas
Patri6ticas Constitucionales de aquella epoca revelandose orador
de fuste; y al restablecerse el absolutismo fu6 perseguido, por lo
que tuvo que volver a Cuba. Fu6 entonces aqui maestro piblico
y llam6 la atenci6n como professor de "lectura en alta voz", ense-
iianza calificada de magistral por los discipulos sobrevivientes. Al
poco tiempo se cas6 y se dedic6 por complete a las ciencias na-
turales, con 6xito tan grande, que en poco tiempo pudo reunir
y llevar a Paris una rica colecci6n de peces cubanos que el gran
Cuvier hizo incluir en su famosa obra "Historia de los Peeas".
Intim6 con ese insigne naturalista, quien lo consider como un
compafiero y un igual en el genio y en la dedicaci6n a las
profundas investigaciones de las ciencias naturales. La presen-
taci6n, mas tarde, en una Exposici6n de Amsterdam, de su obra
Ictiologia, le vali6 la Cruz de Caballero del Le6n Neorlan-
des (codecoraci6n instituida exclusivamente para los grandes in-
telectuales), y doctas Academias de Londres, New York y Fila-
delfia lo distinguieron con diplomas en reconoeimiento de sus va-
liosos trabajos.
Tuvo la gloria de anticiparse a otros sabios afirmando la
existencia del hombre f6sil antes de que la prehistoria fuera
reconocida por la ciencia; y antes de que Darwin diera a cono-
cer su teoria del "Origen de las species" l1 estableci6 la
doctrine de "lo continue es el transformismo", principio en
que descansa la evoluci6n en la formaci6n de las species or-
gfnicas.
Cultiv6 la literature amena, revelando vastisima cultural en
articulos de critical e impresionistas. Hizo versos inspirados y
armoniosos. Durante una gran parte de su fecunda vida se
reunian en su casa los hombres de ciencias y de letras de su
tiempo, constituyendo un ceniculo que fue famoso.
Al morir, a los 92 afios de edad, desempefiaba la catedra de
historic natural en nuestra Universidad con sorprendente lu-
cidez. El Gobierno cubano ha destinado diez mil pesos para la









LA CIENCIA EN CUBA 9

impresi6n de la monumental obra Ictiologia Cubana, en que
venia laborando desde el afio 1826 y que dej6 in&dita.
Las cenizas de este sabio cubano reposan en el patio de
nuestro primer centro docente, al pie del sencillo monument,
con su busto en mirmol, que alli se le ha levantado. Vivitur
in genio-dice la inscripci6n lapidaria--cctera mortis erunt.
"Cuando todo parece haber muerto, la inteligencia sobrevive."












ICTIOLO069 CUaFflRq


PR6LOBO

Esta obra comprande la descripci6n de mis de 750 species
de peces cubanos, representados por unos 1,300 individuos de
todas edades y multitud de pormenores anat6micos, como esque-
letos, escamas, visceras, cortes verticales, etc. Todas las laminas
son originales sacadas del natural y delineadas por el autor.
El texto contiene el Nimero de cada especie, el Nombre cien-
tifico, el Nombre vulgar, la Sinonimia, la Descripcidn de los
colors, Pormenores descriptivos, Variedades, Comparaciones,
Observaciones critics e Historia del Pez. Las descripciones no
alcanzan toda la extension que, al primer aspect, exige el ni-
mero de peces que forman la Ictiologia Cubana, porque presen-
to las laminas como parte principal de la descripci6n, no repi-
tiendo lo que esta a la vista; con lo cual puedo dar en el breve
membrete, titulado Pormenores, lo que el dibujo no ensefa, co-
mo son las particularidades de la anatomia internal.
Como complement indispensable del texto se consideran
todas las obras ictiol6gicas del author, cuyas principles son:
sus Memorias sobre la Historia Natural de la Isla de Cuba, 2
tomos 49 mayor, y el Repertorio Fisico Natural de la misma,
2 tomos en 49; las otras son folletos extractados de diversos pe-
ri6dicos cientificos, entire ellos la Enumeratio Piscium Cuben-
sium, que vi6 la luz en los Anales de la Sociedad Espaiiola de
Historia Natural que se public en Madrid, en tomos IV, V
y VI de dichos Anales.
Mis antecedentes biograficos pueden ser de alguna utilidad
para former un juicio aeertado acerca de esta Ictiologia Cu-
bana; por lo que empiezo diciendo que el studio de los peces
de la isla de Cuba ha sido la ocupaci6n constant de toda mi
vida, fuera del tiempo que mis ocupaciones universitarias me
tenian embargado.
En 1826, cumplidos mis 27 afios, hice un viaje a Paris, Ile-
vando conmigo 85 dibujos de peces de esta Isla y 35 species
contenidas en un barril de aguardiente. Era el tiempo en que
el ilustre Cuvier ordenaba sus primeros trabajos para la publi-








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


cazi6n de su grande obra titulada Historia General y Particu-
lar de los Peces. Todo le fu6 entregado; y tuve el honor de ser
citado por 61 y por su colaborador Valenciennes, mis frecuen-
temente que don Antonio Parra. Estos primeros dibujos, hechos
de afici6n y sin studios, no han sido reproducidos en la Ictio-
logia actual.
Vuelto a la Habana, en 1833, reanud6 mis primitivas tareas;
pero ya preparado con studios ictiol6gicos que me permitieron
dibujar con mks inteligencia y correcci6n. En estos Oltimos afos
he puesto en limpio todas estas figures, con la indicaci6n del
afio en que se hicieron, debiendose entender que las mfs mo-
dernas son las mAs correctas; bien que puede decirse que pocas
han quedado de las antiguas, las cuales han sido suprimidas por
la introducci6n de otras nuevas.
Same permitido, como galard6n de mis esfuerzos, recorder
que el gran Espetologista de Filadelfia, Edward C. Cope, en su
Contribution to the Ichthyology of the Lesser Antilles, 1870,
ha estampado que mis investigaciones publicadas sobre los peces
de Cuba son condici6n sine qua non para el conocimiento de los
peces de las Antillas.
Para abreviar las citaciones, he puesto como Gmelin la pa-
ginaci6n continue, y lo mismo en las laminas.
Hubiera de buena gana dado principio a mi Ictiologia por
una disertaci6n acerca de la molesta enfermedad conocida con
el nombre de ciguatera, sefialando al mismo tempo los peces
que con just raz6n deben ser considerados como sospechosos, y
rehabilitando los que no lo son; pero este trabajo ya se ha hecho
y publicado en el tomo 29 de mi Repertorio, en dos Memorias
que recomiendo a los lectores: una de ellas trata con extension
de la Policia de la Pesca.
Mi modo de proceder para construir la column sinonimica
introduce cierta claridad sin destruir el orden cronol6gico. Ca-
da vez que la especie ha recibido un nombre nuevo, pongo el
autor al fin, y cada vez que se halla reproducida con el mismo
nombre, pongo antes el autor.
Hartas veces han acostumbrado los autores former su co-
lumna sinonimica copiandose unos a otros, y 6sta es la causa
por que se perpetian algunos errors y ciertas erratas. Por lo
que a mi toca afirmo que todo lo he compulsado por mi mismo;
except en un corto nimero de casos que indico, v. g. Si de











LA CIENCIA EN CUBA


Ginther docente Gthr. Desde luego declaro, que no teniendo
de Lac6pedo otra edici6n que la de Desmarest, muy confusa,
he torado la instruei6n en ella; pero he citado la edici6n pri-
mitiva, por los datos tomados en Cuvier y Valenciennes. La
Sinonimia es complete en cuanto a las obras que se aeostumbran
citar; no haciendo entrar en ella las figures dadas en los dic-
cionarios de ciencias naturales y en los tratados elementales,
que son ordinariamente copias de copias: esto admite algunas
excepciones.
El lector no debe olvidar que para tener la descripei6n com-
pleta de una especie, es precise tomar en cuenta los caracteres
no solamente del genero y de la familiar, sino tambi6n de las
divisions mis altas.
Acostumbro tratar la especie tipica con mayor minuciosi-
dad, evitando repeticiones en las otras species del mismo ge-
nero.
Sabido es que la Nomenclatura es un metodo de investiga-
ci6n cientifica, en lo cual se ha extremado principalmente la
Quimica. La Biologia de su parte, ha hecho algo: Chaussier
ha nombrado los misculos de manera a fijar su puesto y su
funci6n. La Cristalografia no se ha quedado atras. Faltaba
dar a los naturalistas una desinencia constant para conocer las
denominaciones de familiar, subfamilia y tribu.
Ya la costumbre se hall establecida: en Botinica, de un
modo; en Zoologia, de otro. Algunos terminan las families en
oidei, v. g. de Perca, Percoidei; otros en idoe, v. g. Percidoe.
No se puede negar que hay aqui cierta monotomia, y que mas
euf6nicamente pudieramos nombrar una series de cole6pteros,
v. g. Silphales, Ptiniores, Lepturetoe, Rhyzodides, Lymeziolones,
Scaphidilia, que haeerlos todos terminar en idoe; pero el oido
se ha de rendir a las exigencias de la mente. Hoy las desinencias
generalmente admitidas son en idoe: me ha parecido mejor,
siendo el nombre de familiar adjetivo y teniendo por raiz un sus-
tantivo masculine, femenino o neutro, servirme de las termi-
naciones idi, idoe, ida para las families; ini, ioe, ina para las
subfamilias; diciendo v. g. Cyprinidi, de Cyprinus; Parcidoe, de
Perca; Holocentrida, de Holocentrum: asi como en espafiol, digo
Ursidos y Mustilidas (por Ursidi y Mustelidoe). MAs de una
vez me he alzado contra una costumbre introducida por
maestros elebres, por la vanidad de pegar un miKi, al cabo de










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


un nombre especifico, gratificando el nombre de la especie al
autor de un subg6nero; vamos al caso: la denominaci6n de
Perca Cabrilla es de Linneo; hoy es Serranus Cabrilla Cuvier.
No se dice Serranus Cabrilla L. para evitar un anacronismo;
puesto que Serranus no es de Linneo; pero acaso Cabrilla es
de Cuvier? Pfeiffer ha escrito juiciosamente: Nomen auctoris
adjeci absque ullo respect generis, genera enimsunt artificialia
et sententioe auctorum de eorum extension valde discrepantes;
species autem naturales, quare propietas illius qui primus in
scientiam eas introduxit. Es lo que practice, y para ello, he for-
mulado en t6rminos mis breves el aforismo que sigue: Nomen
auctoris ad speciem perpetuam refertur; nec ad variable ge-
nus. Escribo, pues, Serranus Cabrilla L. Otros escriben Serra-
nus Cabrilla (L) Cuv.
La prioridad debe ser conservada: no es lo que siempre se
ha hecho; pero es lo que se debe hacer, aun con respect al
mins hunilde autor, para cortar el recargo de la sinonimia, esa
peste de la Historia Natural.
Hace algin liempo que los ictiologistas de los Estados Uni-
dos han convenido en no observer la ley de prioridad con res-
pecto a los autores anteriores a Linneo, inclusos los pr6ceres
Artedi y Gronovio; grande injusticia, a mi parecer. El mismo
Klein, cuando es intachable, debe ser respetado.
Pero hay casos en que una especie ha sido err6neamente
descrita, y ha recibido mis tarde otro nombre, porque ha sido
impossible reconocerla: este iltimo nombre debe permanecer;
porque no es culpa del que lo ha empleado. Para estos casos
he formulado el aforismo siguiente: Descriptio manca inter-
dum proritatem servare queat; erronea autem description sub-
jugam synonimice mittenda.
Entro ahora en la explicaci6n de algunos t6rminos.
La longitud total abraza el pez hasta la extremidad de la
cola. La cabeza terminal en la extremidad membranosa del
op6rculo.
Suele dividirse el pez en cabeza, tronco y cola. El ano se-
para el tronco de la cola; el cuerpo comprende ambas parties.
La aleta caudal no forma parte de la cola.
Ordinariamente se toma el ojo por media en las dimensio-
nes de la cabeza: prictica no admisible, porque la variaei6n es
grande con la edad. Mi practice constant ha sido indicar, en
primer lugar, la longitud total del pez. Por no haber tenido










LA CIENCIA EN CUBA


esta costumbre los grandes maestros Cuvier y Valenciennes han
extraviado mis de una vez a sus lectures. De nada sirve, por
ejemplo, que hayan dicho que el Centropomus undecimalis (el
robalo de Portorrico) alcanza el peso de 25 libras, si dejan
ignorar que la descripci6n se ha torado de un individuo de
6 pulgadas. Con la edad, el ojo se vuelve proporcionalmente
mas pequefio, el hocico se alarga, la boca parece mis chica.
Tambien varian la altura del cuerpo y la extension de las ale-
tas; a veces, los colors: raz6n por que se encuentra la misma
especie repetida varias veces, en sus distintas edades. El
ojo entra 6 veces en la cabeza de un Robalo de 10 pulgadas y
10 veces en otro de 36 pulgadas.
Una formula per mi establecida para abreviar las descrip-
ciones, es la siguiente: Supongo el Pez delante de mi, presentan-
do su lade derecho: 3, 1, 2. Esto indica que del ojo a la extre-
midad del hocico, hay dos diametros oculares; y tres hasta el
fin del oprculo: total, la longitud de la cabeza es de seis dia-
metros. No mido la distancia interorbitaria en line recta,
sino siguiendo la curva de la cabeza.
Cuando cuento los dientes, se entiende en cada mandibula,
de cada lado. Lo mismo sucede con el nimero de costillas.
La formula L. lat. 75 por ejemplo, se aplica al n6mero de
escamas en la linea longitudinal: se desprecia las mas pequefias,
situadas sobre el pediculo caudal.
La formula radial varia en los autores, que tratan de dis-
tinguir los radios espinosos de los articulados.
Pongo por ejemplo esta formula:

D.11,17; A.3,9; V.1,5; P.17; 'C.17.

significa que el Pez tiene una aleta dorsal inica, compuesta de
11 radios espinosos y 17 articulados; Anal de 3 radios espino-
sos y 9 articulados; Ventral de 1 radio espinoso y 5 articulados;
Pectoral, de 17 radios no espinosos; Caudal de 17 radios arti-
culados. Linneo y los autores de su tiempo sefialan de otra ma-
nera: D.11/28; lo que indica que los radios son 28 por todo,
de los cuales 11 son espinosos, y por el mismo estilo A.3/10,
V.1/6. El doctor Giinther, en estos easos, marca D.11/17;
A.3/9; V.1/5.
De los radios caudales se euentan solamente los mis largos,
que ordinariamente son 9+8; hay otros menores en la base,










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


uno de ellos mis robusto. Todo pudiera expresarse de este mo-
do: C.4.1.9+8.1.4.
Cuando la dorsal es double, la primer no es articulada; la
segunda suele empezar por un radio espinoso: esto puede ex-
presarse asi: D.8-1,10.
Por circunvoluciones ordinarias del intestino, se entienden
los dobleces, volviendo a veces sobre si mismo.
Los autores se han desentendido de un caricter para el cual
he tenido que emplear un nombre nuevo; y es cuando la neu-
rap6fisis de la primer vertebra abdominal es movibla: digo en-
tonces que cabalga.
Todos los peces presentados han sido adquiridos en el puer-
to de la Habana, ordinariamente pescados al cordel por los
pescadores de Marianao, Cojimar y Bacuranao; algunos vienen
de otros puntos de la costa del Norte, traidos por los viveros;
otros se remiten de Bataban6, en los cuales no he hallado dife-
rencias con los que pertenecen a las inmediaciones de la Ha-
bana. Cuando el Pez ha sido hallado exclusivamente en otro
punto, en Matanzas verbi gratia, no dejo de decirlo.
Algunos de mis tipos originales fueron remitidos a 'Cam-
bridge (Mass.) depositados en el Museo de Zoologia Compara-
da de aquella ciudad; otros fueron remitidos a Smithsonian Ins-
titution, de WAshington (D.C.).
Hay viveros que traen el pescado de Campeche y de Cayo
Hueso (Key West); y pudiera asomarse el temor de que he
dado por cubanas las species del golfo de M6xico y de la Flo-
rida. Ese temor debe cesar completamente, porque los viveros
que vienen de esos parajes apenas traen otro pez que el Epi-
nephelus morio, vulgarmente Ilamado Cherna de Vivero, que
tambi6n con rareza se pesca al cordel en nuestras costas. Co-
nozco ademas los puestos de la Pescaderia donde se expende el
pescado de los Viveros, y a los pescadores que intervienen en
la venta, los cuales me dan las noticias necesarias para no equi-
vocarme. Es cosa muy notable que a pesar de la proximidad
de la Florida, de la cual nos separa el Gulf Stream, se eneuen-
tren en los Estados Unidos pocos peces pertenecientes a la
Fauna ietiol6gica cubana y muchos al contrario, en las Antillas
menores y en el Brasil.
Los nombres vulgares son los admitidos en la Habana: algu-
nos son conocidos en la Peninsula espaflola, mas no suelen re-
presentar las mismas species. Otros nombres pueden atribuirse










LA CENCIA EN CUBA


a los indios del tiempo de la conquista; pero no estAn eompro-
bados.
Advierto que en los primers pliegos de mis memoias, tuve
la idea de crear nombres vulgares para los pieces que carecian di
ellos: idea desgraciada, pronto atajada por mi amigo don Lau-
reano P6rez Area, CatedrAtico de la Universidad Central de
Madrid.
Estos nombres son poco mas de doce y deben ser anulados.
El niimero de figures se ha aumentado mas de una vez para
una misma especie, no s61o porque asi lo exigia la difereneia de
edad, sino porque heehas independientemente unas de otras, se
pueden corregir o eompletar unas eon otras, pues no siempre se
acierta al primer golpe.
Cada lmina eontiene la figure de un pez, so nombre cien-
tifieo y vulgar, el signo indicative del sexo y la formula radial.
He tenido que reducir o aumentar elgnas figures; y en
este easo he expresado el tamafio por milimetros, o por medio
de n6imeros fraccionarios: se entiende la magnitud lineal, no
la de volume.
Acostumbro dibujar el Pes siempre del mismo lado, para
facilitar las comparaciones.
Eseojo el lado dereeho, porque es ridiculo enefiar el animal
con la cabeza abajo, o con la cola al primer aspect, al dar la
vuelta a la hoja.
Imitando el ejemplo de Blainville en su grande OSTEO-
GBAFIA, pongo siempre la vista frente al punto que estoy
dibujando, evitando la perspective; la que guard solamente
en la cabeza; por lo que el hocico ha de aparecer algo mas corto,
si se mira de lado.
No me doy el trabajo de cubrir todo el cuerpo de escamas:
doy la muestra mayor o menor en los puntos que lo requieren;
y de tal suerte las present en la cabeza, que doy a conocer
los lugares desnudos.
En los esqueletos, indico las costillas para presenter sa an-
chura y su curva.
Aplazo para otra oportunidad la Nomencatura comprods
del equelete d los Pecs, per ser empresa muy ardua: entire
tanto, aeepto los nombres de Cuvier: no porque los erea todos
aeertados sino porque constituyen el punto de partida de today










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


nomenclatura 6sea. En un trabajo de esta naturaleza, la sino-
nimia es forzoza; y por ella sabrin todos a qu6 atenerse, cual-
quiera que sea la opinion del autor que tenga entire manos.
La dificultad estA en escoger, en medio de la discordancia
del gran maestro y sus reformadores: tales son en primer lugar
Cuvier, Esteban Geoffroy, Saint-Hilaire, Owen, Gegenbaur,
Parker, Huxley; a los que debemos agregar, Rosental, Spix,
Bojanus, Carus, Bakker, Meckel, Miller, Agassiz, Duges, Giin-
ther, Gill, Copo, Va.
Termino dando las gracias a los sefiores don Jos6 y don F6-
lix Garcia Chavez de Matanzas y a las sefioras de esta honrada
familiar, por haberme invitado en larga series de afios, a pasar
mis vacaciones universitarias en su finca de campo La Carbo-
nera o Palmasola, felizmente situada para el ejercicio de la
pesca. El senior don F6lix Garcia ha trabajado much y gra-
tuitamente conmigo, preparando las pieles y conservando los
esqueletos.
Entre los aficionados y pescadores instruidos que me han
suministrado toda suerte de datos para el reconocimiento e his-
toria del Pez, nombro con gratitud a don Cirilo Dulzaides, don
Luis Barreto y don Pablo Lesmes.
Debo al professor Teodoro Gill, de Washington, el haberme
guiado en mis primeros pasos, indicandome los libros que de-
bia adquirir y resolviendo las dudas, que frecuentemente se
ofrecian en aquellos tiempos.
Demasiado tarde para mi, pr6ximo a remitir mi obra a Ma-
drid, me he puesto en correspondencia con el professor David
S. Jordan, distinguido icti6logo de Bloomington, Estados Uni-
dos de America, que me ha prestado, a la conclusion de mi obra,
los mismos auxilios que el professor Gill al principio. Las obras
que ha publicado, ya solo, ya en compaiia del professor 'Charles
Gilbert, de grande importancia para mis studios cubanos, han
llegado tarde a mis manos.
Solamente en un Apindice future, me serA permitido acep-
tar gran parte de sus determinaciones y discutir algunas que
no estan de acuerdo con las mias.
Me complazco en cerrar este Pr6logo con el distinguido nom-
bre de James Carson Brevoort, de New York, a quien debo ge-
nerosos auxilios bibliograficos: en esta parte, son muchos los










LA CIENCIA EN CUBA 19

favors que he recibido de Spencer T. Baird, director de Smith-
sonian Institution, en Washington.
Habana, enero, de 1883.
Pelipe Poey.
P. D. Han liegado tarde a mis manos los doctos articulos
de los autores americanos, insertos en el tomo VII de los Pro-
ceedings of the United States National Museum, y no me he
podido aprovechar completamente de la obra de los sefiores
Jordan y Gilbert titulada Synopsis of the Fishes of North Ame-
rica, 1882; quedando pendientes muchas intercalaciones sino-
nimicas. (Habana-1884--P. Poey).












LOS 56URICOHES
PECeCILLOS oe AIUR DULCE






1. Si consideramos la pequefiez de estos pieces, nos inlina-
mos a mirarlos con desprecio; pero si atendemos a que babitan
lai laguane, arroyos y zanjas de nuestros eampos y jardines,
los euales animan y amenisan con su presencia, al paso que
los purifican por decreto de la providencia, devorando el cieno
y asimilAndose las sustaneias orgnicas en deeeomposiei6n, los
miraremos eomo vecinos tiles y compafieros no menos graeioeos
que inoeentes: el contemplador de la naturaleza no se deede-
iari de observer sns juegos, sue amores, es guerras, ss man-
sas vueltas, sus fugas rApidas; ya reunidos en manehas nume-
reas, ya aislados sobre el fango que saeuden y levantan al
menor peligro para busear en la turbaci6n un lugar searo;
otras veees vienen a la superfieie a hacer press en moaeas y
hormigas que otras luehas y otros juegos han preeipitedo on
el liquid element; o bien tragan las emillas arrebatadas por
el viento y arrastradas por la corriente. En tanto que la vista
entreteaida sigue en el agna sus mil evolucianes, reeibe lee re-
fleje luminoses, verdes, dorado, purprinos que envian sns ter-
sas escamas. iDichoso el que adorna eon ellos sus fuentes, sns
crisalea, y olvida en an eompafila le pesares de la rvida
2. Toda s s diferentes espeies de Guajaeones son vivi-
paras. Puedes, leetor, euando quieras eriarlos on tu easa en an
globo transparente y verlo saear a lus lee frtos de ans en-
trafiss: verAs al hijo apenas nacido moverse eon soltura, y ere-
eer r6pidamente; tomarla nota del dia en que naei6, y cads
mes eomugnaris en milimetro so crecimiento. Veras ls ma-
ehme atramados en magnitad quedar de un tercio ms peque-
fiae, y las hembras eorpulentas redondear eada dla eo region
abdominal. Pondrim en tus papeles la feeha del primer part.
I CuOntes hijes maeierout IEatfs bien segaro que la madre no
se bay eomido algunot Lo mAs prudent es aisarla en otro









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


globo de cristal. Al cabo de un mes, verAs c6mo pare segun-
da vez, si la primer treinta pecesillos, esta vez cineuenta; y
esto por su propia virtud, porque si has seguido bien mi con-
sejo, no has echado en el iltimo traspaso ningin macho en la
redoma. Lo mismo sucedera al otro mes, y me dirAs cuanto
tiempo dura este trabajo: si no te cansas de criar, puede ser
que Ilegues a contar en un parto 200 hijos. Ahora yo quisie-
ra saber si las hembras de estos nacimientos tienen la virtud
de su madre, si son como las de los pulgones de Reaumur que
quedaban fecundados hasta la novena generaci6n. No es pro-
bable, pero haz el experiment, y para esto cria una hembra
sola, recien nacida.
A la simple vista se conocen los machos; porque las hem-
bras tienen la aleta anal corta, y los machos tienen sus prime-
ros radios muy prolongados. La extremidad de esta aleta estA
singular y diversamente organizada segin los generos: ya pre-
sentando cipsulas, ganchos, espinas, abanicos; maravillas no
vistas en ningin otro genero de peces, y que vienen a encon-
trarse en los que mas desprecia el vulgo. Tambien es ficil
criar los Guajacones con larvas de mosquitos, que se encuen-
tran en todas las casas en cualquier dep6sito de agua, o en
los tanques de lejia de las lavanderas. No desdefian el arroz,
ya crudo, ya cocido sin manteca, y reducido a menudos peda-
zos. El migaj6n de pan echado en el agua los mata. Se muda
el liquid frecuentemente, y se da a la superficie bastante ex-
tensi6n para que se disuelva mayor cantidad de aire.-La es-
pecie mis fAcil de criar, porque es canicera, es la Gambusia
punctata; y la especie mis linda, digna de adornar una mesa
o un tinajero, es el Girardinus metallicus.
3. Estos peces pertenecen a la familiar de los Cyprinoi-
deos en el orden de los Malacopterygios abdominales; y son
de la division que el senior Agassiz ha separado con el nombre
de Cyprinodontes, porque estin provistos de dientes: soy de
la opinion del senior Valenciennes, que los deja en los Cyprinoi-
deos. Esta division compone en Cuvier y Valenciennes, Hist-
des Poiss, siete gnneros; pero no todos tienen grande pun-
tos de contact con los Guajacones de Cuba: los mas aproxi-
mados son los g6neros Poecilia, Molinesia, Hydrargyra; por
lo que limitar6 mis comparaeiones a 6stos tres. Los g6neros
indigenas de la isla de Cuba, y los ex6ticos que aeabo de nom-
brar tienen los caracteres generals de la familiar, correspon-








LA. CENCIA EN CUBA


dientes al genero Cyprinus, a que pertenece la Carpa ,omin
de Europa: son, pues, de agua dulce, tienen el nmailar edente,
el paladar carnoso y sin dientes, una sola aleta dorsal; el ca-
nal digestive sin intestines ciegos, pero ademAs se distinguen
por su boca protActil, sin barbillas, provista de dientes, cuatro
huesos faringeos bien desarrollados y dentados, 5 6 6 radios
branqui6stegos; escamas grades, delgadas, no ciliados en sus
bordes, con estrias concentricas, las laterales con un abanico
en la base, compuesto de 10 a 20 radios; caudal no bifurcada;
vejiga natatoria hialoidea, inica, retirada, probablemente sin
comunicaci6n con el es6fago.
4. A estos caracteres, conocidos y comunes a las species
ex6ticas e indigenas, presentan las species cubanas excep-
ciones notables que dan interns a su studio; como son los in-
testinos cortos y el regimen carnicero de las Gambusias, el
ap6ndice estomacal de la Limia listada: todos son vivipa-
ras. Un carActer de los mas notables, propio a todas las espe-
cies cubanas, es la organizaci6n de la aleta anal del macho,
compuesta de 11 radios, de los euales los 39, 49 y 59 muy pro-
longados, acompaiados de pormenores cnriosos, siempre ade-
lantada hasta alojarse, a veces entire las ventrales, situada en
una eminencia abdominal formada por el gran desarrollo de
los huesos interespinosos y de sus miseulos correspondientes,
delante de la cual estA el ano. El inico pez ex6tico que pare-
ce presentar una organizaei6n semejante es la Molinesia lti-
pinna de los Estados Unidos, tal como la describe el senior Va-
lenciennes; pues dice que tiene la anal adelantada y el 29 ra-
dio largo: notary de paso que los sefiores Lesueur y Valencien-
nes sefialan a esta aleta 6 radios; habla el iltimo de la emi-
nencia abdominal que sirve de base a la aleta, y puede verse
en la lamina 527 de su Historia de los Peees, pero la aleta
anal alli figurada no tiene el caracter masculino indicado en
el texto; por otra parte no puede decirse que el individuo es
hembra, por causa de la eminencia citada, y porque el autor
dice que solamente ha visto el macho. Todas las otras espe-
cies nombradas por el mismo autor en los g6neros Peeilia e
Hydrargyra, a saber, 10 de America y 1 de la peninsula his-
pAnica, han sido descritas sin distinci6n de sexos, dejandonos
el senior Valenciennes ignorar si los conoce o desconoce, o mas
bien autorizindonos eon su silencio a ereer que los dos son
iguales. Pero yo sospecho lo contrario, y llamo sobre esto Is








EvOLUCI6N DE L& CULTURE ODEANA


atenci6n de los ichthyologistas de los Estados Unidos, donde
abundan estos peces, y de los naturalistas espafioles que pue-
dan observer la Hydr. hispdnica, para que ilustren esta his-
toria, si ya el trabajo no estA hecho. El senior Storer, en sus Pe-
ces del Massachusetts, nada dice sobre este particular. No es
extrafio que el senior Valenciennes no conociera los machos; por-
que son raros y de un tercio mis pequefios que las hembras;
llaman, por lo tanto, much menos la atenci6n de los viajeros
que tienen encargo de remitir estos objetos a los museos ex-
tranjeros. El caracter torado de la aleta anal del macho es
muy important por su constancia, y tambi6n porque habien-
do fundado tres generos cubanos sobre la consideraci6n de
los dientes y longitud de los intestines hall confirmados di-
chos g6neros por una modificaci6n de la aleta anal, como de-
muestran las laminas: esta correlaei6n de formas es una de
las leyes mis admirables de la naturaleza. No seri inves-
tigaci6n poco interesante la que toque a la fisiologia de dieho
6rgano en estas species viviparas lo grueso del radio 3*
pudiera hacer career que esta perforado interiormente, y que
conduce algin liquid; pero no lo cree asi el senior Valenciennes,
ni yo tengo tampoco en que fundar semejante sospecha. Sola-
mente dire que el ap6ndice terminal de la Gambusia y del Gi-
rardino aparece a la vista de la misma naturaleza que la pa-
pila anal que freeuentemente se eneuentra en otros peces de
agua dulce.
5. Para evitar repeticiones, en la descripci6n de las cinco
species cubanas pondr6 aqui los caracteres comunes a todas,
ademas de los que constant en el 2. Algunos de estos carae-
teres se eneontraran probablemente en las Poecilias, Moline-
sias e Hydrargyras. Empezar6 la descripei6n por la hembra.
Cabeza plan, crineo de Cyprino. Escamas en todo el ener-
po, menos en las aletas, en el lacrimal y en las mandibulas.
Todo el euerpo esta cubierto de una mueosidad que se coa-
gula en el alcohol y quit a las aletas su transparencia. La pri-
mera abertura nasal inmediata a la 6rbita, la otra queda para
mi dudosa, porque puede equivocarse con los poros muecoso
que suelen tener estos peces; bien que es probable que se si-
tfe en la extremidad del hocico. Los arcos branqui6stegoa son
5, como de costumbre; no hay peine subopereular, huesos oper-
eulares sin eseamas ni dentellones.-Todos los radios de las
aletas son flexibles y articulados, ya sean simples, ya bifurea-






LA CIENCIA EN CUBA
LAm H


C'


I'


~

rB








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


dos. Los radios ramosos principles son dos veces bifurcados;
los dos primeros dorsales son simples, lo mismo que los trees
primeros anales, los dos primeros y el iltimo de la pectoral,
el 19 principal de la caudal en cada borde. La pectoral es elip-
tica, y en el nimero de sus radios cuenta el 19 casi impercep-
tible que refuerza la base superior. Las ventrales estan refre-
nadas en su base por algunas escamas. Cinco radios peque-
fios de cada lado refuerzan la base de la aleta caudal.-La
vertebra 1' abdominal no tiene apenas ap6fisis, las tres que si-
guen tienen ap6fisis superiores laminosas; todas las abdomi-
nales, desde la 2* hasta la uiltima tienen ap6fisis no cortas, al
principio perfectamente horizontales. No hay huesos suborbi-
tarios, fuera del lacrimal. El peritoneo es negro por dentro,
plateado por fuera. La vejiga natatoria es tan delgada
como una membrana hialoidea, situada encima del peritoneo,
comprimida por delante para dejar campo al ovario y a los
intestines, abultada por detris: no he podido descubrir en ella
los cuerpos glandulosos, ni comunicaci6n con el es6fago. No
hay papilas anales en ningin sexo. Cuando las primeras ap6-
fisis caudales conservan una espina lateral, tiene .sta por ob-
jeto el ensanchar la cavidad abdominal para alojar la vejiga
area que en este caso es bilobada, y penetra en los muisculos
coccigianos a uno y otro lado de los huesos interespinosos de
la anal: porque el desarrollo del ovario a esto obliga, o la gran
longitud de los intestines; los machos de las species carnice-
ras, aunque tengan el intestine corto, presentan una organi-
zaci6n anhloga por causa del adelantamiento de la anal, y bre-
vedad del abdomen; en todos los machos las 3 primeras ap6-
fisis upsiloideas eehan una espina hacia atras y hacia fuera,
al mismo tiempo que se adelantan a buscar la articulaci6n de
la anal; porque el desarrollo del ovario a esto obliga, o la gran
ma el tabique intermedio hasta el punto en que aparece el tu-
bo fibroso o cartilaginoso que baja de los rifiones a la punta
del interespinoso principal; lo que induce a career que por esa
via se conduce la orina, bien que en este caso creo que va a
parar al ano, y no corre por el radio 3* de la anal. VWase en
la lamina la figure 18.
6. El macho es mis raro: difiere de la hembra por el ta-
mafio, que es un tereio menor; por la organizaci6n de la
anal de que hablo en el 4; la dorsal es mis adelantada; la
ventral tambi6n; la anal much mas, pues se coloca entire las








LA CIENCIA EN CUBA


ventrales; el esqueleto tiene las particularidades expresadas
en el anterior. Los colors son mas vivos y suelen variar.
7. 'Caracteres variables, seg6n los g6neros, son: el nime-
ro de radios branqui6stegos, la abertura de la boca, la pro-
longaci6n de la mandibula inferior, la compresi6n de la supe-
rior, el nfmero, forma y posici6n de los dientes mandibulares,
los dientes faringeos, la longitud de los intestines, el abulta-
miento del higado; la posici6n de la anal de la hembra, con
respect a la dorsal; y en los machos la organizaci6n de la
anal, y la prolongaci6n de los radios ventrales; la presencia
de las escamas en los huesos opereulares, etc. Caracteres va-
riables seg6n las species, son: la eurva del lomo y del perfil,
el tamafio del ojo y su posici6n en la cabeza, la longitud del
cuerpo, el nimero de radios en las aletas, la forma de la cau-
dal, los poros de la cabeza, la vejiga natatoria y otros porme-
nores viscerales: nuimero de vertebras, colors, etc.-An6ma-
lias no faltan: a veces he contado menor nimero de radios
branqui6stegos de un lado que de otro, y quiero suponer que
me he equivocado; en algunas species los radios dorsales han
variado positivamente de 10 a 11, lo mismo que la anal de las
hembras; la pectoral ha variado de 13 a 15; no ha faltado va-
riaci6n en la caudal. El nimero de. v6rtebras caudales varia
igualmente de 16 a 20. La anomalia que mas me ha dejado
admirado es la que present la aleta anal de un macho de la
Gambusia punctata y del Girardinus metaUicus, la cual, en
un solo ejemplar de mi colecci6n, carece del abanico, ganchos,
espinas, cpsula, etc., que se notan en los demas, siendo igual en
longitud y sin adornos. Los caracteres saeados de los colores,
varian much despues de la muerte del animal: muchos dis-
minuyen de intensidad, algunos se pierden enteramente, co-
mo son los azules y los reflejos methlicos. No es de extraiar
si se consider que durante la vida mudan seg6n los afectos,
principalmente al traspasarlo de un vaso a otro, tal vez bajo
la influencia del temor: Ilega al extreme de pasar de un par-
do oscuro a un verde muy pilido; color que conservan muchos
dias. Puestos en aguardientes se vuelven easi todos verdosos, y
con los afios pasan al pardo rojo y despues al negro.
8. Con el nombre de Guajaeones crela yo que no habia
mas que una especie en la isla de Cuba, que fu6 la primer
que cay6 en mi poder, la Gambusia puntuada; pero haee po-'








EVOLUCI6N DE L& CULTURE OUBANA


cos dias que fui a buscar algunos ejemplares frescos en la
zanja de la Habana para completar esta Memoria, y encon-
tr6 otra espeeie: envi6 a pescar al jardin botanico y a los fo-
sos de la muralla, y fu6 grande mi sorpresa cuando me encon-
tr6 con 5 species bien distintas distribuidas en 3 g6neros, y
otras dudosas, de que no doy ahora la descripci6n porque no
tengo mAs que uno o dos individuos del mismo sexo. Esta ri-
queza en tan corta localidad me hace esperar que recorrien-
do los diferentes arroyos y lagunas de toda la Isla, aparece-
rAn otras muchas species; sobre lo que llamo la atenci6n y
el favor de los habitantes.
9. Estos peces viven en compafiia, no s61o con los de su
especie, sino con los de otro genero. Para sostenerse en el
agua mueven constantemente las aletas pectorales y la cau-
dal: l1evan la dorsal caida en los movimientos saves, y la al-
zan en las fugas. Dan saltos fuera del agna, cuando quieren
salir del vaso que los tiene cautivos; y lo mismo harin en los
charcos cuando escasea el agua, para mejorar de puesto. Lo
que he referido en el 2 sobre dos parts consecutivos sin in-
tervenci6n del otro sexo, ha sido observado por mi; y habien-
do la hembra muerto por un accident, no tuve el euidado de
repetir las observaciones. Empiezan a parir desde muy j6venes.
10. Advierto que los colors han sido deseritos en presen-
cia del animal vivo; que el nimero de radios y de v6rtebras
ha sido contado en ambos sexos, y se entienden iguales cuan-
do no se indican las diferencias; que se puede tener fe en
mis nimeros, porque han sido verificados en muehos indivi-
duos, con la atenci6n que exige la pequefiez del animal, y con
auxilio de vidrios de aumento; que al contar once radios ana-
les en los machos no he olvidado que todos los radios de las
aletas verticales de los pieces son doubles, y he tenido el euida-
do necesario para no contarlos duplicados.

11. GONEBOS POECI A, MOLINESIA, HYDRARGYRA

He dado en el 3 los caracteres comunes a estos trees gi-
neros, que son los que mas se aproximan a los eubanos. Dire
ahora en qu6 se distinguen, limitAndome a lo mas esencial.
Poecilia.-Una series externa de dientes movibles y en-
corvados; un list6n posterior de dientes velutinos; mandibu-
las deprimidas, boca poeo hendida; intestines largos y de mu-










LA CmWCIA aN CUBA


chas circunvoluciones; 5 radios branquistegos.-7 especies
descritas de la Amiriea equinoe ial-El nombre primitive es
de Bloch; pero el g6nero hien earacterizado pertenece mBs
bien al senior Valenciennes.
Moinesi--Difiere de las Poeeilias por la posicidn ade-
lantada de la aleta anal, entire las ventrales; y por la dorsal
muy grande: la anal tiene alganos radios may prolongados.-
El genero es de Lesneur, adoptado por el senior Valenciennes,
que lo muda en MolUiesia, como dedicado al senior Mollien.
Los caracteres de la anal y de las ventrales son a mi entender
exclusivos del macho; y por lo tanto solamente viene a dife-
rir de las Poecilias por la magnitude de la dorsal; lo que no es
fundamento suficiente para estableeer un g6nero. Sin embar-
go, si el macho de las Poecilias no tuviese el caricter del de
la Molinesia, el g6nero debe quedar. Una sola especie des-
crita de los Estados Unidos del Norte de Am6rica.
Hydrargyra.-Dientes cardoaos, finos, arqueados; 6 ra-
dios branqui6stegos. Nada dice el senior Valenciennes de los in-
testinos; por lo que es de suponer que los tiene largos, por
ser caricter indicado en la familiar; y como por otra parte se
dice que tiene los dientes de los FIndulos, debe tambi*n, por
correlaci6n de formas, tener los mismos intestines largos.
-4 species deseritas, de las cuales 3 de los Estados Uni-
dos, 1 de Espaha.-Este ginero es de Lace6pde; omitido
por Cuvier, restableeido por Valenciennes, a quien se deben
los earacteres asignados; porque Lac6pbde lo design muy
incompletamente. Lo mismo sucede eon el g6nero PusZ ius
de Lae6pede, del cual dice el autor que tiene el cuerpo y la
cola eilindrieos: tiene 5 radios branquid(tegos y los sezos di-
fieren de los de Cuba.

Ga~ osE GAMBUSIA, GIBABDINO, LIIA

12. Genus Gambusia Poey.-Boca protrictil, bastante
hendida; intermaxilares deprimidos, mandibula inferior ade-
lantada; dientes externos firmes, c6nieos, curvos, apartados;
un listen posterior de dientes cardouos; intestines eortos, hi-
gado volnminoso. Aleta anal mAs adelantada que la dosal; la
del macho con algunos radios prolongados, singularmente or-
ganimsdos; 6 radios branqui6stegos. Species vivparas, rigi-
men earmiero o inseetivoro.-El ginero mas pr6ximo es la











EVOLUCI&N DE LA. CULTuKA CuBANA


Hydrargyra; pero ademas de que nada se dice del sexo mas-
culino, los dientes no son exactamente los mismos, ni proba-
blemente los intestines, por lo que he dicho en el anterior;
tambi6n carece de escamas en el op6rculo y suboperculo, y la
line lateral es bien marcada; la anal corresponde a la dorsal
sin ser mis adelantada. Entre las Hydrargyras descritas por
el senior Valenciennes, la hispinica es la finica que puede perte-
necer al g6nero Gambusia, por los dientes larguitos y apar-
tados y por las escamas de sus huesos operculados. Los dien-
tes cardosos del g6nero cubano son bastante erizados y los
filtimos mis largos irregularmente dispuestos; el intermaxilar
no es arqueado.-El nombre debe su etimologia a la palabra
provincial cubana Gambusino, que significa nada, con idea
de chasco o burla: asi se dice pescar Gambusinos cuando no
se pesea nada.
13. Genus Girardinus Poey.-Boca pequefia, protractil,
intermaxilar comprimido, mandibula inferior adelantada; aber-
tura redondeada; dientes uniseriales aproximados, movibles,
endebles en la base, encorvados en la extremidad, que es mis
ancha y despubs acaba en punta; intestines delgados, largos,
dando amplias circunvoluciones conc6ntricas, higado imper-
ceptible. Anal mas adelantada que la dorsal; la del macho con
algunos radios prolongados, singularmente organizados; 5 ra-
dios branqui6stegos. Especies limivoras.-La especie conoci-
da no tiene line lateral. Dedicado al senior Girard, que ha des-
crito peces de agua dulce de los Estados Unidos del Norte de
America.
14. Genus Limia Poey.-Boca de median dimension, pro-
trActil, intermaxilar deprimido, mandibula inferior adelantada,
abertura redondeada. Dientes externos aproximados, endebles,
larguitos, encorvados y agudos en su punta; un listen posterior
de dientes velutinos, intestines larguisimos, higado impercepti-
ble. Anal mas atrasada que la dorsal; la del macho con algunos
radios prolongados, singularmente organizados: 6 radios bran-
qui6stegos. Especies limivoras.-La ventral del macho suele
tener el 29 radio prolongado. No hay line lateral; hay escamas
en los huesos operculares.-La etimologia es de limus, porque
devoran el fango.-Difiere de las Poecilias por el nimero de
radios branqui6stegos, y por los caracteres del macho. Es
bueno advertir que la circunstancia de tener el pez la anal mAs











LA CIENCIA EN CUBA


o menos adelantada, es caraeter notable, porque anuneia el
regimen alimenticio, retirAndose la aleta en proporei6n de la
longitud de los intestines, para dar mayor amplitud a la ca-
vidad abdominal.

1. GAMBUSIA PUNCTATA POEY
Gambusia puntuada.
Vulg. Guajac6n.

Gambusia de un pardo claro por encima, pasando al azul
por debajo; series longitudinales y paralelas de puntos negros
y algunos en la aleta dorsal; base inferior de la aleta caudal
y borde inferior de la anal azules; reflejos purpurinos a los
lados de la eabeza y espalda, dorados sobre el op6reulo; iris
azul celeste. La anal del macho terminal en abanico, dentello-
nes y ganchos. Long. del macho 53 mil; de la hembra 80.-
D. 10; A. 11; P. 15; V. 6; C. 27; (17 principless. Vert. 13+20.
Sq. 35+8-10. Circ. 2. VWase en la l1mina las figures del
5 al 9.
La hembra tiene la cabesa plans, en una misma line horizontal con
el dorso, que es aneho y se eleva un poco delante de la aleta dorsal,
bajando despues oblienamente hacia la caudal; ojos grandes en medio
de la eabeza, eabiendo tree veees an esta, la enal eabe 4 y medio on todo
el enerpo: entire los doe ojos hay doe veces el diAmetro de la 6rbita. La
part superior de la cabeza tiene anteriormente una line imprese ena-
drangular, indicada en la figure 8 de la limina. La mandibula inferior
se extiende mAs all de la superior por todos lados: la cabeza, vista por
encima, tiene su extremidad madibular perfeetamente redondeada. Los
dientes externos son poco numerooso como 7 en cada mandibula de eada
lado. Los huesos faringeos son 4 y grandee, los superioree redondeados,
los inferiores triangulares, eon muchos dientes c6nieos, fuertes, blaneoe,
irregularmente coloeados: los branquidetegos con una series de dientes
c6nieos. El velo del paladar eae formando un areo por delante del v6mer.
Lengua earnpsa, deprimida, truneada en la punta, labios earnoos. La
membrane branqui6stega tiene 6 radios, los tree primeros pequeios, del-
gados los fltimos mayores, aplanados. Be euentan 35 eseamas desde la
abertura de las agallas hasta la aleta caudal, y 8 6 10 verticales. Lacri-
mal acanalado verticalmente, sin otros seborbitarios: algunos poroe mu-
coso en, el borde inferior del proprculo, y un pequefio sure transverao
en el Angulo superior y posterior de la 6rbita, el enal va a parar a uno
o dos poros de eada lado eneima de la eabeza; hay otro delante de la
6rbita. El primer radio de la dorsal estA entire la extremidad de la caudal
y la mitad del ojo. La anal estA a una distaneia regular de las ventra-
led, que son cortas, y no aleaana ecompletamente al ano. Caudal eartada












EvoLuci6N DE LA CULTURE CUBANA


transversalmente, de manera a dejar un pequeio Angulo saliente en me-
dio; los Angulos superiores e inferior no redondeados.-V6rtebras en nn-
mero de 13 abdominales y 20 caudales; las trees primeras eaudales conser-
van las ap6fisis laterales ademas de las upsiloideas, para proteger la ve-
jiga natatoria, dando atadura a las costillas.-Es6fago continuado con el
est6mago, que es ancho; los intestinos dan las circunvoluciones ordinarias,
y no se enroscan como en los Cyprinoideos herbivoros. Vejiguilla de la
hiel globulosa, ya verde, ya amarilla; bazo pequefo, punz6, ovalado.
Ovario tnico, grandisimo, Ileno de 30 y 60 huevos anaranjados, de doe
milimetros de diAmetro, y se van freeuentemente los fetos enroscados con
la cabeza y ojos voluminosos: se coloca a la derecha, y echa a la izquierda
las otras visceras abdominales. Vejiga area bilobada. Cuerpo algo
transparent; la t nica external de los vasos subvertebrales es dorada.-
Color por encima de un pardo verdoso claro, con una lines mas obscure
impar sobre el lomo; pardo azuloso claro en la mitad inferior del
cuerpo, la part que contiene las viseeeras abdominales de un blanco pla-
teado, por causa de la impresi6n que deja el peritoneo; refleja de verde
dorado sobre el op6reulo, azul marino por los cachetes, el subop6rculo y
la espalda: ademAs hay reflejos de un verde metflico en una o dos lines
laterales del cuerpo. Las aletas participan de los colors inmediatos del
cuerpo, pero mas diluidos, la base del 16bulo inferior caudal, y el border
anterior de la anal son de ultramar claro y puro; la base del 16bulo supe-
rior caudal es verdosa, y toda la extremidad de la aleta azuloso muy elaro.
La eaudal y la anal tienen puntos negros pigmentarios miserose6picos;
dos series de puntos mayores en la dorsal, la eual ennegrece ligeramente
en su extremidad, lo mismo que la anal. Hay a los lados del enerpo 4 6 5
series longitudinales de puntos negruzeos que desaparecen en la part
inferior, y estin en medio de cada escama, formando los nudos de un
enrejado pigmentario poco visible, sobre todo en los individuos mayors.
Labios negruzcos. Pupila redonda y pequefia; iris azul ceeste, volvian-
dose intense despuis de la muerte del animal, al reves de lo que sueede
en los demAs pieces, en quienes los ojos blanquean ripidamente. En vida
del pez, se ven dos manehitas doradas mAs arriba del op6reulo. El radio
19 dorsal estA en medio de las extremidades caudal y bueal; las aletas
ventrales son eortas, abrazan el ano: la caudal y la dorsal son un poco
amarillas. La vejiga area y todo lo demis es como en la hembra.


Esta especie es de las que mas abundan, raz6n porque le
he conservado el nombre de Guajac6n, que el vulgo da a todas
las pequefas species de agua dulce; por lo que estA equivo-
cado este mismo nombre dado por el senior don Ram6n de la Sa-
gra al Gobius crista-gaUi, que es marino y ae llama val-
garmente Mapo. Tambi6n se equivoe6 el sefor Piehardo en sa
Dice. de voices provinciales, dieiendo que tiene la cola ahorqui-
lada, carfcter propio del Dajao. He eneontrado en su est6ma-









LA CIENCIA EN CUBA


go hormigas, y Physas cubanas enteras de 5 mil. de largo.
Cuando le echan moscas en la superficie del agua, se las traga
enters. Cuando respira, no potrae la mandibula superior co-
mo las species del g6nero Limia.


2. GAMBUSIA PUNCTICULATA POEY

Gambusia pUncticulada.

Vulg. Gambusito.

Gambusia verdosa por encima, azul algo brillante por los
lados, parte inferior del vientre ligeramente amarilla; una line
obscura se extiende desde las sienes hasta la punta de la
pectoral; red obscura pigmentaria de medio cuerpo para arriba;
algunos puntos negros situados con irregularidad; una line
obseura sobre el lomo, una maneha negra poco visible a los la-
dos del ano, otra oblicua triangular debajo de la 6rbita, atra-
vesando el iris, que es azul; dos o tres series de puntos sobre
la dorsal que es anaranjada, y sobre la caudal que ennegrece
en su extremidad; reflejos metilicos azules sobre el preop6rcu-
lo y la espalda, dorados en el operculo. El macho tiene la
aleta anal como la especie anterior. Long. de la hembra 60
mil; del macho 40.-D. 9; A. 11; P. 13;V. 6; C. 26 (16). Vert.
13+19. Sq. 30+6--Circ. 2. Figs. 6 y 7 de la lImina

El diumetro del ojo et& mns de trees eees en sa cabea, por la
mayor distaneia a la abertura de las agallas; la eabeza entire 4 y media
veces en el euerpo. Dientee externo maf fnos que an Ia espeeie anterior,
come 10 de eada lade; lengua mAs aguda. No pareee que haya eeamma
en el op6reulo: todas on mny delgada. Hay 3 poros debajo del border
horizontal del preopdreulo, y uno delante de la 6rbita. El radio 1 dorsal
etA a igual distaneia de la extremidad eaudal que de la mitad del ojo.
Oaudal un poco convexa Vertebras wudal e son el aparato y aeesorine
que presents la epeeie anterior. Ovario blaneuseo, vejigs natatoria
bilobada.

Be eneuentra en el foo de las murallas de la Habana:
cuando nada, mueve tambien lateralmente el euerpo; lo que
pareee indiear que puede mejor que otras species remover el
fango.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


3. GIRARDINUS METALLICUS POEY

Girardino metdlico.

Vulg. Lucillo.

Girardino verde claro, con 12 a 15 fajas plateadas un po-
co doradas subverticales alternando con espacios de un verde
mis obscuro; aqullas son mis brillantes de medio cuerpo para
abajo. Los puntos pigmentarios que cruzan por medio de ca-
da escama forman una red obscurita, que a primer vista figu-
ra las escamas mismas. Lados de la cabeza y espalda de azul
metalico, except el operculo que tira a dorado, lo mismo que
una manchita de la sien. Una mancha negro-azulosa al lado
del ano. Iris color de plata ligeramente dorada. Dorsal con una
mancha azulosa prolongada en la base posterior; base de las
ventrales atravesada por una line del mismo color. La aleta
anal del macho es larguisima, tiene espinitas, y terminal en un
gancho opuesto a un pequefio apendice adiposo. Long. del
macho 40, de la hembra 65 mil.-D. 9; A. 11; P. 11; V. 6;
C. 27; (17). Vert. 13+20. Sq. 30X6-8. Circ. multae. Fi-
guras 8 y 11 de la lImina.

La hembra tiene el radio 19 dorsal entire la extremidad de la cola y
la part anterior de la 6rbita; los ojos no entran tres veces en la cabeza
porque hay menos distancia por delante; la cabeza entra 5t veces en
todo el cuerpo. La extremidad de los dientes es rojiza. El machete y
huesos operculares tienen eseamas; pero el op6rculo estA casi en totalidad
cubierto por una sola escama, tan grande y tan delgada, que pareee des-
nudo. Dos poros detras del preop6reulo, uno o dos debajo, uno encima
de la 6rbita, y otro delante. Las v6rtebras caudales no tienen ap6fiais
laterales. Intestinos delgados, seis veees de la longitud del cuerpo, eon-
tinuado con el es6fago, que es del mismo calibre, y coloeado a la derecha
del ovario; ]a eavidad abdominal se echa mas atrAe del ano, pero la
vejiga no es bilobada en este sexo. Me he asegurado.al microseopio que
no hay vestigio alguno de dientes velutinos detras de la series external.
La aleta anal del macho tiene de longitud el tercio de todo el enerpo.

No abunda como las otras species; se encuentra en el
jardin botanico de la Habana y en la zanja de Giiines. Los
colors methlicos desaparecen en el aguardiente. Encontr6 los
intestines llenos de fango.










LA OIWINOCI EN CUBA 85

4. LIMIA CUBENSIS POEY.
Limia Cubana .
Vulg. Guajica.
Limia de un pardo verdoso, eon una red pigmentaria mAs
obseura que se marea mejor en dos series longitudinales de
puntos mis gruesos de cada lado y en medio del cuerpo: en-
tre los Angulos que forman las eseamas superior e inferiormen-
te a estas series hay reflejos plateados. Aleta dorsal de un
amarillo verdoso, menos pronunciado en la caudal, apenas vi-
sible en la anal, y nulo en la ventral que es blanea: la dorsal
tiene algunas series de puntos negros, que se notan tambi6n
en la base de cada lado, y freeuentemente en el dorso del tron-
co caudal. Iris plateado con viso dorado. Beflejos de igual co-
lor cambiantes en purpurinos se notan a los lados de la cabeza
y del himero. El espacio que cireunda el ano es amarillo.
Long. del macho 60 ml., de la hembra 100.-D. 10-11; A.
10-11; P. 14-15; V. 6; C. 28 (18). Vert. 13+16. Sq. 30X
8-10. Cire. multae. Figs. 12 y 13 de la limina.
Hembra.-Los ojos son grande: eaben casi 3 veees en la eabeza, por-
que hay menos distancia de Is 6rbitaa a sextremidad del hocieo que a
a abertura de las agallas; la eabez eabe easi 5 voces en todo el euerpo. a
Eseamas del oplreulo tan grande y trasparentes que aquel hueso pareee
desnudo. Abertura de la boca pequefia. Los dientes externoe son de
punts roja: pareeen movibles y eaducos, pasan de 20 en eads mandinbul
de eada lado. Huesos faringeoe may grande, los superiors ovalados y
convexos, los inferiores triangulares y c6ncavod, eubiertoo de dientes igua-
lee a los de las mandibulas, dipuestos en series regulars. Sore todo en
los inferiores. Lengus ageda. Aeos blanqpistegos eon unn series de
dientes fnos, apartados. Various poros eneima de la 6rbits, 2 an el lari-
mal, 1 6 2 detrai del preopirenlo, rama asedendte, y 1 en el horde
horizontal-Ventral alcanzando el ano. La distaneia del radio lo, dorsal
hasta la extremidad de la cola, es mayor que la que existe bats la extremi-
dad del hoeieo. Caudal cortada transersalmente.-El euatago, el et6mago,
y los intestines son delgados, de ignal calibre, eolocados a la dereehs del
ovario, done dan muhas cireonvolueione amplia y coneentrieas: sa
longitud es de 5 veces la de todo el enerpo. El higado es diffel de menon-
trar, porque se desbarata fAiimente; sl vejigilla de as hiel e grande
y aboeada al est6mago: no he visto el base Vdjiga area unilobada;
y vertebras eaudales sin apdais traasverya.
El macho tiene un color pardo elaro no verdoso; la red pigentaria
interrumpida. El radio 2s de as ventrales prolongado hait Is mitad
de ls anal; sl dorsal muy adeantad. El euerpo mareado eon fajas tran-
vereas pardusas distantes de 2 6 3 eeamas, la red pigmentaria as
notable, y vario. puntoe negrop y grmas ltMead; dorna y sal do as










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


bello anaranjado con iguales puntoa El machete es dorado; los lados del
abdomen amarillosos. El apindice adiposo de la anal parece double y
protege la punta de la aleta.

5. LIMIA VITTATA GUICH.
Limia listada.
Vulg. Fanguito.
Poecilia vittata Guich in Sagra Historia, p. 224, t. 5 f. 1.
Limia de un pardo verdoso por encima, con una red pig-
mentaria que result de lines, ancha y finamente puntuadas,
por debajo aplomada, vientre un poco amarillo; atomos negros
encima de la eabeza y en la line media y superior del cuer-
po; se ven longitudinalmente de cada lado dos series de pun-
tos mis obseuros acompafiados de reflejos plateados. Los lados de
la cabeza, el hombro y un espacio superior al tronco pectoral do-
rados. Iris azul claro. Long. del macho 45 mil, de la hembra
70.-D. 10; A. 10; P. 13-15; V. 6; C. 28 (18). Vert. 13+16
Sq. 32X8-10. Circ. multae. Figs. 14 y 16 de la lamina.
El perfil de la hembra sube bastante en lines curva por debajo.
Los ojos son pequefio, cabiendo trees veces en la eabeza, y un poeo
mas cerca del hoeico que de la abertura de las agallas; la abeza en-
tra 41 veees en el euerpo. Intestinos, 4 veces de la longitud del cuer-
po; higado, vejiga, lengua, escama opereular como en la especie an-
terior; el est6mago un poco ancho y terminando con un pequefileimo
saco antes de unirse al intestino.-El macho tiene la aleta anal como
la L. cubensis, pero sin articulaeiones eminentes ni papila terminal
He visto pocos individuos de esta especie, comparativa-
mente a los que he visto de la especie anterior; pero es pro-
bable que crezca mis, pues pienso que es la figurada por el
senior Guichenot. Se hall en los fosos de la Habana. Difiere de
la anterior, en el macho por lo dicho de la aleta anal, que ade-
mis es mis retirada y deja a mayor distancia la ventral, la
cual tiene el radio 29 corto; en la hembra por el op6rculo mas
puntuado de negro, y en ambos sexos por el ojo mas pequefio,
lo que deja a mayor distancia Is abertura de las agallas. En
general el cuerpo es mas obscure.
La figure del senior Guichenot, y la descripci6n que ha da-
do de la Pwacilia vittata puede convenir a las dos species de
estas Memorias, pues ambas tienen la faja plateada, poco no-
table en los individuos vivos, pero evidence en los ejemplares
obseurecidos por el alcohol y el tiempo.

























TRIHOUILIHO SRHDRLIO DE HODR
(1808-1866)

Naci, en Ban Marcos, en Vuelta Abajo, el 3 de septiembre de
1808. Mrid, en San Antonio de los Bafios, el
23 de mayo de 1866.

I DUCADO e instruido por si propio, fun agrimensor, ta-
quigrafo, matem&tico, pedagogo, naturalist, fil6sofo,
publicist, critico, poeta, historiador, fil6sofo, orador,
economist y poligloto.













RIERCR DE UN PEZ CIE60
EH CUBR




I

Por el aio de 1831 estaba yo en Giiira de Melena. Supe que
alli cerca, en las Cuevas de Cajio, habia unos peces sin ojos, y
procur6 verlos; pero no hallaba quien quisiera guiarme a reco-
nocer una cosa inftil.
Me convidaron a un bautismo, a un sitio en el potrero de
Torres, al Oriente del ingenio La Morenita, en el cual habia
cuevas y peees de los diehos.
Aprovech6 la ocasi6n, y me incorpor6 a la comitiva. Difieil
es, en tales cases, hacer algo fuera de la orden del dia. Salimos
a media noche, en earretas, con guitarras y faroles; teniames
que ir cantando y riendo.
Apenas llegu6 y amaneei6, explore el sitio, echando la vista
en derredor. Una tierra bermeja como sangre, cortada per cer-
cas de piedra, desnuda de Arboles, salvo algunos matojos ais-
lados; much piedra rodada, y el suelo formado de nna roea no
bien cubierta de tierra pulverulenta; la roea, un enorme baneo
de petrificaciones marinas, bivalvos, univalvos y otros series que
no examine, porque s6lo pensaba en los peees sin ojos.
Supe que a trescientos metros de la casita en que estfbamos,
habia una de las cuevas en cuesti6n. Pero lqui6n me guiabaI
i qui6n me ayudabat Habia que penetrar en tinieblas y simas
que ya me habian ponderado, y necesitaba luees artificiales.
Logr6las al fin, di a eonocer mi pensamiento, trat6 del viaje,
y se conspir6 la concurreneia contra un proyeeto tan inopor-
tuno. Mas una de las jovencitas grit6: "Yo voy a la eueva y
tf nos llevas, que quiero tambien ver esos animals; pero es
preeiso antes que bailamos". Y todos gritaron: "IPues vamos,
vamos!" y "ibailemmos, bailemos!", y comenz6 el baile en el
patio y al sol A este baile debe ousted el poseer noticias y datos
de los peees sin ojos.









EVOLUCIN DE LA CULTUBA CUBANA


Las j6venes suspendieron al fin el baile; y el grito de
jvamos! fu6 la serial de la partida; corriendo y cantando, par-
timos al potrero. Saltamos una cerca y encontramos el suelo
entapizado de tocino, bejuquillo de hojas palmeadas, ovaladas,
de tallo como alambre, fino, durisimo, elastico a no romperse
jams; pero tan cuajado de espinas cortantes, que yo tenia que
ir constantemente atendiendo a que mi compafiera no se hiriese;
mis medias se destrozaron y mis pies se cubrieron de rasguiios
dolorosos y punzantes. Asi poco pude observer; y antes de es-
perarlo me hall a la puerta de una caverna.
Deseendimos bien y sin molestia. Un gran sal6n con trone-
ras por el teeho, cinco metros mas bajo que el nivel del suelo,
hacia de vestibulo a la caverna. Juanillo, guajirito muy oficio-
so, se me habia aficionado, y convirti6ndose en guia, dijo:
"Por aqui", y se arroj6 a una abertura benebrosa que teniamos
delante. Habia que tirarse con el vientre por el suelo, pnes
apenas tenia la entrada medio metro de altura. Las j6venes se
resistieron a seguirle, como era consiguiente, y antes que se me
opusiesen, me arroj6 al suelo, me arrastr como un caimhn y
pasg al otro lado, en medio de los gritos que decian que no sn-
trase. Juanillo y otros dos fueron los fnicos que me acom-
pafiaron.
Ya dentro, escaseaba la luz. Enoendimos velas de cera y
adelantamos; pronto quedamos en tinieblas densisimas. Des-
cendimos nuevamente por pefias himedas y mohosas, sin preci-
pieios. La cavern se ensancha, se abate, se subdivide; b6vedas
negras como tinta nos cubrian. Ya es enorme la cueva, sobre-
viene el frio, el oxigeno escaaea, la respiraci6n se prime, co-
mienza un sudor frio. Teniamos que ir juntos para no extra-
viarnos, porque las luces, ademas de haberse vuelto pequefiitas
como avellanas, no alumbraban a un metro de distaneia; y tenia-
mos que defenderlas para qua no las apagasen millares de mur-
ci6lagos, que alborotados con nuestra invasion, revoloteaban y
hulan, soplindonos sin cesar en la cars con sus alas. Al fin
Juanillo grit6: "iEl agua!"
Llegamos sudando, pero con frio. Una enorme b6veda se
aplastaba en el fondo como una decoraci6n fantastica, hasta
cerrar el agua. Creo que estAbamos 20 o 30 metros bajo el sue-
lo superior; pero no lo aseguro. C6mo medirlo teniendo que
luehart con voluntades ajenas, sin instrumantes, sin tiempo









LA OCENCTA aN CUBA 41

que disponer Ademis, mis poos afios, la timidez consiguiente,
entire gentes extrafias, careelendo de una multitude de nociones
que mas adelante he adquirido... Milagro que despuis de vein-
tisiete afios me acuerdo de tanto. iS8bese ademis, lo que
es observer en tinieblas, sacudido de los murci6lagos, sobre un
suelo resbaloso, y con un abismo a dos pasos de los piesT
All, a la d6bil luz de nuestras easi extinguidas velas, colum-
br6 various peees blaneos entire aquellas agnas frigidas y puri-
simas. Algunos bejueos aeukticos habia dentro. NNo les haeia
falta luzi
Apenas movimos el agua, huyeron los peces haeiendo mil
flexiones para evitar los bejucos y las pefias del fondo. Me
burl6 de la ceguera de los que tal nadaban sin tropezar y evi-
tando los escollos. No es mas veloz la sardina en sus movimien-
tos y fugas.
Juanillo, picado, me dijo: "Te juro que antes de una horse
sabres que digo la verdad. Rafael, trae una canasta y me coges
media doemna de guabinas eiegas!"
Las compaieras no gritaban ya, y enviaron un muehaeho a
buscarnos. Salimos empapados en un sudor frio, tiznados del
musgo h6medo de las piedras, y enlodados de tierra colorada,
por habernos arrastrado como lagartos en el boquer6n, que era
al mismo tiempo un bibijagiiero.
Volvimos a la casa, y el canto y el bailey sucedieron, no sin
alguna impreeaci6n contra el maldito paseo, el tociso y los mur-
eielagos.
Poco antes de media hora lleg6 Bafael con una gran jicars
de agua, y Juanillo me dijo: "Riete ahors". En efecto, en la
jioara tenia un pez vivisimo, blanco, de un decimetro o mai de
largo, y sin ojos. Era ilusi6n?

II

Creo qued6, euando me presentaron el pez eiego, viviente y
nadante. Se revolvia con facilidad, pues la jicars era capaz.
Me pareei6 que la aleta dorsal se extendia hasta la cola, uniin-
dose a la anal. E color general era blanco ligerismamente
sombreado de violado. Velase muy marcada en el costado la
costura o lines lateral de las eseamas. Etas eran impercepti-
bles a la vista. La inquietud del individuo no me permitia










EVOLUCI6N DE LA CULTURA CUBANA


examiner el punto de los ojos; y resolve esperar a que se acos-
tumbrase a la nueva morada. Puse la jicara en un rinc6n y es-
per6, bien que sin perderla de vista; pues no queria que se ma-
lograse.
Volvi como a las dos horas. Pero lay! el pez estaba mori-
bundo. Parece que la luz lo habia matado. Alce la jicara, la
examine, y no hall el menor indicio a que atribuir su muerte.
El agua clara y cristalina, tomada en la misma cueva donde
fu6 pescado. Nadie le habia puesto la mano encima. No ha-
Ilaba medios que tomar para reanimarlo; y pocos minutes des-
pubs flot6 exinime de medio lado, con las sefiales inequivocas
de la muerte.
iQub hacer ahoraT Pedir otro pez, fuera abusar; conser-
varle aqui no era ficil, aun despubs de muerto. La putrefac-
ci6n iba a empezar; se perdia la forma y la gran cuesti6n, la
carencia de ojos. Pensar en disecarlo era un sueiio; ni lugar,
ni auxilios, ni medios. Me propuse retratarlo con mi fnico ins-
trumento, que era un lUpiz; siempre he tenido uno en mi car-
tera, del niimero 3, ContW, Paris. Pedi un plato comin, lo puse
boca abajo sobre la mesa, y puse encima el pez. Al arreglar
su posiei6n, observe que las aletas ventrales eran como dos hi-
litos sueltos.
El cuerpo estaba cubierto de una capa de gelatin, como se
nota en las anguilas. La cabeza ofrecia una piel granujosa; em-
pec6 a reconocerla con la punta de una aguja, buscando donde
pudiera tener los ojos. Yo no tenia microscopio, pero mi vista
era buena; distinguia entonces sin lente los reaches de los es-
labones de las ouerdas en los relojes. Puedo afirmar que no
tenia ojos.
Comence el dibujo. Despubs de situado el esbozo, me dedi-
quB con preferencia al studio de la cabeza para salvar cuanto
antes la parte admirable y rara. Alli no habia quien me pu-
diera dar explicaciones cientificas, y asi no se extrafiar, que
me viera algo perplejo. Ha de saberse que otras veces he es-
tado una semana entera con el sextante y el horizonte artificial
en la mano, sin poder tomar una altura. Esta ha sido mi vida
entera: luchar contra todo lo que me rodea, para poder estu-
diar, aun para saber leer, cuanto mis observer.
A medio hacer el dibujo, me tocaron ligeramente en el hom-
bro; era mi compafiera de baile.-" Puedes oirme t i Qu quie-









LA CIENCIA N CUBA


res, Severita Un favor. El que quieras, di. I Te molestari
No puedes molestarme. EstA la comida. El ama de la casa no
tiene confianza contigo; y me ha mandado porque se necesita
la mesa". En efecto, no habia otra.
Tuve que suspender el dibujo. Qu6 hacert Se seeark el
pez, se alterarA so forma... Lo volvi a la jicara de agna y flo-
taba. 1C6mo seguir6 el dibujo Triste figure hacia yo con
una jicara en la mano, entire tanta gente que se arremlinaba
acercendose a la mesa, con vivas y aclamaciones a los padrinos
y al ahijado. March fuera de la salita y me sent sobre un
banco, a la sombra, sin saber ain qu6 partido tomar.
De alit a poco se acerc6 el padrino. Era un anciano r6stico,
pero de luces claras, y may amigo de la instrucci6n.
"Vengo a ver al Nocturno (asi lamaba al pez). Vealo us-
ted; empezaba a bosquejarlo. Si, ya me lo dijo Severita, y por
eso he venido; all esti ella y lo llama. A mi lA usted. Aa
pat detris de la casa. Vamos."
Me levant y volvi la esquina. Encontr6 a Severita y Jua-
nillo, que habian puesto unas horquetas en el suelo, eneima de
las horquetas dos palos, y encima de los palos una batea de
lavar volteada, con un taburete al canto. De esta manera me
improvisaron una mesa para que pudiera proseguir el dibujo.
S61o el que se ha hallado en tales pasos puede apreciar lo que
valen estos favors. Asi es que todavia mi coraz6n late de gra-
titud al recordarlos, y se parte de dolor cuando oye insultar a
esas buenas gentes, por otras que estAn lejos de igualarlos en
bondad desinteresada, y claman satisfechos: "Los guajiros to-
dos son unos canallas, no hay uno bueno".
En esta mesa pude terminar el dibujo empezado. Vinie-
ron, apenas sentado, unos ocho o diez a levarme a comer. "Va-
mos, loco, gritaban; vamos a celebrar a los padrinos y a echar-
lea vivas hasta que Dios se elegre". Otros decian: "i Pera,
fuera. Hoy es dia de comer, beber y cantar, no de andar eon
esos bichos!" Y ya me creia perdido cuando don CByetano (el
padrino) sali6 a mi defense; y con voz autorizada dijo: "Se-
fiores, a comer y dejar a Sandalio quieto. Se necesita eso". Con
esto me permitieron concluir.
Apenas hube acabado, que me levant; y per poeo me eargan
en vilo para ir a la bola. Ya habian Aomido, y estaban eantando
y tocando. Don Cayetano me tom6 y me hizo ir a comer, pues


s.:: ......ir.;.,..p.sUP~ul~aYl_~r:lr)lllL~1 I .%l~111~F~t.l~~lll*_illC:~ii~:r:_ -~;: ; .-.r -. Lli









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


me habian guardado de todo con abundancia. Entre tanto pen-
saba en el cadaver del Nocturno y llam6: Juanillot iEh!
iMe oyes7 QuB quierest Hay aguardienteT hay alguna va-
sija donde quepa este pescado eiego Espirate.. sirve un po-
mo de aceitunasT Excelente". Y parti6 como una saeta. De alli
a dos minutes volvi6 con el pomo. Depositamos el pez en 61, y
lo llenamos de aguardiente. Alli ees6 mi ansiedad. A la noche
estaba yo en el ingenio de La Concepci6n, de don Jos6 Maria
Pefialver.
iDos meses de lucha para ver los peces sin ojos! Los he
visto pocos minutes para no verlos mis... Y gracias a Severita,
gracias otra vez a la misma; que si no es por ella, ni los veo, ni
los dibujo, ni conservo este iltimo vestigio que ha quedado
para la ciencia. A la bondad de una guajirita d6bese su pose-
si6n y esta pobre noticia!

III

El pez en cuesti6n lo tome en Cajio en una cueva del potrero
de Torres, dos leguas al Sur de la Giiira de Melena, cerea del
ingenio La Morenita. Dubroc, a quien he visto hace poco tiem-
po, me acaba de decir que sac6 otros, cinco leguas al Oeste, de
una cueva de la Industria, entire Economna y la Paz, entrando
por esta iltima finca. Este punto estA a dos leguas al Sur de
Alquizar, en direcci6n a los baios de Guaw mar, y viene a que-
dar dos leguas distantes del mar. Puede irse en carruaje hasta
cien metros de la cueva, y debe llevarse un farolito, porque los
murcielagos apagan las velas, y un cordel de 200 metros, para
encontrar la salida, pues la caverna es inmensa y tortuosa. La
entrada es un agujero y se baja a plomo por un palo de cuatro
metros de largo. Adentro hay una grandisima laguna cubierta
de una material que Dubroc no ha reconocido, por lo que no
sabe si es yerba. Se aparta esa material con un palo, y se ven
los pieces y tambi6n cangrejos o camarones. Si se agita much
el agua, desaparecen los peces. Hay otras cuevas en las cer-
canias; en todas hay peces ciegos, y el agua es dulce y cristalina.
Acuerdome que Juanillo me decia que en el potrero de To-
rres iban los negros los domingos a pescar guabinas cegas (asi
las llamaban) para comerlas. Metian canastas dentro del agua,
colgadas de un palo; y al otro dia, o a algunas horai iban y las









LA CENCIA ET CUBA 45

suspendian de improviso. El agna se iba por las cafas, y los
pieces quedaban dentro.
Se me pregunta por d6nde entraban los murcil6agos. Con-
que entraban hombres, y no entrarian esos malditos, para los
euales no se necesita luz, ni oxigeno, pues a veces los he visto
salir de mofetas amoniacadas donde nadie podia penatrar sin
asfixiarset
SQub es de Severita No la he vuelto a ver. Supe se habia
casado, y tambi6n Juanillo; y que 6ste vivia por Jiquiabo, entr-
Guanabacoa y Jaruco. Pocas noticias, sin duda, pero satisfac-
torias, porque s6 que no han desmentido los buenos princi-
pios de sus primeros afios. El honrado don Cayetano ha pa-
gado el tribute de todos los mortales. Lo he sentido much, por-
que, aunque nuestro trato fuM poco, era hombre amantisimo del
buen orden y de costumbres muy arregladas. Cuento esta his-
toria de tiempos pasados. A tale of the ti~es of od, come dice
Ossiam al terminar sus cantos






































TURDF CRISTOBAL 6UnDL CH
(1810-1896)

Naci, en Marburg (Alemania), el 17 de jlio de 1810. Murid,
en la Habana, el 17 de marzo de 1896.

UE un gran naturalista. La hospitalidad cubana supo
ganarse a este sabio, prodigandole atenciones tan ex-
traordinarias, que lo decidieron a quedarse en Cuba.
El gentil senior que fu6 Enrique Diago le abri6 las puertas de
an easa privada de la Habana y particularmente la de su in-
geniero Fermina, en Jovellanos, y alli residi6 muchos aiios, eul-
tivando las ciencias naturales, estudiando la Naturalea. Como
resultado de sus observaciones durante cincuenta y trees aios de
su laborioea y feeunda existencia escribi6 un catalogo-que ae









48 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

tiene por el mas completo-de todas las species de aves de
Cuba, tanto indigenas como de paso. Era Ormitologia Cubana
es una obra monumental. El Instituto de Segunda Ensefianza
de la Habana guard la magnifica colecci6n de aves disecadas
por Gundlach, a quien el Museo de Historia Natural de Was-
hington le ofreci6 el dinero que quisiera por ese rico tesoro;
pero 61 contast6 que le correspondia a Cuba, su patria adoptia.
Asi fu6 este caballero de la templanza, que no prob6 jams
una gota de alcohol, ni conoci6 el amor. -Yo me he desposado
con la Naturaleza-decia evang6licamente.














ORDEn I, RFCCPITRES
Famllla 1, Uutturflaa.
inerro Cathartes.





1. Cathartes avtra (Vultur Linn.)-Aura o aura tifosa.
Especie comunisima en toda la Isla. Se encuentra tambi6n
en Jamaica, Bahamas, Florida, pero falta en las otras Anti-
las. Se encuentra tambi6n en el Continente meridional.
En el adulto es el pico blanco, la cara y la piel de la ca-
beza son pAlidas, rojizo-violadas, variadas con rojizo-blanco;
las verrugas delante de los ojos son blancas. Encima de la
cabeza entire los ojos es la pie4 blancuzea. La nuca es mis vio-
lada que el v6rtice. Los tarsos son violados, casi rosados; los
lados son pardos con escutelos morenos. Los ojos son pardos,
alrededor de la pupila cenicientos con algunos dibujos ama-
rillentos. Ambos sexos son ignales.
El joven en su primer plumaje tiene el pico negro, en la
base pardo claro, los ojos pardos y3 los pies blancuzcos por una
especie de polvo que los cubre. Los escutelos de los dedos y
6stos mismos hacia las uias negruzcos. La cabeza y la nuca
eon un plum6n corto pardo-obseuro. El plumaje es moreno en
las plumas del cuello, en su parte mayor con un viso azuloso
pero con su orilla mate. Las cobijas del ala tienen orillas mis
anchas y mates y las cobijas medianas, ademAs, an border api-
cal angosto, blanco. Las remeras y las eobijas mayores sin lus-
tre; las cobijas secundarias y terceras casi enteramente Ins-
trosas solamtente hacia la punta con orilla negra mate. Las ti-
moneles en su barba exterior lustrosas. Las remeras 2-5* en
su orilla externa apical hasta la mitad eseotada.
El polluelo reci6n naeido estA cubierto por un plum6n
blanco, pero esta falta enteramente m la eabeza y en la nuca
y asf aparacen estas parties por el color de la piel negruzcas.
Los ojos son pardos, los pies egrazcos.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


La longitud del adulto es 0,600, la anchura entire puntas
del ala 1,512 mts.
Se encuentran variedades, puramente blancas o mancha-
das con plumas blancas puestas sin orden.
Por ser el aura tan ftil por la destrucei6n de animals
muertos y otras inmundicias y por no usarla para comerla
nadie la persigue y asi no es arisca y entra hasta en pobla-
ciones nenores para recoger alimentos.
Apenas se ha matado un animal, ave o reptil, se ve Ilegar
auras, aunque antes no se percibiera alguna. Esto ha dado
origen a la cuesti6n si el aura ve o huele los cadfveres o des-
perdicios carnosos. Hay para cada opinion defensores y hay
observaciones en pro y contra. Yo creo que seg6n las circuns-
tancias pueden valer ambas opinions. Yo he visto llegar
auras a cadAveres muy frescos en lugares al aire libre, y creo
que 6stas Ilegaron por la vista, pero tambi6n he observado
que auras legaron a cadiveres de animals menores que yo
habia cubierto, cuando hedian much. Mr. Gosse que observ6
en Jamaica, cita tambien un caso en el eual las auras habian
Uegado a una casa de campo en la que se encontraba came
descompuesta; pero 61 cree tambi6n que ambos sentidos pue-
den funcionar. El doctor don SebastiAn Alfredo de Morales
observe tambien un caso en Jamaica, que es en pro del olfa-
to. Leotaud en su obra sobre las aves de la Isla Trinidad, ha-
blando del Cathartes foctens, cree como yo. El senior Sauva-
Ile observ6 en su finca un caso. Una res fue matada en una
casa que solamente tenia un techo de guano: las auras no po-
dian ver la operaci6n desde lo alto del aire, pero iegaron en
vuelo horizontal, atraidas acaso por el olfato. Mr. Andubou
era defensor en pro de la vista; otro americano escribi6 articu-
los en el peri6dico "Auk" en pro del olfato y no de la vista.
Se ve c6mo el aura durante su vuelo suave, sin aletazos, mue-
ve su cabeza en todas direcciones, probablemente para buscar
con su vista algin alimento. De esta suerte debiera equivo-
carse muchas veces tomando un animal dormido por otro
muerto. En contra de est eargumento se dice que el aura con
st vista tan excelente puede reconocer los movimientos del
pecho eausados por la respiraci6n.
El aura come no solamente earnes podridas y frescas, si-
no careciendo de 6stas, se content con inmundicias y hasta









LA IENCOA EN CUBA


con materials vegetables podridas. Be dice que las auras no
comen las reses muertas de gangrena. Las auras heridas o
capturadas vomitan (ipor miedot) lo contenido en su buebe.
He visto a un aura capturada amarrada despu6s de infructuo-
sas tentativas para safarse fingirse muerta.
A veces un aura se acostumbra a comer came fresca y asi
puede hacer daio a la cria de aves y animals chicos. Se le lla-
ma entonces aura pollera. A veces Ileva pollitos vivos por el
aire y a veces come las placentas cuando una puerca ha pari-
do. Estos casos son raros. Una vez mat6 un qura que estaba co-
miendo el muslo de un lechoncito aun vivo.
Si el aura no tiene alimento, vuela en todas direcciones sin
aletazos en direcci6n recta o enicirculos grandes en busca de
alimento. No he visto un pkjaro que vuele de un modo mAs per-
fecto, y el Rabihorcado (Taehypetes aquilus) tan celebrada
por su vuelo, me parece volar menos elegant y con algunos
aletazos para mas fuerza. Si el aura percibe un animal muer-
to, aunque sea muy chico, desciende mfs y mas; los cireulos
of achican y se yen algunos aletazos. Al fin descienden various
individuos, los unos van directamente al cadaver, los otros
se posan en Arboles, muros, techos, etc. o si no encuentran ob-
jetos altos, en el mismo suelo. Pocos individuos comen al mis-
mo tiempo y espantan a los agresores corriendo contra ellos
en una posici6n encorvada y con las plumas del lomo eriza-
das, alas y cola entreabiertas. Solamente ceden el lugar a la
Caraira (la especie que sigue al aura) y esto ha dado origen
a ereencia, que la caraira es el rey de las auras. Pero se pue-
de explicarlo de otro modo, pues la caraira come came fres-
ca o apenas descompuesta, y las auras prefieren muy podridas.
Asi se ve posada cerea de un cadaver con toda calma.
Cuando muchas auras vuelan juntas en circulo o si es-
tan muchas posadas en un lugar, se le llama aurero. Cuando
en el tiempo de las aguas amenaza por la tarde una tempes-
tad, se ve un aurero a much altura. En las ciudades acuden
en medio dia al matadero para comer los despojos arrojados.
Despu6s de aguaceros, y principalmente los de noche, tienen
las plumas mojadas y entonees se posan con las alas entera-
mente abiertas para recibir los rayos del sol que las seea.
El aura no tiene voz y solamente produce por miedo o en
pelea un ruido por el aire fuertemente expulsado del pulm6n.









52 EVOLUC16N DE LA CULTURAL CUBANA

El aura tiene un olor desagradable que se nota hasta en
el contenido del huevo al vaciar 6ste. En la primavera, euan-
do los cernicalos y los pitirres anidan, 6stos persiguen a las
auras, que huyen sin poder defenders.
El aura suele anidar en cada afio en el mismo lugar, en
los meses de marzo y abril. No forma nido, sino que pone sus
huevos en el mismo suelo, entire riscos de las montaias, al pie
de pefias o de Arboles grandes o entire los estribos de 6stos.
Los dos o tres huevos son blancos, con un viso fuerte a ceni-
ciento-verdoso, con manchitas palido-cenicientas, violado-ce-
nicientas y rojizo-pardas mas aproximadas hacia el extreme
grueso. Sus diametros son 0,070, 0,045, 6 0,073, 0,050 me-
tros. Se encuentran muy pocos nidos en comparaci6n con el
numero de individuos, y asi hay la creencia del vulgo, que no
st conoce el huevo y nido.






































mfHUEL 60HZALEZ ECHEUERRIF
(1833-1897)

. Naci, e# la Habana, el 24 de abril de 1833. Murid, en la misma
ciudad, el 23 de marzo de 1897.

H UERFANO de padre y madre fuW recogido y educado
por su tio, hermano de su madre, Jos6 Antonio Eche-
verria. Estudi6 la segunda ensefianza en el Colegio El
Salvador de Jose de la Luz Caballero, pasando a Paris a estu-
diar la carrera de Medicina durante el aio 1850.
Reeibi6 su grado de doctor en el afio de 1860, pasando a
Londres, mia tarde, y despu6s a New York para organizer y
dirigir el Asilo pars Locos y Epil6ptieos del Estado de New
York. FPa nombrado mis tarde professor de Enfermedades Men-
tales y Nerviosas de sl Universidad de New York. El aiio de
1870 public an obra On Epilepsy.


I .










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


El afio de 1874 vino a la Habana, lamado para que asistie-
ra a un hijo del capitan general Jovellar, atacado de locura
epileptica. El afio de 1878 pas6 de nuevo a Europa y tom6
parte en el Congreso de Enfermedades Mentales y Nerviosas ce-
lebrado en Paris, del que fu6 elegido vicepresidente, marchan-
do despues a Roma para tender al Papa Pio IX que padecia
de epilepsia. Qued6 en dicha ciudad por espacio de tres afios;
despubs se install en Londres, dond- residi6 various afios, hasta
que trasladado de nuevo a New York fue atacado de parilisis
(hemiplejia). Muy grave volvi6 a Cuba, y aqui vivi6 paralitico
algunos afios. El doctor Echeverria fu6 en su 6poca tal vez
el mis autorizado especialista en epilepsia, y sus estadisticas e
investigaciones sobre esta material son constantemente citadas
aun en la actualidad en las obras extranjeras sobre este asunto.
Casi toda su producci6n esti esterita en ingl6s y frane6s. No
public en castellano ms que su opuisculo Matrimonio de los epi-
16pticos y transmisidn hereditaria do su enfermedad, publicado
en la Revista Cubana, octubre de 1888.



BIBLIOGRAPIA

1. Afecciones denominadas Tuberculosis de las Vdrtebras. Con IAmi.
nas. Tesis. Paris, 1860. 2. La Perineorrafta. Paris, 1860. 3. Ca8sas
inmediatas del delirium tremens. New York, 1862. 4. Simpattas entire
los ovarios y la faringe. New York, 1865. 5. Apoplejfa de la cuerda espi-
nal. New York, 1865. 6. Pardlisis refleja y anatomfa patoldgica, y rela-
ciones con el simpdtico. Con Iaminas. New York, 1865. 7. La estrienina
administrada hipoddriicamente en las afecciones paraliticas. New Haven,
1868. 8. Notas clinicas y anatomo-patoldgicas sobre epilepsia. Con lImi-
nas. New York, 1870. 9. El caso de Jack Beynolds m6dico legalmente
considerado. New York, 1870. 10. zfectos de los bromuros en la epie-
si, con referencia especial al bromuro de potasio. Filadelfia, 1872. 11. Res-
ponsabilidad criminal de los epilNpticos, ilustrado pot el caso de David
Montgomery. New York, 1873. 12. Locura epilptica. .New York, 1873.
13. Estados de violencia e inconscienia de los epildptieos en relaoid
con la jurisprudencia medica. New York, 1873. 14. De la trepanamcid
en las epilepsias por traumatismo del ordneo. Paris, 1878. 15. Spilepsia
nocturnal en sus relaciones con el sonambulismo. Londres, 1879. 16. Bobre
la epilepsia noeturna. Paris, 1879. 17. Consideraciones cliaicas sobre la
locura epildptica. Congress Internacional de IMedicina Mental efeetuado,
en Paris, del 5 al 10 de agosto de 1878. Paris, 1880. 18. Matrimonio y
herencia de los epilpticos. Londres, 1880. 19. Epilepaia sifftica. Lon-
dres, 1880. 20. Spilepaia alcoh lia. Londres, 1881.















Consileraciones clnicas
sobre l locura epiltptica
Memoria leida por el doctor M. G.
Echeverria, de Nueva York, en el
Congress de Medicina Mental, ce-
lebrado en Paris en agosto de
1878 (*).





SEROBES :
Los alienistas franceses, en sus recientes trabajos tan notables
sobre los trastornos intelectuales de los epil6pticos, no consideran
ciertos aspects elinicos muy importantes de esta enesti6n, y por
este motive aprovecho ocasi6n tan oportuna para insistir sobre
los caracteres tipicos, netamente definidos, especiales a la loeu-
ra epil6ptica, que he descrito hace ya cinco afios y que desde
entonces han servido para resolver con seguridad cases m6dico-
legales muy graves. No teniendo nada que modificar a datos
fundados por largas experiencias personales y que han recibido
la comprobaci6n de series investigaciones por otros prectieos,
me permit exponeros con mAs confianza las consideraciones cli-
nicas sobre la locura epil6ptica sometidas en mayo de 1873 a
la Asociaci6n de Alienistas Americanos.
La periodicidad de los paroxismos constitute un fen6meno
patbgnom6nico predominante de la epilepsia, cuya existencia
reconoce como elements esenciales la inconsciencia, las convul-

(*y El Congreso Internaional de Mediecin Mental se celebr6 en
Paris durante la Exposeioid Universal de 1878. El doctor acheverria
asisti6 a 61 de paso para Boma, donde iba a ver al Papa Pio IX, epil6p-
tico; fu6 elegido vieepresidente, eerrando las sesiones del Congreso como
pregidente por ausencia del que lo era, Lasegue. Componian el Comitb
del Congreso Falret, Lasegue, Legraud do Saulle, Voisin, Magnan y
Moreau (De Tours). Be eelebr6 el Congreeo en el Palaeio de las Tullerlas
(Pabell6n de Flora) y publie6 aeo aetas edenogrAeas en 1880 en an
volume que edit6 el Comit Oentral. En la pgina 288 as inserts sl
Oonfereneia de Esheverrir.









EVOLUC16N DE LA CULTURE CtBANA


siones musculares y una mentalidad desordenada. El encade-
miento de estas tres condiciones fundamentals no se muestra
siempre con invariable regularidad, y de su mayor o menor
predominio depend la distinta fisonomia del acceso. Ninguno
de estos tres sintomas aislados bastaria para constituir la epilep-
sia, como tampoco la manifestaci6n de un acto insensato consti-
tuye la locura; pero en todos los casos la inconsciencia es tan
evidence y puede de tal modo borrar los otros sintomas, que yo
la consider como el sello de la afecci6n epil6ptica.
No trataremos aqui del estado psiquico habitualmente asocia-
do a los ataques epilepticos, porque mis consideraciones se cir-
cunscriben a los des6rdenes intelectuales nacidos de la neurosis
convulsiva, que difieren materialmente de los otros paroxismos,
y que yo design con el nombre de locura epiliptica, propuesto,
si no me engafio, por Morel, y empleado despu6s de 61 por la
mayor parte de los autores clhsicos. Las conclusions que voy
a enunciar dependent de una larga experiencia clinic sobre mis
de setecientos epil6pticos, cuyas observaciones han sido cuidado-
samente recogidas en quinientos treinta y dos casos, compren-
diendo doscientos setenta y siete de locura epileptica notoria,
y que nos serviran para examiner sus elements etiol6gicos, sus
signos distintivos y sus condiciones m6dico-legales. Se contaban
entire estos doscientos setenta y siete easos: ciento cuarenta y
un hombres y ciento veintiuna mujeres, en los que la locura
habia sido precedida por la repetici6n mfs o menos freeuente
de ataques epil6pticos de diversas formas. Las causes determi-
nantes y predisponentes han sido conocidas en ciento veinti-
tr6s hombres y ciento cuatro mujeres. Entre los ascendientes
de treinta y siete hombres y de cuarenta y seis mujeres, se en-
contr6 la locura, la paralisis o la epilepsia, existiendo 6sta ilti-
ma en los hermanos y primos de veintitr6s hombres y diez
y seis mujeres, cuyos parientes estaban exentos de toda neuro-
sis; diez y ocho hombres y veinticuatro mujeres tenian uno
de sus parientes epil6ptico; ocho veces en los primeros y quince
veces en las segundas, y 6ste fu6 el padre y la madre en el resto
de los casos, menos uno, en que el padre y la madre eran epi-
16pticos; y todos en esta series, except seis hombres y nueve
mujeres presentaban estigmas degenerativos muy pronunciados.
Esta eifra de cuarenta y dos enfermos, que se eleva a una pro-
porci6n de mas de la mitad de ochenta y tres epil6pticos, en
los que se pudo verificar la herencia m6rbida, no difiere, por









LA COENCIA EN CUBA


otra parte, en realidad del grado de herencia sin transformaci6n
particular a las otras neurosis, en las cnales es la regla observer,
no la transmisi6n de la enfermedad sin cambios de forma, sino
la transmisi6n de un temperament nervioso, de donde pueden
nacer la loeura, la epilepsia, la parhlisis, la core, las neural-
gias, etc. Para hacer esta genesis hereditaria much mAs temi-
ble, existe ain para la epilepsia algunas veces la deformaci6n
cong6nita del crineo, que no se revela de una manera tan sin-
gular ni tan freeuente con la decadencia causada por otras afec-
ciones cerebrales. Estos son en verdad modos de resonancia
m6rbida hereditaria y conformaciones viciosas cong6nitas que
prueban sin replica alguna el destino casi fatal de la descenden-
cia de los epil6pticos, convicci6n que siempre me ha heeho pros-
cribir su matrimonio.
La predisposici6n hereditaria procedia por la parte maternal
de veintiocho hombres y treinta y cuatro mujeres; por la
paterna, en nueve hombres y seis mujeres y en el resto las fami-
lias del padre y de la madre presentaban diftesis nerviosa.
La consanguinidad de los parientes se eneuentra anotada en
dos hombres y una mujer. La intemperancia fu6 comprobada
en los parientes de veintinueve hombres y veintiuna mujeres;
en fin, la crisis existia en los parientes de dies y ocho hombres
y veintid6s mujeres, entire los enales, siete hombres y nueve
mujeres mostraban tambi6n una predisposici6n nerviosa here-
ditaria. Sefialo la tisis, porque a la tuberculosis pulmonar acom-
pafia frecuentemante la epilepsia y sin llegar al extreme mis
puntos de vista sobre este motivo, estoy con Van Der Kolk y
otros autores convencido de que la loeura puede transmitirse al-
ternando de una generaci6n a la otra con la epilepsia o vise-
versa; y el heeho demuestra, como estA reconocido por Mauds-
ley, una nueva confirmaci6n en la etiologia de las psicosis cri-
minales, tan intimamente unidas a las enfermedades tubereu-
losas como a las del sistema nervioso.
Las causes determinantes han sido clasiefadas en oehenta
y seis hombres y eincuenta y ocho mujeres, del modo siguiente:

Hombres Mujeres
Ansiedad mental ....................... 9 6
Fatiga y agotamiento ................. 5 0
Tristeza .............................. 3 6
Miedo ................................. 7 5









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Hombres Mujeres
C61era .................................. 1 0
-Insolaci6n ............................ 4 0
Lesiones traumiticas de la eabeza ........ 23 12
Intemperancia ........................ 29 12
Partos ................................. 00 1
Embarazo ........................... 00 1
Castigo corporal excesivo ............... 1 0
Trastornos uterinos ..................... 0 14
Sifilis ................................ 5 1
Fiebres ................................. 1 0

SResulta de estas cifras que las causes mis frecuentes de la
locura epileptica han sido: la predisposici6n hereditaria, la in-
temperaneia y las lesiones traumiticas de la cabeza. La predis-
posici6n hereditaria realize casi siempre su evoluci6n antes de
la pubertad, en tanto que las otras dos cansas actian principal-
mente a edades mas avanzadas. La epilepsia hereditaria ha esta-
l1ado durante la infancia, aunque muy a menudo el trabajo per-
nicioso de la neurosis espasm6dica haya podido progresar de
una manera latente, para hacer su explosion tardia en la ado-
lescencia, de quince a diez y ocho afios. Si el inicio tiene lugar
durante la infancia, el trastorno intelectual no avanza igual-
mente de una manera ripida, y la locura no se complete sino
en la adolescencia; pero una irritabilidad excesiva, extravagan-
cias intelectuales y morales, con memorial defectuosa e impulsio-
nes malivolas, se vuelven aparentes durante este period sin Ile-
gar sin embargo a la locura confirmada.
Estos han sido sin duda mis easos mas desoladores, y aunque
una mejoria del desorden mental y de los access haya suce-
dido algunas veces a un tratamiento perseverante, es cierto que
mientras mas cerca est6 la 6poca de la explosion de la epilep-
sia del nacimiento, mis profundo sera el quebrantamiento orgi-
nico y moral y mis funesto su resultado.
En la epilepsia congenita, es decir, cuando los ataques ban
estallado inmediatamente o poco despues del nacimiento, se
sefiala la idiocia desde la infancia sin ninguna manifestaci6n
de actividad cerebral; todos estos individuos tenian parilisis
locales o alguna deformidad orginica de los miembros o de las
orejas, y entraban, propiamente hablando, en la clase de los
idiotas epil6pticos. La forms de su erineo, tomada con el con-









LA CIENCIA EN CUBA


formador de los sombrereros, era muchas veces asim6trica con
proporciones por debajo de la normal; la disminuei6n de la cabe-
za, generalmente producida, asi como la irregularidad, a expenses
de las regions craneanas anteriores, lo que determine a veees
una desviaci6n de la line media en la b6veda palatina, por la
asimetria del sistema 6seo de la cara. Voluminosas eabezas y
ojos salientes se notan en aquellos atacados de hidrocefalia du-
rante la infancia, o diatesis escrofulosas o raquitismo y manifies-
tan con las deformidades craneanas y organieas de los casos
anteriores, un incomplete desenvolvimiento de los dientes.
La proporci6n tan elevada de los casos producidos por la
intemperancia depend de que gran parte de los enfermos reci-
bidos en el hospital, procedian de las mas bajas elases sociales.
Yo no tengo duda de que, en estas cireunstancias, la intemperan-
cia se ha afiadido en su acci6n patog&nica a otras causas etiol6gi-
cas desconocidas, pero que ella hubiera operado sola o conjunta-
mente con otros agents; sin embargo, es evident que ejerce la
mas temible influencia sobre la producci6n de la loeura epil6ptica.
Las lesiones traumAticas de la cabeza ban sido manantial
de epilepsia con perversiones morales e intelectuales coneomi-
tantes conjuntamente con la locura independiente de toda epi-
lepsia en otros alienados; he comprobado una predisposici6n
hereditaria sobre los terrible efectos de estas dos causes en un
cochero, hijo de una tisica nacida de padre loco, que fu6 afec-
tado de access vertiginosos con mania despu6s de una caida
sobre la cabeza. Este enfermo era muy intemperante y jams
sus paroxismos fueron mis furiosos que los que aeompafiaban
a sus v6rtigos. Habia recibido el golpe sobre el angulo parietal
p6stero-superior, y cuando el enfermo entr6 en el hospital, seis
afios despu6s del accident, no se notaba la cicatriz; pero el
euero cabelludo y el hueso en el lugar indicado eran sensible
a la menor presi6n, que al mismo tempo determinaba vrtigos.
En vista del estado deplorable del enfermo y el 6xito que habia
obtenido en dos easos de trepanaci6n del crneo, para extirpar,
en el uno una ex6stosis sobre la tabla interns del occipital y en
el otro un gran coagulo implantado sobre el cerebro, por una
amplia fracture con cabalgamiento del parietal derecho, re-
solvi reeurrir a este medio extreme y practiqu6 la operaci6n
en los primeros dias de octubre de 1869. Un disco de parietal
de mas de una pulgada de diametro fu4 levantado y se eneon-
tr6 la aburneaci6n del tejido 6eeo, eipesado por la inflamaein.









EVOLUCI6N DE LA CUITURA CUBANA


Los access maniacos reaparecieron inmediatamente despues de
la operaci6n, pero disminuyeron gradualmente antes de cesar la
cicatrizaci6n de la herida. Libre de v6rtigos y de trastornos
mentales, el enfermo abandon el hospital en enero de 1870
y se encontr6 bien hasta el mes de abril, 6poca en que volvi6
a su ocupaci6n primitive de cochero, y sus viejos habitos de
intemperancia le produjeron una periencefalitis mortal en junio
de 1870, sin haber tenido, sin embargo, access vertiginosos o
convulsivos, como supe por el medico que le cuid6 y que fuW
bastante ben6volo para hacer la autopsia y permitirme examiner
el encefalo. No puedo dejar este motive sin recorder una epil6p-
tica con mania, acompafiada de impulsiones homicides, que fue
atacada de Gran Mal inmediatamente despubs de su primer par-
to, y cuyo padre, ebrio y epiliptico, asesin6 a su mujer y a sus
dos hijos y fuW condenado a prisi6n perpetua.
Sin exagerar el valor medico-legal que se une a las condi-
ciones etiol6gicas, he juzgado itil exponerlas ripidamente, a
causa del important papel que desempefian en la genesis de
la locura epileptica. No debo ain, antes de pasar a otra material,
rechazar la opinion emitida por Russel Reynolds, basada en el
anilisis de treinta y cuatro casos, que el trastorno mental de
los epilepticos no depend necesariamente de la herencia. En-
tre mis ciento treinta y cinco enfermos atacados de predispo-
sici6n hereditaria, ochenta y tres eran locos y los otros presen-
taban excentricidades de character o una inteligencia imperfec-
tamente desenvuelta, con debilidad de memorial, lo que autoriza
para admitir una correlaci6n entire la herencia y los trastornos
intelectuales en cuesti6n, sin suponer, sin embargo, que sea
necesaria la herencia para dar lugar a ello.
Yo abordo, sefiores, una cuesti6n much mis capital, la de
las relaciones entire la locura y los ataques epiliptieos. Falret,
conciliando sus puntos de vista sobre este motive con los de
Morel, Delasiauve y Cavalier, concluye que el delirio sobreviene
principalmente como consecuencia de ataques epil6pticos repe-
tidos a cortos intervals, lo que es muy exacto; pero quedan
otras dos circunstancias bien definidas, que nuestro eminente
colega no ha tenido en cuenta, en las que el delirio estalla sin
relaci6n con la frecuencia o la duraci6n de los ataques, es decir,
despuis de los ataques nocturnos y vertiginosos, ya que son &s-
tos filtimos, sin contradieci6n, los mas funestos para las facul-









LA CINCIA EN CUBA


tades intelectuales. Si debiera sacar una conclusion de los
casos analizados, dirla que los paroxismos convulsivos mas
violentos son los que habitualmente se acompafian menos de
delirio, en tanto que, al contrario, los access vertignosos o de
Pequefio Mal, en apariencia tan ligeros, apenas perceptibles,
causan muy freeuentemente des6rdenes intelectuales; la proba-
bilidad de la locura es mis de tener cuando el Gran Mal se aso-
cia al Pequeiio Mal.
Seria err6neo career que la loeura sigue necesariamente a los
ataques somAticos. Dejando a un lado por el moment los ejem-
plos de epilepsia larvada o mental, sin convulsiones visible, se
encuentran numerosos casos en los que el acceso se anuncia, no
por un aura inteleetual, sino por un period maniaco mas o me-
nos prolongado y de extrema intensidad. Yo he comprobado,
ademhs, la locura estallando asbitamente despuns del primer
ataque, para volver con regularidad despu6s de los otros en
adults que debian su enfermedad a lesions traumiticas de la
cabeza, a la intemperancia o a la sifilis, y cuyas crisis han de-
jado algunas veces parilisis y ann afasias pasajeras. La aso-
ciaci6n de la parflisis con la epilepsia se acompaia generalmen-
te de un trastorno intellectual marcado, y en los que jamAs he
dejado de observer la marcha progresiva. Esta observaci6n se
refiere en particular a doscientos cuarenta y oeho casos, de los
cuales ciento veintitr6s estAn exeliudos de la cifra que sirve
de base a los resultados aqui enunciados, porque las convulsio-
nes epileptiformes y la parilisis se constituyeron desde el prin-
cipio de la enfermedad. Estos resultados estadisticos, puedo
eliadir, concuerdan con los de Sir Henry Holland, deducidos
de una prictica de cuarenta afios y consignados en su notable
informed sobre la competencia intelectual de Mr. Parish, rico
propietario de Nueva York.
La locura epil4ptica, tal como la consider, puede como todas
las otras vesanias presentarse de una manera intermitente, re-
mitente y continue. La formal intermitente se earacteriza por
accesos que hacen explosion a intervals mas o menos regulars
de salud; en la form remitente no hay restableeimiento com-
pleto de la rak6n; y en fin, en la forma continue, el desorden
intelectual conserve su mareha de modo permanent. Falret, en
su excelente memorial sobre el estado mental de loe epil6pfeos,
distingue el Pequego Mal y el Gran Mda itlectuel, aproxi-


S .a










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


mando asi las manifestaciones psiquieas a las fisicas de la en-
fermedad.
Al Gran Mal Intelectual corresponde el estado incoherente
y violent descrito come mania furiosa; al Pequefo Mal Inte-
lectual, que dura o algunas horas o muchos dias, corresponde la
condici6n intermedia entire las irregularidades de caracter que
acompafian a los ataques en general y las mas violentas crisis
de mania furiosa. En uno y otro caso hay, despues del ataque,
un reeuerdo confuso o un olvido total de lo que ha pasado, pare-
cido al despertar de una pesadilla terrible. Esta distinci6n tan
ingeniosa entire el Gran Mal y el Pequefo Mal Intelectual y su
relaci6n respective con las condiciones fisicas de la epilepsia,
supone, como lo ha notado ya Delasiauve, una relaci6n que cli-
nicamente no es constant. Los mis temibles ataques de furor
que he observado eran huellas patentes de access de Pequefo
Mal, y su produeei6n no ha side exeapcional. Por otra parte,
yo he comprobado a menudo despu6s de una serie de ataques
convulsivos, o de Pequei o Mal, solos o reunidos, un estado de
locura inofensiva y la mis profunda melancolia con estupor, sin
que las violentas reacciones del Gran Mal Intelectual, sefialadas
por Falret, se manifiesten en ningin period. Los mismos re-
sultados negatives han aparecido por otra parte en los paroxis-
mos nocturnos. Muchas veces he encontrado en el Asilo a epi-
l1pticos sin depresi6n o astupidez, hablando y actuando en apa-
riencia de una manera rational, pero encontrandose en realidad
en un estado de ineonsciencia y sin la menor apreeiaei6n de sus
relaciones con lo que les rodeaba; en una palabra, en un paroxis-
mo de epilepsia mental, consecutive a access diurnos o noctur-
nos; y he aqui pruebas en apoyo de este aserto.
Un epileptico cae dos o tres dias despu6s de sus ataques noc-
turnos en un estado de complete indiferencia: arrodillado en
un rinc6n de su cuarto, balbucea palabras ininteligibles y se
eneuentra insensible a las incitaciones externas. Estos sintomas
se repiten siempre de modo idWntieo, except cuando los ataques
son frecuentes, que entonces la estupidez Ilega a un grado ex-
tremo y el enfermo cae en el gatismo.
Otro joven americano, con una predisposici6n hereditaria que
procedia del lado materno, experimentaba cada tres semanas
ataques nocturnos precedidos por access de Pequefio Mal. La
semana despnus, tiene las ideas mas exaltadas, se cree un grande










LA OECIA EN CUBA


hombre perseguido y al mismo tiampo se pasea completamente
desnudo por sa cuarto, ejecutando los actos mas grotescos y obs-
cenos; ensucia toda sa persona con sus exeamentos si no se tie-
ne la precauei6n de contenerlo durante estas crisis manfacas, de
las que se repone despu6s de un largo suefio.
Present en mi clinic privada, en 1869, una joven que se
habia vuelto epil6ptica despu6s de haber sido mordida por un
perro en la pierna. Los ataques de Gran Mal determinaban es-
pasmos t6nicos del brazo y fueron segnidos, tres afos despu*s, de
un estado de tonteria qua alternaba con 6xtasis y suspension
complete de la inteligencia y de la sensibilidad. Esta muchacha,
en una crisis mental, se arranc6 con un alfler de cabellos today
la encia sobre el borde alveolar fiquierdo del maxilar superior,
y a oeultas, silenciosamente, sin manifestar dolor, se arrane6 con
una voluntad deliberada los seis dientes que en 61 estaban im-
plantados, a saber: dos incisivos, un canino y los tres molares
perfectamente sanos, y si no hubiera sido sorprendida per la vi-
gilante hubiera concluido por arranearse todos los dientes.
Es visible, sefiores, que ninguno de estos tres ejemplares co-
rresponde a los tipos presentados por Falret, ya que no se obser-
v6 jams en ellos, ni exeitaei6n, ni furor, durante las crisis men-
tales consecutivas a los ataques convulsivos.
Yo consider la loeura epil6ptica como una manifestaei6n
per se, de la neurosis espasm6diea, y que toma sa origen, no en
los ataques somAticos, sino en los elements eseneiales de la en-
fermedad. Los diversos ataques no son sino manifestaeiones
paroxisticas que se sueeden las unas a las otras o que existen
enteramente solas, pero siempre unidas a una etiologia com n.
Nosotros apenas sabemos por qu6 en ciertas circunstaneias se
nos presentan ataques de Pequefio Mal, y on otros, de Gran Mal,
y en otros, en fin, aceesos noeturnos; nosotros no somos afm
mejor informados sobre el contrast de estas tres formas convul-
sivas con los ataques puramente mentales, sin fen6menos es-
pasm6dieos. Por otra part, Billed se ha preguntado, con ras6n,
si no hay una forma de locura epil6ptica en la que el delirio y la
convulsi6n no son dos enfermedades distintas, sino dos manifes-
taciones diversas de un mismo estado m6rbido, que pueden exis-
tir separadas o simultkneamente, alternar o sucederse a oortos
intervalos, pero que tienen en el fondo la misma significaci6n
patol6giea. Por todss estas razones prioticas, en vex de esta-









EVOLUCI6N DE LA CULTURA CUBANA


blecer una relaci6n inmediata de causa y efecto entire los pa-
roxismos intelectuales y fisicos, consider mis clinic dividir
la locura epil6ptica en intermitente, remitente y continue, con-
siderando la inconseiencia como el principal signo caracteris-
tico de las tres variedades. En algunos casos, la estupidez pro-
funda del loco epil6ptico se opone a la reaeci6n refleja, que
determine la generaci6n de impulsiones violentas, pero aun no
he encontrado un solo ejemplo de verdadera epilepsia sin que
exist de una manera visible la inconsciencia.
La locura epil6ptica intermitente sucede de ordinario, per(
no siempre, a los ataques convulsivos o es su aceidente propul-
sor; en muchos casos a6n, la descarga convulsiva estalla en me-
dio del acceso de locura, como un fen6meno intercurrente, del
mismo modo, por ejemplo, que estallan las convulsiones epil6p-
ticas en medio del delirio alcoh6lico. El ataque mental puede,
en fin, desenvolverse espontineamente sin uni6n pr6xima o
lejana con las crisis somAticas. No quiero fatigaros repitiendo
aqni los detalles muy conocidos de la mania que acompafia los
ataques epil6pticos, y que cuando prolong el acceso de Gran
Mal, el epil6ptico pasa de una manera sfbita del period el6-
nico al period maniaco, sin transici6n o estado intermediario
de suefio o de coma. Debo, sin embargo, hacer notar que esta cri-
sis maniaca se disipa raramente en menos de dos o tres horses; sn-
cede a veces que en lugar de terminar, aparece uno, dos o
tres dias despu6s del acceso convulsivo, y no es raro, en fin, que
la epilepsia mental intermitente alcance sus iltimos grades sin
la manor evidencia de fen6menos espasm6dicos.
La epilepsia mental intermitente de que os hablo aqui co-
rresponde a la forma larvada del ilustre Morel. La descripci6n
que 61 nos ha dejado y sus iltimas notes establecen que la ex-
plosi6n del access convulsive delata siempre la verdadera natu-
raleza de los ataques larvados; o para repetir el pensamiento da
Morel, esta clase de enfermos conduyen, despu6s de un tiempo
mas o menos largo, en ataques convulsivos y en la muerte. Esto,
sefiores, ciertamente es una conclusi6n muy absolute, porque
muchas de mis observaciones muestran la epilepsia larvada o
mental en su period final, sin ning6n ataque convulsivo, mu-
riendo el enfermo de congestion cerebral en un profundo coma.
El gran peligro con los epil6pticos proviene de sus impulsio-
nes m6rbidas mas que de su desarreglo intellectual. Un acre-




1*


LA CIENCIA EN CUBA 66 r

centamiento normal de sus facultades reflejas los fuerza a ac-
tuar sibitamente, y de esta fuente naeen todos sus actors rimi-
nales, por reaci6n involuntaria a incitaeiones fisicas o morales.
Sus ideas, obsedidos por la sensaci6n exagerada de la condici6n
hiperestesica en que ellos caen, los Ilevan necesariamente a ac-
tos irresistible, siempre sibitos e instantineos. Sobre este pun-
to, repito con Morel, que no hay locura instantanea sino acts
perversos instantaneos en relaci6n con los efectos de alguna for-
ma de enfermedad mental, manifestada per los parientes del
inculpado; y levo mas lejos ain mi pensamiento, porque sin
restringirlo inicamente a la herencia, atribuyo esas impulsiones
instantineas a algunas forma de epilepsia desconocida, evidence
sin embargo, por los antecedentes del individuo y los signos fi-
sicos que voy a describir despues, como ya he demostrado on el
trabajo publicado en 1873 sobre los aocesos vertiginosos y noc-
turnos, en una series de casos muy embarazosos, estudiados en
sus relaciones con aetos de violencia por ellos producidos. Estas
observaciones levan la mania transitoria instantAnea a la
iniea base evidence y s6lida sobre la que se pueda establecer,
sin estimular el abuse tan freeuente que se hace para disculpar
a criminals responsables, y son al mismo tiempo importantes
para darnos cuenta de las tendencies perversas de los epil6pti-
cos antes del desenvolvimiento de la locura. Estas considera-
ciones son tan justas, que el anAlisis atento de casos reputados
como de mania transitoria demuestra que la mayor parte eran
de epilepsia o locura epil6ptica no sospechada. En verdad, es
extrafio que los alienistas hayan dado tan poca importancia a
este estado de inconsciencia que constitute la caracteristica prin-
cipal de la epilepsia mental en todos sus grades. La inica alu-
si6n distinta al fen6meno que he encontrado, aparece en el Tra-
tado Clisico de Medicina Legal de mi muy estimado colega el
doctor Gray, y esta suposici6n es afiadida por ineidente a sus
notas sobre los tres epil6pticos Fyler, Bethel y Winnemore, que
cometieron el homioidio, eneontrindose en un estado de ineons-
ciencia no precedido inmediatamente de ataques. No se tuvo
pruebas de que semejante condiei6n existiera antes eon Fyler y
Bethel, pero Winnemore refiri6 que un dia estuvo remando du-
rante muchas horas en el rio sin tener conciencia de que lo hacia,
y que fu6 informado de ello per los que lo velan. La verifiea-
ei6n de un ataque de epilepsia mental no podria ser mAs eon-









EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


cluyente en este corto relato, y no me queda mis, sin otras re-
flexiones, que produciros las pruebas indiscutibles que justifican
la importancia capital que yo doy a la inconscieneia. Esbozar6,
primero, algunos ejemplos en que el ataque mental o la incons-
ciencia sobreviane precedido por access nocturnos o de Peque-
fio Mal, empezando por uno de los mis extraordinarios. Un jo-
ven, despues de una caida de una altura de quince pies, se vol-
vi6 epiliptico de Pequefio Mal.
Una noche, despubs de uno de sus ataques, sali6 de su
casa y fue en un cabriolet, que encontr6 detenido delante de
una casa en una de las calls vecinas a la tumba de su padre,
situada a milla y media de WAshington, donde pas6 la escena,
para arrancar las flores que en ella estaban plantadas y llevar-
las a su madre, a quien invite a dar un paseo en coche. Interro-
gado e6mo se habia procurado el carruaje, respondi6 que lo ha-
bia encontrado perdido en )a calle. La madre le orden6 partir
de seguida y depositar el caballo y el carruaje en un establo
para buscar su duefio, pero en lugar de obedecerla los coloc6
como si fueran de su pertenencia. El propietario del cabriolet
no tard6 en encontrarlo y en perseguir al joven por hurto.
Delante del juez compareci6 al otro dia incapaz de dar cuenta
de su conduct de la vispera, de la que habia completamente
olvidado las circunstancias. Algunos meses despues, y estando
en New York, abandon la casa materna despubs de uno de estos
ataques, y vagando a lo largo de los muelles, encontr6 un agen-
te que lo enganch6 como marinero en un barco pronto a hacerse
a la vela para Londres. El contrato fu6 ejecutado, y despu6s
de haber dejado al agent casi toda su paga y algunos objetos
que levaba, se embarc6 para Inglaterra. El capitan descubri6
en seguida que no era marine, y encontrandolo muy extrafio le
prohibit subir a los mistiles, asignindole un ligero trabajo. Al-
gunos dias despues de la partida, tres o cuatro, al despertar de
este estado de inconsciencia express la mis profunda admira-
ei6n de verse a bordo de un barco y en alta mar en march para
Londres y sin darse absolutamente cuenta de lo que habia su-
cedido. La madre dascubri6 por la policia la partida de su
hijo y tom6 las medidas neeesarias para reconducirlo a New
York. Colocado en mi asilo privado, tuvo muehos access pare-
cidos de epilepsia mental, precedidos por ataques de Pequefio
Mal y nocturnos, hasta entonces inadvertidos. Se volvia en









LA CIENCIA EN CUBA


see intervals mny dulee y razonable, pero era, durante las cri-
sis, mal6volo e inclinado a las violencias. Otra observaei6n.
En junio de 1873 fui designado por la autoridad judicial pars
examiner el estado mental de un joven de diez y ocho afios per-
teneciente a una respectable familiar y que habia sido detenido
a las dos de la mariana y conducido a la prisi6n de las Tumbas,
en Nueva York. Errando inconsciente a una hora tan avanzada
per una de las avenidas de la metr6poli americana, encontr6 un
ladr6n de profesi6n que se lo llev6 consigo y que pocos momen-
tos despues quitaba a un transeinte el portamonedas y un re-
loj de plata, los que di6 al joven con orden de escaparse y dar-
selos despues. La orden fu6 ejecutada en seguida, pero en lugar
de dirigirse al volver, al ladr6n, el joven entreg6 automatica-
mente los objetos robados a un agent de policia que habia acn-
dido a los gritos de alarm. En la prisi6n asegur6 que 61 no
tenia conocimiento de lo que habia pasado, ni de la complicidad
de que se le acusaba. En mi examen supe, primero por su ma-
dre, que el abuelo paterno habia muerto paralitico, que un tio
materno estaba loco, y que el padre, pintor de genio, habia
sucumbido a una enfermedad del rifi6n, consecutive a excess
alcoh61icos. A los diez y seis afios este joven fu6 atacado de
desvanecimientos seguidos de Gran Mal, con mordidas de la
lengua; se quejaba de v6rtigos y algunas veces de incontinencia
nocturna de orina; pero habitualmente quedaba despierto toda
la noche, ereyendo su cuarto rodeado por personas que haelan
ruido y que abrian la puerta para verlo. A menudo se ponia
a cantar como gallo; se volvia algunas veces violent hasta el
grado de exigir que se le reprimiera; hablaba groseramente,
mentiroso, se embriagaba frecuentemente y su conduct era
depravada. Los access se terminaban por un suefio de muchas
horas preludiado por v6rtigos. Un afo antes de mi examen
habia desaparecido de su casa y fu6 encontrado largo tiempo
despues en Red Bank, en el estado de New Jersey, conduci6n-
dose de manera muy extrafia. Dos afios antes de esta crisis,
precedida por un ataque de Gran Mal, parti6 despu6s de un
aeeidente id6ntico y qued6 ausente durante mAs de dos meses,
hasta que su familiar deseubri6 so paradero. Durante todo este
tiempo viaj6 hacia el Oeste, se detuvo en Chicago, pero jams
fu6 capas de deseribir las ciudades que habia atravesado, con
amnesia complete de los aetos que habia realizado. En vista de










EVOLUCI6N PE LX CtTLTUEA CABANA


todos estos hechos, fu6, segin mi informed, declarado irrespon-
sable y transferido al asilo de Utica. Paso a otra categoria de
casos de la mis alta significaci6n clinic y medico-legal, puesto
que ellos demuestran la epilepsia mental pura, sin mezcls al-
guna de ataque convulsivo. En 1867 daba yo mis cuidados con
mi sabio amigo el doctor L. B. Ewardo, de Richmond, a un se-
fior de treinta y cinco afios, epil6ptico deede la pubertad, con
access de mania furiosa. Su estado mejor6 much con nuestro
tratamiento, y el Gran Mal que padecia se transform gradual-
mente en v6rtigos frecuentes, acompafados al principio de mo-
nomania religiosa y obstinada negaci6n para hablar. Despu6s
de algunos meses de permaneneia en Nova Scotia volvi6 a Nueva
York on 1871, crey6ndose curado. No habia tenido mAs access
vertiginosos durante diez y seis meses, y esta fu6 so mas larga
suspension, pero cada tres semanas perdia la memorial de las
cosas mis comunes, interrogaba sin cesar por los ruidos que
oia, insistia con obstinaci6n en salir, vagar sin objeto durante
horas, visitar a desconocidos y hacer compras inutiles, habien-
do sido una vez detenido por haber asaltado a un empleado que
rehusaba dejarle Ilevar, sin pagarlas telas que 61 habia elegido.
El actuaba durante estos paroxismos de una manera en apa-
riencia racional. Estas crisis se disipaban despu6s de un suefio
de muchas horas, y cuando el enfermo despertaba, no tenia el
menor recuerdo de esta fase de su existencia.
Un joven de dies y nueve afios, teniendo un primo epil6p-
tico, sufria desde hacia seis afios del Gran Mal, consecutive a
una insolaci6n. A mi examen, los ataques, degenerados desde
hacia un afio en v6rtigos, habian dado lugar a una complete
inconsciencia de algunas horas y aun de todo un dia, con debi-
lidad de la inteligencia y de la memorial. La primer evidencia
de inconsciencia que atrajo la atenci6n fu6 la siguiente: aban-'
donando el bur6 de su padre, donde estaba empleado, fue a
casa de un comerciante con quien 6ste hacia grandes negocios,
para decirle que no debia contar eon el pago de una factura
a saldar por su padre, y que 61 queria tener los iltimos precious
de eiertas mercancias para remitirselas antes de las cuatro. La
sorpresa que tal gesti6n inesperada eaus6 al padre fue coni-
derada como una prueba de loeura sibita. En otra ocasi6n,
parti6 de madrugada de Mott Haven, donde 61 permanecia en
casa de un tio, que admirado de su conduct y numerosos pro-









S. LA CIC EN CUrN 69

yeetos comerciales, lo recondujo a sum parientes. Los ataqes
de Gran Mal diurno y nocturno faltaron completamente en la
6poca de estas crisis, daspu6s de las euales el enfermo recobra-
ba su estado normal sin poder explicar ni reeordar lo que 61
habia heeho.
Una sefora que me fu6 enviada por mi colega el professor
Budd, padecia de ataques nocturnos, desconocidos probable-
mente desde la edad de la pubertad. Se cas6 y durante
el viaje de novios, fu6 ataeada del primer acceso de Gran
Mal en el cementerio de Mount Auburn, en Boston. Ex-
perimentaba cuando me consult, v6rtigos precedidos por
Ilamaradas eomo un relAmpago; su memorial disminula ra-
pidamente y se quejaba de no ser ella migma y de tender im-
pulsiones para matar a su hija, y temiendo no poder dominar
6stas, confi6 la nifia a su madre. Notar6 de paso que esta nifia
no tard6 en volverae parapl6jica e ineapaz de articular una
palabra. El tratamiento suspendi6 los ataques y esta sefiora tu-
vo un segundo hijo. Despu6s del parto, el Gran Mal reapareci6
para ser bien pronto reemplazado por ataques de epilepsia
mental, tanto mAs intensos cuanto sus intervalos eran mAs eon-
siderables. En uno de sus accesos, esta sefiora fu6 al ouarto de
su hija paralitica, orden6 a la eriada salir, y tan pronto eomo
estuvo sola, introdujo los dedos de su mano derecha en la gar-
ganta de la nifia y la hubiera ahogado si la criada, temiendo por
ella, no hubiera acudido a los gritos de la nifi. La madre ex-
plic6 que ella transmitia su electricidad para curar a la nifia de
su paralisis y haecrla hablar, poni6ndose furiosa cumdo se la
hizo salir del cuarto de la enfermita. Doe horas despu6s dormia
profundamente y no reeordaba al desportar el aeto que acaba-
ba de eometer.
Debo aun sealar un ultimo ejemplo done hubiera sido im-
posible reconocer la verdadera naturaleza de la loeura, sin la
prueba anterior de la afecei6n epil6ptiea, lo que demustra
ignalmente sus tranaformaciones multiples.
Una alemana se volvi6 epil6ptica a la edad de tree aios,
euando apareei6 la menstruaci6n. Su padre mtri6 paralitico,
y lo era ya en la 6poes de ms nsaimiento. l Gran Mal o re-
petia al principio eada euatro semanas, eon las reglas, y el resto
del tiempo tenia desvaneoimienta. A la edad de velatiodho
afios sa intaigeoia se traston6 tanto, que fa nneaMio ole-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


carla en un manicomio en Alemania, de donde sali6 al cabo de
dos afios, curada su locura. Qued6 tres afios sin Gran Mal, con
desvanecimientos menos frecuentes, hasta que una mafiana se
despert6 enteramente idiotizada, sin responder a ninguna pre-
gunta, y en una palabra, incapaz de toda acci6n voluntaria. Era
necesario levantarla y acostarla, alimentarla; dejaba escapar
sus excrementos y su orina. En la cama dormia en la posici6n
en que la colocaban, y cuando se despertaba, sus ojos quedaban
fijos con pupilas dilatadas. En esta condici6n no se podia
provocarle reacciones reflejas, y al cabo de cuatro o cinco dias
la enferma se despertaba en su estado normal. Estos paroxis-
mos singulares, se repetian peri6dicamente a intervalos de tres
o cuatro meses, alternando con ataques de mania que duraban
de uno a dos dias. Seguramente era ese un caso tipico de locura
circular, y la enferma experiment alivio considerable con el
tratamiento, sin haber sin embargo desaparecido los ataques
vertiginosos.
Podria, sefiores, multiplicar los ejemplos tomados en mi cli-
nica y afiadir a ellos otros no menos confirmativos citados por
diversos alienistas. El joven de Rouen, l1evado a los tribunales
por haber dado a un amigo un golpe tan violent con un pil6n
de farmacia, que casi le produce la muerte, y cuya observaci6n
relata Morel; el empleado de ferrocarril y el herrador, exami-
nado por Lasegue; el tapicero, que march a sesenta leguas
de su domicilio y retorn6 sin saber por qu6, cuya observa-
ci6n me ha sido referida por Tardieu; el caso no menos tipico
de P6rtula que tanto ha ocupado la atenci6n de los alienistas
franceses; la mujer observada por el doctor Pivi6n, y que arma-
da de un cuchillo de cocina intent castrar a su marido, dormi-
do a su lado; el epiliptico del asilo de Utica citado por mi sabio
amigo el doctor Gray, que durante un acceso de epilepsia men-
tal de cuatro dias se fracture el brazo e ignoraba despues las
circunstancias en que se produjo el accident; y en fin, el caso
reputado sin precedentes en las ciencias por Legrand du Saulle,
de aquel individuo que fu6 a suicidarse en noviembre de 1875
a la puerta del departamento de su mujer, y que entire otras
rarezas hizo viajes a Marsella y Bombay, en un estado de in-
consciencia id6ntico a aquellos de nuestros enfermos que se em-
barcaron, el uno para Londres y el otro para Chicago; estos
ejemplos recientes y muchos otros que me seria facil tomar a los










LA CIENCIA EN 'TBA 71

anales de la psiquitria, lo mismo que la categoria de epil6pti-
cos difusos, imaginada por Legrand du Saulle pars clasifear in-
dividuos que no son, dice 61, ni convulsivos, ni alcoh6licos, ni
delirantes; pero que son, sin embargo, epil6pticos sin los acei-
dentes comieiales, alcoh6licos sin la intoxicaci6n y delirantes
sin la sinraz6n; todos estos casos, sefiores, no son otra eosa,
como repetidas veees y haee ya tiempo he dicho, que claros
ejemplos de epilepsia mental en los euales la inconsciencia do-
mina los otros fen6menos somaticos.
La epilepsia mental espontAnea sin relaci6n inmediata con
aecesos fisicos, es un diagn6stico espinoso y corresponde a
la epilepsia larvada de Morel, a la epilepsia psiquica de Kraft
Ebing y que yo design por el nombre, ya muchas veces repetido,
de opilepsia mental. Al genio de Morel debemos indiscutible-
mente las primeras enseianzas que precisan nuestros conoci-
mientos sobre esta extraordinaria manifestaci6n mental de la
neurosis epil6ptica. Sin embargo, justamente hace medio siglo
que en una obra Ilena de tiles informaciones sobre las causes,
formas, sintomas y tratamiento de la locura, Man Burrows, ha-
blando de las complicaciones de esta fltima con la epilepsia,
dice: "Parece que la impulsi6n epil6ptica, cuando no se terminal
en convulsions, actia sobre el cerebro de modo especial, de-
terminando esta acci6n particular que parece mania apil6pti-
ca." Cambiemos estas dos iltimas palabras por epilepsia mes-
tal, y tendremos la definiei6n mAs coneisa.
La epilepsia mental implica un period avanzado de la neu-
rosis, pero puede sobrevenir en toda 6poca de su eurso, aun cuan-
do 6sta se efectie de una manera larvada. Desmaisons refiere
un ejemplo en que los ataques convulsivos habian cesado desde
hacla mAs de cuarenta aios, pero el individuo continnaba en
padecer durante today las primaveras de aecesos de epilepsia
mental, en uno de los euales mat6 a su anciana madre sin moti-
vo alguno. En uno de mis enfermos la piromania, con sus ata-
ques mentales, sobrevino echo afios despu&e de haber cesado el
Gran Mal.
Los casos que acabo de presentar denmestran el verdadero
origen de la afecci6n y de los ataques transitorios de epilepsia
mental, considerados por algunos alienistas franeeses como ana
form incomplete o an6mala de la loeura. iPor qu6 los ataques
de epilepsia mental se prolongan mAs que las convulsiones? Ea










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


6sta una cuesti6n que se present al espiritu y cuya respuesta
salta a los ojos. La facultad refleja de la m6dula espinal no
puede ser puesta en acci6n muchas veces sin agotarse; no es el
mismo caso de la cerebraci6n, que opera sin poder ser quebran-
tada, por la sacudida epil6ptica. Estoy convencido, sefores, de
que en estos casos la convulsion muscular existe no menor y tan
repetida como en los ataques somAticos, y representada por los
movimientos tumultuosos, la extrema locuacidad y las instan.tA
neas impulsiones del enfermo, efectuAndose asi por la excita-
ci6n cortical y por la ley fisiol6gica, segin la cual toda cerebra-
ci6n consciente o inconsciente se express siempre perif6ricamen-
te por una aci6n motriz voluntaria o involuntaria, como lo
confirm hasta la evidencia la sordo-muda cong6nita Laura
Bridgeman, que habiendo aprendido a hablar por la mimica de
las manos, no podia pensar nada, ni aun sofiar, sin que sus
manos delatasen al exterior sus secretes pensamientos.
He dicho antes que una investigaci6n atenta de la historic
de la mania transitoria prueba que la mayor parte de los
casos tenian una etiologia epileptica, y afirmo mis ain: los
ejemplos mas tipicos de monomania instintiva, mania sin de-
lirio de Pinel y Esquirol, que yo he encontrado, han sido ver-
daderos epilepticos, asi creo con Berthier, que consideraremos
pronto la monomania instintiva como una forma de epilepsia,
reconociendo su origen en una lesi6n del simpAtico, que he sido
el primero en demostrar su existencia constant en la epilepsia,
por mis investigaeiones histol6gicas confirmadas por las de Clous-
ton en Inglaterra, y los importantes studios microfotogrkficos
del doctor Gray en America.
Paso sobre la forma remitente y continue de la locura epi-
l6ptica acompafiada en general de dementia, imbecilidad o de
otros sintomas. Estas formas no son embarazosas en su aspecto
medico-legal y contribuyen ampliamente a aumentar la propor-
ci6n de locos incurables que lenan los asilos. En cuanto al
diagn6stico diferencial con la paralisis general que muy a menu-
do debut con convulsiones epileptiformes y epilepsia, es faeil
de establecer. Aparte de los prodromos especiales a la iltima,
la epilepsia par6tica, como. muy bien expone Delasianve, de-
muestra que es raro el delirio ambicioso unido a la inconsisten-
cia que se ve frecuentamente en los paraliticos. No debo olvidar
los sentimientos religiosos y la monomania religiosa que marman










LA CINCLA EN CUBA


los primeros periods de la mentalidad desordenada en nmehos
de mis epil6pticos, y sobre los que he insistido en mis leeeiones
clinics y entire las que Morel sefiala, especialmente el valor.
Contrastando con eatos sentimientos religiosos exagerados, he
observado freeuentemente centre los sintomas iniiales y aun
precursores de la loeura epil6ptica, el onanismo y sueias cos-
tumbres, consideradas mal, sobre todo en los adolescents, como
causa primordial, en lugar de efecto causado por la epilepsia.
Me apresuro, sefiores, a indicar la distinci6n entire Is epilep-
sia mental, con falta de access somatico, y las otras variedades
de manias peri6dicas; es decir, fijar el eriterio que debe guiar-
nos en la demostraci6n de este estado mental tan interesante, a
menudo reehazado, si no recibido con una sonrisa de duda por
los tribunals de justicia. La soluci6n es faeilitada euando la
historic del individuo produce ensefianzas fieles sobre sue ante-
eedentes. Parientes atacados de loeura epileptiea o de otras
neurosis o de alcoholism; asimetria del erhneo, de la b6veda
palatina; extreaia suseeptibilidad a volverse irascible o vio-
lento, junto a an carActer extrafio con depravaei6n moral; la
existencia de convulsions durante la infaneia; las incontinen-
eias nocturnas de orina, son anteeedentes muy signifieativos si
se agrupan alrededor de nn easo para demostrar la verdadera
naturaleza de todo desorden mental transitorio o instintivo, y
que siempre se repiten con la misma intensidad y parecido a los
paroxismos anteriores, lo que no se observa sino excepeional-
mente en las otras vesaniaa. Los ataques de epilepsia mental se
repiten, no solamente bajo la forms paroxismal, propiaa las
manifestaeiones de la neurosis, sino que pueden ser el sintoma
initial en los easos de lesi6n tramAtica de la cabeza, aleoholis-
mo o sifili.
El acceso de epilepsia mental jams es solitario, y supone
neeesariamente la existencia previa de ataques parecidos y ma-
nifiests por consigiente una loeura que indiea de ordinario
un grado avanzado. La epilepsia mental estalla exeepeional-
mente antes de la pubertad, puesto que la idioeia aeompaha a
la epilepsia cong6nita y Is imbecilidad, que se desenvaelven
durante la infaneia. Hay una relaei6n evident entire la inten-
sidad y la duraci6n de las pepilepia mental y los trastornoa de
eireulaci6n eneefiliea. El v6rtigo, con transpiraei6n profuse
de la eabesa, y mendo a epistasis nasal, son smatews a que










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


se observan durante o despues de los paroxismos. Nada re-
vela este estado congestive del cerebro, result de la excita-
ci6n del simpatico cervical como la lividez con inyecci6n de las
conjuntivas, dilataci6n de las pupilas y secreci6n blanquecina
en los Angulos palpebrales. Si se examinan las pupilas cuando
el enfermo se vuelve tumultuoso y violent, cuando el furor lo
mantiene por algunos moments con estas fijas y con los ojos
ampliamente abiertos, se notara, y este signo me parece extraor-
dinariamente important, la dilataci6n y contracci6n alterna-
tiva de la abertura pupilar, enteramente como sucede despues
de los ataques de Pequefio y Gran Mal, y que he visto en estos
iltimos casos persistir durante mis de un minute antes de
desaparecer completamente y que yo llamo pupila epiliptica.
Esta pupila epileptica delata la forma dudosa o larvada, y que
se me permit a este prop6sito una corta digresi6n, para in-
dicar el procedimiento mis simple al alcance del medico
no expert, para diferenciar los ataques de verdadera epi-
lepsia de aquellos simulados. Si se cubren bien las narices y
la boea de un epileptico en el moment de su caida con un pa-
fluelo, el ataque convulsive continiua sin cambio alguno, porque
el obstAculo no modifica la asfixia causada por la contraoci6n
t6nica de los misculos toraiicos durante esta fase initial. Este
obsticulo determine, al contrario, en el simulador esfuerzos pa-
ra satisfacer la imperiosa necesidad de respirar y que acusa su
supercheria. Sin embargo, sucede en ataques incompletos que la
dificultad de respirar repone prontamente al enfermo, pero
entonces un fen6meno impossible de similar demuestra positiva-
mente la naturaleza del acceso, y es iste la dilataci6n y contrac-
ci6n sucesiva de la pupila epileptica, que como he dicho ya, per-
dura hasta un minute despubs del ataque antes de cesar y que as
mis manifiesta delante de una luz viva.
La lentitud de la respiraci6n con actividad cireulatoria ace-
lerada, es otro fen6meno regular, complementario, que yo he,
desde hace largo tiempo, demostrado en la neurosis epil6ptica
y que segiin las investigaciones de Marce se observa igualmente
en la melancolia con estupor.
Debo aqui presentar para establecer un t6rmino exacto de
comparaci6n, un cuadro con el mAximum y el minimum de las
respiraciones en eiento ocho individuos de todas las edades go-
zando de buena salud. La conelusi6n evidence de estas inves-










LA OIEiCIA EN CUBE


tigaciones, ee que hay en los epil6pticos una notable y constant
lentitud de la respiraci6n, tanto mas marcada cuanto que las
remitencias de los access sean mas cortas, y ciertamente, debido
a la circulaci6n de una sangre imperfectamente desearbonada,
se expliea la frialdad y lividez de sus extremidades. En rela-
ci6n con esta lentitud respiratoria, es necesario afiadir que la
temperature, sobre todo en los locos epil6pticos, estA por deba-
jo de la normal en el intervalo de sus access, para aumentar
siempre a la aproximaci6n de estos con aceleraci6n y notable
dicrotismo del pulso. Basfndome principalmente en estas parti-
cularidades del pulso y la respiraci6n, y en la inconsciencia de
sus aetos, legu6 yo al diagn6stico de epilepsia, jams sospecha-
da, en Mr. Chambers, que en 1879 mat6 sin provocaci6n en un
caf6 a un alto funcionario pfblico de Brooklyn; y en los dos
casos mas recientes del parricida Walsworth, y de King, que
saliendo del tribunal donde acababa de tener un ataque epil6p-
tico desconocido, mat6 de various tiros de pistol al seductor de
su mujer. El diagn6stico que hice entonees de epilepsia se en-
contr6 confirmalo por la observaci6n ulterior de estos tres in-
dividuos en el Asilo pars locos criminals de Auburn. Estos
signos me airvieron en fin para prevenir sue crisis noeturnas y
sus ataques mentales consecutivos, por las inhalaciones de nitri-
to de amilo.
Hay un period de suefio profundo que estableee la transi-
ci6n de la insania a la salud, despuds de la epilepsia mental, y que
existe afin despues de las crisis delirantes en la locura epil6ptiea.
Este suefo, siempre pesado, se prolongs muchas horas acompaia-
do de respiraci6n sonora y aun estertorosa, que lo hace tomar
por el suefo de la embriaguez. No veo a este sintoma epil6ptico
justamente apreciado por los autores, y la ensefianza que se de-
duce de los numerosos ejemplos que, estudiado de cerea, no me
permit aceptar la limitaci6n insostenible, que Legrand du San-
lie ha establecido delante de los tribunales y en su iltima obra,
afirmando de la manera mAs absolute que siempre ese sueio
coincide con una intoxieaci6n alcoh6liea previa del individuo.
Estoy muy lejos de rechazar la opinion de que los excess al-
coh61icos, como ya lo he anotado, agravan la intensidad de los
ataques, sea a titulo de causa primordial, sea como un results-
do de la depravaci6n especial de los epil6pticos que pueden como
Morel ha seoalado, consumer. eantidades considerable de vino










EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


o de aguardiente sin caer en la embriaguez. Pero la cifra con-
siderable de estos epilepticos alcoh61icos no comprende la ma-
yor categoria de epil6pticos alienados ni todos los epil6pticos
larvados. El caso que Legrand du Saulle cita en el apoyo de
su afirmaci6n no puede, segin su historic etiol6gica, colocarse
entire los epilepticos alcoh6licos; porque Bisgrove era un hijo
natural, epileptico desde la infancia, sufriendo las consecuen-
cias fatales de la neurosis en sus aberraciones y perversidades,
sin que tuviera el alcoholism la menor parte en su genesis; ha-
biendo bebido un poco y errando una noche a trav6s del campo
en estado de epilepsia mental, vi6 a un hombre que acostado
dormia bajo un Arbol, y tomando entonces una gran piedra lo
mat6 con ella, aplastAndole la eabeza; hecho esto, se acost6 y
qued6 dormido al lado de su victim. Encerrado en Broadmoor,
Bisgrove, se eseap6 despu6s de haber matado a su vigilante a
golpes con una piedra, de la misma manera que mat6 su primer
victim; el homicidio tuvo lugar con la repetici6n invariable
de las mismas impulsiones propias de los epilepticos, que Le-
grand du Saulle reconoce dogmAticamente en el caso del antiguo
professor de Pau, acusado de atentados al pudor, como element
"de una poderosa convieci6n clinic y m6dico-legal". En la
opinion de Legrand du Saulle, sin embargo, el segundo crime
de Bipgrove fu la obra vulgar de un asesino, en tanto que el
primero fu6 el acto de un epiliptieo mAs que el de un alcoh6li-
co; pero el suefio inmediato cerea de la victim es frecuente en
el hombre ebrio, aunque no ofrece la menor analogia con el de
Bisgrove, que seguramente no hubiera sido respetado por la ley
inglesa, si su erimen hubiera procedido de una intoxicaci6n al-
coh61ica. Cualquiera que sea en todo caso la apreciaci6n que se
haga del suefio de Bisgrove, no destruye lo que nos demuestran
ostensiblemente los numerosos easos exentos de toda etiologia
aleoh6lica, sin perder de vista los que yo os acabo de presentar,
sin relaci6n primitive o secundaria con esta causa. La incon-
formidad mayor a mi ver en las apreciaciones y discusiones que
ban tenido lugar sobre el trastorno mental de los epil6pticos y
su respon-ibilidad por delitos y crimenas, proviene de que lo
que se tiene cuidado de analizar es la ocurrencia sfbita de sus
violencias, en relaci6n con los antecedentes morales del indivi-
duo, en lugar de empezar par demostrar las huellas fisicas de
su enfermedad. Otra particularidad de los individuos ataea-









LA, CIENCIU EN CUBA


dos de locura epil4ptica es la repetici6n de palabras y frame
en su conversaci6n. Este signo es el que he llamado oo splJp-
tico. Boemberg sefiala el mismo fen6meno en el reblande-
cimiento cerebral; pero en la epilepsia es el resultado de una
voluntad que fall; la misma idea repercute e insisted, por ai
decirlo, en una inteligencia impotente para ilegar rkpidamente
a otras concepciones. El fen6meno se vnelve patent en los es-
critos de loeos epil6pticos, como lo he hecho ver a la Asociaci6n
de Alienistas Amerieanos, con cartas procedentes de mis enfer-
mos y de los del Asilo de Utica. Mi colega el doctor Walker,
Superintendent del Hospital de Locos de Boston, confirman-
do mis observaciones, me mostr6 pruebas de este sign en diver-
sas cartas de sas enfermos. He aqui un ejemplo de eco oep4p-
tico extremadamente curioso y referido por el doctor Eastman
del Asilo de Locos de Worcester, Mass.:
Un joven impresor, atacado de Gran Mal sin aura, sari6 un
ataque cuando estaba ocupado de componer una circular, cuya
prueba fu6 tirada tal como salia de las manos de ese epil6ptieo.
Esta impresi6n demuestra, primero, una repetici6n de slabas,
desrpis de letras, y finalmente su confusion e inversi6n on el
moment de la eaida, poniendo asi de relieve el eco epil6ptieo.
No es por olvido que no he hablado de las alucinaciones ex-
perimentadas por mis enfermos y constantemente asociadas a
la epilepsia mental. Fen6menos m6rbidos sensoriales se notaron
en el ochenta y seis por ciento de mis doscientas sesenta y site
observaciones. Las alucinaeiones del oldo prevalecieron en el
sesenta y dos por ciento, aquellas de la vista, en el cinenenta y
tres por ciento, y las del olfato, en el seis por ciento. En fin, el
treinta per ciento de los easos presentaban trastornos de la
sensibilidad general, sea anestesia o hiperestesia. Tomando en
consideraci6n la freeuencia de sua sensaeiones m6rbidas en la
locura epil6ptica, no sera dificil sefialar el modo eon que estos
desgraciados se vuelven obsedidos per sus sensaiones, que or-
dinariamente toman el mAs engafioo y terrible earacter. Sin
embargo, no se puede concluir que sean las alueinaciones del
oldo y de la vista las que trastornan prineipalmente a los epi-
16pticos, porque tambi6n sufren ellos implaeables tortures per
el estado de su sensibilidad general. Uno de mis enfermos me
rogaba vivamente que lo desembarazara de ellas, sin preoeuapr-
me de la curaei6n de sns aeeesos: sus sufrimientoe, deefa 6, no









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


residian en la cabeza, sino en toda su piel, sin que acertara a de-
finir lo que 61 experimentaba, y el finico modo con que comba-
tia esta terrible excitaci6n, era golpear a pufietazos los muros
de su habitaci6n hasta desgarrar sus manos y agotar sus fuer-
zas en una crisis muy parecida a la de la locura instintiva de
Pinell y Esquirol. Hay necesidad, sefiores, de recorder los tkr-
minos tan positives en los cuales, con una competencia no su-
perada, Brierre de Boismond condena la manera de discutir la
responsabilidad legal de los epil6pticos, sin darse cuenta de la
profunda saeudida que sus alucinaciones dan a su voluntad.
Podria afiadir numerosos ejemplos a los de Brierre de Boismond
y de otros alienistas, para establecer claramente que las sensa-
ciones m6rbidas en cuesti6n, mAs que todo otro fen6meno, son la
causa primordial de los impulses violentos, irreflexivos, especia-
les a los epil6pticos. Morel insisted con much exactitud sobre
el carActer de las alucinaciones del oido y los sfbitos ruidos
que ordinariamente oyen los epil6pticos, diversos, de aquellos
que acusan los alienados, con delirio de persecusi6n.
No tengo que discutir, sefiores, sobre los rasgos fieles que he
trazado ripidamente, sin el deseo de ofrecer un studio complete
de la locura epil6ptica, y sin considerar los fen6menos psiquicos
en el aura intellectual, que como nubes o rayos brillantes, pre-
cursores de un huracan, anuncian la proximidad del ataque
epil6ptico; ni, en fin, el cambio especial, moral e intellectual,
caracteristico de la neurosis, capaz de efectuarse desde el pri-
mer ataque y borrar, como dice Maudsley, todo sentido moral,
de la misma manera que borra a menudo la memorial. La apre-
ciaci6n de todas estas perturbaciones mentales es muy dificil, y
generalmente recibida con desconfianza por los tribunales, pero
estos trastornos intelectuales, aunque no constituyan un estado
de locura, deben, como lo declara nuestro sabio amigo Baillar-
ger, colocar al epil6ptico fuera de la regla comin y, por lo me-
nos, atenuar su responsabilidad legal.
Una iltima palabra para terminar. En una excelente obra
de medicine legal, Legrand du Saulle establece a prop6sito de
la dificultad ofrecida para el diagn6stieo de la epilepsia larva-
da, que en tales casos el bromuro de potasio rApidamente hace
luz; primero, suprimiendo el period de furor maniaco, los
impulses homicides o suicides, las concepciones delirantes uni-
formes y, sobre todo, rompiendo la periodicidad de este fen6-









LA. CIECfA EN CTTBA


meno, tan eminentemente epil6ptico. El medieamento es, en
conclusion, la piedra de toque de la neurosis. Entre los numero-
sos agents empleados contra la epilepsia, es, sin contradicci6n
el bromuro de potasio, uno de los menos inciertos, pero no el es-
pecifico dotado desde el punto de vista m6dico-legal, de la efi-
cacia terap6utica afirmada en el aforismo de Legrand du San-
lie. No tengo necesidad, sefiores, de recorder cuin grave y vi-
tal es la responsabilidad del m6dico expert, y en medicine
legal nosotros podemos ser absolutos en nuestras afirmaciones,
siempre que 6stas no sean contradichas por la experiencia. Vea-
mos si tal es el caso con las virtudes del bromuro de potasio
contra la epilepsia. En mis investigaeiones sobre la acci6n de
los bromuros alealinos en la epilepsia que he publicado en el
afio de 1872 en Filadelfia, he estudiado con solicited los efectos
del bromuro de potasio sobre cuatroeientos ochenta y seis epi-
16pticos, durante una larga y paciente experimentaei6n qne
termin6 en el afio de 1872, y en los cuales los limites de prueba
en cada easo jams han sido menores de diez y ocho meses. Mis
resultados, annque me apresuro a decirlo, estimuladores, no han
sido invariablemente favorables; porque despuns de haber mo-
dificado en diferentes veces las condiciones de la experimenta-
ci6n, no he ganado terreno con ciento cuatro de ellos. La cnra-
ci6n, o mas bien la suspension de los ataques, tuvo lugar de la
manera siguiente: en nueve enfermos se mantuvo durante diez
aios; en once, ocho afios; en quince, seis afios; en diez y ocho,
cinco afios; en veinticinco, tres afios; en ochenta, dos afoe;
es decir, un total de ciento cincuenta y ocho sobre cuatrocientos
ochenta y seis epil6pticos, en los que los ataques fneron suspen-
didos de dos a diez afios; pero en los enales tambi6n debo sefia-
lar que el bromuro no fun administrado solo, como medieamen-
to. Ninguno de estos enfermos tom6 menos de veinte granos
por dia, legando la dosis extrema hasta tree dramas y media
por dia. Se desprende de esa sucinta exposiei6n, en la eoal
los fraeasos sobrepasan a las curaciones, que el bromuro de
potasio no tiene derecho a que sea proclamado la piedra de to-
que de la epilepsia. Mucho mas ani, mis investigaciones, conir-
madas por las de Voisin, prueban que el bromuro de potasio
no tiene influencia sobre el Pequefio Mal ni en los aeesos verti-
ginvoso, que son los mas fatales para la inteligeneia. Para ob-









EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


tener buenos resultados en estos easos, es necesaria, como yo he
demostrado, asociar la sal con dosis elevadas de ergotina o ju-
go de cicuta, de la farmacopea de Londres.
En el delirio epil6ptico o de otra naturaleza, la acci6n hip-
n6tica y sedante del bromuro de potasio, es de ordinario efi-
mera o perdida si se le administra solo, en tanto que se estari
m&s seguro de producer un sueio reposado, por el bromuro aso-
ciado a la cicuta, al canna bis indica, a la geneiana y mejor ain
a fuertes dosis de ergotina.
No es raro ver actos de violencia, fen6menos delirantes y
alucinaciones en locos epil4pticos sometidos a la medicaci6n bro-
murada. La sal, una dosis de diez gramos, produjo una excita-
ci6n maniaca con tendencies suicides en una muchacha entrada
en el hospital en octubre de 1866. Otras dos mujeres presen-
taban tambi6n manias suicides, desde que la dosis de bro-
muro pasaba de treinta gramos. Otra mujer ani, se vol-
via maniaca con veinte gramos de la sal, que hacian caer en
estado melanc6lico a dos de sus compaieraa. Entre los hom-
bres he observado una vez la mania homicide; otro se suicid6
estando desde largo tiempo sometido al tratamiento bromurado.
El joven de Hatforl de que he hablado, realiz6 el asalto de su
compafiero cuando acababa de tomar, al levantarse, su poci6n
con treinta gramos de bromuro. Yo reeuerdo haber visto vi-
sitando el servicio de mi sabio colega Falret, en Bicetre, haee
tree afios, un epil6ptico en el que este hibil practice fu6 impo-
tente para calmar las exeitaciones nocturnas. He comproba-
do, ademas, violentos access de satiriasis en uno de mis
epilepticos del asilo, en tanto que se manifestaban los efec-
tos fisiol6gicos del bromuro, que debi6 ser igualmente sus-
pendido a otro enfermo, porque producian suefios voluptuosos
con poluciones que antes no existian; fen6meno que tambien
ha side observado por Voisin. Finalmente, el bromuro de pota-
sio fracasa contra los casos desesperados de status epiLptico, que
pueden ser combatidos con mAs certeza por las inhalaeiones de
nitrito de amilo, como lo demuestran las observaeiones de
Crischton Browne y las mias.
Por todas estas razones y la ineertidumbre que siempre exis-
te sobre la acci6n terap6utica de los medicamenton mejor cono-
cidos, ino seria mAs clinico y mAs exacto, sefiores, basar nues-









LA CIENCIA EN CIBA


tro criterio sobre los signs precisos de la enfermedad que com-
prometer el alcance de nuestras apreciaciones y de nuestros jui-
cios, exagerando el valor de la medicaci6n bromurada, que es-
toy tan lejos de detractar, como de proclamar la piedra de to-
que de la epilepeiaI
























.4,






































CRRLOS 1. FIHLRY Y DE BRRRE5
(1833-191S)

Naoi, er Puerto Principe (hoy Camagiiey), el 3 de diciembre de
1833. Murid, en la Habana, el 20 de agosto de 1915.

H IZO sus primeros studios en Francia y en Inglaterra.
El famoso Liceo de Rouen lo tuvo entire sus diseipulos
eminentes; regres6 a Cuba a continuar la carrera de
m6dieo, para la que revelaba singular vocaci6n y que termin6
en el Jefferson Medical College, de Filadelfia. Con el honroso
diploma de ese gran colegio cientifico volvi6 a Cuba en 1857,
y aqui hizo los ejercicios de revhlida en la Universidad de la
Habana de modo brillante.
Desde sus mocedades empez6 a distinguirse este sabio medico





...-.~~ a ,









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


cubano por sus notables studios e investigaeiones, y asi pudo
vanagloriarse de haberse adelantado al gran Koch y a otros
eminentes baeteri6logos al exponer en 1865, ante nuestra Aca-
demia de Ciencias, las atrevidas teorias sobre el c61era morbo
asiftico y su tratamiento, que afios despu6s fueron confirmadas
por los mis altos centros cientificos del mundo. A esos traba-
jos siguieron los de E climna en la Isle de Cuba, La no adi-
mataci6n de los europeos en los climes cdlidos y Propagadcid
de la raza de color, que han sido considerados como obras de
gran originalidad y paeientisima e inteligente investigaci6n
cientifica.
A los anteriores trabajos deben agregarse los muy lumino-
sos que realize sobre la trasmisibilidad de la tuberculosis, el
descubrimiento de una fdaria hemldic y otros acerca de la fi-
lariosis y la trichinosis. Ademis de m6dieo, era Finlay gran ma-
temitico, lo que demostr6 en su Nvunva teoria de la gravitaci6n,
publicada en los Anales de la Academia de Ciencias, de la Ha-
bana, que se coment6 favorablemente en Paris. Fu6 tambien
profundo ajedrecista.
Pero su nombre traspasa los limited de lo extraordinario
para entrar en la inmortalidad, al descubrir la trasmisi6n de la
fiebre amarilla por el mosquito. Esa teoria genial coloca el nom-
bre de Finlay entire los benefactores de la humanidad.
El doctor Ie-Roy explica de este modo los antecendentes del
descubrimiento de Finlay:
"Veamos, ante todo, c6mo surgi6 la notable teoria que ha
inmortalizado el nombre de Finlay. Corria el aio 1858, cuando
easualmente descubri6, haciendo observaciones microse6picas,
que el aeido hidroel6rico evaporado al aire libre, dejaba sobre
la plea de vidrio en que lo depositaba, numerosos cristale..
Este hecho le indujo a estudiar la alealinidad de la atm6sfera
de la Habana, mayor que la de otros paises, hecho comprobado
por el insigne quimico Casaseca, que se hallaba entonces en esta
ciudad. A principios de 1859 construy6 un aparato que le per-
miti6 apreeiar, de manera cientifica, dicha alealinidad; y al no-
tar sus fluctuaciones, coincidiendo con los periods de inere-
mento y decrecimiento de la fiebre amarilla, concibi6 el proyecto
de averignar la influencia que esta circunstancia pudiera
ejercer en el desarrollo de dicha enfermedad.
En una memorial presentada el afio 1864 a esta Aeademia,









LA OIENCIA W CUBA


aspirando al titulo de supernumerario, y que tave la suerte de
poder hallar y publiear cerea de cuarenta aiies despaus de haber
sido sustraida (1), expone Finlay los fundamentos que le indu-
jeron a suponer que esa exagerada alcalinidad era la ausa pro-
duetora del mal de Siam.
Persiste con admirable tenacidad en sus investigaciones; es
el motivo de sa discurso de recepci6n como acad6mico de ni-
mero, el 22 de septiembre de 1872, (2) y continue aportando
datos hasta la llegada de la comisi6n nombrada por el Gobier-
no Americano en 1879, en cuyo informed, rendido por nuestros
acad6micos Stanford E. Chaill6 y Gorge Sternberg, todavia se
inserta como addendum el "Report of the alkalinity of the at-
mosphere observed in Havana and other localities of the island
of Cuba, by Charles Finlay, M. D. of the Havana Yellow Fever
Comisi6n"; pero mis tarde habia de abandonar esta via, se-
guida con tanta perseverancia durante luengos afts, para em-
prender la jornada gloriosa de la inoculaci6n culicida.
La primer vez que habl6 Finlay del mosquito como agent
de trasmisi6n de la fiebie amarilla es en el trabajo que presen-
t6 a nuestra Academia de Ciencias el 14 de agosto de 1881.
Entonces merecieron sus sagaces observaciones la ir6nica reso-
luci6n de que "quedaran sobre la mesa"... Mas tarde, insisted
en sus convieciones y en la misma Academia lee las dos Memo-
rias en que llega a conclusions terminantes. Esos trabajos
fundamentals de la teoria de Finlay aparecen a continuaci6n
de estas notas.
Al eesar la dominaci6n espafiola en Cuba, la primer Inter-
venci6n Norteamericana-que la sucedi6-di6 extraordinaria im-
portancia a la teoria de Finlay y se dispuso estudiarla con aten-
ei6n. Una comisi6n de medicos notables confirm muy pronto
las observaciones del sabio cubano. La famosa invenci6n del
mosquito como trasmisor del v6mito sali6 del estado catal6ptico

(1) Memoria presentada a la Beal Academia de la Habana paM
optar al titulo de Soeio Supernumerario, por el doctor Carlos Finlay,
Anales de la Academia de Cieneia M&i.as, Fieas y Naturales de la
Haban, t. XLIX, p. 468-519.
(8) Alealinidad atmosefiea observada en la Babana. (Dislaro
inaugural). Anales de la Beal Aademia de CleneUa MWdicas, Fiuie y
Natural de a Habana, t. IX, p. 183-192.










86 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

en que habia permanecido durante la dominaci6n espafiola, a
pesar de ser los espafioles las victims constantes de la epidemia.
Se hicieron studios peligrosos experimentales, que costaron la
vida al m6dico norteamericano Lazear, y confirmada la famosa
teoria, pudo pronto anunciarse al mundo que "la fiebre ama-
rilla habia desaparecido de Cuba".















El mosquito hipotfticamente considerado
como agent de transmisi6n de la
Fiebre Flmarilla.





SERoa PEBIDENTE;
SENoREs ACADxImcos:
Algunos aiios ha, en este mismo lugar (*) tuve la honra
de exponer el resultado de mis ensayos alcalim6tricos, con los
que creo haber demostrado definitivamente la excesiva alcali-
nidad que present la atm6sfera de la Habana. Quizis recuer-
den algunos de los Acad6micos aqui presents las relaciones
conjeturales que crei poder sefialar entire ese hecho y el desa-
rrollo de la fiebre amarilla en Cuba. Pero de entonces ac mu-
cho se ha trabajado, se han reunido datos mis exactos y la
etiologia de la fiebre amarilla ha podido ser estudiada mis
met6dicamente que en 6pocas anteriores. De ahi el que yo me
haya conveneido de que precisamente ha de ser insostenible
cualquiera teoria que atribuya el origen o la propagaci6n de
esa enfermedad a influencias atmosffricas, miasmaticas, meteo-
,rol6gicas, ni tampoeo al desaseo ni al descuido de medidas higie-
nicas generals. He debido, pues, abandonar mis primitivas
creencias; y al manifestarlo aqui, he querido en cierto modo jus-
tificar ese cambio en mis opinions sometiendo a la apreciaci6n
de mis distinguidos colegas una nueva series de studios experi-
mentales que he emprendido con el fin de deseubrir el mode de
propagarse la fiebre amarilla.
Debo advertir, empero, que el asunto de este trabajo nada
tiene que ver con la naturaleza o la forma en que puede exis-
tir la causa morbigena de la fiebre amarilla: me limito a ad-
mitir la existencia de una eausa material transportable, que
podria ser un virus amorfo, un germen animal o vegetal, una
bacteria etc., pero que contribute, en todo easo, un algo tan-

(*) Atademia de CieneiWs M6dieas, Flieas y Natnrales de la hbana.










EVOLUCI6N DE LA CtTLTUEA OUBANA


gible que ha de comunicarse del enfermo al hombre sano para
que la enfermedad se propague. Lo que me propongo estu-
diar es el medio por el cual la material morbigena de la fiebre
amarilla se desprende del cuerpo del enfermo y se implant
en el hombre sano. La necesidad de admitir una intervenci6n
extrafia a la enfermedad para que esta se tranamita, result de
numerosas consideraciones, algunas de ellas formuladas ya por
Rush y Humboldt, a principios del siglo, y confirmadas luego
por observaciones mas recientes. La fiebre amarilla unas ve-
ces atraviesa el Oc6ano para ir a propagarse a ciudades muy
distantes y de condiciones meteorol6gicas muy diferentes de
las dsel foeo de donde ha provenido la infecci6n; mientras que
en otras oeasiones la misma enfermedad deja de transmitirse
fuera de una zona epid6mica estrecha, por mAs que la meteoro-
logia y la topografia de los lugares circunvecinos no revelen
diferencias que expliquen ese comportanmiento tan divers de
la misma enfermedad, en dos loealidades, al parecer, iguales.
Admitida la ingerencia necesaria de un agent de transmisi6n
que explicara las anomalias sefialadas, es claro que sobre ese
agent habria de recaer la influeneia de todas las condiciones
hasta ahofa reconoeidas como esenciales para que la fiebre
amarilla se propague. No era, pues, possible buscar ese agent
entire los microzoarios ni los zo6fitos, porque en esas eatego-
rias infimas de la naturaleza animada, poeo o nada influyen
las variaciones meteorol6gicas que mas suelen afectar el des-
arrollo de la fiebre amarilla. Para llenar esta primer condi-
ei6n fue precise ascender hasta la classes de los insects, y, te-
niendo en cuenta que la fiebre amarilla esta earacterizada
clinic, y tambien, seghn trabajos recientes, histol6gicamente,
por lesiones vasculares y alteraciones fisico-quimicas de la
sangre, parecia natural busear el insecto que hubiera de lle-
var las particular infeetantes del enfermo al hombre sano en-
tre aquellos que penetran hasta el interior de los vasos san-
guineos para chupar la sangre humana. En fin, en virtud de
consideraeiones que fuera ocioso referir, llegu6 a preguntar-
me si no seria el mosquito el que transmite la fiebre amarilla.
Tal fu6 la hip6tesis que motiv6 la series de studios expe-
rimentales que voy a exponer.
La aplieaci6n de las ciencias auxiliares a la Medicina sue-
le exigir conocimientos tan variados y tan especiales en los
distintos ramos del saber human, que no debemos extrafiar









LA CIENCIA a CUBAR


la tardanza que los studios realizados en tal o eual provin-
eia eientifiea suelen experimental antes de poderse aprove-
char en benefieio de nuestras investigaciones m6dieas. N6-
tase particularmente esa difieultad con respect a la Historia
Natural, porque las mas de sus adquisiciones, fundadas en la
observaci6n direct de fen6menos naturales, para que poda-
mos utilizarlas, casi siempre requieren una complete revision
desde el nuevo punto de vista que su aplicaci6n a las ciencias
m6dicas implica. S61o asi se comprende el que mas de un si-
glo despu6s que el ilustre Reaumur eseribiera su admirable
memorial sobre los habitos del Mosquito, justamente conside-
rada como un modelo de exacta e inteligente observaci6n y
que, desde un punto de vista general, parece casi agotar el asun-
to de que trata, cuando, ahora seis meses, yo recurri a tan
valiosa fuente, en busca de datos que me facilitasen el studio
que me habia propuesto, no hallU los que mns falta me haclan
y me fu6 precise, no tan s61o emprender una comprobaci6n ra-
dical de los datos presentados por Reaumur, para cerciorarme
de que eran tambi6n aplicables a los mosquitos de Cuba, si-
no tambi6n escudrifiar otros pormenores que a Reaumur y a
los demAs naturalistas no les interesaba observer.
Comencemos por recorder a grandes rasgos la distribuei6n
geogrAfica del mosquito. En t6rminos generals puede decir-
se que en todas parties los hay, menos en las eumbres eleva-
das. En efecto, el diptero que nos ocupa, el g6nero Culex, que
muchos ereen especial tormento de las regions tropicales,
existe, por lo contrario, en todas las latitudes. En las regio-
nes polares, los lapones al par de los habitantes de las re-
giones equinocciales de Am6ica, no pueden tomar el alimen-
to ni aeostarse a dormir en sus chozas, sino sumergidos en una
atm6sfera de humo, para librarse de esa plaga. Al aire libre
los mosquitos se les meten por Ia boca y las narices; y esos
hombres, a pesar de su cutis endurecido por el frlo de sus in-
viernos, a duras penas logran preservarse por medio de velos
suturados de grass f6tidas y untandose el cuerpo con crema
o manteca. En el CanadA, en Rusia, en Inglaterra, en Fran-
cia, en Espafia, en toda Buropa, en Siberia, en China, en los
Estados Unidos, en la America del Norte, como en la del Sur,
pululan los mosquitos. En el centro de Africa un viajero ale-
man, el doctor Schweinfurst, fu6 atormentado por unos mos-
quitos de pata. pintadas (spotty leggel) cuya deeripeia










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


pudiera convenir al C. mosquito de Cuba y tambien al que el
doctor Arnold observe en Batavia, segfin refiere Kirby, conside-
randolo como una especie no descrita, parecida al C. annula-
tus, pero sin pintas en las alas.
N6tase, sin embargo, en la misma distribuci6n geografica
alguna preferencia del mosquito a extenderse en los continen-
tes antes que en las islas, confimindose asi la observaci6n de
Humboldt de que ese diptero es mis abundante en las riberas
de los grandes rios que no en los islotes que se encuentran en
los mismos, y que se siente menos el tormento de los mosquitos
en el centro del rio que cerca de las riberas. Quizas a esto se
deba el que los primeros historiadores del descubrimiento de
la America no hagan especial menci6n del mosquito en las Is-
las, durantes los primeros viajes de Col6n; pues no he eneon-
trado menei6n especial de ellos en las Antillas antes de 1538,
a prop6sito de una excursion de Hernando de Soto, cuyos sol-
dados al atravesar un rio, cerca de Puerto de los Principe,
fueron picados de tal manera por los mosquitos que tenian en
las espaldas grandes manchas de sangre. A la misma inmuni-
dad relative de las islas d6bese sin duda atribuir el hecho si-
guiente que un viajero americano refiri6 al entom6logo Osten
Sacker, (citado por el doctor Taschemberg, Brehm IX, pAg.
446). Por el afio de 1823 no se conocian ain los mosquitos en
las islas de Hawai; mas entire los de 1828 a 1830, un buque vie-
jo venido de Mejico fue abandonado en las costas de una de
ellas. Pronto observaron los habitantes que alrededor de ese
lugar aparecian unos insects desconocidos, chupadores de san-
gre. Esto despert6 la atenci6n de los indigemas y algunos cu-
riosos solian venir por las tardes a dejarse picar por esos insec-
tos tan extraordinarios. Luego se propagaron los mosquitos en
esas islas y Ilegaron a ser una verdadera plaga.
Es cierto que el mosquito en todas las latitudes existe, mas
no en todas las localidades se encuentra en igual abundancia.
Alejandro Humboldt y Bompland, en sus viajes a la America
equinoccial, dicen: "El tormento de los mosquitos y de los zan-
cudos no es tan general bajo la zona t6rrida como se eree ge-
neralmente. En las mesetas elevadas mis de 400 toesas sobre
el nivel del Oceano, en las muy secas Ilanuras distantes de los
grandes rios, por ejemplo, Cumana y Calabozo, no hay sensi-
blemente mis maringuinos que en la parte mAs habitada de
Europa." La influencia de la sequedad y distancia de los rios,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs