• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Segundo periodo, 1866-1927: Oratoria...
 Segundo periodo: Oratoria...
 Oratoria sagrada
 Oratoria internacional y diplo...
 Back Matter
 Index














Group Title: Evolucion de la cultura cubana, (1608 - 1927).
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074038/00003
 Material Information
Title: Evolución de la cultura cubana (1608-1927)
Physical Description: 18 v. : ill. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, José Manuel, 1880-1968
Publisher: "El Siglo XX"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1928
Edition: Edición oficial.
 Subjects
Subject: Cuban literature   ( lcsh )
Cuban literature -- History and criticism   ( lcsh )
Cuban poetry   ( lcsh )
Speeches, addresses, etc., Cuban   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: Includes bibliographies.
Statement of Responsibility: recopilación dirigida, prologada y anotada por José Manuel Carbonell & Rivero.
General Note: Publisher varies: v. 7-17 published by Montalvo y Cardenas.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074038
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001491661
oclc - 23298160
notis - AHA3873

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Segundo periodo, 1866-1927: Oratoria academica
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
    Segundo periodo: Oratoria forense
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
    Oratoria sagrada
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
    Oratoria internacional y diplomatica
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
    Back Matter
        Page 427
        Page 428
    Index
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
Full Text































.9,.


,S Po

~4F
A $


-




























EVOLUcIc5H DE Lfl CULTURE CUBF9IMF



LF9 ORI9TORI(9 En CUBam












EUOLUCI6H DE LR CULTURE CUBRHR
( 1608-127)

UOL. XI


La Oratoria en Cuba




Tomo U



Recopllai6n Wirigila, prologada y anotdaa

por


lost manuel Carbonell y Rivero,
Preidente do la Academia Nacional de Art" V Letras,
Individu do Namero de la Academia Cubana do la Leoua,
C. do la Real Academia BEpagola y Ddelado de Cuba a
la VI Confer enia Intrnacional Americana.






(EDICnHM OFICIRL)







LA HANAKA
IMP. MONTALVO Y CARDENAS
AVE. DE ITALIA. 103.
is"m











LATIN AMERIGA
























SE6UnDO PERIOD
(186e 1927)


OR9TORIA FiCFIDtmlCFi






































FERNRHDO 5fnCHEZ DE FUENTES
Y PELFlEZ
(1871)

Naoci, en la Habana, el 22 de diciembre de 1871.

URISCONSULTO, poeta y orador. Fu6 alumno emi-
nente de la Universidad de la Habana, en donde se
gradu6 de doctor en las Facultades de jDerecho y Fi-
losofia y Letras. Muy joven entr6 en el profesorado de esta
iltima Facultad por la puerta de la oposici6n, y mAs tarde
ingres6 en la de Dereeho, despubs de oposiciones, como eate-
dratico de derecho mercantile y legislaci6n industrial, que
explica en la actualidad. En el foro, en la tribune political y
en la acad6miea, asi como en los escafios de la CAmara baja,










EVOLUCI6N DE LA CULTtJKA CUBANA


gan6 nombre de orador ficil y elocuente. Ha cultivado tam-
bien la poesia, produciendo versos inspirados y correctos; pe-
ro el orador ha vencido al poeta. En efecto, su palabra es
de una fluidez extraordinaria; iUega muchas veces a la ver-
dadera elocuencia. Su fogosidad es espontanea. y se express
con gran sobriedad de imagenes no exentas de brillantez y
elegancia. Es, por todo eso, orador de fisonomia propia en
nuestra tribune.
Tiene una hoja brillante de servicios profesionales y di-
plomAticos. Ha sido !Fiscal y Magistrado de la Audiencia de
la Habana, representante a la CAmara Baja; Presidente de su
Comisi6n de C6digos; miembro de la Delegaci6n de Cuba en
la Segunda Conferencia de la Paz de El Haya; de los Con-
gresos Cientificos Panamericanos de WAshington y de Lima.;
de las Conferencias de Especifieaciones de esta iltima ciudad
y de WAshington; de la Confereneia Internacional del Traba-
jo en Ginebra y de la Tercera Conferencia Panamericana Co-
mercial en WAshington. Fu6 tambi6n, en 1910, Enviado Ex-
traordinario de la Repiblica de Cuba en M6xico, con motive
del Centenario de su Independencia.
Es autor de numerosos trabajos juridicos, politicos y lite-
rarios, y ha pronunciado conferencias en la Universidad de Pa-
ris (Facultad de Dereeho, 1923) y en la Central de Madrid
(Facultad de Dereeho, el mismo afio).
En la aetualidad es Presidente de la Comisi6n Organizado-
ra de la Segunda Conferencia Internacional de Emigraci6n e
Inmigraci6n que se efectuarf en la Habana, en el mes de marzo
de 1928.



















DI5CURSO


pronunciado por el doctor Fernando 86nches de usen-
tes, ante la tumba de Manuel Sanguily, el dia 23 de enero
de 1927, segundo aniversario do su fallecimiento.

SERORAs Y SEROBS:
Venciendo molesta, aunque transitoria dolencia, he veni-
do aqui, no s6lo por gratitud personal de amistad-que la
amistad tiene su gratitud-, si que tambi6n por estimaci6n y
cariio profundo de cubano que guard a la memorial de aquel
hombre inmaculado que se llam6 Manuel Sanguily. Pliceme
sincere merece esta Instituci6n, que afio tras afo y dia tras
dia va exaltando en la memorial del pueblo a todos aquellos
que contribuyeron a crear nuestra patria; y pliceme sincere
merece especialmente en este caso, por tratarse de la figure
augusta, de todos venerada y de todos querida de Manuel San-
guily.
Corre ya una doctrine en virtud de la cual no se traducen
los hechos de la historic como una simple realizaci6n de acon-
tecimientos que van marcando el curso de la vida de los pue-
blos y de los hombres, sino que, dentro de una reacci6n contra
el materialism que caracteriza la uiltima centuria, se prego-
na el predominio del espiritu sobre la naturaleza y se va de-
terminando al hombre como el agent active de una historic
real que, a trav6s de lo que se ha llamado el vitalismo, le atri-
baye una funci6n eminentemente creadora en lo que pudiera
denominarse la dinimica de la vida.
Poeos, en los anales de nuestro pueblo, pueden representar
esa fuerza spiritual y ese don extraordinario de penetraci6n
en la conciencia de los suyos como Manuel Sanguily; poeoe
hombres, atomizada en cenizas su envoltura material, podran
aspirar en el transcurso de los afios a seguir viviendo en el
coraz6n de su pueblo como 61.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


Lo que constitute el motor fundamental de su vida, la
fuerza que es para mi la que determine todos sus actos en la
realizaci6n larguisima de su historic, es el patriotism; y ese
patriotism, que, como antes decia, es el "deus miquina" que
une todas sus aetividades, se determine intense y brillante-
mente en las que desenvuelve en la literature, en la historic,
en la critical, en la oratoria y en la gesta civica.
Y con una gran facultad de analisis asimilativo, Manuel
Sanguily, cuando hablaba, cuando componia un articulo lite-
rario, cuando bajo sus ojos de aguila escudrifiaba un texto de
doctrine, desentrafiaba la nueva savia de orientaci6n y
rrogreso que alli existiera, la que, sirviendo para nutrir-
le, ofreciala como guia a los demis en los mfiltiples cami-
nos de la vida. De ahi que el ilustre poligrafo espafiol que
figuraba en todo en las filas contrarias a aquellas en que mi-
litaba Manuel Sanguily y a quien nadie puede negar su in-
mensa autoridad literaria, Menendez y Pelayo, dijera que las
notas caracteristicas del gran cubano eran su elocuencia y su
apasionamiento.
iSu elocuencia, si! Bien lo reconoce el admirado autor de
Los Heterodoxos Espaioles cuando, aun dentro de su concep-
cion monkrquica y reaccionaria de la vida political, leia aque-
Ilos discursos llamados a inflamar la conciencia cubana para
preparar la aurora victoriosa de la patria, libre y soberana!
Bien es de pensar que asi los calificase el insigne autor de
La Ciencia Espaiola al conocer aquellos discursos Antonio Ma-
ceo, Elementos y caracteres de la political en Cuba, sus estu-
dios politicos sobre AmBrica, Cespedes y Marti, el de la con-
memoraci6n en honor del mismo, El Dualismo moral y politi-
co en Cuba, el famoso diseurso a los estudiantes de la Univer.
sidad fusilados, dicho en la ciudad de Matanzas, mAs bien, co-
menzado a decir en el Circulo de la Juventud Liberal y que
no pudiera terminar alli por haberlo impedido el delegado
official, que no pudo soportar que se expusiera la verdad.
De 61 puede decirse, sin temor a equivocarse, que fu6 el
verbo soberano, extraordinario de todo un period hist6rico;
pues aquel preelaro patriot fue el verbo fulgurante de la re-
voluei6n en armas y de la propaganda separatist.
Y ya veis que la otra nota que se le asignaba era la de apa-
sionado. Imperativo apasionamiento de aquel coraz6n sin
tregua; de aquel cerebro sin sosiego que necesitaba imprimir









LA ORATORIA EN CUBA


a su acento la claridad de las centellas, la furia del trueno, el
estampido del cafi6n, porque le era precise, sefiores, quebran-
tar y horadar las montafias de la conveniencia secular, porque
necesitaba conmover las s6lidas Icordilleras de los intereses
creados, porque queria que en el paramo desierto de la indife-
rencia surgieran, al conjuro magico de su voz, los oasis de fer-
vor y patriotism que luego surgieron y que, uniendose, for-
maron la tupida selva que fu6 el altar en que se consagr6 el
germen de aquella nacionalidad que presentia!
Ni Tirteo, ni Kociusco, ni los convencionales franceses, ni
Rouget D'Lisle, ni el mismo WAshington tuvieron, ni pudie-
ron tener, palabras dulees para levantar la guerra: para ha-
eer la guerra se necesita del fragor de las granadas y del re-
lampagueo de los aceros.
Y convencido, aunque quizAs no satisfeoho, pudo quedar el
magno erudito espafiol viendo despuBs la. obra de la emaneipa-
ei6n realizada, porque ese mismo apasionamiento de Manuel
Sanguily, opositor a toda idea de anexi6n, por cubanos ilus-
:-es aceptada como medio, constitute una de sus mejores vir-
tudes; que ese apasionamiento, expresi6n de su idea de inde-
pendencia, lo l1evaba a excitar heroismos y glorias anhlogos
a los del pueblo progenitor, que culminaron-en nuestros
dfas-con la defense del territorio y con la libertad national,
en el extraordinario 2 de mayo, por todos vosotros conocido.
Es impossible en este moment y a esta hora haeer ni si-
quiera el mas ligero bosquejo de la vida y de las obras de nues-
tro inclito recordado.
En el libro, en el folleto, en la tribune y en el peri6dico
la voz de eselareeidas mentalidades ha dicho ya cuanto de-
eirse puede, con ocasi6n de la infausta desaparici6n del ilus-
tre Sanguily. Y, como si nos faltara todo eso, aeabAis de
escuehar el admirable trabajo, amplio, minucioso, con que el
senior Aurelio Hevia, su devoto y su amigo, ha afiadido una
hoja mAs de laurel a su corona y ha solazado vuestra atenci6n
silenciosa y piadosisima en este acto. Pero si no es possible
intentar tal esfuerzo, es si convenient marcar y distinguir al-
gunos de los rasgos caracteristicos de aquella personalidad,
para que esta rememoraci6n, para que esta solemnidad, no
constituya s61o la satisfacei6n intense y eminentemente cuba-
na de reunirnos los que lo amamos, como amamos a otros h6-
roes, todos caidos, para dedicarles tambi4n nuestro recnerdo.









EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


No; es necesario que de esta rememoraci6n brote algo, quede
algo; es necesario hacer buena aquella afirmaci6n precedent
de que esa dinAmica spiritual de la vida de los grandes hom-
bres los debe convertir en fuentes verdaderas, no s61o de la
historic que ellos vivieron-ya pasada-, sino de la que se
proyeeta despu6s de su desaparici6n y la que ellos han de ilu-
lainar con las luces inmortales de sus grandes virtudes y de
s:us grandes m6ritos. En tal sentido, hay que seaalar que
Manuel Sanguily fuW, como se ha dicho sin contradicci6n, un
ejemplo vivo de preclara y de incomparable conduct en todos
los 6rdenes de la vida pfiblica y privada.
SNo es bueno que con ocasi6n de solemnidad como esta tra-
temos todos de imitar los moldes limpidos de aquella figure
extraordinaria No debe bastar la congregaci6n momentanea
y, por muy piadosa que sea, efimera, que supone esta consa-
graci6n transitoria a su recuerdo, al recuerdo de su vida, pa-
ra que perdure; y la manera de hacer perdurar la vida de
nuestros grandes hombres en este niicleo social es repetir dia
a dia y hora a hora sus actividades, sus mfximas, sus senten-
cias, y no llevarlas s6lo en los labios, sino eseulpirlas, sefiores,
en nuestros corazones; es precise que hagamos de este gran
patricio, de los que con 61 fundaron esta Patria libre, los men-
tores y las guias de nuestra juventud y los soportes de nuestra
edad viril; es necesario que su memorial valga para ir solidifi-
cando el edificio glorioso de esta nacionalidad, porque, sefio-
res, i sa es una de las cosas que mis se necesitan en nuestro
pueblo: espiritu de nacionalidad! Sin espiritu de nacionali-
dad no hay patria possible; la patria es un nombre que tiene
un contenido; la patria es una idea que responded a una con-
cepci6n; ese sagrado nombre no debe estar s61o a flor de labio,
sino que necesita dentro de 61 una tierra propia y secularizada
por el amor, que lo sostenga, y cientos y miles de corazones
que palpiten como uno solo para defenderlol
En todos los actos de su vida, en los grandes y en los pe-
quefios, en los de alta inspiraci6n y en los de realizaci6n co-
tidiana, puso siempre Sanguily ese espiritu que estaba unido
a sn propia naturaleza, porque su patriotism era espontineo,
como el agua del manantial. Yo recuerdo que, compafiero su-
yo, para honor y dicha mia. en aquella Segunda Conferencia
de la Paz de La Haya, en 1907, a la cual fu6 designado, despuds
de rendir su memorable informed al Rector de la Universidad









LA ORATOBIA EN CUBA


de Kansas en que justificaba la conveniencia de la nacionali-
dad y de la independencia de Cuba; yo recuerdo que, con
oeasi6n de las pol6micas habidas en aquel are6pago interna-
cional, hubo un instant en que se trajo a discusi6n, en las se-
siones, un proyeato de convenio acerca de las personas y bie-
i-es neutrales en territorio ocupado por los beligerantes; y San-
guily, probablemente no sin darse cuenta de ello; Sanguily
que, por otra parte, estaba alli acompafiado por otros dos gran-
des representatives de nuestra tierra, por Gonzalo de Quesada,
a quien dedico un pensamiento, y por el doctor SAnchez de Bus-
tamante, cuya preciosa vida prolongue Dios muchos afios; no
sin darse cuenta, como dije, de la interpretaci6n nationalis-
ta que pudiera darse al punto, sugiri6 una reserve que
fu6 luego sostenida en sesi6n plenaria y que, en definitive,
por haberse suprimido el articulo que la originaba, no pudo
prosperar ni como querian los alemanes ni como pretendian
l',s franceses. Se quiso establecer que los individuos que fi-
gurasen en los ejercitos de los beligerantes estaban obligados
al servicio military, de acuerdo con las leyes respectivas de di-
chos estados beligerantes, y Sanguily c6mo no habia de ser!
so acord6 en seguida de America. Prescindiendo de las in-
fluencias y el ambiente europeo, donde mis ficilmente podia
darse esta situaci6n, record nuestro mundo americano y di-
jo: "No; establezcamos una reserve, porque en toda America
y en Cuba hay frecuentemente ciudadanos por naturalizaci6n
y aun natives que, por ser de procedeneia europea ellos o sua
families, se consideran por esos Estados como naturales su-
yos a los fines del servicio military ; y defendiendo asi el jus
soli que tanto terreno va ganando, Sanguily, por este sentido
emericano, en la Conferencia de la Paz se eapt6 la simpatia
de Am6rica y debi6 tener tambi6n la de los europeos que ha-
bitan en Cuba y pudieran encontrarse en tales circunstaneias.
Manuel Sanguily, sefiores, era extraordinario. Y he afir-
mado que seria vano empefio, despues de todo lo bueno que de
61 se ha dicho, desde la Presidencia de la Academia de Artes
y Letras, por uno de sus mas grades y mejores amigoe, hauta
por el iltimo de los peri6dicos de nuestra Bep6blica; despul
del magnifico trabajo que aqui todos hemos escuehado, decir
algo que vosotros no conocierais. Pero me voy a permitir re-
cordar otro rasgo fundamental de Sanguily y que, ciertamen-
te, le ayud6 mueho en su amino de triunfo y de gloria.









EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


Educado en aquella discipline semiaseatica de don Jose
de la Luz y Caballero, en El Salvador, Sanguily, que llegan-
do a los diez y seis afios se fue a ver al general Dulce, pididn-
dole que investigara por que se habia quitado al capitAn pe-
dfneo de Banoa, en Sancti-Spiritus, hermano de su amigo
Marcos Garcia; que a los veinte afios pronunei6 en aquel gran
colegio el discurso para la repartici6n de premios, que fue ya
un discurso revolucionario; que hizo proezas en el campo de
la guerra, compartiendolas un dia y otro dia con la literature
y la filosofia, con el arte y con las ciencias; Sanguily, que
entire otras muchas cosas habia leido integra toda la enciclo-
pedia de Littr6; Sanguily, para quien no existian secrets en
material de critical y de literature, porque ya todos vosotros
conoceis su voraz curiosidad por saber y por aprender; San-
guily tenia a su favor una cualidad extraordinaria, poco co-
mfin, una memorial prodigiosa; y prueba de esa memorial yo
os la puedo dar personalmente. Celebrbbase a la saz6n en el
Ateneo de la Habana una velada con motive del aniversario
de la muerte de Placido; se habia preparado todo a tal fin y
encargado a alguien del diseurso que se habria de pronunciar
en elogio del desgraciado poeta, mirtir de la conspiraci6n del
44; ese que deberia pronunciar el discurso era el que tiene el
hcnor de dirigirse a vosotros, y una indisposici6n, sobrevenida
en los moments en que marchaba para el Ateneo, le impidi6
cumplir el compromise contraido; various miembros de la Di-
rectiva se acercaron a Manuel Sanguily, que alli se encontra-
ba, y le pidieron que dijera cuatro palabras en vista de que el
auditorio estaba ya en el Sal6n, y nuestro egregio orador su-
bi6 pausadamente a la tribune, empez6 a hablar de Pl6cido,
de la conspiraci6n de la Escalera, examinando todos los momen-
tos por que atraves6 el enjuiciado, y lo hizo de tal manera, que
asombr6 a cuantos lo oyeron repitiendo pirrafos del process,
comunicaciones del juez instructor, relatando hasta detalles
nimios, que no digo yo un studio detenido para un acto co-
mo ase, sino la repetici6n fiel de todo lo important ocurrido
entonces, hubiera hecho flaquear al mAs estudioso que se hu-
biese dedicado a un empefio tan dificil. Sanguily triunf6 con
aquella memorial sorprendente y con su cultural y su sapien-
cia, que era tambi6n, sefioras y sefiores, otra de sus grandes
cualidades.
Yo entiendo que la influencia de este gran caraeter en nues-









LA ORATORIA EN CUBA


tro medio se debe a una triple causa: tuvo una triple autori-
dad, y debi6 tener esa triple autoridal para todo cubano y para
todo hombre culto; tuvo la autoridad indiscutible de su pa-
triotismo, sin desmayos ni eclipses, y de ese patriotismo se de-
riv6 una condici6n fundamental que sirve de gula a las mu-
chedumbres: el valor. Por 61 Sanguily no tuvo miedo a na-
da ni a nadie; por 61 Sanguily pudo decir frente a frente a
las instituciones que nos combatian y que nos aherrojaban, la
xerdad mis netsa ue hombre alguno se hubiera atrevido ja-
mas a decir a alguien bajo cuyo poder sabia que estaba. Otra
autoridad incuestionable de Sanguily: la autoridad nacida de
su sabiduria; porque fu6 toda su vida, asi movediza y angus-
tiosa como la conoc6is, un estudioso perseverante, que si en el
dia se preocupaba de los negocios piblicos y estuvo siempre
al tanto de las palpitaciones de su pueblo, robaba a la noche
horas del suefio para nutrir las ansias de saber que le devo-
raban. Y finalmente, ostent6 otra autoridad, porque tuvo la
autoridad de su etica, la autoridad de su moral; esa autoridad
de su moral y de su 6tica, con la que ante todos se podia pre-
sentar y que no desdice en parang6n con ningfin otro hombre
ejemplar de otra civilizaci6n o de otro pueblo, por mis esela-
recida que haya podido jams darse en la persona de un ciu-
dadano; he ahi la triple autoridad de Sanguily: la autoridad
de la Patria, la autoridad de la Cieneia y la autoridad de la
Moral, y con esa triple diadema y con esa triple influeneia,
Squ6 de extrafio que el nonbre de Sanguily fuera como un
resort magico, y que al pronunciarlo se abrieran todas las
puertas, palpitaran todos los corazones, se alegrasen todos los
semblantes y se inclinaran, reverentes, todas las conciencias?
Ese nombre lena la mitad de un siglo, desde 1864 hasta
1879, en que volvi6 de Espafia graduado de licenciado en dere-
cho, y desde 1874, en que comenz6 aquella era cicl6pea, tenaz,
fartistica por lo proteica e intense, sin paralelo, de propagan-
da y actividad political, de preparaci6n de la conciencia de su
pueblo, hasta 1895, en que, como se recordaba aqui oportuna-
mente, la prisi6n de su adorado hermano, el sublime mutilado,
como 61 le llam6, determinaron el cierre de la publicaci6n de
Hojas Literarias y su march a los Estados Unidos. De la
estancia alli, de aquellos discursos en Chickering Hall, de su
famoso ap6strofe al Gobierno metropolitico, en su arenga Por
la independencia; del discurso en que hablaba de Cuba y de








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


las repiiblicas americanas, de todas aquellas piezas oratorias,
que eada una por si merecia figurar en una antologia, qu6
os voy a decir? i Si al solo nombre suyo refresceis en vuestra
memorial su palabra, si aun sentis en vuestro organismo la
electrizaci6n nerviosa que producia aquel verbo centelleante,
capaz de levantar montafias y de ahondar precipicios!... Des-
pues, ya lo sabeis: constituyente, senador, hombre siempre
de la Patria, no politico entendido al uso, teniendo la desgra-
cia extraordinaria de haber dado sus ultimas ideas a Cuba,
sin saber si era.n quimera o dogma.
Duro fue el destino con 61, ciertamente; porque, aparte de
no haber gozado las preeminencias y los beneficios a que, de
suyo y sin discusi6n ninguna, era legitimo acreedor, no pu-
do ver a nuestra Patria en el camino que la sofi6 y marchar
en la direeci6n en que 41 queria que fuera.
OjalA que ese destino hubiera sido con 61 mas piadoso; que
hubiera alargado algunos meses su existencia, y yo estoy seguro
de que sobre su Animo desconcertado y triste, como una luvia
bienhechora de consuelo, hubieran caido los altos empefios de
purificaci6n y de rectificaci6n de nuestro Gobierno, que hoy
constituyen la legitima aspiraci6n del noble pueblo cubano,
que no son otra cosa-no lo olvidemos nunca, sefiores-sino la
consagraci6n obligada y necesaria para honrar tanto martir,
tanto heroe y tantas ligrimas...
Se ha dicho, oportunamente tambien, que Sanguily, entire
los distintos cargos que se le confiaran, no ostent6, al princi-
pio de la realizaci6n de aquella magna obra de la Repiblica
en que tuvo parte tan principal, mAs que el modesto nombra-
miento de Director del Instituto de la Habana; modesto nom-
bramiento, si los hay, comparado con las apetitosas sinecuras,
con los grandes beneficios y con las pingiies ventajas que el
Estado y los organismos del mismo pueden proporcionar; pe-
ro dosel altisimo y soberano, curul dignificadora y noble, por-
que colocaba a aquel hombre al frente de lo que mAs debia
preocupar al primer Gobierno de nuestra naci6n: nuestra ju-
ventud. Y alli, al frente de ella, Director de aquel centro,
raspando todas las viejas lacras e inyectando toda la savia
nueva, organizando aquel plantel en la forma que todos vos-
otros conocisteis, alli Manuel Sanguily fu6 lo mismo que habia
sido siempre, el mismo nacionalista, el mismo patriota, el mis-
mo artist, la misma dedicaci6n constant a los libros y a la








LA ORATORIA EN CUBA


cultural patria, organizando conferencias, haciendo la present.
taci6n de los conferenciantes, y, en una palabra, inyeetando
vida y dinamismo intellectual en todo aquello en que ponia la
mano.
Sefiores: hace poco, dos distinguidos amigos nuestros se han
oeupado en terminar el proyecto de colocar en ese Instituto
dos bustos, uno de Sanguily y otro del gran Varona, cuyo
nombre debia llevar la ctedra donde se explica filosofia en
la Universidad. A esos dos estimados amigos que se preocu-
pan por la realizaci6n de esa. obra tan altruista, yo me permi-
to an este dia y en esta fecha, sugerirles una idea que no tie-
ne mis valor que el de que es una idea en honor y en gloria
a Manuel Sanguily.
Sefores: en otros paises, todos lo sabemos, muchas institu-
ciones de ensefanza analogas lUevan nombres gloriosos de los
que han abierto brecha en la cultural del pais o por otras ra-
zones han sobresalido; sin hablar de America, aparte del Li-
ceo de Luis el Grande, en Francia, se hallan alli el de Condor-
cet y otros; en Espafia, el Instituto Provincial de Madrid Ile-
va el nombre del cardenal Jim6nez de Cisneros.
Sefiores: hagamos que el Instituto de la Habana se llame
el "Instituto Manuel Sanguily". Porque no basta que los es-
tudiantes que concurren a diario a sus aulas sepan que hubo
un hombre que se llam6 asi, hermano de otro, h6roe de nues-
tras guerras, que se llam6 Julio; que ambos llenaron cincuen-
ta afios de nuestra historic patria; no: es necesario que todos
los dias, al besar el sol nuestro mar azul, bese tambien el nom-
bre glorioso que debe figurar en ese frontispicio del saber, de
la mtegridad y del honor ciudadanos.
Yo avanzo esta idea porque la creo just y legitima; por-
que precisamente como se ensefia a las generaciones es obje-
tivando los simbolos que deben seguir, y porque no basta s61o
que hagamos la mera pridica de las grandes virtudes y los
grandes m6ritos de nuestros insignes desaparecidos.
Tengan los ilustres deudos suyos, su abnegada e incom-
parable compafiera, sus amantes hijos, el consuelo, que siem-
pre lo es, de saber que tres generaciones de cubanos le admi-
ran y le quieren; y, por virtud de estas iniciativas, abriguen
tambien la satisfacci6n de que por los siglos de los siglos, to-
dos los hijos de esta tierra bendecirin su nombre e imitarin
su ejemplo, perpetuado en la piedra y en el bronee.








20 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Yo termino, sefiores, parafraseando unas palabras, preci-
samente suyas, en memorable ocasi6n semejante a 6sta, dicien-
(do: "Si su vida y su eivismo nos confortan y nos engrande-
"cen; si su figure es como un faro que proyecta luz inmensa
"eobre las generaciones cubanas para vigorizar sus concien-
"eias, no entonemos en este moment las notas desgarradoras
"del miserere, sino entonemos, ipor Cuba, sefiores!, el canto
"de la vida, el salmo de la esperanza, el himno del triunfo!..."




















EH ELO6IO DE LRIERI


DISCURSO

pronunciado por el doctor Mario Garcia Kohly en la sesikn
solemne de apertura del curso Acadimico del Ateneo de
Madrid, el dia 23 de noviembre de 1922.

SENOR PRESIDENT DEL ATENEO:
SERORAS Y SERORES:
La Directiva ilustre del Ateneo de Madrid, la entidad que
vincula y represent, en Espafia, la manifestaci6n mas alta del
pensamiento y la cultural nacionales, ha querido, por vez pri-
mera en su historic, conceder, en esta solemne oportunidad de
la inauguraci6n de su curso acad6mico a un representante di-
plomatico de la America latina, al representante politico de
Cuba, la distinci6n altisima-y por mi profundamente agra-
decida-de invitarle a que desde esta tribune, siempre enalte-
cida y siempre honrada por los excelsos tribunos y los supre-
mos artists que, sin cesar, produce con fecundidad maravillo-
sa e inagotable esta tierra privilegiada e inmortal, se asociase
al tribute de admiraci6n, al homenaje de carifo, al testimonio
de respeto y a la ofrenda de amor que la piedad y el afecto
ofrecen a la memorial ilustre, a la vida ejemplar y al nombre
insigne de aquel gran caballero, gran ciudadano y gran patrio-
ta que se llam6 don Rafael Maria de Labra, de asociarse al
homenaje que el Ateneo le rinde en la finica forma que corres-
ponde y cuadra a la grandeza del recuerdo sagrado que lo ins-
pira; en la inica forma en que dignamente puede honrarse el
recuerdo de un pensador y de un patriota; en el culto a sus
ideas y a sus principios; en apreciar su labor y proseguir su
obra.
He ahi, precisamente, seiiores, lo que caracteriza y define









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


el culto y el tribute a esas grandes figures representatives de
un principio, de un pensamiento, de una doctrine, de un ideal
o de una obra. El hombre, la figure que los encarna y que los
simboliza se extingue y desaparece en obediencia a la ley eter-
na e inexorable de la renovaci6n. La idea y el pensamiento
subsisten imperecederos e inmortales. Y la victoria del pensa-
miento y de la idea consagra al hombre en la inmortalidad.
Yo no debo, tras de las frases admirables con que la elo-
cuencia y el patriotism han hablado por los labios ilustres
del digno heredero de don Rafael Maria de Labra, en la presi-
dencia de esta insigne casa; despu6s del relate conmovedor y
pormenorizado con que la palabra autorizada del expresidente
del Consejo de Ministros y president del Ateneo, senior conde
de Romanones, ha trazado, desde los albores de su juventud
hasta el moment solemne de su muerte, la historic de la vida
inmaculada y la labor fecunda del desaparecido excelso-cuyo
ocaso en la sombra, rememoramos, emocionados, hoy-yo no de-
bo, repito, referirme a esa vida, como no sea para recoger las
altas y educadoras ensefanzas que de ella se derivan. El se-
flor conde de Romanones ya os la ha trazado en vigorosas y
sobrias pinceladas. Ejemplo de ciudadanos, modelo de caba-
lleros, espejo de patriots, tal fuera don Rafael Maria de La-
bra. Vida inspirada por el patriotism, dirigida por la virtud,
impulsada por el deber, regida por el honor, aureolada por la
pureza, enaltecida por la rectitud, vigorizada por el studio,
embellecida por la elocuencia; ihe ahi su vida! El senior con-
de de Romanones ha referido el alto juicio que al Monarca es-
pafiol le mereciera esa existencia, al estreohar la mano austera
y honrada de don Rafael Maria de Labra, despubs de escuchar
aquel su magnifico y memorable discurso en el acto de la inau-
guraci6n de la estatua a la memorial del general Vara del Rey.
Y yo os digo, sefiores, feliz el hombre que representando sin so-
luci6n de continuidad; que representando con firmeza, con
convicci6n y con consecuencia indestructible una idea, un pen-
samiento, una aspiraci6n y un principio, fundamentalmente
opuestos y contrarios a un sistema, a una instituci6n y a un
regimen politico, escucha y recoge, de los labios augustos del
mis alto representante de ese regimen, ese espontineo y noble
testimonio de estimaci6n y de justicia a la pureza inmaculada
de su vida; ese homenaje de reconocimiento y de respeto a la
supreme dignidad y a la intachable rectitud de su conduct.









LA ORATORIA EN CUBA


SY yo os afiado, sefiores, dichosa la memorial de ese hombre,
cuando, sobre su tumba, unen sus voces, para enaltecerla, los
que apreciando de modo distinto sus ideas, se identifican para
reconocer la honradez supreme en que se inspiraron, la rectitud
intachable con que se sostuvieron y la firmeza excelsa con que
se conservaron!
Pero si en lo que atafie a las orientaciones ideol6gicas del
pensador y del patriot dentro de los d-senvolvimientos inter-
nos de la political espaiiola, una elemental consideraci6n-que
a la superior mentalidad del pfiblico del Ateneo de Madrid,
constituiria casi un agravio el explicar-cohibe la palabra c
impone silencio al juicio de quien no debe olvidar que ostenta
una representaci6n diplomitica ante el Gobierno de Su Ma-
jestad, en lo que afecta a la alta, serena, sana y fecunda orien-
taci6n que 61 simboliz6 en la political international, en lo que
atafe a aquel su apostolado de confraternidad e identificaci6n
hispanoamericanas, si cream, sefiores,-y vuestra estimadisima
invitaci6n a hacerlo sanciona mi creencia-que, no s6lo es li-
cito, sino que es obligado para quien se honra con una inves-
tidura diplomitica americana, sobre el suelo ilustre de la na-
ci6n progenitora, exponer cuanto entrafia, a su juicio, de gran-
de, noble, trascendente y patrioticamente previsora esa labor;
y con qu6 eco sincere de aceptaci6n cordial recoge y contest
la America emancipada a esa corriente amplia y generosa de
confraternidad y de amor, de la que aquel gran patriota-
gran patriota cubano y gran patriota espafiol, que no hay ii-
compatibilidad alguna entire ambos t6rminos-fu6 reprcsen-
tante, ap6stol, heraldo y paladin en vida, y de la que ensefia,
emblema, bandera y simbolo su memorial inmortal ahora es...
Gran patriota espaiol y gran patriota americano, podria
deeir. Y no hay incompatibilidad alguna entire ambos termi-
nos. Y este concept, sefiores, no s61o explica la actuaci6n y
el apostolado de aquel hombre insigne-que sinti6 en su alma
todos los dolores y todas las amarguras de la patria triste y
heroic donde surgi6 a la vida, y todas las amarguras y todos los
dolores de la patria ilustre donde cay6 en la muerte; sino cuan-
to puede existir de comin e indestructible en la double concep-
ci6n del patriotism espafol y del patriotism cubano, no co-
mo expresiones antag6nicas repregentativas de sentimientos
opuestos que se contradicen, que se combaten y se niegan, sino










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


como elements afines que se integran y completan en una mu
tua, excelsa y fundamental idealidad.
En el process hist6rico de la emancipaci6n definitive de
nuestra Am6rica, realizada por la independencia de la patria
cubana y que puso termino a la obra de dominaci6n political y
colonial comenzada por la epopeya del descubrimiento. pero
que es, i creedlo!, el vigoroso inicio de la mis grande y trascen-
dente obra de acereamiento y de identificaei6n spiritual his-
panoamericana, colaboraron dos factors, dos elements que
coincidiendo fundamentalmente en el supremo sentimiento de
amor a la libertad y de reconocimiento a la personalidad de la
filtima gran colonia conservada al poderio castellano, discre-
paban substancialmente en la apreciaci6n de si ese regimen de
libertad y ese reconoeimiento de nuestra personalidad political,
era compatible con la subsistencia, o si imponia la desintegra-
ei6n, por lo que a Cuba afectaba, de la unidad politics espa-
fiola.
Y esa discrepancia produjo dos tendencies. Una, la ten-
dencia autonomista liberal, dirigida por patriots sinceros, por
patriots ilustres. Y yo les quiero rendir aqui ese testimonio
y ese homenaje de justicia, porque declare que nunca partici-
p6 de sus ideas. Dirigida, repito, por cubanos meritisimos;
hombres, algunos de ellos, cumbres del pensamiento y la men-
talidad cubanos, y de la que fueron sus grandes paladines dos
oradores gloriosisimos, dos rectos caracteres, dos nobles y pu-
ros corazones: don Rafael Maria de Labra y don Rafael Mon-
toro. Otra, la de los que profesibamos lealmente la tendencia
resuelta y noblemente separatist; de los que viviamos rindien-
do culto a la memorial, para nosotros sagrada, de Agramonte
y de C6spedes; de los que sosteniamos la aspiraci6n indepen-
diente, dirigida en nuestra iltima etapa revolucionaria, por el
genio excelso de Jos6 Marti. Pensaban aquellos que para con-
servar el character y el espiritu de la raza; que para conservar
sobre el sualo del mundo americano la influeneia legitima, espiri-
tual e hist6rica de la naci6n gloriosa que encendi6 sobre 61 la
antorcha de la cultural y de la fe, era precise mantener los lazos
politicos que la unian a la naci6n progenitora. Creiamos nos-
otros que mns grandes, mas firmes y estables que los vinculos,
siempre efimeros y transitorios del poder politico, son los lazos
eternos e imperecederos del amor y la estima de la sangre y del
alma, de la raza y de la estirpe; creiamos nosotros que la obra










LA ORATORIA EN CUBA


de emancipaci6n de las naciones, al cumplimiento de su mayor
edad political, responded a una ley eterna, no s6lo de realidad
hist6rica, sino de desenvolvimiento organico, cuya infracci6n
o cuyo desconocimiento fuera tan vano y peligroso como seria
el empefio de retener al hijo en tutela de nifio despubs de cum-
plida la mayor edad del hombre; y proclamibamos que las
grandes conmociones political que transforman fundamental-
mente la existencia y la historic de los pueblos, no son sino pa-
r6ntesis, providencialmente decretados para dar cumplimien-
to a destinos santos, universales e inmutables. pero que no
pueden, al cerrarse en la historic, ni destruir el santo vinculo
que cre6 el origen ni el lazo eterno que form la sangre.
Fu6, sefiores, bajo el influjo de esas ideas y de esos princi-
pios, expuestos y proclamados en el glorioso manifiesto de
Monte Cristi, como se realize el filtimo acto de la gran obra de
emancipaci6n americana. Si era, pues, un problema de ideas y
sentimientos divergentes en la apreciaci6n de una finalidad co-
mfn, c6mo habria mi patria de no reconocer y proclamar co-
mo un ilustre y honrado hijo de ella al patriot intachable que
tanto amaba su libertad y que luch6 por ella, aunque la creia
compatible con su subsistencia integrante en la unidad poli-
tica espafiola
No; Labra fu6 un gran cubano, aunque sus ojos no advir-
tieran el resplandor glorioso del sol de libertad que asomaba
en los horizontes de su patria. De igual manera que don Fran.
cisco Pi y Margall fu6 un noble y grande patriota espafiol
aunque sus ojos advirtieran el esplendor de aquellos resplando-
res, y aunque su gran cerebro de estadista y su recta concien-
cia de patriota le indujeran, reiteradas veces, al par que a re-
conocer nuestra justicia, a acatar aquella ley hist6rica.
Ello explica ese double rasgo, ese double gesto, igualmente
hermosos, para Cuba y para Labra, a que hace referencia el
senior conde de Romanones en su discurso. Cuba emancipada,
Cuba al surgir a la existencia independiente tras una cruenta
lucha, no s61o exalta y l1eva a la direcci6n de sus destinos na-
cionales a los patriots revolucionarios y libertadores que ha-
bian escrito con su sangre heroic la historic de su emancipa-
ei6n, sino reclama los concursos, y hace justicia a sus insignes
meritos, de aquellos de entire sus hijos, que, disintiendo sobre
el alcance-aunque acaso no, jamfs, respect a la justicia-de
sus aspiraciones nacionales, sirvieron desde campos opuestos









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


a la causa augusta de sus libertades y honraron su nombre con
el prestigio de la cultural y el talent.
Ante ese rasgo de Cuba, pudo el sefor Labra escoger entire
consagrar su gran cerebro y su coraz6n al '.ervicio de uno u
otro pais. Gran patriota espafol, sin dejar un moment de
amar a Cuba, de pensar en ella y haciendo votos por su felici-
dad y su grandeza, uni6 su vida a la vida espafiola, y ello, que
en nada amengua nuestro respeto a su decision y nuestro amor
a su memorial, merece el homenaje que reunidos ].e tributamos
hoy; de igual manera que su gran amigo e insigne colaboradol
en la obra de propaganda autonomista, el senior Montoro, pnes
to en igual alternative, une su suerte a Cuba, y Cuba haac jus
ticia a su gran patriotism y a su gran coraz6n, presontandc
bna de sus agrupaciones political su nombre en una candida-
tura para la segunda de las magistraturas nacionales, en com.
pafiia de un general insigne de nuestra independencia, y pn
comendindole hasta hace algunos meses la direeei6n de nuestre
political exterior como Secretario de Estado del actual gobierno
de la Reptiblica Cubana.
He dicho, sefiores, que la culminaci6n de la gran obrr
de la emancipaci6n americana, ha sido el grande, poderoso y
fecundo inicio de la obra excelsa de identidad spiritual hispa.
noamericana, y vais a permitirme que evoque, en abono de es%(
fundamental aserto, unas palabras, realmente admirables, di.
chas en un Congreso hispanoamericano, por una de las mis
grandes figures de la mentalidad americana, por el insigne
estadista y literate, honra de Mexico y de Ambrica, que se lla
m6 don Justo Sierra. Los anuncios de nuestra independencia
decia 6l, palpitaban en los obscuros anhelos de los primeros
conquistadores, empefiados en convertir a los desvelados im-
perios aborigenes en federaciones municipales, que habrian si-
dec escuela de "self government" para aquellas Espafias en
germen y que pulverize el absolutismo de la casa de Austria
Espafia debi6 haberlo previsto desde que educ6 solicit una
elase para dirigir a las otras en sus dominios, y perpleja ante
su obra, la dej6 como rueda sin engranaje en el mecanismo co
lonial: Espafia pareci6 haberlo previsto cuando Aranda vis-
lumbr6 el destiny de AmBrica, y llegando al don profitico for-
mul6 la inica doctrine verdadera, tratandose de colonies, vis-
tagos que euando se desenvuelven aspiran por fuerza a vivir
solas. Opresi6n y tirania, soberania y libertad, vocablos fue-










LA OATOBIA EN CUBA


ron de migico prestigio, ensefiados a los pueblos americanos,
como el sagrado alfabeto de la autonomia por la primer Regen-
cia de Cidiz. Nuestro caracter espafol exigia que fuksemos
independientes: lo fuimos; y hoy libres, para siempre libres, ve-
nimos a proelamarnos solidarios de nuestra propia historic, a
colgar nuestra ofrenda del Arbol secular de nuestra genealogia.
Bajo su sombra, hoy maternal como nunca, no nos habriamos
congregado mientras no nos hubi6ramos sentido absolutamen-
te duefios de nosotros mismos, ni habriamos venido aqui albo-
rozados, si no supi6semos que la mano ensangrentada y doloro-
sa que estreehamos, habia dejado caer en el mar hasta el uiltimo
eslab6n de la cadena.
Si; fuimos rebeldes; fuimos insurrectos, y hoy somos li-
bres, porque de otro modo, habriamos sido indignos de Ilamar-
nos hijos e indignos de considerarnos descendientes de la na-
ci6n gloriosa que durante siete siglos luch6 por conquistar su
independencia. Vuestra historic nos ensefi6 a amar la libertad
y vuestro ejemplo a combatir por ella. Nacimos rebeldes por-
que el alma espafiola no puede inspirar siervos, y fuimos ind6-
mitos porque la savia, la .viril savia espafiola-creedlo y decidlo
para vuestra honra-es infecunda para engendrar y producer
esclavos.
No, no son para los libres pueblos americanos los lazos
de sujeei6n political, los que pueden retenerlos, unidos. Los
lazos indestructible y eternos de la influencia moral, de la
legitima influencia spiritual hispana en nuestra America, tie-
nen la atadura mis fuerte y resistente que une a los hombres,
la del habla comin, el propio idioma que, como dice un gran
pensador y poeta argentino, es lo inico que no entregan los
pueblos conquistados, porque es el espiritu inmutable y el al-
ma invencible. Y por ese hilo de resistencia inmortal. Espa-
fia nos ha transmitido, a traves de cuatro centuries, la magni-
fica herencia de su moral y de su cultural.
Civilizaeiones distintas han Ilevado a nuestras tierras los
aportes de un eclecticismo que se aviene, y corresponde legiti-
mamente, al ansia insatiable de progress de los organismos
nuevos; pero no han sido sino complement del genio espaflol
que permanece glorioso e indestructible. Y asi nuestras ense-
fianzas, nuestros ejemplos son los que irradiaron las cumbres
del pensamiento hispano. Y aprendimos por el 16xieo del di-
vino Cervantes a exteriorizar desde el rezo en la cuna a la










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


confesi6n en la muerte, y nuestros poetas acendraron el cau-
dal de sus inspiraciones en Berceo y Garcilaso, en Quintana y
Zorrilla, en Espronceda y Campoamor, y nuestros oradores
encontraron el verbo de su elocuencia en Donoso y Castelar, y
nuestros misticos oraron con Balmes, y nuestros escritores ab-
sorbieron los jugos del gallardo decir en Graciin y Granada,
y nos son familiares como nuestros, en supremas disciplines
del entendimiento, nombres como los de Costa, Mienendez Pe-
layo y Cajal, y nuestros artists siguen en el licnzo a los Ve-
lAzquez y Goya, a los Sorolla y Pradilla, y en el mirmol y el
bronze a los Benlliure y Julio Antonio. Y esa es la jararquia
transeendente de Espafia en America por sobre las gestas he-
roicas de los conquistadores.
iAh! Mas no olvid6is, como ya os lo indicaba el senior con-
de de Romanones, que esa permanencia y acrecimiento de los
factors influyentes de Espafia en nuestra America, se ha
mantenido y desarrollado en los filtimos tiempos, s6lo por su
esencial virtualidad, por espontfneo amor, ajeno al intense
cultivo que habria convenido desplegar, porque hay que reco-
nocer que despu6s de cumplida por Espafia su misi6n politi-
ca colonizadora, ha existido aqui algo asi como un desasimien-
to en la fomentaci6n de relaciones de un orden mas elevado.
Seria bienheehor y de una importancia trascendental que
se desenvolviese en ilimitadas escalas, el intercambio pleno an
los campos intelectuales y econ6micos. Habria que multipli-
car las embajadas de las representaciones del arte y la cien-
cia espafiolas y la mas amplia difusi6n del libro espailol, reca-
bando de nuestros pueblos de allende el 'AtlAntico las manifes-
taciones multiples que existen de la potencialidad nentl amne-
ricana, digna hermana de la de su origen y progenitora. Des-
vanecer prejuicios, romper toda traba en la compenetraci6n,
para que sea mutuo el conocimiento y la estima, y nada con-
tribuira tanto a esa armonia vital como el canje del libro y
de las visits de los embajadores del entendimiento.
En la part commercial, una labor intense precisa realizar,
que, en los tiempos modernos, son tambien los vinculos de la
economic, los mas firmes aseguradores de la simpatia, la convi-
vencia y la comprensi6n. Podria Ilegarse, por medio de trata-
dos inspirados en principios mas altos que los del interns in-
mediato, a concesiones y ventajas excepcionales para el inter-
cambio de products fuera de los estrechos limits de articula-








LA ORATORIA EN CUBA


dos arancelarios de generals aplicaciones. Columnas de favor
que serian pedestales de uni6n definitive y que cimentarian
para el future el grandiose edificio de la s61ida, positive y per-
durable solidaridad de la raza.
Ese es el program del future victorioso, el ideal sofiado
por Labra en sus campafas memorables.
El culto mejor, he dicho, a la memoria de los grandes hom-
bres, consiste en inspirarse en sus principios, en apreciar su la-
bor y proseguir su obra.
Cooperadores leales y esforzados de ella, son alli, sobre el
suelo fecundo, generoso y hospitalario del Contienente amrerica-
nos, los cuatro millones de honrados, patriots, trabajadores es-
pafioles que esparcidos-y como decia el senior eonde de Roma-
nones-sin otra relaci6n con la patria de origen que la del
culto romAntico y desinteresado del recuerdo, constituyen en
nuestra libre 'Am6rica un element de trabajo y progress, y son
en nuestros pauses y bajo nuestras banderas, factor estimadi-
simo de uni6n y de carifio.
Pero eso no basta. No basta, -s decir. el senior eondo de
Romanones, con toda la autoridad de su elevadisima represen-
taci6n political, y yo, sin su independeneia de pensamien.
to y sin sn liberlad de palabra, para opinar cono a 41 es dable
hacerlo, en este aspect de las orientaciones political y de las
determinaciones de gobierno que correspondent a la aeci6n ofi-
cial de los poderes pfiblicos de Espafia, me limito, sefiores, a
repetiros como 41, con toda la lealtad y con convicci6n pleni-
sima: no basta.
Aspiremos, pues, a convertir en realidades positives de
efeetividades prfcticas,-como lo ordena con mandate impera-
tivo un alto y previsor espiritu de realidad y de experiencia-
los vinculos puramente idealistas y rominticos, que estableee
la comunidad de origen y que mantiene la reciproea sineeri-
dad de nuestro afecto. Asi es como en nuestros campos respec-
tivos habremos servido nuestras banderas distintas y nuestros
destinos comunes.
Vosotros conoceis el estado de la conciencia americana. Y
yo os digo-y permitidme que al hacerlo repita un coneepto
que ya otra vez he expuesto, pero mi posici6n political no me per-
mite decir mis--que las ensefianzas que de ese conocimiento se
derivan y las sugestiones que de ese conocimiento se deducen,
son de tal modo claras y notorias, que eiego tiene que ser quien








30 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

no las yea; torpe tiene que ser quien no las advierta; e insen-
sato o culpable quien, comprendi6ndolas y apreciindolas, no
las recoja, no las dirija y patri6ticamente no las encamine y
las encauce en beneficio de los altos ideales, de los grandes in-
tereses y los santos destinos de la raza.
Esa fuM la noble y fecunda labor political del senior Labra,
desde que, realizado el postrer acto de la epopeya de la eman-
cipaci6n americana, advirti6 su espiritu de estadista y de pa-
triota que ello significaba el mis firme cimiento-porque era
sobre la base de una reciproca dignidad y entire naciones li-
bres-de la gran obra de definitive identificaci6n spiritual
entire Espafia y sus hijas independientes del mundo ameri-
cano.
Continuemos, sefiores, esa labor, que honrando, al haeer-
lo la memorial de Labra, nos habremos honrado tambien nos-
otros mismos.


















mFiRTI Y LR ELOCUEnCin


DISCURSO

pronunciado po;r el doctor Orestes Ferrara en el Aula Magna
de la Universidad de la Habana, en marzo de 1926.

Marti fuW orador, prosista y poeta. Estas tres cualidades,
sin embargo, aisladas o agrupadas, no indican con exactitud
su personalidad hist6rica.
Su mente, cultivada bajo la influencia de un noble ideal,
fuW subordinada a la acci6n. Su caricter lo predispuso a las
hazafias rudas y dolorosas como a la contemplaci6n y al estu-
dio. La idea y el hecho nunca estuvieron separados en su
vida fecunda. Como tantos otros, fuW grande por el arm6nieo
conjunto de sus actividades.
Su genio fuW eminentemente revolueionario. Una idea fija
lo domin6, doblegando ante ella todo: cultural, vigor, estro, ora-
toria, fueron facetas de esta idea finica. Desde la cuna hasta
la tumba, si la exageraci6n de la frase nos fuese permitida,
este hombre estuvo guiado por un solo anhelo. Marti fun pa-
triota, apost6licamente patriot, exclusivamente patriot, en-
cerrando en la idea de patria las mis altas virtudes. Sus pro-
ducciones substituian acciones que el marasmo ambiente no le
permitia cumplir. Juan Domingo Guerrazzi decia, en el perio-
do heroico de la independencia italiana: "No pudiendo library
una batalla, escribo un libro". Asi Marti. Pero con mis un-
ci6n religiosa, con mis fervor biblico; podriase decir tambi6n
con mis humildad. Marti hubiera dulcificado la frase del es-
critor italiano diciendo: "No pudiendo dar mi sangre por el
ideal, pronuncio un diseurso".
Bajo este prisma es precise considerarlo.
En la double figure, aunque inusitada, de hombre de aeei6n
y orador, lleg6 a resultados tan grandes, que muy contados








EVOLUCIOX DE LA CULTLRA CUBANA


hombres en los largos anales de la historic resisten el pa-
rang6n.
El examen impartial de hombres y cosas, tan dificil a la
mente humana, lleva a la deducci6n de que por lo general los
grandes oradores no son hombres de acci6n. La palabra ani-
madora y el hecho no encuentran correspondencia en el Animo
individual. Los semidioses de la palabra han sabido inclinar la
balanza de la voluntad colectiva hacia actos de supremo herois-
mo; nunea han podido levar su propio animo a los bellos aban-
donos de la existencia. Dem6stenes decidi6 a los atenienses
a declarar la guerra a Filipo de Macedonia; pero fu r mal
soldado cuando lleg6 el dia del sacrificio personal, mientras
Foci6n, su poco afortunado contrincante en las lides publicas, se
mantuvo brillante y vigoroso guerrero. Cicer6n elevaba el
tono y la agresividad de su oratoria contra Antonio a media
que 6ste se alejaba de Roma; timido y medroso, intrigaba
contra Cesar mientras le suplicaba y elogiaba en privado; y
mis tarde aceptaba la muerte poco valerosamente cerca de
Tusculum, a pesar del relate apologetico que por gusto litera-
rio y no hist6rico nos ha dejado Gast6n Boissier. En la trai-
ci6n de Mirabeau, conspirando con la Corte en contra de los
mismos principios que elevaba en la tribune a nobles articulos
de fe political, no entra tanto la codicia, el amor al dinero, segiin
se ha dicho, como el temor que le inspiran los acontecimientos,
que su oratoria habia contribuido fuertemente a preparar, acon-
tecimientos graves, sangrientos, destructores, satiirnicos, pero
creadores de una Humanidad mis alta, propulsores de una
sociedad basada en el Derecho, generadores de las ideas de
justicia y de orden que son origen y fundamento de la socie-
dad modern.
Los tres grandes de la palabra en las tres 6pocas mis glo-
riosas de la historic fueron, pues, ante el examen de una eri-
tica sincere, humana, desapasionada, muy poca cosa en el cam-
po de la acci6n.
Los que sin Ilegar a tan alta cumbre elevaron igualmente a
arte supremo la expresi6n verbal, fueron aduladores de prin-
cipes o pedantes a sueldo de tiranos, o revolucionarios poco
seguros en sus actos; anacreontes de la violencia gozando en el
dia del triunfo; retraidos, temerosos, prudentes, inciertos,
transigentes en el dia en que la acei6n, llamada a resolver las
grandes crisis, se present de 6xito dudoso. Esta timidez, esta










LA ORATOBIA EN CUBA


incertidumbre, esta transigencia, son quizAs inherentes a la
naturaleza de ]a oratoria o al cultivo de la misma. El adagio
romano poeta nascitur orator fit, en su segundo extreme, es de
una verdad casi absolute. El orador, poseyendo ciertas faeul-
tades potenciales, se forma en su totalidad, y su formaci6n
supone una lenta labor, continue, progresiva, en la cual hay
que prever estados de inimo que no existen en el moment
en que se elabora el discurso y que se iran creando solamente
mis tarde; es un studio ininterrumpido de las psicologias co-
lectivas ante cuyas exigencias hay que doblegarse para obte-
ner el 6xito deseado; es un esfuerzo constant para medir la
distaneia entire la concepci6n individual y la de las muehe-
dumbres; significa, en fin, una continue adaptaci6n de la men-
te a las necesidades ambientes. El orador, como el actor, no
puede dar a su arte la sinceridad de la vida, porque esta since-
ridad produciria un efecto limitado sobre los oyentes y por lo
t nto seria ineficaz. El orador, asi, mientras intensifica el he-
eho para el oyente, lo debilita en su propia sentimentalidad.
El period violent de la Gran Revoluci6n nos present
multiples casos de declamaciones en los moments mas trigi-
cos, declamaciones que no se detienen ni ante la muerte. La
discusi6n sobre la condena a la pena capital de Luis XVI es
repugnante, no por las consecuencias que tuvo, pues eiertos
periods hist6ricos no pueden estar sometidos a criterios sen-
timentales, sino por el derroche de frases que todavia destilan
el sudor de noches pasadas fatigosamente sobre un papel mil-
tiples veces escrito y borrado. El maravilloso discurso de Ro-
bespierre pronunciado el ocho Termidor, que parece una pal-
pitaci6n de la hora y cuya circulaci6n por toda Francia acord6
la Convenci6n con grandes aplausos, fu6 encontrado integro
entire los papeles del gran jacobino, quien, enviado al Tribunal
E. volucionario, por esta misma Convenci6n, el dia nueve, fue
condenado al otro dia y guillotinado en seguida. El diseurso
habia sido preparado various dias antes de ser pronunciado.
Con excepci6n de Dant6n, todos los grandes oradores de la
6poca, desde Mirabeau a Maury, desde Vergniaud a Marat,
preparaban sus arengas o discursos, muchos cuidadosamente,
a pesar de las corrientes movedizas y violentas del espiritu
popular. Es mas: muchos recibian inspiraciones, studios y fra-
ses ajenas que pronunciaban con aliento apost6lico. Es sabido
que Mirabeau tuvo auxiliares que le preparaban sus magnifi-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


cas oraciones o le ayudaban a redactarlas. Y se afirma, con
algin viso de verdad, que Saint Just recibi6 de Robespierre
gran parte de algunos de sus mejores discursos.
Jose Marti se present como una excepci6n a la gran regla,
porque la palabra fu6 uno de sus medios, fua un instrument
indispensable, no un fin; su preocupaci6n inica, en la labor
constant de agitar a sus compatriotas, no fu6 despertar admi-
raci6n, sino provocar sentimiento, palpar el efecto de su ver-
bo inflamado, obteniendo, no el aplauso, sino la devoci6n a su
causa. Ser orador, para l1, significaba ser revolucionario. Y ser
revolucionario en la plaza pfblica o en el bosque, no en asam-
bleas. Su vida monocorda, sencilla, uniform, dedicada a un
solo ideal, tenia igualmente un solo metodo, un sistema finico:
conmover, decidir a todo un pueblo, salido recientemente de
una prueba dolorosa y poco afortunada, a que, conservando
su fe, repitiera las hazafias que habia realizado sin 6xito en
larga ofrenda de vidas, aunque este segundo empefio represen-
tara nueva sangre, ligrimas mis cilidas, sufrimientos infini-
tos. For ello sus primeros ensayos oratorios tuvieron la misma
rar6n de ser, el mismo fin y la misma forma que el uiltimo dis-
curso, fiinebre oraci6n que se dedic6 a si mismo este vigoroso
Tirteo, muriendo de bala enemiga a los pocos minutes sobre
el campo que lo habia oidc, cuando el eco de su voz sonora
recorria ain la llanura.
Los temas artisticos que di6 a algunos de sus discursos, el
studio de hombres y acontecimientos, son meros pretextos de
su fatiga political. Heredia y Bolivar, por ejemplo, deben servir
de instrument a su palabra erudita para avivar en el cubano
el amor patrio y decidirlo a afrontar el energico dilema de In-
dependencia o Muerte. Todos los recursos de su cultural son
variaciones escogidas para dar mayor interns a su inica tesis,
a su idea fija, a su obsesi6n que crispa todos sus nervios, que
invade todo su organismo hasta la m6dula, la cual conserve el
equilibrio al cuerpo s6lo porque la esperanza le da alientos.
Marti, de perder la esperanza, hubiera perdido la raz6n. En
tales condiciones le fue ficil mantener la unidad absolute de
su labor. Ni uno solo de sus discursos tiene una nota exclusi-
vamente academica. El, si, ensefia, propaga lo bueno y lo be-
11o, eleva sus eoncepciones a las mas altas cumbres del arte, y
a veees, de la ciencia; pero arte y ciencia, derecho y moral,
educaci6n y vida, no son t6rminos abstractos, no quedan aisla-










LA ORATORIA EN CUBA


damente en sus palabras; son, en cambio, en todas las oca-
siones, los canales de sus principios politicos, los viaductos de
sus manantiales patri6ticos.
La Humanidad necesita de estos iluminados para usarlos
eomo propulsores de progress. Ellos surgeon siempre antes de
las grandes 6poeas y conservan en si tales virtudes, tales fuer-
zas vivas, que parecen ser el protoplasma que luego, de evo-
luci6n en evoluci6n, form el gran organismo social. Son cier-
tanente vanguardias necesarias, al punto de que muchos los to-
man por factors absolutos de las grandes eras hist6ricas. Los
hombres del Trescientos, poetas y soldados, grandes humanis-
tas y escritores gentiles, vigorosos en la guerra, tiernos ante
una mujer, epicireos en el amor a la vida, estoicos ante el
sacrificio y la muerte; los hombres del Trescientos prepararon
el Renacimiento, que fue creado a su imagen y semejanza. An-
tes de la gran conquista romana y de la consiguiente ereaei6n
del extenso imperio, hombres solitarios, guerreros, politicos,
organizadores del Estado, y sobre todo agitadores pujantes del
espiritu piiblico, surgieron esporidicamente con tanta fuerza
psicol6gica en una sociedad agricola de mediocres, como era la
Roma de aquel entonces, que el historiador se detiene para
juzgar, no encontrando causa direct para explicar el fen6me-
no y debiendo contentarse, en consecuencia, con hip6tesis em-
piricas afirmando que la naturaleza providencial haee surgir en
tales epoeas las grandes cumbres como compensaei6n al estan-
camiento de la mente coleetiva. La Reforma necesit6 del sa-
crificio de poderosos te6logos rebeldes, como Bruno, Campena-
la, Savonarola; la Contrarreforma, del vigorosisimo careiter
de Ignacio de Loyola.
Todas las concepeiones colectivistas de la dinimica social,
a las cuales nos suseribimos sin las exageraciones de algunos,
no ban podido relegar a un segundo piano el factor hombre.
Como en la guerra modern, a pesar de la quimica, la balis-
tica y la aeronautica, el hombre continda siendo element prin-
cipal, asi en las alternatives normales, pero largas, de la vida
de los pueblos, la individualidad queda importantisimo factor
de acci6n.
Marti fue un animador, el animador del period mis
grande de la historic de Cuba, que a la vez sefial6 una 6poca
mundial, por haber cerrado el ciclo de dependencia de la tierra
americana de los grandes conquistadores hispanos. El pueblo










EVOLUCI6N DE LA CULTUBA CUBANA


de Cuba no era un pueblo de esclavos; antes que su nuevo ap6s-
tol, habia pensado en su libertad, y por ello habia sacrificado
sus mejores hombres y toda su riqueza; sus grandes guerreros,
enmo Quesada, Agramonte, G6mez, Maceo, Calixto Gareia, ya
habian estado en la escuela de guerra en donde cada maniobra
dejaba charcos de sangre, y muchos habian muerto en el em-
pefio; unos quince o veinte mil hombres habian errado por
bosques y llanos sufriendo los ataques de un fuerte ej4reito
y de la naturaleza inclemente por diez afios continues, largos
y destructores. El pueblo de Cuba conocia el heroismo. Pe-
ro cuando en el 1879 este joven levanta su voz y declara en
an banquet, frente a los mismos dominadores vietoriosos, que
quiebra la copa "Si hemos de ser, mas que voices de la pa-
tria, disfraces de nosotros mismos ," y renueva con alto espiri-
tn las reivindicaciones del pueblo cubano, hacia un afio s6lo
que el pacto de sumisi6n llamado del Zanj6n se habia firma-
do, ante el general espafiol Martinez Campos, mordiendo el
polvo el anhelante patriotism cubano. Era pasado un afio sola-
nente que, despubs de diez de lucha sin tregua, habia una paz,
la paz de la impotencia. Desde ese dia asumi6 una represen-
taci6n que ni aun la muerte le pudo quitar. Con ella en la
emigraci6n forzada inici6 su campafia oratoria y su organi-
zaci6n revolucionaria; con ella se elev6 a simbolo. El solo
contra todo un mundo. Ni literatos ni fil6sofos creen en sus
teorias. Muchos cubanos dignos piensan en la independen-
cia, pero la ven en horizontes lejanos y brumosos; s6lo 41, ro-
deado de humildes, que creen en 41 y no en el 4xito, mantie-
no la esperanza y sostiene la fe.
Es muy cierto que Maceo, el guerrero, al dejar las playas
de su patria en el doloroso afio de 1878 para ir a tierras ex-
trafias, lanzara el sombrero prometiendo volver a recogerlo;
pero fuW un gesto, un bello gesto que expresaba el vago deseo
de quien no se resign a la desdicha. Es muy cierto tambien
que los grandes caudillos de la guerra de los diez afios emigra-
ron de Cuba para las Americas, yendo a buscar el pan en rn-
dos trabajos, rechazando indignados las prebendas y los hala-
gos metropolitanos. Pero la voz de Marti-- por que no decir-
lot-, si no fu4 grata a los dominadores espafioles, tampoco
alegraba entonces a las cansadas huestes libertadoras. Esta
es la verdad hist6rica. El joven inspirado inici6, entire las di-
ficultades de un moment pantanoso, su misi6n, su apostolado;








LA ORATORIA EN CUBA


y su apostolado dur6 diez y seis afios, los diez y seis afios que
aun le quedaban para exhalar el iltimo aliento sobre el cam-
po de batalla de Dos Rios, en el Oriente de la isla de Cuba.
Durante todos ellos no descans6 un solo moment. Su espiri-
tu tuvo un solo ideal, su fe un solo dogma, su alma una es-
peranza sola, su verbo un argument y no otro; la oratoria
y los escritos como la acci6n un inico fin. Su persona no
existe, pues se ha vaciado toda en su obra. En 1880 dice:
"No a un torneo literario, donde justen el trabajado pensa-
niento y la cuidada frase; no a recoger el premio de pasados
y presents dolores, que por ser menos graves que los otros
sufrieron, mAs que enorgullecerme, me avergiienzan; no a
hacer destemplada gala de entusiasmo y consecuencia per-
sonales vengo, sino a animar con la buena nueva la fe de los
creyentes, a exaltar con el seguro raciocinio la vacilante
energia de los que dudan, a despertar con voices de amor a
los que-perezosos o cansados-duermen, a llamar al honor
severamente a los que han despertado a su bandera".
Este leit-motiv de negaci6n personal, ligado a un llama-
miento al deber, se encuentra en toda su labor oratoria. Mas
de diez afios despubs, en 1891, en otro gran diseurso, grita:
"iBasta, basta de meras palabras! Para lisonjearnos no esta-
mos aqui, sino para palparnos los corazones, y ver que viven
sanos; para irnos ensefiando a los desesperanzados, a los des-
bandados, a los melanc6licos, en nuestra fuerza de idea y de
acci6n, en la virtud probada que asegura la dicha para venir,
en nuestro tamafio real, que no es de presuntuoso ni de teori-
zante, ni de salmodista, ni de mel6mano, ni de cazanubes, ni
de pordiosero".
El combat que le libraban por todos los lados, que le ve-
nia principalmente, ioh, pena!, del mismo campo revoluciona-
rio, no lo debilitaba ni le producia verdadero dolor. Con la
transigencia de las almas superiores justificaba hasta la eneo-
nada actitud de sus adversaries. Nada podia haeer vaeilar su
convicci6n, porque 61 se consideraba el instrument neeesario,
pero instrument solo, de una fatalidad hist6rica.
Es un simple "loco", deeian desdefiosamente en Madrid;
er la Habana misma, viejos luchadores del 68 repetian el
i-fame vocablo, mientras 61 sonreia declarindose pronto a
todos los eclipses, al sacrificio absolute de su persona, easi
presintiendo que su tumba se abriria cuando terminada su mi-








EVOLUCI6N DE LA CULTUBA CUBANA


s.'n de propagandist, la decision del conflict fuese confiada
a la fuerza bruta. Mientras tanto, de pueblo en pueblo, de
taller en taller, sigui6 su labor. Su palabra se hizo oir en
modestas, modestisimas casas de la emigraci6n cubana de los
Estados Unidos; su palabra reson6 igualmente, armoniosa y
magnifica, en los grandes recintos de la metr6poli financier de
la Am6rica del Norte. Su palabra, por iltima vez, fu6 dirigida
a los soldados de su patria en el moment en que el fuego de
la vanguardia que detenia al enemigo le servia de arm6nico
compis.
En el combat perdi6 la vida.
Jamis tribune alguno tuvo mejor epilogo.


Si de Marti, como persona, la critical hist6rica es hoy uni-
formemente admirativa, porque, terminada la lucha cruenta,
los enemigos de ayer comprenden su grande alma y respetan
la perseverancia en el empefio, su fuerte voluntad, su clara
vision, el espiritu de sacrificio y su gentileza evang6lica, no
acontece igualmente con la oratoria suya y con el resto de su
labor intellectual. Hoy, pasados ya los afios, el juicio no esta
influido por intereses patri6ticos, por las necesidades apolog6-
ticas o adversas de la lucha. Los latinos, por otra parte, hi-
percriticos siempre, no saben mantener consagraciones abso-
lutas. En Cuba no acontece como en los Estados Unidos, en
donde es considerado casi delito de lesa patria discutir una so-
la de las facultades de George Wfshington o empafar con
observaciones uno solo de sus actos; el patriotism no influye
en el juicio objetivo de la abundante producei6n literaria del
gran hacedor de la independencia. Con una critical several el
examen es mis complete y mis exacta la decision.
Como regla general, un orador no puede ser juzgado inde-
pendientemente de las circunstancias que lo rodearon. Habi-
tualmente la posteridad admira la parte oratoria que los con-
temporineos aplaudieron menos; es mis: admira los perio-
dos que en la composici6n son menos dialecticos, los mas repo-
sados, los mfs academicos, o sea los menos oratorios. De esto
ciertamente procede el hecho de que mientras las critics e
histories de las literaturas generals son abundantisimas, las
de la oratoria son pocas, pudiendose contar con nimeros
muy bajos los ensayos del genero. Y de seguro tambin por








LA OBATORIA EN CUBA


esto, o sea por lo circunstaneial del esfuerzo oratorio, los dis-
cursos escritos remitidos a la posteridad muchas veces son
despojados por sus autores de gran parte de las frases, de
las alusiones, de las sitiras y tambi6n de los arguments ad
hominen que, importantes en el moment, no podrian ser
comprendidos mis tarde. Cicer6n modificaba sus arengas
cuando las entregaba escritas al piblico. La frase de Mil6n,
su defendido, condenado al destierro, al leer las tabletas que
el homo novus de Arpino le enviara, es una prueba de ello,
aunque refiri6ndose a un aspect distinto de la oratoria de
6ste iltimo: "iAh, Marco Tulio, si tf hubieras hablado asi
ante los jueces, no estaria Mil6n comiendo pescado en Mar-
sella!" Muchas de las grandes piezas oratorias que admira-
mos han sido pronunciadas ante un piblieo desatento, in-
quieto, rumoroso, suprimi6ndoseles al pronunciarlas una
gran parte, y precisamente aquella que luego ha sido con-
siderada la mas bella.
En Marti, el discurso es todo oratoria; es, por tanto, adapta-
do al moment y a su piblico; es pol6mico, leno de animaci6n,
la parte declamatoria esta fundida con el argument; seria
grave error juzgarlo sin tener en cuenta las muchedumbres
exaltadas que le oian. Un examen de los pocos discursos que
nos quedan de 61-pocos en comparaci6n de los pronunciados-
revela que el orador no preparaba la pieza en toda su exten-
si6n, sino que limitabase a fijar las ideas y a apuntar los pA-
rrafos que consideraba mas importantes, dejando a la inspi-
raci6n del moment la frase, las imagenes y la armonia del
conjunto. A veces improvisaba toda una oraci6n. redoblando
el entusiasmo en los oyentes y agigantandose 61 mismo en
la tribune.
Por ello la lecture de algunos de los discursos del gran pa-
triota, leidos fria y tranquilamente, en la soledad de un gabi-
nete de trabajo, hoy nos deja admirados, pero no nos entu-
siasma hasta el frenesi, como acontecia en las horas tragicas
en que los pronunciaba.
Para juzgar, hay que mirar, pues, a los contemporAneos, y
sobre todo a los oyentes, por ser los inicos que pueden dar un
veredieto just. Dant6n fu6 el mAs eficaz de los oradores de la
Revoluci6n del 93, y sin embargo, la parte oratoria que nos
queda de 61 no es comparable a las grandes oraciones de la
Apoca. Durante la guerra mundial, el que suscribe estas pa-








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


ginas pudo oir, alli por el 1915, casi contemporaneamente, dos
diseursos que produjeron grande efecto, uno de Asquith en el
Parlamento britinico, y otro de Briand en el de Francia; pues
bien, mientras la palabra del primer ministry frances lo llev6
al entusiasmo mas desbordante, las frases del Premier ingles
lo deprimieron. Pocos afios despues, al leer las dos piezas ora-
torias, no ha sentido los mismos efectos. Cicer6n elogia ex-
ctsivamente a Cat6n el Censor, por su oratoria: "&Qui6n ja-
mas ha sabido loar con mas nobleza o censurar con energia tan
mordaz? iQub pensamientos delicados, qu6 ingeniosa sencillez
en la exposici6n de los hechos y de los argumentss" Pero
lo poco que nos queda de los diseursos del magistrado austero,
aunque poseur y vanidoso, no nos permit el mismo entusiasmo.
Cicer6n escribia bajo la influencia todavia viva de la figure
moral del que di6 su nombre a la austeridad.
Es que la oratoria se difereneia de las otras formas artis-
ticas de la prosa, en cuanto debe producer una convicci6n in-
mediata, apoderandose del rfpido process critic que se erea
en la imaginaci6n del oyente. Los g6neros narratives y des-
eriptivos se deben confundir; hay que narrar describiendo o
describir narrando. La plasticidad debe ser mayor que en nin-
guna otra composici6n, con excepci6n de la po6tica, con la cual
tiene much de comin, no por el lirismo que puede haber en
ambas, sino por la tenica de la expresi6n, pues en una como
en otra debe haber explosion de ideas, de sentimientos, de pa-
siones concentradas en la mente de un hombre para que sean
sentidas por otros, que teni6ndolas en el coraz6n o en el cere-
bro, no saben revelarselas a si mismos con tan alta belleza. A
este efecto, no debemos olvidar que la poetica de Pindaro y
de Sim6nides prepare la elocuencia de Is6crates. La oratoria,
forma sui generis de la expresi6n del pensamiento, eiertamente
no la mis elevada ni la mas perfeeta, como la 6pera en las
produceiones musicales, es la mas compleja y dificil, la mAs
personal y direeta. Por esto la posteridad, declarAndose vir-
tualmente mal juez, recuerda poco a los oradores y sa limit
a admirar algunos en los cuales el estilo y la cultural permiten
prescindir de lo circunstancial y artificial, o que por el gran
papel representado se han elevado a personajes hist6ricos.
El juieio de los oyentes fuW muy favorable a Jos6 MartI.
Un literate de los mis severos, Manuel de la Cruz, escribe:
"Era orador popular, popularisimo, hasta despertar la idola-








LA ORATORIA EN CUBA


tria, siendo de suyo orador de estilo elevado, esencial y pro-
fundamente literario, quintaesenciado y frecuentemente oseu-
ro... Pocos oradores han dado a su palabra el tono, el color
y la fuerza que imprimia Marti a sus discursos". MAximo
G6mez, que durante mis de diez y seis afios fun guerrillero
valeroso, fiero y despectivo, y que todo lo confiaba a la fuerza,
decia a menudo, dando a sus palabras todo el misticismo cam-
pesino de su humilde origen: "Era un mago: todo lo podia con
la palabra". De labios de viejos guerreros que le oyeron en
Dos Rios, antes de morir, y en otros campos de Cuba, ha venido
esta frase: "No lo comprendiamos, pero queriamos morir por
61". Un viejo abogado que lo tuvo por algunos meses en su
oficina legal en la Habana nos declaraba: "Hablaba como un
inspirado; oy6ndole no se sabia si admirar mis al hombre o a
su oratoria; se le aplaudia, aun cuando se estuviese en abso-
luta oposici6n con su tesis".
Las emigraciones revolucionarias de los Estados Unidos sen-
tian tan poderosamente en su alma el eco de la palabra del
ardiente orador, que daban cuanto tenian por la causa que 61
lleg6 a simbolizar. Nifios y nifias que los padres Ilevaban a ms
predicaciones lloraban, naturalmente sin entender. Viejos
obreros endurecidos en la vida por las tristezas que 6sta les
deparaba, en aquella 6poca de crisis econ6micas continues,
aban-donaban trabajo y hogar para seguirlo por los pequefios
pueblos de la Florida como a un nuevo Cristo. En la Am6rica
latina su voz fu6 reverenciada como la de un orador incompa-
rable, y aun hoy no hay honor mis alto para un latinoameri-
cano que el de haberle oido.
No es possible explicarse su labor fomentando un movi-
miento revolucionario, y en consecuencia creando una naci6n,
enando todos deseaban una cosa y otra, pero cuando nadie te-
nia esperanza, sin suponerle facultades que no revelan los
discursos pronunciados por el simple analisis de las palabras
que los forman. Los grandes libertadores americanos, desde
WAshington y Franklin hasta Bolivar y San Martin, aetuaron
siempre sobre un grupo escogido, por cuyo condueto llegaron
a las manas. El mismo C6spedes, el iniciador de la gran rebel-
dfa eubana que anduvo del 1868 al 1878, invite a sus iguales a
quemar ens propias haciendas y a libertar a sus eselavos. En
todas las aeeiones revolucionarias los conciliabulos han promo.
vido la aeei6n. Marti constitute una excepci6n. Su ambient








EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


era distinto. Prepar6 la revoluci6n en la plaza pfiblica y sus
elements principles, si no iinicos, fueron los trabajadoren
del tabaco, emigrados cubanos esparcidos por las tierras Aridas
de la lamada Florida, y obreros de otros oficios que habian
ido a buscar en el torbellino de New York una vida menos dura
y una atm6sfera political mis respirable. En tal ambiente y
con estos compafieros de lucha debia confiarlo todo a su pala-
bra, y la palabra debia ser la expresi6n exacta de fuertes senti-
mientos, debia ser apost6lica, dificil, vehemente y pura, gran-
dilocuente e imaginative. Solamente asi hubiera producido
efeeto, solamente asi hubiera podido expresar la pasi6n de su
alma a los oyentes animados por sentimientos del mismo g6-
nero, pero vagos y brumosos. Su piblico nunca consider que
el arte de la palabra pudiera encontrar un exponente mas alto.
Su pfiblico lo am6 hasta la devoci6n. Napole6n dijo que la
oratoria es el 6xito; aceptando el apotegma, podemos afirmar
que nunea la oratoria sirvi6 mas direetamente a una causa.
Mas juzgando, aun fuera del ambiente, la obra oratoria de
61 legada hasta nosotros, ya alejado el eco de los aplausos, de-
bemos admitir que no estA desprovista de grandes m6ritos. Es
indiseutiblemente la labor de un gran orador que se revela
ficil, conceptuoso, elegant, colorido, fino. Ciertamente es di-
ficil y oscuro a veces, por excesiva sintesis; en otros moments
es prolijo. Igualmente abundan en su verbo los neologismos y
las frases originales, y la sintaxis es atrevida. Pero el con-
junto es impresionante, nuevo, audaz. La critical mAs es-
crupulosa, la que va buscando los tipos perfectos, no podria
negarle grandes cualidades.
Cicer6n, que fu6 no solamente un gran orador al cual la
posteridad ha sefialado un alto sitial en este arte, sino tambi6n
un profundo te6rico de la oratoria, exponiendo sus ideas en
diferentes trabajos consagrados al mismo studio ha dado opi-
niones que en tesis general se pueden considerar como definiti-
vas; Cicer6n, que ademis no fuW nunca parco en elogios para
su persona y que tenia conciencia de su superioridad an este
g6nero literario, afirma que el verdadero orador no ha exis-
tido; que ego in summo oratore fingendo talem informabo,
quali fortasse nemo fuit. La Historia no sefiala el orador per-
fecto porque uno es grande en una oraci6n o en parte de ella,
nunca igualmente grande en todo. Pero si el tipo perfect del
orador no existe, existe, sin embargo, una oratoria perfect,








LA ORATORIA EN CUBA


que exige "aceei6n" y "elocuci6n", de acuerdo con las ideas
ciceronianas, que despues de todo son una repetici6n de las en-
sefianzas griegas. Sera mfs o menos grande aquel que se acer-
que c se aleje de este tipo ideal de elocuencia, que supone
grades ideas dichas en forma bella y expresiva.
El gran orador griego, no igualado, Dem6stenes, conside-
raba la acci6n como parte principalisima. Cicer6n sigue el con-
sejo del maestro y asi arguye en De Oratore: "Si la elocuen-
cia no es nada sin la acci6n y si, aun sin la elocuencia, ella es
poderosa, debese afirmar que su funci6n es importantisima en
la oratoria". Si enim eloquentia nulla sine hac, haec cutem
sine eloquentia tanta est, certo plurimum in dicendo potest.
La "acci6n" es la voz, el gesto, la fisonomia, !a manera de dar
el period y fijar las pausas, en fin, la adaptaci6n escenica,
contenida, pero sensibilisima, de toda la persona a las ideas
que vierte, de manera que 6stas sean comprendidas por el
oyente en tal forma perfect que provoquen en toda su ple-
nitud los sentimientos deseados. Ni la cantinela mon6tona y
fria, ni el recitativo falso, ni la fogosidad a todas horas, ni la
eterna violencia apocaliptica, tan amada por los oradores ecle-
siAsticos, ni las cadencias uniforms del razonamiento eterno,
como acontece en la curia, ni la estructura del period igual-
ncnte armonioso, como la practicaban abundantemente los ora-
dores espaiioles del siglo pasado; no, porque todo esto no pro-
voca la sensibilidad del auditorio; la oratoria en estos easos a
menudo se hace admirar, pero nunca sentir.
Jos6 Marti, de esta forma exterior de decir bien, obtuvo
resultados maximos. Toda su persona seguia las palabras que
abundantes caian sobre el auditorio La voz era sonora, el gesto
apropiado, el rostro sufria una transfiguraci6n casi evang&-
lica. Firme en la tribune, un poco hacia adelante, como para
aeortar la distancia, alta la frente, los ojos vivaces o tiernos,
ni un solo movimiento dejaba de responder a la idea que ger-
minada en su mente tomaba forma apropiada en sus palabras.
Desde las primeras frases, el auditorio sentia una viva simpa-
tia, desde los primeros periods empezaba el interns que iba
in crescendo, que nunca decaia, porque el orador seguia siem-
pre con maxima facundia y con igual energia. Por esto, los
que no le comprendian, los nifios de la emigraci6n revolucio-
naria o los veterans con el arma al brazo, sentian tanto la in-
fluencia de su verbo. Si la opinion de Dem6stenes y Cicer6n,







EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


que esti en armonia con toda la concepci6n del arte griego,
dando en la oratoria una parte fuertemente preponderante a la
acci6n, pudiese ser aceptada, y aceptada en los modernos tiem-
pos, en los cuales las eieneias exactas han ereado una forma
de razonamiento mis frio, y por el aumento demogrAfico se ha
alejado el pueblo de los comicios permanentes, el creador de
la patria cubana hubiera ganado un puesto de los mis altos
entire los oradores de todos los tiempos.
Pero la oratoria modern, como tambien la antigua, a pe-
sar de los ilustres pareceres de los dos grandes pontifices de la
palabra, no tiene como parte principalisima la acci6n. Aun en
un period revolucionario como aquel en que Marti se agit6,
fueron necesarias cualidades distintas, mis altas, formadas po-
co a poco en largos desvelos, con constancia, con espiritu de sa-
crificio o con amor. La elocueneia, como dice Nisard a prop6-
sito de Quintiliano, no es la pantomima, aunque-afiadimos nos-
otros-se elevara este arte al mis alto aprecio.
Con efecto, en el citado libro De Oratore, el mismo Cicer6n
dedica la parte principal de su trabajo a la elocuci6n, y aun-
que prolijo y elemental en la filtima, en que la tecnica de su
arte diariamente aplicada lo lleva a minuciosidades inftiles,
es lo cierto que la importancia del libro surge con el studio
de la elocuci6n. Cicer6n exige al orador el talent soberano de
la expresi6n, la armonia en las palabras, al punto que no basta
que ellas expresen con exactitud la idea, sino que la present
bellamente; pide el buen gusto, la variedad; su tipo ideal del
genero debe ser principalmente un erudito, debe conocer las
reglas esenciales de la ret6rica, no debe ignorar la historic;
la filosofia le debe ser amiga, siendo la dialectica un arte que
puede confundirse ficilmente con la oratoria; hasta algo de
fisica debe saber para cuando, examinadas las cosas del cielo,
vuelva a las de la tierra, pues habra entonees mayor majestad y
grandeza en sus palabras y en sus pensamientos. Omnia pro-
fecto, cum se a caelestibus rebus referent ad humans, excel-
sius magnificentiusque dicet et sentiet. No se debe olvidar que
la filosofia resumia a la raz6n toda la sabiduria y la fisica
sumaba la cosmografia y la metafisica propiamente dicha. Pa-
ra Cicer6n, ademis, el orador debe ser un profundo psic6logo,
porque debe hablar de la religion, de la muerte, la piedad, el
amor de la patria, el bien, el mal, la virtud y el vicio, las pa-
siones y los deseonsuelos del alma.










LA ORATORIA EN CUBA


La concepoi6n de la oratoria de Cicer6n no ha sido supe-
rada. Quintiliano, uno de esos ret6ricos que preceden a las de-
cadencias, los cuales pretenden oponerse a las mismas y son
en cambio una de sus manifestaciones, a pesar de la fortune
official que lo present mfs grande que Cicer6n por centuries,
no ha sabido mejorarla en su Instituci6n Oratoria. El eclipse
de la libertad releg6 mis tarde la elocuencia a iultimo grado,
salvo por la sagrada, que no ha encontrado ani su gran expo-
sitor. Durante siglos se habl6 sin espiritu critic, sin sentimien-
to, para la adulaci6n, en actos puramente oficiales. Se habl6
pomposamente mirando a la forma sonora y dejando las ideas.
L'Hospital, que quiso reaccionar contra la costumbre del tiem-
po, dijo: Plus tost bien dire que longuement et avec ornament.
Pero 61 mismo no supo seguir su consejo.
La modernidad, volviendo al Estado Libre, nos ha regalado
tres grandes tendencies: la inglesa, sobria y vigorosa; la fran-
cesa del period revolucionario, que fu6 bella y declamatoria,
y la espaiola, sonora, pero ampulosa; ret6rica, pero falsa; fuer-
tz en el lenguaje, pero pobre en ideas. La publicidad de los de-
bates del Parlamento hizo surgir hombres como Lord Chatham,
Fox, Sheridan, Burke, en Inglaterra, verdaderos gigantes de
las luchas comiciales; el movimiento del 1834 y sus fases cons-
titucionales posteriores crearon la gran oratoria de Espafia, y
las incertidumbres constitucionales de Francia a fines del siglo
XVIII, y desde el 1830 al 1852 hicieron surgir la oratoria
francesa. Estas explosions del genio verbal hubieran podido
progresar dandonos la forma perfect o, por lo menos, un ar-
te tan elevado como el que practicaron griegos y romanos,
si condiciones ambientes inherentes a nuestro regimen eco-
n6mico, la gran industrial, el mercantilismo, la vida sin des-
canso, sin otium, sin reflexi6n, sin concentraci6n, rApida, fugaz,
rumorosa, no hubiera destruido en parte los frutos magnificos
que se anunciaban, como ha acontecido tambien con otras ma-
nifestaciones del arte y de la filosofia.
Las oraciones de Marti, estudiadas con criterio de relati-
vidad, presentan, como ya hemos dicho, meritos y defects
Marti era un erudito sin duda, sobre todo en las materials que
se relacionan con las Americas y en las literaturas a la saz6n
contemporineas. La deficiencia filos6fica, sin embargo, aparece
clara; sus conocimientos clAsicos son incompletos. Sus studios
resienten la pobreza de los m6todos escolares de su patria. La










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


colonia fuW madrastra del orador como lo fu6 del hombre. El
griego y el latin y sus literaturas llegaron a su cerebro como el
dinero lega, un poco tarde, al advenedizo. Estudi6 la grandeza
clfsica, pero en una 6poca en que aprendia los autores y sus
obras, pero no adquiria el genio, el gusto, la sensibilidad varo-
nil del clasicismo, a una edad en que el studio es instrucci6n,
pero no educaci6n del espiritu. Sus oraciones son bellas,
pero no perfectas, porque la estetica que las inform no
tiene un punto de apoyo: ora la fuerza de las ideas os cae ma-
ciza en el cerebro, ora la abundancia del adjetivo innecesaria
os da la impresi6n de una excesiva ligereza. Falta la media
necesaria que s6lo encontramos en aquellos lejanos periods
paganos, y que en otros campos artisticos, no por cierto el de
la palabra, hemos visto fugazmente reaparecer y alejarse en
el breve period del Renacimiento y en los comienzos de la
6poca modernisima. Marti a veces es oscuro en el concep-
to, y su forma resiente la tortura de un espiritu a todo trance
innovador.
Esta critical, que puede ser aplicada a muchos de los orado-
res contemporaneos, no autoriza a negarle cualidades formida-
bles del maestro de la elocuci6n. En el period de mayor efer-
vescencia por la independencia de Cuba, un escritor espafiol de
eseaso merito y de poco renombre, refiri6ndose al radicalismo
de Marti, solia decir que este cubano era tan separatist, que
lo era hasta en gramitica. Con los discursos y escritos de Mar-
ti a la vista, hoy ni el mas ortodoxo de los gramaticos podria
repetir la enojosa critical. Las luchas brutales de las armas de-
bieran respetar los amplios campos del arte y de la ciencia,
pero la pasi6n es la intima compafiera del hombre. Marti co-
nocia bier gramatica y ret6rica y las aplicaba con acierto.
Evidentemente no a la manera de los que se han encerrado en
un formulismo anticuado, impropio para expresar los nuevos
sentimientos y las nuevas concepciones; ciertamente no a la
manera acad4mica que en Espafia significa retroceso al punto
de pretender hacer del idioma de Cervantes el mAs elAstico,
delicado y facil de su epoca, un mastod6ntico edificio sin gra-
cia y de poco brillo, verdadera tortura del pensamiento de los
Ilamados puristas; seguramente Marti no s61o usaba terminos
nuevos que el Diccionario de la Lengua no autorizaba al mo-
mento, sino que formaba frases y componia periods que no
tenian la monotonia de treseientos afios de repetici6n. Pero










LA ORATORIA EN CUBA


en esto era como el poeta Ruben Dario, como Guti6rrez NAjera,
como JuliAn del Casal, como Rod6, como todos los latinoameri-
canos, que sintiendo el soplo de brisas nuevas, aman dar a sus
ideas una forma mis fresca, mis fAcil, primaveral. Nuestro
orador no quiere hablar con el recio lenguaje de un Cristino
Martos. El desea en cambio que las palabras sirvan de ereta
diictil a sus ideas. De alli vienen sus atrevimientos, que han
formado escuela porque representan una necesidad sentida y
que, de America, ban ido a la misma Espafia, en devoluci6n del
bien, sin duda, grande, que Espafia ha hecho a America en el
campo intellectual.
Muy lejos de considerar a Marti un mal ret6rico, pare6enos
que puede argiiirse que lo fuW excesivamente. Hay en realidad
un cierto tono precioso rebuseado en su lenguaje que es una
indicaci6n del grado a que hubiera llegado en este campo si el
realismo revolueionario no lo hubiera detenido, y de las exa-
geraciones a que se hubiera abandonado, si la vida lRena de
peligros no lo hubiera obligado a pensar en la realidad am-
biente.
Es que su forma literaria responded a las mismas influencias
que dominaron a los escritores de su raza y de su 6poca en
America. Una sociedad nueva, bajo un sol que resplandece y
vivifica, en atm6sfera suave, ante una vegetaci6n exuberante,
bajo la influencia intelectual de una naci6n de grandes presti-
gios mentales como Francia, que propag6 el romanticismo y sus
derivados, no podia dar oradores Aticos, como no ha dado ni
da hoy escritores cervantinos. Cuando Cicer6n condena la es-
cuela asiatica de la oratoria, por ampulosa y excesivamente
imaginative, no comprende que en aquella parte del mundo,
bajo las influencias misticas del Oriente, no se podia hablar
en otra forma. E igualmente cuando Cayo Licinio Calvus mue-
ve la misma critical con menor verdad, pero con alguna verdad,
a Cicer6n, no comprende, como observa Cicer6n mismo en el
Brutus hablando del aticismo descolorido de Calvus, que el
pueblo y los tribunales son los verdaderos Arbitros de la elo-
cuencia, y que el pueblo y los tribunales preferian las resonan-
tes bellezas a la fria exposici6n de ideas.
Marti se dirigia a un pueblo emotivo, en un moment leno
de pasiones, con todos los entusiasmos que produce la exube-
rancia del tr6pico. El lenguaje que usa es el inico apropiado.
Pibrac, queriendo quizAs justificar la decadencia del Seis-









EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


cientos, exclama: "En Roma y en Atenas se dirigian a las
pasiones, ahora es a la raz6n. Alli se trataba de asuntos de opi-
ni6n, aqui se trata de doctrinas. Alli se hablaba a un pueblo
ignorante y vago; aqui es a jueces sabios y ocupados." La di-
ferencia existe, pero no es precisamente la que encuentra el
orador frances. Se trata de dos periods de instituciones tan
distintas, que exigen oratorias diferentes, si no opuestas.
El studio aislado de un arte Uleva siempre al error; el arte
es una manifestaci6n social, una faceta de la sociologia gene-
ral; por lo tanto, se explican y comprenden sus variaciones, sus
cambios, solamente cuando estudiamos la vida coleetiva en el
conjunto. Hablar en la America latina y a los latinoamerica-
nos como Pitt podia hacerlo en el Parlamento britanico, cuando
afin no estaba permitida de una manera continue y absolute la
publicidad de los debates, triunfo democratic que vino poco
mAs tarde, hubiera sido un contrasentido. De William Pitt,
luego Lord Chatham, pudo decirse en forma ditirAmbica que su
palabra tuvo mayores ornamentos que la de Dem6stenes, y que
a su vez era menos difusa que la de Cicer6n; de Marti se hubiera
dicho, de hablar como Pitt, que su prosa magnifica no era ora-
toria. Las muchedumbres no lo hubieran escuchado. El 6xito
de su gran labor hubiera corrido enorme peligro.


Marti fu6 orador por las mismas causes por las cuales fu6
prosista, poeta y hombre de acci6n; porque sus ideas respon-
dian con identidad precisa a la evoluei6n hist6rica de su tie-
rra natal en un period decisive. Fu6 orador porque represent
todo un siglo de crisis definitivas en su patria. Comprendi6.
mientras nadie lo comprendia, que la derrota del pueblo cuba-
no en 1878, despu6s de diez afios de lucha continue en una
epopeya que no ha sido superada en cuanto a sufrimiento y
sacrificio, no podia consagrar la injusticia, pues el triunfo de la
fuerza bruta sobre un ideal es siempre transitorio. Jos6 Maz-
zini, el gran patriot italiano, con el cual tantos rasgos comu-
nes tiene el cubano, decia que derrotado sesenta mil veces no
perderia la fe en su causa. Marti tuvo esta fe sin ocasos en
un ambiente de desesperados. Creer es una gran fuerza para
el exito cuando la creencia no se basa en fantasmagorias.
Como todos los innovadores, tenia ante los ojos el porvenir
con todos sus pormenores; pero, como a todos los innovadores,











IA ORATORIA EN CUBA


faltabale perspective. El dominio de Espaia en America, cua-
tro veoes secular, debia terminar, y 61 esperaba el aconteeimien-
to a cada instant por una providencia hist6rica que desenca-
denando las pasiones haria triunfar los principios de justicia.
Cada dia era dia propicio. Este error de perspective hist6rica
constituy6 su enorme fuerza. Era tan sincere en su convie-
ci6n, que sus acentos oratorios subyugaban a sus propios adver-
sarios, y el esceptico del dia precedent entraba en las filas de
su organizaci6n, y todo un pueblo cansado de luohar se prepare
a una nueva y mas sangrienta lucha. Las religiones todas han
tenido hombres de este genero, siendo prototipo magnifico Pa-
blo de Tarso; ellos son instruments de una fatalidad hist6rica
por ser sintesis viviente del curso de las ideas de un determina-
do period de vida.
La pasi6n inspiraba a Marti, pero una pasi6n caballerosa,
hidalga, filos6fica. En sus palabras no asoma la ira ni la ven-
ganza. Perseguido, encarcelado, deportado, fuera de su pa-
tria, sufriendo infinita nostalgia, no odia a los espafioles. Cuan-
do describe el Manifiesto de Monte Cristi, que es para los cu-
banos la declaraci6n de guerra a Espafia, comparable a la de-
claraei6n de independencia de los Estados Unidos de America,
por la elevaci6n de las ideas, sus palabras son de amor para
los mismos espafioles: lega hasta lamentar que pobres traba-
jadores robados a la gleba de la peninsula ib6rica deban ser
enviados al sacrificio en la isla lejana. En este mismo doeu-
mento se declara limpio de todo odio. Pocos revolueionarios
han sentido la influencia de ideas tan nobles, tan gentiles, tan
humans como Bl las sentia, a pesar de su devoci6n a la causa
y de su espiritu de sacrificio.
Su padre habia nacido en Espafia y 61 siente este vineulo
durante toda su existencia, lo canta en sus versos y lo repite
en su prosa. La separaci6n de Cuba de Espafia es la conse-
cueneia de un fen6meno natural, no divergencia entire dos
pueblos. El cubano debe entrar en la gran familiar americana
para concurrir a la obra de la civilizaei6n y de la libertad, que
en su concept, son sin6nimos. Dar la independencia a Cuba
significa algo mAs que libertar a un pueblo, que rear una na-
ci6n; significa completar la obra americana que WAshington,
Bolivar, San Martin, Hidalgo, O'Higgins, sus heroes admirados,
habian levado a cabo en las grandes lides.
La Am6rica para 61 es un simbolo ademAs de ser un double










EVCLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


continent bendecido por la Naturaleza; es el simbolo de todos
los derechos, de todas las virtudes piblicas, de la grandeza
verdadera que no fia en la fuerza, sino en la justicia. La Ame-
rica es tierra de libertad, de progress, de eterna y noble pro-
tecci6n para los desheredados y los humildes; si Cuba, dentro
de la America, dejara de servir a esta causa, no valdria la pena
de arriesgar la vida de uno solo de sus habitantes par alcanzar
la independencia. Su amor se acrecienta por la que llama
nuestra Amnrica, la Am6rica latina. De ella se consider ciu-
dadano, no importdndole las fronteras que el acaso y no la
voluntad de los hombres han creado en su extensisimo territo-
rio. Conoce muy bien el period hist6rico que tuvo el mejor ex-
ponente en Bolivar y sabe, con intima convicci6n, como si hu-
biera sido actor de los grandes acontecimientos de aquel enton-
ces, que las divisions territoriales fueron debidas a causes su-
periores, fuera de la voluntad de los hombres, sobre todo con-
tra las esperanzas de las distintas colonies rebeldes. El serviria
con su persona a cualquiera de las repdblicas hermanas, como
las sirvi6 siempre con su verbo y con su pluma. Lamenta los
errors en que algunas han caido; nota las crisis de crecimien-
to, admira el esfuerzo progresista de otras, y a todas daria su
brazo y a todas ofrendaria su vida.
Su dolor incurable es que su patria no ha entrado aiin en la
gran familiar americana.
Pero America y Libertad son sin6nimos. Como la Am6-
rica, expresi6n territorial, es un simbolo en su imaginaci6n,
asi la palabra libertad, de por si abstract, lo es a6n mis. Cree
que la causa de Cuba es causa humana, universal, porque al
mundo interest, en la uni6n spiritual que debe tener por en-
cima de las fronteras, que no haya eclipses de justicia que en-
sanchandose aleanzarian a otros y luego a todos. Y mientras
lucha por Cuba, la desheredada, no olvida ninguna de las gran-
des causes, y aun siendo americanista en el amplio sentido
de la palabra, no ve en el oceano un valladar para la justicia,
ri en la vieja Europa negras brumas que empafien los legitimos
derechos nacionales y populares. Quiere que el honest vivere
de los romanos sea ley de las naciones, y defenderia a Espafia
contra quien quisiera desconocer sus derechos seculares. In-
glaterra y Estados Unidos fueron admirados por sus virtudes
piiblicas. Italia y Francia, por sus concepciones artisticas y
por la grandeza hist6rica. Ama a Franeia de manera especial











LA ORATORIA EN CUBA


porque de ella en gran parte procede su cultural literaria. En
1866, auando fu6 inaugurada la gran estatua de la Libertad que
los franceses donaron a Estados Unidos, escribi6 una de sus
mejores er6nicas. Despubs de haber indicado en ella que Ber-
tholdi, el autor de la obra, habia nacido en la ciudad alsaciana
de Colmar, exclama: "De la esperanza de la patria enter hizo
Bertholdi su estatua soberana. Jamas sin dolor profundo pro-
dujo el hombre obras verdaderamente bellas. Por eso va la
estatua adelantando, como para pisar la tierra prometida; por
eso tiene inclinada la cabeza, y un tinte de viudez en el sem-
blante; por eso como quien manda y guia tiende su brazo fiera-
mente hacia el cielo. iA Alsacia, a Alsaeia! dice toda ella."
Este grito lo hace lanzar ante todas las Americas, lo lanza 61
mismo, porque siente que encuentra eco en los dos continents
como lo encontraba en su pecho de hombre just.
Como Jos6 Mazzini elev6 la cuesti6n italiana a cuesti6n
europea, asi Marti llev6 el caso de Cuba a todas las Am6ricas.
Y cuando mas tarde las calls de New York, de Chicago y de
las mil ciudades de la Uni6n clamorosamente pedian la guerra
a Espafia para libertar a Cuba, obligando al Presidente Mac
Kinley a cambiar el rumbo de su political, era su voz sonora que
se oia despu6s de muerto: era una batalla que ganaba despu6s
de haber dejado de existir, como el Cid Campeador de la le-
yenda. La America del Norte, con sus ej6reitos, la del Centro
y Sur con sus simpatias, no desmentidas nunca, con sus votos
constantes, habian respondido al concept 6tico que de ellas
se habia formado durante su vida de observaciones, de estu-
dio, de agitaci6n, de diario trabajo.
El amor a la libertad fuW en 61 tan grande como el amor a
la independencia d. la patria. Nunca en su cerebro asom6 la
duda de que su pais, gozando de un gobierno propio, pudiera
no practicar las virtudes republicans. Superior en esto a
WAshington y a Bolivar, ciertamente por las diferentes 6pocas
en que vivieron, qued6 fiel hasta los filtimos instantes a este
principio: Am6rica, Libertad e Independencia eran palabras
distintas que indicaban una misma idea, un mismo concept.
La Repiiblica era la sintesis de las tres voices, entendiendo y
comprendiendo la Repiblica como un ateniense de la 6poca
gloriosa.
Hombre de palabra y de acci6n, no puede ser considerado
mAs que en conjunto. Leer sus discursos sin conocer su vida,










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


seria obra por lo menos incomplete; empefiado en la labor de
libertar a un pueblo dedicada su existencia a este fin, decidido
a perder la vida, como la perdi6, en el campo de batalla, no
apareceria en toda su grandeza si el analisis no lo siguiera en
todas sus acciones.
Esquines, el orador que oponia a Dem6stenes su acerada
palabra ante el pueblo griego, animado por el odio y heeho
mis violent por la ira, exclam6 un dia: "Cuando Dem6ste-
r-es alardea ante vosotros, ioh, atenienses!, de su celo demo-
critico, examined, no sus arengas, sino su vida; no lo que
profesa, sino lo que es 61 en realidad: temible en las pala-
bras, impotente en los hechos, plausible al hablar, perfido en la
acci6n."
Esta invectiva enemigo alguno hubiera podido lanzarla al
rostro de Marti Su vida fu6 ejemplarmente noble. Como to-
dos los ap6stoles, practice sus doctrinas antes de inculcarlas en
los otros. Fu6 consigo mismo severe, porque tenia conciencia
de su alta misi6n.
Y cuando levantabase en la tribune a exponer lo que era
su convicci6n y al mismo tiempo prActica de su vida, lo que
era visi6n constant en su cerebro y sacrificio diario, sus acen-
tos oratorios alcanzaban las cumbres del arte. Porque orador
no es el declamador, no es el erudito, no es el magnifico hace-
dor de frases, no es el sonoro expositor de ideas; ni siquiera el
que l1eva las muchedumbres a combates infitiles: orador es el
vir bonus peritus dicendi, como afirmaban los romanos, siem-
pre preeisos; y Jos6 Marti fu6 hombre bueno y energico, perito
en el arte del buen decir.



































ENRIQUE HERHFINDEZ CRRTFYR
(1877)

Nacid, en la Habana, el 26 de enero de 1877.

S~ S uno de los Delegados Plenipoteneiarios de la Repfibli-
ea a la Sexta Confereneia Internacional Americana.
Ig Estadista, catedritico titular de derecho administra-
tivo, abogado, publicista, hombre de varia y bien nutrida eul-
tara, ha servido a Cuba como Rector de la Universidad Nacio-
nal, como miembro de la Junta Central Electoral, y por il-
timo, como Secretario de Hacienda, poniendo a prueba sabidu-
ria fire y bien orientada, caricter inmune a las tentaciones de
la vanidad, del interns o la influencia, y coraz6n ampliamente
abierto al deliberado prop6sito de ser itil a su pais con el mismo
celo, la misma previsi6n y el mismo desinterns con que lo fueron







EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


en el ayer heroic los padres y fundadores de la Repliblica.
Cuando el Presidente Machado asumi6 las funciones ejecutivas
del Estado en mayo de 1925, la primer prueba franca y con-
tundente que ofreci6 a la consideraci6n de sus conciudadanos de
que se proponia encauzar al pais dentro de una moral rigida en
lo administrative, fu6 la designaci6n de Enrique Hernindez
Cartaya para ocupar la Secretaria de Hacienda. No provenia
Cartaya de las asambleas political, no era propagandist en ac-
tivo servicio de ninguna secta, no pertenecia siquiera a los aspi-
rantes encubiertos a una nominaci6n. Su nombramiento tenia
que provenir de un alto sentido de selecci6n, y ese alto sentido
de selecci6n lo tuvo el Presidente Machado. A poco la Hacien-
da se encauzaba, la confianza piblica consagraba las nuevas
orientaeiones, el tesoro se saneaba, un presupuesto bien depu-
rado y afirmado en una ley de bases inviolable ponia freno,
a toda posibilidad de deficit; se redactaban de su mano y bajo
su previsora capacidad leyes de altisima trascendencia para la
prosperidad piblica, mantenido y respaldado con espiritu com-
prensivo por el Presidente Machado. Cuando, quebrantado fi-
sicamenbt, cercano ya a cumplir dos afios de batallar intense,
en que no hubo hora que no dedicase a realizar obra duradera
de reconstrucci6n moral, inclinado siempre a la justicia, jams
a la presi6n del interns, de la amistad o del afecto; cuando por
las imposiciones de su salud vi6se precisado el Presidente Ma-
chado a escuchar al consejero sabio, leal y prudent en su de-
seo de retirarse a descansar de la faena diaria, el pais hizo en
su honor las protests mas honrosas que de cubano alguno ha-
yan podido hacerse en la paz, y el Consejo de Seeretarios, en
justiciero acuerdo y por inspiraci6n del general Machado, con-
sagr6 sus merecimientos, en el dia mismo en que todos los fac-
tores sociales rendian brillantisimo homenaje a sus virtudes
excelsas, otorgindole la cruz de Carlos Manuel de Cespedes,
la mayor ofrenda que puede ofrecer Cuba agradecida a sus
grandes servidores.
Suave en su trato, es de una energia indoblegable. Nadie
lo echaria atris en el respeto a la ley y en la reverencia plena
a la justicia. Viendolo, no lo supondrian asi los que tienen
la energia por una manifestaei6n detonante y no por una fuer-
za resistente. Bajo la serenidad imperturbable de su espiri-
tu, i qu6 formidable potencialidad animica se oculta!
Maestro del deracho, en todos sus sectors es antorcha que








LA ORATORIA EN CUBA


ilumina, faro que sefiala. En el estrado forense y en la tri-
buna acad6mica ha dejado huella de su saber y su cultural al
igual que en obras meritisimas como El Regimen Electoral en
la Rep~blica de Cuba. Adentrandose como se ha adentrado
con sano juicio en el origen y desarrollo de los pueblos, fami-
liarizado a tal extreme con la historic de Roma que creyBra-
se que ha vivido aquella Apoca, matriz en que se fundi6
la historic modern y en que se fundira la del future, y con
ideas originales en relaci6n con el retorno de las sociedades, a
trav6s de los siglos, a lo que fueron en principio, su monte, con-
formada al studio de problems series, podria brindar a la
bibliografia national obra trascendental sobre material tan sn-
gestiva y que tan poco se. ha cultivado entire nosotros.
HernAndez Cartaya ha ejercido el apostolado de la palabra,
mas como una necesidad impuesta por su actuaci6n piiblica
que como impulse espontaneo de su vocaci6n, que ama mis la
soledad del gabinete; su dicci6n es clara, su palabra suave, sus
ademanes sencillos. Las ideas fluyen de sus labios con natura-
lidad atractiva. No usa nunca de la imagen que amplia el
period ni de empenachamientos ret6ricos. Va en linea recta
al objetivo. Dij6rase que esta siempre en la eitedra. Y da
gusto oirle recorriendo, con dialectica convincenta', las iiltimas
orientaciones del derecho, abarcando las especulaciones econ6-
micas del Universo, yendose a la raiz de la historic, en cuya
fiosofia le gusta hurgar con interns creciente; glosando los pro-
blemas internacionales, en los que tiene cultural tan vasta e
ideas tan propias como en el sector administrative de su es-
pecializaci6n; mostrando sobriamente los tesoros de su tenaz
benevolencia. Agil la mente, pronta la concepci6n, la memo-
ria en guardia, mas sustancial que formalista, su obra y su
ejemplo son manantial pr6vido de sanas y nobles ensefianzas.
La conjunci6n entire lo que predica y lo que hace es la carae-
teristica del eubano que puede lueir con mayor orgullo en el
pecho la Cruz del Fundador.
















LA REFORmf DEL DERECHO PLBLICO
cusano

DISCURSO
pronunciado por el doctor Enrique Herndez Cartaya en la
Apertura de las Academias de la Facultad de Derecko, el
dia 26 de octvbre de 1918.

SENoR RECTOR DE LA UNIVERIDAD:
SEzRO DECANO DE LA FACULTAD:
SEIORES:
Hace diez afios que, en sesi6n semejante, subia yo esta tri-
buna para cumpljr el grato deber, impuesto a todos los pro-
fAsores de esta Facultad, de dirigir la palabra a la animosa ju-
ventud que iba a ejercitar su inteligencia en las lides acad6-
micas, preparindose para otras luchas mis intensas, m1s emo-
cionantes y mis positives: las contiendas profesionales.
En esa ocasi6n, en que por rara coincidencia se desenvol-
via, como en 6sta, un period electoral, prefer como tema el
studio prictico del eserutinio primario, para sefialar an im-
portancia y prevenir sus errors y peligros, a fin de que eom-
prendi6ndose su trascendencia, pudiera obtenerse del sistema
electoral que entonces. apenas comenzaba a practicarse, todo
el fruto que de 61 habian esperado la Comisi6n Consultiva y el
pais entero.
PrActicas viciosas, confbtulaciones inauditas, ineoneebi-
bles entire adversaries politicos, que nunca pudieron estar en la
mente del legislator, ban demostrado despu6s que no bastan
sanos preceptos que regulen la aeci6n de los funcionarios, si no
coadyuva el civismo, el concept del propio decoro, para que la
alta investidura que en un moment la ley otorga a determi-
r.adas personas no se convierta en instrument de traici6n y
frande. COimplase, pues, la ley, como ella concibi6 la operaci6n







EVOLUCI6N DE LA CULTURE CUBANA


fundamental del escrutinio; dese cuenta cada individuo inves-
tido de funciones, que en ese acto intervenga, de su significa-
ci6n, de la confianza que en ellos ha depositado su partido, de la
responsabilidad que contraen ante el pais, convirtiendo en ju-
guete la mfs elevada funci6n del ciudadano, y no oiremos el
clamor que se levanta contra organisms que no demuestran la
ineficacia de la ley, sino que manchan su propio honor, defrau-
dando los mandates de aquella, requirisndo nuevas disposicio-
nes que de modo efectivo destruyan esas manifestaciones
inauditas de la mala fe.
En la ocasi6n present, como en aqulla, he de recoger
otras palpitaciones del derecho pfblico, a que vengo obligado,
ya porque en ese campo estoy haciendo mis cultivos, ya por-
que su actualidad es innegable, no perdiendo de vista que este
trabajo se dirige a los que van a laborar en las academias de
derecho, y no debe ser, por tanto, una disertaci6n especulativa,
sino perseguir fines practices, sentando ensefianzas positives,
Ics mismos fines y las propias encfisanzas que habreis de encon-
trar en la realizaci6n de aquellas academias.
Nada mis propicio que el moment actual. Una gran gue-
rra, en la que figure tambien nuestra naci6n, preocupa todas
las atenciones y actividades para la consecuci6n del ideal que
inspira a los que han sido arrastrados a ella por ferviente pa-
triotismo e intense amor a la humanidad. Por la palabra admi-
rable, y lapidaria del Ap6stol en esa gran contienda, del re-
presentante o encarnaci6n del espiritu de la libre Am6rica, el
President Wilson, han sido sefialados, con precision de colors,
los tintes de la aurora de paz con que ha de terminar el titanico
esfuerzo de las naciones aliadas, para el orden y seguridad fu-
turos de los Estados; el principio de la libertad, el imperio de
la democracia, y el triunfo absolute, efectivo y sincere de la
Justicia y el Derecho.
Alrededor de esas doctrinas, pensando constantemente en
ese sol brillante de prosperidad international, unen sus esfuer-
zos, centuplican sus brios los soldados de la libertad y avan-
zan, en torrente impetuoso, como lo fu6 la Revoluei6n fran-
cesa al desbordarse y acabar con los antiguos privilegios; re-
cuperan prontamente territories hollados por el enemigo; cla-
van sus banderas victoriosas en las torres y campanarios, que
se estremecen de jfibilo al verse adornados, de nuevo, con sus
antiguas ensefias nacionales; se cubren de gloria, en fin, rom-







LA ORATORIA EN CUBA


piendo lines llamadas inexpugnables que, lejos de eso, se van
borrando para dar paso a la Victoria, que, con saltos de gigan-
te se aproxima.
El moment present es, pues, de lucha, de imperio de las
armas, sin mas divisa que la del antiguo espartano: veneer o
morir. La arrogancia del enemigo, sus actitudes soberbias, des-
conociendo y violando estados de derecho, olvidAndose de los
grandes principios de humanidad, ha dado el primer puesto,
para resolver los problems del mundo, al guerrero, ya que la
fuerza piiblica es el instrument adecuado para imponer el de-
recho y el orden, en la defense interior y exterior de los Es-
tados. Por ley fisica, en este caso para bien de los destinos hu-
manos, ha habido necesidad de opener la fuerza contra la
fuerza, en legitima vindicaci6n de los principios juridicos.
Mas la misi6n de los juristas, eclipsada necesaria y justa-
mente, por ahora, por el brillo de las armas, ha de ser el com-
plemento de esa gran labor de restauraci6n de los Estados so-
bre amplias bases de libertad y de justicia. Volveran las ban-
deras triunfadoras de los campos de batalla, ondearan orgullo-
samente en los pabellones de cada Estado, debiendo su victo-
ria y su posici6n al esfuerzo y valor de los que por ellas han
luchado, ofreciendo el sacrificio de sus vidas; pero entonces,
mAs que nunca, reclamarin el concurso de los que puedan con
sus luces organizer firmemente un regimen que, si ganado por
lh fuerza, Asta no ha tenido otra aspiraci6n ni otro incentive
que el triunfo del dereeho.
He ahi, por tanto, otros soldados de la libertad que re-
cogiendo la ensefianza de los que pelearon con las armas en la
mano, reduciran a preceptos de respeto universal aquellas maxi-
mas y doctrinas que movieron el brazo y enardecieron el es-
piritu de los que combatieron contra el despotismo y la op're-
si6n. A esos juristas les esti reservada la inmensa gloria de
convertir an hermosa realidad el bosquejo que en parrafos
pentidos ha hecho con su gran autoridad el Presidente Wil-
son al trazar el regimmen future del mundo.
Ahora bien, para esa reorganizaei6n de la vida internacio-
nal que se avecina, serin los internacionalistas, en primer t6r-
mino, los que han de reunir sus materials, pensando en la
mejor realizaci6n del ideal; pero meditemos que habra necesi-
dad tambien de que las condiciones en que haya de desenvol-
verse el derecho pilblico interno de cada Estado, sea objeto de






EVOLUCI6N DE LA CULTUBA CUBANA


cuidadoso studio y de preocupaci6n para sue pueblo y go-
biernos, a fin de que el regimen interior de eada naci6n respon-
da a los principios cardinals de la democracia, la libertad y
el dereeho.
Desde este punto de vista, limitandolo a nuestro pais, im-
porta que echemos una ojeada a nuestro regimen administrati-
vo, para emitir juicio sobre ciertos aspects de la evoluci6n
que en Cuba se ha operado al transformarse su sistema politico,
y sefalar los principios fundamentals que deben tenerse en
cuenta para que el ciudadano disfrute completamente de sus
derechos, sin perjuieio de las facultades del powder p6blico.
Ante el magno problema mundial prepArese, pues, nuestra jo-
ven nacionalidad y estudie, discuta y resuelva sus trascenden-
tales cuestiones interiores, por la hMbil adaptaci6n de nuestras
leyes administrativas a lo que estableee y exige nuestro sistema
constitutional, asi como por un energico e intense esfuerso
de todos para lograr el mejoramiento de nuestras costumbres
piblicas.
Un largo regimen colonial euya earacteristiea no fu6, en
verdad, preparar al native en la priatica de los dereehos ci-
vicos, sino mis bien absorber los recursos del pals en beneficio
de la Metr6poli, ofreciendo ancho campo a funcionarios y nego-
ciantes y cuantiosos ingresos al Erario, unido a un sistema ri-
gidamente centralizador, reflejo del que imperaba en la Ma-
dre patria, moldearon la vida political cubana, dejando formas
y costumbres que han de opener resistencia, por algfn tiempo,
a toda conversion hacia el progress que marcan los principios
constitucionales vigentes.
Por otra parte, el cubano separado, por regla general, de
today intervenci6n en las practices del gobierno, ajeno a todo
derecho de dominaei6n del Estado, acostumbrado mAs a obe-
decer que a mandar, tuvo que aplicar su inteligencia y distin-
guirse en el ejercicio del derecho privado, honrando y enalte-
ciendo nuestro foro.
El derecho piblico s61o encontraba sus estudiosos, ya en
aquellos que per determinadas circunstancias habian podido
former parte de Consejos o cuerpos consultivos de la Admi-
nistraci6n-que notables informes y dietamenes se conservan
de cubanos ilustres da esa 6poca-, ya en los que, voceros de
un sentimiento patri6tico, veian, en el campo de la political, pre-
dicando, desde la tribune o en la prensa, las doctrinas que,











LA ORATORIA EN CUBA


tornindose violentas, culminaron en la obra revolueionaria,
con el reeonocimiento, al fin, de nuestra independencia.
Mas c6mo podia ser esa labor de los propagandistas del
derecho piblico, en esa 6poca colonial? Incomplete, de expre-
si6n de agravios, de aspiraciones que se formulaban a un po-
der extrafio para que las acogiera o realizara, siempre bajo su
imperio de Metr6poli. Y no podia ser de otro modo. La obra
de la Administraci6n estaba supeditada al poder del Gobierno.
Por encima de los intereses colectivos, de las necesidades pf-
blicas locales o generals estaba la integridad del territorio y
la necesidad del absolutismo politico. No era un Gobierno pro-
pio desenvolviendo una political national y una administraci6n
encaminada al bienestar de los conciudadanos; era un gobier-
no extranjero, prevenido por su origen, desarrollando su acti-
vidad administrative dentro de limits recortados por el inte-
ris de la Metr6poli, mas que por los intereses de los adminis-
trados. El Jefe de la colonia era un military, apoyado en la
fuerra pfiblica: la administraci6n de justicia recibia su investi-
dura de la Corona.
Es cierto que las conquistas del derecho puiblieo espafiol en
material constitutional se reflejaron en Cuba, despues de su
guerra de los diez afios; pero los rasgos salientes del sistema no
variaron y de ahi que todo el regimen administrative de las
libertades pfiblicas descansara sobre una preferencia evidence
por las reglas preventivas, que hacian defender el ejercieio de
esas libertades de una apreeiaci6n previa de la autoridad gu-
bernativa.
Nuestra Constituci6n marc6 el comienzo de una nueva eta-
pa. La lucha armada que en 1895 surgia con Animo decidido
de destruir aquel antiguo estado de cosas y que se extremaba
para conseguir la ruptura de los lazos coloniales, tuvo su com-
plemento en la obra revolueionaria de la Constituei6n de 1901.
Revolucionaria, si, porque acab6 con los principios en que des-
cansaba el antigno regimen y di6 a la incipiente nacionalidad
una organizaci6n de Estado, con las garantias individuals
que debian ser reconocidas bajo su imperio y la descentraliza-
ci6n administrative de provincias y municipios.
Hasta ese moment, el cubano habia tenido el derecho pd-
blico que habia querido otorgarle su Metr6poli, desde un Con-
greso que funcionaba en suelo extranjero y por medio de go-










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


bernantes, tambi6n extranjeros, o que se inspiraban en los
dictados del ministry colonial. Desde el afio 1901 -el cubano iba
a tener su gobierno propio, las altas funciones political ejerci-
das por sus conciudadanos, los servicios administrativos cum-
p!idos por naciona.es; la justicia, en fin, administrada por los
nativos, sin mis divisa que el respeto a la Constituci6n y a las
leyes. i QuB gran transformaci6n para el pais, cuantas respon-
sabilidades para los que, de colonos, aun asimilados a los sib-
ditos del Reino, iban a ser ciudadanos de un nuevo Estado, en
condiciones para ser lo mismo gobernantes que gobernados!
El dereeho piiblico, poco cultivado en aquel antiguo regi--
men, iba a tener una importancia colosal. Se recibia una ma-
quina de resorts anticuados, forjados muchos de ellos en mol-
des distintos de los que establecia el nuevo sistema, y era pre-
ciso no olvidar la t6cnica, para adaptar el antiguo mecanismo
a lo que demandara la incipiente vida constitutional.
La labor legislative fue bien deficiente durante el primer
period de esa etapa. Una ley provincial que conserve muchos
rasgos del sistema centralizador espafiol, que la Constituci6n
habia derogado, y una ley electoral que desenvolvia un me-
todo destructor de la intervenci6n de las minorias, fueron sus
principles frutos para la construcci6n del derecho pfiblico
national. En seis afios de vigencia, hasta 1908, la Constituci6n
cubana no habia encontrado desarrollo efectivo en nuestras
leyes ordinarias, siendo la vida administrative, durante ese
period, una confusa situaci6n de aplicaci6n de las antiguas
leyes orgAnicas espafiolas, adaptadas en lo que cabia, y en
muchos casos, en abierta incompatibilidad con el regimen cons-
titucional.
Triste es decirlo, la legislaci6n ordinaria, complementaria
de los mandates constitueionales, fu6 promulgada por un po-
der extrafio, por un gobernante interventor, aunque eabe ate-
nuar esa tristeza, recordando que al lado de los Crowder,
Schoenrich y Winship, que tanto laboraron en esa meritisima
obra de modernizaci6n de nuestro derecho piblico orginico,
figuraron cubanos ilustres, de distintos matices politicos, que
trabajaron con fe y entusiasmo, demostrando con sus esfuer-
zos que no faltan nativos que puedan acometer con 6xito cual-
quier obra de interns para la patria; que abundan, y muy bien
preparados, que lo que se necesita es que, euando de esa elase











LA ORATORIA EN CUBA


de labores se trate, se olviden rencores politicos, se piense en
el decoro national, se medite en las responsabilidades que
traen aparejadas ciertas funciones, y se recuerde que la activi-
dad humana pierde much en eficacia si no se la somete a una
ordenada discipline.
La ley electoral, desenvolviendo el procedimiento para la
organizaci6n del Estado sobre la base constitutional del sufra-
gio universal, aplicando el sistema australiano y el m6todo de
la representaci6n proporcional; la del servicio civil, organizan-
do la funci6n pfiblica sobre los principios de la competencia
del agent y respeto de su derecho a ocupar el cargo, sin limi-
taciones o atropellos debidos a miras political o religiosas o a
impulses de la arbitrariedad; la del Poder ejecutivo y la del
Poder judicial, contentivas de los preceptos reguladores de la
march y funcionamiento de esas dos direcciones fundamenta-
les del poder piblico, admitidas por la Constituei6n, y, por il-
timo las leyes orgAnicas de las Provincias y de los Municipios,
desarrollando el program de descentralizaci6n que el regimen
constitutional habia creado, rompiendo los antiguos moldes,
son, aparte de otros trabajos menos importantes de la Comi-
si6n Consultiva, la demostraci6n evidence de ese esfuerzo rea-
lizado, que dot6 a nuestra Repfiblica de una legislaci6n que no
tenia y que era, sin embargo, necesaria.
Mas ahi se detuvo la obra reformadora, o de adaptaci6n al
nuevo regimen. Los organismos se constituyeron con el nuevo
sello, y tanto en el Estado como en las provincias y munici-
pios observamos que la denominaci6n y composici6n de los que
ejercen el poder o realizan la funci6n administrative respon-
den al plan previsto por la Constituei6n. Es mas, se fijan sus
atribuciones, los limits de su actuaci6n, el alcance de sus fa-
cultades: pero no se ban introducido las modificaciones que esa
organizaci6n y mas complejas necesidades imponen en el vasto
campo de los servicios pfiblicos.
Si anotamos un paso de advance en material de organizaei6n
administrative, observamos un complete estancamiento en la
forma de realizaci6n de los servicios. Toda la legislaci6n del
pasado, con escasas excepciones, se conserve sustancialmente
intacta, sin haberse tratado de revisar para ponerla en conso-
nancia con las exigencias del nuevo ambiente, necesitAndose,
unas veces, que controversial privadas hayan planteado y per-
mitido la derogaci6n de preceptos de ley, inconstitucionales,










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


como sucedi6 con el que exigia el permiso previo para la reu-
ni6n piblica: sorteandose, otras, las dificultades del moment,
con leyes circunstanciales, sin analisis profundo del problema,
como la implantaci6n de la ley de Orden Piblico Colonial, en
periods de suspension de garantias constitucionales.
D6monos cuenta, pues, del estado en que se encuentra el
derecho piblico cubano, iniciado con la promulgaci6n de las
leyes orginicas; viejo, carcomido, necesitado de una revisi6n
seria, en cuanto a la legislaci6n de los servicios administrati-
vos, respect de los que, si hici6ramos abstracci6n de los acon-
tecimientos hist6ricos y acudi6semos solamente a los textos vi-
gentes, por regla general creeriamos vivir afin bajo el sistema
colonial.
Y, quB decir del procedimiento brindado al administrado
para garantia de sus derechos y defense de sus intereses, frente
a la Administraci6n piblicat En lo sustaneial perdura lo con-
tencioso administrative; pero con un mecanismo que, por lo
dilatorio, se valve ineficaz para corregir urgentemente abusos
de poder, y por el principio del privilegio en que descansa
hace iniitil, en gran nimero de recursos, la iniciativa del eiu-
dadano.
Ante ese cuadro que acabamos de bosquejar se concibe la
necesidad de prepararse para el future y de aeometer resuel-
tamente la obra de transformaei6n de la vida politiea admi-
nistrativa, aun constituyente, de nuestra Repiblica.
Para esa reconstruceei6n que se sefiala, que imprescindible-
mente tiene que realizarse, y en la que vosotros tendr6is que
intervenir, quizAs, como juristas o como funcionarios, se nece-
sita, a mi juicio, el concurso de dos factors, que se completan
y que, bien utilizados, serAn fecundos en resultados positives
para la comunidad en que vivimos. Uno de ellos, podriamos
calificarlo de factor material, porque consiste en la dedicaci6n
que deben poner todos los que, direct o indirectamente, asu-
men funciones de gobierno o administraci6n, para remozar
nuestras leyes, derogando todo lo arcaico que pugne con el
nuevo ambiente de libertad, o dictando las reglas y preceptos
que demanden las nuevas necesidades piblicas; el otro factor,
esencialmente moral, es de importancia indiscutible en las de-
mccracias, y ha de ser de influjo decisive en el triunfo definitive
de nuestras instituciones, porque persigue el arraigo entire
nosotros de una convicci6n: la de que el orden piblico y el









LA ORATORIA EN CUBA


bienestar de los ciudadanos no se obtienen, ni se consolidan,
sino por el imperio absolute de la justicia y la devoci6n sincera
a los preceptos legales.
Para que el primer factor ponga a contribuci6n toda su
fuerza, bastaria la buena voluntad de trabajar. En esa legisla-
ci6n de los diferentes servicios pfblicos, ya se refieran al re-
gimen de las libertades, ya a los bienes o necesidades de los
administrados, hay mucho aprovechable de lo que conservamos
de la 6poca colonial: la labor sera mas de critical que de crea-
ci6n. Pero ya que se acometiera, podria prestarse al pais un
gran beneficio, tratando de llevar a cabo una adaptaci6n, con
metodo, agrupando al mismo tiempo las materials del derecho
piublico administrative, dispersas muchas veees, para obtener
una sistematizaci6n que nos levara a la codificaei6n, en todo lo
possible, de esta rama juridica.
MAs cuidado exige la reform de nuestro procedimiento en
el derecho piblico, porque, a mi juicio, en ella estriba princi-
palmente el 6xito, en definitive, de todo sistema politico. No
basta que el ciudadano pueda leer en las leyes que lo rigen
los derechos de que se le inviste; no es suficienta que aparez-
can como pasajes decorativos para recreo del espiritu; es me-
nester que esos preceptos tomen vida, salgan del texto que los
contiene, y ayudados por un instrument adecuado, se impon-
g n, por igual, a todos los que los desconozcan o vulneren. Es
necesario qua ese ciudadano sepa que aquello no es simple-
mente un texto legal, sino un arma de garantia cuyos resorts
funcionan pronto y bien, cuando se require ejereitarlos. Esos
resorts son los procedimientos, sin los cuales el derecho no
tendria vida.
Y, entire nosotros, el fen6meno, a este respect, es alarman-
te. Facultades discrecionales, por una parte, que escapan a
toda sumisi6n; recurso contencioso administrative por otra,
que, como dije, lanzan al administrado a una contienda, regu-
lada por nuestras leyes sobre la material con espiritu restrictive
-ponen en peligro el verdadero estado de derecho, que, sin
desconocer las graves responsabilidades del poder pfblico, debe
dejar siempre a salvo los intereses y derechos de los gober-
nados.
No -es possible que intent ocuparme aqui en extenso de lo
contencioso-administrativo. Indico solamente su defieieneia, ya
porque es el finieo medio que se ofrece para resolver las con-








EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


tiendas de la Administraci6n en pugna con los derechos pA-
blicos de los administrados, ya por esa su forma lena de res-
tricciones y obsticulos para enervar la legitima actuaci6n del
ciudadano, combatiendo los abuses o desviaciones del poder.
Sefialemos, si, la ventaja inestimable de que actfe, entire
ncsotros, en este procedimiento, la autoridad judicial; pero no
es bastante. Nada puede hacer el magistrado alli donde las
leyes, al fijar los trAmites, inducen a encontrar la puerta de
escape, para dejar sin resolver los graves problems que en-
trafian las contiendas administrativas.
Es precise, por otra parte, que al lado de este procedi-
miento fundamental, organizado de modo que brinde verdade-
ras garantias junto a la sencillez de su mecanismo, existan otros
recursos procesales que, como remedies de urgeneia, ofrezean
al administrado instrument adecuado para solucionar, de mo-
mento, casos que no admiten demora, porque en ellos no juega
ya el interns o derecho del reclamante inicamente, sino la bue-
na march de la Administraci6n pfiblica.
Ahi tenemos como ilustraci6n de lo que afirmamos el papal
importantisimo que desempefian en las comunidades anglo-
sajonas esos recursos o medios extraordinarios llamados
"writs". Es cierto que una caracteristica diferencial separa el
sistema de justicia administrative de aquellos paises y de los
que aceptan en absolute lo contencioso administrative. Mas
in los que, como el nuestro, ya la autoridad judicial es !a inves-
tida de poder suficiente para dirimir las contiendas contencioso-
administrativas, 1por que no completar esa actuaci6n, no s6lo
con la reform del procedimiento fundamental en cuanto a sus
modalidades, sino adaptando lo tipico, lo esencial de esos
"writs", a nuestras necesidades, ya que se inspiran, como ha
dicho la Corte de Virginia en el caso Lewis V. Whittle, refi-
riendose al madamus, "en razones political del Estado, para
preservar la paz, el orden y bien del gobierno."
Lo esencial es que el ciudadano no desfallezca ante el di-
lema, pavoroso en las demoeracias, de que sintiendose lesiona-
do en sus intereses, no tenga a veces recursos, o, teni6ndolos,
sean para 1 costosos, dilatorios o demasiado tecnicos para que,
por un simple defecto de forma, naufrague todo el poder de su
derecho.
He aqui por qu6 tenemos como atinada, por su precision y
actualidad, la siguiente afirmaci6n que hace el notable professor









LA ORATORIA EN CUBA


y publicist frances Gast6n JAze: "Una buena organizaci6n
political y administrative debe someter a un control jurisdie-
cional todas las manifestaciones de la voluntad de los gober-
nantes y de los agents. Los administrados, los gobernados,
deberfn tener siempre un recurso que les permit hacer com-
probar la legalidad de los actos de los gobernantes y agents
por autoridades organizadas jurisdiccionalmente y estatuyendo
en formas jurisdiccionales. Este control es el inico que ofrece
series garantias". (Pdgina 205. Les principles gnsiraus du
Droit adminisfratif 2 edici6n. 1914.
Es indispensable, pues, que los que ban de laborar por la
transformaci6n de nuestro derecho pfiblico dediquen especial
atenci6n a este aspect del problema, recordando constante-
mente que si la deficiencia del procedimiento en material de
intereses privados afecta, indirectamente, por su naturaleza,
al orden piblico, mas grande es la trascendencia, mayor in-
flujo ejerce en la paz national la insuficiencia de recursos o
medios procesales de que pueda valerse el ciudadano para exi-
gir que se le respete su derecho, para obtener que se cumpla un
servieio, o para conseguir el ejercicio de franquicias o fun-
clones.
SQu6 lograremos con una orientaci6n clara y definida de
esos procedimientos de garantia para los ciudadanos, que han
de someter sus contiendas con la administraci6n a la autoridad
del Poder que tiene bajo su guard las libertades pfiblicas El
nacimiento de la conflanza en los administrados, el comedi-
miento y prudencia en el ejercicio de sus atribuciones por los
gobernantes, y en suma, que bajo un regimen de respeto mu-
tuo, porque habria garantias, se obtuviera ese otro factor mo-
ral que mencionabamos, y que es el iinico fire sosten de las
instituciones democriticas: el culto a la ley.
En efecto, en el oc6ano inmenso de pasiones y de intereses,
de iniciativas y resistencias que forman la vision mas sint6tica
de una nacionalidad, es indispensable que una fuerza efectiva
logre mantener el equilibrio, trazando la line de conduct que
debe seguirse en la comunidad para el orden y bienestar pi-
blicos. A esa fuerza deben rendir homenaje lo mismo los hu-
mildes que los poderosos, de igual manera los gobernados que
los gobernantes, porque siendo una de sus caracteristicas la
igualdad, debe comprender a todos bajo su protecci6n, para
castigar, sin distinciones ni privilegios, a los que osen ineum-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


plir sus mandates. Esa fuerra no es la policia ni el Ejercito,
que existen precisamente para defenderla: esa fuerza es la
ley, en su amplia acepci6n, que como principio capital de asimi-
laci6n social y political, se sefiala como instrument fundamen-.
tal del Estado.
Por respetarla y no violarla los administradores piblicos
hallarin en ella un precioso talisman que, intensificando los
lazos sociales, harA cada vez mas fuerte la base en que se asien-
te el gobernante, porque no se arrancara la obediencia de los
gobernados por la violencia y el temor, sino por la adhesion de
unos y otros a principios o reglas superiores de vida colectiva,
o por el reconocimiento de que los actos realizados por los de-
tentadores del poder piblico estAn de conformidad con las
normas reguladoras de la funci6n.
Recordemos a Hauriou y digamos con 6l: "El derecho le-
gal es el derecho del regimen de Estado, como la costumbre
ha sido el derecho de las instituciones primitivas, como la or-
den y el reglamento han sido el derecho de las tiranias y de los
imperios; cada regimen social de un tipo determinado tiene su
especie de derecho, que le es adaptable, del que su tonalidad
responded no solamente a las circunstancias exteriores, sino a la
sensibilidad juridica de los hombres". (Principes de Droit
public. 1910, pdg. 624.)
De ahi la estrecha relaci6n que tiene que existir entire el
respeto a la ley y el verdadero estado de libertad, y la mar-
cada diferencia que pudiera establecerse entire los gobiernos
que por imponer su voluntad esquivan, adulteran o incumplen
los preceptos legales y los que. por el contrario, son los prime-
ros servidores del soberano popular, acatando y mandando
ejecutar sus disposieiones generals. Aqu6llos podran soste-
nerse por la fuerza o por las circunstancias; los segundos ten-
drAn fuertes races en la opinion pfiblica, y contribuiran con
su actuaci6n en pro de las instituciones y procedimientos lega-
les, a aumentar los vinculos de uni6n, la concentraci6n de
fuerzas dispersas; en fin, la consolidaci6n de los intereses gene-
rales, vigorizando la vida national.
LY c6mo obtener esa finalidad, c6mo lograr que esa fuerza
vital para la naci6n, la ley, extienda su manto protector sobre
todos los que de ella necesitan? Primeramente por la adecua-
da organizaci6n de los servicios pfiblicos administrativos, cui-
dando de fijar con elaridad las facultades de la Administra-










LA ORATORIA EN CUBA


ci6n, de las que dependent, en gran parte, los derechos de los
ciudadanos, restringiendo, si no aboliendo el regimen de lo
arbitrario, incompatible con un sistema juridico, y ampliando
la esfera de acci6n del administrado para defenders contra
las extralimitaciones o abusos de aquellas facultades, que, co-
mo regladas, deben tener fijados sus limits en el derecho le-
gal. Por otra parte, estableciendo un control efectivo sobre el
mecanismo de la Administraci6n, dando esa misi6n delicadisi-
ma al Poder que, por su propio ministerio, debe conocer ex-
clusivamente de todos los casos en que sea discutida la apli-
caci6n de las leyes.
Para realizar ese program todos debemos contribuir con
entusiasmo: los ciudadanos, usando de su liberal en bien de la
comunidad, respetando a los gobernantes y prestandoles su de-
cidido concurso para toda gesti6n de interns pfiblico o de honor
national, acatando y cumpliendo todas sus decisions derivadas
del poder legal de que estuviesen investidos; el Congreso afa-
niindose por Ilevar a cabo unE intense labor legislative, que es
el complement necesario de nuestro regimen constitutional,
prestando su atenci6n especialmente a las disposiciones que re-
gulan los servicios pfiblicos y a dotarnos de un buen sistema de
recursos procesales que garanticen efectivamente los derechos
e intereses de los ciudadanos y obliguen al poder pfiblico a mo-
verse dentro de los limits de su propia competencia; la admi-
nistraci6n, simplificando su mecanismo interior, sobre las bases
de la intervenci6n en todo asunto del funcionario tecnico com-
petente y de la estrecha responsabilidad penal y administrati-
va, y e] Poder Judicial por filtimo, prestando su inmensa au-
toridad al servicio de los intereses colectivos, controlando en
nombre de la ley toda la actividad de gobernantes y gober-
nados, para hacer possible, tenica y prActicamente, el equili-
brio de esas dos fuerzas en que descansan el orden piblico y
la paz social.
Iniciamos hoy los trabajos de las Academias de la Facul-
tad de Derecho; y el moment hist6rico nos permit suponer
que vosotros, los que entrais para poner vuestros esfuerzos al
servicio de la investigaci6n cientifica, no pod6is olvidar esos
aspects pricticos que he dejado bosquejados, porque es proba-
ble que seais, no simples testigos de la transformaci6n que se
vislumbra, sino factors principles para realizarla a impulses
de un sano patriotism.









70 EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA

Llevad esa orientaci6n, animados por el espiritu modern
de libertad y de derecho, que ha de informer todas las institu-
ciones de los pueblos, contribuid a afianzar entire nosotros los
principios fundamentals de la democracia, desterrando para
siempre costumbres de la 6poca colonial, y trabajad para que
podiis intervenir con 6xito en esa renovaci6n o perfecciona-
miento de nuestro derecho pfiblico interior, a fin de que nunea
pueda afirmarse que nuestro regimen politico y administrative,
por no tener una legislaci6n complementaria que ofreaca todos
los medios seguros para la realizaci6n del equilibrio constitu-
cional, es un sistema que sufre la influeneia del pasado, estan-
do en nuestras manos dotarlo de los elements de vida necesa-
rios para que triunfe definitivamente en el porvenir.









































R9miRRO 6UERRI9
(1880)

Naci6, en Batabacon (Habana), el 31 de enero de 1880.

0 todo hombre culto sabe hablar, ni todo el que sabe ha-
blar es hombre culto; pero hay un tipo medio, de
valor positive, que habla lo que sabe, sabe lo que ha-
bla y habla bien: tal es el doctor Ramiro Guerra.
El esfuerzo propio, tal vez seria mejor decir, la fuerza de
su mentalidad, balanoeada por la voluntad del esfuerzo, le
ha hecho un ciudadano de gran nota, sobre todo desde el pun-
to de vista intellectual, como factor poderoso, literario y prc-
tico en los problems e intereses vitales de nuestro pais, econ6-
micos, politicos, de educaci6n.










EVOLUCION DE LA CULTURAL CUBANA


Sus dotes de orador son un product paralelo a su ins-
trucci6n, y ha adquirido tal dominio de la idea y la palabra,
simulthneamente, que le coloca en primera fila entire nuestros
oradores doctrinarios, sin dejar de ser ameno, de precision y
justeza, dando a eada concept, a cada expresi6n, a cada giro
el valor que tiene y el que quiere darle, sin torsiones ni eu-
femismos.
Politicnica como su cultural es su palabra; basta para com-
probar esto conocer cuanto ha escrito, y oirle una vez: la com-
penetraci6n y la correspondencia son intimas e inseparables.
Ha publicado, en grandes y pequefios v6lumenes, obras
sobre historic, pedagogia, political, patriotism, sociologia, in-
ternacionalismo y otros temas.
En la tribune se produce con su misma solidez de escritor,
un tanto dogmatica, reveladora del maestro; pero salva eual-
quier escollo con la autoridad de su buen nombre, dignamen-
te conquistado.
Ha sido purificado en el crisol de la lucha, con el fuego del
self made man. Maestro de instrucei6n primaria, autoridad
escolar, periodista, autor, universitario, catedratico, y, actual-
mente, Superintendente General de escuelas.



















FOR L49 ESCUELU9 PRIARIMI


COHFEREH IFI

pronunciada por el doctor Ramiro Guerra en la Sociedad Eco-
nimica de Amigos del Pais el 15 de mayo de 1921.

La relatividad de nuestros conocimientos es un hecho obser-
vado desde antiguo por los pensadores avisados y sinceros. Miles
de afios hace que un fil6sofo griego, yendo acaso mis all de los
justos limits que la prudencia aconseja, express ese principio
en una frase que ha hecho fortune: "El mundo, dijo, es mi
representaci6n"; y muchas centuries han transcurrido tambi6n
desde que Pilatos, el elebre Pretor de Judea, formula, entire
caviloso e ir6nico, dirigiendose a Cristo, la famosa pregunta,
eompendio y cifra del espiritu esceptico y desereido de la Ro-
ma decadente de su tiempo: iqug es la verdad?
i Qub es la verdad t He ahi una cuesti6n que surge a cada mo-
mento en nuestro espiritu indeciso y que se impone inexorable-
mente al mio al comenzar este trabajo; porque para precisar y
definir mi actitud frente a ciertos problems fundamentals de
la educaci6n del pais, me veo obligado a diseurrir, en primer
trmino, sobre determinados particulares tratados ya en su bri-
Ilante conferencia del domingo pasado por mi ilustre y querido
amigo el doctor Miguel de Carri6n; y a sustentar, tocante a al-
gunos puntos, opinions algo distintas de las suyas aun cuan-
do en los restantes estemos de complete acuerdo.
Semejante disparidad de pareceres, me apresuro a hacerlo
constar asi, no debe producer extrafieza. Estas conferencias,
como muy bien ha dicho el doctor Soler, responded al prop6-
sito, no de dogmatizar sobre puntos importantes de educaci6n,
sino al deseo vivo y sincere de plantear en un plano elevado,
sin prejuicios, la discusi6n de ciertos problems vitales de Cuba.










EVOLUCI6N DE LA CULTURAL, CUBANA


Se ajustan, desde luego, a un plan de conjunto, pero cada con-
ferencista expone su eriterio propio independientemente, lo
cual, lejos de ser perjudicial, es ventajoso, porque el valor de
estos trabajos dependera, sin duda alguna, mis de las contro-
v-rsias que susciten y provoquen, que de las en'aticas alirma-
ciones que en los mismos se expresen.
El doctor Carri6n, si no he interpretado mal sus palabras,
ha sostenido ia tesis de que la soluci6n de lo que pudi6ramos
lamar "ei problema cubano", es cuesti6n de tiempo; por mi
parte, soy de parecer de que el remedio de nuestros males es,
principalmente, cuesti6n de educaci6n. He ahi un punto donde
existe divergencia en nuestras ideas. Fiar al tiempo, es decir,
al libre juego de las fuerzas hist6ricas mis independientes de
la voluntad humana el progress de la colectividad social, es, en
esencia, preconizar la superioridad de la adaptaci6n instintiva
sobre la adaptaci6n consciente en la vida social; es afirmar la
impotencia de la inteligencia y de la voluntad para trazar a
las naciones la ruta de su destino; y es, finalmente, sostener la
vieja teoria political de "dejar hacer", abandonada en la actua-
lidad por todos los gobiernos que marchan a la cabeza de la
civilizaci6n. Semejante doctrine envuelve implicitamente la
creencia en un fatalismo hist6rico, inadmisible para mi, asi como
una renuncia a las actividades creadoras y fecundas del pensa-
miento y de la acci6n, para dejar que las horas tejan en silen-
cio, mis alli de donde alcanza nuestro empeflo, la maravillosa
urdimbre de nuestra propia historic.
No creo ser un iluso, perd6neseme la inmodestia, que nutre
su espiritu de vanos espejismos. Reconozeo las limitaciones de
la inteligencia y de la voluntad humana frente a las fuerzas
inconmensurables del mundo fisico; pero no puedo dejar de
reconocer tambien que el hombre superior, armado por la cul-
tura, jamAs rinde su espiritu sin lucha, ante el imperio brutal
de las fuerzas ciegas de la naturaleza que rigen la vida de los
organismos inferiores. La inteligencia y la voluntad son tam-
bien energies naturales, c6smicas, pudieramos decir, de un po-
der inmenso. Aparecidas en un period muy adelantado de la
vida del mundo, constituyen un instrument superior de adap-
taci6n, de una adaptaci6n propia s61o del hombre acaso: de la
adaptacidn consciente.
Los series inferiores, sin mis guia que el instinto, se dejan
arrastrar en la corriente del tiempo; pero el hombre, dotado









LA OATOBMA EN CUBA


de una inteligencia, prev6, se adelanta a lo porvenir y en parte
lo model y io forja a su voluntad. El viejo Cronos no es ya
el finico duefio y sefor de los destinos humans; la inteligen-
eia compare con 61 el sefiorio del mariana.
Acaso esta divergencia de pareceres en virtud de la cual
confiamos, unos en el tiempo y otros en la educaci6n respecti-
vamente, no sea, en t6rmmos absolutos, tan complete como
aparece a primera vista. Tcngo para mi que el doctor Carri6n,
intellectual de primera calidad, no ha de negar a la inteligen-
cia su extraordinario poder para influir en la vida de los pue-
blos. Creo mis bien que su tesis se circunscribe al pueblo cu-
bano, en virtud de que lo consider un conglomerado social
imperfecto, dadas las condiciones peculiares de su constituci6n,
tales como fueron analizadas por mi distinguido amigo con la
elegancia y la profundidad propias de su claro talent.
Pero es el caso que aqui surge otro punto de divergencia.
El concept que he llegado a formarme del pueblo cubano se-
gfin la observaci6n de los hechos de su evoluci6n social en estos
filtimos afios, difiere del de mi amigo en algunos extremes. Y
debo apresurarme a hacer constar aqui que no lo consigno por
el mero deseo de opener a su juicio autorizado el mio modes-
tisimo; sino porque cierta previa profesi6n de fe, digamoslo
asi, es indispensable para el desarrollo de mi tesis posterior.
El doctor Carri6n juzga de una manera pesimista, casi pesi-
mista, pudi6ramos decir tal vez mejor, nuestra historic de los
filtimos veinte afios; no opino asi, sincera y lealmente.
QuizAs la diferencia de opinion se deba, en el fondo, a ese
principio de la relatividad del conocimiento a que ya antes
hice referencia; quizA todo sea efecto "del cristal con que se
mira", como dijo el poeta. El doctor Carri6n es un medico
notable, un novelist c6lebre y un eminente periodista de corn-
bate Ha tenido que hallarse necesariamente en contact repe-
tida. eces, al ejercer su profesi6n, con la parte enferma y la-
cerada del organismo human; ha tenido que escrutar en los
bajos fondos del alma de los personajes de sus novelas, en los
cuales ha visto germinar en su forma mas descarnada, primi-
tiva y grosera, los torpes apetitos de nuestra condici6n, libres
de la mascara que sobre ellos arroja el convencionalismo social;
y finalmente, a su mesa de redacci6n ha llegado, dia tras dia,
la informaci6n escueta, desnuda de todo artificio eneubridor,
de las concupiscencias de todo g6nero de nuestra vida piblica.










EVOLuCx6N DE LA CULTURE CUBANA


A trav6s de este obscure cristal todo le parece turbio y som-
brio. Yo, por mi parte-y me veo obligado a decirlo por via de
explicaci6n, no porque entienda que interest a nadie-he mira-
do a trav6s de un cristal distinto. Maestro con algo quizas de
poeta en el fondo, en mi vida modest y trabajosa, he estado
siempre vecino a hombres sujetos a la ruda ley de trabajo, cri-
sol donde se depuran y se aeendran, a la par, el alma y la
ruin material humans; he recibido inspiraciones de los maes-
tros, la clase social que cultiva mis altos y nobles ideales en la
Repibica; he convivido con la adolescencia y la juventud, an-
tes de que las que con eufemismo elegant Ilamamos "amar-
gas realidades de la vida" hayan nublado la inteligencia y en
turbiado la fuente pura del sentimiento; y he sentido, finalmen-
te, transcurrir mi juventud entire los nifios, en cuyos ojos can-
didamente abiertos, brilla el resplandor contagioso de un inge-
nuo optimism, ineubado al ealor del cuidado y el carifio ma-
ternos.
Pero la diferencia de vision tal vez no se explique s61o por
la difereneia de cristal. Mucho me temo, y lamentaria grande-
mente que asi fuese, que mi espiritu superficial no haga mis
que rogar lo exterior de las cosas, mientras que el escalpelo
dle mi ilustre amigo penetra hapta la entrafia de las mismas;
pero debo declarar sinceramente que a pesar de todos mis es-
fuerzos por aceptar todos sus puntos de vista, persiste firme mi
eonvicci6n respect a la manera de interpreter el process de
nuestra historic en los iltimos veinte afios.
En primer lugar, no creo que el fiero espiritu de indepen-
dencia national y el ansia irrefrenable de libertad individual
se hayan debilitado en lo mas minimo en la raza espafiola, al-
tiva y reeia, a que pertenece la mayoria del pueblo eubano. No
ereo tampoeo que se haya amortiguado el amor a las libertades
locales. Aunque administremos mal nuestros municipios, el es-
piritu local no ha desapareeido en Cuba. Honradamente pien-
so que la ley municipal vigente ha tenido un gran alcance poli-
tico, y que al asegurar la autonomia de los ayuntamientos, ha
contribuido de manera eficaz a la paz permanent del pais, su-
primiendo la causa fundamental de las contiendas civiles entire
nosotros, o por lo menos atenuindolas considerablemente, al
privar al Ejeeutivo de toda ingerencia en la vida local. Seria
injusto, ademis, no reconocer que, aunque poeas, existen en Cu-
ba administraeiones municipales que honran al pals; la de









LA OBATOBIA EN CUBA


Ranchuelo, en las Villas, es una de ellas, por ejemplo, segdn
el testimonio de personas que me merecen absolute cridito. Es-
tos hechos indican que el viejo espiritu municipal no ha muer-
to; vive latente en el pueblo, ahogado easi, pero no destruido
por la clase politico y los parasitos sociales de que nos ha hablado
el doctor Carri6n. Los censos de poblaci6n donde se encuentran
cifras que impresionan mal, aportan tambien, a mi juicio, da-
tos muy favorables.
Cuba, en veinte aiios, ha doblado el nimero de sus habitan-
tes; pocos pueblos, si hay algunos, acusan un crecimiento tan
rapido. El organismo social, la base fisica u organica de esta
comunidad, se halla en pleno period de integraci6n y creci-
miento.
El pueblo cubano, en lo biol6gico, muestra los caracteres
peculiares de una lozana y vigorosa juventud. Pero hay mis
ain: la poblaci6n no progress s6lo en el sentido de aumentar
en nimero; muestra tambi6n una marcada tendencia a concen-
trarse en centros urbanos populosos. La Habana es una gran
ciudad; son asimismo eiudades importantes por la cifra de sus
habitantes, Santiago, Cienfuegos, Matanzas, Cardenas, Sagua,
Camagiiey, Pinar del Rio, Manzanillo, Ciego de Avila y nume-
rosas poblaciones mis, y ya es sabido que la energfa social
que puede desplegar una colectividad es directamente propor-
cional a la condensaci6n de la poblaci6n, a su densidad. La
mayoria de los males politicos de Hispano Am6rica no son ma-
les de raza; son los propios de paises de poblaci6n muy dise.
minada, y Cuba se acerca con rapidez a aquella etapa de la
evoluci6n social en que los ciudadanos, agrupados en centros
populosos, se ven compelidos inevitablemente a elevar la vida
civica a un piano mis alto de respeto a la ley y a los intereses
colectivos. La salud piblica y las costumbres en relaci6n con la
higiene, han mejorado extraordinariamente de 1900 a la fe-ha,
a pesar del descuido de la Sanidad en estos iltimos aiios. (*)
Nuestro pueblo no solo es mis sano sino mis capaz de cuidar
de su salud. La copiosa inmigraci6n espafiola desde 1900, ha
robustecido el nucleo fundamental de la naci6n cubana, cuyos
rapidos progress hacia la unidad, s6lo han sido interrumpi-
dos por la llegada de inmigrantes no deseables de otras razas
en estos iltimos afos, imprevisi6n de nuestro gobierno que
(*) Se hace referencia a la fecha en que fue pronunclada la confe-
rencia. Despues la Sanidad ha mejorado.









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


ha costado y aun costarA muy cara al pais. Las pruebas de
un progress cierto son, pues, numerosas; y si a todo lo ante-
rior se agrega que la poblaci6n ha ganado en cultural, que la
mujer ha mnjorado notablemente su posici6n en la sociedad, y
que la raza negra ha realizado progress tan extraordinarios
en su instrucci6n y en sus costumbres que ha quedado des-
nentida la vieja creencia en la inferioridad de ciertos pueblos
pera adaptarse a las condiciones superiores de la vida civili-
z. da, 11egamos a la conclusion de que, en el orden de los he-
chos que venimos analizando, el pesimismo carece de raz6n
de ser. El pueblo cubano en franco period de evoluci6n pro-
gresiva se multiplica con rapidez, mejora su vitalidad, eleva
su nivel de vida, asegu1ta su unidad national, aumenta su cul-
tu;ra... 1Por que, pucs, ser pesimistas?
Las estadisticas de la producci6n confirman las conelusio-
nes que acaban de citarse. La leyenda de que la enorme pro-
ducci6n de Cuba se debe a la extraordinaria fertilidad del suelo
y a las favorables condiciones del clima, carece de fundamento
y debe ser destruida. La riqueza de Cuba no es obra de una
naturaleza pr6diga y generosa, sino del esfuerzo human, engr-
gico y tenaz. La extension territorial de Cuba es pequefia;
gran parte de sus tierras lianas son pantanosas, inadecuadas
para el cultivo; las sabanas arcillosas de escasa fertilidad abun-
dan; los terrenos serpentinosos casi est6riles ocupan un Area
dilatada; las tierras virgenes casi no existen; los terrenos colo-
rados agotados por el constant cultivo son extensisimos. El
clima tampoco es favorable, la temperature es demasiado alta;
las lluvias irregulares; la luz excesiva para el cultivo de gra-
nos, base de la alimentaei6n humana, y de pastos, sin los cna-
les la ganaderia no puede prosperar con seguridad. La salubri-
dad no se mantiene sino en virtud de una lucha constant con-
tra los agents productores de las enfermedades contagiosas
propias de los paises tropicales.
El subsuelo es pobre, no hay metales preeiosos, y falta el
combustible--carb6n o petr6leo-factor fundamental de las in-
dustrias. Las finicas ventajas positivas de Cuba son, en ver-
dad, la amplia extension de sus costas y su admirable situaci6n
geografica. Sin embargo, a pesar de su Area reducida y de las
condiciones poco favorables del ambiente geografico, Cuba, con
una poblaci6n de tres millones de habitantes, tiene un comer-
cio exterior, tanto de importaci6n como de exportaci6n, supe-









LA ORATORIA EN CUBA


rior al de todas las restantes Antillas, la America Central y
Mexico reunidos. Los datos estadisticos consignados en el dlti-
mo boletin de la Uni6n Panamericana correspondiente al mes
de mayo en curso, asi lo demuestran. Cuba produce mAs que
el Brasil, tan grande como Europa, poblado por veinte millo-
nes de habitantes, y su comercio exterior es superior al de todos
los paises de la America del Sur reunidos, exceptuados el Bra-
sil y la Argentina.
&Qub dicen estos hechos? Elocuentemente proclaman que
Cuba es una comunidad laboriosa, la mis laboriosa de la Ame-
rica, una de las mis laboriosas del mundo. Es el trabajo, es la
l.bor tenaz, infatigable del agricultor cubano la base de nues-
tra producci6n, no una naturaleza excepcionalmente generosa.
Y digo el esfuerzo del cubano, porque el noventa y seis por
ciento de nuestra producci6n, segfn datos de la Secretaria de
Hacienda, es puramente agricola; y los censos nos dicen que
la poblaci6n extranjera se acumula en la ciudad para traficar,
y que son los nativos los que, en abrumadora mayoria, habitan
los campos y tienen en ellos ocupaciones lucrativas. La leyenda
de nuestra pereza es hoy una calumnia hist6rica; la virtud del
trabajo impera en nuestro pueblo.
Es verdad que el cubano, productor de la riqueza, no ]a
posee sino en muy pequefia parte; pero de esto es responsible
principalmente, despu6s de proclamada la Repiblica, la clase
political de que nos hablara el doctor Carri6n, la cual, en vez
de contribuir a asegurar el bienestar colectivo, ha atendido a
enriquecerse de cualquier modo, desorganizando los servicios
pfiblicos. Ramos enteros de la administraci6n han sido conver-
tidos, a veces, en una gigantesca industrial privada, en una
gran colonia, y las elases sociales laboriosas se han visto despo-
seidas, en su lucha con el competitor y con el capitalism ex-
tranjero, de la inmensa ventaja que podria proporcionarles la
posesi6n del poder politico.
En resume, nuestra naci6n aparece a los ojos imparciales
y serenos de la sociologia, como un cuerpo social pujante, en
pleno period de crecimiento, sano y laborioso. El cubano, ad.-
mis, ha renunciado a su antiguo espiritu un tanto bohemio y
apatico; hoy es un hombre practice, emprendedor y leno de
ambiei6n, cualidades propias del self-made-man.
Este anAlisis se tachara, sin duda, de excesivamente opti-
mista; lo consider ajustado a la realidad, sin embargo, y si









EVOLUCI)N DE LA CULTURAL CUBANA


se me preguntase en vista del mismo euales son, entonces, las
vcrdaderas causes de nuestros tropiezos y de la aguda crisis que
atraviesa el pais, diria sin vacilar que el deficit national se en-
cuentra en la falta de organizaci6n, en la incultura y en el
incomplete e impcrfeeto cultivo de ciertas cualidades superio-
res del espiritu.
Al cubano de hoy, fuerte, active y ambicioso, iquB le faltat
A mi juicio, por una parte, espiritu de organizaci6n y eficien-
cia tecnica, y por otra nobleza en sus ambiciones. Somos, en
casi todos los 6rdenus de las actividades complejas y especia-
lizadas de la civilizaci6n industrial modern, unos improvisa-
dos inexpertos, sin espiritu de cooperaci6n; y en el orden de
las aspiraciones personales unos ambieiosos vulgares.
Muchos-seria muy injusto decir todos-de nuestros hom-
bres de acci6n o de pcnsamiento, los guias naturales de la colec-
tividad, son el tipo representative de la osadia sin el freno de
la cultural, o sujetos que prefieren, a una reputaci6n, un auto-
m6vil. Falta de organizaci6n y de preparaci6n, groseria de ape-
titos, falta de la eficicncia individual y de la discipline superior
d, cartcter products de la cultural, carencia, en gran parte,
de ambiciones nobles; he ahi la causa fundamental de nuestros
males.
Estos gravisimos defects colectivos no son siempre, por
fortune, me apresuro a hacerlo constar asi, prueba de depra-
vaci6n, aunque puedan conducir a ella; ni signos de decaden-
cia, aunque puedan determinarla: son males propios tambien,
y 6se creo que es el caso nuestro, dn pueblos j6venes y robus-
tos que arriban bruscamente a un estado social superior. Son
males enormes, pero no irreparables, y su remedio ha de fiar-
se, no a la cura lenta del tiempo, sino a la acci6n ripida y
en6rgica de la educaci6n, el gran instrument de adaptaci6n
consciente de los pueblos duefios de sus propios destinos.
Tal es mi vision personal del problema cubano. Valga lo
que valiere, la expongo llanamente, porque es el punto de mira
en que me coloco al preconizar la urgente mejora de nuestro
sistcma national de educaci6n. Por tal motivo, esta conferen-
cia, aunque en ella hayan de sefialarse deficiencies fundamen-
tales de nuestra instrucci6n primaria, no puede considerarse
como un acto de pesimismo o de negaci6n, sino como un acto
de fe, de "afirmaci6n cubana".
Ocupo esta tribune, porque creo en la capacidad colectiva








LA ORATORIA EN CUBA


del pueblo cubano para comprender sus propios fundamentals
intereses; porque ereo en la rectitud de su conciencia moral,
capaz de discernir el bien y el mal y de decidirse en el sentido
de lo just; porque creo en la energia de la voluntad cubana
para resolver con entereza los problems nacionales, de eual-
quier orden que sean.
Vengo aqui, pues, a sefialar lamentables deficiencies de nues-
tras instituciones no por el esteril y nefando placer de difa-
mar mi propio pueblo o de lanzar acusaciones, mis esteriles
ain, contra quienes pudieran aparecer directamente respon-
sables de los males presents; mi prop6sito es alto y noble, y
va enderezado a advertir la existencia de males que habran de
remediarse prontamente--esa esperanza abrigo-cuando la opi-
ni6n piblica l1egue a conocerlos en toda su gravedad. Y al
proceder asi procuro ser fiel, y creo ser fiel, a la tradici6n glo-
riosa de los grandes educadores de Cuba, cuyas ensefianzas tra-
to de seguir en la media en que me lo permiten mis modestas
facultades. El padre Varela, Caballero, Saco, Luz, Varona, no
han sido hombres que enmudecieron ante los males de su pue-
blo por temor, por mantenerse en un cargo piblico o aspirar
a 6l, o por un falso concept del patriotism. Miraron cara a
cara la verdad y la dijeron sin rebozo, profundamente conven-
cidos de que, como dijo Luz y Caballero: "S6lo la verdad
nos pondra la toga viril", aforismo que no fu6 para aquellos
patricios una frase ret6rica, sino una norma constant de con-
dueta y un principio invariable de acci6n.
Terminada esta larga exposici6n de principios, hora es ya
de pasar a bosquejar, aun cuando sea a grandes trazos, el estado
actual de la ensefianza primaria, objeto principal de esta con-
ferencia, relegado casi a ser una parte secundaria de la misma.
Nuestra escuela popular reorganizada totalmente, creada casi,
pudieramos decir, en 1900, no se hall hoy en condiciones de
lenar cabalmente la alta funci6n social que le corresponde en
el conjunto de nuestras instituciones republicans, ni de servir,
con toda la efleacia requerida, los intereses del pueblo cubano,
en lo concerniente a la instrucci6n elemental de la nifiez. En
primer lugar, la ensefianza primaria no ha alcanzado ain el
grado de difusi6n indispensable para la desaparici6n total del
analfabetismo; en segundo lugar, no es lo suficientemente in-
tensa que require la cultural elemental del pueblo, en relaci6n
con los altos deberes de la ciudadania en una democracia; y








EVOLUCi6N DE LA CULTURA CUBANA


por iltimo, no se acomoda en just media a las necesidades
nacionales an orden al trabajo y la producci6n, factors de los
cuales dependeri el bienestar pfblico en el period de Aspera
competencia mundial iniciado a la terminaci6n de la guerra.
Que nuestro sistema de escuelas pfblicas no ha alcanzado
]a extension debida, es de muy fAcil demostraci6n. Segdn el
censo torado en 1919, Cuba cuenta con una poblaci6n en edad
de asistir obligatoriamente a las escuelas, es decir, de 6 a 14
afios, que se eleva a 723,756 nifios. En todos los paises cultos la
ecad propia de la instrucci6n primaria aunque no obligatoria,
se calcula de los 5 a los 17 afios; en ese caso, Cuba cuenta, se-
gun el Censo, con mas de un mill6n de nifios y j6venes en edad
ce frecuentar la escuela elemental. i Cifra colosal en relaci6n
con la extension de nuestro territorio, cifra hermosisima que es
augurio de la perennidad de la naci6n cubana, pero cifra que
al ser comparada con la asistencia a las escuelas, nos sumerge
en hondas y tristes cavilaciones! Para la instrucci6n de esos
723,756 nifios-si nos limitamos a los de 6 a 14 afios-para ese
mill6n si nos referimos a todos los que se hallan en edad de
ilstruirse, la Repuiblica s6lo cuenta, seglin las iltimas estadis-
ticas oficiales, con unas 5,700 aulas, un aula por cada 126 ni-
iios de los obligados por la Constituci6n a frecuentar las es-
cuelas, un aula por cada 175 niios en edad de recibir ense-
fianza elemental. Ese nfumero de escuelas es de una pequefiez
irrisoria. (*) Cuba necesitaria no menos de 15,000 aulas para
tender eficazmente a toda su poblaci6n, contando ain con el
concurso de las escuelas privadas y con la imposibilidad de
Ilevar la instrueci6n a ciertos lugares aislados y remotos. Esta
cifra de 15,000 aulas podri ser exagerada, pero, spor que ha
de serlo, si el Ej6rcito se elev6 a 18,000 hombres y Cuba inscri-
bi6 gallardamente en el program de la Repfblica: "MAs
maestros que soldados"? Los Estados Unidos, euyo ejrcito per-
iranente es de 175,000 hombres, cuentan con 650,000 maestros.
SPor que Cuba no ha de aprender y seguir en este punto las
leciones de la democraciaT
La escasez de escuelas-en menos proporci6n hoy que en
1900, porque entonces teniamos 3,600 aulas con mill6n y medio
de habitantes, y hoy, con tres millones, no tenemos 7,200 aulas

(*) Los datos se refieren a 1919-1920. Despues la situaclon ha mejo-
rado. La inscripci6n en las escuelas pfblicas solamente pasa de 450,000
niflos.-(N. del author )









LA ORATORIA EN CUBA


sino 5,700, es decir 1,500 aulas menos proporcionalmente-de-
tcrmina la baja matricula en la escuela primaria. Es dificil,
en la actualidad, obtener datos oficiales autinticos para un tra-
bajo de esta elase, pero los iltimos que he logrado obtener co-
rrespondientes al afio escolar de 1919-1920, arrojan un tutal de
matriculados de 291,648 nifios de todas las edades. Estas ci-
fras, en comparaci6n con los 723,756 nifios de edad de asisten-
cia obligatoria, nos dicen que 432,108 nifos de 6 a 14 afos no
se hallan inscriptos en la escuela pfiblica. En relaci6n con el
mill6n de personas en edad de recibir instrucci6n primaria,
tenemos 708,352 nifios y adolescents que no son alumnos ofi-
ciales de la escuela pfiblica pudiendo serlo.
No es que al citar estas cifras pavorosas lance la afirma-
ci6n de que los 423,108 nifos obligados por la lConstitcui6n a
matricularse y que no lo ban hecho, no reciben instrucei6n. No
soy tan ciego que no haya tornado en cuenta el desarrollo de
]a escuela privada, estimulado y favorecido por el enriqueci-
miento del pais y por la carencia de escuelas piblicas. Es pro-
bable, quizas, que 100,000 o mis de esos nifos reciban instrue-
ci6n; pero los restantes, mis de un cuarto de mill6n, no la re-
ciben; y es un hecho incontrovertible que la escuela pfblica no
instruye hoy sino una minoria, el cuarenta por ciento aproxi-
madamente de la nifiez cubana. jPuede un cubano, un padre y
un maestro sentirse satisfecho de esa situaci6n tristisimat
Don TomAs Estrada Palma, en uno de sus primeros mensa-
jes al Congreso, despues de hacer constar que la inversion de
los fondos pfiblicos es la prueba real de la orientaei6n de un
gobierno, meneionaba el hecho de que en el proyecto de presu-
puestos nacionales que sometia al Congreso el veinte y cico
por ciento de los ingresos se destinaban a la ensefianza. El
primer Presidente de Cuba continuaba la political pedag6gica
del general Wood, political que despu6s hemos abandonado, y
a la cual es menester volver sin tardanza, si queremos aflanzar
la Repfiblica y asegurar el bienestar de nuestros hijos.
El sombrio cuadro de la falta de eseuelas en nimero sufi-
ciente y de la corta matricula, se obscurece mis anf si conside-
ramos la asistencia, reducida el afio escolar de 1919 a 1920, a
167,889 niios de todas edades, cifra deseonsoladora que nos
dice que "s6lo 21 de cada 100 nifios" en obligaci6n de asistir,
coneurren a la escuela. QuizAs se piense que exagero, quizAs ha-








EVoLuci6N DE LA CULTuaA mTANA


ya quien entienda que recargo intencionalmente de sombras el
cuadro; pero crease con sinceridad que llevari un gran con-
suelo a mi coraz6n de cubano, quien me haga ver que esos ni-
meros no son exactos, y que la situaci6n no es tan grave como
ellos pregonan.
Demostrada la falta de escuelas, lo corto de la matrieula y
Jo bajo de la asistencia, no es menos doloroso comprobar que
la efectividad de la ensefianza, por multitud de razones en cuyo
analisis no es possible entrar ahora, es tan pobre, que la inmensa
mayoria de los escolares abandonan la escuela sin haber Ilega-
do a dominar la mitad del curso de studios. En diversas for-
mas se ha hecho el cAlculo desolador, y todas arrojan el mismo
resultado; la proporci6n de nifios en el grado inferior es tres
veces mas alta de lo debido; la mayoria de los nifios no adelan-
tan en sus studios mas alli del cuarto grado, de los oeho que
comprende la escuela primaria.
Ahora bien, sefioras y sefiores, las naciones de mas alta civi-
lizaci6n reconocen hoy uninimemente que la ensefianza prima-
ria no basta para preparar al joven, considerado como ciuda-
dano y como trabajador, a las exigencias de la vida en una
democracia modern. Francia, Inglaterra, Alemania y otros
paises de Europa; Estados Unidos, en America, reorganizan
con febril actividad sus sistemas de educaci6n, hacen obligato-
ria la ensefianza hasta los 16 o los 18 afios, y complementan
la preparaci6n primaria con una instrucci6n semiprofesional,
indispensable para la prictica de los variados oficios y las dis-
tintas ocupaciones del comercio, la industrial y la agriculture.
Asi se arman esos pueblos para el trabajo, mientras nosotros,
lanzados en el vertigo de la vida modern y de la competencia
mundial, casi nos limitamos a enseiiar a leer medianamente a
una parte de la juventud. Nuestra responsabilidad en este pun-
to es tremenda. El doctor Carri6n hacia notar con sn aguda
observaci6n de la realidad que el obrero extranjero se halla,
en todos los oficios, much mejor preparado que el cubano y en
condiciones de haeer a este una competencia ruinosa. La prepa-
raci6n vocational no es deber que concierne a la esenela pri-
maria, desde luego; pero si nosotros no echamos las bases, si
no elevamos con rapidez el nivel de la instrueei6n primaria,
Cuba no podra tener hombres de trabajo eficientes-en la mas
amplia acepci6n del termino-en ningin orden de la actividad
humana.










LA ORATOBIA EN CUBA


La ensefanza no s6lo es poco intense en cuanto al conjunto
de conocimientos que se trasmiten a los nifios; adolece tambi6n
del defecto de someter a una discipline inadecuada las facul-
tades del discipulo, dejando inactivos los poderes de observa-
ci6n personal, de reflexi6n y de iniciativa. La escuela de la
colonia fu6 libresca y bas6 en un Arido trabajo de memorial
toda la instrucci6n del discipulo. En 1900 sustituimos a la
palabra escrita, fria y rigida del texto, la palabra hablada, viva,
calida y persuasive de la maestra: la palabra que sugiere, que
evoca, que se acomoda a la mente del nifio, que aviva su inteli-
gencia y fomenta la simpatia. Este cambio que produjo una
transformaci6n profunda en los metodos, signific6 en la 6poea
en que fu6 establecido un progress inmenso en la t6cnica de
la ensefianza. Pero la investigaci6n pedag6gica realize cada
dia conquistas de mis alto valor, y hoy estA fuera de today
duda que no es la palabra, sino el "trabajo", el gran instru-
mento de ensefianza y de educaci6n. La instrucci6n no comien-
za con la ignorancia del discipulo sino con el saber y la expe-
riencia de 6ste; y la obra de la escuela debe encaminarse a
ampliar, a enriqueeer y dar toda su significaci6n a la experien-
cia personal del educando, experiencia que no dimana de lo
que oye, sino de lo que hace y de lo que practice.
Los nifios, por consiguiente, no deben ir a la escuela a escu-
char, sino a trabajar, a experimentar, a hacer. Estas corrientes
innovadoras de la pedagogia no ban penetrado ain en la in-
mensa mayoria de nuestras aulas. Una de las mas urgentes
necesidades del moment es transformer la tecnica pedag6gica
imperante en nuestra escuela. Esa transformaci6n ha de ser
complete y debe comenzar-lo digo sin la menor vacilaci6n-
por las Escuelas Normales, donde impera, como en las aulas pri-
marias, un verbalismo esterilizador en muchas de sus ensefian-
za. El Magisterio national en los veinte afios de la vida inde-
pendiente tiene en su haber, acaso, las dos partidas mas valio-
sas en la cuenta de la Repiblica: ha ensefiado a leer a la ma-
yoria del pueblo, abriendo a cada cubano un campo inmenso
de posibilidades, y ha inculcado el amor a la nacionalidad. Esos
son sus dos grandes e indiscutibles titulos al respeto piblico
y al juicio favorable de la historic; pero el Profesorado tiene
ante si otra tarea no menos digna y gloriosa: hay que cultivar
en cada cubano las aptitudes y las cualidades que hacen al hom-









EVOLUCI6N DE LA OULTURAL OUBANI


bre observador, reflexivo, duefo de si mismo, entusiasta por la
acci6n creadora y por el trabajo ennoblecedor.
Cuba tiene que ser, no un pueblo de parlanchines, sino una
democracia laboriosa. El Magisterio, que incule6 a la nifiez el
amor a la patria, debe ensefiarla a afianzar la nacionalidad in-
culeando el habito y el amor al trabajo con sus m6todos y su
ejemplo.
Nuestra ensefianza primaria tampoco merece una sanei6n
favorable por su ajuste a las necesidades peculiares de las cla-
ses sociales que pretend servir, particularmente la eseuela ru-
ral. La escuela urbana, aunque no de un modo complete, cum-
ple mejor su funci6n de preparar al nifio y al joven para la
vida; pero nuestra eseuela rural realize una labor infima.
La poblaci6n rural es la clase productora y cubana por ex-
celencia; es la mis desamparada del auxilio del Estado; es la
que tiene menos posibilidades de educarse y de progresar. La
escuela tiene en la soledad de nuestros campos deberes mis gra-
ves; sobre ella pesa la enorme labor de ensefar a leer al cam-
pasino, de inculcarle habitos de higiene, de instruirlo en los
deberes de la ciudadania, de trasmitirle los rudimentos del ehl-
culo y de las ciencias basicas de la agriculture, de levar a su
vida tediosa, solitaria y mon6tona un element de bienestar
spiritual, de alegria sana y confortante, de amor a la vida;
porque no s6lo de pan vive el hombre, verdad profunda que a
veces pareeemos desconocer. Esa eseuela sobre la cual gravitan
arduos y graves deberes, qu6 es? en manos de quin esti? Es
un rudimento de escuela, un germen, una instituci6n imposi-
bilitada de realizar lo que el pais necesita que realize, y esta
en manos de nuestros j6venes de las ciudades easi todas, por las
cuales siento un respeto profundo y una admiraci6n sineerisi-
ma por su abnegaci6n, su espiritu de sacrificios y su valor; pero
a las cuales me es impossible reconocer hoy la preparaci6n reque-
rida para el eumplimiento de deberes, que estan en contradic-
ci6n con sus gustos, su educaci6n general, su preparaci6n profe-
sional y sus aspiraciones mis vivas y profundas.
No es possible, en un trabajo de esta indole, entrar en deta-
lles que nos llevarian demasiado lejos; no creo, por otra part
necesario insistir sobre el punto. S61o el deseonocimiento total
de nuestros problems sociales y educativos, s61o la abulia o el
indiferentismo moral mas inexplicables pueden retardar las
reforms fundamentals que require con la mayor urgeneia










LA ORATOBIA EN CUBA


]a eseupla del campesino, sobre los hombros del cual gravita
con enorme pesadumbre toda la fibrica de la Repiblica.
Si nuestra ensefianza primaria no ha alcanzado el grado de
difusi6n necesario, si no tiene la intensidad requerida, si sus
metodos no son absolutamente apropiados, si el caricter de sus
ensefianzas no responded, por lo menos en lo que a la escuela
concierne, a las exigencias de nuestra situaci6n, el program
de mejoras a realizar es muy fAcil de establecer.
La naci6n debe multiplicar las escuelas, debe distribuirlas
conforme al censo de la poblaci6n escolar, debe instalarlas ade-
cuadamente en edificios decentes y apropiados y debe hacer
asistir a ellas a los nihos. Program sencillo de bosquejar, pero
que require para ser ejecutado, labor fire y tenaz de buena
administraci6n durante afios.
Por otra parte, es menester mejorar las condieiones del Ma-
gisterio, sin lo cual no hay escuela possible. Es menester tratar
de ponerlo al dia en las nuevas orientaciones de la ensefanza,
es menester estimularlo, alentarlo, revivir en 61 el entusiasmo
ardoroso de los tiempos de Frye. Es menester asegurar su for-
maci6n y su preparaci6n en nimero convenient, conforme a
las exigencias de la pedagogia, no segin anticuados y reproba-
bles procedimientos, fuentes de corrupci6n y de favoritismo.
Para lograrlo se require ampliar la esfera de acci6n de las
Escuelas Normales, reorganizar estas institueiones y diversifi-
ear sus ensefianzas, asi como vincularlas a la escuela primaria
por los firmes lazos del compailerismo, del servicio mutuo y
de la consagraci6n a una misma grande obra national.
Finalmente, es indispensable volver los ojos a la escuela ru-
ral y transformarla de manera que cooper eficazmente a la
preparaci6n del campesino, para abrir su inteligencia a la luz,
elevar su nivel de vida y permitirle aspirar, entrever en la vida
otra soluci6n a su pobreza que no sea el billete de loteria y
otra fuente de emociones que no sean los gallos.
Este es, en su triple aspect, el grave empeflo national que
la Repfiblica tiene delante y que debe acometer sin demora.
Lo he bosquejado tal como lo pereibo, sin exagerar su gravedad
ni atenuarla. No es obra que pueda ser realizada por un hom-
bre ni por un grupo de hombres; es tarea que require la ener-
gia y la colaboraci6n de la naci6n en su conjunto. De aqui
esta apelaci6n a la opinion piblica, la gran fuerza director
de los pueblos libres.










EVoLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


A todo ciudadano corresponde un deber en el magno pro-
p6sito de elevar la escuela pfiblica a la altura que requieren
la seguridad y la dignidad de la patria; pero la obligaci6n cae
de lleno mis directamente sobre las classes cultas, los directors
de la ensefianza y el Profesorado. Nuestra es la mayor respon-
sabilidad; sepamos afrontarla con honor. Ser tibios, ser acomo-
daticios, dejar hacer, escudarnos en el mal ejemplo, callar cuan-
do debemos hablar, sacrificar el deber al temor de la critical,
convertir en una prebenda el cargo, la c&tedra o el aula, obras
son de cobardia y deslealtad, vergiienzas del caracter que bas-
tan para descalificar al funcionario y al educador.
La hora del maestro y del patriot sincere no es la de la
abundancia, la victoria y la paz; su oportunidad llega en los
dias aciagos del sacrificio, del combat y del trabajo. Entonces
es cuando uno y otro deben dar a su pueblo, juntamente, un
ejemplo y una ensefianza. Esta doctrine no la entenderfn ja-
mis los hombres de alma pequefia y repleta, ni los de ambicio-
iies bajas e innobles; pero estoy cierto de que es la que sienten
y practican los hombres de coraz6n y los maestros de mi pa-
tria, a los cuales me dirijo en primer termino.
Los problems de Cuba, y particularmente los concernien-
tes a la educaci6n, son graves pero no desesperados. La naci6n
cuenta con energia intellectual y moral y con recursos bastantes
para resolverlos: y los habrA de resolver ciertamente, si en vez
de arredrarnos ante la magnitude del esfuerzo, nos disponemos
a la labor paciente y tenaz, que es garantia de 6xito. Como
siempre ocurre en toda crisis profunda de la vida de un
pueblo, no es el actual moment hist6rico ocasi6n propicia para
las grandes acciones espectaculares, sino el moment, much
mis obscure y dificil, en que es menester que cada cual cumpla
con su deber de cada hora y de cada dia. No es el heroismo en-
tusiastico y frenetico lo que puede salvarnos, sino la tenacidad
inteligente, la cooperaci6n, y eso que el pueblo norteamericano
llama con frase expresiva "espiritu de servicio" y que no es
mas que la solidaridad en aeci6n.
Por eso los organizadores de estas conferencias pedimos: al
nuevo gobierno que asume la direcci6n de los asuntos piiblicos
en medio de la expectaci6n y la esperanza del pals, una poli-
tica pedag6gica definitive y consistent, adecuada a nuestras
necesidades; a las classes cultas y laboriosas, apoyo para estos










LA ORATORIA EN CUBA 89

empefios de mejoramiento colectivo; al Profesorado, nervio de
toda labor de bienestar y de progress nacionales, que se dis-
ponga a colocarse a la altura de sus nuevas responsabilidades
y sus arduos deberes; y a todos, finalmente, un poco de cari-
dad para los nifios de Cuba, caridad traducida en un esfuerzo
por asegurarles una educaci6n que sea: salud y vigor para el
cuerpo, luz para la inteligencia, energia para la voluntad y
elevaci6n y belleza y calor para el sentimiento.



















DISCURSO


pronunciado por el senior Jose Manuel Carbonell en el homenaje
al doctor Antonio Sdnchez de Bustamante, celebrado en el
teatro Nacional la noche del 15 de octubre de 1927.

HONORABLE SEROR PRESIDENT DE LA REPtiBLICA:
SERORAS Y SERORES:
Al ascender a esta tribune, bajo una sacudida de nervios,
y contemplar, desde su balc6n abierto a la curiosidad y al pe-
ligro, el valle de hermosuras que tengo delante y el especticulo
consolador de tantas voluntades que estin conjugando sus cora-
zones en un solo latido, siento calofrios y deslumbramientos,
como si fuera yo la viva imagen del novelesco personaje que,
habi6ndose dormido en l6brego ealabozo, despert6 fascinado por
un sol de llamas en pleno mediodia.
No es mas que lo cierto, sefiores, cuando han dicho bella-
mente el doctor Francisco Carrera Jiistiz, Presidente de la Co-
misi6n organizadora de este homenaje, iniciado just y oportu-
namente por el peri6dico El Pais, y el doctor C6sar Salaya,
portavoz y adalid de la nueva generaci6n, en honra y prez de
Antonio Sanchez de Bustamante, cuyo nombre deliberadamen-
te pronuncio sin adjetivos, porque 61 es simbolo de enciclop6-
dica cultural y de elocuencia soberana que, al vibrar en el eara-
col encantado de nuestra isla de oro, traspuso los mares y re-
percuti6 en los Ambitos del mundo como el nombre venerando
de un ciudadano de la humanidad.
Hoy hace veinte dias que arrib6 a puerto, mecido por las
olas, el barco Cuba, que devolvia a Cuba al viajero de rostro
pr6cer y bondadosa sonrisa. Fu6 aqu6lla una tarde resplande-
ciente. En el amplio litoral, una muchedumbre abigarrada, a
modo de vivida bandera, izaba las almas al mAstil del entusias-
mo. Era la Repdblica, enearnada en millares de sus hijos, que se
echaba a la calle, como un rio desbordado, para dar la bien-









EVOLUCI6N DE LA CULTURA CUBANA


venida y estrechar contra su pecho al internacionalista y Cesar
de la palabra, qu. regresaba victorioso de una cruzada sin san-
gre por las Galias diplomiticas.
Pocas veces en nuestro ambiente, pr6digo en tributar hono-
res y que ha elevado el homenaje a la categoria de industrial
national, ha tenido ocasi6n uno tan merecido como el que con-
grega en este recinto a las representaciones todas da nuestra
vida piiblica, sin sectarismos ni jerarquias, desde el honorable
President de la Repiblica, que model en los troqueles ideales
de Agramonte y de Marti, que parecian perdidos, el present
y el porvenir de la patria, hasta el artesano laborioso que la
labra con sus manos, la fecunda con su sudor y la apuntala
con sus virtudes.
Aqui estamos todos para rendir pleitesia al doctor SAnchez
de Bustamante: el Jefe del Estado, para condecorarlo, como
ya lo ha hecho, con la Gran Cruz de la Orden Nacional Carlos
Manuel de Cspedes, recompensa la mis alta a que puede aspi-
rar un cubano; el Alcalde de la Ciudad, para comunicarle
oficialmente el acuerdo torado por el Ayuntamiento de ponirle
su nombre a una avenida del aristocritico Vedado. Aqui esta-
mos todos, obedientes a los imperatives de la propia conciencia
y respondiendo a la olarinada de los iniciadores de esta fiesta,
que tiene por objeto enaltecer a un hombre que es lustre de la
estirpe humana y orgullo de su tierra.
El doctor Sanchez de Bustamante es un ciudadano del mun-
do, erguido sobre el pedestal de Cuba, reputado en el viejo con-
tinente y amado en la America nuestra, que, como gigante de
las botas de siete leguas, avanza a paso de veneedor hacia
la meta de superiores destinos, cayendo aqui y levantAndose
alla, jadeante y ensangrentada a veces, pero segura de su fuer-
za, plet6rica de energia, con el espiritu floreado de esperanza
y con los ojos Ilenos de libertad.
Los triunfos de nuestro eximio compatriota no son para
enumerarse en una arenga improvisada, en que la erudici6n
huelga y la palabra, sobrecogida por conmoci6n extraordina-
ria, quisiera estallar en colors y convertida, a la vez, en pin-
eel, iluminarlos, a grandes rasgos, sobre lienzos imaginativos.
Por otra parte,'freseos estAn en la memorial de todos los lauros
cefiidos por el doctor Snchez de Bustamante como Presidente
de la Academia de Derecho Internaeional Comparado de El
Haya, y en la Conferencia de Juriseonsultos de Rio Janeiro,









LA ORATOBIA EN CUBA


que sancion6 su proyecto de C6digo de Derecho Internacional
Privado que antes aprob6 el Instituto Americano de Derecho
International de Washington. Y como complement de su ac-
tuaci6n universal, inspirada en prop6sitos democraticos y uni-
tivos entire los pueblos, es miembro del Tribunal Permanente
de Justicia Internacional, creado al declararse vigente el Tra-
tado de Versalles que puso termino material a la conflagraci6n
que estremeci6 la Tierra, envolviendola en un manto de pfr-
pura y sumergiendola en un oc6ano de ligrimas.
Mucho quisiera y pudiera decir relacionado con el process
de formaci6n y desenvolvimiento intellectual del doctor Sanehez
de Bustamante. Desde sus tiempos mozos advertianse en el jo-
ven universitario, ya hoy en la plenitud de la vida, cualidades
y condiciones prometedoras de vendimias que han superado a
la esperanza. Su educaci6n fu6 multiple y complete, y sobre
ella derramaron las hadas los dones de la tierra y las bendi-
ciones del cielo. Su carrera, ripida y ascendente, puede sinte-
tizarse en una clausula: se gradu6 de bachiller an el Instituto
del Cardenal Cisneros, en Madrid, donde, afios despuns, ga-
n6, entire siete concurrentes, la citedra de Derecho Interna-
cional Pfiblico y Privado de nuestra Universidad. En la Ha-
bana, durante la 6poca colonial, termin6 sus studios de doctor
en Derecho Administrativo y en Derecho Civil y Can6nico. Y
en la Repfblica, que ha sido su verdadero campo de acci6n, as
el primog6nito de la elocuencia y el amante preferido de la
gloria. Pas6 por la political como un relampago y desapareci6
luego, pero no entire tinieblas, sino para iluminar mas vastos
eseenarios.
Como si el conocimiento del propio idioma, que en sus la-
bios deleita y convince, fuera insuficiente don a sus ansias cul-
tarales, se inici6 desde temprano en el dominio de otras len-
guas, hasta convertirse en consumado poligloto, lo cual le ha
permitido llegar a la Ciudad Eterna y hablar en italiano en
la solemne ceremonia de ofrecer la bandera que los universita-
rios de la Habana enviaron a los universitarios de Roma; ha-
blar en ingl6s, en Washington, sobre la codificaei6n del De-
recho Internacional Americano, y en frances darante las se-
siones del Tribunal Permanente de Justicia Internacional de
El Haya; como si en sus abundantes y limpios causes verbales
st confundieran, cual eorrientes tributaries, los truenos de Vie-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


tor Hugo, los acentos de Pico de la Mirandola y los gemidos
y rugidos de lord Byron.
El doctor Sanchez de Bustamante ha tenido tiempo para
producirse en todas las direcciones del pensamiento y llegar a
ser maestro. Si volv6is los ojos a su cAtedra, le ver6is entire sus
discipulos, como si no tuviera otra cosa que hacer, con la no-
ci6n del filtimo postulado de Derecho Internacional en los la-
bios, explicando doctrinas de eminentes tratadistas y derraman-
do a borbotones las de su propio manantial. Y si volveis los
ojos a los diez afios que presidi6 la Academia Nacional de Artes
y Letras, con brillantez que anhelara su modesto sucesor, le
observareis revolviendo en sus nutridos anaqueles literarios pa-
ra hablarnos de Gertrudis G6mez de Avellaneda y de Jose Ma-
ria Heredia, en pirrafos evocadores del arte de la sin par Co-
rina camagiieyana y del sin par Tirteo de nuestras primeras
rebeldias. Y recordardis tambien sus alogios sobre el dulce
Milanes, y el crucificado Zenea, y el pulido y tonante Luaces,
y el mirtir Gabriel de la Concepci6n Valdes. De todos habl6
galanamente. Y fuera de la Academia, en el foro, en el Sena-
do, en las Corporaciones Econ6micas, en el Ateneo, en la So-
ciedad de Derecho Internacional y en la Universidad, donde
ain parece dilatarse en el ambiente su oraci6n a la bandera,
sus 6xitos tribunicios se sefialan por discursos. Orador genuine,
tipicamente griego, sin audacias ni arrebatos ni pasiones, so-
bresale SAnchez de Bustamante, entire nuestros oradores de to-
dos los tiempos, por dos condiciones esenciales: la frase eris-
talina, serena, y la afluencia torrential. No establecer compa-
raciones entire 6l y oradores famosos del pasado, que conozco
por la tradici6n, como el padre Montes de Oca, el "Pico de
Oro" de la eAtedra sagrada, o como Nicolas Manuel Escobedo,
el contender formidable del estrado forense, o como Enrique
Pifieyro, el ruisefior del paraninfo acad4mico, o como Rafael
Morales y GonzAlez, el quetzal cubano de la tribune insurrecta.
Entre los oradores contemporAneos, que es donde se eneuentran
los ejemplares mis vigorosos de nuestra tribune, SAnchez de
Bustamante resisted la comparaci6n, y aun sugiere el paralelo,
con Varona, el pensador inflexible y progresivo del separatis-
mo; con Montoro, el principle del ensuefio de la autonomia; con
Marti, el mago de la ilusi6n revolucionaria hecha realidad, y
con Sanguily, el heehicero relampagueante de la epopeya de
Yara y rapsoda de las proezas renovadas por los paladines de








LA ORATORIA EN CUBA 95

Baire durante la gesta her6ica del 95. Menos fil6sofo y esti-
lista que Varona, pero mis orador, rivaliza con 61 en la expre-
si6n sosegada del pensamiento; menos erudito y grandiloeuente
que Montoro, le iguala en abundancia verbal y le supera en la
dificil facilidad de decir las cosas; sobriamente emotivo, y me-
nos frondoso que Marti, el emperador de la tribune americana,
le va a la zaga en capacidad retentiva y arte para recoger y de-
volver las palpitaciones del ambiente y del auditorio; y sin te-
ner el don de conmover y electrizar como Sanguily, just con
61 en elegancia y fuerza. El uno frente al otro, en memorable
debate mantenido en el Senado, fatigaron la elocuencia. "Ca-
ballero de la Blanca Luna" llam6 Sanguily a Bustamante al
suponerse derribado, cuando no podia estar sino subyugado
bajo su florete de oro .
Cuando aparece en la tribune, como le ver6is dentro de un
instant, la llena con su presencia y da al auditorio la sensa-
ci6n de un Aguila que, antes de emprender el vuelo, se detiene
sobre el picacho cubierto de nieve, para entretenerse nn instan-
te contemplando el paisaje y escrutando el horizonte.







































nf5TOR CRRBOnELL Y RIUERO
(1884)
Nado, en el ingenio Reuni6n, Gilira de Melena (Habana), el
4 de mayo de 1884.

Seultivado linicamente la oratoria acad6mica en dias de
F aniversarios patri6ticos, y para mostrar y enaltecer,
en sus multiples aspects, la figure universal de Marti.
Del Maestro tiene, sin rebuscamientos ni esfuerzos, la ideolo-
gia y la fraseologia. Marti tenia el lenguaje prof6tico como
Isaias; Nestor, la devoci6n invulnerable, como Kempis.
Si el pfiblico no le produjera miedo, hasta enmudecerlo,
seria orador politico de verba fecunda y frase acerada. Pe-
ro... no me corresponde enjuiciar a un hermano, olvidando
que no se puede ser, a un mismo tiempo, juez y parte.



















MARTI, ORRDOR POLITICO


DISCURSO
pronunciado por el senior Nistor Carbonell en la sesi6, solemn
que en conmemoraci6n del natalicio de Marti celebr6 is Aca-
demia Nacional de Artees y Letras la noche del 28 de eero
de 1922.

SENORES ACADIMICOS:
No nos refine aqui esta noche un mero prop6sito artistic
o literario. Nos reunimos hoy aqui, rivalizando en patri6ti-
cos anhelos con el mis fervoroso grupo de eubanos, para tri-
butar, en el aniversario de su natalicio, homenaje de devoci6n
a Jose Marti, singular tipo human, venido al mundo en un
dia de tropical invierno y salido de 61, nimbado por el mar-
tirio, en otro de mayo risuefio y caluroso. Nos reunimos hoy
aqui, dando muestra de que la Academia Nacional de Artes
y Letras no es c6nclave de una oligocracia envaneeida, ni Olim-
po de teorizantes megal6manos, ni franemasoneria de leehu-
guinos adocenados, ni quinta de salud-refugio de enfermos
de misticismo romantico-, para, honrindonos, honrar la me-
moria sacratisima de aquel hombre augusto y sacerdotal, ca-
ballero de los milagros y las maravillas, intbrprete de lo que
dice la luna y de lo que canta el sinsonte entire el follaje de
la selva, maestro vivificador, misionero de paz predicando la
guerra, poeta y ap6stol a quien la gloria bes6 vivo, y sigue
muerto en viaje inacabable por los mares del recuerdo y los
espacios sin confines de la inmortalidad. Nos reunimos hoy
aqui, contrarrestando injustos desvios y taimados desdenes,
para, apartando la mirada de las inquietantes realidades de
nuestro present lleno de sombras, pasearla por los horizontes
luminosos del pasado, altar que exornan las flores que el sa-
erificio reg6 con sangre de heroes en los eombates por la re-









EVOLUCI6N DE LA CULTURAL CUBANA


denci6n, y en donde luce, entire todo, y por sobre todos, la
imagen veneranda del soberano Libertador derribado en Dos
Rios.
Ya en otras diversas ocasiones, resefin su vida, coment6
sus versos, glos6 sus prosas. Asi ahora, al corresponder a la
irvitaci6n, para mi mandate, de nuestro Presidente, organi-
zador de este solemne acto piblico, discurrird s61o acerca de
su personalidad como orador y como politico, fuente de he-
chizos y foco de atracci6n.
Los que no oyeron a Marti discursante en la tribune, po-
dran compararlo con Dem6stenes o con Cicer6n, con Castelar
o con Gambetta. Los que le oyeron, cuantos le escucharon
perorar dias enteros, sin flaquezas ni cansancios ni fatigas,
brillante y originalmente, no lo comparan con ninguno, por-
que saben que no tiene comparaci6n: que fu6 fnico. Unico
por la forma y por el fondo, por el ademin con que acompa-
fiaba la palabra, por el timbre de la voz, celida, emotiva, que
parecia, a compas del asunto que la inspirara, trino de jil-
guero, grito de Aguila, quejido de viola, estridencia de clarin,
trimulo de flauta, redoble de tambor, susurro de arroyuelo,
retumbar de catarata, es decir, la orquestaci6n del caos, to-
das las notas, desde la mis suave hasta la mis recia, puestas
al servicio de ideas nobles, de concepts puros, de empeiios
generosos. Verbo-motor en el mis alto grado, hubiera podi-
do estar hablando mientras las fuerzas fisicas no le faltaran.
De 61 pudo decirse lo que de Thiers: los pensamientos nacian
tan de prisa en su cabeza que dijerase los daba a luz antes
de concebirlos. &Qui6n que lo oy6 no lo recuerda, lento y
pausado al comenzar, y luego, cuando la corriente de afini-
dad entire el auditorio y l1 se establecia, levantando el tono,
ascender en el torbellino de la imaginaci6n a alturas incon-
mensurables, para, de sdbito, cuando pudiera crebrsele perdi-
do entire las nubes, fatigado, expuesto a despefiarse con estr6-
pito, iniciar el descenso, sereno, tranquilo, majestuosamente,
entire razonamientos filos6ficos, 16gicas conclusions y senten-
eias profundast Porque Marti jams vino a tierra como un
b61ido, desde las cumbres adonde se remont6, llevado por la
inspiraci6n. PAjaro portentoso, si abandonaba el picaeho de
la montafia, era para volver al llano como a un blando nido...
Semejante al modelo de improvisador forjado por Timon,
al subir a la tribune, rara vez sabia todo lo que iba a decir, ni




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs