• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 La obra de Montoro
 Los antiguos diputados de Cuba
 Carta-prólogo
 La libertad de enseñanza
 Cuba y sus jueces
 Mis buenos tiempos
 La vida sencilla de Wagner
 Prólogo a los artículos y discursos...
 Prólogo a las obras del Dr. Ricardo...
 Gambetta
 Pozos dulces
 Ldo. D. José Hernández Abreu. decano...
 Vidal morales y morales
 Miguel Figueroa
 Elogio del padre Félix Varela -...
 Eliseo Giberga - Discurso pronunciado...
 Elogio del doctor Sánchez...
 La beneficencia pública
 Las víctimas del huracán
 Discurso pronunciado en la velada...
 En la repartición de premios del...
 Repartición de premios en el Colegio...
 Don Gaspar Melchor de Jovellan...
 Significación de las academias...
 Las geórgicas de virgilio
 Oradores modernos
 Los recuerdos de Zorrilla
 Rafael M. de mendive
 El renacimiento del idealismo
 El desierto Jerusalén-Galilea
 "Roma"
 Zola y sus críticos
 La crisis literaria
 Jorge manrique y sus "Coplas" ante...
 Realismo y decadencia en la novela...
 ¿Qué debe entenderse por autores...
 La educación popular
 Los hermanos Goncourt
 Del principio de autoridad en el...
 El arte de traducir
 Un libro sobre el abate prevos...
 Un académico cubano - El Conde...
 El snobismo y J. Lemaitre
 La locura en la historia
 El nuevo libro de Max Nordau
 "Horizontes", por Don Federico...
 Prólogo a las poesías de Wenceslao...
 Madame Roland en el teatro
 Don Manuel Curros Enríquez
 La mujer y el amor romántico que...
 El nuevo drama de Ibsen - "Juan...
 Los mandamientos del buen estilo,...
 El jubileo de Sienkiewicz - "¿Quo...
 Back Cover














Group Title: Obras : edicion del homenaje, discursos politicos y parlamentarios.
Title: Obras
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074037/00003
 Material Information
Title: Obras
Physical Description: 3 v. in 4. : port. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Montoro, Rafael, 1852-1933
Publisher: Cultural
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1930
Edition: Edición del homenaje.
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074037
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001056958
oclc - 23302813
notis - AFE0513

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Table of Contents
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    La obra de Montoro
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page xvi
    Los antiguos diputados de Cuba
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Carta-prólogo
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    La libertad de enseñanza
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Cuba y sus jueces
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Mis buenos tiempos
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    La vida sencilla de Wagner
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Prólogo a los artículos y discursos del Dr. Wifredo Fernández
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Prólogo a las obras del Dr. Ricardo del Monte
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Gambetta
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Pozos dulces
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    Ldo. D. José Hernández Abreu. decano del ilustre colegio de abogados de esta capital
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Vidal morales y morales
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Miguel Figueroa
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    Elogio del padre Félix Varela - Discurso pronunciado en la sesión solemne celebrada por la Sociedad Económica en la noche del 18 de noviembre de 1911
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Eliseo Giberga - Discurso pronunciado en la Academia de Ciencias, en la velada fúnebre del 28 de junio de 1916
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Elogio del doctor Sánchez Bustamante
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    La beneficencia pública
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
    Las víctimas del huracán
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    Discurso pronunciado en la velada unaugural de la velada unaugural de la Unión Americana de la República de Cuba
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    En la repartición de premios del Centro Gallego
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
    Repartición de premios en el Colegio de San Agustín
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Don Gaspar Melchor de Jovellanos
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
    Significación de las academias - Su influjo intelectual y social - Discurso leído en la sesión inaugural del año de 1911 a 1912, en la Academia de Artes y Letras, la noche del 30 de octubre de 1912
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    Las geórgicas de virgilio
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Pages 260-261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    Oradores modernos
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
    Los recuerdos de Zorrilla
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
    Rafael M. de mendive
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
    El renacimiento del idealismo
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
    El desierto Jerusalén-Galilea
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
    "Roma"
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
    Zola y sus críticos
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
    La crisis literaria
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
    Jorge manrique y sus "Coplas" ante la crítica de nuestros días
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
    Realismo y decadencia en la novela y el teatro
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
    ¿Qué debe entenderse por autores clásicos?
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
    La educación popular
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
    Los hermanos Goncourt
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
    Del principio de autoridad en el orden literario
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
    El arte de traducir
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
    Un libro sobre el abate prevost
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
    Un académico cubano - El Conde de la Viñaza
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
    El snobismo y J. Lemaitre
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
    La locura en la historia
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
    El nuevo libro de Max Nordau
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
    "Horizontes", por Don Federico Balart
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
    Prólogo a las poesías de Wenceslao Gálvez
        Page 445
        Page 446
    Madame Roland en el teatro
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
    Don Manuel Curros Enríquez
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
    La mujer y el amor romántico que inspira
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
    El nuevo drama de Ibsen - "Juan Gabriel Borkman"
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
    Los mandamientos del buen estilo, de F. W. Nietzsche
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
    El jubileo de Sienkiewicz - "¿Quo vadis?"
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
    Back Cover
        Page 494
Full Text


















OBRAS






RAFABL MONTORO


OBRAS

EDICION DEL HOMENAJE

TOMO II.-VOLUMEN II


CONFERENCES Y ENSAYOS FILOSOFICUS Y LITElHiAIOS











1930
CULTURAL, S. A,
HABANA

















INDICE


P&ginas.

a obra de Montoro ............................ ...... Ix
os antiguos diputados de Cuba ............... : .......... 1
arta-Prologo .......................................... 31
a libertad de ensefianza ................................ 35
nuba y sus jueces ...................................... 47
dis buenos tiempos ..................................... 53
ja vida sencilla de W agner ............................. 63
Pr6logo a los articulos y discursos del Dr. Wifredo FernAndez. 69
r6logo a las obras del Dr. Ricardo del Monte ............ 77
Gambetta ........................................... ..105
Pozos Dulces ......................... ................ 113 /
[do. D. Jos4 HernAndez Abreu, decano del ilustre Colegio
de Abogados de esta capital ......................... 123
Vidal Morales y Morales ................................ 129
Miguel Figueroa ...................... ............... 139
Elogio del padre F61ix Varela.-Discurso pronunciado en la
sesi6n solemne celebrada por la Sociedad Econ6mica en la
noche del 18 de noviembre de 1911 .................... 149
Eliseo Giberga.-Discurso pronunciado en la Academia de
Ciencias, en la velada finebre del 28 de junio de 1916. 163
Elogio del doctor SAnchez Bustamante ..................... 173
La beneficencia pfblica ................................. 177
Las victims del huracan ................................ 185
Discurso pronuneiado en la velada inaugural de la Uni6n Ame-
ricana de la Repfiblica de Cuba ...................... 195
En la repartici6n de premios del Centro Gallego ............. 205
Repartici6n de premios en el Colegio de San Agustin ........ 211
Don Gaspar Melchor de Jovellanos ........................ 219
Significaci6n de las academias. Su influjo intellectual y so-
cial.-Discurso leido en la sesi6n inaugural del afo de
1911 a 1912, en la Academia de Artes y Letras, la noche
del 30 de octubre de 1912 ........................... 233
Las Ge6rgicas de Virgilio ............................... 257
Oradores modernos ..................................... 265
Los recuerdos de Zorrilla ............................... 295
Rafael M. de Mendive ................................. 315









VI INDICE

Paginas.

El renacimiento del idealism ............................ 331
El desierto Jerusal6n-Galilea ............................. 337
"Roma" ............................................ 341
Zola y sus critics ....................................... 347
La crisis literaria ....................................... 353
Jorge Manrique y sus "Coplas" ante la critical de nuestros dias. 357
Realismo y decadencia de la novela y el teatro .............. 371
iQuB debe entenderse por autores eldsicos? (Fragmento.) ... 377
La educaci6n popular .................................... 385
Los hermanos Goncourt .................................. 391
Del principio de autoridad en el orden literario ............. 397
El arte de traducir ..................................... 401
Un libro sobre el abate Prevost .......................... 407
Un acad6mico cubano.-El Conde de la Vifiaza ............ 413
El snobismo y J. Lemaitre ............................... 419
La locura en la historic .................................. 425
El nuevo libro de Max Nordau ........................... 431
"Horizontes", por don Federico Balart .................... 439
Pr6logo a las poesias de Wenceslao GAlvez ................. 445
MIadame Roland en el teatro ............................ 447
Don Manuel Curroz Enriquez ............................ 451
La mujer y el amor romAntico que inspira ................ 459
El nuevo drama de Ibsen.-"Juan Gabriel Borkman" ...... 465
Los mandamientos del buen estilo, de F. W. Nietzsche ...... 475
El jubileo de Sienkiewicz.-"iQuo vadis?" ................ 481

























A propuesta del Presidente de la Comisidn
de Publicidad, Dr. Gonzalo Ar6stegui, el comitg
del homenaje ha agregado a dicha comisi6n al
renombrado escritor y jurista Dr. Wenceslao Gdl-
vez y Del Monte.














LA OBRA DE MONTORO (1)


En los mementos supremos en que se extinguian las
timas llamaradas del gran incendio que envolvi6 la Isla
esde 1868 a 1878, arribaba a Cuba un joven cubano, cuyo
ombre apenas recordaban algunos de sus camaradas de
olegio. Unos pocos sabian que el recien llegado traia ya
ma historic literaria, y que los afios de su alejamiento de
a tierra native habian sido de labor fecunda y de elevada
isciplina mental. Las angustias de la d4cada sangrienta
abian impedido a los cubanos oir los primeros rumors que
a fama elevaba en torno de Rafael Montoro.
Ese joven, sin embargo, venia a recoger una bandera
ue yacia sepultada bajo los escombros humeantes de una
sociedad, bandera olvidada por una generaci6n heroic que
labia puesto su fe y su entusiasmo en otra ensefia que la
habia conducido, entire victorias y desastres, al sacrificio y
a la gloria. Elevindose sobre las pasiones de esa hora
luctuosa, habia Montoro entrevisto la idea que habia de
alumbrar y dirigir toda su vida posterior: la de la conti-
nuidad de la patria a trav6s de las vicisitudes de la historic,
de la que se deriva una unidad superior a las aparentes
antitesis de 6pocas sucesivas. Habia llegado para presenciar
el colapso de un ingente empefio y pens6 que era hora de
renovar el esfuerzo de los predecesores de la generaci6n
revolucionaria. La tremenda lucha de que acaba de salir
Cuba, desangrada y enervada, parecia confirmar con irresis-
tible elocuencia los severos vaticinios de los patricios que
habian formado el antiguo Partido Reformista. Y era
natural career que la terrible ensefianza de diez afios de
espanto y desolaci6n no seria perdida para Espafia y los
defensores de su imperio en Amirica. Montoro, nutrido en
las ensefianzas de la ciencia political, con generoso espiritu,

(1) Bevista Cubana, mayo de 1894.








X ENRIQUE J. VARONA

imbuido de las ideas liberals, sin tener la frente caldeada
por la hoguera del vivac, ni el coraz6n amargado por el
rencor que destila el recuerdo de los agravios no satisfechos,
pudo pensar que se iniciaba una era de reparaci6n y justicia
exigida de consuno por los intereses de la colonia y la
previsi6n de la metr6poli. Y entendi6, en consecuencia, que
todos los cubanos debian contribuir a su advenimiento, como
los mIs inmediatamente interesados en que no se falseara
ni desnaturalizara su espiritu.
Otros various, desde puntos de vista mas o menos
pr6ximos y colocando su objetivo mis o menos cerca,
convenian con Montoro en el pensamiento de que los cubanos
debian aunar sus fuerzas en tan critical coyuntura para que
el pais no perdiera su genuine representaci6n y fuera
escuchado en primer t6rmino, puesto que lo que entonces iba
a echarse en la balanza era nada menos que su destino. De
esta conjunci6n de opinions result el Partido Liberal, que
iba a ser el campo de la actividad y el teatro de los triunfos
del joven politico.
El que esto describe lo conoci6 entonces. Hubo de ir a
su casa, en uni6n de otro joven extraordinario, mezela singu-
lar de sabio y hombre practice, que habia emprendido con
fervor de ap6stol la tarea de allegar los elements que iban
a former el nicleo del nuevo partido y que deseaba sondear
al reci6n llegado, de cuyos talents y vasta ilustraci6n tenia
positivas noticias. Montoro se nos present tal como
despubs lo he encontrado siempre: exquisitamente cortis, con
cierta natural reserve templada, pero no borrada, por la
afabilidad; como quien concede todo lo que debe a su interlo-
cutor sin entregar de si o de su pensamiento mas que aquella
parte indispensable y adecuada, segin las circunstancias y
la ocasi6n. A poco de estar con 61 se advertia que era un
hombre duefio de su espiritu y de su palabra, sin taciturnidad
ni encogimiento, sin alardes de despego ni efusiones exage-
radas. Su conversaci6n no era brillante, pero nada tenia de
trivial; no hablaba para lucir, sino para expresar ideas
solidas o convicciones profundas, y todo ello sin sombra
siquiera de afectaci6n, sin empefio de aparentar o impresio-
nar. Quizis por eso mismo nos impresion6 mis, y al salir nos








LA OBRA DE MONTORO XI

dijimos que habiamos encontrado un hombre, y un hombre
superior.
Poco despues la constituci6n del Partido Liberal estaba
realizada y Montoro formaba parte de su directive provisio-
nal. Empez6 la campafia de propaganda y el conferencista
del Ateneo de Madrid empez6 a prodigarse en la tribune
popular. Mi compafiero de la primera entrevista, que era
Julian Gassie, lo acompai6 en una de sus excursions y, al
encontrarse conmigo a la vuelta, me estrech6 las dos manos,
exclamando con j-ibilo: "Tenemos un orador, un gran
orador".
Asi era, y eso es, ante todo, Rafael Montoro. Orador en
la tribune y en la citedra, orador en la plaza piiblica y en el
sal6n de conferencias. Capaz de electrizar una multitud, sabe
suspender de su palabra un concurso select. Expositor
maravilloso por la claridad, la profundidad y la ilaci6n, es
a la vez un sutil dialectico armado de toda suerte de recursos
para el debate. Nunca esti desprevenido. Su espiritu no
conoce la fatiga, ni su palabra la vacilaci6n. No se puede
facilmente distinguir si es la idea la que encuentra siempre
en sus labios la expresi6n mas propia o si es su inmenso
registro de palabras el que esti unido por hilos invisibles
con una gama igualmente vasta de ideas. Lo cierto es que
los signos verbales que emplea nunca estan vacios. Nada le
es m~s extrafio que la garrula palabreria de los oradores
meramente verbosos. Lo mismo en sus discursos mis sabia-
mente elaborados, que en las rdpidas improvisaciones deman-
dadas por la replica, su pensamiento y su dicci6n corren sin
trabas dirigi6ndose al fin claramente entrevisto y siempre
victoriosamente alcanzado. Asi me figure el vuelo del azor
amaestrado para los grandes empeios de la cetreria. Elevin-
dose rApidamente hasta el lugar que le permit ensefiorearse
del espacio, comienza a trazar con pausa gentil circulos
inmensos que van estrechindose y estrechindose a media
que se anima el descenso, hasta caer de sibito en el punto
precise sobre la presa.
Habiendo resultado de la diferencia de nuestro tempe-
ramento y del divers molde en que se han vaciado nuestras
ideas que hayamos tenido que discutir muchas veces, he po-








ENRIQUE J. VARONA


dido admirar, en condiciones especiales, la flexibilidad de su
talent y el peso abrumador de su elocuencia. Sereno e
impetuoso, parece que hasta la pasi6n esta a su servicio. Sus
ap6strofes sacuden y levantan, no hieren ni abaten. Raras
veces se abandon, pero se abandon cuando es necesario.
Le gusta demostrar, argiiir, pero sabe imprecar y la satira
es terrible a trav6s de su frase moderada y several. Prefiere
convencer, pero no desdefia conmover y hacer vibrar. Su
elocuencia es grandiose y por encima de ella, iluminandola y
dirigi6ndola, se eleva su raz6n. Este es el secret de su
grandeza.
Es facil comprender los inmensos servicios que ha debido
prestar hombre de tan excelsas dotes de palabra a su partido
y a su doctrine. Sin embargo, no s61o como orador se ha dis-
tinguido Montoro entire los liberals cubanos. Su parte en la
elaboraci6n del credo autonomista, en la organizaci6n y dis-
ciplina del partido, en la ampliaci6n, propaganda y defense
de sus ideas es enorme. Rodeado por hombres, algunos emi-
nentes, distinguidos los mAs, se ha sefialado por condiciones
especiales que le captaron desde temprano la confianza y el
respeto, y que determinaron luego la decisive influencia que
ha ejercido en la direcci6n de sus compafieros y correligiona-
rios. El ardor comunicativo de su convicci6n, la rapidez de
su golpe de vista, la decision para acudir en el moment del
peligro, su alta idea de la discipline y, sobre todo, la firmeza
de sus opinions y la consecuencia de su conduct lo fueron
poniendo cada vez mas en primera line y conquistandole la
autoridad que ha hecho de 1 una de las grandes fuerzas
morales de su patria. Porque Montoro ha revelado ser mas
que un fitil hombre de partido, mas que un politico docto y
avisado; ha demostrado que posee las condiciones de verda-
dero estadista. De 6ste tiene la amplitud del horizonte mental
y la concepci6n clara y precisa del fin remote a que han de
convergir todos los esfuerzos. Asi ha podido imprimir a su
political una direcci6n constant y dar complete unidad a su
vida pfiblica.
Montoro vi6 con perfect claridad que el antiguo regimen
habia muerto en Cuba el dia que un pufiado de insurrectos
arrancaron a un general espafol una capitulaci6n military, que








IA OBRA DE MONTORO


era en realidad un pacto politico. La personalidad de la
colonia habia sido reconocida en aquellos vencidos que toma-
ban, porque la tenian, la representaci6n de Cuba, hablaban
por Cuba y ponian y aceptaban condiciones en nombre de
Cuba. Entendi6 que Espafia no podia obstinarse en la torpe
conduct, en el sistema inicuo que. la habia puesto en riesgo
inminente de ser definitivamente expulsada de America; y
que si lo intentaba por temeraria obcecaci6n, el interns o el
derecho de los habitantes de la colonia debian coligarse para
traerla a mejor camino. Vi6 cukn irresistible seria la fuerza
de una gran mayoria de la poblaci6n cubana, compuesta de
todos sus elements, insulares y peninsulares, opuesta a todo
intent reaccionario y decidida a mantener la paz y asegurar
la prosperidad del pais. Y crey6 que la gran obra del Par-
tido Liberal debia ser Ilegar a esa concentraci6n de fuerzas.
Cualquiera que sea el juicio que merezca esta concepci6n
political, hay que reconocer la alteza de miras que revela y
la singular constancia con que la ha sostenido y defendido
Montoro a traves de todos los obsticulos y en medio de las
mayores contradicciones en su propio campo, en el de sus
adversaries y en las esferas del gobierno.
Hubo entre los liberals quienes creyeron que no podian
cooperar a esa obra por juzgarla irrealizable y expuesta a
debilitar el nervio del element cubano, que juzgan politica-
mente inconciliable con el element espafiol, atento s6lo a sus
intereses de dominaci6n. Pero esos mismos no han negado
nunca el valor te6rico de ese plan generoso, ni la constancia
invencible con que Montoro lo ha desarrollado. Otros, vaci-
lantes entire las conveniencias political de partido y los arre-
batos del sentimiento cubano, han querido mis de una vez
detenerse en mitad del camino y dar por concluida la jorna-
da, ya que no podian torcer el rumbo de la hueste. Nunca
como en esas ocasiones se ha patentizado mejor el tempera-
mento politico de Montoro. En6rgico en la defense de su
punto de vista, ha sabido ser coiciliador en los casos de con-
flicto real y hasta ceder en los puntos menos importantes;
pero siempre dispuesto a utilizar todas las ocasiones para
recuperar sus ventajas y volver, con mayor fuerza y autori-
dad, a entrar en el curso que le trazan sus ideas.


XI










Entre sus contraries, desalentados por el temor de per
der su absolute predominio, los obsticulos opuestos a la polio
tica simbolizada por Montoro han sido de todo orden. Com-
prendieran o no el gran servicio que este cubano insigne
queria prestar a su patria y a la metr6poli, conciliando, en la
csfera mIs elevada del derecho, los intereses y hasta los pre-
juicios de 6sta con las necesidades legitimas y las nobles
aspiraciones de la colonia, su espiritu soberbio de casta privi-
legiada s61o ha atendido a cerrarle el camino. Las invectivas,
las acusaciones, las intrigas, las influencias personales y co-
leetivas, la propaganda del temor egoista y del recelo mez-
quino. sistemAticamente organizada tanto en Cuba como en
Espafia, de todo han hecho arma. En contra suya el politico
de gabinete sabia transformarse en el batallador incansable
del peri6dico y la tribune. Con tanta firmeza como dignidad
sentaba siempre su derecho indiscutible de cubano a pro-
pender al bien de su patria con su ilustrado juicio y su recta
intenci6n; desenmascaraba luego y denunciaba la torpeza o
malignidad de las objeciones de sus contrarios y oponia a sus
vagas afirmaciones, a sus seudoremedios, desacreditados por
la experiencia, sus planes meditados, animados por un grande
aliento de conciliaci6n y justicia. Cuando mas arreciaba la
persccuci6n v mIs obstinada era la resistencia, mAs serene
aparecia el campe6n autonomista y mis seguro del triunfo
de su idea. Como si se dijera a si mismo que la cordura no
debe ser menos contagiosa que la clemencia.
No ha encontrado mayores facilidades, aunque la oposi-
ci6n. naturalmente, ha sido menos paladina en los hombres de
caobierno y sus representantes. Ni podfa esperar otra cosa. La
political gubernativa de Espafia en Cuba se ha cimentado en la
idea contraria a la defendida por Montoro y sus compafieros.
Nada ha temido tanto como la concentraci6n de las fuerzas
vivas de la Isla, y todo su empefio se ha dirigido siempre a es-
torbarla. Por eso se ha apoyado constantemente en una clase
a la que ha concedido tedo el powder, de que consentia en des-
poseerse, a la que ha permitido todos los monopolies y ha
rodeado de todas las inmunidades. Montoro ha sido infati-
gable en denunciar esta political bastarda, que se cierra a
toda salida para el porvenir, contentandose con la explotaci6n


ENRIQUE J. VARONA


XIV








LA OBRA DE MONTORO


bArbara y codiciosa en el dia y en la hora presents. Sabia
de sobra que contra ella en realidad libraba sus batallas, y
que mientras ella viva y aliente y dirija a los estadistas es-
pafioles, su idea no podrA adquirir ni una sombra de realidad
en Cuba.
A la luz de esta interpretaci6n, que creo ajustada a las
opinions de Montoro, su obra political se destaca perfecta-
mente en la historic de los iltimos afios, y los que lean las
piginas elocuentes de su libro, lleno de toda suerte de ense-
fianzas, veran surgir con perfect relieve la gran figure del
cubano ilustre que ha sintetizado, en un moment tan critico,
una grande aspiraci6n de buena parte de nuestro pueblo.
Alli lo veran en la plenitud de sus grandes facultades intelec-
tuales, ostentando ese perfect equilibrio de su poder afectivo
y de su noder mental, que le dan un sello caracteristico de
serenidad y confianza. en medio de esta generaci6n de indi-
ferentes, esc4pticos y desesperanzados.
Basta esa ponderaci6n de facultades para explicar la
imnortancia cada vez mayor que ha ido adquiriendo Montoro
entire sus compatriotas y el respeto que ha sabido inspirar a
sus mas enconados contradictores. Los que vivimos atosiga-
dos por la incertidumbre del porvenir, sin ninguna confianzn
en esa metr6poli, unas veces indiferente, otras iracunda, y
siempre obcecada; los que no vemos c6mo ha de realizarse el
milagro de iue una burocracia avida e ignorante, sin princi-
nios ni ideales, poderosamente defendida por sus elevados
patronos en la corte, deje el puesto a una administraci6n
poco complicada y morigerada, dirigida por los arraigados
en el pais. los que desconfiamos de que los elements conser-
vadores. que parecen ganados a las ideas de conciliaci6n y
reform, pudieran resistir a la enemiga descubiertn. de un
ministerio; los que miramos con espanto c6mo desciende la
corrupei6n, con formas mas o menos atractivas, desde las
esferas superiores a las inferiores y c6mo sube la degrada-
ci6n a guisa de gangrena invasora, en sentido inverso; los que
seguimos con ansiedad los sintomas de atonia que revela en
muchas parties nuestro pueblo, y no nos dejamos arrastrar
por las ilusiones generosas de los que pretenden galvanizarlo
con el ideal de independencia, que a muchos parece ya la








XVI ENRIQUE J. VARONA

evocaci6n de sangrienta pesadilla y al mayor niimero pertur-
ba como el toque de alarma que los arranca de un suefo que
se les antoja reparador; que podemos opener a esa constan-
cia serena de Montoro, que no se deja abatir por ningfin
rev6s, y que apela constantemente a los impulses mis nobles
del alma humana, para regenerar y elevar al individuo y a la
sociedad? Solamente nuestras angustias y nuestros temores.
Y el pueblo en todas parties sigue al que march y oye al
que afirma.
Porque a nosotros nos paralice la mano dura y fria de
la duda, de la desconfianza de nosotros mismos y de los de-
m6s, no hemos de negar nuestra admiraci6n al que puesta la
vista en un ideal, que juzga pr6ximo y asequible, va hacia 1,
sin vacilaciones, y arrastra a muchos en pos de si. LLlegar6nl
Mientras el porvenir se encarga de dar la temerosa respuesta,
saludemos con afectos a los que van delante con tanta ga-
llardia y nobleza; y pensemos, para nuestro consuelo, que
si no hay m6s que un modo de amar a Cuba, hay muchas
maneras de servirla.

ENmIQUE JOS VARONA.














LOS ANTIGUOS DIPUTADOS DE CUBA (1)

I


Generales eran el desaliento y la tristeza que se habian
apoderado de los Animos cuando inesperadamente ,ino a
llenarlos de legitimo regocijo la noticia de la paz. Entre los
espiritus mas profundamente apesadumbrados distinguianse,
naturalmente, antes de aquel fausto acontecimiento, aquellos
j6venes en quienes los studios o los viajes habian hecho
nacer la aspiraci6n y como la necesidad de la vida pfiblica.
Es triste a la verdad tener el pensamiento lleno de luminosas
ideas y verlas extinguirse ante la indiferencia de una socie-
dad entregada ciegamente al culto de los intereses materials,
o sometida por los rigores de una situaci6n exceptional a
una forzada inacci6n y a un inconcebible silencio.
Parece que el alma se siente condenada a danteseos su-
plicios, cuando en tiempos de critical y discnsi6n como los
que corren, y en medio del florecimiento intellectual de todos
los pueblos cultos, crease para el pais en que se vive una
afrentosa excepci6n, no por la natural incapacidad de la raza,
lena, acaso como pocas, de poderosas intuiciones, sino por
un inexplicable concurso de instituciones y de prActicas, ayu-
dadas en su funesta obra por las exigencias de la guerra civil,
y el natural derecho e imperioso deber con que todo gobierno
lucha por su existencia en las horas critics de la historic.
Profundamente doloroso es, por cierto, haber visto las
maravillas de las modernas instituciones en pueblos mis fe-
lices, sentir profunda fe en los principios liberals, com-
prender que fuera de la justicia no caben soluciones salvado-
ras, y que fuera de un grande espiritu de reparaci6n y de

(1) Pr6logo de la obra del seflor E. V. DOMINGuEz, Habana, 1879.
2.-Conferendas y Ensayos.-T. II.








2 RAFAEL MONTORO

concordia no hallan t6rmino feliz las civiles contiendas, y ver
c6mo el vocerio de la ignorante plebe ahoga toda palabra de
apaciguamiento, y c6mo pasan los dias llevindose las pos-
treras esperanzas, mientras la rojiza luz del incendio tiite con
fatidicos resplandores el horizonte de la patria, y aparecen
separados, por horror invencible, el orden y la libertad, las
miras del poder y la causa del pueblo. Cuando una genera-
ci6n alcanza la edad de la acci6n y del pensamiento en dias
tan obscures y tristes, iah! es merecedora de eterna loa si
no se entrega cobardemente a todos los vicios; si no apaga
en la inteligencia todo fulgor de elevadas ideas, y no acalla
para siempre en el coraz6n las protests del patriotism y
de la virtud, convirtiendo la vida en perpetua orgia y bus-
cando en el mal la iinica actividad que le queda y la iinica
degradaci6n que le falta...
No hay martirio igual, dice Renan en bellisimo articu-
lo (1), al de aquellos que la suerte ha dotado de aspiraciones
generosas en medio de un pueblo que no las comprende. Nun-
ca se alabara, pues, bastante al grupo de j6venes que, apar-
tando la vista del triste espectaculo de los hechos, lograron
constituir en la Habana un verdadero centro de elevados es-
tudios y nobles aspiraciones en plena guerra civil.
El autor de este pr6logo no olvidard jams la impresi6n
que produjeron en su espiritu aquellos energicos y desinte-
resados cultivadores de las ideas y de los sentimientos mis
nobles de nuestra civilizaci6n, cuando despues de una ausen-
cia prolongada volvia a la tierra en que naci6, y en la cual
lemia hallar tan s6lo el triste cortejo de las pasadas discor-
dias. Ese grupo de j6venes, que eran muy pocos en nime-
ro pero que representaban much por la inteligencia y el ca-
rIcter, pareci6le un refugio para las almas verdaderamente
delicadas en aquellos dias de torment, y una promesa bri-
llante para el porvenir del pais. La Revista de Cuba, las ve-
ladas literarias que se celebraban en su redacci6n, la Socie-
dad Antropol6gica debida al mismo impulso y a la misma ge-
nerosa iniciativa, representaban un renacimiento intellectual
que podria convertirse fAcilmente en una garantia de rege-


(1) DOM LuIOL TOSTI. Essais de morale et de critique.








CONFEBENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERABIOS 3

neraci6n cuando sonara la hora de justicia y de paz en que
estas provincias debieran recoger el premio de sus incompa-
rables dolores, y Espafia toda la noble recompensa de sus
grandes sacrificios.

II

Ese grupo, que en cierto modo merece ya el nombre de
hist6rico, tenia la ventaja de contar en su seno con gran di-
versidad de aptitudes naturales y de studios predilectos.
De esta suerte, mientras Gassie, Montalvo, Varona cultiva-
ban preferentemente los studios filos6ficos y cientificos,
siguiendo activamente el desarrollo de los sistemas y las ten-
dencias novisimas, las sintesis superiores en que despues de
largos aflos de incredulo analisis parece alzarse una nueva
metafisica del seno de las ciencias particulares y relatives,
u observando los progress de la psicologia y los nuevos rum-
bos abiertos a los studios psicol6gicos por medio de la obser-
vaci6n y la experiencia, esas armas con que el talent dispu-
ta y a las veces arranca los laureles del triunfo al genio y a
la meditaci6n; o estudiando las primeras manifestaciones de
ciencias nuevas o hibilmente transformadas, la poderosa agi-
taci6n, en suma, a que viven entregadas las inteligencias su-
periores en este fecundisimo siglo, en esta incansable socie-
dad creada por la filosofia y la revoluci6n; j6venes no menos
ilustres volvian la vista con marcada preferencia a otros pro-
blemas sin menospreciar estas fundamentals investigaciones.
Govin, Cortina y Cancio cultivaban con marcada predilecci6n
los studios juridicos propiamente dichos, los sociales y po-
liticos en toda su amplitud, los hist6ricos en la nueva forma
que alcanzan con la aplicaci6n inteligente de m4todos novisi-
mos. Borrero, Varela, Casimiro del Monte, aunque a veces
parecieran confundirse con el primer grupo por sus aficio-
nes, conservaban, a no dudarlo, al igual que Varona, una in-
dividualidad poktica bastante a sobreponerse en ciertos casos
a las exigencias de tan severos studios. La afici6n a la
literature propiamente dicha, el studio inteligente de sus
creaciones en todos los paises, el amor a la inspiraci6n y al
genio representados en las obras de los grandes poetas y de








4 RAFAEL MONTOBO

los novelistas eminentes, era un caricter general y come una
nota comfin en todos estos j6venes, formando en cierto modo
la amenidad, el encanto y la alegria de sus reuniones. Ver-
dad es que velaba por las tradiciones literarias, por el cultivo
inteligente de los diversos generos en que las facultades es-
teticas del hombre se desarrollan y ejercitan, un veteran de
la critica y del periodismo, notable por la severidad del gusto
y la inclinaci6n al arte, el senior don Ricardo del Monte, a
quien el malogrado Gassie solia llamar afectuosamente en
intimas conversaciones el jefe del element joven, como si
buscara una raz6n o un pretexto para hacer inseparable de
la juventud a un hombre cuyo espiritu serA siempre joven.
Mientras inteligencias tan elevadas buscaban en las cien-
cias y en la literature el libre vuelo que anhelaban, otros
j6venes no menos distinguidos, acostumbrados tambi6n a la
discipline cientifica y sefialados por el amor a la filosofia,
abandonaban, sin embargo, estas altas especulaciones y dedi-
cbanse al studio y direct observaci6n del pasado. Figura,
a no dudarlo, entire las propensiones mAs legitimas y constan-
tes de nuestra naturaleza aquella que nos Ileva a las investi-
gaciones hist6ricas. Considerado a la luz de una imparcial
filosofia, el erudite no es un personaje preocupado y excn-
trico, es tn hombre aplicado en quien alcanzan pleno desarro-
llo inclinaciones muy propias y caracteristicas de nuestra
coming naturaleza. Comprendese sin esfuerzo que nuestros ojos
se vuelvan a la luz del porvenir desde las espesas sombras
del present, que el alma quiera desasirse de las ligaduras
que la aprisionan, emanciparse de la tirania del tiem-
po y de los limits del espacio, volar libremente a las esplen-
didas regions que llena de prodigious y de grandeza la ima-
ginaci6n, ha tiempo y con harta raz6n lamada la loca de la
casa; pero no es menos cierto que tambien nos sentimos in-
venciblemente atraidos por el pasado. De aqui la legitimidad
de los partidos conservadores en political, de las escuelas his-
t6ricas en filosofia y en derecho, de las escuelas clisicas en
literature y bellas artes. A media que avanzamos en el As-
pero camino de la vida, van dejando los afios que pasan los
recnerdos que los perpetiian. Poco a poco el horizonte se estre-
cha, y a nuestro paso muestrase esteril o cansado el Arbol de








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 5

las ilusiones. Vivimos entonces para el present, ansiando
acaso que no turbe la serenidad de nuestra resignaci6n nin-
gin deseo, ninguna esperanza. Volvemos en cambio los ojos
a los dias que fueron, y hasta los dolores pasados tienen una
extrafia faseinaci6n, acaso porque a la angustia desgarradora
ha sucedido una dulce melancolia que, sin que se sepa c6mo
ni porqun, se apodera del alma y la subyuga tiernamente.
Nace asi y crece poco a poeo una predisposici6n que, plena-
mente desenvuelta, l1ega a former el culto de los recuerdos.
Por obvias razones, este fen6meno de la vida individual re-
viste en la esfera de los sentimientos e ideas sociales una sig-
nificaci6n afin mis profunda. Involuntariamente tiende en-
tonces nuestro espiritu a afirmar la solidaridad de todas las
generaciones en el concept superior de naci6n, y la solida-
ridad de todas las naciones en el concept superior de huma-
nidad. Rotas las barreras del tiempo, quisi4ramos vivir con
los que fueron y con los que son en intimidad de pensamiento;
y viendo de que manera en la series de los hechos hist6ricos
el mis indiferente en apariencia trasciende en misteriosas
relaciones a innumerables esferas y a tiempos ilimitados, nos
reconocemos, en toda 4poca pasada y en toda civilizaci6n, cual
participes al fin en la obra total de la humanidad en la tierra.
C6mo nace y se desenvuelve por este y otros medios la
inclinaci6n a los studios de historic, y lo que es mis ain,
el sentido hist6rico en los individuos y en los pueblos, punto
es que demand esclarecimientos y consideraciones que no
hemos de emprender ahora. Basta al intent que nos ha
guiado decir que en el erudito mfs extremado nunca hemos
visto otra cosa que la noble pasi6n de los studios hist6ricos,
censurable como toda pasi6n en lo que tiene de excesiva, pero
no por eso menos diseulpable en atenci6n al objeto noble y
levantado que la motiva.
No dejaremos, pues, de tributar elogios sinceros y, en
nuestro sentir, muy merecidos a los j6venes de quienes antes
dijimos que cultivaban con predilecci6n los studios hist6-
ricos y las investigaciones eruditas. Poco a poco activan ellos
la formaci6n de nuestra modest historic escrita, de alta im-
portancia en sus necesarias relaciones con el sistema colonial
de Espafia en todas sus vastas posesiones de otro tiempo, y








6 IAFAEL MONTOBO

de singular interns para cuantos amamos a este suelo, aun
prescindiendo de tan altos puntos de vista. Como Vidal Mo
rales y L6pez Prieto, el autor del libro cuyas primeras pf
ginas han sido reservadas a este pr6logo sigui6 las huellas
de Saeo y de Pichardo, de Bachiller y Morales y Pezuela, de
Guiteras, Jos6 Ignacio Rodriguez, Calcagno y otros escrito
res distinguidos, a quienes somos deudores de que no se pier
dan en injustificado olvido los hechos de nuestra historic
political y los timbres ya gloriosos de nuestra historic li-
teraria.

III

Dominguez tiene la pasi6n del studio y de la producci6n
literaria. Criticos notables, que alguna vez le han tratado
con severidad, reconocen, sin embargo, su indisputable celo y
no comfin laboriosidad. Era casi un niflo cuando en 1863
publicaba articulos de derecho y apuntes filos6ficos en el in-
olvidable Siglo, y puede decirse que desde entonces colabor6
constantemente en publicaciones cientificas y literarias. Dis-
cipulo de Bachiller y Morales en el curso de 1862 y 1863, si-
gui6 con verdadero ahinco las lecciones en que aquel sabio
maestro desenvolvia y explicaba novisimas ensefianzas de
filosofia del derecho, muy en boga en Europa, pero poco
conocidas de los cubanos. Dominguez se dedic6 a este nuevo
studio con verdadera pasi6n, evidenciada en producciones
estimables que hubo de reimprimir mis tarde en su obra
titulada Ideas del derecho individual y social. Las vicisitudes
political de estos filtimos afos vinieron a sorprenderle con
inesperadas amarguras y hubo de buscar un refugio en la hos-
pitalaria capital de la monarquia, donde se dej6 dominar en
un principio por las ideas ultramontanas y las tendencies
neoescolasticas que, con general sorpresa, abrianse paso en
los circulos literarios y filos6ficos. de la Corte, por los afios
de 1870 y 71. Se necesita haber vivido en Madrid, si no en
aquellos afios en los posteriores, para comprender la impre-
si6n que hicieron en el joven Dominguez las ideas que con
fastuosa elocuencia revestian y aun revisten los principles
adeptos de la reacci6n filos6fica. El desaliento que los pri-








CONFERENCIAS Y xENsYOS PILOS6FICOS Y LITERrRIOS 7

meros desengafios ievaban al Animo de los partidarios de la
revoluci6n de septiembre, que habian venido uniendo al radi-
calismo de sus opinions political el de sus doctrinas filos6-
ficas; las tendencies del espiritu national prof indamente
apegado todavia a los dogmas simbblicos y a la unidad de fe,
el prestigio de un sabio escritor, el P. Ceferino Gonzalez, hoy
obispo de C6rdoba, que resucitaba el tomismo en libros ad-
mirables, y que supo rodearse de j6venes ilustrados y elocuen-
tisimos a quienes levaba de las exageraciones de un tradicio-
nalismo algo indocto y de singular violencia en las formas a
un sentido cat6lico y monfrquico de gran elevaci6n filos6fica
y energia; las asociaciones juveniles que con el nombre de
cat6licas se multiplicaban en Espafa y en las que se erigian
tribunas nunca abandonadas, desde las cuales eran diaria-
mente combatidas con gran ardor e indisputable elocuencia
las ideas modernas en religion y filosoffa, en political y artes;
todas estas circunstancias y todos estos elements explican
que llevado Valdes Dominguez de sus inclinaciones religiosas
se dejase arrastrar a aquella cruzada contra una filosofia que
era tenida por causante principal del descreimiento y de la
revoluci6n. Justo es confesar, sin embargo, que aun enton-
ces conserve nuestro amigo un profundo amor a la justicia y
a la libertad; por lo cual muy pronto volvieron sus ideas a un
cauce al cual parecian destinadas por el comercio constant
de Dominguez con los principles pensadores y juristas de los
dos filtimos siglos.
Vuelto a la Habana en 1873, el author de este libro se re-
coge en la intimidad de la propia conciencia, como impelido
por el profundo silencio que reinaba en las esferas literarias
y cientificas de esta sociedad.
Vuelve la vista atras y halla separados por distintas fe-
chas, pero unidos por el mismo espiritu, diversos trabajos
juridicos nacidos al calor del entusiasmo juvenile. Obra, unos,
de aquellos primeros afios de studio, en que cierta inque-
brantable fe en la ciencia lena de generoso ardor el coraz6n
mostraban a los ojos de su autor los germenes de todas sus
convicciones cientificas. Otros, habian nacido mAs tarde, entire
las tareas emprendidas lejos del pais bajo la direcci6n de
maestros que no eran los de aquel primer period. El lazo








8 RAFAEL MONTORO

que une a todos estos studios o, mejor dicho, la relaci6n que
los concierta es en verdad predominantemente subjetiva. Sin
que haya gran diversidad en las opinions ni en los metodos,
ni en el estilo, lo que constitute la unidad de estos trabajos
es la entusiasta y decidida personalidad del antor. El famoso
diilogo sobre las ciencias entire Mefist6feles y el estudiante
que acude en busca de Fausto, aquella obra maestra de ironia
que Goethe pone al comienzo de su simb6lico poema, no ha
turbado jams con vapores de escepticismo la placidez y se-
renidad del alma creyente y confiada de Dominguez; y dudo
much que haya dado nunca una gran importancia a las dis-
putas filos6ficas de nuestro tiempo, que acaso le parecen se-
mcjaoi os a las interminable disputes escolisticas de la
edad media.
De aqul el extraordinario calor de su estilo y la sorpren-
dente energia y resoluci6n de sus categ6ricas afirmaciones.
Dominguez crey6 convenient rennir los ensayos juridicos de
que tratamos en un volume, porque queria rendir a la cul-
tura patria un testimonio de amor, y sin inmodestia en el co-
raz6n Ie ofreci6 las obras de su juventud. Reunidos los en-
sayos formaron, pues, un libro, y 6ste se titul6: Ideas del
Derecho individual y social. La obra result recomendable por
la rica erudici6n que ostenta en ella el autor, y por las exce-
lentes cualidades que revelaba, bien que deba considerarse
como una colecci6n o miscelinea de studios juridicos, mis
bien que como un tratado sobre el objeto que su titulo indica.
Pero no bien hubo vuelto a la Habana y dado t6rmino a
la publicaci6n a que acabamos de referirnos, despertaronse
en Dominguez aficiones que habian de abrirle en breve tiem-
po una carrera de envidiables triunfos como erudito y pa-
triota. La lectura de los c6lebres Apuntes para la historic
de las letras en Cuba, del senior Bachiller y Morales, y de la
notable Revista de la Habana, que en 1853 publicaban los
sefores Rafael Mendive y Jesfis Q. Garcia, hicieron nacer en
Dominguez verdadero amor a las letras cubanas, y form el
prop6sito de consagrarse a reunir y examiner datos bastan-
tes para enriquecer con s6lidos trabajos la historic de la li-
teratura en nuestra isla. A esta nueva direcci6n del espiri-
tu de Dominguez defense excelentes ensayos publicados en la








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITEBARIOS 9

Revista de Cuba. En este important peri6dico ha dado a luz,
n efecto, sus studios sobre el periodista cubano don Buena-
ventura Pascual Ferrer que, a iiltimos del siglo pasado y co-
nienzos del present, deleitaba a los amantes de las letras en
a Habana y luego en Madrid con su chistoso y discretisimo
egafi6n General, y en las paginas de la Revista ha reprodu-
ido nuestro amigo las cartas de Ferrer sobre Cuba, ilus-
rindolas con notas hist6ricas de incontestable m6rito. Tam-
i6n en el mismo peri6dico ha publicado Dominguez un examen
bibliogrdfico y cientifico de la obra sobre ictiologia cubana
de don Antonio Parra, modesto y casi olvidado, aunque
estimabilisimo precursor de Poey, descubriendo una nueva
edici6n que era del todo ignorada entire los eruditos. En dis-
tintos peri6dicos ha publicado tambien Dominguez el resul-
tado de sus investigaciones, siendo de notar mis particular-
mente sus trabajos sobre Historia de la Loteria en la Habana
y sobre los Primeros ferrocarriles de la Isla de Cuba, dados
a la estampa en la excelente Revista Econdmica del senior Ce-
peda. No ha encerrado nuestro amigo, como se ve, la pa-
tri6tica curiosidad que le domina en el circulo de las letras,
sino que ostenta en otros campos donde queda much por
averiguar en beneficio del pais. Sus aficiones le llevan sin
embargo muy preferentemente al studio de la literature,
como lo aeredita una parte de su in6dita Biblioteca de Auto-
res Cubanos, que se public en El Triunfo y que es como un
fragmento de la erudita introducci6n que precede a las obras
de don Buenaventura Pascual Ferrer.
En 6sta y otras empresas hallhbase Dominguez muy ocu-
pado cuando legaron a esta capital las noticias de la paz.
No era possible que las oyese con indiferencia quien siempre
supo distinguirse por su amor al pais, ni que presenciara sin
un interns muy vivo y profundo los trabajos hechos para
organizer el Partido Liberal, que le cont6 entire sus primeros
afiliados. Mientras unos nos dedicibamos a las arduas ta-
reas de la propaganda y la organizaci6n, Dominguez no per-
manecia inactive. Fiel a sus aficiones y hallindose en pose-
si6n de valiosos documents, concibe el prop6sito de hacer
que resuene la voz de la historic en el gran litigio abierto por
el advenimiento de los partidos. De ese prop6sito ha resul-








10 RAPAEL 'MONTORO

tado este libro. Desde los colegios electorales en que des
pu6s de tantos aiios de gobierno personal entra al fin el pal
en posesi6n de valiosos derechos, es bien que salude una ge
neraci6n mis afortunada a los antiguos diputados de Cub
y a los entusiastas y desinteresados patriots a quienes fue-
ron debidas las primeras p6ginas de su historic constitucio
dal. Ellos nos ensefian con el ejemplo de sus virtudes y co
la experiencia que ofrecen a cuantos quieran consultarla se
riamente, lo que debe ser el amor a la libertad en esta tierr
Vivieron como hijos queridos en el augusto seno de la pa
tria coming, y no turb6 la paz de sus almas ni ann el presen-
timiento de tremendas injusticias. De pronto se desplom6 e
edificio en que hallaron abrigo sus aspiraciones political y sa
amor a la Constituci6n. Las espesas sombras que entonces
cayeron sobre el pais ocultan todavia el camino recorrido
Desde 1837 hasta 1878 un largo parentesis existe en la histo
ria de Cuba. Y pues verdaderamente reanudamos ahora la
relaci6n perdida y casi olvidada, hagamos un esfuerzo de me-
moria para que reaparezca a nuestros ojos aquel distant y
no inglorioso pasado en que disfrutaron nuestros padres re-
poso y libertad.

IV

El regimen y gobernaci6n de los vastos dominios de Es-
pafa en America estuvo siempre sujeto a los mismos princi-
pios y obedeci6 constantemente a la misma direcci6n que pre-
ponderaban en la peninsula. Se ha dicho con raz6n que asi
como Inglaterra plant su bandera en cualquier part del
mundo, y deja que se desarrolle a su amparo una sociedad,
primero mercantil, y luego political, ligada tan s6lo o muy
preferentemente a la madre patria por el vinculo de la sobe-
rania ejercida en todo el territorio national por el mismo
monarca, Espafa ha tendido siempre a establecer, donde-
quiera que ha l1evado sus armas, los sistemas de gobierno
y la legislaci6n que en el territorio metropolitan existian.
Fuerza es confesar, no obstante, asi al menos lo enten-
demos nosotros, que esta tesis resultaria inexactisima si qui-
si4ramos considerarla y admitirla segin literalmente result








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 11

y en todo su rigor. Porque fs fMcil hallar a cada instant en
las leyes de Indias cliusulas en que se 'reconoce plenamente
la especialidad de condiciones que caracterizaban a todos los
dominios espafoles de America. Y no deja de ser notable y
digno de recordarse que eral en la legislaci6n dominant en
tiempos pasados cosa muy admitida que pudieran juntarse
Cortes en America con asistencia y representaci6n de las
ciudades y villas con voto, estableci6ndose un orden de prio-
ridad y jerarquia entire las :mismas, anAlogo al que habian
creado en la peninsula las tradiciones y trAgicas vicisitudes
de una larga y gloriosisima historic.
En la exposici6n que motiva el real decreto de 25 de
noviembre, por el cual se autqrizaba al ministry de Ultramar
para abrir la memorable informaci6n de 1866, decia estas
palabras el senior Canovas del Castillo: "Dos grandes ten-
dencias determinan el caricter hist6rico de la political de Es-
pafia en sus relaciones con las provincias de Ultramar: la
primer, que por medio de la asimilaci6n de las costumbres
y de las leyes procura former una sola naci6n igualando las
provincias de Ultramar con las de la peninsula; la segunda,
que admite dentro de esta gran unidad las leyes especiales
que requiera la naturaleza de!los various paises a que la na-
ci6n extiende su poderio. 'lqda nuestra legislaci6n de Ul-
tramar, lo mismo la antigua gue la modern, responded a esta
double inspiraci6n en el espiritu y letra de sus prescripcio-
nes". Sin entrar en el fondo e las graves cuestiones hist6-
ricas que envuelve lo que anitcede, y muy en particular la
afirmaci6n referente a la mo erna legislaci6n ultramarina,
consignemos que todo lo trans rito esti muy lejos de ser ar-
ticulo de fe entire las personas 'nas versadas en esta material.
Desde luego el termino asi aci6n se presta, ahora come
siempre, a toda clase de con usiones e ideas equivocadas.
Disertando sobre este punto n su famoso voto particular de
1837 y oponi6ndose, no muy f 4dadamente en mi juicio, licito
same confesarlo, al nombram Into de diputados a Cortes por
la isla de Cuba, decia el emin te patriot y publicista cuba-
no don Jose Antonio Saco est palabras, que deben tenerse
muy en cuenta: "Fundado en etas ideas (tritase de los casos
en que pueden aplicarse rectaiente las palabras asimilacid'








12 RAFAEL MONTORO

y semejanza), me atrevo a asegurar que entire Espaiia y
Am6rica no hubo verdadera asimilaci&o sino en el corto pe-
riodo en que ambas regions vivieron bajo el regimen de la
Constitucid6 de 1812, incurriendo en grave error los que pien-
san que la asimilaci6n entire la metr6poli y sus colonias fug,
desde la conquista, la political traditional de Espafa" (1).
Aceptando, pues, en el mis amplio sentido, las transcri-
tas consideraciones del senior Canovas, digamos por nuestra
parte: semejanza en las costumbres y en el espiritu general de
las leyes, no como causa, sino mas bien como resultado de la
unidad national con sus necesarios elements de raza, len-
gua, tradici6n; y como criterio fundamental para el buen go-
bierno de estas apartadas regions, leyes especiales requeri-
das por la naturaleza y ajustadas a eternos principios de
justicia, y acomodadas a las necesidades de los paises en que
habian de plantearse: tal era en realidad el espiritu de la co-
lonizaci6n espafiola.
La famosa ley 13, tit. 2', libro 2' de la Recopilacie6 de
Indias, citada en libros y peri6dicos siempre que de asimila-
ci6n o semejanza dentro de formas ampliamente descentrali-
zadoras se trata, deja comprender sobradamente su verdade-
ro sentido a todo el que con inimo desapasionado la consi-
dere: "Porque siendo de una corona los reinos de Castilla
y de las Indias, dice, las leyes y orden de gobierno de los
unos y de los otros deben ser lo mis semejantes y conforme
que ser pueda, los de nuestro Consejo en las leyes y estable-
cimientos que para aquellos Estados ordenasen, procuren
reducir la forma y manera del gobierno de ellos al estilo y
orden que son regidos y gobernados los reinos de Castilla y
de Le6n, en cuanto hubiere lugar y permitiere la diversidad
y diferencia de las tierras y naciones". Como ha sido am-
pliamente demostrado en la notabilisima series de articulos
que bajo el epigrafe de Leyes Especiales estA publicando El
Triunfo, basta tener en cuenta lo que significant rectamente
entendidas las clAusulas subrayadas en el texto que acaba-
mos de transcribir para comprender que no era un estrecho

(1) Informaci6n sobre reforanas en Cuba y Puerto-Bioo. T. II. Nue m
York. Hallet y Breen, 1867. V6ase pig. 50.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y ITEBpAAO 13

e impracticable espiritn centralizador el que campeaba en la
primitive legislaci6n ultramarina de Espafia. Remontfbase
su origen y primer impulso a tiempos en que por fortune no
imperaba el genio absorbente y desp6tico de la casa de Aus-
tria, llamada al cumplimiento de altos aunque luctuosos des-
tinos reservados por la eterna dialketica de la historic a la
raza espaiiola. Firmes y estables todavia al emprenderse
aquella legislaci6n, las viejas instituciones esparcidas en todo
el territorio national para garantia del derecho de cada hom-
bre y cada pueblo; fuertes los municipios que en toda la ex-
tensi6n de los castellanos dominios eran vivo testimonio de
un profundo sentido democratic, determinado por las condi-
ciones especialisimas de la reconquista, el espiritu de la raza
y las tradiciones locales, el cual se conciliaba imperfectisi-
mamente con la existencia de una turbulenta aristocracia y de
un poder real profundamente desprestigiado, al subir al tro-
no la virtuosa reina dofia Isabel I; seguras aun las institu-
nes political de Arag6n y sus tradiciones parlamentarias;
y viva alli la memorial de augustos arbitrajes que, como el
compromise de Caspe, ofrecian en plena edad media y entire
el marcial estruendo de inacabables discordias espectAculos
no muy repetidos en nuestro siglo, ni ain al amparo de los
progress en el derecho international alcanzados, y de la ma-
yor suavidad que, aparentemente al menos, en las costum-
bres se advierte; despierto todavia el genio altivo de una raza
no vencida ain por el despotismo, ni atrofiada por la intole-
rancia religiosa, reflejAndose en las elevadas miras y el sen-
tido profundo que en los consejos de Estado imperaban al co-
menzarse, en tiempo de los Reyes Cat6licos, la obra lenta y di-
ficilisima de legislar para un continent desconocido y sus
ignotas islas, inmenso territorio en que iban surgiendo como
por encanto vastos dominios, que sobrepujaban en extension
a cuanto pudo sofiar el deseo de atrevidos y ambiciosos es-
tadistas; cuanto en la sociedad espafiola gozaba entonces de
verdadero influjo y tenia importancia real en el espiritu de
las varias naciones que a la saz6n disponianse a quedar de-
finitivamente reunidas, merced a enlaces habilmente enten-
didos y, mAs que todo, a las leyes hist6ricas que llegaban trash
16gica series de hechos memorables a su cabal cumplimLento;








14 RAFAEL MONTORO

todo era altamente propicio al advenimiento de una just
equitativa y prudent legislaci6n ultramarina.
Mas poco a poco t6rnanse adversas aquellas condiciones
tan favorables en un principio. La eterna dial6ctica que rei-
na con absolute imperio en la naturaleza y en la historic no
consiente bruscas transformaciones ni novedades repentinas.
Cuando una idea asoma y ha de convertirse en hechos, para
venir a ser como el sentido dominate en un moment hist6-
rico, ni es en s6lo un dia por todos entendida, ni triunfa fi-
cilmente, enseforeindose del Estado. Nace del seno de otra
idea que la precede, y nace para ser su contradicci6n en la
esfera de los hechos, hasta que ambas se absorben en un t6r
mino superior, que es la sintesis en que deben comprenderse.
Tan pronto como asoma la reform, llega a su colmo la in
quietud de los espiritus y parece pr6xima a realizarse inmen
sa transformaci6n en la sociedad europea, empujada por e
Renacimiento y por las atrevidas ensefianzas de los prime-
ros protestantes. Mas aquella ley hist6rica de que hablamos
y que el gran Hegel revel6 al espiritu human, cfimplese en-
tonces con evidencia incontestable. Un gran poder se cons-
tituye sfibitamente con fuerza tal, que parecian star a pun-
to de realizarse los ensuefios de monarquia universal, que en
vano persiguieron a trav6s de la antigua historic los d6s-
potas de Persia, los griegos de Alejandro y la soberbia Roma.
Reunidos en solo un Estado los antiguos reinos en que es-
tuvo un tiempo dividida la Peninsula Ib6rica, pues Portugal
entra tambi6n a la saz6n en el acerbo comfin de nuestra em-
prendedora raza; sefiora aquella vasta monarquia en todos
los mares de inmensas posesiones,lapenas conocidas y nunca
por complete exploradas, pudiendo decirse que los terminos
del mundo Branlo tambien de aquql inmenso poder colonial;
unida primero bajo un mismo cetrb y luego bajo una misma
dinastia a la poderosa Alemania y comprendiendo en sus do-
minios los mejores Estados de Italia y los muy codiciados de
Flandes; enseforeada un moment de Inglaterra por el en-
lace de don Felipe II con la infortnmada reina Maria Tudor,
la Europa asombrada contempla en nuestros reyes de la casa
de Austria sus presuntos dominadores. Pero aquel poder
casi incontrastable estaba llamadoi a cumplir un fin hist6ri-
i








CONFERENCIAS Y ENSAYOS PILaOSFICOS Y LITERARIOS 15

-o claramente explicado por los mis ilustres fil6sofos de la
listoria, y que un publicist distinguido, al par que impor-
;ante estadista espafiol de nuestro tiempo, hacia notar con
notable brillo en cierta solemne ocasi6n (1). T6cale a Espafia
a resistencia a las nuevas ideas, la peligrosa y comprome-
;ida representaci6n del principio conservador en la political
general del mundo. T6cale ser aquel element de persisten-
Aia, que moderando el impetu de las innovaciones sociales,
iace que 6stas se encierren en razonables limits, y logra que
wcertadamente y por medios nunca puestos al alcance de in-
lividuos aislados que ni a comprenderlos aciertan, como dice
lartmann (2), se combine la estabilidad y el progress por
al manera, que no se subvierta la sociedad, sino alcance el
nejoramiento relative que ha de cumplirse y realizarse en tal
eterminado tiempo. A este fin, presentido acaso por algin
*stadista, visto tal vez con espantosa claridad por el genio
;ombrio e implacable del rey don Felipe, sacrifice Espafia
u present y porvenir, su riqueza y su prosperidad, sus libres
nstituciones y su poblaci6n. Soldado de la Iglesia del pueblo
spafiol, lucha dondequiera por la influencia cat6lica, como si
na voz interior lo l1amase a esta cruzada, con tanta fuer-
a como aquel conjuro que, escapindose primero del pecho
e un pobre ermitafio, vuela en la edad media por todos los
inbitos, reuniendo por vez primera en una empresa coming
Solos pueblos cristianos. No van nuestros padres en pos de
n sepulcro, pero corren en pos de un cadaver que en vano
uerrin animar. Y de tal manera les persigue y domina
iquel atrevido pensamiento que, al internarse en las inexplo-
adas selvas del Nuevo Mundo, soldados rudos y sin letras,
como Hernin Cort6s, sientense llamados a una misi6n religio-
saal par que political, y entablan seriamente controversial teo-
6gicas con los indigenas, encaminadas al grave asunto de la
alvaci6n de sus almas, mediante el reconocimiento de los
dogmas de la Iglesia y la estricta observancia de sus saluda-
les preceptos.

(1) CINOVAS DEL CASTILLO (A.). Disourso de recepci6n en la Academia
de Historia.
(2) Phil. de 'inconscient. Trad. Nolen. L'inconsient dans I'histoire.








RAFAEL MONTORO


Asi se forman, en lucha constant con su tiempo, aque
Hlas generaciones de aventureros, cuyas proezas parecen e.
ocasiones sacadas por algiin habil copista de los poemas cld
sicos. Asi se concentra cada dia mas el poder pfiblico en
una sola mano. Asi se vigoriza mis y mas la rigida discipli-
na de las conciencias, hasta el punto de que el espafiol de an
taio, al volver al hogar dom4stico para reparar las fuerzas
perdidas en los afanes de cada dia, podia preguntarse en pro-
funda y dolorosa meditaci6n, si a la mariana siguiente no en-
traria un esbirro a pedirle cuenta de sus epigramas contra el
valido del rey, o un sacerdote a lanzar sobre su pAlida frente
el fatidico anatema de la Santa Inquisici6n. i Asi se consume
la riqueza de un pais, nunca muy dado a las artes de la paz y
que arroja del territorio national a los mas experts y acti-
vos negociantes, asi como a los agricultores mis inteligentes
y laboriosos, porque eran sospechosos de herejia! Asi se re-
duce la poblaci6n a un extreme inconcebible; y al fin de la
Aspera jornada, si el raquitico Carlos II, presa de horrible
alucinaciones, corria a buscar un poco de aire fresco para si
abrasada frente en lo mfs alto de su triste palacio, mientrae
graves doctors, que le dirigian para bien de su alma enfer-
ma y desolada, disertaban con toda seriedad sobre si algin
infernal hechizo habria venido a turbar su flaca raz6n; de-
jfndose levar entonces de la fantasia, podia abarcar en una
dolorosa contemplaci6n el cuadro de sus antes pr6speros Es-
tados, y veria extenderse a su vista inmenso campo desierto,
abandonados terrones, derruidas mansiones sefioriales en que
el soberbio blas6n aparecia como vaga y triste sombra de pa-
sadas glorias, opulentos y pobladisimos monasteries, sun-
tuosas iglesias esparcidas por todas parties como simiente de
pan spiritual, lamando con el imponente tafiido de sus cam-
panas a la penitencia y la oraci6n a cuatro millones de sol-
dados faltos del estimulo de la victoria, de frailes entregados
a la ociosidad de los conventos vulgares, y de pobres, fambli-
cos vasallos que arrastraban penosamente la abrumadora
pesadumbre de su infortunado destino e incomparable de-
cadencia.
&QuB podia ser en tales circunstancias la colonizaci6i
de Espafia en America? En vano sucedense reales cedulas








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITEBARIOS 17

encaminadas a ajustar a la indisputable especialidad de las
tierras nuevamente descubiertas una legislaci6n que debia
hacer su felicidad. En vano se reproducen y multiplican las
instrucciones y advertencias encaminadas a velar por el bien
general, y porque fuese menos recia y desastrada la suerte
de las poblaciones sometidas; en vano se escriben sabios y
fitiles preceptos. Basta leer los documents mis autoriza-
dos de aquella fecha, informes, relaciones y las mismas leyes,
para comprender que poco a poco el cohecho, la violencia, la
codicia y la discordia extravian los Animos y perturban la
sociedad; y mientras los tesoros que se reciben de tan apar-
tadas regions hacen que donde quiera reinen equivocadas
ideas sobre la march de la colonizaci6n, esos mismos tesoros
y la emigraci6n que provocan, juntamente con las ideas que
hacen preponderar en cuantos llegan a las colonies, sin otro
objeto aparente que el de reunirlos, convigrtense a la larga
en causes que con otras se unen para precipitar a la naci6n
en la horrible decadencia que la pone al borde de irremedia-
ble ruina, ofreciendo un cuadro bien poco lisonjero en los
paises que debieron adelantarse al goce de una civilizaci6n
mfs avanzada, sin tener un solo motivo para maldecir sus
resultados, y que no logran realizar los fines a que natural-
mente se encaminaban sus divididos y debilitados pobladores.
Tal es con varias alternatives, y no sin ocasiones en que
el bien parece disputar con ventajas toda supremacia a tan
profundo e inveterado mal, la suerte de las vastas posesio-
nes espafiolas en America, de las cuales era bien poca e in-
significante parte en verdad nuestra amada Cuba, muy le-
jos a la saz6n de su grandeza y esplendor posteriores; pues
en vez de ayudar los sobrantes de su presupuesto a los gastos
generals de la naci6n, tenia que ser auxiliada por otros mis
ricos y florecientes dominios con repetidas remesas de fon-
dos; tal era en efecto la situaci6n de las cosas en la Espafia
americana, guardando en esto escrupulosa semejanza con lo
que acontecia en la europea, que al fin era una misma nacio-
nalidad la que de esta suerte en various continents corria des-
hecha borrasca, luchando contra los airados elements, mer-
ced a su energia y tambi6n a la inercia que acompafa a las
grandes entidades hist6ricas, ayudindolas a sostenerse lar-
3.-Conferencias y Ensayos.-T. II.








18 RAFAEL MONTOBO

gos afios en situaciones harto critics, deslumbrando los ojos
del vulgo, mas no la atenta mirada del hombre observador
del fil6sofo.

V

El espiritu de la colonizaci6n espafiola, que tanta gloria
asegura a los legisladores a quienes era debido, fu4 siempre
el de crear en las regions adonde aquella se emprendi6 so-
ciedades en un todo semejantes a la metr6poli en religion,
instituciones y costumbres. "Si colonizar, dice el eminent
publicist don Rafael Maria de Labra (1), es fundar nuevas
sociedades con el mismo espiritu y la propia sangre de la
metr6poli; dar la mano a pueblos atrasados o, mejor aun, ex-
trafios al movimiento general de la civilizaci6n; llevar, en una
palabra, el genio propio a remotos praises prodigando en ellos
esfuerzos y sacrifice e y haci6ndolos entrar por estos me-
dios en la consideraci6n, la simpatia y el respeto de los pue-
blos cultos; Lc6mo podria negarse a Espafia el primer puesto
entire las naciones colonizadoras, siendo asi que desde el pri-
mer dia de las exploraciones maritimas y las empress mili-
tares de Am6rica no s6lo dedic6 a ellas una atenei6n prefe-
rente, si que lo hizo con la intervenci6n active del Estado,
representaci6n genuine de la totalidad national, y con el pro-
p6sito confesado solemnemente de no limitar su empefio a la
explotaci6n de las comarcas descubiertas y los pueblos sub-
yugados, estimando sus creaciones como meras factories al
uso do aquellos tiempos, si que de llevarlo a la propagacion
de las ideas political y religiosas por ella profesadas, im-
plantando allende el AtlAntico las instituciones fundamenta-
les de la sociedad europea, haciendo entrar en un mismo mol-
de a indios y espafoles y mirando especialmente los interests
de aquellos cuya tutela se arrogaba con una intenci6n y una
solicitud de que en la historic quizas no se d6 otro ejemplo?"
El dafio estuvo en que pocas veces correspondieron los hechos
al gra.:de y generoso espiritu a que obedeci6 la legislaci6n
de Indias, bien por que, como indica el mismo publicist, es-

(1) La colnizacidn en a historic, t. 29, p. 84. Madrid, San Martin, 1876.







CONFEBENCIAS Y ENSAYOS FILOs6FICOs Y LITERAIIOS 19

tuvieron los medios muy lejos de convenir a los fines, bien
porque la intervenci6n excesiva, minuciosa, sofocante del Es-
[ado diera en tan apartadas regions resultados todavia peo-
res que en la peninsula, perjudicando al complete desarrollo
le las colonies, como puede colegirse examinando la muy di-
versa march seguida por otras naciones colonizadoras, con
ao escaso provecho de las nacientes sociedades ultramarinas.
Mas no es possible negar que tal fu el espiritu dominant en
la colonizaci6n espaiola.
No es, por tanto, maravilla que al sobrevenir con la me-
morable guerra de la Independencia una gran transforma-
ci6n en la sociedad espafola y en la organizaci6n political de
la metr6poli, se afirmase de nuevo aquel espiritu con singu-
lar energia. La invasion francesa despert6 sibitamente al
pueblo espafol del letargo en que yacia, entregado a un go-
bierno como se han visto pocos en la historic modern, mezela
informed de favoritismo, escandalosa inmoralidad, ignoran-
cia y despilfarro. Pero era lo cierto que el reinado de Car-
los IV sigui6 a dos de los mis pr6speros y gloriosos que la his-
toria de Espafia registra: los de Fernando VI y Carlos III.
Iniciaronse en ambos reforms importantisimas, di6se mag-
nifico vuelo al genio y a la aplicaci6n, pfsose al pais en vias
de rkpido adelanto, y hasta la literature que habia caido en
el mfs lastimoso estado, pues si la decadencia political de
Espafia asombra por lo desastrosa y continuada, la literaria
que comienza casi al tiempo mismo que bajo los auspicios de
on Felipe IV alcanzaban las letras patrias el mayor auge,
no tiene acaso otra que la iguale en intensidad y rapidez,
recobra poco a poco en aquellos venturosos reinados, si no el
estro, profundidad y valentia que la distingui6 en otro tiem-
po, aquellas cualidades modestas pero positivas que corres-
ponden a un renacimiento laborioso. Por virtud del trabajo
emprendido en aquellos reinados, y particularmente on el del
mortal Carlos III, f6rmanse hombres nutridos con s6lidos
studios, avezados al cultivo de las mfs dificiles materials, y
lenos del espiritu que a la sazn6 imperaba en todos los pue-
los cultos, y que en Francia lega a su mayor esplendor, dan-
do por filtimo todos sus resultados pricticos en la revoluci6n
de 1789, como se condensa en la c4lebre Enciclopedia y en las








20 RAFAEL MONTORO

obras del grande y desgraciado Rousseau. La tesis mas 0
menos aventurada de los sincronismos hist6ricos, elevada a
la categoria de ley por Ferrari y otros escritores contempo-
rineos, con fundamento que no es este el moment de discu-
tir, presentase en la historic europea durante el siglo xvn
con tales apariencias de verdad, que sientese predispuesto a
tenerla muy en cuenta aun el mis desconfiado y receloso in-
vestigador. El espiritu reformista y civil que tiende a trans
former entonces el pnodo de ser de la sociedad, como si fue
ra su misi6n prepararla para las grandes y decisivas mudan-
zas que se acercan, tienen en Turgot quien lo represent en
Francia como poder, en Pombal quien lo interpreted en el go-
bierno de Portugal, en el emperador Jose quien lo leva a
Austria, en Campomanes, Aranda, Floridablanca, Jovellanos
y el mismo Carlos III quienes lo secunden activamente en
Espafia. No cabe duda: la civilizaci6n europea se ade-
lanta con plena conciencia de su fin al cumplimiento de
esperanzas largo tiempo comprimidas, a la atrevida rea-
lizaci6n de una de esas oportunas y salvadoras transforma-
ciones por virtud de las cuales ha podido substraerse a la in-
movilidad y estancamiento de los pueblos del Asia, renovando
sus elements de vida con incesantes progress y revelando
su verdadera superioridad en esta aptitud para la evoluci6n
que sefialaba Guizot (1) como su mas preciado titulo y mas
segura garantia, al investigar con escrutadora mirada los
principios que habian regido su historic. Infitil era en efec-
to desconocer que se preparaba una revoluci6n en nada seme-
jante a las anteriores, puesto que no iba a encerrarse en los
limits de una naci6n, sino a extenderse poderosamente a
toda la humanidad.
Asombran, por ejemplo, a quien no examine las cosas de
aquel tiempo desde este punto de vista, las singulares semejan-
zas de ideas y aun de estilo que se advierten a la saz6n entire
todos los cultivadores de la literature filos6fica y juridica,
y aun entire cuantos cultivaban en los distintos pueblos las
bellas letras. Determine el fondo de unas y otras la misma


(1) Historia de la civilizaid~n europea.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6OICOS Y LITERABIOS 21

filosofia preocupada del fin prActico, de la acci6n, del bienes-
tar comin, consagrada al predominio de la moral indepen-
diente en la ciencia y en la vida, no poco sentimental y
declamatoria, y que parece mas atenta a conmover que a
persuadir. Determine un espiritu muy analogo la forma
literaria, eminentemente clAsica, ajustada a severos precep-
tos, a rigurosa reglamentaci6n, muy dada a considerar como
argument potisimo un period rotundo y elocuente en que
vulgares ideas se revestian de ostentoso ropaje, majestuosa
y elegant en verdad, mas no pocas veces artificial y decla-
matoria sobre todo encarecimiento. La acci6n y reacci6n que
se comunicaban y tenian por fuerza que comunicarse entire
fondo y forma de tal suerte constituidos es, a no dudarlo, uno
de los mis curiosos e instructivos fen6menos que registra la
historic de la literature (1). Y acaso pueda asegurarse como
verdad evidence que, a no ser aquellos lo que fueron,- no
habria sido tan estupendo y maravilloso el efecto de celebres
escritos que conmovian y levantaban el espiritu dondequiera
que Ilegaban, realizando con rapidez y energia tales una gran
transformaci6n en las ideas, que la filosofia de la historic
no vacila en arrojar sobre aquella literature no poca parte
de la envidiable y gloriosisima responsabilidad de la revolu-
ci6n que en las postrimerias del pasado siglo y en los comien-
zos del present determine el advenimiento de un nuevo pe-
riodo en la historic del mundo.
Y cuando las aguilas napole6nicas realizan en Espafia la
obra que dejaban siempre en pos de si, a despecho del empe-
rador, que s61o en el tkrmino de su vida vislumbr6 tal vez que
habia sido el instrument de la revoluci6n, mientras Carlos IV
y su hijo dejan caer mis6rrimamente a los pies del invasor
cetro y corona, llevados del grande y patri6tico espiritu que
animaba a la naci6n, investidos de su confianza, reinense
hombres animados del espiritu cuyos caracteres hemos tra-
tado de bosquejar mis arriba, para salvar la sociedad espa-
fiola; obra que encomiendan al cabo a unas Cortes encargadas
de hacer la felicidad del pais y que creyeron con la mejor

(1) TA~nZ.-Origines de la France contemporaine.-La Revolution.








22 RAFAEL MONTOBO

buena fe haberlo conseguido. Entonces empieza un nuev
y cortisimo period en la historic colonial de Espafia: e
period que pudieramos llamar con Saco de asimilaci6n, bie
distinto del anterior, que fu6 tan s6lo de semejanza. La obr
que sigue a este pr6logo es un resume de hechos y noticia
casi desconocidos de la generalidad y sin los cuales apena
podriamos former juicio de lo que fue el period de asimila
ci6n en la isla de Cuba.

VI

Lejos estAn de consentir los limits en que indispensable
mente ha de encerrarse este pr6logo que disertemos sobre 1
que fun el corto period de asimilaci6n en los vastos dominion
espafioles de America. Escritores eminentes, y entire ellos e
ilustre Labra, han demostrado que pecaron de abstractas, in
suficientes y centralizadoras las reforms que comprende e
referido period, y que por esto fue impossible que conjurarai
las necesarias results de los errors e injusticias acumula
dos en el antiguo regimen.
Bien es verdad que, con respect al continent, sabiasi
desde much antes que eran expuestos todos los caminos par;
la dominaci6n espaiiola, y que s61o uno podia no serlo para s
legitima influencia sobre sociedades nacidas al amparo de s
bandera, y que le eran deudoras de su civilizaci6n. Prover
bial es, en efecto, el sabio consejo del cklebre Conde de Aranda
a Carlos III, cuando le decia que hiciese por conservar las
islas en America, pues perderia el continent, al cual debia
aplicar, para prosperidad y gloria de la political espafiola,
otros medios de eficaz influjo y relaci6n constant que gober-
narlos. T nrmino legitimo era este a donde debia parar mu3
pronto, y acaso con harta violencia, la colonizaci6n de ur
continent. Si el termino de toda political colonial cuando ei
tales circunstancias se le consider es, segfin ensefian la raz6i
y la historic, el que vislumbr6 el Conde de Aranda, lamente
mos que no se presintiera y meditara oportunamente pars
bien de la metr6poli y de los pueblos hispanoamericanos








CONFEBENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERRIOS 23

No es, por tanto, admisible que quieran deducirse ense-
fianzas favorables al mantenimiento del antigno sistema de
lo que sucedi6 en la America espafiola, al sobrevenir la guerra
y revoluci6n de la metr6poli en 1808. Las condiciones singu-
larisimas en que vivian aquellas sociedades, como que las
preparaban maravillosamente para desasirse en cualquier
ocasi6n, y son muy conoeidas las imprudencias, los errors y
desaciertos de la Junta Central de la Regencia y aun de las
inmortales Cortes de 1812, al tratar de asuntos americanos,
para que sea necesario compendiarlos, y demostrar que, gra-
vemente preocupadas con asuntos mis cercanos de singular
importancia, no supieron alcanzar lo inico que era dable sin
que se violasen leyes hist6ricas de indefectible cumplimiento:
alejar con leyes especiales ajustadas a las particulares condi-
ciones de las distintas comarcas y con una amplisima des-
centralizaci6n que satisfaciese cumplidamente las necesidades
y aspiraciones locales, el moment en que pudiera Espafia
dar por cumplida su misi6n civilizadora en el Continente
americano. Esto no fu6, y harta prueba es esta de que no
pudo ser, que, como ensefia Hegel, todo lo real es racional y
todo lo rational es real. En cuanto a las islas, iqu6 pruebas
pueden sacarse de lo que en ellas aconteci6 al iniciarse el nuevo
regimen? Ninguna puede aducirse en contra de la probada
lealtad de los naturales de Cuba a la bandera espafiola, pues,
como demuestra Vald6s Dominguez en el interesante libro
a que este pr6logo precede, fueron siempre cumplidas con
celo y eficacia cuantas 6rdenes llegaban a esta antilla de las
corporaciones y autoridades que asumieron en la peninsula
el poder supremo y la representaci6n del espiritu national al
sobrevenir la guerra de Independencia. Proverbiales son los
sacrificios hechos aqui, los donativos y esfuerzos de todo g&-
nero con que los cubanos demostraron su amor a Espafia,
acudiendo en no escaso n6mero a servirla con las armas.
Sabido es de todos que casi desguarnecidas estaban las plazas
en Cuba, y que, para prevenir invasiones, formaronse cuerpos
de milicia voluntaria, cuya discipline, fidelidad y honroso
comportamiento no pueden ponerse en duda.
Notorio es que las nuevas instituciones se plantearon sin
dificultad y que hombres eminentes como JAuregui, 0 'Gavan,








24 RAFAEL MONTORO

Arango, Varela y Saco (1) entire otros, representaron con
gloria a Cuba en las Cortes de la naci6n, en los tres distintos
periods constitucionales que comprende el de real y efectiva
asimilaci6n a que me estoy refiriendo. Estos y otros muchos
hechos quedan ampliamente ilustrados en la obra de Domin-
guez, y de ellos se desprende la por demas legitima conclu-
si6n de que la experiencia ensefia que en Cuba no corre ningin
peligro la integridad de la patria con el planteamiento de un
regimen liberal; siendo muy de notar que los g6rmenes de
descontento s6lo aparecen mis tarde, cuando es suprimida
toda libertad, cuando desaparece la asimilaci6n para ser subs-
tituida, no por un regimen descentralizador que sin duda la
aventajaria, sino por un gobierno military peor quo el antigno
regimen colonial, que daba al colono ciertas garantias, que
limitaba con el real acuerdo la autoridad del virrey y que
por encima de todos ponia al Consejo de Indias con otras
muchas beneficiosas medidas que si rara vez en la prActica,
siquiera te6ricamente, mejoraban la condici6n de las socieda-
des para las cuales se form la legislaci6n ultramarina y,
cuando menos, sacaban a salvo las intenciones del poder con
much mis eficacia que la vaga promesa de hacer algin dia
leyes especiales, repetidamente dejada con lastimosa insis-
tencia para uno de los Ailtimos articulos de la Constituci6n.
Sinti6ronse los cubanos mis estrechamente unidos a la
madre patria cuando lleg6 a su conocimiento la famosa de-
claraci6n de 15 de octubre de 1810, en la que era terminante-
mente confirmado "el inconcuso concept de que los dominios
espaiioles, en ambos hemisferios, formaban una sola y misma
monarquia, una misma y sola naci6n y una sola familiar, y
que por lo mismo los naturales que fuesen originarios de
dichos dominios europeos o ultramarinos, eran iguales en
derechos a los de la peninsula, quedando a cargo de las Cortes
tratar con oportunidad y con un particular interns de todo
cuanto pudiera contribuir a la felicidad de los de Ultramar,

(1) VIDAL MORALES Y MORALES: La isla de Cuba en los diferentes perio-
dos constitucionales. Vwase El Triunfo, 1878-79. PACHECO (J. F.): Vida de
O'Gavas, v6ase Revista de Cuba, 1879. J. I. RODRIBfGE: Vida del Padre Varela.
El sefor Vald6s Dominguez public tambiin en su obra muchos datos biogri-
ficas caerea de. iuestros antiguos diputados.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 25

como tambi6n sobre el nilmero y forma que debia tener para
lo sucesivo la representaci6n national en ambos hemisferios".
"Nada mAs generoso, nada mas elocuente, dice el senior
Labra al referirse a esta famosa declaraci6n, nada mis pro-
pio para producer la admiraci6n del extranjero, tan poco
propicio a la exaltaci6n de las colonies: es cierto; pero nada
mfs initial y a la postre nada mAs contraproducente, a no
acompafiar a este celebrado decreto otras medidas que apli-
casen a casos concretes y de apremiante interns en America
sus nobilisimas cuanto political declaraciones, y que hiciesen
possible la realizaci6n de sus levantados prop6sitos y la prfc-
tica de la nueva salvadora political por agents que en Ultra-
mar representasen fidelisimamente el espiritu de las Cortes
de Cadiz" (1).
No tan urgentes en Cuba a la saz6n como en el continent
americano las reforms de carfcter prictico que, dice mi res-
petable amigo el senior Labra, eran en nuestra isla acogidas
con alborozo, y muy celebradas, tanto la Constituci6n gadi-
tana como las oportunas medidas adoptadas por la inmortal
Constituyente, para dar satisfacci6n a las necesidades que se
experimentaban de este lado del Atltatico. De ello da testi-
monio cumplidisimo Vald6s Dominguez en la interesante
obra de consult que sigue a este pr6logo.
Mas es lo cierto que, entonces como ahora, es grande el
error en que se incurria al considerar que hacienda extensivas
a ultramar las mismas leyes que rigen en la peninsula, que-
dan satisfechas todas las necesidades ultramarinas. Desco-
n6cese y niegase de esta suerte la especialidad del regimen
que debe aplicArseles, sin perjuicio de la identidad de dere-
chos y otras superiores condiciones de vida, que constituyen
lo que repetidamente hemos l1amado semejanza, con el ilustre
Saco, y que no pueden dejarse a una parte sin desconocer y
negar la unidad national. Error es ese que explica todos los
desaciertos cometidos en el corto period de asimilaci6n,
como se explica por el falseamiento del criteria especialista,
convertido en instrument de opresi6n y consagrado al inde-

(1) La Colonizaaen e la Historia, t. I, p. 204.








RAPAEL MONTOBO


bido provecho de los gobernantes, el largo y desastroso pe-
riodo que transcurre desde 1837 hasta el levantamiento de
Yara.
No se me oculta que en los errors de la Constituyente
de 1812, de la que me reconozco, a pesar de todo, admirador
devotisimo, entraban por much el sentido centralizadol
y el carActer abstract del liberalism importado por aque]
entonces de Francia. Desde este punto de vista, la Constitu-
yente espafiola no hace mis que reproducir, en escala menor
por cierto, hagAmosle esta justicia sin temor a que se nos
tache de presuntuosos, el criterio y procedimientos a que
ajustaba sus actos la Constituyente francesa, que abri6 con
resoluciones inmortales el fecundo y tempestuoso period de
la revoluci6n. Hablar de derechos individuals y de vida
local superiores a todo poder, aun al que reconoce por fuente
la soberania del pueblo, era cosa por demas desconocida en
aquel period de irreflexivo entusiasmo y de sublime inexpe-
riencia. La estupefacci6n de los hombres de sentido practi-
co, como el americano Morris, ante el apriorismo y el tone
dogmftico de la Asamblea Nacional, asi como ante la falta de
tino y experiencia que debia resultar necesariamente de las
circunstancias que presidieron a su formaci6n y aun a toda
su obra (1), es menor, sin duda, pero muy parecida a la que
debieron causar a quienes con analogo sentido estudiasen su
manera de ser y de funcionar las Cortes de 1810, asamblea a
la que nadie negarA sus altos merecimientos como restaura-
dora de las libertades patrias y heroica defensora de la inde-
pendencia national, titulos que le aseguran la eterna gratitude
de los espafioles y la entusiasta admiraci6n de la historic.
Uno de los servicios mis positives que presta Dominguez
en el libro que a continuaci6n de este pr6logo se lee, es la
reimpresi6n, por vez primera heeha, a lo que entiendo, de los
notabilisimos articulos publicados en El Patriota Americano
de 1811. Sobre ser este interesantisimo peri6dico buena
prueba de que la cultural no era tan escasa en Cuba a la
saz6n como algunos pudieran career, mubstrase en algunos

(1) TAINM: Origines de la France contemporaine.-La Bevolution, t. I,
p. 143-279.








COONERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITEBBIos 27

de esos escritos que era aqui sentida, como dondequiera en
America, la necesidad de que se tuviera en cuenta la espe-
cialidad de condiciones al legislar para las sociedades ultra-
marinas, constituidas a la sombra de la bandera espafola.
"Supuesta, pues, la necesaria e indispensable igualdad
de representantes o diputados, decia, por ejemplo, Homophilo
en El Patriota (1811), falta saber si el c6digo que trata de
establecerse deberi regir indistintamente en los diversos
climas que abraza la extension de nuestra monarquia; porque
en este caso serian incalculables los inconvenientes y perjui-
cios que deberia producer, y esto es lo que debe evitarse con
un particular cuidado. Habri multitud de leyes stiles, por
ejemplo, para M6jico, y perjudiciales para la Habana; nece-
sarias para Espafia, e indiferentes para America; y queda-
riamos peor, o al menos tan mal como estamos."
Si interesantes son los acuerdos del Ayuntamiento publi-
cados por Dominguez, las exposiciones y protests que aqui
se hicieron al recibirse la noticia de imputaciones injuriosas
para el patriotism de los hombres de aquel tiempo, acogidas
con harta facilidad donde no debieran resonar nunca, los
acuerdos de la Diputaci6n provincial que en alguna ocasi6n
(pag. 164) levant6 noble y resueltamente la voz para que se
Ilevasen a la practice las nuevas instituciones, dindoles todos
los elements que habian menester; el mecanismo de las eleo-
ciones en sus diversos grades, explicado tambi6n por Domin-
guez con numerosos datos desenterrados de los archives,
estimo que no han de tener menor interns las reimpresiones
de articulos publicados en distintas fechas por peri6dicos
correspondientes al period hist6rico a que venimos refiri4n-
donos. Esos articulos nos dan idea de lo que el espiritu
reinante en esta sociedad por aquel entonces, como las Efe-
mnrides Politicas y Ia Adici6n a las Efemerides, trabajos de
investigaci6n, compilaci6n y andlisis que honran extraordi-
nariamente a Dominguez; pues nos dice en pocas piginas y
con singular claridad y copia de documents cuantas leyes,
reales 6rdenes, disposiciones importantes y acuerdos de in-
teres fueron comunicados a esta isla, o tomados aqui en igual
period, nos proporcionan el mfs cabal conocimiento de lo








28 RAFAEL MONTORO

que fun para Cuba el regimen puesto en vigor al inaugurarse
en Espafia el period constitutional.
Mas no se cifie Dominguez a este interesante trabajo.
Cuando iUega en sus investigaciones a los afios en que el ge-
neral Tac6n inici6 su desastrosa political, el autor nos presen-
ta valiosos datos e importantes documents para apreciar lo
que fu6 desde un principio la reacci6n, que nos llev6 de tor-
peza en torpeza y de desgracia en desgracia hasta la catis-
trofe de 1868.
Bien es consignar que Dominguez no se ha limitado a
las indagaciones de caricter politico en su dificil y erudita
empresa. Ciertas aficiones se ensefiorean tan poderosamente
del Animo, que en vano queremos desprendernos de ellas, y
reaparecen sin cesar, viniendo a ser el encanto de toda nues-
tra vida y la amenidad de todas nuestras obras. Dominguez
es al par historiador, bibli6grafo, y aun puede llamhrsele
bibli6filo. Muchos entienden de libros, pero s61o llegan a
alcanzar en este orden de ideas y de trabajos verdaderos
goces los que tambien los aman con el amor invencible que
hace correr a un erudito en pos de ediciones olvidadas, de
polvorientos infolios, de apolillados y descosidos documents.
Asi es que Dominguez ha aprovechado sus indagaciones
political para sacar del injusto olvido en que yacian documen-
tos interesantisimos para nuestra historic literaria. De estos
descubrimientos casuales ninguno aventaja sin duda al de lo
contenido en la iltima entrega de la famosa y no muy cono-
cida Revista Bimestre.
Los datos y antecedentes que encontrarAn nuestros lec-
tores en la obra de Dominguez son, pues, de singular impor-
tancia para nuestra historic political y literaria. No se crea,
sin embargo, que es mi objeto celebrar con exageradas ala-
banzas el empefio acometido por un amigo a quien estimo
profundamente y a quien debo por consiguiente la verdad.
El autor se sorprenderia sin duda si, dejandome levar de
equivocadas ideas sobre lo que debe ser un pr6logo, me cre-
yera en el deber de ocultar todos los defects de su libro y
de encarecer inicamente sus indisputables merecimientos.
Escrita con alguna precipitaci6n esta obra, pues nadie ignora
que un tiempo se crey6 muy pr6xima la convocatoria a elee-








CONFEBENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y ITEmABIOS 29

clones de diputados, no cont6 Dominguez al emprenderla con
su buena fortune, con la riqueza de datos y documents y
papeles various que le esperaban. De esta suerte, ha debido,
en ocasiones, prescindir de un orden estricto para no dejar
en la obscuridad y en el olvido antecedentes de suma impor-
tancia que se recomiendan poderosamente a la consideraci6n
del hombre estudioso y del patriota.
La impresi6n que causarA la obra de Dominguez sera,
generalmente hablando, la misma en cuantos la consulten con
animo verdaderamente desapasionado. Se comprenderi que
discurri6 con su habitual sagacidad el ilustre Saco, cuando
dijo (1) que habia sido de escaso o de ninguin provecho la
presenoia de los diputados de Cuba, en las Cortes de la na-
ci6n para el bienestar de la isla, y que ejercieron, a no du-
darlo, poca influencia. Se comprendera que esta observaci6n
es just, si con ella se quiso dar a entender que sin un r4gi-
men interior para las Antillas, que les asegure eficazmente
el self-government que demandan en no escasa amplitud las
condiciones de su existencia, sera muy dificil que la represen-
taci6n en Cortes, siempre en nuestro juicio necesaria, y ya
dijimos que en esto nos separibamos de Saco, bien que
reservada para intereses y fines de otro g&nero que los pura-
mente locales, pueda coincidir con resultados verdaderamen-
te beneficiosos para estas apartadas regions. Nadie estu-
diari, sin embargo, el libro de Dominguez sin experimental
una profunda sensaci6n al ver c6mo reaparece en sus rasgos
mks caracteristicos aquella antigua sociedad cubana, no tan
rica, pero much mis venturosa que la present, en que era
la vida de las ideas y de los sentimientos tanto o mas poderosa
que la del mezquino interns; en que, como ha dicho un distin-
guido escritor, cuyo testimonio no puede ser mis autorizado
en todos concepts (2), ...habia luchas y antagonismos, y pa-
siones y partidos; pero todo se cobijaba y abrigaba sin difi-
cultad bajo una comfin bandera. Las opinions diferentes
se encontraban y ponian en competencia las unas con las otras
resultando de su choque, a pesar de su violencia algunas

(1) lnformaci6n, etc., p. 76.
(2) Jost IGNAcIO RODRfGUEZ: Vida del Pbro. D. FEiz Varela, p. 213.







30 RAFAEL MONTOBO

veces, saludables corrientes de legislaci6n o convicciones que
propendian al adelanto y felicidad del pueblo. Pero cubanos
y espaioles componian tan s6lo una familiar. Podia decirse
de los unos y de los otros lo que Allston, en bellisimos versos,
eitados por Prescott en una de sus cartas, decia de los ingle-
ses y los americanos: mientras que las artes, las maneras y
todo lo que caracteriza y amolda el alma de una naci6n perma-
nezca igualmente impreso y acariciado en ambos pueblos,
aunque las olas del oceano se tiendan de por medio como para
romper su comercio, la voz de la sangre se levantarA siempre
en una y otra orilla para gritar mAs perceptible que el len-
guaje: "Somos uno". Esperemos que tan altos sentimien-
tos, a cuyo salvador influjo volvemos todos tras larga y
desastrosa contienda, contribuyan eficacisimamente a la rege-
neraci6n de esta antilla, para su propio bien y el de la patria
espafola; y no serdn por cierto libros, como el de Dominguez,
los que menos sirvan para generalizar tendencies que debe-
mos career inseparables del bien pfiblico.














CARTA-PROLOGO (1)


Sr. D. Emilio Bobadilla.

Querido amigo: Agradezco a usted sinceramente el ca-
rifloso encargo de escribir el pr6logo de las excelentes poe-
sias que se propone dar a la estampa. Bien sabe usted que
he observado siempre con particular interns y profunda
simpatia el desarrollo de sus dotes poeticas, desde que, acaso
con premature confianza, era yo de los primeros en aplaudir
alborozado las primicias de su talent, al cual guiaba ya la
musa inspiradora y generosa que no ha cesado luego de
suavizar para usted el siempre penoso y triste trinsito de la
nifiez cr6dula y feliz, a los hervores y a las inexperiencias
de la juventud, seguidos siempre de inevitable desengafios.
No todos han podido alcanzar tan positive ventaja; que no
para todos quiso encnbrir la poesia con magnificos celajes,
las dolorosas perspectives de la mas abrumadora desilusi6n.
Muchos han tenido que llorar tan acerbamente, al cabo, como
los mis desconsolados poetas, la infinita vanidad de las
cosas, que magistral y soberanamente cant6 el insigne Leo-
pardi; y los amargos frutos de la experiencia no ostentaron
jams para ellos los maravillosos colors con que la ine-
piraci6n embellece, para sus predilectos hijos, la impura y
prosaica realidad de la vida.
No piense usted que a humo de pajas, o por un vano
alarde de trasnochada sensibilidad, saco a relucir estas tris-
tes verdades. Pasaron, por fortune, los dias angustiosos en
que un inconcebible furor autobiografico convertia en larga
oonfesi6n del mis t6trico genero possible el examen de cual-
quier volume de literature recreativa o amena. Creo fir-
memente que no ha tenido usted el prop6sito de contar sus


(1) EMIL:o BOBADILLA. Belimpagos.-Habana, 1884.








2 RBAFAEL MONTORO

cuitas al lector; y much mas lejos estoy, por mi parte, de
semejante pretensi6n que seria inexcusable, en cualquier
caso, por la pesadumbre relative de mis alos, los cuales al
cabo empiezan a cansarme un tanto, y aun por el caricter
de llano y modesto prosador, si no de critic descontentadizo
y meticuloso, que me proporciona quizds la inmerecida honra
de escribir este modesto y deshilvanado prefacio.
La raz6n que me induce a tratar de la agradable o se-
ductora forma en que aun los desengafios se ofrecen a la
imaginaci6n de los poetas, es el caricter melanc61ico, es-
c6ptico y desconsolado que he creido advertir en los versos
de usted y que, a pesar de todo, los hace interesantes y
bellos. El ciustico e ingenioso Fray Candil, el regocijado
autor de tantas sktiras mordaces y de tan festivos devaneos
literarios es, a lo que parece, un enfermo del alma, un des-
engafiado del mundo, una victim temprana del ardor de
las pasiones. En los siglos de fe busecbase, para casos tales,
la santa y protectora soledad del claustro. En tiempos tan
descreidos y demoledores como los presents, busca usted y
encuentra el asilo imperecedero de la poesia. Ella, despues
de todo, coronary sus marchitas sienes de violetas perfuma-
das y de nobles adelfas. Ella le ofrecer6 una guirnalda sin
trrminos en su docta y fecunda ensefianza. Un gran escritor
lo ha dicho: "Grandes ingenios de los cuales nuestra naci6n
espera su gloria literaria en la 6poca present; enriqueced
enhorabuena el idioma, pero respetadlo; entregaos al vuelo
de la fantasia, pero no descuideis la elocuci6n; escribid con
toda la osadia de la inspiraci6n, pero corregid con toda la
serenidad de la critical Observe usted que no aconsejaba
Voltaire otra cosa cuando dijo: "Debemos componer con
todo el estro de la inspiraci6n; mas debemos corregir con
toda la frialdad de la critical ; y Hegel, el insigne maestro,
al formular sus celebres lecciones de Estitica con sentido y
metodo tan ajenos a los de aquellos insignes literatos, decia
lo siguiente: "Advi6rtese en toda obra maestra que el asun-
to ha sido detenida y profundamente meditado por el autor:
pues de una imaginaci6n ligera, no puede salir jams una
obra s6lida y fuerte".








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITEBABIOS 33

Reciba usted, por todo lo expuesto, mi cordial enhora-
buena; aceptela como un testimonio mis de mi cariiio y de
la disculpable ufania con que veo que se cumplen los hala-
giiefos pron6sticos que he cifrado siempre en su precoz ta-
lento y en su acendrado amor a los studios literarios.

Junio 14 de 1884.


4.-Confereniae y Eneayos.-T. II.














LA LIBERTAD DE ENSERANZA


Sr. D. Andres Segura y Cabrera.

Mi distinguido amigo: Doy a usted las mks expresivas
gracias por sus benevolas apreciaciones sobre la parte que
me cupo en la conquista de la libertad de ensefianza para
nuestro pais. No quisiera, sin embargo, que esta modest
participaci6n se exagerase con daflo de la gratitud que se
debe al ministry, por haber elevado el proyecto de decreto
a la aprobaci6n del Consejo de Ministros y a la supreme san-
ci6n de la Corona. Obligame a ello, en realidad, mi carActer
mismo de diputado oposicionista. No siendo yo ministerial,
debo proceder con estricta justicia e hidalguia en mis rela-
ciones con el gabinete. Deber mio es censurar sus errors
y combatir el sistema a que su political obedece: mas tengo,
por ende, obligaci6n mis estrecha de no disputarle el aplauso
a que se haga legitimamente acreedor por sus aciertos,
cuando, por intercesi6n, sin duda, de la Divina Providencia,
los tenga.
Y en este caso, creo ingenuamente que acert6 el senior
Balaguer, como tambi6n al hacer extensive a esta isla-las
leyes de imprenta y de matrimonio civil vigentes en la pe-
ninsula, como acert6 el inolvidable senior Gamazo al trazar
las lines generals de una salvadora political reformista; y
cuando en prenda de la sinceridad de sus prop6sitos, aboli6
el patronato de los antiguos esclavos.
Creo que la libertad de ensefianza es una de las prime-
ras y mis altas libertades. Creolo asi, con todas las escue-
las liberals y con todas las escuelas verdaderamente demo-
criticas del mundo. Porque no hay libertad de pensamiento
ni de conciencia ni de trabajo, donde no se puede ensefiar y
se puede aprender libremente.
Mas antes de exponer algunas consideraciones en apoyo
de esta tesis, para que aparezcan a manera de pr6logo al








36 RAFAEL MONTORO

frente del folleto que usted prepare, correspondiendo asi al
deseo que se ha servido manifestarme, same permitido vol-
ver a la historic del referido decreto y de c6mo me fue dado
contribuir a que se dictara. No me mueve a insistir en
este punto un vano interns de amor propio. Mueveme, por
el contrario, como ya he dicho, un honrado prop6sito de que
no se exagere benevola o malIvolamente-que de todo puede
haber-mi intervenci6n en el asunto. Soy enemigo de las
leyendas en political.
Y para que se ponga debidamente en claro el particular,
nada me parece mis a prop6sito que transcribir lo que al
mismo se refiere del respective incident de la sesi6n cele-
brada por el Congreso el dia 10 de junio iiltimo. Dije en
aquella saz6n: "Mi primera pregunta se refiere al decreto
que, seg-in tengo entendido, puso ayer el senior ministry a
la firma de S. M. la Reina Regente, para que se hagan
extensivas a las islas de Cuba y Puerto Rico las disposicio-
nes vigentes sobre validez academica de los studios pri-
vados o libres. Yo felicito al senor ministry de Ultramar
por su iniciativa en este asunto: creo que ha prestado un
servicio de consideraci6n a la cultural de aquellos paises:
y aun debo darle las gracias, pues tengo entendido que algo
han influido para que adopted esta determinacidn, ciertas
gestiones que yo venia realizando en obsequio de determi-
nadas personas que necesitaban dar esa validez a sus estu-
dios privados..."
Expuse luego algunos reparos y a todo ello se sirvi6 con
testarme el sefor ministry. "En efecto: he tenido el honor
de proponer a S. M. la Reina y S. M. la Reina se ha dignado
firmar un decreto haciendo extensivas a las islas de Cuba y
Puerto Rico las disposiciones vigentes en la peninsula para
dar validez academica a los studios privados... Yo celebro
que esta disposici6n haya podido satisfacer al seinor Mon-
toro y corresponder a su deseo, coincidiendo su deseo con
el del gobierno. En efecto, yo no puedo ni debo negar que
el senior Montoro tuvo la bondad de manifestarme lo que
creia necesario. El seflor Montoro sabe perfectamente que
yo le dije que sus deseos eran los del gobierno, como los de
algunos sefiores diputados y que sobre estos deseos habia








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 37

recaido un acuerdo del Consejo para realizarlos tan pronto
como fuera possible. Y con esto realmente se ha podido con-
seguir el que los que se hallan en situaci6n algin tanto di-
ficil por raz6n de los studios a que se dedicaban, queden
desde luego en una situaci6n verdaderamente despejada y
clara."
Mis gestiones encaminkronse, pues, a conseguir para
muchos que lo necesitaban el medio de dar validez a sus
estudios privados. Halle favorables disposiciones en el
senior Balaguer y le inst6 para que las siguiese, dictando
una gran resoiuci6n de caricter general, que uniese su nom-
bre para siempre a una de las mayores conquistas de la li-
bertad en las colonies espafolas. Discurramos ahora bre-
vemente, puesto que usted lo desea, sobre el fondo de la
cuesti6n.
Lo he dicho ya: la libertad de ensefianza es una de las
mis 16gicas y naturales determinaciones de la idea de li-
bertad que rige al mundo modern. La libertad es una en
su esencia y las que llamamos libertades no son mis que
otras tantas determinaciones de un mismo principio. Si
soy libre, he de hacer todo lo que pida la espontaneidad de
mi ser, con tal que no se oponga a las leyes; y 6stas s6o1
deben crearme un obsticulo cuando con mis actos atente al
derecho ajeno o a la seguridad general. Pensar6 libremente,
adorar6, proclamar6 o rechazar6 en la esfera de mi libre
acci6n individual lo que la conciencia me haga ver como
verdadero o como falso. Desarrollar6 mi actividad, en
cuanto sea licito, conforme a las naturales solicitaciones de
mi espiritu o de mi temperament. Concurrir6 al comercio
general de la humanidad, con las aptitudes que deba a la
naturaleza o con las obras que logre realizar. Aprender6,
por lo tanto, o ensefiar6, si hay quien quiera ensefarme o
aprender de mi, sin perjuicio de que el Estado, como per-
sonificaci6n de la sociedad, atienda al progress de la cul-
tura, constituyendo los centros de ensefianza, bajo un siste-
ma y una organizaci6n determinadas a las cuales podr6 o no
someterme. Esta es la libertad.
Reconoce y declara este mismo concept la Constituci6n
del Estado en su articulo 12, que dice textualmente: "Cad'a









38 RAFAEL MONTORO

cual es libre de elegir su profesi6n y de aprenderla coma
mejor le parezca. Todo espafiol podrA fundar y sostener
establecimientos de instrucci6n o de educaci6n con arreglo
a las leyes. Al Estado corresponde expedir los titulos pro-
fesionales y establecer las condiciones de los que pretendan
obtenerlos y la forma en que han de probar su aptitud.
Una ley especial determinari los deberes de los profesores
y las reglas a que ha de someterse la enseianza en los esta-
blecimientos de instrucci6n piiblica costeados por el Estado,
las provincias o los pueblos". Adviertese, pues, que en el
plan de nuestra ley fundamental esta libertad se antepone
por su naturaleza de derecho individual y por sus relacio-
nes con la de pensamiento y la de trabajo, a las de asocia-
ci6n, reuni6n e imprenta, que son derechos mixtos de in-
dividuales y politicos y al de obtenci6n de cargos piblicos
y al electoral, que son esencialmente politicos por su indole,
Asi se desprende del orden de los articulos en que respec-
tivamente se declaran y reconocen los referidos derechos en
nuestra Constituci6n. Al iniciarse en Cuba la vida political,
el partido liberal consign6 desde luego en su program esta
preciada libertad de ensefianza. Dice asi el citado docu-
mento: "Cuesti6n politica.-Extensi6n de los derechos in-
dividuales que garantiza el titulo 1" de la Constituci6n: Li-
bertad de imprenta, de reunion y de asociaci6n: Derecho de
petici6n. Libertad religiosa y de la Ciencia en la ensefanza
y en el libro". El partido de Uni6n Constitucional, aunque
organizado mis tarde, pidi6 tambien esta libertad, aunque
con menos franqueza. He aqui lo que dijo en su program:
"Cuestion politica.-Aplicaci6n integra a las provincias de
Cuba de la Constituci6n de la monarquia que distribuye y
ordena las funciones de los poderes pfiblicos y garantiza las
libertades de imprenta, de reunion pacifica y asociaci6n
para los fines de la vida humana, y los demds derechos que
reconoce a los espafioles".
Bien es verdad que la forma en que la Constituci6n con-
sagra este derecho no puede ser, como ya hemos visto, mas
timida. Para rechazar, afin asi, su reconocimiento legal
seria precise ser algo mas que liberal muy tibio; fuerza
seria confundirse entire los mis intransigentes retr6grados;








CON~ERENCIAS Y ENBAYOS FILOS6FICOS Y LITEBABIOS 39

serlo mis ain que los primeros legisladores de la restaura-
ci6n y por de contado que los autores de los decretos de 29
de julio y 29 de septiembre de 1874, en que se inici6 la
reacci6n, acaso necesaria por los abusos a la saz6n existen-
tes, contra el espiritu democrbtico y expansive de la Revo-
luci6n de septiembre. Para pensar asi habria que retroce-
der a ideas ya abandonadas en todas parties. El ilustre
autor del preambulo del citado decreto de 29 de septiembre
decia ya estas meditadas y substanciosas palabras: "El
ministry que subscribe no puede aspirar al restablecimiento
de aquellas formas y relaciones que cre6 el sistema seguido
hasta 1866 y que si tuvo la gloria de inaugurar entire nos-
otros con no poco acierto la reorganizaci6n de la ensefianza
pfblica y di6 por el pronto un fuerte e inteligente impulse
a las ciencias, estrechaba ya en sus i61timos dias y embara-
zaba el pensamiento: ni menos al de aquellos otros que en
los afos que precedieron a la iultima revoluci6n cre6 una
escuela o fracci6n bastarda e intransigente, a la cual toca
no escasa responsabilidad en la explosion de ese gran acon-
tecimiento y que en vez de aflojar los ya entonces mal su-
fridos lazos del sistema a la saz6n vigente, quiso, movido de
un espiritu hostile a toda cultural liberal, apretarlos mis y
mAs y encerrarlo en moldes tales que de continuar much
tiempo, hubiesen aqui acabado con toda la vida y movimien-
to cientificos".
No tema usted, por consiguiente, que la libertad de en-
seiianza, en forma tan modest como la imperante, eneuen-
tre aqui adversaries en ninguna parte, pues no conozco a
nadie que lleve tan lejos su desamor al libre pensamiento
ni que rechace tan de lleno la igualdad de derechos para los
espaioles de ambos hemisferios, como se decia en los dias
heroicos de 1812.
La verdadera libertad de enseiianza es mis, much mis
que lo concedido por las disposiciones vigentes o que lo con-
sentido por el articulo 12 de la Constituci6n. Y todavia,
entire la perfect libertad de enseflanza y la libertad profe-
sional, que indudablemente debe reservarse para un lejano
porvenir en todas parties, y ha de ser una de las manifes-
taciones superiores de la civilizaci6n adelantadisima que








40 RAFAEL MONTORO

habri de gozar la humanidad, si no se oponen a ello el anar-
quismo y el paneslavismo contemporineo produciendo incal-
culables catistrofes, sabe usted que hay un buen trecho.
Mas no he de entrar en disquisiciones sobre ninguno de
estos puntos: ellas me llevarian muy lejos del propio y na-
tural objeto de este prefacio.
El decreto vigente: he aqui la material del laborioso
examen de usted. Ante todo, debe hacerse notar que este
decreto esti reducido a poner en prActica el precepto cons-
titucional. El Estado, reconociendo el derecho que tiene
cada cual "a elegir su profesi6n y aprenderla como mejor
le parezca", asi como a fundar y sostener toda clase de
establecimiantos de instrucci6n, se reserve la exclusive fa-
cultad de expedir los titulos profesionales, fija~nio de ante-
mano las condiciones de los que pretendan obtenerlos y la
forma en que deban probar su aptitud. Eso es el minimum
de libertad de ensefianza; pero al cabo, aunque imperfecta-
mente, la consagra. Oponerse adn a esta forma modestisima
y rudimentaria de ton fecunda libertad, no s61o argiiiria
profundo espiritu antiliberal en el que asi procediese, sino
oposici6n manifiesta al espiritu y letra de la Constituci6n
del reino, que no peca por cierto de muy avanzada. Seme-
jantes exageraciones no pueden tener otro fundamento que
una inmotivada predisposici6n.
Rechazar en pleno afio de 1887 y en pais que presume
de culto, el minimum possible de libertad de ensefianza, tal
como hubo de establecerla la Restauraci6n en los dias pri-
meros de su advenimiento y cuando mks potente era el
espiritu de retroceso a que obedecia, alimentar injustifica-
das prevenciones en menoscabo de respetables derechos, al
fin consagrados por la ley, es, en efecto, cosa que apenas
se concebirfa no entire liberals solamente, sino aun entire
hombres animados siquiera de un prudent espiritu de
progress.
Demos, pues, de barato, amigo mio, que no hemos de
encontrar en Cuba las pueriles y pasajeras resistencias que
registra y no muy benivolamente califica, con relaci6n a
otros pueblos, la historic. El oportuno real decreto que
nos ocupa, dado el limitadisimo alcance del precepto cons-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERABIOS 41

titucional, que tan terminantemente consigna el privilegio
del Estado, par6ceme, en general, bastanto acertado. Los
comentarios de usted ayudarin grandemente a la cabal in-
teligencia ya a l ficil aplicaci6n de las prevenciones conte-
nidas en el mismo. Estoy conforme con casi todos, menos
con la duda que expone usted acerca de la aplicaci6n del
articulo 41. Cree ousted necesario que a todos los institutes
de la isla y no al de Puerto Rico solamente o al de la Ha-
bana, en su caso, se comunique el resultado de los examenes,
o en otros t6rminos, que la precauci6n a que esta correspon-
dencia obedece no est6 circunscrita a los de la Habana y
Puerto Rico. La observaci6n pareceriame fundada, si no
fiesen estos dos Institutos los uinicos que, conforme a lo
dispuesto en el articulo 3', apartado 1', se designan para las
pruebas de cada una de las asignaturas de los studios ge-
nerales de la segunda ensefianza y de los de aplicaci6n, asi
como para los ejercicios del grado de bachiller y de revAli-
da de titulos periciales.
Los formularios con que acompaiia usted su edici6n del
real deereto y los interesantes ap6ndices que con much tino
inserta a continuaci6n del mismo, son de grandisimo prove-
cho, a mi ver; pues los primeros facilitan la interpretaci6n
asi como la practice de lo dispuesto, y no cabe duda de que
los apendices contribuirin a ilustrar poderosamente la opi-
ni6n pfiblica, probando que aun en los dias de mns justificada
y general reacci6n respet6se la necesaria libertad que en
el decreto se consagra, consignindose de Uleno el principio
a que obedece, nada menos que en la ley fundamental vigente.
Mas antes de terminar quiero ocuparme en desvanecer
dos reparos que en algunos circulos suelen oponerse a la
libertad de ensefianza, aun tan en pequeflo alcanzada. El
primero es baladi; pero en raza tan impressionable y suscep-
tible, casi estaba tentado a decir altiva y vanidosilla, como
la nuestra, tiene cierta importancia. Es el que se formula
de esta suerte: los titulos adquiridos en virtud de este de-
creto Ino tendran acaso menor consideraci6n social que los
ganados por el procedimiento usual de las pruebas de fin
de cursoT iNo deberin ser, por ende, y a pesar de lo que
dispone el articulo 89, menos ambicionablesT Basta enunciar








RAFAEL MONTORO


este extrafio problema para comprender que s61o ha podido
surgir en la mente de un nifio o de un necio. Por regla
general, el valor de los titulos acad6micos y profesionales
depende, para las personas sensatas, del m6rito positive de
quienes los ostentan y de la autoridad moral del cuerpo que
los expide. Doctors, licenciados y bachilleres hay en todas
parties, para quienes conserve toda su clAsica ironia el for-
midable epigrama de J. P. Richter. En todas parties tam-
bi6n figuran entire las grandes figures de la ciencia, de la
literature y de la political, hombres que carecen de toda clase
de titulos oficiales. Ofenderia la ilustraci6n de nuestros lec-
tores si descendiera, amigo mio, a probar cosa tan sabida.
Conffindese cominmente, al tratar de estas cosas, lo
general con lo exceptional. El nifio que puede y quiere en
adelante seguir paso a paso las prescripciones de un plan
de studios, obra cuerdamente al cabo, puesto que el orden
a que ellas obedecen corresponde o trata, mejor dicho, de
corresponder a las necesidades medias de la humana inte-
ligencia y de su mis regular desenvolvimiento.
Pero el hombre que no ha podido disponer del tiempo
o de los medios necesarios para seguir holgadamente esos
doce afios de costosa dedicaci6n a studios en tal o cual for-
ma organizados ihabria de renunciar por eso a enriquecer
su inteligencia, a elevar su condici6n social, a buscarse me-
dios mejores de subsistencia o que esten en mas perfect
armonia con sus naturales aptitudes? &No tendrf el joven o
el var6n ya formado que conoce la vida y que voluntaria-
mente se dedica al studio, la posibilidad siquiera de apren-
der mks pronto y mejor que los escolares levados por sus
families no pocas veces con gran esfuerzo, a unas aulas cuya
utilidad no comprenden ni sienten todaviat En las colonies
sobre todo y en todos los paises nuevos--vase, sino, lo que
ocurre en los Estados Unidos--es natural que en edad re-
lativamente madura los hombres que logran emanciparse de
las duras exigencias de la pobreza procuren enriquecer y
elevar su cultural, porque las classes se confunden much mas
que en las antiguas sociedades y se l1ega mis pronto a la
fortune.








CONFERENCES Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITEBRAIOS 43

Pero hay mas: en todas parties existe, entire el corto
nimero de los hombres que constituyen al cabo, la verdadera
aristocracia intellectual de su tiempo, una minoria de la mi-
noria que merced a sus extraordinarias facultades naturales,
a su espontAnea y firme vocaci6n por ciertos studios, o a
las seducciones de su palabra y de su fantasia, conquistan
muy pronto, a pesar de todas las detracciones de la falsa
emulaci6n y de todos los prejuicios, el amor, la confianza
y el aplauso de sus contemporaneos. No necesitan titulos
oficiales ni los tienen, ni muchas veces los desean. Mas si
algin dia quieren obtenerlos, para ejercer una profesi6n
fitil a la sociedad o enriquecer con sus talents la ensenfanza,
Lqui6n sera el que en serio pretend obligarles a empezar
por el primer afo de latin? S61o un insensato o un preocu-
pado. Todos conocemos, y por eso no los cito, hombres
venerados en nuestra sociedad por sus talents y por su
saber, que no tienen titulos oficiales: nuestro mis reputado
fil6sofo y nuestro primer literate estan en ese caso, como los
grandes agr6nomos y publicistas que hemos tenido en otro
tiempo tampoco aprendieron, por cierto, en las universida-
des sus doctrinas y las doctas teorias que luego expusieron.
iEs esto, por ventura, menoscabar el alto concept que las
universidades todas y particularmente la nuestra merecen?
jEs esto, siquiera, negar que, generalmente hablando, la ins-
trucci6n universitaria es preferible a la privadat No, per
cierto: nadie habri quien la tenga en mayor estima, en mis
alta consideraci6n que yo, ni que con mas veras aspire a
ensanchar las bases de la organizaci6n de nuestra ilustre
Academia, ampliando a toda costa sus medios de engrande-
cimiento, porque la creo merecedora de la gratitud y vene-
raci6n de todos los cubanos. Quiero decir fnicamente, que
no tiene valor alguno el reparo que impugno, puesto que las
classes naturalmente favorecidas por la libertad de ensefian-
za son las que por mas de un motive ha nde dar lustre a los
titulos oficiales, cuando los ambicionen.
El segundo de los reparos que me proponia examiner
es mis grave; pero no resisted a un atento examen. Abrigase
el temor de que a favor de las prescripciones del referido
real decreto, la osadia y la ignorancia puedan penetrar








44 RAFAEL MONTORO

triunfalmente, en las carreras. El picapleitos, el curandero,
el empleomar' o tendri a su alcance, dicen algunos, un medio
de reforzar sus perversas o ridiculas ambiciones. Importa
hacer, ante todo, una distinci6n. ~ Trtase de hombres que
saben, que han estudiado, que han logrado adquirir s6lidos
conocimientos o bien de aprovechados alumnos de la uni-
versidad, que s6lo aspiran a concluir antes su carrera, cuan-
do tienen conciencia de hallarse ya preparados para ellol
Pues no hay derecho, raz6n ni motivo para rechazarlos.
TTritase de ignorantes audaces, de gente sin historic, sin
respetabilidad, sin m6ritos adquiridos en ninguna esfera, sin
inteligencia, capacidad o amor al studio acreditados? Pues
los tribunales deben, con toda energia, rechazarlos. La mAs
several justicia, s6lo templada por consideraciones analogas
a las que suelen moderarla en la ensefianza official: he aqui
el mis seguro preservative contra esos males que se temen.
En los exAmenes ordinarios, el tribunal juzga con severidad
y falla segin los m6ritos probados, moderando no obstante
su severidad cuando conoce a ciencia cierta el talent y la
aplicaci6n del alumno, aunque 6ste, por cortedad u otras
causes, result algo deficiente en los ejercicios. Si es asi
spor qu6 ha de temerse que no se haga otro tanto en los
examenes extraordinarios? Una grande, mas no exclusive
o sistemAtica severidad-grande para que la osadia no im-
pere, pero just y desapasionada para que ni el derecho
del aspirante sea desconocido y por medio de una ilicita
prevenci6n resulten burladas las concesiones de una ley,-
he aqui todo lo que se necesita para arredrar a los ambiciosos
que no tengan meritos o que no puedan prometerse legiti-
mamente una discreta indulgencia, porque leguen precedi-
dos de brillantes antecedentes y de honrosa reputaci6n en
recias lides adquiridos y ante los cuales bien pueda sentirse
tranquilo un tribunal, puesto que a porfia tribitanles res-
peto el pueblo y las potestades. 1Fnera de estos casos, ne-
cesariamente excepcionales, una just severidad es preser-
vativo mAs que suficiente para el mal que se presiente.
Con arreglo al articulo 39 todas las pruebas exigidas
para la validez academica de los studios privados se han
de verificar, en efecto, ante los misi os tribunates de la en-







CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 45

sefianza official. No debe necesitarse ni pedirse otra garan-
tia, tanto para la seriedad de los ejercicios, como para el
derecho los aspirantes. Estos tribunales, cuya equidad
y several justicia, perfectamente aunadas al desapasiona-
miento e imparcialidad propios de su elevado ministerio
ofrecen las mayores garantias apetecibles, harAn seguramen-
te que el real decreto produzca todos sus bendficos efectos,
sin que falte un fuerte e inexpugnable valladar a las ambi-
ciones injustificadas que pretendan satisfacerse a la sombra
de sus sabias y justas prescripciones; las cuales estan enca-
minadas finicamente a consagrar en la mis moderada forma
esa fecunda idea de la libertad de ensefianza "perdida en la
laboriosa gestaci6n de las monarquias mas o menos centra-
lizadoras y adaptada por el progress de nuestro siglo", como
ha dicho recientemente el ilustrado catedratico doctor Horts-
mann, "al modo de ser peculiar de cada nacionalidad ci-
vilizada".

Octubre 30 de 1887.














CUBA Y SUS JUECES (1)


El extraordinario 6xito alcanzado por la primera edici6n
de Cuba y sus jueces es buena prueba de su relevant me-
rito y de su grande oportunidad. Cuanto a lo primero, dicen
mis de lo que conviniera a la reconocida modestia del autor
los calurosos elogios de toda la prensa liberal de la isla, la
evidence alarma de los peri6dicos reaccionarios y el no
coming regocijo con que el buen pueblo de Cuba, dando de
mano a sus preocupaciones, ha buscado grato solaz, casi
undnimemente, en las piginas de tan ameno y patri6tico li-
bro. Cuanto a lo segundo, no cabe mis cumplida demostra-
ci6n de esa oportunidad que el hecho de haber substituido
por algunos dias este libro, y la discusi6n de sus doctrinas,
a cualesquiera otros temas de actualidad, asi en la pol6mica
periodistica como en la conversaci6n y en el espont6neo co-
mentar de las gentes.
No puede ni debe ser, por tanto, el present pr6logo lo
que son de ordinario las composiciones de esta clase. No ha
de presentar al pfiblico obra ya tan celebrada, ni ha me-
nester tampoco introducci6n autor tan aplaudido. Mas no
estari de mis, a mi ver, por varies concepts, recorder, al-
gunas circunstancias referentes al Inismo, pues ellas dan
subido precio a la originalidad y a la noble intenci6n de su
trabajo.
Bien sera, despues de todo, decirlo como precauci6n,
porque esta en el orden natural de las cosas political que el
rudo ataque del despechado adversario compense, o quiera
compensar, hablando mis propiamente, el largo y carifioso
aplauso del piiblico imparcial y sereno. Prueba es 6sta del
merito del libro, y ella bastard cuando otra no hubiera.
Porque, como dijo el gran fray Luis de Granada, consolando

(1) PrBlogo a la obra de igual titulo del sefor RAIMUNDO CABRERA.








RAFAEL MONTORO


a los humildes y menesterosos, no de otra suerte ni con
distintos arguments que en famosa frase Macaulay, "blan-
damente se allanan las grandes ondas del mar en la arena,
que con gran ruido suenan y se abaten en las altas pefias".
No se llega a la autoridad moral o intelectual-y de cierto
que en la political menos que en otro ramo cualquiera-sin
dejar en pos tantos secrets odios y tenaces despechos cuan-
tos yerros se van corrigiendo o quim6ricas ambiciones se van
frustrando al paso del que triunfa.
Adelantdndome, pues, si se quiere, a esta suerte natural
de todo el que vale, y muy principalmente do todo el que
lucha, dir6 que el senior Cabrera es por su vida el mejor
comentario de su obra. Hijo del pais, todo lo debe al propio
esfuerzo, a pesar de su juventud, posici6n, riqueza, fama.
Ni hered6 fortune, ni tuvo sonrientes albores en la vida. A
los que dicen uno y otro dia que el cubano es de suyo indo-
lente y apitico, que no tiene iniciativa, actividad ni constan-
cia, puede contestarles Cabrera con su vida, mis elocuente
aun que su interesante libro. Puede dar fe de tan honroso
esfuerzo el autor de este pr61ogo, unido por los lazos de una
antigua amistad, que procede de los dulces afios de la in-
fancia y de las inolvidables tareas escolares, con el sefor
Cabrera. Pertenece este al niunero de los self-made men,
verdadera garantia de cultural y de progress en todos los
paises nuevos, donde el individuo ha de hacerlo todo y
quiere hacerlo todo. Lo primero, porque en la nueva orga-
nizaci6n no son posibles esas classes privilegiadas por la ley
o la costumbre, ni esas instituciones tradicionales que en los
pueblos de larga historic aparecen como resultado de la
misma y coadyuvan con el individuo, y aun antes que este,
a la obra del desenvolvimiento social. Lo segundo, porque
es propio del emigrante y de su primera descendencia, en
nuevas sociedades a donde lo trajo un espiritu aventurero
y un afin de libertad personal y de fortune, el rechazar toda
ingerencia social, y toda presi6n del Estado que le recuer-
den el modo de ser de la antigua patria, donde hubo de sen-
tirse estrecho y mal parade, resolvi6ndose por ende a desa-
fiar los riesgos todos de una vida nueva, en lejano suelo y
en desconocidas circunstancias.








CONFERENCES Y ENSAYOS FILOs6FICOs Y LITERARIOS 49

La causa verdadera del relative atraso de la America
espaiola, y de las enormes dificultades con que tropieza
para asentar sobre s6lidas bases su organizaci6n political y
econ6mica, alcanzando de esta suerte una gran prosperidad
-muy al rev6s de la America sajona, que tan admirables
adelantamientos logra-no es, ni puede ser otro, en sentir
de los grades tratadistas, que el error por nuestros padres
cometido de desconocer esa supreme necesidad de expan-
si6n individual y social que toda colonia y todo colono
sienten.
Gervinus ha comparado, en piginas, clAsicas ya, de su
inmortal Introducci6n a la Historia del siglo XIX, el di-
verso espiritu a que respectivamente obedecen la colonizaci6n
britinica y la espafiola en lo politico, probando cufn superior
fu6 siempre en este punto, a la segunda, la primera. Deja-
base y ain se deja el colono ingl6s a la espalda, cuando parte
para nuevos territories, las instituciones hist6ricas, la com-
pilaci6n social, los moldes rigidos y las limitaciones que
proceden de la obra de los anteriores siglos. El espafiol, en
tanto, enamorado de una impossible uniformidad, intentaba
reproducir en las comarcas reci6n descubiertas, con sus ele-
mentos y caracteres todos, la organizaci6n que en la madre
patria habia creado el tempestuoso oleaje de los aconteci-
mientos. Por eso ha podido decir Leroy Beaulieu, recor-
dando una c6lebre frase de Merivale, que creaba "sociedades
viejas en paises nuevos", sin espontaneidad ni vida propia,
como antes el propio Merivale habia descubierto el mismo
mal en la raiz de todas las desgracias que afligen a la Ame-
rica espafiola y de las turbulencias que acabaron por sepa-
rarla de la comfin nacionalidad.
Ese errado concept de la asimilaci6n persiste todavia;
y uno de sus efectos mis naturales y lamentables es el an-
tagonismo funesto que no cesa de dividir en las colonies
espafiolas, distribuyendolos en campos enemigos, a pelin-
sulares y a americanos. A la sombra de una recelosa y
suspicaz tutela, que condena por funesto y criminal todo
espiritu de expansion, tan necesario en las nuevas sociedades
siempre, surge violent y desapoderado el affn dominador
y soberbio de los que se atribuyen la representaci6n genuina
5.-Conferencias y Ensayo.-T. II.








RAFAEL MONTORO


de los intereses nacionales, y adquieren por su mayor empuje
la direcci6n de los pobladores de origen metropolitan, fo-
mentando en estos la mis cruel enemiga contra los hijos del
suelo en que viven.
Desarr6llase asi el estado, psicol6gico magistralmente
descrito por Stuart Mill en las substanciosas lines que sir-
ven de oportuno epigrafe a este libro, y que si alguna vez
fueron aplicables, en muy estricto sentido, a la colonizaci6n
inglesa, ban podido aplicarse siempre, por desgracia, con
mas o menos rigor, a la espafiola. A tales disposiciones mo-
rales en el element dominate, 16gico es que correspondie-
sen otras de protest y animadversi6n en el colono humillado
y oprimido. Hubo de surgir asi el antagonismo en que me
ocupo, con toda su odiosa y mortal fiereza, seguido de un
cortejo de horrores, violencias y pfiblicas desdichas, que
constituyen uno de los mAs tristes episodios de la historic
moderna... En la America continental va pasando, con la
triste memorial de sus causes. iElocuente lecci6n, en verdad,
y que nadie aprovecha!
En Cuba y en Puerto Rico, como en parte subsisten las
causes, dura aquel antagonismo todavia, engendrando casi
todos los peligros y dificultades con que en estos paises se
tropieza, en la ruda labor de su evoluci6n civilizadora. Y
siendo 6ste el mayor mal que sufren, es bien que en reme-
diarlo empfiiense a porfia los verdaderos amantes del bien
pfblico, desvaneciendo los errors que falsas preocupaciones
o absurdas animosidades alimentan.
Un desenfadado folleto, en que la pluma descomedida
de injusto forastero hacin6 toda clase de inexactitudes e im-
properios contra este pais sin ventura, sirviendo asi de por-
tavoz a los elements que simbolizan hoy el espiritu de do-
minaci6n entire nosotros, ha motivado la razonada y con-
tundente replica del senior Cabrera. QuisiBramos que 6sta
fuera leida por unos y por otros con verdadera serenidad
de juicio. A los dominadores hiceles entender su injusticia
e imprevisi6n; a los dominados, la raz6n que les asiste y la
eficacia excepcional de su buena discipline, uni6n y perse-
verancia para remediar los males que padecen.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 51

La madura reflexi6n a que estas piginas convidan prue-
ban ante todo la existencia en Cuba de un pueblo dotado de
las cualidades y elements necesarios para conseguir un
grado muy alto de civilizaci6n y prosperidad, con tal que
logre vencer la espantosa crisis en que febril y desasosega-
damente se agita.
En un profundo y notabilisimo juicio critic de este libro
ha sefialado con su habitual maestria el senior don Enrique
Jose Varona este dato principalisimo del problema cubano:
"El hecho culminate del libro-dice el distinguido
pensador,-porque result de la realidad de las cosas, es
que la antigua raza europea que conquist6 y repobl6 a Cuba
ha producido aqui una variedad ktnica bien adaptada a sus
nuevas condiciones fisicas, y capaz de la vida social orde-
nada y progresiva; pues ha sido prolifica y ha demostrado
notables aptitudes mentales, singular actividad y un per-
sistente espiritu de empresa. Pero como si viviera bajo el
peso de la inexorable fatalidad de los antiguos, cuanto ha
debido a sus antecedentes hist6ricos, cuanto aport6 del viejo
solar europeo en instituciones y vinculos politicos, se ha
erguido ante sus pasos como obstaculo insuperable, o ha
constrefiido sus miembros como lazo inflexible. Deudora de
bienes inestimables a la naturaleza, no ha debido a su or-
ganizaci6n social y political sino cosecha colmada de ma-
les" (1).
Esta observaci6n del senior Varona es importantisima
en su primera parte, como que determine, en nuestro juicio,
el just titulo del pueblo cubano a considerarse como tal pue-
blo, con perfect derecho a la autonomia colonial. ResuBl-
vese asi, por otra parte, uno de los mis interesantes proble-
mas que preocupan hoy a los colonistas, a saber: el de la
adaptaci6n y reproducci6n indefinida de la raza blanca en
la zona t6rrida, considerada negativamente, hasta ahora, por
los mas de los escritores, con desalentadoras conclusions
pesimistas, en que se prescinde quizas de la variabilidad de
las razas segfin los medios. Las lines isotermicas con tanta
precision trazadas por I. Guyot en el mapa que acompafia a


(1) Bevista Cubana, septiembre, 1887.








52 RAFAEL MONTORO

sus notables Lettres sur la politique colonial, parecian de-
finitivas muy poco tiempo ha. Verdad es que, aun en los
trabajos de Rochard, Bordier y el mismo Guyot, asi como en
las fuentes de que habitualmente se valen, apfintase siempre
una excepci6n favorable a los espafioles y portugueses, como
mis aptos para establecerse y reproducirse en nuestra zona.
Verdad es tambien que las condiciones fisicas de nuestra her-
mosa isla y sus accidents topogrificos hAcenla evidentemen-
te mas adecuada que cualesquiera otros paises tropicales
para la aclimataci6n del europeo meridional. Mas con todo
eso, la observaci6n del senior Varona es decisive para el com-
pleto planteamiento del problema, por cuanto indica la posi-
bilidad de variedades ktnicas, cuya feliz adaptaci6n excederi
en Cuba a todas las esperanzas, si no perturban su desenvol-
vimiento monstruosas condiciones sociol6gicas que import
reformar a todo trance. No podri tacharse de exagerada
esta esperanza, si se consider cuin vasto es el campo que
ofrece nuestro, aun en gran parte, inhabitado suelo, no sola-
mente al desarrollo de la actual poblaci6n, sino a crecido ni-
mero de nuevos inmigrantes y a su descendencia. Segin
los mis atinados calculos, en Cuba se cuentan 12'84 habitantes
por kil6metro cuadrado. Calciilese ahora el tiempo y los
esfuerzos que ha menester nuestra sociedad para que la den-
sidad media de la poblaci6n sea en esta isla lo que en cual-
quiera de los paises que puedan considerarse ya plena o am-
pliamente aprovechados siquiera. Desenvolvimiento es el
que decimos, por otra parte, que ha de seguir el mismo curso
que nuestra regeneraci6n; y esta no es possible si antes no
se reforman substancialmente las condiciones a que vivimos
sujetos.
Mas Lson por ventura reformables? jEs licito esperar
dias mejores en que, segin la hermosa frase de un estadista
espaiol, "empiece para Cuba el reinado de la justicia"? He
aqui el punto cardinal de la cuesti6n. El autor de este pr6-
logo no necesita decir ahora que no figure entire los pesimis-
tas. Scale permitido career sin inmodestia que esto, en efeo-
to, es harto sabido para cuantos se curan de las cosas political
del pais. No negard, sin embargo, que las dificultades son
gravisimas... Mas sea cual fuere la soluci6n que haya de








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 53

dar el tiempo a este fatal problema, de algo podemos estar
seguros ya, y es de que no se alcanzari paz moral, ni aun
sosiego duradero, orden, prosperidad ni cumplida civiliza-
ci6n mientras no se ponga tnrmino a la enemiga con que ba-
tallan entire si los dos elements de nuestra poblaci6n blanca.
De su concordia depend todo bien, como de sus discordias
nacen todos los males y todos los peligros. Tan cierto es,
como que no se llegard a esta feliz concordia sino el dia en
que un amplio self-government, fundado en la libertad y en
la justicia, haga imposibles a un tiempo mismo la temeraria
imposici6n de los poderosos de ahora y el just resentimiento
de los oprimidos. Entonces, y s61o entonces, se habra sal-
vado Cuba para si misma y para Espafia.

Septiembre 10 de 1887.


MIS BUENOS TIEMPOS (1)

He dicho ya en otra ocasi6n, hablando de esta misma
obra del sefor Cabrera, lo que sigue:
"En Cuba no se publican libros de memories ni corres-
pondencias. & Sera que esta isla ha sido por muchos afios un
scenario demasiado mon6tono y modesto para que pudieran
destacarse personalidades dignas de ocupar con su autobio-
grafia la atenci6n de las gentes? Plantear el problema en
estos terminos es plantearlo mal. El interns de un libro de
memories no depend de los sucesos exteriores, es decir, de
la esplendidez y magnificencia del marco que constituyen las
cosas externas en el cuadro de una existencia. El verdadero
interns de tales obras dimana de las revelaciones que encie-
rran o del caracter human que en ellas se refleja; de la acci6n
moral o political que en sus paginas se esconde; del valor
artistic de la forma que revisten. La posidi6n del lue
cuenta sus aventuras, o el medio en que su actividad se des-
envuelvan important ciertamente; pero no bastan a constituir

(1) RAMUNDO CABRERA. Pr61ogo a la segunda edici6n ilustrada de ests
obra. 1892.








RAFAEL MONTORO


el interns a que aludimos, ni a desvanecerlo cuando surge de
las vicisitudes individuals que absorben por si mismas la
atenci6n del lector. Dificilmente puede concebirse una exis-
tencia mas brillante, mis llena de atractivos para la ajena
curiosidad, hasta por sus flaquezas e indignidades, que la del
principle de Talleyrand; ni escenarios hist6ricos mis deslum-
bradores o trdgicos que aquellos en que desempefi6 papeles
tan culminantes; y sin embargo, las memories del principle
de Talleyrand cansan, defraudan las expectaciones ficiles del
vulgo. En cambio, una joven rusa, casi una nifia, Maria
Bashkirtseff, de posici6n antes modest que encumbrada, sin
verdadera historic, sin mas atractivos que sus espontineas
efusiones de nifia sofiadora, y sus deliquios casi misticos en
que palpita la neurosis de este fin de siglo tan sombrio, ha
logrado conmover fuertemente al pfiblico en las naciones mis
civilizadas e ilustres; ocupar a los mas renombrados critics
-entre ellos al insigne Gladstone-y conquistarse una ver-
dadera celebridad de ultratumba con su precioso journal y
con sus cartas geniales y vivacisimas. Nadie me convencera
de que pueblo como el nuestro, donde los esplendores de la
naturaleza y de la fortune han coincidido tanto tiempo con
las mayores abominaciones sociales y political, no ha debido
producer, no ha producido, no produce hoy mismo, existencias
de poderosa intensidad afectiva, cuyas revelaciones serian
exquisite past para la curiosidad intellectual de las personas.
capaces de apreciarlas.
Y ; cuintos problems de moral y de psicologia no se han
resuelto silenciosamente en vidas al parecer vulgares, pero
lenas para el observador de percepciones singularmente su-
gestivas!
La obra del senior Cabrera-este es su mayor elogio-
no puede leerse sin emoci6n. Su lectura conmueve, enter-
nece, despierta en el alma una serena y dulce melancolia. Los
que fuimos sus compafieros de studios creemos ver de nuevo
el colegio donde transcurrieron tantas horas felices y toma-
ron cuerpo tantos suefios deslumbradores que guardian su
encanto para el coraz6n, aun despu6s de marchitos cruelmente
por la implacable realidad. Pero no esta limitado a los qu&
fueron sus compafieros o han sido y son sus amigos el en-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 55

canto irresistible de este libro escrito con tan noble ingenui-
dad. Cuantos sientan algin amor por la regeneraci6n del
pais en que han nacido leerfn con regocijo y con aplauso
Mis buenos tiempos. El senior Cabrera debe su posici6n
actual al propio esfuerzo, a la perseverancia: es un self-made
man, como dicen nuestros vecinos, que no hered6 fortune ni
blasones, pero ha sabido crearlos con el esfuerzo de su clara
inteligencia, de su avasalladora voluntad. Mis buenos tiem-
pos es el relate ingenuo, sencillo, animadisimo, espontineo
de esta ascensi6n penosa pero rApida, desde la orfandad me-
nesterosa y triste hasta la posici6n asegurada del que tiene
ya de su parte el aprecio puiblico.
iQuB mejor ofrenda podia desearse para nuestra juven-
tud, en tan gran parte esceptica y perturbada por pernicio-
sas influencias!
El senior Cabrera ensefia a prosperar, a ser influyente
merced al esfuerzo perseverante y a la confianza en si mismo.
Mis buenos tiempos es, en este sentido, una contribuci6n ori-
ginal a esa literature del deber pr6ctico y del progress in-
dividual que tiene por models a Samuel Smiles en su Self
Help y a Bastiat en sus ap6logos inimitables.
Mas, prescindiendo de esta superior finalidad, el libro
se recomienda por su forma amenisima. El que empieza a
leerlo s6lo desiste de su lecture al terminar la filtima pigina.
Tales son la espontaneidad y la viveza del estilo, la since-
ridad y verdad que brillan en las confidencias. Poco a poco
empieza a sentirse una tristeza sofiadora y halagiiefia; sim-
patizase con las amarguras y sufrimientos del nifo, con los
sacrificios del joven; y se participa de su legitimo gozo al
ver llegar la ansiada recompensa.
Dos sentimientos descuellan en este libro, ademas de la
viril confianza en el esfuerzo propio: el amor filial y el amor
a la patria cubana. Verdad es que el punto de apoyo que
ha necesitado el niiio, el hu4rfano, lo ha encontrado en el
alma de la madre decidida y valiente, cuyos desvelos embe-
llecen algunas de las piginas mis conmovedoras del libro.
Cuanto al patriotism, Lc6mo no encontrar sus inspiraciones
en las memories de un hombre cuya juventud se inici6 al calor
de los nobles y generosos ideales que formaron la conciencia








RAFAEL MONTORO


piiblica en los grades colegios de otra epoca, planteles ver-
daderamente fecundos, donde creci6 lozano el Arbol sagrado
de la libertad y del sacrificio
En este particular el libro que nos ocupa es un verdadero
document hist6rico, que contribute a esclarecer la obra me-
morable y santa de la formaci6n del espiritu cubano.
Poco he de afiadir en este pr6logo a las consideraciones
que preceden, tan oportunas hoy como ayer. Asi como Rai-
mundo pas6 por la pobreza sin quebrantarse y por la pros-
cripci6n sin abatirse, ha pasado despubs por los negocios sin
dejar en ellos la savia del coraz6n, y por la political local sin
que 6sta le arrebate una por una las ilusiones democrdticas,
luz de su pensamiento y las esperanzas todas del patriotis-
mo, secret de su actividad como hombre pfiblico. En la
political, como en los negocios forenses, el sefior Cabrera ha
sabido conquistarse una posici6n muy distinguida.
La paz del Zanj6n significaba para Cuba el advenimiento
de una nueva epoca. La guerra habia durado muy cerca de
diez afios. Al deponer las armas, los insurrectos hicieron un
llamamiento indirecto pero positive a las fuerzas vivas del
pais para que dentro del nuevo orden constitutional reali-
zasen el anhelo constant de los cubanos por instituciones
basadas en los verdaderos principios del derecho modern,
Al comenzar el siglo suspiraban ya nuestros mayores por el
regimen que hoy denominamos auton6mico y que ellos conce-
bian y explicaban de acuerdo con las ideas de su tiempo.
Dos tendencies se han repartido desde entonces las opinions
en Cuba. La una se funda en el convencimiento de la radical
imposibilidad de obtener de Espafia reforms esenciales para
nuestro anacr6nico regimen politico y administrative; por lo
cual juzga infitiles todos los esfuerzos que se realicen dentro
de la legalidad para alcanzar eficaces mejoras, y s6lo se
muestra favorable a una violent revoluci6n que nos lleve
a la independencia o a la anexi6n a los Estados Unidos; ter-
minos diversos en que se subdivide esa primera tendencia. La
otra persevera en career, en esperar: juzga possible, por medio
de lentos y graduates avances, la transformaci6n political,
administrative y econ6mica del pais, sin romper el intimo
lazo que lo une, y debe unirlo en realidad, a su metr6poli.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 57

Estas tendencies se han disputado la historic de Cuba desde
principios del siglo hasta la fecha. Cuando ha preponderado
la segunda, el pais ha hecho uso de todos los medios legales
en la propaganda y progresiva realizaci6n de las ideas re-
formadoras.
Siempre que se ha perdido toda esperanza de un acuer-
do practice y equitativo, el espiritu revolucionario ha reco-
brado, poco a poco, su fuerza. La guerra de los diez afios
sobrevino a consecuencia del lamentable fracaso de los refor-
mistas de 1864. Al terminar tan memorable contienda por
un pacto que consagraba bajo la forma anfibol6gica de la
identidad de instituciones con Puerto Rico el advenimiento
de un nuevo regimen, era natural que otra vez predominase
entire los cubanos la tendencia primera, o sea la que favorece
el desarrollo de la actividad political por medios legales.
Cabrera, en sus mocedades, rindi6 culto, como casi toda
su generaci6n, al idealismo revolucionario. Pueblo el de
Cuba inexperto, apasionado, sofiador, y de indole valerosa,
se lanz6 al campo aguijoneado por sus agravios sin tener
idea de las tristes y prosaicas realidades de una guerra im-
provisada. Imagine que su esfuerzo podria tener mnicamente
esa solemne melancolia, esas sublimes adversidades con que
apareoen, por ejemplo, en las histories de Michelet, Lamar-
tine y Castelar, en las relaciones de Carlyle, Pelletan o Victor
Hugo, los trigicos episodios de las transformaciones politi-
cas de nuestro siglo. La juventud electrizada se forj6 el
grandiose ensuefio de una nueva Convenci6n, mis modest
pero mis pura; menos potente, pero mis noble y generosa, en
medio de la virgen naturaleza de una isla tropical.
Las escenas grandiosas y terrible que aquellos historia-
dores han descrito libremente, o han fantaseado, acaloraban
las imaginaciones y enardecian el sentimiento. La critical
hist6rica no habia reducido aim a sus proporciones verda-
deras las figures legendarias que simbolizaban, y simbolizan
en cierto modo todavia, el espiritu de la nueva edad. Pero
aun cuando las disecciones several hechas por Taine, Cherest
o Sybel se hubiesen conocido entonces, nadie les habria dado
credito. El alma de los j6venes que tienen el celeste don de
apasionarse por el ideal recuerda, por sus alucinaciones su-








58 RAFAEL MONTORO

blimes, al heroico e ingenioso hidalgo de Cervantes, tan glo-
rificado por Heine a causa de su grandeza moral, oculta para
el vulgo bajo el velo fatal de sus extravagancias. En vano
jura Sancho que ha visto a Dulcinea, aechando trigo, sudoro-
sa y sofocada entire las rfisticas labores propias de su humilde
condici6n. Don Quijote sabe que eso no es asi, que el tosco
escudero ha sido victim de un encantamiento, y que los que
imagine granos de trigo ruin eran hilos de perlas que se des-
lizaban suavemente por los dedos de nicar de la dulce sefiora
de sus pensamientos.
La nueva etapa de nuestra peregrinaci6n political hall
a Cabrera en plena madurez. El 6xito, eso que llamaban
nuestros mayores la fortune, resultado necesariamente com-
plejo de mfiltiples circunstancias, habiale tocado ya con su
vara mAgica. Usando un simil clAsico puede decirse que el
barco de su vida, empavesado y a toda vela, avanzaba ya
gallardo y veloz por la tranquila superficie de un mar sin
borrascas. Si Cabrera hubiese tenido otro character, si hu-
biese pertenecido a otra generaci6n, habria vuelto desdefiosa-
mente la mirada ante el cortejo inerme de los nuevos refor-
mistas. Habriase refugiado en el egoismo, actuando de sen-
sato entire los conservadores o de intransigente entire los
exaltados, de modo que para unos y otros estuviera justifi-
cado su alejamiento de la vida pfblica, mientras continuara
atendiendo por todos los medios a su engrandecimiento per-
sonal.
Mas eso no podia ser. El senior Cabrera pertenece a
una generaci6n a la cual no fu6 nunca necesario explicarle
el caricter fundamental de los deberes politicos del cin-
dadano.
Ademis, el sentimiento cubano era para ella, en las di-
versas formas que originaba la dualidad de tendencies, un
verdadero culto. El espiritu de don Jose de la Luz flotaba
todavia sobre las olas de nuestra borrascosa historic. Y has-
ta los niflos repetian el celebre aforismo: "el que no aspira
no respira".
Cabrera contribuy6 poderosamente a la organizaci6n del
partido autonomista, de cuya directive ha sido siempre miem-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERABIOS 59s

bro caracterizado. Oriundo de Giiines (1) y amigo sincere de
sus coterrineos, quiso hacer de esta jurisdicci6n uno de los
primeros baluartes del partido, y lo consigui6 en terminos que
exceden al mayor encomio. Ayuntamiento, diputado provin-
cial, mayoria para la elecci6n de diputados a Cortes y de
senadores, todo se logr6 en Giiines despues de unos cuantos
meses de propaganda active, incansable, decidida. Fue pre-
ciso que el gobierno acudiese a verdaderas extralimitaciones,
que pusiese en plant los medios menos legitimos con que de
ordinario se tuerce la manifestaci6n de la voluntad popular,
para que Giiines dejase de ser asiento de uno de los grupos
mis s6lidos y resistentes del partido autonomista en esta
comarca.
Fund6 ademAs el senior Cabrera, y dirigi6 desde la ca-
pital con admirable tino, La Uni6n de Giiines, peri6dico
que ejerci6 grande y reconocida influencia, no obstante pu-
blicarse en una poblaci6n modest, merced a los notables
articulos de su director y a los del benemerito publicista don
Leopoldo Cancio. Fue electo diputado provincial por aque-
lla rica comarca en 1879, y reelecto en 1883 despues de una de
las mis refiidas contiendas electorales libradas por el par-
tido, puesto que se pusieron en juego hasta las influencias e
intrigas oficiales para contrarrestar, sin lograrlo, la legitima
popularidad del senior Cabrera en su distrito natural.
A las tareas, a los comunes ejercicios de la vida pfiblica
ha juntado, por filtimo, el autor de este libro la redacci6n de
obras muy estimadas y leidas; acaso las mas leidas de cuantas
se han dado a luz por escritores cubanos. Cuba y sus
Jueces cuenta ya siete ediciones. De ningin otro libro pu-
blicado en Cuba puede decirse otro tanto, fuera de los de texto..
El pais ha mostrado su gratitud al campe6n de sus glorias y
de sus esperanzas, al int6rprete de sus quejas y agravios, al
expositor de sus brillantes esfuerzos por ese mejoramiento
moral e intellectual que constitute, en todas parties, la esencia
misma del verdadero progress. La 7* edici6n ha sido, ade-
mAs, una obra de arte. El texto, enriquecido con datos y notas

(1) El sefior Cabrera naei6 en la Habana el dia 9 de marzo de 1852; pas&6
su nifiez en Gfiines y ha ejereido siempre su profesi6n en la Habana, donde reside-








RAFAEL MONTORO


de importancia e impreso en Filadelfia, esti ilustrado con ad-
mirable series de grabados, en que los retratos de los hombres
que han venido influyendo en la vida political y literaria del
pais se acompafian con liminas conmemorativas de los luga-
res mfs interesantes y pintorescos de esta capital. Cuba y sus
Jueces es un libro que no puede faltar en ningin hogar de
esta isla donde se rinda culto a las aspiraciones indestructi-
bles del alma cubana. Es, ademAs, un libro sereno, imparcial,
sin extravagancias ni provocaciones: el eco de un pueblo que
se defiende sin odios crueles y sin ciegos fanatismos, con la
conciencia de si, de su inviolable derecho y de su raz6n in-
discutible.
Pero en ese libro no podia tener cabida, sino hasta cierto
punto, la vida interior del pueblo cubano, el modo de ser de
las families, el conjunto de sentimientos, de ideas generals,
de impulses comunes que dan especial fisonomia a nuestra
sociedad.
Mucho me engaflo si esto no ha de verse, en muy apre-
ciable media, al travis de las serenas y melanc61icas confi-
dencias de Mis buenos tiempos, lo cual ha sido por ventura
una de las principles causes de que el pfiblico haya agotado
en menos de seis meses la primera edici6n, haciendose necesa-
ria la segunda.
jPara quin no fueron, al cabo, los buenos tiempos, sean
cuales hayan sido las vicisitudes de cada cual, los serenos y
alegres dias de la juventud? Dora el sol de la edad tem-
prana con rayos esplendentes los horizontes mas obscures. La
fuerza interior de la fe y del entusiasmo tiende a remover
todos los obstaculos que se amontonan en el camino de la vida.
He visto hace algiin tiempo interesante cuadro que encierra
un simbolismo profundo y majestuoso. A carrera desbocada
y en medio de recio tumulto precipitase sobre el puente que
conduce a ciudad grandiosa y extrafia un apuesto joven, jinete
en brioso corcel. Esta tocando la orilla; corto, muy corto
espacio le separa del t6rmino anhelado. Avanza valiente y
jubiloso, sin volver una sola vez la cabeza, sin advertir que
mis intrepida y veloz que su ind6mito corcel, y a impulse de
negras y gigantes alas, vuela tras 61, envuelta en nubes, la pa-
lida muerte representada por luctuosa figure, cuya mano des-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 61

ciende implacable sobre la cabeza del luchador esforzado, y
torna en adelfas funerarias los gloriosos laureles de su corona.
Sin esta imprevisi6n sublime, sin esta noble confianza en
la propia fuerza jquien lucharia? La perversidad y la in-
dolencia se sobrepusieran a todos los estimulos de una gene-
rosa ambici6n. Esa fe salvadora de la juventud es el secret
de todos sus magnificos arranques. Grato es contemplarla,
en perspective no distant, como el senior Cabrera, desde la.
orilla ansiada donde ha plantado su tienda, sobre la cual hay
un gallardete blanco y azul con esta noble leyenda: "Ex-
celsior".

Habana, febrero 18 de 1892.














LA VIDA SENCILLA DE WAGNER (1)


La admirable devoci6n a la general cultural del doctor
Ar6stegui, y su laboriosidad verdaderamente ejemplar, que
en medio de las exigencias de su practice professional, tan
active como pocas, que absorbe su tiempo, encuentra modo
de recoger sazonados frutos de la cultural contemporinea
para ofrecerlos en correct castellano a nuestro piiblico, pro-
porciona hoy a 6ste la oportunidad de conocer y apreciar a
uno de los autores franceses menos ruidosamente pregona-
dos, pero mis dignos de ser atentamente leidos. M. C. Wag-
ner, que no s6 realmente si ejerce una profesi6n que le obli-
gue a la ensefianza de la moral, o si voluntariamente la pro-
fesa y difunde, es, en verdad, uno de los mis notables mora-
listas y escritores de nuestros dias. El niimero de sus obras
y la aceptaci6n que han alcanzado en su pais, demostrarianlo
cumplidamente, si el contenido y la brillante forma de las mis-
mas no bastaran sobradamente a comprobarlo. Sus Dis-
cursos sobre La Justicia cuentan ya cinco ediciones. Su
tratado de la Juventud, premiado por la Academia Francesa,
diez y nueve ediciones en corto niimero de afios. Otro de sus
libros, Valentin, que obtuvo del ministerio de Instrucci6n
Pdblica de Francia una sefialada distinci6n, ha alcanzado ra-
pidamente trece ediciones. Algunas de estas obras se han
traducido ya al ingles, aleman, ruso, sueco, noruego y holan-
des. Gracias al doctor Ar6stegui las elevadas ideas de M.
Wagner, su estilo vigoroso y vibrant, su poderosa elocuen-
cia, se habrin dado tambien a luz en castellano.
El genero de obras de M. Wagner causara sorpresa a
muchos "modernistas" empedernidos que quisieran haber
realizado ya, respect de cuanto ha pensado y sentido la hu-


(1) Pr61ogo a la traduceei6n del Dr. AR6STEGUI.








RAFAEL MONTORO


manidad antes de la aparici6n de ciertas tendencies, algo pa-
recido a la eliminaci6n decretada por el rey don Fernan-
do VII contra "los mal lamados afios del regimen constitucio-
nal". Aquellos afios no podian borrarse, sin embargo, de la
sucesi6n de los tiempos, ni de la conciencia national, ni aun
de la Gaceta por much que se hiciese para desarraigar las
huellas de los acontecimientos que en ellos se desarrollaron;
y no de otra suerte la moral practice, su necesidad, sus fun-
damentos, sus preceptos, sus altos fines, el profundo interns
que despiertan sus ensefianzas y la trascendencia que le es
propia, aunque hayan determinado suprimirla ciertos fani-
ticos de la fisiologia o de la patologia novisimas que apenas
conocen, despubs de todo, estas ciencias, en lo cual les sucede
lo que a los demis faniticos con sus dogmatismos respectivos.
En toda la historic de la literature se observa que esa
moral practice ha sido objeto de las meditaciones y escritos
de los mas esclarecidos pensadores y prosistas. Los trata-
dos que la antigiiedad clisica dej6 a los venideros sobre la
"vida bienaventurada o dichosa" y el modo mejor de orde-
narla y dirigirla son tan conocidos, que seria superfluo y
hasta pedantesco recordarlos por sus titulos y por los nom-
bres de sus inmortales autores. Los tiempos medios y los
modernos han rivalizado con los clAsicos en este genero in-
teresante, en que los esplendores y la gracia de la forma
se unen a la profundidad del pensamiento y a la elevaci6n y
gravedad de los concepts. Los escritores asc6ticos y las
grandes lumbreras de la Iglesia han enriquecido la literature
espaiiola, en esta material, con muchos de sus mis bellos y
perdurables monumentos. Quien, que no rinda neciamente
el albedrio a las preocupaciones utilitarias o a las insoporta-
bles puerilidades de un positivismo de bajo vuelo, dejari de
edificarse y complacerse en la lectura de las imperecederas
obras de santa Teresa de Jesus y de fray Luis de Le6n, en
el studio de las de fray Luis de Granada, sabio entire los
sabios y elocuente entire los mas elocuentes de su tiempo;
del padre Pedro de Ribadeneira, modelo de dicci6n que pocos
igualan, y observador del human coraz6n, a quien ninguno
supera; de Baltasar Gracian y de tantos otros que seria pro-
lijo enumerar? Entre los profanos baste recorder a Guevara,








CONFERENCES Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITEBARIO 65

a Saavedra Fajardo, politico ilustre pero tambi6n moralista
sagacisimo, a Quevedo, a Feij6o. Y cuenta que no los aleja
de nosotros el tiempo, tanto como a otros mas recientes, pues
como dijo Gracian "no estin presents los que no se tratan,
ni ausentes los que por escrito se comunican; viven los sa-
bios varones ya pasados y nos hablan cada dia en sus eternos
escritos ilumirando perennemente los venideros".
En Francia, el genero de literature que cultiva con tanta
brillantez M. Wagner es, sin duda, uno de los mis ricos en
obras maestras, de universal renombre, Bossuet, Pascal, el
gran duque de La Rochefoucauld, La BruyBre, Vauvenargues,
Rousseau, Champfort mismo, que se despite de los vanos en-
suefios de la Enciclopedia con sard6nica risa, ano agitan por
ventura, desde sus puntos de vista y bajo formas diversas,
iguales problemas...
En el siglo xix, un critic tan perspicaz como Emilio
Faguet, los descubre tambi6n en el afin de resolverlos que
palpita en el fondo de las concepciones political que se dis-
putan la opinion. "Los moralistas del siglo que va a termi-
nar, dice, tienen muy acentuada la particularidad de que
han tratado de political tanto como de moral, y mas de aqu6-
la que de 6sta; por lo que se perdonara a los studios si-
guientes, que a veces sean studios politicos mas bien que
estudios morales" (1).
En estos filtimos tiempos el aspect fisiol6gico y patol6-
gico de tales problems, y el determinismo materialista que
suele aprovechar desaforadamente esos aspects para sus fi-
nes, han eclipsado a las fundamentals cuestiones de orden
6tico y social que piden a la religion, a la ciencia, al derecho,
soluciones pricticas que puedan servir de direcci6n a la vida.
Conffindense asi las investigaciones, y sin gran provecho de
las ciencias de observaci6n se perturba, desconcierta e inuti-
liza a las morales y political que sin duda deben tomar de
aquillas no pocos datos y conclusions, pero tienen esfera
y contenido propios, que no es possible desatender sin de-
mostrar, ipso facto, que no se las estudia con la devoci6n
y profundidad que a las naturales. El celebre Huxley, a

(1) EMILm FAcCrT: Politiques et Moralistes du XIX sicle. Avant-propos.
6.-Conferencias y IEr-yos.-T. II.








RAFAEL MONTOBO


quien tanto deben la ciencia modern y la filosofia cientifica,
y de cuyo radicalismo doctrinal nadie duda, hubo de protester
en memorables escritos contra una de las peores consecuen-
cias de esa confusion (1), la de traer a la vida moral y a la
historic concepts que tienen valor y contenido propios en
la biologia o la zoologia, como el principio darwinista de "la
lucha por la existencia", en ellas muy fecundo, pero que
aplicados a las relaciones de los hombres entire si y al r6gi-
men de las sociedades civilizadas, s61o podria conducir a la
restauraci6n de la barbarie y a un espantoso desbordamiento
de las pasiones.
M. Wagner no se desentiende en absolute de las ideas
reinantes; y aun puede decirse que las controversial que sus-
cita se reflejan en muchas de las pAginas de su libro; pero
describe, a ciencia y conciencia, de moral individual y social,
seglin se la ha entendido siempre, sin invadir el terreno de
la medicine o de la psicologia fisiol6gica, que tienen otro
campo y se encaminan a otros fines. Es un observador pro-
fundo que ama y estudia al hombre tal como es y como so-
cialmente vive, en centros superiores de civilizaci6n, como
Francia; conoce y penetra intimamente la sociedad contem-
porAnea, desde el punto de vista de la convivencia y de las
relaciones individuals que en ella se desarrollan; se da exac-
ta cuenta de sus grandes deficiencies y de sus fatales extra-
vios, y sin aspirar, como podria creerse, a la resurrecci6n del
pasado, que es, a su juicio, la mis est6ril y peligrosa de las
utopias, aspira a levantar los corazones, a templar los ca-
ricteres, a que se rectifique la viciosa orientaci6n de muchas
existencias perturbadas, a que logren nuevo vigor las socie-
dades corrompidas o desorganizadas, mediante la observancia
de los grandes principios morales en que todas las civili-
zaciones dignas de este nombre han tenido su fuerza. Esos
principios se sintetizan para 61 en la "vida sencilla" (La
Vie Simple), es decir, la vida del hombre equilibrado, inge-
nuo, creyente, afectuoso, jovial y franco; la vida libre de
enfadosa afectaci6n; de pueriles vanidades; exenta del in-
sensato egoismo; de la cruel y temeraria soberbia; sin des-
amor para la tradici6n que ennoblece la vida individual, con-

(1) HUXLEY. Evolution Ethics.








CONFERENCIAS T ENSAYOS FILOs6pICO Y LITERABIOS 67

solid la familiar, corrige la emulaci6n desaforada que ningun
precepto contiene ya, asegura la cohesion y estabilidad de
las sociedades, pues como dice otro de los grandes inspira-
dores de la cultural modern, Augusto Comte, ellas se com-
ponen de los muertos aun mAs que de los vivos; y cerrando
el paso a las extravagancias advenedizas de la plutocracia
que irrita y exaspera a las masas desheredadas, las aparta
de las locuras demag6gicas que aumentan sus desdichas, exa-
cerban sus privaciones y ilenan de funestos delirios la con-
ciencia popular.
La vida sencilla es, en suma, la que por la sana raz6n
se dirige, pero animada y robustecida por el sentimiento.
La forma de que reviste M. Wagner estas nobles exhor-
taciones es admirablemente artistic en su several seneillez.
Pocos libros tan persuasivos y elocuentes se habrin dado a
luz de algunos afos a esta parte. Contiene pfginas que con-
mueven, que hacen pensar hondamente; no pocas que entris-
tecen y abaten, pero muchas tambien que alientan y forti-
fican. En algunos analisis de caracteres y de pasiones do-
minantes, la pintura es tan grifica y expresiva, los contornos
estfn trazados con tal precision, y el colorido es tan vigoroso,
que con asombro nos persuadimos del curioso sincronismo de
ciertos males contemporineos al ver que determinados tipos
franceses, observados y descritos con verdad y maestria por
el autor, parecen copiados del natural en las calls, plazas y
salones de esta buena ciudad de la Habana. Intelligent
pawca.
Los diagn6sticos de M. Wagner son severos, pero exac-
tos: sus remedies sencillos, pero eficaces. Same permitido
rogar al lector que no recorra estas pfginas a la ligera, sino
que las consider y medite atentamente, pues son de utilidad
y provecho para todos, en tiempos tan azarosos como los que
corren. Si en vez de breves lines hubiera yo de escribir un
pr6logo "galeato" a la antigua usanza, sobre "el fructo de
esta buena doctrine", ficil me seria probar que ella es fuente
de vida y manantial de edificaci6n y pureza. Mas prefiero
dejar la prueba al libro mismo, y la demostraci6n al lector.
El doctor Ar6stegui, permitame su modestia consignar-
lo, ha vencido con singular fortune las dificultades de la tra-








68 BAtAEL MONTORO

ducci6n, que, como es sabido, son siempre tanto mas arduas,
cuanto mayor es la espontaneidad y perfecei6n del original.
Obra es 4sta que en el orden moral debe estimarse como una
buena acci6n, y que en nuestra literature renaciente quedara
como una de las versions mAs felices de cuantas han enri-
quecido nuestra cultural.

8 de marzo de 1904.













PROLOGO A LOS ARTICULOS Y DISCURSOS DEL
DR. WIFREDO FERNANDEZ


Excelente idea, en verdad, la de aquellos que concibieron
el noble y oportuno prop6sito de publicar una Colecci6n Po-
pular de Autores Cubanos de obras literarias de distintos
generos. Acreedores son, por mas de un concept, los pro-
motores de tan fitil compilaci6n a las mks cordiales felicita-
ciones. Y estimo como un verdadero honor el que se me ha
dispensado, invitandome a escribir el prefacio de los Articu-
los y Discursos del senior don Wifredo Fernandez, que han de
darse a la estampa en esta colecci6n.
El senior FernAndez ocupa tan distinguido puesto en la
consideraci6n pfiblica como periodista, orador y literate, y
muy sefialadamente como hombre pfiblico de caracter entero,
de civismo a todo trance, de firmeza y energia a toda prueba,
que entire las principals figures de estos tiempos, puede de-
cirse, sin lisonja, que pocos le igualan y acaso ninguno le
supere en tan sobresalientes cualidades. Yo le he visto for-
marse, por decirlo asi, aio tras afio por obra de su voluntad
inquebrantable, desde que vino de Vuelta Abajo, muy joven
todavia, a sentar plaza entire los pocos defensores que, ante
la general deserci6n, hubieron de salir a la palestra por los
principios genuinamente conservadores y las sanas tradicio-
nes de nuestra raza, en medio del desbordante radicalismo
que imperaba en los primeros aios subsiguientes al cambio
de soberania.
Estrenarse con 6xito, ya que no con brillo, en un peri6-
dico de ideas muy avanzadas, cuando la veleta de las pasio-
nes populares marca esa direcci6n, es cosa fAcil y que con-
duce ripidamente a la celebridad, a la fortune y, aun si las
circunstancias ayudan, al poder politico. Nuestra democra-
cia, que suele pecar de efectista e infantil, mAs que de selvA-








70 RAFAEL MONTOBO

tica y populachera, se deja alucinar facilmente por los colo-
rines de feria y por los desplantes de aparato. Pero es muy
distinto revelarse, darse a conocer como una fuerza temible;
sobresalir, imponerse a la atenci6n pfiblica, como el senior Wi-
fredo Fernandez lo ha hecho, sin someterse jams a los extra-
vios de la muchedumbre; oponiendo denodadamente sus con-
vicciones de hombre de orden y de juicio, a las exageraciones
demag6gicas, gratas siempre a la credulidad de las masas;
armonizando serenamente, con la adhesion sincera y desinte-
resada a la causa de nuestra Repiblica soberana, que per-
tenece y obliga ya, por igual, a todos los cubanos y a cuantos
ostentan su nacionalidad, la veneraci6n y el carifio a los ti-
tulos imperecederos de la raza espafiola en America y en Eu-
ropa, al respeto de todos.
Para veneer, como ha vencido Wifredo FernAndez en la
ruda labor de la prensa y de la tribune, necesitaba indispen-
sablemente unir a sus reconocidas dotes de caracter, s6lida
instrucci6n, verdadero talent, dotes de polemista, de expo-
sitor y de critic verdaderamente notables, y ese estilo vi-
brante, endrgico y arrebatador unas veces, persuasive otras,
que es el secret de los grandes 6xitos de la palabra. Estas
relevantes cualidades son las que le han servido al senior Fer-
nandez para alcanzar en breves afos la adhesion, la con-
fianza, la admiraci6n de sus comprovincianos que se enorgu-
lecen de contarle entire los mis preclaros hijos de la region
pinarena.
Los trabajos del senior Fernandez que han de figurar en
esta colecci6n son muy diversos, por su indole respective;
pero todos interesantisimos e inspirados, con estricta conse-
cuencia political y doctrinal, en los mismos principios. Estin
escogidos con much acierto para dar al lector cabal idea de
las variadas aptitudes, de las condiciones singulares y de
los firmes puntos de vista del ilustre periodista y tribune.
De caracter ir6nico, trazos de amargo humorismo, sitiras in-
geniosas y profundas son los articulos titulados Los Evan-
gelios de un libelista y Los delirios de un grande; escri-
to este filtimo con cuyas apreciaciones no estoy de acuerdo,
en mas de un caso y en que la censura alguna vez me alcanza a
mi mismo, pero de cuyo m6rito literario da testimonio la sen-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITEBARIOS 71

saci6n que produjo, reimprimidndolo casi toda la prensa de
la isla, con juicios y apreciaciones diversas en lo politico.
La sitira es un g6nero dificil, hasta el punto de que sea
cortisimo el niimero de los satiricos que sefiala como clasicos
models la historic literaria. No es la satira la diatriba; no
merece ese nombre la chacota; la sitira-mis amarga para
el que la describe que para el que la sufre-requiere cua-
lidades muy poco comunes. "No reflexionan, decia el inolvi-
dable Larra-que tan alto lugar ocupa entire los mas eminen-
tes cultivadores del g4nero,-no reflexionan los que interpre-
tan mal la indole de los escritores satiricos. No reflexionan
que el que carga con la responsabilidad de la piblica censura
ha de menester de alguin valor; no median que es raro el pi-
rrafo que al carecer algfin provecho a la sociedad no aca-
rrea de paso a su autor algfin disgusto, ora pfiblico, ora pri-
vado... Si a esto se afiade que generalmente la satira des-
precia a los debiles, porque trata de veneer oposiciones, y
aquellos estdn por si solos vencidos, se deducira fAcilmente
que el satirico s6lo ha de arrastrar enemigos poderosos. Las
comunidades, los cuerpos, en una palabra, la sociedad no es
agradecida, porque no tiene centro de pasiones y senti-
mientos, como el individuo, y porque cree, acaso con raz6n,
que todo se le debe; de suerte que el satirico al hacerse ene-
migos poderosos, no se hace amigo ninguno, no encuentra
apoyo ni compensaci6n." En estos amargos concepts, aunque
adolezcan de alguna exageraci6n, hay un fondo de verdad
que facilmente puede comprobarse todos los dias, asi como en
estos otros del mismo insigne escritor: "Supone el lector, en
quien acaba un pirrafo mordaz de provocar la risa, que el
escritor satirico es un ser consagrado por la naturaleza a la
alegria, y que su coraz6n es un foco inextinguible de esa mis-
ma jovialidad que a manos l1enas prodiga a sus lectores.
Desgraciadamente, y es lo que estos no saben siempre, no es
asi. El escritor satirico es, por lo comiin, un cuerpo opaco
destinado a dar luz, y es acaso el 4nico de quien con razdn
se puede decir que da lo que no tiene. Ese mismo don de la
naturaleza de ver las cosas tales cuales son, y de notar antes
de ellas el lado feo que el hermoso, suele ser un tormento".








RAFAEL MONTOBO


Del senior Wifredo Fernindez, como orador academico y
parlamentario, esta colecci6n ha de comprender dos notabili-
simos trabajos, la conferencia titulada El pueblo cubano es
virtuoso; La responsabilidad de sus closes directors; y el
important discurso pronunciado el 23 de mayo de 1911 en
la Camara de Representantes, sosteniendo el voto particular
del orador sobre el proyecto de presupuestos generals para
el ejercicio de 1911 a 1912.
La citada conferencia fu6 leida por el autor en la Aso-
ciaci6n de Estudiantes Vueltabajeros. De su intenci6n daba
claros indicios el pensamiento de Emerson que le sirvi6 de
epigrafe: "Es muy ficil vivir con la muchedumbre de acuer-
do con la muchedumbre; es muy facil tambi6n vivir en la
soledad de ac.uerdo con uno mismo. Lo dificil es decirle
cara a cara a la multitud lo que se piensa en la soledad". La
bellisima disertaci6n del senior Fernandez es, sin dispute, una
de las mis hermosas e inspiradas que han brotado de labios
cubanos. La emoci6n que se experiment al leerla es tan
intense como debi6 ser la de los que tuvieron la fortune de
escucharla en el azaroso period qne sigui6 al movimiento
revolucionario de agosto de 1906, y a la intervenci6n armada
de los Estados Unidos que fu6 su 16gico e inevitable corola-
rio. La ocupaci6n americana habia devuelto al pais la paz,
la libertad y el orden, igualmente comprometidos en aquella
riesgosisima aventura. Pero el regimen, dictatorial por ne-
cesidad, de aquel gobierno provisional extranjero, que s61o
alguin sofista hubiera podido imaginar sujeto a cortapisas
constitucionales y legales incompatible con su naturaleza,
era un par6ntesis de incierta duraci6n en nuestra historic
political. SSe restableceria la normalidad? iVolverian a
funcionar nuestros poderes constitucionales en el ejercicio de
la soberania national intervenida? LSeria 6sta restaurada
sin otras limitaciones que las de la Enmienda Platt7 Es mas,
jconvendria que lo fuese a los intereses permanentes, funda-
mentales de nuestra sociedad? Tales eran los temas de capi-
tal importancia que a la saz6n se discutian con mas o menos
franqueza, en todas parties: en los libros, folletos, articulos
de peri6dicos, discursos, programs politicos. Voces muy
.autorizadas pregonaban y encarecian la necesidad de renun-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITEBARIOS 73

ciar a una soberania ilusoria-decian-para cuyo ejercicio,
aun con andadores, se habia demostrado harto elocuentemen-
te nuestra incapacidad colectiva. Personas de much juicio
daban ya por cierto y averiguado que en Cuba s6lo restaba
organizer, en forma permanent, el regimen de hecho, ana-
logo al de Egipto bajo el protectorado britfnico, a que nos
consideraban virtualmente sometidos, en realidad, desde 1899,
con el borrascoso intervalo de la Presidencia de don TomAs
Estrada Palma, de noble y honrada memorial, el cual expiaba
por entonces, en agreste e inhospitalario retire, el error no-
bilisimo de haber torado por suizos o por norteamericanos
de Nueva Inglaterra a sus diseolos conterrhneos...
El senior Wifredo Fernandez habria estado en su derecho
mAs que muchos de los que asi discurrian, a veces-justo es
confesarlo,-con vasta erudici6n y acerada critical, para de-
jarse arrastrar por el pesimismo y la incredulidad, puesto
que ninguna parte tenia en el fracaso que se lamentaba, ni
en sus causes inmediatas o remotas. Enton6 61, sin embargo,
con acento de verdadera emoci6n comunicativa, de convicci6n
o si se quiere de generosa fe, un magnifico sursum corda,
sefialando las virtudes civicas que dormian y duermen en el
alma de nuestro pueblo, como las notas en el arpa de B6c-
quer esperando la mano vigorosa que acierte a despertarlas;
y mostrando la grave responsabilidad de los elements que
descuidan, por sistema, en nuestra conturbada sociedad la
obra capital de educaci6n, y direcci6n que les incumbe por
raz6n de su riqueza, de su arraigo o de su cultural, y creen
librarse de toda responsabilidad con el desdefioso y frivolo
escepticismo que pretend resolver por medio de agudezas
de sal6n, los mas arduos conflicts, y s6lo sirve, en realidad,
para demostrar el egoismo o la ligereza imperdonable de los
que asi procedan... Hoy, como en 1908, el problema se plan-
tea tambi6n, aunque en forma menos apremiante, en ese te-
rreno de las grandes responsabilidades morales a que tan elo-
cuentemente supo llevarlo el senior FernAndez...
i Ah Pero es que el horror a las responsabilidades pare-
ce ser, con el culto de la incompetencia, como ha sostenido
Emile Faguet, un rasgo caracteristico de las democracies
contemporaneas. Y si tal cosa puede decirse de Francia








RAFAEL MONTORO


Squ4 diremos de Hispano-Am6rica, con pocas excepciones ?...
En el discurso sobre los presupuestos de 1911 a 1912,
en la CAmara de Representantes, el senior FernAndez demos-
tr6 que el hombre de Estado maduraba muy pronto en 41,
merced a sus ansiedades de pensador y de publicista. Los
presupuestos de un Estado son siempre seguros exponentes
de una situaci6n political y de un estado social. La profunda
emoci6n que caus6 el discurso del senior Fernandez, reprodu-
cido por casi todos los peri6dicos y leido y comentado con
interns en todo el pais, demostraba que el orador, segfin
c4lebre frase, no por manoseada menos expresiva, supo pen-
sar alto y sentir hondo. Qu6 critical tan sagaz y profunda
la que su ironia dejaba caer, en pArrafos elocuentisimos, so-
bre la intima significaci6n del desquiciamiento financiero!
Puede ser que en tal o cual material disienta el que leyere,
como disiente el que describe, de las opinions del orador.
Pero no se puede dejar de admirarle en ese noble esfuerzo
digno de los parlamentos mas ilustres. Desde el exordio se
le ve levantar las cuestiones a un piano superior en que no
se trata ya del anilisis minucioso de las partidas de gastos o
ingresos, sino de la estructura y finalidad del proyecto, de
su sentido o concepci6n fundamental, de los errors politicos
y administrativos que se advierten al travys de sus cifras,
sin descuidar por eso el examen ticnico de los detalles. El
alcance y penetraci6n de su critical dieron al debate animaci6n
extraordinaria.
En su folleto gCuba es la patria del pocoo mds o me-
nos?", el sefor Fernandez examine con gran novedad en las
ideas y admirable elevaci6n de lenguaje y de estilo, las tesis
que suelen contraponerse cuando se discute el alcance del
tratado permanent de relaciones entire Cuba y los Estados
Unidos, en que se insertaron y ratificaron las clausulas del
Apendice Constitucional, generalmente conocido como En-
mienda Platt.
El sefor Fernandez expone sus ideas con su habitual va-
lentia, sin esconder ni disimular el contenido de su pensamien-
to en lo que pugnar pudiere con las opinions mis admitidas.
En6rgico defensor de la soberania e independencia plenas y
perfectas del Estado cubano, tanto por amor al native suelo







CONFEBENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERABIOS 75

como por espfritu de raza, el senior Fernandez no retrocede
ante la oposici6n que prev6 contra algunos de sus juicios
hist6ricos, porque, en cuanto al objeto principal de su tra-
bajo probablemente seran much mis numerosos los que
piensen y sientan, por lo menos, como 61, que los que real-
mente sean opuestos a su ideal. Prop6nese precisar y res-
tringir el sentido y alcance del articulo 39 del Tratado, clAu-
sula 38 de la Enmienda, que dice: "El Gobierno de Cuba
consiente en que los Estados Unidos puedan ejercer el de-
recho de intervenir para la preservaci6n de la independencia
y el sostenimiento de un gobierno adecuado a la protecci6n
de la vida, la propiedad y la libertad individual, y el cumpli-
miento de las obligaciones con respect a Cuba impuestas a
los Estados Unidos por el Tratado de Paris y que deben ser
ahora asumidas y cumplidas por el Gobierno de Cuba".
El autor de este pr6logo ha expuesto ya en 1901, y en
el articulo que benevolamente cita el sefior Fernandez, la
opinion que profesaba sobre la famosa enmienda, en su to-
talidad, y especialmente sobre la clausula 34. No cree que,
rectamente entendidas, limiten ni coarten la independencia
de Cuba, sino que la protegen y garantizan. Pero en estas
materials no debe atenderse tanto a los textos como a su fina-
lidad hist6rica y political. Todas las artes del mis expert
abogado serian insuficientes para sostener con 4xito una
interpretaci6n determinada, si 6sta resultase incompatible
por tales o cuales hechos o complicaciones con esa superior
finalidad, porque no existe tribunal international con juris-
dicci6n ni fuerzas bastantes para imponerla. De Cuba y
s6lo de Cuba depend, mientras no cambien la opinion re-
sueltamente favorable de la gran mayoria del pueblo ame-
ricano, el mantenimiento de su independencia y soberania,
que las interpretaciones de dicha clAusula sean cada vez
mis estrictas; que su aplicaci6n se reserve para casos cada vez
mAs raros hasta caer en desuso. Demostremos la sensatez,
el sentido politico, la actividad fecunda de Suiza y de B6l-
gica, que el senior FernAndez cita, y no habrf ocasi6n ni pe-
ligro de nuevas intervenciones.
Pero no debo extenderme mis.








76 RAFAEL MONTORO

El senior Wifredo FernAndez es joven todavia: y el
porvenir le reserve seguramente, para regocijo de sus amigos
y para bien de Cuba, altos empefios, lauros muy preciados que
unir a los que ilustran ya su nombre. El pais necesita mu-
chos servidores como 61, representantes caracterizados de una
nueva generaci6n, robusta de cuerpo y de alma, animosa sin
jactancia, firme sin temeridad; bien aleccionada por la expe-
riencia de este largo period de prueba en que la sociedad cu-
bana pugna por regenerarse sin perder sus caracteres esen-
ciales, sin dejar de ser ella misma: obra dificil que demand
de los hombres que hayan de realizarla grades talents, y
sobre todo, grades corazones.

Habana, 1914.














PROLOGO


A LAS OBRAS DEL DR. RICARDO DEL MONTE


El nombre de Ricardo del Monte evoca en mi con tal
fuerza el recuerdo de sus eminentes cualidades intelectuales
y morales, de su acrisolado patriotism e inagotable bondad,
que en vano querria sobreponerme a la emoci6n que me domi-
na al trazar las primeras lines de este breve trabajo consa-
grado a su memorial, a su alta personalidad y a su poderoso
influjo en nuestra cultural y en nuestra historic political, du-
rante largos afios de intense labor, tanto mAs meritoria
cuanto mis modest y silenciosa.
Pronto, aiios mis, afios menos, habremos desaparecido
los pocos sobrevivientes de entire los amigos que pudimos
disfrutar, por largo tiempo, su trato intimo y cooperar bajo
su direcci6n, o en diario contact con 61, a su labor en la pren-
sa y en la vida piblica. Deber de todos los que tuvimos esa
fortune es contribuir a que las nuevas generaciones former
exacto concept de lo que fu6 Del Monte, de lo much que
Cuba tiene que agradecerle, no s6lo para que se le honre como
es de justicia, sino que para su ejemplo y su ensefianza pue-
dan ain aprovecharse.
Es claro que los tiempos cambian y cambian con ellos
los que en ellos viven: tempora mutantur et nos mutamur in
illis. Pero no puede desconocerse que a pesar de la profunda
verdad que esta celebre sentencia encierra, existen leyes del
pensamiento y de la acci6n, y reglas de conduct que con-
servan toda su fuerza al trav6s de las mis diversas formas
y vicisitudes de una sociedad (1).

(1) A la noble devoci6n del senior Antonio del Monte y del Monte por sus
ilustres deudos, d.bese la primer idea de esta edici6n, a la equal ha contribuido
con inapreciables datos, como antes a la de la compilaei6n de Poesias de don
Ricardo, con juicios de diversos autores, a que repetidamente se alude en este
pr61ogo.








78 RAFAEL MONTOBO

Entre los personajes de nuestra historic que mis pode-
rosamente contribuyeron a la formaci6n de la conciencia pi-
blica, hoy tan perturbada, tienen exceptional importancia los
publicistas y los poetas que ilustran los afios comprendidos
entire los comienzos del pasado siglo y la primera guerra de
Independencia de 1868 a 1878; asi como los que transcurren
desde este filtimo afio hasta la segunda y definitive revoln-
ci6n y guerra de 1895 a 1899. En esos periods de lucha
legal y civica por las ideas de libertad political y por las re-
formas administrativas y econ6micas, por la personalidad
political de Cuba o sea lo que se denominaba el gobierno del
pais por el pais, habrA que buscar siempre los origenes de
todo nuestro movimiento intellectual, y los principles fun-
damentos en que se han basado, con mayor o menor consis-
tencia, nuestras instituciones. Las ideas son la substancia
de la historic. Ellas determinan todos los grandes hechos,
personificindose en los hombres superiores que mueven y
dirigen a los pueblos, y convirti6ndose en poderosos senti-
mientos y avasalladoras pasiones que los llevan a los mis
heroicos sacrificios.


Sefial6se don Ricardo del Monte desde edad muy tempra-
na, tanto por su rara modestia y discreci6n, demostradas en
su conduct puiblica y privada, como por su positive saber
y exquisite gusto literario. Su influencia intellectual y poli-
tica, en el segundo de dichos periods, no fu6 superada por la
de ningiin otro publicista o literate, aunque rehuyera 61 siem-
pre la ostentaci6n y todo lo que pudiera trascender a perso-
nalismo. No sorprenderi esta indicaci6n a los que realmente
tuvieron conocimiento director e intervenci6n en los hechos a
que aludo; y ello bastard para que la opinion sana se penetre,
aun en medio de nuestras nuevas agitaciones, de la importan-
cia hist6riea de Ricardo del Monte y de la acci6n profunda
que ejerci6 sobre sus contemporineos.
Puede afirmarse que la biografia de este hombre extraor-
dinario estA todavia por escribir. Su exagerada modestia, y








CONFEBENCIAS Y ENSAYOS FLOs6FICOS Y LITEBARIOS 79

cierta cortedad nacida de su extremada delicadeza, que can-
saba asombro a cuantos empezaban a tratarlo; su habitual
reserve y laconismo que sorprendian tambi6n a los que por
vez primer terciaban con 61 en graves deliberaciones, y su
repugnancia para las expansiones y confidencias tan pro-
pias de nuestro caricter, explican el hecho de que sean tan
escasas las noticias de su vida y de sus primeros studios.
Ni aun la fecha exacta de su nacimiento han podido seialar
sus bi6grafos, por haberse incendiado, segfin se afirma, el
archivo parroquial donde radicaba. Limitanse aqu6llos a in-
dicar que naci6 en 1830, en Cimarrones, jurisdicci6n de Car-
denas; pero el erudito y caracterizado historiador y bibli6-
grafo don Domingo Figarola-Caneda afirma que naci6 en
Cimarrones el 30 de julio de 1828 (1).
Perteneci6 Del Monte a una antigua y noble familiar esta-
blecida en el siglo xvi en la Isla de Santo Domingo o Espa-
fiola, de donde emigr6 muchos afios despu6s a Cuba, habi6n-
dose distinguido various de sus miembros en el desempefio de
elevados cargos de la magistratura, de la administration y
de las armas, tanto en aquella pr6spera colonia, primer de
las nuevas sociedades fundadas por Espafia en el mundo des-
cubierto por Col6n, como en Venezuela, antes de que ahuyen-
tada por las revoluciones y guerras que se desencadenaron
sobre esas privilegiadas tierras viniera a residir en esta isla.
Acogida en ella por el gobierno y por las mirs caracteri-
zadas personalidades con todas las consideraciones a que era
acreedora, pronto se distingui6 tambi6n la familiar Del Mon-


(1) DOMINGO FIGABOLA-CANEDA. Dioconario Cubano de Seud6ni os. Im-
prenta "El Siglo XX", Habana, 1922, p. 112. El senior Calcagno (don Fran-
cisco), en sn Diccionario Biogrdfico Cubano, dice: "Naei6 en Cimarrones, Car-
denas per 1830". El Diccionario Enciolopddico Hispano Americano, de loe
editors Montaner y Sim6n (Barcelona), dice: "hacia 1830". Chae6n afirma
que naei6 en dicho afio. Como se ve, Figarola-Caneda es el mas precise y sn
feeha eoneuerda con informes de la familiar que he podido reunir, gracias a In
valiosisima cooperaei6n que en este y en otros partienlares me ha prestado,
con au notoria ilustraci6n y exquisite caballerosidad, el senior Antonio del
Monte y del Monte, sobrino muy querido de don Ricardo. Por esta raz6n y
por la reconocida autoridad del senior Figarola a su afirmaci6n debe estarse.










8( RAFAEL MONTORO

te (1) en nuestras esferas oficiales y sociales dando a la ma-
gistratura y a la piblica administraci6n personajes de noto-
rios m6ritos que dejaron honrosa memorial.
Pero la just fama e influencia de don Domingo del
Monte y Aponte se ha sobrepuesto a la de todos, sefialandole
prominent lugar en nuestros anales literarios y politicos
como maestro, mentor y modelo de la juventud ilustrada y
como celoso promoter de todos los progress que para Cuba
se iniciaron en su tiempo. Era don Ricardo pariente pr6xi-
mo de este ilustre patricio que e le lev consigo en sus viajes


(1) Escribese do distinto mode su nombre hasta por distinguidos miem-
bros de la misma ilustre familia, firmandose unos Delionte y otros Del Monte
o del Monte. Don Rieardo us6 siempre esta iltima forma. POr ser material
que con tantos sujetos de renombre y prestigio so relaciona y que di6 lugar,
por cierto, a que, durante el antiguo regimen, se protestara una vez la elee-
ei6n de diputado provincial de don Ricardo, porque en unas papeetas apareela
emitido el veto a favor de Ricardo Dclm nte y en otras al de Ricardo del
Monte, reprodazeo a continuaci6n lo que acerca de dicho particular escribi6
hace pocos afos el ilustrado escritor don Ignaeio M. del Monte, perteneeiente
a la misma familiar (Galeria de oubanos ilustrcs-Domingo del Monte y
Aponte). "El lector me permitird que aqui, per lo que particularmente me
interest, rate de explicar las causes por las que en esta familiar se describe el
apellido de tan distinto mode. Caleagno, en su Diccionario Biogrdfico Cu-
bano, da la version errnnea de que ese apellido es originario del valle de Ayala
en Alava; pero esa leyenda pertencce al apellido de Monte ircrnioso y no al
de del Monte. Sin embargo, various familiares han aceptado esa forma y entire
ellos los tres miembros mis ilustrados y notables que son, per orden de na-
eimiento, don Antonio del Monte y Tejada, historiador de Santo Domingo;
don Domingo del Monte y Aponte y don Ricardo del Monte y Rocio. Otros
ereen su origen en Italia, done existed el apellido Del Monte y ademas del
Monte. Con las dos maytisculas y separadas dstas por un gui6n, 3o escribian
don Leonardo del Monte y Medrano y su hijo mayor don Pedro, mi abuelo,
asi como todos los hijos de 6ste. Hace pocos aios otro nieto do don Pedro,
Leonardo del Monte y Martinez Mesa, visitando el Vaticano, tuvo de cicerone
a un ilustradisimo saeerdote que al oir su apellido le asegur6 que era de
origen italiano y quo de Italia habia pasado a Espaia, mostrAndole el re-
trato y el mansoleo del papa Julio III conoeido en el mundo per Juan Maria
del Monte." Esta version la afirma Argote de Molina en su famosa obra
Nobleza de Andalucia, publicada en Sevilla el aio de 1588, y cuyo texto te-
nemos a ]a vista. "Finalmente, el autor de esta nota (habia don Ignacio)
tiene el Arbol geneal6gico de su familiar desde el oeo 1500 en que vine a
Amsrica el fundador don Pedro Pav6n de Al Monte y Pichardo y su esposa
doia Maria Gonzalez; por corruptela se form Del-Monte conservando las
dos mayfisculas y el guidn." Este fundador de la familiar en AmBrica tam-
bidn lo fu6 de Santiago de los Caballeros en la vecina isla de Santo Domingo;
y en los documents del aido 1626 que pose otro familiar, don Antonio del
Monte y del Monte, a prop6sito de las investigaeiones de los del Monte de
Ambrica, se haee constar que un del Monte y Pichardo, Magistrado de Valla-
dolid, Catedrdtieo de Salamanca y Consejero de Indias, era sobrino carnal del
fundador de la familiar en Santo Domingo, que se carteaba con sus parientes
dominicanos y perteneela a la misma familiar del Monte radicada en Sevilla.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 81

y le inculc6 la admirable caballerosidad, el exquisite gusto y
el amor al saber que, juntamente con su inquebrantable pa-
triotismo, habian de ser siempre sus mks preciadas cuali-
dades.
Como dice muy bien el senior don Jose Maria Chac6n y
Calvo, ofrece la obra de don Ricardo, "diseminada en peri6-
dicos, folletos y revistas, analogia muy notable con la de aquel
protector insigne de las letras cubanas. El espiritu de Ri-
cardo del Monte era recogido, afiade, casi timido; produjo
relativamente poco, pero lo que brotaba de su pluma tenia
tal sello de correcci6n y compostura, de elegancia tan madu-
rada y precise, de acendrado casticismo, y eran tan firmes
y seguras sus ideas, tan hondas sus convicciones, que sus
escritos fueron siempre vivas y magistrales lecciones de se-
reno y reposado humanismo. Domingo del Monte, menos
apartado del mundo, no era tampoco una naturaleza arroja-
da, y su cardcter, segin nos lo describe quien lo conoci6 bien
(SuArez y Romero), pecaba de cierta invencible cortedad; su
palabra era premiosa, dificil, pero muy contundente en las
afirmaciones, a las que llegaba con reflexiva tardanza; su
obra, dispersa tambign en las publicaciones peri6dicas de la
6poca y en cartas familiares, en su mayor parte in&ditas,
estaba inspirada por un criterio clasico, amplio y toleran-
te... Los dos vivieron muy dentro de su tiempo y si era el
pensamiento de Ricardo del Monte, como afirmaba Varona
en una elegantisima semblanza, "el de un hombre modern,
completamente moderno, el espiritu liberal, el abolicionista
convencido, que alentaba en el protector de Milands, no le
permitieron tolerar los moldes estrechos de una pblitica co-
lonial muy deprimente y recelosa. La comparaci6n no puede
extenderse sino a la obra en prosa, al espiritu general de la
correct y depurada producci6n de ambos escritores" (1).
Importa tener en cuenta en esa estrecha semejanza y casi
identidad moral e intellectual entire ambos personajes, la cla-

(1) VBase en confirmaci6n de esta observaciones: ENRIQUE Jost VARONA.
Bicardo del Monte, juicio sobre su personalidad literaria, en la edici6n de sus
poesias publicadas como ofrenda a su memorial por sus sobrinos don Antonio y
don Guillermo. Habana. Imprenta El Figaro, 1918, p. 11.
Jost MAstA CHAC6N Y CALvo. Las ien mejores poesias cubanas. Nota
biografica, p. 196. Madrid. Editorial Reus, 1922.
7.-Conferencias y Ensayos.-T. II.








(Z RAFAEL MONTORO

ve de toda la personalidad literaria y political de don Ricardo.
Como antes dije, su ilustre tio le llev6 consigo en sus largos
viajes, y a 6stos debi6 gran parte de su s6lida preparaci6n;
especialmente a su prolongada estancia en Madrid, donde
habia fijado don Domingo su residencia desde 1846 y donde
muri6 en 1853. Esa fu la gran escuela en que se formaron,
bajo los auspicios de tan insigne maestro, la inteligencia, el
caricter y la vasta y s6lida cultural clasica de su joven allega-
do. Viaj6 tambi6n fuera de Espaina, y aunque los datos que
sobre el particular he podido encontrar son deficientes, sibe-
se que estuvo agregado al servicio diplomftico en NApoles y
en Roma y asi lo consignan algunos de los textos relatives a
su persona (1). En Madrid escribi6 sus primeros trabajos li-
terarios para publicaciones juveniles.



De regreso en la Habana dedic6se de lleno al periodismo
y a la literature, que habian de constituir para siempre la
casi exclusive ocupaci6n de su vida.
Dirigi6 en Matanzas La Aurora algfin tiempo, obtuvo
premios en los certimenes del antiguo y renombrado Liceo de
esa culta ciudad, colabor6 en diversas publicaciones del in-
terior y de esta capital, pero su nombradia no se confirm
hasta que ingresa en la redacci6n del famoso peri6dico El
Siglo, cuya hist6rica importancia hace innecesario todo elo-
gio o encarecimiento entire cubanos. En 1863, como es no-
torio, encarg6se de su direcci6n el por tantos concepts ilus-
tre Conde de Pozos Dulces, que dispens6 a don Ricardo una
confianza y un cariflo tan extremados que inspiraron a 6ste,
en just correspondencia, profunda adhesion que no se des-
minti6 luego jams en su larga vida pfiblica. Demostr6 ya
don Ricardo en El Siglo todas sus admirables cualidades de
inteligencia y laboriosidad, al mismo tiempo que la lealtad
y consecuencia que habian de distinguirle siempre.

(1) CALCAGNO (don Francisco). Diccionario Biogrdfico Cubano y Diccio-
nario Enciclopedico Hispano Americano. Loe. Cit. El autor del present ar-
ticulo ha consignado en otro lugar este heeho, por haberle oido varias veces
a don Ricardo referencias sobre este particular.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS)FICOS Y LITERARIOS 83

Con El Siglo por 6rgano y el Conde de director politico,
como ahora se dice; al calor del entusiasmo que en todo el
pais despertaban las patri6ticas y luminosas campaias de
aquel c6lebre peri6dico, surgi6 casi espontAneamente una
fuerte agrupaci6n a la que da el nombre de Partido Refor-
mista uno de sus mAs brillantes propagandists y corifeos,
el senior don Enrique Pifleyro, en su memorable libro Morales
Lemus y la Revolucidn de Cuba, a pesar de que no se organi-
z6 ni pudo organizarse realmente como tal por no consentir-
lo el regimen politico vigente en aquel period. Actu6, sin
embargo, ese poderoso nicleo politico con la fe, el metodo
y la discipline propios de las grandes fuerzas sociales, y con
admirable eficacia y 6xito sin par, gracias a la previsora to-
lerancia de los experts gobernantes que tuvo la isla en aquel
tiempo, muy opuestos a los procedimientos de casi todos sus
predecesores: me refiero a los generals Serrano y Dulce.
El fracaso de aquella noble political reformista, como he di-
cho en otra parte (1), declarado aqui demasiado pronto, sin
advertir que un cambio politico por asuntos puramente pen-
insulares se habia realizado alterando el curso de los tra-
bajos de la Junta (2), provoc6 la insurrecci6n de 1868, que
el nuevo gobierno de la metr6poli, a pesar de las relaciones


(1) RAFAEL MONTORO. La Junta de informacidn de 1866-67, sus antece-
4lentes y sus resultados. Confereneia pronunciada en el Ateneo de la Habana
el 20 de abril de 1913. (Sesi6n de la Sociedad de Conferencias).--Cuba Contem-
pordnea, junio, 1913.
(2) Al desaparecer de la prensa habanera, en marzo de 1866, los diaries
El Siglo y El Occidente, haeiendo renuncia sus respectivos directors el Conde
de Pozos Dulces y Jos6 de Armas y C6spedes, el Conde pas6 a dirigir La Opinidn,
que reemplaz6 a los citados; mas el dia 20 de dicho mes, al abandonar defi-
nitivamente Pozos Dulees las tareas del periodismo, Del Monte resolvi6 no con-
tinuar tampoco en este dltimo peri6dico y con tal motive dirigi6 al Conde la
siguiente carta:
Sr. Director de La Opinidn.
Habana, 18 de marzo de 183S.
Mi respectable y querido amigo y director:
Sabe Vd. que euando se me comunic6 el plan de reunir El Siglo y El Occi-
dente en una sola publicaci6n, aunque abundaba en los mejores deseos en favor
de un pensamiento que debia poner fin a la aparente disidencia de principios
que separaba a aquellos peri6dieos, manifesto a Vd. las razones que me im-









RAFAEL MONTORO


que mantenian de antiguo los jefes del mismo con los mis
caracterizados miembros de dicho Partido Reformista Cuba-
no, no acert6 a contener con oportunas y ripidas concesiones.
En el largo y trigico period de la guerra de los diez afios
toda actividad political ces6 en Cuba, fuera de la que tremen-
damente se desarrollaba en los campos de batalla o en los
centros de represi6n gubernamental. Dispersos los hombres
del frustrado reformismo, los amigos de El Siglo: unos en
los campos de la lucha, otros en el destierro, en las emigra-
ciones o en olvidados retires en que pudieron algunos res-
guardarse de safludas persecuciones o de enojosas pesquisas
en la misma capital, s6lo el afecto y la amistad podian ya
ligarlos.
Del Monte fu6 uno de los que lograron permanecer en la
Habana, acaso porque su reputaci6n y fama estaban ence-
rradas en los circulos cultos y era poco conocido de la muche-
dumbre, modestamente dedicado a sus ocupaciones privadas
de caricter mercantil, material en la cual tenia conocimientos
poco comunes y notables aptitudes de rectitud y pericia ava-
loradas por su ejemplar probidad; aunque sin dejar de se-
guir ansiosamente el curso de los acontecimientos, siempre
en contact con los pocos amigos y antiguos correligionarios
que estaban afin a su alcance. No abandon tampoco del todo
los trabajos literarios, y colabor6 en distintas publicaciones

pedian tomar part en la redaeci6n de La Opinidn. Accediendo, sin embargo,
a los deseos de Vd., ofreci que mientras permaneciese Vd. en la Direcci6n se-
guiria yo a su lado, como antes y como siempre; y hoy que por la resolucidn
definitive de Vd. ha cesado mi compromise, le suplico se sirva hacerme el favor
de participarlo asi a la redacei6n del nuevo peribdico.
Soy de Vd. ahora, como en todos tiempos, su afectisimo amigo y admirador
sineero,
Ricardo del Monte.
Al pie de esta earta escribi6 Pozos Dulees el expresivo suelto que sigue:
Al reproducir la manifestaci6n que se aeaba de leer, y en la que el senior
D. Ricardo del Monte me anuncia su voluntaria separaci6n de este peri6dico, no
puedo menos, como director que he sido de El Siglo, donde tantos y tan va-
liosos servicios ha prestado el senior Del Monte en ealidad de redactor, que dejar
consignada aqui mi profunda gratitud a tan estimable escritor, y la expresi6n
del sentimiento con que le veo alejarse de un terreno en que su cooperaci6n
podria dar todavia tan fructuosos resultados.
El Conde de Pozos Dulees.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs