• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Table of Contents
 Introduction
 Montorio
 Discursos politicos y parlamen...
 Montoro
 Rafael Montoro
 El realismo en el arte dramáti...
 La polémica sobre el panenteis...
 El movimiento intelectual en Alemania...
 Un místico alemán - Juan Jorge...
 En el Ateneo de Madrid - Un debate...
 Kant - El neokantismo y los Neokantianos...
 Lucrecia borgia rehabilitada
 Una defensa de María Tudor
 Alfredo de Musset
 Bibliografía inglesa y norteam...
 Análisis y ensayos
 Los orígenes de la Francia Contemporánea...
 La música ante la Filosofía del...
 Vicente de Paul - Extracto de la...
 La poesía lírica en el Siglo...
 Elogio de don Antonio Bachiller...
 Bibliography
 Elogio fúnebre de cortina - Extracto...
 La horda
 El movimiento científico y literario...
 Bibliografía
 Conferencia pronunciada en el Liceo...






Group Title: Obras : edicion del homenaje, discursos politicos y parlamentarios.
Title: Obras
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074037/00002
 Material Information
Title: Obras
Physical Description: 3 v. in 4. : port. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Montoro, Rafael, 1852-1933
Publisher: Cultural
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1930
Edition: Edición del homenaje.
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074037
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001056958
oclc - 23302813
notis - AFE0513

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Table of Contents
        Page v
        Page vi
    Introduction
        Page vii
        Page viii
    Montorio
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
    Discursos politicos y parlamentarios
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
    Montoro
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
    Rafael Montoro
        Page xxv
        Page xxvi
        Page xxvii
        Page xxviii
        Page xxix
        Page xxx
        Page xxxi
        Page 1
        Page 2
    El realismo en el arte dramático
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    La polémica sobre el panenteismo
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    El movimiento intelectual en Alemania - Apuntes críticos sobre el libro del señor Perojo
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    Un místico alemán - Juan Jorge Hamann
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    En el Ateneo de Madrid - Un debate filosófico
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    Kant - El neokantismo y los Neokantianos españoles
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Lucrecia borgia rehabilitada
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Una defensa de María Tudor
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Alfredo de Musset
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    Bibliografía inglesa y norteamericana
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
    Análisis y ensayos
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
    Los orígenes de la Francia Contemporánea - El antiguo régimen
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
    La música ante la Filosofía del arte - Discurso pronunciado en el teatro payret, de la Habana, en la noche del 21 de enero de 1883
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
    Vicente de Paul - Extracto de la conferencia pronunciada en el Asilo de Mendigos de la Habana, el 11 de febrero de 1884
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
    La poesía lírica en el Siglo XIX
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
    Elogio de don Antonio Bachiller y morales
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
    Bibliography
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
    Elogio fúnebre de cortina - Extracto del discurso pronunciado en "La Caridad" del cerro en la velada del 5 de diciembre de 1884
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
    La horda
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
    El movimiento científico y literario de Cuba
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
    Bibliografía
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
    Conferencia pronunciada en el Liceo de Guanabacoa, con motivo de la conmemoración de su 23 aniversario, la noche del 16 de junio de 1884
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
Full Text




















OBRAS







RAFAEL MONTORO


O RAS

EDItiamen DBL HOMENAJE

TOMO II.-VOLUMEN I

CONFERENCIAS Y EINSAOS FILOSOFICOS Y LITEilRIOS


1930
CULTURAL, S. A.
HABANA



















LATIM
4MEMCA


ES PROPIEDAD















INDICE

Piginas

Introducci6n .......................... ................ v
M ontoro ............................................. IX
Discursos politicos y parlamentarios.-Por Rafael Montoro,
Diputado a Cortes ................................ xv
Montoro.-Fragmento de un juicio de Manuel de la Cruz. xxi
Rafael Montoro................ ...................... xxv
El realismo en el arte dramitico ....................... 3
La polkmica sobre el panenteismo...................... 13
El movimiento intellectual en Alemania.-Apuntes critics
sobre el libro del senior Perojo ...................... 29
Un mistico alemfn.-Juan Jorge Hamann ............... 53
En el Ateneo de Madrid.-Un debate filos6fico.......... 85
Kant.-El Neokantismo y los Neokantianos espafioles...... 99
Lucrecia Borgia rehabilitada ........................... 131
Una defense de Maria Tudor............................ 159
Alfredo de Musset.......... ........................... 181
Bibliografia inglesa y norteamericana ................... 213
Analisis y ensayos ..................................... 241
Los origenes de la Francia ContemporAnea.-El antiguo
regimen ......................................... 253
La mfisica ante la Filosofia del Arte.-Discurso pronunciado
en el Teatro Payret, de la Habana, en la noche del 21
de enero de 1883.................................. 261
Vicente de Paul.-Extraeto de la Conferencia pronunciada
en el Asilo de Mendigos de la Habana, el 11 de fe-
brero de 1884..................................... 279
La Poesia Lirica en el Siglo Xix ........................ 285
Elogio de don Antonio Bachiller y Morales ............. 317
Bibliografia .......................................... 335
Elogio ffinebre de Cortina.-Extraeto del diseurso pronun-
ciado en "La Caridad" del Cerro en la velada del 5
de diciembre de 1884............................... 343









VI INDICE

Paginas

La H orda ............................................ 353
El movimiento cientifico y literario de Cuba............ 365
Bibliografia .......................................... 383
Conferencia pronunciada en el Liceo de Guanabacoa, con
motivo de la conmemoraci6n de su 23 aniversario, la
noche del 16 de junior de 1884 ...................... 389








INTRODUCTION


En los comienzos de este volume aparece una series
de trabajos puramente filos6ficos, literarios e hist6ricos,
correspondientes a los primeros afios de la juventud del
senior Rafael Montoro, transcurridos en Madrid. Son dis-
cursos y articulos publicados en las revistas Europea y Con-
tempordnea, dirigida esta filtima por el ilustre cubano don
Jos6 del Perojo, de la que fu6 el senior Montoro su primer
redactor.
Hemos creido convenient reproducirlos, no s6lo por el
merito intrinseco y el perenne interns que ofrecen, sino por-
que en Cuba no han sido publicados nunca, ni fueron insertos
tampoco en la primera edici6n de las obras de Montoro im-
presa en Filadelfia bajo los auspicios del doctor Gonzalez
Curquejo, no obstante constituir las vigorosas primicias de
tan preclara mentalidad y dar a conocer la formaci6n intelec-
tual del autor.
Se publican a continuaci6n los studios sobre el neokan-
tismo y los neokantianos espafioles, que di6 a la estampa el
senior Montoro en la Revista de Cuba del malogrado Jose An-
tonio Cortina, a poco de su regreso a Cuba, y que obedecen
al mismo criteria fundamental que los anteriores, dados a luz
en las citadas revistas matritenses.
El resto del volume contiene conferencias, discursos aca-
dimicos, ensayos y articulos de critical hist6rica y literaria,
correspondientes a distintas fechas, muchos de los cuales son
apenas conocidos entire nosotros.
Por excepci6n se ha dado cabida a algunos articulos de
caricter politico y hasta pol6mico, explicAndose en nota adi-
cionada a los mismos el motivo especial que nos ha inducido
a insertarlos, por el influjo y trascendencia que tuvieron en
su 6poca, sefialando rumbos que afios mis tarde se vieron
confirmados por el curso de los acontecimientos politicos.
Hemos dividido el tomo II en dos volimenes, tal como se
ha puesto en practice por autores y editors en diversos pai-
ses (sefialadamente en Espafia y entire nosotrosj, para faci-
litar su lectura y evitar dar al tomo proporciones desmesu-
radas, conservando no obstante la unidad de conjunto que
debe tener en concordancia con el plan de la obra.


LA COMISI6N DE PUBLICIDAD.


Habana, enero 28 de 1930.














MONTORO...


No parece Montoro un product genuine de nuestra raza,
mis vehemente que pensadora, mfs heroica que perseverante.
Su admiraci6n ilimitada por las instituciones political ingle-
sas, por el modo de ser especialisimo y cientifico-digamoslo
asi--de los pueblos sajones, su adaptaci6n a las practices po-
liticas de esos paises, parecen en 61 atracciones de la sangre,
lazos remotos de origen. Su misma complexion fisica, su
estatura pr6cer dan idea de los hombres del Norte, de esos
hombres en quienes la previsi6n constitute el fondo del ca-
racter, la base de todas las determinaciones.
De esta inapreciable cualidad ha dado Montoro sorpren-
dentes muestras, y como-segfin ha dicho el senior Sanguily
cn la primer parte del brillantisimo escrito que al grande
orador ha dedicado-pudiera hacerse un florilegio con las
frases de intachable perfecci6n que en la obra se encuentran
diseminadas, otro podria reunirse con las de prof6tico al-
cance que el tiempo ha corroborado. Muy joven era cuando
de Espafia regres6 a Cuba, a raiz de la paz celebrada en el
Zanj6n y, constituido el Partido Liberal Cubano, fu6 la voz
de Montoro la que alcanz6 mayor resonancia haciendo oir
el program, que por salvador tuvo entonces y por salvador
tiene ahora, despu6s de tan continuadas y tristes decepciones
halladas en la esfera del poder. iPor qu6, cuando la fe de
todos o casi todos se ha entibiado, por qu6 cuando las espe-
ranzas han caido en torno nuestro como hojas de otoflo que
el viento arranca y barre, cons6rvase nuestro insigne com-
patriota como fuerte palmer que no deja que se le despren-
dan sus bien adheridas ramas sino cuando el tiempo las ha
hecho ya iniitiles, y que iinicamente cedera a incontrastable
huracAn, cayendo entonces, y s6lo entonces, majestuosa y
bella, en toda su integridad? Quizas el secret de tan incon-
movible entereza estriba en aquella perspicacia que le ha evi-








X RAFAEL MONTORO

tado muchas dolorosas sorpresas. Quien no ve un anuncio
hecho con la mesura que le es habitual en estas palabras pro-
nunciadas no mas tarde que en 1878: "Nada deben temer
(los partidos politicos), nada deben esperar de los poderes
pfiblicos, y todo apoyo que estos presten a una agrupaci6n
con detrimento de la otra serd siempre un verdadero atentado
y constituird dondequiera una inmensa responsabilidad".
Los extravios de nuestra prensa peri6dica, que s6lo much
mis tarde habian de iniciarse; los pavorosos problems so-
ciales y econ6micos que habian de surgir al desaparecer de
nuestro suelo la ignominia de la esclavitud; el desaliento pfi-
blico que las falsias de los gobiernos metropolitanos habian
de traer, todo eso que despues hemos palpado dia por dia, se
encuentra indicado en aquellas primeras, magnificas oracio-
nes de exposici6n de doctrinas, de reivindicaci6n de derechos
y para ilustraci6n de las masas, en que se habl6 a nuestro
pueblo, electrizdndolo, un lenguaje jams oido antes aqui,
y en que el orador, haciendo relampaguear su inteligencia y
su coraz6n ante Cuba entera, se revisti6 de la clarisima luz
que desde entonces le acompafia a todas parties. Y aflos des-
pues, cuando empezara a bosquejarse la disidencia entire los
antiguos conservadores, 61 en pleno Congreso y contrariando
la negative de sus representantes, anuncia toda la trascen-
dencia que ha de tener y aun la aproximaci6n de los disidentes
a los autonomistas, que hoy, seis afios mas tarde, estamos
presenciando en todo su desarrollo.
Todo profeta tiene dos fases. Es la primer y la mis
caracteristica la del vidente; es la segunda y la mis terrible
la del anatematizador, que de la anterior se deriva y en ella
apoya sus derechos. En esta filtima fase, por lo mismo que
en raras y muy solemnes ocasiones la present, es Montoro
soberano. El hombre que en 1886, en su primer discurso
parlamentario, no obstante llevar ya amarguisimos sedimen-
tos en el fondo de su alma cubana, habla a los politicos es-
pafoles con la serenidad de un consumado estadista el len-
guaje del derecho, de la ciencia y de la mutua conveniencia;
el que ha sefialado desastres futures y evitables y los ve llc-
gar por obcecaci6n incredible; el que ha contenido mas de una
vez la desesperada impaciencia de sus conciudadanos; el que








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS XI

nunca estuvo por el retraimiento de su partido; el que se en-
cuentra colocado en la mas dificil situaci6n, entire los hom-
bres del gobierno que faltan despreocupadamente a todas sus
formales promesas, y sus compatriotas que empiezan a con-
vertir de nuevo los ojos al separatismo, cansados de sufrir
y de esperar; ese hombre en cuyo pecho magnAnimo han ido
a estrellarse tantas dificultades, bien puede con plena auto-
ridad en 1886, cuando sin esperanzas ningunas se present
otra vez en el Congreso espailol para pronunciar el magno
discurso en que examine y combat uno de tantos peregrinos
presupuestos de ingresos, cruzar el rostro de los gobernantes
con ap6strofes como 6ste: "k Sera que guardAis la realizaci6n
de vuestras promesas para que cuando esteis de nuevo en
la oposici6n os sirvan de arma o de pretexto para combatir
a los conservadores, en vez de serviros ahora de titulo al
respeto, al cariio, a la gratitud de las provincias de Ultramar,
y al mismo tiempo a la confianza de la opinion pfiblica en la
peninsula?"
El primer discurso, el de 1886, debi6 haber bastado para
disipar todas las desconfianzas, 16gicas si bien se consider,
porque hombres como el que entonces les hablaba y sus ilus-
tres amigos, tan sabios, tan morigerados, no suelen ser fruto
de la edueaci6n political que aqui se ha recibido; y ya que el
saber no podia tenerse sino por saber, la sinceridad hubo de
tomarse por astucia y la adhesion por farsa, y cual si los
cubanos hubiesen tenido alguna vez que dictar agravios a los
gobiernos de la metr6poli, se les insult6-entonces o mas tar-
de-con sospechas tales como aquella de que el impuesto di-
recto se habia pedido con aviesas intenciones para que de
su mal resultado se ofendiese e irritase al pais. Y si ese
primer discurso debi6 imponer el respeto y aconsejar que se
accediese a justas demands, el segundo, el de 1888, debi6
haber bastado, hacienda sentir ampollas en el honor, para
que, siquiera fuese muy tarde, por el honor se volviera.
Ampollas he dicho, y hay que notarlo; porque si Mon-
toro no deja de ser nunca, ni en sus mas tormentosos momen-
tos, el hombre de doctrine levantada y pura, la encarnaci6n
mis firme del derecho, el baluarte de todas las esperanzas le-
gitimas, si es la tolerancia misma, tambi4n truena, como Ji-








XII RAFAEL MONTORO

piter, y despite el rayo que pulveriza, aunque, como tan be-
lamente ha dicho el senior Heredia, iluminando siempre al
que here. Su exquisite cortesia, su ing6nita bondad, hacen
a veces que suavice la frase incisive hasta el punto de que
sorprenda la punta acerada que en ella va envuelta cuando
ya la herida esti hecha; pero siempre el adversario, por mu-
cho que la pasi6n le ofusque, tendrA que reconocer en esto
la piedad del operator que desea extirpar males ocasionando
el menor sufrimiento possible; nunca la perfidia del enemigo
alevoso.
Y tan cierto es esto que los odios que persiguen siempre
al hombre puiblico se han mantenido lejos de Montoro, de-
jdndole a salvo, como queda un astro circuido de extenso halo,
a distancia de importunas nubes.
Para apreciar en todo su valor este hermoso privilegio,
hemos de recorder que no todos los cubanos liberals admiten
los procedimientos del partido autonomista de que es 61 una
de las mas altas representaciones. Ya he indicado las difi-
cultades en que mas de una vez se ha visto para calmar a
sus compatriotas. Embarazosa situaci6n, en verdad, la del
orador, cuando tenia que desplegar ante el pueblo irritado
el cuadro risuefio de todo lo que se habia obtenido en diez
aflos de reclamaciones y perspectives optimistas que esos
triunfos parciales garantizaban; y en el mismo instant, al
encararse con el poder, habia de sefialar la insuficiencia de
lo otorgado a par de los temores del porvenir. Y el gran tri-
buno salia triunfante, con la verdad inc6lume, porque con-
cesiones e iniquidades ha habido y temores y esperanzas caben
siempre en lo future para los que no toman sus puntos de
mira en los extremes. Nadie entire sus contradictores, afines
por las ideas, ha osado acercar a sus labios la esponja em-
papada en hiel, su personalidad ha sido considerada por to-
dos; pero, como individuo que es de un cuerpo politico, le
han alcanzado no pocas amarguras por los cargos que de dis-
tintos puntos han partido contra la prolongada tolerancia
del grupo autonomista. Y no contari Montoro entire sus me-
nores triunfos, sino entire los mAs sefialados y gratos a su
coraz6n, que hombres eminentisimos y que disienten profun-.
damente de sus convicciones, o mfs propiamente hablando,








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS XIII

de sus esperanzas, concedan ya toda su benevolencia a la pro-
paganda autonomista, por ser la que entrafia la soluci6n me-
nos dificil-con serlo hoy tanto-hoy por hoy. V4ase en com-
probaci6n de esto el excelente trabajo del sefior Sanguily,
La Asimilaci6d y la Autonomia, publicado en la iltima en-
trega (junio 1894) de su interesantisima revista Hojas Lite-
rarias, y el articulo sint4tico La obra de Montoro del sefior
Varona, en la Revista Cubana Mayoo 1894), que con tan re-
conocida competencia dirige, articulo que mejor pudiera lla-
marse retrato de cuerpo entero hecho por mano de inimitable
artist (1).
Ya, desde el siglo pasado, teniamos, entire otros various,
un hombre, don Francisco de Arango y Parrefio, de quien
ha podido decir Montoro: "Modelo constant de hombre pi-
blico en Cuba, y que a haber alcanzado otros tiempos e ins-
tituciones mejores, hubiera realizado muy pronto entire nos-
otros el tipo interesante del estadista colonial de que han
dado, much mds tarde, brillante muestra al mundo el Ca-
nada, Australia y el Cabo de Buena Esperanza con Sir John
Macdonald, etc." Ese tipo esta realizado hoy por el mismo
Montoro, a pesar de que falta ain bastante campo donde
explayarse.
Sus extensos conocimientos, la sostenida elevaci6n de sus
ideas, la templanza de su caricter constituyen excepcionales
dotes de gobierno que resplandecen en todas sus arengas co-
mo en todos sus escritos, y de tal modo pesa hoy su influencia
en nuestra vida piiblica, que me parece no hay existencia
entire nosotros, cuya desaparici6n de la escena pueda ocasio-
nar tan graves conflicts, tan angustiosa perplejidad, porque
61 es a un tiempo mismo regulador que nunca se desconcierta
y trabajador que nunca se fatiga.

AURELIA CASTILLO DE GONZiLEZ.
Julio 5 de 1894.


(1) Diseurso leido en el primer centenario de la Sociedad Econ6mica.














DISCURSOS POLITICOS Y PARLAMENTARIOS

PoB RAFAEL MONTOBO, DIPUTADO A COBTES

FILADELFIA, 1894

Mas que una colecci6n de discursos, esta obra debiera ti-
tularse Historia de la redenci6n del pueblo cubaio. Tal es
la impresi6n que sacamos de su lecture. Pocas nos han sa-
tisfecho tanto y dejado mas honda impresi6n en nuestro es-
piritu.
Mucho yerra quien s61o yea en ese libro una obra poli-
tica; antes esti la obra de justicia y despubs la obra huma-
nitaria, que no todos veran, porque la pasi6n suele cegar los
ojos mas perspicaces.
Historia de la redenci6n del pueblo cubano, hemos dicho,
pero lexiste ese pueblo? Cuantos por vez primer pisan esta
tierra bendita sienten el afin de buscar los descendientes de
aquellos pobres indios que saludaron hace cuatrocientos afios
las carabelas de Col6n, levando en sus piraguas al grande al-
mirante, con los frutos de sus campos y la inocencia de sus
almas, la inspiraci6n que le ha hecho prorrumpir en aquel
iumortal ap6strofe: "i Tierra mis hermosa que ojos humans
han visto!" Nosotros los hemos buscado tambi6n y no los
hemos encontrado. Raza conquistada, raza exterminada. Le
habia cabido la misma suerte de todos los vencidos; desapa-
recieron y si alguno queda hay que ir a buscarlo al campo, en
pleno bosque, verdadero ejemplar antropol6gico, itil tan s6lo
para que la ciencia formule sobre su crineo una de tantas
hip6tesis acerca de la capacidad de las razas aut6ctonas de
America.
El conquistador ha trabajado bien durante esos cuatro-
cientos afios. Para apoderarse de la propiedad, no hay como








XVI P.AFAEL MONTORO

exterminar al propietario y Espafia, la Espafia de los reyes
absolutos y de la intolerancia religiosa, los extermin6 por com-
pleto. Bien es verdad que "eran pocos", dato que debieron
recoger nuestros ge6grafos de algiin censo hecho por los ca-
ribes de la Edad Media; pero aunque no lo fueran, hubiera
pasado lo mismo. Desde que la cruz, en que hacia consistir
Isabel I su serial de dominio, fu6 substituida por la tea y el
hierro de los Austrias y los Borbones, el principal empefio de
los dominadores fue opener obsticulos al desarrollo colonial,
imposibilitando la vida y propagaci6n de los naturales por
todos los caminos. Media docena de reales mandates y otras
tantas provisions del Consejo de Indias en contra de esa
tendencia, nada significant: la consigna era despojar, era
inutilizar; y cuando la destrucci6n y el despojo entran en las
costumbres, y, por decirlo asi, causan estado, no cesan ni se
aplacan cuando se quiere, como no cesa el tren en el moment
de sentir la presi6n del freno, hasta perder la mayor parte
de la velocidad adquirida.
La poblaci6n aborigen perseguida substituy6se con una
poblaci6n africana: el negro reemplaz6 al indio, pero como
6l vivi6 sometido a la esclavitud y privado de toda considera-
ci6n como entidad humana. Se le negaron derechos, se le
someti6 al lItigo, se le tas6 el alimento, se le vendi6 "entero",
clasificado por de "alma en boca", y se le priv6 de derechos
civiles y politicos.
No existe, pues, la raza cubana, el pueblo cubano, propia-
mente dicho, a menos que no se llame asi a una poblaci6n de
mill6n y medio de habitantes, digo siervos, a quienes se con-
cede por lujo el derecho de llamarse espaioles, y para quienes
las leyes generals del pais tienen humillantes y vergonzosas
excepciones.
Mas como quiera que si no existe ese pueblo existe ese
redil, que es peor; y la Espafia modern, que aboli6 la es-
clavitud y el privilegio, no puede sin desdoro de su dignidad
y sin declararse partidaria de una tradici6n inicua mantener
por mAs tiempo como en minoridad y tutela una de sus mis
bellas y ricas provincias, era natural que surgiese como sur-
gi6 el desco de elevar la condici6n de los habitantes de Cuba
al nivel de las demds regions de Espafia, concedidndoseles,
ademds, aquella autonomia municipal y provincial que hoy








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS XVII

reclaman todas las provincias como una legitima defense con-
tra la creciente centralizaci6n que todo lo esteriliza y que
uadie como este pais necesita, dada la situaci6n geogrifica
que ocupa, separado mks de 1,600 leguas de la metr6poli.
Combate estas teorias en Cuba el Partido Conservador y
defiendenlas condicional o incondicionalmente el reformist
y el autonomista, llamados a fundirse en breve; al filtimo de
estos partidos pertenece el autor del libro que analizamos.
SInaugura sus piginas un Pr6logo, debido a la pluma del
concienzudo escritor don Ricardo del Monte, en el cual traza
este conocido publicist la historic de los partidos politicos
de Cuba, con la imparcialidad de un espiritu independiente y
reflexive, pero tambien con la severidad de un verdadero pa-
triota. El senior del Monte, que tan bien conoce la evoluci6n
de las ideas political en su patria, demuestra en este trabajo
que las que hoy sustentan los autonomistas son las mismas
que proclamaron en las Cortes de Cadiz los ilustres Varela,
Gener y Santos, con las ampliaciones que exigen las necesida-
des engendradas desde entonces, perteneciendoles los gloriosos
nombres de Saco, Caballero, Valle HernAndez y otros, para
quienes la historic guard inmarcesible lauro. Realmente en-
tre lo que pedian para Cuba aquellos insignes varones y lo que
piden hoy los autonomistas hay semejanzas tales que denun-
cian una misma filiaci6n y un mismo origen, circunstancia
que basta por si sola para convencer de que esas ideas no
entrafian, ni remotamente, nada que pueda traducirse en des-
amor a Espafia. Y si esto no apareciese suficientemente pro-
bado por el ilustre prologuista, cuyo trabajo vale por solo un
tomo de derecho politico y administrative, indispensables para
cuantos deseen conocer la historic econ6mica y las aspiracio-
nes de Cuba en lo que afecta a su regimen interior y a sus
relaciones con la madre patria, bastaria leer cualquiera de los
discursos del senior Montoro para desvanecer toda duda res-
pecto de ese punto.
Mientras amar la cuna no sea un crime, nadie podrA
tachar al autonomismo de antipatri6tico. Es tal la impenetra-
bilidad de las moleculas que constituyen la patria que no pue-
de amarsela en detalle sin amarla en conjunto, y de todos los
amores, el mas racional, el mis complete, es el que se eleva
2.-Conferencias y Ensayos.-T. IL











desde la parte a la totalidad, desde el hecho a la idea, desde
lo relative a lo absolute, desde lo simple a lo compuesto. Por
esa graduaci6n se eleva el espiritu en la escala del conocimien-
to; y asi como la pupila por ley de naturaleza alcanza a ver
mejor los objetos pr6ximos que los lejanos, asi el coraz6n tie-
ne por ley natural tambien que querer con m6s intensidad lo
que mas cerca encuentra. Es falso, completamente falso, que
pueda amarse la patria sin amar antes la cuna; es falso, com-
pletamente falso, que pueda amarse antes el Estado que la
region, porque al concept de la patria y del Estado, ideas
abstractas, s61o se llega por la suma y agregados de individuos,
entidades reales, s6lidas, tangibles, sin las cuales ni la patria
ni el Estado existen. Y esta relaci6n necesaria entire las parties
y el todo, esta compenetraci6n de la variedad en la unidad
es tan evidence, que el arbol s61o es Arbol porque le nutren
diversas races, y la luz s61o es luz porque se descompone en
rayos. En tan sencilla observaci6n de la naturaleza esta fun-
dada toda la doctrine del regionalismo contemporineo, del
cual han pretendido hacer una especie de espectro rojo po-
liticos explotadores y sin entrafias.
Representante elocuentisimo del regionalismo cubano, el
sefor Montoro, que ama much a Espafia, ama muchisimo a
Cuba y no hemos de ser nosotros quienes tratemos de limitar
ese amor, que es el amor del hijo hacia su madre, y menos
cuando a ese afecto contribute no tanto el coraz6n como el
juicio.
En efecto, el gran orador autonomista en el canto que
entona a su patria en esos discursos, que son otras tantas es-
trofas entusiastas y ardientes del himno de sus grandezas fu-
turas, no se deja llevar de impulses exclusivamente emociona-
les. Sobre las pfginas de oro de esos discursos, Cuba puede
grabar aquel verso del Dante:

Giustizia mosse il mio alto fattore,

porque un sentimiento superior de justicia mAs que el instin-
tivo del amor le ha inspirado esa gloriosa campafia realizada
en una labor incansable de ap6stol durante veinte afios.
iPara qu6 hablar de las condiciones oratorias del senior


XVIII


RAFAEL MONTORO








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS XIX

Montoro? Los que le hemos aplaudido tantas veces en el Ate-
neo de Madrid y en el Congreso, en aquel Congreso y en aquel
Ateneo donde han resonado la palabra arrebatadora de los
Argiielles, los Alcalk Galiano, los Pastor Diaz, los Donoso
Cortes, los L6pez, los Aparisi, los Castelar, spodremos decir
de el nada que no haya dicho la prensa y'no digan sus bi6-
grafos? Que domina todos los asuntos que trata; que tiene
el arte de plasmar y reducir a formulas concretas las ideas
mis abstrusas, que es tan severe expositor como hkbil y te-
mible polemista; que su palabra es abundante y precisa, ro-
tundo su period y elegant su acci6n; que en la vehemencia
de su palabra transpira el entusiasmo y la convicci6n que sien-
te por sus ideas; que nadie le iguala en espontaneidad, cosas
son que le reconocen hasta sus adversaries, pero que a nos-
otros nos cautivan. Y ciertamente, si nosotros antes que al
orador no vi6semos en los discursos del senior Montoro al
pensador, al fil6sofo, al estadista y al patriota, ni siquiera
lo habriamos leido. Un patriot! He ahi el iinico, el verdade-
ro autor de esos discursos. De algunos de Mirabeau extraereis
un talent colosal; de todos los de Castelar una asombrosa
ret6rica; de cualquiera de los de Montoro un inquebrantable
patriotism. Cuba y su prosperidad, Cuba y su regeneraci6n
por la libertad y la autonomia, constituyen el tema de todas
esas magnificas oraciones en que hay, al lado de conmovedo-
res y sollozantes ruegos de piedad, terrible ap6strofes para
los gobernantes insensatos que se empefian en aniquilar este
pars, y en llevarle como de la mano al precipicio. Y ese tema
eterno no cansa, como no cansa el amor; no cansa, porque
cacla discurso es una queja, y toda queja nos habla de un mar-
tirio y todo martirio nos habla de una victim y toda victim
interest al coraz6n human.
Nosotros, a quienes consta que el senior Montoro tiene ad-
miradores y un partido que le idolatra, no sabemos si tiene
enemigos, pero declaramos que no puede, que no debe tenerlos.
Quien como 1l dice: "La base de nuestra political no puede
ser otra que la unidad national y un amplisimo regimen de
piiblicas- libertades; y no era quizas necesario afirmar esa ne-
cesidad ya que es un hecho anterior y superior a todas nuestra?
convenciones y que arranca de nuestra misma naturaleza, por-









XX RAFAEL MONTORO

que unos y otros reconocemos por madre coming a Espafia";
quien como 61 afirma: "yo declare ingenuamente que veria
con satisfacci6n un verdadero partido conservador entire nos-
otros; lo combatiria porque yo amo la libertad, pero no vaci-
laria en considerar su existencia como un hecho fausto para el
pais"; quien asi se expresano puede suscitar prevenciones de
ningin linaje y tiene un titulo indiscutible a la consideraci6n
y al respeto de todos los partidos.

MANUEL CURROS ENRfQUEZ.
9 de mayo de 1894.













MONTORO


Fragmento de un juicio de Manuel de la Cruz

La educaci6n intellectual de Montoro, que se convierte
integra en substancia asimilable, en element vital para la in-
teligencia, empez6 en la hora oportuna, en esa hora en que
toda lecci6n, toda lectura, today sugesti6n es conquista cabal,
neta, oro puro agregado al caudal en formaci6n. Acaso esta
circunstancia-o fortuita o premeditada-la hora propicia,
que es como la audacia del mfs viril en la crisis hist6rica de
los pueblos, contribuy6 en gran parte al armonioso y admi-
rable equilibrio de sus facultades, equilibrio que se revela y
transparent en sus articulos como en sus discursos, en la
funci6n mis complicada como en la mis sencilla de su pode-
rosa inteligencia. De esa armonia y correspondencia--que
es como el caricter formal de su ser intimo,-delicadeza para
el analisis a lo que corresponde la potencia para la sintesis;
precision en el examen y seguridad en la sentencia; pompa
y sonoridades genuinamente castizas, aliadas a la sobriedad
del pensamiento, siempre alto y sereno como el aguila, que
apenas si concebimos en el reposo; de esa armonia, decimos,
que es lo caracteristico en el hombre y en su obra, da todavia
largo y cumplido testimonio su acci6n, continuada y pro-
funda, relacionada con la vida de la sociedad cubana a partir
del aiio 1878, en que se sumergi6 un mundo, entire sangre y
tinieblas, y surgi6 otro mundo, una era nueva, en una especie
de resurrecci6n litiirgica, con nubes de muselina y soles de
papel dorado, aunque en realidad se reanudaba una tradici6n
latente y batalladora, interrumpida por una decada de 6picos
esfuerzos. La unidad de la conduct political de Montoro
trae a la memorial la unidad rigida, consecuente, serena como
un ideal en su perfecci6n de utopia, de la conduct political de
Saco, a quien Montoro sucede como su mis fiel heredero y
sucesor glorioso. El equilibrio de ese cerebro privilegiado,








XXII RAFAEL MONTORO

la unidad de esa vida que hace de Montoro el filtimo vocero
de un ideal politico que nace con los albores de nuestra cul-
tura, acaba de fijarse, limpio, esplendoroso, monumental en
las paginas de un libro.
La critical, con mayor reposo y con pleno conocimiento
de causa, puede comprender el juicio del hombre, verdadero
y prominent representative; de su obra magistral y de su
papel en nuestro mundo politico. Cifiindonos a los trabajos
hist6ricos, politicos y literarios, lo mismo a los articulos que
a los discursos, pues no es possible separar por exigencias in-
mediatas de anAlisis al escritor del orador-hemos de confe-
sar que esos trabajos, conocidos en su mayoria, tienen la
frescura y el encanto de la obra inedita que supera las an-
siosas esperanzas del auditorio, y que, aun cuando no se com-
parta la fe de ap6stol que anima al autor, aun cuando ven-
gan impulses de opener a su lhcido y robusto optimism las
atenuaciones y distingos que dicta una experiencia dolorosa
y amarga o un pesimismo nutrido con todo el acibar de nues-
tra realidad hist6rica,-no se pueden leer esas paginas vi-
brantes, hermosas, grandilocuentes, sin que profunda e inven-
cible emoci6n ahogue todo movimiento de examen, sin que el
que lee, por ricas que sean sus sugestiones, no se siente sua-
vemente dominado al cabo por la fluencia y la magia de
aquella palabra vigorosa y sobria que parece caer de lo alto
de la tribune. No es que pretendamos salir del paso con un
esfuerzo ret6rico en estas lineas-que apenas si aspiran a ser
reputadas como mera noticia bibliogrifica,-es que por don-
dequiera que se encauce el estilo de Montoro, en informed o en
articulo de peri6dico, se revela a seguida el verbo abundante
y opulento del orador insigne.
Montoro leva a sus precursores la ventaja de que en
su epoca, en la epoca en que 61 es care y espiritu del drama
social, la prensa es de todas veras un verdadero instrument
de propaganda y no un impreso dedicado a un pufiado de ele-
gidos, y sobre todo, que su figure ha podido erguirse serena
y altiva y sin par sobre una tribune. Cuando la posteridad
lea sus trabajos con el mismo deleite y el mismo provecho
con que hoy leemos los trabajos de Arango y Parrefo, de








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS XXIII

Saco, de Bernal y de otros pr6ceres del liberalism cubano,
todavia admirari, aunque vagamente, el nervio, el brio, el
vuelo de los periods oratorios. Pero los contemporineos,
uniendo el sucesor a sus genuinos antecesores como estin
unidos en la realidad de la historic, podra proferir aquella
exclamaci6n del orador griego cuando se complacia en decla-
mar ante las nuevas generaciones discursos enteros del fa-
moso Dem6stenes. Los que ban oido el discurso vivo, ani-
mado, fulgurando, ondulando y rugiendo en el espacio, se ex-
plicarfn y podrkn explicar a la posteridad qu6 hechizos ine-
fables puede encerrar la palabra de un hombre cuando la
alimenta y enciende el calor de una inteligencia soberana.
Pocas veces un hombre ha nacido tan bien preparado
para ser el fidelisimo vocero de un ideal, como Montoro para
ser la representaci6n genuina del dogma del Partido Auto-
nomista. Basta oir, en el seno de la tertulia mis intima, su
frase limpia, benevola, insinuante, llena de civilidad y to-
lerancia, para reputarlo necesariamente autonomista. Estu-
diAndolo en la vida piiblica se va mis lejos todavia y casi
puede asegurarse que, a no existir los precedentes hist6ricos,
intelectuales y sociales que informan la vida del Partido
Autonomista, Montoro con su palabra prestigiosa, su fe en
la evoluci6n, su voluntad resuelta en pro de la grande y fe-
cunda concordia entire la metr6poli y la colonia, lo hubiera
organizado y preparado para la larga batalla en que estf
empefiado hace tanto tiempo. Y esto que decimos, violentando
el sentido real de la historic, es la mejor manera para de-
mostrar la intima y estrecha correspondencia entire el hom-
bre con sus cualidades, su temperament, su peculiar modo
de ser y la doctrine con sus tendencies y las profundas nece-
sidades a que responded.
El libro reci6n aparecido, altisimo tribute a la historic
y a las letras cubanas, es esencialmente un libro politico,
el gran exponente de un largo estado de la conciencia cubana,
el monument de gloria que en vida se erige el Partido Au-
tonomista. Es una obra grande, noble, buena. i QuB suma de
trabajo mental, de esfuerzos personales, de consagraciones a
la causa pfiblica! El monument es obra digna de las fuerzas
y del talent del insigne artifice. Cada informed de Arango,








XXIV RAFAEL MONTORO

por un conjunto de circunstancias poco menos que providen-
ciales, se traducia, sin mayores trAmites ni expedientes, en
una real cedula, en una modificaci6n eficaz en el sistema im-
perante. Cuando se lee toda la obra de Montoro se piensa
melanc6licamente, y esto acrece la simpatia por el paladin
convencido y tenacisimo, que acaso tantos esfuerzos, tan loa-
bles como meritisimos, sean absolutamente ineficaces, y que,
si la virtud, la inteligencia y el civismo tuvieran bajo el cielo
la misma recompensa que se ofrece en la otra vida a los
limpios de coraz6n, hace largo tiempo que el pueblo cubano
estaria disfrutando de las incalculables e indiscutibles bien-
andanzas del gobierno del pais por el pais.
MANUEL DE LA CRUZ.
10 de mayo de 1894.














RAFAEL MONTORO


Nuestro distinguido amigo el doctor don Antonio Gon-
zilez Curquejo ha realizado una idea que jams se encomiara
bastante, al reunir y publicar los Discursos Politicos y Par-
lamentarios, Informes y Disertaciones, del notable politico
y jurisconsulto y elocuentisimo orador senior don Rafael
Montoro.
Precede a los trabajos coleccionados un notable pr61ogo
del senior don Ricardo del Monte, modelo de correcci6n lite-
raria, en el cual se hace la historic del Partido Autonomista,
describiendo las evoluciones political por que ha pasado Cuba,
se ponen de relieve las eminentes cualidades de Montoro, como
politico, como orador, como periodista, como hombre de ac-
ci6n, "de fuerte voluntad y de carActer" y se trazan a grandes
rasgos esas notables cualidades que le adornan, sin la exage-
raci6n, siempre de mal efecto, que suele emplearse en tales
trabajos, sino inicamente con la admiraci6n que a todos ins-
pira su altura intellectual.
Es evidence que no estamos conformes con las aprecia-
ciones political, un tanto apasionadas, que consigna el senior
Del Monte en su trabajo, al tratar de los acontecimientos que
vienen desarrollindose en esta Isla desde el afo 1878; pero
coincidimos por complete en cuanto se refiere a la justamente
enaltecida personalidad del senior Montoro, a quien conside-
ramos y deben todos considerar, no como una gloria provin-
cial, que es pequeflo el espacio para encerrarla, sino como una
gloria national.
Comienzan despubs los notabilisimos trabajos que for-
man la luminosa aureola con que en cierto modo se aislan los
hombres superiores de los que forman en el inmenso mont6n








XXVI RAFAEL MONTORO

de la humanidad; esa line divisoria que marca el fmico pri-
vilegio cuya justicia jams se discuti6.
No vamos a analizar ese conjunto notabilisimo de filo-
sofia, de historic political y de buen decir, que forman los tra-
bajos coleccionados del notable tribune, por que ni alcanza
a ello nuestra competencia, ni cabe en los estrechos limits
de esta publicaci6n.
Contemplamos a Montoro con el respeto profundo y la
admiraci6n sin limits que nos inspiran los grandes talents;
y desde el sitio humildisimo a que alcanza nuestra pequefiez,
le enviamos, en nombre de la humanidad, la expresi6n de
gratitud que a los sabios se debe; expresi6n a la cual acom-
pafamos un entusiasta aplauso para el ilustrado doctor don
Antonio GonzAlez Curquejo.

LA OBRA DE MONTORO (1)

Si la opinion liberal autonomista debe profunda gratitud
al doctor GonzAlez Curquejo que ha coleccionado en un tomo
bien impreso y elegant la obra dispersa del senior Montoro,
deb6nsela tambi6n las letras castellanas, porque en el ilustre
hijo de Cuba, ademas del pensador y orador, hay un artist y
esta cualidad le sustrae, en cierto modo, a su filiaci6n espe-
cial de hombre politico para convertirlo en correligionario
de todas las gentes de buen gusto. El espiritu mas intransi-
gente y receloso tiene que admirar en el senior Montoro una
inteligencia de primer orden que hace honor al idioma en
que se expresa.
Esto aparte, algo y much mAs que un 4xito simplemente
cst6tico hay que anotar en la brillante ejecutoria del orador
autonomista. El senior Montoro ha sido el verbo de una ge-
neraci6n y de una idea. La naturaleza y el studio, sus cua-
lidades propias y los conocimientos adquiridos, han hecho de
61 un exponente, quizfs el mas genuine de esa aspiraci6n pa-

(1) Discursos Politicos y Parlamentarios, Informes y Disertaciones, por
Rafael Montoro, Diputado a Cortes. 1878-1893.








CONFEENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS XXVII

tri6tica y modest que va subiendo escal6n por escal6n a su
Tabor o a su Calvario, pues a la hora en que vivimos no se
sabe, como dice el admirable prologuista de la obra, "si el
resultado final sera la instauraci6n de un regimen politico
reclamado por tres generaciones o alguna nueva calami-
dad...", que Dios aparte de nosotros.
Este period de brega caracterizado por las afirmaciones
repetidas de una agrupaci6n perseverante y numerosa en
pugna con otra agrupaci6n traditional que no se enmienda,
se halla admirablemente personificado por el senior Montoro.
En su cualidad de vocero elocuentisimo de las necesidades
del pais, tiene en sus manos la balanza donde pesa con double
rectitud todo lo que la colonia debe dar a su metr6poli, todo
lo que la metr6poli debe dar a su colonia. Bella y generosa
aspiraci6n cuya eficacia te6rica ha sido tan efectiva y tan
intense que el partido conservador ha podido cometer toda
clase de locuras sin otra garantia que la fe de su adversario
en la virtualidad de su doctrine.
Pero esa fe no surgi6 como un prop6sito a priori, sino
que es el resultado de una educaci6n harto penosa, de la
correcci6n dificilisima sufrida por una colectividad que aun-
que de espiritu vehemente es tan avisada y, sobre todo, tan
ductil a la direcci6n inteligente de sus jefes, que en los dias
mks azarosos ha sabido conservar la integridad de su orga-
nismo.
En esas luchas inevitable de temperamentos y ten-
dencias que se han desarrollado en el seno del partido auto-
nomista, en esas luchas sostenidas por el interns de todo un
pueblo y la raz6n sublevada ante el agravio, el quos ego de
Montoro ha contenido siempre la ola amotinada. De 61 puede
afirmarse que desde el instant en que se di6 a conocer como
orador y se deline6 como caricter, ha venido ejerciendo en la
hueste liberal, con beneplicito de todos, la blanda dictadura
del consejo.
El talent le ha dado este lugar, el talent que se mani-
fiesta en un concept profundo y luminoso de la vida, que
corrige el ideal con la experiencia, que estudia en los libros










y en los hombres, que hace del buen sentido y la prudencia
la mejor discipline del espiritu. Cuando estos cerebros se
equivocan es porque la realidad llega al absurdo. En ese
caso no son ellos los que yerran; los que yerran son los
hechos.
Ya puede suponerse que suma de cualidades y de es-
fuerzos habrA costado al notable publicista esta clarividencia
de las cosas, esta adaptaci6n en el ambiente de su pueblo y
de su 4poca. Los que creen que el individuo puede modifi-
carse como el fruto por ingertos, hallarian facilmente la pon-
deraci6n de facultades que el senior Montoro nos revela en
ciertos elements combinados, esto es, en ciertos elements
esenciales aportados por su tierra y en ciertos elements ad-
venticios adquiridos en Europa. A esta dualidad de facto-
res debe el senior Montoro, segfin la opinion de personas que
le tratan, la representaci6n caracteristica que tiene en el mo-
mento actual de la political cubana. Pide para su pais ins-
tituciones especiales con el calor y la energia del que siente
un derecho y se mira defraudado; pero las pide con el rostro
fijo en la metr6poli como el almuedano que llama a la oraci6n
vueltos los ojos a la Meca. Con el interns inmediato que le
inspiran las reforms que Cuba solicita, se mezcla tal vez un
sentimiento individual hijo del recuerdo de sus afos juve-
niles pasados en Espafia. No todos rompen el vaso en que
han bebido sus primeras emociones y tal parece que el senior
Montoro es una muestra del fen6meno que apunto, porque
el sedimento madrilefio, esto es, su iniciaci6n en la vida in-
telectual, sus muchas amistades en la corte y su fecunda
labor de ateneista, obran tambien en su prop6sito politico.
Es de aquellos que para amar su nacionalidad no tiene que
amputarse ningfin recuerdo doroloroso.
Tal es el empefio especialisimo que la historic ha de ver
en el trabajo de este hombre. Para realizarlo le ha bastado
que su coraz6n sirva de pendola al cerebro y allh van sus
ideas a donde van sus sentimientos. Ni el cubano puede ex-
cusarse de aplaudirle ni el peninsular de respetarlo, porque
es el fiador por excelencia, de uno y otro, porque es el sim-


RAFAEL MIONTORO


XXVIII








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS XXIX

bolo viviente de esa political de nobles transacciones que
exige al dominado el sacrificio de su c61era.
Ahora bien: ningnf antecedente mis complete para co-
nocer al patriot que su obra. En ella se destaca en tres
fases igualmente interesantes: orador, economist y literate.
Su cultural intellectual, tan select como vasta, es el fruto de
muchas bibliotecas. De 61 no podrin decir los espiritus vul-
gares que las letras le ban atrofiado el sentido de lo itil,
cuando lean sus informes sobre la vagancia, la necesidad de
una reform aranoelaria y el convenio commercial con los
Estados Unidos, trabajos valiosisimos donde se estudian
nuestras cuestiones mis urgentes con la lucidez de una inte-
ligencia que, partiendo de principios muy cientificos, busca
en soluciones practices, en los tdrminos reales, del problema
econ6mico de Cuba, el remedio de nuestras necesidades inme-
diatas.
Pero la expresi6n mis sugestiva y sintdtica de sus po-
derosas facultades se encuentra en el tribune. Sus discursos
son, ante todo, documents literarios que por esta condici6n
subsistirin aunque league un dia en que pierdan el valor his-
t6rico que tienen. En ellos se revelan, a la primera ojeada,
como cualidades muy salientes, y bien raras por cierto en
nuestro idioma, la solidez de las ideas y la transparencia de
la forma. La popularidad de este orador estriba en esto,
porque hasta el vulgo dispone de un sentido superior que lo
leva a aplaudir ain lo mismo que no entiende siendo bueno.
Ademis, el senior Montoro es un artifice en la euritmia, en
la distribuci6n armoniosa del concept, un artifice que no
abusa de adornos y colors, pero que sabe combinar las lines
con habilidad tan consumada que obtiene la belleza por el
efecto elegant y sencillo del conjunto. Tal es el secret de
los grandes arquitectos del estilo.
Su percepci6n serena de lo bello no es inercia ni frial-
dad, sino acci6n reposada y majestuosa que llega a lo mis
profundo del espiritu con paso lento, pero firme. Cuando
materializamos la impresi6n que produce sus discursos sur-
ge inmediatamente el especticulo de una mar de much fondo








RAFAEL MONTORO


en donde las ideas y las palabras parecen remedar la am-
plitud de movimientos y el ritmo grave de las olas.
Si no hubiese otros ejemplos para comprobar esta forma
discreta e invariable con que se desenvuelve su magnifica
elocuencia, bastarfame evocar el recuerdo del discurso pro-
nunciado en el Teatro de Tac6n el 22 de febrero de 1892.
Ninguna ocasi6n mis propia para dar rienda suelta a aquella
musa tribunicia, desmelenada y tormentosa que vocifera se-
gura del aplauso. Pues bien, ni aun en ese instant de calor
y efervescencia desminti6 el orador las cualidades perma-
nentes de su espiritu. Dijo cosas graves, sentidas con toda
la intensidad que el agravio requeria, pero las dijo sin per-
der el compas academico a que ajusta sus arengas, sin en-
vilecer su gran palabra, que busca el nivel del arte aun cuando
la pasi6n se la sacuda.
Se ha dicho que Montoro ha logrado conseguir este equi-
librio por el contact mental en que ha vivido con sus mo-
delos de Inglaterra. No me consider autorizado para pres-
cindir de un dato que figure o que se aprecia en casi todos
los juicios que se ban hecho del eminente autonomista. Su
afici6n manifiesta a ese pais, a sus instituciones y su historic,
se evidencia en todos sus trabajos, se manifiesta en el vigor
de su talent y en la serenidad de sus ideas, pero este sin-
toma es quizas una derivaci6n y no una causa. Como el tem-
peramento es padre del carceter, tal vez el angl6mano habr6
nacido de una propensi6n natural del individuo.
Voy a terminal, porque no es mi objeto hacer el juicio
analitico de una obra que para ser considerada en todos sus
detalles exige que se escriban algunos capitulos de historic
muy reciente. En ella vemos consignados todos los hechos
y todas las ideas que han dejado alguna huella en la con-
ciencia political de Cuba de quince aflos a esta parte, y como
los mis de los problems que se exponen subsisten todavia,
sin otra soluci6n que la te6rica, nadie tiene aun autoridad
para formular definitivamente un fallo sobre la labor del
partido autonomista que es, en parte no pequefia, la de este
orador extraordinario.
Mientras tanto la opinion liberal de Cuba debe sentirse


XXX








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS XXXI

regocijada y orgullosa por la publicaci6n de un libro que
contiene la exposici6n mas elevada y elocuente de la justicia
de su causa, justicia que le niega un error traditional conver-
tido en estado de derecho. Igual content sentirin los que,
sin ser autonomistas, aman el progress intellectual de este
pais, en el cual no faltan hombres colocados a la altura de
su tiempo; y aun a los mismos conservadores debe servirles
de relative complacencia que su oposici6n a un cambio en
nuestro sistema colonial les haya deparado un enemigo que
ennoblece el campo en donde lucha, un adversario de las
condiciones del insigne autonomista, que si los here, los here
con lanza de oro, los here como el rayo de sol que mata ilu-
minando.
NIcoLAs HEREDIA.
Mayo 8 de 1894.



























CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS
Y LITERARIOS



















3.-Conferencias y Ensayos.--T. II.



















EL REALISM EN EL ARTE DRAMATIC


"Los trabajos de esta important seeeion, decia la Revista Europea de Ma-
drid en su numero dol 21 de marzo de 1875, interrumpidos algdn tiempo, acaban
de reanudarse el dia 13 con la discusi6n del tema Vewtajas c inconvenientes dcl
rialismo en el arte dramdtico, y con particularidad en el teatro contempordneo,
taci euyo debate inici6, bajo la acertada presidencia del senior don Juan Valera,
le sefior Montoro en un discurso correct, elegant y metjdico, que puso de relieve
sas notables condieiones de orador aeademieo."
En la nota que precede, se referia la Revista Earopea a la interrupei6n que
a principios de 1875 se produjo en las areas ordinarias del Ateneo de Madrid,
con motive del gran cambio politico acaecido entonees en Espafia por el triunfo
de la restauraci6n dinAstica, triunfo que apart de las tareas acad6micas a casi
todos los principals ateneistas que desempefiaban cargos importantes en la doeta
casa. Ese fen6meno solia reproducirse con eada cambio politico de importaneia,
porque los grande personajes de la oposici6n que habitualmente en esos periedes
do relative deseanssose dedicaban a las letras y al periodismo, pasaban a former
part del nuevo gobierno, y dejaban al Ateneo casi sin direcci6n, hasta que
nuevos elements venian a substituirlos al dejar sus puestos en bl esfera guber-
namental. Una excepei6n habia que hacer siempre, y era la del insigne don
Jos6 Moreno Nieto, que permaneeia eonstantemente field, ante todo, a su amado
Ateneo, frecuentando todas las noches su magnifica biblioteca, fuesen cuales
fueren las vicisitudes de la poltica. Se debi6 a la juventud que aquella in-
terrupei6n durara poeo; porque reunida en el sai6n a que habitualmente con-
carria para sus aealoradas discusiones y que por eso se 11am6 La CGaharreria
(V. Labra, El Ateneo de Madrid. Imprenta de Aurelio A. Alaria. 1878, pigs. 169,
173 y 175), tom6 la iniciativa para el funcionamiento de las seeiones dirigi6n-
dose a la Junta de Gobierno y comprometitndose a formular temas adeeuados para
todas y a que uno de sus miembros los inieiara en el diseurso o la memorial co-
rrespondiente. Los debates en la literature y bellas artes eomenzaron enear-
gindose de iniciarlos el senior Montoro, muy joven a la saz6n, el cual tuvo la
aeogida a que alude la ievista Europea. Los debates de la secei6n adquirieron
muy pronto animaci6n extraordinaria por el concurso de earacterizadas persona-
lidades de aquel tiempo, que la reacci6n polities dejaba en libertad de dedicarse,
en part mayor o menor de su actividad, a las areas eientificas y literarias,
reemplazando a los personajes de significaci6n eonservadora que la Reatauraci6n
reclamaba par la obra de su triunfo y eonsolidaci6n. El hecho se ha repetido
varias veces, y por eso, hasta nuestros dias, el Ateneo ha pareeido casi siempre de
oposici6n.








4 RAFAEL MONTORO

I

Empez6 el senior Montoro manifestando que el studio del
realismo en el teatro no tiene una importancia pura y sim-
plemente literaria. "La trabaz6n y enlace, dijo, que guardian
todos los elements de la civilizaci6n nos persuade desde lue-
go a considerar en el realismo, que tan vigorosamente se apo-
dera del teatro en algunos paises, una manifestaci6n del mo-
mento hist6rico en que vivimos. La crisis religiosa y la fi-
los6fica, los peligros y las tendencies que se advierten en el
orden moral y dicen relaci6n a la organizaci6n de las socie-
dades, la instabilidad de las instituciones y la inquietud de
los espiritus, han formado, sin duda, el medio social en que
nace el poeta realista y la obra de 6ste, hija de tal tiempo,
acuselo o no gravemente, nos sirve de todas suertes para ca-
racterizarla."
Mas no consist en esto s6lo, a juicio del orador, la im-
portancia del oportuno tema debido a la iniciativa de uno
de los sefiores socios. Las cuestiones artisticas fueron siem-
pre miradas con vivo interns por los pensadores y por todas
las personas de median cultural, a quienes han ofrecido en
todos los tiempos las creaciones del arte un manantial de no-
bles placeres y puras emociones. Esta seria atenci6n con que
deben ser considerados ]a naturaleza y el fin del arte se ha
generalizado en nuestro siglo de un modo extraordinario.
Harto nos dicen en este sentido los museos, las galerias, los
certdmenes, las escuelas y las obras literarias que revelan en
todos los paises civilizados un honroso celo y un generoso
entusiasmo altamente favorables a los progress artisticos.
No entendia, sin embargo, el orador que hubieran coincidido
con el perfeccionamiento y abundancia de los medios mate-
riales y externos que cuidadosamente detallaba, tan conside-
rables adelantos del arte como por ventura se esperaban. Y
preguntindose, despuns, si la influencia del desarrollo que en
las artisticas aficiones advertia, se limitaba a determinar cier-
tas condiciones de vida para el artist y el arte mismo, de-
claraba su opinion, manifestando que esa influencia se hace
sentir sobre la sociedad en general. Las obras de arte dejan








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 5

siempre en nosotros, nos decia, algo de ellas mismas. Mas no
se retiene de ordinario la lecci6n moral, sino la impresi6n que
nos ha conmovido, la nota que ha vibrado con sonido tan dulce
que no nos cansariamos nunca de escucharla. El precepto fi-
los6fico habla con noble y severe lenguaje, que a las veces
exige esfuerzos muy costosos, mientras el arte obra siempre
en nosotros como esas personas muy queridas a cuyos deseos
nos rendimos facilmente, porque disponen de una gran fas-
cinaci6n y un poderosisimo encanto.
El orador hacia notar, despues, que se necesitaba deter-
minar el conicepto del realismo para que pudieran versar so-
brc 6ste las consideraciones que se proponia expresar en su
discurso. Entiende por realismo una doctrine opuesta al idea-
lismo, y que consider la reproducci6n fiel y hasta minuciosa
de la realidad que inmediatamente se percibe como fin del
arte: doctrine que le parecia fundada sobre un err6neo con-
cepto, y cuyos inconvenientes para la literature dramAtioa han
de ser por fuerza muy graves y trascendentales, siendo en
cambio muy contadas y relatives sus ventajas y un mero ac-
cidente hist6rico.
El destino del hombre es desarrollarse necesariamente;
ia ley de su naturaleza un perfeccionamiento que no debe ce-
sar nunca. Debe esforzarse el hombre por veneer las luchas
y oposici6n que en su propio ser advierte, por conciliar los
elements y las potencias de si mismo. La vida es lucha, con-
tradicci6n y emancipaci6n progresiva. En la esfera fisica,
fuerzas contrarias que chocan y se combaten; en el orden mo-
ral, esa lucha y emancipaci6n progresiva, manifestindose por
medio de la libertad, cuya historic, como ha dicho Hegel, es
la del mundo. Gasta el hombre sus fuerzas en la vida real,
buscando la satisfacci6n de sus necesidades fisicas; en el es-
tudio, investigando las leyes que rigen al universe; en la vida
social, pugnando por realizar sus concepciones y un ideal de
justicia que le enamora. S61o le es dado alcanzar, en estos
afanes, limitados goces con bienestar imperfectisimo y lograr
una parcial consecuci6n de los fines que se propone. Y cuando
su voluntad se estrella, por decirlo asi, en los obsticulos que
le opone la impura realidad, se reconcentra en si mismo y se
levanta en el fondo de su alma una aspiraci6n nueva hasta en-








6 RAFAEL MONTORO

tonces no sentida, una necesidad nunca hasta entonoes experi-
mentada, que lo lleva a la sublime esfera en que las contra-
dicciones vinene a resolverse en magnifica armonia y acabada
conformidad. Necesidad y aspiraci6n tan profunda s61o pue-
den satisfacerse por medio del arte, la religion y la filosofia.
,Cuil es la misi6n del artoe El orador entiende que esta
misi6n se cumple cuando el arte nos da la contemplaci6n de
lo infinite bajo formas sensibles. Llamado a representar lo
bello, que es la unidad de los principios de la existencia, la
ley de los series y su manifestaci6n, la esencia y la forma, el
arte debe ofrecernos una imagen de esta armonia. Y no se
diga que considerindolo de este modo pierde su posici6n in-
dependiente de las dos esferas, religiosa y filos6fica, a que
tambi6n aludi6. Mostrindonos el arte la verdad, bajo formas
sensibles, por esto mismo se determine y distingue muy cla-
ramente. La misma necesidad de que 61 ha nacido, hace que
se reconcentre el espiritu mas profundamente dentro de si
mismo y contemple la verdad en la intimidad de la conciencia;
por donde se ve que la religion aparece oolocndose desde
luego por cima del arte, y transportando al fondo del alma lo
que aqu6l nos muestra en el mundo exterior. Hablando a su vez
la filosofia directamente a la raz6n, hace que la inteligencia
se eleve por si misma hasta esa verdad que, como represen-
taci6n sensible, aparece en el arte, y como sentimiento, en la
religion.
Hacia el orador que se notara cuin diferentes son los cri-
terios mds conocidos, y la opinion que estaba exponiendo sobre
el fin del arte. Tres son, a su juicio, las principals teorias
que difieren de la que profesa: las de la imitaci6n, la expre-
si6n y el perfeccionamiento moral. Hizo el examen de 6stas,
y trat6 de refutarlas en breves consideraciones; insistiendo
sobre todo en combatir las dos filtimas que siendo incompletas
y no abrazando toda la vida del arte, se completan luego para
determinar (en toda la extension de 6ste) ese err6neo con-
cepto del arte que se denomina realismo.
No debe ser el arte el que aleccione para el cumplimiento
del bien, pues no debe darnos la lecci6n, sino la emoei6n es-
t6tica; la abstracci6n, sino la belleza. Si es verdad que existe
una eterna e intima armonia entire el arte y la moral, como








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERABIOS 7

entire el arte y la religion, no dejan de ser por eso formas
esencialmente diversas de la verdad. Cada una tiene natura-
leza, fin y procedimientos particulares.
No debe ser indiferente para el artist el fondo de la ex-
presi6n; no debe mirar con indiferencia inconcebible que este
fondo este constituido por la verdad y por el bien, o por sus
contraries, pues el mal, el error, lo feo, en general, deben ser
en la obra de arte, como lo son realmente, terminos negatives
llamados a definirse por la contradicci6n, ley del pensamiento
y del ser, la verdad, el bien, la belleza. Arte que no alcance
en sus obras una glorificaci6n de 6stos, es un arte sin vida.
Ni debe ser la imitaci6n servil la norma del artist. Este
trabajo no es digno del espiritu, que no tiene por misi6n la
copia servil sino la libre creaci6n. AdemAs, la copia, por buena
y extremada que se alcance, no puede menos de ser inferior a
la realidad, y la imitaci6n es criteria que s61o puede aplicarse
a la escultura y a la pintura, mas no a la arquitectura, ni a la
mfisica, ni a la poesia, a no ser en su forma mas prosaica, el
poema descriptive. Este inconvenient con que tropieza el rea-
lismo, propiamente dicho, se ha querido subsanar con el pun-
to de vista que caracteriza al criterio de la expresi6n, cuyo de-
fecto, o mejor dicho, cuyo error fundamental, atacaba tam-
bi6n en su discurso el senor Montoro.
Aunque esta series de consideraciones critics que acaba-
mos de extractar brevisimamente, declaraban desde luego su
pensamiento, crey6 convenient el orador amplificarlas alg'in
tanto, y asi lo hizo, manifestando que, a su juicio, lo bello debe
ser considerado en tres moments: metafisicamente, o sea en
la idea, en la naturaleza y en el ideal, o sea en el arte. Exten-
di6se en algunas consideraciones ajustadas a la doctrine filo-
s6fiea que se conoce con el nombre de idealismo absolute, y
que estf unida indisolublemente con la memorial de Hegel,
consideraciones en las cuales desarroll6 las opinions que pro-
fesa acerca de los tres moments de la division que habia for-
mulado. Considerando lo bello abstractamente y en la idea,
dijo, que es la esencia o intima substancia de las cosas, la ver-
dad manifestAndose a los sentidos expresada bajo formas sen-
sibles, o, en otros t4rminos, la manifestaci6n sensible de la
idea; definici6n hegeliana que defendi6 en algunas frases. Dijo








8 RAFAEL MONTORO

ademas que lo bello, en su idea, es infinite y libre. Consideran-
dolo en la naturaleza sostuvo que consiste en la manifestaci6n
del principio que se desarrolla en la material y despu6s de ma-
nifestar que el cardcter esencial de lo bello en esta esfera es
la unidad en un sentido que le permiti6 extenderse un momen-
to 2n ciertas explicaciones, hizo resaltar las imperfecciones con
que se acompafia lo bello en el mundo fisico. Manifest6 des-
pu4s, que aparece la belleza en el ideal, o sea en el arte, con un
grado de perfecci6n superior a lo real; pero insisti6 en que no
se le debe eonsiderar como opuesto a lo real, sino como lo real
idealizado, glorificado, expresando fielmente la idea; insis-
tiendo tambi,n en que verdaderamente resplandece ese ideal
e el c'piritu, o :ea, cuando alcanzando plena conciencia de si,
mnistrase en el pleno goce de sus facultades con vida y liber-
tad enteras, en sus grandes concepciones, con sus sentimien-
tos m6s levantados, en sus pasiones mis nobles y avasalla-
do as.
No se debe prescindir, a su juicio, de la realidad que se
sic:lte: el arte debe apoderarse de ella, rehaci6ndola y ajus-
tandola a mas perfect tipo, llegando a la intima armonia, a
la revelaci6n que se emplea en la forma total, a la idea, en una
pura contemplaci6i y por medio de la sensibilidad. En la
pocsia, punto culminante del arte, ha de esforzarse 6sta, mAs
que nunca, en mostrar la alianza de lo individual y lo general,
de la esencia y de la forma. En medio de los accidents de la
imperecedera lucha, que al fin y al cabo constitute la vida toda,
no encuentra un tipo individual que le ofrezca formas bastan-
te puras, y crea un ideal vivo que aparece en el fondo de su
obra, personificando cumplidamente una gran idea, un noble
sentimiento, una pasi6n avasalladora y prepotente. Que no
basta considerar abstractamente este ideal, que se debe estu-
diar en las formas que cada una de las artes particulares em-
plea para su expresi6n, es tambi6n una observaci6n que hizo
el orador. Breves consideraciones adujo sobre las formas en
que el ideal se nos muestra, y s6lo recordaremos que, al ocu-
parse de como se expresa en el circulo de la vida humana, lo
hace consistir en el triunfo de los principios eternos que en
nuestra naturaleza se manifiestan, como tambien en la fami-
lia, la moral, el estado, etc. Fijandose en que al aparecer el








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS


ideal en esta esfera necesita-para su desarrollo la forma de una
acci6n, hizo notar que sl6o es dado a la poesia dramAtica el
expresarla en sus fases sucesivas, y determine, como carac-
teres esenciales de dicha acci6n, los tres que siguen: una forma
social en que pueda desenvolverse, observando que debe ser
favorable al desarrollo de las figures ideales; una situaci6n
que haga nacer el conflict, la lucha de principios y persona-
jes, divididos por sus ideas, pasiones, caracteres, intereses, y
en la cual consista el problema del arte en hacer que reaparez-
ca la armonia en el desenlace, y por filtimo, una acci6n propia-
mente tal con sus moments esenciales, principio, medio y fin.
Algunas observaciones sobre estas tres condiciones esenciales
de la acci6n, sobre el error de considerar al mal por si mismo
como susceptible de belleza, y sobre la necesidad de que los ca-
racteres sean firmes y sostenidos, completaron esta parte del
discurso que en esta resefia se extract. Manifest6 entonces el
orador que creia haber hecho una impugnaci6n te6rica del rea-
lismo, fundada por una parte en la critical de las teorias en
que esta basado, y, ademAs, por la exposici6n y defense de los
principios que juzga mfs ciertos en materials de arte. Entr6
despu6s a considerar la aparici6n hist6rica del teatro realista,
y lo veia nacer en el seno del romanticismo, pues como hizo
notar el malogrado Figaro en sus celebrados articulos, tuvo
aquel dos aspects, el que represent Victor Hugo, y aquel
otro mis human y de actualidad que represent Dumas. Em-
pujaban al teatro en estas direcciones el mismo espiritu de
espontaneidad y original impulso que desterr6 en buen hora la
preponderante influencia del seudoclasicismo, preconizado
por Boileau y La Harpe, y cuya invasion en todas las naciones
describi6 brevemente el senior Montoro; la tendencia a la cri-
tica, al mismo mal de la duda y cierto desencanto que convir-
tieron las miradas del poeta a lo sensible con marcada pre-
dilecci6n, a los detalles y a las luchas todas de la vida, sin mAs
levantado fin que su exacta reproducci6n.
Atac6, por filtimo, esas manifestaciones del realismo que
han producido una especie de teatro juridico y politico, que
con frecuencia nos ofrece sus prosaicas creaciones; ese ena-
moramiento del mal como base de su acci6n dramntica, esa se-
creta predilecci6n por los vicios como fuente del dramitico








RAFAEL MONTORO


interns, y ese insulso dial6go que se limita a transcribir ser-
vilmente el lengliaje conveccional y pintoresco de las dife-
rentes clauses sooiales. Despues de ampliar con algunas re-
flexiones estos juicios, termin6 recordando que Larra, aunque
favoreci6 de algfin modo al realismo con su talent, presinti6
sin dudua 1l tirmino do este viaje, q'e e h.:eia emprender al
arte, cuando dijo que el teatro se moria, no s6lo en Espafia,
sino en todas parties, profecia que no aceptaba el senior Mon-
tore, aunque enteEdia, que si se persevera en la direcci6n que
estaban combatiendo, no seria dificil que se cumpliera para
tan extraviadas gentes ese siniestro pron6stico. Que no aban-
done el arte las vias en que alcanz6 sus mAs gloriosos triun-
fos, si quiere evitar un porvenir tan desdichado y rivalizar
ahora, en obras dignas de la fama, con los periods mis bri-
llantes de su historic.
Terminado el discurso del sefior Montoro, que la secci6n
acogi6 con repetidos aplausos, el senior Valera concedi6 la pa-
labra al senior Nieto, que figuraba en la lista de los que habian
de tomar parte en el debate.
Marzo 15 de 1873.

RECTIFICACI6N DEL DOCTOR MONTORO

Breve y elocuentemente rectific6 despues el senior Mon-
toro. Hizo notar que no habia expuesto en su discurso el ideal
del mismo modo que el senior Canalejas en el suyo. Grandi-
sima diferencia existe, sin duda, a su juicio, y rogaba al sefior
Canalejas que la tuviera en cuenta, entire considerar el ideal
como lo bello en un grado de perfecci6n superior a lo real, aun-
que no contrario a 6ste, sine siendo mis bien la glorificaci6n
de lo real, lo real idealizado, y ese ideal que se formula en la
epopeya, y que segiin entiende el senior Calavia constitute des-
pues, y de esta manera, el ideal vivo para todo el arte. Hay
tiempos que son indisputablemente mis propicios para este
altisimo grado de lo bello que otros menos dispuestos para el
ministerio que cumplen en la historic los grandes artists.
Los tiempos en que vivimos no encuentran ya esas formas ge-
nerales en que el arte se desarroll6 hasta el Renacimiento, y








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 11

han de ser estas formas ahora mismo y en lo porvenir de muy
distinta manera que en esas 6pocas en que apareci6 cada una
para ofrecer a las creaciones artisticas los moldes adecuados.
Hay, por otra parte, corrientes de cierto genero, un deplora-
ble desvio de aquellas elevadisimas esferas que han de ser
eternamente las del arte, un apego a lo sensible que pugna por
extenderse y preponderar en nuestro agitado siglo. En 6poca
tan critical para la vida toda y para el arte, podria suceder que
no acertara el ideal a manifestarse tan esplendidamente como
a su gloria y prosperidad propias conviniera. Sin embargo, de-
cia el senior Montoro, conste que para mi el ideal es este
siempre, el ideal tiene que aparecer y que manifestarse aun-
que s61o sea a manera de nobilisima protest por el genio lan-
zada. Mientras haya artists habri ideal. Si el ideal faltara, los
artists habrian dejado de existir, faltaria tambien el arte.
No creia el senior Montoro haber presentado el ideal y la
vida de hoy en la discordia y oposicion de que hablaba en su
magnifico discurso el senior Canalejas. No esta tan desconso-
lado el orador, cuya rectificaci6n extractamos. Entiende que
esa tendencia realista que habia combatido, no logra ensefio-
rearse, por fortune, en el mundo del arte. S61o en algunos pai-
ses es poderosa su influencia, y aun en estos aparece vivamen-
te contrarrestada y sin probabilidades de triunfo. Si el senior
Montoro estuvo un tanto amargo y en6rgico al atacarle, no fu4
por desesperaci6n, sino por acudir en la media de sus fuer-
zas a combatir una tendencia que consider muy funesta, y por
temor a la rapidez del contagio en males de cierta naturaleza.
LlamAbale al senior Canalejas la atenci6n que un idealista
como el senior Montoro, que tan influido estaba por la filoso-
fia de Hegel, aceptara el termino realismo como opuesto del
idealismo. A prop6sito de esto, dijo el sefior Montoro, que efec-
tivamente no consideraba la idea y la realidad como cosas
distintas, ni que pudieran presentarse estos terminos como
opuestos. Ya dijo algo sobre esto en su discurso al tratar de
la idea de lo bello. Lo que sucede es que se le presentaba una
doctrina preconizando la imitaci6n y la expresi6n indiferente,
partiendo de considerar la reproducci6n exactisima de la rea-
lidad sensible como fin del arte, y llamAndose a si misma, y
siendo por los demis llamada el realismo. Y como esta doctri-








12 RAFAEL MONTORO

na se le presentaba ya expuesta y denominada de ese mode,
creia someterse a las condiciones del debate, tomindola tal
como es, y como la Hlaman los mAs, actualmente.
No admitia el sefor Montoro que la teoria expuesta por
61 en su discurso dejara sin el lugar que le corresponde al g6-
nero c6mico. Lo que habia dicho acerca de los caracteres esen-
ciales de toda acci6n dramAtica, no excluye a la comedia. Esta
se fund en contradicciones y contrastes de cierta indole, que
la diferencia hondamente de la tragedia, pero que estAn com-
prendidos en la teoria del arte. El senor Montoro record las
importantisimas consideraciones que consagra a la comedia el
esclarecido fil6sofo aleman que habia sido mencionado por el
sefior Canalejas, come inspirador del discurso pronunciade
por aquel senior socio.
Celebr6, al terminar, que tuviera el senior Canalejas tan
complete confianza en el porvenir del arte. El senior Montoro
no se niega a compartirla, pero hay horas en que mira con in-
decible tristeza las tendencies, los errors, los desvarios que
se abren camino constantemente, y que amenazan con iguales
peligros a esas tres esferas hermanas, aunque diversas por
naturaleza y fin, que se Hlaman el arte, la religion y la filo-
sofia, haciendo sentir tambien su perniciosa influencia sobre
today la vida social, y comprometiendo las nobilisimas inspira-
ciones y la elevaci6n de ideas y sentimientos, sin las cuales
es impossible que pueda llegarse a lo que todos ansian.
El senior Canalejas hizo de nuevo uso de la palabra para
rectificar, con brevedad, algo de lo expuesto por el sefor
Montoro.
Marzo 20 de 1875.














LA POLEMICA SOBRE EL PANENTEISMO

He recibido, elegantemente impresa en forma de folleto,
y aprovecho esta ocasi6n para significar mi agradecimiento,
la segunda carta que escribi6 el senior Canalejas a su compa-
fiero de Academia el ingeniosisimo y celebrado poeta don Ra-
m6n de Campoamor, en la interesante discusi6n que han en-
tablado, y que con tanto gusto habia seguido yo, sobre los
m6ritos y servicios del racionalismo arm6nico, o, hablando con
mAs llaneza, de la filosofia de Krause. Fuera en mi prop6sito
muy jactancioso el de terciar en una controversial tan brillan-
te, y no me perdonaria, en ningdn tiempo, el haber olvidado
hasta ese punto las reglas de prudencia que deben seguir
fielmente todos los que en mi caso estan, cuando contienden
personas de tanta importancia y que se bastan, como es no-
torio, para el esclarecimiento de las cuestiones, por dificiles
e intrincadas que sean.
Mi prop6sito es mis modesto. Tener a la vista un es-
crito en que se abordan, con talent e ilustraci6n, graves
problems de la ciencia, y en el cual una forma irreprochable,
un correct y elegant estilo, ejerce tan considerable influen-
cia sobre el animo del lector; leerlo mas de una vez, pensar
en lo que se dice y callarse luego es cosa que, si de ordinario
me sucede, no logra, sin embargo, entrar a former part
de aquellas contrariedades y mortificaciones a que, no de
muy buen grado, ha sido indispensable que poco a poco me
acostumbre, rindiendo de esta suerte a sus acometidas la
abrumada voluntad. Esta tenaz resistencia, que sin saber
c6mo se manifiesta en mi y se traduce en la incomprensi-
ble comez6n de escribir que atormentaba tambi6n al ilustre
Figaro, es la dnica causa de que este escrito haya salido de
mi pluma, y de que me present ahora con el prop6sito de
someterlo, sin mas preambulo, a la tolerancia del benevolo
lector.








BAFAEL MONTORO


Vivimos en tiempos de tanta y tan profunda ansiedad,
es tan vario e indisciplinado el movimiento intellectual, estfn
las cuestiones tan en el diario comercio de las inteligencias,
que no bien se suscita en alguna parte un debate que ponga
sobre el tapete cualquiera de los problems que en verda-
deros quebraderos de cabeza va convirtiendo la agitaci6n
filos6fica en que vivimos, cuando todo el que de estas cosas
cura, anda desasosegado e inquieto en pos de la soluc.i6n.
Esquiva se muestra 6sta casi siempre, pero su misma es-
quivez es causa de que con mas ahinco se soliciten sus favors,
heroica constaicia con que se distiiguieron siempre los ena-
morados de buena fe.
Yo me propongo tratar finicamente de algunos particu-
lares en los breves apuntes critics que siguen.

I

Dice con much raz6n el senior Canalejas, en su primera
carta, que dejando a una part los nombres panteismo, pa-
nenteismo y dualismo, para penetrar en las profundidades
de lo que quieren significar, nos hallamos luego en presencia
del mas formidable problema de la filosofia. Y la cosa es
liana, porque se trata de acertar lo que es Dios y cual es
su relaci6n con el mundo.
Entre las dos concepciones que se designan con los
nombres de panteismo y dualismo, el pensamiento ha ten-
dido a una formula o concept superior, que, sin caer en el
error de afirmar que todo es Dios, ni en el otro, igualmente
pernicioso, de desconocer la unidad que no es solamente una
condici6n esencial de la ciencia, sino que rige al mundo, sa-
tisfaciera el anhelo de llegar a un resultado cierto e iniciar
un desenvolvimiento mejor del espiritu filos6fico. Esa f6r-
mula ha sido encontrada por Krause. El panenteismo ha
logrado resolver el problema, y lo ha resuelto con una noci6n
de la esencia que nos capacity para afirmar que todo es en
Dios, bajo Dios y mediante Dios. La misma palabra nos lo
dice: pan-en-teismo. Es lo que cree y sostiene el sefior Ca-
nalejas.
Dejemos el punto para despuAs y hagamos algunas con-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 15

sideraciones previas. LQu6 es el panteismo? Ha existido
verdaderamente en algmin tiempo? Que se entiende por pan-
teismo? Yo tengo la seguridad de que discurriendo un poco
en esta material llegaremos con facilidad a una apreciaci6n
just de las pretensiones krausistas. Por mi parte, estoy
muy tentado a decir que nunca hubo verdaderos panteistas.
Observaba Emilio Burnouf en cierta ocasi6n, que el adjetivo
de que estoy tratando es una palabra barbara, nunca em-
pleada en Grecia y sin ninguna que la correspond en sans-
crito ni en zend. Yo creo que ha sido engendrada por un
excesivo ardor de polemica que ha traido calificaciones mis
o menos confusas y muy a prop6sito siempre para extraviar
las cuestiones. Recuerdo que al estudiar por primera vez
la Filosofia del Espiritu, de Hegel, ese maravilloso monu-
mento de genio, y de saber, tocando ya en la conclusion del
libro, llam6 vivamente mi atenci6n el admirable "zuzatz"
en que con grande copia de razones y sobria erudici6n de-
muestra el insigne fil6sofo que nadie ha sostenido ni ha po-
dido sostener seriamente, en ninguna 6poca, que todas las
cosas finitas tengan realidad, y que el ccnjunto de estas
cosas finitas, como tales, sea Dios. Y afiado que mas dificil-
mente todavia so podri sostener que hubo en algfin tiempo
quien viera a Dios en todo, a no ser como causa, esencia,
ser, substancia o existencia supreme a que todo se refiere y
que todo lo explica, que es verlo en verdad. Y si hay fil6-
sofos que hayan sabido prescindir sabiamente de la formula
genuinamente panteista, de la que afirma que todo es Dios,
son, en mi sentir, los ilustres pensadores que en los iltimos
afios del pasado siglo y en los decenios primeros del pre-
sente, lograron realizar en Alemania un portentoso movi-
miento que s61o es comparado, por los hombres imparciales,
con el de Grecia. A Hegel le corresponde muy principal-
mente esta gloria, a pesar de la injusticia con que comin-
mente se le trata. Este es un punto que 61 y sus mfis ilustres
discipulos han dilucidado en diversas ocasiones, y no serA
ciertamente el senior Canalejas quien se niegue a reconocer el
profundo sentido religioso de una escuela cuyas filtimas ma-
nifestaciones de este g6nero ha tratado 61 mismo en un








16 RAFAEL MONTORO

libro reciente, con marcadas muestras de simpatia y con una
imparcialidad que le honra (1).
Si, como hemos visto, hay motives para afirmar-yo no
insister6 en este punto porque me propongo ser muy breve-
que no se puede aplicar estrictamente el dictado de panteis-
tas a los fil6sofos modernos de quien Krause hubo de dis-
tinguirse en formular su sistema, y muy principalmente al que
mfs se cita euando estas cuestiones se discuten, ficilmente
se colige que por panteismo entiendan otra cosa los que es-
grimen esta acusaci6n con mas frecuencia. u Qu cosa es
6sta? La pregunta es de dificil contestaci6n. La misma con-
troversia cue ha dado margen a la carta del senior Canalejas
nos lo prueba superabundantemente. Para el sefor Campoa-
mor, todo el que admite que la esencia de todas las cosas se
halla en Dios, es panteista. Pero el seflor Canalejas le sale al
encuentro y le dice que los escritores cat6licos y espiritua-
listas de mas nota han convenido siempre en afirmar ese
principio en una o en otra forma, lo cual, sin ser un argu-
mento verdadero, no deja de tener alguna fuerza en la oca-
si6n esta; que tal afirmaci6n no es panteista, y que no lo es
porque cuando se dice que todo esta en Dios, se habla de
esencia, no de substancia ni de existencia.
Por manera que, segin el senior Canalejas, es panteista el
que afirma que todo saca su substancia y su existencia de
Dios; y en otros t6rminos, que estos principios reales y su-
premos tienen en Dios su asiento, y s6lo en El se conciben
como tales; que esta afirmaci6n equivale a la de que todo
es Dios, y por filtimo, que el peligro de caer en el panteismo
existed en este caso, y no cuando se habla como habla 61 de la
esencia. No quisiera haber entendido mal el concept, pero
dificulto que no sea 6ste, porque result con toda claridad
del texto. Veamos ahora lo que hay en el fondo de esa afir-
maci6n y subsiguientemente la diferencia del panteismo y el
panenteismo, asi considerados, o sea el valor intrinseco
del segundo de estos t6rminos.

(1) Las doetrinas religiosas del racionalisma modern. El Cristianismo y
la escuela hegeliana, pigs. 478-540.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITEARIOS .17


II

1No hubiera sobrado, a mi ver, alguna prueba en abono
de que la proposici6n krausista, por referirse a la esencia,
deje de ser panteista, y de que lo seria si se refiriera a la subs-
tancia o a la existencia, como determinaci6n universal del pen-
samiento y de las cosas? ;No son, en otros t6rminos, estas
tres categories principios reales y supremos, que tienen en
Dios su asiento, y que s6lo asi se conciben? Toda la cues-
ti6n puede reducirse perfectamente a saber si se acepta o
no el dualismo. Aceptandolo, yo me explico muy bien que
se conciban dos substancias, dos existencias, dos esencias
igualmente reales y supremas. Me lo explico, si, aunque
quiero afiadir ahora que la proposici6n me pareceria absur-
da, porque todo dualismo hace nacer en el espiritu, ansioso
siempre de unidad-porque para 61, como decia Schelling,
nada existe sin unidad, nada puede ser concebido ni produ-
cido aisladamente (1) este principio,-uno que se desconoce.
Dejando para mejor ocasi6n razonamientos que pudie-
ran tener un caracter demasiado exclusive de escuela, me
contentar6 con pregantar, si la simple enunciaci6n de ese
concept es, a saber, de que hay dos esencias, dos substancias,
dos existencias, y dicho se esta que hablo de estas como
categories, y en calidad de principios, ino supone la unidad
de estos t6rminos una esencia, una substancia, una existencia,
en virtud de lo cual son esencias, substancias, existencias, y
no otras cosas cualesquiera?
~Mas no seran por ventura ociosas estas consideracio-
nes tratandose de Krause, pensador cuyo sistema se aseme-
ja al de sus ilustres contemporaneos en ser una teoria
monistica, como ahora se dice, centralizada, segdn la feliz
expresi6n del distinguido professor ingles Roberto Flint en
una sola verdad, a la cual todo puede referirse, y de la cual
todo puede derivarse? (2) Y digo esto, porque asi como me
parece cosa muy llana desde el punto de vista de un dualismo
cualquiera, la afirmaci6n que combat, la creo enteramente
(1) Diseurso pronuneiado en la inauguraei6n de su eurso de filosofia,
el 15 de noviembre de 1841, en Berlin.
(2) FLINT. The philosophy of history in France and Germany. Book II,
chap. X, pig. 476.
4--Conferencias y Ensayos.-T. II.








18 RAFAEL MONTORO

inaceptable cuando procede de una teoria monistica. Difi-
culto grandemente que sin trastornar por complete las ideas
de existencia y de substancia, o por mejor decir, estos mo-
mentos de la idea 16gica, pueda suponerse que no expresan
principios reales y supremos, y que a titulo de tales s6lo
se pueden concebir en Dios. La distinci6n de la esencia, la
substancia y la existencia, esti hecha en efecto. Y no hay
que remontarse hasta santo Tomas de Aquino para buscar-
la, porque Hegel ha sabido hacerla admirablemente entire
los modernos, y de estos debemos hablar mAs principalmente
cuando se trata de la modern filosofia. Pero el fil6sofo
ha distinguido y diferenciado estos terminos, o mejor dicho,
ha expresado su distinci6n y sus diferencias reales y obje-
tivas, como inicamente podia conseguirse, sin menoscabo de
la unidad que se afirma de la ciencia, porque se afirma de la
verdad y viceversa, es a saber, sefialando entire ellas y todas
las categories un vinculo, un lazo, una filiaci6n metafisica.
Diciendo que la dial&ctica es inherente a la idea, y pensin-
dola con riguroso metodo especulativo, rompi6 la antigua
barrera de la metafisica, y la 16gica hizo que en 6sta, consi-
derada como ciencia de la idea pura, de la idea en el elemen-
to abstract del pensamiento, quedara tambien comprendida
aquella, y aplickndose entonces a exponer los desenvolvi-
mientos necesarios de su contenido y a demostrar la natura-
leza y las determinaciones de su objeto, exposici6n y demos-
traci6n que constituyen el fin esencial de la filosofia, como
dice 61 mismo (1), sefial6, o por mejor decir, reconoci6 a
cada categoria el lugar que ocupa en ese desenvolvimiento
progresivo o process. El afirm6 que hay entire todas las
ideas una filiaci6n metafisica, no cronol6gica como equivo-
cadamente se asegura por los que no quieren salir de la na-
turaleza, que es una sola esfera, y que todas deben consi-
derarse como determinaciones de la idea absolute. Y si se
entiende que son ideas, o moments y determinaciones de la
idea, claro esta que s6lo en ssta como absolute, que s6lo en
Dios se conciben, y que concebidas fuera de 61 son meras
apariencias. Por eso dicen los hegelianos que todo saca su
(1) HEGEL. Ldgica. Traducci6n espafiola de Fabi&. Introducci6n, pi-
rrafo 1, pag. 2.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERABIOS 19

ser, su existencia, su substancia de Dios, lo cual no es decir
que Dios no sea el ser, la existencia, la substancia como de-
finici6n, sino como una de tantas definiciones que se forman
cuando el pensamiento se circunscribe a una sola esfera o de-
terminaci6n o moment. Los hegelianos dicen por eso mismo
que el sefior Canalejas: todo estA en Dios. Recientemente lo
ha dicho en espafol el senior FabiW, y en italiano y frances
Augusto Vera en un libro que ha elogiado much nuestro dis-
tinguido acad6mico (1). Y si se me objetara que Vera lo dice
accidentalmente, contestar6 en primer lugar que es un inci-
dente importantisimo, y que esa creencia result de todos sus
escritos. Lo que hay es que los hegelianos, como todos aque-
llos que reciben con mIs frecuencia la acusaci6n de panteis-
tas, no han creido necesario revestir de tanta solemnidad
una aclaraci6n tan ficil y evidence. C6mo podia admitir ni
siquiera indirectamente que de su ensefanza se siguiera que
todo es Dios? Segin dice muy bien Erdmann, el ilustre his-
toriador de la nueva filosofia, en el brillante resume de la
doctrine de Krause que su obra comprende, y en el cual le
trata, por cierto, con much consideraci6n y con gran respe-
to, la palabra panenteismo encierra un pleonasmo. Ningu-
na de las doctrinas que equivocadamente, o porque se tiene
gusto en ello, reciben diariamente la acusaci6n de panteismo
ha pretendido otra cosa.
Por eso no es una raz6n la que consiste en decir que se
habla de esencia y no de substancia ni de existencia, y que por
eso es inaceptable o inoportuna la acusaci6n de panteismo.
Pero hay mAs: yo no s6 hasta qu6 punto podria sostener el
krausismo, sin perder su significaci6n en la historic de la
filosofia (como teoria monistica) y sin contradecir sus pro-
posiciones fundamentals, que la substancia, la existencia, el
ser, como categories, como principios supremos, no resident
en lo absolute; que pueden concebirse en las cosas finitas fue-
ra de Dios, y no habria holgado por cierto alguna explica-
ci6n y demostraci6n adecuada en la carta del senior Canalejas.
Porque, si mal no recuerdo, afirmase en la doctrine de Krau-
se que son entidades fundamentals de Dios o del Ser abso-
(1) FABIn. Examen del materialism modern. Ap6ndiee III, pigina 252.
VERA. Cavour et I'Etat libre, dans 1'Etat libre. Pr6face, pagina 38.








20 RAFAEL MONTORO

luto, la esencia, que supone la unidad, unidad que implica
la substantividad y la totalidad o todeidad, o que en tanto que
uno Dios es al mismo tiempo substancia absolute e infinita
todeidad o totalidad. Y luego se dice que tales son los atri-
butos de Dios en cuanto a su esencia.
Y es que asi la existencia como la substancia venian
comprendidas en la esfera de la esencia, como relaciones per-
tenecientes al process de esta. Y no era dable, a la verdad,
perderse infitilmente en vanas sutilezas dictadas por honra-
das intenciones, y por el temor de merecer una acusaci6n que
no se habia de evitar por eso. No hace much tiempo que yo
le oia decir en elocuentisimo discurso a un ilustre espiritua-
lista espafiol que cita el senior Canalejas en su primera carta,
el senior Moreno Nieto, que no hay panteismo mis radical y
mfs evidence que el de Krause, a pesar de sus reserves y pre-
cauciones. La cuesti6n se va planteando en tnrminos tales,
que es indispensable hablar con franqueza. O los fil6sofos
de cuyos sistemas tiende a diferenciarse profundamente el
de Krause no son panteistas, o Krause lo es tambign, y tal
vez mas. Se debe rechazar el dictado impugnandolo direc-
tamente, y demostrando que es completamente inadecuado.
Si esta demostraci6n faltase, si resultara infundada, si no
consiguiera derrotar las prevenciones y desarmar los rece-
los, habria llegado quizAs la hora de recoger el guante, y
con la tristeza del que hace una confesi6n penosa que here
escrfipulos y preocupaciones respetables, abandonar los prin-
cipios que se profesan y la direcci6n a que se pertenece, o
decir sin jactancia, pero con la firmeza del hombre de fe:
somos panteistas.
Pero yo abrigo la esperanza de que esta hora no sonars,
y de que la luz disipara pronto las sombras en esta temerosa
cuesti6n. gA qu6 callarlo cuando todo nos convida a repe-
tirlot La acusaci6n de que se trata es injusta para todos.
Un fil6sofo francis, Pablo Janet, lo ha dicho poco tiempo ha:
en la filosofia alemana, bien comprendida, estA la salvacibn
del espiritualismo (1).
(1) JANET. Les problmesS du XIX gicle.







CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 21


III

Qubjase con raz6n el senior Canalejas en la carta que
examine, de algunas frases del senior Campoamor, que dicen
relaci6n a un reciente conflict universitario.
Cuando el elector Carlos Luis ofreci6 a Spinoza el pro-
fesorado en su Universidad de Heidelberg, el principle le ase-
guraba que tendria perfectamente garantizada la libertad
filos6fica. Y el fil6sofo holand6s, al excusarse de aceptar
el ofrecimiento, declare que no acertaba a comprender las
restricciones aplicables a la libertad de la filosofia.
Esto pasaba en 1673.
"Respublica nisi salva philosophandi libertate stare non
potest."
Tambi6n lo ha dicho Spinoza. Este rasgo de profundi-
dad parece una sonrisa ir6nica dirigida desde el siglo xvii
al aflo de gracia de 1875. i Qu6 pensari de ella el sefor Cam-
poamor, que cultiva tambi6n la filosofia, y que es liberal?
Por lo demis, nuestro gran poeta sabe perfectamente
que las acusaciones apasionadas se convierten casi siempre
en pedestales.
La moral que Krause ensefiaba es lo que mis padecia
en este incident de la controversial, y el author de la carta
dice algo en defense de ella. Sin ser krausista ni notar en
nada que a serlo me decide, me apresuro a reconocer que
hay pureza, rectitud y elevaci6n grandisima en esa enseian-
za. Se puede objetar algo o much contra sus fundamentos
y contra la manera de exponerlos, pero no hay ningin motivo
para alarmar con ella a los conservadores timidos y asusta-
dizos.
Los espafioles estamos hoy en muy buenas condiciones
para juzgarla, pues no s6lo podemos leer en castellano los
famosos Mandamientos y otros escritos del extranjero, sino
que un distinguido krausista de nuestro pais, el seflor GonzAlez
Serrano, la ha dado a conocer, en un ensayo muy notable, en
sus Elementos de etica, escritos con el senior Revilla, en el
cual hay lo bastante, asi como en otras obras, para compren-
der que, como he dicho ya, nada tiene la moral krausista que
pueda poner en cuidado a esos apreciabilisimos padres de fa-








22 RAFAEL MONTOBO

milia que ven un trasunto de la Internacional, en cualquier
doctrine que les causa recelo, las mks de las veces, porque no
la conocen.
LSon espejismos del miedo? No me importa averiguar-
lo. Sin exagerar sus excelencias filos6ficas, hagamos justi-
cia a esa moral krausista. Es several y muy noble en sus exhor-
taciones; diriase que se refleja en ella el cardcter del hom-
bre honrado que la sistematiz6. Mis lectores saben, sin du-
da, que Krause podrd no haber sido un fil6sofo tan grande
como sus discipulos creen, pero que fue un hombre de bien
en toda la extension de esta hermosa palabra. Modesto,
sincere, laborioso, fue honrado, pobre y perseguido. Cuando
empez6 la exposici6n de su filosofia, estaban las inteligencias
poderosamente atraidas por los sistemas de Schelling y
Hegel, por el asombroso genio de estos pensadores extraor-
dinarios. Krause no se dej6 arredrar por las dificultades de
la empresa, y luch6 varonilmente. El esfuerzo fue rudo, y el
4xito modestisimo. Baste decir que no pas6 de private docent
en el claustro de la universidad que eligi6 para ensefiar, y
fu4 objeto ademis de odios y persecuciones.
lNo es bastante todo esto para que se respete su me-
moria? iLa lectura de los tratados de moral que de su es-
cuela han salido, no bastarin tambien para que se respeten
sus principios? Y cuando se piensa en la vida y en las cir-
cunstancias que he bosquejado ligeramente mas arriba, ha-
bra quin no sienta que se le prime el coraz6n cuando le
hablan en trrminos destemplados e injustos de esa several
y pura moral, noblemente enseiada con la palabra y el
ejemplo?
IV
Se ha dicho bastante en la controversial a que pertenece,
o mejor dicho, a que corresponde la carta que examine, de
las cualidades literarias del krausismo. El senior Campoa-
mor pretend que ningin krausista puede escribir bien sin
dejar de serlo. El senior Canalejas sostiene por su parte, que
s6lo aquel que no sabe escribir, describe mal en la escuela
krausista como en todas las escuelas.
Es cosa que llama la atenci6n general, que asi Krause








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOs6FICOS Y IaTERAROS 23

como Sanz del Rio han dejado testimonies de sus excelentes
cualidades para manejar los idiomas que hablaron, y otros
testimonios que los contradicen. El ideal de la humanidad
es un libro cuya edici6n alemana recomiendan vivamente
algunos critics, por su riqueza literaria; y en cuanto a la
traducci6n espafola, todos los que han tenido el placer de
leerla, saben el subido precio de sus bellezas. El discurso
leido en la inauguraci6n del curso universitario de 1857 y 58
es valiosisimo trozo de oratoria academica. Pero hay otros
escritos de Krause y Sanz del Rio que sorprenden por las
rarezas que en sus paginas se encuentran.
Hablando de la Analitica, dice el senior Canalejas en su
primera carta, que la obscuridad de esa obra nace de que era
un program de studios que debia ser esclarecido y comple-
tado con explicaciones orales; un mero resume, y no un li-
bro preparado para la estampa.
Pero yo creo que esta causa occasional o cosa asi, no
es raz6n bastante para sacarnos de duda. Es necesario dis-
tinguir en esta cuesti6n de c6mo escriben los fil6sofos, dos
aspects muy distintos. Si se dice que la filosofia como toda
ciencia tiene un lenguaje tecnico y hasta modos de expre-
si6n que s6lo en ella se encuentran, y que ese lenguaje y esos
modos de expresar el pensamiento son por fuerza obscuros
y de dificil comprensi6n para los profanos, pareceme que no
hay en esto cosa alguna que pueda sorprender ni disgustar
a nadie. Y tanto debe importarle a un fil6sofo que no le
entienda aquel que por career de cierta preparaci6n no pue-
de entenderlo, como al ge6metra, al quimico o al fisi6logo.
Por manera, que hay una obscuridad que no desacredita
a los fil6sofos, una aparente obscuridad que no les perjudica,
porque es la obscuridad de lo que no se sabe para aquel que
lo ignore.
Pero jes esto lo que han querido recorder y censurar el
sefior Campoamor y los que como 61 dicen que es el krausismo
una doctrine tan intrincada y confusa, que no se puede expre-
sar, sin que a un tiempo queden maltratados duramente la
claridad y la elegancia de toda gramAtica possible y todo
lenguaje imaginable? No. Ellos se refieren a otros defec-
tos, cuya importancia exageran, y ahora les dire a mis lec-








RAFAEL MONTORO


stores algo que se me ocurre sobre este detalle, que tiene mas
importancia para mi, que en opinion de muchos, pues una
doctrine que no logra expresarse bien, consigue dificilmente
apoderarse de los animos, y no pasa de ser el patrimonio
exclusive de una minoria que suele padecer las consecuen-
cias del error en que caen los que s6lo la conocen por el re-
celo que les inspira o las versions inexactas en que circula.
Tanto Krause como Sanz del Rio imaginaron que con-
venia reformar sus respectivos lenguajes, y dieron comienzo
a la reform. Crey6 el primero que era necesario purifi-
car su propio idioma, librarlo de toda extrafia influencia, y
escribirlo con mayor pureza. Exager6 la necesidad de usar
voces t6cnicas, y las esparci6 en sus escritos con demasiada
profusion. Un ilustre historiador de la filosofia, el pro-
fesor alemin Zeller, ha declarado que cuesta tanto entender
este puro lenguaje de Krause, como si sus obras estuvieran
escritas en Arabe o sanscrito. Y el error de Krause no con-
siste solamente en el abuso de la tecnologia. Sobresalia tam-
bien en la formaci6n de esos interminables substantivos,
longs d'une toise, de que se burla donosamente Hip6lito
Taine. De todo esto result, que Krause se entendia muy
bien, y los que estaban iniciados en el secret tambi6n le en-
tendian, pero no los que fijaban la vista en sus libros, creyen-
do que les bastaba tener aquel conocimiento de la lengua que
se require para leer las obras pertenecientes a la litera-
tura de allende el Rhin.
Don Julian Sanz del Rio creia sin duda, como su maestro,
que la reform de la filosofia provocaba una especie de re-
voluci6n en el lenguaje. Discurriendo, en una carta dirigida
a don Jos6 de la Revilla, sobre las condiciones de nuestra
hermosa lengua para la exposici6n didictica, deciale lo si-
guiente: "Ocurre preguntarnos por qu6 nuestra lengua ha
perdido las cualidades que la distinguieron en lo que llama-
mos la Edad de Oro, y ha venido en el transcurso del tiempo
a adquirir otras que son precisamente las contrapuestas".
I Creia, por ventura, nuestro respectable fil6sofo que debia in-
tentarse una reacci6n literaria que nos impusiera la imita-
ci6n de los admirables models que nos ha legado esa Edad
de Oro? A primer vista parece que asi pensaba, y diriase








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITEBRAIOS 25

que la misma carta lo confirmaba, cuando leemos en ella
que nuestra lengua hubiera llegado a su period de cultural
fil6sofica con la misma originalidad, viveza y plenitud que
entonces tuvo, si hubiera continuado viviendo a la misma al-
tura en que la cultivaron Cervantes, fray Luis de Le6n, fray
uis de Granada, el P. Rivadeneyra, etc. No era esto, es decir,
a reacci6n a que nos referimos mis arriba, lo que Sanz del
Rio se proponia. Daba a veces en pensar, por confesi6n pro-
pia, que la epoca mencionada estaba lejos de ser epoca de
perfecci6n y madurez, y que su desenvolvimiento se realize
como expresi6n del sentimiento y no del pensamiento y la
raz6n, que es la relaci6n mis intima y fundamental suya. Di-
fiere el carfcter de las lenguas segin el predominio de una
de estas relaciones. Parece que en la nuestra predomina
ahora la del pensamiento. Tratarla y cultivarla bajo ambas
relaciones a la vez, de tal suerte que alcance claridad, pre-
cisi6n, enter distinci6n en si, en sus elements interiores, y
al mismo tiempo, coherencia, riqueza, plenitud de caricter y
vida en sus modos, conjugaciones, derivaciones, conjunciones,
es perfecci6n que no ha logrado todavia, en sentir de nuestro
fil6sofo, y que tal vez no veremos nosotros. Le parece, sin
embargo, que puede afirmar su progress hacia ella, march
lenta y dificil, en que tropieza con los obstaculos que le opone
a incultura del espiritu entire nosotros (1).
Esta important carta nos muestra a Sanz del Rio pre-
ocupado como Krause con la necesidad de reformer y per-
feccionar el lenguaje. En aquellos de sus escritos en que
se nota mejor la obscuridad que tantas censuras le ha pro-
ducido, veo, por una parte, el ensayo de la reform en los
t6rminos en que la vislumbraba para el porvenir, y much
tambi4n de lo que caracteriza a Krause como escritor. Hay
otros caracteres que nacen mis bien del discurso, como se
advierte al fijar la atencin6 en los mas familiares trozos
de sus cartas, que conservan el mismo sello. Mas de esto
o he de ocuparme ahora.
Result, pues, que Krause y Sanz del Rio sabian escri-
ir clara, correct y elegantemente. Por qu6 no escribian
(1) SANZ DEL Rio. Cartis in~ditas, publicadas por don Manuel de la Re-
illa. Carta tercera, piginas 75-74. Madrid, Medina y Navarro.








26 RAFAEL MONTORO

siempre de este modo? Hubo un proyecto de reform y algo
de inclinaci6n que lo vedaron. &Y no hay, por ventura, en el
mundo krausistas que escriben a gusto del mis exigente?
Tiberghien y Ahrens, tan conocidos en Espafia, son notables
escritores. RSder, que nuestros jurisconsultos estudian tan-
to de algfin tiempo a esta parte, describe muy bien, y el yerno
de Krause, su discipulo mis entusiasta y mis fiel, el barn
de Leonhardi, no da a los amantes de la buena forma lite-
raria los disgustos que tal vez le atribuyen los enemigos del
sistema de su suegro. LY es completamente exacto, por ven-
tura, que en Espaia los krausistas no saben escribir? Ellos
escribirdn siempre muy bien, si dejando de acometer direc-
tamente una reform que, en lo que tiene de necesaria se
cumpliri con oportunidad, recuerda para su escarmiento
que G6ngora crey6 tambien que es dado a un hombre escribir
a su capricho, y vino el Polifemo, para que notaran y apre-
ciaran mejor la gracia y la belleza de sus primitivas com-
posiciones.
V
El senior Canalejas expone elocuentemente a su adversario
los servicios prestados por el krausismo a nuestra cultural
filos6fica. En gran parte son innegables estos servicios. La
filosofia de Krause ha traido a nuestro movimiento cientifico
un rigor de metodos y un sello de unidad que imperiosamente
necesitaba. Ella ha reivindicado notablemente la libertad de
pensar, y sus adeptos han dicho y ensefiado que sin pensa-
miento libre no hay ciencia.
En medio del audaz escepticismo que va entrando a mano
armada en nuestra vida present y de las tendencies utilita-
rias que, divinizando el mezquino interns del moment, aca-
barkn por comprometer seriamente nuestras esperanzas de
regeneraci6n; ellos, eficazmente auxiliados en este punto por
hombres de distintas opinions, han mostrado el profundo
sentido teol6gico de toda filosofia verdadera y han conver-
tido asi la atenci6n de aquellos que escuchaban sus leociones
a una comunicaci6n mfs estrecha y mis intima en Dios y con
Dios. Por iltimo, la escuela krausista ha sido quizAs la
linica entire las modernas que ha logrado constituirse como tal








CONFERENCIAS Y ESAYOS FILOs6FICOS Y LITEBAOS 27

en nuestro pais. Y sin embargo, el mismo senior Canalejas lo
dice francamente: la escuela esta disuelta y cada cual ha to-
mado un camino diferente. Se conserve, sin embargo, un im-
pulso comfin, y su existencia me decide a terminar este ar-
ticulo con observaciones brevisimas, que no carecen quizAs de
alguna oportunidad.
La filosofia de Krause aparece como una derivaci6n de
la de Schelling. En frente de la de Hegel acaso no tiene
mis valor que el de una disidencia, y como filosofia disidente
la menciona Wilm en su interesante Historia.
Al trasladarla a Espafia Sanz del Rio, legaba a un pais
en que el movimiento filos6fico casi no existia. Le faltaba,
pues, una condici6n que tuvieron todos los sistemas en Ale-
mania, y es que, como observaba muy bien Schelling, en su
critical del sistema de M. Cousin, que tambien la tuvo en la
filosofia francesa, se deriva de la naturaleza intima de la
filosofia que la verdad misma no pueda presentarse con pro-
babilidades de 6xito, sin que todas las hip6tesis que puedan
precederla no hayan sido agotadas y vulgarizadas. Todos
los sistemas alemanes estin ligados por un lazo, por una
necesidad interior; y como quiera que cada sistema responded
a una posici6n del pensamiento, a un estado de este que es
precise haber pasado para colocarse en el que le sigue, no
se podra conseguir en ningin pais la introducci6n de una de
esas doctrinas, sin modificarlas hasta cierto punto, sin re-
lacionarlas con su cultural y sin explicar ampliamente la
historic de la filosofia.
jHan obrado asi los krausistas entire nosotros? Que
respondan ellos mismos.
Pero hay mas. El de Krause no es -la critical europea
lo dice en voz muy alta-uno de esos sistemas que atraen la
atenci6n general y que se presentan con los caracteres de
una soluci6n de importancia universal reconocida. Y este
es un grave mal de la propaganda krausista entire nosotros.
Nos aislaria, si lograra prevalecer por complete en una di-
recci6n secundaria del pensamiento modern. Porque yo
no temo herir ninguna susceptibilidad diciendo lo que sabe
todo el mundo en Europa: que, sin menoscabo de sus m6ritos








28 RAFAEL MONTORO

y de sus generosas intenciones, el krausismo es un mero
incident en la historic de la filosofia.
Y yo pregunto: cuando el idealismo lucha en nombre de la
ciencia especulativa contra el positivismo, y los espiritua-
listas de otras escuelas no logran conciliar sus opuestas ten-
dencias, y la direcci6n experimental se ostenta tan empren-
dedora en Inglaterra, en Alemania y en la misma Italia;
cuando el pesimismo mis aterrador y mis esceptico aparece
tan dispuesto a luchar; cuando se muestra el neokantismo
intentando la concordia de la filosofia y las ciencias parti-
culares sobre su base de siempre, y renace en algunas nacio-
nes la escolfstica; en medio de esta grande agitaci6n y de
esta anarquia intellectual en que toda discipline se rompe
Zhabri quin pretend que una raza tan inteligente como la
nuestra no se salga del cuadro y luche en el terreno en que
la lucha estA planteada para salvar los grandes principios
de la religion verdadera y la verdadera filosofia, igualmente
amenazadas en este temeroso conflict?
Nadie puede pretenderlo, y menos que nadie los hom-
bres ilustres que se han dado a conocer en la defense del ra-
cionalismo arm6nico, y que tienen sobradas dotes para pres-
tar a la ciencia espaiola los servicios mas gloriosos.


Agosto 15 de 1875.














EL MOVIMIENTO INTELLECTUAL EN ALEMANIA

APUNTES CRITICS SOBRE EL LIBRO DEL SENOR PEBOJO

Agridame sobre manera evocar en la memorial, por me-
dio de los documents, de las narraciones y de los testimo-
nios de todo genero que tenemos a nuestra disposici6n, los
inolvidables dias en que la ciencia alemana pasaba el Rhin
y dAbase a conocer en Francia, y decade esta nacionalidad
ilustre, merced a su genio y misi6n eminentemente propaga-
dores, a todos los pueblos que convierten seriamente su aten-
ci6n a los adelantos del human espiritu.
La filosofia sensualista, el materialismo hueco y decla-
matorio que tanto abus6 de la solemnidad y el aparato de la
oratoria academica; las negaciones audacisimas que se ser-
vian con tanta facilidad de implacables sarcasmos como de
elocuentes ap6strofes, y que asi acudian a las repugnancias
mas vulgares y obscuras de la opinion, como a las pruebas sa-
cadas de la historic y al progress de la ciencia; el espiritua-
lismo vago, sentimental, un tanto enfermizo, como que refleja-
ba la exaltaci6n y el apasionamiento del celebre y desgraciado
Rousseau; todas esas cosas grandes y pequefias, gloriosas
y de triste recordaci6n, que conmoviendo, agitando, instru-
yendo y apasionando al siglo xviii, acabaron por juntarse con
causes de distinto orden y por traer con ellas el hecho cul-
minante de los tiempos modernos, la inmortal revoluci6n de
1789, habian quedado eclipsadas por el brillo de los sucesos
y sepultadas no pocas por montones de escombros que se
levantaban al uno y al otro lado del camino, cuando llegaba
a la Aspera jornada de la vida una generaci6n inteligente
y sensible, rudamente preparada para las nuevas luchas por
los crueles desengafios y las memorables catAstrofes de la
historic novisima. La nueva generaci6n habia visto tambien
esas catistrofes, habia experimentado una extrafia emoci6n
al ver tantos hombres desengafiados que se volvian por don-








30 RAFAEL MONTOBO

de habian venido, habian sentido el ardiente soplo de las pa-
siones cuyo choqne produjo tantas peripecias trigicas, y al
encontrarse con una ansiedad y una tristeza que no debian
abandonarla, busc6 en el fondo del alma, como refugio y sal-
vaci6n postreros, su fe, sus creencias, sus doctrinas, y ad-
virti6 que no las tenia o que carecian de profundidad y de
fuerza.
Entonces volvieron muchos, con los libros de Chateau-
briand, De Bonald y De Maistre en las manos, al antiguo tem-
plo, y iloraron estas desgracias y angustias al pie de los
altares que habian recibido las piadosas ofrendas de sus
madres, al paso que otros meditaban ardientemente para
crearse un ideal, y que espiritus enfermos caian extenuados,
en no escaso nimero, bajo el peso de la duda y el escepti-
cismo. Esta generaci6n de fil6sofos, de oradores y de poe-
tas vi6 l1egar con emoci6n profundisima los sistemas que ha-
bia construido pacientemente el genio especulativo de Ale-
mania.
Una mujer ilustre, un fil6sofo eclectico y un c6lebre ju-
risconsulto, madame de Stall, Cousin y Lerminier, figuran
en primera linea entire los que pusieron el espiritu latino
en fecunda comunicaci6n con el espiritu germinico. Nume-
rosos traductores y expositores siguibronles en el trabajo de
arrancar a los alemanes el secret de su literature y de su
ciencia. En todas parties se estudi6 y se coment6 el movi-
miento intellectual de esa raza meditativa y valerosa que pro-
seguia su march sin curarse de obsticulos, y se adelantaba
incesantemente al cumplimiento de sus altos destinos. La
forma no era siempre muy clara, y parecian inextricables las
formulas en muchas ocasiones. Hubo quien retrocedi6 ante
tales dificultades, los mis si bien se mira... Otros entendie-
ron muy mal lo que leian, desfiguraron los sistemas y extra-
viaron la opinion. Pero en todos los pueblos cultos se encon-
traron tambi6n hombres reflexivos y estudiosos que vieron
en esos magnificos sistemas poderosisimos auxiliares para
las dos causes estrechamente unidas que han de salvarse si
nuestra civilizaci6n se salva, que han de perderse para ella,
si se pierde nuestra civilizaci6n, la idea de Dios y la libertad.
Era, pues, un suceso fausto la introducci6n de esa filoso-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 31

fia en todos los pueblos que intervienen en el comercio in-
telectual del mundo. LY no era provechoso, por ventura,
para la misma Alemaniat Recuerdo que Schelling declaraba
noblemente las excelencias y la utilidad de esta comunicaci6n
oara su patria. La claridad, la precision, el espiritu de pro-
paganda y las cualidades literarias que son indispensables
para producer un movimiento de importancia en las inteli-
gencias, cobraron, sin duda, nueva fuerza en Alemania cuando
este pueblo sali6 de su reserve y empez6 a hablar con la
humanidad de las grandes ideas que brillaban con refulgente
luz en su propia conciencia.
Kant, Fichte, Schelling, Krause y Hegel: he aqui los
nombres que dan a la ciencia alemana el sello con que en el
mundo se la conoce. Se estudia tambien a los romanticos,
entire los cuales el melanc6lico Novalis cautiva como pocos
escritores los corazones, y los dos Schlegel influyen tanto
sobre los literatos; a los rominticos que tan estrechos vincu-
los tienen frecuentemente con Schelling; a Humboldt, cuyo
individualism responded admirablemente a modernisimas
tendencies; a Jacobi, el fil6sofo del sentimiento; a Herder,
el del mistico naturalismo; a Scheleiermacher, el gran te6lo-
go cuya conmovedora elocuencia habla de Dios y de Cristo
y de la religion como necesitan tanto nuestros atribulados
espiritus que nos hablen. Herbart, Fries, Reinhold, Baader
no tienen, si se exceptfia tal vez al primero, tanta nombra-
dia. Y sin embargo, Herbart ha fundado una numerosa es-
cuela, casi tan distinguida por el relevant merito de sus in-
dividuos como la mas ilustre de todas las escuelas germini-
cas; como la de Hegel, Fries supo conquistarse merecido
aprecio, y los Reinhold figuran con envidiables titulos en la
escuela critical, y Baader ejerci6 con su misticismo una po-
derosa influencia y fu6 un metafisico notable, un estima-
bilisimo moralista y un eminente te6logo. iHay, por otra
part, en las escuelas que los grandes maestros han fundado
tantas lumbreras! Ved, por ejemplo, en la escuela hegeliana
al ilustre Rosenkranz, estdtico, historiador, metafisico, con un
gran nombre en casi todos los ramos de la filosofia; Michelet
de Berlin, siempre profundo y entusiasta; a G5schel, que
profundiz6 con mirada tan escrutadora los grandes problems








32 RArAEL MONTORO

que se levantan centre la filosofia y la religion; a Marheineke
y Forster; al malogrado Eduardo Gans, que tuvo el genio, el
saber y la elocuencia; al no menos malogrado Fernando Las
salle; a Hotho; a los historiadores de la filosofia, Schuewg-
ler, Erdmann, Zeller, Fischer; a Prantl, el gran historiador
de la 16gica; a los esclarecidos tratadistas de est6tica, Vis-
cher, Weisse, Carriere; a Schasler, que ha escrito con tan.
ta erudici6n y con tanto talent la historic de esa hermosa
ciencia, y a tantos otros hegelianos puros e independientes
que honran a su maestro y a su patria.
La verdad es que el espiritu se aplicaba casi exclusiva-
mente fuera de Alemania al studio de los grandes maestros.
Puede decirse que Kant y Hegel eran los predilectos. Y
se comprende muy bien esta predilecci6n: Kant inicia el mo-
vimiento, y Hegel lo cierra. Fichte y Schelling, a despecho
de su elocuencia, preocupaban menos a las inteligencias.
Krause las preocup6 much en Espafia, bastante en Bl6gica,
algo en Italia.
En medio de estas ocupaciones nobilisimas de los pen-
sadores, perturbadas a menudo en algin pais por las incom-
prensibles ingerencias de la political dominant, no legaban
a todas parties las filtimas noticias del movimiento intelec-
tual de Alemania. Se ha escuchado con atenci6n el grito
de dolor que llegaba con el pesimismo de Schopenhauer,
como si partiera de pechos destrozados por la desespera-
ci6n? LE1 desarrollo de esta escuela, llevada como de la mano
por Hartmann a una visible aproximaci6n al hegelianismo,
que ha sido ultimada por Volket, sin que desaparezca su
caracteristico pesimismo, ha sido, por ventura, bien estu-
diado? LEl concurso que ha recibido de tantos hombres
respetables el naturalismo contemporaneo es bien conocido!
En Francia y en Inglaterra libros y articulos de revistas,
muy dignos unos y otros de especial menci6n, han recogido
estos importantes documents de la historic de la ciencia
contemporinea y han seguido el pensamiento alemin en so
movimiento por todas las esferas de la actividad intellectual
No ha sucedido asi, con muy contadas salvedades sea dicho,
en nuestro noble y desgraciado pais. Nuestra febril y mise-
rable political, nuestras fratricidas discordias, nuestra peren








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERABIOS 33

ae angustia, se acompafa muy mal con esos apacibles y se-
renos studios.
Y, sin embargo, vislumbrAbamos ya y ejercian alguna in-
fluencia sobre nosotros esos nuevos rumbos del pensamien-
to aleman. Hablabase en academias y revistas de Schopen-
hauer, de su pesimismo que hiela la sangre en las venas de
nuestra apasionadisima raza, de su incurable desesperaci6n,
tle sn desprecio a todos los suefios de ventura y a todas
las obras del hombre, de su escepticismo y su ironia, y su
tendencia budista al aniquilamiento de toda vida, a la ex-
tinci6n de toda actividad, a sepultarse con absolute olvido
de las inclinaciones y deseos que nos atormentan y estimu-
lan, en el obscure nirvana. Se hablaba tambien de Haeckel,
de Moleschott, de Biichner. Algunos hombres ilustres como
el senior Moreno Nieto, por ejemplo, nos ofrecian datos im-
portantisimos contenidos en admirables discursos y envueltos
en las dolorosas lamentaciones del espiritu, acongojado por
el olvido de las direcciones eternamente verdaderas de la cien-
cia, o tefiidos con mis alegres colors por las esperanzas que
cifraba en algunas sefiales de verdadero progress, adverti-
das en particulares ramos del human saber.
Se necesitaba, sin embargo, una pluma que trazara el
uadro de ese nuevo desarrollo cientifico.
Ya el senior Fastenrath, elocuente e ilustrado hijo de
Alemania, perdidamente enamorado del suelo espaflol, de
auestras glorias y de nuestra literature, que, merced a este
profundo cariflo, ha llegado a enriquecerla con estimabilisi-
mos escritos, descorri6 bastante el velo con su libro La Wal-
alla (1). Pero estos datos, esparcidos en las entusiastas pa-
inas de una obra dedicada a familiarizar a una raza querida
eon el genio y las glorias de la propia raza, no respondia por
n indole a la necesidad de que en estos apuntes hablamos.
Le estaba reservada la envidiable misi6n de satisfacerla a
ano de los representantes mAs inteligentes y laboriosos de
a nueva generaci6n, de esta generaci6n educada en medio
le los dramas y las tristezas, y los increibles desastres de
ana revoluci6n malogrtada; generaci6n cuya presencia ha
(1) PEROJO. Obra cit., pr61. peg. XV.
.--Conferendas y Ensayos.-T. II.








34 RAFAEL MONTORO

sefialado recientemente en un hello articulo uno de los j6-
ven6s que mis se distinguen en ella, el sefior Galvete.
El senior Perojo ha entregado ya a nuestro studio la pri-
mera series de sus ensayos. Yo los he leido con un interns
vivo y profundo, quo se acrecentaba naturalmente al reci-
bir las fidedignas noticias que me revelaban el 6xito que
ha ubtenido en Alemania, de hombres como Bluntschli, K.
Fischer, Haeckel, Bratuscheck, Fastenrath y otros igual-
mente distinguidos. Creyendo que algunas consideraciones
que asaltaban mi mentor en esta lectura no le parecerin com-
pletd mente inoportunas al lector, las someto a su juicio y
las re.omiendo a su benevolencia.

I

El libro del senior Perojo esti dedicado a Kuno Fischer.
Hay en esta elocuente dedicatoria un sello tal de sinceridad,
que revela toda la gratitud del discipulo y toda la simpatia
del amigo. El senior Perojo ha asistido a la chtedra del ilus-
tre professor de la universidad de Heidelberg; ha admirado
la profundidad, la erudici6n y la elocuencia del primer orador
acdemico de Alemania; ha visto descender de sus labios
verdaderas cataratas de ideas en que se inundan de luz y de
colors todas las grandes doctrinas que han venido a encon-
trarse como manifestaciones del eterno espiritu en el impe-
recedero tesoro de la ciencia; ha aprendido de tan ilustre
maestro a reconocer en cada sistema contenido en la historic
de la filosofia un moment de la historic de la idea, merece-
dor de la consideraci6n y la gratitud de los hombres; se ha
desprendido de toda preocupaci6n de escuela, y ha com-
prendido que la historic de la ciencia no debe ser el vano
alarde del ret6rico, ni la superficial indagaci6n del curioso,
ni la invectiva apasionada e injusta del sectario, sino la
buena obra de hacer justicia al genio en todos los tiempos, y
el fecundo trabajo de poner al propio espiritu en salvadora
comanicaci6n con el espiritu de la humanidad, tal como se
ha malnifestado por virtud de sus propias leyes en el tiempo
y on el espacio.
Conviene sefialar decade luego estas relaciones del pen-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 35

samiento del seflor Perojo con el de K. Fischer. No es su dis-
cipulo, en el extricto sentido de esta palabra; pero no puede
negarse que es muy grande la influencia del c6lebre hege-
liano, llevado por disidencia a visible alianza con el kan-
tismo, sobre nuestro joven neokantiano. Esta influencia,
francamente declarada en la dedicatoria, es, a no dudarlo,
un interesante dato, gy por qu6 no he de decirlo? una buena
recomendaci6n para la critical.
El libro del senior Perojo comprende siete ensayos, en que
trata por el orden siguiente de la influencia de Kant entire
los fil6sofos contempordneos, de Enrique Heine y sus cartas
ineditas recientemente publicadas por el professor Hiifter, do
Schopenhauer, del naturalismo en Alemania, o sea de Ger-
land, e incidentalmente de Fechner, Haeckel, Schmidt, asi
como de la relaci6n de estos sabios con Darwin y Huxley,
del objeto de la filosofia en nuestros tiempos con motivo
de un discurso de Wundt, de los historiadores alemanes, y
de las teorias political de Bluntschli, Stahl y Rohmer.
El lector que antes de recorrer las interesantes pAginas
de este libro lea el indice, recela por fuerza que carece de
unidad, por ser tan various los asuntos de que trata. Este
recelo desaparece a media que se avanza en la lectura. El
libro del seflor Perojo tiene un poderoso principio de unidad
en la doctrine neokantiana que su autor profesa. En el
primer ensayo intent, en efecto, demostrar que today la filo-
sofia contempordnea, asi el idealismo trascendental de Sche-
Iling, como el esceptico pesimismo de Schopenhauer; asi el
idealismo subjetivo del gran Fichte como el idealismo absolute
de Hegel, del insigne pensador que fu6 llamado en hora so-
lemne por Forster y Marheineke, el Cristo del pensamiento;
asi el racionalismo arm6nico de Krause como el individua-
lismo atomista de Herbart, y el naturalismo de Lotze y de
Cornelius, y todas las direcciones del pensamiento alemAn,
estan unidas, atadas con cadenas de oro al sistema de Kant,
que aparece de esta suerte como la base de todo movimiento
intellectual, como la subestructura y el tuntano de today filo-
sofia. No se detiene aqui el senior Perojo: entiende que todas
las doctrinas posteriores a Kant estfn heridas de muerte.








36 RAFAEL MONTOBO

Todas han sido arrojadas lejos de si por el progress alcan-
zado en la ciencia. En medio de esta universal derrota s6lo
se present lleno de vida y de fuerza el kantismo, torcida-
mente interpretado y pobremente entendido hasta hoy.
El senior Perojo dice al mismo tiempo que ya no hay sec-
tarismo en Alemania, porque se ha comprendido que todos
los sistemas aceptados y defendidos por una escuela, como
el hegelianismo, el krausismo, etc., son andadores propios de
caracteres infantiles. gY el kantismo? Para que la censura
sea equitativa es precise que sea general.
Yo no trato de ocultar las conexiones de mi pensa-
miento con una de estas escuelas, con la hegeliana, y sin
embargo, cuando yo lefa esa censura del senior Perojo y la en-
contraba injusta, dejaba a una parte esas conexiones. i Qu!
LNecesitara, por ventura, considerarse aludido para rechazar-
la aquel que vea en la filosofia, no la creaci6n arbitraria de
un pensador, sino la mas elevada manifestaci6n de lo abso-
luto en el pensamiento human puro de todo personalismo y
destinada a congregar en el culto de la verdad a todos los
hombres que se consagren a las nobles tareas de la medi-
tacin ?
Mi querido y respectable amigo el sefior Perojo cree que
hacen una buena y fecunda obra intellectual los que pensando
en Kant renuevan el kantismo. Yo no lo discuto ahora; pero
reclamo la misma consideraci6n para los que pensando a
otros fil6sofos aspiren tambi6n a renovar y perfeccionar sus
sistemas para mayor prosperidad y gloria de la filosofia.
SSe trata solamente de condenar a los que se contentan con
repetir lo que otros han dicho? Bien condenados estin.
Advibrtase, sin embargo, que se les honra demasiado, por-
que esos que asi proceden, no pertenecen a la filosofia: son
sus azotes, son ret6ricos, son copistas, son todo lo que que-
r6is; no son fil6sofos en la mis elevada acepci6n de esta
palabra, en la de amantes de la sabiduria.
He dicho que el neokantismo penetra en todos los Etsa-
yos y constitute la unidad del libro. La apreciaci6n conte-
nida en el primero de aqu6llos, y que en ciertos limits, to-
cante a la relaci6n de Kant y todos los fil6sofos contem-
porfneos, consider exacta, es una preparaci6n convenient.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 37

Para convencerse de que tengo raz6n, le bastard al lector
fijarse en que cuando el senior Perojo habla de Heine, se le ve
buscar ingeniosamente la subjetividad del poeta para mos-
trar luego c6mo estalla en la profundidad la magia y la me-
lancolia de sus inmortales versos: cuando estudia a Scho-
penhauer, se le advierte indagando y revelando con empefio
la filiaci6n kantiana del fil6sofo, y c6mo arranca su sistema
de un punto de vista perteneciente a la critical de la raz6n
practice: cuando trata de los naturalistas, se le nota grande-
mente complacido con las osadias del metodo experimental,
aunque decidido a encerrarla en los limits prescritos por la
critical a la ciencia y a referirla a las formas por la critical
atribuidas a la inteligencia: cuando diseurre sobre la histo-
riografia, revela francamente una gran predilecci6n por los
historiadores que dan mayor preferencia al concept teleo-
16gico de la historic, que ilustraron poderosamente Kant y
Schiller, y cuando traza con admirable tacto la teoria de los
partidos politicos, el liberalism progresivo que, partiendo
de afirmar la libertad como un postulado de la ley puesta
en la raz6n practice, aspira al desarrollo cabal de las con-
diciones que, sin mAs limitaci6n que el ajeno, aseguran el
ejercicio del derecho, dindole por origen la humana natura-
leza y por alma la libertad; liberalism profundo y progre-
sivo que se manifiesta, en efecto, como inspiraci6n y criteria
dominantes en todo aquello que no tiene un caricter mera-
mente incidental o descriptive.
lPero qu6 debemos entender por neokantismo? iQu6
debemos pensar de la direccion a que pertenece el senior Pe-
rojo? Estas preguntas no pueden ser contestadas convenien-
temente sin fijarse en lo que dice el autor cuando con m6s
claridad deja traslucir su pensamiento; y como esto sucede
en los ensayos que se titulan Kant y los Fil6sofos Contem-
pordneos y El objeto de la Filosofia en nuestros tiempos (1),
en ellos nos fijaremos principalmente para former exact
juicio de las nuevas corrientes que invaden el terreno de la
filosofia espafiola, a cuyo cultivo dedicanse ya tantas inte-
ligencias y en cuyos products cifra la patria una de sus
mis halagiiefas esperanzas.
(1) PFBoJO. Loc. cit. I. V., piginas 1, 17; y 165, 206.








38 RAFAEL MONTORO


II

,No cree el senior Perojo que aciertan los que suponen en
gran decadeneia al pensamiento alemAn, los que hoy buscan
en vano inteligencias tan poderosas come aquellos que re-
produjeron el magnifico espect culo de la filosofia griega!
No es nuestro auior de aquellos que screen en la anarquia in-
telectual, en la dcgradaci6n del pensamiento, como decia A.
Vera, flagelando con su energica frase a los sabios y pensa-
dores de ogafio. Hay en el primero de los dos ensayos a que
nos referimos ahora un pensamiento verdadero. LC6mo puede
pretenderse que se encierre el pensamiento cientifico en una
de las direcciones conocidas? iNo es la ciencia, como todo,
una evoluci6n permanent, un desenvolvimiento progresivo!
Y si es asi, quB seria del genio modern, si no progresara,
si no se desenvolviera, si no realizara la evoluci6n? Esto
es verdad. No se puede pretender razonablemente que Ale-
mania permaneciera inactive repitiendo o comentando timi-
damente las formulas de sus grandes fil6sofos. Cada dia
que pasa y cada hora que transcurre son para los pueblos
hist6ricos dia y hora de novedad y adelantamiento. Se nos
ocurre, sin embargo, una consideraci6n: para adelantar, para
renovar, jes precise arrojarse indisciplinadamente en todos
los caprichos de la raz6n individual? Esos portentosos sis-
temas que han labrado la gloria de Alemania en la esfera de
la ciencia, Lestdn destinados a perderse y perecer y a per-
derse en los abismos para que no se desmienta el progress
de la ciencia? IQu6 debe entenderse por progress cientifico!
i Oh! Si este progress fuera una generaci6n arbitraria de sis-
temas inconexos y extrafios los unos a los otros, sin vinculos,
sin relaci6n, sin parentesco, no seria una obra divina, sine
un satinico delirio. Y dice el senior Perojo: "Ahora se filo-
sofa, se piensa, se trabaja realmente en Alemania; todos, o
casi todos, han arrojado los andadores intelectuales propios
de infantiles caracteres, etc., etc." Supongo que estas frases
no deben entenderse al pie de la letra. i Qu6! j Cuando Fichte,
Schelling y Hegel filosofaban, pensaban y trabajaban, no se
filosofaba, no se pensaba ni se trabajaba realmente? Estoy








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 39

seguro de que este no es el pensamiento del senior Perojo.
Toda la responsabilidad es de la frase que a tan torcida in-
terpretaci6n se presta. Sin near la consideraci6n a que son
acreedores esos hombres, que venera tanto el sefor Perojo,
me sera permitido hacer de pasada algunas preguntas. g Qui6n
nos ofrece ahora un sistema complete? iSi tienen que volver
a Kant, para dar una base a su ensefianza filos6fica! 1Por
otra parte, hay entire los pensadores de ahora aquella relaci6n
en virtud de la cual Fichte contin-a a Kant, Schelling con-
tinfia a Fichte, Hegel continfia a Schelling y a los suyos en
una progresi6n maravillosa y sublime? Mu6stranla sus par-
tidarios.
En frente de tan insignes pensadores todo el movimien-
to actual puede y debe ser considerado como correcci6n criti-
ca y aplicaci6n inteligente de las creaciones que nos legaron.
Hay otra apreciaci6n del sefior Perojo con la cual no
puedo estar conforme. Dice que fracasara forzosamente en su
empresa aquel que aspire a juzgar el contemporaneo movi-
miento intellectual de Alemania desde el punto de vista de uno
de los antiguos sistemas. iQuB se quiere decir con esto?
La historic de la filosofia tiene un principio determinante
como toda historic, o no lo tiene. En el primer caso, serA
precise encontrar ese principio, la idea de la historic de la
filosofia para entenderla; y como quiera que s61o una meta-
fisica puede revelirnosla, no entendera la historic de la fi-
losofia aquel que no posea una metafisica. Siendo asi, la
aseveraci6n del senior Perojo no puede ser cierta sino en
cuanto se consider demostrado que todos los antiguos sis-
temas son falsos. En el segundo caso, el studio de la his-
toria de la filosofia no es cientifico, porque s6lo posee la cien-
cia quien posee los principios
No se le puede ocultar al senior Perojo que si todas las
doctrinas que influyen en la ciencia contemporanea se dieran
aisladamente y carecieran de superior unidad, la ciencia con-
temporinea seria eminentemente anArquica. La critical kan-
tiana es para nuestro publicista el punto central hacia el
que gravitan todas las diferentes direcciones, la savia comfin
que los vivifica y relaciona: sirve de punto initial a todo
movimiento modern. El senior Perojo sefiala la relaci6n de








40 RAFAEL MONTORO

todas las escuelas con Kant, y formula resueltamente su pen-
samiento por medio de la siguiente afirmaci6n de K. Fischer:
today la filoso2'la posterior a Kant es, en el mis amplio sentido
de la palabra, la escuela de Kant.
Tratemos de saber a ciencia cierta lo que significa este
entusiasmo que reverdece los laurels del kantismo.

III

El senior -orojo crce que una ciencia no existed si su objeto
no tiene indisc':,tible realidad y ella no se mueve en un cam-
po que indis;taiblemente le pertenece (1). Este pensamien-
to, cuya trasce.idencia veremos luego, so desarrolla facil y
separadamente en algunos parrafos escritos con el sobrio y
endrgico estilo del author. El senior Perojo quiere saber des-
puas si la filoso'fa es ana ciencia y cudl es su objeto. Rechaza
por el momcento toda indagaci6n referente a la naturaleza
de la filosofia; entiende que consiste la verdad de la ciencia
en la realidad do su objeto y en la naturaleza del conocimien-
to; estima como lastimosas las digresiones que se empleen en
fudar ,unitos de partida y criterios de verdad; cree que
todo conocimiiento tiene algo do cientifico y puede servirnos
de punto de parlid- por esa circunstancia, y no admite mis
criterio que la realidad del objeto llamado a ser regulador
y piedra de toque de todo lo que result afirmado.
Detengamonos un instant. El senior Perojo cree que la
verdad de la ciencia consiste en la realidad de su objeto y
en la naturaleza del conocimiento. Si consiste tambi6n en
esto filtimo, debe entenderse que corresponde a la ciencia
un modo especial del conocer, mediante el cual conocemos
cientificamente; y siendo asi, esta implicitamente afirmada
la distinci6n del conocimiento comfin y el cientifico. Cuando
el senior Perojo dice mis tarde que todo conocimiento tiene
algo de cientifico, hay todo lo que se quiera menos el desco-
nccimiento de esa distinci6n. Si asi no fuera, resultarian
dos proposiciones contradictorias.
En cuanto a lo del punto de partida, confieso que no me

(1) PEROJO. Ensayos, etc. V. paginas 165, 206.








CONFEEENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 41

satisface la decision del senior Perojo. Que todo conocimiento
tenga algo de cientifico, habria de ser visto, y c6mo lo
tiene. Ella implica un modo de conocer que es el conocer
real, concrete, verdadero, y es el conocer sistematicamente, y
en esto consiste su distinci6n y excelencia. Ahora bien: en el
sistema nada es arbitrario ni exterior y contingent, y en
virtud de su ley el punto de partida es determinado por 61
y en 61 mismo.
Dice el senior Perojo que no hay mAs criterio de verdad
que la realidad del objeto. Si con esto se quiere decir que
todo conocimiento descansa en la conformidad de un obje-
tivo con un subjetivo, o, en otros t6rminos, que no hay co-
nocimiento mientras no est6n de acuerdo las representacio-
nes (en su mis alta acepci6n) y sus objetos, que conocer
es tener la idea adecuada de una cosa, yo creo que el senior Pe-
rojo tiene raz6n, y no es ficil encontrar quien se la niegue.
iPero si no es esto lo que quiere decir? Si querr' indicar,
por ventura, que no hay mas conocimiento que el experimen-
tal? Despu6s de todo podria pretender, y pretend tal vez,
que no nos es conocida la realidad sino en cuanto la sentimos,
sin perjuicio de que toda sensaci6n se adapte luego a las
formas primitivas de la inteligencia. Si asi fuera me levan-
taria contra la aseveraci6n del senior Perojo, y le haria no-
tar que la realidad mas alta, que la verdadera realidad, lo
absolute y todo principio universal y necesario, son pura-
mente inteligibles. Y despu6s de hacerle notar esta sabidi-
sima verdad, le diria: si es asi, los principios no son cognos-
cibles; estkn fuera del conocimiento, o el criterio de verdad
reside efectivamente en la realidad del objeto, pero esta
realidad es inmaterial e ineligible.
Veamos ahora las dos condiciones que el senior Perojo
juzga sine qua non para toda ciencia. Como ha visto ya el
lector, estas dos condiciones son la realidad del objeto y la
independencia de la indagaci6n.
Dir6 tan s6lo de la primera que, si no se restringe la
significaci6n del t6rmino, que si se reconoce por mis alta y
verdadera realidad la ineligible, no tengo ningin reparo que
oponerle.








42 RAFAEL MONTTORO

De la segunda condici6n he de hablar un moment.
Si la ciencia es una; si hay, en otros terminos, una cien-
cia de la cual todos los conocimientos cientificos son ramifi-
cacione-, grades, moments; si esta ciencia dotada de uni-
dad tan rica y profunda abraza todas sus parties merced a
un order y concatenacidn perfectos, a un vasto y universal
sistema; si cn 6ste el principio de unidad, alma y vida suyas,
se extiende como los rays del sol por todo el universe, y
como el principio absolute en todas las existencias, aunque
oculto para !a miopia intellectual del incredulo, bajo la fugaz
apariencia, penetra a su vez con su fuerza y su energia en
todas las parties del sistema retrotrayendolas sin cesar a si; y
por iiltimo, si vienen a encontrarse y a resolverse en 61 todas
las diferencias y oposiciones, merced a esa energia y esa fuer-
za, gno habrn, por ventura, entire ciencia y ciencia puntos de
contact, no confinarAn todas? ;,Y la ciencia de las ciencias,
la filosofia, ella, en quien reside la unidad, que recoge los
tesoros del human saber, los depura y los eleva a lo inteli-
gible, a lo universal, a lo divino con sus maravillosas f6rmu-
las, no confinarA con todas las ciencias cuando todas la bus-
can y la desean?
Por ahora me contentar6 con estas breves consideracio-
nes. El lector vera muy pronto que no son ociosas.
El senior Perojo cree que cuando los fil6sofos querian ab-
sorberlo y discutirlo todo, no era una ciencia la filosofia.
Cree mis: cree que entonces no habia ciencia. Entendamo-
nos. A Se pretend que cuando el fil6sofo introducia en sus
escritos tratados de todas las ciencias o de las "que entonces
existian, y reinaba cierta amalgama en las indagaciones y
no se habian deslindado los campos respectivos de la filosofia,
y las ciencias particulares corrian afios de infancia para el
human espiritu, sonaban horas de confusion para el huma-
no saber? Hay en esta apreciaci6n un fondo de verdad que
se recomienda poderosamente a nuestras meditaciones. Pero
decir que no hubo ciencia hasta que Bacon, con dar posi-
ci6n independiente a las ciencias particulares, arrebat6 a la
filosofia la base y el fundamento de su existencia, no me
parece just.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERABIOS 43

Divino Plat6n, tii, que elevaste el pensamiento a la pura
region de las ideas, y las seguiste y mostraste su grandeza
y sus relaciones; Estagirita insigne, que corregiste tantas
veces a tu maestro, que penetraste con profunda mirada en
la naturaleza de lo absolute y en las cosas, y diste a esa mis-
ma experiencia cimientos tan s6lidos, y en meditaci6n tan
admirable la describiste; y vosotros todos, sabios ilustres de
la antigiiedad y de los tiempos medios, estoicos, ilustre es-
cuela de Alejandria, padres de la Iglesia, que hablasteis con
alma inspirada y elocuentisimo acento de las cosas divinas,
ino fuisteis hombres de ciencia, no fuisteis tesoros de sabi-
duria, no fuisteis luz de las almas, limpido manantial que
se brind6 generosamente a la inextinguible sed del espiritu
human ?
Desisto de entrar en la critical de todas las proposicio-
nes que van desprendidndose 16gicamente de la opinion del
sefior Perojo. Recoger6 tan s6lo su afirmaci6n de que la
filosofia carecia de objeto para luchar con las ciencias par-
ticulares.
El objeto de la filosofia no es meramente la explicaci6n
de las cosas. El objeto de la filosofia es la verdad en su
acepci6n mds elevada, en el sentido de que Dios es la Verdad.
Lo absolute: he aqui el objeto de la filosofia; y este obje-
to es real, es lo real por excelencia. Vea, pues, el sefior Pe-
rojo c6mo no hay manera de que la filosofia se quede sin
objeto realisimo ni de que logren arrebatArselo las ciencias
experimentales. Si no lo cree asi, debi6 decirlo e indicar la
demostraci6n de que esta doctrine es err6nea.
El autor de los Ensayos cree que a Kant es deudora la
filosofia de su objeto. Le di6 por objeto la efectividad de
las otras ciencias, la explicaci6n del conocimiento de las
cosas.
No ser6 quien niegue los merecimientos insignes de
Kant. Revolviendose contra empiricos y esc6pticos, retro-
trajo la filosofia al pensamiento. De su critical partieron los
grandes pensadores que florecieron despues. Fichte di6
unidad a la obra de su antecesor con la afirmaci6n del yo
que se pone y pone en no yo. Schelling sac6 la especulaci6n del
Arido terreno del subjetivismo; se apoder6 vigorosamente








44 RAFAEL MONTORO

de la naturaleza, y con una riquisima intenci6n y una elo-
cuencia privilegiada, proclam6 lo absolute como unidad del
mundo, mostrando c6mo por su propia virtud se objetiva y
pasa victoriosamente de cada objetividad a mayor potencia
subjetiva, hasta que, agotando toda su facultad de objetivar-
se, aparece como sujeto triunfante de todo, soberano con abso-
luta y sublime soberania. Krause aplica su indisputable ta-
lento a esta rica concepci6n, recoge nuevos datos, metodiza
con mks rigor el sistema, y produce su racionalismo arm6ni-
co, fundado en su conocida doctrine de la esencia. El fil6so-
fo mas grande y esclarecido de los tiempos modernos, el gran
Hegel, cierra este gigantesco period con su filosofia, que
ensefia que Dios es el supremo inteligible, que el supremo in-
teligible es idea; idea concrete que se desarrolla y determine
en series y filiaci6n metafisica por la dial6ctica que es in-
herente a la idea, que es su forma, y recorre el universe en
la contemplaci6n de la idea, desde la determinaci6n mks abs-
tracta que comprende la 16gica, desde el sor puro hasta los
astros que brillan con resplandores sublimes en el cielo, y
el gusano que se arrastra por la tierra, y de los moments
mas indeterminados del espiritu hasta las grades tragedies
de la historic, y las maravillas mis sorprendentes de la ins-
piraci6n artistic, y los 6xtasis mas puros de las almas reli-
giosas, y las investigaciones mas portentosas y profundas
de la filosofia.
iQu6! ,Esa series de sistemas no ha tenido raz6n de ser?
Si no se debi6 pasar de Kant, apor qu6 florecieron? iSe pre-
tenderA que no han aparecido en virtud de una imperiosa
necesidad en la historic de la filosofia? jSerin, por ventu-
ra, creaciones arbitrarias de cerebros enfermos que no pu-
dieron entender a Kant?
SOh! no se explica su aparici6n, al menos para mi, dicien-
do que era una tentative reaccionaria. Si cien veces se en-
contrara el pensamiento human en la misma posici6n, cien
veces se repetiria el mismo espectAculo. Toda historic es
un desarrollo, y todo desarrollo existed a condici6n de que cada
moment sea una involuci6n y una evoluci6n al mismo
tiempo. Y eso es lo que sucedi6 en la nueva filosofia. Fichte








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 45

presupone a Kant; Schelling presupone a Fichte y a Kant, y
Hegel presupone a los tres.
IVolver a Kant! El senior Perojo es muy explicit en este
punto, y yo aplaudo su franqueza. Nos dice que no se trata
de hacer una renovaci6n absolute del sistema kantiano. La
indicaci6n, el m6todo, los principles principios; esto es lo
que resucita. Kant seri para la filosofia lo que fu6 Bacon
para las ciencias naturales.
Declaro que estas salvedades no me satisfacen por com-
pleto. Dificilmente encontrard el senior Perojo un partidario
de otro sistema que no las haga. Volver a Kant es cuando
menos reproducir la Critica, y reproducir la Critica es supri-
mir en lo que tienen de fundamental todos los sistemas pos-
teriores.
Y yo pregunto: squ6 se habri conseguido entonces? LNo
reapareceran los problems? kNo aspirara a resolverlos la
filosofia? lPodr contentarse con esta declaraci6n de in-
solubilidad otorgada a cuestiones que no se apartaran nun-
ca del pensamiento human? iOh! dir6is que la naturaleza de
lo absolute y todas las cuestiones fundamentals estin por
cima de la raz6n; que 6sta es impotente para resolverlas;
nos arrojar6is en la experiencia como -inico campo; nos pre-
sentareis el fen6meno como finica esfera de objetiva realidad
para el conocimiento, y no habr6is conseguido nada, porqne
otra vez volveremos a reivindicar los derechos de la raz6n;
y advirtiendo que los entes trascendentales y metafisicos son
el eterno objeto del pensamiento, los pensaremos otra vez y
dejaremos volar nuestros espiritus a donde les guien las vo-
ces interiores que hablan de lo eterno y lo absolute.
Yo no puedo emprender ahora un examen de la filosofia
kantiana. Me contentar6 con algunas consideraciones en
abono de lo dicho. Kant emprendi6 el anklisis del conoci-
miento. El t6rmino critical, aplicado a su filosofia, no signi-
fica otra cosa. Era la manifestaci6n mis solemne de la duda
aquella investigaci6n de nuestras facultades, aquella fria e
implacable descomposici6n del mecanismo intellectual. &Cug-
les fueron los resultados? El fil6sofo dijo que todo cono-
cimiento supone estos datos: la sensaci6n o la material exte-








46 RAFAEL MONTORO

rior obrando en nosotros, la inteligencia, y la adaptaci6n de
la material exterior a las formas de la inteligencia. Sensa-
ci6n e inteligencia nada valen aisladamente. Hasta que las
dos se encuentran y result amoldada la primera a la segun-
da no hay luz, no hay conocimiento. Y luego vino otra prin-
cipal cuesti6n. 4 Qu6 conozco? Hay lo contigente y variable,
el fen6meno; hay lo necesario e invariable, el noumeno. Co-
rresponde a lo primero las categories, a lo segundo las ideas.
Ahora bien, las categories tienen realidad objetiva y las ideas
no. Las primeras encuentran en la experiencia las cosas
que les correspondent; las segundas no las encuentran, no
dan nunca con ellas. El noumeno, la cosa en si, es una
eterna incognita. No podrA la luz de todas las filosofias des-
vanecer esta obscuridad. Los entes trascendentales y meta-
fisicos empezaron a vagar como fantasmas por el pensa-
miento. Se queria huir de ellos, se decia que no se plantean
una sola vez las cuestiones que suscitan sin que surjan al
punto temerosas e insolubles antinomias, se proclam6 la
impotencia de la raz6n para llegar a ellos.
La inteligencia result gravemente mutilada en esta 6pi-
ca lucha con la critical. Encerrada, a pesar de todo, en los
limits de la experiencia, reducida a un absorbente subjeti-
vismo, privada de aquella maraviiiosa facultad con que abor-
daba los problems fundamentals, convict de impotencia
por la nueva escuela, Iqu6 podia intentar en lo sucesivo?
En vano las magnificas rectificaciones contenidas en la eri-
tica de la raz6n practice volvian por la idea de Dios, por la
santidad del deber, por la inviolabilidad del derecho, por las
consoladoras esperanzas de inmortalidad; en vano la voz
imperative de !a conciencia resonaba como un fiat lux en aquel
agolpamiento de tinieblas. El hombre no puede career de ve-
ras cuando la raz6n, despierta y active, retrocede con dudas
invencibles ante la creencia. Lo ha dicho elocuentemente un
hombre de talent y de coraz6n, un distinguido traductor de
Fichte y de Schelling, P. Grimblot: cuando estos resultados
de la doctrine de Kant se vieron con claridad, la filosofia,
confesindose vencida, se redujo voluntariamente a repetir
este grito de angustia y de ironia, lanzado por una raz6n que








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 47

buscaba el olvido de si misma en las santas obscuridades de
la fe: credo quia absurdum.
iOh! Se necesitaba recuperar a toda costa la unidad en
el sistema del conocimiento. Para restablecerla vinieron los
grades pensadores que continuaron y corrigieron la obra
de Kant. Muchas veces se ha dicho y se ha demostrado que
el examen de la validez de nuestros juicios implicaba lo mis-
mo que se ponia bajo la amenaza de una negaci6n tan audaz,
que la investigaci6n preliminary de la realidad objetiva de
nuestros conocimientos la implicaba tambidn. Se ha repe-
tido con Hegel, que la pretensi6n de la escuela critical equi-
vale a la de aquel estudiante que deseaba aprender a nadar
sin echarse al agua: observaci6n contra la cual se ha levan-
tado con ingeniosa refutaci6n K. Fischer, sin destruir su im-
portancia, que consiste en lo que acabo de recorder al lector.
Se ha demostrado que no se deben opener asi las categories y
las ideas, porque la diferencia de su aplicaci6n no da ni pue-
de dar lugar a su distinci6n de naturaleza, que las unas y
las otras son formas absolutas del pensamiento e idWnticas
como tales. Por su especial significaci6n, diferencianse tam-
bien las ideas, y no decimos, sin embargo, que dos ideas, la de
lo verdadero y lo bueno, v. gr., difieran por naturaleza, por-
que expresan diversas determinaciones. &La corresponden-
cia de las categories y los objetos podr. justificar esa di-
visi6n? No lo creo. Segfin Kant, las categories tienen un sen-
tido propio, independiente de toda experiencia y anterior a
toda aplicaci6n. Una categoria, la de causa, por ejemplo,
tiene valor, no porque corresponda a tal o cual causa feno-
menal, sino por su energia y virtud propia. Pues las ideas
estin en el mismo caso. Ellas sacan su valor de su propia
esencia.
Por otra parte, Iquien no ve que al negar la realidad ob-
jetiva de las ideas, no eran ellas las que inicamente resul-
taban heridas, sino tambien el conocimiento relative que de-
bemos a las categories? Suprimiendo la realidad de una
fuerza y de una finalidad absolutas, se suprime tambi6n,
como se ha hecho observer muy oportunamente, la realidad
de toda fuerza y de toda finalidad relatives.








48 RAFAEL MONTOBO

Siento que la falta de tiempo y de espacio me obligue
a ser sumamente breve en este importantisimo punto. Po-
dria hacer notar que la afirmaci6n kantiana, de que es falso
el conocimiento que encierra la contradicci6n, s61o puede ex-
plicarse teniendo en cuenta el caracteristico error de la an-
tigua 16gica, pues ya no es cosa ficil desconocer que la contra-
dicci6n no es un element irrational, sino por el contrario
intrinseco, necesario y vivificador del pensamiento y del ser,
y podria recorder que todo el movimiento fil6sofico poste-
rior a Kant estaba firmemente asentado en la demostraci6n
de la impotencia de la critical considerada como norma y me-
todo primaries y absolutos del conocimiento.
Hay en la filosofia kantiana dos direcciones que conviene
distinguir: una critical y negative, y otra dogmitica y positive,
que ha sido revelada por la filosofia posterior y que sigai6
tal vez el ilustre fil6sofo de Kinisberg sin percatarse de toda
su trascendencia, principalmente preocupado, como efectiva-
mente estuvo, por la critical. El neokantismo se aferra sobre
todo a esa direcci6n negative. Yo le veo llegar, y recordando
los gigantescos esfuerzos con que logr6 separarse de ella el
pensamiento, no puedo menos que preguntarle con profunda
tristeza: que quieres de nosotros? Ivienes a consumer la
desgracia de la filosofia y a tejer coronas para sus enemigos?
Pero miremos con imparcialidad estas cosas y no incu-
rramos en lamentables exageraciones. De lo que dice el senior
Perojo y de lo que result tambikn del discurso de Wundt,
que estA por cierto admirablemente extractado, es facil co-
legir que el neokantismo no es pura y simplemente una reac-
ci6n, que quiere ser much mfs y representar una nueva evo-
luci6n. Yo aplaudo que no se haya querido intentar esa res-
tauraci6n. Pero importa grandemente que sepamos a que
atenernos respect de los elements nuevos que, combinAndose
con los primitives del kantismo, caracterizan el nuevo mo-
mento hist6rico de la filosofia. De lo que dicen el senior Pe-
rojo y Wundt, discordes, por lo demds, en algunos puntos que
no carecen de importancia, no es possible sacar un complete
cuerpo de doctrine que satisfacer pudiera nuestra curiosidad.
Se ve, sin embargo, que el neokantismo conserve y se apro-
pia, con ciertas modificaciones derivadas de su sentido pro-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 49

pio, algunos de los mis apreciables resultados del movimiento
anterior, y que, dando por objeto a la filosofia la efectividad
de las otras ciencias, renuncia a buscar la soluci6n del pro-
blema de lo absolute y prefiere celebrar solemnes nupcias con
la direcci6n experimental y naturalista.
Mirando la cuesti6n desde un punto de vista mis amplio,
no se puede mirar sin alguna simpatia y sin respeto a estos
pensadores que luchan valerosamente por encauzar las co-
rrientes del moment y por devolver a la filosofia un movi-
miento intellectual de tanta riqueza y de tanta multiplicidad.
Si realizan su esfuerzo, si traen a tantos sabios, fascinados
por el naturalismo, al campo de la filosofia, yo espero que
cuando este renacimiento kantiano se haya verificado, asi
como no hubo quien pudiera impedir la magnifica sucesi6n
de sistemas que los nuevos pensadores se complacen en lamar
movimiento teos6fico, nadie podrA evitar tampoco que re-
nazca el amor a la ciencia especulativa, cuando la dolorosa
conclusion de la critical corra por todas parties; que pres-
cindiendo de los problems mks importantes, no se destierran
por eso del pensamiento, y que en el fondo del alma siguen
pidiendo a voces que no pueda desoir much tiempo el hombre
que busca la verdad una soluci6n que devuelva su perdida paz
a los intranquilos corazones.
DespuBs de todo lo dicho, me quedaria cierto recelo si no
hiciera ingenuamente una aclaraci6n. Cuando yo hablo de
conocimiento absolute, de ciencia absolute y de lo absolute
como objeto de la filosofia, no pretend que lo absolute pueda
ser conocido en su infinita perfecci6n mediante un sistema.
La ciencia absolute, en el sentido estricto de la palabra, s6lo
reside en Dios. Hay que distinguir esa ciencia absolute en
si misma de sus determinaciones en el tiempo, de esas mani-
festaciones que conocemos con el nombre de sistemas filos6-
ficos. Si por ciencia, y este es el modo ordinario de conce-
birla, decia muy bien A. Vera (1), entendemos aquel estado
de la mente subjetiva en que se aspira a conocer (si cerca cog-
noscere), y se consigue por medio de ciertos procedimientos,

(1) Introduzione alia Fiosoffa de a Storia; caps. VII-II y III; pfgs. 327-
343 y 343-350. V. pig. 342-43.
6.-Oonferencias y Ensayos.-T. II.








50 RAFAEL MONTORO

de ciertas indagaciones y cierto esfuerzo mAs o menos intense,
conocer un objeto cualquiera; entonces se puede decir con
verdad, que la ciencia se conoce y viene a ser (deviene). Pero
no sucede lo mismo con la ciencia absolute a que nuestras
palabras se refieren. Esta ciencia absolute, que estA en nos-
otros, es la que mueve nuestro pensamiento, finito y subje-
tivo, y hace que se desarrolle. Por eso el movimiento y las
mismas evoluciones de esa ciencia que esta en la naturaleza,
de csa ciencia que viene a ser, supone una ciencia absolute.
En otros t4rminos: la presencia de esa ciencia absolute en
nuestra mente es lo que la anima, vivifica y hace que venga a
ser, no de otra suerte que mueve y hace que vengan a ser (fa
devenire) todas las ciencias particulares y finitas. Es como
la luz infinita que ilumina la luz finita. Esta ciencia, en fin,
es la ciencia del mismo venir a ser, porque ella es quien de-
termina las eyes, las relaciones, el campo y la necesidad del
venir a ser.
Comprendo que el magnifico pirrafo del ilustre hege-
liano que ha sido llamado el apostolus gentium de la escuela,
que este pirrafo que acabo de copiar, require, para ser bien
comprendido por aquellos que no esten familiarizados con
sus doctrinas, algunas aclaraciones. En este memento no
puedo indicarlas y espero que la ilustraci6n de los lectores
supliri, generalmente hablando, lo que me veo forzado a su-
primir per la necesidad de terminar pronto este largo ar-
ticulo.
IV

De los otros ensayos me proponia tratar, o de algunos
siquiera. Habr6 de contentarme con breves indicaciones so-
bre algiin punto.
Las interesantisimas piginas en que el seiior Perojo traza
un excelente retrato del celebre Heine, y las ineditas cartas
de este que nos ha dado a conocer, fueron examinadas per mi,
aunque no eon el detenimiento a que son acreedoras, en las
columns de un ilustrado diario de esta capital (1), cuando
por :rimera vez pudimos apreciarlas en amena tertulia del
(1) El Tiempo. Viernes 16 de abril de 1875.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 51

Ateneo. iCon cuinto placer hubiera yo aprovechado esta
ocasi6n para hablar con mis lectores sobre la filosofia de
Schopenhauer! Este sistema, cuya imperfectisima metafi-
sica se altera todos los dias, por ser tan inferior a la impor-
tancia que algunos le atribuyen; este pesimismo que, como
dice perfectamente el senior Perojo, tiene incontestable raz6n
de ser y cierta oportunidad, como que venia preparado por
tristes vibraciones de ilustres liras y provocado por exagera-
ciones y ensuefios de una candidez inexplicable; esta voz, que
resuena con quejas amarguisimas y elocuentes invectivas a la
ciega confianza y el orgullo de generaciones enloquecidas con
sus progress y dadas a sofar imposibles, como si quisieran
compensar sus infortunios de realidad harto cierta y sus
crueles desengafios con ilimitadas y seductoras esperanzas;
esta aspera declaraci6n de la vanidad de nuestra vida, de la
tristeza del destiny human; toda esta revoluci6n realizada en
las ideas y en los sentimientos cuando los espiritus preparados
para tal ensefianza empezaban a comprender que corresponde
al incremento de la vida, al incremento de actividad, al in-
cremento del genio, un incremento inevitable de dolor y de
melancolia, era en verdad merecedora de un detenido studio.
Yo no renuncio a intentarlo, y tal vez me sera dado demostrar
algin dia que no contradicen estas opinions, separadas de
la exageraci6n y de la insegura base con que los present
Schopenhauer, los grandes principios que aseguran al mundo
y a la historic, considerada desde un punto de vista amplio y
universal, sentido y regimen divinos. De c6mo se pueda lo-
grar esto, no es para tratarlo incidentalmente, aunque bas-
taria tal vez una indicaci6n sumaria de las condiciones nece-
sarias de la vida del individuo y de la vida de la sociedad, y
una consideraci6n atenta de lo que pueden hombres y pueblos
en frente de las leyes que se derivan del eterno pensamiento
que reina en la naturaleza y en la historic. No dire una sola
palabra mas, porque hay cosas que no son para dichas de
pasada.
Me contentard, por ahora, con manifestar que el Ensayo
del senior Perojo, en que trata de Schopenhauer, es uno de
los mis profundos y mas bellos que el libro comprende. Que








52 RAFAEL MONTORO

he de decir de los otros yendo tan rApidamente como voy a
la conclusion de estos apuntes? Recomendar esos trabajos es
poco. El bosquejo del movimiento naturalista, la magnifica
descripci6n de la historiograffa alemana, descripci6n tan
llena de datos como de animaci6n y colorido, y la exposici6n
de las teorias political, hechas con tanta fortune y tacto, son
escritos que merecen much mis.
Cuando el hombre que cultiva el studio de la filosofia
entra desprendiCndose de toda preocupaci6n y de toda into-
lerancia, con la mente dispuesta a recibir las verdaderas re-
velaciones del progress y el coraz6n deseoso de ofrecer un
testimonio de simpatia a todas las convicciones sinceras y a
todos los que trabajan de buena fe por la cultural del espiritu
human; cuando acude de esta suerte a ponerse en comuni-
caci6n con todas las inteligencias ilustradas, y tal vez las ve
agitarse en confusa lucha y caer en la anarquia; si reconoce
que hay en lo que le rodea seria y libre indagaci6n, amor a
la verdad, sinceridad de convicciones y pureza de motives,
aprende y examine para aprobar o condenar bajo el dictado
de la raz6n, pero reservando siempre un respetuoso saludo
para el adversario que defiende noblemente su creencia con
fe y con armas dignas del combat.
Para los que piensan y proceden asi, el libro del seflor
Perojo pertenece al niimero de aquellos que se reciben con
una carifiosa bienvenida, aunque no se piense como el autor,
ni se aspire, por o1 tanto, en las nobles tareas de la meditaci6n
a conseguir los mismos resultados y a prestar un servicio
a las mismas doctrinas.
Octubre 17 de 1875.














UN MISTICO ALMAN


JUAN JORGE HAMANN

Lieber nights als halb.
Jaeobi.
(Jacobi W.)

Algunos de los lectures do este articulo recordardn sin
duda, al leer el epigrafe que le hemos puesto, uno de los mAs
interesantes episodios de la discusi6n que se sostuvo el pasa-
do invierno en el Ateneo de Madrid, sobre la importancia
y trascendencia de las doctrinas positivistas. Acababan de
terciar en el debate con el calor y la resoluci6n propios de
moridionales espiritus algunos oradores, entire los cuales toca
ciertamente el filtimo lugar a quien este articulo describe,
cuando hubo de levantarse con germinica templanza el Rev.
Federico Fliedner, pastor evang6lico, que en anteriores dis-
cusiones di6 a conocer en aquella ilustre casa, y a favor de
la tolerancia que en ella reina, sus no comunes conocimientos
y la admirable constancia que en un tiempo relativamente
corto le ha hecho aprender nuestra dificil lengua con perfec-
ci6n bastante para dirigir su voz a un pfiblico tan autorizado,
sin que las naturales dificultades con que, a fuer de extran-
jero, tuvo que tropezar, impidieron que con gusto y provecho
le oyese tan escogido concurso. Sorpresa no pequefia hubo de
causar el orador alemAn, al ver que despues de descartar di-
ficultades y ahuyentar intransigencias, afrontaba el proble-
ma positivista buscando armas con que resistir y veneer sus
obscuridades en las doctrinas de Hamann, autor de quien dijo
ser sobremanera obscure y por demis desconocido, merced a
circunstancias personales e hist6ricas bastantes a disculpar
y aun a justificar obscuridad y desconocimiento tan grandes.
Tfivose este aserto del reverendo pastor por muy abo-
nado y cierto, pues, no obstante estar alli los mis que en cosas








RAFAEL MONTORO


de literature y filosofia alemanas se ocupan, sonaba el nom-
bre de Hamann como un ruido asaz discordante y desacos-
tumbrado. Sin embargo, fu6 llamado este autor el Mago del
Norte, y Goethe, Herder, Jacobi, Juan Pablo, Kant y otros
escritores eminentes de su tiempo tuvibronle much estima-
ci6n, no de otra suerte que otros tambi6n muy distinguidos
como Roth (1), Ruge (2), Gervinus (3), Faber (4), Weber (5),
Heinrich (6), Lichtemberger (7), Gildemeister (8), Broemel (9),
Diesselhoff (10), Schlegel (11), Hettner (12), Erdmann (13)
y otros le han dedicado posteriormente trabajos estimabili-
mos. Importaba, pnes, averiguar cuiles fueron el carActer
y las doctrinas de este extrafio pensador, fijar un moment
la atenci6n en lo que fu6 y en lo que hizo, consagrando a su
existencia un recuerdo y a su genio un tribute de considera-
ci6n. La posteridad no debe escribir nunca los epitafios que
dedica a las ilustraciones pasadas sin una detenida e impar-
cial consideraci6n de sus meritos y servicios.

I

Juan Jorge Hamann naci6 en Koenisberg el afio de 1730.
Su padre era cirujano y la casa del future pensador era muy
frecuentada por estudiantes pobres, que daban a los hijos del
duefio en sus fitiles conversaciones los rudimentos de diversos
studios. Hamann y su hermano menor, que era el de mis
porvenir en apariencia, pero que mas tarde torn6se imbicil,
pudieron adquirir, como ya hemos dicho, una idea de los dis-
tintos ramos del saber, bastante a despertar su inteligencia
y a descubrirles anchurosos horizontes. Los padres de Ha-

(1) Obras de Hamann. Berlin. St.
(2) Hallisehe Jahrbueher. 1839.
(3) Fesehichte des Deutsehen Dichunst.
(4) Revue Germanique. 1S80.
(5) G. WEBER. IiStoioe de la Litteratwe Alemande. Trad. de F. Lautte.
(6) Histoire de la Litterature Allenande, par G. HEINEICH. Paris, 1870.
(7) G. LICHTEMBEP.RGF. Histoire des ~des riligieuses en AUemagne.
(8) GILDEMEISTER. Hamann's Leben and Schriften. Gotha, 1857.
(9) BRoEMEL, J. G. Hamann, Berlin, 1870.
(10) DIESSF.LHOr. Wegieiser za .T. G. Haanann, Eiberg, 1870.
(11) T. SCHLEGEL. Gesehichte der Littcratur.
(12) HETTNER. Litteratugeschiche des Achtzendna. Jarhrjunderts.
(13) ERDMANN. Gesclichite del neurn phIosophie.








CONFEREENCLIS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERABIOS 55

mann desplegaron una extraordinaria actividad para asegu-
rarle los beneficios de la educaci6n. Hicieron cuanto les fu6
possible por iniciarle en conocimiento de las ciencias, por en-
riquecer con las mis diversas nociones su juvenile entendimien-
to. Mas sucede en estas cosas lo que en todas las que concier-
nen al desarrollo fisico y moral del hombre: el exceso de inte-
r6s en los que han de dirigirle suele ocasionar grande
extravios. De falta de m6todo resinti6se siempre su educaci6n
y 41 mismo nos dice en paginas elocuentes que el demasiado
trabajo initil fu6 nocivo para su caricter y disposiciones.
Adornado de alganos conoeimientos de eseasa aplicaci6n, fal-
tabanle, sin embargo, los que pueden considerarse como base
mis segura y firme de la cultural. A los diez y seis afios co-
menz6 su vida universitaria. Dedic6se a la teologia, que hubo
de abandonar primero por el derecho y luego por la fiologia
y las bellas letras. Hamann nos ha dejado interesantes noti-
cias sobre las vacilaciones que le levaban del uno al otro
campo del saber. Errante en los senderos de la ciencia, perdi6,
segin dice 61 mismo, la vocaci6n que crey6 tener en un tiempo
para la teologia. D6bil de memorial, dificil de palabra, profun-
damente penetrado de la importancia de las funciones ecle-
siasticas y de las escasas condiciones de un clero pervertido
para lenarlas satisfactoriamente, sinti6se incapaz de sobre-
ponerse a tantos obsticulos. Despertironse despu6s en su im-
presionable espiritu inclinaciones muy vivas que le llevaban
a los studios arqueol6gicos, a la critical, a la poesia y a las
lenguas. Dominaban sobre todo a su pensamiento en aquel
period la afici6n a los escritores franceses y el deseo de imi-
tarlos. Encantibanle las dotes brillantes de estos escritores,
la rapidez que tienen todavia para concebir, sus incontestables
cualidades para deleitar a la imaginaci6n, para conmover a
las almas y para acariciar con blanda mfisica a Ls sentidcs.
Y luego la exaltaci6n de su espiritu pintaba con los mfs bri-
llantes colors una existencia dedicada con desinter6s comple-
to al cultivo de la ciencia y de las letras. Crey6 encontrar una
grandeza imponente y sublime en la abnegaci6n de un trabajo
ajeno de todo prop6sito de lucro, de today. esperanza de inme-
diata utilidad. Se necesita haber nacido con la vocaci6n de
poeta o de fil6sofo para darse cuenta de estos hermosos suefios








56 RAFAEL MONTORO

de Hamann. Se necesita haber considerado como un verdadero
sacerdocio la difusi6n de los conocimientos o la contemplaci6n
de la belleza en Cxtasis purisimos que hacen resonar en el fon-
do del alma los ecos solemnes y misteriosos de las grandes
armonias del mundo, haber puesto toda la vida interior, ideas,
sentimientos, instintos, pasiones, en el libro que se lee o en la
paigina que se describe, para comprender ese olvido santo de
toda mira egoista, de todo prop6sito interesado, de toda am-
bici6n secuiriaria, ese espontineo y entusiasta sacrificio de
la propia uLilidad, del medro, de la gloria en areas de la imper-
sonal belleza.. tiu3ones son0 estas que se desvanecen poco a
poo dead erm dejas de incurable y tristisima nostalgia a
las almas quye Io aba'ndonan. -Hamann se curi bien pronto,
mas no se curo radicalm-ente de la peligrosa enfermedad de
sofiar. Despims de Ics suefios propios de los pcetas que viven
de imrgenes, de los fil6sofos que viven de ideas, vinieron los
del homb:c dcJlegafiadu que busca en las riquezas el des-
canso de las lueias y penosas iicerTidumbres de la vida dia-
ria. Hamanni acdarii6 la idea do sir rico, opulento. 'Mas la
manera de :.-'r con quie nceu'nos es como la figura: s6lo se
rierde en i :. i:a de la muerte. inamami no) po dia aspirar a
:a riqueza c'iao an comenrcai.nte, como mu industrial, como un
li.nmre de nieg:cics que trabaja, acumula ahorros y prepare
operaciones Emiduramente pensadas y reflexivamente dis-
puestas. Esperaba que la riqueza entraria algun dia por sus
puertas de exsraiia e inesperada manera, como las hadas, in-
disolublemente ligadas con los hermosos recuerdos de la in-
fancia, entrant en. los castillos do naipes que albergan las
risueiias ilusiones de los nifios. Estos nuevos prop6sitos le
llevaron a mrs prosaica esfera. Eintr6 en el seno de una aco-
modada familiar en calidad de preceptor. Y en verdad que se
naccesitaba gran optimism para esperar una fortune del en-
fadoso ejereieio de funeiones tan modestas. EsperAbanle en
esta jornada muchas amarguras y nuevos desengafios. Entris-
teeen, a pesar de su estilo sencillo y familiar, las quejas de
liamann al verse encargado de la educaci6n de tres personas
que eran, segun nos cuenta con admirable ingenuidad, el alum-
no que le habian confiado, la madre de 6ste, mujer brutal e
inculta, y l1 mismo. No habia nacido Hamann para preceptor.








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 57

Cilpase de sus debilidades, qu6jase amargamente de su ciega
confianza en si propio y en los demAs y confiesa con dolor las
heridas que hacian en su impressionable caricter tantos des-
enganos y contrariedades tan repetidas.
Cansado de buscar fortune por estos caminos, decidi6se
Hamann a emprender la mis decisive prueba. Hallibase en
1755 en casa de un amigo leal y querido, que vivia en Riga,
y que se llamaba Berens, y con el cual se dedic6 a los studios
econ6micos. Esta casa fu6 un refugio para Hamann, despu6s
de tantos disgustos. Queriale este amigo como a un hermano,
y, segfin dice Hamann, casi como a un hermano mayor. Por
aquel tiempo hallibase el desengafiado professor firmemente
-:nuelto a sujetarse a las afloiones utilitarias que ya predo-
minaban en Europa. Habl6le su amigo de proyectados nego-
cios que presentaban lisonjera perspective, y como confiase
grandemente en los talents de Hamann, encarg6le de ges-
tionar aqu6llos. Para dirigirle era necesario trasladarse a
Londres, y asi lo hizo. Mas nada hay tan engafioso, nada tan
initial como contrariar caprichosamente la propia vocaci6n.
Y al surcar los mares en direcci6n de la gran ciudad comer-
cia!, al dejar on el lejano horizonte el sagrado suelo de la
patria, las ocupaciones predilectas, los amigos queridos, al
encontrarse solo con un enigma delante, con la duda en el
pensamiento y la tristeza en el coraz6n, pudo Hamann recon-
centrarse en si propio, afrontar las eventualidades de su nueva
vida, darse cuenta de su impremeditaci6n y de los riesgos de
la empresa en que estaba comprometido. Reprendi6se severa-
nmnte por haber variado una vez mas de objeto y de opinions.
Atraido de un lado por la ciencia, del otro por los negocios,
llamAndole una y otra carrera con voces distintas, y que re-
sonaban las dos profundamente en su agitado espiritu, pene-
tr6se de una duda profunda en si propio. Oh! Cuando el
hombre no encuentra en la intimidad de su conciencia un pen-
samiento, un prop6sito, algo que le advierta de la existencia
de una voluntad firme en las profundidades de su ser interior,
tifiense todas las cosas con tristisimos colors. De estas largas
meditaciones result para Hamann una idea clara de su posi-
ci6n. Resolvi6 no ocuparse en otra cosa mAs que en hacer for-
tuna y en corresponder a la confianza que su amigo habia








58 RAFAEL MONTORO

depositado en 61. Habia tenido siempre por Inglaterra una
inclinaci6n profunda. Muchas veces se la habia figurado ro-
deada de los mares, envuelta en la bruma, como el hermoso
secrete de su ventura, como la patria de sus fascinadoras
quimeras. Alli esperaba encontrar el hada tantas veces pre-
sentida que habia de traerle la fortune acariciada por sus
locos deseos. No bien hubo liegado a Londres, cuando traz6
su plan de campafia. Urgia, sobre todo, darse a conocer en
ese emporio de las riquezas, adquirir buenas relaciones, que
]e sirvieran para encontrar el deseado y siempre oculto vello-
cino de la felicidad. Faber ha observado con tino que el hom-
bre a quien le fu6 forzoso abandonar la carrera eclesiAstica
por la dificultad de la conversaci6n y la galanteria en los sa-
lones a que su ambici6n le llev6, habia de tropezar inevita-
blemente con el mismo obsticulo. Mas s61o le aguardaban
desengafios en esta fase de su vida. Causaban, segdn cuenta
6l mismo, grandisimo asombro en Londres la importancia
del negocio, la calidad de los medios y las circunstancias
verdaderamente inadecuadas de la persona encargada de
llevarlo a cabo. Los caracteres mds ben6voles no tuvieron
mds compasi6n para el pobre Hamann. Cansado ya de bus-
car en sn pensamiento grades recursos de iniciativa, deci-
di6se a tener calma y a esperar con los brazos cruzados algu-
na buena ocasi6n. Y de esta suerte, al verse en medio de la
agitaci6n y el movimiento que reinan en la Bolsa de Londres,
en vez de ir de comerciante en comerciante tomando part
active en los negocios que se realizaban, entreteniase el ex-
traviado fil6sofo en estudiar el coraz6n human, descubrien-
do con paciente observaci6n en los cambios de fisonomia y
en las palabras, secretes psicologicos, revelaciones del alma,
o bien contemplando las estatuas o hablando solo en voz alta
para ejercitarse en el manejo de ]a lengua inglesa y dominar
la torpeza de su palabra en medio de aquel ruido atrona-
dor, no de otra suerte que el orador insigne de Grecia, el in-
comparable Dem6stenes, acudia a orillas del mar para en-
sayar ante las olas y en medio de sus imponentes rumors las
arengas que habian de conmover poderosamente a sus com-
patriotas y a la posteridad.
Haciase poco a poco muy angustiosa la situaci6n econ6-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 59

mica de Hamann. Sus mercantiles tareas tuvieron un fracas.
Era natural, como observa Heinrich, que lo tuvieran. No fue-
ron los procedimientos adoptados por Hamann los mas opor-
tunos para que alcanzaran t&rmino feliz. Y si los procedimien-
tos resultaron inadecuados, mis inadecuado todavia era, a
decir verdad, el carActer del personaje. Engafiado por falsos
amigos, qued6 al cabo reducido a la mayor miseria y con el
espiritu angustiado por el remordimiento de algunas faltas
a que se dej6 arrastrar.
Despert6se por aquel tiempo en su coraz6n el sentimiento
religioso. Entre otros libros, habia comprado una Biblia, que
hasta entonces permaneci6 cerrada sin que su duefio cuidara
de leerla y estudiarla. De pronto, convirti6 toda su atenci6n
a esta lectura, y ella le di6 nuevas fuerzas y consuelos sublimes.
La poesia hebraica, Ilena de imagenes, de misterios, de pa-
rabolas, de simbolos, de obscuridades sublimes y de fulgores
celestiales, tenia que encontrar ecos profundos en el alma del
mago del Norte. Este amor a la Biblia ejerci6 una influencia
decisive sobre Hamann, y por medio de 6ste, sobre uno de los
hombres que andando el tiempo habian de glorificar mas po-
derosamente a su patria y a sus doctrinas consagradas por
este hombre ilustre al espiritu de la poesia hebraica. Cuando
se lee la carta enternecedora en que contaba el estado de su
inimo mientras la escribia a su excelente y desdichado amigo
J. J. Hamann, salta muy luego a la vista la parte que a 6ste
cabe en una vocaci6n tan declarada y en una veneraci6n tan
religiosa como las que se notan en ese escrito admirable.
Mas no perdamos el hilo de nuestra narraci6n. La asidua
lectura de la Biblia ocasion6, como he dicho ya, una revoluci6n
en el espiritu de Hamann. Terminaron sus indecisiones y
sus quimeras porque se pronunci6 francamente su aptitud y
se declararon sus tendencies. Resolvi6 emprender el viaje
de regreso al continent y parti6se para Riga. Alli le espe-
raba con los brazos abiertos su leal e invariable amigo. De-
cidi6se Hamann a dirigir la educaci6n de algunos de los in-
dividuos de la familiar que le ofrecia una hospitalidad tan
franca y generosa, particularmente a former y completar la
de la hija mayor de la casa, y hubo un dia en que brill6 para
61 la esperanza de una felicidad no buscada y por esto mismo








60 RAFAEL MONTORO

mis complete. PreparAbase su matrimonio con esta joven,
cuyo coraz6n habia podido conocer profundamente, cuya inte-
ligencia habia educado con sus lecciones. Mas todo vino a
tierra de un golpe. La uni6n proyectada debia unirle con
mis estrechos lazos a su amigo, y el fracaso que aquella tuvo
los separ6.
Infitil es querer expresar en pocas piginas la profunda
huella que dejo este nuevo desengafio en el alma de Hamann.
Cuando habia transcurrido ya algfin tiempo desde este triste
suceso, el pobre mistico recordaba aiin con profunda emoci6n
aquel hermoso suefio tan ordientemente acariciado y tan pron-
to desvanecido. Dab- o esa mujer qiuerida el nombre de
compafiera ideal, de su Mlaintenon y su Sevigi6. Contempld-
bala en su imaginaci6n, reproducia todos los rasgos de su
cuerpo y todas las aptitudes de su alma, como si todavia pu-
daera observarla en aquel tranquilo hogar de Riga, donde vol-
vi6 fatigado y triste de su infitil excursion a Inglaterra, y no
lo hubiera dejado para recorrer a solas o con una compania
muy difcrente el camino de su apesadumbrada existencia.
Nuestros lectures comprenderin, sin duda, que nos detenga-
mos un poco en estos hechos particulars: ellos saben perfec-
tamente que uno do los grande progress de la critical con-
siste en apreciar con exactitud la considerable part que toca
a las peculiaridades del carActer y a las vicisitudes de la
vida en el talent y en las obras de un hombre ilustre.
Herido profundamente en su alma, alej6se Hamann de
Riga y volvi6 a Koenisberg, al lado de su padre, despu6s de
haber visto desvanecerse tantos suefios de gloria y de ventura.
Mas importa estudiar esta ruptura, que se relaciona es-
trechamente con el objeto de nuestro trabajo, encaminado a
poner de relieve el caricter de Hamann al par que la verda-
dera importancia de sus doctrinas. Y es precise para alcanzar
este resultado darse exacta cuenta de la disposici6n de su
espiritu cuando volvi6 a Riga. Volver a esta ciudad desde
Londres casi era lo mismo para este pensador que volver
a su patria. Nuestros lectores saben que Koenisberg est6
muy pr6ximo a Rusia. Puede decirso que Alemania extiende
sus brazos en esta ciudad inmortalizada por Kant para recibir
en ellos amorosamente al espiritu eslavo, siempre ingrato a








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 61

sus caricias. Riga, a su vez, es una poblaci6n que ha sido su-
cesivamente arzobispal, independiente, polaca, sueca y Tusa;
que es hoy dia capital de Livonia y que efrece a los navegan-
tes un buen puerto sobre el Bfltico. Basta lo dicho para que
se comprenda cuan cerca esti de Prusia y cuan impregnada
debe de estar del espiritu y las costumbres alemanas. Al ha-
Ilarse, por decirlo asi, entire los suyos, expresi6n que justifica
todavia mas el verdadero carifio que Berens tuvo siempre por
6l, Hamann debi6 sentirse profundamente tranquilo; mas esto
no era possible. No se concibe torment mayor ni mas intimo
para un hombre que la ruina y destrucci6n de todas sus as-
piraciones. Habia ido a Londres en pos de la fortune, y 6sta
habia huido cruelmente de sus proyectos. Objeto de com-
pasi6n para unos, de ironia para otros, martirizado por los
desengafios y por la escasez de recursos en uno de esos grandes
centros de poblaci6n en que la multiplicidad de los adelantos
y de los refinamientos llama sin cesar al deseo, profundamente
arrepentido de las vacilaciones que gastaban sus fuerzas, y
de las quimeras que atormentaban su imaginaci6n, grande-
mente penetrado de la extension de sus deudas de todas classes
para con un amigo tan leal y generoso, asi como de la impo-
sibilidad de pagarlas, tenia por fuerza que suceder a Hamann
lo que siempre acontece en casos tales: tenia que sentir pro-
funda tristeza e inquietud, amarguras grandisimas y descon-
fianza mfs grande aun de si mismo y de cuantos le rodeaban.
Ya en Londres, queriendo hallar un refugio para su intran-
quilo espiritu, habia tratado de aturdirse algunas veces con
el ruido y bullicio del mundo. Inftil afin! El destino no
suelta nunca su presa, y Hamann estaba condenado a buscar
en todos los manantiales la satisfacci6n de la inextinguible
sed de su alma sin encontrarla en ninguno. La desgracia
tiene exigencias durisimas. Pocos son los hombres que pue-
den afrontarla sin que sus defects se agranden desmesurada-
mente y sin que sufran lamentable atrofia esas cualidades
modestas y fecundas que endulzan la vida serenando las al-
mas. Infitil seria querer entender las cartas de Hamann a
Berens y a Kant sin estas reflexiones previas. Su amor pro-
pio, exacerbado por la contradicci6n y nutrido de misticas
imagenes; su ironia, que le hizo incurrir muchas veces en








62 RAFAEL MONTORO

grandes injusticias para con el generoso amigo que le habia
ayudado tantas veces, y para con el ilustre fil6sofo que dese6
mediar en aquella lamentable contienda; el extrafo escepti-
cismo con que a las veces se expresa y que es muy propio de
los misticos siempre dispuestos a hundir en el polvo todas las
aspiraciones y todas las tendencies que tienden a enaltecer
nuestra desdichada naturaleza; la excitaci6n constant de su
espiritu propenso a la amargura y al exclusivismo, ;no son
por ventura sefiales de una interior tempestad impossible de
caimar para la cristiana conversion, que despert6 en lo mis
intimo de su alma las ideas que 61 habia de representar en el
movimiento literario de su pais? Sin ir tan lejos como Roth,
que, llevado de celo ortodoxo por la gloria de Hamann, cree
encontrar en sus confidencias la ingenua revelaci6n de su
alma, toda su rectitud, franqueza, sinceridad y pureza de mo-
tivos, el candor y la dichosa combinaci6n de humildad y just
confianza en si mismo que en el personaje encuentra, ni mos-
trarnos tan injustos como Ruge o tan severos como Gervinus,
diremos por nuestra parte que nada hay tan aventurado como
buscar en las confesiones escritas y en las cartas de aquel
tiempo los caracteres verdaderamente intimos de una perso-
nalidad; que Hamann expresa sus cualidades en sus cartas
y relaciones, pero tambikn sus no pequefios defects, muchas
veces confesados por 61 mismo, que era un hombre d6bil, ann-
que emprendedor, descorazonado al par que impressionable, y
menospreciador de las cosas del mundo y del hombre, al par
que grandisimo apreciador de ciertas cualidades que las mis
veces encontraba en si propio.
De ciertas acusaciones que el mismo Hamann se hizo al-
guna vez y que han dado lugar a que la opinion se extravie
con frecuencia al considerar sus condiciones de caricter y los
hechos de su vida privada, s6lo nos ocurre que es mis prn-
dente atenerse al texto de las confidencias a que nos referimos.
Si Hamann quiso aturdirse, si fun victim en ocasiones di-
versas de tentaciones atormentadoras, si habla de esto con la
forma extrafia y apasionada que le distingue, no es por eso
menos cierto que 61 mismo nos dice que pudo detenerse al
borde del precipicio y dominar de este modo los impulses
que amenazaban despefiarle. Y aunque asi no fuera, annque








CONFERBENCLS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 63

alguna vez hubiera caido, no seria oportuno recorder las fra-
ses sublimes del Redentor del mundo, cuando la muchedum-
bre amotinada se desbordaba en imprecaciones contra la mu-
jer adiltera, y decir a los severos jueces de Hamann, que
arroje la primera piedra quien est6 sin pecado? Sentiria
que mis lectores viesen en esta sencilla frase la menor in-
tenci6n de justificar culpas que no me constant o de zaherir
con amarga ironia una conduct que no tengo motives para
censurar duramente.
Vuelto Hamann a casa de su padre, vivi6 con 61 cuatro
afios, o sea hasta la muerte de 6ste. Fecundos y laboriosos
fueron esos afios de su vida. El griego, las lenguas orientales,
la teologia y el Nuevo Testamento fueron sus studios favo-
ritos. Leia al mismo tiempo todos los libros que podia pro-
porcionarse con la rapidez y facil penetraci6n que le distin-
guian. Pocas veces se ha visto un hombre mks apto para com-
prender y asimilarse r6pidamente las ideas. Mas tuvo en su
edad madura el mismo inconvenient con que hubo de tro-
pezar en sus primeros afios. Una ansiedad inacabable, un ab-
sorbente deseo de recorrer todos los campos del saber y de
apropiarse todos sus progress le hacian desordenarse no
poco. Trabajaba, a pesar de todo, sin descanso y con aprove-
chamiento. Pres6ntase ahora ante nosotros una cuesti6n que
no carece de importancia. Muchas veces se ha dicho que mas
bien que amor al saber habia en Hamann una vana y nerviosa
curiosidad. & So ha querido decir con esto que lo fitil y profe-
sional no le preocupaba en cosas de ciencia? i Qu6 gran delito!
El lector comprendera de sobra qu6 utilidad es esta a que
ahora nos referimos.
Nos cuesta trabajo comprender y refutar este cargo, o
mejor dicho, decidirnos a reducir a sus verdaderas proporcio-
nes la cosa de que se trata. Detras del cargo estamos viendo
a esos espiritus vulgares que han hecho regla obligatoria de
la vida intellectual las circunstancias personales a que se han
sujetado en su carrera literaria; obseura gentecilla, a cuyas
ridiculas pretensiones brinda favor inmerecido y lamentable
el modo de ser reglamentario y formalista que prepondera en
la sociedad europea de no pocos afios a esta parte. Lo que ha-
bia de cierto en el particular, es que Hamann tenia un espiritu








64 RAFAEL MONTORO

algo indisciplinado e irregular, que su primer educaci6n
habia introducido algfin desorden en sus studios y en su ma-
nera de pensar, que sus continuados desengafios y las repe-
tidas contrariedades que cayeron sobre 61 le habian quebran-
tado y contristado profundamente. Mas dej6mosle hablar a 61
mismo. "Oro y trabajo como un cristiano, como un peregrino,
como un soldado en tiempo de paz." "Mi destiny no me lleva
al comercio, ni a la political, ni a la sociedad. Nada soy y
puedo serlo todo cuando quiera." No creo que pueda hallarse
mas bella y profunda frase que la siguiente de Hamann en el
orden de ideas a que se refiere: "Carezca por siempre mi
nombre de autoridad, a condici6n de que pueda consagrar mis
dias a los deberes divinamente bellos de la obseuridad y la
amistad". Aquellos cuatro afios los pas6 nuestro fil6sofo de-
dicado a prestar a la ancianidad de su padre los cuidados
filiales y a trabajar asiduamente, aunque en su manera de
hacerlo se vislumbrara cierto desorden que esta intimamente
relacionado con su caracteristica originalidad.
Asi transcurrieron estos afios de la vida de Hamann,
cuando lleg6 para 61 un moment dificil y angustioso en que
hubo de buscar un empleo para tender a su subsistencia.
Obtuvo este empleo en el ramo de aduanas, en la de Koe-
nisberg.
Initil seria buscar hechos importantes en la vida de
nuestro personaje a partir de esta resoluci6n, que le llev6 a
vivir tan modestamente y a dedicarse al ejercicio de unas fun-
ciones tan 4ubalternas. En este period de su vida s61o tienen
verdadera importancia sus studios y sus obras. OlvidAbamos,
sin embargo, un hecho bastante capital: el matrimonio de con-
ciencia, como dicen los franceses, que introdujo en su hogar
una mujer ruda, pero muy buena y querida. Este enlace des-
pierta el recuerdo de Rousseau en casi todos los espiritus.
Faber lo apunta, y no es extrafio en quien tantas veces se
acuerda de Rousseau con motive del caricter y las cartas de
Hamann. Refiramos el caso tomando por base de nuestra
narraci6n las confidencias del interesado. Una. campesina,
hija de honrado aldeano, asisti6al padre del fil6sofo en sus
iiltimos afios. Este cuidado asiduo en que resaltaba la natu-
ralidad de un caricter exento a los multiples artificios de las








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERARIOS 65

educaciones esmeradas, hizo que Hamann la adoptara luego
por sefiora de su casa. Su lozana y florida salud, dice 61 mis-
mo, al par que su fortaleza y ruda honradez, llena de consis-
tencia y terquedad, produjeron en su animo una impresi6n
que no pudieron borrar la ausencia, ni el extreme de la deses-
peraci6n, ni la reflexiva calma. No la hizo su esposa legitima
por temor a que un cambio tal hubiese hecho de esta criada
lo que no podia reverse; decidi6 por consecuencia confiarle
!as leaves de su casa, sin elevar la uni6n que entire ellos existia
al grado de legitimo consorcio. Y no procedi6 de esta suerte
por orgullo, sino por career que una posici6n diferente hubiese
sido menos favorable a su felicidad y a la de sus hijos. Soste-
nia, ademhs, que las relaciones de este g6nero eran mis fre-
cuentes en Alemania que en otro cualquier pais. Hemos dado
cuenta del hecho, conformindonos con las explicaciones que
el mismo Hamann daba a su ilustre amigo y admirador Her-
der. Claro est~ que no tratamos ni podemos tratar de defender
su conduct, ni de Ilevar al animo de nuestros lectores la con-
vicci6n de que puede justificarse fdcilmente. Si alguna justi-
ficaci6n tiene, la hallarA en los motives de mis intimo caric-
ter que es possible reconocer a una acci6n del hombre, y en
este caso, el lector vera de qu6 modo le llevan a entender el
caso sus condiciones de sensibilidad y de carActer, su modo
de ser y de pensar.
Los filtimos afios de su vida fueron tal vez los mas ri-
suefios para Hamann. Un joven y opulento admirador le se-
fial6 una pension considerable. Estos rasgos que recuerdan el
hermoso tipo que nos ha legado la antigiiedad en la persona
de Mecenas, no han sido raros en Alemania y paises limitro-
fes, donde los rigores del clima favorecen la concentraci6n
interior, y con esta el amor a las letras y la protecci6n al
genio. Los lectores de la Revista Contempordnea han podido
admirar recientemente la correspondencia de Schiller y el
duque de Schleswig Holstein, admirablemente coleccionada y
comentada por Max Miller, esas bellisimas cartas llenas de
generosos sentimientos, de entusiasmo, de fe en el progress,
de desinterds y de genio. Solicitado por ese amigo, traslad6
Hamann su residencia a Pempelfort y a Munster, donde vivio
al lado de Jacobi y de la princess de Galitzin, a quien aquOl
7.-*Conferencias y Ensayos.-T. II.








66 RAFAEL MONTORO

le recomend6. Esta dama se distinguia por su amor al arte y
al genio: era, como ha dicho admirablemente nuestro author,
"una mujer consumida de pasi6n por lo grande y por la
bondad del alma". Alli muri6 Hamann a 30 de junior de 1788.

II

Henos ya a mitad del camino. La dificultad grande de
esta segunda parte de nuestro trabajo proviene del prop6-
sito mismo que le ha hecho nacer. Se concibe una exposici6n
sistemitica de las doctrinas filos6ficas que con tal sistema
aparecen. Querer hacer esto mismo con las de Hamann fuera
una grandisima equivocaci6n. Porque Hamann no era un fil6-
sofo propiamente hablando, ni 61 mismo hubiera querido que
asi le llamaran. Se suele decir que su obscurisima forma di-
mana de su originalidad; asi como las dificultades que su len-
guaje y estilo presentan, sobre estar ocasionadas por esa
misma originalidad, proceden de una inmensa erudici6n a que
recurre sin cesar por via de comparaci6n, ejemplo o imagen,
no siempre comprensibles para la generalidad de los lectores.
Sin negar esto que se dice, qu6danos el derecho de sostener
que hubo mis poderoso motivo para que Hamann no se ex-
presara clara y sistematicamente. Habia en su espiritu una
curiosa combinaci6n de desordenada fantasia y de abstract
reflexi6n. De aqui que anduviera rozAndose constantemente
con las mis complicadas especulaciones, al par que revisti6n-
dolas incesantemente con las galas extrafias y asombrosas de
su fecunda y desarreglada fantasia. Hamann coincide con
Kant en las conclusions critics de este insigne autor. Mas
.sepdrase del pensador ilustre que descompuso con una pa-
ciencia y maestria tan grandes el mecanismo de la inteligen-
cia, desde que la obra de Kant pres6ntase con todos sus carac-
teres propios y distintivos. El conjunto de la obra kantiana
repugnaba a Hamann. Pareciale una sintesis mistica o esc6p-
tica. i Extrafia acusaci6n por lo que toca al misticismo! Re-
proch~bale tambi6n cierta idolatria de las funciones pura-
mente dial6cticas del pensamiento, por lo cual no podia ver
los objetos tales como son.
Ha de vivir el hombre mas intensamente, seglin Hamann,








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOSOFICOS Y LITERAEIOS 67

cuanto mas extensa y arm6nicamente se desarrollen todas sus
facultades. La revelaci6n intima no es s6lo de raz6n, sino
tambien de sentimiento. Donde la raz6n no lUega sola, llega
con 6ste. La vida plena y santa es la de aquel que desechando
vanos escolasticismos, busca en los manantiales interiores las
puras aguas que han de calmar su sed spiritual. Y aqui nos
ocurre una imagen que servira para hacer mfs comprensible
el punto de vista que Hamann tom6. No podri calmar su sed
quien no la tenga tan grande que le estimule con fuerza a
buscar las mas abundosas fuentes. De aqui que s6lo cuando
el hombre sufre y padece, cuando nota un vacio en su ser y
necesita imperiosamente que se llene, es cuando empieza su
verdadera iniciaci6n, la que ha de llevarle al grado de perfec-
cionamiento intellectual y moral en que radica la mis alta ex-
celencia de la vida. Y luego la ciencia no ha de tomarse cual
generalmente se la consider. No ha de ser una formula vana,
sino una viva obra. El hombre ha de ir a ella por propio im-
pulso, espontaneamente, cuando mejor le parezea, y en la for-
ma y m6todo que mas a prop6sito estime por inclinaci6n pro-
pia y vocaci6n verdadera. N6tase una incomparable mono-
tonia en la historic de la especulaci6n filos6fica. Cae 4sta
siempre cuando se aleja de un campo en el que antes ocup6
y viceversa. Por manera, que no se puede seguir el mismo
camino que en tan lamentable suplicio ha puesto al pensa-
miento, y que es fuerza entender y practicar de otro modo
los deberes de la vida intellectual. No se comprende bien esta
manera de entender y explicar la ciencia. Tal vez hubiera
sido mis claro y mfs prActico negarla por complete. La cien-
cia no puede ser la obra individual que Hamann queria. Cuan-
do el individuo se aisla en su sola raz6n, poco o nada alcanza.
Ni hay limitaciones tan grande como las que pesan sobre el
individuo. Sus sentidos s6lo le descubren una pequefiisima
parte de las cosas. Sus condiciones fisicas le imponen restric-
ciones y limits que en vano querria superar. Decidle a un
Pascal que vaya como un Livingstone a tierras desconocidas,
que para enriquecer la geografia con grandes progress pe-
netre atrevidamente en tierras ignota's, que navegue en lagos
sin nombre, que desafie la ignorancia de tribus incultas, que
duerma a la intemperie en un suelo hiimedo y rodeado de








68 RAFAEL MONTORO

fieras que le despierten sin cesar con sus rugidos, que rifia
descomunales batallas con gente ruda y salvaje, que nutra si
cuerpo con agrestes alimentos y martirice su alma con la in-
ccrtidumbre, la angustia, la soledad, y ver6is como la salud
de este nuevo Pascal os sale al encuentro y os prueba que no
es possible en manera alguna lo que ha fingido vuestra acalo-
rada fantasia. Y luego vienen las mis altas limitaciones. El
espiritu aparece en la naturaleza. Puede decirse que la vida
de todos los hombres no es mis que una lucha entire el espi-
ritu y la material. Y cuinto trabajo silencioso y rudo ha me-
nester el espiritu para desprenderse poco a poco de las ga-
rras del ser natural! Este despertar es sublime, pero es muy
lento. El individuo entregado a sus propias fuerzas, tendria
que rehacer eternamente el trabajo de toda humanidad. La
humanidad, pensando durante largo transcurso de tiempo,
crea y constitute las ciencias. Estas vienen a ser una expre-
si6n viva y adecuada de la raz6n universal que se manifiesta
en el hombre, no en un hombre. El hijo del siglo xix recibe
por todas parties las revelaciones de la raz6n universal, que
ha dejado sus testimonies en los sistemas de los fil6sofos, en
los descubrimientos que se han verificado en las ciencias par-
ticulares, en las grandes creaciones del arte y de la poesia,
en las religiones positivas, en los progress politicos, en las
costumbres, en la moral, en el derecho extricto, en el espiritu
de las naciones, en el de raza, en el de familiar, en la educa-
ci6n. Aquel que esti en mejor aptitud para asimilarse todos
los process inconscios y conscious que caracterizan a su
edad, es el mas grande de los hombres. Mas hay al lado de
esta iniciaci6n fatal una iniciaci6n consciente y voluntaria:
la iniciaci6n cientifica, propiamente dicha, que se hace con el
m4todo, con la meditaci6n, con la lecture, con la pol6mica, con
la producci6n exterior. Quitad todo esto y ya no hay ciencia.
La obra solitaria de un pensador que se reconcentra en la in-
timidad de su ser, queriendo que esta reconcentraci6n le baste;
es un jeroglifico que ni 1 mismo entiende. Mientras el hombre
no se eleva a la raz6n universal que se manifiesta en la his-
toria, inftil es que quiera elevarse a la verdad. Y aun asi...
Hamann no queria oir hablar de filosofia sistemktica.
Todos sus escritos son una energica reivindicaci6n del senti-








CONFERENCIAS Y ENSAYOS FILOS6FICOS Y LITERARIOS 69

miento personal y subjetivo, del hombre real y de sus conoci-
mientos empiricos. Tenia este extraio pensador un espiritu
indisciplinado. Era fil6sofo, y censuraba energicamente a la
filosofia. Hablando de Mendelsohn y Lessing, inteligencias
tan elevadas y superiores a todo artificio, lamentkbase de que
la filosofia hubiese acortado tal vez los dias de ambos, y com-
pardbala con las prostitutes. Aceptando por un moment
esta extrafia comparaci6n, podriamos contestar al autor que,
de la filosofia, como de la Magdalena, es fuerza decir que se
salvari por haber amado much. Y por qu6 decir que enve-
nen6 los dias de sus ilustres amigos! gNo ha dicho 61 mismo
que fueron dulces y amables en vida, quedando unidos ain
despuds de muertos, mAs ligeros que las aguilas, mis fuer-
tes que los leones?
Siendo tales las disposiciones de Hamann con respect
a la filosofia, no es maravilla encontrarle muy predispuesto
contra la religion natural, que es una. creaci6n esencialmente
filos6fica. Y no creyendo en la filosofia, mal pudo career Ha-
mann en la religion natural. La raz6n general era para este
pensador una vacia abstracci6n. Y como la religion natural
radica en esa raz6n misma, es tambien abstract y vacia. Al&-
gase que la revelaci6n es indiscutible, minanse sus fundamen-
tos, descon6cense sus testimonios, atribiiyese todo su conte-
nido a la ignorancia supersticiosa de los unos y la falsa
creencia de los otros. $ Mas c6mo querer que no sea igualmente
dudosa y problemAtica esta religion natural, nacida en las so-
ledades de una raz6n siempre variable y subjetiva? La re-
ilgi6n natural, como el lenguaje natural, es un ente de raz6n.
No habia para Hamann mis ridicule y absurda idolatria que
la de tantos espiritus fuertes, que dieron en consagrar su culto
a la madre naturaleza. Rediicese toda religion natural, en
sentir de Hamann, a pura superstici6n y pura incredulidad.
En los mAs suntuosos templos de la filosofia, pareciale que
se admiraba su arquitectura rica y ostentosa, sus deslum-
brantes frescos, la inagotable riqueza de la ornamentaci6n,
mas que no habia legado quien osase entrar en ellos con la
antorcha en la mano para que a su luz apareciera en toda su
fealdad el mono burl6n, en aras del cual se hacian tantos y
tan sefialados sacrificios. Veia nacer en las filas de la reli-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs