• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Frontispiece
 Title Page
 Copyright
 Table of Contents
 Preface
 Advertising
 Prelude
 Un gran Orador Cubano
 Rafael Montoro
 Tomo I
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX
 X
 XI
 XII
 XIII
 XIV
 XV
 XVI
 XVII
 XVIII
 XIX
 XX
 XXI
 XXII
 XXIII
 XXIV
 XXV
 XXVI






Group Title: Obras : edicion del homenaje, discursos politicos y parlamentarios.
Title: Obras
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074037/00001
 Material Information
Title: Obras
Physical Description: 3 v. in 4. : port. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Montoro, Rafael, 1852-1933
Publisher: Cultural
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1930
Edition: Edición del homenaje.
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074037
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001056958
oclc - 23302813
notis - AFE0513

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Frontispiece
        Page ii
    Title Page
        Page iii
    Copyright
        Page iv
    Table of Contents
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    Preface
        Page ix
        Page x
    Advertising
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
    Prelude
        Page xv
        Page xvi
        Page xvii
        Page xviii
        Page xix
        Page xx
        Page xxi
        Page xxii
        Page xxiii
        Page xxiv
        Page xxv
        Page xxvi
        Page xxvii
        Page xxviii
        Page xxix
        Page xxx
        Page xxxi
        Page xxxii
        Page xxxiii
        Page xxxiv
        Page xxxv
        Page xxxvi
        Page xxxvii
        Page xxxviii
        Page xxxix
        Page xl
        Page xli
        Page xlii
        Page xliii
        Page xliv
        Page xlv
        Page xlvi
        Page xlvii
        Page xlviii
        Page xlix
        Page l
        Page li
        Page lii
        Page liii
        Page liv
        Page lv
        Page lvi
        Page lvii
        Page lviii
        Page lix
        Page lx
        Page lxi
        Page lxii
        Page lxiii
        Page lxiv
    Un gran Orador Cubano
        Page lxv
        Page lxvi
        Page lxvii
        Page lxviii
        Page lxix
        Page lxx
        Page lxxi
        Page lxxii
        Page lxxiii
        Page lxxiv
        Page lxxv
        Page lxxvi
        Page lxxvii
        Page lxxviii
    Rafael Montoro
        Page lxxix
        Page lxxx
    Tomo I
        Page lxxxi
        Page lxxxii
    I
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    II
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    III
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    IV
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    V
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    VI
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    VII
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    VIII
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    IX
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    X
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    XI
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    XII
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
    XIII
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    XIV
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
    XV
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
    XVI
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
    XVII
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
    XVIII
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
    XIX
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
    XX
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
    XXI
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
    XXII
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
    XXIII
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
    XXIV
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
    XXV
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
    XXVI
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
Full Text


















OBRAS

































































RAFAEL MONTORO






RAFAEL MONTORO


OBRA

EDICION DBL HOMENAJE


S


TOMO I

DI8CUR808 POLITIO08 Y PARLAMENTARIO8


1930
CULTURAL, S. A.
HABANA











v.,
LATtI
AMERICa













ES PROPIEDAD
















INDICE

Pfginas
Nota del ComitA del homenaje ........................... v
Comit4 del homenaje................................... .. x
Advertencia preliminar....................................
Prl6ogo de la primera edici6n, por Ricardo del Monte..... xv
Un gran orador cubano, por Manuel Sanguily ............. Lxi
Rafael Montoro, por Enrique Jos6 Varona................. LXXv
Discurso pronunciado en Cienfuegos el 22 de septiembre de
1878, al constituirse el partido liberal................. 1
Diseurso pronunciado en el Casino Espaflol de Giiines, el 12
de octubre de 1878. Cuesti6n political ................ 9
Discurso pronunciado en la Junta Magna del Partido Liberal
de Cuba, celebrada el dia 19 de abril le 1882......... 27
Discurso pronunciado en La Caridad del Cerro, en la noche
del 9 de agosto de 1883 ............................. 45
Discurso pronunciado en La Caridad del Cerro, el 9 de agosto -
de 1884 ............................................ 69
La Junta Magna, su historic y las causes de su fracaso..... 85
Discurso pronunciado en La Caridad del Cerro, el 9 de agosto
de 1885........................................... 113
Primer discurso en las cortes ...................: ........ 133
Discurso pronunciado en el Gran Teatro de Tac6n, en el ban-
quete con que la Juventud Liberal de la Habana obsequi6
a los diputados autonomistas D. Rafael Montoro, D. Mi-
guel Figueroa y D. Rafael Fernandez de Castro, en 14
de diciembre de 1886 ............................. .. 161
Diseurso pronunciado en Puerto Principe en 3 de dieiembre
de 1886.......................................... 169
Diseurso pronunciado en Santiago de Cuba, el dia 9 de enero
de 1887.......................................... 187
Discurso pronunciado en el Circulo Autonomista, el 18 de fe-
brero de 1887...................................... 199
Diseurso pronunciado en La Caridad del Cerro el 27 de agosto
de 1887 ................................. .......... 213
Brindis pronunciado en el banquet de la Junta Central del
Partido Autonomista, en honor del senior don Jos& Ra-
m6n Betancourt, Senador por la Provincia de Puerto
Principe, la noche del 23 de diciembre de 1887........ 229









VI INDICE

Pfginas

Discurso pronunciado en el Congreso de los Diputados el 21
de mayo de 1888, combatiendo el presupuesto de ingresos
para la Isla de Cuba y rectificaciones del mismo dia y
del dia 24................................... 215
Discurso pronunciado en el Teatro de Irijoa, en la noehe del
27 de agosto de 1888.................... ....... 321
Brindis pronunciado la noche del 1" de septiembre de 1888 en
el banquet de Las Tullerias, en honor de don Urbano
Sncehez Hechavarria, Presidente de la Junta Provincial
de Santiago de Cuba. ................... ......... 339
Discurso pronunciado en el Congreso de los Diputados, en la
scsi6n extraordinaria ce!ebrada en la noche del 13 de julio
de 1889............................................ 343
Discurso pronunciado en el Teatro de Tac6n en el Gran Mitin
Autonomista del 22 de febrero de 1892................ 383
Discurso pronunciado en el Teatro Terry de Cienfuegos en
abril de 1892....................................... 407
Declaraciones pronunciadas la noche del 13 de enero de 1893,
en el Teatro de Tac6n, eon motive del acuerdo de aban-
donar el retraimiento y volver a los comicios........... 417
Conferencia pronunciada en el Ateneo de Madrid el afio
1894.-El problema colonial contemporaneo ........... 421
Explicaci6n de motives al votarse la ley descentralizadora
Abarzuza en febrero de 1895........................ 449
Extracto de la conferencia dada el 19 de julio de 1900 en el
Circulo de la Uni6n Democritica..................... 459
Discurso pronunciado la noche del 27 de dieiembre de 1912,
en el Ateneo de la Habana, con motive del homenaje a
la Misi6n Cubana que concurri6 a las fiestas del Cente-
nario de las Cortes de CAdiz y de la Constituci6n de 1812 469
La Junta de Informaci6n de 1866-67, sus antecedentes y sus
resultados.-Conferencia pronunciada en el Ateneo de
la Habana, el 20 de abril de 1913, en sesi6n de la Sociedad
de Conferencias .................................... 475





















El Comitd del homenaje a Montoro, organi-
zado en esta capital, a iniciativa del Dr. An-
tonio Garcia Herndndez, para conmemorar el
quincuagesimo aniversario de sus actividades
en la vida piblica, constituy6 dos Comisiones,
una de Propaganda y otra de fublicidad, para
llevar a termino sus justicieros prop6sitos.
La de Publicidad rinde hoy su labor ofre-
ciendo a lazimprenta, lo mds salient de la for-
midable y capiosa produccidn del insigne prdcer.
Esta Comisidn expone mds adelante szis
puntos de vista sobre Montoro, su tiempo y su
obra.


















COMITE DEL HOMENAJE A MONTORO


Presidentes de Honor:

Hon. Sr. Gral. Gerardo Machado, Presidente de la Repfblica.
Hon. Sr. Gral. Mario G. Menocal, Expresidente de la Rep-iblica.
Hon. Sr. Dr. Alfredo Zayas, Expresidente de la Repliblica.

President:

Sr. Dr. Ricardo Dolz y Arango.

Vicepr'esidente:

Sr. Dr. Gonzalo Ar6stegui y del Castillo.

Tesorero:

Sr. Dr. Pedro Cue y Abreu.

Secretario:

Sr. Dr. Antonio Garcia Hernandez.

Vocales:

Dr. Clemente Vizquez Bello, Presidente del Senado; Dr. 'a-
fael Guas Inelin, Presidente de la CAmara de Representantes;
Dr. Viriato Gutierrez; Dr. Rafael Martinez Ortiz, Seeretario de Es-
tado; Dr. Miguel Mariano G6mez, Alcalde de la Habana; Dr. An-
tonio SAnchez de Bustamante; Dr. Octavio Averoff, Rector de la
Universidad de la Habana; Dr. Jos4 A. del Cueto; Sr. Wifredo Fer-
nindez; Exema. Sra. Marquesa de Tiedra; Dr. Antonio Bravo Co-
rreoso; Dr. Jos4 I. Rivero; Dr. Manuel E. G6mez; Dr. Ricardo
Lancis; Sr. Jose Hernandez Guzmin; Dr. Tomas Julia; Dr. Jorge









X COMITE DE HOMENAJE

Mafiach; Dr. Jose Manuel Carbonell; Dr. Juan Marinello; Dr. Jose
M. Cortina; Sra. Josefina Embil de Kohly; Dr. Jos6 Maria Collantes;
Dr. Luis Adin Galarreta; Sr. Walfredo Rodriguez Blanca; Dr. Luis
Fernandez Marcand; Dr. Manuel de Vera Verdura; Dr. Oscar Gobel
y del Junco; Dr. Jose Maria Chac6n y Calvo; Dr. Lucilo de la Pefia;
Dr. Fernando SAnchez de Fuentes; Dr. Santiago Verdeja; Dr. Do-
mingo Mendez Capote; Sra. Celi SarrA de Averhoff; Gral. Rafael
Montalvo; Dr. Manuel Rafael Angulo; Dr. Rafael Maria Angulo;
Dr. Carlos de Zaldo; Dr. Arturo Ar6stegui; Dr. Carlos I. P&-
rraga; Dr. Carlos Fonts Sterling; Dr. Jose A. Presno; Dr. Luis
Ortega; Sr. Jos6 Ricardo Martinez Prieto; Dr. Luis Felipe Rodri-
guez Molina; Dr. Miguel Figueroa; Dr. Luis N. Menocal; Sr. Ra-
m6n Catala; Gral. Alberto Herrera; Coronel Julio Sanguily;
Dr. Santiago Gutierrez de Celis; Dr. Sergio Carb6; Dr. Alberto del
Junco; Gral. Eugenio Molinet; Dr. Francisco Maria Fernandez;
Gral. Manuel Delgado; Dr. Carlos Miguel de CUspedes; Gral. Jos6
B. AlemAn; Sr. Rafael SAnchez Aballi; Sr. Jose Sim6n; Coronel
Aurelio Hevia; Sr. Jesis Maria Bouza; Sr. Juan Gualberto G6mez;
Ledo. Jesfs Maria Barraqu6; Dr. Erasmo Regiieiferos; Dr. Cris-
t6bal de la Guardia; Sra. Maria Montalvo de Soto Navarro; doctor
Secundino Bafos; Dr. Claudio C. de Mendoza; Dr. Juan Cabada;
Dr. Celso Cullar del Rio; Sr. Antonio Ruiz; Sr. Laureano Falla
Gutierrez; Gral. Pedro Betancourt; Sr. Antonio GonzAlez Mora;
Dr. Ramiro Guerra; Sr. Armando Paraj6n; Dr. Alberto Lamar Seh-
weyer; Sra. Leopoldina Luis de Dolz; Sra. Natalia Ar6stegui de
SuArez; Excmo. Sr. Marques de Tiedra; Exema. Sra. Condesa de
Buena Vista; Dr- Juan A. Vazquez Bello; Sr. Angel GonzAlez del
Valle; Dr. Fernando Ortiz; Sra. Margot Bafos de Mafiach; Doctora
Ofelia Dominguez; Sr. Andrbs de Terry; Sr. Senador Adolfo Silva;
doctor Rodolfo Rodriguez de Armas; Dr. Jos6 A. Junco.

Este Comit6 se eonstituy6 en la morada de los Exemos. Sres. Marqueses
de Tiedra, el dia 8 de enero de 1929.














ADVg2RTENCIA PRELIMINARY


La obra de don Rafael Montoro, tan entrailablemente
unida a nuestra historic, tan representative de su generaci6n
y de su tiempo, se encuentra parcialmente recogida en la
edici6n de Filadelfia del afo de 1893, que prolog6 don Ri-
cardo del Monte y que vi6 la luz merced a la generosidad
del doctor GonzAlez Curquejo. Pero esta publicaci6n, que es
ya una rareza bibliogrifica, no abarc6, como hemos dicho,
la producci6n total de Montoro, y las actividades del gran
orador cubano han continnado, desde aquella fecha, mani-
festAndose en muy varias esferas, para honra y provecho
de nuestra mis alta cultural. Era necesario una recopilaci6n
cuidadosa de aquella obra, en gran parte dispersa en peri6-
dicos y revistas de muy dificil acceso. Esta minuciosa tarea
alcanza hoy su termino con la present edici6n, que costeada
por subscripci6n pniblica tiene, en cierto modo, caricter de
national.
Constari la misma de tres volimenes. En el primero se
recogen los discursos politicos. En el segundo las conferen-
cias literarias y los studios filos6ficos. En el iltimo las mo-
nografias referentes a nuestra historic y a nuestra econo-
mia political. El future historiador de Cuba encontrara, no
lo dudamos, en nuestra edici6n, una de las mks preciosas
fuentes para conocer la genesis y el desarrollo de la naci6n
cubana.


La obra principal de Montoro se realize en un period
de nuestra historic, que no ha tenido ain no ya su critic
definitive, sino su expositor sistembtico e imparcial. Es un
period de esencial afirmaci6n cubana. Una afirmaci6n cri-
tica. No se produce aisladamente, no es el product de una
sola generaci6n ni de un moment hist6rico. Recoge una he-
rencia, mantiene una tradici6n. La tradici6n que en el doc-








XII ADVERTENCIA PRELIMINARY

trinalismo politico, represent principalmente Jos4 Antonio
Saco. Pero no es una tradici6n estdtica, sino dinfmica. Una
tradici6n evolutiva. Sus antecedentes mas antiguos se en-
cuentran en un celebre escrito del P. Caballero (1811) y en
una curiosisima exposici6n dirigida en 1823 al ayuntamiento
de Matanzas por don Gabriel Claudio Zequeira, en la que se
habla ya de las "particulares circunstancias de la Isla de
Cuba, tan distintas de las de Espafia", y se llega a pedir
"que se nos otorgue la facultad de former nuestras leyes".
Su cuerpo de doctrine fundamental hemos de buscarlo en el
c6lebre Paralelo, de Jos4 Antonio Saco, entire Cuba y las co-
lonias inglesas. La evoluci6n de este ideario, su fluir sin t6r-
mino, su verdadero devenir, se siguen puntualmente en los
majestuosos discursos de Rafael Montoro.
Por eso hemos dicho que esta edici6n es una fuente va-
liosisima para la historic contemporinea de Cuba.


Don Fernando de los Rios, en una luminosa y emociona-
da conferencia sobre Jos6 Marti, seial6 algunas concordan-
cias entire la obra del Ap6stol y la de la generaci6n de los
krausistas espafioles. Es muy interesante advertir el hecho
de que Montoro surja a la vida intellectual en aquel ambiente
de cultural y, aunque siga una direcci6n filos6fica distinta, se
forme en aquel medio, lleno de horoismo moral, de Sanz del
Rio, Nicolas Salmer6n, Gumersindo Azcrate y Francisco
Giner.
Azorin, en un libro peregrino de sus primeros afos, en
la Vida de Antonio Azorin, recuerda el nombre de don Ra-
fael Montoro, entire los grandes oradores que en el Ateneo
de Madrid, por el afio de 1876, discutian los asuntos mhs gra-
ves de la vida del espiritu. En la Revista Contempordnea-
fundada por cierto por otro cubano, un cubano formado en
Alemania y que llev6 a Espafia un franco aire de extranje-
rismo: hemos nombrado a don Jos6 del Perojo-comienza
Montoro su vida literaria y su colaboraci6n alterna con la
de los maestros del doctrinalismo liberal, casi todos de fi-
liaci6n krausista. En este ambiente, cuajado de preocupa-
ciones critics, francamente hostile a la realidad espafiola de








ADVERTENCIA PRELIMINARY


aquellos ailos, encuentra Montoro la base de su future idea-
rio politico. Un ideario de protest, de rebeldia pudieramos
decir, frente a la realidad colonial de Cuba.
De esta suerte, aunque hubiera dos tendencies bien pre-
cisadas en la 6poca de nuestra historic, que va del Zanj6n
a Baire, y dentro del grupo que pudieramos lamar por ex-
celencia cubano, la de los autonomistas y la de los separa-
tistas, la obra critical de unos y otros coincide, y por ella se
evidenci6 la base debilisima de la realidad colonial. Asi pudo
decir Manuel Sanguily, el grande y austero Manuel Sangui-
ly, en medio de la dura contienda en memorable discurso
pronunciado en Nueva York el 10 de octubre de 1895: el
factor mis poderoso de la revoluci6n, bien que partiendo de
principios opuestos a los que inspiraban a,los conspiradores
cubanos; el auxiliar mas eficaz de la propaganda apost6lica
de Marti-y no os asombre como una novedad lo que justi-
fican la raz6n y los hechos hist6ricos-fu6, sin duda, la cons-
tante y magnifica propaganda autonomista (1).
Con este espiritu de amplitud debemos llegar hoy, des-
pues de 27 afios de vida independiente y republican, a la
parte political de la obra de Rafael Montoro. Y con un es-
piritu de rendida admiraci6n, de patri6tico jtibilo, hemos de
ver c6mo ella intervene en la formaci6n de la nacionalidad,
c6mo ella recoge con elocuencia insuperable y con precision
maravillosa hondos latidos de la conciencia cubana, hondas
inquietudes de su espiritu, y c6mo es siempre, en sus varias
y diversisimas etapas, una obra de dignidad y belleza, de
concertado poder ideol6gico en la que la fuerza tribunicia,
lena de majestad, nunca se subordina al fascinador hechizo
de la palabra, sino al prestigio incontrastable de las ideas,
las puras, bienaventuradas e inm6viles ideas con que sofiara
el fil6sofo.


En este primer tomo de las obras de Montoro se repro-
duce el magistral studio critic que escribi6 para la edici6n
de Filadelfia Ricardo del Monte, se public por primer vez

(1) MANuEL SANGULY. Disurso y Conferencias. (Habana, 1918). T. 1,
p. 424.








XIV ADVERTENCIA PRELIMINARY

un sintitico juicio sobre la personalidad del orador cubano,
debido al egregio Enrique Jose Varona y se insertan frag-
mentos muy expresivos de la critical admirable que, en Hojas
literarias, consagr6 a Montoro don Manuel Sanguily. En el
segundo se public parte de una bella carta literaria de la
gran poetisa dofia Aurelia Castillo de Gonzilez y un articu-
lo, penetrante y emocionado, de don Manuel Curros y Enri-
quez. Finalmente, en el tomo tercero se reproducira, frag-
mentariamente, la brillantisima semblanza que dedic6 a Mon-
toro en Cromitos cubanos el inolvidable Manuel de la Cruz,
y apareceri, por primera vez, un studio que sobre la perso-
nalidad literaria de nuestro autor ha escrito nuestro compa-
fiero don Jos6 Maria Chac6n y Calvo.
Es, asi, la edici6n que hoy ve la luz pfiblica no s6lo una
cuidadosa recopilaci6n de las obras de Montoro, sino una ae-
tologia de sus critics.

Octubre de 1929.
LA COMISI6N DE PBLICIDAD:

Gonzalo Arostegui.-Jose Maria Collantes.-
Antonio Garcia Herndndez.-Luis Addn
Galarreta.-Jose Maria Chac6n y Calvo.













PROLOGO DE LA PRIMER EDICION


La colecci6n de discursos politicos y parlamentarios,
conferencias de indole diverse y opuisculos de don Rafael
Montoro, recogidos por el doctor Antonio GonzAlez Curque-
jo, a quien debera much gratitud y amor el pueblo liberal
cubano por el servicio insigne que este entusiasta y gene-
roso editor presta a las letras, y mas particularmente a la
historic political del pais, al consagrar tan espontAneamente
su tiempo y sus inteligentes esfuerzos al cuidado de reunir
los materials dispersos de la obra, e inspeccionar su impre-
si6n costosa en el extranjero, es un precioso libro que podia
salir a luz sin necesidad de pr6logo, fiado en el prestigio
del nombre que lleva al frente, asi como en la importancia
del contenido y su propio valor intrinseco.
El anuncio anticipado de este proyecto despert6 enton-
ces general espectaci6n, como que cuantos viven entire nos-
otros y tuvieron noticia de los components del libro ya de
antemano sabian que 4ste viene a ocupar y conservar per-
manentemente sitio de honor al par de las obras de Arango,
Saco, Labra y otros publicistas en la escasa biblioteca po-
litica de un pueblo done la prensa libre y la vida pfiblica
han comenzado hace pocos afios; y el cumplimiento del em-
pefio contraido por el senior GonzAlez Curquejo serA hoy mo-
fivo de satisfacci6n y de enhorabuena. Porque los discursos
y otros opfisculos hasta ahora diseminados en el Diario de
Sesiones, en numerosos peri6dicos politicos y literarios, alli
habrian quedado obscurecidos hasta el dia, acaso lejano, en
que preservados por su valor hist6rico, embalsamados con
la substancia de una inteligencia excelsa y el espiritu del
mas puro patriotism, fuesen reunidos en colecci6n para
gloria p6stuma de su autor; pero entire tanto-y este sera
timbre de honor y titulo al agradecimiento de la generaci6n
present para el afanoso editor-no habrian estas reliquias
aprovechado a los que estudian nuestras cosas, en la misma








XVI RICARDO DEL MONTE

media en que hoy pueden ser tiles como textos de met6-
dica exposici6n y de sana doctrine, como complete sumario
de lo que ha sido la vida political en Cuba durante un period
critic de regeneraci6n y de prueba, y como rico repertorio
de datos e informaciones relatives a la situaci6n social, po-
litica y econ6mica del pais en la actualidad.
Pero el editor habia pensado que una colecci6n de es-
critos y discursos sobre varias materials, con fechas distin-
tas, por much que en todas las paginas resaltase la perso-
nalidad intellectual de su autor, y por mas que las unifique
y ate s6lidamente la fijeza de principios y de prop6sitos que
ha predominado invariablemente en toda la series de esfuer-
zos consagrados por Montoro a la defense y propaganda de
un credo politico, expresi6n y formula del partido autono-
mista cubano, del cual ha sido uno de los mis insignes je-
fes, representantes y expositores, sin embargo, podia re-
querir un preAmbulo extenso y met6dico; porque para los
lectores de fuera, extrafios a nuestros asuntos locales, y
tambien para aquellos qRe, pasados algunos afos, desco-
nozcan las circunstancias de lugar y tiempo que hoy avivan
el interns de cada uno de los escritos contenidos en este
libro, seria fitil agregar algunas paginas que sirvieran al
objeto de reproducir, aunque apagadamente, la actualidad
borrada por la distancia o el olvido, de tal manera que a
trav6s de la inconexa series se perciban siempre la persis-
tencia del esfuerzo, invariablemente encaminado al mismo
fin, y la unidad del pensamiento generador. Sin duda, no
habria necesidad de epilogo ni prefacio para apreciar la ri-
queza de tantos datos acumulados, la doctrine y los racio-
cinios presentados con tan superior elocuencia; pero real-
mente era apetecible que los materials que ahora aparecen
como parties disgregadas, sin enlace con otras que se han
suprimido, y sin visible relaci6n con las causes ocasionales
que no todos conocen, y con los incidents de la obra political
a que estaban dedicados, pudieran por medio de una resefia
preliminary agruparse en su natural trabaz6n 16gica y crono-
16gica, de modo tan complete, que el conjunto resaltare a los
ojos de los que lean, tal cual lo vemos los que suplimos con










la memorial todas las deficiencies; es decir, como una s61ida
fibrica, hermosa y bien acabada.
A trazar esta narraci6n hist6rica fui invitado por el
senior Gonzalez Curquejo, no por creerme el mas id6neo para
el caso, sino tal vez como testigo que he visto el origen y
el cursor de toda la obra, except en la parte llevada a cabo
en las Cortes. Yo, en conciencia, debia rehusar el encargo,
sabiendo que no me era possible cumplirlo bien; pero al mis-
mo tiempo falt6me valor para renunciar al honor insigne
de poner mi nombre en la misma pdrtada de un monument
destinado a perpetual vida en la literature cubana, y por
eso hube de contraer el compromise, aunque con la obliga-
ei6n, que por varies motives juzgue superior a mis fuerzas,
de seguir al author paso a paso, para ir recordando las cir-
cunstancias externas de cada discurso y cada memorial, los
Svarios sucesos que les dieron origen, los incidents parla-
mentarios, la agitaci6n econ6mica, toda nuestra historic po-
litica de quince afos que aqu6llos compendian, y que pudie-
ran apenas caber en un volume; el cual, para preAmbulo,
habria de parecer algo elefanciaco, y como comentario per-
petuo resultaria cansado y deslucido, al cotejarse con los
rasgos elocuentes y las brillantes disertaciones del texto. Con
estas cortapisas y reserves cumplir6 mi empefio, reduci6n-
dome a indicar con la possible brevedad el double aspect his-
t6rico y psico!6gico con que se nos present el libro de Mon-
toro: primero, como autentico registro del nacimiento, los
actos y las aspiraciones del Partido Autonomista; y luego,
como manifestaci6n externa, como riibrica imborrable de una
personalidad eminente, de un repiiblico insigne, que consa-
grado muchos afros a la exposici6n y defense de los intereses
del pais, deja impresos en estas piginas sus titulos a la gra-
titud del pueblo cubano por sus generosos servicios en un
period critic de su vida political, y a la admiraci6n de los
venideros por las dotes singulares, rara vez reunidas, que
lo enaltecen como publicista, como orador y como patriota.
A este double asunto voy a dedicar breves consideracio-
nes, procurando desenredarme de la trama de recuerdos his-
t6ricos y desoir las sugestiones del sentimiento que pudieran
desviarme a cada paso.
II.-DISCURSOS POLfTICOS. T. I.


PR6LO0


XVII








XVIII RICARDO DEL MONTE


I

Reservando para despues algunas palabras tocante a la
oportunidad de la publicaci6n de este libro, en los moments
en que un animoso ministry que estudia con alguna seriedad
los problems de Cuba puede en sus piginas encontrar los
elements necesarios para resolverlos con acierto, si tal fue-
se su voluntad, entro, desde luego, en material encareciendo
su importancia, que, en mi sentir, es tanta, como exponent
exacto y brillante reflejo del period que su contenido abar-
ca, que ya desde hoy debe colocarse entire el corto niumero
de los que, con mas peso especifico que volume, forman
nuestra biblioteca political. En ella se guardardn perdurable-
mente los discursos politicos y los studios econ6micos de
Montoro al par de las obras de Arango, de Saco, de Labra,
de Betancourt, de los dos preciosos tomos de la Junta de In-
formaci6n y de various opisculos hist6ricos y biogrAficos de
gran merito literario, pero menos comprensivos que los
citados.
Los mencionados publicistas representan tres periods
bien definidos do nuestra historic political. En las obras de
Arango vemos la situaci6n del pueblo cubano que, merced
a una rara felicidad de los tiempos, cual fu6 el concurso de
ese eminente patricio con tres ilustrados y bondadosos fun-
cionarios de la colonia, dignos de eterno reconocimiento, em-
pieza a desperezarse de su letargo de tres siglos de inercia
y abandon y aspira a fomentar su riqueza agraria y romper
los lazos sofocantes del monopolio mercantile, abriendo sus
puerto al comercio universal; period en que se-regocija el
inimo viendo c6mo la mente cubana al travis de la obscuri-
dad y la servidumbre, sin mas nutrimento que el que le ofre-
cian el Seminario y la Universidad Pontificia, surgia con ex-
trafia fuerza y vivacidad, Avida de luz y de movimiento, pro-
moviendo su bienestar con el studio inteligente de los inte-
reses materials, y en los cortos intervalos de libertad cons-
titucional que pudo disfrutar, elevindose a una clara concep-
ci6n de sus necesidades political y sociales.
En las obras de Saco, iniciador del segundo period,








PR6LOGO


aparece ya definida la verdadera aspiraci6n political del cu-
bano, formulada con precauciones y limitada a una asam-
blea colonial sin gobierno responsible. Labra continfia la
tarea; pero despu6s de treinta afios de generosos esfuerzos,
de una propaganda inteligente y tenaz prolongada hasta
nuestros dias, su lugar propio esti en el rango mis alto
entire los obreros de esta humilde jornada en que estamos.
Este segundo period, abierto por el ilustre bayam6s, se
cierra con la Junta de Informaci6n, cuyas actas consignan
las necesidades sociales y materials de nuestra Antilla, aun
no atendidas en la mas esencial de sus exigencias, y que de
haber sido satisfechas, se nos habrian evitado entonces ma-
les sin cuento, y ahora ineludibles complicaciones.
Estos dos periods tienen linderos pavorosos en nuestra
historic: el gobierno del general Tac6n, con la repulsa, por
0l solicitada, de los diputados cubanos que debian sentarse
en las Cortes Constituyentes de 1837, y la Revoluci6n de
Yara, que remitiendo a las armas el desagravio de seculares
ofensas, interrumpi6 diez afios el process de la evoluci6n
pacifica iniciada desde principios del siglo.
El tercer period, empezado en 1878, no ha concluido.
lCuAl sera su lindero hist6rico? Pudiera ser la instauraci6n
del regimen politico reclamado por tres generaciones, y bien
merecido hace tiempo, si son titulos valederos la cultural,
los padecimientos y sacrificios de los cubanos. Pudiera ser
alguna nueva calamidad, como la que sobreviene a toda te-
meraria y pertinaz violaci6n del derecho, a todo ultraje que
ofende la dignidad de los pueblos. Pero por esta misma in-
determinaci6n, que implica la eventualidad de un cambio ad-
verso o favorable, oriented de una nueva era para el Partido
Autonomista, ya saliendo 6ste del period de propaganda
para entrar en el ejercicio legal del sistema de gobierno
que pide, ya, cansado y col4rico, renunciando de una vez a
sus pretensiones actuales, .se hace convenient que para su
justificaci6n si viene el fracaso, para su honra si triunfan
sus esfuerzos, se oiga la palabra rotunda y vibrante-os
magna sonaturum-que con incomparable elocuenca ha de-
fendido su causa y formulado sus deseos en el peri6dico y
la tribune, y que aqui en este libro dejara perpetuo testimo-








XX RICARDO DEL MONTE

nio de las quejas desoidas, las oportunas advertencias y las
reiteradas reclamaciones.
Asi considerada esta colecci6n en su parte political, creo
innecesario ensalzar el m6rito de los discursos de propaganda
y parlamentarios, tan notorio para los adeptos del partido,
que en ellos reconoce la genuina expresi6n de su pensamien-
to; pero dejando a un lado ese que pudi6ramos lamar aspec-
to parcial del asunto, por cuanto afecta s6lo a los intereses
de una agrupaci6n, este libro ofrece otro mIs general, como
protocolo que ha de conservarse en nuestros archives, y a
su tiempo incorporar en la historic de Cuba el caudal que
contiene de datos e informaciones, necesarios para escla-
recer un period breve, pero no despreciable, acaso azaroso
y fecundo de nuestros anales.
PodrA este aserto parecer hiperb6lico, dictado por la
pasi6n del sectario; pero quien asi piense ise atreveria a
pronosticar qu4 sera, dentro de algunos afos, de nuestras
esperanzas, que de las altaneras repulsas de nuestros go-
bernantes, y de los ideales revolucionarios, y del destino
obscure de Cuba? No lo dira, por cierto, ninguno que
haya observado en la historic de los pueblos el ripido creci-
miento imprevisto y complete desarrollo que ban dejado con-
fusos a los mIs sagaces y previsores politicos, de sucesos
cuya invisible raiz se hundia en la trama vulgar de un pe-
riodo tranquilo al parecer y sin accidents, como las semillas
que el caminante pudo pisotear sin saber la cosecha que des-
truia, y que en una primavera han sido est&riles los quince
afios de apostolado de la doctrine autonomista, nadie sabe
si estamos en uno de esos moments gen6sicos en que con-
vergiendo ideas, acciones, influencias dispersas, vienen de
todos los rumbos a concentrate en un foco, resultado fatal
de todo lo que fu6, y embri6n de lo que ha de venir.
Ese apostolado de la autonomia no ha sido tan porten-
toso como el de los que Ilevaron a los gentiles el Evangelio;
su misi6n ha sido muy modest; no se abrillanta con 6picos
episodios o incidents dramiticos. Seguro es que en la ge-
neraci6n venidera, la fantasia no hallark en ella plasma su-
ficiente o barro legendario de buena ley para modelar a su
gusto mirtires y heroes tan autenticos como otros que en










todas las histories andan confundidos con los de mas real y
humana encarnadura. Y tal ha sido la virtualidd de su dog-
ma, la cordura de sus procedimientos y el rigor de su dis-
ciplina, que quince afios de agravios no han provocado to-
davia las terrible represalias con que en el Canada y en
Irlanda han mantenido sus reclamacoines los partidarios de
la autonomia. Pero por lo mismo que en la cr6nica de los
autonomistas cubanos faltan proezas y peripecias de ruidosa
notoriedad, pudiera suceder que conglobado el actual perio-
do en la historic general de Cuba, el future histori6grafo
comprimiera en un par de piginas todos los sucesos contem-
porineos de mfs bulto, como se ha hecho con otros mas lar-
gos periods de los siglos xvi y xvn, reducidos a una n6mina
escueta de gobernadores capitanes generals y Arida rela-
ci6n de aparatosas ceremonies y actos oficiales, reanimada
a trechos con una que otra dramAtica tradici6n, como las del
desembarco y depredaciones de algdn audaz filibuster o
feroz pirata. En este supuesto, conviene que asi como los que
boy estudian nuestros problems, despubs de buscar en vano
en la historic de las primeras d6cadas de este siglo las noti-
cias que mAs interesan al estadista o al investigator filos6-
fico, s6lo vienen a encontrarlas en las obras p6stumas de los
publicistas cubanos de aquellos dias, del mismo modo puedan
nuestros sucesores hallar fuera de la historic formal, en las
pAginas de este libro, un cuadro de lo que es hoy nuestro
pueblo en lo que constitute su vida internal, al lado de un
caudal valioso de datos econ6micos y estadisticos.
Y como no dudo todavia de la seriedad y la eficacia de
la obra que ha emprendido el Partido Autonomista, y juz-
gando por los resultados ya conseguidos, creo que habrin de
influir decisivamente en la suerte de Cuba, me atrever4 tam-
bidn a afirmar con toda confianza que los que en dias aun
lejanos, atraidos por el renombre del autor, lean en estas
pAginas elocuentes los prop6sitos y los esfuerzos de nuestra
gente en los afios ya corridos de proscripci6n, de prueba y
de propaganda, encontrarin, tal vez con sorpresa, las causes
ignoradas de sucesos ocurridos despues, y el origen de la
situaci6n pr6spera o desgraciada de nuestra tierra en aquel
instant. De seguro, algo podrA entonces aprenderse en esas


PROLOGO


XXI









RICARDO DEL MONTE


paginas de lo que a nosotros nunca nos ensefiaron nuestros
mayores. De 6stos, hay que decirlo para no pasar por ingra-
tos, algunos transigieron con el despotismo, ayudaron con
sus luces al gobierno a trueque de hacer grandes servicios
a su patria sin provocar recelos de la metr6poli; otros, a
despecho del censor de imprenta, exponian saludable doc-
trina, o trasladdndose a la corte publicaban libros y folletos,
defendiendo nuestros derechos, aunque siempre cohibidos y
rodeados de precauciones, porque hasta alli los persegnian
infames denuncias de los proc6nsules de la colonia, como lo
probaron a su costa Saco y Domingo del Monte; otros en la
citedra, en el circulo domestico, con la palabra y el ejemplo,
conmovian las conciencias, levantaban los espiritus, derra-
mando luz en la atm6sfera corrompida y en las almas ende-
.bles semillas de virilidad y de patriotism; otros, ciegos de
ira y de indignaci6n, corrieron a las armas y probaron glo-
riosamente que aqui tambien se puede pelear por el derecho
y morir por la patria.
Pero los jefes del Partido Autonomista son los uinicos
que pueden, con su ejemplo, sus experiencias y su constan-
cia ofrecer a los venideros otra mis ftil ensefanza, con la
narraci6n de sus esfuerzos sistematicos y la difusi6n de su
doctrine political, del todo ajustada a la realidad present;
no porque ellos valgan mais que sus padres, sino porque no
habiendo ellos aprovechado como nosotros un tan largo pe-
riodo de met6dica propaganda y de imprenta y tribunas li-
bres, no les fu6 dado a los maestros, mArtires y patriots de
otros tiempos valerse de los medios de acci6n y los instru-
mentos que hoy manejamos.
Con ellos vamos adelante, y que ellos nos bastaron para
levar la bandera del ceniculo a la tribune popular, y desde
la Real Audiencia hasta el Parlamento espaiiol donde la de-
fiendcn al lado de los diputados cubanos los de otro gran
partido national, cuyo grupo se hark legi6n cuando alli se
yea tan claro como aqui lo han visto todos, aunque no lo
digan los que cifran su conveniencia en negarlo; que lo mis-
mo los hijos de esta tierra como los peninsulares en ella
arraigados y con ellos unidos con los lazos de la familiar y
la propiedad, conocedores de sus derechos, testigos o victi-


XXII











mas de vergonzosas depredaciones y de las arbitrariedades
del viejo regimen colonial aun subsistente bajo las aparien-
cias de la libertad constitutional, convencidos de la inepcia
y la mala fe del llamado principio asimilista, y que durante
un cuarto de siglo ban contemplado las quiebras de la poli-
tica de la ira y el desastre de las prematuras heroicidades,
dejando a un lado a los agents del poder metropolitan y
al grupo de oligarcas que a su sombra y en su nombre s6lo
representan intereses odiosos y bastardos, todos saben ya
que en Cuba la uni6n voluntaria con Espafia, la conservaci6n
tranquila de la colonia, la concordia y el bienestar no tienen
otra garantia que la que el Partido Autonomista ofrece y
asegura.
Gran desgracia es para nosotros que esta verdad, re-
conocida hasta por nuestros adversaries, confesada tambien
mas de una vez por los goberniadores generals y franca-
mente utilizada en moments critics, en que no habria sido
prudent ni excusable fiarse del enemigo comun del encu-
bierto separatist, todavia no se haya impuesto alli donde
debi6 haber penetrado hace tiempo, en los Consejos de la
Corona. Y aun fu6 mayor desgracia que no la hubiera entre-
visto al hacerse la paz en 1878, aquel estadista ilustre que,
segun su propia declaraci6n oida con sorpresa en memora-
ble sesi6n del Congreso de Diputados, tan previsor habia
sido antes, que en 1865 hubo de convocar la Junta de Infor-
maci6n con el fin de conjurar los efectos de la discordia entire
peninsulares y cubanos; porque nunca tuvo el senior Cino-
vas, ni tendrd ninguno de sus sucesores en la jefatura del
gabinete, ocasi6n mas propicia para asentar en Cuba la paz
moral sobre indestructible base dotdndola del sistema de go-
bierno colonial que habria sido el verdadero coronamiento
politico de la paz, la formula de equitativa transacci6n entire
los bandos reconciliados, que aqui no habria entonces halla-
do resistencias, porque los rebeldes de la lealtad, el element
fuerte y voluntarioso, todo lo habria aceptado en aquellos
instantes a trueque de la tranquilidad material de la tierra,
que ya apetecian, por no haber dudado de su logro, sin otra
condici6n que la garantia de una ley de abolici6n gradual de la
esclavitud que les asegurase diez o quince zafras. Pero Ca-


PROLOGO


XXIII










novas, como Jovellar y Martinez Campos, y como aquel bi-
zarro sefor Elduayen que crefa que se habian colmado ge-
nerosamente nuestras ansias al otorgArsenos la representa-
ci6n en Cortes, no pensaron como los estadistas de Ingla-
terra, que despues de una rebeli6n colonial lo mejor es hacer
justicia, sino todo lo contrario, es decir, dejar subsistente el
agravio, que en Cuba como en toda la America espafola y
en las sublevadas colonies de todas parties, consiste en la im-
posici6n de un regimen de castas, en la condici6n de inferio-
ridad adscrita dentro de una misma raza a los que nacen en
determinado terrufio de la nacionalidad comijn; y asi preve-
nidos, protegieron, en vez de impedir, la constituci6n de un
partido scberbio y omnipotente, que ha sido y continfa sien-
do constant mantenedor de la discordia, malogrando con
una organizaci6n guerrera los beneficios que la paz prometia,
y dando pretexto a que en el extranjero se congreguen emi-
grados y revolucionarios cubanos en peligrosas agrupacio-
nes, alentados por aquella constant amenaza de futures con-
flictos. Pero el gobierno de la metr6poli no quiso alarmar
a los esclavistas; y por otro lado, ya premeditaba el gran
golpe de estado de imponerle el pago de una deuda de guerra
de 200 millones de pesos a la colonia-cuya lealtad, sin em-
bargo, tanto se habia ponderado,-para lo cual preparaba
ruinosos emprdstitos y presupuestos de mds de cuarenta mi-
Hlones, que no le convenia someter al debate de una numerosa
representaci6n liberal. En vez de aprovechar tan rara oca-
si6n para una reform radical, conforme con aquellos pro-
p6sitos previsores que tuvo el senior CAnovas en 1865, pero
que trece ailos mfs tarde aun no le parecian en saz6n, y que
hoy todavia los juzga prematuros, puesto que para oponerse
a un proyecto de muy reducido alcance en la esfera admi-
nistrativa lo hemos visto levantarse airado en el Congreso,
evocar como un valle de Josafat el pasado, con sus pobres
caddveres, con sus dolorosas histories, consignadas en el li-
bro de los premios y las venganzas, y echar los vencidos a
la izquierda, y a la derecha los vencedores; prefiri6 el gobier-
no mantener la political del recelo implacable contra el colo-
no, y atenerse estrictamente a lo estipulado en el Convenio
del Zanj6n, otorgindonos un simulacro representative tan


XXIV


RICARDO DEL MONTE








PRBLOGO


curioso, que se inici6 sin abolirse antes la censura previa,
sin promulgarse la Constituci6n vigente, y con leyes electo-
rales que obedeciendo a un plan de desasimilaci6n possible
aunque no racional, despojaba a los vencidos de la part
de representaci6n que se les debia en el municipio, la provin-
cia y el parlamento.
Esto concordaba perfectamente con la indole propia de
un partido conservador, con la tradici6n del Consejo de In-
dias; pero, como muchas veces lo ha hecho notar nuestro
ilustre Labra, el partido liberal de Tspafia cometi6 la gra-
visima falta de prohijar las aberraciones de su adversario,
renegando de sus principios, renunciando al honor de man-
tener otra political colonial distinta; y si es verdad que a .1
le debemos todas las importantes ampliaciones que hemos
recabado, no por ello se exime de la responsabilidad en que
ha incurrido por su tenaz resistencia a la reform de las le-
yes electorales y por su benevolencia y complicidad con los
diputados conservadores de Cuba, afiliados con los liberals
en la peninsula; conduct an6mala, aunque a nadie sorpren-
da en Espafia, donde aun se veneran las tradiciones de aquel
ponderado sistema colonial de la casa de Austria que di6 al
traste con las colonies, pero que seguramente seria incom-
prensible en Inglaterra.
iCuAn distinto el ejemplo de esta sabia maestra de las/
ciencias political! Alli los partidos son consecuentes con los
principios que proclaman, aplicandolos en el poder y en la
oposici6n, en la gobernaci6n de la Gran Bretafia lo mismo
que en la de las colonies que carecen de autonomia. VWase la
actitud de conservadores y liberals en los mds grandes con-
flictos de la naci6n. Cuando se rebelaron las trece provin-
cias de Norteam6rica los stories apoyaban con energia la in-
transigencia obstinada de Jorge III, combatiendo, insultan-
do a los insurgentes: Lord Carlyle los llama intrigantes,
Lord Cardiff afirma que el pueblo americano ha sido per-
turbado por una cuadrilla de demagogos; Weddderburn cree
que el Congreso de los confederados es una corporaci6n ti-
rfnica que violent la voluntad de los leales; para otro ora-
dor de la Camara inglesa los inmortales que firmaron la
declaraci6n de Independencia eran "unos bandidos jactan-








XXVI RICARDO DEL MONTE

ciosos v cobardes"; Townsend se burlaba de ellos. Pero en-
tre tanto, los liberals no se creian obligados a renegar de
su historic y sus convicciones pretextando, como sus hom6-
nimos espafioles en tales casos, que aquella no era cubsti6o
de partido, sino national. El gran Burke escribia la enmien-
da al mensaje, reconociendo la justicia de los colonos; el mar-
ques de Rockingham la apoyaba en la Camara baja, Lord
Cavendish en la de los Pares, y proponia la revocaci6n de
todas las leyes que habian agraviado a los siibditos de S. M.
en America, cuando el ministry North declara que no habrA
concesi6n mientras los rebeldes no depongan las armas. Vea-
se la conduct de unos y otros en la gran contienda por la
autonomia de Irlanda. Gladstone, el gran estadista liberal,
adopt la causa de la Liga Nacional, y el marquis de Har-
lington, jefo de los fories, repite literalmente las bravatas
de Lord North contra los facciosos de 1776. El duque de
Richmond, wchiq, acusaba al ministerio tory, de exasperar
deliberadamente a los americanos con medidas desp6ticas
para obligarlos a rebelarse, y despues de vencidos despojar-
los de las franquicias que molestaban al gobierno. En con-
tra, los stories, a quienes s6lo en esto han imitado los conser-
vadores de Cuba, dicen que los autonomistas irlandeses re-
chazan los decretos reparadores de Inglaterra, porque sien-
do beneficiosos temen que a su influjo cese el descontento,
y falte motivo suficiente para continual la protest y la agi-
taci6n revolucionaria.
Pero en Espafia los partidos liberals de boy no en-
tienden sus deberes de esa manera; y aunque encomiadores
de las leyes de Indias, que generalmente s61o conocen por
el r6tulo, todavia no se han dado cuenta de una cosa que sus
predecesores en las cortes de Bayona, primero, y luego los
de las inmortales de Cadiz, con muy buen sentido politico y
espiritu de justicia, supieron apreciar, a saber: que el r6gi-
men colonial antiguo con su abrumadora centralizaci6n y
todas sus otras deficiencies, si no discordaba absolutamente
con el sistema de gobierno de la metr6poli, no podia subsis-
tir, dado el criterio asimilista dominant en aquella vetusta
recopilaci6n, despues que la naci6n, recuperando sus liberta-
des, dejando de ser patrimonio de la corona, proclamando los










derechos constitucionales de que al par de los reinos y pro-
vincias de America, parties integrantes del imperio espafiol,
habia sido ella misma despojada durante cerca de tres si-
glos, hizo de ellos participes a los ciudadanos de todas las
tierras que cobijaba su bandera, y rompi6 el vasallaje secu-
lar que a todos los confundia bajo el cetro borb6nico; todo
lo cual qued6 solemnemente consagrado en la gloriosa Cons-
tituci6n de 1812. Y como si nada de esto hubiera pasado,
fueron ellos los que despojaron a las Antillas de sus fueros,
tan suyos y tan legitimos como los que poseen los hijos de
las provincias peninsulares, y restablecieron la antigua ser-
vidumbre de las colonies, aunque trasladando el dominio de
manos del rey y el Consejo de Indias a las del ministry de
Ultramar. Despu6s de este atentado, antes y despues del me-
morable agravio de 1837, y aun despues de la revoluci6n de
Yara, el partido liberal de Espaiia, en vez de atestar la sin-
ceridad de sus convicciones abogando francamente por un
regimen colonial un poco mas avanzado-por pudor--que el
de sus abuelos los generosos diputados de las primeras cor-
tes de Cidiz, o siquiera anAlogo al que al disolverse violen-
tamente las del afio 1822 ya tenta aprobado una comisi6n de
la mayoria, concediendo amplisimas facultades de carfcter
politico a las diputaciones provinciales de las Antillas, re-
nunciaron a la honra que hubieran recabado con tan discre-
ta y consecuente conduct, prefiriendo, para ahorrar difi-
cultades y conflicts, hacerse c6mplices del partido conser-
vador, tan identificado con los antiguos esolavistas de Cuba
y Puerto Rico, en su empefio de mantenerlas en la condici6n
abyecta de que ya han salido no s6lo todas las colonies ex-
tranjeras de poblaci6n europea, sino muchas tambien donde
se hallan en mayoria las que lamamos razas inferiores. Las-
timosa en verdad ha sido su actitud frente a nuestros dipu-
tados desde que, en 1879, favorablemcnte predispuestos mer-
ced a los rasgos de que habian sido testigos, de imparciali-
dad y nobleza del ilustre Martinez Campos, military y con-
servador, se sentaron en las cortes confiando en que el par-
tido que preside el senior Sagasta, llamado liberal, y en cuya
composici6n entraba el element democrftico, si no prohija-
ba las mas radicales aspiraciones del program autonomis-


PROLOGO


XXnII










ta, prestaria al menos su concurso a la tendencia descentra-
lizadora del mismo, hasta el limited extreme compatible con
el principio asimilista que por igual y con identica vaguedad
proclaman te6ricamente sin practicarla de buena fe todos los
partidos monArquicos espafoles. Alli oyeron nuestros repre-
sentantes de boca de los caudillos liberales-mientras los
republicans se mantenian en indefinible postura de indife-
rencia o perplejidad-aquellas protests y objeciones con
que en los tiempos de NarvAez y Sartorius se amordazaba
al orador que insinuase la posibilidad de mejorar con las
debidas precauciones el regimen de "nuestras hermosas pro-
vincias espaiiolas de Ultramar"; aquellas mismas inepcias
de que en memorable folleto Saco di6 buena cuenta con feli-
cidad singular, y que nuestros amigos creian per scecula se-
pultadas, sin gran prestigio, bajo la losa que cubre los res-
tos del antigno partido moderado. Y esa decepci6n fu6 repi-
tiendose de legislature en legislature, con profundisimo des-
encanto de los que habian imaginado que el gran sacudimien-
to de la revoluci6n de Septiembre, y once meses de institu-
ciones republicans, y el honrado liberalism de la monar-
quia democritica, habian creado una Espafia nueva, desbro-
zado su suelo de los escombros de tres siglos, ingerido el es-
piritu modern en los partidos nacionales, y levantado el
Animo de los hombres de estado a la noci6n de los principios
iinicos e inquebrantables que mantienen sin violencia y du-
rablemente la uni6n de las colonies con su metr6poli. Incom-
prensible parecia a nuestros representantes la conduct de
los liberals peninsulares, prometiendo reforms expansivas
durante los intervalos de oposici6n parlamentaria, para lue-
go aplazarlas cuando obtenian la confinza regia, ligandose
con los intransigentes de Cuba y Puerto Rico, y adoptando
sin la mis leve desaprensi6n las prActicas, las prevenciones
y las miras estrechas de los partidos conservadores.
Si se quieren pruebas, en el discurso con que en la le-
gislatura de 1886 apoy6 Montoro con magistral precision
y superior habilidad una enmienda al mensaje reclamando
un regimen auton6mico para las Antillas se verA cuintas


RICARDO DEL MONTE


XXVIII








PR6LOGO XXIX

promesas de reforms political y econ6micas del senior Sa-
gasta estaban incumplidas, notari tambi6n el lector a que
pobres arguments tuvo que dar cumplida respuesta en el
curso del debate. En la admirable peroraci6n del 13 de
julio de 1889, defendiendo una proposici6n incidental, en
demand de que se votasen los presupuestos de Cuba y se
diera cumplimiento a los articulos 27 y 89 de la Constitu-
ci6n, el orador pone de manifiesto, con exceso de modera-
ci6n y templanza, la estudiada inacci6n con que el partido
liberal eludia sus mAs series compromises, no s6lo en cuan-
to 6stos se referian a puntos importantes, como lo son la
recta interpretaci6n y observancia del articulo constitucio-
nal que preceptfia la especialidad en las leyes hechas para
las colonies, y la ampliaci6n del nfimero de diputados que
han de enviar a las cortes de acuerdo con la base prefijada
de poblaci6n, sino respect de otras reforms de menor al-
cance ofrecidas, como la arancelaria y la de las leyes muni-
cipales y provinciales que el gobierno conservador promulg6
en 1878 con el cardcter de transitorias, y que los liberals,
once afos despu6s, no se habian resuelto a alterar.
Y en el magnifico discurso de mayo 1888 en que, com-
batiendo el presupuesto de ingresos, traza admirablemente
nuestro diputado el estado econ6mico de la Isla, expone sus
necesidades reclamando medidas salvadoras, y luego inci-
dentalmente estudia el problema politico en toda su inte-
gridad con incomparable elocuencia y elevaci6n, puede verse
a qu6 excess llega la obcecaci6n de los liberals, imbuidos
todavia hasta la medula por el espiritu de mezquina suspi-
cacia de los consejeros de Indias.
Acaso se me tache de injusto; de ensafiarme mas que
con los reaccionarios con los liberals de la metr6poli, de
olvidar que a estos somos deudpres de la Constituci6n pro-
mulgada en 1881, de la abolici6n del patronato, de las leyes
e reuni6n y de asociaci6n y otros beneficios, sin decir nada
el important proyecto de reforms administrativas del ac-
ual ministry de Ultramar, que por la virtualidad del fecun-
lo principo que entrafian parecen promoter trascendentales










transformaciones; pero en conciencia no podemos ser tan
severos con los conservadores y absolutistas que, resistiendo
a las innovaciones, no hacen mAs que cumplir la ley de su
propia existencia, como con los partidos que, renegando de
los principios cuando su aplicaci6n pudiera ser provechosa
a las colonies sancionando aquel inicuo despojo de 1837, que
ha sido la raiz de tantas irremediables desgracias, y desde
aquella fecha negAndonos sistemAticamente su auxilio y su
protecci6n, tan necesarios para poner coto a las demasias
de los gobiernos de la metr6poli, se han hecho responsables
de los dafios y desafueros que sin su complicidad no se ha-
brian consumado. Ese abandon de nuestros intereses, tan
patente en el hecho de no haber formulado un program de
political colonial distinto del de sus adversaries, contentan-
dose con adoptar sus ideas y procedimientos, ha traido con-
sigo otro gravisimo mal, porque ha servido para justifica-
cion y ejemplo de los peninsulares que en las colonies se
agrupan bajo una denominaci6n national, constituyendo, en
lugar de un partido politico, una coalici6n verdadera, orga-
nizada para ponerse en frente de los no nacidos en Espafia
y oponerse a todas las libertades, interpretando de esa ma-
nera la conduct de los partidos de la metr6poli y la unidad
del criterio anti-liberal que todos proclaman.
Tal interpretaci6n nada tiene de arbitraria: la inferen-
cia es estrictamente 16gica, porque antes de las explicitas de-
claraciones que contiene el program de la Uni6n republica-
na, ninguno de los partidos de la peninsula ha dado acogida
a las aspiraciones liberals de las Antillas. En la sesi6n del
Congress del dia 14 de octubre de 1872, la voz potente de
Salmer6n se levant6 para denunciar al gobierno las atroci-
dades que se cometian en Cuba, y reclamar la abolici6n de
la esclavitud. En otra sesi6n, Castelar se declare partidario
de un gobierno auton6mico para las colonies. Las generosas
y elocuentisimas imprecaciones, las indignadas protests de
los eminentes oradores republicans seran eternamente recor-
dadas y agradecidas por el pueblo cubano; pero la guerra civil
que ensangrentaba nuestros campos alejaba remotamente la
posibilidad de intentar en Cuba ninguna reform trascen-


RICARDO DEL MONTE


XXX










dental en el regimen de gobierno, ningin cambio en la or-
ganizaci6n y la discipline de los cuerpos armados; y las so-
lemnes declaraciones de los tribunos se perdieron en los ar-
tesonados de la Camara sin ningin resultdo prActico. Pero
terminada la lucha, cuando acudieron a las Cortes los repre-
sentantes de Cuba y se promovieron importantes debates
en los que nuestros amigos, recordando las nobles manifes-
taciones de simpatia hechas en las horas de tribulaci6n, con-
fiaban en la espontinea cooperaci6n del partido republican,
el auxilio no vino, el partido republican, indiferente y sor-
do, nada tenia que decir: i se trataba de colonies!
En efecto, tratar de las cuestiones de Ultramar era cosa
grave. Queria decir, entonces como ahora, traer al debate
el asunto siempre importuno y enojoso, erizado de proble-
mas y conflicts, riesgoso por los intereses que alarma y las
pasiones que subleva, temible por cierto secret malestar
que se insignia en las conciencias delicadas al evocar recuer-
dos y visions de fraudes, injusticias e infamias innumera-
bles; por lo tanto, se concibe la displicencia con que se anun-
cia en las cortes la cuestidn de Ultramar, y hasta el afin de
ahogarla o aplazarla; pero lo que no se entiende es que sien-
do tan ingrata y reconoci6ndose implicitamente su gravedad,
no se haya querido resolverla del modo mks agradable y se-
guro, cerrindole las puertas del Parlamento, no como en
1837 para dejarla sin amparo, a merced de los Reales De-
cretos y el buen capricho del ministerio de Ultramar, sino
para que los ultramarinos le den abrigo en su misma casa.
Volviendo al tema de los partidos liberals de la Penin-
sula, confieso que no se comprende su inacci6n, su impasibi-
dad en las ocasiones mis graves, y la buena voluntad con que
ha venido apoyando la Real Orden de 1825 que identific6 a
Cuba con los bajalatos de Asia Menor, el secuestro de 1837,
y despues de recuperada nuestra representaci6n en las cor-
tes, el regimen an6malo a que continuamos sujetos, de des-
asimilaci6n injustificable y humillante, en lo finico que que-
remos y creemos asimilable, la posesi6n sin merma de la ciu-
adania espafiola y de todos los derechos politicos que la
Constituci6n consagra. Tan rara conduct admite, cuanto al
period que fin6 en 1868, esta explicaci6n: el temor de que


PROLOGO


XXXI










las franquicias constitucionales, promoviendo trastornos del
orden pfiblico, perturbaci6n en las condiciones violentas que
mantenian el predominio de la raza blanca, reprodujeran la
catastrofe pavorosa de Haiti. Cuanto al period vencido has-
ta 1881, hay ademas de lo dicho tocante al anterior, otro
acceptable motivo: el estado de guerra. Poco despues de abo-
lida la esclavitud, pacificada la tierra, restablecido el siste-
ma representative, expuestas reiteradamente con grande
acierto y elocuencia por nuestros diputados las necesidades y
reclamaciones de Cuba, tan urgentes y tan patentes, es un
enigma la verdadera causa que ha inducido a los partidos libe-
rales a negarnos la descentralizaci6n que pedimos del cuer-
po de leyes especiales que la Constituci6n preceptia. De con-
jetura en conjetura, ninguna satisfactoria, possible fuera dar
con alguna explicaci6n basada en m6viles interesados; en el
afin de conservar sin riesgo ilimitadas exacciones, cuantiosos
monopolies, patronatos espl4ndidos y libre hartazgo de una
rapacidad insaciable; pero tales cargos s61o pueden lanzar-
se contra determinados individuos con las pruebas en la
mano; tratandose de respetables partidos politicos, de los
hombres que ostentan su jefatura o que ocupan alto rango
en la gobernaci6n del estado, hay que rechazarlos con re-
pugnancia.
Fuerza es entonces, mientras no se halle la clave, acoger
]a piadosa hip6tesis de que con excepci6n de algunos publi-
cistas ilustres de todos los partidos, y entire ellos, en primer
lugar, los sefiores Salmer6n, Pi y Margall, AzcArate, Moret
y Castelar, cuyos escritos abonan la extension y profundi-
dad de sus studios politicos, en Espafia son pocos los que
han tenido la curiosidad de enterarse de las colonies que tie-
nen los europeos regadas por todo el mundo, de su estado y
su sistema de gobierno, y que por ende no son muchos los
que saben que las Antillas espafolas y las Filipinas son en
todo el orbe las colonies de raza caucasica mAs destituidas
de intervenci6n en su propio gobierno y las mas oprimidas
por su metr6poli. Asi lo hacen sospechar las cosas estupen-
das que se escriben hoy mismo en los diaries principles de
la corte, con intent de impugnar los planes del senior mi-
nistro de Ultramar, y lo prueban tambi4n los ridiculous argu-


xxxn


RICARDO DEL MONTE










mentos que a veces acogidos con sefialadas muestras de apro-
bacidn, han aducido en los filtimos afios, combatiendo la doc-
trina autonomista, muchos distinguidos diputados pertene-
cientes a todos los partidos, proporcionando a nuestros re-
presentantes el gusto de rectificar muchos de los errors
y prejuicios corrientes, lo cual no evitaba que en la siguiente
legislature el adefesio reapareciera triunfalmente y con nue-
vas galas. Para muestra de la poca atenci6n que ha merecido
a los politicos espailoles el studio de las cuestiones colonia-
les, basta mencionar algunas de las objeciones opuestas a la
autonomia con much seriedad y complacencia, como por
ejemplo: la autonomia no cabe dentro de la Constituci6n; la
autonomia es incompatible con la representaci6n de las co-
lonias en el Parlamento national; la autonomia conduce for-
zosamente a la independencia; la autonomia que piden los
cubanos es un sistema absurdo y contradictorio, porque no
se compadece con el principio de identidad de derechos civi-
les y politicos con la metr6poli proclamado en su program;
la autonomia acceptable no es la inglesa, sino la espaiiola, de-
rivada de la legislaci6n de Indias; y otras no menos curiosas
que por no cansar al lector se omiten. Sin embargo, algo debo
decir de algunas afirmaciones mantenidas con much habili-
dad y apoyadas en especiosos razonamientos.
No s6 si incluir en este nimero el reparo fundado en que
la autonomia es un sistema ex6tico, practicable y 16gico s6lo
en las colonies de Inglaterra, porque alli es la aplicaci6n del
derecho civil ingles, por el cual los ciudadanos dondequiera
que emigren llevan consigo y conservan todas sus prerro-
gativas political y civiles.
Lo del exotismo es donoso; porque el argument como
argument es tambi6n ex6tico, no habiendo sido valido sino
en la antigiiedad, cuando extranjero queria decir enemigo.
Por otro lado, el cristianismo que deshizo esa preocupaci6n,
ensefiando la fraternidad de los pueblos, tambi6n era doctri-
na ex6tica para cada una de las naciones que fu6 atrayendo
a su seno. La autonomia ex6tica se hall en estado de salud
perfect en las mis ricas y felices colonies del mundo, en
buena compafifa con artes, literature, ciencias, industries, re-
III.-DISCURSOS POLfTICOS. T. I,


PROLOGO


XXIII










ligi6n, derechos constitucionales, gobierno parlamentario,
todos ex6ticos.
Cuanto a la especial adaptaci6n de la autonomia a los
pueblos que ban disfrutado del derecho civil ingl6s, no re-
siste el mas leve examen. Colonias tiene Inglaterra en que
rige desde su conquista el derecho comin ingl6s, y carecen
de autonomia. Otras, hoy aut6nomas, pidieron en vano esa
forma de gobierno, y no les vali6 el derecho civil para lo-
grarla. Tuvieron que gandrsela por las armas. Ademis, jpor
qu6 han de ser incompatible la autonomia y el derecho es-
pafiol modern?
Lo de la conveniencia de un sistema colonial a la espa-
iola, derivado de las leyes de Indias, no es ficil de entender.
C6mo de aquella abigarrada mescolanza pudiera procrearse
un regimen aplicable fructuosamente a una colonia modern,
podrA creerse cuando se yea en la practice; pero si hubier(
de ensayarse, preferirfamos que no fuera en Cuba, since
en Cebii.
Algunas de las objeciones transcritas, las de mas peso
las vera el lector victoriosamente refutadas en various luga-
res de este libro, en que con superior habilidad y viveza apa
recent tambien explicados todos los articulos de las tres sec
ciones, political, social y econ6mica, de nuestro primitive pro-
grama, y demostrado el caricter estrictamente constitucio
nal de nuestras doctrinas, y su adaptaci6n al estado y laE
necesidades presents del pais.
Ya que en los parrafos que preceden he hablado de los
cargos formulados en contra del rgihnen auton6mico, no he
de pasar adelante sin decir algo de otra acusaci6n no inclui
da entire las enumeradas arriba, y de la cual se ha desenten-
dido nuestro orador, sin duda por no haber hallado ocasi6n d(
hacerlo.
Un publicista amigo, muy entendido en estas cuestioneE
coloniales, y que goza de merecido renombre ganado con nu
merosos y muy notables studios politicos, econ6micos y fi
los6ficos, ha creido ver en nuestro program una obra llen
de contradicciones e incongruencias, sin armonia ni unidad
como improvisada sin suficiente preparaci6n y dominada poi
la intenci6n de conciliar tendencies contrapuestas.


XXXIV


RICARDO DEL MONTE










Esa opinion estampada en un libro, autorizada por un
nombre respectable, no debe quedar ratificada con el silencio
de los que saben que es err6nea.
No; el program del Partido Autonomista Cubano no fu6
una cruda improvisaci6n trazada de prisa sin previo studio
de los problems coloniales, una formula importada del Ca-
nadi, con modificaciones hechas a la ligera por politicos in-
cipientes que, atentos a conciliar determinadas tendencies,
engendraron un sistema te6rico, sin unidad, lleno de contra-
dicciones, y que llamfndose auton6mico no pide la autono-
mia. La verdad es que el program proclamado por el parti-
do llamado liberal al constituirse en 1878 hizo su aparici6n
en aquellos moments con toda la fuerza irresistible y fatal
con que sigue la calma a la tempestad y la paz a la guerra.
Y venia de ese modo, no s61o porque despues de una lucha
de independencia traia oportunamente una formula de tran-
sacci6n entire las aspiraciones del pueblo cubano y los sobe-
ranos derechos de la metr6poli, sino porque al mismo tiempo
reanudaba la cadena que el movimiento revolucionario habia
roto, de la tradici6n hist6rica ,que nos legaron desde princi-
pios del siglo nuestros mayores. No cabe en este pr6logo la
demostraci6n de esa tesis; pero no estari de mis aducir con
la possible brevedad algunas consideraciones encaminadas
s6lo a probar que el program autonomista no fu6 un amasi-
jo de elements heteroggneos, combinados acaso para satis-
facer alguna necesidad del moment.
La historic civil e intellectual de Cuba se extiende a poco
mas de un siglo: comenz6 en la iltima d6cada del si-
glo xvm. Toda la existencia anterior de la colonia no sali6
hasta entonces del period embrionario, y no por culpa de
la tierra que en pocos afios alcanz6 luego renombre universal
por la riqueza de sus frutos, ni por inepcia de sus habitantes,
que tambi6n pueden vanagloriarse con el que en muy poco
tiempo se han conquistado poniendo a prueba su capacidad
para las artes y la industrial, lo mismo que para los studios
m~s elevados, sino por la incuria de sus sefores y gobernan-
tes que, desconociendo o menospreciando su importancia,
deslumbrados con los esplendores de Nueva Espafia, Santo
SDomingo, Costa Firme y el Peri, y estimindola s6lo por su


PROLOGO


XXXV










valor geografico como estaci6n naval c6modamente situada
para el comercio maritime con las regions continentales, y
escala para los puertos de la Peninsula, la habian tenido
desatendida hasta entonces. A tal punto habia llegado el
abandon, que sus anales de tres siglos pueden condensarse
en una docena de piginas; y, cuando vino a mandarla el ge-
neral Las Casas, pudo con toda verdad decirse que Cuba no
tenia historic. Para ponderar la felicidad de los pueblos pa-
cificos se ha repetido: "dichosos los pueblos que no tienen
historic". Pero en el caso de Cuba no hubo tal dicha, sino
muy mala suerte, al igual de la que cay6 sobre todos aquellos
reinos y provincias asiaticas y europeas que los COsares man-
tuvieron durante siglos sin asambleas ni comicios, sujetos a
los pretores romanos, como lo estaban 6stos al emperador,
sin movimiento ni libertad, dominados por las guarniciones
de la lejana metr6poli, sumidos en el letargo de que vino a
despertarlos la invasion de los bArbaros, sin comercio entire
si, y unidos s61o por la lengua del Lacio, y que, en todo ese
period de inmovilidad chinesca, no lograron ningin progre-
so visible, ningin adelanto en las letras o la industrial por
fruto de una paz abyecta. Asi fueron corriendo los dias de
la colonia agricultora y ganadera, sumida en la mIs profun-
da ignorancia, sin estimulos ni ambici6n ni cultura, aislada
del mundo, sin otro contact que el de sus negradas, sin el
recurso de vender sus buenas cosechas al extranjero en cam-
bio de todo lo que necesitaba, por impedirlo aquel bkrbaro
monopolio mercantil que constituia la esencia de la political
colonial europea, reducido su comercio exterior al trifico de
la Habana con dos puertos de la peninsula; hasta que Car-
los III otorga a otros siete en Espafia, y en esta, a los de
Santiago de Cuba, Trinidad y Bataban6 la franquicia de que
antes s6lo habian disfrutado aqui la Habana y alli Cadiz y
Sevilla. En tres siglos su poblaci6n llegaba s6lo a 200,000 ha-
bitantes. No habia mIs escuelas pfiblicas de ensefianza pri-
maria que las establecidas en los monasteries, no habia im-
prenta, ni mis corporaciones que los ayuntamientos no elec-
tivos, ni sombra de asociaci6n political o representaci6n popu-
lar de ninguna clase, hasta que bajo el gobierno del general
Las Casas, a quien secundaron eficazmente Arango, Valiente y


XXXVI


RICARDO DEL MONTE










el obispo Espada, empieza a germinar la cultural, y se inicia
un movimiento de progress que en pocos afios transform
aquella sociedad. Se aument6 el nuimero de las escuelas, em-
pieza a publicarse el Diario Oficial, se fundan la biblioteca
piiblica y la Real Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais,
y mis tarde el Real Consulado, se establecen nuevas cAte-
dras en el seminario de San Carlos y la Universidad, se cons-
truyen puentes y calzadas, obtienen protecci6n y estimulos
la industrial y la agriculture, crece la poblaci6n, y las rela-
ciones mercantiles comienzan a ensancharse prodigiosamen-
te desde que en 1796 obtuvo la Isla, como gracia temporal,
permiso para importar de los Estados Unidos viveres e ins-
trumentos y maqumaria para los ingenios. Esa franquicia,
extendida poco despubs a las demAs naciones extranjeras, di6
tan prodigioso empuje al comercio y la producci6n, que el
rendimiento de las aduanas y otras rentas empiezan a cubrir
los gastos de la administraci6n, haciendo innecesario el so-
corro del situado de Veracruz, como se llamaba la subvenci6n
de la Real Hacienda de Mejico con que anualmente se cubria
el deficit de la de Cuba, y que en 1794 no habia bajado de
800,000 pesos. Este impulse de progress y prosperidad fu6
favorecido por los gobernadores que siguieron a Las Casas,
y aun mas por la venida de 30,000 emigrantes de Santo Do-
mingo, que traian, con los bienes salvados del incendio y el
saqueo, conocimientos prActicos que dieron considerable au-
mento a la producci6n industrial y agraria.
Con la riqueza iba creciendo al par la cultural general;
las relaciones mercantiles con el extranjero multiplicaban los
germenes civilizadores, la juventud emprendia studios su-
periores, y no es extrafio, dada la situaci6n geografica de la
Isla, que muy temprano empezaran a conocer sus necesida-
des y desear su satisfacci6n los habitantes de Cuba sin dis-
tinci6n de procedencia, pues debe tomarse en cuenta que en
aquellos tiempos no habia entire ellos odiosas divisions, ni
discordia entire peninsulares y cubanos, que todos se llama-
ban y eran espafioles, reunidos bajo el nivel de la legalidad
coming, desheredados unos y otros por igual de las liberta-
des constitucionales; y no s61o los ciudadanos, sino los mAs
ilustrados y altos funcionarios, conocedores del regimen po-


PR6LOGO


XXXVII











litico de Jamaica y otras posesiones inglesas, veian la con-
veniencia de ese sistema de gobierno para remediar los da-
fios gravisimos consiguientes a la distancia y el abandon de
la metr6poli, empefiada en su heroica guerra de independen-
cia. De esa inclinaci6n de las classes ilustradas hay pruebas
fehacientes en gran nfimero de documents oficiales; algu-
nos muy notables, como el informed que se ha publicado del
senior Valle HernAndez, secretario del Real Consulado en
1811. El comercio con los Estados Unidos era cada vez mis
active, extralimitindose hasta la esfera de las ideas, y no
pocas families hacian educar sus hijos en la repfiblica, que
al retornar a la patria tenian que ser propagandistas con-
vencidos de principios republicans, o por lo menos, de las
ventajas de la descentralizaci6n administrative; de suerte
que cuando la Constituci6n del afio 1812 y la libertad de im-
prenta dieron campo a la expansion de la tendencia political
latente en las regions superiores, se puso de manifiesto la
legitima aspiraci6n de los cubanos a un regimen que les per-
mitiese intervenir en la gesti6n de sus intereses provinciales
y librarse de la asfixiante centralizaci6n que tanto habia di-
ficultado el crecimiento de su bienestar material, y a la que
los legisladores de Cidiz, politicos inexpertos, no habian
puesto corrective, atentos, mas que a otra cosa, al triunfo
de sus ideales abstractos de libertad constitutional. Sin em-
bargo, sus generosas afirmaciones cayeron como rocio ben6-
fico y fecundante en toda la America espafiola, borrando casi
la huella de seculares agravios, inflamando de entusiasmo ci-
vico a la juventud de las aulas, y despertando a una nueva
y mis intense vitalidad sus energies y sus facultades. En
Cuba esta benigna influencia no fu6 contrariada por los go-
bernantes: bajo los auspicios del obispo Espada se funda
en el Seminario, a propuesta de la Sociedad Patri6tica, una
citedra de Derecho Constitucional, y por designaci6n del
noble prelado se encarga de ella el padre Varela, verdadero
padre de nuestra cultural cientifica, maestro inolvidable de
Luz, Saco, Govantes y,Escovedo.
En enero de 1821 abri6 el padre Varela con su discurso
inaugural la cdtedra de Constituci6C en el Colegio Seminario,
y el concurso alli reunido y que continue asistiendo a las lec-


XXXVIII


RICARDO DEL MONTE










clones, compuesto no s6lo de los alumnos sino de numeroso
piiblico que llenaba los bancos del aula magna y se apifiaba
en puertas y ventanas, demuestra los progress que habia
alcanzado la cultural general en muy pocos afios, y el interns
creciente de la juventud por los studios politicos en aquel
period inolvidable, que puede sefialarse como el mAs fe-
cundo en la historic intellectual de esta Isla, puesto que en 61
comenzaron o perfeccionaron su educaci6n los hombres cuya
memorial mas hemos venerado hasta hoy, y que dieron lustre
a la literature, la poesia y la oratoria y las ciencias juridi-
cas, naturales y filos6ficas. Y es que en aquel moment con-
vergian en la mente cubana, para darle calor y luces, la rara
conjunci6n de causes y estimulos procedentes, en primer
lugar, de las nuevas disciplines y ensefianzas protegidas por
el meritisimo Espada y la Sociedad Patri6tica; luego, de los
libros y emigrantes extranjeros, excluidos antes y ahora
atraidos por los acuerdos de la Junta de Poblaci6n Blanca
y la apertura de los puertos al comercio del mundo; y para
concluir-last not least,-de todas aquellas influencias, pro-
pias para conmover hondamente los sentimientos y la ima-
ginaci6n ardorosa de una juventud que de la obscuridad y el
materialismo se levanta ya con vigorosas alas en la atm6s-
fera de las ideas: el especticulo de la repfiblica del Norte,
avanzado en el seno de la paz y de la abundancia al cumpli-
miento de sus grandiosos destines, y de otro lado, el tre-
mendo cuadro que, desde las llanuras mejicanas hasta las
mdrgenes del Plata y las cumbres andinas, se explayaba en
6pico panorama de ferocidad y heroismo.
En esta coyuntura, scual habia de ser la inclinaci6n de
los inimos en lo que ataiie al orden politico? Tres tendencies
perfectamente marcadas: la liberal, la conservadora y la ra-
dical. La filtima contaba con muy pocos adeptos entire aquella
parte de la juventud exaltada y aventurera, que en una so-
ciedad ordenada suministran argument y tipos al drama-
turgo y al novelist, como en tiempos revueltos y paises mal
regidos nacen predestinados al martirio o a la gloria. Estos
partidarios de la independencia de Cuba fueron los que desde
la insurrecci6n de Morelos e Hidalgo sofiaron con la ayuda
de M6jico, y los que en 1823 fraguaron la conspiraci6n de los


PR6LOGO


XXXIX








XL RICARDO DEL MONTE

Soles de Bolivar, en connivencia con el Libertador, que ha-
bria llevado a cabo el intent, de no impedirlo la resuelta
actitud del gobierno de Washington. La tendencia conserva-
dora era la de la mayoria del pais, adicta a Espafia sin con-
diciones, bien hallada con las buenas zafras, content con los
altos precious que iba alcanzando el caf6, y testigo del incre-
mento verdaderamente prodigioso que tomaba la riqueza, fa-
vorecida por las luces y la hIbil y honrada administraci6n
de don Alejandro Ramirez y de Arango, y satisfecha del
regimen que en los filtimos afios habia estado en tan buenas
manos. La tendencia liberal era la del element letrado y
culto de la aristocracia, abogados, profesores y medicos: que-
rian 6stos la uni6n con Espaiia, tal como entonces subsistia
bajo el regimen constitutional representative, pero este am-
pliado con las corporaciones necesarias para resolver aqui
los asuntos locales. Esta aspiraci6n era tan natural, que sus
partidarios la creian compatible con el espiritu de la Cons-
tituci6n vigente, y realizable fAcilmente y a poca costa, sin
mAs que ampliar las facultades de las diputaciones provin-
ciales. Para pedir esto no habia necesidad por cierto de hacer
un largo viaje al Canada en busca de pauta; los liberals
cubanos tenian, sin duda, conocimiento del sistema estable-
cido en las dos provincias inglesas del Norte y en la isla de
Jamaica, tan vecina y tan anAloga a la nuestra en sus con-
diciones geogrnficas y sociales; pero lo que querian les pa-
recia bastante hacedero y sencillo para implantarse sin mo-
delo extrafio. Los que otra cosa imaginan, defensores de la
complete identificacion political y administrative de la colo-
nia con la metr6poli y convencidos de que ese desideratum
haria desaparecer el estigma de desigualdad o inferioridad
que ha sido en las posesiones de Espafia el agravio mas re-
sentido, creen que ese sistema no puede desecharse sino por
pura mania de exotismo o pedantesco prurito de imitaci6n.
Y la verdad es que los que demandaban leyes especiales es-
taban disfrutando desde 1811 de la ponderada identificaci6n
y habian experimentado sus quiebras y defects. La calidad
de espafiol con toda la plenitud de sus derechos civiles y po-
liticos satisfacia la dignidad del antiguo colono; el nuevo
ciudadano agradecia el goce del sufragio y la representaci6n










en cortes; pero tenia que esperar seis meses, o seis afios,
para que por el ministerio de Ultramar se despachase cual-
quier bagatela, de indole exclusivamente local. La Constitu-
ci6n, tan generosa de franquicias political, mantenia lo mismo
en las colonies que en la Peninsula la centralizaci6n adminis-
trativa, intolerable a tan larga distancia para un pueblo que,
aumentando dia por dia en poblaci6n y riqueza, necesitaba
libre movimiento, para lo cual bastaba muy poco: leyes es-
peciales que transfiriesen al gobierno y las corporaciones de
la Isla todas las atribuciones del ministerio para resolver aqui
los asuntos que no fuesen de caricter national.
Los hechos confirman este aserto. Para las cortes de
1822 fueron elegidos diputados por la Habana el padre Va-
rela, don Tomfs Gener y don Leonardo Santos Suarez. Dis-
cutiase una Nueva instrucci6n para el gobierno econdmico-
politico de las provincias; en el proyecto no se incluian las
provincias americanas, y el 15 de diciembre presentaron los
diputados Varela, Santos Suarez y Cuevas una proposici6n
pidiendo que se nombrase una comisi6n que, teniendo a la
vista dicho document, "proponga lo que convenga a las cir-
cunstancias particulares de aquellos paises lejanos".
Las cortes otorgaron mks de lo pedido, acordando que
se redactase otra instrucci6n para Ultramar; y de la comi-
si6n respective fu6 miembro Varela, quien se encarg6 de
formular el proyecto y lo present a la presidencia del Con-
greso, aceptado sin variaci6n por sus compafieros. Este do-
cumento se ha perdido, pero se sabe, por el testimonio de
Saco, que "alterando profundamente la indole de las dipu-
taciones provinciales de Ultramar, proponia hasta revestir-
las de atribuciones political, con que se las autorizaba, no
s6o1 a suspender el cumplimiento de las leyes que en la me-
tr6poli se hiciesen contra los intereses de aquellos paises,
sino aun para suspender a los gobernadores que abusasen
de su poder". Pero fueron disueltas las Cortes, y los repre-
sentantes que habian votado la incapacidad del rey condena-
dos a muerte, al triunfar el absolutismo y la Santa Alianza.
Cuba pierde, como Espafia, sus derechos politicos. A la muer-
te de Fernando VII, alli y aqui renace el liberalism, y cuan-
do esta resurrecci6n, auxiliada por el sorprendente progress


PR6LOGO


XLI








XLII RICARDO DEL MONTE

que habia alcanzado nuestra educaci6n political, merced al
contact cada vez mis intimo con la vecina rep-iblica, pre-
paraba a nuestra sociedad para las instituciones adecuadas
al estado de los inimos y a las necesidades del pais, vino el
decreto de 1825, que armaba a los capitanes generals con
facultades sin cortapisa; luego la ley de imprenta de 1834,
que establecia la censura previa, y recay6 el mando de la
Isla en un general de odiosa memorial, viva encarnaci6n de
todo el feroz despotismo que entrafiaba el mencionado
decreto.
La tirania de Tac6n era el reflejo de la que Fernan-
do VII impuso a los espafioles desde 1823. No era presumible
que aqui echara nadie de menos las dulzuras de la identidad
o la asimilaci6n. La aspiraci6n liberal cubana, que se habia
reducido a la legalidad constitutional de 1820, con las modifi-
caciones convenientes para la conservaci6n de la esclavitud
y administrar los asuntos de la Isla por medio de corpora-
clones para ello facultadas, fu6 ahogada violentamente. La
suspicacia imperaba armada con todo el vigor de las "facul-
tades omnimodas". El gobierno de Espafia expulsa a los di-
putados de Cuba.
Entr6 entonces en su segundo period la evoluci6n de
la doctrine autonomista. Los sucesores de Tac6n siguieron
sus miximas. Creci6 el descontento, exasperado por la indi-
ferencia de los gobiernos de la metr6poli, el aumento de las
guarniciones, de los gastos, y a la vez de los sobrantes anual-
mente remitidos para el Tesoro national; y tambien en otro
orden de relaciones, por hacerse ya humillante para las cla-
ses cultas de la sociedad cubana, la progresiva influencia y
engreimiento de improvisados magnates, tan ignorantes
como malivolos, subidos de la nada al inesperado rango de
favorites y consejeros de palacio. Entonces Saco, proscripto,
empieza a desenvolver en concienzudos studios politicos las
ideas que no pudo exponer en el parlamento, y que publica-
dos en Europa tampoco podian sin riesgo circular en Cuba.
Reviven las esperanzas de los antiguos conspiradores tra-
mando dentro y fuera de la Isla nuevas conjuraciones, pla-
nes de levantamiento, descubiertos y reprimidos con rigor.
A pesar del descalabro de las dos invasiones acaudilladas










)or el general Narciso L6pez, que desembarcaron en CArde-
ias y en las Pozas, la impasibilidad de los gobiernos mode-
.ados de la metr6poli, cada vez mis ciegos y obstinados en
iu prop6sito de resistencia a toda reform en la goberna-
i6n de Ultramar, provoca al fin una conspiraci6n formida-
)le, en la que toman parte grandes propietarios, personajes
le alta representaci6n social, resueltos a llevar a cabo una
.evoluci6n conservadora que rematando en la anexi6n a los
1stados Unidos ofreciese vilidas garantias al orden pfiblico
r la riqueza: proyecto que llev6 al cadalso a Pint6, Estram-
)es y otros conjurados, y al destierro a algunos de los mas
nsignes cubanos. El desastre de las diversas tentativas, y la
ictitud del gobierno de Washington, resueltamente contraria
i la anexi6n por medios violentos, desanimaron a los jefes,
:rayendo la disoluci6n de las respetables juntas organizadas
m el extranjero.
Al desencanto y la inacci6n del pensamiento revolucio-
lario, nunca muerto aunque replegado en si, como la miste-
riosa anastdtica de Jeric6, siguieron algunos afios de tran-
luilidad, favorables al renacimiento de la idea que habian
perseguido los genuinos liberals cubanos desde los albores
lel siglo, la que esbozaron el presbitero Caballero y Valle
iernfndez, la que formula Varela en su proyecto de Instruc-
ion para el gobierno politico y econdmico de las provincial
le Ultramar, aprobado por una comisi6n de las cortes en
823; la que habia explicado y propagado Saco en sus nu-
nerosos escritos y que ya defendia en un peri6dico de la
orte Labra, el meritisimo compatriota que mis tarde habia
le mantenerla con grande elocuencia en el parlamento, como
[iputado por Puerto Rico, y despues como leader de los
le Cuba.
Un grupo de patriots muy preeminentes por la riqueza,
1 rango social y la inteligencia se refine para fundar un pe-
i6dico que diese voz a las aspiraciones liberals de Cuba
i la media que consentia la censura official, bajo la direc-
i6n del conde Pozos Dulces, que despues de la ruina de la
mpresa anexionista habiase con notable aprovechamiento
edicado en Paris al studio de la ciencia agron6mica, y cu-
os escritos, dedicados a la aplicaci6n de los m6todos y pre-


PR6LOGO


XLm










ceptos novisimos a la agriculture cubana, principalmente
los que tenian por objeto probar las ventajas sociales y ma-
teriales del cultivo intensive y de la division del trabajo en
la producci6n azucarera, conforme al sistema hoy triunfante
de los ingenios centrales, habian despertado much interns
por su vigoroso y elegant estilo y la novedad de sus ense-
fianzas. Sali6 a luz El Siglo sin program concrete; pero
pronto di6 a conocer sus tendencies political proclamando
incesantemente: "Todo por la evoluci6n, nada por la revo-
luci6n", y en todas ocasiones pidiendo para las Antillas los
derechos constitucionales. Varias circunstancias que seria
prolijo referir, el concurso y las simpatias de eminentes pu-
blicistas de la corte, las reclamaciones del duque de la Torre,
del coronel Modet y otros amigos de Cuba en las cortes, hi-
cieron que el grupo inspirador de El Siglo, en la necesidad
de reunirse y deliberar sobre la cosa piblica y la actitud del
peri6dico, se encontrase convertido en directorio de un par-
tido politico, por generaci6n espontdnea, el cual se extendi6
por toda la Isla, aunque sin organizaci6n formal, bajo el nom-
bre de Partido Reformista.
Su 6rgano condensaba el credo reformista en esta f6r-
mula: "Asimilaci6n con leyes especiales". Era en esencia
la autonomia sin gobierno responsible: porque la asimila-
ci6n pedida limitabase al goce de todos los derechos que la
Constituci6n consagra; y las leyes especiales significaban
una Carta o Constituci6n provincial que, estableciendo la des-
centralizaci6n, pusiera coto a la arbitrariedad de los minis-
tros de la metr6poli.
La previa censura no consentia que se precisaran estos
concepts y se marcase el alcance de los prop6sitos descen-
tralizadores; lo que obligaba a El Siglo a dirigir principal-
mente sus esfuerzos a estos tres puntos: los derechos poli-
ticos constitucionales; la abolici6n de la trata, y la reform
arancelaria en sentido librecambista. Pero vino la convoca-
toria del senior Canovas para una junta de informaci6n en
Madrid; los directors del nuevo partido aceptan el mandate
de los ayuntamientos, y acuden resueltos a pedir un regimen
auton6mico. Las actas de esa junta guardian valioso y memo-
rable testimonio de la honradez e inteligencia con que cum-


RICARDO DEL MONTE


XLIV










plieron su intent, en las Bases redactadas por ellos para el
cuerpo de leyes especiales que pedian para las Antillas.
La informaci6n, superiormente desempeiiada por los re-
formistas cubanos, ofreci6 cuanto podia necesitar un gobier-
no bien intenclonado para la ya indiferible reform de nues-
tro regimen politico y econ6mico; un gobierno incapaz sepul-
t6 sus actas en el archive del ministerio de Ultramar, menos-
preci6 la obra de los comisionados, ofendi6 al fin su dignidad
con un rasgo de supercheria que fue el tnico resultado prac-
tico de tantos trabajos y sacrificios.
A las esperanzas burladas sucede la indignaci6n. La re-
beli6n de Yara responded al grito desesperado de 30 afios de
humillaci6n.
Pasan diez afios. A la sombra de la paz recupera Cuba
su representaci6n en cortes y se constituyen los partidos po-
liticos. El liberal fu6 iniciado principalmente por individuos (
del extinto reformista, que formaron el program. Advertidos
de que el gobierno general, de quien inmediatamente dependia
la censura previa, no estaba dispuesto a consentir que se pro-
clamase la autonomia, convinieron en renunciar al nombre de
la cosa vitanda, conservando la substancia en esta f6rnula: la
mayor descentralizaci6n possible dentro de la unidad national.
El partido se extiende por toda la Isla y, a despecho de in-
sensatas persecusiones, conquista la adhesion de la mayoria
del pais, arrostra a sus adversaries, gana terreno palmo a
palmo ante la opinion y los poderes piblicos nacionales, y su
primitive program se va gradualmente desenvolviendo, has-
ta que nuestros diputados proclaman y defienden paladina-
mente en las cortes la autonomia colonial en toda su integri-
dad y pureza.
Asi en este 6iltimo period evolucionario corrido desde
1878, la doctrine alcanza al fin todo su complement, como
termino de un process natural y aun series dial6etica, corres-
pondiente al movimiento paralelo de los sucesos en la reali-
dad hist6rica; y por lo tanto, ha llegado a su formula defini-
tiva, que no podra sin riesgo suprimirse, como no se rompe
un eslab6n sin desbaratar la cadena.
Sabemos, pues, de d6nde partimos y d6nde estamos pa-
rados con firm plant; pero no sabemos d6nde nos llevarf


PROLOGO


XLV








RICARDO DEL MONTE


el camino que se pierde en el horizonte, velado de brumas. Co-
nocemos la area emprendida y consumada hasta hoy, con
los esfuerzos y sacrificios que ha costado; otros veran si se
malogra o si fructifica. Los venideros dirin si la obra fu6
buena, pero juzgardn por los hechos consumados, con el cri-
terio del 6xito palpable. En los acontecimientos que ocurran
a su vista o en que hayan tenido participaci6n efectiva s6lo
veran el efecto de las causes mis inmediatas y visible, de
los accidents externos o de contingencies fatales, sin darse
cuenta de la influencia lejana, de la virtualidad latente trans-
mitida a trav6s de una o de mis generaciones y debidas al
apostolado, al process disciplinario del Partido Autonomis-
ta, en la paciente y ruda labor que llev6 a cabo durante mu-
chos afios, arrostrando todo genero de odios, injusticias e
ingratitudes. Acaso nieguen acierto y eficacia a los obreros
del pasado, si por desgracia los sucesos llegan a confirmar
las predicciones de los que vaticinan el fracaso del ideal au-
tonomista; o al contrario, si por haber triunfado la autono-
mia como soluci6n inevitable, habria de series c6modo agra-
decer su advenimiento a cualquiera de los hechos externos
anteriores, la bancarrota, la inspiraci6n de un ministry, la
valentia de la turba armada. De esta manera, refiriendo a su
mIs cercano precedent los cambios pr6speros o adversos que
sobrevengan, bien pudiera el actual period que ha transcu-
rrido pacificamente, sin violentas conmociones ni peripecias
ruidosas, presentarse a las futuras generaciones como un in-
tervalo de transici6n, esteril y obscure, en que se habia pa-
ralizado la vida political, e indigno de todo interns hist6rico.
Pero eso no sera. Este libro es la garantia de que no habrA
de cometerse tamafia injusticia. Aqui estAn, con el acabado
cuadro de la actual situaci6n political y econ6mica del pais,
las actas de lo que ha estudiado y hecho para mejorarla el
Partido Autonomista. Los acentos de Montoro llevarin, con
la exactitud y vivacidad del fon6grafo, las quejas, las ansias
y los dolores del pueblo cubano, de qne fueron eco elocuente,
a las futuras generaciones, y ellas reconoceran la voz de la
sangre. No seran injustas, ingratas con sus padres, menos-
preciando sus penosos esfuerzos. Si los hijos son ricos y fe-
lices, no olvidarin las angustias de los que prepararon su


XLVI










bienestar; si padecen como nosotros, no recordarin nuestros
actos para la culpa o la calumnia, y si por obra de la fatali-
dad o la obstinaci6n de otros, se esterilizan nuestros honra-
dos deseos, no se sepultarin las mks generosas y puras ins-
piraciones bajo la lipida del desprecio.

II

En la segunda parte de este volume ha reunido el edi-
tor various informes, casi todos de caricter econ6mico y de
excepcional trascendencia; porque a pesar de que fueron he-
chos por encargo de importantes corporaciones, en situacio-
nes critics y con sujeci6n a los t4rminos concretos y limita-
dos de las cuestiones o necesidades transitorias que les die-
ron origen, circunstancias que, imponiendo al autor el deber
de cefirse a su cometido, coartaban su libertad para tratar-
las doctrinalmente en toda su integridad desde otros puntos
de vista mas elevados y comprensivos, todos, sin embargo,
merecen el lugar permanent que ban de conservar en esta
colecci6n, por la maestria con que en ellos ban sido estudia-
dos los interesantes asuntos relatives a nuestro regimen
arancelario y a las relaciones mercantiles de la Isla con la
Peninsula y el extranjero, con acopio abundante de datos his-
t6ricos y estadisticos, que aunque aducidos s6lo en compro-
baci6n de las afirmaciones del informant, conviene much
que aqui queden consignados para uso de los que mas ade-
lante hayan de necesitarlos cuando llegue el dia de examiner
con mas atenci6n esos problems y resolverlos con seriedad.
Y el valor intrinseco derivado de la vivisima claridad que
vierten estos informs sobre una material que es y siempre
ha sido la mas important de todas las que afectan a la ri-
queza y prosperidad material de Cuba, se acrece considera-
blemente para los que, teniendo puesta la mira en mas altas
aspiraciones, buscamos en los asuntos de transitoria impor-
tancia, en los problems de actualidad, la influencia y la ac-
ci6n que puedan tener en las soluciones definitivas que ape-
tecemos; porque ha de ser para nosotros motivo de legitima
satisfacci6n que estos documents vengan a dar su testimo-
nio irrecusable del acierto con que en el program del Par-


PROLOGO


XLVI










tido Autonomista se inscribieron los principios econ6micos
mis adecuados a las necesidades verdaderas del pais; del
error de los que adoptaron nuestros contrarios, no tanto por
convencimiento como por prurito de oposici6n sistemdtica, o
risible exhibici6n de su mania asimilista; y finalmente, del
tino con que habiamos previsto el inmediato fracaso y des-
cr6dito de un pensamiento tan ffitil como el concebido por el
partido conservador, de fundar aqui un sistema econ6mico y
mercantil, sin ciencia y sin conciencia, sobre la absurd base
del fanatismo politico.
En efecto, los cuatro informes consagrados a las cues-
tiones arancelarias son actas de inestimable precio, que de-
ben conservarse para honra del Partido Autonomista, y para
vergiienza, si no escarmiento, de sus enconados contra-
dictores.
El informed sobre la Junta Magna de 1884 no estk con-
sagrado a ninguna cuesti6n concrete: es la simple relaci6n
de un incident tan curioso, tan extrafio, tan inverosimil, que
de no consignarse con la solemnidad official que reviste este
document, pasados algunos afios, los que intentaran expli-
carlo habrian tenido que apelar a una de estas hip6tesis: la
inventive de "los eternos enemigos de la honra de Espafia",
o alguna tenebrosa y terrible maquinaci6n relacionada con
la Junta Magna y oportunamente descubierta por el genera]
Castillo. Por el informed de Montoro se vera en otra genera-
ci6n con asombro qu6 clase de gobierno tenia Espaiia esta-
blecido en Cuba despu6s de una insurrecci6n prolongada y
de seis ailos de un nuevo regimen que se fund para afirmar
la paz y la concordia. Por iniciativa del Circulo de Hacenda-
dos, al que pertenecian los mIs opulentos capitalistas y pro-
pietarios adictos al gobierno, y cuyo president lo era a la
vez del Partido de Uni6n Constitucional, conci6rtanse la
Junta General del Comercio, la de Agricultura y la Real So-
ciedad Patri6tica, con el fin de impetrar del gobierno supre-
mo algunas rebajas del presupuesto, la supresi6n de los de-
rechos de exportaci6n, una conversion de la deuda pfiblica
que disminuyese la suma annual de amortizaci6n e intereses, y
otras medidas encaminadas a aliviar las cargas que pesaban
sobre la producci6n. Bast6 que el pensamiento fuese acogido


XLVIIIT


RICARDO DEL MONTE








PR6LOGO


con favor por representantes caracterizados de las mencio-
nadas corporaciones de distintos partidos y procedencias,
para que algunos conocidos jefes de la oligarquia reacciona-
ria empezaran a susurrar: icongresito autonomista! dando
lugar a que el bondadoso y honrado general Castillo signifi-
cara su oposici6n y su desagrado, y los iniciadores de la pro-
yectada Junta Magna .desistieran de su intent. IQu6 se te-
mia? lEn qu6 podia perjudicar al gobierno una sfiplica res-
petuosa? Se temia que en la Junta los hombres afiliados en
dos partidos opuestos, los nacidos a uno y a otro lado del
AtlAntico, obrasen de concerto para una empresa comin,
sin ponerse bajo la igida del partido espaiiol, hasta entonces
favorecido con privilegio exclusive para reclamar y obtener.
No hubo Junta Magna; pero las cargas del presupuesto
subsistian, la incompetencia y la nulidad del partido conser-
vador se hacian miis patentes, el prestigio del gobierno na-
cional qued6 quebrantado con aquella innecesaria exhibici6n
de sus m6viles y la cinica demostraci6n de que, a despecho
de sus alardes de ilustraci6n y liberalism, todavia no aban-
dona sus viejas prActicas, la political traditional que no le
vali6 para conservar las AmBricas, y consistia en asentar su
dominaci6n sembrando la desuni6n y la discordia en todas
parties entire provincias y provincias, intereses e intereses,
razas y razas.
Las cargas en vez de aligerarse, aumentaban. La ley de
Relaciones le daba el golpe de gracia al fetiche del cabotaje,
y la reform arancelaria de los Estados Unidos amagaba
con inevitable desastres. El movimiento de 1884 renace con
redoblado impulse. La CAmara de Comercio toma esta vez
la iniciativa; se ponen de acuerdo todas las corporaciones
que, llamadas por el senior CAnovas del Castillo, acuden con
sus reclamaciones al gobierno de la naci6n; 6ste las oye con
interns y se ve forzado a celebrar el convenio de reciproci-
dad con los Estados Unidos. La interesantisima historic esta
narrada agradablemente en el Informe oral sobre las gestio-
nes de los comisionados.
En el que lleva por titulo La reform arancelaria, exa-
mina el autor esta cuesti6n con superior inteligencia, com-
pulsando detenidamente todos los t6rminos del problema y
IV.--DIscuSOS POLITICOS. T. I.








L RICARDO DEL MONTE

formulando las soluciones finicas, conformes con la tradici6n
de la Sociedad Patri6tica y de todos los liberals cubanos
desde principios de siglo.
El dictamen presentado por el Comit6 de Propaganda
Econ6mica, sobre el convenio de reciprocidad con los Esta-
dos Unidos, es un studio admirable, hecho con tan profundo
conocimiento de la material, bajo todos sus aspects, ya el de
la influencia del tratado en nuestras relaciones mercantile
con el extranjero y con la metr6poli, ya el de sus efectos en
la recaudaci6n de aduanas, en el consume y la producci6n del
pais, que no vacilo en afirmar que este document dejard
sentadas la autoridad y competencia de Montoro en la Cien-
cia Econ6mica, tan altas como las que todos le reconocen en
las Politicas y Sociales.
En los informes enumerados estin rigurosamente apli-
cados los principios econ6micos del program autonomista
y comprobada su eficacia; y nadie podrd leerlos con la aten-
ci6n que merecen sin deducir la forzosa consecuencia, la ver-
dad que con irresistible lucidez surge del cuadro de nuestros
males, nunca remediados y todos remediables, de la depau-
peraci6n y la ruina traidas por la incompetencia y la injusti-
cia de los que nos imponen tributes abrumadores, monopo-
lios inicuos; la conclusion inevitable de que en Cuba no hay
en realidad problems econ6micos: no hay mas que un pro-
blema politico. Mientras no se resuelva, no hay redenci6n.
La prosperidad de Cuba no ha tenido nunca, no tendri
en much tiempo, otro fundamento que el comercio libre. Asi
lo entendieron a principios del siglo los sabios gobernantes
que recabaron para ella franquicias de que aun no disfruta-
ban las demis colonies espaiiolas, y que la elevaron sfibita-
mente del miserable estado en que la encontr6 el ilustre J.
P. Valiente, impulsindola en las vias de prodigioso adelanto
que ya ostentaba cuando por primera vez se sentaron sus di-
putados en las Cortes del afio 1810. Asi la entendieron desde
entonces todos los gobiernos hasta la funesta reacci6n de
1823, y todos nuestros publicistas y pensadores. Al libre cam-
,bio le debimos todo lo que fuimos. Esta es la verdadera tra-
dici6ni cubana sin interrupci6n mantenida desde los tiempos
,de Arango hasta los dictimenes de los reformistas de 1866








PROLOGO LI

en la Junta de Informaci6n. i Curioso contrast el de los prin-
cipios de expoliaci6n sin tasa de los modernos estadistas que
sacrifican a "la realidad national" los intereses vitales de una
colonia, y aquellos principios y procedimientos de otra edad
en que ni siquiera habian empezado a estudiarse las cues-
tiones coloniales como ramo especial de las ciencias political.
En las Cortes del aflo 1820 present el gobierno un pro-
yecto de reform arancelaria en cuyo articulo primero se
establecia la complete igualdad, un finico arancel para Es-
pafia y todas sus colonies americanas. La idea era bastante
disparatada, y de haberse realizado habria arruinado a Cuba.
Pero esa ignorancia de nuestras necesidades econ6micas se
redime con la intenci6n generosa que inspiraba a aquellos
legisladores.
Comparense las frases con que los seflores CAnovas, El-
duayen y Romero Robledo suelen afirmar los derechos so-
beranos e irresistible de la metr6poli en provecho de las pro-
vincias peninsulares, con las siguientes que se leen en el
prefmbulo del proyecto de ley de 1820:
"Rigurosos observadores del pacto social que une a to-
dos los espaioles, por distantes que nos hallemos unos de
otros, debemos con Animo esforzado y resuelto veneer el nue-
vo linaje de dificultades que se han presentado a las comisio-
nes para unir distancias enormes, para conciliar intereses y
pretensiones divergentes, y para mantener entire todos los
que tenemos la dicha de ser espafioles la igualdad, la reci-
procidad de derechos y de obligaciones que nos hagan comu-
nes las ventajas de nuestras distintas posiciones, sin dejAr-
noslas despojar incautamente por los extrafios.
"Una es la monarquia espafiola, una es su Constituci6n,
y unas deben ser las reglas de su administraci6n. Por tanto,
las comisiones proponen por primera base, en el articulo 1,
que haya un solo arancel general de aduanas en toda la mo-
narquia.
"Que se suprima el distinto arancel que se insertaba, de
entrada de Indias a Espafia, y de salida de Espafia a Indias,
pues deben considerarse como parties integrantes de una mis-
ma monarquia. En este concept la circulaci6n reciproca y
general de sus products debe ser enteramente libre; y si








LII RICARDO DEL MONTE

nuestros ministros no hubiesen desconocido o desatendido
este axioma de economic political y de justicia desde que nos
extendimos a Ultramar, seria la monarquia espafiola la mis
unida, la mis populosa, la mis potente, la mis rica y feliz
del mundo."
Y ya que tengo en la mano todo el interesante debate
promovido por aquel proyecto de un arancel inico para Es-
pafia y todos sus dominios, no puedo resistir a la tentaci6n
de hacer otras citas, no s61o para que se vea la constant ad-
hesi6n de los cubanos a la libertad mercantil, desde la 6poca
en que los consulados o ckmaras de comercio de M6jico, Cen-
troamerica y el Peri clamaban por tarifas prohibitivas en
defense de sus pobres manufactures, sino para que se note,
comparando el espiritu de los gobernantes de entonces con
el desp6tico proteccionismo vigente, todo el retroceso alcan-
zado en setenta afios. El senor Benitez, diputado por la Ha-
bana, decia, impugnando el primer articulo:
"Se dice que son comunes los beneficios que resultan
de la igualdad, y yo creo que semejante igualdad no existe,
por lo que no pueden ser comunes los beneficios. En la Isla
de Cuba el comercio es libre en el dia para importar y ex-
portar en barcos extranjeros y nacionales; y el proyecto de
la comisi6n a lo que camina es a limitar este comercio a
s6lo buques nacionales. LCon que buques nacionales se ha de
hacer este comercio cuando no hace muchos dias nos hemos
visto obligados a suspender una providencia de esta clase?
La Isla de Cuba es puramente agricultora; alli no hay ma-
nufacturas; todos son frutos y no pueden extraerse sino con
buques extranjeros que no puede la naci6n espafiola propor-
cionar. En los afios de 1818 y 1819 concurrieron a la Isla de
Cuba 1,200 buques, de los cuales apenas eran 200 espafioles.
Alli se goza ahora del comercio libre; y en lugar del benefi-
cio que se supone, se va a crear un grandisimo perjuicio
con reducir su comercio a buques espafioles, y con esa de-
cantada igualdad de derecho destruir por los cimientos su
agriculture."
Y combatiendo los articulos en que las comisiones de Ha-
cienda y de Comercio prohibian la importaci6n de comesti-
bles, ganados y artefactos similares a los que se producian











en los dominios espafioles, decia el diputado cubano, sin una
palabra de protest, sin levantar esas algaradas del g6nero
integrista con que hoy se ensordece a quien quiera que en las
Cortes ose poner en duda que el monopolio del mercado de
las colonias es atributo inseparable de la soberania national:
"Los naturales de aquella isla se creen justamente auto-
rizados por el primero e imprescindible de todos los dere-
chos, que es el de la propia conservaci6n, a no poner en vigor
tales disposiciones, que de un golpe van a acabar con la na-
ciente prosperidad de la isla..."
"ResultarA circunscrito el comercio de Cuba a lo que se
produzca o se trabaje en la Peninsula, o en el continent me-
jicano o peruano, y esto cuando ni la Peninsula se basta a si
misma, cuando no tiene medios de transport para surtir a
Cuba ni extraer de ella sus frutos, cuando sus manufactures
caras, principiantes e imperfectas, no pueden competir en
abundancia ni en baratura con otras,,v cuando el sistema de
opresi6n vigente hasta el dia no ha permitido ni aun ensayar
en Am6rica los primeros elements del comercio, ni de la in-
dustria, ni aun de la agriculture, pues hasta las plantacio-
nes de ciertos frutos han estado prohibidas. Cuando un pais
tiene que vender todo lo que produce para procurarse todo
lo que necesita, si se le sujeta a no comprar esto filtimo sino
de una sola mano, el resultado sera que compare lo que le falte
al precio que le quieran poner los que le venden: monopolio
funesto que por espacio de trescientos afios ha sufrido la Isla
de Cuba... Ni se diga que la Peninsula no comprarA de nadie
el aziicar y el cafe sino de la Habana, pudiendo tenerlo mis
barato comprandolo de la India a los ingleses. No, senior: es
falsa esta proposici6n; porque aun asi la ventaja seria ex-
clusiva de la Peninsula, dindonos en cambio de dos frutos
doscientas de sus producciones, en las cuales daria la ley al
precio, no pudi6ndose llevar sino de Espafia; al paso que
tambien daria el precio a los frutos que hubiera de sacar de
alli en cambio, pues encarecidos por el aumento del valor en
los consumes, ninguna naci6n sino la espafola podria sacar-
los, y no lo haria entonces sino como y cuando quisiera; pues
asegurando la venta de los suyos, nada le importaria com-
prar o no los del pais. Y yo no se ni creo que la Peninsula


PROLOGO


Lm









LIV RICARDO DEL MONTE

se haria a si misma un beneficio comprando de los extranje-
ros estos frutos; porque el resultado vendria a ser que arrui-
nando a ciertas provincias de la monarquia, o habia de per-
derlas para siempre, o para conservarlas habia de gastar
mis infinitamente de lo que pudiera ganar en la mayor ba-
ratura a que adquiera estos frutos... En la Isla de Cuba,
donde el comercio libre es la iinica fuente de prosperidad y
en donde este beneficio era possible antes del nuevo sistema
constitutional, en donde s6lo a 61 se deben los elements de su
naciente riqueza, Icuil seria el resultado de arrancArselos a la
sombra de una ley que a todos ofrece seguridad y protec-
ci6n?... Ni la raz6n, ni la justicia, ni la political permiten
que se altere el sistema vigente y ben6fico ya probado por
ensayar otro ruinoso y que destruiria el pais."
i CuAn lejos estaba el buen Benitez de sofiar que en 1820
estaba combatiendo injusticias y errors que habrian de im-
perar en los iltimos afios del siglo, impuestos por los gobier-
nos de la metr6poli, adoptados como principios econ6micos
de un partido cubano, mantenidos en las Cortes por diputa-
dos de esta Isla, condensados en una palabrota en que lo im-
propio de la acepci6n y lo empalagoso del sonido concuerdan
con la vaciedad de la idea, y al fin encarnados en la famosa
ley de Relaciones de 1882!
Asi, cuando alguna otra fortuita necesidad tan imperio-
sa como la clausula de reciprocidad de la ley arancelaria de
los Estados Unidos traiga la definitive derogaci6n de la que
hoy regular las relaciones mercantiles de Cuba con la Penin-
sula, y la restauraci6n de los buenos principios, Iqui6n cree-
ri que para volver a la tradici6n de Arango y Alejandro
Ramirez han sido necesarias en 1891 una imponente agita-
ci6n popular, una fuerte liga de importantes corporaciones,
visit a la Corte de una comisi6n especial, conferencias con
el president del Consejo de Ministros y la acci6n coercitiva
del legislator extranjero...?
Los tres informes ya mencionados relatan los porme-
nores de este curioso incident de nuestra historic econ6mi-
ca, y contar6n a los incr6dulos de mafiana cuil era en los dias
que corren la an6mala y miserable situaci6n de las dos An-
tillas, por efecto de la gran perturbaci6n en el orden moral,








PROLOGO


politico y econ6mico iniciada en el regimen colonial de Espa-
fia con el Real Decreto de 1825, alentada con el despojo de
1837 y los cuarenta afios subsecuentes de arbitraria aplica-
ci6n de leyes especiales, y luego agravada por la conduct
de los que llamdndose diputados y senadores de Cuba aprue-
ben los abuses y desafueros de todos los gobiernos de la me-
tr6poli, salvo cuando intenten cualquier reform que ponga
on riesgo su preponderancia usurpada.
Estos documents fueron escritos solamente para satis-
facer exigencias de actualidad, y sin embargo, por la 16gica
de las cosas, por haber querido Espafia identificar y confun-
dir el dominio eminente del Estado y la soberania national
con el monopolio.mercantil del viejo sistema colonial-mien-
tras que Inglaterra, desde que perdi6 las 13 provincias ame-
ricanas no ha vuelto a intentar la prueba de imponer tributes
a los colonos sin su asentimiento, y desde entonces sus colo-
nias han ido creciendo y enriqueci6ndose prodigiosamente,
unidas a su madre por el amor y la gratitud, porque ella ha
ido gradualmente abandonando todas las ventajas, monopo-
lios y granjerias con que otras naciones abruman a sus de-
pendencias political, bastAndole la gloria de verse reprodu-
cida y multiplicada en todos los mundos y los mares, en pue-
blos de su raza, orgullosos de su lengua, sus costumbres y
su bandera-resulta que el Partido Autonomista hallark en
esos informes terrible armas de combat y de propaganda.
Porque ellos ensefian que Cuba no puede vivir si no se desata
esa solidaridad hoy proclamada sin escrnpulo de la sobera-
nia national y la explotaci6n sin trabas.
Toda la cuesti6n econ6mica de Cuba se cifra en este bre-
visimo program: libertad mercantil y presupuesto de gastos
reducidos a las propias necesidades de la colonia; y no se
resolvera mientras permanezca planteado el problema poli-
tico, el de la libre votaci6n y distribuci6n de sus presupuestos.

III

Al egar aqui advierto que hasta ahora he estado diva-
gando a rienda suelta por el ancho campo que abarcan los
Discursos, Informes y disertaciones de Montoro, obedeciendo








LVI RICARDO DEL MONTE

a las sugestiones interesantes que me solicitaban a cada paso,
desviindome de la senda trazada al modesto prologuista; veo
que he castigado bastante la paciencia del lector y tengo que
precipitar la march en lo que resta del camino, dejando a
uno y otro lado cuadros y perspectives que merecian la de-
tenida atenciin y examen que sin duda habrin de consa-
grarles los que vengan detris, a quienes ceder6 tambi6n la
tarea agradable y fAcil de sefialar y encomiar los magnificos
movimientos oratorios, las bellezas de estilo, el caudal de
doctrina political que tan abundantemente hallar~n en las p&-
ginas de este libro.
Pero no me despedir6 del lector sin insistir en la impor-
tancia de esta publicaci6n, y en el m6rito de la empresa edi-
torial llevada a t6rmino por el Dr. GonzAlez Curquejo.
Ya he manifestado antes y con bastante detenimiento lo
que pienso de este libro, del sitio permanent que ocupard
en la biblioteca cubana, de la suma de datos y testimonios
con que ha de enriquecer nuestro archive hist6rico, de la
destinaci6n patri6tica que yo le atribuyo como herencia. de
familiar, en que sobrevivan la memorial y el espiritu del Par-
tido Autonomista, a quien, sea la que fuere la suerte de
Cuba, tendra que agradecer la siguiente generaci6n su legado
de fitiles experiencias y nobles ejemplos de abnegaci6n y
constancia. Quiero ahora notar tambien la oportunidad de su
aparici6n en estos moments.
Las sefiales de los tiempos vienen anunciando una pr6-
xima alteraci6n en nuestro estado politico. El desmembra-
miento y desprestigio de una oligarquia poderosa que ha do-
minado al pais con toda la fuerza combinada de su propia
organizaci6n, el favor de los gobiernos de la metr6poli y los
elements armados de que dispone, no es ocurrencia que pue-
da desdefiarse como accident fortuito sin trascendencia.
Tampoco lo es el advenimiento de un nuevo partido politico
que trae un program liberal y ha contraido el compromise
de reclamar importantes reforms administrativas y politi-
cas, en algunos puntos tan radicales como las nuestras, acen-
tuando la significaci6n del caso hecho de haberse constituido
este organismo, no con elements disgregados de nuestras
filas, sino de la parte mas ilustrada y sana de los afiliados











al viejo partido reaccionario, continuador y heredero del om-
nipotente grupo esclavista de la colonia. Mis significativo
que estos cambios ocurridos aqui es el suceso que les ha dado
ocasi6n alli en el seno mismo del gabinete: el proyecto de
reforms del senior Maura, ministry de Ultramar. Porque si
este proyecto, medido solamente por la cantidad efectiva de
descentralizaci6n e intervenci6n que contiene, no podria es-
timarse en precio muy subido, ni siquiera equipararse al re-
gimen otorgado a los canadienses desde 1791, y en estos mo-
mentos en que los cubanos creemos estar en saz6n y aptitud
para un sistema tan amplio como el que obtuvieron cincuenta
afios mrs tarde aquellos colonos, a propuesta de Lord Dur-
ham; sin embargo, nosotros hemos preferido para base de
valuaci6n de la ofrecida reform, no su valor positive, sino
el oro de la intenci6n, la en6rgica entereza con que la man-
tiene su autor en frente de la insensata y escandalosa con-
jura acaudillada por Romero Robledo, servida como era de
rigor por auxiliares liberals y democriticos. La resoluci6n
del actual ministerio parece indicar que cuenta con el apoyo
de la opinion. Si esta llega a imponerse entire el clamoreo
de la codicia y los monopolies, possible seria que el Partido
Autonomista viera ensancharse el camino a sus pies en las
filtimas jornadas.
Estamos en un moment de parada y expectaci6n, pro-
pio para una ojeada retrospective y un examen de conciencia.
Para ello el libro de Montoro es el Vademecum mas agrada-
ble y complete: aqui se encuentran no s6lo los anales politi-
cos y econ6micos del period que abraza, sino toda la vida
internal del pueblo liberal cubano, sus ansias, sus esperanzas,
sus decepciones, los entusiasmos de una hora, los largos des-
alientos, el duelo por los muertos queridos. Yo no dudo que
esta revision del pasado deje en todo espiritu libre y no per-
vertido la misma impresi6n que en mi, saludable y corrobo-
rante. Cuando seguimos con Montoro paso a paso la conquis-
ta gradual de nuestras libertades, y vemos c6mo estan ya
cumplidas todas las aspiraciones inscritas en nuestro pri-
mitivo program, except aquella que ha de ser el lauro de
la filtima batalla c6mo hemos de dudar de esta victoria
definitive? Y nos da aliento y confianza el espectAculo de


PROLOGO


LVII











un pueblo sujeto a la discipline, perseverando en una labor
ingrata y sin gloria, sordo a los seductores estimulos que
tanto pueden en una raza propensa a ceder a las bellas qni-
meras y a los impulses de la pasi6n; prueba de que ha empe-
zado a comprender que en la persistencia y la seriedad del
esfuerzo es donde se afirma su derecho a ser respetado y a
mejorar su destino.
Esta lecci6n es para los nuestros: otras pueden servir
a los que en sus manos tienen la. suerte de Cuba. Yo no dudo
que si un estadista inteligente y honrado, como el que hoy
estudia nuestros asuntos y se prepare para el rudo combat
que ha de iniciarse dentro de pocos dias, se decide a leer de-
tenidamente este libro, no s61o encontrarA en- 6l cuantos ele-
mentos pudiera necesitar para resolver con acierto y facili-
dad nuestros problems politicos y econ6micos, sino tambien
pudiera ocurrir que al conocer los origenes, la penosa histo-
ria y el estado actual de nuestro partido, y al darse cuenta
de los atropellos que ha tolerado, de su cordura en momen-
tos critics, de los esfuerzos que ha hecho por mejorar su
situaci6n deplorable, de lo que ha trabajado por el manteni-
miento de la paz y el orden, acabaria por reconocer sus me-
recimientos, reemplazando su trunco plan de reforms por
otro mIs en consonancia con la cultural del pais, con sus ver-
daderas aspiraciones y, sobre todo, con las aptitudes y las
dotes morales de una sociedad que ha adquirido la educaci6n
political suficiente para que en su seno y para su uso se pro-
duzca la madura cosecha recogida en este volume.
Porque si al autor y solamente a 61 pertenecen la argu-
mentaci6n vigorosa, los rasgos elocuentes, las galas litera-
rias, la s61ida estructura de los discursos, que sobreviviran
al moment y las circunstancias presents, algo de lustre ha
de reflejarse en el pueblo que, al acogerlos siempre con entu-
siasmo indecible, no s6lo reconoceria en la palabra de su ora-
dor predilecto la interpretaci6n genuina y brillante del pen-
samiento y las aspiraciones comunes, sino al mismo tiempo
significaba de esa manera su aptitud para apreciar y com-
prender cualidades y m6ritos muy superiores a los que en la
tribune popular seducen tanto a las muchedumbres. Ademis,
las obras de Montoro reunidas en este tomo no son trabajos


RICARDO DEL MONTE


LVIII








PR6LOGO LIX

de gabinete, preparados para un p-iblico de lectores selectos;
con excepei6n de tres de discursos pronunciados en el Con-
greso de Diputados, todos los demAs tuvieron por auditorio
la multitud heterog6nea que con avidez acudia a las socieda-
des, teatros y otros lugares en que celebraba reuniones pf-
blicas el Partido Autonomista; y la popularidad, sempre cre-
ciente del orador desde el principio de sus campafias de pro-
paganda, y el entusiasmo que estremecia a las muchedum-
bres oyendo esos periods maravillosamente construidos, re-
bosando raudales de pensamientos elevados, de exhortacio-
nes patri6ticas, pero mesurados y sobrios siempre, desen-
volvi6ndose en frases del mfs refinado aticismo, sin los vio-
lentos arrebatos de la oratoria jacobina y populachera, de-
muestran el grado de cultural y sensatez political de un pue-
blo a cuyas capacidades han 5odido con tanta felicidad adap-
tarse producciones tan limpias de los groseros alicientes que
deleitan al vulgo.
SGrave error, grave injusticia es mantener a un pueblo
constituido de, esa manera en perpetua tutela y despojado
de la participaci6n que reclama en el manejo de sus intere-
ses, y hasta de la plenitud de sus derechos constitucionales!

IV

Con demasiada extension acaso, he procurado presentar
al lector various aspects del contenido de este libro, tales
como yo los veo cuando las parties diversas que lo componen
se conglomeran en masa compact, unificada por la continui-
dad y fijeza de los fines comunes, politicos y econ6micos a
que fueron dedicados los discursos e informes aqui incluidos.
Ahora, considerado el conjunto como revelaci6n externa del
autor, dir6 brevemente lo que pienso de la mente que ha
creado tantas bellas obras, de la voluntad y el alma de que
han brotado tan elocuentes inspiraciones.
Yo veo en la palabra y los escritos de Montoro una in-
teligencia de inmensa capacidad, dotada de aptitudes tan ra-
ramente reunidas en un solo cerebro, que no encuentro quien
le supere entire nuestros mis ilustres publicistas y pensado-
res; porque al par de esa poderosa fuerza sint6tica que en









LVIII RICARDO DEL MONTE

un pueblo sujeto a la discipline, perseverando en una labor
ingrata y sin gloria, sordo a los seductores estimulos que
tanto pueden en una raza propensa a ceder a las bellas qui-
meras y a los impulses de la pasi6n; prueba de que ha empe-
zado a comprender que en la persistencia y la seriedad del
esfuerzo es donde se afirma su derecho a ser respetado y a
mejorar su destino.
Esta lecci6n es para los nuestros: otras pueden servir
a los que en sus manos tienen la suerte de Cuba. Yo no dudo
que si un estadista inteligente y honrado, como el que boy
estudia nuestros asuntos y se prepare para el rudo combat
que ha de iniciarse dentro de pocos dias, se decide a leer de-
tenidamente este libro, no s6lo encontrara en 61 cuantos ele-
mentos pudiera necesitar para resolver con acierto y facili-
dad nuestros problems politicos y econ6micos, sino tambi6n
pudiera ocurrir que al conocer los origenes, la penosa histo-
ria y el estado actual de nuestro partido, y al darse cuenta
de los atropellos que ha tolerado, de su cordura en momen-
tos critics, de los esfuerzos que ha hecho por mejorar su
situaci6n deplorable, de lo que ha trabajado por el manteni-
miento de la paz y el orden, acabaria por reconocer sus me-
recimientos, reemplazando su trunco plan de reforms por
otro m6s en consonancia con la cultural del pais, con sus ver-
daderas aspiraciones y, sobre todo, con las aptitudes y las
dotes morales de una sociedad que ha adquirido la educaci6n
political suficiente para que en su seno y para su uso se pro-
duzca la madura cosecha recogida en este volume.
Porque si al autor y solamente a 61 pertenecen la argu-
mentaci6n vigorosa, los rasgos elocuentes, las galas litera-
rias, la s6lida estructura de los discursos, que sobrevivirin
al moment y las circunstancias presents, algo de lustre ha
de reflejarse en el pueblo que, al acogerlos siempre con entu-
siasmo indecible, no s61o reconoceria en la palabra de su ora-
dor predilecto la interpretaci6n genuina y brillante del pen-
samiento y las aspiraciones comunes, sino al mismo tiempo
significaba de esa manera su aptitud para apreciar y com-
prender cualidades y m6ritos muy superiores a los que en la
tribune popular seducen tanto a las muchedumbres. Ademis,
las obras de Montoro reunidas en este tomo no son trabajos










de gabinete, preparados para un pfiblico de lectores selectos;
con excepci6n de tres de discursos pronunciados en el Con-
greso de Diputados, todos los demis tuvieron por auditorio
la multitud heterog6nea que con avidez acudia a las socieda-
des, teatros y otros lugares en que celebraba reuniones pi-
blicas el Partido Autonomista; y la popularidad, sempre cre-
ciente del orador desde el principio de sus campafias de pro-
paganda, y el entusiasmo que estremecia a las muchedum-
bres oyendo esos periods maravillosamente construidos, re-
bosando raudales de pensamientos elevados, de exhortacio-
nes patri6ticas, pero mesurados y sobrios siempre, desen-
volvi6ndose en frases del mis refinado aticismo, sin los vio-
lentos arrebatos de la oratoria jacobina y populachera, de-
muestran el grado de cultural y sensatez political de un pue-
blo a cuyas capacidades han 15odido con tanta felicidad adap-
tarse producciones tan limpias de los groseros alicientes que
deleitan al vulgo.
iGrave error, grave injusticia es mantener a un pueblo
constituido de esa manera en perpetua tutela y despojado
de la participaci6n que reclama en el manejo de sus intere-
ses, y hasta de la plenitud de sus derechos constitucionales!

IV

Con demasiada extension acaso, he procurado presentar
al lector various aspects del contenido de este libro, tales
como yo los veo cuando las parties diversas que lo componen
se conglomeran en masa compact, unificada por la continui-
dad y fijeza de los fines comunes, politicos y econ6micos a
que fueron dedicados los discursos e informes aqui incluidos.
Ahora, considerado el conjunto como revelaci6n externa del
autor, dire brevemente lo que pienso de la mente que ha
creado tantas bellas obras, de la voluntad y el alma de que
han brotado tan elocuentes inspiraciones.
Yo veo en la palabra y los escritos de Montoro una in-
teligencia de inmensa capacidad, dotada de aptitudes tan ra-
ramente reunidas en un solo cerebro, que no encuentro quien
le supere entire nuestros mas ilustres publicistas y pensado-
res; porque al par de esa poderosa fuerza sintitica que en


PROLOGO


LIX








RICARDO DEL MONTE


innumerables trozos de sus discursos condensa volimenes de
historic political y literaria, en las disertaciones econ6micas
y juridicas se admiran las facultades analiticas que pacien-
temente desmenuzan los fen6menos hasta desenterrar sus
causes y elements constituyentes. A la abstracci6n en que
se espacian las altas concepciones filos6ficas, se juntan la
observaci6n exacta y el metodo inflexible que de las entrafias
de los problems arrancan las inducciones luminosas, dedu-
cen las conclusions infalibles. Una memorial de portentosa
amplitud, tesoro henchido con los tributes de todas las his-
torias, todas las literaturas, todas las ciencias political y
sociales, vierte sus riquezas al mandate del orador para ilus-
trar sus demostraciones con brillo deslumbrante. Una dicci6n
castiza, un vocabulario inagotable, el complete dominio del
idioma y depurado gusto que se admiran en various opfisculos
literarios comprendidos en este volume, y en otros que aqui
no han tenido cabida, revisten de indefinible encanto los mis
Aridos teoremas politicos, y dan perfume y colorido a las m6s
graves disertaciones doctrinales. En la tribune a todas estas
seducciones se unen, para aturdir y estremecer las almas, las
sacudidas electricas de un coraz6n que arde y vibra refle-
jando la vida, el calor y la inspiraci6n de todo el auditorio.
A estos arrebatos no se deja arrastrar Montoro sino en
raras ocasiones, cuando los imponen las exigencias de la agi-
taci6n political. Su element propio no es la tribune popular,
sino el parlamento. Por afici6n y temperament, por la edu-
caci6n que desde su nifiez despert6 su espiritu al amor de
la literature y las instituciones political de Inglaterra, sus
facultades oratorias hallaron norma en los inmortales mode-
los de elocuencia parlamentaria que perpetfian los nombres
de Chatam, Burke, Pitt, Sheridan, Fox, Derby, Brougham y
Gladstone; y nuestro orador cubano amold6 tan felizmente
sus aptitudes a esos ejemplos de concision, de sobriedad, de
fuerza contenida para mas concentrarse, que su palabra y su
pensamiento obedecen a la discipline mental aun en las ora-
ciones tribunicias, y hasta en los debates familiares.
Otro rasgo caracteristico de Montoro es el optimism
que da tinte especial a la mayor parte, sino a todas sus pro-
ducciones. Fruto tal vez de la serenidad de espiritu en que








PROLOGO LXI

descansan los que como 1 han tenido la fortune de asentar
desde temprano sus creencias political y morales en la base
de algin sistema 6tico y filos6fico que ofrezca plausible solu-
ci6n a los problems de la realidad y la vida, este tempera-
mento y disposici6n de espiritu que en 61, por cierto, se exhi-
be sin exageraci6n ni insistencia, en nada altera la claridad
de sus juicios; pero se adapta admirablemente a la predica-
ci6n y la propaganda, que para inspirar convicci6n y con-
fianza requieren que el ap6stol tambien crea y espere. Por
eso ha sido siempre tan fructuosa la obra de Montoro como
expositor y misionero del Partido Autonomista: cuantos leen
sus escritos y escuchan sus exhortaciones sienten que habla
un espiritu convencido, oyen la voz de un alma sincera que
cree en la virtualidad del esfuerzo continuado y viril, y en
el triunfo final de la raz6n y la justicia, cuando se reclama
con tes6n y energia.
Pero no se entienda que esta confianza de Montoro en
la eficacia del trabajo perseverante sea pura alucinaci6n de
optimism, porque en realidad es algo muy distinto, es la fe
de los hombres robustos, de los espiritus vigorosos en la vic-
toria de la fuerza bien dirigida; es la creencia en el triunfo
de la voluntad humana, que aun aislada y cohibida, lleva a
buen t6rmino las m"s atrevidas empresas, pero que centupli-
cada por la uni6n de las muchedumbres, o por el concerto
y la discipline de los partidos politicos, ha hecho milagros
en todos tiempos, consumando estupendas revoluciones.
Esta observaci6n me conduce a descubrir otro aspect
del caricter de Montoro de que no tienen indicio los que no
viendo mas que ide6logos en los oradores y hombres de le-
tras, los clasifican a todos, a granel, en contraposici6n con
los honnbres prdcticos, los hombres de accidn. Porque el he-
cho es que el orador, el ide6logo, el periodista Montoro, es
en toda la acepci6n de la palabra un hombre de accion, de
fuerte voluntad y firme car~eter. No son finicos instrumen-
tos de acci6n la espada, el gobierno, los capitals acumula-
dos; tambien se ejerce, acaso mis poderosamente, con la pa-
labra y con la pluma, cuando 6stas, desviadas de la finalidad
meramente literaria, se consagran activamente a la obra po-
litica, a la transformaci6n o demolici6n de las instituciones










sociales. Y yo he visto en mi ilustre compafiero y amigo al
obrero incansable de todos los dias, uncido a su tarea, siem-
pre vigoroso y dispuesto a la del moment, sin medir la di-
ficultad o el peligro. A mi vista se han comenzado o conclui-
do muchos de sus importantes trabajos, y puedo afirmar que
casi todos se han hecho sin intenci6n literaria, ni prop6sito
de lucro; articulos de polemica, informes, discursos, todos
han sido actos, verdaderos esfuerzos de voluntad, servicios
consumados en cumplimiento del deber, en bien de la patria o
de la causa political a que ha consagrado su brazo y su in-
teligencia.
Los que no han visto al orador subir muchas veces a la
tribune, sin ninguna preparaci6n, obedeciendo a inesperada
consigna; los que no lo han visto sentarse para redactar al-
guin document politico urgente y de importancia, con pas-
mosa celeridad, rasgando el papel con la pluma que se re-
tuerce rendida y atormentada, apenas podran concebir que
de manera tan premiosa se hayan producido elocuentisimas
oraciones y un gran nfimero de admirables escritos. Yo, tes-
tigo de vista, puedo certificar que si las bellezas literarias,
los periods amplios y conceptuosos, la hermosa '~ s6lida es-
tructura de los planes brotaban espontineamente de un suelo
fecundo preparado por largo cultivo, el orador s6lo se valia
de estos recursos como medios de acci6n y de trabajo, como
simples armas de combat, para el ataque o la defense, la
reivindicaci6n o la protest.
Estas produciones prestaron en su oportunidad servi-
cios inolvidables a la causa del Partido Autonomista, a que
fueron consagradas directamente. Al reimprimirse ahora,
que sea para honra y gloria perdurable del leal y generoso
campe6n que en ellas puso tantos fulgores de su inteligencia
y energies de su voluntad.
RICARDO DEL MONTE.
Habana, 28 de enero de 1894.


RICARDO DEL MONTE


LXII














UN GRAN ORADOR CUBANO


(Rafael Montoro, sus discursos y su political )

La critical, a ocabo, es una de las form"
del combat.
R. MONTORO.

I

El libro voluminoso (1) en que el entusiasmo y la gene-
rosidad de un ilustrado peninsular, el Dr. don Antonio Gon-
zmlez Curquejo, acaba de publicar muchos trabajos diversos
del senior don Rafael Montoro, los cuales andaban dispersos
en revistas o sepultados en diaries y peri6dicos, acaso olvi-
dados unos-corriendo todo el riesgo de perderse,-evoca los
contrastados quince afios de la historic de esta Isla, y sobre
ellos, como un pedestal de gloria, coloca, a la vista del lector
maravillado, a un hombre de dominadora prestancia, sereno
y majestuoso como un inmortal, cuya dulce mirada parece
sondear tranquilamente las espesas tinieblas del porvenir,
y cuya frente sofiadora resplandece, como al fulgor de triple
corona, por la virtud, la sabiduria y la elocuencia.
El libro es defectuoso, considerado como obra de tipo-
grafia; esti cundido de erratas y result demasiado pesado
y muy poco manuable; pero asi y todo honra al editor, que
ha prestado un servicio a nuestra political y nuestras letras,
asi como a la grande y legitima reputaci6n de un cubano in-
signe, salvando del olvido trabajos suyos de verdadero m6-
rito, y facilitando con la impresi6n de otros, los mis nume-
rosos y significativos, cuantiosos elements de ensefianza
provechosa, fuente caudalosa de informaci6n, a los que de-

(1) Discursos politicos y parlamentarios, informed y disertaoiones, pov
Rafael Montoro-diputado a Cortes-1878-1893.-Filadelfia.-La Compafia L6-
vytype, impresores y grabadores-1894.-596 pigs. en 49.








LXIV MANUEL SANGUILY

seen estudiar, por alguno de sus aspects, un period largo
y dificil de nuestra vida political, econ6mica y moral, y muy
principalmente a los hombres conocidos y la turba de los
desconocidos que alli muy lejos, en un medio social e hist6-
rico distinto del nuestro, nos mandan sin conocernos, invo-
can nuestra ventura para hacernos desgraciados y como de-
cidieron del curso de nuestro pasado con todos sus infortu-
nios y calamidades, disponen ain a su albedrio de nuestro
present ensombrecido de angustias y desasosiego y, por lo
mismo, preparan tambien un porvenir tan confuse como te-
meroso, si no triste y miserable.
La colecci6n no es, ni sin grandes erogaciones hubiera
podido ser, complete. Montoro ha estado. escribiendo, como
redactor del peri6dico que, bajo diferentes derominaciones
impuestas en los conflicts con la censura y la ley de im-
prenta, ha sido y continia siendo el 6rgano official de su agru-
j paci6n political, durante quince ailos, casi diariamente, exten-
sos, variados y muy notables articulos de la secci6n de fondo,
asi de doctrine como de polemica y, en ese mismo espacio de
tiempo, ha subido a la tribune incontable nimero de veees.
Si todos esos trabhjos se hubieran conservado e impreso en
volimenes, serian 6stos mas de quince probablemente, por lo
menos uno por cada aiio transcurrido, y mostrarian constan-
cia infatigable, vigorosa resistencia en el trabajo, fecundidad
pasmosa, y mas que todo la sencilla y admirable devoci6n que
ha ofrendado sin violencia sazonados frutos de la actividad,
del studio y de la perseverancia, a la obra an6nima de ]a
propaganda colectiva de un peri6dico de partido.
Basta, sin embargo, con los materials de tan diferentes
g6neros que en el macizo tomo se contienen, para adquirir
idea cabal de las mfiltiples, extraordinarias aptitudes, de las
condiciones morales e intelectuales, de los caracteres distin-
tivos que adornan y realzan la personalidad del conspicuo
cubano.
La obra consta de un pr6logo perjefiado por la correct
pluma del cuidadoso y atildado escritor senior Ricardo del
Monte; de Dos palabras del editor, en que reproducen y pro-
hijan pdrrafos entusiastas de un articulo que el senior don
Gast6n Mora, distinguido redactor de La Lucha, habia publi-








UN GRAN ORADOR CUBANO


cado en El Figaro, anunciando la impresi6n del libro y para
honrar merecidamente a su ilustre autor; y de los trabajos
coleccionados, que se distribuyen en cuatro parties bajo ru-
bros especiales. La primer se compone de los Discursos Po-
liticos, en nfimero de diez y nueve, y que fueron pronuncia-
dos en ocasiones solemnes, desde 1878, ya en festividades
political y para conmemorar los aniversarios sucesivos de la
fundaci6n del Partido Liberal; ya en moments critics y
muy graves en la march de 6ste, como al celebrarse la Junta
Magna que en 1882 provocaron los excess del gobierno con-
tra los derechos de los liberals y la legitimidad de su pro-
paganda; ora en distintos lugares de la isla, como comisio-
nado de la Junta Central de su partido; ora en el Congreso
de los Diputados, como representante de los autonomistas
del Camagiiey.
Constituyen la segunda parte cinco Informes sobre inte-
resantes sucesos o problems, principalmente sobre la situa-
ci6n econ6mica del pais, el arancel y el convenio de recipro-
cidad commercial con los Estados Unidos, repletos de datos,
y en los cuales se exponen y sostienen s6lidas doctrinas y se
adoptan y proponen reforms convenientes y necesarias a
fin de prevenir desastres inminentes, ya que no la ruina m6s
o menos pr6xima de la industrial y la agriculture de esta isla.
Despubs de otra secci6n de Trabajos Juridicos, en que se
insertan tres disertaciones acerca del derecho hereditario
del c6nyuge sup6rstite, sigue la que, con el titulo de Misceld-
nea, es la mfs variada y donde aparecen algunos pr6logos,
articulos de critical y discursos, casi todos academicos, hasta
el nimero veintiuno, entire los cuales resaltan la interesante
resefa de los m6ritos y las tareas de la Real Sociedad Eco-
n6mica de la Habana y la soberbia conferencia sobre La
Mtisica ante la Filosofia del Arte.
Esa personalidad sobresaliente, tan bien dotada, tan rica
y tan multiforme, se manifiesta, pues, a primera vista, bajo
los aspects del periQdista, del critic, del economist, del po-
litico, y mis esencial y caracteristicamente del orador. Todas
sus cualidades han concurrido, junto con sus antecedentes,
el medio en que se ha movido y actila, y el moment en que
V.-DISCURSOS POLfTICOS. T. I.


LXV










aparece en la escena pdiblica de su pais, para producer el
orador, tal como lo hemos oido y admirado, tal como lo mues-
tran las conferencias y los discursos ahora juntos e impresos
por primer vez. Entre las p6ginas del prologuista y las del
editor, insert una breve y modest Advertencia Preliminar,
en que estampa una frase sencilla que, sin haberlo querido,
aquilata el m6rito insigne de su obra, al mismo tiempo que su
propia personal significaci6n y superioridad. "Muchos de
los trabajos que este tomo comprende correspondent a la his-
toria de la colectividad", dice 61 en los moments en que
describe con delicada humildad una explicaci6n de las cir-
cunstancias en que consinti6 la publicaci6n de sus trabajos,
la que mds parece el deseo de recomendarse con una excusa
de la timidez a la benevolencia del lector; y no obstante, con
aquella expresi6n manifest precisamente los timbres de su
personalidad political y el valor permanent y especifico de
su acci6n piblica, sus merecimientos y su influencia durante
tres lustros.
Por su organizacion es un orador por las cualidades de
su estilo, por el influjo que sobre ellas tuvieron sus models
de Madrid, por su amor a Espafia, por su inspiraci6n cons-
tante alimentada en el anhelo del bien y la gloria de su na-
cionalidad y de su raza, es un orador espafiol, pero modifica-
I do por la acci6n del ambiente cubano, por su extensa cultural,
su buen gusto, su mismo carActer personal y la continue lec-
tura de autores ingleses. Por sus aspiraciones political, su
consagraci6n a la defense del program y a la propaganda
de los principios e intereses del Partido Liberal, es un ora-
dor autonomista. Sintesis y encarnaci6n de tantos elements,
por esas mismas condiciones suyas, por sus cualidades, sus
m6viles, sus servicios pilblicos y su elocuencia, es un gran
orador. Un examen imparcial de sus discursos, de las cir-
cunstancias que los motivaron y de la inspiraci6n que los
anima, no habria de escatimarle puesto honroso entire los ver-
daderos oradores del siglo.
Entre los mejores de Espafia seria dificil asegurar que
alguno le supera en absolute, y mientras Cuba no ha produ-


LXVI


MANUEL SANGUILY










cido otro de tan altas facultades, la Am6rica latina no puede I
enorgullecerse con ninguno que se le compare.


En plena adolescencia fu6 llevado Montoro a la Penin-
sula, donde ampli6 y complete sus studios. Rodeado cons-
tantemente de oradores, viviendo junto a ellos, oy6ndolos sin
cesar en el Ateneo de Madrid y en el Congreso, su discipulo
aprovechado primero, compafiero distinguido suyo mks ade-
lante, adquiri6 por tal manera la cualidad esencial, el estilo
de su discurso, que asi se emplee en los problems metafisi-
cos, en las letras y las artes, lo mismo que en los asuntos de
economic y de political, es siempre oratorio. Manejando con
maestria una lengua sonora y majestuosa, educado en la es-
cuela de los oradores mas verbosos, en medio de una socie-
dad que tribute sus aplausos mks apasionados a la facundia,
-aun cuando sea vacia y de mera hojarasca,-su oratoria se
distingue por la riqueza del vocabulario, los periods nume-
rosos, la cadencia y la pompa. Siempre su entonaci6n es gra-
ve, y sus disertaciones todas se desenvuelven con la natura-
lidad y la amplitud de un oleaje que rara vez se enfurece y
encrespa.
En ca'mbio de esas como cualidades espafolas y latinas,
su gusto depurado, la seriedad de su inteligeneia y su caric-
ter y el studio de las obras superiores de los oradores in-
gleses, le hicieron desechar los excess e intemperancias de
sus models peninsulares, rindiendo, en contrast con ellos,
culto apasionado a la claridad del concept y a la verdad del
pensamiento, antes que a la forma musical o brillante, aun-
que vana, insubstancial y vacia. Naturalmente tenia que in-
clinarle y decidir sus preferencias, su propio modo de ser
mental, la condici6n misma de su entendimiento y su fanta-
sia. No podria yo decir si por idiosincrasia o por su dedica-
ci6n a los studios filos6ficos en los afios de su primera ju-
ventud, ya que no contribuyeran ambas circunstancias de
consuno; pero es lo cierto que por lo general, hablando o es-
cribiendo, emplea el lenguaje director, las palabras abstrac-
tas. Su imaginaci6n no es pict6rica, rara vez usa los tropos,
el lenguaje figurado, a virtud del cual las palabras parecen


LXV9n


UN GRAN ORADOR CUBANO









MANUEL SANGUILY


vivir, o se destacan, en su animaci6n y colorido, como los se-
res, como las cosas mismas que sugieren o recuerdan. Al con-
trario, como si lo tuviera por artificio innecesario y se aver-
gonzara de emplearlo, como si temiera que una alegoria pu-
diera hacer sospechosa su sinceridad y comprometiese la se-
riedad de su ministerio de ap6stol honrado, previene en su
caso al auditorio que va emplearla, como para advertirle que
lo hace a modo de simple recurso, en la mira de patentizar
mejor sus ideas. S61o esta conjetura explicaria la clAusula
siguiente, que leo en un discurso suyo de La Caridad del
Cerro.
"Si hubiera de expresar por medio de un simil mi pen-
"samiento, diria que venimos a la vida pfiblica al amanecer
"de un hermoso dia, de aquel en que la paz y la libertad, tras
'de largo ostracismo, volvieron a este suelo..." En compen-
saci6n, su plan es ordenado, su exposici6n es clara, sus ideas
aparecen con la transparencia del cristal. Hay frases suyas
que son sentencias, precisas, nitidas, donde no puede cam-
biarse una sola palabra y que brillan asi como diamantes,
limpidas, regulars, brufiidas, y reverberando la luz blanca
de sus facetas inmaculadas. Podria reunirse en un florilegio
multitud de esos apotegmas que parecen fundidos en un cri-
sol, que revelan c6mo la mente poderosa que los concibi6 sin
esfuerzo, se caracteriza por la propiedad de cristalizar el
pensamiento.
Su imaginaci6n es mas bien del tipo visual; se impresio-
na ante la magnitude de las masas terriqueas y la extension
del espacio, ante el mar y las montafias, y s6lo con estos ele-
mentos comiinmente construye sus alegorias. La imagen de
las ascensiones alpinas y_de los viajes transmarinos le faci-
litan los t6rminos de sus mis vivaces comparaciones, la pri-
mera para hacer notar la angustia de una dificil jornada y
la satisfacci6n que se siente al rendirla tras peligros y fati-
gas; y la segunda para significar la fe, la constant vigilan-
cia y la resoluci6n serena que hacen que el nauta, aun en las
sombras de la noche o en medio de horrible vendaval, busque
siempre el puerto y llegue al fin a alcanzarlo.
Con tales cualidades es natural que s6lo haya de con-
mover y electrizar los Animos las pocas ocasiones en que 61


LXVIII










mismo se exalte y se conmueva, cuando sus ideas est6n cal-
deadas por algin hilito encendido de c6lera o enardecidas
de just y profunda indignaci6n. Entonces si produce en su
auditorio impresi6n profunda, y entonces tambi6n es el ver-
dadero y el grande rador cubano, el verbo incomparable de
los dolores, e las angustias, de la ira de su pueblo, el cora-
z6n en que repercuten las agonias y los inefables tormentos
de otros corazones hermanos, la ardiente palabra en que re-
suenan los votos secrets, las esperanzas tenaces, las maldi-
clones de la patria desconcertada y herida.
Su fantasia es principalmente constructive. El alinea-
miento de sus mejores discursos result intachable. Concibe
su plan como el armonioso desenvolvimiento de una o de va-
rias ideas capitals, y los pirrafos castizos, elegantes, am-
plios, vigorosos y ritmicos van cayendo como los pliegues del
manto sobre los contornos de la estatua de m6rmol, van si-
gui6ndose como una ola tras otra hasta la playa arenosa,
pero resonando como compases de una inmensa barcarola,
como si en cada una, muellemente balanceada, misteriosa si-
rena entonase su seductora canci6n. Mientras no se emociona,
mientras solamente expone sus doctrinas, lo que en 61 admira
es la correcci6n junto con la facilidad; la elegancia junto con
la riqueza, el giro torneado de las frases, la espiral de los pi-
rrafos, la ondulaci6n cadenciosa, esa facultad asombrosa de
emitir periods perfectos como por instinto, a la manera que
emite el ruisefior sus migicos trinos. A veces sus giros, la
ondeante y flexible construcci6n sintaxica, la series de parra-
fos soldindose sin esfuerzo unos a otros, como las v6rtebras
prodigiosas que, disimuladas bajo la piel, se amoldan a todas
las sinuosidades de la matizada sierpe, me obligaban a alzar
los ojos para seguir el vuelo del aguila serena que se cernia
majestuosamente y unas veces en el mismo plano, otras as-
cendiendo tranquila, trazaba en los aires magnificos arabes-
cos de oro. Sus excelencias artisticas aparecen a toda luz en
su conferencia admirable sobre La Misica ante la Filosofia
del Arte, que tuve la delicia de oirle en el teatro de Payret
y ahora se include en la colecci6n. Dos pasajes del elegantisi-
mo discurso son ya entire nosotros famosos, Uno de ellos


UN GRAND ORADOR CUBAKNO


LXIX











produjo conmoci6n muy honda en el concurso. Fu4 cuando
recordaba "la emoci6n indescriptible" que le produjo El la-
mento del esclavo de Espadero, la primera vez que lo escu-
ch6 en Madrid en uno de los magnificos concertos de Monas-
terio... ; pero dej6mosle por un moment la palabra: "Un
"silencio profundo reinaba al acometer aquella incompara-
"ble orquesta los dulces plaiiideros preludios. Y una emoci6n
"inmensa, indescriptible se apoderaba insensiblemente de
"cuantos esthbamos alli, a media que el tema se desprendia
"y desarrollaba, intense, profundo, doliente como el alma del
"infeliz cautivo, y la melodia penetraba en el coraz6n, y el
periodo musical, grave y sonoro, se recogia y replegaba, al
"t6rmino de maravillosa evoluci6n, como las olas anchas y
"azuladas que, al caer la tarde, se retiran murmurando de
"nuestras playas. Y cuando el pfiblico todo, arrebatado y
"conmovido-con una tempestad en el coraz6n y lIgrimas
"de entusiasmo en los ojos,-aclamaba al compositor y a la
"orquesta identificados en aquel supremo esfuerzo musical,
"recuerdo que al conjure de la prodigiosa melodia parecia-
"me ver en el horizonte, real, present, tangible, el suelo de
"la patria con los esplendores de su incomparable naturale-
"za y las densas sombras de sus incomparable infortunios."
El otro trozo, en todos sentidos muy superior al ante-
rior, es uno de los mejores, iba a afiadir de la tribune moder-
na, y me arrepiento, porque me atrever6 a decir, de la tribu-
na de todos los tiempos. Es el pirrafo final del mismo dis-
curso. Sem6jase much a la peroraci6n conmovida y nervio-
sa de la esplendida conferencia de Enrique Pifieyro sobre
Dante y la Divina Comedia. Fuera de esta reminiscencia, no
creo que nadie en lengua castellana haya pronunciado parra-
fo ninguno, no digo superior, que pueda compararsele airo-
samente. Castelar, que es tan asidtico, tan exuberante, no lo
hubiera podido hacer por lo mismo. Esa correcci6n de lines,
esa magnificencia; esa melaneolia profunda; la gran vision
de las tristezas y las ruinas humans; la fe en los prodigies
y la inmortalidad del genio; las piramides mudas sobrevi-
viendo a los faraones olvidados, la Grecia despreciada do-
minando y amoldando a su espiritu inmortal el mundo ; la
sonoridad, la cadencia, la riqueza several, la euritmia, consa-


MANUEL SANGUILY


LXX








UN GRAND ORADOR CUBANO


gran esos periods maravillosos como un monument de la
mis alta elocuencia, como un dechado insuperable en nuestro
idioma, de armonia, de elegancia y de majestad.
*

Cuando Montoro regres6 a Cuba, tras larga ausencia,
abrianse nuevos horizontes a la actividad intellectual y al pa-
triotismo. Por medio de un convenio habia cesado la guerra,
que parecia interminable. El pais, ansioso de paz, vi6 ini-
ciarse un period de regeneraci6n y de libertad. Las prome-
sas eran halagadoras; pero nada ni nadie garantizaba en
modo ninguno su cumplimiento. El pasado debia desapare-
cer; pero nadie sabia en qu6 forma y condiciones habria de
subrogarlo un nuevo regimen definitive. Todo el viejo edi-
ficio estaba minado y ruinoso; pero estaba todavia en pie.
La Revoluci6n habia zapado sus cimientos, mas no pudo
echarlo abajo por complete, como se habia propuesto hacer-
lo. Era indispensable proseguir su obra interrumpida por la
fatalidad; aunque naturalmente por otros medios muy diver-
sos. Un grupo de j6venes, de antiguos reformistas y de in-*
surrectos veterans, inspirindose en las necesidades pfibli-
cas, fund el partido liberal. Su principio cardinal era la
evoluci6n, el progress pacifico. Su aspiraci6n, constituir el
pais bajo el lema de la mayor descentralizaci6n possible den-
tro de la unidad national. Su postulado necesario, la creencia
en la virtualidad de las ideas y en la capacidad de raz6n y
justicia por parte de Espaia. Andando el tiempo la formula
seria mis amplia y mis definida a un tiempo: la descentra-
lizaci6n se lamaria entonces la Autonomia Colonial. Enfren-
te del partido que habria de sustentarla y propagarla, na-
ci6 a los pocos dias otro partido que se denomin6 conserva-
dor o de la Uni6n Constitucional. Por mas que el program
del uno se asemejase bastante en los primeros moments al
del otro, eran sin embargo dos tendencies contrarias que ha-
brian de hacerse cruda e implacable guerra. El partido li-
beral estaba colocado entire la revoluci6n y el antiguo regi-
men, entire la resistencia extrema de. 6ste y las extremes rei-
vindicaciones de aquella. La revoluci6n queria francamente











la libertad sin la soberania de Espafia. El partido conserva-
clor, aunque hip6critamente, s6lo queria la soberania de Es-
pafia sin la libertad. El partido liberal compuso su afirma-
ci6n supreme con las dos supremas negaciones del antiguo
regimen y de la revoluci6n, proclamando la libertad bajo la
soberania de Espafia. Como heredero de la revoluci6n ven-
cida materialmente, su formula no podia ser la independen-
cia; pero tenia que ser a la postre la autonomia. Para adop-
tar ese credo politico, para defenderlo y proponerse incul-
carlo en e! pais, se necesitaban hombres a prop6sito, cuyo
estado de e.-piritu fuese especial; y para impartirle fe, para
career en su eficacia y su realizaci6n, era precise un optimis-
nio demasiado fervoroso, sobre todo confianza invencible en
la cordura. l1 desinteres, la previsora justificaci6n de la me-
tr6poli. Era indispensable interesarse por Cuba, ansiar la
libertad y al mismo tiempo amar sinceramente a Espafia.
Y requerianse tambien grande condiciones, una prepara-
ci6n dificil, studios profundos de historic political y de his-
toria colonial, ilustraci6n muy vasta, conocimientos muy va-
riados, dominio de las ciencias sociol6gicas, de la economic
political. Base a luchar desde el primer moment. Forzoso
era aumenm tar la hueste, prepararla, disciplinarla; la empre-
sa revestia les caracteres de una verdadera conquista. Nece-
sitibanse. para ser, para vivir, para influir en la sociedad,
triunfar muy pronto en los comicios; mas para eso, para su-
mar votos, para competir ventajosamente con el adversario
que disponia de la influencia official, de la tradici6n y del uso
inveterado de su predominio hasta entonces incontrastable,
debiase previamente captar las almas. El espafiol estaba do-
minado, en su estrecho espiritu mercantil, de hoscas preven-
ciones y tenia fijado de antemano su derrotero. El cubano se
encontraba en una situaci6n moral muy complicada, fluctua-
ba indeciso entire la duda y la esperanza; palpaba el triunfo
*de las armas espafiolas; pero no podia tampoco avenirse to-
davia a considerar desvanecidas de una vez las magnificas
promesas de la Revoluci6n. Qui6n entonces tenia suficiente
fe en la libertad, confianza en la realizaci6n del derecho, in-
teres por Cuba y amor a Espaiia7? Qui6n en vez de rencor
traia el coraz6n henchido de esperanzas? LQuien estaba do-


MA1NTTEL SANGUILY


LXXII










tado de ciencia, de convicci6n, de elocuencia para aconsejar
con acierto, dirigir con entereza y predicar con 4xito? El
linico sin duda de aquel grupo compuesto de diversos ele-
mentos y enaltecido por grandes m6ritos y cualidades era,
no obstante, Montoro, que personificaba, aunque todavia mo-t.
destamente, la Espafia nueva, la modern sociedad origina-
da en la Revoluci6n de septiembre, y por esa conveniencia y
eoncordancia de sus condiciones con las necesidades de los
nuevos tiempos y el caricter conciliador de la doctrine nue-
va, muy pronto fu6 el guia, el maestro, el alma y el verbo
del partido autonomista.
El perenne debate, la vieja pugna de encontrados prin-
cipios s61o se habia modificado en cuanto a la naturaleza de
hls armas y al terreno de la batalla; pero era, tenia que ser,
es todavia y sera por much tiempo adelante una gran ba-
talla, con sus jornadas de incertidumbre, sus dias de triunfo
parcial, sus escaramuzas continues, asaltos felices, acometi-
das y retiradas, bregar incesante en que el humo obscurece
el cielo, la noche muchas veces sepulta en tinieblas el hori-
zonte relampagueante, sin que los ojos ansiosos del soldado
perciban nunca el t6rmino, la hora ansiada de clavar la ban-
dera en el filtimo baluarte. iAh! un hombre, no obstante, el
finico probablemente, ve a lo lejos el dia de la gloria, y si
flaquea tambi6n alguna vez, muy pronto se yergue de nuevo,
extendiendo la diestra poderosa hacia la confusa y brumosa
lejania; mientras de sus labios vibrantes brota un raudal
de mistica leche para curar las abiertas llagas de sus com-
pafieros y alimentar en su coraz6n la esperanza que vacila
sin calor ni luz, como la llama amarilla" y oscilante de un ci-
rio funerario. Y a ocasiones se pone a la cabeza de la hueste
reanimada, avanza serenamente, se adelanta atrevido, pene-
tra solo entire la turba asombrada de contrarios-como H6c-
tor en medio de los griegos espantados-y con fuerte brazo
los derriba, abolla los escudos enmohecidos, parte las lan-
zas sangrientas, quiebra los yelmos mal seguros, siembra el
campo de despojos, a los repetidos golpes de su clava de oro,
que traza en sus giros coronas de relimpagos que cifien como
un halo de gloria la frente olimpica del caudillo.
Porque en la tribune no es Montoro propiamente un ex-


Uv GRAN ORADOR CUBANO


LXXIII










positor; sino un polemista. En esta condici6n suya es donde
veo la influencia en alglin sentido deletirea que han ejercido
sobre 61 el Ateneo de Madrid y la vida de la Corte. Alli, en
aquel centro, la disquisici6n hablada, improvisada, la discu-
si6n de todas las ideas, en un palenque que a todas por igual
se abria, engendraban el escepticismo, desenvolvian las fa-
cultades dialecticas, ensefiaban el pro y el contra de todos los
problems, de todos los principios, produciendo asi una es-
cuela de sofistas. jNo explicari esta circunstancia, reforza-
da por la vida peculiar de Madrid, exterior y callejera, por
la afici6n musical de los espafioles, que se encantan y trans-
portan ante las armonias de la palabra, su desd4n por la se-
riedad y exactitud del pensamiento, la com6n frivolidad de
sus oradores y las continues apostasias de sus politicos, que
sin embargo conservan la popularidad y se perpetlian en el
poder siquiera lo asalten u obtengan peri6dicamente?
Ello es que Montoro, formado alli, desenvuelto alli, es
un polemista formidable, y es sobre todo un polemista. Con-
dicionado por aquellas influencias, actuando en un medio agi-
tado por la lucha de las ideas, sus discursos politicos tenian
que ser y son por lo mismo polemicos-la afirmaci6n de los
principios liberals, la defense de la Autonmia Colonial, la
solicitud, mientras se realize esta formula que se tiene por
salvadora, de reforms indispensables;-pero triturando los
arguments conservadores, combatiendo las pretensiones
conservadoras, denunciando todos los abuses, desenmasca-
rando todas las afiagazas, evidenciando las falacias y los
errors que aparecen en el camino, para dificultar, para es-
torbar la march desembarazada de su partido y el triunfo
definitive de sus doctrinas.
Y asi debian ser y han de ser esos grandes discursos.
Asi realizan sus nobles fines, y asi tambien adquieren valor
real y efectivo y despiertan el interns del pueblo. Si no fue-
ran asi seguramente que parecerian demasiado aridos a ve-
ces. La cualidad dominant de Montoro, esa expresi6n sen-
cilla y abstract de las ideas, en moments de mera exposi-
ci6n, sin estar emocionado ni poder estarlo el orador por el
ardor de la dispute, mantendria indiferente o frio a su audi-
torio. Y tanto es asi, que cuando no estA 6l impresionado, al


MANUEL SANGUILY


LXXIV








UN GRAN ORADOR CUBANO


acabar su oraci6n nada qued6 grabado en la mente: se con-
serva el apacible recuerdo de la delicia puramente intelee-
tual con que se seguia los meandros de su palabra, la march
solemne de sus cliusulas, el despliegue majestuoso de su dis-
curso. En cambio, si siente, si le inspira alguna desgracia, si
anubla su coraz6n el temor de nuevas calamidades, entonces
la impresi6n que produce es honda y duradera. Asi sucedi6
en el elogio finebre del Dr. Bruno Zayas, que le of conmo-
vido, sacudido por moments como por electricas descargas.
Ese discurso no estA en la actual colecci6n, ni creo que se
haya publicado integro en otra parte, lo que es realmente
muy sensible; pero queda, y estA inserto en el volume edi-
tado por el senior Curquejo, el soberbio discurso que pronun-
ci6 en el gran mitin autonomista del teatro de Tac6n la-
noche del 22 de febrero de 1892, que por la sola emoci6n
que 61 sentia, por la sinceridad, por la franqueza de sus de-
claraciones, por la sorda y dificilmente contenida c6lera del
cubano indignado y del autonomista burlado y desmentido
por la brutalidad de los hechos, calde6 la atm6sfera de la
vasta sala, enardeci6 los corazones, crisp los puiios, arrug6
los entrecejos, y entire el inmenso concurso, estremecido y de-
lirante, el gran tribune erguido, radioso, con la mano alzada
como si acabara de lanzar contra la protervia y la iniquidad
terrible anatemas, semejaba la encarnaci6n magnifica del
pueblo cubano que cansado de esperar, desengafiado y som-
brio, pedia al cielo el valor antiguo para cefiir otra vez y
de una vez la arrinconada armadura, y confiar al azar de los
combates la honra y el destiny de la patria.
MANUEL SANGUILY.


LXXV

















RAFAEL MONTORO


E dice que los pueblos son olvidadizos. Los amigos
del gran tribune cubano Rafael Montoro estin de-
mostrando que 6sta, como tantas otras generaliza-
ciones que pretenden sintetizar el espiritu pliblico, no es sino
una verdad a medias.
A mi me parece la actuaci6n a que aludo just y natural.
El senior Montoro simboliza, en los afios de su plena actividad
mental, todo un period de la historic de Cuba. Fu4 el alma,
como fu6 el verbo de la 6poca que pudiera llamarse autono-
mista. No fu6, desde luego, el finico orador, ni auin el uinico
gran orador cubano, entire el Zanj6n y Baire; pero en todo
ese tiempo fu4 la suya la voz que mis alto reson6 en nuestra
tribune political. Sanguily, dentro, y Marti, fuera, dos co-
losos, giraban entonces en circulos exc6ntricos.
Para ir a la raiz de los hechos que lo llenaron, es ne-
cesario haber vivido en ese period confuso, en que el viejo
espiritu colonial, exacerbado por su aparente victoria y enar-
decido por su apetito de dominaci6n y riqueza, tenia que
hacer frente a las nobles aspiraciones del pueblo cubano,
constrefiidas, pero intimamente vivificadas por el polen fe-
cundo que la revoluci6n habia arrojado sobre su conciencia.
Toda esa 6poca ofrece esta caracteristica, singular s6lo
en la apariencia. Mientras los directors del partido auto-
nomista se esforzaban por disciplinary al cubano, para que
procurase llegar a la meta de su ideal politico, cientifica-
mente circunscripto dentro de la nacionalidad espafiola, la
gran mayoria de sus adeptos traducia esa pr6dica al len-
guaje de sus sentimientos. Para ellos, autonomia significaba
independencia.
Estoy convencido de que esta es la clave de aquella si-
tuaci6n instable, que se prolong aio tras afio. Miope para
el deseuvolvimiento hist6rico seria quien no comprendiese que








LXXVIII ENRIQUE JOSi VARONA

los corifeos de los autonomistas genuinos procedian con toda
sinceridad. El senior Montoro, el senior Govin, el seftor Gil-
vez, el senior Del Monte iban rectamente por el camino que
les parecia mAs llano, en medio de peligrosos derriscaderos,
a fin de dar a su patria una constituci6n duradera. Mas
duradera, para hombres tan doctors y experts, no podia sig-
nificar inmutable.
Seria impropio de quien no tergiversara a sabiendas los
hechos extender a mIs la actitud del famoso grupo autono-
mista. Pero con lo expuesto basta para comprender su ver-
dadero papel en nuestro desenvolvimiento social.
Ese fue el primordial, pero no el linico, del senior Mon-
toro. Talento de pujante alcance, nutrido de la mis abun-
dosa savia filos6fica; escritor de rico l1xico, flexible y com-
prensivo; perito en todas las ramas de la ciencia political;
artist y alto apreciador de artists, ha ofrecido a su patria
nn acabado modelo del humanista del Renacimiento, del
hombre de letras del siglo diez y ocho. Todo ello perfecta-
mente armonizado en un poligrafo de nuestra epoca.

ENRIQUE JOSE VARONA.
























TOMO I

DISCURSOS POLITICOS Y PARLAMENTARIOS
















I
DISCURSO
PRONUNCIADO EN CIENFUEGOS EL 22 DE
SEPTIEMBRE DE 1878,
AL CONSTITUIRSE EL PARTIDO LIBERAL



Sefiores:
Permitidme que antes de terminar este grande acto os
felicite tambien en nombre de la Junta Central, por el admi-
rable especticulo que acabais de ofrecer a los amantes de
nuestras nacientes libertades. Vuestra prudencia y cordura,
unidas a un en6rgico espiritu liberal, demuestran que el nuevo
r6gimen inaugurado para Cuba os ha encontrado fuertes en
vuestro derecho y dignos de los triunfos pacificos de la li-
bertad por la sabiduria de vuestra ejemplar conduct.
Cuando a raiz de un hecho memorable comenzaba el pe-
riodo de regeneraci6n en que vivimos, eran muchos los que
fundtndose en la inexperiencia de nuestro pueblo auguraban
males y trastornos, que es largo y dificil el aprendizaje de la
libertad. Nuestro partido ha demostrado en toda la Isla que
cran vanos estos temores; y en su rApida organizaci6n, a un
entusiasmo nunca desmentido en la defense de nuestros prin-
cipios, hanse unido una prudencia y templanza tales, que, en lo
sucesivo, nadie podra negarnos el derecho de afirmar que si
en estas tierras de America se nace con el instinto de la li-
bertad, sabemos tambi6n afianzarla y sostenerla con las ci-
vicas virtudes que demand su ejercicio.
Abriguemos inalterable confianza en el porvenir, y no
temamos que se obscurezcan nuestros horizontes. El recono-
cimiento de nuestros derechos, la declaraci6n de nuestras le-
gitimas libertades, la participaci6n que vamos a tener en la
direcci6n de la cosa pfiblica, constituyen un hecho de tanta
1.-DISCURSOS POLfTICOS. T. I.








2 RAFAEL MONTORO

importancia, que sin temor podemos compararlo con los mis
trascendentales v dichosos de nuestra historic. Askltame al
decir estas palabras un gran recuerdo; evoco en mi memorial
el arrojo sin par de aquellos atrevidos navegantes que, guia-
dos por el genio de Col6n, se lanzaban, ha muy cerca de cuatro
siglos, a la inmensa soledad del Oceano para buscar las tierras
desconocidas que ocultaba a la civilizaci6n; me los figure
viendo aparecer, despu6s de largos y continuados desalientos,
estas islas hermosas en que la naturaleza parecia agotar sus
perfecciones, y mi alma se conmueve al representarse el goce
inefable que debieron sentir cuando clavaron en estas vir-
genes tierras el glorioso pend6n de Castilla. Mi amigo el
senior Govin recorbadaba hace poco la inmortal epopeya de
heroismo, virtud, trabajo y perseverancia que vino despu6s,
y que represent un progress incesante en las vias de la cul-
tura para nuestro pais; y sin miedo de exagerar dire, sefiores,
que, a mi juicio, desde la 4poca aquella en que se inaugur6
para Cuba la vida de la civilizaci6n, no conozco fecha tan
augusta y memorable como esta en que comienza para nos-
otros la vida de la libertad.
Varias veces lo he dicho, y no me cansar6 de repetirlo;
este period tan trascendental significa tanto por los derechos
que se nos han reconocido, como por los deberes que ellos nos
imponen, porque los pueblos que estin en posesi6n del su-
fragio son responsables de su destino. Yo comprendo muy
bien que en un pais regido por aquellos sistemas que excluyen
la direct intervenci6n del pueblo, se culpe de todas las des-
gracias pfiblicas a los gobernantes que no ban sabido evi-
tarlas o que las han provocado, y se les reserve tambi6n la
gloria de los dias faustos y venturosos; pero alli donde el
pueblo intervene en todas las esferas de la administraci6n
y Ileva su iniciativa y sus aspiraciones desde el municipio
hasta los altos poderes del Estado; alli, cuando sobreviene
un infortunio debido a grandes desaciertos politicos, ese pue-
blo s6lo debe culparse a si mismo, a sus pasiones o a su de-
bilidad, a su ceguera o a su criminal indiferencia; asi como,
en iltimo t4rmino, a 61 y s6lo a 61 cbele el lauro de sus triun-
fos y la gloria de su prosperidad.








DISCURSOS POLITICOS


Y ahora, sefiores, permitidme que os able brevemente
de la situaci6n political; ya que en realidad para esto debemos
comunicarnos principalmente los que proclamando identicos
ideales nos encaminamos a la consecuci6n de identicos prop6-
sitos. Nuestro partido reconoce como punto de partida el
hecho del Zanj6n; por manera que este punto de partida de
su acci6n es el mismo del nuevo regimen establecido por el
generoso espiritu de todos y por la gloriosa iniciativa del
general que nos gobierna, Martinez Campos, pudiendo decirse
sin temor que por esa misma circunstancia nuestro partido
no busca ni pretend otra cosa mas que la perfect realiza-
ci6n del espiritu que preside a ese regimen; estamos en con-
diciones de poder afirmar, como afirmamos, que es su mas
fiel expresi6n.
La base de nuestra political, como han dicho todos los
elocuentes oradores que me han precedido, no puede ser otra
que la unidad national, y un amplisimo regimen de pfiblicas
libertades. Y no era quizds necesario afirmar esa necesidad,
ya que es un hecho anterior y superior a todas nuestras con-
venciones y que arranca de nuestra misma naturaleza; por-
que unos y otros reconocemos por madre comfin a Espafia.
No comprendo yo tanto hablar de insulares y peninsulares,
como por desgracia suele hacerse: qur no se funda la unidad
national en limits geogrcficos; mas grandes y elevados son,
en verdad, los principios que la constituyen; y por eso cuando
ellos acaloran nuestra mente y conmueven dulcemente nues-
tro coraz6n, comprendemos al punto que vale y significa muy
poco la inmensidad del Oceano que se extiende entire la Pe-
ninsula y Cuba si unos mismos ideales, si unos mismos senti-
mientos, si la identidad do origen, cultural, derechos y obli-
gaciones crea y conserve esa solidaridad para la cual no hay
distncias, y que levantando ante nuestros ojos una misma
bandera, constitute en la historic lo que un gran orador ha
llamado la individualidad de las naciones.
Conste, pues, que esos son nuestros primeros y mis ca-
pitales principios: unidad national y libertad. Quien os diga
que aspiramos a otra cosa no os dice la verdad y os la oculta
a sabiendas. El pais ha afirmado ya, en manifestaciones








4 RHAFAEL MONTORO

inolvidables, esos principios que desarrollados por nosotros
en el program que aqui se ha leido, tanto en lo social como
en lo politico y en lo econ6mico, han dejado de ser para los li-
berales meras generalidades, convirti6ndose en concretas f6r-
mulas, a cuyo triunfo debemos consagrar todos nuestros es-
fuerzos.
Mi distinguido amigo el senior Govin ha expuesto rApida-
mente el incomparable desarrollo de nuestro partido y el
tiempo brevisimo en que aqu6l se ha verificado; fen6meno
politico este filtimo que carece quizds de precedentes, y que
debe llenarnos de legitimo orgullo. Ahora me resta otra ta-
rea, hist6rica tambi6n, pero de distinto caricter; porque yo
me propongo volver la mirada al pasado de nuestro partido
desde otro punto de vista.
Habiamos dado feliz comienzo a nuestra organizaci6n,
y un hecho triste vino, sefiores, a sorprendernos cuando me-
nos podiamos esperarlo. Surgi6 inesperada escisi6n en nues-
tro partido; y fu6 6ste un dia de gozo para nuestros adver-
sarios. Pero esta escisi6n no ha podido durar, sefiores: los
Sque un tiempo se llamaron liberals nacionales se han puesto
en contact con nosotros, y han desaparecido todas las dife-
rencias; pudiendo, pues, asegurarse que el partido liberal
esta perfectamente unido, que en el moment critic que he-
mos alcanzado esta a la altura de sus deberes y dispuesto a
sacar de su uni6n toda la fuerza que sin duda ha de darle.
Algo mis tarde hubimos de encontrar en nuestro camino
una nueva agrupaci6n que aparecia con indecisos colors en
su bandera, y que desde luego se seial6 por un grande y mal
disimulado espiritu de hostilidad contra nosotros. No temais
que diga una sola palabra dura e inconvenient al hablar de
ese partido; porque yo s6 el respeto que debemos a todas las
aspiraciones legales; pero same permitido hablar tambi6n
con la franqueza que require la gravedad de la cuesti6n y
que me imponen mis deberes politicos.
Aparecia ese partido con el caracter de conservador, pero
no lo era realmente, por la singular vaguedad de sus afir-
maciones. Notad que hay aqui un hecho de incomparable
trascendencia que debe servirnos de criterio en la aprecia-








DISCtUSOS POLITICOS 5

ci6n de todos los programs politicos. Este hecho es el nuevo
regimen. Y Iqu6 hay que conservar en Cuba? S61o una
cosa: el nuevo regimen inaugurado en el Zanj6n, la libertad
de Cuba con Espafia. Si los conservadores a quienes me re-
fiero quieren conservarlo, sea en buen hora; pero confiemos
en que vendrAn muy pronto imprescindibles declaraciones.
Nosotros que hemos sido atacados sin cesar con las mis in-
justas sospechas podriamos tal vez recelar, si esas declara-
ciones no llegan, que un partido que proclama nuestros mis-
mos principios en terminos algo obscuros en verdad, y sin
embargo nos hostiliza tanto, lo hace con harta raz6n, porque
si la letra de su program lo acerca a nosotros, el espiritu
de aqu6l los mantiene muy lejos, pues no parece en ocasiones,
seiiores, sino que se aspira, con perfect derecho sin duda,
al gradual restablecimiento de la legalidad pasada, en todas
sus manifestaciones.
Yo os declare ingenuamente que veria con satisfacci6n
un verdadero partido conservador entire nosotros. Lo com-
batiria, porque yo amo la libertad sobre todas las cosas, pero
no vacilaria en considerar su existencia como un hecho fausto
para el pais. La misi6n de los partidos conservadores no
puede ser, en efecto, mis necesaria ni tampoco mas elevada.
Ellos son los depositarios de la tradici6n, y vosotros sabeis
cuin profundamente penetra en todas las esferas de la vida
y como constitute uno de los mis importantes factors de
la evoluci6n social; ellos representan ese espiritu de perma-
nencia que crea la solidaridad de todas las generaciones en
el sentimiento de la patria, y por virtud del cual sentimos
que aun palpita en nuestros pechos y acalora nuestro pensa-
miento el recuerdo de aquellos antepasados que, siglos ha,
Ilenaban de prodigies la historic del mundo; esos partidos,
en suma, tienen la alta misi6n de unir el hoy al ayer, el pre-
sente al pasado para que las transiciones nunca sean violen-
tas ni inseguras.
Nadie con tantos titulos como ellos para representar el
orden y la aspiraci6n al orden, porque moderando el impetu
de los partidos mis avanzados, siendo los representantes del
espiritu de estabilidad en las sociedades, realizan aquella








6 RAFAEL MONTORO

ponderaci6n de elements sin la cual resultan funestos y con-
traproducentes los mas indispensables progress.
SVed, si no, lo que sucede en Inglaterra, el pais cldsico de
la libertad. Alli los conservadores no viven suspirando por
la proscripci6n de los liberals. Ellos les dejan voluntaria-
mente el powder cuando llega la hora de las grandes reforms,
asisten con mesurada actitud a la instalaci6n de 6stas, y
cuando llega el dia en que el sentimiento pfiblico consider
necesario que se consoliden las innovaciones hechas antes de
proceder a continuarlas, entoces esos conservadores vienen
a su vez, no para destruir violentamente lo que han hecho
sus adversaries, no para olvidar los tiempos; llegan, por el
contrario, sin odio en el coraz6n a c,'itscrcar, esto es, a con-
solidar lo hecho por sus antecesores, a probar que la paz
pfiblica no tenia amigos mis fervientes que ellos, porque
saben que los progress son necesarios e indispensables, que
nunca son tan buenos como cuando son pacificos y que para
ser pacificos s6lo requieren un incondicional respeto a la
iniciativa y a los derechos del ciudadano, al par que un
grande espiritu de transacci6n en las relaciones superiores
de la vida political.
Considered, en cambio, !o que sucede en otras parties, y
ver6is que no merecen el nombre de conservadores todos los
que se apresuran a llevarlo; vereis que quieren monopolizar
el poder, disputando contra las leyes de la 16gica una in-
fluencia preponder'mte, en liempos de reforms y de libertad,
a los reformisias v a los liberals; vereis que convierten la
noble y pacifica emulaci6n de los partidos de gobierno en la
ruda animadversi6n y el odio insensato de las funciones;
ver6is que su arma es la sospeeha cuando no la amenaza, que
nada les merece respeto en la obra de sus adversaries, y de
esta suerte os explicar6is muchos hechos tristes y muchas
aventuras funestas, porque estos partidos mal Ilamados con-
servadores no vienen a asegurar el progress de las socie-
dades en nombre de los grandes principios de orden, porque
estos partidos conservadores son en muchos pauses esencial-
mente perturbadores.
Esperemos, sefiores, que en t6rminos muy distintos que-
dari planteada la political on Cuba, y por nuestra parte con-








DISCURSOS POLITICOS 7

tinuemos nuestros patri6ticos trabajos con en6rgica perseve-
rancia, para bien de Cuba y de Espafia. Grande es nuestra
misi6n, porque no es otra que hacer de este nuevo regimen,
para todos tan querido, una realidad indestructible. Pr6-
ximas estin las elecciones, y ellas exigen de nuestra parte
un interns dominant. Acudamos compactos a esta lucha
legal y pacifica en que los triunfos no cuestan una sola l1-
grima y son de inagotable fecundidad en pdblicos beneficios.
Por mi parte, sefiores, cuando consider lo estrechamente
enlazada que estA la existencia de nuestro partido con la del
nuevo regimen; cuando pienso que nosotros representamos
el concurso active, energico y eficaz del pais a la obra de re-
construcci6n y al trabajo de apaciguamiento que se esta lle-
vando a cabo; cuando veo que toda negaci6n de nuestro pro-
grama es una negaci6n de aquel grande espiritu que ha
unido para siempre a hermanos dignos de gloriosa suerte,
en el culto de la patria comiin y de la libertad, i ah! sefiores,
no puedo menos de pensar que sucederia algo muy triste, muy
doloroso, algo de consecuencias lamentables para nuestra
prosperidad, si por descuido o indiferencia fu6ramos vencidos
en la lucha electoral. Si, dejadme que lo diga, aunque mi
frase parezca arrogante; altisimos intereses prueban donde
quiera que es indispensable el triunfo del partido liberal en
las pr6ximas elecciones.
Todo debemos esperarlo de la libertad: nada sera possible
sin ella. Un gran poeta, nacido en Cuba, decia, con inmensa
amargura en inmortales versos, que en esta tierra tan favo-
recida por la naturaleza ofrcecense al observador, en triste
contradicci6n, las bellezas del fisico mundo y los horrores del
mundo moral. Algo de verdad habia en esto, sefiores; por-
que es impossible desconocer que muchas veces, al atravesar
nuestros campos tan bellos, en que la naturaleza llena de exu-
berante vida parece prorrumpir en himnos gozosos al Crea-
dor, o al pasar por nuestras populosas y ricas ciudades,
oprimiase el coraz6n bajo el peso de una densa atm6sfera
que recogia muchas ligrimas, y el impuro hilito de muchas
imperfecciones y de dolorosisimas fatalidades sociales. La
gran reacci6n moral de muchos afios se deja ya sentir, y la
libertad concluiri la obra. Las virtudes austeras que con








8 RAFAEL MONTORO

ella se desarrollan, los civicos deberes que impone, la energica
y poderosa educaci6n social que la acompafian, realizarin
aqui, como en todas parties, una maravillosa redenci6n. En-
tonces se habr~n aclarado para siempre nuestros horizontes,
y el viajero que visit nuestros hermosos campos y nuestras
prosperas ciudades dira, con generosa emoci6n, y con 16-
grimas de sincoro entusiasmo, que en esta tierra favorecida
por la naturaleza y por la libertad contemplanse en armonioso
conjunto las bcllezas del mundo fisico y las bellezas del mundo
moral.
iLiberales de Cienfuegos, recibid nuestra enhorabuena!
Sois dignos de vuestra noble bandera y habeis dado un dia de
gloria a nuestro partido. Yo os debo esta felicitaci6n y un
testimonio de gratitud por vuestra incomparable benevolen-
cia. Jamas olvidaremos la acogida que nos hab6is dispen-
sado y el cuadro que hab6is ofrecido a nuestra consideraci6n.
Amiis ardientemente la libertad, y ella recompensard sin
duda vuestro generoso ardimiento. Al desarrollo de los in-
tereses morales, fundamento de toda cultural, responderA un
inmenso desarrollo en aquellas artes fitiles y en aquel hon-
rado trabajo que sirve de base a la prosperidad de los pue-
blos. En vuestra posici6n geogrdfica, con vuestros medios
naturals, con vuestra ilustraci6n y liberalismo, os es permi-
tido esperarlo todo; la libertad os colmard de beneficios y la
historic de bendiciones.
















DISCURSO
PRONUNCIADO EN EL CASINO ESPAROL DE
GUINES
EL 12 DE OCTUBRE DE 1878

QUESTION POLITICAL (1)

Sefioras y sefores:
Permitidme que, antes de entrar en el fondo de la expo-
sici6n en que voy a ocuparme, os felicite con verdadero entu-
siasmo por vuestros extraordinarios progress en la organi-
zaci6n del partido, y por vuestro incomparable celo en la di-
fusi6n de nuestras salvadoras doctrinas. No venimos hoy,
los individuos de la Junta Central, como tantas veces hemos
ido a distintos puntos, para contribuir con nuestros desinte-
resados esfuerzos a la construcci6n del partido, en pocas par-
tes como aqui vigoroso y compact; no venimos a presenciar
los primeros pasos de un pueblo en la via del derecho mo-
derno; ante nosotros se present con grandes inspiraciones
y poderoso aliento una poblaci6n animada de la mis fervo-
rosa y probada adhesi6n a nuestro credo; y a ella acudimos
deseosos de departir con tan activos y resueltos correligio-
narios sobre las graves materials que reclaman la atenci6n de
todos los liberals, y que constituyen el objeto de las claras
y definidas formulas de nuestro program.
Same tambien permitido, antes de hablar de otra cosa,
dirigir un respetuoso saludo a las distinguidas damas que
nos ban favorecido con su presencia en este acto. Ellas re-
presentan el concurso eficaz y poderoso del espiritu de fa-
(1) En esta noche la cuesti6n social fu6 tratada por el senior don Rai-
mundo Cabrera y la cuesti6n econ6mica por el sefor don Jos6 Eugenio Bernal.








10 RAFAEL MONTORO

milia, tan arraigado entire nosotros, a la obra del partido li-
boral; yo les doy las gracias por habernos traido esta noche
un magnifico testimonio de esa cooperaci6n con los resplan-
dores de su proverbial bolleza, y con el soberano prestigio de
sus acrisolidas virtudes.
M\e propongo, como sab6is, exponer y explicar la parte
political de nuestro program; y entrando desde luego a cum-
plir mi comotido, os dir6 quc reclaman preferente atenci6n
iagunas cuestiones previas cuya soluci6n me propongo in-
dicar brevemente.
Nuestro pais ha pasado en pocos mess de un regimen
exclusivamente autoritario en que careciais de derechos po-
ifticos-situaci6n complicada hasta lo indecible por las exi-
gencias de una guerra sangrienta y prolongada-, de un r6-
gimen on que no s61o estaba privado el ciudadano de con-
currir con su active intervenci6n a la march de los asuntos
pfiblicos, sino en que, por las circunstancias, veia no pocas ve-
ces quebrantados y desconocidos sus derechos civiles, a otro
sistema de gobierno en que reconoci6ndosele mfs o menos
explicitamente el derecho de emitir su pensamiento, de reu-
nirse, de asociarse y de influir directamente por medio de
su voto en todas las esferas del gobierno, queda por tanto
reintegrado en sus mis indispensables prerrogativas, y tam-
bi6n, esencialmente, en aquella soberania popular que reco-
nocen, en filtimo termino, como verdadero origen, todas las
instituciones y todos los poderes.
A este cambio en la organizaci6n del pais debia respon-
der y ha respondido un cambio profundo en su manera de
ser. A cada sistema de gobierno corresponde un conjunto
de costumbres piblicas y el desarrollo de determinadas ap-
titudes political; pudiendo decirse que alli donde esto no
sucede y cstni las aspiraciones y el sentir general en abierta
oposici6n con las instituciones vigentes, hAllase muy pr6xima
para 6stas la hora de un cambio radical o de una muerte
violent.
El antiguo regimen no consentia, con carActer pfiblico,
diversas aspiraciones political, y much menos la organiza-
ci6n a que debian aspirar los que deseasen congregarse para








DISCURSOS POLITICOS 11

sostenerlas. El ideal de ese regimen era la conformidad obli-
gada de todos, a leyes que venian de arriba, de las misterio-
sas cimas del poder, que aparecian rodeadas de nubes, ante
un pueblo que ninguna participaci6n tenia en su ejercicio.
En medio de la forzada unanimidad de la obediencia,
imaginase a veces 'que reina tambien una perfect unani-
midad en los corazones; pero tales sintomas son engafosos,
porque debajo de esas apariencias y oculto por esa actitud
sumisa, cuando se trata de pueblos dignos y amantes de sus
derechos, palpita un profundo descontento que acaba por
revelarse en tremendas conmociones.
En el regimen de libertad, que debemos a la gloriosa ini-
ciativa del general que nos gobierna y al concurso leal de
todos, suceden las cosas, por fortune, de muy distinto modo.
Una saludable agitaci6n recorre el cuerpo social y todos los
ciudadanos se sienten llamados a mirar con altisimo interns
por la cosa pfiblica. Investidos del derecho de votar y de
preparar por todos los medios habiles la mAs acertada emi-
si6n del voto, elabora cada cual su opinion libremente y se
agrupa con aquellos que la profesan, formindose asi los
partidos politicos. Estos se crean y se organizan, pues, li-
berrimamente, dentro de la legalidad, por iniciativa parti-
cular, sin intervenci6n de las autoridades: no son parties del
organismo del Estado y deben conservarse, por lo tanto, in-
dependientes de su acci6n. Nada deben temer, nada deben
esperar de los poderes pfiblicos, y todo apoyo que 6stos pres-
ten a una agrupaci6n con detrimento de otra serd siempre
un verdadero atentado y constituirA, donde quiera, una in-
mensa responsabilidad.
Pretenden, equivocadamente, los que ignoran o fingen
ignorar que la unidad en la variedad es ley universal, coming
a las maravillas de la Naturaleza y a las altas realidades de la
Historia, que es un mal la existencia de partidos politicos.
Contra este infundado aserto, que muchas veces responded a
un desamor profundo con respect al nuevo regimen, pro-
testan la raz6n libremente consultada y la experiencia de
todos los pueblos libres. La existencia de los partidos en
ellos es serial importantisima del progress politico que han








12 iAFAEL MONTORO

alcanzado; y estudiando la forma en que se desenvuelven las
necesarias oposiciones de la vida political, las luchas inevi-
tables y fecundas de las distintas parcialidades, 16grase al-
canzar cumplido conocimiento de las condiciones de cultural
que realmente existen en cada sociedad. Si algfin ejemplo
necesitiramos de esto, podriamos hallarlo enteramente sa-
tisfactorio en la libre y pr6spera Inglaterra, en ese pais afor-
tunado donde la vida puiblica es el ejercicio viril y generoso
de la actividad general, donde los partidos alternan para bien
de la patria, sin sacudidas violentas ni estrechos exclusivis-
mos, donde la libertad cuenta con el concurso de todos y el
orden verdadero es legitima consecuencia de la libertad.
A nadie es licito abstenerse de concurrir a la lucha de
los partidos, y de interesarse en la cosa pfiblica. Cuando por
incalificable egoismo o miserable temor veiis a alguno rehuir
los compromises a que el patriotism debiera obligarle, y
abandonar el puesto de honor que deberia esforzarse en ob-
tener si por circunstancias especiales le fuera negado, pod6is
decir sin esbozo que es un mal ciudadano, y abrigar plena
confianza en que la reprobaci6n de cuantos amen a su pais
ser su castigo. Pero hay en esto una excepci6n que debemos
hacer constar: la del jefe del Estado y los que hacen sus
veces. Ellos deben abstenerse escrupulosamente de toda par-
cialidad y preferencia por una determinada agrupaci6n, por-
que en los pueblos regidos por el sistema representative son
los jueces de campo. Sin esta neutralidad absolute que debe
ser extensive a toda la administraci6n, sea cual fuere la je-
rarquia del funcionario, sin esa conduct prudent y leal de
todos los que ejercen funciones pfiblicas, es impossible que
pueda desenvolverse concertadamente la vida political en nin-
grin pais. Cuando otra cosa sucede, quebrintase la confianza
piublica, viven todos los que al bien pfiblico se consagran en
pavorosa inquietud, y poco a poco se prepare un profundo
malestar que es siempre seguido de lamentables consecuen-
cias.
El objeto de la organizaci6n de todo partido es aplicar
un criterio determinado y fijo a la gobernaci6n del Estado,
y aun, en ciertos casos, a la constituci6n del pais. Aprovecha








DISCURSOS POLTICOS


cada agrupaci6n todos los medios legales para alcanzar el
poder, pues debe aspirar a la realizaci6n de sus ideas y al
triunfo de sus legitimas aspiraciones. La primera necesidad
de todo partido es, por consiguiente, tener un criterio como
el que hemos dicho, con respect a todas las materials que son
objeto de la actividad general.
Pero este criterio debe distinguirse tambien del que si-
guen las otras parcialidades constituidas. Cuando asi no
sucede, reinan en la esfera de la political el desconcierto y la
mas intolerable confusion, y los hombres que se hacen res-
ponsables de este profundo malestar no pueden obedecer, sin
duda, a otras miras que las personales, o a intereses particu-
lares y subalternos que envuelven aspiraciones peligrosas mal
disimuladas tras deslumbrantes apariencias.
Nosotros hemos visto aparecer un partido cuyas vagas
y contradictorias formulas parecian acercarlo a principios
en que fund este pais desventurado todas sus esperanzas de
reparaci6n y de prosperidad. Creian acaso los fundadores
de esa agrupaci6n que el buen sentido pliblico no descubriria
fAcilmente el verdadero objeto de una political contraria a
sus aspiraciones mas arraigadas, y confiaban, quizAs, en la
inexperiencia de nuestro pueblo, privado cuarenta afios ha
del ejercicio de sus derechos politicos. Grande ha sido no
obstante el desengaflo: las formulas que ofrecia a la ansiedad
del pais no han podido hallar eco en ninguna parte, porque
nuestro pueblo, en la hora critical que ha sonado para Cuba,
necesita que se le hable con un lenguaje muy franco: y en-
tonces han querido buscar adeptos utilizando como medios
favorites la desconfianza y la sospecha. Un nuevo desengafo
les di6 entonces la conciencia pfiblica, un desengaflo mayor
acaso que ninguin otro: el pais les ha demostrado que no
quiere ponerse al servicio de ninguin interns egoista, que ha
acallado la tumultuaria voz de las pasiones exacerbadas para
que s61o resuenen en este suelo, que con manos pr6digas cu-
bren ya de frutos sazonados la paz y la libertad, los acentos
severos de la raz6n y la entusiasta voz del patriotism.
Nuestro partido puede decir sin jactancia que apareci6
desde el primer moment en la arena political con un criterio








14 RAFAEL MONTORO

que reunia indudablemente todas las condiciones que hemos
expuesto. La parte political de nuestro program, en cuya
explicaci6n voy a ocuparme, llama desde luego la atenci6n
por el estreeho enlhce de sus luminosas formulas. Y consist
la orgAnica unidad que en ella se advierte, en que esa parte
de nuestro program muestra en ordenado desenvolvimiento
la idea liberal desde la esfera del individuo hasta la del
Estado, sin olvidar las personas juridicas intermedias, como
son el municipio, la provincia y, en determinados casos, la re-
gi6n, mirando siempre a las ordenadas relaciones que deben
existir centre todos los elements de la vida social, que en esto
consist realmente la paz lpiblica, y guardando oportuna
consideraci6n a las condiciones y necesidades hist6ricas, que
es lo que da a las soluciones de un partido el caricter prAc-
tico que por tantos y tanl justificados motives han menester,
Empieza por 1o tan'o e.a parte political consignando las
libertadcs necesarias, es decir, aquellos derechos sin cuyo
ordenado ejercicio es absolutamente impossible la existencia
de un pueblo libre, por(ue el primero de los elements que
han de intervenir un la obra incesante de su destiny, el in-
dividuo, carece de las condiciones indispensables que debe
reconocerle y garantizarle la ley.
Mas antes de entrar en la exposici6n del concept de es-
tas libertades, segu6n nosotros lo entendemos, same permitido
recorder como naci6 en Europa, pocos afios ha, esta luminosa
denominaci6n de libertcdes necesarias.
Un hombre ilustre entire los mis, un anciano venerable
que por espacio de cuar tnta afios habia venido tomando parte
active y principal en la preusa, en la Cdmara y en el gobier-
no de la Francia, un estadista que, despues de los servicios
que ha hecho a su pais en estos iltimos tiempos, se atrajo
para siempre las fervintes simpatias y la admiraci6n de
todos los liberals del mundo; M. Thiers, en fin, volvia a la
political durante el segundo imperio, despu6s de largos afios
de soledad y retraimiento, en que vivi6 consagrado a la aus-
tera investigaci6n de la historic, finico consuelo para su alma
desolada por las incomparables tristezas de lo present. Al
volver al Parlamento, teatro de sus antiguas glorias, a esa








DISCURSOS POLITICOS


tribune que habia ilustrado con su saber y su patriotism,
con su talent y con su poderosa elocuencia, echaba de menos
con ojos empaiados las libertades de otro tiempo, aquellos
viriles y sacrosantos derechos que leg6 la mis grande de las
revoluciones al pueblo a quien fu6 dado realizarla para bien
de todos los hombres y de todas las nacionalidades modernas;
y sinti6 que se ahogaba en aquella atm6sfera corrompida por
el despotismo military, 61 que aparecia con la cabeza encanecida
por los aflos y por asiduos trabajos ante sus conciudadanos,
siendo un texto vivo de libertad constitutional. El poder de
Napole6n III comenzaba entonces a vacilar, porque la estrella
de los hombres palidece al cabo y se extingue como nuestra
vida; pero la de los pueblos no se cuenta por afios, y, como
todos los fuertes, pueden ser prudentes y esperar con calma
la hora del desquite. Al emprender su nueva campafia, ad-
vierte M. Thiers que faltaban todos los medios hibiles para
que pudiera el pais manifestar su opinion y hacer triunfar
legalmente sr voluntad soberana; los reclama como legitimos
derechos que s61o violentamente han podido ser usurpados;
y previene al poder ptiblico que, si prefiere una vida robusta
y duradera a una existencia effmera e insegura, devuelva sin
vacilar al pueblo francs esas libertades que injustamente
habia confiscado, declarindolas el orador, con la grande auto-
ridad de su palabra y de sus servicios, necesarias para
Francia.
No lo eran s6lo, sefiores, para Francia: en nombre de ]a
igualdad y de la fraternidad de las naciones civilizadas pro-
clam6moslas necesarias para todos los pueblos.
La voz de M. Thiers no fu6 oida; hici6ronse tardias e
insuficientes concesiones, y cuando algunos afios mns tarde el
cafi6n prusiano rompia los cuadros de aquel antiguo ej6rcito
que habia sido admiraci6n del mundo y que la corrupci6n na-
pole6nica habia desmoralizado, el pueblo francs descubri6,
bajo el brillo aparente de las victorias de otro tiempo, la re-
pugnante calidad de su gobierno; verdadero sepulcro blan-
queado en que estuvieron a punto de hundirse para siempre
la grandeza, la libertad, el honor y la independencia de la
Francia.








16 RAFAEL MONTORO

Las libertades necesarias constituyen la condici6n pri-
mera del self-government, o sea del gobierno del pais por el
pais. Asi es que, como queria Thiers, deben incluirse bajo
aquella denominaci6n las prActicas political que aseguran a
las Camaras una preponderante y decisive influencia en ia
march de los negocios pfiblicos; prActicas a que los ingleses
con su gran sabiduria political ban logrado dar dos eficacisi-
mas garantias, que son la ley de presupuestos y el mutiny bill,
o ley military, votadas ambas anualmente, y mediante las cua-
les conceden o niegan las CAmaras a los gabinetes los mis in-
dispensables recursos para gobernar. Tambi6n debemos tener
muy en cuenta la extraordinaria importancia que correspon-
de en el sistema de las libertades necesarias a la independen-
cia del elector, pues cuando no estk debidamente garantiza-
da, cuando los gobiernos son bastante audaces y estin bastante
pervertidos para hollarla, o el elector es tan miserable que la
vende por torpes halagos o la abandon por incalificable co-
bardia, la vida political es una farsa repugnante y no vale la
pena de pensar en programs para enaltecerla. Pero ison o
no son realmente necesarias las libertades a que nos referi-
mos para el gobierno del pais por el pais, dentro de las con-
diciones constitucionales de cada uno? Yo me propongo de-
mostrar que lo son en efecto, y demostrarlo por medio de la
exposici6n de esas mismas libertades. Estudi6moslas, sefio-
res, por el mismo orden en que las consigna nuestro program.
La facultad de pensar lleva consigo indudablemente la
de emitir el pensamiento, y por tanto el derecho de expresar-
lo y difundirlo. El pensamiento puramente individual, sin
comunicaci6n alguna, encerrado temerosamente en el cere-
bro, es una mera abstracci6n que en vano ha querido conver-
tir violentamente en realidad la ferrea mano del despotismo.
En el orden politico, que es el que ahora nos ocupa, la opi-
ni6n se forma mediante el comercio de ideas que se establece
entire los ciudadanos. Necesitan ellos evidentemente ponerse
de acuerdo para constituir verdaderas fuerzas political; for-
mar lo que se llama opinion pliblica e influir activamente en
los negocios del pais; y s61o puede llevarse a cabo todo esto








DISCURSOS POLITICOS


por medio de la prensa, de las reuniones y del fecundo prin-
cipio de asociaci6n.
La prensa Ileva a todos los hogares, solicita y puntual,
la preocupaci6n political de cada dia, la noticia que alarma un
interns o lo tranquiliza, la aspiraci6n mal satisfecha que pug-
na por abrirse paso a traves de todos los obstAculos y por rea-
lizarse; las corrientes de ideas que fecundan los distintos
moments de la historic, el sentimiento de la solidaridad na-
cional manifestado en cada hora, sobre todo cuando se plan-
tean los problems temerosos que afectan a la independen-
cia o a la libertad, a la riqueza o a la prosperidad de los pue-
blos. Centinela avanzado del bien pfiblico, el peri6dico des-
pierta las conciencias dormidas y agita con suavidad o con
furor los corazones. En sus articulos y en sus noticias hall
el ciudadano amante del pais a que pertenece datos para
former un criterio que sea, en ocasiones, para la propia con-
ciencia, luminoso ideal del patriotism, o sublime pasi6n de
almas generosas.
Pero es impossible que la prensa pueda cumplir su glorio-
so destino cuando no es libre y vive agobiada bajo el peso de
absurdas restricciones. Si no es libre oc6mo planteark esos
problems, c6mo indicara esas corrientes. c6mo formarI la
opinion? Sera un instrument initial, cuando no funesto, por-
que privada de sus naturales medios e incapacitada para el
ejercicio de su misi6n, querrA allegarse favorecedores con
lectures acaso entretenidas, pero malsanas, o vivirk lingui-
damente, sin que el alma del pueblo pueda comunicarle el
calor y la noble inspiraci6n que necesita.
Yo no pretend por eso que la prensa, cuando realmente
delinca, viva bajo el amparo de una inconcebible impunidad.
No quiero que se la deje correr desesperada, como una bacan-
te, sembrando el odio y la consternaci6n, comprometiendo la
paz pfiblica, mancillando la honra de los ciudadanos, siendo,
en sociedades moralizadas y cultas, un escindalo permanent.
Pero no entiendo tampoco que, salvo los casos de excitar a la
rebeli6n o de descender a la injuria y a la calumnia, pueda con-
siderarse punible un escrito; y aun en esos concretos y de-
terminados casos, aspiro a que sean los tribunales los que se
2.-DISCUBSOS POLITICOS. T. I.









EAFAEL MONTORO


encarguen del castigo y a que sea la ley comfin el escudo in-
destructible del derecho esearnecido.
El hombre es un ser sociable. La naturaleza lo impulsa
incontrastablemente a vivir en sociedad, porque ninguna de
las facultades a que debe la soberania de la creaci6n podria
desenvolverse, ni aun ejercitarse, sin la comunicaci6n y el
reciproco concurso que son propios de la vida social. Mien-
tras mayor y mas elevada es su cultural lo vemos mas intima-
mente unido a sus semejantes, con quienes sostiene estrechas
y mfiltiples relaciones. En lo politico como en lo privado ne-
ccsita acudir a ellos para que aunados los comunes esfuerzos
y combinandose estos acertada y oportunamente, puedan al-
canzarse resultados de verdadera importancia en la sociedad
y en la historic. Por eso es trascendental v elevada en extremo
la importancia del dereccho de reunion en el orden politico.
F6rmanse y organizanse los partidos en reuniones, porque
mientras los pensamientos comunes a various hombres politi-
cos no se fecundan por el contact y se traducen en una ver-
dadera comunidn, nada es prietico ni asequible en la vida
piiblica. En esas reuniones se discuten los problems y, re-
sueltas las diferencias que no implican una radical oposici6n
de principios, se llega a un acuerdo indispensable para el
iriunfo de fundamentales soluciones y para el 6xito de los
trabajos electorales. Pero si nocivo y pernicioso es carecer
de! derecho de reunion, lo es easi tanto tenerlo injustamente
restringido. Falto entonces de espontaneidad y garantias su
ejercicio, fiado todo a la voluntad del que manda, en vez de
servir ese sacratisimo derecho para que lleguen al poder las
legitimas aspiraciones de los pueblos, es un arma inservible
o se convierte en un instrument mis de opresi6n.
No hay en la vida de las naciones muchos espectaculos
tan grandiosos y conmovedores como el que ofrecen las gran-
des reuniones political en los pueblos libres. Vedlas en In-
glaterra, sucedi6ndose con incomparable animaci6n y caracte-
res en realidad imponentes, siempre que una grave cuesti6n
political reclama el interns de los buenos patriots; ellas for-
man la opinion, detienen o impulsan a los gobiernos y a veces
los derriban, sin apartarse jams de la legalidad. Cuando la
escasez de cereales presentaba a aquella pr6spera naci6n,




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs