• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Half Title
 Front Matter
 Title Page
 Copyright
 Main
 Biografia
 Back Matter
 Volume 5, Num. 2
 Volume 5, Num. 3
 Biografia
 Back Matter






Title: Archivos del folklore cubano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074034/00005
 Material Information
Title: Archivos del folklore cubano
Physical Description: 5 v. : ill., plates. ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Ortiz, Fernando, 1881-1969 ( ed )
Sociedad del Folklore Cubano
Publisher: Cultural, S.A. etc.
Place of Publication: La Habana
Frequency: quarterly[1928-30]
irregular[ former 1924-27]
quarterly
regular
 Subjects
Subject: Folklore -- Periodicals   ( lcsh )
Folklore -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: v. 1-5, no. 3; enero 1924-julio/set. 1930.
Issuing Body: Published for the Sociedad del folklore cubano.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074034
Volume ID: VID00005
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000306372
oclc - 05725564
notis - ABT2988
lccn - 28010134

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Front Matter
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    Half Title
        Page 1
    Front Matter
        Page 2
    Title Page
        Page 3
    Copyright
        Page 4
    Main
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Biografia
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Back Matter
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Volume 5, Num. 2
        Section 2, page 91
        Section 2, page 92
        Section 2, page 93
        Section 2, page 94
        Section 2, page 95
        Section 2, page 96
        Section 2, page 97
        Section 2, page 98
        Section 2, page 99
        Section 2, page 100
        Section 2, page 101
        Section 2, page 102
        Section 2, page 103
        Section 2, page 104
        Section 2, page 105
        Section 2, page 106
        Section 2, page 107
        Section 2, page 108
        Section 2, page 109
        Section 2, page 110
        Section 2, page 111
        Section 2, page 112
        Section 2, page 113
        Section 2, page 114
        Section 2, page 115
        Section 2, page 116
        Section 2, page 117
        Section 2, page 118
        Section 2, page 119
        Section 2, page 120
        Section 2, page 121
        Section 2, page 122
        Section 2, page 123
        Section 2, page 124
        Section 2, page 125
        Section 2, page 126
        Section 2, page 127
        Section 2, page 128
        Section 2, page 129
        Section 2, page 130
        Section 2, page 131
        Section 2, page 132
        Section 2, page 133
        Section 2, page 134
        Section 2, page 135
        Section 2, page 136
        Section 2, page 137
        Section 2, page 138
        Section 2, page 139
        Section 2, page 140
        Section 2, page 141
        Section 2, page 142
        Section 2, page 143
        Section 2, page 144
        Section 2, page 145
        Section 2, page 146
        Section 2, page 147
        Section 2, page 148
        Section 2, page 149
        Section 2, page 150
        Section 2, page 151
        Section 2, page 152
        Section 2, page 153
        Section 2, page 154
        Section 2, page 155
        Section 2, page 156
        Section 2, page 157
        Section 2, page 158
        Section 2, page 159
        Section 2, page 160
        Section 2, page 161
        Section 2, page 162
        Section 2, page 163
        Section 2, page 164
        Section 2, page 165
        Section 2, page 166
        Section 2, page 167
        Section 2, page 168
        Section 2, page 169
        Section 2, page 170
        Section 2, page 171
        Section 2, page 172
        Section 2, page 173
        Section 2, page 174
        Section 2, page 175
        Section 2, page 176
        Section 2, page 177
        Section 2, page 178
        Section 2, page 179
        Section 2, page 180
        Section 2, page 181
        Section 2, page 182
        Section 2, page 183
        Section 2, page 184
        Section 2, page 185
        Section 2, page 186
        Section 2, page 187
        Section 2, page 188
        Section 2, page 189
        Section 2, page 190
        Section 2, page 191
        Section 2, page 192
        Section 2, page 193
        Section 2, page 196
        Section 2, page 197
        Section 2, page 198
        Section 2, page 199
        Section 2, page 200
    Volume 5, Num. 3
        Section 3, page 187
        Section 3, page 188
        Section 3, page 189
        Section 3, page 190
        Section 3, page 191
        Section 3, page 192
        Section 3, page 193
        Section 3, page 194
        Section 3, page 195
        Section 3, page 196
        Section 3, page 197
        Section 3, page 198
        Section 3, page 199
        Section 3, page 200
        Section 3, page 201
        Section 3, page 202
        Section 3, page 203
        Section 3, page 204
        Section 3, page 205
        Section 3, page 206
        Section 3, page 207
        Section 3, page 208
        Section 3, page 209
        Section 3, page 210
        Section 3, page 211
        Section 3, page 212
        Section 3, page 213
        Section 3, page 214
        Section 3, page 215
        Section 3, page 216
        Section 3, page 217
        Section 3, page 218
        Section 3, page 219
        Section 3, page 220
        Section 3, page 221
        Section 3, page 222
        Section 3, page 223
        Section 3, page 224
        Section 3, page 225
        Section 3, page 226
        Section 3, page 227
        Section 3, page 228
        Section 3, page 229
        Section 3, page 230
        Section 3, page 231
        Section 3, page 232
        Section 3, page 233
        Section 3, page 234
        Section 3, page 235
        Section 3, page 236
        Section 3, page 237
        Section 3, page 238
        Section 3, page 239
        Section 3, page 240
        Section 3, page 241
        Section 3, page 242
        Section 3, page 243
        Section 3, page 244
        Section 3, page 245
        Section 3, page 246
        Section 3, page 247
        Section 3, page 248
        Section 3, page 249
        Section 3, page 250
        Section 3, page 251
        Section 3, page 252
        Section 3, page 253
        Section 3, page 254
        Section 3, page 255
        Section 3, page 256
        Section 3, page 257
        Section 3, page 258
        Section 3, page 259
        Section 3, page 260
        Section 3, page 261
        Section 3, page 262
        Section 3, page 263
        Section 3, page 264
        Section 3, page 265
        Section 3, page 266
        Section 3, page 267
        Section 3, page 268
        Section 3, page 269
        Section 3, page 270
        Section 3, page 271
        Section 3, page 272
        Section 3, page 273
        Section 3, page 274
        Section 3, page 275
        Section 3, page 276
        Section 3, page 277
        Section 3, page 278
        Section 3, page 279
        Section 3, page 280
        Section 3, page 281
        Section 3, page 282
        Section 3, page 283
        Section 3, page 284
        Section 3, page 285
        Section 3, page 286
    Biografia
        Section 3, page 287
        Section 3, page 288
    Back Matter
        Section 3, page 289
        Section 3, page 290
        Section 3, page 291
        Section 3, page 292
        Section 3, page 293
        Section 3, page 294
Full Text













OiL

















VOL. 11






MANCIS

PONTA
A R
SAS VL

ENTOB

Los trw
GALLmRA,
COMAMiAi




Ks>;*
c. r r .sYr'V


dts, por
*. r.
V S


r


i 1 I:

r
?,
P -
r

4';




~



i-;; ".d
i ~3-
? 'i
C
r

"

~ria s~



I ;.j














SLOSARIO DE AFRONEGRISMOS

LIBRO DE LEXICOLOGIA. ETIMOLO(IA Y SEMANTICAl

per FERNANDO ORTIZ

El (;LOSARIO DE AFRONEGRISMOS .- i i . '. .-.
1 ,3 l l .3 .3'. i p1 t3 .3 i3 l r3l3:'. it 3 3 '1 33 ,l 3I.'t ',- 3 1'1. '3 1 3 3 I '. l

l. : I 1, 1 II: : IIII/3

Director de !a Real Acadmniia Enmiano'..




Profr'or (e !a Uii.;ve.r:i.lard.







1100 T1V 1





1 ,3 1 ..l \d
Dir 1tor 1l Tl I; iPit"3 PT C''-.3IO







*E'E ": ,.l ,1.P.1 r.L O ArTO D fs A 3iOY Er:F T.. F 7 .. v .1 r' .'



rrof"-or 1 '. :, DIeInid U-,-err3ity. F!oria.
'FI GLOSO RT7O DE A '"o nr. TTISMOs .- ; .- ,..,,., ... ,' "- .' ..... :,.
33 3 1. 3i n 3 333 33 r'' n.3 3

-itoriador Ofic:,. der F'urto Pici.

.,,, '3, 1 ., L .1. l, O.' ii E1T.t 3 ,S3 PTO DS'
*' 'NEGRI SMOS 0 -13:1 3 ;i ] l i i: '
''.333,4 :3.1, 33.334'll33'*3
.1'31l3 3'''T 3 33


Prof'.ora .' a ,. : A
'El CLOSARTO err 4:flr'rrpr n' T F
i 3 3 ''. '. 3 !





I' la

0 p''.11s de terx l


7, '1







P


P r. .,



p"\:il :p3cln.
r_ I E pa001 e.

RECIO: SS.0O

"Ceryan!ts"


Pedldos a Cu!tural, S. A., prop'elar!a de las Ilbrerias "La f '3dI'a Pcesia" y


I

1

















3LOSARIO DE AFRONEGRISMOS

(LIBRO DE LEXICOLOGIA, ETIMOLOGIA Y SEMANTICA)

por FERNANDO ORTIZ

"El GI.OSABIO DE APFONEGEISMOS es un riquisimo acopio de materials,
studiados con amplia informaci6n y con muy sugestivos puntos de vista. Trae una
avedad al studio hist6rico del idioma castellano y much interns tengo en que pron-
P se publiquen los studios con que el autor promete continuar esta excelente inicia-
6n que ahora da a luz."
Madrid.
R. MENENDEZ PIDAL.
Director de Ia Real Academia Espaflola.
"Es un libro precioso, muy important, interesante y muy Atil para los estu-
ios lingiuisticos."
Berlin.
MAX L. WANER,
Profesor de la Universaldad.
"Tendrd que rehacer various capitulos de mi libro que escribi en los primeros
meses del afio pasado. antes de conocer sus interesantes studios, pues el argument
Iincipal de mi studio es la ruesti6n puramente linftistica."
"Para el conocimiento del alma popular, el folklore, sus studios son grandio-
ps, una muestra de cuanto hay que estudiar, pues las sociedades producidas por Ia
kezcla de indios con los espafioles presentan temas muy parecidos que todavia no se
an tocado de ceresa en ninguna narte."
Santiago de Chile.
DR. ADOLFO LENZ,
Director del Instituto Pedagiglco.
"El GLOSABIO DE AITOND1GRISMOS es tan interesante por so filologa., etno-
raffas y erudici6n, que se lee. curioso y casi divertido, aprendiendo much. Estamos
Oos de tener todavia en Brasil un trabajo semejante. que deberia ya haber sido echo
or nosotros que tambign tuvimos inmigraci6n afrieans. Crea que lo digo con ad-
Oirai;An v envidia, en honor de Cuba y de Ortiz."
Rio de Janeiro.
APRANIO PEIXOTO.
President de Ia Academia Brastleira.
"I Qu trabajo el del GLOSARIO DE APRONEGOISMOS! Veo en su libro, mny
nportante, el cUidado meticuloso de on gran escolar. y, mejor ann. de nn grand eseolar
merieano. en el sentido mis amplio y correct de esta palabra."
Washington.
JAMES A. ROBERTSON.
Profesor de la Deland University, Florida.
"El GLOSARIO DR AFRONltERISMOS es una obra monumental. Supone una
&bor de henedictino. La hibliograffa es superior, eruditisima. Esa obra hour al
utor y al pueblo cubano."
CAYETANO COLL Y TOSTE.
Historlador Oficial de Puerto Rico.
"Ortis ha logrado trazar el origen africano de mulclns voeablop uspdot en COba v
us notas son altamente curiosas e interesantes. La bibliograffa del GLOSABIO D3
LTOREG RISMOS esti al dia, modern, mny complete y revela una muy diligente
Todos los cuidadosos studios de Ia vida de los negros en Cuba, debida al
sismo autor, son del mfis profundo interns."
Londres.
A. WERNER,
Profesora de Lenguas Africanas en Ia Univeraldad.
"El GLOSABIO DR APRONEGRISMOS constitute, en sn gdnero, una de las
ublicaciones mis importantes que conozco."
A. BONTLLA Y SAN MARTIN.
De la Real Academia Espaflola.
."Es admirable por el trabajo enorme de filoloo1a y sociologfa que ese monumental
Iseeionario significa, en el coal pasman la erudiei6n lingijlstica al Dar que las dotes
Ie observador cientfifico mas escrupuloso."
Madrid.
MIGUEL ASIN Y PALACIO9.
De Ia Real Academia BapKlola.
S, isMas de a to PRECIO: $5.

MlKs a ,tial, L W ., L I ePitb do Ito arfs "Ua aeidj Ftia" y "IgnggK"





r,'~ -- : .3. ; :











CUESTIONES ECONOMICS CUBANAS

DE ACTUALIDAD

Por el docor

JOSE ANTONIO TABOADELA


"El autor trata de problems cubanos y prescinde de disquisiciones doe-
trinales para proponer soluciones netamente cubanas. De la importancia de
estos studios da una idea el titulo de los principals capitulos del libro refe-
rentes al capital extranjero y modo de limitarlo, protecci6n a los obrerop,
sobreproducei6n azuearera, poblaci6n, jornalcs y subsistencias." Diario de la
Marina, articulo editorial.-
Precio del ejemplar..................................... $ 1.00




TRADICIONES, LEYENDAS Y

ANECDOTES ESPIRITUANAS

Por

MANUEL MARTINEZ MOLES
(Contribuci6n al Folklore).

El Senador D. Manuel Martinez Moles, profundo conocedor del alma
de su pueblo y de su tierra, ha reunido en dos volimenes, una series de le-
yendas y tradiciones, que son un fiel reflejo del desenvolvimiento de la vida
social en cuatro siglos de existencia.
El Folklore cubano, ha sido enriqueeido con estos dos nuevos voldmenes,
redactados con maestria, con elegancia de estilo y con la habilidad del euen-
tista, salpicando aqui y alli con una sitira fina y con la gracia propia de
los protagonistas, que representan el alma popular.
Precio de eada tomo a la ristica .................... $ 1.00

CULTURAL, S. A.
PROPIETARIA DE LAS LIBRERIAS
LA MODERN POESIA CERVANTES
OBISPO 135 GALIANO 62
APARTADO 605 APARTADO 1115
HABANA











LOS NEGROS BRUJOS
POR

FERNANDO ORTIZ

Con pr6logo de CESAR LOMBROSO

Volumen de 432 piginas y 48 grabados.

"Fuerte y sapiente contribuci6n a los studios de psieologia y so-
eiologia criminal." Paolo Mantegazza.
"Materiales asombrosamente ricos, recogidos con aplicaci6n y pers-
picacia de las mas meritorias. Valioso, ademas, por sus numerosas obser-
vaciones psicosociol6gicas que acompafian e ilustran constantemente la
exposici6n de los hechos." Max Nordan.
"Es un libro serio, profundo, inspirado por un m6todo cientifico
modern e ilustrado por una gran cultural "
"Una verdadera y complete monografia". Enrique Ferr.
"Es un libro que se lee sin sentir, o lo que es lo mismo, con verdadero
gusto. EstA heeho a conciencia, sin haber perdonado medio de informarse
bien. La observaci6n personal, el auxilio ajeno, el conocimiento de una co-
piosa literature concerniente a diversos asuntos direct o colateralmente
relacionados con el principal, todo ha sido aprovechado. La argumentaei6n
ademAs esta bien entretejida y ordenada, con interealaci6n y acompafia-
miento de muchas notables y agudas observaeiones psicol6gicas, religiosas,
antropol6gicas, criminol6gieas, etc. Se advierte bien que el autor tiene
temperament s6lido de un hombre de ciencia. A lo que conviene afadir
que describe muy suelta y literalmente."
Pedro Dorado Montero.
PRECIO: $1.00





Historia de la Arqueologia Indocubana
POe

FERNANDO ORTIZ

"Es un libro muy interesante y de utilidad real para los ameriea-
nistas e historiadores que quieran conocer el remote pasado de la Perla
de las Antillas."
B. Veran. (Paris).
"...Es una obra insigne, fundamental y profunda. Desgraciada-
mente no lleg6 a mis manos antes de escribir mi libro Die Wirtaein der
Tainischen- Kultur."
Sven Loven,
Profesor de Etnografia de 14 Universidad
de Gotemburgo, Sueeia.
108 paginas, con grabados,-1922.
Pedidos a CV.TURAL., & A.
propietaria de las librerias "LA MODERNA POBSIA" y "OEBYVANTW




-. -










"EL IRIS"

COMPANIA DE SEGUROS MUTUOS CONTRA INCENDIOS
FUNDADA EN LA HABANA EL ANO 1865

Esta Compafia anualmente devuelve a cada uno
de los asegurados, en efectivo, el sobrante de provision
que result de las operaciones del afio. En los 20 afios
filtim's (1909 a 1928) el promedio annual del dinero de-
vuelto a los asegurados ha sido de cerca del
48 POR 100
Las utilidades que otras Compafias destinan a di-
videndos de los accionistas, "EL IRIS", por ser MUTUA,
las devuelve a los asegurados. Las primas de la Com-
pafif' "EL IRIS" son las mas econ6micas, asegurando
fincas y establecimientos.
FONDO ESPECIAL DE RESERVE
SU IMPORTED, INVERTIDO EN LA HABANA, ASCIENDE A
81.416,859.83
IMPORTED DE LOS SEGUROS EXISTENTES:
$63.930,421.00
CAPITAL RESPONSIBLE EN CUBA:
$108.040,359.50
SINIESTROS PAGADOS HASTA EL ASO 1927:
$.930,679.24
Estos datos son la prueba mas convincente de los
beneficios efectivos, contantes y sonantes, que obtienen
los asegurados en la Compafiia de Seguros "EL IRIS."
OFICINAS:
En su Edifido propio, Empedrado No. 24
TELEFONO A-I294.-HABANA
ESTA COMPAFIA NO TIENE AGENTS






















ARCHIVES
DEL

FOLKLORE, CUBANO




VOL. V.













CONDICIONES DE LA PUBLICATION



Estos ARcnIvos se publicarin en fasciculos como el presen-
te, formando cada cuatro de 6stos un volume.

De todo libro o folleto folkl6rico que se remita a los ABcm-
vos se darn cuenta en su secei6n bibliogrifica.

No se devuelven ni retribuyen originales; pero los acHmvos
acogcrin con gratitud los trabajos, notas y apuntes sobre folk-
lore cubano, o relacionados con 6ste, publicandolos con o sin la
firm del autor o collector, como 6ste indique.




Toda la- correspondencia y el canje deben remitirse al

Sr. Director de
ARCHIVESS DEL FOLKLORE CUBANO"
Calle de San Ignacio, 40.-H-abana, Cuba.



La correspondencia administrative debe dirigirse a la easa
editor:

CULTURAL, S. A.
Pi y Margall, nuim. 135.-Habana. (Cuba).









ARCHIVES

DEL


FOLKLORE CUBANO

PUBLICADOS BAJO LOS AUSPICIdS DE LA
"SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO"
r

Director y Propietario:
FERNANDO ORTIZ


VOLUME QUINTO





LA HABANA
CULTURAL, S. A.
PI Y MARGALL, 135
1930


;


























PROPIEDAD INTELLECTUAL


Los articulos y notas originales que se publiquen en
estos ARcnivos, podrin reproducirse libremente en todo
o en parte, en diaries y revistas, pero consignando ex-
presamente su procedencia, o sea los ARCHIVOS DEL
FOLKLORE CUBAXO, salvo el caso en que al pie de cada
trahajo se hubiere expresado "dereehos reservados".










ARCHIVES
DEL

FOLKLORE CUBANO
PUBLICADOS BAJO LOS AUSPICIOS DE LA
SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO
Director: FERNANDO ORTIZ

Vol. V. La Habana, enero a marzo de 1930. Nfim. I.


ROMANCES DE PASSION

Por CAROLINA PONCET Y DE CARDENAS

Entre los romances conservados por tradici6n oral en Es-
pafia y en los paises hispano-aimericanos, figure una series rela-
tiva a la vida de Jesfis, formada hasta el present por un reduci-
do nfimero de trovas, pero llamada a crecer con nuevos e
interesantisimos hallazgos. No es aventurado suponer que la
mayor parte de los hechos de intense dramaticidad contenidos en
los Evangelios y en las leyendas ap6crifas sobre la historic de
Cristo, hayan sido narrados en romances por an6nimos juglares
y conservados por tradici6n oral durante muchas generaciones.
Si los pacientes colectores de trovas religiosas se redujeran a
hacer labor, no de critics que seleccionan, sino de folkloristas
de amplio y tolerante criterio, es probable que se llegara a for-
mar una euriosa version en romances de la vida del Redentor.
Baste recorder que hasta la fecha, sin haberse encaminado espe-
cialmente la investigaci6n en ese sentido, se han encontrado
versions, completes o fragmentarias, sobre el nacimiento de
Jesfis, el camino de Belin, la Crucifixi6n, la Magdalena, etc.
Como era de esperar, casi todas esas trovas abundan en deta-
lles inventados, cuando no son, en su totalidad, product de la
fantasia, pues nunea se content la imaginaci6n del pueblo eris-
tiano-ni en Espafia ni en otros paises de Europa- con la auste-
ra majestad de la tradici6n evangelica, sino que intent amplifi-
car la sobriedad de sus detalles colocando en plena luz personajes









6 ARCII1VOS DEL FOLKLORE CUBANO

que aparecen suavemente velados en el Evangelio, como la Vir-
gen Maria y San Juan; destacando en vigoroso relieve otros que
tom6 de leyendas ap6crifas, como la Ver6nica, Longinos o el
Judio Errante, y afiadiendo a veces tradiciones procedentes de
una literature muy posterior, como la del Santo Grial. -
La atm6sfera de serena grandeza, el contenido y profundo
sentimiento que anima el Evangelio, desaparecen en la literature
popular que se ha inspirado en sus asuntos, siendo frecuente-
mente substituidos por un tono de graciosa familiaridad, que no
excluye la devoci6n, sino la acerca a los humildes: la Virgen-
ioh exeelso Rafael!-- es una buena mama que tiende paiales
sobre las ramas del romero; San Jos6 talla una cunita para el
infante reeien nacido; San Joaquin recoge plants aromitieas
para remedies caseros y el Nifio, el divino Nifo, Ilora como uno
de nuestros rorros "por una manzana-que se le ha perdido",
sin que pueda consolarlo abuelita Santa Ana. En la literature
traditional de la Pasi6n se observa ademis la influencia ejer-
cida por las procesiones de Semana Santa, en las cuales se pa-
seaba por las calls, entire la multitud de fieles ataviados de ro-
meros y de penitentes, al Nazareno exangiie y desfallecido bajo
el peso de su enorme cruz; a la afligida Dolorosa con el eoraz6n
atravesado por siete pufiales; a la Magdalena, luciendo al aire
la esplendida cabellera de oro, a San Juan adolescent, sefia-
lando el camino del Calvario con un gesto de sus manos afila-
das: figures de intense realismo que daban-y dan ain a los
ojos del pueblo, en Sevilla, Milaga, Toledo y otras ciudades de
Espafia-cierto carActer de actualidad, si se quiere un poeo
pagana, al drama inmenso del G61gota, al que debemos el em-
blema de la cruz.
Los episodios del Evangelio relatives a la Pasi6n y a al-
gunos de los personajes que en ella figuran, parecen haber sido
los que mis cautivaron la imaginaci6n popular cristiana, y
ello se explica, no s6lo por la irresistible atracei6n de lo trAgieo,
sino tambi.n porque la Pasi6n y Crucifixi6n del Seiior resnel-
ven, dentro del Cristianismo, el problema de la redenei6n del
g6nero human. La Iglesia los divulg6 intensamente de mane-
ra plistica, por medio de via crucis en los temples y en los mn-
ros exteriores de las casas; de erucifijos de tamafio natural-que
levant6 en los campos; de representaciones religiosas antiquisi-





'. .




flY~' .-r. .--r- ..._





RoMANCES DE PASI6N, 7

mas, en que siempre fueron temas de toda predileeei6n. Los
romeros en sus peregrinaciones a Tierra Santa eantaban la Pa-
si6n de Cristo, y en algunos lugares-de Franeia, hasta el grito
de los serenos a media noche, recordaba la Pasi6n del Seiior:

"Gens qui dormez, rAveillez vous;
"Petits et grands, 6eoutez toas.
"Pensez une here ae la nmit
"A la Passion de J3su-Christ!"

La literature franeesa euenta con algunos viejos y extensos
poemas relatives a la Pasi6n, entire ellos uno del siglo x, eserito
en una mezela de lengua francesa y meridional y posiblemente,
segin Gast6n Paris (1), el mis antiguo trozo rimado sobre el
Evangelio. Otras pocas composiciones po6ticas con el mismo
asunto, y diversas traducciones de relatos ap6erifos de origen
greco-asiitico, prueban la existencia del tema en la Franeia me-
dieval. Las relaciones political y literarias que hubo entire eae
pais y Espafia, autorizan a suponer que los largos poemas de
Pasi6n no debieron scr extrafios a los espaiioles de los siglos. e-
dios. Pudieron llevarlos los innumerables romeros que visi-
taban el sepulero del ap6stol Santiago en Compostela, peregri-
grinaci6n tan corriente en Francia, que una frase muy repetida
afirmaba: tout va a Saint Jacques mort ou vif. Pero lo eierto
es que no se han eneontrado en Espafia antiguos poemas narra-
tivos sobre la Pasi6n, exceptuando "El Duelo que fizo la Vir-
gen Maria el dia de la Pasi6n de su Fijo", de Gonzalo de Ber-
ceo, especie de coloquio de movimiento lirico mny lento en el
que la Virgen, a instaneias de San Bernardo, le refiere los inei-
dentes de la pasi6n y las amarguras que durante ella sufri6 su
coraz6n maternal.
Como bien dice Menendez y Pelayo, "es un fen6meno toda-
via no explicado, pero innegable, que la inspiraei6n religiosa,
a lo menos en so forma direeta, falta casi del todo en nuestras
antiguas eanciones narratives" (2). En ninguna de las colee-
ciones impresas en Espafia en el siglo xvi, reeogiendo muebos ro-
mances que ya entonces se tenian por antiguos, aparecen trovaq

(1) Gast6n Paris. La Litt. Prane. au Moyen-Age. Paris, 18b8
cap. III.
(2) "Antologia de poetas lirieos eastelanos". Tomo X., pIg. I1.-







2,










ARCHIIVOS DEL FOLILO'iE cUBANo


viejas de Pasi6n. En consecuencia, tampoco !e imprimieron en la
"Primavera y Flor de Romances", de Wolf y Hofmann, ni en
el Ap&ndice con que MAenbndez y Pelayo enriqueci6 la edici6n
de aquel romancero, hecha bajo su sabia direcci6n. Tampoco
habia incluido muestra de ellas Durau en cl "Romancero Ge-
neral"-formado con criterio menos riguroso que los anterio-
res-si bicn pueden leerse alli romances eruditos de asunto bi-
blico, y vulgares sobre temas devotos.
No es possible disponer en Cuba de los pliegos sneltos ni
de las coleeciones de romances impresos antes y despuas de los
que pueden llamarse romanceros claisicos del siglo xvI; pero a
juzgar por las que tuve oportunidad de consultar en Espafia, y
por lo que deduzco de las indicaciones y versos que include Du-
rAn en su Romancero General (1) me inclino a pensar que du-
rante dicha centuria y la siguiente los poetas y colectores pre-
firieron para los romances de Pasi6n, cierto estilo contemplative
muy en relaci6n con el gusto del period literario en que flore-
ci6 la mistica en su mis quintesenciada forma, desdefiando la
elocuci6n narrative, el dialogo a frases cortas, la expresi6n viva,
scncilla y espontAnea que caracteriza a los romances populares.
Puede ya notarse ese estilo en el inico romance de Pasi6n que
incluy6 Sepilveda en su romancero impreso en Amberes en 1580,
dei que procede el fragmento siguiente:

En la alta vera cruz
csti pendiente el cordero
nuestro Dios y Redemptor,
nuestro bien, nuestro consuelo;
su sancto cuerpo precioso
de sangre todo cubierto,
el su diuino costado
con lanua lo tiene abierto,
el cuerpo descoyuntado
enclauado en el madero;
en la su sacra cabeqa,
corona de nuevo fuero,
las puas de la corona
passanle todo el cerebro, etc.


(1) Durin, Romancero General. Tomo I, Madrid, 1849. P&gi-
nas LXVII y siguientes.










ROMANCES DE PASI6N


Tienen analogo caricter los mis de los romances de Pasi6n
contenidos en el Vergel de Flores divinas, de L6pez de Ubeda;
en el Romancero Historiado, de Lucas Rodriguez, y en el Ro-
mancero Espiritual, de Valdivieso; asi como los numerosos com-
puestos sobre el mismo asunto por Lope de Vega y por otros in-
genios del Siglo de Oro; demostrando esas composiciones poste-
riores que el estilo contemplative se habia impuesto definitiva-
mente entire la gente de letras, para los romances de Pasi6n.
Pero al mismo tiempo que ]a corriente literaria llevaba ese
tema por los rumbos de la lirica pura, algunos poetas de cls
citados siglos, adaptandose a veces al espiritu del romance po-
pular, rehicieron a lo divino ciertos temas profanos. Esos re-
facimientos fueron muy del gusto del pueblo, que a veces lleg6
a incorporarlos al acervo traditional y a elaborarlos como cosa
propia. Hasta qu6 punto solia acertar en sus empefos un re-
fundidor de este genero, podra apreciarse en el siguiente "Ro-
mance contrahecho a aquel que dice: "Moriros quereis mi pa-
dre", obra de un poeta artistic del siglo xvi en el que se aplica a
a Magdalcna la factura de un romance viejo relative a doina
Trraca, hija del Rey don Fernando Primero de Castilla. No
s un romance popular, pero esta refrescado por un soplo de
lire puro procedente del viejo tema que le sirve de pauta:
Moriros quereis mi Dios, vuestro padre el alma os haya
mandastes las vuestras tierras a quien bien os agradara
al ladr6n distes la gloria, esta fu6 la primer manda,
y heredero le hezistes de vuestra gloria sagrada,
y a San Juan vuestro querido dexastes la madre sancta,
distes la vista a Longinos, ease que os di6 la Iannada,
y a mi porque soy muger no me eneomendastes nada.
El Senior buelue los ojos para conoscer quien habla,
y conoseido, responded con eara amorosa y mansa
antes que a su padre eterno ouiese entregado el alma:
-Calles, ealles, Magdalena y no digas tal palabra,
que allA en mi resurreci6n no te tengo yo olvidada,
que tu seras la primer que veras resuseitada
esta mi care sangrienta con la passion afeada,
toda transformada en gloria sobre toda orden humana.
Y para mAs gloria tuya seras alli eonfirmada
en la fe sancta y diuina como de mi tan amada,
que ansi como en los dolores has sido la apassionada,
en el gusto y alegria has de ser anentajada.
........... ............................ .............. .










10 ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO

Aunque no se tenga conocimiento director de ningin ro-
mance viejo del tipo de los tradicionales de Pasi6n, podemos
vislumbrar indicios de que los hubo en el siglo xvi, examinando
algunas colecciones compuestas en esa centuria por poetas artis-
ticos que trataron a veces de imitar en sus producciones el aire
y tono de los populares.
Asi por ejemplo, en el Vergel de Flores divinas, de Juan
L6pez de Ubeda (1) encontramos dos romances religiosos que
comienzan por ]a frase, aun hoy repetida en las trovas popula-
res de Viernes Santo, "por el rastro de la sangre", uno de los
cuales debe ser version literaria de algin romance de Pasi6n se-
mejante a los que en la actualidad se hallan tan divulgados en
los paises de habla espaiiola, y de los que se ofrecen abundantes
muestras en este ensayo (2). El estilo lirico y pausado de dicha
composici6n, y la semejanza de su tema con algunos de los que
equi se estudian, pueden apreciarse en el siguiente fragmento:

Por el rastro de la sangre
que Jesu Christo dejaua
va caninando su madre
quiebra cl coraqon miralla
las palabras que dezia
son de muger lastimada,
Ay hijo redemptor dulee
donde esta tu linda eara?
donde esta tu perfeeeion
y to virtud estremada?
y cuando mira la sangre
por el suelo derramada,
acreeienta los sospiros
con dolor y ansia estrafia
dizen que va con prisiones
y con soga a la garganta:
y como cicruo herido
que con aed va a buscar agua
va la virgen presurosa

(1) "Vergel de Flores Divinas eompuesto y recopilado por el Li-
eenciado loan L6pez de Vbeda, etc., "Nel qval se hallaran todas y qua-
lesquier composturas apropiadas para todas las fiestas del afo" etc.
AlcalA de Henares 1582. F 44 vuelto.
(2) Veanse m&s adelante las p.gs. 19, 20 y 21.










ROMANCES DE PASI6N 11

allf al Caluario do estaua,
mas no puede eaminar
que el Ilorar la desmayaua .. etc.


Tambidn en el Roman wro Historiado, de Lucas Rodriguez (1)
figure cierto romance artistic sobre Montesinos y Durandarte,
-heroes de la leyenda carlovingia en Espaila--que principia con
la misma expresi6n arriba citada. Aunque parezca sorpren-
dente, dichos paladines, Montesinos y Durandarte, ocupan en ]a
trova de Rodriguez las posiciones que en los romances de V.ier-
nes Santo correspondent a... la Virgen y a Nuestro Sefor!

Por el rastro de la sangre que Dnrandarte dexana 20
caminaua Montesinos por vna aspera montafia,
y a la hora que camina aun no era bien de mariana
las campanas de Paris toean la sefia del -alua,
eomo viene de la guerra trae las armas destrozadas
solo en la mano derecha lena un pedazo de langa

lleua la asta el Frances porque le sirua de vara,
para hacer andar la yegua que la lleunua cansada,
y como vido la yerua de tanta sangre manchada
saltos le da el coraton y sospeehas le da el alma
si la ha derramado alguno de los amigos de Francia,
confuso en esta sospecha camina hazia vna haya,
vido estar vn cauallero que parece que le llama,
no le conoce el FraneBs por much que lo miraua
porque le dan en los ojos las eintas de la zelada,
arrojose de la yegua y desarmole la eara,
eonoci6 al primo que quiso en la vida mas que al alma, etc.


Como quiera que el rehacer a lo divino los temas profanos
fu4 cosa corriente en los siglos xvi y xvi, pudiera suponerse a
primer vista, que los romances de Viernes Santo son los que se
derivan de alguno de los dos anteriores, y no 6stos de aqufllos.
Pero una lectura detenida de ambas trovas hace desechar la su-
posici6n. La eomposiei6n de L6pez de Ubeda, de estilo lacri-

(1) "Bomaneero Hystoriado con much variedad de glossas, y so
netos, y al fin una floresta pastoril y cartas pastoriles. Hecho y reco-
pilado por Lucas Bodriguez, eseripter de la Universidad de AlealA de
Henares", etc. 1584. ft 101 vuelto.




'-|
--_-










ARCIIIVOS DEL FOLKLORE CUBINO


moso y contemplative, en absolute desaeuerdo con el gusto po-
pular, carece de la plasticidad necesaria para original versio-
nes tradicionales. El romance de Lucas Rodriguez es uno de
los various que dicho autor compuso parafraseando, en estilo ar-
tistico, un romance viejo de Durandarte (1) muy conocido'en
el siglo xvi. La lentitud y prolijidad con que el buen Rodri-
guez agobi6 6ste y sus otros tres romances de Montesinos, puede
apreciarse advirtiendo que diluy6 en cuatro composiciones con
un total de casi cien versos, un episodio que los romances viejos
referian en treinta y cuatro, a lo sumo. Es muy dificil-imposi-
ble casi-que romance tan pobre de asunto y tan cargado de pa-
labreria sonora, haya sido jamis nicleo de composiciones tradi-
cionales. Las inicas expresiones populares que animan la can-
sada versificaci6n de Lucas Rodriguez estin contenidas en ese
grupo de cuatro versos, procedentes en mi opinion de una trova
de Viernes Santo, hoy desconocida en su forma antigua, pero
conservada en la traditional.
Y aun pudiera conjeturarse que el romance de Viernes
Santo era conocido en Espafia a principios del siglo xvi y que lo
recordaba Juan del Encina cuando en una de sus representacio-
nes hacia decir a un ermitafio que va en busca del Santo Se-
pulero:

Al lugar do le Ilevaron
el rastro nos llevari.
Que iba sangre corriendo,
muy cruelmente azotado
y de espinas coronado,
cien mil injuries sufriendo;
y gimiendo,
la cruz a cuestas cargado,
arrodillando y cayendo (2).

Fu6 el movimiento folkl6rico del siglo xix el que sae6 a flo-
te, extrayindolos de la memorial del pueblo, los primeros ro-
mances tradicionales de Pasi6n que se imprimieron. A Fernin
Caballero, a Menendez Pidal (don Juan) y a MilA y Fontarals,

(1) V. los rom. 181, 182 de la Primavera y 52, 53 del Ap6ndi-
dice I, Ant. eit., vol. 9.
(2) "Representaci6n a la muy bendita pasi6n y muerte de nuestro
precioso Bedentor", etc.









ROMANCEjs DE PASI6N


se deben los hallazgos iniciales, despues continuados con nuevos
aportes por diversos folkloristas modernos.


Los romances de Pasi6n, como tantos otros de diversos asun-
tos, llegaron a nuestra tierra procedentes de Espafia. Algunos
de ellos existen en Cuba dcsde hace much tiempo, pues los
recitaban mujeres ancianas del pais, que decian haberlos
aprendido en su lejana infancia. Tales romances, que pueden
considerarse como formando parte de nuestro folklore, son ge-
neralmente fragmentarios y de escaso merito; pero al lado de
kstos existen otros de reciente importaci6n, entire los que suelen
hallarse variantes mfs completes y valiosas que las de viejo
arraigo entire nosotros. Los que personalmente he recogido en
Cuba, pertenecen a los tres tipos siguientes:
Romances del presentimiento de la Pasi6n.
Romances de Jueves Santo.
Romances de Viernes Santo.


a) Romances del presentimiento de la Pasi6n.
Las trovas del presentimiento de la Pasi6n refieren las es-
cenas del Calvario, no como realizadas, sino como previstas o
contempladas mentalmente. Las dos que aqui se incluyen pro-
ceden de la Habana, y fueron publicadas en mi studio sobrc
El Romance en Cuba (1):

I
A las puertas de BelBn en la ciudad de Judea
estaba la Virgen para a la lumbre de una estrella.
-Qun haees ahi, Virgen pura, en hibitos de doncellaT
-Esperando a San Jos6, San Juan y la Magdalena.
Un hijo que yo tenia ila muerte que se le esperal
Ha de ser erucificado en una cruz de madera;
una corona de espinas le pondrAn en la cabeza.
Caminemos, caminemos hasta llegar al Calvario,
que por pronto que lleguemos ya lo habrdn crucificado.
Ya le clavaron los pies, ya le elavaron las manos,
ya le dieron la lanzada en su divino costado.

(1) "El Romance en Cuba". Habana 1914. Pggs. 104 y 105.









14 ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO

La sangre que derramara caeri en un eliz sagrado,
El hombre que la bebiera seri muy afortunado,
en esta vida sera rey y en la otra coronado.

II

La Virgen se esta peinando debajo de una palmer;
los eabellos son de oro, la cinta de primavera.
Por alli pas6 Jos6 diciendo de esta mantra:
--C6mo no canta la blanca, c6mo no canta la bella?
-iC6mo quieres que yo cante, si estoy en tierras ajenas?
Un hijo que yo tenia, mis blanco que una azueena,
me lo estain crucificando en una cruz de madera.
Ya le ponen la corona, ya le remaclan los clavos,
ya le dan una lanzada en su divino costado!

Los versos que propiamente correspondent a estas trovas,
estfn asonantados en e-a, y aparecen al principio de ellas; los
que las terminan, de asonancia en a-o, proceden del tema de
Viernes Santo. La misma mezela de ambos romances se obser-
va en una trova recogida en Burgos por Alonso Cortes (1).
Al final de nuestra trova I figuran various versos relatives
al Santo Grial, o vaso en que Jos6 de Arimatea recogi6 la san-
gre que manaba de las heridas del Redentor, y a leyendas de
formaci6n posterior-que el romance recuerda imperfeetamente
-alusivas al caballero que realizara la conquista del sagrado
recipient.
La trova II tiene relaci6n con una publicada por Am6s de
Escalante en su articulo "La Montafiesa" (2). En la nuestra,
la imagen de la Virgen Maria, suavemente esbozada entire to-
nalidades de oro, escarmenando sus eabellos bajo una palmer,
sugiere un cuadrito de Murillo en su estilo vaporoso. Los gra-
ciosos cumplidos con que la saluda San Jose, tienen todo el
aire de los requiebros empleados en los romances viejos.
En las Islas Azores se conserve una delicada composici6n
poetica en cuartetas sobre el presentimiento de la Pasi6n, publi-

(1) "Romances populares de Castilla", reeogidos por Nareiso Alon-
so A. CortCe. Valladolid, 1906. PAg. 123.
(2) "La Tertulia", Santander, 1876. Cit. e incluido por Mednadez
y Pelayo en la Ant. eit. voL 10, p&g. 216.










ROMANCES DE PASI6x 15

ada por Te6filo Braga, en la que se exponen las escenas del
,alvario como vistas en suefios por la Virgen y relatadas a
resfis:

Senhora Santa Maria
sen eabello de ouro fino!
Pregunton sen bento filho
-Se velava, se dormial

-Sonei esta noite um sonho,
mais valera nao sonhal-o:
que o men filho era morto
n'nna cruz ercnificado.

--Calae--vos, oh minha mae,
senhora Santa Maria!
Nio vaiera nao sonhar,
que isso verdade seria.

En Nuevo M6jieo se ha encontrado una version muy extra-
:ada del Suefio de la Virgen, que prueba la existeneia del tema
n el Romancero traditional espafol. Seria interesante que nues-
ros aficionados, especialmente los del interior de la Isla, inves-
igaran si se conserve tambi6n en nuestro folklore.

R) Romances de Jueves Santo.
Hace tiempo, consultando la publicaei6n literaria "Roma-
iia", encontr6 el siguiente romance de Jueves Santo, en lengua
;allega mezclada de otros elements, que habia sido recogido
)or F. A. Coelho en .Tuy en la frontera portuguesa:

Juebes Santo, Juebes Santo tres dias antes de Pascoa,
cuando o Bedemptor do mundo por seus disciplos xamaba;
xamaba por an e un, dons a dons se lie xuntaba,
depois que os tiia xuntos d'esta manera fallaba:
-Qual de vos, discipulos mios quer morir por mi mariana?
Miran unos para otros, niun lie volton palabra
senon San nan Bautista padricador da montaiia.
A roda da meia noite Xesu Christo eamiiaba;
levaba unha eruz a cuestas de madeira may pesada,
e'uma eorda a garganta d'onde Ul'os xudens puxaban,
eada puxon que fle daban Xesn Christo arrodillaba.
Xegou ao monte Calvario; tres Marias a xorar,
unha era Madalena otra era sun irmana,

-.










ARCIIIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


otra era Virgen pura que mais passion le daba;
una Ilimpaball'os pes; otra llimpaball'a cara,
otra recogia o sangre que Xesu Christo derrama.
O sangre que lie enia caia en cal sagrado,
ome que o bebiese sera benaventurado:
n 'este mundo serA rei, no otro santo coronado.

Quen esta oraci6n dicera
todos os vernes do anno
gafiaba un canto no eielo.
Quen a sabe non a di
quen a oye no a deprende
dia do noso xiuzo
beras que conto nos ten.

'La lectura de la anterior composici6n me hizo presumir la
existencia de versions espafiolas sobre el mismo asunto. Las
investigaciones que realize en ese sentido se vieron recompensa-
das con el hallazgo de dos trovas muy completes, procedentes de
Orenie (una de Laza y otra de Ventas de la Barrera) que
me fueron dictadas en la IIabana por mujeres de dichos pue-
blos, y que tengo por inuditas.


I
(Versi6n de Laza)

Jueves Santo, Jucves Santo, tres dias antes de Pascua,
cuando Sefor Jesucristo a sus discipulos llama;
los Ilamaba uno a uno y dos a dos los juntaba,
desde que los via juntos desta manera les habla:
--Cuil de mis discipulos es el que moriri por mi mafiana,-
Miran unos para otros, ningfin respuesta le daba;
no siendo San Juan Bautista, predicador de montafla:
-Yo morir6, Padre mio, antes hoy que no mafiana.
-Esa palabra, San Juan, no esta bicn determinada,
que tu muerte con la mia no puede ser comparada-
Alld por la alta noche Jesucristo caminaba,
doscalcito por la nieve y desnudo por la helada,
con una cruz a ciiestas de madera muy pesada,
y una corona de espinas que su cabeza traspasa.
Quien esta oraci6n dijere todos los viernes del afio,
sacarT un alma de pena y la suya de gran peeado;
quien la sabe y no la dice, quien la oye y no la aprende,
verA en el gran juicio lo que a todos les conviene.










ROMANCES DE PASI6N


II
(Versi6n de Ventas de la Barrera)
Jucves Santo, Jueves Santo, trees dias antes de Pascna
cuando el Redentor del mundo a sus diseipulos habla;
Ilamaba uno por uno, par y par se los juntaba,
desde que los viera juntos de esta manera les habla:
--CuAl de vosotros, discipulos, morirA por mi mafianaf-
Miran unos para otros y a todos tiembla la barba,
el que barba no tcnia la color se le mudaba;
si no fuera Juan Bautista que "perdica" en la montaiia:
-Yo morir6, gran Sefor, antes, antes hoy que no mafiana.
-Esa respuesta, San Juan, para mi no fua bien dada,
que tu muerte por la mia, la mia no es perdonada.-
Alli por la alta noehe Jesueristo eaminaba
con una cruz a ciicstas de madera muy pesada;
descalzo va por la nieve, desnudo por la helada,
pisando eseambr6n y silva y todo lo que encontraba.
All en el monte Calvario tres mujeres lo lloraban,
Una era Magdalena, otra Marta su hermana,
y otra la Virgen Maria, la que mis pasi6n Ilevaba.

Los romances de Jueves Santo tienen verdadera inspira-'
ei6n popular, que se revela en la viveza de su lenguaje, formado
por oraciones breves y expresivas, en su dialogo sintetico y has-
ta en las graciosas inexactitudes en que incurren al sustituir
dos personajes sagrados, San Juan Evangelista y Maria Cleofas,
por otros dos, predilectos del pueblo, que los ha mezelado en
varias curiosas supersticiones y consejas: San Juan Bautista y
Santa Marta. En estas dos iltimas trovas, aun mAs que en la
gallega, son de notar la gracia eandorosa de algunas imigenes,
y el rApido esbozo descriptive que revela el medio agreste de su
procedencia: campos cubiertos de nieve; heladas charcas; espi-
nosas malezas.
Los primeros versos, tan apropiadamente aplicados al tema,
no son invenei6n del an6nimo juglar que di6 forma a la leyenda,
sino proceden del romance fronterizo de don Alonso de Aguiar,
caballero del sequito del Rey Cat6lico en la guerra de Granada.
Existen dos variantes del mismo, impresas en el siglo xvi, de
una de las cuales tomo el siguiente fragmento que comprueba
la imitaci6n:










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Estando el Rey Don Fernando en conquista de Granada,
donde estan duques y condes y otros scores de salva,
con valientes capitanes de la nobleza de Espaia,
desque la hubo ganado a sus capitanes llama.
Cuando los tuviera juntos de esta mancra les habla:
-Cuil de vosotros, amigos, irA a la sierra mariana
a poner el mi pend6n encima del AlpujarraT-
Miribanse unos a otros, y ninguno el si le daba,
que la ida es peligrosa y dudosa la tornada,
y con el temor que tienen a todos tiembla la barba,
si no fuera don Alonso que de Aguiar se Ilamaba.
Levant6se en pie ante el rey, de esta manera le habla:
-Aquesta empresa, Sefior, para mi estaba guardada,
que mi sefiora la reina ya me la tiene mandada... etc.

SY por quA, dira en este caso el lector, no suponer una re-
fundici6n a la inversa, o sea, que el tema religioso haya servido
de modelo al profano? A poco que se observe el romance de
Jueves Santo se advertira que sus filtimas lines no desarrollan
la idea iniciada en la primer parte. En eambio, en el romance
del caballero de Aguiar-que aqui no se include complete de-
bido a su extensi6n-todo el resto de la narraci6n desenvuelve
la idea initial, pues refiere las hazaiias realizadas por el valeroso
caudillo y la muerte que recibe al tratar de cumplir la empresa
que le encomendara "su sefiora la reina".
Sospecho la existencia de una trova de Jueves Santo en la
que se desarrolle el diAlogo entire Jesfis y San Pedro-en vez
del Bautista,-terminando con la negaci6n que hizo aquel ap6s-
tol de su Divino Maestro, tan recordada en consejas y cantares.

c) Romances de Viernes Santo.

Los romances de Viernes Santo parecen estar mas divul-
gados que los del Jueves, habiendose publicado diversas trovas
procedentes de Burgos, Zamora, Andalucia, etc. Vinieron a
Am6rica, posiblemente traidos por los frailes de las misiones
cristianas, y se ban recogido trovas completes o fragmentarias
en Cuba, Mejico, Chile, territorio de Nuevo Mejico, etc.
Todas ellas desarrollan, poco mfs o menos, la siguiente es-
cena (de la que faltan detalles en las trovas mal conservadas):
La Virgen march por un camino, que frecuentemente se
indica con la frase "Por el rastro de la sangre-que Jesacristo







.;:_ : .. ..









ROMANCES DE PASI& 19

derrama"... y pregunta por sa Divino Hijo a un personaje,
que es ya San Juan, ya la Ver6nica, ya un caballero armado, en
el que se nota la influencia del centurion romano de las proce-
siones de Semana Santa. Resp6ndele con una patitica descrip-
ei6n de Cristo con la cruz a -cnestas, al oir la cual la Virgen
pierde el sentido. Es confortada por su interlocutor y siguen
camino del Calvario, donde presencian la Crucifixi6n. Una de
las trovas que mis adelante se trascriben, terminal con el Ilan-
to de Maria.
Desde el punto de vista de la rima, pueden dividirse en dos
grupos, segun que en sus versos la asonancia sea en a-o, o en a-a.
Las mis completes que he encontrado en Cuba pertenecen al pri-
mer grupo, y fueron publicadas con algunos fragments mis, de
igual asunto, en mi studio sobre El Romance en Cuba. La
que sigue me fu6 recitada por una anciana mulata, que habia
nacido en tiempos de la esclavitud:
I
Por las called de Jerusalen va la Virgen preguntando
que si han visto pasar a Jesueristo ua amado.
--Si sefiora, yo lo vi; hay ratico que ha pasado
con una cruz en los hombros y una eadena arrastrando,
y me pidi6 que le diera un patio de mi tocado
para limpiarse su rostro que lo Ileva ensangrentado.
-Caminemos, eaminemos, hasta llegar al Calvario,
que por pronto que Ileguemos ya lo habran crucificado.
Ya le ponen la corona, ya le elavan los trees clavos,
ya le dan una lanzada en so divino costado.
El que esta oraei6n dijera todos los viernes del aio
saea un anima de pena y la suya de pecado,
Quien la sabe y no la dice, quien la oye y no la aprende
el dia de juicio sabra lo que esta oraci6n contiene.

El romance de Viernes Santo se conserve tambi6n en Astu-
ias, de donde procede la siguiente trova, que me fu6 comunica-
a por una joven nacida en Salas, cerca de Oviedo:


Jesucristo se ha perdido, ao madre lo anda buseando,
y en el medio del eamino dos mujeres ha encontrado.
Y a nna dijo:-iViste por aqui al Hijo de Dios amadol
--8, senior, bien lo vimos, por aqi -ha pasado,







j










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


con una eruz en los hombros y una eadena arrastrando;
las palabras que nos dijo fucron "pa" pedir un pafio,
para limpiar su rostro que lo lleva(ba) muy sudado,
de judios y ladrones que lo iban atormentando.
La Virgen que tal oy6 'nel suelo se ha desmayado,
San Juan y la Magdalena bien pronto la recordaron:
-Caminemos, Virgen pura, caminemos al Calvario,
-Por aprisa que Ileguemos, ya lo habran erucifieado.
Ya le han puesto las espinas y han remachado los elavos.
El que esta oraci6n dijere todos los viernes dcl aiio,
sacaria un Annima de pena y la suya de pecado.
el que la sabe y no la dice, el que la oye y no la aprende,
el dia de manda-juicio verA lo que en ello pierde.

La variante que a continuaci6n se inserta, aunque recogida
en la Habana, pertenece al folklore de Entre Peiias (Zamora) y
me fu6 dietada por una joven sirvienta castellana, con otros ro-
mances tradicionales que publiqu6 en mi "Romancerillo de Entre
Pefias y Villar de los Pisones" (1). Hay en sus versos aliento
popular, entire frases liricas de factura literaria reciente, no des-
provistas de candorosa emotividad, muy de acuerdo con el sen-
tir de los humildes:
III

Por el rastro de la sangre que Cristo nos ha dejado
eamina la Virgen pura en busca de su Ilijo amado.
Eneontr6se un caballero de ricas arnias armado,
le pregunta si habia visto a su Hijo lindo, amado:
-Si le he visto, yo lo he visto y a lo menos le he hablado.
Las sefias que le daria eran de pedir un panio
para limpliar el su rostro que lo llevaba sudado
de Ilevar la Cruz a cuestas desde la Iglesia al Calvario.
De judios y judias iba bien acompaiado;
unos lo iban escupiendo y otros lo iban csgarriando,
y cl rnas chiquitico de ellos bofetadas Ic iba dando.
La Virgen desq'esto oy6 'nel suelo sc ha desmayado,
San Juan y la Magdalena aprisa la han levantado.
-Aprisa, aprisa, Sefora, para llegar al Calvario.
-Por aprisa que lleguemos ya lo habrin erueificado!-
Ya le ponen las espinas, ya le remachan los elavos,
ya levantan el madero donde lo han crucificado.
-Ay mi hijo! Ay mi hijo! jAy mi hijo bien amado!

(1) :"Revue Hispanique" tomo LVII, Paris 1923. Reimpreso en la
Habana en los "Arebivos del Folklore Cubano" en 1928.










ROMAN-CES DE PASI6N


jDejadme besar los pies, pues que la boea no alcanzo!
Madres que criais hijos, ayudadme a llorarlo,
y las que no los tennis no sab6is de tanto malo.

Fernfn Caballero public una trova muy complete del ro-
mance de Viernes Santo (1), posiblemente retocada con bastante
sentimiento de la poesia popular. La relaci6n que con ella tie-
non las variantes cubana y asturiana, salta a la vista:

Viernes Santo muy de dia sali6 Jesfs al Calvario
vestido de Nazareno, de espinas va coronado
y llcva la cruz a cnestas para ser erncifieado.
Por el rastro de la sangre que el Sefor ha derramado
iba la Virgen Maria buscando a su hijo amado.
San Juan y la Magdalena la iban acompaiando.
Por el eamino que iba una mujer ha eneontrado.
--Iu9 haces aqui, mujer, que haces aqui Ilorando?
-Me habrias visto pasar a mi hijo muy amado?-
-Si, Sefiora, que lo he visto, ratito ha que ha pasado,
con una cruz en sus hombros y una cadena arrastrando,
una corona de espinas y sn cuerpo ensangrentado.
me ha pedido que le diera un pafio de mi tocado
para limpiarse su rostro que lo Ileva muy sudado;
tries dobleces tenia el paio, tres figures han quedado.
La Virgen, cuando oy6 esto, de pena se ha desmayado,
San Juan y la Magdalena al punto la levantaron:
-Vamos, vamos, mi Seiora, para llegar al Calvario,
que por pronto que leguemos lo estaran crucificando.
Suenan tropetas y eajas y relinehos de caballos.
Ya le ponen la corona, ya le remachan los clavos,
y ya levantan la cruz donde lo han erucificado.
Dijo que tenia sed; hiel y vinagre le han dado.
-Seiora, mirad, Sefora, ya muri6 vuestro hijo amado,
ya le hincan la lanzada en so divino costado.
Ya vienen las trees Marias eon tres elices dorados.
Ya vienen los pajaritos
a quitarle los elavitos,
ya vienen las golondrinas
a quitarle las espinas,
ya legan los gorriones
a quitarle los cordones,
y ya la Virgen Maria
va a recibir en aus brazos
muerto al hijo de an vida.


(1) Fernin Caballero "Obras Completas",


vol XVI, Pfig, 39. VITLI









22 ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO

Los nueve versitos finales que rompen graciosa e inespe-
radamente la rima alterna propia de estas composiciones, son
elements ajenos a la leyenda.
Las mis completes trovas de Jueves Santo asonantadas en
a-a proceden de Nuevo MIjico, y fueron publicadas por el se-
fior Aurelio Espinosa (1) a quien tan interesantes deseubri-
mientos se deben sobre el folklore de dicha region. Segiin re-
ficre, tales romances forman part de las ceremonies de una
sociedad de flagelantes que aun existe en Nuevo M6jico y Co-
lorado, (los Hermanos Penitentes), cuyos cofrades los cantaban
hace afios, en uni6n del pueblo, durante las procesiones de Sema-
na Santa. En las dos trovas que transcribe Espinosa en su
Addenda al Romancero Nuevo Mejicmao, figuran versos que tam-
bien aparecen con ligeras diferencias, en el romance de Mon-
tesinos de Lucas Rodriguez (2), de lo que se puede inferir que
el romance religioso que sirvi6 de pauta a este poeta, era de
factura aniloga al que se ha conservado en el citado territorio,
que fu6 posesi6n espafiola durante mis de dos siglos. Dice asi
una de las trovas de Nuevo M6jieo:

Por el rastro de la sangre que Jesueristo derrama
camina la Virgen pura en una fresca mafiana.
como era tan de mafiana a la hora que eaminaba,
las eampanas de BelCn todas tocaban el alba.
Se encontr6 con Juan Bautista, de esta manera le hablaba;
-&No ha pasado per aqui el hijo de mis entrafias?
-Por aquf pas6, sefiora, antes que el gallo cantara;
eineo mil azotes llevaba en sup sagradas espaldas,
tres elavos lleva en sus manes con que ha de ser elavado,
y una corona de espinas eon que habia de ser coronado:
un madero muy pesado en sus hombros lo Ilevaba;
el peso que rendia que caia y se levantaba;
una soga a la garganta que era una pena doblada.
Cada estir6n que le daban mi Jes6s se arrodillaba.
Luego que oy6 esto la Virgen, Inego eay6 desmayada
San Juan, como buen sobrino, luego eorri6 a levantarla.
-LevAntate, tia mia, que no es tiempo de tardanza,
que el tormento de Jesis es libertad de las almas.

(1) "Revue Hispanique". Vol. XL, aio 1917. Pags. 214 y sigtes.
(2) VWase la pig. 11 de este trabajo.









ROMANCES DE PASI6N 23

Al final se inserta una formula analoga a la que figure
en las trovas cubana y asturiana incluidas en este trabajo.

Los romances de Viernes Santo son versions espaiolas
de una leyenda popular sobre el camino del Calvario-muy di-
vulgada en la Europa meridional-de la que se ban recogido
trovas provenzales y numerosas italianas de Monferrato, Ve-
necia, Lucca, Siena, las Marcas, Trieste, Napoles, Sicilia, etc. La
antigiiedad de la leyenda en Italia esta reconocida por un folk-
lorista de la talla de Pitrt, quien consider algunas de las ver-
siones sicilianas como resto de los cantos que los peregrinos
repetian en Tierra Santa, o fragments de viejas representa-
ciones sagradas. Este iltimo origen les atribuye G. Giannini,
reforzando la opinion con la advertencia de que en todas las
representaciones sagradas que conoce, de los siglos xm, xiv
y xv, aparece San Juan acompafiando a la Virgen en la busea
del Seiior.
La analogia de las canciones provenzales e italianas con las
espafolas, se hace patente en los fragments que doy a conti-
nuaci6n. En los dos primeros, San Juan es el interlocutor de
la Virgen; en el iltimo lo es la Ver6nica:

(Versi6n de Provenza)
La Viergi s'en vai per lea champs,
long doou camin trovo Sant Jean:
-0 Jean! 6 lon miou nebon,
auriatz ren vist Nouestre Seignour
---ifet! l'ai visit lon bouen Jesus,
Viergi, lon ouneisseriatz plus..
L'a tant battut, tan flagellat,
Viergi, lou eouneisseratz pas.

(Versi6n de Lueea)
Maria stava in easa e nan sapeva
il sno earo fligliouolo du areav.
Maria ei mosse per andallo a cercare.
8eontrA Giovanni ehe a-1-lei ne veniva.
-Dirmi, Giovanni ehe sei earo e-b-buono;
L'avresti visto 1 mio earo figlinolo?
-81, si, Maria eh& io I'o veduto,
in mano de'-laadron tutto battuto, ,


~~Ysib~~~;i~anra~i~a~:r~b~slLij;;rd~










ARCIIVOS DEL FOLKLORE CLBANO


tutto battuto e tutto fragellato,
con (una) corona di spine (l'avevano) incoronato.
Maria si misse per via,
e colle lagrime copria tutta la via... etc.

(Version de Siena)
-Dove vai, Madre Maria,
sola, spla per quest via?
-Vo cercando 1 mi' figliolo:
E tre giorni ehe 'un lo trovo.
-Lo trovai da piedi al monte
colle man legate e giunte:
sulla spalla la croce area;
la portava e non la potea:
sangue rosso lo versava,
la Madonna 'ascingava,
1'asciugava con gran dolore...
Oggi 6 morto il Redentore!


Chi la dice e chi la canta,
Dio gli made una gloria santa!
Chi dirk tre volte quest
acquisterh quanto una mesa.


(Version de Sicilia)
Quannu la Santa Matri eaminava
lu duci figghiu so' eireannn jia,
lu sangu santu la via cci 'mparava,
ca pri li strati spargiutu 1'avia,
un poeu arrassu la trumma sunava,
Maria appressu la trumma si nni jia,
ha sountratu 'na donna pri la strata,
idd'era la Vironica chiamata.

Maria si vota affritta e scunsulata:
-Tu, donna, hai vistu a me' figghiu passari,
vistutu cu 'na vesta lavurata,
beddu ca nuddu eei po' assimigghiari?
-lo unu nn'haju vistu pri la strata,
unu 'nchiajatu nni vosi 'ncuntrari:
Ia facci cu stu vela ce' satujatu,
e lu so visu m'arrist6 stampatu...






&<.








ROMANCES DE PASI6N


Es convenient recorder que los Evangelios aceptados por
la Iglesia refieren muy sint6ticamente el camino del Calvario(1)
y que no dan cuenta de dialogo alguno sostenido en ese tra-
yecto entire San Juan y la Virgen, ni entire esta iltima y la
Veronica, personaje no mencionado en los sagrados textos, sino
procedente de leyendas ap6crifas cristianas. Todas esas can-
ciones se apartan, pues, del texto evang6lico precisamente en lo
que tienen de comfin entire si, y tal similitud en los elements
agregados, parece indicar que exista entire ellas alguna relaci6n
de procedencia.
En vista de la antigiedad concedida a algunas de las
numerosas composiciones italianas por especialistas en la mate-
ria, y teniendo en cuenta su innegable semejanza con nuestros
romances, puede conjeturarse que fuera Italia la region que
transmiti6 a Espafia la leyenda del camino de la cruz. El paso
pudo efectuarse por Sicilia, o mejor afn por NApoles hacia las
6pocas en que los monarcas de Arag6n lo fueron t:,mbi6n de
esos reinos, y en que, como consecuencia, se estrecharon tanto
sus relaciones political y literarias con las monarquias espa-
iolas.
En efecto, en el siglo xrv eran tan numerosos los espa-
ioles establecidos en NApoles, que dos calls de dicha ciudad
omaron los nombres de calle Catalana y calle de los Arago-
eses; en el siglo siguiente, durante el reinado de Alfonso V de
rag6n, la inmigracion espanola fu6 mis important ain:
>relados, profesores, sefiores de la nobleza, se establecieron en
Iapoles, sigui6ndoles muchos empleados, comerciantes y arte-
anos; asimismo muchos nobles y plebeyos italianos figuraron
espu6s en el ejercito de los reyes cat6licos, y various politicos
magistrados italianos tomaron asiento en su consejo (2).
Resultado de ese intercambio social fu6 la mutua influencia
ngiiistica y literaria que se revela en los hispanismos de una
arte de la literature napolitana del siglo xv, y en los italia-
ismos en que incurren various poetas castellanos de la corte

(1) San Mateo, XXVII, 31 y sigtes.; San Mareos, XV, 20 y sigtes.;
an Lucas, XXIII, 26 y sigtes.; San Juan, XIX, 16 y sites.
(2) Benedetto Croce. "La Spagna nella vita italiana", etc. Bari,
17, caps. I, II, III y IV.









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


de Alfonso V. Porque este rey-que hablaba mis el castella-
no que el catalin, pues se habia educado en la corte de Enri-
que III-atrajo a Nipoles numerosos poetas de Castilla, entire
los cuales, si abundaban los cortesanos, como Carvajales, no
faltaron los populares, como acaso Juan Poeta o de Valladolid
(1), lesserr Zohanne, poeta vulgare spagnolo, como lo desig-
naba el Marques Luis Gonzaga), tachado por cierto de juglar
de arte de ciego y regaton de fazailas ajenas por su implacable
enemigo Ant6n Montoro (2).
Es pues, muy possible que leyenda tan extendida en Italia
como la que vengo estudiando, fuera llevada a Espaia, ya por
los espafioles que regresaron a su patria a la muerte de Al-
fonso V, ya por algiin versificador gir6vago de NApoles o Si-
cilia en sus recorridos por Espafia, bien por un juglar espafiol
de la cuerda de Juan de Valladolid, adaptindosela al metro
castellano popular por excelencia.
Y hay que tener en cuenta que los romances eran muy
apreciados en la corte aragonesa por aquellos tiempos, como
lo prueba el heeho de que el mejor de los poetas del Cancionero
de Stfiiiga, el citado Carvajales, escribiese uno dedicado a la
atribulada consorte de Alfonso V dofia Maria de Arag6n-que
es de los mas autiguos que se conocen de trovador y feeha com-
probada-en el que se deja sentir de cuando en cuando el eco
de viejos romances espafioles (3).



Como antes se dijo, durante los Siglos XVI y XVII se
compusieron algunas trovas religiosas imitando, total o pareial-
mente, viejos romances profanos. Entre los aplicados a la Pa-
si6n, figure el del caballero Fernan d'Arias, muerto en el sitio
de Zamora, que comienza:

(1) Croee, op. eit.--Juan Poeta viajaba por Italia en 1458, diei6n-
dose criado y-servidor del rey Ferrante de NApoles, lo que haee suponer so
estancia en el reino en tiempos de Alfonso V, muerto ese mismo afio. C. P
(2) Ram6n Men6ndez Pidal. "Poesia juglaresea y jnglares". Mn-
drid, 1924. Pig. 423.
(3) Men6ndez y Pelayo. "Tratado de los Romances Viejos", vo-
lumen 11, Madrid, 1906, pig. 282.









ROMANCES DE PASI6N 27

Por aquel postigo viejo que nunea fuera cerrado,
vi venir pcnd6n bermejo con treseientos de a eaballo,
en medio de los trescientos viene un monument armado,
y en medio del monument viene un euerpo de un finado...

Un romance religioso que se recitaba en Cuba hace aiios,
principiaba de manera semejante al anterior:

Por aquel postigo abierto y que nunea fu6 cerrado,
por alli pae6 la Virgen vestidita de encarnado,
el vestido que levaba todito estaba manehado
que lo manch6 Jesueristo con sangre de so costado...

Como vemos, el pend6n bermejo estA sustituido por la Vir-
gen vestida de rojo, y posiblemente en el resto de la trova-que
no he podido completar a pesar de mis pesquisas-apareceria
un santo entierro sustituyendo el monument armado del gue-
rrero.
Tambien se aplic6 al tema de Pasi6n el bonito romance del
Conde Arnaldos, que principia:

iQuien hubiese tal ventura sobre las aguas del mar
como hubo el Conde Arnaldos la maiana de San Juan!

El Sr. Ram6n Menendez Pidal di6 a conocer, en el intere-
sante studio con que inici6 la investigaci6n critical del roman-
cero hispano americano (1), dos romances-uno chileno y otro
segoviano-en los que el principio de dicho romance viejo se
aplica a la; Magdalena:

iQui6n tuviese tal fortuna tal fortune y tal bondad,
eomo Magdalena tuvo euando a Cristo fau a busearl
le buscaba en huerto, en huerto, en rosalito en rosal;
a la orilla'una gran huerta vi6 an hortolanito estar:
-Hortolanito, hortolano, 1has visto a Cristo pasart
--Si, seiiora, que le he visto antes del gallo eantar,
con una eruz a sus hombros que le hacia arrodillar...

Con anterioridad el Sr. J. Menendez Pidal habia recogido

(1) Publicado en 1906 en la Cultura Espaiola y reimpreso re-
ientemente en el Vol. 3 de la Biblioteca de Ensayos (Paez) con otros
rabajos del autor.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


en Asturias dos pasiones, muy estragadas, cuyo comienzo se ins-
pira tambifn en otra parte del romance del Conde Arnaldos (1):

Navegando va la Virgen, navegando por el mar,
los remos que trae son d'oro, la barquilla de cristal,
el remador que remaba va dieiendo este cantar:
-Por aquella cuesta arriba, por aquel camino real,
por el rastro de la sangre a Cristo hemos de eneontrar...



El lector habrai observado las curiosas finidas que apare-
cen en algunas de las pasiones publicadas en este ensayo. Otros
muchos recitados sobre el mismo asunto-espafioles, italianos y
franceses-terminan con formulas semejantes, las cuales son,
en todos los casos, elements ajenos a la narraci6n, aunque per-
sistentemente fijados en ella. Formando parte del folklore re-
ligioso de muchos paises de Europa, y tan antiguas, posible-
mente, eomo las mismas leyendas piadosas, (pues una de esas
formulas figure en un viejo c6dice italiano de laudi), han in-
fluido indudablemente en la conservaci6n de aqu6llas, en virtud
de la promesa de eficaces gracias para el inseguro y tenebroso
"mis allA" que hacen a los piadosos recitadores. Ello explica
en part la persistent repetici6n de esos temas entire la gente
credula y sencilla: los mendigos sicilianos de los iltimos dece-
nios del pasado siglo, pedian limosnas los viernes de Cuaresma
entonando eantares de pasi6n; en el primer tercio de la pasada
centuria, no s6lo se cantaban con ese prop6sito en algunas al-
deas de Francia, sino que eran material predilecta de recitaci6n
de mujeres y nifias, congregadas en eiertos dias para rezar,
cantar y tejer encaje; en 6poca reciente, las mozas labradoras
de ciertos lugares de Espafia entonaban pasiones durante la
Cuaresma en sustituei6n de los romances profanos, tenidos co-
mo impropios en aquel period de penitencia.
Y cuando unos y otros terminaban sus canciones de Pasi6n
con aquella formula, que en Espafia dice:


(1) J. Menendez Pidal. "Coleceei6n de viejos rom. que se cantan
por los asturianos". Madrid, 1885.










ROMANrjCES DE PASI6N


"el que esta oraci6n dijere todos los viernes del aio
saearA un alma de pena y la suya de peeado";

y en Italia recuerda:

"ehi cento volte il Giovedi-s-Santo lo diri
un'anima del purgatorio leverA...

y en Francia promete:

"qui la sauprk, qui la dir&
q'rantc zours d'indulzenee...,

quedaban los recitadores muy confortados, imaginando que alli
en el abrasado Purgatorio, un anima ascendia a contemplar la
faz radiante de su Creador, al par que ellos, devotos propaga-
dores de la leyenda, purificaban sus almas pecadoras, o se pre-
cavian contra la "mala morte", o en fin-imilagros de la fe
candorosa y sencilla!-se aseguraban mediante tan rapido y
poco complicado procedimiento, la apetecida bienaventuranza,
i"la gloria del paradise"!















LA MEDIA LUNA DE LA IMAGEN DE LA
VIRGEN DEL COBRE
POR
EZEQUIEL GARCIA ENSERAT

"Esta significanqia vos querria dezir,
Raz6n es negessaria, debedesla oyr,
Que se vos preguntaren sepades reeodir
A muchos buenos elerigos podades embair."
(BERqEO. El Sacrif. de la misa).

Hace algfin tiempo, el docto y eficaz investigator de etno-
grafia, criminologia y tradiciones cubanas, doctor Fernando
Ortiz, al anunciar en su interesante revista ARCHIVOS DEL FOLK-
LORE CUBANO la preparaci6n de una monografia sobre la Virgen
de la Caridad del Cobre, exponia que, tratando de hallar la ra-
z6n por la cual esta imagen se distingue de la virgen de la Ca-
ridad de Illescas, de la virgen de la Caridad de Sanlicar y de
otras muchas efigies marianas, por presentar la media luna so-
bre la cual descansa, con las puntas dirigidas hacia abajo, habia
"preguntado indistintamente a sacerdotes y seglares, a prelados
y sacristanes, a devotos y a artists, a historiadores y folklo-
ristas, a mit6grafos y a brujeros", sin obtener respuesta con-
vincente.
Se comprende que historiadores, folkloristas, mit6grafos,
etc., desconozcan este asunto, de un caricter demasiado especial;
pero, a la verdad, result inexplicable y sin disculpa en sacer-
dotes y prelados. Habiendo en nuestro pais tan excesivo nfume-
ro de elerigos, y siendo casi todos espafioles, es decir, de una
naci6n en la que las cosas de iglesia ocupan preeminente lugar,
y en la ,que pintores y escultores han tenido que interpreter
durante siglos-para templos, conventos, hospicios y hornaci-
nas de encrneijadas--la figure de la Virgen, sorprende que nin-
gun eclesiAstico haya ofrecido datos para esclareeer la eonsulta.
Y ya que la gente de religion no la ha resuelto, parece
tambien extrafio que los aficionados al arte no aportaran ante-









LA MEDIA LUNA DE LA IMAGE DE LA VIRGEN DEL COBRE 31

cedentes, pues el dictamen que se solicit pertenece tambi6n a
la iconografia artistic.
Yo, con este uiltimo earicter-y por tratarse de investiga-
ci6n promovida per mi amigo y antiguo compafiero el doctor
Ortiz-creo deber rectificar la afirmaci6n de que la del Cobre
sea la finica imagen de la Virgen, representada sobre una media
luna con las puntas haeia abajo.
Cierto es que las puntas de la media luna aparecen hacia
arriba en la mayor part de las efigies de Maria, como el lector
podr comprobar mentalmente recordando virgenes de Alberto
Durero, Moretto, Ludovico Carracci, Tiepolo, etc., y entire los
espaiioles, de Juan de Joanes, el Greco, Ribera, Zurbarfn, Mu-
rillo, el escultor Martinez Montafies y tantos mis; lo que posi-
blemente ha obedecido al prop6sito de acentuar la idea de sus-
tentaci6n y de ascension (en una pintura espafiola del siglo xv,
coleeci6n Lazaro, las puntas de la media luna estin sostenidas
por angeles volando).
Pero asimismo se pueden citar no poeas imigenes, que apa-
recen en pie sobre la part convexa de la media luna: una de
ellas es la Concepci6n de la villa de Alhendin (Granada), pri-
mera obra important de Pedro de Mena y que tanto contribuy6
darle nombradia; y no hay que dudar de que seria entonees
perfetamente ortodoxa, no s61o porque el autor era discipulo
e Alonso Cano, sino tambien porque las monjas que la guar-
aron en dep6sito sostuvieron un pleito para conservar su po-
;esi6n.
El mismo artist produjo en igual forma la Purisima de la
atedral de C6rdoba; la de la iglesia de San NicolAs en Mureia;
a del temple de San Juan Bautista en Marchena y una de Va-
encia, de colecci6n particular.
Y lo que prueba que se ha considerado indiferente la posi-
i6n de la media luna, es que este mismo escultor la present
on las puntas hacia arriba en su Concepcidn de la cathedral de
ranada (retablo de Santiago).
Alonso Martinez tambi6n las dispuso haeia abajo en la In-
laculada de la eatedral de Sevilla .(capilla de la Concepci6n
ande), asi como Rubens en la Coronwci6n, del Museo de Bru-
las, y Domenieo Ti6polo en la Purisina de la colecei6n LIzaro.
En esta misma galeria particular figure una miniature del




......................................









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


siglo xvi, en la que se ve un caballero de hinojos ante la Virgen
que esti en pie sobre una enorme media luna invertida.
En Mejico he visto asimismo algunas en semejante dispo-
sici6n: la Virgen de la sirena, de Eehave el viejo (Museo de la
Academia de Bellas Artes); una Virgen del Carmen, del pintor
espafiol Jimeno y Planas, y en Puebla, una Concepci6n de Diego
de Borgraf (flamenco) y otra tallada en madera, por Tolsa.
Por iltimo, recordar6 la Inmaculada, tambien en madera,
policroma y gemmata, que hizo Sans6 para la iglesia de la Con-
cepci6n, de Barcelona, y que tiene en la misma disposici6n una
gran media luna de plata.
Pero aun prescindiendo de todo lo expuesto, parece que lo
que debiera sorprender es que la mayoria de los artists haya
preferido colocar la media luna hacia arriba, pues un escritor
que fu6 catedrAtico de Teologia en la universidad de Salaman-
ca, y que gozaba de reputaci6n en estas disciplines, InteriAn de
Ayala, describiendo en su obra El Pintor Cristiano (1) c6mo se
debe pintar la Purisima Concepciwn, resuelve lo que ahora se
dilucida, citando otra autoridad en la material:
"...se le debe pintar tambi6n la luna a sus pies; pero no
del modo que han acostumbrado practicarlo algunos pintores,
esto es, mirando arriba las puntas o extremidades de la luna,
sino al contrario, mirando abaxo. Este es el aviso de un erudito
intitrprete del Apocalipsis, cuyas palabras pongo aqui (a):
"En la conjunci6n del sol, de la luna y de las estrellas, veo
que yerran freqi&inteniente los Pintores vulgares. Pues estos
suclen pintar la luna a los pies de la Soberana Seniora, vueltas
sus punts haia arriba: pero los que son peritos en la ciencia
de las Matenuiticas, saben con evidtncia, que si el sol, y la luna
estin ambos juntos, y desde un lugar inferior, se nmra a luna
par un lado, las dos puntas de ella parecen vueltas hacia abaxo,
de suerte, que la mujer (de que alli se habla) estuviese, no so-
bre cl cdncavo de la luna sino sobre la parte convexa d

(1) El Pintor Christiano y erudito, o tratado de los errors qi<
suelcn cometerse freqiientemente en pitar, y estulpir las imdgenes sa
gradas-escrita en latin y traducida en castellano, ete.".-Madrid, 1782
v. II. pags. 11 y sigts.
(a) ALCAZAR en el Apoc. al c. 12. v. I. p. 616.










LA MEDIA LUNA DE LA IMAGE DE LA VIRGEN DEL COBRE 33

ella. Y asi debia suceder para que la luna alumbrase a la mu-
jevr, que estaba arriba".
Es, pues, evidence: 1Q, que la posici6n de la Caridad del
Cobre, en pie sobre la convexidad de la media luna, no es pri-
vativa de la imagen cubana, sino disposici6n muy usada en el
arte religioso. 29, que tampoco fu6 eapricho del an6nimo ima-
ginero que concibi6 la menuda figure, sino conformidad con re-
glas dictadas por los que para 61 eran autoridades reconocidas.
Quod erat demonstrandum.

NOTA:
Los ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO y, en especial, su director agra-
decen much la colaboraci6n recibida para dilucidar el origen de una de
las mis visible caraeteristicas ic6nicas de la Virgen mAs popular de Cuba,
segin nos propusimos al abrir la investigaei6n. (Veanse A. DEL F. C.
Vol. IV, p. 161).
La informaci6n del erudito eritico de arte D. EZEQUIEL ENSEAT,
que hemos insertado, constitute una positive aportaci6n direct hacia el
verdadero punto hist6rico del problema, alrededor del cual el folklore ha
tejido su fantasia. iReiterAmosle nuestra gratitud!
Debemos mencionar tambidn las indieaciones que nos han sido propor-
cionadas, encaminadas al eitado libro de INTEBR A DE AYALA por el senor
RODRIfoUZ MOREY, culto Director del Museo National, y por el R. P. DIM-
oADe, S. J., entendido bibliotecario del Colegio de Belin, quien puso a
nuestro alcance los fondos mariol6gicos de la biblioteca a su cargo.
Ademns, por nuestra parte, hemos logrado acopiar otras versions de
carActer folkl6rico relacionadas con las entidades sobrenaturales y ex6ti-
eas que el vulgo asimila a la Virgen del Cobre, con las tradiciones maria-
nas de Espaia referentes a las guerras contra el islamismo y al venei-
miento de la simb6liea media luna de los turcos, etc. De todos esos ele-
Ientos, asi como de los antecedentes originarios de la teoria de INTERIAN
Dr AYALA, surgidos ya en el siglo xvi por virtud del eminent eritieo de
arte, el maestro sevillano PACHECO, suegro del pintor Velazquez, iremos
dando cuenta en los Acnivos, una vez ordenados e interpretados los eo-
piosos dates que tenemos reeogidos. Esperamos que ellos habrin de dar
tela suficiente para un interesante studio folkl6rieo y a la ves servir de
apoyo para la historic de la Virgen de la Caridad, asi toeante a an ex-
presi6n iconografica cubana como a sus antecedentes, las efigies europeas
de iguales o analogas advoeaciones y de coneordantes devoeiones hiperdii-
lieas, nacidas en la edad media cuando no fueron brotadas o rcverdecidas
por la Contrareforma en su afin de responder a las acusaciones de mario-
latria de que el protestantismo haeia objeto a la religion eat6lica.
F. ORTIZ.














LA VIRGEN DE JIQUIABO
POR

FERNANDO ORTIZ

IIace afios publicaron los ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBA-
No (1) un articulo del doctor Herminio Portell Vila, titulado
Los Paoitos de la "Virgen de Jiquiabo", referente a una cu-
randera que alli por los ochentas del siglo pasado hacia prodi-
gios por las tierras cubanas de Jiquiabo, Santo Domingo Ran-
chuelo y sus comarcas aledafias.
La bruja se lamaba Rosario Piedrahita en el mundo pro-
fano, y la Virgen de Jiquiabo y Charito la de Ranchuelo, en
el mundo folkl6rico, donde asombraban sus maravillas.
La curandera prodigiosa debi6 de tener larga y operosa
vida, pues la tradici6n ha recogido su recuerdo como nifia y
como vieja. La vieja de Jiquiabo, dice Portell Vila en su ar-
ticulo citado.
Como vieja la present tambiin Antonio Berenguer en sa
reciente libro Tradiciones Villaclareiias (2), donde ha reunido
recuerdos del pasado del Villaclara, unos hist6ricos y otros folk-
l6ricos, amen de algunos meramente anecd6ticos y literarios.
Antonio Berenguer refiere como sigue la cr6nica de Nues-
tra Se iora de Jiquabo, como la Ilamaban, con ingenua irreve-
rencia, las gentes sencillas de la region vilarefia.
"Hace algunos afos apareci6 cerca de Villaclara una vieja
brnja, que los vecinos llamaron Nuestra Se&ora la Virgen de
Jiquabo. Esta mujer vendia paiios milagrosos que, colocados
con fe en las parties enfermas, e inalterables del cuerpo human,
devolvian la salud y las energies anheladas.
"Era en aquella actualidad alcalde de Villaclara, Juan
Manuel Martinez, villaclarefo de pura cepa, muy querido y
respetado por las vecinos todos de aquel Municipio. De edad

(1) Volumen III, p. 51.
(2) Habana, 1929, p. 121.


e F~--rT crx~tj~iWL~









LA VIROEN DE JIQUIABO


nmAs que madura, ocup6 ese puesto muehos afios, siendo prototi-
1)o acabado de generosidad caballerosa y de supreme elegancia.
Lleg6 a sus noticias el relate de las prodigiosas curas y del
efecto producido en los organisms, por los milagrosos paios,
y comision6 a un propio que, dirigiendose a Jiquiabo, le tra-
jese algunos para su uso particular. Envi6 por cuenta del te-
soro municipal, a tres sujetos que pedian limosna en el pueblo
desde tiempo inmemorial, muy conocidos en la localidad, mis
que por hacerles el bien, por patentizar ante los ojos de sus
convecinos los maravillosos milagros y saber 6l, a que atenerse.
Los sujetos eran: un chino casi eiego, un negro viejo de naei6n
y un gallego que, segfin voz populi, se hacia mis enfermo de
lo que en realidad estaba.
"Cuando regresaron, el Alcalde los someti6 a un riguroso
interrogatorio, comenzando por el chino, que traia los ojos
tapados con los pafios que le puso la vieja. "Dime, chinito,
ge6mo te va? El chino contest: "Sefi6 Alcalde, ya yo ve
poquito menos." Este no se eurb. Y tfi negrito, iqu6 tal?,
aiiadi6 el Alcalde. "Yo, mi sefi6, llevW quebradura y un espol6n
en la pata y yo viene con quebradura vota y do epol6n, que no
dejan camini." "Este recrudeci6 y multiplie6 sus dolencias",
replica el Alcalde. Not6 que el gallego estaba muy triste y al
preguntarle el alcalde come le habia ido por Jiquiabo, se hech6
a Ulorar y entire sollozos y gemidos exelam6: "yo llev6 mis aho-
rros que quise aumentar, poniendome un pafio en los bolsillos;
al venir me extravi6, unos ladrones me robaron y s6lo me de-
jaron este pafiito que no me sirve ni para seearme las lIgrimas."
"Pues bien, dijo el alealde, sigan pidiendo limosna, que Dios
los ha dejado de su mano." Y cabizbajo y hondamente preo-
eupado se dirigi6 a su casa. Penetr6 en su habitaci6n, cerr
todas las puertas, se desnud6, se quit6 los pafios y los arroj6
iolentamente, diciendo: "esa vieja es una embaucadora, hoy
mismo la mando a prender."
Pero ni a Villaclara, seguin la recuerda Berenguer, ni a
Cfrdenas, segfn la cita Portell Vila, la guajira hechicera de
iquiabo lleg6 ya vieja y doblada al peso de sus laureles pro-
esionales. Muy precoz debi6 de ser su nombradia, pues de jo-
'en ya se la conocia con el nombre de La Niiia del Ranchuelo,
tmo puede fijarse por la fetografia de la .poca, que reproduci-









ARC~ITVOS DEL FOLKLORE CUBANO


mos, hecha en la IIabana por C. D. Fredericks & Co. (VWase la
figure anexa.)
Segiin esa fotografia, compuesta con la cara de la bruja
superpuesta a un dibujo alusivo a sus necromancias y sortile-
gios, aparecen generals, doctors, bellezas y personas de toda
laya, rodeando a la maga prodigiosa, euya cara y peinado son
tipicos de la mujer criolla de mediados del siglo pasado.
SCuAl fu6 el origen de esa bruja? No hay duda que por
Jiquiabo o El Ranchuelo brot6 esa flor de maravilla, como su
apodo popular reconocia. Pero i fu6 tambien cubana o indigena
esa practice curativa de

des por la simple imposi-
ci6n de paiiitos en las par-
Stes doloridas ? No, s in
duda.
Esa superstici6n cu-
randera, como tantas otras
que el 14gamo de los siglos
ha venido depositando en
las capas aluvionales del
alma eubana, tiene antece-
dentes conocidos en el Vie-
jo 1Mundo.
Sin inimo de recopi-
lar una informaci6n eru-
dita, bAstenos recoger unos
datos venidos a nuestra
mesa de trabajo al correr
de nuestras lectures en la
biisqueda que venimos ha-
ciendo de los factors in-
tegrativos de la eubana
Fotografia de La Virgen de Jiqudabo. Virgen de la Caridad dd
Cobre.

braquer (1) la virtud de un austero sacerdote y ermitaijo, Ila

(1) Historia, tradiciones y leyendas de las Inuigenes de la Virgec
aparecidas en Espaifa. Madrid. Tomo III. pigs. 188-192.









LA VIROEN DE JIQUIADO


mado Juan, guardian de la Virgen de Godes, que se venera en
el pueblo navarro de su nombre.
"Inspirado sin duda por la Santisima Virgen, comenzo a
bendecir unos pafios, con los que obraba innumerables prodigies,
especialmente en los que padecian heridas o llagas. Fub tal
la fama de las curaciones que se obraban por medio de estos
patios bendecidos por auel piadoso sacerdote, y eran tantos los
enfermos ue acudian para hallar remedio a sus dolencias a
la ermita de Ntestra Seliora de Godes, que irritados los me-
dicos y cirujanos, viendo que se disminuia de un modo visible
diariamente su elientela, perdiendo el lucro que su asistencia
podia proporcionarles, delataron al obispo de Calahorra y al
Tribunal de la Inquisici6n en Logrofio al anacoreto sacerdote,
presentindolo como hombre supersticioso y que abusaba de la
devoci6n de los fieles para con la Virgen de Godes.
"El obispo y el tribunal de la Inquisici6n mandaron com-
parecer a su presencia al inocente sacerdote; empero como sus
curaciones se dirigian finicamente a aumentar el culto de la
Virgen y no exigia retribuci6n por los auxilios que prestaba a
los enfermos, despus, de enterarse ambos tribunales de las ora-
ciones con que bendecia los pafios y de que la finica prescrip-
ci6n que hacia a los enfermos era el rezo de ciertas oraeiones,
le absolvieron y concedieron que continuase bendieiendo aque-
llos pafios que tan prodigiosos resultados daban.
"Volvi6 el sacerdote Juan Godes a su ermita sin enyane-
cerse del triunfo que habia conseguido sobre sus enemigos, dan-
do gracias a la Santa Virgen del 6xito que habian tenido sus
persecuciones. No se dieron aun asi por satisfechos sus enemi-
gos, porque el interns, ese m6vil poderoso de las acciones huma-
nas, les haeia ver que cada dia eran mayores las perdidas que
esperimentaban, y resolvieron llevar adelante sus acusacidnes
a costa de la fama del pobre sacerdote.
"Apenas habian pasado trees ailos, cuando volvieron a re-
novar sus delaciones pasadas ante el licenciado Sepilveda, go-

on Juan Quifiones, su obispo, se hallaba entonees ocupado en
oncilio del Trento. Aquel gobernador, de genio Aspero y
uro, prevenido ademAs contra el piadoso saeerdote, le iizo
oompareeer a su presencia y le intim6 bajo gravisimas penas y









38 ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO

censuras eelesiastieas que se obstuviese de bendecir en lo su-
cesivo mas lienzos ni aplicarlos a ningfn doliente. El buen
saeerdote recibi6 con humildad la represi6n, prometi6 obedecer,
y desde aquel punto, con gran disgusto de las gentes del pueblo,
ces6 de bendeeir los pafios y aplicarlos a los enfermos.
"Gozosos se hallaban los medicos y cirujanos de aquellas
comareas, y celebraban alegres su triunfo, cuando un sueeso
inesperado vino a demostrar la inocencia de Juan de Godes, y
al mismo tiempo a hacer que volviese a usar aquella milagrosa
medicine que tan preciosa era para los pueblos.. A muy poeos
dias de la prohibici6n, el gobernador del obispado, Sepuilveda,
se sinti6 acometido de una terrible enfermedad con fuertes do-
lores de cabeza y en todo el cuerpo. Aeudi6 inmediatamente
a los m6dicos y cirujanos mas e6lebres de aquellos pueblos; en
vano apuraron todos los recursos de la ciencia; el enfermo no
sentia mejoria alguna.
"Como no hay consejero mis apremiante que el dolor, re-
cord6 entonces el licenciado Sepilveda, los muchos casos de que
le habian hablado, en los que por medio de los pafios que ben-
decia el sacerdote capellan de la Virgen de Godes se conseguia
la curaci6n. Crey6 que su enfermedad era un eastigo de la
ligereza e injusticia con que habia condenado a aquel buen
sacerdote que antes habia absuelto el obispo y el tribunal de
la Inquisici6n. Apremiado de la dolencia, mand6 llamar inme-
diatamente a Juan de Godes, eneargandole que llevase consigo
algunos de los patios benditos de que antes usaba. Obediente
el sacerdote Ilega a su presencia; el gobernador implora su
perd6n por la ligereza con que habia creido a sus contrarios,
y le suplica encarecidamente que encomendandose a la sagrada
imagen de Nuestra Sefiora de Godes, aplique sobre su eabeza y
euerpo alguno de aquellos lienzos benditos a cuyo contact ha-
blan sanado tantos otros enfermos. Juan de Godes obedece,
y apenas aquellos lienzos bendecidos se aplican a la cabeza y
a los miembros del gobernador, cuando 6ste queda instanti-
neamente curado. Entonces el arrepentido enfermo y el pia-
doso enfermo adoran untos a la imagen de Nuestra Seiora
de Gods, y el primero es desde entonees uno de los mas eeloaos
proveedores de au eulto uoando dias antes se habia manifes-









LA VIRGEN DE JIQUIABO 39

tado como contrario a una de las prietieas establecidas por el
santo cenobita."
Muchas virtudes y resonancia tuvieron esos piiitos de
la Virgen de Godes, cuando reaparecieron, siglos y mares de
por medio, en las analogas maravillas de la carnal y criolla
Virgen de Jiquiabo.
Y no habria de sernos dificil levar la investigaci6n a mi-
lenios mas atris y hallar esos pafiitos hidroterapicos en la spoea
del paganismo greco-romano y aun en mis remotas edades.
Pero baste por hoy.
Habana,-20 de marzo de 1930.
















UN POETA MONTEVIDEANO Y EL FOLKLORE
DE CUBA
FOR
JUAN MARINELLO

Ha elcgado a Cuba un nuevo libro de versos del poeta uruguayo Ilde-
fonso Pereda. De 61 entresacamos estos datos folkl6ricos, calzados con
notas de nuestro compaiero, el poeta de Cuba, Juan Marinello.

SOCIEDAD NEGROS DE CUBA

Fundada en el aiio 1896

CATkLOOO DE LAS CANCIONES PARA EL A.O 1896

Walse dedicado a la madrina del estandarte: seiiorita
Elisa Facchia

CORO

Adi6s, lucero;
adi6s, estrella;
tii eres la bella
de mi coraz6n.
Muy preferido
que tienes rendido
mi coraz6n.

SOLO

Si se enamora
de mi una oriental,
alegre estaria
en el Carnaval.
Porque no puede









UN POETA MONTEVIDEANO Y EL FOLKLORE DB CUBA


mas olvidar
las nifias hermosas
del pueblo oriental.

BRINDIS

(Dedicado al senior Jose Tamborini.)

Brindemos, negros de Cuba,
brindemos en amistad;
brindemos todos unidos
en el feliz Carnaval.

SOLO

Voy a brindarles, negritos,
voy a brindarles al compas,
despidiendome de todos
hasta el otro Carnaval.

CORO

Brindemos, negros de Cuba,
en el feliz Carnaval,
saludando a las bellas
del noble pueblo oriental.

CORO

Vamos marehando, negritos,
vamos marehando pa Cuba;
que no vaya a career el diablo
que. la amita nos sacuda.

sBOL

Que nos sacuda,
que nos sacuda
por malheehor.
Asi son los negros
por su color.









42 ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO

TANGO

(Dedicado al Presidente de la Sociedad "Pobres Negros Escla-
vos", senior Manuel Gonzlez.)

Ya se ha acabado, sefiores,
el tiempo del poliz6n,
que eada bella llevaba
una almohada o un colch6n.
Hoy mira usted una de ellas,
y el verlas causa irrisi6n
que da gana de deeirles:
--~Es usted espada o bast6n?

SOLO
Si es la moda
del sombrero,
eso causa admiraci6n.
Se parece a la rueda
de un tranvia,
de un wag6n.
De un wag6n.

NOTA: Ildefonso Pereda ValdBs, el conocido poeta monte-
videano, acaba de dar al pfblico un volume de much interns:
Raza negra. Como en su anterior libro de poemas, La guitarra
de los negros, se adentra Pereda Vald6s en la humanidad afri-
cana que la codicia conquistador trajo a tierras de America.
En uno y otro libro se recoge el dolor del esclavo y la pena que
dura en el canto y en la vida del hombre oseuro de hoy, apenas
libre. Corren parejos en Raza negra el valor lirico y el folkl6-
rico. Hay en estos versos--vase el poema Africa que inieia el
libro-larga informaei6n y cuidadoso studio. Cada region del
continente de 6bano pesado como la pata de un elefante" da
su tono peculiar y su intimo alarido. Fernando Ortiz nos dir&
si genuinos.
En las piginas finales del libro de Ildefonso Pereda Vald6s
se reeogen cantos viejos de los negros de Montevideo. Compren-
den -stos una antologia que arranea de hace cien aiios. Entre









UN POETA MONTEVIEANO Y EL FOLKLORE DE CUBA 43

las canciones recogidas tomamos, por el especial interns para los
cubanos y para esta revista, el de la Sociedad de Negros de
Cuba (1896). Estos negros cebanos Ilegaron a la Republica
Oriental con sus amos, emigrados a causa de la iiltima guerra
separatist ? 4 Residian alli con emigraciones blaneas anteriores T
S0 tenia la sociedad un caricter pintoresco, atendiendo al tra-
dicional desparpajo y gracia de los negros de Cuba? Importa-
ria much, folklk6ricamente, la averiguaci6n.
Anotemos la curiosisima circunstancia de que algunas can-
ciones orientales en que se ha querido conserar la deformaci6n
lingiistica del castellano en bocas negras reprodueen puntual-
mente nuestro idioma afrocubano:

Batayone de sangle africana
ya len fielo nimigo si ve,
que al legiieyo se toea e tambole
nem pedimo, nem damo cualt6.

No meleee se yama gentino
ni olientale, ese chuma luin,
ni sondado; que son solomente
baluyelo de bando losing.

SIndica esto una resultante fatal entire los fonemas caste-
llanos y los de todos los negros africanos Otra vez tiene la
palabra Fernando Ortiz.


i- tx_=:i-~"ri CI-7i~CI-;~;?~~~s~si ~"'-"'rr















UNA RUMBA
POR
Luis VICTomAlNo BETANCOURT (1)

Por vez primera, querido lector de El Occidente, tengo el
gusto de platicar sabrosamente contigo; y juro a Dios que aun-
que no te conozco, ni me conoces, te quiero ya como si fueras
cosa mia, pues no soy como doia Petrarca, la mujer de don Lau-
ro, el del coche de los doce caballos, y del cochero con botas
amarillas, la cual no gusta de rozarse con toda clase de gentes,
porque su marido no quiere que se le pegue nada de nadie, en
lo cual obra como hombre de juicio y sabiduria. Pero yo que
no tengo marido que me aconseje, lo mismo me porto con un
gallego carretonero que con el mas encopetado caballero; y cuen-
ta que para ser fino con un centauro mitad mula y mitad ca-
rret6n, es precise tener un est6mago
De mamposteria y de teja
.Capaz de moler esponjas
Y hasta piedras de candela,
Como dice mi primo Chicho.
Y sabe que mis razones tuve para no hablar nunca a ningin
piiblico; razones suficientes, unas a obligarme a lanzar la pluma
con despecho, y capaces otras de hacer penetrar en mi coraz6n
el frio del desaliento y de los desengafios de la sociedad.
La sociedad, esa cortesana caprichosa, y corrompida, no
quiere sino ocuparse del present, y reir. Ella odia la verdad,
y vive por la mentira: 1 sera fuerza obedeeerla, y cubrir mi
rostro con el antifaz de la hipocresia y de la corrupci6n...
"Primero como Sevola, mi brazo
Pondr6 sobre la pira enrojecida..."

(1) Este articulo del costumbrista cubano refleja una 4poca ya easi
secular de la sociedad habanera. Tiene el estilo frivolo y humoristico que
fu6 usual en los Ilamados costumbristas de aquellos tiempos. Pero contiene
datos aprovechables.-(A. DEL F. C.)










UNA RUMBA 45

Rindanse los que tienen miedo del ridicule y de la ingra-
titud, que el premio no esti en los elogios sino en el gozo in-
terrio de la conciencia.
Sentado 6sto, dejame pasar, querido lector, por entire la
amistosa silfa de una parte de nuestra juventud, con el fin de
estudiar y dar a conocer sus costumbres. Empecemos.
Una tarde estibame en la azotea de mi casa haciendo lo que
a nadie interest saber, cuando lleg6 un amigo, y me dijo:
-Ola, chico, vengo a buscarte para que asistas a una rumba
o a un perico ripiao, como dicen en Camagiiey, a menos que
se encarame el perico, que entonees sentiria hacer el viaje sin
provecho.
Estuvimos un rato eonversando, y cuando creimos que
habia llegado la hora oportuna, dejamos la casa paterna, (mia
se entiende) y nos dirigimos al lugar del siniestro, digo, de la
rumba, llegamos, por fin, al bailey, y nada hubo en 61 de parti-
cular, si no fu6 algfn entusiasmo exagerado en ciertas baila-
doras, y uno que otro ejercicio de cintura demasiado fuerte
para los principiantes del gimnasio. Complaciame al ver la
delicadeza de la scfiora de la casa, que no tenia manos para
brindar cerveza y champafia a los concurrentes. Pero no hay
dicha eumplida en este mundo: las once de la noche serian,
cuando hiri6 nuestros oidos un estrepito espantoso. Las per-
sonas que estaban mirando el baile por fuera, dieron un paso
hacia atris; las ventanas del vecindario se cerraron de pronto
con gran estr-pito; el gas pestafic6; el techo cruji6; la puerta,
qiue estaba erereda, se estremeci6; salt la tranca, y un ejircito
de suavos, vindalos y alanos se precipit6 dentro de la sala del
Laile, poniendo a todos en gran espanto y confusion, y echando
a rodar a una pobre muchacha, que no teniendo con quien bailar,
se entretenia en comer pavo.
Esta horda de suavos, vindalos y alanos estaba compues-
ta de unos inofensivos j6venes, que como no pertenecian al nd-
mero de los invitados por el duefio, quisieron vengarse de 1l,
entrando alli de ese modo, y haciendo de paso una calaverada,
que nunca estA de mis. Una vez adentro, no tuvo el marido
de la seiiora otro medio sino-dejarlos; y el jefe de aquella horda,
se hizo presentar come un ingl6s recientemente Ilegado de Eu-









ARCHIVOS DEL OLKLLO0E CUBANO


ropa, a lo cual por otra parte di6 credito al amo de la cawa,
que era un hombre bonach6n, si los hay.
Yo, como no habia ido alli a bailar, sino a pescar, pesqu6
la siguiente conversaci6n:
iOh! mi senior don Gollejito, deeia al pater-familias el
fingido ingl6s; mi ser convidado a cenar por la noche una
guanaja en la casa de usted; y yo no ver guanaja todavia.
-No, mister, no tenga usted cuidado, le replica el duefio,
que era tan bueno, que a todo se acostumbraba, nada menos que
en este moment fui a la cocina, y ahorita esti el guanajo.
-i Oh, sifior! ya son pasadas las once; si usted lo permit
y oir a la cusin mirar cosa ese poquito.
Y diciendo y hacienda, se dirigi6 a la cocina. Sus compa-
fieros, que andaban, haeia rato, dando vueltas por el comedor,
se fueron tras B1. Qued6me s61o, y empezaba a observer que
ya casi todos los bailadores se iban tongoneando mis de lo regu-
lar, cuando una voz dijo:
-i Caballeros! a cenar.
A estas palabras mAgicas, qued6 la sala desierta, y yo me
encamin6 a donde iban todos, que era al comedor.
Alli la confusion fu6 complete; abalanzindose todos al
guanajo, y sin necesidad de trinchante, sino con las manos,
cogi6 uno un muslo, otro un ala, otro la pechuga, y en un
moment qued6 la fuente limpia de toda mancha.
Cuando se concluy6 el guanajo, dieron principio a la des-
trucei6n de un polio; por cierto que uno de aquellos vindalos,
con un tenedor, preparibase a tomar su parte, cuando una se-
flora, que si no era de la partida de los vindalos, era cuando
menos borgofiona, viendo que en resumidas cuentas ella no habia
probado una miaja, ech6 mano al tenedor, diciendo al que !o
enarbolaba:
-Suelte, maleriado, que primero son las mujeres que los
hombres... como usted... que ni un pedacito de pechuga me
dejaron.
-Vamos, sefiora, si estaba asi ipa qub vino? contest el
mozo, quitindole el tenedor.
Y tanta fu6 la confianza que uno de los aparecidos, de pie
sobre una silla, empez6 a servir el aporreado de tasajo.









UNA RUMBA 47

Concluida la cena, se aument6 el desorden: usando el dueio
de su derecho, orden6 que tocaran una polka; pero rebelaronse
todos, y no se oia mis que:i Danza, Juan de Dios, danza! La
polka para los mentecatos.
Y crecia el eseAndalo, y la mfisica toeaba, y las sefiora Uo-
raba, y su espoco se tiraba el pelo, hasta que cierto mocito que
estaba a mi lado, dijo a un compafiero:
-Mira que te prepares, bachiller, que van a apagar el gas.
No bien oi estas palabras, cuando qued6 repentinamente la sala
en complete oscuridad. Yo me situ6 en un rine6n, con una
silla delante de mi, para evitar sucesos lamentables.
Lleg6 enseguida el duefio de la casa con una vela esperma
encendida, en la mano, y era de ver la risa con que fue recibido.
Pero 1l, determinado a hacer al postre lo que al principio no
quiso ejecutar, pas6 imperterrito por entire la lluvia de riso-
tadas y rechiflas, encendi6 el gas, y abriendo la puerta, fu6
dando a cada uno su sombrero, y exclamando:
-i Cuando me vuelvan a coger a mi en otra como 6sta!
iTrigico fin tuvo lo que empez6 con honors de idilio!
Y & por que no ha de ser asi, cuando gran parte de nuestra
juventud deja correr sus mis bellos afios por entire fiestas...
y no fiestas decentes y de buenos ciudadanos, sino eseindalos
que los hacen microsc6picos ante la consideraci6n de los otros
hombres? Pero, mal dije: la juventud debe gozar hasta que
se canse; la juventud ni en el studio fastidioso, ni en el hogar
dom6stico, ni en la vida de la patria, debe pensar en el dia de
maiiana. Y para qu6t Palabras vacias son esas de gloria y
de inmortalidad.
Yo, contrite y Iloroso, me arrepiento de todo coraa6n de
haber hablado tanto contra el baile y contra los que no piensan
mis que en divertirse, y propongo la enmienda de nunca mis
pescar, y de bailar un cangrejo todos los dias.
Y no podia ser de otro modo: de baile en baile, y de fiesta
en fiesta, al fin se ejercitan los sentidos agradablemente, y el
cuerpo se desarrolla, y el alma queda envuelta en una sabro-
sisima sombra de inacci6n. Por mi digo, que me estaria todo el
dia durmiendo, y la noche toda bailando, y haciendo calavera-
das, y que despuis vinieran los truenos y las tempestades; por-









48 ARCHIIVOS DEL FOLKLORE CUBANO

que al fin uno es joven, y si no se divierte ahora hasta por los
codos, para cuando lo va a dejar?
La ciencia es larga; la vida es corta; la patria, iqui6n se
ocupo de ella? Si nacemos hoy para morir mariana; i por qu6
tanto afAn en estudiar y trabajar para el porvenir? El porve-
nir... quien sabe... Conocemos ahora, que mas vale pijaro
en mano que ciento en el aire, y cada uno se ocupa de lo que le
da la gana. Entretanto diviErtase tambiin la patria.
















COSAS DE LA HABANA AL MEDIA EL
SIGLO XIX
POR
ANTONIO DE LAS BARBAS Y PRADO

La Habana.-Sus habitantes.-Los criolos y la doctrine de Monroe.-Los
indianos.-Relgiosidad.-Forma de gobiermo y vida.-Lujo.-Educa-
cidn.-Tendeacias separatidtas (1).

Resefiada ya la poblaci6n, fuerza es hablar algo de los usos
y costumbres de sus habitantes, asi como de sus cualidades
morales y fisicas. En todos los paises el aspect de las ciu-
dades esta'en armonia con el grado de eivilizaci6n de sus habi-
tantes, y aqui en la Habana se demuestra esto al primer golpe
de vista.
Ademis de la gente del pais, hay aqui una inmigraci6n eons-
tante de forasteros, principalmente espaioles que vienen a tra-
bajar con el afin de hacer fortune, de modo que la sociedad es
nn compuesto heterogeneo de personas que no tienen mas que
un fin, que es hacer dinero, y de aqui result esa propensi6n
al egoismo, esa carencia de sentimientos morales que sujetan
todas las acciones del individuo a un eAlculo mercantil. Entiin-
dese que al hablar de esto no me refiero a las families separadas
del torbellino de los negocios, los intereses y los pleitos, que
viven morigeradamente de sus rentas o sus sueldos y conservan
intactas las buenas costumbres; esas son como en todas parties.
No hay pueblo mds despreocupado de ideas misticas, ni
donde haya mis libertad de eostumbres; reinando en toda su
intensidad ese indiferentismo de los pueblos grandes y adelan-
tados, fundado en el principio de no ocuparse de nadie para

(1) Del interesantisimo libro: Ar TNmO D LAS BARAS Y PRADO.--
Memorias, La Habana a mediados del siglo XIX. (Madrid, 1926), que
recomendamos a los leetores, tomamos estos plrrafos sueesivos acerea de
las viejas eostumbres habaneras.


7~4P ;f c- r









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


que no se ocupen de uno. Esto se comprende bien. La Isla
de Cuba, situada a las puertas de los Estados Unidos, ha ido
copiando exactamente todas sus costumbres y adelantos por el
trato commercial frecuente y tambien por las tendencies de la
mayor parte de los natives del pais o criollos, que simpatizan
con la naci6n vecina, quizAs no tanto por sus progress, como
por esperar de alli la emancipaci6n de nuestro dominio, y hacer
un verdadero alarde de imitaci6n, como protest a nuestras
rancias preocupaciones y a nuestra desmoralizaci6n political y
administrative. Efectivamente, los Estados Unidos, por sus
tendencies political fundadas en la doctrine de Monroe, son
enemigos de toda monarquia, de toda dominaci6n y de toda
influencia europea, porque esto detiene su espiritu de expansion,
o sea, lo que ellos llaman destino manifiesto, que consiste en
career como articulo de fe, que les pertenecen de derecho todos
los territories americanos hasta el istmo de PanamA, inclusas
las Antillas, pues la division natural de la America del Norte
con las del Sur es el citado istmo. Como Espafia es hoy en
estos parajes una de las naciones mis poderosas, de ahi nace,
ademis del odio de raza, ese espiritu de hostilidad constant
de que viene siendo objeto hace ya bastante tiempo por parte
de dichos Estados Unidos.
Los hijos de Cuba, con el deseo de la independencia, ya
que ellos no se consideran con fuerza bastante para conquistarla
solos, al ver que E'spafia esti constantemente aumentado aqui
sus defenses y su poder, prefieren anexionarse a otra raza ex-
clusivista, que no admita uni6n ni enlace con la latina, aun a
trueque de perder su nacionalidad, que conservarse tranquilos
prosperando a la sombra del pabell6n espafiol.
No ealculan que el dia en que se efectie esta uni6n tan
deseada por ellos, empezarian a peligrar sus propiedades y sus
derechos, como ha venido sucediendo en todos los territories
hispanoamericanos, que se encuentran hoy en poder de los
Estados Unidos; de lo cual muestra Tejas un elocuente ejemplo,
asi como la Sonora y la Baja California. Es verdad que la
vehemencia de tas pasiones political o religiosas, extravia
completamente la raz6n c impulsa a los pueblos a escoger fa-
vorablemente y sin examen a todos aquellos que se muestran
enemigos de los que oprimen; sueediendo muchas veces que se









COSAS DE LA HABANA AL MEDIAR EL SIGLO XIX


emancipan de un dominador para caer en las garras de otro.
Pero con el despeeho se sobrepone a toda reflexi6n, de ahi que
los cubanos muestran con no disimulable jibilo sus simpatias
por los yanquis y se asimilan su espiritu progresivo; no quizis
como rara aspiraci6n natural y desapasionada de la inteligencia
humana, sino como protest a la political reaccionaria del go-
bierno de la naci6n y del atraso de sus habitantes.
Hay que tener en cuenta tambien, pues el hombre honrado
debe decirlo todo, que el element espafiol que impera en Cuba
no esta compuesto en general de hombres de gran ilustraci6n
y cultural, sino por hombres de dinero, y este es un motive mis
de menosprecio para la gente ilustrada del pais, educada en
los principles colegios del extranjero, la cual se encuentra, por
desconfianza, alejada de toda intervenci6n en los asuntos pfi-
blicos.
En todos los paises mercantiles y en este principalmente,
la gran mayoria de inmigrantes, que vienen destinados al co-
mercio, salen de las aldeas de las provincias del Norte, sin haber
tenido trato alguno con la gente culta y sin mfs conocimientos
que las primeras letras. Aqui en el contact con una sociedad
adelantada, muchos adquirieron algunos rudimentos de educa-
ci6n y un barniz puramente exterior de refinamiento de cos-
tumbres y gustos; y cuando hacen dinero y se eneuentran al
frente de sus negocios o se retiran a vivir de sus rentas, se lie-
nan de vanidad y orgullo y se screen por su posici6n adinerada,
competentes en todos los conocimientos que afectan a la admi-
nistraci6n political. Por regla general se hacen conservadores
o reaccionarios, porque les parece que lo liberal delata un origen
plebeyo y se les puede descubrir la hilaza de su origen. Se
vuelven intransigentes en toda clase de asuntos que se ventilen,
como para demostrar que obedece su tes6n a profundas convic-
ciones procedentes de sus studios y su talent, hablan en tono
dogmrtico y se hacen tan insoportables, empalagosos, pedantes
y ridiculous para la gente culta, que aeaba por no alternar con
ellos, dejindolos en sus tertulias resolver ex eAtedra y sin con-
tradicci6n todos los problems econ6micos, sociales, politicos y
religiosos y hasta internacionales que mis preocupan a los hom-
bres verdaderamente ilustrados en las eiencias que afectan a la
gobernaci6n del Estado. En Espafia se les da el nombre de









ARCIUVOS DEL 1OLKLO1E CUI3ANO


indianos; y es de justicia hacer constar que entire ellos hay muy
honrosas y numerosas excepciones, de que son prueba fecha-
ciente las escuelas levantadas a su costa en los pueblos de pro-
cedencia y otros muchos beneficios que acreditan su inteligencia
y grandeza de alma. Hombres de ellos he conocido aqui mismo
de clara inteligencia, progresivos, amantes de la lectura, tole-
rantes. de afable trato y nada infatuados con sus riquezas.
El gobierno espafiol para evitar motives de censuras por
parte de los cubanos, que no perdonan ocasi6n de sonrojarnos,
comparando nuestro atraso con la eultura de los Estados Unidos,
no ha tenido mas remedio que entrar aqui por la via de las
reforms materials para satisfacer las exigencias progresivas
de la opinion, haciendo ver al mismo tiempo a las naciones
envidiosas de la posesi6n de esta isla rica, que Espafia puede
ir tan allA como los pueblos mis eivilizados, y que la prosperi-
dad que aqui se goza se debe a ella sola; y esta es la causa de
que se encuentre este pais al nivel de los mis adelantados, lle-
vando a nuestra peninsula cineuenta afios de ventaja. Si al
par que esto, nuestros gobiernos aplicaran aqui una politiea mas
liberal y progresiva, creo que ganaria much nuestra estabilidad
en estos dominios.
El trato social es despreocupado y sin hipoeresia. El pais
es poco religioso, o mejor dicho, poco beato. Es curioso que
]a mayoria de las families s6lo oyen miss el dia primero de
enero y entienden que Asta sirve para todo el aiio. Hay ex-
tranjeros de todas religiones y sectas que no haeen ostentaci6n
de la prActica de sus cultos, y todos los tratan e intiman con
ellos sin preocuparse de si pertenecen o no a la misma eonfesi6n.
El clero es tolerante y esta respetado sin que nadie le re-
gatee sus derechos. En lo finico en que este elero se muestra
intransigente, es en la cuesti6n de los matrimonios entire parien-
tes, que motivan dispensas muy costosas y grandes dilaciones.
Esto ocasiona el que los interesados para evitarse molestias y
gastos, tomen el vapor de Nueva Orleans, y alli, sin mas ni mAs,
los easa el obispo con muy poco costo, perdiendo el de aqui
todos sus derechos. Esto eonsiste en que los obispos de los
Estados Unidos estfn facultados por el Papa para toda elase
de dispensas y los nuestros no, con notable perjuicio de todos,
pues los fieles se perjudican y la iglesia no gana nada estable-


.I -- -~-




-;rrrrrrrnw w w w w--pl; rw


COSAS DE LA HABANA AL MEDIA EL SIGLO XI 53

ciendo dentro de si misma una competencia, que, aunque no sea
buscada, se produce de hecho y se presta a comentarios. La
gente de color es Ia que practice la religion con mis fe y aun
fanatismo. Es la que da casi del todo el contingent a las
procesiones.
Este pais que por lo heterog6neo de su poblaci6n, por la
inmigraci6n constant de gente aventurera y mala, que por la
diversidad de raza, por la libertad individual que goza todo el
mundo, parece que debia estar predispuesto a trastornos y a
des6rdenes, aparte de los heehos criminals que hay en todas
las grandes poblaciones, disfruta por el contrario, hoy por hoy,
una paz y una tranquilidad admirables. Aqui la form de
gobierno es absolute y el jefe supremo es el Capitin General,
al eual pueden recurrir en alzada de un agravio todos los ha-
bitantes. A nadie se le pregunta si tiene estas o las otras ideas
political o religiosas, si vive solo o en compania, si pasa las
notches en su casa o en diversiones, si duerme aqui o all. El
que no falta al orden piblico no eneuentra quien coarte su libre
albedrio, pero no siempre esti la autoridad vigilante sobre el ele-
mento active separatist, cuya tendencia, a decir verdad, se va
arraigando en la mayoria de los hijos del pais, tanto varones
como hembras.
No hay en el pueblo distinci6n de trajes; todo el mundo
viste con igualdad, aunque claro que con mas o menos lujo, se-
gun sus recursos. Aqui gasta levita el carnicero y el conde, el
negro y el blanco. El torero que Ilega de Espafia, acostumbra-
do a su sombrero calafi6s, su chaqueta y su faja, no aguanta
ocho dias su traje national, y se avergiienza de levarlo, eam-
bihndolo por el de moda corriente en los pueblos civilizados.
Esto lo he visto yo varias veces.
La igualdad de trajes, demuestra tambi4n la igualdad de
condiciones que s6lo se diferencian en el capital de eada uno,
y por este estimulo tienen todos tendencia al refinamiento y
se nota la correcei6n del lenguaje hasta en las elases mis infe-
riores. Aqui no hay mas categoria que las del saber y el di-
nero, y aun euando prescindiendo de la primer eondici6n, mu-
ehos digan que 6sto es un mal, en la prictica en esta sociedad y
en todas parties, result que s61o brilla y es considerado el rico









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


y del pobre nadie hace caso aunque tenga mks timbres que el
Gran Capitan.
El respeto a las elases, parece que ha desaparecido.
Esta sociedad, como mks positivista, ha dado de lado a los
convencionalismos que aun imperan en los pueblos viejos, y se
present desnuda, con todas sus llagas, que aunque en otras
parties no se vean, no por eso dejan de existir.
El lujo ha torado en este pais grandes proporciones, y este
es un vicio que suele afectar a la moralidad de las costumbres.
Como el dinero es necesario para satisfacerlo, todo suele sacri-
ficarse a 4l; amistad, parentesco, gratitud, amor propio, orgul;o,
pudor, y demAs cualidades y virtudes. Aqui las sefioras visten
muy bien y no salen a pie a la calle, haciendose el carruaje
para ellas indispensable. Los criados tambien son necesarios
en gran nuimero, porque las mujeres aqui, sea por condici6n,
o sea por la pereza o indolencia que imprime lo enervante del
clima, no se prestan a los quehaceres de la casa; las demis
necesidades de la vida cuestan much, porque aqui todo cuesta
caro, y como la picara vanidad incita a todo el mundo a apa-
rentar una opulencia que en realidad no posee, de ahi la tenta-
ci6n mefistof6lica que a veces acaba por triunfar de los niis
rigidos principios. La civilizaci6n, que tantos beneficios ha
reportado a la humanidad mejorando la condici6n social, ha
creado la afici6n al lujo. En vano los moralistas elamarin
contra 1l; nada conseguiran, siendo como es, consecuencia de ]a
ilustraci6n de los pueblos, cuyas classes tienden a igualarse;
pero no es el lujo en si el que perturba, sino la impaciencia de
muchos por ostentarlo sin esperar a adquirir por el trabajo
una posici6n s6lida, que les permit su disfrute sin menoscabo
de la dignidad o de la honra.
La educaci6n que aqui se da a los j6venes es esmerada, y
a pesar de haber en la poblaci6n buenos colegios, muchas per-
sonas mandan a educar a sus hijos a Francia o a los Estados
Unidos, y en esos paises es donde adquieren los j6venes las ten-
dencias de emancipaci6n y filibusterismo, que han heeho a mu-
chos desgraciados, y que Ilevadas a cabo quizas harian tambien
desgraciada a esta isla convirtiendola en otro Santo Domingo.
En realidad, entire los hijos del pais y los espafioles, existe
una mareada division, y easi puede afirmarse que no hay reu-









COSAS DE LA HABANA AL MEDIA EL SIGLO XIX


ni6n alguna en que reine verdadera fraternidad y se componga
de iguales elements. Siempre aparece dominando uno u otro,
y aunque particularmente hay amistades entire peninsulares y
criollos, en el fuero interno la division esta latente, moderada
por la educaci6n. Esto mismo se revela en los adornos de los
trajes; los del pais dan preferencia a los colors de la bandera
americana y los peninsulares a los de la national, signiendo las
mujeres las mismas tendencies que observan en sus padres, her-
manos o maridos, ya sean de la una ya de la otra parte.
La gente de esta tierra, como la de casi toda la America
espafiola, es muy aficionada a bailes y juegos de gallos y de
cartas. Nosotros los importamos en America juntamente con
nuestra indolencia, nuestro hidalguismo y nuestra intolerancia
religiosa. Los hijos de aqui suefian con esas diversiones, pero,
particularmente, porque en ella entran tambien las mujeres.
No hay reunion, ni jira, ni celebraci6n de algo que no concluya
por el baile.
Es verdad que el baile incitante y voluptuoso de este pais
es de lo mas sugestivo que puede imaginarse y no es extraiio que
sean tan aficionados a 61 los que se han criado a su arrullo,
euando con el mismo entusiasmo suelen tomarlo los espafioles y
extranjeros que viven aqui.
El baile del pais se conoce con el nombre de danza., y se
compone de cada sedaso o parte del paseo, la cadena y sostenido,
segfin lo va marcando la mfsica. Esta es muy animada y ale-
gre y no se toca bien, mas que por los miisicos de aqui, que
son los que saben darle el chic que reclama su indole. Al que
no esta acostumbrado a oir las danzas, se le figure escuchar
una algarabia infernal, pues parece que cada instrument va
por su lado, como suele decirse; pero poniendo atenci6n, no s61o
se distingue la belleza de la composicj6n, sino que lo que pa-
rece algarabia, forma un todo arm6nico, de un efeeto sorpren-
dente, sujeto a un compas obligado que marca con exactitud
los pass de la danza. No he visto en mi vida baile mis animado
e incitante, ni he oido tampoco misica mis entusiasta y deli-
eiosa, asi es que no es extraiio ver en un baile a la mayor parte
de los mirones levar involuntariamente el compAs con los pies
o con el cuerpo, como arrastrados por una fuerza superior. El









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


compis es el mismo que tocan los negros con sus tambores e
instruments para sus bailes grotescos y voluptuosos.
Todos los domingos del ano hay bailes de miscaras en los
salones de Escauriza, que es un cafe situado enfrente del Tea-
tro de Tac6n y de la Alameda de Isabel II, y algunas veces los
hay tambien en el cafe de la Bolsa; pero estos bailes, que cuando
yo Hegu6 a la isla estaban animados por una concurrencia fe-
menina, que si bien por su disfraz no podia analizarse, por su
correcci6n demostraba que iba alli sujeta por sus parientes o
allegados, hoy se ven frecuentados por mujeres pfiblicas, im-
piddicas y desenvueltas, que les han hecho perder todo el encan-
to de lo misterioso. En Carnaval y Pascuas, suelen darse ade-
mis bailes en los teatros de Tac6n y Villanueva, a los que
asiste una numerosa concurrencia de todas classes.
En los bailes cada danza dura generalmente una hora, pero
hay algunos con double personal de orquesta, cuyos mdisicos se
van relevando insensiblemente, y duran las danzas sin interrup-
ci6n toda la noehe, hasta el cafionazo del alba, que es la hora
official de su terminaci6n. Yo he visto algunas parejas bailar
tres horas seguidas sin parar ni un solo moment.
En el verano suele haber una series de bailes en los pueblos
de temporada, como Guanabacoa, Puentes Grandes y Marianao,
donde a lo mis escogido de la sociedad habanera, y como los
trajes de las seforas en estos climas tropicales son casi todos
blaneos, con adornos de cintas de vivos colors, en los que do-
mina siempre el punz6 y celeste, colorss de la bandera ameri-
cana), presentan las glorietas donde se efectfan un golpe de
vista magnifico.














LA PALABRA GIBARA
POR
HEBRMIO G. LEYVA

Jibd y Jibara, son voices indigenas, propias de un arbusto
silvestre que abunda en las orillas de los rios, lagunas y tierras
anegadas (1) y en los terrenos pedregosos y rocas maritimas,
segfin la clase del arbusto dentro de la misma familiar.
En el Departamento Oriental se conoce con el nombre de
Jiba: en Villaclara con el de Jibara, segiin el mismo Pichardo.
En cuanto al cambio de la J por la G con que generalmente
se describe hoy el nombre propio de la villa de Gibara, no en-
cuentro raz6n gramatical que la justifique: en ese coneepto
estimo que se ha hecho mal en quitarle la pureza etimol6gica
ue tenia la palabra, la cual ha perdido, sin duda alguna, con
a sustituci6n de la 0, porque a mayor abundamiento esa letra
o se conocia en el vocabulario indigena.
Sin embargo, el uso ha sancionado el cambio, y no ser6 yo
por cierto quien tire de mi tizona para desfacer el entuerto
cometido contra el idioma de Hatney, y por mas que lo des-
apruebe.
Deseribiendo Pichardo el arbusto de donde procede, a mi
juicio, el nombre de mi pueblo, dice, que el que se cria en
los terrenos pantanosos, florece en la primavera, y el fruto a
manera de mango, .lo comen las jicoteas.
Otro Jibd, afiade, se encuentra en los bosques y tierras
feraces que florece de febrero a marzo y la semilla por abril
o mayo, la comen el sinsonte, el cao, la cotorra, la torcaz, el zor-
zal real y las aves domesticas; dice, refiri6ndose a informed
del cura de Guamutas, que el cocimiento de la raiz se emplea
empiricamente en ,los golpes de caidas y eree que destruye las
apostemas: el fruto de tinte rojo.
El sefor Lasagra, habla de varias species de Jibd (continia

(1) PICe&aro. Didcionario de voces vubanas, pig. 149.


Tr73C PIT ar7" ruiIui









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


Pichardo), entire ellas el Erithroxylum breviper, de hojas pe-
quefias, ovaladas, espatuladas muy obtusas, etc., etc.; flores
solitarias de muy corto pedfneulo que lucen en octubre; fruto
unilocular, crece en las rocas maritimas.
El doctor Gundlach dice que la primer definici6n perte-
nece al Bagd, salvo el nombre cientifico Erithroxylum: que la
fruta del Jibd es chica, colorada y la mata de terrenos pe-
dregosos.
De aqui y de otros antecedentes, deduce Pichardo, que este
Jibd es cl que en Villaclara y otros lugares de Vuelta Arriba
lHaman Jibara. El que vi6 6l en junior, dice que es un arbusto
de hojas alternas, ovales, borde liso, pAlidas por debajo: las
frutas rojas, redondas, del tamafio del Aji guaguao, que salen
pegadas de las ramas, estrelladas con un pedineulo de media
pulgada, que lo come el sinsonte.
Ahora bien, es de suponerse que nuestros abuelos, aquellos
quc florecieron a mediados del siglo pasado, cuando pisaron
por primer vez el territorio gibarefo, encontrando much Jibd
a orillas del rio Gibara que desemboca en la bahia, le bautizaron
con el nombre de Jibara que despubs de le di6 a la Punta del
Yarey.
Tambien puede suceder que tomara mi pueblo directamente
su nombre del Jib4 que, segfn Lasagia, crece en las rocas ma-
ritimzas, puesto que Gibara se encuentra rodeado por la parte
del Norte de dichas rocas, en las cuales se criaban esos arbustos.
0 bien, y esto es lo mfs rational, que tomara el referido nombre
del Jibara de Pichardo, siendo asi que, segfin recuerdo, abun-
daba much ese arbusto en mi tiempo, alli por las faldas de
la loma de la Vigia, cuando todo aquello estaba cubierto de
maniguas y monte bajo.
Pero sea de ello lo que fuere, y en la imposibilidad de dar
con la verdad hist6rica que Ileva hoy la villa de Gibara, precede
del arbusto ya repetido tantas veces, Jibd o Jibara, y no de la
palabra Jibaro como se cree vulgarmente en mi pueblo: vos
indigena tambien en esta iltima que significa montaraz, risti-
co, indomable, aplicada generalmente a los animals que tienen
esas eualidades, sobre todo, al perro jibaro, que se eria ind6-
mito en los montes de Cuba y con cuyo mote de jibaros se tilda









LA PALABRA GIBARA


a los gibarefios, alli en Oriente, cuando el vulgo ignorante pro-
cura denigrarlos.
Tambien nos llaman cangrejeros como a los cardenenses y
con igual intent, a causa de que en ambas localidades se crian
en abundancia dichos crustAceos.
Hay, sin embargo, una diferencia notbale entire CArdenas
y Gibara respect de este particular, que deseo aclarar, ya que
la ocasi6n se me present propicia.
En CArdenas, segfin tengo entendido, no se cria mAs que el
cangrejo blanco o azul; propio o natural de los terrenos pan-
tanosos, a tiempo que en Gibara se cria aquella especie en las
humedades de la playa (1) y en las mirgenes de los rios Gibara
y Caeuyugiiin; y se cria ademis el colorado en las alturas ro-
cayosas de Los Colgadizos (2).
El primero vive y procrea en terrenos hfimedos como he
dicho ya: el segundo vive en las pequefias cuevas que tienen las
piedras cavernosas, y s6lo salen en bandada cuando las tro-
nadas sacuden sus hogares, o cuando les Ilega la 6poca del deso-
ve, y se trasladan entonces a las playas del mar, en busca de
una fuerza mecinica que ayude a las hembras a descargar sus
huevecillos que, en cantidad prodigiosa, guard la cangreja
en la parte anterior de su vientre. Sucede entonces una cosa
muy curiosa: col6case el crustaceo a todo lo largo de las iltimas
lines que forman las olas al morir sobre la arena, y alli espe-
rando el frote que produce semejante rozamiento al ir y venir
de las aguas agitadas, permanecen batallando con el mar hasta
que libres ya de la carga, retornan al hogar comun.
Por lo menos, si el traslado ya referido de esos animals
a la playa del mar, no es cosa comiin en otras parties, lo que es
en Gibara se ha repetido varias veces: apelo al testimonio de
mis paisanos.
Por mi parte voy a referir lo que presenci6 una ocasi6n,
a prop6sito de este asunto, y lo hago con tanto mis gusto y
motive, cuanto que segfin entiendo, el cangrejo colorado de la

(1) Ci0naga salitrosa de cuyo lugar me oeupar6 a su debido tiempo.
(2) En el eapitulo 49 se hace una explicaci6n detallada de lo que se
eonoce en Gibara con ese nombre, peia digna de studio, porque determine
con today fijeza el creeimiento lateral de la Isla por aquella part.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


especie a que me refiero, no es conocido de todos nuestros na-
turalistas.
Era un dia del mes de mayo o junio: paseabame por los
alrededores de Los Colgadizos, cuando observe que, procedente
de ellos, por la direcci6n que Ilevaban, se dirigia a la playa pr6-
xima, un ej6rcito considerable de cangrejos colorados en estado
de extrema prefiez; Ilegaron hasta la line donde las olas muer-
tas lamen la arena, y despubs de algdn batallar con el ociano,
soltaron sus huevos todos. Al obscurecer de la tarde no s6lo
estaba inundada toda la playa, que no es pequefia, por los nue-
vos series vivientes, sino que tambibn se extendian por todo el
ramblazo pr6ximo a la misma, llegando a las primeras casas
del poblado. El aspect que presentaba toda la superficie cu-
bierta por millares de cangrejos de tamafio de una mosca pr6-
ximamente era sorprendente, mas que por su extension, por el
efecto que producia hormigueando aquella inmensa alfombra
color de escarlata. Vino la noche y con ella desaparecieron
los reeien naeidos cangrejos, sin que yo pueda asegurar a donde
fueron a parar (1).





















(1) Eate articulo ha sido torado de HEaxMNo G. LEry Y AOUI-
LERA. Gibara y su Jurisdiccidn. Gibara, 1894 (pa. 92 sg.).















CUENTOS RECOGIDOS EN CAMAGUEY
FOB

DOLORES HERNANDEZ Ruiz




"MANI-PALILLO"

Habia una vez un viudo, que tenia una hija muy buena y
mny bonita. La muchacha vivia muy feliz; pero, esta felicidad
se acab6, el dia en que el viudo se volvi6 a casar, porque la
madrastra era muy mala y le tenia un odio atroz a su hijastra;
la hacia trabajar come si fuera una criada y le pegaba eada vez
que se le ocurria. El padre, aunque queria evitar esto, no podia,
pues era muy debil de earceter y su mujer lo dominaba eom-
pletamente.
Asi pas6 much tiempo, hasta que un dia, la muchacha no
pudo resistir mis y huy6 de su casa. Se intern6 en el bosque
y alli se encontr6 con una viejecita (que era la Virgen) la cual
le pregunt6 que le pasaba. La muchacha, llorando le cont6 su
historic, y al ver la viejecita lo buena que era, le regal una
varita y le dijo: Toma esta varita, siempre que quieras algo,
pideselo, que ella te lo concederA.
La nifia quiso darle las gracias, pero ya habia desaparecido.
Entonees, sigui6 caminando, hasta que Ileg6 a un pueblo, que
estaba a la salida del bosque.
En este pueblo habia un soberbio eastillo donde vivian el
rey y su hijo. A la muehaeha le gust6 muchisimo el castillo
y se dijo:
-Ya que tengo que trabajar & porque no he de hacerlo en
este castillo que me gusta tantot
Y para evitar que los criados se enamorasen de ella, Ilen6-
se la cara de carbon y se visti6 de hombre. Despuis se dirigi6









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


al palacio y, fingiendo la voz, pidi6 que le dieran trabajo. Ne-
gironselo al principio pero, tanta fu6 su insistencia, que al
fin, la pusieron a guardar ovejas.
Todos se creian que era un muchacho, hasta el principle,
que se habia hecho muy amigo de ella. Conociala por Mani-
Palillo, pues, ese fu6 el nombre que di6 cuando le preguntaron
c6mo se llamaba.
Mani-Palillo tenia la costumbre de sentarse, todas las tar-
des, despu6s de guardar las ovejas, eerca de la entrada del
castillo. Asi veia toda la gente que pasaba; el principle, siem-
pre que la veia, la saludaba y algunas veces se detenia a conver-
sar con ella y era muy bueno y arrogante, Mani-Palillo se ena-
mor6 de 61.
Asi pas6 el tiempo, hasta que un dia se organizaron en el
pueblo, unas fiestas en honor del principle. A ellas podian ir
todos, desde el mis rico hasta el mis pobre.
El principle, cuando se dirigia hacia la fiesta, se encontr6
con Mani-Palillo, que estaba sentado en un tronco a la entrada
del castillo y le dijo: -- Vas al baile?
-No, senior principe-contest6le,-no voy al baile.
Despidi6se el principle de ella y al pasar por su lado le di6
con el bast6n en los pies.
En cuanto el joven se hubo alejado, sac6 Mani-Palillo su
varita y dijo: -"Varita, varita, quiero un traje, unos zapatos
y un coche que sea de plata.
No habia terminado de decirlo cuando se apareei6 un coche
de plata, tirado por cuatro parejas de caballos, blaneos como
la nieve, dentro venian el traje y los zapatos. Visti6se Mani-
Palillo y se dirigi6 al baile.
Cuando la vieron llegar todo el mundo se erey6 que era
una princess y fueron a decirselo al principle. Este en cuanto
la vi6, se enamor6 locamente de ella y le pidi6 que bailase con
61 toda noche. Accedi6 Mani-Palillo y el prineipe le pregunt6:
-- De que pais sois prineesa?
-Del pais de los bastonazos, respondi6le Mani-Palillo.
-iQu6 nombre mis raro tiene vuestro pais!
-Si, muy raro, --contest6 ella.
Y siguieron bailando. Cuando iban a dar las dos, acor-
d6se Mani-Palillo de que al dia siguiente tenia que levantarse









CUENTOS RECOGIDOS EN CAMAGUEY


muy temprano, para cuidar las ovejas, y sin despedirse del prin-
cipe ech6 a correr; 6ste la sigui6, pero, no pudo alcanzarla,
porque, ya habia subido al coche, que desaparecia a lo lejos.
Contrari6le much al principle esto, pues 61 queria saber
d6nde vivia la princess, porque se habia enamorado locamente
de ella. Se retire a su eastillo y se pas6 el dia pensando en la
bella princess y en si iria esa noche al baile.
Por la tarde, cuando se iba para la fiesta se encontr6 con
Mani-Palillo y le dijo: Si hubieras ido anoche al baile hubieras
visto la princess mis bella de toda la tierra.
-- Ay, senior principle, cuanto lo siento no haber ido!-con-
test6 ella.
-- Por qu6 no vas esta noche ?
-No puedo ir, senior principle, mafiana tengo que levan-
tarme muy temprano.
Despidi6se carifiosamente de Mani-Palillo y le di6 carifo-
samente con los guantes en el hombro.
En cuanto el principle se alej6, sac6 NMani-Palillo la varita
y dijo: -Varita, varita, quiero un traje, unos zapatos y un co-
che que sean de oro.
No bien hubo acabado de decir aqullo cuando apareci6 un
coche todo de oro con seis parejas de hermosisimos eaballos,
dentro venian el traje y los zapatos; se visti6 Mani-Palillo y se
fu6 al baile. Al llegar, eneontr6se con el principle, que la es-
peraba, la ayud6 a bajar del coche y le pregunt6:
-- De que pais sois
-Del pais de los guantazos-contest6le ella.
Bailaron toda la noche y cuando iban a dar las dos, ella
le dijo:
-Voy al toeador a arreglarme. un poco.
El principle la acompafi6 y le dijo que la esperaba en la
puerta, pero, Mani-Palillo sali6 por otra, subi6 a su coche y
desapareci6.
Cuando el principle se di6 cuenta del engafio, se puso fu-
rioso y se retire a su castillo, pero no quiso dormir en toda la
noche pensando en ella. Al otro dia, cuando iba para la fiesta,
se detuvo a conversar con Mani-Palillo y le dijo:
-i Si ti supieras lo triste que estoy!
-iPor qu6, senior principle -pregunt6le ella.









ARCHIVOS DEtL FOLKLORE CUBA4


-Porque estoy enamorado de la bella prineesa y no se ni
donde vive, pues siempre se me escapa y quien sabe no yaya
esta noehe al bailey.
-No se ponga triste, senior principle, ya vera como ella
va esta noche.
-Asi sea y le di6 con la capa en el brazo.
Alej6se el principle y Mani-Palillo, sacando la varita, dijo:
-Varita, varita, quiero un traje, unos zapatos y un coche
que sean de brillantes.
En cuanto acab6 de decir aqullo, apareci6 un coche todo
de brillantes, con oeho parejas de briosos caballos; dentro ve-
nian el traje y los zapatos. Se visti6 Mani-Palillo y se dirigi6
al baile.
Alli la esperaba el principle, que le dijo:
-- De qu6 pais sois, princess?
-Del pais de los capazos,-contest6le Mani-Palillo.
Entonces el principle, quitandose el anillo que tenia, le
dijo:
-- Quereis guardar este anillo como un recuerdo mio?
Pisoselo ella y siguieron bailando; cuando dieron las drs,
Mani-Palillo ech6 a correr; sigui6la el principle, pero no pudo
alcanzarla, pues ya casi habia entrado en el coehe, que cch6 a
andar; a tal veloeidad, que los guardian que 61 habia puesto
en todas las esquinas, no pudieron detenerlo.
Pusose muy triste el principle, pues ye no le quedaba ni
siquiera la esperanza de volver a verla, puesto que se habian
terminando las fiestas.
Y, a tal extreme lleg6 su tristeza que eay6 enfermo. Traj6-
ronle los m6dicos mis sabios del reino, pero ninguno pado
curarle.
Entonces Mani-Palillo le dijo a un criado: -De la tinica
manera que el principle se pondria bueno es comiendo un pastel
que yo s6 hacer.
Dijoselo el criado al principle y este le contest:
-i Que venga Mani-Palillo y que me haga-el pastel I
Hizo Mani-Palillo el pastel y le puso en el centro el anillo
que el principle le habia dado; se lav6 bien la eara y las manos,
Ilev6selo al principle y le dijo:
-Comedlo, senior principle y vereis como os poneis bueno.









CUENTOS RECOGIDOS EN CAMAGUEY


Cogi6 el principle el pastel, pero no pudo partirlo, porque
el cuchillo tropez6 con el anillo, entonces dijo:
-Yo no como este pastel, esti muy duro.
-Comedlo, repiti6 Mani-Palillo, y vereis que pronto os
poneis bueno-repiti6 Mani-Palillo.
El principle, al oir aquello, apret6 el cuchillo y salt el
anillo.
-- Qu6 es esto --dijo el cogiendolo-Mani-Palillo, de d6n-
de sacaste este anillo?
Entonces ella se acerc6 y le dijo:
-- No me conoedis, principle?
Mir6la este y qued6 mudo de asombro al reconocer en ella
a la bella princess de quien estaba enamorado, al fin pudo ha-
blar y dijo:
-- Vos, vos sois la princess?
-Si, yo soy la prineesa-contest6le Mani-Palillo;-- no os
acordais que la primera vez que me preguntasteis de qu6 pais
era os contest del pais de los bastonazost pues fuW porque esa
tarde cuando os ibais para el baile me disteis con el bast6n en
un pie. Y a la otra noche me volvisteis a hacer la misma pre-
gunta i no os acordais que os dije que era del pais de los guan-
tazos? os dije ese nombre porque cuando ibais para el baile me
disteis eon los guantes en el brazo. Y la tereera noche enando
me lo preguntasteis no os dije que era del pais de los capazos?
pues, os lo dije porque esa tarde al pasar junto a mi me disteis
con vuestra capa.
Fue tan grande la alegria del principle que se puso bueno
en seguida, mand6 que le busearan magnifieos vestidos a Mani-
Palillo y le pidi6 que se casara con l1. Accedi6 ella, pero con
la condiei6n de que buseara a su padre y lo trajera, inmediata-
mente mand6 el principe eincuenta hombres a busearlo. Cuando
lo encontraron, lo Ilevaron a palacio y Mani-Palillo, lena de
alegria, le cont6 todo lo que habia pasado y lo que la habia heeho
sufrir su madrastra.
Entonces, el padre le dijo:
-Hija mia, Dios la castig6, porque un dia fue a pasear al
bosque y se la comieron las fieras.
A los pocos dias, se cas6 el principle con Mani-Palillo; hubo
magnificas fiestas y todos fueron muy felices.


PI~=-~-~-=-vrr-~i~issmp-;x~--~.~_~nrT~s ,_I










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


NOTAS

El tema de este cuento es de tipo universal. Conocemos
versions espanolas, francesas y alemanas. En la colececi6n de
tradiciones populares espaiiolas de Machado Alvarez hay un
cuento titulado Xuan6n del Cortez6n, muy parecido en algunas
parties a Mani-Palillo; lo mismo sucede con Piel de Asno y El
Zapatito de Cristal, de la colecci6n de cuentos franceses de
Perrault y con La Cenicienta de la colecci6n de cuentos alema-
nes de los hermanos Grimm.
A continuaci6n exponemos brevemente las diferencias mis
notables que hemos encontrado, comparando cada uno de dichos
cuentos con Mani-Palillo, Xuandn del Cortezdn defiere de Mani-
Palillo en que la protagonista es una princess a quien su padre
quiere matar, siendo abandonada en un bosque por los criados
destinados a sacrificarla. Y, tambi6n se diferencia en que el
principle, la primer vez que ve a la muehacha, libre de su dis-
fraz, es un dia en que 6sta se hall cuidando los pavos, mientras
en Mani-Palillo es en un baile. Estas no son las finicas dife-
rentes que existen entire ambos cuentos; pero, eomo hemos dicho
anteriormente, solo anotaremos las mas importantes.
Piel de Asno se diferencia de Mani-Palillo en que la prota-
gonista, que es una prineesa, huye de palacio porque su: padre
se quiere casar con ella; tambien difiere en la parte en que el
principle la ve por primera vez libre de la piel de asno;. pues
esto ocurre un domingo, en que el hijo del rey va a la granja y,
al pasar por el cuarto de la princess, se le ocurre mirar por la
cerradura, para ver que cosa guardaba alli y, lo que vi6 fu6
a la asquerosa Piel de Asno, converttida en una hermosisima
princesita.
Como el Zapatito de Cristal de Perrault y La Cenicienta
de Grimm son tan conocidos, creemos que es initial, apuntar
aqui, las variaciones que hay entire ellos y Mani-Palillo, pues,
cualquier persona que lea 6ste, se dar icuenta, inmediatamente,
de las diferencias esenciales que existen entire unos y otros.









CUENTOS RECOGIDOS EN CAMAGUEY


"LOS TRES HERMANOS"
Pues senior, este era un viudo que tenia tres hijos a quie-
nes queria much. Cuando muri6 su mujer, hizole el pr6po-
sito de no volverse a casar; pero, viendo que no podia cuidar
a sus hijitos, porque tenia que ir a trabajar, se cas6 de nuevo
para que los nifios tuvieran que los atendiese.
Muy pronto se di6 cuenta la madrastra de la raz6n por la
cual el vindo se habia casado con ella y, como era una mujer
muy necia y vaniosa, les tom6 un odio terrible a los pobres
hermanitos. Cuando el padre estaba en la casa era muy buena
y carifiosa con ellos, pero en cuanto este se alejaba, les pegaba
y maltrataba en todas formas.
Asi pasaron dos afios, y el odio que la madrastra sentia
hacia los nifios, en lugar de disminuir, aumentaba. Este odio
lleg6 a tal extremo que decidi6 desembarazarse de ellos, para lo
cual los invit6, un dia que el padre habia ido al pueblo vecino,
a pasear con ella por el bosque. Los nifios se pusieron muy
contents, pues les gustaba much, jugar bajo los arboles y asi,
a la madrastra les fue muy ficil Ilevarlos. Caminaron muehi-
simo, hasta que legaron a un lugar donde habia muchas flores
y entonces la madrastra les dijo:
-Nifios, yo quiero que ustedes me hagan un ramo muy
lindo, con estas flores, mientras lo hacen, voy a dar un paseito
por aqui y dentro de un rato los vendr6 a buscar.
Y se fu6.
Los hermanos hicieron con las flores un ramo hermosisimo
y se sentaron debajo de un arbol a esperar a su madrastra. Pero,
viendo que ya era casi de noche y 6sta no regresaba, el mayor-
cito dijo:
-Hermanitos, yo creo que nuestra madrastra nos ha aban-
donado, para que se nos coman las fieras, vamos a subirnos a
este Arbol antes de que sea completamente de noche y mariana
muy temprano, nos pondremos en camino para ver si encontra-
mnos nuestra casa.
Asi lo hicieron y pasaron la noche en el arbol. Al otro
dia, despubs de comer unas frutas, que encontraron, se pusie-
ron en camino, para ver si encontraban su casa; pero, mientras
mis eaminaban mis se perdian, hasta que al fin, por la tarde,









ABCRCHMOS DEL FOLKLORE CUBANO


llegaron a la casa de un lefiador, donde pidieron de comer. El
lefiador se compadeci6 de ellos, les di6 de comer y les dijo que,
si querian, podian quedarse con 61 con tal de que les ayudasen
en el trabajo. Los ninios se pusieron muy contents, el mayor
dijo:
-Yo creo que lo mejor es, que ustedes se queden aqui y
que yo siga caminando, para ver si hallo nuestra casa, porque
si papa vuelve y no nos encuentra es capaz de volverse loco.
Despidi6ronse los hermanos, prometiendo el mayor, volver-
los a buscar en seguida que lleguase a su casa y se puso en
camino. Estuvo caminando toda la tarde y cuando lleg6 la
noche se subi6 a un arbol, acomod6se de manera que pudiese
dormir, sin el peligro de caerse y, ya hacia mis de dos horas,
que estaba durmiendo, cuando le despert6 un ruido de voices;
abri6 los ojos y vi6 que, debajo de 61, habia un grupo de hombres
que habian encendido una hoguera y estaban comiendo. El
niio, al verlos, iba a bajar para reunirse con ellos, euando oy6
deeir al que parecia jefe de aquellos hombres:
-Mafiana por la noche vamos a robar a easa del conde
de X (este era uno de los vecinos mis rieos del pueblo done
vivia el niiio).
-- Y si se despierta ?-pregunt6 uno de los bandidos.
-Lo mataremos-contest6 el jefe.
El muchacho, al oir aquello, se asust6 de tal modo que no
pudo reprimir un grito, miraron los ladrones hacia el Arbol y
cuando lo vieron le dijo el jefe:
-Baja inmediatamente de alli, si no quieres que uno de
mis hombres te baje a la fuerza.
Baj6 el niiio asustadisimo y entonces el jefe le dijo:
-i Conque has oido todos nuestros planes! eh T pues, ahora
ver-s lo que te va a suceder.
Mand6 a los bandidos que hieieran un hoyo muy grande,
ech6 al nifio dentro y lo enterr6, pero, pero en el mismo lugar
donde lo enterraron naci6 un arbolito muy raro, cargado de
bellisimas flores.
Al otro dia muy temprano, pas6 por alli el padre del mu-
chacho, que regresaba de la ciudad vecina y al ver aquel arbusto
con tantas y tan bellisimas flores, se dijo: voy a hacer un ramo
con estas flores tan extrafias y lindas para llevarselas a mi


,v;- .?"-:.-t S--









CUENTOS RECOGIDOS EN CAMAGUEY 69

mujer, y bajandose del eaballo empez6 a arrancar flores. Pero,:
cada vez que arrancaba alguna el arbolito se quejaba y decia:
-i Ayyyyyyy!... i padre que me arrancas el pelo!
Entonces, el hombre pens6: Voy a saear este Arbol, porque
yo nunca he oido hablar un Arbol.
Cogi6 un pico, que ievaba para su casa y empez6 a sacar
el arbolito, cada vez que daba con el pico en alguna raiz, el
arbolito gemia:
-i Ayyyy !...
Por lo cual, el hombre tenia que tener much cuidado, en
no lastimarlo. Al fin, logr6 sacarlo y en el mismo moment
en que las raices estuvieron fuera, el arbolito se convirti6 en
el niiio, que se abraz6 a su padre, loco de alegria. Despues de
los primeros moments de emoci6n el muchacho le cont6 todo
lo que le habia sucedido a sus hermanitos y a 6l, y lo que habia
oido decir a los bandoleros.
-Tenemos que ir a prevenir a ese sefior-le dijo el padre.
Y se dirigieron al pueblo, Ilegaron a Ia casa del conde,
cont6le el muchacho todo lo que habian dicho los bandidos y
entonces, este le dijo:
-QuBdate aqui esta noche y si es verdad lo que me cuentas,
mariana te dare tanto oro eomo pueda cargar tu caballo.
Se qued6 el nifio y el conde mand6 busear un gran nmunero
de guardias, que se eseondieron en el jardin y asi, cuando Ile-
garon los ladrones, los prendieron y se los Ilevaron a la careel.
A la mafiana siguiente el conde mand6 que le dieran al nifio la
cantidad de oro que le habia prometido. Dibronsela, y con esta
carga se dirigieron padre e hijo a su easa.
-- Qu6 quieres que haga con tu madrastra -Pregunt6le
el padre por el camino. -Echala de nuestro hogar-contest6
el muchacho.
Y efectivamente, cuando llegaron a la easa, el padre le dijo
a la madrastra:
-i Vete de aqui en seguida, porque lo que hieiste con mis
hijos, no te lo perdonari nunca en la vida!
Se fu6 la mujer y ellos fueron a busear a los dos hermanitos,
los trajeron y vivieron felices, pues como ya tenian tanto dinero,


I:~r~-~-l~~-~ 2~;,-:6F 7, --4.q~i









ARCIIIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


el padre no tenia que trabajar y por lo tanto podia dedicarse
completamente a sus hijos.
Y, la madre, como todo el mundo sabia lo mala que era,
nadie queria darle trabajo y como ella era muy orgullosa para
pedir limosna, se muri6 de hambre, en just castigo a su maldad.

NOTAS
Lo consideramos como una variante de unn de nuestros
cuentos, titulado La Maldad de una Madrastra.
Ambos se diferencian, principalmente, en los personajes
que, en Los Tres Hermanos con gentes del pueblo y en La Mal-
dad de una Madrastra con reyes y princess. Tambicn varian
notablemente en los distintos episodios de la narraci6n, pues, en
La Maldad de una Madrastra, las princesitas no son abandona-
das por la madrastra en un bosque, sino que las entierra en el
jardin, convirti6ndose eada una en un rosal y todo por causa
de unos higos; mientras que en Los Tres Hermanos 6stos son
abandonados por su madrastra en un bosque; siendo enterrado,
el mayor, por unos ladrones para que no pudiese divulgar el
complot ideado por ellos y que el muchacho habia oido. Sin
embargo terminan igual: con el castigo de la mala madrastra
y la reunion del padre con los hijos.















LA GALLERA
POR

MANUEL A. ALONSO
Puede pasar un pueblo de la isla de Puerto Rico (1) sin
espectaculos pfiblicos de toda clase, y, si fuera precise sin al-
calde, regidor ni nadie que gobernase en 61; pero jams pasaria
uno sin ranch6n grande, cubierto de teja yagua o paja, en cuyo
centro hay un circulo de ocho a diez pasos de diAmetro formado
de atblas, con una graderia alrededor, hecha de lo mismo: cuan-
do se trata de fundar una nueva poblaci6n no es extrefio er que
aparece este edificio much antes que la Iglesia, y en no pocos
parajes en que el nimero de casas de campo es erecido, estando
a alguna distancia de los pueblos, se ve tambien que le hay,
si bien falta una ermita o capilla. Esta entidad que preside
en todas parties, esta avanzada de la creaci6n de nuevas soele-
dades en sitios hasta entonees inhabitados, este lugar al parecer
de un culto id6latra, es la Gallera. Examinaremos en esta eseena
su objeto e influencia moral, y de aqui la necesidad de hablar
primero de los gallos, los galleros y los jugadores, como actors
principles, y despues de las peleas, desafios, etc.
El gallo, animal c6lebre desde la mas remote antigiiedad,
idolo de algunas religiones, y de cuyo canto se vali6 nuestro
Redentor para recorder a uno de sus discipulos su pecado, en
ninguna parte es tan querido como en las Antillas; hay una
clase sobre todo, llamada gallo inglis, que es el compafiero
inseparable del hombre gibaro.
Antes de salir del caser6n, ya se ha cuidado de legitimar
su origen, poniendo a la madre en la imposibilidad de ser in-
fiel: un platanal, un bosque u otro sitio apartado, es el teatro
de los dichosos amores del sultan, que despues de haber muerto
(1) Este trabajo es un eapitulo del libro MANuaL A. ALONso. El'
Gfiroe, 1849, Barcelona (pAga. 77, sg.). Aun euando se refiere a Puerto
Rico,.es aplieable a Cuba y sus viejas eostumbres. Aqui, a la gallery le
decimos valla de gallons.


Bli~s~i~PP~'~~~iganxaRPmPml~zr









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


en el combat a su terrible adversario, viene cubierto de honro-
sas cicatrices a reinar en medio de sus favorites. De alli es tras-
ladada la clueca, y su nido se coloca en la casa en el sitio mis
a prop6sito, cuidasela con much esmero, y el dia en que sale
rodeada de sus polluelos es un dia de gozo para la familiar.
Empiezan entonces las discusiones sobre el secso, color y demis
cualidades; los amigos y conocidos aeriguan los grades de pa-
rentesco que tienen los reei&n nacidos con los gallos de mis
riombre de todos los pueblos cercanos, recorriendo las lines
colaterales, con mis afin, que un hidalgo pobre que desea acer-
carse a un titulo de Castilla.
Hechas de este modo las debidas averiguaciones, conserve
el duefio en su mente la ejecutoria, y los pollos van creciendo
hasta dejar la madre; entonces es el moment de separarlos
dejando las hembras en la casa y poniendo los machos en otro
sitio, lo cual no es de tan poca importancia como pudiera pa-
recer; los gibaros saben muy bien que un terreno en que los.
animalitos puedan esearbar, fortalece much sus patas y su
pico; asi como el criarse en el bosque les hace mis vigorosos
en el vuelo; circunstancias no despreciables, puesto que de ellas
depend mis adelante la probabilidad de la victoria.
Es tambifn de notar el cuidado que tiene todo criador inte-
ligente en impedir que se mezele con los pollos, cuando son ya
trecidos, alguna gallina; porque refiirian hasta matarse; y si
por una casualidad no sucediera asi, perderian much pujanza,
siendo mis d6biles en el combat; cada dia les muda la comida
y el agua, cuando no la hay en el criadero, y se asegura mny a
menudo del estado de la salud de los futures gladiadores.
Estos cuidados duran afio y medio o dos, hasta que entran
en la escuela prictica, bajo la direcci6n del gallero; este es un
hombre blanco, negro, o mulato, gordo o flaco, alto o pequefo,
por lo regular de alguna edad, que es capaz, por su much co-
nocimiento en la material y por su acrisolada paciencia, de ins-
truir un gallo, sacando todo el partido possible de las -.isposi-
ciones que present, desconocidas a los profanos en el arte;
mbs que para 61 son el objeto de un studio continue. Debe
ademis ser vir probus en toda la extension da la palabra, pues
a su reetitud se fian grandes sumas, como veremos despubs.
Hacerse cargo de la complete filiaci6n de su pupilo, es la'









LA GALLERA 73

primer diligencia del gallero, que en dos minutes sabe si aquel
es rubio, giro, pinto, cenizo, canagiey, galina, ala de mnosca,.
jabao, blanco o negro, si es pava, rosdn o guineo; si es :pati-
negro, pati-amarillo o pati-blanco, si es cinquef~o, bajo o alto de
espuelas; si tiene la canilla larga o corta, si el largo o ancho de
cuerpo, si aletea con fuerza, si tiene la pluma madura, etc.. no
olvidAndose nunea de oirlo cantar, para conocerlo despubs por la
madrugada; y es tal la habilidad de aquellos hombres, que entire
centenares de gallos que cuidan y acondicionan, conocen a cada
uno por el canto, sin que se engafien jams.
Desde este dia, hasta aquel en que esta en disposici6n de
jugarse, pasa el gallo por una series de pruebas y ejereicios con-
tinuos, sujeto siempre a un regimen severe, todo lo eual reunido
forma lo que se llama darle condici6n; o, lo que es lo mismo,
ponerle en disposici6n de refiir con las mayores ventajajs posi-
bles de su parte. C6rtale el gallero la eresta y las barbas, le
pela con una tijera el pescuezo y la parte posterior del cuerpo,
le recorta la cola a unos euatro traveses de dedo de la rabadilla,
y lo mismo haee con la punta de las plumas del ala; le pone
una cabulla por sobre la espuela para que no pueda soltarse, ni
le oprima la pata; teniendo cuidado de mudarla de una a otra,
y Ie coloca en el lugar que debe ocupar en una casa grande,
alquilada expresamente, y que toda esti Ilena de gallons atados,
de modo que no puedan alcanzarse, a un clavo fijo en las tablas
del piso, o encerrados en jaulas grandes de madera, con su
division para eada uno.
Al salir el sol los saean al corral o frente de la casa, atando
a cada uno en su estaca clavada en tierra, para que puedan es-
earbar; antes de esto los rosian con buches de agna y aguar-
diente, y los tienen alli hasta las diez o las once de la mafiana.
Por la tarde vuelen a secarlos, y al ponerse el sol les dan el maiz
y el agua graduados segin su pero, y el resultado de la altima
prueba.
Estas pruebas son las botas y los coleos; las primeras con-
sisten en echar a refiir dos gallons de igual peso, con las espuelas
embotadas, o envueltas en trapo o papel de estraza, de suerte'
que no puedan dafiarse: el gallero observe atentamente a cada
uno, si pelea alto o bajo, si pica a a cabeza, a pescuezo, al.
buche, a la cabeza del ala, o debajo de ella, si es de cdrrera, si


"' "


'-tssi~~*"vEs^^-r-ic~ilsf~a*ifpwww ll~ e^s~


- -.-^A









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


juega la cabeza, si pelea de afuera o apechuga, si engrilla o
voltea, etc.; y segin lo que nota, coge a uno de ellos en la mano
y le maneja delante del otro con tal habilidad que, siguiendo
este sus moimientos, se acostumbra a pelear, corrigiendo sus
defeetos. Esto es lo que se llama coleo. Si el gallo se cansa en
estos ensayos por exceso de gordura, se rebaja la raci6n diaria,
y si esta debil, se le aumenta; habiendo tal variedad que unos
pelean mejor estando gordos, y otros estando flacos; de lo cual
result su division en gallos a la vista, y gallos de saco.
El gallo que pelea bien teniendo muchas carnes, bajo de
patas, ancho de cuerpo, y que puesto de pie no eleva much la
cabeza, debe jugarse a la vista; esto es, comparandole al descu-
bierto con su adversario: cuando el que pelea bien con pocas
earnes es alto de patas, largo de cuerpo y tiene la cabeza alto,
debe jugarse al saco; esto es, equilibrandole en una balanza con
su competitor dentro de dos sacos que pesen lo mismo.
Cuando el gallo esta acondicionado, lo cual se conoce por
las botas y coleos y por el hermoso color rojo de su euello y de
la parte posterior del cuerpo, se Ileva a la gallera para jugarlo
con mas o menos dinero, segin las cualidades que ha manifes-
tado; y aqui es muy interesante el papel del gallero, que, du-
rante la rifia, se llama coleador; casa la pelea conforme a las
reglas establecidas, salvas algunas ligeras modifieaciones, como
el ensefiar la cabeza del gallo, para conocer por la cicatriz de la
cresta si los dos son de una edad, el medir las espuelas, el dar
en el peso alguna media onza de ventaja, etc., y hecho esto,
Los agusan los rusian
Y si ey dia es abansao
Les dan tres o cuatro granos
de mais medio mascao.
Recorta nademAs las alas, seguin la estatura del contrario y
el pelear de su gallo, entrando ufanos en la valla o talanquera,
retirase la gente que hay en ella, y puestos en el centro los acer-
can, teniendolos en las manos hasta que se pican, y separindolos
despubs los sueltan; dejando a cada uno sobre una de las dos
rayas paralelas hechas en tierra con algunos palmos de inter-
medio. Empieza entonces la rifia, durante la cual los colea-
dores estAn fuera de la talanquera, o fiangotaos junto a ella.









LA GALLERA


No hay palabras para pintar la fiereza de aqu6llos anima-
les: al principio no legan a picarse, sino que se hieren al vuelo:
a estos primeros golpes es a los que lRaman tiros bolaos; pero
no tardan en comenzar, cada picotazo va seguido de una pufa-
lada, que el contrario con destreza, o reeibe con heroico valor;
sus euerpos se cubren de sangre y polvo, pierden la vista, y
apenas pueden tenerse; Hegando muchas veces a quedar despubs
de algunas horas rendidos de fatiga, sin que ninguno de los
dos haya vencido: a esto se llama entablar la pelea; otras huye
uno, muere o queda fuera de combat, siendo el otro vencedor.
Hay gallos que tienen golpes favorites; tales como picar
a la cabeza del ala, clavando la espuela debajo de ella, dar en
el y ~ que, que asi llaman a la nuca, etc. La carrera es tam-
biWn un grandisimo recurso; los hay que corren alrededor de la
valla delante del contrario, que si no tiene tambien esta cualidad
se cansa persiguiendolo, y entonces es veneido fAcilmente; Ile-
gando algunos a tanto, que, si conocen desventaja por su parte,
se detienen sin correr, hasta que el otro vuelve a seguir rifiiendo.
El ojo de linee del coleador sigue todos los movimientos
de su gallo, mientras que los espeetadores de las gradas publi-
can en alta voz la cantidad que quieren apostar a su favor, y
les animan con las esclamaciones mas originales:

;Pica gayo!, jengriya jiro!
iMuide al ala renegao!
SJuy! i Que pufial6n de baca!, etc.
que se repiten a cada moment.
Cuando los combatientes dejan por un moment de lidiar,
se da un careo, los cogen los coleadores, los limpian ehupando la
sangre de todo el peseuezo, examinan sus miembros; y con estos
cuidados les vuelven a veces la vista y los reaniman para vol-
ver a la reyerta. Un nimero determinado de careos sin que
ninguno de los combatientes embista al otro entabla la pelea
Con lo dicho se tendra una idea del objeto de la gallera;
pero no serian muy complete, sin afiadir algo que venga a afir-
mar lo establecido al eomenzar este articulo: bastara deeir, que
muy raro es el gibaro que no cria gallos de buena casta, que
muehos pasan todo el domingo en la gallera, y que algunos
vuelven a su casa por la noche sin Ilevar la care que habian ido









76 AcmIVOS DEL FOLKLORE CUBANO

a comprar al pueblo para toda la semana siguiente, porque les
tent6 algfin pati-amariUo o coli-blanco; mas 1a qu6 detenernos
en otras cosas, cuando una simple relaci6n de un desafio basta
y sobra a nuestro prop6sito?
Los desafios, que no son mAs que la reuni6n en un pueblo
de los gallos mis famosos de muchos de los circunvecinos, se
anuncian con grande antieipaci6n, y se verifiean en dias sefia-
lados. Algunos antes empiezan a llegar los campeones, conduci-
dos con grandisimo cuidado: un hombre Ileva una vara al hom-
bro, y de ella penden cuatro, seis u ocho gallos, en su saeo cada
uno; asi son trasladados hasta a ocho o diez legnas de distancia.
Llega por fin el dia deseado: toda la poblaci6n se inunda de
gente, una gran parte de la cual no tiene otro objeto que ver
jugar un gallo conoeido, y para esto ha hecho a pie muchas ho-
ras de camino. En la pelea se sigue las mismas reglas que en los
casos ordinarios, con la iinica difereneia que se atraviesan mayo-
res cantidades, y que el concurso es much mis numeroso.
Hemos Ilegado al pun'to en que el lector aguarda que le diga
mi modo de pensar acerca de la gallery: yo reconozco la oportu-
nidad de su deseo; pero no puedo complacerle eual quisiera, por-
que es euesti6n mis dificil de resolver de lo que al pronto pa-
rece. En efecto; i qu puede contestarse a la pregunta de si el
juego de gallos es iitil o no? Diremos que como causa de la
comunicaci6n de unos pueblos.con otros, como medio de que cir-
cule el dinero, y como mero pasatiempo en los dias festivos, no
hay duda que lo es; mas como ocupaci6n, como camino que puede
condueir a otros vicios, y como ocasi6n de perder el dinero des-
tinado al sustento de una familiar es altamente perjudicial. El
tiempo resolveri el problema, y yo me atrevo a esperar que cuan-
do haya otras diversiones p6blicas y a media que adelantemos,
se irA perdiendo esta costumbre hasta desaparecer completa-
mente.















LOS COMADRAZGOS
POR
HECTOR DE MIRANDA

Con el incesante advance de lo que Rlaman progress, se van
perdiendo costumbres que, por former parte de lo mis hondo
de los pueblos, se eree menguan el prestigio de nuestra 6poea,
con lo que s6lo se consigue restar un poeo de eneanto a nuestros
dias y arranear una nueva pigina al bello libro de la tradici6n.
Asi ha venido sucediendo con la Semana Santa, los Carna-
vales y las Pascuas.
Sobre todo en esta iltima, se- aguzaba el ingenio de los
criollos en la confeeei6n de los ingeniosos y a veces festivos ver-
sos que requeria una tradiei6n llamada comadrazgo y que co-
menzaba por Pascua de Navidad y terminaba por Pasena de
Resurrecei6n (1).
Toda familiar, ya fuese humilde y de las mas altas esferas
sociales, entraban en esta espeeie de competeneia para quiEn lo
hacia mejor.
Se mandaba segin el estado econ6mico de la familiar, desde
un simple dulee o un plato de cualquier guiso criollo, hasta
joyas, costosos trajes y negros.
En una bandeja, que podia ser de basta loza o de repujada
plata, se ponian los presents en una artistic coloeaci6n, y easi
siempre con aeompafiamiento de papel pieado y de mofias y
lazos de cintas de seda, de gayos colors, cuyas bridas eaian a
los lados.
Se mandaban con una criada y la familiar que lo recibia
tenia que hacer delante de la bandeja los mis exagerados y diti-
rAmbicos elogios del contenido de la misma, elogios que queda-
ban en pie si realmente lo ameritaban, pero que se volvian criti-
cas sobre el mal gusto y tacafieria de la familiar que los mandaba

(1) V&ase lo qu e e a publieado aeerea de los eomadrajos en el
Vol. IV de estos AEBcvos.


S ~ -S -' -- ~ ..-~- -.. S. ~--


~b~t~i~ralea~il~ ~L~i?~jlll~t~i~l~LLB~


C'i~'?


1-' -7'' 7 i""~









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


si estos eran mezquinos, tan pronto desaparecia por el hueco de
la puerta de la calle la esclava (y a veces un negrito entire mu-
chacho y mozalbete) que los traia.
Pero lo que realmente constituia el mejor atractivo de los
comadrazgo era los versos (ya fuesen decimas, cuartestas u octa-
vas), con que se brindaban estos.
Era de rigor al dirigirse emplear la palabra "comadre" o
comparere, de lo que le venia el nombre de "comadrazgo".
Como todo lo que se inicia, esta costumbre empez6 por las
classes altas de la sociedad, y pronto pas6 al dominio de todos.
Se hizo derroche de "ripios", pero entire tantos malos versos
descollaron algunos muy chispeantes.
Para muestra transcribe aqui algunos que han Iegado a
mi poder:

Tinico de gr6 te envio,
comadre de mi coraz6n,
mas te digo que me rio
si me mandas un rop6n.

Comadrita, comadrita,
su correspondeneia espero,
una casa, una criada,
y un vestido de bolero.

Ahi va, comadre, ese negrito
por si es de su agrado,
pero si no mandas un criollito,
le digo que me enfado.

En un vaso de cristal,
meti la mano y saqu6
a ti, comadre del alma,
que nunca te olvidar6.

Comadrita de mi coraz6n,
como es algo que me eneanta
tu bella conversaci6n,
ahi te mando esa volanta.









LOS COMADRAZOOS


Comadre mia, componte,
que alli voy yo como un claro,
mira no te tiente el diablo
y pienses darme garrote.

Tu juicio no se alborote,
sufre todo con paciencia,
y buena correspondencia
espero me has de mandar
y no me trates de ahogar,
porque tendremos pendencia.

Los regalos habia que "pagarlos", exeediendose uno para
quedar mejor que la persona que lo envi6, no ya s6lo los obse-
quios, sino en la confecci6n de los versos.
Si pasado el Miercoles de Ceniza no se "pagaba" el "coma-
drazgo", debase 6ste por "ahogado", enviandose entonces una
fuente con ceniza.
Como veis, nuestros antepasados se divertian de una manera
honest y no exenta de gracejo, si bien un tanto costosamente.
La Habana, enero del 30.
















COLLECTANEA

LA COPLA POLITICAL

COPLAS MAMBISAS EN LAS FIESTAS DE LA CRUZ
Copiamos de EMILIO BACARDI Y MOREAU. (Cr6nicas de Santiago de
Cuba. Tomo V. Pig. 327. Santiago de Cuba, 1923), las notas siguientes,
eon referencia a la guerra separatist de los dies afios (1868-78):

"Son severamente vigilados estos simulacros de fiestas de
la Santa Cruz, en el mes de mayo, sobre todo en los barrios bajos
de la poblaci6n, lugares donde con menos disimulo se.usaba de
cualquier pretexto para burlarse del Gobierno cuando otra cosa
no podia hacerse.
"Las cAnticas que se decian frente al altar, levantado en la
sala de la casa donde se celebraban esas fiestas de un mes de
duraci6n, eran improvisadas la mayor parte, y entire ellas, la anti-
gua tan conocida de:

"Palomita blanca
del piquito azul,
Abreme las alas
para ver a Jesis."

Se habia intercalado, entire otras, la siguiente que era na-
tural llegase a oidos del Gobierno-:

"A la cruz le pido
Con much fervor
Que le d6 salud
Al valiente Flor".

"Flor Crombet, el intrepido guerrero cubano, jefe que ha-
bia entrado en el pueblo del Cobre y cuyas aceiones podia de-
cirse que eran victorias seguras".









COLLECTJEA


LOS BANDOS EN GUANABACOA

Extracto del libro Apunted Histdricos de Guanabacoa de ELPIDIO Dr
LA GUARDIA. (Guanabacoa, 1927, pig. 80):

El dia 4 de octubre de 1826, celebr6 Guanabacoa uno de
los mAs suntuosos acontecimientos que recuerdan sus anales so-
ciales.
El conde de San Fernando de Pefialver, hombre que gozaba
de envidiable posici6n econ6mica y social, deseoso de superar las
brillantes fiestas que por entonces se verificaban en la Villa,
dividi6 la poblaci6n en dos Bandos, con los titulos de San Fran-
cisco y Santo Domingo, constituyendo en el primerio un Impe-
rio y en el que figure como Emperatriz la bella hija Micaela.
La hermosa casa del Conde, convertida en un verdadero
palaeio, en la que los empleados que componian el sequito, ves-
tian los trajes adecuados a su cargo, fu6 alhajada y adornada
primorosamente, como si realmente fuera para una emperatriz;
y el trono, obra lujosisima, se construy6 con el mayor costo y
elegancia.
A tal grado leg6 la ceremonia, que para hablar en la Corte
se hacia por medio de memorials.
Las fiestas duraron quince dias, celebrandose lidias de ga-
Ilos, bailes, cantos, timbas y cabalgatas fastuosas.
En eada una de las easas de baile, se instalaron mesas de
juego con capitals sin celculo, distinguiendose entire todas la
que habia en la lujosa residencia del capitin Francisco Pineda,
luciendo un elegant carpet de damasco rojo, en la eual se ad-
mitian solamente paradas de tres onzas para arriba y en donde
se retaban lo mismo los condes de Cafiongo, Prado Ameno y
Casa Bayona, como militares, campesinos y otras autoridades.
Estas magnificas fiestas, en las que se derrocharon mis de
doscientos mil pesos, fueron las que mis tarde se conocieron
como las de los bands azul y punz6, y continuaron celebrfndose
por algfin tiempo, correspondiendo el Bando Azul al barrio de
San Francisco y el Rojo al de Santo Domingo.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


DE TRINIDAD, NI EL VIENTO

De una comunicaci6n al Diario de la Marina, por AGNES, espirituana
(30 octubre 1927), tomamos estas noticias:

"La. d6cima que se cita, refiri6ndose a Guanabacoa, creo
que la hicieron referiendose a Trinidad, y empieza diciendo:

"Adi6s, Trinidad la bella,
Con sus murallas de guano,
Hoy se despite un cubano
Porque el hambre lo atropella.
No puedo vivir en ella.


MVe voy a vestir de plomo
Pa que no me lleve el viento".

"El decir en Sancti-Spiritus, "de Trinidad ni el viento", no
es por los mosquitos, sino que siendo viento del oeste, suele ser
ciel6nico y hace bastante dafo porque se encajona en las mon-
tafias".

EL CANGREJO

Verso popular, que nos ha trasmitido como tal, EMmIO BACAFDf, en
sus Crdnicas de Santiago de Cuba (pfg. 402).

Qui6n fuera como el cangrejo
que no necesita gorra
no le cae mazamorra
ni rasquera en el pellejo.
No puede vivir muy lejos
ni de arroyo ni laguna;
vaya una feliz fortune
que tiene ese animalito...
ni le pican los mosquitos
ni jej6n en parte alguna.




"'r V.


COLLECTANEA 83

EL GUIJE

Damos a continuaei6n unas notas sobre este personaje de la mitologia
popular cubana.
Copiamos lo siguiente de M. Martinez Moles (1):

No es el Giiije espirituano corrupei6n de jigie, como dice el
senior Constantino Suirez en su Diccionario de Voces Cubanas,
y que copia Espasa, que laman en la comarca oriental y un fan-
tasma con figure de indio enano con cabellos largos que surgia
de las aguas de algunos rios. Los espirituanos siempre hemos
Ilamado Giiije a ese ser de leyenda a que hace referencia el
senior Suirez, aunque de forma distinta al oriental. Nosotros
llamamos jigiie a un arbol silvestre (que tampoco es el sabici).
El Giije espirituano es el que tenemos descrito en otro lu-
gar (2) en la forma siguiente:
GihJE.-Ente fantistico que tiene su habitaci6n en el rio
Yayabo, de donde sale a sus excursions por los demis rioa del
Tkrmino. Su forma es la de un pez, mejor dicho, de un ceticeo,
cabeza de negro y cola de peseado. Segin la fantasia popular,
asiste ocultamente a los oficios religiosos de la Semana Santa
siguiendo un canal subterrineo que, desde un charco del rio
Yayabo, lamado "Charco del Negrito", va haeia el altar mayor
de nuestra primer parroquia; dejandose ver mis principal-
mente los jueves y viernes santos, seg6n atestiguan algunos que
han ido a bafiarse al rio en tales dias.
Por su contact con el Diablo, con 61 compare su poder y,
a su semejanza, hace diabluras. HAbil como R1 en transformars4e
cuando le conviene toma la forma humana, ya de hombre o de
mujer, siguiendo la moda para mejor disimular su presneia.
MAs de una fiesta de Santiago ha corrido en diab6licos caballos,
haciendose notar por sus peligrosisimos saltos y su incansable
beber sin emborracharse, asistiendo despubs de obscurecido a los
bailes de mascara sin que nadie pudiera reconocerle. Y cuando
terminado el baile algunos a quienes habia llamado la atenci6n
por su extremada galanteria con las damas se proponia seguirle,

(1) MAN&uEL MaBRTINE MOLES.-Contrtibhwia Fotwore.-frwdi-
iones y aneadotas eapiritu* s. Tomo II, pig. 21. (Habana, 1928).
(2) Santi-Spfrtus Geogrdfico, Histdrico, etc.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


desaparecia como por eneanto, volviendo a aparecer a lo lejos,
o pasando de prisa por el lado de sus perseguidores en sentido
opuesto. Su preseneia era siempre presagio de alguna calamidad
piibliea. Apareci6 cuando en Oriente proclam6 la Constituci6n
del afio 12 el general Lorenzo; volviendo a aparecer cuando la
llavia de estrellas. Emisario de L6pez y C6spedes, tom6 parte
active en las guerras de 1850 y 1868, burlando siempre la vigi-
lancia del Gobierno.
Pero con el advenimiento de la Repfiblica, que disemin6 las
escuelas por todo el termino el Giije ha desaparecido, y es pro-
bable que ya jams vuelva a dejarse ver.

EL FUEGO GRANDE DEL CAYO

En 1819 ocurri6 un horrible ineendio en la villa de Remedios, Ilamada
El Cayo en su inicio y despuds folkl6rieamente. El recuerdo de la eon-
flagraci6n movi6 a las musas populares, que conservaron la tradici6n de
la eatastrofe.
Traemos a los ARCHIVOS algunos aportes tomados de la inedita obra
del doctor MARTfNEZ FORT -B acerca de la Historia de Remedios.

La conflagraci6n empez6 como al medio dia del diez y nue-
ve de mayo y desde los primeros moments revisti6 grandes ca-
raeteres. La situaci6n se agrav6 con la eseasez de agua que habia
en los pozos por motive de la sequoia.
Empez6 por la calle San Jose (hoy Maximo G6mez), en una
casa de guano donde habitaba una negra que haeia jab6n de la
tierra. Con notable rapidez se extendi6 por las calles de Animas
(Pedro Diaz), San Jacinto (Gonzalo de Quesada), Cristo (Her-
manos Garcia) y Soledad (Adolfo Ruiz), para terminar por la
salida de Santa Clara (donde hoy esta la Teneria), desapare-
ciendo casi todo el antiguo barrio de Camaco.
El fuego dur6 varies dias, se quemaron ciento diez y nueve
casa (casi todas de guano y yagua, o embarro y guano) y el ve-
cindario se llen6 de tristeza y espanto.
Luchando contra las 1a1mas perecieron various vecinos y el
robo y la rapifia a que se entregaron algunos desalmados empeo-
r6 la situaci6n. Para agravar el cuadro, en los moments de mAs
alarm circul6 la noticia de que los pirates, o anusulmanes, es-
taban desembarcando para atacar la villa, lo que hizo aumentar









COLLECTANEA


el espanto y la confusion del afligido vecindario, que acudia a
refugiarse a sitio mas seguro...
Muchas dicimas se sacaron entonces, que aun repiten algu-
nas viejas remedianas. Una de las mis completes es la siguiente,
debida al vecino don Juan Antonio de Vier:

Terrible, fatal y aciago
fu6 para el Cayo ese dia,
pues un ineendio le hacia
el mis riguroso estrago.

No es tan terrible el amago
de un estrepito de rayo,
no pudo el griego caballo
en Troya brotar mis fuego:
Todo era desasosiego,
sin duda alguna en el Cayo.

Las casas de si escupian
tal humo y llamas tan feas
que las fraguas ciclopeas
y al Etna remedo hacian.
Cuadras enteras ardian,
la llama voraz se mueve;
ninguno al fuego se atreve,
cortarle, se hacia impossible,
cat&strofe tan horrible
no se olvidard tan breve.

Cuando en esta situaci6n
deplorable el pueblo estaba,
an rumor sordo aumentaba
el susto y la eonsternaei6n.
El grito y la eonfusi6n.
de que al insurgente aleve
oponer arma se debe,
porque ya en el pueblo entraba;
.la memorial nhunca acaba
del aflo de dies y nueve. "









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Cajas, campanas tocaban,
a un tiempo y nos confundian,
unos al fuego acudian,
otros al cartel marchaban.
Nifios y mujeres daban
gritos, con sustos, desmayos:
el pueblo sufri6 sin ayes
preso del mayor apuro,
el contratiempo mis duro
el diez y nueve de mayo.

Otros decian:
Dia diez y nueve de mayo
de mil, para que se pruebe,
ochocientos diez y nueve,
fu a la desgracia del Cayo.
,, .. .. ,, .... ... **.

Vispera de la Asunci6n,
para ser mas memorable
fun este fuego inexorable
que causaba admiraei6n.


De un coeina sali6,
el fuego tan vehemente
y aunque much gente acudi6
ningun remedio se hall.
Con tal brevedad sigui6,
con la violeneia del viento,
que la casa en un moment
ardio toda de continue
y por el mismo destiny
se quemaron mis de eiento.
(Torado de la aneiana ALmREDA VALfs).

La aneiana de color Eustica Saura (1809-1923), referia de-
talles de este fuego que habia oido contar a su madre y conser-











OLLECTANEA 87


vaba una cruz hecha con un madero quemado de su easa (hoy
la guard su hija Dolores Vigil).
A otros viejos tambi6n les hemos oido contar algunas iecsa
de esta desgracia local.
Eran alcaldes ordinarios don Rafael Perez (Galanceio) y
don Miguel Francisco Garcia. El apodo Galanceno viene de
"galan". Era muy comfn en esa 6poca que las families Ile~a-
sen apodo para diferenciarlas, pues casi todas estaban eiparei-
tadas. Asi, habia los Perez Franciscanos, que venia de una
Frantisea; los Perez del Sao, que vivian en ese lugar; los Piere
Pelvdos, etc., etc.


Historia de Remedios. Libro I, pAgs. 157-160.


i (____I1P___~C__Dl__rs___I~________l__l_


-~----;-c -~~-:--r- c~inr r. --r-r.--i,-F


_ --''~~-~-~~"~~3FY~f~P


:.::


::;











::



:;i:


`'~'


::i '.::
~i


.: .:.. :.:. ::..














NECKOLOGIA

RAMON A. LAVAL
-..Un ilustre colaborador de los ARCHIVOS DEL FOLKLORE CU-
BAN, :el eminente chileno Ram6n A. Laval, ha muerto el 14 de
oetubre de 1929 en Santiago de Chile, y a' la edad de 67 ailos.
.. Su larga vida:fu6 dedicada al trabajo intellectual en un
alto cargo en la Biblioteca de la naci6n y en la redacci6n de
numerosos studios, preferentemente de caricter hist6rico y
folkl6rico. En esta rama de sus actividades alcanz6 gran relieve
como observador acucioso y leal y como fiel interpretador de los
hechos por 61 acopiados, siendo, sin duda, uno de los mis dis-
tinguidos folkloristas americanos. A continuaei6n insertamos
su extensa bibliografia folkl6rica, como prueba de su eminencia
como eultivatdor de estos studios y en homenaje a su memorial.
El conspicuo folklorista chileno pens6 desde hace afios en
la posibilidad de constituir una Sociedad international de Folk-
lore latino-americano, come lo inform al Segundo Congreso
Cientifico Panamericano, en 1917.
Tambien pens6 Ram6n A. Laval que nuestros ARCHIVOS DEL
FOLKLORE CUBANO podrian convertirse ficilmente en. Archives
del Folklore de la America Latina. Fu6 un elogio que le estima-
mos por la gran responsabilidad de que nos creia capaz. Crei-
mos deber corresponder a su cortesia generosa aceptando en
principio la idea y pididndole el program que 61 estimase mis
viable para la realizaei6n de su proyecto, que no nos parecia
muy dificil si contibamos con su colaboraci6n y con la de otros
ilustres folkloristas; pero la muerte le impidi6 contestarnos. Si
algiin dia se realize en America esa idea editorial, muy hace-
dera con un poquito de buena voluntad y desinteresada coope-
raci6n, conste desde ahora la iniciativa de Laval.
Los ARCmvos DEL FOLKLORE CUBANO consignan pesarosos
la triste nueva de la desaparici6n de Ram6n A. Laval, condo-
lientes con la naci6n chilena y con todos los cultivadores de la
ciencia del saber popular.










NECROLOGIA


BIBLIOGRAFIA FOLKL6RICA DE RAM6N A. LAVAL

(Segdn datos tomados de la Revista Chilena de Historia y Geograffa).
1.-EL CUENTO DEL MEDIO POLLO. Vorsiones Chilenas del cuento del
Gallo pelado. Publieado en la Revista de Derecho, Historia y Letras,
abril 1909. t. XXXII. Buenos Aires, Talleres de la Casa Jacobo Peuser.
1909, 15 pigs. fol. 526-538. (Esta edici6n se hizo respetando la pronun-
ciaei6n de la narradora, segdn haee present la nota puesta al pie de la
pfgina 93 de Cuentos Populares en Chile (recogidos de la tradici6n oral),
por.Ran6tn A. Laval (Santiago de Chile, Imprenta Cervantes, 1923) libro
en el que el Cuento de medio polio Ileva el nfmero 14.
2.-CuENTOS CHILENOS DE NUNCA ACABAR. Santiago de Chile, Imp.
Cervantes, 1910, 4y, 44 pigs.
3.-DEL LATIN EN EL FOLKLORE CHILENO. Santiago de Chile, Imp.
Cervantes, 1910, 25 pags. Se publie6 tambiin en los Anales de la Uni-
versidad.
Folklore Hispano Americano. Del Latin en el Folklore Chileno. 2'
edici6n. Por Ram6n A. Laval. Santiago de Chile. Imprenta Cervantes,
Agustinas 1354. 1927. 49, 25 pags.-Se publie6 en la Bevista Chilena de
Historic y Geogrfia, t. LIV, de que as tirada aparte de 100 ejs. .Hay,
ademas, 30 ejs. quo tienen en lo alto de la eubierta y de la portada la
inseripei6n Tomo VI, Bevista de Folklore Chileno Entrega 6, en lugar del
epigrafe Folklore Hispanoamericano.
4.-OaACIONES, ENSALMOS Y CONJUROS DEL PUEBLO CHILENO, COMPA-
BADOS CON LOS QUE DICE E EESPAA. Santiago de Chile, Imp. Cervan-
tes, 1910, 4', 132 pigs.
Se public tambi6n en los Anales de la Universidad.
5.--EL SOLODAnUO. E. P. ndm. 139. Santiago, 1911. Publieado con
el num. 1 entire los Cuentos Populares en Chile.
6.-La PETIT SOLDAT. Revue des Traditions populaires, t, XXIX,
N' 4, Paris 1914.
7.-DELoADINA T EL CULEBB6N. E. P. Santiago nims. 145-146. N' 3
en los Cuentos Populares en Chile.
8.-LA MATA DE cOGUILES. E. P. No 150. Santiago, 1911. Ndm. 16
de los Cuentos en la 2* part de ContribuciOs a Folklore de Carahue (Chi-
le) por BaMn6 A. Lavat (1920).
9.-LA TENQUITA. E. P. N9 157, Santiago 1911. N' 4 en Cwetoa
Populares en Chile.
10.-FOLKLORE CHILENO. El PESCADTO ENCANTADO. Una version in-
teresante del cuento chileno El pdjaro arul. Imprenta Universitaria,. 1911,
49 12 paga.
Se publie6 tambi6n on Bevista Chilena de Historia y Geografia,vol. I,
pigs. 295-304, on E. P. N* 142, de agosto de 1911, y eon el nn' 2' e
Cuentos Populares en Chile.
11.-Et TARUH o L A IA DEL DIALO. E. P. N' 161-165. Santiago,










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


1911-1912. Publieado tambi6n en la 2S part de Contribuci6 al PFolklore
de Carahue, eon el N' 3, pAgs. 61-85.
12.-LA TORTILLA 0 EL CANARITO ENCANTADO. E. P. nfms. 198 a 200,
Santiago, 1912. En Cuentos Populares en Chile, eon el N' 6.
13.-EL REY TIENE CACHITO. E. P. NO 215, 1912. N' 7 de Cuenfos
Populares en Chile.
14.-Los TRES LBIOs. E. P. nfms. 236-238, Santiago, 1912. En la
2* parte de Contribuci.n al Folklore de Carahue, N' 1, pAgs. 20-39.
15.-EL PAJARO MALVEEDE. E. P. nDms. 192-196, Santiago, 1912, N' 2
de la 24 parte de Contribueid al Folklore de Carahue, pigs. 39-60.
L'oiseau mauvert se publie6 en el tomo XXXIV, pigs. 283-297 de la
Revue des Traditions populaires.-Contes populaires chiliens, VIII.
16.-EL CUERPO SIN ALMA. E. P. nims. 278-279, Santiago, 1914. N9 8
de los Cwentos Populares en Chile.
17.-LA HUACHITA CORDEBA. E. P. nfms. 287-288, Santiago, 1914.
N' 9 en los Cuento Populares en Chile.
18.-EL MLiIQUE. E. P. N9 292, Santiago, 1914. N' 11 en loe. cit.
Le Petit doigt (El mefique) en Berue des Traditions populaires,
tomo XXXI, nnms. 7-8 Juillet-aoft, pgs. 178.
19.-LAS SIETE CIEGAS. E. P. n6ms. 289-290, Santiago, 1914. N .130
en Cuentos Populares en Chile.
Les sept Aveugles, Revue des Traditions populaires, tomo XXXIV,
paga. 243-249.-Cont a populaires chiliens, VII.-10 de Cuentos Popuka-
res en Chile.
20.-LA CARTA PARA LA VIBOEN. E. P., n6ms. 352-353, Santiago,
1915, N' 7 en 2 part de ContribuciaS al Folklore de Carahue.
La lettre pour la Vierge, Revue des Traditions populaires, tomo
XXXIII, pig. 174.
21.--Los TRES co.SEos. E. P. nims. 354-355, Santiago, 1915. N6-
mero 12 de los Cueatos Populares en Chile.
22.-EL LOxo UADvIMo. E. P. Nams. 356-357, Santiago, 1915. En
Cuentos Popul2res en Chile, N' 13.
23.-EL A[BOL DE LAS TRES MANZANAS DE ORO. E. P. Nfms. 359-360.
Santiago, 1915. En Cuentos populares e Chile Ileva el N' 17.
24.--EL MEO OSITO. E. P. Nams. 364-365. Santiagc, 1915. En la
2' parte de Contribueidn al Folklore de Carahue tiene el NK 12.
25.-CONcuRSO PARA PREMIAR UN currNo. Rev. Chilesa de Hist. y
Geogr., tomo XI (3er. trimestre de 1914). Se refiere al cuento de Las
brujas y los dos jorobados o salir con su domingo site, cuento que tiene
el N' 22 en los Cuentod Populares en Chile.
26.--Los IJOS DEL PESCADOB o EL CASTILL DE LA TORDEBAS, IBLs fl
NO VOLVERAs. E. P. n6ms. 366, 367 y 368. Santiago, 1911. N' 18 de
Cuentos Populares en Chile.
27.--OONVENENCIA DE ESTABLECEB UNA SOCIEDAD INTERNACIONAIL DE
FOLKLORE LATINO-AMERICANO. PAge. 408-410 de Proeeedings of the Sepond
Pan American scientific Congress, Washington, U. 8. A. Section I, An-


'-' *-&3taJ"'>-"-ii- *VS,''..-^*^.SiwS.'JSStsSisS^'.Li










NECROLOGiA 91

theopology, vol. I.-Hay tirada apart de 100 ejemplares, per la Im-
prenta del Gobierno, Washington, 1917.
28.-CHmILNDRN Y CHmLhND6N. E. P. N' 451, Santiago, 1917. N' 21
de Caentos populares en Chile. Revue des Traditions populaires, t. XXXIII,
pig. 36.
29.-Los SIETr VARONBz DE LA VIUDA. E. P. n6ms. 592, 593, 594 y
595, Santiago, 1920. N' 8 de los cuentos en la 2' part de Contribuci n
al Folklore de Carahue.
30.-EL PafNxcIP LoBo. E. P. N# 596, Santiago, 1920. N' 9 en la
2 part de Contribuei6n al Folklore de Caralhe.
31.--Los TiSE TOBONJAS DEL MUNDO. E. P. n6ms. 600 y 601, San-
tiago, 1920. N' 11 de Contribueid at Folklore de Carakue.
32.-FOLKLORE HISPANO-AMEKICANO. CONTmBUCI6N AL FOLKLOI B Di
CA.AHUs (Chile). Primera part. Madrid, Libreria General de Vietoriano
Sufrez. Calle de Preeiados, 48, 1916. 80, 138 pags.
33.-FOLKLORE HISPANO-AMEBICANO. CONTRIBUCI6N AL FOLKaILOR D
CABAlfUE (Chile). Segunda part. Leyendas y euentom populares. (De la
E"vista Chilena de Historia y Geograffa, 1920-1921). Santiago de Chile,
Imprenta Universitaria, Estado 63, 1921 80, 264 pigs.
De este volume se imprimieron 150 eja. eon la portada tranacrita, y
100 eja. con la portada siguiente: Folklore Hispano-Americaso, Tradicio-
nes, Leyendas y Cuentos populares recogidos en Carahue (Chile) de la
tradicida oral par Ramd.s A. Laeal... y 50 ej. eon la inseripei6n, arriba:
Bevista de Folklore Chileno, Tomo VIII.
34.-EL ZAPATEZO QUE Sm VOLVf OALLO. La Lectura. N' 1, julio do
1922, pags. 98-101. N' 29 de la II part. Mitos, Tradieiones, Casos, de
Cuentos populares en Chile.
35.-FOLKwaE HISPANO-AMICmANO. CUENTOS POPULABas iN CHILE.
(Recogidos de la tradici6n oral), per Bam6n A. Laval, soeio fundador de
la Sociedad de Folklore Chileno y de la 8oeiedad Chilena de Historia y
Geografia, Miembro Correspondiente de la Beal Academia de la Historia,
Miembro de ]a Soei6th des Traditions Populaires et de Ia Soei6t6 des Am6-
ricanistes de Paris, Socio correspondiente da Sociedade de Geographia de
Rio de Janeiro. Santiago de Chile, Imprenta Cervantes, Moneda 1170.
1923, 49 305 pigs.-De este volume se imprimieron 250 eja. con la por-
tada transcript, y 50 en los que se eambi6 la frase: Folklore Hipano-
Americano. pr Bevista de Folklore Chileno. Tomo IX, 1923. En la cu-
bierta debi6 haberse expresado el aio 1925 come feeha de impreii6n, pues
en 1925 termin6 deta.
36.-FOLKLORE HxSPANO-AMxICANO. CUENTOS DE PED1 o UzDEALarS.
(Trabajo leido en la Sociedad de Folklore Chileno). Santiago de Chile,
Imprenta Cervantes, Agustinas 1354. 1929 4', 59 plgs.-Edici6n de 1,000
ejemplares. 50 de dstos, compaginados 145 a 803, tienen en la part sa-
perior de la enbierta la inseripei6n: Tomo VI, Revista de Folklore Chi-
leso. Entregas 4 y 5, en vez de Folklore Hispeo-Amerieano, que tiene
el resto de la edici6n.


,i-~2,-~L~










92 ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO

37.-ACADEMIA CHILENA CORRESPONDIENTE DE LA REAL ACADEMIA
ESPAROLA. PAREMIOLOGfA CHILENA. Dicurso leido por Ramn6 A. Laval
en su incorporaci6n el 30 de noviembre de 1925 y contestaci6n de don To-
ribio Medina. Santiago de Chile. Imprenta Universitaria. Estado 63. 1925.
Este trabajo se public en 1928: FOLKLORE HISPANO-AMERICANO. PA-
REMIOLOGIA CHILEIA. Por Ram6n A. Laval. 24 edici6n (con notas com-
parativas). Santiago de Chile. Soc. Imp, y Lit. Universe. Ahumada 32.
1928. 49 95 pigs.-Se publicaron 230 ejs. como signed: 100 ejs. con esta
misma cubierta y portada; 100 ejs. en los que se lee, antes del pie de
imprenta: Publicase a expenses de la Comisi6n official organizadora de
la concurrencia de Chile a la Exposici6n Ibero-Americano de Sevilla*;
y 30 eja en los que ademis, se lee, arriba: Bevista de Folklore Chileno.
N' 7 a 10, en vez de Folklore Hispano-Americano.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs