• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Nuestra Senora de la Caridad del...
 La cancion de mambru
 Un guacalito de cubanismos
 Los negros curros
 Los panitos de la "virgen...
 El folklore del nino cubano
 Juegos infantiles cubanos
 Collectanea
 Noticias y comentarios
 Bibliography
 La piadosa tradicion de la virgen...
 La avispa de la jia
 Romancerillo de entrepenas y villar...
 Cham bom-bia, el medico chino
 Los negros curros
 Collectanea
 Juegos infantiles
 Bibliography
 "La milagrosa" del cementerio de...
 El jejen
 Los bandos de las fiestas populares...
 Mundamba y mi foco
 Folklore medico cubano
 Los negros curros
 El folklore del nino cubano
 Juegos infantiles cubanos
 Collectanea
 Noticias y comentarios
 Bibliography
 Erratum
 La ciencia del folklore
 Nuevas variantes de romances...
 El "diablito" nanigo
 El "aja" de las habaneras
 Coplas politicas de antano
 Los negros curros
 La Cueva de Chepa Lopez
 El folklore del nino cubano
 Laborar, laborantes, laboranti...
 Altares de cruz
 Carreras de S. Juan y S. Pedro
 Collectanea
 Indice del volumen III






Title: Archivos del folklore cubano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074034/00003
 Material Information
Title: Archivos del folklore cubano
Physical Description: 5 v. : ill., plates. ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Ortiz, Fernando, 1881-1969 ( ed )
Sociedad del Folklore Cubano
Publisher: Cultural, S.A. etc.
Place of Publication: La Habana
Frequency: quarterly[1928-30]
irregular[ former 1924-27]
quarterly
regular
 Subjects
Subject: Folklore -- Periodicals   ( lcsh )
Folklore -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: v. 1-5, no. 3; enero 1924-julio/set. 1930.
Issuing Body: Published for the Sociedad del folklore cubano.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074034
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000306372
oclc - 05725564
notis - ABT2988
lccn - 28010134

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Front Matter
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Nuestra Senora de la Caridad del cobre (Santiago de Cuba) - Nuestra Senora de la Caridad de illescas (Castilla, espana)
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    La cancion de mambru
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    Un guacalito de cubanismos
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Los negros curros
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Los panitos de la "virgen de jiquiabo"
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    El folklore del nino cubano
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Juegos infantiles cubanos
        Page 79
        Page 80
    Collectanea
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 88a
    Noticias y comentarios
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
    Bibliography
        Page 96
    La piadosa tradicion de la virgen de la Caridad del Cobre
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    La avispa de la jia
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
    Romancerillo de entrepenas y villar de los pisones
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    Cham bom-bia, el medico chino
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
    Los negros curros
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
    Collectanea
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
    Juegos infantiles
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Bibliography
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 192a
    "La milagrosa" del cementerio de la habana
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
    El jejen
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Los bandos de las fiestas populares cubanas
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
    Mundamba y mi foco
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
    Folklore medico cubano
        Page 247
        Page 248
        Page 249
    Los negros curros
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
    El folklore del nino cubano
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Juegos infantiles cubanos
        Page 275
        Page 276
    Collectanea
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
    Noticias y comentarios
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    Bibliography
        Page 287
        Page 288
    Erratum
        Page 288a
    La ciencia del folklore
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
    Nuevas variantes de romances populares
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
    El "diablito" nanigo
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
    El "aja" de las habaneras
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
    Coplas politicas de antano
        Page 336
        Page 337
        Page 338
    Los negros curros
        Page 339
        Page 340
        Page 341
    La Cueva de Chepa Lopez
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
    El folklore del nino cubano
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
    Laborar, laborantes, laborantismo
        Page 365
        Page 366
        Page 367
    Altares de cruz
        Page 368
        Page 369
        Page 370
    Carreras de S. Juan y S. Pedro
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
    Collectanea
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
    Indice del volumen III
        Page 381
        Page 382
        Page 383
Full Text


















ARCHIVES
DEL

FOLKLORE CUBANO


VCL. III














CONDICIONES DE LA PUBLICATION


Estos ARCHIVOS se publicaran en fasciculos como el present.
formando cada cuatro de 6stos un volume.

De todo libro o folleto folkl6rico que se remita a los ARCHIVOS
se dari cuenta en su secci6n bibliogrifica.

No se devuelven ni retribuyen originales; pero los ARCHIVOS
acogerin con gratitud los trabajos, notas y apuntes sobre folklore
cubano, o re!acionados con este, publicindolos con o sin la firm del
autor o collector, como 6ste indique.



Toda la correspondencia y el canje deben remitirse al

Sr. Director de
ARCHIVESS DEL FOLKLORE CUBANO"
Caile de San Ignacio, 40.-Habana, Cuba.



La correspondencia administrative debe dirigirse a la casa editor:

CULTURAL, S. A.
Pi y Margall n6m. 135.-Habana, (Cuba).







ARCHIVES

DE.L


FOLKLORE CUBANO

PUBLICADOS BAJO LOS AUSPICIOS DB LA

"SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO"

Director y Propietario:
FERNANDO ORTIZ


VOLUMEN TERCERO


LA HABANA
CULTURAL, S. A.
PI Y MARGALL, 135
1928

























PROPIEDAD INTELLECTUAL


Los articulos y notas originales que se publican en
estos ARCHIVOS, podran reproducirse libremente en todo
o en parte, en diaries y revistas, pero consignando expre-
samente su procedencia, o sean los ARCHIVOS DEL
FOLKLORE CUBANO, salvo el caso en que al pie de
cada trabajo se hubiere expresado "derechos reservados".








ARCHIVES
DEL

FOLKLORE CUBANO

PUBLICADOS BAJO LOS AUSPICIOS DE LA
SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO

Director: FERNANDO ORTIZ

Vol. III La Habana, Enero a Marzo de 1928 N6m. I




NUESTRA SENORA DE LA CARIDAD DEL COBRE
(SANTIAGO DE CUBA)

NUESTRA SEFORA DE LA CARIDAD DE ILLESCAS
(CASTILLA, ESPANA)

POR
IRENE ALICE WRIGHT

En el Cobre, pueblo minero cercano a Santiago de Cuba,
se reverencia una imagen de Nuestra Sefora de la Caridad, la
cual, segfn la aceptada tradici6n, se apareci6 en 1627 o 1628,
a tres hombres en la Bahia de Nipe. Habian ido en busca de
sal y la imagen se dirigi6 hacia ellos, flotando derecha y sin
star mojada, sobre las olas de aquella gran extension de
agua.
Recogieron la imagen y la llevaron a las minas del Cobre,
donde, por subsiguientes manifestaciones milagrosas, segfn la
tradici6n, la Virgen indic6 su determinaci6n de permanecer
alli. Se erigi6 una capilla sobre un monte, y en ella se ha re-
verenciado ardientemente por mis de tres siglos y medio, a
ia Madre de Dios, especialmente por los negros. Se le atribuyen
various milagros y el santuario es objeto de un peregrinaje
annual, aun euando las vicisitudes lo han dificultado y desfavo-


I ) c- k 2)








ARCHIVOS DEL rOLKLORE CUJBANO


rables circunstancias han reducido much el esplendor del
culto. (1)
Algunos investigadores entiree ellos la autora) han supuesto
que la imagen es la misma que Alonso de Hojeda dej6 entire los
indios de la costa Sur de Cuba en 1511. La lectura de la His-
toria de las Indias, del Padre Las Casas, parece sugerir esta
posibilidad, y la autora en el curso de sus investigaciones en los
documents eubanos del Archivo de Sevilla no ha hallado nada
que se oponga a dicha idea. (2)
El prop6sito de este trabajo es el de notar que, en cuanto al
hecho hist6rico, Nuestra Sefiora de la Caridad del Cobre, en Cuba,
cs Nuestra Seilora de la Caridad de Illescas, en Castilla, y que
por lo menos veinte afios antes a la fecha de su milagrosa apa-
lici6n en la Bahia de Nipe, fu6 reverenciada en su propia
ermita, atendida por su particular ermitafio en las minas
del Cobre, que en aquel entonces eran conocidas por las minas
(el Prado, cerca de Santiago de Cuba.
El Rey de Espafia, en 1597, para proveerse de artilleria con
la cual combatir a los ingleses, se vi6 compelido a emprender
la explotaci6n, por administraci6n, de los yacimientos de cobre
que desde tiempo atrAs se sabia que existian en Cuba, en la


(1) Nada, sin embargo, ha disminuido el fervor de los devotos. Es-
tos llevan, en honor de la Virgen, cintas color coral y amarillas y vestidos
adornados con escamas. Le elevan altares en los lugares donde estAn los
cabildos, asociaciones de earActer social-religioso, formadas por negros y
mulatos.
(2) Los prineipales arguments de este articulo (y los documents
que lo acompafan) fueron presentados en espafiol y con un titulo simi-
lar, a la Asociaci6n Espafiola para el Progreso de las Ciencias, en su
Congress celebrado el 30 de junio de 1921 en Oporto, y publicados por
la Asociaci6n en sus Memorias. Al repasar este articulo, la autora cree
que los datos a mano no prueban que SAnchez de Moya trajera dicha
imagen de Espafia; aun cuando bien pudiera haberlo hecho. Por otra
parte, en vista del hecho de que el gran cardenal que di6 a Hojeda la
image era un patrono del Hospital de la Caridad de Illescas, cabe
argiiir que muy bien pudo dar una imagen de Nuestra Sefiora de Illescas
a Hojeda, dado que dicha Virgen debia estar constantemente en su pen-
samiento precisamente en el tiempo en que hizo el regalo a su protegido.
Podemos juzgar del asombro del devoto SAnchez de Moya si, al llegar a
In entonces aun salvaje parte Este de Cuba, se encontr6 la famosa Virgen
de su provincial native, adorada por los indigenas.







NUESTRA SENORA DE LA CARIDAD DEL COBRE


proximidad de la Habana y especialmente en las cercanias de
Santiago de Cuba. Para que se hiciera cargo de la explotaci6n
y demhs trabajos con la misma relacionados, envi6 a la Isla
al Capitan Francisco de Moya (inspector military de Perpififn,
con experiencia en las fundiciones de Lisboa), con el titulo de
Capitan de Artilleria de Cuba. (1) Dicho capitfn era native
de la provincia de Toledo, donde esth Illescas.
Entre las numerosas obligaciones a que debia tender el
capitan Sanchez de Moya al tenor de las instrucciones que Ile-
vaba, figuraba la de erigir una modest iglesia en el caso que
el lugar de sus actividades estuviera lejos de la Habana. (2) Al
principio no estaba decidido cuales yacimientos se explotarian,
si los cerca de la Habana o los de Santiago de Cuba. En cuanto
]a experiencia prob6 que los segundos eran bastante mejores,
estableci6se en el Cobre Sinchez de Moya con sus auxiliares
y trabajadores. Alli, antes de 1600, edific6 su iglesia. El pri-
mer sacerdote, fu& el presbitero Miguel Jer6nimo. (3)
El capitAn prest6 devota atenci6n a dicha iglesia. Las fes-
tividades de Semana Santa y Corpus Christi eran celebradas
en las minas del Cobre con pompa no igualada en otras parties
de Cuba fuera de la capital de la Isla.
En el verano de 1604 el Obispo Fray Don Juan de las Ca-
bezas y Altamirano visit el Cobre y bendijo las campanas y
altares de su iglesia. (4)

(1) Los documents concernientes al Capitan Francisco Sanchez de
Moya y a sus honrosas actividades en Cuba durante mis de veinte afios,
son numerosos en el Archive de Indias. Abri6 y mantuvo en operaci6n
las minas. Durante un tiempo actu6 como Gobernador de la parte Este-
de Cuba, nombrado por los mismos habitantes en cierta emergencia.
(I. A. WRIGHT, Santiago de Cuba y su Distrito, Madrid, 1918, p. 31).
Ayud6 al estableeimiento de la industrial del azfear en Oriente y fu6
uno de los primeros hacendados.
(2) V4ase el Ap6ndice, Documento No. 1.
(3) Y, .. 2.
(4) A. de I., 54-1-9, Del Obispo Cabezas a Su Majestad, desde San-
tiago de Cuba. Vfase tambi6n el Apendice, Documentos Nos. 3 y 4.
Parece que habia tres altares: uno de la Virgen, otro de Santa Bar-
bara y el altar mayor dedicado a Santiago el Grande, bajo cuya devo-
ci6n habia puesto la iglesia Sanchez de Moya. Habia traido con 61,
desde Espafia, una imagen de dicho Santo tutelar. (V6ase el Ap6ndice,
Doeumento No. 4, para mayor informaci6n).








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Adem.s de esta iglesia hay la ermita del Cobre, erigida en
honor de la Virgen y a cargo de un ermitafio, quien, antes de
1608, tenia la sanci6n del Obispo Cabezas. (1) En 1620, esta
ermita, edificada en un monte, contenia "una pequefia imagen
de Nuestra Sefiora... Nuestra Sei'ora de Guia, Madre de Dios,
de Illescas. (2)
i Illescas! i Situada en el camino real entire Madrid y Toledo!
I Toledo, la region de donde venia el capitAn Sanehez de Moya!
Sin tener ningfin conocimiento concerniente a Illescas-muy
nombrada durante el siglo XVI,-sin previas noticias acerca de
su famoso hospital de caridad, construido bajo un exaltado
patronato, (3),-la autora se dirigi6 a Illescas, (4) entr6 en su
gran iglesia y pidi6 ver Nuestra Sefiora de Guia, Madre de
Dios, de Illescas.
El amable sacristan nos inform que la imagen que estaba
sobre el altar, al que nos acercAbamos, no era la de Nuestra
Sentora de Guia, sino de Nuestra Sefora de la Caridad (5) de
Illescas,-una virgen muy antigua y "milagrosa", generalmente
conocida y profundamente reverenciada en toda Espafia du-
rante la centuria dieciseis. (6)


(1) VWase el Ap6ndice, Documento No. 3.
(2) ,, ,, ,, ,, 4.
(3) ,, ,, ,, 2.
(4) Entre los que nos acompafiaban en la expedici6n estaba el
Dr. D. Joaquin Ciria, native de Santiago de Cuba. La actual direcei6n
del Sr. Ciria es: Plaza del Cardon, 2, Madrid.
(5) Ninguno de la partida sabia que existia Nuestra Sefiora de la
Caridad de Illeseas. Nuestra extrafeza fu6 grande, aumentando al saber
que la Virgen era muy obseura, pues Nuestra Seifora de la Caridad del
Cobre es muy morena, eualidad que la hace mAs popular. Cuando, al
encontrar Nuestra Seniora de la Caridad de Illescas, nos dimes cuenta
que habiamos descubierto su identidad con Nuestra Sefiora de la Caridad
del Cobre, no proseguimos las investigaciones por carecer de tiempo para
ver Nuestra Sefiora de la Guia, que se adora en otra iglesia. No puede
tampoco la autora expliear por qu6 la imagen de Cobre es asi llamada
en el Documento No. 4 del Ap6ndice, a menos que el que lo escribi6 con-
fundiese las dos famosas Virgenes de la no muy grande ciudad de
Illescas.
(6) En el siglo dieciseis los seises bailaban ante esta Virgen, como
ahora bailan ante el Altar Mayor de la Catedral de Sevilla. (A. de I.,
145-150).








NUESTRA SENORA DE LA CARIDAD DEL COBRE


Nos mostr6 antiguas y extrafias pinturas de la Virgen, que
pendian de las paredes de los cuartos y estrechos corredores a
trav6s de los cuales nos condujo hasta legar a una pequeia
chmara alta, situada detr's del altar, desde donde nos dijo po-
diamos obtener una vision mks cercana de la imagen. Nos
liam6 la atenci6n acerca de la actitud de la Virgen en aquellos
cuadros, en la que parece tener el Nifio ante ella en la posici6n
usual en las imagenes antiguas; mas tarde fue la posici6n al-
terada, apareciendo, como hoy, que la Virgen lleva el nifio sobre
su brazo. Nos hizo observer tambi6n que el rostro de la imagen
hasta fecha reciente habia sido casi negro, preveniendonos de
que lo habian repintado no hacia much.
Por una escalera de caracol subimos hasta la pequefia ca-
mara decorada situada directamente tras de la imagen, que el
sacristan hizo girar sobre su eje o pivote, y nos encontramos
cara a cara con.... Nuestra Seiiora de la Caridad del Cobre.
Nuestra Sra. de la Caridad de Illescas en Castilla y Nuestra
Se'iora de la Caridad del Cobre en Cuba son una y la misma.
No cabe duda de ello. El sacristan jams habia oido hablar
de la imagen del Cobre.
Son las mismas. Por otra parte, los documents del Apen-
dice prueban que antes de 1608, Nuestra Sefiora de la Caridad
fu6 adorada en una ermita situada en un monte del Cobre:
seguramente en la forma de la misma imagen (1) que se adora
en la actualidad. Cuando vino a Cuba con Hojeda, 6ste la dej6


(1) La imagen de Hojeda era pequefia, llevindola en su alforja. La
imagen de Illescas es igualmente pequefia. La del Cobre es todavia mas
pequefia que la de Illescas. La image de Illeseas es una cabeza sobre
tn tripode. La imagen del Cobre es sin duda lo mismo. La autora, vi-
sitando el Cobre, pregunt6 si la imagen tenia un cuerpo y c6mo era. La
president de la Sociedad de Sefioras encargada de vestir la imagen, se
extrai6 de nuestra pregunta y replic6 que cuando vestia la Virgen le
invadia tal fxtasis, que no se daba euenta de c6mo era el cuerpo. Cuando
fuI robada la Virgen del Cobre durante la ocupaci6n norteamericana (en
1899), se encontr6 la cabeza donde seguramente la tiraron los ladrones.
Personas que en aquel entonces tuvieron oportunidad de examinarla, de-
elararon que era enteramente modern. "Una mufieca francesa" fu6
la descripci6n. Desde luego no aparece como una mufieea francesa para
los devotos, a quienes se les permit ver desde muy cerea, gracias a
como est. dispuesta en el altar.








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


entire los aborigenes en gratitud de haber salido con vida de
la pantanosa costa sur (como relata Las Casas). Que sea la
imagen todavia adorada en el Cobre la que el buen cl6rigo vi6
en la limpia capilla de los indios, en el tiempo de la conquista
de Cuba por los espafioles; o que el capitfn Sanchez de Moya
la trajo con 61 cuando vino a la Isla en 1597, el hecho cierto es
que Nuestra Senora de la Caridad del Cobre es Nuestra Sef~ora
de la Caridad de Illescas, y que estaba en la ermita erigida
sobre un monte, en las minas, antes de 1608.
Con respect a la tradici6n de su milagrosa aparici6n, veinte
-Ifios de:pu6s, en la Babia de Nipc, la autora nada tiene que
decir, except de que el atento examen de los documents en
Sevilla, pertenecientes a la historia de Cuba, desde el aio 1660,
todavia no ha arrojado ninguna luz con relaci6n a dicho aeon-
tecimiento, el cual, sin duda, no habria sido ignorado por el
Obispo, el capitulo de Santiago, por el Gobernador de la Ha-
bana y por todos lo.s oficiales menores civiles y eclesiAsticos, e
individuos que continuamente escribian a Su Majestad en su
Consejo de Indias sobre diversos asuntos.
Por lo tanto, mejor que atribuir la presencia de Nuestra
Seora del Cobre a un milagro, la autora prefiere ver en ello
ia evidencia de la inmortalidad de esas cualidades humans en-
caminadas al bien: quizAs de la gratitud de ese pintoresco, va-
liente aventurero, Hojeda, que hacia altos votos por la Madre
de Dios; y ciertamente de la profunda devoei6n y la sinceridad
del capitan Francisco Sanchez de Moya, por quien, despu6s de
examiner los documents que son como la fuente de la his-
toria de la que 61 forma parte, la autora estd en condiciones
de tenerlo en profundo respeto y alta estima. De Hojeda so-
brevive aqui su admirable rasgo; y de Sanchez de Moya-un
hombre bueno, active y honesto-aqui vive su ofrenda, cen-
turia tras centuria, invicta, inmortal. iHe aqui el milagro!

APENDICE

Los cuatro siguientes documents son todos del Archivo de
Indias: los dos primeros esthn en el Est. 53, eaj. 2, leg. 9; el
tcrcero, Est. 55, caj. 5, leg. 23, y el cuarto Est. 54, caj. 1, leg. 16.








NUESTRA SENORA DE LA CARIDRD DEL COBRE


I

+

El Rey
Lo que Vos franco. Sanchez de Moya Mi Veedor de la gente
de guerra de Perpifian haueis de hazer en la labor de las minas
de cobre que se an de beneficiary en la ysla de Cuba y fabric
del Artilleria es lo seguiente......

CAPITULO

Si esta fundacion huuiere de estar de asiento en alguna
Parte que esto aueis Vos de procurar encaminar hareis levantar
Vna Iglesia y edificio Vmilde el que bastare Para la gente y a
vn Religiosso, que se dara Orden Asista alli hareis dar Razion
y lo necessario de mi hazienda y este administrara los sacra-
mentos a toda la dha gente y terna Cuidado de la correction y
buenas costumbres de todos y de que oyan misa los diag de
fiesta Principalmente los negros como gente de menos Razon
Procurando que no Hagan falta en esto ni ofensa a nro Sefior
y audiendose de mudar las Rancherias se hara de tablas y como
mejor y a menos costa se pudiere. de manera que este el san-
tissimo sacramento con decencia y seguridad....
ffecha en madrid a Veynte y tres de marco mill y quiso y
nobenta y siete afios yo el Rey Refrendada de Juan de ybarra
y senalada de los del consso....
Concuerda.... (1)

II

.....franco. Sanchez de Moya capan. de la artia. en esta ysla
de cuba Por su Madd.


(1) La cedula entera se encontrarA en el A. de I., 79-4-2, Y 7, pp.
1. ej. siguiente. Para la copia preferimos el extract certificado que
encontramos en 53-2-9, entire los papeles del presbitero Miguel Jer6nimo.
Igualmente se encuentran copias certificadas de las provisions en virtud
de las cuales este primer CapellAn del Cobre se le pag6 de aeuerdo con
lo que para 61 estipul6 SAnchez de Moya.







ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Per quanto Aviendome mandado El Rey Nro S'. que Viniese
A esta ysla de cuba a former dos fundiciones Una de Sacar
Cobre Y otra de Artia. fue su Voluntad que en la parte que
lizieze mi asiento se fundase Vna yglesia done se administra-
.en los santos sacraments a la Gente de mi Cargo Para cuyo
(ffecto manda que aya Vn capellan y Vicario que Acuda a la
dha administration Como Consta Por los despachos. y cedulas
Reales Suyas que para el exercicio de mi offio. me dio, y por
la Satisfacion que tengo de con quanta Virtud sufficiencia. y
cuydado El pe. Miguel Germo. ha exercido el offio. de cura y
Vicario en algunos lugares desta ysla estandolo continuando
C'on much Satisfacion de todos en la Via. Del Bayamo Siruido.
el curado della le escriui que Viniese. si era Su Voluntad a
encargarse desta Capellania. y Vicariato el qual lo hizo con
much Amor Por acudir al Seruio. de su magd. Por tanto en
Virtud. de las dhas Cedulas Reales le Nombro Por Capellan y
Vicario de la Yglecia Parrochial del bien aVenturado Santiago
,I mayor desta Vi". de las minas del prado que yo he fundado
Para que todo el tpo que fuere la Voluntad del Rey nro s'.
sirua el dho benefit. y la capellania se le Pague el stipendio
que Por su serui". hubiere de hauer en conformidad del asiento
que oy dia de la fecha se ha despachado Para Poner en los li-
bros de la contaduria. Para la qta. que con el se ha de tener que
son doze escud"s de a diez Reales cada mes y Racion y ma.
Para su sustento demas del dho Sueldo todo el tpo que siruiese.
y desde luego le pongo en la posesion de la dha yglesia eom a
Cura Capellan y Vicario della Porque assi conViene al Seruio.
de dios y de su magd. y para que se cumpla assi Tomara la
Razon deste nombramo. el Sargento Bernardo fernandez yz-
quiero que haze offio. de Conto". y tesor". desta fabric Por
ausencia y con poder de Po. de Redondo Villegas y Marcos de
Valera Arceo, que lo son de la artia. desta ysla de cuba. Por
su magd. Y le boluera este original Para su Resguardo. fecho
en las minas de la Va. del prado. A onze de Septiembre de mill
y sei, cientos afios.

FUANc". SANCHEZ DE MOYA (rubricado.)

Tome Razon.
BERdo. FRNZ. IZQUIERDO (rubricado.)









NUESTRA SENORA DE LA CARIDAD DEL COBRE


III

.....Reconocimi.1t del assiento de estas minas y lauores
que se bee que estan hechas en ellas
Primeram.te ay Una yglesia fundada sobre pilares de ma-
dera Cercada de Tablas y cubierta de teja con tres altares que
cada uno Tiene su lampara (que estas son de limosna Que se a
rrecojido entire la Gente de estas minas) Y sus hornamentos or-
dinarios. biejos con dos buenas Campanas....
... en el cerro de la mina. ay Vna ermita de nra S.ra en
que rreside Un hermitaiio q esta en ella Con licencia del obispo
de esta ysla
Fho el dho Reconocimiento en estas minas del Prado A
beinte y nueue de Nouiembre de mil seisos y ocho afios

po VARONA BARAHONA (Rubricado).

IV (1)

... en las minas del Prado en treynta dias del mes de
Entrega henero de mill y seis.ys y veinte afios su merzed del dho
senior g.or en cumpli.to y ex.0" de la dha zedula rreal...
estando pres.te el senior cap.a" fran.co ss.Z de Moya y el senior
alcalde mayor Juan de eguiluz y el contador ambrosio de Seuilla
guerrero con ynterbencion de su merzed del dho capitan fran.'"
ss.' de Moya empezaron a hazer entrega al dho senior alcalde
mayor Juan de eguiluz de la santa yglesia de estas dhas minas
de Prado y hornamentos y de mas cosas del seruicio de ella por
ante mi Juan de fromesta s.o public la qual se hizo en la for-
ma sig.te!
Primeramente se le entrego la santa yglesia destas minas
armada sobre diez pilares de cal y canto y sobre pilares de
madera que tiene tres naues y con una division de una rreja


(1) El document del cual se toman estos extracts contiene 150
phginas, enviado a Su Majestad por el Gobernador de la parte Este de
Cuba, Rodrigo de Belasco, junto con su earta de 18 de febrero de 1620,
dando cuenta de haber entregado las minas de cobre a Juan de Eguiluz,
que sucedid a Francisco Sanchez de Moya en su explotaci6n.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


que haze capilla m.or y otra del coro para que detras della oygan
misa los negros separados de los blancos con su sacristia zer-
cada de tablas de madera y en el altar mayor con sus gradas
dc madera y un sagrario donde esta el santisimo sacramento en
una custodia pequefia de plata encima de un area con las gra-
das aforrado el dho sagrario de tafetan y en el dho altar una
y magen de bulto de santiago el mayor adbocacion desta santa
yglesia que dice traxo de espafia con yntento de colocarla en la
santa yglesia que hiziese con su capa de terziopelo azul listada
y un sombrero de plata con el articulo de fee que compuso en
el ala del y la dha custodia tiene su cubierta de tafetan.
Yten un cripsto de bulto con un belo de tela de plata de-
lante.
Una custodia chica de plala con uino. berilc en qun ye saca
el santisimo sacrara.to el dia del corpus en procession y corpo-
rales. I
Mas un frontal de tcrziopelo berde labrado y ninorado ya
'i, ado ( ) ....
...... Una lampara de plata con que se alumbra el san-
t:sih.o sacramnento con su baso de plata I que la mayor parte
.ic s.a hizo de iimosna que lo quo a su mag.d costo se echara
idi ve or o las cuentas viexas.
Oiras dos lamparas de plata con sus basos de lo mesao que
i;cmbra los dos altares de la madre de dios y santa barbara las
quales el senior capitan fran.co ss.Y de moya declare que la del
altar id santa barbara se hizo de Ia cofradia della y ansi mesmo
uno de los calizes de plata que estan ymbentariados y que ansi
mesmio a lampara del altar de nra seiiora se hizo de limosna
de la dha cofradia de nra sefiora...
Un pondon de rraso blanco que es de la cofradia de nra
sefiora del rros.ario.
Una ymagen de santa barbara de bulto que esta en su altar
dorada...


(1) La part omitida se refiere a la entrega de "frontales, easullas,
etc., campanas, mangas de cruz, palios, lImparas, incensario, pila de bau-
tismo, etc., etc.", todos los utensilios y ornamentos de una iglesia de
considerable importancia.









NUESTRA SENORA DE LA CARIDAD DEL COBRE


.... Todas las quales dhas cosas y hornamentos contenidos
y declarados en este ymbentario lo rrezibio el dho senior Juan
de aguiluz... I
en las minas de Santiago del prado en treynta dias del mes
de henero de mill y seis.o y v.et afios del dho senior g.or rrodrigo
de velasco en cumplimi.to de la dha zedula rreal estando pre-
sente el senior cap.an fran.co ss.z de moya y el senior alcalde
m.or Juan de Eguiluz y el contador ambrosio de seuilla guerrero
fue prosigiendo en la entrega de las cosas tocantes y pertene-
cientes a las dhas minas y fabric de cobre della y el dho senior
alcalde m.or se fue entregando dellas y las rrezibio en la forma
y manera sig.te...
Una hermita que esta en zerro de la mina de la adbocacion
de nra sefiora de guia madre de dios de yllescas cubierta de
texa y sobre pilares de madera con un altar y ymagen de nra
seiora de bulto pequcfia y otras ymagenes en estampas y una
casa en que bieu un hermitafio...




El anterior articulo, traducido del ingles por el reputado folklorista
Sr. Adridn del Valle, expresamente para los ARCHIVOS, es de una erudita
historidgrafa norteamnericana muuy conocedora del Archivo de Indias y de
la historic antigua de Cuba, a la que ha dedicado varies libros.
Se nos dice que un respectable sacerdote cubano se prepare a refutar
documentalmente la tesis de Miss I. A. Wright. Nos haremos eco de este
nuevo trabajo acerca de la mds cubana cristalizacin de las devociones
cat6licas.
A. DEL F. C.




















LA CANCION DE MAMBRU

FOR
MANUEL TOUSSAINT

Esta conocidisima canci6n es de origen franes y fu4 trans-
rmitida a la America por intermedio de la metr6poli, donde
se habia aclimatado rhpidamente. Su historic la refiere el Bi-
bli6filo Jacob,-no podia ser otro quien historiase semejante
minucia-del modo siguiente. Fu4 compuesta, segfn 61 (1), a
raiz de la batalla de Malplaquet, en 1709, y no despu6s de la
muerte del duque de M(arlborough, ocurrida en 1722, como se
ha pensado, pues entonces el duque estaba en desgracia y nadie
hablaba de Bl. La batalla fu6 una horrible matanza por am-
bas parties: el campo se vi6 abandonado por los franceses y el
enemigo se apoder6 de la ciudad de Mons, cantando victoria a
pesar de sus enormes p6rdidas. El duque de Marlborough y
el principle Eugenio mandaban el ej4rcito aliado, tres veces
superior al francs, a cuyo frente estaban los mariscales de
Villars y de Boufflers. Marlborough, muy temido por sus ha-
zafias como capitAn, habia adquirido gran prestigio entire la
soldadesca. La tarde de la batalla circul6 la noticia de su
muerte-como lo prueba la antigua leyenda en prosa, que
acompafiaba la canci6n-y algfin cantor maligno quiso vengar
con su sitira la derrota de sus hermanos, sino es que el mismo
era soldado. "No pudiendo vencerlo, se le hizo objeto de
canciones, y cada una de sus victorias fu6 sefalada por una
nueva canci6n satirica. La canci6n era aun en Francia, como

(1) Curiositis de l'Histoire de France, par P. L. JACOB. La chanson
de Malbrougli. Bibliophile. Paris, 1858. p. 379.







LA CANCION DE MAMBRU


en los buenos tiempos del cardenal de Mazarino, la expresi6n
mis frecuente de las venganzas y represalias del pueblo".
La chanson fue olvidada a poco de morir su h6roe. Se
conserve solamente por tradici6n en algunas provincias; es-
capando de las inmensas colecciones de cantos anecd6ticos que
formaban parte de los archives de la nobleza. Pero en 1787,
surgi6 de improvise y reson6 en todo el reino: Maria Anto-
nieta di6 a luz un Delfin, cuya nodriza, una potente mujer
nombrada Madame Poitrine, adormecia a su real crio con el
estribillo de Malbrough. La reina escuch6 la canci6n y su
ingenuidad y sencillez hicieron se quedase en su memorial.
Entonces fue el verdadero triunfo de Malbrough; todos repe-
tian el estribillo y el nombre del heroe y el asunto de la can-
ci6n fueron el tema del dia y de la noche. Termina el bibli6-
filo Jacob recordando que Beaumarchais hizo uso de la mi-
sica de Malbrough en una cancioncita inserta en su Mariage
de Figaro y que Goethe, que viajaba entonces por Francia,
oy6 tantas veces la tonada que lleg6 a aborrecer la canci6n.
Seguramente el cantar de Malbrough trascendi6 a Espafia,
que sufria entonces una enorme influencia francesa en todas
las actividades, y de alli pas6 a las colonies. En un document
fechado en 1789, ocho afios mas tarde del resurgir de Mal-
brough hay una referencia al heroe de la canci6n; este dato
permit career que en dicho afio se conocia ya en Mexico. En
una carta del Marquis de Cruillas al Conde de Regla: "cuando
yo vaya de virrey-escribia el Marques-entonces volvera el
Malbrucito" (1). Ya se ve, la influencia que recibia de la
Metr6poli, se derramaba al mismo tiempo en todos los domi-
nios iberos.
La canci6n se conserve tradicionalmente, tanto en Francia,
como en los paises que habia conquistado. El nombre del h6-
roe se espafioliz6, como antes se habia afrancesado, y fu6 sen-
cillamente Malbri o Mambrii. Asi pas6 a America y asi se
conserve en algunas parties de una, en otras de la otra manera.
Desconozco el antiguo texto frances, recopilado por el bi-
bli6grafo Jacob en la Colecci6n Chants et Chansons Populai-

(1) Una gran dama de antano, por el MARQUJS DE SAN FRANCISCO,
articulo publicado en la Rev. Mundial. Mexico, febrero 1914.







ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


res de la France, y por tanto no puedo precisar las modifica-
ciones que haya sufrido hasta hoy. Solo he visto el que cantan
los nifios actualmente, transcrito en esos vulgares libros de
juegos infantiles; es much mis extenso que las versions es-
pafiolas y en 6stas ha perdido bellas estrofas:

Beau page, ah! mon beau page,
Quell' nouvelle apportez?
Aux nouvell's que j'apporte,
Vos beaux yeux vont pleurer.
Quitez vos habits roses
Et vos satins brochez.
Monsieur d'Malbroug est mort.
Est mort et enterrd....

Los textos espafioles siguen fielmente la canci6n francesa.
De los tres que da Don Fernando Llorca en un interesante
librito en que ha reunido infinidad de juegos infantiles (1),
uno hay que imita hasta el viejo estribillo frances:

Mironton, mironton, mirontaine,

convirtiendolo en:

mirond6n, mirond6n, mirondela;

otro va modificando el final del estribillo de manera que al
principio de la canci6n es asonante con el verso principal de
la estrofa y en el resto consonante: esta adaptaci6n es del peor
gusto. Y el tercero cambia hasta la misica-aunque no se in-
dica esto en la colecci6n-por acoger ins6litos estribillos.
La version mexicana que doy, menos extensa que las mismas
espafiolas, es universalmente conocida. Reprodizcola en toda
su complicaci6n de estribillos y versos repetidos:


(1) Lo que cantan los ninos. Canciones de cuna, de rorro, coplillas,
adivinanzas, relaciones, juegos y otras cosas infantiles, anotadas y reco-
piladas por FERNANDO LLORCA. Madrid, 1914.







LA CANCION DE MAMBRU


Mambr2 se fue a la gerra,
do-re-mi,
Mambri se fue a la guerra,
no se cuando vendrd,
do-re-mi, fa-sol-la,
no se cuando vendrd.

Sube a la torre, niiia,
do-re-mi,
sube a la torre, niiia,
a ver si viene ya,
do-re-mi, fa-sol-la,
a ver si viene ya.

Ahi viene un pajarito,
do-re-mi,
ahi viene un pajarito,
ique noticias traerd?
do-re-mi, fa-sol-la,
ique noticias traerd?

La noticia que traigo,
do-re-mi,
la noticia que traigo,
Mambrfi ha nmuerto ya,
do-re-mi, fa-sol-la,
Mambrit ha muerto ya.

En caja de terciopelo,
do-re-mi,
en caja de terciopelo,
lo llevan a enterrar,
do-re-mi, fa-sol-la,
lo llevan a enterrar.

Arriba de la caja,
do-re-mi,
arriba de la caja,
dos pajaritos van,
do-re-mi, fa-sol-la,
dos pajaritos van.








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Los pajaritos cantan,
do-re-mi,
los pajaritos cantan
el pio-pio-pan,
do-re-mi, fa-sol-la,
el pio-pio-pan.

No he podido recoger otra version que existe, aniloga a la
que encontr6 don Pedro Henriquez Urefia en Santo Domin-
go (1). En ella se refiere el mismo asunto comenzado desde
el nacimiento del h6roe; no es de gran importancia, pues, en
esencia, es el mismo texto con aditamento al principio. Las
afiadiduras son quizes de factura posterior; siempre lo fueron
los poemas que narran sucesos de la nifiez de los heroes, con
relaci6n a los poemas en que son 6stos hombres maduros. Hay
raz6n para asignar fecha msi tardia a estas Enfances de Mal-
brought, o como diriamos nosotros, a las Mocedades de Mal-
bri (2).

















(1) Romances en Amirica, articulo publicado en la Revista Cuba
Contcmpordnea, T. III, No. 4, diciembre 1913, y reproducido en La Lec-
tura, Ntims. 157 y 138, enero y febrero de 1914.
(2) Este erudito articulo estA copiado de la Revista Mexicana de
Estudios Histdricos, Mexico, 1827. Tomo I nium. 2. Marzo y abril, p. 101.
Esperamos que algfin folklorista cubano recoja las versions de esta
canci6n popular, que aun cantan los nifios de este pais. Vaanse algunas
versions en las pdgs. 61 y siguientes de este volumen.-(Nota de los A.
del F. C.).




















UN GUACALITO DE CUBANISMOS

(Continuacidn.)

POR
JUAN MARINELLO VIDAURRETA

N

NADADO.-Paso nadado. Dice Ortiz (1), con indudable error,
que se llama paso naaddo "al de las caballerias que revuelven
much las manos al andar". Nosotros hemos oido usar el cu-
hanismo en nuestros campos con muy otra significaci6n. Ca-
ballo del paso nadado es aquel que posee la virtud de tener un
guatrapeo muy rkpido y bastante inc6modo que casi toca en
galope. Sin duda que en este paso recuerdan las patas del ca-
ballo los movimientos del nadador.



NINGA.--No 610 significa nunca, como afirma SuArez, sino
que es usada tambien la voz entire gentes del hampa, en forma
agresiva para significar desagrado por lo que se les propone o
dice.

0

OBRERO.-Se dice en sentido burlesco de la persona dada al
embuste y al enredo, sobre todo si estos le sirven como medio
para "ir tirando".

(1) Las citas de F. Ortiz se refieren a su Catauro de Cubanismos.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


OBRISTA.-Obrero, en el sentido dicho.
OBRA.-Enredo, engaio. "No me vengas con obras, que
conozco tus intenciones".
ORILLA.-Gente de orilla. Se dice en algunas regions, de
las personas de infima categoria social. Equivale la expresi6n
a gene virulilla, guariminicas, guarincandillas.

P

PALA.-Engafio, embuste amafiado. Se usa principalmente
en el boxeo, para expresar que se ha fingido el vencimiento de
uno de los rivals, con fines ilicitos y, desde luego, productivos
para la empresa.
PALERO.-Se dice de la persona dada a la pala, principal-
mente del "boxer" que se presta a la ilicita comedia.
PALANQUEAR.-Ademas de la acepci6n just que consigna
Ortiz, quiere decir, corrientemente, en nuestro pueblo "mover
la palanca del rifle para disponerse a disparar". Se oye muy
cominnmente. "La Rural le palanque6 a Fulano".
PARRAFADA.-AdemIs de la acepci6n consignada por Ortiz,
apenas diferente de la recta y castellana acepci6n del vocablo,
e dice entire nosotros parrafada al period ampuloso a que tan
dados son los viejos oradores que ain padecemos.
PAN.-Comersc un pan, o el gran pan. Expresi6n familiar
que quiere decir llcvarse un chasco.
PATISECO.-Bien la acepci6n de Ortiz; pero, ademas, se dice
del dulce o pasta que, por efecto del tiempo, se reseca hacien-
dose de dificil masticaci6n.
PALOMA.-Cubanismo muy usado en los filtimos tiempos con
el que se quiere significar la ingenuidad, candidez o buena fe
excesiva de una persona. "A Manuel lo cogieron de paloma
para hacer el negocio", es decir, fu6 quien di6 el dinero o puso
el trabajo, en beneficio de los "vivos". Deriva el cubanismo
de la apacible condici6n que todos son a reconocer en el fami-
liar col!mbido.
PALoMA.-Habanerismo muy usado. Asi se llama entire gen-
tes poco cultas a la camiseta.
PALOMEAR.-Acci6n de envolver y engafiar a la persona in-
g6nua y confiada. "Pedro palome6 a Jose en la compra de los
solares' '.









UN GUACALITO DE CUBANISMOS


PAN2D.--De pandearse. Se dice en nuestros campos de la
caballeria y a veces de la persona que, por excesiva gordura se
deforma acusando much la curva de la espald y las caderas.
A veces bien por defects innatos o bien de crianza, las caba-
lerias, sin ser demasiado gordas, tienen hundida la espalda en
el lugar en que se coloca la montura y reciben entonces igual
nombre.
PATA DE PUERCO.-Expresi6n usadisima en nuestras bajas
classes para significar cosa despreciable. "Fulano es un "pata
de puerco".
PATOJO.-No esta en lo cierto Espafiolito al atribuir a esta
palabra el significado recto. Entre nosotros se dice patoja a
la persona que, por efecto de la edad o de las muchas carnes,
anda pesadamente, con dificultad. "Fulana es joven, pero no
lo parece por lo patoja que esth".
PAPIRos.-Billetes de banco en sentido burlesco. Cubanismo
bastante reciente. Seguramente deriva de papiro.
PASADo.-Se dice de la mujer de belleza incitante o de otra
cosa que produce subido placer. "Esta chiquita esta pasada
(pas) o bien: "EstA pasado este danz6n". Debe originarse
la criollisima expresi6n de la frase "pasada de la raya", es
decir, mAs allh de lo apetecible.
PARrIP.-Hacer el paripe.. Hacer el paripg o hacer la muela
significa similar que se hace una cosa disponiendo todas las
apariencias convenientemente para dar la impresi6n de que se
esta haciendo. "El Representante Martinez esta haciendo el
paripe de que se ocupa de mi asunto".
PAPUJO.-Se dice de la persona que tiene los ojos abultados,
con hinchaz6n de la piel circundante.
PAPUJA.-Se dice de la gallina que tiene much pluma en
!a cabeza y cuyos ojos aparecen rodeados de pequefias plumi-
Hlas recordando a la persona papuja. El D. de la R. A. consigna
''gallina papuda" con otra significaci6n, aunque relacionada
con la acepci6n cubana; se dice, segfin este Diccionario a la ga-
Ilina de much papo es decir, con abultamiento en la region
intermedia entire la cabeza y el cuello.
PAMPLINAS.-Algo modificada result entire nosotros el sig-
nificado de esta expresi6n. Pamplinas quiere decir en criollo,









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


no s6lo futileza, sino tambien charlataneria o enredo. "No Ie
crean a Fulano sus pamplinas", oimos muy frecuentemente.
PATICORIA.-A paticoria. A pie. Derivaci6n populachera de
"Jr a pata", por "ir a pie".
PERRO MUERTO.-Equivale en la region villarefia a "lata",
visita demasiado larga, conversaci6n inacabable. "Anoche estu-
vieron en casa las L6pez y me dieron un perro muerta que dur6
hasta las doce".
PEcH6.-Tener pecho. Tener osadia, descaro, atrevimiento.
"Hay que tener pecho para hacer las jugadas que hace de
Luis".
PECHIAR.-Entre la gente del hampa se usa a veces la pa-
labreja por sacar a la suerte, sortear.
PERIQUITO RIPIADO (RIPIAO).-Fiesta bailable deslucida, de
categoria infima.
PLATAFORMA.-Aparte los usos cubanos de este vocablo con-
signados por Ortiz. tiene otro bastante extendido en el inte-
rior de la Repfiblica: el de llamarse plataforma, por antono-
rasia, a la plataforma donde se pesa la cafia antes de molerla,
todavia esta sore los "vagones" y las carretas.
PLANTIFICARSE.- Corrupci6n populachera de plantarse.
"Luis estuvo plantificado en la esquina toda la tarde esperando
a la China". El D. de la R. A. consigna pantificarse como
sin6nimo de "ponerse ripidamente en un lugar". Ej.: "An-
tonio se plantific6 en medio hora en Madrid".
PLANAZO.-Usado en algunos lugares de las provincias cen-
trales como "trago" de bebida alcoh6lica. "Antonio se di6
un planazo de ron en la bodega".
PLANCHA.-Tiene esta palabra various significados viciosos
en nuestra habla popular, carro de ferrocarril sin costados, en-
tre otros. Uno de los mAs caracteristicos es el que correspond
a chasco, fracaso pfiblico. "Fulano se tir6 la gran plancha
como orador".
PLANCHA.-Se llama en terminos de base-ball al hecho de
batear la pelota suavemente, de manera que no pase del lugar
donde se sitfia el pitcher.
PALANQUETA. Chino palanqueta.- Nombre despectivo que
aplican los muchachos callejeros a los sufridos hijos del ex-
Celeste Imperio.









UN GUACALITO DE CUBANISMOS


PIONGO.-Se dice a las naturales de Santa Clara y, en
esa ciudad, a los bautizados en la pila de la Iglesia Mayor, re-
cientemente derribada.
PIQUERA.-Lugar de parada de los autom6viles de alquiler,
en la Habana. Se usa con much frecuencia la frase: "estar
a la piquera", que quiere decir tanto como "estar a la primera
oportunidad", probablemente derivada del anterior cubanismo
pues, quien va a tomar el autom6vil (antes el coche) en la pi-
quera, tiene mis seguro su transport que quien lo fia al azar.
Estimamos esta derivaci6n mas l6gica y probable que la que
aventura Ortiz en su Catauro. La recta acepci6n de la palabra
piquera es, aqui, totalmente desconocida por lo que nos parece
muy dificil que la frase "estar a la piquera" derive de "estar
atento a la salida del vino en la piquera", es decir en el hueco
por donde tiene salida.
PIrA.-Meterse en la piiia. Antiguo y muy expresivo cuba-
nismo que quiere decir tanto como "correrse", abochornarse,
acobardarse. El origen de la muy usada expresi6n es hoy casi
impossible de descubrir. Derivard de la embarazosa situaci6n
de quien cae en medio de un "pifiar" y se ve punzado por mil
espinas?
PIRA.-Goger piia. Como meters en la pifia. Tambien se
dice, con igual significaci6n, coger monte.
PozA.-"Sitio del mar, entire rocas, donde es mas profun-
do", dice Ortiz. Bien. Pero, ademis en los rios el lugar mAs
profundo y mis propio para el bafio.
PIRULi.-En la region central, pequefo caramelo de forma
esf6rica. Por extension se dice Piruli a la persona de poca
estatura.
PIcAR.-Sablear. Palabra muy en boga en tiempos de efer-
vescencia political en que los candidates son picados de modo
inmisericordioso.
PICADOR.-Sablista. Persona que vive de la "picada",
generalmente propinada por los politicos.
PEJE.-Se dice, festivamente, de la persona informal pero
grata. "Antonio es un buen peje".
PECHAZO.-No s6o1 acci6n de gran esfuerzo, como consigna
Ortiz, sino tambi6n, acci6n de osadia confinante con la ilicitud,









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


o francamente dentro del C6digo Penal. "Crisanto comi6 en
el restaurant y luego di6 el pechazo y se fu6 sin pagar".
PINTAR.-Representar algo en conjunto cualquiera. "Ca-
siano no pinta nada en la Asamblea".
PELE6N. Vino pele6n.-Se dice del vino de muy baja ca-
lidad que generalmente se expende en las bodegas de los Inge-
nios y que, segfin la creencia popular, produce borrachera b6li-
ca. De ahi el sobrenombre.
PLANTE. Echar el plante.-Quiere, en ciertos circulos, decir
tanto como hacer alarde de bravuconeria, sin deseos de llevar
la cosa a mayores. Equivale el cubanismo "pararse bonito".
Por extension, se dice tambi6n "Nicasio mont6 en el autom6vil
del millonario y le tir6 el plante a la chiquita".
PIC'AsSE.- n-fai'a.:::r., di-, .::arse. "Lico estA picado con
Lencho".
PIANOLA.-Se dice festivamente de la "batea". "Margot
esta tocando la pianola", es decir, estA lavando en la batea.
PUNTA.-Pequefia cantidad de terreno sembrado. "Al lado
del cafiaveral, tiene Cheo una punta, de maiz".
PUNTA.-Sentido oculto de alguna frase o cuesti6n. "No le
veo la punta a este chiste".
PL'.IA.-Pelado a la plumaw. Forma de pelarse muy co-
rriente en los campos, que consiste en partir el cabello al medio
y dejarlo muy corto en toda la cabeza, sin Ilegar al "rape".
POQUITA.-Derivaci6n viciosa de poco, poquito. Se oye a
nuestros guajiros: "Vecina, deme una poquita de cafe".
PEGUANA.-Peseta.
PECUANA.-Peguafia.
PIRINEO.-Se dice en el interior de la Isla, de la persona pe-
quefia, esmirriada, enclenque. Curiosa corrupci6n de "pigmeo".
PITAR-Salir de estampia. Huir, irse.




















LOS NEGROS CURROS

POR

FERNANDO ORTIZ (1)


III

SUS CARACTERES: EL LENGUAJE

SUMA.IO: Su lenguaje fisico.-Versos y prosas que lo imitan, de J. V.
Betancourt, de Jose de Jesus de Ocio y de Cirilo Villaverde.-Su exhibi-
cioni.mo vanidoso.-Sus principles caracteres morfol6gicos.-Trueque
de las letras r y 1 y su disimilacidn por i.-Posibles influencias indias,
africanas y espaiiolas.-(Continuard).

Jose V. Betancourt sefialaba los siguientes caracteres lin-
giiisticos del negro curro: 1P inflexi6n singular que dan a sa
voz; 2" locuci6n viciosa; y 39 "idioma particular, fisico y dis-
paratado, que a veces no se les entiende" (2).
Cirilo Villaverde, en su novela Cecilia Valdes, al iniciar el
didlogo entire un curro y otro personaje, cita "el lenguaje y el
tonillo peculiares" de aqu6l (3); pero si del escrito podemos
observa- como fuera el lenguaje, no nos ofrece dato alguno
para inferir cuil fu6 la peculiaridad del tonillo.
Esa caracteristica del habla del negro curro, consistent en
cierta inflexi6n que aqu61 daba a su voz, no ha llegado hasta
nuestros dias, y no debi6 de ser sino la pronunciaci6n afectada,
insolentona y retadora. Digamos, no obstante, que al oir re-

(1) Los capitulos antecedentes de este studio acerca de Los Ne-
gros Curros se han publicado en estos ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUIBANO.
(Vol. II, pags. 209 y 285).
(2) El triple Velorio. "El Artista". Habana 1848. Tomo I, N9 21.
(3) Cecilia Valdes. Nueva York, 1882, pag. 483.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


citar hace ain pocos afos a various morenos, algunos versos
de la curreria, que ellos decian en sus mocedades, vestidos de
curros matonescos, durante las reuniones callejeras y bailes
de carnival, pudimos notar un tonillo peculiar consistent en
pronunciar las palabras afectando excesiva finura y correcci6n
en el lenguaje y atiplando algo la voz, aproximindola al falsete.
Diriase que el curro queria distinguirse, o como hoy se dice,
ser un distinguido muy fizno, alejado del negro bozal6n y aun
del ladino y del criollo.
Uno de los caracteres mAs particulares de los negros curros
habaneros era el lenguaje especial que ellos hablaban. Este
se caracterizaba principalmente por ciertas deformaciones del
lenguaje eastellano acriollado, mantenidas con el mismo pro-
p6sito de jactancia y vanidad, tan destacado en el negro curro.
Por 6sto, puede discutirse si el lenguaje especial de los negros
curros era o no propiamente una jerga.
Per: detengimonos ahora en su anhlisis, y despubs en las
apreciaciones que merezca el habla de los negros curros.
Siendo un grupo social especializado el de los negros curros
habaneros del Manglar, de los Sitios, de Carraguao, o de Jesus
Maria, fij6 su lenguaje, marcndolo con el mismo matiz exhibi-
cionista que caracteriz6 sus indumentos, sus andares, toda su
psicologia y sus propios delitos.
Lo que distingia el lenguaje acurrado era la sistemktica al-
teraci6n fonutica de ciertas voces del idioma castellano mis
alli de como ya habian sido variadas en el ambiente criollo, de
un modo general, y el uso frecuente de alguna que otra pala-
breja de la germania indiana.
Estas alteraciones son simplisimas y limitadas; al menos,
no han legado otras hasta nosotros que permitan diferente
opinion.
V6ansc various ejemplos en los pirrafos que van a conti-
nuaci6n.
Los versos siguientes, publicados por Jos6 Victoriano Be-
tancourt (1) imitan el lenguaje de los curros:

(1) Estos versos correspondent a una composici6n de 26 decimas pu-
blicadas en El Artista, de la Habana (Tomo I nfimero 21, de 31 de di-
eiembre de 1848). Serin publicadas integras en uno de los capitulos
finales de esta monografia.








LOS NEGROS CURROS


EL NEGRO JOSE DEL ROSARIO (1)

Nasi en Jesf Maria
En el famoso Manglai,
Fui PERICO, no hay dudai,
Y a ningfn CHECHE temia,

Poi que tan grande conseto
en la caisel (2) yo tenia
que apena me ditinguia
la gente de la BUITRERA
poi capath de galera
al alcaide me pedia.

Preso tres afios etube
y en la caisel aprendi
cosas que ni poi aqui
Supe cuando sueito etube.

Alli se rompi6 la nube
Que ante mis ojos cubria
Y cuando al fin lleg6 el dia (3)
Que para Seuta sali
Ya me encontr6 tan asi
Que yo mismo me temia.

Mire nifiito, no hay pena,
cuando a alguno freco echai (4)
quiea ut6, bien pu6 llamai
a su negro Caitagena.

(1) Las palabras en letra cursiva son aquellas en las que pueden
observarse las peculiares variantes foniticas; las en versalitas son las de
la jerga hampona. Las demis diferencias que se notan con relaci6n al
castellanio son simples eriollismos.
(2) Asi describe el autor citado; probablemente debi6 decir: caisei.
(3) Debi6 escribirse "ai fin lleg6 ei dia".
(4) Echar fresco es expresi6n jergal; significa incitar. Debemos
notar que fleco por "fresco" se debi6 de decir por el curro, como aiun
hoy dia suele oirse.








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


VWanse, para completar la documentaci6n de este tema,
las siguientes curiosas composiciones versificadas (1). Les con-
servaremos sus respectivos titulos, y aunque en una de ellas se
alude a la condici6n de criollo, no excluye 6sta la de curro pro-
piamente dicha.

UN NEGRO CRIOLLO EN CARNAVAL

Hoy vengo de mala vueta
Con deseo de mori
Que no se puede vivi
Con una negra coqueta:

Hoy se puso una careta
Y un domin6 de pusiana,
Y en compafiia de su heimana
A mi despacho se fu6,
Disiendome, nifio, que
A ella le daba la gana.

Le repondi: yo me alegro
Que se ut6 tan sinvegiiensa,
Y se tom6 su defense
Ei perraso de mi suegro.

Me molet6, poi que ai negro
No se puede trath mal;
Y viendome en lanse tal
El SIN ARRUGA (2) toque,
Di do paso, y me cuadr6
En la linea orisontal.

Que aunque nunca he sio malo,
De cata ei selo me viene,
Y ni ei diablo me contiene
Luego que ETOY EN El PALO. (3)

(1) Tomadas del folleto curiosisimo: Jost DE JES(TS DE Ocio. Al-
garabia pottica (Matanzas, 1876, 15 pqgs).
(2) El cuchillo.
(3) Estar en cl palo.-"Estar en el trabajo, en faena".








LOS NEGROS CURROS


Me aiboroto, me rebalo,
Pieido el etribo, ei niv6,
Y degrasiado de aqu6
Que me venga a moleti,
Poique eso e ponele a
la vivora cacab&.

Le di ai suegro de PLUMASO (1)
Que brot6 PUIPURA (2) final,
Y po no i a ROMPE CHINA (3)
Ando ocuito i mia que caso!

La JURA (4) me sigue ei paso
Poi poneme en transe duro;
Pero yo que etoy seguro
De mi pr6pero detino,
He bucado un buen pairino
Que me saque del apuro.




EL NEGRO CICUTA


iQuieto... no hay que aiborotase,
Que donde llega Sicuta,
No hay JELENGUE (5), no hay diputa
Ni naidie puede acurriaise. (6)
Si aiguno poi etrenaise
Bajai a LA PICA (7) quiere,
No hallai la vitoria epere


(1) Pufialada.
(2) Sangre.
(3) Ir a romper chinas, o sea "a partir piedras" con los presidiarios.
(4) La policia.
(5) Jelengue.-Jolgorio, voz africana, hoy cubanizada. VWase Glo-
sario de Afronegrismos, por FERNANDO ORTIZ.
(6) Acurrarse.-Conducirse como curro.
(7) La pica.-La pelea al arma blanca.








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Sin embaigo que la aseito,
En ei seguro conseito
Que ei que me come se muere.

No es hoy la primera ve
Que bajo a ete pueblo yo,
Que hay tiempo que se aimiro
Mi val6 e intrepid.
Catigo la avilant6
Dei rufiano (1) pelegrino,
Y ei que se etrecha sin tino
Lo QUEMO (2), y luego me voy,
Que hay much dia que etoy
En el etribo divino.

De la muete no hay rebate,
Que poi Di6 que si lo hubiera
Disile, quien soy pudiera
Ai fil6sofo Socrate.
No rueive a da ma prejuisio
Ei que cai en sacrifisio
Dci pante6n a la pucta, (3)
Ni ma nada lo depieta (3)
Que la trompeta dei juisio.

Finaimnente; si hay aiguno
Que quiera daise impotansia
Para etrecha la ditansia
Buque un lugai oportuno:
Poi e reino de Netuno
Tengo yo much camino,
Y no le temo ai detino,
Ai viento, a la ma, ni ai rayo,
Y cueico a desi que me hallo
en el etribo divino.

(1) Rufiano.-Voz anticuada, curiosa supervivencia del vocablo ita-
liano ruffiano, padre del rufidn espafiol.
(2) Quemar.-M-atar.
(3) Debi6 deeir: pueita, depieita.








LOS NEGROS CURROS


EL NEGRO POTOCO

Yo soy ei negro Potoco
Que tengo de bueno y malo,
Que siempre ETOY EN EI PALO,
Que canto, que bailo y toco:
Ei dia que me sofoco
O que ando un poco quemao;
Tengo cara e condenao,
Y si aigo quieren desime,
Po Di6 que ME PARO EN FIME (1)
Y se me AJUMA El PECAO. (2)

Poi que a la vefddi, mi niflo,
Aunque todo me diviete,
Soy vente vese ma fueite
Que Ia epada de Gabiio:
Aiguna ocasione rifio
Poi cuaiquiera boberia,
Poique tengo sieitos dia
Que me saigo de mi sentro
Poi FAJA (3) con cuanto encuentro...
iQu6 degracia! i Aveiqaria!

Advi6rtase de nuevo que estas composiciones de versos fh-
ciles no son obra de los negros curros, sino de autores costum-
bristas que quisieron imitarlos y retratar su figure popular,
cuando ya 6sta habia desaparecido. Ya veremos en otro ca-
pitulo por quB raz6n las imitaciones en verso fueron mis fre-
cuentes que las prosaicas. Estas se reduce a unos breves dia-
logos en escenas teatrales, c6micas o novelescas, de los prime-
ros tercios del siglo XIX, y se diferencian de las decimas o
versos de la curreria carnavalesca de 6poca posterior, de las
que daremos numerosos y curiosisimos ejemplos en otro capi-
tulo, en que 6stas han abandonado ya las voces jergales y los
metaplasmos caracteristicos del negro curro traditional.

(1) Pararse en firme.--Pararse en aetitud de desafio".
(2) Ahumarse el pescado.-"Entrar en c6lera".
(3) Fajar.I-"Refir". Hoy es vocablo cubano comunisimo.








A:!T!VOS DEL FOLKLORE CUBANO


Ciri-o Villaverde (1), en fin, reproduce la parla del ne-
gro curro, en n diAlogo del cual s6lo hemos de transcribir las
frases acurradas.
"-Yo no ha oio ese nombre en mi via.
"-Malanga. Aunque este no es mi nombre, sino Polanco.
Er amo de mi paire era un tar Polanco. Pero asina me fiaman
en el Manglal, polque mi paire es de nation y mi maire tam-
bic y yo soy crioyo. Dende chiquito me fiaman asina.
"-Y que hase el seitol ahi tendio pansa arriba. LSe le ha
subio el aseite a la chola?
"-iJero! Y quien le ha hecho ese flaco selvisio?
"--Giizena jeria! Se conose que el paidito sabe su ofisio.
jPero aonde ha estao el sefiol? (En un entierro?
"-Pol n6a. Como lo veo vestio de sacateca...
"-Si es de colte arto o colte bajo, yo no s6, ma estoy mi-
rando que si no es pol la bota, digo la casaca, le coltan al sehol
la pata, digo, lo biran como cangrejo. Dispuis me paese quo
el sefiol es argo goldo pa pclial con cuchiyo. Dispu6 es mfi fa-
tible que el seol hayga aprendio ya grande, y ese es un alte
que debe de aprcndeise, dende que uno es chiquito. Dispu6
ust6 tiene mui co'!o el braso y no pu6 defendeise de los goipes
de arriha. Dispu6...
"--;Laval! esti loco er seiiol? Y si se pasma? Y si so
mere ? Dispute dira cl i .eiol que pol mor de mi.
"-'Si, senol, yo dire corriendo, ma el tabelnero ha serrao.
Ya es nfi talde. Dispu6 esti 61 mis escamao colmigo quel dia,
blo, polquc me conoce y sale que, aunque mesta mar en desislo
he birao was de uno de esos cangrejos. Yo no pueo miral pa
un cata!in sin que se me suba la sangre...
"-Es que... paisano, el seiol no entiende? Digo, que...
que si !e seiol no pinta, le hago sabel que no tengo ni jilacha.
No he hecho ni la cruz esta noche.
"-Malanga, no Juan. ,No me conose? Abra la puelta.
"-Abra, io Juan, pol er amol de su maire.. Ahi esta un
probe nmoreno jerio.

(1) lE su inoveai Crcilia Valdcs, New York, 1882, pigs. 484 y si-
guiene-;. i.:La scena de esta novel es la Hlabana del primer tercio del
siglo XIX. Iecimiendamos su lectura a quien quicra eonocer a fondo el
ambiente habanero do aquellos tiompos.








LOS NEGROS CURROS


"-Oiga, oiga, nio Juan. Yo no dentrar4. Abra la gatera.
Aqui hay mejengue.
"-Dando y dando, io Juan. Deme una boteya de bino
seco. No mojao. Entiende? y un baso del que quema.
"-Tenga una amariya chiquita.
"-Pa eso que a mi no me vale er que me fiamen Polanco
o Malanga. Lo mismito da. Toos me conosen pol los dos nom-
bres. Yo soy mis conosio en esta siudi que los perros. Y mie
er caso, yo tambien estoy pregonao. Mescap6 de las ufias de
Tond6 pol un milagro. Pue sefiol, dentr6 yo una noche der aio
pasao con dos amigos. argo talde, en la tabelna que esta en la
esquina de Manrique y la Estreya. Pedimos un poco der que
quema, bebimos y salimos de rengue liso, cuando er tabelnero
va y me coge pol la camisa, pa que le pagAramos la bebia. Mie,
paisano, me se subi6 el diablo; meti mano ar hierro, y le di
una mojia, una mojia na mis, aqui (pasindose el indice por
la garganta), sarva sea la paite. Der viaje sort un cafio de
sangre ccmo un toro jerio, y pa que vea ci seiiol, sart6 el mos-
traol y nos corri6 atras hasta la esquina donde tuvo que aga-
rraise, cay6 y dej6 maicaos los deos con sangre en la par6. Dis-
pu6, Tondi se oli6 que habiamos sido nosotros, y tanto nos bus-
c6 hasta que di6 con los tres en un velorio alli pol los Sitios.
Yo sali safando, mas mis dos amigos cayeron en er laso y en-
tuavia maman cdisel. Dende entonces ando sin sombra, polque
Tondi es mui jfibilo. LNo ve? Sargo solo de noche y apena ni
paso pol la tienda.
"-Dce t6o. Yo trabajo ahi cuando no pueo ganai la via de
otra manera. Yo hago sapatos de muj6.
"-Giieno, si er senol qui6 lo yebar6 una talde destas, me-
jo'. una maiianita, polque como Tondi anda siempre en cabayo,
no sale nunca temprano a la calle."
Todavia en 1875 un costumbrista (1) pone en boca de una
mnlata la voz coloi por color. Pero el lcnguaje curro ya se habia
perdido.
Sin pretender agotar aqui el tema, que seguird intacto para
el fil6logo cubanista que desee abordarlo, indiquemos algunos


(1) Fi:\NCIS o D-, P. GELABERT.-CuadroS dte costumbres cubanas. Ha-
bana, 187.1, pfg. 242.









36 ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO

de los mis pronunciados caracteres morfol6gicos del habla cu-
rra, especialmente en su vocabulario.
Estos parecen ser: 19 disimilaci6n, por trueque de las letras
r y 1; 29, cambio de las letras r y 1 finales de silaba por i;
3, cambio de otras consonantes fuertes por i. Bien pueden, pues,
reducirse a uno esencial, a la dulcificaci6n enfAtica de los so-
nidos fuertes, no tan s61o por las vias ya trilladas del lengua-
je criollo en general, sino por el procedimiento apuntado:
r > I > i.
La sistemAtica disimilaci6n de la r y de la 1 finales de silaba
por la i, usadas exclusivamente por los curros, al decir de various
escritores cubanos, algunos ya citados, no fu6 sin embargo, pri-
vativa de aquellos negros hampones y perdonavidas, y esta ob-
servaci6n es important para inferir el origen de tal carac-
ristica.
En un libro titulado Escritos sobre Puerto Rico (1), reco-
pilaci6n de articulos referentes a aquella Antilla hermana, cons-
tan varias composiciones po6ticas escritas en jibaro, o sea en
esa lengua castellana corrompida que hablan en Puerto Rico
los campesinos, que alli llaman jibaros, como en Cuba les de-
cimos guajiros. En ellas se puede observer muy caracteriza-
da la corruptela fonetica de referencia, como puede el lector
ver en los siguientes ejemplos:


Sin embaigo me peicato
que yo boi a estai de luto
pue sign eya queaba
pronto pagari ei tribute


Iscurro que ei prime nombre
es poique uvo muchos reyes
Aifonsos, muy entendios
Y uno de eyos jiso leyes.


(1) De
na, 1903.


collector an6nimo, editado por J. Gonzalez Font, Barcelo-








LOS NEGROS CURROS


Y Pio poi su pairino (1)
nuestro Santisimo Paire
ei Pontifese Romano
cuya via Dios nos guaide.

Poique en veibo de moneas
la Espafiola es la mejoi.

La floi de toitas las flores.

Don Cailito ei afamao...

Ain hoy se mantiene en Puerto Rico este trastrueque mon-
tuno de la r y la 1 por i: atropeyai por "atropellar", rompeite,
por "romperte", baico por "barco", aimacn, por "almacen",
peliai, por "pelear", etc. (2).
Esta caracteristica del habla curra, o sea la tendencia a
cambiar la r y la 1 finales de silaba por la i, parece fundada
en el mismo principio que la permuta de la r final por la 1,
muy corriente tiempo tris entire las gentes de Cuba. Pare-
ce confirmarlo el hecho de que en una de las citadas com-
posiciones en jibaro (3) en vez de la r final se describe 1,
y no la t usada en los demds escritos. Asi se dice contal y no
contai, por "contar"; dotol y no dotoi, por "dotor o doctor";
talde y no taide, por "tarde"; coabata y no coibata, por "cor-
bata", etc.
Esta consideraci6n, asi como el empleo por los curros de
criollismos, comunes con el lenguaje jibaro, y ain hoy subsis-
tentes en Cuba, ademis de la prActica expuesta, nos hacen pre-
sumir que el lenguaje curro no era sino la supervivencia del
lenguaje de los guajiros, es decir, del sermo rusticus criollo,

(1) Por esta voz se observa que el cambio de la r y la 1 por una i se
extiende tambien a la letra d, cuando form sonido seguida de una r; asi
se ve pairino, Peiro, en vez de "padrino", "Pedro"; cuairos en vez de
"cuadros". No hemos notado tanto esa variante en los curros aunque
si alguna vez (VWase en la pig. 55.)
(2) J. ALDEN MASON.-Porto-Rican Folklore. Journal of American
Folklore. Vol. XXI, 1918, p. 368.
(3) La titulada Una Soiree de F. VASALLo, pig. 140 de la ob. cit.
de Puerto Rico.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


lenguaje viciado que llegaron a hablar los espafioles y sus des-
cendientes montunos que se internaron en la Isla, dedicdndose
a la vida montaraz de los hatos y corrales; asi como el habla
del jibaro puertorriquefio no es sino la de los espafioles estan-
cieros y su descendencia, que de aquel modo se llamaron (1).
Esta hip6tesis esta de acuerdo con la procedencia y 6poca de
los negros libres curros, como se vera, que hacen remontar su
existencia a siglos en que esa lengua acriollada debi6 de ser
muy usual entire la gente del campo, y entire los natives de
escasa o nula instrucci6n, que no podian experimentar el con-
tacto constant de los sucesivos y entonces escasos inmigran-
tes castellanos, finica forma de substraerse a la corrupci6n del
idioma. Esta debi6 de ir siempre en aumento hasta que por
la considerable inmigraci6n espafiola del filtimo siglo y por
la creciente cultural de los natives, se obstaculiz6 esa desviaci6n
idiomitica.
Ademis, esa comunidad de variaciones fon6ticas, esa unidad
en la evoluci6n filol6gica, observada entire los jibaros puerto-
rriquefios y los negros curros cubanos, demuestra que factors
comunes debieron de influir en ambas formaciones lingiiisticas.
Tres fueron los grupos de idiomas que contribuyeron a la for-
maci6n de lo que se ha llamado lenguaje criollo: 1, lenguas
europeas, principalmente, como es natural, la castellana, y se-
cundariamente, con simples injertos en el vocabulario, el vas-
cuense, el gallego, el catalan, el frances, el ingles, el portu-
gu6s, el italiano, etc.; 29, lenguas africanas, (yoruba, mandinga,
conga, ewe, yolofe, calabar, etc.); y 39, lenguas americanas,
las aut6ctonas (siboney, taina) y despu6s las mexicanas (2).
Los influjos de todos esos lenguajes aleanzaron por igual al
ambiente puertorriquefio y al cubano.

(1) El lenguaje guajiro de hoy dista much de ser el de ayer. Hoy
ha sido ya muy influenciado por los islefios o canarios y por los negros.
(Viase F. ORTIz, Glosario de Afronegrismos y Catauro de Cubanisnos.
(2) Aunque ha habido muchos chinos en Cuba, apenas nos hemos
sumado a la jerga popular un par de palabras suyas. Digamos, sin embargo,
que en Cuba la disimilaci6n por lalaci6n ha sido ayudada por influjo vulgar
del habla china. El chino dice kilito por Cristo, siiola por sefiora, por-
que su lenguaje no tiene el sonido de la r; pero esta circunstancia no in-
*iluy6 en lo absolute en el habla curra, que ya habia desaparecido cuando
los asidticos comenzaron a ser traidos de Macao como eselavizados.









LOS NEGROS CURROS


Del lenguaje criollo asi formado, los curros derivaron el
suyo, insistiendo enfiticamente sobre todo en suavizar los so-
nidos fuertes de la r y de la 1 al final de silaba; conio ya los
criollos habian atenuado o evitado totalmente la dureza de al-
gunos finales de palabra (verdd, por "verdad"'; relo, por "re-
loj"; depug, por "despubs", etc). Los criollos convirtieron
a menudo, y ain suelen los guajiros trocarlas, la r final en 1,
como amol por amorr"; vapol por "vapor"; pero los curros,
como los jibaros en Puerto Rico y acaso los antiguos guajiros
de Cuba, trastocaron r y 1, y no solamente al fin de palabra, sino
al fin de silaba, y ain no conformes, avanzaron mas en la dul-
cificaci6n de esas consonantes, cambiindolas por el sonido mis
suave de la i.
Fu6 frecuente asimismo entire los negros curros, aunque no
tanto, el cambio de la d por la i, como tambi6n puede observar-
se en los jibaros de Puerto Rico y en alguna supervivencia ar-
caica de lenguajes dialectales de la Am6rica hispana (1).
Asimismo, aunque menos persistent, se puede notar la ten-
deneia a cambiar, siempre por la i, algunas otras consonantes
fuertes. Asi el negro curro dijo: conseito, por "consepto" o
conceptto; proyeito, por "proyeeto"; aimir6 por "admir6";
arreilao por "arreglao" o "arreglado"; Reila por "Regla", etc.
Esas mutaciones de sonidos pueden ser explicadas al trav6s
de las diferentes y ya citadas afluencias filol6gicas que deter-
minaron el lenguaje criollo y su derivado, el curro.
La disimilaci6n de 1 por r y viceversa es observable en todos
los idiomas que tienen ambos sonidos, por ser estas consonantes
liquidas muy aproximadas y casi hom6fonas, s61o dos grades
diferentes de una misma vibraci6n lingual tras los dientes. Y
esa permutaei6n tiende a hacerse frecuente en cualquier idioma,
apenas cualquier factor la facility. Tal sucedi6 en estas Antillas.


(1) B. LENZ ha recogido una poesia popular de Chile donde se dice
paire por "padre" y maire por "madre"; pero el trueque de la d por i
no se encuentra en mis voices que en esas dos. LEXZ dice que el lenguaje
de esos versos es el mis dialectal chileno que jams ha encontrado. 0No
ayuda esto a probar que ese cardcter fonetico, que en Cuba sobrevivid en los
curros, fu6 propio del castellano montuno de los pobladores de Am6riea?
RODOLFO LENZ. Sobre la poesia popular impresa rn Santiago de
Chile, Santiago de Chile, 1919, p. 121.









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


No se puedc sostener que en Cuba el trastrueque de esas dos
consonantes liquids, o su sustituci6n por la i, sea debido
a influjos indianos; pero, indudablemente, el roce de los cas-
tellanos con los indocubanos no debi6 de impedir esa tendencia
hacia el ablandamiento de las consonantes fuertes en el habla
vernacula de las Antillas.
Entre todas las palabras de los indios tainos de Cuba que
coleccion6 Bachiller y Morales (1), no hemos encontrado smo
una sola que termine en r, la voz Etor, con ortografia proba-
blemente equivocada a juzgar por su extrafieza. Algunas he-
mos anolado terminadas en s, pero se trata en ellas de plura-
les, acaso castellanizados, y otras en 1 y x. Estas filtimas se re-
fieren a nombres propios, principalmente de Haiti, como por
ejemplo Guamanacoel, Uxtamex, nombres de caciques, Acul,
vocablo toponimico, etc. Pero nos inciinamos a suponer que
esa indecision ortogrifica para escribir con 1 o con x el sonido
terminal d2 los nombres propios, se debe a falta de exactitud
y fidelidad de la ortografia castellana de aquel entonces, no
siendo dificil quc ambas formas sean espafiolizaci6n de una
silaba india de sonido parecido a esh, que despu6s se ha ido fi-
jando grificamente como ey. Esto es tanto mis de career cuan-
to cierta desinencia gentilicia (2) ha sido comfinmente escrita,
como e t,, pr-ro antes como c.r. Abundan los ejemplos de nom-
bres terr;-inado3 en ey como Hatuey, siboney, baracutey (3).
Ademi-, Ia Grtog'rafa aparece vacilante en las primeras cr6nicas
de India,. Ahi, U.T!,:;!".r. nombre de cacique, se describe tambi6n
por lo,. cr:onisas i ",;!`-' ej; y A abex, el dios grande de los in-
docubanos, ,se describe por aqu6il!os tambidn Atabei. Estas varian-

(1) En Cuvbi Primitire, Habana. Debemos hoy aceptar este
studio d BAoIrIL.r.R oY MOeALES con acentuadisima reserve, no obstan-
to su v;(i: cur.ndo se escribi6; porque casi toda la indianologia cubana,
como lta :n;ricana en general, se estti rehaciendo; y en cuanto a la lin-
giiistia inilo'.ubana todo est:i por hater con sentido cientifico, no ha-
biendo hnsta ahora s'lido del dilettantismo y caido alguna vez en petu-
laneias gro-t.s-as.
(2) J. I. DS ARMAS.-El origen del lenguaje criollo. Habana, 1882.
(3) Ei o tei, significa existencia, segfin BACHILLER Y MORALES, (V.
Ob. cit.) Baracutey tiene en Cuba acepci6n de "hijo finico". La desi-
nencia, q;ie ya parcce Ihbcrse fijado en ey, segfin la mAs verosimil inter-
pretaci6n, cs de sentido gcntilicio frecuentemente.








LOS NEGROS CURROS


tes, que han ido desapareciendo, por el uso hoy casi exclusive de
ey por ei, son demostraci6n evidence, a nuestro pobre juicio, de la
imprecisa grafia con que se pretendi6 traducir la desinencia in-
dia: ei, ey, ex, ej, el; y la prueba de que ninguna de esas grafias
castellanas la traduce fielmente. 1 CuBl fu6 el fonema indocubano
que los espafioles no pudieron traducir en las grafias de su idio-
ma, carentes de ese valor fonetico? 4Aeaso sh? (1).
Por otra parte, la finica consonante final observada en las
palabras indias de la colecci6n susodicha de Bachiller, es la n,
que a veces se convierte en fi, no sabemos si por error del escritor
al transcribir el sonido de la n nasalizada; ya que extrafia
coincidencia! esas letras n y i~, son tambi6n las finicas consonan-
tes finales de las lenguas africanas influyentes en Cuba.
De modo que bien pudiera creerse que la tendencia de los
antillanos a cambiar en i el sonido de la r y I finales, surgi6 de
una corruptela de nuestro antiguo pueblo montuno en contact
con los indocubanos, y, contemporAneamente, con mayor inten-
sidad y duraci6n, tambi6n con los negros.
El factor africano es mas visible y asegurado.
"Ei intercambio de r y I es muy frecuente en toda Afri-
ca" (2).
La r es enemiga de los negros. La dificultad en la pronun-
ciaci6n de la r, hasta el punto de llegar a su elipsis casi siem-
pre, ez caracteristica del lenguaje de los negros de Africa en su
tierra rativa, como despues lo fue de los negros bozales en
Cuba, de los ladinos y de los criollos, y en general, de todos
los hijos de estas Indias denegridas. Tambien se ha notado para
las Antillas y la Guayana inglesas, donde los afroangloameri-
canos suprimen casi siempre las consonantes al final de voca-
blo y en especial la r (3).
Pudieran sefialarse algunas lenguas africanas como coad-
yuvantes a esa mutaci6n o suavizaci6n de las consonantes fina-
les (4). Veremos que en la lengua de Yoruba, de las mfs fre-

(1) Adoptamos este signo sh como suena generalmente en ingles,
por career del signo grifico propio para el fonema segfin la tecnica de la
Asociaci6n fon6tica international.
(2) Journal of the African Society, Londres, Vol. XXI, p. 164.
(3) J. G. CaUICKSHANK. Black talk. Demerara, 1916.
(4) Nos coneretamos aqui a tratar de la variaci6n de la r y la 1.









ARCiIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


cuentes en los negros afrocubanos, no hay una palabra ter-
minada en consonante que no sea la ii (1); ni una silaba si-
quiera en r o 1. Lo mismo sucede en la lengua sonink6, de la
agrupaci6n mandinga, en la que la ii, o su pr6xima la n, son
las fnicas consonantes terminales.
En cuanto a los pueblos negros supraecuatoriales, muestra
la frecuencia de este intercambio de 1 por r y viceversa en el
oeste de Africa, Migeod (2) : "Pocos lenguajes, dice, habrA en
esa zona donde no sea usual el cambio de esas letras. Los so-
nidos 1 y r en esos lenguajes son muy inciertos. Unos prefie-
ren la 1, otros la r, la cual nunca llega a ser fuerte. Hasta los
mismos individuos usan indistintamente una u otra". Dicho
lingiiista analiza como prueba, los lenguajes hausa, mandinga
y otros (3).
Por otra parte, se observan las referidas disimilaciones fon&-
ticas de r y 1, entire los negros de la Costa del Marfil (4).
S. Crcwthers la nota entire los isuama (5). Tambien se halla
en el lenguaje de los yolofes (6).
Entre los lucumis o yorubas, como entire los negros del Su-
dan y del Egipto, el cambio de la r por la 1 es frecuente (7).
Los lucumis apenas pronuncian la r, siendo su sonido tan dulce


(1) V6ase BOWEN. Grammar and Dictionary of the Yoruba Lan-
guage 1858.
S. CROWTHER, describe algunas finales con v y con z, pero ello es debido
a no haber adoptado la mks complicada pero mas precisa ortografia de
BOWEN. RecuBrdese qua la lengua yoruba es la lucumi, muy usada en
Cuba.
Aun la inica consonante final ii de ese lenguaje,, se trueca en los su-
fijos aga, ngue, ngo, etc., al pasar al castellano, y aun en el propio idio-
ma yoruba la i final tiene un sonido gangoso que la hace aproximarse al
fonema ag, y en definitive a su desvanecimiento en una vocal final.
(2) F. W. H. MIGEOD. The languages of West Africa. Londres, 1911,
vol. 19 pag. 56
(3) Ob. cit, p. 58, 62, 63.
(4) D. M. Du PATY DE CLAM.-Etude sur les indigenes du Baould.
Paris, 1899, p. 5.
(5) Journal of an expedition up the Niger and Tshadde rivers. Lon-
dres, 1853, pig. 206.
(6) J. B. RAMBAU.--La langue wolof.-Paris, 1903, p. 6.
(7) ABBE PIERRE BOUCHE.-Etude sur la langue nago. Bar-le-Due,
1880, p. 6.









LOS NEGROS CURROS


y casi uindo que pasa desapercibido a los europeos. Refirien-
dose a Iks lenguajes de los pueblos bantc`. sc ha dicho que las
letras I y r son en ellos "sonidos inestables que los negros con-
funden casi siempre al pronunciarlas" (1). Hasta se llega
a afirmar rotundamente que el sonido de la r no lo conocen
en absolute los congos (2). Tan poea importancia tiene esa
consonante o fonema entire los negros, que tal parece que no
existe en Africa, segln algunos (3). La perdida de la r la
observe hasta Lombroso (4), en el lenguaje frances-criollo que
se habla en Haiti, y la atribuye a la influencia africana (5).
"La 1 entire los banties es alveolar y se entrecambia con la
r, con tanta frecuencia que muy poca distinci6n puede hacerse
entire ambas letras al transcribir algunos idiomas. Una per-
sona puede usar la l y otra la r al pronunciar la misma pala-
bra, sin salir del mismo elan o tribu" (6).
Si no puede tampoco sostenerse que la permutaci6n disimi-
lativa de la r por la 1 en el lenguaje criollo recibiera su impulse
originario de Africa, pues en su propia cuna hispinica, como
habr& de verse, se notan ya esas variantes, bien seguro es tam-
biWn que influy6 notablemente el factor africano en su perma-
nencia en Cuba y en su mayor intensificaci6n en los negros
curros, hasta llegar a trocarse ambas letras en i, como en los
jibaros de Puerto Rico.
Hasta en la propia metr6poli hubo de ser observada esa
tendencia fonetica de los negros africanos, en los primeros si-
glos de la colonizaci6n de America, pues, ese retrueque de 1 y r
fu6 ya recogido por los escritores espafioles del siglo XVI. Ne-


(1) E. VIAENE ET F. BERNARD. Contribution a l'Ethnologie congo-
laise. Anthropos. Vol. 1910, p. 1041.
(2) W. HOLMAN BENTLEY. Dictionary and Grammar of the Kongo
Language. Londres 1887, CH. JEANNEST Quatre anntes au congo. Paris,
1886, p. 309.
(3) CH. LETOURNEAU. La psychologie ethnique. Paris, p. 454. Sigue
a WAITZ en su Anthropology der Naturwolker. T. I, p6g. 135.
(4) CtSAR LOMBROSO. L'Uomo bianco e l'uomno di colore. Torino
p. 87.
(5) Lo mismo ViCTOR MEIGNAN. Aux Antilles. Paris, 1882, p. 232.
(6) H. H. JOHNSTON. A comparative study of the Bantu and Semi-
banti-languages. Oxford, 1919. Vol. I, p. 40. VBase ademis pag. 36.








ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


glo y bronco dice un personaje negrito en la comedia El Valien-
te Negro dc Flandes, de Andr6s de Claramonte (1).
V~anse otros ejemplos, entire no pocos que pudieran ofrecerse.
En el estribillo de uno de los bailes afrohispanos del siglo XVII,
titulados guineos, se cantaba como sigue por dos negrillos:

i Gurrume, gUrrvne, gurrum6!
que fase NUBRADO y QUIELE yovg. (2)

Franci-co de Quevedo, en su ir6nico y satirico Libro de to-
das las coans, decia: "Si describes comedies y eres poeta, sabres
guineo en volviendo las rr en II y al contrario, como "Francis-
co", Flancisco; "primo", plimo" (3), con lo cual satirizaba do-
nosamente a !os comcdi6grafos de su siglo, tan dados a llevar a
escena el lenguaje de los negros esclavos, muy abundantes y
populares entonces en las ciudades espafiolas.
La r trocada en 1, pero no viceversa, puede leerse en el re-
citado de una negra del Daile del juego de los valones (4).
Viceversa, en el entremns an6nimo De los Negros de Santo
Tome no se imita el lenguaje de los bozales con deformaciones
sistematicas; pero entire otras varias se trueca a veces la I del
articulo en r, diciY]-ose "Ya rc han dicho... etc. (5).
En el '*trcuii.C d, Luis Quifiones de Benevente, El Negrito
hablador y sin color anda la nifa (1064) (6), el cambio de r
por I y viceversa es frecuente en cuanto recita el protagonista
afrohispano. Asi vemos ra, er, re, ro, arma, pruma. Pero con
mis freeu-ncia observamos I en vez de r, asi: guitaliya, culaz6n,
quielo, pol, pelo, otlas, calbon, puelca, estal, gold, flesca, Clisto,
pala, calnero, canglejo, ncglo, b'avo, cantal, polque, etc.

(1) En Dramndticos Contempordneos a Lope de Vega, Coleccidn es-
cogida, por RAM6N MESONERO ROMANOS. Madrid, 1924. Tomo 1.
(2) En la Mojiganga de la Gitanada (1670?), recogida por E. Co-
TAREIO. Colecci6n de Entremeses, etc., Madrid, 1911, pig. CCLI. Y tam-
bien en otros bailes.
(3) F. DE QUEVEDO. Obras Satiricas y Festivas. Madrid, 1911,
pig. 553.
(4) Cita de COTARELO. Ob. cit. p. CCXIX. Dice quisiela, cualte-
jos, ajuntal, etc.
(5) Coleccidn de COTARELO, etc., p. 138.
(6) Colecci6n etc. de COTARELO, pag 605.








LOS NEGROS CURROS


Y tan indiferente parece el uso de r y 1, al imitarse el habla
de los negros afrohispanos, que en ese mismo entremis, unas
veces por "color" se dice cool y otras coror.
Siendo ese procedimiento de emblandecer las consonantes
fuertes una antigua alteraci6n o desviaci6n del idioma caste-
llano, parece a primer vista que tambi6n hay que buscar en los
factors filol6gicos europeos, la causa de esa variaci6n en las
Am6ricas, de la r y la 1 finales en i, y de su grado antecedente,
del simple cambio de la r por 1.
Desde luego, es ocioso referirse para esto a las lenguas fran-
cesa, inglesa y otras europeas, pues a excepci6n del italiano,
abundan- en todas ellas los finales fuertes; y no es necesario de-
mostrar la escasisima influencia del idioma del Dante en nues-
tra habla, m6s alli de algunos vocablos traidos por las chus-
mas de los galeones y los soldados de los tercios que corrieron
por Nkpoles, Roma, Sicilia o el Milanesado, antes de embarcar-
se para estas Indias pr6vidas.
Pero no podemos prescindir del propio idioma castellano
al investigar las concausas de esa deformaci6n idiomdtica, pues
en la evoluci6n de la lengua madre, se hall ya esa tendencia
a suavizar el sonido de la r al final de silaba, sustituyendola
por 1, asi como a permutarlas con la i; continuin'dose aqui ese
impulso ancestral, que nos vino de la materna patria.
Julio Cejador, en su studio La !cngui de Cervantes, nota
c6mo lo3 sufijos ar y al se permutan en castellano por disimi-
laci6n; c6mo en el Quijote se dice con frecuencia alma por arma,
y al rev6s, a.rcn por alcn; y, lo que mAs interest aqui todavia,
c6mo los infinitivos se terminan con frecuencia en 1, como ca-
val, temel, oil.
La 6poea de Cervantes, n6tese, fu6 no s61o la 6poca de fija-
ci6n del lenguaje castellano, sino la misma en que nacieron el
lenguaje criollo y el de los curros, y en que tom6 carActer
propio el habla de la materna Andalucia, tan trabajada por
corrientes diversas: castellanas, moriscas, negras y gitaneseas.
La tendencia a permutar la r y la 1 era entonces vulgar en
Espafia, observa Cejador, quien recuerda el trabalenguas: "Iban
D. Calros y Dofia Pelra por el camino de los Pelredutanos, y
como los pelredutanos son tan bulrones hicieron bidra de Don
Calros y de Dofia Pelra."








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Aun hoy el vulgo andaluz en su habla afectada dice: er,
der, arma. por "el, del, alma", permutando tambien ambas
letras. si bien generalmente en un sentido inverso al de los cu-
rros, reforzando el sonido.
La conversion de la 1 combinada con consonante en r, es
frecuentt aun hoy en el habla andaluza y de algunos paises de
America, como registran Schuchardt, Lenz, Hansen, etc. No
lo es tanto la lalaci6n o intercambio inverso, r >1.
En el habla andaluza agitanada es donde mAs se nota la
disimilaci6n frecuente de r por I y por i. Asi se dice parabla
por "palabra", poique en vez de "porque", ar por "al", er
por "el", puecta por "puerta", lagaitija por "lagartija, zartar
por "saltar", colneta por "corneta", farta por "falta", porvo
por "polvo", cuelpo por "cuerpo" prasa por "plaza", (1).
Montori atribuye el usual metaplasmo cubano del trueque
de la I per r y viceversa, a influencias en Cuba de los hijos de
Canaria.s pero no teniendo estas islas una personalidad idio-
miitca independiente de las regions meridionales de la Es
pafia continental, pobladora de aqu6llas a partir del siglo XV,
habri- qic' aseender hasta la materna Andalucia (2).
M1Is aiin, tambien la disimilaci6n de r en i, sobre todo cuan-
do va 5eguicda de consonante, esiste en Andalucia, como afir-
man Wagner (3), y el mismo Pedro Henriquez Ureila, tan mesu-
rado al reconocer influjos andaluces en la America hispana (4).
Poi quv se canta afin hoy, hasta en coplas de Extremadura
adentro (5).
No icseonocemos los excess a que ha Ilegado la tendencia
a dar por andalucismos las caracteristicas lingiiisticas de la
Am3rica hisp8nica, asi las del vocabulario como las foniticas,

(1) Vo-e3 tomadas de unos cucntos gitanos, en F. B. PABAN6. Ob.
cit. pig. 126, 135, 157
(2) Y;Owi'.1x, ob. cit. p. 111.
(3) :i. L. W-AGXNEF-El supuesto andalucismo de America y la teo-
rfa rlimaoo,6"ica.. En Rcv. de Filologia Espaiola. Tomo XIV, 1927, p. 24.
(4) PEDRO IIENRfQUEZ URERA, El Supuesto andalucismo de America
7 ,. (e Fr:o:o:~a Espaitola. Tomo VIII, 1921, 373.
(5) FRANCISCO RODfGouEZ MARiN. Cantos Populares Espaioles, Se-
vil!;, 18S2, Tomo 10, p. 11. En Extramadura se conservan ain otras si-
mili'udes con el habla vernAcula de Cuba. Raz6n indudable de ascen-
dencla. ('V.nse ibidem, p6g. 13.)









LOS NEGROS CURROS


contra la cual reaccion6 Pedro Henriquez Urefia hace afios (1);
pero acaso este fil6logo pas6 de lo just al recortar sobrada-
mente la influencia real de Andalucia y Extremadura en el
habla vernicula de estas Indias, como atinadamente observa
Wagner (2).
Y s" ha dicho reiteradamente que el lenguaje popular de
la America hispana no fu6 sino el sermo risticus del espa-
fiol peninsular. Cuervo al estudiar el trueque de 1 por r dice
que es comunisimo en el habla vulgar de algunas comarcas de
las Castillas, y en Andalucia y en Extremadura es uno de los
ragoss con que caracterizan el lenguaje campesino los drama-
ticos espafioles, lo mismo Tirso que Juan de la Eneina, Torre Na-
harro y Lope de Rueda. Igualmente comfn es en la costa co-
los.biana (3).

(1) PEDRO HENRiQUEZ URENA. Ob. cit.
(2) W. L. WAGNER. Ob. cit.
Aprovechamos al pasar esta ocasi6n para apuntar la possible soluci6n
de un problema de geografia ling-istica que planted WAGNER, refutando
la teoria climatol6gica de HENRiQUEZ URE~ ~ que explica s0lo por ella
ciertas suavizaciones del habla en las regions bajas y marinas de Ame-
ri a. Dice Wagner: "Si en vastas regions de Hispanoam6rica se manifics-
tan fen6menos pareoidos a los de la pronuniciaci surespafiola, es en ab-
soluto impossible que ello se deba a la influencia del clima, y que por 6sta
se haya producido un desarrollo parecido. Si, por otra parte, las tierras ba-
jas de Amirica no han sido pobladas antes que el interior de los paises, como
yo habia creido, y el Sr. Henriquez Urefia niega, habra que pensar en otra
posibiiidad de explicar el fen6meno."
La respacsta nos par'ee fAcil, aunque su demostraci6n no sea de este
lugar. La explicaci6n esta en el factor africano, totalmente olvidado
hasta hoy por los fil6logos americanistas y representado por los millares do
negros que la trata eselavista trajo a estas Indias, y sus descendientes
mestizos, poblando con ellos, a veces hasta con gran preponderancia nume-
rica, las Antillas y las tierras bajas y costeras que baia el iMediterraneo
do AmBriea, que son precisamente las regions donde la pronunciaci6n sc
asemeja a la surespafiola y se disimila de la mis castiza de las tierras al-
tas. Clima, historic, geografia y raza hieieron a una esa disimilaci6n lin-
giiistica. En nuestro Glosario de Afronegrisamos hemos iniciado el estu-
dio del elemento africano en el lenguaje hispanoamericano con una tenta-
tiva afortanada, aunque ain muy incomp!eta, de inventariar los vocablos
de oriundez negra. Parece inverosimil que ese element pueda ser olvi-
dado en lo sucesivo.
(3) RunaIN Jos OuERvo.-Apuntaciones critics sobre el lenguaje
bogotann, etc. Paris, 1814, pAgs 540 y 572.








ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


En cambio, dice que no sabe si el trueque inverso r > 1 es
frecuente en part alguna, oyendolo s61o en boca de nifios y
gente amaricada.
El mismo Cejador advierte c6mo esa tendencia disimilativa
se encuentra en la propia cuna del castellano, pues ya pasando
a 6ste del latin, muchas palabras que debian de finalizar con r
terminaron con I al castellanizarse, como carcel, de carcerum,
Arbol, de arborem, en vez de career y arbor, asi como de dolo-
rem se deriv6 dolor y no dolol (1).
La aproximaci6n fon6tica entire I y r, que en algunos len-
guajes llega casi a la homofonia, explica tambien las numero-
sas formna, doubles de ciertos vocablos al pasar del latin al cas-
tcllano: "ancora y ancla, Bernardo y Bernaldo, esperma y es-
pelma, excarcerar y excarcelar, peregrine y pelegrino, celebro
y cerebro" etc.; amen de las metitesis freeuentisimas de am-
bas !etras en el vocabulario hist6rico: "bulra por buria, pelra
por perla, dejalde por dejadle", etc.
Volviendo al lenguaje de los negros curros, advirtamos que
cuando los negros curros lRegan a su apogeo, hasta pasar a la
historic local y a las letras cubanas como tipos de originalidad
indudable, o sea durante el siglo XVIII y comienzos del XIX,
ya el lenguaje de la Habana no es el de los castellanos viejos
acriollados, no es el de los guajiros.
El lenguaje criollo del blanco habanero era mAs pr6ximo al
castellano mas refinado y libre de aquellas corruptelas tan
vulgares.
A fines del siglo XVIII ya se advertia en Cuba ese trueque
caprichoso de la I y la r, sobre todo si pospuestas a vocales, no
como propio del lenguaje comuin, sino como un defecto pros6-
dico que solia trascender a los escritos, con desesperaci6n de los
maestros y puristas, enemigos de tales barbarismos (2).
Sienuo asi, en la enfAtica habla del curro habia algo de ar-


(1) Asi ha sueedido en otros lenguajes romances. Nota esas muta-
ciones fow6tieas W. MnEYEB-LUTBKE en su Introduccid~ al studio de la lin-
gidistica romance. Traduc. esp. por AM~aICO CASTRO, Madrid, 35 edici6n,
1927, pig. 109.
(2) FRAY P. ESPINOLA.-Sobre los defects de pronunciacidn y escri-
tura en nuestro idioma y medios de corregirlos. Memories de la Sociedad
Econ6mica de Amigos del Pais. Vol. de los afios 1793-95, p. 95








LOS NEGROS CURROS


eaico, como empefio alardeado de mantener en uso el habla de
los viejos castellanos pobladores del pais. Era por vanidad,
como para acentuar su oriundez metropolitan, su ascenden-
cia andaluza, por el habla de sus antepasados? ~Era atavismo
psiquico, como Lombroso habria dicho?
En Cuba, s61o el guajiro permutaba (1) y permuta todavia
generalmente la 1 y la r, como en cualter o cualtel por "cuartel".
La suavizaci6n de la r por la i ha persistido algo entire los
montunos de Cuba, a pesar de la desaparici6n del negro curro,
debido, seglin Montori, al exhibicionismo propio de este tipo
hamp6n, que di6 intensidad tal a su huella.
Est'i persistencia de las referldas modalidades pros6dicas
del curro, aunque ligera y muy vulgar, no s6lo en la Habana,
que fu6 su campo de vida, sino en toda Cuba, aun en las re-
giones que no conocieron al curro, demuestra que ellas no fue-
ron privativas de los curros, aunque en alguna opoca 6stos las
mantuvieran como suyas.
Por otra parte, la terminaci6n castellana de los derivados
colectivos en al o en ar ha sido asunto aqui muy controvertido,
y en Cuba se ha dicho frecuentemente, por ejemplo: calaba-
zar o palmar, como calabazal o palmal (2). Acerca de esta
desinencia abundancial dice I. J. de Armas (3): "Al, fermi-
naci6n colectiva puramenfe criolla, correspondiente a la cas-
tellana al y originada por la pronunciaci6n blanda de la I
final en este misma". Y afiade, en otro lugar, que la termi-
naci6n criolla El es analoga a la de AI". Si los sustantivos
de terminaci6n colectiva en Al o en su equivalent Ar (4),
fueron cambiados por el sufijo criollo ai, con pronunciaci6n
mas blanda, es decir, mas suave, parece probable que dicha
alteraci6n de una letra se llevara tambien, por contaminaci6n,
a los infinitivos de la primer conjugaci6n asi terminados, y
al mismo tiempo se extendiera a los sonidos al y ar, aun sin ser


(1) ARTuxo MoNToRI.-Modificaciones populares del idioma caste-
llano en Cuba, Habana, 1916.
(2) VWase E. PICHABDo. Ob. cit. pig. XI.
(3) Ob. cit. PAg. 81.
(4) Segdn J. I. AnRAS, la desineneia colectiva ar fu6 suavizada por
la criolla are, pero el uso ha hecho prevalecer la de ai, mas suave todavia.








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


finales de palabra. Digamos esto como una concausa mis de la
disimilaci6n estudiada.
Todo lo expuesto permit suponer que el jibaro puertorri-
quefio, que habl6 primero como el ristico hispano, intensifi-
eara la tendencia a emblandecer los sonidos fuertes de su
habla, especialmente el de la r, gracias a los lenguajes de los
indios y de los negros, con los que estaba en incesante e in-
timo contact desde los primeros siglos, al contrario de lo que
sucedia con el idioma castellano castizo, del cual se fu6 ale-
jando mas y mis, aqui mal hablado y corrompido por los cas-
tellanos meridionales, o sean los andaluces e islefios, en la pri-
mera epoca colonial. AdemAs, como quiera que la equivalen-
cia entire el jibaro puertorriquefio y el guajiro cubano es exac-
ta, que ambos han estado sometidos a idWnticas influencias
lingiiisticas, y que seria absurdo suponer que los negros cu-
rros llegaran a desafricanizarse por complete, adoptaran un
lenguaje criollo y que 6ste no fuera el propio de los blancos
nativos; cabe afirmar que el lenguaje de los curros era el de
los mas antiguos guajiros, era el product de la natural y antigua
corrupci6n del lenguaje castellano en contact con los indios
y con los africanos. Pero en el primer tercio del siglo XIX
aquel arcaico lenguaje habia ya pasado en Cuba a ser casi exclu-
sivo de los negros curros habaneros, citfndolo los escritores como
uno de los rasgos tipicos de estos hampones.
Hemos limitado a estas las posibles disquisiciones alrededor
de las disimilaciones caracteristicas de los curros, pero parecidas
deducciones podrian acaso hacerse, estudiando otros elements
del lenguaje acurrado; studio que excede de las dimensions y
exigencias de este trabajo.
(Continuard)




















LOS PANITOS DE LA "VIRGEN DE JIQUIABO"

Tradiciones cardenenses
POR
HERMINIO PORTELL VILA

A fines del afio 1882, llamada por la sefiora Maria Montoya
de Belaunzarin, esposa del Sr. Jos6 Belaunzaran y Galarraga,
que por entonces era Alcalde, con carkcter de interino, de la
poblaci6n, lleg6 a Cirdenas, siendo recibida en triunfo con un
verdadero homenaje popular, por una multitude de fanAticos que
acudi6 a la estaci6n para verla, hablarle y tocar sus vestidos con
esperanzas de salud y de dicha, Rosario Piedrahita, mis cono-
cida por los nombres de Charito la de Ranchuelo, Charito la del
Roque, la Virgen de Jiquiabo y la Vieja de Jiquiabo.
Era la tal anciana guajira, uno de esos tipos de curandera
tan frecuentes aun en nuestros campos, que en el villorrio de
Jiquiabo, t6rmino municipal de Santo Domingo, donde residia,
y en los pueblos de Ranchuelo y El Roque, habia alcanzado fama
con algunas de esas curas extraiias en cuya producci6n entran
a parties iguales, la sugesti6n del enfermo y la influencia me-
dicinal de alguna raiz o hierba de poderes terap6uticos.
Charito ejercia su profesi6n como un sacerdocio, poseida de
que ella tenia facultades sobrenaturales; y sacrificAndose en sus
intereses hasta legar a arruinarse con ello, mantenia a sus ex-
pensas los pacientes que a ella acudian, convirtiendo su finca
en un pequefio hospital.
La sefiora Alcaldesa, que padecia una afecci6n medular, y
su esposo, que tambi6n sufria un cfimulo de padecimientos, gen-
tes sin instrucci6n, burgueses enriquecidos que buscaban la sa-









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


lud perdida como complement a su felicidad, habian invitado
a Charito con la esperanza de que sus p6cimas obrarian el mi-
lagro de su restablecimiento, como esas formulas del en Car-
denas celeberrimo Midico chino, cuya impotencia para salvar
a un enfermo constituia una sentencia de muerte, diciendose
aun en la Perla del Norte de un desahuciado: A ese ya no lo
saclea ni cl mIdico chino. (1)
Al divulgarse la noticia de la estancia en Cardenas de La
Virgen de Jiquiabo-que se hosped6 en la suntuosa residencia
de los sefiores Belaunzarbn, 4" Avenida y calle 9-y convcrtida
la casa en un consultorio para la curandera, elements de todas
las classes sociales cardenenses, damas y mujeres del pueblo, jor-
naleros y rentistas, hasta profesionales, acudieron alli en busca
del remedio de sus males, con una fe ciega en el poder curativo
de La Vieja de Jiquiabo, la cual usaba un medio terapeutico
exclusive, finico en el mundo y que es lo mds caracteristico de
esta superstici6n que relatamos. Consistia en unos paiitos, lien-
iios de calzoncillos si el paciente era un hombre, o de esa prenda
intima del vestuario femenino a la que Hlaman camison, si se
trataba de una mujer. Una vez se le entregaba dicha pieza,
Charito se encerraba en una habitaci6n, hacia sus conjures o
se burlaba quizis de la imbecilidad humana y a poco aparecia
con el pedazo de tela dispuesta a sanar las heridas; aliviar los
dolores; hacer concebir a las est6riles; conceder la felicidad
conyugal, y hasta mejorar la situaci6n econ6mica de alg(un cre-
dulo. Estos pafiitos, guardados en los bolsillos, aplicados a la
parte afectada, o conservados tras las puertas, debian producer
sus portentosos efectos.
CArdenas es poblaci6n privilegiada para estas supersti-
ciones. A menudo se dice que cada minute sale un bobo a la
calle y eso ocurrird ciertamente en otras ciudades, pero en la
Perla del Norte cada minute salen a la calle dos bobos... y aun


(1) Creemos que esta locuci6n encomiAstica no fu6 exclusive de
CArdenas, pues en la Habana aun se oye. Se nos dice que el medico chino
existi6 en realidad, que en el Eltimo tercio del siglo XX residi6 en la
Habana con renombre, boato y gran clientele, y que se llam6 Cham-bom-
bidn. iPuede ser rectificada esta nota?-(Nota de F. O.).








LOS PARITOS DE LA "VIRGEN DE JIQUIABO"


muchos mas que se quedan en sus casas. (2) Al contingent
que proporcionaba esa poblaci6n, se agregaba el de los nume-
rosos forasteros que acudian de la provincia a consultar a la
hechicera, y es hecho rigurosamente hist6rico el de que la afluen-
cia de viajeros por esta causa fu6 tal, que la Empresa del Fe-
rrocarril de Cardenas y Jicaro, despu6s de agregar coaches a
los trenes ordinarios, tuvo que correr otros, extaordinarios, pa-
a llevar hasta CArdenas los fanaticos que acudian de todas
parties.
Charito, que de buena fe y con absolute convicci6n ejercia
su oficio, no cobraba nada por ello, pero la Sra. Belaunzarin
organize el negocio y exigia tres pesos por los pafiitos que se
bendecian en el consultorio y cinco pesos si era precise ir al
domicilio del client, pero estos precious regian para las gentes
pobres, pues los ricos pagaban honorarios mas crecidos. CAlculos
moderados hacen ascender a $20.000 las ganancias que produjo
este comercio en pleno siglo XIX.
Justo es consignar qeu no todos los cardenenses toleraron
impasibles este cngailo. Si la primera autoridad local, repre-
sentada por el Sr. Belauzarin, alentaba y participaba de esta
explotaci6n; si sus subalternos, algfin professional y hasta parte
de la Prensa proclamaba los 6xitos de La Vieja de Jiquiabo,
Don Pedro Sust, civico periodista local, y el notable poeta car-
denense Sr. Federico Torre Rangel, entire otros, fustigaron sin
piedad ese fraude y al cabo lograron former un estado de opi-
ni6n que, coincidiendo con las decepeiones de los engafiados,
produjo formidable reacci6n que a poco culmin6 en una de esas
terrible venganzas populares, inesperadas y ciegas, que dejan
rastros de sangre.
En efecto, a pesar de los pafiitos, los cojos seguian renquen-
do; los invilidos no podian tenerse; los calvos eonservaban sus
crineos mondos y lirondos; el pobre que con un sacrificio ad-
quiri6 un paiio bendito, ese gasto le agrav6 la situaci6n econ6-

(2) El autor de este articulo es un cardenense de eultura, amante de
su tierra y de sus progress; por eso procura flagelar los vicios que la
angustian. Pero creemos que es excesivamente pesimista al comparar des-
peetivamente a Cardenas con otras ciudades. Ya dijeron los antiguos:
Numerus stultorum est infinitus. Y no pensaron en Cardenas.-(Nota de
F. O.).









ARCHIVES DEL FOFKLORE CUBANO


mica, y, en fin, aqu6l que buscando la tranquilidad dom6stica
fij6 tras la puerta un lienzo de Charito, continue con su exis-
tencia amargada y por parte alguna se advertian los prometidos
efeetos de los celebres pafiitos.
Asi fu6 que un dia una manifestaci6n formada por los pa-
cientes defraudados se dirigi6 sobre la residencia de Belaun-
zarin pretendiendo quemarla y siendo precisa la intervenci6n
de la fuerza pfiblica para salvarla de los furores del popula:ho.
Asustada Dofia Maria Montoya don6 $10,000 de lo recaudado,
para la construcci6n en el Hospital "Santa Isabel", de CAr-
denas, de una sala de inv6lidos que se llam6 "Belaunzaran".
Charito se retir6 a Jiquiabo; afios despuBs fallecieron en cir-
cunstancias misteriosas los esposos Belaunzarin; su nombre des-
apareci6, con la sala que crearon, por unas reforms en el hos-
pital, y s61o qued6, recogida en el folklore local la frase carac-
teristica de Eso es como los paititos de "La Vieja de Jiquiabo",
con la cual los cardenenses manifiestan su eseepticismo ante nii-
lagros que sean a base de pafiitos, aunque con supersticiones de.
otro jaez continien como entonces saliendo dos bobos a la calle
mientras otros muchos se quedan en sus casas.


La Habana, junio de 1927.



















EL FOLKLORE DEL NINO CUBANO

POR

SOFIA C6RDOVA DE FERNANDEZ

(Continuaci6n)



XVI EL PATIO DE MI CASA

En corro, ejecutando las acciones del canto.

El patio de mi casa
es muy particular:
Hueve y se moja
como los demas.
Agichate nifia,
vualvete agachar:
que si no te agachas
no sabes bailar.

Este canto lo emplean tambi4n en el juego de la suiza, con
otros muchos, como el del reloj, las horas y aquel que empieza:

Una, dona
tena, catona, etc.


XVI. EN EL PARQUE DE...

Las nifias forman una rueda, cantando todas. *El primer
verso varia, seg6n el lugar o parque en que canten:









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


En el parque d Trillo (1)
.no se piede j:igar,
porque hay nifios que gozan
en venir a mortificar.
Con sus cigarros puros
vienen a presumir;
mas vale que le dieran
tres palos y a dormir.


XVII. MADRUGUI UNA MARANA

El corro, d:.:o .' :::las y repitiendo los versos, cantan: (F)
MadruguB una mafiana,
madrugue una mafiana,
en el mes de Abril
en el mes de Abril.
Me encontr6 una muchacha, (bis)
como un serafin.
Yo le dije: buena moza (2)
si queria venir,
a la confiteria; (3)
Me dijo que si.
Me pidi6 limonada,
yo le di cafe;
porque la limonada
la suelen perder.
Yo no soy buena moza
ni lo quiero ser,
porque las buenas mozas
se suelen perder.

XVII LA HUERFANITA

El corro da vueltas alrededor de una nifiita, que hace de
huerfanita, arrodillada en el centro:

(1) Cada verso so dice dos veces.
(2) o bella rosa.
,3) o bien: a tomar chocolate.








EL FOLKLORE DEL NINO CUBANO

Coro:
i Desventura, desventura I
iPobrecita huerfanita
a Ilorar su desventura!

La huerfanita:
Cuando yo tenia mi madre
me vestia de oro y plata,
y ahora que no la tengo
me visten de hojalata.

Coro:
i Desventura, desventura!
SPobrecita huerfanita
a llorar su desventura!

La huerfanita:
Cuando yo tenia mi padre
me ilevaban a paseo.
y ahora que no lo tengo
todo se me vuelve llanto.

Coro:
i Desventura, desventura!
iPobrecita huerfanita
a llorar su desventura!

La huerfanita:
Cuando yo tenia mi madre
me decian la Nenita,
y ahora que no la tengo
me dicen la huerfanita.

Coro:
i Desventura, desventura!
iPobrecita huerfanita
a llorar su desventura!









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


En estos fragments de un romance desconocido, recuerda
la Srta. Poncet, versos del romance de Santa Irene:

En casa del Rey mi padre
doia Ilenia me llamaban,
hora por tierras ajenas
Ilenia la desgraciada.


XIX. A ATOCHA

A Atocha vi una nifia (G)
iCuruba!
Hija de un capitin (1)
Hurl, huri, hura.
iQu6 hermoso pelo lleva
i Curuba!
SQui6n se lo peinarA?
Huri, huri, hurd.
Se lo peina su tia
i Curuba!
Con peinecitos de oro
Huri, huri, hurn.
Con peineeitos de oro
y moldes de cristal.


XX. ME CAs6 MI ADRE

Me caso6 ri madro,
me cas6 mi madre,
chiquita y bonita
ay, ay, ay,
chiquita y bonita.
Con un muchachito
con un muchachito,

(1) Cada verso se repite.









EL FOLKLORE DEL NINO CUBANO


que yo no queria
ay, ay, ay, (1)
que yo no queria.
A la media noche
el picaro se iba
ay, ay, ay,
el picaro se iba.
Le segui los pasos
por ver donde iba,
y lo veo entrar
en casa de su amiga.
Me puse a escuchar
por ver que decia
y le oi decir:
abrame, mi vida,
que vengo a comprarte
says y mantillas,
y a la otra mujer
palos por las costillas.
Me fui a mi casa
triste y afligida;
me puse a coser
coser no podia;
Me asom6 al balc6n
me puse a cenar
cenar no podia.
por ver si venia,
y le vi venir
por la calle arriba.
Venia diciendo:
--breme, Maria,
que vengo cansado
de ganar, la vida.
-Si vienes cansado
de ganar la vida,
donde pasaste la noche
pasate el dia.


(1) Ca'da verso se repite y el estribillo ay, ay, ay, a eontinuaei6n.








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Me di6 una paliza
que me dej6 tendida.
Vino la justicia
y se lo llev6,
y 6l iba diciendo:
-perd6name, Maria,
que por ti me llevan
a la prevenci6n.

De este romance pocoo popular entire nuestras nifias, lo
mismo que el de Angarina y la Esposa Infiel) dice el erudito
Chac6n y Calvo, que no se explica por complete, la genealogia
del cantar cubano, a pesar de algunas semejanzas con el pri-
mitivo tema. Las versions que se conocen tienen su antece-
dente en los romances conservados por los judios espafioles de
Oriente.


XXI. EN EL BALCONY

En cl '!baIcn do palacio,
en el -lei.- de- palacio,
no hay barandillas
ay, ay, ay,
no hay barandillas;
donde se asoman las nifias
donde se asoman las nifias
hijas del Rey
ay, ay, ay. (1)
Nifa, si te preguntan
si tienes novio,
le contests en seguida:
yo tengo cinco.
El primero es el hijo
de un comerciante;
que me regala vestidos
muy elegantes.

(1) Cada verso se repita y el estribillo ay, ay, ay, hasta el final.









EL FOLKLORE DEL NJIO CUBANO


El segundo es el hijo
de un tabaquero;
que me regala tabacos
para mi abuelo.
El tercero es el hijo
de un dulcero;
que me regala confites
y caramelos.
El cuarto es el hijo
de un boticario;
que me regala patentes
para el catarro.
El quinto yo no lo digo,
porque no quiero; (1)
el quinto es el hijo
de un zapateroc;
que me regala zapatos
cuando los quiero.


XXII. LAS SENAS DEL ESPOSO

-Si usted ha visto a mi marido
Este es el Mambrf, seniores, (H)
que lo cantan al revs;
en la guerra alguna vez. (2)
-Si lo he viito no me acuerdo,
deme usted las sefias de 61.
-Mi marido es alto y rubio
vestido de aragones
y en la punta de la espada
lleva un pafiuelo bordes,
que lo bord6 cuando nifia,
cuando nifia, lo border.
-Por las seas que me ha dado
su marido muerto es,

(1) 0 bien: porque es muy feo.
(2) Cada verso so repite.








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


en la guerra lo mataron
en la puerta de un frances,
y en su testamento manda
que me case con usted.
-Siete afios lo he esperado
y siete lo esperar6,
si a los catorce no viene
a monja me meters.
Estas tres hijas que tengo
Sd6nde las colocar ?
Una en casa de dofia Ana,
otra en casa de dofia In6s,
y la mis chiquirritica
con ella me quedar6,
para que me barra y friegue
y me haga de comer,
y me lleve de la mano
a casa del Coronerl. (1)
Estos tres hijos que tengo
a fraile los meters,
y si no quieren ser frailes
que vayan a servir al Rey,
pues donde muri6 su padre
que mueran ellos tambi6n.


XXIII. SANTA CATALINA

En Galicia hay una nifia (I)
en Galicia hay una niia
que Catalina se llama
si, si
que Catalina se llama (2)
Todos los dias de fiesta
su madre la regafiaba,


(1) 0 a casa de dofia In6s.
(2) El estribillo se repite hasta el final, repiti6ndose tambi4n cada
verso.








EL FOLKLORE DEL NINO CUBANO

porque no queria hacer
lo que su padre mandaba.
Mfndale hacer una rueda
de cuchillos y navajas;
ya la rueda estaba hecha
Catalina arrodillada.
Baja un angel del cielo
con su corona y su espada:
-Sube, sube Catalina
que alli en el cielo te Hlaman.
-- Para qu6 me querrAn en el cielo
que tan aprisa me llaman?
-Para pagarte una deuda
de la semana pasada.

Al subir Catalina
cae un marinero en el agua.
-- CuAnto me das marinero
por que te saque del agua?
-Te doy todos mis navios
todo mi oro y mi plata.
A mi mujer que te sirva
y a mis hijos por esclavos.
-Yo no quiero tus navios
ni tu oro ni tu plata;
ni a tu mujer que me sirva
ni a tus hijos por esclavos.
Yo quiero que te cases conmigo
y viviremos felices
juntos en una cabafia.


XXIV. MAMBRir

En Francia naci6 un nifio (J)
i que dolor, que dolor, que penal
en Francia naci6 un nifio
de padre natural
i que do, re, mi, que, do, re, fk!
de padre natural.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO

Por no tener padrino
ique dolor, que pena!
por no tener padrino
Mambri se ha de lamar
i que do, re, mi, que, do, re, fW!
Mambrfi se ha de llamar
Mambrfi se fue a la guerra
i qu6 dolor, qu6 dolor, que pena!
Mambri se fue a la guerra
y no s cuando vendra,
i que do, re, mi, que, do, re, fA!
no sa cuando vendra.
Si vendra por las Pascuas
i qu6 dolor, qu6 dolor, qu6 pena!
si vendra por las Pascuas,
o por la Navidad.
que do, re, mi, que do, re, fa
o por la Navidad
Por alli viene un paje
i qu6 dolor, qu6 dolor, qu6 pena!
por alli viene un paje
Squ6 noticias traerA?
-La noticia que traigo
i qu6 dolor, qu6 dolor, qu6 pena!
la noticia que traigo
las va a hacer llorar,
i que do, re, mi, que, do, re, fi!
las va a hacer Ilorar.
Que ya Mambrii se ha muerto
i que dolor, qu6 dolor, qu6 pena!
que ya Mambri se ha muerto
lo llevan a enterrar
i que do, re, mi, que, do, re, fa!
lo llevan a enterrar.
La caja es de terciopelo
i que dolor, qu6 dolor, qu6 pena!
la caja es de terciopelo,
la tapa de cristal
Sque do, re, mi, que, do, re, fi!








EL FOLKLORE DEL NINO CUBANO


la tapa de cristal.
Encima de la tapa
i qu6 dolor, qu6 dolor, qu6 pena!
encima de la tapa
una corona vA,
i que do, re, mi, que, do, re, fi!
una corona vA.
Encima de la corona
i qu6 dolor, qu6 dolor, qu6 pena!
encima de la corona
un pajarito vA
1 que do, re, mi, que, do, re, fa!
un pajarito va:
cantando el pio, pio
i quB dolor, qu6 dolor, qu6 penal
cantando el pio, pio
i que do, re, mi, que, do, re, fi!
el pio, pio, pA.


Otra version:

Mambrii se fu6 a la guerra
montado en una perra;
la perra se cay6
y Mambri se revent6.


Algunos corros cantan el Mambrfi con un estribillo que es
una verdadera jerigonza.
He podido obtener el siguiente:

En Francia naci6 un nifio
i chiquitin!
de padre natural,
con el pan, ciguara
con el beri, guara
chiquitin guairA
Por no tener padrino, etc.








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


XXV. ALFONSO XII

De los Arboles frutales (K)
me gusta el melocot6n
y de los reyes de Espafia
Alfonsito de Borb6n.
-- D6nde vas Alfonso docee
Sd6nde vas triste, ay de ti?
-Voy en busca de Mercedes,
que ayer tarde no la vi.
-Ya Mercedes esth muerta,
muerta esta que yo la vi,
cuatro duques la Ilevaban
por las calls de Madrid.
Los zapatos que llevaba
eran de un rico charol
que se los regal Alfonso
la noche que se cas6.
El vestido que Ilevaba
era color carmesi,
que se lo regal6 Alfonso
la noche que le di6 el si.
Al subir las escaleras
Alfonso se desmay6,
los soldados le decian
Alfonso tened valor. (bis)
Los faroles de palacio
ya no quieren alumbrar,
porque Mercedes se ha muerto
y luto quieren guardar.
Las campanas de la glesia
ya no quieren repicar,
porque Mercedes se ha muerto
y luto quieren guardar.
Ya muri6 la flor de Mayo,
ya muri6 la flor de Abril,
ya muri6 la que reinaba
en la Corte de Madrid.









EL FOLKLORE DEL NINO CUBANO


XXVI. ISABEL

En Madrid hay un palacio (L)
que se llama el Oropel,
y alli vive una muchacha
que le llaman Isabel.
Un dia estando jugando
al juego del alfiler, (1)
viene un mozo y se la lleva
la corona de Isabel. (2)


-Por que lloras, hija mia
por qu6 lloras, Isabel?
Si lloras por padre y madre
no lo volveras a ver,
si lloras por tus hermanos
prisioneros han de ser.
-Yo no lloro por nada de eso
ni por nada de interns,
lloro mi pufial de oro
que se me ha perdido ayer.
-Si me dices para qu6.
-Para partir una pera
que vengo muerta de sed.


Cortinas de cinta blanca
cortinas de cinta azul,
y entire cortina y cortina
se paseaba un andaluz.

Estos versos finales, no correspondent al romance; pero no
s6 por qu6 las niias lo terminal de ese modo, o con versillos
como los siguientes:


(1) 0 del ajedrez.
(2) A la pobre de Isabel.








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Si la mar fuera de tinta
y las orillas de papel,
yo le escribiera una carta
a mi hermanito Manuel.

CANCIONES INFANTILES QUE NO SON DE CORRO

I. LA GALLINA CIEGA
Una gallinita ciega
en un pozo se eay6,
y cuando se estaba ahogando
decia cloe, cloc, clock, cloc.
Cuando vino el polio negro,
y a su madre, muerta hall,
fu6 a buscar a sus hermanos:
-i nuestra madre ya muri6!
Yo no siento la gallina,
ni el dinero que cost,
lo que siento son los polls
que la galina dej6.
i Que como eran tan chiquiticos
hacian pio, pio, pio, pio.

II. EL BARQUERO
Al pasar la barca
me dijo el barquero:
las nifias bonitas
no pagan dinero.
La volvi a pasar
me volvi6 a decir:
-Esta nifia es linda
como un querubin.
Al pasar el rio
me dijo el botero:
las nifias bonitas
no pagan dinero.
-i Ay, Manold, ay ManolW!
I Ay Manole que gracioso es usted!








EL FOLKLORE DEL NINO CUBANO


III. LA PALOMITA

A mi palomita
la que yo cri6,
le cort6 una alita
y a volar se fu6.
Pasa un pastorcito
y le pregunt6,
si a mi palomita
Ino la ha visto usted
No senior, sefiora,
a su palomita
no la he visto yo.
Me sent en un tronco
a verla pasar
vi que no venia
y me ech6 a llorar.


IV. PARA QUT VAS...

& Para qu6 vas y vienes
a la botica,
si el dolor de cabeza
no se te quita.
H. I. J. K.
L. M. fin de 0.
que si tfi no me quieres
otro amante tendr6 yo.
Calle del Carmen
niimero uno,
vive mi amante
cuarto segundo.
Las escaleras
son de tomate,
para que Paco
suba y se mate.
Las escaleras
son de marfil,









ARCHIVES DEL FOLILORE CUBANO


para que Pep6
pueda subir.
H. I. J. K.
L. M. N. O.
que si ti no me quieres
otro amante tengo yo.


V. EL VESTIDO DE SEDA

-Quitate de la esquina,
barber loco, barbero loco; (1)
que mi madre no quiere
ni yo tampoco, ni yo tampoco.
-Si estoy en la esquina
no estoy por ella, no estoy por ella;
mira que tienes cara
de pedigiiefia, de pedigiiefia.
-Si soy pedigiiefia
nada te pido, nada te pido;
mira que tienes cara
de relamido, de relamido.
-Si soy relamido
ti eres coqueta, ti eres coqueta;
pues todos los domingos
te pones hueca, te pones hueca.
-Si me pongo hueca
debo ponerme, debo ponerme;
porque el gain que tengo
pesetas tiene, pesetas tiene.
-Si tiene pesetas
que las ensefie, que las ensefie;
y te compare un vestido
de seda verde, de seda verde.
Y despu6s que est6 hecho
6chalo al fuego, 6chalo al fuego;
y verAs como arde
el vestido nuevo, el vestido nuevo.

(1) O bien gain que Ilueve.









EL FOLKLORE DEL NINO CUBANO



VI. CONSEJOS

Si algfin soldado
te hace el amor,
nifia al moment
dile que n6.
Porque un soldado
no puede ser,
comiendo rancho
tener mujer, tener mujer.
Si algfin bombero
te hace el amor
nifa al moment
dile que no
Porque un bombero
no puede ser,
yendo a los fuegos
tener mujer, tener mujer.
Si algfin chiquillo
te hace el amor,
niia al moment
dile que no.
Porque un chiquillo
no puede ser
yendo a la escuela
tener mujer, tener mujer.
Si un policia
te hace el amor,
nifia al moment
dile que no.
Que un vigilante
no puede ser,
haeiendo postas
tener mujer, tener mujer.
Si algfin teniente
te hace el amor
nifia al moment
dile que si.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Porque un teniente
puede alcanzar,
las siete estrelias
de un General, de un General.


VII. EL SEROR DON GATO

Estaba el Sefior Don Gato
sentadito en un tejado (1)
vistiendose de amarillo
con sus zapatos rosados.
En esto vino la gata
con su rabo y maullando,
por darle un besito al gato
cay6 del tejado al pozo.
Y anda que me salcocho,
Que me remojo,
que dan las oeho.
En busca del escribano
que nos haga el testamento,
de cien varas de longaniza
y una cuarta de pescado.
Los gatos en el tejado
todos claman por ser duefios:
y fiiquiri, fiAquiri, fiaqui
fiaqui, fiaqui.


VIII. MINA, EL DESESPERADO

Cuando Mina se embarc6 (M)
eran las dos de la tarde,
se despidi6 de su madre
con dolor de coraz6n.
Mina le dijo al caballo:
sfcame de este arenal,
que me vienen persiguiendo
por la tierra y por el mar.

(1) 0 en silla de oro sentado.








EL FOLKLORE DEL NINO CUBANO

Yo he visto una matancera
sentada en un arenal,
y yo la llamo, la Ilamo
y ella no quiere bajar.
Ella sola se divierte
con flores de otro jardin,
y yo la llamo, la llamo
y ella no quiere venir.
Arrea, caballo blanco,
sicame de este arenal,
que me vienen persiguiendo
por la tierra y por el mar.
Y si aeaso me muriese
no me entierren en sagrado,
entibrrenme en campo verde
donde pace mi ganado.
Y a mi cabecera pongan
un letrero colorado,
que diga con letras de oro
aqui yace un desgraciado.
No ha muerto de pulmonia
ni de dolor de costado,
ha muerto de mal de anmor
que es un mal desesperado.


IX. UNA NOCHE MUY OBSCURA...

Una noehe muy obscura
de relAmpagos y truenos,
se paseaba un caballero
de su coche a su cochera.
El vestido que llevaba
todito le relumbraba,
y tres plumas que traia
dos blancas y una rosada.
Al doblar las cuatro esquinas
le dieron de pufialadas:
-- Abre la puerta, Apolonia,
que vengo herido en el alma!








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Si acaso yo me muriera
no me entierres en sagrado,
entierrame en campo verde
que alli pace mi ganado.
Dejame un brazo de fuera
ponle un lazo colorado,
con un letrero que diga:
i aqui ha muerto un desdichado!
No ha muerto de tabardillo,
ni de dolor de eostado,
que muri6 de mal de amores
que es un mal desesperado.
-iHuye, Migueliiio, al toro!
-No, seficr, que 'soy valiente
y mi sangre no consiente
morir en manos de un toro!

El final de este canto, como el de Mina, es muy corriente
en las canciones infantiles. Una version espafiola del Sr. Don
Gato, terminal del mismo modo.
En las notas comparativas, puede verse otra version de Mina,
cantares que tienen much de novelesco y disparatado, referen-
tes al caudillo mexicano General Don Francisco J. de Mina, y
en los cuales este nombre se substitute a veces por el de Mina.
En cuanto a los illtimos cuatro versos de este tema del caba-
llero herido, y en el cual, como dice la Srta. Poncet, se ve cox
bastante exactitud una narraci6n de la trigica muerte de Don
Juan. de Tassis, Conde de Villamrediana, rendido enamorado de
la esposa de Felipe IV, es uno de los muchos disparates infan-
tiles que ya se habrin notado en la colecci6n de sus cantos.
Mas bien parecen esos versos finales de la sepultura, frag-
mento de un romance amoroso (El mal de amor) que la
mesa popular lo ha relacionado con ambos temas hist6rieos.


X. Mi MCRENA

Una noche tranquila y serena,
cuando mi morena
salia a pasear,
yo la he visto coger una rosa,








EL FOLKLORE DEL NINO CUBANO


yo la he visto coger un clavel,
y le dije: jardinera hermosa,
demne usted esa rosa,
deme usted el clavel.
-Esa rosa que usted me ha pedido,
al instant yo se la dare,
si me jura no haber torado
flores de la mano de otra mujer.
-Yo te juro, te juro, mi alma,
yo te juro, te juro, mi bien,
yo te juro, no haber torado
flores de la mano de otra mujer.


XI. PRIM

Al salir de palacio
le dijeron a Prim:
-Vaya usted con cuidado
que lo quieren herir.
-Si me quieren herir,
si me quieren matar,
entregar6 mis armas
al cuartel general.
En la calle del Turco
ya mataron a Prim,
sentadito en su coche
con la guardia civil.
Cuatro tiros le dieron
que parti6 el coraz6n,
cuatro tiros le dieron
a boca de cafi6n.
-- Quien seria el tirano,
qui6n seria el traidor,
quin seria el infame
que a mi padre mat6?
Aunque soy chiquitico
y me falta la edad,
la muerte de mi padre
yo la he de vengar.








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO



XII. LA PASTOR

Estaba una pastora
laran, larin, larito,
estaba una pastora
haciendo su quesito.
Con leche de sus cabras
laran, laran, larito,
con leche de sus cabras
quiso haeer un quesito.
El gato la miraba
laran, laran, larito,
el gato la miraba
con ojos golositos.
-Si tiu me entierras las ufias
laran, larfn, larito,
si tfi me entierras las ufias
yo te corto el hociquito.
Las ufias le enterr6
laran, laran, larito,
las ulias le enterr6
y el hociquito cort6.
Se fu6 a confesar
laran, laran, larito,
se fu6 a confesar
con un padre bendito.
-Padre, yo me acuso
laran, laran, larito,
Padre, yo me acuso,
de haber matado a un gatico,
-De penitencia te pongo
larfn, larin, larito,
de penitencia te pongo
que me des un besito.
El beso se lo di6
laran, larin, larito,
el beso se lo di6
y el cuento se acab6.









EL FOLKLORE DEL NINO CUBANO


XIII. LA MUNECA

Una vez, mi mufieca querida,
blanca y rubia como un serafin,
con sus frescas mejillas rosadas
y sus bellos ojitos turqui,
se perdi6 no s4 c6mo en' el campo,
donde fuimos con ella a jugar,
llor1 much, llor1 sin consuelo,
la busqu6 y no la pude encontrar.
Encontr6 a mi mufieca querida,
al jugar en el campo otra vez,
todos dicen que estA menos bella,
ya no inspira tan vivo interns.
Ya no tiene tan rubio el cabello,
ya no tiene tan lindo color,
ya no tiene tan rojos los labios
y auin asi la prefiere mi amor.


XIV. BLANCA FLOOR

Estaba la blanca rosa (N)
ay, ay, ay, (1)
estaba la blanca flor
sentadita en su balc6n.
Por debajo del balc6n
ay, ay, ay,
pas6 el hijo del celador:
-- Sefiora, usted me da cama?
-Entre, entire caballero
que cama le dar6 yo;
que mi marido estA de caza
en el Monte, Monte Flor.
-Yo le echar6 una maldici6n:
que se caiga del monte abajo
y muera sin confesi6n.

(1) Se repite el estribillo despubs del primer verso.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


En aquel mismo moment
el marido apareci6:
-Abreme la puerta, Blanca
abreme la puerta, Flor
abreme la puerta, Blanea.
-La Have se me perdi6.
-Si la lHave era de plata
otra de oro te har6 yo.
Fu4 la Blanca y le abri6.
-- De quin cs aquel caballo
que en mi cuadra relinch6?
-Tuyo, tuyo, maridito,
que tu padre te lo di6.
-- De qui6n es aquel capote
que en mi percha veo yo
-Tuyo, tuyo, maridito,
que tu hermano te lo di6.
--~De quin es aquel sombrero
que en mi percha veo yo?
-Tuyo, tuyo, maridito,
que tu hermana te lo di6.
--De qui6n es aquel bast6n
que en mi percha veo yo?
-Tuyo, tuyo, maridito,
que mi hermano te lo di6.
-- De quien es aquella sombra
que en mi cuarto veo yo?
-Es del gato de la vecina
que esta cazando un rat6n.
-Nunca en mi vida yo he visto
un gato con pantal6n.

Le di6 siete pufialadas
y al dar oeho la mat6.
(Continuard.)



















JUEGOS INFANTILES CUBANOS

En esta secci6n insertaremos, con el nombre o iniciales del folklorista
que nos lo remita, toda nota o apunte acerca de la descripcidn, nombre
o alguna caraoteristica de los juegos que entretienen a los niios cubanos.
Estimaremos al lector que generosamente contribuya a esta secci6n, que
al enviarnos los datos oportunos, sin vcstirlos de ropaje literario, mds
estorbo que beneficio para la cabal apreciacidn del valor folkl6rico, nos
ilustre acerca de d6nde y cudndo conoci6 el juego en cuesti6n, si tiene
o no cantos que de 6l former parte, si es de hembritas o varoncitos, etc.
En caso convenient es de estimar que la informacidn se complete con
una fotografia o dibujo y hasta con la anotacidn musical.


LATA LATER

Recordando los juegos preferidos en mi nifiez, con objeto de
contribuir a la recopilaci6n de datos para el folklore cubano,
he encontrado uno sumamente original y el cual quizhs sea m6s
largo o tenga algunas variaciones, pero yo nunca supe de 61
mirs que lo que a continuaci6n explico.
Llmase dicho juego lqta-lctrf: o !:: lfta-latcro, y para
jugarlo se colocan las nifias por parejas, unas frente a otras, con
los brazos en jarras, y dando saltos procuran que los pies hagan
un movimiento ripido andlogo al realizado pedaleando en una
bicieleta, mientras el cuerpo permanece en el aire, que es un
instant. Estos saltos se dan llevando el compas con el siguiente
estribillo, que entona cada una de las nifas y que es el que le
da nombre al juego:

A la lata, al later,
A las hijas del chocolatero.
Al subir, al bajar,
Las hijas del rey Baltasar.








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


A la rosa, a la rosa,
El clavel y la mariposa.
Al gallo, al gallo,
La gallina y el caballo.
Al pillo, al pillo,
Este juego es muy sencillo.

Este baile es un verdadero concurso de resistencia, que re-
quiere gran agilidad y vigor, y en el que triunfa la nifia que
elimina a sus compaiieras de la just.

Lea RODRIGUEZ.


La Habana, 25 de agosto de 1927.



















COLLECTANEA

En esta secci6n insertaremos aquellos datos que nos remitan los cola-
boradores y que por su extension o cardcter no ameriten ser publicados
aparte o en otra secci6n.


EL BURRO DE BAINOA

Es el burro mis e6lebre de mi patria, donde no ha sido por
cierto el inico que ha logrado tal tenaz renombre, aun in-
cluyendo en la burreria al Bobo de Bataband, y a muchos otros
jumentos bipedos de disimulada encarnadura borriquefia, pero
de indiscutible popularidad.
El burro de Bainoa tiene en Cuba mks nombradia que el
cervantino de Sancho Panza, que la parlante burra de Balaam
y que el fil6sofo asno de Buridan. Y aun puede asegurarse que
vence en fama a cuadrfpedos de mas resonante prosapia, como
la mula de Lifidn, a quien El Diablo Cojuelo diera prestigio
demoniaco; a Babieca, el caballo del Cid Campeador; y al propio
Rocinante, emperador de los rocines que en el mundo han sido.
La fama del burro bainoefio no es ain centenaria, que nos-
otros sepamos; pero corri6 y fij6se por toda Cuba. Ya cuando
la guerra de los diez afos, en la prensa separatist de Oriente
(peri6dico La Revoluci6n, 1870) y'utilizando el asnal renombre
del de Bainoa, como emblematico de persona necia, que hoy
dia ignoramos quin fuese, public6se la siguiente sitira, de in-
terpretaci6n muy dificil en la actualidad. (1)

(1) EMIIo BACARDf Y MoREAi.-Cr6nicas de Santiago de Cuba,
Santiago de Cuba, 1923 (Tomo IV, pAg. 373).








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Ml BURRO.

"No hay como la ausencia para debilitar los afectos: ejem-
plo, mi burro.
"Ya otra vez lo dije: Guti6rrez de la Vega me lo vendi6
flaco, barrig6n, lleno de vejigas, sobrehuesos, cafas, mataduras
mazamorras. Cuid6lo, cur6lo, plisose rollizo y lustroso, tan
galAn y flamante que parecia gente; envi6lo a Camagiiey, re-
comend6lo a Napole6n Arango, dijele que le dejara suelta la
brida, y que, de vez en cuando, le permitiera refoeilarse en las
dehesas, aunque no much, podia hacer mis? Pues en pago,
i el ingrato me ha olvidado! "No conoce a Bainoa"-y 61 mismo
lo dice:-Lanz6 por las orejas contra los muros de la Cabafia, a
un desgraciado que probablemente se pudrirk alli. Ah, quB
burrada! Conque no me conoees, Pepe?

"Yo s6 que me estks buscando
Con perseverancia atroz;
PodrAs tirarme una coz:
Pero que me cojas... cuando?

"Tu prop6sito de loa
Digno es; pero discurro:
Que no romper& su burro
Los huesos de este
Bainoa".

Pero el burro de Bainoa es c6lebre y nadie sabe hoy por
qu6, justamente coro sucede con muchos otros burros. Esto
no obstante, cuando la ocasi6n de la charla o el choteo lleva a
mencionar un burro muy acreditado como tal ac6mila, parece
que acude a nuestra memorial ese de Bainoa, que algdn tiempo
debi6 de impresionar al vulgo por alguna virtud pollinesca
que hoy hemos perdido de la memorial, aun cuando no a su
poseedor inolvidable.
Unos cuentan, y en esto los autores parecen estar contests,
que al inaugurarse el ferrocarril de la Habana a Matanzas, que
pasa por Bainoa, aconteci6 que se hizo popular un arrogante
pollino, albergado en un corral inmediato a la estaci6n ferro-
viaria de aquel pueblo de la provincia habanera. Pero por
qu6 se hizo de fama tan sonadal








COLLECTANEA


Ya aqui los autores discrepan. He acudido a preguntar a
algunos bainoefios, viejos y sabichosos en antiguallas locales, y
unos me dicen que aquel borrico se daba tan excesiva importan-
cia por la fuerza lirica de sus rebuznos interminables, estriden-
tes, mel6dicos, hilarantes y jactanciosos, que no paraba tren en
Bainoa sin que los pasajeros fueran saludados con la sorpren-
dente bocinada del jumento. Otros, mas socarrones, me dicen
que aun aceptando la teoria del rebuzno, esta es incomplete,
pues su resonancia no fuera tanta aun hoy dia si el burro de
Bainoa no hubiese sido un garafi6n brioso e inquieto, cuya im-
pudicia spectacular no hubiese asombrado una y otra vez a los
pasajeros aburridos, que al detenerse el tren en aquel paradero,
eran atraidos por las insistentes llamadas del rebuzno asnal y
por las exhibiciones indecorosas de su salacidad irrefrenable.
SCufl de esas opinions es la certada? Ambas?
Venga, si no, otra. Y no se diga que esta es cuesti6n baladi.
Otras de menos m'onto han sorbido el seso de pensadores, y
burros tan burros y desvergonzados como el de Bainoa siguen
afin por esos mundos afamfindose ante la gente que pasa, por
sola trompeteria de su petulancia rebuznadora e inconfesable
procacidad de su maleficencia. Y logran nombradia y medros,
y gentes que los rian y den mas pienso a su vanagloria.
F. O TIz.

NOTAS DE RAMON A. LAVAL

El eminente folklorista Sr. Ram6n A. Laval, de Santiago de
Chile, en comunicaci6n que altamente agradecemos, nos dice
que de las adivinanzas recopiladas en Cuba por el Sr. Leopoldo
Gimrnez Cabrera, 41 ha encontrado 53 que son populares en
Chile y tambien en Espafia, pues se hallan en la colecci6n pu-
blicada por Dem6filo.
Tambitn el Sr. Laval nos comunica que en el Paremiario
Antillano del Dr. Coil y Toste, hay bastantes refranes que son
iguales o muy parecidos a otros chilenos, v. g.: No por falta de
gato estd la care en el garabaio (nfimero 289); Las cuentas
claras y el chocolate espeso (nuimero 292) ; De mgdico, de poeta
y de loco, todos tenemos un poco, (nfimero 301).
Agradecemos al Sr. Laval sus comentarios.








ARCHIVOS DEL FOLKLORE CLBANO


LA COPLA POLITICAL EN CUBA

A las aportaciones hechas en los Archivos sobre este tema
amplisimo, unimos la siguiente, de una canci6n cubana sub-
versiva, muy oida cuando la guerra de los diez afos en la region
oriental.


LA BAYAMESA

19
No recuerdas gentil bayamesa
Que en Bayamo tu patria existi6
Y un tirano traidor la vendi6
Poseido de rabia y furor.

2Q
No recuerdas que en tiempos pasados
El tirano explot6 tus riquezas
Pero ya no levanta cabeza
Moribundo de pena y temor.

39

Te quemaron tus hijos, no hay pena,
Que mis vale morir con honor
Que servir al tirano opresor
Que el derecho nos quiere usurpar.

49

Ya despierta mi Cuba sonriente
Mientras gime y padece el tirano
A quien quiso el valiente cubano
Exportar de sus playas de amor.

Esta canci6n nacionalista esth tomada de la obra de Emmo
BACARDi Y MOREAU.--"Cr6nicas de Santiago de Cuba". San-
tiago de Cuba, 1923. (Tomo IV, pig. 319).









COLLECTANEA


LA ESCOBA EN EL FOLKLORE CUBANO

La escoba, el modesto instrument de limpieza, es un tema
folkl6rico de importancia en nuestra patria. Alrededor del
mismo se tejen unas cuantas leyendas y supersticiones muy cu-
riosas y de origen deseonocido.
Entre las mis populares estin las siguientes, que he podido
recoger en distintas ocasiones.
En una casa donde me encontraba de visit tuve oportu-
nidad de oir c6mo una morena vieja, hija de esclavos y que
vivid tambi6n la eselavitud, exclamaba horrorizada al ver que
una joven de la familiar pisaba, al pasar junto a ella, el millo de
la escoba con que barria: "Mi nifia, gnoviando y pisando es-
coba? iQuB "salaci6n"! (1)
Segfin me explic6 despues de muchos aspavientos, cuando
una muchacha que tiene novio, o sea, que esta noviando, pisa
una escoba, queda roto el compromise amoroso antes de much.
En todos los casos andlogos que ella habia visto, se habia cum-
plido esta regla, pero en aquCl que observe yo, se di6 la ex-
cepcion.
Muy arraigada es la creencia de que -una escoba apoyada en
la pared, detris de una puerta, con el millo hacia arriba y un
poco de sal sobre el mismo, hace retirarse al moment a esas
visits fastidiosas que nunca acaban de marcharse, resistiendo
impavidas todas las insinuaciones.
Hay una frase popular en la cual entra tambi6n la escoba
y que se aplica con exactitud a los gobernantes, superiores
y empleados que muestran en el inicio de sus gestiones extraor-
dinarios deseos de renovar, regenerar, ordenar y critical lo
hecho por sus predecesores. Me refiero al conocido refrAn "es-
coba nueva, barre bien", lac6nico y elocuente, pues por lo ge-
neral, esa alardeada disposici6n para reformer, dura mientras
la escoba permanece nueva, que es poco tiempo.
Los elements que creen en la brujeria y que no son exclu-
sivamente, como pudiera creerse, gentes de baja estofa, se ha-
cen de vez en cuando una "lintpieza" con "escoba amarga",


(1) Salaci6n equivale a desgracia", desventura".









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


plant de las malviceas que al secarse reune sus ramas y hojas
en un haz, y que, segfin screen, tiene la virtud de disipar el
maleficio del "embo", el "mal de ojo", etc., al ser pasada por
la piel desnuda de la persona "dafiada". (2)
No es raro escuchar, recomendando precauci6n con las ar-
mas de fuego, esta frase: "Ten cuidado, de un "mocho de esco-
ba salieron una vez siete tiros".
Esta locuci6n nos ha resultado siempre un jeroglifico y no
hemos podido hallar dato alguno que justifique su origen.
Acaso sea la simple expresi6n de un colmo.
DR. IIEI2MilNIO PORTELL V-:..

La Habana, agosto de 1927.


EL BAILE NEGRO

La monografia de Israel Castellanos sobre Los instrumen-
tos m.usicales de los afrocubanos, publicada en estos Archivos
(Vol. II, nims 3 y 4); la conferencia (13 marzo, 1927) del
music6logo maestro Eduardo Sanchez de Fuentes referente
a Influencia de los ritmos africanos en nuestro cancionero, y
algunos articulos pol6micos del maestro Mois6s Simons sobre
la mfisica popular de Cuba, insertos en el Diario de la Marina,
ban dado actualidad al tema.
Por otra parte, el gran 6xito de los tres poemas musicales
del maestro cubano A. Roldan, oidos repetidamente en la So-
ciedad Filarm6nica que dirige el M. Pedro Sanjuin y de la que
aquel es vicedirector, ha demostrado a los mAs incredulos no
sistemAticos, los valores mel6dicos y ritmicos que pueden ser
captados en el alma popular de Cuba, donde brillan como ya
muy nuestras las ideas musicales aportadas a nuestra naci6n,
como a la America toda, por los esclavos de Africa.
El tema, que aiin esta por tratarse a fondo y en toda su
extension, ofrece, para bien de la cultural cubana, dar origen
a largas, insistentes y entrecruzadas disquisiciones, en las que
seguirin interviniendo los Archives del Folklore Cubano, apun-


(1) Vbase F. ORTIZ. Los Negros Brujos.









COLLECTANEA


tando datos, con la objetividad eientifica necesaria para el
studio serio de la demopsicologia national.
Para un pr6ximo nfimero nos promete un estudio Israel Cas-
tellanos, acerca de la coreografia de la r.niba, leno de intere-
sante documentaci6n grifica y anat6mica.
Hoy nos limitamos a dar un grabado con su breve nota des-
criptiva.
De un viejo libro llegado a nuestras manos ha poco, repro-
ducimos una limina curiosa, demostrativa de la ingenuidad
africana para utilizar como instrument musical todo objeto
casero capaz de producer sonido adecuado para el acompafia-
miento ritmico.
Este grabado se refiere a una de las Antillas menores, la
inglesa de Trinidad; pero podia haberse dibujado hace afios en
cualquiera de los pueblos del archipielago antillano.
La nota redactada por el artist dibujante R. Bridgens, que
es autor del libro, es como sigue:


DANCING

"It may almost be said that Negro recreation is comprised in
the word dancing. Parties to enjoy this favourite amusement
are, on the larger estates, and on grand occasions, got up in
a style which would surprise those who have heard of nothing
but the extreme wretchedness of the Negro's lot. At such
times, each displays his best attire. The ladies generally prefer
white muslin, with sometimes a petticoat of gay colours, and
on the head a Madras handkerchief put on with considerable
taste. The men appear in white jackets and trousers: but on
common occasions, the appearance of the company is such as
is given in the sketch here presented to the reader.
"It should be observed that the music is, with few exceptions,
the same at all times. A drum, made of a barrel, covered at
one end with a piece of dried goat's skin, and a coarse instru-
ment (termed a cahk-shack) formed of a hollow calabash, in
which some shot of stones are enclosed; these, when the former
is beaten violentily and the latter shaken unintermittingly,
produce a din highly gratifying to the negro ear, but which








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


it is almost impossible for the more delicate organ of a white
man to bear. This is generally accompanied by the voices of
several of the party, whose vocal efforts are, if possible, more
overpowering than the noise of the instruments."

R. BRIDGENS.-West India Scenery, with illustrations of
Negro Character, the process of making sugar, etc., from. Sket-
ches taken during a voyage to, and residence of seven years in
the Island of Trinity, London.















I.:' f


r


I.. 4-.



BAILE DE NEGROS EN TRINIDAD



















NOTICIAS Y COMENTARIOS

REORGANIZATION DE LA SOCIEDAD DEL
FOLKLORE CUBANO

Necesidades de los tiempos y de las personas llevaron a la
Junta General de la Sociedad del Folklore Cubano el apremio
de una indispensable reorganizaci6n para que pudiera cumplir
sus fines culturales con mayor adecuaci6n y eficacia.
De los acuerdos tomados y de los nuevos estatutos que la
rigen da cuenta la siguiente reproducci6n del acta levantada:

ACTA DE LA SESSION DEL DIA 20 DE JULIO DE 1917,
CELEBRADA POR LA JUNTA GENERAL
En la ciudad de la Habana, a los veinte dias del mes de
julio de mil novecientos veinte y siete, celebra sesi6n extraor-
dinaria la Junta General de la Sociedad del Folklore Cubano,
con asistencia de los sefiores Dr. Fernando Ortiz; Dr. Emilio
Roig de Leuchsenring; Monsefior Arteaga; Dr. Francisco de
P. Coronado; Dr. Gaspar Agiiero; Dr. Herminio Portell Vila;
CapitAn Joaquin Llaverias; Dr. Juan Marinello; Dr. Carlos
M. Trelles; Sr. Juan Beltrin; Dr. J. M. Eligio de la Puente;
Dr. Israel Castellanos y Dr. Elias Entralgo.
Abierta la sesi6n por el Presidente Sr. Fernando Ortiz, se
da lecture al acta anterior, la cual fu6 aprobada.
El President da cuenta del estado general de la Sociedad
y de la necesidad de reformar los Estatutos de la misma, para
darle mayor eficacia y caricter. Habiendo manifestado su
opinion conforme todos los miembros, se acuerda por unanimi-
dad la reform de los Estatutos, los cuales quedaron definiti-
vamente reformados en la forma que sigue:










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


ESTATUTOS DE LA SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO

I.-Fines de la Sociedad.

La Sociedad del Folklore Cubano tiene por objeto acopiar, clasificar
y comparar los elements tradicionales de nuestra vida popular. Asi, son
material propias de esta Sociedad la recopilaci6n y studio de los cuentos,
las consejas, las leyendas conservadas por la tradici6n oral de nuestro
pueblo; los romances, las ddcimas, los eantares, los boleros y otras ma-
nifestaciones tipicas de nuestra poesia y nuestra mfisica populares; las
locueiones, los giros tipicos; los trabalenguas, los cubanismos, y tantas
otras formas de la filologia popular; los refranes, proverbios, adivinanzas
y otros modos de expresi6n caracteristicos del ingenio de los pueblos; los
conoeimientos populares, conservados por la tradici6n referentes a los dis-
tintos ramos de la ciencia (geografia, botinica, medicine, agriculture);
las creeneias fantisticas y sobrenaturales, las superstieiones en que ex-
presa nuestro pueblo su sentido de lo maravilloso; la descripci6n y studio,
asimismo de las costumbres locales; las fiestas y eeremonias populares,
los juegos infantiles, los bailes, y por filtimo, el studio deseriptivo enca-
minado a un fin de verdadera terapeutica social, de ciertas prketicas mor-
bosas, como los actos de brujeria y fiafiiguismo, en que, en forma tan
expresiva se manifiesta la baja vida popular.
Promoverd tambien la Sociedad investigaciones referentes a nuestro
pasado precolombino, procurando sefialar los rastros que pudieran existir
en nuestra vida traditional del espiritu de los aborigenes de Cuba.
En la vastisima labor, que a grandes rasgos se ha descripto y en la
que el circulo de las actividades folkl6ricas necesariamente toca los de
otras ciencias finess, como la antropologia, la etnologia y la arqueologia,
an fin de construeti6n national presidirA los trabajos de la Sociedad.


II.-Domicilio y duracidn de la Sociedad.

La Sociedad tendrd su domicilio en la Habana, y su duraci6n serd
indefinida.

III.-Publicaciones de la Sociedad.

La Sociedad para cumplir sus fines gestionarA la publicaei6n de una
revista (los Archivos del Folklore Cubano), que recogerh la labor aco-
piada por la Sociedad y los trabajos que se estimen convenientes. Las
condiciones de publicaci6n de la Revista seran fijadas por la Sociedad.
Tambi6n trabajari la Sociedad en la fundaci6n de una biblioteca de tra-
diciones en la cual se reproduzcan nuestros libros antiguos de valor folk-
16rico, se divulgue la historic universal del folklore y se publiquen aquellos
studios sobre literature, las artes y las ciencias populares, que, por su
extension no tuviesen ficil cabida en la revista.










NOTICIAS Y COMENTARIOS


IV.-Una regla general de investigation.

Aunque la Sociedad del Folklore Cubano tiene un alto respeto por el
trabajo individual y eree temerario fijar principios aprioristicos para las
investigaciones, quiere formular en sus bases de constituci6n la doctrine
de la mis escrupulosa fidelidad, que reclama de todos sus socios y cola-
boradores, expresdndola asi: ninglin recopilador debe alterar lo que oye
del narrador, respete su gramAtica, su 16gica, su espiritu.


V.-De los socios.

La Sociedad contari con tres categories de socios: socios de honor,
socios de ndmero y socios correspondientes.
Socios de honor, seran aquellos que hubieren prestado un servicio emi-
nente en el orden folkl6rico universal o en relaci6n con el folklore cubano.
Socios de namero, serin treinta admitidos como tales y los que con
tal earacter se admitan en lo sucesivo por la Sociedad, a media que haya
vacantes.
Para Eer soeio de nfimero deberhn concurrir en la persona las si-
guientes condiciones:
19-Ser mayor de edad y resident en la Habana o en los t6rminos
municipales circundantes.
29-Presentar a la Sociedad algfin trabajo de earacter folkl6rico, para
su lectura, studio y publieaci6n, o algin servicio relevant a los studios
folkl6ricos.
Socios correspondientes, serin los residents establemente en aquellas
poblaciones de Cuba y del extranjero, en quienes concurran las condiciones
necesarias para serlo de nfimero, salvo la de residencia, que presten su con-
curso a la Sociedad.
La elecei6n de los socios se hard por la Sociedad de acuerdo con las
normas quo esta establezca.
La Sociedad no establece euota social, aunque admite donativos y re-
quiere de sus miembros una diligent colaboraci6n folkl6rica.


VI.-De la Junta de Gobierno.

La direcci6n y gobierno ejecutivo de la Sociedad estaran confiados a
una Junta de Gobierno, compuesta por: Un Presidente; dos Vicepresiden-
tes, un Secretario; un Vicesecretario; y un Tesorero.
El President representara a la Sociedad en todos sus actos, ejereerl
la mas direct inspecci6n de sus asuntos, presidirA sus sesiones y asumira
la direcei6n de las publicaciones de la Sociedad. Cuando, para el mejor
desenvolvimiento de los fines del institute, lo creyere convenient, podrA
delegar cualquiera de sus funciones en algdn miembro de la Junta de
Gobierno.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Los Vicepresidentes sustituirnn por su orden al Presidente, y desem-
pefiarAn sus mismas funciones, en caso de la falta temporal de 6ste.
El Seeretario ejercera especialmente una funci6n de propaganda. Ten-
drd a su cargo la correspondencia de la Sociedad, la redaeei6n de las aetas
de sus sesiones y llevari un registro de socios.
El Vicesecretario sustituird en iguales casos al Secretario.
El Tesorero recibirA los donativos hechos a la Sociedad, y les darg
la distribuei6n que 6sta acuerde.
Las eleeciones para la Junta de Gobierno de la Sociedad se celebraran
cada tres afios, el dia seis de enero, o cuando lo pidan tres socios si, trans-
currida esta fecha, no se hubiere celebrado la sesi6n correspondiente de
la Junta General.

VII.-De la Junta General.

El gobierno de la Sociedad eorresponderA a la Junta General de sus
socios de ndmero, quienes tomarAn por mayoria de votos los acuerdos per-
tinentes en scsiones convoeadas al efecto.
Estas serAn de dos classes: administrativas y folklricas.
El n6mero de ellas, las reglas y el curso de las mismas, tiene la So-
ciedad libertad para determinarlos segin las necesidades del folklore en
Cuba.

VIII.-De la residencia de la Sociedad y sa disoluci6n.

El lugar de residencia de la agrupaci6n central, seri, mientras otra
cosa no se acordare, la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais. En caso
de disoluci6n de la Sociedad, el Archivo Folkl6rico y la biblioteca pasarAn
a la Biblioteca Piblica de la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais.
La Junta General y la de Gobierno podran celebrar sus sesiones en
cualquier lugar de la ciudad de la HIabana, que al efecto se acuerde.


MIEMBROS DE NUIMERO

De acuerdo con el articulo sexto de los Estatutos re-
formados y previa la consideraci6n de las condiciones que
concurren en cada uno de los sefores socios, se aeuerda
nombrar los socios de nfimero, considerindose que han renun-
ciado sus derechos de tales los socios que no constant en la
siguiente relaci6n, por no haber contribuido en forma alguna
al desarrollo de las tareas de la Sociedad, la cual queda reor-
ganizada con los siguientes socios de nimero: Dr. Alfredo M.
Aguayo; Dr. Gaspar Agiiero; Capitin Joaquin Llaverias; Doc-
tor Juan Marinello Vidaurreta; Dra. Carolina Poncet; Doctor
Emilio Roig de Leuchsenring; Dr. Carlos M. Trelles y Govin;








NOTICIAS Y COMENTARIOS


Monsefior Arteaga; Dr. Jose Elias Entrialgo; Dr. Emeterio
Santovenia; Dr. Eduardo Sanchez de Fuentes; Dr. Salvador
Massip; Dr. Herminio Portell Vila; Sr. Juan BeltrAn; Dr. A.
M. Eligio de la Puente; Dr. Jos6 A. Rodriguez Garcia; Doctor
Israel Castellanos; Dr. M. Martinez Moles; Ingeniero Jos6 A.
Cosculluela; Dr. Manuel P6rez Beato; Dr. Juan M. Dihigo;
Dr. Carlos de la Torre; Dr. Antonio Iraizoz; Dr. Francisco
de P. Coronado; Sr. Adrian del Valle; Dr. Francisco Gonzilez
del Valle; Sr. Conrado W. Massaguer; Dr. Ramiro Guerra;
Dr. Jos6 Maria Chac6n y Calvo; Dr. Fernando Ortiz y Fer-
nAndez.
NUEVA JUNTA DE GOBJERNO
A continuaci6n se procede a la elecci6n de la nueva Junta
de Gobierno, y por unanimidad son electos para la misma los
siguientes sefiores, que inmediatamente toman posesi6n de sus
cargos: Presidente, Dr. Fernando Ortiz y Fernandez; Primer
Vicepresidente, Dr. Alfredo M. Aguayo; Segundo Vicepresi-
dente, Srta. Carolina Poncet; Secretario, Dr. Emilio Roig de
Leuchsenring; Vicesecretario, Dr. Herminio Portell Vila; Teso-
rero, Dr. Manuel Perez Beato.


ESTADO DE CUENTAS
El president da cuenta de la vida econ6mica de la Sociedad,
segun el estado presentado por la Tesoreria, el cual se copia a
continuaci6n:
Estado de Tesoreria, desde la fundaci6n de la Sociedad
hasta Julio 15 de 1927.

Egresos:
Por 8 nfimeros de la revista "Archivos del
Folklore Cubano, a raz6n de $ 150.00
cada nimero ....................... $ 1,200.00
Por sobres, franqueo e impresos, a raz6n
de $10.00 por cada nfimero............, 80.00

Total .............. $ 1,280.00








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Ingresos:

For 40 suscripciones al Volumen I, a ra-
z6n de $ 4.00 cada suscripci6n ......... $ 160.00
Por anuncios publicados en el Volumen I,
a raz6n de $ 47.50, por cada niumero .... ,, 190.00
Por 32 suseripeiones al Volumen II, a ra-
z6n de $ 4.00 cada suscripci6n ........,, 128.00
Por anuncios publicados en el Volumen II,
a raz6n de $ 77.50 por cada nfimero.... ,, 310.00

Total............... $ 788.00


Deficit, sufragado por el Dr. Fernando
Ortiz .............................. $ 492.00

Hatbana, Julio 15 de 1927.


La Junta acuerda unAnimemente aprobar dicho estado de
cuenta.
El Dr. Fernando Ortiz hace constar que 61 esth dispucsto a
ceder en beneficio de la Sociedad la suma que 61 ha sufragado
particularmente por cuenta del deficit que present el balance
de Tesoreria, pero que le es impossible continuar en esa forma.
La Junta acuerda un voto de gracias al Dr. Fernando Ortiz
por su desinteresado esfuerzo no solamente en la direcei6n de
la Revista, sino en cuanto a su apoyo econ6mico, que ha hecho
possible la continuaci6n de su publicaci6n.


EDICI6N DE LOS "ARCHIVOS.'!

Despu6s de un muy amplio cambio de impresiones, se acuer-
da que la revista "Archivos del Folklore Cubano" sea cedida
en propiedad al Dr. Fernando Ortiz, para que 6ste pueda li-
bremente celebrar contratos eon casas editoriales que hagan po-
sib'. s'; publicaci 6n bajo la competent direcci6n de dicho Doc-
tor Ortiz. como hasta ahora sc ha publicado, en benef:c'o del
folklore racional.








NOTICIAS Y COMENTARIOS


El Dr. Fernando Ortiz manifiesta que acepta la propiedad
de esta Revista, haciendo constar que esta aceptaci6n la hace
inicamente porque es una de las condiciones impuestas por
una de las casas editoriales de la Habana, la cual ofrece pu-
blicar sin costo a!guno para la Sociedad, dicha Revista, siempre
que esta sea de la propiedad individual y personal del Dr. Fer-
nando Ortiz, de modo que la casa editor tenga que entenderse
exclusivamente con dicho senior para todo lo que se refiera
el contrato de edici6n de dicha Revista. Y hace constar ade-
mrs el Dr. Fernando Ortiz que su aceptaci6n esti apartada de
toda idea de lucre, pues esta no puede ofrecer perspectives de
ventajas econ6micas de ninguna clase; pero estima que es un
compromise de todos continuar mientras sea possible la labor
emprendida para fijar de un modo permanent todos los ele-
mentos de valor en el folklore national, para que puedan ser
utilizados en su dia por los literates, music6grafos y hombres
de ciencia, prestando asi un positive servicio a la cultural patria
y al vigorizamionto de nuestra personalidad national.
Y no habiendo mis asuntos de que tratar, se levant6 la
session.
Vto. Eno.
(f). FERNANDO ORTIZ. (f). EMILIO ROIG DE LEUCHSENEING.
President. Secretario.


NOTAS DE FOLKhIORE CUBANO

Con este titulo ha inaugurado una secci6n dominical el
Diario de la Marina de la Habana, por iniciativa de uno de sus
directors, nuestro compafiero el Dr. Ramiro Guerra.
Y hemos sido honrados con la reproducci6n de articulos y
notas de Collectanea, inserts en estos Archives, citando su pro-
cedencia, deber este no siempre cumplido por otras publica-
ciones.
Consignamos nuestro sincere aplauso al colega por su cola-
boraci6n a la ingente tarea de recopilar el tesoro folkl6rico del
pueblo cubano, que ain yace olvidado y desconocido.



















BIBLIOGRAFIA

En esta secci6n se insertardn notas y comentarios acerca de los libros
de car6cter foikl6rico que se nos remitan.


VICEXTE RossI.-Folletos Lenguaraces. Rio de la Plata, 1927,

Bajo este titulo generico nos han Ilegado tres folletos rela-
tivos a etimologias de numerosos vocablos rioplatenses. La argu-
mentaci6n mantiene un tono altamente polemico y contiene
sugestiones interesantes. El terreno de las etimologias es siem-
pre harto resbaladizo y toda prudencia parece escasa.
El autor argentino nos honra citando nuestros aportes a la
lexicologia espafiola, asegurando por vez primera el valor de los
influjos africanos en el 16xico de Espafia y sus colonies. Cuando
mis se adentra el studio en la fronda lingiistica africana,
mayores huellas se hallan de su influencia en el vocabulario
espafiol, mks en el americano que en el peninsular, pero tambifn
en este, ya sin duda possible.
F. O.










ARCHIVES
DEL

FOLKLORE CUBANO

PUBLICADOS BAJO LOS AUSPICIOS DE LA
SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO

Director: FERNANDO ORTIZ


Vol. III. La Habana, Abril a Junio 1928 Nflm. 2.



LA PIADOSA TRADITION DE LA VIRGEN DE LA
CARIDAD DEL COBRE
POR
GUILLERMO GONZALEZ Y AROCHA (1)

Los siguientes pArrafos comprenden un studio del escrito
Nuestra Se7lora de la Caridad de Illescas (Castilla, Espaia),
Nucstra Seiiora de la Caridad del Cobre (Santiago de Cuba),
por Miss IRENE ALICE WRIGHT, publicado en el nim. 1, Vol. III
de ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO.
IIace much tiempo que tenia el prop6sito de hacer un es-
tudio referente a la historic de la Virgen de la Caridad del
Cobre, historic que estd cimentada en piadosa y acrisolada tra-
dici6n, en motives de credibilidad y en fundamentos bien razo-

(1) En el nfimero 1 del Vol. III de los "ARCHIVOS", insertamos un
ensayo de Miss IRENE A. WRIGHT tratando del origen hist6rico de la imagen
que, bajo la advocaci6n de la Virgen de la Caridad del Cobxe, se venera
en Cuba desde hace siglos. Contra el criterio estrictamente historicista se
levanta el criterio religioso que da origen milagroso al advenimiento de
dicha image a comienzos del siglo xvlI. Representando la tesis religiosa,
y aduciendo observaciones critics al trabajo de la histori6grafa norte-
americana, ha formulado sus opinions el venerable sacerdote cubano
DR. GUILLERMO GONZALEZ AROCHA, ex PArroco de Artemisa (Pinar del
Rio) y hoy Can6nigo de la Catedral de la Habana, quien nos honra
eon su important escrito. No seri 6ste el uiltimo que aparezca en los
ARcmvos sobre el interesante tema.
(ARCH. DEL F. C.)









AU,('IITVOS DEL FOLKLORE (CUBANO


nados; estando adornada de bellisimas manifestaciones de gran-
deza y esmaltada de nna ferviente devoei6n productora de es-
peranzas, de consuelos y de pasajes emocionantes, los mis su-
blimNs, ligados intimnimenapte a los nobles y genuinos sentimientos
ciibaios y a sus muias bellos y pros ideals.
En lo que se ha escrito, encuentro multitude de detalles, que
se necesitan aclarar y errors en que han incurrido algunos
escritores, qu e e lan contentado con repetir lo que otros, sin
fut!lialento, escribieron on n detrimento de la sana tradici6n y
de la verdad hist6rica, errors que conviene deshacer. Tambien
dejaro ( de c.onsignatr muchos aconteeimientos, que no deben
olvidarse.
Ya en 1782, el PBRo. BERNARDINO IAMIREZ, Capellin del
Samiturio del Cohre, al transcribir lo sustancial de la historic
manuscrita, que eseribi6 el PBRO. ONOFRE FONSECA en 1703, se
quejaba diciendo: "que sus antepasados, acaso perezosos, no
procuraran dejar autorizadas las memories de la aparici6n de
Ntra. Sra. de la Caridad. Si lo hicieron, el tiempo las ha co-
rrompido o sepultado en el olvido. Solicito siempre, mi cui-
dado mendigaba sobre algo de ella para tener seguro en que
reeostar tantas maravillas, que se ven en la milagrosa imagen.
( Que diriamos ahora del olvido y descuido manifiesto desde
dicha fecha al present ? Tan s61o han aparecido muy contadas
histories, en las que no se ha hecho mas que copia- lo publicado
por el P. Ramirez, o con la fnica modificaei6n de alterar, sin
raz6n alguna, ciertos detalles; y alguna que otra muy breve
nm-nci6n de la aparici6n de la imagen de Ntra. Sra. de la Cari-
dad en la bahia de Nipe, hecha por nuestros historiadores, que
la han anotado en sus escritos como un hecho aislado.
Alejado de la Capital, me impedian mis deberes venir a ella
y el powder dedicarme a la bisqueda de documents y a un es-
tudlio detenido. En un viaje a Marianao, recibi la agradable
sorpresa de que un distinguido amigo me permitiera leer y to-
mar notas de una historic manuscrita en 1766, de la V. de la
Caridad, por el PBRo. D. JULIAN BRAVO, CapellAn que fu6 del
Santuario desde 1734 al 1768. Dicho document contiene im-
portantes datos para aelarar algunos partieulares ignorados
hasta hoy.









LA PIADOSA TRADITION DE LA VIRGEN DE LA CARIDAD


Dcspues de trasladarme a 6sta, hace pocos meses, al comen-
zar a estudiar este asunto, conoci que de alguna manera tenia
que reunir en una obrita cuanto de importancia se encuentra
disperse y que se ha omitido consignar, aclarando ciertas supo-
siciones, que se dan como ciertas, las unas y como probables
otras; pero estando pendiente de la adquisiciOn de aigunos
documents y de aclaraciones que espero obtener. es por lo
que tendri que demorar la terminaci6n de mi humilde trabajo.
Al tener noticias de que la muy ilustrada y perseverante
historiadora Miss Irene A. Wright, habia publicado en Madrid
un escrito on castellano, y a la vez el mismo en ingls en una
revista de los Estados Unidos, los deseaba conocer. Debido a
la bondad de mi respectable y antiguo amigo el esclarecido pu-
blicista Dr. Francisco AM' Coronado, pude copiarlo de un nu-
mero de la referida revista que me present; mas queria tener
tambi6n la publicada en castellano, para poder apreciar mejor
el scntido de lo escrito, de conformidad con el de la autora y
powder hacer las reflexiones, que en honor a la verdad hist6rica
me sugeria en el trabajo que tengo iniciado. Al publicarlo la
important revista ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBA-NO, ya tra-
ducido por el muy competent Sr. Adrian del Valle, no creo que
debo demorar el analizarlo por el moment, para evitar errors
en su apreciaci6n.
Precisamente tengo la opinion, que antes de la aparici6n de
la imagen en Nipe no se habia invocado ni dado pfiblicamente
culto en Cuba a la Stma. Virgen, bajo la advocaci6n de la Ca-
ridad; pues en todos los escritos anteriores a dicho aconteci-
miento, se menciona a la Virgen Maria, y mas singularmente
a Nuestra Sefiora, a Nuestra Sefiora la V. Maria y a Nuestra
Seiiora la Madre de Dios, y aunque en algunos mas recientes
"cque desde el principio del descubrimiento fuese sucedi6ndose
la devoci6n y culto a la Virgen de la Caridad" estimo que es
un error en que incurren sin base alguna. Estoy cierto que
se ignora de d6nde pudo venir la imagen aparecida en Nipe
sobre una tabla en que estaba escrito: Yo soy la Virgen de la
Caridad; y cuantas otras suposiciones se hagan, no se fundan
ni en la tradici6n, ni en prueba alguna, siendo la opinion mis
generalizada la que ha querido atribuir que fuese la misma que




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs