• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Front Matter
 Title Page
 Esta revista cubana
 Cuestionario de literatura popular...
 Padre dobal, mi sombrero!, por...
 Los ojos de cucuba, por Antonio...
 Los velorios, por Emilio Roig de...
 Unas decimas politicas, por Joaquin...
 Personajes del folklore afrocubano,...
 Actas de la "sociedad del folklore...
 Fundacion de la sociedad del folklore...
 Notas de la "sociedad del folklore...
 Bibliography
 Cantares locales Cubanos, por Carolina...
 Notas bibliograficas acerca del...
 Alicia Cunningham Fletcher, por...
 Personajes del folklore afrocubano,...
 Un entierro en los campos de oriente,...
 La religion de los indoantillanos,...
 La fiesta afrocubano del "dia de...
 Juegos infantiles cubanos
 Folklore religioso del cubano
 Cataurito de Cubanismos
 Costumbres populares Cubanas
 Cuestionario folklorico
 Collectanea
 Noticas y comentarios
 De la "sociedad del folklore...
 Bibliography
 Habana historica y tradicional
 La luz de yara leyenda cubana,...
 Refranes criollos, por Diego...
 La Fiesta afrocubana del "dia de...
 Como rompia la molienda, por Juan...
 El folklore del nino cubano, por...
 Dichos vulgares, por Juan Francisco...
 Juegos infantiles cubanos
 Folklore medico
 Collectanea
 Documentos
 Cuestionario folklorico
 Bibliography
 Romance de la dama y el pastor,...
 Las misas de madrugada, por Buenaventura...
 Adivinanzas corrientes en Cuba,...
 La fiesta afrocubana del "dia de...
 El folklore del nino cubano, por...
 Juegos infantiles cubanos
 Folklore religioso del cubano
 Collectanea
 De la "sociedad del folklore...
 Bibliography
 Index






Title: Archivos del folklore cubano
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074034/00001
 Material Information
Title: Archivos del folklore cubano
Physical Description: 5 v. : ill., plates. ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Ortiz, Fernando, 1881-1969 ( ed )
Sociedad del Folklore Cubano
Publisher: Cultural, S.A. etc.
Place of Publication: La Habana
Frequency: quarterly[1928-30]
irregular[ former 1924-27]
quarterly
regular
 Subjects
Subject: Folklore -- Periodicals   ( lcsh )
Folklore -- Periodicals -- Cuba   ( lcsh )
Genre: periodical   ( marcgt )
 Notes
Dates or Sequential Designation: v. 1-5, no. 3; enero 1924-julio/set. 1930.
Issuing Body: Published for the Sociedad del folklore cubano.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074034
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000306372
oclc - 05725564
notis - ABT2988
lccn - 28010134

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Front Matter
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Esta revista cubana
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Cuestionario de literatura popular cubana, por Jose M. Chacon y Calvo
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    Padre dobal, mi sombrero!, por Francisco G. Del Valle
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Los ojos de cucuba, por Antonio Bachiller y Morales
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Los velorios, por Emilio Roig de Leuchsenring
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Unas decimas politicas, por Joaquin Llaverias
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
    Personajes del folklore afrocubano, por Fernando Ortiz
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    Actas de la "sociedad del folklore cubano"
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    Fundacion de la sociedad del folklore cubano
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    Notas de la "sociedad del folklore cubano"
        Page 94
    Bibliography
        Page 95
        Page 96
    Cantares locales Cubanos, por Carolina Poncet
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Notas bibliograficas acerca del folklore cubano, por Carlos M. Trelles
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Alicia Cunningham Fletcher, por Walter Hough
        Page 112
        Page 112a
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Personajes del folklore afrocubano, por Fernando Ortiz
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    Un entierro en los campos de oriente, por Joaquin M. Barraque
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    La religion de los indoantillanos, por Fray Roman Pane
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
    La fiesta afrocubano del "dia de reyes," por Fernando Ortiz
        Page 146
        Page 146a
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
    Juegos infantiles cubanos
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
    Folklore religioso del cubano
        Page 172
        Page 173
    Cataurito de Cubanismos
        Page 174
        Page 175
    Costumbres populares Cubanas
        Page 176
        Page 177
    Cuestionario folklorico
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Collectanea
        Page 183
        Page 184
    Noticas y comentarios
        Page 185
        Page 186
    De la "sociedad del folklore cubano"
        Page 187
        Page 188
        Page 189
    Bibliography
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Habana historica y tradicional
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
    La luz de yara leyenda cubana, por Luis Victoriano Betancourt
        Page 222
        Page 223
        Page 224
    Refranes criollos, por Diego Tamayo
        Page 225
        Page 226
        Page 227
    La Fiesta afrocubana del "dia de reyes," por Fernando Ortiz
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
    Como rompia la molienda, por Juan Marinello Vidaurreta
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
    El folklore del nino cubano, por Sofia Cordova de Fernandez
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
    Dichos vulgares, por Juan Francisco de Michelena
        Page 271
        Page 272
        Page 273
    Juegos infantiles cubanos
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
    Folklore medico
        Page 278
    Collectanea
        Page 279
        Page 280
    Documentos
        Page 281
        Page 282
        Page 283
    Cuestionario folklorico
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    Bibliography
        Page 287
        Page 288
    Romance de la dama y el pastor, por Jose M Chacon y Calvo
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
    Las misas de madrugada, por Buenaventura Pascual Ferrer
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
    Adivinanzas corrientes en Cuba, por Salvador Massip
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
    La fiesta afrocubana del "dia de reyes," por Fernando Ortiz (Concluye)
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
    El folklore del nino cubano, por Sofia Cordova de Fernandez
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
    Juegos infantiles cubanos
        Page 374
        Page 375
    Folklore religioso del cubano
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
    Collectanea
        Page 380
        Page 381
    De la "sociedad del folklore cubano"
        Page 382
        Page 383
    Bibliography
        Page 384
    Index
        Page 385
        Page 386
        Page 387
Full Text























ARCHIVES
DEL

FOLKLORE CUBANO




VOL. I


























CONDICIONES DE LA PUBLICATION


Estos ARCHIVOS se publicarin en ejemplares como el present, for-
mando cada cuatro de estos un volume.

Se envian gratis a los miembros de la "Sociedad del Folklore Cu-
bano".

De todo libro o folleto que se remita a los ARCHIvos se dari cuenta en
su secci6n bibliogrdfica.

No se devuelven ni retribuyen originales: pero los ARCHIVOS acoge-
ran con gratitud los trabajos, notas y apuntes sobre folklore cubano.

No se venderdn n6meros sueltos, sino colecciones anuales, por cuatro
pesos.

Toda la correspondencia y canje debe remitirse a la signiente direc-
ci6n:

AROHIVOS DEL FOLKLORE OUBANO"
Calle de San Ignacio 40. Habana. Cuba










ARCHIVOS


DEL



FOLKLORE CUBANO


PUBLICADOS POR LA


"SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO"










VOLUME PRIMERO




LA RABANA
IMPRENTA EL SIGLO XX I
REP. DEL BRASIL, 27
1924

































PROPIEDAD INTELLECTUAL


Los articulos y notas originales que se publican en
estos ARCHIVOS s61o podr"n reproducirse en todo o en
parte, consignando expresamente la revista de su pro-
cedencia, o sean los ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO,
salvo el caso en que al pie de cada trabajo se hubiere
expresado "derechos reservados".









ARCHIVES
DEL

FOLKLORE CUBANO
PUBLICADOS POR LA
"SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO"

VoLI. LaHabana. Cuba. Enero d. 1924. Nam. 1.



ESTA REVISTA CUBANA


Esta revista cubana nace modestamente, sin pre-
tensiones excesivas. Mas que el exponente de un
notable progress que hubiere alcanzado Cuba en esa
rama de los conocimientos humans, que universal-
mente se llama hoy del folklore, quiere ser esta pu-
blicaci6n un estimulo para las iniciativas folkl6ricas
cubanas, un recuerdo de los adelantos ya obtenidos
y un 6rgano de colaboraci6n y cambio de ideas y
noticias entire los que en Cuba gustan de escudriiar
el pasado, de saborear los frutos del saber popular
y de curiosear el alma de nuestro pueblo en lo que
tiene de mis propio y traditional.
El pueblo cubano, como toda colectividad huma-
na, tiene un acervo psicol6gico formado por herencia
de generaciones pasadas, que nos legaron sus len-
guajes y sus tradiciones, sus plegarias y sus blasfe-
mias, sus bailes y sus canciones, sus medicines y sus
leyes... Y aun pudiera decirse, sin pecar de osa-
dia, que en Cuba a poco que se escarbe en la su-
perficie mental de nuestro pueblo, podran descubrir-
se ricos veneros de tradiciones ancestrales, pues en el







ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


subsuelo popular cubano yacen ignorados dep6sitos
de muy disimiles civilizaciones, ya que a nuestra
demopsicologia national han contribuido razas de
todos los continents, en intensidad diverse pero in-
dudable.
Cuba, como todas las formaciones humans alu-
viales, tiene una riquisima estratificaci6n psicol6gi-
ca. No s6lo la del alma blanca, o caucasica, con la
pluralidad de sus sedimentos; sino la del espiritu
indio o cobrizo de los aborigenes, la del genio negro
o eti6pico de los antiguos esclavos africanos, y hasta
la del caricter asi6tico o amarillo.
Todas esas razas han irisado el alma cubana con
policromos y harto complejos matices. La corrien-
te blanca de poblaci6n nos trajo los rmis signifi-
cados elements psiquicos de las civilizaciones euro-
peas, y ain de la hebraica y de la ar6bica, a travys
principalmente de los espafioles del sur. Los basicos
estratos indios nos han dejado muy duraderas for-
maciones tradicionales, que aun hacen revivir entire
nosotros el rescoldo de las civilizaciones ciboney,
aruaca y caribe de los dias precolombinos. Los to-
rrentes de la trata esclavista depositaron el l6gamo de
casi todas las razas negras africanas, desde las sep-
tentrionales hausas y mandingas hasta los bantfies
del sur del Congo y de Angola, desde los occidentales
calabaries y lucumies hasta los macuis de Mozambi-
que; y sus religiones, leyendas, bailes y lenguajes
todavia son hilitos de la vida diaria de nuestro pue-
blo. Y hasta los chinos en sus inmigraciones, inter-
mitentes como las crecidas o desbordamientos de sus
grandes rios, han hecho fructificar junto al Caribe
semillas de cultural o de vicio traidas de Cant6n o
de Manila, de Hong-Kong o de Macao.








ESTA RELMSTA CUBANA


Lo rudimentario de los trabajos de exploraci6n
hechos hasta el present nos hace pensar en un cam-
po est6ril y arido donde el cultivador folklorista no
ha de poder hallar compensaci6n a sus afanes. Y,
sin embargo, la simple consideraci6n de los frutos
ya obtenidos cuando el terreno estA aiin cubierto de
monte firme y densa manigua, hace augurar 6pimas
cosechas para el dia en que una vigorosa labor de
investigaci6n y andlisis desmonte, fogueree y haga
penetrar el arado en las tierras virgenes.
Apenas Carolina Poncet y Jose M' Chac6n y
Calvo dieron a la tierra blanca unos hierros de su
incansable energia investigadora en busca de ro-
mances enterrados, cuando unos ricos y bien castizos
ejemplares brotaron a la luz. Bachiller y Morales
se aventur6 hace ya algunos lustros en la tierra roja,
con los pobres metodos de su tiempo, y su genio des-
cubri6 muchas raices indias con enmarafiadas rami-
ficaciones hasta el dia. Cruz6 las tierras prietas y mu-
latas Fernando Ortiz, y en los surcos de la investi-
gaci6n aparecieron ritos, leyendas, mfisicas y len-
guajes que se creian muertos o de cuya existen-
cia en Cuba nada se sabia, y toda una vida no ha de
bastar para el studio del fondo africano de la demo-
psicologia de estas Indias aun en parte por descubrir.
Todo un tesoro yace oculto bajo las modernas ca-
pas de cultural, esperando a los cubanos estudiosos
que lo descubran, interpreten, clasifiquen y fijen pa-
ra la civilizaci6n national.
La tarea no es para un solo estudioso, ni acaso pa-
ra una generaci6n; pero el abandon en que hasta
ahora se ha tenido por los cubanos el rico yacimiento
de su propio folklore, debe de cesar. Cuando los
studios y colecciones folkl6ricas alcanzan ya a los








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


mks remotos paises, es una indisculpable dejadez,
que no bastan a explicar las conmociones de nuestra
conturbada vida political, la pobreza del acervo folk-
16rico cubano, como la del antillano en general.
Un grupo de cubanos nos disponemos a iniciar
hoy el esfuerzo formando estos ARCHIVOS DEL FOLK-
LORE CUBANO, no pensando que han de ser altivo alca-
zar de una civilizaci6n suntuosa, si no humilde bohio
criollo, acaso pobre bajareque de vara en tierra; pero
refugio del alma cubana a cuyo abrigo podamos gua-
recernos de los huracanes que rujan afuera, juntar
candela con las cosas del pasado, caldear en ella
nuestro animo aterido por el miedo al present, mien-
tras no amaine la borrasca y brille de nuevo nuestra
estrella en un serero porvenir.
Habana, 6 Enero 1924.



















CUESTIONARIO DE LITERATURE
POPULAR CUBANA

POR

Jose M. CHAc6N Y CALVO


Para la redacci6n de este cuestionario se han aprovechado,
de una manera casi total, las indicaciones de los primeros versos
insertas en el articulo de Dofia Maria Goyri de Men6ndez Pidal
Romances que deben buscarse en la Tradiciin Oral (Revista de
Archives, Bibliotecas y Museos, Madrid, 1906 y 1907), y los
cuestionarios especiales redactados para sus investigaciones per-
sonales por la Srita. Carolina Poncet y por mi. El present
cuestionario puede ampliarse indefinidamente; tal como esti,
nunea lo hubiera Ulevado a tirmino sin la personal y eficacisima
colaboraci6n de la Srita. Carolina Poneet, y sin las preciosas
indicaciones sobre otros trabajos anAlogos, suministradas por el
Dr. Manuel P6rez Beato.
Aunque no hay reglas propiamente para la investigaei6n
folkl6rica, conviene que los colaboradores del folklore cubano,
que esperamos sean todos los que sientan de alguna manera la
vida national, tengan en cuenta estos elementales principios y
observaciones:
1'-Ningin recopilador debe alterar lo que oye del narrador:
respete su gramitica, su 16gica, su espiritu.
29-Al folklore, que es todo lo que sabe, lo que siente y lo
que vive el pueblo, pueden contribuir todos: los que viven en las
pequefias y apartadas poblaciones (y a estos deberf principal-
mente much el folklore local, national), como los que viven
en las grandes ciudades, a quienes puede deber nuevos antece-








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


dentes el folklore cosmopolita, international; los especialistas en
alguna discipline humana como los apartados de today especia-
lidad, los letrados y los iletrados: al folklore pueden contribuir
todos los que sientan nuestra vida national en sus aspects tra-
dicionales, en sus formas solemnes, como en sus modalidades
pequefias, humildes, cotidianas: amor a la vida national, que
vale tanto como decir comprensi6n profunda y generosa de nues-
tra vida, es lo finico, es la sola condici6n del folklorista cubano.
3'-Aunque es empresa muy dificultosa sefialar los limits
de la tradici6n popular, por lo mismo que las formas puramente
artisticas han llegado al pueblo much mas de lo que se cree,
conviene, para ir deslindando los campos, que el folklorista, al
realizar sus indagaciones, procure fijar:
Si el dato folkl6rico suministrado (romance, d6cima, cuento,
leyenda, adivinanza) lo aprendi6 la persona que lo cuenta por
haberlo oido o por haberlo leido; si es en la forma primer
convendria que se fijasen algunos particulares como 6stos: cuinto
tiempo hace que aprendi6 el narrador lo que refiere, quin se
lo ensefi6 y de qu6 nacionalidad era, el lugar en que lo aprendi6;
si es en la segunda forma, indiguese sobre la clase de libro que fu6
leido por el narrador, el tiempo que haee de la leetura, etc., etc.
Tambi6n es necesario que se fijen estos datos: el nombre del
narrador, su edad y su lugar natal.
4--El folklorista necesita mas que nadie de la buena fe.
Mas que con didivas (en ocasiones peligrosas porque pueden
despertar la codicia y mover al narrador a inventar enredos,
patrafias y mentiras) es con la buena fe, es con la ingenuidad
y la humildad, como se gana al pueblo para el folklore. Pro-
crese. en las indagaciones huir de las preguntas abstractas;
mu6vase la memorial del narrador citindole versos, indicAndole
principios del cuento que se busque, citindole siempre algin
element plastico, muy visual, que pueda vivamente herir su
imaginaci6n.
59-Aunque los datos que facility el narrador sean muy co-
nocidos, no deben desecharse nunca: lo que no tiene interns
estetico, quiza lo pueda tener filol6gico o hist6rico. En el folk-
lore nada sobra.








CUESTIONARIO DE LITERATURE POPULAR CUBANA


ROMANCES

Los romances que tienen un asterisco (*) son los que sospe-
chamos puedan encontrarse en la tradicidn oral de Cuba; los
que tienen dos (* ) son los que positivamente se han encon-
trado.

1.- Madre, a la puerta hay un nifio
mfs hermoso que el sol bello,
parece que tiene frio,
porque esti medio en euero ( *).

(Se refiere al nifio Jesis. No es muy frecuente en Cuba.)

2.-El nifo perdido. El nifio Jesis se pierde. La Virgen
y San Jose van en su busca.

Ya legaron donde habia
tres mozas, y son doncellas,
le preguntan que si han visto
al redentor de la tierra.
Le dice la mis mayor:
sefiora d6 usted las sefias.
Lleva zapatitos blancos
y unas moraditas medias
y una tinica morada
bordada con seda negra.

Responde que le ha visto, que cen6 con ella y que rechaz6
la buena cama.

En el iltimo rinc6n
puso cruz por cabecera.

3.-De Pasion.

Navegando va la virgen,
navegando por la mar;
los remos trae de oro,
la barquilla de crystal,









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


el remador que remaba
va diciendo este cantar:
por aquel camino arriba,
por aquel camino real,
por el rastro de la sangre,
a Dios hemos de encontrar.

Otro de Pasi6n.

Por la calle la Amargura
va la Virgen preguntando
que si han visto a Jesucristo,
a Jesucristo su amado, etc.

Otro mds.

Jueves Santo al medio dia
Jesucristo caminaba,
con una cruz en los hombros
de madera muy pesada, etc.

4.-Testamento de Cristo. (Morir os queredes Padre, a lo
divino.)

Estaba la Magdalena
al pie de la cruz sentada
contemplando los tormentos
que Jesucristo pasaba.

-Morir quereis, mi Sefior,
padre de toda mi alma
que hab6is hecho un testamento
que a todo el mundo le agrada:

A San Miguel dais el peso
para que pese las almas,
a San Pedro dais las Haves
para que las puertas abra
y yo, como soy mujer,
me quedo desheredada.










CUESTIONARIO DE LITERATURE POPULAR CUBANA


-Calla, calla Magdalena
que no te tengo olvidada;
en el reino de los cielos
tengo una silla guardada.

5.-Las almenas de Toro, a to divino.

Por la escalera del cielo
se paseaba una doncella
vestida toda de blanco,
toda la gloria esti en ella.
Jesus pregunta a San Juan
-Aquien es aquella doncellat
-Vuestra Madre el buen Jesfis,
-Vuestra Madre, hermosa y bella.

5 bis.-El paso de la Virgen.

Por aquel postigo viejo
y que nunca fu cerrado,
por alli pas6 la Virgen
vestidita de encarnado, &. (* ). (1)

6.-La Purificaci6n de la Virgen.

Ya sale a misa la virgen
al temple de Salom6n
y para salir a misa
tres tortolillos llev6.
Toca blanca en su cabeza
con muy grande resplandor,
la basquifia que l1evaba
de la oliva blanca flor.

7.-La divina panadera.

La virgen esti cerniendo
en un sagrado portal,

(1) La Srita. Carolina Poneet oy6 estos versos a una joven eubana,
que los habia aprendido en Cuba y que no recordaba mis. Tienen uwna
gr.n importancia traditional, pues renuerdan uno de los romances ael
Cerco de Zamora. Quizf haya aqui la huella de un romance hist6rico.










SACHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO

los cedazos son de oro,
la varilla de cristal,
la masa sin levadura,
el agua sin calentar.
iOh qu6 rica panadera!
iquidn comiera de su pan!

8.-La Confesidn de la Virgen.

La virgen Santa Maria
Madre del Verbo divino,
guarnecida de humildad
fu6 a confesarse un Domingo
no es por pecado que tuvo
ni ella en su vida los hizo.

(Se confiesa, pecado por pecado, y declara en el septimo:
"que hurt6 el verbo divino".)

9.-La romera.

Por unos campos floridos
se pasea una romera
toda vestida de azul
de los pies a la cabeza,
y estindose paseando,
con el rey senior se encuentra.
SQue hace aqui la romerilla
solita y en esas tierras?

El rey vuelve a su palacio y no puede desde entonces hacer
nada. Van los pajes a buscar a la romera y 6sta los despite,
diciendoles:
Si 61 es rey de sus vasallos,
yo Reina de cielo y tierra.

10.-El anma romera de Santiago.

Cuando yo me moria
mis padres se me dormian










CUESTIONARIO DE LITERATURE POPULAR CUBANA


ni ellos me encendian luz,
ni yo pedirla podia
el alma va a un rio abajo
por donde paso no habia;
gritos que daba aquel alma,
en el cielo los ponia.
Un caballero la oy6
que
-Si eres alma pecadora
Dios venga en tu compafiia.
-Alma pecadora soy,
desta noehe fenecida.
-Toma esa vela en la mano
ve a Santiago de Galicia.
i Qu content que iba el alma!
i c6mo brincaba y corria!

11.-El Penitente.

AllA arriba en alta sierra
alta sierra y montesia
habitaba un ermitafio
que vida santa facia.

(Llega un caballero y pide confesarse: pregunta, "por Dios
y Santa Maria, que si hombre que trata con mujeres tiene el
anima perdida". El ermitafio le pone terrible penitencia: meti6-
ralo en una tumba-donde una serpiente habia,-que daba es-
panto de verla-siete cabezas habia.)

12.-Difunto penitente.

Un mozo muere sin confesi6n, despuks de deshonrar a una
doncella. Cuando se lo van a levar los diablos, int.erviene San
Francisco. Le manda volver al mundo para hacer penitencia
y a ganar una dote para la mujer deshonrada. Entra con un
labrador a gobernar su hacienda. Enciende una gran hoguera:

en medio de ella se mete
se quemaba sus vergiienzas...










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


El amo recibe aviso, lo sabe todo y da al mozo cien ducados
para la doncella.

Aguard6 fuera por agua
y al camino le saliera
le dice si la conoce;
ella se qued6 suspense:
en algo me pareci6
un mozo de aquesta tierra.

Entrega los cien ducados. Hasta entonces no tendran fin
las penas para 1l.

13.-La devota del Rosario.

Es una princess muy devota del rosario. Reza tres:

el uno al amanecer,
el otro a la media dia
el otro a la media noche
cuando sus padres dormian.

La virgen se le aparece un dia y se la quiere Ilevar. La
lleva junto a una fuente.

Alli estarh siete afios
menos un dia
sin comer y sin beber
ni hablar con alma nacida.
Una palomita blanca
vendrk a verle cada dia,
en el pico atravesada
traerh una flor amarilla
con el olor de la floor
quedarh fortalecida.

14.-El Moro cautivo.

Canta moro, canta moro,
canta moro por tu vida
Le6mo he de cantar, senior,
si entire gente no podia?










CUESTIONARIO DE LITERATURE POPULAR CUBANA


La princess se escapa con el moro. Llegan a las costas de
Turquia. El moro amenaza con dar mala vida a la princess y
entonces la princess se encomienda a la virgen:

la nave vuelve,
al punto de partida.

15.-Santa Irene.

Cuenta el rapto de una joven por un traidor caballero, que
se aprovecha para su infamia de la hospitalidad que le dan en
casa de la doncella. El caballero la degilella. De la cabeza de
la joven nace una ermita.

Al cabo de much tiempo
el traidor por alli pasa
y pregunta a unos pastors
que sus ovejas repastan
-- Cuya es aquella ermitica
tan blanca y tan dibujada?

Le dicen que es de Elena (Sta. Irene) y el matador va a
pedirle perd6n.

Hay otras versions de versos de seis silabas:

Estando una nifia
bordando corbata
con aguja de oro
y dedal de plata
pas6 un caballero
pidiendo posada...

16.-Romance de Elena o Ilenia.

A las puertas de mi padre
un traidor pidi6 posada,
y mi padre como noble,
al moment se la daba.
De las tres hijas que tiene










ABCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


le pidi6 la mis galana.
-Yo mi hija no te la doy
que no quiere ser casada...
El traidor que ha oido esto
.ha tratado de robarla
la sac6 por un balc6n
en favor de una criada...

MAs adelante contiene estos versos que recuerdan a una
canci6n que cantan las nifias:

Yo en casa de mis padres
Elenita me llamaba,
y ahora aqui en estos montes,
Elena la desgraciada... ( *)

17.-Romance de la venganza del honor, que refiere c6mo
una joven por guardar su honra, di6 muerte a un caballero:

For un caminito angosto
se pasea una blanca nifia,
con la falda levantada
y la nieve a la rodilla,
miraba a un lado y a otro
por ver si alguno la via,
la estaba viendo un gain
de los que la pretendia...

18.-Romance de la Infantina.

En los campos de Carmona
donde va el agua a Sevilla,
por un senderito angosto
una romera camina...
Ya le ha cogido la noche
en una oscura montiia;
se ha arrimado a un arbolito
el que mejor parecia,
vi6 venir a un caballero
que para el pais venla.










CUESTIONARIO DE LITERATURE POPULAR CUBANA

19.-El convidado de piedra.

Un dia muy sefialado
fu4 un caballero a la iglesia
y se vino a arrodillar
junto a un difunto de piedra.
TirAndole de las barbas
estas palabras dijera:
-"Para la noche que viene
yo te convido a una cena."
A eso del anochecer
lleg6 el difunto a la puerta...
Le acercaron una silla
para que se siente en ella.
-Cena, si quieres cenar,
que ya esti la cena puesta.
-Yo no vengo por cenar
vengo por ver como cenas,
vengo por ver si cumplias
la palabra que ties puesta.
Para la noche que viene
te convido yo a otra cena.

Y el mismo tema, con variantes:

"Calavera yo te brindo
esta noche a la mi fiesta.
No hagas burla, el caballero.
Mi palabra doy por prenda."

DespuBs, la invitaci6n a la iglesia, a media noche:

A las doce de la noche
va camino de la iglesia,
en la iglesia hay en el medio
una sepultura abierta.

20.-Romance del Conde Nino.

Se levanta Conde Nifo
la mafiana de San Juan,










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


a dar agua a su caballo
a la orilla de la mar. (* *)

21.-Romance del Caballero. (Muerte de la Reina Merce-
des, primera mujer de Alfonso XII.)

Donde vas el caballero
donde vas triste de ti,
que ya tu querida esposa
muerta esti, que yo la vi.

(Este romance se canta por los nifios refiriendo la muerte
de la reina Mercedes. Se desea ahora encontrar una version
donde aparezcan 6stos o anhlogos versos, que son los de un ro-
mance antiguo.)

22.-El Prisionero.

Mes de mayo, mes de mayo
cuando los grandes calories
cuando los toros son bravos
los caballos corredores,
cuando los enamorados
enraman a sus amores
unos con dulces naranjas
otros con agrios limones.

23.-Gayferos.

Estando la condesina
en su palacio real
con peines de oro en la mano
para su hijo peinar:
-Dios te enereciente, mi nifio
Dios te deje encrecentar
que la muerte de tu padre
tu la vayas a vengar...

GalvAn oye esas palabras. Manda que maten al nifio. Los
criados tienen compasi6n y matan una perra. El nifio en-









CUESTIONARIO DE LITERATURA POPULAR CUBANA


cuentra a un tio suyo y se va con 61 a su casa. Pasan afios
y Gayferos, con su tio, venga la muerte de su padre.

24.-Conde Alarcos.

Tristeza tiene la infant
mfs cuidado que alegria,
porque el rey no la casaba
ni de ello cuidado habia.

Pide al rey que la case con el Conde Alarcos. El rey llama
al Conde:

Conde, mata a tu mujer
para casar con mi hija.
Si no la matas buen Conde,
la vida te costaria. (*)

Hay una escena desgarradora y el Conde realize el birbaro
mandate.

25.-Romance de la niia que va a la guerra.

Reventada seas Maria
por en par del coraz6n.
De tres hijas que has tenido,
entire ellas ningfin var6n.
No lo ha oido la del medio,
ni lo ha oido la mayor
lo ha oido la mfs pequeia
que se esti peinando al sol. (*)

26.-Doia Isabel de Liar.

Dofa Isabel se pasea
en su palacio real,
mirando sus campos verdes
romeritos ve pasar,
no van a pie los romeros,









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


en buenos caballos van
Isabel ya los ha visto
las puertas manda a cerrar. (*)

Entran los criados del rey y dan muerte a Dofia Isabel,
porque tenia hijos del rey y la reina no los tenia.

27.-Silvana.

Se pasea Silvana
por una huerta florida
vihuela de oro en la mano
i y qu6 bien que la tafia!
Su padre la estd mirando
desde un mirador que habia.

El padre la require de amores.

Mas las penas del inferno
qui6n por vos la pasaria?
Padre Santo tengo en Roma
que me las perdonaria.

(Es el tema divulgadisimo de Delgadina.)

28.-Aliarda.

Ya tocan a misa en Roma
en la iglesia de San Pablo.
Dice misa el arzobispo
y predica el Padre Santo.
Entran Condes y Marqueses,
personas de gran estado.
Entra el Conde del Laurel
con el niflo de la mano
Galiarda estaba en misa
del nifio se ha enamorado.

(Escenas de galanterias. Recur .dos del tema de Gerineldo.)








CUESTIONARIO 1) LITERATURE POPULAR CUBANA


29.-Bernardo y la Romera.

Al Conde le llevan preso
al Conde Miguel, al prado;
no lo llevan por ladr6n
ni por cosas que ha robado
por esforzar una nifia
en el camino de Santiago.
Como era hija del Rey
sobrino del Padre Santo
como era de tal linaje,
a muerte le sentenciaron.

Acude Bernardo, que es primo suyo, para salvarlo. Se en-
cuentra una romera. Le cuenta que estan ahorcando a su primo.
Llega a tiempo de salvarlo.

(Este tema lo he oido referir, pero en prosa. Se unia, ie
una manera inesperada al Romance de Gerineldo.)

30.-El Conde Sol. (LTransformaciones del tema de Ber-
nardo el Carpio?)

Grandes guerras se publican
entire Espafa y Portugal
y nombran al Conde Sol
por capitAn general.

(Es una version que recogi en la Habana del Romance de
Gerineldo, uno de los mas lindos entire los picarescos, aparecia
una alusi6n en prosa al tema del Conde Sol. Es popularisimo
el romance en Andalucia. Los temas andaluces son familiares
en Cuba.)

31.-Muerte del Maestre.

Mafianita de los Reyes,
la primer fiesta del afio,
cuando damas y doncellas
al rey piden aguinaldo.









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


Dofia Maria pide al Rey la cabeza del Maestre de Santiago
y el Rey hace degollar al Maestre y le envia la cabeza a Dofia
Maria.

La agarra de los cabellos
y se la tira al alano;
el alano es del Maestre
y bien conoce a su amo,
cogi6la con los sus dientes
y llev6sela a sagrado;
faz con las patas la fuera
do la cabeza ha enterrado.

32.-Muerte del Principe D. Juan.

El nifiito esta malito,
iay el nifiito esta malo!
Cuatro medicos lo asisten
de los mejores de Espafia.

Uno dice que se muere,
otro dice que no es nada
y el mAs entendido dice
que a la comuni6n alcanza. (* *)

(Este romance refiere la muerte del principle D. Juan, finico
hijo de los Reyes Cat6licos. Lo encontr6 fragmentario, en la
ciudad de Cienfuegos. Debe existir en Trinidad y en otras
poblaciones antiguas de Cuba. Sera de much interns comple-
tarlo. El romance no es de los que abundan en Espafia.)

33.--Diego Leon.

En una ciudad famosa
que la llaman de la Algarba
habia un bizarre mozo
que Diego Le6n se llama.

(Amores de D. Diego con Dofia Juana: el padre se la niega.
Dofia Juana quiere casarse; entonces el padre resuelve dar









CUESTIONARIO DE INTERATURA POPULAR CbUANA


muerte a Diego, pero D. Diego triunfa y muere el padre de
Dofia Juana.)

34.-El caballero herido a traici6n.

Una noche muy oscura
de reltmpagos y truenos,
de su casa a la posada
se paseaba un caballero.
El vestido que tenia
todito le relumbraba;
sombrerito con tres plumas
una blanca y dos moradas... ( *)

35.-Los cautivos Melchor y Laurenza.

Maianita de San Juan
el sol al cielo se lleva;
por la marina caminan
muchas damas en conseja,
iban delante las damas
el buen Melchor y Laurenza,
que es propio de enamorados
adelantarse una legua.

(Los moros les cautivan. Despu6s de muchas peripecias
recuperan la libertad y llegan a casa de Laurenza, donde la
madre reconoce a los cautivos. Los cautivos se casan despues.

36.-Amor constant.

Un Domingo fui a misa,
nunca pude descansar.
Me cogi la carabina
y al monte me fui a cazar.
Yo la caza no la he visto
ni tampoco que cazar
sino una blanca palomba
en un alto palumbar.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Tratan de casarse. El padre la encierra en una torre:

No llores blanca palomba,
no tienes por qu6 Ilorar.

Los tres hijos y los mios
hermanos se han de llamar
vestiran de pafio fino,
calzarAn de Cordobhn,
beberkn del mesmo vino,
comerdn del mesmo pan.

37.-Princesa enamorada de un segador.

El emperador de Roma
tiene una hija bastarda
la queria meter monja
y ella quiere ser casada.
Ha visto tres segadores,
segando verde cebada.
De los tres el mks pequeflo,
de todo diferenciaba:
llevaba manija de oro
y la pose plateada,
zamarra de terciopelo
y manga de filigrana
le ha mandado a llamar
con un criado a su casa.

38.-La Dama y el Pastor.

Estaba un pastor
y estaba de amores
muy enojado.

Pregunt6le una dama
si queria ser casado
Iay Dios! (**)

(La dama enamora al pastor, pero el pastor no hace caso de









CUESTIONARIO DE LITERATURE POPULAR CUBANA


sus amores, porque tiene que ir a la sierra a cuidar de su ga-
nado, de su casa, de su mujer y de sus hijos.)

39.-La consult del paje.

Oyeme mi paje, Diego
que de ti estoy namorada
que me muero por tu amor
y tu no me sabes nada.

El paje no se atreve. Determine pregunt6rselo a su amo,
padre de la doncella, sin decirle el nombre de la mujer. El
amo le contest:

Esa mujer paje Diego,
te la esth Dios enviando,
y con los brazos abiertos,
admitela sin reparo.

40.-Gerineldo.

Gerineldo, Gerineldo,
paje mio mis querido, etc.

(La princess enamora a Gerineldo.) (**)

41.-El Mozo enamorado.

Ponte de codo en la cama,
dama de cuerpo delgado
te contar6 lo que pasa,
entire dos enamorados.

(Pasan la noche hablando los dos, a solas.)

Hasta que sea de dia
y venga el lucero claro;
tu te irfs para la cama,
yo me ir ca mis amos.
Echo el arado en los bueyes,









ARCHIVOS DEL 3'OLKLORE CU"NO


me voy a labrar el eampo
para empezar a cantar
surco arriba, surco abajo,
cuando me acuerdo de ti,
doy un golpito al arado,
y digo i Dios de los cielos!
Scufndo se pondri el sol bajo?

42.-La Zagalita en la fuente.

Zagalita, zagalita,
bien te puedes ac-rdar
cuando fuiste a por agua,
a la fuente del rosal;
en la cintura llevabas
un ramito de arrayan
y te se cay6 en la fuente,
te pusistes a Ilorar.

(Pasan tres galanes y disputan por sacarle el ramito.)

43.-La bella en misa.

Mafianita de San Juan
maianita de primor,
donde damas y galanes,
van a oir misa y serm6n,
y esta dama va en el medio,
que de todas es la flor.
Lleva saya sobre saya
y jub6n sobre jub6n,
el que decia la misa,
no la pudo decir no
el que la estaba ayudando,
las vinajeras quebr6
las damas mueren de envidia
y los galanes de amor.










CUESTIONARIO DE LITERATURE POPULAR CUBANA

44.-La adiltera.

Yo me levantara un lunes,
un lunes por la mariana
y tocando mi parrilla,
y tocando mi guitarra.


(Quiere burlar a la dama el caballero.
a su marido.)

Quien te me diera marido,
tendido en aquella sala,
con los pies amarillitos,
la cara desfigurada,
y yo vestida de luto,
llorando de mala gana.

45.-La esposa infield.

Mafianita, mafianita
de San Sim6n,
estaba la sefiorita sentadita
en su balc6n. (* *)


(La enamora un caballero. El marido vuelve
y mata a la esposa infiel.)

46.-La vuelta del marido. (Es el tema de
Soldado: es una version Ilena de gracia poetica.)

SCuinto daria la Blanca
por saber de su marido
-Le diera mis cien yegiiitas
y en ellas un potro lindo.
-Algo mfs daria la Blanca,
que mis vale su marido.
-Le diera mis tres molinos,
que alli bajo estAn en el rio,
el uno muele canela,
el otro granos de trigo


La dama maldice


de la caceria


las sefias del










ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


y el otro granillos de oro
que del mar habian venido.
-Algo mis daria la Blanca,
que mas vale su marido.
-Le diera mis tres hijitas,
que bordan en el castillo:
la mayor borda con seda,
la median seda e hilo
y la mas pequefia en oro,
camisas de mi marido. (* *)

47.-La novia del Conde de Alba.

Le anuncian que se casa con otra su novio. Se mete en su
cuarto. Cuando a lo lejos ve venir al Conde de Alba dice:

Conde de Alba, conde de Alba,
conde de Alba de mi vida,
que me han dicho que te casas,
con dama de gran valida."
-"Quien te lo vino a decir,
que mentira no decia."
Al oir estas palabras,
cay6 difunta la nifia.

48.-La doncella vengadora.

Por aquellos campos verdes
una muchacha venia,
viste saya sobre saya
y un jub6n de cotonia.
Bien le viera un caballero
traidor que la pretendia...
Alcanz6la en unos montes
los mks desiertos que habia:
di6rale unas siete vueltas,
derribarla no podia.

En la lucha se apodera la doncella del pufial del caballero
y le da muerte. Es un tema analogo al romance conservado
en el cantar infantil de Isabel:









CUESTIONARIO DE LITERATURE POPULAR CUBANA


En Madrid hay un palacio
que le lHaman de Oropel...

49.-Guardadora de un muerto.

En las huertas de mi padre
herido me lo he hallado
curele de sus heridas
con rosas y vino blanco,
atelo de sus heridas
con tocas de mi tocado,
cada vez que le iba a ver
parecia vivo y sano.
Van dias y vienen dias
la came se iba dafiando
ia qui6n contar6 mi mal
a quin contarlo podria?
Un caballero ayuda a la mujer a enterrar al muerto.

50.-La Gallarda.

Estfndose la gallarda
en su ventana florida
vi6 venir un caballero
caballo blanco traia.
-Sube arriba, caballero
sube, arriba, por tu vida.
Al subir las escaleras
alza los ojos arriba,
viera cien cabezas de hombre,
colgadas en una viga.
Gallarda pone la mesa,
caballero no comia,
Gallarda escanciaba vino,
caballero no bebia;
Gallarda hace la cama,
caballero bien la mira.
(Esconde la nifia un pufial de oro en la cama, pero el caba-
llero la ve y mata con 61 a la terrible mujer.










ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


51.-La Serrana de la Vera.

Estaba la serranita
paseando en la ribera
vido venir un soldado
desertado de la guerra.
Le ha cogido de la mano
y a su cueva se lo leva.
Le ha mandado facer lumbre
con huesos y calaveras...

Despu6s de varias escenas de espanto y amor, el soldado huye:

Vuelve, vuelve soldadillo
vuelve por ]a tu montera.
Yo no vuelvo, serranilla,
aunque de oro y plata fuera.


52.-Vergilios.

Ya prendieron a Virgilio,
ya prendieron a Vergel,
ya prendieron a Virgilio
a los presidios con 61.
Siete afios ha estado alli
nadie que lo vaya a ver
si no es que la carcelera
que le sube de comer.
-- Qu6 hace mi amigo Virgilio,
que hace mi amigo Vergel?

El rey le pone en libertad.


53.-La dama pastora.

D. Bueso tiene que ir a la guerra. Recomienda que cuiden
a su Marianilla. Pero la suegra en seguida en lugar de aten-
derla, la manda a pastorear el ganado, disfrazindola de zagala.
D. Bueso vuelve de la guerra y habla con ella:










CUESTIONARIO DE LITERATURE POPULAR CUBANA


Dime zagaleja,
de dulce mirar
la tu meriendilla
tu me la dards?
-La mi meriendilla
yo te la daria
si no es por una suegra
que me refiiria. (*)

D. Bueso va a su casa sin darse a conocer, y le entregan la
zagala.

54.-Hilito de Oro.

Hilito, hilito de oro
yo jugando al ajedrez, &. (**)

55.-El Caballero y el Agua.

A la quinta, quinta, quinta
de una sefora de bien
llega un lindo caballero
corriendo a todo correr. ( *)


LAS DECIMAS

Es el metro por excelencia en la poesia de nuestros guajiros.
Debe hacerse una recopilaci6n muy vasta en las ciudades viejas
Y del interior de Cuba: ofrecerAn esas 6ecimas caracteres pro-
pios, bien distintos de los de los pueblos costefios. Cada d6cima
que se recoja debe tener la indicaci6n clara del sitio en que se
hall, el nombre del recitador y otras condiciones relacionadas
eon el modo que tuvo de aprenderlas. (Repetimos aqui lo que
indicamos en la observaci6n general porque siendo una produc-
ci6n mis propia de nuestros campos y mis reciente, es mis
ficil localizar la elaboraci6n de la d4cima que las otras mani-
festaciones de nuestro folklore.) Investiguese especialmente so-
bre las decimas relacionadas con nuestras guerras de indepen-
dencia, y tritese de comprobar la afirmaci6n de Ram6n de










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Palma (Cantares de Cuba, Revista de la Habana, 1856, t. III),
referente a que muchas d4cimas nuestras reproducen versos de
comedies espafiolas antiguas.

JUEGOS INFANTILES

Versiones completes y mimica correspondiente, si la tuvie-
ran, de los siguientes juegos de nifios:
A Al Animo, al animo, la fuente se rompi6...
# De la villa, la villa la mar,
por aqui no se puede pasar...
n Estaba la phjara pinta,
posada en su verde lim6n...
0 San Serafin del monte,
San Serafin cortes...
0 Una, una, una,
una dos y tres,
y eran tres hermanas,
y una eran las tres...
< Esta es la llave de Roma, y toma...
E El caballo se ha perdido,
ensillado y enjaezado...
0 Juego de las cintas.
n Juego de los Santos.
M Juego de las muecas.
o Juego del Piquiriquen, palo pisado.
o Juego de las comadritas.
3 Juego de Martinejo.
# Juego del conejo.
0 Juego del palito encendido.
o Juego de: "Al tin tin de la caravela,
que al que se duerma le doy una pela."
W Juego de las viandas.

JUEGOS Y CANTOS INFANTILE

Ejemplos:
Al animo, al animo,
la fuente se rompi6, etc.
El juego de la candelita...










CUESTIONARIO DE LITERATURE POPULAR CUBANA


CUENTOS UNIVERSALES

Blanca de Nieve, Pulgarcito, la princess que durmi6 cien
aflos, etc., etc.

CUENTOS

0 Historia del Principe Estrellado y del Principe Coronado.

(Una mujer perverse roba a la reina dos principitos gemelos
nacidos en ausencia del rey, haciendole career a 6ste, a su regre-
so, que la reina ha dado a luz dos gatitos. Los principles son
arrojados al rio en una caja embreada y los recoge un molinero.
La historic relata las aventuras de los dos nifos hasta que
logran reconquistar su posici6n en la corte, y libertar a la
reina, que estk emparedada por haberla creido el rey culpable
de encantamiento.)

Historia de Perico Tiioso.

(Un nifio ha lavado sus cabellos en una fuente maravillosa,
y se han transformado en hilos de oro. El nifio los oculta siem-
pre por medio de un pafiuelo, lo que hace career a la gente que
padece de tifia. Relata una series de aventuras de encanta-
miento.)

0 Historia del Principe Fortuna.

(El hijo menor de un rey le pide permiso para correr for-
tuna. Le persigue su enemigo, pero 61 se libra arrojando hacia
su espalda tres objetos migicos: una pastilla de jab6n, un peine
de alfileres y un pufiado de sal, que se transforman respectiva-
mente en una cuesta resbalosa, un bosque y un mar. Narra
las aventuras del joven hasta que regresa a la casa paterna.)

# Version cubana de "Ali Babd y los cuarenta ladrones".

SId. id. del cuento de Juan Soldado. Hay una andaluza
ublicada por FernAn Caballero; pero aqui existe otra. En am-
[as un difunto se aparece a Juan, despues de pedirle permiso











ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


gritando "Caigo o no caigo?" y va cayendo a trozos por la chi-
menea.

ADIVINANZAS

Ejemplos:

Estando quieto en mi casa
me vinieron a pescar,
me qued6 preso, y mi casa
por la ventana se fu6.
(El pez cogido en la red.)

Pico sin pico
y vuelo sin alas.
(La pica-pica.)

REFRANES

Ejemplos:

No hay azfcar como la de mi ingenio.

Al negro, aunque vaya en coche
siempre le coge la noche.

MOTES APLICADOS A LOS NATURALES DE ALGUNOS PUEBLOS DE LA
ISLA, O BIEN A CIERTO PERSONAJE IMAGINARIO QUE SE SUPONE
HABER EXISTIDO ALLi.

Ejemplos:

Cazueleros, a los nacidos en Guanabacoa; pilongos, a los bau-
tizados en la parroquia de la ciudad de Santa Clara; el bobo
de Bataban6, etc.

LOCALISMOS Y OTRAS PARTICULARIDADES DEL
VOCABULARIO CUBANO

Ejemplo:
Cuatro esquinas, aplicado en Trinidad a las boca-calles.









CUESTIONARIO DE LNTERATURA POPtLAR CI3ANA


CUENTOS, LEYENDAS O TRADICIONES LOCALES EN QUE FIGURE APA-
RECIDOS, SERIES MISTERIOSOS, DUENDES, ETC., O EN QUE SE RE-
LATEN HECHOS MILAGROSOS. SON INTERESANTES ESTOS TEMAS
DE INDAOACI6N.

Ejemplos:
Leyenda del Charco del negrito. De un lugar cereano a
Punta Brava?
Leyenda del indio de Bayamo.
Leyenda de la luz de Bujamey (Bataban6).
Leyenda de la Cruz de la sierra; del arriero (Bejucal?).
Leyenda del abra del Yumuri.
Narraciones de milagros del Padre Santo en Guanabacoa.
Narraciones de milagros del Padre Valencia, de Camagiiey.
Leyendas del Cristo de la Vera Cruz en Trinidad.
Leyenda de la Cueva de la Virgen (en Trinidad).
Leyenda de la vida y la muerte del Conde de Barreto en la
Seiba (Marianao).

CONJUROS, SUPERSTICIONES Y ORACIONES

Ejemplos:
"San Cen6n soldado,
enfila a (fulano) en tu batall6n,
y 1vatelo para otro lado."
Ritos supersticiosos, como el que se practice en algunos nu-
ares del interior, que consiste en dar cierto nfimero de azotes
un arbol que no de fruto, para hacerlo fecundo. Relatar la
rdctica con todos sus detalles.

ORACI6N DEL NIbMA SOLA

A las doce de la noche, puesta de rodillas la persona que
esea una gracia, da tres golpes secos en el suelo y llama: "An-
onia Gervasia, Antonia Gervasia" (6ste es el nombre del Anima
ola). La primera noche se aparece el Anima en forma de una
iia, la segunda como adolescent y la tercera como mujer.



















PADRE DOBAL, MI SOMBRERO!

POR
FRANCISCO G. DEL VALLE


Que lejos estaba el autor de esta frase-que con tanta ira
e indignaci6n la profiri6 en noche memorable-, de que ella iba
a ser despu6s objeto de chanza por parte de los cubanos; de
que ya no seria repetida otra vez en forma airada para ganar
precipitadamente la calle; ni que volveria a producer mis la
alarma que entonces ocasionara. Si llena de c6lera y de rabia
sali6 por primera vez de los labios de un rector, fue para ser
repetida luego por estudiantes y profesores y por toda la ju-
ventud cubana en son de mofa y para producer hilaridad.
iPadre Dobal, mi sombrero! iPadre Dobal, mi sombrero!
decian los j6venes al pedir el suyo, cuando se retiraban de al-
guna visit o reuni6n. iPadre Dobal, mi sombrero! decian los
abogados en sus escritos a los jueces, cuando no se explicaban,
o eran del todo improcedentes, las providencias, autos o sen-
tencias que dictaban. iPadre Dobal, mi sombrero! eran, en
fin, las palabras que con frecuencia se oian en la calle cuando
dos amigos cambiaban el saludo.
D6nde, cuando y por que motivo se origin esa frase, es lo
que vamos a referir ahora, aprovechando la oportunidad de
cumplirse hoy el XLII (1) aniversario de su aparici6n.
Existia en La Habana el afio de 1876, un colegio fundado
hacia much tiempo, con el nombre de San Anacleto, por el
senior don Ram6n Iduate, del cual colegio se hizo cargo en
1857, el inolvidable habanero don Francisco Casado y Alayeto,
que fu6 quien acredit6 y elev6 a gran altura dicho plantel, si-

(1) Fu6 escrito este articulo el 29 de Octubre de 1918.








PADRE DOBAL, MI SOMBRERO!


guiendo las huellas de El Salvador y arando sobre el hondo sur-
co que 6ste habia abierto. Los sentimientos de justicia y de
libertad, la conciencia del derecho y del deber, alli, en San
Anacleto, tambi6n se cultivaban y despertaban. No es extra-
fio, por eso, que tales principios y normas de conduct inculca-
dos por verdaderos mentores dieran, frente a la injusticia, el
crime y el despotismo, 6pimos frutos. De San Anacleto, al
igual que de El Salvador, sali6 una pl6yade de j6venes que,
si honraron las ciencias y las artes, honraron asimismo la Pa-
tria, escribiendo con su valor, heroismo y martirio gloriosos,
inmarcesibles p6ginas de nuestra historic revolucionaria.
A la muerte de Casado, ocurrida en junio de 1870, se hizo
cargo de la administraci6n del establecimiento el senior Dio-
nisio Le Prince, quien, en la ppoca a que se contrae este relato,
habia logrado dotarlo de un competent cuadro de profesores,
como don Eduardo F. Pl1, don Pedro Vald6s Ragu6s, don Ri-
cardo J. Potestad y Cordero, y nombrando Director al ilustrado
presbitero don Manuel Jcse Dobal y Garcia.
Pues bien, en la noche del domingo dia 29 de octubre de
1876, se efectuaba en el citado colegio San Anacleto, en su
nuevo local, Industria esquina a Barcelona, una fiesta al objeto
de distribuir los premios entire los alumnos del mismo, y cele-
brar el nombramiento de Director recaido en el talentoso y
popular orador sagrado presbitero Dobal, que de tantas sim-
patias gozaba entire los cubanos, aumentadas en esos mementos
por la persecuci6n political de que era victim.
Era, por consiguiente, natural, dados los antecedentes ex-
puestos, que a la fiesta organizada con ese double objeto por
los profesores y discipulos de tan acreditado plantel, asistiera
numeroso pfiblico, Avido de testimoniar su afecto y adhesion
al Padre Dobal, en quien veian al continuador de la obra co-
menzada por Casado hacia veinte afios.
Presidia la fiesta el doctor Juan Bautista Ustfriz, Rector
de la Universidad de La Habana desde 1867, invitado expresa-
mente por el Padre Dobal. Abierta la velada ocup6 la tribune
el nuevo Director, quien record a todos, y especialmente a la
juventud, al primero de los maestros cubanos, al just, santo y
sabio Don Pepe, indicando que la send por 61 trazada era la
fmica que debia seguirse, si queriamos vestir la toga viril. La
frialdad con que fu6 recibido el discurso por la presidencia,








ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


hizo contrast con el calor de los aplausos prodigados por todos
los concurrentes.
DespuBs hizo uso de la palabra uno de los profesores del
establecimiento, el joven don Ricardo J. Potestad, cuyo dis-
curso rebosante de patriotism, tenia que ser acogido con entu-
siasmo, y lo fu6 al punto de verse interrumpido por los frecuen-
tes aplausos y muestras de aprobaci6n de todos los oyentes, a
excepci6n del doctor Ustariz, en el cual se pudo notar el des-
agrado y mal efecto que le causaban las palabras del orador.
La excitaci6n y el entusiasmo crecientes de la concurrencia,
corrian pareja con el disgusto y desagrado de la presidencia,
cuando escal6 la tribune el senior Bernardo Costales y Sotolon-
go, quien por su intima amistad con PlA y Potestad, habia side
invitado a tomar parte en el acto que se celebraba. Recit6 ur.a
poesia titulada iAdelante!, dedicada a los sefiores Dobal, Pla
y Potestad, cuya primera estrofa terminaba asi:

En vosotros, enkrgica, levante
el triunfante pend6n de la victoria
y al entusiasta grito de jAdelante!
postrad a vuestros pies la vil escoria.

Se oyeron ruidosos aplausos que, intempestivamente, fueron
silenciados por una voz col6rica que gritaba:

iQuB se calle ese mozalbete! Qu6 es eso de vil escoria?
iAqui se insult al Gobierno! iPadre Dobal, mi sombrero!
iPadre Dobal, mi sombrero!

Parecia que la fiesta no iba a poderse terminar; pero la
energia, la decision y el aplomo con que el senior Costales conti-
nu6 recitando su composici6n, restablecieron el orden; aunque
no impidieron que el doctor Ustariz siguiera protestando y pi-
diendo su sombrero al Padre Dobal. Luego que hubo terminado
el senior Costales, no fu6 possible contener por mis tiempo al irri-
tado rector, el cual pudo al fin conseguir su sombrero y ganar
la calle, ni finalizar tampoco la velada por el temor de una inva-
si6n de la fuerza pfiblica.
El senior Costales, ante el justificado peligro que corria de ser
atropellado, se eseap6 por las azoteas de las casas vecinas a la
del colegio, y permaneci6 escondido por various dias.








PADRE DOBAL, KI SOMBRERO!


El Diario de la Marina, de La Habana, con el titulo: Lo del
Colegio de San Anacleto, public el primero de noviembre un
articulo donde llamaba la atenci6n, insidiosamente, acerca de lo
ocurrido en dicho plantel la noche del 29; decia que era azaz
deplorable lo sucedido en San Anacleto para que se guardase
silencio sobre el hecho, menos cuando atacaba las fibras del sen-
timiento pitblico y podia torcer o apartar del buen camino a la
juventud estudiosa; y terminaba con estas frases:
Napole6n dijo: deiincuentes busca el que al primero perdona.
El editorial del dia 4 del propio diario, denominado Pdrro-
cos, iba dirigido especialmente, aunque sin nombrarlos, contra
los Padres Dobal, Santos, Arteaga y Fuentes Betancourt, a los
que llamaba malos sacerdotes.
La Voz de Cuba, de La Habana, contribuy6 en igual pro-
porci6n que el Diario a incitar a las autoridades para que pro-
cediesen en6rgicamente en este caso.
El senior Costales estuvo a punto de quo se se le sometiera
a un consejo de guera por delito de infidencia, porque, sin duda,
su poesia contenia expresiones subversivas, las cuales, segfin los
decretos de 12 y 13 de febrero de 1869, constituian infidencia,
dado el alcance tan extenso que se le di6 a ese vocablo. Pero
debido a la influencia del doctor Antonio Ambrosio Ecay, que
se hizo cargo de su defense, pudo salir bien.
La denuncia que por su parte di6 el Rector de la Univer-
sidad a la Junta de Instrucci6n Pfiblica, motiv6 la clausura
del colegio, a pesar de la protest que hizo la sefiora viuda de
Casado, como duefia del mismo y en defense de sus intereses.
Al Padre Dobal no era precise encausarlo mis; el expediente
que por la autoridad eclesiastica se le seguia con motivo de los
sermons que predic6 en la filtima fiesta del Pilar, en La Ha-
bana, continuaba su curso, y s61o faltaban un mes y medio para
que en uni6n de los presbiteros Miguel de Santos, Ricardo Ar-
teaga y Emilio de los Santos Fuentes, saliera desterrado para
Espafia.
A pesar de todo, los sucesos de San Anacleto no tuvieron
mPis consecuencias que las sefialadas ya, y, en verdad, que
fueron pocas y no graves, si se tienen en cuenta los atropellos
y asesinatos que estaban acostumbrados a cometer los volunta-
rios en los pacificos e indefensos habitantes de las ciudades.








42 ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO

Hemos querido revivir este hecho que no presenciamos ni
podiamos haberlo presenciado, por no pertenecer nosotros a esa
6poca azarosa; pero que al sernos referido fielmente por el senior
Costales, quien fu6 uno de los protagonistas del mismo, no nos
ha sido possible resistir al deseo de relatarlo. Constiuye 61 uno
de los tantos episodios o an4cdotas hist6ricas que tuvieron ori-
gen durante nuestras luchas por la Libertad y la Independen-
eia, que la generaci6n present ignora y que nosotros escribimos
con una sola aspiraci6n: salvarlo del olvido.


















LOS OJOS DE CUCUBA

POB
ANTONIO BACHILLER Y MORALES


"Entre esas frases tan comunes como inexplicables para la
veraz historic de su aparici6n, oi varias veees a mujeres del
pueblo, A guajiros y A hombres rfisticos emplear la siguiente:
-"Tiene los ojos de Cucubd"-al hablar de un hombre desgra-
ciado que echaba A perder la dicha ajena; la oia en fin aplicar
por los ancianos que se creian descendientes de indios en lo
interior de Cuba en el sentido en que se decia en Europa de
"mal de ojos". Conocia yo 6 una ave h la cual se le llamaba
cucubd en algunos puntos de la Isla: animal feo y nocturno,
solitario y raro; y aun que buscaba la analogia, bien pronto
comprendi que existia una preocupacion que debia referirse a
algin animal fabuloso. Pronto conoci que no me habia equi-
vocado."
"Entre las preocupaciones mis generals de los pueblos ha
sido una la de career en la existencia del mat de ojo 6 sea de la fu-
nesta virtud 6 fuerza que tenian algunos series para matar A
otros con la simple mirada. Los indios de Cuba, como los del
Peril, creyeron en que habia un animal cuya mirada era ar-
diente y perjudicial como la impression del fuego cuya seme-
janza tenia. Era para unos un animal semejante al gato que
tenia un ojo solo en la frente, estando provisto de una especie
de capilla con la eual lo cubria en lugar de parpado: otros creian
que era un ave nocturna: en que fuese nocturno el animal es-
tan de acuerdo. Esa mirada terrible del ojo ascua, que fasci-
naba y que mataba al hombre se hizo extensive A los otros
hombres que mataban con su mirada, que desgraciaban en sus
negocios f los que encontraban: A los que tal virtud tenian entire








ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


los indios los llamaban ojos de cucubd. El animal fabuloso
era el cucubd."
"El ucuubd era para los que le suponian ave un ser noe-
turno de voz 6 canto semejante al ahullido de los perros, de
mirada fosf6rica y repugnante: hicieron extensive su nombre
al cotunto, A una especie de buho 6 siji mayor que el pequefio
comun, de un color oseuro, y que solo se le ve salir de los
Arboles, secos y huecos, en las altas horas de la noche. En
cuanto A los que lo crian un cuadrfpedo oi A un anciano que
habia habitado en la jurisdiction de Cienfuegos una larga re-
lacion, pues la imajinacion vehemente del entusiasta narrador,
se lo habia hecho ver en cuerpo mortal: era identico A la tradi-
cion que se conserve en la America meridional de que fu4 part
Cuba Antes de la formacion del mar de las Antillas."
"Un amigo ilustrado, frances de naeimiento y vecino de
esta Isla, fue el primero que turb6 el concept en que yo estaba
de que el cucubd fabuloso era un ave, y con sus indicaciones
investigu6 de todos los ancianos que encontraba del campo so-
bre el particular, principalmente de los alrededores de Cien-
fuegos en donde residia mi amigo. A various oi confirmar su
asercion, pero ninguno aseguraba la existencia real del mons-
truo."
"Sentado en su silla 6 taburete de cuero sin curtir y de
riistica madera, tomando en compafia de su familiar una gran
taza de cafe, viva imAjen de la sencillez antigua, con la camisa
abierta por el pecho en el cual descansaba un rosario abultado
con su correspondiente cruz y dos 6 tres medallas, el anciano
no me sufri6 ni duda ni contradiction."
"-Cree-V., me dijo, que yo me ponga A hacerle cuentos
con todos mis afios, por el placer de que V. se reia de mi, cris-
tiano?-Cuando le digo A V. que he visto al cucubd con estos
ojos, con los cuales no yea a mis hijos si miento, ni A mis po-
bresitos nietos, no me parece just que V. se sonria y me diga
esas cosas que me ha dicho."
-"Yo no lo desmiento A V., pero supongo que ha sufrido
una alucinacion.-I Qu6 me habran engallado? Iqu6 no mir6 lo
que vi 7-Pues oiga V. y crea lo que le d6 la gana. Yo iba para
la Habana y tenia necesidad de hacer unos reales para pagar:
me levant de la cama temprano, aun no era de dia: ful A
buscar una yunta de toros que iba a vender, solo con mi machete










LOS O-JOS DE CUCUBI


y mi perro: cuando yo estaba en la ceja de monte que separaba
la casa del potrero, y vi con la claridad de la luna un animal
que iba por la vereda adelante qu6 no me gust6 en su modo
de andar. El perro lo oli6 por que se peg6 al suelo como una
garrapata..."
"Ech6 mano del Santo Rosario que me acompafiaba siempre
y me par6... Ent6nces santigufndome por que era cosa mala
la que veia, empec6 A decir. "Si eres alma en pena"-pero no
acab6: el animal se par6 tambien, y me pareci6 ent6nces un
gato: volvi la cara, levant6 la capucha que traia en la cabeza
y Jesus Maria y Jose, lo que me result6... Todo aquello se
ilumin6 como si hubieran volado mil cocuyos con los ojos y la
barriga echando candela. Yo me puse la cruz del Rosario en
la boca, y cerr6 los ojos por mas de un cuarto de horas, y cuando
los abri no habia nada alli... mi perro estaba muerto, tendido
como ya lo dije, aplastado contra el suelo. Yo tuve dolor de
cabeza todo el dia y desde ent6nces hice animo de mudarme para
la jurisdiction de la Habana en donde no se hallan animals es-
trafalarios y por eso me tiene V. en San Jos6."
-"Pero estaba V. dormido seguramente."
-'"Pues bien, y g el perro estaba dormido, y se qued6 muerto
y aplastado --Si yo no me llevo la Santa Cruz en mi Rosario;
si hubiera sido un impio animal, como lo van siendo los campe-
sinos que no creen en Dios, ni van A la Iglesia, si yo no veo
primero que l6 me descubriera A mi al cucubd, de seguro que
no oiria V. esta relacion."
-" Y c6mo es V. solo que lo ha visto?"
-"Lo que es hoy no se si viva otro que haya visto el cuerpo
del animal; pero muchos han oido su ahullar 6 canto, que entire
el del sapo y el perro y muchisimos han visto brillar de 16jos el
ojo de candela que tiene en la cara: como ahora hay menos
cristianos, no los tienta el diablo, por lo mismo que uno no hace
dafo a sus amigos... pero el dia de juicio lo veremos."
"El honrado anciano muri6 en el concept de que habia
visto al cucubd cuadrfipedo que mataba con la vista y que hacia
mal de ojo."










ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


NOTA ADICIONAL:
No ereemos que pueda tenerse por indubitada la opinion
del origen indio de esta creencia, como crey6 Bachiller y Mo-
rales.
Creemos que el origen de esta superstici6n bien puede ser
africano, por la etimologia del vocablo cucuBi.
Como decimos en nuestro inedito Glosario de Afronegris-
mos:
"CucuBA. m.-Ave nocturna y rapaz, llamada tambi6n
siji, cotunto y cuco. (Zool. F. Strigids; esp. Gymnario law-
renci, Scl.)"
"Se supone hasta ahora que es voz indocubana, sin docu-
mentar esta hip6tesis."
"Kukubara es vocablo del Calabar, que significa "algo mis-
terioso o monstruoso" (1) y por su sentido es perfectamente
aplicable al nocturno avechucho, atraido ademds por la homo-
fonia de cuco."
No queremos decir con esto que la superstici6n en si sea
necesariamente africana de procedencia, porque son tan impre-
cisos sus caracteres que bien pudieran haberse acoplado una
creencia india y otra similar de Africa. Pero esa misma im-
precisi6n en el significado del CUCUBA cubano, lo aproxima mis
semanticamente al kukubara de los negros Calabaries, tan
abundantes en Cuba.
FERNANDO ORTIZ.

(1) RICHARD F. BUBTON. Wit and Wisdom from West Africa or a
book of proverbial philosophy, idioms, enigmas and laconisms. Londres,
1865, p. 409. HUGH GOLmE. Dictionary of the Efik language. Edim-
burgo p. 164.



















LOS VELORIOS

POB
EMILIO ROIG DE LEUCHSENRING


Es tan antigua en Cuba la costumbre de velar los cadiveres,
que en las pAginas de la primera de nuestras publicaciones litera-
rias, el Papel Peri6dico de la Havana, y en el nfimero corres-
pondiente al 4 de diciembre de 1804, hay un articulo intitulado
Extracto de lo que suele acontecer en los velorios. Estos
eran verdaderas orgias, al extremo que, encontrdndose el autor
del mencionado trabajo frente a una casa donde se velaba un
cadaver, se le acerc6 uno de los amigos del muerto, a decirle:
-Entre usted a divertirse, que para todos hay y para mAs
que vengan.
I Cuil es el origen de esta costumbre y c6mo naci6 y se arrai-
g6 entire nosotros
Ficil nos es averiguarlo.
Sabido es que los primeros espafioles que pisaron tierra
cubana, aquellos famosos conquistadores-nuestros ilustres ante-
pasados-ladrones, bandidos, vagabundos y presidiarios de la
peor calafia, que acompafiaron a Col6n en sus viajes y despu6s
poblaron esta "fermosa isla", eran en su mayoria andaluces.
Pues bien, en Andalucia se encontraba entonces muy generalizada
una fiesta-que hoy ya s6lo practice la gitaneria de Granada,
el Velatorio, dedicada principalmente a celebrar "la feliz subida
de un angelito al cielo". Mientras los padres loran, sus amigos
y amigas bailan y cantan con loca alegria, junto al cadaver del
tierno infante. Por cierto, que sobre el Velatorio, existe un
cuadro del pintor espafiol J. L6pez Mezquita, que obtuvo prime-
ra medalla en la Exposici6n Nacional de Bellas Artes de Ma-
drid, celebrada hace various afios.










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Y no solamente en Andalucia, sino tambien en otras mu-
chas provincias de Espaiia, existian, y aun existen, los velorios
con el carActer de fiestas lirico-bailables.
Pero, ademds de esta procedencia espafiola, nuestros velorios
tienen su origen, como indica acertadamente el doctor F. Ortiz
en su obra Los Negros Brujos, en una supervivencia africana
introducida por distintos habitantes del pais. Y son nuestros
negros los que con mis exageraci6n han practicado y practican
esta costumbre. Er6ticos bailes, cAnticos obscenos, mfisica, bebi-
das y manjares en abundancia, acompaiiado todo esto de ridi-
culas ceremonies, tal es lo que constitute, en sintesis, el velorio
de la gente de color en Cuba, y principalmente de los iniiigos.
Introducida, como dejo dicho, por espafioles y africanos esta
costumbre, se extendi6 bien pronto y arraig6 de tal manera entire
nosotros, no tan s61o en las capas inferiores de la sociedad, sino
tambien en nuestra no muy bien definida clase media, que para
evitar los excess y abuses qae se cometian, dictAronse en distin-
tas 6pocas bandos y deeretos. Numerosos escritores cubanos se
han ocupado en el asunto, estudiandolo ya bajo su aspect de
mal social, ya como costumbre ridicule y digna de censura.
SExiste hoy dia en Cuba el velorio?
Si. No podemos negar que, aunque muy restringido y algo
refinado, se practice todavia en los barracones de los ingenios,
en los solares y ciudadelas, en muchos juegos de fiifiigos y hasta
en ciertas casas de families de la clase media, mis o menos
barrioteras o picas.
Sobre este filtimo aspect que ofrece hoy el velorio, ya que
es el menos repugnante y el que mas tiene de c6mico y risible,
voy a tratar ahora.
Nuestra elase media busca siempre con afhn aquello que
pueda proporcionarle un esparcimiento o diversion. Podria
decir que esta fiebre de placeres que padece es uno de sus rasgos
caracteristicos. Y bailes, bautizos, bodas, santos, funciones tea-
trales, retretas, etc., no son para ella mAs que un motive o pre-
texto para pasar el rato alegremente.
Y esa ansia desordenada y loea que siente por las diversiones
Ilega al extreme de no respetar siquiera la muerte de un seme-
jante, convirtiendo la cimara mortuoria, sitio consagrado al
recogimiento y al dolor, en sal6n de fiestas mis o menos baila-
bles.









LOS VELORIOS "

Apenas ha fallecido el enfermo, y sin haber tenido aiin sus
familiares tiempo de enjugar las lAgrimas derramadas ante el
lecho del que acaba de pasar a mejor... o peor vida, y cuando
todavia no se han ocupado de avisar a la agencia mortuoria, se
empieza a preparar ya en la casa todo lo relacionado con el
velorio.
En ese sentido, las primeras medidas que se toman son: avi-
sar a los parientes y amigos, pedir prestados en la vecindad
sillas, plates, tazas y cubiertos para el buffet que ha de servirse
a media noche, y mandar a la bodega por cafe, galletas, chocola-
te, queso, jam6n, vino y otras chucherias.
Mientras tanto, la noticia se ha esparcido rApidamente por
la vecindad. J6venes y viejos, al encontrarse en la ealle, se
preguntan en seguida:
-- No vas al velorio esta noche?
A eso de las nueve empie7an a llegar los invitados. Entran
en la casa muy series; la tristeza mAs profunda reflejada en el
rostro; a simple vista parecen intensamente adoloridos por la
desgracia ocurrida.
Despu6s de saludar compungidos a los familiares del extinto,
y enumerar y ponderar las virtues de 6ste, comienzan a hablar
sobre temas adecuados al aeto: muertes, enfermedades, desgra-
cias de todas classes y hasta catAstrofes. Las viejas, sobre todo,
son las que hacen el gasto, enterando a la concurrencia de sus
males y padecimientos y sacando a relucir-- c6mo no?-lo que
cambea.n los tiempos y cuAn dignas de censura son las costum-
bres actuales comparadas con las de su 6poca.
Pero, ya a eso de las diez, empieza a animarse un poco la
reuni6n. Se forman grupos. Los sefiores maduros discuten
acaloradamente de political o de negocios. Las sefioras, en una
de las habitaciones interiors, y mientras se arreglan el pelo y
empolvan un poco, hablan de trapos y chismografia social. Los
j6venes no comprometidos han procurado separar su compafiera
para esa noche. Yi cufntas relaciones y noviazgos, y a veces
hasta bodas, salen de los velorios! Tal parece que la presencia
de un cadaver, lejos de infundir ideas tristes y disolventes,
despierta ansias de vida y deseos de multiplicar la especie.
Una muchacha se desmaya. Los novios se refugian en los rin-
cones a pelar la pava, y alli, muy pegaditos y acaramelados, se
dicen toda esa series de boberias y haeen toda esa series de ridieu-










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


leces que nos hemos dicho y que hemos hecho, y que nos seguire-
mos diciendo y seguiremos haciendo, por los siglos de los siglos,
hombres y mujeres. Se van entusiasmando por grades, estr6-
chanse las manos disimuladamente, y, cuando creen que no hay
espectadores inoportunos, se unen tambien los labios y suena
un beso. No os asust6is. i Es la vida y el amor que pasan junto
a la muerte!
Pero ha legado la hora del buffet. El comedor se ve concu-
rridisimo; y entire sorbo y sorbo. y bocado y boeado, se hacen
ehistes, se tiran bolitas de pan. v hasta algin atrevido se permi-
te pellizcar por debajo de la mesa a su compafera, que protest,
aparentando que se ha enfadado... A lo mejor, el chocolate
est4 algo viejo, o la leche quemada, o el vino no es de buena
Scalidad. y entonces las censuras y las critics contra los duefios
de la casa, son acerbas y despiadadas:
-i Miren que invitarlo a uno a pasar una mala noche y
dejarlo casi sin probar boeado! Qu6 familiar
Terminado el refrigerio, se puede ya hablar en voz alta sin
temor alguno; las risas se transforman a veces en mal reprimidas
carcajadas; se cuentan histories de color mis o menos subido;
se juega a las prendas; se hacen maldades a los que les ha sido
impossible dominar el sueio.
Interminable seria este articulo si fuera a enumerar los
variados y c6micos incidents que ocurren en los velorios.
Recuerdo que en cierta ocasidn asisti al de una pobre mu-
chacha Ilamada "Charito". Hermosa, llena de vida, en plena
juventud, su muerte produjo pesar inmenso. no tan s6lo a sus
familiares, sino a todos aonellos que la conocian. como lo demos-
tr6 la gran cantidad de flores v coronas qne le enviaron parien-
tes y amigos. Una tia de la difunta. que adoraba a su sobrina,
encarg6 una hermosisima corona de flores naturales, con su gran
lazo blanco y una expresiva dedicatoria. Al llevar la corona.
quiso ella misma colocarla sore la caja; pero de repente la
vimos palidecer, e indignada arroiar la corona al suelo. En la
cinta habian pesto esta inscripci6n "A mi adorada Chelito".
Hacia entonces furor en la Habana la aplaudida cupletista de
ese nombre...
En otro velorio, en el moment de traer la eaja que habia
de guardar los tristes despojos de un respectable senior, uno de
sus hijos, dirigiendose a otro amigo y a mi, nos pregunt6:










LOS VELORIOS


-- No les parece a ustedes que la caja tiene un olor especial,
como a brea o a pintura?
-Si, eso debe ser el patio con que esta forrada-contest6 el
amigo. Pero volviendose a mi, me dijo al oido:
-Lo que huele mal son mis zapatos, que eran amarillos y
para poder venir esta noche al velorio, pues no tenia otros, los
pint6 de negro.
Pero, a qu6 seguir enumerando todos y cada uno de los
atractivos y diversiones que ofrecen los velorios? Tarea impo-
sible seria esta.
En los velorios, como dice el cantar, "nunca falta el jolgo-
rio", pues aun en el caso de que el entusiasmo decaiga, ahi esta
para impedirlo un tipo que nunca se echa de menos en estas
fiestas a las que concurre aunque no lo conviden ni conozca
much a la familiar del muerto, y cuya finica misi6n es animar
con sus chistes, sus cuentos y sus gracias, el acto.
-Yo comprendo-me decia en cierta ocasi6n uno de esos
personajes- que estos actos son tristes, pero hay que alegrar
algo a la concurrencia para que no se duerma. Eso si seria
horrible. Y yo tengo la gloria de poder decir que en ninguno
de los velorios a que he asistido, ha faltado animaci6n. Por
eso me solicitan siempre y halagan tanto. AdemAs, mi prAc-
tica me hace conocer perfectamente todas las ceremonies de estos
actos. Yo soy en ellos, termin6. una especie de maestro de cere-
nonias.
Pero... ha empezado ya a despuntar el dia. Los invitados
dehen retirarse para poder asistir, horas despubs, al entierro.
La casa va quedAndose desierta, abandonada. El muerto no,
porque siempre lo estuvo, que nunca mejor que en estos casos
puede exclamarse con el poeta:
"i Dios mio, que solos
se quedan los muertos!"
(Del libro "El caballero que ha perdido si senora", Peque-
iia colecci6n de articulos de costumbres cubanas, que, con
prdlogo de Jose Maria Chac6n, acaba de publicar J. Garcia
longe, Editor, en San Jose de Costa Rica.)





















UNAS DECIMAS POLfTICAS

POR
JOAQUIN LLAVERiAS


Tambien la literature folkl6rica se extiende al campo espi-
noso de la political, en Cuba como en los demis pueblos, y cons-
tantemente el genio popular acude a la expresi6n espontinea de
sus ironias y virulencias por medio de improvisaciones llenas de
acidez, mordacidad, y, con frecuencia, de arte fresco y vigoroso,
ya en forma de coplas, canciones, refranes, pasquines, etc.
El cubano utiliz6 las "decimas" de su musa popular para
traducir las sensaciones political de la oposici6n.
Hoy recogemos para los ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO dos
interesantes documents de comienzos del siglo XIX, que se
conservan en el Archivo Nacional a nuestro cargo, y que esti-
mamos de interns folkl6rico.
Se refiere el primero a unas d4cimas que circularon en la
Habana en hojas sueltas, y que el Marquis de Someruelos, Ca-
pitin General que fu6 de esta Isla, remiti6 para su conocimiento
al Gobernador de Cuba en 26 de octubre de 1808.
Las marcadas con el nfimero dos, son tambien unas decimas,
contra el Gobernador de Cienfuegos, que manuscritas existen
agregadas a los autos criminals seguidos a Juan Marcilfin,
sargento de caballeria urbana, por creersele autor de las mismas,
y las cuales aparecieron en la Villa mencionada en 1832, con el
seud6nimo de Puerto Principe.









UNAS DkCIMAS POLITICAL


I

Tros, rutulusve fuat, nullo discrimine habebo. Virg.
Escucha pueblo cubano,
hablo con quien pueblo es,
eso que qual pueblo ves,
miralo qual ciudadano:
Quando generosa mano,
diste al misero extrangero,
que del estrago mas fiero,
tu piedad solicit,
toda la Isla aplaudi6,
tu corazon verdadero.

En tus playas recibiste
al extrangero piadoso,
y el nombre de generoso,
solo por esto adquiriste:
Con ellos el pan partiste,
hospedage le brindaste,
y por esta action lograste
elogios de tu Monarca,
cuya aprobacion fu6 marca,
de que en esto le agradaste.

Pues que pretendes borrar
este corazon benigno,
con el hecho mas indigno
que se ha podido pensar?
Que dices de esterminar?
arroja de tu memorial,
esta expression transitoria,
que te pinta el egoismo
figurandote heroismo,
lo que solo es vanagloria.

El misero, el indigente,
nunca puede bacerte mal,
y seria irracional,
se lo hicieras inelemente:









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO

El solicit doliente
asilo, y tu se lo diste:
sus males compadeciste;
Sy ha de ser hoy tan ingrato,
que pague con un reato
la quietud que le ofreciste?

Bien sabes tu que han vivido,
a las Leyes ajustados,
al trabajo dedicados,
y nunca te han ofendido:
En su frente han esculpido,
el gran nombre de Fernando,
su suerte estan lamentando,
qual tu su gloria desean,
y venganza clamorean
contra el vil corso y su bando.

Si hubieran usufructuado,
de Bonaparte algun bien,
6 halliran en su baiben
algun auxilio esperado:
Amarian de contado,
el cetro de Napoleon,
mas la larga succecion,
de males no remediados,
los tienen escarmentados,
y en continue agitacion.

Veinte y cinco Generales,
desde el fiero Santhonaz,
les han hecho sin disfraz
la guerra A los naturales:
Ellos fueron los causales
de su desdicha mayor,
y con tanto sinsabor,
quieres que amen todavia,
a la misma tirania,
que le caus6 tanto horror?









UNAS DECIMAS POLiTICAS

Ellos se vi6ron saqueados,
con nombre de protection
por la barbara opresion,
de unos horrendos soldados:
Sus hogares perdonados,
por sus siervos insurgentes,
fu6ron press inclementes
de Poloneses voraces,
mas ladrones, y rapaces
que Tousaint y sus agents.

En las campifas frondosas,
de este partido Cubano,
plant la agricola mano
haciendas muy deliciosas:
Con esperanzas gloriosas,
miran su fruto crecer;
& y que no han de agradeeer
la humanidad que reciben
de esas tierras en que viven,
y os tienen que mereeer?

Quando A las altas colinas,
suban estos labradores
y registren los primores
de las florestas vecinas:
Con expresiones muy finas,
alzan al Cielo sus manos,
bendicen a los Cubanos
como h protectores buenos,
y con los libios serenos,
nos intitulan hermanos.

Los cafetales frondosos,
las montafias cultivadas,
las artes perfeccionadas,
y los frutos numerosos;
Todos son bienes gracisoss,
que de Cuba recibieron,
todo A Cuba le debieron,









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO

felices por various modos,
unanimemente todos,
este bien reconocieron.

Que esperan de Napoleon?
nada: que te han merecido?
todo; luego es bien sabido
que estiman nuestra nacion:
Resulta por conclusion,
que, 6 son estos extrangeros
tus amigos verdaderos,
6 son miseros mortales,
mas brutos 6 irracionales,
que los Dragones mas fieros.

El tigre es agradecido
i la mano bienhechora:
el leon al hombre enamora:
de quien bien ha recibido:
SY el racional revestido,
de una esencia superior,
podrA con fiero error,
pagar con el mal el biea,
la bondad con el desden,
y con el odio el amor?

Desengafiaos paisanos,
sacudid esas ideas,
tan agenas, y tan feas
para los pechos cubanos:
Los franceses son hermanos,
os aman por just ley
parties son de vuestra grey,
vuestros son sus intereses,
y en fin son estos franceses,
vasallos de vuestro Rey.

Bien puede haber entire mil,
algun g&nio revoltoso,
que lleve por cabiloso,









UNAS D9CIMAS POLITICAL

la serial de un hombre vil:
Que se arroje del redil,
qual monstruo perjudicial,
mas el frances rational,
por uno no ha de perder,
que un privado no ha de ser
mancha de lo general.

Arr6jese al fementido,
mas prot6xase al honrado,
exterminese el malvado,
y sea el bueno querido:
El laborioso cumplido,
merezca la estimacion,
mirese con atencion,
aquel que adicto A Fernando
no se matricule al bando
perverse de Napoleon.

Fuera del labio expresiones
que irritan, y desconsuelan
y son sAtiras que vuelan
los obscuros vespiliones:
Las locas imprecaciones,
de inventivas miserables,
jamas fueron conciliables,
con la ilustracion hermosa,
de una ciudad que rebosa,
en glorias innumerables.

No A los franceses defiendo
Antes bien en lo que digo
el temperament sigo
de la razon que comprehend:
Enemigo del estruendo
popular, soy sin desliz;
mi Fernando es mi matriz:
soy cruel contra Napoleon,
amante de la razon,
y amigo de mi pais.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO

Solo quiero A mi nacion,
solo venero a mi Rey
solo me rindo k mi ley
y solo a mi religion:
Pero como la razon,
es emblema para mi,
deseo en este nebli,
la tranquilidad, pues diera
quanta sangre me nutriera
por el pueblo en que naci.

Cristina la soberana,
de Suecia, decir solia,
que dos pueblos solo habia,
en nuestra natural humana:
Una nation que era llana,
compuesta de hombres sinceros,
y otra nation de embusteros:
yo A la primera me allano,
todo bueno es mi paisano,
los que no son forasteros.

Los nacionales traydores.
dexan de ser nacionales,
los extralios son parciales
si son, que aquellos mejores:
La patria prepare horrores,
contra los Bonapartinos,
ellos son los solos dignos,
de mi indignacion y zafia;
mas los franceses de Espafia
son franceses Fernandinos.

0 bien Riitulo, 6 Troyano,
6 de la nation que fuere,
como a Fernando quisiere,
sera mi conciudadano:
Para mi todo este human,
si es hombre de bien lo quiero,
y mis afectos confiero,








UNAS DtCIMAS POLiTICAS


a todo el que en conclusion,
Ilevare en el corazon,
lo que lleva en el sombrero.

Amor. Patrie ratione valencio omni. Ovidio. (1)

II

Cese todo lo que la antigua musa canta que el inflexible character
de Rivera mas alto se levanta

Rivera viva
Rivera triunfante
Vivan sus virtudes
Pueson constantes

El hombre just es querido
sin distinction de persona
y sus virtudes pregona
el que ni aun es conosido
Esto tiene meresido
Hoy Rivera en general
pues con justicia cabal
a todos deja content
diferente al monstru ambriento
que no deja al pobre un real

Todo lo tienes probado
Eres malbado
Espera el castigo
Que esta preparado

Siguen los elogios de Monciur De-Cluet y Bdbelox

No hay uno que bien te quiera
grosero monstruo ladron
te abominan con razon

(1) Archivo Nacional, Historia, afio 1808. (Se ha respetado la orto-
grafia del original.)









ABCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


pues gobiernas como fiera
Ay bampiro quien pudiera
haserie present al Rey
como prime nuestra grey
tu voluntad absolute
por el oro plata y puta
dejas de cumplir la ley.

Dises te has a Madrid
a todos digo mentira
por que son otras tus mira
pues yo te conosco a ti
Dejaras tu mina a qui
tu Paulita y tu valdeso
no creo pienses en eso
gobernador Cienfueguino
haslo career a tu pollino
no a mi que tengo seso

Siguen al Caballero De-Cluet Demulen y Prieto de Cabonao

Tu corazon negro y feo
hambriento y tan sin tamafio
no perpetra mas que daio
segun todos ven y veo
Mas tu insasiable deseo
y sed rabiosa en robar
perseguir y calumniar
al infelis hombre honrrado
presagia seras ha holcado
sin poderlo remediar.

Con tus viles emisarios
y aduladores corchetes
unido a tus halcahuetes
lebantas falsos sumarios
Delitos imaginarios
fraguas con otras maldades
cometes atrosidades
de multas costas prisiones










UNAS D9CIMAS POLiTICAS


sin tender reprehenciones
de grandes autoridades.

Por que digistes amen
y no te dio la locura
de resistir la soltura
del anciano de Merlen
No estudiastes en belen
pues tirastes bien tu piano
obedesistes de lano
poniendolo en livertad
temiendo la realidad
de que a ti te echaran mano

Eres De-Cluet inaudito
tu solo infringes la ley
tu desprecias nuestro Rey
podiera haber otro mas maldito
Eres vil a lo infinite
y tan fecundo en maldades
que a fieles autoridades
de la Habana calumniastes
y de annonimos Ilenastes
la Corte con falsedades. (1)

(1I Archivo National, Miscelfnena, lee. 2291, sig. A. (Como en el
anterior, se ha resnetado la ortografia del original.)





















PERSONAJES DEL FOLKLORE AFROCUBANO

POR
FERNANDO ORTIZ


I

CAFO 0 CAFUNGA

CAFi2 es el personaje mis important del folklore afrocubano.
Esta es voz sin traducci6n precise. Se usa en la expresi6n
"MURIu6 CAFu", o "MmRI6 COcsO CAFi", que a veces se convierte
en "'MURI6 COMO CAFUNGA". Tambien se oye CACAFU CACANFT,
CANFU y CACANFUNGA.
Es vocablo africano, importado por los primeros negreros
tratantes en care de Guinea. En lenguaje mandinga, caffunyo
significa "compafiero", de caffi, "reunir en asamblea" y caffo
"muchedumbre".
Sobre esa base, pensamos si muri6 Cafi fu6 acaso expresi6n
muy oida y cristalizada en los largos viajes de la trata, con
motivo de la muerte a bordo de los buques negros. "Muri6
Cafui", tanto querria decir como "muri6 el compailero" o "el
carabela", como despubs se pudo deeir. Y la expresi6n pasaria
a las plantaciones de cafiamiel y cafetos.
Sabido es que en 6stas se fij6 un corto vocabulario de voces
para expresar las ideas mas precisas entire los eselavos y sus
mayorales, casi todas derivadas del ingles de los tratantes de
esclavos en las factories africanas.
Con esa teoria etimol6gica, Cafi o Cafunga no fue nombre
de persona, como generalmente se opina.
Desde otro punto de vista, se ha emitido por escritor an6-
nimo la siguiente interesante opinion:









PERSONAJES DEL FOLKLORE AFROCUBANO


"MURI6 COMO CAFUNGA.-Asi dicen muchas personas de dis-
tintas localidades de la Repfiblica de Cuba.
"Un individuo quiso saber quin era Cifunga y c6mo muri6
Nste; y de quienes lo inquiri6, nadie lo sabia. Consult various
dicecionarios enciclop6dicos y no hall nada sobre eso y, siguien-
do en su prop6sito de inquirirlo, se lo pregunt6 a su amigo y
vecino don Manuel Bernal y Jiminez, que tiene 84 ahios de
edad, cumplidos el 5 de Mayo de 1922, y le dijo don Manual
que Cafunga era un moreno criollo, de treinta y tantos afios o
cuarent6n, desmochador de palmas, y un dia por la mafiana,
siendo dicho don Manuel de 12 o 13 afios de edad lo mand6 su
padre don Antonio Abad Bernal y Ramos, para que fuera con
Cf,, riq. que iba a desmochar palmiche en la finca de don
Francisco Cancio y Oropesa, frente a la fine El Espino, del
mismo don Antonio, en Alicante, del termino municipal de
Sancti Spiritus, para los dos, don Francisco y don Antonio,
segfin 6stos convinieran, y don Manuel iba a servir para atar
abajo la soga por donde corrieran los racimos de palmiche, con
el objeto de que no se desgranaran."
"Cafunga desmoch6 la palmiche de varias palmas y habien-
do dos palmas reales, casi unidas por el pie, Cafunga desmoch6
la palmiche de una de ellas y cuando subia a la otra, estando
don Manuel limpiando un tronco donde iba a amarrar la soga.
oy6 un ruido grande, mir6 por la palma y viendo las trepaderas
solas a much altura de la palma, le di6 miedo y corri6 para las
easas, donde avis6 a don Francisco lo que habia oido y visto y
corri6 tambien de parte de 6ste a dar aviso a su padre don An-
tonio que era entonces cabo de ronda, el cual di6 parte al capi-
tfn pedineo de IguarA, que era don Camilo Padr6n y Veloso,
que se hallaba donde residia en su finca, much menos de un
cuarto de legua de las dos fincas antes expresadas, en la margen
izquierda del rio Tuinicfi, por el paso de Alicante; y acudieron
todos al lugar del hecho, yendo tambien el escribiente de dicho
capitin, de apellido Cagida, y encontraron en el suelo cerca de
la palma el cadaver de Cafunga, con la cabeza y cuello hundi-
dos en el tronco del cuerpo y las trepaderas atadas en la palma
a much altura del suelo, algo antes de llegar a los racimos, con
el anillo derecho donde se mete la pierna hasta el muslo, zafado
o reventado; por lo cual Cafunga cay6 de cabeza al suelo y mu-
ri6 como queda dicho."










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


"Un viejo de apellido Bombino subi6 la palma, con trepa-
deras de 61 y desat6 las trepaderas de Cafunga, de orden del
Juez del Partido que instruy6 el sumario, siendo trasladado el
cadaver a la ciudad de Sancti Spiritus, en cuyo cementerio se
le di6 sepultura, despubs de practicada la autopsia."
En unas breves notas lexicograficas de Ram6n Martinez so-
bre los cubanismos de la region oriental, in6ditas y dedicadas
al autor de estas lines como un Cataurito Santiaguero, se dice:
"CAFUNGA: Parece seria un personaje desgraciado, como Catu-
fa, Justo el Loco, Mabinga, Mandabajadra, etc. CAFUNGA, dice
la leyenda, muri6 y lo enterraron desnudo. A un individuo que
se le pide un favor y lo niega, pudiendo servir, se le dice:
Vas a morir como CAFUNGA."
IFu6, pues, una persona el tal Cafunga? Entonces, 1por
qu6 se dice frecuentemente en Cuba "jnmuri6 Cafui" o "como
Cafi"'?
Es inverosimil la extension que en nuestro bajo pueblo
tiene el uso de esa locuci6n en sus diversas formas; y ello
basta para sospechar que debe de referirse a algfin ser o per-
sonaje de gran resonancia en el pasado y no a un pobre negro
determinado, poco menos que desconocido. Y asi es, pues Ka-
kanfi, que tal es la forma radical del vocablo, fu6 una gran
figure de la historic national de los lucumnies o yorubas, uno de
sus mAs renombrados heroes. Extractaremos su historic y
comprenderemos por qu6 se recuerda su muerte y por que sur-
gieron esos fonemas diversos.
El gobierno monarquico de los negros lucumies es una de
las mfs complicadas organizaciones political de Africa. Para
los que, alejados de los studios africanistas, s61o ven en los
pueblos negros una masa humana sin variantes, les seri dificil
comprender hasta qu6 grado de complejidad lega la distribu-
ci6n de las funciones political y ceremoniales, aun sin contar
las religiosas, entire los yorubas o lucumies. Afortunadamente,
los misioneros, los etn6logos, los cultos funcionarios del servicio
colonial ingl4s y los propios africanos civilizados, han ido pro-
fundizando la psicologia de esos pueblos, sus eostumbres, tra-
diciones y ritos, y hoy podemos ya conocer aqui, en Ultramar,
las bases demopsicol6gicas de las principles naciones africanas
pobladoras de Cuba. Entre esos studios recientes contemos
el muy erudito, debido a la pluma del Rev. Pastor Samuel









PERSONAJES DEL FOLKLORE AFROCUBANO


Johnson, de raza negra, que invirti6 en su redacci6n mis de
20 afios de labor, titulado The History of the Yorubas. Y en
este valioso libro puede estudiarse la organizaci6n gubernativa
de los yorubas, las costumbres de la corte real y las funciones
de los altos palatinos, sacerdotes, damas, nobles, mdisicos, eunu-
cos, sirvientes, soldados, etc. Y tambi6n puede averiguarse en
l1 quin fu6 Kakanf i.
Entre los nobles del reino lucumi, despubs de los siete gran-
des electores de reyes, arist6cratas de sangre lemados Oyo Mesi,
vienen los "guardianes del reino" o sean los eshos. Estos cons-
tituyen la nobleza military. El titulo de esho es esencialmente
blico y no hereditario. Se concede s61o al merito guerrero
insuperable. Y al jefe de los eshos se le llama Kakanf6.
Alrededor de los eshos y especialmente del Kakanfd existe
una larga tradici6n de valor y heroismos. "El Kakanf6 no
puede volver la espalda, se dice; debe morir o veneer." "Las
heridas de un esho deben todas ser en la frente y no en su
espalda."
Existen 70 eshos distribuidos en dos rangos, y cada uno de
esos cargos tiene su titulo especial. "'Tanto es lo que este titulo
significa y tanto el entusiasmo que inspira, dice Johnson, que
hasta los hijos y nietos de un esho se sienten obligados por su
conduct a mantener el prestigio de valentia traditional. El
esho es sobre toda otra persona, noble en su conduct y deber."
El titulo de Kakanf6 equivale al de mariscal de campo y
s6lo se confiere al mas famoso soldado y hlroe viviente del rei-
no. Es titulo antiguo creado por el rey Ayacbo, uno de los
mas renombrados monarcas yorubas. Las ceremonies para su
proclamaci6n son complicadas y dolorosas.
El kakanfo es siempre muy obstinado y tenaz, y siempre
mas o menos violent, pendenciero y revoltoso, lo que se atri-
buye a ciertos menjurges que se le inoculan en las eeremonias o
unciones de su elecci6n. No usa armas en la guerra, sino un
bast6n, como el de mariscal. No tiene que ceder el paso a na-
die, ni al rey, por lo cual el cargo no reside en la capital, sino
en una poblaci6n vecina. Tiene el deber de ir eada tres afios
a la guerra, donde el rey made, y volver a los tres meses vie-
torioso, pues de lo contrario ha de morir.
La historic conserve el nombre de los doce kakanf6 que hubo









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


en Yoruba, algunos de ellos famosisimos, y en especial el 6',
Ilamado Afonya.
Con Afonya comienza el tercer period de la historic yoruba,
el revolucionario, terminado por la conquista del pais por los
fulas. Veamos sus aventuras.
Al morir el kakanf6 Oyabi, Afonya reclam6 el titulo que no
le correspondia, a pesar de ser principle, por su naturaleza mi-
litar; pero logr6 imponerse y, como en Cuba diriamos, "a la
brava" alcanz6 del rey Aole el supremo cargo guerrero. A
poco surgian desavenencias entire el pobre rey, y la alcurniada
familiar de los Basorum, en cuyo apoyo entr6 el kakanf6 Afonya.
El rey, temiendo la guerra civil contra 6ste, sigui6 el con-
sejo de sus ministros y lo envi6 en expedici6n guerrera contra
la plaza fortificada de Yovere, que se consideraba inexpugnable,
creandose asi al Kakanf6 el horrible dilema basado en las jura-
das obligaciones de su cargo: o conquistaba a Yoverb en tres
meses o debia morir.
El astuto Kakanf6 acudi6 con el ejereito real al sitio de la
fortaleza, y pretextando que era 6sta una ciudad sagrada, pa-
tria native del gran rey Ayarbo, promovi6 la revoluci6n, y con
sus fieles pas6 a cuchillo a los familiares del rey y sus servido-
res, levant el sitio y se dirigi6 contra la capital del reino, Oy6.
DespuBs de infructuosas tenta'ivas parlamentarias, el rebelde
KaTanfo envi6 al rey una jicara o media calabaza, como indica-
ci6n simb6lica de que debia depositarse en ella su cabeza. Obli-
gado el monarea infeliz al suicidio, se dispuso a 61 tras de una
terrible maldici6n: i Que los eselavos os gobiernen, que vosotros
seais esclavos! Rompi6 el rey un plato para indicar que su
imprecaci6n era'irrevocable y se envenen6.
El ejrcito del Kakanf6 saque6 el palacio, el principle Adeb6
fu6 nombrado rey; pero la rebeldia cundi6 por el reino, y el
afortunado Kakamnf Afonya proclam6 la independencia de
Horai, su residencia, y otros caudillos inferiores lo imitaron.
El gran reino yoruba entraba en la decadencia.
El Kakanfd pens6 entonces en haeerse poderoso, reconstru-
yendo el reino bajo sus armas, si bien manteniendo el poder de
un rey sin prestigio. Para vigorizar su ejercito consigui6 de
un sacerdote musulmAn, de raza fula, que se asociara a su em-
presa con los eselavos hausas, que podian servir de soldados.
Al 1lamamiento todos los esclavos hausas del reino proelamaron









PERSONAGES DEL FOLKLORE AFROCUBANO


su libertad y se reunieron bajo el mando de Afonya, el Kakanf6.
Las guerras comenzaron, pronto. Agungbambara fu6 su
primer contrincante, que arm6 contra el Kakanf6 presuntuoso
los mejores soldados yorubas. Tres veces lo derrot6 y sitiado
ya el Kakanf6 en su villa de Ilorin, pareci6 que iba a ser ven-
cido, cuando su astucia obtuvo la traici6n de algunos seguido-
res del jefe enemigo y Agungbambara tuvo que huir.
El Kakanf6 fu6 haci6ndose mAs poderoso y con mAs presti-
gios, despreciativo del rey. Pero la anarquia se propagaba.
Los jefes epos, imitando a Afonya, se declaraban independientes
y organizaban bandas de esclavos. Afonya los combati6 y ven-
ci6, y el Kakanfd fu6 el lnico poder efectivo del reino. Fu6 el
Napole6n yoruba, su mas glorioso guerrero. En tanto, el reye-
zuelo, que por arraigados prejuicios religiosos no podia ser des-
tronado, seguia en su corte, sin autoridad fuera de ella.
Pero los yauras, o esclavos armados del Kakanf6, eran insa-
ciables, sus merodeos arruinaron los pueblos, y en breve no hubo
aves en los corrales ni ganado en los campos. El hambre co-
menz6 a sentirse. Los esclavos volvian a las aldeas y atrope-
llaban a sus antiguos amos en venganzas crueles. Poco a poco
fun creciendo el descontento contra esos foragidos y contra su
jefe el Kakanfd Afonya. Uno de sus lugartenientes huy6 de
su lado y alz6se contra 61. Afonya pens6 reunir a todos los
viejos nobles, por 61 antes ofendidos, para poder acabar con los
iyauras, que eran ya rebeldes a todo freno; pero 6stos, enterados
de los designios de su jefe, se rebelaron tambi6n, y con el sacer-
dote musulmhn a la cabeza sitiaron al gran Kakanfd. Este de-
fendi6se con la bravura caracteristica de su alta categoria gue-
rrera. Luch6 hasta tras las paredes de su casa, y cuando 6sta
ardia lanz6se a la calle con sus pocos fieles. Los insurgentes
dieron carga tras carga, pero los leales resistieron valientemen-
te, y el Kakanf6 se defendia personalmente tras los cadaveres
de sus secuaces. Algunos de 6stos se rindieron; pero los otros
prefirieron morir con 61. Y el Kakanf6 Afonya cay6 como un
h6roe.
Ain cantan sus valentias los trovadores de las tribus yoru-
bas. Tan cubierto qued6 de heridas, que su cuerpo se mantuvo
en pie apoyado en las flechas y dardos que le elavaron. Los
yauras, por el temor que inspiraba Afonya, no lo ereian muer-
to, y continuaron asaetando el cuerpo del famoso Kakanf6. No










ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


querian acercfrsele, pensando que podria saltar ain haeia ade-
lante y reanudar el combat contra todos. Un esclavo audaz se
aproxim6 al Kakanf6 y puso una flecha en su mano y al ver
que no la aprcsaba crey6 entonces que el gran Kakanf6 habia
realmente muerto, y su cuerpo fue reducido a cenizas.
El Kakanf6 Afonya, dice Johnson, el historiador de sangre
lucumi, muri6 y su memorial sera siempre recordada en los
anales de Yoruba como el heroico caudillo de la revoluci6n, y
famoso porque hizo progresar a Ilorin hasta convertirla en una
gran ciudad, y por sus proezas militares.
La muerte del Kakanfo, el iltimo gran guerrero yoruba,
fu6 llorada por todos, y produjo la ruina definitive del reino y
su dominion por los fulas y hausas, que lo habian ayudado en
sus empresas belicosas.
Los yorubas uni6ronse para vengar la muerte del Kakanf6
a manos de sus soldados mercenaries extranjeros; pero fueron
vencidos, y en el dolor de la servidumbre la fama traditional
del gran KakaJfj se agigantaba. Las guerras se sucedieron.
Amepo, general del Kakanf6 famoso, hered6 su espiritu "de
le6n" y su alto cargo; y otros valerosos Kakanfo fueron-suce-
di6ndose, valientes guerreros, pero sob: e todos sobrevive la fama
del Kakanf6 Afonya.
Por las funciones del elevado cargo de mariscal, por las
tradiciones de heroismo y valor, decir entire los yorubas que
alguien es un Kakanfc, es decir "obstinado", "rebelde", "va-
liente", "sangriento".
Y asi pudieron, pues, decir en Cuba los lucumies "muri6
como CACANFU", por decir "muri6 como un valiente"; o excla-
mar "muri6 CACANFV", queriendo decir "muri6 el caudillo",
o "el acab6se", como diria el afrocubano.
CACANF j debi6 de ser la forma originaria del afronegrismo,
por los expuestos y fundados antecedentes hist6ricos lucumies.
CArNF y CArf ha pasado a decirse por la ley de la pereza psico-
16gica, que tanto influye en la lingiiistica de estas Amiricas; y
porque esos fonemas son conocidos en paises africanos diversos
con distinto, aunque aproximado, valor semAntico. Asi sucede
no s6lo entire los mandingas, como se ha visto, sino entire los
achantis y otros pueblos de habla tshi (1), donde Kanft es titu-

(1) A. B. ELLIS. The Tshi-Speaking People of the Gold Coaot of
West Africa. Londres, 1887, p. 123.









PERSONAJES DEL FOLKLOAE AFEOCUBANI


lo que se da a las personas de gran respeto, especialmente a los
sacerdotes, significando a veces algo similar a "profeta". CA-
CANFUNGA y CAFUNGA se ha podido decir, acaso por contamina-
ci6n del Afonya famoso y, en todo caso, por el sentido despectivo
que entire nosotros tiene el fonema subfijo ig.
Y vase como en estos dias del siglo XX y en tierras de
America, ain suena en los oidos humans el renombre de un
guerrero lucumi, que alli en su tierra africana fuM tenido por
el mas grande de los heroes de su patria.
Este origen yoruba del vocablo afronegrismo CAFt o CA-
CANFI, etc., no contradice la possible influencia del citado man-
dinga caffi "reunir en asamblea", o caffo "muchedumbre",
ideas pr6ximas y fAcilmente relatives al ej6rcito y a su jefatura,
mixime conocidas las relaciones de la lengua yoruba con las de
la familiar lingiistica mandB o mandinga, ya analizadas por
J. B. Rambaud (1).
El vocablo h&llase ain entire los bantfies, muy al sur de los
lucumies, y otras voices de homofonia radical, acaso simples va-
riedades semAnticas del mismo fonema originario, han contri-
buido a fijar y estabilizar su uso en America, entire las colonies
negras. Asi Cafuxe era en el siglo XVI titulo de jefe military,
hasta entire los pueblos de Angola (2). En el Congo suenan
tambien Kafuha "pegar", "golpear"; nkafunga "taeiturno",
"terco", "malhumorado"; nkafuna "golpe", etc. (Bentley,
285 y 378.) Vease, pues, cuan extendido esta en Africa el
vocablo y sus acepciones; y comprendase por qu6 en Cuba es
tan frecuente decir muri6 como Cafunga, por "muri6 como un
valiente, terco, obstinado", etc.

II

LA CULONA

Asi llam6se la mascara o diablito afrocubano, que antafio,
cuando la festividad annual de los esclavos, el dia de Reyes, bai-
laba en las calls y plazas, siendo una de las figures mis extra-
vagantes y atractivas de aquellas saturnales.
En relaci6n con esta interesante figure ya desaparecida, de-

(1) Bulletin de la Societe de Linguistique de Paris. Paris, 1897.
(2) J. C. B. STATHAM. Trough Angola. Edimburgo, 1922, p. 179.









ARCHIVES DEL FOLKLORE C'UBNO


ciamos en nuestro libro Hampa Afrocubana. Los Negros Bru-
jos (1906, p. 184 a 189, y 191).
"Observando las figures caracteristicas de la antigua fiesta
afrocubana del dia de Reyes, se puede tener un concept de lo
que eran y son en parte todavia, los adornos del brujo y el
gusto salvaje de sus atavios. Aunque no haya comprobaci6n
de ello, no es aventurado suponer que la mayor parte de esos
pintorescos vestidos africanos, que tiempo atris aparecian anual-
mente, el dia 6 de Enero, eran los propios de los feticheros de
los cabildos, aparte de algunos que pudieran tener un caricter
guerrero o jerArquico. La hip6tesis es fundada, pues si se tie-
ne present el earacter parcialmente religioso de los cabildos,
que en un principio se demostraba abiertamente, hasta el punto
de que se levaban los idolos del cabildo en las bacanales, es 16-
gico pensar que entonces el fetichero no dejaria perder la oca-
si6n de revestirse de los sagrados atributos de su elevada con-
dici6n, para lucirlos ante sus compatriotas y celebrar las cere-
monias de su culto. En efecto, entire los tipos que llamaban la
atenci6n de los habaneros el dia de Reyes, se destacaban los
lamado diablitos. Eran 6stos, segfn Pichardo, aquellos negros
"vestidos ridiculamente a modo de mamarracho o arlequin, que
el dia de Reyes andaban por las calls con su cabildo, dando
brincos y haciendo piruetas, algunas veces con un muieco de
la misma figure y nombre."
"Es propio de los hechiceros africanos tener vestidos espe-
ciales y "cuando se visten con ellos son mas sagrados e invio-
lables". Un tipo de diablito de los mks populares era el lla-
mado groseramente por el vulgo la culona, por el arco que lle-
vaba alrededor de su cintura, sujeto a ella y sosteniendo una
especie de vestido hecho de fibras vegetables "
Al escribir asi suponiamos que el vocablo CULONA derivaba
solamente del castellano, aunque nos extrafiaba la forma feme-
nina de ese termino, que no concordaba con el sustantivo mascu-
lino "diablito", que era el aplicado a tales mamarrachos.
Hoy hemos de suponer que cuLONA era, literalmente, el ad-
jetivo malink6 y mandinga, kulona o lonna, que significa "sa-
bio" e "instruido" (1), y que alli se aplie6 a los brujos o sa-

(1) E. HOPKINSON. A Vocabulary of the Mandingo Language. Lon-
dres, p. 46. UN MISSIONNAIRE. Dictionnaire Franuais-Malinkd et Malinke-
Frangais. Cowakvy, 1906, p. 138









*ERSONAJES DEL FOLKLORE AFROCUBANO


cerdotes fetichistas. Los criollos al oir la palabreja africana,
debieron de pensar que, por su terminaci6n y sentido, era s6lo
acepci6n de la par6nima castellana, y le antepusieron el articu-
lo femenino.

III

LA CUCARACHITA MARTINA

Este animalito ha dado origen a un cuento infantil.
Recordemos brevemente sus episodios. La cucarachita Mar-
tina encontr6se un medio, es decir, medio real en la calle. En
que lo gastar ? pens6. "Si lo gasto en dulce, me lo como y se
me acaba", decia la cucarachita. "Si lo gasto en comprar
garapifia, me la bebo y se me acaba". "Si lo gasto en un tu-
niquito, lo uso y se me acaba", etc. Asi se van rechazando su-
puestas inversiones del medio hasta que el niflo oyente se cansa,
y entonces se pasa a decir: "Y al fin la cucarachita compr6 el
medio de cascarilla de huevo".
Despues, se narra c6mo la coquetuela se encascarill6 y se
puso a la ventana en espera de un novio. Y pasan multitud de
animals sucesivamente. Cada uno de los pasantes se dirige
a la pintiparada cucarachita. Pasa el caballo y le pregunta:
"Cuearachita, ttfi me quieres a mi?" Y 6sta le demand a
su vez: Qu6 sabes t-i hacer, caballito?" El narrador imita
el relincho, y la cucarachita contest: "No, no, que me das
much miedo". Y pasa el perro, y se repiten las preguntas,
y ahi se imita el ladrido, e igual negative de la encascarillada
cucaracha. Y luego pasan el gato, el toro, la cotorra y cuan-
tos animals acuden a la imaginaci6n del que hace el cuen-
to, mientras el nifio se entretiene con la series de personajes
zool6gicos, y sus animals voces, hasta que, preparando el fiinal
del cuento, pasa el ratonetto Pgrez, quien es aceptado por la
pizpireta y se casa con ella. Cuentanse las bodas con lujo de
detalles, hasta que un dia la cucarachita sale a misa, o la plaza,
segfin las aficiones y usos del narrador, y al regresar al hogar
no encuentra al marido ratoncito, que goloso intent probar
la sopa, destap6 la cazuela y cay6 en ella ahogindose en el
caldo hirviente. Y coloring, colorao...
El cuento debe haber sido traido a estas Indias desde pla-









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


yas andaluzas. 1 Por que, pues, tratamos a la cucarachita como
personaje afrocubano? Acaso el cuento procede de Africa?
Al menos, el titulo. VWase lo que decimos en nuestro Glosario
de afronegrismos, en la papeleta correspondiente a cucaracha.
CUCARACHA. f.-Cochinilla. II 2 Insecto oct6ptero, noctur-
no y corredor, de unos tres centimetros de largo, cuerpo eliptieo
y aplastado, de color negro por encima y rojizo por debajo,
alas y l6itros rudimentarios o nulos, antenas filiformes, las seis
patas casi iguales y el abdomen terminado por dos puntas arti-
culadas. Se esconde en los sitios hfimedos y obscuros, devora
toda clase de comestibles y los inficiona con su mal olor. |1 3 In-
secto del mismo g6nero que el anterior, con el cuerpo rojizo,
l6itros un poco mis largos que el cuerpo y alas plegadas en
abanico. Es propio de America y abunda en los barcos trans-
atlanticos poco cuidados. || 4 Tabaco CUCARACHA. CI CUCARACHA
MARTINA. Ant. fig. mujer morena.
Dice la Academia que procede de cuco, "insecto".
Los mandingas dicen kokoroche, y kakraka los fantis, los
achantis (1) y los negros de Acra (2). Los negros lucumies o
yorubas dicen kokor4 al "insecto". (3). Seri influjo europeo
en Africa, o influjo africano en Europa, como es lo mas probable,
dado el origen tropical del insecto?
Caracara se dice al mismo insect en lengua tupi, entire los
indios brasilefios (4), y no es inverosimil una importaci6n del
vocablo por negros eselavos y blancos conquistadores, como su-
cedi6 con las voces rnacaco, guanin y otras.
En Cuba decimos CUCARACHITA MARTINA a un personaje del
folklore infantil. Es locuci6n traida de Andalucia, donde se
dice carifiosamente CUCARACHITA MARTINA a la "mujer more-
na" (5). Pero debe de ser corrupci6n de CUCARACHITA MAN-
DINGA. Asi se dice todavia hoy en Centro Am6rica (6) y debi6

(1) J. ZIMMERMANN. Outline of a vocabulary, etc.
(2) A Grammatical Sketch of the Akra or Ga Language, with some
specimens of it from the mouth of the Natives, and a Vocabulary of the
same. Stuttgart, 1888.
(3) T. J. BowEN. Grammar and Dictionary of the Yoruba Language.
Washington, 1858, p. 51.
(4) TH. SAMPAIO. 0 Tupi na Geographia Nacional. S. Paulo,
1914, p. 210.
(5) Seg6n el citado Diceionario de la Real Academia de la Lengua.
(6) Hemos leido la expresi6n en un articulo literario firmado por









PEESONAJES DEL FOLKLORE AFROCUBANO


de decirse en todas las Espafias cuando las correrias conquista-
doras por Guinea e Indias, que bien pudo ser tambi6n la epoca
del descubrimiento de las CUCARACHAS. Despues, restringida la
eselavitud negra en Espafia, fue perdido en Andalucia el uso
popular cotidiano del vocablo mandinga, y corrompi6se este y
di6 en ser martina por similitud fonetica. Pero esta afortunada
supervivencia folkl6rica de la CUCARACHITA MANDINGA en Costa
Rica nos confirm el origen etimol6gico del asqueroso bicho y
de su nombre, difundidos uno y otro en paises de lengua his-
pana, lusitana, inglesa o francesa.
En todo tiempo han penetrado en un idioma las votes ex6-
ticas con que se denominan las cosas nuevas traidas de extrafios
paises, y ha debido de ocurrir con la CUCARACHITA MANDINGA lo
que, seguin Festus, ocurri6 en el lenguaje latino con la voz nepa
"escorpi6n", de origen africano (1).
Por las antedichas razones parece de ascendencia africana
la cucarachita mandinga o Martina. Ademis, esa personifica-
ei6n de animals y la concurrencia de muchos de ellos a la
acci6n del cuento son muy usuales, caracteristicas diriamos, de
las narraciones folkl6ricas de Africa.
Esto no obstante, estamos dispuestos a aceptar el cristiano
linaje de la desgraciada cucarachita si se nos muestran sus ran-
cios pergaminos y la limpieza de su sangre. En tanto, se nos
antoja una de tantas sucias mondongas, que la esclavitud ne-
grera llev6 a Lisboa y a Sevilla ya desde el siglo XV, aun
antes de que Col6n trajera las CUCARACHAS de Guinea a estas
Indias.

IV

CHAVERE CANTSA

Ignoramos la 6poca en que brill6 este personaje; pero supo-
nemos que fu6 allh por el primer tercio del siglo XIX, cuan-
do la Habana era tierra donde vegetaban y hasta florecian,

Melisa, en la revista costarricense Repertorio Americano (1923), refiri6n-
dose al titulo de un cuento infantil, sin duda el que aqui decimos de "La
cuearachita Martina".
(1) PAUL REGNAUD. Dictionaire Etymologique du Latin. Paris, 1908,
pig. 207.









ARCUIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


gracias a su cuidadosa protecci6n por los magnates, los cheches
y los cheveres, y los negros curros del Manglar y de Jesus
Maria.
CANT jk fue, sin duda, un apodo. La palabreja es cuba-
nismo, aceptado por la Real Academia de la Lengua, y significa:
"Dulee seco, compuesto de boniato, coco, ajonjoli y azicar
moreuo ".
CHEVERE es el adjetivo, que significando "perdonavidas",
"mat6n", "bravuc6n", "guapo", revela el cardcter predomi-
nante del personaje; tanto que se ha popularizado el famoso
nombre y hoy se le dice CHEVERE CANTIA, bien que ir6nicamen-
te, a cualquiera de tantos guaposos, como infectan hoy los man-
glares de nuestra political degradadora, agresiva y parasitaria.
CHEVERE y CHECHE son, al parecer, afronegrismos.
CHECHE. m.-Mat6n, guaposo, matasiete.
Fu6 antafio, seguin Norefia, sin6nimo de negro curro del
manglar, en la Habana; pero su uso se ha extendido por toda
Cuba y se aplica ain al blanco bravuc6n, manjafierros, bra-
vero, ii6n, jaque, mat6n o perdonavidas, que de 6stas y cien
otras maneras, en prueba de que abunda, se llama ese repug-
nante tipo de nuestro ambiente social. Aun, antafio, curro y
CHECHE fueron realmente distintos, como puede verse en un
sainete estrenado en 1868, por P. N. Pequefio y F. Fernandez.
El CHECHE era el mat6n entire los matones. Tambi6n, como su-
cedi6 con las voces currutaco, guapo, majo y otras, tuvo CHECHE
una acepci6n nueva, "pulido", "bien trajeado", "buen mozo",
"petimetre", etc. Seguin Ram6n Martinez, en su inedito Glo-
sario cubano, en Qriente suele oirse el vocablo por "gracioso".
"Mira qu6 CHECHE".
La voz CHECHE parece realmente un criollismo. Salillas no
la incluye en el lenguaje jergal de la mala vida espaiiola, donde
habria tenido cabida si alli se usara. Posiblemente, es de ori-
gen africano, derivada por duplicaci6n enfitiea de la palabra
lucumi Che (Bowen, 72), que significa "hacer", "conquistar",
"vencer", "sojuzgar", "castigar", y, contemporineamente,
porque hay etimologias convergentes, de la otra voz lucumi
Chehh, que se traduce por "pecar", "ofender", "cometer una
falta", "delinquir". En ese lenguaje, como en otros afines,
uno de los procedimientos para la formaci6n del sustantivo es
la duplicaci6n del verbo. Segun esta etimologia, CHECHE sig-









PERSONAJES DEL FOLKLORE APROCUBANO


nificaria: "vencedor, conquistador, ofensor, delincuente", con-
ceptos que exactamente correspondent todos ellos a los guape-
tones.
En el lenguaje de los negros hausas cheche es verbo que
expresa "salvar", "libertar", y machechg "salvador", "liber-
tador." (1)
CHIVERE. m.-Sin6nimo de CHECHE.
Su uso estA bastante extendido, principalmente en su acep-
cion de elegantte, "bien trajeado", "guapo", "petimetre",
"presumido". Acaso se derive de la misma raiz que cheche,
lucumi che, unida a otra voz lucumi egberi "con la cabeza alza-
da", o egbere "espiritu o genio mal6fico", o egberi "iniciado"
o "compafiero".
El vocablo isase cominmente entire los fiafiigos y el hampa,
lo que puede justificar el influjo de estas voces lucumies.
Sin embargo, este mismo uso por los fiafiigos nos lleva a pre-
sumir que CH9VERE procede del calabar sebede "adornarse pro-
fusamente", que alli en Africa equivale a "'bien trajeado",
"petimetre", etc., o sea a CHECHE, como en Cuba decimos; y
tambi6n "desafiar". (Goldie, p. 266.) Asi tendriamos CHt-
VERE (calabar), sin6nimo de CHECHE (lucumi).
En Cuba se oye decir a veces "es un CHECHE muy CHaVERE".
Y tambi6n suele oirse CHEVERE.

(1) C. H. ROBINsoN. Dictionary of the Hausa Language. Cambrid-
ge, 1899. Vol. I, p. 149.


















ACTAS DE LA "SOCIEDAD DEL

FOLKLORE CUBANO"


ACTA No. 1

En la Ciudad de la Habana, a seis de enero de mil nove-
cientos veintitres, se reunieron en el local de la Sociedad Eco-
n6mica de Amigos del Pais, situado en la calle de Dragones
nfimero sesenta y dos, previa la citaci6n correspondiente, los
Sres. Enrique Jose Varona, Monsefior Arteaga, Antonio Iraizoz,
Fernando Ortiz, Jos6 Maria Chac6n, Laura G. de Zayas Ba-
zhn, Carolina Poncet, Lydia Cabrera, Isis Ortiz, Ram6n A.
Catala, Nestor Carbonell, Ramiro Guerra, Francisco de P.
Coronado, Emilio Roig de Leuchsenring, Manuel P6rez Beato,
Gaspar Agiiero, Jose A. Cosculluela, Israel Castellanos, Adrian
del Valle, Jos6 A. Fernandez de Castro, Emilio Teuma, J. L.
Marinello, Calixto Mas6, Mariano Brull, Rub6n Martinez Vi-
llena, Enrique Serpa, Jos4 Luis Fonts, Antero Serra, Alberto
Lamar Schweyer, Elias Jose Entralgo, Francisco Gonzalez del
Valle y Joaquin L4lverias.
El Dr. Enrique Jos6 Varona abri6 la sesi6n a las nueve y me-
dia de la noche y manifest que habian excusado su asistencia
y expresado su adhesi6n a los prop6sitos que se trataban de
alcanzar en la reuni6n, los Sres. Manuel Sanguily, Carlos M.
de C6spedes, Carlos de la Torre, Antonio S. de Bustamante,
Rafael Montoro, Juan M. Dihigo, Alfredo M. Aguayo, Evelio
Rodriguez Lendin, Gustavo Sanchez Galarraga y Salvador
Salazar.
Concedi6 despubs el Dr. Varona la palabra al Dr. Jos6 Maria
Chae6n para que explicase el objeto de aquella reunion, que no
era otro que tratar de constituir la Sociedad del Folklore Cu-
bano.










ACTAS DE LA SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO"


El Dr. Chac6n empez6 dando cuenta de su reciente viaje por
varias ciudades de Cuba (Camagiiey, Bayamo, Trinidad, Ma-
tanzas, Sancti Spiritus) a donde habia ido como comisionado de
la Secretaria de Instrucci6n Puiblica para iniciar la obra de
propaganda y recopilaci6n folkl6rica. Refiri6, luego, como habia
estimado insuficiente, para tan vasta labor, el esfuerzo indivi-
dual y c6mo el ambiente generoso, de alto sentido de cultural
que encontr6 en esas ciudades, le permit16 organizer los prime-
ros grupos folkl6ricos de Cuba, que ya ban empezado, de manera
inteligente y entusiasta, la obra de aeopio y studio de nuestro
casi deseonocido candal folkl6rico. Tuvo el Dr. Chac6n un
cAlido elogio para la obra initial de esos grupos, y di6 cuenta de
la organizaci6n de nuevas delegaciones en otras ciudades de la
Repilblica: Pinar del Rio, Manzanillo, Bayamo, Santiago de
Cuba. Tuvo tambidn palabras de vivo reconocimiento para la
Secretaria de Instrucci6n P(iblica, que de manera tan eficaz
habia apoyado la causa del folklore cubano, y para la Sociedad
Econ6mica de Amigos del Pais, que continuando su gloriosa
tradici6n, colaboraba en la nueva obra nacionalista ofreciendo
a la Sociedad naciente la hospitalidad de su noble casa.
Pas6 despuBs a explicar detalladamente el objeto y prop6-
sitos de la Sociedad y los procedimientos que para aleanzarlos
deben seguirse, sefialando que un fin nacionalista de amplia
reconstrucci6n national ha de presidir siempre los trabajos de
los folkloristas cubanos.
A continuaci6n ley6 el Dr. Chac6n un proyecto de bases
que habia redactado, las que, despubs de algunas observaclones
de los Sres. Varona, Coronado y Roig de Leuchsenring, queda-
ron aprobadas por unanimidad, en la forma siguiente:

BASES DE LA SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO

I

Fines de la Sociedad

La Sociedad del Folklore Cubano tiene por objeto acopiar,
elasificar y comparar los elements tradicionales de nuestra vida
popular. Asi son materials propias de esta Sociedad la recopi-
laci6n y studio de los euentos, las consejas, las leyendas con-









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


servados por la tradici6n oral de nuestro pueblo; los romances,
las d6cimas, los cantares, los boleros y otras manifestaciones ti-
picas de nuestra poesia y nuestra mfisica populares; las locu-
ciones, los giros tipicos, los trabalenguas, los cubanismos y tantas
otras formas de la filologia popular; los refranes, proverbios,
adivinanzas y otros modos de expresi6n caracteristicos del inge-
nio de los pueblos; los conocimientos populares, conservados por
la tradiei6n, referentes a los distintos ramos de la ciencia (geo-
grafia, botinica, medicine, agriculture) ; las creeneias fantisticas
y sobrenaturales, las supersticiones en que expresa nuestro pue-
blo su sentido de lo maravilloso; la descripci6n y studio, asi-
mismo, de las costumbres locales; las fiestas y ceremonies popu-
lares, los juegos infantiles, los bailes, y por fltimo, el studio
descriptive, encaminado a un fin de verdadera terapeutica social,
de ciertas prActicas morbosas, como los actos de brujeria y fia-
fliguismo, en que, en forma tan expresiva, se manifiesta la baja
vida popular. Promovera tambien la Sociedad investigaciones
referentes a nuestro pasado precolombino, procurando sefialar
los rastros que pudieran existir en nuestra vida traditional, de.
espiritu de los aborigenes de Cuba.
En la vastisima labor, que a grandes rasgos se ha descrito
y en la que el circulo de la actividad folkl6rica necesariamente
toca los de otras ciencias afines, como la antropologia, la etno-
logia y la arqueologia, un fin nacionalista, un fin de reconstruc-
ci6n national presidir los trabajos de la Sociedad.

II

Organizaci6n de la Sociedad

La Sociedad tendri un organismo central en la Habana, y
delegaciones o grupos en aquellos pueblos de Cuba que puedan
ofrecer un interns traditional.

III

De los grupos folkloricos

Gozar&n los grupos folkl6ricos de una absolute autonomis
en su regimen interior, en sus programs de trabajo, en los









ACTAS DE LA SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO"


actos de su vida social: no hay una relaci6n de dependencia
respect a la Sociedad central, sino de colaboraci6n. Para
que esta sea mis eficaz los grupos folkl6ricos tendrkn uno o
mis delegados, elegidos entire los miembros de la agrupaci6n
central, para que los represented en las Juntas de Gobierno de
la misma.

IV

Publicaciones de la Sociedad

La Sociedad para cumplir sus fines procederd a la publi-
caci6n inmediata de una revista (los archives del Folklore Cu-
bano) que recogerk la labor acopiada por el centro de la Habana
y los grupos de la Repilblica. Las condiciones de publicaci6n
de la Revista seran fijados por la Sociedad Central, oidos los
grupos por medio de sus delegados. Tambien trabajari la So-
ciedad en la fundaci6n de una biblioteca de tradiciones en la
cual se reproduzcan nuestros libros antiguos de valor folkl6rico,
se divulge la historic universal del folklore y se publiquen
aquellos studios sobre literature, las artes y las ciencias popu-
lares, que, por su extension no tuviesen fAcil cabida en los AR-
CHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO.

V

Una Regla General de Investigacidn

Aunque la Sociedad del Folklore Cubano tiene un alto res-
peto por el trabajo individual y eree temerario fijar principios
aprioristicos para las investigaciones, quiere formular en sus
bases de constituci6n la Doctrina de la mis escrupulosa fide-
lidad, expresfndola asi: ninguln recopilador debe alterar lo que
qye del narrador: respete su gramitica, su 16gica, su espiritu.









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


VI

De los Socios

Hay tres categories de socios: socios de honor, socios colabo-
radores, socios correspondientes.
Socios de honor: seran aquellos que hubieren prestado un
servicio eminente en el orden del folklore universal o en rela-
ci6n con el folklore cubano.
Socios colaboradores: seran los residents en la Habana o
en aquellos lugares donde haya grupos folkl6ricos, y que con-
tribuyan, en alguna forma, a las tareas de la Sociedad. La
Sociedad no tiene nfimero limitado de socios colaboradores ni
fija condiciones especiales para la admisi6n de los mismos.
Socios correspondientes: seran los residents en aquellos
pueblos de Cuba donde no haya grupos folkl6ricos y que pres-
ten su concurso a la Sociedad. Tambien puede tener el insti-
tuto socios correspondientes en el extranjero.
La Sociedad no establece cuota social aunque admite dona-
tivos y require de sus miembros una diligente colaboraci6n
folkl6rica.

VII

De la Junta de Gobierno

La direcci6n de la Sociedad estA confiada a una Junta de
Gobierno compuesta por:
Un President.
Un Vicepresidente.
Un Seeretario.
Un Tesorero.
Un Bibliotecario archivero.
Uno o mAs delegados de los grupos folkl6ricos (este nfimero
fluctuara atendiendo a las necesidades sociales).
Y un nuimero fluctuante tambiAn de vocales, que la Socie-
dad determinara atendiendo a su mejor desenvolvimiento.
El President representara a la Sociedad en todos sus actos,
ejercerA la mas direct inspecci6n de sus asuntos, presidiraf sus









ACTAS DE LA "SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO"


sesiones y asumirA la direcci6n de los ARCHIVOS DEL FOLKLORE
CUBANO y de las otras publicaciones de la Sociedad. Cuando,
para el mejor desenvolvimiento de los fines del institute, lo
creyese convenient, podra delegar esta uiltima funci6n en algfin
miembro de la Junta de Gobierno.
El Vicepresidente sustituirf al Presidente y desempefarh
sus mismas funciones en caso de la falta temporal de 6ste.
El Secretario ejerceri especialmente una funci6n de pro-
paganda. TendrA a su cargo la correspondencia de la Sociedad,
la redacci6n de las actas de sus sesiones y llevarh un registry
de socios.
El Tesorero recibir~ los donativos hechos a la Sociedad y
les dara la distribuci6n que 4sta acuerde.
El Bibliotecario archivero tendrA a su cargo la custodia y
catalogaci6n de la biblioteca social y la clasificaci6n e inventario
de los materials folkl6ricos recopilados por la Sociedad.
Las elecciones para la Junta de Gobierno de la Sociedad se
celebrarAn cada dos afios, el dia seis de enero.

VIII

De las sesiones

Ser~n de dos classes: administrativas y folkl6ricas. El nm-
mero de ellas, las reglas y el curso de las mismas tiene la So-
ciedad libertad para determinarlos segfin las necesidades del
folklore en Cuba.

IX

De la residencia de la Sociedad y su disoluci6n

El lugar de residencia de la agrupaci6n central, sera, mien-
tras no se haya adquirido una casa propia, la Sociedad Econ6-
mica de Amigos del Pais. En caso de disoluci6n de la Sociedad,
el Archivo Folkl6rico y la biblioteca pasaran a la Biblioteca Pi-
blica de la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais.
La Junta de Gobierno podra celebrar sus sesiones en cual-
quier lugar de la ciudad de la Habana, que al afecto acuerde.









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


Una vez aprobadas las anteriores bases se procedi6 a la
elecci6n de la Junta de Gobierno de la Sociedad.
DespuBs de un amplio cambio de impresiones fu6 elegida por
unanimidad la siguiente candidatura:
President: Fernando Ortiz.
Vicepresidente: Alfredo M. Aguayo.
Secretario: Emilio Roig de Leuchsenring.
Tesorero: Manuel Perez Beato.
Bibliotecario-archivero: Juan Miguel Dihigo.
Delegado de los grupos folkl6ricos: Ramiro Guerra.
Vocales: Carolina Poncet, Carlos de la Torre, Monsefior Ar-
teaga, Antonio Iraizoz, Francisco de P. Coronado, Joaq(tin
Llaverias, Eduardo Sanchez de Fuentes, Gaspar Agiiero, Sal-
vador Salazar, Ram6n A. Catalh, N6stor Carbonell, Francisco
G. del Valle y Adrian del Valle.
El Dr. Jose M" Chac6n propuso, y asi se acord6, que el
nombramiento de primer socio de honor del folklore cubano
fuese conferido al Dr. Francisco Zayas y Alfonso, actual Se-
cretario de Instrucci6n P.iblica y Bellas Artes, a quien debe el
folklore cubano un gran impulso.
Asimismo se acord6 por unanimidad, a propuesta del Dr.
Coronado, se nombraran presidents de honor a los Sres. En-
rique Jose Varona, Manuel Sanguily, Raimundo Cabrera y
Jos4 Maria Chac6n y Calvo.
Y no habiendo mhs asuntos de que tratar, se suspendi6 el
acto a las once menos cuarto de la noche.
EmILIo ROIG DE LEUCHSENRING,
Vto. Bno.: Secretario.
FERNANDO ORTIZ,
President.

ACTA No. 2

En la Ciudad de la Habana, a veintid6s de enero de mil
novecientos veintitres, se reunieron previa la citaci6n correspon-
diente, los sefiores de la Junta de Gobierno, Ortiz, Poncet, P.
Beato, G. del Valle, Chae6n, Llaverfas, Coronado, Iraizoz, Roig,
en la casa nfimero cuarenta de la calle de San Ignacio, en esta
ciudad.









ACTAS DE LA SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO"


Abierta la sesi6n a las cinco p. m. fue leida y aprobada el
acta de la sesi6n anterior.
Fue leida por el Secretario una comunicaci6n del Sr. Adrian
del Valle, presentando la renuncia del cargo de vocal de la
Sociedad. La Junta acord6 por unanimidad no aceptar dicha
renuncia, por entender que el Sr. del Valle puede prestar a la
Sociedad muy uitiles servicios.
A propuesta del Sr. President se acord6 nombrar vocal al
Sr. Federico Edelman, Presidente de la Asociaei6n de Pintores
y Escultores.
Se ley6 una comunicaci6n del Sr. Arturo F. Llebres, de
Cardenas, interesdndose por la Sociedad y ofreciendo a la mis-
ma su colaboraci6n.
La Junta acord6 se le agradecieran sus ofrecimientos y se
le comisionara para que diera los pasos y realizara las gestionew
oportunas tendientes a constituir en la ciudad de Cardenas el
grupo folkl6rico local correspondiente.
A propuesta del Sr. Chac6n se acord6 designer al Dr. Max
Henriquez Urefia para que constituya en la ciudad de Santiago
de Cuba un grupo folkl6rico.
Se ley6 por el Secretario una comunicaci6n del Sr. A. Sa-
lazar Carrera, de Santiago de Cuba, ofreciendo sus servicios a
la Sociedad. La Junta acord6 darle las gracias e indicarle se
entreviste con el Sr. Henriquez Urefia, a los efeetos de la cons-
tituci6n del grupo folkl6rico de Santiago de Cuba.
A propuesta del Sr. Chac6n se tom6 el acuerdo de que se
ruegue a los grupos locales ya constituidos design cada uno
un delegado, de entire los vocales, para que los represented en
la Junta Central.
El Sr. Coronado ofreci6 escribir a las principles bibliotecas
pfiblicas del mundo, inquiriendo que grupos o publicaciones
folkl6ricos existen en los respectivos paises.
Se design despu6s a la Srta. Poncet, y a los Sres. P4rez
Beato y Chac6n para que redactasen el cuestionario literario
del folklore eubano.
Se design a los Sres. Chac6n y Perez Beato para que visi-
taran al Sr. Secretario de Instrucci6n Piblica a fin de gestionar
que esa Secretaria preste su auxilio econ6mico a la Sociedad
para que 6sta pueda publicar una revista.









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


Y no habiendo mis asuntos de que tratar se suspendi6 la
sesi6n a las seis menos cuarto de la tarde.

EMILIO ROIG DE LEUCHSENRING,
Secretario.
Vto. Bno.:
FERNANDO ORTIZ,
President.

ACTA No. 3

En la ciudad de la Habana, a nueve de febrero de mil nove-
cientos veintitr&s, se reunieron, previa la citaci6n correspondiente,
los Sres. de la Junta de Gobierno, Ortiz, Llaverias, Chac6n, PB-
rez Beato, Agiiero, Gonzalez del Valle, Poncet, Roig L., en la
casa nfmero cuarenta de la calle de San Ignacio.
Abierta la sesi6n, a las cinco p. m., fu6 leida por el Secretario,
y aprobada el acta de la sesi6n anterior.
A propuesta del Sr. Chac6n la Junta acord6 asociarse al duelo
por la muerte del Sr. Carlos de Velasco, ex director y redactor
de la revista Cuba Contempordnea.
El Sr. Roig de Leuchsenring, en nombre de dicha revista, di6
las gracias a los presents.
El Dr. Chac6n propuso y se acord6 que la Sociedad se asocie
al homenaje que en breve se ha de tributar al Sr. Raimundo
Cabrera, en esta ciudad, por sus amigos y admiradores.
El Secretario ley6 la excuse presentada por el Dr. Dihigo,
manifestando no serle possible asistir a la reuni6n de hoy.
El Dr. Chac6n express se habia constituido ya en la ciudad
de Pinar del Rio el grupo folkl6rico correspondiente, bajo la
presidencia de Monsefior Ruiz y actuando de Secretario el Sr.
Saiz de la Mora.
El Dr. Chac6n ley6 el proyecto de cuestionario folkl6rico
de Literature, el cual fu6 aprobado.
El Sr. Gaspar Agiiero ofreci6 hacer el cuestionario folkl6rico
de mfisica, acepthndose su ofrecimiento.
Los Sres. Chac6n y Perez Beato disron cuenta de la visit
que, en nombre de la Sociedad, habian hecho al Sr. Secretario
de Instrucci6n Pfiblica, con el objeto de recabar que esa Secre-
taria contribuya, de alguna manera, con los fondos sobrantes









ACTAS DE LA "SOCIEDAD DEL FOLELORE CUBANO"


disponibles, a los gastos de imprenta y demhs indispensables para
la edici6n de la revista 6rgano de la Sociedad. El Secretario
ofreci6 a dichos sefiores hacer lo que a su alcance estuviere, a
los fines indicados.
El Sr. Roig propuso que con el objeto de evitar que se cam-
bien constantemente, por nuestra camara municipal, los nombres
de las calls de la Habana, muchos de los cuales tienen un origen
hist6rico, digno de ser tenido en cuenta y respetado, se comi-
sionase al Sr. P6rez Beato para que redactase un studio a
manera de Guia Folkl6rica de las calls de la Habana, del cual
se enviase copia, acompafiada de la instancia oportuna, al Ayunta-
miento de la Habana, Alcalde Municipal y Gobernador de la
provincia; publicindose, ademas, dicho trabajo en los principles
peri6dicos de la capital. La Junta asi lo acord6.
Y no habiendo mAs asuntos de que tratar se suspendi6 la
sesi6n a las seis y cuarto de la tarde.
EMILIO ROIG DE LEUCHSENRING,
Vto. Bno.: Secretario.
FERNANDO ORTIZ,
President.

AcTA No. 4

En la ciudad de la Habana, a diez y seis de febrero de mil
novecientos veintitres, se reunieron, previa la citaci6n corres-
pondiente, los Sres. de la Junta de Gobierno, Ortiz, Llaverias,
P. Beato, GonzAlez del Valle, Coronado, Agiiero, Chae6n, Mon-
sefior Arteaga, Henriquez Urefia, Roig, en la casa nfimero cua-
renta de la calle de San Ignacio.
Abierta la sesi6n a las cinco y cuarto p. m., fu6 leida por el
Secretario y aprobada el acta de la sesi6n anterior.
Asisti6 a esta Junta el Dr. Max Henriquez Urefia, especial-
mente invitado a la misma, el cual di6 cuenta de haber reali-
zado diversos trabajos en la ciudad de Santiago de Cuba con
objeto de constituir el Grupo Folkl6rico correspondiente, lo que
realizaria definitivamente a su regreso a dicha ciudad.
Manifest6 el Dr. Henriquez Urefia que, ademas de en Santia-
go de Cuba, podian constituirse grupos folkl6ricos en las ciuda-
des de Manzanillo y Bayamo.









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


El Dr. P6rez Beato manifest que en una iltima visit que
en uni6n del Dr. Chac6n habian hecho al Sr. Secretario de
Instrucci6n Pdblica, 6ste les manifest que por ahora no creia
possible que la Secretaria pudiese destinar alguna cantidad para
la Sociedad del Folklore Cubano.
El Dr. Ortiz expuso que los Gobernadores electos de Ma-
tanzas y Santa Clara le habian ofrecido gestionar que sus res-
pectivos Consejos Provinciales contribuyesen con alguin cr6dito
annual para el sostenimiento de la revista, 6rgano de la Soeiedad.
El Sr. Gaspar Agiiero ley6 el proyecto de cuestionario folk-
l6rico de miusica que se le habia encomendado, ofreciendo traerlo
terminado para una pr6xima sesi6n.
Y no habiendo mis asuntos de que tratar, se suspendi6 la
sesi6n a las seis de la tarde.

EMILIO ROIG DE LEUCHSENRING,
Secretario.
Vto. Bno.:
FERNANDO ORTIZ,
President.

ACTA No. 5

En la ciudad de la Habana, a veintitres de febrero de mil
novecientos veintitrbs, se reunieron, previa la citaci6n correspon-
diente, los Sres. de la Junta de Gobierno, Ortiz, Llaverias, Cha-
c6n, Gonzalez del Valle, P. Beato, Roig, en la casa nimero
cuarenta de la calle de San Ignacio.
Abierta la sesi6n a las cinco p. m., fu6 leida por el Secreta-
rio y aprobada el acta de la sesi6n anterior.
Excusaron su asistencia la Srita. Poncet y los Sres. Agiiero
y Dihigo.
Asisti6 a la Junta, expresamentd invitado, el Sr. Jorge
Mafiach.
El Dr. Chac6n di6 cuenta de haberse constituido el grupo
folkl6rico correspondiente, en Giiines, bajo la presidencia de
la Srita. Rosa Trujillo y eligi6ndose Secretario al Sr. Fernandez
Arrondo.
Asimismo inform el Dr. Chae6n de la forma en que han
quedado definitivamente organizados los grupos folkl6ricos de









ACTAS DE LA "SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO"


Camagiiey, Bayamo, Trinidad, Sancti Spiritus, Matanzas y Pi-
nar del Rio.
Se ley6 una carta del Sr. Manuel H. de Mendoza, interesin-
dose sobre diversas cuestiones folkl6ricas.
El Secretario manifest que la Srita. Lina R. Valmont, le
habia expresado sus deseos de adherirse a la obra de la Sociedad;
acorddndose darle las gracias e incluirla en la list de colabo-
radores del Folklore Cubano.
Se pas6 despues a estudiar y discutir la organizaci6n que
debe darse a la revista que ha de publicar la Asociaci6n, acor-
dandose que 6sta sea trimestral, en 89, de 100 piginas poco mAs o
menos y que se tiren, por ahora 500 ejemplares, que al frente
de ella, ademds del Director que lo sera el de la Asociaci6n,
figure como redactores eneargados de ia misma la Srita. Caro-
lina Poncet y los Sres. Manuel P6rez Beato, Joaquin Llaverias,
Francisco Gonzalez del Valle y Emilio Roig de Leuchsenring.
Y no habiendo mas asuntos de que tratar, se suspendi6 la
sesi6n a las seis y veinte p. m.

EMILIO ROIG DE LEUCHSENBING,
Secretario.
Vto. Bno.:
FERNANDO ORTIZ,
President.

ACTA No. 6

En la ciudad de la Habana, a seis de abril de mil novecientos
veintitres, se reunieron, previa la citaci6n correspondiente, los
sefiores de la Junta de Gobierno, Ortiz, C. Poncet, Agiiero, Irai-
zoz, Chac6n, P. Beato, Coronado, GonzAlez del Valle, Llaverias,
Roig, en la casa nfimero cuarenta de la calle de San Ignacio.
Abierta la sesi6n a las cinco y cuarto p. m. fu leida por el
Seeretario y aprobada el acta de la sesi6n anterior.
Asisti6 como invitado el Sr. Mariano Brull.
El Dr. Chac6n entreg6, terminado ya, el cuestionario de
literature.
El Sr. Agiiero entreg6 las bases para el cuestionario del
folklore musical. La Junta acord6, despues de leido, que al









ARCHIVES DEL FOLKLORE CUBANO


mismo agregara su autor algunos ejemplos para su mis ficil
comprension.
El Sr. Llaverias ley6 unas decimas del afio 1808 que existen
en el Archivo Nacional, que aparecen denunciadas como sub-
versivas por el Marqu6s de Someruelos; la junta acord6 se
publicaran en la revista, cuando esta viera la luz, asi como otro
trabajo portico encontrado tambien en dicho Archivo por el
Sr. Llaverias sobre El triunfo de los rusos.
El Sr. Chac6n propuso se designara al Dr. Diego Tamayo
Vocal, lo que se acord6 por unanimidad.
El Sr. Chac6n manifest que el Sr. Carlos M. Trelles habia
lanzado la idea de que se levantase en las cercanias de las Cata-
ratas del Niagara, un busto al poeta cubano Jos6 Maria de He-
redia, con alguna inscripci6n alusiva que rememorase su famosa
vida. La Junta acord6 que la Sociedad se asociase a ese home-
naje a nuestro gran poeta.
El Sr. Roig propuso que la Sociedad se asociase al banquet
que se ha de celebrar en estos dias en honor del Sr. Federico
Edelman, Presidente de la Asociaci6n de Pintores y Eseultores.
Se acord6 unfnimemente.
El Dr. Gonzilez del Valle entreg6, para que se publicase en
la revista, un articulo titulado: Padre Dobal, mi sombrero.
El Sr. Roig ofreci6 un articulo de costumbres sobre Los Ve-
lorios.
Se acord6 aceptar ambos trabajos.
El President expuso que el dia 15 se celebrara, organizado
por esta Sociedad, un almuerzo homenaje al iniciador de la
misma Dr. Jose Maria Chac6n, en el Central Hershey en Ma-
tanzas, y que el Secretario quedaba encargado de todo lo refe-
rente a la organizaci6n del mismo, y con 61 deberian entenderse
las personas que deseasen participar de ese homenaje a nuestro
querido compafiero.
Y no habiendo mAs asuntos de que tratar, se suspendi6 la
sesi6n a las seis y diez de la tarde.

EMILIO ROIG DE LEUCHSENRING,
Secretario.
Vto. Bno.:
FERNANDO ORTIZ,
President.









ACTAS DE LA "SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO"


ACTA No. 7

En la ciudad de la Habana, a doce de julio de mil novecientos
veintitrds, se reunieron previa la citaci6n correspondiente, los
sefiores de la Junta de Gobierno, Ortiz, Tamayo, Dihigo, Llave-
rias, S. Fuentes, Edelman, Roig, en la casa ndmero cuarenta de
la calle de San Ignacio.
Abierta la sesi6n a las cinco y media p. m., fu6 leida por el
Secretario y aprobada el acta de la sesi6n anterior.
El Secretario ley6 una comunicaci6n del Dr. Max Henriqucz
Urefia, en la que da cuenta, con fecha 2 de mayo, que el 28
de abril qued6 constituido en la Ciudad de Santiago, el "Grupo
Folkl6rico de Santiago de Cuba", resultando electa la siguiante
directive: Presidente, Dr. Francisco Mercer y Vila; Secretario,
Dr. Max Henriquez Urefia; Vocales: Sres. Eduardo Abril Amo-
res, Joaquin Navarro Riera, Gustavo Rogel, Ram6n Figueroa,
Rafael Esthnger, Armando Leyva, Rend Fiallo, Juan Maria
Ravelo, Ram6n Martinez y Luis Rojas Reina. Y que el domi-
cilio social del grupo quedaba establecido en la casa calle de
Aguilera Alta No. 10, Santiago de Cuba.
Tambidn se ley6 un telegrama que desde Cienfuegos envian
los Sres. Pedro Modesto Hernandez, Pedro L6pez Dortic6s, Mi-
guel Angel de la Torre, Dr. C. T. Trujillo, Pedro Fuxh y Leon-
cio G. Puente, dando cuenta, con fecha 29 de abril, de haberse
constituido el grupo folkl6rico de aquella ciudad.
La Junta acord6 darse por enterada de ambas comunica-
clones.
El Secretario di6 cuenta de que asistia a esta sesi6n como
invitado especial el Sr. Mariano Brull.
El Sr. Sanchez de Fuentes obsequi6 a todos los presents con
sendos ejemplares de su libro de reciente publicaci6n El Folk-
lor en la Mlsica Cubana, acorddndose, a propuesta del Sr. Roig,
darle las gracias por ese obsequio y felicitarlo por tan valiosa
colaboraci6n en pro de los ideales que persigue la Sociedad.
Se discuti6 despu6s ampliamente sobre la publicaci6n de la
revista, acordindose que en el primer niimero se inserten los
estatutos, acta de constituci6n y demAs hasta la fecha en que
salga la revista, directive, colaboradores, cuestionario de litera-
tura redactado por el Sr. Chac6n y trabajos que ofrecieron los









90 ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO

Sres. Ortiz, Llaverias, Gonzilez del Valle, Roig y los demis que
se reeogieran.
Se acord6 que de la publicaci6n del mismo quedaran encar-
gados los Sres. Ortiz, Srita. Poncet, Llaverias, GonzAlez del
Valle, P6rez Beato y Roig.
Y no habiendo mis asuntos de que tratar, se suspendi6 la
sesi6n a las seis y media de la tarde.

EMILIO ROIG DE LEUCHSENRING,
Secretario.
Vto. Bno.:
FERNANDO ORTIZ,
President.




















FUNDACION DE LA SOCIEDAD DEL
FOLKLORE CUBANO


Siendo objeto de los ARcHIvos DEL FOLKLORE CUBANO reco-
ger en sus pdginas todos los materials que puedan ser acogidos
para former juicio objetivo y documentado de los studios folk-
16ricos en Cuba, de sus adelantos, orientaciones, bibliografia,
hallazgos y colecciones, estimamos oportuno en este primer ejem-
plar de la revista, estampar la cr6nica de la fundaci6n de la
"Sociedad del Folklore Cubano", tal como fue publicada por
el Diario de la Marina de la Habana, correspondiente, al 8 de
enero de 1923.

NOTICIA DE LA FUNDACI6N

La "Sociedad del Folklore Cubano".

Conforme habiamos anunciado se celebr6 en la noche del sa-
bado 6 de enero corriente una interesante reuni6n en la "So-
ciedad Econ6mica de Amigos del Pais" a la que asistieron dis-
tinguidos representantes de la intelectualidad cubana, con el fin
de dejar constituida la "Sociedad del Folklore Cubano".
El acto fu6 presidido por el Dr. Enrique Jose Varona, a
quien acompafiaron en la mesa presidential Monsefior Arteaga,
que asistia por si y en representaci6n del senior Obispo de la
Habana, el Dr. Antonio Iraizoz, Subsecretario de Instrucci6n
Pfiblica y Bellas Artes, el Dr. Fernando Ortiz, director de la
Revista Bimestre Cubana y el Dr. Jos6 Maria Chac6n, iniciador
de la reuni6n y fundador de los primeros grupos folkl6ricos de
Cuba.
Una selectisima representaci6n de eseritores, artists, profe-
sores, vimos en la vieja sala de retratos de la Econ6mica, el
mejor ambiente para una Sociedad de studios tradicionales.
Alli estaba la sefiora de Zayas BazAn, las sefioritas Carolina









ARCEIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


Poncet, Isis Ortiz y Lydia Cabrera, los sefiores Ram6n A. Ca-
tald y Nestor Carbonell, representantes en la reunion de la
Academia Nacional de Artes y Letras, que con gran entusiasmo
se ha adherido a los fines de la nueva Sociedad, Ramiro Gue-
rra, Francisco de P. Coronado, Manuel Perez Beato, el maestro
Gaspar Agiiero, Antonio Cosculluela, Israel Castellanos, Adrian
del Valle, Joaquin Llaverias, Francisco Gonzalez del Valle, que
ostentaba la representaci6n de Cuba Contempordnea, Jose A.
Fernandez de Castro, Emilio Teuma, J. L. Marinello, Calixto
Mas6, Mariano Brull, Ruben Martinez Villena, Enrique Serpa,
Emilio Roig, Jos6 Luis Fonts, Antero Serra y algunos otros
cuyos nombres no pudimos anotar. Excusaron su asistencia y
expresaron su adhesi6n a la Sociedad los Dres. Manuel Sanguily,
Carlos M. de Cespedes, Carlos de la Torre, Antonio S. de Bus-
tamante, Rafael Mvontoro, Juan M. Dihigo, Alfredo M. Aguayo,
Evelio R. Lendian, el poeta Gustavo S. Galarraga y el Dr. Sal-
vador Salazar.
Inici6 el cambio de impresiones sobre la orientaci6n de la
nueva Sociedad el Dr. Chac6n, quien di6 cuenta de su viaje por
varias ciudades interesantisimas de Cuba (Camagiiey, Bayamo,
Trinidad, Sancti Spiritus, etc.), a donde habia ido, como comi-
sionado de la Secretaria de Instrucci6n Pfblica para iniciar la
obra de recopilaci6n Folkl6rica. Refiri6 el Dr. Chac6n como
habia estimado insuficiente, para tan vasta labor, el esfuerzo
individual y como el ambient generoso, de alto sentido de cul-
tura que encontr6 en esas ciudades le permiti6 organizer los
primeros grupos folkl6ricos de Cuba que ya han empezado de
manera inteligente y entusiasta la obra de acopio y studio de
nuestro casi desconocido caudal folkl6rico. Tuvo el Dr. Cha-
c6n un elido elogio para la obra inicial de esos grupos y di6
cuenta de la organizaci6n de nuevas delegaciones en otras ciu-
dades de Cuba: en Pinar del Rio, en Manzanillo, en Bayamo, en
Santiago de Cuba. Tuvo tambi6n palabras de vivo reconoci-
miento para la Secretaria de Instrucci6n Pfiblica que de manera
tan eficaz habia apoyado la causa del folklore cubano, y para
la "Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais", que continuando
su gloriosa tradici6n, colaboraba en la nueva obra nacionalista
ofreciendo a la Sociedad naciente la hospitalidad de su noble
casa. A continuaci6n ley6 el Dr. Chac6n y Calvo las bases
del nuevo institute, que fueron aprobadas despues de algunas
observaciones de los Sres. Varona, Coronado y Roig de Leuch-
senring. Las bases explican con claridad la vasta obra que se
propone realizar la "Sociedad del Folklore Cubano".
Un fin nacionalista, de amplia reconstrucci6n national, ha
de presidir los trabajos de los folkloristas cubanos.
Leidas y aprobadas las bases, que publicaremos pr6xima-
mente, pues tienen un gran interns para la cultura eubana, se









FUNDACI6N DE LA SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO 93

procedi6 a la elecci6n de la primera Junta de Gobierno de la
Asociaci6n. Por unanimidad se eligi6 la siguiente:
President: Fernando Ortiz.
Vicepresidente: Alfredo M. Aguayo.
Secretario: Emilio Roig de Leuchsenring.
Tesorero: Manuel PWrez Beato.
Bibliotecario Archivero: Juan M. Dihigo.
Delegado de los Grupos Folkl6ricos: Ramiro Guerra.
Vocales: Carolina Poncet, Carlos de la Torre, Monsefior Ar-
teaga, Antonio Iraizoz, Francisco de P. Coronado, Joaquin Lla-
verias, Eduardo Sanchez de Fuentes, Gaspar Agiiero, Salvador
Salazar, Ram6n A. Catalk, NIstor Carbonell, Francisco Gonzi-
lez del Valle y Adrian del Valle.
El Dr. Chac6n propuso que el nombramiento de primer so-
cio de honor del folklore cubano fuese conferido al Dr. Francisco
Zayas y Alfonso, Secretario de Instrucci6n Pfblica y Bellas Ar-
tes, a quien debe el folklore cubano un gran impulso. Por una-
nimidad se aprob6 la proposici6n anterior, asi como la del Dr.
Coronado respect al nombramiento de Presidentes de Honor a
favor de los Sres. Enrique Jos6 Varona, Manue! Sanguily y Rai-
mundo Cabrera.

















NOTAS DE LA "SOCIEDAD DEL FOLKLORE
CUBANO"

Raimmndo Cabrera. El Dr. Raimundo Cabrera y Bosch,
president de honor de la "Sociedad del Folklore Cubano",
falleci6 en la Habana el 21 de mayo de 1923, a la edad de 72
anos.
Fu6 literate fecundo que trat6 con preferencia, por no decir
siempre, asuntos cubanos y rompi6 lanzas en defense de nuestra
cultural contra sus detractors.
Esta revista consigna en esta pigina la doliente noticia y
el testimonio de su pesadumbre para los deudos del patricio
muerto.
A la "Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais". Debe-
mos consignar un expresivo voto de gracias a la cen.enaria
corporaci6n cubana "Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais",
por haber brindado a la naciente "Sociedad del Folklore Cuba-
no" los hist6ricos salones de su biblioteca, no s6lo para que en
ellos se celebrara la sesi6n inaugural, sino tambien para que en
ellos radique el domicilio de la nueva agrupaci6n.
La sociedad decana, que desde 1793 viene siendo el sagrario
de todas nuestras tradiciones de cultural, y cuna de casi todos
los centros cientificos y literarios que han brillado o ain dan
brillo a la civilizaci6n patria, nos ha honrado sobremanera con
esa distinci6n. Por ella es sincera y honda nuestra gratitud.
Jos6 Ma. Chac6n y Calvo. El Dr. Jos6 Ma Chac6n y Cal-
vo, fundador de la "Sociedad del Folklore Cubano", se ha
ausentado temporalmente de Cuba obligado por los deberes de
su cargo de Secretario de la Legaci6n de Cuba en Espafia.
Esta sociedad, que debe su nacimiento a la fecunda energia
de su genio, le augura una felicisima permanencia en la Corte
de Espafia, y un regreso a los patriots lares colmado de lauros...
y libros, de propia y ajenas plumas.






















BIBLIOGRAFIA


EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES. El Folk-lor (sic) en la Mi-
sica Cubana. La Habana, 1923.

Es un eruditisimo libro que aportari muy valiosos elements
al studio de nuestro folk-song, como dicen los angloparlantes.
El maestro Sanchez de Fuentes hace notables afirmaciones
en su libro. "Cuba es sin duda alguna el pais mks rico en rit-
mos musicales, populares, de todos los de las AmBricas."
Son sus fuentes Andalucia y Africa.
En el studio que tenemos a la vista el music6logo cubano
rectifica errors de maestros tan famosos como Pedrell y Frie-
denthal; analiza los earacteres y posibles origenes de la danza,
la habanera, el danzon, el zapateo, el punto cubano, la guajira,
la criolla, la clave, la rumba, el tango, el son, el bolero, la gua-
racha.
De 6stas son reconocidamente africanas la clave, la rumba
y el tango, y se duda de si lo es el son.
La monografia de Sanchez de Fuentes va seguida de una con-
ferencia acerca de los miisicos cubanos, que pone de relieve los
esfuerzos hechos por nuestra cultural artistic musical. Es, en
conjunto, un nuevo y muy avalorado empefio del popular maes-
tro cubano a quien tanto debe ya la ilustraci6n musical de
nuestra patria.
El fundador de la "Sociedad del Folklore Cubano", el Dr.
Jos6 M. Chac6n y Calvo prologa el libro. i Miel sobre hojuelas!









ARCHIVES DEL FOLKLORE CTBANO


AURELIO DE LLANO ROZA DE AMPUDIA. Del Folklore Asturiano.
Madrid. 1922.

Este libro, de los mis seriamente escritos en Espafia sobre
asuntos folkl6ricos, dividese en tres parties: Mitos, supersti-
ciones y costumbres. Es de caricter preferentemente descrip-
tivo, como importa que sean los studios locales, que no ofrecen
base suficiente para las generalizaciones y misterios.
El trabajo demuestra cuan rica mina de saber popular ya-
ce en las regions espafiolas, sepulta y en espera de quien recoja
tanta riqueza. Espafia, "donde todo lo ha hecho el pueblo",
como dice Ortega y Gasset, carente de verdaderas aristocracias,
forzosamente ha de tener un gran caudal de ideas populares, y
el studio profundo de su demopsicologia es indispensable para
conocer el alma hispana, interpreter el pasado national y ain
su present inseguro.
Y el conocimiento de ese folklore espafiol nos es necesario a
los cubanos, pues por desgracia afin somos fundamentalmente
una provincia mental de Espafia, con pocos estratos super-
puestos, determinados por ambiente geogrifico y social.
Hemos ojeado el libro acerca del folklore asturiano, y poco
hemos hallado en 61 que pueda conectarse con el folklore cuba-
no, sino de modo muy indirecto. Por eso tambi6n los cubanos,
como el eminente Men6ndez Pidal, cuyo es el pr6logo al libro, la-
mentamos que aquella encuesta folkl6rica organizada hace afios
por el Ateneo de Madrid, no haya. motivado sendos volimenes,
donde hallar el archivo de la maravillosa cultural popular his-
pana.
i Cuin triste es leer que en 1920 fu6 a Espafia una comi-
si6n de profesores norteamericanos, desde California, para re-
colectar leyendas, tradiciones, romances, mitos, cuentos, supers-
ticiones, cantos, miisicas, ensalmos y oraciones! Igual nos pa-
sar 'a los cubanos, y no decimos que ya nos haya pasado porque
los pequefios trabajos anglosajones acerea de nuestra cantera
folkl6rica, (por ejemplo: CHARLES M. SKINNER, Myths and Le-
gends of our new possessions and protectorate, Filadelfia, 1900),
aunque de eierta atracci6n literaria, carecen de valor cientifico.

Imp. El Siglo XX, Av. del Bruil (Tenicnte Rey) 27.









ARCHIVES
DEL

FOLKLORE CUBANO
PUBLICADOS POR IA
"SOCIEDAD DEL FOLKLORE CUBANO"

Vol. I. La Habana. Cuba. Abril de 1984. Na6n.


CANTARES LOCALES CUBANOS

ORB
CABOLINA PONCET


Entre las coplas y cantares populares a que tanta afiei6n
tiene el pueblo espafiol, figure una nutrida series formada por
los llamados cantares locales o geogrAficos por el hecho de con-
tener, entire frases de alabanza o de vituperio, los nombres de
determinadas poblaciones o de sus naturales. No andan parcos
los an6nimos autores de estas composiciones en arranques de
arrogante ponderaci6n al encomiar las bellezas de una ciudad
o de un villorrio, las excelencias de sus products naturales,
monumentos e industries, la milagrosa virtud de sus santos
patrons, el arrojo de sus mozos y el garbo y decoro de sus
mujeres. Mas tampoco se quedan iortos cuando les da por za-
herir todo ello en forma burlesca que a veces Ilega a sangrien-
ta sitira. Raras seran las poblaeiones espafiolas que carezcan
de sus correspondientes coplas o cantares locales, y el aficio-
nado a la literature folkl6rica podra entretenerse con la lec-
tura de muchos de ellos en la sabrosa colecci6n de Cantos po-
pulares espaioles de Don Francisco Rodriguez Marin, en el
Cancionero de Lafuente, o en el Dicconrio Geogrdfico Popu-
lar de Vergara, de reciente publieaei6n.
Desde el punto de vista de su m6rito artistico, las coplaa









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


geogrAficas forman, por regla casi general, la secci6n menos
po6tica del Cancionero popular espafiol. Las mis de ellas ado-
lecen de un estilo vulgar y prosaico, y carecen de los sorpren-
dentes rasgos de ternura, de ingenuidad o de gracia tan fre-
euentes en los eantares populares espaioles. En ocasiones no
son mas que versetes rimados a lo que salga, sin el menor es-
fuerzo haeia la originalidad puesto que sus autores an6nimos
suelen reducirse a calcar, sobre viejos y poco variados patrons
las alabanzas de determinadas poblaciones o aldeas. Mas no
puede negarse que la copla o cantar geografico tiene el interns
particular de expresar en t6rminos lanos dos de las mis pri-
mitivas fases del sentimiento patrio: el amor al hdbito y a to-
do lo que le atafie y la inquina contra el pueblo veeino, que
rivaliza con el propio en importancia, o en limits, o en pro-
ducciones. Sentimientos estos que, aunque simples y humildes,
contienen el germen de otros mis complicados y nobles. Y
he ahi por qu6, un genero de coplas que desde el punto de
vista de su calidad literaria puede valer muy poco, tiene muy
bien justificado lugar en las piginas del Cancionero.
Como casi todas las manifestaciones de la poe4sip popular
espafiola, la tradici6n de la copla local se continfia en Cuba,
y probablemente en la America hispana. Y aun cuando has-
ta el present s61o he logrado reunir un reducido numero de
coplas cubanas, habaneras en su mayoria, no creo aventurado
suponer, dada nuestra psicologia, que ha de contenerlas nues-
tro folklore en cantidad nada despreciable. El carkcter bro-
mista del cubano-el traditional choteo criollo-ha de haber-
le llevado a cantar la copla burlesca, mientras que a la enco-
midstica le habri conducido con fuerza irresistible, ese cando-
roso entusiasmo que nuestro pueblo siente por las bellezas de
una tierra que a 61 se le antoja fnica y que es realmente en-
cantadora.
Algunos de nuestros cantares geogrAficos nacieron al calor
de las guerras de independencia, y estin inspirados por la
misma ansia de libertad que prestaba su aliento a las nume-
rosas poesias separatists que los laborantes hacian circular,
tan sigiliosa como profusamente. A esta series pertenece la
siguiente belicosa euarteta popular que public en su revista
"Cuba Intelectual" mi sabio amigo el Dr. Rodriguez Garcia:








CANTABES LOCALES CUBANOS


Si pasas por la Cabafia
y te preguntan quien vive,
responded que Cuba libre,
independiente de Espafia.

Tambien procede de la misma 6poca otra copla, de factura
artistic, que ain resonaba con quejosa cadencia durante los
dias dificiles de la primer Intervenci6n americana:

Estrellita solitaria
de mi bandera cubana,
jcuAndo te ver6 brillar
en el Morro de la Habana!

Otra redondilla, originaria de la provincia oriental, pare-
ce evocar las heroicas falanjes de CUspedes, a la vez piado-
sas y fieras:

Virgen de la Caridad,
patron de los cubanos,
con el machete en la mano
pedimos la libertad.

Y por filtimo, la copla que sigue se diria contener la tier-
na despedida de algfn emigrante o deportado politico en aque-
]la 6poca de persecuciones y atropellos:

Cuando sali de la Habana
volvi la cara llorando.
SAdi6s castillo del Morro,
qu6 lejos te vas quedando!

Pero en rigor, las coplas locales tienen mas caracter regio-
nalista que patri6tico. M-chas de ellas se contraen a encomiar
aquello que en una localidad determinada se juzga mis dig-
no de despertar la admiraci6n, cuando no lo envidia, de las
poblaciones comarcanas. En ese caso esta cierta copla haba-
nera que se diria obra de algfin improvisador bohemio, hecho
a pasar sus desocupados dias sentado en alguna pefia, frente
al mar, dando la espalda a la urbe bulliciosa:









ARCHIVOS DEL FOLKLORE CUBANO


Tres cosas tiene la Habana
que nos las tiene Madrid:
son el Morro, la Cabafia
y ver los barcos salir. (1)

Una variante de la copla habanera de las tres cosas alude
a una limpara colosal que durante muchos afios ilumin6 con
sus numerosos mecheros de gas, el amplio recinto del mis im-
portante de nuestros teatros:

Tres cosas tiene la Habana
que causan admiraci6n:
Son el Morro, la Cabafia,
y la arafia de Tac6n.

Tambi6n tiene Matanzas sus coplas geograficas. En una
de ellas se vanagloria de las dos joyas naturales que la han
hecho tradicionalmente famosa:

Dos cosas tiene Matanzas
que no las tiene Madrid:
las cuevas de Bellamar
y el valle del Yumuri.

En otra variant, rinde pleitesia a la mis humilde gala de
algin fresco manantial, y se enorgullece de la construcci6n de
uno de sus tipicos puentes:

Dos cosas tiene Matanzas
que son dignas de admirar:
el agua de Chuchumeco
y el puente Provisional.

Los campesinos de algunas regions de la provincia de Orien-

(1) Madrid responded con otra copla que dice:
Tres cosas tiene Madrid
que no las tiene la Habana;
el Palacio y el Betiro,
la Plaza de la Cebada.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs