• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Solano Lopez
 Simon Bolivar
 Mision del arte
 Arsenio Lopez Decoud
 Juan E. O'Leary
 Evolucion politica y literaria...














Group Title: Solano Lâopez y otros ensayos
Title: Solano López y otros ensayos
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074028/00001
 Material Information
Title: Solano López y otros ensayos
Physical Description: 167, 1 p. : ; 17 cm.
Language: Spanish
Creator: González, Natalicio, 1897-1966
Publisher: Editorial de Indias
Place of Publication: Paris
Publication Date: 1926
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074028
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000623104
oclc - 24184154
notis - ADF2506

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Front Cover 2
    Title Page
        Title Page 1
        Page 1
    Solano Lopez
        Page 2
        Introduction
            Page 3
            Page 4
        El hombre de pensamiento
            Page 5
            Page 6
            Page 7
            Page 8
            Page 9
            Page 10
        El hombre de accion
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
        El creador
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
            Page 19
            Page 20
        El artista
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
    Simon Bolivar
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Mision del arte
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Arsenio Lopez Decoud
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    Juan E. O'Leary
        Page 85
        Page 86
        Introduccion
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
        La casa del maestro
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
            Page 97
            Page 98
        Los primeros triunfos
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
        Pompeyo Gonzalez
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
        Las amarguras del escritor
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
            Page 115
            Page 116
        El politico y el educacionista
            Page 117
            Page 118
        El poeta
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
        Las obras
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
        El mariscal
            Page 134
            Page 135
            Page 136
            Page 137
        Epilogo
            Page 138
            Page 139
            Page 140
    Evolucion politica y literaria del Paraguay
        Page 141
        Page 142
        Evolucion politica
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
            Page 149
            Page 150
        Evolucion literaria
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
            Page 165
            Page 166
            Page 167
Full Text








SOLANO LOPEZ
Y OTROS ENSAYOS









EDITORIAL DE INDIAS


DIRECTORS :

T. ROMERO PEREIRA y J. Natalicio GONZALEZ



Direcci6n general : Paris.
Sucursal : Asunci6n del Paraguay.



Obras en prensa de la misma Editorial:
Juan Andr6s GELLY : El Paraguay, lo que fud, lo que as
y lo que serM.
M. GOICOECHEA MENtNDEZ : Guaranies y PoemS HlU-
niwos.
TomAs CARLYLE : El doctor Frandia.
Juan E. O'LEARY : El Mariscal L6pes.
Manuel DOMINGuzz : Estudios Literario.
Eloy FARI A Nuizz: Asuncstn.





J. NATALICIO


GONZALEZ
r 27-51 1


SOLANO LOPEZ

Y


OTROS


ENSAYOS


EDITORIAL DE INDIAS
PA.IS
1i9Q

















SOLANO LOPEZ

I. Introduccion.
II. El hombre de pensamiento.
III. El hombre de acci6n.
IV. El Creador.
V. El Artista.


SOLANO L6PEZ









A Luis Alberto de Herrera.


I

La figure de Solano L6pez desconcierta. Este
raro senior de los tiempos heroicos es el simbolo
soberbio de su dilecta estirpe. Dualidad sujes-
tiva y magnifica, su personalidad es una
extraiia amalgama de Fuego y Pensamiento.
Toda una Raza se encarn6 en 61, pero una
Raza joven, artist y brava, que supo arrancar
de las garras de la muerte el secret de la Inmor-
talidad.
Nadie permanece impasible ante su gran
figure. Arranca admiraci6n u odio de todos
los pechos. Unos le adoran como a un semidios;
otros nos le pintan como a un SatanAs terrible
pero hermoso, a quien se puede formular la
interrogaci6n de Milton :

gDe d6nde has caido Lucifer, Hijo de la Aurora ?

Su arrogante silueta, cada vez mis luminosa
en la lejana perspective de la historic, maravilla






4 J. NATALICIO GONZALEZ
y cautiva a los varones fuertes, a los pensadores
solitarios a lo Carlyle, y espanta a los pusild-
nimes, a los que no saben mirar de frente la
rutilancia esplendida del sol.
(( Algunos nacen p6stumos >, dijo Nietzsche,
y Solano L6pez es la confirmaci6n categ6rica
de su frase. Es un hijo del porvenir trasplantado
al pasado, un inactual de ayer y del present.
Idolatrado de su pueblo, y odiado, incompren-
dido de muchos, sigui6 impasible tras la divina
sombra de sus suefios. Ni aun hoy se le com-
prende. Su ideal vuela sobre nuestras cabezas y
emprende su march hacia los dominios del fu-
turo, como pasa por el viento, sin detenerse un
punto, la vibraci6n mel6dica del bronce herido.
Solano L6pez tuvo la pasta de los genios.
Bolivar es el flnico ciudadano de America que
le mira de frente, sin pestaniear.
Su aparici6n en el scenario de la historic
fu6 providencial. Trajo una misi6n que cumplir
sobre la tierra, y una vez cumplida, se alej6 de
ella para vivir en la inmortalidad.
La gran selva guarani arrull6 su cuna, la selva
trigica donde vaga susurrante el alma de la
Raza. Y el alma terca y melanc6lica de la estirpe
se encarn6 en l1 para vaciar en un tipo inico
su inmensa energia, y revelarse en la Historia.






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 5
Tal vez se vea en 61 un nuevo tipo de Quijote,
uno que opuso su voluntad a la march del
destino, burlAndose del fatalismo. El quijotismo
es una virtud en los grandes, en los que screen
en la victoria, en los que calzan la sandalia de
hierro del Gigante.
Vivir es luchar por la conquista de un ideal.
El ideal retempla el coraz6n para las lides y lo
lanza a la conquista de su mundo. Al calor de
las ideas se forjan los heroes. A Solano L6pez
y a Bolivar, una quimera perseguida con afan,
de hombres los convierte en semidioses.


II

A veces, un pensamiento fulgurante se
apodera de un hombre e ilumina su paso por
la tierra. Si una oposici6n injusta y porfiada
le opone vallas, la idea, transformada en pasi6n,
se posesiona de su ser, domina su sensibilidad,
y el hombre pierde todos los caracteres humans
para convertirse en una fuerza ideal que pasa
por el mundo como un rayo. Bolivar y Solano
Lopez son dos ejemplos. El primero encarn6 el
ideal de la independencia, el segundo el principio
de las nacionalidades, el derecho del debil a






6 J. NATALICIO GONZALEZ
merecer el respeto de los fuertes, el sentimiento
de la solidaridad americana.
Grecia, en su amor al arte y a la ciencia, crea
a Homero y a Plat6n. Francia, la de la gran
Revoluci6n, suefia con difundir sus altos princi-
pios y engendra a Bonaparte. America busca
su unidad, quiere ser libre y democrdtica, y
forja a Bolivar, primero, y a Solano L6pez,
despu6s. Estos semidioses son la expresi6n de
una Raza y de un Continente. Solo desde lejos
se les puede admirar. El sol, cuando estA muy
cerca, quema y mata, y blasfemamos de 6l.
Desde la distancia, alumbra y da vida, y ben-
decimos la gloria de su luz y su poder fecunda-
dor. A traves del infinite se nos aparece como
una estrella que nos envia el rayo enfermizo
de su luz, lleno de la melancolia de las viejas
leyendas. Asi el Genio : de cerca, a traves de los
afios o de los siglos, le creemos un monstruo,
un sol o una estrella. Y como los soles, ilumina
y arrastra.
L6pez plasma un ideal bajo el craneo, brot6
una esperanza bajo la coraza de su pecho, y
traz6 su camino recto y luminoso como un
rayo de luz.
Tuvo las mismas pupilas de Bolivar y supo
distinguir esos hilos ideales que unen a las






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 7
patrias de Am6rica por encima de fronteras. Y
cuando vi6 amenazada la vida del her6ico
hermano Uruguay, atacado por el imperio
bragantino y la p6rfida Buenos Aires, traidora
del ideal republican, se lanz6 romAnticamente
al sacrificio y sucumbi6, espada en mano, por
los fueros del derecho ajeno.
Solano L6pez tuvo una clara vision del destiny
americano, y soi6 con la reconstrucci6n del
antiguo virreinato del Plata. Tambien lo sofiaba
Buenos Aires, pero a base de la absorci6n de
sus vecinos. El president paraguayo, al contra-
rio, proclamaba el respeto a las pequefias
nacionalidades, y el derecho de 6stas a regirse
por si mismas. A la political intervencionista
del Brasil, opuso su famosa doctrine del equili-
brio de los estados del Plata, cuyos elements
integrantes son a la independencia garantida
contra las pretensiones extranjeras, la soberania
en su integridad, libertad de comercio e igualdad
de derechos (i). > Pero, aparte de esto, buscaba
la mftua cooperaci6n de los estados despren-
didos del antiguo virreinato, mediante una
acci6n international conjunta. Por eso su poli-
tica fue de sincera amistad hacia sus vecinos.

(1) Justo Pastor BENITEZ : La Causa Nacional, pig. 26.






8 J. NATALICIO GONZALEZ

e Cr6alo, decia a don Andres Lamas, entire el
Paraguay y el Uruguay existe un interns comfin
y por eso, para eso, debieran entenderse; el de
evitar que desaparezcan (1). )
Logrb ganar a Bolivia a su political : 6ste pais
le ofreci6 hasta su cooperaci6n material en la
guerra del 65.
La Repfiblica Argentina no recibi6 sino
beneficios de l1 (2). ( Yo tenia y tengo la mAs

(1) Pedro LAMAS : Etapas de una gran political, pig. 256.
(2) En 1859 la Rep6blica Argentina se salv6 de la guerra
civil mediante la intervenci6a amistosa de Solano L6pez. En
m6rito a sus relevantes servicios se le ofreci6 un album de
tapa de nacar y terciopelo, encastrado de bronce, que osten-
taba la siguiente inscripci6n :
EL PUEBLO DE BUENOS AIRES
AL SENOR BRIGADIER GENERAL
DE LA REPiBLICA DEL PARAGUAY
DON FRANCISCO SOLANO L6PEZ .
El pueblo de Buenos Aires dedica este testimonio de agra-
decimiento y respeto al Excmo. senor Brigadier General
DON FRANCISCO SOLANO L6PEZ
Ministro Plenipotenciario de la Repiblica del Paraguay, a
cuya interposici6n amistosa debe el ahorro de la sangre de sus
hijos, la paz dichosa en que se encuentra y la reunion por
tanto tiempo anhelada de la familia argentina.
Nuestros mejores votos acompaiaran siempre al ilustre
mediador, al Exmo. senior Presidente don Carlos Antonio
Lbpez, y a la Repiblica que representan, y nuestro agrade-
cimiento por tan valioso servicio sera eterno.
Buenos Aires, 12 de Noviembre de 1859.
(Siguen doscientas y una firmas, entire las que figuran las






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS
alta estima por el pueblo argentino ), le dice a
Mitre en la conferencia de Yataity-CorB. Y
agrega : ( Yo he hecho la guerra al Imperio del
Brasil, porque he creido que aquella naci6n no
se detendria en el dominio del Estado Oriental
y que nos amenazaba a todos (1).
Tal fu6, ligeramente esbozado, el pensamiento
de Solano L6pez que, a la larga, va triunfando.
Las patrias latinas del Nuedo Mundo comienzan
a darse cuenta de sus comunes destinos, y del
deber de solidarizarse en la defense del derecho
y la justicia. Con la nueva aurora que hoy arroja
sus t6nues claridades sobre el continent, renace
el viejo ensuefio de Bolivar, el ideal de Solano
L6pez. Hoy America no toleraria el asesinato
colectivo de un pueblo, ni puede alentar en
su seno un cinico gobierno que, como el argen-
tino de 1870, adorne su palacio con muebles
usurpados de un gobernante paraguayo (2).


de Bartolome Mitre, Eduardo Costa, Lorenzo Torres, Miguel
Azcuenaga, Jacobo D. Varela, Jose Manuel Estrada, Filix Frias,
Felipe y Ramon Lavalle, Carlos Tejedor, Josd Tomds Guido,
Emilio Carreras, Calixto Oyuela, etc., etc.)
(1) Gregorio BENITEZ: a Guerra del Paraguay, D pig. 229
y siguientes.
(2) a En electo, despues de haber demorado tres meses en
Buenos Aires, reclamando del gobierno argentino el valor de
mis muebles, que adornan los salones de la cdsa del Gobierno






10 J. NATALICIO GONZALEZ
Cincuenta aiios atrAs todo fue possible. Los in-
vasores se llevaron en sus buques hasta las
puertas de las casas y los mArmoles arrancados
a los edificios. i Civilizaban
L6pez y su pueblo lucharon contra los bar-
baros, en nombre de la democracia. Combatieron
en defense de la soberania atropellada del
Uruguay. Ningin otro pueblo, fuera del para-
guayo, estaba llamado a asumir esa actitud. Su
pasado le abrigaba de todo recelo. No habia
temor de que se erigiese en tutor de sus herma-
nos. Fu6 el centro civilizador de los pueblos
rio-platenses en la 6poca lejana de las fabulosas
conquistas. Sus hijos desafiaron el misterio de
la selva y la flecha del indio, traidora como el
tigre, para arrebatar al desierto su secret.
Las provincias argentinas nos llamaban. El
Uruguay fu6 forzado a venir en contra nuestra.
Los pueblos del Pacifico, se solidarizaron con
la causa que defendiamos. Y en la hora trAgica
de nuestro hidalgo sacrificio, Colombia rindi6
honorees excepcionales a los caidos de Cerro-
Cord.
Nacional, sin poder hasta ahora conseguir una resoluci6n, a
pesar de haber presentado las cuentas que las acreditan de mi
propiedad, no quise demorar mbs tiempo y me dirigi a Asun-
cibn (Exposici6n y protest que hace Elisa A. Lynch, phg. 5.
Edici6n 1875).






SOLANO LOPE2 Y OTROS ENSAYOS 11
Frente a nosotros se alzaban Ilos inicos!
Buenos Aires con sus anhelos de dominaci6n
continental y el Imperio del Brasil, empefiado en
asesinar repiblicas.
Solano L6pez fu6 la valla que contuvo esas
ambiciones.

III

Hay en Solano L6pez no se que de indomable
energia e indestructible terquedad. Existe algo
de metdlico en su estructura.
Escribe Herrera :
s La tragedia y el romance recogerAn la
figure de este soldado forrado en acero, que
hizo vibrar el alma del mundo con el espectAculo
de. su patriotism antiguo.
Parece que en su voluntad brama el rayo. ,
Y Blanco Fombona :
c El desfigurado Mariscal L6pez, hombre
magnifico y potente, acero y oro, es una de
las mAs f6rreas voluntades, una de las llamas
psiquicas de mAs lumbre y lucimiento, uno de
los y6 mAs resistentes y deslumbradores de que
la historic humana tenga noticia.
Ni a Herrera, ni a Fombona se oculta la
contextura metalica del HWroe. Parece una






12 J. NATALICIO GONZALEZ
creaci6n esquiliana. Una sombria fatalidad
envuelve su persona, le persigue por doquier.
Su voluntad se subleva, vibra en los contrastes,
se multiplica, se enciende en llamaradas magnifi-
cas, lucha sin descanso contra la porfiada
adversidad de su destino, y la energia sobre-
humana de este semidios, airado domina por
moments las fuerzas ciegas de la Naturaleza,
burla la derrota y el rostro iracundo se ilumina
con la luz de la victoria. Corrales, Boquer6n,
Curupayty... se laman esas victorias hurtadas
al infortunio.
No descansa un solo instant. Hace brotar
soldados de la nada, improvisa ej6rcitos y
cuando el enemigo le cree ya aniquilado sor-
prende al mundo con nuevos milagros. Su pueblo
le idolatra y 61 a su pueblo. Posee una fe ciega
en las superiores virtudes de su Raza, y el poder
cada vez mayor del enemigo no influye en la
firmeza de su espiritu. (( La fuerza numerica y
los recursos-escribe en las postrimerias de la
lucha-nunca se han impuesto a la abnegaci6n
y bravura del soldado paraguayo, que se bate
con la resoluci6n del ciudadano honrado y del
cristiano, y se abre una ancha tumba en su
patria antes que verla ni siquiera humillada.
Solo, imperturbable, firme como su voluntad






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 13
en medio de la tormenta, su actividad deslumbra
y marea. A todo acude, todo lo sabe. Manda
abordar acorazados en canoas, improvisa fortifi-
caciones inexpugnables, y a la sombra de la
noche construye trincheras en el propio campa-
mento del enemigo estupefacto.
< Solano L6pez, en defense de su pais, dice
Blanco-Fombona, se volvi6 un demonio como
Bolivar de 1813 a 1819.
Y agrega :
< Sus generals debian, al pie de la letra,
veneer o morir. El coronel Estigarribia, enviado
al frente de doce mil paraguayos, a conquistar
la provincia brasilera de Rio Grande, se mira
cercado, cuando solo cuenta ocho mil hom-
bres, y se rinde por fin al hambre y a treinta
mil soldados brasileros : Solano L6pez lo de-
clara traidor. El general Robles se deja veneer
en Corrientes en condiciones desventajosas para
41 : Solano L6pez lo fusila. MAs tarde, cons-
trefiido a la filtima extremidad, sin ej6rcitos,
sin parque, sin municiones, muerto de hambre,
hablan de pactar con el enemigo su hermano
carnal, su cufiado, el coronel Alen, el obispo
Palacios : Solano L6pez fusila al obispo, al
coronel, al cufiado y al hermano.
Le venci6 un sino implacable, no los torpes






14 J. NATALICIO GONZALEZ
generals aliados. Sus planes mas hAbiles fra-
casan por fallas de sus lugartenientes. Pero,
aun desde el fondo de la derrota se impone
al invasor, a quien otorga ( victorias paraliti-
cas ,), dejAndole clavado, con plomo en los
pies y el efimero gajo de laurel en la mano,
sobre el campo estremecido de la lucha. Un
dia penetran los acorazados enemigos en un
afluente del Paraguay, y Solano L6pez les
cierra la salida arrojando montaiias de piedras
en un estrecho paso del rio. i La presa ya es
suya! Pero viene un diluvio de tres dias, des-
b6rdanse las aguas y los buques escapan a sus
manos salvando los obstaculos. Enloquecidos
por aquella burla del destiny, sus guerreros se
arrojan a la corriente en pos de los huidos,
llevando los desnudos sables en las bocas cris-
padas. i Initil empefio! El hado reia de sus
audacias.
Y asi pasa aquel gigante de la acci6n, cru-
zando la noche dantesca de la guerra, mas
grande que Aquiles, arrojando los rayos de su
c6lera contra los obstaculos que se interponen
en su camino.






SOLANO LOPeZ Y OTROS ENSAYOS


IV

El 10 de setiembre de 1862 falleci6 don
Carlos Antonio L6pez y asumi6 la Presidencia
de la Repilblica Solano L6pez. Pero su colabo-
raci6n en el gobierno de su patria data de
much tiempo atras.
Hay que reconocer en Solano L6pez a un
estadista de primera magnitude, un hombre
brillante por su inteligencia y por su cultural,
y un laborioso de primer orden. No estaba
un moment desocupado describe de 61 el
coronel Centuri6n. Viaj6 por Europa en misi6n
diplomAtica e intervino con 6xito feliz en rui-
dosas cuestiones internacionales .
No fu6 un advenedizo, ni un sediento de
dinero. Duefio de una fortune personal consi-
derable, derroch6 sus caudales en bien de su
pais. Nuestra fortune estA arruinada con la
guerra, y estoy resuelto a poner sus restos al
servicio de la patria a describe en junio de
1869, a un hijo resident en Europa.
Y agrega :
a La guerra, sin embargo, no puede durar
much, y si la Patria se salva todo estarA sal-






16 J. NATALICIO GONZALEZ
vado; pero si por desgraoia cae, yo caere con
ella y, entonces, tfi serAs, como te he dicho
antes, la Anica esperanza de tus tiernos herma-
nitos, y te recomiendo que entonces trabajes,
aunque sea labrando la tierra, para que no
les falte el pan )).
Su political internal, la misma de su padre,
trajo la prosperidad del Paraguay. Bajo su
gobierno florecieron la industrial y la agricul-
tura y se llen6 de escuelas el territorio de la
rep6blica. No hubo paraguayos sin hogar y
sin tierra, ni analfabetos en el ej6rcito. Esta-
blecib un sistema de caminos pfiblicos que
estA lejos de poseer el Paraguay surgido de
los escombros del desastre. Introdujo ferro-
carriles y tel6grafos, los primeros del Rio de
la Plata. Contrat6 los mejores ingenieros
ingleses, y los mejores arquitectos europeos,
y orn6 la capital de la repfblica de hermosos
edificios, y dot6 al pais de astilleros, de donde
salieron los primeros buques nacionales; y de
fundiciones de hierro, que producian material.
de artilleria, instruments agricolas y tiles
industriales. ( La fundici6n de Ybycui produjo
al Tesoro en 1858, pesos oro 22.512 2 (Moreno).
El estado sostuvo constantemente en Europa
numerosos estudiantes. En 1864, el Paraguay






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 17
era el inico pais americano que no tenia deuda
publica, ni internal, ni externa.
Se ha reprochado a Solano L6pez el regimen
politico de su gobierno. No se le ocurri6 copiar
la constituci6n norteamericana para no cum-
plirla, por impracticable en una sociedad en
formaci6n no habituada a la vida democra-
tica. He ahi su crime.
ZEra peor su regimen politico que el de sus
vecinos? De ningin modo. Acaso era hasta
mejor, si nos abstenemos a los hechos. Para
juzgar a los gobiernos de America, no hay que
fijarse much en la letra de su carta political,
de que nadie hace caso, sino en la rectitud de
sus gobernantes. Y en 1864 la Argentina no
habia extirpado todavia la barbarie y el cau-
dillaje de sus pampas desiertas, ni de sus ciu-
dades, donde el frac habia reemplazado al chiripd
de Facundo. El gobierno del general Mitre aho-
gaba en el crime la rebeli6n de sus compa-
triotas, haciendo caso omiso de las leyes. Y
asi en los demas paises.
Solano L6pez jams procedi6 ilegalmente.
Encuadraba su actitud dentro de la constitu-
ci6n de su tiempo. Y, aun en los dias tragicos
de la desesperada resistencia, cuando se mos-
tr6 implacable con los que conspiraban frente
SOLARO L6PEZ 2







18 J. NATALICIO GONZALEZ

al cruel invasor, no violent las clusulas de la
ley.
Por lo demas, nunca entr6 en su prop6sito
convertir en permanent un regimen transito-
rio. Pretendia llegar a la libertad por la edu-
caci6n del pueblo. Lo prueba el Catecismo
politico que, desde 1855, leian los nifios en las
escuelas, y donde se enuncian liberalisimas
doctrinas (1).


(1) Para el catecismo de 1855, a despu6s de la idea de Dios
y de la humanidad, la de la patria es la mis sublime y fecunda
en inspiraciones herbicas n; para el catecismo de 1855 eran
dogmas para la felicidad public indispensable a el respeto a
la ley n; la libertad, segfn la cual el hombre cumple su des-
tino a con la conciencia de lo que le conviene y le perjudica *
y puede hacer a todo lo que no perjudique a los otros y no
est6 prohibido por las leyes n; la igualdad legal, o sea *Ia facul-
tad de ejercer unos mismos derechos y de estar sometidos a
los mismos deberes v. Define la libertad political como a la
facultad que tienen los hombres de concurrir de algun modo,
por si o sus representantes, al gobierno de la Rep6blica o del
Estado a que pertenecen n; la libertad de imprenta como
aquella o que tienen todos los ciudadanos de emitir y publicar
sus ideas sin previa censura, pero bajo su responsabilidad o
las debidas restricciones impuestas por las leyes >; las obli-
gaciones principals de los paraguayos individualmente consi-
derados como la de 4 amar a su patria, ser just y ben6fico,
sujetarse a las eyes, obedecerlas y respetar las autoridades
establecidas ; el a gobierno republican P, que es el del Para-
guay, como aquel a en que el pueblo todo, bajo ciertas reglas,
condiciones y leyes fundamentals ejerce por si la potestad
legislative y confiere la ejecutiva y judiciaria a personas que
el mismo pueblo elige por tiempo determinado B; la autoridad
del Presidente de la Reptblica como emanada a del mismo






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS


Durante el gobierno de Solano L6pez, la
marina mercante national era la .primera de
estos paises, y los buques paraguayos surca-
ban los mares, visitaban los puertos europeos,
cargados de preciosos products.
Cuando se conozca mejor la historic de estas
regions, la posteridad admirard sin reserves
al hombre extraordinario que en el coraz6n
de un mundo labr6 la grandeza de su pequefia
patria, a fuerza de genialidad, de tesonero
esfuerzo, de magnifica fe en el poder de la


pueblo a quien gobierna ; y las Cortes como a la reunion de
todos los diputados que representan la Naci6n, nombrados
libremente por los ciudadanos para la formaci6n de las leyes ,.
Dice mAs todavia : que estas a ban de ser uniforms en todos
los tribunales x, esto es, que a los mismos tramites ban de
seguirse para juzgar a un pobre que a un rico, a un artesano
que a un titulo, a un labrador que a un grande D; que los jueces
no pueden proceder arbitrariamente nunca, porque estan por
encima de su autoridad alas mismas leyes y toda falta de
observancia de los que arreglan el process en lo civil y en lo
criminal hace responsables personalmente a los que la come-
tieren D; que la confiscacibn a ha desaparecido por injusta,
pues no es convenient que por delitos de un indioiduo sean
castigados tambien sus hijos o sus herederos, que ninguna part
han tenido en ellos s; que de los paraguayos, a ninguno puede
excusarse del servicio military, cuando y en la forma que fuere
llamado por la ley ; y que deben dedicarse a los pueblos y sus
individuos a promover las artes y ciencias, a recoger los
frutos del honest trabajo, a enmendar sus propios defects,
mirando la ajena prosperidad con la honrosa emulaci6n que
sirve de estimulo a la virtud ).
(Blas Garay.)






20 J. NATALICIO GONZALEZ
voluntad humana. a No se fundird bronce
bastante en Am6rica-dice Carlos Pereyra--
para glorificar a Francisco Solano L6pez, por
haber sabido abrir el cimiento de un estado
en el fondo de una selva. )
Pero fue en los dias de la guerra cuando su
genio de organizador, de creador, culmin6 a
alturas prodigiosas. Encerrado en su patria,
sin recibir un solo proyectil del extranjero,
resisti6 mis de un lustro. Fabric6 cafiones y
balas, p6lvora y fusiles, hasta papel. Las mu-
jeres se encargaron de las faenas del campo,
para abastecer a los guerreros, y de noche hila-
ban y tejian para cubrir la desnudez de los
soldados.
Aniquiladas sus legiones, mis de una vez,
apenas trascurrida una semana reaparece a la
cabeza de un nuevo ejrrcito. Sus enemigos
creen asistir al t6rmino de la guerra y 6sta
prosigue mas cruel, mas inhumana que nunca.
Faltan hombres viriles, y los niiios y las mu-
jeres recogen el fusil de mano de los caidos y
libran nuevas batallas en Rubio N4i, en Piri-
bebuy... El fulgor de los campos incendiados
por el invasor, de los hospitals entregados al
fuego, alumbra siniestramente aquellos lugares
de horror, donde perecen carbonizados, sin una






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 21
queja en los labios, los heridos. Las poblaciones
emigran en masa, dejan desiertas las regions
amenazadas por los barbaros, siguen al HWroe,
y con 1l llegan a Cerro-Cord.


V

Solano L6pez es un poeta divino de la acci6n.
Tejianse bajo su craneo los hechos futures en
un maravilloso presentimiento. Alli tomaban
formas los combates, y movianse los actors,
empujados por manos invisibles; alli nacian los
planes como bellos y rotundos versos, pulidos
por las manos de un artifice.
La guerra del Paraguay es una extrafia epo-
peya, donde los personajes se cuentan por
millares. Un negro fatalismo oscurece las secas
pupilas. En los pechos desnudos, fuertes y
desafiadores, como forjados de rabia y de coraje,
palpita un inmenso patriotism.
Bajo las manos del Mariscal, van surgiendo
los capitulos de bronce. Estamos en pleno pais
de la fabula. Es una oscura noche de marzo :
sobre la superficie del rio, disfrazados de cama-
lotes, invisibles en la sombra, se deslizan unos
botecillos. MAs lejos, se disefia la silueta de






J. NATALICIO GONZALEZ


enormes acorazados, con las grandes lines
medio apagadas de sus contornos. Es la escua-
dra aliada.
Un asalto. Sobre la cubierta de uno de los
acorazados, surgeon sombrios guerreros. El corn-
bate se inicia; en airadas manos brillan, como
relimpagos, las espadas. Ya son duefos los
asaltantes de la presa, cuando los aniquila
la metralla de los restantes buques. Sombrios
y callados, s6lo fueron vencidos despu6s de
penetrar en el sepulcro.
Asi, los pat6ticos cantos de la epopeya se
suceden, hasta rimarse la 6ltima estrofa en las
lejanias de Cerro-Cora. ~Cbmo no hablar de
ella?
La cortina roja del amanecer flame como
tfinicas fantdsticas sobre el dorso de los cerros.
Carpas deshilachadas se tendian ach y alli.
En aquellas alturas desoladas, el viento gemia
al cortarse contra el filo de las rocas.
En el septentri6n y en el oriented, los cerros
se elevan en columns, y la curva armoniosa de
sus cumbres huye en la perspective lejana, en
una sucesi6n de combas suaves. El cord6n ver-
dusco de la selva ondula en el sud y en occi-
dente. Aquel anfiteatro extrafio, enclavado en
la empinada cerrania, tiene fnioamente dos






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 23
puertas, unidas por una carretera : el paso
de Aquidaban al norte y el de Tacuaras al sud.
Al norte corre el rio Aquidaban, entire la selva,
despu6s de bajar gimiendo de la &spera cerrania,
abofeteando las rocas del cauce, las cuales
asoman a veces la negruzca cabeza entire un
blanco -torbellino de espumas. El Aquidabin-
nigiii es un arroyuelo torrentoso y barullento,
simple afluente del primero.
En la copa frondosa de un laurel, a cuya
sombra levantara el Mariscal su carpa de cam-
pafia, tremolaba una bandera.
Solano L6pez apareci6 en la entrada de la
carpa. Entre sus files servidores, repartia
objetos de su uso.
-Guardad esto, como recuerdo-les decia.
Estaba imperturbable. Ni una fibra de su ser
se estremeci6 ante la vision del pr6ximo desas-
tre. Su melena negra y su gran barba rizada
se agitaban al paso del viento mafianero.
La noche habia pasado casi en vela. De pi6
ante los filtimos soldados, evoc6 los pasados
dias de esplendor. Aquellas alturas, menos
altas que la gigante alma del vencido, eran
digno pedestal de su grandeza. La arrobadora
elocuencia del var6n extraordinario arrebat6
a los postreros defensores de la patria, y la luz





24 J. NATALICIO GONZALEZ
tr6mula del alba los sorprendi6 pendientes de
los labios del guerrero, arrogante en sua postura,
hermoso como un joven dios destronado. Acaso
las seculares selvas conserven todavia el eco
de sus palabras, como aprisionado en el disco
de fantAstico fon6grafo.

Corrieron algunas horas.
El paso de Aquidaban cay6 en poder del
enemigo, y el eco de la fusileria inundaba con
su rumor fatidico las cavidades de la selva.
Solano L6pez, poni6ndose al frente de sus
Altimos soldados, grit6 con voz imperative :
A las armas!
Unos tras otros incorporAronse aquellos gue-
rreros hambrientos y fatigados. Sombras que
surgian de la tierra como al milagro de un con-
juro, fantasmas escapados de una pesadilla
terrorifica, se formaron en trAgico silencio.
i No! no eran series vivientes. La sangre se
les agot6 chorreando por la boca de cien heri-
das, sus corazones se desgarraron en horas de
tremendous infortunios. Eran mas bien el ideal
impuesto a la tumba, el milagro de la voluntad
que se mofa y se rie de la muerte.
Un pelot6n de caballeria enemiga se acerca
a pasos cortos. Los fantdsticos guerreros se






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 25
aprestan a la defense. Carecen de armas.
Apenas poseen lanzas despedazadas, espadas
rotas y fusiles de chispa, pero van al en-
cuentro del enemigo.
Esta audacia de soldados andrajosos que
apenas se mantenian de pie, se impuso. El
adversario retrocedi6, como huyendo asustado
del grupo fatidico de sombras que le acosaba.
Pero pronto se detuvo. De la selva cercana
afluian nuevos batallones, sonoros rios huma-
nos enfurecidos en su choque continue contra
un muro de pechos inm6viles. El fuego gra-
neado diezmaba a los guerrilleros paraguayos.
Los her6icos cruzados caian bajo el violent
fuego enemigo.
Los brasilefios avanzaron apresuradamente,
penetrando en aquella confusion de gente des-
bandada. Las bayonetas y las balas segaban
vidas; nifios, mujeres y ancianos caian muertos.
Levantdbase una polvareda profusa, como gasa
de humo terroso, pesado y molesto, que se
pegaba a la cara y penetraba en las narices. A
traves del movible cortinaje de polvo, la ma-
tanza parecia una lucha de fantasmas : las
lines de los cuerpos perdian su nitidez, los
contornos se apagaban como en un evapora-
miento, siluetas difusas y movibles se preci-






J. NATALICIO GONZALEZ


saban apenas. Aquel velo oscuro que ondeaba
un poco al soplo del viento, cubria generosa-
mente, como por pudor, el horror del cuadro.
El olor hfimedo y salado de la much sangre
derramada hinchaba el hocico de los corceles,
enloqueciendo a los Agiles y piafantes brutos.
Bebiendo en el viento el sabor de la sangre, los
caballos se volvian impetuosos y hacian crujir
bajo las sonantes herraduras el crAneo de los
muertos.
Solano L6pez vi6 caer a sus compafieros. Casi
solo ya, presenciando sereno la inmensidad de
la catastrofe sufrida, no se resign ante aquel
golpe del destino. Acaso, en la fiebre de la
lucha, recordara los milagros de su genial auda-
cia, que muchas veces convirtiera en victoria
la derrota inevitable; y volviendo su corcel
de guerra se dirigi6 al cuartel general para
organizer la postrera resistencia. Pero apenas
bordeaba la selva del AquidabAn-nigui cuando,
reconocido de lejos, se lanzaron sobre 61 los
que querian ganar el precio puesto a su cabeza.
La codicia, aguijoneando el coraz6n, daba alas
a aquellos soldados mercenaries. Las gruesas y
sonantes nazarenas, apretdndose contre los ijares
de las bestias, hacian brotar chispas de sangre,
rojas estrellitas que goteaban un liquid oscuro.






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 27
A cada nuevo castigo, los caballos tendian el
cuerpo y alargaban el cuello en la actitud de
una flecha recien disparada. Bebian el aire y
parecian que en su loca carrera quisiesen aven-
tajar en velocidad al viento. En la selva pr6xi-
ma resonaron largo rato las pisadas nerviosas y
duras de los corceles galopantes...
Solano L6pez les aguard6 tranquilo, blan-
diendo su espadin de oro, regalo de las damas
de su patria, en cuya hoja reluciente se leia
esta leyenda : Independencia o Muerte.
Atacado, se defendi6 con fiereza. Y mientras
dirigia una estocada a fondo a uno de sus ad-
versarios, otro le aplicaba una lanzada en el
vientre. Al mismo tiempo, el sombrero de paja
volaba ensangrentado al golpe de un hachazo
en la sien derecha.
La llegada de algunos fieles le salv6 de morir
en la desigual pelea. Con las ansias de la muerte
di6 algunos pasos hacia la selva, cayendo, a
poco andar, de su caballo. Algunos sobrevi-
vientes de la hecatombe lo alzaron en sus brazos
y lo llevaron al otro lado del arroyo, sentAndolo
en el tronco de una palmer. Aquello fu6 un
simbolo. Alli habia de cruzar el rostro de su
inmolador, como un cortante latigazo, la frase
que fu6 su testamento de gloria.






28 J. NATALICIO GONZALEZ
Abandonado a su destino, un alferez fu6 a
ofrecerle compaiia. Solano L6pez lo rehus6,
regaldndole, como recuerdo, su latigo. Aquel
alfirez se llam6 Victoriano Silva.
El general Camara, entire tanto, habia llegado
hasta el. Le encontr6 herido y le grit6 :
i Rendios, Mariscal!
Solano L6pez le tir6 una estocada. Cdmara
agreg6 friamente :
Maten a ese hombre.
Son6 una descarga, pero mAs alto que la
descarga, un grito her6ico :
i Muero con mi patria !
El heroe acababa de expirar. En la frase
habia condensado todas las inquietudes de su
espiritu, y ella repercute con tragicos acentos
en la conciencia de la posteridad, como genesis
oscuro de una tragedia y clave de un supremo
sacrificio.
A trav6s del tiempo, todavia deslumbra la
6pica frase del Mariscal, y creemos ver en ella
el grito de una raza que sucumbe llamando
a la vida, desde el fondo del sepulcro, a los
hijos que vendran.
La matanza prosigui6, cruel y barbara.
La soldadesca hambrienta moria acuchillada;
y algunos, al clavar en pecho enemigo el hierro






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 29
de su lanza, caian tambien, fulminados por su
desesperada energia.
Un hijo del Mariscal sucumbi6 gritando :
i Un coronel paraguayo no se rinde!
Al fin, la matanza pareci6 consumada. Solo
al borde del monte Chirigiielo un grupo escaso
luchaba todavia. Los soldados fueron desgra-
nAndose al pie de sus caiiones. Unicamente el
jefe quedaba vivo : el general Francisco Roa.
Desesperado, fiero, loco de rabia y de impo-
tencia, sin lanza, rota la espada, veia arreba-
tArsele los negros cafiones, amigos fieles y d6ciles
que le acompafiaron en cien batallas. El som-
brero se le habia caido en el ardor de la lucha,
y el filo de las armas enemigas gemia desga-
rrando la tela de su traje.
Entonces salt6 sobre el lomo de uno de sus
caiiones, y arrojando la empufiadura de su
espada rota, sac6 un revolver de la cintura. La
enmarafiada cabellera, agitada por los vientos
de la lucha, caia en ondulantes mechones de
oro sobre la frente tostada por el sol. Aquel
arrogante guerrero, bello en su volcAnica fiereza,
elevAndose a las cumbres supremas del heroismo
human, parecia un dios efebo, galopando hacia
la gloria montado en su corcel de bronce
resonant.






30 J. NATALICIO GONZALEZ
Las balas enemigas le derribaron muerto. La
soldadesca-como lo hiciera tambien con el
Mariscal L6pez-desnud6 con barbara alegria
su cuerpo ensangrentado, profanando el cadAver
del fltimo caido de aquella tarde melanc6lica.
Cuando leg6 la noche, el campo incendiado
por el vencedor reverber6 en la gran sombra
nocturna, y los ayes de los heridos carbonizados
repercutian como un grito de otro mundo.

Tal es la tragedia de Cerro-CorA.
El Genio human no ha imaginado nada
semejante. La figure colosal de Solano L6pez
culmina en aquella tragica altura de la Historia,
no escalada por ningun otro hijo de Am6rica,
dominando el vasto panorama de su siglo.
Aquel gigante de los nuevos tiempos, supo
mis que ningun otro hombre dominar los
secrets del coraz6n human. Napole6n, en los
dias de su infortunio, vi6 aleja.rse uno a uno a
sus guerreros favorites. Bolivar, despu6s de
libertar un mundo, muere combatido por los
mismos que crecieron a la sombra de su genio.
Solano Lbpez, en el crepfisculo de su poderio,
mir6 subir de punto la fidelidad de su pueblo,
apretandose en delirante entusiasmo a su lado,
hasta derrumbarse con 61, conmoviendo la






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 31
soledad de las vastas cerranias. Es que posey6
en grado maximo la ciencia supreme de pulsar
la cuerda del sentimiento. Por eso, Cerro-Cord,
en los confines de las futuras edades seguir&
conmoviendo a las razas y a los pueblos, po-
niendo emoci6n indecible en el coraz6n de las
generaciones j6venes que surgeon.
Para crear Cerro-Cord, ha sido necesario ser
lo que fuimos. Fue menester ser flor de razas
hidalgas, culminar entire todos por nuestro poder,
despues forjar Curupayty y Boquer6n, caer
triunfador en Ytoror6 y Avay; por dltimo,
cruzar sobre la desolaci6n de un pueblo asesi-
nado, quemar los pies her6icos peregrinando
sobre la tierra calcinada de los asperos caminos;
y asi, sobre el scenario desierto y barbaro,
iluminado por la llama ardiente de la ciudades
incendiadas, desplomarse como un astro desviado
de su ruta...
Esquilo no cre6 una tragedia semejante.















SIMON











sOLANO L6PBZ


BOLIVAR













Sim6n Bolivar represent el eterno arquetipo
de la especie humana, en su mAs compleja y
mAxima potencialidad. Pero sobre todo encarna
el tipo del hombre americano por excelencia.
Un tumulto de fuerzas misteriosas, proveniente
de la volcAnica tierra que pisaba, de la clara
y suave atm6sfera caraqueiia, de la originalisima
y lujuriosisima naturaleza vernacular, resonaba
constantemente en las honduras de su ser y
daba un sentido novedoso y audaz a todos sus
actos y palabras. Su aparici6n fulminante en
un continent convulsionado, entire estruendos
de batallas y gritos de libertad, signific6 sobre
todo el nacimiento de un nuevo sentido de la
vida, de una nueva concepci6n del derecho, de
la justicia, de todos los valores ideol6gicos de la
civilizaci6n occidental. Aparentemente era un
hijo spiritual de la Revoluci6n Francesa, pero
en los hechos demostraba ser otra cosa total-
mente diverse. Y su 6xito obedece precisamente
a esa su fundamental disparidad con todo lo
a europeo abarcando con la significaci6n del






36 J. NATALICIO GONZALEZ
vocablo aun lo transpirenaico, vale decir, lo
espaiiol.
Hubo otro hombre tambien genial, enamo-
rado de la libertad, que adquiri6 glorias y
laureles en la Europa atormentada que salia
del feudalismo. Ese hombre, que fue don Fran-
cisco de Miranda, lleg6 ya ilustre a su pais. Con
el prestigio adquirido en las guerras del Viejo
Mundo, inici6 la lucha por la independencia, fue
infeliz en sus intentos y preso en las redes de
la perfidia espafiola muri6 melanc6licamente
en la prisi6n de la Carraca. Fracas6 no por falta
de dotes militares, no por falta de inteligencia,
no por falta de patriotism, sino porque la
Europa se habia infiltrado definitivamente en
l1 y era un aut6ntico hijo spiritual de la Revo-
luci6n Francesa.
Bolivar, si bien pertenecia a una familiar
ilustre, de la buena burguesia colonial, inicia
la guerra de quince afios sin llevar consigo el
bagaje de glorias y leyendas del Precursor. Y
sin embargo triunfa, y le acatan y siguen los
mAs formidable y omnipotentes caudillos de
la emancipaci6n americana. Y 6stos no marca-
ban el paso detras de su corcel de guerra por
motives de ascendencias nobiliarias. Qu6 iban
a interesarles a un Paez, a un Arismendi, a un






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 37
Mariiio, los origenes familiares del Libertador?
No. Estos hombres incomensurables, verdaderas
fuerzas desencadenadas de la naturaleza, siguie-
ron al estupendo dionisiaco que fue Bolivar
porque en l1 encontraron un ser de su misma
naturaleza y contextura, pero mis potente, mAs
fascinador, y hasta mas monstruoso en las
manifestaciones de su energia. Para acaudillar
a los ind6mitos llaneros de Venezuela, para
cautivar el alma del paisanaje, Bolivar visti6 el
poncho criollo, se arm6 de astucia y de sutileza,
sobre el potro bravio galop6 por las llanuras a
la cabeza de sus bravos, y a todos super con
su bravura y su coraje.
Sim6n Bolivar naci6 en Caracas el 24 de julio
de 1783. Sus padres se llamaron don Juan
Vicente Bolivar y dofia Maria de la Concepci6n
Palacio Sojo y Blanco. Pacientes histori6grafos
se empefian en presentarnoslo como un vasco
puro y sin mezcla que llen6 con el rumor de sus
hazafias un vasto continent. Desentrafian su
genealogia y protestan contra cualquiera sos-
pecha de impureza sanguinea que es l6gico
suponerle. Han desenterrado hasta el escudo
de armas familiar, del que el Libertador no se
preocup6 nunca, y queriendo honrar su memorial
adjudickndole un titulo nobiliario, no hacen






38 J. NATALICIO GONZALEZ
sino hurtar a la America una de sus glorias mas
aut6nticas, al emparchar con una fea etiqueta
europea la frente Aspera y tormentosa de un
creador de patrias y de un fundador de demo-
cracias.
( Tengamos present, pronunci6 el propio
Bolivar en su c6lebre discurso de Angostura,
que nuestro pueblo no es el europeo ni el
americano del norte, que mas bien es un com-
puesto de Africa y de America que una emana-
ci6n de Europa, pues que hasta la Espaiia
misma deja de ser europea por su sangre afri-
cana, por sus instituciones y por su cardcter.
Tampoco era espafiol. Era un product nuevo,
un compuesto, un precipitado racial, en que
tuvieron parte blancos de Europa, indios de
America, negros del Africa, y corriendo el
tiempo, criollos, mulatos, pardos, cuarterones
y otras resultantes de la mezcla de las tres razas
primaries provenientes de tres mundos diversos.
Hacia 1810 existian en Venezuela 120.000 indios
de raza pura, 62.000 negros, 12.000 blancos
europeos e islefios, 200.000 criollos de America,
y 406.000 castas mixtas de otras razas. El clima,
el ambiente, las costumbres, los fen6menos
telfricos, no dejarian de influir a su vez, en
menor o mayor escala, sobre la nueva humani-






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 39
dad que se formaba en America. A pesar de la
mojigateria patricia, a pesar de las irreductibles
altiveces de las castas privilegiadas, pareceria
impossible que familiar alguna mantuviese pura
su sangre, a trav6s de tres centuries, en el seno
de una sociedad y de una naturaleza cuyo indice
comfin fue la explosion dionisiaca de la vida.
Pero aun admitido este caso excepcional y
maravilloso, fuerza es convenir en que dicha
familiar, en el trascurso de tantos afios, habria
perdido totalmente sus caracteres primitivos
bajo el influjo del clima y las constumbres, para
identificarse totalmente con la sociedad de que
era parte. Por eso se incurre en error de psicolo-
gia y en error sociol6gico al pretender explicar
al Libertador como un product europeo, como
una manifestaci6n de la testarudez vasca en
America. Bolivar es un fen6meno genuinamente
americano, un accident incomensurable del
Nuevo Mundo, de la misma naturaleza que los
Andes y el Amazonas, ininteligible para la
inteligencia apolinea del pensador europeo.
Era Bolivar enjuto y pequefio de cuerpo. La
piel curtida por el sol de mares, selvas y llanu-
ras; la cara 6sea, de p6mulos salientes; los ojos
llameantes y magn6ticos; la nariz corva; la
frente prominent y vasta, como acostumbrada






40 J. NATALICIO GONZALEZ
a los aletazos del viento. Rico y dispendioso,
la muerte de la esposa joven y bella le sumerje
en yaga misantropia. En la compaiiia de un
fil6sofo extravagant, con bruscas ascenciones
hacia la genialidad, se pasea por la turbada
Europa, Ilena entonces de los estr6pitos de'las
batallas napole6nicas. No le seduce el esplendor
de tiranias triunfantes sino la libertad pros-
cripta del mundo. Sobre la colina latina del
Lacio jura consagrar el continent colombiano
a la deidad de sus ensuefios. Ha encontrado
su destiny; el camino de su destiny. Va a
mezelarse a ruidosos sucesos; el mundo entero
se estremece como a la espera de un gran
alumbramiento.
Bajo la dictadura de Miranda, en los dias
iniciales de la Revoluci6n, pasa fugazmente por
el scenario de la guerra, empufiando su espada
en defense de la Repuiblica. Llega fugitive a
Nueva Granada, entra a servir al gobierno revo-
lucionario, y pronto le da nombradia su primera
brillante series de victorias. Con quinientos
hombres invade Venezuela, que gime bajo el
poder espafiol. El 23 de mayo del afio 13 ocupa
MWrida, y el 15 de junio, ya en Trujillo, lanza
su tremendo decreto de la ( Guerra a Muerte ).
Espaiioles y canaries, estampa con inaudita






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 41
energia, con acento que hace estremecer a
trav6s de los siglos, contad con la muerte aun
siendo indiferentes... Americanos, contad con
la vida aunque sedis culpables. )
He ahi a Bolivar en una de las actitudes mas
emocionantes de su vida. Puede condenarsele
en nombre de la bondad cristiana, y volar
contra el decreto, como flechas airadas, cien
voces de vilipendio. Su gesto es audaz, cruel
y barbaro, pero a la vez grandiose. Constituye
una explosion de la naturaleza americana,
dinAmica, anarquica, atrevida, que entire mons-
truosos estallidos de energia march hacia un
equilibrio sereno, suyo, masculine, de armonia
fuerte y de gracia vigorosa.
Y el h6roe crece de proporciones, entire vic-
torias y derrotas. Gana y pierde Caracas; tiene
en sus manos toda Venezuela, y luego, fugitive
y negado por sus lugartenientes, huye del pais
en ruinas. Cierta noche, en el seno del abati-
miento, rodeado de sus desesperanzados capi-
tanes, hombres de fierro que Iloraban el ven-
cimiento irreparable y total, despues de pasar
el dia en los pantanos del Orinoco para salvarse
del enemigo, hablaba de libertar la patria, de
reconquistar Nueva Granada, de expulsar a los
espafioles del Peri. Era la noche tragica de






42 J. NATALICIO GONZALEZ
Casacoima. Y lo que pareci6 un delirio se torn6
una profesia. < A los dos meses, describe Juan
Vicente GonzAlez, Bolivar habia torado a
Angostura; dos afios despues la Nueva Granada
le aclamaba vencedor en BogotA; cuatro afios
mas tarde destruye en Carabobo el ejercito
de Morillo; a los cinco da libertad a Quito, y al
cabo de los siete afios sus victoriosas banderas
ondeaban sobre las altas torres del Cuzco. )
Vencido hoy y vencedor maiiana, Bolivar
tiene que procurarse los elements de que
carece. Que import que la suerte le sea hostile
en sus primeras aventuras? Estrangula a la
mala suerte; sus montoneras se convierten en
ej6rcitos organizados; sus ejercitos realizan
marchas estupendas a trav6s de naciones; en
triunfantes batallas abate el orgullo de insignes
generals. Se complace en los prodigios. Cuando
el poderoso Morillo cree pr6xima la pacifica-
ci6n definitive de Venezuela, Bolivar organize
la expedici6n de Jamaica, con 250 hombres
arriba a Margarita, con el prestigio de sus pri-
meros 6xitos ocupa Carfipano y luego Ocumare
de la Costa, convierte en un todo orgAnico las
guerrillas dispersas de las sabanas, ahoga la
hidra de la anarquia mediante el necesario
sacrificio de Piar, funda la Gran Colombia en el






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 43
Congress de Angostura. Capitaneando sus le-
giones trepa Asperas montaiias; sus plants vio-
lan heladas y solitarias cumbres del Planeta.
De alli, de la region del rayo y de la nube, des-
ciende irresistible hacia los valles enemigos,
vence ej6rcitos mas poderosos que los suyos,
conquista frescos laureles, crea para la libertad
nuevas naciones. Tras sucesivos triunfos, que
culminan en la victoria de BocayA, reconquista
la Nueva Granada, y con la concisi6n caracte-
ristica de su genio literario da al Congreso
cuenta de la fulgurante campaiia : < Cuatro
batallas campales ganadas, cuatro millones de
hombres devueltos a la libertad y cuatro mi-
llones de pesos en las cajas del ejercito : tal ha
sido el motivo de mi ausencia. )
El Ecuador ve brotar densos bosques de
laureles a su paso; el Perui conoce el deslum-
brador brillo de su espada; el Potosi, cuyas en-
trafias de oro atorment6 de codicia a los con-
quistadores, y el Illimani, solitaria column
del Planeta encanecida por la nieve de los si-
glos, sienten el solemne rumor de sus pasos de
guerrero. Bolivia surge a la vida por un mila-
gro de su voluntad infatigable. Las miradas
at6nitas del mundo se dirigen hacia aquel ser
extraordinario. Los espiritus liberals cifran






44 J. NATALICIO GONZALEZ
en l1 su uiltima esperanza. Padecia la huma-
nidad tremenda crisis; imperaba la reacci6n
en todas parties; y he aqui que Bolivar esta-
blece el imperio de los principios republicans
en un vasto continent. Desprecia las testas rea-
les. Con airada mano rechaza la corona que
los seguidores del 6xito se empeiian en colo-
carle. No quiere ser el Amo; el es el Liberta-
dor.
El guerrero es ademas hombre de estado, de
vision prof6tica. Entra a las ciudades, bajo
lluvias de flores, y dicta leyes sabias y gene-
rosas, constituciones que consultant la felici-
dad de los pueblos. Suefia con la unidad de
America, pregona el arbitraje y entrev6, en
el future lejano, la apertura del canal de Pa-
nami. Es escritor de estilo incandescent. Sus
proclamas son de una elocuencia singular; en
todo derrama el fuego de su alma. En celebres
Congress triunfa con la oratoria; gana con la
palabra batallas tan ilustres como las victo-
rias de su espada.
Muere, por filtimo, tisico y pobre, a la orilla
del mar inmenso como su espiritu adolorido.
El continent liberado se debatia en la anar-
quia. El siniestro rumor de las querellas intes-
tinas turbaba la agonia del Libertador. Y






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS


cerr6 sus ojos, pensando en los destinos de su
America.
Su paso por el mundo 'dej6 huella imborra-
ble en una bella porci6n de la humanidad. Perte-
necia a la estirpe de hombres excepcionales que,
segin la expresi6n de Emerson, cambian la
faz de las cosas. Pero sobre todo era el hijo
de Am6rica por excelencia. Multiple, poli6drico,
deseoso de hembras y placeres, se mostr6 tan
excesivo en los goces humans como extraor-
dinario y original en sus ideas. Su ambici6n
no estaba manchada de ruin avaricia, pues
incendi6 su fortune en aras de su ambici6n;
ni su orgullo fue disfraz de hueca vanidad, pues
para ostentarlo cre6 libres repfiblicas en tierras
de opresi6n. En sus discursos, en sus procla-
mas, cartas y manifiestos, se hallan los princi-
pios bAsicos de una sociologia, de una political
y de un derecho americanos. Se burl6 en muchas
ocasiones de los candidos ide6logos que que-
rian ver florecer, de golpe, las utopias de fil6-
sofos ex6ticos en estas tierras atormentadas.
Hizo alusi6n mAs de una vez a la composici6n
6tnica de la poblaci6n americana, a las cos-
tumbres que .predominaban en ella, preten-
diendo basar la legislaci6n revolucionaria en la
realidad social de su tiempo. Sinti6 como nin-





46 J. NATALICIO GONZALEZ
guno la unidad spiritual del Nuevo Mundo, el
comuin destino de sus repiblicas inquietas, el
idealismo de las masas y la identificaci6n fana-
tica, irreductible de los pueblos a la democra-
cia y a la rep6blica.
No fue Bolivar un genio in6cuo, candidate
a un puesto en el santoral. Goz6 de la vida con
el mismo frenesi con que sirvi6 la causa de la
independencia. Extralia mezcla de lodo y luz
son los mortales : esta dualidad, reconocida
por la mistica de las religiones como por la
sabiduria de los fil6sofos, es la condici6n esen-
cial de toda vida humana. Pero en America
la heterogeneidad y la multiplicidad de vir-
tudes y vicios en un solo individuo asumen
proporciones fantAsticas, inverosimiles. Por eso
Bolivar result Anico comparado con los gran-
des hombres de las otras parties del mundo.
Los heroes clAsicos son apolineos; los liberta-
dores americanos son dionisiacos. Sus hechos
y sus actos abruman con rasgos sobrehuma-
nos. Hasta los actors mas atrevidos de la
Revoluci6n Francesa aparecen, en el mis ligero
paralelo con sus supuestos discipulos del Nuevo
Mundo, demasiado humans y acad6micos :
sus imprecasiones y truenos resuenan en disci-
plinadas Asambleas; la elocuencia domina y






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 47
gufa al tumulto; la cabeza de sus reyes caen
con esa gracia triste y melanc6lica que am6 la
tragedia clAsica; sus hecatombes humans nun-
ca alcazaron las proporciones aterradoras de
la < guerra a muerte ". En America el horror
de la guerra lleg6 a su maxima grandeza. Para
vencer al dominador hubo que igualar y hasta
superar a la terrible crueldad espaiiola. El des-
cuartizamiento, el suplicio de Tupac Amari,
fue pena comfin impuesta a los enemigos de la
corona. La cabeza de un patriota prisionero, la
del valiente Rivas, hervida en aceite y condu-
cida en jaula hasta Caracas, clavada en alta
pica en las puertas de la ciudad, sufri6 por
much tiempo las inclemencias del sol, del
viento y de las lluvias. En el opuesto bando,
en un s6lo dia Bolivar mand6 ajusticiar a ocho-
cientos espaioles. Un jefe patriot obsequi6
al Libertador con la cabeza de un espaiiol,
acompaiiando el macabro present con el parte
de la victoria escrita con sangre de la victim.
Pero a pesar de haber frecuentado y vivido
y crecido en esta 6poca tremenda, de ser actors
centrales de la tragedia y representatives de
su tiempo, los libertadores, adalides de una
causa que embelleci6 el destino human ase-
gurando el predominio de la libertad sobre






48 J. NATALICIO GONZALEZ
el mundo, salieron purificados de la tremenda
prueba, porque sus fallas fueron condici6n del
triunfo, y su inclemente energia el precio ine-
ludible de la victoria.
Y no es 6sta una vana afirmaci6n. Miranda
pretendi6 ser clemente y se ha visto su fin
infeliz. ( El general Miranda pudo provocar
a Monteverde a un combat y destruirlo, describe
el doctor Gual; pero no penetraba en sus miras
quitar a nuestra naciente Revoluci6n aquel
caracter de lenidad que tom6 desde el princi-
pio y que desgraciadamente perdi6 despubs. ,
El actor de la Revoluci6n Francesa aparecia
debil, indeciso, humanitario, en la volcdnica
Venezuela. La tempestad le arrastr6 lejos de
un ambiente que no logr6 comprender, y menos
dominar. DetrAs de l1 venia Bolivar, con su
guerra a muerte; venia la pasi6n devoradora
como el fuego, que en boca del culto Briceiio
asumi6 este lenguaje :
(( Como el fin principal de esta guerra es el
de exterminar en Venezuela la raza maldita
de los espaioles de Europa, sin exceptuar a
los islefios de Canarias, todos los espafioles son
excluidos de esta expedici6n, por buenos pa-
triotas que parezcan, puesto que ninguno de
ellos debe quedar con vida. )






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 49
Y luego :
( Para obtener derecho a una recompensa o
un grado bastard presentar cierto nimero de
cabezas de espaiioles, o de islefios. El soldado
que present 20 sera hecho abanderado; 30 val-
drAn el grado de teniente; 50 el de capitan.
Bolivar express genialmente el tumulto de
pasiones y de ideas de su tiempo. Fue el ins-
trumento maravilloso de que se vali6 la histo-
ria para realizar una de sus mas estupendas
etapas. En ninguno de los grandes capitanes
de la Europa puede encontrarse nada similar
a sus caracteres basicos. No es hombre de
Academias; legislator, guerrero, estadista, todo
lo aprendi6 entire el fragor de las batallas, no se
sabe c6mo ni en qu6 tiempo, galopando sobre
el potro lanero por las inmensas tierras del
Nuevo Mundo. Su flexibilidad de espiritu es
finica. Solo en algunos caudillos y prohombres
de la America han vuelto a brillar ciertos rasgos
de su genio singularisimo, por lo que result
vano el afan de europeizar su gran figure, a
base de la cAndida teoria de sus origenes. La
posteridad le mirar& at6nita, desde las edades
mis remotas, como a la expresi6n mas intr6-
pida de una vasta sociedad humana que salien-
do de la penumbra colonial irrumpe, de pronto,
SOLANO LOPEZ 4






50 J. NATALICIO GONZALEZ
democrdtica, republican, tumultuosa e idea-
lista, en el bullicio de la historic. Bolivar es
un h6roe representative de la sociedad ameri-
cana, y America ni es francesa, ni espafiola
ni europea. Carece del mortal egoismo de las
fatigadas naciones del Viejo Mundo. Es la
patria del optimism, de la idealidad desinte-
resada, y ha traido al mundo un nuevo sentido:
el sentido de la fraternidad humana.












MISSION DEL ARTE













Suele el viajero largamente esperado relatar,
en el corro de sus intimos, lo visto y oido en
tierras remotas, animado por la indulgente
sonrisa yla ben6vola acogida de amigos y fami-
liares. No veais, sefiores, en mi ni en estas
parlerias sino la reproducci6n del mismo episodio
vulgarisimo. Imaginaos al peregrino de mi
cuento, diciendoos lo aprendido en excursion
spiritual por ideales y lejanas islas.


I

Bergson compare la vida a una onda inmensa.
Detenida su circunferencia en el afan de alejarse
mAs y mAs del centro inicial, rompe en un punto
el obsticulo y prosigue su camino hasta l1egar
al hombre, cumbre y fltima forma conocida de
un perpetuo devenir. La vida tiende a elevarse,
a espiritualizarse, a actuar en el universe des-
pojada de su molesta envoltura. Su corriente
arrastra en potencia los g6rmenes de todas las






b4 J. NATALICIO GONZALEZ
posibilidades. Ha pasado y pasa a trav6s de
la material, animandola, adaptandose a su modo
de ser e influenciando sobre ella, hasta obtener,
con el advenimiento del hombre, una relative
libertad en e e medio hostile, y como resultado
de esta conquista una relative conciencia de
si misma. Y tal vez esa corriente, liberada de
sus cadenas por el aniquilamiento corporal, no
se detenga en la tumba y siga su infinite destino
en posesi6n de facultades hoy semi-dormidas.
STodo es possible! Se adormecen en nosotros
fuerzas misteriosas cuyos poderes ignoramos.
El hombre carece de la conciencia total de su
ser. Se enorgullece de su inteligencia, cuyo fulgor
arroja una tenue claridad sobre el mundo
inm6vil de la material, pero no posee en el
mismo grado la intuici6n, ese otro guia indis-
pensable para penetrar en el universe movedizo
y cambiante de la vida. Esta segunda facultad
estd present en 61, pero se manifiesta vaga y,
sobre todo, discontinue : es una lampara casi
apagada, que sblo se reanima de tarde en tarde,
y apenas por algunos instantes; pero, al fin,
por lo menos se reanima algunas veces y es
cuando esta en juego algun interns vital. Sobre
nuestra personalidad, nuestra libertad, el lugar
que ocupamos en el conjunto de la naturaleza,






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 55
nuestro origen y quizas tambien nuestro destino,
arroja una luz debil y vacilante pero que alcanza
a atravesar la obscuridad de la noche en que
nuestra inteligencia nos deja. Ignoramos
much porque si bien audaces para obrar sobre
el mundo fisico, nos resistimos a mirarnos
dentro, de miedo a sorprender en el ingrAvido
mundo del espiritu las palabras de la Sabiduria,
y de escuchar las voces que resuenan en el
grave silencio de la meditaci6n, voces de verdad,
venidas de las riberas de la noche. Acostum-
braos a meditar y pronto oir6is resonar en las
profundidades desconocidas de vuestro ser el
rumor de las corrientes de la vida, como aquel
que, pegado el oido a la corteza de nuestro globo,
percibe el eco poderoso y subterrAneo de las
aguas que corren, cantando su 6gloga de siglos,
en el seno de la tierra.
La vida es una potencia creadora y en el
hombre, su expresi6n mas alta, se manifiesta
esa facultad. Sin sospecharlo, ponemos algo
nuestro en las cosas que nos cercan, como no
sospecha la armonia de su canto la alondra
cegada por el alfiler de oro, que llora la ausencia
de la luz desde el limbo de su vida oscura. Hasta
en las piedras de las calls y las rosas de oro
y sangre que se abren, como temblones luceros






J. NATALICIO GONZALEZ


del alba o cual bocas sonrientes, en los jardines
sefioriales, colocamos much de lo nuestro. De
un modo se color el universe en la retina de
CAndido y de otro en la de Hamlet.
Cruzamos los various senderos de la tierra
agregando algo a lo creado o dindole una forma
nueva. El mundo exterior obra sobre nosotros
pero reaccionamos y, a la larga, triunfamos
sobre 61. Hasta la piedra, rebelde a la voluntad,
se deja dominar por nuestras manos. Y cuando
la material .toma nuestra forma corporal se
vuelve sumisa, y refleja, como un espejo, estados
de alma. El dolor, la c6lera, la alegria, el miedo,
ponen un sello inconfundible en las facciones
del hombre, y una palabra de amor, murmurada
en soledad propicia, enciende tenues rosas en las
mejillas de las virgenes. A la larga, semejante
al escultor que da formas en el mArmol divino
a las creaciones de su mente, labramos en la
realidad la imagen de nuestros pensamientos.
Los ensuefios del present dejan de serlo en lo
future. jQuB son nuestras conquistas, qu6
nuestro progress? La suma de todas las ideas.
Surcamos el espacio, surcamos el mar y sus
entrafias, porque cerebros optimistas creyeron
en la posibilidad de tales maravillas. El abuelo
ignoto de la nave area encontramos en el






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 57
Icaro pagano, y el creador de la hermosa leyenda
es elignorado precursor de la aviaci6n modern.
Hasta en los juegos del amor la facultad crea-
dora trabaja sin cesar. ( El primer beso del
prometido, dice Maeterlinck, no es mas que el
sello que los miles de humans que quieren
nacer estampan en Ia boca de la madre que
desean. ,

II

Hemos visto c6mo la facultad creadora del
hombre obra sobre el mundo exterior, vaciando
las cosas en un molde nuevo o colocando en
ellas un sentimiento, un simbolo: idealizandolas,
en una palabra. Y sabemos tambien c6mo ese
mundo exterior influye sobre el ser, pero en
una escala menor y de tal modo, que podemos
canalizar su acci6n en un sentido determinado
y beneficioso, con solo utilizar nuestra actividad
en embellecer el pequefio universe que nos
rodea. La percepci6n continue de lo bello influye
hasta en la formaci6n de las razas. La Grecia
antigua, que desde el fondo de su remote pasado
sigue alumbrando con la antorcha de su genio
el camino de la humanidad future, concibi6
las obras mas hermosas de la tierra y leg6 a






58 J. NATALICIO GONZALEZ
la historic los ejemplares mas altos de la estirpe
humana. Es sabido que la vision de lo horrible
repercute hasta en las entrafias maternas, defor-
mando al hijo por nacer y, al contrario, una madre
que suefia y piensa en un mundo bello y ado-
rable, y vive en un ambiente de Arte, procrea
varones de perfecci6n estatuaria. Quasimodo no
pudo nacer nunca de tal mujer.
El artist trabaja por la humana perfecci6n,
tejiendo un nimbo ideal en torno a nuestra
vida y revelando a los maravillados ojos profa-
nos la belleza palpitante en el Atomo mas
imperceptible. La esencia de lo bello fluye de
todas parties, pero no todos saben percibirla.
Hay pupilas incapaces de distinguir todos los
colors que vibran en el arco espl6ndido del
iris.
Dar ojos a los ciegos, brotar la luz donde
existi6 la sombra, es obra de artists, milagro
prodigioso de todos los dias, realizado en bien
de la humanidad future. i Tan misera es la pobre
recua humana que turba a diario los oidos
atentos con el vano rumor de sus Asperas quere-
las! Ni siquiera sabe vivir. Hay que despertar
de su suefio deplorable a gran nfimero de
hombres que no han abierto todavia las palidas
pupilas a la luz del mundo verdadero. Muchos






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 59
de los que existen son muertos que andan con
nosotros, sepulcros blanqueados por fuera, Ile-
vando dentro la seca osamenta de su espiritu.
Cabe al artist elevar de la mediania a estos
hombres en estado de larva. Y es que el poeta
es un intuitive, posee esa facultad preciosa
que ilumina por moments los misterios de la
vida y llega, a veces, a descifrar las inc6gnitas
del future. Duefio de una sensibilidad refinada,
impone ruta a su tribu, a su naci6n, y despoja
al hombre de las iltimas cortezas de la anima-
lidad. Poco a poco los pensadores y los portaliras
se imponen a los pueblos. A la aristocracia de
la sangre ha remplazado la aristocracia de la
inteligencia, de origen mas divino que el rancio
abolengo de los reyes. Siempre la humanidad
ha necesitado de la estirpe de los selectos, y si
las j6venes democracies del continent preten-
den librarse de la garra rapaz y sanguinaria de
sus caudillos, deben elevar su mirada a los
escritores representatives de su tierra y buscar
su ennoblecimiento en las eternas fuentes del
arte. Un pueblo sensible a la belleza no tolera
a los tiranos, por monstruosos. Corresponde a
los intelectuales de America elevar el alma de
las masas, hablandoles en el idioma de la belleza.
De Rod6 es el consejo : ( Hablad con ritmo,






GO J. NATALICIO GONZALEZ
cuidad de poner la unci6n de la imagen sobre
la idea : respetad la gracia de la forma i oh,
pensadores, sabios, sacerdotes! y creed que
aquellos que os digan que la Verdad debe
presentarse en apariencias adustas y several,
son amigos traidores de la verdad. ,
No lo es el artist de hoy, sagrado orfebre
que pule su frase con paciencia de monje artifice.
Cada palabra es piedra preciosa, incrustada en
oro noble y maleable. El artist trabaja cada
fasceta dia tras dia con afanosa asiduidad,
coloca con sabio instinto cada piedra en su
linico lugar, y la luz se quiebra en sus siete
colors al cruzar el prisma embrujado.
Aquel que pule su frase pule el alma de su
estirpe. Cada palabra brutal dignificada por
magia del arte, dignifica el alma de la Raza. En
el lenguaje se adivina al pueblo. El alma melo-
diosa de la Grecia palpitaba en su cadencioso
idioma. El castellano es lengua de guerreros y
sus sonoras clausulas clarinean como tocando a
carga. Los antiguos guaranies amaban sus gran-
des selvas y en su idioma vive el crujir de la
hojarasca que rueda en la hora de la tarde
por la senda florida, suspira el viento su queja
vaga y romantica, y sus giros son fugaces como
la rApida carrera del venado o Agiles como el






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 61
jaguar de los bosques paraguayos. Quien no
sepa modular el guarani nunca penetrara en
el alma del indigena, que sigue adorando la
bella lengua de sus padres.
Y he aqui la labor silenciosa del orfebre
evolucionando pueblos. i No acuseis al pulidor
de bellas frases de infitil hacedor de hojarascas!
Son los evolucionadores mas temibles. Quien
destierre de nuestro idioma el fragor de las
viejas batallas imposibilitarA las guerras. Aquel
que infunde a su prosa ardor belico arrastra a
los combates. No hemos visto a D'Annunzio
colocar a Italia a lado de la Francia con el solo
prestigio de su verba maravillosa? Y el pacifismo
fracas porque sus ap6stoles no hablaron a los
pueblos con voz pacifista sino con voz guerrera.
La palabra, a espada de la boca segfn la
grafica frase del Evengelista, se crisp de odio
en cien polemicas y en el coraz6n de las Razas
el odio no pudo morir.
Y todos se lanzaron a consumirse en el gran
incendio...
Ya v6is, seiiores, la misi6n trascendente del
arte en la vida de los pueblos. El culto de lo
bello ennoblece y diviniza el espiritu del hombre,
y el arte nos abre el camino que conduce a
Dios.






J. NATALICIO GONZALEZ


III

Siendo el arte cincel modelador de pueblos,
los j6venes escritores de America deben poseer
la conciencia de su misi6n para no malograr el
destiny de las pr6ximas generaciones de su tierra.
Respetemos en ellos, ante todo, la soberana
libertad de los artists y salud6mosles como a los
anticipadores de un mundo nuevo que se acerca.
Pero digamos, antes, brevisimas palabras del
movimiento literario iniciado por Dario, cuya
herencia recojen con justo orgullo los < nuevos )
de America.
Lo que se ha dado en Ilamar decadentismo
cumpli6 alta y gloriosisima misi6n. Con sus
geniales atrevimientos, sus ap6stoles rejuve-
necieron esta vieja lengua petrificada, infundien-
dole savia de nueva vida y la gracia y ligereza
alada del habla francesa. Jugaron los artists
de la decadencia juegos de sutilezas, penetrando
en las profundidas de la psiquis humana para
pintar los cambiantes matices del alma de sus
heroes, con paciente y digna prolijidad. Ellos
nos contajiaron el divino afan de vestir la idea
de nobles y triunfales galas. El artist de hoy
profesa el culto de la forma, y la palabra es en






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 63
sus manos una nota de la mfisica, una mol6cula
vibrant de la armonia universal.
Toca a la generaci6n actual aplicar estas
conquistas a las cosas de America y usar de la
libertad actuando en un mundo conocido. Nunca
la libertad es absolute si no le acompaiia la per-
fecta compenetraci6n de las cosas sobre las cuales
se ha de obrar. Encaucemos la labor comfin
hacia nuevos rumbos, utilizando los elements
est6ticos de la propia tierra, al interpreter
los sentimientos de la raza.
Pero en nombre de un americanismo mal
entendido no sigamos la huella de los cultivado-
res de esa literature gaucha, tan en boga y tan
elogiada en las cuencas del Plata. No se echa
los fundamentos de un arte americano reali-
zando obra de copistas, escribiendo cuentos
europeos en el lenguaje bArbaro del gaucho. La
literature no tiene por objeto localizar lo
universal : todo lo contrario, tiende a genera-
lizar cuanto penetra en sus dominios. Y el
escritor no debe detenerse en la superficie de
las cosas, sino buscar la esencia de las mismas.
Seamos creadores, no artesanos. Aprisionemos
el alma del continent y el esplendor de su natu-
raleza tropical en piginas accesibles a todos los
hombres de la tierra, vaciando en ellas nuestro






64 J. NATALICIO GONZALEZ
mundo interior, con los fantasmas que lo pue-
blan y los cuadros que lo decoran. El paisaje
exterior se colora de diverso modo en cada
retina y el artist, desdeiiando la apariencia,
lo reproduce, modificando lines y colors segfin
el dictado de su intuici6n. Ve mas hondo y se
aproxima mis a la realidad. Por eso, es mAs
verdadero un paisaje reproducido en el lienzo
por un pintor de genio que el mismo cuadro,
aprisionado en la placa sensitiva. En el primero
predomina la verdad interior, una y multiple,
y en el segundo la exterior, es decir, un aspect,
un matiz de la realidad.
Los artists paraguayos pueden contribuir a
este gran movimiento americano, reviviendo las
tradiciones, las doradas leyendas de su tierra,
pintando la tragedia de los bosques y la asesi-
nada civilizaci6n de sus abuelos, eternizando en
pAginas dignas la poesia que fluye de las costum-
bres de su pueblo.
i Qu6 inmensas e insospechadas riquezas posee-
mos! iCuantas obras pueden inspirarse en
nuestro pasado her6ico, en nuestra tierra lu-
minosa y policroma! Z A que espiritu no placera
vagar bajo el palio verde de los Arboles gigantes,
recorriendo los hfimedos senderos de la selva
sonora, en cuyo seno musical parece gemir






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS


eternamente un 6rgano invisible? Con sus orqui-
deas, sus aves y sus fieras, con los genios
guaranies que los pueblan, esos milenarios
bosques serian digno teatro de un idilio primi-
tivo, voluptuoso y trdgico.
Voces nunciadoras de este rumbo del arte
paraguayo son el (( Salvaje!... de O'Leary, el
S(Canto Secular ) de Farifia Nufiez y los cuentos
guaranies de aquel lirico enamorado de la luz,
rico y dadivoso, hasta el punto de volcar en su
prosa encantada prodigiosos oro y pedreria :
nombro a Goicoechea Menendez.
Y antes de terminar, he de dirigirme a voso-
tras, las j 6venes, que no habeis rehusado escuchar
la opaca palabra de mi espiritu; a vosotras, las
mujeres, que en este duro y metalico siglo
conservais sobre la tierra el sentido est6tico
de la vida, revelando a los hombres el superior
valor de una sonrisa divina y los tesoros mila-
grosos que tiemblan en el hilo de una mirada
tremula.
Y es para formularos un intimo anhelo de mi
alma : no dejeis de cultivar vuestro jardin
interior. Hay en cada una de vosotras, piedras
milagrosas, rosas en bot6n, flores que pugnan
por abrirse al beso de la luz. Dejad que pase un
rayo de sol por el prisma de esas piedras, dejad
BOLANO LOPEZ 5






66 J. NATALICIO GONZALEZ
que el bot6n se convierta en rosa y a las flores
lucir sus sedas y sus rasos. Teneis una misi6n
divina que cumplir : cuando el var6n vuelve
de la dura labor, abrumado por la grave fatiga
del trabajo, oread su espiritu con un soplo de
belleza, y haced que vuestra palabra brille en
la noche de su alma como una dorada estrella
nocturnal.
Conoceis la Gioconda de Vinci. Su sonrisa
vaga, tenue, casi imperceptible, temblorosa como
un alma sobre el rojo de los labios finisimos,
nos absorve y nos eleva al limbo de una pu:a
idealidad. Sed vosotras Ioh, j6venes amigasl
la sonrisa de la vida y elevadnos, mediante el
milagro de vuestra espiritualidad, a un universe
superior donde imperen eternamente el Bien, la
Verdad y la Belleza, los tres caminos que
conducen a la humana perfecci6n.





















ARSENIO LOPEZ DECOUD

He aqul que un var6n
del Renaclmiento pasa.
ELOY FARINA NUNiz















Fue en 1915. Forastero en Asunci6n, mi ano-
nimia era absolute cuando publiqu6 mi ensayo
sobre nuestro maravilloso Mariscal. Arsenio
L6pez Decoud, que nada sabia de mi, dijo mi
elogio y yo le visit para agradecerle aquel
gesto ben6volo, raro en var6n de su laya, tan
parco en el aplauso como avaro del adjetivo.
Conservo algunos recuerdos de aquella visit.
Su morada solitaria era un delicado refugio
de artist. Libros abundaban, flores y ma-
cetas, cuadros de mujeres fragiles, desnudas
y semi-desnudas, de sutiles y picarescos dibu-
jantes de Paris. Es L6pez Decoud el var6n
select por excelencia. De manos y pies peque-
fios, mas bien escaso de estatura, partidos en
dos bandas iguales los cabellos y los bigotes
recortados a la americana, su persona da la
impresi6n de la fuerza y de la elegancia. En la
conversaci6n enuncia sobrios pensamientos con
dicci6n de transparencia clisica. Agrada mas






70 J. NATALICIO GONZALEZ
oirle en las parlerias de la intimidad que en
el ejercicio solemne de la oratoria. En los pali-
ques su ingenio brilla con mayor gracia y no
desdefia exponer su verdad a trav6s de las para-
dojas.
En su bliblioteca intim6 con grandes autores
y conoci la adorable companiia de Horacio.
L6pez Decoud me hizo un sutil comentario
sobre el latino y sus obras. HablBbame con
sencillez afectuosa, y desde entonces fue mi
amigo y mi maestro. Mucho debo a los doctors
consejos de su amistad, a tan pocos concedida.


II

Arsenio L6pez Decoud, hijo de don Benigno
L6pez, naci6 en Asunci6n del Paraguay en
1868. Por su madre desciende de los Decoud,
que ilustraron su nombre sirviendo a la cultural
patria, y por su padre de los L6pez, familiar tr&-
jica, rica en varones superbos perseguidos por un
destino aciago, y cuyos infortunios y grande-
zas, desmesurados y asombrosos, solo pade-
cieron iguales los Atridas. L6pez Decoud con-
serva el orgullo de su origen y asi pudo escri-
bir, al rechazar las agresiones de un sectario :






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 71
SSi mi firma vale poco, mi nombre vale much.
Algo, casi nada por mi, much, todo, porque
en 61 se unen dos apellidos uniseculares e ilus-
tres; el de los L6pez, mis antepasados, que
moldearon la nacionalidad y le dieron his-
toria, y el de los Decoud, que tanto han con-
tribuido y siguen contribuyendo a la cultural
national.
En 1870, cuando apenas contaba dos aiios de
edad, fue levado a Buenos Aires. El Paraguay
salia aniquilado de la guerra del 65. El nifio
creci6 fuera y recorri6 mas tarde los mejores
colegios de la capital argentina. Era acaso un
poco turbulento, indisciplinado, y tal vez sus
maestros hubieron de tolerarle muchas tra-
vesuras. Lo cierto es que ya adquiri6 los rudi-
mentos de una cultural cuando una vocaci6n
imprevista le llev6 a ingresar a la Escuela
Naval. Amaba los uniforms, los viajes, las
tierras lejanas y ex6ticas, la vida aventurera
de los marines, el vuelo de las gaviotas, el
clamor de las olas j qui6n sabe? Inquieto, reacio
a los inflexibles reglamentos, estudiaba para
dar exdmenes y asi sigui6 adelante hasta reci-
birse de official a los diecinueve afios de edad.
Al cabo de dos afos, sin permiso ni autoriza-
ci6n de nadie, tir6 su uni"orme y abandon la






72 J. NATALICIO GONZALEZ
Armada. Una injusticia del jefe del barco en
que servia sublev6 su altivez y se alej6.
Las tierras que dejara de nifio le atraian. En
la lontananza lejana veia surjir el Paraguay
trajico, poblado de leyendas her6icas y de
graves sombras de guerreros, el Paraguay donde
sus padres y abuelos habian luchado y pade-
cido, donde descansaban en la muerte sus ante-
pasados, algunos sin tumba conocida. Y un
dia del aiio 1890 tomo el camino de la patria.
Iba mas bien de paseo, con prop6sito de pron-
to retorno, como que le acompafiaba el amor
en la forma de una bella espafiola. Pero su
tierra le sedujo, y en su tierra lo que ella tiene
de mas atrayente, otra mujer, y la espaiiola
volvi6 sola. Qued6 pues en su pais, al que habia
de consagrar todos sus entusiasmos de joven
y todas sus energies de hombre. Y lo que vale
mis, su inteligencia.
Eran aquellos, tiempos duros, la edad pri-
maria del nuevo Paraguay. Ocupaban minis-
terios tres tios de L6pez Decoud-el general
Eguzquiza, Segundo Decoud, el doctor Aceval-,
y un primo hermano suyo-el doctor Venan-
cio L6pez. El flamante marino fue designado
professor de la oficialidad del Pirap6, buque de
guerra, e instructor de la tripulaci6n. Inici6






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 73
sus tareas animado de grandes proyectos. Iba
a explicar astronomia, navegaci6n, cAlculo in-
finitesimal y otras graves y solemnes discipli-
nas del human saber, pero un obstAculo im-
previsto derrib6 sus prop6sitos : la mayor parte
de sus alumnos no sabia leer. Y tal fue el fin
melanc6lico de su carrera de marino.
Fue despu6s director de estadistica, secre-
tario de la primera intendencia municipal de
Asunci6n, intendente municipal, diputado, se-
nador, director por dos afos del Colegio Na-
cional y professor por concurso, en el mismo,
durante diecinueve aiios. Sus lecciones de geo-
grafia constituian amenas disertaciones. Despues,
en un period critic de la political paraguaya, un
ministry regresivo y semi-barbaro despoj6 de sus
catedras al ilustre Manuel Dominguez. Y L6pez
Decoud arroj6 al rostro del ministry la renuncia a
todas las suyas, como una protest de la cultural.
Tambien ha representado a su patria, con
brillo, en diversos torneos internacionales. Y
en el campo de la political, donde sigue actuando,
siempre se singulariz6 por su energia para
contener el desman, por la altitude y el brillo
del pensamiento, y por su infinite amor a la
libertad y a su naci6n. Quiere y se hace querer
del buen pueblo campesino.






74 J. NATALICIO GONZALEZ
((Tengo mi orgullo, me decia una vez, y es
este : hay un pequefio pueblo que me quiere.
Una avenida l1eva mi nombre... y una socie-
dad de Foot Ball. Mi abuelo don Carlos no ha
merecido ese honor. i Hay para sentirse orgu-
loso! Pero, en serio, mi orgullo en eso consiste
en haber probado que un hombre en nuestra
tierra puede hacerse querer de sus compatrio-
tas sin ofrecerles otra cosa que un poco de jugo
intellectual y sin pedir en cambio ni aspirar
mas que a un poco de gratitud.
En la ternura de estas palabras vibra una
noble emoci6n de patriota.


III

En various periods de su vida, L6pez Decoud
actu6 con intensidad en el periodismo. Ha cola-
borado constantemente en diversas publica-
ciones, arrojando los frutos de su intelecto, con
cierto desden altivo, a lo largo del camino re-
corrido. Fue director del diario El Progreso
en 1894, y a la muerte de Bias Garay se hizo
cargo, en 1900, de la direcci6n de o La Prensa ),
de tan brillante memorial en la historic del pe-
riodismo paraguayo. Fue tambienr director de






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 75
SEl Nacional n, 6rgano fundado en 1909 por
un grupo de intelectuales para combatir la
dictadura military del coronel Jara. Finalmente,
en 1916, fund la revista Figaro n, en la que
me toc6 colaborar a su lado. Ejerci6 esta publi-
caci6n una critical amena y festival y fue ade-
mas una manifestaci6n select del intelecto
national. Esgrimi6 la ironia contra el abuso del
adjetivo y de la hiperbole y acentu6 los rasgos
caricaturescos de los actors de la farsa social
y de los polichinelas del tinglado politico. Pro-
pag6 ademAs, sin dogmatismos ni pedantescas
actitudes, algunos concepts tiles a la forma-
ci6n de una cultural. En las pdginas de a Figaro )
quedan huellas de la abundante labor de L6pez
Decoud : rasgos de aguda observaci6n, ironias
dichas con belleza y con elegancia, ideas de
serena elevaci6n, enunciadas al pasar, en suel-
tos breves escritos entire el trdfago cotidiano
y destinados a la vida an6nima, pero que de-
nuncian al escritor de garra.
En 1902 public en Espafia ( ,Feminismo n,
en que ya se descubria al atildado estilista de
hoy. Con espiritu comprensivo y honda sim-
patia hacia la mujer, esbozaba en aquel opls-
culo el problema social que denuncia el titulo
y los arguments e ideas aportados en su dis-






76 J. NATALICIO GONZALEZ
cusi6n. Cuatro aiios despu6s, en 1906, describe
sobre El Tercer Congreso Pan-Americano v,
en el que actuara en representaci6n de su pais,
exponiendo las incidencias y conclusions de
aquel acto international y algunas ideas de
interns para las patrias de America. En 1909
da a luz Artes y Artistas delicado haz de
sensaciones esteticas. Tomando por motivo a
algunos creadores y a sus obras, burila pAginas
selectas en las que el pensamiento po6tico hall
su expresi6n en frases que recuerdan a los
grandes prosadores franceses de la escuela de
Te6filo Gautier y sus discipulos. En 1911 apa-
rece en el ( Album Grifico D, que 61 dirigi6 y
edit6, su ( Reseiia Geografica del Paraguay .
Dentro de su carActer sintetico, es bste, entire
los de su indole, el studio mas acabado que
existe sobre el pais. Su autor, que es miembro
correspondiente de la Sociedad Geografica de
Paris y ha sido professor de la asignatura, du-
rante 19 afos, en el Colegio de Asunci6n, une
a sus vastos conocimientos los dones de un
gran escritor. De ahi que su a Reseiia consti-
tuya un aporte cientifico interesante al estu-
dio de la geografia y a la vez una obra de inne-
gable valor literario. Las paginas en que estu-
dia los origenes 6tnicos de la nacionalidad, por






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS


citar un ejemplo, asumen, dentro del rigorismo
cientifico de sus fundamentos, el tono grave
y profundo de un poema, sin faltar a ratos la
nota de una viril melancolia. Tal al referirse a
los infortunios y a las incomprensiones que per-
siguieron a la raza. En 1911, replicando a La
Naci6n de Buenos Aires, que abogaba por
( la resurrecci6n del viejo pacto de Alianza, que
aun subsiste describe La verdad sobre los
intereses argentinos en el Paraguay ). El diario
porteiio aconsejaba la intervenci6n armada al
Paraguay, a quien negara el derecho de con-
vulsionarse y a su gobierno el de pedir la contri-
buci6n de sangre de sus hijos para defender
las instituciones de la Repiiblica. Todo con el
fin aparente de amparar supuestos intereses
de argentinos radicados en el pais. El folleto
aludido rebati6 semejante tesis, justificaci6n
de la conquista y del despojo, oponi6ndole una
doctrine mas humana y generosa que escuda
a los d6biles de la injusticia de los fuertes. En
1915 sale a luz ( Del Destierro y de otras cosas n,
que dilucida cuestiones que interesan a la
incipientes democracies de America, en las que
gobiernos abusivos han trocado la pena legal
del confinamiento en destierro puro y simple,
pena barbara que no consignan constituciones






78 J. NATALICIO GONZALEZ
ni c6digos. Este opisculo perdurarA, a pesar
de su carActer occasional, por su admirable fac-
tura literaria. El mismo aio de 1915 aparece
el folleto < Oscar Wilde ,, primoroso studio
trasado con amor y simpatia sobre el autor de
< SalomB ,. Asistimos a la aparici6n del poeta
maldito, a sus 6xitos suntuosos, al melanc6-
lico ocaso de su estrella, como complement
al andlisis de sus mas notorias creaciones. Esta
pAgina de alta critical ocupa puesto de honor
en la blibliografia literaria del pais. Las mismas
caracteristicas, con diferencia de matices, pue-
den sefalarse en los trabajos sobre Alfredo de
Musset, Baudelaire y Verlaine, aparecidos en
1917. Finalmente, a manera de complement
del studio sobre Wilde, sale en 1923 otro inte-
resante ensayo en el que se comenta a dos cri-
ticos del poeta G6mez Carrillo y P6rez de
Ayala. No es possible citar numerosas pAginas
diseminadas en colecciones de diaries y revis-
tas.
Arsenio L6pez Decoud posee el arte de decir
con elegancia. Tienen sus frases una mi~sica
peculiar, ese ritmo d6cil a los autores que ban
penetrado el sentido de lo medido y de lo
armonioso. Su prosa es limpia, pura y tersa.
En una palabra, resalta en sus pAginas la labor






SOLANO LOPEZ T OTROS ENSAYOS 79
del estilista. Pero si nunca decae el encanto de
su prosa, tiene parrafos donde el estilo res-
plandece con mas intense luz, donde la belleza
culmina mAs alta y donde las frases asumen
gallardias inesperadas. Las palabras mas vul-
gares toman valores nuevos.
Es que ninguna dicci6n envejece jamAs.
Todo depend del arte de engarzarlas unas
con otras para former maravillosas constela-
ciones. El caudal de la lengua es inagotable en
divina belleza y el genio del artist consiste
en saberla expresar con alma emocionada.
L6pez Decoud estA en el secret de este arte
y sorprende al lector con perspectives encan-
tadas. Leed esta pAgina, donde estA gravada
la curva emocionante que describia en el espa-
cio et6reo, en su velivolo lijero, aquel simbolo
de las audacias de nuestra raza que fue Silvio
Pettirossi :
a Es bien nuestro, nuestro h6roe. Tiene de la
estirpe el dulce fatalismo y la sublime incon-
ciencia del peligro, que se traducen en un sobe-
rano desprecio por la muerte. Le hemos visto,
sereno y sonriente, montar en su maquina, en su
Pegaso Avido de espacio, jadeante de fiebres
de impaciencia; hemos sentido en el rostro la
azorante bocanada del viento de su helice






80 .. NATALICIO GONZALEZ
pujando para elevarse, y lo vimos remontarse,
cabriolar en el azul, hundirse en una nube y
enhiestarse en su cumbre. Luego, desprenderse
para caer como la hoja del Arbol y ondular
con la brisa, desplomarse como ave mortal-
mente herida y ya a flor de la tierra y de la
muerte, erguirse, elevarse de nuevo triunfal y
rumoroso entire el clamor tonante de las mul-
titudes enloquecidas de emoci6n y de entu-
siasmo ante el mas asombroso de los especti-
culos que pudieron ver jamAs ojos humans. )


IV

Es don Arsenio L6pez Decoud un espiritu
fino, culto y armonioso, atormentado por no
s6 qu6 vagas ansias de belleza. La misma est6-
tica que rige la armonia de su prosa determine
el ritmo de sus acciones. Cultiva en las recon-
diteses de su alma, su jardin interior, donde
florecen las mas caprichosas orquideas ila floor
que decoraba la solapa de Brummel! Estudia
a Homero, lee a Shakespeare y al Dante en su
idioma, y saborea el latin armonioso de los
versos horacianos, como que es Horacio su
maestro. Su buen gusto innato resplandece en






SOLANO LOPEZ V OTROS ENSAYOS 81
todo lo que le rodea, como si su espiritu impusiese
un orden nuevo a las cosas que le cercan. Y es
que a semejanza de la llama que dora cuanto
cae bajo la radiaei6n de su luz, una vida intense,
un alma que arde y se consume en la pura
exaltaci6n de la belleza, viste con su propia
luminosidad a cuanto se pone a su contact.
Este hombre singular ha puesto todo su
talent en crearse una individualidad. Si alguna
vez se dispusiera a relatarnos su vida es indu-
dable que nos brindaria con su obra mas per-
fecta. Porque si en su literature elegant
ornato de su persona subyuga con su pre-
clara labor, en sus actos ha puesto la imagina-
ci6n' poetica, la audacia creadora, todas las
fuerzas originarias de su ser. Sibarita por tem-
peramento, ama los pensamientos sutiles y los
autores desconcertantes. Le gustan tambien,
segin su propio decir, ( el ocio, la seda, las
flores, las gemas raras, los vinos viejos, los
perfumes sutiles, las palabras bellas, los hom-
bres de coraz6n y las mujeres sin 1 Es pro-
bable que sonria al pecado, si es adorable, y
tambien a la virtud, si se present llena de
gracia. Ha recorrido muchas tierras, ha visto
paisajes remotos, ha tratado con gentes de
lejanos climas y de diversas razas, observando
SOLANO L6PEZ 6






82 J. NATALICIO GONZALEZ
y meditando, y por encima de todas las impre-
siones, superior a todas sus inclinaciones, per-
manecen en la cfispide misma de su espiritu,
inmanentes y absorventes, el amor al terrufio
y el orgullo de su estirpe, disimulados mala-
mente por la sonrisa del esc6ptico. Dias hay
en que le tortura el espectaculo de las miserias
contemporaneas, la obra de quienes juegan con
el destiny de una digna naci6n. Llega entonces
hasta el Agora, dice su protest, se mezcla a las
turbulencias political, y de nuevo se recoge
a su tienda. Puede ser que los gestos de su
altivez le ganen algfin enemigo, pero igno-
rante de tales conquistas, ellas no turbaran
su serenidad.
Su obra literaria, en su mejor parte aquella
en que ha puesto una emoci6n mas honda y una
ternura mas vivida esta llamada a perma-
necer en la penumbra. La constituyen sus car-
tas (1) sus cartas a mujeres principalmente.
PAginas intimas en que se dice un madrigal,
al modo de Meleagro, se traduce un sentimiento
o se celebra una sonrisa como rescatarlas?

(1) Un ilustre amigo desaparecido, el doctor Antolin Irala,
deciame que no conoce nada mejor sobre Nueva York que la
carta que, trasuntando sus impresiones, le escribi6 Lbpez
Decoud desde la gigantesca cosm6polis.






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 83
4 En qu6 manos buscar tanto tesoro derrochado,
tanto ingenio ejercitado a lo largo del camino,
tanto incienso quemado a las diosas gentiles?
Esas cartas tienen sin embargo un destine
envidiable, puesto que semejante a las rosas del
poeta, mueren generalmente entire tibios y pal-
pitantes senos femeninos.
Tal como queda en estas paginas, se me apa-
rece don Arsenio L6pez Decoud. Elegante,
pulcro, rico en riquezas del espiritu, ha llevado
el arte en la vida y la vida en el arte, escri-
biendo en el mundo fisico y en el de la ficci6n
po6tica, un mismo poema, ya dulce, ya amargo,
al que no falta, a veces, ni el Bcido sabor de la
existencia.


























JUAN E. O'LEARY

O'Leary es el escritor
embebido en su pueblo,
que en la entrafia de su
pueblo toma sustancia,
veta de oro del alma para-
guaya. i Y el mariscal L6-
pez? Solano L6pez es el
esplritu del Paraguay con-
vertido en acero de espada,
como O'Leary es el espl-
ritu del Paraguay conver-
tido en acero de pluma.
Y ambos aceros, el de la
pluma y el de la espada
4 c6mo, en qu6 se ban
empleado? Ambos ban
tenido el mis noble y de-
sinteresado empleo : el de
defender la independencia,
la verdad, el derecho, la
justicia... la patria I No s6
de nada mas bello.
RuriNo BLANCO-FOMBONA












INTRODUCTION


Era aquel pais como un inmenso osario. S61o
voces de agoria sonaban en la soledad inh6spita
y cuasi lugubre. La guerra devastadora habia
pasado por alli, sefialando su paso en los surcos
que ar6 la metralla, en las cenizas de los hospi-
tales calcinados, en las ruinas de las villas, en
el hacinamiento informed de las antiguas fibricas.
Llegando de pais extrangero, por el lado del sur,
en aguas del Paraguay, saludaba al viajero el
emocionante despojo de una iglesia. Se alzaba
la p6trea ruina, se alza todavia como un
mufion roto en la Villa de Humaitd. Al pasar el
viento por sus hendiduras, gemia no s6 qu6
vagos lamentos, en la melancolia de los crepus-
culos.
El pueblo aquel el paraguayo habia
defendido su suelo con frenesi her6ico. Guiado
por una de las voluntades mAs cautivantes de
la historic, se atrevi6 a todas las audacias. Fue
su caudillo y guia, en efecto, el mariscal Fran-





J. NATALICIO GONZALEZ


cisco Solano L6pez, genio de temple bolivariano,
guerrero y estadista, creador insuperable de
patrias, un tipo en fin, del Renacimiento, si
hemos de entender por tal a los series de excep-
ci6n que lucen todas las excelencias de la
superioridad en todos los ejercicios del pensa-
miento y de la acci6n.
Las inauditas proezas de la naci6n atacada
atizaron la ira de los asaltantes y asi la lucha
degener6 en guerra carnicera, barbara, animal.
De choque de pueblos aquello se troc6 en sombrio
afan de exterminar a una raza. La gloria y el
honor no acompafiaron ya sino al puiado de
bravos que defendia su libertad con ardor
suicide, dando al mundo el mas maravilloso de
los espectaculos y una de las lecciones mas
prefiadas de ensefianzas. Y se vi6 entonces
prisioneros que se sacaban las vendas para
acogerse a la muerte; se vi6 sublimes alocados
que en canoas asaltaban ferrados leviatanes,
tomandolos a la punta de su sable;... qu6 es lo
que no se vi6? Y a la cabeza de estas legiones
seguia el formidable caudillo, alcanzando alturas
morales en que ninglin otro le precedi6.
El pueblo paraguayo, en la sin igual Epopeya
que llen6 con sus estruendos el lustro compren-
dido entire el 65 al 70, no fue vencido, fue aniqui-






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 89
lado. Los pocos sobrevivientes del asesinato
colectivo vagaron solitarios sobre el vasto cam-
posanto, con el alma sobrecogida de imprecisos
terrores. La tristeza desoladora del teatro se
contagi6 a los que en 61 siguieron morando, y
fu6 asi como la generaci6n nacida entire las
grietas de las tumbas llev6 tambien en si uno
como especie de camposanto : tumbas de espe-
ranzas, Animas en penas, b6licos fantasmas...
Por su parte, el aniquilador no ces6 de vocife-
rar contra sus victims, con espantables voices.
Y los nietos de los caidos le hacian coro, y
lenaban de ludibrio la augusta sombra de sus
abuelos, que en su interior vivian, y les gritaban
grandes ensefianzas sin lograr ser escuchados.
Y decian los aniquiladores :
Hemos civilizado a un pueblo barbaro;
hemos derribado abominable tirania; hemos
librado a la tierra de monstruoso aut6crata.
Pero he aqui que un joven les grita en plena
calle :
iMentis! No contents con asesinar a
nuestros heroes quereis matarlos en el recuerdo
de los vivos. i Mentisl Ese que llamfis tirano
monstruoso es casi un dios por su grandeza; ese
que llamAis pueblo de esclavos prefiri6 constan-
temente la muerte a la esclavitud; eso que






J. NATALICIO GONZALEZ


calificAis de abominable gobierno fue poder
civilizador, honest, fecundo. iMentis! Yo os
digo joh, hermanos mios que me escuchais!
que los que dicen tales cosas os sirven plato de
embustes.
Rugi6 el odio, la tormenta vino para aplastar
al atrevido voceador de la verdad. Pero su voz
era sonora y potente, dominaba el estruendo,
hendia la grita de la turba como un toque de
clarin; y era su acento sincere y convincente,
y tales pruebas acumul6 a su favor, que cuando
ces6 la ira rugidora de los embusteros, el pueblo
todo, todo agitado y estremecido, core el
himno de la nueva fe.
Y he aqui que aquel camposanto interior
de que hablaba se troc6 en jardin, la alondra
reanud6 su canto interrumpido y los fantasmas
fatidicos revelaron su esencia inmortal y divina.
No podemos librarnos del pasado, es verdad,
porque alli estAn nuestras raices, pero es falso
que l1 envenene nuestras energies. Lo que
ocurre es que nosotros envenenamos a veces
el pasado y presto nos ponemos a calumniarle.
Si se mira al ayer a traves de pensamientos de
muerte, le ver6is como un cementerio; pero si
le contemplais con ojos de hombre sano, todo
cambia, todo vive. Y notareis entonces que






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 91
los fantasmas aterradores son heroes magnificos,
estupendos energ6ticos; y las ululantes agorias,
mfisica grave y pensativa de laureles y mirtos.
Esta verdad ensefib a su pueblo, alimentado
de supercherias hist6ricas, el joven que enrostr6
su mentira a los falsos maestros y a los mesias
ap6crifos. Este joven no es otro sino Juan
E. O'Leary. Voy a hablaros de 61 en este Ensayo.
Creo que encierran un interns human la Vida
y las Obras del hombre que devolvi6 la salud
y la fuerza al anima enferma y turbada de su
raza.


LA CASA DEL MAESTRO

Acababa de llegar de mi dulce y gentil villa
guairefia. Ya en Asunci6n, vivi la vida amarga
y melanc6lica de la bohemia, animado de esos
rosados ensuefios que constituyen la fuerza de
la adolescencia.
Y fue una hermosa noche de verano una
de esas incomparables noches paraguayas -
que visit a O'Leary por vez primer, en la
grata compaiia de un amigo. Corria el aiio
de 1915. Vive en mi indeleble el recuerdo de
aquella visit. Yo era casi un nifio. No llevaba






92 J. NATALICIO GONZALEZ
mAs credencial que un ensayo sobre el mariscal
L6pez, entonces in6dito, que escribiera con
inmenso cariiio. Era mi obra primogenia.
O'Leary estaba s6lo. Su gran faz, coronada
de una frente amplisima, daba la sensaci6n
de una fuerza formidable. Recio y carnoso el
cuello; blanca y rosada la tez. La nariz pequefia,
asi como el vigote negrisimo. Tenia vivos y
llameantes ojos; algunas canas nacidas en las
grande batallas de la vida, ensefaban su plata
premature. Todo como remate de un cuerpo
robusto y vigoroso, de estatura mAs que regular.
El reflejo interior de la bondad fuerte y suave
lo iluminaba todo, dando al hombre cierta
apariencia grave y sacerdotal. Los libros se
apilaban en los estantes de la biblioteca y la
pared estaba literalmente cubierta de retratos
de heroes y de restos de armas, recogidos en los
antiguos campos de batalla. En aquel ambiente
grave, prefiado de melanc6licas evocaciones y
de pensamientos patri6ticos, no se por qu6 la
figure de aquel hombre me recordaba el plAcido
semblante del senior Renan, visto en la estampa
de sus obras inimitables. Su voz fluia plAcida
y afable, encrespdndose a ratos al evocar pret6-
ritas injusticias. Tornaba luego a posesionarse
de su muisica de medio tono. No era aquella,






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 93
no, la voz elocuente, un tanto aguda pero
dominadora siempre, que yo habia escuchado
en las arengas; pero su poder persuasive era
igual.
Desde entonces he frecuentado la casa de
O'Leary. Encontraba abiertas sus puertas a
todas horas. Muchas tardes y muchas noches
pas6 charlando con 61 en su patiesito florido.
Los teros vigilantes venian familiarmente a
saludarnos, y las garzas, posadas sobre un pie
en actitud hierAtica, se inmovilizaban horas
y horas entire los rosales maravillosos. Los
helechos y los culantrillos crecian como en su
medio natural, y sus emanaciones contagiaban
cierto sabor de bosque a aquel refugio encan-
tador.
No era yo el inico concurrente. Todas las
tardes se formaban en torno al gran escritor
un corro amable de intelectuales y de j6venes.
Alli se comentaba los fltimos sucesos politicos
y los iltimos libros aparecidos en Europa y
America. Recuerdo, entire todas, la silueta
inolvidable de don Enrique Solano L6pez, figure
de gran senior que parecia llevar, invisible,
corona de marquis sobre la frente. Pulcro en el
vestir, correct en sus modos, con una eterna
flor en el ojal de la solapa, era un arist6crata






d 4 J. NATALICIO GONZALEZ
enamorado de la libertad y de la democracia.
Nunca conoci6 el valor del dinero y ninguno
trabaj6 mas que 61 por la grandeza de la patria.
JamAs me he encontrado, a mi paso por la
tierra, en presencia de una voluntad mas for-
midable y de una dignidad mis invencible.
Aquel sofiador prodigioso merece la reverencia
de los justos.
Tal la casa de O'Leary. Su prestigio personal
alimentaba la llama de la espiritualidad en el
grupo select que le rodeaba. Este es uno de
sus grandes m6ritos, y uno de los aspects
menos comentados de su personalidad. En un
ambiente hostile a las puras manifestaciones del
intelecto, mantuvo vivo el culto de la belleza
y de la idea, salvando de naufragio inminente
muchas desinteresadas vocaciones juveniles.
La casa del Maestro, con su alero colonial y
su patio florecido, es digna por eso del recuerdo.
En la austeridad de su silencio han tenido
nacimiento inmortales cosas.


LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA

Juan E. O'Leary naci6 en Asuncibn del Para-
guay, el 13 de junio de 1880. Diez aiios habian






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS 95
transcurrido desde la terminaci6n de la guerra,
diez afios de terrible padecimientos y de ho-
rrible anarquia, provocada por los manejos
ocultos del vencedor. Su madre, Dolores Urda-
pilleta Carisimo, fue hija del comandante Pas-
cual Urdapilleta,fespaiiol, artillero, muy ilus-
trado y de culminante actuaci6n en los sucesos
de su tiempo. Tom6 active parte en la campafia
contra Belgrano, encarg&ndose de la construcci6n
del puente tendido sobre el Tacuary por donde
pasaron las tropas que derrotaron a los portefios
en la memorable acci6n librada en las mArgenes
de aquel rio. Francia le tuvo varies afios en la
prisi6n, durante su omnimodo poderio. Fue el
ianico hombre ilustrado que sobrevivi6 a la
Dictadura, dice de 61 Ildefonso Bermejo, exaje-
rando un poco, pues de aquella larga noche
estaba por surgir tambi6n el grande hombre
que fue don Carlos Antonio L6pez.
El padre, Juan7O'Leary, es uruguayo. Naci6
en el Salto Oriental, en el seno de una conocida
familiar argentina. Pertenece por rama paterna
a los O'Leary de Colombia, de resonante actua-
ci6n en la guerra de la independence. Vale decir,
tiene sangre irlandesa, y en el hijo resplandecen
ciertamente virtudes raciales que delatan su
origen. Ese su patriotism casi mistico, esa






J. NATALICIO GONZALEZ


su tenacidad a toda prueba, esa su victoriosa
superioridad en las horas adversas, son caracte-
risticos en el paraguayo de pura cepa, y tambi4n
lo son en los hijos infortunados de la verde
Erin. Los esposos se conocieron y se casaron en
Asunci6n, en 1869, autorizando su uni6n el padre
O'Canaverry, capellhn del ej6rcito argentino.
O'Leary estudi6 primeras letras en la escuela
municipal de la Asunci6n, dirigida por Otoniel
Baez. Yo me los imagine a aquellos niiios
nacidos entire las grietas de recientes tumbas.
Serian tristes. Sus cabecitas estarian llenas del
trAgico relato de las batallas. Oirian, con ojos
un poco asombrados, referir cien veces los
padecimientos inauditos de sus progenitores.
Sabrian, vagamente, que unos hombres muy
crueles venidos de otra parte habian destruido
a su bella raza, habian incendiado hospitals,
habian saqueado ciudades y villas sonrientes,
y que aquella Asunci6n un tanto ligubre, de
calls sin empedrar, en cuyos profundos arenales
hundian los desnudos piecesitos hasta la altura
del tobillo, fue un tiempo una ciudad ilustre y
bulliciosa que se embellecia rApidamente me-
diante la construcci6n de obras arquitect6nicas
notables.
iYa lo creole Todo esto lo sabrian los nifios






SOLANO LOPEZ Y OTROS ENSAYOS


paraguayos de aquella 6poca, antes de pisar la
escuela, muy humilde y muy modest. Pero ya
aqui, una infame ensefianza impuesta por el
vencedor, propagada por los traidores, dictada
por la cobardia, comenzaria por depravar el
sentimiento justiciero de los nifios, incitandolos
a maldecir la memorial de sus padres. Pero el
sentimiento de raza es mAs fuerte, triunfa de
la educaci6n, y los nifios formados en aquella
escuela, se estremecerian un dia como agitados
por un dios desconocido, al ver llegar las ensefias
cautivas de la patria, salpicadas de sangre y
agujereadas por las balas, devueltas por el Uru-
guay. Y desde entonces amarian a la generosa
tierra uruguaya, como la aman hasta ahora los
niios paraguayos.
Y otro dia, aquellos mismos escolares segui-
rian, sin saber por que, el f6retro de un hombre
que muchas veces se detuviera en la calle para
hablarles de cosas que no entendian. Era un
sordo de voz fuerte, feo, horrible, de labios
caidos como colgantes arrugas de vieja, que
les acariciaba dici6ndoles cosas muy malas de
la patria. Y por haberlas dicho seguirian de
mala gana, mAs bien obligados que por voluntad,
el ataud del sordo formidable que, seg6n el
maestro, se lamaba el senior Sarmiento.
SOLANO L6PEZ 7




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs