• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Dedication
 Prologo
 Bajo el signo del caudillaje
 Pueblo e infancia
 De maestro a general
 En el poder
 El hombre
 Table of Contents






Group Title: El ultimo caudillo (ensayo biografico)
Title: El último caudillo (ensayo biográfico)
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074027/00001
 Material Information
Title: El último caudillo (ensayo biográfico)
Physical Description: 233 p. : port. ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: González y Contreras, Gilberto, 1904-
Publisher: B. Costa-Amic
Place of Publication: México
Publication Date: 1946
 Subjects
Subject: History -- Honduras   ( lcsh )
Genre: individual biography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074027
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000137377
oclc - 24184158
notis - AAQ3452

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Frontispiece
        Page v
    Dedication
        Page vi
    Prologo
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
        Page xi
        Page xii
        Page xiii
        Page xiv
        Page xv
        Page 16
    Bajo el signo del caudillaje
        Page 17
        Page 18
        Introduccion al conocimiento del Caudillo
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
        Marco Aurelio Soto, el codificador
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
        De Luis Bogran a Domingo Vasquez
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
        Policarpo Bonilla o el liberalismo intransigente
            Page 43
            Page 44
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
            Page 49
            Page 50
        Manuel Bonilla o el hechizador del pueblo
            Page 51
            Page 52
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
            Page 57
            Page 58
        El alba de la descomposicion politica
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
            Page 63
            Page 64
        Lopez Gutierrez o la dictadura liberal
            Page 65
            Page 66
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
            Page 71
            Page 72
        Para Barahona o el transicionismo
            Page 73
            Page 74
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
            Page 79
            Page 80
        Mejia Colindres y los montoneros
            Page 81
            Page 82
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
            Page 87
            Page 88
    Pueblo e infancia
        Page 89
        Page 90
        Pueblo y padres
            Page 91
            Page 92
            Page 93
            Page 94
            Page 95
            Page 96
        Tiburcio
            Page 97
            Page 98
            Page 99
            Page 100
            Page 101
            Page 102
        Los campesinos
            Page 103
            Page 104
            Page 105
            Page 106
            Page 107
            Page 108
        Anos de formacion
            Page 109
            Page 110
            Page 111
            Page 112
            Page 113
            Page 114
    De maestro a general
        Page 115
        Page 116
        Las primeras armas
            Page 117
            Page 118
            Page 119
            Page 120
            Page 121
            Page 122
        El aprendizaje
            Page 123
            Page 124
            Page 125
            Page 126
            Page 127
            Page 128
        El Magisterio
            Page 129
            Page 130
            Page 131
            Page 132
            Page 133
            Page 134
        Abogado y campesino
            Page 135
            Page 136
            Page 137
            Page 138
            Page 139
            Page 140
        Las campañas
            Page 141
            Page 142
            Page 143
            Page 144
            Page 145
            Page 146
            Page 147
            Page 148
    En el poder
        Page 149
        Page 150
        El general de las derrotas
            Page 151
            Page 152
            Page 153
            Page 154
            Page 155
            Page 156
            Page 157
            Page 158
        Las revoluciones
            Page 159
            Page 160
            Page 161
            Page 162
            Page 163
            Page 164
        El alba del poder
            Page 165
            Page 166
            Page 167
            Page 168
            Page 169
            Page 170
            Page 171
            Page 172
        Los primeros años
            Page 173
            Page 174
            Page 175
            Page 176
            Page 177
            Page 178
        Los por que de la dominacion
            Page 179
            Page 180
            Page 181
            Page 182
            Page 183
            Page 184
        La base campesina
            Page 185
            Page 186
            Page 187
            Page 188
            Page 189
            Page 190
        La lucha por el poder
            Page 191
            Page 192
            Page 193
            Page 194
            Page 195
            Page 196
            Page 197
            Page 198
    El hombre
        Page 199
        Page 200
        Retrato
            Page 201
            Page 202
            Page 203
            Page 204
            Page 205
            Page 206
        Intimismo
            Page 207
            Page 208
            Page 209
            Page 210
            Page 211
            Page 212
        El reconstructor
            Page 213
            Page 214
            Page 215
            Page 216
            Page 217
            Page 218
            Page 219
            Page 220
        El ambiente
            Page 221
            Page 222
            Page 223
            Page 224
            Page 225
            Page 226
            Page 227
            Page 228
        Sintesis
            Page 229
            Page 230
            Page 231
            Page 232
            Page 233
            Page 234
    Table of Contents
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
Full Text







EL ULTIMO CAUDILLO







OBRAS DEL MISMO AUTOR


POESIA
El pescador de estrellas.
Rojo en Azul.
Maternidad.
Piedra India.
Trinchera.
Sonetos.-Gacelas.-Canciones.-
Ausencia Pura.
ENSAYO
Americanismo Esencial.
En los puestos constructivos de la Revolucidn.
Mlsica y Poesia.
El sexo en la Poesia Femenina
Figuras Volcadas.
Revolucidn Social o political reformist.
Hombres entire Lava y Pinos.
CRITICA
La novelistica de Juan Marin.
Geografla Poetica de Alberto Hidalgo.
La novela social americana.
Historia de una persecucidn.
Variaciones sobre Romain Rolland.
BIoGRAPIA
Cdrdenas.
Don Gerardo.
La juventud entusiasta de Marti.
El hombre que supo ver.
Radiografia y diseccidn de Rufino Blanco-Fom-
bona.
Cristal de jpoca.
Amantes Trdgicas de la Historia.
El Ultimo Caudillo.





GILBERTO GONZALEZ Y CONTRERAS



EL
ULTIMO
CAUDILLO
(ENSAYO BIOGRAFICO)






MEXICO, D. F.
B. COSTA-AMIC, EDITOR


1946











ILA T;N




Copyright 1946, by
G. GONZALEZ Y CONTREBAS
Mixco, D. F.






















1_ ,3 .'
-- ~i~a~B~B ri~-13i~~t~; .
~, ~
r~ .i.
r?:'~;
~-

c~


P ~xk
B ~ i'`

















A MAncos CAAS RBiS,
CAMLOS IZAGUUIRE
y ROSENDO MAUTINE F.

amigos que me ayudaron a penetrar el
enigma de Honduras.











PROLOGO















PSICOLOGIA DE LOS GOBIERNOS
FUERTES

VIVIMOS en plena inquietud. Inquietud y des-
quiciamiento le dan la trnica a la epoca moder-
na. Los que estamos en la frontera de los cua-
renta aiios y rostro a rostro a una generaczin en
veinte alios posterior a la nuestra, podemos con-
trastar, paralelizdndola, lo que fud nuestra ju-
ventud y lo que es la de hoy, lo que fud la epo-
ca en que nos formamos y la de ahora. Nos des-
envolvirnos iosotros en un period de paz, segu-
ro y stable. Ningtn acontecimiento decisive
marca el dsenvolvimiento de nuestros primeros
diez aiios. El estado de espiritu de nuestros pue-
blos era de serenidad y confianza, prolongaci6n
de la manera de vivir que en cierto modo domi-
nara en buena parte del siglo XIX, y que en Ingla-
terra fue la era victoriana, en el imperio alemdn
el dominion del Bismarck, en Estados Unidos el in-
cesante desenvolvimiento del progress, en el Bra-
sil, el Imperio Liberal de Pedro II y en todo el
Continente la dpoca del afianzamiento institucio-
nal. Los que teniamos o1 aios al estallar la gue-
rra de 1914, entramos en la mocedad con la im-
presidn de que el mundo vivia en un equilibrio
del que dificilmente podria ser desalojado. Lue-
go se abrid la dpoca de los grandes choques y los
acontecimientos dramdticos. Dramatismo y cho-
que le habian dado, no obstante, la t6nica a un







Pa6LOGO


pueblo centroamericano: a Honduras, que habia
pasado los dos tercios de su vida independiente,
del motin a la asonada y de la asonada a la re-
vuelta. Honduras, aun siendo la precursora de
la crisis permanent, present el fendmeno de que
teniendo cada cuatro aios un vuelco institucio-
nal, sus vuelcos duraban meses y habia siempre
trabajo para todos.
En medio de este mapa de relaciones idilico,
que abarcaba mds o menos todas las naciones de
Occidente, y que nosotros vivimos con pulso mds
firme aqui en America, se alzaron voces profiti-
cas anunciando la tormenta. Karl Marx habia es-
tablecido la dindmica de la lucha de classes. Char-
les Louis Philippe, con voz angustiada, advertia el
arribo de la tempestad de las pasiones. .Nietzche
y Sorel, sintidndo la putrefacci6n del pacifismo
ambiente, preconizaron la apologia de la violen-
cia. En Amdrica viviamos en pleno arielismo,
siendo la nuestra, en buena parte, una generaci6n
literaria y anti-politica, una generaci6n que ab-
sorbia todos los venenos importados de la civili-
zaci6n decadente y viejomundista, y a los quince
aihos nos sentiamos ya cansados, crepusculares y
ag6nicos. De ahi que nuestras letras de ese lus-
tro sean product del desencanto de un mundo que
se pudria en las trincheras, despuds de haber fer-
mentado entire la belleza y elegancia.
Posteriormente no cambianos nosotros sino los
tiempos. El desequilibrio y el cdos que estuvieron
ausentes de nuestra adolescencia se precipitaron,
como tropel de potros desbocados, sobre nuestra ju-
ventud. Advino el mayor acontecimiento social
de la epoca: el estallido de la revoluci6n rusa; se
desmoronaron los grades imperios; las que fue.
ron teorias ut6picas de Sorel y Chamberlain -el
precursor del racism -fueron realizadas por los
ide6logos y politicos fascistas y nazis. Paralelos







Pa6LOGO


a estos acontecimientos vino el estallido de la cri-
sis econdmica, la tremenda inquietud de las legio-
nes de parados, las amenazas continues del vuel-
co revolucionario, y junto a ellas la acentuaci6n
sintomdtica de la decadencia burguesa, esa clase
que a muchos les parecia inconmovible.
La fisonomia social de nuestra civilizaci6n, al
advenimiento de la segunda guerra mundial por
el reparto y control de las materials primas del
mundo, fud alterada de modo absolute por todos
estos acontecimientos, uno solo de los cuales, por
su grandeza y patetismo, bastaria para marcar una
ipoca, y la series de satellites que en menor escala
promovieron en Amdrica, nos han dejado cara a
cara a un mundo, casi irreconocible si lo miramos
con los ojos de nuestra adolescencia de otrora.
Y filtrdndose gota a gota por todos nuestros po-
ros, saturando el ambient, constituydndose en el
fantasma que se paseaba de un extreme a otro
de la tierra, se iba insinuando la mds radical de
las revoluciones ideoldgicas, una revoluci6n ya no
solo de character econ6mico y politico, sino que ha
ido transformando la moral, la filosofia, la reli-
gidn, la ticnica de las ciencias, la tdctica pedagd-
gica, el fenodmeno estetico, y tantos otros sintomas
que han precidido la noche obscura de lo huma-
no, el rdpido transformarse o destruirse de las for-
mas, y a veces, una inversion tal de valores, que
bajo el peso de tales incitaciones, nos hemos lle-
gado a sentir viejos prematuros, roto ya el c6mo-
do y sonriente esceptismo a que habituamosraues-
tra tumultosa mocedad.
A consecuencia de esta sombria tormenta que
todavia estamos atravesando, a causa de esta rup-
tura de un mundo, de nuestro mundo, en que la
llama de la libertad lanza su claridad ultima, el
estado de espiritu de las gentes de hoy, ha pasado
de modo paulatino, cuando no catastr6fico, de la







PR6LOGO


serenidad a la inquietud, y con la inquietud a la
tension frente a los escombros de una estructura
social, en absolute alterada en menos de veinte
aiios. El clima spiritual en que ahora nos desen-
volvemos es de complete anarquia, de vientos con-
tradictorios y fatales, de inestabilidad, temor a los
compromises definitivos y un mantenernos cotidia-
namente expectant a que el tiempo traiga una
soluci6n cualquiera a los problems planteados.
Entre el problematismo y los testimonies de un
tiempo demasiado corto para realizarse en forma
perdurable, se destaca una de las mds graves y
cardinals cuestiones del moment: la crisis de la
autoridad, que por mds de un costado es el refle-
jo de la crisis que agita a todos los elements fun-
cionales de la sociedad: el Estado, la economic,
la educaci6n, la political. etc.
En ciertos aspects, la caracteristica del tiem-
po present es el odio a la autoridad. Este odio
es la resultante de la rdpida pdrdida del equilibrio,
que se manifiesta en dos fen6menos contrarios:
la hipertrofia o disminucidn de los derechos de
quien sufre la autoridad, o el atrofiamiento con la
ausencia de sus normas esenciales y el abuso de los
derechos que debieran ser regulados y limitados
por la autoridad.
Entre nosotros, el fen6meno de la crisis de la
autoridad, se traduce por gobiernos fuertes, o por
grupos que intentan y no pueden gobernar con
energia, debido primordialmente a que por tempe-
ramento somos contrarios a la tendencia asociati-
va, a que no tenemos ninguna tradici6n coopera-
tivista y a que nos inclinamos a vivir dispersos,
aislados y en actividad individualista. En nues-.
tro derecho constitutional y en nuestra legisla-
ci6n, que en casi toda Iberoanmrica sufre perio-
dicos cambios y alteraciones, no existen, tampoco,
normas de sentido creative y desenvolvimiento de


XII






Pa61.OG


la tradici6n asociativa, por cuanto en buena parte
nuestra estructura juridica es tan solo calco del de-
recho individualista de la Revoluci6n Francesa.
Entre nosotros, la omnipotencia reside en el
gobernante, no en la autoridad del Estado. Ficcio-
nes son los partidos politicos, que en suma no sig-
nifican sino tel6n de fondo del mando uniperso-
nal, y lo que las leyes consagran son los derechos
del individuo, de la unidad abstract y votante, no
los derechos del hombre integral, del ser humano-
que se desenvuelve socialmente en todos los gru-
pos naturales que integran la sociedad. .En nues-
tro clima politico solo existen dos poderes: el indi-
viduo, reducido a un voto y la facci6n gobernante
todopoderosa. El mal viene de muy atrds: viene
de que nuestro derecho descansa en la voluntad ge-
neral de la Nacidn, o sea en la voluntad de una
mayoria ficticia, a la que se desplaz6 la soberania
absolute del Estado, recibida por Rousseau y el na-
turalismo politico, de los romanistas medievales.
De ahi que, entire nosotros, no exista el gobierno
de equilibrio, sino la practice pendular del indivi-
dualismo y el estatismo, en la que ora predomina
una libertad sin frenos, ora la todopoderosa auto-
ridad.
No existiendo la libertad social, limitada por
el bien com~n y la naturaleza de las cosas, susti-
tuidas en la political por el electoralismo o persona-
lismo, el resultado es que en nuestras institucio-
nes se ha corompido la nocidn de libertad, basan-
dose apenas en el acaso o el arbitrio, en un con-
siderar las leyes cada vez mnds precarias y efime-
ras, y en un legislar para todo y en toda coyun-
tura, sin que las normas constitucionales, legisla-
tivas o juridicas, tengan caracteristicas de finali-
dad, sino aplicaciones transitorias o restringidas,
oportunistas, ddndose el caso de que la Consti-
tucidn y las leyes se hallen casi siempre en des-







PR6LOGO


acuerdo con la realidad, como ha sucedido cada
vez mds en Centroamerica y el Caribe.
En este desacuerdo, desequilibrio o falta de
correspondencia entire la norma institutional o iu-
ridica y la realidad, debe buscarse la psicologia de
los gobiernos fuertes,- que al fin y a la postre vie-
nen a ser un revulsivo o defense biol6gica de la
nacionalidad en crisis o en el alba de su quiebra.
Los pueblos se hacen acreedores a ser libres y son
dignos de su personalidad, cuando en ellos priva
la intenci6n de equilibrio, las cualidades morales
y el amor a la paz y al progress. De ahi que
la observaci6n de Santo Tomds de Aquino de que
"es en castigo de los pecados que Dios permit a
los impios apoderarse del poder", se haya traduci-
do modernamente en el concept popular de que
"los pueblos tienen los gobiernos que merecen".
Tienen los pueblos los gobiernos a que se hacen
acreedores, pues cuanto mds se examinan los per-
sonajes activos de la oposici6n, los personajes que
hablan a nombre de un concept revolucionario
que no viven o no sienten, se topa uno en el fon-
do de sus actos, en los redahos ultimos de su ac-
titud, con algo de pasivo y mecdnico. Nunca estd
de mds repetir que no son los hombres quienes
conducen el gobierno o las revoluciones, sino que
el gobierno y las revoluciones se sirven de los hom-
bres. Nada mds just afirmar que gobierno o
revoluci6n se desenvuelven o marchan a su oca-
so por si mismos. Ello significa que nunca el es-
tatismo o espiritu de adaptaci6n de un pueblo se
muestra de modo tan palpable en cualquier acon-
tecimiento incitador human. Si el pueblo em-
plea los instruments mds inaptos y menos nobles,
y en ocasiones medios terrible, es porque su des-
tino estd inclinado a degenerar o a regenerarse.
De ahi que la sentencia tomista pueda tambien






PR6LOGO.


traducirse como que los pueblos padecen las revo-
luciones a que se hacen acreedores.
Y tenemos asi que los gobiernos fuertes, o son
*el anuncio de un alba institutional o sirven de avi-
so, por ser chispas de la hoguera en que se consu-
me un regimen, de que estd concluido el reinado
social de la burguesia y que su dominio solo podrd
seguir subsistiendo a condicidn de que anteponga
el bien pzblico a sus propios intereses, con lo que
el autoritarismo, que lleva siempre al predominio
de las finalidades facciosas y utdpicas, y a la re-
latividad triunfante en todos los terrenos, acaba
-quiera que no- conduciendo al Estado, de la
concepci6n individualist burguesa a la concepcidn
totalitaria, que a fuerza de tensions acaba pro-
vocando, como cualquier desequilibrio, la reacci6n
y el prop6sito contraries. Reacci6n y propdsi-
tos de que solo puede escaparse modificando la
estructura estadual, haciendo que el Estado sir-
va al hombre y no el hombre al Estado, y trans-
formando funcionalmente las relaciones humans,
dentro de los cuadros de un Socialismo critic y
una bien encausada libertad.















PRIMER PART


..BAJO EL SIGNO DEL CAUDILLAJE..















Introducci6n al conocimiento del Caudillo


ES AMERICA el continent de los pueblos disper-
sos, aislados, sin integraci6n ni vertebramiento y
de los gobiernos fuertes, providencialistas, mesi&-
nicos o simplemente de los caudillos que arrastran,
emocionalmente a las masas. ... .........
Uno de estos hombres, ultimo de una sucesi6n
de caudillos, es Carias.
Para conocerlo, como figure digna de ello, por
cuanto cierra el ciclo terrible de contiendas civi-
les que hubo de precederle en su exaltaci6n al po-
der, voy a tomar como fondo del retrato, aiios tu-
multosos de la Historia de Honduras.
La t6cnica sera la impresionista: redescribir
los actos hist6ricos, hasta que pulso a pulso los
sienta palpitar como una vena entire los dedos ex-
pertos. Nadie, sintiendo la influencia hist6rica,
oyendola inervarse organicamente, podri decir que
doy pasos en falso.
Mi retrato sera legitimo puesto que ha de ser
un retrato viviente.
He estado en Honduras en tres ocasiones, vivi
entire su gente de mano abierta y coraz6n generoso
empapandome de la memorial y de los testimonios
de Francisco Morazin, el hombre de la Federaci6n
Centroamericana, el del torcedor unitario, la figu-
ra mayor de estas patrias desmembradas y sin
ataduras. He pulsado las corrientes subterrdneas







20 G. GoNzALEZ Y CONTRERAS


y los rios madres de la superficie y para algunos
hombres de letras, que me han visto en el brote
de mi trabajo, soy el hombre que se document.
Todo lo compulso y someto a mensura, de simpa-
tizantes y de malquerientes, de militants nacio-
nalistas y de agresivos liberals, de hombres de
histories y de los que rigen su vida intestinal-
mente.
Voy a clasificarme y asi Ics evito trabajo a
quienes me rastrcan con odio. Me consider un
estudiante de la vida, un ser que ama la filoso-
fia y que, sin encontrarla, busca la civilidad. Soy
salvadorefio y amo a Honduras, porque de ahi sa-
lieron mis bisabuelos paternos; la political me re-
pele y la dignidad me aieja de toda militancia.
No soy ni podre nunca ser un hombre de partido.
Quiero aclararma por los siete costados. En to-
do memento de mi vida he querido acercarme a
la veracidad y los intereses me apartaron de ella.
Los interesados son los partcros del error. Tengo,
pues, cincuenta por ciento de pasional y un cin-
cuenta por ciento de veraz. De la esquina veraz
he pasado a situarme al conocer filos6fico y el me-
ditar me rescata del mundo, no habiendo dicho
m6s que las mentiras neccsarias al destino de una
vida poco menos que drama.tica. Comprimicndo
aspiraciones, como el quimico hace con las mate-
rias primas, creo acercarme al hombre inconcluso,
inacabado, al hombre en atadijo de sangre y ner-
vios, que por medio de la fruici6n emotional, in-
tenta aproximarse a la verdad en cueros. Soy,
pues, no un estatuificador, sino un retratista al
cray6n que usa de los perfiles psicol6gicos, y en
cierta media, de la biologia social.
Que soy un analis-a, dice don Baldomero Sa-
nin Cano, el gran critic de Colombia. Rector de
la Universidad de Popay6n. Mi analisis, apenas
encuentra asidero en idea incitadora, se con-






EL TLTIMO CAUDILLO


forma a la manera con que la caida de un salto
de agua se convierte en energia el6ctrica.
Ante los tanteos primigenios de un hombre,
me parece sentir la asfixia de los datos, en azoro
ante la cantidad de testimonies. Cuando agarro
la idea central, en este caso el ansia de afirmaci6n
del pueblo por la paz, todo se me facility. Por
Tegucigalpa, por las zonas arqueol6gicas y grani-
feras y por los centros bananeros, anduve excur-
sionando la tierra hondurefia, oy6ndo mis al cam-
pesino y al artesano que al intellectual, a la gente
sana del pueblo que a los profesionales de la poli-
tica, a los hombres con calor de terrufio antes que
a los cazadores de ideas forineas. Entonces com-
prendi algunos puntos obscuros de su historic, ta-
les como la psicologia de los gobiernos fuertes y el
conocimiento de la dinAmica del caudillaje. Y me
posey6 la euforia que causan los atisbos aclarado-
res. Por eso los antiguos, de Plutarco acA, siguie-
ron a los hombres de vida impar o paralela, como
quien sigue afluentes que todos corren para un
rio.
Afluentes son los testimonies corriendo al rio
de la Historia, y yo los sigo para destacar a un
personae, para conocer al pueblo al trav6s del il-
timo de sus caudillos. Los hechos inconexos se
me organizan ante el acto de una voluntad que se
encamina a la conquista de la paz. Esta es la
unica meta possible de una political de acci6n. Y
en las actos de este drama social, encuentro en el
caudillo la alta tension dominadora que atrae a
las genites como los rios atraen a los arroyuelos.
Atraidas son para la simpatia o para la diferen-
cia, y simpatias y diferencias se traducen en he-
chos; en hechos que los anales de la Historia re-
gistran y las danzantes sombras. de la leyenda
tergiversan. Y en este seguir a los que simpati-
zan y a los que difieren, a los que alaban o com-







22 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


baten, a los que otorgan aquiesencia o discrepan-
cia, me topo con la supreme dominaci6n que ejer-
ce el caudillo sobre las gentes y cosas de su tierra
y hasta sobre los Animos forAneos. La verdad en
cueros hay que rescatarla de entire sombras y apa-
riencias, porque la verdad psicol6gica del hombre
con vocaci6n de caudillo es muy distinta y com-
plicada a la simple connotaci6n del politico.
Las lines, los perfiles, los claroscuros para el
retrato de Carias los tengo ya listos porque creo
comprenderlo en mitad de la existencia de sus gen-
tes. Lo he observado nervio a nervio y por todos
sus costados y mi tentative se dirige a atrapar las
ideas que me ayuden a explicarme los hechos y
la aclaraci6n de destimonios sujetos a compulsa.
Como el buen campisto sale armando de lazo pa-
ra atrapar potros cimarrones, yo salgo armado de
intuici6n para atrapar ideas que, inervindose,
atraen unos hechos para la diestra, otros para la
siniestra, formando hojas, ramas, corteza y tronco
del Arbol que sirva de fundamento a mi retrato
del ultimo caudillo.
El organicismo serb, pues, la meta de mi ex-
cursi6n. Voy a organizer una vida en un libro;
la vida de un hombre combatido y admirado sin
tregua. Lo que busco es la explicaci6n psicol6gi-
ca de por qu6 se ha sostenido y se mantiene en el
poder. No me interesan los costados dial6cticos
sino el aspect puramente human, no la parte
political o econ6mica, sino el ser en si, el ser al
que le sigo los pasos, con tanteos y corazonadas
de buen detective, para descubrir en 61 al ame-
ricano de ojos taladrantes y mano que sabe com-
binar la blandura con la dureza. Serb esta, pues,
una tentative de retrato que atisbe al hombre al
traves de la exhuberancia pat6tica que es Hondu-
ras, al trav6s de las ideas fermentales que lo si-
tian en la historic.







EL CILTIMO CAUDILLO


Llamo en mi auxilio a lo que incita, a lo que
sirve de fermento, a lo que ayuda a comprender
y a organizarse. Aprovecho todo testimonio so-
bre todo de la gente del pueblo, de los que viven
y padecen aquende y no mis alla de las fronte-
ras, pues mi prop6sito es la comprensi6n de como
asumi6 y en qu6 forma Carias se sostiene en el
poder, qui6n es y c6mo actila, qu6 se propone en
lo que estA mis alli de la apariencia y de la an6c-
dota, para d6nde consider 61 que va y para d6n-
de lo miro ir y cul6 mis alla de su rumbo ha de
ser el destiny de Centroamerica.
Para ascender al ser necesito salirme de la
an6cdota, de los muchos hombres y de los sucesos
contrarios, y remotarmare muy atras, hasta los
grandes caudillos, hasta el General Policarpo Bo-
nilla a quien se consider como el fundador del
liberalism. Lo que precise es salirme de lo apa-
riencial, de la historic como texto de escuela, pa-
ra llegar a la verdad hist6rica del pueblo, a la
verdad hist6rica que se vive y se padece como
existencia. El comienzo de la exploraci6n debe ser
el mis humilde, porque solo siendo humilde y
disciplinado ,se puede atrapar el hilo, el caudal
madre de mis de medio siglo de historic, de ca-
si el sesenta por ciento de la vida independien-
te de un pueblo.
Sigui6ndo esta norma es mi batalla por ir atra-
pando una punta del velo de la verdad, dejando
de lado pol6micas y discusiones, para mirar ros-
tro a rostro al hombre, pues al hombre es al que
busco debajo del caudillo.
La vida hondurefia de 1870 en adelante la re-
presentan principalmente cuatro hombres: el Dr.
Marco Aurelio Soto, el Licenciado don Policarpo
Bonilla, el General don Manuel Bonilla y Ti-
burcio Carias Andino. En torno a ellos se desen-
vuelve, al claroscuro, el destiny, las aspiracio-







24 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


nes y la inquietud de un pueblo, que en ellos
vi6 gravitando y representados sus complejos.
Ellos cuatro son la representaci6n de un dra-
ma hist6rico, el principio y culminaci6n de la
idea liberal, que de europea, for6nea y postiza aca-
ba convirtiendose en descarga de la corriente de
emoci6n nacionalista.
En Am6rica, el destino de la representacibn
no estA repartido como en Europa, porque la cul-
tura est~ menos repartida. Aqui vivimos en ple-
no "cesarismo democr6tico", a la manera como la
antigiledad romana se halla representada por unos
cuantos CUsares. Ain no se ha integrado la con-
ciencia national, y en su alba se vive en la disper-
si6n. Un pais se concrete socialmente a media
que las masas se van elevando en conciencia.
Honduras es tierra historicamente antigua, pe-
ro de conciencia democrAtica aun en brote. An-
tigua y nueva, con montafias barbaras y miste-
riosas, lanuras dilatadas y grandes rios, la natu-
raleza procede sorpresivamente: de ahi que haya
hombres representatives como hay cultivos repre-
sentativos: cereales y plAtanos. Pueblo de ener-
gias incanalizadas y con apenas cuatro siglos de
fuci6n racial, el hondurefio se prepare a la sorpre-
sa del itsmo con su mezcla de sangres india y es-
paiola con unos grumos de negro. Fermento
precioso para la gran Confederaci6n Centroame-
ricana, la que debe resultar por las tendencies en-
d6genas y ex6genas entire El Salvador y Hondu-
ras, sus tierras se allanan por el correr de las aguas
y sus energies se comparten entire unos cuantos
ciudadanos. De ahi que su Historia de 75 anos
quepa en cuatro nombres representatives: y en
otros cuatro de menor importancia: Luis Bogran,
Domingo Vasquez, Francisco Bertrand y Paz Bara-
hona. Los demas, unos nueve, fueron caudill*os,
ensayos inmaduros, cuando no puentes entire Soto,







EL tLTIMO CAUDILLO 25

los dos Bonillas y Carias. Entre unos y otros pro-
dujeron una descomposici6n que Uega hasta 1932.
Carias comienza a salir de ella porque es astuto y
sagaz, condiciones previas para un gobierno de
caudillo netamente centroamericano.
















Marco Aurelio Soto, el Codificador


ES EL HONDUREIO un tipo de hombre some-
tido grandemente al influjo teldrico y al influjo
del clima y el medio, en los que durante mas de
un siglo ha vivido en la zozobra hist6rica. Co-
mo una pesadilla era su existencia, y hay en los
rincones secrets de su historic, sintomas tremen-
dos, disolutivos y desorientadores, que a momen-
tos lo llevaron a la obscuridad de coraz6n, y lo
hicieron andar como perdido, no distingui6ndo en-
tre aquel que hubi6se querido ser y aquel de quien
huia. Generales y doctors que, durante ciento
y pico de afios, se cargaron con la responsabili-
dad del mando, como no vertieron en su animo
la gota de aceite de la sabiduria, no pudieron evi-
tarle una cierta cerraz6n de entrafias y el proce-
so de petrificaci6n, con tanto mayor motivo cuan-
to que por pujos de vanidad, le llevaron al some-
timiento de much asunto vidrioso.
La vidriosidad political desde 1823, ha some-
tido a Honduras a dramaticas tensions peri6di-
cas. Su t6nica ha sido la de las instituciones ines-
tables. De la organizaci6n federal a la organi-
zaci6n del Estado national, pas6 a las expedicio-
nes b6licas a Guatemala, a los periods pacifica-
dores, a las tentativas de Reforma y a la ruptu-
ra del pacto federativo en 1839. De entonces ac6,
ha tenido ocho regimenes constitucionales -el







28 G. GoNZ-rLEz Y CONTrLRAS


de 1839, el de 1848, el de 1865, el de 1880, el de
1894, el de 1904, el que restablece la Constituci6n
de 1894 y el de 1921, durando algunos s61o el pe-
riodo del president que los promovi6 -19o4 a
igo8-. De una a otra guerra, de una a otra insu-
recci6n, partiendo de la Texiguat en 1844 y el go-
bierno del general Francisco Ferrera, a la de los li-
berales en contra de su propio jefe, el Dr. Mejia
Colindres, sostenido en el poder por la decision de
los nacionalistas, el hondurcho ha vivido en el pe-
ri6dico pronunciamiento "contra esto y aquello",
vi6ndose obligado a andar entire dos mundos: el del
caudillaie, dispersador e invertebrado, y el del
afincamiento a la tierra, unificante y de soldadura
de las v6rtebras, con lo que ha acabado por ser un
hombre en laceria y escisi6n, un hombre de cora-
je y de tanteo, colmado de sustancia trAgica, y
que en las montoneras vaci5 su anhelo de encon-
trar normas de justicia y los cimrentos para su
libcrtad econ6mica.
De ahi que la expresi6n hondurefa, dosde los
primeros afos de la Independencia, sea una ex-
presi6n de indole political, cuyo rastrero mas que
en los teorizantes de la estirpe de don Juan Ne-
pomuceno Fernandez Lindo y Zelaya, autor de
las f:rtiles "Meditaciones de un pueblo libre", hay
que indaFarlo en la empresa de destruir la estruc-
tura feudal en cue vivia Centroam6rica, para con-
ducirla por los derroteros de la vida modern; em-
presa que sobre si echaron el General Francisco
M,'oraz6n --e h6roe ep6nimo del torcedor de la
Federaci6n Cer.troamericana- Molina, el Dr G1-
vez y Leonardo P6rez, quienes dccretaron la tole-
rancia religiosa, el cese en la obligaci6n de los
diezmos, la desamortizaci6n de los bienes del clero
y las primeras formulas legislativas para darle es-
tructura a la educaci6n popular, en un sentido
francamente democritico, precisamente por la







EL ULTIMO CAUDILLO


misma 6poca y afios -1829 a 1832- en que en
M6xico se perseguia a los ide6logos liberals y es-
calaba el poder la administraci6n que hizo mayo-
res concesiones al clero. Fueron esos decretos
morazinicos de 9 de junio de 1830 y lo de marzo
de 1832, los que fertilizaron y dieron apoyo ideo-
16gico a la obra de los G6mez Farias, Rodriguez
Puebla, Gorostiza y Mora, quienes con su pique-
ta comenzaron a demoler la estructura feudal me-
xicana.
Despu6s de este period de alteraci6n, fecun-
da, el silencio y la noche volvieron a cerrarse so-
bre Honduras. Es precise llegar a 1876 y a Mar-
co Aurelio Soto, el que codific6 las leyes, para en-
contrarse con un legitimo resurgimiento de la idea
liberal y la afirmaci6n nacionalista.
Era blanco, buen mozo y de una familiar de
la gran burguesia. Se form en Guatemala, don-
de se hizo abogado, obteniendo preeminencia en
la Sociedad Econ6mica. Durante la revoluci6n
liberal que encabez6 Miguel Garcia Granados y
que se consolid6 sobre el conservadurismo gracias
a la espada victoriosa del General Justo Rufino
Barrios, por sus aptitudes organizadoras y su astu-
cia se elev6 a Subsecretario de Gobernaci6n y Ne-
gocios Eclesiasticos, tocindole abolir los diezmos,
siendo luego Ministro de Gobernaci6n, Justicia,
Relaciones Exteriores e Instrucci6n Piblica.
Como liberal de la Revoluci6n Guatemalteca
de 1871, Soto tuvo complacencias y rebeldias con-
tra Barrios, pero sin romper nunca. Era astuto
y se dejaba dirigir ideol6gicamente, no habien-
do militado nunca en el Partido Liberal de Hon-
duras, por aquel entonces en complete anarquia
y en el pufio do figures v figurones. En Cholute-
ca mandaba el General Barahona, con el apoyo de
tropas nicaraguenses; el General Medina eiercia
dominio en Tegucigalpa, Salvador Cruz en Coma-







30 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


yagiia, estando Yoro y Trujillo a merced de jefes
militares segundones; a Olancho la oprimian los
generals Garcia y Cruz y los restos del Gobierno
de Ponciano Leiva se hallaban diseminados y hos-
tiles en Santa Barbara y otras regions.
Epistolarmente, por medio de actas y dipu-
taciones, gentes de Honduras, viendo la preemi-
nencia de Soto en el liberalism de Guatemala, lo
instaron a restablecer la paz y el orden en su
tierra. Con el apoyo efectivo de Guatemala y El
Salvador, Soto fu6 el amo. Muy facil. En Hon-
duras nadie tenia agallas para opon6rsele. La so-
ciedad de Comayagua y Tegucigalpa, habia que-
dado destruida por las contiendas civiles. El 27
de agosto de 1876 inaugur6 su gobierno en Ama-
pala, haciendo retornar a la Uni6n a las fuerzas
expedicionarias salvadorefias. Era astuto, diplo-
mitico y habil y queria establecer el principio de
que era a los hondurefios a quienes les tocaba de-
cidir su suerte. Para gobernar no necesitaba ejer-
cito, pues el pais estaba colmado de hombres de
armas. Lo que hizo fu6 atraerlos, primero a Ba-
rahona y luego a los demas jefes.
Asi, mas que consolidarse, se cre6 la Repui-
blica sustituyendo el caos por el orden adminis-
trativo. Cauteloso y discrete, luego de la pacifi-
caci6n gobern6 con gentes de caracter franco, en-
tre las que sobresalia el Dr. Ram6n Rosa, bi6gra-
fo agudo que tenia la idea de un partido progresis-
ta, en el que se fundieran la double tendencia de
Moraz6n, el indiscutible jefe confederativo, y Jos6
Cecilio del Valle, el sabio todo ponderaci6n y pru-
dencia; la idea fu6 continnada por el General Luis
Bogran, otro liberal, hijo de la revoluci6n del 71.
Marco Aurelio Soto supo conciliar las dos tenden-
cias de Honduras y de su propia naturaleza. Su
gobierno, administrativamente, fu6 f6rtil, pues en-
tre sus conmilitones estaban los hombres mas cul-







EL tLTIMO CAUDILLO


tos. Restaur6 la hacienda pdblica, consolidando
la deuda y creando los medios de amortizarla. Su-
primi6 los restablecidos diezmos, seculariz6 las fun-
daciones eclesiAsticas, las cofradias y los cemente-
rios, y entire unas y otras empresas se hizo el pri-
mer terrateniente de Honduras, abri6ndole paso
a la political de grandes consesiones, con el obje-
to de promover el desarrallo de la riqueza, sobre
todo a base del cultivo del caf6, cocos y plitanos,
debi6ndose a lo uiltimo la industrial bananera que
ha acabado acogotindo a las finanzas de Hon-
duras.
Le gustaba el dinero, el mando y la destrucci6n
de injusticias. Fu6 en6rgico y sus errors fueron
los propios de su naturaleza. Organiz6 el servi-
cio de correos, cre6 el de telegrafos y el de hospi-
tales, siendo el fundador de la Biblioteca Nacio-
nal; abri6 la Casa de moneda, dictando la Ley de
acufiaci6n; se anex6 las Islas de la Bahia, orga-
niz6 el Archivo e hizo promulgar los C6digos Ci-
vil, de Procedimientos, de Comercio y de Mineria,
entire cuyas reforms estaba la absolute libertad
de estamento, el matrimonio civil y la prohibici6n
de censos, fideicomisos y toda clase de vinculacio-
nes, organizando sobre bases cientificas la ense-
fianza primaria, secundaria y professional, y ha-
ciendo promulgar, mediante una Constituyente So-
berana, la Constituci6n Politica de 1880, mante-
ni6ndose las Reformas en las instituciones y las le-
yes, hasta que en 1894, una nueva constituyente
decret6 su caducidad.
Los intereses econ6micos y sus vinculaciones
a la burguesia progresista de Honduras, hicieron
que Marco Aurelio Soto trasladase la capital de Co-
mayagia a Tegucigalpa, siendo reelegido, confor-
me la nueva Carta Constitucional, para otro perio-
do de cuatro afios. Tenia un gran poder asimilati-
vo y se ocup6 de historic y del progress cientifico,







32 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


reivindicando la personalidad de los fundadores
patriots. Contaba para el dominio de Honduras
con su prestigio personal y con los liberals. Du-
rante sus siete aflos de sefiorio, redujo a nada a
los montoneros, no vacilando en hacer ejecutar,
despu6s de un Consejo de Guerra, a los generals
Jos6 Maria Medina y Ezequiel Marin, quienes
con un nimero considerable de armas y enseres
de guerra, y contando con el respaldo de los Pre-
sidentes de El Salvador y Guatemala, iban a abrir
un nuevo period de montoneras.
Tuvo Soto gobernadores honrados, o casi hon-
rados e hizo elecciones, imperfectas, pero de las
mAs sanas que se conocen en la Historia de Hon-
duras. Promulg6 los C6digos de Instrucci6n Pi-
blica, el Penal Militar, La Ordenanza Militar, me-
diante la que someti6 a los levantiscos jefes de mi-
licias, las Leyes de Tribunales y de Notariado y el
C6digo de Aduanas. Instigado por 61 Ram6n-Ro-
sa escribi6 las biografias de MorazAn y del Valle,
hizo editar papeles y documents de los dos pro-
hombres; protegi6 las ciencias, las artes y las le-
tras, y mantuvo, contra viento y marda, la inde-
pendencia del Poder Judicial. En el mando no de-
j6 huellas de grandes negocios, conform6ndose con
las facilidades que da el poder y con la cuantiosa
fortune que habia reunido, acrecentando el patri-
monio heredado.
Por esos afios, "el general Justo Rufino Barrios
era el hombre fuerte, casi omnipotente de Cen-
troarnrica. Soto fud uno de sus hombres, Minis-
tro de su Gabinete y fu6 con su influencia aue es-
cal6 el poder. Quiso obligarlo a ser un satdlite de
su political, y cuando se le rebel, negindose a se-
guir su political personal, lo amenaz6 con la gue-
rra. Sinti6ndose enfermo y para evitarle nuevos
desastres a su patria, a los siete afios de gobierno,
dimiti6 el poder ante el Congreso, quien denegando







EL ETLTIMO CAUDILLO 33

la solicitud, le concedi6 permiso para salir al ex-
tranjero. Desde San Francisco, en la California
usurpada por los saxoamericanos, y en evitaci6n
de una possible guerra guatemalteco--hondurefia,
Marco Aurelio Soto, con un gesto ejemplar, hizo
renuncia a la Presidencia, siendole admitida por
el Congress el 19 de octubre de 1883. En el inte-
rin gobernaba un Consejo de Ministros, formado
por los generals Enrique Guti6rrez y Luis Bo-
gran, siendo el otro triunviro el Dr. Rafael Alva-
rado. A la muerte del General Gutidrrez, acae-
cida en corto plazo, continuaron en el mando Bo-
grin y Alvarado, hasta que en los pr6ximos co-
micios result electo Presidente el primero.















De Luis Bogrdn a Domingo Vdsquez


DE 1883 A 1893, asiste Honduras a la desintegra-
ci6n del liberalism en grande, del liberalism que
naci6 de la espada victoriosa del caudillo guate-
malteco Justo Rufino Barrios. A los hombres que
gobernaron a partir de Marco Aurelio Soto se les
llam6 liberals rufinistas. Fu6 el rufinismo el
que eligi6 president al General Luis Bogrin, en
quien conienza a apuntar la idea nacionalista.
Aparece aqui su dualidad: estaba con los libera-
les por coincidencia de intereses, pero en sus en-
tretelas era un nacionalista, un nacionalista del
torcedor feredativo.
Bogrin sentia en el cogiielmo la idea y la pa-
si6n morazinica. Asi concurri6 a la hacienda
Mongoy, en la frontera guatemalteca, a confe-
renciar con el general Barrios y con el Presiden-
te salvadorefo Rafael Zaldivar, un zorro que ju-
gaba a dos cartas, sabiendose mantener a la es-
pectativa. Ahi se hizo solidario a las ambiciones
federativas de Barrios, habiendo tenido con 61 una
segunda entrevista, con motive de la inaugura-
ci6n del ferrocarril de San Jos6 a Guatemala.
Al proclamarse en 1885, sin previa consult
de pueblos ni gobiernos, la Uni6n de Centroam6-
rica, asumiendo Barrios el mando military de to-
dos los Estados, Bogran, coadyuvante de la gran
empresa y solidarizado con los guatemaltecos,







36 G. GONZ.LEZ Y CONTREBAS

cumpli6 prontamente sus compromises, adhiri-n-
dose, por un Decreto del Congreso al pacto fede-
rativo y conduciendo las armas hondurefias en de-
fensa del ideal morazinico, puesto en vigencia por
la espada de un caudillo ambicioso. Las tropas
bogranistas, situadas en Nacaome y Choluteca,
estaban prontas a enfrentarse a los ejercitos de
Costa Rica, Nicaragua y El Salvador, coaligadas
por el Presidente Zaldivar, a quien Barrios coloc6
y sustuvo en la presidencia por largos afios, y que
con beneplacito de todos los partidos fu6 el alma
de la resistencia, y de la derrota de los guatemal-
tecos, con la muerte de Barrios, en la batalla de
Chalchuapa. Asi, el ej6rcito de Honduras, que
creia interpreter el sentimiento unionista de su
pueblo, no lleg6 a entrar en campafia.
Era un absurdo la federaci6n impuesta de mo-
do unilateral por las armas y el sentido imperia-
lista y absorbente de un caudillo. Bogran, en el
gobierno, se mostr6 aquiescente a las demands to-
dopoderosas del rufinismo, que comenzaba a de-
sintegrarse. Por motives que se ignoran, le pro-
fesaba rencor al ex-Presidente Marco Aurelio So-
to, a cuyos partidarios persigui6, teniendo que ha-
cerle frente a dos expediciones enviadas por 6ste
desde los Estados Unidos, la del Dorian, en 1875 y
la del "City of Mexico", en 1876, ambas con desti-
no de fracaso y al levantamiento del general Emi-
lio Delgado, con respaldo en los nicaraguenses, al
que bati6 en distintos combates, y que despubs
de las derrotas de Casanueva y San Antonio del
Norte, fue ejecutado, previa sentencia del Consejo
de Guerra, ratificada telegraficamente por el gene-
ral Bogrin.
BogrAn le tom6 el gusto al poder y se reeli-
gi6 en 1887, con lo que se fraccionaron los lihera-
les, siendo el jefe del ala disidente el Dr. Cl6eo
Arias, a cuya muerte lo sustituy6 el Dr. Policar-







EL OLTIMO CAUDILLO


po Bonilla, preparando nuevas bases para la reor-
ganizaci6n del liberalism. Bogran, el hombre de
la guerra federativa, tuvo que hacerle frente a una
nueva sublevaci6n: la del general Longino San-
chez, debelada con el concurso del Dr. Bonilla y
de sus partidarios, quien consigui6 no se aplicase
la pena de muerte a ninguno de los comprometi-
dos. Tambi6n did zanzara en una nueva guerra,
al tomar posiciones contra la ignominia y la trai-
ci6n del general Carlos Ezeta, quien usurp6 el go-
bierno de El Salvador a su padre de crianza, el be-
nem6rito general Francisco Men6ndez.
Honduras estaba en el alba de la anarquia.
Para guardarse las espaldas, Bogrin impuso la
candidatura del General Ponciano Leiva, el ex-
gobernante y general de las derrotas, enfrentin-
dola a las aspiraciones del Dr. Policarpo Bonilla,
quien durante esta campafa eleccionaria, y echan-
do en olvido que ambos eran ramas de un mismo
tronco: el liberalism de origen rufinista, comenz6
a llamar conservadores a sus antiguos compafe-
ros, tan liberals como l1. Asi continda la esci-
si6n y se va ahondando el abismo de rencores que
distancia a las dos facciones liberals, siendo de
a'qui para adelante la contienda una pugna te-
naz entire liberals ortodoxos y disidentes.
El President fu6 Ponciano Leiva, hombre de
confianza de Bogrin, quien dejando el pais anar-
quizado se retire a la vida privada en Santa BAr-
bara. Era Leiva el tipo del antiguo hondureio
desaparecido ya a causa de las guerras y contaba
con el respaldo de los gobiernos de Guatemala y
El Salvador, que tenian a Honduras a su merced.
Seco, liberal y accionando en forma de gancho,
Leiva moviliz6 una amplia political vial, distin-
gui6ndose por haber reconstruido la Casa de Go-
bierno, por construir la Escuela de Artes y Ofi-
cios y por haber levantado el acueducto que pro-







38 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


vee de agua a Tegucigalpa y Comayagiiela. Fran-
co y bonach6n, poseia conciencia de la multitud y
en la perturbaci6n de las frecuentes asonadas que
se inician con la invasion de Coronel Terencio
Sierra, por el lado salvadorefio, y con las suble-
vaciones del Coronel Leonardo Nuila, en la Ceiba
y de los generals Reina, Velisquez, DAvila y
Laines, en el Sur, a los que bate, derrota y des-
moraliza, haciendolo huir allende las fronteras.
Estaba desatada la guerra civil permanent.
Restablecida transitoriamente la paz, y no go-
zando de buena salud, a los catorce meses de go-
bierno y de pugna constant, Leiva se separ6 del
ejercicio del Poder Ejecutivo, retirandose al pueblo
de Santa Cruz de Yojoa. La voz discrepante y pro-
testadora de Honduras, era por aquel entonces el
Dr. Policarpo Bonilla, por quien se lanzaron al
monte los estudiantes, entire los que se contaba
un mozo taciturno y espigado de nombre Tiburcio
Carias Andino. Bonilla era el caudillo letrado,
frente al opaco licenciado Rosendo Agilero quien se
hizo cargo interinamente del gobierno abandonado
por Leiva. Agiiero entr6 en paliques y en tornadi-
zas conferencias con los bonillistas, quienes fracas
sadas las platicas se lanzaron a su segunda campa-
fia insurreccional contra los agiierristas y contra la
hegemonia que iba adquiriendo el General Domin-
go VAsquez. Se combati6 en Tatumbla, en el cam-
pamento de "El Picacho", en Las Crucecitas, en
Cedros, Guaimaca y El Salto, encuentros en que
salieron vencedores los gobiernistas, teniendo el
Dr. Bonilla que asilarse en Nicaragua, aun no
convaleciente de las heridas que sufri6 en el en-
contronazo de Guaimaca.
El gobierno del seco, bondadoso e imperturba-
ble Rosendo Agilero dur6 sesenta y nueve dias.
No habia en l1 madera de caudillo, sino destino







EL tLTIMO CAUDLLO


de puente, animo trabajador y gusto para la buro-
cracia.
El general Domingo VAsquez, despues de que
el Congress acept6 la renuncia al General Pon-
ciano Leiva, hizo convocar a unas elecciones en
las que, contando con las milicias, sali6 electo
President de la Repdblica, tomando posesi6n del
cargo, que desde atras venia manejando, el 15 de
septiembre de 1893. La paz se habia impuesto en
Honduras a filo de machete. Los hombres de Vis-
quez eran, o antiguos liberals rufinistas, aman-
tes del orden a la fuerza, o antiguas gentes sin
partido, que creian locura las montoneras, o anian-
tes del ordenancismo y la soldada fija, que con el
tenian segura, pues se dedic6 a reorganizar el pais,
encarando multiples problems, en especial el ha-
cendistico. Visquez, como la mayoria de sus con-
militones, era de character recto y altivo, jactan-
cioso, y entire quienes los rodeaban se veia a lo mis
ponderado de Honduras. Para dominar, en los dias
dificiles, tuvo que mantenerse por un bien doci-
ficado terror, arma de dos filos de la que se va-
li6 en la pugna con el liberalism intransigente,
radical, violent y reaccionario fundado por el
Dr. Bonilla.
Era Vasquez hombre de rostro casi cuadra-
do y de poderosas mandibulas. Quiso tecnificar
el ejdrcito y fund en Tegucigalpa una Escuela de
Cabos y Sargentos. Dinimica fue su labor en el
gobierno, distinguiendose por la creaci6n de los
departamentos de Valle y de Cort6s, por la regla-
mentaci6n de la venta de bananos en la Costa
Norte, en beneficio de productores y consesiona-
rios, por las reforms a la ley de contrabandos
y defraudaciones fiscales y porque estableci6 pri-
mas para los cultivadores de cafe, cacao y hule.
Con el objeto de beneficiary a las compafiias del
plAtano, en el alba de su florecimiento, declare







40 G. GONZALEZ Y CONTRERAS

puerto mayor a La Ceiba, estableciendo el trabajo
obligatorio, reglamentando los cultivos y explota-
ci6n del tabaco y haciendo erigir estatuas al Dr.
Ram6n Rosa, bi6grafo de enjundia y estadista de
talla, lo mismo que al patricio don Le6n Alva-
rado.
A V6squez lo estaban Ilevando muy lejos al-
gunos de sus consejeros, temerosos del liberalis-
mo que en la sombra conspiraba por arrojarlo del
poder, y en un moment de impolitico e incon-
sulto cesarismo, en previsi6n de nuevas asonadas
insurreccionales, hizo que el Congreso lo auto-
rizase a hacer la guerra al gobierno de Nicaragua,
encabezado por el General Jos6 Santos Zelaya, en
el dia y hora en que se alterase la paz de Hon-
duras, por cualquier conato invasor que de la tie-
rra de los lagos viniera. El Dr. Policarpo Boni-
lla, que se habia refugiado entire los nicaraguen-
ses, juzg6 Ilegada su hora, y con el apoyo de los
fusiles de Zelaya, que acept6 el guante del decre-
to b6lico hondurefio, guardandole los talones cerca
de diez mil hombres, invadi6 a su patria, inaguran-
do su gobierno provisional en Los Amantes. Es-
te acto fu6 seguido por la ocupaci6n de Cholute-
ca y mis tarde de Tegucigalpa, de la que Vasquez
pudo escapar, rompi6ndo la linea de sitio y refu-
gidndose en territorio salvadorefio.
Cumplida su misi6n, el ei6rcito nicaragiiUnse
retorn6 a sus lares en marzo de 1894, siendo Vas-
quez tildado de cachuchero o conservador empe-
dernido por el bonillismo triunfante, ouien olvi-
dando que unos y otros habian pertenecido a la fa-
lange de liberals rufinistas, quiso a todo trance
mantener el monopolio de una cerrada y agresiva
idea liberal. Ni los partidarios de BogrAn, Leiva o
Vasquez fueron conservadores, poroue el conserva-
durismo habia sido arrancado de raiz en Honduras,
ni el Dr. Policarpo Bonilla fu6 el inico prototipo







EL fTLTIMO CAUDILLO 41

liberal. Unos y otros fueron los representatives
de las facciones escisiomstas, los representantes del
pueblo en sus virtudes o vicios, los picos o colinas
de la dominaci6n de caudillo, los conductores in-
vertebrados de un pueblo que agoniza en un pe-
ri6dico levantarse contra el gobierno.















Policarpo Bonilla o el liberalism
intransigente


ES EL CAUDILLO que se levanta a idolo o el
hombre de la pose estatuaria. Liberal con talla
de tr6pico, mantuvo la sangre y la imaginaci6n al-
borotadas. Tribuno fogoso, alter6 a las multitu-
des y goz6 de la conformidad de los estudiantes.
Fu4 el prototipo del dinainismo y de la simpatia,
botarate, peleador y verboso. En 61 se trasvena
victoriosa la elocuencia y la generosidad inverte-
brada de la zona tropical.
Puesto en la presidencia por las tropas nica-
raguenses de Jos6 Santos Zelaya, inaugur6 su go-
bierno en Los Amates y huido el general Vas-
quez, se asent6 en Tegucigalpa, convocando a la
Asamblea Nacional constituyente, para sustituir
por otra la Constituci6n liberal de Marco
Aurelio Soto. En principio, esta Carta de 1894
fu6 mis avanzada que la anterior; de un avancis-
mo mas ideol6gico que real. Conforme a su tex-
to fu6 elegido el Dr. Policarpo Bonilla Presidente
Constitucional. Uno de sus primeros actos fu6 la
abolici6n de la pena de muerte y las facultades que
se hizo conceder para designer comisiones legisla-
tivas que reformasen los C6digos. La codifica-
ci6n avanzada de Soto, en lo Civil, Comercial, Mi-
nero, de Procedimientos, Penal Com~n y Militar
y de Ordenanzas militares, lejos de seguir el rit-







44 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


mo pregresista de la Constituci6n, se hizo con cri-
terio pasadista y reaccionario, sustituyendo las
avanzadas conquistas democriticas por una copia
o calco de los C6digos Espaioles de 1870, hasta en
sus caracteristicas monarquicas disfrazadas de uni-
personalismo.
Amaba el fausto y era curioso e il6gico; il6gi-
co porque se creia el representante providencial y
dinico de las tendencies liberals, al mismo tiem-
po que ponia sus complacencias del lado de la fuer-
za en el gobierno, mediante cuyo ilogismo fue el
legitimo fundador del liberalism demag6gico.
Era, en suma, un desadaptado.
Toda su pasi6n la puso en las pugnas politi-
cas, y lejos de ser, como ha afirmado alguien, "el
6ltimo revolucionario de Honduras", fu6 su mis
grande montonero, cimentindose en derredor de
su figure la era crucial de las contiendas civi-
les.
El pais estaba anarquizado y con pufio de hie-
rro intent someterlo a freno. Era un hombre que
traia nuevos modos, sobre todo en el sistema de
atraerse a los guerrilleros y de incitar a la simpa-
tia. Honduras, por aquellos afios, tenia una mon-
tonera en cada caserio. Al mismo tiempo que in-
tentaba poner 6rden en la administraci6n, puso to-
dos sus fervores en el ideal morazinico federati-
vo. Para abrir trocha en el invertebramiento, cur-
s6 invitaciones a los cuatro presidents centro-
americanos, para tener con ellos una entrevista
en Amapala. Solo concurrieron a la conferencia
su sostenedor y amigo el general Jose Santos Ze-
laya, Presidente de Nicaragua y el Jefe del Go-
bierno salvadorefio general Rafael Antonio Guti6-
rrez. De estos paliques y consultas, sali6 una en-
tidad political de soberania tanseunte: la Repdbli-
ca Mayor de Centroamerica, para la que se cre6
una Dieta de representaci6n tripartita, con fun-







EL TLTIMO CAUDILLO


ciones primer en San Salvador y luego en Mana-
gua. En esta iltima capital se decret6 el 27 de
agosto de 1898 la Constituci6n de los Estados Uni-
dos de Centroamerica, creindose un Consejo Pro-
visional de Gobierno que se reuni6 en Amapala, y
cuyas funciones cesaron diez y seis dias mis tar-
de al romperse el pacto federal con la asonada del
espad6n salvadorefo general Tombs Regalado,
quien al apoderarse del mando declar6 a El Sal-
vador desligado de la unidad centroamericana.
Fracasado el nuevo intent federativo, el Dr.
Policarpo Bonilla prosigui6 sus tentativas de un
gobierno endrgico desarrollando una amplia ges-
ti6n gubernativa y abordando la problemAtica de
limits pendientes, mediante la celebraci6n de tra-
tados con Nicaragua. El Salvador y Guatema-
la, los que le costaron a Honduras anchas zonas de
su territorio.
Fue Bonilla un tanto progresista, ordenado, e
hizo algo por la instrucci6n piblica popular. La
caracteristica de su dominaci6n fu6 la pugna ci-
vil international y la political de entregar
las tierras mas ricas a los pirates yan-
quis del banano. Obrando segin su fastuosa na-
turaleza tropical y conforme a los pactos con-
traidos con su protector el General Jos6 Santos
Zelaya, al estallar en 1896 un movimiento revo-
lucionario en Nicaragua, solicit y obtuvo del Con-
greso el envio de fuerzas auxiliares hondurefias a
la orden del Presidente Zelaya. Fu6 comandante
de la expedici6n el General Manuel Bonilla, quien
organize su Eijrcito en Choluteca, pasando a So-
motillo, movi6ndose de ahi, por via del Sauce sobre
Chinandega, librandose durante la campafa los
combates de Santanita, la Grecia, Buenavista y
Chinandega, plaza de la que se apoder6 sin poder
evitar que sus tropas la sometiesen al saou6o.
Era el doctor Policarpo Bonilla un autintico li-






46 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


beral iberoamericano, movidndose mas por tempe-
ramentos que por ideas e interesAndole mis la-
fachada que el contenido. En Honduras y en
Centroamerica en general lo admiran los que tie-
nen aun la sugesti6n del liberalism cerrado. En
sus primeros tiempos, los arriscados de la propa-
ganda y el ataque, tuvo como militants de su par-
tido a hombres como Mariano Vasquez, Silverio
Lainez, Jer6nimo J. Reina Salvador Aguirre, Sa-
turnino Medal, Marcos Carias, Fausto Davila, Ma-
nuel Bonilla, el que condujo la guerra de Nica-
ragua y Tiburcio Carias Andino, a los que, al se-
parirsele por su cerril intransigencia, comenz6 a
tildar de conservadores, sin parar mientes en que
todos ellos, al igual que Juan Angel Arias, Mi-
guel R. Divila, Rafael L6pez Gutidrrez y Vicen-
te Mejia Colindres, le acompafaron en las contien-
das civiles y en su paso por el poder.
ConsiderAndose a si mismo el omnipotente
campe6n de la tendencia liberal en Honduras, el
Dr. Policarpo Bonilla fud haciendo mis duro su
predominio. Se define su gobierno, en que di6
amplias concesiones a los extranjeros que explota-
ban el plAtano, en que fud en cierto modo bue-
no por la preocupaci6n del progress a todo tran-
ce, progress en que no sentia a la tierra hondu-
refia, en que no la tuvo arraigada en la concien-
cia, anteponidndo la ideologia rastacuera a las
sangrantes realidades.
En 1897 se levantaron contra 1l las montone-
ras acaudilladas por el Dr. Erique Soto, quien al
frente de una expedici6n organizada en New Or-
leans, se apoder6 de Puerto Cortds, mientras otros
grupos se hacian fuertes en La Esperanza. El mo-
vimiento insurreccional fud desaprobado rotunda-
mente en New York por el Dr. Marco Aurelio So-
to, y las fuerzas que levant el Dr. Policarpo Bo-
nilla las puso al mando del General Terencio Sie-







EL OLTIMO CAUDILLO


rra, quien bati6 a los invasores, apoderindose por
tierra y mar de Puerto Cortds y obligando a los
derrotados a ganar la frontera guatemalteca en
donde fueron desarmados.
El Dr. Policarpo Bonilla, en vista del 4xito de
la campafa, y estando para terminar su period,
vi6 en el General Sierra al hombre que mejor po-
dia guardarle las espaldas, y mediante una reu-
ni6n de liberals celebrada en el Sal6n de Retra-
tos del Palacio Nacional, lo hizo proclamar can-
didato y despues de unas elecciones contundentes
le dej6 la presidencia el i9 de febrero de 180g.
El General Terencio Sierra fu4 un caudillo
menor, mas guerrero que politico, empefinndose
en darle a su gobierno un character military, para
lo que estableci6 la asistencia rigurosa a las pa-
radas dominicales, dotando de buenos armamen-
tos a las tropas, consiguiendo que asi se le respe-
tase por el temor. Su atenci6n la condujo car-
dinalmente al comercio, a la agriculture, y alas
vias de comunicaci6n, siendo fama que durante
dos afios personalmente dirigia y vigilaba, la aper-
tura de la carretera de Tegucigalpa a San Loren-
zo. No obstante la bonanza de las rentas pdbli-
cas, el general Sierra, absorbido por la political
de milicias y vialidad, desatendi6 la instrucci6n
pAblica, preocupAndose por aclarar cuestiones de
limits con Nicaragua, cuya gesti6n fue suspendi-
da por infundadas pretensiones de la comisi6n ni-
caragiiense.
El 20 de enero de 19o2, el General Sierra con-
curri6 al puerto de Corinto, en Nicaragua, a una
conferencia con los Presidentes de Costa Rica, el
Salvador y Nicaragua, de la que surgi6 una Con-
venci6n de Paz y Arbitraje Obligatorio para diri-
mir toda dificultad que se presentase entire las
parties contratantes, y para asegurarse interior-
mente los gobiernos signatarios convinieron en re-







48 G. GONZLEZ Y CONTRERAS

tirar de las fronteas a los emigrados que pudie-
sen preparar una invasion.
Era Sierra un hombre orgulloso, alto, baila-
dor y mujeriego, que gustaba de las pasiones de-
saladas y del arte de la intriga. Su maquiave-
lismo se puso de manifiesto con motive de las
elecciones, a las que se presentaron como candi-
datos el General Manuel Bonilla, el Dr. Juan
Angel Arias y el Dr. Marco Aurelio Soto, quien
al ser postulado regres6 inmediatamente de Paris.
La pugna fue borracosa, y el general Sierra, que
pretendia continuar en el mando, foment el di-
visionismo. Habiendo salido electo el general Ma-
nuel Bonilla, el hombre del anticipo nacionalista,
Sierra se las compuso para que el Congreso no
hiciera en tiempo oportuno la declaratoria de elec-
ci6n, precipitando a Honduras a una nueva gue-
rra civil.
Prosigui6ndo su maniobra maquiav6lica, por
un golpe de Estado, el General Sierra deposit no-
minalmente la Presidencia en el Consejo de Mi-
nistros, que ya no tenia misi6n legal, puesto que
junto con el cesaba en sus funciones. En res-
puesta, el General Bonilla se levant en armas
en Amapala, saliendo Sierra a combatirlo en su
character de Comandante General de las Armas.
En el interin, el Congreso se disolvia por retire de
buen nmmero de diputados, pero el Consejo, em-
pleado la coacci6n, reuni6 los diputados necesa-
rios para el quorum, oblig~ndolo a elegir como
President al Dr. Juan Angel Arias.
Los sucesos de Tegucigalpa sorprendieron al
general Sierra, quien con actitud balandrona
anunci6 que a la derrota del general Bonilla iba
a seguir la deposici6n del Dr. Arias. La campa-
ia fu6 acre y refiida y el ejercito sierrista, derro-
tado en El Aceituno y en Coray, tuvo que disol-
verse refugiAndose el General Sierra en territorio







EL tLTIMO CAUDILLO 49

salvadorefio. El General Bonilla avanz6 sobre
Tegucigalpa con impulse incontenible, ocupin-
dola y hacienda prisionero al Dr. Arias. Esta fu6
el alba de un nuevo caudillo de ingente arras-
tre popular.















Manuel Bonilla o el hechizador del
pueblo


LA HISTORIA de Honduras esti representada por
los anales de la guerra y de una revoluci6n casi
permanent. Tres cuartos de siglo han sido de
liberalism insurreccional. Este liberalism, eri-
zado de puas como un puerco espin, en 1902 se
dividio en dos grandes grupos: los aristas o parti-
darios del Dr. Juan Angel y los manuelistas o mi-
litantes en el cada vez mAs numeroso partido que
acaudillaba el General Manuel Bonilla. Fu6 du-
rante esta campafa eleccionaria que comenz6 a
hablarse de Partido Nacional y en uno y otro
grupo se ubicaron los elements que se habian de-
centrado con el General BogrAn, el General Lei-
va y el Dr. Vasquez. Tambi6n comenz6 a des-
tacarse por entonces un j6ven, por su tenacidad y
firmeza en todo, hasta en el saber callar. Era
Tiburcio Carias.
En la guerra acababan de salir triunfantes los
liberals manuelistas. El General Bonilla, con
respaldo en todo el pais, convoc6 al Congreso que
habia disuelto el Golpe de Estado del General Sie-
rra. El primer acto de la Asamblea fu6 la decla-
ratoria de inconstitucionalidad de los acuerdos
promulgados por una parte de los diputados, bajo
la presi6n de las bayonetas y la promulgaci6n del
general Bonilla como Presidente de la RepAbli-







52 G. GONZALEZ Y CONTRERAS
ca, a quien meses mas tarde faculty a que nom-
brase comisiones de juristas que hicieran el estu-
dio de los C6digos Civil y de Procedimientos y del
Penal Militar. Luego fueron amnistiados todos los
delitos politicos, asi como de contrabando y de-
fraudaci6n cometidos por particulares.
El General Bonilla es el hombre de la esta-
tua en el parque de La Leona. Era hombre de
bella figure. Casi siempre enlevitado, de buenas
proporciones, irradiando simpatia, ojinegro, con
el pelo un tanto alborotado y del color de la no-
che. Lo poseia la sed de grandeza. Fu6 popu-
lar y moviliz6 un estilo politico relampagueante.
Los meses inaugurales de su period tuvieron
un umbral de tratados y reconocimientos: el
uno con los gobiernos de Guatemala, El Salva-
dor y Nicaragua, con meta a la conservaci6n de
la paz y los otros para registrar los bonos de tres
empr6stitos con destino a la amortizaci6n de la
deuda y para construir el ferrocarril interocei-
nico, empresa que nunca se lleg6 a terminar.
El 1904 inaugur6 su gobierno sefialando al
Congress que todos los hondurefios gozaban de en-
tera libertad, no habiendo press ni expatriados
por causes political. Su prop6sito era de conciliar
Animos e intereses. No obstante, iba cobrando
fuerza la oposici6n contra su gobierno. En el Con-
greso la acaudillaba el Dr. Policarpo Bonilla, quien
con sus habilidades maquiav6licas no hizo otra cosa
que crearle dificultades. Al discutirse la respuesta
congressional al mensaje del Presidente Bonilla,
el otro Bonilla opositor indic6 la necesidad de una
political de partido, poniendo al gobierno en alar-
ma y vilo y haci6ndolo sentirse amenazado. La
situaci6n se hizo tan tensa, que el Ejecutivo, con-
siderando en peligro el orden y la paz, opt6 por el
asesinato del Congreso. A este lo fu6 ahogando
de modo paulatino. Primero hizo prender a va-
rios diputados, con lo que los otros poniendo bar-







EL VLTIMO CAUDILLO


ba y bigote en remojo, dejaron de concurrir a las
sesiones. Entonces procedi6 a dar un decreto
de disoluci6n, fundamentandolo en que alteraban
el orden constitutional al no emitir la Ley de
Presupuestos ni juzgar los actos del Ejecutivo.
Suspendi6 la Carta Magna y asumiendo todos los
Poderes del Estado, convoc6 una Asamblea Cons-
tituyente. En su seno fu6 elaborada una nueva
Constituci6n entire cuyo articulado habia uno ten-
diente a delegar en el Ejecutivo facultades legis-
lativas y otro que extendia el period presiden-
cial a seis aiios. Como era l6gico preverlo, los
constituyentes designaron como Presidente para
el primer period al General Manuel Bonilla.
Corria el afio de 19o6 y el gobernante veia an-
te si un sexenio de mando a su antojo. Meses
mis tarde estuvo abocado a la guerra, por una
invasion de fuerzas guatemaltecas, motivada por
la acusaci6n del gobierno de que Honduras y El
Salvador habian auxiliado a los emigrados que in-
vadieron Guatemala por la frontera oriental. La
intervenci6n de Mexico y Estados Unidos, me-
diante la voz de los Presidentes Porfirio Diaz y
Teodoro Roosevelt, quienes convocaron a una con-
ferencia a bordo del crucero yanqui "Marble-
head", puso termino al conflict, que ternin6
suscribiendo un tratado de paz y amistad, del que
voluntariamente se excluy6 Nicaragua. Jose San-
tos Zelaya se abstuvo, porque tenia sus miras: una
segunda guerra contra Honduras, esta vez para
deponer al manuelismo. En efecto, el 23 de di-
ciembre de ese afio, el general Dionisio Gutid-
rrez, a nombre de los liberals ortodoxos o pante-
ristas, invadi6 tierra hondurefia; dias mis tar-
de Nicaragua declare la guerra, y su ejircito. in-
fligiendo al manuelismo las derrotas de San Mar-
cos de Col6n y Namasigiie, despu6s de tres meses
de guerrear, ocuparon a Tegucigalpa, ubicando







54 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


en el poder a una Junta integrada por un gene-
ral y dos doctors: MAximo B. Rosales, Miguel
Oqueli Bustillo y J. Ignacio Castro.
El General Bonilla sali6 al ostracismo, a po-
co m6s de un afio de gobernar bajo el imperio de
la nueva Constituci6n, no sin dejar antes zan-
jada la cuesti6n de limits con Nicaragua, me-
diante el laudo del Rey de Espafia, don Alfon-
so XIII, que el Presidente Zelaya se comprome-
ti6 a acatar. La guerra fud su desquite a la de-
rrota diplomatica que sufrid.
La junta gubernamental tuvo que encararse
con graves dificultades. La nueva situaci6n no
habia sido reconocida por los departamentos de
Occidente, quienes se mantuvieron en absolute
disidencia. Las tropas nicaragiienses que ocupa-
ban la zona oriental y la costa norte solo obede-
cian al Presidente Zelaya. Durante sus cuatro
meses de permanencia, cometieron toda clase de
exacciones y solo se retiraron por la intervenci6n
del gobierno de los Estados Unidos. El inverte-
bramiento y rivalidades de la Junta, la obligaron
a dimitir, siendo lamado el general Miguel R.
DAvila para hacerse cargo del poder.
Era DAvila un hombre arrogante y buen ji-
nete. Su rostro era de ave de presa, de hombre
de pufio r6pido y de machete limpio. Desde Ama-
pala se le enfrent6 el general Terencio Sierra,
quien se proclam6 Presidente de Honduras, con
el apoyo de los gobiernos de Nicaragua v El
Salvador. Derrotado en Aramecina y Pespire
se vi6 obligado a refugiarse en Nicaragua v el
General Davila, haciendo uso de medios diplo-
mAticos, tales como la mediaci6n de los Estados
Unidos y Mexico, obtuvo una conferencia en
Amapala con los jefes de gobierno nicaraguen-
ses v salvadorefios, cuyo resultado fu6 la firma en
Washington de un Tratado General de Paz y va-







EL VjLTIMO CAUDILLO


rias convenciones, una de las cuales estructur6 la
Corte de Justicia Centroamericana que funcion6
en Cartago, Costa Rica.
Hombre inteligente, Divila, que segun Oque-
li Bustillo, habia recogido del pasado la Consti-
tuci6n de 1894, "con la fuerza de las bayonetas
para restaurarla", por medio de una Constitu-
yente la hizo restablecer el 8 de febrero de 19o8,
siendo aclamado Presidente constitutional por los
asambleistas. Uno de sus primeros actos fu4 crear
el Ministerio de Agricultura y presentar a la Cor-
te de Cartago una demand contra los Presiden-
tes de Guatemala y El Salvador, por el apoyo que
le habian dado a la montonera del General Sie-
rra, pero la Corte, a pesar de las pruebas presen-
tadas por Honduras, desestim6 la demand. De
aqui en adelante, estos afios constituyen un pe-
riodo convulso. A DBvila le fu6 impossible gober-
nar por tener que hacerle frente a numerosas su-
blevaciones, que solo en 1910 fueron las repri-
midas del General Manuel Bonilla en La Ceiba,
San Pedro Sula y Puerto Cort6s, la del General
Valladares en Amapala y otras montoneras, fi-
nanciadas y sostenidas por las grandes empresas
explotadoras del banano. A esto vinieron a unir-
se las presiones y exigencias del Ministro saxo-
americano en Tegucigalpa, quien para el arre-
glo de la deuda internal y externa impuso el de-
masiado oneroso empr6stito de diez millones de
dolares con la casa Morgan.
Instrumento de fuerzas extrafias, Davila hizo
presi6n sbbre el Congreso, oblig6ndolo a aprobar
el contrato econ6mico Paredes Knox e inmediata-
mente se puso a levantar fuerzas para el recha-
zo de la invasion del General Bonilla a las Islas
de la Bahia, Trujillo y La Ceiba, en donde inau-
gur6 su gobierno provisional. Otros movimien-
tos estallaron en el interior del pais, habi6ndo-







56 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


se combatido en San Marcos de Col6n y Coma-
yagiiela. El conflict fue solucionado por la in-
tervenci6n del Gobierno de los Estados Unidos
quien durante la conferencia a bordo del crucero
"Tacoma", celebrada en Puerto Cort6s hizo conve-
nir en las renuncias del Presidente Davila y el vi-
cepresidente General Guti6rrez, haciendose cargo
provisionalmente del Eiecutivo el Dr. Francisco
Bertrand, a quien el Congreso nombr6 primer
Designado el 7 de marzo de 1911.
El general Manuel Bonilla, jefe del levanta-
miento, .hizo su entrada en Tegucigalpa el 23 de
mayo. Iba a tomar de nuevo en el pufio las rien-
das del gobierno. La revoluci6n que tumb6 a
Davila fu6 hecha por los liberals manuelistas.
Celebradas las elecciones, naturalmente fu6 ele-
gido Presidente el General Bonilla quien comen-
z6 su nuevo mandate el 1 de febrero de 1912,
despu6s de haber debelado una montonera de
emigrados que, penetrando por la frontera salva-
dorefia, llegaron hasta Santa Lucia, en el Depar-
tamento de Intibuci.
Concluida una guerra de pasiones desatadas,
verdaderamente fu6 magnanimo su acto de dar-
le garantia a los vencidos. Su preocupaci6n mis
viva fue el impulse a la instrucci6n primaria,
tender las obras piblicas y vehiculizar a la in-
dustria minera.
El General Bonilla era verboso y magnani-
mo. Le hicieron asonadas los mismos liberals
que habian sido sus antiguos compafieros. Ape-
nas instalado tuvo que hacerle frente a la inva-
si6n del general Jos6 Maria Valladares, quien ha-
bia penetrado al interior del territorio por el rum-
bo de El Salvador. Se libraron encuentros en la
montafia de El Homno, entire los departamentos
de Comayagiia y Tegucigalpa, siendo batidos y
derrotados, para volver meses mAs tarde a las an-






EL OLTIMO CAUDILLO 57

dadas, sufriendo nueva derrota en Ojojona, y cuan-
do huia, result muerto el general Valladares.
Restablecida la paz, el General Bonilla proce-
di6 a recuperar el ferrocarril national. Cuando
el Gobernador politico de Cort6s iba a tomar po-
seci6n de la linea, el comandante del buque yan-
que "Petrel" quiso impedirlo, desembarcando ma-
rinos, pero la actitud en6rgica del gobierno obli-
g6 a cambiar de tactica a los Estados Unidos. La
marineria saxoamericana fu6 reembarcada y Hon-
duras recuper6 no solo el ferrocarril, sino el mue-
lie y faro de Puerto Cort6s.
A poco el dinimico caudillo cayo enfermo, a
grado de que no pudi6ndo ejercer las funciones de
su cargo, deposit la presidencia en el Dr. Fran-
cisco Bertrand. La muerte lo hizo caer a las 4
y 30 de una mariana de marzo de 1913. Comenza-
ba la descomposici6n de los viejos liberals de
1871. En adelante habrA muchos montoneros y el
iltimo caudillo: Carias.















El alba de la descomposicidn political


MUERTO el general Manuel Bonilla, el jefe de
los liberals disidentes, tildado de conservador por
el Dr. Policarpo Bonilla, la presidencia la ejer-
ci6 por segunda vez el Dr. Francisco Bertrand,
recibiendo la adhesi6n de los cuerpos militares y
de algunas sociedades civiles. Durante los afios
de 1913 y 1914, desaparecidos o en decadencia los
grandes caudillos, hubo paz en Honduras y la tran-
quilidad fu6 inalterable. Siete meses antes de
concluir su period pidi6 y obtuvo del Congreso
permiso para separarse del poder, a efecto de acep-
tar su candidatura a la Presidencia de la Repd-
blica, para la que no se present ningin contrin-
canto.
Durante la campafia electoral, estuvo al fren-
te del Estado el Lic. Alberto Membrefio, quien
se caracteriz6 como gobernante libre y sin nin-
gin acto arbitrario. Era un hombre letrado, de
familiar distinguida, que organiz6 misiones esco.
lares en Olancho, Culmi, el Carb6n, Pao y el li-
toral de la Mosquitia, con asiento en Canquira,
Bruss Laguna y Patuca. Hombre virtuoso y ca-
ballero, de ideas moderadas, reorganize la Aca-
demia Cientifico-Literaria de Honduras, en sus-
penso durante catorce afios, e hizo habilitar co-
mo puerto libre, para el dep6sito de mercancias,
al lugar en donde el rio Cruta desemboca en la






6o G. GONZiLEZ Y CONTRERAS


laguna de Caratasca, designindolo como puerto
Herrera.
Celebradas las elecciones, el 8 de enero de
19i6, el Congreso declar6 electos Presidente y vi-
cepresidente a los doctors Francisco Bertrand y
Alberto Membrefio.
La historic de Honduras es la de una guerra
permanent y el ciclo de la primer contienda
mundial interimperialista es de los mis crueles pa-
ra los hondurefios. Bertrand tuvo un afio de equi-
librio, roto a finales de 1917 por una invasion de
emigrados hacia el rumbo de Balfate, los que en la
finca La Camelia sufrieron sonada derrota infli-
gida por el cuerpo de ejdrcito enviado de La Ceiba.
La tenci6n piblica es distraida luego por la
separaci6n de Honduras de la antigua Arquidi6-
sis de Guatemala, constituvyndola en Provincia
Eclesisstica, con la Arquidi6sis de Tegucigalpa co-
mo cabeza, la Di6cesis de Santa Rosa de CopAn
y el Vicariato Apost61ico de San Pedro Sula. MAs
tarde ocurri6 otro acto de suma transcendencia:
el reconocimiento por la Corte de Justicia Cen-
troamericana de los derechos de Honduras al Gol-
fo de Fonseca, al fallarse la cuesti6n promovida
por el Salvador contra Nicaragua, con motivo del
Tratado Bryan-Chamorro. Y a mediados del afio,
al promover el Gobierno de Costa Rica una Con-
ferencia de Plenipotenciarios en San Jose, para
tratar de la revision de los pactos de paz suscri-
tos en Washington en 1907, Bertrand propuso
echar las bases para la Confederaci6n de los cin-
co Estados. La iniciativa fu6 acogida con bene-
placito, y Nicaragua, con el objeto de poner obs-
t6culos invit6 por si y ante si a Panama. Hon-
duras protest de tal invitaci6n, porque Panama
nunca habia formado parte de la Federaci6n Cen-
troamericana. Mientras iban y venian explica-
ciones, en la Navidad de 1917 sobrevino el terre-







EL fTLTIMO CAUDILLO


moto de Guatemala, y se vino al suelo la gran-
de ilusi6n cuando Nicaragua se neg6 a tratar mAs
del asunto unionista.
Casi paralela a estos actos sobrevino la adhe-
si6n de Honduras a los Estados Unidos en la de-
claratoria de guerra al Imperio Alemin, y el 5 de
abril de 1918 tuvo lugar en Tegucigalpa una con-
venci6n salvadorefo-hondurefia para terminar de
modo amistoso las diferencias de limits, estable-
ciendo que en caso de desaveniencia se recurri-
ria al arbitraje para demarcar las fronteras. Es-
ta fue 6poca de conferencias y conflicts, tales
como la ocupaci6n violent por tropas nicara-
guenses de los caserios hondurefios Las Trojas y
Potrerillos, colocandose ambos paises al borde de
la guerra, la que fue evitada por la mediaci66n
del Gobierno de los Estados Unidos, fungiendo co-
mo representante para este arbitraje el Dr. Poli-
carpo Bonilla, quien se encontraba en Washing-
ton ventilado el asunto de limits con Guatema-
la.
Bertrand, que habia entregado grandes zonas
del territorio a las compafias bananeras, valien-
dose del Estado de Sitio promulgado con motive de
la declaratoria de guerra a Alemania, y para que
el powder no salidse de su familiar, se prepare a im-
poner la candidatura presidential del Dr. Naza-
rio Soriano, casado con una hermana de su es-
posa.
Por ese entonces comenzaba a consolidarse el
prestigio de un nuevo caudillo: Tiburcio Carias
Andino. Surgi6 a la arena de las revoluciones en
1892, cuando aun era estudiante, enlistandose en
las filas del Dr Policarpo Bonilla, a cuyo lado es-
tuvo en los campos de Tatumbla. En el 94 an-
duvo con las fuerzas revolucionarias contra el Go-
bierno del General Vasquez. Los galones de
coronel los gan6 en la guerra reivindicadora que







62 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


encabez6 el general Manuel Bonilla en 1903,
marchando al exilio a raiz del golpe de Estado de
1904 e incorpor6ndose a la guerra de 1907, en
cuyo curso y en la batalla de Lizaga, gan6 el as-
censo a general de brigada.
Hombre sobrio, frugal y silencioso, a su regre-
so de la emigraci6n en 1911, se dedic6 exclusiva-
mente a las faenas agricolas en su feudo de Zam-
brano. Era el mAs joven de los hombres piblicos
del regimen del General Davila y al que todos
reconocian condiciones de conductor. Los hom-
bres que se proponian conquistar el poder lo lla-
maron para que los comandase. Sagaz, inteli-
gente y acostumbrado a la mensura, comprendi6
que no habia Ilegado su moment psicol6gico y
excit6 a un grupo de distinguidos hombres pi-
blicos a que acuerpasen al Dr. Alberto Membre-
no.
Apoyando la candidatura official del Dr So-
riano figuraban muchos elements liberals de los
doctors Policarpo Bonilla y Arias y otros del
manuelismo que acompafiaban al Dr. Bertrand.
Se asistia al alba de la descompasici6n political y
a la desintegraci6n de los partidos. Otro grupo
de liberals nacionalistas, constituyeron el Par-
tido Nacional Dem6crata. Eran los que, junto a
los hermanos Carias, y a los doctors Paulino Va-
lladares y C6leo Davila, proclamaron la candida-
tura del Dr. Membrefio. El otro lado del triAn-
gulo lo form el general Rafael L6pez Gutierrez.
Honduras se dividi6 entire las tres candidaturas y
el Dr. Bertrand hizo uso de la fuerza y de los re-
cursos econ6micos del gobierno para combatir a
sus dos antagonistas.
Se desat6 una ola de persecusiones y se hizo
inevitable la guerra civil. El liberalism "pante-
rista", desde la casa del General L6pez Gutie-
rrez, preparaba el levantamiento, comprando el






EL TYLTIMO CAUDILLO


equipo a los soldados del cuartel de San Francis-
co, quienes mediante una propina se marcharon a
sus casas. L6pez Guti6rrez recibi6 apoyo -segin
afirma la voz popular- del Presidente guate-
malteco Manuel Estrada Cabrera y buena parte
de los planes revolucionarios contra el Presiden-
te Betrand, se fraguaron a la sombra del Minis-
tro yanqui Sambola Jones y en la propia Lega-
ci6n de los Estados Unidos.
Resquebrajado, el poder comenz6 a bambo-
learse. El general Carias, a quien se envi6 a la
Penitenciaria Central, vi6 crecer su prestigio. El
8 de septiembre de 19g9, el Partido Nacional De-
mocritico en connivencia con el Partido Consti-
tucional Democratico, derroc6 mediante un ripi-
do movimiento revolucionario, el gobierno del Dr.
Bertrand, quien abandon Honduras.
Dos meses dur6 la revoluci6n anti-bertranis-
ta y el ej6rcito revolucionario proclam6 Presiden-
te Provisional al General L6pez Guti6rrez, des-
de Danli, ciudad que fu6 tomada despu6s de tres
horas de combat.
En esta 6poca, el General Tiburcio Carias pu-
do haber asumido la presidencia. Sereno y equi-
librado, la rechaz6 porque no queria llegar al po-
der con el apoyo de un pais forAneo, en este caso
Nicaragua, que le ofreci6 amplio y decidido apo-
yo.
El poder lo asumi6 interinamente el Consejo
de Ministros, integrado por el Lic. Salvador Agui-
rre, el General Santiago Meza CAlix, el General
Leopoldo C6rdova, el Lic. Jesus Bendafia, el Dr.
Hector Valenzuela y el Dr. Federico A. Smith,
quienes llamaron a Guatemala al licenciado Al-
berto Membreiio, quien respondi6 "que el mal es-
tado de su salud le impedia hacerse cargo de la
Presidencia de la Repsblica". Eliminando el Dr.
Nazario Soriano, concuiio de Bertrand; la jefa-







64 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


tura del Estado la desempeii6 el segundo designa-
do, Dr. Francisco Bogrin, hombre puente o tipo
bisagra, incoloro politicamente, honrado, sin fa-
voritos ni propensi6n para los negocios al amparo
de un poder que sabia transitorio.
La gesti6n del Dr. BogrAn se limit6 a la ten-
tativa de ir calmando las enardecidas pasiones y
a la preparaci6n de una atm6sfera propicia a las
elecciones. En su gabinete figure el General L6-
pez Gutierrez como Ministro de la guerra. Es-
taban frente a frente el Partido Nacional Demo-
cratico, que postulaba al Dr. Membrefio y el lo-
pezgutierrismo que contrdlaba el poder. El ge-
neral triunfante en la emergencia insurreccional,
estaba lleno de temores, puesto que conforme a
los Pactos de Washington, no podia ser elegido
por haber actuado decisivamente en la lucha ar-
mada. Al todopoderoso Estrada Cabrera le toc6
decir la iltima palabra. Este se inclin6 al ven-
cedor y a pesar de la vigencia de los famosos e
iniitiles pactos y al hecho de que L6pez Gutid-
rrez se hallaba con las armas en la mano, se ru-
bric6 la derrota del mayoritario Partido Nacional,
el que perdi6 la partida por las inesperadas con-
tingencias de la guerra.
Carias, que ya era un factor decisive en la po-
litica, ocultando una sonrisa astuta bajo el bigo-
te espeso, volvi6 a su hacienda de Zambrano, a
reanudar con tes6n el curso de sus labores agri-
colas.















L6pez Gutidrrez o la dictadura liberal


LA REVOLUCION de los liberals ortodoxos ha-
bia l1evado al poder al general Rafael L6pez Gu-
tierrez. La guerra fu6 rfpida y de pocas batallas
sangrientas. Era el nuevo jefe un hombre caballe-
roso, fino de tratado, comedido y muy politico
atento y bravo. Se habia formado en las monto-
neras, y con los elements de mayor intransigen-
cia del liberalism se integr6 un partido suyo, bas-
tante fuerte.
En su gobierno, colmado de altibajos, uno de
los actos mis notables fuW el de proponer que en
la Conferencia de Plenipotenciarios Centroameri-
canos que, a iniciativa del gobierno de El Salva-
dor, iba a reunirse en San Jos6 Costa Rica, se
abordase, primordialmente, el restablecer la Re-
piblica de Centroamerica. Los delegados hondu-
refios, cumpliendo sus instrucciones, legaron a
un acuerdo con los otros paises, except Nicara-
gua, que bajo el dominio saxoamericano puso to-
da clase de obstaculos para la reorganizaci6n fe-
deral. De la Conferencia surgi6 el nuevo Pac-
to de Uni6n Centroamericana, suscrito el 19 de
enero de 1921, mediante el que se cre6 un Con-
sejo Federal Previsional, compuesto de un Dele-
gado por cada Eitado, para que preparasen el or-
ganismo federal y la estructura de su gobierno.
Los presidents de los cuatro paises signatarios,






66 G. GONZkLEZ Y CONTRERAS


con el nombre de jefes de Estado, iban a continuar
en sus funciones hasta terminar los periods para
que fueron elegidos.
El 13 de junior se install en Tegucigalpa el
Consejo Federal y su primer acto fu6 convocar a
una Asamblea Constituyente, que instalada en la
capital hondurefia iba a suscribir la Constituci6n
Federal, en el centenario de la Independencia
Centroamericana. Inaugurada la Asamblea, pro-
cur6 que Nicaragua y Costa Rica ingresasen a
la Federaci6n, pero el rumbo de todos sus esfuer-
zos se estrell6 en la intransigencia de ambos pai-
ses. El 9 de septiembre se firm la Constituci6n
y Leyes Constitutivas, quedando el Departamen-
to de Tegucigalpa como Distrito Federal y la ciu-
dad de su mismo nombre como Capital de la Re-
piblica Centroamericana. Siguieron platicas, ca-
bildeos e intrigas; se organizaron las autoridades
y servicios del Distrito Federal, convocandose a los
Congress estaduales para que eligiesen Senado-
res al Congreso de la Federaci6n y se acredita-
ron Misiones Diplomaticas en Washington, con
el objeto de facilitar el reconocimiento de la Re-
piblica tan pronto como se hubi6sen organizado
los nuevos poderes constitucionales.
El Salvador y Honduras, cumplieron en un
todo con lo estatuido por la Carta Magna, no asi
Guatemala que no tuvo tiempo ni de elegir sus
Senadores, debido a que en la madrugada del 6
de diciembre, fu6 depuesto el gobierno de don Car-
los Herrera, por un golpe de fuerza del general
Jos6 Maria Orellana, machet6n liberal, que hizo
subrogar por otra a la vigente Asamblea Legisla-
tiva. Conflictos iban y venian. Se convoc6 a
juntas preparatorias y se emitieron decretos; el
Consejo Federal, desconoci6 por contrarios a lo
preceptuado constitucionalmente, la designaci6n
de nuevos Delegados hecha por la Asamblea irre-







EL CLTiMo CAUDILLO


gular de Guatemala; se cruzaron notas y se per-
di6 el tiempo en initil burocratismo, dindo por
resultado que al no reunirse el quorum para la
instalaci6n del Congreso pleno, se suspendiesen
sus sesiones. Guatemala rompi6 el pacto federal
y los Estados Unidos se negaron al reconcimiento
de la naciente Federaci6n. Su actitud era 16gica
pues a sus intereses imperialistas no convenia la
unidad de los pueblos. En vista de tanto obs-
ticulo y dificultad, fracasado una vez mAs el vie-
jo anhelo federativo, el 7 de febrero de 1922, el
Congress de Honduras di6 un decreto reasumien-
do en plenitud su soberania, reitegrAndose a su te-
rritorio el Departamento de Tegucigalpa, que ha-
bia sido declarado Distrito Federal. Y la capital,
volvi6 de Comayagila a Tegucigalpa.
El General L6pez Guti6rrez, que con esta po-
litica habil se habia ubicado en la historic, en el
interior desarrollaba una mala administraci6n.
Desorganiz6 la Hacienda PAblica e hizo un go-
bierno de camarilla, en el que hasta por sus pa-
rientes se abus6 del contrabando, al mismo tiem-
po que se le daba gran preeminencia a las com-
paiiias bananeras, que de hecho se estaban con-
virtiendo en grandes electoras. El nerviosismo
cundia y hubo various conatos insurreccionales.
Asi las cosas, con manifiesta political intervencio-
nista, los Estados Unidos convocaron a una con-
ferencia y el 2o de agosto de 1922, en el Golfo de
Fonseca, se firm a bordo del crucero yanqui
"Tacoma", un pacto entire los gobiernos de Hon-
duras, El Salvador y Nicaragua, para el manteni-
miento de la paz y tranquilidad en los tres pai-
ses. En consecuencia de dicho pacto, los represen-
tantes de los gobiernos centroamericanos se reunie-
ron en Washington, del 4 de diciembre de 1922 al
7 de febrero de 1923, para estudiar todo lo concer-
niente a la paz y al arbitraje. Aprovechando los







68 G. GONZkLEZ Y CONTRERAS


preliminares para el nuevo Tratado, el gobierno
del general L6pez Gutierrez, por medio de su De-
legado el Dr. Alberto Ucles, realize una nueva ten-
tativa para concertar un pacto de Uni6n Politica
entire los cinco paises centroamericanos, pero la
propuesta solo fue apoyada por El Salvador, no
siendo aceptada por las otras tres naciones.
Una vez mis fracas el ideal centroamerica-
no, de lo que queda constancia en el siguiente pA-
rrafo del Informe de la Delegaci6n Hondurefia:
"Para la mayoria de los Gobiernos o de las Dele-
gaciones, el moment para la Uni6n de Centro-
america no ha llegado; pero para lo mayoria de
los pueblos ha pasado. La Historia dirA quien
tiene la raz6n; la cuesti6n esti en pie. Los de-
legados de Honduras creen que, en esta iltima
tentative por la Uni6n, en que ellos se juegan pa-
sado y porvenir, a la vez, si no han merecido un
alto honor al trabajar por la Patria Grande, han
cumplido con un alto deber".
Para Honduras habia llegado la 6poca de las
elecciones, y con ella el tema de la paz y de la
endemica guerra civil -segin expresi6n de Pau-
lino Valladares. iEntronizado por L6pez Gu-
tierrez un absolute nepotismo, su cufiado, el Dr.
Carlos Lagos, Ministro de la Guerra, desde prin-
cipios de 1922, comenz6 en San Pedro Sula a ha-
cer trabajos de zapa presidencialista. Frente a es-
ta labor del oficialismo, negada y desautorizada
por L6pez Gutidrrez, se lanzaron las candidaturas
del Dr. Policarpo Bonilla y el Dr. Juan Angel
Arias.
Mientras tanto, vientos de renovaci6n corrian
de punta a punta del pais. Poni4ndo oido al eco
del sentimiento national, son6 un --'mbre diA-
fano y de arrastre: Tiburcio Carias, el hombre
que concebia la tendencia liberal sin exclusiones
de odioso pandillismo. Con habilidad y tino le fu6







EL ULTIMO CAUDILLO


dando estructura al Partido Nacional, y asi,
cuando a nombre del Consejo de los liberals, que
intentaron unificar el partido, el Lic. Antonio
G6mez Romero, se dirigi6 a el, pidi6ndole con-
tribuir personalmente y con todos sus amigos, a
la unificaci6n del Liberalismo, Carias le contest
que habia aceptado su postulaci6n como candidate
a la Presidencia de la Repiublica, "con el fin de
unificar, de manera efectiva, los intereses y las as-
piraciones del pueblo".
La suerte se puso en march y el dado de la
political corri6 sobre el tapete de la historic. El
Ejecutivo mantuvo la inc6gnita sin inclinarse a
ningun candidate liberal. Eran de todos conocidos
los trabajos de la parentela del General Lpez Gu-
ti6rrez en favor del Dr. Lagos, quien contaba con
la preeminencia de su hermana dofia Anita y se
hizo toda clase de combinaciones, con aquiescencia
misma del interesado, para eliminar al Presidente,
haciendo asi possible la elcci6n del cufiado. Al
Dr. Policarpo Bonilla se le ofreci6 pagarle los gas-
tos hechos en su campafia political, con tal de que
retirase su candidatura e iba a derrocarse a L6-
pez. Guti6rrez, para que el Dr. Lagos, como pri-
mer designado, asumi6se el poder, hacienda des-
pu6s que lo eligiesen, conforme la tradici6n im-
plantada por el general Vasquez, los dos Bonillas,
el general Divila, el Dr. Bertrand y el propio L6-
pez Gutierrez.
Practicadas las elecciones, a finales de octu-
bre de 1923, sobre una base de 1o6, 266 electores,
la votaci6n obtenida fu6 la siguiente: El general
Carias 49,953 votos; el Dr. Policarpo Bonilla
35-474 y el Dr. Juan Angel Arias 20.839, tocin-
dole al Congreso, por no tener ninguno la mayo-
ria absolute de 53,134 votos, elegir al nuevo Man-
datario. Los diputados liberals, dirigidos por los
doctors Bonilla y Arias se enzarzaron en intri-







70 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


gas y comadreos, evitando que el Congreso Na-
cional hiciese la declaratoria de elecci6n, con lo
que se repetian los acaecimientos de 1903. Apro-
vechando la favorable coyuntura, L6pez Guti6-
rrez convoc6 a una Asamblea Constituyente, y en
el interin asumi6 todos los poderes del Estado,
implatando la dictadura, con lo que se abri6 la
puerta a la guerra civil, que estall6 en La Espe-
ranza, mediante un plan firmado por los Gene-
rales Vicente Tosta y Gregorio Ferrera.
Para darse garantias contra los procedimien-
tos dictatoriales y contra las maniobras de los ven-
cidos en las urnas, el general Carias y sus amigos
salieron a los puntos estrategicos de Honduras,
iniciando la revoluci6n, a cuyo frente estuvo el
uiltimo caudillo. Carias avanz6 desde el lado
fronterizo de Nicaragua, Tosta desde el Norte y
Ferrera en Occidente. Se pele6 en Calanar, en
la Vega del Chamalec6n, en las alturas de los Ca-
pules, en las cercanias de Choloma; rev6s tras re-
ves recibieron las tropas dictatoriales, y el Dr.
Lagos temeroso de ser copado en San Pedro Su-
la, tom6 presuroso el camino de la frontera gua-
temalteca. San Pedro Sula se ocup6 sin disparar
un tiro y despubs fu6 tomada Tela, La Ceiba y
Trujillo. Se pele6 duramente en Comayagua y la
batalla de Zambrano dur6 diez y seis horas y me-
dia. El General Carias, entretanto, despu6s de la
proclama de "Las Manos" y del acta de Lamani,
con el ej6rcito de Oriente librando duros encuen-
tros, lleg6 hasta Toncontin, reuni6ndose con las
tropas del general Ferrera.
El General L6pez Guti6rrez, enfermo y decep-
cionado, falleci6 el to de marzo de 1924 y el po-
der fu6 asumido por el Consejo de Ministros,
quien mantuvo la linea de conduct dictatorial,
habiendose prolongado la revoluci6n debido a la
escas6z de elements b6licos con que contaba.







EL OLTIMO CAUDILLO 71

No obstante, el arrastre de popularidad del gene-
ral Carias, lograron el milagro de la revitaliza-
ci6n. Sus filas fueron engrosadas a millares por
sus partidarios, y despu6s de cruenta y enconada
lucha, el 28 de abril, ante el ataque combinado
por todos los rumbos, capitul6 Tegucigalpa, des-
pu6s de encuentros desesperados en las calls.
Caida la dictadura, Carias, como iefe del Par-
tido Nacional, restableci6 la tradici6n democri-
tica que, rota por los dirigentes liberals, impusie-
ron la dictadura, sostenida a balas y a filo de ma-
chete.















Paz Barahona o el transicionismo


HONDURAS se habia mantenido en el desangre
continue de la guerra. Jamas habia gobernado
un hombre del pueblo, sino las figures represen-
tativas de las facciones.
Cuando la dictadura de L6pez Guti6rrez y a
la caida del liberalism que lo sostuvo, no fueron
los nacionalistas los iinicos triunfantes: hubo tam-
bien liberals que comandaba el general Ferre-
ra. Ferrera fud uno de los hombres del Dr. Po-
licarpo Bonilla y alentaba en el hond6n del alma
el fuego de encontradas ambiciones. Era un hom-
bre nervioso e impulsive.
Carias, el jefe nato de la revoluci6n, foguea-
do y silencioso, era amado por los campesinos y
entire ellos observaba a los hombres. Carias era
el hombre del agro, crecido en medio de pequefios
negocios largos, en los que el pelar la almendra
de la astucia se iba haciendo un lento deglutir.
Carias fu6 el alma de la revoluci6n anti-16pezgu-
tierrista. Por la fM en su palabra los campesinos
suministraron lo necesario a las tropas.
La solidez de esta revoluci6n, lo que atrajo a
los hombres y los conserve unidos era don Tibur-
cio. No implicita, sino explicitamente. Ya ha-
bia llegado a la madurez de conciencia de su des-
tino. Era prudent, discreto y no le gustaba ex-
ternar el brillo que obtuvo en el trato y conduc-







74 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


ci6n de los hombres. Formado hacia adentro, su
crisol fue el padecimiento de las ofensas y la sa-
biduria de la espera. Mas que a las escuelas, se
lo debo todo a su don de saber observer y al con-
trol de si mismo. Este es el instant en que va,
cumplidamente, a demostrarlo...
Despubs de 45 dias de batalla dura fu6 to-
mada Tegucigalpa y no se install el Gobierno Pro-
visional porque se habia aceptado la mediaci6n de
los Estados Unidos. Entre cabilddos prelimina-
res, tuvo lugar en Amapala una Conferencia en-
tre representantes de la dictadura y de la revo-
luci6n. Summer Wells, representante personal
de Coolidge, fungi6 como mediacionista. Era el
hombre que comenzaba a entrenarse en las armas
de su suerte. El crucero "Denver" sirvi6 de esce-
nario y de sus conciliAbulos sali6 electo president
provisional el General Vicente Tosta.
Tosta significa la energia y la contempori-
zaci6n. En su primer proclama dijo: "Todos so-
mos hondurefios, y la patria, madre comiln, re-
clama reconciliaci6n national". Y apenas insta-
lado en el mando se dedic6 a restafiar heridas de
la contienda. En su primer Gabinete figuraban
el General Tiburcio Carias como Ministro de Go-
bernaci6n y Justicia y el General Gregorio Fe-
rrera como Ministro de la Guerra.
El 2 de mayo de 1924, el General Tosta con-
voc6 a una Asamblea Nacional Constituyente.
Todo parecia pensar que iba a repetirse la escena
de los jefes revolucionarios y de los gobernantes
anteriores, en que un Ministro o el encargado del
Gobierno se preparaba el camino al poder. Ca-
rias no quiso que fuese asi. Con mano fire iba
a reanudar el ritmo ancho de lo constitutional.
Mientras se promulgaba la nueva Carta Mag-
na, el General Tosta asumi6 todos los Poderes del
Estado. Ferrera, como Ministro de la Guerra,






EL CLTIMO CAUDILLO


tenia sus. prop6sitos e iba a hacer uso de sus ar-
timafias. Lo que ansiaba era el poder para los
liberals de su tendencia. Viendo que le era ad-
versa la coyuntura, se larg6 con las tropas a su
mando y en cerros puso a cabalgar la renovada
montonera. El Estado de Sitio fu6 implantado
por el t6rmino de cuarenta dias. Ferrera tom6
rumbo a Lepaterique, pasando por Lamani y en
su curso lo secundaron las plazas de La Esperan-
za, Gracias y Santa Rosa.
Carias organize columns de tropas volantes.
En un instant percibia el modo de combatir, pe-
ro dejaba un-('parente espacio entire la concep-
ci6n y el acto." Se combati6 en La Paz, San Isi-
dro y El Venado y column a column se fu6 que-
brantando a los rebeldes. Ferrera se apoder6 de
Comayagiia, y el Presidente Tosta, al frente de su
Estado Mayor, sali6 a dirigir personalmente las
operaciones. Las tropas de Ferrera, despu6s de
algunos reveces, quedaron dehechas en el fiero
encontronazo de Ajuterique, huyendo por distin-
tos rumbos hacia El Salvador y Guatemala, no sin
antes intentar una desesperada resistencia en el
pueblo de Copin, en el que sufrieron la derrota de
finitiva.
Restablecido el orden, se trat6 de elegir Pre-
sidente de la Replblica. Dos veces fu6 diferida
la fecha de convocatoria por la Asamblea Cons-
tituyente, sefialando al fin el 28 de diciembre,
conforme a la reformada Ley le Elecciones de
1894. Es aqui donde comienza la verdadera ba-
talla para Carias. Era el triunfador y habia en-
hebrado intereses que lo elevaban a Jefe. Estaba
abocado a una lucha mis dura que la de los cam-
pamentos: la toma del poder que ya era suyo,
por m6todos legales, como corresponde a hombre
que con la inteligencia atempera los- rifiones.
No es el hombre impulsive que se arroja so-







76 G. GONzALE Y CONTRERAS


bre la presa; para 61, los actos son caminos para
una finalidad. Y un acto le impedia Ilegar al
fin: la existencia de tratados internacionales que
vedaban la Presidencia a los jefes de una Revolu-
ci6n. Para sus antecesores esos tratados fueron
pedazos de papel, no para Carias, que no quiso
crear obstaculos a la march institutional. El
pueblo lo aclamaba para ejercer el mando y el
se neg6 rotundamente a su postulaci6n, sefialan-
do como al mAs apto al Dr. Miguel Paz Bara-
hona. Y he aqui un fen6meno singular: Carias,
aclamado por las multitudes, recorri6 de punta a
punta la Costa Norte, demandand convencien-
do a sus partidarios a que no votasen por el. Fa-
niticos eran los nacionalistas y muchos hubo que,
contrariando la voluntad del caudillo, se negaron
a darle el voto a Paz Barahona. En una de tan-
tas manifestaciones, Carias pidi6 al Ing. Luis Bo-
grin, que expusiese los motives del retire de su
candidatura, y 6ste replic6 tajante: "Lo que soy
yo, no les hablo, general; hibleles Usted". Y
Carias tuvo que arengar al pueblo en contra de
su propia candidatura.
En las elecciones practicadas a fines de 1924
y con el decisive respaldo de Carias, fu6 elegido
President el Dr. Miguel Paz Barahona, quien
inaugur6 su Gobierno el 1' de febrero de 1925.
Carias, deseoso de vivir en paz, lejos de los
ajetr6os de la political, se retire de nuevo a cul-
tivar la tierra en su heredad de Zambrano. Ahi
lo encontr6 un campesino arando una pequefia
parcela. Este hombre del agro, que le habia acom-
pafiado en la revoluci6n, vivi6ndo al descampa-
do en la serrania, no pudo menos de decirle:
-"Qu6 contrast, mi general; usted toma el ara-
do y abandon la political.
A lo que Carias hubo de contestarle rapido:







EL fLTnMO CAUDILLO


"Con el arado, amigo, le doy la espalda a las in-
trigas de la political .
Paz Barahona era alto, enjuto, de ojos un tan-
to dulces, de un triguefio lavado, como de gente
de Andalucia y bigote en desalifio, separado en
alas. Su oregano principal era el comprender y
hacerlo todo con mensura. El rostro se le bafiaba
de espiritualidad mediante la luz de los ojos y
los labios parecia que le iban regando una son-
risa interior.
Venancio Calleja, hombre grato, amable, sim-
pitico y sonreido, era Presidente del Congreso.
De manos del General Tosta tom6 un ejemplar
de la nueva Constituci6n political y la banda pre-
sidencial; coloc6 6sta al Dr. Paz Barahona y en-
tregindole la otra dijo: "En nombre de la pa-
tria os confio el dep6sito de la Constituci6n y ban-
dera de la Patria". Y el nuevo gobernante, de-
mostr6 con actos, que era digno de semejante de-
p6sito.
Limpio de odio y sin atadura de cadenas, go-
bern6 Paz Barahona de acuerdo a los principios
nacionalistas, es decir, con destino de concordia y
fraternidad. Buen administrator, diplomAtico
hibil, politico de alcances. Desde siempre la cor-
dialidad fud su norte y para que todos los hon-
durefios retornasen al solar native, no solo di6 am-
plio margen de garantia, sino que habilit6 eco-
n6micamente a todos los que careciendo de fon-
dos deseaban regresar. Muchos de los que vol-
vieron, ni tardos ni perezosos, dieron suelta a la
intriga y pusieron a mover las conspiraciones.
En Intibuca, Gregorio Ferrera soliviant6 a los in-
digenas; su revuelta fu6 sofocada, lo mismo que
la posterior de Curaren. El pueblo no secund6 la
montonera, sino unas cuantas mesnadas ignoran-
tes.
Paz Barahona, a pesar de que durante dos







78 G. GONZjALEZ Y CONTRERAS


afios tuvo que hacerle frente a constantes asona-
das, se di6 a realizar obras de importancia mejo-
rando las vias de comunicaci6n, levantando puen-
tes destruidos por las montoneras y cimentando,
de modo definitive, el arreglo de la deuda del fe-
rrocarril interoceAnico, procedente de cuatro em-
pr6stitos londinenses y parisinos.
Carias cumpli6 lo que habia dicho: trabajar
el campo y mantenerse pronto a la defense de la
tierra. Con ojo perspicaz observaba los aconteci-
mientos. Develada la iltima revuelta. Hondu-
ras readquiria la perdida normalidad. Sabia exac-
tamente lo que deseaba; sus deseos eran firmes y
para cumplirlos estaba dispuesto a pagar el pre-
cio: listo siempre para el sacrificio, aun el vuelco
de la vida. Sin ser nadie en el gobierno, lo era
todo desde el campo.
Estas cosas las comprendia bien el Dr. Paz
Barahona. En 1926 se planted el problema de
elecciones para diputados. Carias hizo un llama-
miento a la discipline y cohesi6n nacionalista. Su
consigna fu6 votar exclusivamente por sus candi-
daturas, haciendo caso omiso de cualquier otra,
aunque fuse ordenada o refrendada por altos fun-
cionarios piblicos. Conocia bien la realidad so-
cial y gan6 la mayoria de curules congresionales.
Asi las cosas, en febrero de 1928, se convoc6 a
elecciones presidenciales. Temprano comenz6 a
correr el rdn-rin de posibilidades acerca de otra
guerra civil. El General Tosta, separAndose de
Carias, lanz6 su candidatura, bajo la nominaci6n
del Partido Republicano, sin que pudi6se llegar a
las elecciones. Los liberals, vi6ndose en peligro,
optaron por coaligarse y lanzaron la candidatura
del Dr. Vicente Mejia Colindres para enfrentarla
a la nacionalista del Dr. Tiburcio Carias Andino,
quien se distanci6 del Palacio de la Presidencia
para alejar sospechas de contubernio a su favor.







EL (JLTIMO CAUDILLO 79

Este alejamiento fu6 aprovechado por los liberals,
quienes obtuvieron la disimulada aquiesencia del
Dr. Paz Barahona. Sin embargo, los organos de
la prensa liberal repetian a diario que el triunfo
iba a ser de Carias, porque a favor de 61 se ejer-
cia imposici6n. En las elecciones hubo muchas
irregularidades y al Congreso tocaba depurarlas.
En el Congreso hubo mayoria nacionalista, y a pe-
sar de ello, haciendo de lado intransigencias y par-
tidarismos, no le escatimaron la victoria al Dr. Vi-
cente Mejia Colindres.
Carias perdi6 frente a la coalici6n, no obstante
haber quedado sin votar 47 mil ciudadanos. Su
gente queria lanzarse a la guerra y 61 la contuvo,
retornando otra vez a cultivar su hacienda de
Zambrano.















Mejia Colindres y los Montoneros


CUATRO AROS ocupa el Dr. Vicente Mejia Co-
lindres la Presidencia de Honduras, del i" de fe-
brero de 1929 a igual fecha de 1933.
Como se discutia apasionadamente la legali-
dad de las elecciones, a la Asamblea Legislativa,
dominada por los nacionalistas, que tambien ejer-
cian control en la judicatura y en los municipios,
le tocaba decidir. Buen numero de diputados del
nacionalismo optaron por la desclaratoria de nuli-
dad, y fu6 necesario que Carias impusiese tozu-
damente su opinion, para que el pais no se preci-
pitase a otra guerra civil. Ducho y sagaz, conci-
li6 los Animos exaltados, rebajando su tension.
Asi le fud possible al Dr. Mejia Colindres, no solo
escalar sino sostenerse en el poder.
Podemos dividir este period asi: cincuenta por
ciento de montoneros y otro cincuenta por ciento
de crApula. Se mantuvo por la gran solidez de
Carias, quien ni un solo instant actda para en-
torpecer la paz. La posici6n political del regimen
era la de quien baila en la cuerda floja. Fud
tan grande el desastre administrative, que el dis-
conformismo ascendi6 hasta las filas de los parti-
dos coaligados que le dieron la victoria al Libera-
lismo. Muchos de los prohombres del partido co-
lorado le restaron su apoyo al jefe del Ejecutivo
y hubo la coyuntura no solo de que los liberals







82 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


se fraccionasen, sino que hasta se discutieron las
posibihdades de lanzar un Manifiesto en el que
iba a desconocerse a Mejia Colindres como a li-
beral, salvandose asi de los desaciertos y macu-
las de su Administraci6n.
Carias, desde su feudo de Zambrano, era la es-
pada en el fiel de la balanza de la paz. Mejia
Colindres, viendo que por doquier se conspiraba,
y a pesar de todo considerindose en una posici6n
stable, se encontr6 ante la paradoja de que los
iunicos que se mantenian al margen de las inten-
tonas que se fraguaban, eran los components del
Partido Nacional. Asi, a pesar de sus desconfian-
zas y celos, se vi6, se comprendi6 sostenido por Ca-
rias. Este, no queria tomar el poder, que casi esta-
ba en sus manos, por otro camino que el del voto
del pueblo. Su tactica fu6 la de un hombre de
conciencia.
No es un hombre de impulses y apetencias; pa-
ra 61 toda actitud es una ruta para una meta.
Comenz6 la lucha entire los liberals que te-
nian el poder y que no hacian buen uso de 61 y
Carias. Un jefe de gobierno impolitico, un parti-
do que se iba atomizando y un astuto que usaba
habilmente de las corazonadas, conocedor de los
hombres. En la lucha violent pudieron haber
vencido los liberals, pero con las armas de la
inteligencia, nunca.
Mejia Colindres no tuvo amigos, sino parti-
darios o favorites que robaban; tenia a todos los
que engordan y buscan su estabilidad en el de-
sorden. Nadie lo respetaba. Nada stable lo sos-
tenia.
En 1930 se convoc6 a nuevas elecciones para
diputados. Carias, que en la adversidad fortale-
ci6 las filas nacionalistas, present un frente com-
pacto. Estaba armado para encarar toda clase
de luchas. Cuajaban espesas las ambiciones per-







EL VLTIMO CAUDILLO


sonales y los intereses creados. El general Fe-
rrera, desde San Pedro Sula, intent former un
nuevo partido, muy personalisimo: el ferrerismo.
Carias se iba hacienda factor decisive de atrac-
ci6n; para muchos significaba un largo future.
Con 61 se pisaba un terreno firme. Comprendi6n-
dolo asi fu6 elegido diputado por el Departamento
de Tegucigalpa. Ni liberals ni nacionalistas ob-
tuvieron el control del Congreso. El primer pro-
blema que se present fu6 el de elegir president
de la Camara. Para evitar el empate se recurri6
al sorteo, legindose antes a un pacto de caballe-
ros para acatarlo, gracias a la impasibilidad de los
nacionalistas. La Presidencia del Congreso reca-
y6 asi en un liberal. En el interin todo era ca-
bild6os e intrigas. El Dr. Angel Ziifiiga Huete
pretendi6 que se declarase nulas las credenciales
de los diputados nacionalistas de Tegucigalpa. El
impact iba directamente contra Carias, de quien
se afirmaba tener cuentas pendientes por adminis-
traci6n de fondos fiscales, cargo que fue desvir-
tuado mediante certificaci6n del Jefe de la Sec-
ci6n de Contabilidad de la Direcci6n General de
Rentas, en la que consta que el Caudillo, al igual
que los otros diputados nacionalistas, no tenian
cuentas pendientes, probAndose de modo num6ri-
co la solvencia del uno y de los otros. Hdibo que
declarar buenas las actas, y Carias, imponi6ndose
al odio y a la pasi6n sectaria, comenz6 desde su
curul del Congreso a ser un mentor generoso, sin
fanatismo y que sabia tolerar.
A mediados de 1930 le toc6 discutir al Con-
greso unas contratas para el aprovechamiento de
aguas nacionales en la irrigaci6n de tierras culti-
vadas por las Compafiias Fruteras de la Costa Nor-
te. La aprobaci6n preliminary de esos contratos,
que debian ser ratificados por la Legislatura de
1931, desat6 una ola de inquietud y pesimismo.







84 G. GONZALEZ Y CONTRERAS

Abiertamente se hablaba de la guerra civil. Las
compafiias fruteras rivals a la favorecida hicieron
correr su oro en las manos de liberals descon-
tentos, en especial en las de su jefe el General Fe-
rrera. Los partidos se increparon responsabili-
dades. La posici6n del Dr. Mejia Colindres se hi-
zo mis inestable, y para sostenerlo hubo necesidad
de que el Congreso le diese un voto de confianza.
Sabia el jefe del Gobierno que Ferrera se apres-
taba a levantar una feroz montonera y no tom6
medidas precautorias. A Ferrera se le unieron
los liberals descontentos durante su march, y es-
tall6 la que se conoce como "revuelta de las
aguas". Esta montonera liberal, financiada por
un grupo de los sefiores del banano, cont6 con
gruesos recursos pecunarios. Durante esta revuel-
ta fue cuando Carias comenz6 a crecer como gi-
gante. Su mayor dificultad era contener a sus
amigos. Querian caer en las trampas liberals.
Amaban la violencia y era casi impossible conte-
nerlos y conservarlos. Esta political de espera la
condujo con suma habilidad. Para ser fiel a sus
principios pacifictas, no solo contribuy6 al resta-
blecimiento de la paz, sino que fu6 el factor de-
cisivo para que Mejia Colindres terminase el pe-
riodo para que fu6 elegido.
La montonera liberal del ferrerismo termin6
en los accidentados alrededores de Bafaderos, don-
de el General Ferrera fud muerto en acci6n de
guerra, cerrando un capitulo interesante de la His-
toria de Honduras.
El gobierno continue a la deriva. Se alzaba
montonera tras montonera. El pais estaba desar-
ticulado. Languidecia la agriculture, prosperaba
el contrabando, favoreciendo a personajes oficia-
les y poco a poco las rentas disminuyeron conside-
rablemente.
Mejia Colindres, sobre todo en su uiltimo afio







EL (JLTM0 CAUDILLO


de mando, en que desgobern6 a mas y mejor, supo
afirmarse como un comediante habilidoso; le ayu-
daba su cultural, su conversaci6n grata, maneras
de hombre que sabia ser la atracci6n de los salo-
nes, el bien cultivado timbre de su voz y sus cam-
bios de diplomitico ducho en las artes de un ma-
quiavelismo tropical.
Asi las cosas se present el nuevo rumbo elec-
cionario. Para sorprensa de los liberals, que lo
creian liquidado politicamente, los nacionalistas
eligieron como candidate al General Tiburcio Ca-
rias. Entre los liberals, a base de cabild6os, in-
trigas e imposiciones, se marginaliz6 la candida-
tura 16gica del Ing. Rafael Diaz Chavez, y despubs
de trabajarla habilmente fu6 lanzada la postula-
ci6n del Lic. Angel Zufiiga Huete, temible como
orador demag6gico y como panfletista que da
ideas clor6ticas envueltas en una capa de vitriolo.
El dia en que lo postularon, fud grande la concu-
rrencia de empleados del Poder Ejecutivo y a los
militants de su bando se les dieron muchas ven-
tajas, gozando de ilimitada franquicia telegr6fica
y concurso rapido y efectivo.
Entre los nacionalistas unicamente Carias se
mantuvo sereno. Vi6 como se trataba de liquidar
a su gente y la forma en que se le iba preparando
la zancadilla y a pesar de todo veia lucidamente el
future. Los liberals, que recibieron el poder con
un halagador superavit, gracias a la incapacidad
administrative del Dr. Mejia Colindres, destruye-
ron el engranaje de la vida financiera del Estado.
El gobierno se incaut6 los fondos de las tesorerias
especiales, arrebat6 las jubilaciones de los maestros
y sustrajo las sumas con destino a amortizar los
bonos de la deuda internal.
El Dr. Zifiiga Huete desat6 una campafia de
inusitada violencia. Cuando se le advirti6 que
los animos soliviantados, podrian conducir a una







86 G. GONZALEZ Y CONTRE1AS


tragedia, esta fu6 su respuesta, cortante como una
cuchillada: "Yo no creo en la inviolabilidad de la
vida humana". Ya antes, encarando el problema
de una tierra sin hombres, se le habia ocurrido es-
ta peregrina formula: "Debe multiplicarse nues-
tra poblaci6n por el ingreso de inmigrantes y si no
fuera possible por este medio, aun por la supresi6n
de los efectos del C6digo Penal, contra el rapto, el
esturpo, la violaci6n y el adulterio que son delitos
artificiales, como el contrabando, pues no hay mo-
tivo fundamental para que sea delito una funci6n
natural".
Hombre de instintos y de "funciones natura-
les", imput6 al nacionalismo, validndose de que en
buena parte los sorteos que establece la Ley del
Servicio Militar habian recaido en milicianos que
militaban en el Partido Nacional, preparativos pa-
ra una montonera. Carias desmostr6 que se trata-
ba de una insurrecci6n imaginaria. No obstante,
el Ejecutivo decret6 el Estado de Sitio, en las zo-
nas que decia afectadas por el movimiento insu-
rreccional, y al incautarse fondos de las tesorerias
especiales, el liberalism dispuso de much dine-
ro, para una campafia de aeroplano, cine, licores
finos y conciertos.
El Dr. Mejia Colindres, quiso en vano mos-
trarse imparcial. Los empleados publicos se pu-
sieron incondicionalmente a las ordenes del Dr.
Zfiiiga Huete, y las juntas patri6ticas de conten-
ci6n moral, que teoricamente debian integrarse
con elements de uno y otro partido, se compusie-
ron de modo exclusive con liberals. Aqui viene
lo mAs interesante. Ante la provocaci6n, Carias
se mantuvo en actitud de Buda: firm e impasi-
ble, no obstante star inerme, mientras los libera-
les habian extraido armas de los cuarteles, resuel-
tos a ir a la montonera.
Crece la violencia, ya con las elecciones enci-







EL OLTIMO CAUDILLO


ma. Mediante el asesinato se quiere impedir que
los nacionalistas triunfen. Y contra viento y ma-
rea, el 30 de octubre de 1932, Carias fue elegido
para la Presidencia de la Repiblica. Al cono-
cerse la noticia, de inmediato se habl6 de la gue-
rra. Los liberals, desligandose de la obediencia
al jefe supremo del Ejecutivo, se rebelaron en los
cuatro rumbos de Honduras. Carias llam6 a las
armas a sus partidarios, para defender la integri-
dad del gobierno. De la nada se levantaron tropas
y la montonera fu6 batida en todos sus reductos.
El Dr. Zfiiiga Huete, derrotado en las urnas, se
proclam6 Presidente Provisional en Amapala, or-
ganizando sus fuerzas y poni6ndose en contact
con sus partidarios de tierra firme. Los insurgen-
tes fueron batidos de sierra en sierra, de llano en
llano, de pueblo en pueblo, desde Tegucigalpa has-
ta las fronteras, por los lugartenientes de Carias,
generals Carlos F. Sanabria, Rufino Solis, Camilo
R. Reina, quienes combatieron la traici6n de los
Mayores de Plaza lidiindose en Cerro de Hule-
El Zorrillo, Curar6n y Tierra Colorada, hasta in-
fligirles la mis complete derrota en San Buena-
ventura y la Boca de la Vueltas. Perdida toda es-
peranza, los alzados en armas traspasaron las fron-
teras vecinas y el primero de febrero de 1933, las
campanas y el cafi6n anunciaron que en los salo-
nes del Congreso, el Presidente Liberal Dr. Vicen-
te Mejia Colindres, imponia las insignas de su car-
go al president nacionalista electo Doctor Tibur-
cio Carias Andino. A la misma hora, los libera-
les desbandados, en una iltima y tardia intentona,
atacaban la plaza de San Marcos de Col6n, siendo
rechazados, sin conseguir que el iltimo caudillo no
asumiese el poder, que con mano fire iba a con-
vertir en herramienta para imponerle a la Naci6n
el 6rden y la tranquilidad.














SEGUNDA PARTE


PUEBLO E INFANCIA















Pueblo y Padres


HE VISTO al caudillo dentro del marco de la his-
toria, irgui6ndose sobre las montoneras como el
hombre de la paz, como el que intent llegar al po-
der no por la t6cnica del golpe de Estado, sino por
los caminos anchos y mAs dificiles de la legalidad.
Pero se me escapa se esencia humana y no consigo
penetrar en su ser. Me siento disconforme. El
conocimiento no se compra: se adquiere con la
humildad y la discipline. Vamos a rastrearlo re-
montando el pasado, en indagaci6n de las influen-
cias familiares. Palpemos, si fuse possible, nervio
a nervio, lo que significa su pueblo y lo que fue-
ron sus padres. Tal vez por este m6todo consiga
entrar hondo, por debajo del caudillo en el hom-
bre hasta adquirir conciencia de sus relaciones.
Lo que importa es saber por qu6 se mueve, de don-
de vino y hacia d6nde va.
Porque uno consider ir por un camino y re-
sulta que no es cierto. Toda ruta es una manifes-
taci6n de lo cdlectivo a lo personal, un laberinto
de incitaciones y tendencies que hacen parte del
heredado caudal familiar, del medio, de la 6po-
ca y lo aparente manifestado.
ZA d6nde va el mozo desde su apariencia espi-
gada? Hay indicios que a su destino, a eso que
no es product de la suerte sino de la toma de con-
ciencia.







92 G. GONzkLEz Y CONTRERAS


Las preguntas que me saltan al encontrarme
frente al hombre, son las de a d6nde va y qud lo
mueve. Al surgir como brote nuevo en la fami-
lia, al irse acordando con su tiempo, veremos si
obra por hambre de riqueza, por sed de gloria o
apetito. Lo important no es a donde cre ir el
caudillo, sino a qu6 manifestaci6n de la concien-
cia obedece el hombre.
Volver6 al pasado, a ver y palpar, a oir y
aprender. Lo que se averigua es la sola t6cnica
plausible. Como el detective sigue las huellas,
analiza los rastros, se vale de la dactiloscopia, asi
el bi6grafo compulsa no solo documents pibli-
cos, sino la opinion del vecino, los recuerdos de los
contemporAneos, la memorial viva del pueblo; exa-
mina las an6cdotas y se empapa del ambiente.
Toda vida se somete al tiempo y a una breve o lar-
ga sinfonia de detalles. El conocimiento de una
vida se gana con el buc6o en el pasado, y no se
la adquiere de frente y de perfil, sino poco a poco,
estudiando y meditando.
Siguiendo la linea bifurcada, en indagaci6n de
los matices, demorandonos en lo anecd6tico, se aca-
ba atrapando las ideas generals y concluye uno
por desnudar la conciencia. Por ejemplo, hace se-
tenta aiios que Tegucigalpa era un pueblo de hu-
mo dormido. Recien se habia convertido en capi-
tal de la Rep6blica, y en el alba de las montone-
ras, el doctor Marco Aurelio Soto, el hombre de
las leyes, se aprestaba a darle estructura a la Na-
ci6n. Era una ciudad muy apacible, adormilada
entire la montafa, y su pueblo comenzaba a asu-
mir la posici6n levantisca. Tuvo antafo, bajo la
bella apostura del general Francisco Morazan,
piginas de limpio heroismo, que en su rescoldo
acabaron por volverse dulcedumbre. Rodeada es-
tA por espesos pinares y se empapa en una atmos-
fera mAs de leyenda que de tradici6n.







EL ULTIMO CAUDILLO


El que aspira el aroma de Tegucigalpa sabe de
la flor de Honduras. Tegucigalpa es dulce y As-
pera y es grato caminar por sus calls apacibles
que bafia una luz suave, como acabada de estre-
nar. Palabras y gritos saben a resonancia y des-
mesura en el desnudo temblor del aire. Dulce es
ver el Picacho y el cerro de Juana Lainez, y sen-
tirse no minero sino pastor. Pastor no de.gana-
dos sino de estrellas, en un desnudo clima de 6glo-
ga.
Por aquel entonces se guerreaba por ideologia,
no por dineros ni por servirle de escabel a una po-
litica de concesiones y tratados. Apenas la cultu-
ra estaba en inicio de lactancia y las rentas pii-
blicas, de un modo aproximado ascendian a
26o,ooo pesos anuales. En los corrillos se discu-
tia con calor, con apasionamiento y de cuando en
vez haciendo el signo de la Cruz, la supresi6n de
los diezmos, el extinguir de una plomada el
fuero eclesisstico y la forma en que se seculariza-
ban las funciones'piadosas y los cementerios.
Oyendo a prima hora las rechinantes carretas
de bueyes, en que se conducian frutos y granos,
en la calle inmediata al mercado de Los Dolores,
se abria el ancho zaguin y las claveteadas puer-
tas de una casona fresca, enjabelgada, mirando al
Este y haci6ndole Angulo a la calle que limita la
plaza por el sur. Este es el hogar, levantado so-
bre cimientos austeros, de la familiar Carias. El
padre, un mocet6n endrgico, de ojos cordiales y po-
blado bigotazo, por su pericia en las armas ha lle-
gado a general. Se nombra don Calixto, ama la
justicia antes que la political, es un morazanico de
convicciones y quiere que su tierra de seda de aire
y displiscencia de azul, sea una tierra enriqueci-
da por los cultivos, con grandes potreros de repas-
to, y que el principio de igualdad democritica, lo
sienta muy en lo hondo, por lo much que estA







94 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


cimentandolo con su sangre.
La madre, dofia Sara Andino, esti much mis
cerca de la Biblia que de los C6digos que se es-
tin promulgando. Es dulce, buena y reconcen-
trada. Sabe aliar lo tierno y lo en6rgico, y su ma-
no, pronta para el trabajo, estuvo siempre abierta
para la limosna. Junto a ella se siente un perfu-
me a lirios de los valles, y sus convecinos la saben
grata y hacendosa como la protagonista del Cantar
de los Cantares.
Don Calixto hubo hasta el moment dos hi-
jos en dofia Sara. El mayorazgo llevaba el
nombre del padre: Calixto, y Marcos, el segundo,
era un niflo que amaba sus temporadas en el cam-
po. Gentes de alma adentro, el padre prefiere los
actos a la contemplaci6n, no asi la madre, que es
una contempladora active. Gozan de estima y a.
su paso el aire florece de saludos.
Dona Sara visit poco las casas tegucigalpen-
ses; est6 gr&vida, y le gusta permanecer en los co-
rredores frescos, muy recogida en su limpieza y
honradez. Ejecuta y dirige las faenas del hogar
y halla deleite v orgullo en el patio que invade
los corredores con sus macetas. El patio es mitad
jardin, mitad huerta y desde el umbral la casona
acoge con perfume a plants en vias de floreci-
miento, y tambi6n a naranjos, limoneros y rosas.
Corre el 15 de marzo de 1876. Siente dofia Sa-
ra los primeros dolores de la gestaci6n y se re-
coge en su alcoba. Van y vienen pasos precipi-
tados y hacendosos. De pronto se oye el llanto
entrecortado de un nifio. En una jaula trina un
zinzontle y entire unos beiucos de madreselva aso-
ma el hocico puntiagudo de un perro.
Antafio, las muieres eran mrs recias, de ma-
yor fortaleza, y tenian menos remilgos que hoga-
fio. Don Calixto tenia ideas progresistas, pero la
madre era religiosa y uno y otro cristianos. Dos







EL OLTIMO CAUDILLO


dias mas tarde, ya dofia Sara estaba en pie. Ha-
bia ajetreo y bullicio y en un sofa muelle, en la
molicie de cojines bordados, le dan los ultimos to-
ques al faldellin blanco y a los lazos azules del ves-
tido bautismal del recien nacido.
El General Calixto Carias, muy erguido, y con
los ojos brillantes y plicidos lleva del brazo a su
esposa Dofia Sara. Los acompafia parte de la pa-
rentela y el comento de la flor de sus amistades.
Se dirigen paso a pasito a la Santa Iglesia Catedral,
en la que los cl6rigos inclinan la tonsura y se so-
meten al poder civil. Ahi, el cura parroco don
Yanuario Gir6n, murmura lentos y litirgicos la-
tines, pone la sal en los labios del nifio que, al
abrirlos, vuelve mis grandes sus ojos, y al de-
rramar sobre su cabeza las aguas del bautismo, lo
signa para siempre con el nomLp de Tiburcio.
Terminada la ceremonia, entire risas y enhe-
brar sabroso de paliques, el cortejo retorna a la ca-
sona colonial de los aledafios al mercado-de los Do-
lores, y hay ritmo y ancha placidez en la sabro-
sa rusticidad de charlas y comentarios.















Tiburcio


UN MOCITO de siete afios, triguefio, quizAs de-
masiado alto para su edad, a pie fire frente al
mercado de Los Dolores, observa maniobrar a los
carreteros, descargando frutos y cereales. Le
atraen los campesinos francos, atezados. Le gusta
oirlos hablar de sus cosechas y de sus labios le-
yendisticos oye cosas de la guerra, que le hacen
abrir los ojos, y mirar, entire curioso y con un de-
jo de melancolia, hacia los cerros que circundan
a Tegucigalpa. Se mezcla entire estas gentes de
enjuto cuerpo, desnudo el pie ligero, y por las Na-
vidades, entire los grupos reverenciosos de cuento;
o, mejor todavia, de frescura de villancico; de esos
ingenuos del padre Jos6 Trinidad Reyes, de quien
se cuentan cosas, y como polvo de oro, se guardian
sucedidos que salen a relucir en paliques de fa-
milia.
De boca de Don Calixto, el padre ensimisma-
do y de maneras lianas, a quien solo de tarde en
tarde mira en arreos militares, ha escuchado, en
lentas charlas de familiar, sucesos que aun no al-
canza a comprender. Se discute, con grave lenti-
tud, acerca del recien dictado C6digo de Instruc-
ci6n PNblica. Todos a una, con el coraz6n en
vuelco, asistieron al acto en que el Presidente So-
to devel6 la estatua ecuestre de bronce erigida a
Francisco Morazan, de quien Tiburcio oye haza-






98 G. GONZALEZ Y CONTRERAS


fias, tan suyas y no obstante tan fabulosas, que lo
conmueven much mas que las histories de Carlo-
magno y los caballeros de la Tabla Redonda.
Muy solicito de la mano del padre, y del ho-
gar en que camp6an costumbres humildes y aus-
teras, Tiburcio va calle arriba, rumbo a una escue-
lita primaria. Aprende alli el alfabeto, la ciencia
de hacer palotes, la cartilla y los secrets de la lec-
tura y escritura. Los nunmeros lo atraen como una
cosa misteriosa. Le gusta la geografia, porque lo
hace tomar contact con los asuntos de su tierra, y
se queda embebido, brillindole los ojos y tenso el
arco de la reflexi6n, en las lecciones de historic.
Despu6s de Morazin lo atrae la figure del Gene-
ral Jose Trinidad Cabafias, el de la barba flotan-
te, que al sol semejaba una cascada de las motas
de la flor de ceibo.
Luego, con el coraz6n en vilo y las imaginacio-
nes queri6ndosele desbocar, Tiburcio, espigado y
rApido, va calle arriba y calle abajo. Lo envuel-
ve un aire seco, sin olor ni alma; ese mismo ai-
re seco, sonoroso y colmado de ruidos, que en los
mediodias envuelve a Tegucigalpa, que se tuesta al
sol. Con la memorial pronta, oye al pasar que go-
bierna ahora el General Luis Bogrin, y que en
un viaje que hizo a la hacienda de Mongoy, a con-
ferenciar con los jefes de Guatemala y El Salva-
dor, el general Barrios y el doctor Zaldivar, los ne-
gocios ordinarios los despacharon los Secretarios de
Estado.
Tiburcio va creciendo a la par que la ciudad
y que el alma de su pueblo. Se le apilan los afios
de la infancia y de las aulas de la escuelita pA-
blica, pasa a los pupitres de la escuela de Mr. Whi-
te. Crece el jovenzuelo y va aprendiendo que la
virtud paga y que los vicios aprisionan mas du-
ramente que un cepo.
Mientras tanto ya pasa el tiempo del maqui-







EL tILTIMO CAUDILO


lishuat florid, que se viste todo de rosa, Es la
6poca de los chaparrones intermitentes, que a ve-
ces se desatan horas y horas, convirti6ndo las ca-
Iles en arroyuelos de lodo. A Tiburcio le gusta ju-
gar a la pelota en los corredores de su casona.
Ama a los grades Arboles y a los pijaros. Una
tarde que se entrega a su juego favorite, entire
largos gemidos del viento se desata un aguacero
tropical. Con voz suave, dofia Sara lo llam6 pa-
ra evitar que la brisa le hici6se daiio. El chicuelo
estaba tan embebido con sus pelotas, y le gusta-
ba tanto sentir sobre la frente las gruesas gotas de
lluvia, que no hizo caso y continue jugando. Don
Calixto, un tanto flemitico y con voz grave orde-
n6:
-Tiburcio, que te llama tu madre; ven, que
tu primera obligaci6n es la obediencia.
El nifio amaba sus pelotas y se sentia a gusto
en la lluvia. Mir6 al padre con extrafieza, un
poquitin molesto de que se le hablase en voz fuer-
te, y dandole un envi6n a la pelota, continue si-
lencioso, en la euforia del goce lidico.
El General, acostumbrado a que se le obedecie-
se con prontitud, resentido por el gesto rebelde, lo
tom6 del brazo y la palma de su mano abierta ca-
y6 tres o cuatro veces sobre los muslos del mo-
zuelo.
Reacccionando con tozudez, Tiburcio mir6 a
los ojos a su padre, y exclam6:
-Pues que me moje"...
Y echando a correr, corredor afuera, no par6
hasta colocarse en lo mis espeso de la lluvia.
Los dias se convierten en semanas y las sema-
nas en meses. Se habla de la guerra motivada por
la proclamaci6n de la Unidad Centroamericana.
Relampaguea la espada de Justo Rufino Barrios y
su caida en los campos de Chalchuapa fu6 como el
derribar de una ceiba. Se hace comento, en los







G. GONZALEZ Y CONTRBEAS


corrillos, de los descalabros sufridos por las expe-
diciones del "Dorian" y el "Ciudad de Mexico",
barcos que arm6 en los Estados Unidos el ex-Pre-
sidente Soto. Se encarga interinamente del Poder
Ejecutivo el general Ponciano Leiva y Tiburcio se
exalta con las noticias de que hay emigrados que
han invadido el pais por el rumbo de Nicaragua.
Pone el oido atento a las noticias de la guerra.
Oye, en azoro y pavor, que han caido press los je-
fes y que los conducen a Tegucigalpa. Un dia los
vi6 pasar entire un piquete de soldados. En la es-
cuela de Mr White se hila delgado el comento de
que los r6os fueron pasados por las armas a las
ocho de la mafiana. Hace Tiburcio su aprendi-
zaje en las ciencias y es un alumno de inteligen-
cia despejada.
Nada esplende en su casa a no ser la honradez.
Los iinicos fastos de la familiar son la reputaci6n
intachable, la brega cotidiana con el trabajo y el
orgullo de saberse prolongando a varias generacio-
nes de hombres fuertes. El cr6dito de dofia Sara
es la bondad y el General Calixto Carias tiene la
hidalguia como divisa heraldica.
Afuera, se discute apasionadamente, sobre to-
do por los mozos veinteafieros, el manifiesto "Mis
-Ideas" que acaba de lanzar don C61eo Arias. Los
Animos se encrespan y el General Bogrin se apres-
ta para la reelecci6n. En el interior de la casa pa-
terna la alegria es reconfortante. Reina un per-
fecto silencio de siesta, en el que se entremezclan
zumbidos de moscas, silbar de pAjaros y de vez en
cuando distantes galopes de potros.
Hay escas6z y en los animos desgana. Otra
vez se comentan los alzamientos. En esta oca-
si6n el montonero nimero uno es el General Lon-
gino SAnchez, al que baten y capturan en San An-
tonio de Oriente. La rebeli6n ha sido debelada
por el concurso del Dr. Policarpo Bonilla y de sus




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs