• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Content
 El primer trabajo que publico...
 Expediente de los estudios hechos...
 Expediente de la carrera liter...
 Expediente relativo al nombramiento...
 Informacion sobre la Estrella...
 Letra de Manuel Sanguily
 Letra de la delegation de la republique...
 Bibliografia de Sanguily
 Memoria






Group Title: Manuel Sanguily, adalid, tribuno y pensador
Title: Manuel Sanguily
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074025/00001
 Material Information
Title: Manuel Sanguily adalid, tribuno y pensador;
Physical Description: 127 p. : illus. (facsims.) port. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Carbonell, José Manuel, 1880-1968
Academia nacional de artes y letras (Cuba)
Publisher: Imprenta "El Siglo XX"
Place of Publication: Habana
Publication Date: 1925
 Subjects
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
festschrift   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Bibliografia de Sanguily": p. 108-110.
Statement of Responsibility: discurso pronunciado por el presidente de la Academia, Jose Manuel Carbonell, en la sesion solemne celebrada en el teatro nacional la noche del 20 de noviembre de 1925, para inaugurar el curso academico de 1925-26 y honrar la memoria de Manuel Sanguily. Memoria del curso academico de 1924- 1925, por el secretario de la Academia, Dr. Ramon A. Catala.
General Note: At head of title: Academia nacional de artes y letras.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074025
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000140270
oclc - 23200641
notis - AAQ6402

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover 1
        Page 1
    Title Page
        Page 2
    Frontispiece
        Page 3
        Page 4
    Content
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    El primer trabajo que publico Sanguily
        Page 57
        Page 58
    Expediente de los estudios hechos por D.Manuel Sanguily y Garritte
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
    Expediente de la carrera literaria
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
    Expediente relativo al nombramiento y toma de posesion del catedratico de "retorico y poetica" sor. Manuel Sanguily y Garritte
        Page 96
        Page 97
    Informacion sobre la Estrella Solitaria
        Page 98
        Page 99
    Letra de Manuel Sanguily
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
    Letra de la delegation de la republique de Cuba
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    Bibliografia de Sanguily
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    Memoria
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
Full Text

..j..: C


AC1 U NAIO4A J:;-


ARTES Y LETRAS


ADALID, TRIBUNE Y PENSADOR

DISCURSO PRONUNCIADO FOR EL
PRESIDENT DE LA ACADEMIA

JOSE MANUEL CARBONELL,
EN LA SESSION SOLEMNE CELEBRADA
EN EL TEATRO NATIONAL LA NOCHE
DEL 20 DE NOVIEMBRE DE 1925, PARA
INAUGURAR EL CURSO ACADEMIC
SDE 1925-26 Y HONRAR LA MEMORIAL
DE MANUEL SANGUILY.

NI


MEMORIAL
DEL CURSO ACADEMIC DE 1924-1925
POR EL SECRETARIO DE LA ACADEMIA
DR. RAMON A. CATALA








HABANA
IMPRXXTA "BL IGU) XX"
2=.. D*L uAfL, 27


, :: '..




0^644

3^.-:^


u^^* -"


'i:~iI~d~n~U Sa~rm~n~in~v










ACADEMIA NATIONAL DE ARTES Y LETRAS









MaInu Sanguniy


ADALID, TRIBUNE Y PENSADOR

DISCURSO PRONUNCIADO FOR EL
PRESIDENT DE LA ACADEMIA,

JOSE MANUEL CARBONELL,
., .Z 3 3,/
EN LA SESSION SOLEMNE CELEBRADA
EN EL TEATRO NATIONAL LA NOCHE
DEL 20 DE NOVIEMBRE DE 1925, PARA
INAUGURAL EL CURSO ACADEMIC
DE 1925-26 Y HONRAR LA MEMORIAL
DE MANUEL SANGUILY.





MEMORIAL
DEL CURSO ACADEMIC DE 1924-1925
POR EL SECRETARIO DE LA ACADEMIA
DR. RAMON A. CATALA








HABANA
IMPR NTA "XL SIGLO XX"
aIP. DL BIASIL, 27
19s2















































*I
\


Retrato de Manuel Sanguily
con su firma aut6grafa.


F.

II ~6~c~:


CqYL
Ir































































Fachada de la casa calle de Obrapia No. 77, en la Habana, donde naeij
Manuel Sanguily y Garritte, el dia 26 de marzo de 1848.



















MANUEL SANGUILY, ADALID,
TRIBUNE Y PENSADOR


DIscuso PRONUNCIADO POB EL PRESIDENT DE LA ACADEMIA
NAcIONAL DE ARTES Y LETBAS Josi MANUEL CAOBONELL, EN
LA SESI6N SOLEMNE QUE PARA INAUGURAL LOS TRABAJOS DEL
CUBSO ACADEMIC 1925-1926, Y HONRAR LA MEMORIAL DE MA-
NUEL SANGUILY, SE CELEBR6 EN EL TEATRO NATIONAL LA
NOCHE DEL 20 DE NOVIEMBRE DE 1925.

Sefor Presidente de la Repfiblica:
Seiores Academicos:
Seforas y Sefiores:

Emios andado una jornada mas, sin desalientos ni
vacilaciones, y, tras breve receso, volvemos a jun-
tarnos, Ilenos de fe en los destinos de la patria, con
un reflorecimiento de alegrias en el coraz6n.
No deliramos, ni acaricia nuestro pensamiento un optimis-
mo oportunista o afectado. Pensamos lib6rrimamente, y juz-
gamos las cosas de nuestro pais con criterio eelbetico, sin espi,
ritu de banderia ni aeomodamiento de sectario.
La Academia se enorgullece de no haber confundido jamfs
los colors de la bandera national con los del regimen politico
imperante. S61o rendimos culto a la verdad y a la belleza: no
tenemos palabra de que arrepentirnos ni silencio de que sonro-
jarnos. Bajo el techo de nuestra casa proclamamos el bien, y
enarbolamos la insignia de la libertad y el dereeho, como em-
blema de fe y mandamiento de sabiduria.












La presencia del Jefe del Estado en este acto ros regoci-
ja y estimula, porque en 61 vemos la encarnaci6n de una auro-
ra de honor y de trabajo. Mis que su jerarquia, nos- impone
su alteza moral, el program de prop6sitos que esti desenvol-
viendo en la acci6n.
Esta noche, como tantas ocasiones, en contradicci6n 16gica,
celebramos, conjuntamente, la fiesta de la vida y la de la muer-
te: inaugura la Corporaci6n la apertura del curso 1925-1926
y, al propio tiempo, rinde fervido tribute de carifio y admira-
ci6n sin tasa, a uno de los espiritus mis altos y de los enten-
dimientos mis claros de nuestra tierra, a Manuel Sanguily, para
hablar del cual, como dijo Ruben Dario refiriendose a Marti,
necesitariase su propia lengua, su 6rgano prodigioso, lleno de
innumerables registros, sus potentes coros verbales, sus trompas
de oro, sus cuerdas quejosas, sus oboes sollozantes, sus flautas,
sus timpanos, sus liras, sus sistros.
A falta de esas cualidades, atributos de su elocuencia sobe-
rana, tengo, para evocar su memorial, titulos de compenetraci6n
intima, la seguridad de que supe comprenderle y amarle desin-
teresadamente, sin sumisiones ni desdoblamientos que empafian
la propia personalidad, sino por inclinaciones naturales del
espiritu que a modo de riachuelo tributario desembocaba en su
cauce y mezelaba sus aguas en el limpio cristal de su corriente.
El 23 de enero de 1925, para siempre memorable en nuestro
recuerdo, sin que anunciaran los astr6nomos el pavoroso eclip-
se ni el ritmo de los astros detuviera su march, se apag6 su
existencia en la maravillosa rotativa del tiempo.
La Academia Nacional de Artes y Letras, como no podia me-
nos de ser, acord6, en sesi6n ordinaria de febrero filtimo, hon-
rar al pulero y valiente caballero del pensamiento y de la es-
pada, venido al mundo, entire las negruras de la Colonia, en un
dia de inefables ilusiones, con el alma plena de ensuefios y la men-
te erizada de rayos, como misionero y paladin de los anhelos dis-
putados, mis de media centuria, por los reclutas insurrectos a los
veterans de Castilla.
Toda Cuba estuvo arrodillada y compungida, o debi6 estarlo
al menos, junto al lecho donde se debatia con la Guadafiera













triunfadora, el sobresaliente alumno de El Salvador, expedicio-
nario de la Galvanic, tribune de la manigua, soldado de Palo
Seco, y mantenedor temerario de la rebeldia preterita durante A
period de paz que inicia el Zanj6n, interrumpen las sublevacio-
nes del setenta y nueve, y las desdichadas intentonas de Agiiero,
SAnchez y Bonachea y terminal con el pronunciamiento en Ibarra
y Oriente de los conjurados de Marti.
Naci6 Manuel Sanguily en la Habana, Obrapia 77, el 26 de
marzo de 1848. (1) Fueron sus padres la sefiora Maria Garritte,


(1) Monscior Francisco Abascal y Venero. Prelado Dom4stico de S. S.
Ledo. en la Faeultad de Sagrada Teologia y Cura Pirroco de la Iglesia
de T6rmino del Santo Angel Custodio de la ciudad, provincial y Archi-
di6eesis de la Habana.
Certifico: que en el Libro 20 de Bautismos de Blancos, al folio doce
y con el niimero veintiocho, se halla la siguiente Partida:
"En cumplimiento de IQ dispuesto por el Illmo. Sor. Provisor y
Vicario Gral de este Obispado en su decreto de este dia reeaido
a instecia de D. Manuel Antonio Sanguily, se me manda former
en este libro, por ser el corriente de bautismos de Espafioles la
partida siguiente=En el mes de Mayo de mil ochocientos cuarenta
y ocho afios, naci6 y fu6 bautizado en esta Iglesia del Santo Angel
Custodio D. Manuel Antonio como hijo de D. Julian Sanguily y
de De Maria Garritte, siendo sus abuelos paternos D. Francisco y
D Clara Perez y los maternos D. TomAs y D Catalina Romey y
Padrinos digo, Padrino D. Manuel Pizarro, lo que anoto para cons-
taneia y en virtud de lo mandado. Habana a ocho de Mayo de
mil ochocientos sesenta y tres. Juan Galian." Hay una rfibrica.

Coneuerda con su original Habana seis de Noviembre de mil novecientos
veinticineo. Lcdo. Franco. Abascal.

Los numerosos documents que he revisado, me permiten asegurar que
Sanguily naei6 el 26 de marzo, y no en mayo como dice la partida bau-
tismal precedent. En un original de puflo y letra del padre de Manuel
Sanguily, eonsta lo siguiente: Mi hijo Manuel Antonio nacid el domingo
de cuaresma, 26 de marzo de' 1843, a las cuatro de la tarde, en la calle
de Obrapta 77. Fub bautisado el jueves 27 de abril del mismo ailo a
las 15 del dia en la iglesia de Monserrate por el Padre Francisco Jeorge
Llopie. Furon sus padrinos doia Carmen Teresa y Don Manuel Ju.;o
Pisarro y Morej6n.













de nacionalidad inglesa, y don Julio Sanguily, oriundo de fran-
ceses, y native de esta capital (1).
Nifio aun, qued6 hu6rfano de los cuidados paternales, ha-
ci6ndose cargo de su educaci6n y potestad, su padrino Manuel
Pizarro y Morej6n, arist6erata, monarquico, muy espafiol, con el
cual rompi6 a poco, porque sus ideas, sentimientos, inclinaeiones
y hibitos pugnaban con los suyos. (2)
Recordando aquel su primer gesto de rebeldia, al contender
con el general MAximo G6mez sobre los revolueionarios de la
vispera, y los que llegaron despues, afirmaba Sanguily que ya
en 1864, siendo un nifo, se vi6 sin techo ni amparo, echado i
la calle por causa o con pretexto de sus ideas liberals y sepa-
ratistas que nadie en particular habia venido a ensefiarle o a
despertar en 61, que nacieron en su inimo como contradicci6O
poderosa respect al medio en que se form y a los principios
nacionalistas y monarquicos de las personas siempre para 61 tier-
namente respetables que lo criaron. (3)
En El Salvador, el colegio fundado por Luz Caballero, se

(1) Su abuelo paterno era frane&s, natural de Pau, y de apellido
Saint-Guily. Por 1808, cuando la persecuci6n a los franceses, castella-
niz6 el apellido, convirti6ndolo en Sanguily. Muri6 en una finea suya,
por la Catalina de Giiines, en 1814. Su padre muri6 en 1850, en el Ce-
rro. Su madre nacida en Manchester, muri6 en 1854, en Neptuno esquina
a Consulado. Fueron cuatro hermanos: Guillermo, que cre6 familiar en
Australia y allA muri6; Julio, Mayor General del Ej6rcito Libertador, mu-
ri6 en la Habana, Amistad 13, el 23 de marzo de 1906; Manuel, y uns
hembra, que falleei6 pequefia.
El primer trabajo que escribi6, y se lo premiaron en el colegio de Don
Pepe, se extravi6. El segundo fua una composici6n sobre Filosofia, tambi6n
para el colegio El Salvador, que corri6 la misma suerte.
Lo primero que public fu6 una necrologia en El Sigio, a la mnerte
de su eondiscipulo Jos6 Manuel Ponee.
Nunea publie6 versos; s6lo una vez los hizo. Su estrofa predileeta era
la octava real.
(Noticias dadas por el propio Sanguily al sefor Francisco de Paula
Coronado, Director de la Biblioteca Nacional, y que debo a su cortesia.)
(2) Hojas Literarias, Habana, marzo 31, 1893, p. 26.
(3) Hojas Literarias. Juicios Hist6ricos, Habana, septiembre 30,
1893, p. 140.













educ6. Discipulo predilecto del gran maestro y escultor de
almas, que lo llamaba el Manuel de los Manueles, bebi6 en sus
labios inspiraciones y doctrinas que fueron la clave de su ca-
rheter, la brijula que sefial6, seguramente, en los horizontes de
su vida, una line recta desde la cuna hasta el sepulcro.
El nifio fu6 espigindose, y ya en los umbrales de la adoles-
cencia, cultivado su entendimiento en las obras de c6lebres au-
tores, que leia con fecundo provecho, fue elevado a la categoria
de professor, y di6 classes de gramitica y literature en el plantel
de su inolvidable maestro, dirigido, entonces, por su esclarecido
sucesor don Jos6 Maria Zayas.
En el Instituto de la Habana (12 de julio de 1864) se gradu6
Bachiller en Artes, mereciendo la calificaci6n de Sobresaliente.
En nuestra Universidad aprob6 tres ailos de Derecho, y curs6 el
cuarto, que no aprob6 por haber dejado de pagar el segundo pla-
zo de la matricula, a causa de los sucesos de octubre del 68 (1).
El Salvador, como su, nombre simb6lico y adecuado confir-
ma, fu6 escuela de ciudadania, ctedra de gobierno, manantial
de saludables ensenanzas, yunque donde se forjaron, al calor
de santos evangelios, los espiritus de aquellos adalides que, al
resplandor de lameante gloria, trocaron los bfrtulos universi-
tarios por los equipos marciales, montaron sus cabalgaduras, y
tremolando la ensefia luminosa del ideal, elaborado entire ti-
nieblas, dieron la espalda a la ciudad abyeeta y, en sierras y
hondonadas, retaron las desventuras del present, para colorear
de sangre la aurora del porvenir.
Cuando la posteridad, a distancia de los acontecimientos, es-

(1) DIRECCI6N DE ADMINISTRACI6N LOCAL
Beccion de Gracda y Justicia.
El Exemo. Sr. Gobernador Superior civil se ha servido autorizar al
Br. D. Manuel Sangaily y Garrite [sac] para dar classes de segunda ense-
fanza en colegios privados y en lo dom6stico con validez acad6mica.
Lo que de 6rden del Ilmo. Sr. Director se public en la Gaceta official
para general conocimiento.
Habana 8 de Octubre de 1868.-El Jefe de la Seccion, Jos6 Francisco
Mantilla.
(Gaceta de la Habana, 10 octubre 1868.)













eriba, con tinta de sincera justicia, la historic de la d&cada pre-
paratoria, erigira un monument, que se confunda con las nu-
bes, a los precursores inmortales, dandole de pedestal el que ama-
saron con sus esfuerzos y bendijeron con sus predicas, los pre-
ceptores de El Salvador.
De aquel temple, donde oficiaron bajo la inspiraci6n de su
mentor pristine, Pifieyro, Angulo Heredia, Benigno Galvez, y
tantos otros, sali6 Manuel Sanguily, escondido como un fugitive,
un dia de enero de 1869, en el vapor Columbus, rumbo al destie-
rro, para volver a los tres dias en una goleta, sin jefe, sin expe-
riencia, desarmado, entire crueeros espafioles, como expediciona-
rio de la Galvanic, dulee nombre, que segin su grifica y dolorosa
expresi6n, en noche inolvidable, resonaba en sus oidos como un
canto sollozante del destierro, y que ahora repercute en los mios
como un double funeral que toca a muerte en la torre desolada
del coraz6n.
En la Galvanic, salvado milagrosamente con nueve compafie-
ros, lleg6 a tierra camagiieyana, en son de guerra, el mozo fino
y romAntico de las aulas dichosas que sofiaba, entire temas de
filosofia y leeeciones de ret6rica, con rimar, a hierro y fuego, en
los maniguales heroicos, el poema legendario de los aceros y de
los clarines! (1)

(1) La segunda expedici6n de la Galvanic, despues de haber dejado en
tierra en Cayo Romano a Manuel Sanguily, y a nueve expedicionarios mAs,
fu6 apresada por el Conde de Venadito. El 27 de enero de 1869 ingresaban
en la Cabaia, a consecuencia de este heeho, los prisioneros Jos6 Varela
Jado, TomAs Gener, Anibal Agiiero, Jos6 Rodriguez SAnchez, Jos6 Manuel
Pasenal y Argilelles, Alberto Agiiero, Carlos Callejas y Armenteros, Jos6
Eligio P6rez, Gregorio Gonzalez, Ricardo Horta, Juan B. Juanicot, An-
tonio Guichard, Joaquin Melville, Miguel Vidal, Ignacio Martinez, Liborio
Delgado, Andr6s Arango, Angel Valladares, Jos6 Guiteras y' Jos6 Zamora,
que falleci6 en un hospital. Los demAs fueron condenados unos a pre-
sidio por el Tribunal de Marina, y otros a trabajos forzados en el arsenal
de la Carraca. Salieron de la Habana en mayo de 1869, conducidos a su
destino por la fragata Carmen.
"Eramos treinta y tres los expedicionarios de la goleta Galvanic,-dice
Sanguiiy--que mandaba un pardo ingl6s, y tripulaban unos seis mariners
negros, de Nassau, lugar de donde salimos una madrugada, que no puedo
ahora precisar, de enero de 1869.














Desde su llegada al campo revolucionario desempefi6 arduas
comisiones y contribuy6 con los representantes del Centro y
de las Villas a unificar el espiritu de la revoluci6n, sobre bases
democriticas, contrarrestando las orientaciones centralizadoras
del caudillo de Yara, desvanecidas por el voto de la Asamblea de
Guaimaro, cuna de nuestra primera Constituci6n y madre de la
Repiblica. En Guiimaro, terminada la ceremonia official en que
fueron investidos: C&spedes, Presidente, y Manuel de Quesada,

La vispera del dia en que deblamos desembarcar, anclamos durante la
noche en Cayo Lobos, donde en un bote bajamos, Varela Jado y yo, exte-
nuados por el mareo.
Al otro dia estibamos, como a las seis de la mariana, frente a Cayo
Romano. Aquel bote era el mnico de que disponiamos. Se ech6 al agua,
y a mAs de los remeros, ocuparon un puesto en 61 nueve expedicionarios.
Yaltaba uno, y mis compafieros en raz6n aQl estado de debilidad en que me
habia puesto el mareo, instaron porque lo ocupara yo, y al fin, con much
trabajo, hube de ceder a sus ruegos, dejando a bordo la escasa ropa con
que contaba; porque nadie 4dudaba de que en un par de horas .a lo sumo
el bote desembarcaria felizmente a todos los expedicionarios, haciendo tres,
o cuando mAs euatro viajes al cayo que estaba muy cercano.
En esta persuasi6n nos separamos de la goleta los diez primeros. Al
volver al bote, cuando ya estaba junto a aqu6lla, los que habiamos quedado
en tierra, vimos que lo izaban y que, minutes despuds, la goleta, tendiendo
sus velas, se echaba mar afuera, rumbo al noroeste. En lontananza, al
opuesto extreme, divisamos un buque: era el Conde de Venadito, que daba
caza a la goleta. En vez de encallarla y tomar tierra, el capitin se hizo
a la mar, empefiado en escapar salvando su embarcaci6n; pero todo fu6 in-
ftiL Cafioneada aqu611a, tuvo que rendirse como a mediodia, siendo re-
moleada hasta Nuevitas por el vapor apresador. Mientras tanto, nosotros
ignorantes de esas peripecias y esperando de un moment a otro la reapa-
rici6n de nuestros compafieros, rondabamos por la playa desierta, sin saber
siquiera qu6 resoluci6n tomariamos, hasta que, a las tres de la tarde, tro-
pezamos eon un individuo, empleado en la finca, que nos llev6 a la casa
de vivienda.
Al otro dia, en una canoa, salimos para Cuba Uegando por la tarde a
Guanaja, donde ingres6 de soldado en una compafiia de infanteria, la ma-
yor parte compuesta de esclavos de los alrededores, al mando de un cam-
pesino, capitfn Mestril, que estaba a las 6rdenes del capitan Miguel Luis
Aguilera.''
(Hombres del 68.-Bafael Morales y Gonedlez, por Vidal Morales y
Morales, p. 103, nota de Manuel Sanguily.












General en Jefe, pronunci6 Sanguily, ocasionalmente, su primer
diseurso politico, a instancias del general Agramonte que, obser-
vado por 61 del olvido en que incurrieron los que habian usado de
la palabra, respect a los hombres de color, lo plant sobre la si-
ila que servia de tribune pidiEndole que subsaiara el error (1).
Acompaf6 a Honorato del Castillo a Sancti Spiritus con el
fin de preeipitar el pronunciamiento de Manicaragua, y como
Ayudante de Ignacio Agramonte (2) concurri6 ai ataque de
Puerto Principe, la mafiana del 19 de julio de 1869.
Su significaci6n revolueionaria fu6 mfiltiple y superior a las
promesas de su juventud. Secretario de Quesada, en los prime-
ros moments, renuncia a poco el honorifico empleo porque su
devoci6n a la justicia no se compagina con el character impera-
tivo y duro del soldado de Tunas.
Engros6 las filas insurrectas como simple soldado y lleg6, por
m6ritos, a coronel (3). Vicente Garcia lo design para pactar
la capitulaci6n de Tunas, rendida por sus armas. En julio del
69 fu6 electo diputado por Occidente a la CAmara de Repre-
sentantes, cargo que renunci6; mis adelante, en 1876, vuelto a
elegir, lo desempefi6 seis meses (4). Fue herido de bala en
la cadera en el asalto de la Torre Optica de Col6n, el 20 le
febrero de 1871. Con el seud6nimo de Otto, colabor6 en La
Estrella Solitaria (5). Y a la muerte del Inglesito, redact6 la
carta de p6same, dirigida por sus camaradas y admiradores, a
su desolada viuda.

(1) La primer vez que Sanguily habl6 en pdblico fu6 en el Liceo
de la Habana, en una de sus llamadas Tertulias Dominicales; la segunds'
en El Salvador, en visperas de marchar al destierro.
(2) Hojas Literarias, Habana, agosto 31, 1893, p. 27.
(3) En el mes de marzo la Cimara de Representantes, a propuesta del
Ejeeutivo, tuvo "a bien premier los servicios de la Ttes. Corles. Manuel
Sanguily y Enrique L. de Mola, ascendiendolos al grado inmediato".
La Estrella Solitaria, Camagiey, abril 1 de 1876.
(4) Ms. de Manuel Sanguily; apuntes de su vida. V. Ap6ndice No. 5.
(5) TBABAJOS DE MANUEL SANGUILY EN "LA ESTRELLA SOLITARIA"
Camagiiey, 1875-76.
1.-Los Exterminadores. (1 de abril de 1875.)
2.-La Repablica eubana. (10 abril 1875.)












Seguirlo paso a paso en su actuaci6n durante la guerra lar-
ga, es punto menos que impossible en las limitadas dimensions
de un panegirico. Pero puede decirse, sin paralogismo, que
particip6 en los hechos, civiles y militares, mis culminantes de
la insurrecci6n, de lo que se jactaba y envanecia, recordan-
do que junto al general Mbximo G6mez, rodilla con rodilla,
habia asistido a la carga fulminante de Palo Seco, combatido a
sus mismas 6rdenes en la Sacra, Naranjo, Guisimas y Rio Gran-
de, a la vez que el destiny le depar6 la suerte de mandar las ac-
ciones del Paraguay, Najasa, Los Peralejos, San Emilio y Minas.
Horribles fueron los padecimientos que sufri6 en las estri-
baciones de la Maestra, victim de la miseria mis espantosa,
sin asistentes ni medicine, escuilido, medio desnudo, moribun-
do, sin ver mis caras humans que las de tres negros infitiles
que de cuando en cuando le l1evaban races de boniato, mientras
alrededor su hermano, invilido y casi preag6nico, pdlido y del-
gado como un li~io, se apagaba paulatinamente, horrorizados
ambos por la macabre agonia del ilustre Rafael Morales, sen-
tenciados a mirar a cuatro pasos, como en una vision de pesa-
dilla, su rancho vacio y el camastro de retorcidos cujes en que
habia expirado entire liigubres ronquidos y convulsiones dan-
tescas (1).
Y aflos despu6s (1875), en La Crimea, el dia en que fu4
hecho prisionero Antonio Luaces por la guerrilla de Los Doce
Ap6stoles, se vi6 caido al suelo, boca arriba, enredado el rifle
entire las piernas, donde un soldado de caballeria lo fusil6 dis-

3.-Por ladr6n, incendiario y asesino. (15 agosto 1875.)
4.-La victim ilustre. (15 abril 1876.)
5.-Elementos heterog6neos. (11 mayo 1876.)
6.-Los Miserables de la Manigua. (1 julio 1876.)
7.-El que a hierro mata, a hierro mere. (1 septiembre 1876.)
8.-Tienen ojos, y no ven. (10 cGtubre 1876.)
Todos estos trabajos los firm6 con el seud6nimo Otto.
En noviembre 26 de 1876 escribi6 y frm6 con otros patriots la carta
de p1same a la viuda del Brigadier Reeve. Esta carta se public en La
Verdad, de New York, el 10 de febrero de 1877.
(1) Hojas Literarias, el General Mdximo G6mez y la Bevoluci6n, Ha-
bana, mayo 31, 1894, p. 560 al 562.












parindole su carabina a una cuarta de distancia de la sien (1),
escapando providencialmente, entire barrancos y arroyos, despues
de haber protegido, con el angelico Viamonte, la retirada del
brigadier Reeve.
En enero 23 de 1877, por singular coincidencia un dia igual al
de su muerte, desorientada la guerra por discordias intestines,
desunida la emigraci6n, por id6nticas causes, fue comisionado, sin
previa consult, para salir al extranjero como secretario de su
hermano el mayor general Julio Sanguily. Desde la costa sur,
en el bote preparado de antemano, con viento propicio y mar
serena, legaron a Rio Bueno, isla de Jamaica, contemplando
todavia entire las brumas distantes, el Pico Turquino y la
Sierra Maestra, y dias despu6s a Kingston, donde su verbo vi-
br6 relampagueante, demandando esfuerzos supremos que rea-
lizaran el milagro de impedir el derrumbe de los ideales pro-
clamados en la Demajagua y bautizados con sangre en las
margenes del Yara.
De Jamaica pasaron los comisionados a New York, donde,
despues de entrevistarse con la Junta Revolucionaria, hablaron
a los emigrados del norte y del sur, sin que, en definitive, lo-
graran soluciones favorables, sorprendiendoles el pacto malha-
dado en su ruta dolorosa por los desiertos del patriotism
veneido.
Concluida la guerra, plegada la bandera, embarc6, en sep-
tiembre de 1878, para Espafia, con el prop6sito de examiner en
la Universidad Central de Madrid las asignaturas que le fal-
taban para graduarse de Licenciado en Derecho Civil y Ca-
n6nico.
En la capital espaiiola entabl6 relaciones con intelectuales
de la 6poca, y fu6 amigo de Pi y Margall, Benot, Men6ndez
Pelayo, Salmer6n, Labra. Conoci6 a Zorrilla, y de sus labios
de recitador insigne escueh6, sorprendido, el elogio autoadmi-
rativo del poeta, la noche en que le fu6 dado aplaudirlo en
una casa de hu6spedes situada en la Puerta del Sol (2).

(1) Loc. cit. p. 548.
(2) Hojas Literarias, Habana, marzo 31, 1893, p. 85 y 86.













Logrado el objetivo que lo 1lev6 a Espafia, traspuso la fron-
tera y, en julio del 79, sali6 del Havre para New York, rumbo a
la Habana, a donde lleg6 en octubre, a los diez afios, aproxima-
damente, de haberla abandonado persiguiendo una hermosa
aventura de redenci6n y gloria.
Dificilmente pudo acostumbrarse al medio en que la nece-
sidad le imponia desenvolverse. Le ahogaba el ambiente, don-
de el pan era crime, la fraternidad villania, el pensamiento
ludibrio, y el derecho letra muerta. Ni siquiera el titulo de
abogado ofreciale perspectives, porque, conseeuente con su con-
ducta, decidi6 no ejercer antes de prestar juramento de ley que
envolvia una protest de fidelidad a Espafia.
En los bufetes de Antonio GonzAlez de Mendoza y Emilio
Ferrer y Picabia, trabaj6 temporalmente, dedicindose, en de-
finitiva, al profesorado, y a las letras. Colabor6 en numerosas
publicaciones: entire otras, en El Triunfo, El Pais, la Revista
de Cuba (1), de Cortina, en la Cubana (2), de Varona, de la
eual fu6 corrector 'de pruebas, y redactor; en El Figaro y en
La Habana Elegante, donde apareci6, originariamente, su ca-
mafeo El crdneo agujereado, una filigrana del arte.

(1) Betista de Cuba.-Bibliografia de Sanguily .sobre Zola, en una velada
de la Revista de Cuba. XII, 68.
Los poetas y la poesia. XV, 161.
Los earibes de las islas. XVI, 97-233.
(2) Bevista Cubana.--Crist6bal Col6n y los earibes. I y II.
Jos6 de la Luz Caballero. I, 524.
Jos6 de la Luz Caballero y su bi6grafo. (Jos6 I. Rodriguez.) (Co-
rrespondencia)... II, 385.
Los oradores de Cuba. III y IV.
Elementos caracteristicos de la political en Cuba. V, 114.
"Heregias" de P. Gener. VI, 232.
Otro libro de Bobadilla. VIII, 43-136.
Notas eolombinas. VIII, 193.
Un insurreeto eubano en la Corte de Espafa (Dr. Antonio Zambra-
na). VIII, 385.
Blaneo Herrero y Bodriguez Ferrer. Dos libros sobre el regimen co-
lonial de Espafa. IX, 481.
La autonomia de Cuba. La lueha political en Cuba. Los unos y los
otros, por F. A. Conte. X, 5.












La carencia de medios econ6micos no abati6 su Animo ni me-
noscab6 su reeiedumbre. Breg6 sin descorazonamiento, predi-
cando doetrinas y ejemplos, envuelto en la bandera de contumaz
filibuster. Los libros eran los mejores amigos y confidentes de
su espiritu, que, en el studio y la perseverancia, forjaron al
hombre eneiclopedia que en el andar de los arios verti6 a rau-
dales los tesoros de su ingenio.
La pobreza y el dolor fortalecieron el coraz6n de Sanguily.
Otros lucharon entire aplausos y besos, entire ternuras paterna-
les y sonrisas femeninas: 61 se labr6 a si mismo entire sombras
y penurias, y le sobraron alas para desafiar la tempestad.
En 1887, reinvitado por los j6venes del Circulo de la Juven-
tud Liberal de Matanzas, habl6 en la velada conmemorativa del
fusilamiento de los estudiantes de medicine. La magistral y va-
liente oraci6n fu6 interrumpida por las autoridades y continuada,
en plena plaza piblica, en medio de la imprudencia arrebatada
de los cubanos y de la c6lera temerosa de los espafioles.
Jamas se habia hablado en Cuba, en las barbas del tirano,
como habl6 61 en la memo-rable ocasi6n. Describiendo el crime
con colors que parecian robados al inferno, aludi6 a la capital
aterrada y c6mplice que debiera erigir a sus expenses el mauso-
leo de las victinas, a modo de column infame que perpetua-
ra en minmol negro su arrepentimiento sincere por aquella fu-
nesta cobardia, a la vez que recordara a las futures generacio-
nes que un dia aciago, en un gran emporio cawercial, bajo las
banderas consulares de todas las naciones civilizadas, entire dos-
cientos mil, wUds de doscientos mil habitantes, no hubo hombres
que supieran morir por la justicia y por la honra... no hubo


Dualismo moral y politico en Cuba. X, 193.
Noticia bibliogrifica del t. IV de la Historia de las ideas est6ticas
por M. Menendez y Pelayo. X, 378.
Sn libro sobre Luz. Noticia de Varona. XII, 193.
Impresiones y extractos. Edmond Bcherer par Octave Greard. XII, 454.
La situaci6n, sus causes y sus remedies. XIII, 344.
lI libro de Piieyro sobre Quintana. XIV, 451.
"Hojas literarias". XVII, 373.














m&s que bestias enfurecidas revolc6ndose en la sangre... y
espectadores miserable! (1)
Tres afios despubs disert6 en San Antonio de los Bafios y en
Guanabacoa sobre Heredia, y uno mis tarde, en Santa Clara, so-
bre La situaci6n, sus causas y sus remedies, consagrando su fa-
ma de orador en que se compendiaba la elocuencia, sin los
desvios, del tribune francs del 89, y la arrogancia impasible
de Verniaugd.
En 1892, invitado por Jos6 Silverio Jorrin, pronunci6 en La
Caridad del Cerro su conferencia sobre el descubrimiento, en
ocasi6n de celebrarse el cuarto centenerio de la fabulosa em-
presa levada a cabo por Crist6bal Col6n.
Un simbolo, un rapsoda, el mas fervoroso rapsoda del poema
de la manigua, fu6 Manuel Sanguily. En vano quisieron atraer-
lo a sus filas los directors del Partido Autonomista que por la
evoluci6n aspiraban a imponer soluciones adecuadas a la me-
tr6poli sorda y testaruda, frente a la cual, irgui6ndose contra
el componte, aconsej6 a sus compatriotas que antes de consentir


(1) "Aquel fu6 un moment inico; fue aquella una hora horrible y
tristisima: una ciudad enter, una ciudad muy grande y populosa, permane-
ci6 muda, se mantuvo quiet, y en tanto un pufiado de hombres pudo regoci-
jarse en la matanza... Culpable fu6 la ciudad, abyecta y ruin en frente
de aquel mont6n de foragidosl... Ella debiera erigir A sus expenses el
mausoleo de las victims, A modo de colunma infame que perpetuara en
marmol negro sn arrepentimiento sincere por aquella funesta cobardia, A
la vez que recordara A las futuras generaciones-como adverteneia saluda-
Ide del pasado-que un dia aciago de nuestra historic, en un gran emporio
commercial, bajo las banderas consulares de todas las naciones eivilizadas,
entire doseientos mil, mAs de doscientos mil habitantes, no supo nadie evitar
una iniquidad terrible, no hubo hombres que supiesen defender la justicia,
que quisieran morir per la honra... no hubo mAs que b6stias enfurecidas
revolendose en la sangre... y espectadores miserables"
(Manuel Sanguily. Diseurso pronunciado el sAbado de Gloria 9 de
Abril de 1887, en la Velada que el Circulo de la Juventud Liberal de Ma-
tanza organize en honor del Dr. D. Fermin Vald6s Dominguez... En
Verdad y Jsticia, ofrenda A la memorial de los estudiantes de Medicina,
fusilados el 27 de Noviembre de 1871, Habana: est. tip. de La Lucha,
1890, p. 10.)




/






18

que se erigieran en sistema ciertos procedimientos conocidos del
piblico, debian alzar resueltos el brazo que realize tantas mara-
villas en tiempo no lejano y, dominados de santa ira, renovar
las antiguas hazafas de la guerra.
Sanguily se mantiene inmutable y casi solo en la vieja y des-
tartalada trinehera de la fe insurrecta, sin cejar un apice en
su desd6n al opresor, convencido de la ineficacia de cuantos
esfuerzos se hicieran para eneontrar formulas de avenencia en-
tre el grupo de Atridas inmortales que, s6lo y sin cansancio, rea-
liza la grande y penosa Iiadas del derecho modern y los repre-
sentantes de la autocracia y del absolutismo rancio y absorbente.
El 29 de septiembre de 1888 cas6 en la Habana con la seio-
rita Felicia Arizti y Sobrino (1), de familiar de miisicos, hija del
taumatfirgico pianist que una maiana, mientras preocupado se
examinaba los dedos, amenazados de parilisis, le vi6 61, levantarse
taciturno y grave para sentarse al piano... y, a poco, el aire re-
sonaba en misterioso arpegio; herian el alma, como si cayeran del
cielo gotas de rocio, melodiosos acentos de penetrantes triste
zas; corrian por todas parties, invadi6ndolo todo, cual nubes
de sonidos, notas vagas, fugaces, silfos risueios o llorosos, es-
capados de un mundo delicado y perceptible apenas; y bl4ego
un quejido, y luego un sollozo; y despugs suspiros de arpa e6-
lica, sonoridades caprichosas, sutiles come un aliento que se
desvanece y pasa; ora una cascada de resonant cristal; lluvia
de notas claras, lucientes, argentinas, como una helada de 1d-
grimas; ora un tenue y lloroso susurro de flautas...! (2)
Fracasadas las gestiones que hizo en distintos moments;
cerca de sus amigos del destierro para plantar su tienda en


(1) De su matrimonio tuvo tree hijos: Fernanda, Mario y ManueL
La primera cas6 el 22 de julio de 1909 con el doctor Rafael Nogneira
y Udaeta, gloria de la cirugia eubana. De esta uni6n naci6 Maria Fe-
licia, encanto y alegria de Sanguily en sus 1ltimos afios. Manuel contrajo.
matrimonio en 1918 (20 de noviembre), con la seforita Sarah Cuervo.
y Eligio, de familiar espirituana de abolengo.
(2) Obras de Manuel Sanguily, Nobles Memorias, p. 67.













alguna de las repfiblicas hermanas del Continente (1), se deeidi6
a publicar en marzo de 1893, Hojas Literarias, revista men-
sual, dirigida y redactada por 61. En esas piginas, de multi-
ples y deslumbradoras facetas, donde se revela su individuali-
dad, trat6 asuntos literarios, politicos e hist6ricos, sazonandolos
con las especias de su estilo contundente, macizo en el fondo y
proteico en la forma; Dem6stenes y Cicer6n al mismo tiempo.
Dos afios vivi6 la vibrant publicaci6n que fu6 a modo de
relampagueante tribune, en 6poca en que era delito exterio-
rizar anhelos de libertad y exaltar hazafias y heroismos de la
guerra; en 6poca en que el pensamiento, perpetua revelaci6n
del derecho, queria el d6spota que fuese infora conducida por
hombros esclavos y no la filgida hostia de una comuni6n espi-



Habana, Cerro, abril 29 de 1891.
(1) Mi siempre querido amigo: Hace pocos dias fui, por casualidad a
la administraci6n de La Lucha, diario de esta ciudad, donde me aparezco
de Pascuas a San Juan; y alli me entregaron dos cartas que habian dejado
para mi Abiertas, tave el gusto y la grata e inesperada sorpresa de ver
que eran tuyas, una de ellas recomendAndome al senior Pietri, de esa
Repdblica, y con el cual me fu6 impossible tropezar. Por cierto-y dicho
sea en fraternal franqueza-que me alegro de ello; porque td me reco-
menaabas en ambas cartas poco menos que tratarlo a cuerpo de Rey; y
bien que lo merece, por ser quien es, y por ser tu recomendado: me
hubiera encontrado, de haberlo visto, como aquel bohemio que se sac6 en
eierta rifa el elefante blanco; pues estoy, hace afios, y ahora con mis
veras, en la inopia mas complete, por lo que me hubiera sido doloroso
no poder tender y obsequiar, comq era propio y yo hubiese deseado, al
distinguido hu6sped.
Efectivamente, estoy mal, tan desesperado, (extranjero en mi pais), que
no visit a nadie y estoy-hace un afio-buscando un pais de mi raza
hacia el cual emigrar, y los medios de hacerlo, con cordura y (natural-
mente) con buenas esperanzas. Pero &d6nde y a qu6 ir, y sobre todo,
e6mo irt Para hacerlo, necesito, mas que nada, una colocaci6n desde que
legara, como base para arrumbarme y poder luego soltar los andadores.
En esas condiciones, apremiado por la necesidad, haria el sacrificio de
separarme los primeros meses de mi familiar, hasta que con toda seguridad
pudiera hacerla ir o Ulevaila al pais de mi instalaci6n definitive. (Parra-
fos de una carta al coronel Francisco Arredondo, Caracas.)












ritual, perenne centinela de la estrella eclipsada tras espesa
cerraz6n y sumergida entire furioso oleaje.
Nadie habl6 entonces tan claro ni con tanta autoridad co-
mo el integgrrimo adalid que Marti contemplaba a travys de
las brumas nortefas, de cara al enemigo y al debate, y con
la palabra, como la cabellera, de oro.
Y en el aspect artistic, jcuAnta joya literaria de carac-
ter emotive y conmovedor, engarz6 en sus piginas! Pol6micas
hist6ricas, studios y juicios alrededor de producciones o li-
bros natives y extranjeros tratados con profundo conocimien-
to y libre criterio, con mas severidad que benevolencia y, al-
gunas veees, con la pasi6n en 61 caracteristica, aquella pasi6n
que ni en los filtimos dias de su existeneia dej6 de transpa-
rentarse en el ciclo de sus ojos claros, irrumpiendo a sus la-
bios en remolinos de frases incisivas y mordaees.
Hay en las Hojas Literarias una necrologia dedicada a enal-
tecer la vida y Ilorar la muerte del gran tribune liberal Mi-
guel Figueroa, que no tiene rival, en emoci6n y colorido, y
que es, sin duda, de las mis brillantes en su genero. En ella
se revelan el observador y el estilista. Su pluma, a veces, dij6-
rase, una azucena que gotea luz, y esparce tonalidades de
nAcar; y otras fringe una brocha empapada en las negras on-
das de la Estigia, que traza en lienzos invisibles, naufragios pa-
vorosos de almas en pena y borrascas infinitas de corazones
azotados por el dolor...
En los anales de nuestra literature, la prosa de Sanguily
resplandece por su originalidad inconfundible, confirmando la
antigua teoria del estilo en relaci6n con la persona.
En pocos hombres, como en este, se reunen tantas euali-
dades y se completan tantos y tan diversos objetivos. Estu-
diante, professor, soldado, orador, eritico, literate, historiador,
diplomitico, estadista, legislator; en su jardin, como en un
cantero de milagrosas virtudes, se abrieron todas las flores y
exhalaron su aroma los mas variados perfumes.
Sanguily pens6, durante muchos afios, escribir la Historia,
de la Revoluci6n Cubana. Consecuente con ese prop6sito, para
el eual tenia faeultades relevantes, realzadas per su condici6a












de mambi, empez6 a documentarse en el propio scenario de la
contienda hasta reunir, en la paz, el mis complete archivo.
Desde mediados del 90 se esperaba la publicaei6n del primer
volume. Y es lo eierto que parti6 sin haber puesto manos a
la obra. Su devoci6n a la verdad, su incurable sed de analisis,
In veneraci6n que sentia por sus camaradas insurgentes, el cono-
cimiento de los sucesos que iba a relatar con plena conciencia
de grandezas y miserias, heroismos y estulticias, algunas de las
cuales hacian latir con indignaci6n sus arteries, determinaron
la aparente negligencia, malogrando sus planes.
Crey6, equivocadamente, que reduciendo heroes y mArtires
a proporciones humans, copiandolos del natural, se rebajaba la
dignidad de la Epopeya y se empafiaba el brillo de paladines
ilustres en los romanceros legendarios, olvidando que con sus
vicios y con sus virtudes, victims de su desinter6s o esclavos
de sus pasiones, no son inferiores a los de otros pueblos quc
lucharon con mis recursos y fortune por su personalidad y por
su vida. Washington y -Bolivar, Sucre y San Martin, Piez y
C6rdova, para no citar sino fundadores de nacionalidades ame-
ricanas, no fueron deidades, ni mas puros que CUspedes y Marti,
Agramonte y G6mez, Antonio Maceo y Calixto Garcia. Unos y
otros, solos o en constelaci6n, resisten victoriosos iel fallo de los
hombres y la sentencia de la historic.
Muchos de nuestros pecadores pueden ser enjuiciados; pero
no demolidos. Vicente Garcia, aun contemplado al trav6s de
las Lagunas fatidicas, tiene talla para una estatua; Limbano
Sanchez no podri ser olvidado; los que depusieron a C6spedes,
fatigaron peleando el erguido acero que su resoluci6n les puso
en la mano; los que contravinieron el decreto Spotorno, tra-
tando con el enemigo, y los que eapitularon en el Zanj6n, son
los mismos que despu6s enarbolaron la vieja insignia apenas
vibr6 el clarin llamando al iltimo combat.
Venciendo tachas y cargos, por entire veleidades y egoismos,
resplandecen los protagonistas del 6pico drama. Sanguily no
ignoraba esto, pero acaso pens6 con respetuoso recelo que no
debia revolver en sombras que dan luz y en charcas que pro-
ducen rosas. La evidencia de las causes por las cuales rehus6 es-












cribir la historic de la guerra, la tuve en los iltimos tiempos,
cuando animado 6l por la idea de hacer un libro referente a
Antonio Zambrana, abandon el prop6sito, porque se sentia in-
capaz de adulterar los hechos; y la obligaci6n de penetrar en
la verdad, con las mangas al codo, le arafiaba el coraz6n.
Al alborear, en febrero del 95, la aurora tragica anunciada
por Marti, Sanguily march al extranjero, via Florida, dete-
niendose en Tampa, donde vivi6 unos meses. Alli lo conoci,
personalmente, en su casita del oeste, puente arriba del rio
que circunda la arenosa ciudad.
Entonces era 61 relativamente joven, y al evocarlo, ahora,
desandando zarzales de treinta afios, recuerdo su figure va-
ronil de paladin aristocritico, fiero y descontentadizo. Alto,
delgado, de frente montuosa, la cabellera echada hacia atras
en grAcil abandon, ojos penetrantes y azules, nariz aguilefia,
perfil romano, y el rubio mostacho, de puntas retorcidas, a
la borgofona.
Fisicamente parecia un ingles; bello en los afios mozos y en
el otofio que no apag6 el centelleo de su mirada, ni marchit6
las rosas de su rostro pr6cer. Pulcro y distinguido como un
lord, daba la sensaci6n de un dandy, con la voluntad de no
serlo, con elegancias de Petronio y altanerias de Artagnan.
Interesante y atractivo, producia a simple vista, admira-
ci6n y respeto: vestia casi siempre de negro, con seductora sen-
cillez, y conversaba como mago poseido de encanto sobrena-
tural.
Yo era un nifio entonces, y aunque temeroso de importu-
narlo, acechaba 6i moment de acercirmele para oir sus char-
las sugestionadoras, de provephqsa ensefanza. Como id6la-
tra de Marti le fui presentado, y 61 se encarg6 de registrarme
la mente, Avido de que le contara mis impresiones del Ap6s-
tol; su manera tribunicia, la influencia que ejercia sobra su
auditorio, el metal de su voz, sus ademanes de incompara-
ble expresi6n. Debi parecerle un apasionado, porque recuer-
do que me rebati6 dejindome un tanto mohino.
Su participaci6n o identificaci6n con los conspiradores de
Marti, fu6 indirect. Sanguily no fu6 un convencido de la












eficacia de los proyectos revolucionarios del gran sofiador cu-
bano. Con su palabra y con su pluma contribuia a avivar la
llama del viejo rescoldo humeante. Pero no creia, porque su
espiritu analitico y demasiado 16gico le mataba la fe, en la
posibilidad inmediata de una guerra que trajera en las en-
trafias germenes de victoria. El esfuerzo del sacrificio pasado,
a la postre esteril en el objetivo material, nunca en el orden
moral, lo hacia dudar del buen 6xito de la nueva empresa. Vivia,
ademas, aspirando el ambiente envenenado de la Colonia, don-
de millares de compatriotas confraternizaban con sus verdugos,
y alzaban con ellos la copa propicia en el festin de sangre, sin
recorder ni importarles la historic, y no podia comprender,
ahondando con su escalpelo critic en la raz6n de las cosas,
c6mo en medio de tanto vasallaje y de tanta ruina, iba a sur-
gir, contradictoriamente, la conflagraci6n fraguada en el des-
tierro, y a trav6s de la cual vislumbraba Marti alzarse la re-
soluci6n del recluta y el impaciente arrojo del veteran te-
merario.
Si fuera a! establecer un paralelo entire esas dos figures del
cielo emancipador, que tanto influyeron en las decisions del
pueblo cubano en los diez y siete afos que siguieron al Zanj6n,
diria que unifica sus vidas la devoci6n patri6tica y la fidelidad
al ideal, y las separa la fe, que es en Marti palanca de Arqui-
medes, estimulada por el amor, y en Sanguily piqueta de
Palloy, avivada por la incredulidad en el esfuerzo native. El uno
fu6 pregonero y profeta de las virtudes del cubano, que le decia
al oido palabras evang6licas de esperanza; el otro era como juez
inflexible que ponia al sol sus maculas y con una centella de rea-
lidad le azotaba el rostro creyendolo incapaz de reanudar el com-
bate y desposarse con la libertad, entire escombros y cenizas. Para
Marti, el pasado abonaba la capacidad del criollo, y era venero de
inagotables redenciones; Sanguily, por el contrario, creia que
el culto del sacrificio habia degenerado; Marti sintetizaba el
porvenir, Sanguily el present; Marti anunciaba que de la mo-
licie coneupiscente y el concubinato con el crime, saldrian
a triunfar glorias del pecho mAs obscure; Sanguily rugia de
c61era contemplando la turba de parias que se divertia en













los toros y enronquecia gritando jvivan las cadenas! al paso
de los infants. Esa es la diferencia esencial entire Marti y
Sanguily, y de ella se derivan los resultados consecuentes. Pe-
ro la fe de Marti y la duda de Sanguily se completaron y die-
ron opima cosecha. El uno doctrinaba, creia, levaba nido de
aguilas en el coraz6n, y en el cerebro un reflector divino para
escrutar el porvenir; el otro, sin envainar la espada del com-
bate, tronaba contra el deshonor y el contubernio, inculpaba
a los sitrapas, y a los que no se alzaban contra ellos, pusilini-
mes o inconscientes.
SEra un pesimista? Si puede serlo un luehador active del
pensamiento y de la acci6n, necesario es argiiir que su pesimis-
mo no fu6 el de la abstenci6n descreida que ahoga en el pe-
cho el sentimiento del bien a cumplir, sino el acicate agresivo
y amargo del que enrostrando a sus compatriotas con la culpa
de su apostasia o de su propia confesi6n de impotencia frente
al poder que los sojuzgaba, perseguia, por contrast, ver sur-
gir, como el finix legendario, sobre sus propias cenizas, las le-
giones heroicas que acompafiaron al Mayor en la maravilla del
Rescate y estremecieron la selva en el despertar, rutilante, de
La Sacra.
En la emigraci6n, durante los aios que pas6 en New York.
en estrechisima pobreza, contribuy6 con el verbo, con la plu-
ma y con su consejo, a mantener la lucha. Los generals G6-
mez y Maceo lo llamaron a Cuba dos veces, pero no llegaron
a resoluciones finales. (1) El doctor Eusebio Hernandez, des-

(1). New York, agosto 28 de 1896.
Muy distinguido amigo:
Con feeha 30 del mes pasado le escribi a Vd. exclusivamente para
darle mi mi s sentido p6same por la muerte de su glorioso hermano, el
Mayor-General JosA Maceo, euya p6rdida no s61o tenfa que ser lamen-
table para mi, como eubano; sino que, como particular, me ha produ-
cido tanto pesar come melancolia, porque 61 me habia demostrado lti-
mamente estimaci6n, si inmereeida, muy grande y honorifica,.y esta cir-
cunstancia habia acrecentado, naturalmente, la sineera simpatia que sentia
de muy antigno hacia 6L
En aquella carta aludi tambi6n, por creerlo procedente, a la que
Vd. se habia servido dirigirme en 30 de junio de este' aio; aunque e6lo














de Camagiiey, le insinu6, por la misma 6poca, la conveniencia
de esperar, en Estados Unidos, la decision del gobierno de Sal-
vador Cisneros, que pretendia utilizar sus servicios fuera. El


para manifestarle que, ignorando e6mo y por d6nde Ilegaria a manos de
Vd., me cefila a acusarle su reeibo; bien que, con anterioridad, y por
conduct de confianza para ambos, le habia expuesto cuanto consider
oportuno y neeesario respect al asunto que habia motivado su favorecida.
Despuds--el 9 de este mes-tuve el gusto de reeibir la visit que, en
nombre de Vd. me hizo el senior D. Rieardo Delgado, a quien, como per-
sona distinguida, tenia el gusto de conocer desde la Habana.
No se si con las mismas miras que Vd., pero al menos haeidndome
aniloga indicaei6n, recibi hace muy pocos dias una carta del General G6-
mez, la cual, por curiosa coincidencia, tiene la propia fecha que la de Vd.
Pero, delante de mi, tengo abierta otra, de feeha posterior-18 de
julio,-que me lleg6 antler, suserita por persona de nuestra amistad,
y a quien yo consider y estimo sobremanera,-donde se me previene que
acaso el Consejo de Gobierno necesitar& de mis servicios en esta ciudad.
Le confieso a Vd. que esto me ha dejado perplejo; si bien me halaga la
idea de que no habr6 de ser yo quien, por mi mismo, decidiria dejar des-
amparada a mi familiar en tierra extrafia. Esperard, pues, lo que ulte-
riormente sobrevenga a este respeeto; pero si el Gobierno quiere utili-
zarme aqui, quedaria complacido de que sin intervenci6n ninguna de mi
voluntad se habrian eonciliado el servicio praetico de mi causa y los in-
tereses, esto es, el cuidado de mi familiar (4 mujeres y nifios); aun
cuando esta declaraci6n no significa que me niegue en absolute a coad-
yuvar e6mo y d6nde en mi concept y el de mis amigos-haya de ser
real y positivamente mAs provechoso a la revoluci6n; por mAs que yo
estare content de servirla en eualquier puesto, por modesto u oscuro
que fuere, ya que jamAs me ban atormentado ni la vanidad ni la am-
bici6n.
Hoy public el Herald que en un encuentro reciente con el coronel
Segura le mataron a usted el caballo que montaba; y me han asegurado
que en un diseurso que pronunci6 el dia 7 en el Senado el senior Cano-
vas del Castillo, al referirse a la sentida y por todo extreme lamenta-
ble muerte del General Jos6 Maceo, dijo que dos balas mis podrian eom-
prometer la existeneia misma de la revoluci6n. Claro es que se referia
a Vd. y al General G6mez, y aun se me afiadia que terminantemente asi
lo declaraba.
Permitame Vd., pues, que como amigo, y por previsi6n patri6tica, le
recomiende que no olvide esas palabras del Ministro espafiol. Es pre-
eiso que tanto Vd. eomo G6mez, y otros jefes de valia, tomen precau-
ciones, y que tengan en cuenta muchas cosas muy altas que olvidan des-














afio 97 acept6, en principio, la representaci6n de Cuba en Ve-
nezuela, que le ofreciera el brigadier Joaquin Castillo Duany,
en nombre del Delegado Estrada Palma. Circunstancias espe-


de que se acerca el enemigo y huelen la p6lvora quemada! Gloriosa y
todo como fu6 la muerte del heroico Jos6 Maceo y del inolvidable Juan
B. Zayas, dejan un vacio permanent, y queda siempre tras ellas la
amargura de que no habian dado aim todo el fruto que de ellos podia
esperar la causa por que tan generosamente sueumbieron.
Yo hago votos por la vida de Vd., de mis amigos, y de los jefes
importantes y benem6ritos de la Revoluci6n,-y reconocidisimo a las aten-
ciones de Vd., para conmigo, al desearle salud y fortune, para bien
y gloria de Cuba, reitero a Vd. la seguridad de mi consideraci6n mas
distinguida como su atto. S. S. y affmo. amigo,
MANUEL SANoUInY.
(Carta al Sr. D. Antonio Maceo, Lugarteniente General del E. L., Pi-
nar del Rio.)

Ano 1896, agosto 28.-Veo en la Delegaci6n a Ricardo Delgado. Por la
noche me pone telegram en que me dice que escriba para maiiana. Escribo
l Antonio Maceo: me refiero en la carta a la que recibi antier 26 del Dr.
HernAndez que me dice que el Gobierno pronto podia necesitar mis servicios
en esta ciudad, cuya carta a HernAndez contest ayer. En la carta a
Maceo aludo tambien a la de G6mez, de igual fecha que la suya que con-
testo (30 de junior .
29.-Busco a Delgado. No me encuentra. Mientras yo voy a su casa
61 va a la mia. En casa de Mora, 235 E. 13th St. me dan su direeci6f
de Philadelphia. Le pongo alli un telegram avisindole que Francisco
Quintan6 lleva la carta para Maceo. Quintan6 debe unirsele esta noche
en Philadelphia.
Aiio 1896, septiembre 2.-Sale para Cuba el Three Frends. A Pinar del
Rio. Va la expedici6n a las 6rdenes de Rius. En ella deben ir Ricardo
Delgado y Francisco Quintan6, con mi carta a A. Maceo.
Afo 1897, febrero 12 (viernes).-Viene F. Garcia Cisneros a copiar
algunos parrafos de la carta de Torriente para El Porvenir. Viene Anto-
fico Carrillo y me entrega una carta que trajo ayer noche Serapio Artea-
ga, ayudante de G6mez,-y la tenia Trujillo para mi. Es de G6mez,
llamandome, e incluydndome una orden para que el Delegado me facility
recursos. Esta fechada en San Francisco, Camagiiey, el 15 de diciembre
de 1896. Se la lei a Antonio y a Cisneros. Felicia muy afligida.
(Diario de Manuel Sanguily desde agosto 19 de 1896 hasta 19 de di-
ciembre de 1897. De mi arehivo.)













ciales hicieron fracasar este prop6sito, como antes dificultades
econ6micas obstaculizaron su proyecto de publicar un peri6-
dico (1).
Promulgado el armisticio, sali6 de New York, en octubre de
1898, rumbo a la Habana, para asistir a la Asamblea de San-
ta Cruz del Sur como Delegado del Segundo Cuerpo, viaje en
que le acompai6 su dilecto amigo el poeta Enrique Hernandez
Miyares. Comisionado por dicha Asamblea para entrevistar-
se con el Presidente de los Estados Uuidos, volvi6 a dejar la
Isla y, a su regreso, tom6 parte active en los debates de la Asam-
blea del Cerro, que depuso al general MAximo G6mez. San-
guily lo combati6, con rudeza, por cuesti6n de principios, en la
Asamblea y en el diario La Discusi6n, del que era redactor,
pero ello no aminor6 su admiraci6n por el ilustre soldado a
quien le unia el recuerdo de diez afios de luchas.
Durant'f el primer gobierno de ocupaci6n norteamericana, di-
rigi6 el Instituto de Segunda Ensefianza de la Habana, don-
de dej6 huellas de su caricter organizador y disciplinario y,
en sus discipulos, la nostalgia de sus incomparables explica-
ciones en la cetedra de Ret6rica y Po6tica.
Convocada la Convenci6n Constituyente, avanzada del ad-
venimiento republican, fu6 eleeto Delegado por la Habana.
Su labor fu6 luminosa y multiple. Su palabra fulgur6 ilus-
trando y sefialando derroteros, y su pensamiento y su estilo re-
saltan en la composici6n de nuestra Carta Magna, que amaba
con ternura, y que calific6 de virgen y mhrtir con motivo de
uno de los intentos circunstanciales que se han hecho para re-
formarla. Su primer debate fu6 con Eliseo Giberga sobre una
enmienda al dictamen de la Comisi6n de Actas; se opuso, re-


(1) Afio 1896, septiembre 8 (martes).-Hablo con Antonio Colis en su
ofcina Beaver St. 22 y me dice que no ha podido conseguir el dinero
para haeer yo el peri6dico que me proponia dirigir con Pierra.
Afio 1897, mayo 18 (martes).-Hablo con Castillo y Estrada: viaje
a Caracas. Va Julio a WAshington.
(Diario de Manuel Sanguily, desde agosto 19 de 1896 hasta 29 d3
Aiciembre de 1897. De mi archivo.)













forzando a Gonzalez Llorente, al ostracismo del nombre de Dios
del preimbulo de la Constituci6n, alegando que se haria muy
bien en mantener la frase combatida: bueno es-dijo-aunque
sea mera ilusi6n de nuestro anhelo, procurar asirnos a algo que
parezca un ancla de oro suspendida en el espacio; abog6 por la
separaci6n de la Iglesia y el Estado, la libertad de la en-
sefianza y el sufragio universal. En la Convenci6n se erigi6
paladin de la Enmienda Platt, en una renunciaci6n altruista de
principios e ideales. Pero 61 crey6 que sin la aceptaci6n del
Apendice no habria repfblica, y prefiri6 la desmembraci6n par-
cial y el holocaust de atributos soberanos, a su muerte en el
claustro materno por falta de fuerzas para venir a la vida (1).
Al advenir la Repfiblica (1902) fu6 electo Senador por Ma-
tanzas. De su labor parlamentaria da fe el Diario de Sesio-
nes. No pasaba dia sin que Sanguily terciara en cuantos de-
bates significaran el interBs del pais, y nadie que lo oyera, ha
podido olvidar su luminoso informed alusivo al proyecto de
ley prohibiendo la venta de tierra a los extranjeros, su for-
midable alegato contra dl Tratado de Reciprocidad con Es-
tados UInidos, y su valiente yo acuso con motive de los suce-
sos politicos de 1906.


(1) VOTO DEL SR. SANGUILY
El senior Sanguily explic6 el suyo afirmativo, diciendo que votaba la
enmienda porque por sus t6rminos creia favorecer la Constituci6n de la
Repdblica de Cuba y de la personalidad cubana, que de otro modo des
aparecerian por complete, porque entendia que la Enmienda Platt, que
se aeeptaba por la moci6n que acababa de votarse, es el complement
y pretend elevar a la realidad segdn terminante declaraci6n de s'
preambulo, la JOINT RESOLUTION de veinte de Abril de mil ochocientos
noventa y ocho, y sobre todo, porque es una imposici6n de los E.E. U.U.
contra la cual toda resistencia seria definitivamente funesta para las
aspiraciones de los cubanos.
(Repfiblica de Cuba.-Senado.-Memoria de los Trabajos reailzados dn-
rante las cuatro legislatures y sesi6n extraordinaria del primer period
congressional 1902-1904, precedida de una menci6n documentada sobre los
hechos hist6ricos que dieron, como resultado definitive, la independencia
de Cuba y sua establecimiento en Repiblica.-Ndm. 111.-Acta, p. 592.)












La muerte de su hijo Mario, el 21 de enero de 1905, pos-
tr6 su animo, y parecia impossible que volvieran a flamear en
las torres animosas de su acometividad las banderas del combat.
Rudo golpe descarg6 el destino sobre su coraz6n de padre, aba-
tiendo su orgullo de hombre.
El adolescent Mario, parecia llamado a recoger su heren-
cia intellectual. Era su ilusi6n, el encanto de su hogar feliz
ten la pobreza material, y rico en ideales y virtudes; pero to-
c6 la tempestad a su puerta y al asomarse, altivo, a arros-
trar el infortunio, ajeno a la arteria que le acechaba, la muer-
te le arrebat6 su prenda; y fu6 tan arrebatada su pena que no
acierto a comprender c6mo escape a la garra de la locura.
ni c6mo pudo sobrevivir a la desgracia.
Yo le acompaf6, y llor6 con 61 hasta el agotamiento, la ma-
fiana, lluviosa y triste, en que llevaron el cuerpo inanimado
de Mario a confundirse con la tierra en los altares del campo-
santo. Yo me queds solo con 61, y aun me impresiona evo-
car su imagen de Cristo martirizado en la alcoba ensombreci-
da de su biblioteca en la casa de Tulipin.
La desaparici6n de su hijo decret6 su retraimiento, y mu-
chas veces comentamos sus intimos si no habia dictado tambi6n,
a plazo fijo, su pr6ximo fin. Empero, Dios en su misericordia
divina di6le fuerzas para resistir la adversidad y levantarse
de nuevo a bregar por el bien de la patria y la familiar.
A consecuencia del rudo golpe sufrido, se resinti6 su organis-
mo, y huyeron de su bale6n las golondrinas esquivas de la salud.
El Congress Nacional, en honroso acuerdo, le facility medios pa-
ra trasladarse a Europa y proceder a su curaci6n. En su tristi-
simo 6xodo, con el inimo transido por mortal pesadumbre, pen-
saba siempre en la patria distant, con el pensamiento clavado
en el cementerio de Col6n, donde dormia, bajo el rumor de los
sauces y de los cipreses, su malogrado primog6nito.
En Paris, deprimido por desgarradoras nostalgias, exterio-
rizaba que en la gran ciudad, entire tanto esplendor de la civiliza-
cidn y tan gran esfuerzo por vivir con alegria, como se nota por
todos lados y en todas las manifestaciones de este colosal aturdi-
miento, es cuando le he querido mis a usted, cuando me he con-












vencido cudnto quiero a mis cubanos y a su tierra divina, y cu dn
dignos son la una y los otros de ser amado.:. S; ij abriera a
usted mi corazdn tendria que confesarle que en medio del gran-
dioso Paris extrafio a la pobre y modest Habana; y que pien-
so, entire tantas maravillas acumuladas por los siglbs y crea-
das por el arte, que dos veces en la vida deben emprenderse
viajes al extranjero, una vez para sentir emociones nuevas y
ensanchar el circulo de los conocimientos, y otra, en el otofio,
cuando nos sentinos desencantados y creemos legitimo menos-
preciar lo nuestro; porque entonces seguramente nos conven-
ceriamos de que lo nuestro no es tan despreciable, y que en
cambio es muy probable que nada extratio es superior en el
fondo. En lo que a mi respect, puedo afirmarle que si este
viaje no me rest-aura la salud perdida, at menos me reconci-
liard con mis paisanos a quienes voy considerando ya cnom la
gene mrs bondadosa, mds dulce, mds h~mana del imundo. Es
una desgracia que necesitemos expatriarnos para saborear las
dulzuras incomparables de la patria, y que s6lo la fria compa-
racion con los demds nos imponga la convicci6n del i?:rit.)
propio.
No extrafie used, pues, que le diga, que a los tres dias de
Paris ya estaba aburrido,-que ya este nostilgico. Tengo an-
sias de volver. Prefiero el Maleen a los Campos Elisios. Mi
gene sencilla, a este temporal hmnano que pasa en vertigino-
sa carrera como una tromba arrebatada en espirales incesan-
tes alrededor del Arco y del Obelisco, en el Bois y por los bou-
levares... Tengo la tristeza del que vive en lo que no es su-
yo, entire desconocidos que se cruzan con uno un segundo pa-
ra no volverse a ver jams, donde falta el afecto del amigo, el
conocimiento del veoino, el interns piblico. Tengo tambikn la
nostalgia del cementerio de Col6n. Yo no crei nunca que pu-
diera atraerme lo que tanto horror me producia. Pero alli estd
guardado mi pobre Mario! Aunque a decir verdad estd siem-
pre aqui, conmigo, con nosotros. Pensamos sientpre en il, le
Uoramos continuamente. El domingo, en Versailles, a donde
nos llev6 Emilio Ferrer con su familiar, frente a la cama en
que se acostaba Napole6n, a la otra en que mruri6 Luis XIV,











yo no ve con los ojos de la mente ni al grcm rey ,ni al in-
menso Emperador extendidos entire el oro de los alicatados y
sobre las sdbanas de preciosa seda: vei a la modest cama de la
Clinica Internacional, aquella nwiana de enero en que se apa-
garon los ojos ideales del nifo que yo habia amado con tan
profunda ternura! (1)
La imagen de Mario lo sigue doquier y parece consolarse su-
mergiendose en el lago insondable de su dolor sin limits ni
orillas. El recuerdo de sus compatriotas y de sus amigos, de
su ciudad natal y de su sol distantes, le sugieren nostalgicas
reflexiones que destilan ligrimas, y piensa, entonces, que las
cartas de sus camaradas mis queridos lo reinstalan en la Ha-
bana, en\ Obispo, en Tae6n, en Virtudes,-entre mi gente,-
pues usted no sabe c6mo en medio del hirviente hormiguero
human del Paris que no piensa sino en gozar de la vida,-entre
tantas magnificencias, ante el esplendor de una civilizacidn re-
finada y artistic, pero para mi meramente exterior, echo de me-
nos la vieja ciudad en que hay much calor, y se notan muchas
deficiencies y muchas incomodidades, y donde apenas hay ni
prodromos de arte, pero donde el espiritu se siente en casa, y
donde toma la conciencia de una personalidad que se agranda
en la hermandad comin; cuando aqui se pierde al sentirse so-
litario y mezquino! (2)
En su recorrido a travys de balnearios recomendados por la
ciencia, le sorprendi6 la muerte del gran soldado de nuestras
guerras. Los que no saben penetrar en lo hondo y vario del
sentimiento human, o analizan superficialmente sus efectos, no
pueden sospechar la dolorosa sacudida que conmovi6 al pr6cer
ausente, al conocer la caida de Maximo G6mez.
En el orden de los principios y de las ideas pudo muchas
veces, las mas, eneontrarse en abierta oposici6n con el General.
Acaso lo trat6 en ocasiones con acrimonia o injusticia; pero ello
no amengu6 su reconocimiento y admiraci6n por el sin par
caudillo que le arranca a su amargura esta luminosa confidencia:

(1) Carta a Enrique Hernandez Miyares, Paris, junio 27, 1905.-De
mi archivo.
(2) Carta, Paris, julio 11, 1905.-De mi archivo.











Del pobre general mw erto, s6lo le dir que lo he sentido co-
mo cosa mia, y ni hablo de esa desventura. Al pensar en ella,
en cwanto ella represents de grades cosas contnes que con
ella y por ella se fueron, pienso per fuerza en la que se lev6
de mi mismo, coma uni zarpa, el entusiasmo, la felicidad y
casi la raz6n mismna de vivirl
Ahora estdn bastante cerca en el Cementerio los que pare-
dan estAr tan distantes en la vida: el viejo y glorioso caudi-
Zlo que recuerda para mi, mi historic de joven, y mi hijo, que
era para mi wn estimulo, un orgullo, un motive eterno de lu-
char y de esperar. El anciano y el adolescent, a pocos pa-
sos uno del otro, condensan y resume casi today mi vida y toda
mi alma. Es una triste conclusion de la existencia, 'que todo
pasa y muere, y que al fin, la vida del hombre y la vida de la
sociedad &tdn llenas de tristeza mortal, y eternannente ame-
nazadas de olvido, como la ultima y sarccstioa vanidad del
destiny. En el Louvre, apenas se entra, se tropieza con los
fragments de las grandes columnas de los temples y palacios
asirios y egipcios, y con los sare6fagos de los faraones. Ante
esos despojos, me estremezco cavilando sobre la inanidad de
los empenos y dolores humans. El despota del Nilo que es-
td tendido, en su alquimia inalterable de momia, y que llev6
sus armas a los confines de los desiertos libicos, y martiriz6 mi-
les de obreros en la erecci6n de sus hipogeos y pirdmides, es un
vocablo desconocido, un mero nombre dudoso, un resto milagro-
samente conservado y sin sentido ni significaci6n para los indife-
rentes que van pasando, y pronunciando indolentes comentarios,
sin saber a punto fijo quizn fug, ni que realize en el mundo, ni
acaso si existid de veras! Y asi serd de G6mez, y asi de mi pobre
Mario. El uno ha despertado a su hora la admiracidn y el odio.
El otro no inspire mds que amor en el circulo breve de su modes-
ta vida. Los dos serdn poco a poco olvidados. Cuando nos-
otros no seamos, no 'habrd ni memorial de gl. Mds tarde, pasada
esta generaci6n, G6mes serd un recuerdo vago. Tal vez sobre el
polvo de sus huesos y los huesos de los nuestros, tan sagrados,
gentes nuevas contardn en otra lengua histories de hazalias,
con otros protagonistas y otros h6roes... Somos muy pocos y












estamos desonidos, a pocos pasos de otra raza nmmerasa y au-
dae. Los que rodearon el ataid de Mdximo G6mez no eran to-
dos revolucionarios ni patriots, seguramente; y muchos que
junto a su lecho de muerte se Ilevaron el paltuelo a los ojos,
pocas semanas antes--cuando estaba todavia de pie-es casi se-
guro que hicieron votos por que sobreviniera esa catdstrofe fren-
te a la cual aparentaban desolaci6n y enternecimiento!
Y eso que dice used muy bien: el viejo caudillo era una
encarnacidn, su presencia significaba el ideal vivo y luminoso.
Desaparecido 91, queda sin representaci6n y sin autoridad, sin
osa fuerza capaz todavia de imponer su respeto a los indife-
rentes y a los enemigos. La independencia es hoy una huer-
fana o una viuda, y sus pobres hijos quedan a la merced de
tutores sospechosos!... (1)
Guardo de aquella 6poca de su viaje numerosas cartas y
en todas ellas encuentro, al repasarlas, notas bellas de dolor
y nostalgia, profundo y desgarrado amor por su patria, don-
de todo es mejor-las mujeres, el sol, la brisa, la tarde, la ma-
fiana, los perritos comeo Beauty y Joly;-donde quiere volver, no
como Mignon por las naranjas de oro, sino por la vida moral
y por la fidelidad de su dolor que lo hace sentirse demasiado
lejos de la tumba amada del que era la gracia, la luz, la es-
peranza, y para sus padres la vida!...
En Evian les Bains, el paisaje se le antoja triste y habla con
emoci6n dolorosa del lago casi siempre en calma, envuelto en
gasas de vapores por las tardes; del cielo destefiido y comln-
mente nublado; de las montaf~as enormes y abruptas, solemne-
mente quietas; de la vida mon6tona del balneario, chico y sin
novedades, motives todos que predisponen a la mis enervante
languidez y abren, en los que tienen el pecho lacerado, las fuen-
tes inagotables de las tristes memories (2).
Un libro voluminoso pudiera hacerse con las cartas de San-
guily consagradas a su hijo. En ellas se revelan su coraz6n


(1) Carta, Paris, julio 11 de 1905.-De mi archivo.
(2) Carta, julio 24, 1905.-De mi archivo.












magninimo, los sentimientos de su alma, la desesperaci6n que
le aflige.
Es bajo la influencia de su pena, lReno de visions subjetivas
cuando descubre al amigo leal su desconsuelo, a tiempo de con-
templar la inmensidad plomiza, nunca tan prefiada de sombras
como la evocaci6n que le atormenta:
Ahora mismo, Ilueve sin cesar y el cielo estd oscuro; pero
mrs oscuras estdn nuestras almas. Esta noche a las siete y
veinte hace quince afos que vino al mundo Mario para desapa-
recer muy pronto dejando tras si una estela de luz y un mw
de l6grimas. Las hemos derramado frente a su retrato en que
desde temprano colocamos rosas y claveles, pensando que un
dia como hoy pudimos tener a nuestro lado, en Cuba, a un
arcdngel, que seria sin duda algo grande entire los hombres, por
su magnanimidad, su coraz6n nobilisimo y su entereza de hroe,
y que, por la dureza de implacable destino, s6lo existe una
sombra, un nombre, un recuerdo: pero que nos atenacea las
entraiias, nos hace ver vacio el universe, inmensa nuestra de-
sesperacion, infinite nuestro infortunio. Vanidad y quimera
de las almost Ese nifo que pudo ser tantas cosas grandes y que
ya no quiero ni pensar que es tan s6lo un despojo del campo-
santo, estd vivo a todas horas para acrecer y enconar nuestro
duelo y nuestro martirio. Est4 muy lejos, muy lejos, y siem-
pre luminoso como distant estrella que alumbra nuestra des-
tentura, que hace m6s oscura nuestra espesa noche. Pobreci-
tol, en sus tiernos ojos, en su boca de ninfa, en su corazdsn pu-
ro y sereno, en su bondad angelica, en su serdfica dulzura, pa-
recia llamado a derramar como un sol el esplendor y la ale-
gria de la vida; y sin embargo, ha pasado dejando detrds el
dolor y las tinieblas! (1)
En su obligada ausencia, bajo la impresi6n de constantes
recuerdos, observa todo cuanto a su alrededor pasa, y le su-
gieren bellisimos comentarios, los peatones que se cruzan en
una acera, la contemplaci6n de tal o cual cuadro, el ambiente
que no es el suyo, donde bullen o se revuelven pasiones mal-


(1) Carta, Vichy, agosto 28, 1905.-De mi archivo.












sanas o mezquinas, pero donde arde la llama alegre y suave
del afecto, porque ha de saber usted que es infernal el clima
de esta bella Francia, sobre todo desde que pasa el verano.
Cambia en minutes, y varias veces el mismo dia. Tan pronto
baja como sube la temperature, y si un moment se rasga una
nube obscura, para que some el ojo lacrimoso de un sol aco-
bardado, se cierra en seguida el cielo gris, envuelve la tierra
una gasa cenicienta de vapores stiles que infiltran la nieve en
los huesos, cae a poco una lluvia tan menuda que apenas se
percibe, o se abren las cataratas del abismo desplomando sobre
la ciudad desprevenida la lluvia torrencial (1).
El afio 1907, con motivo de su famoso informed al Rector
de la Universidad de Kansas, sobre el derecho de Cuba a con-
servar su independencia, la revista Letras, que yo dirigia enton-
ces con mi hermano N6stor, le ofreci6 un banquet, que se ce-
lebr6, con asistencia de seiscientos comensales, en el teatro
Marti, y que tuvo el double caricter de festejarlo por su vibrant
opiseulo y por su vuelta al Agora nostalgica de los himnos de
su elocuencia.
En la brillante fiesta estuvieron presents los representa-
tivos intelectuales y politicos de nuestra sociedad. En palcos
y lunetas las mujeres resplandecian. En las galerias el pueblo
avido de oir al insigne tribune. A la hora de los brindis, me
cupo la honra de ofrecer el homenaje. Pronunciaron, ademis,
magnificos diseursos, Antonio Zambrana, Eliseo Giberga, Euse-
bio HernAndez, Mariane Aramburo en representaci6n del Diario
de la Marina (2) y, por iltimo, Manuel Sanguily.

(1) Carta, octubre, 3, 1905.-De mi archivo.
(2) El Diario de la Marina se sum6 al homenaje, agradecido a la
eficaz cooperaci6n que el festejado le prestara en el certamen conmemo-
rativo de la publicaci6n del Quijote. Otro de sus redactores mis bri-
Ilantes, Atanasio Rivero, celebrado author de las Comidillas, le reiter6 su
adhesi6n al actor en la donosa espitola, escrita en lenguaje cervantesco,
que reproducimos, asi como la contestaci6n de Sanguily:
Al Doctor en Letras don Manuel Sanguily.
Mia fe, senior bueno, que agora dudo si vos facemos honras por con
ellas honraros, o si aeaso por honrarnos vos las facemos a socapa de
vuestra hombria y a r6ditos de la inutilidad y pequefiez nuestra, que bien













En el exordio de su monumental peroraci6n, agradeciendo
el homenaje, bosquej6 el cuadro en que se debatia su espiritu,
envolviendo en ligubres ternezas el recuerdo del hijo y del
hermano desaparecidos, y la vision de la patria eclipsada por
el torbellino de la guerra civil, mis tardia en rebasar la nube
de la ambici6n que la Isla en recobrar sus encantos naturales
devastados por el meteoro que la azotara en el brumoso octubre
de 1906, haciendo referencia a su forzado retraimiento desde que
se hundieron como soles, en lo infinite oscuro, aquellos ojos que
eran para cuantos los miraban auroras de inefables esperwvnas,
y tambign esos otros, en cuyo fondo, como al travs de miste-


se sabe deeir, y se dice, que siendo, como es, que no hay nada oscuro a
la luz frontero, tampoco ha de existir en la existeneia hombre de todo
en todo ignorado si a la sombra de la notoriedad hallare asiento; y,
asi, pu6dese pensar que si al dares de yantar, yantamos, bien ha de ter-
minarse que al poneros adonde el rayo de la popularidad brilla es acaso
por vernos relucir, siquier sea momenthneamente, fuera de la oscuri-
dad de la insuficiencia nuestra.
Villano pensar es este, sin duda, pero el siglo, tal come lo pari6 el
tiempo, no da lugar a mis discretos pareeeres, y si a estos, pobres y des-
atinados, que se llaman de lo real y verdadero y que viven en el favor
de los modernos inimos y como privados favorites de los designios de la
dltima hornada humana de hombres buenos, de fortaleza y pro. Pero
a bien que siendo, como somos, de la familiar de la moza andariega, no
es discrete que asi hablemos del villano querer de la moza. Y punto.
La honra que a los buenos se hace, y mas si es pfblica y de muchos,
ha de ser mis estimada que la que a los ilustres se prodigue; y si a la
vuesamerced por bueno se le festeja y por sano se le aelama, mAs or-
gulloso ha de mostrarse de su bondad y de su salud que de los otros
timbres que nacen de lozania de ingenio; mas si a las virtudes que nacen
del coraz6n y del alma pu6dense agregar los dones de sabiduria y amor
patrio, y por virtudes, dones y timbres reeibe la vuesamerced los lau-
reles de su tiempo y los halagos de su pueblo, sera beber con guindas
y miel en hojuelas, pues que habiendo muchos grandes en la tierra poeos
hay que muestren en los vaivenes de la vida, virtud, hombria, honra y
saber, ya que cada uno de estos m6ritos basta a honrar a una larga
series de generaeiones, y la vuesamerced se adorna con todos ellos y
aun le sobra para dar a mil opini6n y fama.
Quiero ahora decir a vuesamerced, y digoselo por esta plitica, que
si no fui en el yantar ful en el gustar, y fuilo en inimo, pues que Bste,













riosas esmeraldas, desfilaban en las peripecias de sublime Ilia-
da las glorias inmortales del pasado. Y a poco, como pdrpado
que eclipsa la postrer mirada del que muere, un cielo encapo-
fado ocult6 la estrella herdldica que desde su lago de sangre
iluminaba el continent americano con los resplandores del he-
roismo y del martirio.
Un mes despugs, por enctma de nuestras cabesas, cual nun-
cio de celeste cholera, el huracdn en alas del viento y de la som-
bra cruz6 rugiente y veloz, dejando tras si abatido el orgullo hu-
mano y amontonados en hecatombe gigantesca los drboles corpu-
lentos y alterosos. Pero mds rdpida en su poder reparador la na-


en ocaaiones, sepirese de la material por alguna fuerza de atracei6n sim-
pitica, y alli donde quiere esta en albedrio, sin piernas que le muevan
ni trips que le sustenten, y voto, y lo juro, que asi al yantar de ano-
che fuf en espiritn, y oile, admirando la arrogancia de la palabra, el
donaire del ingenio, la firmer del acento y la seguridad de la sabi-
duria de vuesamerced, con las ternuras y los amores a la tierra santa,
cuna y reposo de los buenos de vuesamerced, .como vuesamerced mismo
y como los mis fronteros de ns persona.
Y todos estos habitantes de la Habana, como yo bien oi en corrillos,
gradas y mentideros, son tan adictos a vuesamerced como vuesamerced
lo es a la bondad, a la caballerosidad y a la rectitud, y aun algfn mal
temen de estas grandezas de vuesamerced que siempre son seluelos de
socalfias, pues que la ruindad roe a la grandeza y no la excelencia a
la nuhdad. Mejor lo harn Dios, y able yo para en el dia y sea este
mal como muy bueno y meterle he en easa.
T4ngame vuesamerced por su muy devoto y admirador y grande y
verdadero,
ATHANASIUS,
Bachiller de Oviedo.

Al bachiller Atanaio Bivero.

Befior Atanasio Rivero, Habana.

Mny bondadoso y distinguido amigo:
Desde la noehe del martes, por habdrseme renovado la grippe, tome
cama hasta boy, y por causa de este contratiempo, que me excusarA con
la bondad de Vd., no habia podido, como era mi mfs vivo deseo, diri-
girle dos renglones siquiera, para decirle mondo y lirondo en el cas-














turaleza que los hombres, mientras la estrella todavia no ha vuel-
to a fulgurar sobre lapatria secuestrada. otra vez en pie los ti-
fanes vencidos se har engalanado con la pompa de su verde
fronda.
Transcurridos los primeros tiempos de la ocupaci6n mili-
tar norteamericana, en que perteneci6 al Partido Republicano,
vivi6 lejos de la political active. Simpatizaba con la liberal, pero
sin compromises. Lo inspir6 siempre la justicia, y nunca la
conveniencia personal o el prop6sito de favorecer determinada
tendencia con fines hostiles o parciales. En 1906 como en 1917
en que desempeiiaba el cargo de Director General de las Escuelas

tellano al uso, cuanto le ha agradecido la donosisima y tan noble epis-
tola o pldtica que se sirvi6 Vd. escribirme y publicar en el Diario de la
Marina y que nadie, sino Vd. s6lo-al menos de este lade del Oc6ano-
pudo hacer con el superior y absolute dominion del idioma que es la glo-
ria de Vd., y con la soltura y la gracia incomparable con que Vd., por
exclusive don y privilegio maneja la prosa, penetra en los misterios de
la sintaxis, y sabe decir en cualquiera de las pasadas formats de 1:.
lengua nuestra, eominmente mejor que lo haria Lope y a menudo no muy
a la zaga de aquel sublime y inico Cervantes; por todo lo cual son
los escritos de la pluma de Vd., tan curiosa y tan rica como la del
autor de La Picara Justicia, envidia de muchos y pasmo y eneanto y
delete de quien ahora le confiesa que es su lector mis devote y agra-
decido. Aunque esta vez lo que me ha conmovido y admirado mAs es
la delicadeza exquisite con que Vd. ha eneubierto sentimientos que he
advinado y que tanto le honran; pero bueno es que Vd. sepa que si al-
guna vez me encontr4 done "vos fieima honra", con ella nos hon-
ramos todos y albricias nos dimos, pues que aquello fu6 "beber con
guindas y miel sobre hojuelas"; y no me lame en lo adelante doctor,
porque no lo soy ni en letras ni en cosa alguna, sine humilde "licencia-
do" in itroque de Madrid, es decir, de la Universidad Central, que tie-
ne a much honra quitarse el birrete para saludar confuse y reverent a.
mis docto, al ingenioso, sutil y peregrine bachiller, honra y prez de
Oviedo y orgullo de euantos amamos y no escribiremos jams como 41
la mejor y mis bella de las lenguas que, por fortune, todavia hablamos
por aec.
Y con mis respetos, dignese aceptar la sincera expresi6n de apreeio
y gratitud de quien es su admirador y amigo afectisimo, asi como ob-
secuente servidor q. b. s. m.,
MANUEL SANGUILY.
(De Letras, Habana, mayo 15, 1907.)












Militares, su actitud, frente a las minorias usurpadoras, fue
clara y concrete. Cuando el primer intent de reforms cons-
titucionales abortado, observaba con celo admonitivo, enfo-
cando la realidad circunstancial, que la Constitucion ni contiene
graves defects ni serial jams culpable de los males que se pal-
pan. El mal no estd en la ropa que nunca se ha usado propia-
mente. La calentura, o los vicios, esidn en el alma de los enfcrmos
y no en su guardarropia. Con enmiendas constitucionales o sin
ellas, donde no hay mis que hombres que fueron hechos para
mandar sin frenos a someterse sin escripulos, donde no hay mis
que intrigantes, ambiciosos, herederos de los esclavos o de sus
amos empedernidos, la grand hipocresia y la vergonzosa cobardia
colonial, no es'preciso enmendar Constituciones que no rigen en
la prcdtica ni regirdn nunca! (1)
En 1907 fu6 designado con Antonio Sanchez de Busta-
mante y Gonzalo de Quesada, para representar a Cuba en la
Segunda Conferencia Internacional de la Paz, en El Haya.
Desde lejos seguia, comunicindose con sus amigos, las alter-
nativas y peripecias de la political, debatida con encono, como
secuela de la reciente discordia civil.
Algfin rumor relative a su persona debi6 llegarle hasta la
capital de Holanda, cuando justifieindose conmigo, en una con-
fesi6n, me decia:
En cuanto a mi persona, tanto se ha dicho que soy preten-
cioso, que me he propuesto ser aqui, siempre y en todo, el ul-
timo. Se dird lo que quiera de mi; pero no podrdn negar al-
guna vez que he procurado ser humilde, el mds oscuro, el
inico oscuro, y (aunque los tres Delegados somos al cabo igua-
les) el mds disciplinado y subordinado a sus otros companeros.
No quiero, en lo que me concierna, dar motives para que
Cuba tenga nuevas causes de dolor y de vergiienza, produci-
das por sus hijos que estdn fuera, ya que los que estdn en su
recinto se olvidan de ella a extreme de comprometer su dicha
y su porvenir en la miserable obcecaci6n de tantos apetitos in-
sensatos. (2)
(1) Carta. New York, noviembre 8, 1905.-De mi archivo.
(2) Carta, Holanda, agosto 2, 1907.-De mi archivo.












Sanguily no hizo versos jams. En ocasiones crei que los
desdefiaba, porque le parecieran artificiosos o no hablaran a
sus sentimientos. Pero 61 era, por encima de todo, un poeta
en prosa: por la belleza de sus ideas, y por el modo de ves-
tirlas; por la cadencia de sus pirrafos cincelados; por el do-
naire de sus metaforas y la transparencia de su imaginaci6n
pict6rica que se desliza por avenidas de rosas, entrecruzadas
de resplandores.
Sofiador y fil6sofo moja sus pinceles en la misma Eter-
nidad, y copia, del natural, la imponente majestad del mar y
el cielo, a tiempo de vaciar las emociones de su espiritu, bajo la
impresi6n desconcertante de las cosas divinas y humans.
Pero la oscuridad aumenta, el cielo se nubla mds, cnmo si
fuera a llover, y el ruido sordo y continue de las olas, como
el rumor de un bosque gigantesco, hace mds intense; icosa ex-
traMa!, el silencio universal... Me figure que estoy en el es-
pacio indefinido, lejos de los astros y de la vida humana, como
un element inconsciente del universe despoblado, solo con
mi pensamiento estdtico, oyendo el vago rodar de los mundos
lejanos, y me sumo en un como ensuefio sin forms, en el man-
so delirio sin ideas que debe ser la manera de existir despues
que todo muere!... pero, en un moment fdci de reacci6n men-
tal le veo a usted, a mis pocos y buenos amigos, a mi tierra, mi
casita del Vedado, mis tumbas sagradas, las pasiones violen-
tas y el desamor que nos desunen, el extranjero que nos rige, la
confusion present y la oscuridad del porvenir, y la calma me-
lancolica se trueca en dolorosa aflicci6n... y casi quiere des-
hacerse en ldgrimas el triste devaneo, como el humo de la nu-
be se esfunma y se derrite en menuda lluvia... (1)
Sanguily, orador, corona las eumbres de la elocuencia. De-
m6crata de coraz6n, tenia el orgullo de la palabra y la pasi6n
del dereeho. Sus discursos produeen sensaciones de inmorta-
lidad. Leidos, deleitan, ensefan, levantan: eseuchados, elec-
trizaban, ponian en el animo v6rtigos de alturas, mareos de
oceanos encrespados, deslumbramientos de Sinai.


(1) Carta, Holanda, agosto 10, 1907.-De mi archivo.












Desapareeidos Marti y Maceo entire las ondas del torbellino
revolucionario, muerto Calixto Garcia en los albores de la paz
y, a poco, en 1905, desplomado el Generalisimo, Manuel San-
*guily encarnaba la representaci6n del patriotism revolucio-
nario. No fu6 un tipo de caudillo popular, dominador de mul-
titudes, a image de MAximo G6mez; ni un tribune del pueblo
a la manera de Marti; pero en 6l se aunaban las condiciones
de los hombres superiores o sobrenaturales. Toda la historic
separatist, con sus heroismos y sacrificios, con sus c6leras y tris-
tezas, vibra en sus oraciones, donde palpita el alma de la le-
yenda y pasan, en rutilante y martial desfile, los soldados de
Cuba libre envueltos en el polvo del combat y cefiidos por el
i.urel de la batalla. (1)
Su musa era Cuba, Cuba con sus heroes y con sus mirti-
res. Cuando aparecia en la tribune reflejando en el perfil
augusto, sobresaltos y emociones, apoderibase de los oyentes
misteriosa inquietud, indescriptible entusiasmo. Hablaba co-
mo si no debiera hacer otra cosa. Su voz tenia todas las to-
nalidades, sus maneras eran elegantes, su dicci6n impecable,
sus ademanes sobrios, aun en el arrebato y la fiebre del perio-
do; a veces parecia un mago deshojando p6talos y estrellas des-
de el fondo de invisible gruta; y otras, cuando el dolor de la
patria le estrujaba el coraz6n, una eatapulta humana lanzando
imprecaciones y denuestos, a modo de granadas encendidas,
bajo un diluvio de adjetivos relampagueantes.
Ningfin orador eubano-excepto Marti-ha ejercido mis do-
minio sobre el pfiblico. Hasta en los pirrafos llameantes, de
esos que se pronuncian a paso de carga, gozaba dominando arre-
batos y demostraciones, como si se complaciera en refrenarlos,
hasta que en una condensaci6n de simbolos clavaba su bandera
en lo alto del picacho, desencadenando el huracin contenido de
las aclamaciones.
Y euando entraba con Animo apaeible, como un rey de la me-
lancolia, en una de esas evocaciones ligubres en que mezclaba
las nieves del destierro, el dolor de las ausencias, las alternati-


(1) Carlos Manuel de CUspedes, alocuci6n, 1870.












vas de la lucha, la miseria de los emigrados, la indiferencia del r
mundo ante el heroismo de los cubanos, ejercia poder tan ab-
soluto de fascinaci6n, que la sala, colmada de gente, parecia un
cementerio, donde ahogando sollozos y suspiros, se sentia rodar
el silencio.
Juzgad si no por esta invocaci6n de Marti en uno de sus dis-
cursos pronunciados en Nueva York, en los dias de la desco-
munal contienda:
En la comain desgracia, en el confinarmiento forzado, la pa-
tria fue 'bsorbiendo su ser, dominando en su sensibilidad, exal-
tando su fantasia, templando su resoluci6n. Ante sus ojos so-
fiadores aparecia afn m~s beUla y digna de rendida devocidn
cuando la cruel nostalgia avivaba sus lamentos en presencia de
la carrera, serena o revuelta, pero sin trabas ni deshonra, de
pueblos por ningin titulo superiores, aunque mrns afortunados
que el suyo; esa nostalgia indefinable y lethal, mis dolorosa y sonm
bria en los largos inviernos del Norte, cuando encogido de frio
el cuerpo, arde y vaga entristecida la fantasia pogtica, en medio
de la nieve blanca que cae sin ruido como el paso de la muerte
bajo el cielo gris, en el'dia breve, crepuscular y desolado, y mas
todavia en la noche prolongada en que el aislamiento aviva los
dolores; y entonces, al pie de la palmeras que sollozan, frente a
la colina alfombrada de hierba siempre verde, en el ambient
didfano que espejea en la menuda polvareda de oro, y la embria-
guez de la brisa perfumada de aromas penetrantes, entire flores
maravillosas en cuyos sedosos p6talos vibra en el vertigo de sus
alas el sunsin tornasolado, junto al bosque ribereflo del mar en
que el enamorado ruisenor despierta los ecos de la noche con sus
endechas no aprendidas, los ojos deslumbrados del amador dis-
tante veian surgir de las ondas mansas y azules, como la image
divina de [la patria, brindando con la dicha y las promesas miste-
ricsas de la vida, la maga del ensuefio, la risueia Nereida ameri-
cana, desgranando perlas de su flotante cabellera en que lleva
prendido al sol apasionado del tr6pico, que sobre su frente more-
na resplandece como la diadema de su gloria! (1)


(1) Jos6 Marti y la Bevolucidn Cubana. New York, 1896, p. 8-9.












Su oratoria peculiar, de moldes inconfundibles, era su retra-
to moral. Antonio Zambrana y Rafael Morales le precedieron
en la elocuencia revolucionaria. Lo superaba Marti en la po-
tencia creadora y en la energia prof6tica que lo convirti6 en
idolo de las muchedumbres; Montoro en la precision y desglo-
samiento del asunto y en la intensidad del concept; Sanchez de
Bustamante, en la dificil facilidad de improvisar con galanura
cristalina y torrencial; Pifieyro y Varona, pertenecientes a otra
escuela, en la expresi6n serena y en el giro clfsico; pero ninguno
le igual6 en la intenci6n con que subraya sus ideas, en la jus-
teza del adjetivo, en la pompa musical de las imAgenes, en la
gallardia del 16xico, en la belleza deslumbradora con que re-
mataba sus periods triunfales, orlados de lanzas y ternuras y
saturados de hierro y de venganza.
Nadie como 61 sintetiz6, en una pincelada, la vida de nues-
tros grandes. En la maravillosa cinta de sus discursos, destaca
heroes y sabios, oradores y poetas en abigarrada y luminosa ca-
ravana. Ve a Luz Caballero, como el hombre angelico y cuasi
divino que, a haber nacido fuera de esta isla sin ventura, apare-
cerfa ante la humanidad reconocida y reverente como uno de los
mds eximios representantes de la virtud y de la ciencia; a Here-
dia, el poeta precursor de la epopeya, exhalando de su corazon.
vibrant como el bronce de un combat, sus dolores y sus espe-
ranzas, su desesperaci6n y su amargura, revistiendolos del esplen-
dor de sus versos, en esa intima y maravillosa unificacion de la
poesia, que parece un suefo, cuando es la realidad mds profunda,
la revelacidn armoniosa y sentida del fondo de las cosas y del
secret de las almas; a CUspedes, el mds alto magistrado de la
rebeldia cubana, rodeado por feroz jauria, que acepto solo, aun-
que por breves mementos, el gran combat de su pueblo, mientras
ganaba la selva cercana, envuelto por el humo de sus detonacio-
nes; y que, acorralado, perdido, no vacila en el instant supremo,
se ofrece al porvenir como ejemplo magnifico de fortaleza, se
ofrenda a la patria en holocaust, y con el corazon destrozado por
su propia mano en el Wltimo disparo, desaparece en el foso, como
un sol de llamas que se hunde en el abismo; a Ignacio Agramon-
te, caballero gentil que el mismo Bayardo hubiera saludado con












asombro, conducido muerto sobre una cabalgadura a Puerto
Principe, como el cerdo cazado en la serrania, y luego consu-
mido en una hoguera para que el viento esparciera sus cenizas;
a Miguel Jer6nimo GutiBrrez, amarrado vivo sobre un potro ce-
rril, muriendo en el martirio espantoso de Mazzepa; a Calixto
Garcia, suicide que sobrevive a su heroic resoluci6n y que lleva
en medio de la frente una estrella de dolor, con mds honra y ma-
yor gloria que muchos monarcas su diadema de perlas y dia-
mantes; a su hermano Julio, enjaulado detris de los hierros de
un calabozo, que evoca en las fantisticas cargas en que iba de-
lantero siempre, para recorder que en vano lo busca angustiado,
porque gl no estd aqui, ni la trompa de la Fama, al pregonar
ahora el nombre de los heroes de la guerra, tampoco resuena
anunciando sus proezas en el llano, otra vez estremecido por el
galope marcial de los corceles; a Maximo G6mez, la venerable
reliquia de tiempos trdgicos, el veteran de nuestras grandes
victorias; a Marti, l6gico en el pensamiento lo mismo que en la
conduct que al tropezar por la primer vez con los enemigos
de su patria, siente rugir en su coraz6n la c6lera inmensa de su
pueblo y, estremecido, despefia con furiosa espuela su caballo,
como viviente alud contra la masa tonante, que se abre en crd-
ter de fuego donde, envuelto en llamarada de rel4mpagos, se
hunde con estrgpito el centauro arrebatadol; a Maceo, vida tan
varia, tan multiple y tan borrascosa, como el maravilloso cris-
tal que en sus facetas peregrinas sorbe y derrama a torrentes
deslumbradores arcoiris; y al modo que una ldgrima fugas com-
pendia un largo poema de romanticos amores, y una trimula go-
to de rocio refleja la b6veda del cielo, al oir ese nombre pres-
tigioso percibimos, por triste y espantable sugestion, profundas
tribulaciones y hazaias increibles, por lo que a influjo de la md-
gica palabra resurge un pasado grandiose, tiembla la tierra al
tropel de las legiones que corren al asalto, resuenan estridentes
los clarines Ilamando a trdgicas empresas, relinchan desenfrena-
dos los corceles, pasan como trombas las cabalgatas de centau-
ros, las palmeras en el llano at soplo de las iras desatadas reco-
gen abatidas sus penachos, la montana agreste relampaguea a
lo lejos iluminando ej mar sombrio, retumba el coras6n como el












tambor guerrero que en el fondo del pecho bate a paso de car-
ga, y con asombro y amargura contemplamos, sin comprenderlo,
como esas inspiradoras violentas y sublimes que llamomos la li-
bertad, la gloria y la justicia-entre martirios y despojos-em-
pujan a los pueblos por ignorados y dsperos senderos!; a la es-
tirpe de los Maceo, en las visperas del 68, cuando cada ma-
fana aguardaban impacientes aquellos predestinados el mor
mento supremo de sangrar y de morir por la libertad y por
la honra, hasta que oyeron en los riscosos farallones retumbar el
trueno que asordara la llanura; y ese dia por siempre memora-
ble, como si se les hubiese revelado el espiritu de la patria pa-
ra guiarlos y engrandecerlos, abandonaron el hogar apacible,
enarbolando la bandera que en sus nervudas manos seria ense-
ia perpetua de victoria. La familiar toda, reunida a sus vecinos
y comarcanos, como tribu que comienza la larga peregrinaci6n
por el desierto, se fug detrds del que ya desde entonces apare-
ci6 como el ungido para la autoridad y para la gloria. Su padre
mismo fue voluntariamente uno de sus primeros y uno de sus
mejores soldados; y el fuerte anciano, los vdstagos robustos, ca-
yeron todos uno tras otro, como los drboles alterosos, derriba-
dos por el rayo; a Juan Bruno Zayas, que cruz6 por el tempes-
tuoso horizonte de la guerra como un meteoro, dejando tras si
imborrable estela de fulgores y de perfumes; a Salvador Cisne-
ros Betaneourt, erecto en su venerable prestancia de patriarca
y de profeta, a menudo solitario, pero siempre hierdtico y sacer-
dotal, misterioso y grande, semejando encina sacudida por todos
los vientos de la tempestad y hasta ahora respetada por el rayo;
la recia encina que fu6 el iltimo gigante de la selva colosal de-
rribada, drbol tras drbol, por la muerte irresistible y traidora;
vdstago postrero de aquella estirpe asombrosa de rebeldes casi
sobrehuonanos que, contemplados a distancia, en las lejanias en
que se confunden la historic y la leyenda, mds que hombres, pa-
recen, como en la vision del poeta florentino, las torres impo-
nentes de una antigua ciudad sumergida.
Y nadie como 61 esculpe una personalidad, descubre una
6poca, revela un guerrero en un. adjetivo. Asi cuando de-
nominaba al evangglico La Luz, al divino Marti, al magndnime












Mas6, al inponente Moncada, al expert Rabi, al fulminante y
sin par Maceo.
Sanguily fu6 el orador por antonomasia de la revoluci6n cu-
bana. Muerto, la tribune del aniversario queda hu6rfana para
siempre, porque con 61 desapareee una eseuela, el representan-
te postrero de una generaci6n de leviatanes.
Un critic intuitive, un analista puntilloso y consumado era
Sanguily. Su condici6n de director se revelaba en todo. El
no podia dejar de analizar. Y se resentia de ser profunda-
mente apasionado, cualidad contrapesada por una pureza sin
tacha. Sobre t6pieos hist6ricos y literarios sostuvo famosas po-
l'Vicas con personajes de allende y aquende el mar, que con-
sagraron su fama como critic de profundos conocimientos y
vasta cultural.
Su studio psico-filos6fico sobre Jos6 de la Luz Caballero y sus
mnnuciosos trabajos sobre Los Caribes de las Islas, y Crist6bal
Col6n y los Caribes, publicados en 1884-1885, le conquistaron
lugar prominent entire eruditos y humanistas.
En la Revista Cubana insert los tres primeros capitulos de
Los Oradores de Cuba. En ellos se remonta a los finales del
siglo XVIII y principios del XIX, cuando la Sociedad Eco-
nnmica, y el Seminario de San Carlos y San Ambrosio eran
los focos de nuestra cultural, y privaba la eloeuencia sagrada
enaltecida por Bautista Barrea, el Padre Caballero, Jos6 Agus-
tin Agiiero y Jesfs de Tristan Medina, y luego se internal
paso a paso, en la etapa de la Autonomia, en las postrimerias
de la pasada centuria, despu6s de una resefia en que desfilan
los conferenciantes y oradores academicos, de las Facultades de
Dereeho y Medicina, del Foro,de la Guerra Grande, con Zam-
lrana a la cabeza, Ram6n P6rez Trujillo, Tomas Mendoza.
Luis Victoriano Betancourt, Chicho Valdes, hacienda menci6n
especial de la alocuci6n encendida de Agramonte en el Horc6n
de Najasa, y de la fulgurante arenga de Rafael Morales en El
Cacaotal, donde encontr6 en su alma espartana los acentos ins-
pirados de un girondino, para electrizar el concurso. En Hojas
Literarias, afos despues, perfil6 un maravilloso retrato de Ra-
fael Montoro, el tribune de la Autonomia. Ultimamente pro











yectaba terminar el trabajo, enumerando los oradores pre-
revolucionarios, y los que se consagraron o surgieron con la
Repiblica.
Son famosos sus articulos Un insurrecto en la Corte, El
Discurso de Zola, El doctor Pascual, y sus comentos sobre Desde
Yara hasta el Zanj6n, del comandante Enrique Collazo, y Cro-
mitos Cubanos, de Manuel de la Cruz, el primero de los cuales
motive la dispute que sostuvo con el general MAximo G6mez.
Sus pol6micas con Jos6 Ignacio Rodriguez, Juan Ignacio
de Armas, Jos6 de Armas y CArdenas, MAximo G6mez, y otros,
ratificaron su reputaci6n de analista sagaz, impugnador formi-
dable, y dialctico, de inagotables recursos, que esgrimia el
idioma con habilidosa donosura y manejaba el argument como
un ciclope de alientos descomunales.
De sus admiraciones personales o intelectuales, quiero de-
cir algo a guisa de impresi6n o antecedente. Sanguily no era
un impresionista que se dejara seducir por el conjunto, sino
un desmenuzador acucioso,'enamorado del detalle. Por esta ra-
z6n supreme de su modo de ser, no fu6 incondicional mAs que a
los ideals que encarna la solitaria estrella y admire a ratos y
parcialmente a los hombres qile estudi6 en sus obras o con los
cuales actu6 en las policromas faces de su existeneia trashumants
y revuelta. No he de referirme a los escritores, politicos, o liber-
tadores de America, o del mundo, que Sanguily estimara con
mis o menos reparos. De los del patio, de los que trat6 intima-
mente, en la paz y en la guerra, tres fueron casi incondicio-
nalmente amados y admirados por 6l. El primero, Jose de la
Luz Caballero; el segundo, Ignacio Agramonte, del que dijo que
Lhbia sido modelado en el troquel roto de Cincinato y Wdsh-
ington, y el tereero, Enrique Pifieyro, a quien invariablemente
admir6 y quiso como precursor de sus orientaeiones literarias
y amigo y compafiero predilecto.
Estadista, su labor como Secretario de Relaciones Exteriores
del Presidente G6mez, fu6 active y ejemplar. Defendi6 con en-
tereza la soberania national de extrafias ingerencias que, lejos de
beneficiarla, menoscaban y socavan los cimientos republicans, y
redact6 el cable enviado por el Presidente de Cuba al de Estados











Unidos, a raiz de la asonada racist de 1912, para prevenirlo, en
patri6tico veto de admonici6n y sfiplica, contra su intent de
mezclarse en asuntos interiores, estimhndolo una profanaci6n a
los sentimientos del pueblo cubano; ideas que ratific6 en su dis-
curso de bienvenida al Secretario Knox, declarando que si los
anuncios de inicuos agoreros enemigos de nuestros ideales debie-
ran cumplirse por causa de las mudanzas y flaquezas de los hom-
bres, acaso la majestuosa majer que se yergue en medio del grand
estuario sobre la isla Bedloe doblaria su cintura de metal para
apagar en las aguas alteradas la gigantesca antorcha que ilumina
el vasto oceano y la conciencia humana, a tiempo de resonar
un alarido pavoroso, arrancado al desencanto y al terror, que
el eco repetiria de ola en ola y de cumbre en cumbre, anunciando
en la noche del mundo que la libertad habia muerto.
En pleno period electoral (1912), desencadenadas las pa-
siones de los bandos rivals que se disputaban el poder, fu6
designado por el Presidente G6mez para oeupar, provisional-
mente, la Cartera de la Gobernaci6n, donde su autoridad de pa-
triota y su devoci6n a la ley y a la justicia, puestas de relieve con
prudentes medidas, realizaron el milagro de serenar los ani-
mos, logrando que se celebrasen en paz las elecciones y se tras-
pasase el poder de un cubano a otro sin intromisones humillantes.
Temperamento forjado en la discipline, a pesar de sus resa-
bios de insurrecto y de su innata rebeldia, era inflexible y
rigido en el cumplimiento del deber, y en exigirlo a sus subor-
dinados. En 1913 fue nombrado Inspector General de las
Fuerzas Armadas, con el grado de Brigadier, cargo que impli-
citamente renunci6 por haberse abolido, a virtud de circunstan-
cias personalisimas, las atribuciones inherentes al mismo, que
determinaron su creaci6n. Seguidamente fu4 designado Di-
rector General de las Eseuelas Militares, donde puso una vez
mas de relieve sus cualidades insuperables de organizador y
educador. Su direcci6n eficaz afirm6 las Academias Militares;
se form un cuerpo valioso de profesores y foment en ellos
el amor a la ensefianza y a la milicia.
Sus filtimos empefios en el seno de los partidos politicos, de
los cuales permanecia alejado, los realize bajo la bandera del













Partido Nacionalista, que surgi6 como consecuencia de haber
plegado el liberalism su bandera de revision, en dias de gran
des extravios y anormalidades.
Recuerdo que fui a verlo en compaiia de Manuel MArquez
Sterling, a su casa de Jesus del Monte, para hablarle de la ne-
cesidad de organizer un movimiento nuevo que, levantando el
espiritu, desorientado por dolorosas realidades, fuera a modo
de puente de conciliaci6n y de respeto entire la dietadura y la
oposici6n.
Nos oy6 atentamente, convencido desde el primer moment
de la bondad de nuestros designios y, aun cuando hizo obje-
ciones a nuestro optimism, augurindonos los obstaculos donde
ibamos a tropezar y caer por falta de recursos econ6micos y
de prensa para propagar esos ideales, se comprometi6 a ayudar-
nos, activamente, alegando que no tenia el derecho de restar-
le su apoyo a un esfuerzo.tan generosamente concebido.
Pusimos manos a la obra, y en una de las primeras reunio-
nes fuimos designados 1l, Marquez Sterling y yo, para redac-
tar el manifesto Al Pais, donde se hizo un especial llamamien-
to a la juventud cubana para que con su entusiasmo y sus ta-
lentos emprendiera la obra de unificaci6n y saneamiento, a la
manera de aquella juventud italiana que desde 1831, por la ar-
diente y prof6tica inspiracidn del gran Mazzini, bajo la ensefia
de la Italia Nueva, puso los cimientos y traz6 los derroteros lu-
minosos de la gran naci6n por cuya gloria y felicidad realizara
tan heroicos y fecundos sacrificios.
En ese documento, en su mayor parte redactado por San-
guily, escribi6 con elaro sentido y sinceridad nacionalista:
El espiritu prictico y vulgar, afanoso en su egoismo y sen-
sualidad de bienestar material y de goces epicureos, no ha oca-
sionado otro beneficio ni otra gloria en el mundo que el haber
despertado y fortalecido las ansias inmortales del lirismo sobe-
rano y bendito, al que ha debido sientpre la cuitada humanidad
su dignificacidn y sus consolaciones, como el vidtico divino de
mejor vida individual y colectiva; y, por aFiadidura, liricos y
remdnticos fueron los que en balallas sin cuento, entire dolores
indecibles, y con abnegacidn maravillosa, triunfaron de la for-











.uu

midable conjuraci6n varias veces secular de innobles intereses
y de obcecadas y nortiferas pasiones; los venerandos sofiado-
res, a quienes los sesudos prdcticos de entonces tuvieron por in-
sensatos, que desde aquel dia de Yara sellaron con sus exiguas
escopetas de caza un nuevo y superior destino para la colonial
pisoteada; los que afios enteros, una fatigosa y dspera dicada,
lucharon sin elements apropiados en desiguwl contienda y, cai-
dos al fin volvieron a alzarse caballeros del ideal Ilevando el al-
ma clavada de espinas la frente coronada de estrellas, para ver
finalmente realizado el ensueno ran tico de sucesivas genera-
ciones, el santo ensuelo de la independencia que templ6 siem-
pre el coraz6n de los liricos fundadores, y que es necesario que
ahora inspire y caliente el pecho de cuantos liricos y sofiadores
ansien que la patria comnin no sea en definitive victim initial
e infeliz en et hartazgo de prosaicos descreidos.
Apesadumbrado, entristeeido despu6s, porque el pais no co-
rrespondi6 al conjuro renovador, me dijo muchas veces en la
conflanza: usted, con su entusiasmo quemante me ha arrastrado
en esta aventura, pero no estoy arrepentido.
Los que no lo conocieron, intimamente, no pueden sospeehar
siquiera, su dulzura en la amistad y la familiar. Jovial y cari-
fioso, galante con las damas, solicito con los nifios, atento a los
deberes sociales, se complacia en hacer el bien, y era dadivoso
sin alarde. Con una ironia fina, donde cabrilleaban los refiejos
metalicos del sarcasmo y la shtira (como apuntaba Manuel de
la Cruz), solia salpicar sus charlas; reia las cosas graciosas con
alegria infantil, amaba a los perros, y en el grupo y la reunion
oy6ndole, perdiamos la noci6n del tiempo.
Mientras viva, recordard aquella tertulias del Caf4 Tae6n,
donde en torno de amplia mesa dabanse cita, cotidianamente,
sus mis inseparables amigos. Del grupo, clareado por la muerte,
faltan tres Enriques: Villuendas, HernAndez Miyares y Tru-
jillo; Rafael Portuondo, Eudaldo Tamayo, Jos6 de Armas, Jos6
Prellezo, y su principal y mis constant mantenedor, al qua
todos oiamos, fascinados y sin cansancio, discurrir horas enteras
sobre variados temas, ora blandiendo el latigo de Juvenal, como
maestro de epigramas y divisas, ora doetrinando y previniendo














,con evangelica bondad, o, las mis de las veces, describiendo con
au numen de aeda, con mfs veracidad de Eneas, animado per
Virgilio, la toma de Troya, las hazafas y proezas de la epopeya
mambisa.
En los (ltimos dos afios asisti continuadamente a los alti-
bajos de su salud. Los medicos, piadosamente, diagnostice-
ronle una neurastenia que debia combatir distrayendo su es-
piritu en ocupaciones que, sin fatigar su agotada naturaleza, le
proporcionaran expansion y olvido. Pero 61 era demasiado avi-
sado para engafiarse o dejarse engafar. En ocasiones, ellos
eran compelidos por 61 a debates profanes, abismindolos con
sus conocimientos te6ricos sobre las causes y desarrollo de sus
males; analizando los medicamentos recetados, y hasta sus po-
sibles efectos, como si no hubiera tenido mis discipline que la
ciencia m6dica, envolviendo a sus amigos, con las rebeldias de-
rivadas de sus arguments, en cofusiones y dudas. Mis males no
tienen mis remedio que la muerte, me dijo muchas veces, trista
y resignado.
Su carActer permaneci6 inalterable a trav6s de su larga en-
fermedad. Sentado en un sill6n, o a veces en la silla de su
mesa escritorio, rodeado de papeles y revistas, leia las iltimas
producciones cubanas y extranjeras. Hablaba de Cuba en to-
dos los instantes: del pasado heroic, del present de aquellos
dias que no daba lugar a estas realidades alentadoras, del fu-
turo, que en su natural escepticismo, juzgaba incierto y oseuro.
La patria era el inagotable tema de sus conversaciones salpi-
eadas de estrellas y luceros.
Como 61 conversaba, inicamente han conversado algunos ele-
gidos. Entre los cubanos s6lo encuentro uno que pueda com-
parArsele: Marti.
El 25 de noviembre del afo 1924, dias antes de salir para
el Peri, en comisi6n official, fui a decirle hasta luego, domina-
do por la idea aterradora de que fuera un adi6s definitive. Lo
encontr6 animado. Le insinu6 el plan del discurso que pensa-
ba pronunciar, en nombre de Cuba, en el centenario de la ba-
talla de Ayacueho. Lo abrac6 carifiosamente y, ya en la calle,
al volverme para recomendarle que se cuidase, me grit6 desde













el portal de su casa: no se olvide de citar a pose de vencedores.
Me recordaba a C6rdova en la arenga sublime que decidi6 la
refriega.
Cuando regress, fui a verlo, y era casi un cadaver, sin ex-
presi6n, sin fuerza para nada. Postrado, inerte, con una
cnula de oxigeno en la boca, vaga la mirada, como si explo-
rara rumbos desconocidos, me produjo la impresi6n de un se-
midi6s vencido, de una torre desmantelada por la tempestad.
Todavia, en un esfuerzo de la voluntad y de la memorial, me
pregnant per el discurso. Le dije que no debia hablar, y que
yo volveria a le6rselo. No lo vi mas. Al siguiente dia sali al
interior para tender asuntos urgentes. Y en el campo me
sorprendi6 la noticia fatal, que no por esperada dej6 de pro-
ducirme la sensaci6n de una catistrofe, la idea de que se habia
apagado el iltimo sol de los tres astros que calentaron mis
ideales de patriota: mi padre, Marti, y Manuel Sanguily.
Entero y sin miedo vi6 acercarse el moment de la despedida.
Llam6 a su Felicia, para darle las postreras disposiciones:
queria que lo enterraran sin pompa, al lado de su hijo Mario.
Dias antes de morir, solicit hablar con el Senador Wifredo
Fernandez y con el doctor Matias Duque, para confesarles la
causa de su inica inquietud: la suerte de su viuda y de sa
hijo, a quien tras una existencia afanada, dejaba s61o, como
herencia, su nombre inmaculado.
Los funerales del eximio patriot revistieron solemnidad ofi-
clal. La Cimara y el Senado, conjuntamente, acordaron que
se le rindieran honors de Presidente. La resoluci6n-ley, firmada
por el Primer Magistrado, no se cumpli6 en la practice y, sin
que la naci6n lo sepa todavia, se le hicieron honors de Co-
ronel libertador (1).

(1) Al Senado:
Cuba llora hoy la muerte de Manuel Sanguily. Con su desaparici6n
pierde el pais uno de sus hijos mis ilustres por la grandeza de su pa-
triotismo y de sa inteligencia. Revolucionario, publicist y orador, sus
m6ritos fueron excelsos en todos los 6rdenes, complementando la belleza
pocas veces igaalada de su historic, el ejemplo de humildad con que












Meses antes de .agravarse, acarici6 el pensamiento de una
edici6n complete de sus obras. Traz6 el plan y seleccion6 los
materials. La Segadora se interpuso, y su hijo Manuel, con
devoci6n filial y enternecida, ha emprendido la dificil tarea y
dado a luz el primer tomo, titulado Nobles Memorias, inspi-
radas en el culto a los muertos y donde, entire piginas belii-
simas como las dedicadas a Miguel Figueroa y Fernando Arizti,
se esconden las mis descoloridas y pilidas de su brillante pro-
ducci6n.
Vencido por los afios, envuelto entire las olas del rio tran-
sirorio de la vida que desemboca en el pielago sombrio del no ser,
desapareci6 el cubano insigne de bondadoso espiritu, cultural
enciclop6dica y cerebro oceinico, que fu6 mi guia, mi conseje-
ro, mi amigo. Lo he llorado en silencio, con desgarramientos
de meliflua ternura, en dias en que crei exhaustas las fuentec
de mis lfgrimas, y easi insensible mi coraz6n, postrado todavia
por la ausencia definitive del hombre amado que lo form en
la cuna y lo hizo luego, a imagen del suyo, magnAnimo y sincere.

termin6 su vida, siempre ennoblecida por el sacrifieio, la pobreza y la
virtue.
La Naci6n le debe el homenaje que todos los pueblos rinden en mo-
mentos iguales a sus grandes ciudadanos, y sin perjuicio de otras ini-
eiativas, interpretando el sentir del pueblo de Cuba, el Senado vota la
siguiente
PROPOSICI6N DE LEY
Articulo I.--Se declare dia de duelo national el 25 de enero del co-
rriente aio, en demostraci6n de pdblico dolor por la muerte del eminente
patricio Manuel Sanguily y con motive de verificarse en esa fecha ei
sepelio de sus rest.
Articulo II.-Quedan declaradas nacionales las exequias del Coronel
Manuel Sanguily, corriendo por cuenta del Estado los gastos que oea-
sionen sus funerals.
Articulo III.-Se conceden al cadaver del Coronel Manuel Sanguily los
honorees de Presidente de la Repdblica, debi&ndose former el cortejo f6-
nebre de acuerdo con esa jerarquia.
Articulo IV.--Se declaran dias de luto official, el 26, 27 y 28 de enero
del aflo en curso, en los cuales permanecerd la bandera national a media
asta en las oficinas y edificios pdblicos.
Articulo V.-Se autoriza al Poder Ejecutivo para tomar de los fondos











Los golpes que el destino, en su eiego y constant rodar,
descarg6 sobre mi coraz6n, no han destruido, sino por el con-
trario acrecentado su sensibilidad, pudiera decir que han fe-
cundado el culto de una nueva fe .
La fe de los muertos, el culto de sus ideales, la religion de
sus quimeras y de sus sacrificios. Los que por una ley biol6-
gica, inexorable e ineludible, nos vamos acercando al termino
de la carrera, despu6s de haber llegado a la edad de las dulces
memories, llevamos en el alma y en los ojos visions de ari-
dos paisajes y melancolias de crepfsculos, en el pensamiento
una piramide de recuerdos y sobre el animo atribulado un
mundo de muertos.
Si es cierto que rige la vida una fuerza niveladora, capaz
de compensar la generosidad del sacrificio, inflexible en el re-
sarcimiento de todo prop6sito de bien, necesario es confesar que
no fu6 just con Manuel Sanguily esa potencia reguladora, por-
que no le permiti6 legar siquiera a los umbrales en que flotara,
al mistil regenerador, la bandera de sus ensuefios romanticos.
sobre el cumplimiento de aquella parabola vidente de Marti,

existentes en el Tesoro Nacional, no afectos a otras obligaciones, las
cantidades necesarias para el cumplimiento de esta ley, que comenzark
a regir desde el dia de su publicaei6n en la Gaceta Oficial.
Sal6n de Sesiones del Senado, Habana, 21 de enero de 1925.-Antonio
Gonzalo Prez; Wifredo Ferndndes; F. G. Menocal; A. G. Osuna; M.
Bivero.
UNA PLACA
Al Senado:
Como homenaje a la memorial del ex president de este Cuerpo, ilustre
patriot Manuel Sanguily, los senadores que suscriben proponen al Senado
la aprobaci6n del siguiente acuerdo:
Se acuerda colocar en el respaldo de la Presidencia del Senado y a
la derecha de la misma una placa de bronze con esta sola inscripci6u
"Manuel Sanguily"; que por los miembros de la Mesa y demAs sefiores
Senadores que deseen acompafiarles, se comunique a los familiares del
extinto el p6same del Senado; ofrendarle una corona; enlutar el edificio
del Senado y colocar a media asta la bandera.
Sal6n de Sesiones del Senado, Habana, a los veinte y cuatro dias del
mes de enero de mil novecientos veinte y cinco.
Martines Moles; M. Bivero; Juan Gualberto G6mes; M. Varona; A.
G. Osuna; Wifredo Ferndndes; F. G. Menocal; Felix del Prado.











cuando enunciaba, aplicando a la political la ley de la naturale-
za, que es fango en las artesas el oro en que el artist talla lue-
go sus joyas maravillosas, y que de lo f6tido del pantano saca
almibar la fruta y colors la flor. El, que hubiera tenido por
goee mAximo saber, en las antesalas mismas de la Eternidad,
que ya en su patria la Constituci6n no era instrument de man-
datarios transgresores, que la moral piblica se vigorizaba en el
respeto a la ley, y los valores intelectuales y patri6ticos vol-
vian a gravitar por sobre la contumacia analfabeta respal-
dada y sostenida por el matonismo; que se ponia freno a la pro-
paganda maldiciente de aventureros nocivos a la salud de la
Repfiblica, y se imponian de abajo arriba la austeridad y la
limpieza, encauzando la administraci6n sobre base de eficiencia
y de conduct insospechables, no tuvo esta dicha que yo disfru-
to ahora con la infinita pesadumbre de no compartirla con 61,
que ya.pas6 en la g6ndola invisible que surca a diario los ma-
res de nuestro destiny con su carga de niufragos, caidos bajo
las ruedas implacables del tiempo.
Empero, los hombres que resume una 6poca, no desapare-
cen del todo al romper el ruisefor que anima la material la fri-
gil jaula de barro y de dolor, sino que viven y se prolongan
en su obra, y crecen y se perpethan en raz6n direct del afianza-
miento y perdurabilidad de sus ideas. Entendidas asi las co-
sas, cabe afirmar que el espiritu de Sanguily, dilatandose en lo
inabarcable, asiste con nosotros a este reajuste de valores mo-
rales que eleva a Cuba, guardada siempre por 61 en la concien-
cia, aquella Cuba, asilo de amor y temple del derecho, que
arranc6 a sus labios las mas formidable tonalidades, e invo-
cando la cual imagine oirlo proclamar que mAs que en mArmo-
les y en bronces, perpet-en su memorial honrando con actors sus
pr6dicas patri6ticas, para que nunca mis anuble el horizonte de
los cubanos aquella duda de nuestra possible desaparici6n co-
mo pueblo que le asaltara a 61 cuando impetr6 al cielo que ce-
rrara sus ojos para siempre antes de ver la plutocracia ex-
tranjera sefioreada de esta tierra que amasaron con lfgrimas
y sangre nuestros hermanos y nuestros padres.
HE TERMINADO.



















APENDICE N9 1

El primer trabajo que public Sanguily.

Be nos ruega la inserei6n del siguiente escrito:

JOSt MANUEL PONCE

Por qu6 voy & contristar tantos corazones conformes tal vez ya con
el fallo tremendo del destino, evocando una sombra del recinto tenebroso
de los muertost QQuA quierot QuB me impulsat...
Un puro y esponthneo sentimiento me mueve al reanimar las cenizas
de aquel j6ven-tan virtuoso, tan bello y tan amado, A quien todos lla-
maron Jos6 Manuel Ponee;-porque como "la memorial de los hombres
es terriblemente corta", no es possible que sin un suspiro iltimo, sin una
postrera lIgrima bendita de justicia y de dolor yazga para siempre en
profundo olvido quien hubiera sic.o much y quien con tan pocos afios
era una preciosa joya de la juventud cubana.-Por eso hoy que hace
justamente un afo que se hundi6 para siempre en la fosa fatal, es un
deber el que levant6mos la loza de su sepulcro para recorder & la vista
de sus restos calcinados la bella historic de su alma pura; que si ella
no embalsam6 el aire con todos los perfumes que hubiera podido des-
pedir, fu6 al menos una entreabierta floor del sentimiento que dej6 com-
prender su belleza A los que lo eonocieron y lo amaron; y les hara
elegir siempre en el claro eielo de sus ideas un punto culminante hacia
el que deben dirigir incesantmente sus mis nobles aspiraciones.
861o veinte alos habian pasado sobre su cabeza, y tenia la severidad
que entreteje los cabellos canos, el ardor y la independencia de los que
lBevan sobre los hombros el manto de la edad viril, y el entusiasmo fogoso
y desinteresado de la juventud !-Adorador infatigahle de lo bueno y de
lo noble, su espiritu endrgico y propagandista arrastraba con el atractivo
de su afabilidad & todos aquellos A quienes abria su pecho, formando asi
una santa hermandad entire sus compafieros que unificaba con su espiritu
y con su ejemplo; bueno y desinteresado revelaba el temple de su alma
en su fren6tica adhesion A las santas causes en que la Historia nos
sefiala la inteligencia humana luchando prActicamente por acercarse al
foeo ideal de as perfection; por eso amaba tanto la historic de la huma-
nidad, de uno de cuyos ramos era un maestro fervoroso en el Colegio












de El Salvador, que Ulor6, con lgrimas de acerbo dolor, su p6rdida, casi
irreparable, si se tiene en cuenta quo 6 esa edad son muy pocos los que
desprendi6ndose de las preocupaciones mundanas entregan una envidiable
juventud A la aridez de s6rios studios, conservando una f6 ciega en la
realizacion prActica del bien aun A trav6s de los mayors obsticulos;
61 confiaba much en esa especie de fatalidad que arrancando de raiz el
Arbol del mal prepare el terreno para una cosecha admirable; y me
acuerdo todavia que mAs de una vez me dijo que ese espeet(culo de
decadencia que muchos pueblos y muchas cosas han presentado y ann hoy
parece estarse preparando en otras, no debe agitar el alma con la duda
6 el dolor, porque tales cosas envuelven fecundos resultados que preparan
un grado de desarrollo en el espiritu del hombre, cuyas evoluciones gi-
gantescas nos manifiesta esa ciencia nueva que esplica el desenvolvimiento
de la humanidad conform A sus leyes, y que 61 amaba y estudiaba tanto;
y siempre me decfa, tratindose de infaustos acontecimientos en que peli-
graba el principio verdadero y legitimo, que un Angel bueno daba vida
A los pueblos, guarecidndolos en la noche de sus debilidades con el manto
dte su genio bienhechor: 61 seguia paso A paso la march de los aeonte-
cimientos hist6ricos que lo elevaban continuamente en alas de su delirio;
Y en el mismo lecho del dolor en que vimos su mirada ardiente apa-
garse con la luz de su inteligencia, cuando la fiebre hizo brotar de sus li-
bios frases incoherentes, allA en el remolino de su fantasia no veia sino sus
amigos, A quienes lamaba por sus nombres; no deseaba otra cosa que ir
A continuar sus interrumpidas tareas en aquel Colegio que robusteci6 sa
espl6ndida naturaleza, y en la Universidad, d6nde desde tiempo atrAs ve-
nia eonquistando simpatias;
Asi desapareci6 de estas esferas ese j6ven amado de todo el mundo;
de ese modo tan sublime se elev6 de entire el coro de amantes corazones
que lo rodeaba latiendo dolorosamente, un escogido de la Providencia que
sueumbi6 sin embargo, bajo el peso de sus leyes inquebrantables.-iDuer-
ma en paz, que si la dicha mis pura consist en el dolor que se deja en las
almas a la hora de partir, en el amor A la justicia, A la verdad, en una
vida tranquila inmaciQada, en una f6 ciega en la superioridad del bien,
en un pecho generoso, no faltari quien lo eoloque junto A esos hombres
que amaron los hombres, no faltarA quien diga al recordarlo, Jos6 Manuel
Ponce fu6 un hombre bueno, IQu6 mas se puede apeteeerf-Manuel San-
guily.-Mayo 5 de 1866.

(El Siglo. Habana, 5 de mayo de 1866.)

Se ha respetado la ortografta de la 6pooa en la reprodooi6n del pre-
sente trabajo.






















APENDICE N9 2


NT 12.

INSTITUTE DE 2' ENSESANZA DE LA HABANA

EXPEDIENTE DE LOB STUDIOS HECHOS POR

D. Manuel Sanguily y Garritte.

Afio de 1863.

S. 12.-Nfunero 512.


ESPEDIENTE DE LA CABBERA LITERARIA SEGUIDA POR

D. Manuel zBaguily y Garritte.

EN LA BEAL UNIVERSIDAD DE LA HABANA

1861.

S 12/512

Sello tercero para el bienio de 1860 y 1861.-Dos reales.

Armildez de Toledo. [Rfbrica].

Sor. Reetor.

Dn. Manuel Sanguily, natural de esta, respetuosamente a VS,
dice: que p* ingresar en aa R1. Universidad, y por no haber
hallado su partida de bautismo, impetra del Excmo Sor Vice-Ri.
Protector la gracia del ser examinado de admission, con la reserve
qe. espresa el adjunto memorial y asi-













A VS. Suplica se sirva darle curso con informed favorable gracia qe. es-
pera de la justification de VS. Habana y Setiembre 12 de 1861.
Sor Rector.
Manuel Sanguily.
Emo Sor-
D. Manuel Sanguily en la adjunta instancia que tengo el honor de
elevar a V. E-pide que se le admit al eximen de admission, y despues A
la matricula del ler. afio de Filosofia, a reserve de presentar la partida
de bautismo-
En mi concept puede V. E. dignarse acceder A la pretension del inte-
resado A reserve de que exhiva aquel document dentro de tres meses y
declarando nula la gracia sino lo presentare dentro de dho plazo-
V. E. sinembargo resolveri como siempre lo que estime mas acertado
Dios &-Setbre 13 de 1861-
E. L V R. P.





Secretaria de Gobierno.
Seceion de Fomento.
N9 1.187.
Con vista de la comunicacion de V. S. fha 13. del corriente
el Esemo Sr Gobernador Supr civil se ha servido acceder A que Dn
Manuel Sanguily sea admitido A exAmen para ingresar en esa
Universidad, y matricularse en ler. curso de filosofia a reserve
de presenter dentro de tres meses su partida de bautismo y en el
concept de qe. esta gracia serA nula si de dicho document re-
sultare ser el suplicante menor de doce afios
De 6rden de V. E lo comunico A V. S. para su conocimiento
y efectos correspondientes.
Dios gue a V S ms as
Habana y Setiembre 21 de 1861.
El Seeretario
Manl. Gom. del Valle.

Sr Rector de la Real Universidad Liter*
de la siempre field Isla de Cuba.

Hab' Sete. 23. de 1861,

Cilmplase.
(F) Zambrana
Cumplido.















Tesoreria
de
la Real Universidad
de la
Habana.

Admision.

Reeibi de D. Manuel Sanguili treinta y tres pesos Cuatro rs.
por los derechos p' el informant; de limpieza de sangre y los del
examen de admission
Habana 24 de Sete de 1861.
El Tesor-
Valentin Pardo.
Son $33 ps. 4 rs.




Sello tercero para el bienio de 1860 y 1861.-Dos Reales.
Armildez de Toledo. [Ribrica].

la Real Universidad literaria de la Habana a veinte y uno de
Setiembre de mil oehoeientos sesenta y uno ante el Sor. Rector
de la misma compareci6 Dn. Buenaventura Betaneourt, natural
de esta Ciudad, soltero, mayor de edad y del comercio el que in-
terrogado por S. Sria acerea de la limpieza de sangre, buena
vida y costumbres del joven Dn. Manual Sanguily y Valdes dijo
que le conoce y sabe que es hijo legitimo de Dn. Manuel y de D4
BArbara personas blancas y sin mezela de mala raza, asi como
tambien le consta la aplicacion y buenas costumbres de dicho
joven---e le ley6 lo declarado y estando conforme firm con el
Sor Rector de que yo el infrascrito Secretario certifico-

Buenaventura Betancourt.

Compareci6 en segunda Dn. Isidoro Valldes natural de esta
Ciudad, soltero mayor de edad y del comercio el que interrogado
por S. Sria acerca de los mismos particulares dijo que conoce a
Dn. Manuel Sanguily y Valdes y sabe que es hijo legitimo de
Dn. Manuel y de D* BArbara personas blancas y sin mezela de
mala raza, asi como tambien le consta que dicho joven es muy
aplicado y de las mejores eostumbres-Se le ley6 lo declarado y
estando conform firm con el Sor. Rector de que yo el infras-
crito Serio. eertifleo-
Isidoro Valdez.













62

Acto continue compareci6 Dn. Andres Betancourt natural de
de esta ciudad soltero mayor de edad y del comereio el que inte-
rrogado por S. Sria. acerca de los mismos particulares dijo que
conoce a Dn. Manuel Sanguily y Valdes y sabe que es hijo le-
gitimo de Dn. Manuel y de Do Barbara, personas blaneas y sin
mezela de mala raza asi como tambien le consta la aplicacion
y buenas costumbres de dicho joven-Se le ley6 lo declarado y
estando conform firm con el Sor. Rector de que yo el infrascrito
Secretario certifico-

Andres Betancourt.

Habana y Setbre. 21 de 1861


Vistas las declaraciones que preceden se aprueva cuanto ha
lugar en dro. el informative de limpieza de sangre, buena vida
y costumbres, evacuado a favor de Dn. Manuel Sanguily y Val-
des a quien se instruir& de esta providencia archivandose despues
el espediente-




Sello tercero para el bienio de 1860 y 1861.-Dos reales.

Armildez de Toledo. [Rdbrica].

Ldo. Dn. Laureano Fernandez de Cuevas Seeretario de esta Real Univer-
sidad de la Habana.

Certifico que Dn. Manuel Sanguily y Valdes natural de esta
Ciudad despues de haber cumplido con lo que prescribe el Be-
glamento sufri6 el examen de admission el dia catorce del corriente
habiendo merecido la nota de Sobresaliente
Y para que conste espido la present sellada con el menor de
esta Beal Universidad literaria de (a Habana a quince de Oc-
tubre de mil ochocientos sesenta y uno-

L. Fernz. de Cuevas.


Hay un sello de la Universidad.
















Dn. Cristobal Suarez Caballero Cura Beneficiado por S. M. de esta Igle-
sia de ingreso del Salvador del Cerro.

Certifico: que Dn. Manuel Sanguili, natural de la Habana,
huerfano de padres, de trece afios de edad, el cual se hall al
abrigo del Sor. Coronel Dn. Jos6 Pizarro y Garbi vecino de esta
feligresia y padrino del mismo; no posee bienes de ninguna clase,
y es tenido entire todas las personas que le conocen como pobre,
por cuya razon recibe gratuitamente su education en el Colegio
del Salvador, que se halla en esta feligresia, bajo la direction del
Sor. Dn. Jos6 de la Luz Caballero.

Y para que asi lo haga constar donde mejor le convenga libro la pre-
sente en esta Parroquia de ingreso del Salvador del Cerro a quince de
Octubre de mil oehoeientos sesenta y un afio.-

Cristobal Suarez Caballero.

Gratis.

Hay un sell del Colegio.






Dn. Jose Luis Bosillo, comisario de Polieia del quinto distrito. &_-

Certifica que Dn. Manuel Sanguili, natural de la Habana, de
trece afios de edad, es huerfano de padres, y se encuentra al abri-
,go del Sor CorL Dn. Jose Pizarro y Garbi su padrino vecino de
la Calzada del Cerro numero seiscientos trece, y es pobre no co-
noei6ndosele bienes de ninguna clase, y recibe su education gra-
tuita en el Colegio del Salvador bajo la direction del Sor Dn Jos6
de la Luz Caballero. Y para los fines convenientes expido la pre-
sente en la Hab* A quince de Octubre de mil oehocientos sesenta
y uno-

Jos6 Luis Rosillo.

Grdtia.


Hay un sell que 'dice: Comisaria de Polieia del Quinto Distrito.














64

Sr. Rector de la RI. Universidad.

D. Manuel Sanguiy, de este vecindario A VS. respetuosamente
dice: que en el adjunto pide al Exmo Sr Vice Real Protector, le
permit en virtud de los documents qe. acompafia continuar sus
studios universitarios como pobre qe. es, libre de los gastos de
regiamento, asi-
A VS. Suplica se sirva darle curso con informed favorable, gracia qe. es-
pera del generoso Animo de VS. Habana y Octubre 16 de 1861-

Sr. Rector.

Manuel Sanguily.

Habe Octe. 17/861.

Pase A la Comision de insclvencia.

Zambrana

Sor Rector.

No se nos ofrece reparo alguno que opener A la solicitud del pro-
movente, acreditada con certificaciones del Pdrroco de la feligre-
sia y del Comisario respective; salvo & Habana y Octre ult9
de 186L

Dr. Jose Man. Mestre. Dr. Antonio Prud. Lopez.

En el Claustro general celebrado el dia 3 de Noviembre fu6
declarado pobre D. Manuel Sanguily.

L Fernz. de Cuevas.

Adm. 14-Oct. 61--obres-

Emo Sor

D. Manuel Sanguily, cuya instancia tengo el honor de elevar A V. E,
solicita cursar en esta Universidad en calidad de pobre-
El art9 93 del Plan previene para optar A esta gracia haber obtenido
la nota de Sobresaliente en el examen de admission y probar su pobreza
ante el Claustro gral-y como el interesado reune ambos requisitos soy de
Iarecer que V. E. se digne acceder A su soliciud salvo el mas acertado
de V. E.-


Dios &-Nbre 7/861.














tecretaria de Gobierno.
Seccion de Fomento.
N9 1416.

Enterado de la comunicacion de V. S. fha 7 del corriente re
lativa A la instancia en que D. Manuel Sanguily solicita la gracla
de que se le permit hacer sus studios en esa Universidad en
calidad de pobre, el Esemo. Sr. Gobr. supr. civil se ha servido
acceder f dicha solicitud por reunir el interesado las condiciones
de reglamento.
Y de 6rden de V. E. lo eomunico A V. S. p* su conocimiento
y efectos correspondientes.

Dios gue A V S ms as Habana y Nove 12 de 1861.

El Secretario.
Manl. Gom. del Valle.
Sr. Rector de la Universidad.

Hab* y Nove. 19/861.

Cfmplase.

Zambrana.




Matricula del ler. semestre del aflo acadnmico de 1861 & 62.

Filosofia ler. afio-D. Manl. Sanguily

N. 26. (gratis)

Habana 24 de Nore. de 1861-
Manuel Sanguily.




Matricula del 2' semestre del afo academic de 1861 A 62.

Filosofia: ler afio-Dn Manuel Sanguily-(gratis)

Habana 4 de Febrero de 1862-

Manuel Sanguily.
N. 26.














Sor. Rector de la BL Univeraidad.
Dn. Manuel Sanguily, estudiante de ler. afio de Filosofia A VB.
respetuosamente dice: que no le ha sido possible presentar como
prometi6 su f6 de bautismo en el plazo que se le concedi6, por
cuyo motive no se le ha incluido en la list de los examinandos
del Colegio del Salvador A que pertenece y que deben presentarse
mafiana-
A VS. suplica se rirva disponer se le permit el examen de ler. aio con
Bus compafieros; prometiendo continuar sus diligencias para la
presentaci6n del ante dho document p* antes de que se veri-
fique otro acto igual-Gracia que espera de la bondad de VS.-
Habana 22 de Julio de 1862.-

Sor. Rector.

Manuel Sanguily.

Hab 22 de Julio de 1862.
Antecedtes.
Valdes Fauli.

Habs 22 de Julio de 1862.-
Admitase a ecsamen A D ManL Sanguily, sin perjuicio de lo que
resuelva el Exemo Sor Vice Real Protector & cuya superior au-
toridad deberA ocurrir el interesado en el termino de ocho dias.-

Valdes Fauli.




Sor Rector de la RI. Universidad
D. Manuel Sanguily, estudiante de filosofia, A V. S. respetuosamte.
dice: que el memorial adjunto lo dirije al Escmo Sor Vice Real
Protector, con el fin de qe. se le dispense la prueba de edad y por
las razones que espone y-
A VS. Suplica se sirva darle curso con informed favorable gracia qe.
espera de la generosidad de V. S.
Habana y Julio 24 de 1862-

Sr. Rector-

Manuel Sanguily.
Eab* 30 de Julio de 1862-
Informe la Secret--
Valdes Fauli.












67

EBamo Sor Capn. Gral, Vice Real Protector de estudios-

D. Manuel Sanguily, estudiante de filosofia, A VE. respetuosa-
mente dice que en el afio pr6ximo pasado le concedi6 V. E. un
termino dentro del cual acreditase tener ya los doce afios de edad
que el reglamento universitario exige para la admission de alum-
nos, y por dificultades que no ha estado en su mano superar no
le ha sido possible Ilenar ese requisite. La edad, Esemo Sor, se
require como signo de la capacidad para emprender los estu-
dios A que se contrahe el plan Universitario, y en determinados
casos de notoria habilidad para ello V. E. justamente ha dispen-
sado de este requisite puramente de forma. El esponente ha
sufrido ya dos examenes ptiblicos en el aula magna de la Uni-
versidad y en Ambos ha sido agraciado con la calificacion de
Sobresaliente, de modo que ha probado sus disposiciones para los
ramos que constituyen los cursos universitarios y asi-
A VE. Suplica se sirva en vista de los informes del Sr Rector y de las
consideraciones espuestas dispensable la prueba de edad y darle
por apto para continuar sus studios gracia que espera de la bon-
dad de VE. Habana y Julio 24 de 1862.
Esemo Sor
Manuel Sanguily.



Sor Rector.
Este interesado consiguio del Excmo Sor Vice RI. Protector la
gracia de ingresar en este Estableeimiento A reserve de presen-
tar dentro de tres meses su partida de bautismo Lo cual no ha
verificado aun.
Es cierto que ha obtenido la nota de Sobresaliente en los dos
examenes que ha sufrido en esta Universidad, pero tambien lo
es que debe cumplirse con el requisite exigido por Reglamento,
por lo que esta Secretaria es de opinion se le sefiale un nuevo
termino dentro del cual present en esta su partida de bautismo,
conforme estA dispuesto en el parrafo 49, art9 29 del citado Re-
glamento y art9 31 del Plan cuyo document no solo sirve p' acre-
ditar la edad, sino tambien su limpieza de sangre. Salvo &-
Hab Julio 31 de 1862.
Paulino Alvarez Aguifiga.
Hab* 31 de Julio de 1862-
A su espedte. recomendandose al interesado la eccibicion de la
partida de bauismo-
Valdes Fauli.














D. Juan Galian cura de la Iglesia Parroquial de Termino del Santo Angel
Custodio de esta ciudad de la Habana: Certifico que al folio doce nu-
mero veinte y ocho del libro veinte de bautismos de Espafioles se en-
cuentra la siguiente partida-
En cumplimiento de lo dispuesto por el Illmo. Sor. Provisor y
Vicario Gral de este Obispado en su decreto de este dia recaido
A instancia de D. Manuel Antonio Sanguily se me manda former
en este libro por ser el corriente de bautismos de Espafioles la
partida siguiente=En el mes de Mayo de mil ochocientos cua-
renta y ocho afos, naci6 y fu6 bautizado en esta Iglesia del Santo
Angel Custodio D. Manuel Antonio como hijo de D. Julian San-
guily y de D* Maria Garritte, siendo sus abuelos paternos D.
Francisco y D* Clara Perez y los materuos D. Tomas y Df Ca-
talina Romey y Padrino D. Manuel Pizarro, lo que anoto para
constancia y en virtud de lo mandado. Habana oecho de Mayo
de mil ochoeientos sesenta y tres=:Juan Galian-

Concuerda con el original. Habana fha. ut supra=Seguy=Testado
no vale=

Juan Galian.

Hay un sello que dice: Iglesia del Santo Angel Custodio de Termino.





Sor. Rector

D. Manuel Sanguily y Garritte, A V. S. respetuosamte. espone:
-que acompafia A V. 8. su f6 de bautismo para qe. sea incluida
en su espediente qe. carecia de ese requisite, habi6ndole concedido
pr6rroga p* su presentation el Esemo. Sr Vice Rl. Protector y
por tanto
A V. S. suplica se sirva haberlo por presentada y disponer se le matri-
cule en el 29 seme. del 29 aio de Filosofia qe. esta cursando por
ser este el inico obstaculo qe. p* ello habia-Es gracia &c. Haba-
na y Mayo 11 de 1863

Manuel Sanguily.

Hab* 12 de Mayo de 1863.
Informed la Secret*
Valdes Fauli.












69

Sor Rector.
La Secretaria no tiene que aiiadir A su informed de 31 de Julio
del afio ppdo. referente A la pretension de este interesado sino es
el que consta como alumno en la nomina del Colegio del Salvador
pero sin que se le haya inscrito en esta Universidad por no haber
cumplido con el requisite de presentar su partida de bautismo,
ja que exhibe ahora aunque ha pasado con ventaja el tiempo que
se le sefial6 para ello.
En esta virtud V. S. resolvera lo que tenga por convenient
teniendo en cuenta que caso de que se acceda A su solicitud debe
inseribirsele en la matricula del segundo afo de Fiolosofia.

Hab* Mayo catorce de 1863.

Paulino Alvarez Aguiiiga.

Hab' 2 de Junio de 1863-

Inscribasele en la matricula de segundo ano de Filosofia en virtud
de la partida de bautismo qe. se ha pr. presentada.-

Valdes Fauli




Sor. Rector

D. Manual Sanguily y Garritte, A V. S. con el debido respeto
espone:-que con motivo de no haber podido presentar en el tpo.
oportuno su partida de bautismo, qe. no pudo hallar en los pri-
meros moments mereciendo del Escmo. Sr. Vice R1. Protector
la gracia de ser admitido A reserve de exhibir despues la citada
partida-se hizo entonces el informative como si fuera hijo de
Dn. Manuel y Do Barbara, pues esas eran las noticias qe. con
la f6 de bautismo creia tener. Hoy, Sr. Rector, qe. por haber
aeudido al Escmo. 6 Illmo. Sr. Obispo, ha podido presentar ulti-
mamte. A V. S. la partida de bautismo de la que se desprende qe.
es hijo de D. Julian y Df Maria Garritte.
A V. S. suplica se sirva disponer qe. se le forme la information de lim-
pieza de sangre de acuerdo con la f6 de bautismo presentada.
Es gracia & Habana Junio 3 de 1863.
Manuel Sanguily.
Habana Junio 3 de 1863.
Informe la Secretaria.
Valdes Fauli.















Sor Rector.

Este interesado ingres6 como estudiante de esta Universidad
en el mes de Sete. de 1861 con el nombre de D. Manuel Sanguily
y Valdes como hijo de D Manuel y de D* Barbara pero sm que
se le exigiera por entonces su partida de bautismo por habersele
concedido para su presentation, por el Exmo Sor Vice Rl. Pro-
tector el plazo de trees mess.
Llegada la epoca de los examenes de prueba de curso le con-
cedio V. S. la gracia de que se examinara pero sin dejar por eso
de haeer cumplir lo dispuesto por la autoridad Superior como en
efecto ha cumplido el interesado presentando en el mes de Mayo
anterior su partida de bautismo de la que aparece ser hijo no de
D Manuel Sanguily y D* Barbara Valdes como anteriormente
se dijo sino de D Julian Sanguily y D* Maria Garritte.
En esta virtud la Secretaria es de opinion de acuerdo con lo
solicitado en la precedent instaneia, que V. S. se sirva disponer
se le admit al mencionado Sanguily la information de limpieza
de sangre, teniendo A la vista la partida de bautismo ultima-
mente presentada y que una vez practicada se le conozca en esta
Universidad con el apellido materno Garritte y no Valdes como
hasta ahora se ha conocido. Salvo &

Hab* Junio 5 de 1863.

Paulino Alvarez Aguifiiga.

Hab* 5 de Junio de 1863-

Conforme con la Secret*
Valdes Fauli.



En la Real Universidad literaria de la Habana A cineo de Junio
de mil ochocientos sesenta y tres, ante el Sor Rector de la misma
compareci6 D. Jos6 Socorro de Leon, natural de esta Ciudad
casado mayor de edad y Bedel de este Establecimiento, el que in-
terrogado por S. Sria, aeerea de la legitimidad limpieza de sangre,
buena vida y costumbre de D. Manuel Sanguily y Garritte y
puestole de manifesto la partida de bautismo de este, dijo: Que
lo conoee y sabe es hijo legitimo de D. Julian y de D* Maria
personas blancas y sin mezcla de mala raza asi como tambien le
consta que dicho j6ven es muy aplicado y de las mejores costum-














bres. Se le ley6 lo declarado, y estando conform firm con
S. Sria de que yo el infraserito Secretario certifico.

Valdes Fauli.

Paulino Alvarez Aguifiiga.


Compareci6 en seguida D. Enrique Pifieyro, natural de este
Ciudad soltero mayor de edad y Ldo. en Filosofia el que inte-
rrogado por S Sria acerca de los mismos particulares, dijo: Que
conoce A D. Manuel Sanguily y Garritte, y sabe es hijo legitimo
de D. Julian y de Do Maria personas blancas y sin mezcla de mala
raza, asi como tambien le consta que dicho joven es muy aplicado
y de las mejores costunmbres. Se le ley6 lo declarado, y estando
conforme firm con S. Sria de que yo el infranscrito Srio. certifico.

Valdes Fauli. Ldo. E. Pifieyro.
Paulino Alvarez Aguifiiga.


Acto continue compareci6 D. Joaquin Barnet y Ruiz natural de
Matanzas, soltero de edad competent, y Estudiante, el que inte-
rrogado por S Sria acerca de los mismos particulares, dijo: Que
conoce A D. Manuel Sanguily y Garritte, y sabe que es hijo le-
gitimo de D. Julian y de Do Maria personas blancas, y sin mezela
de mala raza, asi como tambien le consta que dicho j6ven es muy
aplicado y de las mejores costumbres. Se le ley6 lo declarado,
y estando conforme firm con S. Sria de que yo el infraserito
Secretario certifico.

Valdes Fauli. Joaquin Barnet.
Paulino Alvarez Aguifiiga.


Habana Junio 5. de 1863.

Vistos: con el mnrito de las declaraciones anteriores se aprue-
ba en cuanto ha lugar en derecho el informative de legitimidad
limpieza de sangre buena vida y costumbre de D. Manuel San-
guily y Garritte A quien se instruirI de sus results archivandose
dl espediente en su oportunidad.


Paulino Alvarez Aguifiiga.


Jose Valdes Fauli.














ler. semestre de 1862 A 1863

Facultad de Filosofia-29 curso
D. Manuel Sanguily y Garritte (gratis)


Habana y Setbre 30 de 1862-


Manuel Sanguily.


29 semestre de 1862 A 1863

Facultad de Filosofia-29 eurso
D. Manuel Sanguily y Garritte (gratis)
Habana y Febrero 15 de 1863.

Manuel Banguily.




Institute de V ensefianza de la Habana.

Curso de 1863 A 1864.


ASIGNATURAS

C. del Salvador.......
Ret6rica y po6tica......
Psicologia, Loj' Moral.
Prancs ..............
Traduccion griega.....



En ensefianza domestica.


D. Manuel Sanguily y Garritte
natural de la Habana provincial de
de 15 afios de edad, solicit matricularse ao
las asignaturas expresadas al mArgen


{ Vive ealle
y su professor D
calle


N9

numero


Gratis


Habana 31 de Octe. de 1863


Firma del padre 6 encargado,

J. M. Zayas.


Firma del alumno,

Manuel Sanguily.


Pobre


N9 23
S.


N' 23














Doctor D. Paulino Alvarez Aguifiga, Secretario del Instituto de Segun-
da Ensefianza de la Habana.

Certifico. Que en el archivo de este Instituto consta que D. Ma-
nuel Antonio Sanguily y Garritte natural de esta Ciudad fu6
examinado en la Real Universidad literaria de la misma el dia
veinte y tres de Julio de mil ochocientos sesenta y dos de todas
las asignaturas correspondientes al primer aio de Filosofia en el
que obtuvo la nota de Sobresaliente.

Y para que conste espido la present autorizada con el sell de
este Instituto de Segunda Ensefianza de la Habana A veinte y
ocho de Junio de mil ochoeientos sesenta y cuatro.

Paulino Alvarez Aguifiiga.


Hay un sello que dice: Instituto de 24 Ensefianza de la Habana.






Doctor D. Paulino Alvarez Aguifliga, Secretario del Instituto de Segun-
da Ensefianza de la Habana.

Certifico: Que en el archivo de este Instituto consta que D. Ma-
nuel Sanguily y Garritte, natural de esta Ciudad Provincia de la
Isla de Cuba fue examinado el dia seis de Julio dei aio pro-
ximo pasado en la Real Universidad de la misma del primero de
Lengua Griega con la nota de Aprovechado.

Y para que conste espido la present autorizada con el sello de
este Instituto de Segunda Ensefianza de la Habana A veinte y
ocho de Junio de mil ochocientos sesenta y cuatro==Entrehneas=
y Garritte=Vale.

Paulino Alvarez Aguifiga.


Hay un sell que dice: Instituto de 2' Ensefianza de la Habana.














Doctor D. Paulino Alvarez Agifiiga, Secretario del Instiutto de Begun-
da Ensefianza de la Habana.

Certifico: Que segun consta en el archive de este Instituto, D. Ma-
nuel Antonio Sanguily y Garritte natural de esta Ciudad, Pro-
vincia de la Isla de Cuba, fu6 examinado en la Real Universidad
literaria de la misma el dia diez y siete de Julio del afio pro-
ximo pasado de todas las asignaturas correspondientes al Se-
gundo de Filosofia, en el que obtuvo 1la nota de Sobresaliente.

Y para que conste espido la present autorizada con el sello de
este Instituto de Segunda Ensefianza de la Habana A veinte y
site de Junio de mil ochocientos sesenta y cuatro.

Paulino Alvarez Aguiiiga.


Hay un sello que dice: Instituto de 24 Ensefianza de la Habana.






Doctor D. Paulino Alvarez Aguifiga, Secretario del Instiutto de Begun-
da Ensefianza de la Habana.

Certifico: que D. Manual Antonio Sanguily y Garritte natural de
esta Ciudad Provincia de la Isla de Cuba, pr6vias las matriculas
y exImen correspondiente el dia diez del actual tiene probada en
este Instituto en el afio acad6mico pr6ximo pasado la asigna-
tura de Elementos de Retorica y Poetica con la califieacion de
Sobresaliente.

Y para que conste espido la present autorizada con el sello de
este Instituto de Segunda Ensefanza de la Habana A veinte y
siete de Junio de mil- choeientos sesenta y cuatro.

Paulino Alvarez Aguifiga.


Hay un sello que dice: Instituto de 2* Ensefanza de la Habana.













Doctor D. Paulino Alvarez Agnifiiga, Secretario del Instituto de Segun-
da Ensefianza de la Habana.

Certifico: que D. Manuel Antonio Sanguily y Garritte natural de
esta Ciudad, provincial de la Isla de Cuba, tiene probada en este
Institute en el aio academico pr6ximo pasado la asignatura de
Psicologia Logica y Filosofia moral con la calificacion de So-
bresaliente.

Y para que conste espido Ila present autorizada con el sello de
este Instituto de Segunda Ensefianza de la Habana A veinte y sie-
te de Junio de mil ochocientos sesenta y cuatro.

Paulino Alvarez Aguifiiga.


Hay un sello que dice: Instituto de 2* Enseianza de la Habana.







Doctor D. Paulino Alvarez Aguifiga, Secretario del Instituto de Segun-
da Ensefianza de la Habana.

Certifico: que D. Manuel Sanguily y Garritte natural de esta
Ciudad Provincia de la Isla de Cuba, pr6vias las matriculas y
examen correspondiente el dia diez y ocho del actual tiene pro-
bada en este Instituto de el afio academico pr6ximo pasado la
asignatura de Idioma Prances, con la calificacion de Sobresa-
liente.

Y para que conste espido la present autorizada con el sello
de este Instituto de Segunda Ensefianza de la Habana & veinte
y eiete de Junio de mil ochocientos sesenta y cuatro.

Paulino Alvarez Aguifiga.


Hay un sell que dice: Instituto de 2 Ensefianza de la Habana.












76

Doctor D. Paulino Alvarez Aguifiga, Secretario del Instituto de Begun-
da Enseianza de la Habana.
Certifieo: que D. Manuel Antonio Sanguily y Garritte natural de
esta Ciudad Provincia de la Isla de Cuba, previas las matriculas
y exAmen correspondiente el dia veinte y uno del actual tiene
probada en este Instituto en el afo academic proximo pasado
la asignatura de Traduccion de Lengua Griega con la nota de
Notablemente Aprovechado.
Y para que conste espido la present autorizada con el sell
de este Instituto de Segunda Ensefianza de la Habana A veinte
y siete de Junio de mil ochocientos sesenta y cuatro.
Paulino Alvarez Aguiiiga.

Hay un sello que dice: Instituto de 2' Ensefianza de la Habana.




Sr. Director
D. Manuel Sanguily a V. S. con el debido respeto espone: Que
cumplidos los requisitos exigidos por el Reglamento p* el grado
de Bachller en Artes
A V S. suplico se sirva conferirselo-Es g* &c-
Hab' y Junio 28 de 1864
Manl Sanguily.

Habana Junio 28. de 1864
Informe la Secretaria.
Bachiller.


Sor. Director
Estando arreglado el espediente este interesado la Secretaria no
encuentra inconvenient en que VS. se sirva sefalarle dia y horse
en que tengan lugar los ejercicios para el grado de Bachiller en
Artes, segun se solicit en la instancia que precede. Salvo &*
Habana Junio 28 de 1864.

Paulino Alvarez Aguifiiga.

Habana Junio 28 de 1864.
Admitasele el dia doce del entrant.
Bachiller.













Habana Julio doce de 1864:

Certifico: que en esta fecha tuvieron lugar los ejercieios para
el grado do Bachiller en Artes de Dn. Manuel Sanguily y Garritte
mereeiendo en el primero y tercero la nota de Sobresaliente y
en el segundo la de Aprobado, segun consta del pliego de grado
respectivo-

Paulino Alvarez Aguifiga.



En 13 del mismo, se le despach6 el correspondiente diploma.
Registrado al f9 19 n9 74 del Libro 19 de grades de Bachiller.

Hay una rdbrica.



Sor. Director.

Dn. Manuel Sanguily y Garritte a VS expone: Que necesi-
tando una certiieacion que acredite que obtuvo en este Instituto
el grado de Bachiller en Artes
A VS Suplica se sirva disponer que se le otorgue-Es just' Hab* Octbre
2/64.
Manuel Sanguily.



Habana Octubre 18 de 1864.

Desele de lo que constare y fuere de darse.

Bachiller.




Doctor Dn. Paulino Alvarez y Aguiiiga, Catedritico y Secretario del Ins-
tituto de 2* Ensefanza de la Habana-

Certifico: que en el archive de este Instituto consta que Dn.
Manual Ant' Sanguily y Garritte natural de esta ciudad sufri6
los Ejercicios para el grado de Bachiller en Artes el dia 12 del
Julio mereciendo la nota de Sobresaliente segun result del
asionto que se halla al folio 19 n' 74 del libro primero de Grados
de Bachiller en artes-














Y por decreto del Sor Director A solicited del Interesado ex-
pido la present autorizada con el sello de este Instituto de Se-
gunda Ensefianza de la Habana A 18 de Octbre de 1864.

Hay una rdbrica.





Sor. Director del Instituto.-

Dn. Manuel Sanguily, estudiante, A VS respetuosamente ee-
pone que necesitando una copia certificada de su f6 de bautismo
que se encuentra en su espediente de studios en ese Instituto

A VS. Suplica se sirva disponer su extension A la mayor brevedad posi-
ble-Es gracia &-Habana y setiembre 25 de 1867.

Manuel Sanguily.


Hab. y sete. 25 de 1867-
Como pide
Bachiller.





Doctor D. Paulino Alvarez Aguifiiga Catedratico y Secretario del Ins-
tituto de Segunda Ensefianza de la Habana

Certifico que en el espediente de studios que de D Manuel San-
guily y Garritte-se haya en este Instituto consta una partida
de bautismo que a la letra dice=Pbro &. hasta el sello y firm

Y por decreto del Sor Director espido la present autorizada per
el sello de este institute de Segunda Ensefianza de la Habana
a 28 de 1867.


Hay una rfbriea.











79

Gobierno Superior Civil
de la Isla de Cuba
Direccion de Administracion.

Seeeion de Gracia y Just*


Sirvase V. S. remitirme una certification en que consten las
calificaciones obtenidas en los studios de 2' ensefianza cursados
por D Manuel Sanguily y Garritte.

Dios gde. a V. S. ms. as.

Hab4 7. de Sete. de 1.868.


Joaquin Vigil de Quifiones.


Sr. Director del Inst9 de esta ciudad.


Dese la certifn. en vista del expte.

Bachiller.






Al Ilmo Sor Director de Admon

Ilmo Sor


Acompafio A V S I la adjunta certification de studios de D Ma-
nuel Sanguili y Garrite que se sirvi6 pedirme en comunicacion
de 7 del corriente a la que contesto-

Dios &; Sbre 12 de 1868.


S. de Gy J 6 I. P.














Dor D Paulino Alvarez Aguifiiga Cated9 y Srio del Inst' de 2* Ensefi*
de la Habana-

Certifico: que en el espediente de studios que de D Manuel San-
guily y Garritte, natural de la Habana y de 20 afios de edad
existed en este Instituto consta haber ganado en la Real Univer-
sidad literaria de esta ciudad las asignaturas correspondientes al
19 y 29 aios de Filosofia con la calificacion de Sobresaliente, la
de ler. afio de griego, con la de Aproveehado y en este Institu-
to con la misma calificacion de Sobresaliente las de Ret6rica y
Po6tica, Psicologia, 16gica y filosofia moral 6 Idioma frances y la
de Traduccion de lengua griega con la de Note. aprovechado, reei-
biendo el grado de Ber. en Artes el dia doce de Julio de 1864
con la espresada nota de Sobresaliente--

Y por decreto del Sr. Director en cumplimiento de una 6rden
del Supr. Gob' espido la preste. autorizada con el sello de este
Inst9 de 2* Ensefi de la Hab' & 12 de Sbre. de 1868-

Hay una rsbrica.





Rf 313 no 1568

Iltmo Sor Director de este Instituto de Sego Ensefianza

D Jos6 Manuel Pascual VS respetuosamente digo: Que D
Manuel Sanguily, ausente hoy de esta Isla, necesita que con vista
de su expediente literario se le d6 una Certificacion de que hizo
los ejercicios del Grado de Br. en Artes, obtuvo el titulo 6 di-
ploma, y curs6 todas las asignaturas de Segunda Ensefianza.
Con tal motive, y en en nombre-

A VS suplico se sirva disponer que se expida y ee me entregue dicha
Certificacion comprensiva de los particulares sefialados, pues pro-
cede en justicia. Habana y Julio 12 de 1878-

Ldo Jos6 Manuel Pascual.

15 Julio 1878-
Be. Como pide de lo qe. conste


Pareja.











81

Dr. D. Paulino Alvarez Aguiiiga &

Certifieo: que en el espediente de studios que de D Manuel An-
tonio Sanguily y Garrite, natural de esta ciudad y de 30 aios de
edad, existed en este Instituto consta que despues de haber cur-
sado y probado todas las asignaturas que comprende la 2 En-
seiianza, recibi6 el grado de Bachiller en artes en este Estabt' el
dia 12 de Julio de 1864, habiendo obtenido la calificacion de
Sobresaliente y expedidosele el correspte diploma en trece del mis-
mo segun result del asiento que se hall al f. 19 n9 74 del Libro
19 de grades de Ber. en artes.
Y pr. decreto del Sor. Director & solicitud del Ldo D. Jos6
Manl. Pascual, A nombre del interesado espido &4* 15 Julio
de 1878-

Hay una rilbrica.




1187/S

Sr. Director del Instituto Provincial de esta capital.

Dn. Ramon Ebra, A nombre de Dn. Manuel Sanguily A V. 8.
respetuosamente espone.
Que teniendo este fltimo que sufrir el grado de Licenciado
en Derecho Civil y Can6nico en la Universidad de Madrid y
siendole necesaria una certification en que se esprese cuando
recibi6 el grado de Bachiller en Artes; quien firm el titulo, 6
quienes, si en el hubo mas de una firma; y la nota que en
dicho grado obtuvo, ocurro-
A V. 8. suplicando se sirva mandar se estienda la predicha certification
con insercion de todo lo que dejo indicado Gracia que espera al-
canzar &* Habana Junio 19 de 1879.

Ramon Ebra.

Re. Como pide de lo qe. conste.
Pareja.

En la misma fecha se expidi6 una certification igual & la qe. se des-
pacho en 21 de Abril iltimo.


Hay una rfbrica.














Sor. Director del Instituto

D Jos6 Manuel Pascual, & nombre de D Manuel Sanguily
A V. S. respetuosamente digo:-

Que interest al Sr Sanguily, actualmente en la Peninsula,
tener una certification de su titulo de Bachiller en Artes, con es-
presidn de qu6 autoridades firmaron dicho titulo y qu6 nota ob-
tuvo el graduado. En tal concepto-

A V. 8. suplico se sirva disponer que con vista del expediente de D
Manuel Sanguily, se me expida y entregue la certification que
solicit con insercion de los particulares mencionadoa. Es jus-
ticia que pido &* Habana y Abril 15 de 1879.

Ldo Jos6 Manuel Pascual.

21 Abril de 1879.
Be. Como pide de lo qe. conste.
P. O.
Andre.





Dor. D. Paulino Alvz. Aguiiiga &

Certifico: que en el espdte. de studios que de D Manuel Antonio
Sanguily y Garrite, natural de esta ciudad y de 30 afios de edad,
existe en este Inst9, consta que sufri6 los tres ejercs. p* el grado
de Ber. en Artes el dia 12 de Julio de 1864, habiendo obtenido
la ca~ficacion de Sobresaliente, segun result del asiento qe. se
hall al f6lio 19 n9 74 del Libro 1' de grades de Ber. en Artes
y expedidosele el correspondiente diploma en 13 del mismo y el
Icual fu6 firmado por el Director ent6nces de este Estabt9 D
Ant9 Bachiler y el que suscribe y visado por el Exmo Sr Gobr
Supr. Politico de la Isla, que funcionaba como tal en aquella
6poca

Y por decreto del Sor. Director A solicitud del Ldo. D. Josa
Manuel Pascual, A nombre del interesado espido &' A 21 Abril 1879.
Testado=los dias==ao vale-Enmendado=6=vale.


Hay una rfbrica.














2265
Sr Director del Instituto

D. Martin C. de Leon, abogado A V S en debida forma expone:
Que D. Manuel de Sanguily y Garritte, ausente en la Penin-
pula, le ha encargado solicit de ese Instituto una copia certifi-
eada de su partida baptismal existent en su espediente.
Por tanto:
A V 8. Suplica se sirva ordenar se expida el document que se solicita.

Habana y Sete. 23 de 1879.

Martin C. de Leon.

Habana 25 de Setiembre de 1879.
Re. Como pide de lo que conste.
Pareja.



Dor. Dn. Paulino Alvarez Aguifiga, &4

pertifieo: que en el expediente de studios que de Dn. Manuel
Antonio Sanguily y Garritte, existe en este Instituto, consta una
partida de bautismo que A la letra dice:
"Dn. Juan Galian, Cura-
Iglesia del Sto. Angel Custodio"
Y por deereto del Sor. Director, A solicitud de Dn Martin C. de
Leon, A nombre del interesado, expido &. A 25 de Sete. de 1879.


Hay una rdbrica.






















APENDICE NQ 3


S. 12 Numero 512

Expediente de la Carrera Literaria

Seguida por

D. Manuel Antonio Sanguily y Garritte
En la Universidad
de
La Habana

Comienza en 1863 .......... .............................. ....
Concluye en 18............... ..... ................ ................



N9 223.
Sr Secretario General

D. Manuel Sanguily y Garritte desea matricularse en las asignaturas
siguientes: Zoologia, Geologia, Quimica
(Pobre)
Habana 29 de febrero de 1862
Firma del encargado Firma del alumno
J. M. Zayas Manuel Sanguily
Vive en la calle Real del Cerro 797. Registrada al
El ofieial del negociado

Recibi los derechos correspondientes al....... plazo de esta matrieula,
ascendentes a...........................
Habana de de 186
El Depositario
Reeibi los derechos correspondientes al....... plazo de esta matricula,
ascendentes a ...........................
Habana de de 186
El Depoaitario.














Gobierno Superior Civil
de la isla de Cuba.
Direcci6n de Administraeion
Secci6n de Gracia y Justicia e
Instrucei6n pfiblica.


Habana Oct 25 de 1864
Cflmplase
Dor. DurAn.


Sor Beetor de esta Universidad literaria.


No 141.


El Exemo Sr Gobeinador Superior Civ'l
se ha servido autorizar a D. Manuel San-
guily para que pueda simultanear el curso
de Literature Latina que le falta con el
que le correspond de Facultad mayor,
bien entendido que este no tendri validez
acad6mica mientras no pruebe el abono do
aquella asignatura.
Dios guard a V. S. muchos aflos.
Habana 22 de Octubre de 1864.
Juan de Arias


Sr Secretario General.


D. Manuel Ant' Sanguily y Garritte desea matricularse en las asig-
iaturas siguientes:
Literature Latina, Economia Politica y Estadistica y Derechi Ro-
mano (ler. afo)
Pobre.
Habana 25 de Octubre de 1864.
Firma de........... Firma del alumno
Jos6 M* Zayas. Manuel Sanguily
Vive en la calle del Cerro N' 797. Registrado al N' 11
El official del negoeiado.

Recibi los dereehos correspondientes al.......plazo de esta matricula,
aseendentes a...........................
Habana de de 186
El Depositario.
Recibi los derechos correspondientes al.......plazo de esta matricula,
aseendentes a............................
Habana de de 186
El Depositario.
Doctor Dn. Paulino Alvarez y Aguifiiga, Catedritico y Secretario del
Institute de Segunda Enseianza de la Habana.











86

Certifico: que en el Archivo de este Instituto consta que D. Manuel
Ant' Sanguily y Garritte natural de esta ciudad sufri6 los ejercicios
para el grado de Bachiller en Artes el dia doce de Julio mereeiendo
la nota de Sobresaliente segdn result del asiento que se ball al folio
diez y nueve nimero setenta y cuatro del libro primero de grades de
Bachiller en Artes.
Y por decreto del Sor Director a solicited del interesado expido la
present autorizada con el sello de este Instituto de Segunda Ensefianza
de la Habana a diez y ocho de Octbre de mil ochocientos sesenta y cuatro
Paulino Alvarez Aguiiiga.
Vto. Bno.
El Director
Bachiller.




Sefior Rector de la I1 Universidad
DI. Manual Sanguily, natural de esta, a V.S. con el debido respeto
espone: que el afio pasado obtuvo del Exmo Sor Protector la gracia de
simultanear el primer curso de Derecho Romano con la Literatura latina;
y como dej6 de matricular esta asignatura por olvido involuntario acudi6
al mismo Emxo Sor solicitando matricular y examiner en estos dias la
ya dicha asignatura previo informes del Catedritico pero como el postu-
lante, que tiene la gracia de estudiar como pobre, comprende que, por
causes que no ha podido remediar tal vez no obtenga la neta de Nota-
blemente aprovechado, requisite para continuar gozando de esta gracia.
A V. S. ruega se sirva decretar se le extienda nueva matricula,
teniendo en cuenta el informed mencionado, y que el postulante se ha
encontrado en circunstancias que hoy le obligan a esta decision." Es
gracia que espera de la acreditada bondad de V. S. Habo Setbre 21
de 1865.

Sor Rector
Manuel Sanguily.




No 12.

Sr. Secretario General
D. Manuel Sanguily y Garritte natural de la Habana de 17 afios de
edad, solicit matricularse en las siguientes asignaturas:












87

Literature latina
Habana 21 de Setbre de 1865
Firma del alumno
Manuel Sanguily
Firma del padre o encargado
Jos6 M. Zayas -
Vive calle de Cerro no 797.
Begistrado al folio primero
El Official del negociado
Recibi los derechos eorrespondientes al primer plazo de esta matri-
cula aseendentes a........... escudos.
Habana.......de.................de 186
El Depositario.
(Gratis)
Son...........escudos.




No 53.
Sr. Secretario general

D. Manuel Sanguily y Garritte natural de la Habana de 17 afios de
edad, solieita matricularse en las asignaturas siguientes:
Derecho Romano
Economic Politica
(Gratis)
Habana 21 de Setbre de 1865
Firma del alumno
Manuel Sanguily
Firma del padre o eneargado
Jos4 M* Zayas
Vive ealle del Cerro no 797.
Registrado al folio no 3
El Official del negoeiado

Becibi los derechos correspondientes al primer plazo de esta matri-
enla ascendentes a...........escudos.
Habana........de ................de 186
El Depositario.
Son...........escudos.














Hoja de studios del alumno Manuel Antonio Sanguily y Garritte na-
tural de la Habana.

Dia Mes Afio ExAmenes Notas
14 Octubre 1861 Admisi6n Sobresaliente
23 Julio 1862 Primer afio de Filosofia Sobresaliente
17 Julio 1863 Segundo afio de Filosofia Sobresaliente
12 Julio 1864 Grado de Bachiller en Artes Sobresaliente
2 Junio 1866 Literatura latina Sobresaliente

Es copia. Habana 20 de Agosto de 1866.
El Secretario general
Miguel Tavira.

Exmo Sor Gobernador y Capitan General Vice Real Protector de
estudios-D. Manuel Sanguily, natural de la Habana a V.E. respetuosa-
mente expone: que por motives involuntarios perdi6 el afio pasado de
studios en la Universidad, teniendo que estudiarlo de nuevo; lo que
aumenta un afio a su carrera de Dereeho. Siete afios pide el Plan de
Estudios vigente para hacer esa earrera, un afio mas, Exmo Sor, au-
mentado a cansa de un olvido involuntario, como consecuencia de igno-
rancia en material de Universidad, es una cosa bien grave y bieu amarga,
para un j6ven de 18 afios que v4 en su carrera su inica esperanza, y
que no cuenta con mAs apoyo en su camino, solo y sin familiar como se
halla, que con su trabajo personal. ILarguisima y penosa earrera es la
de la Jurisprudencia para una medians fortune, pero much mas larga
y mas penosa para quien, como yo, pobre y desvalido en tan corta
edad, se v6 en la precision de estudiar un afio mas, tan solo por
un olvido involuntario!-V.E. solo, Exemo Sor, con su acreditada jus-
ticia y reconocida bondad puede remediarlo todo y a un rasgo solo
y simple de la munificencia tan justificada de V.E. todo se subsana
La Universidad puede testificar si sera o no carga para el infras-
crito estudiar juntos los tan fieiles 29 y 39 afio de D'cho que es
lo que pido. Y si eso solo puede detener a V.E. recuerdese que el afio
pasado curs6 juntas 3 dificiles asignaturas, y que este caso se ve cons-
tantemento repetido, por tanto el esponente, comprendiendo que todo de-
pende de la bondad de V.E., a V.E. suplica se sirva concederle lo que
pide, esto es, la simultaneacion del 29 y 39 afio de Dro a lo que quedara
eternamente reeonocido el infrascrito. Es graeia &-Exmo Sor-Manuel
Sanguily-Habana Set 11 de 1866-Pase esta instancia a informed del
Sor Rector de la Universidad, sirviendo este decreto de atento oficio-
El Direetor-Joaquin Vigil de Quifiones=Es copia=Miguel Tavira==

Habana 19 de Setiembre de 1866
Informed de la Secretaria












89

Sor Rector

El articulo 150 del Reglamento de esta Universidad previene que
no se matricularl en una asignatura al que no haya probado las que
segun el program general de la facultad respective deben estudiarse
previamente y el 81 del Plan de studios, al fijar el orden con que debe'i
estudiarse las asignaturas, dispone que los cursos de Derecho Romano
se seguiran segun su orden numerico y deberan preceder al Derecho civil
espafiol. En tal virtud, el alumno D. Manuel Sanguily, que curs6 en el
acadimico iltimo 19 de Derecho Romano, tiene que continuar el 29 en
el pr6ximo curso, siendo por lo tanto su pretensi6n de simultaanear 2'
con 39 contrario a lo dispuesto en la ley de studios vigente. Haban%
20 de Setiembre de 1866.

Miguel Tavira

Habana y Setiembre 20 de 1866.

Cont6stese de conformidad con lo expuesto por la Seeretaria general.

Dr. Campos.





Iltmo Sor. Director de Admon.

Setiembre 21 de 1866

Evacuando el informed que V. S. I. se ha servido pedir a este Rec-
torado acerea de la instancia de D. Manuel Sanguily en que solicita se
le permit simultanear segundo y tercero afios de la facultad de Derecho;
debo hacer present a V.S.I. que el articulo 150 del Reglamento de esta
Universidad previene que no se matricular& en una asignatura al que no
haya probado las que segun el program general de la facultad respec-
tiva deben estudiarse previamente, y el articulo 81 del Plan de studios,
al fijar el orden que ha de seguirse respect de aquellas, dispone que
los cursos de Derecho Romano se seguiran segdn su orden nimerico y
deberan preceder al Derecho civil espafol
En tal virtud, Sanguily, que curs6 en el academico iltimo el 19 de
Dereeho Romano, tiene que continuar el 29 en el pr6ximo curso, siendo,
por lo tanto, su pretension contraria a lo dispuesto en ra ley de estudios
vigente.











90

Gobierno Superior Civil
de la Isla de Cuba
Direcci6n de Administraci6n
Secci6n de Gracia y Justicia e Instrucci6n
pfiblica


El Excmo Sor Gobernador Superior Civil
en vista del informed de V.S. fha 21 de Se-
Habana 5 de Nov de 1866 tiembre iltimo, se ha servido desestimar
Cimplase e instrdyase la solicitud de D. Manuel Sanguily pi-
al interesado diendo simultanear los cursos 19 y 29 de la
Lopez. facultad de Derecho Civil y Can6nico.
Lo pongo en conocimiento de V.S. para los
efectos correspondientes.
Dios gue a V.S. ms. as. Habana Octubre
29 de 1866.
Joaquin Vigil de Quiiones
Sefior Rector de la Univerp.dad.




N9 26.
Sefior Secretario general.

D. Manuel Sanguily y Garritte natural de la Habana de 18 aios de
edad, solicit matricularse en las asignaturas siguientes:
Derecho Romano (29 afo)
Derecho Politico y Administrative

Habana 17 de Sete de 1865
Firma del alumno
Manuel Sanguily
Firma del padre o encargado
J. M. Zayas
Vive en Cerro ...... no 797
Begistrado al folio 2
El Official del Negociado.

El Director del Institute de Segunda Ensefanza de la Habana
Por cuanto D. Manuel Antonio Sanguily y Garritte natural de la Haba-
na, provincia de la Isla de Cuba, de diez y seis aios de edad ha acreditado
en debida forma que reune las circunstancias prescritas por la actual














legislation para obtener el titulo de Bachiller en artes, y hecho constar su
ficeiencia en este Instituto en el dia de ayer, habiendo obtenido la
calificaci6n de Sobresaliente.
Por tanto, en uso de las facultades que me estan conferidas por el
articulo 188, titulo 59, capitulo 69 del Reglamento de Establecimientos
de Segunda Ensefianza, expido este titulo en virtud del cual se le reco-
noce a D. Manuel Sanguily y Garritte por tal Bachiller en artes en los
t6rminos que previenen las leyes y reglamentos vigentes.
Dado en la Habana a trece de Julio de mil ochocientossesenta y cuatro.
El Director El Secretario del Instituto
Dulee AntQ Bachiller Dr. Paulino Alvarez Aguifiga
Titulo de Bachiller en artes a favor de D. Manuel Antonio Sanguily
y Garritte Registrado Lib. 19 fol. 19 num. 74.




N9 88.
Sr. Secretario General

D. Manuel Sanguily y Garritte natural de la Habana de 19 afios de
edad, solicit matricularse en las asignaturas siguientes:
Derecho espafoli comun y foral.
Habana 23 Setiembre de 1867.
Firma del alumno
Manuel Sanguily
Firma del padre o encargado
J. M. Zayas
Vive calle del Cerro no 797
Registrado al folio
El Official del negociado
Insolvente




Doctor D. Paulino Alvarez Aguiiiga Catedratico y Secretario del Ins-
tituto de Segunda Ensefianza de la Habana
Certifco que en el espediente de studios que de D. Manuel Sanguily
y Garritte se hall en este Instituto consta una partida de bautismo que
a la letra dice: D, Juan Galian cura de la Iglesia Parroquial de TUrmino
del Santo Angel custodio de esta ciudad de la Habana: Certifico que
al folio doce ndmero veinte y ocho del libro veinte de bautismos de
Espafioles se encuentra la siguiente partida: En cumplimiento de lo dis-











92

puesto por el Iltmo Sor Provisor y Vicario G1 de este Obispado en sn
deereto de este dia recaido a instancia de D. Manuel Antonio Sanguily
se me manda former en este libro por ser el corriente de bautismos de
Espaioles la partida siguiente-En el mes de marzo de mil ochoeientos
enarenta y oeho afos naei6 y fue bautizado en esta Iglesia del Santo Angel
Custodio D. Manuel Antonio como hijo de D. Julian Sanguily y de DO M'
Garritte siendo sus abuelos paternos D. Francisco y D* Clara Perez y los
maternos D. y D* Catalina Riemey y Padrinos D. Manuel Pizarro
para constancia y en virtud de lo mandado. Habana a ocho de
Mayo de mil ochoeientos sesenta y tres-Juan Julian-Concuerda con la ori-
ginal-Habana fecha ut supra-Seguy-Testado no vale Juan Galian-Hay
un sello que dice-Iglesia del Santo Angel Custodio de TUrmino
Y por decreto del Sor Director a solicitud del interesado espido la
present autorizada con el sello de este Institute de Segunda Enseianza
de la Habana a veinte y ocho de Setiembre de mil ochocientos sesenta
y siete
P. Alvarez Aguifiiga
Vo B9
El Director
Bachiller
Derechos dos reales



Gobierno Superior Civil
de la Isla de Cuba
Direcci6n de Administraci6n
Seccion de Gracia y Justicia
NQ 345
Sirvase V.S. manifestarme las calificaeio-
nes que haya obtenido en sus eximenes el
alumno de esa Universidad D. Manuel San-
guily y Garritte
Dios gde a V.S. ms. as.
Habana 7 de Sete de 1868.
Joaquin Vigil
de Quifones
Sefior Rector de la Universidad
Habana Setiembre 9 de 1868
Informed la Secretaria y dese cuenta
Alvarez Ortiz de Zarate
Sor Rector
Este alumno sufri6 los ejercicios para el grado de Ber en Artes ea
el Institute de 2* Ensefanza de esta capital en doce de Julio de 1864













que obtuvo con la calificaei6n de Sobresaliente. En los acad6micos de
1865 a 66, de 66 a 67 y de 67 a 68 prob6 las asignaturas de Derecho
Romano ler curso y Economia political y Estadistica, Deho Romano 29
ourso, Dro politico y administrative y Dro civil espafiol comfin y foral
con la censura en todas de Sobresaliente. Habana 12 octubre de 1868.
Dr. Miguel Gast6n
y Gast6n


Habana 13 de Octubre de 1868
Ev&cuese el informed pedido por la Superioridad en sentido acorde con
lo expuesto por la Secretaria
Alvarez Ortiz de Zarate
Iltmo Sor. Director de Admon.
En comunicaci6n de 7 de Setbre iltimo se sirvi6 V.S. pedir a esie
Bectorado informed sobre las notas que ha obtenido en sus eximenes el
alumno D. Manuel Sanguily y Garritte.
Vistos los antecedentes result que en doce de Julio de 1864 recibi6
en el Instituto de 2' Ensefianza de esta Capital el grado de Bachiller
en Artes con la calificaci6n de Sobresaliente, que en los academicos de
65 a 66, de 66 a 67 y de 67 a 68 prob6 las asignaturas de Dro Romano
ler curso, Economia Politiea y Estadistica, Dro Romano 29 curso, Dro
Politico y Admntvo y Dro Civil Espafiol comun y foral con la cnsura
de Sobresaliente en todas. Lo que digo a V.S. I. en contestaeion al
indicado oficio
Dios gue &



No. 28.
Sr Secretario general:
D. Manuel Sanguily y Garritte natural de la Habana de 20 alios de
edad, solicit matricularse en las asignaturas siguientes:
Derecho Can6nico. Derecho penal y
Derecho Mercantil.
Habana 16 de Sete. de 1868
Firma del alumni
Manuel Sanguily
Firma del padre o encargado
J. M. Zayas
Vive calle del Cerro no 797
Registrado al folio 1.
El Official del negociado
Insolvente













Iltmo Sor Rector de esta Universidad
Ldo D. Jos6 Manuel Pascual a V.S.I. respetuosamente digo: Que D.
Manuel Sanguily, ausente hoy de esta Isla, necesita que con vista de
an expedient literario se. le de certiflcacion de los particulares sigtes:
Que curs6 y gan6 los afios 19, 29 y 39 de la Facultad de Derecho Civil
y Can6nico y que curs6 aunque no gan6 el 49 afo de la espresada Fa-
cultad. En su nombre a V.S. suplico se sirva disponer que se expida y
se me entregue la Certificacion de los particulares que he sefialado, pues
asi procede en justicia. Habana y Julio 12 de 1878.
Ldo Jos6 Manuel Pascual
Julio 15 de 1878
Presentada hoy: como se pide en el papel correspondiente
El Rector
Ustari
Se espidi6 Certificacion conform a la instancia.




Iltmo Sor Rector de la Rl Universidad
D. Jose Manuel Pascual, Ldo en derecho civil y can6nico por la
Universidad Central de Madrid a V.S. digo:
Que el Sor D. Manuel Sanguily, actualmente en Espaia necesita una
certifieacion de los particulares siguientes: primero; Que curs6 y aprob6
el aio preparatorio de la Facultad de Derecho llamado aio de amplia-
cion, especificando las asignaturas que lo constituyen, y la nota que en
cada una de ellas obtuvo; y segundo, que se opuso a los premios de
las asignaturas de Derecho romano, primer curso y Literatura Latina,
obteniendo un premio en la primer y alcanzando en la segunda un
certificado de haberlo obtenido en empate con otro que tuvo la medalla
por resolution de la Junta superior de Instruccion pfblica. Por tanto
AV.S. suplico se sirva disponer que con vista del espediente de D.
Manuel Sanguili se me espida y entregue la certiflcaci6n que solicito,
pues es justicia que pido &. Habana y Abril 19 de 1879.
Jos6 Manuel Pascual




D. Baldomero de Rato.
Certifico: que en el espediente de carrera literaria seguida por D.
Manuel Antonio Sanguili y Garritte natural de la Habana provincia de
idem consta que en 14 de Octubre de 1861 sufri6 en esta Univerisdad
los examenes de admisi6n y fu6 aprobado con nota de Sobresaliente.
Desde 23 de Julio de 1862 al dos de Junio de 1866 aprob6 los cursos










95

19 y 29 de Filosofia con califcacion de Sobresaliente en ambos, obtuvo
el grado de Bachiller en Artes con censura de Sobresaliente y gan6 la
asignatura de Literatura latina con igual calificacion; constando asi mismo
que las asignaturas de Historia gral y Geografia Universal estaban com-
prendidas en los dos citados afios de Filosofia.
Que en los acad6micos de 1865 a 68, de sesenta y seis a sesenta y
siete, de 67 a 68 aprob6 las asignaturas de Derecho Romano ler curso
y Economia Politica y Estadistica Dro Rom9 29 curso, Derecho politico
y administrative y Derecho Civil Espauiol comun y foral con nota de
Sobresaliente en todas. Y por iltimo que en el acad6mico de 68 a 69
previo el pago del primer plazo de matricula curs6 las asignaturas de
Derecho Can6nico, Derecho Mereantil y Derecho Penal no babiendo satis-
fecbn los dereehnA del segundo plazo correspondiente.











96











APEND CE NQ 4


N9 109.


INSTITUTE DE SEGUNDA ENSErANZA DE LA HABANA


Expediente relative al nombramiento y toma de posesion del Catedri-
tico de "Ret6rica y Po6tica" Sor. Manuel Sanguily y Garritte.

Aflo de 1899 a 1900

Ldo. Hector de Saavedra y Rovira, Catedritico y Secretario del Ins-
tituto de Segunda Ensefianza de la Habana.

Certifico: que el Sor. Manuel Sanguily y Garrite, nombrado
Catedratico de la asignatura de "Ret6rica y Po6tica" de este
Institute, en la 6rden nfimero ciento cuarenta y uno publicadi
en la Gaceta del dia diez y siete del corriente mes y aflo, tom6
posesion de dicha Citedra en el dia de ayer, segun consta del
acta levantada al efecto.

Y para constancia en el expediente personal del interesado, libro la
present con el V1 B3 del Sor. Director en la Habana a veinte de Di-
eiembre de mil ochocientos noventa y nueve.
Hector de Saavedra.
V9 B9
El Director

Manl. Sanguily.

Hay un sello que dice: Instituto de 2' Ensefianza de la Habana.











97


Habana Agosto 17 de 1900.
tr. Enrique Jos6 Varona,
Secretario de Instrucci6n Pfblica.
Br:
Tengo el honor de acusar A Vd. recibo de la comunicaci6n N9 2779
por la que se sirve Vd. nombrarme Vocal del Tribunal de oposiciones
a las cAtedras A. y C. de la Escuela de Letras y Filosofia de la Uni-
versidad.
De Vd. con la mayor eonsideraci6n,
M. S.

Doctor Jose Alfredo Bernal y Tovar, Catedritico y Secretario del
Institute de Segunda Ensefanza de la Habana.

Certifico: que el Sor Manuel Sanguily y Garritte, Director y
Catedratico de este Instituto, ces6 en cinco de Julio del corriente
afo como Catedratico de la asignatura de Ret6rica y Poetica en
virtud de la orden del Gobierno Militar ndmero doseientos sesenta
y siete de la propia fecha, continuando con el character de inte-
rino hasta treinta de Septiembre proximo, segfn lo dispuesto por
el Gobernador Militar y comunicado A este Instituto en tres del
actual por el Sor Secretario de Instrucci6n Pdblica.
Asimismo Certifico: que en la orden nimero doswientos ochenta
y trees del Gobierno Militar de fecha doce de Julio pr6ximo pa-
sado, fu6 confirmado en el cargo de Director de este Instituto
sin Cftedra anexa, A partir desde el dia primero de dicho mes
y afo, con el haber annual de dos mil quinientos pesos.

Y para unir al expediente del interesado se extiende la present en
la Habana & veinte de Agosto de mil novecientos.

Vo B9
El Director Dor. Jose Alfredo Bernal.
Manl. Sanguily.

Hay un sello que dice: Instituto de 29 Ensefianza de la Habana.


Ces6 el 19 de Mayo de 1902.






















APENDICE N9 5


REPRESENTACI6N NACIONAL.-Concluidas las eleceiones jenerales de di-
putados para la nueva Asamblea Lej'islativa, han obtenido mayoria
Por Oriente: os CC. Miguel Bravo y Senties, Pablo Beola, Fernando
:'igueredo Socarras y Jos6 Enriquez Coilado.
Por Camagiiey: los CC. Salvador Cisneros Betancourt, Antonio Aguilar
Varona, Miguel Betancourt Guerra y Francisco Sanchez Betancourt.
Por Las Villas: los CC. Juan B. Spotorno, Eduardo Machado, Marcos
Gareia y Manuel Pina.
Por Occidente: los CC. Francisco La Rua, Jos6 Aurelio Perez, Luis
Victoriano Betancourt y Federico Betancourt.
(La Estrella olitaria, Camagiiey, febrero 19 de 1876.)


En una informaci6n firmada por AmBrico y que, con el titulo Inon-
guracion, se public en La Estrela Soitaria de 10 de abril de 1876,
se dice:
"El dia 20 de Marzo a las tres de la tarde, y ante un pfiblico no-
meroso compuesto de jefes, oficiales y soldados de las divisions de Ca-
magiley y Tunas, inaugur6 solemnemente sus sesiones, en el campamento
"La Matilde de Simoni", la nueva Representacion national, que segun
la voluntad del pueblo, debia desde ese moment asumir sus poderes y
dirijir sus destinos. Tomaron asiento ese dia en los bancos de la Camara,
los diputaaos Pablo Beola, Fernando Figueredo Soearras, Antonio Agui-
lar, Miguel Betancourt Guerra, Salvador Cisneros Betancourt, Francisco
Sanchez Betancourt, Eduardo Machado, Marcos Garcia, Francisco La
i'ua, Jos6 Aurelio Perez, Federico Betancourt y Luis V. Betancourt."
Como se ve, s6lo dejaron de ocupar sus puestos los diputados por
Oriente: Miguel Bravo Senties y Jos6 Enriquez Collado, y los diputados
por las Villas: Juan B. Spotorno y Manuel Pina.
La Camara, en sesi6n celebrada el 30 de marzo, declar6 que el Dr.
Pina habia perdido su derecho a former part de la Coiporaci6n, por
Laber dejado transcurrir dos meses sin presentares a tomar yosesi6n ds
su cargo de diputado, y el mismo dia acord6 "llenar la vacant del
Doctor Manuel Pina y comunicarlo al Ejecutivo para que proceda a
ello cuanto antes.












99

Manuel Sanguily dice, en unos apuntes de su vida, que fu6 diputado
a la Cimara de Representantes el afio 69, y despu6s, el 76. Su afir-
naaci6n es para mi incontrovertible; pero quiero fundamentarla en datos
o deducciones 16gicas, toda vez que no encuentro el rastro de su desig-
naci6n entire los numerosos libros y peri6dicos revolucionarios, del extran-
jero y de la manigua, que he consultado con ese objeto. Su primer
Qlecci6n de Bepresentante por Occidente, en julio del 69, la resign. La
segunda vez, ocup6 el cargo y lo desempei6 seis meses. Como entire los di-
putados de Oceidente no apareee el nombre de Manuel Sanguily, he llegado
a la signiente conclusion: La Rua fu6 elegido diputado por Occidente. Al
reunirse la Cfmara, fu6 nombrado secretario, y cuando tom6 posesi6n el
President Estrada Palma, lo nombr6 Secretario de la Guerra, quedando,
por lo tanto, vacant su puesto, para el cual, sin duda, fu6 designado San-
gaily. El coronel Fernando Figueredo Socarris, Secretario de la Ca-
mara entonces, y uno de los pocos supervivientes de la 6poea, aun cuando
no lo recuerda fijamente, afirma que Sanguily perteneci6 a la CAmara y cree
que ocup6 el lugar de La Rua como diputado de Occidente.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs