• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Foreword
 Ideas sobre la incorporacion de...
 Replica de Don Jose Antonio Saco...
 La situacion politica de Cuba y...
 Cuestion de Cuba
 Apendice
 Memoria sobre caminos en la isla...
 Noticias del Brasil en 1828 y 1829,...
 Discurso pronunciado por el bachiller...
 Table of Contents














Group Title: Obras de don Jose Antonio Saco
Title: Obras de don José Antonio Saco
ALL VOLUMES CITATION THUMBNAILS PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074013/00002
 Material Information
Title: Obras de don José Antonio Saco
Physical Description: 2 v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Saco, José Antonio, 1797-1879
Vingut, Francisco Javier ( ed )
Vingut, Gertrude Fairfield ( ed )
Publisher: Libreria americana y estrangera de R. Lockwood é hijo
Place of Publication: Neuva York
Publication Date: [c1853]
 Subjects
Subject: Cuban question -- To 1895   ( lcsh )
Slavery -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Cuba   ( lcsh )
Colonies -- Administration -- Spain   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Compiladas por primera vez y publicadas en dos tomos, por un paisano del autor ...
General Note: Vol. 1 edited by Francisco Javier Vingut; v. 2 (without date) by Gertrude (Fairfield) Vingut.
General Note: The phrase "por un paisano del autor" does not occur on t.-p. of v. 2.
General Note: Many of the articles have reprinted title-pages of original editions.
General Note: Réplica á la contestacion del señor fiscal de la real hacienda de la Habana, don Vicente Vazquez Queipo, en el informe sobre el fomento de la poblacion blanca, etc., en la isla Cuba.--2. t. Ideas sobre la incorporacion de Cuba en los Estados-Unidos. Réplica de don José Antonio Saco á los anexionistas que han impugnadosus Ideas sobre la incorporacion de Cuba en los Estados-Unidos. La situacion politico de Cuba y su remedio. Cuestion de Cuba. Apendice: Tablas necrolójicas del cóleramorbus en la ciudad de la Habana y sus arrabales, formadas ... for d. Ramon de la Sagra, analizadas por don José Antonio Saco. Memoria sobre caminos en la isla de Cuba. Noticias del Brasil en 1828 y 1829, por ... R. Walsh, y analizadas por don José Antonio Saco. Discurso pronunciado por ... don José Antonio Saco á la apertura de la clase de filsofía del Colejio seminario de San Cárlos de la Habana, el 14 de setiembre de 1822.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074013
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001056968
oclc - 23185705
notis - AFE0523

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Foreword
        Page 5
        Page 6
    Ideas sobre la incorporacion de Cuba en los Estados-Unidos
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Replica de Don Jose Antonio Saco a los anexionistas que han impugnado sus ideas sobre la incorporacion de Cuba en los Estados Unidos
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    La situacion politica de Cuba y su remedio
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    Cuestion de Cuba
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
    Apendice
        Page 235
        Page 236
        Tablas necrolojicas del colera-morbus en la ciudad de la Habana y sus arrabales, formadas a escitacion del escmo. Sr. Intendente de Ejercito Conde de Villanueva, por D. Ramon de la Sagra analizadas por Don Jose Antonio Saco
            Page 237
            Page 238
            Page 239
            Page 240
            Page 241
            Page 242
            Page 243
            Page 244
            Page 245
            Page 246
            Page 247
            Page 248
            Page 249
            Page 250
            Page 251
            Page 252
            Page 253
            Page 254
            Page 255
            Page 256
    Memoria sobre caminos en la isla de Cuba
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
    Noticias del Brasil en 1828 y 1829, por el presbitero R. Walsh, y analizadas pro Don Jose Antonio Saco
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
    Discurso pronunciado por el bachiller Don Jose Antonio Saco a la apertura de la clase de filosofia del colejio seminario de San Carlos de la Habana, el 14 de setiembre de 1822
        Page 417
        Page 418
    Table of Contents
        Page 419
Full Text














OBRAS

DE

DON JOSE ANTONIO SACO.








OBRAS

D9


DON JOSE ANTONIO SACO.


COMPILADAS FOR PRIMER VEZ


PUBLICADAS EN DOS TOOLS,
PUBLICADAS EN DOS TOMOS,


TOMO II.



NUEVA YORjK:
LIBRERIA AMERICANA Y ESTRANGERA
DE ROE LOCKWOOD i HIJO.
BROADWAY, NO. 411.











ADVERTENCII.



Lbiendose separado D. Francisco Javier Vingut de la em-
presa de la publication de las obras de DON Josi ANTONIO SACO,
el que suscribe ha tomado sobre si la responsabilidud de comple-
tarla, como lo queda con este segundo tomo, por el bien que de
ello result en la actual question de Cuba. waste y no el mezqui-
no objeto de lucrar, es el que me mueve & hacer los costos con-
siguieutes a la empresa, sin esperauza alguna de reembolsarlos, por-
que no es possible esperarlo de la venta de una obra para la cual
no hay mas que un mercado, que es el de la isla de Cuba, y
aun en este mercado, por estar prohibida la circulacion de todos
los escritos de esta clase, es dificil conseguir la venta.

0. FrAZB.rBLZ D.


0-^?^^-?









IDEAS
SOBBE

LA INCORPORAION DBE CIBA

EN LOS ESTADOS-UNIDOS.

PFO D. lOsB A. BAO@.

".. El dia que me lanzara en uns revolution, no seri
para arrinar mi patria, ni deshonrarme yo, ino parm
asegurar su existencia y la felicidad de sus hija.
(Riplica de Saco a Vaques-Queipo.)



Confieso, con today la sinceridad de mi alma, que nunca se ha vib
tomi pluma tan indecisa, como al escribir este papel; ymi indecision
procede, no del asunto que voy a discutir, sino de lasituacion parti-
cular en que me hallo. Consideraciones que pesan much sobre mico-
razon, me imponen un respetuoso silencio, y guardarialo profundamente,
si ellas fuesen las inicas que mediasen en la grave question quedebe-
mos resolver; pero, cuando me veo en presencia de un peligro que paede
amenazar a la patria, me juzgaria culpable, si, habiendo hablado en
ocasiones mnnos importantes, no manifestase en 6sta mis ideas. En mi
favor invoco el derecho que todos tienen & emitir las snyas, y asi co-
mo soy indulgente, aun con los de opinions contrarias las mias, hoy
reclamo para mi, no la indulgencia que a otros concedo, sino tan solo
la tolerancia. A mi personalmente, una revolution en Cuba, lIjos de
caisarme ningun dafio, me traeria algunas ventajas. Desterrado par
siempre de mi patria por el despotismo que la prime, y aun errant
en mi destierro, la revolution me abriria sus puertas, pars entrar go-
zoso por ellas: pobre en Europa, y abrumadode pesadumbres par mi










condition present y un triste porenir, la revolution podria enriquecer-
me, y asegurar sobre alguna base stable el reposo de mi vida: sin em-
pleos, honoresi ni distinciones, la revolution me los daria. Si, pues, tan-
to me da la revolution, 1por que no march bajo sus banderas? jPor que
vengo & combatirla, renunciando a sus favores? Se que algunos diran
que mis opinions son retr6gradas; otros, que soy un ap6stata; y aun
no faltara quien prone, que he vendido mi pluma, para escribir contra
la anexion. Pero a los que stars y otras cosas digan, si las dicen de
buena fe, los perdono; y si de mala, los desprecio.
Contemplando lo que Cuba es bajo el gobierno espafiol, y lo que
seria incorporada a los Estados-Unidos, parece que todo Cubano debiera
desear ardientemente la anexion; pero este cambio tan halagiiefo ofrece
al realizarse, grades dificultades y peligro.
IA incorporacion solo se puede conseguir de dos modos: 6 pacifi-
canente, 6 por la fuerza de las armas. Pacificamente, si verificandose
un caso improbable, Espafa regalase, o vendiese aquella isla a los Es-
tados-Unidos; en cuya eventualidad, la transformation political de Cuba
se haria tranquilamente, y sin ningun riesgo. Por lo que a mi toca,
y sin que se crea que pretend convertir ningun Cubano & mi opinion
particular, debo decir franeamente que, apesar de que reconoteo las ven-
tajas que Cuba alcanzaria, formando parte de aquellos Estados, me que-
daria en el fondo del corazon un sentimiento secret por la p6rdida de
la nacionalidad cubana. Apenas somos en Cuba 500.000 blancos, que
en la superficie que ella contiene, bien pueden alimentarse algunos mi-
Hones de hombres. Reunida que fuese al noiAe de America, muchos de
los peninsulares que hoy la habitan, mal avenidos con su nueva posi-
cion, la abandonarian para siempre; y como la feracidad de su snelo,
sus puertos magnificos, y los demas elements de riqueza, que con tan
larga mano derramb sobre ella la Providencia, Ilamarian & so seno una
inmigracion prodijiosa, los Norte-Americanos dentro de poco tiempo,
nos superarian en nitmero, y la anexion, en iltimo resultado, no ria
anexion, sino absorcion de Cuba por los Estados-tUnidi. Verdad es,
que la isla, geogrAficamente considerada, no desapareceria del grupo de
las Antillas; pero yo quisiera que, si Cuba se separate, por cualquier
event, del tronco a que pertenece, siempre quedase para los Cubanos,


-~F-~~-- I ---~ ---b-~-~









9

y no para una rsza estrangera. "Nunca olvidemos (asi escribia yo ha-
ce algunos meses a uno de mis mas caros amigos) que la raza anglo-
sajona difiere much de la nuestra por su origen, por su lengua, sn re-
ligion, sus uses y costumbres; y que, desde que se sienta con fuerzas
para balancear el niumero de Cubanos, aspirar ba la direction political
de los negocios de Cuba; y la conseguiri, no solo por so fuerza nume-
rica, sino porque se considerara como nuestra tutora 6 protectora. y
much mas adelantada que nosotros en materials de gobierno. La con-
seguiri, repito, pero sin hacernos ninguna violencia, y usando de los mis-
mos derechos que nosotros. Los Norte-Americanos se presentaran ante
las.urnas electorales; nosotros tambien nos presentaremos; ellos votaran
por los suyos, y nosotros por los nuestros; pero como ya estaran en
mayoria, los Cubanos seran escluidos, segun la misma ley, de todos 6
casi todos los empleos: y doloroso especticulo es por cierto, que los hi-
joe, que los amos verdaderos del pais, se encuentren en el postergados
por una raza advenediza. Yo he visto esto en otras parties, y se que en
mi patria tambien lo veria; y quiza tambien veria, que los Cubanos,
entregados al dolor y a la desesperacion, acudiesen a las armas, y pro-
vocasen una guerra civil. Muchos tacharan estas ideas de exageradas,
y aun las tendran por un delirio. Bien podran ser cuanto se quiera;
pero yo desearia que Cuba no solo fuese rica, ilustrada, moral y pode-
rosa, sino que fuese Cuba cubana y no anglo-americana. La idea delay
inmortalidad es sublime, porque prolong la existencia en los individuos
mas alli del sepulcro; y la nacionalidad es la inmortalidad de los pue-
blos, y el origen mas puro del patriotism. Si Cuba contase hoy mi-
lion y medio 6 dos millones de blancos, icon cuinto gusto no la veria
yo pasar a los brazos de nuestros vecinos! Ent6nces, por grande que
fuese su inmigracion, nosotros nos los absorveriamos a ellos, y crecien-
do y proeperando con asombro de la tierra, Cuba seria siempre cuba-
na. Mas, apesar de todo, si por algun acontecimiento estraordinario,
la anerion paciJica, de que he hablado, pudiera efectuarse boy, yo aho-
garia mis sentimientos dentro del pecho, y votariapor la anexion."
El otro modo de conseguirla, seria por la fuerza de las armas.
Pero lpodemos los Cubanos empufiarlas, sin envolver a Cuba en la mas
espantoea revolution? ZCon que apoyo s6lido contamos, para triunfar de


x -r ;-









la resistencia que encontrariamos? LEntramos solos en la lid, o auxiliados
por el estranjero? Examinemos separadamente lo que sucederia en cada
uno de estos dos dasos.
De raza africana hay en Cuba como 500.000 esclavos y 200.000
librcs de color. Los blancos, unos son criollos, y otros peninsula-
res, y aunque aquelloe son mas numerosos, stos son mas fuertes,
no solo por la identidad de sentimientos que los une, sino porque
tienen esclusivamente el poder, el ejercito y la marina, y ocupan
ademas todas las plazas y fortalezas de la isla. Ilusion seria figu-
rarse, que los peninsulares se adhiriesen en las actuales circunstan-
cias al grito de los Cubanos en favor de la anexion. Habria tal
vez, entire los ricos, un cortisimo nimero, que, deslumbrados con la
idea del valor, que pudieran adquirir sus propiedades, depusiese su
espanolismo, y se acojiese al nuevo pabellon. Pero la inmensa ma-
yoria se mantendria fiel al estandarte de Castilla. Opondranse, pues,
porque fuerza es confesar, que los Espanoles en America, son mas
Espanoles que en Espafia; porque, habiendo perdido ya sus admi-
rables colonies en el nuevo continent, el orgullo national los obli-
ga a defender a fuego y sangre el iinico punto important que les
queda;-porque, desde Cuba, pueden fomentar todavia su comercio
en various pauses de America, y aun adquirir en ellos alguna influen-
cia politica;- porque todas las industries, que boy los enriquecen,
pasarian i los Norte-Americanos, pues no podrian entrar en com-
petencia con rivals tan activos y tan diestros;-porque, en fin, de amos
de Cuba descenderian a un rango inferior; y si & todos los hombres
siempre es duro este sacrificio, al Espanol le seria insoportable, no
solo por el recuerdo de lo que fu& en aquellos paises, sino por la
intolerancia de su character y el odio con que mira la dominacion
estranjera. Si los Espanoles deploran, y er mi sentir con razon, el
triunfo de los Estados-Unidos en Mejico, que ya no les pertenece,
I c6mo podrian unirse a los que vienen a despojarlos de una pro-
piedad que tanto estiman?-No hay, pues, que contar con su apoyo,
ni ann con su neutralidad; y tengamos por cierto, que, en cualquie.
ra tentative armada por la anexion, los encontraremos en el campo
enemigo.










Pero yo he supuesto lo que no es. He supuesto que todos los
Cubanos desean, y estan dispuestos a pelear por la incorporacion.
Es muy facil que los hombres se engaften, tomando por opinion je-
neral la que solo es del circulo en que ellos se mueven; y yo creo
que en este error incurririan los que se imajinasen que los Cuba-
nos piensan hoy de un mismo modo en punto & la anexion. En
la Habana, MatAnzas, y otras cindades maritimas, bien podrAn exis-
tir, en ciertas classes, tales 6 cnales ideas; pero, si consultamos el
parecer de la poblacion esparcida en otras parties, conocer6mos, que
todavia no ha penetrado en ella tanta filosofia. Si el pais B que
hubiesemos de agregarnos, fuese del mismo orijen que el nuestro,
Mejico por ejemplo, suponiendo que este pueblo desventurado, pu-
diese darnos la protection de que el mismo carece, entbnces por un
impulso instintivo, y tan rApido como el fluido electric, los Cuba-
nos todos volverian los ojos b las regions de Anahuac. Pero, cuan-
do se trata de una nacion estranjera, y mas estranjera que otras,
para. la ram espaiola, estraio fenomeno seria, que la jente cuba-
na en masa, rompiendo de un golpe con sus antiguas tradiciones,
con la fuerza de sus hibitos y con el imperio de su religion y de
su lengua, se arrrojase a los brazos de la confederacion norte-ame-
ricana. Este fenbmeno solo podrA suceder, si persistiendo el gobier-
no metropolitan en su conduct tiranica contra Cuba, los hijos de
esta Antilla, se ven forzados a buscar en otra parte la justicia y
la libertad que tan obstinadamente se les niega. Ann en las ciu-
dades de la Isla, donde mas difundida pudiese estar la idea de la
anexion, mirarian 6sta con repugnancia, los que viven, y medran
cofitentos a la sombra de las instituciones actuales; los que obliga-
do a pasar por el nivel de la igualdad americana, perderian el ran-
go que boy ocupan en la jerarquia social; y si a ellos se junta el
niimero de los indolentes, de los pacificos y de los timidos, resul-
tari que el partido de la anexion no sero muy formidable. ZY es-
ta fraccion, que seguramente encontrara al frente suyo, a otra mas
poderosa, esta fraction es la que podria salir vencedora en empresa
tan arriesgada
Admitamos, por un moment, que ella llegase a trinnfar. Seo




^HplpeCigti~wit! -"v w -r t*I CW9I -11. a ?-U- ..-.-- -v- .


12

guiriase de aqui, que, habiendo sido los Cubanoe bastante fuertes
para sacudir por si solos la domination espatola, deberian consti-
tuirse en estado independiente, sin agregarse a ningun pais de la
tierra. Aa pensarian unos, pero otros estarian por la anexion; y es-
ta diverjencia de pareceres, en punto tan esencial, enconaria las pa-
siones de los partidos, y podria ocasionar grandes conflicts.
Mas, concedase que todos los Cubanos caminan de acuerdo, y
piden i una la anexion; todavia quedan pendientes otras dificultades
muy graves. En Ja Confederacion Americana, los estados del Nor-
te, justamente alarmados de la preponderancia que van adquiriendo
los del Sur, estan resueltos A combatir la agregacion a la repihbli-
ca de nuevos estados de esclavos; y la reciente determination que
se acaba de tomar, prohibiendo la esclavitud en el Oregon, es un
anuncio de los obstAculos que encontraria la incorporation de Cuba,
pues no hay duda, que con ella se romperia de una vez el equi-
librio entire el setentrion y el medio dia. Encarnizada seria la con-
tienda entire partidos tan opuestos; y si cuando la question se pre-
sentase, no estuviese rcunido el cuerpo lejislativo americano,-f-nico
juez competent para decidirla,---seria menester aguardar, A que de
nuevo se juntase, quedando Cuba, entretanto, entregada las mas
terrible incertidumbre, y espuesta A los embates de los elements
internos y esternos, que podrian conjurarse contra ella.
Refiexionemos, por otra parte, que la incorporacion de Cuba en
los Estados-Unidos turbaria necesariamente las relaciones pacificas
entire ellos y Espana. Sabido es que alli hay un partido de la guer-
ra, de la funesta escuela de Jackson; pero tambien hay otro, muy
numeroso y muy respectable, de la paz; y la lucha que se trabase
entire los dos, bien podria conmover hasta los fundamentos de la
repoblica. No es, pues, tan ficil como se cree, aun suponiendo i
Cuba triunfante, su agregacion A los Estados-Unidos. rPretend6mos
acaso, parodiar la anexion de Tejas? Pero el caso es absolutamen-
te desigual. Cuando Tejas se alzb contra M6jico, su poblacion se ,
componia de Norte-Americanos; no habia potencias interesadas en
agitarlo; carecia de negros y de esclavos; y su independencia, no
solo fue reconocida por los Estados-Unidos, sino por Inglaterra y









13
otras nacionm. ISerian estas la cirennetancias de Cuba, que pa-
ra echarse en los braos de la repiblica americans, escoje el mo-
mento critic de hacer so insurreccion, sin aguardar a constituirse
en gobierno independiente, ni ser reconocida por otras potencias? Y
si resultase, lo que nadie puede tener por impossible, si resltase, que
los Estados-Unidos no quisiesen recibirnos como miembros de sn
gran familiar, Ique seria" entbnces de Cuba, cuando en el concept
de los mismos anexionistas, ella no puede existir por si solar? Forzosa
consecuencia seria, 6 tender de nuevo el cuello al yugo espaiol, 6
condenar la isla a una ruina inevitable.
Pero te engafias, me dirin, los Estados-Unidos nos protejen, y
con sn auxilio Miunfar6mos. La nueva formula con que ahors se
present la question, lejos de inspirarme confianza, aumenta mis te-
mores. Si los auxilios son morales, se reducirAn a buenos deseos, a
Svagos ofrecimientos, y a palabras pomposas, que, alucinando a mu-
chos, no salvarAn A nadie en la hora del peligro. gSeran fisicos los
auxilios, fnicos que pudieran ser eficaces en nuestra angustiada si-
tuacion? IMas qui6n los da? ;Seri aquel pueblo? iSeri sn gobierno?
En los habitos utilitarios y espiritu positive de aquella republican,
no es probable que ella arriesgue su dinero en empress tan aven-
turada. Atrevome a asegurar que, mientras sean Cnbanos los que
dieren la cara, quedindose al patio los Norte-Americanos, toda su
protection consistira en la tolerancia de ciertos actos que, aunque
reprobados por el derecho de gentes, no comprometan la paz entire
ellos y Espana. Yo quisiera infundir mis ideas a todos mis com-
patricios; quisiera que desconfiasen de todas las promesas, annque
saliesen de la boca del mismo Presidente; y quisiera que ninguno
se prestase incautamente, a pesar de la mejor intencion, a ser ju-
gnete de planes e intrigas, que si se frustran, solo perjudicarin a
Cubas y a sus hijos; y si se realizan aprovecharan i los que na-
da pierden, ni arriesgan. A ser yo conspirador por ]a anexion, exi-
jiria al Gobierno de los Estados-Unidos, que, si realmente la de-
sea, ya que Cuba por si sola no puede conseguirla, empezase por
preparer mna escuadra y un ejercito de veinte y cinco 6 treinta mil
hombres; y que el primer acto de su declaration de guerra contra Es-


~aa~ns?~PRu~?l-n;-P-~ I~,










pais fuese la invasion de Cuba. Este golpe atrevido, aunque en mi
concept, arruinaria la Isia, tendria al menos el mirito de la fran-
quezs y del valor.
Esta invasion es la suposicion mas favorable que puedo hacer
para el triunfo de las ideas anexionistas. Pero cuiles serian las con-
secuencias? Mucho se engafan los que piensan que el gobierno es-
pafiol se dejaria arrebatar la importantisima isla "de Cuba, sin una
defense desesperada. Mal calculan los que se fundan en la debilidad
de Espana. Debil es act, en Europa, en una guerra ofensiva; d6bil
ali en America, para reconquistar las posesiones que ha perdido;
pero en Cuba es. fuerte, y may fuerte para arruinar h los Cuba-
nos; y su fuerza principal estriba en los heterojneos y peligrosos
elements de sn poblacion. IPor ventura estA el gobierno de Cuba
tan destituido de recursos, que duefio, como es, de toda ella, no
pueda resistir por algun tiempo a los invasores? lNo cuenta con
un ej6rcito respectable y fiel a toda prueba, pues que todo se con-
pone de Espafoles europeos? jNo armaria b miles a los peninsu-
lares residents en aquell Isia, y que sin familiar cubana que los ligue,
servirian gustosos B la causa de la madre patria? Y prolongada
la lucha-no meses-sino solo semanas, &que brazo poderoso podra
impedir la destruccion de Cuba..... para los Cubanos? Empefnada la
guerra, cualquiera de los dos partidos que flaquease, y sobre to-
do el espafiol, ino llamaria en sn auxilio b nuestro mas formida-
ble enemigo? ZNo lanzaria el grito majico de libertad, reforzando
sus lejiones con nuestros propios esclavos? Y cuando esto sucedie-
se, que infaliblemente sucederia; Zdonde esta la ventura que encon-
trarian los Cubanos, peleando por la anexion? Ann cuando ningn-
no de los partidos belijerantes Ilamase en ns socorro auxiliaries tan
peligrosos, ellos no permanecerian tranquilos. Si hoy lo estAn, en
medio de la ardiente atm6sfera que respiran, debido es a la union
saludable en que viven todos los blancos ; pero el dia en que el
trueno del canon los spare, ese dia podr&n renovarse en Cuba los
horrores de Santo-Domingo. Moveranse alli los Africanos por la
fuerza de sus instintos; moveranse por los ejemplos que lea ofrecen
las Antillas estranjeras ; moveranse por el fanatismo de las sectas




-q~q~ --~~- 7


15
abolicionistas, que no dejaran escapar la precious coyuntura, que
ent6nces se les presents para consumer sus planes;-moveranse en
fin, por los resorts de la political estrangera, que sabra aprove-
charse diestramente de nuestros errors y disensiones.
Bulle en muchas cabezas norte-americanas el pensamiento de apo-
derarse de tedas las rejiones setentrionales de America, hasts el
istmo- de Panama. La invasion de Cuba por los Estados-Unidos
descubriria en ellos una ambicion tan desenfrenada, que alarmaria
i las naciones, poseedoras de colonies en aquella parte del mundo.
Yo no se si todas ellas, sintiendose amenazadas, harian causa co-
mun con Espana; pero Inglaterra, que es cabalmente la que mas
tiene que perder, miraria como una fatalidad, que Cuba cayese en
todo su vigor y lozania, bajo el poder de los Estadoe-Unido. Ella,
pues, abierta 6 "olapadamente, segun creyera que mejor cumplia a
los fines de so political, se mezclaria en la contienda, y sus par-
ciales en Cuba, serian mas numerosos que los de la republican ame-
ricana; pues esta, a lo mas, solo contaria con los Cubanos; mas
aquella reuniria en torno suyo a los peninsulares, porque defenderia
los intereses de Espana, y todos los individuos de raza africans,
porque estos saben que ella hace a los esclavos libres, y a los Ii-
bres ciudadanos; mi6ntras los Estados-Unidos mantienen & los suyos
en dura esclavitud. ;No proporcionaria recursos & Espana, para que
continuase la guerra? iNo le permitiria que en Jamaica y en ums
otras islas vecinas reclutase soldados negros que simpatiarian con loe
Africanos de Cuba? ;Y que seria de esa infeliz Antilla, destrozada
por la guerra civil, y sometida a un tiempo & la perniciosa influen-
cia de dos naciones rivals 6 enemigas? ;Y triunfarian, al cabo, los
Estados-Unidos?-Triunfen en hora buena; pero sa trinnfo serial sobre
las cenizas de la patria. Quedariales el punto jeografico; pero so-
bre ese punto se alzarian mas de 600,000 negros, banados en Is
sangre de sus sefores, y ofreciendo a los estados meridionales de
aquella confederation un ejemplo terrible que imitar.
No hay pais sobre la tierra, donde un movimiento revolucio-
nario sea mas peligroso que en Cuba. En otras parties, aon con
solo la probabilidad de triunfar, so pueden correr los azares de unn










revolution, pues, por grandes que sean los padecimientos, siempre queda
el mismo pueblo; pero en Cuba, donde no hay otra alternative que
la vida o la muerte, nunca debe intentarse una revolution, sino
cuando su triunfo sea tan cierto, como una demostracion matema-
tica. En nuestras actuales circunstancias, la revolution political va
necesariamente acompanada de la revolution social; y la revolution so-
cial es la ruina complete de la raza cubana. Sin duda que los oprimidos
hijos de aquel suelo tienen muchos agravios que reclamar contra la tira-
nia metropolitan; pero por numerosos y graves que sean, los hombres
previsores jamas deben provocar un levantamiento, que antes de mejorar
nuestra condition, nos hundiria en las mas espantosas calamidades.
El patriotism, el puro 6 ilustrado patriotism debe consistir, en
Cuba, no en desear imposibles, ni en precipitar el pals en una re-
volucion prematura,-sino en sufrir con resignation y grandeza de
knimo los ultrajes de la fortune, procurando siempre enderezar a bue-
na parte los destinos de nuestra patria.
Ni en la present situation de Cuba, ni en los estraordinarios
acontecimientos que ban perturbado la Europa en 1848, encuentro
ningun motive de los que se llaman vitales, que nos fuercen a bus-
car la anexion por medio de las armas. lSerb que los Cubanos con-
sideran sa suerte tan insoportable, que ciegos y desesperados, quie-
ran entregarse a la venganza y a otras pasiones indignas de sus
pechos jenerosos?-Si tal hicieran, las consecuencias pesarian mas so-
bre ellos que sobre los enemigos de quienes intentaran vengarse.
1Se buscara la incorporation, por temor de que Espafia, en sus
revueltas intestines, made libertar los esclavos? De las cinco razo-
nes que tengo pars career lo contrario, solo apuntare cuatro. 1. Tal
vez, en el curso de los afios, Espaia pensarh lo mismo que Ingla-
terra, Francia y Dinamarca; pero hoy no esta, ni en. sus ideas, ni en sus
intereses el abolir la esclavitud: y lo mismo piensan en cuanto & ella pro-
gresistas y moderados, que republicanss y absolutistas. Diganlo, si
no, aquellos Ingleses, que en sus correrias por Madrid, Barcelona
y otras cindades de la Peninsula, anduvieron regando la semilla abo-
licionista, y en todas parties se encontraron un terreno esteril 6 in-
grato. 2. A no haber sido por las continues y enerjicas recla-








17

maciones del gabinete ingles todavia Espafia estaria inundando a
Cuba de esclavos africanos. En la question negrera se observan dos
periods muy marcados: el de la supresion del trAfico, y el de la
emancipacion. Aquel siempre precede a este; y si Espaia apenas
ha entrado en el primero, y eso i impulso de una fuerza esterior
poderosa cb6mo se la podra considerar tan adelantada, que ya es-
te en el ifltimo termino del segundo? 3. Pero ann cuando hu-
biese Ilegado & el, su propio interns le serviria de freno, pues ella
conoce que la abolicion en masa atacaria violentamente las propie-
dades de Cubanos y Europeos, y que, reuniendose todos para de-
fenderlas, no temerian declararse independientes. 4. Espaia sabe
que los millones de pesos fuertes y los demas provechos y gran-
jerias que saca anualmente de Cuba, son product del trabajo de
los esclavos. lC6mo, pues, en sus apuros pecuniarios, cortark ella
de un golpe el Arbol frondoso, que tan sazonados frutos le present?
SSera la anexion para libertarnos de las tentativas de Ingla-
terra contra Cuba?-En nuestra position no debemos adormecernos
con una vana confianza, ni tampoco exajerar los peligros. Cierto es
que los hacendados de las Antillas britAnicas desearian que los de
Cuba no fabricasen azicar con mas ventajas que elos; cierto que
el gobierno ingl6s se alegraria de que las ideas de su propaganda
alcanzasen tambien a nuestra isla; Zpero se infiere de aqui, que 61
pretend realizar sus deseos, apoderandose de Cuba, 6 destruyendo-
la?-Nunca menos que ahora puede el emprender esta tremenda cru-
zada: y no lo digo con relacion al estado en que se hall la Eu-
ropa; no lo digo porque el abatimiento en que han caido las An-
tillas britanicas, a consecuencia de la emancipacion repentina de sus
esclavos, ha entibiado algun tanto en Inglaterra el fervor de los
abolicionistas, y disminuido el niLmero de sus proselitos;-digolo, si,
porque esta nacion sabe que, aun cuando Espana le vendiese & Cu-
ba, los Estados-Unidos se opondrian vigorosamente i que pasase &
sus manos una isla que no solo domina todas las aguas del golfo
mejicano, sino parte de las costas orientales de aquella repfiblica.
La esclavitud misma de Cuba darh & Inglaterra algunos embarazos
para su adquisicion, porque en el acto que la poseyers, habria de
2


" -r --- f







18

proclamar la libertad, ora indemnizando a los amos el valor de los
esclavos, ora sin indemnizarlos. Si no los indemniza, el descontento
general de aquellos seri tan grande, que, considerAndose arruinados,
nada les impediria hacer una revolution, que serial sumamente pro-
vechosa 6 los Estados-Unidos. Si los indemniza, aun a precious muy
bajos, forzoso le ser afiadir al valor, que pagaria por Cuba, la
suma de muchos millones de pesos fuertea. IY para que tantos sa-
crificios? Pars entrar inmediatamente en una guerra desastrosa con
la confederation norte-americana. Tranquiliz6monos, pines, y no te-
mamos en vernos convertidos en siibditos ingleses. Ligannos con la
Gran-Bretafa tratados solemnes sobre el trafico de esclavos; cum-
plamoslos relijiosamente, y ella se abstendri de ciertas aspiraciones
que, Ilevando en si el character de una intervention en nuestros
asuntos dom6sticos, provocarian al punto la de los Estados-Unidos.
Estos, y no Espaia,-6stos, no por nuestro bien, sino por su pro-
pio interest, 6stos son en nuestra situation actual el escudo mas
fuerte que nos cubre contra cualquiera desleal tentative del gobier-
no britinico. Pero si nosotros, rompiendo imprudentemente este equi-
librio conservador, laevamos a nuestro snelo el azote de la guerra,
ent6nces aquel gabinete podra realizar cuantas miras siniestras se
le quieran suponer, pues que nosotros mismos le ofrecemos la oca-
sion mas favorable.
jHaran los Cubanos la anexion para libertar sus esclavos? So-
lo pensarlo es un delirio; y si lo pensasen por un trastorno com-
pleto de las leyes morales que rijen el corazon human, no debe-
rian empezar por encender en su patria una guerra asoladora; sino
por ponerse de acuerdo con su metr6poli, y ejecutar pacificamente
sus beneficas intenciones.
ISeri, al contrario, para reanimar el trAfico de esclavos, intro-
duciendolos--no de Africa-sino de los Estados-Unidos? Esto, que
A muchos parecera un bien, yo lo tengo por un mal, como dire
mas adelante.
I Seri solo por mantener la esclavitud? Pero I quien trata de
emancipar los esclavos?-Espsfia no lo snefia, y la Inglaterra ni tie-
ne derecho para mezclarse en esta question, que es peculiarmente


*TMF *"









nuestra, ni tampoe) present una actitud amenazadora; y si la to-
mase,* encontraria Ls graves dificultades que acabo de manifestar.
Es, pues, evidence, que hariamos la revolution por un temor imaji-
nario. Y los que la hiciesemos gcomo no advertimos, que la guerra
por la anexion seria el medio infalible de perder nuestros esclavos?-
AY los conservariamos, ann en el caso de reunirnos pacificamente a
la confederation americana? Acaso el porvenir no es tan brillante
ni tan solido como jeneralmente se cree, pues la incorporation no
pone los esclavos de Cuba a cubierto de todas las eventualidades.
Nadie me negara que es may possible una guerra entire los Es-
tados-Unidos y la Gran-Bretafia, y muy possible la hace la political
belicosa de un partido que desea espulsarla del setentrion de la Ame-
rica. Crece esta posibilidad, si en las proximas elecciones para la
presidencia de la repiblica llega & subir al powder el general Cass.
En estas circunstancias cnual seria la suerte de Cuba, si incorpora-
da en los Estadoe-Unidos, se rompiesen las hostilidades entire las dos
potencias?-Dominando Inglaterra los mares con sus escuadras for-
midables, bloquearia nuestros puertos, impediria los socorros que pu-
diera darnos la confederacion, nuestros frutos no podrian esportarse,
y por colmo de infortunio, echaria sobre nuestras costas un ejerci-
to de negros, mas temibles por sus simpatias y sus ideas que por
sus bayonetas y cafones. Cuba, pues, pereceria, y pereceria asida i
la bandera que habria enarbolado como simbolo de salvacion.
Pero ni salvacion muy segura me parece que habria para la
conservation de la esclavitud, aun en medio de la paz. No negare
que la agriculture cubana tomaria, con la anexion, an vuelo prodi-
jioso; pero este vuelo seria debido en much parte a los esclavos
procedentes de los criaderos americanos; y lo que tan ventajoso fuera
para la prosperidad material de Cuba, complicaria su position poli-
tica y social. Ia raya que separa los Estados del norte de los del
sur, va ahondAndose de dia en dia. La question de la esclavitud se
esta hoy debatiendo en ellos con mas vehemencia que nunca, y la
fogosa polemica de la prensa, sostenida por oradores entusiastas en
las juntas piblicas que se celebran, hacen ya palpitar las entraias
de la repablica. Si Cuba formase boy part de ella, estaria incompa-










tablemente mas inquieta que al present y aum qizas se veria obli-
gada a tomar violentas precauciones para impedir que en ella cn-
diese el contajio de la propaganda. Acaso no dista mucho el dia en
que los Estados del Norte fulminen su anathema contra las rejiones
del Sur: su separacion sera entbnces inevitable, y Cuba arrastrada
por la necesidad de conservar sus esclavos, seguiria la suerte de la
nueva nation que al sur se format. Entrando en ella, no solo echa-
ra de menos en su nueva alianza todo aquel grado de fuerza y pro-
teccion que fu a& buscar en los brazos de la disuelta confederacion,
sino que quedaria reunida A la part de ella menos civilizada, m&nos
industriosa, y por desgracia compuesta de distintas raas, tanto mae an-
tipAticas, cuanto una de ellas es blanca y dominadora, y otra negra
y esclava.
Los pueblos de la antigfiedad pudieron vivir muchos siglos, ro-
deados de la esclavitud; pero las modernas sociedades de America,
que Ilevan en su seno esta gangrena, estando constituidas sobre ba-
ses muy diferentes, precise es que sufran las consecuencias de su vi-
ciosa organization, 6 que se atemperen a los principios dominantes
de nuestra edad. IY me permitirin mis compatricios que les able
aqui con toda franqueza? dSe indignarAn contra mi lo mismo que
en afaos pasados, cuando habl sobre los peligros del comercio de
esclavos? lLas lecciones de la esperiencia, no los habran hecho mas
tolerantes y previsores? IConjuraran la tempestad, apartando la vista
de la nube, 6 enmudeciendo & so aspect? No se me tache, pues, de abo-
licionista, por que no lo soy: yo no soy mas que un mensajero del tiem-
po, un mensajero pacifico del sigio xxx, que es el inico abolicionista.
Las voces penetrantes que resuenan en Europa, y que incesantemente
atraviesan los mares; el clamor continue que baja del setentrion de la
Am6rica, y los ejemplos irresistible que ofrecen las Antillas estranje-
ras y las repiiblicas hispano-americanas, anuncian a Cuba, que as
verdadera salvacion y estabilidad, consiste, no en injertarse en un
tronco enfermo como el suyo, sino en arrojar el veneno, que roe
sus entrafias. Diranme algunos que pienso asi, por que no tengo es-
clavos; pero por lo mismo que no los tengo, veo las cosas bajo un
punto de vista mas claro, pues ni me ciega el interest, ni me alu-










cinan falsas esperanzss. No propondre una march precipitada co.
mo la de los Ingleses y Franceses, porque .en nuestro estado no so-
lo es impossible, sino injusta, impolitica, y desastrosa. La ley publi-
cada en Colombia, en 1821, ha sabido conciliar, sin sacudimientos
ni violencias, los grandes intereses que juegan en esta delicada cues-
tion; y tomandola por base de nuestra reform social, puede modi-
ficarse segun las circunstancias: y una de las modificaciones que yo
haria, si alguna parte tuviese en tan important trabajo, sefia la de
dar otra patria a todos los nuevos libertos, pues harto crecido es
ya el niumero de los que hay en nuestro suelo.
Bien se me alcanza que al leer el parrafo anterior, muchos di-
ran que estoy abogando indirectamente por la independencia, pues
6 no ser por los esclavos, mucho tiempo hi que los Cubanos la
habrian proclamado. Asi lo cree el gobierno, y por eso ha esco-
jido como piedra angular de su political en Cuba la esclavitud de
los negros y el trifico de ellos, que tan criminalmente ha proteji-
do. De aqui la repugnancia a fomentar la poblacion blanca, y el
empefo en introducir una nueva ram de Asia 6 de America, pa-
ra mas complicar la situation. Este error, no menos funesto a la
colonia que a la metrbpoli, nace de haber identificado a Cuba con
las posesiones del continent de America, cuando sus circunstancias
son tan diversas, pues lo que fue en aquellas un suceso inevitable,
en Cuba, aun sin esclavos, es sobremanera dificil. Las colonies con-
tinentales de Espana estaban asentadas en la vast superficie que
se estiende desde las Californias hasta la Patagonia, y desde las
aguas del Atlantico hasta las playas del Pacifico; mas Cuba solo
ocupa un espacio muy pequeno en el mar de las Antillas. La po-
blacion de aquellas era muy superior en niunero & la de su me-
trbpoli; mas la de Cuba, sobre ser muy escasa, esta compuesta en
much part de peninsulares. Defendian & aquellas de los ataques
esteriores la inmensa distancia que las aparta de Europa, la difi-
cultad de sus comunicaciones internal, la espesura de sus bosques
y la fragosidad de sus montafias; mas Cuba dista menos de Espa-
fia, y menos todavia por los prodijios del vapor, apenas entonces
ccnocidos; es de facil acceso por todas sus costas, y en razon de








22

so misma pequefiez, est& cortada de caminos en casi todas sus di-
recciones. Propagado en aquellas el fuego de la insurreccion jcmo
sujetar a un tiempo paises tan inmensos y tan lejanos? Si todo el
gran poder de Inglaterra no habria podido someterlos, iseria bastan-
te a conseguirlo una nacion empobrecida, sin ejercitos ni escuadras,
y que acababa de salir tan postrada, de la sangrienta lucha con el
Capitan del siglo?-Cuba empero por su corta extension tiene me-
nos recursos para su defense, pines estrechado por la naturaleza el
circulo de sus maniobras militares, poede el gobierno reconcentrar
don ventaja en un solo punto todas la fuerzas de la nacion, y car-
gar con ellas sobre una dbil Antilla, abierta por todas parties a
los golpes del enemigo.
Reflexione el gobierno, que el nal que teme es minos grave
que el que pretend evitar, pues aun en el caso de que sus temo-
res pudieran realizarse en el largo transcurso de los tiempos, siem-
pre le quedaria en Cuba una rama espanola y un buen .mercado
espafiol. Reflexione que la raza africana es tan irreconcilable con
los Europeos como con los Cubanos, y que si funesta puede ser pa-
ra los unos, tambien puede serlo para los otros. Reflexione que asi
como 61 se apoya en los esclavos para evitar la independencia, otros
pueden tambien servirse de ellos para conseguirla. Reflexione que son
un grande embarazo en sus relaciones diplomticas, y que si por
desgracia tuviese que sostener una guerra con alguna potencia mari-
tima, los esclavos serian los enemigos mas formidable de Cuba. Re-
flexione que tarde 6 temprano llegara el dia en que la esclavitud
ha de sufrir profundas modificaciones; y que si poco a poco no las
va preparando, podrA verse forzado a resolver de un golpe el pro-
blema, perdiendo ent6nces Cuba por los mismos medios con que
intent preservarla. Reflexione en fin, que si hay algun interest que
pueda reunir los peninsulares a los Cubanos para hacer la indepen-
dentia, este interest es la esclavitud. Unos y otros estan muy in-
quietos por el temor de perderlos repentinamente. Sus temores cre-
cen con los acontecimientos que pasan en rededor suyo; y como el
vacilante estado de la political de Espana no les inspira confianza,
no seria estrafo que, en un moment de conflict, entendiindose


-~------;'7--~, i- ---- iSlr~K~CP1LI~I~F~










Cubanos y Europeos, por la comunidad de interests y peligroe, 6
se declarasen independientes, 6 se pusiesen bajo el amparo de algan
pueblo vecino.-Asi vendria a suceder, que la misma esclavitud, en
que el gobierno espafol se apoya, para dominar i Cuba, fuese el
instrumenter escojido por la Providencia, para castigar su pecado.
Si aquella isla se pierde por un levantamiento de los esclavos,
6 por una revolution anexionista, el gobierno espafol se:i el imico
responsible de cuantas desgracias puedan acaecer. A mi no me cons-
ta si en Cuba ha habido conspiracion o conspiradores en favor de la
anexion: lo que si me consta es, que reina en todos los Cubanos un
profando descontento y un vehemente deseo de salir de la esclavitud
political en que se hallan. Y no me vengan a citar en contra las
services representaciones que alli se acaban de hacer, ofreciendo al
trono vidas y haciendas en prueba de fidelidad. En los paises des-
p6ticos, el pueblo no puede espresar su opinion, y en Cuba, don-
de no hay mas voz ni voluntad que la de los hombres que mandan,
y done las firms son arrancadas violentamente por el temor de la
persecuoion,-muy templada ha de ser el alma del Cubano, a quien pre-
sentAndole uno de esos documents, vergienza de mi patria y de la
historic, se resist a poner su nombre en ellos.
Por mas que digan los parciales y aduladores, la isla de Cuba ape-
nas es una sombra de lo que pudiera y debiera ser. Aun la misma
agricultural, que tanto nos ponderan, pues que en ella consist su ri-
queza, 6no esta todavia en su infancia, reducida a nma esfera muy pe.
quefa, y asentada esclusivamente sobre el deleznable cimiento de la
esclavitud?-Pero, aun suponiendo que estuviese en el idtimo grado
de perfection, 1piensa el gobierno, que today la felicidad de los Cu-
banos debe star cifrada en vender azicar, cafr y tabaco, en pasearse
en carruaje por las tardes, y en divertirse en bailes y teatros? Los
pueblos, al paso que adelantan en civilizacion, van adquiriendo nue-
vas necesidades, y los que intes vivieran contents con solos los goes
fisicos, ya hoy tienen exijencias intelectuales political y morales que
satisfacer. La sabiduria de un buen gobierno consist en observer aten-
tamente estos progress sociales, para poner en armonia con ellos las
instituciones, pues resistir ciegamente, permaneciendo en la inmobili-









dad, es provocar una revolution. Cuba se va acerando ya al punto
critic, en que la cultural de sus moradores, y lo que es mas alar-
mante todavia, la injusticia y los ultrajes que estan sufriendo sus hi-
jos, hacen imperiosa en ella una reform political. Americanos islefics
y continentales, han sentido en todos tiempos el cruel azotede su me-
tr6poli; pero mientras esta no tenia instituciones liberals, cabia en
la apariencia la disculpa de que los espanioles corrian igual suerte en
todas las Espaias, Mas hoy, lque escusa podra alegar el gobierno en
justification de la bastarda political que sigue en Cuba?
Esta colonia, aunque con suina repugnancia de la madre-patria,
gozo de algunos derechos politicod en trees intervalos que corrieron de
1812 a 1836; pero desde entbnces cayb de nuevo, y de una vez, bajo
el despotismo colonial. En la constitution promulgada en 1837, se
ofreci6 gobernar a Cuba por leyes especiales; y aunque mas de 11
afios ha que la nacion congregada en cortes constituyentes, le hizo
esta solemne promesa, a la hora en que esto escribo, ni los goberna-
dores de Cuba tienen menos facultades, ni los gobernados mas dere-
chos que en los tiempos de Carlos iv. Nada exajero al afirmar que
menos oprimidos vivian los Cubanos bajo el cetro absolute de los
monarcas de Castilla, que en los dias constitucionales de la reina Isa-
bel In. Ellos pagaban entbnces menos contribuciones relativamente &
sus riquezas; de hecho gosaban de cierta tolerancia y libertad, que
hoy seria delito practicar; la persecution political era desconocida, por-
que el gobierno era menos suspicaz; apesar de que hoy existen hon-
rosas escepciones, la jeneralidad de los empleados, que de Espafa pa-
saban a aquel pais, eran menos insolentes y corrompidos; ejercian los
Cubanos en su propia tierra todos los empleos municipales, y llama-
baseles A la carrera de las armas, A la majistratura y aun al gobierno
civil y military de los pueblos. Pero hoy la peor tacha que para ocu-
par estos puestos, se puede poner & un Cubano, es la de haber naci-
do en Cuba; y si alguno por casualidad los alcanza, es a fuerza de
paciencia, de empefios y de dinero. El talent y la instruction, la
honradez y el patriotism, prendas tan estimadas en otros paises, son
en Cuba un crime imperdonable, y mientras la suerte de la patria esta
confiada a manos torpes 6 impuras, los Cubanos de buena ley, 6 ar-










rastran su vida proscritos en tierras estranjeras, 6 para escapar de
la persecucion, tienen que buscar un refujio en la oscuridad o en el
silencio. Tal es la brillante position que ocupa hoy el Cubano el
el suelo que le vio nacer; tales las caricias con que le agasaja la
mano paternal del gobierno. Yo be observado en America y Eu-
ropa, que los criollos de las colonies de Francia y de Inglaterra
se glorian en Ilevar los dictados de Ingleses y Franceses, y much
honra tienen el identificarse con sus projenitores de sus respectivas
metropolis. ZPor que, pues, no sucede lo mismo a los Cubanos?-
Por que la ley eterna que escribio naturaleza en el corazon del
hombre, prohibe que amemos al tirano, que nos prime, aunque sea
nuestro propio padre.
IAstima da oir los motives que se alegan para gobernar a
Cuba despbtieamente. Afirman en primer lugar, que la libertad con-
cedida a las colonies del continent por la constitution de 1812 fue
el orijen de la independencia. Absurdo mayor con dificultad se co-
mete. La idea de la independencia se puede decir que empezo con
la conquista, y asi lo comprueban los recelos y desconfianza del go-
bierno contra Colon y Cortes; las ambiciones personales de los je-
fes que en ellas mandaban, y las guerras civiles del Peri. Gritos
de independencia resonaron en el siglo xvm; independencia era el
noble sentimiento que ardia en el pecho de los Americanos desde
las mArjenes del San Lorenzo hasta el estrecho de Magallanes; y
por independeneia debian suspirar tantos pueblos esclavizados,

"Dejo aparte (asi.decia el celebre conde de Aranda en su fa-
moso informed secret a Carlos m en 1783) el dictimen de algunos
politicos, tanto nacionales como estranjeros, en que ban dicho que el
dominio espafol en las Americas no puede ser duradero, fundados
en que las posesiones tan distantes de su metr6poli, jamas se ban con-
servado largo tiempo. En el de aquellas colonies ocurren ann mayo-
res motivos, a saber: la dificultad de socorrerlas desde Europa cuan-
do la necesidad lo exije: el gobierno temporal de vireyes y goberna-
dores, que la mayor parte van con el imico objeto de enriquecerse;
las injusticias que algunos hacen a aquellos infelices habitantes; la
distancia de la soberania y del tribunal supremo done ban de acu-
dir a esponer sus quejas; los anos que so pasan sin ebtener resolu-
eion; las vejaciones y veuganzas que mientras tanto esp.rimentan de
aquellos jefes; la dificultad de descubrir la verdad a tan larga distan-










cia; y el influjo que dichos jefes tienen, no solamente en el pais con
motive de su -mando, sino tambien en Espafa, de donde son na-
turales: todas estas circunstancias, si bien se mira, contribuyen a
que aquellos naturales no esten contents, y que aspiren a la inde-
pendencia siempre que se les present occasion favorable. "

Veanse aqui trazadas en compendio las causes verdaderas de la
independencia de las colonies espanolas. Lo inico que les faltaba pa-
ra realizar sus deseos, era una coyuntura favorable, y esta se les pre-
sent6 con la invasion de Espafia por las tropas francesas en 1808.
Asi fue, que desde ent6nces se empezo ( descomponer el edificio g6-
tico colonial, y algunas de las columns que lo sustentaban, se desplo-
maron, aun intes de haberse publicado la constitucion de 1812. Lo
admirable es, que tan inmensos paises, tan arbitrariamente gobernados,
y tan distantes de Europa, hubiesen permanecido encadenados hasta cl
siglo xrx a una metrbpoli tan decadent como Espaia. Y ya que
esta nacion desventurada, en medio de las tormentas que la sacude:n,
lucha por rejenerarse, procure afianzar su poder en Cuba bajo los
principios conciliadores de una libertad racional. La independencia de
aquella isla es un acontecimiento muy improbable; y tanto mas impro-
bable, cuanto mas just y templado sea el gobierno que la dirija. To-
me Espafia lecciones de los pueblos que estan mas adelantados que
ella. Yea come ni Inglaterrani Francia han temido conceder derechos
politicos a sus colonos. Aquella perdi6 los Estados-Unidos; mas no
por eso priv6 de libertad a las colonies que la gozaban; ni menos de-
j6 de dispensarla al Canada, que carecia de ella, cuando lo gan6 por
conquista, apesar de so contact inmediato con la repiiblica america-
na. Ese mismo Canada se sublev6 contra sn metr6poli en 1839; pe-
ro esta, despues de haberlo subyugado, no apelb al despotismo para
gobernarlo, sino & las mismas libres instituciones que le habia con-
cedido.
Pero Inglaterra, y esta es la segunda razon que invocan para
oprimirnos, Inglaterra es una nacion poderosa, y puede sajetar las co-
lonias que se le alcen; mas Espafa, siendo d6bil, perderia las que le
quedan, si renunciase al despotismo. Cabalmente de aqui se infiere
todo lo contrario, pues por lo mismo que Inglaterra es fuerte, podria










abusar de su poder, esclavizando sus colonies, sin cuidarse del enojo
que les causara; mas Espafa, que siente sus pocas fuerzas, debe ser
mas moderada y circunspecta en el ejercicio de so autoridad, pues en
la hora del peligro cuenta con menos recursos para someter los pue-
blos que su tirania ha irritado.
Dicen por filtimo, que, como en Cuba hay esclavos negros, no
cs dable que los blancos tengan libertad political. Once anoe ha
que examine detenidamente esta material (1) y trabajo me cuesta re-
sistir a la tentacion de insertar aqui todas las razones que espouse
cnt6nces; pero omitiendolas, en gracia de la brevedad, me conten-
tare con transcribir lo relative a las Antillas inglesas.

"Pero estrechemos mas las distancias, y pasemos a considerar
las colonies inglesas en el mismo archipidlago de las Antillas. Re-
jidas estan por un gobierno liberal, y en casi todas se congrega
anualmente una asamblea lejislativa nombrada por el pueblo, sin que
la jente de color haya tomado nunca parte en su formacion. La
prensa no esta sujeta a trabas ni censura; y no solo es libre como
en Inglaterra, sino que esta exenta de ciertas cargas que sufre en
la metropoli. Para hacer mas patente el punto que estoy demos-
trando, muy important serk enumerar la poblacion blanca y de co-
lor de esas colonies, pues asi aparecera la enorme diferencia que hay
eutre ellas y Cuba y Puerto Rico. Y como el establecimiento de
las asambleas anglo-coloniales no es de fecha reciente, dare mas fuer-
za a mis razones, citando siempre que pueda, no los idtimos cen-
sos de esas islas, sino otros formados en anfos anteriores."
Poblacion Proporcion
Afos. Blancos. de color. entire blancos y de color
Jamaica...... 1817 35,000(2) 375,000 1 por mas de 10
Ant a. 1774 1,590 37,808 1 por mas de 23
Antigua...... 1828 1,980 33,905 1 por mas de 17
Tabago 1805 900 15,883 1 por mas de 17
abago........ 1830 450 13,719 1 por mas de 30
Barbadas 1786 16,167 62,953 1 por mas de 3
a 1832 12,800 88,084 1 por casi 7


(1) Exdmen analitico, etc., publicado en Madrid en 1837.
(2) Este es el mbximun exajerado de la poblacion blanca, pues mu-
chos creen, que solamente Ilegaban a 30.000.










Poblacion Proporcion
Afios. Blancos. de color. entire blancos y de colar.
S. Crist6bal 1826 1,610 21,881 1 por mas de 13
Bahamas,.... 1831 4,500 12,000 1 por casi 3
Dom a 1788 1,236 15,412 1 por mas de 12
Dominica..... 1831 840 20,000 1 por mas de 23
Mon1errate.. 791 1,300 10,000 1 por mas de 7
1828 315 7,065 1 por mas de 22
1812 1,053 26,402 1 por mas de 25
Vicente... 1825 1,301 26,604 1 por mas de 20
Granada.... 1827 (1) 834 28,334 1 por casi 34

"El estado que precede, demuestra evidentemente, que las colo-
nias inglesas, teniendo una poblacion de color que comparada con
los blancos es muchisimo mas numerosa que la de Cuba y Puerto
Rico, gozan sin embargo de las ventajas de un gobierno liberal.
Y cuando este espectAculo here incesantemente todos nuestros sen-
tidos qu6 razones se podran alegar pam que en las provincias
hispano-ultramarinas, no se establezcan nstituciones semejantes?"

Espaia oprimiendo a sus colonies, ha perdido un continent.
Ensaye ahora para los restos preciosos que le quedan, un nuevo
modo de gobierno, el inico compatible con sus actuales institucio-
nes, y con las ujentes necesidades de Cuba. La libertad que a
6sta se concede, en vez de relajar los vinculos que la ligan con
su metr6poli, servira para apretarlos, pues, reparando injusticias y
agravios envejecidos, desarmara la cblera secret de un pueblo que
hoy jime encadenado. Engafan al gobierno los que le dicen, que
ese pueblo esti content. Por mal que suene mi voz a sus oidos,
importale much escucharla, pues exenta de todo temor y de toda
esperanza, le habla francamente la verdad. Si en el mundo hay al-
guna colonial que no tenga simpatias con su metrbpoli, Cuba es
esa colonia.- Creame el gobiero, porque soy Cubano, y porque
ademas de ser Cubano, se como piensa mi pais. Tiempo es toda-
via de ganarse el corazon de aquellos moradores; pero esto no se
consigue con bayonetas, proscripciones, ni patibulos. Comience una


(1) A fines del siglo pasado la proporcion era mayor.









nueva era pare todos, cese la mortal desconfianza con que se mira
a los Cubanos, denseles derechos politicos, Abranseles libremente to-
das las carreras, y formese una lejislatura colonial para que ellos
tomen parte en los negocios de su patria: pero si en vez de este
camino, sigue el gobierno la march tortuosa que hasta aqui, ten-
ga por cierto que el descontento crecera, y dia podri Ilegar en
que, pospuestos los intereses materiales,--iunico dique que al pre-
sente contiene los justos deseos de libertad,-estalle una revolution,
que sea cual fuere el resultado para Cuba, a Espafia sera siempre
funesto. Vivimos en una 6poca de grande acontecimientos, y nadie
puede pronosticar hasta donde llegaran las cosas, si Espafa se ha-
llase envuelta en una guerra enropea, 6 despedazada por la anar-
quia. La palabra anexion empieza a repetirse en Cuba; el estraor-
dinario engrandecimiento de los Estados-Unidos y la plicida liber-
tad de que gozan, son'un iman poderoso a los ojos de un pueblo
esclavizado; y si Espaiia no quiere que los Cubanos fijen la vis-
ta en las refuljentes estrellas de la constelacion norte-americana, d6
pruebas de entendida, haciendo brillar sobre Cuba el sol de la libertad.


Paris, 1, de noviembre de 1848.







REPLICA
DE


BOB USE ATSHIS SAeO

A LOS ANEXIONISTAS QUE HAN IMPUGNADO

BUS

IDEAS SOBRE LA INCORPORACION DE CUBA










Imprenta de la Compafia de Impresores y Libreros del Reino.
1850.





















EN junior Ulegaron a mi poder dos impugnaciones & mis Ideas
sobre la incorporation de Cuba en los Estados-Unidos; y el 14 de
julio recibi otras dos, impress, como las primeras, en la ciudad de
Nueva-York. Pasaron muchos dias sin que pudiese dedicarme a tan
desagradable lectura; pero repuesta algun tanto mi quebrantada sa-
lud, tomo la pluma para contestar. La 1. de las cuatro impug-
naciones es de un caballero que se firm Freemind; la 2. 2 de otro
que se dice mi Amigo; la 3. t de un Discipulo mio, 6 que al me-
nos se vende por tal, y que Ileva las iniciales E. D. L. T.; y la
4. E aparece escrita en la Habana con fecha 29 de abril.
Prescindiendo del autor de la 1. F, por ser identicas sus ra-
zones a las de los otros, tres son los adversaries que tengo delan-
te, el Amigo, el Disciplo, y el an6nimo de la carta de 29 de abril,
a quien, para distinguirle de los demas, liamare el Compatricio. Co-
mo a veces se encaminan todos tres a un mismo punto, y otras
cada uno de ellos toma sendas diversas, forzoso sera refutarlos, ya
juntos, ya separados. Pero intes de dar principio a esta area de-
bo hacer algunas advertencias.
1. t No se espere que yo impugne todos los errors de que
abundan los folletos anexionistas: para esto seria menester escribir
un libro; y no pudiendo ni debiendo consagrar mi tiempo a tan
est6ril trabajo, me limitare a entresacar los concernientes a la cues-
tion que se debate, y que pro su mala tendencia merecen ser refutados.
2. En mi papel no me propuse combatir indistintamente to-
da especie de anexion; mejor dicho, no eseribi contra ella. Mi i:ni-
3










co objeto fue oponerme a los medios que se quieren emplear para
conseguirla, b la revolution, a la guerra civil. Despojese la anexion
de este aparato formidable, y en Cuba mas formidable que en nina
gun otro pais, y entbnces permanecere neutral. Neutral, digo, por
que yo no puedo ser partidario de una anexion, que aunque paci.
fica y ventajosa por muchas razones, mataria infaliblemente dentro
de pocos aftos la nacionalidad cubana. No se crea, empero, por es-
to, que siempre y en todos casos yo la combatiria. Hay uno, al
contrario, en que le prestaria todos mis servicios. Si condenados los
Cubanos por un adverse destino a perder sus fortunes, sus vidas y
su nacionalidad, no encontrasen otro medio de salvarse que incorpo-
rhndose en los Estados-Unidos, entonces yo seria el primero que en
el duro trance de perderlo todo, los exhortaria a que sacrificasen
su nacionalidad, y buscasen su salvacion en el inico puerto donde
pudieran encontrarla. jPero estamos hoy en tan terrible situation?
Probar lo contrario sera el asunto de este papel.
3. P Ya que por desgracia existe en Cuba un partido anexio-
nista, nu caigamos en el error de considerarlo como homojeneo y
animado de unas mismas ideas. Componese de elements contraries,
pues los individuos que lo constituyen, unos desean la anexion, so-
lo por el sentimiento jencroso de gozar de la libertad de los Es-
tados-Unidos; otros solo por el interest de tener esclavos, pues juz-
gan que asi podran comprar cuantos neces'ten, y conservarlos inde-
finidamente, y otros que participant de este deseo y del primero.
IMas se inferira de aqui que todos los anexionistas, amos de es-
clavos, van Ilevados inicamente del interest de la esclavitud, y que
son incapaces de buscar la anexion tan solo por amor & la liber-
tad? No permit Dios que yo comcta tan grave ofensa contra las
personas benemeritas que puedan hallarse en semejante caso. Conozco
hacendados anexionistas y anti-anexionistas, que sacrificarian gustosos
hasta el valor del ldtimo de sus esclavos pot ver feliz a su pa-
tria; y esta piblica confusion que me complazco en hacer, no me
la arrancan afectos ni simpatias, sino un sentimiento de rigorosa
justicia. Ruego al lector, y ruegole encarecidamente, que nunca pier-
da de vista esta importatxte distinction, porque en el discurso de este









papel me ver6 forzado a emplear un lenguaje a veces duro, y que
refriendose esclusivamente a algunos anexionistas, jamas debe esten-
derse & todos.
4. Mis impugnadores no han refutado los arguments de mi
anterior papel, ni menos contestarAn al que ahora public. Persua-
dido de que la question no adelantarh un paso mas, he determinado
cerrar today polemica con ellos, pues habiendo dicho lo bastante pa-
ra los hombres imparciales, seguir escribiendo para los anexionistas,
seria perder el tiempo infLtilmente. Se dispute con quien escucha ls
razon; pero no con quien la desprecia y apela solo i la fuerza.






REPIBZA As AMrZO.


Este es el primer personaje que se present en la escena.
Pobrisimo en arguments, su folleto casi todo se reduce, a hablar
difusa y desordenadamente, como 61 mismno confiesa, con una inje-
nuidad que le honra, de la nacionalidad de la Luisiana, de la cons
titucion 6 historic constitutional de aquel Estado, de la prosperi-
dad y engrandecimiento del Norte-America, y de la tirania del go-
bierno espafol en Cuba. De estos cuatro puntos pudo el Amigo ha-
ber omitido los tres iltimos, porque ni negu6 que aquella isla al-
canzaria, despues de incorporada, muchas ventajas, aunque a costa
de su nacionalidad; ni tampoco defend al gobierno, antes censure
amargamente la funesta political que sigue en Cuba. Hace mi Ami-
go su brillante entrada en esta polemica anunciandome que algun
dia me serk muy penoso reconocer que la parte profitica de mi papel
adolece de lafalacia que mas de -una vez acompafn d mis vaticinies
politicos.
No habiendo sido, ni aspirado nunca a ser profeta, mi papel
no contiene profecias; pero si este nombre quiere darse & las ver-








36

dades que en 1e manifesto, debo decir A mi Amigo, que con-
tiene dos profecias infalibles. Una, que la nacionalidad cubana pere-
cerd con la incorporation de Cuba en los Estados-Unzdos, sea cualfue-
re el modo con que se haga. Otra, que en nuestro estado actual, la guer-
ra civil par la anexion seria muyfatal d los cubanos y provechasa solo
d los estranjeros. En cuanto a lafalacia que mas de una vez acom-
paf6 d mis vaticinios politicos, conozco que ningun hombre esta mas
sujeto que yo a equivocarse; pero como no doy ningun valor al
simple dicho de mi Amigo, t6cale acompafiarlo de pruebas sacadas
de mis escritos, y haciendome hablar, no con palabras suyas 6 aje-
nas, sino con las propias mias.
Quejase de que me he separado voluntaria y espontineamente
de las filas del partido verdaderamente cubano, es decir, del partido
de mis amigos. Esta queja lejos de ofenderme, me ofrece la oca-
sion de esplicarme francamente. Mi position, como la de mis ad-
versarios, tiene un double character: el de individuo privado y el de
ciudadano. Como individuo privado soy todo de mis amigos; no
tengo mas opinion que la suya, y pronto estoy a sacrificar por ellos
hasta mi sangre. Pero si estos son mis deberes en las relaciones
de amigo & amigo, no son menos sagrados los qne me ligan con
mi patria. En la question que nos ocupa, ni mis amigos ni yo apa-
recemos en calidad de individuos privados, sino en calidad de ciu-
dadanos; y como tales, si ellos tienen el derecho de servir a la pa-
tria segun sus propias convicciones, yo tambien lo tengo, para ha-
cerlo, siguiendo las mias. Juzgar de otra manera, es confundir las
relaciones privadas con las piblicas, las del individuo con las del
ciudadano, y los intereses personales con los de la patria. Ahora
bien, Zes verdad que yo me he separado del partido verdaderamen-
te cubano? Pero quien me responded de que los anexionistas son
los inicos representatives de ese partido ? Si veo buenos cubanos
en 61, tambien veo buenos cubanos en el contrario. jEn que fun-
dan los anexionistas la infalibilidad de sus juicios? ISer& en la su-
perioridad de sus talents? Pero otros que tienen tacto ta-
lento como ellos, y much mas que yo, piensan de un modo con-
trario. jSera en el patriotism? ZPero son ellos los inicos, a quie-











fes el cielo ha concedido el privilejio de poseerlo "esclusivamente ?
Otros que son tan patriots como ellos se oponen a sus ideas. iCual
es, pues, ent6nces el titulo que invocan para arrastrarme a su par-
tido? jSerA la amistad? Pero la amistad nunca ha sido ni puede
ser jamas un yugo ni una cadena que esclavice al hombre, y le
convierta en servil instrument de proyectos politicos que su con-
ciencia reprueba. Si mi Amigo no lo entiende asi, sepa que hay
otros para mi mejores amigos que 6e, que lo entienden como yo.
Sigan en buen hora su bandera de guerra civil y de sangre aque-
Ilos a quienes guian, y pueden servir de disculpa sus errors y sus
ilusiones; pero yo que no los tengo, seria muy criminal si me in-
corporase en sus filas.
Acusa mi buen Amigo al desgraciado Saco, como le place la-
marme con una compassion altanera que le devuelvo con todo el des-
precio que ella merece, aciusame de estar "avasallado por un ciego
fanatismo abolicionista," el cual, segun la frase de que se vale, "es
el motivo de mi aversion d la anexion d un gobierno que no da
una importancia absolute d mi negrofilismo."
Este cargo, no solo es falso, sino que envuelve otro much mas
grave y ofensivo, pues supone que engane al pfblico, haciendole
career que escribi por patriotism, cuando oculte los verdaderos sen-
timientos que me movieron. Para repeler esta calumnia, bastariame
observer, que viene tan destituida de toda prueba. que ni siquiera
trae el nombre del calumniador: pero como al propagarla se lleva
el perverse designio de desconceptuarme ante el pueblo cubano, re-
pitiendo boy contra mi, uno que se llama mi Amigo, el mismo
grito que Antes salia del bando de mis perseguidores, yo debo aho-
gar ese grito, demostrando hasta la evidencia, que ni soy, ni nun-
ca he sido abolicionista fandtico, y que el hombre que de tal me
acusa, 6 no siente lo que dice. 6 no entiende lo que lee.
Para mejor intelijencia del punto a que me contraigo, dividi-
re en dos periods mi carrera de escritor. El primero empieza
con el primer pall que publique siendo todavia estudiante en el
colejio de San Carlos de la Habana, y cierra con el ano de 1846:
el segundo, desde entinces hasta el moment en que trazo estos ren-




~q~-* r -- -


38

giones. Circunscribiendome al primero, desafio A mi acusador, &
todos los anexionistas, y si es precise, al mundo entero, A que re-
pasando todos mis papeles, me citen uno solo, 6 un phrrafo, 6 una
frase de ellos, en que yo haya pedido direct 6 indirectamente la
abolicion de la esclavitud en Cuba. Y n6tese bien, que- & mi es
muy fAcil convencerme, si miento en lo que afirmo, por que nunca
he escrito eninascarado, como lo hace mi valiente Amigo, sino po-
niendo mi nombre y apellido al frente de mis obras. Y cuando en
tan largo espacio he discurrido sobre materials tan varias; cuando
estuve redactando un peribdico en los Estados-Unidos por mas de
dos anos, donde pude dar vuelo a mis pensamientos; cuando vuelto
a la Habana, la comision de Literatura de aquella ciudad me honrb con
su confianza, poniendo A mi cuidado la publication de la Revista bimestre
cubana; cuando en America y Europa he tomado muchas veces la
pluma contra el funesto contrabando de esclavos; cuando, en fin, co-
locado sobre este terreno, ya no tenia mas que dar un paso para
encontrarme en mi asunto favorite, I c6mo es que un abolicionista
fandtico pudo contener su furor, sin entregarse jamas al tema de su
fanatismo, ni pedir siquiera una vez la inmediata abolicion de la es-
clavitud? i Oh, no, tan injusta acusacion es impossible contra mi! y
el hombre que me la ha hecho, 6 no siente lo que dice, 6 no entiende
to que lee.
Sociedades abolicionistas existen en Inglateria y en otros pai-
ses, y A estar yo poseido de las ideas que se me atribuyen, bas-
tantes ocasiones se me ban presentado para ser uno de sus miem-
bros. AY no es muy estrafo, y mas que estraflo, inesplicable, que
siendo yo abolicionista fandtico, no pertenezca, ni haya querido per-
tenecer jamas A ninguna de esas sociedades, A pesar de la grandi-
sima facilidad que he tenido para entrar en ellas? Pero no solo
no he entrado, sino que nunca he asistido, ni aun Ilevado de la
curiosidad, A ninguna de las juntas jenerales que anualmente cele-
bran. Esta conduct es incompatible, no ya con el fanatismo abo-
licionista; pero aun con el abolicionismo mas moerado, porque prue-
ba en mi una circunspeccion y una reserve, que no pueden avenir-
se con el fanatismo que se me imputa.










El segundo period se abre con mi Carta impress en Sevilla
en enero de 1847, en que hice algunas observaciones al informed fi-
cal sobre fomento de la poblacion blanca en Cuba, por el sefor
Vazquez Queipo. De ent6nces aca he publicado dos folletos mas; ano
en Madrid, replicando en aquel ano al mencionado Sr. Queipo, y
otro en Paris en noviembre de 1848, que es cabalmente el que
tanta indignacion ha causado a la jente anexionista. Ya en ambos
papeles, por la naturaleza misma del asunto que se discutia, me
vi forzado i romper el silencio que durante toda mi vida habia guar-
dado acerca de la abolicion; pero veamos si mi lenguaje en elles
presta material al cargo que se me ha hecho.
Uno de los puntos que toco en su informed el sefor Queipo,
fun el de la emancipacion de los esclavos en Cuba. Presentabanse
aqui dos cuestiones; una de principios, y otra de aplicacion; y en
verdad que a un abolicionista fanatico no se podia ofrecer occasion
mas oportuna para desplegar su entusiasmo en favor de los escla-
vos y en odio de los amos. Mas en vez de seguir este camino, no
solo prescindi enteramente de la question de principios, sino que con
respect a la aplicacion me opuse a los medios que se propusieron,
y la razon principal fue el considerarlos como gravosos a los due-
fios de esclavos. Acerca de la question de principios dije en las pa-
jinas 54 y 55 do mi Carta lo que ahora voy a transcribir.
"Al leer el articulo Emancipacion, mi espiritu se llen de una
curiosidad mezclada de sobresalto; pero muy pronto me tranquilice,
porqne todo el plan que se propone, bien puede reducirse i esta
frase: que los esdavos se acaben, cuando el tiempo los acabe. Sea en-
horabuena; y ya que esta Carta se imprimira, deseo, amigo mio,
que todos sepan que en ella me abstendrd de esponer ninguna idea
sobre el fondo de la question. En tan estricta neutralidad quiero en-
cerrarme aqui, que si alguno me preguntase lo que siento, yo le
responderia que ignore en este moment si la emancipacion convene
6 no conviene d Cuba. Tal vez, en el curso de los acontecimientos
humans, podremos vernos obligados a decir lo que entonces pen-
s6mos sobre este particular; pero mientras ese dia no llegare, na-











die tiene ni aun el mas leave pretesto para interpreter siniestramente
la rectitud de mis intenciones."
Despued de estas palabras, yo pregunto a todo el pueblo cu-
bano, y particularmente a los amos de esclavos, si es possible es-
presarse en un lenguaje mas circunspecto ni mas contrario al fana-
tismo abolicionista que se me imputa. Y que abrace tambien la
defense de los duefios, aparece de la misma Carta en la pkjina 56.
Asi hable.
"Lo primero que reparo en la media filantr6pica del senior fis-
cal, es que todos los gastos de la emancipacion se hacen recaer es-
dusivamente sobre el amo y el esdavo, sin que el Estado tenga par-
te alguna, cuando su deber principal es tomar la iniciativa en asun-
to tan important, y favorecerlo con los fondos de que puede dis-
poner. Lo segundo es, que se causara a los hacendados un dafio
considerable. Por una part se propone que se aumente progresiva-
mente el impuesto sobre los esclavos hasta el punto de equilibrar y
aun minorar sus rendimientos comparativamente a los obtenidos por
los blaucos; y por otra se asegura, que cesando entbuces -los prove-
chos que hoy se obtienen de su empleo, bajar& naturalmente y en
igual proportion el precio de los esclavos: es decir, que el amo re-
cibe double quebranto, uno con la disminucion del precio, y otro con
la progresiva coutribucion; quebranto tanto mas grande, cuanto esta
ira aumentando, al paso que el capital 6 valor del esclavo vaya dis-
minnyendo, siendo asi que segun todas las reglas de equidad y jus-
ticia, no debiera cobrarsele el impuesto, 6 por lo menos disminuir-
sele. Para calcular la magnitude de estos perjuicios, debe recordarse
que el Sr. Queipo ha prometido y asegurado & los hacendados en
otra parte de su informed que los esclavos- han de aumentar; de
suerte que toda la ventaja que con esto se les ofrece, se convierte
despues en un dafio enorme, por que tendrdn mas contribuciones que
pagar, y mas capitals que perder."
Digame ahora todo lector imparcial el hombre que se opone a
un plan de emancipacion, por [que el Estado no contribute con sus
fondos al rescate de los esclavos, y por que lo juzga perjudicial a
los amos, ese hombre 4merece la tacha de abolicioista fandtico? To-








41
do abolicionista verdadero mira la* esclavitud como la mas atroz in-
justicia, al amo como al tirano mas cruel, y al esclavo como la
victim mas infeliz. Y entbnces, 1por que trastorno de sentimientos
en medio de la rabia fanatic que me devora, me olvido yo de la
victim, y me declare en favor del verdugo? Libertad, libertad pa-
ra el escdavo, hubiera sido mi grito, y ruina y castigo al opresor.
Avancemos un poco mas, y recordemos lo que dije en la pa-
jina 18- de mi Replica, publicada en Madrid en setiembre de 1847.
Oiganse mis palabras. "No lo niego, no; cierto y may cierto es,
que deseo ardientemente no por medios violentos ni revolucionarios,
sino templados y. pacificos, la diminucion, la estincum, si possible
fuera, de la raza negra; y la deseo, porque en el estado pohtico
del archipielago americano, ella puede ser el instrument mas po-
deroso para consumer la ruina de nuestra isla."
iY quien asi habla es abolicionista fanatico! IAbolicionista fa-
nitico, y no soy amigo de los negros! iAbolicionista fanatico, y de-
seo ardientemente ver estinguida en Cuba la raza africana!
Lleguemos por fin al papel que ha motivado tan torpe acusa-
cion. Si, como asegura mi amigo, mi aversion 4 la zncorporacion
de Cuba en los Estados-Unidos proviene de mi abolicionismo fand-
tico, menester es que yo crea que la anexlon ha de frustrar la
pronta abolicion de la esclavitud en Cuba. Por consiguiente, en
mis faniticos intereses esta propender con todas mis fuerzas a cuan-
to pueda contribuir al triunfo inmediato de mis ideas, y oponerme
con el mismo empefio a cuanto pueda contrariarlas o retardarlas;
pero mi papel sobre la anexion ofrece cabalmente la prueba mas
victosiosa de que soy enemigo declarado de la abolicion en masa,
6 sea & la inglesa, 6 a la francesa.
En ni folleto distingui dos species de anexion; una pacifica,
y otra por la fuerzade las armas. jPero cual de las dos comba-
ti? La segunda. jCual de las dos acepte, apesar de la perdida de
la nacionalidad cubana? La primer. jPero con cual de las dos es
mas facil de llegar a la emancipacion en masa? Con la anexion
pacifica es impossible, porque Cuba conservaria sus esclavos por un
tiempo indefido: mas con la revolucionaria el resultado seria cier-










to, porque encendida la guerra civil, los esclavos, ora movidos per
los abolicionistas, ora arrastrados por sus instintos 6 por los partidos
belijerantes, alcanzarian de un golpe la libertad: luego yo, abolicionis-
ta fantico, en vez de oponerme, como lo he hecho, a la incorpora-
cion por la fuerza de las armas, y de aceptar la pacifica, debi com-
batir esta y declararme por aquella.
Este argument, sacado del espiritu de mi papel, es incontesta-
ble; pero todavia lo es mas, el que nace de mis propias palabras. En
la pajiaa 10, hablando de la emancipacion, me esprese asi: "No pro-
pondre una march precipitada como la de los ingleses y franceses,
porque en nuestro estado no solo es impossible, sino injusta, impolitica
y desastrosa. La ley publicada en Colombia en 1821 ha sabido con-
ciliar sin sacudimientos ni violencias los grandes intereses que juegan
en esta delicada question; y tomindola por base de nuestra reform
social, puede modificarse segun las circunstancias." Y bien, Les abo-
licionista fanitico el bombre que reprueba la march precipitada de
Inglaterra y de Francia? jEs abolicionista fanatico quien consider
en Cuba la emancipacion en masa, no solo como moralmente impo-
sible, sino injusia, impolitica y desastrosa? jEs abolicionista fanatico
el abolicionista que propone como base de abolicion la ley de Co-
lombia, empezada a ejecutar desde 1821, y que al cabo de veinte y
ocho afios no ha podido libertar todavia todos los esclavos de aquel
pais?
Pero mi acusador me da sin advertirlo la mas complete absolu-
cion. En su inagotable lociacidad, de la que sacare gran partido en
esta Riplica, se le escapan las siguientes palabras "Sus partidarios
(los de la emancipacion de los negros, a cuya escuela fanatica dice
que pertenezco), sus partidarios sentaron por base la mala fe de los
propietarios de esclavos, interpretando por tal su demand de tiempo
y medidas preparatorias al cambio." Mi Amigo, pues, confiesa aqui
que los propietarios de esclavos pidieron tiempo y medidas prepara-
torias para la emancipacion; ly no acabo yo de probar que tambien
he pedido tiempo y medidas preparatorias? Luego si he pedido lo mis-
mo que los propietarios de esclavos, precise es una de dos: 6 que
ellos sean tambien, en el concept de mi Amigo, abolicionistas fa-









naticos, lo que es un absurdo espantoso, 6 que si ellos no lo son,
yo tampoco lo sea. De este dilema no puede escapar mi adversario;
y dejindole entregado a una vergonzosa confusion, repetire con to-
da confianza, que mi Amigo acusador, 6 no siente lo que dice, 6 no
entiende lo que lee.
Al lado de su acusacion siembra un error de primer magnitude
que no quiero pasarle en silencio. Dice asi: "Durante los pasados
veinte aiios, calmadas las pasiones political de los pueblos europeos
y disfrutando todos de una paz prolongada, la exajeracion del libera-
lismo, mas bien especulativo que profundo 6 activo, adopt en Eu-
ropa por causa la emancipacion de los negros." Solo la mas pro-
funda ignorancia sobre estas materials ha podido encerrar en el es-
trechisimo espacio de los dltimos veinte aios los esfuerzos que se ban
hecho en favor de la emancipacion de los negros.-
Sin detenerme a mencionar las ideas esparcidas en diferentes na-
ciones, desde los siglos xv y xvi, contra la esclavitud de los negros
trasportados B la America, puede decirse que ya en el siglo xvn
se form en Europa una escuela que tomb bajo su amparo la causa
de los africanos. Inglaterra fue el pais donde nacib y echb profun-
das raices, pues a ello contribuyeron en aquel siglo y el siguiente
con sus predicaciones y escritos en prosa y verso, Morgan Godwin,
Ricardo Baxter, el Dr. Primatt, Foster, Wallis, Pope, Thomson, Ri-
cardo Savage, Granville Sharp, el famoso economist Adam Smith,
el historiador Robertson, Gregory, Santiago Ramsey, y otros muchos
que pudiera citar. La sociedad de los Quaqueros, siguiendo las hue-
has de Jorge Fox, su fundador, abrazb tambien con entusiasmo la
defense de los negros en Europa y en America. Esparcidas en
Francia estas semillas por escritores muy celebres, ya no era posi-
ble evitar el choque entire los partidarios y los enemigos de la es-
clavitud. La gran lucha empez6 en el filtimo tercio del pasado si-
glo con los memorables y largos debates del Parlamento britanico
sobre la estincion del comercio de esclavos. Coincidieron con ellos
los grandes acontecimientos de la primer revolution francesa, y vo-
lando hasta el Nuevo-Mundo los principins de libertad, en ella pro-
clamados, la esclavitud colonial fuh abolida por la Convencion. In-










glaterra, sin marchar tan precipitada como la Francia, iba mas de-
rechamente a su fin; pues minando poco & poco los cimientos en que
descansaba tan antigua institution, hizo inevitable su caida. Asi es,
que todo lo que hemos visto en nuestros dias en las Antillas es-
tranjeras, ha sido el resultado forzoso de la obra de los siglos an-
teriores, y no el fruto de la exajeracion del liberalism de los dlti-
mos veinte affos, como pretend mi Amigo.
"Quisiera el Sr. Saco (afirma mi impugnador) gue Cuba dntes
fuese zndependiente." Falsa suposicion. Lo finico que el Sr. Saco ha
dicho es, que con los elements que Cuba encierra, no quiere revo-
lucion en ella. Si no es asi, toca a mi Amigo probar la verdad de
sn aserto.
Mi Amigo para darse los aires de impugnador filos6fico, inven-
ta cosas que ni he sofiado .decir. Hablando de las diferencias
que existen entire la raza anglo-sajona y la cubana, mencion6 de
paso la religion; y de aqui toma pi6 para dispararme un pArrafo
pomposo en que supone que yo espreso temores por la religion cath-
lica; y para tranquilizarme eleva hasta las nubes al clero db los Es-
tados-Unidos, abate y ultraja sin piedad al de Cuba, ensalza la
libertad de cultos, y declama por iltimo contra la incredulidad, la
independencia relijiosa y el desenfreno de las pasiones, ZPero que es
lo que ha podido motivar en mi Amigo tanto celo y fervor apostb-
lico? Las sencillas palabras que voy a transcribir. "Yo quisiera que
si Cuba se separate por cualquier event del tronco a que perte-
nece, siempre quedase para los cubanos y no para una raza estran-
jera. Nunca olvid6mos que la raza anglo-sajona difiere much de la
nuestra por su orijen, por su lengua, su religion, sus usos y cos-
tumbres; y que desde que se sienta con fuerzas para balancear el
niumero de cubanos, aspirara a la direecion political de los nego-
cios de Cuba." jHay por ventura en todas estas clausulas una so-
la palabra que no justifique el parrafo estrepitoso de mi Amigo ?
El lector verA claramente que yo no esprese temores por la religion ca-
tblica, sino que solamente habl6 de ella como de uno de los ras-
gos distintivos de las dos razas. Siguiendo mi impugnador su 16-
jica several, pudo tambien haberme tachado de enemigo, 6 por lo








45

menos de temeroso, de todos los orijenes, de todas las lengsas, y
de todos los usoe y costumbres que no son espafioles, pues que'tam-
bien hable de la diferencia de orijen, de lengua, y de usos y cos-
tumbres entire las dos razas espafola y anglo-sajona. Pero si ab-
surda seria esta consecuencia, no lo es menos la primer.
Supone igualmente mi Amigo que todos los criollos son ane-
xionistas. Muy engafado esti, y much mas cuando se trata de
provocar la guerra civil. Si el dijese que todos los criollos suspi-
tan por la libertad y detestan la tirania que los primee, entbnces
estariamos acordes; pero este es un punto en que cubanos y penin-
sulares pueden entenderse y unirse, para alcanzar lo que desean.
Sigue mi Amigo disertando a la larga sobre las ventajas que
Cuba obtendria con la anexion. Ya indiqun desde el principio que
este es uno de los errors lojicos que cometen todos mis impugna-
dores; pues habiendo yo concedido que Cuba progresaria rapidamente
despues de su anexion, initil es que tanto se empefen en conven-
cerme de lo que s6 tan bien como ellos. En lo que debieron ha-
ber puesto todos sus esfuerzos fun en sefialar los medios de conse-
guir la empresa sin desastres ni ruinas; pero en vez de esto, ban
perdido el tiempo en ponderarnos las delicias del cielo, cuando para
subir a 61 tenemos por delante un infierno,
Hablando de la nacionalidad cubana, de la que discnrriremoe
en otra parte, dice el Amigo: "Puede, pies, votar (Saco) por la
anexion en su caso ahogando en el pecho los sentimientos de na-
cionalidad; y para disminuir su intensidad procurarg apuntarle aqui
algunas de las innovaciones que desde su ausencia de la isla de Cu-
ba ha sufrido su administration."
Contestare a mi maestro apuntador apnntAndole trees cosas.--
1. Que no es el de quien puedo recibir las lecciones que piensa dar-
me. 2. D Que tales lecciones podran a lo mas tener cabida allU en
las columns de su peribdico anexiomsta intitulado La Verdad; pines
no habiendo yo defendido la administration colonial, son insoporta-
ble tan pesadas digresiones en un papel consagrado a refutar el
mio. 3. P Que es mny estraflo se haya tenido el guardados hasta
ahora tan vastos conocimientos sobre la Isla de Cuba, y que en


-W, -, -'- -










tantas ocasiones como se ha ofrecido escribir acerca de ella mi buen
Amigo, & pesar de todo el patriotism de que hace hoy tanto a-
larde, haya dejado esclusivamente a los ausentes el trabajo de de-
fenderla, sin dignarse ni una sola vez de cojer la pluma para co-
municarles siquiera una minima parte de los preciosos datos que tie-
ne atesorados.
Entre las innovaciones que me apunta, una es: "que ni la es-
casa instruction relijiosa que nuestros padres daban a sus escla-
vos, reciben los nuestros de nuestras manos. En efecto, apenas se prac-
tica el bautismo: el matrimonio se va haciendo mas raro cada dia;
y al corazon del infeliz esclavo no llega siquiera el consuelo de la
fe." Mi Amigo, no acusa con esto al gobierno, sino a los amos
de esclavos, porque aquel nunca. se ha opuesto a los bautismos, a
los matrimonios, ni & la instruction relijiosa de los negros. Hartos
pecados tiene el gobierno cometidos en Cuba, para que tambien se
le atribuya 6ste. Ni se figure tampoco mi Amigo que el remedio
de estos males consiste en la anexion: ya que es amo de esclavos,
haga la prueba de bautizar, casar 6 iustruir relijiosamente a los su-
yos, y verA como no encuentra el mas leve obstaculo de parte del
gobierno.
Los esclavos, en sentir de mi Amigo, ningun temor deben ins-
pirar a los cubanos aun en medio de la guerra civil, porque los
Estados Unidos "vijilarin e impedirdn tentativas para insurreccionar-
los." jPero esti cierto mi Amigo de que aquel gobierno se harA
cargo de tan grave responsabilidad, apoyando -los proyectos anexio-
nistas? Respondan por mi los sucesos que estAn 'pasando. Mas aun
cuando los apoyase, jc6mo impedira esas tentativas, enando se suel-
ten todas las pasiones y se desenfrene la revolution? Co6mo, cuan-
do alguno de los partidos, 6 probablemente los dos, den las armas
a los esclavos y los pongan en sus filas? .C6mo cuando empiecen
a maniobrar, en tan terrible circunstancias, las sectas abolicionistds,
los intereses de los colonos de algunas Antillas estranjeras y las in-
trigas de la diplomacia? El dia tremendo en que reventase aquel
volcan, las primeras victims de su lava devoradora serian algunos
de los mismos cubanos, que provocasen su explosion.










Sacando mi Amigo el cuerpo a mis arguments, procnra to-
mar la ofensiva para dar asi a su papel el tono de refutacion; y en
el conjunto de materials inconexas que amentona, sale a relucir un
parrafo sobre el comcrcio libre, y al concluirlo pregunta: "; Cbmo
ha de emanar (el comercio libre) de las disposiciones de Espafa,
cuando toda ella y aun el mismo Saco parecen star de acuerdo en
fomentar el comercio espafiol por medio de esta isla, lo que presupo-
ne derechos protectores y carestia?"
Nadie respeta mas que yo la libertad de escribir y el dere-
cho de un escritor para publicar 6 reservar so nombre; pero cuan-
do el se prevale del anonimo para ofender alevosamente & sn ad-
versario, bien puedo exijirle como caballero que se quite la masca-
ra que le cubre, que se muestre ante el pisblico sin disfraz, y que
se present conmigo ante el altar de la patria, para ver si puede
asentar sobre sus aras la mano tan firme como yo.
Se adelanta tambien a decir que el antigno editor de la Re-
vista Cubana, parece no esta penetrado del retroceso politico que
se ha operado en Cuba desde los tiempos lejanos en que se podia
escribir como Rl lo hacia. El antiguo editor de la Revista Cubana
asegura a su Amigo, que en aquellos tiempos lejanos no habia mas
libertad de escribir que en los que el ha campeado de guerrero
anexionista; y la prueba es, que en aquellos tiempos lejanos me
desterraron por que escribia. Pesaba ent6nces sobre la prensa de
Cuba una double censura, y en el gobierno del general Ricafort se
triplicb; pues ademas de la i.ima del censor rejio, cada manuscrito
se sometia al examen severe del comandante Delgado, sin cuyo per-
miso no podia presentarse a la aprobacion final del jefe goberna-
dor. Lo que habia en aquellos tiempos lejanos era un escritor de-
cidido, que bajo su responsabilidad personal sabia eludir hasta cier-
to punto los rigores de la censura; un escritor que tenia mas ca-
rtcter y menos temor de comprometerse que el que nos muestra el
Amigo y algunos de su comparsa escritoril. La gran verdad que
salta a los ojos de todos los cubanos, es, que yo sali desterrado
en aquellos tiempos felices, mientras mi Amigo vive y goza de la
patria en estos tiempos calamitosos.










"Ojala (asi prosigne) que este distinguido cabano, olvidando el
amor propio, que si le mantiene en el terreno escojido por il, pu-
diera dar amargos frutos d su patria, no insist en contrariar la
march del siglo."
Nunca ha sido el amor propio el m6vil de mi pluma, ni mi
patria recojeri amargos frutos de mis escritos. Podri recojerlos, si,
pero serb de las atroces ideas que publicap algunos de los anexio-
nistas revolucionarios; de algunos ilusos que las siguen y se apres-
tan a ejecutarlas; de los mines egoistas que proclamando libertad
solo buscan su vil interest; y de aquellos que no tienen mat Cun-
ba que sn injenio, ni mas compatricios que sus esclavos. Estos son,
y no yo, quienes podr&n dar amargos frutos & la patria.





UBPl1. A B1 bDISXIUPWI I.



Si el papel de 6ste convie*e con el del Amigo en sus frecuen-
tes divagaciones y en ]a debilidad de sus argumentos, se distingue, sin
embargo, por su mayor dimension y por la ilimitada confianza que
trata de inspirarnos en la revolution xnexionista, pues 1e tiene ya to-
madas las medidas mas eficaces para asegurar su trianfo. Agradkz-
cole todo el interest que toma por salvarme de una suerte igual a
la de nuestro nmalogrado Heredia; y aunque me intima la terrible
sentencia de que casi he perdido el buen concept que tenia entire los
amantes de la libertad, y me recomienda, que para reponerlo me
traslade al Norte-America para trabajar alli con los buenos patrio-
tas, no me es dado complacerle, porqne cuanto mas reflexiono en la
revolution anexionista, tanto mas erroneas y peligrosas encuentro las
ideas de mi Discipulo.
Empieza este su impugnacion por la inmortalidad del alma, pues
uspone que yo he dicho que la de las naciones es lo mismo que la de


~:Y'~aag~Ls*ABF1 --










aquell. Para sacarme de tan grande error, no solo se enreda en an
tatado de metafisica, sino que invoea las "colosals pirdmides de Egip-
to, las reliquia de las antiquisimras ciudades con que tropiezan los
viajeros entire los bosques y desiertos del Asia, Africa y Amirica, y
hasta los caddveres de Me~fis, Tebas, Palmira, Babilonia, Hercula-
no, etc." Pero ,al cabo de tan largos viajes y de tan tristes pere-
grinaciones sepulcrales venimos a parar en que mi Discipulo no ha
comprendido mi pensamiento. Yo no compare la inmortalidad de
las naciones con la. del alma: lo que compare fue la sublimidad de
J idea de la inmortalidad del alma con la sublimidad del sentimien-
to de la nacionalidad; pues asi como la primer es grata al cora-
zon del hombre, porque alarga la existencia mas alia del sepulcro,
asi la segunda engrandece -ea.pueblos, prolongando su duracion, no
eternamente, sino solo de aquel modo que es dado las coeas ter-
renales. Esta y no otra fa6 la idea que esprese.
Talhame de que exajero muchisimo las cas, que trato de espan-
tar y amilanar con visions de una imajinacion asustadiza, y que for-
mo an paraleo muy inezado entire los recursos de los cubanos y los
del gobierno de la isla.
Para demqstrar estas proposiciones, consider mi Discipulo el
estado de los blancos y negB de Cuba. Respecto B los primeros,
dice:' que todos los criollos estin por la revolution anexionista; que
la mayoria de los peninsulares igue la milsm bandera, y que los
demas emigraran 6 permanegerin pasivos espeetadores de la lucha.
Del ejercito asegura, que poco hay que -temer por que esti disgusta-
disimo, se hall en un estado violent, y los soldados odian el aer
vicio, a los oficiales y jefes. En cuanto i los negros, no es menoe
lisonjera la perspective qid nos present, pues no son tan nmero-
sos como se pretend, y en -caso i& revolution serin may ftilm i
los criollos. Por estas y otras rasones que examinare ma idaite,
afrma haber disipado hasta la sombra dd vergonzoso mniedAge yo
les quvro infundir con el COCO de los negros. Para que se conoa-
ca today la lijereza con que describe mi Discipulo, oigamos como se con-
tradice en la misma pijina dond&trata de este asunto. "Bien pu-
diera Saco haber escusado esta part siquiera, de sa imprudente 6
4


*









intempestivo papel, eabiendo que sus paisanos hace much tiempo es-
tan convencidos de que por si solos no pueden conquistar su inde-
pendencia sin grandes dificultades, trastornos y riesgos; pues a no
ser este convencimiento, largos afios habria que la hubieran solicita-
do y alcanzado, y no pensaran en anexarse a nadie; pero aunque
confesamos que las fatales circunstancias que nos rodean no nos per-
miten romper nuestras cadenas con nuestras propias y solas fuerzas,
sin destrozarnos las manos, vamos A probar que en un caso urjen-
te 6 desesperado podemos alcanzar la libertad, aunque d costa de
liempo y de grandes sacrtficios." Pero si en la firme creencia de mi
Discipulo, todos los criollos desean la revolution; si la mayoria de los
peninsulares se adherir& & ella, y los demas permaneceran neutrales;
si del ej6rcito poco partido puede sacar el gobierno, y si los negros
no inspiran ningun temor, 1por qu6 nos hace entbnces tan triste pin-
tura de la situation de los cubanos, en caso que ellos se lanzasen
A una revolution? IDe d6nde nacen las grandes dificultades y las fa-
tales circunstancias que nos rodean? IiDe d6nde los trastornos, riesgos
y grandes sacrificios que seria precise sufrir? iA qu6 mendigar el
peligroso auxilio de los estranjeros, y de estranjeros aventureros,
cuando existen en Cuba tantos elements favorables para hacer un
cambio politico?
Curiosa es la revista que pasa el Discipulo de las fuerzas blan-
cas que componen el ej6rcito anexionista. Pres6ntanos por una par-
te 186,113 criollos; por otra 14,336 canarios; y recojiendo los na-
turales de Santo Domingo, Puerto-Rico, Colombia y otras rejiones
de Am6rica, que andan esparcidos por la isla, formarimos, nos dice,
un tota? de 203,615 hombres." Pero si bajo sus 6rdenes march ejercito
tan formidable, y al que nada puede resistir en Cuba, ppor que
nos revela tan a las claras su imppotencia, confesando, como ya he-
mos visto poco ha, que los cubanos por si solos nada pueden, y
que por eso necesitan del auxilio estranjero?
Mas ya que el nos ha formado su estado military, permit que
yo tambien le forme el mio, y que siguiendo su ejemplo, empiece
como el por deducir de los 186,113 criollos, los nifios, ancianos, in-
fitiles, cobardes e indiferentes. Rebajar6 tambien de los restantes el










nmunero may considerable de cubanos, que aunque amigos todos de
la libertad, y de ver a su patria rejida por otras instituciones, son
enemigos de la anexion revolucionaria. Hechas estas dos deduccio-
nes, may menguado viene a quedar el gran ejercito de los 186,113
guerreros criollos. Mal conoce mi Discipulo la inclinacion de los
canarios cuando los consider de su bando, y es may probable que
donde los encontrase, fuese en las filas enemigas: asi, apunte por
primer partida en contra 14,336 caiarios; por segunda 24,469 pe-
ninsulares que hay en Cuba, segun el mismo confiesa, y peninsula-
res, compuestos en su mayoria, no de mujeres, nifios, ancianos e
indiferentes, sino de hombres en aptitud de tomar las armas; por
tercera 18 B 20,000 hombres de tropas veterans, de que nos ha-
bla el Compatricio; y por cuarta, la marina: de suerte que llego a
former con todos estos elements un ejercito blanco mas ihumeroso
que el suyo, gran parte del cual tiene la ventaja de estar acos-
tumbrado al manejo de las armas.- Me he detenido en estas obser-
vaciones, para que se conozca la inexactitud de los calculus anexio-
nistas, pues por lo demas, se may bien que para revolver a Cuba,
y aun conducirla & su ruina, basta una banda de aventureros ar-
mados.
Empefado mi Discipulo en demostrar cuan infundado es el te-
mor que se tiene en Cuba a la raza africana, recurre a datos ma-
temAticos. Empieza por rebajar las hembras de los varones, y de
este modo Ilega a disminuir los negros a tal punto, que todos, se-
gun nos dice, "forman un total de 273,662; esto es, 426,338 ene-
migos menos de los 700,000 con que nos hacen el coco." Mas co-
mo todavia le quedan en pie 273,000 enemigos, tirales con la plu-
ma un tajo tan terrible, que desbaciendose (palabras suyas son) "de
los nifios, ancianos, iniitiles, cobardes, indiferentes y amigos de los
blancos, la baja es tan considerable que la fantasma quedl reducida
a una debil sombra."
Pero aqui vuelve a dar mi Discipulo una nueva prueba de sus
repetidas inconsecuencias, porque escluyendo A las mujeres, a los ni-
flos y a los ancianos como inittiles para el combat, cuenta sin em-
bargo con todos ellos cuando enumera las fuerzas blancas que ban








52

de military bajo la bandera anexionista. Escuch6mosle en la phji-
na 10. "Y adviertase que cuando los pueblos se levantan por su li-
bertad, las mujeres, los nifos y los ancianos se prestan valientes a la
empresa, por que un santo entusiasmo los anima y redobla su valor,
sa actividad y sus fuerzas." IY cree mi Discipulo que ese santo en-
tnsiasmo no animara y redoblara el valor de las mujeres, nifios y
ancianos negros, cuya opresion es incomparablemente mas dura 6 in-
soportable que la que sufren los blancos? Y si esto es asi, por que
ha de escluirlos en un caso, y contar con ellos en otro, cuando pre-
cisamante sucedera lo contrario? Imajinase que esas mujeres, esos ni-
ios y esos ancianos, aun cuando no se meiclasen en la pelea, carecen
de manos con que cojer una antorcha y convertir en cenizas los her-
mosos campos de Cuba? ilnfeliz patria mia, entregada & los proyec-
tos insensatos de hombres como mi Discipulo!
Y cierto sera, que, "segun la prolija estadistica de la Isla, cor-
respondiente al ato de 1846, formada por el gobierno, "solo existen
149,126 individuos libres de color, y 323,759 esclavos?" Para valerse
en material tan grave como la de una revolution en Cuba, del falaz
testimonio de un censo equivocado, es precise no haber hecho ni ann
el mas superficial studio sobre los progress de la poblacion cuba-
na. Asegura mi Discipulo que en 1846 solo habia en Cuba 149,126
individuos libres de color; pero la estadistica pubiicada en 1842, eleva
su niumero & 152,838. ZY c6mo es que cuando esta clase aumenta con-
siderablemente en nuestro snelo, no solo por su propia reproduction,
sino por las frecuentes manumisiones de los esclavos, ha podido dis-
minuir de 1842 a 1846? Esto es lo que no se digna esplicarnos nues-
tro buen Discipulo. Pero menos nos esplicara la enorme diferencia
que se nota en la poblacion esclava. Segun sus calculos, 6sta lleg6
en 1846 a 323,759; ipero & cuanto ascendib en el censo de 1842, no
obstante las grandes omisiones, reconocidas por los mismos ajentes del
gobierno encargados de formarlo? A 436,495, es decir, 112,736 menos
que en 1842. IY es possible que cuando no ha habido peste ni otra causa
de mortandad estraordinaria, los esclavos de Cuba, apesar de los naci-
mientos y de las introducciones de Africa, hayan menguadoenel cortisimo
espacio de cuatro anos en mas de la cuarta narte? Esto es inconcebible.









Pero tan vacilantes andan mis impugnadores en sus datos esta-
disticos, que voy a refutar a los unos por los otros. El Discipulo
ha dicho que los libres de color ascienden a. 149,126
y los esclavos a . . .. 323,759
El Complaricio fija los blancos en. . ... 425 767 ; por
consiguiente, la poblacion cubana es segun ellos de. 898.652. Pero
el Amigo la hace subir 6. . .. 1.200,000: luego
si este dato es exacto, falsos son los del Discipulo y Compatricio;
y si los de estos son verdaderos, falso es entbnces el del Amigo.
En dos razones se funda el Discipulo para contar con el apoyo
de los esclavos en la revolution anexionista. La primer es la sim-
patiaque 61 dice tienen estos por sus amos los criollos. Parece que
mis impugnadores al cojer la pluma se propusieron contradecirse, por
que mientras el Disciptdo confia en las simpatias de los esclavos por
sus amos, el Amigo cree lo contrario. Hablando este de la esclavitud
en los Estados-Unidos, se espresa del modo siguiente: "De semejante
6rden de cosas nace el cuidado de las madres, de las crias y de los
enfermos esclavos, la mayor libertad que disfrutan individualmente, el
aumento de goces y las relaciones de confianza y afecto entire el sier-
vo y su senior, que desaparecieron en Cuba." Que el lector combine
estas iltimas palabras del Amigo con las simpatias de que nos habla
el Discipulo.
La segunda razon consist en el deseo de libertad, que anima a
los esclavos. Conviene que oigamos al Discipulo en su propio lengua-
je: "Lejos de ser (los esclavos) en una revolution el sosten de nues-
tros enemigos, nos servirian de un grandisimo recurso, como sucedio
a los valientes hijos de Colombia, cuando el ejercito espafiol cometib
el atentado de valerse de los esclavos en la gnerra de la independencia;
pues estos se fueron al moment con los patriots, como era natural
que sucediese, por que los gritos majicos de ilibertad! deben sausar-
les mas eco y entusiasmo que los de esclavitud y tirania."
Yo no disputar6 si los esclavos serin de 6ste 6 de aquel partido,
y aun quiero conceder al Discipulo que est6n por los cubanos; pero
aqui renace la question en toda su fuerza. Puestas ya las armas en
las manos de los negros, sea por el gobierno 6 por los mismos anexio-









nistas, y empufiidolas aquellos & los gritos majicos de libertad, 1no
esta proclamada de un golpe la abolicion de la esclavitud? Y si este
es el resultado forzoso a que ha de arrastrar a los anexionistas la
anexion revolucionaria, Zpor que diccn entonces que esta es indispen-
sable para preservar la esclavitud de su estincion repentina? Si con-
ceder a los esclavos la libertad en masa ha de ser funesto, aun en
medio de la paz, serialo much mas en las terrible circunstancias
de una guerra civil, porque armados los africanos, orgullosos de ser
los auxiliaries necesarios de un partido, y encontrando divididos A
los blancos. no limitarian sus pretensiones a solo la libertad, sino que
apoyados y aun capitaneados por los libres de su raza, que tan ad-
vertidos y tan numerosos son en Cuba, aspirarian a la igualdas de
los derechos politicos con los blancos, igualdad que no permit el es-
tado de nuestras ideas y costumbres, ni que tampoco les concede
los Estados meridionales de la confederacion Norte-americana.
Impiltame el Discipulo (1) haber dicho que los negros serian los
amos de Cuba, a consecuencia de la lucha entire los Estados-Unidos
y Espafia; y no satisfecho con imputArmelo, anade: que "pensarlo
no es un error, es much mas, es un disparate." Si mi respetuoso
Discipu!o hubiera entendido mis palabras, que A la verdad son bien
claras, habria percibido que mi idea es contraria a lo que 1e su-
pone. Yo dije, que los africanos se bafiarian en la sangre de sus se-
fiores, y que ofrecerian un ejemplo terrible A los Estados del Sur
de la confederacion americana; pero al mismo tiempo esprese, que
despues de la ruina de los cubanos, -los Estados-Unidos, en el caso
de tomar parte su gobierno en la guerra de anexion, triunfarian y
se apoderarian de la isla de Cuba. Para confusion de mi Discipulo
le repetire mis palabras. "gY triunfarian al cabo los Estados-Uni-
dos? Triunfen enhorabuena, pero su triunfo seria sobre las ceni-
zas de la patria. Quedariales el punto jeogrdfico; pero sobre ese pun-
to se alzarian mas de 600,000 negros bafiados en la sangre de sus sefores,


(1) Imputacion que tambien me hace equivocadamente mi que-
rido Compatricio.




riIi- r -ii i 11 11n i 1 11 ---


y ofreciendo a los Estados meridionales de aquella Confederacion un ejem-
plo terrible que imitar." Vese, pues, claramente que yo doy por sentado
el triunfo de los Estados-Unidos, y la domination por ellos del pun-
to cubano. Pero Zacaso este triunfo y esta domination, despues de
una lucha sangrienta, salvarian las vidas y las haciendas de los cu-
banos, ni menos los intereses de la esclavitud que se quieren con-
servar con la revolution anexionista? Esto es lo que import a los
cubanos, y no que despues de arruinados, un pueblo estranjero dis-
pute A los negros la presa de Cuba. la arranque de sus garras, y
se apodere de ella.
Como yo hubiese preguutado, si los cubanos harian la anexion
por libertar sus esclavos, y respondidome A mi mismo, que si tal
pensasen, no deberian empezar por encender en su patria una guer-
ra asoladora, sino por ponerse de acuerdo con su metrbpoli, y eje-
cutar pacificamente sus beneficas intenciones; el Discipldo cree que
me contradigo, porque dos pArrafos Antes probe que la emancipa-
cion de los esclavos no esta en las ideas ni en los intereses de Es-
pafia. Mi Discipido confunde aqui dos cosas may distintas: la abo-
licion en masa y la abolicion gradual. Cuando afirme, que la eman-
cipacion no esta en las ideas ni en los intereses de Espafia, me con-
traje A la primer ; y cuando dije, que los anexionistas podian po-
nerse de acuerdo con la metr6poli, fu6 con referencia A la segunda,
pues es moralmente impossible, que entire ellos y el gobierno espafiol
pudiese existir semejante acuerdo, para libertar de un golpe sus es-
clavos. Y que no puede haberlo, es tan cierto, que el mismo Dis-
cipulo reconoce que "la existencia de los cubanas estd tan enlazada
d esa necesidad, (la de los esclavos), que quererla destruir de pron-
to seria suicidarnos." Un pArrafo mas abajo de estas palabras vuel-
ve A confundir las dos species de abolicion, pues si habl6 en mi
folleto de los progress que ella hace en el siglo xix, fue, no para
que los cubanos libertasen repentinamente sus esclavos, sino para que
tratasen de irla preparando poco 4 poco, sin oponerse obstinadamen-
te al torrente irresistible que combat sin cesar la esclavitud.
Entre los pueblos abolicionistas cuenta el Discipulo a Portugal
y sus colonial. De sentir es que no nos haya indicado cuAles son










esas colonies, en qu6 parte del mundo existen, y los pass que aque-
Ula metr6poli ha dado para la abolicion. Mi Discipulo sin duda ha
tomado un quid pro quo, y atribuye a Portugal lo que ha oido
decir de Dinamarca, apesar de que 6stas dos naciones se hallan en
los estremos opuestos de Europa.
Indique de paso, que Inglaterra no tiene derecho a mezclarse
en la abolicion de la esclavitud cubana, estableciendo una pesquisa
sobre los negros importados desde 1820; mas el Discipulo me repli-
ca, que si lo tiene muy cierto, muy eficaz y reconocido. Esto es afir-
mar, pero no probar lo que se nicga pruebas se quieren, y no va-
nas afirmaciones.
Llame la atencion sobre la posibilidad de que los Estados del
Norte se separasen de los del Sur, y que en este caso Cuba queda-
ria agregada & la parte meridional. El Discipulo consider esta se-
paracion como impossible, puesto que la idea de una guerra desas-
trosa para ambos partidos es incompatible con la civilizacion de
aquel pueblo, y que dividida la Confederacion en dos repiiblicas, la
del Norte se encontraria con el Golfo Mejicano cerrado d su co-
mercio, y en position muy desventajosa para su tranquilidad y pro-
greso."
No hay duda, que la civilizacion es un element poderoso de
orden y de paz; pero ella no es siempre bastante para preservar los
pueblos de la influencia de las pasiones y de los intereses que des-
graciadamente arrastran al hombre. ZMas por que ha de suponer el
Discipulo que la separacion de aquellos Estados no podra verificar-
se sin las calamidades de una guerra? De desear es, y esperar de-
bemos de las dotes eminentes, que caracterizan a sus habitantes, que
entrAmbas parties se separaran en buena armonia. Cultivando sus
antiguas relaciones, seguirin su comercio entire si; los products del
Sur se llevarin al Norte, y los del Norte al Sur, y las naves de
ambas rejiones frecuentaran libremente los mismos mares, donde hoy
ondea su pabellon. jDe d6nde, pues, ha podido sacar mi Discipulo
que los Estados del Norte quedarian escluidos del Golfo Mejicano?
ZEstanlo acaso la Inglaterra, la Francia, ni ninguna de las otras
naciones que hoy entrant y salen frecuentemente por el? jLos mis-


,- -:;-.- a t '7 1- ,-




4sP~?r"'"`;P**R; -.~T~' '-


57

mos Estados-Unidos no crecieron y prosperaron estraordinariamente,
aun much antes de haber adquirido un solo puerto en aquel estenso IL
toral, y cnando todo pertenecia & Francia y Espana? Consuelese
mi Discipulo, y sepa desde ahora, que tarde 6 temprano vendra el
dia en que no solo los Estados del Norte se separaran de los del
Sur, sino que los paises occidentales, que ya lindan con el Pacifi-
co, tomaran una nueva existencia, y que del seno de aquella glo-
riosa Confederacion saldran con el tiempo tres o mas grandes na-
ciones. CuAndo sera, por que. sera, y c6mo sert, son cosas que na-
die puede predecir, ni es del caso examiner.
En la pajina 11 de mi folleto formC un contrast entire las an-
tiguas colonies espafiolas y la isla de Cuba, para manifestar cuan
dificil es que esta se declarase independiente; y concluia el parra-
fo diciendo: "Cuba, empero, por su corta extension, tiene menos re-
cursos para su defense, pues estrechado por la naturaleza el circu-
lo de sus maniobras militares, puede el gobierno reconcentrar con
ventaja en un solo punto todas las fuerzas de la nacion, y cargar
con ellas sobre una debil Antilla, abierta 'por todas parties a los
golpes del enemigo." A 6sto me contest el Discipulo, qne el y
los suyos "se rien de este desprop6sito; porque si se trasladan aqui
(A Cuba) todas las fuerzas de la nation, ec6mo se quedara la Pe-
ninsula?" jTriste condition la mia, pues me veo forzado a contender
con hombres que asi raciocinan! Cuando se dice que un gobieruo
puede reconcentrar en un punto todas las fuerzas de la nation,
se subentiende que solo se trata de las fuerzas disponibles. Pensar
de otra manera es ignorar hasta el modo comun de hablar.
"1ichasenos en cara (prosigue el Discipulo) que no tenemos hom-
bres que poner a la cabeza. ;Ay, cunto se equivocan!" ;Ay! repli-
co yo: icuinto se equivoca el Discipulo, levantAndome este falso tes-
timonio! En ninguna parte de mi papel he vertido tales palabras ni
otras equivalentes; y si me las cita, desde ahora me declaro en re-
compensa tan guerrero anexionista como el.
Buena reprimenda me da por haber llamado raza advenediza a
la muchedumbre de Norte-americanos, que despues de la anexion se
avecindasen en Cuba. Pruebame con el Diccionario de nuestra lea-









gua que "advenedizo se dice por menosprecio al que viene de fue-
ra a establecerse en cualquier pais 6 pueblo, sin empleo ni oficio."
Bien pudo, y debi6, haber visto mi Discipulo, que el mismo Die-
cionario afiade a reuglon seguido: "Advenedizo, el estranjero 6 fo-
rastero." Y si tan distintas son las acepciones de aquella palabra,
Ppor qu6 ha de suponer que la emple6 en el primer sentido, y no
en el segundo? jEs esta la justicia y la imparcialidad con que se
impugna a un escritor de buena fe? Ann concediendo que el Die-
cionario diese solamente al vocablo advenedizo la significacion en que
lo toma mi Discipulo, debo advertirle, que si ese libro es para el un
testo irrecusable, yo no lo tengo en tanta veneracion; y que muy
errado anda quien lo consider como imico tipo de buen castella-
no. Advenedizo trae su orijen del latin advenire, advena, esto es,
aquel que viene de un paraje a habitar en otro. Es palabra con-
trapuesta a la de indijena, nacida tambien del latin inde genitus.
Advenedizo, por tanto, equivale rigorosamente a forastero 6 estran-
jero; y Ciceron lo emplea en este sentido, hablando de los dioses
del paganismo en su tratado de Legibus" deos advenas (1), decia, dio-
ses advenedizos 6 estranjeros para distinguirlos de los de Roma.
Raza advenediza, dije yo tambien, hablando de los Norte-america-
nos, en contraposicion a la raza de Cuba.
Reposando siempre mi Discipulo en la mas sblida confianza, in-
vita & los cubanos a que acudan pronto a las armas, pues nadie
se mezclara direct ni indirectamente en la guerra anexionista. Y
fund sus dogmas diplomaticos en que "ya no existe la Santa Alian-
za de los reyes, y que estt abolido el sistema de intervention." Cuin
atrasado de noticias estA mi Discipulo! La Santa Alianza nunca fu6
una amenaza & las libertades, que Cuba hubiera podido adquirir; y



(1) Cicero, de Legibus, lib. 2. 0, cap. 8. O Separatim nemo habessit
deos; never novos, sive advenas, nisi public adscitos, privatim colunto.
Ninguno tendrd dioses por separado: d los nuevos 6 advenedizos (es-
tranjeros) no se les debe adorar en particular, si no son adoptados
por el Estado.








59

aun suponiendo que hoy se renovase bajo su antigua form desp6ti-
ca, nada tendriamos que temer de ella.
Tambien sostiene mi impugnador que "estd abolido el sistema de
intervencion." iAbsurdo escandaloso! Vuelva mi Discipulo los ojos a
la Europa, y contemplI lo que hoy mismo esta pasando en ella.
ANo se hallan los prusianos interviniendo en el norte y sur de Ale-
mania? jNo estin los franceses en Roma, los espafioles y napoli-
tanos en las inmediaciones de aquella capital, y los austriacos en
Toscana y en los Estados Pontificios? jNo han bajado los rusos A
las lanuras de Hungria, y dado alli sangrientas batallas? Callese,
pues, mi Discipulo, y no able mas de intervention.
"Saco (prosigue el Discipulo) viajando por Europa, y libre de
dogal angustioso d infame que nos prime, se olvida de c6mo estd
rejida Cuba, y nos insulta en nuestra desgracia." ;Y de qun boca
sale este lenguaje? De la de un hombre enmascarado que no sabe-
mos quinn es, ni de dbnde viene, ni k dbnde va. ZSer& el capaz
en sus ideas y sentimientos, serh capaz de comprender mi verdade-
ra situation? Si viajero content 6 feliz me consider, 1por que se
contradice tan torpemente, llamandome al principio de su papel "des-
terrado y errante por estraitas tierras, apbstol y mdrtir de Cuba?"
La palabra espatriacion est& escrita en el Diccionario de nuestra
lengoa; pero sn verdadero sentido no se encuentra sino en el cora-
zon de un proscrito, amante de su patria.
Para justificar la revolution cubana invoca el Discipulo las ra-
zones que espuse en mi anterior papel; pero mis razones prueban,
que la revolution es alli desastrosa; mis razones prueban, que aun-
que Cuba estai mal gobernada y oprimida, la revolution, en vez de
mejorar su suerte, hundiria & sus hijos en las mas espantosas cala-
midades; mis razones prueban, que sin echar mano del arma terri-
ble que hoy acarrearia necesariamente la guerra civil, nuestros ma-
les pueden curarse con el trabajo y la constancia; mis razones prueban,
en fin, que el "puro e ilustrado patriotism, debe consistir en Cuba.
no en precipitar el pais en una revolution premature sino en sufrir
con resignation y grandeza de dnimo los ultrajes de la fortune, pro-
curando siempre enderezar 4 buena parte los destinos de nuestra patria."









REFUTACION DE ALGUNOS PUNTOS QUE TRATAN EN COMUI

EL AMIGO Y EL DISCIPULA





Cualquiera que lea las impugnaciones de estos dos sefiores, po-
dr& career que soy enemigo de los estranjeros y que me opongo a
su inmigracion en Cuba: suposiciones entrambas tan ofensivas como
calumniosas. Cuando able de la muchedumbre de Norte-americanos
que pasarian a Cuba despues de la anexion, no fu6 en un espiri-
tu hostile hacia ellos, sino solamente para manifestar, que atendida
nuestra poblacion actual, la raza cubana, dependiente ya de una po-
tencia que leva el arranque de los Estados-Unidos, pereceria ane-
gada en la avenida irresistible de estranjeros que se precipitarian
sobre ella. Y ya que mis dos impugnadores ban sido tan injustos
conmigo, derecho tengo a decirles, por repugnante que sea a mis
principios, que de mi aprecio a los estranjeros honrados, y de mis
deseos que vayan -a establecerse en Cuba he dado mas pruebas que
ellos; y para convencerlos me basta citarles dos trozos de mis es-
critos. En mi Carta sobre el informed del senior Vazquez Queipo,
escribi lo siguiente en la pAjina 51. "Uno, uno solo es el medio
de hacernos invulnerables: pedir sus hijos a la Europa y I la Am&-
rica, Ilamarlos, convidarlos con instancia, y abrir de par en par las
puertas de Cuba a los blancos de todo el mundo. Asi lo ban hecho
los Estados-Unidos del Norte-America, y b ello deben haber ad-
quirido en pocos anos una prosperidad sin ejemplo en los fastos de
la historic." Y mas adelante proseguia. "Yo siento que un hom-
bre del mirito del Sr. Queipo se muestre tan encarnizado contra
la inmigracion de estranjeros en Cuba. Sus ideas emitidas con to-
da la autoridad que les da el alto puesto que ocupa, pueden tener
eco en la Peninsula, y producer dafios de grave trascendencia. IEs
possible que cuando las luces del siglo, la tolerancia de los princi-
pios politicos y relijiosos, y la facilidad de las comunicaciones pro




'~F~B~~~pt~.~~' ""s""~~~`- -r rasw --


61

penden hoy, mas que nunca, a disminuir las antipatias nacionales,
y b estrechar los pueblos entire si, es possible que se vaya a pre-
dicar en Cuba una cruzada contra los estranjeros, en Cuba, donde
gran part de lo que somos lo debemos A ellos, y sin ellos perece-
riamos? Porque sin sus mercados, Iquien consumiria nuestros frutos?
Sin sus naves, Lqui6n los esportaria, ni quien nos llevaria en cam-
bio todo lo que necesitamos para figurar en la escena del mundo
como pueblo civilizado? Cuba nunca ha podido quejarse de los es-
tranjeros, que la ban adoptado por madre. Adelantarla, enriquecer-
la, y aun servir de ejemplo a sus hijos, son bienes que les debe-
mos, y de los que Espana recoje ya grande utilidades."
Ahora rest, que mis dos impugnadores me presented los pape-
les, en que hayan abogado como yo por la admission de estranje-
ros en Cuba. Mas no por que haya abogado, llea mi fanatismo,
por ellos, hasta el punto de que se hagan amos de Cuba, destruyan
la raza cubana y aniquilen nuestra nacionalidad.
Mis adversaries, para darse los aires de fuertes impugnadores,
me atribuyen cosas que no he dicho. Asi es que me hacen former
una liga de todas las naciones europeas, que poseen colonies en Ame-
rica, para sostener i Espaia en Ia guerra de anexion contra los
Estados-Unidos. Mis palabras en el parrafo filtimo de la pajina 6
de mi folleto, son la contestacion mas victoriosa que puedo darles.
"La invasion de Cuba por los Estados-Unidos descubriria en ellos
una ambition tan desenfrenada, que alarmaria A las naciones posee-
doras de colonies en aquella parte del mundo. Yo no si si todas
ellas, sintiendose amenazadas, harian causa comun con Espala. Pe-
ro Ihglaterra, etc." Las palabras "yo no si" de que me servi,
prueban hasta la evidencia, que no esprese, sobre este punto, nin-
guna opinion, y por consiguiente no pude former la liga, que ban
imajinado mis impugnadores.
Fighranse los anexionistas, que en diciendo que la anexion es itil &
los peninsulares, ya 6stos son da su partido. ; Estratajema ridicule de que
se burlan completamente los espafoles! Estos son anexionistas como
yo, anexionistas A su pesar, anexionistas en el caso de estrema necesidad,
y en que conocieran que para Cuba no habria absolutamente otra










salvation que los Estados-Unidos. Si Ilegase esta eventualidad, ellos
no aguardarian a las vanas predicaciones con que hoy se les quiere
convertir, sino que se anticiparian a buscar a los cubanos: pero
mientras asi no sea, tengan por cierto los anexionistas, que con los
pronunciamientos de guerra y Ilamamientos a las armas, que tan al-
to suenan en sus escritos, lejos de ganarse la confianza de los pe-
ninsulares, estos no verAn en ellos sino los enemigos mas encarniza-
dos de sus intereses, de la prosperidad de Cuba y de la suprema-
cia de Espafia.
El Amigo y el Discipulo, eludiendo mis razones sobre las difi-
cultades que encontraria la anexion de parte de los Estados-Uni-
dos en los moments critics de una insurreccion anexionista, pro-
curan embrollar todas las ideas, confundiendo la incorporacion paci-
fica con la revollionaria. Todas mis reflexiones se refirieron a 6s-
ta, y por consiguiente para combatirlas debieron ellos haberse encer-
rado en este terreno, y no venir & argumentarme con la anexion
pacifica. Pero mis dos impugnadores dignos son de disculpa, por
que caminan en medio de las tinieblas.
El Amigo afirma que la opinion de los Estados-Unidos es und-
nime sobre la anexion de Cuba. "Los Estados del Norte (asi di-
ce) por sus manufactures y viveres, los del Oeste por sus granos,
y los del Sur por la homojeneidad de instituciones especiales, todos
tienen una sola voz, todos claman por la isla de Cuba. Polk, en-
trando desde luego en negociaciones con el candidate del Sur, y
Taylor el president electo, son igualmente esclavos de la voluntad
popular: y respect de este iltimo, a la hora que escribo habr&
llegado & los oidos del Sr. Saco lo que dijo el Senador Foote ha-
ce cosa de dos meses.... Si Tejas tenia la ventaja de que sus ha-
bitantes fuesen ciudadanos americanos en su mayor ntmero, contaba
por otra parte con oposicion marcada en vez de la unanimidad
con que Cuba serd recibida por todos los Estados y partidos." Es-
te es el lenguaje del Amigo; oigamos ahora' el del Discipulo. "La
idea de anexion hace afios naci6 en los Estados-Unidos..... alli
es una idea general que bulle con grande entusiasmo entire los habi-
tantes de todos los Estados, en e Congreso y el gobierno, por que




^fft, -rf-Vlwr'" ^. *,**, >


63"

Cuba es el complement de su grandeza, y el antemural de sa tran-
quilidad."
Los dos trozos que acabo de copiar son la demostracion mas
complete del alucinamiento de mis dos adversaries. Cuentan para
su reVolucion, no ya con un partido de aquella repiiblica, sino con
los habitantes de todos los Estados, con el Congreso y con el go-
bierno. A estos delirios, la mejor respuesta que doy es la enerjica
y honrosa Procamacion que el digno Presidente Taylor acaba de pu-
blicar contra los proyectos anexionistas.
Este document me bastaria para imponer silencio a mis im-
pugnadores; pero como no aspiro a vencerlos con el peso de la an-
toridad, sino con la fuerza de la razon, quiero examiner los debi-
les arguments de que se valen para sostener sus errors.
I Se quiere saber cual es en el concept de mi Discipulo el
motive principal que tienen los Estados-Unidos para desear la a-
nexion de Cuba? Helo aqui. "Los Estados que se denominan Nor-
te y Sur no tienen celos en la question (la de anexion) ; pues si
6stos poseerAn aqui (en Cuba) esclavos, e introduciran los snyos
para el cultivo de la carfa, mas ficil, rico y seguro que alli (en
los Estados-Unidos), aquellos verAn con gusto desaparecer los esda-
vos del continente" Mi Discipulo, pues, mostrandose tan anexionista,
tiene la gloria de trabajar por convertir a Cuba en una centina donde los
Estados-Unidos vayan a depositar las inmundicias de su esclavitud, y
a purificarse de ellas por medio de la anexion. iBrillante y hon-
roso porvenir el que reserve a su patria el patriot anexionista!
El Amigo se empefia en probarme la unanimidad de la opi-
nion de los Estados-Unidos en favor de la anexion, del modo si-
guiente: "asegurando al Sr. Saco que hasta peribdicos defensores
del terreno libre (Free soil) en los Estados-Unidos se manifiestan
favorable a la adquisicion de la isla de Cuba; y con recordarle
que en varias ocasiones, algunas nada remotas, se han contenido
los oradores del Senado de la Union por temor de embarazar con
la discussion aquel objeto, creo dejar probado lo atrasado que es-
td nuestro cowpatriota ausente acerca de las opiiones de los dife-
rentes partidos politicos de aquela repiblica."










Contra &sto digo: 1.0 Que si mi ausencia es causa de mi
atraso acerea de las opinions de los diferentes partidos de la Con-
federacion Norte-Americana, el que tambien estA ausente de ella,
puesto que su papel prueba que habitat en Cuba, no estarA mas
adelantado que yo. 2. Que aun cuando 61 residiese en los Esta-
dos-Unidos, nada ganaria con esto, por que comunmente sucede
que muchos de aquellos que viven en un pais, no son siempre los
que ven mas claro los objetos que los rodean. -.3. Que la menor
distancia de Cuba a los Estados-Unidos respect de Europa, que
es donde. me hall, nada influye en el mejor conocimiento que el
pueda tener de la march de aquella republica; por que tan conti-
nuas y rApidas son hoy las comunicaciones entire ella y la Europa,
que abundan los medios para informarse desde aqui de las ocur-
rencias de aquella Confederacion; de suerte que mi Amigo, no por
estar en Cuba, tiene mas facilidad que yo para adquirir noticias.
4. Que a pesar de mi ausencia puedo estar ann mas al corrien-
te de la political de los Estados-Unidos que un habitante de Cu-'
ba, por que en Inglaterra y en Francia no solo se reciben los pe-
ri6dices de aquel pais, sino que se comentan libremente por la pren-
sa de ambas naciones; circunstancia que no puede verificarse en
Cuba por la indole de su gobierno. Todas estas consideraciones ha-
rAn conocer a mi Amigo, que mi ausencia, lejos de ser causa de
mi atraso, puede serlo de mis adelantos acerca de las opinions de
los diferentes partidos de la reptblica americana.
De que hasta los peri6dicos defensores del terreno libre se mues-
tren favorable d la anexion, no se infiere qne sea undnime en cuan-
to i ella la opinion de los Estados-Unidos. Advertire tambien a
mi Amigo, que el fuerte apoyo que el crce encontrar en los de-
fensores del terreno libre, es por que no conoce los principios ni
las tendencies de ese partido; y yo se de miembros pertenecientes
a c1, que si desean la anexion, es por que juzgan Ilegar de este
nTodo al t6rmino de la esclavitud en Cuba. Que oradores del Se-
nado de la Union se hayan contenido por temor de no embara-
zar con la discussion aquel objeto, no prueba mas sino que hay sena-
dores partidarios de la anexion, asi come hay otros enemigos de ella.


1~2p-~pam~- li~~,~s;i-a-lr-n;?-?-rr-;-:.


"r-?-I *-~rpslucl~gaa7uqn~r~rrrr~auwn~nrrr~-a









Otro de los arguments del Amigo sobre la unanimidad con-
siste en las siguientes palabras: "harto sabido es que Ii incorpora-
cion de Cuba se consider como objeto national que no puede ser-
vir de distintivo a ningun partido." Yo quiero conceder que la in-
corporacion de Cuba no pueda servir de distintivo a ningun par-
tido; Imas se seguira por esto que el Norte y el Sur de la Union
piensen de un mismo modo sobre este particular? Si mi Amigo
cree que no hay diverjencia de opinions, oiga como habla el anexio-
nista Freemind, cuya impugnacion a mi papel no he tenido a
bien refutar, pero de la que ahora me valdre, seguro de que mi
Amigo o habra de respetar el testo que le cito, 6 se pondrk en
contradiccion con otro anexionista, tambien impugnador mio. Asi se
espresa Freemind. "Debe saber (Saco) tambien y aun mejor que
yo, que esa question se ajita hace much tiempo en las Camaras
de los Estados-Unidos yen la prensa, y que hay un gran partido
por la anexion: unos por compra, otros por la fuerza armada." Si
pues, segun Freemind, hay un gran partido por la anexion, claro
es que hay otro que no la quiere. Freemind dice tambien, y con
razon, que hay unos que la quieren por compra y otros por la
fuerza de las armas. De aqui nace la consecuencia, que lejos de
haber en los Estados-Unidos la unanimidad que supone el Amigo
hay tres partidos sobre la adquisicion de Cuba: uno que la desea por
la guerra, otro por compra, y otro que absolutamente no la quiere.
Dicenos el Amigo por complement de argumentacion, que "las
masas de los Estados-Unidos sobrellevan con desagrado la opresion in-
dividual que se sufre 4 las puertas de la tierra cldsica de la libertad."
Inocente y muy inocente se muestra mi Amigo, cuando se figure que
un pueblo como el Norte-americano esti animado del sentimiento
quijotesco que el le atribuye. Recuerde que ese mismo pueblo, apo-
yando a su gobierno, contribuyb a frustrar veinte y cuatro afios ha
la proyectada invasion de Cuba por las armas combinadas de Me-
jico y Colombia, que querian libertarla de Espaia. Ocasion mny ven-
tajosa se le present entbnces para interponer su poderoso influjo en
favor de un pueblo esclavizado; pero no consultando sino sn interest,
y en ello hizo muy bien, prefiri6 que Cuba continuase arrastrando
5




Ur~~ n? rii- ~ i-c -n s a i .;-\ rY ~ U. S' S I


66

su antigua cadena. Sepa mi Amigo que todo lo que baga aque) gran
pueblo en la question de Cuba, no sert por simpatias de libertad ni
por afecto B los cubanos, sino solo por su propio engrandecimiento.
Tampoco olvide que ese mismo pueblo que habitat en tierra ddsica
de libertad, tiene, sin salir de ella, amplisimo campo donde ejercitar
sus sentimientos liberals. Alli jimen bajo el yugo de la esclavitud per-
sonal mas de dos millones y medio de criaturas humans; y si tanto
le desagrada la opresion political de los cubanos, empiece antes por
purgar su propia tierra, y no por apoderarse de la mia.
Hice algunas reflexiones sobre la influencia que podria ejercer el
gabinete ingles, si el gobierno Norte-americano intervenia con sus ar-
mas en favorecer la insurreccion anexionista ; pero el Discipulo, y
principalmente el Amigo, confundiendo de nuevo la anexion pacifica
con la revolucionaria, saltan de la una & la otra, y aplican A la pri-
mera lo que solo dije con relacion a la segunda; pues s6 may bien
que si Espaiia vendiese la isla de Cuba a los Estados-Unidos, In-
glaterra no podria oponerse, y "la transformation political se haria
tranquilamente y sin ningun riesgo." Tan esplicito fui, que aun en
el caso de que los Estados-Unidos declarasen la gLerra a Espana
solo por la anexion, no asegure que Inglaterra entrase, en lucha con
ellos, sino que "se mezclaria en la contienda, abierta, 6 solapadamen-
te, segun creyera que mejor cumplia a los fines de su political Tan
distant me hallo de pensar lo que me atribuyen mis impugnadores,
que estoy convencido de que si los Estados-Unidos, teniendo la jus-
ticia de su part, viniesen, por desgracia de Espafia, a un rompi-
miento con ella, por cualquier motive que fuese, Inglaterra perma-
neceria neutral. Mis adversaries, sin embargo, suponen que siempre
hable de guerra de la Gran-Bretafia contra los Estados-Unidos, y
guerra, no solo en el caso de anexion pacifica, sino en cualquier otro
event. Disipada la nube con que mis dos impugnadores ban pre-
tendido oscurecer mis ideas, pas6mos a considerar las razones en
que se fundan para afirmar con tanta confianza, que aun en el ca-
so de ser Cuba invadida por el gobierno Norte-americano, Ingla-
terra permaneceria espectadora tan pasiva, que ni franca ni soldpa-
damente ejerceria ninguna influencia.









En la pluma de mis dos contrincantes, Inglaterra es a veces una
nacion poderosa y admirable; pero otras, tan pobre y tan flaca, que
"vive sabre el crdlito, (como si credit pudiera tener una nacion em-
pobrecida); que su pueblo carece de trabajo y pan al menor amago de
guerra; que disemilMda en las ctatro parties del mundo siente bullir
en su seno el jgrmen de la desorganizacion social ; que necesita le
lleguen de fuera los alimentos, y que el dia que una mano robusta
la di una sacudida, vendrd al suelo como todas las demas de Europa."
SCon cuanta pesadumbre he copiado est6s renglones! Dueleme en el cora-
zon que hijos de Cuba se presenten tan ridiculous a los ojos del mundo, y
que ellos sean los prohombres de un partido que aspira a salvar
la patria. Si mi Amigo y mi D scipulo no han visitado la Ingla-
terra, invitoles por caridad a que vengan a conocerla; pero si han
estado en ella, y aun asi escriben como escriben, entonces son dignos de
la mas lastimosa compassion. IY quien no ha de compadecerlos al ver que
una de las plumas que tan triste pintura acaba de hacernos de la
Gran-Bretafia, esa misma pluma se contradice escribiecnlo en el mis-
mo parrafo lo que sigue: "iPor ventura, (dice el Discipulo) la In-
glaterra es el" remedo de D. Quijote, que se lanza ciega en los pe-
ligros, para pareeer 6 salir burlada? No, no es asi la primer
nation de! mundo en political; la que ha sabido a fuerza de previ-
sion, prudencia, sabiduria y patriotism, ensenorearse de los mares,
influir como soberana sobre la suerte de las demas naciones, y veneer
y aherrojar al mas formidable de sus enemigos, al grande jenio que
ha llenado su siglo con su nombre, y admirara a los venideros."
El Amigo y el Discipulo pregonan a duo que Inglaterra cedio
'el campo a los Estados-Unidos en la guerra de 1812, en las cues-
tiones de limits del Canadd. de Mac-Leor y del Oregon: luego aunque
ellos invadan a Cuba para apropiarsela, Inglaterra no ejercera ninguna
influencia direct ni indirecta, pfiblica ni secret.
Repugnante es entrar en cuestiones de esta naturaleza, dispu-
tando si los Estados-Unidos son mas fuertes que Inglaterra, 6 esta
mas que aquellos. Entrimbas naciones son grandes y poderosas, en-
trAmbas ofrecen al mundo el ejemplo mas admirable de civilization
y libertad, y entrAmbas son dignas del respeto y los aplausos de










todo el jenero human; pero. cuando con sana 6 dafiada intencion
se hacen odiosas comparaciones entire estas dos potencias con el fin
de estraviar ]a opinion de los cubanos, precise es que nos detenga-
mos un instant en restituir a los hechos alterados su primitive
verdad.
Si en la guerra que empez6 en 1812, la Gran-Bretafia fua la
primer que tendib una mano jenerosa a su enemigo, atenderse de-
be a las circunstancias estraordinarias en que ent6nces se hallaba
el continent enropeo; pues dominado por el innienso poder de Na-
poleon, Inglaterra tenia que combatir-con este coloso formidable.
Hubiera estado ella libre en sus m6vimientos, la guerra habria con-
tinuado, y con la guerra la Confederacion se hubiera Idisuelto, por-
que los Estados del Norte reunidos en la Convencion de Hartford
trataban de separarse de los del Sur, y de constituirse en nation
independiente. Si esto no sucedi6, gracias sean dadas & Napoleon,
y no a la superioridad de los Estados-Unidos sobre la Gran-Breta-
ia. En la' question de limited del Canada, no hubo triunfos de una
parte, ni humillaciones de otra: fu6 una negociacion en que deseo-
sas ambas potencias de legar a un acomodamiento; se hicieron mit-
tuas concesiones. El asunto de Mac-Leor, apesar de los clamores de
la piensa inglesa y americana, no merecia que se hubiese mencio-
nado; por que tan buena armonia reinaba entire los dos gabinetes,
que el celebre Daniel Webster, ministry de Estado, habia dado al
gobierno ingles la seguridad de que Mac-Leor no corria ningun pe-
ligro, pues aun cuando le condenasen los tribunales, el president de
la republica, usando de su prerogative, le salvaria la vida. No fue
necesario que las cosas llegasen a este estremo, porque Mac-Leor,
aun sin defenders, fue absuelto por el jurado. En cuanto al Oregon,
admirome de que los anexionistas se empenen en dar la palma a los
Estados-Unidos, cuando Inglaterra fue quien la gano. jQue era lo
que pretendian aquellos? Que todo el Oregon les perteneciese. jQue
reclamaba el gobierno ingles? Que tenia derecho a el, y que debia
repartirse entire los dos: pero la question se resolvio en el sentido
que deseaba Inglaterra, y no como querian los Estados-Unidos.
Inglaterra es un pais que vive del comercio: la guerra es su muer-









te: h aqui un argument al que mi Amigo da grande importancia,
y del que concluye, que aquella nacion, por temor de comprometer
sus relaciones mercantile. no se mezclaria en manera alguna en la
question de Cuba. Pero digame mi Amigo: jno podria ella influir
subterrineamente, sin comprometer sus relaciones mercantiles? Cierto
que si. Y entonces, ;donde esta la fuerza del argument? No se
alucine, no, mi Amigao el dia que en Cuba se desencadenen los el-
mentos revolucionarios, Inglaterra, y quien no es Inglaterra, podran
hacernos un mal inmenso, a la hora que se les antoje; y si aquella
potencia se propusiese consumer la ruina de los cubanos, legaria i
su fin sin tirar un canonazo, y conservando sus relaciones pacificas
con todos loI pueblos de la tierra. Prescindiendo ahora de la influen-
cia piblica 6 secret que Inglaterra podria ejercer en los trastornos
de Cuba, y considerando en si la proposition que ha sentado mi
Amigo, es menester que reconozca, que las consecuencias que saca
de ella son enteramente falsas. Por lo mismo que Inglaterra es un
pais eminentemente mercantil, por lo mismo que su vida depend del
comercio, este comercio es el principio fundamental de su political, y
el que la arrastrark a los combates, ora para conservarlo, ora pars
engrandecerlo. Si no fuera asi, ella habria sido la nacion mas pacifica
del mundo; pero su historic nos ensefa lo contrario. No vendre yo a
presentar aqui el largo catalogo de sus guerras; mas es precise recor-
dar algunas, que no ban tenido otro orijen ni otro fin que los intereses
puramente mercantiles. Las dos sangrientisimas contra la Holanda en la
segunda mitad del siglo xvn, Ique otro movil tuvieron sino la rivali-
dad mercantil entire las dos naciones? jNo nacieron tambien de in-
tereses mercantiles en America las que declare a Espana en 1739
y en 1761? Y la reciente contra la China, ino la hizo para abrir
en aquel pais los puertos que se habian cerrado a su mercancia de
opio? Abra los ojos mi Amigo, y tenga entendido, que si el comer-
cio es en la Gran-Bretafia un principio de paz, tambien es a ve-
ces una miquina de guerra.
El Amigo mio, siempre fecundo en sblidos arguments, me dis-
para otro que literalmente trascribo. Dice asi: "Y en cuanto a em-
plear d los negros en la lucha, la mancha estampada sobre el earic-








70

ter national (de Inglaterra), segun la bella espresion del- Lord Cha-
tham, por haber alistado en la pasada guerra & los salvajes contra
sus hermanos, no se reproducira en esa gran nacion, que despues de
mas de medio siglo de progress, es hoy modelo de cuanto hay de
noble y humanitario."
Mi Amigo, fundandose en unas palabras de un discurso pronun-
ciado setenta afios hA en el Parlamento Britanico por un miembro
de la oposicion, tiene tanta fe en ellas, que sean cuales fueren los
acontecimientos que puedan sobrevenir sobre Cuba, el gobierno ingles
nunca echaria mano de ciertas armas. Permitame mi Amigo que le
diga, que no conoce las cosas ni los hombres; y que sin salir de los
Estados-Unidos, alli puede ver que esos mismos ingleses incendiaron
a Washington, y se volvieron a servir de los indios salvajes -e la
guerra de 1812.
Pero quien entiende a los anexionistas? Hasta aqui han esta-
do haciendo esfuerzos para probar que Inglaterra no se mezclarA en
nada: ahora los oiremos hablar en un lenguaje absolutamente con-
trario; pues Inglaterra es a veces para ellos un &njel consolador, y
otras un dragon infernal, que pronto va a devorarlos.
El Amigo dice: "Mientras esto no suceda (la anexion) el crater
que por razon de aquel reino 6 sus dependencias, veia bajo nuestros
pies el Sr. Saco hace quince afos, y que hoy se ha ocultado a
sus ojos siubitamente, existe en nuestra opinion mas peligroso que
nunca, por que tenemos la desgracia de no fundar esperanzas, ni
career en los ajentes del gobierno ni gabinete de Madrid, que aljuz-
gar por los hombres de su devocion que han venido a la Isla en
muches aios, estaran a la merced de intrigas y seducciones." El
crater, pues, que yo veia quince afos ha, y que mi Amigo supone
que se ha ocultado siubitamente a mis ojos, existe en su opinion
mas peligrso que nunca; Zy por qun existed? porque e cree que los
ajentes y el gobierno de Madrid estardn d merced de las intrigas
y seducciones. jPero de dbnde pueden venir estas intrigas y seduo-
ciones? Los anexionistas han vociferado repetidas veces que vienen
de Inglaterra.
El Discipulo en la pajina 17 de su folleto habla asi: "Pregun-


~ ^~' i 1-T; C '








71

ta Saco, Ique quidn trata de emancipar a los esclavos? Y le respon-
demos: Inglaterra y sus colnias ect." Y mas adelante en el mismo
pArrafo prosigne: "La Inglatgrra tiene un derecho muy cierto, muy
eficaz y reconocido para examinar si se ha cumplido 6 no el tratado
de 1817 que le cost sn dinero, y A exijir su esacto cumplimiento;
lo que sucedera el dia minos pensado, por que esta nation carecien-
do del character quijotesco de otras, jamas echa roncas a sus con-
trarios, no los amenaza tontamente, sino que calla y sufre, cuando
debe callar y sufrir, para operar de un modo decisive y convenient
en el moment oportuno."
Pero si tanto temen mis impugnadores en tiempo de paz, i
que punto no subirAn sus temores el dia que estalle en Cuba la
revolution y la guerra civil? Ellos, segun sus vaticinios, ban de con-
venir forzosamente en que entbnces se ofrece a Inglaterra el mo-
mento mas oportuno para ejercer sus intrigas y seducciones.
El Compatricio dice: "4En que question de America no se han
entremetido Inglaterra y Francia? iCuanto no intrigaron por opo-
nerse a la anexion de Tejas, i la guerra de Mejico, al tratado de
paz y cesion de California, en que Inglaterra tenia sus miras parti-
culares?" Y todavia es mas concluyente en la pajina 5. "gPero de-
iard Inglaterra escapar cualquiera occasion favorable que se le pre-
sente de hacerse pago de su dinero y de consular su obra de abo-
licion...? Todavia corre sobre la cabeza de Cuba la espantosa nu-
be que Ileva en su seno el rayo que puede aniquilarla. Todavia es-
tA pendiente, y no retirada, la solicitud de Inglaterra para que el go-
bierno espatol declare libres los negros introducidos del afo de 1820
a la fecha..... No ha much que un lord de Inglaterra se dejo de-
cir en pleno Parlamento, que era precise atacar ( los zdnganos en
su nido (A los negreros de Cuba en Cuba, quiere decir la meta-
fora), darle la libertad 4 los esclavos: y de un solo golpe ponerfin
d la trata. Es probable que en el dia, por las circunstancias en
que se ve Inglaterra, no se entremeta, como lo ha y tiene de cos-
tumbre, en negocios ajenos, 6 en lo que nada le vaya ni le venga;
pero perd6nenos el Sr. Saco, que esta question negrera, o sea la
abolition de la esclavitud, es suya, y muy suya....... Ya ve, pues,


1-4 ------ -"Ir -1 1, -








72

el Sr. Saco, que muy lIjos de estar libre Cuba del inminente peli-
gro en que Espafia la ha puesto, & la hora menos pensada, en aque-
Ilos moments de conflict harto frecaentes en Espana, y que In-
glaterra sabe acechar y aprovecharlos para hacer sus negocios y cas-
tigar d los que la burlan 6 la insultan, esti corriendo el riesgt
de que la p6derosa Albion pronuncie aquel terrible ultimatum: 6 ac-
cedes 4 lo que te pido 6 te declare la guerra." Y recomendando mi
Compatricio laurjencia de la revolution anexionista, pregunta: "gCuan-
do se hara? jCuando las interminables revueltas de 1spana y sus
conflicts con Inglaterra y Francia nos traigan el decreto fatal que de
golpe y repentinamente nos arruine, .como ha sucedido a las otras
colonies?"
De las citas anteriores sacadas de los papeles de los anexienis-
tas, aparece demostrado que ellos se contradicen, pues mientras ase-
guran por- una parte que Inglarerra permanecera pasiva espectado-
ra de cuantos acontecimientos politicos puedan ocurrir en Cuba, por
otra publican los temores que les infunde la perniciosa influencia que
puede ejercer sobre los negros.
lHasta cudndo sufririmos la opresion, me preguntan el Amigo y el
Diseipulo? Aqui estan mis adversaries revelando su flaqueza. Pues
qu6, por que les faltan las fuerzas para sufrir, Iser& patriotism en-
tregarse a la desesperacion, y lanzar su patria a una revolution de-
sastrosa? Un patriot fuerte debe sufrir resignado hasta la muerte
por ella, si este sacrificio es necesario para salvarla. Funesto error
es pensar, que no hay mas patriotism, que aquel. que consiste en
pelear a nombre de la patria en los campos de batalla: hay otro
todavia mas grande y mas her6ico: el del ciudadano, que dominan-
do las pasiones de su flaca naturaleza, resisted afos y anos con se-
renidad y constancia los tormentos de la tirania; y antes que aven-
turar la suerte de su patria, ofrece su vida en holocaust al repo-
so y a las esperanzas de ella.


~pnrra~a~
jr










REP&IGA ANS O@MPATZWRZO.





Desembarazado ya del Amigo y del Discipulo, pasemos & razo-
nar con mi querido Compatricio.
Empiga &ste su papel aconsejando A Cuba la revolution, par
que no corra la suerte de Santo Domingo. jPero de donde provino
la ruina de aquella Isla? Cabalmente de la misma causa, que invoca
mi Compatricio, para salvar a Cuba, pues, sin la revolution los negros
no se hubieran levantado, ni convertido en cenizas la colonia mas flo-
reciente que habia ent6nces en las Antillas. Ante sus ojos tienen los
cubanos esa terrible leccion, y el dia en que la olvidaren, una catas-
trofe sangrienta vendra A recordarles las desgracias de un pueblo ve-
cino. No revolution ni guerra civil, sino paz y union en Cuba, es
la gran ensefianza que los cubanos deben sacar del ejemplo de San-
to Domingo.
En su impetuosidad belicosa asegura mi Compatricio, que "Sa-
co defiende el statu quo, los hdbitos arraigados, la inaccion:" es decir,
que yo no quiero en Cuba ningun progress, y que soy estacionario.
Si pido a mi digno Compatricio la prueba de sus asertos, no
me da otra sino que en Cuba es un deber patribtico "aconsejar la
mas pronta y determinada action." 4Pero que entiende 1e en Cuba
por action? Esta, segun su papel, no es otra que la guerra ciit
para lograr la anexion. gY por ventura, entire el status quo que 61
me atribuye, y la accion belicosa que aconseja, no hay una s6rie de
acciones intermedias, que sin ser belicosas, sean acciones? Acion es
todo lo que se encamina A adelantar la agriculture, las artes y el
comercio; todo lo que propende A mejorar la condition de nuestro
pueblo, y como sabe hasta el vulgo, todo lo que se hace en el mun-
do, sea bueno 6 sea malo, con objeto 6 sin el. Es, pues, evide-
te, que aunque no predico en mi folleto la mas pronta y determi-
nada action de la guerra, de ninguna manera se infiere que soy un




p' I r 'f -i -- -s-- -~~fB"'l~~ I-~~is~~~J~r ~


74

hombre estacionario; porque bien puedo ejercer otras acciones pacifi-
cas, y por lo mismo pertenecer, sin ser revolucionario, & la catego-
ria de hombres de action. Pero se me replicart que como no mues-
'tro ninguna en mi papel, estacionario me quedo. I Estacionario me
quedo, y escribo un papel, en que, por la vez primer, se somete A
la piLblica discussion, y se examine imparcialmente un asunto en que
estAn cifrados los intereses mas vitales de la sociedad cubana? LEs-
tacionario me quedo, y rompiendo el silencio de toda mi vida sobre
la delicada question de la esclavitud, pido que se hagan pausada y
progresivamente las innovaciones, que demandan las imperiosas nece-
sidades del siglo? lEstacionario me quedo, y digo al gobierno que
resistir ciegamente, permaneciendo en la inmovilidad, es provocar
una revolncion en Cuba; que alli es necesaria una reform political;
que ensaye para las colonies que le quedan un nuevo modo de go-
bierno; y que, comenzando una nueva era para todos, cese la mor-
tal desconifanza con que se mira A los cubanos; se den a 6stos de-
rechos politicos; se les abran libremente todas las carreras, y se
forme una lejislatura colonial, para que ellos tomen parte en los ne-
gocios de su patria? jEstacionario, en fin, me quedo, y olvidindome
de mi mismo y con los ojos clavados en el porvenir de Cuba, lu-
cho por arrebatar A mis hermanos del espantoso precipicio done
pueden hundirse en una hora sus caudales y sus vidas, y con ellas
hasta las iltimas esperanzas de la patria? No, jamas, jamas sali6
de mi pluma papel mas progresista, ni que mejor haya sabido con-
ciliar los progress que pido con los sblidos interests cubanos. Don-
de esta, no el status quo y la inaccion, y macho m6nos el progress,
sino el retroceso y retroceso tremendo, es en las peligrosas doctrinas
del folleto de mi Compatricio; pues un hombre de sus jenerosos
sentimientos, solo en la embriaguez de su liberalism, ha podido es-
cribir, que A permanecer un dia mas como estamos en Cuba, es
preferible que "perezcamos todos, hombres, mujeres y ninfos en el
campo de batalla."
Mi Compatricio, para probar que la anexion se debe hacer por
la fuerza de las armas, saca sos arguments de algunos escritos
mios, creyendo que de este modo me pone en la alternative, 6 de










contradecirme, 6 de reconocer la necesidad de la revolution anexio-
nista. Repase de nuevo mi Compatricio todos mis papeles, estia-
dielos por largos dias y largas noches, y al cabo de tantas vijilias
solo encontrarA en ellos pruebas y desengafios de su errada pre-
tension. ICuando ha sido el objeto de ninguna de mis publicaciones
recomendar la anexion, y m6nos por la guerra? ZNi cuando, tam-
poco, he instigado direct ni indirectamente i la revolution? Ata-
car el despotismo, deplorar los males de Cuba, pedir legalmente su
libertad,, y desear su adelantamiento; he aqui cual ha sido el cons-
tante anhelo de mi vida: pero escitar A la insurreccion, jamas lo
he intentado, porque estoy intimamente convencido de que con los
elements de destruction que Cuba encierra en su seno, las conse-
cuencias serian desastrosas para sus hijos. Mi conduct puede com-
pararse A la de un abogado que defiende una buena causa, y que,
con la ley en la mano, pide justicia ante un tribunal injusto; mas
porque 6ste se muestre sordo a la razon, gse dira que aquel inci-
ta su client A la violencia, y le aconseja que mate a sus jueces,
y despues se suicide, asesinando tambien & su familiar? Lamentable
seria el estravio de quien asi discurriese; y ni mas ni menos dis-
curre conmigo mi estimado Compatricio. Pero veamos cbmo desem-
pefia el plan que se ha propuesto.
Argumento 1. 0 Saco ha dicho en un papel impreso en 1845,
que la continuation del trafico de esclavos, lIjos de afianzar la se-
guridad de Cuba, la conduce irremediablemente a su pronta perdi-
cion. De aqui infiere mi Compatricio, que no queriendo el gobierno es-
pafiol poner un t6rmino A tan infame contrabando, y que siendo
6l a quien corresponde esdusivamente cortarlo, porque solo l tie-
ne facultad y poder para ello, es forzoso que los cubanos, para
conseguir este fin, tomen las armas, y se agreguen A los Estados
Unidos.
Antes de rebatir este argument, aclararemos el sentido de las
palabras pronta perdicion 6 mejor dicho, del adjetivo pronta en que
se apoya con fuerza mi Compatricio, para persuadir la necesidad
en que estamos de hacker inmediatamente la revolucion. Pronto, es
uno de aquellos vocablos que tienen un significado muy relative:










pues pronto es lo que ha de suceder dentro de un minuto, una ho-
ra, un dia, un mes, un ao 6 afios; asi es, que lo que en unas
circunstancias se llama pronto, en otras se dice lento, y al contrario.
Si recorremos la escala de la vida de los animals, ver6mos que la
duration de su existencia, comparada entire unos y otros, ofrece las
mayores variaciones. El ser que solo vive un dia, se destruye pron-
to si se compare con el que vive un ano: pero 6ste, que tiene res-
pecto de aquel una existencia larga, se destruye pronto si se com-
para con otro que vive diez 6 veinte afos. Continuando esta pro-
gresion, llegaremos al punto en que se pueda decir esactamente que
la destraccion de un ser que ha vivido medio siglo, es pronta res-
pecto de otro que tiene una existencia much mas larga. Pero la
vida de los pueblos no debe medirse por la misma escala que la
de los individnos: vista, comparada con aquella, es fugaz 6 instan-
tAnea, y la del hombre que desciende al sepulcro a la edad octo-
jenaria, aunque ha sido de un period muy largo, respect de la especie
humana, habra sido pronta si se compare con la vida de los pueblos.
Estas ideas fijan el sentido, en que deben tomarse las palabras pron-
ta perdicion, de que me servi, pues no por que pronosticase esa pronta
perdicion, en caso de continuar el contrabando de esclavos, se de-
be inferir, que Cuba pereceria dentro del brevisimo plazo A que
mi Compatricio la condena. Vengamos ahora al fondo del argument.
De que yo hubiese anunciado males & Cuba con la continua-
cion del trifico de esclavos, Ise deduce, que ella debe acometer una
revolution desastrosa para agregarse a los Estados-Unidos? La con-
secuencia rigorosa que se desprende, es, que cese aquel contrabando.
Pero mi Compatricio dice, que la anexion revolucionaria es indis-
pensable; porque el gobierno espafol, que es a quien correspond
esclusivamente cortarlo, pues solo el tiene facultad y poder para ello,
no quiere ponerle un termino. Aqui, aqui estA la falacia del argu-
mento. ZEs cierto que al gobierno correspond esdusivamente, y que
solo 0l tiene facultad y poder de estinguir el contrabando de escla-
vos? iEs cierto, que, aun suponiendo que Cuba se salvase con la
revolution, y se agregase a los Estados-Unidos, oesaria trafico tan
criminal, que es precisamente uno de los podorosos motives que se









alegan para la revolution anexionista? A entrambas preguntas res
pondo que no.
La cuerda que voy a tocar es mny delicada, porque me espon-
go & que me hagan dos cargos: uno, que ya empiezo a retroceder.
disculpando algun tanto la conduct del gobierno; otro, que ofendo
a los cubanos; pero cuando se describe con una conciencia pura, no
se temen cargos ni calumnias. Los cubanos no tienen mejor aboga-
do que yo, ni ningano defiende con mas celo que yo sus intereses,
sus vidas y su honor. Hoy sere franco como siempre lo he sido,
y diciendo respetuosamente la verdad, sin referirme a classes ni per-
sonas, creo que hare un servicio a mi pais.
Nadie ha reprobado mas severamente que yo la march del go-
bierno con respect al trafico de esclavos, y ahora me ratifico en
todo lo que he dicho, sin retractar ni modificar una sola de mis
palabras; pero la imparcialidad exije, que cuando el pecado anda re-
partido entire varias cabezas, no cargue todo esclusivamente sobre
una sola, declarando inocentes las demas. Hasta fines de 1844 la
conduct del gobierno metropolitan fue mny estraviada. Entrb el
iio de 1845, y con el se abrib un nuevo horizonte; pues el go-
bierno empezo a tomar un rumbo distinto del que antes habia se-
guido. Por fortune, no es la polemica en que ahora me veo la que
me obliga a hablar asi por primer vez. Con motivo del debate
que hubo en las Cbrtes a principio de 1845 sobre el proyecto de
ley penal, presentado por el ministerio contra los traficantes de escla-
vos de la costa de Africa, escribi en febrero de aquel afo lo si-
guiente (1): "No entrare en el examen de esta discussion; pero la
justicia exije que felicite al gobierno de S. M., y en particular al
Sr. ministry de Estado D. Francisco Martinez de la Rosa, no solo
por ser antor de aquel proyecto, sino por que sta es la vez pri-
mera que en question tan important y complicada como la de la
trata, el gobierno espafol, comprendiendo los verdaderos interests de


(1) La supresion del trifico de esclavos africanos en la isla de
Cuba. Nota final pdjina 65.







I' rwwv-, Iv -,''w --` s w- r -Lmt-a-- v-,. .m.y l--- -- ,-iilT~!i, a -"." .;,-;" i, -
78

la isla de Cuba, ha condenado francamente el contrabando africano,
como contrario A la religion y a la filosofia, y como incompatible
con la seguridad de aquella Antilla." Vease, pues, como no es de
ahora, sino que me servi del mismo lenguaje algunos anos ha. Sin
ser el gobierno metropolitan, de ent6nces aca, todo lo que ha de-
bido ser en tan important negocio, sus ideas, sin embargo, ban es-
perimentado alguna modificacion, y hoy marcharia resueltamente por
la nueva senda, si no recibiese de Cuba un *impulso que lo hace
vacilar, y a veces retroceder.
Uno de los males que produce el despotismo, es, que coartando
demasiado las facultades del hombre, acostumbra A los que viven bajo
su influencia, a figurarse que nada pueden obrar por si, que to-
do debe hacerse por el gobierno. Este es el error capital, que do-
mina el papel de mi Compatricio; pues aunque el nos ha dado tan
magnificos ejemplos de lo contrario, supone sin embargo, que los
eubanos no pueden dar por si un solo paso, sin que el gobierno los
leve constantemente de la mano, en todos los asuntos de la vida.
Las trabas y restricciones que impone el despotismo, no son sufi-
ciente motivo para que todo un pueblo, 6 al menos los hombres
bien intencionados, se entreguen A la indolencia ; pues con la cons-
tancia y el trabajo se consiguen muchos bienes, y se evitan muchos
males. Casos hay, en que los esfuerzos de los siubditos no pueden
impedir los golpes de un gobierno absolute; pero hay btros, en que
les es facil eludirlos. Contrayendonos A Cuba, nunca debemos con-
fundir los actos que nacen esclusivamente del gobierno, y que el
ejecuta armado de su autoridad, sin que el pueblo pueda resistirse
A la obediencia, con aquellos que traen su orijen del mismo pueblo,
en que este puede, 6 no puede, participar de ellos, segun mejor le
parezca, y en que el gobierno no emplea una fuerza competent.
En las contribuciones, por ejemplo, todo es obra del gobierno; to-
do lo ejecuta el, y el pueblo sin poder reclamar, tiene que sufrir
en silencio las esacciones del Fisco. IMas sucede lo mismo con el
contrabando de eselavos? No es por cierto el gobierno quien envia
sus naves y su dinero A la costa de Africa, sino especuladores que
babitan en tierra de Cuba; y cuando los negros arriban A nues-




-~ -~- -- 2 ~ ;;~-~z


79
tras playas, tampoco es el gobierno quien va a buscar comprado-
res, ni obliga a estos con 6rdenes ni bayonetas a que compren los
esclavos. Su pecado es de otro jenero; pero en los tratos que ce-
lebran vendedores y compradores, 61 no tiene ninguna intervention.
Seguro esta que se llevasen negros a Cuba, si no hubiera quien los
comprise. 1Hay en el mundo algun comerciante que envie & ella
cargamentos de azitcar? El que lo hiciese, perderia su dinero, y que-
daria escarmentado; pues otro tanto sucederia a los negreros, si alli
no hubiese quien les tomase su infame mercancia. Yo se que hay
sus dificultades para abstenerse de hacerlo, nadie las conoce mejor
que yo; pero ellas no son mas que circumstancias atenuantes; y si
en los habitantes de Cuba existiera el fire propbsito de cortar de
raiz el contrabando africano, en su mano esti el medio infalible de
conseguirlo: no comprar negros, no comprar negros.
Doloroso me es decirlo; pero debo confesar que el obstaculo ma-
yor para la estincion de la trata, no nace hoy, y n6tese bien que
digo hoy, del gobierno metropolitan, sino de Ins reclamaciones que
se le dirijen de Cuba. Hubo un moment en que aterrados sus mo-
radores por la conspiracion de 1844, todos pidieron la cesacion del
trdfico; pero disipado el temor, muchos volvieron a pensar como pen-
saban. Cosa de tres afios habri, que de Cuba se pidib al ministe-
rio que permitiese introducir en ella colonos de Africa; esto es, es-
clavos con otro nombre. IMas, que hizo el gobierno en tales cir-
cunstancias? Negarse abiertamente a la solicited de Cuba. Despues
se le volvi6 a pedir, por conduct del Capitan Jeneral de aquella
isla, que tolerate la importacion de negros procedentes del Brasil; y
asi en 6sta como en la primera vez, se procurb influir en el animo
del gobierno, manifestandole falsamente que la isla se arruina si no
entran nuevos esclavos. Ignoro cual fu& la resolution del gabinete
de Madrid (1); pero de todos modos result, que si el trficoseha


(1) Si el gobierno ha dado el permiso, culpable y muy culpa-
ble seria; por que no es probable que sin su anuencia los contra-
bandistas se atreviesen a mtroducir en Cuba negros de Africa, di-
ciendo que son del Brasil. iDel Brasil! jC6mo es possible que este









renovado con fnerza, no tanto procede de la conducts del gobierno
metropolitan, cuanto de las jestiones que de Cuba se hacen para
continuarlo, y de nuestra persistencia en los habitos envejecidos.
Que no compren esclavos, que no compren esdavos; tal es el consejo
que mi Compatricio debe dar a los cubanos, para que acaben con
el contrabando de negros; pero no que acometan una revolution anexio-
nista, que aun suponiendola feliz, en vez de estinguir la trata, le da-
ria nuevo impulso.
Y que se lo daria, es una verdad innegable; pues al paso que
los cubanos comprarian esclavos, para reponer los muertos, aumen-
tar la production de sus haciendas, y fomentar otras nuevas, los
Norte-americanos, deseosos de utilizar las feraces tierras de Cuba,
pasarian a ella con sus negradas. Aun es mas probable que el trA-
fico no se limitase a los esclavos procedentes de los Estados-Uni-
dos, sino que tambien se introducirian de Africa, porque teniendo
los primeros un valor muy alto, el interest del comprador estA en dar
la preferencia a los africanos, y no faltarian especuladores que se
los llevasen en abundancia. Si mi estimado Compatricio duda que
el trafico continuaria, oiga lo que me dice uno de sus amigos anexio-
nistas y compafiero de impugnacion. "Los hacendados 6 plantado-
res de cafia de los Estados-Unidos, trasportardn aqui sus negradas
y capitals para establecer injenios de fabricar azi-car..- La anexion
de Cuba en semejante crisis (la de separarse los Estados del
Norte de los del Sur), los aplacaria, y vendria a ser el iris de paz,
el lazo de union mas fuerte de todos los Estados. Y la razon es
muy clara; en primer lugar, por que se trasportarian aqui muchos
millares de escavos del Sur, ect."



pais tenga esclavos sobrantes para la esportacion, cuando 6l los in-.
troduce anualmente para sus necesidades interiores en mayor niumero
que ningun. otro pueblo de la tierra? Pero supongase que sean na-
cidos y criados en el Brasil, i.piensan por eso los negreros que pue-
den renovar licitamente el estinguido trifico? Si ellos solo ban leido
el tratado de 1817, yo quiero ponerles it la vistael articulo 1. del







81

Todo esto prueba qne el trifico continnaria con la anexion; y ha-
biendo de continuar, s e evidence que cesa el filantropico motive
que alega mi Compatricio para la revolution anexionista. Ni pue-
de decirme, que aunque siga, ya sera sin los peligros que hoy lo
acompafian; porque al lado de los nuevos esclavos que entren en
Cuba, iran muchos colonos blanco. Otro pudiera replicarme asi,
pero 61 de ninguna manera; porqne habiendo sacado la question de
la esfera de los intereses materials y elevadola a la rejion subli-
me de los principios filosbficos, no solo condena el trafico como in-
humano, sino que se declara .abolicionista decidido. Repitamos las
nobles palabras que pronuncia en la pajina 4 de su folleto. "Do-
minan ya las intelijencias, y se desenvuelven cada vez con mas vi-
gor los principios mas liberals, mas filantrbpicos 6 humanitarios;
la democracia y la civilizacion cristiana se apoderan de los tronos,
y no pueden permitir que & su lado coexist la institution de la
esclavitud. En vano los individuos reclaman con titulos antiguos la
propiedad en el hombre; las naciones responded al reclamo: ;El hom-
bre es libre! La question ha Ilegado a un punto de donde no pue-
de volver atras, y tan dificil seria hacer retrogradar los pueblos
cristianos al paganismo como & la esclavitud. La question del prin-
cipio esti resuelta, y solo se trata de la aslicacion prictica, que
se haga sin desastres, ruinas, ni retroceso a la barbarie." Este len-
guaje nos revela en mi digno Compatricio un enemigo del comer-
cio de esclavos; pero como iste, segun la confession de los mismos
anexionistas que me impugnan, ha de continuar con la anexion, cla-
ro es que ella, en vez de favorecer las miras humanitarias de mi
Compatricio, va a contrariarlas, y destruirlas.



de 1835. Dice asi: "Por el present articulo se declara nuevamen-
te por part de Espala, que el trdfico de esdavos queda de hoy en
adenrte total y falmente abolido en todas las partes del mundo. De
aqui aparece, que los negreros, tan eontrabandistas son introducien-
do en Cuba esclavos de Africa, como del Brasil 6 de calquier otro
punto del orbe.


~ii-~"zl~"'"'T~~"-fi~ '`1~" ~PF~PCrV---; ~


i~~c~ l"'"""~a4~"R~'~-' 'r







82

Ya que el se vale de aquellas palabras mias: "la continuacion
del comercio de esclavos, lejos de afianzar. la seguridad de Cuba,
la conduce irremediablemente d su pronta perdicicn:" y ya que tam-
bien las interpret en favor de la revolution anexionista, permit el
autor de ellas, al que sabe mejor que nadie los motives que tuvo
para decirlas, que le esponga amistosamente la razon principal que
entonces le movib. Esta fue el triste presentimiento, el fundado te-
mor de que la exaltacion de unos, la obcecacion de otros, la mez-
cla -de las buenas pasiones con las malas, la de los nobles con los
viles sentimientos, sin reparar en los. inmensos peligros de una re-
volucion en Cuba, a causa de la muchedumbre de esclavos amon-
tonados en ella por ese mismo trafico, fue el temor, repito, de que
tan contrarios elements pudiesen juntarse en nefasto dia, marchar
en la apariencia bajo de una sola bandera, maquinar un trastorno
en Cuba, y conducirla irremediablemente 4 su pronta perdicion.
En su laudable deseo de abolir la esclavitud en Cuba, nos pro-
pone el Compatricio a la Confeder.mcion Norte-americana, como el
modelo mas digno de imitarse, porque alli todos los Estados, siguien-
do uno & uno las huellas de los del Norte, "que estaban plagados
de la lepra de la escavitud no ha muchos aftos, y ya no lo estdn,
acabaran por no tener escavos." Que asi seri, creolo firmemente, y
asi lo he manifestado otras veces; pero de ninguna manera puedo
convenir en que se nos present a los Estados-Unidos como pais
modelo de abolicion. A juzgar por los resultados, el es entire los
pueblos civilizados uno de los mas anti-abolicionistas de la tierra;
pues aunque los Estados del Norte han emancipado los pocos es-
clavos que tenian, ya quisiera la Gran Confederacion poderse cor
parar en esta material con Mejico y otros pueblos hispano-america-
nos. Es ima vergfienza, y digolo con profhndo dolor, es una ver-
giuenza, si, que en la patria de Washington y Franklin, en la tier-
ra clisicamente llamada de libertad, al cabo de 73 afios de inde-
pendencia la esclavitud personal, antes de haber cesado, 6 disminui-
do, se haya propagado & rejiones donde no existia, y que boy mis-
mo se este trabajando por introducirla en Nuevo Mejico y la Ca-
lifornia. Solo el entusiasmo de mi Compatricio por aquella repitbli-







83

ca, ha podido ocultarle la realidad de los hechos. Proclamaron aque-
los Estados su independencia en 1776, pero de entonces aca, Zes
menor el niumero de los que se hallan plagados de la esclavitud?
Y caso de serlo lba disminuido 6 aumentado la masa esclava? Res-
pondan por mi los documents siguientes.
En los Estados del Norte, no solo hubo siempre pocos escla-
vos, pero algunos no los tuvieron absolutamente. El primer censo
que se hizo en la Confederacion, despues de la independencia, fiu


en 1790, y de el consta, que
clavos, facron los siguientes:


ESTADOS.

New Hampshire.
Rhode Island
Connecticut. .
Vermont .
New York .
New Jersey.
Pennsylvania.
Delaware .
Maryland .
Virjinia .
North Carolina
South Carolina.
Georgia .
Kentucky. .
Tennessee. .


los Estados que ent6nces' tenian es-



N6MERO
DE ESCLAVOS.

. 158
. 952
. 2.759
. 17
. 21.324
. . 11.423
. . 3.737
. . 8.887
. .. 103.036
. .. 293.427
. 100.572
. . 107.094
. 29.264
. 11.830
. . 3.417

697.897


Aparece, que quince eran ent6nees los Estados de esclavos, A
pesar de incluir en ellos a Rhode Island, que solo tenia 952; a
New Hampshire, 158; y A Vermont, 17. Mas hoy, cunLntos son los









Estados de esclavos? Consultemos el censo de 1840, que es el ilti-
mo que se hizo, y no olvidemos a Tejas, que ya formal parte de
la Union.
NUMERO
ESTADOS Y TEZRITORIOS. DE ESCLAVO

Delaware . . 2.605
Marland . 89.737
Distrito de Columbia . 4.694
Virginia . ... 448.987
North Carolina . .. .245.817
South Carolina. . .. 327.038
Georgia . .. .280.944
Florida. . .25.717
Alabama . ... 253.532
Mississipi . .. .195.211
Louisiana . . 168.452
Arkansas . .. 19.935
Tennessee . .. .183.059
Kentucky . .. .182.258
Missouri . ... 58.240
Tejas .... ..... ( )

2.486,226

Como de 1840 ( la fecha, ninguno de estos Estados ni Terri-
torios ha abolido la esclavitud, result de la tabla anterior, que su
nunero asciende hoy a diez y seis, mientras en 1790 solo eran quin-
ce, entire los cuales habia algunos, segun he observado ya, que ape-
nas tenian esclavos. Veamos ahora si la cantidad de esclavos ha
disminuido.
aIs dos tablas anteriores demuestran que aquellos Ilegaron en
1790 & 697.897; pero en 1840 subieron a 2.486,226 sin contar la
muchedumbre considerable introducida en Tejas, y que no pudieron
figurar en el censo de 1740, porqqueaqel pais aun no se habia




--..- --- .,.-y .


85

incorporado en los Estados-Unidos. jPuede darse una demostracion
mas complete de que mi Compatricio no debio presentarnos a la
Confederacion Norte-americana como modelo abolicionista? Refuta-
do en todas sus parties el primer argument, pasemos al
2. Saco ha dicho en 1845: "Cuba para hacer frente al porve-
nir, no solo debe terminar al instant y para siempre todo trafico
de escavos, sino protejer con empefio la colonization blanca." Lue-
go, segun Saco, forzoso es para consegnir estos des objetos, hacer
la revolution anexionista.
Sacar esta consecuencia, es la mayor de las inconsecuencias.
De mis palabras solo se infiere lo que ellas espresan, esto es, que se
acabe el trifico de esclavos y se fomente la coloniacion blanca.
En cuanto B lo primero, ya he dado a los habitantes de Cuba la
receta mas infalible; no comprar negros, no comprar negros: y en
cuanto a lo segundo, conviene que nos espliquemos.
No soy yo quien vendri boy A justificar al gobierno, despues
de haberle acusado tantas veces. Firme siempre en mis acusaciones
anteriores, debo observer al mismo tiempo, que aqui se vuelve i
incurrir en el error que ya he combatido, en el de hacer recaer' es-
clusivamente today la culpa sobre el gobierno; suponiendo que it y
solo 8l, es quien puede y debe hacer lodo lo que contribuya al fo-
mento de la colonizacion blanca. lCual es el obstaculo principal
que 6sta ha encontrado siempre en Cuba? El comercio de esclavos.
IY por que? Porque segun dije en el mismo papel de que se vale
mi impugnador, el trifico, plantando negros en aqnellas tierras, qui-
t6 a los blancos, y les quit todavia el puesto que hubieran podi-
do ocupar en ellas: luego el obstAculo poderoso para la coloniza-
cion ha sido hasta aqui el comercio de esclavos; pero yo he pro-
bado ya, que el suprimirlo radicalmente depend de los mismos cu-
banos, con solo abstenerse de comprarlos: luego de ellos tambien
depend, si no en el todo, por lo menos en gran parte, el remo-
ver la mayor dificultad que se opone al fomento de la poblacion
blanca.
Estincion del comercio africano y colonizacion blanca, son boy,
y han aido siempre en Cuba termino correlativo. Y sl razon es


kr _-







86

muy clara; porque si no hubieran entrado negros, necesariamente ha-
brian entrado blancos; y necesariamente habrian entrado, porque ni
los propietarios hubieran dejado arruinar sus haciendas per falta de
brazos que las cultivasen, ni el gobierno habria podido resistir al
clamor de todo un pueblo que se los pidiese: y no habria po-
dido resistir, no solo per la fuerza de la opinion, sino per
su propio interest; pues siendo la agriculture la riqueza de aquella
isla, el habria carecido de los inmensos provechos de Cuba, niico
tdrmino & donde vienen A parar todas las combinaciones de su po-
litica. IMas qud es lo que hemos hecho en favor de la coloniza-
cion blanca? oHemos cesado ya de comprar esclavos? Nos reuni-
mos en compahias, 6 empleamos nuestros capitals en armar espe-
diciones que salgan & buscar blancos, lo mismo que se ha hecho y
hace pars introducir negros? La pura verdad es, que ni el gobier-
no per su parte, ni nosotros por la nuestra, hemos querido fomen-
tar la colonizacion, y que entrambos hemos caminado & un mismo
fin, aunque movidos per distintos interests. Todos saben cual es el
del gobierno, y el nuestro no ha sido otro que el de sacar la ma-
yor utilidad possible, pues el trabajo de los esclavos, es en Cuba
much mas barato que el de libres jornaleros. Seamos francos, y
confesdmos, que influyendo mas en nuestro carazon una ganancia in-
mediata, que los peligros del porvenir, hemos preferido el comercio
de los negros a la colonizacion de los blancos.
3. o Saw escribi6 en 1827, que al contemplar el misero estado en
que Cuba yacia, hubiera trocado, d fuer de cubano, la suerte de su
patria por la del Canadd. "aY de 1837 & 1849 (pregunta mi Com-
patricio) ha mejorado en algo el misero estado en que yacia Cuba?
Tod o lcoutrario."
Concedamos per un moment que 6sto sea esacto. aSe infiere de
aqui la necesidad de una revolution que arruinaria & los cubanos?
1Por ventura, pedi yo ni trastornos, ni guerra anexionista ? jPero
sera cierto, como se asegura, que Cuba ha retrogradado de 1837 &
1849? Si dsto es asi, resp6ndame el Compatricio lo que voy & pre-
guntarle. La poblacion blanca de Cuba, es menor en 1849 que en
1837? ZLa agriculture en general, la fabricacion del aztcar, y la industrial








minera, no estAn en 1849 mucho mas estendidas y adelantadas que en
1837? Las artes y el comercio, apesar de las convulsiones de Eu-
ropa, no estin hoy mas florecientes que en 1837? gExistian enton-
ces los caminos de hierro que cortan hoy los campos de Cuba, con-
duciendo los viajeros y las mercancias de an modo desconocido i
aquellos habitantes; y el niunero de vapores que recorren nuestras
costas, es acaso el mismo que en 1837? De aquel afio i1849, ano
ha recibido notables mejoras la education piblica, pues que se ban
abierto nuevos establecimientos literarios, y fundado nuevas catedras?
El despotismo mismo, 4no ha templado so ferocidad, descargando sus
golpes con innos rigor que cuando Cuba temblaba en~1837 bajo
el tirano mas insolente que jamas ha pisado sus plajas? Respond
mi Compatricio, respond; pero Ie no puede responder, sin combatir-
se asi mismo, y darme a mi la razon. Escuch6mosle en la pajina 20
de su papel. "Hay en Cuba alganos caminos de hierro que se han
construida y estin construyendo por empresas particulares. Cibele al
adelantado cubano conde de Villanneva, la gloria de haber sido el
que promovi6 y Ilevo A cabo el ferro-carril de Giiines, y desde en-
tbnces no se ha dejado de trabajar en este ramo de progress cu-
bano, en que tan adelantada esta la colonial & su metr6poli, que
mixntras en Cuba hay ya centenares de millas construidas, en Es-
pafia apenas habri veinte y seis."
Y en la pajina 22 prosigue: "En vano pretend atribuirse el
gobierno colonial los progress de la isla; porque si hay algo que pa-
ralice los progress de un pueblo, es el sistema politico y econb-
mico del gobierno espafol y sus desmesuradas exijencias. Cuba pros-
pera en despecho y a pesar de Espaia, como crece y se robustece
an niflo de naturalesa privilejiada ; Cuba prosper por que el go-
bierno no puede impedir la concurrencia del comercio estranjero, de
a civilizacion y el movimmento que fecundan a Cuba; porque no pue-
de esterilizar su suelo feraz, ni evitar los efectos del interns indivi-
dual, y los esfuerzos de los habitantes de Cuba, a pesar de la opre-
sion y de las trabas del gobierno. Si Cuba no prosper tanto 6 mas
que Luisiana y otros Estados de la Union, es por que estA gober-
nada por Espana. Si en Cuba se ha prosperado relativamente mas







88 ,

que en btro Estades de a America espafiola, es por que Cuba es-
ta mas ankricanizada que ellos, porque participa mas de las ideas,
de la education, del movimiento, de la actividad y del ejemplo del
pueblo americano."
He aqui & mi Compatqiet confesando los progreeos de Cuba.
Pero no sole los confiesa 4 sino otros de su comunidad political;
pues al eljr estos, en el nfipro del 3 de abril de La Verdad,
periodico fundado y redactado en Nueva-York por cubanos anexio-
nistas, las dos primeras impugnaciones publicadas contra mi, dicen:
"Todo ets convince de que el pueblo cabano piensa ya con su ca-
beza: qua opinionn es propia, uniform, apoyada en la razon, y que
por mas gi qe que sea su amor, sn respeto al ilustre autor del
follcto, es ya bastante capaz para sobreponerse a Aos afectos y juzgar
por si... De todo corazon y con entusiasmo oerdadero, felicitamoe i
nuestros hermanos de Cuba por esta muestra palpitante de so pr-
greso social i intellectual *
El Amigo se esplica en estos trn~inoos "Un solo bien, uno so-
lo, pero bello como el sol de Cuba, ha traido tanta opresion y des-
precio. El sentimiento de dignidad y decor. Los cbanos hai apren-
dido ya i sufrir en silencio, y & despreciar a los tiranos que se
anteponen i sus derechos y prerogativas Espaia no hallara otra
vez t la mayoria de los cubanos prostitnida delante de un poder opre-
sor." Y un pueblo, pregunto yo, que ha recobrado el senaiZiento
de dignidad y decoro, 6 que lo ha adquirido si no lo tenia, gao es
un pueblo que ha hecho ya un progress inmenso en el. rden poli-
tico y moral? En el mismo sentido habla a D:scipulo como vamos A
ver. "Saco nos contempla, y nos pinta boy como cuando el des-
potismo esparol lo arrebato de ntestros brazos; pero es precias%4p
que hemos variado mucho" Y mas adelante dice: "....para que as
nos absorban esos estranjeros tan temidos de Saco, sin embargo de
que I sus Inces debe Cuba su civilization, su engrandecimiento 'ac-
tual, y sus adelantos en agriculture y demas ramos de i-dustria que
se ejercen en ed pais."
Si, pues, le 'anexionistas roconocen que Cuba ha hecho en es-
tee iutimae aes progroee materiales, inteleetualee y aeeiales, ener-


r~'lit'?-~%; Tr




~p,


goes para lo sucesivo, que o nieguen en una part lo que en otra
piblicamente confiesan.
4. 0 Saco dijo en 1837, que la militia national no existe en Cu-
ba y que deberia, organizarse en los campos para aumentar la segu-
ridad de la isla. "Y de 1837 a 1849 (printa mi Compatricio) ise
ha organizado la milicia national de ?gba? "Respondo que 0o; mas
por que no se hays organizado, gse deberA hacer la revolution imexio-
nista? No concibo esta consecuencia. Si todos debemos desear la for-
macion de la milicia national en los campos para eontener a los
esclavos, prevco que el cumplimiento de estos votos se Mi "aeja
hoy mas que nunca con la conduct de los anexionistas pnes anun-
ciando en sus papeles que todos los cubanos son de sa partido, y
que es necesario hacer la revilucion saliendo a campo de batalla, no
solo alarman las autoridades, a los peninsulares, y a todos los cu-
bans que temen un trastornot sino que el gobierno se retrae de
poner las armas en las manos de hombres a quienes le representan
como sus enemigos. Creame mi buen Compatricio: los proyectos
anexionistaf son muy perjudiciales i la libertad de Cuba. Esta no
puede medrar alli sino a la sombra de la paz y de la mitua con-
fianza entire el gobierno y sus habitantes; pero ni aquella ni 6sta
se consiguen esparciendo la alarm en todos los animos, y procla-
mando furiosamente la revolution y la guerra civil. La preeipitacion
Sla violencia son dos grandes escollos, que en vez de favorecer la
libertad, la perjudican much masque el despotismo.
Creo haber contestado los arguments que mi Compatricio sacb
de mis escritos para probarme la urjente necesidad de la revolution
anexistan Ahora rest, que me pega a examiner otros- puntos
de a papel.
S ardor patribtico que anima i mi caro Compatricio, le hace
mirar bajo de un prisma muy oscuro. todas las cosas de nuestra patria.
Afirma, que "la poblacion blanca de Cuba apinas logra conservar
lo que la naturalesa da por virtud de la procreacion hasta en los
passes mas brutalmente gobernados, pues debiendo ser 4 lo minos el
3 por 100 al afo, no queda mas d favor de la poblacion de Cuba
que 0,36 6 sea poco mas de la tercera parte de un individuo per


I


7








90

cada 100, segun se demuestra de la comparacion del censo de 1846
con el de 1841."
Me asombro de que un enteadimiento tan claro como el de mi
Compatricio no haya percibido la inesactitud de sus observaciones.
Pl sabe, que los cinco anos corridos de 1841 A 1846 son un pe-
riodo sitmamente corto para, decidir por el si la poblacion blanca
de Cuba adelanta 6 retrocede en su march general. Pudo tambien
haber reparado, que los dos censos que cita, son muy defectuosos,
y que sin rectificarlos para aproximarse a la verdad, son muy er-
rb6as todas las comparaciones que se hagan. Pero suponiendolos
muy esactos, y tomindolos como idtimo termino de la poblacion
blanca cubana, yo obtengo resultados muy'contrarios B los suyos.
La formacitn del primer censo de Cuba sube al afo de 1774, y
los blancos de ent6nces ascendieron a 96.000. Su nikmero se elevo
en 1846 a 425.000. Segun estos datos, la poblacion blanca de Cu-
ba ha tenido en el period de selenta y dos afios un aumonto de
329.000, 6 sea casi cuatro veces y media tanto como en 1774. Ya
vB mi Compatricio, que el cuadro no es tan triste com8 e1 nos lo
present; y risueno y muy risuefo seria, si el funesto comercio de
esclavos no hubiese quebrantado las fuerzas, y hecho torcer a otra
parte la corriente de la emigracion europea.
Mi digno Compatricio, dispensbndome un honor que no merez-
co, pone mi nombre al lado de los de Ramirez y de Arango, y lo
pone para decir, que aunque istos y otros inclitos patriots "se ban
pasado la vida enderezando a buena parte los destinos de nuestra
patria, el gobierno de Espana y sus ajentes les ban ido tomando
las vueltas, y arrastrando la patria y su destino hasta el border del
precipicio, donde hoy la vemes, prbxima a su irremediable y pron-
ta perdicion; claro esta que el ilustrado patriotism cubano solo ha
logrado condenarse voluntariamente al improbo i infructuoso traba-
jo de Sisifo; y que la madre Cuba, cual otra leal Penelope, se es-
te eternamente tejiendo y destejiendo la tela de su salvation."
Segun estas frases, la conclusion lamentable a que llegamos es,
que tan esclarecidos varones perdieron su tiempo iniitilmente, y que
nada, nada consiguieron. gCon que nada consiguio Ramirez, cuando








91

Director de la Sociedad Econ6mica de la Habana sacb la educa-
cacion primnaria del vergonzoso estado en que se hallaba? 1Nada
consigui6, cuando despues de haber fundado nuestra Academia de
dibujo, estableci6 tambien una catedra de economic political en el colejio
de San Carlos? Nada consigui6, cuando'por primer vez dot6 a nues-
tro sudlo de una catedra de anatomia prActica que tan sazonados
frutos ha producido? ZNada consigni6, cuando las poblaciones de
Nuevitas, Cienfuegos y otras, son monumentos que atestiguan el triun-
fo de sus esfuerzos en favor de la colonizacion blanca? JY Arango,
Don Francisco Arango, ese habanero eminente, Les verdad que tai-
poco consiguib nada en la larga carrera de sus patrieticqs servicios?
SCual fue el brazo fuerte que siempre luchb contra elbtonopolio
gaditano? jQuien sino 6l rompi6 la cadena fatal de II esclavitud
mercantil, que por tres centuries arrastr6 nuestra Cuba? ;Y a quien
sino & 61, debe la jeneracion present los grandes beneficios que
est& recojiendo de su comercio eon todos los paises cultos de
la tierra? Y Varela, nuestro virtuoso y predi'ecto Varela, Zha par-
ticipado tambien de la desgracia comun a los demas patricios?
,De nada han servido a Cuba sus admirables lecciones y sus escri-
tos filosbficos, derramando una nueva luz sobre el horizonte cubano,
y ensefiando a la juventnd las reglas del buen pensar, los principios
de la moral mas pura, y los arcanos de la naturaleza? /Per-
didos son tambien los desvelos y sacrificios que por la santa causa
de la education ha hecho y esta haciendo Jose de la Luz y Ca-
ballero, conjunto estraordinario de vastos y profindos conocimientos?
,Esteriles habran sido los fervientes deseos de Domingo del Monte,
que con la buena doctrine, pulcritud y elegancia de sus escritos,
con la sensatez y elevacion de sus consejos a la muchedumbre de
j6venes, que respetuosamente le escuchaban, y con el ejemplo de sus
patri6ticas virtues ha contribuido poderosamente a difundir en
nuestra tierra el buen gusto literario, y a inspirar en ella los sen-
timientos de la mas jenerosa libertad? lIniitiles son, en fin, todos
los trabajos, todos los beneficios que con una constancia herbica ha
sabido derramar sobre Puerto Principe, su patria, aquel hijo escla-
recido, que en vez de llamarle por su nombre bautismal, todos le




U- -YP~4--- I-,.-~T_-l


92

conocemos bajo el dictado de Lugarefto? No, que no son perdi-
dos, sino muy aprovechados los esfuerzos de estos y otros insignes
varones que a nuestra Cuba ban servido; y yo me comp'aceria en
mencionarlos, haciendo a todos la debida justicia, si no me viese
encerrado dentro de los estrechos limits de este papel.
En la pajina 6 de su folleto pregunta mi Compatricio. "1Ha-
bremos de seguir el consejo del aflijido Proscrito: sufrir con resig-
nacion los ultrajes de la fortune ? No, y setenta veces siete no;
que jamas4a fortune le sonri6 a cobardes."
Si el alegre anexionista no hubiera truncado con su alegria el
period que cita, no habria podido decir entnuces que yo aconse-
jo a los 4mubfnos una ap6tica resignation. Mis palabras fueron: "El
patriotismdn el puro e ilustrado patriotism debe consistir en Cuba,
no en desear imposibles, ni en precipitar el pais en una revolution
premature, sino en sufrir con resignation y grandeza de dnimo los
ultrajes de la fortune, procurando siempre enderezar d buena parte los
destinos de nuestra patria." Agregadas ya a este period las pala-
bras suprimidas, se restablece el verdadero sentido de -la idea que
esprese, pues lejos de predicar a los cubanos una apdtica y cobarde re-
signacion, trate de infundirles, no solo un sentimiento heroico, cual
es el de sufrir con grandeza de animo los ultrajes de la fortune, si-
no el mas puro patriotism, escitandolos a que procuren siempre en
derezar d buena parte los destinos de su patria. Y que para en-
derezarlos, no hay otro medio que la revolution anexionista, como
pregona mi Compatricic? No, y inil veces no; que si el y los su-
yos en su rabiosa impaciencia no alcanzan a mas, hay otros, que
por entire las nubes que oscurecen el horizonte, divisan mny claro el
puerto del salvamento.
En sentir de mi Compatricio, las palabras ultrajes de la fortu-
na, son una metafisica que ie no puede comprender, por que no pro-
viniendo los males de Cuba de huracanes, terremotos, inundaciones,
pestes asoladoras etc., sino del despotismo, no son, ni pueden llamarse
ultrajes de la fortune. iCuAn severe y castizo castellano se nos mues-
tra aqui el Compatricio! La palabra fortune tiene muchas acepcio-
nes, y se pnede tomar en sentido fisico, politico y moral, como equi-




7. qy


93
valente de estado, destino 6 condition. jNo se podrb decir con mu-
chisima propiedad, hablando, por ejemplo, de los Estados-Unidos, pis
afortunado, y comprenderse entire su fortune, la buena forma de sn
gobierno? Y si esto es asi, ipor qne tambien no se ha de poder de-
cir con esactitud, en sentido inverso, pais infortunado, pais sin for-
tuna, aquel que es desgraciado a consecuencia de su mal gobierno?
Si esto es cierto, ann hablando en general, lo sera much mas cuan-
do nos contraigamos al caso en que aplique aquellas espresiones,
pues determinadamente las referi al despotismo de Cuba, como lo
prueban los renglones que precedian. '-Sin duda (escribi yo) que los
oprimidos hijos de aquel suelo tienen muchos agravins que reclamar
contra la tiranza metropolitan; pero etc." Despae3 -. estas acla-
raciones, mi Compatricio conocera, que las palabras ultrajes de la
fortune pueden aplicarse esactamente a los males del despotismo, ora
hablemos en un sentido propio, ora en un sentido figurado.
Y ya que de citas truncas hablamos, debo mencionar otra de
mayor trascendencia. Hallase en la pajina 15, donde copia mi Com-
patricio las palabras finales del Paralelo que publiqun en Madrid,
en 1837; y valiendose de ellas, dice que yo indiqun desde entonces
con el dedo a los cubanos el astro luminoso que deben segnir. El
pensamiento de -mi impugnador se presents aqui muy embozado, y
aunque hago justicia a la lealtad do sus intenciones, no faltarin
personas maliciosas que aprovechandose de la oscuridad en que el ha
envuelto sn idea, puedan echarme en cara que en 1837 fui anexio-
nista, y que ya no lo soy. I Ignora el que en 1847 se me acus6
por la prensa de ardiente anexionista? lIgnora que la acusacion se
fund en aquellas mismas palabras, y que yo la refute con razo-
ies incontestables? jIgnora que para hacermela, fue precise truncar
el prrafo que las contiene? Y entbnces, 1por qun incurre el ahora
en el mismo pecado, mal he dicho, por qu6 compete nn pecado ma-
yor, mutilando todavia mas mis palabras, y dandoles de este mo-
do un sentido tan divers del que tienen, cuando se confrontan con
los periods suprimidos? Fuerza es trascribir parte del parrafo en
question, y de las esplicaciones que publique en Madrid en mi Re-
plica al Sr. Vazquez Queipo; y cuando se hayan leido, todoe se




Tp~lFws~9-qr '~L~ l"? -c~~n


convencerin de que hoy pienso lo mismo que ent6ncesy ent6nees
lo mismo que hoy. "Si el gobierno espaAol (dije yo en el Parale-
lo) legase alguna vez a cortar los lazos politicos que unen i Cu-
ba con Espafa, no seria yo tan criminal que propusiese uncir mi
patria al carro de la Gran Bretafa. Darle entbnces una existencia
propia, una existencia independiente, y si possible fuera, tan aislada
en lo politico como lo esta en la naturaleza; he aqui cuol seria,
en mi humilde opinion, el blanco & donde debieran dirijirse los es-
fuerzos de todo buen cubano. Pero si rmrastrada por las circuns-
tancias tuviera que arrojarse en brazos estrafos, en ningunos po-
dria caer con mas honor ni con mas gloria que en los de la gran
Confederaciod Norte-amerieana."
Al cargo de anexionista que se me hizo, contest lo siguiente
en la pajina 25 de- mi Rplica.
"Mis deseos de que Cuba se arroje en los brazos de los Esta-
dos-Unidos, los deriva el Sr. Queipo del pArrafo citado del Para-
lelo. Precisamente con e6 se prueba todo lo contrario. Si solo en
el caso de verse Cuba arrastrada por las circunstancias, es cuando
me conformo con que caiga en los brazos de la Confederacion Nor-
te-americana ; c6mo puedo abrigar los deseos que se me imputan,
cuando los hago defender de una fatal necesidad, producida por eventua-
lidades imperiosas y arrastradoras? Si se me acrimina por haber
dicho que los esfuerzos de todo buen cubano se deben dirijir &
dar a Cuba una existencia propia, independiente, y si possible fuera
tan aisluda en lo politico como lo estd en la naturaleza, ,c6mo se
asegura que deseo arrojarla en los brazos Norte-americanos, cuando
en ellos perderia infaliblemente esa misma independencia propia y
aislada, por la que se dice que tanto suspiro? Desear que Cuba
logre una independencia propia, y que se mantenga en lo politico tan
independiente, tan aislada como estA en la naturaleza, es desear que
no se adhiera d ningun pueblo de la tierra."
Hice ver en mi papel, que la opinion de los cubanos no es
unnnime en favor de la anexion; y &a sto me responded el Compa-
tricio, que todos son independientes; pero como independencia no es
anexion, la respuesta es fuera del caso. Y aqui debo notar que








"f-m 'nt I ...BH' ,-* --w'B -^ T -' -- "yT' W/p .? -IP *
95

este es otro de los puntos en que mis impugnadores no estAn acor-
des; por que mientras el Amigo se present solo como anexionista, mi
Compatricio y mi Discipulo a veces no son mas que independien-
tes puros, y 4, veces se nos trasforman en guerreros anexio-
nistas.
Y la eqnivocacion de mi Compatricio, no solo consiste en con-
fundir la anexion con la independencia, sino en career que la revo-
lucion no seria premature, segun indiqun. Findase para decirlo, en
que en ninguno de los paises americo-hispanos estuvo mejor pre-
parada la opinion para una revolution, ni mas diseminada, ni me-
jor entendida la idea de independencia y la teoria del gobierno pro-
pio. Con 6sto, lo inico que se prueba es, que aquellos paises no
estaban ent6nces mas adelantados que Cuba hoy; pero no que esta
haya Ilegado ya al grado de perfect madurez para acometer la obra
dificil de una revolution, y salvarse de los peligros y desgracias de
las repfblicas sus hermanas, cuando l1eva en sus entrafas mas prin-
cipios destructores que ellas. Por preparada que est. Ia opinion,
por diseminada y bien entendida que pueda estar la idea de inde-
pendencia y la teoria del gobierno propio, nuestro mismo Compa-
tricio debe desear que estas cosas esten todavia mejor preparadas,
mas diseminadas, y mejor entendidas en Cuba; y convendra conmi-
go en que lo estaran mas y mas con el trascurso de los afos;
porque colonos como somos, y a pesar de todo, vamos adelantando.
El tiempo es nuestro mejor amigo, y auxiliados por 61 alcanzar&-
mos infaliblemente la libertad, si trastornos prematuros no frustran
tan halagiefias esperanzas.
Aludiendo yo a la eventualidad de que Cuba pudiese quedar
agregada a los Estados del Sur de la Confederacion americana, ma-
nifest6 que sn future estabilidad debe consistir en irse deshaciendo
poco a poco de la esclavitud, y no en injertarse en un tronco en-
fermo como el suyo. Esta inocente observacion ha escitado a tal
punto el entusiasmo anexionista de mi Compatricio, que me notifica,
no en estilo forense, sino poetico y muy portico, que "ese tronco
enfermo en que yo no quiero ver injertada a mi Cuba, es la fron-
doa encina que desde la cumbre del Alleghany, sombrea con las ra-








96

mas de sus lozanos injertos las aguas del AtlAntico y del Pacifico,
las de los Grandes Lagos y el Golfo Mejicano, etc." A mi vez,
yo tambien me pemnito notificar dos cosas i mi buen Compatricio:
una, que el habla en esta metifora pomposa de tda la Confede-
racion americana, y yo solo me referi a la repiblica que se for-
maria en el Sur, si los Estados de esta rejion Ilegasen B separarse
de los del Norte. Otra, que l es quien ha llamado al tronco de
su frondosa encina, no ya enfermo de simple enfermedad, sino en-
fermo de lepra, pues siendo este el nombre que 1e da en la pijina
4 de su folleto A la esclavitud, leproso y muy leproso debe estar
el tronco frondoso de cuyas ramas cuelgan mas de dos millones y
medio de esclavos infelices.
Danos tambien la grata nueva de que muchos ciudadanos de
los Estados-Unidos, aun sin tomar la iniciativa aquel gobierno, iran
a favorecer a los cubanos en la obra patribtica de la guerra anexio-
nista. De tan terrible verdad, prueba dolorosa es lo que est& suce-
diendo, y si mi Compatricio, lo mira como un bien, yo lo contem-
plo como una calamidad, pues preferiria mil veces que el gabinete
de Washington interviniese directamente, y no que los Norte-ame-
ricanos tomasen part por su propia cuenta en tan temeraria em-
presa. En el primer caso, la guerra seria menos irregular por que
aquel gobierno seria responsible de sus operaciones ante su nation,
y ante el mundo civilizado; costearia todos los gastos para que n6
gravitasen sobre el pueblo a quien iria a socorrer; y procuraria man-
tener sus tropas bajo la discipline military. Mas en el segundo ca-
so pasarian a Cuba hordas de aventureros americanos y estranjeros,
sin responsabilidad de ningun jenero, sin recursos propios de que
subsistir, y sin respeto ni discipline military; y hombres que en ta-
les circunstancias invaden un pais, precise es que roben, maten, in-
cendien y cometan otras atrocidades.
Mi Compatricio esclama con asombro, que los anexionistas "ja-
mas hubieran esperado verme resuelto y decidido d pronunciarme por
las medidas violentas, por las vias de hecho, etc. Al leer estas pa-
labras, cualquiera pensara que he defendido en Cuba el despotis-
mo, y A fe que es todo lo contrario, pues en el mismo folleto que


li~8~mF"-*~an~rP-~a~N~PF~a~arrarrr~YC


i*i


--~u~n
r










tanto me impugnan, he atacado la political del gobierno. Por to
que yo me he pronunciado es por la union y tranquilidad de Cu-
ba, sin las cuales no hay salvacion para sus hubitantes ; y contra
lo que me he pronunciado es contra la guerra civil y las desastro-
sas consecuencias que necesariamente produciria.
Varias veces me pregunta el Compatricio que le esplique de
que manera "nos pondrimos en Cuba de acuerdo con la metr6poli
para pedirle el sol de la libertad, la luz vivificante de la justicia,
derechos, garantias, protection y otras cosas." Permita mi Compatri-
cio le observe, que el me imputa lo que no he dicho, y que cuan-
do se impugna a un escritor, es menester ajustarse al sentido de
las palabras y las ideas que el ha espresado. Si habl6 de acuer-
do entire la metr6poli y los cubanos, fun solamente contray6ndo-
me al caso en que se deseara la anexion para emancipar los es-
elavos.
Habi6ndome preguntado si los cubanos harian la anexion
para libertarlos, respond: "Solo pensarlo es un delirio; y si lo pen-
sasen por un trastorno complete de las leyes morales que rijen el
corazon human, no deberian empezar por encender en su patria
una guerra asoladora, sino por ponerse de acuerdo con su metr6po-
li, y ejecutar pacificamente sis beneficas intenciones." Si en alguna
otra parte de mi papel hice mention de los acuerdos que me so-
pone el Compatricio, mny facil le es citarmelos. Y no me repli-
que, que ese acuerdo es necesario para obtener el sol de la liber-
tad, la luz vivificante de la justicia y las demas cosas a que alu-
de, porque la question no es, si para conseguirlas, habra 6 no ha-
bra necesidad de tal acuerdo, sino si yo hable de 1l en el sen-
tido que equivocadamente se me atribnye.
En la pajina 6 se espresa tambien en estos termino : "que
EspaAa suefie 6 no suefe en emancipar los esclavos, no es de mas
seguridad para Cuba que los ensuefos de Saco en la libertad que
Espafin ha de darle a los cubanos." En la p&jina 11 describe lo
siguiente... ." nuestro candoroso compatriot todavia acaricia en sa
corazon la esperanza hsonjera de que Espafia cambiara de political "
y prosigue en la pajina 16 ... "el folleto anti-anexionista... en vez
5


L -- -~;.~sra -9-,,--7~~









de alcanzarnos representation national, (1) derechos, libertad, ni
da de lo que en sus buenos deseos y fatales ddirios epera Saco.."
Estos tres pasajes manifiestan, que yo soy a los ojos de mi Com-
patricio un sofiador, un delirante y un simple 6 mentecato, que es-
toy creyendo en visions. Pero oigamos ahora lo que el mismo ha
publicado en la pajina 22. "fl (Saco) no cree ni es capaz de es-
perar que Espaga salve d Cuba; y por eso agota los recursos de
su hidalga fidelidad y persuasiva elocuencia para ver si logra que
el gobierno metropolitan lo escuche y lo crea." Y en la p&jina 27
repite; "si hay algun cubano desesperanzado y completamente desen-
gafiado de que nada tiene Cuba que esperar del gobierno de Espa-
ia ese cubano es Don Josi Antonio Saco." A cuil, pues, de los
dos Compatricios debo dirijirme, al que me toma por un sofiador
y visionario, al que me juzga desesperanzado y completamente
desengafado de que nada tiene Cuba que esperar del gob*rno de
Espa7a? De la confusion en que me ha puesto mi Compatricio,
el lector me sacara con el fallo que pronuncie.
Asegura mi Compatricio que mi papel "dividird y subdividird mas
las opinions, sin dejarnos fijar d un principio, ni reunirnos bajo
de una bandera political "
zHa reflexionado bien mi querido impugnador cual es la ten-
dencia de sus ideas? La de una intolerancia y esdusivismo abso-
lutos, incompatible con los libres sentimientos que abriga su cora-
son. LDividn y subdivido a los cubanos, por que disiento de los
anexionistas? Entbnces lo que se pretend es, que yo no tenga opi-
iion propia, y que piense, y obre como ellos. A imitar su ejem-
plo, diriales a mi vez, que se adhieran ellos a los que seguimos otro
rumbo, y que no prediquen la anexion por la fuerza de las armas,
pues dividirdn y subdividirdn nias las opinions, sin dejarnos fi-
jar 6 un principio, ni reunirnos bajo de una bandera political. Pero



(1) Yo no pedi representation national, esto es, Diputados por
Cuba a las Cbrtes de Espafa, sino una lejislatnra colonial como en
las posesiones inglesas.








99

l jos de mi semejante pretension: por el contrario, dejo a todos el
derecho de que piensen, y escriban libremente, y asi como no as-
piro i erijirme en corifeo, ni A imponer silencio a nadie, tampoco
quiero ir al remolque de ideas que condeno como fatales. Por lo
misme que la question es de suma gravedad, debi someterla a un
examen piblico C imparcial, no para dividir y subdividir la opinion,
sino par ilustrarla, y que el pueblo cubano viese al lado de las
ventajas que se ]e pintan, los inmensos peligros que le amenazan con
la guerra anexionista. Si conmigo estA la razon, no por eso busco
sectarios; y si estuviere equivocado, todos-pueden despreciar mis er-
rores. Los cubanos en esta material son Arbitros de su destino; pe-
ro es necesario, que en cualquiera resolution que tomen, no procedan
a ciegas, sino con pleno conocimiento de todo lo que tienen que es-
perar y que temer.
1Y puede mi Compatricio hacerme el cargo de que mi papel
divide y subdivide las opinions de los cubanos? Si me responded
que si, ent6nces se contradice, por que en la pajina 15 ha escrito las
siguientes palabras. "Pero si nuestro amado compatriota no nos tran-
quiliza con esas demostraciones, 6 no nos da otras esperanzas que
las que nos ha dado en sus Ideas sobre la incorporacion de Cuba
en los Estados-Unidos, esti seguro de que todos los cubanos como
rw solo hombre fijarmnos la vista sobre el astro luminoso (el Norte
America....)" Si mi Compatricio esta cierto de que, A pesar de mi
papel, todos los cubanos como un solo hombre siguen la bandera
anexionista, entbnces es claro que ese papel no divide ni subdivide
la opinion de los cubanos. Pero si 01 cree que la divide y subdi-
vide, 1por que asegura que todos ellos como un solo hombre fijaran
la vista en el astro americano?
"UQue seguridad (pregunta el Compatricio) nos dara el Sr. Sa-
co de que Espanfa podra prolongar algun tiempo, y cunnto tiempo,
no diremos el bien estar, sino el mal estar present de Cuba? lQuien
predice el resultado de la guerra de principios, (y boy de dinastia
tambien) que hace cuarenta afos que esta rasgando las entrafas de
la madre patria?"
H6 aqui una de las pruebas de la falibilidad de los juicios de


r _qPAPIP j~-~ ;r-ii~:.-., I ~- -










los anexionistas; y he aqui, por qun no me inspiran confanmz sus
predicciones, ni puedo adherirme a sus ideas. Creyeron ellos, des-
de el afio pasado, que ya habia legado el moment critic de lan-
zarse a la revolution, pues solo con ella podia salvarse Cuba de
la ruina inmediata que la amenazaba. Pero la revolution no se Hi-
zo; Cuba esta tranquila, y lo estara, si no la turban proyectos de
anexion; sus habitantes gozan de los bienes que poseian, los escla-
vos siguen esclavos, y los hacendados ban vendido so azicar a pre-
cios que no esperaban. Espafia, eselaman por otra parte, se hall
envuelta en una guerra civil en que se combaten principios opuestos,
no estd lijos de la anarquia, y Cuba va d perecer. Pero ni esa guer-
ra existe ya, ni en ella han luchado en realidad principios contra-
rios como en la primer, sino intereses dinAsticos, puesto que el
nuevo Pretendiete enarbolb tambien el estandarte de la libertad;
ni Espana ha caido en la anarquia: por el contrario, hoy esta muy
distant de ella, pues sn gobierno acaba de fortalecerse, publicando
una amnistia tan complete que ha merecido los elojios hasta de sus
mismos enemigos. Muy consentidos estaban los anexionistas en que
el actual gobierno de los Estados-Unidos protejeria 6 toleraria sus
proyectos revolucionarios; pero la honrosa conducts que acaba de
tener, les ha dado el mas cruel desengano, sacandolos de las ilu-
siones en que vivian. Y cuando en el punto cardinal de todos sus
planes caminaban sobre un terreno tan also, que de repente se les
ha hundido bajo sus pies, Zc6mo pueden inspirar confianza sus pro-
mesas de que la guerra anexionista no envolveria 6, Cuba en un
teatro de desolacion y de sangre?
Como yo dije, que Espafa en medio de su debilidad es fuerte
en Cuba para arruinar a los cubanos, y que su fuerza principal
estriba en los heterojeneos y peligrosos elements de an poblacion,
el Compatricio me contest: "No quiera nuestro compatriota Saco
intimidarnos con espautajos de gorriones, que si Espana es d6bil alli
en Europa para resistir a la revolution que la invade; si debil es
aca en America para reconquistar A nadie; todavia es mas debil
para salvar i Cuba de los peligros en que la ha puesto, y solo
podra ser fuerte para arruinarnos, si nosotros nos resignamos estf-


~gr~TrrrS41W4~P~cAl~gaqr~ii




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs