• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Prelude
 Memoria sobre la vagancia en la...
 Defensa de la academia Cubana de...
 La abolicion del comercio de esclavos...
 Carta de un patriota, o sea, clamor...
 Examen analitico del informe de...
 Protesta de los diputados electos...
 Reclamaciones del diputado por...
 Paralelo entre la isla de Cuba...
 La supresion del trafico de escalvos...
 Carta de un Cubano a un amigo suyo,...
 Replica a la contestacion del senor...
 Table of Contents
 Half Title
 General english literature
 Libros de derecho
 Libros de medecina
 Manuales de conversaciones
 Prelude














Group Title: Obras de don Jose Antonio Saco
Title: Obras de don José Antonio Saco
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074013/00001
 Material Information
Title: Obras de don José Antonio Saco
Physical Description: 2 v. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Saco, José Antonio, 1797-1879
Vingut, Francisco Javier ( ed )
Vingut, Gertrude Fairfield ( ed )
Publisher: Libreria americana y estrangera de R. Lockwood é hijo
Place of Publication: Neuva York
Publication Date: [c1853]
 Subjects
Subject: Cuban question -- To 1895   ( lcsh )
Slavery -- Cuba   ( lcsh )
Politics and government -- Cuba   ( lcsh )
Colonies -- Administration -- Spain   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Compiladas por primera vez y publicadas en dos tomos, por un paisano del autor ...
General Note: Vol. 1 edited by Francisco Javier Vingut; v. 2 (without date) by Gertrude (Fairfield) Vingut.
General Note: The phrase "por un paisano del autor" does not occur on t.-p. of v. 2.
General Note: Many of the articles have reprinted title-pages of original editions.
General Note: Réplica á la contestacion del señor fiscal de la real hacienda de la Habana, don Vicente Vazquez Queipo, en el informe sobre el fomento de la poblacion blanca, etc., en la isla Cuba.--2. t. Ideas sobre la incorporacion de Cuba en los Estados-Unidos. Réplica de don José Antonio Saco á los anexionistas que han impugnadosus Ideas sobre la incorporacion de Cuba en los Estados-Unidos. La situacion politico de Cuba y su remedio. Cuestion de Cuba. Apendice: Tablas necrolójicas del cóleramorbus en la ciudad de la Habana y sus arrabales, formadas ... for d. Ramon de la Sagra, analizadas por don José Antonio Saco. Memoria sobre caminos en la isla de Cuba. Noticias del Brasil en 1828 y 1829, por ... R. Walsh, y analizadas por don José Antonio Saco. Discurso pronunciado por ... don José Antonio Saco á la apertura de la clase de filsofía del Colejio seminario de San Cárlos de la Habana, el 14 de setiembre de 1822.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074013
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001056968
oclc - 23185705
notis - AFE0523

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Prelude
        Page 5
        Page 6
    Memoria sobre la vagancia en la isla de Cuba
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Defensa de la academia Cubana de literatura
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    La abolicion del comercio de esclavos Africanos arruinara o atrasara la agricultura Cubana?
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    Carta de un patriota, o sea, clamor de los Cubanos dirijido a sus procuradores a Cortes
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
    Examen analitico del informe de la comision especial nombrada por las Cortes, sobre la esclusion de los actuales y futuros diputados de ultramar, y sobre la necesidad de regir aquellos paises por leyes especiales
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Protesta de los diputados electos por la isla de Cuba a las Cortes generales de la nacion
        Page 139
        Page 140
        Page 141
    Reclamaciones del diputado por la provincia de Cuba sobre la aprobacion o desaprobacion de sus poderes
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Paralelo entre la isla de Cuba y algunas colonias Inglesas
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    La supresion del trafico de escalvos Africanos en la isla de Cuba
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
    Carta de un Cubano a un amigo suyo, en que se hacen algunas observaciones al informe del fiscal de real haciienda de la Habana, Don Vicente Vazquez Queipo
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
    Replica a la contestacion del senor fiscal de la real hacienda de la Habana Don Vicente Vazquez Queipo en el informe sobre el fomento de la poblacion blanca, etc., en la isla de Cuba
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
    Table of Contents
        Page 343
        Page 344
    Half Title
        Page A 4
    General english literature
        Page A 5
        Page A 6
        Page A 7
        Page A 8
        Page A 9
        Page A 10
        Page A 15
        Page A 16
        Page A 17
        Page A 18
        Page A 23
    Libros de derecho
        Page A 24
    Libros de medecina
        Page A 25
        Page A 26
        Page A 31
        Page A 32
    Manuales de conversaciones
        Page A 33
        Page A 34
        Page A 35
    Prelude
        Page A 36
        Page A 37
        Page A 38
        Page A 39
        Page A 40
        Page A 41
        Page A 42
        Page A 43
        Page A 44
        Page A 45
        Page A 46
        Page A 47
        Page A 48
        Page A 49
        Page A 50
        Page A 51
        Page A 52
        Page A 53
        Page A 54
        Page A 55
        Page A 56
        Page A 57
        Page A 58
        Page A 59
        Page A 60
        Page A 61
        Page A 62
        Page A 63
        Page A 64
Full Text






















OBRAS


DE



DON JOSE ANTONIO SACO.


~---- .e

~=lr: .. I
-~ L.:..
t2tr~ r
-j ill

ictt:;.;'~
"`-
--" --'

























I

it

LI








OBRA

DR


DON JOSE ANTONIO


SACO.
5 A C 0


COMPILADAS FOR PRIMER VEZ



PUBLICADAS EN DOS TOXOS,

POR


UN PAISANO DEL AUTO.


TOMO I.



NUEVA YORK:
LIBRERIA AMERICANA Y ESTRANGERA
DE ROE LOCKWOOD A HIJO.
BROADWAY, NO. 411.






-"-


Entered according to Act of Congress, in the year 1863,
BY FRANCISCO JAVIER VINGUT,
In the Clerk'sOffice of the District Court of the United States, for the
Southern District of New York.










PROLOGO.



No hay mas que una alabanza digna del Creador-el es-
pecticulo de sus obras. El mudo stasis de los patriarcas
rodeados de sus families y de sus rebafios adorando a Dios en
silenciosa contemplacion, sobre la matizada alfombra del
suelo de Canaan, y bajo la cipula ardiente y perfumada del
cielo oriental, es sin duda el cAntico mas puro y mas solemn.
En las sociedades civilizadas, los genios privilegiados que
contribuyen poderosamente al progress human, nunca son
bastantemente ensalzados sino por la consideration de las
maravillas de que han sembrado la tierra al instruirla.
Don Jos6 Antonio Saco se ha colocado en un 6rden de ideas
superior a la generalidad de los escritores de nuestra lengua,
y sus escritos. que son todos dechado de 16gica y bien decir,
serin siempre leidos con el mas vivo interns mi6ntras exist
un destello de inteligencia humana. Al publicar en un cuerpo
todas sus obras creemos satisfacer los deseos de todos los cu-
banos generalmente, pues dudamos que haya uno solo que no
desee tener reunidos los escritos del hijo predilecto de Cuba,
cuyos raros talents y acendrado patriotism le valieron desde
muy temprano la espatriacion.
Seguramente que ninguna 6poca mas interesante pudiera
elegirse para esta publication que la present en que se agi-
tan las cuestiones mas vitales sobre la suerte de Cuba, y eD
las cuales es de tanto peso el voto del ilustre proscrito, quien
se ha ocupado de casi todas ellas. Y aunque la infalibilidad
jamas ha sido una cualidad del hombre, y por tanto no debe
concederse A este 6 a aquel el monopolio de la razon,con todo,
sirve siempre de satisfaccion oir el parecer de aquellos que
por la superioridad de sus conocimientos han l1egado a adquirir
una especie de autoridad que debe tenerse en cuenta, hasta
cierto punto, en las grandes cuestiones.
F. J. V.
WgEvA YORK, ENERO Dp 1S53.




























































IC
*












MEMORIAL SOBRE LA VAGANCIA EN LA ISLA DE CUBA, POR DON JOSE ANTO-
NIO SACO EN 1830, Y PREMIADA POR LA REAL SOCIEDAD PATRIoTICA
DE LA HABANA EN DICIEMBRE DE 1831. (*)


Tan graves son algunas de las enfermedades morales que padece
la isla de Cuba, que la Sociedad Patri6tica de la Habana se apresura
a buscarles el remedio; y llamando la atencion piblica hicia un ob-
jeto de tanto interest, desea que "se espliquen en una memorial las cau-
sas de la vagancia en esta isla, y que se propongan las ideas mas opor-
tunas para atacarla en su origen, mejorando la education domistica y
piublca, i indicando tambien los objetos 4 que puedan aplicarse los indi-
duos que se hallen en tal caso."
A primer vista parece que este trabajo debiera dividirse en trees
parties, esplicando en la primer, las causes de la vagancia, esponien-
do en la segunda, los medios de atacarla en su origen, e indicando
en la tereera, los objetos a que puedan destinarse los vagos; pero co-
mo nl primer y segunda part estan intimamente enlazadas, y so
separacion no solo cortaria el hilo de las ideas, sino que me forzaria
a volver sobre mis pasos, haciendo frecuentes repeticiones, me he de-
terminado a refundirlas en una sola, pues que esponiendo al pie
de cada causa los medios de removerla, doy mas enlace y brevedad a
esta memorial. Partirela pues en dos parties principals .y sea la

PRIMERA.

Esplicacion de las causes de la vagancia en la isla de Cuba, e ideas mas
oportunas para atacarla en su origen.
JUEGO.
No hay ciudad, pueblo, ni rincon de la isla de Cuba hista don-
de no se haya difundido este cancer devorador. La vagancia es qui-
za el menor de los males que produce, pues hay otros de naturaleza
tan grave, que solo podran mirarse con indiferencia, cuando ya se
hayan apagado en el corazon los sentimientos de justicia y morali-
dad. Las casas de juego son la guarida de nuestros hombres ociosos,
la escuela de corruption par la juventud, el sepulero de la fortune
de las families, y el origen funesto de la mayor part de los delitos
que infestan la sociedad en que vivimos. Si pudieramos empadronar
las personas entregadas a este vicio infame, y computer el valor de
(*) El premio ofrecido & esta memorial consist en pitente de socio de
m6rito de la Sociedad Patri6tica de la Habana, una medalla de oro, y
doscientos pesos. Satisfecho su autor con la parte honorifien, cede la pe-
cuniaria i las escuelas gratfitas de esta ciudad.









lo que ganarian trabajando, durante el tiempo que emplean en el jue-
go: si pudieramos saber, aunque fuese aproximadamente, a cuanto
ascienden las samas perdidas, y seguir la larga cadena de desastres
que necesariamente acarrea; ent6nces conoceriamos nuestra deplo-
rable situation, y cesariamos de llamarnos opulentos yfelices. iPue-
de ser opulento nifeliz un pueblodonde muchos de sue habitantes son
victim de las enfermedades morales? No hay felicidad sin la paz y
el content del alma, no hay pas ni content sin virtues, sin vir.u-
des no hay amor ni constancia en el trabajo, y sin trabajo no hay
riquezas verdaderas. Llamennos en buen-hora opulentos y felices,
aquellos que trastornando el nombre de las cosas, pretenden arru-
larnos con el acento de estas palabras encantadoras; pero el hom-
bre refleesivo que sabe distinguir las opera.iones de la naturaleza, de
los esfuerzos de la industrial; y que no confunde las combinaciones
de la prudencia con los resultados de las circunstancias, jamas dira,
que es feliz un pueblo, donde hay dolencias morales tan dificiles de
curar, como de grave trascendencia. La que ahora lamento, es de las
mas funestas, porque sus consecuencias son terrible: la mas general
de todas, porque se juega desde la punta de Maizi hasta el cabo de
San Antonio: y quiza tambien la de mas dificil '.tracion porque aun-
que este vicio no es de aquellos que tienen su fundamento en la na-
turaleza, esta sin embargo mas arraigado entire nosotros, y no es
probable que en todas parties se persiga con igual teson; y aun cuan-
do asi sea, puede practicarse ocultamente, burlando algunas veces
los desvelos de la autoridad.
Mas a pesar de estos inconvenientes, yo creo que si se le ataca
con firmeza, en breve e produciran grande bienes, pues aunque es
impossible estinguirlo, porque en todos los paises hay siempre hom-
bres para todo, el mal quedara reducido a un corto numero de juga-
dores. El feliz ensayo quo de tiempo en tiempo se ha hecho en algu-
nos pueblos de la isla es el mej or agiiero de las ventajas que se pue-
den alcanzar. Muchos juegan por la facilidad que en todas parties se
les ofrece, y por la impunidad con que cuentan; pero cuando aque-
lla se obstruya, y esta no ecsista, el nimero de jugadores se dismi.
nuira. Nunca debe olvidarse, que el habito tiene a veees en los vi-
cios mas influjo que la perversidad del corazon; y de aqui es, quo mu
chos hombres, conociendo el mal que haeen, y aun arrepintiendose
de sus operaciones, no pueden sin embargo contenerse, y vuelven a
perpetrar lo mismo que poco antes detestaran. iCuantos padres de
familiar, que hoy viven dados al juego, no se alegrarian de ver cer-
radas para siempre las mismas casasque hoy frecuentan a su pesar,
y que son el origen de su ruina!
Otros que.juegan por especulacion, 6 que tienen cifrada la sub-
sistencia en esta carrera infame, buscarian otra decent, al ver que
aquella ya no les produce lo que apetecen; y si todavia perseveran
en ella, las inquietudes que ha de causarles la persecucion constan-
te de la justicia, el riesgo de perder su dinero si son sorprendidos








9
por ella, y el temor del castigo que irremisiblemente debe imponer.
seles, retraerAn a muchos de una vida tan angustiada, quedando tan
solo en ella, los que connaturalizados con el vicio, no den ninguna
esperanza de mejora. Aun el niumero de estos tambien disminuira,
si se les aplican las penas do la ley, pues coma miembroa corrompi-
dos, deben cortarse para que no infesten el cuerpo social. Pero es
preciso que lo digamos con franqueza: tan grande rentajas no pue-
den lograrse sin energia en las autoridades, y sin former, por
decirlo asi, una conspiracion general contra el juego: porque si
un alcalde persigue, y la opinion le censura, y otro proteje 6 disi-
mulLa, y laopinion celebra: si los esfuerzos del que ha empunado la
vara en el afio anterior, no son sostenidos per los del suensor; y si
mientras se cierra una de aquellas sentinas, se abren otras por em-
penos 6 consideraciones, ent6nees estamos perdidos, y yo confieso
que malgasto el tiempo en escribir esta inemoria.
Yo no solo quisiera ver cerradas todas las casas de juego, sino
que desearia que este tampoco se permitiese en las fiestas y ferias,
que s6 varies pretestos, se celebi-an en la Halana y fuera de ella.
Que el pueblo bailey y canto, que citna y se pasee, rational y prove-
choso es; pero que casi nunca so oiga sonar una cuerda, ni se vean
reunidas diez 6 veinte pers.nias sin que tropccemos con el vergonzc-
so epectaculo de una mesa de j uego, cs cosa quejamas se debe tolerar.
Nada import que estas p'acticas crimindles quieran cubrirse con
el velo de la religion, 6 con las apariencias d! bien pitblico. Ni aque-
Ila, ni este deben sostenerse con tan infames recursos, pues cada mo-
neda que a nombre del juego entra en el san!uario o en las areas
piblicas, es una profanacion del mismo ser a quien se tributan, y una
ofensa mortal que se hace a las leyes y a las costumbres.- Tales jue-
gos son muy peligrosos, porque espuestos a la espectacion piblica,
acompafiados casi siempre de la music 6 del canto, concurridos de
nuestras sefioritas y niatronas, de nuestros jovenes y ancianos, y
exentos del aire suombrio quo cubre las casas permanentes de juego,
estimulan y halagan k mnuchos, que en otras circunstancias no se a-
treverian a pisar ni ann sus umbrales.
Si examinaramos la historic de los:ndividuos que ban caido en
vicio tan detestabl, descubririamos que en estas feras fue donde
muchos de ellos dieron los primeros pasos. Empezaron quiza par me-
ro entretenimiento, 6 por satisfacer una coriosidad; pero asaltando-
les despues el deFeo de ganar 6 de reparar las prrdidas; y aumen-
tandose este deseo con aquell: especie de grata sensation que causa
la incertidumbre de los lances de cada juego, porque si bien ator-
menta, tambien complace el c-piritu, fieron formando poco a poco
el habito, y encendiendo una paqion que ya no pueden reprimir. El
gobierno pues, debe mirar estas ferias como las escuelas donde la
incauta juventud hace las mas veces su funesto aprendizage; y si
bien debe permitir en ellas que el pueblo se divierta sin desorden,
jamas debe consentir que se curra ni una carta.










Mucho se habri alelantado, cuando ya no existan juegos, ni en
las ferias, ni en las casas phblioas: pero este vicio po podra estirpar.
ee, mientras prevalezca la costumbre de jugar en casas particulares
porque gozando algunas de prestigio, y concurriendo a ellas perso-
nas de distinction. se present a las classes inf riores un ejemplo per-
niciozo. Este mismo prestigio y esta misma distincin, quiza servi-
r&n de contrapeso a la autoridad, que no atreviendose a entrar en
lucha con un enemigo que se cree fuerte, tan solo porque no se corn-
bate, se vera reducida a sufrir en silencio el quebrantamiento de las
leyes, y la continuac.on de los males que deploramos.

LOTERIAS DIARIES EN .OS CAFES Y OTROS LUGARES PIBLICOS.

9b pretesto de que son una diversion honesa y autorizada por ei
gobierno muchos pasan en ella ca.-i todo su ticmpo: ipero que razon
plausible puede haber, para que l:ls ca-as de h.terias esten abiertas
desde que rompe e! dia hasta las diez 6 las once de la noche? Cuan-
do me pongo a reflexionar en los motive que pueden alegarse para
justificareste abuso, tres son los que iinicanucnte m- oeurren; y cuen-
to come primero, el proporcionar a los hombres laboriosos, algunos
parajes donde vayan a divertirse, despues ie ccncluidas sus areas.
Sin empefiarme en hacer aqui una cla-ificacion exacta de las
personas laboriosas en esta isla, puedo reducirlas t dos grande frac-
ciones: una que trabaja todo el dia, como los artesanos; y otra, una
part de l1 como abogados. empleades &c Si las ensas de loteria
existen para divertir a las personas comprendidas en la primera cla-
se, entnces solo debieran star abiertas por la noche, pues es cuan-
do finicamente pueden gozar de esta diversion: y si para las de la
segunda, ya no hay motivo para tenerlas abiertas toda la mariana,
torque sas horas son cabalmente las que destinan para sus trabajos
los individuos de esta clase; resultando en ambos la necesidad de
contener el erceso de las lotorias.
Harase mas urgente esta media, si se consider el estado parti-
cular de muehas de nuestras personas laboriosas. Por una desgracia
harto lamentable, casi todas las artes se hallan en nuestra iela, en
manos de la gente de color; y como esta no se rosa con los blancos,
result que los artesanos, no concurren a las casas de loteria, donde
aquellos so reunen. Algunas habra quizis donde se junten unos y o-
tros; pero si las hay, seran tan pocas, y las personas de color en tan-
corto niiiero. qe ni pueden debilitar li asercion que acabo de ha.
cer, ni menos dar flundamento para que tales easas se compare con
las pernicionas galleriaQ, pues 6stas, por un fen6meno social, for-
man entire nosotros una democracia perfect, en que el hombre y la
mujer, el niio y el anciano, el grande y el pequeflo, el pobre y el
rice, el blanco y el negro, todosse hallan gustosamente confundides
en el Astrecho recinto de la valla.
Mas sup6ngase qne los arte-anos freeuenten las loterias: esto








todavia debe mirarse come un mal considerable, porque en ves de
presentarse a las classes laboriosas un lugar de recreaciones inocen-
tes, se las incita i aventarar en este j uego, el fruto de sn traba-
jo, fruto que debe star esclusivamente destinado & satisfacer sus ne.
cesidades. Si el artesano pierde hoy a la loteria, todo 6 parte de an sa-
lario icon que se sostendra mafianal icuiles no seran las fentaciones
que le asaltaran, y cuales los pasos quedara para ponerlas en ejeca-
cion? Si gana, el mal no por eso es menos grave. El trabajo es una
virtud que solamente se practice, 6 por el placer que esperimenta el
espiritu, 6 por los recursos que proporeiona para satisfacer las nece-
cidades de la vida. El trabajo intellectual no debe medirse por lamis-
ma escala que el trabajo meccnico, pues siendo este casi siempre re-
cio y penoso, no produce los placeres que aquel. El artesano y el
jorlanero que cmpiezan su tarea desde que rays el dia, y sufriendo
privaciones y angustias no la acaban hasta que se pone el sol, no
pueden continuar en genero de vida tan trabajoso, smo instigadol
del hambre y la desnudes. Asi es, que siempre estan dispuestoe a
trocar su condition present por otra que a sus ojos sea mas eacil y
llevadera. iY no es bastante seductora la del juego de loteria ? La
idea sola de que divertidos, y sin esponerse a ninguna pena legal,
pueden ganar diez 6 veinte pesos en el corto espacio de cinco mi-
nutos, es suficiente para entibiar en unos el amor al trabajo, 6 in-
spirar & otros el odio a esa virtud.
Pero so me dira, que las casas de loteria no existen para estee
hombres, sino tan solu para los abogad s, medicos, empleados&c. E-
Hlas por furtuna, han caido en tal descredito, que acaso no son fre-
cuentadas por ningun hombre de bien. Visitanlas generalmente los
ociosos corrompidos, los que aborreciendo el trabajo, van a ellas &
matar el tiempo, 6 a buscar un diario con que mantenerse; y he aqui
el segundo motivo que podrA alegarse en su favor, pues dirAn algu-
nos, que sin ellas, los ociosos serian mas perjudiciales a la sociedad.
Nunea se present el gobierno en una actitud mas gloriosa, que
cuando combat con el vieio y con el crime; pero ceder el campo,
sin haber entrado en lucha, ni apurado todas sus fnerzas, es ofrecer
un ejeinplo tan ignominioso, como contrario a los principios de la po-
litica y a las maximas de Li moral. Pues que iestA el gobierno tan
debilitado, que carezca de niedios para emplear a los ociosos, de fuer-
za para contenerlos, y de energia para castigarlos ? Dese al pueblo
instruction y ocupacion, alientese la industrial, persigase la indolen-
cia, Armese la ley para herir a todo delincuente, y en breve quedara
purgado nuestro suelo de la plaga que hoy le infests. Las loterias
diarias no deben existir por mas tiempo entire nosotros; tales casas
no solo son el receptaculo de hombres ociosos y depravados, sino una
escuela de corruption quiza mas peligrosa que las casas de juegos
prohibidas. porque estando espuestas al piblico.y autorizadas por el
gobierno, ofrecen una tentacion nas seductora, ya presentando ma-
yor oportunidad, ya alejando todo castigo. Machos pobres 6 bijos de








12
familiar que nose atreven A entrar en una casa de juego, porque ca-
recen de tres 6 cuatro pesos, tienen abiertas de par en par las puer-
tas de Ias loterias, pues con medio, 6 con un real pueden comprar un
carton y divertirse: y si se consider que tan corto capital es a veces
premiado conalgunos pesos, entbnces se conocera, que el corazon hu-
mano debe sentir una passion que constantemente le arrastra- Y co-
mo si estos atractivos no fueran suficientes, todavia se procura acalo.
rar la imaginacion, halagando los sentidos, pues las cifras y colored
de los cartones con que se juega, el aparato de un globo puesto en
continue giro por la mano de un joven sentado en un lugar promi-
nente. y el canto A veces agradable con que se procura deleitar a los
circunstantes, son estimulos tan fuertes para la muchedumbre, qde
ni la inocente puericia, ni tampoco la mayor edad pueden siempre
resistirlos. El que esto describe, revolviendo en su mente los anos de su
nifiez, recuerdaque muchas veces pasaba largos ratos, escuchando
gUstOS9 desde lais called el canto de los numerous y el deaenlace de
losjuegos, y si nunca se atrevi6 a pisar los umbrales de estas easas
inmundas, debiolo a circunstancias fclices que ohy no sabe c6mo ce-
lebrar. Pero esta leccion que recibib desde sus tiernos anos, le hizo
conocer en mayores dias cuin peligroso Ps un juego, que considerAn-
dose como inocente, ha llegado a ser, per los abuses q'e le acompa-
fian, una de las causes de la ociosidad y corruption cubana.
Puede alegarse como tercer motive, el anmento de las rentas pi-
llicas, puesto que las casas donde hay loterias pagan una contribu-
cion. Si algunavez se crey6, que este juegoproporcionaba al pueblo
gocesfisicos y morales, bien pudo sin injusticia habersele impuesto
algun derecho; pero sintiendose ya los graves danos que produce, es
de esperar que pronto se aplique el remedio, sin que pueda servirde
obst(culouna contribution miserable Porque si e computa el nime-
ro de personas que pasan su vida, entregados a las loterias, y el valor
de las utilidades que pudieran rendir, si se dedicasen al trabajo; en-
tbnces se formara alguna idea de lo que pierde el estado. Yann cuan-
do nada perdiese, pecuniariamente hablando, los vicios quese adquie-
ren. y los delitos que se engendran con este juego, son motives pode-
rosisimos para despreciar cuantas sumas puedan entrar en las areas
publicas. Cierrense pues las casas de loterias; y si a peaar del desire.
dito en que han caido, y de la degradadion de casi todas las perso-
nas que las frecuentan, esta media se considerase mny dura, corri-
janse sus abusos, y restrinjase en lo possible.

VILLAGES.

No es mi intention, condenar nn juego iliocente en si, y saluda-
ble en sus efectos corporales. Al mencionarle entire las causes do
la vagancia, aludo tan solo al abuse que de el se hace, asi por el
tiempo que se-malgasta, como por las grandes cantidades que suelen
perderse. iSe negara que muchos indiiduos pasan en los villares









easi todo el dia y part de la noche? Y siendo asi jse negara tambien
que son un receptaculo de ociosos? iNo sejuegan ademas cantidades
que pueden arruinar a algunos padres de familiar? ,No son a veces el
escudo con que se cubren desordenes de distinta especie? La reali-
dad de estos hechoe justificaria en part la sentencia que pudiera
pronunciarse contra los villares pfblicos. iPero me atrevere yo a p-
dir que se oierren de una vez? Si ellos son inocentes en si lo unico
que debe hacerse, es corregir sus abuses. pero no prohibirlos, porque
es muy peligroso privar al pueblo de semejantes entretenimientos.
!Mas como corregir sus abuses? iSe prefijaran horas en que solamen-
te se pueda jugar? Esto me parece may acertado, y como la noohe
es el tiempo en que todas las clauses de lasociedad suspended sus ta-
reas, bien pudiera permitirse desde las cinco 6 las seis de la tarde,
hasta las dies de la noche.prohibiendole en todas parties durante el dia.
Dirase que existiendo muchos villares en los cafees, y que no debien-
do estos sujetarse a 1 is restriciones que aquellos, los ociosos siempre
acudiran a tales casas, y emplearan el tiempo en fumar y en charlar
quedandose tan ociosos como antes. Pero aunque asi sea, siempre
se gauaalguna cosa, pues vale mas, que estos doctors de cafees con-
suman su tabaco y sus palabras, que no su dinero en las mesas de
villar. Ni es la enmienda de los ociosos el fin principal de esta me-
dida, consist, en impedir que se aumenten, quitando la occasion a los
que pasan por las calls, y a muchos que solo salon de sus casas
con el objeto de jugar 6 divertirse, apostando a las manos de un buen
taco.
Mas a pesar de esta restriction ipodri impedirse que se juegnen
cantidades considerable? iSe prohibiran todas las apuestas, 6 se fija-
ri el maximo de ellas! Todo esto bien puede hacerse con solo escri-
bir dos renglones; pero cuando de la teoria se pase a los hechos, en-
tonces se tocaran las dificultades. iSenombraran celadores para que
velen sobresu cumplimiento? Vano recurso, pues aun suponiendoque
fuesen los hombres mas integros y vigilantes del mundo, todavia no
conseguirian su objeto, porque los apostadores se valdrian de pala-
bras metaforicas, de signos convencionales, y otros medics que es im-
posible evitar. En estas materials no hay mas garantia que la mora-
lidad de los individuos, y cualquiera media que se adopted, sera ine-
ficaz y opresiva.
Para disminuir el nfmero de los concurrentes a los villares, de-
ben tambien proporcionarse algunos parages, donde el pueblo se reu-
na con mas provecho. Yo no puedo contemplar sin el mas profundo
sentiniento, que contando ya la isla de Cuba mas de trescientos afios
de existencia political, todavia no tenga uno de aquellos estableci-
mientos que son tan comunes aun en paises much mas nuevos y de
menos recursos Causaadmiracion, que la Habana, ciudad populosa,
ilustrada, y con relaciones en todo el orbe, carezca de un Ateneo:
donde pued'in ir sus habitantes & leer una gaceta 6 un periodico cien-
tific y dondo so de a los estrangeros que visitan nuestras playas









una cor.a muestra de que apreciamos las letras. Una instit.cicn do
esta especie es yaurgente o necesaria; la pide el range distinguido
que ocupa la Habana en la escala de los pueblos, la pide el estado de
sus eostumbres, y lapiden el honor y aun el orgullo de los habaneros.
Pero no basta que ya tengamos un Ateneo: menester es fundar-
los en otras ciudades de la isla, estableciendoy multiplicando tam-
bien los gabinetes de lectura, que tan comunes y iutiles son en Eu-
ropa y en Norte-America. Cuando estas instituciones se generalicen
en nuestro suelo, y reciban las mejoras de que son susceptibles; cuan-
do la escaea y no bien situada biblioteca piblica de la Habana, ini-
ca quo tenemos en toda la isla, sea un establecimiento digno do
la ciudad donde se hall, entonces la juventud, y la ancianidad, y
todas las demas classes del estado eneontraran en lalectura un con-
suelo contra el fastidio, y un refugio contra los vicios. iNo ea ver-
dad que muchos se meten en los villaras, particularmente de noche,
porque no saben donde ir a pasar un rato? Si tuvi6ramos ateneos y
gabinetes de lectura, muchas personas acudirian a ellos, y en vez do
perder au tiempo, y quizas tambien su dinero, gozarian alli del pla-
cer map puro, ilustrando su entendimiento y rectificando su corazon.
Estos ejemples producirian un efecto saludable en la masa popular,
y difundiendose el gusto por la leetura y el studio, pasarian mu-
chos de la ignorancia a la ilustracion, del ocio al trabajo, y del vicio
I la virtud.
iY por qu6 siendo la isla de Cubav un pais tan abundante en
producciones naturales, no tiene ya la Habana un museo donde po-
der mostrarlas al indigent y al estrangerol ipor que no habria do
enriquecerse este museo con el tribute que le pagasen pueblos de
contrario clima! ~por que tambion nuestras ciudades principles no
habrian de seguir el ejemplo de la capital? Cnando estos monumen-
tos, levantados ya por tantos pueblos eultos, se erijan entire nosotr,s
Cuba ofrecerra Alas acines que la observan, una prueba de su ilus-
tracion; al amigo de las ciencias, un deposito con que enriquecerse;
y a la generalidad de sus habitantes, un pasatiempo tan agradable
como inocente, y tan vario como provechoso.
Los paseos pitblicos deben tambien considerarse como medios de
disminuir, si no el nftmero do villares, por lo menos el de sus con-
eurrentes. Si erceptuamos dos 6 tres ciudades, no existed en toda la
isla ningun parage phblico que merezea el nombre de paseo. Y ha-
Ilandonos en tal estado i.era estrafio, que se multipliquen los villa-
res, y que se fomenten las diversions peligrosas? Ann en la Habana,
donde pudiera sacarse much partido de sus paseo, los habitantes
apenas gozan de esta ventaja, porque la inmundicia de las calls, y
el riesgo que de noche se corre en ellas, auyentan a la poblacion de
nquellos lugares. La alameda de estramuros, que asi por su capaci-
dad, como por su hermosa situation, pudiera atraer una lucida y
numerosa concurrencia, queda desierta desde que viene la noche; y
el sitiodonde pocos minutes antes rodaban esplendidos carruages, y









relucian el oro y los diamantes, se transfurma repentinamente en
una guarida espanto.a de ladrones y asesinos. Para purgarla de ta-
les monstruos, bastaria iluminarla perfectamente, y'tomando las de-
mas medidas que require una buena policia, se impedirian unas
escenas que tanto nos desacreditan en los paises estrangeros. Cuan-
do el pueblo sepa que ya no le amenazi ningun peligro en ios paseos,
xi en las calls, entonces correra hacia ellos, pues en un clima, don-
de jama, as sienten los rigores del invierno, y donde el calor echa
de casa a los habitantes, las diversiones a campo raso son preferi-
bles a las que se disfrutan en edificios cerrados, y por consiguiento
insalubres-

MULTITUD DE DIAS FESTIVOS

Y DIVERSION QUE EN ELLOS SE OFRECE AL PUEBLO.

Ademas de los cincuenta y dos domingos del afio, cuenta la isla
de Cuba gran numero de dias festivos, qu. -reunidgs A los primeros
absorven mas de una cuarta parte del ano. Serial important calcular
la suma a que ascienden los quebrantos pecuniarios que sufre la is-
la con la p6rdida de tantos dias; pero careciendo de dates, y no to-
cindome examiner esta question bajo sus relaciones ec6nomo-poli-
ticas, me limitare a considerar su influencia en la vagancia.
Si subimos al origen de la santificacion de las fiestas, muy pron-
to conoceremos, que las practices escandalosas con que hoy se pro-
fanan, son udiametralmente contrarias a las sanas intenciones de ]a
Iglesia. Ella mando quo los trabajos mundanos cesasen en estos dias
para que entregado el hombre a contemplaeiones religioras depura-
se su alma de los afectos terrenales. La Iglesia supo muy bien, que
la sociedad perderia una parte de los servicios industrjales que sus
miembros deben prestarla; pero considerando, que estas perdidas se-
rian superabundantemente reccmpensadas con las inmensas venta-
jas que resultarian de qie los hombres fuesen virtuosos, crey ,con-
veniente establecer las festividades: torque Zquien ignora que si
ellas fuesen guardadas conforme a las miras de su santa institution
y los files las consagrasen A fortifiear sn espiritu con los preceptos de
una religion ineffable, la sociedad no se veria tan combatida por las
maldades de los hombres? Pero olvidandose estos do sus deberes, o-
fendieron A la religion y a la patria: a la religion: quebraniandosus
preceptos: A la patria privandola de los beneficios que aquella se
propuso concederle, con las virtudes que pensb infandir a sash ijos.
No son abuses recientes ni transitorios los que juntos deploran
la Iglesia' y el estado: males son tan envejecidos y drraderos, que
contando sigloa de existencia, estan sblidamente apoyados sobre u-
nas costumbres, cuya tendencia es absolutaniente incompatible con
el fin para que se instituyeron las festividades. No sere ye tan in-
justo ni tan osado, que consider it todo el pueblo como cnmpline de










estos escesos; ipero habra quien pueda negar, que las festividades
son los dias, en que muchos se dan aljuegoy a la embriaguez, al
torpe amor y a otras licencias, que la moral y las leycs severamente
condenan,1 No son ellas, los dias en que jornaleros y artesanos de-
jan sus tareas, no para ir al temple a rendir adoraciones asu Crea-
dor, no para quedarse en sus casas, o divertirse inocentemente des-
pues de haber llenado los deberes de la religion, sino para sacrifloar
en una hora todo el fruto de la semana, envolver a sus families en el
dolor y la miseria, y corromper con su ejemplo a las demas classes
laboriosas? tNo son las festividades, lasque sirven de pretesto, para
que hombres y mugeres corran A bandadis de barrio en barrio, y de
pueblo en pueblo, no en busca de las virgenes de Regla y de Caude-
laria, de S. Pablo y de S. Antonio, ni de otros tutelares A quienes
invocan para profanar, sino en pos del juego y d01 escandalo'? No
son las festividades, las que arrancando el arado de las manos del
labrador, le arrastran con su familiar a la parroquia rural, y alli le
fuerzan A hacer el sacrificio de su fortune, de su honor, y de cuantos
objetos le son casos'
Es impossible seniores, que puedan existir por mas tiempo tantos
vicios y desbrdenes La religion profanada se cubre con un velo, y
huyendo de nuestra vista, abandon hasta el santuario. Si queremos
aplacarla, y que vuelva A nuestros temples es menester que purifi-
quemos sus altares, manchados con nuestras manos: pero esta espia-
cion no puede hacerse, sin cerrar para siempre sus puertas a la ir-
reverencia y al escandalo. Ellos existiran. mientras existan tantos
dias festivos; y pues que no hay mas remedio que borrarlos del calen-
dario, impl6rese la autoridad de la Iglesia, para que dejando inica-
mente aquellos que no puedan suprimirse sin menoscabo de la reli-
gion, esta recupere su antiguo brillo; y si el hombre todavia no la
respetare, quitesele por lo muenos la occasion de profanarla.

FALTA DE CAMINOS.

A poco que se reflexione, muy bien se conocere la influenciade
esta causa en la vagancia cub:ana. Trabaja el hombre por la utilid.-
que report; pero si percibe, que sus esfuerzos quedarin frustrad( i,
6 que no tendran la debida recompensa, muy pronto domaya, y c o
enabandono. La desidia que se advierte en muchos de nuestros cam-
pesinos proviene en gran part. de que los products de la agricultu-
ra no puedah scr llevados con facilidad a las pobliciones y demas
puntos de consume, pues el labrador muchas veces ve destruidas sus
cosechas en los mismos campos donde rego las semillas.
Si hubiera caminos, el podria conducir sus frutos a distintos
mereados, no solo en un tiempo much mas corto, sino tambien con
menores ga-tos. Estas ventajas aumentarian su utilidad, y la utili.
dad le haria redoblar su industrial. Las comodidades que este hom
bre gozara, servirian a otros d: estimulo y de ejemplo, y empefinn-









dose en imitarle, nuestra poblacion rilstica adquiriria el hAbito del
trabajo, y alejaria de sos hogares eldesaliento y la pobreza. Si hubie-
ra casinos, muchas personas que hoy yacen en el ocio, podrian ocu-
parseen la conduccion de los frutos, y como estos habrian de aumen-
tarse con la construction de aquellos, necesariamente se emplearian
nuevos brazos. Si hubiera caminos, los hombres que no encuentran
.comodo en un lugar, y que por lo mismo, son una carga para la so-
ciedad, podrian trasladarse con prontitud y pocos gastos a otro pa-
rage, donde se'les proporcionase alguna ocupacion. Si hubiera ca-
minos...... pero inecesito yo de manifestar su importancia, cuando
tengo el honor do hablar a una corporation ilustradal Caminos pues,
caminos, y entire los inmensos beneficios que nos produciran, ono de
ellos sera el de disminuir la vagancia.

FALTA DE CASAS DE POBRES.

Hallar el pan sin trabajarlo, es una propension del genero hu-
mano; y ya que no es dable estirparla, el gobierno debe empefiarse
en reprimirla, quitando al pueblo today occasion de satisfacerla. El es-
tablecimiento de casas de pobres sera uno de los medios mas efica-
ces para conseguir este gran fin, pues que ellas, no solo serviran de
asilo a la humanidad desvalida, sino de frcne para contener los de-
sordenes, que bajo el manto de la pobreza se cometen diariamenie
entire nosotros. iQuien no sabe, que un enjambre de vagamundosin-
festan nuestros pueblos, y que pretestando desgracias y enfermeda-
des, escitan la compassion del vecindario, y le arrancan sumas con-
siderables. iQuien no tropieza en nuestras calls, desde el toque de
las oraciones, con una turba de mugeres, que envueltas en una man-
tilla, y llorando penas y miserias andan de puerta en puerta pidien-
do un bocado con que alimeatarse? iY quien ignore, que muchas de
estas mug6res se valen de tan infame recurso para presentarse en
pixblico, no con decencia, sino con escandalo, o para mantener a un
marido holgazan 6 a unos hijos perdularios?
Graves son sin duda estos males, pero al mismo tiempo faciles
de corregir. Nuestra position no debe confundirse con la de otros
pueblos, donde agotados ya los recursos de la industrial, 6 donde iu-
chando el hombre con los rigores de un crudo invierno, la pobreza,
no solo atormenta a los enfermos y ancianos, sino a muchos, que ro-
bustos y deseosos de trabajar, no hallan donde acomodarse. Todo
por fortune, es-nuevo en nuestra isla, y sin temor de exagerar, pue-
de decirse, que a d6 quiera que volvamos la vista, la naturaleza nos
ofrece sus dones. No teniendo que combatir con enemigo tan formi-
dable, el triunfo es positive. Dados estan ya los primeros pasos: en-
sanchese la casa de pobres que se ha fundado en la Habana: esta-
blezeanse otras en today la isla: encierrense en ellas cuantos desvali-
dos existan; proporcioneseles trabajo segun sus fuerzas, para que es-
tos asilos no se conviertan en escuelas de ociosidad y de vicio; ypu-










diendo ent&noes distinguirse los pobres verdaderos do los picaros
que usurpan este nombre, pronto nos libertaremos de una plaga que
nos corrompe-y arruina.

FALTA DE ASImO DE NINOS DESVALIDOS.

Esta causa se refiere & lo que entire nosotros ha sucedido, y no
& lo que con el tiempo sera, pues que ya existed en la casa de Bene-
ficencia un departamento donde se recogen los nifos huerf'nos y po-
bres desamparados. Si esta institution hubiera existido entire noso-
tros: ino se habrian salvado del ocio y la perdicion muchos de los que
hoy corrompen nuestras costumbres? Verdad es esta tan clara, que
no necesita de ninguna prueba. Por eso ya se ha establecido en la
Habana un asilo de esta especie, y aunque todavia no tiene la esten-
sion que reclama una ciudad populosa, ni uno solo es suficiente pa-
ra dar abrigo a la muchedumbre de huerfanos que yacen abandona-
dos por todala isla, es de esperar del celo que debe animar a las au-
toridades y corporaciones, y principalmente de la caridad de sus ha-
bitantes, que pronto alargaran su generosa protection hacia unos es-
tablecimientos, tan conformes a los principios de humanidad, como
necesarios a la pureza de las costumbres y a la conservation del 6r-
den public.

FALTA DE DISCIPLINE EN LAS CARCELES,

Horrible es el estado en que se hallan las nuestras, y tan cono-
cida es ya esta verdad, quo la Sociedad patriotica de la Habana ha
propuesto al pifblico un program sobre esta material important.
Examinar sus defects, descubrir el origen de tantos vicios y deli-
tos como se aprenden y cometen en ellas, y prcponer su reform,
son puntos que deben tratarse eti una memorial particular, y que si
yo aqui menciono, es tan .oolo por la relacion que tienen con el pro-
grama que desenvuelvo.
Ocurre con frecuencia, que los hombres pasan encerrados en las
cArceles, afibs y mas afios; pero como en ellas no se les da ninguna
ocupacion, se van reducidos a vivir en la apatia iCuiles, pues, no
seran las consecuencias de este genero de vidal Si el preso tiene al-
gun oficio, ira perdiendo por grades la practice qua habia adquirido
en el; y lo quo es mas doloroso, el amor al trabajo. Si no tiene nin
guno, la carcel que pudieraser el taller donde lo aprendiese, es ca-
balmente el lugar donde acaba de hacerse mas incurable, pues de
ocioso se convierte en criminal. Un joven que este aprendiendo al-
guna de las artes, y ya reo o inocente, sea puesto en la carcel icbmo
podra continuar en ella su aprendizage3 Las carceles pues, vienen
a ser entire nosotros una de las causes de la vagancia, y ojala que
este fuese el inico dafio que de ellas resultase; pero mientras sean
lo que son, estaremos condenados a sufrir sus fatales cousecuencias.










FoRO.

Yono he podido hablar de las eArceles, sin aeordarme del foro;
pero tocbndome solamente indicar su influjo en la vagancia, no ven-
dre ahora a tratar de su reform, pues si tal hiciese, me apartaria
demasiado del objeto de estamemoria. iPero como influye el fore en
la vagancial Influye, patrocinando los vicios, y dejando impuneslos
orimenes; influye, haciendo interminables los pleitos, y convirtiendo
en litigantes a muches que pudieran emplearse en el cultivo de los
campos, en el ejercicio de las artes y otras profesiones iitiles A laao-
ciedad; influye, arruinando a muchos padres de familiar, sin dejarles
ya recursos con que educar a sus- hijos; influye, encerrando en los
calabozos a muchos inocentes, y forzandolos a vivir en 'llos por lar-
gos aios en medio del ocio y la desesperacion; influye en fin, Ilaman-
do a su seno una muchedumbre de jovenes, que pudieran dedicarse
a otras ocupaciones con honor suyo y gloria de la patria. Asi influye
el foro en nuestra vagancia, y aai influira, mientras no se corrijan
tantos abuses; pero el mal es tan grave, sus relaciones tan estensas,
y su origen tan profundo, que si no se hace una reform fundamen-
tal en los hombres y en las leyes, en vano se esperaran felices resul-
tados.
Permitaseme examiliar una question, que aunque .no muy enla
zada con elplan de esta Anemoria, no le es sin embargo del todo es-
trafia. Piensan algunos, que la causa principal de la corruption del
for proocede de la multitud de abogados, y que asi es necesario coar-
tar su nuimero; mas yo creo que semejante media; leios de conte-
ner los desordenes, servira para aumentarlos.
No fundare mis razones en el ataque que con esta restriction se
daria a la libertad de industrial, pues aunque a todohombre debe ser-
le licito dedicarse A la carrera que mas le convenga, es innegable
que la sociedad tiene derecho A impedir 6 coartar el uso de aquellas
que la seen perjudiciales. Pero-como este derecho esta espuesto a mu-
chos abuses y equivocaciones, nace de aqui el peligro de que se pro-
ihiba 6 restrinja come perjudicial el uso de una cosa buena, 6 que no
influya en los males que dependent de otras causes; y tal es a mi en-
tender el escollo en que caeriamos con la limitacion de abogados.
Si ce pregunta, cual*esla.iazon porque debe reducirse el name-
ro de estos, y no el de los medicos, sastres &c,, muy pronto se res-
ponde, oue aquellos.promuevenlos pleitos, pero que estos no aumen-
tan las enfermedades ni la necesidad de vestidos; y que asi. la res-
triecion de los primeros es necesaria, mas no la de los segundos.
Yo no negare, que hay abogados quo fomontan pleitos, pero la
imparcialidad me obliga A decir, que este mal se exagera much,
pues se ocnfunden las pasiones, las intrigas, y el espiritu litigiose
de muchos individuos, con la conduct de los abogad6s. Cuando un
hembre se le mete A uno de estos por las puertas de su casa, y le ha-









ce una relacion falsa de hechos y circunstancias, cuya realidad no
siempre se puede conocer desde el principio, con el progress de la
causa; cuando este mismo hombre le conjura por lo mas sagrado del
cielo y la tierra, que le defienda y ampare iquien da entonces ori-
gen a el pleito? 1Y es por ventura este un caso peregrine? iQuisiera
Dios que asi fuese! pero el furor de pleitear, tan radicado entire no-
sotros, nos presents tristes y repetidos ejemplos. Los que estan ver-
sados en el foro, conocen que la mayor part de los desordenes, no
consiste en la seduccion 6 estimulo que emplean los abogados para
buscar litigantes, sino los incidentes que promueven y demas embro-
1los que causan despuei de entablado el pleito, multiplicando las
costas, y hacienda interminable el process. Estas son las armas for-
midables de que se valen muchos abogados, y las qua no se embo-
tan ni quebrantan con la reduction de su nfmero.
Pero sup6ngase, que en punto a pleitos, los abogados sean todo
lo que se quiera. iSe disminuiran aquellos, coartando el niumero de
estos. Vana esperanza. El hombre que desea pleitear, siempre en-
contrara defensor; y como siempre ha de habor abogados ignorantes
y picaros, estos fomentaran los pleitos, y embrollaran la causes,
produciendo los mismos desbrdenes que se quieren evitar. Dirase, que
aunque estos existan, no seran en tanto niamero, porque si cien abo-
gados, por ejemplo, original cien pleitos, doscientos promoveran un
niumero proporcional. E.ta es una material, que no se decide por nit-
meros, sine por la naturaleza de los negocios forenses, por el carec-
ter de los abogados, por los habitos 6 vicios del pueblo, y por la ten-
dencia y cumplimiento de las Ioyes Si estas cosas no conspiran a re-
primir los pleitos, cien abogados produciran casi los mismos males
que doscientos. Hasta poco tiempo hIan estado circunscritos en toda
la isla a un corto nilmero; y a su sombra sin embargo sc introduje-
ron y propagaron los antigaos abuses que se han trasmitido hasta no-
sotros. Cuando asombrado el Sr. marques de la Torre de la multitud
de pleitos que habia en la Habana, mando que se le presentase una
lista de todas las costas pagadas, y estas con esclusion de las causa-
das en losjuicios verbales, ascendieron en solo el afo de mil sete-
cientos setenta y tres a la suma de ciento catorce mil pesos iexistian
per ventura muchos abogados en la Habana! Corto y bien corto era
cntbncestsu niumero; y asi me atrevo a asegurar, que comparando
las circunstancias de aquella epoca con la actual, no hay hey mas
desordenes que los que ent6nces habia. No afirmare yo per esto que
entonces hubiese tantos pleitos como hey. Se muy bien, quo se ban
multiplicado; pero esto provione del aumento de la poblacion, y de
la actividad del eomercio y demas ramos industrial pues multi-
plicandose de este mode las acciones humans, los pleitos, en cir-
cunstancias iguales. deben tambien aumentarse. Si fuera dable saber
euantos hubo en una decena de aros del siglo pasado, v. g. de mil sete-
cientos setenta a mil setecientos ochenta, y cuantos ha liabido en la do
mil ochocientos veinte a milochocientos treinta, y dospues comparase-









mos estos numerous con la poblacion respective de ambas 6pocas, toman-
do tambien en consideration el grade do actividad que de entonces
aca ha adquirido la isla, ya veriamos, que el aumento de pleitos no
procede del ilimitado nuimero de abogadoa.
Las neeesidades fisicas pueden ser sometidas A calculo exacto 6
aproximado con mas facilidad que algunas de las morales 6 soeiales.
Dada la poblacion de un pais, bien puede computarse sin much tra-
bajo la cantidad de sombreros, easacas, zapatos &c. que anualmente
necesita, porque cada persona so le puede asignar por aproximacion
un nfmero determinado. iMas se podra hacer lo mismo respect de
los pleitos'? cual es la razon en que estos se hallan con la poblacion?
Estas cosas dependent de tantas y tan variables circunstancias, que
hacen muy dificil llpgar a un termino aproximado. Infierese pues,
que el numero de abogados que se sefialare, siempre sera 6 major 6
menorque las necesidades de la poblacion, y en ambos casos, ya por
esceso, ya por defecto, los habitantes serAn perjudicados.
Pero concedase que el niumero sefialado sea proporcional a las
necesidades de ]a poblacion, jse piensa que entonces no habri desbr-
dcnes? Ya he dicho que muchos de los abogado- numerarios los fo-
mentaran; y si ahora sereflexiona, que existe, y que mientras no se
rerorme radicalmente el foro, existira un enjambre de pica-pleitos,
unidos con los abogados picaros 6 ignorantes; que siempre ha de ha-
Ler una falange de bachilleres apostados en retaguardia, esperando
la, vacantes para colocarse en ellas; y que mientras no lo consigan,
han de estar dictando providencias y haciendo escritos autorizados
con la firma de letrados, entbnees se acabara de conocer, que los abu-
sos forenses no se corrigen, lfmitando el numero de abogados, pues
tal limitacion solamente seria nominal.
Si el ejemplo de otros pueblos pudiera tener alguna influencia,
yo lo citaria en apoyo de las ideasque defiendo, pues siendo en ellos
ilimitado el numero de abogados, los desordenes forenses no son tan
graves como entire nosotros. Pere lejos de mirar su ejemplo como el
iftico modelo por donde arreglemos nuestras operaciones, creo que
aunque fuese de naturaleza contraria, nosotros no debieramos se-
guirlo. Cuba se hall en circunstancias que no guardian paralelo con
la de aquellos raises. El numero de carreras en que nuestra juven-
tud esta reducida a girar, es muy corto; y de este niumero, la abo-
gacia emplea muchosj6venes, algunos de los cuales son abogados
verdaderamente tiles. iCuales no seran las consecuencias, si se le:
Ilega a coartarl Seranlo, que 6 se abstendran de la carrera forense
parte de los jvenes que se dediearian A'ella, 6 que siempre la conti-
nuaran. Si lo primero, cerramos la puerta a muchos que pudieran
ser buenos abogados; esoluimos a otros, que abrazarian esta carrera
por honor, 6 para defenders a si mismo y a sus amigcs: nos espo-
ncmos a que algunos so entreguen a la ociosidad; y cs-caPlecemos fi-
nalmenteun monopolio literario, qua tendria alguna somlbradejus-
ticia, si los que lo ejerciesen, fueran los mas meritor'os; pero no se-









r& asi, porque basta decir quo so aleja la concurrencia de los talen-
tos. Si los j6venes persisten en la carrera forense, que es el segundo
caso, se multiplicaran los bachilleres y pica-pleitos, y con ellos el
nimero de litigios y de cuantos des6rdenes se desean Bvitar. De los
dos casos propuestos, probablemente se verificarA el filtimo, porque
envilecidas muchas de las profesiones a que pudieran dedicarse, no
pudiendo ellas adquirir dentro de poco tiempo el puesto honroso que
deben ocupar, y siendo la abogacia la carrera del dinero, del poder
y los honorees, la juventui volari en pos de ella, y como elinteres es
mas astuto que las leyes, siempre se burlari de sus mandates.
Pero restrinjase tambien el numero de bachilleres, y el mal so
disminuirk. Restrinjase en horabuena ipero no seria una inconse-
cuencia de la ley, que franqueando A todos la entrada en las aulas
de derecho, permitiese a unos continuar en esta carrera, y f otros la
prohibiese? .quienes seran los escogidos, y quidnes los proscriptos?
iQu6 de empeiios e injusticias no se cometerian en esta election? Y
suponiendo que todo esto fuese asequible jno incita la misma ley a
los individuos escluidos a que sean pica-pleitos, puesto que ya estbn
iniciados, con su consentimuiento, en los principios de la legislacion't
Pero limitese tambien el nimero de estudiantes, y h6 aqui ya arran-
cado el mal de raiz. iMas quienes seran los admitidos? LComo y
quien los elije? Yo no quiero proseguir sobre una material, que bas-
ta enunciarla para conocer la funesta tendencia que envuelve.
Parece pues, que el medio mas seguro de restringir el niumero
de abogados, es dejar & la juventud en libertad de seguir esta car.
rera. Por algun tiempo habra avenidas formidable, que parecera
que van & envolver en sus olas A toda la poblacion; pero cuando en
el mercado se presented, si possible eq, mas abogados que pleitos y li-
tigantes: cuando muchos no tengan causes que defender, ni jueeea
a quienes consiltar; cuando empiecen i sentir las agonias del ham-
bre que los atormente; ent6nces se veran forzados a buscar otras car-
reras, y sirviendo de escarmiento i los que aspiren & la abogacia,
limitaran de una parte su nfmero, y de otra los obligarAn a estudiar
con mas empefo, pues en la libre competencia de los talents el sa-
ber siempre sera preferido a la ignorancia.
Abogado de la libertad del foro, me alegraria que cada uno pu-
diese serlo de si mismo, sin necesidad de recibir grades academicos.
ni licencias de tribunales. Mis deseos en esta material estan de acuer-
do con los de algunos hombres ilustrados; y si fuese compatible con
el objeto de esta memorial, yo consagraria gustoso algunas lines en
apoyo de estas ideas.
Pero much nos ei-uivocamos, si nos atenemos al nfimero limi.
tado 6 ilimitado de abogados para corregir los abuses forenses. Mien-
tras las layes no se reformen, y los modos de enjuiciar so simplifi-
quen: mientras no se mejoren nuestros estudios. y los grades acade-
micos y las licencias para abogar nose den con tanta facilidad: mien-
tras no se sepa, que desde el magistrado supremo hasta el iltimo cu-








rial, todos seran pronto e irremisiblemente castigados por sus faltas
6 delitos: mientras la noticia de estas panas no se publique, para
que cobrando fuerza la opinion, sirva de consuelo a unos, y de con-
fusion a otros: mientras en fin no se presented nuevas carreras i la
juventud, removiendo los obstaculos que hoy las tienen cerradas,
initil sera esperar la reform de nuestro sistema forense. Antes bien,
se aumentaran los abusos, y viniendo el tiempoa darles su formida-
ble sancion, perpetuaremos en nuestro suelo una de las plagas mas
funestas que puede eaer sobre los pueblos.


CORTO N6tMERO DE CARRERAS Y OCUPACIONES LUCRATIVAS.

Una rapida ojeada qne se eche sobre el estado social de la isla
de Cuba, bastara para conocer la verdad de lo que digo. Si buscamos
entire las ciencias, aquellas que ban dado carrera a nuestra pobla-
cion, no encontramos otras que la teologia, jurisprudencia, y medi-
cina. El nimero de cubanos empleados en el comercio es todavia tan
corto, que si bien esta carrera les present un vasto campo para lo
future, es innegable que hasta muy poco tiempo ban carecido deella.
Inittil es mencionar las fabrics, porque nunca han existido entire
nosotros, ni tampoco puede senalarse la ipoea en que seamos fabri-
cantes. No son muchas las artes que poseemos, y estas por desgra-
cla, jamas ban sido el patrimonio de nuestra poblacion blanca. La
agriculture, que por si sola absorveria un nimero asombroso de bra-
zos. ocupa en general A los esclavos; y si a esta causa se agreganlos
obstaculos quc la rodean, no sera de estrafiar, que los blancos no se
den a ella con el empefio que debieran. La ganaderia que emplea
muchos hombres, ni es la ocupacion esclusiva de los blancos, ni tam-
pooo se dedican a ella en toda la isla, pues esta limitado A los pue-
blos pastores. La milicia llama algunos jovenes a las armas; y los
empleos civiles son en tan corto nitmero, que no deben contarse en-
tre nosotros como carrera popular. Resulta pues, que la iglesia, el
foro y la medicine, la agriculture, la ganaderia y la milicia son las
inicas carreras y ocupaciones que ban empleado a nuestros jo-
venes; y como muches no han podido colocarse en ellas, la conse-
cuencia necesaria es, que ha debido quedar un n~mero considerable
de ociosos.
iPero cumles son laa causes de que tan pocas ocupaciones exis-
tan entire nosotros! No faltara quien diga, que siendo los progress
de la industrial proporcionarles a la poblacion, y que siendoesta isla
un pais nuevo, los medios que ofrece para ocupar al pueblo, deben
ser muy reducidos. Es verdad, que ella no puede competir todavia
con otros passes mas adelantados: pero tambien lo es, que carecede
muchas oosas que imperiosamente reclama el misnco estado en que
hoy se hall. Aun concediendo, que atendida su poblacion, no deba
haber en ella ma- ocupaciones que las que actualmente existen icual









es la causa porqu6 estas mismas ocupaciones no llaman y ejercitan
a los ociosos'!
Otros afirmaran gravemente, que su corto nfimero, 16jos de ser
el principio, es el resultado de la ociosidad, y que si hubieramos tra-
bajado, tendriamos hoy mas destinos. Convengo hasta cierto punto
con los que asi raciocinan; pero same permitido preguntarles icua-
les son los motives porqun no hemos trabajado? He aqui la question a
donde siempre venimos a parar, y la que cabalmente debemos discu-
tir para poner remedio a nuestros males.
Varias son a mi entender las causas que han reducido i tan cor-
to nfmero las carreras y ocupaciones de nuestra poblacion blanca,
y como primer debe contarse el

ESTADO IMPERFECTO DE LA EDUCATION POPULAR.

No me detendr6 a probar, que la instruction piiblica es la base
mas firme sobre que descansa la felicidad de los pueblos. El cuerpo
ilustre a quien present esta memorial, conoce muy bien esta verdad,
y los esfuerzos que hace por difundir y mejorar la education en nues-
tro suelo, seran en todos tiempos los titulos mas nobles de su gloria.
Pero si dignos son de aplausos estos esfuerzos, todavia no han produ-
ci- o un resultado satisfactorio, porque sin recursos la Sociedad pa-
triotica para estender su action mas alia del corto recinto de la Ha-
bana, yace tan abandonada la education en casi todos los pueblos y
campos de Cuba, que gran parte de sus habitantes ignore hasta el
alfabeto. Y viviendo en tan misero estado icausara admiracion, que
muchos pasen sus dias en medio de la ociosidad? Yo he visto mas de
una vez a varias personas, que por ao saber firma-, ban perdido las
ocupaciones lucrativas que se les habian presentado. Si la gran ma-
sa de nuestra poblacion supiera por lo menos leer, escribir y contar,
icuantos de los que arrastran una vida vagamunda, no estarian co-
locados en los pueblos o en las fincas rurales! Porque es incuestio-
nable, que ensanchando la ilustracion la esfera del hombre, multi-
plica sus recursos contra las adversidades de la fortune.
Establezcanmos pues, para los pobres que no pueden costear su
education, el competente nuimero de escuelas gratiitas en todos los
pueblos y campus; y auInqiu hay parages donde los niflos no pueden
asistir diariamente a ellas, por hallarse muy dispersas las families,
y ser muy penoso el transit de los caminos en la estacion de las llu-
vias, bien pudria introducirse en tales casos el sistema de escuelas
dominicales, llamadas asi, porque el domingo es el fnico dia de la
semana, de.tinado a la ensenariza de los nifios que no participan de
otra instruccion. En varias partes de Europa y en los Estados-Uni-
dos del Norte-America existen estas escuelas, y los millares de ni-
fios pobres que aprenden en ellas los rudimentos de una buena edu-
cacion, denuestran de un modo incontestable las grandes ventajai
que ofrecen a la -ociedad, tY dejaran tambien de ofrecerias A nues-









tra patria, si nos empefiamos en estableeerlasi No se me oculta; qe
siendo entire nosotros los domingos, dias de diversion y de placer, a
tropezara en loi pueblos eon algunos inconvenientes: pero ademas
de que son en mi concept facileo de veneer, y de quo los esfaerzos
que hagamos siempre produciran algun bien, mi principal intent
ea recomendar la fundacion de estas eseuelas ea aquelUo punts,
donde siendo divereas las costumbres, 6 poniendo per lo menos los
mismos obsticulos que en los pueblos, la dispersion de los habitantes
rarales nos pone en la alternatira, O de adoptar este eistema, 6 de
dejarlos sepultados en la mas profunda ignorancia.
Cuando los padres de familia vayan a la parroquia A cumplir eon
los deberes de la religion, podran Ilevar a sue hijos, y reunidos 6sto
en la iglesia, en la casa del cura, 6 en la de algun vecino, ejercerbn
las funciones de maestro, ya el mismo parroco, ya alguno de los con-
currentes, pues no hemos de ser tan deagraciados, que falten per6s
nas earitativas capaces de desempenar tan benefico institute. Si no
hubiere parroquia, 6 ei habiendola, no pudieren lce nifioe asitir &
ella, la escuela se podra dar los domingos y dias festivos, en el panto
que los vecinos juzguen mas convenience. No siempre podrAn los pa-
dres llevar todos sus hijos a la eseuela; pero en tales casos elegirAn
uno 6 mas de entire ellos, para que asistiendo i las lecciones, puedan
ser con el tiempo los institutores de eus hermanos, y quiza tambiende
sus padres. iCuantos do estos que hoy no entienden ni el alfabeto,
escuchariag gustosos del labio de sus iijos, los rudimentos de uan
instruction que ya se abochornan recibir de la hoca de on estrafo!
Y al decir que si los padres no pueden llevar todos sus hijos a la es-
cutela, elegiran uno o mas de entree ellos, debe entenderee que no so-
lo hablo de los varones, sino tambien de las hembras. Din vendri en
que estate leguen a ser madres de familiar; y entbncea, cuando las o-
cupaciones que gravitax sobre el sexo masculine, no dejen al padre el
tiempo suficiente para cuidar de la ensenanzade sus hijos, la madre,
dedicada a las tareas domesticas, podra velar en la education de ellos
diar ores dentro de cata los rudimentos que no podrian alcanzar sin
el auxilio de escuelas Al eamero de la enseflanza d,me6ttiea debe a-
tribuirse el feniimeno moral que se observa en Islandia, pues no ha-
biendo en aquella isla sino una s,>la eseuela, esclhsivamente desti a-
da a la education de los que hayan de ocupar puestos civiles y ecle-
siAsticos, es muy raro encontrar alguna persona que a los naeve 6
dies aios de edad no sepa ya leer y escribir.
Si contra today esperanza, no hubiere ning'ino que gratuitamente
quiera ensefiar en nuestros campos, me parece util asign:r una cor-
ta pension (por sor poco el trahajo) al qu- haga las veces de maes-
tro, cuyo nombrainiento podri recaer en algano de los veeinos del
partido 6 distrito donde se establezca la escuela, pues siendo esta
respect de el una ocupacion accesoria q'ue ha de desempefiar en lee
dias vacantes, sus servicios probablemente seran mas baratos que loe
de otro nombrado en distint:ts circunsta a as. Sin embargo, como ea








26
sta materis no bay regla fija, siempredebera procederse, consultan-
do la mayor utilidad.
Pero estos deseos no son suficientes para dar impulso a la educa-
eion pfiblica: es menester adoptar algunas medidas, y las siguientes
me parece que contribuiran a tan laudable objeto.
1. p Inculquese lanecesidad de promover la education primaries
en today la isla, recomendindola per medio de la imprenta, y mani-
festando el nimero de escuelas, el de los alumnos que asisten a ellas
y la relacion en que estos se hallan. con los habitantes de cads pue-
blo 6 distrito. Una demostraeion de esta especie produciri mas ven-
tajas que todas las arengas y declamaciones, pues nos ensefiari & co*
nocer nuestras necesidades literarias, y estimular ia satisfacerlas.
2. Tambien convendrk, que los parrocos y demas ministros del
Evangeliorecomienden desde la cttedra de la verdad la importancia de
la education. Esta media es neeesaria, no solo en los campos, sino
tambien en muchos pueblos, porque no babiendo imprenta en ellos, la
iglesia es el lugar mas a propbsito para inspirar unas ideas, que asi
por su benefica tendencia, como por el parage donde se enuncian, se-
ran aeogidas y respetadas.
3. Seria de desear, que todas las Soeiedades y diputaciones pa-
tribticas de la isla nombrasen, si es que algunas no lo ban" hecho to-
davia, una section, i semejanza de la de la Habana, especialmente
encargada del ramo de la education primaria, y que en los pueblos
donde no existen aquellas corporaciones, se former unn junta com-
puesta de dos 6 tres individuos nombrados por las Sociedades respec-
tivas, las cuales deben estar plenamente autorizadas para exigir de
la junta, una 6 dos veces sl aio, un inform sobre el estado de Ia e-
ducacion, y remover a las personas que no hayan correspondido a tan
honrosa confianza.
4.-9 Debe tambien eseitarse el celo de los ayuntamieutos, pa-
ra que poniendose de acuerdo con las sociedades patri6ticas, apoyen
las ideas de estas con sus luces, con sus fondos y con su antoridad.
5. Como la ensefianza no puede generalizarse sin recursos pa-
ra costear las escuelas es precise que las Sociedades patri6ticas em-
pleen en ellas casi todos sus fondos, aun con preferenciaa los ramos
eientificos, pues por importantes que sean, no son tan necesarios ni
trascendentales como la ensefianza primaria. La accion de aquellos
esti circunscrita a un corto nhmero; la de esta, se estiende a todo
el pueblo; y nuns las Sooiedades patribticas llenarin tan bien oste
nombre, como cuando sus principles esfuerzos se dirijan, no & la-
brar la felicidad de pocos individuos con detrimentode una gran ma-
yoria, sino a sacar de la barbarie a la masa de la poblacion'
Pero no siendo los fondos de estas corporaeiones, suficientes pa-
ra establecer el sistema de education primaria en today la isla, es for-
zoso recurrir A algunos arbitrios, los cuales me atrevo a indicar, aun-
que con suma desconfianza.
1. 'ar6ceme, que si se examiniran detenidamente todos los ra.









mos de nuestra administration public; tal vez es enoontrarian al.
gunos, que pudieran apliearse a las escuelas con mas provecho quo
A los objetos a que hoy estin destinados; y caso que esto no pueda
ser, quiza se podrAn introducir algunas economics, que disminayen-
do los gastos, dejen libre algun sobrante para dedicarle a las escuelas.
2. o Suelen los testadores dejar alguna parte de sus bienes, pars
que se destinen & obras pias, reservando a sus herederos o albaceas
la facultad de asignar objetos particulares. En tales casoe convendria
que valiendonos de la imprenta y de cuantos medios sugiera la pra-
dencia, se inclinase el Animo de los herederos 6 albaeeas a favorecer
las escuelas primaries: bien que es de esperar, que muchos de ellos
no necesitaran de insinuaciones para hacker una obra tan recomen-
dable.
3. o Como hay casos en que nuestres Reverendos Obispos dioce-
sanos pueden disponer libremente de algunos fondos destinados a ob-
jetos piademos, debemos prometernos de sn celo pastoral, que pene-
trados de la importancia de las escuelas primaries, las protejerin y
fomentaran, pues a los ojos dela religion no aparece ningun objeto
mas santo ni mas pio.
4. o Cualquiera que hays observado la march del pueblo cubano,
habra conocido, que la generosidad de sus habitantes raras veces se
ha empleado en protejer los establecimientos literarios, y much me-
nos la education primaria Existen en toda la isla varias institucio-
nes civiles y eclesiAsticas ricamente dotadas: pero si buscamos los
fondos consagrados al sostenimiento de las escuelas, casi no encon-
tramos otrosque los de la establecida en el convent de Ntra. Sra.
de Belen, y los muy escasos do que dispone la Sociedad patriotica de
la Habana. Es pues necesario hacer un llamamiento piblico a favor
de la education primaria, y escitando la generosidad y benefioencia
del pueblo cubano, inducirle A que emplee estas virtues en una
obra tan eminentemente patribtica.
5. o Ya que las loterias (y al repetir este nombre, no se cream que
hablo de las inmundas que e juegan diariamente en los cafees) exis-
ten por cuenta de la Real Hacienda, pueden servir de palanca para
levantar la education del abatimiento en que yace en muchos de
nuestros pueblos. Aunque serial de desear, que una part del produo-
to que rinde. so dedicate al sostenimiento de las escuelas, pueden
jugarse ademas, algunas estraordinarias para rear fondos, una apli-
candolos esclusivamente a la instruction primaria, contribuyan con
sus reditos a sufragar los gastos de la ensefanza. Cuantas sean las
loterias, y cuales las cantidades que hayan de jugarse, son cosas que
dependent del nitmero de escuelas que convenga establecer en tods
la isla, y de otros datos que todavia no estan reunidos.
6. 0 Los concertos, las funciones teatrales ejecutadas, ya por ae-
tores, ya por aficionados, y otras diversiones pibblicas, deben tam.
bien contarse entire los recursos con que puede soatenerse la educa-
c'on primaria.









T.0 No se acres que yo me atengo fnicamento A estos recursos
pars estableeer el sistema de education en today la isla. Podria ape-
Isrse a una contribution. direct, que aunque carta, fuese general, y
por lo mismo suficiente para cubrir todos los gastos de la escuelas.
No es este, como algunos pudieran pensar, un favor que el rico dis-
pense al pobre: es 's, un deber que la patria, la religion y el interest
individual imponen a los miembros de la sociedad. iCuba duda en
que la ignorancis engendra los vicios y delitos, ssi como la ilustra-
cion los reprime y disminuye? Y cuando por falta de education, el
pueblo se entrega a ellos isobre quien pesan sue funestas consecuen-
oias' Pesan sobre los bienes, la vida, y el honor de los hombres que
poseen estasjoyas tan preciosas. El dinero pues, que se da para la
education del pueblo, es un seguro que se paga por los riesgos yper-
didas que siempre causa la ignorancia. Esta contribution pudiers
imponerse por cabezas; pero come para que seajusta, es precise que
se atienda a los bienes y facultades de los contribuyentes, y esta cle.
se de dates todavia no existed centre nosotros, he aqui que parecera a-
venterada. Con todo, su misma pequenez puede allanar las dificul-
tades, porque fijando su minimo, por ejemplo, en cuatro reales, y su
maximo en cuatro pesos, se puede correr una gran eacala, y como
-las graduaciones son easi imperoeptibles, so puede alejar, 6 por lo
menos disminuir considerablemente todo motivo de queja con respeo-
to a desigualdades. Pudiera derramarse sobre las easas y fincas ru-
rales, guardando la debida proportion; y pudiers tambien recaer so-
bre otros objetos, que no me atrevo ni ann a mencionar, porque sien-
do una material muy delioada, exige un cimulo de datos de que ca
rezco. Recomiendo si que sea cual fuere, procure generalizarse todo
lo possible, porque siendo entonoes mas corta respect de cads indi-
viduo, sera tambien m6nos gravosa, y por consiguiente habra que
veneer m6nos dificultades.
Cuando se reunan fondos necesarios, y la education se difunds
por today la isla ocuan distinta no sera la suerto de nsu habitantes!
Entbnces, y solo entbnces podran popularizarse muchos conocimien-
tos, no menos tiles t la agriculture y & las artes, que al orden do-
mestico y moral de nuestra poblacion rUstica. No pedire yo para es-
to, que se erijancatedras, ni profesores en los campos. Un peribdieo
que quiza por via de ensayo pudiera ya establecerse en algun para-
ge, un periodic repito, en que se publicasen maximas morales y
buenos consejos sobre economic domestic, los descubrimientoe im-
portautes, las miquinas y mejoras sobre agrioultira, los metodos de
aelimatar nuevas razas de animals, y de perfeccionar las que ya te-
nemos; en una palabra, todo lo que se consider necesario para el
progress de los ramosque constituyennuestra riqueza, contribuiria
sobremanera la prosperidad de la isla. Convendria que este perio-
dico fuese semanal, para que las materials contenidas en el pudiesen
ser leidas con detencion, y los labradores tuviesen tiempo de hacer
algunos de los ensayos y e.perimentos que pudiera sugerirleo su lec-








tur. Deberia ser redaetado e n un lenguage nmy claro y sencillo,
para que todos pudiesen entenderlo facilmente. Es tambien esencial
que sea corto, porque de este modo, no solo sera barato, y por eonsi-
guiente se aumentara so circulacion, sino que sus ideas se fijaran
mejor en la mente, y sera mas facil su lecture. Una 6 dos hojas de
papel se leen en pocos minutes sin apurar la paciencia; pero uncuan
derno largo pide tiempo y habito en la lecture, y ni aquel ni eate
pueden exijirse de hombres que tienon que vivir de si trabajo cor-
poral.
Siendo un periodico de esta naturaleza el vehiculo mas seguro
para difundir los conocimientos, y mejorar las costumbres de la po-
blaoion ristica, no cabe duda en que debiera estar bajo los auspi.
cioa de los ayuntamientos y sociedades patrioticas. Su redaccion pu-
diera encomeudarse a dos 6 mas individuos de su seno, o fuera de el,
costeando de sus fondos la impression, y hacienda repartir gratuita-
mente entire la gente del campo, el numero competent de ejempla-
res, pues por barata que fuese la suscricion, no es de esperar que
contribuyan a ella hombres a quienes es necesario escitar y halagar,
para que lean. El cost no puede servir de c b-taculo, porque ademas
de ser poco, se proratearb entire todas las corporaoiones que reeiban
el papel para repartirlo en su jurisdiction; pero aun cuando fuese
costoso, sus resultados serian tan favorables que la isla saearia con
usura la recompense de eatos gastos. La verdadera economic no con-
siste en retener el dinero en las areas, sino en saberlo gastar con
provecho, y nunca lo sera tanto, como cuando se emplee en labrar l
felicidad del pueblo.
Es cierto, quela distribution de este papel serial embarazoesa
pero la dificultal quedaria allanada, valiindose de la mediation de
los enras rurales, o de los capitanes de partido, quienes facilmente
podrian repartirlo los domirigos en la parroquia donde se congregan
los feligreses. Seria itil que despues de la misa, se leyese fuera de
la iglesia en roz alta, por una persona respectable, porque asi se le
daria mas interest: serial el tema de las conversaciones; los mas ins-
truidos aclararian las dudas de los menos inteligeutes; y absorvids
la atencion en tan recomendable objeto, muchos do nuestros campe-
sinos no pasarian ya los domingos al rededor de una mesa de juego,
6 entregados a otras diversiones peligrosas. iTan cierto es que la ilus-
tracion es la Madre de las virtudes, asi como la ignorancia el ma-
nantial fecundo de los vicious!
Mucho se habrA adelantado euando ya se hayan dado todos es-
toe pass; pero aun queda un vasto campo que recorrer. Si con-
templamos la condition de nuestras instituciones literarias, Ilts en-
eontrar6mos muy abundantes on eatedras initiles 6 de poco pro-
vecho, pero muy pobres en las de verdadera instruction. Ior todas
parties se ban establecido classes de latinidad, por todas se ha compe-
lido la juventud a que emplee tres 6 cuatro de los afnos ma precie-
sos de su vida, en la adquisicion de un idioma muerto; pero ni en la









universidad de san Ger6nimo, ni en el colegio de San Carlos de la
Habana, ni en el de San Ambrosio en Santiago de Cuba, ni en nin.
guno de los conventos destinados a la instruction pisblica, jamas se
ha tratado de establecer nna sola citedra de lenguas vivas. Pensaran
algunos, que yo me opongo a la enseinanza del lain en nuestras ins-
tituciones literarias; muy lejos estoy de eso; y quisiera por el con-
trario que se ensefiase mejor de lo quo generalmente se practice: pe-
ro aunque tal es mi deseo, quisiera tambien, que a las lenguas vivas
se diese la preferencia, porque en el giro que ban torado los nego-
cios del mundo, el latin es para lasgeneralidad de los hombres mas
bien un adorno que una necesidad, pues i eseepcion de muy pooas
carreras, las demas pueden pasar sin 61: pero las lenguas vivas, y
particularmente la francesa y la inglesa son de importancia vital.
Si su ensefianza se hubiera difundido ino es verdad que estarian em-
pleados en el comercio, 6 en otras profesiones lucrativas, algunos de
los que hoy viven en la vagancia' De pocos artes esta part se han
hecho en la Habana algunos esfuerzos per reformer este ramo im-
portante de la education pitblica. Hanse establecido academics y co-
legios particulares, donde se ensefian varias lenguas vivas; y aunque
pronto empezaremos & recoger el fruto de estos conocimientos, to-
davia estamos en el caso de generalizarlos, estableciendo en nuestras
instituciones literarias, clauses de lenguas vivas.
Tantas eatedras de Derecho civil y canbnico como existen en la
universidad de la Habana; tantas de una barbara Filosofia, esparci-
das por toda la isla; tantas de sutilezas y cuestiones ridiculas, iumpia-
mente bautizadas con el sagrado nombre de Teologia; ide que pro-
vecho son ni ala agrioultura, ni a las artes, ni abcomercio, ni a nin-
guno de los ramos que constituyen la felicidad social? Haya en ho.
rabuena, come siempre debe haber, catedras de aquellas ciencias;
pero haya solamente las necesarias, y no se multipliquen con perjui-
cio de otras que debieran existir. Si a su numero superabundante, se
hubieran sostituido las matemiticas, la quimioa, y las demas cien-
cias que estAn enlazadas con la riqueza piublica, nuestras institucio-
nes literarias habrian ensanchado la esfera de los conocimientos, ha-
brian presentado a los j6venes nuevas carreras, y contribuido i dis-
minuir el nitmerode ociosos.
Yo bien se que las ciencias no pueden ser el patrimonio de la
muchedumbre, porque necesitando su largo aprendizage de tiempo
y de recursos, no son muchos los quae pueden dedicarse & ellas: pero
sue puertas jamas deben cerrarse a este corto nitmero, y nunca en
verdad lo estaran tanto, come cuando se lee prive de los medios de
ilustrarse, restringiendo la ensenanza de Ias ciencias. Esta ea una de
las causes que han influido en la multiplicacion de nuestros aboga-
dos y medicos, pues los jovenes que Aesean dedicarse i la carrera
literaria, se ven en la dura alternative, 6 de abandonar sus intentos,
6 de estudiar jurisprudencia 6 medicine, contrariando a veces aun
los votos de su cor..zon. Cuando pido la sustitucion de nuerai cite-








dras i las inutiles existento no es con la mira esellsiva ni prinei-
pal de former sabios, aunque me alegrare sobremanera de que los
hays. Mi objeto es. iniciar en los rudimentos de algunas ciencias 6
unit portion considerable de laj uventud, que de este mode podr ga-
nar el pan honradamente, sin dictar escritoa, ni tomar el pulso. Lo-
grariase esta, estableciendo con preferencia eatedras de aquellam
oiencias que sean mas analogas a la condition actual y prosperidad
future de la isla de Cuba: enseiitndolas, no en abstract, como ge-
neralmente se ha heeho hasta alui con Ias pocas que tenemos, sino
con aplicacion a ciertoS ramos p.~rticulares, y despojnandolas de to-
das las cuestiones inutiles que atormentan el espiritu, y del lujo que
solo sirve para brillar en las aulas y acadamias. iPero cuales son
estas cienoias' He aqui una pregunta q que yo no debo responder,
porque siendo ella, uno de los programs que la Sociedad ha pro-
puesto para su resolution, dejare a otras plumas el cuidado de de-
senvolverlo.
Sin deeidir pues, eual 6 euales sean las ciencias & que hays de
darse la preferencia, me parece que la nautica es uno de los ramos
que deben Ilamar nuestra atencion, pues sa studio har-, que ma-
chos j6venes se empleen on la marina mercante; y como Cuba esti
llamada por la naturaleza a ner un pueblo mereantil, es neceeario
que empezemoi desde ahora a former, no sole p'Iotos, sine tambien
mariners. A esta earrera podrian destinaree muchos de los nifios,
que abandonados por sue padres, 6 quedando en la horfandad y po-
breza, tienen que recibir so edueacion de la caridad piblica. Los a-
yantamientos deberian enargarse del cuidado de reooger i los que
so encontrasen en tal estado, y entregando cierto nimero de ellos a
capitanes de buques mereantes, harian el double servicio de dar oea-
paioon a macho series infelices, y brazos fitiles at l patria.
PREOCUPACION DE LAS FAMILIES.

Por an trastorno funesto de las ideas sociales, generalmento se
consideraron entire nosotros como ocupaeiones degradates, las quo
son el apoyo mas fire de los estados. )eriv6se de aqui, que nuestros
j6venes hnyesen de ellas, y que si querian abrazar alguna, fuese tan
solo de las que en as concept eran honrosas: pero come estas solp-
mente podian dar colocaoion a un corto numero necesariamente hu-
bieron de quedar muchos escluidos: como viles se condenaron on
Cuba los oficios de zapateros, sastres, earpinteros, herreros, albafii-
les, y todos los demas que son altamente apreciados en los pueblos
mas cultos de la tierra; y tan lamentable fue el estravio de la opi-
nion, que ests mancha fatal so estendio a casi todas nuestras pro-
fesiones.
Pero sefiores, es menester qus seamos imparciales, yque anfe-
semos, que ess preocpacion de las families es hasta eierto punt
disculpable respeeto de algunasprofesiones. De algunas digo, porque








en cuanto & otras, es impossible eneontrar ninguna razon que just f-
qtie el dolorosa estravie de la opinion. iMas cual ea esta disculpal
Es lo que

LAU ARTES ESTAN EN MANOS DE LA GENTE DZ COLOR.

Entre los enormes males que esta raza infeliz ha traido B nues-
tro suele, uno de ellos es el haber alejado de las artes,. nuestra po-
blacion blanca. Destinada tan solo al trabajo mecnico, esclusiva-
mente se la encomendaron todos los oflcios, como propios de su con-
dicion; y el amo que e acostumbro desde el principio a tratar con
desprecio al eselavo, muy pronto empez6 a mirar del mismo mode
sus ochpaciones, porque en la exaltacion o abatniiento de todas las
carreras, siempre ha de influir la buena 6 mala ealidad de los que se
dedican a ellas. El transcurso de los afos fue acumulando nuevos
ejemplos, y la opinion perversida, lejos de hallar un freno que la con-
tuviese y enderezase a buena part, corrie desbocada hasta hundir-
nos en la sima donde hoy nos encontramos. En tan deplorable situa-
cion, ya no era de esperar que ningun blanco cubano se dediease a
las artes, pues con el hecho solo de abrazarlas, parece que renuncia-
ba alosfueros de su close: asi fue que todas vinieron A ser el patri-
monio eselusivo de la gene de color, quedando reservadas pars los
blancos lal carreras literarias y dos 6 tres mas que se tenian por ho-
norificas. Levantada esta barrera, cada una de las dos razas se vi&
forzada a girar en un circulo reducido, pues que ni lot blancos po-
dian romperla, porque. una preocupacion popular se lo vedaba; ni
sampoco los negros y mulatos, porque las leyes y las costurnbres se
lo prohibian.
Tiempoha que se publicaron leyesprotectoras dela industrial, en-
nobleciendo las artes; pero sin investigar ahora porque no es del case
los efectos que hayan producido en la Peninsula, forzoso es decir, que
si se estendieron a Cuba, no hemos reportado de ellas ningun bien.
Ni era de esperar otra cosa, porque cuando la ley entra en lusha a-
bierta con las ideas de honor 6 de infamia que se ban formado los
pueblos, y no las combat eon otras armas que las de su autoridad,
aquellas por de-gracia siempre quedan triunfantes. La ley en tales
casos debe proceder con cautela, debe caminar su fin por sendas
tortuosas, y valiendose de medios indirectos, ir minando la opinion,
hasts que Ilegue el lia en que pueda descargar un golpe decisive.
Para inducir la poblacion blanca a que me dedique B las artes,
no me parece tampoco que el titulo de nobleza es buen medio de
conseguirlo. Las artes no necesitan para floreeer de tan alta distin-
cion: bastales no ser envilecidas, pues dejandolas en complete liber-
tad, bueearan el puesto que las necesidades sociales les prescriban.
Las artes son muy modestas: los artesanos no ambicionan titulos de
nobleza: buscan tan solo an pan coi que alimentarse, pero un pan
que no est6 envenenado con el insulto del rico, ni con el despreeio









del grande. La nobles es una coalidad que no depend de las leyea
dila tan sola In opinion, y si le falta la herrumbre de los siglos, no
ser, ni ann a los ojos del pueblo donde se tenga eo gran estima, mi-
no an nombre insignificant y ridiculo. To compararia la noblezacon
los vinos que e sirven en las mesa de gran tono, pues per eseelen-
tea que sean, si no se sabe que tienen cuarenta b cincuenta anos, los
convidados no lea dan su complete aprobacion.
Las eircunstancias en que se hall Cuba; deben contemplarse
con ojos muy perspicaces. En los paises. donde toda la poblacion ea
homogenea, las diversas clauses en que epta dividida, solamente se
hallan aisladas por barreras que a poeos esfuerzoe pueden salvarse.
Los individuos que pertenecen a unas facilmente pasan a otras, pues
el taleuto, el valor y el dinero son las grades palancas que inoesan-
temente los mueven para elevarlos de una clause inferior a otra su-
perior. iPero estas consideraciones son aplicables a Cuba? El ilustre
cuerpopatribtico sabe- mny bien que no. NAas nada adelantamos con
Ilorar nuestras doagracias, si no les esplicamos el remedio: tanto mas
urgent, cuanto nuestra poblacionx blanca se va aumentando coe ra-
pidez, y si nola abriamos nuevas carreras, yo no quieropensar cual
sera nuestro porvenir.
Creea algunos que eate mal es incurable; pero si se les pregunta
por que, jamas dan una respuesta satisfactoria. Tares hombres no re-
flexionan, que muchas de las enfermedades morales son mas suscep-
tibles de medicine que las fisieas, y que si descubren un character re-
belde, es porque ni se atina con el remedio, ni tampoco se le sabe a-
plicar. No es dable que en un dia, ni en un afno puedan arrancarse las
preocupaciones que nos transmitieron nuestros maycres, nii que pres-
ten su benefica influencia todos los que pudieran y debieran; antes
habra algunos que contribuiran a fortificarlas con sus palabras y ac-
ciones parricidas; pero nada debe arredrarnos, porque si acometemos
y seguimos la empresa con prudencia y constancia, bien podemos oon-
tar desde ahora con el triunfo.
Jusgan otros, que esta reform debe ser obra es.olusiva del tiem-
po, pues en su concept son iniutiles cuantos esfuerzos se hagan. A-
poyan su opinion con la historic de nuestros progresos industriales:
dicen qne no ha muchos aftos, que no se veian artesanos blancos en
nuestro suelo, pero que ya hoy se encuentran algunos forasterowy
estrangeros, los ouales serviran de ejemplo a los eubanos. Sin duda
que este es un gran paso; pero jamas debe fire a solo el tiempo la
reform que buscanmos, porque careciendo aquellas personas de re-
laciones 6 influeneia social, no pueden producer todo el bien que me
deoea.
Para acelerar esta 4poca venturoea, es menester que emperemos
por haoer una revolution en las ideas. Los padres de familiar deben
ser los principalmente encargados de ella, pues las leeciones que dan
ia su hijos en la nifiez, son casi siempre la norma de la condueta de
eatos. Se muy bien, que el mal que nos aflige depend en gran par









te de la edacaclon dum6stica, y asi parecera ana contradiccion que
yo vaya a buscar el remedio a las mismas fuentes de donde nace la
enfermedad. Cierto es que hay padres de familiar que fomentam preo-
capaeiones orgullosas en el corazon de sus hijos, pero tambiea 1o es,
que hay otros, que les inspiran buenas ideas; y si no llegan a prac-
ticarlas, es porque no eneuentran una mano generosa quo les de el
apoyo necesario. Mae cuando estos padres vean, que ya se hacen es-
fuerzos per sostenerlos; y que en su caIua lejos de vetrogradar, dia-
riamente gana terreno: cuando toquen las utiiidades de convertir
un hijo holgazan en un hombre laborioso, y que puede llegar a ser
uno de los ciudadanos que mas honren a su p:atria, entouces ellos
serin los primers intereiaduo en la refirma; otros se apresuraran a
seguir su ejemplo, y aumeutandose an numero, formaran on breve
una masa impenetrable, quo loi cabrira de los tiros de la insolencia.
Yo no espero que los ricos so conviertan en arteianos: pido tan
solo que no los insulten con su necio orgullo: que no corrompan el
corazon do sus hijos infauniendoles sentiilientos barbaros y antipa-
tribticos, sentimientos que quiza algun dia podran series muy funes-
tos; porque el hombre rico nutrido desde la infanaia con estas ideas
orgullosas, si llega a caer en pobreza, comic oe-urre con frecuencia,
esta condenado a vivir en la desgracia, puss mira come infames mu-
chas oouplciones con que pudiera ganar el pan. Hoy, hoy mismo
icuan tristes ejemplos no presentan a nuestros ojos las revolucionee
de Espafna y America! iy ouantoo, cuanfto de los que anora son vic-
tima de la miseria, no habran Ilorado amargamente'lo estravios de
su education! Unanse pues, los buenos padres; exhorten unos A sus
hijos, para que abracen, y otros para que respeten y estimen las ar-
tes; muestren este respeto y estimacion con palabras y con hechos;
contradigan, y si fuere necesario, censuren a los indiscretos que en
las conversaciones 6 de otro modo se produzcan ea terminos ofenei-
vos a profesiones tan honrosas; sean siempre sus valientes defensores
asi por escrito, como de palabra, e intimidando con su conduct i
unos, y dando aliento a otros, los padres de familiar tendran la glo-
ria de contribuir a la verdadera felicidad de Cuba.
Los preeeptores que dirijen la education, son los segundos a
quienes debe eneargarse esta reform. Por una desgracia harto la-
mentable, la mayor parte de los maestros, oree, que sus deberes es-
tan reducidos a dar i sus discipulos, algunas ideas puramente cien-
tificas, 6 a facilitarles los medios de adquirirlas; pero juagan, que la
education moral, que eg sin duda la mas important en la primer
edad, esta fuera de su iistituto. Es pues, necesario recomendarles
este ramo come part eseacial de sus funciones, para que inspiren
6 sus discipulos el amor al trabajo fisico e intellectual, les manifies-
ten las inmensas ventajas que produce, y les pinten con vivos colo-
res los gravisimos males que pesan sobre esta isla, por haberse con-
siderado come degradantes, las ecupaciones que se ejercen con pro-
veoho y con honor on todos los paises ilustrados. A estas saludables








leociones convendis afiadir ejemplos sacados dals historic, preooa-
tando a los nifnos un breve catlogo de los hombree que ban sobros
lido en las artes, y de los que habiendo empe ado per ocpsaeioane
honrosas en si, pero injuatamente envilecidas entire nosotres ha
merecido los aplausos do la posteridad, y llegado a ser la gloria de
los pueblos donde nacieron. De este modo, el hombre siempre dis-
puesto a imitar, y mas que nunca, en sl infaneia, sentiri desde sue
tiernos aios el noble deecs de alcansar la misma celebridad que sus
models.
EI'departamento de nifios pobres que existed on la easa de Bene-
ficencia de esta ciudad, ofrece a la patia el mejor plantel de donde
saldran laborieoso y honrados artesanaa. Deatituidos de rearsos,
exentos muches de ellos del eontagie que pudieran comunicarles laI
preocupaciones paternales, viviendo en un estrecho recinto donde
no hay objetos que les inspired las ideas de un necio orgallo, y con-
fiada su education a personas no menos ilustradas que virtuosas, los
niifos de la cma de Beneficencia me parecen unos angeles bajados
del Cielo pars establecer entire nosotroe el imperio de las arts, y er-
parcir en nuestro suelo las bendiciones de la industria. Las o upa-
ciones honroess, que acosadas por naestra vanidad, huyen despavo-
ridas, encontraran alii ua asilo, y fijando en el su mansion, essende-
ran sn benign influjo por todo el ambito de la isla. No eata lejoe el
dia en que al recorder ls calLes de la Habana, contemplemos con
placer a alguno de sus hijos trabajando en *sus talleres, y dando A
sus compatriotas el ejemple man laudable de honradez y despreoea-
pacion; pero estos hijos, y ojala que me engafara, probablemente
saldran primero de la casa de Beneficencia.
QuizA pensarAn algunos, que el *jercieio de las arts per naeo-
tra gente de color, sera un obstaculo insuperable para domieiliarlaa
entire los blancos. Eses temores son vanos, por-que ilustrada que sea
la opinion, el pueblo sabra distinguir las artes de las personas, y co-
noccra que ei estas puedcn degradar a aquellas, tambien pueden real.
zarlas y ennoblecerlas. Pasando de los raciocinios a los hechos, Cu-
ba nos ofrece claros ejemplos de esta verdad, pues vemos que los
blanco tambien siguen ocupaciones on que se emplea la gento do
color. La ganaderia y la agriculture estin en mane de unos y otros
juntos corren tras el toro y la novilla en la sabana y en el sao, yjun-
tos tambien rompen los campos, y se pasean per el surco que abren
con el arade. La misica geza igualmente de esta prerogative, pues
en los concertos y teatroe vemos confusamente mezcladoes los blan-
cos, pardos y morenos, y si lo prineroa tienen merito, tan lijos ea-
tan de ser menospreciados, que son el adorno de las tertulias haba-
neras. En toda la isla se encuentran costureras blancas, que piblics
y honradamente ejeroen esta profusion, midntras que en las perso-
nas del sexo masculine solamente se dedican a ella los pardos y
morenos. iCual es pues la cansa de que nuestros blaneos se dediquem
sin repugnaucia a ciertas ocupaciones que tambien sigaen aquelloeu









FAlo que on algunas se estravyi la opinion desde su origea; mientre
en otrmk, pudo la razon ejereer su imperio saludable. Restituyanse
pueStkj- ti;, los derechos que le usurparon la preocupacion y el or-
gutlo; y tod las a artes seran ejercidas por los individues de ambas
6laees.
A lo eefoerzos-de Is education eonvendria afiadir el apoyo do
todos loi aytntamientos, pues ni pueden ni deben raiar con indife-
rehoia un objeto tan digno de sus fuueiones. Las sociedades patrib-
ticas pudieran tambien nombrar una seccion 6 comision que escluei-
vamente se encargase de material tan important; y si jusgan que la
reformsgue deseamns, puede acelerarse,'dando una muestra hon-
rome del :preeio con qne miran a los hijos blanco de Cuba que abra-
den algan ofioio, yepropondria, que las soeiedades de enda pueblo
concediesen patent de Protecto s de la industria cuba na & cierto
*nsmeio de los primeros, porque como este premio solamente produ-
cirgt los principios sua beneficos efeetos, no es necesario prolongar-
lo hasta un tiempo en que ya descansemos sobre otras bases. Al pro-
poner esta media, no trato de former un cuerpo de artesanos con
privilegios subre los demas que no obtengan la patente, pues seme-
jantes prerogatives serian destructoras de Ia reform que necesita-
mos. Tampoco pido un titulo de noblLza, sino an estimulo honroso,
que acompanado de los esfuerzos que se hagan per destruir las pree-
cupaciones contra las artes, produzean A la patria un resultado felis,

-LA FERTIrIDAD Y ADUNDANCIA DE LA ISLA DE CU3BA?

Ved squi una de las causes t que muchos atribuyen la vagan-
eia entire nosotros, pero en mi concept no es mas que una frivola
disenlpa. iPara que, dicen ellot, para que se ha de afanar el hombre
on esta isla dichosa, si con regar las semillas en el campo, la natu-
raleza, eari sin anxilio, viene a ofreeerle dentro de poeo tiempo, el
fruto regalado eon que le ha de alimentar? Trabajen aquellos, cuyo
suelo esteril siempre esti sediento del sudor human; perono noso-
tros, que a la naturaleza mas que t la industrial debemos los produc-
toe de la agriculture.
Aun cuando la isla de Cuba fuese el pais mas fertil y abun-
dante del globo, todavia este language se debe condenar como falso
en sus principios y funesto en sus consecuencia. Cierto es, que la
fertilidad estiende su benefico influjo a las operaciones de la agri-
cultura; pero no habrf quien pueda sonar, que las artes florescan, el
comercio prospere, y la ilustracion se adelante en ningun pais, tan
solo porque sus terrenos sean fertile, y produzean abundantes coee-
chas. Si el artesano en au taller, el comeroiante en su escritorio, 7
el literate en cu bufete, no trabajan con teson, de poco podra ser.
rirles lafertilidad de las tierras del pais en donde habiten, pues aun-
que ella favorece directamente blos agricultores, su benefioio esin-
directo y muy secundario respect de las demas clauses de la sociedad.


-~~r .~rr~---~;Ps-vw~+i~a/rryea~r*P~4ai ~RrX~Ri(F;




T


37
La riqueza natural del suelo cubano, lejos de servir de disculpa,
s un argument que puede emplearse contra el estado de nuestras
costumbres. La condition de los pueblos salvages no-debe confun-
dirsa con la de los civilisados. Aquellos fian a la naturaleza el cuida-
do do sustentarlos, pues sua esfuerzos industriales no tienen mas es-
timuloque el de acallar los gritos del hambre, y satiafecha esta ne-
eeaidad, se entregan al suefto o6 la guerra Los civilizados, al con-
trario, como que tienen mas ideas, tienen mas necesidades, e impo-
niendoles el orden social en que riven el deber, y a veces el placer
de satisfacerlas, la industrial mas que la naturaleza viene a ser el
apoyo de su conservation. Si pues Cuba es un pais civilizado, los es-
fuerzos de sus hijos agricultores deben dirigiree, no a tener un pla-
tano con que alimeQLtarse, ni un oafiamazo con que cubrir sue carnes
sino a saber aprovecharse de las ventajas que lee ofrece la naturale-
za, para vivir felices per medio del trabajo.
Causa listima recorrer los campos de Cuba, y observer el coa-
dro que en lo interior de ella present nuestra poblacion ristica. Pa-
rages hay, done el viagero entra en la casa de una familiar, y no en-
cuentra on ella ni un jarro en que apagar la sed, ni una silla donde
sentarse a reposar de la fatiga, ni puede volver la vista a ninguna
part, sin que le atormenten la inmundicia y la miseria. iY parate-
nor delante ese espectaculo es que se alega la fertilidad do nuestro
suelo? Funesta y detestable fertilidad la que produce tantos males!
Si fuera dable trasladar a nuestros campos una colonial de agricul-
tores holandeses o ingleses ique transformation tan prodigious no
esperimentaria nuestra Cuba en el discurso de un afio! ;que situa-
cion tan distinta no presentaria su poblacion riastica! jy a que po-
dria atribuirse tan enorme diferencia? Atribuiriase tan solo, al ha-
bito del trabajo en unos, y i la indolencia en otros; pues mientras
esta exist, sea cual fuere el clima o region en que el hombre habits
us patrimonio siempre seri la pobreza y la desgracia.

iCLIMA?

Como causa poderoea de la indolenoia se cita tambien el clima
calido en que habitamos. Estaopinion errbnea, engendrada en el ce-
rebro de algunos visionaries, y sostenida teoricamente por el cele-
bre Montesquiu y otros autores de gran reputation, ha ido pasando
de libro en libro, y adquirido con el tiempo, si no los honor" de ver-
dad. por lo m6nos los de una preocupacion popular. De buena gana
entraria en el examen detenido de este punto important; pero exi-
giendo de suyouna memorial, me contentare con hacer algunas bre-
ves reflexiones.
Cierta y may cierta es la influencia del climax en algunas cuali-
dades flsicas del hombre; pero estenderla a tolas las operaciones y
hAbitos de los pueblos, y estenderla en tales terminos, que a pesar
de los distintos gobiernos, religiones y education los habitantes de









passes cilideu est6n condenados a ser debiles, peresosos, cobardes, ig;
norantes, vieicsos y eselavos, mientras los de climas frios eaten llama,
dos per la naturalesa, i ser fuertes, activos, valientes, sabios. vir-
tuosos y libres, es uno de aquellos delirious que mas prueban la fla-
queza del entendimiento. Bastaria para desengaiiarnos, abrir las his.
terias y los viages, y observando en ellos las vicisitudes de las nacio-
nes, conoceriamos el distinto rango que alternadamente hanmocupa.
do en la escena del mundo.
En paises calidos habitaron los Partos, los Asirios, y los Arabes,
que con las armas en la mano sometieron a sn imperio grandes y
valerosas naciones. En paises calidos habitaron los Fenicios aquie-
nes celebra la historic como los primeros comerciantes de la anti-
gijedad, y cuyo genio y grandeza todavia se admiral en las ruinas do
sus obras. En paises calidos habitaron aquellos Egipcios, cuyas ar-
tes y ciencias hicieron a su patria el centro del saber human. Cuan-
do los barbaros del Norte y del Oriente envolvieron a la Europa en
las tinieblas, iquidnes la sacaron de la ignorancia en que por siglos
yaciio smergidal Fueron eabalmonte Espafia, Italia y Francia que
son sus naciones mas meridionales. Al tiempo del descubrimiento del
nuevo mundo, los paises mas civilizados fueron Megico y el Peru, si-
tuados ambos entire los tropicos; pero decade entonces hasta hoy qui-
ze no se ban encontrado ningunos tan birbaros come los habitantes
del estrecho de Magallanes en las frias regions del Sud, y los Es-
quimales en las heladas del Norte.
Las vicisitudes political y morales que han esperimentado las na-
ciones en el traseurso de los siglos, no pueden esplicarse per la teo*
ria de los climas. iQue trastornos no ha sufrido esta misma Ameri-
ca desdeel establecimiento de las colonies europeas! Lasideas y cos-
tumbres de los pueblos americanos varian aun bajo los mismos trb-
picos y en climax semejantes, segun el origen de los nuevos poblado-
res; y la gran repiblica que desde las margenes del San Lorenzo
hasta las aguas del golfo Megicano, descuella per sus rapidos pro-
gresos sobre todas las naciones del globe, no debe su importancia a
la naturaleza del clima, sino a las virtudes en que fueron educados
sus habitantes y al character de sus instituciones.
iQud diferencia, 6 mejor dicho, que contradiction entire los li-
bres y valientes Romanos de los dias gloriosos de la repiblica, y Los
debiles esclavos de la epoca calamitosa de la decadencia del impe-
rio! La espirante dignidad de Roma solamente se sefalaba enton-
ces per la libertad y energia de sus quejas. "Si no podeis, asi su-
plicabs ellaal virtuoso Tiberio segundo emperador de Oriente, si no
podeis libertarnos de la espada de los Lombardos, redimidnos al me-
nos de la calamidad del hambre." iAsi hablb un dia la dominadora
del orbe! iEn qu6 se parecen el genio y actividad de los antiguos
Griegos: a la ignorancia e indolencia en que hasta pocos aoes ban
vivido sus descendientes? iQue hay de comun entire los ingleses de
los tiempos de Cesa.r y el coloso que hoy domina los marese' iQue


~-mb~; :'~r--'- : -` --~+p -~.-~~m~sllP:~;-*c--" -- 7:









comparacion hay, segun la espresion de Hume, entire la cortesania,
humanidad, y conocimientos de los franceses, y la ignorancia, bar-
barie y groseria de los Gales sue antecesores? Recorriendo la histo-
ria, bien pudiera yo ir acumulando ejemplos; pero los citados bas-
tan para conocer, que las cualidades political y morales, y aun ma-
chas de las fisicas no dependent del climax, y que sea cuas fuere la in-
fluencia que se le quiera dar, sus efectos pueden ser modificados y
sun destruidos por la forms de los gobiernos y an buen sistema do
education.
Aun concediendo que en los climas calidos no se puede trabajar
tanto come en los templados o frios, esto nunca puede aplicarse co-
mo causes del mal que padecemos, porque entire los esfuerzos de la
actividad y el letargo de la apatia, media un inmenso campo. Si el
clima se opone a que sue hijos sean tan industriosos come los ingle.
see, de aqui no puede inferirse que debamos vivir en la indolencia.
tNo tenemos en nuestro suelo muchos naturales y estrangeros, que
son tan laboriosos come los habitantes de paises frios? YY cual es la
razon porque el clima no se opone a sus esfuerzos? No se opone por-
que tuvieron la fortune de adquirir el hibito del trabajo, y cuando
el hombre pose esta virtud, se burls del rigor de las estaciones. Ins-
piremos pues, esta verdad a todos los cubanos con lecciones y con
ejempios, y no fomentemos una preocupacion que destituida de fun-
damento, solo sirve pars aumentar nuestros males.

PARTE SEGUNDA.

No satisfecha la.Sociedad patribtica con que se la espongan las
causes de la vagancia en la isla de Cuba, y los medios de atacarla
en su origen, mejorandola education domesticay public, pide tam-
bien que se la indiquen los

OBJETOS A QUE PUEDEN APLICARSE LOS VAGOS.

Para proceder con acierto en esta material, se deben distinguir
los vagos de los viciosos. Establecida esta diferencia, rests saber si
el program se refiere a los vagos meramente tales, 6 a los vagos vi-
ciosos. Si se atiende al sentido literal de sus palabras, parece que
solamente habla de los primeros; pero si se entra en las intenciones
del ilustre cuerpo patriotico, no cabe duds en que se estiende a unos
y otros.
Que la sociedad tiene derecho A corregir a todos los vagos, es
punto que nadie se atrevera i disputar, pues sun los meramente
tales la priran de los servicios que todo hombre ests obligado a pres-
tarle, y ofrecen a las demas classes un ejemplo pernicioso. Pero co-
mo en political y en moral no debe confundirse la posesion de un de-
recho con su ejercicio, porque pueden ser tales las circunstancias
que le acompanien, que el buen legislator se vea forzado A renunciar








40
6 suspender un ejeoucion, piensan algunos que la action do las leyes
solamente debe alcanzar a los vagos viciosos, y no & los meramente
tales, pues eldescubrimiento y persecucion de estos, puede conducir
& un siatema de espionage, que atacando la seguridad individual,
turbe el repose de la sociedad.
Estas mtzimas pueden aplicarse sin ningun inconvenient a los
paises donde el amor al trabajo ha llegado a ser una virtud popular,
y dondela opinion persigue de muerte a los ociosos, pues apoyadas
las leyes en tan firm garantia, bien pueden suspender su imperio,
reservando sus eastigos pars los cases en que los agos cometan algun
delito. Pero los pueblos que se hallan en distintas oircunstancias,
deben seguir un rumbo totalmente contrario. Sucede con el ouerpo
escial lo mismo que con el human, que cuando es robust y bien
constituido, puede preservarse per si solo sin el socorro de la medi-
cina; pero cuando es debil y achacoso necesita de remedies parass-
cudir la enfermedad. La tendencia de today buena legislation debe
ser prevenir los males. antes que castigarlos, porque tal es el cora-
son humane, que Ilega a familiarizarse aun con-las penas maS seve-
ras; y si bien el temor de ellas retrae i algnnos de la perpetracion
de ciertos actos, todavia no es un freno suliciente para reprimir los
males hibitos, ni dominar las circunstancias peligrosas en que sue-
le el hombre encontrarse. El cumplimiento de las leyes criminals
es un triste ministerio: sus castigos aunque saludables, escitan la
compassion general, y participindo los jueces do este sentimiento, se
hallan casi siempre inclinados a favorecer la suerte de los reos. Es-
tas reflexionea nos convenceran, de que si deseamos purgar nuestra
sociedad de muchos delitos, debemos tomar algun partido contra los
vagos, porque hombres sin oficio, ni ocupacion, ni bienes con que
mantenerse, ntcesariamente han de jugar, robar, y cometer otros
delitos, que ya por faltas de pruebas, ya per otros motives, muchas
veces quedaran impunes.
iPero que partido se tomaral Para proceder contra los vagos,
convene distinguir a los ociosos que tienen algunos bienes con que
sostenerse, de los que carecen de ellos. Las medidas que voy a pro-
poner, no deben abrazar a los primeros, porque aunque a la sociedad
importa que cada miembro la haga algan servicio, con todo, el que
tiene de que subsistir, inspire la confianza de que no apelara a me-
diosinfitnes para satisfaer s.is necosidales; y al fin, ei no da nada
a la patria, por lo menos no le quita. Pero cuando el hombre carece
de recursos pecuniarios o industriales, entonces existen contra el
sospechas vehementisimas, y por lo mismo se deben tomar precaucio-
nes para impedir los dafsos que puede causar.
Conocidos que sean los vagos de esta especie, la autoridad los
compelera a que tomen alguna ocupacion; y para que no se diga, que
atropella la libertad individual, dejara a su election la que mas lea
convenga, prefijandoles un termino perentorio, dentro del cual de-
heran abrazarla. Si vo!untariamente no lo hicieren, entbnces ella pro


- i-a r-- 21F~-j~ L~ia~-irr~i~i









celery, ya entregando unos i los artesanos pars que les ensenen ofi-
cos, ya empleando otros en la marina mercante, ya en fin, destinan-
dobls a otras ocupaciones provechosas. Si tampoco quisieren abra-
zarls, se les dara un corto plazo, para que salgan de la isla, pues no
teniendo ya la patria que esperar de ellos ningun bien, y si much
mal, debe arrojarlos de su seno como miembros corrompidos. Pero si
todavia persistieren en ella, la autoridad, o los lanzari de nuestro sue.
lo, 6 lescondenarb a trabajar en beneficio piublico, pues aun suponien-
do que en este ultimo easo no se saque de ellos ningun provecho, la
sociedad por lo menos se libertara de los delitos que ban de cometer.
No es difcil averiguar quienes son los vagos que existen centre
nosotros, pues pars esto basta tomar Blgunas medidas energicwa,
confiando su cumplimiento a hombres integros, activos y dignos de
la coufianza public. Ellos podran former unajunta, que especial-
mentese encargase del deseubrimiento de los vagos; y pars lograr-
lo, convendria dividir todas las poblaciones en cuarteles, poniendo
cada uno de estos al cuidado de uno de aquellos individuos, pars
que hagan un censo en que se inscriba el nombre, patria, edad, esta-
do, profesion, bienes, calle y niumero de la casa de cads uno de sus
habitantes exigiendo ademas, que los que digan que ejercen algun
oficio o profession fuera de la casa donde se hallan al tiempo de for-
mar el censo, designed el edificio 6 parage donde trabajan. Pars fa-
cilitar estas operaciones y disminuir las cargas, repartiendolas entire
mayor niumero de individuos, podrian hacerse subdivisionei de los
barrios grandes que existen en algunas villas y ciudades. Mandese
tambien, bajo una multa, que todo dueio o inquilino de casa de al
individuo encargado del cartel respective, aviso por escrito, a mas
tardar dentro de dos dias, de cualquiera persona que se mudare a
ella 6 de ella, para que pudiendo Lomarse los informes necesarios,
se sepa qaienes son los que viven en cada barrio. Un examen dees-
ta natlur;ilez solamente podra ser temible a los picaros, porque el
hombre de bien, no teniendo nada que le intimide, mirara cifradas
en el su c9nservacion y seguridad. Estas medidas deberan estender-
se tain iien a los campos, encargando su cumplimiento, a hombres que
por su probidad y energia inspire al public confianza.
Pero si nuestros esfuerzos se encaminan a esterminar la vagan-
cia, no basta saber quienes son los vagos, ni que solo nos enipenemos
en reformarlos 6 castigarlos: es-menester ademas impedir que caigan
en ella, y taito bien no puede lograrse sin remover las causes que
existen con mengua y deshonra nuestra. Mientras no se cierren de
una vez todas las casas de j uego, y se corrijan los abusos de las Lte-
rias y villares, ya con medidas directs, ya con paseo, y ateneos, bi-
bliotecas y museos: mientras no se suilriman tantas festividades, que
no siendo ya Io que fueron, solo sirve n para corromper las costum-
bres y profanr la religion qu, las e-tablebio: mientras no -e abran
t:imin"is, Pe construran casas de p bres y de huerfanos, las car-
celes sutran una reforms ralicAtl, 3 lo- des'rdenes del foro queden







42
desterrados: mientras la education piblica no se mejore, ya difun
diendo hasta los campos las escuelas primaries, ya multiplicando
la ensefianza de la ciencias tiles; mientras no se ensanche el cor-
to circulo de ocupaciones en que hoy se ve condenada & girar la po.
blacion cubana, y las artes enyilecidas se levanten a gozar de las con-
sideraciones a que tan dignamente,son acreedoras: mientras en fin,
los males que proceden de estas causes, se quieran cohonestar con la
fertilidad y abundancia del suelo y con la influencia del clima; Cuba
jamas podra subir al rango a que la llaman los destinos. Sue campos
ee cubriran de espigas y de flores; hermosas naves arribaran a sue
puertos; una sombra de gloria y de fortune recorrera sus ciudades;
pero a los ojos del observador imparcial, mi cara patria no present.
ra sino latriste imagen de un hombre, que envuelto en un rico man-
to, oculta las profundas llagas que devoran sus entrafas.











JUSTA bEFENSA DE LA ACADEMIA CUBANA DE LITERATURE CONTEA
LOS VIOLENTOS ATAQUES QUE SE I.E HAN DADO EN EL DIARIO DE
LA HABANA, DESDE EL 12 HASTA EL 23 DE ABRIL DEL PRESEN-
TE ASO, zSCRITA PO. DON JosE ANTONIO SACO, T PUBLICADA
POR UN AMIGO DE LA ACADEMIA.-NEW-ORLIANS.-IMPRESA POI
Ma. ST.-ROMES, OFICINA DE EL COURIER-AMO DE 1834. (*)

Fortes igitur et magnanmmi sunt habendi, non
quifaciun, sed qui propulsant iniuraps.
Cicer. de officiis lib. 1. ocap- 19.

Ueade que la Sociedad econ6mica de la Habana recibio la Real
6rden de 25 de diciembre pr6ximo pasado, en que S. M. la Reina go-
bernadora rompio las trabas que ligaban it la Comision permanent
de literature con aquella corporation, los miembros que hof pertene-
cen a la Academia, conocieron que esta providencia dictada per S.
M. en favor de las luces, habia de concitar contra ellos el rencor y
la persecution de algunos individuos de la Sociedad. Pero si tal fue
la creencia de los acad6micos, jamas pudieron persuadirse a que hom-
bres que se intitulan amigos de la patria, opusiesen una abierts resis-
tencia a la benefica Real orden de 25 de diciembre; que trataron de
convertir al mismo cuerpo economic, que por tantos mptivos debie.
ran respetar, en instrument de sus fines particulars; que con duras
personalid des ofendiesen el honor de algunos miembros de la Aca-
demia; y que imprimiendo contra ellos papeles, acuerdos y represent
taciones, se atreviesen a provocar un debate ptblico en que compi
ten a porfi los mas chocantes despropositos con las imputaciones mas
falsas y denigrativas.
Doloroso, profundamente doloroso es para los aeademicos tener
que entrar en lucha del linage tan desagradable: pero violentamen-
te atacados, e injustamente perseguidos, forzoso es que se apresten &
la lid, y que empunando las armas de la razon y la verdad, Ias eagri-
man en defense de sus derechos ultrajados.
(*) Debo advertir al putblico, que cuando hablode la Sociedad, eetoy
muy distant de envolver en eate nombre i tantos individuos benemiri-
tos come encierra en su seno. Me contraigo solamente al cortisimo ni-
mero de los miembros qua se oponen a la existence de la Academia, y
que siendo una fraction insignificant respect del total de socios, que
sobre poco mas 6 menos llegan a trescientos, han tomado la vez de la
Sociedad para darnos en an nombre ataques que no son la obra sine de
algunos particulares. Esta adverteincia me pondri k cubierto de today
siniestra interpretacion:-ELr AUToa.








44
Un hombre, un mandatario a quien sue comitentes empujaron 6
la palestra, haei6ndole firmar articulos bajo el nombre del So io a-
mante de la literature y del 6rden, fu6 el primero que rompio los fue-
gos contra la Academia. Dada esta serial de alarm, salieron nuevas
guerrillas; y mientras los academicos se burlaban de su mal asestada
puntera, vieron aparecer repentinamente los gruesos escuadrones
que marchaban sobre ellos pars oprimirlos mas bien con su numero
y arrogancia, que no con la fuerza de sus armas y la valentia de'sus
ataques. Eeas guerrillas desapareceran como el humo, y esos escua-
drones, que embriagados con su efimero triunfo; se consider ya co-
mo invencibles, caeran rotos y desechos a nuestros pies. Empecemos
pues, empecemos nuestra defense; y entresacando de los papeles, re-
presentacion y acuerdo publicados contra la Academia, los argumen-
tos con que se pretend combatir la legalidad de sus operaciones,
manifestar6mos ante el pfiblico-la insuficiencia de nuestros enemigos
y la justicia de nuestra causa.
El primer argument que contra la Academia se dispara es que
la Real 6rden de 25 de diciembre inicamente previene la formacion,
discuoion y sansion del reglamento de la Academia. Insertemoila
aqui, y veamos lo que dice.
"Ministerio del Fomento General del Reino.-He dadocuenta a
S. M la Reina gobernadora de ina esposicion de los individuos de ni-
mero de la Comision permanent de literature de esa Real Sociedad
econ6mica en solicited de que se les permits constituirse en acade-
mia independiente de esa corporation, con el objeto de fomentar en
esa isla la afieion al studio de las humanidades, y el conocimiento de
las obras clasicas naeionales en todos los-ramos; y enterada S. M.,
se ha dignado acceder a los deseos de la Comision, que debera oeu-
parse de la formation del reglamento de la Academia, y presentarlo
a la Sociedad, para que discutido por ella, lo remits por conduct del
ministerio de mi cargo a la aprobacion de S. M. De su Real 6rden lo
comunico a V. S. para noticia de la Sociedad, la de la citada Comi-
sion y demas efectes correspondientes a su cumplimiento."
La simple lecture de este document basta para conocer que a
braza dos puntos; primero, que la Comision de literature de la Socie
dad econ6mica de la Habana se constituya en Academia independiente
de esa corporation: y segundo, que se forme, discuta y eleve el regla-
mento de la Academia para la aprobacion de S. M. Y cuando esto
tan claramente aparece de las mismas palabras de la Real brden, ino
es una asercion tan absurd como maliciosa, el suponer queen ella
inicamente se previene la formation, discussion y sanction del regla-
mental-Observese que segun el modo con que estA concebida la Real
6rden, la existencia delay Academia nose quiso hacer defender de la
formation ni discussion de los estatutos; antes al contrario, S. M. em-
pieza por mandar que se constituya la Academia, y despues de ha-
berle dado vida. encarga que se forme su reglamento. Yo ruego al
pitblico que fije la atencion en las siguientes palabras de la Real 6r-


~T;' rt -Y`~ ~--~F(`~ -~e-- ---~~I~- PIIP:7~-I









den, pues ellas per si solas bastan para dirimir la controversial. "'y
enierada S. M., asi dice, se ha dignado acceder los deseos de la Comi-
sion." iPero cuales fueron estos nobles, estos ardientes deseos! No fue-
ron otros, sin duda, que los de salir cuanto antes del pupilage, de Ia
ferula de la Sociedad economic: luego, si S. M. accedio a ellos, in-
cuestionable es que la Comision quedo transformada en Academia in-
dependiente de aquel cuerpo.
Digno es tambien de anotarse el period conque terminal el pro
cioso docnmento que ha dado el eer a nuestro institute. "De Real 6r-
den lo comunico a V. S. para noticia de la Sociedad, la de la citada co-
mision, y demnis efectos correspondientes a su cmplimiento Cuande
este se recomiendo en terminos tan generals y absolutos como aqui
soe.ace, ni puede, ni debe limitarse a tal 6 cual punto en particular;
sino que necesariamente se ha de estender a todos y cada uno de los
que comprende a la disposition soberana. iY-es por ventura uno solo
el que abraza la Real orden de 25 de diciembre? En el parrafo ante-
rior acabo de probar quo son dos, a saber: la ereccion de sl Acade-
mia, y la formation, discnsion y aprobacion de sus estatutos: Inego
el cumplimiento de la Real orden forzosamente ha de recaer asi so-
bre lo primer, como sobre lo segundo. iMas eales son los motives
porque tanto se empefi la Sociedad en circunscribir el complimien-
to de sl Real orden a solo este ultimo punto, oponiendo na estrasia
resistencia las ereccion de la Academia? i-Prefjo acaso S. M. algun
tiempo, modo o condiciop para qne esta se constituyeseo No por cier-
to: y si tal no ha sido, i'on que facultad, bajo de que principle se a-
treve ese cuerpo economic a suspender una part del cumplimien-
to de una Real orden, que dictada sin restricciones de ningun gene-
ro, solamente se ie comunica para que sepa que ya la Comision se ha
convertido en Academia independiente, y que discuta el reglamento
que este le present; mas no para que se propase a interpretarla si-
niestramente, contrariando sun con medics pocos decorosos an sala-
dable ejecucion? Es menester confesarlo. La Sociedad obedece la par.
te relative al reglamento, porque como este se somete a so discussion,
cree equivocadamente que ejerce un acto de superioridad sobre Is
Academia, y lisonjeada con este liviano sentimiento, acata y cumple
la Real orden: pero cuando esta se le present para que tambien be-
se las palabras en que aquella se manda constituir, entonces escupe
los nombres de Cristina y de Isabel, y romped con mano sacrilega la
pagina sagrada en que se decreta la muerte de la Comision y la exis-
tencia de nuestro perseguidoinstituto. No era de esperar que tal hu-
biere sido la conduct de un cuerpo que debe ser protector de sla ilue-
tracion, ni much menos que hubiese hecho tan triste ensayo contra
el primer establecimiento literario que la inmortal Cristina ha man-
dado fundar en nuestro suelo, y en circunstancias on que los buenos
espanoles de ambos hemisferios nos apresuramos & reconocer lajus-
ticia y el acierto de sus determinaciones.
Quiza se dirh que cuando en la Real brden se manda former el








46
reglamento, este eneargo se hace a la Comision y no a la Academia,
segun lo indican las palabras siguientes. "Y enterada S. M.. se ha
dignado acceder d los deseos de la Comision, que debera ocaparse de la
formation del reglamento de Academias tc." Luego ai la Comision es
la que debe formarlo, parece que la Academia no ha debido ooneti-
tuirse antes de dar cumplimiento a esta part de la Real orden. Aun-
que los contraries no han asomado esta dificultad, (1) yo sin enbar.
go quiero tocarla, para desvanecer las cavilaciones a que puede dar
origen el espiritu discolo y sutilizador. Ved aqui mis razones.
Primera. Habiendose hecho la esposicion al Gobierno por indivi.
duos de la Comision de literature, claro es que S. M. se habia de re-
ferir en su determination a ellos, 6 mejor dicho, t la Comision a que
pertenecian; pues seria ridicule que hiciese sus prevenciones.a la
Academia, que aunque mandada erigir por la Real brden, aun no
existia al tiempo de haberse espedido. No existiendo entbnces la Aca-
demia. y siendo precise que el Gobierno usase de algun nombre para
entenderse con el cuerpo, cuyos individuos le habian hecho la espo-
sicion, nada es mas natural que el que hubiese adoptado cl nombre
de dicho cuerpo, pues de s seno eran los miembros esponentes; y co-
mo esto se hiciese usando dela palabra Comisiony no Academia, S. M.
aplico la primer, por ser el unico nombre que entncees podia darse
A esa corporation, junta, 6 como se quiera liamar. Por tanto, cuando
S. M. dice que se ha dignado acceder 4 los deseos de la Comision, que
deberd ocuparse de la formacion del reglamento de la Academia, no qui-
so dar a entender que esta no se erigiese mientras no se sancionase
aquel, sino que no pudiendo decir, me he dignrodo acceder a los deseos
de la Academia, que deberd ocuparse de la for~acion del reglamento,
porque tales deseos no eran de la Academia, sino de los individuos
de la Comision que deseahan convertirse en Academia, S. M. hubo
necesariamente de espresarse en los terminos que lo hizo al tiempo
de conceder la gracia que impetriamos.
Segunda. Eih today ley 6 disposition, lo primero i que debe aten-
derse es al fin que se propuso el legislator, no biendo las palabras o-
tra cosa sino el medio de que se vale para manifestarlo. Por consi-
guiente, cuando parece que alguna de aquellas quiere oponerse a es-
te fin, deben, tratar de conciliarse con el, interpretando el mandate
supremo de un iumdo favorable, poro no contrario al egsiritu del le-
gislador. iY que resultaria de no hacerlo asi en el present caso?
Resultaria, que habiendo mandado S. M. simple y terminantemente
que la Comision de literature se erija en Academia independiente de
la Sociedad, sin auiadir modo, tiempo ni condition para que esto se
verifique, incurriria en una eontrariedad si se quisiese sujetar la e-
reccion de la Academia al requisite de la sneion de sus reglamenton.
(1) Despues de escritm esta defense public D Antonio Zambrana un
nuevo papelucho en que apunta este argument; pero lo hace con tanta
insipidezy confusion, que yo prefiero lejarle en la formal clara y vigoro-
sa que le he dado.







47
Tercera. Si este requisite fuers esencial para la tal erecidn, en-
tbnoes si seria cierto, que aun cuando S. M. no hubiese espresado
terminantemente que aguardasemos a el para eonstituirnos, asi de-
beriamos hacerlo; pero cuando no hay necesidad de semejante san-
cion para el acto de instalarnos, pues que asi lo han hecho otras cor-
poraciones, segun probare mas adelante, es evidence que la falta de
ese requisite en nada puede influir contra la ereccion de la Academia.
Cuarta. En materials on que no hay perjuicio de tercero, y que
son tiles al phblico, la interpretation de today ley 6 rescripto, lejos
de restringirse, debe ampliarse. El que nosotros hemos obtenido, aun-
que contrario al orgullo de algunos miembros de la Sociedad eccno-
mica, redunda en beneficio de la ilustracion. El trono se empeia hoy
en fomentarla y protegerla; y las disposiciones que emanen de el so-
bre objeto tan laudable, deben ampliarse y oumplirse sin sujetarlas
a formulas ni reglamentos, que aun en tiempos menoe felices se han
sabido posponer a la utilidad public, y de que esa misma Sociedad
nos dib ejemplo cuando re install en 1693. La palabra, pues, Comi-
sion ninguna fuerza tiene contra la erection de la Academia; y loe
enemigos de esta, si quieren combatirla, es precise quabusquen otras
armas.
EL SEGUNDO ARGUMENTO consiste en que segun la instruc-
cion para el gobierno de las subdelegaciones de fomnento hecha en 1833
las asociaciones cientificas y literarias no pueden Ilevarse d efecto sin
la sanction esplicila de la autoridad d los reglamentos.
No es tanto la falta de conocimientos juridicos, cuanto la mala
intention del Soc'o amante de la literature y del 6rden lo que le hain-
ducido a estampar en el papel un sofisma tan despreciable; pero so-
fisma mafosamente inventado, tergiversando el language, y trastor-
nando el sentido de la Instruccion qu e e ita. Para asi probarlo,
transcribir6 primero las palabras del amante articulista, y dewpues
las de la misma instruccion. Dice aquel. "Sin la sancion esplicita de
la autoridad, impartida d los reglamentos de. las asociaciones cientifeias
y literarias no podrdn Ilevarse 4 efecto." Cualquiera que lea con a-
tencion dte period, al punto advertira que envuelve un sentido
anfibologico, pues ls filtimas palabras no podrdn llevarse d efecto,.
pueden referirse a las asociaciones o 6 sus reglamentoe. Esto me ha-
ce recorder el artificio de que se valio el oraculo de Delfos para eva.
dirse de una respuesta decisive cuando fue consultado sobre los des-
tinos de Cesar en nl guerra contra los parthos: dico, respondio el ora-
culo, dico te Cesarem sincere Parthos. ignorandose si decia, que Cesar
venceria a los parthos b los parthos a C6sar. Ni mas ni menos ha
procedido en el present caso nuestro buen articulista; y es de sentir
que destruidos los templos de la antigfiedad en que habitaban los ora.
culos, no pueda ya darse segura mansion en ellos a nuestro nuevo
sacerdote. Pero dejemosle entregado & las funciones de su ministe-
rio, y escuchemos la letra del.articulo 38, capitulo 7. 0 de aI citada
blrcruccion. 'Las acadcmias y asociaciones cie.:tijicas y literarias de to-








da especie pueden contribuir poderosamente 6 difundi* la instruccon.
Los subdelegados defomento las promoverdn por cuantos medios stin
a su aleance, i intervendrdn en laformacion de sus regtnmentos, que
con su informed motivado remitirdn 4 la aprobacion del Gobierno, sin
cuya sanction esplicita no podrdn llevarse a efecto." iCuin distinto sea-
tido no presents aliora la question! Asi por el modo con que esti re-
daotado el articulo, como por Is propia significaion de las palabras
me parece que el requisite de que bin la sanction esplicita del Gobier-
no no puedan llevarse a efecto, no se refiere a las corporaciones cien-
tificas y literarias, sino i sus reglamentos. La uiltima oracion, no po-
drdn lievarse d efecto, creo que remueve todaduda, pues en buen cas-
tellauo, cual lo es el en que esta escrita la Instruccion pars el go-
bierno de los subdelegados de fomento, no se dice que las academia
y demas cuerpos literarios no pueden llevarse 4 efecto, sino que no se
constituyan. no se erijan 4c.; mientras que squella frase si se aplica
con propiedad a los reglamentos, pues muy correct y castizamente
puede decirse que se eleven 6 no se lleven a efecto. Tal eo en mi opi.
nion el verdadero sentido del articulo; y un nuevo hecho aeaba de
confirmarls, perque la Academia de ciencias naturales reeien estable-
cida en Madrid por Real 6rden de 7 do febrero del present afio, se
ha inatalado sin tener ni sun fermados sus estatutos. Pero demos de
barato que aquella Instruccion made que ningun cuerpo literario
se pueda constituir sin la aprobacion de nsu reglamentos: jque pue-
de inferirse de aqui contra nuestra Academial Nada, absoiutamen-
te nada.
Ninguns ley 6 reglamento establecido para el gobierno de lana-
cion puede regir en America, mientras no se comunique de oficio y
se made egecutar. La Instruccion formads para las subdelegaciones
de fomento, aunque puesta ya en practice en la peninsula, aqui no
puede tener todavia cumplimiento, porque ni al escelentisimo senor
gobernadory capitan general de ]a Isla de Cuba se le hamandado
observer, ni menos se han constituido los empleados a quienes se en-
carga su egecucion. Y si nada de esto ha sucedido todavis4 ipor que
se alega contra Is Academia lina disposicion que sun no tiene fuer-
za alguna en este pais? iNo existed on Espaiia una nueva ley que en
algunas materials exime a Is imprenta de censural jy esta rige acaso
en nuestro suelo. Todavia no: iy por que no6 porque ann no se ha
mandado cumplir. iNo se ha puesto ya en plants en la peninsula la
ley en que se da nueva forms a los syuntamientos isy se ban esta
blecido aqui sus necesarias reforms. iNe se ban promulgado otras
muchas disposiciones de cuyas ventajas disfruta ya la peninsula Y
entonees, ipor que no se estienden tambien a la isla de Cuba? Porque
aun no se ban comunicado para su cumplimiento: Pues ni mas ni me-
nos debe suceder respect de la Instruccion pars las subdelegacio-
nes. No esta el Socio amante de la literature, no esti en verdad tan
ansioso como yo de que ese sabio reglamento se establezca entire no-
sotros, pero aguardemosle todavia. Tiempo vendrA en que la Espaisa








sosegada y libre de las turbulencias que hoy Ia agitan, vuelva su
qjos maternales sobre esta porcion querida de hijos ultramarizos, y
llamandolos a gozar de los beneficios que sd bondad les prepare, o-
ponga un dique formidable al torrent de abuses y desordenes oon
que la pasada administration inundo el hermoso suelo castellano y
esta region de la America.
Solamente en cerebros desconcertados pudo caber el despropbsito
de citar contra la Academia un reglamento, que si ya tuviera fuer-
za en este pais, despojaria i la Sociedad de las mismas atribuciones
que con tanta arrogancia reclama. Bien pudo ella haber conocido el
precipicio en que se iba a despeliar; pues solo, y solo tan solo por no
regir en la isla de Cuba la referida instruction, pudo habersele con-
fiado por el Gobierno la discussion de los estatutos de nuestra Acade-
mia. El ya mencionado articulo 38 para nada habla de las socieda-
des econbmicas, y cuando trata de los reglamentos de las asociscio-
nes cientifieas y literarias, solamente de la facultad de intervenir en
la formacion de ellos i los subdelegados de fomento. Si pues en'con-
cepto de la Sociedad, la instruction de esas subdelegaciones es apli-
cable a nuestro caso, tambien es forzoso que confiese que ya gobier-
na en la Habana. Y si gobierna, id6nde estAel subdelegado que de-
be darle cumplimientol Zambrana nos asegura en su papel de 23 de
abril, que la Sociedad es la verdadera sutbdelegacion de fomento en
este pais; y fixndase para decirlo en que a ella se le han comunicado
de ofcio por el ministerio de este ramo muchas reales resoluciones,
y entire ellas la ley de imprenta. Dejando correr asi tan escandaloso
disparate, me limitare a preguntar al sesudo secretario. Si la Socie-
dad es la verdadera subdelegacion de fomento, jpor que no ha puesto
en practice las resoluciones que se le ban comunicado de oficio, y
particularmente la ley de imprenta de que tanta necesidad tenemos
iPor que no desarrolla toda la fuerza de su poder para introducir las
saludables reforms que tan imperiosas son en esta isla desventura-
da? iEs acaso el silencio y el mas criminal abandon, el modo con que
la Si'ciedad subdelegada desempeia las importantes funciones que a
su patriotism se confian
iY permitire yo que la Sociedad econbmica de la Habana se do-
mine verdadero subdelegado defomente? iPor d6nde pudo venirle tan
estraordinario titulo y tan vastas facultades! La subielegacion de
fomento es un empleo individual: la Sociedad economioa es un cuer-
po que se compone de muchos miembros, los cuales llevan el nombre
de amigos, pero jamas el de empleados. La subdelegacion es empleo
de nombramiento real: la Sociedad ni tiene, ni puede tener semejan-
te caracter, pues al moment que as: fuese. ya degeneraria de la es-
pecie a que hoy correspond. Los subdelegados tienen que prestar un
jnramento al tomar posesion de su empleo: los socios ninguno haceen.
Los sub'elegado<...... ipero ad6nde voy? Abrase por done quiera
la Instruccion para el gibierno de esos empleados, y al punto se co-
nocera la grande distancia que media centre ellos y las sociedades.









ILa eoamnieaeion do algunas reales disposlciones que & la de la Ha-
bana ha heeho el ministeyio de fomento, no debe considerarse como
ua titalo quo la eleve al range de subdelegada. En esto io hay otra
cosa, sine que estando todas las sociedades del reino en dependencia
y relation eon el minieterio de fomento, debiendo este entenderee con
ellos por medio de los subdelegados, y no existiendo estos.aqui teda-
via, el ministerio tiene que encaminarse directamente i la de la Ha-
bana, no para convertirla en subdelegada, sino para prevenirle que
bags lo que per el condueto del subdelegado le encargaria. Pero lo
mas siogatar de todo es, que el secretario se atreva i llamar subdele-
gada I en Sociedad, sin haber recibido tal nombramiento ni dado nin-
guno de lso passes necesarios para que se revista de tan pomposa de-
nominaeien; y que al mismo tiempo califique de irregular y aun de
nnla n eetra Aeademia, a pesar do haberse fundado en virtud de
ana Real Brdea legitimamente obtenida. Una mala causa defendida
por an ebogado inesperto es siempre origen de tan absurdas contra-

Y ya que la Sociedad se muestra tan ofieiosa y cumplidora de
las stribucions de los subdelegados en la parte que consider favo-
rable k la extension de sus facultades; bueno tambien seria y muy
honroso para ella, que proeurase imitar la conduct que se les reco-
mienda en la Instruccion de fomento, encargandoles que promue-
vah per cuantos medios estli d su alcance las academias y asociaciones
cientificas y literarias de toda especie. ;Pero cuin contrario y lamenta-
ble es el rumbo que ha torado la Sociedad economic! Cristina man-
da que se propaguen las luces; pero la Sociedad habanera da margen
a que se crea que trata de apagar las que nuestra Academia puede
difundir. Cristina ordena que se erija en este suelo un institute lite-
rario; pero la Sociedad habanera, en vez de coadyuvar a tan lauda-
ble mandate, opone una resistencia escandalosa, y trabaja por arran-
car el tierno arbolillo que plantaron las inocentes manos de Isabel.
iEn que so ofende al pais, en que i esa Sociedad con el cbtableci-
miento de una Academia de literature? iNo deberia por el contrario
congratularse de que de su mismo seno saliesen los miembros que
han de componer una corporation que pueda llegar a eer uno de los
ornamentos mas preciosos de la patria?.Y acaso que faltase alguna for
mula para el cumplimiento de la Real brden, jno aconsejaba la pru-
dencia, y aun la utilidad piblica, que hubiese procnrado suplirla con
sa iifluencia y sue recursos, y que se hubiese conformado con las
ideas que hoy president al trono couya tendencia es multiplicar en to-
das parties los establecimientos literarios para mejorar la suerte de
la nation? Y aun-cuando hubiese sido lo que no es, aun cuando la
Academia hubiese incurrido en alguna falta 6 debilidad; conduct
era de su madre carifiosa el haberlas cubierto con su manto. y ten.
didole una mano protectora para sostenerla en la carrera que tan
gloriosamente ha emprendido. iPero resistirse al cumplimiento de una
brden tan inocente; para tratur de destruir la obra que acabamos de




~'~r'r -


51
levantar ea beneficio del pais, son borrones que mancharkn lau &tas
de la Soeiedad, y que comprometerin altamente su decoro!
El tercer argument del Socio amante de la literature estriba en
que todas las leyes de lodos los paises previnieron siempre que las aso-
ciaciones cienif las y literaias no se constituyesen sin la previa aproba-
cion de swu reglamentos.
Ante todas cosas es precise preguntar, si el senor Socio eabe lo
que prescribed todos les paises en punto a corporaciones literarias; y
si lo sabe, rests que hos digs por dinde le vino tan vasto conoci-
miento, pues a mi noticia no ba llegado que esten traducidos al cas-
telLano Ito codigos de todos los paises: y como por otra part me eons-
ta que el no tiene conocimiento de los idiomas estrangeros, y ni asu
euando lo tuviese, jamas ha visto mas codigos que algunos de los es-
paioles; result que ha sentado una propoeicion que esti mny fuera
de sus alcances. Es also, enteramente also, que en todos los paises
este prohibida la instalacion de las corporaciones literarias sin la san-
cion de sue estatutos. En esta material hay much variedad; pues hay
naciones donde se permit tanta amplitud, que los ciudadanos se
pueden juntar literariamente, no en conventiculos, sine en piblicoy
hacer euanto les parezca, sin estar obligadoe ni aun a participarlo
al gobierno. Pero sea lo que fuere de las naciones estrahas, contrai-
gamonos i la nuestra, que es lo que nos import y probemos pars
confusion de nuestros enemigos, que asi en la peninsula como en la
Habana existen corporaciones literarias que se instalaron antes de
baber obtenido la aprobacion de sus estatutos; y que esa misma So-
ciedad eeon6mica, cuya conduct se nos propone por modelo y que
tan encarnizada esta hoy contra la Academia, se install tambien,
nombro empleados, y celebro juntas y otros aetos, sin haber recibido
todavia la cedula aprobatoria de sus estatutos. Y al probar todo esto, ya
se vera que queda victoriosaienete refutado el cuarto arguments de
los contrarioe, particularmente el del escelentisimo senior director
don Juan Bernardo O-Gavan, quien se esplica en estos terminos. Sin
laformacion, exdmen, discussion, y en fin sin la sanction soberana de los
estatutos prevenidos, se ha erigido, 6 mejor dicho, se ha levantado de he-
cho 6 por su propia fuerza la-tal Academia; y declardndose formal y
solemnemente instalada cuando earece de la constitution 6 estatutos pa-
sra su vida y ejercicio legal, ha procedido d todos los actos consiguientes.
Si tuvieramos que haberlas con hombres inclinados & oir ]a voz
de Is razon, no tendriamos paraque traer ejemplos de crporaciones
literarias establecidas antes de ls sancion de sus reglamentos. Basta-
ria reflexionar, que la existencia de un objeto es cosa muy distinta
de los modos 6 reglas que se le puedan prescribir para ciertas opera-
ciones. Esta verdad esta generalmente comprobada, asi en el orden
fisico, como ei el politico y el moral. La existencia de una corpora-
oion literaria no depend de tius reglamnintos: estos son accesorios y
posteriores i ella, puesto que siendo los reguladores de algunas de sus
operaciones, ya se supone que ha de haber un ser que las produzca.









Hay casos en que clertos cuerpos no se establecen sin la aprobacion
de sus estatutos; pero esto es cuando tienen que ejercerjurisdiccion,
6 cuando su influencia political o mercantil es de tanta trascenden-
cia, que sea peligrosa dejar en manos do algunos individuos la reso-
lucion o modo de proceder en circunstancias de gran moment; pero
cuando no median estos motivos poderosos, como sucede en los estable-
cimientos literarios, y particularmente en una Academia comolanues-
tra, cuyo circulo es muy reducido, y cuyas funciones no tienen mas
trascendencia piblica que la saludable que pueda derramar la ilustra-
cion un delirio querer exigir la anticipada sancion de los reglamentos.
Por estas consideraciones ocurre algunas veces que los institutes litera-
rios se ponen en plant con algunas reglas provisionales reservando pa-
ra despues la'sancion de la supreme autoridad. Y si esto acontece res-
pecto de congregaciones que nunca ban existidobajo de ninguna forma
ni denominacion? lque serarespecto de aquellas que ya de alguna ma-
nera han estudo constituidas, y que se han gobernado per estatutos
particalares? En este caso se encuentra hoy la Academia de litera-
tura, pues ni ha sido formada antes de haber obtenido el Real permi-
so, que es lo que le basta para su existencia, ni los individuos que la
componen pertenecian a la esfera de privado3 ciudadanos, sino que
son los mismos que habian constituido la Comision permanence de
literature. En todo rigor debe decirse, que la Academia no es mas que
la misma Comision bautizada con otro nombre, y autorizada para
hacer por si el bien que antes no podia practicar sin pedir la venias
y veneer las dificultades que le oponia la Sociedad. Asi es que los
estatutos que se le han presentado para an discussion, son easi los
mismos por donde segobernaba, no habiendose alterado en ellos sino
poco, poquisimo; y eso en nada mas que en lo que era incompatible
con la nueva form academic que se le ha dado.
Pero ya que la reflexion no es la unica arma con que debo batir
B los contraries, apelare tambien a los ejemplos para acabar de con-
fundirios.
Si las corporaciones no pueden existir sin reglamentos aproba-
dos, como es que los congress constituyentesenquese discuten las
cuestiones mas importantes a la salud de los pueblos, se instalan, y
nombran president y secretaries; y aundeliberan sobre puntos de
la mayor gravedad, sin haber formado todavia el reglamento que ha
de modelar la march de sus sesiones?
La misma Academia Espaiiola, establecida en tiempo de Felipe
V. ofrece la prueba mas convincente del acierto y legalidad con que
ha procedio la nuestra. De la historic de aquel cuerpo respectable,
publicada al principio de la segunda edicion del Diccionario de la
lengua, heeha en Madrid en 1770, consta que no solo se install, nom-
bro empleados, y emprendio trabajos antes de la aprobacion de su
reglament o, sino aun antes de haber ocurrido al monarca en la for-
ma legal para que se le permitiese su fundacion. Bast6le al marques
de Villena el beneplacito verbal de Felipe V.: y convocando & varies








sug-:tos a au casa, les manifesto su plan quedando inscrites en el ni-
mero deaacademicos desde el 6 de julio de 1713. Reunidos otra ves,
se celebr6 la junta de 3 de agosto del mismo afio, primer en los re-
gistros de la Academia. "Lo que ante todas cosas (son palabras de la
misma historic) lo que ante todas cosas trataron aquellos primeros
fundadores, fue dar forma en el gobierno de la Academia. Con este
fin eligieron per director y president de ella al marques de Villena,
principal autor de su fundacion, y por secretario a D. Vicente Es-
quarzafigo. Hechas estas elecciones en 10 del propio mes de agosto,
form la Academia un plan para el Diccionario, que eligi6 como pri-
mera y principal obra, y fue dando otras disposiciones, fundada en
la aprobacion verbal del Rey: y parecio que ya era tiempo de solicitar.
la por escrito, para que pudzese tener la autoridad piblhca que le falla-
ba, por lo que a nombre de ella, hizo el marques y present al Rey
el memorial siguiente." Y sin insertarlo integro, per no considerar-
lo necesario copiare solamente las palabras que son del caso. "Por
lo cnal, asidice, acudimos a los pies de V. M., pidiendole sesirvade
favorecer con su Real protection nuestro deseo deformar debajo de la
Real autoridad una Academia Espafiola." Aparece, pues, claramen-
te que esta ilustre corporation, apoyada tan solo en un mere permi-
so verbal concedido a un individno, se install y ejercio todas las fun-
clones de verdadera Academia, ann antes de haber impetrado tal
gracia, ni menos de haberlaobtenido. Y nuestra Academia de litcra-
tura, nuestra perseguida Academia que ha tenido su origen en la
esposioion de varies individuos que reverentemente ocurrieron al tro-
no, y que por una espresa y terminante Real orden se manda erigir
en cuerpo independiente de la Sociedad econbmica, nuestra Acade-
mia, repito, hha carecido de facultads para instalarse y hacer toda-
via menos de lo que egecut6 la Espa ola, a pesar de encontrarse es-
ta en circunstancias menos ventajosas?
Lo cierto es que S. M. aplaudiepdo el celo del marques de Ville-
na, aprobo en papel de 3 de noviembre de 1713 la existencia y tra-
bajos d6 la Academia, encargando ent6nces que seformasen y pusie-
sea en stus manos loi estatutos para concuriencias y juntas, obras y Ira-
bajos de la Academia. Egecutolo esta muy luego con una planta de las
mas esenciales 6 principles, que eran los que habia formado y convo-
nian por ent6nccs, reservando d mayor examen los demnas. Dio cuenta
despues del titulo, empresa, y sellos de la Academia, y aprobado todo
por S. M. mando por decreto de23 de mayo de 1714, dirigido al con-
sejo, que este espidiese la Real cedula de aprobacion y confirmacion
en la forma que mas autorizase i la Academia Espaniola llego a re-
cibir de una ves su consolidation. Y a vista de hechos tan conclu-
yentes, ihabra quien diga todavia que la Academia Cubana de lite-
raturano pudo instalarse, porque aun no ha obtenido la aproba-
cion de sus estatutos? Yo siento sobremanera que la Sociedad econo-
mica de la Habana, a que tambien pertenezce en calidad de socio de
merito, se haya presentado a los ojos dcl pilblico bajo de un aspect








tan poco favorable ( su decoro, como contrario A su reputation lite-
raria.
Y ann antes de salir de la Academia Espafiola, quiero hacer dos
reflexiones que coadyuvan much nuestro intent. Es la primer,
que aquella corporation, a pesar de haberse establecido en la corte,
fuente de la supreme autoridad, y en donde por lo mismo pudieron
haberse llenado con anticipacion y prontitud todoa los requisitos que
se hubiesen considerado neeesario para plantear la Academia; sin
embargo, todos los pass que se dieren en ella, en vez de ser poste-
riores, fueron anteriores a su aprobacion. Y si asi se hizo en cir-
cunstancias en que todos los recursos estaban tan a mano, y en que
cuantas dificultades pudieran haberse presentado, todas habrian sido
zanjadas en breves dias 6 en pocas horas; ique no sera respect de
un institute, que mandado establecer a tan larga distancia del cen-
tro del gobierno se veria encadenado en su march, si a cada paso
se le quisiese sujetar a la anterior aprobacion de sus mas inocentes
operaciones? Cuando los decretos que emanan del trona son benefi-
cos a pueblos lejanos, entonces debe haber cierta amplitud en el mo-
do de su egecucion, y sacrificar si es necesario las formulas a la uti-
lidad: pero no la utilidad a las formulas, pues estas se establecen, no
para que sirvan de obstaculo a los bienes que la ley quiere producer
sino, al contrario, para mejor conseguirlos y asegurarlos. Es la e-
gunda, que cuanto mas encumbrada, mas escelsa sea una cosa en la
gerarquia social, tanto mayor ha de ser el esmero que se ha de poner
en que aparezca revestida de aqiella pompa y solemnida-l que tanto
contribute a realzar su splendor. Si la aprobacion de estatutos es
requisite esencial para la existencia de las corporaciones literarias,
bien seguro esta que la Academia Espafiola hubiese podido pasar sin
61, ni menos que lo hubiese consentido el monarca bajo cuya protec-
cion se form, y que tan interesado estabsen su lustre y en su gloria.
Pero si cuerpo tan respectable, si cuerpo que se cuenta entire los pri-
meros literarios de la nacion, si cuerpo que recibi6 vida a los ojos de
Felipe V., se levanta repentinamente en el centro de la corte, y em-
prende una carrera gloriosa, reservando para tiempos posteriores la
formacion y aprobacion de sus estatutos, jcon cuinto mas fundamen-
to no habra podido hacer lo mismo nuestra Academia que asi por el
lugar en que se manda establecer, como por otras circunstancias es
un institute de segundo 6rden.muy inferior alprimero? En balde cla-
man nuestros enemigos, en balde apuran los recursos de su logical
depravada. La Academia Cubana de literature esta constituida legi-
timamente, y al dar ese paso tan doloroso para ciertos individuos de
la Sociedad, no hizo mas que pisar sobre las huellas que la Acade-
mia Espalfola le dejo estampadas en la send de la ilustracion.
Pero repasando los mares, y volviendo al seno de nuestra patria
para ver si en ella encontramos alguna institution que favorezca nues-
tras ideas, se nos presents la Regia y Pontificia Universidad de San
Ger6nimo de la Habana, establecida enel convento de los reverendoe








padres predicadores. Lesnse los estatutes de esta corporation y digan-
me despues si ellos per si solos no prestan abundante material par&
condenar al sil.encio a los socios gritadores. Las palabras de letra ba-
tardilla son las mismas de que usan aqaellos estatutos, y as inserciog
contribuiri a dar mas fuierza mis asertos.
El 5 de enero de 1728 se erigi6,fitd6 y estableci laUniversidad
sin haber formado todavia sus estatutos: mas i pesar de esto fau a-
probada y confirmada en todo y por todo el 3 de setiembre del mismo
alio. Ent6nces encargo S. M. que se liciesen los estatutos; pero pa-
saron algunos anos sin que este precepto se hubiese podido cumplir
del modo que se deseaba. Asi fae, que en 14 de marzo de-1732 se vol.
vio a mandar que se formasen con asistencia de los doctors y maestros
de que se componia el claustro, asi regulars como seculares, gradua-
dos.en ella. Hicieronse por fin cual convenian, y elevados al gobier-
no, fueron aprobados en 27 de julio de 1734, es decir, mas de seis
&nos y medio despues de habersoe instalado la Universidad. Laego es-
ta existio, hizo eleeciones, celebro claustros, di6 grados, y fue reoe-
nocida con plenas facultades para todo, no solo antes de la aproba-
cion de sus estatutos, sino aun antes de su formation. iQue pues rew-
ponderan a esto los legitimistas anuladores de nuestra Academia!
Comparen para su mayor desengafio las sencillas operacioaes de ea-
ta con las grande atribuciones de aquellay con la trascendeneia de
sus actos. No es la Universidad, no, uno de aquellos cuerpos litera-
rios que estan destinados & difundir las luces por medie de algun pe-
riodico 6 de programs que present para su piublica resolution: ea,
si, un plantel donde recibe la juventud sus radimentos cientiicos, y
de donde salen autorizados sus alumnos para ejeroer algun dia el de.
licado ministerio, de la predicacion evangelica, el arte difioil de oq-
rar, y las penosas fanciones del foro, 6 Is magistratura. Tales son los
destinos qu e confiaron a la Universidad de la Habana al tiempo
de su fundacion: mas por altos y graves que sean, no se consider que
necesitase, para empezar a ejercerlos, de la aprobacion do sus esta-
tutos. iPues con cuanta mas razon tampoco la neeesitara nuestra
Academia, cuyas operaciones, aunque beneficas, son sin dada may
reducidas' Yo apelo al j uieio imparcial del public y i l. conciencia
misma de nuestros enemigos.
Y como pi todo eonspirase a suministrar nuevas praebas contra
la injusticia de nuestros perseguidores, la Academia de ciencias natu-
rales recien establecida en Madrid, viene a poner el sell a eante
se ha di-ho en nuestro favor. El 7 de febrero de este aio se espide
la Real 6rden por la cual se manda erigir aquel institute, 6 instalAn-
dose inmediatamente, empreude sue trabajos, y nombra nau Comi-
sion para que se ocupe en la formacion de sus reglamentos. Y sL
Academia Cubana de literature no pudo empazar sus areas, porque
sun no tiene sancionados los suyost Asi lo afirman nuestros enemi-
gos: mas si ellos pudieran resolver satisfactoriamente la contradio-
cion en que caep, entonces se libertarian del terrible cargo quo lUs









Ietras ofendidas les hacen ante cl severe tribunal de la opinion.
Pero ya es'tiempo de que vetigamos a combatir el argument a-
quileo, el caballode batalla en que se ban paseado victorious nues-
tros enemigos. Este caballo camera bajo nuestros golpes, y oprimiendo
con ns peso a los campeones que le sacaron a la arena, moriran en el
mismo campo que prepara'ron para sus triunfos. El secretario de la
Sociedad, escondido bajo el nombre de Socio amante de la literature
y del 6rdtn, despues de hacer a su corporation una fastidiosa lauda-
toria en el papel que public el 12 de abril, nos dice pEr conclusion
de uno de sus parrifos, que "-a Real Sociedad, ese mismocuerpo tan
respectable por todos titulos, obtnco de la piedad soberana, al tenor de las
eyes generals del reino, lafacultad de constituirse por virtud de Real
decreto de 6 dejunio de 1792 constant en Real 6rden de 19 dejulio; y
no por esto, ni por haber impetrado la gracia les hombres mas respeta-
bles de esta ciudad por el conduct y con la eficaz cooperation del bene-
mirito gobernador el escelentisimo senior don Luisde las Casas, os6 ins-
talarse hasta que RECIBIDA la Real cidula de 15 de diciembre apro-
batoria de sus estatutos, pudo hacerlo bajo bases s6lidas: habiendo veri-
ficado su instalacion en 9 de enero de 1793, dando asi un autintico com-
probante de la regularidad de sus operaciones, en que ha perseverado
desde aquelfeliz nmomento."' Examinemos por partesesta relation.
Se confiesa terminantemente que la Sociedad obtavo en virtud
de Real deereto de 6 de junio de 1792, la facultad de constituirse:
luego pudo lacerlo legitimamente; y si no lo hizo, fue porque no
quiso usar de la gracia, mas no porque dejase de estar plenamente
autorizada. Y bien: porque la Sociedad economic, estando facultada
por Real decreto para eonstituirse, no hubiesequerido hacerlo, se in-
ferira que otra corporation, estando tambien legitimamente autori-
zada, no deba tampoco constituirse; y que si lo hace, se tenga por
criminal? Cabalmente result todo lo contrario, pues aquella que so
constitute, da una prueba inequivoca de que obedece y cumple el
mandate superior, como lo ha hecho !a Academia; mas la que rehusa
constituirse, muestra bien claramente que no ha llevado a efecto la
orden que se le impuso; y si tal fue la conduct de ls Soeiedad eco-
nomica de sl Habana, no hay duda en que lejos de ser digna de elo-
gio, y de que se nos proponga por model miereee una amarga cen-
sura y just reprobacion.
iPero sera cierto que la Sociedad no os6 instalarse hasta que no
hubo recibido la Real cedula aprobatoria de sus estatutos? Si hacer
lo que manda el gobierno es osadia, no cabe duda en que la Sociedad
eometi6 una de primer magnitude. Este cuerpo se install antes de
haber reeibido la aprobacion de sus reglamentos; y per mas asombro.
so que parezca, asi lo ban demostrado hasta la evidencia los mismos
enemigos de la Academia. Vamos a cupntas.
Se dice, y es muy cierto que la Real cedula aprobatoria de los
estatutos se espidib en Madrid en quince de diciembre de 1792: tam-
bien se dice, y es eierta, quela Soeiedad se install el nueve de enero








57
de 1793. Luego de cuando se espidio aquella & cuando se install ests,
solamente corrieron de veinte y cuatro a veinte y cinco dias. Este y
no otro pudo ser el termino que gasto la cidula en venir desde Ma-
drid hasta la Habana: ipero esto puede ser!'Pongamos todas las cir-
cunstancias del modo mas favorable a nuestros contrarios, y aun asi
se vera la imposibilidad de semejante suceso. Espidi6se la Real ce-
dula en Madrid de 15 de diciembre: concedase que al dia siguiente
se hubiese enviado para C&diz por el correo. Este gasta cinco dias
de camino: luego no llegaria a esa ciudad hasta el 20. Supongamos
tambien que el 21 se hubie na, y que en el hubiese venido la Real cedula Para que la Sociedad
se hubiese instalado en virtud de el!a el 9 de enero, habria sido pre-
ciso que se hubiese recibido por lo menos el 8, que es decir, en diez y
ocho dias de Cadiz i la la bana: viage inaudito en los anales de la
navegacion, e inimpsible hasta ahora a los esfuerzos del hombre. iQue
tal, senor secretario, que tal! iTiene V. la bondad de decirnos bi la
Sociedad economic de la liabana se install 6 no antes de haber re-
cibidc la cedula aprobatoria de sus estatutos? Ahora colocera V. que
cuando ie encargue que revisase bien su papel, no me dirigi a exa-
minar si esplicita debe escribirse con s 6 con x, ni si debia decirse de
fomento o del foinento; sino que queria que V. se ratificase en este
punto; para que nunea le quedise el recurso de escaparseme, atri-
buyendo a la imprenta -aguna equivocacion en las fechas. No hay
remedio: los enemigos de la Academia estan batidos con sus propias
armas, y ya no les queda mas arbitrio que rendirse a discrecion.
El panegirico elocuente que el bcnemerito patricio doctor don
Jose Agustin Caballero consagro a la memorial del e-celentisimo se-
fior D. Luis de las Casas, y que leyo en una de las juntas de la Socie-
dad el25 de enero de 1601, epoca en que este cuerpo era lo que yano
es, suministra datos incontestables sobre este particular. Oigamosle.
"Acordaos ahora del placer que sentisteis al principio del ano de 93,
cuando visteis realizado este mismo plan, el plan de una Sociedad
patribtica; y el recuerdo de este placer sea el mejor elogio de nues-
tro fundador." Despues de hablar de su coistancia, prosigue "Y no
era quiza esta constancia lo que mas admirabamos en nuestrs juntas
4c." Y mas adelante se espresa asi. "'En medio de e.tos patri6ticos a-
fanes recibe de S. 21M la cidula aprobatoria de nuestro institute social.n
Luego si en medio de estos patribticos afanes, que no eran otros que
las juntas y operaciones de la Sociedad, recibe la cedula aprobatoria
claro es que fue instalada sin ella. Y tan lo fue, que el mismo elo-
cuente orador nos dice a continuacion, que el escelentisimo Ca-
sas dispute al secretario el gusto y la honra de colnunicar al cuerpo
la cedula aprobatoria. Luego si cuando esta llegb, ya habia secreta-
rio, es innegable que la Sociedad se hallaba instalada, pues a no ser
asi, era impossible que tuviese ningun empleado Aun avancemos un
poco mas. "No se inflame (son palabras de Caballero) no se inflamo
tanto La-Fontaine al leer una oda de Malesherbes, ni Malebranche,








58
leyendo uno 4e los libros de Cartesio, como nuestro esoelentisimo pre-
sidente cuando nos leia el documents que solidaba de una vez nues-
tra constitution." Las espresiones nos leia indican que Caballero era
ya socio cuando se recibio la cedula aprobatoria. Este senior venera-
ble ha tenido la bondad de ensefiarme su diploma, y per el consta
que fue inscrito en al'uella asamblea el 17 de enero de 1793: luego
si el estuvo present a la lectura de la cedula aprobatoria, ea incon-
cuso que esta se comunico a la Sociedad con fecla posterior a aquel
dia. Pero el secretario afirma que 1:I instalaoion se celebro el 9 del
mismo mues; luego queda demostradc que eate acto fue anterior i la
reception de la cedula aprobatoria. Estos aserlos son dignuo de la
mayor consideration, no solo por el character de la persona de cuya
plumna saliercn. sino porque fueron emtiti.os delante tie los socios con-
temporaneos la fundaicion do la Sociedal, y ninguno d3 ellos alzs
la voz para contradecirlos.
Aleguemoi todavia nas pruebas. Un pap .1 sobre e! es'ablecirien-
to de la Sociedad patri6tica de la Habina, escriio en 15 de febrero de
1793 por el maestro fr;y Pe Iro Espinola, religioso do San Agustin,
socio de nihmero, y que impreso cJrre ac.,mpanado i la coleccion del
entbnces titulado Papel peri6dzco de la I.tbLna pertenecientt a aquel
afo, descifra claramente el enigma en que los enemigos de la Aca-
demia han querido envolver la instalacion de la Sociedad. Despues de
enumerar brevemente algunos beneficios dispensados a tla isla de Cu-
ba por Carlos IV, dice. "Para dar aun mas largo testimonio de su so-
berana beneficencia, se dign6 aprobar la Sociedad patriotica de esta
ciudad en los terminos propuestos. por decreto de 6 de j unio de 1792
constant de Real orden de 19 de julio del propio ano. Habiendose
recibido ESTASsoberanas disposiczones....." Aqui interrumpo al lec-
tor, y le ruego que fije la atencion en la palabra estas, pues solamen-
to se refiere al decreto de 6 de junio constant de Real orden de 19
dejulio; y ya se sabe que ni por el uno ni por la otra fueron aproba.
dos los estatutos. Mas prosigamos para ver que result. "Habiendose
recibido estas soberanas disposiciones, para no retardar al piblico
ur beneficio que tanto le interest, lerepemido escelentisimo senior go-
bernador y capitan general hizo convocar'en 9 de enero del presen-
te ano de 1793, a los individuos que se hal!lron presented de los vein-
te y siete que promovieron el establecimiento de la Sociedad patrioti-
ca; y despues de haberles insinuado la utilidad que reaultaria i la
patria, poniendo este cuerpo en ejereicio sus areas conform a su
institution, eligiendo los empleados que espresan los estatutos (pero
cuya aprobacion aun no se habia recibido), admitiendo otros socios,
con los demas actos consecutivos y peculiares de estos establecimien-
tos se proccdii a su ejecucion, nombrando para director y demas em-
pleos, y admitiendo por nuevos socios a los sugetos que por papel se-
parado se ha manifestgdo al piblico." Luego, si habiendese recibido
el decreto de 6 de juno constant en Real orden de 19 de julio, por
el cual solamente se aprobaba la ereccion de la Sociedad, mas no sue


-C








estatutos, pnesto que e&to se hizo por la cedala de 15 de diciembr%
se procedio i la instalacion; es evidentisimo que aquel cuerpo se in-
tale antes de haber recibido la supreme sanction de sus reglamentos.
Pero no so conform con solo instalarse y nombrar empleados; sine
que empezo a admitir en su seno a tantos y tantos socios. que ya as
numero ascendia en 17 de enero, es decir, echo dias despues de se
instalaeion, k nada.menos que noventa y eince, segun ooasts de la
lists impress en 1793.
Para dar a esta imposibilidad el iltimo grado de evidencia, ci-
tar6 tambien en su abono los registros de las entradas de buques ea
la Habana a prinoipio de enero de 1793. De ellos consta que del pri-
mero al nueve, dia en que se install la Sociedad, no lHego de Espaia
correo alguno, ni buque con correspondencia de oficio; pues solamen-
te entraron trees mercantes, que salieron much antes de haberse es-
pedido en Madrid la cedula de 15 de diciembre. Estos buquesfueron
el paquebot Buen Amigo, procedente de Gijon, y la fragata Beatriz y
el bergantin Guerrero, ambos de Santander. Los dos primers Ilega-
ron a este puerto el 7 de enero, y el ultimo el 2: de manera que e att-
solutamente impossible que hubiesen traido la referida cedula. ,Por
done pues Ilegarial A los defensores de la legitima instalacion de la
Sociedad toca esplicar este milagro.
Pero he dicho tambien que la Sociedad no solo se install y nom-
brb empleados y socios, sin haber recibido la aprobacion de sus esta-
tutos, sino que celebro juntas y otros actos. Dejemos hablar al maes-
tro Espinola, y mi testimonio quedara comprobado. "Desde este me-
mento (el de la instalacion) se ban continuado las juntas de la So-
ciedad en los dias y horas asignados. En ellas se proponen y confe-
rencian los medios mas seguros de escitar y perfeccionar la industrial
de los ciudadanos, y de establecer una agrioultura con inteligencia
y metodo, para aumentar las cosechas, y multiplicar las species do
frutos que pueda producer la suma fertilidad del terreno; se tra-
ta de euanto tiene relacion con el comercio propio del pais, pa-
ra corregir sus vicios, refornar sus abasos, y hacerlo ventajoso, dan-
dole today la actividad possible asimismo..... prosigue este cuerpo sus
tareas, consultando sobre cuanto pueda contribuir al bien, felieidad
y servicio de la patria y del estado."
* Jltimamente, yo conjuro i los enemigos de la Academia, a que
produzcan ante el phblico el acts de la instalacion de la Sociedad, it
otra cualquiera en que conste la epoca en que se recibi6 la cedula a-
probatoria de los estatutos. Ningun inconvenient hay en presentag
los originals, pues ni la material exige secret, ni m6noe deben los
contrarios rehusar la manifestation de an document que tanto le1
favorece.

NOTA.-Conclnida estaba ya esta defeno cuando el 23 de abri
aparecio en el Diario de Gabierno otro articulo del secretario de la
Sociedad, en que, temiendc .1 formidable ataque que se le iba i dar;









se apresura A desmentirse a si mism.a, y sin referirse en nads A se
papel anterior, publicado el 12 del mismo, confiesa con timides lo
que anmes habia negado con tanto descaro. Copiemos sue propias pa-
labras. "Asi fui como se install la Real Sociedad, que a los muy pocos
dias tuvo lasatisfaccion de recibir la Real eidula de 15 de dictembre con-
frmatoria de sus estatutos." Esta confesion de boea del secretario bas-
ta para probar. anm prescindiendo de todo. lo antes por mi alegado,
que la Sociedad se install con solo la Real orden de su erection, sin
haber recibido la c-dula que aprobaba sus reglamentos. Pero si esta
confession prueba el gran punto que se cuestionaba, todavia prueba
much mas las escandalosas contradicciones en que ha eaido el se-
cretario. En el papel que public en el Diario del 12 de abril, asegu-
ra que la Sociedad no os6 instalarse hasta que RECIBIDA la Real c6-
dula de 15 de diciembre, aprobatoria de sus estalutos, pudo hacerlo bajo
bases s6lidas. bMas en el de 23 dice, que se install, y que d los muy po-
cos dias tuvo la satisfaction de recibir ia ciddla conirmuatoria de los esta-
tutos. Esta contradiccion, que en un simple socio pudiera graduarse
de ligereza, en el secretario debe imputarse a mala fe; pues tenien-
do a su disposicion el archivo, y habiendo sido muy premeditado el
ataque contra la Academia, tuvo sobrado tiempo para consultar las
actas. Esta falsedad debe abrir los ojos del public, y hacerle cono-
cer las viles armas de que se han valido para perseguir nuestro ins-
tituto.
Desde que Zambrana public su primer papel, yo conoci que se
habia atravesado el corazon con sus propias armas; y queriendo tener-
le mas seguro a misi pies, le adverti que crrrigiese en tiempo oportu-
no las inexactitudes que contenia. Ratificose en sus falsas ideas, y to-
das las correcoioies que hizo, fue aquella pueril fe de erratas que
tanto divirtib al piblico a espensas de su author. Mas cuando vio que
yo daba ya la carn, y que en terminos positives anunciaba que la So-
ciedad se habia instalado antes de haber recibido la cedula aproba-
toria do sus estatutos, entbnces conocib que yo le tenia entire mis gar-
ras, y luuhafdo por cscaparse, ha vonido a negar 1o que antes afirma-
ba con arroganciaL.
Yo no sqe gu enio fatal dirige la pluma de nnestro malhadado
secretario. pues tambien se contradice en el mismo papel del 23. Re-
pitamos sus palabras. "En la ciudad de la Habana, en 9 de enero de
1793, el esceleintisimo sefor D. Luis de las Casas, este ilustre gefe
cuya memorial sera eterna en los fastos de la Soeiedad, hizo eonvo-
car a su mora-ia a los principles sugetos de esta capital esclarecida,
los cuales habian pripuesto por el conductode S. E. el estableci-
miento de una Sociedad patriotica, cuyas constituciones babian remi-
tido a S. M. en representation de 27 de abril de 1791; constando ya
a S. E. en aquclla fec!h, como lo asegur6 a la junta, que en sobera-
no decreto de 6 de juiid, constant de Real brden de 19 de julio del
propio afno. estaban aprobadas: en cuya virtud invite a los concurren-
tes a que no perdiesen untiempo precioso que debian consagrar alas










nobles tareas del institute. Asi fu6 como se install la Real Sociedad,
que a los muy pocos dias tuvo la satisfaction de recibir la Real cedula
de 15 de diciembre, confirmatoria de sus estatutos."
De este parrafo nacen trees preguntas que el secretario tendra la
bondad de contestarme. iSon las conetituciones de una sociedad cosa
distinta de sue estatutos o reglamentos? Y si lo son, ien que se dife-
rencian aquellas de estos? Si las constituciones de la Soeiedad fue-
ron aprobadas por Real decreto de 6 de junio de 1792, constant de
Real orden de 19 de julio del propio aino, icomo es que aquella reci
bib a muy pocus dias de instalada, la cedula de 15 de diciembre de
1792, confirmatoria de sus estatutos' Esto prueba una de dos cosas,
a saber: 6 que los reglamentos de la Sociedad no fueron aprobados
por.el Real decreto de 6 de junio, 6 que si lo fueron, ya no habiane-
cesidad de la cedula de 15 de diciembre, pues que en ella no se hizo
mas sino reaprobar lo que ya estaba legitimamente aprobado.
Anuncia tambien nuestro secretario, que la cedula aprobatoria,
se recibi6 a may pocos dias de instalada la Sociedad. Habria sidomuy
convenient, que en vez de habernos dicho muypocos dias, nos hubie-
se espresado terminantemente cual fu6 el dia en que se recibio: pero
esto lo ha hecho con studio, pues no pudiendo darse a las palabras
muy pocos dias un sentido determinado, cualquiera creera que fue a
los ocho, dies 6 quince, dando de esta manera un colorido algo favo-
rable i la causa de la Sociedad. Yo no puedo afirmar a punto fijo
cuando se recibib la c6dula aprobatoria; pero quiza no me equivoca-
re, si digo que no fue antes de marzo, pues de los registros de la en-
trada de buques en 1793 aparece que hasta aquel mes no llegb nin-
guno a este puerto con correspondencia piiblica. Tal vez vendria por
la fragata correo de S. M. el Patagon, que entro el primerode mar-
so, procedente de la Coruria, 6 por la fragata de guerra Juno, que vi-
no del Ferrol con pliegos del Real servicio a mediados del mismo
mes.

Ponen gran empefio los contrarios en el quinto argument, asa-
ber: que la instalacion de la Academia no fue legitimamente hecha,
porque habiendo sido presidida la de la Sociedad por el escelentisi-
mo senior don Luis de las Casas, la de la Academia debi0 tambien ha
berlo sido per el actual escelentisimo sefor gobernador y capital
general. Este argument es inexacto por varias razones.
Primera. Que el escelentis-imo senor Casas hubiese presidido la
instalicion de la Sociedad, solamente prueba un hecho; del cual no
se puede derivar la maxima juridica de que todas las instalaciones
de cuantas corporaciones puedan existir; havan de hacerse neceria-
mente, so pena de nulidad, por los escelentisimos senores gobernado-
res y capitanes generals. Asi es. que no basta alegar que el escelen-
tisimo sefor Casas fue el instalaaor de la Sociedad, sino probar que
la Academia debio haberlo sido por el gefe que ocupa hoy aquel emi-
nente pgeato.


R









Segundlz. No siempre que an cscelentisimo seflor gobernadot7
capital general preside la instalacion de algun cuerpo literario, de-
be decirse que lo hace porque la instalacion no se pueda hacer de o-
tra manera, pues hay casos en que asiste per mera solemnidad, y pa.
ra dar al acto mas lucimiento.
Tercera. La instalacion de la Sociedad per el eseelentisimo senior
Casas es de un character muy dudoso para tomarla per model. En el
concurrieron circunstancias muy particulares, y que nada se aseme-
jan a las del present case. Debe recordarse que el agent principal,
el verdadero fundador de aquel cuerpo, el que para verlo realizado
en este suelo se entendib directamente con el gobierno supreme, fu6
aquel dignisimo gefe. Asi fue, que cuando se elevb a 8. M. la solici-
tud para el establecimiento de la Sociedad, se pidib tambien, que "en
atencion a la eficacia y celo del bien piiblico con que el mismo eece-
lentisimo senior habia influido en el proyecto, se dignase autorizarlo
con la protection de este cuerpo todo el tiempo de su inando hasta
dejarlo radicado."Ksta sitplica fue acogida, y el escelentisimo Casas
declarado Protector, bajo cuyo nombre, y no el de Presidente, le ve-
mos figurar a la cabeza de los socios, cuya lists se public en enero
de 1793. Estas consideracinmes manifiestan claim amente que la presi-
dencia del escelentisimo sefnor Casas & la instalacion de la Sociedad,
lejos de tener un character gubernativo, no fue mas sino un acto en
que desempefiaba las patri6tieas funciones de un primer socio, unpri-
mer amigo del cuerpo recien instalado.
Cuarta. En'punto & corporaciones, el acto mas important no es
el de su instalacion, sine aquel por el cualse manda constituir, aquel
por el cual se le da el ser. Ent6nces es cuando se pesan todas las ra-
zones que pueda haber para su existencia; y si despues-de conside-
radas se permit su ereccion, ya los demas pasos son secundarios. La
instalacion no es el acto que imparte vida a las corporaciones: ella
no es mas que el acto por el cual entran en el ejercicio de sus facul-
tades. Peru estas varian much, asi en ns extension como en su natu-
raleza. Enhorabuena que cuando scan de grande importancia politi-
ca, 6 se haya de prestar un juramento que responds del exact cum-
plimiento de ellas, haya de recibirlas quien las ejerce, de manes de
la autoridad; pero cuando son tan sencillas y tan limitadas come las
de nuestra Academia, basta participar a aquella que en el territorio
de su mando existe un nuevo institute. Esto hicimos nosotros, porque
jazgimos que era lo que debiamos hacer. Nuestra instalacion fue un
acto sencillc, sin pompa ni solemnidad, y semejante a laa juntas que
celebraba la comision, eecepto que el nombre de president se mudb
en el de director, y que se nombro un vice-director. Nunca debe per-
derse de vista que la Academia, segun he dieho antes, no es una cor-
poracion enteramente nueva: existio antes bajo la forms de comision
y fue aprobada por la autoridad; de manera que la instalacion no fud
otra cosa que un cambio en el nombre, pero nombre que, segun el
tenor de la Real orden, ya no podia estar sujeto la Sociedad. Pero









come los aeadimicos estAn muy distantes de sear el cuerpo b la aa*
toridad, puesto que su primer empefo es identificarse con ella, estin
dispuestos, si se consider necesario, a ser reinstalados, pues no sien-
do este acto uno de aquellos que imprimen un character indeleble, bien
puede repetirse tauchas veces.
Quinta y iltima. Cuando se install la Academia Epafiola de la
que ya hemos hecho larga mencion, no presidio ni concurrio ningu-
na autoridad local. Aquella sin embargo fue aprobada por el monar-
ca que entonces reinaba; y no hay en verdad razon alguna pars con-
cluir, que cuando otras han side validas, y declaradose regulars to-
dos sus procedimientoN a pesar de haberse omitido aquel requisito,
la nuestra hays de ser tan viciosa como cacarean sue enemigos.
Desbaratados ya los argumentos de los contraries, tiempo es de
que pasemos a refiutar las falsas inputaciones que se non hacen. Lea
duele sobremanera, y se quejan amargamente, de que hubiesemos o-
currido al gobierno supremo por la gracia que hemos alcanzado, sin
valernos del conduct de la Soriedad. Esto lo hicimos por dos razo-
nes. Primers: porque habiindose hecho la representation a S. MA., no
en nombre de la Comision, sino de various individuos de esta, y no
siendo ni pudiendo ser los tales individuos, subditos, hijos, nietos ni
pupilos de la madre Sociedad, estaban en plena aptitud de hacer lo
que les dictase su libre volintad. Y prueba de que procedimos legiti-
mamente es, que .M. I. la Reina gobernadora acogio nuestra repre-
sentacion, sin haber estrafado que no hubiese ido por el conduct do
la Sociedad, contentandose solamente con noticiar a esa que ya la Co.
mission de literature habia de former cuerpo apart, y que discutiese,
mas no que formase, el reglamento de la Academia. Segunda: porque
sabiamos que ella lejos de favorecer nuestrointento, se habria opues-
to con todas sus fnerzas. Si despues de haber obtenido una Real or-
den para erigirnos en Academia, se resisted a nuestra emancipacion,
ique no habria sido antes de estar escudados con esta egida podero-
sal La Sociedad esta indignada con los academics, porque ban sa-
cudido el imperio que queria ejercer sobre ellos. Su objeto siempre
fue mantener encadenada B la Comision de literature; y si tolero su
existencia, nunca fue para proteger los esfuerzos de sus individuce,
sino para halagar su vanidad, manteniendo a estos bsjo el pesado
cetro que sobre sus cabesas descargaba. Despues que una porcion de
honrados ciudadanos trataron de former una asamblea literaria para
dedicarse al inocente studio de la literature, todo lo que pudieron
recabar de esa Sociedad que tanto preconiza su amor a los conoci-
mientos fue que bajo del caracter humilde de Comision, y bajo de
una existencia revocable y precaria, segun la enfatica frase de su esce-
lentisimo director, los hubiese ingertado en la punts de la cola de
la Seccion de education. Del favor que podia dispensarle su madre
generosa, bastantes desengafos habia recibido ya la Comision de li-
teratura. Si tanto se interesaba por ella, ipor que no procure darle
consistencia y perpetuidad, sin haber permitido que por tanto tiem









po quedase bajo de an carActer revocable y precario? Si tanto per
ella se interesaba, ipor que no interpuso sus respetos para elevarla
siquiera al rango de Seccion, ya que cuenta tres en su seno, princi-
palmente en circunstancias en que los nuevos estatutos aun no ha-
bian recibido su sancion? Si tanto se interesaba por ella, ipor que
cuando trato de establecer Una catedra gratiita de literature, y de
haber proporcionado un local aproposito el benemerito Eepada, el
- verdadero amigo de la ilustracion, el hombre generoso sobre cuya
tumba lloran las artes y las ciencias de mi patria, por que se nego
a tan iutil solicitud, cuando lo que unicamente se le pedia era que
la autorizase con su nombre? Si tanto se interesaba por ella, ipor-
que la desairo y aun ofendib cuando se propuso establecer la Revis-
ta Cubana? Y despues que un simple individuo pudo conseguir lo
mismoque AilaComision se habia negado, ipor que no ocurrio enton-
ces a la autoridad para que a sit desairada hija se le concediese lo
que en bien del pais procuraba? Si tanto, en fin, se interesaba por
ella, ipor que declarar a los individuos que la formaron la guerra a
muerteque hoy se les haoce! por que representarlos a los ojos del
piublico y del gobierno bajo los colors mas encendidos para escitar
contra ellos el odio y la persecution1? por que en fin no dejarlos con-
gregar A la sombra de su Academia, y que alli se entreguen a las
tareas literarias que deben consagrar a la patria, y las que algunos
de ellos han sabido ofrecer con el mayor desinteres sobre las areas de
esa misma Sociedad que tan encarnizadamente los persigue?
Afirma el escelentisimo senior director que d simple lectura se
demuestran y tocan lcs vicious insanables (*) de la Real 6rden de 25 de
diciembre pr6ximo pasado, espedida sin la audiencia 6 informed de la So-
ciedad, y sin la oportuna instruction.
Esto quiere decir en dos palabras, que el Gobierno hizo mal en
haber espedido la Real orden sin el previo conocimiento de la So-
ciedad, y que por haber omitido este requisite, aquella adolece de
vicious insubsanables Quo este error hubiese entrado en la cabeza del
escelentisimo senior director, es cosa que no me admira; pero que en
medio de las delicadas circunstancias en quesse encuentra la na-
cion se haya atrevido a producer por el brgano de la imprenta en ui
language a que puede darse un sentido muy dudoeo, no era de es'.e-
rar de un hombre que, ast por hallarse a la cabeza de una corpo.a-
cion, como por ser un eclesiastico, debe ofirener un digno ejemplo
de respeto y sumision A la supreme autoridad. jPero sera cierto que
la Real orden tiene vicios insubsanabies, por haberse eo-pedido sin
la audiencia 6 informed de la Sociedad? Y'o estrano much que ha-
biendo hecho sus studios juridicos el escelentisimo senior O-Gavan,
v tenido ademas una larga practice forense, se apoye en tan debiles
fundamehtos. En las materials contenciosas en que puede liaber da-
(*) Tal es la palahra de que usa; pero como su verdadera significa-
cion solamnente se aplica a las dolnccias fisicas, S. E debi6 haber dicho
vicios insubsanables.








flo de tercero, y en las que no lo sean, pero que pueden perjadicar
al piblico, es cuando se exige la audiencia 6 informed de los parti-
culares o corporaciones; pero en los asuntos que son de notoria uti-
lidad piblica, como es la ereccion de una academia que trata dedi-
fundir las luces, no hay necesidad de audiencias ni de informes. Ha-
brala, si, en aquellos gobiernos que profesando el oscurantismo, hu-
yen de la claridad para esconderse en las tinieblas; habrala en aque-
llos que buscan su apoyo en la ignorancia del pueblo, en el envile-
cimiento de los individuos, yen la degradacionde las corporaciones:
pero no la hay, no por cierto, en el feliz reinado de Isabel. iEsponer
motives, exigir informes para la simple ereccion de una Academia,
cuyo solo nombre envuelve en si las mas fundadas preces, y cuyo
objeto, que es la ilustracion. es la base en que hoy desea apoyarse
el trono espafiol! Ubi=am gentium sumus in qua urbevivimus, et quam
rempublicam habemus, como decia Ciceroncuando tronaba contra Ca-
tilina.
Mals ya que so nos pide con tanto ahinco la copia de la esposi-
cion que elevamos a S. M. para que nos permitiese con-tituir en
Academia independiente del cuerpo economic, y considerando al
mismo tiempo que esta petition no tiene mas objeto que saber los
fundamentos en que nos apoyamos para impetrar aquella gracia;
tratare de satisfacer la curiosidad, presentando, no la copia, porque
esco es imposibie, sino esponiendo a los ojos de la Sociedad el docn-
mento de donde sacamos los motives con que ocurrimos al Gobier-
no. Este documented es el Real decreto de 7 de octubre de 1832, es-
pedido por 8. M. la Reina gobcrnadora, del eual estractaremos sola-
mente la part que dice relation a nuestro asunto.
"Una nacion grande y generosa, come la que la Divina Provi-
dencia ha confiado a los paternales desvelos del Rey mi muy caro y
anmado esposo, es acreedora al mas esquisito anhelo por su esplen-
dor y su gloria. Esta ide I, cuyo logro ha ocupado su corazon desde
su adveniniento al trono, ha encontrado tales y tan poderosos obs-
taculos. que sin tropezar en la amargura de su memorial, no sepue-
den debidamente esplicar. Entre ellos no es el menor la ignorancia,
que a manera de plaga se ha derramado por todas las classes del es-
tado tan prodigiosamente, que apenas se ha librado alguna de su
contagio. En efecto, de tan ominoso principio han nacido los vicios
capitals que destruyen los imperios y anonadan las instituciones
mas justas, mas prudentes, mas sanas, beneficas y acertadas; al mis-
mo se deben las divisions, 16s partidos, las feas denominaciones. la
garrulidad con que se afectan come virtudes los vicios mas abomina-
bles, y se revisten con el nombre de bien piLblico las pasiones que
mas le aterran y contradicen, &c."
Del parrafo anterior, de ese parrafo que debiera estar oscrito
con letras de oro, fue de done sacamos los motives en que se fund
nuestra esposicion al trono; y si la Sociedad loicnsideraofmnsivosa
su earacter, no es culpanuestra que de si formeian desfavorable idea.








De faltos de lealtad yfranqueza nos trata el esoelentisimo senior
O-Gavan; y no content con habernos tributado este obsequio, se le-
resbala la pluma, propasandose & decir "que una fraction de la ilus-
tre Sociedad aspire, sin conocimiento de su madre a romper tan sa-
grado vinculo; si.a duda creyendo y alegando que su dependencia 6 u-
Mnon la oprimia, & que sin su emancipation absolute era impossible que
en nuestro suelo se cultivasen y progresasen las luces. Este esfuera de
dadas elfundamento y orijen de la Real 6rden .Yelativa d la nueva
Academia." iY cuales son los datas de done halpartido S. E. para
que haga con tanta ligereza suposiciones tan ofensivas al character
de hombres de bien1 Si no ha visto la representation, ipor que se a-
ventura a consignar en la prensa las ilusiones de su fantasia, espo-
niendose a quedar desairado ante el mismo piblico que le escuchal
Ya que la exaltacion de sus pasiones contra la Academia le ha tur-
bado tanto la vista que no le deja percibir lo que tan claro esta, yo
le suplico q ue en la calma de sus sentimientos repase la Real orden
y lea en ella su desengaio y la vindicacion mas complete del honor
de los academics. No asestaron, no, golpes traicioneros a la madre
Sociedad: la franqueza ha sido siempre nuestra divisa; y hombres
que, aunque con much desventaja, tienen hoy aliento para salir a
la palestra, y disputar el triunfo cara a cara, no pueden mancharse
con la villania de herir a sus contrarios por la espalda. Que lea, le
ruego por segunda ves, que lea la Real orden tan combatida, y des-
de sus primeros renglones encontrari por lo que tanto suspira, los
motives de la esposicion. "He dado cuenta, asi dice, a S. M. la Reina
gobernadora de una esposicion de los individuos de nimero de la
Comision permanent de literature de esa Real Sociedad econ6mica
en solicitud de que se les permit constituirse en Academia inde-
pendiente de esa corporation, con el objeto de fomentar en esa isla la
aficcion al studio de las humanidades, y el conocimiento de las obras
clasicas nacionales en todos los ramos." Aqui esta ya revelado todo el
misterio: aqui el horrendo crime de los academics: crime que
consist en querer fomentar en esa isla Ia aficion al studio de las
humanidades, y el conociniento de las obras clasicas nacionales; cri
men, en fin, que ha merecido los formidable anstemas de la Socie
dad, pero que los academics estan dispuestos a trocar por los aplau.
sos con que el pixblico celebra sus puras intenciones.
Sostiene tambien el escelentisimo senfor O-Gavan, que entire los
atentados cidsicos que ha cometido la Academia, uno de ellos es el de
haber nombrado socios de nimero y corresponsales. Es muy reparable
que siendo S. E. director de la Sociedad, ignore el nombre de los in-
dividuos que componian la Comision de literature, y el de los de sus
socios corresponsales; y tanto mas reparable, cuanto les de algunos
de estos han aparecido mas de una vez en los periodicos de esta ciu-
dad, y cuanto la celebridad de sus talents y desgracias political los
baciadignos de que viviesen en la memorial de los amantes de lasle-
tras, segun nos dice S. E. que lo es. Ya se entiende que hablo de los









eselareeidos patriotas Quintana y Martinez de la Rosa, de este cin-
dadano que tan merecidamente ha pasado a ocupar uno de los pues-
tos mas escelsos de la nacion, y a quien nosotros tuvimos la gloria de
insoribir en nuestro seno, cuando aun era peligroso pronunciar sa
ilustre nombre en la nacion. Y al near estos asertos, no se cream que
lo hago porque piense ni remotamente que la Academia carece de
facultades para los tales nombramientos. No, senores, las tiene muy
amplias, y las tiene sin duda: y acasoquehubiese ereado esoe nuevos
miembros, nunca habria hecho mas que seguir el ejemplo de otras
corporaciones, y particularmente el de la Sociedad economic de la
Habana. En fin, la question es de hecho, y por lo mismo may ficil
de decidirvn el present caso. Yo provoco a S. E. para que se pre-
sente ante el piublico, y miente siquiera un socio de numero 6 cor-
responsal que haya sido nombrado despues de la instalacion de la
Academia, y que antes no hubiese perteneoido a la estinguida Comi-
sion de literature. S. E. debe a su honor y i la verdad eats piblica
manifestacion.
Censure tambien y califics de pomposa nuestra action de gra-
clas al Gobierno. Pero lo notable es, que se nos eritica porque la hi.
cimos; y si no la hubieramos hecho, se nos kabria acusado de desa-
fectos al trono. iDura oondicion por cierto on la que se encuentra la
Academia!
Si dimos las gracias, fue, per dos motives. Primero porque sien-
do agradecidos no pudimos reprimir dentro del pecho nuestros no-
bles sentimientos al con emplar el insigne beneficio que se nos acababa
de hacer: benefieio que no solo esta eifrado en el bien que puede re-
cibir el public, sine en que para ponerlo a logro no tenemos que
tropezar con los tramites 6 embarazos de una Sociedad, & la que per
una fatal alusion de su mismo escelentisimo director, ya tienen algu*
nos la audacia de calificar con el insultante nombre de populo bar-
baro. Segundo: porque estando identifieados con lasideas del gobier-
no y con las reforms que propone, nos congratulamos sobre manera
en el adelantamiento y mejoras que ha de recibir la nation bajo el
reinado augusto de Isabel. He aqui los motives que nos animaron a
entonar el cantico de gracias que tanto ha desagradado a la Sociedad
y a su escelentlsimo director.
En otra parte de la representation hablando este de la Comision
de literature, se esplica asi. "Una fraction de este ilustre cnerpo,
una mera criatura suya sin mas vida que la que tuvo a bien prestar-
le nuestra generesidad." ;Conque generosidad, generosidad! Una de
dos: 6 la Comision de literature fue daiosa, 6 itil. Si lo primero no
debio de harbor existido; era precise que se hubiese disuelto; y la So-
ciedad que permitio en su seno un cuerpo perjudicial, lejos de ha-
ber sido generosa, aparece como criminal. Si lo segundo, no fue un
favor el que nos dispense formando la Comision, sine que cumplia
con uho de los muchos deberes que la patria le impone. El sagrado
institute de las socieiades no es para que una fraction de sus miem-









bros cenceda favors a otra: sine para que unidos entire si traba-
jen todos de concerto -en el bien procomunal. Pero estos trabajos no
son mas que el desempefio de las obligaciones que cada socio con-
trae al presentarse delante de sus altare>; y el quererlos despojar
de ese caractir indeleble, desnaturalizandolos hasta el estremo de
convertirlos en favors, es el trastorno mas lamentable de los prin-
cipios morales, y el cancer devorador del fundameatode los pueblos.
El escelentisimo senior O-Gavan siendo el verdadero agresor de
los academics, procura & veces cambiar de position, y apelando A
ciertas armas, que no por ser may usadas tienen embotados los files,
se present ante el phblico de tal manera, que algunos incautos po-
drian career que aqui se persigue a los eclesiasticos. iPor que tvo la
fatal ocurrenoia de eomenzar su papel bajo tan tristes auspicios,
cuando ni la naturaleza del negocio, ni el giro que despues ha toma-
do, tienen la mas remote conexion con los asuntos de la Iglesial
iQuien en la Habana persigne a esta, ni tampoco a sus ministros?
tPor que venir a marcar partidos de perseguidor6s y perseguidos,
cuando felizmente en este pais no existen ni los unos ni los otros.
De nuestro respeto y veneracion a la religion y a sus ministros, nues-
tros hechos podran deponer mejor que naestras palabras. En el cole-
gio seminario de San Carlos reoibimos nuestra education de los la-
bios y el ejemplo que nos dieron eclesiasticos benemeritos; y entire
los individuos que componen el clero secular y regular de esta isla,
se cuentan muchos a quienes los academics respetan por su carac-
ter y se congratulan en su amistad. Jamas se ban indignado contra
el sacerdocio, ni alzado su voz para interrumpir la paz del santuario;
y aunque algunas veces han deplorado los estravios de algunos mi-
nistros, lejos de censurarlos mas bien los han compadecido. Estos
han side siempre nuestros sentimientos, pero sentimientos tanto mas
laudables, cuanto que nacen de un corazon puro; pues no pertene-
ciendo a la corporation eclesiastica, no puede decirse que usamos de
un language hip6crita para alcanzar prebendas, mitras ni tiaras.
Por lo que a mi personalmente me toca, no vacilo en decir ante el
pueblo que me conoce, que no cambio mis principios morales por los
del escelentisimo setier dean de la cathedral de la rlabana; y que pue-
do presentar escritos much mas conformes las maximas evangde
licas. que alguns de nls que han corrido autorizados con su nombre.
Ni es la religion la iinica arma formidable de que se ban vali-
do para asesinar a los academicos. Vibran tambien contra ellos el
rayo de la political, pero dle una political oscura a la que con enfa-
sis malicioso sa alude siempre que loi perversos quieren desbaratar
los planes de los buenos. Se habla de la influencia que la Academia
puede tener direct o indirectamente en el orden politico: y en ver-
dad que la tiene de ambos modos, pues procediendo los males que afli-
gen a la nacion del largo reinado de la ignorancia, claro es que todas
1ls instituciones que contribuyan & disipar las tinieblas y a esparcir
la ilustracion: deben ser de alta trascendencia political. Por fortune








se encnentran en el seno de nuestro institute personas i quienes no
pueden hacerse siniestras imputaciones; y cuando so reflexione que
el verdadero fundador de el es el espafiol peninsular licenciado don
Bias Oses, quien tiene dadas muchas pruebas de su acendrado espa-
fiolismo, desapareceran las nubes en que la calumnia quiere envol-
vernos. En cuanto a mi, yo que se que soy el blanco contra quien al-
gunos disparan sus tiros, porque nunca he querido venderles mi plu-
ma, y porque siempre me han encontrado con energia para decirles
la verdad, en cuanto a mi, repito nna y mil veces, que nada tengo
que temer. Yo los desafiophblicamente, para que repasando mis ope-
raciones y mis eseritos, citen un solo rasgo que pueda justificar la in-
solente voceria con que piensan anonadarme.
Lleguemos por fin a un punto interesante, que serk la iltima
part de esta defense; quiero decir, al examen de la question de si
la junta preparatoria de la Sociedad quebrant6 6 no los estatutos
de su mismo cuerpo al celebrar el acuerdo estraordinario de 24 de
marzo, y del que se di6 part a la Academiapor oficio de 26 del mis-
mo. Pero como asi este, como el que aquella paso a lajunta en con-
testacion, y que ya fte publicado por la Sociedad, son necesarios pa-
ra la inteligencia del asunto que se debate, los insertar6 a conti.
nuacion.
"La junta preparatoria de la Real Sociedad patri6tica, reunida
en session estraordinaria el 24 del corriente, y en virtud de la autori-
zacion que la imparted el articulo 62 de los estatutos, acordo entire
otras cosas, que se dirigiese a V. S. el present, manifeatandole lo
que la Sociedad estrana los procedimientos de la Comision perma-
nente de literature en los anuncios que ha hecho al piblioo, y en ha.
ber practicado elecciones, y constituidose independiente bajo la de-
nominacion de Academia tubana, cuya institution no puede ser re-
conocida por la junta, mientras no se cumpla literalmente la Real
resolucion.de la material, y el acuerdo de la Sociedad en que fue co-
municado; remitiendose copia de la esposicion que la motive, y for-
mAndose el reglamento que debe discutir la Sociedad para elevarlo a
la soberana aprobacion.
Y lo pongo en conocimiento de V. S. eumpliendo con dicho a-
cuerdo.
Dios guard a V. S. muchos anos. Habana y marzo 26 de 1834.
Antonio Zambrana, seoretario.-Sr. D. Nieolas de Cardenas."
"Academia Cubana de literatura.-Leido el oficio de V. S. fecha
26 de marzo, por el que aimpulso de lajunta preparatoria, y toman-
do la voz de la Real Sociedad econbmica, se reconviene por los anun-
cios y elecciones que ha hecho la Academia constituyendose inde-
pendiente, y se reclama copia de la esposicion que motive la Real
orden de 25 de diciembre, acordo manifestar, que siendo, como es,
la Academia de literature independiente de la Real Sociedad econo-
mica por dignacion de la Reina gobernadora, en nombre de la Reina
nuestta Seoora Dofia Isabel II (Q. D. G.) no necesita de la aproba-









*ioa de dicha Socie;ad, como lo pretend la junta preparatoria; Y
que a La Academia le basta para considerarse legitima y hibil, la
Real orden de 25 de diciembre proximo pasado Y ya que la junta
preparatoria habla de estrafezas, la Academia par au part tambien
ha estrafiado altamente que al cabo de tantos dils de los anuncios y
eleciones. se hays adelantado, contra el tenor espreso del articolo
62 que cita, a cumplir como aoordado por la Real Sociedad en se-
sion legal ordinaria, el proyecto de acuerdo que form con respect
a la Academia. Y por iltimo, que la copia reclamada ni existe, ni se
ha de menester, puesto que las razones que mevieron el Animo de S.
M. la Reina gobernadora para constituir la Academia, estan ya fue-
ra de todo examen y discussion. De orden de la Academia lo coma-
nico a V. S. para que tenga abien trasladarlo a la junta preparateria.
Dios guard a V. S. muchos afos.--Habana 6 de abrl de 1834.-
Manuel Gonzalez del Valle, vice secretario -Seior licenciado don
Antonio Zambrana, secretario de la Real Sociedad economica"

La Academia, pues, contest con la firmeza y dignidad que de-
bla; y repitiendo etra vez que la Junta preparatoria quebrant6 los
estatutos de la Sociedad, paso a manifestar los fundamentos de esta
asercion.
El artioulo 62, en que se apoya la junta, dice asi: "En los casos
de urgencia, y que sean de tan prota resolution que no permitan espe-
rar d algunas de las juntas ordinarias, resolvenr la preparatoria en
nombre de la Sociedad, y con la precise obligation de darla en su o-
portanidad cuenta de todo, pasandole al efecto los papeles y demas
que tenga por conveniente" Luego los tnicos cases en que la junta
preparatoria podra resolver a nombre de la Sociedad, sera en aque-
Ilos que no solamente sean argentes, sino que ademas exijan una re-
solucion tan pronta, que no haya tiempo de esperar d alguna junta
ordinaria. Digo que no solamente sean urgentes, porque esta circuns-
tancia por si sola todavia no autoriza & la junta para resolve a nom-
bre de la Sociedad, puesto que el articulo 64 de los mismos estatu-
tos se esplica ai. "Si en el intermedio de una f otra junta ordinaria
ocurriere algun motive urgente que hiciere necesaria una estracrd.a la
convocard el director, previo el acuerdo del gobierno." Luego combi-
nando este articulo con el priniero, result que la urgencia de un a-
sunto no es suficiente por st sola para autorizar t la junta prepara-
toria a decidir en nombre de la Sociedad, sinoque es precise ademas
que concurra la necesidad de resolver con tanta prontitud, que no haya
tiempo de aguardar d alguna junta ordinaria. To no entrare en la
question de si el negocio fue o no urgente y de la pronta resolution
que recomienda el articulo 62; porque como lajunta preparatoria es
la que hasta cierto punto puede calificar a sa arbitrio los casos en
que se ha de reunir para decidir a nombre de la Sociedad, ella po-
dra considerar como urgent y de pronta resolution lo que en mi con-








cepto no lo sea, abriendo de esta manera un debate may controverti-
ile. Me limitard, pues, aasaltarla en su propio campo: y juzgandola
por su misma conduct, probate hasta la evidencia, que ella no con-
siderb el asunto ni como urgente ni menos de pronta resolution, y
quo por tanto infringio los articulos 62 y 64 de los estatutos.
El acta de esa junta celebrada el 24 de marzo dice asi. "Advir-
tiendose que la Comision (debeleerse Academia) may lejoe de atem-
perarse a la letra de la Real resolacion y al acuerdo de la Sociedad,
se habia instalado desde luego en Academia independiente....... pu-
blicando en el Diario del 10 del corriente esa misma Real orden.....
continuando en la celebration de sesiones anynciadas por el Diario
del 18, y publicando despues en el del 21 la espcsicion que intent
dirigir a S. M. dandole gracias por el insigne beneficio que acaba de
dispensarle."
Ailora bien. El asunto en que se ocup6 lajunta preparatoria 6
era urgente y de pronta resolution, 6 no lo era. Si no lo era, es in-
cuestionable, que tstando ya fuera del case del articulo 62, no tuvo
facultades para deoidir a nombre de la Sociedad. Y si lo era, ipor
que habiendo anunciado la Academia su instalacion desde el 10 do
niarzo, y repetido el aviso de otrosactosemanadosde esta en losdias
18 y 21 del mismo mes, por que no se reunion inmediatamente desde
que llegb a su noticia cl primer anuncio, y no que *e vine a juntair
el 24, dejando correr nada nmenos que quince dias en un asunto que
ella mismaha calificado de urgente y de pronta resolution? iPor qu6
habiendose dado el primer anuncio desde el 10 de marzo, y mandau.
do los estatutos que en los dias 15 y 30de enda rmes haya juntas or-
dinarias de la Sociedad, por que no se convoco esta para el 15, come
debio de habr.-e hecho aun cuando no hubiese ocurrido ninguna
cosa estraordinaria? Y si el 15 no pudo ser, ipor que no se citb para
otro dia, pue.-to que hubo tiempo sobrado, y que la nisma junta pre-
paratoria no se reunion hasta el 252 Por qu,, en fin, se dej6 pasar to-
do el mes de marzo bin que se hubiese convocado a Sociedad, cuan-
do asi lo exigia la rebellion que la Acadeeinia babia levairtado conwta
ella, lientras que en ineses tranquilos ee hace tal convocatoria' Nio,
no fue la urgencia, no la necesidad de pronta resolution lo que ar-
rastro a la junta preparatoria i quebrantar sus e.ttatutcs, sinu el em-
peno de oponerse a la exisiencia de la Academia; mas comosus mixiii-
bros lo son tainbien de la Sociedad, t en las sesiones de esta; y haciendo entoinc s una cb:arde evolucitn,
se fueron a refugiar al estrecho recinto de la junta preparatoria, le-
vantando de este modo para ellos una barrera inacuesible.
En vano quiere cohonestar el esceloutisimo sefor director la in-
fraccion de lIs estatutos per la junta preparatoria, invocaudo los di:ia
mas sagrados y augustos de nuestra religion, y en los que, segun di-
ce, no podia congregarse todo el cuerpo patriotic. Alude Fin du!da
nuestro escelentisimo senior a los de semana santa: pero cuando so
registrar el calendario, y se encuentra que la junta celebro su nulo









acuerdo el lHnes santo, y que asi en este, como en los dos dias post.
riores, todavia -no se suspended el de spacho de los tribunales ni el car-
so de los negocios civiles, ya se eonocera cuan debil es la razon con
que se pretend justificar la irregular conduct de la junta. Esta co-
nocio la falta en que habia incurrido, cuando la Academia le anun-
cio.en ns oficio de 6 de abril, las demiasas a que se habia propasado;
y tratando ent6nces de encubrirlas, busca por el organo de su direc-
tor una disculpa, que lejos de j ustificarla, la compromete mas y mas.
iDesde cuando dio la Academia sus primeros avisos! Ya se ha dicho
que decade el 10 de marzo. Pero si el negocio era tan argente, ipor
que aguardo reunirse J~asta el 24, hasta esos dias de semana santal
Los arguments que he presentado son incont'estables, y el escelen-
tisimo seflor O-Gavan por mas que apure su inventive, pasara por el
dolor de ver a la junta preparatoria que presidio, convencida de la
infraccion de sus estatutos.
Y al oir de boca de S. E. el director, que no podia congregarse
todo el cuerpo patriotico, cualquiera creera que se necesitan para su
congregacion, y que las juntas se componen de ciento 6 doscientos
individuos. Pues en verdad que no es ni lo uno ni lo otro, porque to-
do se reduce a anunciar en el Diario de Gobierno, que en la noche
del mismo dia en que se hace el anuncio se celebrara session; ycuan-
do llega la hora, la numerosa concurrencia se compone de dies o quin-
ce individuos; habiendo llegado el caso en tiempo del escelentisimo
senior don Francisco Dionisio Vives, quepara reunir los nueve miem-
bros que segun los estatutos son necesarius para former acuerdo, fu6
preciso llaniar a algunos de sus ayudantes. En prueba de lo que oi-
go se puede citar la misma session del 15 de abril, en que se trat6 de
este asunto, pues a pesar del empeio que se tomo en darle impor-
tancia, y de que el niunero de socios asciende a trescientos sobre po-
co mas 6 menos, solaniente se pudieron reunir veinte y cuatro. La
Sociedad, esta Sociedad en otro tiempo tan esclarecida, asi por ]a ca-
lidad de las personas que asistian a sus juntas, como por la natura-
leza de los trabajos a que se dedicaban, acflo ha que esti sufriendo
la triste suerce que ha cabido a otras corpoi aciones. Desalentaaos sus
miembrob benemeritos; easi desiertas sus sesiones; interrumpidas bus
tareas; sin recursos para bacer frente a sus necesidades. ha. habido
epoca en que el misnmo secretario no ha podido presenter al fin de afio
la Menioria en que Le da cuenta al cuerpo de los trabajos que se ban
emprendido y realizado. Desgraciadamente estos hechos son bien no-
torio:; y el public csta penetrado de que cuando se invoca la pa-
labra Sociedad, no se entiende por ella el respectable conj unto de tres-
cientos individuos en quienes reside lI talent, la virtud y el patrio-
tismo; sino el cortisimo e insignificant nhmero de diez, quince 6
veinte personas, algunas de las cuales estan dispuestas & obedecer
ciegamente lo que so les nianda aut;:rizar.
iY que pensare delacuerdo elebrado en la noehe del 15 de abrill
Nada dire contra los sefiorcs quoe asistirrun a la session, a pesar do








haber dado todos su voto contra la Academia. (*) Respeto a algunos
spreeio a otros, y los mas se conformaron con el acuerdo por motivob
de que en tales circunstancias no es may facil prescindir. Pero sin
que mi animo sea hacerles ninguna acusacion, me permitiran que lea
diga, en defense de la Academia. que carecieron de firmeza; pues
siendo el acuerdo de la junta preparatoria abiertamente contrario
los articulos 62 y 64 de los estatutos, debieron haberlo desechado;
previniendo a aquella al mismo tiempo, que en lo sucesivo se ajusta-
seo mas a los reglamentos del caerpo, y que se abstuviese de usurpar
el nombre y las atribuciones de la Sociedad. Esta es la conduetaque
debio de haberse seguido en aquella noche memorable.
Y pues que he toeado ya el termino de este papel, min lectores
perdonaran que por tan'largo rato haya ocupado so atencion con la
Defense que he escrito en favor de un institute literario atrozmente
perseguido. La just vindicacion de sus operaciones, y' el honor man-
cillado de los miembros que le componen, exigian de mi pluma que
se detuviese a refutar los funestos errors y las malignas especies
qou en estos dias se ban propagado para estraviar la opinion puiblica.
En is Habana, en today la isla de Cuba, en Espaia misma circular
esta Defensa; y cuando el hombre sensato repasare sus piginas con
ojo imparcial y reflexive, entonces no podra menos de quedar intima-
mente penetrado, asi dela santidad de nuestra causa, coma de lain-
justicia de nuestros perseguidores. Habana y abril25 de 1834.

Josd Antoni" ,-

















(*) El presbitero don Joaquin Plumn fu6 el finico que no autoriz6
oste acuerdo. Su conduct le ha granjeado los aplausos del piblice y el
aprecio de los acad6micus.




Pi

f
r





















































































r













iLA ABOLICION DEL COMERCIO DE ESCLAVOS
AFRICANOS ARRUINARA 6 ATRASARA LA
AGRICULTURE CUBANA?

DEDICALA

A 10os8 AoNamMIDAOS DB L A zA D OV"a

smW 6OOAWRIWA

JOSE ANTONIO SACO.


*





KADRIED.
IMPRENTA DE DON MARCELINO CALERO,
CALLE DEL AVE-MARfA NfJMERO 17.

1837.












ADVZTBRWZWO&A






Mas de un alo ha que conclui est. papel, y mas de nma ves
estuve- punto de imprimirle en Paris. Detuvi6ronme motives
personales; pero habiendo cesado ya, me resuelvo 6 publicarlo tal
cual ent6nceslo escribi. En mi patria lo leerin parciales y desa-
fectos, amigos y enemigos. Yo no busco la defense de los unos, ni
la indulgencia de los otros. Una cosa solamente pido, una cosa so-
lamente ruego; y es, que mis encarnizados adversaries no se pro-
pasen a sacar consecue ias, que ni la letra de este escrito encier-
ra, ni m6nos pueden inferirse de las intenciones de su autor. SBu-
penda la calumnia sus tiros por esta vez. Sobrado tiempo le que-
da para herirme y despedazarme; mas d6 treguas por ahora, y res-
pete en esta occasion un papel que va consagrado a'la existenoia de
Cubay y la felicidad de sus hijs.




:-N-- *


MI PRIMER PREGUNTA.


Pensando en el porvernir de la isla de Cuba, muchas veces me
he preguntado a mi mismo. LLa abolicion del comercio de esclavos a-
fricanos arruinard 6 atrasard la agriculture cubana? Algunos pien-
san que si, pero otros opinan que no; y siendo yo de este numero,
procurare manifestar el equivocado concept de los primeros y el
juiCio exacto de los segundos.
Ganados y tabaco, azicar y cafe; tales son los ramos principa-
les que constitnyen la riqueza de Cuba. Todos saben alli, que los ga-
nados nunca ban necesitado de esclavos, y que sin ellos tambien se
ha recojido la hoja preciosa del tabaco. Ninguno dice tampoco, que
aunque hoy se empleen esclavos en el cafe, no por eso son indispen-
sables para su cultivo: mas en cuanto al azucar, las opinions estan
divididas, pues algunos juzgan que la abolicion del trafico africano
series el golpe mas formidable que pudiers darse a la prosperidad do
aquella isla.
Los que son de este parecer, me permitirAn que les pregunte.
iCuAles son las razones en que se fundan pars decir que Cuba no
producira azhcar sin esclavos africanos? iAcaso se ban hecho ensa-
yos pars resolver la question, estableciendo comparaciones entire el
product de los ingenios sostenidos por esclavos y el de otros en que
solamepte se hayan empleado libres jornaleros' Y sin los datos que
de ellos se hubieran podido obtener, icbmo se afirma en tono tan de -
cisivo lo que tadavia esta por probar? Lo afirmamos, responderan,
1. o Porque es tan dura el trabajo de los ingenious, que solamente
pueden soportarle los esclavos africanos. 2. 0 Porque estos son lee
inicos, que entregados a esas tareas, pueden resistir Jos calories de
aquel clima. 3- 0 Porque en Cuba son may caroslosjornales. Exami-
nemos separadamente cads uno de estos motives, y entonces cono-
ceremos la fuerza que pueden tener.
DUREZA DEL TRABAJO DE LOS INGENIOUS.

Este trabajo debe dividirse en dos parties: agricola, 6 sea el cul-
tivo de la cafia; yfabril que consiste en el conjunto de las operacio-
nes necesarias pars Is elaboracion del azicar. La primers es un tra-
bajo igual a muchos, y aun mas ficil que otros de los cultivos en que
se ocupa It. gene blanca de Cuba: y el hecho mas victorioso que se
puede alegar, es que solamente hay hoy muchoslabradores blanco
dedicados a sembrar y vender esa misma caia para el consume a-









bundante que de ella so hace en todos los pueblos y ciudades de la
isla. De manera, que en cuanto A la primer part, lejos de haber
imposibilidad 6 dificltad, existed una prueba en contrario. Respec-
to a la segunda, ninguno que conozca el arte de la fabricacion del
azucar, see atrevera a decir que es tan penoso como se le supone,
la desntada dureza de las operaciones mechnicas mas bien precede
del abuso que algunos suelen hacer recargando demasiado & los es-
clavos que de su dificil naturaleza. iHabra quien pueda negar quo
las herrerias, la construction de ciertos caminos, puentes y canales,
algunas operaciones quimicas y preparaciones farmaceuticas, la es-
plotacion de las minas, &c. son trabajos much mas fuertes que sl
elaboracion del azicearl Y si todo esto so hace en todos los paises
por hombres blancos, ipor que tambien no han de poder estos ocn-
parse en las faciles y sencillas areas de un ingenio? Y tanto mnas fa-
ciles y senoillas, cuanto la introduction de nuevos instrumentosy
maquinas, y los progress que se van haciendo en la formation del
azucar, simplificaran mas y mas'cada dia un arte que de suyo no es
dificil.
Ni es esto la inica ventaja quo tiene a su favor. HAllase tam-
bien exento de los peligros y enfermedades que regularmente acom-
parnan a otros trabajos, pues ni la influencia nociva de la humedad,
ni los rigores de la intemperie, ni las violentas esplosiones, ni el con-
tacto fatal do sustancias venenosas, ni la action mortifera de gases y
vapores que atacan la maquina animal, jamas comprometen la vida,
ni quebrantan la salud de los fabricates de azucar.
Ye no puedo omitir aqui una reflexion important. El hibito del
trabajo, adquirido desde la infancia, es un element que nunca debe
olvidarse a calcular el exito de las operaciones industriales. No es del
case entrar en la question de si la fortaleza fisica de los negros afri-
canos es mayor o menor qua la de los naturales de otros paises: pero
per mas robustos y mejor constitnidos que se les suponga, precise es
confesar que carecen de la prfctica del trabajo, de aquel trabajo pa-
cifico, fruto esclusivo de la civilizacion y de los principros que enjen-
dran las buenas institueiones. Verdad es que el africano, & la mane-
ra de otros salvages, sabe correr y saltar, y veneer tambien en los
combates a su semejante y a las fieras; pero cuando cesan los gritos
del hambre, y se apaga el furor de sus pasiones, entouces se entrega
& la mas profunda y estipida indolencia. Y si tal es la misera con-
dicion en que yace, ipodran sus esfuerzos industriales entrar en pa-
ralero con los del hombre acostumbrado desde sus primeros afos a
las fatigas del trabajo, y cuando le estimula a vencerlas, ya el inte-
Sres personal, ya otros incentives poderosos que no tienen influencia
alguna en el abatido africano? El largoaprendizage que estos tienen
que hacer despues de su arribo al nkevo mundo, y la desesperacion en
que muchos caen arrancandose la vida, son pruebas incontrastables
de esta dolorosa verdad.
Si vuelvo la vista a otros paises donde tambien se hace azhcar









79
encuentro muchos ejemplos que ilustran esta material. Sin esclavos
africanos se produce en la India Oriental, en la China, en Java y en
Siam. Sin eselavos africanos se estrae en Francia de la remolacha,
con mas trabajo que de la cafia: y no en pequefna cantidad, pues ha-
biendose consumido en esa nation en 1835 noventa millones de kil-
gramoe, (1) treinta fueron prducto de la remolacha. Sin esclavoe as
ha elaborado en las provincial de Mllaga y Granada, y i pesar de
las calamidades de Espafia, todavia se conservan vestigios de seos a-
bricss en Velez, Torro, Almufiecar, Frigiliana, Maro y Nerja. (2)
La America tambien nos ofrece datos incontestables sobre lafa-
bricacion del azsicar sin el auxilio de esclavos. No necesito Mejico
de ellos para presentarla en losmercados, y hacerla rivalizar con las
mejores del mundo. Cuando despues de la lucha sangrienta entire
Colombia y Espana, la provincia de Venezuela empezio producer
azicar en 1821, el nmunero de sus esclavos era de 120,000; mas en
1832 ya se labian reducido a 20,000. (3) Estb no obstante, el cultivo
de la cana se ha ido aumentando tan considerablemente, que'Vene-
zuela prove de azicar a Curazao y a otros puntos, estendiendoee
tambien su incremento a las fabrics de rom, cujo articulo se esper-
ta para la Isla de Trinidad, y a vecesse vende bajo el nombre y ca-
lidad del mejor de Jamaica. (4)
Santo Domingo no tiene esclavos; mas no por eso deja de sembrar
caria y hacer aziicar. Sabido es, que ya no produce las grandes can-
tidades que cuando era colonial francesa: pero esto ha provenido de la
total ruina de sus ingenios causada por la revolution, de la falta de
capitals para reparar-an graves perdidas, de la guerras civiles que
han destrozado la isla, de los temores de una invasion per part de
la Francia, de las ventajas que otros cultivos ofrecen a los dominica-
nos, y de la indolencia misma en que viven. De todo esto loque so
infiere, es que Santo Domingo no hace el azucar que pudiera; pero
pines la hace no solo para su consume sino para la esporacion, es in-
negable que nos da una prueba concluyente de que se puede fabri-
car sin esclavos.
Bien claro es tambien el ejemplo que nos ofrece Puerto Rico. El
coronel Flinter que ha residido por largos afos en aquella isla, noe
dice en un opiusculo que ha publicado sobre ella, que en 1832 habia

(1) Un kil6gramo equivale a 2 libras, 2 onzas, 12 adarmes y 15 gr-
nos de Castilla.
(2) Este es el punto de Espaina donde el azocar es de mejor calidad,
pero dista much de competir con la de Cuba. El tren y las fabrieas pa-
ra elaborarla no son propiedad de los que cultivan la caia Del auicar
que se hace, se paga el amo del ingenio ia mitad en unas parties, y en
otras una cantidad diferente. Por Io m6nos, asi sucedia cuando en ages-
to de 1835 viag6 por esos punts de Espana.
(3) Esta diminution procede del sistema lento y gradual de emanoi-
pacion que se adopt en Venezuela desde 1821.
(4) The Anti-Slavery Reporter nfim. 109, pig. 105.









300 ingenios servidos por esclavos, y 1,277 sitios prqueflos de cafia
con trapiches de madera, cultivados casi todos por hombres libres.
Tambien nos dice, que Puerto Rico hizo en aquel afio 414,633 quin-
tales de asicar, y que de esta cantidad, 80,000 al menos fueron el
product del trabajo libre. Yo no se hasta que grado se estendera la
exactitud de esta asercion; pero sun suponiendola nyjgxagerada,
llegamos siempre al feliz resultado de que tambien en aj isla se
fabric asicar sin eslcavos. Y cuando en tantas parties *1 se obtiene,
tseran los cubanos tan desgraciados que no puedan hacer lo que o-
tros hacen, y que no lo puedan, tan solo por la dureza del trabajo de
los ingenious' Yo apelo a la recta intention de los hacendados, y e-
perando que me darn una respuesta favorable, paso al segundo mo-
tivo.

RMzsTNCIA DE LOS N2GROS AFRICANOS A LOS RIGORMS
DEL CLIMA DE CUBA.

Para fundar esta asercion se invocan la analogia y los hechos.
Africa es un pais caloroso, Cuba tambien lo es: he aqui la analogia.
Los habitantes de climas frios estan espuestos a la fiebre amarilla.,
pero los hijos de Africa no: he aqui los hechos.
Si los negros de esa region transportados al nuevo mundo sola-
mente tuvieran que luchar con los efectos del clima, seguro es que
entbnces la analogia prestaria un argumento.poderoso; pero someti-
dos al mismo tiempo al imperio de circunstancias fisicas, political y
morales que neutralizan, y aun en muchos casos destruyen la influen-
cia favorable que sobre ellos pudiera ejercer el clima, la analogia no
puede tener fuerza alguna. iQue import que el calor no fatigue al
africano, si por otra part sufre privaciones y dolores que no le es
dado remediar?
Muy cierto es que ]a fiebre amarilla no ataca los negros africa-
nos, imas esto acaso es un privilegio de que gozan esclusivamentel
iNo estan exentos tambien de ella todos los cubanos los naturales de
gran part de la America espafola, y los de otros paises cuyo climax
es semejante al de Cuba? Aun respect de los mismos que ban naci-
do y habitado en temperamentos frios, es precise hacer algunas con-
sideraciones, pues la fiebre ni es tan general como se dice, ni tan des-
truetora como se supone. 1. Ya no debe infundir tanto temor como
en tiempos anteriores, porque conociendose much mejor su natura-
lesa, tambien se sabe curar mejor. 2. P No reina en la mayor part
del ano, sino solamente en los meses mas calorosos. 3. G El peligro
no es indefinid, pues pasado el primer verano, es probable no ataque
en el segundo; y si tampoco invade en este, ya entonces deben cesar
los temores, pues es rarisimo el caso que ocurre en tales circunstan-
cias. 4. t La mayor part de los estrangeros recien-llegados en la








estacion calorosa no padecen la enfermedad, y de los invadidoa, sola-
mente mueren muy pocs. (1) 5. 0 Ann esta corta mortandad no
tasnt proviene de la naturaleza del climax, enanto del genero de ri-
d d dleo recien-llegados, puce muchos se visten de pano ann en los
dias mas calorsoso, se esponen al sol a todas horas, y se dan a las be-
bidas fuertes y a otros escesos que ya en mas ya en mepos grades
son dafiosos on todos los paises. Cuando se evitan estos desordenes,
~et6nees hty much probabilidad de que el mal no invadira. 6. y
fltima. La fiebre esta confinada a una estrecha faja al rededor de
las costas, pues alejandose an poco de ellas, el mal desaparece. Ann
la villa de Guanabacoa que apenas dista media legua de la famosa ba-
his de la Habana, ha servido algunas veces para preservar de la fie-
bre a las tropas enviadas de Espafia: y entire los casos favorable que
se pueden citar, mencionare uno muy notable que recuerdo haber lei-
do en un Diario de la Habana de 1802. Llegaron a ella en aquel afio
los regimientos Ilanda, Sevilla, Espafa y Navarra. Los dos prime-
roes se encerraron en la Ilabana, y la fiebre los ataco; mas loe dos il-
timos fueron acuartelados en Guanabacoa, y todos se salvaron. Los
cubanos saben por una larga esperiencia, que la fiebre amarilla es en.
fermedad de las costas; y que muy raro es el caso que ha ocurrido
en tal cual punto del interior. Esta consideration es de grande im-
portancia, porque existiendo la mayor part de los ingenious fuera
del espacio fatal en que se tragan las semillas de la fiebre, no hay
temor de que perezcan los colonos.
Examin6mos ahora la question bajo otro punto de vista. Si es ver-
dad que los negros no padecen la fiebre amarilla, tambien lo es que
estan espuestos a otras enfermedades, que ya les sean peculiares, ya
comunes a los demas hombres, causan siempre en ellos mas estragos
que en la raza blanca. jQue cubano ignore, que la diarrea es una de
las plagas que atormentan i los esclavos africanos, y que sacrificados
por ella, ban perecido en los buques y en los barracones, (2) no & de-
cenas sino a centenares? Nadadire de su propension a la bubay & la
laga; nada del vicio de comer tierra; nada de otras muchas dolen-
cias que los aflijen, pues todo esto debe callar cuando se pronuncia
(1) El n6mero de enfermos de fiebre amarilla que entraron en las s-
las de marina del hospital real de la Habana, durante los ano de 1828,
1829 y 1830 fu& de 1,221; y de ellos solamente pereciron 57, esto esm6-
nos del cinco por eiento. Y si en hombres tan propensos a cometer esce-
sos, como los mariners, fau tan corta la mortandad, icual no sera res-
pecto k otras personas en quienes no concurran esas causes predispo-
nentes? Ann la misma tropa veteran nos da una diferencia muy conso-
latoria, pues de todos los soldados que van a los hospitals, la mortan-
dad es de tree y medio por ciento, de tres y a veces aun minos. Es pues
innegable que cualquiera otra enfermedad ocasiona mas estragos que
-la fiebre amarilla.
(2) Asi se Ilaman los edificios done se depositan y esponen i la ven-
ta public los negros recion importados de Africa.









el terrible nombre de c6lera morbo. En Cuba fuimos triates espeat.
dores de la crueldad con que se cebb en los pocos africanos: y al re.
cordar sus horrors, yo llamo desde la distancia que me separa del
suelo patrio, yo llano a los hacendados cubanos, para que me digan
de buena fe, si en aquellos aoiagos dias en que la muerte asolaba
nuestros campos, no Uoraron con amargas lagrimas al funesto siste-
ma de esclavitud que los habria traido a tanta desventqra. Dentro
de Cuba esta todavia ese azote formidable; aun levanta i cabeza de
tiempo en tiempo para inmolar nuevas vietimas, y ora lento, ora ve-
loz et su carrerz, siempre descarga sus golpes con mai furor sobre
el misero africano.
Tan important como curioso seria el poseer on censo de todge
los blancosy negros que durante medio siglo han enirailo en la isla
de Cuba, y tamlien el de todos los que han mnerto al cabo de uno 6
dos aios de su ilegada. Ent6nces se veria cuanto se inclina la balan-
za hacia los africanos, no solo en el nimero absoluto. puesto que su
introduction ha sido much mayor que la de blanc, s, sino en el rela-
tivo & las entradasde unos y otros. Ni puede sor de otra manera, por-
que los individuos de raza blanca que se establecen en Cuba, emi-
gran voluntariamente de su pais; no sufren en la navegacion las pri-
vaciones que los esclavos africanos; y trabajando despuea que legan
por si y solo para si, son mas solicitor do su interest y de su vida. La
mortandad que es inseparable del trafico de negros, se ha aumentade
desde que las leyes le prohibieron. En tiempos en que era perniitido
los cargamentos que llegaban, estaban sujetos al rejimen severe de
una policia sanitaria: vacunabanse los negros para preservarlos de la
viruela; curabaseles en sus enfermedades; y si habia temores de que
el mal se propagase, se les dejaba en cuarentena. Estas medidas con
tribuian, aunque de mode indirecto, A que se diese & los esclavos du.
rante la navegacion un trato menos rigoroso, y a que por cousiguien-
te se disminuyese su mortandad. Mas todo esto se acabo con la pre-
hibicion del trafico. Desde entonces, el contrabandista negrero recon-
centro todos sus esfuerzos en amontonar en sus buques el mayor nh-
mero possible de esclavos, y surcando con ellos los mares, asi los Iler
por largos dias, hasta que muchos perecen abrumados de fatiga 6 vie-
timas de una peste.
Ignorase a cuanto asciende el nfimero de negros inmolados al
trafico de Cuba; pero un date comparative puede servirnos para for-
mar una idea aproximada. De los documents oficiales que el consul
britanico cerca del Brasil comunico al gobierno ingles, consta que
del 1. de enero al 31 de diciembre de 1629 entraron en Rio Janeiro
y otros puertos de aquel imperio 70,072 esclavos africanos, habiendo
muerto en la navegacion 4,579: y que desde el 1. o de enero hasta el
30 de junio de 1830 las importaciones ascendieron a 37,258 esclavos,
sin contar 3,524, 6 sea mas de 7 por 100 que perecieron en el viage.
Y si tal ha sido la mortandad del Brasil icual no sera la de los car
gamentos destinados a hacer una larga travesia desde las costas afri








cans hasta las riberas de Cuba Pero si mcuhos espiran drnate Is
navegacion, muchos perecen tambien tendidoe on nueetras playam
porque arribando clandestinamente, no se toma ninguna precaucios
sanitaria; y quedando espuestos A la viruela, al colers, y A otras en-
fermedades, mueren en grande numero, pues se hallan destituidoe do
los socorros que encontraban en tiempos del comercio licito.
Ni son los nales fisico los iinicos enemigos de los esclavoe afri-
canos. Las preocupaciones religious y los terrores mentales que lee
infunden sue brujos y hechiceros, son tambien origen de muchas
desgracias. Obeah n Obia es el nombre que dan los negros A esas
practices supersticiosas, y el que quiera convencerse de sun funeetas
cbneecuencias, puede consultar la historic de las Antillas. Si los ma-
les procedentes de esta causa se hubieran examinado con man aten-
cion, ya se veria todo el influjo que ejerce, pues de ella ha proveni-
do en various case una mortandad, que o no se ha podido espliear, 6
que equivocadamente se ha atribuido A otros prinoipios.
Y ya que tanto se ponder la resistencia de los negros africanos
al clima de Cuba, bueno ser& traer a la memorial lo que alli se v6
con frecuencia, y lo que por lo mismo nadie podra negar. (No emi-
gran a Cuba A centenares los islefios de Canariasa iNo llegan on ear-
gamentos despues de una larga travesia? iY cuantos mueren en ella?
icuantosen los primeros dias despues de sn arribo sun enla estacion
mas calorosa? icuantos despues que se entregan al cultivo do loe
campos u otras ocupaciones? Un nimero cortisimo, inignificante
comparado con el de los esclavos africanos. Y si tenemos este dato ir-
refragable jpor que se empefian algunos en repetir, que el clima ca-
bano se opone a que las tareas de un ingenio sean desempefiadas po
otros brazos que esclavos africanos? La observation que he hecho
respeeto & los canaries, es todavia mas applicable a los mismos blan-
cos cubanos, porque ademas de star exentos de la fiebre amarilla,
nada es mas comun que verlos en nuestros campos y eabanas, sn-
friendo dia y noche los rigores de la intemperie, y venciendolos to-
dos con una fortaleza superior A la del mas robusto africano.
SEnsanchando el circulo de estas reflexiones, aun podemos pre-
gantar. iAcaso impide el clima, que los norte-americanoe, francese,
ingleses, alemanes, y otroa habitantes de paises fries, ijen en Cuba
su domieilio, y se dediquen al comercio y i las artes, b6 otros ra-
mos industrials? iNo van muchos de ellos a establecerse en la capi-
tal, que es cabalmente el punto de la isla donde estan mas espuesto
i los ataques de ls febre. Acabemoe, pues, de desengafiarnos y re-
conoseamos de una vez, que el clima cubano no se opone a la intro-
duccion de hombres blancos, ni minos & que se ocupen en el tra-
bajo de los ingenious. Cuba encierra en sn seno tesoros envidia-
bles, y sas campos virjenes llamain todashoras al colon industrio-
so: pero un sistema funesto le ha alejado siempre de nuestras playas,
llevindole A vivir en las cansadas tierras de la vieja Europa. En va-
no se atribuye al clima lo que es efecto de causes muy diferentea.


I








Remudvanse estas con mano fire, branse francamsnte las puertas
para recibir al estranjero, d6nee a nuestros huespedes derechos y g.-
rantia, y Cuba tendra en recompensa una prosperidad verdadera y
un eatable porvenir.

CARESTiA DE JORNALES E CUBA.

Considerandose eats causa como la mas insuperable de todas,
precise es snalizarla detenidamente, pars desvanecer sla impression ge-
neral que hasta aqui ha producido; y como mi objeto es, que todos
me entiendan bien, me empeiare en esponer mis ideas con la posi-
ble claridad.
1. 0 En la sola enunciacion de ests causa, a saber carestia de los
jornales, se descubre un sofisma que alucina, pues se toma como ori-
gen lo que no es sino efecto de los daios que produce el comerciode
negros. ,Por que son caros en Cuba los jornales de los labradoreal
porque hay pocos, que se dedican al cultivo de los campos en clause
de jornaleros. iY de d6nde proviene que haya pocos? Proviene, de
que no habiendose necesitado nunca por estar provistos de esolavoe
todos los injenios y cafetales, las personas libres que hubieran podi-
do hallar ocupacion en ellos, ban tenido que emplearse en tareas de
otro jenero. Luego la carestia de los jornales nace de la escaces de
jornaleros, y la de estos de la introduction de eaclavos destinados al
cultivo de los campos:luego mientras continue el comercio de negros
continuaran tanbien los mismos inconvenientes; y si se desea remo-
verlos, es menester aracar el mal en su raiz.
2. o De que los jornales de brazos libres sean mas cars que el
servicio de los esclavos, no se infiere absolutamente, que sin ellos ya
no se pueda hacer aziucar. Para esto deberia probarse, que los jorna-
les son tan crecidos, que necesariamente ban de causar la ruina del
hacendado; y mientras no se suministre esta prueba, la question cam-
bia de naturaleza, viniendo t quedar reducida, no a la perdida ine-
vitable del hacendado, sino a, la mayor o menor utilidad que repor-
tara, segun que enplee, ya esclavos, yajornaleros. Muy natural es,
que todo capitalist desee sacar de sus empresas todas las ventajas
posibles, y que cualuiera medidaque se encamine a limitar sus ga-
nancias, la consider como injusta: pero sin detenerme a discutir los
fundamentos de esta opinion, me reducire a preguntar 'existen al-
gunos datos positives para decir, que en la islade Cuba sera menos
lucrative el trabajo de los injenios por hombres libres que por escla-
vos? Mas adelante dare a esta pregunta una respuesta eatisfactoria.
3. o Cuando se trata de decidir si alguna empresa industrial es
ftil 6 gravosa, nb bas:a atenderba uno de sus elements: es precise
ademas, que se pesen todas y cada una de las circunstancias que pue-
dan influir, bien sea de un modo favorable, bien contrario. Los ha-
cendados, que para calcular la itilidad de los injenios, solo toman en
cuenta el valor de los jornales, parten de un principio equivocado,








pues se fguran, que porque no sean baratos, ya no me podra encon
trar en ninguno de loe otros elements de la production, ahorro algu.
no qae compense en carestia. Afortunadamente hay en Cuba muchou
medios y arbitrios i que se puede recurrir pars balancear esta cau-
sae y los siguientes son algunoe de los que @e pueden adoptar.
Declarese el asucar libre de todo derecho, para quo empieze a
sentir algun alivio el hacendado. (1)
Eximanse de today contribution los articulos de que est e sir-
re para el consume de sus operarios.
Estiendase igual protection a todas las maquinas e instrumen-
Stoe que se puedan emplear en la agriculture y en la elaboration del
azucar.
Simplifiquense y perfecci6nense las operaciones agricolas y fa
briles de los injenios, ya introduciendo maquinas que reemplacen el
trabajo de tantos negros como hoy se ocupan, ya mejorando la cali-
dad del fruto, ya aprovechando los desperdicios de que sabe sacar
partido un buen sistema de economic.
Facilitense en fin, los medios de comunicacion, no solo constru-
yendo caminos, sino rompiendo las trabas que impiden la libre nave-
gacion de las costas.
Si en Cuba hubiera caminos, jcuAn diferente no seria la condi-
cion de sus hacendados! iCuanto no ahorrarian en la conduccion de
0us frutos a los puntos de su embarque! Un ingenio situado en Gi-i-
nes, (2) y cuya production fuese de dos mil cajas al aso, podria dejar
al propietario cinco mil pesos mas de utilidad; porque costandole hoy
el transport de cada una, tres pesos y medio y a veces mas, no pa-
garia, habiendo caminos, sino cuatro 6 seis reales de plata; y aun
cuando la conduccion de cada caja llegase A un peso fuerte, siempre
le quedaria una ganancia de cineo mil.
Estas ideas se corroboran, observando lo que pasa en otros pai-
see, donde, aunque no se hace azucar por jornaleros sino por esclavos
el precio de estos es tan subido, que bien equivale, y aun se puede
deoir que escede al imported de aquellos. En los ingenious de la Lui-
siana solamente se emplean esclavos, y su valor es tan alto, que so-
brepuja a los de Cuba en el duplo y en el triple. Pues a pesar de
esto; a pesar de que el clima mata la cafia, y que es precise resem-
brarla anualmente; a pesar de su escaso rendimiento y de.la mala ca-
lidad del aziucar, todavia esta ha podido competir con la de la isla de
Cuba; y ha podido no por otra razun, sino porla facilidad de'las comu-
nicaoiones y por la protection que aquel gobierno supo dispensarle.
Hagase otro tanto en Cuba, y sus ingenious subsistiran, sean cuales
fueren los-brazos que los sirvan.
Las colonies inglesas vienen tambien t probar cuan benefica

(1) Esta exeneion dobe tambien concederse al caf6 y a otros produc-
tos cubanos.
(2) Dists de la Habana doce leguas de a cinco mil varas.








puede ser la aplicacion do los medios que acabo de indiar. Segtn
los caleulos que se publicaron en la Revista trimestro de Londres
de octubre de 1835, el cost annual del mantenimiento de cada esela-
or, antes de la ley de emancipacion, era de seis libras esterlinas, 6
casi treinta pesos: y como a un ingenlo de 3,300 quintales ingleses
do azhoar se le computan 300 negros, result que estos consume
anualmente 1,800 libras, 6 casi 9,000 pesos. El gasto se ha aumen-
tado despues de aquella ley en 5 libras por cabeza, que reunidas a
las 6 anteriores, vienen a ser 11 libras al afio per cada negro, for-
mando los 300 la sama de 3,300 libras, 6 mas de 16,000 pesos. Cri-
ese sin embargo, que si se haoen reducciones en los derechos de los
articulos que consume los negros, todavia podra sostenerse la com-
petencia con los paises de esclavos, y salvarse la mayor part de los
hacendados de la borrasca que estin corriendo. Quiza no faltarA al-
guno, que deslumbrado con lo que pasa en las colonies britinicas,
quiera apoyarse en esos sucesos, para concluir ligeramente, que las
mismas consecuencias caerian sobre nosotros si se pusiera termino
al trafico africano. Pero un moment de reflexion bastara para des-
vanecer estos temores, y tranquilizer los espiritus conturbados. Eu
las colonies inglesas la ley de emancipacion ha introducido una no-
vedad esencial, y cambiado enteramente la position de los hacenda-
dos; mas en Cuba, como qae no existe tal ley, ni de la abolicion del
trafico se sigue la emancipacion de los esclavos, es incuestionable
que no se pueden aplicar a ella los mismos resultados que & Jamaica
y a otras islas. En estas, las tierras no son tan fertiles como en Cu-
ba; y nada lo convince tanto como el mismo calculo que he citado,
pues segun 61 se nece-itan 300 negros para hacer 3,300 quintales de
azucar. iPero cuil seria en Cuba la production de una finoa dotada
de igual nimero de brazos1 Los cubanos saben muy bien la gran di-
ferencia que hay a su favor; y siendo desiguales los products, las
cirounstancias en que el haoendado ingles se pierde, el cubano pue-
de prosperar. Lo que si debe llamarfuertemente la atencion, es que
todas las difioultades con que ahora lucha el colono britanico, son
efect6 de la ley de emancipacion, y no de la abolicion del trafico afri-
cano; y que-habiendo cesado este desde 1808, las colonies inglesits conti-
nuaron hacienda azucar con ventaja de los propietarios, a pesar de que
sus tierras no rinden tanto como las de Cuba. Este es el punt cardi-
nal que siempre debe tenerse a la vista, y el que yo recomiendo fer-
vorosamente a todo hacendado cubano.
Pero dejemos aparte las ocurrencias de fuera, y contray6ndonos
a nuestra propia casa, figuremonos que un habanero trata de fomen-
tar dos ingenious, uno con 50 matrimonios de esclavos africanos, y
otro con 50 matrimonios blaneos. La gran question es, saber cual de
los dos medios e mas ventajoso; y pars ello empecemos por los es-
clavos. Hacendados que dan buen trato a sus negros, fijan, el gasto
de comida, vestido, y medico en nn real de plata diario, que al ao
son 45 pesos 4 rs. por cabeza, 6 4,562 pesos 4 rs. por los cldn negros.








Deade 1835 empezo A subir el precio de los esclavos introduoi
dos de Africa, vendiendose muohos a mas de 400 pesos. Pero supo-
niendolos todos i 400, los cien negros costaran 40,000 pesos que em-
pleados en otras especulaciones, rendirian an 10 por 100 al aio, 6
sean 4,000 pesos.
Si a los bacendados que de quince 6 veinte aios a eats part
compraron negros para sus ingenious, les preganto A cuanto Iega sla
mortandad annual que han tenido, quiza ninguno me diri que al 3 6
al 4 por ciento: pocos que al 5; muchos que al 10 y al 12; y algunos
que al 15 y aun al 18. Mas yo solamente calculare la perdida annual
causada por la muerte y el envejecimiento en 10 por 100, 6 sea en
4,000 pesos.
Aparece pues, que los cincuenta matrimonios de esclavos afri-
canos cuestan anualmente il hacendado en comida, vestido y me-
dico:..................... ..... .......... 4,562 p. f. 4
Interest del capital al 10 p 8............... 4,000
Perdidapor muerte y envejecimiento al 10 p8 4,000
Enfermedades, fugas, captures, bautismos y
entierros ................. .......... 800
13,362 p. f. 4

Veamos ahora los gastos de los cincuenta matrimonios blancos.
iMas de qud dato partiremos para calcular el salario que deben ga-
nar? iAtenderemes a los jornales que suelen pagarse A los labrado-
res que se alquilan? Esta base es erronea, porque siendo su nitmero
muy escaso, y no empleindolos el hacendado sinoimpelido de la mas
urgent necesidad, se hall en circunstancias muy desfaivorables, y
por consiguiente eujeto a pagar unos salaries en estremo caros. Esto
no sucedera, cuando se promueva seriamente la colonizacion, pues
entonces el bacendado se proporcionara por medio de contratas, y
precious comodos, el servicio de brazos libres. Sin embargo, quiero
adoptar por un moment esa misma base, y fijar en 12 pesos men-
suales el salario de cada uno de los 50 hombres blanco. Esto aseen-
derr anualmente a 7,200 pesos. Siendo el trabajo de las mujeres in-
ferior al de los hombres, y estando ademas espuestas a las incomodi-
dades del embarazo, computare su salario mensual en 10 pesos 6 sean
6,000 al afio, Esta suma reunida A la de 7,200 que import el de los
50 varones, form un total de 13.200 pesos, que comparados con los
13,362 ps. 4 rs. que tienen de costo los 50 matrimonios esclavos, re-
sultaa favor de los blancos una diferencia de 162 ps. 4 rs.
Pero si haciendo la comparacion con un.dato tan exajerado, cual
lo es, el del salario que he supuesto a los 50 matrimonios blanco,
me Ilega a tan halagiefios resultados, jque no sera, cuando dese-
chando esta base, se part de un principio verdadero' Yo tengo en
mi poder el cilculo de un rico hacendado habanero, cuya sensates








es igual & su probidad, y cuyo celo e inteligencia on la material le
hacen uno de losjueces mas competentes. Segun el, los 50 matri-
monios blancos ocasionaran un gasto de menos de 11,000 ps. a saber:
50 hombres a 70 pesos al afio............... 3,500 pa. f.
50 mujeres i 46% pa. idem................ 2,333
Comidk. vestido y medico 1 1 d.cimo re. al
dia por individuo ........................ 5,019 1
10,852 ps. f: 1

Es pues claro, que siendo este el gasto de un injenio que tuvie-
se 50 matrimonios blancos, y 13,362 ps. 4 re. el de Otro servido por
50 matrimonios esclavos, quedan a favor del primero 2,510 ps. 3 ra.
Como mi objeto es que estos calculos sean bajos, quiero dismi-
nuir una de las partidas de gasto de los 50 matrimonios esclavos. Es-
ta es la de 4,000 pesos, 6 sea la de 10 p g al afo en que compute la
perdida de los negros por muerte y envejecimiento; y reduciendola
ahora al 6 p 0 solamente viene a ser de 2,400.. De esta manera re-
sulta para ls matrimonios esclavos un total de gastos de 11,762 ps.
4 rs. que comparados con los 10,852 ps. 1 real de los matrimonios
blancos, queda una diferencia de 910 ps. 3 rs. a favor de estos.
iMas serfa esta la inica ventaja que se obtiene? Ved aqui otras
mayores que no han entrado en el calculo anterior, pero que los ha-
cendados siempre deben tener present.
1. El trabajo de 50 matrimonios blancos es mas productive que
21 de 50 matrimonios esclavos africanos, pues la mayor inteligeneia
de aquellos y el mayor interest con que trabajan, les da gran prepon-
derancia sobre estos. Algunos piensan, que el product del trabajo
del hombre libre escede en un tercio al del esclavo. Bien podra ser
exagerada esta suposicien; pero yo si creo, que el trabajo de 80 6 90
libres es superior al de 100 esclavos.
2. Cuando el ingenio esta servido por libres, si alguno de ester
adquiere vicios, contrae alguna lesion, o se hace perezoso en el trab.,-
jo, el hacendado puede despedirle remplazandole con brazos iftil as,
o dejarle en su finca hacietido un nuevo ajusteque le sea menos _ra-
voso. Pero cuando la dotacion es esclava. el amo esta condenade a
sufrir !os mismos gastos, sin poder disfrutar de los mismos servicios.
3. La indolencia de los esclavos es causa de muchos quebraates
en un ingenio. El animal que se suelta y estropea la siembra; el ca-
ballo que se pasma: el buey que se desnuca; la chispa que vuela y
quema el cahaveral o incendia todo el ingenio, son males que acae-
cerancon menos frecuencia, cuando las fiucas no eaten a merced de
s:ilvajes africanos.
4. Con la fidelidad de los colonos blancos se evitaran robos de
azucar y de viveres, que en un ingenio grande equivalent al ano a
centenaresy aun A inillares de pesos.









5. Las sublevaciones de lee enclaves ilevan co sigo p6rdidas que
no afectan al que sesirve de libres. El namero de negroe que percent
en la refriega. y los costoe del procedimiento judicial, o las gratii-
caciones para impedirlo, son oargas que gravitan sobre el amo de loe
esclavos.
6. P iY que dir6 de la seguridad de que gozaremos en an easo, y
del inminnente peligro que corremos en otro' iNo hay muchos hacen-
dadoe que tienen fondos en los bancos estranjerose iCuanto les redi-
tuan estos capitals? jNo es un interest mny bajo respect del que
ganarian en la Habana? iY no es este tn verdadero quebranto que
estin sufriendo por los temores en que vivent Yo ruego a los hacen-
dados que fijen los ojos en esta consideration, y que cuando compu-
ten los gastoe de los esclavos de sus fincas nunca olviden el costoso
seguro que estan pagando & los paises estranjeros.
Yo estoy tan intimamente penetrado de los inmensos beneficios
que ha de producer a Cuba la abolicion del trafico africano, que le-
jos de temer que con ella mengfien nuestros frutos, creoque aumen-
tari el cultivo de la canfa. Cerrada que sea la puerta a la introdue-
cion de esclavos, los colonos que vayan a Cuba, si se les deja, come
siempre debe dejarseles en la libre facultad de aplicarse a lo que
quieran, se dedicaran al ramo de industrial que mae ventajas les o-
frezca.
Pero entire tantas como Cuba present, la agricultural se Ilevari
la preferencia, pues a ella convida la fertilidad de sus terrenos y el
premio con que paga las fatigas del labrador industrioso. Entonees
habri de entire estos quienes se den al cultivo de la cafia, y ora ha.
gan azucar en grande, ora en pequeia cantidad, no por eso sera me-
nos oierto el provecho personal que saquen, y el piblico beneficio que
dejen. Hay en Cuba, por desgracia, una prevention general contra
la elaboracion del aziucar en pequeino. Acostumbrados a ver grande
ingenios, parece a muchos que sin ellos ya no sera possible fabricar-
la. Pero si advierten que en la nldia, en la China y en otras parties,
la cafia se ha cultivado y cultiva en pequeno, y el azucar se haee
tambien en pequefo, admitiran que lo mismo puede suceder en Cu-
ba. Y sin salir de su recinto, ella misma nos ofrece Ia demostracion
mas patent jCual fu6 alli el orijen del azicar? icuantos negros hu-
be en los primeros ingenios de la Habana y Matanzast Con ocho, con
seis y ann con cuatro, asi empezaron esas incas, y sirvieron de me-
delo a las colosales que hoy se admiran. Y si nos paseamos por las
distintas rejiones de la isla, encontraremos hoy mismo en Puerto.
Principe, Bayamo y otros puntos, muchos hacendados que con cinco
6 seis negros no solo hacen azrear, sino que dedican sus tierras a va-
rios cultivos y al past de ganados. iPor que pues no se ha de poder
reducir todavia a una esfera mas estreoha la siembra de la cana y la
elaboracion del azecar. iNo lo esti entire nosotros el del tabaco y el
de otras muchas semillas! Lejos de haber inconvenientes se sacaran
grande ventajas, porque cultivindose las tierras con mas economic










y esmero. rendirin mas utilidad. El labrador, sin ocuparse esclusiva-
mente en la cana, podra dedicarse al mismo tiempo a otros cultivos,
yno dependiendo su suerte de un solo ramo, hallara en los otros pro-
dactos una compensation de las perdidas que el precio abatido del
azitcar pudiera acarrear. No se diga por mas tiempo, quo para hacer
much azucar es menester trabajarla en grande. Haya muchos quo
see empleen en ella, y nada import quo esten reunidoe 6 separados.
En Leon de Francia y sus inmediaciones so ocupan en la manufac-
tura de sedas de 50 a 60 mil personas. Sin embargo, a escepcion do
una 6 dos fabrics, todos los products d ceste ramo important so
fabrican por operarios aislados, que con un pequeno telar en su po.
bre habitacion trabajan on compaiia de su mujer y do sus hijos.
Ciiando abogo por el cultivo de la cafia en pequeno, no es por-
que yo tema, que sin esclavos no se haga azucar en grande. Creo por
el contrario, que habra algunos propietarios que sin ellos loempren-
derin, bien sea pagando jornales, bien limitandose a construir los
trenes para la elaboracion del azicar, y dejando a otros el cuidado
de cultivar la cania. Cuatro anios ha que en la Revista bimestre Cuba-
na publique lo que ahora voy a repetir. (1)
-Y no convendria qu f'uesemos haciendo algunos ensayos para
ver la diferencia que hay entire el cultivo de la cafi. por cselavos, y
los metodos que podamos adoptar en lo adelante'! Porquc on este
punto no hay mas obstaculo quc el interns; y si nuestros hacenda-
dos se pudieran convencer de que sin el uso de esclavos, sacarian ma-
yores 6 iguales ventajas, no cable duda en quc voluntariamente a-
brazarian cualquicr partido que so los presentasc. Deseariamos pues,
que algunos duefios de ingenio destinasen uno, dos 6 mas canavera.
les que desde la preparacion del terreno para sembrar la semilla has-
ta el envase del azucar producido por ellos, corriesen a cargo do
hombres asalariados, y toinando en cuejta cl ticmpo que se emplea,
la inversion e interest de los capitals, y todos los denias elementos
que entran en calculos de esta especie, se formara entire los dos me-
todos un paraleloque ora adverso, ora favorable, nos diesel resultados
ciertos. iPcro quien querra aventurarse a perdcr part de su cose-
cha con esperimentos que si son felices, redundaran tanbien en be-
neficio de otros, y si pcrjudiciales, recacran sulamente sobre cl lha
cendadoque los haga? I'ara salvar estos inconvenientes, so formara
an fondo por las corporaciunes o por los buenos patricios, y confiando
su inversion a manos puras, sc sacaran de el todos los gastos quo pue-
dan redundar en quebranto de los hacendados quo se dediqueq a es-
to genero de ensayos."
*Y sin necesidad de pagar jornales, tno podria tambien repartir-
se todo o part del terreno de loa injenios entire hombres libres quo
comprometiendose a cultivar la cafia, so dicse a cada uno cicrta ean-
tidad del azuear produciduo Este metodo se siguc en algunas parties

(1) Nrnero 7, pagina 229









del Asia, y nos parece preferable al de ralarios, pues dividida la tier-
ra en pequefias fracciones, el cultivo sera mas perfect; si el aio es
malo, ahorrark el hacendado losjornales quo de otra manera paga-
ria; y el agricultor, identificado en interest con el duefio de la fies,
se empefiara en aumentar el rendimiento de la can que cultiva. Si
todos nuestros hacendados se pudieran penetrar de la importancis
de estas ideas, entonces los veriamos dedicados i promover la intro-
duccion de hombres blancos, y a impedir la de africanos; y forman-
do juntas, reuniendo fondos, y trabajando con calor enun objeto tan
eminentemente patriotico, removerian los obstaculos quo se oponen
i la colonizacion de estranjeros, y convidarian a estos con las garan-
tia de las leyes y la protection del paie."
Pero supongase que sin esclavos no sea possible haceras-icar ni
en pequeio. La consecuencia necesaria es, que la abolicion del tra-
fico lejos de perjudicar a los actuales hacendados, debe series favo-
rable. Favorable digo, porque no tratandose de privarles de sus es-
clavos, continuaran con sus ingenios, mientras que a los demas ha-
bitantes se les impide hacer otros nuevos. De esta manera, siendo e-
los solos los que pueden producer azicar, pues que segun su creen-
cia no se puede hacer sin esclavos, so establece, por decirlo asi, un
monopolio en su favor, cuyo efecto necesario ha de Eer el alsamien-
to del precio de aquel articulo. Y tanto mas alto serial, cuanto qua
ese monopolio no se circunscribe i la isla de Cuba, sino que so ea-
tiende i todas las colonies inglesas; porque abolida ei ellos la esela-
vitud, quedara un vacio enorme en la production del azucar, vacio
que Ilenaran los actuales hacendados, sacando un grandisimo prove-
cho. Aun les resultari otra ventaja, y es, que cesando el contraban-
do africano, los e!clavos existentes adquiriran un valor considerable,
y el hacendado que hays empleado veinte mil pesos, por ejemplo,
dentro de muy poco tiempo vera duplicar, y aun triplicar su valor.
Pero te engaras; replicarin, dentro de breves afros perecerbn
nuestros eselavos, y nuestra ruina es inevitable. Vanos temores. (1)
La historic de lo que ha sucedido en los paises donde hace much
tiempo que se prohibit el comercio africano, y donde las leyes han
sido observadas sobre cste particular, debe' infundiv aliento i nues-
tros timidos cubanos. Abriendose esa historic, sus paginas nos reve-
lan dos verdades importantes. 1. Que si en unas parties ha dismi-
nuido la poblacion esolava, en otras ha aumentado. 2. P Que ess
misma dismiuucion ha sido tan pequena y tan dependiente de causes

(1) Al espresarme en este lengunge. quizi no faltari quien lo tache
de contrario a lo que he afirmado en la pigina 24 de este papel. Alli
compute la mortandad annual de los esclavos en 6 por 100, porque me
contraje a lo que habia sucedido en tiempos anteriores, y a lo que comun-
mente ocurriria si continuase el trbfico africano: mas aqui me refiero i
lo future, y al mayor cuidado que necesariamente se dispensari a los
negros, cerrada que sea la puerta i su introduction en Cuba.









que se hubieran podido evitar, que no hay riesgo quo cempromtian
a suerte del hacendado.


Aumento de esclavos en various paises despues de abolido el trfico.

Cnando Inglaterra lo proscribib en 1807, Jamaica contaba 319,351
esclavos. iMas i ouanto ascendib su nfmero segun el iltimo censo
de 1829' A 322,421, es decir, que en vez de haberse disminuido en
loi 22 afos corridos, hubo un aumento de mas de 3,000 esclavos. Di-
rase, que provendria de los que se introdujeron de Africa en todo el
ano de 1807, pues la prohibicion no empezo i tender fuerza hasta
1808. Aun concediendo esto, siempre se obtiene un dato may satis-
factorio, porque habiendo llegado los esclavos en 1808 a 323,827, to-
davia en 1829 so nitmero no bajo de 322,421, 6 lo que es lo mismo,
su disminucion en los 21 anos fue solamente de 1,406. Pero si se
atiende a los que adquirieron lalibertad durante ese period, y a los
que fueron llevados a otras islas, entonoes se Ilega & distintos resul-
tados. Yo no he podido averiguar a cuanto subio su niumero en los
primeros nueve anos despues de la abolition del trafico: pero empe-
sando a contar desde 1817 hasta 1829, aparece, que en estos doce
afos hubo 755 esportados, y 6030 libertos; b sea un total de 6,785.
Es pues claro, que la muerte por si sola no fue bastante a menguar
la poblacion esclava, y que sin las manumisiones y esportaciones ha-
bria legado en 1829 a 329,206, esto es, a 5,379 mas que en 1808.
De los censos de la isla de Dominica en 1817 y 1826 consta, que
en la primer epoca hubo 17,959, y en la segunda, 15,392. Esta di-
ferencia no fue causada por la muerte, pues habiendose libertado
400 esclavos, en los nueve afos transcurridos. y esportadose A otros
paises 2,182, estas dos cantidades reunidas a los 15392 dan la suma
de 17,974, suma a que habrian Ilegado los esclavos en 1826, a no
haber sido por las manumisiones y esportaciones: y aunque de ellas
se rebajen 4 negros que fueron introducidos de otras islas en esos 9
anos, siempre queda para 1826 un total de 17,970; 6 sean 11 esola-
vos mas que en 1817.
En este mismo aio contaban las Barbadas 77,493 esclavos; mas
en 1829 ya se habian elevado a 81,902. Este aumento no puede a-
tribuirse a las importaciones de otras colonies inglesas, puesto que
en el interval de esos doce afos, solamente se introdujeron 91 es-
clavos: y rebajados que sean, queda todavia un total de 81,811. Si a
el se agregan los 1400 libertos, y los 248 esportados que hubo en los
doce ahos, result para 1829 la suma de 83,459, 6 sea un aumento
de 5,966.
Las islas de Bahama tenian en 1825, 9,284 esclavos; mas en 1831
Ilegaron a 9,705. Todo cste aumento provino de la reproducion nu-







-tural, pues loe nacidos durante ese tiempo, eecedieron en gran nume-
ro a los muertos y libertos.
Los ingleses se apoderaron del Cabo de Buena Esperanza en 1806
ouya colonia tenia ent6nces 29,119 esclavos. Cesoeltrifico, y so nu-
mere se ha ido aumentando en virtud de so propia reproduccion.
En 1810 habia 30,421; y en 1833 Ilegaron a 33,622, sin contar con
los que se libertaron en todo este intervalo.
A los Estados Unidos del Norte-America se le computaron en
1770, 480,000 esolavos; y loe censos hechos despues de la independen-
cia praeban el rapido incremento que ban tenido.

En 1790.................. 676,696
1800...... ............ 894,444
1810.................... 1.191,364
1820 ..... ............ 1.541,568
1830.................... 2.011,320

Vese pues, y aqui repito lo mismo que dije en el numero ya ci-
tado de sl Revista Cubana, vese pues, que "el aumento de los esola-
vos de 1790 a 1800 fue de 217,748; el de 1800 a 1810 de 296,920; el
de 1810 a 1820 de 350,204; y el de 1820 i 1830 de 469,752. Suman-
do estos anmentos parciales, result que en los 40 anos corridos des-
de 1790 i 1830, ha habido un incremento total de 1.334,624 escla-
vos, es decir, que casi ban triplicado. Debe advertirse, que a escep-
cion de 30,000 negros que adquirieron los Estados-Unidos en 1803
con la compra de la Luisiana, y de otros 30,000 que de 1804 a 1808
fueron introducidos en la Carolina del Sud per an permiso fatal qae
concedib so legislature, todo este aumento precede escleuivamente
de la reproduction de los mismos esclavos.'
Pasemos ahora a examiner la


Diminucion que ha habido en las colonies ingleas.

May important seria saber el niumero de eselavos que tenian
al tiempo de la abolition del trafieo, pues comparando entonces los
estados de aquella epoca con los posteriores. se formaria un cuadro
complete Pero no existiendo tan preciosos documents, me reducire
a establecer una comparacion entire los primeros censos que se hicie-
ron despues de abolido el trafico, y los idtimos que se ban publica-
do, o per lo menos, llegado a mi noticia.








Colonias.

A ntigua...........................
Barbadas................. ........
Bermuds .........................
Berbice...........................
Demerara y Esequivo........ ....
Dominica................... ....
(ranada ...................... ....
Jamaica....... ................
Monserrate.......................
Nieves..........................
San Cristobal ............ ........
Santa Lucia......................
San Vicente ...................
Tabago ........... ............
Trinidad..... .....................
Las Virgenes...................
Bahamas.............. ...... ...


Ahzos Esclavos. Aios Eselavte'

1817 32,269 11831 29,537
1817 77,493 1832 81,500
1822 5,242 181 3,915
1818 24,549 1831 20,645
1817 77,867 1829 69,467
1817 17,959 1831 14,232
1817 28,029 1831 23,604
1808 323,827 1829 322,421
1817 6.610 1828 6,262
1817 9.602 1831 9,142
1817 20,168 1831 19,085
18151 16,285 ,1831 13,348
1817 25,218 1831 22,997
1819 15,470 1832 12,091
1808 21,985 1831 21,302
1818 6899 1828 5,199,
1822 10,888 1831 9,705

720,360 684,652


Esta tabla indica una diminution de 35,708 esclavos. iMas de-
bera considerarse como el esponente verdadero la mortandad? Para
no caer en graves errors, es precise rebajar el nimero de libertos
que ha habido entire las dos epocas, pues es innegable que no ha-
biendo perecido, sino pasado a otra clase, no pueden contarse en el
numero de esclavos muertos. Nada dire de los libertos que hubo en
Jamaica desde 1808 hasta 1817, y en la isla de Trinidad desde el
mismo afio de 8 hasta 1815, porque no he podido encontrar ningun
dato ni noticia; y aunque pudiera calcular aproximadamente su ni-
mero, prescindire de ellos, pues de este modo se conocera mejor cuan
distant estoy de incurrir en exageraciones. Contrayendome pues, a
los aios posteriores, esto es, empezando a contar desde 1815 para u-
nas colonies, y desde 1817 para otras, y sin pasar nunca de 1832, re-
sulta que hubo 19,582 libertos. Rebajindolos del total 720,360, que-
dan 700,778; cuya cantidad comparada con la de 684,652, da una
diferencia de 16,126 que es el esponente verdadero de la mortandad.
He dicho, que los esolavos ascendieron segun los primeros censos a
720.360; y come la mortandad que hubo desde ent6nces hasta la for-
macion de los iltimos, fue de 16,126; es claro que la diminucion so-
lamente ha sido en todo ese intervalo poco mnas de 2 por 100: nfi-
mero que si se prorated entire todos los anos corridor, viene a dar u-
na fraccicn muy pequeia, y per lo mismo insignificant en calculos
de esta espeeie.
Mas per corta quo sea la diminacion, sun pudo ser menor, 6 no


angpasP7~TG~Tplp-.74;-r*'~ *. r -%lli~-C-~:73 'Zl` "\ j'';i ~ TP~~T~~~~T~:l~_ri.
"~'"-






95
haberla habido ab3olutamente, si todos los hacendados hubiesen pues-
to mas empefio en la administration de sue fincas; pero entregando-
las muchos al cuidado de estraftos, y retirandose a vivir a paisee e-
ropeos, los esolavos sufren lo que la presenoia del amono permitiria.
Observase tambien, que cas todas las colonies que ban tenido mas
mortandad, son cabalmente aquellas donde se ha recargado 6 los ee-
clavos de un trabajo escesivo. iNo es verdad que si se hubiera adop-
tado otro sistema, la diminucion habria sido nula? iNo hnbieran
podido tambien aumentarse los esclavos? Cuando en algunas colo-
nias ha sucedido asi, no hay razon para negar que en las demas pu-
diera haberse logrado lo mismo.
Dirise empero, que la diminucion no sert en Cuba tan pequefa
porque en los esclavos destinados al cultivo de los campos, los sexos
no se hallan en la debida proportion. No negare que si estuvieran
balanceados como en las colonies inglesas, la reproduction seria ma-
yor de lo que debe ser, pero aun con esta desventaja, creo que ai sa
numero no se aumenta, puede muy bien conservarse. No es por cier-
to la desproporcion de los sexos la que ha disminuido los esclavos en
algunas colonies. El esceso de trabajo y la falta de cuidado, estos son,
ei iro los.inicos, por lo menos los motives principals de so mortan.
dad. Por eso es, que examinando los estados de la poblaoion esclava
so encuentran algunas colonies en que habiendo mas hembras que
varones, los esolavos sin embargo han disminuido, y por el contra-
rio, otras en que han aumentado j pesar de haber menos hembras.
En la tabla siguiente se demuestra, que con mas hembras que
varones, la poblacion eaclava ha disminnido.

IAfos. Varonm 1Holnu. Total. Aa. Total.
Granada............... 1817 13,737 14.292 28,029 1831 23,604
Monserrate............. 1817 3,047 3,563 6,61011828 6,262
Nieves................ 1817 4,685 4,917 9,60 1831 9,142
San Cristbal............. 1817 9,685 10,483 20,1681831 19,085
Santa Lucia......... ... 1815 7,394 8,891 16,28511831 13,348
Bermudas .............. 822 2,620 2,622 5,242 1831 3,915
Tabago...... ........ 1819 7,633 7,837 15,47011832 12,091
Virgenes............. ... 818 3,231 3,668 6,8991828 5,399
Antigas.. ..... 8.1 15,053 17,216 32,269 1831 29,537

Lo contrario ha sicedido en los Estalos Unidos. En 1820 tenian
1.538,128 esclavos, a saber, 750,100 hembras, y 788,028 varones. Mas
a pesar do la preponderancia de estos, el total de esclavos en 1830
paso de dos millones.
En el Cabo de Buena Esperanza, el niumero de varones siempre
ha sido muy superior al de las hembras; pero esto no ha impcdido,
que los esclav8s be hayan aumentado.








VFaones. Hembas. TotaL
En 1798 hubo. 16,882 8,872 25,754
1806 ...... 18,956 10;163 29,119
1810 ...... 19,821 10,600 30,421
1833 ...... 19,378 14,244 33,622

Aun hay colonies, donde & pesar de haberse disminuido la tota-
lidad de los esclavos, su nimero sin embargo, se ha aumentaio en
unas incas, midntras ha decrecido en otras. Demerara ofrece caeos
may particilares, y con ellos se prueba incontestablemente que la
mortandad de los esclavos precede en gran parte del modo con que
se les trata. En las haciendas de ganado ha sido de 2 y ann de 134
por 100. En los cafetales, de 3 un decimo por 100. En alganos in-
geniosde 5% por 100. Pero en los algodonales, en ves de disminnir,
ban tenido un aumento de 1 decimo sesto por 100; siendo de notarse,
que mientras en estas incas los varones esoedian A las hembras en
mas de 5 por 100; en los ingenios, las hembras escedian a los varo-
nes en la misma proportion. Demuestrase pues, como no es la pre-
ponderancia del secso femenino laque aqui ha influido en el inere-
mento de los esclavos, porque cabalmente ha habido diminucion don-
de habia mas hembras, y aauento donde mas varones. Ingenios hay
en esa misma colonia. y taleo son los delpartido de Ana Regina, don-
de siendo el niimerodde varones mayor que el de lasjiembras, Ioo es-
clavos ban tenido en los afieo de 1829, 30 y 31 un auinento de 2p.2
Y sin andar buscando ejemplos estrafios, la misma isla de Cuba
nos da una leccion importance. Fincas de primer orden hay alli, y
yo pudiera mentarlas, en las que a pesar de la desproporcion de los
sexos, los eselavos se ban aumentado sin necesidad de nuevas intro-
ducciones. Tal vez sera que con el cholera, no se encuentre algana de
ellas en el prbspero estado que tenian; pero si asi fuese, no dejara
de ser menos cierta la proposition que he sentado, pues yo no hablo
de los casos fortuitos 6 grades calamidades que en un dia 6 en
una hora pueden arruinar a nn hacendado, sino de las pdrdidaa que
ha de sufrir en el curso ordinario de los acaecimientos humans. Y
si la influencia de estos no ha bastado a menguar los esclavos de al-
gunas haciendas, ipor que no habremoa de conseguir en las otras
tan beneficos resultados' Asi es de esperar en un tiempo en que los
hacendados, conociendo ya mejor sus intereses, estan persuadidoe de
que el modo de producer much, es tratar bien a sus esclaosvo) Quien
ees el cubano que no se regocija al contemplar el cambio feliz que de
algunos ailos a esta parte esta esperimentando la opinion, y que a 6l
debe atribuirse Is grande diferencia que se toca entire la zmrtandad
de hoy y Is de tiempos pasados! Y mas grande podra ser todavia, si
ee reflexiona, que recayendo casi todas las perdidas sobre los negros
recien importados, se disminniran considerablementecon la abo!ioion
del trifico, pues aclimatados los unos, y nacidos en el pais los otros,
estan exintos de los peligros que corren los nuevamente 'introduci-








doe. No se me arguya con el cholera, porquc si dc el se quieron valer
para destruir mis razones, ninguno por preocupado que este, dejari
de convenir en que entbnces es mas forzoso que nunca el emplear
hombres libres en los ingenios, pues la mortandad continue de los
esclavos, no podra menos que acarrear !a ruina del hacendado.
Considerando pues las cosas en ues circunstancias ordinarias, no
hay temor de que mengiien los esclavos: pero aun cuando asi se crea,
esto no puede comprometer la fortune de ningun propietario. Si la
mortandad fuera de un golpe, entonces si podrian ser muy dolorosas
sus consecuencias; mas como en caso de haberla, no ha de venir sino
con much lentitud, sobrado tiempo queda, y sobrada facilidad hay,
para ir reponiendo sin ningun quebranto las levisimas perdidas que
vayan ocurriendo. Pl'udo baber algunas mas grave que las causadas
por el cholera en 1833.? Cabe alguna comparacion entire la muerte
repentina de tantos negros, y la lenta cuanto incierta diminucion que
la abolicion del trafico pudiera producer? Y si pudimos salvarnos de
aquel terrible naufragio icon cuanta mas confianza no debe abrirse
nuestro corazon a un venturoso porvenir?
Si perdidas puede haber, seran perdidas pequefias, insignifican-
tes, 6 mejor dicho, apnrentes. Quiza, que no lotemo, quiza dejaremov
de hacer por dos 6 tres afies un corto niunero de cajas de azicar;
pero si tal fuere, ellas seran la ofrenda mas acceptable que quemsa-
remos en las aras de la patria para rescatar nuestra salvation. Ha-
bitantes de Cuba, queridos compatriots mios, despertad, despertad.
No vivais por mas tiempo entregados a suefos e ilusiones. Una voz
imperiosa os llama, y armada de un poder irresistible, os viene a die-
tar sus decretos. Si no os preparais a eseucharla, en vano luclareis
contra el destino. Aun podcis alejar la calamidad que se os anuncia-
todavia luce sobre nuestro cielo el radiante sol ae la esperanza; per.
si hundidos en vuestro Ictargo, dejais passr los dias de vida y reden
cion. la hora tremenda sonara, y todos pcrcceremos en la desgracia
universal


--0000ooooooo---












BANANA

CARTA DE UN PATRIOT
0 SEA


DIRIGIDO A SUS PROCURADORES A C6RTES (*)
Gimiendo la isia de Cuba bajo un despotismo desconocido aun
en esu epocas mas aciagas, arriesgada empresa seria el atreverse a
presenter A la censura cubana ann lasiaplica mas reepetuosa, pidien-
do algun lenitivo contra los niuches y graves males que aquejan a
esta tierra deaventurada. Libre alli la prensa de las trabas ominosae
que aqui la encadenan, V. como buen patriot precurara publicar es-
ta franca espresion de nuestros sentimientos; y acogi-udola coino si
hubiese salido de tu pluma, esperamos que no la reusara su apoyo,
ora defendiendo todos, ora ampliflcando algunos de los punts que
abraza. De esta manera, no solo oirni nuestrosdiputads el voto del
pueblo a quien represcntan, sino que Espania. penetrada de la justi-
eia de nuestras quejas, se apresurara ai mejorar nuestra triste condi-
oion, y a darnos dias de ventura y libertad.
Contribuciones.-Enorme es el peso de las que gravitan sobre no-
sotros, y ya faltan fuerzas para resisriilaw. No hay quiza pueblo del
mundo que on proporcicn a sus recurses y p, lilacioi, pIigue tanto co-
mo la isla de Cuba; ni puebloquiza donde menus e coide de emplear
en su suelo alguna part- de su. irnmensos sacrificios. Amer.azados de
rivals poderosos los frutQ.s que constituyen su riqueza, abatrido el
preoeo en que se vende en todois Il.s mercados, muertas las esperan-
zas de verle subir a la altura de done cayo; y recargados e4traor-
dineriamente aun los articulos mas necesarios Iara sustentar la vi-
da, a punto estan de cegarse las fuentes de la pro.peridad public, y
de venir sobre no-otros las mas fatiles consecuencias. Incumbe, pues
a nuestros diputados, pedir una rtb;j:a considerable de la~ contribu-
ciones que pagamos, dejando solamenteaquellas que ean indispen-
sables para sostener las cargas de la i-la, y para que quede uo n o-
brante moderado, que por razones de justicia y de una political bien
entendida debe dividirse en dos parties; una para socorrer a la ma.
dre patria en sus apuros; y otra para que so emplee aqui en las o
(*). Esta carta aunque no esta autorizaida con la firma del Seiior S.&-
co se asegura q i es obra auva, y comb tal la insertamos centre cus es-
critos politicos









bras de utilidad phblica de que tanta neesidad tenemos, y de las
que resultara no menos ventaja a Cuba que a Espafna. Si es verdad
que los gobiernos representatives se han inventado para mejorar la
suerte de los pueblOA, Ilegado es el tiempo de que empecemoe a sen-
tir sus beneficos efectus; y que nos arranquen de los hombro la in-
mensa carga que nos echaron la injusticia de los tiempos y las pa-
siones de los hombres.
Arreglo forense.-Deplorable es la condition en que se hall el
ramo de administration judicial; pero es forzoso reconocer que sue
abusos no se corregiran, mientras no Be alteren las bases del sistems
politico que nos rige. 6Que importaaumentar 6 disminuir el nimero
de magistrados para asegnrar el acierto y la imparcialidad de las
Fentencias. si estas ban de ser pronunciadas por la ignorancia, por
la avaricia, 6 por otras pasioneade que este pueblo es triste victim?
DDe que sirve publicar eyes contra losjueoes criminals, si siempre
ban de quedar impunes? A que conduce dictar reglas para proceder,
si los ciudadanos pueden ser arrancados de la juridiccion de susjue-
ces natos, entregados & una comision military, y condenadoe por las
formulas violentas de un juicio en que desaparecen las garantias, y
se ahogan los derechos mas sagrados' iDe que vale proclamar la in-
dependencia de los tribunales, ai un capital general pnede arrebatar
los process, aboearse cuando se le antoje el conocimiento de las cau-
sas, y armado de sus terrible faoultades, som6ter a los golpes de so
espada la dignidad y decoro de la magistratura? Pues todo esto suce-
de y sucedera en Cuba, mientras continuemos viviendoentre las ca-
denas que nos oprimen; y salir no podremos de tan lastimoso estado,
S si nuestros procuradores no claman entire otras cosas contra las
Facultades estraordinarias del actual capital jeneral.-Que en un
pueblo combatido por el torbellino revolucionario: que en un pueblo
despedazado por facciones sangrientas, calle por algun tiempo la sa-
grada vos dela ley, ya lo entendemos muy bien; pero que so grato
acento no resuene, que se la obligue a enmudeoer en un pais pro-
fundamente tranquilo; en un pais que Ileva por timbre el dictado de
siempre fidelisimo; en un pais cuya sumision traspnsa, (si do tal fra-
se podemtrs valernos) hasta los limits de la obedieneia, es cosa to-
davia mas estraordinaria que las mismas facultades de que nos que-
jamos. Tan riea como interesnnte es la materja en graves reflexiones;
pero siendo, incompatible con los terminos de este papel nos con-
tentamos con recomendarla a la conbideraoion de nuestroe diputa-
dos para que impidan un funesto porvenir, porvenir que si no se cam.
bia de sistema quizds no estard may lIjos. Nonea ha sido la condition
political de esta isla, tan lastimosa como hoy, ni nunca la Habana ha
visto lo que en ella esta sucediendo. Dolencias civiles nos aquejaban,
enfermedades morales nos consumian; pero el despotismo politico, el
mnonstruo perseguidor que devoraba la peninsula, para nosotros mas
bien existia en el nonnbre de las instituciones que no en los golpes
que nos descargaba. Todos leian, tcdos hablaban, todos discurrian









con mas o minos franqueza, y nunca sus opinions fueron tenidas
par crimenes de estado. A tal punto llegaba la tolerancia, que mu-
chca peninsulares,. acosados por el despotismo europeo, vinieron a
buscar un asilo en nuestras playas; y viviendo, no escondidos en las
tinieblas, sino en medio de la claridad del dia, lejos de ser persegui-
dos, enoontraron en este suelo hospitalario, patria pan y amigos. Asi
era entinces nuestra Cuba adorada: mas tan grata perspective ha
desaparecido repentinamente de nuestros ojbs. El baston que antes
empunaban nuestros gobernantes, ha pasado a las manos de un Dic-
tador: las debiles garantias y los vacilantes derechos de que gozAba-
mos ban cesado de existir: el espionage ha introducido su fatal vene-
no: la delacion infame ha levantado la cabeza: sin pruebas, sin for-
macion de causa, sin escribir un renglon siquiera, se fulminan des-
tierros contra ciudadanos honrados; una sola palabra se repute como
crimen de estado: una sospecha basta para condenar al hombre mas
inocente: y triunfando la calumnia de lajusticia y la virtud, el ter-
ror se ha apoderado de todos los corazones.
Al espresarnos en este language, no se cream, ni por un momen-
to, que somos enemigos del general Tacon. Tan francos como impar-
ciales, nos complacemos en hacer justicia a las cualidades que lc a-
dornan; y biempre dispuestos a rendir homenage a la verdad, conf-
fesanos llenos de gratitud que ha dado algunos pasos buenos en la
arrera cavil. Lejos de acriminar la violencia de sus actos, nos senti-
mos inclinados a disculparle; y movidos de un espiritu generoso, no
atribuimos a perversas intenciones los males que estA causando en
el 6rden politico. Acostumbrado a mandar segun el rigor de las leyes
militares, no pudiendo percibir por la fuerza de sus habitos la dife-
rencia que hay entire los derechos del ciudadano y la ciega obedien-
c'a del marinero y del soldade; inibuido en fatales preocupaciones
contra los naturales, y aun contra muchos europeos que aqui resi-
den: sin suficiente tacto politico para distinguir las diversas circuns-
tancias de los pueblos americanos: desconociendo absolutamente la
indole de los cubanos, y el idioma sencillo en que se esplican: ro-
deado, en fin, de una gavilla de honbres que tan enemigos de Cuba
como de Espafia, solo aspiran a su engrardecimiento personal, el ge-
neral Tacon; pensando que hace servicios a su patria, la esta infirien-
do los dafios mas enormes. No viendo por todas parties sino el espeo-
tro de la independencia, cuya mag ca cabeza presentada por dies-
tras =na e le espanta a todas horas, Fe hall convertido en instru-
mento de ciertos hombres ambiciosos que se valen de su nombre y au-
toridad para hacerle cometer injusticias y tropelias. Existe para
mengua de nuestra patria, existe si, esa gavilla de malvados. Espe-
culadores por esencia y services por interest, no quieren a Carlos ni
a Isabel. Aspirando sietipre a subyugar el pueblo, no reparan en los
medios para conservar su dominaci(.n; y destituidos de merito y de
virtud, saben que el primer dia de libertad es el iultimo de su poder.
I'e aqui el temor que les inspire las ideas de una reform, y de aqui




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs