• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Palabras de varona
 Introduccion
 Cuadro sinoptico
 Siempre vence el que sabe morir...
 Cuba libre, o aquí fué Cuba - Gaspard...
 Ve, cumple con tu deber, y que...
 Y ese pueblo ¿Qué hace? - Joaquín...
 Díganle que ya tarda en venir -...
 Mi muerte no cambiará los destinos...
 O España concede a Cuba derechos...
 No importa, vamos adelante, que...
 ¡De prisa, de prisa! - Ramón...
 Me estoy ensayando para subir las...
 Yo siempre he estado bien con Dios...
 Aún quedamos doce hombres; bastan...
 Por mí y por ti, lucha por la libertad...
 Si debo morir bajo los escombros...
 Yo les había enseñado el camino...
 ¡Muero satisfecho porque es por...
 ¡Vengan a ver cómo pelea un general...
 ¡Muere un hombre, pero nace un...
 ¡Hasta muy pronto, hermano mío!...
 ¡Morir por la patria es vivir!...
 Mi hijo juró vencer o morir. Morir...
 No quiero salvar el lago de sangre...
 ¡Los Boza no se presentan jamás!...
 ¡Con la verguenza! - Ignacio...
 Soldado de la patria - Bernabé...
 ¡Ese, ese es mi hijo Calixto! -...
 ¡Cuán digno es morir por una causa...
 Los hombres de me clase sabemos...
 Y tú, empínate, que ya es tiempo...
 Nada tengo mientras no tenga patria...
 Bibliography
 ¡La patria vale más que la vida!...
 ¡Inocentes! - Fermín Valdéz...
 ¡Seguir hasta llegar! - Cirilo...
 Soñaba con Cuba - Ambrosio José...
 Los preparativos de Marti, muchos...
 El hombre, conforme; lo he conquistado...
 ¡Las armas están en la conciencia...
 Queremos la independencia para...
 Para mi, ya es hora - José...
 Ahora vengo a buscarlo para defender...
 ¡General, han matado al presidente!...
 ¡Yo soy cubano, y rueden los cielos...
 Necesito practicar lo que propagué...
 ¡Morir luchando sobre los campos...
 La libertad se conquista con el...
 Me han matado. Eso no es nada....
 ¡Viva Cuba libre! - Antoino López...
 ¡Yo voy a morir al lado del General!...
 Cuba será libre por sólo el esfuerzo...
 ¡Todo por Cuba! - José Lacret...
 Soy extranjero, errante y peregrino...
 Ahora sí se ve claro - Jesús...
 Céspedes fué la fé en la revolución;...
 Creo que ya hemos llegado - Máximo...
 Escolio
 Bibliografia
 Table of Contents
 Otras obras del autor
 Back Cover














Group Title: Huellas de gloria : frases historicas cubanas
Title: Huellas de gloria
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074012/00001
 Material Information
Title: Huellas de gloria frases históricas cubanas
Physical Description: 268 p., : illus. (ports.) ; 24 cm.
Language: Spanish
Creator: Santovenia, Emeterio S ( Emeterio Santiago ), 1889-1968
Publisher: Editorial Trópico
Place of Publication: La Habana
Publication Date: [1944]
Edition: 2. ed.
 Subjects
Subject: History -- Cuba   ( lcsh )
Biography -- Cuba   ( lcsh )
Genre: bibliography   ( marcgt )
non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Bibliography: "Bibliografía": p. 247-262.
General Note: At head of title: Emeterio S. Santovenia.
General Note: "Dibujos de Esteban Valderrama."
General Note: First published 1928.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074012
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000057751
oclc - 23185669
notis - AAG2841

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Palabras de varona
        Page 7
        Page 8
    Introduccion
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Cuadro sinoptico
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Siempre vence el que sabe morir - José Maria Heredia
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Cuba libre, o aquí fué Cuba - Gaspard Betancourd Cisneros
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Ve, cumple con tu deber, y que cuando vuelva a abrazarte seas un hombre libre - Ana Josefa de Agüero
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Y ese pueblo ¿Qué hace? - Joaquín de Agüero
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Díganle que ya tarda en venir - Fernando Hernández Echarri
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Mi muerte no cambiará los destinos de Cuba - Narciso López
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    O España concede a Cuba derechos politicos, o Cuba se pierde para España - José Antonio Saco
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    No importa, vamos adelante, que el sol sale para todo el mundo - Félio Varela
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    ¡De prisa, de prisa! - Ramón Pintó
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Me estoy ensayando para subir las gradas del patíbulo - Francisco Estrampes
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Yo siempre he estado bien con Dios - José de la Luz y Caballero
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    Aún quedamos doce hombres; bastan para hacer la independencia de Cuba - Carlos Manuel de Cespedes
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Por mí y por ti, lucha por la libertad - Ana Betancourt
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Si debo morir bajo los escombros de este edificio para que triunfe la santa causa, que no detengan un instante el fuego del cañón - Ana de la Torre
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Yo les había enseñado el camino - José Victoriano Betancourt
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    ¡Muero satisfecho porque es por la patria, por la libertad de mis hermanos! - Francisco León
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    ¡Vengan a ver cómo pelea un general cubano! - Angel del Castillo
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
    ¡Muere un hombre, pero nace un pueblo! - Domingo de Goicouría
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    ¡Hasta muy pronto, hermano mío! - Gaspar Agüero
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    ¡Morir por la patria es vivir! - Pedro Figueredo
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Mi hijo juró vencer o morir. Morir por la patria es su gloria. - Juan Díaz de Villegas
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    No quiero salvar el lago de sangre que nos separa - Vicente Mora
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    ¡Los Boza no se presentan jamás! ¡Fusilennos! - Gregorio Boza
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
    ¡Con la verguenza! - Ignacio Agramonte
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
    Soldado de la patria - Bernabé de Varona
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
    ¡Ese, ese es mi hijo Calixto! - Lucía Iñiguez
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    ¡Cuán digno es morir por una causa justa y santa! - Antonio Luaces
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Los hombres de me clase sabemos morir, pero no deshonrarnos - Ignacio Mora
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Y tú, empínate, que ya es tiempo de que pelees por to patria - Mariana Grajales
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Nada tengo mientras no tenga patria - Francisco Vicente Aguilera
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    Bibliography
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    ¡La patria vale más que la vida! - Ramón Santana
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    ¡Inocentes! - Fermín Valdéz Domínguez
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
    ¡Seguir hasta llegar! - Cirilo Villaverde
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Soñaba con Cuba - Ambrosio José González
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Los preparativos de Marti, muchos o pocos, los encontraré suficientes para lanzarme a la campaña - Salvador Cisneros Betancourt
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    El hombre, conforme; lo he conquistado - Manuel de la Cruz
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    ¡Las armas están en la conciencia de cada uno de vosotros! - Gonzalo de Quesada
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Queremos la independencia para todos - Bartolomé Masó
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    Para mi, ya es hora - José Martí
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Ahora vengo a buscarlo para defender la patria - Juan Bruno Zayas
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    ¡General, han matado al presidente! - Angel de la Guardia
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    ¡Yo soy cubano, y rueden los cielos si no ha de triunfar en mi patria la justicia! - Manuel Sanguily
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    Necesito practicar lo que propagué - Isabel Rubio
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    ¡Morir luchando sobre los campos de la patria o desaparecer aquí, todo es igual! - Calixto García
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    La libertad se conquista con el filo de machete, no se pide - Antonio Maceo
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Me han matado. Eso no es nada. Siga la marcha - Serafín Sanchez
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
    ¡Viva Cuba libre! - Antoino López Coloma
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    ¡Yo voy a morir al lado del General! - Francisco Gómez Toro
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Cuba será libre por sólo el esfuerzo de sus hijos - Adolfo del Castillo
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
    ¡Todo por Cuba! - José Lacret Morlot
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
    Soy extranjero, errante y peregrino en tierra de la patria - Juan Arnao
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Ahora sí se ve claro - Jesús Rabí
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
    Céspedes fué la fé en la revolución; Martí, el profeta de la independencia - Tomás Estrada Palma
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
    Creo que ya hemos llegado - Máximo Gómez
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
    Escolio
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
    Bibliografia
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
    Table of Contents
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    Otras obras del autor
        Page 267
        Page 268
    Back Cover
        Page 269
Full Text


EMETEIIO S. SANTOVINIA


UEULAS
DE
GLORIA


FRASES HIST6RICAS CUBANAS


EDITORIAL TR6PICO















* VIELLAS


DE GLORIA







EMETERIO S. SANTOVENIA ,


HUELLAS

DE

GLORIA




FRASES HISTORICAL CUBANAS




SEGUNDA EDICION


.- 7 !1-,


EDITORIAL TROPICO
LA HABANA









ES PROPIEDAD
Copyright. 1944, by Emeterio S. Santovenia


Primera edici6n: 1928
Segunda edici6n: 1944

DIBUJOS DE ESTEBAN VALDERRAMA








Obra recomendada para la Biblioteca
del Maestro por la Junta de Superin-
tendentes de Escuelas de la Repdblica
de Cuba.


P3 NT uZ










PRINTED IN CUBA


Imp. Seoane Fernfdez y Cia., Compostela 661, La Habana















PALABRAS DE VARONA


Sr. Dr. Emeterio S. Santovenia.

Mi muy estimado amigo:
He leido con honda emoci6n estas pAginas
en que ha puesto V. su espiritu fervoroso. HUE-
LLAS DE GLORIA las llama V.; y jque a tiempo nos
las muestra, cuando todo parece conspirar en tor-
no nuestro para que se vayan borrando de la
memorial! Entre este ruido vocinglero de los que
viven al dia, suena su acento de patriota, recor-
dando que Cuba recorri6 ayer mismo su via cru-
cis, animada por la esplEndida esperanza de Ilegar
a un Tabor todo de luz de aurora.
Cada sentencia que pone V. de relieve nos
incita a meditar en el alto deber que nos impo-
nen nuestros insignes precursores. Esta 6poca,
como todas las demas en el process del mundo,
va trayendo nuevas condiciones dentro de las
cuales se ha de realizar la vida. Por lo mismo
importa grandemente no dejar que se pierdan
las ensefianzas del pasado; sobre todo si son,
como las contenidas en su bello libro, pruebas in-
signes de amor patrio, de alta humanidad, de ab-
negaci6n, de heroismo. Nos dicen lo que fueron









nuestros padres; nos sefialan con claro gesto lo
que debemos ser los hijos.
Estas lines no le Ilevan un aplauso, sino el
reconocimiento del servicio que nos presta su
obra.
Soy suyo amigo afmo.
ENRIQUE JOSE VARONA.

Habana, 31 de julio, 1927.















INTRODUCTION


EL pensamiento de realizar una obra en home-
naje a quienes resultaron virtuosos y despren-
didos al servicio de la verdad, la honra, el de-
recho, la justicia y la libertad ha sido estimulo
para llevar adelante la investigaci6n y el traba-
jo generadores de este libro. He acariciado tam-
biWn la aspiraci6n de resumir en las paginas que
siguen las ideas que constituyeron las raices
morales de la personalidad de Cuba como naci6n
civilizada. De las finalidades apuntadas, la se-
gunda, de alcance superior al de la primera, ha
despertado interns inusitado en mi. He procu-
rado, m s que la suave delectaci6n de reveren-
ciar la memorial de antepasados que cultivaron
con exifo feliz el huerto spiritual, sefialar los
derroteros por ellos recorridos en su ascension.
Todos aquellos de cuyos labios salieron las
frases histdricas que componen el present volu-
men moran ya en la eternidad. La raz6n de que
no aparezcan aqui palabras de cubanos que alien-
tan aun estriba en el prop6sito de ofrecer una
concreci6n de lo pasado de manera absolute. La
voz de muertos que dejaron huellas a su paso por
la Tierra es la recogida en este libro, que discu-
rre alrededor del sujeto, de un acontecimiento no-








table o de un aspect singular. Desde Jose Maria
Heredia, advirtiendo que siempre venceria quien
supiese morir, hasta Maximo G6mez, saludando
el advenimiento definition de la nacionalidad con
la expresi6n de que creia haber llegado a la con-
quista del ideal supremo de los libertadores, a tra-
ves de tres cuartos de centuria, cada uno de los
personajes que figuran en esta obra exalt6 su de-
cir con la rectitud de su conduct. Existieron
hombres de grandeza real, prestos at sufrimien-
to, a la acci6n heroica y a la inmolaci6n ejemplar.
Hubo asimismo mujeres extraordinarias, penetra-
das de los altos fines de la humanidad y de la
significaci6n de los empefios labrados con amor y
con sangre. Un professor europeo, Le6n Duguit,
sefial6 la verdad de que la Nacidn, como una pro-
ducci6n hist6rica al cabo, estA formada mAs de
muertos que de vivos. La solidaridad national
pot lo corriente se ha robustecido merced al re-
cuerdo de luchas emprendidas, de triunfos alcan-
zados y de derrotas padecidas en comfin. La de-
fensa de un patrimonio de ideas, de riquezas
morales, ha mantenido y vigorizado siempre la
cohesion national.
Las frases hist6ricas comprendidas en este li-
bro estan colocadas en la obra cronol6gicamente,
siguiendo el orden en que se emitieron. Abarcan
un period que corresponde cabalmente al de los
esfuerzos ostensibles consumados para llegar a
vet libre a Cuba, lo que, lejos de desarrollarse
como un fen6meno aislado, tuvo estrecha conexi6n
con el de la independencia de la Amnrica latina.
Mediaron en ello vinculos anteriores a las formas
political y mas permanentes, constituidos por la









comunidad de origen, de historic y de idioma.
Pero la redenci6n de Cuba, retardada respect de
la del resto de America pot causes harto conoci-
das, s6lo surgi6 al tirmino de largos e inmensos
sacrificios. Hay que recorder en que circunstan-
cias se produjeron los hechos determinantes de
las frases notorias aqui reunidas, para mejor apre-
ciar su trascendencia. La pluma de Enrique Jose
Varona, describiendo el transito de la Colonia a
la Repriblica, express los motives fundamentals
de las luchas de Cuba por su emancipaci6n. La
organizaci6n impuesta por Espaiia a Cuba no res-
pondi6 a los fines esenciales del poder politico.
Un sistema de explotacion desenfrenada, a la
sombra de un regimen de castas, sembr6 la deses-
peraci6n en el colono. Cuba realize intentos ex-
tremados por modificar el sistema de gobierno
que la depauperaba y desmoralizaba. Expuso jui-
ciosamente sus quejas a la Metropoli. Indic6 el
remedio de sus males. En vano fueron emplea-
dos los recursos del raciocinio y del consejo. Con
set la guerra una triste necesidad, a ella tuvo que
apelar el cubano, agotados todos los medios de
persuasion, para repeler, con heroismo, la agre-
si6n constant, la tirania, en uso del derecho de
legitima defense que lo justific6 ante su concien-
cia y ante el tribunal de las naciones.
El patriotism no ha coronado su obra. Con
exactitud, prediciendo el auge de una raza c6smi-
ca en America, no con tendencies imperialistas,
sino para salud del Mundo, Jos6 Vasconcelos
ha convenido en que el estado actual de la ci-
vilizaci6n impone todavia el patriotism como una
necesidad de defense de intereses materials y








morales. En Cuba, redimida tras cruento batallar
y afanes incesantes de la mente, la preocupaci6n
civica ha debido consistir en afianzar la libertad,
en Ilevar a las generaciones nuevas la convicci6n
de que el mejor aporte de las precedentes, de las
que bregaron desafiando el ostracismo, las prisio-
nes y el cadalso, se halla representado por el pro-
fundo sentido que los fundadores tuvieron de la
estimaci6n propia, basada en el respeto del dere-
cho ajeno, para que el de todos fuera como un sol.
El fin inmediato de la revoluci6n result la in-
dependencia. Una vez adquirida, organizada la
nacionalidad sin obstfculos interiores ni exterio-
res insuperables, el concept del patriotism ha
podido orientarse, para no caer en extravios per-
niciosos, sobre la certidumbre de que el deber de
todos esta en conservar los ideales que inflamaron
a los precursors, no olvidar jamAs el crimulo de
afanes y reveses que la emancipaci6n cost y le-
vantar el nivel de la sociedad cubana con hechos
evidenciadores del conocimiento de la funci6n
asignada al ciudadano de un pais libre pot su mis-
ma determinaci6n, libre por sus instituciones y li-
bre por sus tradiciones.
Con el pensamiento clavado en el ansia de es-
timular una fecunda renovaci6n de ideales, y ya
cerca de la tumba que prematuramente se abri6
para l1, Jose Ingenieros quiso dirigirse a la ju-
ventud de la America latina. Cuba, parte de esa
America, hara bien en escuchar y seguir la pre-
dicacidn del maestro del Sur. Rinda culto la ju-
ventud de nuestros pueblos a los grandes hom-
bres que lucharon por la emancipaci6n political,
por el ascenso etico, por la justicia social, mante-









niendo la continuidad del espiritu renovador en el
curso de la Historia. Naci6 la conciencia revolu-
cionaria con el anhelo de la independencia. Triun-
f6 derribando el feudalismo colonial. Fu6 enri-
quecida por obra de pensadores y estadistas.
Renaci6 en cada nueva generaci6n. Fue nucleo
de ideales sin cesar integrado por las minorias
ilustradas. Ame la juventud ese pasado en mar-
cha, y subraye admirativamente sus valores en la
historic de los pueblos nuevos. Pero s6lo sera
just si al mismo tiempo reprueba a cuantos obs-
truyeron la obra secular, pues los que fueron ayer
sus enemigos lo son tambien hoy y mafiana lo
seran por fuerza.
La acci6n ecoica de los impulses puestos en
juego por los creadores de la nacionalidad en
Cuba tiene seiialado papel principal en el desen-
volvimiento de las actividades espirituales. La
ignorancia general, la decadencia de las costum-
bres, la falta de fe en la labor colectiva y la pir-
dida de las libertades priblicas paralizan la ener-
gia de los pueblos. Para enervar esos factors
negatives, triunfando de ellos, menester es difun-
dir ensefianzas fecundas. A un conocimiento mas
acabado de las hazafias y de los meritos del pa-
sado responderan, en Cuba, una mayor confian-
za en los destinos propios y, fuera de Cuba, la
consideraci6n inspirada por la capacidad de una
sociedad cuyos soportes morales representan titu-
los de orgullo.

















CUADRO SINOPTICO


1823 Descfibrese la conspiraci6n de los Soles y Rayos de
Bolivar, primer vasto movimiento por la inde-
pendencia. Su campo de acci6n principal com-
prende la parte occidental de la Isla. Jose Ma-
ria Heredia, complicado en la conspiraci6n, logra
fugarse de Cuba. Fracasado el proyecto revolu-
cionario, al fallarse la causa, a fines de 1824, hay
602 procesados. Todo terminal sin efusi6n de
sangre.
1826 Marzo 16. Son ahorcados, en la plaza pfiblica de
la ciudad de Puerto Principe, Francisco Agiiero
y Velazco y Manuel AndrEs Sanchez, los proto-
mArtires de la independencia de Cuba.
1834 El Capitan General de la Isla, Miguel Tac6n, de-
creta el destierro de Jose Antonio Saco.
1837 Producese la complete ruptura political entire Cuba
y Espafia.
1848 Narciso L6pez organize en territorio de Las Vi-
llas una conspiraci6n. que fracasa. L6pez huye
de Cuba.
1850 Mayo 19. En el buque de vapor Creole, al frente
de una expedici6n guerrera, Ilega a la ciudad
de Cardenas, tomindola, Narciso L6pez. En el
ataque a la casa del gobenador de la plaza, dos
balas derriban al lugarteniente de L6pez, Am-
brosio Jose GonzAlez, el primer cubano herido en
combat contra fuerzas espafiolas por defender
la independencia patria. Por primera vez ondea
en Cuba la bandera de la estrella solitaria. In-









diferente la poblaci6n al esfuerzo invasor, el
mismo dia vuelven al Creole y ponen proa a
Key West los expedicionarios, a quienes se les
unen 25 soldados del regimiento de Le6n y 7
negros esclavos.
1851 Agosto 12. Narciso L6pez, sin haber dado paz a
su espiritu luego de los sucesos de Cardenas, des-
embarca en las Playitas del Morrillo, en la costa
Norte de Vuelta Abajo, a la cabeza de otra ex-
pedici6n, la del buque de vapor Pampero, com-
puesta de 434 hombres. De &stos son cubanos
44, comandados por Ildefonso Oberto. La falta
de preparaci6n en el pais para recibir la inva-
si6n y el cdmulo de fuerzas con que la acosan
por todas parties los espafioles produce la ruina
de la empresa guerrera en medio mes. De los
hombres llegados a Cuba en el Pampero. perse-
guidos encarnizadamente, s6lo quedan con vida
176. El jefe supremo, L6pez, pierde la suya en
el garrote, en La Habana, el 19 de septiembre,
veinte dias despues de su postrer arribo a la Isla.
Agosto 12. Son fusilados, en Puerto Principe, Joa-
quin de Agiiero y Agiiero, Fernando de Zayas,
Jose Tomas Betancourt y Miguel Benavides a
causa de la rebeli6n el 4 de julio iniciada en
Camagiiey por Agiiero.
Agosto 18. Son fusilados, en Trinidad, Isidoro de
Armenteros, Rafael Arcis y Fernando HernAn-
dez Echarri, los promotores de la insurrecci6n de
aquella comarca.
1855 Marzo 22. Es ejecutado, en La Habana, Ram6n
Pint6, jefe de una conspiraci6n tramada en dis-
tintos lugares de la Isla.
Marzo 31. Es ejecutado, en La Habana, Francis-
co Estrampes, aprehendido en Baracoa al arri-
bar en una goleta norteamericana armada en son
de guerra contra el poder colonial.
1868 Octubre 10. En su ingenio La Demajagua. en
Manzanillo, Carlos Manuel de Cespedes inicia


C _CI~_










una revoluci6n contra Espafia, proclamando la
independencia de Cuba. El mismo dia concede
la libertad a sus esclavos. Por la noche, al pe-
netrar en el pueblo de Yara, que va a dar su
nombre a la revoluci6n, sufre serio descalabro,
que pone a prueba su entereza.
Octubre 20. Los cubanos en armas, al cabo de
tres dias de asedio, toman la ciudad de Bayamo.
Los revolucionarios entonan La Bayamesa, el
himno patri6tico, obra de Pedro Figueredo. La
guerra ha cundido por todo Oriente.
Noviembre 4. Los camagiieyanos, en el Paso de
las Clavellinas, se lanzan a la contienda.
1869 Febrero 6. Los revolucionarios de Las Villas, pro-
nunciandose en San Gil, secundan la guerra, ya
en march en Oriente y Camagiiey.
Abril 9. Mueren agarrotados, en La Habana,
Francisco Le6n y Agustin Medina.
Abril 10. Reunense en Guaimaro los pr6ceres de
la revoluci6n. Orientales, camagiieyanos y villa-
refios legan a acuerdos definitivos. Constittyese
la Asamblea Nacional, que vota el c6digo funda-
mental y adopta como forma de gobierno la re-
publicana.
Abril 11. La Asamblea Nacional, terminada la la-
bor constituyente a ella encomendada, se disuel-
ve. Sus components, con la sola excepci6n de
Carlos Manuel de Cespedes, pasan a integrar la
CAmara de Representantes. Elige esta Presiden-
te de la Reptblica a C6spedes.
Septiembre 9. Muere, en LAzaro L6pez, en acci6n
de guerra, Angel del Castillo.
1870 Mayo 7. Muere agarrotado, en La Habana, Do-
mingo de Goicouria.
Mayo 14. Mueren agarrotados, en La Habana,
los hermanos Diego y Gaspar Agilero.
Agosto 17. Muere fusilado, en Santiago de Cuba,
Pedro Figueredo.









1871 Abril 4. Es ejecutado, en Cienfuegos, Leopoldo
Diaz de Villegas.
Noviembre 27. Son fusilados, en La Habana, ocho
estudiantes de medicine irresponsables de todo
delito.
1873 Mayo 11. Muere, en el campo de Jimaguayfi, Ig-
nacio Agramonte. Su cuerpo es quemado y sus
cenizas son aventadas por el adversario.
Octubre 31. El buque de vapor Virginius, porta-
dor de important expedici6n de hombres y per-
trechos de guerra, es capturado y conducido a
la bahia de Santiago de Cuba. El comandante
general de Santiago, Juan Nepomuceno Burriel,
produce una carniceria humana. Al igual que
crecido ndmero de sus conmilitones, el 4 de no-
viembre es fusilado el jefe de la expedici6n, Ber-
nab6 de Varona (Bembeta).
1874 Septiembre 6. Cae prisionero de los espaiioles, en
San Antonio de Baja, Calixto Garcia fiiiguez,
quien se dispara un tiro por debajo de la barba.
El proyectil le deja huella indeleble en la frente.
1875 Abril 21. Es fusilado, en Camagiiey, Antonio
Luaces.
Octubre 14. Es fusilado, en El Chorrillo, en Ca-
maguiey, Ignacio Mora y Pera.
1877 Octubre 19. Cae prisionero de los espaiioles, en
Oriente, el Presidente de la Rept~blica de Cuba
libre, Tomas Estrada Palma.
1878 Febrero 10. Firmase en El Zanj6n, en Camagiiey,
el convenio Ilamado a poner termino a la Gue-
rra Grande o de los Diez Afios.
Marzo 15. Antonio Maceo y Arsenio Martinez
de Campos conferencian en Baragua, en Orien-
te. Maceo se niega a aceptar el pacto de El
Zanj6n. Tal es la protest de BaraguA. Queda
convenido por ambos caudillos reanudar las hos-
tilidades poco mas de una semana despues.
Constitiyese por los cubanos rebeldes un gobier-









no provisional y es designado para presidirlo
Manuel de Jesfs Calvar. Faltos los libertadores
de recursos para luchar, la contienda expira al
cabo de dos meses.
La Guerra Grande ha durado diez afios. La re-
voluci6n ha tenido en sus filas, en condiciones
de combatir, 8,000 soldados. Los cubanos se han
arruinado materialmente, han visto destrozadas
sus families, han soportado la vida de la ma-
nigua con estoicismo y han quedado diezmados
por el ostracismo, la penuria y las armas. Para
llegar a esta situaci6n, Espafia ha gastado s61o
en atenciones de guerra $246.856,209.03, ha en-
viado a Cuba fuerzas militares en nfimero de
174,948, cifra a la que hay que agregar la de
los voluntarios organizados, y ha perdido en ac-
ciones de guerra y por enfermedades 95,025
hombres, mas 11,000 mutilados y 14,000 enfer-
mos reembarcados para la Metr6poli. La pobla-
ci6n total de Cuba, segfin datos oficiales de
abril de 1878, es de 1.394,516.
1879 Agosto 26. Estalla en Oriente la Guerra Chiqui-
ta. En dos provincial, en las de Santiago de
Cuba u Oriente y Santa Clara, tiene vida, pero
pronto languidece. Un afio despues. no obstante
haber desembarcado Calixto Garcia el 7 de ma-
yo de 1880, en las inmediaciones del Aserrade-
ro, la lucha terminal con el fracaso de los revo-
lucionarios.
1892 Abril 10. Jose Marti, empefiado en la obra de
unificar y organizer los grupos de cubanos emi-
grados, especialmente en los Estados Unidos de
America, logra proclamar en los clubes fundados
en Nueva York y en La Florida la existencia del
Partido Revolucionario Cubano.
1895 Febrero 24. Iniciase la guerra planeada por Mar-
ti con el concurso de viejos campeones de la li-
bertad cubana. Los alzamientos se produce en
Ibarra y Jagiley Grande, en la provincia de Ma-









tanzas, y en Baire, Jiguani, Manzanillo y Guan-
tAnamo, en la provincia de Santiago de Cuba u
Oriente.
Marzo 25. Prontos a partir para Cuba, en Mon-
tecristi, en la Repablica Dominicana, firman Jose
Marti y Maximo G6mez el manifesto que el Par-
tido Revolucionario Cubano dirige a Cuba. Mar-
ti, en carta a Federico Henriquez Carvajal,
predice su sacrificio ejemplar.
Mayo 19. Muere, en Dos Rios, en acci6n de gue-
rra, Jose Marti.
Septiembre. Se refne la Asamblea Constituyente
de los revolucionarios en Jimaguayu. Se discute
y acuerda la ley fundamental de la Repfblica.
Se elige el Consejo de Gobierno, cuyos Presiden-
te y Vicepresidente son, respectivamente, Salva-
dor Cisneros y Betancourt y Bartolome Mas6.
Diciembre 31. El auge de la revoluci6n en sus
primeros diez meses ha sido extraordinario. Es-
paiia, ante el fracaso de tardias promesas de re-
formas, ha redoblado sus aprestos militares para
sofocar la rebeli6n. Al finalizar el afio de 1895
ha enviado a Cuba 90,412 soldados, que, con los
20,874 que existian antes de estallar la guerra,
63,000 del institute de voluntarios y unos 5,000
movilizados, dan un total de 179,286 hombres
sobre las armas, mandados por 42 generals.
1896 Enero 23. Antonio Maceo, de manera official, en
sesi6n celebrada por el Ayuntamiento de Man-
tua, hace constar que alli, en el extreme occi-
dental de Cuba, tiene termino feliz la invasion
de la Isla por el Ejercito Libertador. La Inva-
si6n, iniciada en BaraguA el 22 de octubre de
1895 y propulsada por una column que en el
campamento de Mala Noche qued6 reorganiza-
da con unos 1,700 hombres, ha llegado a Man-
tua el 22 de enero de 1896. Tres meses han
bastado a la hueste invasora, recorriendo los te-
rritorios ocupados por numerosas fuerzas ene-










migas, para llegar al limited opuesto al del punto
de partida, objetivo fundamental de la jornada.
En 17 dias anduvo la ruta que la separaba de
Camagiiey. En 21 dias atraves6 este territorio.
En 17 dias cruz6 Las Villas. En 13 dias dej6
atris a Matanzas. En 8 dias se pase6 por la
provincia de La Habana. En 14 dias se ha po-
sesionado de la de Pinar del Rio. Ha recorri-
do 424 leguas, distribuidas en 78 jornadas. Ha
sostenido 27 combates. Ha ocupado 22 pueblos
importantes, con cuarteles y dotaciones de gente
armada.
Diciembre 7. Muere, en San Pedro, en acci6n de
guerra, Antonio Maceo. Junto a su cadAver cae
el de su ayudante Francisco G6mez Toro.
1897 Septiembre-Octubre. Los revolucionarios se rei-
nen, en Asamblea Constituyente, en La Yaya.
Es adoptada una nueva constituci6n. Del Con-
sejo de Gobierno son Presidente y Vicepresiden-
te, respectivamente, Bartolome Mas6 y Domingo
Mendez Capote.
1898 Agosto 12. Firmanse los preliminares de la paz
entire Espafia y los Estados Unidos de America,
con lo que queda terminada la guerra iniciada
en Cuba el 24 de febrero de 1895. Espafia re-
nuncia a su soberania en la Isla y se obliga a
evacuarla totalmente. Para luchar contra los li-
bertadores cubanos, en esta contienda de 1895 a
1898, Espafia ha gastado $480.000,000 y mante-
nido fuerzas armadas en ntmero de 300,000 hom-
bres aproximadamente. La deuda colonial, a cuyo
pago ha de pretender initilmente Espafia dejar
obligada a Cuba al discutirse el tratado de paz
firmado en Paris el 10 de diciembre de 1898, as-
ciende a unos $500,000,000. Cuba, por la con-
quista de su independencia, ha consumado ex-
tremos sacrificios. Con la mortalidad que toda
lucha feral produce, ha sufrido la proveniente de
la inhumana reconcentraci6n impuesta a los cam-









pesinos. Siendo un pais inmigratorio, con ten-
dencia constant al aumento de poblaci6n, la
Isla ofrece el deplorable dato de que, teniendo
1.631,687 habitantes en 1887, segin el censo ofi-
cial, el que va a realizarse en 1899 arrojara
1.572,797 habitantes.
1899 Enero 1' Espafia entrega el gobierno de Cuba a
los Estados Unidos de America.
1902 Mayo 20. Constitityese definitivamente la Repu-
blica de Cuba, con personalidad propia en la
vida international.



























ESDE su nacimiento, en Santiago de
Cuba, el 31 de diciembre de 1803,
hasta su muerte, en Mexico, el 7 de
mayo de 1839, tuvo Jose Maria Heredia y He-
redia existencia azarosa. Por la condici6n misma
de su padre, ora consagrado a la abogacia, ora
al servicio de la judicatura, en la infancia se ha-
Ilaba ain cuando comenz6 a ser juguete de la for-
tuna. Mas los cuidados de sus mayores y su
propia inclinaci6n lo condujeron al cultivo de su
inteligencia en provecho de la patria, en cuyo
parnaso logr6 sobresalir en terminos extraordi-
narios.
En Mexico y La Habana realize studios
mayores. Se recibi6 de bachiller en Derecho Ci-
vil, el 12 de abril de 1821, en La Habana. Dos
afios despues, en Puerto Principe, se gradu6 de








abogado. Decidi6 en seguida establecerse en
Matanzas. Su estro de poeta, de verdadero
poeta, se di6 a conocer alli: en Matanzas se re-
velaron el talent y la fantasia de Heredia.
El ejercicio de su profesi6n y el cultivo de
las letras le propiciaron alicientes y congratula-
ciones. Sin embargo, fueron incapaces para re-
dimirlo de amarguras. Nacido para ser cantor
de la libertad y sostenedor de sus atributos, su
labor no pudo echarse de menos en el primer
grande esfuerzo encaminado a obtener la inde-
pendencia de Cuba. En tiempos de Francisco
Dionisio Vives fu( organizada la vasta conspi-
raci6n de los Soles y Rayos de Bolivar. En ella
se hall complicado Heredia. Las autoridades
coloniales supieron de la participaci6n del poeta
en el intent revolucionario. La persecuci6n no
estuvo tarda ni remisa. Heredia, amparado en
casa de familiar cuya influencia hacia inviolable
el domicilio, consigui6 escapar a la orden de pri-
si6n contra 0l decretada y embarcar en noviem-
bre de 1823, por el puerto de Matanzas, con
rumbo a Boston. Pero el adversario no di6 paz a
su obra de enjuiciamiento, y en diciembre de
1824, en sentencia dictada por el tribunal deno-
minado Real Sala del Crimen, Heredia fu& con-
denado a extrafiamiento.
La adversidad templ6 su alma. Errante en
tierra de lengua y clima tan distintos a los de la
suya, enardecido ante el infortunio del suelo ma-
terno, qued6 convertido en el poeta del patrio-
tismo. Viviendo en los Estados Unidos de Ame-
rica, en Nueva York, llev6 a cabo la composici6n
e impresi6n en 1825 del tomo de versos que ti-









tul6 Poesias, en el que se destac6 la oda Niagara.
La fama del bardo fue a poco consagrada por la
critical. Sus versos lograron lo que escasas pro-
ducciones: se publicaron en la mayor parte de los
paises civilizados, se coleccionaron en numerosas
ediciones, se tradujeron a diversos idiomas y se
citaron como ejemplo en obras didacticas. Asi y
todo, el merito singular de Heredia estrib6 en
que, siendo un gran poeta, result el poeta de la
patria opresa y desventurada.
El clima norteamericano lo hostigaba. En
agosto de 1825, el mismo afio de la aparici6n de
su volume de versos, se dirigi6 de Nueva York
a Mexico. En Mexico recorri6 toda la escala de
los servicios pfiblicos. Ocup6 los cargos de fis-
cal de la Excelentisima Audiencia, ministry de la
misma, diputado, catedrAtico, president de la
Junta de Instrucci6n Puiblica y rector del Institu-
to Literario, entire otras preeminencias. Alli tam-
bien experiment reveses. Se mezcl6 en las lu-
chas intestines de la political, porque no podia
conformarse con los excess de la tirania. Des-
pues de ayudar en sus empresas revolucionarias a
Antonio L6pez de Santa Anna, este caudillo,
victorioso ya, constituy6 para el poeta otro ene-
migo, bastante a conducirlo en breve a la ruina
moral.
Vi6 aproximarse la propia desaparici6n. Ator-
mentado acaso por la idea de sucumbir sin vol-
ver a Cuba, implor6, en carta celebre, el permiso
del Capitan General de la Isla, Miguel Ta-
c6n, para satisfacer postreros anhelos de su al-
ma. Vino, al fin, a Cuba, donde permaneci6 cor-
tos meses. De regreso en Mexico, apur6 nuevas








tribulaciones. Perseguido y enfermo, apenas si
tuvo otro apoyo que el de su esposa. Muri6 asi,
tratado con crueldad, el poeta que conoci6 la tras-
cendencia del sacrificio fitil.
En 1825, en su viaje de Nueva York a
Mexico, al reconocer la tierra de Cuba en el Pan
de Matanzas, se sinti6 conmovido y traz6 el
Himno del desterrado. Sabedor de que en Cuba
se miraban en el grado mas profundo

las bellezas del fisico mundo,
los horrores del mundo moral,

pero ganoso de que al poder se opusiese el alien-
to y de que la constancia encadenara la suerte,
en un verso -elevado a frase notoria por quienes
lo grabaron en el monument erigido en la ciu-
dad de Matanzas a los patriots caidos en la jor-
nada libertadora- sintetiz6 la magnitude de su
espiritu:

-Siempre vence el que sabe morir.









^ta a Ci^4'a














IJO de Camagiiey, donde naci6 el 29
de abril de 1803, Gaspar Betancourt
Cisneros enalteci6 aquella region. Pe-
ro no fu6 solamente el amor al terrufio lo que en
el vivi6. La patria comfin, Cuba, tambien tuvo en
El Lugarefio un servidor insigne. Recibida parte
de su educaci6n en Puerto Principe, march, aun
no cumplidos los veinte afios, a los Estados Uni-
dos de America. Alli, penetrado del deber en
que estaba de contribuir al mejoramiento politi-
co de Cuba, comenz6 a laborar en este sentido.
Fue, para honra suya, uno de los que se dirigie-
ron a Sim6n Bolivar, el Libertador, en demand
de la intervenci6n de su espada y sus ejercitos en
favor de la independencia de Cuba.
De regreso en la Isla en 1834, sobre el terre-









no prosigui6 la obra de buscar el engrande-
cimiento patrio. Su acci6n no reconoci6 limits
ni obstaculos. Sigui6 pensando en la manera de
sacudir el yugo de la dominaci6n secular. Prest6
atenci6n a todas las manifestaciones de la vida
p6blica, desde la instrucci6n primaria, a que con-
sagr6 esfuerzos personales, hasta la realizaci6n
de empresas de la importancia del ferrocarril de
Puerto Principe a Nuevitas. No menos significa-
tivo y generoso fue el acto de otorgar la libertad
a sus esclavos. La Gaceta de Puerto Principe y
El Fanal dieron a la publicidad los numerosisi-
mos escritos en que El Lugaretio revel6 su talen-
to, su cultural y la hidalguia de su coraz6n.
Lo que eran sus producciones y sus afanes lo
dijo el propio Betancourt Cisneros. No escribia
para former partidos, ni para crearse aura popu-
lar. Si tales hubiesen sido sus intenciones, habria
adulado a las mayorias, lisonjeado las pasiones
del pueblo o puestose a la sombra de los gober-
nantes y de los grandes. Amigo sincere y leal
de sus compatriotas, no necesitaba halagar ni a
unos ni a otros, ausentes ni presents, ni tenia
para que emplear otros medios que sus derechos
privativos. Para el, el amor a la patria consistia
no en frases hueras, sino en servicios pfiblicos,
personales, efectivos, desinteresados, y el mejor
patriota era y seria siempre el capaz de deparar
mAs y mayores bienes a la comunidad, no quien
mds y mayores alabanzas le prodigase.
Muchas veces la fortune le fu& adversa. Las
vicisitudes political de Cuba lo llevaron a la emi-
graci6n en las postrimerias de la primera mitad
del siglo XIX. En suelo extranjero busc6 solu-









ci6n al problema patrio. Figur6 entire los parti-
darios de la anexi6n de la Isla a los Estados Uni-
dos de America. La desesperaci6n lo indujo a
preferir un mal a otro mal, cuando la cuesti6n de-
bia seguir manteniendose sobre la base de lograr
la independencia. No era para Betancourt Cis-
neros la anexi6n un sentimiento: era un cAlculo,
la ley imperiosa de la necesidad. Observaba que
los adictos a la anexi6n formaban dos grupos.
Uno buscaba el modo de conservar los esclavos
Otro creia encontrar en aquella formula political
el plazo que, evitando la emancipaci6n repentina
de los esclavos, diese tiempo a tomar medidas
salvadoras, como duplicar en diez o veinte afios
la poblaci6n blanca e introducir maquinas, ins-
trumentos, capitals e inteligencias que reempla-
zasen o variaran los medios de trabajo y de ri-
queza. Su orientaci6n obedeci6 fundamentalmen-
te a la exigencia, que juzgaba premiosa, de me-
jorar por el cruzamiento la familiar cubana.
Los sucesos cambiaron de matiz con el trans-
curso del tiempo. Pero Betancourt Cisneros ja-
mas dej6 de ser, segfin las palabras de Manuel
de la Cruz, separatist convencido, inquebranta-
ble, firmisimo. En el seno de una asamblea cele-
brada en 1854, en Nueva Orleans, proclam6 que
la independencia de Cuba era el primer articulo
de su program revolucionario. Decepcionado y
abatido, volvi6 a la Isla en 1861. El resto de su
vida, extinguida, en La Habana, el 7 de diciem-
bre de 1866, fu6 ya pesaroso y amargo, aunque
esperanzado 1l sin duda de que surgiese en su
tierra el espiritu de la rebeldia que, al cabo, en
1868 se levant6 potente y decidido.









Contemplar potente y decidido el espiritu de
la rebeldia contra el poder que tiranizaba a Cuba
result el suefio de toda su existencia. Persuadi-
do estaba de que la revoluci6n era inevitable y de
que tenia que desarrollarse entire escollos y reve-
ses. Habia que aceptarla con sus graves conse-
cuencias. Una vez lanzados los cubanos en ella,
la alternative consistia en sacar a Cuba libre o
hundirse en sus ruinas. Tal fuE el pensamiento
-mAs adelante emitido al grito de ilndependencia
o muerte!- que en 1851, el afio terrible de los
precursores, quiso expresar con estas palabras:

-Cuba libre, o aqui [ue Cuba.










cuaw^ axfw "aCiaLa^


Vcu.I U AS mujeres de Camagiiey contribuye-
S ron a la consecuci6n de la independen-
cia de Cuba. Sus arrests fueron guia
y acicate en los esfuerzos organizados y desarro-
Ilados con tamaia finalidad. Coadyuvaron con
inteligencia y amor a la creaci6n de la nacionali-
dad Ilamada a sustituir las miserias morales de
la Colonia. Animaron y decidieron a los irreso-
lutos cada vez que se pens6 en arrasar con la
guerra el predominio de la maldad. Madres, com-
pafieras e hijas, en la manigua heroica apuraron
el sacrificio, derramaron su sangre y dieron sus


(i~i~Le~


" C~i~


i~? jiP~T~i~~


aLt;









vidas, y en el ostracismo rindieron culto a los
ideales cubanos.
Ana Josefa de Agiiero y Perdomo, la esposa
de Joaquin de Agiiero y Agiiero, fu6 paradigma
de las camagiieyanas que estuvieron prestas al
sacrificio. Comparti6 con el compafiero de su
existencia los secrets de la conspiraci6n para la
rebeli6n contra el poder politico que oprimia a
Cuba. Cuando ya Joaquin de Agiiero estaba ale-
jado de la ciudad, reclutando en los campos agres-
tes las huestes que debian secundarlo, Ana Jose-
fa de Agiiero traz6 con mano firme la expresi6n
de su compenetraci6n con los designios de aquel
precursor de la independencia. Sus votos ascen-
dieron al Cielo para pedir que su patria, a la que
su consorte se hallaba consagrado, se viese al fin
redimida por el esfuerzo de sus hijos, y que el
coraz6n de todo cubano se sintiera tocado del de-
seo de libertarla. Con vehemencia en la evoca-
ci6n del empefio guerrero pr6ximo a estallar, la-
ment6 no hallarse en la campifia rebelde para es-
trechar entire sus manos las de cada uno de los
valientes conjurados y para apretar contra su co-
raz6n a su c6nyuge y decirle:

iHasta cantar la victoria en la Tierra, o hasta gozar de
la gloria en el Cielo!

La adversidad se ceb6 en Joaquin de Agiiero.
El pueblo habia permanecido poco menos que in-
diferente al llamamiento revolucionario. Ni ante
la pr6xima inmolaci6n del pr6cer, que, entire in-
dignado y desconsolado, preguntaba que hacia
la sociedad cubana, hubo una aventura gloriosa.
Pero bien pudo juzgarse que la expresi6n several









y significativa de Agiiero -recriminaci6n rotun-
da de la conduct de los moralmente vencidos
por la tibieza o la irresoluci6n propias- levant6
las conciencias a la altura de los agravios sufri-
dos. La tierra camagiieyana, prepardndose para
la brega de lo por venir, se identific6 con el sa-
crificio de sus hijos: los hombres, en memorial
de los caidos, plantaron en la plaza piblica de
Puerto Principe cuatro palmas, y las mujeres, en
serial de duelo, se cortaron las trenzas!
Las mujeres de Camagiiey quisieron compe-
netrarse, no menos que con el martirio de Joa-
quin de Agiiero, con el dolor de Ana Josefa de
Agiiero. La noticia de la ejecuci6n de su compa-
fero la priv6 de la raz6n durante dos dias, al ca-
bo de los cuales la joven estaba convertida en
anciana. Habia perdido a su esposo y, con 61, la
esperanza del inmediato advenimiento de la liber-
tad en su patria. Vi6se despojada de sus bienes
materials por los propios gobernantes que hicie-
ron impossible para ella toda felicidad spiritual.
Agobiada por tantas y tan acerbas desventuras,
con sus dos hijos abandon a Cuba y se traslad6
a los Estados Unidos de America, donde brazos
acogedores recibieron los tristes despojos de un
gran hogar cubano. Alli, jams conforme con la
suerte de su patria, permaneci6 el resto de sus
dias, extinguidos, a los cuarenta y ocho afios de
edad, en Nueva York, el 25 de diciembre de 1868.
Mientras Ana Josefa de Agiiero alent6 en el
mundo de los vivos fu6 predicadora de la fe pa-
tri6tica. Templada su alma al calor de puros
concepts de libertad, a este atributo del decoro
human dedic6 sus afanes. Antes del sacrificio,








en el sacrificio y despues del sacrificio de Joa-
quin de Agiiero su pensamiento y su acci6n mar-
charon acordes en pos del anhelo de ver libre a
Cuba y libres a todos los cubanos. Concreci6n
exactisima de esa aspiraci6n fueron las palabras
con que despidi6, en 1851, a su marido, al lanzar-
se el a la lucha. Transida por la pena inmensa
de quedar separada acaso para siempre de su
compaiiero, pero penetrada tambien de la impor-
tancia de la obra por realizar, s6lo brotaron de
sus ojos lagrimas para encarecerle:

-Ve, cumple con tu deber, y que cuando
vuelva a abrazarte seas un hombre libre.




























OAQUIN de Agiiero y Agiiero na-
ci6, en la ciudad de Puerto Principe,
el 15 de noviembre de 1816. Demos-
tr6, adelantandose a los pr6ceres de 1868, des-
interes y honradez de principios con la concesi6n
de la libertad a sus esclavos. Apenas en pose-
si6n de la herencia proveniente de sus padres,
fallecidos poco despues de graduarse 1e de ba-
chiller en leyes en La Habana, llev6 a cabo labor
de hombre just. A la fundaci6n de una escuela
en GuAimaro -en premio o atenci6n a lo cual
el Gobierno le express sus congratulaciones y la
Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais lo dis-
tingui6 con el titulo de socio de merito- suce-
di6 la manumisi6n de los esclavos que eran parte
del caudal hereditario de sus mayores. Pero, si el









sostenimiento de un plantel educativo le habia
valido parabienes de los que mandaban, no ocu-
rri6 lo mismo respect de su desprendimiento al
otorgar a los hombres cuya propiedad tenia la
capacidad necesaria para figurar en el concerto
de los juridicamente libres.
Delicada era la situaci6n asi creada, con ma-
yores veras cuando Agilero, al manumitir a sus
esclavos, se ocup6 en prepararlos para que supie-
sen hacer vida de hombres libres. De ahi que
resultase prudent hasta no mas el consejo de El
Lugarefio en el sentido de que se trasladase al
Norte. Lo sigui6 al cabo Agiiero: a fines de 1843
march a los Estados Unidos de America. Sin
embargo, atraido por el amor al suelo patrio, a
los tres meses se hall de regreso. Un viaje a
Islas Canarias, precedido y seguido de interro-
gatorios y persecuciones, sucedi6 a aquella ex-
cursi6n por la reptiblica norteamericana. Fue un
period de agitaci6n, de ensayos, en busca del
sosiego propio y de la salud de Cuba, de esfuer-
zos de estoico para evitar alguna cathstrofe pre-
sentida.
Atribuidas a Agiiero la redacci6n y difusi6n
de proclamas hostiles a la situaci6n colonial, ya
en 1851, colocado entire las garras de sus enemi-
gos y la manigua rebelde, opt6 por lanzarse a
esta con la firme resoluci6n de fomentar una
contienda revolucionaria. No era Ml hombre de
decaimientos prematuros, ni cabian en su pecho
otros sentimientos que los del sacrificio cuando
de servir a la libertad se trataba. Su conduct,
decidida, riesgosa, temeraria, respondi6 en aque-









llos instantes de prueba a los arranques de su
temperament y de su alma.
El 4 de julio de 1851 fue iniciada la contien-
da. Reunidos cincuenta patriots en la Loma de
San Carlos, partido de Cascorro, dieron el grito
glorioso en San Francisco del Jucaral. Marcha-
ron hacia las Tunas de Bayamo. Un choque, por
confusion, entire dos grupos de sublevados, pro-
dujo la alarma en los espafioles. Los cubanos,
perseguidos con tenacidad, combatieron brava-
mente. De las filas de Agiero cayeron muertos,
en el encuentro inicial, dos valientes. Augusto
Arango, herido de gravedad, escape a duras
penas.
Agfiero se mantuvo en lucha desigual, sin
hombres ni elements de combat suficientes para
contrarrestar la ofensiva de los leales a la Me-
tr6poli. Luego dej6 a los suyos en aptitud de aco-
gerse a la proclama de indulto dada por el go-
bernador de Puerto Principe. Cuando se disponia
a embarcar con los cinco compafieros que jura-
ron seguirlo, fue victim de la traici6n de un
Norberto Primelles. Se vi6 acorralado, aprehen-
dido, vejado, conducido a Camagiiey, paseado
por las calls de la ciudad con los brazos atados
y sometido a un consejo de guerra. Pronunci6
este sentencia privativa de libertad contra dos de
los que le guardaron fidelidad, Miguel Castella-
nos y Adolfo Pierra, y los otros tres, Jose Tombs
Betancourt, Fernando de Zayas y Miguel Bena-
vides, con Agiiero, fueron condenados a sucum-
bir en garrote vil. La crueldad se manifest al-
tiva en los vencedores. Ante nada se detuvieron.
En la imposibilidad de cumplir estrictamente el









fallo, por haber aparecido muerto el verdugo, va-
riaron los terminos de la ejecuci6n. Al amane-
cer del 12 de agosto de 1851, el mismo dia en
que desembarcaba Narciso L6pez en las Playi-
tas del Morrillo, quedo consumada la matanza
de aquellos precursores, fusilados por la espalda
en la sabana de Arroyo Mendez. Joaquin de
Agiero, mAs preocupado por la suerte de su pa-
tria que por la propia, cay6 con dignidad seme-
jante a la que puso en sus palabras al preguntar
la vispera, si entristecido, pleno de entereza:

-Y ese pueblo ique hace?



























UDIERON career los hombres opti-
mistas respect de los destinos de
Cuba que a mediados de 1851 se
aproximaba la hora de la victoria. Esfuerzos di-
versos surgieron con la misma tendencia liber-
tadora. Pero la desgracia se mostr6 entonces
implacable. El alzamiento de Camagiiey, la insu-
rrecci6n de Trinidad y la invasion de Vuelta
Abajo, que resultaron los empefios mAs notables,
culminaron en desastres para la empresa de aba-
tir el sistema de gobierno que tenia convertido al
cubano en esclavo politico. Los patriots paga-
ron con sus vidas la decision de colocarse frente
al poder omnimodo. No cayeron s6lo las cabe-
zas visible que habian dado nombre a aquellos
movimientos. Con Agiiero, Armenteros y L6pez,
los jefes supremos en Camagiiey, en Trinidad y









en Vuelta Abajo, sucumbieron otros precursores.
Nunca se habia derramado por la emancipaci6n
de Cuba tanta sangre como la que corri6 en aque-
llos dias.
La insurrecci6n de Trinidad, en apariencias
dirigida por un var6n prestigioso, Isidoro de Ar-
menteros, tuvo por alma a Fernando Hernandez
Echarri, joven -naci6, en la ciudad de Trinidad,
el 30 de octubre de 1823- en quien concurrian
cualidades sobresalientes. Educado por una ma-
dre que odiaba la tirania, de ella aprendi6 a des-
preciar al d6spota. Fue discipulo de Jose de la
Luz y Caballero, professor con este maestro en El
Salvador, cantor de la libertad y paladin del de-
recho. De la honra de Cuba, del advenimiento de
la justicia en su tierra, hizo un apostolado. Con
fe ardiente en la raz6n de sus prop6sitos y con la
noble ambici6n de contribuir a exaltarlos al me-
jor de los exitos, pudo tomar el mando del alza-
miento. Sin embargo, puso afan en que lo asu-
miese, con sus antecedentes de adicto a la eman-
cipaci6n patria, Isidoro de Armenteros. Armen-
teros habia compartido con Narciso L6pez los se-
cretos de la conspiraci6n en las postrimerias de
la primera mitad del siglo XIX.
Dispuesto el alzamiento de Trinidad, se ha-
llaron sus organizadores sobre las armas al tiem-
po de estar Camagiiey en pie de guerra y la
parte occidental de la Isla en visperas de ser in-
vadida. La lucha, desigual desde sus comienzos,
fue esteril en resultados materials inmediatos.
En contados dias y tras escaramuzas y encuen-
tros generadores de la dispersion de aquellas de-









cenas de combatientes inexpertos, los patriots de
Trinidad se vieron acosados y sujetos a procedi-
mientos anAlogos a los aplicados a Joaquin de
Agiiero y a Narciso L6pez. A las seis de la ma-
fiana del 18 de agosto de 1851, en el campo nom-
brado Mano del Negro, fueron fusilados por la
espalda Isidoro de Armenteros, Rafael Arcis y
Fernando Hernndez Echarri, el dulce sofiador
en quien, segfin el poeta, habia percepci6n vivaz
para explorer lo bello y sentir lo sublime en todas
sus formas.
La entereza de Hernandez Echarri en las in-
cidencias del process a que estuvo sometido y en
las horas que precedieron a la de su muerte no
desmereci6 de su pasada conduct. El fiscal de
la causa consign6 los destellos de inteligencia y
cardcter de que di6 muestras inequivocas el ani-
moso revolucionario. A la interrogaci6n endere-
zada a saber quin lo habia inducido a rebelarse
contra Espafia, respondi6 HernAndez Echarri, re-
bosante de dignidad, que a hombre de su educa-
ci6n y de sus convicciones no se dirigian pregun-
tas de tal naturaleza.
El sacrificio del joven patriota era inevitable
en un medio en que imperaban la intolerancia y el
prop6sito de ahogar en sangre toda rebeldia.
Contra el se dict6 sentencia de muerte. En ca-
pilla se encontraba ya cuando se produjo un epi-
sodio conmovedor. La autora de sus dias, Maria
Elena Echarri, era una mujer realmente singular.
Poseia la grandeza necesaria para asistir a una
escena desgarradora. Se resolvi6 a comparecer
ante quien iba a caer como un valiente. Signific6








sus deseos de verlo por iltima vez. Hizo inquirir
de el si tendria fuerzas bastantes para semejante
despedida. Ei hijo contest:

-Diganle que ya tarda en venir.






























NICIADA el 13 de septiembre de
1798, la vida de Narciso L6pez toc6
las mis contradictorias situaciones
en el problema de la emancipaci6n americana.
En su juventud encontr6 a Venezuela, su patria,
trabajando por hacerse libre. Su lanza se alz6
para ayudar a los enemigos de la independencia.
Continuando al servicio de los ejercitos reales,
luego de ser &stos expulsados de Venezuela, pas6
a Cuba y a Espaiia. En Espaiia obtuvo con-
cepto de military aguerrido y valiente y altas pre-
eminencias. Trasladado a Cuba y nombrado te-
niente gobernador de la jurisdicci6n de Trinidad,
alli tom6 forma su evoluci6n hacia los principios








antes combatidos. Por su compenetraci6n con los
gobernados, negandose a emplear la opresi6n
burocritica propia de aquella 6poca de la histo-
ria de Cuba, fue separado del cargo. Rompi6
entonces, en el mundo de sus pensamientos, la
alianza que a Espafia lo habia unido. Los incon-
dicionales de Espafia, a su turn, lo espiaron, lo
persiguieron, lo acosaron. Surgieron asi dos ban-
dos irreconciliables. Tras el fracaso del movi-
miento que debi6 estallar en Las Villas a media-
dos de 1848 y la toma de Cardenas el 19 de mayo
de 1850, empefiado L6pez en no abandonar el
proyecto de arrojar de Cuba a las autoridades es-
pafiolas, sobrevino la expedici6n del Pampero,
generadora de una lucha encarnizada, sin cuartel,
entire el caudillo y sus adversaries.
Comprendi6 Narciso L6pez, apenas organi-
zadas las operaciones que siguieron a su desem-
barco en las Playitas del Morrillo, el 12 de agos-
to de 1851, que el pais no lo secundaba. En Vuel-
ta Abajo, de igual modo que en Puerto Principe
y en Trinidad, el pueblo no habia penetrado en
el sentido de la revoluci6n, ni se habia detenido,
consiguientemente, a analizar la pureza de los
medios empleados ni el alcance de sus consecuen-
cias. No faltaban defensores del ideal cubano,
prontos a la inmolaci6n. Pero no se experimen-
taban los efectos de la acci6n intense de un par-
tido o la extraordinaria de un ap6stol. Los cons-
piradores de la vispera abandonaron al invasor.
Los espafioles, en diversas columns, echaron nu-
merosas fuerzas sobre el, que se alej6 de Las
Pozas, se intern6 en el bosque, pele6 en el asien-
to de El Cuzco, vivaque6 en Pefia Blanca, repeli6









fiera acometida en el cafetal de Arrasti y sos-
tuvo en el de Frias combat contra otro gene-
ral, Manuel de Enna, quien, mortalmente herido,
no tard6 en sucumbir. La desgracia lo condujo a
saber c6mo sus soldados, hechos prisioneros en
Bahia Honda, en Candelaria, en San Cristobal,
en plena selva, eran fusilados sin forma alguna
de process. Realiz6 un postrer esfuerzo en Mar-
titorena al enfrentarse a la tropa mandada por
Elizalde. Disperso el contingent insurrecto, va-
gando a la ventura, ya por el demolido ingenio
Aguacate, ya por las serranias de Arroyo Gran-
de, en la vertiente meridional de la cordillera de
los Organos, por cumbres casi inaccesibles, bajo
los rigores de un cruel temporal de agua, fue
L6pez a caer en manos de un traidor, protegido
suyo de otros dias, Jose Antonio Castafieda,
quien lo entreg6, en Pinos del Rangel, el 29 de
agosto de 1851, a sus enemigos.
La campafia de Vuelta Abajo, no menos de-
sastrosa que breve, sirvi6 a los adversaries de la
independencia de Cuba para asestar el golpe de
gracia a los esfuerzos redentores realizados por
L6pez. Apenas enterados de su proximidad a
playas cubanas, se excedieron en diligencias para
recibirlo con recia hostilidad. A despecho de sus
afanes, de la actividad de sus tropas y del de-
nuedo con que afront6 la brega, desde la acci6n
de Las Pozas, a poco de desembarcar en las Pla-
yitas del Morrillo, hasta el trance de Pinos del
Rangel, el infortunio se obstin6 en perseguir a
los expedicionarios del Pampero.
La furia de los intransigentes se desat6 so-
bre Narciso L6pez tan luego como se consum6 el









desastre de Pinos del Rangel. Una vez apre-
hendido, lo trasladaron de San Crist6bal a Ma-
riel, pasando por Guanajay, donde un espafiol
noble, Manuel Bustamante, tuvo abiertos sus
brazos para el caido. De Mariel a La Habana
lo condujeron en el bajel Pizarro. A las ocho de
la noche del 31 de agosto lleg6 L6pez a la capi-
tal de la Isla. Todo, a partir de ese moment, fue
tormentosamente acelerado. En las horas trans-
curridas de las once de aquella noche a las siete
de la mariana del 1' de septiembre de 1851, entr6
en capilla, dict6 sus disposiciones de filtima vo-
luntad y subi6 las gradas del patibulo, levantado
en el campo de La Punta. Al borde ya de lo des-
conocido, brotaron de sus labios estas palabras
profEticas:

-Mi muerte no cambiara los destinos de
Cuba.
































PARTIR de los filtimos dias del pri-
mer tercio del siglo XIX la perso-
nalidad de Jose Antonio Saco se
manifest en tNrminos alarmantes para las auto-
ridades coloniales. jPor que? Porque el professor
y publicista no se detuvo ante la necesidad de
hablar el lenguaje de la verdad, aun a despecho
de la arrogancia y del enojo de quienes manda-
ban. Lo que el estimaba que era su deber inelu-
dible lo coloc6 en estado de peligro. En una epo-
ca de tirania political, bajo el imperio del sable.
sin ley ni freno para las 6rdenes y resoluciones









provenientes de la Capitania General, aventura-
do tuvo que ser para Saco asumir actitudes ener-
gicas.
La vida del esclarecido escritor constituia ya
un valor social en la Colonia. Nacido, en Baya-
mo, el 7 de mayo de 1797, sus primeros treinta
y siete aiios, los que habia vivido hasta el momen-
to en que Miguel Tac6n asumi6 el mando de la
Isla, fueron bastantes para hacerle sobresalir.
Poseia una cultural s6lida y amplisima. En la cA-
tedra lo mismo que en papeles trascendentales se
revel6 hombre de extraordinaria valia, de profun-
das convicciones y de inmenso provecho para su
pais. En su trabajo acerca del trafico negrero,
verbigracia, tuvo ocasi6n de mostrar de cuanto
era capaz. iCon que precision y valentia supo en-
tonces hablar de la corrupci6n del ciertos directo-
res oficiales, del Gobierno y de las leyes!
Natural fue que var6n de tal contextura mo-
ral apareciese en primera fila entire los promoto-
res y sostenedores de la Academia Cubana de
Literature. Creada, a virtud de gracia real, en
1834, la influencia que estaba llamada a ejercer
en la sociedad de la Colonia alarm a Tac6n. La
Academia constituia un paso hacia la emancipa-
ci6n intellectual y moral. Ya ese hecho, fausto en
cualquier otro caso, sobresaltaba a los apegados
al regimen de la intolerancia y del absolutismo.
No podian o, por mejor decir, no querian career
los reaccionarios que a la salud del pais intere-
saba la existencia de instituciones que contribu-
yesen a disipar las tinieblas y a esparcir la ilus-
traci6n.
Tac6n acentu6 de manera sonada su enemi-









ga a toda manifestaci6n liberal o progresista. La
victim escogida no pudo ser mAs conspicua.
Contra Jose Antonio Saco se manifestaron los
planes represivos de Tac6n. El Capitan General
adujo que la juventud seguia con much calor las
ideas del professor y publicista y dispuso el des-
tierro de este. Vanos fueron los esfuerzos ende-
rezados al restablecimiento del derecho, hollado
en la persona del aventajado bayames, quien el
13 de septiembre de 1834 parti6 de Cuba, a bor-
do del bergantin-goleta ingles Pandora y con des-
tino a la Gran Bretafia, y en suelo extranjero,
entire honrosa pobreza y ejemplar dignidad, con-
sagr6 su coraz6n, sus talents y sus actividades
a la patria, hasta la hora de su muerte, ocurrida,
en Barcelona, el 26 de septiembre de 1879.
Entre los hombres de su epoca que pusieron la
inteligencia, la acci6n reflexiva, la existencia y la
dignidad al servicio de Cuba, ninguno lo super
en sinceridad, perseverancia y valia. Eminente
figure intellectual, estadista consumado, paladin
en la lucha contra el trafico de esclavos, prosista
vigoroso y var6n de cultural no menos s6lida que
general, su nombre, sin embargo, nunca apareci6
tan grande como cuando se observe su obra de
cubano. Tuvo cabal concept de la patria, sinti6
hondamente sus desgracias, brego por conjurar-
las, am6 a la humanidad, conoci6 el civismo, lo
practice a despecho de amarguras e infortunios, se
agigant6 ante el despota y escribi6 una magnifi-
ca Historia de la Esclavitud. Pero los mejores
destellos de aquel ingenio fueron los que ilumi-
naron el porvenir de Cuba. Profetiz6 las vicisitu-
des que aguardaban a las generaciones futuras.









Vislumbr6 la suerte de Cuba en los tiempos en-
tonces venideros. Alz6 su voz lo mismo para que
su epoca lo escuchase que para aleccionar con
sus advertencias y ejemplos a la posteridad.
Cuando, en 3 de marzo de 1852, decidido a cerrar
su carrera de escritor politico y penetrado de su
derecho a callar mientras otros hablaban, como
habia hablado en tanto todos callaban, quiso se-
fialar el camino del decoro a los gobernantes en
cuyas manos estaban los destinos de Cuba, pro-
firi6, a modo de vaticinio, esta sentencia:

0 Espafia concede a Cuba derechos politi-
cos, o Cuba se pierde para Espania.





























O s6lo brillaron en Cuba en el primer
cuarto del siglo XIX los esfuerzos
iniciales de la independencia politi-
ca y las consecuencias faustas de la libertad de
comercio. Otro acontecimiento tuvo por aquellos
dias ocasi6n: el auge del studio de las ciencias
filos6ficas bajo la direcci6n de Felix Varela y
Morales. Nacido --el 20 de noviembre de 1788-
y educado en La Habana, en el Real y Conciliar
Colegio de San Carlos y San Ambrosio curs6
studios mayores. Evidenci6 una aplicaci6n in-
tensisima y una poderosa constituci6n mental.
Apenas se orden6 presbitero, en 21 de diciembre
de 1811, pas6 a ocupar el puesto de maestro.
Aquel sacerdote fue tan buen servidor de su pa-









tria como del culto de que era ministry austere.
Desde hora temprana, ofreci6 prueba de su ad-
mirable preparaci6n para empresas intelectuales.
Su obra aprovech6, no menos que a Cuba, a to-
do el mundo laborioso y culto.
La apertura del curso de 1818, en el Colegio
Seminario de San Carlos, efectuada el 30 de
marzo, result inusitada solemnidad academic.
La lecci6n preliminary dada en aquella oportuni-
dad por Varela depar6 caracter propio al acto.
Atrajo a los hombres mas notables de La Haba-
na. A despecho de su juventud, Varela habia
llegado a la madurez intellectual. Quiso explicar
un program complete, y consigui6 hacerlo, bien
que a grandes pinceladas. Anunci6 que la verdad
y la virtud serian los objetos de las investigacio-
nes por realizar. Un character firme sin orgullo,
constant sin pertinacia, generoso sin afectaci6n
y franco sin ligereza, con la promesa de inspirar-
lo, pidi6 a sus discipulos para obtener los progre-
sos filos6ficos que ansiaba. Innovaci6n positi-
vamente elevada entrafiaron las palabras suyas
prometedoras de plena libertad para discutir y
proponer.
Los adelantos que en las formas de la ense-
fianza introdujo, la seriedad de su pensamiento
y la influencia que alcanz6 en la sociedad cuba-
na lo colocaron en situaci6n moral privilegiada.
Creo discipulos. Ocup6 en 1821, cuando se abri6
en el Colegio Seminario de San Carlos, la cate-
dra de Constituci6n. Sus lecciones orales queda-
ron pronto abonadas por un texto impreso debido
a su pluma. Desde el primer dia, el 18 de enero
de 1821, advirti6 que en lo sucesivo, en vez de









la memorial, la mas debil de las operaciones del
alma, serian los sentidos con repetidas impresio-
nes el 6rgano de la inteligencia.
La popularidad de Varela lo condujo, no obs-
tante su deseo en contrario, a intervenir en la po-
litica. Fue electo diputado a las Cortes del reino
de Espafia en 1821. Represent a Cuba con
decoro. Sobresali6 por su ilustraci6n y por sus
virtudes civicas. Adversario de la reaccion abso-
lutista desencadenada en la Peninsula en 1823, se
traslad6, entire persecuciones y peligros, a los
Estados Unidos de America. Alli, resuelto a
no sacrificar la verdad en las aras del poder, fun-
d6 y dirigio el peri6dico El Habanero, para ex-
poner sus ideales, a trueque de verse hostigado y
a punto de ser asesinado por los enemigos de las
libertades cubanas.
Por la grandeza de su alma, por lo extraordi-
nario de su talent, por la profundidad de su
saber, por la rectitud de su carActer, por la hidal-
guia de su coraz6n y por la modestia de su con-
ducta, pas6 a ser arquetipo de la bondad refina-
da y ftil. Su nombre y su fama se alzaron a la
mas alta cumbre. El fil6sofo abri6 las puertas de
la ciencia de las ciencias, el maestro prest6 desde
la cAtedra servicios eminentes, el tratadista expu-
so con acierto, el literate realize obras notables,
el sacerdote santific6 su existencia con la prActi-
ca de la virtud, el legislator ilustrado y liberal lo-
gr6 ser campe6n de los derechos de Cuba y el
var6n ilustre, en resume de tanta acci6n noble
en march, vivi6 para la patria, ora en su seno,
ora en suelo extranjero, ensefiando a pensar bien,
en el bien y por el bien. Pura fuE la caridad alen-









tada en su pecho. Nunca lo arredr6 el infortu-
nio propio ante la felicidad de sus semejantes.
Envuelto en dificultades, acosado por la penuria,
solitario en tierra extrafia en sus ultimos afios,
hasta la hora de su muerte, ocurrida en 25 de fe-
brero de 1853, en San Agustin, en La Florida, al
cfimulo de sus desgracias opuso la abnegaci6n
a que aludieron estas palabras:

-No importa, vamos adelante, que el sol sale
para todo el Mundo.



























N la ascension de Cuba a su indepen-
dencia hubo hijos de Espafia que
lograron distinguirse al servicio de la
patria nueva. Uno de ellos fue Ram6n Pint6 y
LlinAs. Hombre de claro talent y refinados senti-
mientos, comprendi6, ante las desgracias de Cu-
ba, sumida en el despotismo, la justicia de las
aspiraciones de aquellos cubanos que se movian
en pos de la libertad. No titube6 en la election
de la senda que debia seguir, colocado en el tran-
ce de ser un testigo indiferente, cuando no un
servidor eficaz, del regimen de la esclavitud, o
de empefiarse en la lucha del oprimido contra el
opresor. La firmeza de su conciencia lo puso en
franca actitud de precursor, bregando por todos
los medios y contra muchos escollos, y su conduc-
ta se desliz6 sobre la linea del deber.








Naci6 en Barcelona, en los albores de julio
de 1803. Despues de obtener una buena educa-
ci6n en Espafia y de intervenir en los movimien-
tos politicos de la -poca, se traslad6 a Cuba en
1824, provisto de excelentes recomendaciones.
Logr6 en La Habana acrecentar sus prestigious.
En 3 de octubre de 1834 contrajo matrimonio con
Mariana Payne. Cre6 asi el pacto de familiar y
los vinculos de sangre que, segin las palabras de
Juan Arnao, lo unieron estrechamente a Cuba.
En el Liceo de La Habana, que dirigi6, y en el
Diario de la Marina, del que fuE cofundador y
colaborador asiduo, evidenci6 su valia y sus em-
pefios por el progress moral del pais. Con exac-
titud, en medio de tales hechos, pudo pensarse
que en Pint6 tenia Cuba un servidor fecundo.
Ante el cuadro creado por gobernantes que
parecieron empefiados en arraigar la desconfian-
za y el odio en el seno de la Colonia, Ram6n
Pint6 se sinti6 ligado a quienes gemian. Los de-
sastres de L6pez, Agfiero y Armenteros y la rui-
na de la conspiraci6n de Vuelta Abajo no amila-
naron su espiritu. Pretendi6 unir a todos los
oprimidos, blancos y negros, ricos y pobres. Sofi6,
mediante un plan atrevido, con ramificaciones en
muchas parties de la Isla, conquistar la indepen-
dencia de Cuba. Se hall en contact con pen-
insulares avanzados, con hijos del pais y con
hombres que en el destierro laboraban por la li-
bertad.
Corri6 Pint6, al cabo, suerte parecida a la que
cupo a casi todos los precursores de la emanci-
paci6n de Cuba. La delaci6n surgi6 tras el plan
que, meditado en tiempos de Pezuela y madura-









do en los primeros dias del segundo mando de
Concha, debia transformar el regimen politico de
la Isla. En febrero de 1855 Concha acogi6 abier-
tamente la denuncia de lo que se fraguaba. En
la causa instruida por la Comisi6n Militar Eje-
cutiva y Permanente contra Ram6n Pint6, Juan
Cadalso, Nicolas Pinelo y otros, por conspiraci6n,
fue puesto de relieve cuanto se tramaba, lo mismo
en La Habana que en Matanzas, Trinidad, Nue-
va Filipina o Pinar del Rio y demas focos de la
proyectada insurreccion. Y el 6 de febrero de
1855 Concha public un manifiesto expresivo del
descubrimiento del intent revolucionario, de que
tenia en su poder las pruebas de su existencia v
de que se aplicaria ejemplar castigo.
iCastigo ejemplar llamaba Concha al derra-
mamiento de mas sangre! Su promesa no tard6 en
cumplirse. Aprehendido Pint6, con crecido nume-
ro de sus compafieros, y condenado a muerte en
garrote vil, su amigo y favorecido de pasados
tiempos, el propio Concha, no obstante la oposi-
ci6n del auditor Miguel Garcia Gamba, aprob6
la sentencia y se mostr6 vivamente interesado en
que se ejecutase, como lo fue, en el campo de La
Punta, en La Habana, el 22 de marzo de 1855.
En sus filtimos moments, consciente de su
obra, Pint6 express el anhelo de que sus hijos no
se avergonzasen jams de su nombre. No podian
negar su ascendencia quienes de tal padre no ha-
bian recibido sino constantes ensefianzas de alta
moral. La ciudad de La Habana, por cuyo pro-
greso tanto dejaba hecho, comparti6 con los deu-
dos del claro var6n las angustias de aquellas
horas. Con desasosiego de la gente honrada se









mezcl6 la morbosidad de curiosos e irresponsables.
El sordo eco de lo que pasaba en los hogares y
las calls acaso lleg6, siquiera fuese de alguna
manera misteriosa, hasta el estrecho recinto del
triste. Ya en march 1e hacia la grada fatal, vol-
viendose a sus custodios, con entereza, mas que
dijo, orden6:

-iDe prisa, de prisa!













4W -4














A situaci6n de Cuba a mediados del
siglo XIX era ca6tica. Una tirania
military estaba ensefioreada de la Co-
lonia. Algunos puntos singulares, ni rebuscados
ni creados por imaginaciones calenturientas, bas-
taban para llevar el espanto y la congoja a las
conciencias honradas y liberals. Dentro de un
regimen en que toda aspiraci6n de caracter civico
constituia un crime, ningun exceso pareci6 ilici-
to a los gobernantes. En tiempos de Leopoldo
O'Donnell una simple reuni6n familiar, hasta
para el bautizo de un niiio, requeria permiso. Ni
siquiera podia andarse en carruaje cerrado por las
calls de La Habana despues de la puesta del Sol.









Un teniente gobernador y asesor general, al que
correspondia, entire otras funciones, la de presidir
los teatros, se vi6 por el propio O'Donnell re-
prendido por haber accedido a los deseos del
pueblo, tras una representaci6n escEnica, consin-
tiendo en que se levantase el tel6n para que el
actor o la actriz a quien se aplaudia se presen-
tase a dar las gracias. Federico Roncali, conde
de Alcoy, lleg6 al extreme de tomar en sus ma-
nos, en lo que denomin6 Juzgado de la Capita-
nia General, la administraci6n de justicia en lo
civil, para examiner verbalmente y decidir en el
acto, sin apelaci6n ni ningfin otro recurso, las
cuestiones mas importantes y complicadas: ni aun
los inextricables juicios de testamentaria y de
concurso escapaban a su jurisdicci6n, que no re-
conocia ni distinguia naturaleza, cuantia ni fuero.
Cuadro de tan oscuros tonos fu6 el que en-
contr6 en su patria, al regresar de larga ausen-
cia de studios en Francia, Francisco Estrampes
y G6mez, nacido, en Matanzas, el 4 de diciembre
de 1827. Alla, en la tierra de los galos, supo del
amor a la libertad. Vuelto a Cuba, no pudo serle
indiferente la mala fortune deparada a los na-
turales del pais por quienes dirigian los negocios
piiblicos. La conspiraci6n de Vuelta Abajo, vas-
to plan encaminado a la conquista de la indepen-
dencia, lo cont6 entire sus servidores. Mas, abor-
tado el movimiento, y no sin haberse expuesto a
caer en las redes tendidas por los incondiciona-
les del coloniaje, logr6 Estrampes escapar con
rumbo a Nueva Orleans.
Dedicado a la ensefianza de idiomas en Nue-
va Orleans, alli recibi6 Estrampes, en tropel, las









noticias propaladas alrededor de la proyectada
transmisi6n de Cuba a los Estados Unidos de
Amrica por titulo de compraventa, escabroso ne-
gocio que a la saz6n corria uno de sus moments
culminantes. Sinti6 tocadas las fibras de su de-
coro de cubano. Aquellos rumors exaltaron la
imaginaci6n del patriota, si renuente a soportar la
opresi6n de una metr6poli europea tan distant
como desconocedora de la cuesti6n de principios
que movia al colono rebelde, no menos obstinado
en su oposici6n a que la Isla fuese anexada a los
Estados Unidos de America. Se apresur6 a or-
ganizar una expedici6n. Secundado por un re-
ducido grupo de valientes, se dirigi6 a mediados
del afio de 1854 a Baracoa en una goleta norte-
americana, portadora de armas y municiones para
fomentar la revoluci6n en Cuba. En la ribera
desolada lo esperaron no los libertadores sofia-
dos, sino fuerzas enemigas. Por defender a la
tripulaci6n del bajel, resisti6 bravamente la per-
secuci6n del adversario y cay6 prisionero.
En La Habana, adonde fue conducido, lo juz-
g6 y conden6 a morir en garrote vil la Comisi6n
Military Ejecutiva y Permanente el 24 de marzo
de 1855. En vano se sucedieron imploraciones
tras la clemencia official. El moment era de ver-
ter sangre, mAs sangre. A las siete y cuarto de
la mariana del 31 de marzo, una semana despues
de haberse dictado sentencia contra el y de acuer-
do con los terminos de la misma, perdi6 Estram-
pes la existencia en el placer de La Punta.
Estrampes concibi6 para Cuba una repfblica
independiente. No desconocia las potencias fi-
sicas del gobierno espafiol en la Isla. Tampoco








ignoraba el peligro de la absorci6n norteameri-
cana. Pero juzgaba incontrastables las fuerzas
espirituales de los decididos, de generaci6n en ge-
neraci6n, a llegar al fin anhelado. Afront6 la ad-
versidad con la entereza propia de su gallardia,
con la persuasion de que el sacrificio de su vida,
plena de vigor, de esperanza y de amor a su pa-
tria, no seria intitil. March hasta el patibulo
como hombre sereno y animoso. Sufri6 la pena
del garrote con arrogancia igual a la que habia
puesto, respondiendo a quien lo amonest6 por la
forma altiva en que subia las escaleras de un edi-
ficio pfblico, en estas palabras:

-Me estoy ensayando para subir las gradas
del patibulo.




























UBA vivia existencia oscura e in-
cierta al ocurrir, el 11 de julio de
1800, el nacimiento de Jose de la
Luz y Caballero, en La Habana. No pensaba en-
tonces el colono, ni siquiera remotamente. en la
libertad. La Isla, a la saz6n en el disfrute de ven-
tajas que en el orden administrative le deparaban
los honrados esfuerzos de gobernantes no muv
comunes, parecia content y feliz en medio de
tan especial situacion. Pero. corriendo parelas
con los dias de Luz y Caballero, las cosas de su
pais fueron cambiando, rapida o lentamente. se-
gfin las circunstancias, hasta definirse dos ten-
dencias incompatible: la tirania de los que man-
daban a nombre de una metropoli lejana v el
ansia de los cubanos que aspiraban a la redencion









de la patria. Si fue cierto que aquel var6n ilustre
vino al Mundo cuando en su tierra se hacia vida
sosegada, result asimismo exacto que vi6 des-
arrollarse sucesos graves, trascendentales, pre-
cursores del advenimiento de algo aun de mayor
monta.
iComo permaneci6 en tanto Luz y Caballe-
ro? Otro pr6cer, discipulo suyo, Manuel San-
guily, lo dijo. Jose de la Luz y Caballero fu6 un
hombre insigne, a quien sus contemporaneos res-
petaron y amaron sinceramente y cuya memorial
se vener6 siempre en Cuba. Durante su existen-
cia apenas hizo ruido. A la faz de su pueblo vi-
vi6 en la pureza inalterable de un coraz6n esen-
cial y caracteristicamente bueno. En su alma
angelica no cupieron impulses ni sentimientos que
no fuesen generosos y elevados. Am6 con pa-
si6n serena a su patria. Tuvo caridad profunda
para sus semejantes. Deseando exponer con una
frase su personalidad en lo que de manera mas
intima la constituia y por lo que, sin duda, mas
influy6 en el espiritu de su pueblo, uno de sus
contemporineos repiti6 la sentencia a virtud de
la cual fue absuelta la pecadora de Magdala:
dilexit multum!
Cualquier aspect de la vida de Jose de la
Luz y Caballero constituy6 honra para su pais.
Ya estudiando sagrados canones y teologia, ya
graduandose de abogado, ya siguiendo la ruta
de polemista, fil6sofo, psicl6ogo, mistico o maes-
tro, su personalidad se destac6 con brillo propio.
Hubo moments en que su entereza no reconoci6
limits. Su energica actitud con motivo de la se-
paraci6n de David Turnbull de la Sociedad Eco-









n6mica de Amigos del Pais revel6 cuanto podia
realizar. A nada temi6, ni nadie fue capaz de
hacerlo retroceder. Cuando la iniquidad quiso
mezclarlo en la llamada conspiraci6n de la gente
de color contra los blancos, digno e impertrrito,
corri6 de Paris a La Habana, a despecho del mal
estado de su salud, para encararse al terror mis-
mo. A la hora de la defense, quien llevaba su
representaci6n, AndrEs Maria de Foxa, se con-
cret6, de acuerdo con instrucciones del propio
Luz y Caballero, a decir lo siguiente:

Don Jose de la Luz y Caballero libra su defense en el
merito de los autos y en la justificaci6n del tribunal.

Con la absoluci6n termin6 aquel process.
Mas no querian los usufructuarios de la Colonia
ver en el sabio maestro sino a un enemigo. Inca-
paz de transigir con el desenfreno ni la opresi6n,
natural era que su sola presencia estorbase a los
explotadores del poder pfiblico. No predic6 nun-
ca la revoluci6n. Sin embargo, sus palabras y
sus acciones angelicas fueron tan al coraz6n de
sus discipulos que, muerto e1, al sonar la hora del
riesgo cruento por la patria, acudieron ellos a to-
mar las armas.
Su conduct inspire a sus contemporAneos
profunda veneraci6n. Fue para los cubanos de
su tiempo maestro ejemplar y forjador de hom-
bres. Se mantuvo esparciendo la luz de sus con-
sejos, de su saber y de sus virtudes casi hasta el
instant mismo del 22 de junio de 1862 en que
expir6 como un just, como lo que siempre fu& el









var6n que pudo con verdad responder, ya en la
agonia, a quien se le acerc6 para proponerle la
confesi6n religiosa:

-Yo siempre he estado bien con Dios.





























UANTO el 9 de octubre de 1868 se
desarroll6 en el ingenio La Demaja-
gua, en torno a Carlos Manuel de
Cespedes, era presagio de algo muy normal en
el seno de la sociedad cubana. No fu6 misterio,
para los que concurrian a la cita precipitada de
Cspedes, el motive de la misma. Los moments
no eran para ambages ni rodeos inftiles. Al fon-
do de la cuesti6n habia que ir, y al fondo de la
cuesti6n supo ir Cespedes. Los comprometidos
desde la reunion de El Rosario, los patriots que
iban a hacer la guerra al poder de Espafia en
Cuba, estuvieron ya el 9 de octubre enterados de
que inmediatamente debian colocarse en abierta
hostilidad contra la Metr6poli.








Lleg6 la madrugada del 10 de octubre de
1868. iLleg6 la hora por el destino escogida para
iniciar la redentora lucha! Magnifico Carlos Ma-
nuel de C6spedes, resueltos y decididos quienes
lo habian aceptado como caudillo de la contien-
da, lanzaron todos el grito de libertad o muerte:
o conquistarian la independencia de Cuba o su-
cumbirian en la demand heroica. No fu( aqul
el dia primero del honor cubano, ni fue el pr6cer
ep6nimo de aquella jornada el primero en el in-
tento emancipador. Pero la brega que Cespedes
inici6 iba a decir que no siempre serian hollados
los anhelos del colono. Esa fue su mayor gloria,
su gloria extraordinaria. Su manifiesto al pais
cubano y a las naciones, firmado en el instant del
alzamiento, a nombre de la Junta Revolucionaria
de la Isla de Cuba, condens6 la excelsitud de las
aspiraciones patri6ticas.
Apenas colocado en rebeldia, Cespedes se es-
forz6 en poner de manifiesto el impetu de la re-
voluci6n. En la propia madrugada del 10 de
octubre, a la cabeza de una column en la que
s6lo treinta y seis portaban armas de fuego, em-
prendi6 march hacia la sierra de Nagua. Al
amanecer se encontraba en el batey del San
Francisco. Al mediodia almorzaba en la hacien-
da Palmas Altas. Alli consume Cispedes nuevo
acto ostensible de la obra iniciada. Rompiendo
con los moldes de la autocracia colonial, inspi-
rado en principios humans y penetrado del de-
ber para con la patria contraido, se apresur6 a
conceder la libertad a sus esclavos.
El mismo 10 de octubre la revoluci6n iniciada
por Carlos Manuel de Cespedes en La Demaja-









gua recibi6 golpe rudisimo. Donde el Anima pa-
tri6tica crey6 encontrar victoria fAcil, resonante
y provechosa, la adversidad se levant6 con fu-
ria. iCuan dura lecci6n! iCuAn several prueba!
Pero los cubanos lanzados al campo de la lucha
se habian jurado la emancipaci6n del pais, dis-
puestos a afrontar peligros y a desafiar la muerte.
El reves de una hora no podia aflojar las ener-
gias acumuladas en la preparaci6n de un movi-
miento que se desencadenaba con cabal conoci-
miento de todos sus enormes riesgos.

Cespedes presumia, al reanudar la march en
Palmas Altas, que Yara estaba abandonado por
los espafioles. Concibi6 el prop6sito de posesio-
narse del pueblo levantado en el lugar donde ar-
di6 el cuerpo de Hatuey. Entr6 por sus calls, ya
de noche, seguido de sus huestes, en las que con-
tinuaba habiendo s6lo treinta y seis armas. Hasta
la plaza lleg6 sin obstAculo ni resistencia de nin-
grin genero. Mas, al prorrumpir alli en gritos a
Cuba libre, el enemigo, vigilante y oculto en lo
interior de las casas y reforzado por la Ilegada
de un regimiento de la Corona, respondi6 con un
rocio de balas. Los patriots, sorprendidos en
extreme, se dispersaron en todas direcciones. Asi
y todo, Cespedes no abandon el campo de la
lucha inmediatamente. Con once compafieros
bravos y abnegados sostuvo el fuego, pero se re-
tir6 algo despues, a impulses de las circunstancias,
triste y abatido en sumo grado. Fue en aquella
ocasi6n, en medio de tanto infortunio, cuando el
insigne bayames, contradiciendo la expresi6n de









desfallecimiento de uno de sus conmilitones, hubo
de argiiir, rebosante de entereza y de fe:

-Arin quedamos doce hombres: bastan para
hacer la independencia de Cuba.









coz.


n;~c/?t .


-Sr-

NIDOS en matrimonio Ana Betan-
court e Ignacio Mora desde el 17 de
agosto de 1854, participaron junta-
mente de los suefios patri6ticos que en Camagiley
precedieron al levantamiento del 4 de noviembre
de 1868. Cerca de tres lustros abonaban una
absolute conformidad en la apreciaci6n de los
problems vitales del pais. Habian formado de
ambos una sola voluntad, un solo afan. Mujer
y marido aguardaban el instant de gravedad en
que los hombres dignos de su tierra se echarian
al campo, dispuestos a vengar afiejos agravios,
decididos a pelear por la independencia. La idea
pura de fomentar la rebeldia del cubano progre-
saba. Frente al vilipendio elevado a sistema, sin








el menor destello de luz en el sendero de la lucha
pacifica, sefialabase el despertar de las con-
ciencias.
La colaboraci6n de Ana Betancourt en los
dias de la conspiraci6n fu6 asidua y eficaz. Su
casa result punto de reunion de los patriots de
Puerto Principe. Alli recibieron alientos los con-
jurados. De alli, trazadas por la mano de aque-
Ila mujer, salieron proclamas destinadas a dispo-
ner el espiritu pfiblico para la tarea en germen.
Harto merecido tuvo Ana Betancourt el nombra-
miento, que a su favor expidi6 Augusto Arango,
de agent del Comite Revolucionario Cubano en
Camagiley.
Lanzados los camagiieyanos a la guerra, se
puso de manifiesto la entereza de Ana Betan-
court. Tuvo noticias de los manejos de Valma-
seda enderezados a obtener el sometimiento de
los revolucionarios. La vispera de la junta cele-
brada en Las Minas envi6 una carta magnifica a
su esposo. Leyendo la epistola llegada a manos
de Ignacio Mora, muchos vieron dilatarse el ho-
rizonte de las esperanzas redentoras. La matro-
na hacia energico Ilamamiento a quienes concep-
tuaba discipulos de El Lugarefio. Les adverti6
c6mo debian responder a los emisarios de Val-
maseda, porque, caminando el Mundo hacia la
democracia, no podia tener sino la forma ameri-
cana, comprensiva de la libertad political, moral,
religiosa y econ6mica. Fueron estas palabras
preludio de las que, coronadas por las de Ignacio
Agramonte segfin las cuales habia que proceder
s6lo por medio de las armas y sin admitir dila-









ciones, propulsaron la adhesi6n irrevocable de
Camagiiey a la revoluci6n.
Las actividades de Ana Betancourt no per-
duraron en el recinto de la ciudad de Puerto
Principe. El 4 de diciembre de 1868, para evitar
su aprehensi6n, sali6 sigilosamente. March6 a
compartir con Ignacio Mora. el amado compafie-
ro, los rigores de la vida insurrecta. Le fue dado
presenciar en GuAimaro la proclamaci6n de la
Repfiblica y poner con motive de este aconteci-
miento muy en alto el nombre de la mujer cubana.
Quiso significar las aspiraciones femeninas para
la hora de la victoria, y, arrogante y persuasive,
desde la tribune enaltecida ya por la elocuencia
de los padres de la patria habl6 asi:

Ciudadanos:
La mujer cubana en el rinc6n oscuro y tranquilo del
hogar esperaba paciente y resignada esta hora sublime, en
que una revoluci6n just rompe su yugo. le desata las alas.
Todo era esclavo en Cuba: la cuna, el color, el sexo.
Vosotros quer&is destruir la esclavitud de la cuna, pe-
leando hasta morir si es necesario.
La esclavitud del color no existe ya, habeis emancipa-
do al siervo.
Cuando Ilegue el moment de libertar a la mujer, el
cubano que ha echado abajo la esclavitud de la cuna y la
esclavitud del color, consagrara tambien su alma generosa
a la conquista de los derechos de la que es hoy en la
guerra su hermana de caridad, abnegada, que manana
sera, como fue ayer, su compaiera ejemplarl

Carlos Manuel de CGspedes aquilat6 la tras-
cendencia del discurso de Ana Betancourt. Al
congratularla con efusi6n, lo coment6 magistral-
mente: el historiador cubano, observ6, al escribir









sobre aquel dia decisive de la vida national, iba
a decir c6mo ella, adelantandose a sus tiempos,
pidi6 la emancipaci6n de la mujer. La conduct
de Ana Betancourt obedeci6, a traves de toda su
existencia, a un fervido anhelo de libertad. Pri-
sionera de las tropas espafiolas el 9 de julio de
1871, separada para siempre de su c6nyuge,
errante por paises extrafios, envuelta en privacio-
nes y penurias, en su pecho guard, con el amor
inextinguible a Ignacio Mora, con el culto a la
memorial del martir de El Chorrillo, un sentimien-
to de aversion profunda a la esclavitud en sus
diversas manifestaciones. Jamas dej6 de tener
por norma el principio que la inspir6 cuando, al
despedir el 3 de noviembre de 1868 a Ignacio
Mora, expresando que la gloria que d alcanzase
seria la suya, le recomend6:

-Por mi y por ti, lucha por la libertad.































N GuayacAn del Naranjo, en las mar-
genes del Cauto, el 14 de octubre
de 1868, se lanz6 a la guerra Julio
Grave de Peralta y Zayas, hijo de Holguin que
desde mediados del siglo se habia hecho notar
como adicto a la independencia de Cuba. Cien-
to veinte hombres, con veinte escopetas en su
mayor part initiles y palos de yaya, se le unie-
ron en aquel lugar. Trasladado a la finca Santo
Domingo, alli recogi6 algunas municiones fabri-
cadas por allegados suyos. El 16 de octubre sos-
tuvo su primer combat en los Cayos del Papayal.








El 18 recibi6 el nombramiento de general de di-
visi6n y la orden de atacar y tomar a Holguin.
La revoluci6n ganaba terreno en las principa-
les zonas del departamento oriental. De la de
Holguin estaba aduefiada casi en absolute. El 30
de octubre de 1868, al frente de numerosa tropa
y con bandera de parlamento. penetr6 en la ciu-
dad de Holguin el general venezolano Amadeo
Manuit, puesto al servicio de la insurrecci6n. Los
espafioles presentaron resistencia. Sobrevino el
choque. Despues de combatir desde las seis de
la maiiana hasta las tres de la tarde sin resultado
decisive para ninguno de los contendientes, las
fuerzas cubanas se retiraron. El tiempo prob6
que aquello habia sido de consuno un ensayo y
una amenaza por parte de los revolucionarios.
Contados dias transcurrieron, y de nuevo se ha-
Ilaron los mismos hombres, con las mismas inten-
ciones, ante la misma plaza. Pero venian much
mejor preparados. Al aumento en el nimero del
contingent agregaron gran repuesto de municio-
nes, dos cafiones de hierro, uno de madera de
yaya con arcos de hierro y un morterete tambien
de hierro. Cabezas de los rebeldes eran el propio
Manuit, Julio Grave de Peralta, Francisco Ma-
ceo y Luis Figueredo. Grave de Peralta, al man-
do de ciento treinta y cinco individuos, inici6 el
asalto por el matadero, entr6 por la calle de San
Pedro, atac6 la carcel e hizo tremolar el 7 de no-
viembre la bandera de Cuba libre en la torre de
la iglesia parroquial.
Recio y eficaz, aunque intermitente, fuE el
ataque. Ya el 20 de noviembre, en el apogeo de
la lucha, los que a las 6rdenes del comandante









military Francisco de Camps y Felid defendian la
ciudad se vieron asediados en La Periquera, nom-
bre que desde entonces dieron los cubanos, com-
parAndola con una jaula de pericos, a la casa de
altos y de siete balcones de Francisco RondAn.
A traves de tanta bravura hubo manifestaciones
de heroismo y serenidad. La ciudad, lejos de
ofrecer en los ratos de tregua el aspect de cam-
po de matanza, incendio y exterminio, parecia
entregada a civica conmemoraci6n, merced a que.
micntras los sitiados tenian engalanada La Peri-
quera con once banderas espaiolas, los sitiadores
desplegaban al viento seis ensefias libertadoras.
Proseguida la obra de destrucci6n y asalto,
se crey6 el dia 21 llegada la oportunidad de pe-
dir la rendici6n total de la plaza, como se apre-
sur6 a intimarla Manuit. Los espafioles solicita-
ron parlamento. Manuit y Camps convinieron en
celebrar una conferencia en el 6valo de la Plaza
de Armas. Se efectu6 aquella, sentados ambos
jefes en sendos mecedores, a presencia de una
muchedumbre de curiosos de la poblaci6n y de
individuos del naciente ejercito rebelde. El dii-
logo termin6 con la exigencia reiterada de Manuit
en el sentido de que Camps entregase La Peri-
quera con armas y municiones. A ninguna con-
clusi6n definitive llegaron alli, pues Camps ma-
nifest6 tener que consultar con personas caracte-
rizadas y oficiales bajo su mando.
Los defensores de La Periquera, necesitados
de tiempo para obtener refuerzos y mejorar su
atrincheramiento, utilizaron como subterfugio sal-
vador las negociaciones entabladas para la ren-
dici6n. Asi fue que resultaron baldias la carta









conminatoria que el 22 de noviembre dirigi6 Julio
Grave de Peralta a Camps y Felid, las nuevas
entrevistas de espafioles e insurrectos y las ame-
nazas de Manuit. Cuando, el 23 de noviembre
de 1868, el dia critic del parlamento, los solda-
dos de Cuba libre aguardaban con impaciencia la
noticia de la entrega de La Periquera, Manuit re-
cibi6 y ley6 con sorpresa la comunicaci6n del
Comandante Militar significativa de que sus sub-
alternos se hallaban dispuestos a vencer o mo-
rir. No abandonaron los sitiados la casa fuerte y
hasta lograron posesionarse otra vez de la ciu-
dad, gracias a la llegada de las tropas esperadas
y a los humanitarios sentimientos fomentados en
los sitiadores por la presencia en La Periquera de
mujeres y nifios. El alcance de aquel recurso
desigual fu6 aquilatado por una cubana, por una
heroina, Juana de la Torre, quien, capturada,
Ilevada a La Periquera y compelida a exigir de
los revolucionarios la retirada de Holguin para
salvar su vida, pronunci6 estas palabras:

-Si debo morir bajo los escombros de este
edificio para que triunfe la santa causa, que no
detengan un instance el fuego del cafi6n.


























N Guanajay, el 9 de febrero de 1813,
naci6 Jose Victoriano Betancourt,
author de versos, critic de costum-
bres, abogado y patriota. La fortune le depar6
sus mercedes, pues la posici6n econ6mica de sus
mayores result propicia, contando el no mas de
un lustro de edad, a su traslaci6n a La Habana,
donde curs6 sus studios academicos. Tuvo por
maestros en el Colegio Seminario de San Carlos
a Domingo Pluma, Antonio Morales, Francisco
Javier de la Cruz y Jose Agustin Govantes. En
agosto de 1832 se gradu6 de bachiller y en abril
de 1839 prest6 el juramento de abogado ante la
Audiencia Pretorial de La Habana.
Fu& cultivador precoz de las musas. Estudian-
te era todavia cuando ofreci6 muestras bastantes
para que mas adelante lo citase Ram6n Zambra-









na en el nuimero de los vates de una de las 6pocas
florecientes de la poesia en Cuba. En coleccio-
nes de versos y en peri6dicos de La Habana y
Matanzas public las producciones tempranas de
su pluma. La aparici6n del critic de costumbres
no se hizo aguardar. A la par que concebia es-
trofas sentidas, porque continuaba con el plectro
entire sus dedos, se ocup6 desde 1838, en La
Cartera Cubana, en censurar, para corregirlas, las
usanzas y flaquezas de la comunidad de sus dias.
El prosista y el versificador, a partir de entonces,
se manifestaron de continue en Betancourt. El
primero trazaba admirables cuadros de los habi-
tos y las lacerias de la sociedad coetUnea. El se-
gundo pulsaba la lira sin pretensiones inmode-
radas, con modestia, para producer lo mismo la
rima amorosa y la fabula moral que la oda ele-
giaca y la endecha patri6tica.
Por espacio de cerca de cuarenta afios se ha-
116 Betancourt en contact con las necesidades
morales y materials del pais, ya estudiando-
las, ya propendiendo a remediarlas. La cultural,
como asunto pfiblico de entidad extraordinaria,
ocup6 su atenci6n, despert6 sus iniciativas y mo-
vi6 sus actividades. Siendo Cuba una colonia de
adelantos superiores a los de su metr6poli en mas
de un aspect, el patriota no daba tregua al espi-
ritu progresista. En el orden de los esfuerzos in-
dividuales, se movi6 al servicio de toda manifes-
taci6n intellectual. Contribuy6 a la aparici6n de
las revistas La Siempreviva y Aguinaldo Matan-
zero, imprimi6 y estren6 en Matanzas en 1847 la
comedia -en verso Las apariencias engafian, escri-
bi6 el opfsculo Descripci6n de la Cueva de Bella








Mar, en Matanzas y colabor6 en numerosas pu-
blicaciones literarias.
Concurri6 a la tarea de abrir los caminos de
nuevas relaciones humans y political en la so-
ciedad cubana. Desde mediados de su siglo, dan-
do calor al pensamiento de libertar a Cuba, pres-
t6 su concurso a la realizaci6n del grande ideal.
La revoluci6n de 1868 fue suceso que, lejos de
sorprenderlo, surgi6 para confirmar los vaticinios
del patriota atento a los intereses colectivos. En
el campo insurrecto sus hijos mayores, no much
despues de iniciada la guerra tom6 la senda de la
emigraci6n con el resto de su prole y la ejemplar
compafiera de sus dias. Se dirigi6 a Mexico.
Vivi6 en Merida de Yucatan, en Veracruz y en
C6rdoba, donde expir6 el 16 de marzo de 1875.
Fue juez de primera instancia en Tuxpan y en
Casamaluapa. Ausente de Cuba, en Cuba pens6
hora tras hora, sin debilidades ni apostasias.
Maestro de virtudes fue Jose Victoriano Be-
tancourt. Aquilatando el sacrificio, con su ejemplo
ensefi6 a afrontarlo. Cuba, resume de aspi-
raciones y esperanzas hondas, recibi6 de Betan-
court ofrendas dignas de perdurable memorial.
De su hogar, en La Habana, salieron el 12 de di-
ciembre de 1868 hombres que ilustraron de mane-
ra brillante los fastos de la Guerra Grande: Luis
Victoriano y Federico Betancourt, Antonio Zam-
brana y Rafael Morales y Gonzalez. Emprendi-
da por sus hijos y discipulos la march hacia
Nassau -para pasar de alli a las costas de Cuba
libre-, en el vapor Morro Castle, dentro del ma-
yor sigilo, a espaldas del patricio, cuando un ami-
go, Rafael Maria Merchin, quiso preparar su









animo para la grave nueva, Jose Victoriano Be-
tancourt, presumiendo lo sucedido y expresando
que los suyos no hacian sino cumplir con su de-
ber, se adelant6 para afirmar con referencia a
ellos:

-Yo les habia ensefiado el camino.




























SL comenzar el afio de 1869, mientras
en Oriente y Camagiiey la guerra
se robustecia y en Las Villas estaba
pronta a estallar, en La Habana la conspiraci6n
acumulaba elements de combat. Un abogado de
buena reputaci6n, natural de Camagiiey, Agus-
tin Coronado y Pilofia, obtuvo, mediante la ad-
judicaci6n del suministro de efectos electricos con
destino al servicio telegrafico, en una subasta ofi-
cial, la manera de establecer una fabrica de ba-
las en su propia casa, en la calle de Paula numero
uno, esquina a la de San Ignacio, a salvo de today
sospecha. Se provey6 de un horno para la fun-
dici6n de los zines de las pilas electricas a cuya
entrega se habia obligado, lo que le sirvi6 para








despistar la vigilancia de las autoridades. Con-
siderable fue la cantidad de proyectiles elabora-
dos en su domicilio. En esta tarea, al igual que
en la del consiguiente transport, estuvo auxilia-
do por Jose Garcia Tejada, antiguo revoluciona-
rio, escapado de la pena de muerte impuesta en
sentencia dictada por la Comisi6n Militar Ejecuti-
va y Permanente en 2 de marzo de 1853. Ademas,
bajo los ojos de Coronado, bordaba banderas,
preparaba proclamas y desarrollaba intense pro-
paganda el club Hijas del Paraguay, constituido
por mujeres que quisieron enaltecer la patria de
aquellas del Sur que manejaban los fusiles caidos
de las manos viriles heladas por la muerte.
Agentes de policia descubrieron el dep6sito
de armas y municiones que una de las componen-
tes del club Hijas del Paraguay, Matilde Rosain,
tenia en su casa, en las inmediaciones de los Cua-
tro Caminos. Supieron que de alli iban los per-
trechos a ser trasladados a otro lugar, para dis-
tribuirlos entire quienes debian Ilevarlos al campo
rebelde. El 12 de enero de 1869 fueron aquellos
pertrechos ocupados por un comisario y various
salvaguardias. En los instantes en que por estos
se procedia a la extracci6n del cuerpo del delito,
cubanos apostados en las puertas y azoteas de
casas de las calls del Carmen y de las Figuras
atacaron con tiros de revolver a los representan-
tes de la autoridad y les arrebataron la presa. Un
refuerzo de tropa acudi6 al punto y logr6 res-
catar las armas y municiones. Dos celadores, dos
salvaguardias y algunos paisanos quedaron heri-
dos. La detenci6n en medio de la refriega de
Francisco Le6n y La Nuez y Agustin Medina y









Guti&rrez, el primero tabaquero y peinetero y el
segundo tabaquero tambien, que se hallaban en-
tre los principles comprometidos, fue una des-
gracia para los conspiradores.
La Alcaldia Mayor de Jesuis Maria, en sen-
tencia confirmada por la Audiencia Pretorial de
La Habana, conden6 a Francisco Le6n y Agus-
tin Medina a la pena de muerte en garrote vil.
A las siete de la mariana del 8 de abril de 1869
entraron en capilla, para ser ejecutados al dia
siguiente. La entereza de ambos patriots fue
singular. Por su comportamiento en la prisi6n,
durante el process, se sabia del valor de Medina
y de la arrogancia y el entusiasmo con que Le6n
Ilegaria a la hora postrera.
El anuncio del suplicio de Le6n y Medina
desencaden6 las bajas pasiones de los servidores
intransigentes de la Metr6poli. La seguridad y
la vida del cubano, lejos de inspirar respeto, sus-
citaban odio. El Eco de los Voluntarios, de La
Habana, en boletin publicado el dia de la ejecu-
ci6n, discurri6 en derredor del pr6ximo suceso: no
disimul6 el anhelo de propugnar y perpetuar la
emigraci6n y el exterminio de los hijos del pais
y de sustituir en el mapa el nombre de Isla de
Cuba por el de Isla de Col6n. Unas doce mil per-
sonas acudieron al placer de La Punta a presen-
ciar el suplicio, sefialado para las once de la ma-
fiana del 9 de abril de 1869. La sed de sangre
era incontenible. La actitud de los voluntarios,
aduefiados de la situaci6n, envolvia la amenaza
de nuevos desafueros.
Llegado el moment supremo, Francisco Le6n
atraves6 de prisa la distancia que existia entire









la capilla y el cadalso. Subi6 con ligereza los es-
calones del andamio fatal. Mientras el verdugo
se preparaba para desempefiar su oficio, 61 mani-
fest6 deseos de pedir al pueblo que lo perdonase.
El mayor de la plaza accedi6 a la solicitud del
reo. Empez6 Le6n implorando indulgencia de
aquellos a quienes de alguna manera hubiese ofen-
dido, pero, despertadas ya la atenci6n y la cu-
riosidad de todos, brotaron de sus labios palabras
que, enderezadas a honrar la causa por la cual
moria, dieron ocasi6n a graves acontecimientos.
El tornillo gir6 incontinenti. En el pecho de Le6n,
cadaver en el suelo, clav6 un voluntario su ba-
yoneta. En tanto, y sin que se suspendiese la
ejecuci6n de Agustin Medina, las energicas fra-
ses de Le6n tuvieron eco en los cubanos y acu-
ciaron la ira de los intransigentes. Los disparos
de arma de fuego y los atropellos que se produ-
jeron en el acto, lo mismo en el lugar del supli-
cio que en las calls adyacentes, terminaron con
siete muertos y nueve heridos. Francisco Leon
sucumbi6 cuando proferia vivas a Carlos Manuel
de CEspedes y a Cuba independiente y procla-
maba con voz clara y reposada:

-iMuero satisfecho porque es por la patria,
por la libertad de mis hermanos!












/L aze"a^ cula^ =















RAVO entire bravos fuE Angel del
Castillo y Agramonte. Naci6, en Ca-
magiley, el 14 de agosto de 1834.
Sus mayores lo pusieron en el camino de obte-
ner instrucci6n y educaci6n completes. En Fila-
delfia, en el afio de 1856, se recibi6 de doctor en
cirugia dental. El antecedente de sus studios
en los Estados Unidos de America, familiarizAn-
dolo con las instituciones y los problems funda-
mentales de aquel pueblo, lo condujo a ser ofi-
cial de las milicias organizadas con motivo de la
guerra de secesi6n. Asi temple su alma, propicia
a la realizaci6n de empefios singulares, para ofre-









cerla a su patria en la hora de las hazafias y los
sacrificios.
El hogar de Angel del Castillo, enaltecido por
las virtudes de su consorte Ignacia de Quesada
y Batista, fue de aquellos que en su seno alimen-
taron, en Camagiiey, la revoluci6n libertadora.
El 4 de noviembre de 1868, en el Paso de las
Clavellinas, respondi6 Angel del Castillo al
llamamiento dirigido por Salvador Cisneros y
Betancourt. Hombre rico, como casi todos los pro-
pulsores de la Guerra Grande, comenz6 por eman-
cipar a los esclavos y fomentar la insurrecci6n
en los ingenios Santa Isabel, Monte Oscuro y La
Uni6n, de el y de Martin y Nazario del Castillo,
sus hermanos.
Para los camagiieyanos fu6 empresa vital re-
ducir a la impotencia los planes del conde de Val-
maseda enderezados a aniquilar el movimiento
insurreccional. Esteriles fueron los esfuerzos con-
cebidos para entorpecer la march de Valmaseda
desde Vertientes hasta Puerto Principe. No ocu-
rri6 lo mismo en Bonilla, el 28 de noviembre de
1868, pues los cubanos, con Angel del Castillo
en la avanzada, infligieron sonado descalabro al
Conde. Pocos dias despues, el 23 de diciembre,
al regresar Valmaseda de San Miguel con mil
quinientos hombres y refuerzos de cafiones para
ir a Sibanicfi, fu( obligado por las partidas de
Augusto Arango y Angel del Castillo a retirarse
hacia Cascorro y Guaimaro, con treinta muertos
y muchos heridos. El patrimonio de Angel del
Castillo y de los suyos sufri6 quebrantos incalcu-
lables. Con otros recursos sirvi6 tambien la cau-
sa de la libertad. Fue miembro de la Asamblea









de Representantes del Centro. Al frente de la
brigada de Caonao, en moments dificiles puesta
bajo su mando, demostr6 capacidad constructive.
Destinado Angel del Castillo a operar sobre
el ferrocarril de Camagiiey a Nuevitas, fueron
los trenes atacados, las paralelas en parte destrui-
das, valioso cargamento capturado y la capital de
la region seriamente amenazada. Ocupo a san-
gre y fuego y redujo a cenizas, el 5 de mayo de
1869, el pueblo de San Miguel de Nuevitas. El
asalto y la toma del fuerte de Sabana Nueva re-
sultaron proezas debidas a el, secundado por ede-
canes de la valia de Julio Sanguily. La suerte le
depar6 la double misi6n de sustituir a Honorato
del Castillo, jefe del distrito de Sancti Spiritus,
y de vengar la alevosa muerte de este adalid. En
camino hacia Jdcaro, para medir sus armas con
las de Ram6n del Portal -acababa este de diri-
gir la caida de Honorato del Castillo-, en la
Ceja de Pitajones, en agosto de 1869, contra
fuerzas superiores en nfimero a las suyas, su arro-
jo y su tActica vencieron gloriosamente: se apo-
der6 del caii6n que habia de tomar su nombre,
acuchill6 a quienes lo defendian, produjo bajas
considerable, desconcert6 al adversario e hizo
prisionero al propio Ram6n del Portal.
Bajo el suave peso de los laureles conquista-
dos, la mente y el brazo en acci6n constant,
pens6 Angel del Castillo en el asedio de Ciego de
Avila. En la primera march el c6lera diezm6
sus huestes. Castillo vi6 c6mo sus soldados y sus
deudos eran exterminados. Vuelto a la lucha,
con noticias de que el fuerte de Lazaro L6pez
estaba convertido en important dep6sito de mu-








niciones, lo acuci6 el anhelo de arrebatarselas al
enemigo. El 9 de septiembre de 1869, antes de
amanecer, reconocia las inmediaciones del caserio
de IAzaro L6pez. Pudo haberlo destruido por un
incendio, lo que le era facil, pero su objetivo
consistia en la ocupaci6n de los pertrechos de
guerra alli almacenados. Iniciado el ataque, di-
fundida la alarma y preparados para la contra-
ofensiva los defensores de la fortaleza, crey6 que,
distrayindolos con un fuego de frente, seria rea-
lizable el asalto por los fosos de desagiie. Com-
prendi6 luego la imposibilidad de escalar las trin-
cheras, tanto por su excesiva altura como por lo
mortifero de la metralla que de ellas partia. Sa-
li6 del foso, de un salto de su caballo, para guiar
a sus hombres vacilantes. Se despoj6 de la capa,
la ech6 al lado izquierdo y cay6 exinime, tras una
lluvia de proyectiles, en los instantes en que, a
veinte metros del parapeto, sefialandolo con su
espada, gritaba a los suyos:

-iVengan a ver c6mo pelea un general cu-
banol


























O hubo otro hijo de Cuba mas acerri-
mo enemigo de la tirania que Do-
mingo de Goicouria y Cabrera. Na-
ci6, en La Habana, el 23 de junio de 1805.
Sirvi6 con lealtad, perseverancia y abnegaci6n la
libertad. Vascongado el autor de sus dias, de el
hered6 la entereza de caracter y la indomable te-
nacidad que se manifestaron en todos los actos
de su vida. Despreci6 holguras y riquezas. Puso
a contribuci6n, en la obra de redimir del cauti-
verio a su patria, cuanto poseia. Se hall a tra-
ves del tiempo y de las vicisitudes del Mundo, lo
mismo en las circunstancias felices que en las
adversas, frente a frente del despotismo, que odi6
desde lo intimo de su ser.
En empresas particulares y pfiblicas, luego
de haber estado en Espafia, en los Estados Uni-









dos de America y en Inglaterra, evidenci6 ante
sus compatriotas de cuAnto eran capaces sus ten-
dencias avanzadas y sus desprendimientos ex-
cepcionales. De los empefios acometidos dentro
del coloniaje, trocando la persuasion por los
arrests belicos, pas6 a los esfuerzos revolucio-
narios de mediados de su siglo, ya con Narciso
L6pez, ya en el seno de la Junta Cubana creada
en los Estados Unidos de America. Pfisose, ade-
mis, en relaci6n con aquellos a quienes, como
Quitman, Walker y JuArez, juzg6 que podian
acudir en apoyo de la emancipaci6n de Cuba.
Veterano luchador era ya Goicouria al tiem-
po de iniciarse la revoluci6n de 1868. Apenas
enterado de este suceso, corri6 a demostrar que
seguia siendo consecuente con su pasado. La lu-
cha comenz6 por arrebarle a su hijo Valentin,
que, siendo ayudante de Thomas Jordan, cay6
combatiendo. Novedad tan asoladora para el co-
raz6n de padre reafirm6 en 61 la convicci6n que
le habia llevado a encararse al poder de Espaiia.
Febril e impaciente, su serena constancia de otros
dias se convirti6 en el anhelo de hallarse en el
terreno de la brega, dispuesto a sucumbir antes
que permitir, en la media de sus fuerzas, que la
opresi6n reinase en su pais.
Despues del fracaso de la expedici6n patro-
cinada por Jos6 Maria Mora y vuelto a Nueva
York con algunos de sus compafieros en aquella
desgraciada aventura, Goicouria no di6 tregua
ni paz a su afin de organizer un nuevo esfuerzo
insurgente. Su perseverancia y su generosidad
triunfaron pronto. A su costa, con riesgo grande,
arm6 una expedici6n en un barco de vela. Pues-









ta proa a Cuba, el 9 de febrero de 1870 desem-
barcaba en Caletones, en las inmediaciones de
Gibara. La buena suerte lo auxili6 entonces. Gra-
cias a ello, al cabo de muy pocos dias, contados
desde el arribo, pudo hallarse junto al gobierno
de Cuba libre. El empefio y el merito que entra-
fiaba la jornada realizada por Goicouria, a la ca-
beza de unos treinta hombres, lo acreditaron una
vez mas de var6n animoso, capaz de Ilevar a
efecto toda clase de empresas, por peligrosas que
6stas pareciesen.
Con antecedentes tales, a fines de marzo el
Gobierno le encomend6 una comisi6n important,
que debia cumplimentar en Mexico. En el desem-
pefio de tal encargo, emprendi6 la operaci6n de
salir del pais. Pero la fortune propicia lo aban-
don6. Apresado en Cayo Guanaja por soldados
de la marina espafiola, Ilevado a Nuevitas, con-
ducido a la presencia del capitAn general Caba-
llero de Rodas en Puerto Principe y enviado por
fltimo a La Habana, su ciudad natal estuvo pron-
ta a servir de scenario para su suplicio. Todo
fue obra de moments nada mas.
Llegado a La Habana, abierta la causa que
le habian formado en 1851 por considerarsele
c6mplice de Narciso L6pez y condenado a la pe-
na de muerte, apenas si los funcionarios colonia-
les pasaron de la diligencia de identificaci6n:
tras algunas horas en que lo tuvieron en constan-
te agitaci6n, en la madrugada del 7 de mayo de
1870 entr6 en capilla. Di6, en los instantes pos-
treros de su existencia, pruebas de entereza se-
mejantes a las que habia ofrecido a trav6s de sus
luchas y ansiedades patri6ticas. S61o lo vieron








inmutarse al recorder a su familiar, al pasar por
su mente la imagen del hijo caido en las filas del
Ejfrcito Libertador. A la hora de la ejecuci6n,
en la mariana de aquel 7 de mayo, levantado el
patibulo en la falda del castillo del Principe,
quiso hablar al pfiblico, pero, impedido por los
encargados de dar cumplimiento a la sentencia,
y luego de escalar hasta con ligereza las gradas
de la maquina de la muerte, finicamente pudo
pronunciar estas palabras:

-iMuere un hombre, pero nace un pueblo!



























N la plenitud de su vida se encontra-
ba Gaspar Agiiero y Betancourt al
afiliarse al movimiento revoluciona-
rio organizado en Cuba en 1868. Acababa este
hijo de Camagiiey, nacido el 1' de diciembre de
1841, de regresar de Europa. En Paris habia
cursado studios de ingenieria, reveladores de
sus claros talents. Su vuelta a la patria bast6
para persuadirlo de que los males pfiblicos -ta-
les y tan graves eran- demandaban remedies
extremes. Tambien supo algo de positive tras-
cendencia moral: supo que el cubano, celoso de
su dignidad y avergonzado del secuestro perma-
nente de que resultaban objeto sus derechos, es-
taba decidido a consumer los mayores sacrificios
para advenir a una suerte mejor.








En inteligencia con Salvador Cisneros y Be-
tancourt, Gaspar Agiiero acudi6 a la cita del
Paso de las Clavellinas el 4 de noviembre de
1868. Asisti6 a las acciones con que la contien-
da di6 sefiales ostensibles de vigor en Camagiiey.
Form6 parte del grupo que dispute y gan6 al
conde de Valmaseda el campo de Bonilla. He-
rido en combat, al dia siguiente cay6 prisionero
de fuerzas espafiolas. En Puerto Principe, adon-
de fue conducido, un consejo de guerra le impuso
la pena de muerte, la que las autoridades colo-
niales conmutaron por la de presidio. De Puerto
Principe pas6 a La Habana a fines de 1868. Po-
co tiempo despues era embarcado, en calidad de
condenado, con destiny a Espafia.
En Espafia la justicia se mostr6 menos ferrea
que en Cuba para el presidiario politico. No le
cost sobrehumano esfuerzo realizar su evasi6n
del territorio de la Metr6poli. Una dama cama-
giieyana resident en Madrid lo ayud6 en aque-
Ila empresa y en la de trasladarse a Nueva York.
De la gran ciudad norteamericana se dirigi6
Agiiero a Nassau, ansioso de hallarse otra vez
en Cuba, en las filas libertadoras. Alli recibi6
delicada comisi6n que cumplir ante el gobierno
presidido por Carlos Manuel de Cespedes. Al
cabo de duros trances, que repetidamente lo pu-
sieron en peligro de perecer, consigui6 rendir la
jornada.
En Cuba libre, a la llegada de Gaspar Agiie-
ro, se encontraban su hermano Diego y el viejo
patriot Domingo de Goicouria. Gaspar y Die-
go Agiiero fueron designados para acompafiar a









Goicouria en el servicio que este debia prestar a
la revoluci6n en el exterior. Todos fueron jugue-
tes de la desventura. Tras la aprehension de
Goicouria en Cayo Guanaja, con s61o algunos
dias de intervalo, sobrevino la de Gaspar y Die-
go Agiiero en Cayo Romano. La adversidad les
depar6 ruta semejante a la recorrida en sus dias
postreros por Goicouria. Fueron trasladados a
Nuevitas, de Nuevitas Ilevados a la presencia de
Caballero de Rodas en Puerto Principe y de
Puerto Principe conducidos a La Habana. El
buque de vapor Pajaro del Oc6ano arrib6 al puer-
to de La Habana a las dos de la madrugada del
14 de mayo de 1870, con Gaspar y Diego Agiiero
a bordo. Al amanecer fuerzas de voluntarios los
custodiaron desde La Punta, pasando por la cal-
zada de San Lazaro, a pie, hasta el castillo del
Principe. Un consejo de guerra verbal conden6
en seguida a muerte en garrote vil a ambos pri-
sioneros. El propio 14 de mayo entraron en ca-
pilla y dejaron de existir.
Muestras extraordinarias de serenidad y va-
lor ofrecieron Gaspar y Diego Agiiero el filtimo
dia de sus vidas. En la falda del castillo del
Principe, a la una y media de la tarde del 14 de
mayo de 1870, ante cuadro imponente e inusita-
do nfimero de espectadores, Diego Agiero subi6
con paso firme las gradas del patibulo. Horas
despues, a las cinco, Gaspar Agiiero lleg6 ma-
niatado al mismo lugar, ascendi6 silenciosa y
pausadamente hasta la mAquina de la muerte, -y
sin dirigir una sola mirada a la multitud testigo
del abominable acto, tranquilo, imperterrito, al-
zAndose sobre su inmenso infortunio- imprimi6








un beso en la frente tibia afin de su hermano sa-
crificado, del cadaver puesto cerca del banco fa-
tal, delante del tornillo del suplicio, y dijo:

-iHasta muy pronto, hermano miol



























ARA Carlos Manuel de Cispedes fue
cuesti6n de much monta, despuEs
del descalabro sufrido en Yara la
noche del 10 de octubre de 1868, enfrentarse a
los espafioles en condiciones de obtener una vic-
toria sonada. Apenas reanimado en el vivaque
de la hacienda Cabazin, y ya incorporado el di-
ligente y entendido Luis Marcano, Cespedes ma-
dur6 el plan de atacar la ciudad de Bayamo. El
contingent con que se habia presentado Marca-
no -unos trescientos hombres, muchos de ellos
bien armados- alent6 a Cespedes y lo decidi6 a
realizar sus proyectos ofensivos. A la idea sigui6
inmediatamente la acci6n.
El 17 de octubre, a la caida de la tarde, ya se
hallaban acampados a la vista de Bayamo los cu-








banos sublevados contra la soberania espafiola.
El ingenio Santa Isabel, de Francisco Vicente
Aguilera, fu6 escogido por los patriots para base
de sus operaciones. La lucha no tard6 en trabar-
se. A la intimaci6n de Cespedes, comunicada a
Julian de Udaeta a la puesta del Sol, respondi6
este teniente coronel, gobernador de la plaza, or-
denando que las cornetas militares y las campa-
nas de las iglesias tocasen a rebato. Los sitiado-
res, en tanto, se aprestaron para la brega. El
propio Carlos Manuel de CGspedes, llevando la
direcci6n supreme del ataque, y sus lugartenien-
tes Luis Marcano, Manuel de Jesfs Calvar, Juan
Hall, Angel Maestre y Juan Fernandez Ruz, se-
cundandolo con bizarria, pusieron a sus bisofias
huestes en actitud de pelear con 6xito feliz. La
aparici6n del primer n6mero de El Cubano Libre,
por la noche, Ilamando a los bayameses a las ar-
mas, acab6 de preparar de manera excelente la
contienda.
Desde el 17 hasta la madrugada del 20 el
choque entire espafioles e insurrectos estuvo de-
mostrando que los primeros no estaban dispues-
tos a entregar la ciudad. Pero en aquella ma-
drugada de gloria para los combatientes cubanos,
convencido ya el gobernador Udaeta de la im-
posibilidad de resistir el asedio, hizo salir de la
plaza a uno de sus oficiales para solicitar de Ces-
pedes un armisticio. El parlamentario fu6, ade-
mAs, portador de la formal promesa de iniciar in-
continenti el arreglo de la capitulaci6n.
El acuerdo qued6 a las pocas horas tomado
por ambos contendientes. A las once de la ma-
fiana, con facultades bastantes para ello, Luis




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs