• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Table of Contents
 Title Page
 Dos palabras al lector
 De Cuba y de Filipinas
 Razas y caracteres
 Una interview
 Los combates
 El plan de la insurrección
 Trece fusilados
 Nombres de los fusilados
 Ultima nota
 Viva españa
 Variedades
 La tarde del dia 18 de agosto
 Las madres y la guerra
 La situación en Filipinas
 La estafeta de la insurreccion
 El general ochando
 La riqueza en Cuba
 Siempre salvajes
 Rebelión en Filipinas
 De manila
 El sitio de cascorro
 De Filipinas
 De Cuba
 El katipunan
 Varios dias en Filipinas
 En campaña
 Filipinas
 En el hospital
 Carta al señor Castellano
 En pinar del rio
 Carta de manila
 Compendio geografico militar
 Salud á los enfermos
 Las dos trochas
 Cuba, España y los Estados...
 Blanco en Filipinas
 Mas noticias
 Filipinas
 Cuba, el Gobierno y los Estados...
 Ataque á noveleta
 El mensaje de Cleveland
 El ataque á cavite y noveleta
 El yate "Urania"
 Rizal ante el consejo de guerr...
 Relato autorizado de la insurrección...
 La vida insurrecta en Cuba
 El soldado en Cuba
 Manila






Group Title: Crâonica de la guerra de Cuba (1895)
Title: Crónica de la guerra de Cuba (1895)
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074011/00004
 Material Information
Title: Crónica de la guerra de Cuba (1895)
Physical Description: 5 v. : illus. (incl. ports.) fold. map. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Guerrero, Rafael
Publisher: M. Maucci
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: l895-97
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- Revolution, 1895-1898   ( lcsh )
History -- Philippines -- Revolution, 1896-1898   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: escrita por Rafael Guerrero con los datos suministrados por los corresponsales de Habana y New York y documentos adquiridos al efecto.
General Note: Added t.-p., illus. (in v. 1)
General Note: Vols. 2-3 have title: Crónica de la guerra de Cuba (1895-96); v.4, Crónica de la guerra de Cuba y de la rebelión de Filipinas (1895-96); v.5, Crónica de la guerra de Cuba y de la rebelión de Filipinas (1895-96-97).
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074011
Volume ID: VID00004
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000590113
oclc - 23121289
notis - ADB8916

Table of Contents
    Table of Contents
        Page i
    Title Page
        Page ii
        Page iii
        Page iv
    Dos palabras al lector
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    De Cuba y de Filipinas
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Razas y caracteres
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Una interview
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    Los combates
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
    El plan de la insurrección
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Trece fusilados
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
    Nombres de los fusilados
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Ultima nota
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Viva españa
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Variedades
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    La tarde del dia 18 de agosto
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Las madres y la guerra
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    La situación en Filipinas
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
    La estafeta de la insurreccion
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    El general ochando
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    La riqueza en Cuba
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Siempre salvajes
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    Rebelión en Filipinas
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    De manila
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
    El sitio de cascorro
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
    De Filipinas
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
    De Cuba
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
    El katipunan
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
    Varios dias en Filipinas
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
    En campaña
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
    Filipinas
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
    En el hospital
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
    Carta al señor Castellano
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
    En pinar del rio
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
    Carta de manila
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
    Compendio geografico militar
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
    Salud á los enfermos
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
    Las dos trochas
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
    Cuba, España y los Estados Unidos
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
    Blanco en Filipinas
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
    Mas noticias
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
    Filipinas
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
    Cuba, el Gobierno y los Estados Unidos
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
    Ataque á noveleta
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
    El mensaje de Cleveland
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
    El ataque á cavite y noveleta
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
    El yate "Urania"
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
    Rizal ante el consejo de guerra
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
    Relato autorizado de la insurrección de Filipinas
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
    La vida insurrecta en Cuba
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
    El soldado en Cuba
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
    Manila
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
Full Text










INDICE DEL TOMO CUARTO


DOS PALABRAS AL LECTOR.
De Cuba y de Filipinas.
Razas y caracteres.
Una interview.
Los couibates.. .
El plan de la insurrecci6n.
Trece fusilados. .
Nombres de los fusilados. .
Ultima nota.. ....
iViva Espafia.. .
Variedades. .
La tarde del dia 18 de Agosto..
Las madres y la guerra.
La situacion en Filipinas..
La estafeta de la insurrecci6n..


El general Ochando.
La riqueza en Cuba.
Siempre salvajes. .
Rebeli6n en Filipinas..
De Manila
El sitio de Cascorro.
De Filipinas.
De Cua. .
El katipunan..
Varios dias en Filipinas.
En campafia..


Pig.
. V
9
S27
S 31
S40
S44
S47
S 52
S 55
S 61
S 75
S 99
S109
S 117
S132
S141
S151
. 175
. 186
S199
. 221
. 240
. 255
. 266
. 274
. 298


Filipinas. .
En el Hospital. .
Carta al senior Castellano..
Ea Pinar del Rio. .
Carta de Manila. .
Compendio geogrAfico military.
Salud A los enfermos. ....
Las dos Trochas. .
Cuba, Espafia y los Estados Unidos.
Blanco en Filipinas.....
Mas noticias. .
Filipinas. .
Cuba, el gobierno y los Estados
Unilos .
Ataque A Noveleta. .
El mensaje de Cleveland .
El ataque A Cavite y Noveleta.
El Yate eUrania .. .
Rizal ante el Consejo de guerra.
Relato autorizado de la Insurrec-
ci6n de Filipinas. ....
La vida insurrecta en Cuba. .
El soldado en Cuba. ..
Manila. .
INDIC .


Pig.
316
334
362
370
376
390
406
413
436
447
453
475

479
491
504
511
534
540

560
570
587
608
624





















Crdnica de la guerra de Cuba

Y DE LA


REBELLION DE FILIPINAS


T7 VENTA
r.! --N ,A


"C B-


121-r. Iv.





CRONICA


I


L


A GUERRA DE CUBA
Y DE LA REBELLION
DFi
FILIFPITIAS
(1895-96)
ESCRITA POR
RAFAEL GUERIE RO
Con los datos suministrados por los corresponds. de Habana, Manila
y New York y documents adquitndoR efecto

Ilustraciones de los distinguidos dibujantes sefiores LABARTA, PASSOS, CUBELLS T POIS



Tono cuarto



BAR.CELONA
Casa editorial 1IAUCCI
8, Conde del Asalto, 8
1896



































































































Tip., Ilispano-Americana Larbord, 13.-Barcelona.




















DOS PALABRAS AL LECTOR





oio no ha de faltar lector que extrafie porque con la Crd-
nica de la guerra de Cuba mentamos la actual sublevaci6n
de Filipinas, hemos de decir dos palabras que lo expliquen
y que, A manera de pr61logo, vengan a justificarlo, a mas
de sentar la base para que nuestros lectores comprendan
la causa que a ello nos obliga.
Sin que pretendamos por un moment averiguar el origen de la gue-
rra iniciada en el archipielago filipino, no solo porque al cronista no le
incumbe, sino porque hasta ahora existen sombras que envuelven los
acontecimientos, lo que si puede asegurarse es, que el reciente movi-
miento tiene much de comun y analogo, con el primer grito de inde-
pendencia dado por los cubanos, hace dos afios pr6ximamente, y que ca-
si pudiera juzgarse como una ramificaci6n de ese mismo movimiento.
Si las causes han sido political 6 de caracter particular, cosa es esta
que en el trascurso de la Crdnica podran observer los lectores, pero no
puede negarse que de cualquier modo, acusa un desasosiego general que,
explotado por losagiotistas, han dado origen a los sucesos que se lamen-
tan y que han abierto nueva herida en el coraz6n de esta Espafia tan
fuerte como desidiosa.
Decimos fuerte, porque pocas veces sus paginas registran derrotas
que puedan oscurecer en lo mas minimo su poderio, y desidiosa, porque
exclava del character, 6 mas bien, del temperament de sus hijos ha dor-
mido sobre sus verdes laureles, olvidando que la ambici6n acecha y que
la envidia es causa de males irreparables.





VI DOS PALABRAS AL LECTOR

Pero lo mismo en esta guerra que se avecina, que en la que en Fe-
brero del afio 95 estall6 en la manigiia, base observado, y no solo como
manifestaci6n de amor propio justificado puede decirse, sino como ver-
dadera muestra de energia national que, ni un instant siquiera, Espafia
ha demostrado ese abatimiento que enerva en un principio y que mas
tarde envilece.
Podran haber sido critics nuestras circunstancias, desgraciadas mas
6 menos nuestras acciones en las islas, pero siempre han obedecido A un
fin noble y generoso que no dejan de reconocernos ni los propios adver-
sarios, y que en lo referente a poderio, ha hecho que otras naciones nos
admiren hasta el extreme de tomarnos y con raz6n por heroes legen-
darios.
La sublevaci6n de Filipinas, repetimos tiene tanta analogia con la
guerra separatist de Cuba, que desde un principio ha preocupado la
atencion puiblica haciendo volver la vista hacia el sitio por donde han
aparecido los primeros disparos rebeldes.
Y en Filipinas, no puede achacarse este movimiento de ingratitud a.
desconocimiento del general Blanco su gobernador general, que ha pro-
bado recientemente cuanto sabe y cuanto puede en lo que a asuntos mi-
litares se refiere, porque adn no se habian apartado de nuestros oidos los
ecos de otra rebeli6n, que con tanto 6xito habia finalizado, cuando vi6
surgir otra, sino tan terrible, en un principio, amenazante al fin, porque
lleva aparejada nuevos gastos de sangre y de dinero, que es precisamen-
te de lo que mas necesitada se encuentra la naci6n espafiola.
Esos mismos chispazos a que nos referimos, al ser conocidos en la
peninsula, por medio de los telegramas del marquis de Pefia Plata, lle-
varon a los animos todos pesadumbres y recelos, y lo mismo el pueblo
que los gobernantes preocuparonse seriamente.
VWase sino como se explicaban en las altas regions oficiales, y en
donde buscaban las causes de estos males.
Se ha observado que los diplomAticos procuran adquirir detalles de
sucesos, mostrando despu6s gran reserve para comunicar sus impre-
siones.
El corresponsal en San Sebastian de un important peri6dico de la
corte ha sostenido una larga conversaci6n con una persona recien llega-
da del archipi6lago filipino, despues de haber permanecido en l1 mu-
chos afios, y que le merece much confianza, y le ha dicho que no le ex-
traila la sublevaci6n en los pueblos de la provincia de Cavite, y que no
le sorprenderia que se verificasen analogos sucesos en Batangas, Panga-
sinan, Bulacan, laguna y Panpanga, provincias muy trabajadas por las
sociedades secrets y en las cuales solo hay fuerzas de la guardia civil
indigenas.
Se extrafia de que no se trajesen antes tropas de Mindanao, donde





DOS PALABRAS AL LECTOR VII

hay 6.000 hombres, pues para el viaje de ida y vuelta es precise emplear,
cuando menos, cinco dias.
Supone que se habran tomado precauciones en Ilo-Ilo y Cebti, puntos
peligrosos que se hallan desguarnecidos.
Dice que hasta pririeros de marzo, y una vez visto el sesgo de la insu-
rrecci6n de Cuba y la actitud de los Estados Unidos, se celebrd una reu-
ni6n en el Casino Espafiol con objeto de crear un batall6n de voluntarios;
acudieron 4 ella bastantes elements; pero desistieron de la idea por la
frialdad con que fu6 acogida por ciertas autoridades.
Estando ausente el general Blanco, se observe que con frecuencia vi-
sitaban muchos mestizos al c6nsul yankee y se aumentaron las sospechas
con el viaje realizado por 6ste A Hong-Kong, pretextando asuntos comer-
ciales, se llam6 la atenci6n del segundo cabo, quien desde entonces ejer-
ci6 alguna vigilancia.
Hace algunos meses, el arzobispo llam6 personalmenite la atenci6n
del general Blanco en reiteradas conferencias y despues en un oficio ter-
minante sobre los peligros de las sociedades secrets, dando esto motivo
A visits de inspeccion, Ilevadas A cabo por un jefe de secretarfa, quien
form expediente y propuso el extrailamiento de personas significadas
de Taal y Malolos.
Tambi6n el arzobispo refiri6 al general que habfa podido comprobar
con asombro lo que le habian referido los frailes de que en San Juan del
Monte y Novaliches, grupos indios hacian ejercicios militares A toque de
corneta; el gobernador de Manila que tambien comprob6 esto, lo supri-
mi6 en el acto; los indios dijeron que se estaban preparando para unas
fiestas.
Dijo tambien el personaje de referencia, que la provincia que estaba
peor A su salida era la de Batangas, en la cual se habian recogido pro-
clamas remitidas desde Mindanao por el celebre filibuster Rizal.
Hacia febrero lleg6 procedente de Paris el mestizo (architorena, v al
registrar su equipaje se encontraron en 61 impresos de propaganda.
Las uiltimas cartas que de alli ha recibido esta persona, y qlue Ilevan
fecha de junio, acusan intranquilidad por la ausencia de personas sospe-
chosas al Jap6n.
Apreciando la gravedad y el desastroso efecto moral de los iltiimo
sucesos, cree, teniendo en cuenta el character inconsciente del indio, que
le es muy fAcil dejarse embaucar por cualquiera, sobre todo cuando su-
cede lo que en las Visayas, que todos son sumamente faniticos.
Cree firmemente que se impone la formaci6n de batallones de volun-
tarios en Manila y en Ilo-Ilo y en Pegros.
Sefiala como digno de tenerse en cuenta que respect a las arnmas por-
tAtiles existia un reglamento muy restrictive del general Weyler que -e
inspir6 en la conduct del general Jovellar y que despues ha sido mlodi-





VIII DOS PALABRAS AL LECTOR

ficado por las autoridades que les han sucedido; antes s6lo concedia el
uso de aquellas, previo riguroso expediente, el gobernador general; aho-
ra cree que lo conceden todas las autoridades de provincias.
Y dicho todo esto a manera de pr6logo, procedemos A la relaci6n de
las primeras noticias que se recibieron de la isla y de algunos datos his-
t6ricos que juzgamos de exceptional importancia, pues revelan que la
insurreccidn de Filipinas tiene much mas importancia de la que quiere
concedersele, y que de no proceder con suma energia, estallarA una
guerra formidable que dejara A nuestra ya abatida naci6n en un estado
andmico y cual nunca desconsolador.















/.y?^ ^X^s~;



































De Cuba y de Filipinas

L dia 13 de Febrero de 1565 el Archipidlago
de San Lizaro fud conquistado por los espa-
11 Ifioles al mando de Miguel L6pez de Legazpi, toman-
do el nombre de Filipinas en honor de Felipe II Rey
de Espana y sus Indias en aquella 6poca de la grandeza, del heroism
y de la fe espafiola. Cuarenta v cinco afios antes, el intr6pido Maga-
llanes con 235 hombres y 5 naos, atravesaba el mar de la China de
C6libes y el grande Oc6ano Equinoccial descubriendo mAis de mil islas
que ocupaban una superficie de 250.429,032 hectareas de tierra, pobla-
das en gran parte por indios tagalos 6 igorrotes, tribus mestizas de mala-
yos y negritos, salvajes sin nociones de civilizaci6n alguna.





10 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

Desde que Espafia tom6 posesi6n del Archipi6lago Filipino, los esta-
distas mis eminentes, los hombres mis distinguidos en las ciencias, en
la religion y en las armas, hanse ocupado con atenci6n preferente en
sembrar en aquellas apartadas regions, g6rmenes de civilizaci6n que
A la sombra de las 6rdenes religiosas y de la bandera espafiola, fructifi-
can, lentamente acaso, pero con la robustez que adquieren las plants sa-
bia y carifiosamente atendidas.
Jamss los espaiioles fueron a Filipinas con el prop6sito de enrique-
cerse por otros medios que los que proporciona el trabajo honrado: las
fuentes de riqueza que existen en el Archipielago, por obreros espafio-
les fueron abiertas, la religion y las armas enlos tiempos modernos han
ensefiado al indigena los deberes cristiahos y sostenido la soberania de
Espaina, con la misma energia y valor, que en algin tiempo la sostuvie-
r6n Magallanes, Urdaneta y Legazpi.
Desde la epoca en que el Archipielago filipino fu6 descubierto y con-
qjuistadc por Espaia, ocasi6n y medios suficientes hemos tenido para que
nuestra dominaci6n hubiera quedado definitivarente consolidada ape-
lando a los medios que los Estados Unidos emplearan con los desgraciados
pieles rojas cuya raza fue extinguida por el hierro y el fuego; pero al ca-
rActer espafiol repugnan los procedimientos inhumanos, y con una am-
plitud de miras que otras naciones debieran imitar, ha permitido que
bajo la bandera de Espafia se cobijen y vivan tranquilamente gentes de
todos los paises, siempre que no paguen con mal el bien recibido como
sucede con frecuencia: y en prueba de que nuestros prop6sitos no han
sido explotar el pais que por derecho nos corresponde y de que hemos
abierto al mundo civilizado el camino que conduce a nuestras posesiones
de Oceania, copiamos del Diccionario Geogrdfico-Estadistico las cifras
siguientes:
La pohlaci6n de Manila es de 6.173,632 individuos divididos en la for-
ma siguiente: ,
Indigenas reducidos y mestizos. 5.501,356
Infieles no reducidos. 602,853
Extranjeros. 31,175
l ilitares. 14,545
Espailoles sin character official. 13,265
Espafioles de la Administracion civil. 5,552
Marinos. 2,924
Clero y corporaciones religiosas.. 1,961
Con los datos copiados queda plenamente demostrado que el desinte-
res de Espafia, ha corrido parejas con el indomable valor, y el espfritu
de conquista de sus hijos: descubrir, conquistar tierras y civilizar a sus
habitantes ha sido la labor de los espafioles durante muchos siglos.
iCuil ha sido en cambio el pago recibido por tanto sacrificio hecho





Y DE LA REBELION DE FILIPINAS 11

en aras de la civilizaci6n y de la humanidad? La envidia es madre de la
ingratitud. Envidiosas y egoistas algunas naciones sin historic. sin ft y
sin religion, han procurado por medios arteros introducirse en nuestros
asuntos coloniales conduciendo la emigraci6n a nuestras posesiones para
despu6s tener derecho A intervenir en ellas bajo pretexto de proteger a
sus subditos: han ensefiado a los insulares el odio A Espafia predican-
do utopias y hablAndoles a diario de nuestra tirania, y de las libertades
que otras naciones conceden a sus colonial. Aquellos salvajes converti-
dos en hombres de un pueblo libre y civilizado gracias a los esfuerzos de
la madre patria, se revelan contra ella, y convierten aquellos fertile
campos, en un inmenso cementerio calcinado por el fuego que devasta la
riqueza a costa de tanto sacrificio adquirida. Ningoin pueblo del mundo
ha gozado de tanta libertad como la Isla de Cuba antes de la actual in-
surrecci6n y sin embargo, en nombre de la libertad hieren 4 traici6n los
cubanos a sus hermanos de la Peninsula: y cuando esto sucede, cuando
Espafia, dejando A un lado los instruments del trabajo cubre su cuerpo
con militares arreos y atraviesan los mares doscientos veinte mil de sus
hijos para defender con las armas el honor ultrajado en la manigiia cu-
bana, otros malos hijos, acaso obedeciendo a las mismas influencias que
los cubanos obedecieron, dan el grito de rebeli6n, creyendo sin duda que
en esta tierra, ni quedan hombres, ni energies, ni dinero para someter-
los. iInsensatos! Desconocen la historic del pais que les di6 el ser. Si-
tuaciones algo mas dificiles que la present ha atravesado Espaiia y sali-
do de ellas con gloria.
HabrAn sucumbido los hombres y quedaran las mujere ; que hay mu-
chas en esta tierra del valor y del heroismo capaces de imitar a Maria
Pita, y Agustina de Arag6n.
Apena el Animo sin embargo, cuando se consider a las doscientas
veinte mil padres espafiolas Ilorando la ausencia de sus hijos que en los
los campos de Cuba 6 en los de Filipinas sostienen con tes6n nuestros de-
rechos; sepan esas madres, que no es culpa de los gobiernos espaiioles,
segin algunos mal aconsejados propalan A diario, el que la guerra arda
en nuestras colonies: cubanos 6 filipinos ayudados por gente extranjera
y aventureros de oficio, son los inicos causantes de los males que todos
lamentamos pero que cesaran no tardando much tiempo, si todos cum-
pliendo nuestro deber sacrificamos en aras de la patria nuestros intere-
ses y nuestras vidas ni es necesario. . ......

Llegan hasta nosotros noticias de la rebeli6n ocurrida en Filipinas v
nos apresuramos a consignarlas en esta Crdnica para que tengan pronto
conocimiento los que aqui quedan, de las proezas realizadas por aquellos
que, abandonando su hogar admiran al mundo con su indomable fiereza
en los campos de batalla. Que el Dios de los ej4rcitos conduzca 4 la vic-





12 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

toria a esas legiones de heroes, como condujo alguin dia A las de Clavijo
y las Navas de Tolosa. Que inspire nuestro entendimiento para que poda-
mos dar en esta Crdn'ca noticias cumplidas de los sucesos de la guerra, 6
inspiraci6n para si Ilegara el caso de convocar A los d6biles a combatir
por la patria, hacerlo imitando los harmoniosos ecos de la lira de Tirteo.
Seria intent demasiado pretencioso el de sefialar en esta Crdnica la
importancia y gravedad que alcanza la sublevaci6n que ha estallado en
el Archipielago filipino, casi al pid de los muros de Manila.
Cabe deducir, no obstante, del texto de los telegramas expedidos
por el general Blanco, que los primeros sublevados que se lanzaron al
campo salieron de la misma capital. Alli estaba, en efecto, el mayor
peligro. Si no nos lo hubieran demostrado hechos posteriores, nos lo ha-
bria indicado desde luego la media tomada y anunciada dias pasados
por el capitan general, de reconcentiar en Manila la guardia civil de los
pueblos inmediatos.
Mas tarde la reunion de algunos centenares de hombres en actitud
levantisca, puso ya de manifiesto la rebeli6n. Entonces mand6 el ge-
neral Blanco algunas fuerzas contra ellos, probablemente hacia el punto
donde parecia reconcentrarse el nicleo mAs numeroso de los rebeldes, y
estas fuerzas alcanzaron A los sublevados y los dispersaron cerca del
pueblo de Novaliches.
Pero no estaban alli todos los comprometidos, puesto que al dia si-
guiente, dos 6 tres mil hombres, probablemente de los mismos arrabales
de Manila, intentaron, aprovechando las sombras de la noche, penetrar
en la ciudad. Por fortune, las avanzadas exteriores, colocadas en previ-
si6n del ataque, frustraron el plan de los sublevados, que pagaron cara
su osadia.
No se han reducido, por desgracia, A estos limits los acontecimien-
tos. Nuevos despachos de la autoridad military de Manila anuncian quela
sublevaci6n se ha extendido a ]a inmediata provincia de Cavite, donde
en la noche del 31 de agosto se alzaron various pueblos, en los que los re-
beldes dieron muerte A un capitan de la benem6rita, jefe de la linea, y
a various guardias.
Tales son, en breve sintesis, los sucesos conocidos hasta ahora. Por
cllos cabe desde luego deducir que ]a importancia de la sublevaci6n no
es escasa. De la fuerza que alcanza, es serial evidence la conflanza de-
mostrada por los sublevados, que despu6s del descalabro sufrido, todavia
intentan un nuevo ataque A la capital del Archipi6lago, donde no igno-
ran que tenemos reconcentrados los principles elements y donde ha-
bran de hallar, por consiguiente, una formidable resistencia y un terri-
ble castigo.
Esta confianza suya que les inspira, sin duda, el nimero de los com-
prometidos en el movimiento, constitute por de pronto un peligro ma-






Y DE LA REBELLION DE FILIPIN.'S


nifiesto; pero puede contribuir tambidn, y contribuira seguramente, a dar
al traste en plazo breve con la sublevaci6n.
Todo indica que el general Blanco no podrA tomar la ofensiva hasta
que lleguen las tropas de Mindanao y Jol6. Entonces estara en condicio-
nes de apreciar la situaci6n y de dar un golpe decisive a la rebeli6n en
la provincia de Manila.

*

He aqui el primer telegram expedido por el general Blanco, dando
noticia de lo ocurrido:
Consecuencia haberse descubierto conspiraci6n, lanzironse prematu-
ramente campo grupos armados mas mil hombres.
Atacados disueltos inmediaciones Novaliches por fuerzas ejrcito,
Guardia civil, dejaron cuatro muertos, cinco heridos, seis prisioneros,
corri6ndose restos hacia montes San Mateo Bosoboso, pero seguidos por
tropas.
No bajara 4.000 nimero comprometidos para lanzarse campo. Hasta
ahora tienen pocas armas. En previsi6n acontecimientos series conve-
niente reforzar este ej6rcito con 1.000 soldados peninsulares.
Teniendo en cuenta circunstancias acordado crear un batall6n volun-
tarios que contribuya mantener orden.>
El telegrama del general Blanco fu6 recibido por el ministry de Ul-
tramar. Despu6s de ordenar la mayor reserve el Sr. Castellano a los po-
cos empleados de su secretaria que tuvieron noticia del despacho, se di-
rigi6 a casa del Sr. CAnovas, donde se hallaba el ministry de Marina. El
senior Canovas conferenci6 con ambos ministros y habl6 por telffono con
el general Azc4rraga, quien no sali6 de su despacho del palacio de Bue-
navista, para no perder tiempo en adoptar las primeras disposiciones.

Acuerdos del gobierno.

DespuBs de recibido el telegrama official que queda copiado, los mi-
nistros de Marina y Ultramar conferenciaron con el president del Con-
sejo de ministros en la Huerta, y de alli fueron al ministerio de la Gue-
rra, donde reunidos hasta la madrugada con el Sr. Azcarraga, convinie-
ron en las disposiciones que habian de adoptarse.
Al dia siguiente los ministros de la Guerra y Marina visitaron al se-
fior Canovas y quedaron definitivamente acordadas las medidas si-
guientes:
En vez de los 1.000 hombres que pide el general Blanco, se manda-
ran 2.000: un batall6n de infanterfa de Marina, que saldra de Cadiz


13


13






14 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

dentro de dos dias, y otro de cazadores que se organizarh rapidamente
en Barcelona y marchard en el pr6ximo vapor-correo, a cuyo efecto en
vez del 10, saldra este vapor el 7 de Setiembre.
Ambos batallones, de 1.000 plazas cada uno, iran armados de fusil
Maiiser y llevaran las correspondientes municiones.
Se remitiran, ademins, 6.000 fusiles Remington modelo reformado
1S71-80.
Por el ministerio de Marina se ha dispuesto, ademis, que salga in-
mediatamente el crucero Isla de Cuba, que se halla en San Sebastian, y
cuando est6 listo saldra en seguida el Isla de Luz6n.

Durante el dia

El ministry de Ultramar conferenci6 con el senior marquis de Comi-
las para acordar los barcos de la Trasatlantica que lian de conducir las
tropas.
El marquis de Comillas prometi6 facilitar uno de los barcos de ma-
yor velocidad de que pueda disponer la Compafifa en los moments ac-
tuales.
El gobierno telegrafi6 al general Blanco dandole instrucciones y noti-
cia de los acuerdos tomados.
A la reina se telegrafi6 tambidn la noticia del alzamiento.
El batall6n de infanteria de marina que se envia A Filipinas es el que
estaba dispuesto para marchar a Cuba; pero el general Beranger dari
las 6rdenes oportunas a fin de que en el trascurso de pocos dias pueda
reconstituirse un nuevo batall6n y salga para Cuba, como estaba acor-
dado.
Para la formaci6n del cuadro de oficiales, en el caso de que no hubie-
ra voluntarios, se procedera alsorteo.

Lo que dice el jefe del Gobierno.

No puedo ocultar-dijo el jefe del gobierno ante various periodistas-
que un movimiento insurreccional en Filipinas siempre es grave, pero
tengo gran confianza en que los rebeldes han de ser aniquilados, y si el
movimiento durase todavia cuando lleguen los refuerzos que sobre la
march se envian, este deplorable acto de rebeldia quedara por complete
sofocado.
El general Blanco ha pedido s61o mil hombres, pero el gobierno le
envia el double para que pueda ser mas active la acci6n military.
,Anoche tuve conocimiento de la noticia, pero orden6 que se guarda-
ra absolute reserve hasta tanto que se pusiera por el senior ministry de
Estado en conocimiento de S. M. la reina.






Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 1)

>El gobierno ha adoptado cuantas disposiciones eran necesarias, y en
menos de cuatro horas ha quedado arreglado todo lo concerniente al en-
vio de fuerzas y buques, que contribuiran A concluir con la insurrecci6n.
Entre los peninsulares que existen en el Archipitlago, reinan patri6-
ticos deseos y se demuestran ansiosos de coadyuvar personalmente a
mantener la integridad del territorio. De aqui la autorizaci6n pedida por
el general Blanco para la creaci6n de batallones de voluntarios, A lo que
ha contestado el ministry de la guerra que organic cuanto tenga por
convenient, y para ello se le enviarAn armamentos y pertrechos.
,Por lo demas, no puede negarse que las circunstancias son gravisi-
mas. Desde la guerra de la Independeiicia Espafia no se ha hallado en si-
tuaci6n semejante.
>Cuando esta naci6n que empezaba A reconstituir su Hacienda tiene
que imponerse sacrificios como los exige el sostenimiento de su soberania
en la isla de Cuba, necesita el concurso de todas las fuerzas vivas del pais
para ayudarle en empresa tan extraordinaria.
SEs de admirar el esfuerzo de Espafia poniendo en Cuba 200.(X0 hom-
bres con armas, equipos y municiones, esfuerzo de que no hay ejemplo
en la historic.
-Hoy una nueva perturbaci6n viene A agitar otra de sus posesiones
ultramarinas. El gobierno necesita el concurso de todos, la ayuda eficaz
de los elements politicos sin limitacidn ni regateos de ninglin gdnero, y
en el patriotism de todos conffa, puesto que no habra ninguno que en
tan azarosas circunstancias le niegue un apoyo resuelto y decidido.

El lugar del combat.

Novaliches el pueblo en cuvas cercanias las tropas alcanzaron A los
filipinos alzados en armas, :s un lugar situado A solo 16 kil6metros de
Manila, 6 sea poco mis quela distancia que hay de Madrid al Pardo.
Tiene 1871 habitantes, y esta situado en la carretera que conduce a
la capital.
Lo administran un gobernadorcillo, un directorcillo y un juez de paz.
El parroco es don Rafael Omafia. Tiene el pueblo maestro y maestra de
instrucci6n primaria.
El hecho de haberse verificado el movimiento tan cerca de Manila
parece indicar que los sublevados confiaban en que otros elements res-
ponderian al suvo con un alzamiento en la capital misma.
El telegrama del general Blanco dice que los rebeldes huyeron hacia
los montes de San Mateo de Bosoboso. En la provincial de Manila y a 27
kil6metros de 6sta hay un pueblo de alguna importancia, pues cuenta
con 5.200 habitantes, Ilamado San Mateo.





16 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


Salida del barco Isla de Cuba.

Nuestro corresponsal de San SebastiAn con fecha 30 del pasado, nos
dice lo siguiente:
El duque de Tetuan fu6 esta tarde A palacio para dar cuenta 4 la rei-
na de los sucesos de Filipinas.
Por telegrafo se recibi6 la indicaci6n
del ministerio de Marina de que convenia
enviar barcos, y la reina dijo que saliese
inmediatamente el Isla de Cuba.
Este barco se prepare para silir ma-
fiana por la maiiana.
Ahora hace viveres y carbon para
dirigirse A CNdiz, donde embarcarA 100
hombres, saliendo para Filipinas A don-
S, de se encaminarA directamente.
SZarparA de Pasajes A las 9 de la ma-
fiana.
SLa reina, sus augustos hijos, el du-
S que de Tetuan y la alta servidumbre de
palacio iran 4 despedir a la oficialidad.

SEl batalldn de cazadores.

Soldado penl.sular en Filipinas. El senior ministry de la Guerra ha da-
do ya las 6rdenes para que inmediatamente se organic el batall6n de
cazadores que el dia 7 debe salir de Barcelona para Manila.
Esta fuerza se sorteard entire las tropas de Catalufia, Valencia, Ma-
drid y la sexta region.
Los jefes y oficiales que manden este batall6n seran de los que han
pedido voluntariamente el pase a Filipinas.
El vapor que debia salir el 12, se ha adelantado por orden del gobierno.

Nuestros despachos de Horg Kong

El dia 28 recibimos un telegrama de nuestro corresponsal de Hong-
Kong en el que se daban noticias que no quisimos publicar mientras los
informed oficiales no las autorizaran.
Este telegrama, puesto en Hong-Kong y reexpedido desde Londres,
decia que ,el c6nsul de Espafia en Hong-Kong creia en la existencia de
una grave conspiraci6n y en la posibilidad de un atentado para derribar
al gobierno.





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 17


.ALGO DIX TODO

Las drdenes religiosas.

Para el gobierno spiritual de
la numerosa cristiandad que en
el Archipi6lago existe, cuenta &ste
con los obispados de Nueva Sego-
via, Nueva CAceres, Joro y Ce-
bi', sufragine s del arzobispado
metropolitan,, de Manila.
Ejercen la cura de almas en los
pueblos del Archipidlago las 6r-
denes religiosas de Agustinos, Do-
minicos, Recoletos, Franciscanos
v sacerdotes de la Compafifa de
.TJesuis y presbiteros seculares, pro-
cedentes de los Seminarios Con-
ciliares establecidos en el arzobis-
1pado de Manila y en los obispa-
dos de Nueva Caceres, Nueva Se-
govia, Cebui y Joro.
De las cinco di6cesis citadas
dependent unas 900 parroquias.
Ademis, hay en el pais varias
6rdenes religisas, que contintian
ia obra de la redenci6n de los in-
dios, auxiliadas pecuniaria y mo-
ralmente por el Estado.
Estas Congregaciones consti-
tuyen las llamadas provincias del
Santisimo Nombre de Jestis, de
Padres Agustinos Calzados, del
Santisimo Rosario, de ]a Ordni
de Predicadores 6 P.1P. Domini-
cos. de San NicolA's de Tolentino.
de P.I. Recoletos 6 Agustinos
Descalzos v de San Gregorio Mag-
1no, de P.P1. Capuchinos.
Ademis, tieuen casas centros
Exemo. Sr. General Blanco, marquis de Pefiaplata y Gobernador de enseilanza 6 misiones la Coni-
General del Archipielago flhpino.
pailia de Jesuis y la Congrega-
ci6n de la misi6n de San Vicente de Paul.
122-T. Iv.





18 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


Instruccidn publica.

Se halla bastante adelantada, sobre todo la primaria.
En 189)0 existian 870 escuelas de nifios y 794 de nifias.
Al frente de estos establecimientos se hallan maestros procedentes de
la Escuela Normal de Manila.
Se estudia la segunda ensefianza en el Colegio de San Juan de Le-
tran, creado Instituto en 1820, y en el de Santo Tomis, A cargo de los
Padres Dominicos; en el Ateneo Municipal, bajo la direcci6n de los je-
suitas, en varias escuelas privadas y en los Seminarios.
Los studios superiores se practican en la Real y Pontificia Univer-
sidad de Santo Tomas de Manila, fundada en el siglo xvii.
Fue erigida con el nombre de Colegio de Santo Tomas de Nuestra
Seiiora del Rosario de Manila, el 15 de agosto de 1819.
Felipe IV la aprob6 por c6dula de 27 de noviembre de 1623.
Manila cuenta con un Seminario, Ilamado de San Carlos, y lo mismo
Cebii e Ilo-Tlo. Tambidn hay Seminarios en Camarines Sur y en Ilo-
cos Sur.
Existe en Manila una Academia de Nautica, otra de dibujo y pintura,
una Escuela Normal de maestros, catedras de contabilidad, idiomas 6
historic, y un Observatorio Meteorol6gico.
La Escuela Normal para la formaci6n de maestros de instrucci6n pri-
maria se inaugur6 en 1865, bajo la direcci6n de los Padres de la Compa-
fifa de .esuis.

Division judicial.

De las dos Audiencias, Manila y Cebfi, correspondent A la jurisdiccidn
de la segunda las islas de Cebd, Negros, Panay, Paragua, Calamianes,
Masbate, Ticao, Samar, Leyte, Bohol, Mindanao, Basilan, Jol6 y Bala-
lac: a la 1primera, Luzon, Mindoro, Bataan y Marianas.
Pertenecen Ai la Audiencia de Manila, doce juzgados de t6rmino', siete
de ascenso y ocho de entrada.
A la Audiencia de Cebui pertenecen trece juzgados, todos de entrada.

Recinto de la ciudad y sus fortificaciones.

Tiene 1.324 toesas de circunferencia. Su longitud, que se extiende de
S. E. 4." al S. al N. O. 4.a al N. es de 524 toesas y su mayor anchura
de 250.
Estai rodeada de una buena muralla bastionada, con sus correspon-
dientes foso y contrafoso, por la banda que no tiene el mar 6 el rio: am-






Y DE LA REIELION I)E FILIPINAS 1!1

bos foso y contrafoso son muy anchos y profundos con buenos puentes
levadizos. Estas murallas se hallan coronadas de baluartes. Tiene seis
puertas, tres de ellas al Norte, para salir al rio Paxig, cuyas puertas son
la de Almacenes, la de Santo Domingo y la de Isabel II; las otras tires
por la parte de tierra, de las cuales una (la de Parian) se halla al E., otra
(la Real) al S., y la tercera (la de Santa Lucia) alO. S. 0. haciala bahia:
todas estan bien defendidas con baluartes, particularmente la de tierra.
Ademas de las puertas hay un postigo al N. N. 0. de la puerta de Santa
Lucia, tambien hacia la bahia, cerca del palacio del gobernador: este
postigo no esta siempre abierto.
La puerta Real enfilaba antiguamente a la Plaza mayor y palacio del
gobernador; por ella se hacian las entradas solemnes de los gobernado-
res y arzobispos; pero despu6s de la toma de Manila por los ingleses, en
el afio 1762, se traslad6 al frente del colegio de San Jose, donde se en-
cuentra; entonces se estrech6 much, v la entrada pdiblica de goberna-
dores y arzobispos empez6 a hacerse por la puerta del Parian. La parte
de tierra, como es la mis expuesta, se halla tambi6n mejor fortificada:
mas para el mayor metodo en la ligera resenia que debemos hacer de las
fortificaciones en general, conviene empezar su reconocimielto por la
avanzada punta formada entire el rio y el mar, que es donde se ha!la el
extreme N. O. de la poblaci6n, defendido por la Real fuerza de Santia-
go, seguir la orilla de rio hasta el extreme N. ()., donde esta el baluarte
de San Gabriel, y desde alli, descendiendo por la line de tierra que en
una direcci6n oblicua mira primero al N. E., despues al E. y por filtimo
al S., llegar al extreme de esta parte donde se hallan la bacteria de San
Gregorio y el baluarte de San Diego.
Desde alli se ha de volver por la costa, siguiendo una line que mira
al S. 0., a la expresada Real fuerza de Santiago. Esta fuerza es una ciu-
dadela que defiende la entrada del rio y el 4ngulo N. 0. de la ciudad-" al
principio no era mas que un fortin de madera y se edifice en su nueva
forma de orden del gobernador G6mez P6rez Dasmarifias, que rode6 la
ciudad de fortificaciones s61idas, y llen6 4 Manila de buenos edificios. La
expresada fuerza tiene una puerta para la plaza y otra falsa para el rio.
Enfrente, y a la otra banda de este, se hall la alcaiceria de San Fer-
nando, que no es de gran resistencia.
Al E. de la Real fuerza de Santiago y A corta distancia de ella, en la
misma orilla del rio, se encuentra el baluarte lamado de Tenerias; lue-
go, en la misma direcci6n, la puerta de Almacenes; m4s al E. la bacteria
del Hospital Militar; no lejos de esta, en la misma line, la puerta de
Santo Domingo con su fuerte bacteria: despues el baluarte de la Aduana;
luego la Puerta de Isabel II, y por iltimo el baluarte de San Gabriel,
que, como hemos dicho, terminal por E. la line de fortificaci6n sobre el
rio. Junto a ese baluarte, en la parte exterior, se hall la plaza Nueva,






20 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

en cuyo centro se ha construido un monument de piedra al c6lebre ar-
gonauta modern Fernando de Magallanes.
Tomando desde el mencionado baluarte de San Gabriel la linea de
tierra, se halla primero la puerta del Parian, por donde se sale en direc-
ci6n al N. para ir al puente del Pasig, y ademas de las obras de todo el
espacio que medir entire el puente y ella, esta defendida con especialidad
por el expresado baluarte de San Gabriel. Por el S. de esta puerta sigue
la hermosa calzada de gran amplitud y desarrollo. Hallase al S. E. de la
puerta mencionada el baluarte llamado del Diablo; al mediodia de este
la Poterna de Recoletos; luego el baluarte de San Andr6s; y marchando
desde este punto al S. O., se halla la puerta Real perfectamente defendi-
da; ya hemos dicho que en el extreme S. est, el baluarte de San Diego,
protegido por la bacteria de San Gregorio, construida en la line exte-
rior sobre el angulo inferior de la plaza.
Tal es la descripci6n t6cnica de Manila y de sus fortificaciones. Mu-
chas de estas han sufrido en el trascurso de los afios no pocos deterioros;
pero ain asi, ni las miserables fuerzas rebeldes, ni ningunas otras de mas
valimiento serian capaces de poner en riesgo A la capital.

*
No es esta la ocasi6n de reproducir las pintorescas descripciones que
los viajeros han hecho de la ciudad de Manila, ni de las frondosas mar-
genes del rio Pasig, ni de los monumentos que adornan plazas y calls
conmemorando glorias insignes de la raza espafiola. Todas estas cosas
han sido innumerables veces repetidas.
S61o prctendcmos acompafiar al ligero apunte, algunos detalles mili-
tares y estadisticos que den idea de la provincial de Manila.

*
Manila cuenta con 110.000 habitantes y, como es sabido, posee un
comercio importantisimo, de que son activos agents numerosos extran-
jeros, entire los que predominan los ingleses y los alemanes.
El nicleo de la poblaci6n se encuentra en los arrabales, donde reside
el comercio. Son estos Binondo, San Jos6 6 Trozo, Santa Cruz, Quiapo,
San Miguel, Ermita, Malate, San Fernando de Dilao, Sampaloe y Tondo.
Como es sabido, en Manila resident ademas del capitin general de las
islas, el arzobispo, que actualmente lo es el insigne Nozaleda, el inten-
dente y todas las autoridades superiores del Archipidlago tanto civiles
como militares.
Posee dos teatros, el de Tondo y el Filipino, y numerosas fibricas,
entire ellas la de tabacos llamada La Flor de la Isabela.


*
* *





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 21

Como hemos dicho, el comercio de la ciudad de Manila es muy ac-
tivo con Inglaterra, Estados Unidos, posesiones de la India inglesa y
China.
Desgraciadamente, el que sostiene con la metr6poli por errors que
no es del caso sefialar, nunca fu6 grande, y en los tltimos afios ha dis-
minuido considerablemente.
En cambio son cada dia mayores las relaciones mercantiles de Mani-
la con los Estados Unidos, y 6ste es un dato que no deja de merecer aten-
ci6n en las presents circunstancias.

Pueblos de la provincia de Manila.

Los principles son: Caloocan 3.843 habitantes, Diloo 4.625, Las
Pifias 4.000, Molate 2.319, Malibay 1.800, Mariquina 9.000, Montal-
ban 5.500, Muntinlupa 5.000, San Jos6 de Navotas 9.000, Novali-
ches 1.870, Pandacan 2.446, Parafiaque 10.000, Pateros 3.000, Pine-
da 8.000, San Felipe Neri 6.000, San Juan del Monte 2.000, San Ma-
teo 2.000, San Pedro Macati 6.000, Tajui 10.000, Tambobong 20.600.

Estrategia de los conjurados.

-Obs6rvese que lo primero que han hecho los sublevados es refugiarse
en unos montes donde la manigiia es espesisima y donde la selva tropi-
cal domina en todo su esplendor. Es decir, que se han puesto en seguro
para dificultar la persecuci6n.
>El Bosoboso es una Aspera montafia, cuya comunicaci6n practicable
es muy mala y para llegar a su cumbre hay que cruzar hasta dieciocho
veces los rios Susu y Svenug, que cuando Ilueve son terrible y por com-
pleto infranqueables.
-La linea que han atacado los insurrectos no es la de defense de Ma-
nila, como alguien lleg6 a career. Aunque se reunieran 10.000 bien arma-
dos no se atreverian a tanto.
-La linea de que se trata es seguramente alguna formada para cerrar-
les el paso, y el ataque A ella se explica porque la vieran muy debil y
creyeran que podian forzarla. Los insurrectos buscaban asi el poder unir-
se con los elements con que por lo visto cuentan en poblaciones cerca-
nas, en la provincia de Manila y en sus limitrofes.
-De la debilidad de la linea da idea el telegrama del general Blanco
que da cuenta de haber sido herido -el official de lo que se desprende
que no habia en ella mAs que un official.
,Es de sospechar que ahora los conjurados tratan nuevamente de co-
municarse y reunirse con los elements afiliados a su causa en las pobla-
ciones al N. y al E. de Manila.





22 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

,Lo consigan 6 no, se esforzaran por acercarse a La Laguna, sin
abandonar las montaiias; el camino es much mas largo, pero mas segu-
ro para ellos.
-La Laguna es, segrin mis noticias, uno de los territories mas mina-
dos, si no el mis minado de todo Filipinas, por la propaganda filibuste-
ra. Sabido es que se hall al Sur de Manila y es tambi6n terreno mon-
tuoso.
La indicada persona hace ademAs otras atinadas observaciones sobre
la sublevaci6n y el tiempo que durarr la campaila.

*
Los frailes, element capitalisimo en Filipinas han dicho su opi-
ni6n respect a la sub!evacion que relatamos, en la siguiente forma:
Un inteligentisimo y muy ilustrado religioso de una de las Ordenes
que mas han trabajado en Filipinas, tuvo la amabilidad de exponernos
algunas consideraciones acerca de este grave problema, no sin dolerse
antes de los perjuicios qiue puede ocasionar la prensa emitiendo juicios
A la ligera sobre este asunto.
En tal sentido manifest que, a jnicio suyo, ninguin religioso puede
haber dicho, torque no es exacto, que la Universidad de Manila sea un
seminario de separatists, ni que ellos hayan jams ni remotamente cen-
surada a ninguna autoridad espafiola, y much menos al dignisimo mi-
nistro de la Guerra para el cual no tienen mis que elogios por su gran
actividad y patriotism y alto sentido gubernamental.
Conceden grandisima importancia 4 la insurrecci6n de Filipinas,
pues aunque ahora logremos de moment ahogarla bajo el peso de nues-
tras armas, el precedent es gravisimo y contribuira much A quebran-
tar nuestra fuerza moral, que es la Ainica con que podemos dominar
aquellos lejanos y extensisimos territories.
Consider que la political tributaria seguida en Filipinas ha sido muy
nociva, pues mientras se ha recargado much a los indios terratenien-
tes y agricultores, apenas tribute el comercio, todo en manos de chinos
y mestizos de chino, ni los que tienen invertidos sus capitals en papel
y alhajas.
Dice que aqui en 'general se tiene de los habitantes de Filipinas un
concept equivocado, pues, opina que es mayor que en Espatia el nmme-
ro de los que saben leer y escribir; que son muy d6ciles y de gran bon-
dad, y por lo mismo muy asequibles A toda clase de propaganda.
-Es cierto que se conspiraba desde largo tiempo, que habia habido
reuniones mas6nicas en que se hacia propaganda filibuster, que en 10
de Julio recibi6 una carta de Manila de una alta autoridad religiosa, en
la que le daba cuenta de una asamblea mas6nica magna celebrada en
Manila, en la cual se dieron gritos sediciosos.





Y DE LA REHELION DE FILIPINAS 23

-Teno que los siga la poblaci6n india, caso de que est6n bien diri-
gidos; pues desde alguin tiempo a esta parte hemos perdido much pres-
tigio a los ojos de los indios por nombrar a4 stos jueces, alcaldes y go-
bernadorcillos.
Aunque yo siempre creo que todos los Gobiernos obran con muy
buena fe, quizas fu6 un error el quitar de alli parte de las fuerzas de ca-
balleria que habia de guarnici6n. Era un elemento de ataque y defense
de gran efecto moral en gente cuyo valor civico es poco firme, aunque
a veces, cuando estan bien dirigidos, sean locamente temerarios.
Otro religioso, gran dignidad en su Orden dijo que en Novaliches
y otros pueblos cercanos, las reuniones mas6nicas se celebraban en el
propio local del Ayuntamiento y se entraba en ellas con papeleta firma
da por el g6bernadorcillo indio y enemigo de Espafia; que 6stos. por si
solos, si no tienen jefes europeos no permanecerain en el campo ni cuatro
dias en armas; que una de las causes principles del ensoberbecimiento
de los indios es el haber sido menguado el prestigio de los religiosos,
Ainicos que alli representan a Espafia, el haberles privado de asistir A los
concejos y grava'doles con iguales tributes (iqe a los demis, y que si la
insurrecci6n persist y se propaga A todas las islas, sera completamente
impossible dominarla.
Entre las opinions recogidas figura la de un modcsto cuanto ilus-
trado escritor que, por haber vivido muchos afios en aquellas islas, las
conoce bien.
Concede al problema importancia grandisima por lo dificil que seria
combatir una insurrecci6n en Filipinas.
En Cuba-decia-tenemos hoy en pie de guerra mis de doscientos mil
combatientes para una poblaci)n (qle no pasa de mill6n y medio de ha-
bitantes, reunidos todos en una sola isla, bien que extensa. La poblaci6n
de Filipinas pasa de ocho millones esparcidos. ya no dird en las nueve-
cientas y pico de islas que forman aquel rico archipiclago, sino en las
diez 6 doce principles.
TUngase en cuenta, para penetrarse de la gravedad inmensa de una
insurrecci6n general alli, que nuestras tropas tardan en llegar de aqui 6
aquel archipi6lago un mes; que fuera de Manila no tenemos cable ningu-
no, estando algunas islas como Mindanao A cuatro dias de navegacidn y
otras much mas distantes; que carecemos allA de la marina de guerra
necesaria; que hay poblaciones como Ilo-Ilo de cerca de 200 mil almas,
con sus suburbios, en donde todas las fuerzas espafiolas que alli tenemos
son ocho guardias civiles con un teniente y una insurreccidn que no mas
echara al campo la vigesima parte de sus habitantes, seria impossible de
veneer; que la manigiia es mas impenetrable en Filipinas que en Cuba, v
que en aquel archipi6lago el monte esta a pocas leguas de la .ciudad, sir-






24 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

vi6ndoles de tan seguro refugio, aun en tiempo de paz, que cuantos no
quieren pagar las contribuciones 6 sufrir encarcelamientos y prisiones
por alguna causa criminal, se escapan remontdndose, 6 sea huyendo al
monte, en donde va nadie es capaz de alcanzarlos.
Por todas las antedichas razones y por los grandes trabajos de sepa-
ratismo que se han hecho, cree que una insurrecci6n en Filipinas revis-
te una importancia gravisima.
-4 ?
-Los principals focos de separatismo son Manila con su provincia
y la de Cavite. Las islas Visaya, y
en ella Ilo-Ilo y otros pueblos; pero,
poco 6 much, estAn minados por la
masonerfa casi todos los importan-
tes de la isla. ;Y qu6 error el de esta
secta! En Filipinas, aun los ateos
mas recalcitrantes reconocen la ,o-
tal imposibilidad de retener bajo el
domino espafiol aquellas posesiones
sin la gran influencia moral que so-
bre el Animo de los indios han ejer-
cido yen gran part tienen arn los
religiosos, y 6stos, hay que recono-
cerlo, son, ante todo y sobre todo,
espafioles.
Esta terminadamente prohibido
desempeiiar ningiin curato de Fili-
pinas A ninguin agustino, dominico
6 franciscano que no sea espafiol.
S61o en la orden de los jesuitas
se admiten extranjeros.
Los que denigran al fraile filipi-
Filipinas: India de la clase acomodada. no no conocen ni su ilustraci6n,
que es grande, ni su paciencia, va-
lor y patriotism que son inagotables. Es en infinidad de pueblos de las
islas el Ainico espafiol que alli conocen.

Pocas fuerzas habrA ahora en Manila, pero se pueden former f~cil-
mente algunos batallones de voluntarios dentro de la misma capital.
Ademis de que, digase cuanto quiera, yo creo en la lealtad de las tro-
pas indigenas. Muchas mis habria a' no haberlas distraido en Ia conquista
del interior de Mindanao, conquista que ha sido -an gravisimo error. No
dominando el interior de Luz6n ni habiendo explorado terrenos de la






Y 1)E LA REBELLION DE FILIPINAS 2


Fiipinas: Indios tagalos.





26 CRON1CA DE LA GUERRA DE CUBA

misiua provincial de Manila i,para qu6 irse A la conquista del interior de
Mindanao? Con las costas nos bastaba.
Es como si dejAramos de explotar un terreno f6rtil y de regadio, co-
mo es Luz6n, para crear una huerta en medio de un bosque. Esto repre-
senta la terrible y costosa guerra de Mindanao.






*




















II



lRazas y caracteres





A poblaci6n de las islas Filipinas se compone de diferentes
razas, segun tenemos dicho en otro lugar.
Entre los indios naturales, merecen especial menci6n
los Papuas, que se supone fueron los primitivos poblado-
res del pais.
Son de raza negra y obstentan los caracteres de los demais individuos
de este color.
Habitan en las montafias y en las espesuras del bosque, y se alimen-
tan de caza, miel y frutas, y todo su traje lo constitute un cintur6n de
corteza de Arbol.
Aunque no son muy conocidos parecen de caracter apacible.
Forman varias tribus, de las que es la mas principal la de igorro-
tes, y entire las que se suelen suscitar encarnizadas luchas, por pueriles
motives.
De otra raza que se distingue notablemente de la que dejamos rese-
fiada, y que se cree con much fundamento que desciende de los mala-
yos, forman parte varias tribus que usan diferente lenguaje, siendo las
principles las de los Tagales y las de los Bisayas.
Los primeros viven en la costa y sus inmediaciones, son relativa-
mente ilustrados y humildes, profesan el cristianismo y se dedican con





28 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

much inteligencia al cultivo de las tierras. Los segundos son mas hu-
rafos, viven independientemente en el interior del pais, y profesan dis-
tintas creencias religiosas.
Todos estos indios, son generalmente pacificos y obstentan senti-
mientos humanitarios, a causa de lo cual, se ha conseguido darles algu-
na instrucci6n a la mayor parte de ellos.
Entre la clase baja suele haber una complete degradaci6n de costum-
bres, pero en aquellos a quienes la civilizaci6n les ha dado idea de ]a
misi6n de la criatura se observa una plausible temperancia en sus pa-
siones.
Las Filipinas Meridionales estAn habitadas por indios, 6 moros ma-
hometanos, los cuales aun no se han resignado A transigir con los espa-
fioles, de los cuales son, y no es much aventurar decir que seran siem-
pre, irreconciliables enemigos, pues en ellos es hereditario el odio A los
cristianos, y a los espaiioles particularmente, pues son los que en repe-
tidas ocasiones los han escarmentado, cuando ha realizado sus acos-
tumbradas piraterfas, 6 se han presentado en gruesos grupos a atacar
pequefios destacamentos de tropa, 6 poblados de pacificos vecinos indios,
que por el solo hecho de haberse convertido a la religion cristiana, son
el constant blanco de sus rencores y victims inocentes de sus crimenes.
Estos indios que profesan el Islan, son temibles, por su exagerado fa-
natismo que tanto caracteriza a los musulmanes, y ademas por que son
valientes hasta la temeridad, puesto que se ha visto infinidad de veces,
aparecer a uno de esos moros juramentados, en medio de un considerable
nimero de soldados, y estar hiriendo con su terrible machete, hasta que
una bala 6 un bayonetazo ha acabado con su existencia.
Muchas veces se reunen y proceden A un sorteo, y al que el azar le
design matar cristianos, se dispone gustoso, y hasta con orgullo a per-
der su vida A cambio de las que pueda arrebatar a sus semejantes, ambi-
cionando solo, que el numero de victims que pueda causar sea el mayor
possible.
Al efecto, se aproxima arrastrAndose como una serpiente, proc-urando
hacer el menor ruido possible, y sin reparar en peligros ni conside-
raciones hacia el lugar en que cree encuntrar desprevenidos A un gru-
po de soldados, 6 A una familiar europea, y cuando se halla a la menor
distancia que puede, se lanza como una furia, hiriendo sin piedad A
cuantos alcanza.
Son tan diestros en el manejo de su terrible machete, que en breves
moments produce muchas muertes, no siendo extrafio que muchas
cabezas queden segadas A los tajos de su acero.
Sus medios de vida son la rapifia, la caza, y los products del campo.


* *





Y DE LA REBELLION DE FIIIPINAS


Tambidn habitan el Archipielago un considerable nuimero de chinos
de los que se dedican al servicio dombstico las classes pobres y al comer-
cio la mayor parte de los que pertenecen 4 las acomodadas.
Ha habido un tiempo que la poblaci6n china en Filipinas ha sido
much mis numerosa de lo que lo es en la actualidad pero fuera cue
prosperaran much, 6 que hicieran presumir que pudieran algdin dia,
sublevarse y suscitar alguna revoluci6n, han sido expulsados de las Is-
las en distintas ocasiones, particularmente en el afio 1757 que se hizo
una verdadera limpia de los individuos que pertenecian a la raza que
nos ocupa.
Muchos, para lograr no ser expulsados se hicieron cristianos.
Hoy, como ya hemos dicho, son numerosos los chinos que viven en
Filipinas, viviendo del product de su trabajo, ya cuidando los campos,
ya sirviendo de criados 4 los europeos, 6 bien comerciando con los pro-
ductos que important de su pais.
Los mestizos 6 criollos que son los mas numerosos, despues de los in-
dios, son tambien los mas temibles, pues a m4s de ser holgazanes hasta
la exageraci6n, son revoltosos y levantiscos, y dados A sublevarse a la
primera ocasi6n.
La insurrecci6n que hoy se halla en germen en nuestro Archipidlago,
no tiene ninguna novedad, puesto que en el afio 1X23, estos mestizos de
que acabamos de ocuparnos, se declararon en rebeli6n con el prop6sito
de trastornar al legitimo gobierno de Espafia, del que, desde entonces,
han venido protestando aunque d6bilmente, por no contar con elemen-
tos para hacer frente a los soldados de nuestra naci6n.
La insurrecci6n del mencionado aiio 1823, fu6 inmediatamente sofo-
cada, como indudablemente lo sera la que ahora nos amenaza, pues se
descubri6 la trama que ten an preparada y Espafia hizo pagar con la
pena de muerte la ingratitud de aquellos traidores que pretendieron
conspirar contra ella.
Dicho levantamiento termin6 con el fusilamiento de various cabecillas,
entire los que figuraba el capitan Nogales, que era mestizo, y el alma de
la revoluci6n.
Espafia encuentra un fuerte apoyo en el considerable nimero de in-
dios convertidos a la religion cristiana y cuya sumisi6n a los europeos,
es una complete garantia, de su docilidad y acatamiento a nuestras ins-
tituciones que tanto han hecho por Ilevar hasta ellos la civilizaci6n v
encender en sus apagados cerebros la llama de la inteligencia.
A pesar de la grande desproporci6n que existe entire el ndmero de estos
indios y los otros naturales del pais, los primeros nos sirven de much
para garantir nuestro dominio en el Archipidlago, pues 4 mnls de ser un
element esencial para la agriculture, nos son leales, y siempre estln
dispuestos a luchar por nuestra causa.


29






30 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


Influencia que ejercen los europeos sobre los indigenas

El indigena mira al europeo como a un ser superior bajo todo puntos
de vista.
Tanto es asi, que la mujer tagala 6 igorrote que tiene un hijo de un
blanco, lo juzga un gran honor, como asimismo su familiar.
Como en los poblados y pueblecillos del interior, la moralidad es bas-
tante relative, se da con frecuencia el caso de que un padre 6 un herma-
no, cuando no un marido vaya a elogiar ante un europeo, las p irfeccio-
nes de su parienta 6 esposa, invitAndole con la mayor de las naturalida-
des, a que se convenza prdcticamente de la exactitud de lo que afirma.
Un distinguido jefe del ej6rcito, amigo del que esto describe, decia
admirado, que la primera vez que en cumplimiento de su deber fu6 des-
tinado al ej4rcito de Filipinas, tuvo ocasi6n de convencerse, de la exac-
titud de lo que anteriormente exponemos.
Entre otras cosas refiri6, que por la tarde se llegaban algunos indige-
nas al lugar en que estaban los soldados y les indicaban las chozas en
que dormian algunas mujeres j6venes, muchas de las cuales pertenecian
a la familiar del que las ensefiaba.
Conio las mencionadas chozas, son de paja y por lo regular de un
solo departamento, sin puerta s6lida que impida la entrada a ellas, nada
mis facil que introducirse en su interior aprovechando la obscuridad de
la noche; habiendose dado el caso de penefrar en ellas algunos europeos,
y al tacto, reconocer a las que dormian, las que al despertar les tocaban
la cara, para ver si llevaban barba, 6 seiial de ella, en cuyo caso se con-
vencian de que no eran indigenas, y se portaban amables con exceso.
Esto, como puede suponerse solo ocurre entire esos s6res, aun atrasa-
dos, que al ver un europeo, lo juzgan un ser casi sobrenatural, v se con-
ceptdan honradisimos con merecer una distinci6n, fuere la que fuere.






















III



UNA. INITE EVIEY




S AS nuevas noticias de Filipinas han aumentado la preocula-
ci6n de la opinion.
Se ha observado que los diplomaticos procuran adquirir
detalles de sucesos, mostrando despubs gran reserve para co-
municar sus impresiones.
El corresponsal en San Sebastian de un important peri6dico de la
corte ha sostenido una larga conversaci6n con una persona recien llega
da del archipi6lago filipino, despuds de haber permanecido en el muchos
aiios, y que le merece much confianza, y le ha dicho que no le extrafia
la sublevaci6n en los pueblos de la provincia de Cavite y que no le sor-
prenderia que se verificasen andlogos sucesos en Batangas, Pangasinain,
Bulacan, Laguna y Pampanga, provincial muy trabajadas por las socie-
dades secrets y en las cuales s61o hay fuerzas de la guardian civil in-
digena.
Se extrafia de que no se trajesen antes tropas de Mindanao, donde hay
6.000 hombres, pues para el viaje de ida y vuelta es precise emplear,
cuando menos, cinco dias.
Supone que se habrAn tornado precauciones en llo-Ilo v Cebui, puntos
peligrosos que se hallan desguarnecidos.
Dice que hasta pr6ximos de marzo, v una vez visto el sesgo de la in-





32 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

surrecci6n de Cuba y la actitud de los Estados Unidos, se celebro una
reuni6n en el Casino Espafiol con objeto de crear un batall6n de volun-
tarios; acudieron a ella bastantes elements; pero desisti6se de la idea
por la frialdad con que fu6 acogida por ciertas autoridades.
Estando ausente el general Blanco, se observe que con frecuencia vi-
sitaban muchos mestizos al c6nsul
7 yankee y se aumentaron las sospechas
con el viaje realizado por 6ste A Hong-
Kong, pretextando asuntos comercia-
les, se llam6 la atenci6n del segundo
cabo, quien desde entonces ejerci6
l a alguna vigilancia.
/Hace algunos meses, el arzobispo
S\llam6 personalmente la atenci6n del
general Blanco en reiteradas confe-
rencias y despuds en un oficio termi-
nante sobre los peligros de las socie-
dades secrets, dando esto motivo a
visits de inspecci6n llevadas a cabo
por un jefe de secretaria, quien form6
expediente y propuso el extraflamien-
to de personas significadas de Tial y
Malolos.
STambien el arzobispo refiri6 al ge-
S/ neral que habia podido comprobar
--iT con asombro lo que le habian referido
Solos frailes de que en San Juan del
> .JMonte y Novaliches, grupos indios
Shacian ejercicios militares a toque de
Soldado indlg(na en traje de c mpans. corneta; el gobernador de Manila que
tambien comprob6 esto, lo suprimi6
en el acto; los indios dijeron que se estaban preparando para unas
fiestas.
Me dijo tambi6n mi interlocutor, que la provincia que estaba peor a
su salida era la de Batangas, en la cual se habfan recogido proclamas
remitidas desde Mindanao por el celebre filibuster Rizal.
Hacia febrero lleg6 procedente de Paris el mestizo Garchitorena, y
al registrar su equipaje se encontraron en 41 impresos de propaganda.
Las uiltimas cartas que de alli ha recibido esta persona, y que llevan
fecha de junior, acusan intranquilidad por la ausencia de personas sospe-
chosas al Jap6n.
Apreciando la gravedad y el desastroso efecto moral de los uiltimos
sucesos, cree, teniendo en cuenta el caricter inconsciente del indio, que








































/ICL ~I
--.#-- -p.-


~J*r~ay~;~;s;~,-~Y4~
---~--~-..:-
,.j --a- -rqr
I-' --
'~~ -
`' r
~iv
-


:-T)*<-~6~,.~-: c


p




p


I ~. i


'u'ru*l';~~
--'- C
-- ~C
'~,r
r~t~


Mau nna lt gueira raspalulua l arouraatlou 'olayu." (IDe totuugrauia)


-- ------tt-. -E.~ *^ r 1

1'.


, I :-K


nrrv. ~.-,
~~i` ril


----
-~e
..

CI _C
--IICI


E7~~n/;-I~S





34 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

le es muy facil dejarse embaucar por cualquiera, sobre todo cuando su-
cede lo que en las Visayas, que todos son sumamente fanaticos.
Cree firmemente que se impone la formaci6n de batallones de volun-
tarios en Manila y en Ilo-Ilo y en Pegros.
Sefiala como digno de tenerse en cuenta que respect A las armas
portatiles existia un reglamento muy restrictive del general Weyler que
se inspire en la conduct del general Jovellar y que despu6s ha sido mo-
dificado por las autoridades que les han sucedido; antes solo concedia el
uso de aquellas, previo riguroso expediente, el gobernador general; aho-
ra cree que lo conceden todas las autoridades de provincias.
Dos telegramas.
Haciendo menci6n de ]a march de nuestras tropas sobre Nueva Eci-
ja, donde se hallaba el grueso de la insurrecci6n filipina, dijo un impor-
tante diario de la corte:
-Ha sido esa march, como una exploraci6n del interior, A la vez que
un rescate de caras blancas, de buen efecto moral; mas en cambio, pa-
rece que el choque con los sublevados en el propio San Isidro fu6 rudo y
costoso, asi como que se juzg6 convenient abandon r la ciudad, retirAn-
dose las autoridades rescatadas y los expedicionarios A Manila; lo cual
indica que la insurrecci6n es numerosa en aquella parte de la isla.
M&A adelante dice:
tes para emprender resueltamente la ofensiva, como no ha podido ni de-
bido tomarla el general Blanco hasta ahora, no tardaremos en conocer
el verdadero estado de las provincias centrales, las fuerzas con que cuen-
tan los sublevados, los jefes que se han dado, sus quejas y aspiraciones.-
Como se ve por los precedentes pAriafos, la insurrecci6n que nos
ocupa no se juzg6 en un principio tan insignificant como el gobierno y
los parties oficiales del capitan general del Archipi6lago se obstinaban en
presentArnosla y para demostrar lo que aqui indicamos vamos A hacer
un ligero studio de los telegramas enviados A la peninsula por el senior
marquis de Pefiaplata.
-Manila 6 (9-50 n.).
El gobernador general al ministry de Ultramar:
Continian descubri6ndose nuevas ramificaciones de la conspiraci6n,
que era muy vasta, haciendose nuevas prisiones y activandose el proce-
dimiento por ]a jurisdicci6n military.
La insurrecci6n esta hoy limitada A la provincia de Cavite y A algu-
nos pueblos de la de Nueva Ecija. Las demAs provincias, tranquilas.
Es considerable el nimero de rebeldes que se presentan acogiendose
al bando.
Van Ilegando los primeros refuerzos de Mindanao.-BLANCO..





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 03

Por lo que se desprende de este telegrama, la superior autoridad del
Archipi6lago, confiesa paladinamente que la conspiraci6n era muy vasta,
siendo de extrafiar que un military tan expert y tan conocedor de Fili-
pinas, como el general Blanco, diga A continuaci6n de lo expresado an-
teriormente que la insurrecci6n estaba limitada A la provincia de Cavite
y A algunos pueblos de la de Nueva Ecija, estando tranquilas las demAs
provincias, para telegrafiar poco mas tarde lo que sigue:
I Manila 9.
Incorporadas ya en su mayorfa tropas de Mindanao, me ha sido da-
ble situar convenientemente cuatro importantes grupos de fuerzas man-
dadas por coroneles y tenientes coroneles, en Tarlase Calumpit, SE. de
la Laguna y Batangas, que reciprocamente sostenidas persiguen y di-
suelven los restos de las partidas rebeldes, llevando y asegurando la
tranquilidad A las provincias de Tarlase, Pangasinan, Pampanga, Lagu-
na, Nueva Ecija, Tayabas, Mor6n y Batangas.
Los pueblos reciben y agasajan A las tropas y renace en ellos la tran-
quilidad.
Usando autorizaci6n que profundamente agradezco y he recibido por
telegrama de hoy, he concedido, en nombre de S. M., empleo de segun-
do teniente de la reserve, al sargento herido gravemente, Victoriano Va-
cino Fuentes, y cruces pensionadas A 30 individuos de tropa, heridos, que
se han distinguido.-BLANCO.>
Estos dos telegramas estan completamente refiidos el uno con el otro,
y evidencian una equivocaci6n sufrida, por el general Blanco, puesto que
lo que 61 juzgaba extinguido, revive en otras provincias, que no tenian
tranquilidad, hasta que nuestros soldados fueron a llevarsela con su pre-
sencia.
Afortunadamente, coritamos en nuestra ayuda la impotencia en que
se encuentran esos traidores que tratan de conspirar contra Espafia, no
ya por su insignificancia num6rica, sino por el denuedo nunca desmenti-
do con que nuestros soldados saben ir al campo de batalla y una vez en
61, veneer siempre; si no por poder, por heroismo.
Tambi6n nos favorece bastante el que otras naciones, que se hallan
interesadas, no puedan consentir trascendentales evoluciones political en
el Archipi6iago, que por fuerza, habrian de redundar en perjuicio de
ellas, bajo el mas positive punto de vista.
V6ase lo que sobre 6sto decia el important diario The Times:
-Recientes telegramas pueden crear la impresi6n de que Espafia esta
en eminente peligro de perder las islas Filipinas. Nada mas distant de la
verdad. Aquellas f6rtiles islas son infecundo suelo para las revoluciones,
asi como lo son para su prosperidad. Las favorables y veridicas relacio-
nes de Filipinas, dadas por el difunto M. Thon Crawford en su clAsica
SHistoria del Archipi6lago indio y en los escritos publicados por el di-





36 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

funto M. Palgrave, consul de S. M. en Manila, son oportunos en los pre-
sentes dias. Es cierto que pequefios grupos de mestizos existen como cr6-
nicos conspiradores contra las autoridades. Sus directors son represen-
tantes de aquel eproletariado instruido, al cual tanto aborrece Bismarck.
Quien quiera que tenga la verdadera media de estos c6micos conspira-
dores, ciertamente no les temera. Esta uiltima revoluci6n filipina con-
cluira en humo como las anteriores, como lo prueba el siguiente telegra-
ma, de origen bien informado, fechado en Manila el 31 de agosto uilti-
mo, que dice lac6nicamente: -La cuesti6n political no tiene importan-
cia., Es extraflo que se sepa tan poco de dichas islas, amin entire los mis-
mos que mejor deblan conocerlas.
El comercio de la Gran Bretafia con el Archipi6lago excede al aflo
de tres millones de libras esterlinas y de 250.000 toneladas; una corres-
pondencia semanal describe el estado de los asuntos como extremada-
mente serio, 6 insinuia la inminente absorci6n de las islas por el Jap6n.
No es probable que las potencias cristianas permitieran al Jap6n
apoderarse de las islas, ain en el caso de que Espafia fuera incapaz de
defenderlas. Los tagalos de Luz6n son buenos cristianos de larga fecha,
y aquella rica isla, con sus diversos millones de series civilizados, es un
pals cristiano. Ademas, los suefios japoneses de soberano poder en los
mares de Oriente, concluiran con el despertar de China.
Los chinos comerciaron Ampliamente con las Filipinas siglos antes
de su adquisici6n por Espafia, trescientos ailos hace. Puede interesar i
los estudiantes de etnograffa aprender lo que casi recientemente ha di-
cho el doctor Vori Meellendorft, c6nsul imperial de Alemania en Manila
y expert en la lengua china, relative A haber recibido una publicacid
china fechada en el siglo XIII de nuestra era, en la cual las Filipinas y
sus habitantes estan cuidadosamente descritos y se dan nombres de si-
tios y de tribus que al present estan en uso en las dichas islas.

Estudio serio.

Todas las sublevaciones habidas en este siglo en el Archipi6lago, no
tenian base alguna en la masa del pueblo y much menos en la masa
indigena; pero hoy si; hoy hay en todos los pueblos de Filipinas un mi-
cleo de gentes, mestizas casi todas, que agitan y mueven la opinion,
procuran que el pueblo se haga conciencia refleja de lo que significant
derechos individuals y libertades, etc., etc.... todo perfectamente en-
granado con las modernisimas leyes que alli hemos llevado. Y como 6s-
tas se les han indigestado a los indigenas y aun A muchos mestizos, de
ahi la gravedad de la insurrecci6n que no es circunscrita y military,
sino popular y universal. Y d6 gracias A Dios el pundonoroso general
Blanco que haya muerto a tiempo don Juan Icaza, de mejicana sangre,






Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS


y que el arzobispo haya chillado y dado la voz de alerta los frailes y la
Guardia civil, intimamente unida y hermanada con nuestros misioneros,
que si no, ni 61, ni los frailes, ni los europeos todos hubieran dominado
la insurrecci6n. Si como sucedi6 en Cavite no se hubiesen adelantado al-
gunos y hubiese sido simultaneo el alzamiento (como estaba determina-
do) en todas las provincias en un dia y hora, dados, no hubiera quedado
alli un solo espafiol; la matanza habria sido pronta, terrible y universal,
que es lo que ha de suceder en otra revuelta mejor preparada si no vivi-
mos prevenidos.
En Espafia, en cierta manera, ha sido un bien grande lo ocurrido
ahora en Filipinas; pues con la sublevaci6n se ha llamado la atenci6n
sobre nuestra colonia que es el linico poder colonial que nos ha quedado.
De Cuba, por bien que salgamos poco podemos esperar, mientras Fili-
pinas, que tiene mas de ocho millones de habitantes y puede contener
holgadamente hasta cuarenta millones, es nuestro verdadero porvenir,
como veremos claramente. El inico temor que se puede abrigar en estos
critics mementos, es lo que puede ocurrir en Filipinas como consecuen-
cia inmediata de la insurrecci6n.
Quien fu6 testigo-ha dicho una autorizada personalidad-de los luc-
tuosos acontecimientos de Cavite en 1872, pudo convencerse de que todo
lo terrible, eficaz y saludable que fu6 el destrozo y aniquilanmiento que
se hizo de los rebeldes, cogidos con las armas en la mano, por la huella
profunda e imborrable que dej6 en el animo de los indigenas, fu6 contra-
producente y de funestisimas consecuencias el largo expedienteo que si-
gui6 d las primeras ejecuciones, para descubrir el complot revolucionario
que tenia ramificaciones en todas las islas'.
Nadie quitara de la cabeza de los indios que los tres curas mestizos
que fueron ahorcados en el campo de hobombayon el afio 72 no lo fueron
por intrigas, manejos 6 influencias de los envidiosos frailes que dieron,
segui propalaron los mestizos y clerigos del pals, ochenta mil duros al
general Izquierdo para que los sacrificara en aras de su frailuna vengan-
za, como nadie convencera ahora a todos los indios y families mestizas
de las Islas que el robo, las dadivas, regalos, grades sumas de dinero y
toda clase de cohechos y repugnantes inmoralidades no se pondrAn en
juego por parte de los juices y fiscales espafioles al descubrir y fallar la
causa de los comprometidos en la vasta conspiraci6n. Mas temible es esto
que la conspiraci6n misma.
Sabido es que las habladurias y la maledicencia no deben arredrar al
juez, ni detener el curso inflexible de la justicia; pero tratandose de una
colonia tan especial como la de Filipinas, y de una insurrecci6n separa-
tista de la importancia de la actual, creo que lo mejor es practicar el sis-
tema ingl6s; castigo pronto, duro, terrible, pasando por las armas, sin
contemplaci6n de ninguin g4nero, no cuatro sino diez, veinte, ciento si






M0 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

es menester; pero acabar pronto con la ingrata tarea, en muy breves dfas
y no volver A hablar del asunto. Si no se hace esto las consecuencias de-
jaran un sedimento de filibusterismo en el Animo de aqu6lla gente mil ve-
ces peor que todo lo que antes habian concebido contra la madre patria.
Deducidos los que hayan de ser pasados por las armas y los que
hayan de ir A presidio respect A las principles families comprometidas,
que de seguro son muchas y ricas, si es cierto que hay seiscientos dete-
nidos, debe adoptarse el sistema ingles tambi6n. Les haria pagar de 25,
50, 100 6 500.000 pesos de multa A cada una, como indemnizaci6n de
dafios y perjuicios para comprar con el remanente armas y municiones
para asegurar la tranquilidad y la paz de sus conciudadanos; y nada de
prisiones, destierros y otras cosas por el estilo, que aumentan su presti-
gio A los ojos del indio y les hacen tipos legendarios y victims de la ti-
rania espafiola.
Hecho esto dificilmente los mestizos, con especialidad los de chino,
volverian A meters en estos fregados de patrias independencias. Tal vez
se me dirA que este es un procedimiento muy peregrino y singular y que
no esta escrito en ningiin C6digo penal. No importa; esta escrito en la chi-
nica naturaleza del mestizo, que huiria, de aqui en adelante, de las su-
blevaciones como el gato escaldado del agua fria. Este procedimiento
seria ademas para el indio de efecto sorprendente, y mixime si viese que
a los leales A Espafia se les hacia participants del botin.
Hecho esto, el gobierno debe enviar inmediatamente de 3 a 4.000 hom-
bres mas para completar, con los que actualmente hay alli, hasta el nd-
mero de 6 A 7.000, que son de absolute necesidad mientras no se resuel-
va el problema de Cuba. Aunque no hiciesen mas que ir alli, desembar-
car y pasearse por la capital, seria de gran efecto para el indigena, que
jams ha visto tanto castila armado reunido. Pero independientemente
del efecto moral que la llegada de nuestras tropas A las islas puede cau-
sar A la masa indigena del pals, hasta que este no entire en caja despu6s
de lo ocurrido, y mientras los atrevimientos y audacias cubanas puedan
dar alientos A nuestros colonos y revolverse contra Espafia, conviene re-
forzar aquel ej6rcito, situando nuestros soldados en las diferentes islas en
la forma siguiente:
MANILA
Regimiento peninsular de artilleria. . . 1.500
Cazadores.. . . .. .600
Regimiento de caballeria.. . . . 450
PROVINCIAL DE LUZON
Bulacin, Pampanga y Nueva Ecija. . . 250
Mor6n, Laguna y Tayabas. .. . .200






Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS OU

Cavite y Batangas (sin contar la infanteria de marina). 350
Camaines y Albay. .. . . .300
Pangasinan, Vigan y ambos Ilocos.. . . 400

VIsAYAS

10-Ilo, Negros y Antique . . . 500
Mindanao.. . . .500
Jol6. . .

Un regimiento de caballeria, distribuido por escuadrones y me-
dio escuadrones en Visayas 6 islas del Sur. . 450
Guardia civil montada para reforzar los actuales tercios.. 450

Tota'. 6.45()

que unidos y mezclados con los excelentes soldados indigenas que acaban
de prestar tan relevantes servicios en Mindanao y ahora en Luz6n, for-
marfamos alli un lucido ej6rcito de 22 a 24 mil hombres diestros y ague-
rridos, que mantendrian a raya a propios y extrafios mientras duren las
circunstancias anormales por que atraviesa nuestra infortunada patria.
Y despu6s de esto, prohibici6n absolute de que ninguin gobernador
general vaya a buscar aventuras en los Archipi6lagos del Sur, converti-
dos hace ocho 6 diez afios en cabeza de turco de todas nuestras colonia-
les desventuras. Si se quiere hacer expediciones militares, 6 es necesaria
la presencia de nuestras gloriosas armas en Mindanao, Jo16 y Archipi6-
lago del Sur, n6mbrese un general ad hoc. dependiente del gobernador
general, y qu6dese 6ste en la capital del Archipi6lago, y no deje hu6rfa-
na de autoridad, inmediata vigilancia 6 influencia personal, A la colo
nia; porque esto que hoy pudo costarnos muy caro y traernos perturba
ciones en tiempo de Weyler, podrfa mariana poner en inminente peli-
gro a las islas.








HHHffH-HHHWHH L









IV



jLOS COIMIBATES'



SFusilamientos.

Ss "ESis de ]as primeras intentonas de los rebeldes filipinos,
y de hab!r -ido 'stos rechazados y disueltos por nuestros
valientes soldados, qued6 circunscripta la rebeli6n .Cavi-
te y algunos pun tos de la provincial de Nueva Ecija, en cu-
yos lugares algunos grupos levantiscos llevaron su temeri-
S dad y torpe ilusi6n hasta el extreme de tratar de hacerse
fuertes y luchar con nuestra tropa.
Pronto tuvieron ocasi6n de convencerse los sublevados, de cuan des-
cabellados eran sus prop6sitos, pues los nuestros con esa perseverancia
y ese denuedo que tanto los caracteriza, los fueron acosando y batiendo,
hasta que aniquiladas, sin fuerzas para la lucha y querer entregarse se
refugiaron en ndmero bastante reducido, en la iglesia de Cavite, desde
cuyo lugar intentaron una inutil resistencia.
El telegram que a esto se referfa, enviado por el comandante gene-
ral del Apostadero de Filipinas, al senior Beranger, es como sigue:
-Los rebeldes, refugiados en la iglesia de esta poblaci6n, se han visto
precisados a salir del temple, en vista -de las numerosas bajas que entire
los suyos hacia el fuego de los buques de-guerra situadds en la costa.
TambiSn han abandonado el parapeto, obligados por el incesante
caiioneo.






4


MauriaM doe ue rrla upoiln; El aouramado kAlmi ante Oquendo.) (De fotourrafl.)





42 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

Las bajas entire las fuerzas enemigas han sido muchas, y grande la
desmoralizaci6n que entire ellas existe.
En cambio, el espfritu del personal de Marina es excelente.
Las tropas, tanto indigenas como europeas, rivalizan tambi6n en en-
tusiasmo.
Por su parte el general Blanco comunica al Gobierno en telegramas
del dia 9, lo que insertamos 4 continuaci6n:
SAquf sin novedad. Continuo caiioneando a Cavite Viejo.
Enemigo abandon poblaci6n y parapetos, refugiAndose fuera del al-
cance de la artilleria de las embarcaciones, incendiando caserios y pue-
de tambi6n que a Bacor.-BLANCO. -
-El gobernador general al ministry de Ultramar:
Disueltas partidas Nueva Ecija, Laguna, Pampanga, Bulacan, Ba-
tangas y pueblos de la de Manila y reducido foco a algunos de Cavite.
He situado columns ej6rcito en puntos estrategicos.
Asegurado orden en aquellas.
SerAn deportados Reyes de Santos y Cruz.-BLANCO.-
Dos dias antes, 6 sea el pasado dia 7, el general Blanco decia al Go-
bierno:
Gracias a la prontitud con que procuro sofocarla en todas parties, la
insurrecci6n puede hoy considerarse limitada A la provincia de Cavite,
no prosperando en las demis.
Cumplo deber de justicia recomendando A V. E. comportamiento tro-
pas de todas armas, particularmente Guardia civil, que estA llevando A
cabo actos her6icos, y el naciente cuerpo de Voluntarios, cuyo entusias-
mo y abnegaci6n sin.limites son dignas de especialisima menci6n.
Debo tambidn citar especialmente a los generals Echaluce y Agui-
rre, que me secundan de modo eficacisimo, ya en el desempelio de sus
importantes cargos y al frente de las tropas en los puestos de mayor pe-
ligro.-BLANCO. ,
El dia 11, el capitin General del Archipi6lago, senior Marqu4s de Pe-
fiaplata, daba cuenta de los fusilamientos que se habian practicado, y de
algunos otros detalles, como puede verse A continuaci6n.
*Los individuos pasados por las armas dia 4, llamabanse Sancho Va-
lenzuela, Eugenio Silvestre, Modesto Sarmiento y Ram6n Peralta, cabe-
cillas del movimiento San Juan del Monte.
Entre los enviados a Carolinas figuran dos de posici6n de aquel
pueblo.
Entre los detenidos en Manila,.figuran ocho de significaci6n en insu-
rrecci6n y otros de pueblos cercanos.
En Cavite hay mAs de 30 press.
Los cabecillas de Nueva Ecija murieron casi todos en la refriega.





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 46

Los press, en total, ascienden a numero considerable, cuvas relaciones
enviar6 por correo.-BLANCO.-

*
S*S

Los deportados.

Son bastantes las personas que han sido deportadas, por haber toma-
do parte mas 6 menos direct en el levantamiento insurreccional filipi-
no, y entire los personajes que han sido castigados con esta pena, los hay
de verdadera significaci6n, por la posici6n brillante que ocupan.
Rizal, es uno de los deportados de mis importancia, tanto es asi que,
hablando el Sr. COnovas del Castillo, en un circulo de amigos politicos,
al enterarse que el general Blanco embarcaba para la Peninsula al cele-
bre mestizo filipino, porque no queria tenerle alli, dijo:
--Tampoco yo quiero tenerle aquf>.
Eso ha hecho career que el doctor Rizal ir 4a cualquiera de nuestras
posesiones de Africa: 4 Ceuta, Chafarinas ii otras.
Como en Ceuta hay numerosos deportados cubanos, nos parece que
no ha de ser aquella la residencia que se fije al jefe de los separatists
filipinos, porque ninguin provecho puede seguirse de poner en contact
A los laborantes del Archipielago con los de la grande Antilla.
Es conocido en Madrid, pues alli termin6 la carrera de medicine. Ha
viajado bastante, no carece de ilustraci6n y cultiva con median fruto
las letras. Despubs de acabar la carrera, estuvo en Alemania, donde im-
primi6 su famoso libro Noli me tangere, que durante algiin tiempo cir-
cul6 libremente en Filipinas, 4 pesar de las tendencies separatists que
transpiran por casi todas sus piginas.
Entregado el libro a la censura, acab6 la autoridad por prohibirlo y
recoger los ejemplares que pudo apoderarse en Manila, que no debieron
ser muchos, pues ya habia corrido bastante aquel ensayo literario del
ambicioso mestizo.
Se consider a Rizal como el jefe del partido ilustrado y patriota--
asi le Ilaman los mismos que le forman.-Este partido se ha propuesto
demostrar que las islas Filipinas gozaban de una civilizaci6n robusta
cuando fueron descubiertas por nuestros navegantes, y que el dominion
de los espafioles interrumpi6 el desenvolvimiento progresivo de aquel
gran estado social, 4 cuya restauraci6n aspiran, por lo visto, los suble-
vados de Novaliches y Cavite.
Si no comenzasen 4 producer victims, lAgrimas y efusi6n de sangre
estas necedades de los patriots filipinos, serian una de las cosas mas
c6micas en que pudiera entretenerse la pluma.




















v
V




EL PLAN DE LA INSURRECCI6N




ESUMIENDO las uiltimas noticias publicadas estos dias y to-
mando en cuenta la valiosa opinion del general Parrado,
S la insurrecci6n de Filipinas toca A su fin.
Sin perjuicio de ampliar con cuantos detalles reciba-
mos con posterioridad, lo que puede deducirse reconstru-
yendo bien 6 mal los sucesos ocurridos, sobre la base de
los escasos datos que se poseen, la rebeli6n debia dar la seiial reuni6ndo-
se fuerzas importantes de conjurados en Novaliches, pueblo situado en
las inmediaciones de la capital, para desde alli, valiendose del silencio y
sombras de la noche y de la ignorancia en que suponian a las autorida-
des, marchar rApidamente sobre Manila, apoderarse de la ciudad official,
tal vez contando con auxilio del interior de la poblaci6n 6 con el apoyo
de fuerzas indigenas, al propio tiempo que en aquella misma noche la
insurrecci6n debia estallar en todas las provincias de la isla de Luz6n.
El plan se realize por lo menos en Manila y en las provincias de Ca-
vite y Nueva Ecija con verdadero caracter de temible unanimidad, pero
sin duda las autoridades aunque tarde, debieron tener aviso, yen los pri-
meros moments de estupor producidos por las exageradas noticias que
se recibirian y por la falta de tiempo para asegurarse de la lealtad de las
tropas indias 6 tomar medidas resueltas para desbaratar el plan, solo se





Y DE LA REBELION DE FILIPINAS 40

pudo reforzar 6 mejor dicho establecer puestos avanzados para descu-
bierta del camino por donde eran esperados los rebeldes, y con la sorpre-
sa que en ellos produjo hallar sobre su rumbo vigilancia que no espera-
ban, hicieron floja tentative que les cost bastantes muertos y heridos y
se retiraron sobre los montes inmediatos con objeto de estar A la vista
del desarrollo que tomara la rebeldia.
En aquella misma ocasi6n simultaneamente estall6 la rebeli6n en las
provincias de Cavite, Nueva Ecija, La Laguna, Pampanga, Bulacan v
Batangas. En la de Cavite, los insurrectos apoderandose de Novaleta v
del convento que alli existed, se atrincheraron para tomarlo como base
para el ataque del arsenal, pero batidos en el moment de intentarlo sa-
biendo que no existian fuerzas para castigarlos, se fortificaron de nuevo
y resistieron mientras les fu4 dable el fuego de los cafioneros.
En Nueva Ecija el movimiento sorprendi6 a las autoridades y escaso
nimero de europeos alli de guarnici6n y residents, logrando apoderarse
de ellos y hacerlos prisioneros. Fuerzas dirigidas sobre la capital de la
provincia rescat6 A los europeos y castig6 duramente a los rebeldes. En
las restantes provincias s61o se lanzaban al campo grupos de poca con-
sistencia.
Era impossible sacar de Manila las tropas europeas, so pena de expo-
nerse a que el movimiento fuera secundado por el vecindario mestizo, v
era arriesgado sacar las tropas indigenas, que podian en el moment de-
cisivo fraternizar con la insurrecci6n; habia pues que reclamar inmedia-
tamente refuerzos de Mindanao y de Jol6. No obstante, con la resolucion
que se despleg6, reducidos a prisi6n los mas caracterizados separatists,
la actitud leal de las pequefias guarniciones y sobre todo la de la guardian
civil indigena, hicieron que el movimiento insurreccional no se propa-
gase, el temor naciese en los rebeldes y el espiritu espafiol reaccionara.
Asi que, apenas tomada la ofensiva, A la llegada de los primeros refuer-
zos, hizose general la desmoralizaci6n de las gentes rebeldes en todas las
provincias, fu6 apagAndose el impulse de la rebeli6n y en breve qued6
reducida A Cavite, donde pronto serAn aniquilados los iltimos restos.
Cuando en la Peninsula, a las amarguras y las exasperaciones produ-
cidas por la guerra de Cuba, se aunaron las impresiones de la traici6n de
Filipinas, la opinion ardi6 en deseos de que un castigo ejemplar matase
la fatidica semilla que tantos sacrificios en sangre y dinero ha producido,
y el silencio del gobierno, tanto respect A las medidas adoptadas como
respect a reserve en los nombres de los primeros rebeldes que cayeron
bajo la acci6n vengadora de la ley, la imaginaci6n popular sc lanz6 A
buscar nombres A ciegas, y nosotros fuimos victims de rumored insis-
tentes, por lo que se aseguraba que la justicia military, implacable y san-
grienta, se habia ejercido en cuatro personas, cuyos nombres hemos ya





46 CRON1CA DE LA GUERRA DE CUBA

citado mereciendonos cr6dito el conduct por donde Ilegaba A nosotros
la noticia.
Pero tambi6n, ha ocurrido que se ban lanzado acusaciones sobre. per-
sonas que en nada, que pudiera ser agresivo para nuestra patria, han in-
tervenido, siguidndose para esto por d6biles sospechas 6 acusaciones ca-
lumniosas.



















VI




TRECE FUSILAD OS



Reformas.

APITAN general 4 ministry de la guerra:
medio dia han sido pasados por las armas en Cavite tre-
ce de los principles jefes de la conspiraci6n en dicha
plaza.-BLANCO. >
Como se ve por el anterior telegrama dirigido al Gobierno por el ge-
neral Blanco, el dia 12 de Septiembre el escarmiento ha de tener a raya
a esos ilusos que, mal aconsejados, 6 dejados de Ilevar de egoistas pasio-
nes traicionan A la patria, a quien tanto deben.
Estos fusilamientos vienen A ser el epilogo de la insurrecci6n, pues
si bien es verdad que ain subsisten algunos grupos rebeldes no es menos
cierto, que estos solo est4n alentados por la desesperaci6n del miedo y el
no entregarse 4 las autoridades no es debido a falta de deseo, sino al te-
mor al castigo que reconocen ellos mismos merecer y por tanto, y no
confiando en el prometido indulto, prefieren soportar la vida azarosa del
campo agoviados por su impotencia, y abrumados por nuestra tenaz
persecusi6n, 6 entregarse incondicionalmente A nuestras autoridades en
prueba de sumisi6n.
Tarde 6 temprano, acabaran por acatar el poderfo de Espaiia, pues
la falsa situaci6n en que se hallan, no puede de ningun modo subsistir
much.





48 CRONIOA DE LA OUERRA DE CUBA

Despuss, hay que no dormirse sobre los laureles, y pensar en esta su-
blevaci6n que hasta hoy carece de importancia, pudiera otro dia revivir
con mas empuje, y mis tristes resultados.
Por tanto conviene llevar A cabo algunas reforms cuya necesidad
nos ha hecho sentir la practice.
Sobre este asunto dice un notable escritor, conocedor profundo de
los asuntos del Archipi6lago, que lo primero que debe suprimirse, pues,
pero inmediatamente y en todas las islas, incluso en la capital del Ar-
chipi6lago, son los jueces de paz y
el llamado consejo de familiar con-
signado en el C6digo civil.
Los jueces de paz-continua-
han hecho mas dafio en Filipinas
que cien legions de masones y fili-
Sbusteros. Esta instituci6n, funesti-
Ssma en aquellos pauses, ha rebaja-
/do completamente al espailol.al ni-
/ vel del indio y aun peor; ha llevado
la perturbaci6n al hogar del indi-
gena; ha sido y es causa de mil abu-
sos y arbitrariedades, cometidas a
mansalva y de la manera mis in-
fame por los gobernadorcillos, di-
/r/ ectorcillos, jueces de sementera y
de ganado y de tulti cuanti que tie-
Snen por misi6n desollar al pobre in-
//'' dio, burlarse del espailol y medrar
/ costa de ambos. Es la espada de
\\ Damocles pronta a caer sobre la
cabeza del espafiol para desacredi-
Fns tarle y sobre la cabeza del indio pa-
Filipinas: Mujer de Ia clause acomodada. irrita. lamado co jo de
ra irritarle. El llamado consejo de
familiar, en donde la familiar esid constituida de un modo completa-
mente distinto de Europa y Espaia, ha embrollado todos los asuntos
del hogar, ha hecho inicuos 4 injustos muchisimos testamentos y ha ale-
jado del seno de las families la influencia direct y personal del pArroco
espafiol, que es en la mayoria de los pueblos filipinos la Ainica inteligen-
cia que discurre, el Ainico coraz6n que siente y el uinico brazo que
ejecuta.
Entregadas ambas instituciones, el juzgado de paz y el consejo de fa-
milia, a los piloropos abogadillos y directorcillos, figiirense mis lectores
los disturbios y enredos, que afectan directamente A la constituci6n so-
cial, que tendran lugar en aquel pais, el cual por nuestra incuria deja-





SMeptleimbre 1896


/


P*fm


olEmlbarque on I pucrto de Dar

'.Y
I .
L'-:l
r -
I
?





50 CRON1CA DE LA GUERRA DE CUBA

mos casi siempre a merced del mas ladino y perjudicial A nuestro buen
iombre. Los ingleses, y esto que no son cat61icos, se hacen cruces cuan-
do ven a un espafiol sentado en el banquillo de los acusados ante un in-
dio malayo 6 mestizo chino. NNo es esto barrenar fundamentalmente la
primera base de nuestra dominaci6n en la colonial?
En segundo lugar, deben suprimirse todos los Ayuntamientos, excep-
tqando, como ensayo y con las debidas restricciones, los de Cebui, Vigan,
Ilo-Ilo y Nueva Caceres, en atenci6n a que en estas poblaciones hay un
nicleo bastante considerable de espafioles que pueden alternar con algu-
nos hijos ilustrados del pais y reconocidos por su amor a Espafia. Fue-
ra de estos casos, es altamente ridicule establecer Ayuntamientos y mu-
nicipalidades en las otras cabeceras y pueblos de provincia, en donde,
fuera del element official, no resident mAs que cuatro 6 seis espafioles, y
aun algunos de 6stos sin aptitud legal para desempefiar cargos conce-
jiles.
En la mavoria de los casos, como ha probado ya una triste experien-
cia y seg-un los reglamento vigentes, los indigenas, casi en su totalidad,
no pueden ser regidores, tambi6n por falta de condiciones legales, de
donde result como 16gica consecuencia de la absurda ley municipal,,
que se han apoderado de todos los Municipios y Avuntamientos ese gru-
po de mestizos que en todos los pueblos tuerce le opinion y agita el pais.
Los indios han resultado esclavos de los flamantes regidores, ha dismi-
nuido de una manera escandalosa el nimero de tributes y se ha malgas-
tado 6 robado el dinero de las cajas municipales; el regidor de cada dis
trito se ha convertido en un tiranuelo infinitamente peor que el cabeza
de barangay 6 gobernadorcillo.
Ademis de estos gravisimos inconvenientes se han considerado abso-
lutamente libres de la fiscalizaci6n del fraile en la formaci6n de los pa-
drones, censo de poblaci6n y en la direcci6n de todos los asuntos y ser-
vicios del pueblo. Rebajada y anulada asi la autoridad y prestigio dei
p)arroco espafiol, dste se ha metido en la iglesia sin intervenir para nada
en los asuntos civiles y politicos de la parroquia confiada a su cuidado.
Antes tenia el fraile en su pueblo y muy izada en alto, en una mano la
bandera de Espaila, en otra la Cruz de Jesucristo. Ahora se ha quedado
solo con la Cruz; la gualda bandera ha ido A parar a manos del mestizo,
que es por lo general encarnizado enemigo de Espania. Y hay algo mls
grave todavia que clama al cielo v subleva la sangre espafiola; alli en
donde se siente con mis fuerte intensidad que en ninguna parte la nos-
talgia de la patria; las sesicnes de los pretendidos Municipios y Ayunta-
mientos exentos de la vigilancia del parroco se han convertido en teni-
dds y en ellas se han fraguado todos los planes de la actual insurrec-
ci6n.





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS


No s6lo el gobernador general, sino el gobierno de la naci6n, de una
manera explicit, en6rgica y terminante y bajo especiales y severisimas
penas, deben prohibir terminantemente y evitar la propagaci6n de doc-
trinas separatists, que en Filipinas se han predicado mis 6 menos em-
bozadamente.



















<"-a~g^5


- --- --- --


5


l51




















VII




NOMBRES DE LOS FUSILADOS




Sos individuos pasados por las armas en Cavite, son: Francis-
co Sorio, mestizo Sangley y Maximo Inocencio, ricos pro-
pietarios; Luis Aguado, rico contratista del Arsenal; Victo-
riano Luciano, farmac6utico adinerado; Hugo Perey, medico;
Jos6 Lallana, sastre; Antonio San Agustin, comerciante; Agapito Con-
chu, maestro; Feliciano Cabuco y Mariano Gregorio, escribientes; Eu-
genio Cabezas, relojero, y los dos alcaides de la cdrcel. Se supone que
entire los primeros se reunia una fortune de mis de dos millones de
pesos.
Como se ve por la anterior relaci6n las personas que han pagado con
la vida la traici6n que pretendian hacer a la patria, eran en su mayoria,
capitalistas y gozaban de gran significaci6n social.
Por tanto el escarmiento ha sido mas ejemplar, puesto que habran
podido convencerse muchos ilusos, que la justicia alcanza por igual t
todo el que delinque, y que la fortune que disfrutan algunos, no es obi-
ce para que el castigo se aplique al culpable sin ninguin genero de con-
sideraciones.
Decimos esto, por que en esta rebeli6n, como en todas, si bien hay
algunas que persiguen un ideal politico, la inmensa mayoria de los que
se insurreccionan, no lo hacen mas que bajo el mis positive punto de






Y DE LA REBELLION DE FILIPINA8 53

vista; esto es, pensando solamente en cambiar de posici6n social, me-
drando al amparo de una desordenada revoluci6n, que A ninguin bien
conduce ni A nada puede Ilegarse A atribuir.

Tropas 4 Filipinas.

Aunque la insurrecci6n del Archipi6lago puede decirse que ha que-
dado sofocada, el Gobierno, con una previsi6n plausible, ha dispuesto
que vayan A Filipinas un regular contingent de fuerzas, para que en
el caso, no probable, de que pudiera surgir otra intentona separatist,
quedase instantaneamente aniquilada.
Al efecto, se ha procedido al sorteo entire las tropas de distintas guar-
niciones, para organizer las fuerzas expedicionarias al Archipielago, ha-
biendo esto dado lugar A que presenciemos una vez mis, las muestras
del acendrado patriotism, que sustentan nuestros soldados.
Varios han sido los embarques de tropa para Filipinas, pero entire to-
dos merece especial menci6n el del Batall6n de cazadores expediciona-
rios, que tuvo lugar el dia 8 de Septiembre, por el entusiasmo que rein6
entire los denodados hijos de la patria que marchaban a Filipinas, y al-
gunos detalles excepcionales que merecen ser relatados.
Como es sabido, el dia 8 de Septiembre, hallabase tambi6n dispuesto
A salir del puerto de Barcelona, el hermoso vapor italiano Raffaele Ru-
battino, Ilevando A su bordo A los periodistas espafioles, que han ido 4
G6nova para presenciar la botadura de nuestro nuevo acorazado Cris-
t6bal Col6n, adquirido de la casa constructora de los seilores Ansaldo.
Momentos antes de salir de este puerto el Raffaele Rubattino pas6
majestuosamente por su banda babor, el vapor Montserrat, que condu-
cia A los soldados expedicionarios.
Cuanto se diga para demostrar la alegria que embargaba a aquellos
hijos del pueblo, result pAlido: los ;vivas! eran expontAneos y con-
tinuos.
Nuestros compafieros, los periodistas italianos, presenciaron este es-
pectaculo con verdadero recogimiento en un principio, y con marcadas
muestras de entusiasmo y de sorpresa al final. Como nosotros los espa-
ioles, posefdos verdaderamente de amor hacia aquellos que abandona-
ban hogar y familiar para defender su bandera, agitaban los pailuelos v
se descubrian para gritar con todas las fuerzas de los pulmones: ;Viva
Espaia!
Ademas de este embarque que acabamos de resefiar A la ligera y de
los que han venido despu6s, se orden6 que salieran nuevas fuerzas, no
obstante no haberlas demandado el Gobernador General del Archipi6-
lago, habiendo embarcado el dia 13 A bordo del trasatlAntico Antonio
L6pez con direcci6n A Filipinas todos los contingentes de artilleria que





CRONIOA DE LA GUERRA DE CUBA


se habrin reconcentrado, en el cuartel de Santa Madrona de esta capital.
El embarque tuvo efecto con la mayor premura, A causa de haberse
recibido un telegrama del ministry de la Guerra, en el que ordenaba que
con la mayor urgencia, embarcara la fuerza de que dejamos hecha
menci6n.
A esto fu6 debido el que la salida desde Barcelona, de los soldados
que dejamos referidos, pasara completamente desapercibida, para el pui-
blico, que indudablemente A haberse dado cuenta de la march de estos
nuevos valientes, les hubiera prodigado las muestras de entusiasmo y
admiraci6n que hemos tenido ocasi6n de presenciar en anteriores em-
barques.

Otro fusilamiento.

Con fecha 13 de Septiembre recibi6 el Gobierno, un despacho del ge-
neral Blanco, en el cual daba cuenta de haber sido pasado por las armas
en Nueva Ecija el guardia civil Mariano Magua.
Era esto un mestizo, que siempre logr6 distinguirse por su indiscipli-
na para con los superiores, y su desafecci6n a Espafia.
Cuando surgieron los primeros sintomas de rebeli6n en Filipinas el
guardia civil Magua, di6 pruebas evidentes de su aversi6n a la patria A
quien habia jurado servir y defender, pues al poco tiempo empez6 4 ca-
tequizar a algunos infelices, compafieros suyos, y a various indios, para
que se levantaran en armas y secundaran el movimiento revolucionario
de los separatists de Nueva Ecija, Cavite y otros lugares.
Tantos fueron sus esfuerzos para conseguir que sus excitaciones fue-
ran atendidas, que en el puesto de Cebu estall6 al fin la sublevaci6n que
l6 tanto ambicionaba y que por solo fruto di6, la muerte de algunos in-
felices que murieron a causa del ataque de nuestras tropas.
Un traidor semejante merecia morir; y el general Blanco, que esta
vez, como siempre, ha sabido demostrar que a mas de un espafiol aman-
te de su patria y un soldado valeroso, es juez, just y severe, orden6 que
fuera pasado por las armas el traidor Magua, en just castigo 4 su ras-
trera felonia.


_1~1~



















VIII



ULTI1V[A 1TO TA





ECIMOS tltima nota porque por ahora habremos de suspen-
der la relaci6n de los sucesos que han perturbado la trait-
quilidad del Archipidlago filipino para proseguir resefiando
los episodios de la campaila de Cuba que son los que ahora
revisten verdadera importancia.
Pero antes de dar por terminada, aunque momentinea-
mente la cr6nica de la insurrecci6n filipina, daremos a conocer a nues-
tros lectores las filtimas noticias trasmitidas por el capitan general del
mencionado ArchipiBlago y algunas consideraciones generals.
Al ministry de la Guerra:
Situaci6n military actual la siguiente:
Llegados los refuerzos prudentemente posibles de Mindanao, con los
cuales dispongo en Luz6n de tres regimientos de infanteria, siete compa-
fifas artilleria, dos escuadrones y la guardia civil aumentada con 200
guardias de Visayas, de cinco a seis mil hombres.
Han quedado ademas 200 hombres por falta capacidad buque; con
aquellas fuerzas voy ocupando las nueve provincias centrales, con obje-
to de destruir los focos de rebeli6n, perseguir y disolver los restos de las
partidas y sostener espiritu puiblico, evitando nuevos levantamientos.
Mi deseo es, una vez localizada la rebeli6n en la provincia de Cavite,





56 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

atacarla tambien y sofocarla allf. Ayer empec6 A acercar fuerzas so-
bre ella.
Ruego A V. E. me diga si refuerzos vienen instruidos.-BLANCO.

*
No podemos ocultar, sin falsear la verdad, que ha sido muy desagra-
dable la impresi6n producida por el ultimo despacho del general Blan-
co, que mas arriba publicamos.
Por las noticias que el gobierno ha dado A conocer existia la creen-
cia de que el movimiento separatist de Filipinas estaba terminado casi
por complete, pues s61o quedaba algin resto en la provincia de Cavite.
Las gentes no escatimaban sus simpatias hacia la conduct que el ge-
neral Blanco ha observado desde que surgi6 la insurrecci6n, entendien-
do que al castigar con dureza y al perseguir activamente A los rebeldes
conseguia sofocar prontamente el movimiento separatist.
Ya sea por excesivo optimism del gobierno 6 por falta de noticias,
lo cierto es que el despacho transcrito anteriormente cambia el aspect
de las cosas y ha producido un general desencanto.
Resulta ahora que en varias provincias de la isla de Luz6n existen to-
davia focos de rebeli6n, siendo el principal el de Cavite; que para extin-
guirlos s61o cuenta el gobernador general de cinco A seis mil hombres,
y que le interest saber si los refuerLos van instruidos. Es decir, que ne-
cesita de estos refuerzos y que se promete utilizarlos en la fecha que po-
drAn llegar a aquel ArchipiBlago, que no serA antes de veinte dias.
Ya se ve, pues, que se tenia raz6n al pedir que el gobierno dijera
desde el principio toda la verdad, si la sabia; de esta manera se hubiera
evitado la desagradable impresi6n que ha producido el despacho a que
nos venimos refiriendo.
Otro telegram del c6nsul general de Londres al Gobierno dice que:
cSegin telegramas recibidos por casas importantes aquf (Londres)
que tienen sucursales en Manila, la inquietud va desapareciendo y la su-
blevaci6n decayendo.- Montejo.,
El precedent despacho se refiere 4 noticias anteriores a las comuni-
cadas ultimamente por el general Blanco y que ya dejamos consignadas.
Con los considerable refuerzos de tropa que desde la Peninsula se
han enviado A Filipinas, puede asegurarse que muy en breve habra de
quedar extinguido el iltimo vestigio de insurrecci6n, pero no por esto se
debe dejar de tener en cuenta que se impone el planteamiento de radica-
les reforms.
Y ya que de reforms hab'amos vease lo que dice la misma autorizada
persona, que citamos en la pagina 37 del cuaderno anterior, cuya com-
petencia queda demostrada con la profundidad del studio que viene ha-
ciendo de los iltimos sucesos acaecidos en Filipinas.





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS b'

Dice asf:
Decia ayer que debfan suprimirse todos los Ayuntamientos de Filipi-
nas, exceptuando algunos como los de Cebdi, Ilo-Ilo, Vigan y Nueva Ca-
ceres, en cuyas poblaciones tenfan raz6n de ser por el nicleo de espafio-
les que existe en las mismas.
Y al hablar de los Ayuntamientos enti6ndase que no rechazo en abso-
luto la llamada reform municipal de los liberals; modificAndola pru-
dente y racionalmente, puede ser de beneficiosos resultados para el des-





















V -
4-F


FilipinaB: Cuadrillero n traje de faena. Fllipinae: Cuadrillero en traje de campafia.

envolvimiento de los pueblos y aun de las provincias, en cuanto esta
basada en la descentralizaci6n administrative de la que soy acerrimo
partidario en aquel pais.
El mal de la trascendental reform ha estado en el modo de Ilevarla a
cabo. Precisamente la vida, el desarrollo moral y material de aquellos
infantiles pueblos y provincias estriba en la descentralizaci6n, porque
coincide con la antigua organizaci6n provincial y con las juntas espe-
ciales que existian en cada pueblo, administradoras de las Ilamadas cajas
de comunidad, reserves y pios-positos. Estas cajas proporcionaban re-
cursos, obtenidos por ciertos impuestos para todos los servicios de la po-
blaci6n, alumbrado, policfa urbana, caminos vecinales, escuelas, tribu-





bb CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

nales, iglesias, puentes, etc., etc. Pero aquella especie de Municipio es-
taba organizado de manera muy distinta de los actuales Municipios.
No tenian por base la elecci6n por sufragio, y aun la junta 6 consejo
municipal, que funcionaba separadamente del gremio de principles, es-
taban muy restringidos y compuestos de las personas mas ricas, morales
y respetables de la poblaci6n. Componiase, pues, la junta que Ilamaria-
mos hoy municipal, del cura pArroco como president efectivo, del go-
bernadorcillo y algunos ex-gobernadorcillos de los de mis arraigo, ele-
gidos y nombrados todos por el jefe 6 alcalde mayor de la provincia; de
manera que la junta municipal no era elegida por el pueblo, sino desig-
nada por la autoridad superior de la provincia y aceptada y sancionada
por el parroco. El parroco, pues, era el intermediario en todos los asun
tos administrativos entire el pueblo y la autoridad provincial; era presi-
dente, interventor y uno de los llaveros de la caja; llevaba con toda es-
crupulosidad las cuentas, vigilaba los servicios de la poblaci6n; ofa las
quejas de los indios, imponia correctivos 6 acudia A la autoridad de la
provincia; no se movia pi6, boca ni mano en el pueblo que 61 no lo su-
piese; fomentaba los trabajos puiblicos, impulsaba la agriculture, la in-
dustria y comercio, y era, finalmente, el verdadero centinela avanzado
de nuestra dominaci6n en aquel pueblo que consideraba como su propia
vida y su sepulcro.
Sobre aquellas dos bases castilas, el fraile y el gobernador de la pro-
vincia, descansaba el desenvolvimiento de la vida municipal y provin-
cial de Filipinas, engranada perfectamente, como veremos mas adelante,
en el censo de poblaci6n, padr6n tributario, policia rural y perfect co-
nocimiento del ultimo individuo de las islas.
Variada en el fondo y en la forma, la organizaci6n municipal ha re
sultado lo que no podia menos de resultar: que los pueblos se han encon-
trado sin el freno de una inmediata autoridad espafiola y sin el mentor
prudent y desinteresado que conciliaba los Animos, aproximaba distan-
cias en los pueblos de distintas razas y se imponia A unos y otros por su
character sacerdotal y espafiol. AdemAs de consejero nato y desinteresado,
era el que interponia su autoridad 6 influencia ante el gobernador de ]a
provincia 6 ante el gobernador general, si era menester.
Por esto dije antes que los curas aceptaron con gusto y apoyaron con
entusiasmo la anunciada reform municipal, pero se disgustaron much
cuando vieron que todas las iniciativas las dejaban A los indios, incapa-
ces de manejarse por si solos, en asunto que tan hondamente perturbaba
su modo de ser politico y administrative; 6 a los mestizos, que torcerian
prontamente, como asi ha sucedido, la nueva instituci6n, convirti6ndola
en la mas terrible arma del separatismo colectivo.
Si no se quiere eliminar del todo la instituci6n de los modernos Mu-
nicipios, ref6rmeseles convenientemente y hagase de modo que sobre





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS


ellos y todas sus maniobras est6 siempre el ojo espaiol como fiscal, di-
rector y juez de todo lo que ocurre en las juntas.
Cuando Legazpi lleg6 A las islas en 1565 y tom6 posesi6n en nombre
del rey de Espafia, se encontr6 constituida aquella informed sociedad en
tantos pequefios estados como eran los pueblos de alguna importancia,
pero sin conexion de unos con otros, sin lazos federativos y sin una base
6 idea fundamental que los uniese 6 ligase moralmente. La brillante ciri-
lizacidn malaya de que disfrutaban los indios filipinos a la llegada a las
islas de los espafioles, no es precise que nos la ponderen los escritores
filibusteros: basta hacer una visit al Museo ultramarino de Madrid, v
alli se verA claramente lo que eran los indios antes de nuestra domina-
ci6n y lo que son actualmente los que no la han reconocido todavia. Que
vayan al Archipielago magallanico como han hecho sir Browin, Jagor v
otros sabios del continent europeo, nuestros arque6logos, paleont6logos,
ge6logos y etn6grafos, A examiner el origen y desenvolvimiento de aque-
llos pueblos, de aquella civilizaci6n y de aquellas razas antes de ponerse
en contact con la raza blanca, y... ni un craneo de 85 grades, ni un la-
drillo, ni una piedra labrada, ni un trozo de column b6veda 6 peristilo,
nada... absolutamente nada que haga rastrear el camino de una civi-
lizaci6n.
Alli no habia mAs que gentes salvajes, n6madas y antrop6fagos en los
enmarafiados bosques; en los ndcleos de poblaci6n, tribus, rancherias y
A modo de capitals, residencia estas tiltimas de reyezuelos y sanguina-
rios tiranos. Y Legazpi tuvo el talent de revolver el fondo de aquella
informed sociedad sin tocar, en cierta manera, la forma en que estaba
constituida. A los jefes de tribus que tenian bajo su dominion a 50 fami-
lias les hizo cabezas de barangay, concedi6ndoles ciertas franquicias,
privilegios y apetecidas inmunidades; a los reyezuelos les hizo goberna-
dorcillos 6 capitanes con titulo de Don, derecho de bast6n de mando, es-
colta de guerra y atribuciones bastante amplias de jurisdicci6n. Hizo que
los misioneros interviniesen, mas 6 menos directamente, pero con suavi-
dad, en todos sus acts gubernamentales. A las residencias de los ex-re-
yezuelos hizo villas mayores 6 capitals de distrito, demarcaci6n 6 pro-
vincia, y A las rancherias, compuestas de 5, 10 6 20 cabeceras las llam6
barrios, dependientes del centro in capite, v los puso bajo la jurisdicci6n
de un llamado teniente mayor de la familiar del ex-reyezuelo, si era posi.
ble, y dependiente de 6ste.
De esta sencilla reorganizaci6n arrancan la constituci6n de la socie
dad filipina, los censos de poblaci6n, la tributaci6n y todos los organ is
mos politicos y administrativos de nuestra remote colonia.
Tal vez se me dirA que despubs de trescientos afios de dominaci6n ya
es llegada la hora de relevar A los parrocos espafioles de la ingrata tarca,
agena A su sagrado ministerio, de intervenir en asuntos temporales y





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


administrativos, cuando los pueblos deben dirigirse y gobernarse por si
mismos. No entrar6 en largas disquisiciones para probar que los pue-
blos primitivos 6 infantiles como los de nuestra remota colonia necesi-
tan, como dice un eminente escritor y tribune, del calor de una nodriza
teocrAtica y del cuidado y vigilancia de una raza superior.
Doy por supuesto que es llegada ya la hora de relevar A los frailes de
aquellos temporales y enojosos cuidados; pero p6nganse al frente de
cada pueblo y Municipio A lo menos un espafiol como jefe de todos y
un segundo 6 auxiliar como brazo de 6ste.
Ahora bien; en Filipinas hay unos mil pueblos civilmente constituf-
dos. Calculando un presupuesto de tres mil pesos para sueldo y gasto3
de oficina en cada pueblo, result un recargo en los presupuestos genera-
les de Filipinas de tres millones de pesos, que unidos A los tres millones
de enredos, disgustos, reclamaciones, antipatias, encuentros y otras co-
sas que me callo, darian al traste con todas las municipalidades y con
nuestra dominacion. Haganse reforms y todo lo que se quiera, pero
poco A poco, lentamente, que Filipinas es el pais clAsico del cachazudo
carabao.
Para completar estas observaciones y para que conozcan los lectores
la sabia previsi6n de Legazpi al dar forma constitutiva a la multiple y
variada sociedad filipina, voy a decir en dos palabras c6mo encontr6 y
c6mo dej6 organizados los Municipios 6 Principalias el Adelantado, y
admiraran todos la sagacidad, prudencia y cordura del verdadero con-
quistador y organizador de la sociedad de nuestro remote Archipielago.
iOjala se hubiese tomado como base y fundamento de toda reform el
criterio prActico de aquel grande hombre!







utrr tllUW~~r tr~ttlltllttt~tt111UA1


IX




iVIVA ESPANA!




ESDE el Golfo de Gnnova llegan hasta nosotros los vitores
A nuestra patria. El lanzamiento a las aguas de una
nueva mAquina de guerra construida en Italia por cuen-
ta de Espafia, ha dado ocasi6n a que las simpatias de
ambas naciones se acrecienten y las relaciones de amistad se extiendan
acaso mAs de lo que conviene al gobierno de los yankges.
Y mientras las banderas italiana y espafiola ondean al viento entre-
lazadas, y el nuevo buque de guerra Crist6bal Colon surca las aguas or-
gulloso de ostentar en su proa la bandera roja y amarilla, nuevas expe-
diciones de espafioles atraviesan los mares y son despedidos con entu-
siasmo en los puertos de la peninsula y obsequiados de igual modo A su
l1egada a Cuba 6 Filipinas, donde han de morir 6 veneer en la demand,
que no en vano Espafia construye barcos de guerra y pone en manos de
sus hijos las armas que han de servir para conservar integro su territo-
rio y su honra. Continien los Norte Americanos protegiendo expedicio-
nes filibusteras para Cuba; afilen los pufiales con que el traidor mambis
asesina al noble soldado de Espafia, pero tenga en cuenta que hay muy
cerca de su pais 220.000 hijos de esta hidalga tierra que lucharAn con
igual fiereza al otro lado del Golfo de M6xico como luchan actualmente
en las espesas manigiias cubanas. No olviden que nuestra escuadra puede





05 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

competir hoy con la suya y que nuestros marines, saben morir como
Churruca en Trafalgar, pero rendirse ijamas! no hay ejemplo de ello en
la historic.
Estamos pr6ximos A presenciar grandes acontecimientos. La campa-
iia de Cuba sera tan luego termine el period de las lluvias, energica y
contundente; segiin todos los informed que tenemos A la vista, nuestro
ej6rcito se apresta al combat y su caudillo no descansa un moment, y
se dispone a dirigir personalmente la campaila de invierno. iQu6 ]a suer-
te sea favorable 4 nuestras armas!...
Mientras esperemos noticias de los combates que probablemente ten-
drAn lugar en la provincia de Pinar del Rio, daremos A nuestros lectores
las que nuestro diligente corresponsal nos envia a media que sus obli-
gaciones militares se lo permitan: he aqui las que hemos recibido duran-
te el present mes de Septiembre.

Seiior director de la Crdnica de la Guerra, Barcelona.
Campamento de Guasimal Agosto 1896.
Veinticinco dias de operaciones en la manigiia me han impedido cum-
plir segiin es mi costumbre con el compromise adquirido de remitirles
datos de esta guerra: hoy reanudo mis interrumpidas tareas remitiendo
estos al)untes que usted se encargara de poner en claro ya que han sido
tonados con lapiz y a la luz de la luna en las noches que nos es permi-
tido descansar en las alturas de estas sierras. No extrafie usted si no cum-
plo mi cometido segdn me tiene ordenado: es muy dificil dar las noticias
por orden de fechas, porque me encuentro algunas veces en el caso de ig-
norar el dia en que vivo: los calendarios por aquf andan escasos y por
estas manigiias fAcilmente se olvida todo, todo menos el sentimiento de
la Patria cuyo nombre invocamos al entrar en combat.
Seguin por aqui se dice, se ha confirmado la presencia del discutido
Quintin Banderas, en la provincia de Matanzas, unido con cincuenta de
sus negros orientales 4 la partida de Betancourt.
HallAbanse 6stos en los limits de las provincias Habana y Matanias,
en la proximidad de la Ci6naga de Zapata, cuando tuvo noticia por dos
prisioneros que hizo el jefe de los movilizados de Matanzas, de la situa-
ci6n de los rebeldes en Rosario Yagiiey, ingenio situado 4 la inmedia-
ci6n del paso a la CiBnaga. Dada cuenta al general Prats, se dispusieron
algunas fuerzas, que conducidas por los citados prisioneros, atacaron y
se apoderaron del campamento rebelde, cogiendo caballos y monturas en
buen nminero, y today la documentaci6n de que era portador Quintin.
No es esta persona de tanto bulto que merezca dedicarle grande es-
pacio, solamente incita A poner las cosas en claro, las pol4micas origi-
nadas por su paso de la trocha. Por lo tanto, quedamos en que pas6; y
de lo que ahora se asegura, result que la pas6 con pr6ximos cien hom-





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 63

bres, puesto que en la actualidad le siguen )0, le fueron muertos 19 por
la column Terol, y la Cidnaga de Majana se trag6 otros 14.
Un hecho de extraordinaria resoluci6n es el de los 12 soldados enfer-
mos de Valladolid, que abandonados por los guerrilleros y paisanos que
los escoltaban, se defienden como leones hast a la egada de la column
Dolz. Detalle pat6tico el del soldado cuyo padecimiento le impide incor-
porarse para hacer fuego y aleccionar a un carretero en el manejo del
Maiisser, para que le sustituya y no este su fusil ocioso en el combat.
En Guasimal se ha realizado un nuevo hecho de ferocidad de los in-
surrectos: trece guerrilleros y dos soldados de infanteria sorprendidos,
forrajeando, por fuerzas rebeldes numerosas, fueron barbaramente ma-
cheteados. Hasta en la forma de dar muerte al enemigo se descubre la
vileza del coraz6n y el odio inextinguible que nos profesan esos bandi-
dos, que a sus prisioneros de guerra ni siquiera les dispensan el honor de
gastar un cartucho en quitarles la existencia.
Luego sus peri6dicos pueden venir llenos de tragicas lamentaciones
sobre la fantastica ferocidad espaiiola, que no hace pagar esos hechos
derramando a torrentes la sangre de todo cuanto huela a filibusterismo.
Segrin por aqui se asegura, el general Weyler piensa tan pronto como
lleguen los primeros refuerzos, concentrar sus fuerzas y emprender la
)acificaci6n llevandola A cabo met6dicamente y de un extreme a otro de
la isla; y refiri4ndose A la actitud del general, con respect A medidas
represivas, cuenta que muy en breve dictara una disposici6n poniendo
determinadas limitaciones a la producci6n de azucar y cafr, para quitar
recursos a insurreccion.
Segiin noticias procedentes del general de marina de la Habana, el
cafionero Aguila apres6 cerca de Carabela, punto de la costa de Pinar
del Rio, una lancha, en la que estaban a punto de embarcarse para tras-
ladarse a Cayo Hueso, Antonio Maceo, Manuel Lazo y various otros cabe-
cillas rebeldes.
He tenido noticia de que ha llegado a la Habana despues de un viaje
feliz y a los once dias de navegacion, el vapor de la Compaiiia Trasat-
lantica Montevideo, conduciendo los primeros refuerzos que han desem-
barcado en la isla.
Pasando por alto el entusiasmo del leal pueblo de la Habana por la
llegada de las tropas, que son verdadera demostraci6n de cuanto se pro-
pone hacer Espafia para conservar aquel hermoso territorio, vemos que
esas fuerzas van A ser dirigidas a reforzar la trocha del Jdcaro A Mo-
r6n, necesidad que por el moment no se nos alcanza existiese.
Habiase de una distribuci6n de los primeros cuarenta mil hombres,
que consiste en enviar diez mil a nutrir el primer cuerpo de ejercito 6
sea el que opera en Oriente, otros diez mil a la custodia de la citada tro-
cha y veinte mil a Pinar del Rio.





64 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

El plan, como todo lo espafiol, es vasto y complejo. Aquf, si se pro-
yecta algo, ha de ser monumental, una novela maravilla, cosa muy pa-
recida A la del que en grave apuro financiero emplease los primeros
cuartos que le vinieran 4 las manos A corregir todas las deficiencies de
alimentaci6n, vestido y buen parecer, cuando los recursos eran pocos y
parecia mas natural tender ante todo al est6mago y cuando 6ste estu-
viese reparado de anteriores abstinencias, dedicarse paulatinamente A lo
demas.
No es de ahora que la insurrecci6n ha torado vuelos en Oriente, y
si bien es natural que tolerando esos vuelos pudiera realizarse allf alguin

















Moreno Higinio MAdan, herldo de various maehetzos. Moreno Mariano Bar6, herido de varloi machetszow.

suceso desagradable, debese tener en cuenta que un refuerzo tan exiguo
como el que representan diez mil hombres, no basta en vasta extension
de la provincia de Santiago de Cuba, no puede variar la situaci6n de las
cosas por lo tanto para asegurar la posesi6n de determinados puntos hoy
en evidence riesgo, bastaban dos 6 tres columnas m6viles de un par de
miles de hombres para alternativamente dirigirlas sobre el punto acci-
dentalmente mis amenazado, y por lo que toca A la trocha del Jiicaro 6
Mor6n creeriamos llegada la oportunidad de guarnecerla si estuviesen
ya batidos los rebeldes en Pinar, y sus restos, unidos A las partidas de
la Habana y Matanwas, empujadas por nuestras tropas trataran de unir-
se A las fuerzas rebeldes de Oriente.
En el caso de que cuando se active las operaciones en Oriente, para
impedirlo y Ilamar la atenci6n hacia las Villas 6 Matanzas, los rebeldes
intentaran una nueva invasion como la del afto pasado, si abandonaban
el territorio de Santiago de Cuba, habrian de hacer cesar el estado de
peligro para nuestros intereses que hoy tratamos de corregir, y para

































Zr,







I,(II



-'1



~r
3 Icil il 8itl.u ~ c I u.I. I ra,: at da i i,. iiui II t t ta.I,,a~ial I





66 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

contrariarles y detenerles bastarian entonces esas fuerzas que hoy por
mera previsidn se destinau A la inactividad.
Proponi6ndonos exclusivamente como objeto principal destrozar las
huestes rebeldes en Pinar y pacificarlo, alli deberfamos concentrar todos
los recursos de acci6n de que disponemos, mirando como secundario todo
lo demas que, aun en el peor caso de apoderarse los filibusteros de al-
guna poblaci6n de cierta importancia, secundario resultaria para el
desarrollo sucesivo del plan, lo que, no siendo asf, es muy probable que
en Oriente no ocurra nada excesivamente extraordinario, merced A esas
medidas que hoy se tonan; pero tambi6n es possible que no se logre pa-
cificar por complete A Pinar del Rio, en cuyo caso resultarA la prolonga-
ci6n de la guerra, que es lo mas peligroso que puede ocurrir y lo mas fa-
vorable al fin que se propone la insurrecci6n, que no ambiciona 6 no
puede ambicionar triunfos v laureles; les basta dejar al tiempo y al v6-
mito que obren para lograr su objeto.
El intent del paso del Hanabana por .Quintin Banderas es precisa-
miente una noticia que nos sume en la mayor perplejidad. Si Quintin solo
pas6 con 50 hombres la linea de Mariel, como pudo atreverse A atacar al
hatallon de Navarra, para divertir nuestras fuerzas interin ejecutaba el
paso del rio, y si lleva fuerzas de otro cabecillade la Habana 6 Matan-
zas, por ejemplo, la partida Bethancourt, como suena el nom'bre de Ban-
deras como el del jefe?
Quisibramos con toda nuestra alma que lbs proyectos manifestados
no fueran fruto mas que de la fantasia de noticieril, en vez de serlo de
acuerdos oficiales, de los que tenemos verdadero sentimiento en dis-
cutir.
A pesar de todo, Dios y las circunstancias dirAn.

*

SLa situaci6n en Cuba puede reasumirse diciendo: plena actividad, esa
actividad precursor de las grandes operaciones.
Como quiera que todavia reina la mala estaci6n, el general Weyler
ordena con prudent acuerdo, que A media que los nuevos refuerzos
desembarquen, pasen a ocupar puntos del interior, donde siempre el v6-
mito castiga menos que en las costas, y drode las funciones de aclima:
taci6n se ejercen con menor riesgo.
Hablan los corresponsales'del grande desarrollo que el general piensa
imprimir A las operaciones en Pinar del Rio, lo cual nos satisface gran-
demente. Quien no conoce la guerra, no sabe la importarcia que tiene
restar una preocupaci6n, A las muchas que pesan sobre un general en
jefe, la libertad de acci6n que concede obrar en un solo sentido, tenien-
do una base fija en que apoyar la espalda, esa espalda moral de'Toejer-





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 67


citos que represent la seguridad y el aplomo; y la ventaja que concede
y el desembarazo para operar, que facility poder circunscribir el teatro
de la guerra a4 un perimetro definido, y unificar el plan de acci6n.
La disposici6n que se asegura va A dictarse obligando A evacuar la
poblaci6n A las personas que tengan individuos de su familiar en la in-
surrecci6n, es muy sabia y bien pensada. Esas families en el campo re-
belde son una impedimenta para el enemigo, una necesidad de proteger-
las y un apuro sustentarlas.
Cuando en las plazas sitiadas se acuerda desprenderse de las bocas
inuitiles, muchas veces el sitiador se niega a que tal suceda y la historic
registra casos de haber calioneado 4 esos fugitives para obligarles A re-
fugiarse de nuevo en la plaza cercada.
Y en verdad, el hecho podra no ser human, pero esta muy confor-
me con los fines de la guerra. Si la guarnici6n ha de consumer sin bocas
inutiles las subsistencias en seis dias, con bocas indtiles las consumiran
en tres, y la presi6n que inducen a la rendici6n y a la entrega serA mu-
cho mayor.
Los encuentros ocurridos estos dias carecen de importancia.
Hemos reservado para lo uiltimo la nota amarga que Ilena el alma de
indignaci6n. ;Una autoridad, un magistrado representante de la ley, de
la naci6n, en inteligencia con los insurrectos!
Apenas podemos creerlo. Quisieramos (bien lo sabe Dios) que ese he-
cho denunciado no se confirmase. iDista tanto y esta en tan abierta opo-
sici6n con la conduct de todo el pais!

*
Las noticias de preparativos para la prdxima campafia de invierno
menudean y como es natural, al hablarse del golpe que se proyecta dar
en Pinar del Rio a la insurrecci6n, en un pals como el nuestro, donde
existe escasa afici6n A ocuparse de asuntos militares, que pudiera ofrecer
el conocimiento superficial del arte de la guerra, en la suficiente media
para hacerse cargo del desarrollo de una campafia, hay necesidad de ha-
cer que nuestros lectores no se forgen ideas equivocadas respect al re-
sultado probable de las operaciones que se van a emprender.
El continue hablar de la trocha, la suposicion de que las nuevas tro-
pas que se dediquen A obrar en aquella provincia, llevan por misi6n en-
cerrar A las fuerzas insurrectas, incluso Maceo, en una ratonera, hace
que ain consiguiendo el resultado de pacificar A Pinar del Rio, si esa
pacificaci6n no se produce por los medios esperados, y no se une a la sa-
tisfacci6n de haberla conseguido, la de un hecho de armas que de repen-
te ponga en nuestro poder a Antonio Maceo y sus huestes, el desencanto
mayor se produciria en la puiblica opinion, que no consideraria el triun-
fo, triunfo complete.





W5 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

Tengan present nuestros lectores que en las guerras de partidas, si
el enemigo no llega A organizarse como ej4rcito regular, movi6ndose y
obrando por grandes lines, esos resultados son puro sueflo; por lo tan-
to, si al realizar la ocupaci6n por zonas de Pinar del Rio, esta es bastan-
te densa para que los rebeldes no puedan obrar por grandes agrupaciones,
y esto constitute para ellos un peligro grave, ejecutarAn lo que es usual
en el partidario se fraccionaran en nucleos mas reducidos y multipli-
cados.
A este fraccionamiento del enemigo responder'n nuestras fuerzas dis-
gregando cada column en otras de menor volume, y asi sucesivamen-
te hasta que si la suerte nos auxilia y la habilidad nos guia, la persecu-
ci6n se haga intolerable 6 incesante, dando por resultado pequefios
encuentros donde acA se bata una partida, aculla se sorprenda otra, aqui
un grupo se present A indulto, alli otro se disuelva, y asi se haga la
desorganizaci6n de las fuerzas insurgentes.
Sus jefes principles, si no les es dado sostener la guerra en cualquie-
ra forma, darAn la orden de dispersi6n, procurarAn que la parte mAs de-
cidida a continuar la guerra por filtraci6n pase la trocha y vayan 4 con-
tinuarla en otros territories donde la persecuci6n no sea tan active y
eficaz, y ellos no carecerAn de medios para trasladarse A otras comarcas.
S61o la venta podia entregArnoslos atados de pies y manos. T6mese,
pues acta de lo que decimos, y v6ase si lo que ocurra ain en el caso mas
dichoso, como dice la Loteria de Hamburgo, no es algo parecido A lo
que decimos. Esto, si A estas horas ellos, comprendiendo que es imposi-
ble sostenerse en la provincia que se va A batir, no estAn ya ejecutando
la filtraci6n de que hemos hablado.
Este resultado, que seria felicisimo, permitiria asegurar el pais ocu-
pado, organizarlo en otra forma que hiciera sentir mAs nuestro dominio
y vigilancia, teniendo present que una vez destruida la organizaci6n
rebelde en una comarca, rara vez, por no decir ninguna, vuelve A repro-
ducirse en ella la insurreccidn.
Despubs de esto, la acci6n de nuestro ej6rcito seria clara, definida,
sencilla y desembarazada.

*
*

Toda preparaci6n para un nuevo plan, supone un intervalo de elabo-
raci6n muy parecido al quietismo; por esta raz6n, no puedo darle noti-
cias de importancia ocurridas en el campo. En cambio, en la capital de
la Isla despliega la policia una actividad prodigiosa que harA eficaz la
acci6n armada.
Lo que fuera menester despu6s de averiguadas las respovsabilidades
que puedan caber A los diferentes personajes apresados en la Habana, es





Y DE LA REBEL1ON DE FILIPINAS 69

escarmentarlos duramente, pues asi como se fusila al infeliz soldado que
vuelve sus armas contra la.patria, con igual motivo debe castigarse A los
traidores a nuestra causa aunque est6n investidos de ciertos titulos.
Merece plAcemes nuestro digno general Weyler y el gobernador se-
flor Porrua por su actividad y entereza. iCuAn diferente la situaci6n ac-
tual de la Isla en los presents moments A la que atravesabamos hace
hoy un afio pr6ximamente cuando el general Martinez Campos, dirigia
las operaciones!

*

HAblase aquf y se comenta con marcado interns de las detenciones
hechas por la policfa de la Habana de personas caracterizadas, de quie-
nes no se concibe la perversion del sentido moral que acusa dedicarse
como oficio a la traici6n, cosa que repugna a la conciencia puiblica en
todos los pauses y todas las razas del universe.
El senior Porrua, que demuestra nada comunes condiciones para
el cargo que desempefia, podria prestar ain mayores servicios al pais
que los eminentes que en la actualidad Ileva realizados, organizando las
bases de una buena informaci6n, un inteligente espionaje y el traba-
jo utilisimo de promover desconfianzas en el seno de las gentes filibus-
teras.
Con talent, sagacidad y dinero, no es obra de romanos conseguirlo,
entire la multitud de genes allegadizas y aventureras, que pueblan las
filas de la insurrecci6n, y hasta producer accidents casuales que resul-
taran en detrimento del fisico de alguno de los mas importantes cabe-
cillas.
Es digno de que fijemos la atenci6n en la audacia de las partidas que
en la provincia de la Habana se atreven, junto a la capital como quien
dice a descarrilar un tren de tropas y A atacar el poblado de San Fran-
cisco de Paula, ambos sucesos, que sin ser una demostraci6n de fuerza,
pues no se necesita ni golpe de gente ni gran resoluci6n para ejecutar-
los, demuestra poca virilidad en los elements espafioles tan inmediatos
a la capital, que no destruyen y hacen afiicos esos grupos de bandidos
in partibus.
La noticia del paso del Jobo por una partida que se cree va a unirse
a la de Quintin Banderas, hace sospechar si los insurrectos que la com-
ponen vienen del mismo origen de aquel. Segin esos informes, hallabase
Banderas el dia 6 en Calimete, poblaci6n situada A 27 kil6metros de Co-
16n, sobre la via ferrea de Cardenas a Juicaro: atacando aqucl mismo
dia los insurrecctos a Cuevitas, que es otra poblaci6n situada sobre
el ferrocarril de Matanzas A Col6n, distant 29 kil6metros de dicho lilti-
mo punto.





T0 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

De ahi se deduce que Banderas no ha pasado ni intentado pasar el
Hanabana, rio que corre por la provincia de Santa Clara, pudiendo sos-
pechar si su intenci6n es mantenerse, como dicen los marines, 4 la capa,
para esperar la incorporaci6n sucesiva de otros grupos que procedentes
de Pinar, deban irsele uniendo paulatinamente.
Cada dia que pasa nos aproximamos mis al moment de las solucio-
nes, y pocas noticias habra de interns, mientras no empiece a plantear-
se la campafia de invierno.

.

He llegado a la Habana por asuntos de servicio, y me apresuro A no-
tificarle que acaba de llegar felizmente el vapor San Agustin con 1.000
hombres, en su mayoria de la recluta voluntaria, y el cuadro de jefes y
oficiales del batall6n de voluntarios de Madrid.
Fuerzas de Luz6n y Burgos batieron en la provincia de Santa Clara
A la partida de Banderas, que habia pasado el rio Sagua; matironle sie-
te hombres y las tropas se apoderaron de armas y correspondencia.
El general Solano, al frente del batall6n de Isabel II y escuadrones
movilizados de Camajuani, alcanz6 4 las partidas de Rojas y Carrillo,
causandoles 31 muertos, 26 que dejaron sobre el campo y cinco que re-
tiraron, con bastantes heridos, seguin manifestaci6n de los habitantes del
pais' quedaron tambi6n en nuestro powder armas, municiones y un boti-
quin. Nosotros un muerto y ocho heridos.
Segin los peri6dicos de esta capital, se da por seguro que Maceo el
dia 6 atac6 vigorosamente a Arroyos, poblaci6n cercana A Mantua. Vad
Ras defendi6 el pueblo con bizarria, y las dos piezas de montafia jugaron
con 6xito, es la vez, seguin refieren, que los insurrectos se aproximaron
mis a los atrincheramientos que defienden el poblado, teniendo por esta
causa multitud de bajas.
Asegiirase que el nimero de muertos asciende a 40, que ocultaron,
arrojando 28 A un pozo y retirando los demas, A la vez que muchos he-
ridos.
En Remedios, sorprendida una avanzada forrajeadora, compuesta de
10 soldados y otros tantos guerrilleros; 6stos se marcharon con el enemi-
go, temerosos les dieran muerte si se negaban a ello. Los soldados fue-
ron desarmados y puestos en libertad.
Confirmada la muerte del cabecilla Morej6n de results de heridas
recibidas en el uiltimo encuentro que tuvieron los rebeldes con la colum-
na del coronel Molida.
Ti6nense noticias de un nuevo ataque que realize un considerable nii-
mero de insurrectos contra Arroyo Naranjo en la creencia de hallarlo des-
guarnecido 6 con poca guarnici6n. Afortunadamente habia tropas del ba-






Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS I 1

tall6n de Zamora que atacaron al enemigo, que huy6 en todas direcciones.
Arroyo Naranjo se halla muy pr6ximo a la capital; prueba de la audacia
de los insurrectos.
En las inmediaciones de Delicias la column compuesta de fuerzas de
Luz6n bati6 a la partida de Quintin Banderas, fuerte de 500 hombres quo
conducian un numeroso convoy.
Los leales recogieron tres muertos abandonados y tres acdmilas.
Lleg6 el Santo Domingo con refuerzos.

*
*

Mi amigo Eustasio Mota, official del regimiento Caballeria de la Reina,
me describe desde el ingenio Josefita, dandome detalles del combat soste-
nido el 14 de Julio con la partida Morej6n: dice que 61 mandaba estedfa
la vanguardia, que el enemigo era fuerte de mAs de 2.000 hombres, mien-
tras los nuestros no llegaban a 500, que A pesar de esta diferencia la vic-
toria fu6 complete para nuestras armas, pues el enemigo dej6 en el cam-
po 27 muertos vistos y muchos heridos de arma blanca, teniendo nosotros
8 soldados heridos, uno de los cuales muri6: Jamis creo asistir A un comr
bate tan refiido, dice el amigo Mota, Ilovia plomo derretido y gracias a
nuestros bien templados sables, ces6 el combat y abandonaron sus posi-
ciones los enemigos que por cierto recibieron una solemne paliza. Aqui
me las den todas, dirAn los pontifices del filibusterismo con residencia en
New York.

*
Acaban de notificarme dos operaciones de importancia llevadas A ca
bo por nuestras tropas. La una, en la que el comandante Anibal, en ju
risdicci6n de la Macagua, se apodera de un campamento fortificado,
causando numerosas bajas al enemigo y apoderandose de armas y mu-
niciones, y la acometida dada por el escuadr6n de la guardia civil de
Giiines, que despues de largo combat mantenido por las guerrillas de
aquella poblaci6n, carg6 y deshizo A las partidas de Pitirri y otras reuni-
das, matandoles 15 hombres.
En las inmediaciones de Santa Catalina de Guantanamo trataban de
proteger un desembarco, seguin se desprende del parte official; mns el ge-
neral Sandoval, con noticia sin duda de la operaci6n proyectada por los
rebeldes, situ6 fuerzas convenientemente escalonadas para impedirlo.
que tuvieron la fortune de rechazar A las fuerzas insurrectas.
En la misma provincia se nos da noticia de haber llegado A Cauto
Embarcadero un convoy fluvial, que sin duda protegi6 el batall6n de Za
ragoza, cuando se cita como habiendo hecho en aquella ocasi6n muertos
y prisioneros al enemigo.






72 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

La aparici6n del batall6n de Zaragoza en Santiago de Cuba, que se
hallaba operando en Las Villas, teniendo por situaci6n la Encrucijada,
prueba que se ha reforzado la division de Manzanillo y Bayamo, que
hov ya se compone de mas de tres brigades, sin haber logrado mejorar la
situaci6n y empeiiadas en la ruda tarea del continue aprovisionamiento,
sin poder tomar la ofensiva.
El intent de desembarco en la ensenada de Santa Catalina con fuer-
zas numerosas y la situaci6n siempre apurada y critical de.Holguin y de
Bayamo, son una prueba mas de la importancia que reviste la insurrec-
ci6n en Santiago de Cuba.
Con s61o fijarse que desde Baracoa hubo de intentarse algo contra los
rebeldes posesionados de Maravi; lo ocurrido en las inmediacionea de











iit



Trooha de Mariel: Puesto del general Weyler.

Santa Catalina, y la persistencia del enemigo en dominar la cuenca de
Cauto, puntos los tres situados en distintas direcciones ybastante distan-
tes entire si; se vera que no es muy halagiiefia la situaci6n de nuestras
fuerzas en aquellas comarcas, y que la insurrecci6n, manteniendo parti-
das locales en la Habana, Matanzas y Las Villas, encargadas de realizar
a todas horas golpes de audacia, consigue campar por sus respetos en el
departamento Oriental, y quien sabe si impedir una acci6n vigorosa en.
Pinar del Rio.

*

Algunos encuentros de importancia han ocurrido estos dias, y digo.
de importance no precisamente por el empefio del combat, sino porque
el sostenido por el coronel Martin casi sobre ]a trocha del Jiicaro, da a
cntender que existen fuerzas enemigas que se mueven A sus inmediacio-
nes, las que seria convenient conocer, para former idea de si son parti-





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS


das locales que se dedican 4 hostilizar y mantener en alarma a las fuer-
zas situadas sobre ella, 6 si eran grupos rebeldes que tratasen de traspa-
sarla en uno ui otro sentido; y el otro el en que el teniente coronel
Rabanal bati6 dos veces sucesivas, una en el potrero de los Barros y
otra en Cuevilla a la partida de Ramirez, haci6ndole bajas y various pri-
Ssioneros, entire ellos A Ernesto Jerkz Varona, soi disant, teniente coronel
de estado mayor filibuster.
En la persecucidn, el bravo cabo PlAcido Izquierdo, de caballeria de
Macagua, viendo en un grupo enemigo a alguien que juzg6 personaje de


Don Luis Albelda y Balboa, recientemente ascendido A teniente
In on. Victor iano A njo de C coronel por miritos de guerra: ha tornado parte en cuarenta y seis
Itendente military del ejercito de Cuba. combates: actualmente manda el batall6n de Almansa.
suposici6n, clav6 las espuelas en los hijares de su caballo v carga sobre
61, empefia combat personal con un rebelde, A quien mata. y obliga A
Varona a rendirse a discreci6n. Hoy esta Varona en poder de nuestras
tropas, ofrece hacer revelaciones importantes, que tanto puede el temor
de pagar antiguas fechorias, cuando se trata de conservar el miserable
pellejo.

*

Continua la llegada de las tropas que componen la primera tanda de
refuerzos que embaacaron en la Peninsula. Todos los viajes rendidos por
los vapores de la Trasatlantica han sido felicisimos; s61o el Buenos Aires,
luchando con un cicl6n furioso, sufri6 destrozos en la obra muerta, re-
sultando muerto un soldado, y seis heridos.


73





74 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

Todos los encuentros uiltimos son completamente insignificantes; s6lo
citaremos la rectificaci6n que hace el general en jefe de la noticia por 61
dada del combat efectuado en Chucho por el batall6n de Almansa, con-
cedi6ndole la importancia merecida A un hecho de armas en que el ene-
migo tiene 23 muertos, entire ellos el cabecilla Rivera.
Con la escaramuza realizada en Barinoa, donde result herido el te-
niente del batall6n de Espafia senior Garcia Moreno; un descarrilamiento
en Ramblazo, por efecto de un petardo de dinamita, y un fusilamiento
en el castillo de la Cabafia de un insurrecto; en el cual concurre la cir-
cunstancia de ser deudo del president de la Audiencia, senior Pulido,
quedan concluidas todas las nuevas de la campafia, y hasta otro dia.








SIB)$ ,-------- 'I(











x



VT.A RIEiDADE S



FIESTA GUERRERA EN CARDENAS.-EL HEROICO SOLDADO D. JUAN LLODRA Y D)URAN.
-DESDE PUERTO PRiNCIPE.-UNA SORPRESA.-VALEROSA CONDUCT DE UN
SARGENTO.-EL TENIENTE CORONEL BALBAS.- EL BAJA.-PRISION DE ROLOFF.
-PATRIOTISMO.-TROPAS A PUERTO RICO.-EL NUEVO CONTINGENT DEL
EJERCITO PARA 1896 Y 97.-DECLARACIONES DEL GENERAL AZC.RRAGA. -EL
TESORO DE CUBA.-LAS BALAS EXPLOSIVAS.-EXTRACTO DE LAS NOTICIAS CON-
FIRMADAS OFICIALMENTE Y DE LAS REMITIDAS FOR NUESTRO CORRESPONSAL.-
EL CONFLICT MONETARIO EN CUBA.


ON motivo de bendecir una bandera de la Cruz Roja, ce-
lebr6se en CArdenas una fiesta en un local no muy lejos
de donde los insurrectos tienen establecido su campo.
La distinguida escritora Eva Canel hace una expre-
siva resefia de aquel festival, y A ella, testigo presencial
de lo ocurrido, corresponde por derecho relatarlo: Dice
asf nuestra estimada compatriota:
SEl sAbado estaba animadisimo el teatro que Ilaman alli de los catala-
nes: en el amplio jardin se habian puesto cuatro kioscos para que des-
pachasen vinos, licores, helados, flores, tabacos, dulces, cajillas y sonri-
sas atrayentes las sefioras y sefioritas de la santa hermandad. iQud ani-
maci6n! iQu6 a!garabia! i;Cuntas flores de los oficiales del ej4rcito para
las caritativas hermanitas que estaban muy lindas con sus uniforms





76 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

azul obscure, sus delantales coquetones de muselina blanca y su brazal
que las elevaba hasta las plants mismas de aquel que nos leg6 la cruz
para amarnos en ella!
El teatro de los catalanes estd en las afueras de CArdenas: de allf A
donde los bandidos Rojas y Regino Alfonso se guarecen, hay cuatro pa-
sos. Esta circunstancia era mAs que suficiente para que los Animos se
acobardasen; pero las bravas damas de la Cruz Roja eran espafiolas de
sangre, de coraz6n y de sentimientos, y siendo todo esto no podian sen-
tir el mas pequefio estremecimiento de temor.
Las nueve y media serfan cuando se oyeron los primeros tiros dispara-




















Don Manuol Anton 6 Iboleon, comandante del callonero "PI- selor Raldas'no.
z'rro", herido en el combat de "Maravi" miencras peleaba ar- Consul de Espafia en Nueva York.
mado con un rifle desde el puente del navio.
dos a regular distancia, juzgando por el ruido: a los pocos minutes so-
naron ya mas cerca, y luego mas, lo cual probaba que iban recorriendo
la linea de los fuertes. Cuando los disparos eran tan pr6ximos que las balas
silbaban por los costad6s del teatro y pasaban rozando los kioscos donde
vendian sus mercancias las valerosas hermanas en Caridad, contestaron
los fuertes 6 al menos uno, el que teniamos cerca, y como el fuego se hi-
ciese graneado y la autoridad military creyese oportuno prepararse, oy6-
se el toque de llamada y tropa que, como era natural, produjo alarm
en los espectadores. Se marcharon casi todas aquellas sefioras que habian,
pagado sus localidades; corrieron los voluntarios A vestirse y A former,
dejando algunos en el teatro A sus esposas que eran damas de la Cruz
Roja y fueron los mui~icos A buscar sus armas, vi4ndose a los pocos mo-
mentos transformado el aspect del coliseo.





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS


Yo puedo asegurar que si no hubiese sido espafiola me hubiese mar-
chado. Encontribame en un palco de la derecha; precisamente en el cos-
tado que da al campo de donde partisan los proyectiles, y solamente res-
guardada por persianas que a mayor abundamiento estaban corridas pa-
ra que entrase el fresco.
La noche era 16brega y tempestuosa.
Mi hijo me suplicaba que le dejase marchar con los voluntarios, y yo
le contuve dici6ndole: -Aquf esta hoy el peligro porque este recinto es el
objeto de sus iras; pues corrAmoslo juntos.
Men6ndez Acebal debia leer unas quintillas dedicadas por D. Te6timo
Lacalle A la sefiorita secretaria; estaba vesTido de etiqueta y por lo tanto
corri6 A ponerse el uniform, como sargento mayor de la plaza que es y
jefe de la guardia local. Los servicios y los trabajos de Men6ndez, ja-
mas seran bastante recompensados por nadie.
A los pocos moments apareci6 el director del Diario de Cardenas
con uniform viejo, machete, rev61ver, espuelas, sombrero grande... en
fin, dispuesto A batirse una vez mas con el denuedo que tiene ac-edi-
tado.
La funci6n continuaba pesar de las descargas cerradas... y proxi-
mas, no querfamos dar gusto al enemigo disolvi6ndonos; todos estaba-
mos en nuestros puestos: Ainicamente se desocuparon los kioscos porque
cruzaban las balas hacia aquel lade. Los villanos que sin respetar la neu-
tralidad de la Cruz Roja pretendian herir y matar 4 las caritativas mu-
jeres, compafieras de infancia muchas de ellas del cabecilla Rojas que los
manda, no pudieron prever el resultado de su ataque: lo que no hubiese
pasado de fiesta de caridad, se convirti6 en una fiesta patriotica indes-
criptible.
Tambi6n yo debfa leer otros versos, un romance de mi compafiero
L6pez Sefia, titulado: E1 soldado espafiolb, y cuando aparecimos en la
escena, Men6ndez y yo del braze, 61 armado de todas armas y yo vesti-
da como nos vestimos todas las mujeres para esa clase de fiestas, comen-
z6 iel delirio! que dirfa el archisimpAtico comandante Cebrian.
A partir de aquel moment es innarrable lo que alli pas6.
Soldados y oficiales armados; los muisicos con los instruments en la
mano y los fusiles colgados en el hombro; los caballeros de La Cruz Roja;
las damas, que sin quitarse los delantales habian tomado posesi6n de los
palcos, junto A los cuales se apifiaban los soldados, todos gritando ;viva
Espafia! al propio tiempo que sollozaban por los recuerdos que el bellisi-
mo romance de L6pez Sefia evocaba; las sefioras de pie, arrebatadas por
aquel especticulo nunca visto, desafiando las balas, dando vivas A la pa-
tria espafiola y A la reina y al rey... ;Oh! si pudiesen comprender toda la
grandeza de aquellos moments no los hubiesen provocado con sus pro-
yectiles los villanos que merodean y asesinan a las puertas mismas de





78 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

CArdenas, amparados por sus propias families que viven y aun gozan de
privilegios. Pero detente, pluma.
;Serian tan amargas las quejas si las dejase yo correr! .
En in noche del domingo y terminadas oficialmente A las doce las
fiestas de La ('ruz. Roja. me acompafiaron hasta el vapor mas de qui-
nientas almas: eran entonces las damas de La Cruz Hoja las que inicia-
ban los vivas a Espafia, a la reina y al rey; eran ellas las que coreaban
el ;viva! electrizante del himno de -Cadiz>; ellas las que visitan A los
heridos, los consuelan y los fortalecen; ellas las que no tienen reparo en
nada que sea beneficioso para los defensores de la patria; ellas las que
sacrifican la coqueteria de sir trajes al uniform de las hermanas de La
('ruz Ro)a; ellas las que no abandonaron el teatro A pesar del tiroteo
que amenataba sus vidas.-



Los martires de la patria Ilenan los hospitals y sanatorios que la ca-
ridad tiene establecidos para tender a la salud quebrantada en el cum-
plimiento del deber. El viajero que actualmente visit alguna capital de
Espala encontrrara en el coche del ferro carril, en las fondas 6 Estaciones,
soldados vestidos de rayadillo que vuelven de la guerra cubiertas las he-
ridas con limpio vendaje, destrozado el uniform, alegres y decidores en
medio de la fiebre adquirida en el insano clima cubano.
Uno de estos heroes del ej6rcito es el soldado Juan Llodra y Duran,
natural de Manacor (Baleares) soldado del Regimiento de Tarragona que
formaba parte en Puerto Principe de una guerrilla montada.
El dia 9 de Agosto de 18!)5, Llodra con su guerrilla fu6 A relevar el
destacamento del fortin de Ramblazo, sosteniendo her6ica lucha contra
los rebeldes y defenditndose despu6s de la partida Mirabal fuerte de 800
hombres Tales fueron las heroicidades llevadas A cabo por el valiente
soldado Balear que sus jefes le propusieron para la Cruz de San Fernan-
do, cuya insignia le fue colocada en el pecho por el Sr. Ministro de la
guerra general Azcarraga. A descansar de las fatigas de ]a campafia y
restablecerse de las heridas recibidas fu6 LlodrA a su pals natal, desem-
barcando en Palma de Mallorca. El recibimiento hecho al h6roe en Pal-
ma fu( delirante, entusiasta, cual se merece el noble soldado que vuelve
A la patria cargado de laureles y de heridas recibidas en defense de su
bandera.
A la llegada del vapor I'ni6n que le conducia, el muelle del puerto
de Palma estaba atestado de inmenso gentio que saludaba A su h6roe con
las aclamaciones de ;viva Llodra! ;viva el valiente del Ramblazo! ;viva
Espaila! Acompailado de sus ancianos padres, que lloraban de emoci6n,
hizo su entrada en la ciudad montado en una carretela. Las calls de





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 79

Palma estaban llenas de gente que saludaba con entusiasmo A LlodrA.
En El Circulo Militar habia un letrero que en grandes caracteres decia:
Al hdroe del Ramblazo D Juan Llodrd Durdn. Por la noche di6 el
Circulo un banquet en su honor.
Acompafiado ademas de las primeras autoridades civiles y militares,
dirigi6se precedido de una banda de muisica al cuartel de caballeria en
donde se alojan sus compafieros del ej6rcito, y alli les fu6 presentado por
el capitAn general en calurosas frases de admiraci6n y entusiasmo el h6-
roe Llodra, para que su heroico comportamiento les sirva de ejemplo si
la patria les llamaba al campo de batalla para defender su integridad
amenazada.
Llodra abraz6 A sus companieros que iban a partir, diciendoles que los
insurrectos no se comen A nadie, y que huyen cobardemente cuando se
les ataca.
Frente la fonda de Mallorca, donde se alojaba Llodra, se di6 una se-
renata en su obsequio.
Acompafiado por una comisi6n de vecinos parti6 para Manacor, su
pueblo natal, en el mismo coche-sal6n que us6 D. Alfonso XII cuando
recorri6 la isla, siendo aclamado por el pueblo.
En todas las estaciones del transito acudia un numeroso gentio a sa-
ludarle.
En Manacor le recibieron las autoridades, dandole la bienvenida y
prodigandole elogios por su her6ica conduct en el campo de batalla. A
su paso por las calls del pueblo se le han arrojado flores, coronas y pa-
lomas. El clero ha cantado un Te Deum por la milagrosa salvaci6n de
LlodrA.
La Diputaci6n provincial le regal6 125 pesetas, 250 el batall6n regio-
nal y 150 el Circulo Militar.
SEn conjunto, la recepci6n que la ciudad de lPalma ha hecho A LlodrA
ha sido en extreme simpatica; pero convendria que no desapareciera por
complete esa admiracion v ese entusiasmo por los que tan her6icamente
ofrecen su sangre en aras de la patria; seria preciso que el Gobierno (
.Tuntas especiales, creadas al efecto cuidaran de tender A las necesida-
*des de estos heroes que inutilizados vuelven del campo de batalla y les
privaran de que mafiana tengan que recorder su sacrificio y su heroismo
para implorar una caridad del distraido transeunte.

*
*

El Baga es un antiquisimo pueblo del embarcadero en la bahia de
Nuevitas, que tuvo alguna importancia antes de la revoluci6n de Yara,
por ser el lugar que utilizaban los various ingenios que habia entonces en
la rica y floreciente jurisdicci6n de San Miguel de Nuevitas para expor-





~5U CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

tar sus frutos. Nunca fu6 un caserio de importancia, pues ademas de ha-
ber afiadido mas tarde a su importancia maritima la de ser estaci6n ca-
becera de una via f6rrea que lleg6 a extenderse A la playa y al caserfo
de San Miguel, sus terrenos pantanosos, su carencia de aguas potables y
la plaga de jejenes, coracles y mosquitos que alli existen, alejaban toda
poblaci6n; reduciendose la urbanizaci6n de aquel paraje A unas tres 6
cuatro casas de tabla y
teja y 4 un extenso al-
mac6n donde era deposi-
tado el azuicar que se ela-
S boraba en los ingenious
de la comarca.
H Durante la guerra an-
terior, no obstante ser
punto de partida de la
S trocha military del Este,
f, q que terminaba en La
,I,, Zanja, pasando por San
Miguel y GuAimaro, y
en donde se gastaron
inuitilmente muchos mi-
Slones de pesos, tampoco
cobr6 importancia; yen-
do por la miseria, tan
amenos, que iiltimamen-
te aquellas f4bricas se
fueron desmantelando,
hasta casi derribarse.
Verdad es que despu6s
del Zanj6n s6lose fomen-
t6 alli un central azuca-
"7. rero, que desapareci6
muy pronto, y que el
l valihnte soldadodon Juan LWedrA DurAn, condecorado con Ia cruz laureada comercio y el poblado
de San Miguel progre-
saron bien poca cosa, faltindole al Bag4 la vida que suelen dar los cen-
tros de poblaci6n cuando florecen y se desarrollan.
El Bags, sin embargo, es punto, si no estrat6gico, necesario de guar-
dar: por esa raz6n en la otra y en esta guerra, existi6 y existe alli un
fuerte que la actualidad custodiaba un pufiado de valientes.
Don Francisco Manzano, primer teniente del batall6n de Gerona, era
el jefe del destacamento, siendo a su vez jefe de la estaci6n telegrifica alli
astablecida, el telegrafista segundo don Rafael Cordero.









'

iCA
-LLI













































El comandante do Intsauterfa do Gallosa Sr. Acosta, salv A Ires soldados de su columns, quo abogaban aon el rio Jiqulabo.





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


Serian las 10 de la noche del dia 13 del actual y hallAbase de visit
Manzano en casa de Cordero, cuando inesperadamente fueron sorprendi-
dos por un grupo de insurrectos que haciendo prisioneros A ambos, ata-
caron el fuerte por tres de sus frentes, Ilegando en su empeiio de tomar-
lo hasta 25 pasos de los fosos, dando voces de lal machete! contestando
aquella agresi6n el sargento Puello Salamero que, secundado por el cabo
Martin Estefano Lara v el centinela Antonio Batalla Pujol, rompi6 el
fuego, dando lugar a que la pequeia guarnici6n se dispusiera para el
ataque.
El enemigo generaliz6 el fuego atacando por el cuarto frente y com-
prendiendo el sargento que el teniente debia estar prisionero, tom6 el
mando de la fuerza y ]a distribuy6 convenientemente, rechazando a los
rebeldes despucs de una hora v cuarto de fuego.
Al siguiente dia el teniente coronel Balbas que estaba en Nuevitas, se
traslad6 a Baga, con 80 hombres, llegando a las 10 de la mafiana, y ave-
riguando quc el enemigo era fuerte de 300 hombres hall, en el reconoci-
miento que practice, rastros de sangre hacia el potrero Atalaya; ademis
recogi6 una manta y una hamaca ensangrentadas y un sombrero pasado
por una bala. Posteriormente se ha sabido qtue los insurrectos tuvieron
un muerto y un herido.
Los rebeldes en su retirada, cortaron por varies puntos la linea tele-
grafica, entire San Miguel y Baga y, segoin se dice, iban mandados por
Alvaro Rodriguez.
El teniente coronel Balbas se retir6 aumentando hasta 30 hombres la
dotaci6n del fuerte y dej6 alli otro official.
El mismo dia 13 sali6 de esta ciudad el teniente ?oronel don Cruz
GonzAlez, con el batall6n de Cadiz, a practical una opei-aci6n en la zona
de la ciudad.
En el Rosario, de L6pez, tuvo un ligero tiroteo, sin eonsecuencias,
y regres6 travcndo detenido al paisano Benjamin Betancoirt.

*

Ha sido preso Roloff en los Estados Unidos a causa de ha.ber sido el
directory reclutador de la expedici6n del Lauriada. Fue puesto en li-
bertad mediante 2.500 duros de fianza.
Lo que pasma en estos asuntos filibusteros es la facilidad coil que ma-
nejan dinero.
,De d6nde sale?
Porque los recursos particulares de los laborantes ya se deb'en haber
agotado despuds de tanto gasto en armas, recluta, vapores y mumiciones.
Ahora mismo despilfarran dinero dando 2.500 duros por la 'libertad
de un hombre que no vale tres pesetas.


_~_~





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 0S

Tanto dinero como tienen 6saldra del sindicato de azucareros?
Las ganancias que les ha proporcionado el incendio de ingenios en
Cuba puede hacer que se muestren generosos con esos viles incendia-
rios.
El c6nsul de Espaila en Buenos Aires participa al ministry de Estado
que el vicec6nsul honorario de nuestro pais en San Nicohis de los Arro-
yos, secundando sus gestiones, le ha remitido 500 pesos papel moneda
de aquel pais, donados por la Sociedad Espafiola de Socorros MIituos
de dicha ciudad, para que los envie a la Secci6n es)paiola de la ('ruz Roja,
que tiene a su cargo la asistencia a los heridos de nuestro her6ico ej6r-
cito de Cuba.
Asi lo ha hecho el referido agent consular, girando la equivalencia
de dicha suma, que produjo 1.055 pesetas al cambio, muy favorable, de
2,11 pesetas, al president de tan humanitarian instituci6n.
Digno de todo encarecimiento y del mas entusiasta aplauso, es el des-
interds patri6tico de los espailoles residents en San Niculis, que a raiz
de la suscripci6n para aumentar nuestras fucrzas navales, no han vaci-
lado en contribuir tambien con este important donativo a obra tan me-
ritoria v recomendable.

*

La prensa llegada de Cuba por el ciltimo correo ofrece indicios de un
movimiento patri6tico que ha de merecer generals aplausos y que, di-
cho sea en verdad, veniamos todos echando muy de mcnos.
El Diario de la Marina, 6rgano del partido reformist de Cuba,
ocupandose de la llegada A aquella isla de los nuevos refuerzos v de los
festejos que se les preparaban, dice en un brillante articulo titulado:
-Nuestro deberc que no bastan esos agasajos a las tropas expediciona-
rias sino que es just y necesario que los espaioles de Cuba hagan es-
fuerzos propios para secundar la acci6n del ejercito y los grades es-
fuerzos nacionales, arni4ndose todos los leales en todas las localidades y
todas las comarcas, saliendo a combatir a los rebeldes por dnide quiera
que 6stos pasen v formando una especie de milicia ciudadana 6 territo-
rial, a fin de que el esfuerzo y los sacrificios no sean sdlo de Espaia sino
tambien de los que aqui tienen auin mis interns que los espanioles de la
peninsula, en que se restablezca pronto la paz y cese la destruccin de la
riqueza.
Por deber de patriotism, por punto de honra, y hasta por instinto
de conservaci6n, exclama en6rgicamente el diario reformist, estamos en
el caso de corresponder a los titanicos esfuerzos realizados por la madre
patria, poniendo de nuestra parte cuanto pueda contribuir al pronto res-
tablecimiento de la paz. Espafia, siempre magnanima y generosa, despuds






CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


de habernos enviado la flor de sujuventud, la savia de su poblaci6n, las pri-
micias de su ej6rcito, para que, A la par de su bandera, defendiese nues-
tros derechos, nuestras vidas, honras y haciendas, ha empefiado sus re-
cursos mIs necesarios, sus rentas mas valiosas, el porvenir de sus hijos y
hasta las naturales riquezas ocultas en el fecundo seno de sus montafias.
A tantos y tan inmensos sacrificios debemos responder con un supre-
mo y decisive esfuerzo los que aqui defendemos la causa national. Y si
ahora, como desgraciadamente ocurre, por la escasez de trabajo y por
las despiadadas severidades de la guerra, quedan sin ocupaci6n muchos
hombres uitiles, y cunde cada vez mas la indignaci6n contra los bArba-
ros incendiarios de Cuba, 4qu6 mejor medio de corresponder A la gallar-
disima actitud de la naci6n, que realizar cuanto antes la idea, creando
esas milicias ciudadanas, ej4rcito territorial, 6 como quiera llamarse, en
cuyas filas habrian de figurar todos, absolutamente todos los hombres
ditiles que rechazan, por suicide y por salvaje, la inicua insurrecci6n?

*

A su vez, el senior marques de Apezteguia, seguin comunican A El
Imparcial, ha hecho analogas manifestaciones y censuras en tonos muy
vivos 4 los espafioles ricos de Cuba que se vienen A la peninsula 6 al ex-
tranjero A esperar que pase la tormenta, en vez de estar en la isla sirvien-
do A la patria y cumpliendo sus deberes.
H6 aquf los t6rminos en que se expresa el opulento hacendado y pa-
triota:
.La patria ha enviado ya bastante, y seria un crime pedirle mAs
hombres y mis sacrificios. Nosotros estamos en el caso de hacer eficaces
esos nobles desprendimientos de la naci6n; y si no lo hacemos, icon que
derecho vamos A seguir pidiendo mAs? aAcaso nuestra misi6n se reduce
A levantar arcos y dar vivas a los soldados que llegan? Los ayuntamien-
tos, las diputiciones, los particulares, los hacendados, los artesanos, los
bodegueros y los trabajadores, Ghan de estar en sus casas 6 lejos de sus
casas, esperando que las columnas concluyan la guerra al mismo tiempo
que defienden la propiedad?
En huelga los ayuntamientos, ausentes los ricos cuando mas podia
necesitarse de ellos, esperando todos el manA de la pobre Espafia, esta-
riamos asi, afios y aiios, sin llegar nunca A la soluci6n, que ya parece
que no la desean mAs que los peninsulares que en la Peninsula viven: tal
es la indiferencia de estas gentes, ricos y pobres.-
Todo esto revela que se inicia en Cuba una corriente favorable al
concurso activo de aquellos leales en la obra en que estA empefiada la
naci6n.
Muy de desear es que esas iniciativas tomen cuerpo y adquieran des-




Y DE LA REBELLION DE FILIPINA8 85

arrollo rApido A fin de que se hagan sentir en la pr6xima campaiia de in-
vierno, que debe ser la decisive de la guerra de Cuba.
Hace ya bastantes dias que toda la prensa se ocup6 con interns de la
pequefia Antilla, por su proximidad al lugar en donde hoy se bate por
la patria un crecido ej6rcito espafiol, y haciendose eco de cartas que se
suponfan recibidas de importantes casas de comercio y jefes de la guar-
nici6n de aquella isla.
Tambidn se dijo que el general Marin habia escrito al ministry de la
Guerra sobre la necesidad de aumentar aquella guarnici6n por si los
enemigos de la tranquilidad public intentaran cometer algrin acto de
rebeli6n.
Las noticias que en dichos dias circularon fueron muy comentadas,
y hasta con visos de verosimilitud corri6 el rumor de que en el ministe-
rio de la Guerra se trabajaba para la organizaci6n de fuerzas con desti-
no a Puerto Rico.
Otras noticias afiadfan que de la expedici6n de 40.000 hombres a
Cuba se sacarian algunos refuerzos, que quedarian en la pequefia An-
tilla. -
El senior ministry de la Guerra ha manifestado A algunos periodistas
que por el ministerio de su cargo se estaba organizando un batall6n de
infanteria, que en breve marcharA A Puerto Rico, y que su envio no
obedece A noticias alarmantes que se hayan recibido de alli, sino al pro-
p6sito de tener completes todas las guarniciones, como medio de pre-
eauci6n.
El batall6n expedicionario se llamara Batall6n Peninsular num. 5, y
oontarA de 1.050 plazas.
Se organizara en Sevilla, y cr6ese que pronto se hallara formado y
dispuesto para marchar a CAdiz, en cuyo puerto embarcara A bordo del
vapor correo.
El batall6n s61o llevara ahora 806 plazas, completAndose despubs con
fuerzas del contingent de la pr6xima quinta.
Probablemente no tendrA que verificarse sorteo de oficiales, por pre-
sentarse muchos voluntarios.

*

Distribuci6n de los 100.000 hombres del contingent del ej6rcito
de 1896-97.
1. Tropas de la real casa, 405.
2.0 Infanteria.-56 regimientos de line A 804 hombres de tropa
cada uno, 45.024.-Aumento para el regimiento de la Reina numero 2,
396.-10 batallones de cazadores A 964, 9.640.-2 regimientos regiona-
les de Baleares, A 804, 1.608.-Aumento para el que guarnece A Mah6n,




86 CRONIOA DE LA GUERRA DE CUBA

196.-2 batallones de cazadores regionales de Canarias, a 600, 1.200.--4
regimientos regionales de Africa, a 1.200, 4.800.-Batall6n Disciplinario
de Melilla, 500.-56 zonas de reclutamiento de la Peninsula y una de Ba-
leares, a 7, 399.-5 idem id. complementarias, a 9, 45.-2 id. id. de Ca
narias, A 5, 10 -56 regimientos de reserve de la Peninsula y 2 de Ba-
leares a 6, 348.-6 batallones de reserve de Canarias, 4, 24.-Total,
64.1;)0.
3 o (abolleria.-28 regimientos activos A 450 hombres cada uno,
12.600.-Aumento para los seis regimientos de guarnici6n en Madrid y
sus cantones, A 60, 360.-Escuadr6n cazadores de Mallorca, 130.--Idem
idem de Melilla, 170.-14 regimientos de reserve, a 6, 84.-3 estableci-
mientos de remonta, A 182, 546.-4 dep6sitos de caballos sementales, A
98, 392.-Aumento para el primer dep6sito, 4.-2 secciones de caba-
llos sementales afectas al 2.0 y 4. dep6sitos, a 30, 60.-Total, 14.346.
4. Artdleria.-4 regimientos montados con material de 9 cm. (1.0
3. v 5.) a 363 hombres, 1.452.-1 regimiento ligero (4. de campafia),
463.-9 regimientos montados con material de 9 cm., a 331. 2.979.-3
regimientos de montafia, a 455, 1.365.-3 batallones de plaza de 6 com-
paiilas (1., 2. y 13.) a 610, 1.830.-Bateria mixta afecta al 13. bata-
116n de plaza, 147.-1 batall6n de plaza de 5 compaiias (4.), 534.-5
batallones de plaza de 4 compafifas a 430, 2.150.-Aumento para el 6.
y 8. batallones de plaza 4 28, 56.-9.o batall6n de plaza, 374.--Escuela
Central de Tiro, 150.-Museo, 10.-Comisi6n Central de Remonta, 28.
-7 Dep6sitos de reserve A 4, 28.-4 compafilas de obreros A 50, 200.-
Aumento para la 1." compafifa de obreros, 8.-Total 11.774.
5. Inqe'ieros.-2 regimientos de Zapadores-Minadores con dos
batallones (1. y 2.0), a 802 hombres, 1.604.-2 idem id. con un bata-
116n (3. y 4.), A 802, 1.604.-Miisica afecta al regimiento de Zapado-
res-Minadores de guarnicion en Madrid, 27.-Compafiia de Zapadores-
Minadores regional de Baleares, 120.-Idem id. afecta A ]a plaza de Me-
lilla, 120.-Regimiento de Pontoneros, 500.-Batall6n de Telegrafos,
547.-Idem de Ferrocarriles, 500.-Compafifa de Aerostaci6n, 53.-Bri-
gada Topografica, 100.-Compafifa de Obreros, 91.-7 dep6sitos de re-
serva A 4, 28.-Total, 5.294.
6. Admiai .tracidn Militar.--1. brigada de tropas, 844.-2.a idem
fdem, 511.-Secci6n montada regional de Baleares, 35.-Idem de mon-
tafia regional de Canarias, 13.-Secci6n de montafia de Ceuta, 15.-
Idem id. de Melilla, 82.-Total, 1.500.
7.' 1.' brigada Sanitaria, 900.-8.a Brigada Obrera y Topografica
del Cuerpo de Estado Mayor, 298.
9. Tropos especiales de Canarias, Ceuta y Melilla.-Milicia vo-
luntaria de Ceuta, 178.-Compafifa de mar de Melilla, 100.-Guardia.
provincial de Canarias, 140.-Total, 418.





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS


10. Establecimiento de instrucci6n military, 552.--11.0 Secciones
de ordenanzas del ministerio de la Guerra, 323.
Total general, 100.000.

Situacidn de Cuba.

La campafia de Cuba-ha dicho el general Azcirraga-sigue su curso
natural, dadas las dificultades que ofrece la guerra durante el period de
las lluvias. En cuanto 4stas cesen y los refuerzos que en breve se envia-
ran se hallen en los puntos a que se les destine, se procedera a' combatir
sin descanso al enemigo, 6 indudablemente sufrira quebrantos de tal
suerte, que se vera imposibilitado para hacer frente con probabilidades
de 6xito a la persecuci6n de que sera objeto.
Lo ocurrido en tiempos que nos son desfavorables por la raz6n indi-
cada, resultando muertos Jos6 Maceo, el medico Zayas (que sublev6
Las Villas y prepare las expediciones realizadas por MAximo G6mez en
su invasion de.Oriente a Occidente) y otros cabecillas importantes, la
herida de Antonio Maceo, segin declaraci6n de los periodicos filibuste-
ros, el hecho de rehuir los rebeldes todo encuentro, limitandose A la de-
fensa cuando se ven acosados por nuestras valerosas y sufridas tropas,
demostraciones evidentes son de que la campaila tomara en cuanto los
refuerzos lleguen, un giro altamente beneficioso a los intereses de la pa-
tria, y acaso decisive en un plazo breve para el termino de la insu-
rrecci6n.

Las trcchas.

Este sistema de defense es eficaz y utilisimo, sobre todo contando con
fuerzas para operar en combinaci6n con las fuerzas que esten al cuidado
y vigilancia de aquellas; pero no puede asegurarse en absolute que sean
infranqueables. El general Weyler confia en la eficacia de las trochas y
hasta ahora los hechos responded A sus cAlculos estratigicos; mas no le
produciria asombro, al menos a mi no me lo causaria (ya que usted de-
sea conocer mi opinion concrete sobre este punto), que aprovechando
una noche cerrada 6 tempestuosa, franquease Maceo la trocha, seguido
de media docena de audaces guerrilleros. Esto no es impossible. En ]a
guerra diltima pas6 Maximo G6mez ]a trocha de Juicaro a Mor6n, a po-
cos metros de un fuerte que le hostiliz6; pero consigui6 su prop6sito, si
bien resultaron muertos algunos de los que le acompafiaban en su atre-
vida empresa. Ahora las defenses son mejores.
La linea de Mariel A Majana esta inica, habidndose hecho con los
recursos del pais, a trav6s de la Ci6naga, un paso que permite.Ilegar
hasta la misma costa Sur.




88 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


Los refuerzos.

Los que en este moment estin en camino de Cuba son considerable,
pues no bajaran de 40.000 hombres, con los elements necesarios para
su alimentaci6n y defense. En noviembre se embarcarin 30.000 mas y
mayor nimero si hiciesen falta.
Es precise salvar a todo trance el honor national y garantir la inte-
gridad del territorio. Con tan poderoso nicleo de fuerzas podra el general


Jemis Rodrifuez, fusilade el dia 14 en Sagu, per lon Don Guillermo Perinat, teniente del regimiento de Va-
delitos de rebeli6n 6 incendio. lencia, muerto gloriosamente en los campos de Caba.

Weyler emprender operaciones activas y desarrollar sus planes bien me-
ditados para que la insurrecci6n quede dominada y reducida A escasos
limits en poco tiempo.
Deberes de gobierno me obligan A ser circunspecto respect A este
particular. Abrigo, sin embargo, la firme creencia de que los sacrificios
de la naci6n no seran est6riles para el patri6tico fin que perseguimos.
La guerra de Cuba acabara mas pronto de lo que generalmente se cree;
pero para ello se necesita un supremo esfuerzo.

Servicio obligatorio.

El partido conservador puede vanagloriarse de haber sido el primero
que llev6 al Parlamento esta cuesti6n. En 1891 present al Congreso un
proyecto de ley encaminado a dicho fin, pero cay6 aquel gobierno cuan-
do iba A empezar su discusi6n. No estA abandonado el prop6sito; se tiene





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 8U

en studio y se prepare el camino para que sus resultados sean mis efi-
caces A su planteamiento.

Redenciones v metdlico.

Mientras el servicio obligatorio no sea un hecho subsistiran, como es
consiguiente, las redenciones. Se pens6 aumentar hasta diez mil reales
por lo menos el tipo, pero no prosper la idea, porque resultaria perju-
dicada la clase media y las families pobres que hacen sacrificios inmen-
sos para reunir la cantidad hoy fijada para la redenci6n. Esta es una
cuesti6n que me preocupa. La recluta voluntaria nos ha dado un contin-
















Torre 6ptica hellogrflca coustrufda sobre el campanario de Ia torr do Baysmo.
gente de 14.000 hombres. Estos menos ha habido necesidad de reclamar
de los cupos disponibles.

Los cortos de talla.

Como se ha abusado tanto en los pueblos, efecto del caciquismo im-
perante, logrando eludan el servicio military mozos que bien medidos tie-
nen el minimum de la talla, me propongo que altos y bajos cumplan
igualmente sus deberes con la patria: unos como tropas combatientes,
otros como auxiliares, sirviendo en las oficinas, en las ambulancias, en
los hospitals, en las administraciones; alli donde puedan ser tiles sus
aptitudes, ya que la uniformidad del paso necesario en las marchas les
dispensa el figurar en filas.

El regreso de los generals.

No se oculta al gobierno que produce mal efecto en la opini6n la fre-





80 CRON1CA DE LA GUERRA DE CUBA

cuencia con que regresan de Cuba oficiales generals, pero no esta en su
mano evitarlo ni esto seria just en la casi totalidad de los casos.
Los que quisieran que los generals corriesen la propia suerte que los
soldados, no tienen en cuenta que 6stos son j6venes y resistentes y aqu6-
llos de alguna edad y no exentos de achaques ypadecimientos debidos a
anteriores campafias.
El general Mella muri6 poco despu6s de regresar a la Peninsula; Bar-
ges regresa grave; Lachambre, que ya estaba delicado cuando comenz6
la campaiia, hallase enfermo de algun cuidado; Gonzalez Mufi6z, Garcia
Navarro, Cornel, Gonzalez Teran y alguin otro que estan accidentalmen-
te en la Peninsula recuperando la salud perdida, regresardn a Cuba tan
pronto como est6n en disposici6n de hacerlo, como lo han hecho otros,
el general Echagiie entire ellos.
El general Arderius vino porque su cargo tenia caracter politico y de
confianza, y al regresar el general Martinez Campos es 16gico le acom-
pafiara.
En cuanto al general Ochando, me sorprende se atribuya su venida a
hallarse contrariado por alguna resoluci6n mia. Estoy seguro de no ha
ber dado motivo para tal determinaci6n y mientras no se demuestre lo
contrario, creer6 que el general Ochando regresa a la Peninsula por sen-
tirse enfermo. Pasemos a otro asunto.

Atrasos de pagas.

Es cierto, desgraciadamente, que se paga con alguin retraso A los que
en Cuba pelean por la patria, pero esto no esta en mi mano el evitarlo,
ni el gobierno ha podido hacer mas de lo que ha hecho. Circunstancias
de todos conocidas y con mayor abundamiento de los que tienen la mi-
si6n de informal al puiblico de los asuntos de interns palpitante han im-
pedido que contAsemos con los recursos necesarios para satisfacer con
puntualidad todas las atenciones de la guerra. Las tres pagas que se
adeudan seran satisfechas en cuanto se aprueben las autorizaciones y dis-
pongamos del credito necesario. Mientras esto se consigue procuraremos
tender 4 lo mis preferente, A la mejor alimentaci6n possible de las tro-
pas, A que las families de los jefes y oficiales perciban en la Peninsula
con regularidad las cantidades que tienen asignadas y A que los elemen-
tos de guerra no falten alli donde convenga.

Cuestidn de orden piblico.

Los chispazos revolucionarios recientemente ocurridos revelan que
los enemigos de Espana, estin persuadidos de que disponemos de medios
para afianzar la integridad del territorio y para acometer mds altas em-





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 91

press si nuestro honor peligrase, asi es que redoblan sus esfuerzos para
crearnos obstaculos.
Hace tiempo que conoce el gobierno los planes de los filibusteros ul-
tramarinos combinados con elements inquietos y desequilibrados de la
Peninsula, y tomadas tiene sus medidas para destruirlos. Si desgracia-
damente se intentase probar fortune para contrarrestar Ia eficacia de las
manifestaciones del sentimiento pliblico cada dia mis manifiestas en fa-
vor de un esfuerzo supremo digno de nuestra historic, iah! entonces se
veria hasta d6nde llega la lealtad y el arrojo de nuestro ejercito, afanoso
de luchar frente a frente.
No es de suponer que algunos insensatos, imbuidos por enemigos de
Espafia 6 por ellos asalariados, intenten perturbar el orden en ]a Penin-
sula dificultando los embarques que se preparan; pero si tal sucediere no
se haria esperar el debido escarmiento. ;Que no se Ilamen a engafio!

*
Hasta aqui ha podido irse atendiendo A la guerra sin tocar directa-
mente el presupuesto de la Peninsula. Se ha recurrido al Tesoro de Cuba,
Tesoro que consiste casi exclusivamente en el credito v de este cr6dito
somos fiadores los espafioles todos. Por consiguiente, de los intereses de
aquella deuda y de todas las consecuencias para el pago es solidario el
Estado espafiol.
Estos intereses, A la hora que escribimos, ascienden, segoin nuestra
euenta, A mas de 20 millones de pesos al afio.
Cuba, en las recaudaciones de los tltimos ailos, antes de haber redu-
cido a polvo y aniquilado su producci6n las hordas separatists de incen-
diarios y de asesinos, contribufa con unos veintiuno 6 veintidos millones
de duros, incluyendo en esto todos los ingresos.
Suponiendo que la pat se consiguiera de aqui a diciembre, no podria
obtenerse en la gran Antilla una recaudaci6n, durante los tres primeros
afios que siguieran a la guerra, de mas de 15 millones de pesos, echando
por largo.
Tendriamos, pues, desde fin de aiio que pagar 21 a 22 millones de
pesos de intereses de la deuda.
El deficit, pues seria 6 6 7 millones de pesos anuales, y ademis todo
lo que importara el sostenimiento del ej6rcito y de la marina y todas las
atenciones de su presupuesto ordinario, como los gastos de Gracia y Jus-
ticia, Fomento y demas, que no bajaria de 13 A 14 millones de pesos.
Con esta data anterior infalible, la Peninsula desde luego tiene que
tender A los gastos de la guerra, que no bajarAn de mill6n y medio de
pesetas diaries, y nos quedamos cortos.
El honor y la integridad de la patria nos lo exigen; pero no se puede
cerrar los ojos A la series de sacrificios que esto nos impone.





92 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

Hasta aqui se vivi6 del cr6dito, que es lo porvenir; ahora habrA que
hacer los sacrificios de present, afectando 4 todos los recursos ordinarios
y Zxtraordinarios de la Peninsula.
La continuaci6n de la guerra es hoy, no s61o un deber de patriotism
sino una imprescindible acci6n para salvarnos de una mayor ruina in-
minente y aterradora.
Si los 40.000 hombres que van ahora de refuerzo son lanzados contra
Maceo en Pinar del Rio, no es dificil que en dos 6 tres meses limpien
aquella provincia de insurrectos, siendo impossible A 6stos la retirada por
la trocha de Mariel Artemisa.
Y una vez aplastada alli la rebeldia entire diciembre y enero, queda-
ran limpias de partidas las provincias de la Habana y Matanzas. La in-
surrecci6n quedaria entonces bati6ndose solo en el departamento Oriental
y en Las Villas, luchando contra todo el ejercito, que no tendria que
tender mas que A la guerra en aquellas regions.
Espafia entonces se hallaria en condiciones much mas favorables que
hoy para cualquiera determinaci6n que en lo politico y en lo internacio-
nal coadyuvara al 6xito de nuestras armas y al t6rmino civilizador y pa-
cifico del conflict tremendo.
Por lo tanto, nuestra opinion de patriots y de ciudadanos, aun bajo
el puuto de vista de los intereses materials de la naci6n, y aun prescin-
diendo de la esfera mas alta de los ideales del honor y de la dignidad de
la bandera, nos manda en absolute la continuaci6n de la guerra hasta li-
mitarla en lo possible & aquellos centros que pueden considerarse como el
nido y el uiltimo reducto de la rebeldia.

*

Desde hace algunos meses se viene hablando de que los insurrectos
cubanos utilizaban las balas explosives; medio de destrucci6n tan contra-
rio a lo establecido en diferentes tratados internacionales, que se ha ocu-
pado de la manera como debian combatir los ej6rcitos en las naciones
civilizadas.
El ilustre general Azcarraga no podia menos que ocuparse de un
asunto tan interesante. Al efecto dict6 las disposiciones convenientes,
que han aclarado este asunto de una manera que no admite ninguna duda.
En el expediente que se ha formado figure la version recogida en di-
ferentes columns en operaciones, por la cual se observ6 que las balas
enemigas detonaban en cuanto chocaban en algiin cuerpo duro.
Llamada la atenci6n de los jefes superiores, el inteligente inspector
de Sanidad de aquel ej6rcito senior Losada, se dedic6 A estudiar los efec-
tos de aquellos proyectiles en el interior de las personas que por ellos ha-
bfan sido heridas.





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS U3

El resultado del examen en diferentes heridas ha sido el evidenciar
que los proyectiles que las causaron debian ser explosives, a juzgar por
los terrible efectos traumAticos que se habian estudiado.
Tambi6n se ha comprobado que entire las partidas insurrectas va un
nimero de buenos tiradores, cuya misi6n es la de herir mortalmente a
nuestros soldados haciendo uso de las balas explosives. Al efecto aprove-
chan una emboscada 6 una posici6n convenient para hacer el daiio con
la possible impunidad.
Estos proyectiles fuerori prohibidos por el Congreso de San Peters-
burgo: aquel caracter noble llamado el czar Alejandro tom6 la iniciati-
va, que fu6 secundada por los delegados de todas las naciones, asistentes
i tan humanitarian asamblea.
En Espafia, como en otras naciones, se usan las balas explosives para
la caza de las fieras. Se dividen en varias classes: unas huecas, que fun-
cionan por la expansion del aire; otras llevan una cantidad de fulminan-
te que produce la ruptura del proyectil al chocar con los huesos 6 tejidos
del cuerpo human, y por uiltimo, otras de mayor calibre llevan en su
interior una carga explosive que se inflama por el choque de una senci-
Ua capsula de fulminante.
En todos los casos produce los desastrosos efectos que con los jefes
superiores de nuestro ej6rcito en Cuba ha de lamentarse, no solo nuestra
patria, si que tambi6n en todo el mundo civilizado.
A las voladuras de trenes y otros excess muy conocidos debe agre-
garse este dato, para que se sepa c6mo combaten los insurrectos cubanos.
Hoy ya puede consignarse el hecho como cierto, pues a su investigaci6n
se ha dedicado tiempo y studio.
El gobierno parece se halla en el caso de consignar la conduct de
aquellos rebeldes, para que sea apreciada por todas las naciones, y espe-
cialmente por aquellas que cuentan simpatizadores con los que practican
la guerra de una manera tan repugnante.

*
*

MAximo G6mez ha decretado la destituci6n de Lacret.
Este mandaba numerosas fuerzas; tenia entire los suyos reputaci6n de
hombre valiente, y era uno de los cabecillas mas respetados en la insu-
rrecci6n actual.
Se atribuye la destituci6n a manejos de sus enemigos dentro del cam-
po insurrecto.
Noticias de buen origen hacen suponer que aumentan los odios y las
rencillas entire los que se levantan en armas contra Espafia.
Lacret ha sido sustituido en el mando de sus -fuerzas por Magin Ro-
driguez.






94 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

Segiin se dice, estas fuerzas se encuentran en San Jos6 de los Ramos,
v se disponen a pasar a la provincia de Matanzas.
No se sabe de una manera exacta el lugar donde se halla Maximo
G6mez.
Circulan muchos rumors acerca de su situaci6n actual; pero no tie-
nen esos rumors fundamento serio.
La unica noticia exacta que hay respect de la situaci6n del genera-
lisimo. se refiere al dia 12 del mes de agosto.
Se encontraba entonces con numerosas fuerzas, mis de 5.000 rebel-
des, en una finca denominada La Escondida, propiedad del rico hacen-
dado D. Jose Solis, situada en Buey Abajo, pr6ximamente cuatro leguas
distant de Manzanillo.
Entre los cabecillas que aquel dia se hallaban con Maximo G6mez fi-
gura Calixto Garcia.
Entonces se acord6 el mando de las fuerzas insurrectas de Oriente.
Se hall gravemente herido en Cienfuegos el bizarro capitan de arti-
Ileria don Luis Chac6n.
Ha sido fusi!ado en Matanzas el cabecilla Leonardo Garcia Almiere.
hecho prisionero en la misma provincia v sentenciado como incen-
diario.
El general Weyler ha concedido pr6rroga de un mes para el embar-
que de ins plAtanos.
En Sabana Miguel, provincia de Santa Clara, prepare una embosca-
da contra una guerrilla una numerosa partida insurrecta, resultando
muerto el teniente de la guerrilla, D. Estanislao Garcia Tufol.
Otra emboscada que prepare un pequeiio grupo de movilizados de
Matanzas, result desgraciada.
Tres del grupo dispararon equivocadamente, resultando muerto el
soldado Federico Cabello.
Ha llegado a .iovellanos el comandante Nestares, que se halla herido
de arma blanca en la pierna izquierda.
Ha referido curiosos detalles de una sorpresa en Macagua, de la que
resultaron bajas de ambas parties.
El mismo comandante recogi6 algunos muertos y heridos de las fuer-
zas leales.
Elogia el heroismo del m6dico senior Ballador.
Afiade que este, con grave riesgo de su vida, cur6 a muchos de los
heridos en el campo de batalla, a cinco de los cuales libr6 de una muer-
te segura, conduciendolos en hombros a una distancia de mas de mil
quinientos metros.
El corresponsal del New York Herald describe una extensa carta des-
de Jarahueca, relatando la muerte de Jos6 Maceo.
Da el corresponsal acerca del suceso curiosos pormenores.





Y DE LA REBELLION DE FILIPINAS 95

Confirma el pe-iodista neoyorkino que Maceo muri6 el dia 4 del ac-
tual en el combat de Lomas de Gato.
Una bala de fusil Remington alojada (n el cerebro, le quit la vida.
Fu6 en el precise moment de ordenar A sus huestes el cabecilla un
nuevo ataque a nuestras posiciones, pues ya habia realizado various.
Al volver la cabeza Jos6 Maceo para arengar A los suyos, recibi6 el
balazo que le hizo rodar por tierra.
Entre los que tenia Maceo a su lado hallabase el cabecilla Periquito
P6rez, quien inmediatamente recogio A su jefe, que se hallaba privado
de sentido.
Se supuso que Maceo habia muerto instantaneamente.
Vi6se despuSs que el jefe rebelde del departamento Oriental vivia
ain; pero la herida que le habia privado del conocimiento era gravisi-
ma, mortal de necesidad.
Dos m6dicos que le reconocieron declararon que Jos6 Macco no reco-
braria el sentido; que todos los esfuerzos de la ciencia serian initiles.
Periquito Perez, acompafiado de un pequefio grupo, condujo al heri-
do hasta Ti-Arriba, donde siguieron prestandosele todo gencro de cui-
dados.
Como habian declarado los medicos, fueron los auxilios initiles.
Jos6 Maceo fallecio A la siguiente mafiana.
Se le di6 sepultura en una finca prdxima.
Cuando Maceo cay6 mortalmente herido el cabecilla Cebreco asumi6
el mando de las fuerzas rebeldes.
Un tanto desconcertados 6stos por la desaparici6n de su jefe, cesaron
en los ataques A nuestras posiciones.
El moreno Cebreco y los suyos se dirigieron hacia Occidente, unien-
dose a corta distancia con las partidas ac"udilladas por Rabi y Palma
Soriano.
Todas las fucrzas reunidas continuaron hacia Sabana Miranda, en
busca de MAximo G6mez y Calixto Garcia.
Entonces fu6 cuando se verific6 la reuni6n en la finca denominada
La Escondida.
*
Los billetes de la guerra.
El bando publicado por el general Weyler referente A este asunto,
dice asi:

Ordeno y mando
1. Desde la publicaci6n de esta disposici6n seran obligatorios el
curso y admisi6n de los billetes del Banco Espafiol de esta isla, como si
fueran oro, con plena eficacia liberatoria en todos los pagos, except en





96 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

los que correspondan a los derechos arancelarios y transitorios, que cons-
tituyen la renta de Aduanas, y al impuesto especial que se establezca,
segin la disposici6n 8.' de ]a Real orden de 8 de Junio, para aplicar su
product 4 la recogida de los billetes, los cuales pagos se verificarAn ne-
cesariamente en oro metalico.
2. En todas las transacciones, incluso en los giros de letras que se
hagan en la isla 6 a pagar en ella, los precious se entenderin en billetes,
cuya admisi6n sera obligatoria.
3. Los contraventores de este bando seran castigados, seguinlos ca-
sos, con las penas sefialadas en
la ley de Orden puiblico de 23 de
J Abril de 1870.- Valeriano Wey-
ler.
He aqui los acuerdos que adop-
t6 el Banco Espafiol de la isla de
SCuba, despubs de publicar el go-
S. bernador general su bando rela-
tivo al curso forzoso:
S1. Admitir los billetes A la
par del oro en el pago de letras
que venda el Banco en cualquier
cantidad y para todos los puntos
de la Peninsula.
Con eso desaparecera la necesi-
dad del intermediario cambista,
S"4 quien fuera precise, de otra
S- suerte, acudir para reducir 4 oro
6 plata los billetes que poseyera
el comprador de las letras.
2.0 Canjear los billetes gran-
des por fraccionarios, yestos por
Nelson A. Miles, general enjefe del ojercito de los Estadoe Unides. des por fraccionarios, ystos por
aqu6llos, facilitando asi al pi-
blico los billetes de la denominaci6n que cada cual necesite. De modo
que en todas las transacciones podra usarse ese signo fiduciario exclusi-
vamente, sin necesidad de estipular en los pagos una parte en oro y otra
en plata, por no haber monedas de aquel metal que permitan satisfacer
las cantidades menores de un luis.
3. El Banco mandara una cantidad important en billetes A sus su-
cursales, para tender a las necesidades del canje, seguin queda dicho an-
teriormente, y vender y comprar letras para facilitar el movimiento de
caudales dentro de la isla.
4. El Banco ha rebajado el tipo de interns para sus pr6stamos y



















































































IJ I
J.


Expedlclonarios de la "Becci6n do Obreros" del legimi onto Lanceros del Principe oumero 8, embarcado para Cuba.


'




CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


descuentos al 6 por 100, y se propone, cuando las circunstancias lo per-
mitan ir mas alli en su afan por favorecer los intereses del piblico.
Y no teman los accionistas del Banco que vuelvan aquellos ominosos
tiempos en que se prestaba bajo la fianza de firmas que mas tarde resul-
taban indignas, y que han venido A aumentar de modo tan lamentable
la suma de cr6ditos vencidos. No.
Porque esa misma baja en el tipo de interns trae aparejado un au-
mento en las garantias, en cuyo particular la Comisi6n ejecutiva es ver-
daderamente exigente.-
Despubs public el mismo Banco el siguiente aviso:
iHabiendo acudido al gobierno de este Banco various sefiores deposi-
tantes, consultando si en el caso de que se amplien las emisiones de bi-
Iletes de este establecimiento, se les devolverin sus dep6sitos en metili-
co 6 en billetes, se hace puiblico por este medio, que en todo caso y tiem-
po las cuentas corrientes y los dep6sitos serin devueltos en las species
mismas que hayan sido constituidos.


















XI




LA TARDE DEL DIA 18 DE AGOSTO





'IZ| UE premie Dios el firme arrojo de nuestras tropas; que
la patria no olvide el sacrificio; que pronto nos depare
G\ ,"la fortune paz d todos los hombres de buena voluntad!
S.., i As( continue explicAndose un testigo presencial de
los hechos que se relatan.
*

No he menester aqui, para hablar de las glorias del batall6n de Ara-
piles, de la sabia y transcendental plumada del moro cronista de las ha-
zafias de Don Quijote.
Yo soy su propio Sidi Amete Benenjeli, quien, aun en el espasmo del
suefio, reparador del gran cansancio, ve ante si la hueste de bandidos
que amenaza desolaci6n con la nitroglicerina puesta en los caminos de
hierro, buscando en su explosion vidas de espafioles que destruir; soy el
que cien veces ha encogido los hombros al disparar el Maiisser, porque
cedi6 al instintivo pavor de la care, dominado por la vergiienza del hi-
jo de una patria digna.
D6jeme, pues, el lector que una vez me olvide de que soy el artist
de la guerra, para convertirme en simple narrador de una batalla que no es
-cuento de Homero,
ni de Mari-Castafia,*







sino toda la realidad hermosa que apetece el soldado desde que lleva en
la gorm el ntimero con que fu6 sentenciado por susuerte, hasta que ci-
fie entl borl6n de su faja la anilla del tercer entorchado.
Aquel Fara6n, Rams6s II, di6 su imperio al demonio por una muier,
A la que, tras veinte aios de ausencia, en el dia de las fiestas por su vic-
toria sobre los tebanos vi6 reproducida en otra... que era la hija de la
que 61 ador6.
iSofi6 que habia visto a la madre, y fu4 la victoria de Tebas la mAs se-
fialada para el tirano de Egipto!
Yo desde niiio ambicion6 lo mismo que Rams6s:
Un Dios, una mujer y una batalla.
El Dios, mi madre me lo di6; es el del Sinai. Una mujer... Esa mujer,
en mi patria bendita esta esperandome.
Hermosa para mi, mas que todos los vespertinos tornasoles de escar-
lata que forma la luz cuando el astro del dia se despite del cielo que me
guard. Una batalla... La tengo, que nos hemos batido. Y nos hemos
batido con rabia; y nos hemos batido sin interns ninguno, porque que-
riamos veneer a los enemigos de Espafia; de esa tierra encantadora, en
que valen mis una colmena de la Alcarria, un clavel sevillano, los ojos
de una granadina, el pie de una madrilefia, el talle de una santanderina,
el meloso hablar de una galleguita, un chorizo extremefio, un grano de
fresa de Aranjuez, un cigarral de Toledo, un -redios, de un baturro, una
huerta de Valencia, un castillo derruido de Palencia, un Te Deum en el
temple de Pamplona la beata, un beso en los labios de una mujer a ori-
llas del Guadalquivir; vale mas una de estas cosas, que todos los bosques
de cocoteros de que nos hablan en sus melanc6licas guarachas los poetas
trasnochados de este pais.

*

Con direcci6n a San Crist6bal, punto en el que, con dos compafifas
de Barbastro, un escuadr6n de caballeria de Treviiio, nombre glorioso,
y 'dos piezas de artilleria, form6 column mi batall6n a las 6rdenes del
colonel Arjona y lleg6 en el tren A Taco-Taco.
Erai las once y media de la maiiana. Cuando llegamos, el coronel
Arjona mand6 a nuestro batall6n que bajara del tren y avanzara hasta
encontrar el tren descarrilado en socorro del cual, 6 lo que es lo mismo,
de la escolta, del cual ibamos.
A los pocos moments de emprendida la march, una emboscada ene-
miga, de un manigual, a la derecha de nuestro camino, rompi6 el fuego
sobre nosotros, fuego que fu6 contestado por nuestras dos compafiias de
vanguardia, tercera y cuarta, y pasamos el rio Bacunagua, llovien-
do plomo sobre nosotros.


100


CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs