• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 La expedición del "Bermuda"
 La beligerancia
 El corso
 De operaciones
 La accion de paso real
 Datos de la campaña
 El mausser y el machete
 Las trochas militares
 El origen de la guerra
 Expediciones filibusteras
 Los clobos militares
 Desde Santa Clara
 Asedio del fuerte zauza
 Notas de la campaña
 Las operaciones
 Noticias de Tampa
 El batallón de wad-ras
 La trocha
 Notas de la guerra
 La marina de guerra en Cuba
 Los enemigos de España
 Expediciones filibusteras
 Cabos sueltos
 Mas noticias de la guerra
 Mas detalles de la trocha
 Nuestros corresponsales
 Encuentros e incendios
 De cifuentes
 Noticias de la Habana
 Desde Santiago de Cuba
 Los Estados Unidos y España
 Opiniones del corresponsal del...
 Por si acaso
 Detalles y noticias
 Del Camaguey á las villas
 Sigue la destruccion
 En pinar del rio
 Cuba española
 Declaraciones del general...
 Mas encuentros
 Impresiones
 En pinar rio y la Habana
 Nuestro ejercito
 El radio de acción de las...
 En la trocha
 Filibusterias
 La muerte de zayas
 Dos cartas
 Mas refuerzos
 Indice del tomo tercero






Group Title: Crâonica de la guerra de Cuba (1895)
Title: Crónica de la guerra de Cuba (1895)
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074011/00003
 Material Information
Title: Crónica de la guerra de Cuba (1895)
Physical Description: 5 v. : illus. (incl. ports.) fold. map. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Guerrero, Rafael
Publisher: M. Maucci
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: l895-97
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- Revolution, 1895-1898   ( lcsh )
History -- Philippines -- Revolution, 1896-1898   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: escrita por Rafael Guerrero con los datos suministrados por los corresponsales de Habana y New York y documentos adquiridos al efecto.
General Note: Added t.-p., illus. (in v. 1)
General Note: Vols. 2-3 have title: Crónica de la guerra de Cuba (1895-96); v.4, Crónica de la guerra de Cuba y de la rebelión de Filipinas (1895-96); v.5, Crónica de la guerra de Cuba y de la rebelión de Filipinas (1895-96-97).
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074011
Volume ID: VID00003
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000590113
oclc - 23121289
notis - ADB8916

Table of Contents
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    La expedición del "Bermuda"
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    La beligerancia
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
    El corso
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
    De operaciones
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    La accion de paso real
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Datos de la campaña
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44-45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    El mausser y el machete
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Las trochas militares
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    El origen de la guerra
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
    Expediciones filibusteras
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    Los clobos militares
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Desde Santa Clara
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Asedio del fuerte zauza
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    Notas de la campaña
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
    Las operaciones
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
    Noticias de Tampa
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    El batallón de wad-ras
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    La trocha
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Notas de la guerra
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    La marina de guerra en Cuba
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Los enemigos de España
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Expediciones filibusteras
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
    Cabos sueltos
        Page 196
        Page 197
        Page 198
    Mas noticias de la guerra
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Mas detalles de la trocha
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    Nuestros corresponsales
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Encuentros e incendios
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
    De cifuentes
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
    Noticias de la Habana
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
    Desde Santiago de Cuba
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
    Los Estados Unidos y España
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    Opiniones del corresponsal del "Times"
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
    Por si acaso
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
    Detalles y noticias
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
    Del Camaguey á las villas
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
    Sigue la destruccion
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
    En pinar del rio
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
    Cuba española
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
    Declaraciones del general calleja
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
    Mas encuentros
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
    Impresiones
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
    En pinar rio y la Habana
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
    Nuestro ejercito
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
    El radio de acción de las columnas
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
    En la trocha
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
    Filibusterias
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
    La muerte de zayas
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
    Dos cartas
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
    Mas refuerzos
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
    Indice del tomo tercero
        Page 638
Full Text

CRONICA


IDE




LA GUERRA DE CUBA
(1895-96)
ESCRITA POR
RAFAEL CUERRERO

Con los datos suministrados por los corresponsales de Habana y New York
y documents adquiridos al efeeto


Ilustraciones de los distinguidos dibujantes sefiores LABARTA, PASSOS, CUBELLS Y PONS





Tomo tercero





BAR CEL ONA.
LIBRERIA EDITORIAL DE M. MAUCCI
8, Conde del Asallo, 8
1896
Juan de I uente Parres
MtXICO BARCELONA






































































































TIYU(PtAFIA 1IISPANO-AMERWANA, UMUNI bXKatAT, 3










m7 =


Entierro do un oabo del bata6a doe Granad. (Pig. 9).


I


ba expedici6n del "bermuda"





UESTRO corresponsal de Nueva York nos comunica con fe.
cha 25 de Febrero, los siguientes informes acerca del apre-
samiento del vapor Bermuda que se disponfa A zarpar de
la isla de la Libertad con una fuerte expedici6n filibus-
S a) tera.
He aquf lo que nos dice:
(El mayor contratiempo que han tenido los cubanos insurrectos es
el que les sobrecogi6 la pasada noche en la bahfa de Nueva York, por
las informaciones proporcionadas al por espias espafioles.
El ,mariscal,, con various agents y un fuerte destacamento de horn
bres de Pinkerton abord6 y embargo el vapor Bermuda al anclar en
aguas de la isla de ]a Libertad, alistado ya para zarpar con la mns con-
siderable expedici6n filibuster, hasta ahora formada.





6 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

Cerca del vapor, fuercn capturados ties remolcadores en la bahfa
cargados de hombres que se dirigfan al Bermuda para embarcar cuan-
do estuviese en march. Eran 150 en total los detenidos, capitaneados
por el dad.
La capture del ,general, Garcfa es considerada de grandisima im-
portancia. Los detenidos, todos cubanos de aspect distinguido, perte.
necen, segun se dice, a las mejores families de la isla. Ademas de los
hombres, fueron aprehendidas armas, municiones, explosives y una con.
side able cantidad en oro.
El Beimuda no est4 oficialmente embargado, sino detenido.
El attorney del distrito federal, manifiesta que se procesari solamen-
te A los jefes, incluyendo en ellos al hijo del (general, Garcia, y al ca-
pitin Hughes.
Los cubanos no hicieron la menor lesistencia, asombrados, al pare
cer, de que fuesen tan completamente conocidos y frustrados sus planes.
La documentaci6n del B-rmuda fu6 despachada para Jamaica. La
tripulaci6n aleg6 su ignorancia del objeto real A que se les destinaba, y
fueron libertados por la intervenci6n del vicec6nsul de Inglaterra.
El sailor Estrada Palma, president de la Junta Cubana, visit al
-general, Garcia en la mariana del dia 25, en el despacho del comisario
Shield.
La entrevista impresion6 desfavorablemente al president.
La aprehensi6n del Bermuda se ilev6 A cabo bajo la direcci6n del
attorney general de los Estados Unidos solicitada por el ministry de Es.
pafia.
Se dice que A bordo del Bermuda habia 3.000 fusiles, 2.00.C00 de
cartuchos, tries caiiones Hotchkiss, varias ametralladoras, y otro mate.
rial de guerra, ademas de cuatro sacos de oro.,
Consider el corresponsal que este golpe quebrantarA hondamente
la Junta Cubana de Nueva York, y estima ademAs esta expedici6n como
la mis impbrtante que se ha organizado en los Estados Unidos contra
los espafioles.

Un bando del general Weyler.

Con objeto de destruir las partidas que quedan aun en las provincial
de Pinar del Rf6 y de la Habana, ha dictado el general Weyler el ban-
do que A continuaci6n reproducimos, en cuyo preAmbulo dice que, ven-
cido el nioleo de los insurrectos, estos han emprendido la huida hacia
Oriente, pero que habiendo dejado mala semilla en dichas provincias,
ha legado la hora de hacerla infecunda.
Dice asi la parte dispositiva:





OBONICA DR LA GURBA DR CUBA 7

cias, se restablece la antigua organizaci6n de los puestos de la Guardia
civil, dAndoles mayor contingent de fuerzas.
Segundo. MandarA cada line el comandante de armas de la zona
correspondiente y en las zonas que no le haya ocupari este cargo el al.
calde de la poblaci6n mis important de la demarcaci6n.
Tercero. Cada poblado (de determinado n~imero de habitantes) ten.
dra en armas una secci6n de treinta guerrilleros compuesta de hijos del
pals y de soldados de infanteria.
Cuarto. Los gobernadores militares de las provincias de la Habana
y Pinar del Rfo indagarAn por conduct de los alcaldes los puntos don.
de falte guardian civil, A fin de crear los puestos convenientes.
Quinto.-Los pueblos deberAn mantener continue vigilancia de cen-
tinelas que avisen con alguna anticipaci6n la llegada de cualquier par-
tida, A fin de que el alcalde pueda enviar propios A los puestos de la
guardia civil mis cercanos en demand de socorros.
Al mismo tiempo procurarAn que los pueblos no carezcan de las de.
fensas necesarias a fin de iiiiposibilitar las sorpresas.
Sexto. Las autoridades formarAn en el termino de diez dias un cen
so de vecinos de cada poblaci6n A fin de averiguar quienes son los que
se hallan con los rebeldes.
A estos uiltimos se les concedera un plazo de quince dias para que se
acojan A indulto y vuelvan a sus hogares. A los que asi no lo hicieran
les serAn embargados sus bienes.
Septimo. No por el hecho de presentarse A indulto quedarAn los
rebeldes'exentos de castigo, puesto que las autoridades deberAn in-
quirir con toda escrupulosidad A qu6 partida pertenecieron aquellos, si
esta partida robd, saque6, incendi6 6 cometi6 algun otro delito de los
llamados comunes ademas del de rebeli6n y la parte que el acogido A
indulto tuvo en dichos delitos para imponerles las penas correspon-
dientes.
Lo propio se harA con los vecinos que habiendo estado con los re-
beldes se acogieron A indulto en fecha anterior A la promulgaci6n de
este bando.
Ademas, si en los poblados se hallan algunos de los efectos robados
por los rebeldes, se exigirA la oportuna responsabilidad A aqu6l en cuyo
poder se encuentren los referidos efeetos.
Octavo. Los rebeldes de las provincias de Pinar del Rio y de la
Habana que vuelvan A sus hogares antes de un plazo de quince dias,
quedarAn en libertad.
Pasado ese plazo, los que se presented serAn puestos A disposici6n
del general en jefe de la isla.
Noveno. A partir de la publicaci6n de este bando se prohibe ter.





ORONICA DE LA GUERRA DE CUBA


minantemente conservar y vender petr6!eo y otras materials inflama-
bles, exceptuando los poblados en los cuales haya fuerzas del ejrcito.
Los que desobedezcan esta disposici6n serAn castigados severa-
mente.
D6cimo. Todos los empleados civiles deberAn estar en sus puestos
antes de ocho dias, bajo pena de pdrdida de sus destinos.

La column Luque.-Orden general de la column del dia 24 de
Febrero de 1896.

SOLDADOS: Despu6s de cincuenta dias de continues marchas, despues
de los combates gloriosos de Bacunagiia, Riofeo, La Caimana, Guaca-
maya y San Juan y MarlinEz, exigf de vosotros un esfuerzo, un ver-
dadero sacrificio y respondisteis A mi l1amamiento andando 36 horas
con pequefios descansos. Parecfa ya que las fuerzas ffsicas no respon-
dfan A nuestro arimoso espiritu, pero cuando en las inmediaciones de
Paso Real oisteis los disparos de nuestros bravos ginetes, cuando visteis
en peligro a ese pufiado de valientes que honran el arma de caballerfa,
el cansancio desapareci6, y en pos de nuestro entusiasmo, con valentia
sin igual, tomasteis el pueblo A la bayoneta; despubs... despuea estuvis-
teis sub'imes; SAboya, Soria, Galicia, Las Navas, San Quintin y Alfon-
so XIII, pequefias fracciones que en Paso-Real representAbais las glorio.
sas tradiciones de la infanterfa espafiola, afiadisteis una pAgina brillante
A la gloriosa historic de eios cuerpos. O0s acordait? 2.000 caballos en
compact masa cargando, al aire los decantados machetes de los orien-
tales famosos y vosotros bravos infants convertidos en muralla de gra.
nito, y esa her6ica secci6n de artillerfa que honra a su glorioso cuerpo,
rechazAndolos con vosotros, carga tras carga, paseAndoos despues triun-
fantes, rodeados de la hermosa aureola de la victoria por todo el campo
de batalla para contemplar los estragos de nuestros certeros disparos.
SOLDADOS: Ettoy satisfecho de vosotros; la pAgina mis honroFa de
mi pobre historic military, serA la de haber tenido la dicha de mandaros.
Voy a curarme la herida que A vuestro lado he recibido; pronto volve-
r6, y entire tanto, dejo al frente de la column A un bizarre soldado, al
coronel Hernindez de Velasco, cuyas dotes de pericia y valor os son co
nocidas y que seguramente Eabra conduciros de nuevo A la victoria.-
Vuestro general, Luque.

Entierro de un cabo del batalldn de Granada.

La poblaci6n de Trinidad ha dado una prueba de patriotism con
motivo del entierro de un cabo del batall6n expedicionario de Granada,
muerto por el plomo enemigo.





OB6NICA DE LA GUEBA DE CUBA 9

Una carta que tenemos A la vista, da cuenta en los siguientes t4rmi-
nos de tan solemne acto:
menterio, el desgraciado oabo muerto en el dfa de ayer (27) por el plo-


~.



.., so Uev6 A abo bajo la dlreoei6n del attorney... (Pig. 6).
mo traidor del enemigo. IIan asistido las autoridades militares y civi-
les,- todos los jefes y ofioiales que se encuentran en las plazas y la colo-
nia espailola resident en ella, que es bastante numerosa.
Tambien ha asistido un piquete de un official y 40 hombres, del ba-
tall6n del finado, y otro igual y la m6sica del de voluntarios.
Muchas han sido las coronas enviadas, entire las que podr6 citar la
de los jefes y oficiales de la column del pundonoroso coronel Rubin, la
del Ayuntamiento, la del batall6n del finado, la del de Alava, del de vo-





10 CR6NICA DE LA GUERRA DR CUBA

luntarics, de la prensa y otras, cuya procedencia no recuerdo, todas
ellas con inscripciones muy sentidas.
En todas las classes sociales de esta poblaci6n ha sido muy sentida la
infcua muerte dada al referido cabo, pudiendo asegurar que el pueblo
en masa ha hecho una maniftstaci6n de duelo, pues todas las calls por
donde pas6 el fuinebre cortejo, que fueron muchas, estaban lenas de
personas de todas las edades, no siendo una sefiora sola la que no pu-
diendo resistir los impulses del corz6n ha dado rienda suelta al llanto
y ha derramado las ligrimas que los padres y deudos del difunto no
habrdn derramado aun, aunque las derramarAn mis tarde cuando se-
pan la desgracia de su hijo.

Infamias de un cabecilla.

Cuentan los pasajeros legados A la lHabaa en el vapor Reina Cris-
na que el cabecilla Cepero, preso en el castillo del Morro de aquel puer.
to, aprision6 a various de nuestrcs soldados y 6 un m6dico, mandando
que aquellos fuesen macheteados y que 6ste curaia a los insurrectos
heridos.
Una vez hecho esto por el medico, dispuso qua se le cortaran las
manos con objeto de que no pudiera seguir curando a !os espafioles.
Cumplida esta segunda orden del feroz cabecilla, pss6se A cumplir
la tercera, que consis!i6 en la muerte del citado m6dico de una manera
horrorcsa.




















II



LA BELIGERANCIA




'K f ODO el mundo sabe que el centro del separatismo estA en los Es-
tados Unidos. En esta repdblica reside la ria cubana,; en ella tienen su campo de operaciones los mis
Scaracterizados filibusteros; allf se han organizado todas las ex.
pediciones que han Ilevado A Cuba hombres, dinero, arms y
municiones para la guerra, fomentando por modo poderosola insurrec-
ci6n y el espiritu de hostilidad hacia Espafia.
De otra parte, los norte-americanos, tienen hace tiempo, puestas sus
miras en la Gran Antilla, cuya anexi6n constitute una de las mAb gran-
des aspiraciones de ese pueblo; la prensa de los Estados Unidos A la vez
que simpatiza con el filibusteiismo cubano, dedicase A la poco noble la-
bor de hablar mal de nuestra patria y de atribuir A nuestro glorioso
ej6rcito hechos inhumanos 6 impropios de paises civilizados, para de
este modo hacer crecer el espiritu desfavorable A Ia causa de Espafia; en
esa grann repiblica,, como ellos le Ilaman, es en fin, tionde se elaboran
los odios contra Espafia y se fomenta de modo inicuo la insurrecei6n de
una raza que debe A nuestra patria su libertad, su civilizaci6n y su pro-
greso.
No es extrailo, pues, con estos antecedentes que el Estado norteame-
ricano en su afan de favorecer A los insurrectos de Cuba pretend reco-





12 CRONICA DR LA GUERRA DR CUBA

nocerlos como beligerantes, inventando para justificar lo injustificable,
hechos notoriamente falsos, violentando las reglas ms. elementales del
derecho international y cometiendo la agresi6n moral mis estupenda
que puede cometerse contra una naci6n que, cualquiera de las pAginas
de su historic es mas grande que la de todo ese pueblo exp6sito de la
humanidad.
La consideraci6n como beligerantes de los insurrectos de Cuba, por
los Estados Unidos, es un hecho monstruoso que pone de relieve los pocos
escruipulos que el derecho merece A ese pueblo que blasona de libertad.
El congress norteamericano, compuesto de gentes que no viven mns
que la vida material y conciben el mundo moral por el nuimero y el
cAlculo, ha resuelto por 244 votos contra 27 deolarar beligerantes A los
insurrectos de Cuba con grave ofensa para Espafia y notorio desconoci-
miento de las reglas que impone el derecho international.
En buena doctrine no pueden mercer la consideraci6n de beligeran-
tes unas gente3 que, como los revolucionarios de Cuba en vez de hacer
una guerra regular, como exige la civilizaci6n modern, solo se dedican
A destrair, por el solo placer de hacerlo, todos los elements de la rique-
za de un pueblo, A incendiar los campos y A aseninar cobardemente A las
personas indefeneas; beligerantes no pueden ser runca esas pandillas
desorganizadas de bandidos que no de guerreros, sin discipline de nin-
gun genero, que no poseen otro territorio que la tierra que pisan en sus
constantes huidas ante la vista de nuestras tropas; los que no titnen go
bierno constituido, y mAs que obediencia inspiran terror A los habitan-
tes de las poblaciones por donde pasan; los que no poseen un solo barco,
ni tienen hacienda, ni ninguin element en fin de los que constituyen un
Estado, no pueden en manera alguna ser considerados como beligeran-
tes mis que por un pueblo sin conciencia como el pueblo noiteameri.
cano.
Para que esta declaraci6n de beligerancia produzca todos sus efectos,
es precise, con arreglo A la constituci6n political de los Ertados Unidos
que el president de esta Republica Mr. Cleveland, le preste su debida
sanci6n. Ya daremos cuenta A nuestros lectores de la actitud que el pre
sidente ha adoptado en esta grave cuesti6n.
De todos modos, el reconocimiento de la beligerancia hace que la
guerra de Cuba tome un nuevo aspect cuyas consecuencias no podemos
predecir.

Los Estados Unidos y Espaiia.-Fuerzas navales.

Tale son los aconteeimientos que pueden sobrevenir con motive del
reconocimiento como beligerantes por los Estados Unidos de los insu-
rrectos cubanos, que sea precise A Espafia prepararse para las contin-





CB6NICA DR LA GUERRA DN OUBA 13

gencias de una guerra marftima, y por eso consideramos del mayor in
ter6s consignar aquf el nimero de buques de guerra con que cuenta
cada una de las escuadras de ambos Estados.
La escuadra norteamericana.
Cuenta esta esouadra con los siguientes buques:
7.375 id., 1 id. 20 c/m., XChicago, 4.500 id., 4 id., c/m., Baltimore,,
4.413 id., 4 id. 20 c/m., eBoston,, 3.000 id., 2 id. 20, c/m., 3.000 id., 2 id. 20 c/m., 3.000 id., 10 id. 12 cm., xNewark,, 4.098 id., 12 id. 15 em., Francisco), 4.098 id., 12 id. 15 e'm., Filadelfia,, 4.324 id., 12 id. 15
c/m. XCharlestown, 3.730 id., 2 id. 20 cm., id., 9 id. 12 c/m., ,Marblehead,, 2.094 id., 9 id. 12 c/m., (Detroit-,
2.094 id., 9 id. 12 c,m., cord), 1.710 id., 6 id. 15 c m.,, Jorktown, 1.710 id. 6 id. 15 c;m., chias>, 1.100 id., 8 id. 10 cm., , 1.100 id., 8 id. 10 cm., trel, 842 id., 4 id. 15 c;m.
Todos estos buques son de acero con cubierta protectriz y tubos lan-
za torpedos.
: monitor, 6.000 toneladas 4 caflones 26 centimetros, phitrite,, 3.990 id., 4 id. 25 c;m., c/m., , 3.600 id., 4
id. 25 c/m., tMonterey, 4.084 id., 4 id. 25 c/m.
Todos estos monitors tienen un blindaje de 27 centimetros de es-
pesor.
Poseen ademas otros 12 monitors mis pequefios para la defense de
puertos y rfos.
, A prirtcipios de este afio han quedado listos para prestar servicios los
buques siguientes:
id. 32 c/m. -Oregon,, 10.588 id., 4 id. 32 c/m., id. 20 ci/., , 6.682 id., 4 id. 25 cm., qTcxas,, 6 315 id., 2
id. 30 c:m., -K tahdin,, buque ariete, ,Minneapolis,, 7.375 id., 3 id. 20
c/m., Oimpia., 5.876 id., 10 ii. 12 cm.
La marcha de estos buques oscila entire 17 y 22 millas; los que pasan
de 10.100 toneladas, tienen un blindaje de 25 c/m. de espesor.
Dada la extension de las costas de los Estados Unidos, este material
no es suficiente para garantir su seguridad.
La escuadra espaiola.
Nuestra escuadra la componen los siguientes buques:





14 oR6NIQA DE LA GUERRA DE CUBA


Acorazados.

< 1 id. 16. ,Carlos V), 9 235 toneladas, 2 Hontoria de 28 cm. 10 id. 14
c'm., UInfanta Maria Teresa,, 7.000 id., 2 Hontoria 28 c/m. 10 id. 14.
,Almirante Oquendo,, 7.000 id. id. id. Vizcaya,, 7.000 id. id. (Prin-
cesa de Asturiasv, 7.000 id., 2 Hontoria 24 c m. 10 id. 14. cCardenal
Cisneros>, 7.000 id. id. 'Catalufia>, 7.000 id. id. , 7.035
id. id.
Cruceros de primera clase.
id. 12. < Cruceros de segunda clase.
SMarqu6s de la Ensenada>, 1.064 toneladas, 4 caflones Hontoria de
12 cm., cIila de Cuba,, 1.045 id. id. ,Isla de Luz6n,, id. id. id.
Buques no protegidos.
na Cristina,, 3.520 id. id. id. , 3.090 id. id. id. ,Cas
tilla,, 3.260 id., 4 caiiones Krupp, uno de 15 cm., 2 id. 12 c'm. -Ara-
g6n,, 3.342 id., 6 id. Hontoria, modelo de 1879, de 16 c m. 3.000 id., 2 Armstrong de 15 centimetros.
Cruceros de segunda clase.
, 1.152 toneladas, 3 id. de 15 c/m., id., cuatro oafiones Hontoria 12 cm., -Isabel II,, 1.152 id. id. id. (Con-
de de Venadito,, 1.189 id. id. id. id. id. , 1.160 id. id. id. id., un Pallisser 16 clm. ,Dofia Marfa de Molina,, 823 id., dos idem 12
e/m., Baziny, id. id. id.
Cruceros de tercera clase.
, 527 toneladas, 3 caflones Hontoria de 12 c/m., ral Concha,, 548 id. 3 id., 12 lcm., Lezo,, 520 id., 2 id. id. zMarqu6s del Duero, 500 id., 1 Pallisser,
16 c/m.
Caoneros de primera clase.
tHernmn Cort&s,, 300 toneladas, 1 caf6n Parrot,- 13 cim.,




Oa6NIQA DE LA GUEBRA DI QUBA 15

rro,, id., 2 Nordenfelt, de 75 mm., id. Caioneros de segunda case.
id. id. id. c0ocodrilojo, 250 id., 1 caii6n Nordenfelt de 57 mm. Mao
Mah6n,, 103 id. id. id. laniandra,, 190 id. id. id. < 255 id., 1 Parrot de 13 mm. 0ontramaestre>, 179 id. id. id. (Indio,,
199 id. id. id. De 100 toneladas hay ademis los cafoneros -Ponce de Le6n,, l Al-
varado,, -Sandoval,, Manilefio >, -Panay,, -Abay>,
-Mindoro), , , (Callao,
, y zParagua>.
Caiioneros de tercera clase.
,Segura,, -Toledo,, la-, Rubf,, *Diamante,, tDiligente,, ,Atrevida>, tEstrella,, cha,, cLigera,, meta, C,, ,
, , qui>, Caioneros torpederos.
, Temerario,, Torpederos de primera close.
(Halo6n)>, .
Torpederos de segunda clase.
Riguel,, C.
Lanchas caioneras.
Transportes.
nando el Cat6lioo, y AdemAs existen various buques destinados A servioios especiales.


















III



EL CORSO






ON motivo del caricter que va tomando ]a guerra de
Cuba y de possible ccrflicto armado entire Espafia y
Solos Estados Unidos, hiblase por todo el mundo de
la necesidad de que nuestra naci6n apele en caso
precise al armamento en corso de nuestra marina
mercante, element poderoso de guerra maritima
que Espafia puede utilizar con indudable ventaja, teniendo como tiene
experts y valercsos marines, que serfan en una guerra de este genero,
verdaderamente temibles.
Para que nuestros lectores tengan una idea de lo que es el corso, di-
remos algo acerca de su orfgen y bignificaci6n.
Los hAbitos de pirateria que importaron los bdrbaros, normandos,
bretones y moros, y la carencia de marina military, impedian que los go.
biernos pudieran proteger al comercio de la piraterfa que infestaba los
mares, vi6ndose obligados los marines mercantes a defenders por sf
mismos.
Al constituirse los Estados modernos, sinti6se la necesidad de poner
freno A semejante stado de cosas y de impedir que pudiera emp4earse la
fuerza armada para resolver cuestiones de interns privado. El primer
acuerdo fu6 el de prohibir.como regla general, a los buques mercantes,


T-T'P~~?e~tP-'





OR6NICA DE LA GUERRA DB CUBA 17

el recorrer los mares para hacer press, sin antes haber obtenido una
autorizaci6n 6 licencia del soberano.
Con este objeto, Ee estableci6 en el siglo xiv el Consejo de los hom.






.vv
9 M-w-- 1


;Teniente Amad,! ;Teniente Amado!... (Pag. 32).
bres honrados, los que examinaban el caso, tasaban el dailo sufrido y
autorizaban a los barcos que habian sido vfctimas, a ir armados para
ejercer represalias hasta resarcirse del dafio.
Diohos buques obtenfan como serial de la autorizaci6n recibida una
marea, en la que tuvo origen la llamada carta de marca, que era el tf.
tulo qudistingufa al armador autorizado para llevar su buque armado,
y las naves autorizadas fueron denominadas en un principio navis more
82-r. mi.





18 OR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

pirdtico narigans; despues se denominaron corsarios, y la guerra hecha
con la correspondiente autorizaci6n denomin6se guerra en corso.
El corso, pues, fu6 siempre una guerra privada, hecha con autoriza-
ci6n del Gobierno; pero con el tiempo tom6 el carActer de guerra puibli.
ca, en la forma siguiente:
En el siglo xviii inspiraronse principalmente las guerras maritimas
en la tendencia A la preponderancia commercial. haci6ndolas con el fin de
destruir el comeroio del enemigo y de las potencias rivals.
Admitido como regla que el beligerante podfa apoderarse de la pro.
piedad del enemigo, aunque se hallase A bordo de buques neutrales,
no eran las escuadras ofi iales aprop6sito ni suficiente para recorrer los
mares y hacer la guerra al comercio, por lo que los gobiernos decidieron
asociarse A los corsarios. los cuales se convirtieron de este modo en un
element de fuerza puiblica de los Estados, siendo alentados para come-
ter las mis arriesgadas empress, por el pacto de partir con el Gobierno
las press hechas durante la guerra.
De esta 6poca datan los armamentos en corso, propiamente diahos,
esto es, los hechos por cuenta del Estado contra el comercio pacffico del
Estado enemigo y de los pueblos neutrales, y de ella tambi6n data la
historic del bandolerismo del mar.
Los corsarios tenfan que ir provistos de supatente, hacer pr&viamen-
te un dep6sito 6 fianza y someter sus press A los Tribunales constituf
dos expresamente para el objeto.
Para estimular A los corsarios y pagarlos, se inventaron mil pretex.
tos para la confiscaci6n de los buques neutrales, se impusieron nuevos
deberes a los amigos y se atribuyeron nuevos derechos A los beligeran.
tes. A los armadores.
Se han hecho varias tentativas para suprimir el corso, y en el trata.
do de Paris, que fuP suscrito el 16 de Abril de 1856, se proclamaron los
siguientes principios:
1.0 Queda abolido el corso.
2. La propiedad enemiga, cubierta por pubell6n neutral debe ser
respetada, exceptuando solamente los articulos lie puedan calificarse
como contrabando de guerra.
3.0 No es secuestrable la propiedad neutral, aun Caando se halle
cubierta por pabell6n enemigo.
4. El bloqueo solo es obligatorio cuando es efectivo.
Esta declaraci6n fu6 aceptada y suscripta por cuarenta y u. Es-
tados.
NegAronse A ello, tres solamente:
Los Estados Unidos.-Espaia.-Mdxico.





QRONICA DE LA GUERRA DE CUBA l

El mensaje de Castelar al pueblo Americano.
Cediendo A las reiteradas instancias de la Central News, el insigne
orador espafiol Don Emilio Castelar, ha expuesto su opinion en el asun.
to de la beligerancia, en el siguiente mensaje que ha dirigido A los Es.
tados Unidos.
Dice asf:
Dfcenme los Americanos que AmBrica escucha mi palabra. ; C eflo un
tiempo! La vejez me ha traido el desengailo... iNo me ofs!
Afirm6 que nunca reconocerfais la beligerancia de las facciones cu.
banas; todavia creo que, siendo esta incumbencia de Cleveland, no se
realizara y le dareis apoyo. Asi no vulnerar6is, como vulnera vuestro
parlamento, el derecho international con declaraciones de beligerancia
que atacan el principio de la no intervenci6n proclamado por la demo-
cracia toda, y que amenaza la integridad y la independencia de nuestra
Espafia.
Si apoyais al Parlamento tendrfamos que aborreceros, porque ser
patriot es amar y aborrecer, como ama y aborrece nuestra patria.
Ei impossible que oiga vuestro primer magistrado que las cAmaras
llaman ej6rcitos A facciosos sin discipline ni ley; Estado y Gobierno A
cabecillas sin residencia possible; Congreso A juntas n6modas sin domil-
lio conocido; escuadras a barcos sin filiaci6n ni bandera, derogando asf
todos los principios del derecho human para cohonestar una imperti.
nente ingerencia en conflicts de nuestra privativa soberanfa, y para
fomentar una revoluci6n criminal que fund sus esperanzas en el auxilio
extrafio, A extrailos quiere sujetar la isla en su mentido esfuerzo por una
independencia ilusoria arremete contra la naci6n madre de todas lasna.
ciones americanas: es un error y un crimen coleotivos tan enormes, que
habr6is de pagarlos carisimos si lo perpetran vuestros representantes,
pues no pueden tolerar ni Dios ni la humanidad este cesareo desp6tico
atentado de la fuerza bruta del interns mercantile contra la justicia uni.
versal.
Prop6nese trocaros vuestra oligarqufa belicosa de pueblo trabajador
en pueblo guerrero por tristes resoluciones que junten todos los extre
mos de una conquista violent a todas las perfidias de una diplomacia
cartaginesa. La repiblica conquistadora'pereceria en ese continent co-
mo pereci6 Grecia por Alejandro, en Roma por CUsar, en Francia por
Napole6n; perecerfa mas pronto en la republica conquistador si choca.
ra con un pueblo inconquistable como Espafia; A la cual le important un
ardite veinte afios de guerra.
Pero no habra guerra entire nosotros, hermanos por vfnoulos de la
historic de las instituciones demoorAticae.





20 CR6NICA DE LA GUEBBA DE CUBA

Franklin, Washington, Lincoln, bienhechores de la humanidad, no
pueden trocarse en Jerjes, Fara6n y Atila, azotes de Dios. La flor de
Mayo que todos los republicans bendecimos, como saludan la rosa mfs-
tica en las letanias los devotos, no puede soportar un riego de sangre,
ella que Ilevaba A los peregrinos ansiosos a aplicar el serm6n de la mon.
tafia y las bienaventuranzas al nuevo mundo social.
Volved sobre vuestro acuerdo como habeis vuelto durante el conflict.
to con Inglaterra; no se diga que retrocedeis ante los fuertes y os des
carais con nosotros A quienes se cree debiles, estrellAndose contra un
valor cuya principal cualidad no es el coraje, sino la constancia. Ade-
mas, no estarfamos solos; al vernos el mundo desacatados por nuestros
hijos de America, se sublevarfan los afectos paternales, en todos los co-
razones de hermanos y harian por los espafioles, padres de la civiliza-
ci6n de los americanos, lo que hicieron por los helenos los italianos, pa-
dres de la civilizaci6n europea.
La presencia de Espafia en las Antillas recuerda que fuimos los reve.
ladores del nuevo mundo, como la presencia en Filipinas recuerda que fui.
mos los reveladores de todo el planet. Bien estamos donde ahora estamos;
no queremos nada mAs, pero tampoco nada menos. No equivoqueis la
doctrine de Monroe, desconoci6ndola y falseAndola. Esta revublvese con-
tra la reconquista de Am6rica por Europa, mas reconoce la posesi6n se.
cular de los territories europeos existentes ahf todavia y especialmente
en territorio antillano. No puede haber ni continent solo, ni un pueblo
solo: esas Antillas, apartadas del continent nuevo, tendiendo al anti
guo, representan la uni6n entire America y Europa, como representaban
los archipi6lagos griegos la uni6n entire Europa y Asia. Asi result,
pues, un interns europeo que las Antillas sirvan de comunicaci6n entire
los dos continentes y de Ancora para la firme estabilidad del planet.
No estais aislados en el mundo; como todos los pueblos industriales,
necesitais cambiar, y mejor mercado encontrareis en Cuba espaflola,
que en Cuba, presa de las enfermedades consiguientes A una impossible
independencia que no podria conservar.
Cuba es una democracia como Espafia; os lo dice bien la present ge.
neraci6n suprimiendo la esclavitud, la intolerancia religiosa, el antiguo
regimen colonial y proclamando las libertades que nos admiran y envi-
dian todos los pueblos del mundo.
Casualmente se ha erguido una insurrecci6n parricida en Cuba cuan-
do acabAbamos de darle libertades por el voto unanime de los partidos y
esperAbamos concederle una amplia descentralizaci6n y el gobierno de
sf misma, bajo nuestra gloriosa bandera y la possible libertad mercantil.
Convivamos en paz. Cuando por el Virginius tuvimos una gran difi-
cultad con vosotros, el mas sublime senador vuestro, oponi6ndose A la
guerra dijo que si America conclufa con la repiblica en Espafa, le su-






R6MNICA DE LA GUERRA DR CUBA 21

cederfa lo mismo que sucedi6 6 la segunda repdblica francesa cuando
mat6 la repiblica romana y vuestras CAmaras votaron un mensaje,
reunidas en Congreso, saludando con entusiasmo a la naci6n espafiola.
No somos una repdblica; pero somos la democracia mas liberal de
todo el viejo continent y A nuestra patria no podeis arrancarla de Am6-
rica, porque si esa tierra se hundiese en el Oceano, sobre sus ondas bri-
llarfan las estelas de nuestros descubridores navfos y en aquellas solita-
rias brisas eternamente sonarfa el nombre de la creadora Espafia.




















IV



IDE OIPEERAOCIOiSY ES





El batalldn de Asia d tI,avcs de Sierra Macsbra.

ESDE Santiago de Cuba, recibimos informed de las opera-
ciones llevadas A cabo por el valiente batall6n de Asia en
uno de los puntos mis escarpados y diffiiles de la isla de
Cuba, y que mAs A prueba ponen el valor y la resistencia
Sde nuestros her6icos soldados.
El batall6n de Asia estA formado por catalanes, aragoneses y valen-
cianos, en su mayorfa reservistas, gente hecha, de ancha espalda y fuer-
te musculatura.
Hoy despu6s de seis meses de ruda campafia, con su sombrero caido,
y Eu traje hecho girones, con sus largas barbas que infunden respeto y su
marcialidad, son el prototipo del legendario soldado espafiol. Conservan
su fama y ponen muy alto el nombre de las proviricias que representan.
Las uiltimas operaciones realizadas en la jurisdicci6n de Santiago de
Cuba, lo patentizan.
El 23 de Febrero se form6 una column con tres compafifas de Le6n
y cuatro de Asia, al mando del coronel Sandoval, que A las seis y media
de la mafiana sali6 de Santiago con direcci6n al Cobre, donde se hizo el
primer rancho, y en seguida la 6." compafifa de Asia sali6 A forrajear,






OC6NICA DR LA GUERRA DE CUBA 23

practicando sobre la march reoonocimientos, dando por resultado en.
contrary al enemigo parapetado en una gruesfsima pefia situada en el An.
gulo de una casa completamente aspillerada, desde donde hostilizaron
A los soldados de Asia, que sin titubear y con el mayor arrojo tomaron
la posici6n, destruy6ndola y quemando las casas.
Al enemigo se le ocuparon algunas armas y municiones y dej6 en el
campo un muerto que no pudo retirar.
A las seis de la mariana del 25, toda la fuerza, Ilevando consigo par-
te de la guerrilla local de Cobre, march hacia el alto de San Agustin,
donde tuvo fuego, dirigi6ndose por la Dolorita al Paj6n, sitio en donde
una fuerte partida insurrecta, aprovechando los accidents del terreno y
la forzada march de A uno de la column, rompi6 el fuego por ambos
flancos por sobre la primer compaiifa de Asia que iba de vanguardia,
que A las primeras descargas vi6 caer algunos soldados heridos, pero sin
titubear y con el mayor arrojo se contest con fuego nutrido, sostenido
por espacio de media hora.
Sostenida la acci6n por el enemigo al abrigo de sus magnificas posi-
ciones, el ayudante de Asia don Santiago Company, que, segin su cos.
tumbre marchaba en cabeza, hizo adelantar una secci6n de la tercera
compailfa con su capitin don Jos6 Lopez Pulido, y reforzada de eate
modo la Ifnea de fuego, el enemigo huy6 a la desbandada, sin que fuese
possible perseguirle. Todos demostraron gran serenidad; la discipline del
fuego fu6 perfect, y nadie hizo un disparo sino A la voz de sus oficiales,
economizando municiones, demostrAndose de un modo patente el valor
de la tropa y la confianza que tienen en su arma. Recogidos los heridos,
la column fu6 A pernoctar al cafetal Felicidad sitio agreste y lleno de
peligros por estar dominado por todas parties.
Al dia siguiente, 26, se prosigui6 la march, pasando por Monsejos
y el Pinar, y al llegar al alto de la Codicia los grupos insurrectos,. em-
boscados y apostados, hicieron varias descargas sobre la vanguardia de
la column, causAndole trees heridos, entire ellos el official de la guerrilla
del Cobre senior Paente (que tiene dos hijos en la insurrecci6n), que ca.
y6 atravesado por un balazo por los dos muslos. Tambi6n resultaron
various contusos.
Rompi6 la column el fuego con violencia sobre los rebeldes, que al
verse atacados con tanta decision abandonaron el campo, dejando algu-
nos muertos y arrastrando A los heridos para ocultarlos en aquel terreno
fragoso y Aspero, mAs propio para huir que para ser perseguidos por
tropas regulars.
Desde aquel moment empez6 una march penosa de ascension, es-
calando las estribaciones de la Sierra Maestra, con los heridos en cami-
llas y con la numerosa impedimenta, por caminos escarpados 6 inacoe-






24 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

sibles, mis propios para venados que para hombres cargados con sus
armas y equipos.
Por fin, tras doce horas interminables de penosisima marcha a tra-
v6s de vertientes y derrumbaderos, march en la cual los soldados de
Asia, de retaguardia en esta jornada, han probado una vez mas su
valor incomparable, su sobriedad y su resistencia para las fatigas, se
lleg6 al Cuero en la misma costa, acampando alli aquellos valientes, pa-
sando la noche sin agua, pues la que alli se encontr6 no era potable.
La tercera y quinta compaiifa de Asia, con fuerzas de Le6n, fueron
al Aserradero donde se embarcaron los heridcs en la cafionera Estrella,
y racionada de nuevo ]a column, sigui6 las operaciones por la costa
hasta el 30, que regres6 A Santiago.
Al enemigo se le han hecho en el trascurso de estas operaciones bas-
tantes muertos y herilos, y destruy6ndose muchas viviendas que les ser-
vian de refugio y levantando el espfritu moral d&l pafi, asombrado con
una operaci6a tan valiente y arriesgada, atravesando Sierra Maestra
con una fuerte column, cosa que, bajo el putto de vista military, parece
impossible hasta A los mismos que la han Ilevado A efecto.
Estos hechos patentizan el valor del soldado y la pericia del coro-
nel Sandoval, perfectamente secundado por el teniente coronel Macias,
comandante Belda, capitAn ayudante senior Campany, y demis bravos
ofioiales de la column, y sobre todo por el medico don Jos6 Masferrer
Juojo, para el cual verdaderamente fueron todas las jornadas de prueba,
pues ni un s6lo moment abandon A los heridos, que cur6 y cuid6 con
el mayor esmero, mereciendo plAcemes por todos los que han asistido A
estas operaciones.

Los de Luchana.

El comandante don Tomas Palan6s Rodriguez, ayudante del gene-
ral Pando, manda en comisi6n la fuerza del primer batall6n del regi.
miento de Luchana y opera por una extensa zona cuyo centro de pro-
visionamiento es Rio Seco, con 300 hombres, que son los disponibles
despu6s de cubrir various destaoamentos del llano de Guantanamo. Al re
gresar un dfa de sus excursiones, que todas han'sido de algin resultado
practice, para la just causa de nuestra querida Espafia, supo confiden-
cialmente que A dos leguas de distancia y oculto en lo mas rec6ndito de
la manigiia acampaba, al mando del titulado teniente coronel Francisco
Bejarano, el primer batall6n del regimiento de Hatuey, nmim. 8, de la
Repitblica cubana, compuesto de unos 700 hombres. El vehemente deseo
del senior Palacio de batir al enemigo y de demostrar una vez mAs que
es amante de su patria y military valiente, le augiri6 la idea de aventu-
rarse en los espesos bosques que adn no habian sido transitados por nues-


,= A'






0B6NIOA De LA GUERRA DB QUBA 25

tras tropas durante la actual guerra, por lo escabroso y peligroso de sus
caminos. Dispuso, pues, sus 300 hombres en dos columns, y dando el
mando de una de ellas al bizarre capitan don Roman Torroja, se reserve
para el suyo el resto de la fuerza, aumentada con 25 guardias civiles
que sac6 del destacamento de Rio Seco.
-.Tal mafia se di6 para instrufr A los prActicos y a sue columns que,
saliendo 6stas por diferente camino A las tres 6 a las cuatro de la mafia.
na respectivamente, llegaron en la osouridad de la noche a las inmedia-
ciones de los centinelas avanzados del enemigo, que distinguieron clara-
















El Senado (Washington).
mente al amanecer impasibles con el arma afianzada. Caer ambas
columns por diferentes sitios y al grito de iViva Espafa! sobre las avan-
zadas, arrollarlas y apoderarse del campamento, que en vano los insur-
gentes trataron de defender, fuW cosa de una media hora, apoderAndose
de ocho grmamentos, veinte y un machetes, tres revolvers, un mulo, dos
monturas, seis hachas, varias ropas y papeles, y causAndole un capitAn
y dos soldados muertos y various heridos, sin que la fuerza del coman-
dante senior Palacio sufriera mis bajas que un soldado herido leve y dos
contusos. Destruido el campamento de Los Platanos, que 6ste era su
nombre, volvi6 la fuerza a Rio Seco, se racion6 y sali6 A nuevas opera-
ciones.
El espfritu de esta fuerza es exoelente y ]a idea de entrar en comba-
te lee enardece y entusiasma con delirio.
El 4. peninsular.
En las alturas que hay entire rfo Roble y ruinas de Jamal, una colum-
na del 4. Peninsular, al mando del comandante don Vicen G. Moro, ba-






CB6NICA DR LA GUERBA DR OUBA


ti6 considerable fuerzas insurrectas, haci4ndole al enemigo bastantes
bajas, de los que se le cogi6 cuatro muertos entire los muchos que retira
ban, y visto caer del caballo, al parecer muerto, el cabecilla Salas (li
cenciado de artillerfa).
En este encuentro, se ha distinguido con una bravura sin limited, el
sargento Florencio Corchs Pi, que con 18 tiradores del Maiisser desaloj6
de una ventajosa posici6n al enemigo, que pasaba de 200 hombres, por
cuyo motive ha sido propuesto para el empleo inmediato.
Las fuerzas espaiiolas, s61o han tenido que lamentar dos heridos, que
lo son, el artillero Nicolas Cambero, herido grave en una pierra y leve
en la cara, y el soldado Manuel Marti Blanco, tambi6n de bala en una
pierna, y various contusos; y muerto de bala el caballo del valiente co-
mandante, al que le atravesaron el sillin estando montado, por lo que
recibi6 una fuerte contusi6n en la caida.
Despu6s de comer el primer rancho las tropas en las alturas de Ju-
mal, donde fueron atacadas repetidas veces por el enemigo, emprendi6
la column la marcha para Baracoa, con objeto de Ilevar algunas fami-
lias que alli se refugiaran, por las cuchillas de Cagiiinas (sitio peligrosi-
simo, con los CO0.hombres que componfan la columns), donde estaban
mas de 600 insurrectos, 6 mejor dicho, bandidos, en ventajosas posicio-
nes, las que fueron tomadas sucesivamente en el espacio de tres horas
con la bravura y orden caracteristicos en el soldado espafiol.
En este encuentro tuvieron los insurrectos, ademis de los cuatro
muertos anteriores, once mss, de los que fueron identificados un tenien
te, sobrino del cabecilla Ruen, otro sargento llamado Jesus Georges, ca
pitanes don Tranquilino Borjes, don Telesforo Quintero, don Alejandro
Peliar y don Florencio Terrero.
Prisioneros: teniente don Venancio Lamberto, armado de tercerola
y canana con municiones, al que, al estarlo desarmando, quiso aprove-
char los moments del fuego para huir y se le di6 muerte; sargento Ra-
m6n Brocar que muri6 A consecuencia de heridas, y alguin otro muerto
que retiraron.
Se distingui6 en dos ataques A la bayoneta el teniente de artilleria
don Antonio Pastor, demostrando gran valor y dotes de mando, por lo
que fu6 felicitado por todos.



















v



LA ACCION DE PASO REAL

(RELATO DE UN TESTIGO)




A acci6n de Paso Real A no dudarlo, es una de las mAs grandes
que hasta ahora se han librado en la guerra de Cuba, y en la
que de modo mis patente se ha revelado la pasmosa serenidad,
la admirable discipline y el her6ico valor de nuestros soldados.
La hermosa descripci6n que hace el testigo presencial de
quien tomamos est;s datop, es verdaderamente conmovedora, y al mis.
mo tiempo que infunde terror, alienta y reaviva el espiritu national.
Esta guerra no se parece a ninguna del mundo. Los ataques a la ba-
yoneta en que nuestros soldados no tienen rival, las cargas de caballerfa,
los encuentros A machetazos y la lucha cuerpo a cuerpo que en poco ndi
mero registran ya las cr6nicas de las batallas modernas, realzan el valor
de los que pelean y acreditan una vez mas la constancia 6 intrepidez in.
domable de nuestra raza.
No un capitulo; un libro entero serfa menester para traseribir tantas
penalidades y proezas como soportan nuestros bravos soldados, siempre
alegres, siempre dispuestos A sacrificar su vida por la patria.
Imposible es leer la resefia que el bravo teniente don Julio Amado
hace de la acci6n de Paso Real, sin que se despierten en el alma los mis
vivos sentimientos patridticos y sin sentir a veces Ilenarse de ligrimas
los ojos. Este military, despuds de batirse como un h6roe, ha descrito la





OR6NICA DE LA GUERRA DR CUBA


batalla con un colorido, una elocuencia y un fuego que conmueve pro.
fundamente y arrebata.
La acci6n ha sido digna de tan valiente 6 ilustre cronista.


Ya divisamos el pueblo; iPaso Real!-dije yo al coronel Hern4ndez
de Velasco, A cuyo lado iba;-y a los pocos minutes son6 un tiro y luego
otro y otro y luego muchos. En seguida el cuadro de siempre, cabezas
que se levantan, Avidos los ojos de descubrir algo; los soldados que pre-
surosos cierran las distancias, los oficiales que ordenan sus secciones,
nosotros que corremos A trasmitir las primeras 6rdenes, y entire este
hormigueo especial que desde lejos se observe en la columaa, frases de
alegria, chascarrillos graciosisimos, golpes magnfficos, y en una pala-
bra, la expresi6n clara y sincera de lo que es y lo que vale nuestro po
brecillo soldado, ansioso siempre por batirse, olvidando que las balas
destrozan el cuerpo y que la vida puede perderse entire rAfagas de ale-
grfa y sonrisas de triunfo, entire destellos de heroismo y rasgos de bra-
vura.
El tiroteo se hace por moments mis nutrido. iAlA vA nuestra caba-
Ilerfa! Desplegada en guerrilla adelanta haciendo fuego, y las avanza-
das enemigas, traidoras siempre, se ocultan en espesa manigiia, de cuyo
linde se ven salir los fogonazos, formindose luego blanca humareda. La
infanterfa que sin mandArselo nadie alarg6 el paso, ya va casi al ligero
y minutes despu6s ya corre. Los mulos de la artilleria trotan resonando
sobre sus lomos el especial ruido del pesado material, y en todos aque-
llos rostros, que son rostros espafioles, veo dibujada una misma idea, la
expresi6n de un mismo afan, El general Luque sigue el camino con el batall6n de San Quintin. El
coronel HernAndez, con dos compaiifas de Alfonso XIII y la artillerfa
marcha A envolver el pueblo por la izquierda, y desalojadas ya las van-
guardias insurrectas de sus posiciones en las afueras del pueblo por una
brillante carga de la caballeria al mando del bravo comandante senior
Mijares, encubntranse las fuerzas del general y coronel a la entrada de
Paso Real.
El moment es decisive, imponente, sublime: fuerzas de Alfon-
so XIII, apoyadas en las dos primeras casas, se baten denodadamente: los
insurrectos, mandados por Maceo en persona, correctamente formados
sobre la calle, a su vez hacen fuego nutrido: van A defender el pueblo
casa por casa, palmo por palmo, y hay que tomarlo, tomarlo tambien pal.
mo A palmo, casa por casa; pero el general Luque es bravo y espafiol y es-
pafiol y bravo el coronel Hernandez, y espafioles y bravos aquellos chi.
quillos de veinte afios que con ardor b6lico empufian el Matisser entire sue
manos y en corazones espafioles no caben mAs que heroismos y grande.





OB6NICA DE LA GUIRRA DR CUBA


zas, y nuestro bravo general, desenvainando su sable, con potente voz,
elevAndose sobre sus estribos, levantando el brazo en cuyo extreme bri-
Ila el acero, formando una hermosa figure, en derredor de la cual ger
mina aureola de locura guerrera, t6rnase hacia San Quintfn, Saboya y
Alfonso XIII, y exclama, entire una Iluvia de balas: la bayoneta! Soldados: A esa calle voy: caballerfa A la carga! infanterfa
it la bayoneta! A ver lo que saben hacer los soldados espaiioles, y viva
Espaila!
Y ]as detonaciones insurrectas fueron ahogadas en clamoreo fren6ti-
co por aquella electrizada masa armada; oy6se el roce del hierro con-
tra el hierro al colocar mil bayonetas en mil cafiones; delirante el solda-
do, olvidando las cuarenta horas de march sin descanso, corri6 tras su
general; la caballerfa por las aceras y la infanterfa en column por el
centro, lanzAronse sobre la negruzca mole enemiga, que cedi6 pronto, y
cayeron bastantes muertos y muchos de ellos, y en algunas bayonetas
no pudieron ya brillar los ardientes rayos del sol, porque la sangre tifi6
sus caras, y el pueblo no se tom6 ni casa por casa ni palmo A palmo,
sino A la bayoneta, cargando, con el recuerdo ardoroso de la patria que.
rida en los labios y en el coraz6n, y con nuestro bravo general a la ca-
beza, atravesada la pierna por un balazo.
En mi vida he contemplado cuadro alguno que me causase igual imn
presi6n.
Era necesario haber visto andar horas y horas, sin comer y sin dor-
mir, A aquel pobre soldado; era necesario contemplarlo luego empujan-
do al compafiero para correr mis y mis en el ataque, y no parece sino
que aquellos muchachos, al grito sublime de iviva Espafia! pedfan con
ahinco un sitio, un sitio oscuro y pobre donde reposase su cuerpo yerto
y frfo, con tal que sobre la frente del cadaver brillasen con imaginarios
destellos, estas palabras: por su Espafia adorada, hasta la iltima gota de su sangre! y como su.
dario de sue despojos mortuorios un trapo tosco, muy tosco, pero de
rojo y gualdo color y en el centro leones y castillos, sfmbolo del poder
y de la grandeza de aquella tierra lejana, donde si la madre llora y llo.
ra la esposa, son la esposa y la madre dignas del bravo h6roe muerto en
el campo de batalla.
Tomado el pueblo, la caballerfa di6 una nueva carga tan atrevida
como oportuna, y en ella, como en la anterior, distingui6ronse por su
arrojo los bravos tenientes del arma don DAmaso Berenguer, ayudante
del general Luque, y don Rafael Perez Herrera, official de Pizarro, am.
bos queridos compafieros mios de colegio.
El enemigo, que desde el principio se bati6 con un tes6n que yo
nunca cref possible en l1, se rehizo pronto y bien en la inmensa llanura
que a la salida del pueblo existe. Al llegar alli y verlo formado peffec-





30 CR6NICA D) LA GUERRA DR CUBA

tamente, abarcando una line en forma de semicfrculo de mis de ouatro
kil6metros, no pude reprimir un gesto de desagrado.
Sali6 San Quintin al llano con su bizarre teniente coronel senior Ba-
lesteros, y tres compafiias desplegaron su line, rompiendo ya nutrido
fuego sobre el enemigo, que no habia cesado en el suyo. Con una rapi.
dez incredible, una compafifa de Saboya, otra de Galicia y otra de Alfon-
so XIII, corri6ronse hacia la izquierda esca!onandose y rompiendo tam-
bi6n el fuego, y una de Alfonso XIII y otra de Saria A paso ligero, sa.
liendo por la primera bocacalle del pueblo, pasaron A colocarse 6 la
derecha de San Quintfn.
La acci6n volvi6 A empeiiarse tenazmente: mandaba el centro el ge
neral; el ala izquierda el coronel Hernindez de Velazco, y el ala derecha
el teniente coronel de Alfonso XIII senior Franc6s. La artillerfa se habfa
quedado algo retrasada, y el general, volvi6ndose 6 mi, recuerdo que
me dijo: algunos minutes despuds mi querido amigo el teniente Lir6n exclamaba
con tono seco 6 impetuoso. <;Fuego!), y retumbaba el cafi6n, retroce-
dia la pieza; una inmensa bola de humo nos envolvia, y al disiparse
veiase estallar la primer granada entire las filas insurrectas, abriendo
brecha terrible en aquella humana muralla. Y sin embargo, nuevos
hombres cerraban el hueco que el plomo abri6, y no me canso de re-
petir que jams pude imaginarme tuvieran los insurrectos destreza ni
valor como el que demostraron.
Entre tanto el semicfrculo tendfa A cerrarse por el costado izquierdo;
lentamente avanzaban como avalanche abrumadoia aquellos ginetes ra-
ros y faniticos; pero el bravo coronel HernAndez con sus tres compa-
ifas les oblig6 4 retirarse. Avanzaron de nuevo, y de pronto relucieron
los machetes. Se oy6 un griterfo ensordecedor, lanzaron los caballos al
galope, y el advance se hizo decisive. iEra la carga al machete, dada por
los renombrados Orientales! Entonces mir6 hacia el centro y una excla.
maci6n de ira y de coraje se escap6 de mis labios: lo que vi es diffcil
describirlo; itambidn alli cargaban contra San Quintfn, y eran mis de
2.000, todos negros, los que cual fantasmas, A todo el correr de sus cor-
celes querfan cuerpo a cuerpo, lucha por lucha, arma por arma, destruir
la hermosa y brava Ifnea de nuestra bizarre infanterfa.
No supe en aquel instant qu6 admirar mis: si el arrojo de aquellcs
locos, que viendo caer ante la lluvia de balas Maiisser 6 sus sompaiieros
segufan impAvidos 6 chocar contra nuestras bayonetas, 6 la serenidad
incredible de aquellos nuestros soldados, muchachuelos sin pelo de barba
ni bigote, que rodilla en tierra y en correct formaci6n, con una disci-
plina de fuego admirable, diezmaban de un modo atroz aquella compac-
ta masa de caballerfa enemiga.
El movimiento de advance del enemigo era general; no habia posibili-


0




oC6NIQA DB LA GUERRA DE CUBA 31

dad de quitar ni un s6lo soldado de un sitio para levarlo A reforzar otro,
y arrullando el atronador estampido de nuestras armas, escuchaba yo,
admirando aquel cuadro sublime, precioso, un clamoreo tan ensordece-
dor como el de los disparos, tan hermoso como el valor y el heroismo
que allf brotaba, clamoreo que electrizaba mi cuerpo y Ilevaba oleadas
de sangre A mis ojos y de alientos y afanes de lucha a mi alma; era el
;viva Espafia! iviva el Rey! que exhalaban mil latios espafioles, unos
porque al lanzar frases tan sagradas crefan herir al enemigo mAs que
con sus balas, saludando asf a nuestra patria; otros iotros porque en
aquel grito adorable enviaban al rinc6n de sus amores y al idolo de sus
desvelos el eterno adi6s de la muerte, expelido entire suspiros del alma,
fierezas del coraz6n y balas, destellos del sol, despojos de eangre... brisas
del campo y mudos poemas!
Era impossible avanzar sobre nosotros cuando aquel foco acerado for-
mado en lalfnea de mil fusiles espanioles arrastraba trash si, cual d6bil
cabello, cuerpos y vidas del enemigo. La caballerfa de Maceo retroce
dia, y allA en los rec6nditos lugares del palmar, jadeante la respiraci6n,
sudorosos los cuerpos, rechinando sus dientes, lanzando rabia y despe.
cho, llegaron los famosos macheteadores y tras ellos como fantasma
cruel y vengador, el constant eco de nuestra victoria, el clamoreo in-
menso, los vivas A la tierra querida, en cuyo seno meci6se nuestra cuna
un dfa y existen hoy nuestros afanes.
No habfa terminado a n la acci6n, ni much menos. Las fuerzas ene-
migas que con su fuego prepararon la carga, sostuvieron la retirada de
su derrotada caballeria y volvfan A causar huecos en nuestras filas. Al
mismo tiempo extendida la lfnea contraria por su derecha, rompian los
rebeldes el fuego sobre el pueblo por retaguardia y g nuestra izquierda,
avanzando contra la impedimenta 6 intentando volver A poseer A Paso
Real, atacAndolo por donde nosotros lo efectuamos. La estratagema era
habil, y la situaci6n nuestra, aunque no peligrosa, base haciendo diffi
cil por moments. Entonces el valiente capitAn de Estado Mayor senior
Garcfa Benitez, comprendiendo la necesidad de reforzar el pueblo, se
adelant6 al galope A la lfnea de fuego, la recorri6 mirando de d6nde po'
dria sacar fuerzas y atravesando con grave peligro delante de una com-
pafiia de Saboya, para cortar terreno, desafiando la muerte con una sen-
cillez propia de un coraz6n de acero, lleg6 donde queria, cogi6 una com-
pafifa de San Quintfn, y la condujo a Paso Real, organizando, una vez
alli, con todas las fuerzas disponibles, la defense del pueblo 6 impidien.
do que el movimiento envolvente del enemigo continuase hasta ence-
rrarnos en un verdadero cfrculo de hierro.
A todo esto, sigue el fuego nutrido en toda la line; en hombros y en
camillas cruzaban nuestros heridos hacia el hospital de sangre estable-
cido en un bohfo donde los experts doctors Riera, G6mez Dominador,





32 CRONtCA DE LA GUERRA DE CUBA

y Soler hacdan las primeras curas, y aquf no puedo por menos de gravar
dos impresiones bien tristes que recibf al ir A llevar una orden de mi
querido coronel Hernindez, que con la bravura que le caracteriza, siem.
pre en el sitio de peligro, segula contrarestando el empuje del enemigo
que amenazaba muy E6riamente nuestro flanco izquierdo. Al separarme
de la cuarta compafifa de Galicia of una voz d6bil y llorosa que me gri.
taba: ,iTeniente Amadc! ;Teniente Amado!> Pare mi caballo y me vol
vi: era un pobrecillo soldado, muy jovencito, estaba sentado en tierra,
recostado sobre un caballo
agonizante, ku tez pAlida,
sus ojos brillantes, con 16
grimas en las pupilas y ade-
S... ., min suplicante. Le pregunt6 no se si indig-
jnado 6 casi liorando como
,1 l al verlo, y me contest:
<,Me duele much, much,
-'.. ,.' mi teniente! Estoy herido en
Sua pierna. Van 4 veniresos
Smambises y me van 6 co-
.ger, por Dios, por su madre
,- \.--j. ,'-, de usted ll1veme, llveme
-' .' atras., Y decia estas pala.
'! bas con tal angustia, y en
"- \ -- aquellas facciones verdade.
.r ~ ramente angelicales, infan-
/, tiles casi, habia tal expre-
si6n de amargura que titu-
El senadur norteamericano Sherman. 6 un moento; pero el
bee un moment; pero el
deber se impuso, la cabeza de su titinica y cruel lucha, venci6 al cora-
z6n y partiendo a llevar la orden, le dije: ctranquilizate, muchacho:
-ahora te mandar6 los camilleros, no temas: ahi delante esta tu compa-
fia y han de matarla para llegar hasta ti,; y cuando en la vertiginosa
carrera de mi caballo zumbaba el aire en mis ofdos y silbaban las balas
en derredor de mi cabeza, me parecia ofr aquella vocecilla que cada vez
mis y mas d6bil y apagada, gemia m6s bien que gritaba, diciendo: c iMi
teniente! iMi teniente!>
La segunda impresi6n la recibi poco antes de lUegar al punto donde
debfa. Me detuve para dejar pasar una camilla: instintivamente mire y
no pude por menos de quedar tristemente sorprendido: el comandante
Rufz, el carifioso comandante Rufz, iba allf: el pecho algo descubierto:
Caiiarte y el cura de San Quintin le tapaban con pafiuelos la herida de
la que la sangre salia 6 borbotones y el ipobre comandante! vaga la mi-






Oa6NICA DR LA OUE1KRA DR CUBA


rada, entreabierta la boca, henchidas las fosas nasales, Avido de aire que
respirar, blancos como el marmol el rostro y la frente, miraba al cielo,
midiendo tal vez en el fondo de su imaginaci6n entumecida ya por el
frfo de la muerte la breve distancia que existe desde la tierra alli, cuan-
do la vida se escapa y el alma del cuerpo se separa.
Pregut6&: jQub tiene el comandante? Cafiarte me mir6 y nada me
dijo, y el pater sin mirarme mene6 la cabeza de un lado A otro: ien lcs
moments terrible hablan los ojos y expresan las accionee!
Entretanto, rehecha ya la caballerfa enemiga, lanzAbase de nuevo A
la carga, pero comprendiendo que mds vale maiia que fuerza, ya no
intent arrollarnos como la primer vez, cargando por igual sobre toda
nuestra line, sino que sin dejar de llamar nuestra ateLci6n por todas
parties, envi6 su noileo principal so
bre nuestra derecha para Envolverla
y entrar de nuevo en el pueblo; ob
jetivo al que parece se dirigfan todos
Slots ataquts de Maceo.
Deseo vano. El bravo tenienre co-
I ronel Frances, de AlfonEo XIII, se
I \} ostenfa admirablemente y escalona-
\ ii das sus compafifas rechazan al enei
\4 1 migo, y la companBa de San Quintin
S' \que manda el capitan don Vicente
e ,, HernAndez, un valiente del ej6roito
espafiol, vie apurada y forma el cua-
... y de pronto eaer caballo, carga y conductores.(Pig. 85). l
,dro, pero con gran sentido practice
comprende el capit6n Hernindcz que dtja un gran claro entire 1l y Al
fonso XIII, y A 500 metros de la caballeifa, deshace el cuadro y grita:
iRsoldado,, A morir matando y viva Espafia!, escalona tambidn eus see-
ciones como lo ha hecho el teniente coronel Frances, y con un mortffe-
ro fuego por descargas hace impossible el advance del enemigo.
Tambi6a en la extrema izquierda se vi6 la situaci6n algo comprome-
tida. Mis de 500 ginttes han cargado contra la quinta compafifa de Sa-
boya del capitAn Camarero, y este bravo capitAn, formados sus 85 sol.
dados en cuatro filas, dos rodilla en tierra y dos de pie, ha hecho tal y
tan productive fuego, que el enemigo se ha visto obligado A retroceder.
Es decir: ipor segunda vez 800 infants espafioles han rechazado A mis
de 3000 ginetes insurrectos!
Al terminar esta segunda carga llego al sitio donde esti el general
Luque para darle aviso de que el enemigo parece que se repliega hacia
su centro. Al saludar al general con el sable no pude menos de pregun.
tarle:
83-r. m.






84 CK6NICA DR LA GUIRRA DE CUBA

-GQu6 tiene usted, mi general? No me contest; pero no me cabia
duda: el general tenia algo. Sus ojos despedfan un brillo extrailo, su
rostro tenfa un color amarillento mAs bien que blanquecino, aprisiona.
ban sus labios los dientes con fuerza extrafia y su mano derecha, de cuya
mufeca pendfa el sable, oprimfa nerviosamente el muslo, como si qui,
siera desgarrar sus cares con el filo de sus ufiss.
Le contemple un moment mis, at6nito, sin explicarme bien lo que
mis ojos vefan y mirAndole de arriba abajo; pronto me qued6 frfo y sen-
tf en el fonlo de mi alma una punzada de dolor, y Eobre mi frente algo
asf como si ua cfrculo de fuego me oprimiese: ide entire la polaina y la
bota del pie izq,'ierdo del general, cafa gota A gota, forjmando casi un
hilo rojo que el aire A veces desunfa, sangre, sangre! iEl general estaba
herido! Y se lo dije A Berenguer, que estaba A mi lado, y DAmaso me
contest:
-EAt. a-d desde el ataque A la bayonet, hace ya una hora: no di.
gas nada; la situaci6n es terrible y no hay quien le haga dejar el man-
do. Avisa al coronel: que venga aquf por si acaso.
Y cuand3 picaba eipuelas A mi caballo para irme, of otra vez grito3
y fuego, fuego, much mas fuego. Me volvf. ;0tra carga! Otra, pero te
rrib'e. Ya no era en toda la line, no. La reconcentraci6n por mf aviaa
da al general, de orden del coronel HernAndez, se habia efectuado.
Favorecidos por una ondulaci6n del terreno, ocultos A nuestra vista
y nuestros fuegos, se habfan organizado 2000 negros, mAs negros que el
carb6n y mas salvajes que los fanAticos riffefios, y A unos 700 ti 800 me-
tros de nosotros salfan de improvise gesticulando, esgrimiendo al aire
sus machetes y a] son de sus gritos, parecidos A alaridos de fieras, venfan
como tromba imponente, Avidos de romper el centro y dar ya de una
vez el golpe decisive.
<;A former el cuadro y viva Espafa, soldados!, grit6 el general, y
el her6ico teniente coronel Ballesteros form con sus dos compaiifas dos
caras de un cuadro: haefa falta otra: otra y estaba allf A menos de 80 me.
tros. i Ilamarla, y cayeron ginete y caballo bajo el plomo enemigo. iMomento
bien cruel! No se lo que me pas6, no puedo decirlo, pero sf aseguro que
fua cosa de dos segundos, que fu4 un vertigo especial, la impulsi6n de
una faerza extrafii, algo, en fin, que hace no tenga m6rito alguno aque-
lla acci6n, porque ni me df cuenta de lo que hice, ni c6mo lo hacia.
Al ver caer al soldado y caballo que Ilevaba la orden, salf en aquella
direcei6n, mi ordenanza detrAs; a los diez metros cay6 mi caballo mor-
talmente herido, y mi buen Vidal, creyendoi asu teniente muerto, se tir6
del suyo, yo me levant, le pegu6 un empuj6n, brinqu6 sebre su caba-
1lo, part de nuevo, iba A legar ya A la compaiifa y de nuevo oaf; tam-
bien le habfaa dado al caballo de mi ordenanza. A pie llegu6 al anhelado





086510A DU LA GUUaM DR QUfA


lugar, Ilam6 al capitAn Hern4ndez, la caballerfa enemigallegaba; no era
posib'e former la otra cara del cuadro, se arm6 la bayoneta, formamos
en semicirculo, se grit6 <;Animo, soldadoe! viva Espafia! ique vengant
Sque vengan aquf!, y en medio de aquel vocerio, en medio de aquel di-
luvio de balas, son6 un oaiionaso atr6z; cay6 un bote de metralla sobre
la caballeria enemiga, y enseguida otro, y mi querido Lirdn, el bravo
artillero, se hartd de came, como decimos.
Aquello fu6 el acabdse. Revueltos cayeron heridos y sanos, caballos
y ginetes, y sobre aquella disforme masa de came humana y animal ce-
bironse los Maiissers, y el nmicleo de la caballerfa, despavorida, huy6,
y s61o unos 20 6 30 locos, fanAticos, Ilegaron hasta nuestras bayonetas;
unos murieron frente A las rodillas de nuestros infants, otros quedaron
con sus caballos clavados en nuestras relucientes bayonetas y los restan-
tes rebasando el cuadro, sin poder dominar el bruto que montaban, fue-
ron A encontrar la muerte entire las tropas de nuestra impedimenta.
Y al exponer yo esos hechos, al reproducir ese cuadro grandiose en
lo mis rec6ndito de mi pensamiento, no puedo menos de gritar como
uno de aquellos her6icos soldados heridos: iviva... iviva Espafia!
Despu6s... despubs, aquello fu6 el disloque, hablando en familiar
lenguaje. Huyeron... huyeron en todas direcciones, desaparecieron, de.
jaron el campo y sobre 61 esculpida en sangre una corona de laurel para
cefiirla A las mil que doblan con su peso el asta formidable de la bande-
ra roja y gualda.
Entonces el her6ico general Luque se retir6 A hacerse en el hospital
de sangre su primer cura. El coronel HernAndez, tan bravo soldado
tiempre como habil jefe, con dos batallones y la artillerfa fu6 A rocono-
f'er el campo, avanzando quinientos metros mis all de las posiciones
enemigas. No soy de la escuela de Zola, yo no siento lo que 61 siente,
pero yo lo hubiera querido tener A mi lado para gozar oy6ndole luego
describir aquel campo de batalla: charcos de sangre, cuerpos mutilados,
centenares de caballos muertos 6 agonizantes, ropas tenidas en rojo co-
lor, armas partidas, machetes, fusiles y sobre tales despojos de destruc-
ci6n y muerte, las armas espafiolas paseando su poder en aras de su
triunfo y su valor.
Soy justiciero; el enemigo se ha batido con verdadero arrojo. Uno
de sus actos de mayor valor ha sido la imperturbable tranquilidad, con
que en medio del fuego mis atr6z ha retirado sus bajas. A veces he vis-
to con mis gemelos perfectamente, caballos cargados con dos y trees
cuerpos inertes, llevAndolos dos del diestro, y de pronto caer caballo,
carga y conductores.
Esto servirA para dar una idea del considerable nimero de bajas que
les hemos causado. Los muertos que sobre el campo les recogimos fue*
ron 67, y el dejarles abandonados supone haberse llevado cuando menos






CRONICA DR LA GUERRA DB CUBA


otros 60, teniendo por lo tanto, unos 120 muertcs que, en just cilculo
de probabilidades, implica unos 750 heridos; es decir que, sin error
alguno, pecando mis bien de menos que de mas, puede afirmarse fija-
mente que el enemigo ha tenido en esta acci6n de 850 A 900 bajas.
Yo no lo extrafio, porque se arrimaron much, en grandes masas
sumamente compactas, y se utilize por nuestra parte el fuego de los
Maiissers como creo se habra visto pocas veces en esta guerra.
Voy A terminar ya. Mis ojos se cierran, mi espfritu adormecido y
mi cuerpo rendido, me arrancan de aquf donde tan feliz he sido repro
duoiendo sobre el papel esta acci6n; pero, antes de irme, quiero hablar-
le del pobre comandante Mijares, de la Guardia Civil; un valiente, un
bravo: en la segunda carga de nuestra caballerfa en Paso Real, cay6
gravemente herido en el codo izquierdo y pecho, y A pesar de esto, ain
alent6 A sus soldados, ain les acompafi6 un trecho, hasta que, casi ex.-
nime, le vf entrar en brazos de sus ordenanzas, en el hospital de sangre.
Tambien debo citar A usted, entusiasta por los hombres de arrojo y va
lor, al sargento de artillerfa Ildefonso de Francisco; iqu6 hombre! En el
moment en que la caballerfa enemiga avanzaba con mayor impetu,
cogi6 la pieza, y 61 solo la adelant6 seis i ocho metros del cuadro de la
infanterfa.
-cA. donde va usted, sargento?>-Ie pregunt6 el general.
Y el valiente, cuadrAndose como un quinto y haciendo airoso el sa-
ludo, contest con energfa:
-
*

Terminada ]a acci6n qued6 desierto el campo de la lucha. Esparci.
dos por el suelo, quedaron horrible restos humans, caballos muertos
y espirantes, monturas, armas y various otros despojos de la guerra que
atestiguaban con muda y aterradora elocuencia el sangriento drama que
moments antes se habia desarrollado.
Despubs... nada. Silencio de muerte; la noche extendiendo sus som-
bras sobre el campo; la brisa oreando la sangre vertida por los heroes,
y la campana del pueblo doblando tristemente al toque de oraciones.
iDios acoja en su seno las almas de los heroes!


^---^"~


















VI



DATOS DE LA CAMPANA




Carta de un soldado.

N hijo de Vich, describe 6 sus padres desde la provincial de
Santa Clara en la isla de Cuba, la siguiente, fechada en
31 de enero iltimo:
S El principal objeto de la present es para haceros sa.
ber que estamos bien y que todos los dias los pasamos
por la manigtia, no estando seguros en ningnd puesto. El
dia 25 tuvimos fuego con 2000 insurrectos, todos de caballerfa, yendo
con ellos muohas mujeres. El dia 29 cogimos una de estas amazonas y
matamos a otra, armadas ambas con buenos rev61vera. Ayer 30, volvi-
mos a sostener algin tiroteo con los insurrectos con motivo de querer
arrebatarnos la prisionera, la cual, al parecer, gozaba de prestigio en-
tre ellos.
Ya sabemos que en Espafia circula la noticia de que nuestros enemi-
gos han macheteado una part de nueitro regimiento, infanterfa de
Cantabria. Esto no es verdad, pues no hemos tenido ninguna baja. Ya
sabreis que los insurreotos, & no ser diez veces mayores en ndmero que
nosotros, huyen siempre A la vista de nuestras tropas y nos tirotean
desde el bosque por la espalda, no atrevi6ndose nunca, por regla gene-
ral, A darnos la oara.





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


A pesar de esto, cada dia cojemos algunos. Tienen muy mal arma-
mento y pocas municiones.
Los que dicen en Espafia que padecemos much y que vamos muy
mal racionados, no dicen verdad. Por lo que he visto y por lo que ahora
vengo experimentando por cuenta propia, os puedo asegurar que es pre-
ferible servir en esta Antilla que en la Peninsula, al menos yo lo prefie
ro. El tiempo que tenemos ahora es magnifico y todos opinamos que la
guerra no ha de durar much.
Las casas de este pais son de palmeras y sus habitantes son negros.
Nada mas por hoy...,

*
*

Lo que hace Weyler.

Nuestro corresponsal de la Habana nos habla, en carta particular que
nos dirije, de los planes y proyeotos del gobernador general de la Gran
Antilla.
He aquf los m6s interesantes pArrafos de dicha correspondencia:
,Los bandos del general y el planteamiento de sus proyectos politico-
militares han producido buen efecto; la moral del pafs 6 ganado much,
se nota aliento en todas las classes sociales, va desapareciendo la deses-
peraci6n y renace la esperanza.
Esto es position y vale much, teniendo en cuenta el movimiento, el
miedo que de todos se habia apoderado en los iiltimos dias de gqbierno
de Martinez Campos.
La concentraci6n de la gente del campo en las ciudades, el haber re-
tirado los destacamentos de los ingenios privilegiados, y el rigor con
que trata A los que traidoramente secundan y apoyan A los insurrectos,
ha gustado 6 todos los buenos espafioles.
El general no oculta que lo ha encontrado todo muy desorganizado
y muy despilfarrado. Hay miles de soldados que se ignora donde estAn
ni que servicio prestan. Se trabaja noche y dia para desenredar todo
esto y conocer exactamente la situaci6n de las cosas y los elements de
guerra y de gobierno.
Interinamente el general se ha propuesto no dejar un moment de des-
canso A las partidas insurrectas, moviendo en combinaci6n columns que
les obliguen A vivir en constant alarma y que les castiguen sin piedad
ni misericordia.
Su objetivo principal consiste en la persecuci6n de G6mez y Maceo,
con el fin de aplastarles si la ocadi6n se present, tendiendo siempre 6
empujarles hacia Oriente, que de conseguirlo, constituiria un verdadero
triunfo, por lo que quebrantaria el Animo y la audaciade los insurrectos.




CRON1OA DR LA OURLBA DA OUBA


No cuenta por ahora ni con batallas ni con victorias decisivas, con
que el general logre restaurar lo perdido y reorganilar lo desorganiza
do podemos darnos por satisfechos. ContinuarAn por algin tiempo las
escaramuzas, las acciones mAs 6 menos importantes, los destrozos y los
incendios, pero se vera indudablemente que la acci6n del gobierno es
en6rgica, fire y decidida, lo cual no se habia viato en los 11 meses de
Martinez Campos.
En cuanto los insurrectos est6n en la comarca Oriental, persegui.
dos y castigados con actividad y dureza, estimo necesario el planted.
miento de reforms political amplias y en consonancia con los deseos
del pafs. Estas reforms las consider de extraordinaria eficacia en el
interior y de gran efecto en el exterior, y cr6anlo los lectores, la pobla-
ci6n del campo y de las provincial mAs apartadas de la capital, comen-
zarA A reconciliarse con Espafia el dfa que la madre patria les demuestre
enter y complete confianza. Los insurrectos les hacen career que ellos
les han de redimir y libertar, y muchos lo creen de buena fe. Cun que
el gobierno espafiol se adelante A realizar esa obra de redenci6n, esto es,
A otorgarles un sistema de administraoi6n A la modern, la de los pue
blos libres y cultos, pondri en evidencia A los insurreotos, dejAndoles sin
program y sin bandera. Y estos oubanos saben distinguir; conocen bien
A todos los aventureros de la insurreeei6n; les temen, por que si triun.
faran desgraciados de todos, y entire la guerra civil y la garantfa de or-
den y eAtabilidad que el pabell6n espafiol les ofrece, no hay duda, opts-
ran todoe por Espafia.
Esta habra de ser la gran obra del general Weyler. Su talent, su
tacto, su habilidad, su previsi6n se habrin de demostrar cuando este
case llegue, porque todo el mundo aquf opina, que la guerra ha de aca-
bar pronto, porque ni Espafia ni Cuba deben ir A sabiendas a su ruina.,

*

Mds noticias.

Nuestro corresponsal de Reoreo nos comunica ccn feeha 1.0 de Mar-
zo las siguientes notioias:
Hemos pasado trees dias eompletamente incomunicados con la Haba-
na por haber destruido los insorretos Im via firrea de la parte de Ooli-
aeo, quemando uno de les trenem.
En este pueblo oontamoa eon un datbacamemto de 325 soldados de
Cungea y Marina y 100 moviHliados. La mitad de esta fuerza battdse
haee unos dias Con una partida insurreeta de 200, causandoles algunas
bajas, sin qum per fortune, tuvieramoa por nuestra part que lamentar
ninguna.

































































* solo unos 20 6 30 locos, faniticos,
in4





qR6moCA DI LA GURRRA DI CUBA 41


: --~Ic~''
i''~I~i.

I r
'I


A Q1


~: N.


as nuestras bayonitas..... (PAg. 35).


~Sry;-t




42 ORONICA DR LA GUERBA DR CUBA

Estamos cercados de espias, siendo los insurreotos duefos de los
campos, llevAndoles su osadfa hasta A tirotear arrabales de poblaciones
importantes como CArdenas.
Hace unos dfas, aprovechando la noche nos atacaron ligeramente y
al retirarse pegaron fuego a una casa de las afueras, prupiedad de una
familiar negra que tiene dos hijos en la insurrecoidn. Aquf se dice que
nos tienen garas y que desean entrar, pero me parece que no se darAn
este gusto porque estamos todos apercibidos y dispuestos A impedirlo.
El element espailol estA conteLto con las declaraciones y medidas
del general Weyler, en quien tiene confianza.
A cuatro ki:6metros de aquf los insurrectos incendiaron unos cafia-
verales y las briznas llegan hasta nosotros.
La vida se hace diffcil.
Los diaries de la Habana los recibimos con dos dias de retraso,
siendo asf que en tiempo normal llegan el mismo dfa de su publicaci6n,
pues el tren invierte ocho horas en recorrer el trayecto de la citada ca-
pital A Recreo, cosa que hace suponer lo mal que estarA la via f6rrea.
En algunas localidades andan muy atrasados los pagos de los maes-
tros. Quiza esto ha motivado que siete profesores de primera ensefianza
se hayan pasado al campo insurrecto. He de hacer constar que la pro-
vincia de la Habana nada debe A los maestros.

---- ----'- {i-la Isla.

Acerca del estado sanitario de Cuba, nos conidnica nuestro corres-
ponsal de la Habana los siguientes datos: '
La proporci6n-dice-de 5 por 100 de enfermerfa ye de 9 y 1/4
por 1.000 en la mortalidad es bien consolador, y no ha de dejr de sor-
prender en la Peninsula. Cuba, pues, en estos meses ofrece para I ej6r-
cito en campana casi el mismo aspect sanitario que arroja la via de
guarnici6n en ess provincias.
Parece que el general Losada ha puesto empefio en saber A toda hof
el movimimato de hospitals, A cuyo efecto procede con rigor A la acun
mulaoi6n de datos estadisticos; pronto, pues, podremos enterarnos fa-
cilmint de ouati6n tan interesante.
Hahiando aumentado el ej6rcito en proporciones tan considerable y
teniendo por delaute, y no A larga distancia, la temporada de lluvias.i
dirige su atenci6n el sylor Losada A prevenir que las enfermedades to,
men incremeDto, y A este efecto se preparan y disponen medidas que in-
teresa conocer y empezando por el principio; la instalaci6n de nuavos
hospitals y enfermerfas; aumento de camas en los que ya habia y ma
jora de las condiciones higienicas, medio esencial para amranoar A Ii
muerte tanta vida 6til a la patria.





OB6NIOA DE LA GUERRA DE CUBA 43

En los hospitals de la isla existe el siguiente nImero de camas: Ha
bana 1.000, Santiago de Cuba 1.000, Puerto Principe 1.000, Manzanillo
300, Bayamo 500, Holguin 500, Victoria de la Tunas 150, Santa Clara
300, Ciego de Avila 500, Mayari 150, Sancti-Spiritus 150, Remedios 400,
GuantAnamo 150, Sagua de Tinamo 100, Sagua la Grande 150, Santiago
de las Vegas 400, Col6n 200, Gibara 200, Guanajay 250, Matanzas 250,
Santa Cruz 80, Arroyo Blanco 100, Trinidad 100, Mor6n 25, San Luis
50, Longo 50, Baracoa 100, Pinar del Rio 300, Pa'ma Soliano 100,
Guaimaro 100, Nuevitas 100, Veguita 100, Canto 50, Giguanf, 50, Fir-
meza 30, Fomento 50, Manicaragua 50, Puerto Padre 30, San Andrbs
22, Jamaica 40, Cienfuegos, CArdenas y Placetas estin instalAndose.
Ademas, esta terminAndose el hospital de Alfonso XIII en el campa-
mento del Principe (capital), capaz en breve para 1.200 enfermos, y en
el que habrA luz y aire y donde se someterAn & riguroso aislamiento los
enfermos del v6mito.
A estos hospitals del Estado hay que agregar los de la Cruz Roja,
instituci6n benem6rita que teniendo ahi su organizaci6n central ha irra
diado a Cuba los fulgores de su caridad y abnegaci6n inagotables.

Sellos insurrectos.

Del peri6dico Cuba, 6rgano del partido revolucionario cubano en
Tampa, copiamos lo siguiente, publicado en su nimero del 7 Mario:
-Yo, Salvador Cisneros y Betancurt, president de la Repdblica de Cu.
ba: A todos cuantos la present vieren, salud. En virtud de las faculty
des que me han sido conferidas por la Asamblea Constituyente, segdn
acuerdo de dieciocho de Septiembre de mil ochocientos noventa y einco,
vengo en conceder al ciudadano ToMds ESTRADA PALMA delegado pleni.
potenciario del gobierno de la Repdblica, las facultades siguientes:
* .
Cuarta. Emitir sellos de Correos de las dominaciones que juzgue
convenient para el servicio de la Republiea.
En virtud de las facultades que me confiere la clAusula cuarta de di-
cho poder, he dispuesto hacer una emisi6n de sellos de Correos para la
Republica de Cuba, de las siguientes dominaciones:
2 centavos, gris; 5 idem, azul; 10 idem, anaranjado; 25 idem, verde.
Y para conocimiento general se public en los peri6dicos oficiales de
la Repiblica.-El delegado, Tomds Estrada Palma.,
El decreto que se deja trascripto es el colmo de la ridiculed, cuyos
comentarios dejamos al buen juicio de nuestros lectores.





Pages
44-45
Missing
From
Original






46 OR6NIOA DE LA GUERRA DR CUBA

defendieron de aquel ataque con pasmosa serenidad y bravura causAn-
dole muchas bajas al enemigo y haci6ndole retroceder.
Rehechos los separatists cargaron de nuevo sobre los valientes espa-
fioles que se resistian haciendo mortifero fuego y rechazar tambi6n al
numeroso enemigo, el que di6 otras cuatro cargas mAs intentando en al-
gunas de ellas envolver a los espailoles sin que consiguieran su prop6sito.
En este desigual combat hubo moments de verdadera ansiedad en
que nuestras tropas se vieron gravemente comprometidas, pero el jefe
que las mandaba que no perdi6 ni un moment su serenidad y valor hizo
que se formara, no un cuadro, sino un triAngulo, para resistir el empuje
del enemigo, y merged A esta maniobra y al admirable aplomo y disci
plina de los soldados q;ie hicieron nutrido y mortifero fuego sobre lc-
enemigos se logr6 rechazar a 6stos y ponerlos en vergonzosa dispersi6n,
no sin dejar delante de las filas de los nuestros algunos muertos y heri.
dos que en la fuga recogfan, tirindoles el lazo, cual si se tratara de ca.
zar caballos.
Perseguidos despu6s, fueron tambi6n desalojados de un bohio que te-
nfan en su poder, apoderAndose las tropas leales de la posici6n que an-
tes ocuparan los insurrectos.
Todos los soldados de la column se portaron como heroes y se ba-
tieron animosos y entusiastas al grito migico de ;viva Espafia!
Al terminar tan gloriosa jornada mand6 el jefe reunir las tropas para
saber el resultado de tan refiida acci6n, creyendo le faltarfan muchcs
soldados y oficiales. ;S61o tres heridos hubo! pertenecientes a una com-
pafia de Cuenca, los demis ilesos y sin darse cuenta de ello se miraban
asombrados unos A otros pareci6ndoles mentira.
Ante tan satisfactorio resultado prorumpi6 el jefe en un ;viva Espa-
fia! que todos contestaron con entusiasmo. El jefe lloraba de alegrfa al
ver A todos sus soldados, despu6s de rudo combat, junto a 61, durante
dos horas y media de fuego.
Antes que 6ste, ha tenido esta misma column en distintos puntos y
siempre con partidas de 800 A 1000 rebeldes, otros doce encuentros, en-
tre ellos tres de verdadera importancia.

ENT "YABUCTITO
Destacamento copado.-Asesinato de 11 soldados.
El jefe de la guarnioi6n de Yabucito, primer teniente de infanteria
don Francisco Rodriguez, recibi6 la noticia de que cerea de dicho pun-
to, en el ingenio Ponate, acampaba una pequefia partida insurrecta.
Inmediatamente el valeroso teniente Rodriguez con 13 soldados del
bitall6n de las Navas y trees ndmeros de la guardia civil, sali6 en busoa
de los rebeldes.






ORONICA DR LA GUMRRA DE CUBA 47

A poca distancia de Yabucito encontr6 nuestra pequefia fuerza A un
grupo de insurrectos, sobre los que carg6 animosa rompiendo el fuego.
Los rebeldes emprendieron la huida cobardemente y nuestros soldados
en su persecuci6n se faeron poco A poco alejando del sitio de su guar-
nici6n.
Cuando ya se encontraban muy distanciados y no era facil que re-
cibieran ningin auxilio, apareci6 de improvise una partida de 500 hom-
bres acaudillada por el cabecilla Robau.
La presencia del pequeflo grupo insurrecto A la vista de la guarni-
ci6a de Yabucito, habia silo una cobarde estratagema de Robau, A cu.
ya partida pertenecfa aquel grupo. iSe habia explotado infcuamente
el arrojo de aquel pufiado de espafioles!
Sjbre ellos cay6, en tan sin igual combat, la partida de Robau,
dando una terrible carga al machete.
El teniente Rodrfguez, al verse sorprendido por aquella legi6n de
cobardes, no perdi6, sin embargo, su serenidad y valor y di6 la voz de
fuego ordenando la retirada que desgraciadamente no pudo realizarse.
Era tarde. Nuestros valientes estaban copados. La caballerfa insurrecta,
que tenfa dispuestos los movimientos, envolvi6 A nuestros sdldados en
fuerte circulo de hierro que fu6 rApidamente estrechando.
Fu6 obra de un instant. La cobarde emboscada de los rebeldes ha-
bfa dado los resultados apetecidos.
El asesinato se consum6 casi por complete.
Los valientes de la guarnici6n de Yabucito se batieron a la desespe-
rada her6icamente, rechazando con inusitada energfa el primer ataque
de los rebeldes. Pr6ximos A un fuerte, luchaban por ganarle, resibtiendo
el feroz empuje.
Los diez y siete hombres se dispusieron A morir, pero sembrando la
muerte entire aquellos quinientos salvajes.
El primero que cay6 muerto fu6 el bizarre teniente Rodriguez. Tras
61 cayeron tres soldados del batall6n de las Navas y dos ndmeros de la
guardia civil, todos muertos.
Ademis resultaron gravemente heridos dos soldados de las Navas,
fu6 hecho prisionero un individuo de la benembrita y se extraviaron
cuatro soldados, que se supone fueron apresados tambi6n.
Se salvaron, pues, de los diez y siete hombres de la guarnici6n de Ya.
bucito, cuatro, los cuales lograron Ilegar al fuerte, el cual aunque el
enemigo lo intent, no logr6 tomarlo.
Los rebeldes tuvieron ouatro muertos y diez heridos.






48 CRONICA DE LA oUEKRA DR CUBA


3DE VU" ELT.A A.BA.JO

Cuadro triste.

En extensa carta que recibimos de Pinar del Rio se nos da noticia de
los estragos que, en aquella rica provincia de la isla de Cuba, ha produ-
cido la inesperada invasion de las hordas salvajes insurrectas, de las que
nunca se crey6 cumplieran la promesa que tenian hecha de legar en sus
correrfas por Occidente hasta el cabo San Antonio.
Triste y penoso es decirlo-nos describe nuestro corresponsal-pero es
deber mfo consignarlo, que no s61o A la fatalidad debemos la rufna y
desolaci6n que hoy contemplamos. Se ncs abandon a nuestra suerte,
indefensos 6 incomunicados con todo el mundo, y a merced de las hor-
das enemigas, el sacrificio de Vuelta Abajo tenfa que ser ejemplar, pues
se trataba de la provincia que durante la guerra pasada se mantuvo leal
A Espafia, contribuyendo con todos los recursos que le demandaba el go.
bierno.
Todo el extenso territorio de Vuelta Abajo no contaba con un s6lo
soldado, excepci6n de esta capital que se hallaba guarnecida por dos
compafias de veterans, siendo los voluntaries, en sus pueblos y t6rmi
nos respectivos, la garantfa del orden y de la paz. Pero en cuanto sona
ron los primeros tiros en Oriente, por orden superior se mand6 reconcen-
trar en Pinar del Rio A la mayor parte de los voluntarios de los pueblos,
quedando 6stos completamente abandonados y vi6ndose por lo mismo en
la necesidad de abrir sus puertas A los insurrectos quienes entraron li.
bremente en todos, menos en la capital porque desde el 11 de febrero
alberga la column del coronel Sinchez, en Viiiales, Artemisa y Cande
laria, que tambien cuentan con alguna guarnici6n.
Las tropas leales causaron descalabros A Maceo, y 6ste, naturalmen-
te, no pudiendo vengarse en ellos, descarg6 toda su ferocidad sobre los
pacificos moradores de pueblos indefensos, dejando reducidos a pavesas
los pueblos de Cabafias, Bahia Honda, San Diego de Ndiez, Santa Cruz
de los Pinos, Palacios, Paso Real, San Diego de los Baiios, San Juan
Martinez. Ei indescriptible el cuadro de horror, miseria y desolacidn
que presentaban los poblados destruidos.
En San Juan Martinez, conocido por su incomparable tabaco, por la
riqueza de sus vegas y la importancia de su comercio, contaba mas de
mil fami!ias, que vivian de su honrado trabajo y prosperaban muchisimo.
Hacfa ma4 de un mes y medio que se hallaba ocupado por partidas in-
surrectas que desaparecian en cuanto tenfan noticia de la proximidad
de una column. Al encargarse el general Cornell de la comandancia de
la provincia envi6 un destacamento para que ocupara el pueblo, pero al





CR6NICA DE LA QUEBRA DI CUBA 49

tener de ello noticia los insurrectos, ordenaron A los vecinos que desalo-
jaran sus viviendas, que vieron consumer por las llamas antes de las 24
horas de haberse decretado tan barbara orden.


... luch6 personalmenie el valiente Herrera ean uno de los catecillas... (Pig. 58).

Al llegar la column del general Cornell al pueblo, s61o encontraron
un mont6n de ruinas y a los vecicos desesperados esperando auxilio en
84-T. m.





50 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

los bohios inmediatos. iY pensar que esos salvajes que incendian y ase
sinan en los campos de Cuba merecen la protecci6n de los senadores nor-
teamericanos, en nombre de la humanidad!
;Qa6 esos actors vandAlicos se cometan al grito de: iu0ba libre! iQu6
horrible profanaci6n! ;qu6 grande sarcasmo!

El paso de la line.

Contra la creencia general y la previsi6n de todos, rebas6 Maceo la
llamada Ifnea de Artemisa.
La opini6n military y la civil que ya va haoidndose A considerar los
asuntos de la guerra como familiares, entendfan que el problema estaba
encarnado en que no volvieran A Oriente los nicleos de la insurrecci6n,
pues obligados A permanecer en San Felipe para Occidente tendrfan que
sucumbir acosados por la falta de recursos y por la active persecuci6n
de nuestras tropas.
Todos parecian interesados en acumular elements en esa Ifnea, pues
siendo bien corta parecia fAoil convertirla en trocha inexpugnable.
Vinieron fuerzas de distintos sitios, se acumu!aron armas de todas las
classes, desde los voluntaries a la artillerfa. Era un caso previsto que ha-
rfan un esfuerzo supremo para rebasar la linea; MAximo G6mez no aban-
donaba los alrededores de ]a Habana mientras Maceo, despu6s de per-
turbar y arruinar Vuelta Abajo, no lograra la salida.
No habia que temer sorpresas ni hubo necesidad de precipitaciones.
Era general creencia la de que antes que Maceo pusiera los pids en la
provincia de la Habana, serfa mis que quebrantado, destrozado. Esta
creencia ha resultado equivocada.
Los generales Marin, Lucue y Canella, faeron los iinicos que tuvie.
ron la fortune de encontrarle, haci6ndole much dailo, sf, pero sin des-
trozarle por complete, como habria pasado si otras columns hubieran
tenido la suerte de encontrarlo.
Con quebrantos fuertes, sin duda alguna, pero con elements toda-
via, se puso en contact con G6mez por Alquizar y Giiira de Melena; .se
reconcentr6 la atenci6n en la famosa linea de Bataban6, se combinaron
operaciones sobre el enemigo, tomindo por base esa linea; el piano era
bien chioo, y todo era esperar de uno A otro moment encuentros series,
y hasta la fantasia de las gentes ya los daban por verificados.
No ha sido afs; los nduleos de los insurrectos pasaron en la noche del
15 de febrero fracoionados en grupos y al amparo de una gran cerraz6n
y de una liuvia torrencial. No hubo, pues, encuentros ni nuevos que.
brantos para sus fuerzas.
El pase de esta linea hace cambiar por complete la base de las ope.
raciones y hasta la condlicidn de la guerra, en adelante.





OCRNICA DE LA GUEBRA DE CUBA 51
Estando G6mez y Maceo a la parte de Ocidente, consiatfa el problem,
ma en impedir que volvieran a los inmensos terrenos cuajaios de monte
que se extienden desde el Jatibonico 6 Panta Maiif, para batirlos aquf
en campos abiertos y faciles para los mvimientos de nuestras columns;
del otro lado ambos cabecillas, hay que pensar en que la guerra ha de
volver 4 dichos departamentos.
IQii es lo mejor?
Diffcil es la contestaci6n categ6rica. La opini6a general estA mani-
festada en el sentido de que, yendo la gaerra a Oriente, sera muoho mis
larga y penosa.
AdemAs, no hay que olvidar que se va acercando latemorada de las
grandes lluvias; que dentro de un par de meses el climi volvera 6 ser el
principal enemigo de nuestras tropas; que los departamentos orientales,
son bajo todos puntos de vista peores para la guerra.
Por todo esto es muy de lamentar que losinsurrectos hayan rebasado
esas Ifneas sin que hayan sufrido gran quebranto.
Esto, no ob-tante, quedan aua las de la Guanabana A Uni6n de Re-
yes y Estante, y mis allU la del Llanabana; pero no puele predeoirse lo
qie sucedera en ese recorrido.
Aparte de todo, hay que reconocer que tiene singular importancia
el casi restableoimiento de la normalidad en las proviacias de Pinar del
Ri), Habana y Matanzas, pues especticulo poco satisfactorio era que
llevase MAximo G6mez mes y medio en los alredelores de la capital.

Noticias de la camnpaia.

Nuestro corresponsal de la Hibana nos comunica las siguientes notas
de cuya lectura se desprende el aspect que actualmente (24 de febrero)
present la guerra de Cuba:
Vinieron los rebeldes a Oaciiente con asombrosa rapiddz, y llevanun
mes en trabajos de retrooeso que cada dia les resultan mis diffoiles.
N6tase que los insurrectos, antes dueflos de sf misnos han perdido
aquella seguridad en sus movimientos que constitufa una sangrienta bur-
la para nosotros.
Antes marchaban por donde querian; ahora, se ven obligados A ir
por donde pueden, caen de unas en otras calumnas y van sembrando el
campo de muertes y los bohios de heridos.
D-ede hace un mes, viene la insurrecoi6n sufriendo golpes continua-
dos que ponen en grave aprieto a sus jefes, quienes se consideraron sal-
vadds desde que rebasaron la lfnea de Bataban6, y ahora ven que todo
el cam )o es bueno cuindo los peones se mueven con acierto.
Observase una notable diferencia entire el modo como se realizaban
antes las o'eraci)nes y el en que se realizan ahora. Las columns no


e






OR6NIOA DI LA GUERRA DR OUBA


obraban antes combinadamente porque A los diez minutes de marchar
por distintos caminos, no hat ia forma de que se entendieran; las opera-
ciones terminaban en cuanto se aproximaba la noche, volviendo por lo
general, las columns, al punto de partida 6 al poblado mas cercano,
permitiendo al enemigo el reposo del campamento.
Ahora se le bate de noche, se le sorprende en !a madrugada, se le
acosa en el llano y en el monte; antes del combat y dentro de l1 se man-
tiene contact con las fuerzas con quien se opera en combinaci6n y no
se le deja vivir.
Nota interesante de today esa larga Eerie de encuentros que desde ha-
ce un mes se vienen sosteniendo, es que ni un solo soldado ha sido heri.
do por arma blanca, y esto es bien significativo tratAsdose de un enemi.
go que tiene como recurso el machete cuando cree encontrar un lado d6.
bil en las columns.
PodrAn pasarse A Matanzas, las Villas y el Camagiiey, porque es di-
ffcil poner puertas al campo; pero no se van de rositas.
Vinieron boyantes como invasores que lo avasallan todo, Ilegando A
imponer en Vuelta Abajo la idea de que eran duefios del pafs y del Go-
bierno, y vuelven entire charcos de sangre; estropeados en su cuerpo y
en su espfritu, dejando sembrado el campo de muertos, cuadro horrible
que forma pendant con el cuadro siniestro de las ferocidades con que
amenizaron su march en el movimiento de advance.
Y aun no hemos terminado. Todavia no se han ido, y si se retraEan
un poco y Ilegan los refuerzos, se van A divertir.
Consecuencia de todo esto es la resurrecci6n del espfritu prblico; la
esperanza, los alientos del pafs, A quien habia dominado el terror pA-
nico.







UUUvWvw qjAqwLMMM4MMas-ts j~ahtUIIIIIIIIitU


VIII



E Mawjser y e mtieatchete



L rebelde Enrique Collazo que acaba de dejar su cargo de
contratista de armas y municiones en los Estados Unidos
por el de jefe de una partida en Matanzas, dice tratando de
]a carga al machete que la gente de MAximo G6mez di6 A
los soldados del coronel Qcir6s en la acoi6n de las Ventas de Casanovas,
una de las primeras 6 la primer de la pasada guerra: conocieron los cubanos cual debfa ser su arma tfpica y su mejor defen-
sa. jLoor A G6mez que fu6 nuestro maestro! (Desde Yara hasta el Zan.
jon, pdg. 10).
La carga la recibieron nuestros infants en las afueras de Baire, y
les impuso algun temor porque hubo heridas de veinte centfmetros de
largo y algun fusil roto de un solo machetazo. Naevas aventuras del
machete much mis afortunadas que la de Baire le confirmaron el cr6.
dito y se lo aumentaron notablemente. El 7 de Mayo del 73 acuchilla.
ron los rebeldes a la column del teniente coronel Abril, muerto con ca
si todos los suyos en el Cocal del Olimpo; el 26 de Septiembre destroza.
ron tan completamente la del teniente coronel Dieguez, que apenas que.
daron con vida cinco hombres de mas de 400 que la componfan; el 2 de
Diciembre maahetearon & la column del teniente coronel Vilchez, la
cual dej6 en el campo 507 muertos, incluso los jefes, salvAndose solo





CR6NICA DE LA GURRBA DE CUBA


unos 60 con el seinor Martitcgui, pero quedando en poder del enemigo.
Estos fueron los machtteos principals. Hubo otrcs de pequefios desta-
camentos y guerrillas, de todos los cuales se envanecen Ics enemigos de
Espafia creyendo que bastan A probar el poder de Eu caballerfa y a ha-
cerle reconocer por incontrastable.
iFantasias american.s! El machete solo ha vencido hasta ahora, y
solo podri veneer, 6 soldados biscfios, 6 mandados por jefes inexpertos
6 de poco niimo. Contia ura infanterfa regular, regularmente manda.
da, y armada con fusil de repeticidn, el arma preftrida de los rebeldes
(si es que aun sigue ]a preferencia) de poco puede servirles, salvo aque.
llos casos completamente excepcionales que mis que desmentir las leyes
de la guerra, las col firman.

*

Las matanzas de las columnas de Abril, Diegumz y Vilchez, y los
combates de Naranjo, Mcjacasabe y las Guakinas, ocurrieron en el mds
calamitoso perfodo de la revolucidn espaiiola. Nuestras desgracias en
Cuba fueron reflejo del estado vesinico A que habia llegado el cuerpo
national, incapiz entonces de todo acto reflexivo y concertado, por lo
cual, Es{ como los jefes del Estado no eran tales jefes, ni lo pareccan; ni
los Parlamentcs legislaban; ni gobernaban los gobernadores; asi tampo.
co aquel ejdrcito era ej6rcito, sino muchedumbre armada.
Para que no se crea esto exageraci6n, dejemos la palabra A uno de
los generals espafioles que mejor conocen las guerras cubanas:
dComo en la Peninsula solo se cuidaba de mandar el nimero de sol-
dados que se ordenaba, sucedia que muchos eran j6vens que aun no
habian completado su desarrollo, y enfermaban y se inutilizaban con
facilidad; y siendo en su mayor parte sustitutos, se comprenderA que
abunda lo malo en todos concepts.
Respecto & la instrucci6n, de Espafia no trafan ninguna, y en Cu.
ba no se les instruia tampoco, pues ademAs de no haber tiempo para
ello, existfa la creencia de que la instruoci6n no era necesaria, bastan-
do con las miximas que les enseriaban sus camaradas veterans en la
guerra. AdemAs de esta err6nea y perjudicial costumbre, hubo la de
mandarlos A campaila muchas veces sin tirar al blanco.,
Muchos soldadcs viejos habian ascendido A clases y A oficialep. Era
gente valiente, pero prictica solo en el obedecer, no en el mandar, y
memos en una guerra en que tan sueltos suelen ir la compafifa, el es.
cuadren 6 la secci6n, y en que, por tanto, ro basta que el que manda
sea valiente, Sino que ademis ha de saber mandar y resolver por si acer-
tadamente en casos graves. Personas hay que por no haberse acostum-
brado desde pequefios A aprender, 6 porque verdaderamente carecen de





OCRNICA DE LA GUKERA DE QUBA 55

la inteligencia necesaria, no aprenden nunca, y aunque estdn diez aflos
en una tierra no la conocen, ni pasan de hacer lo que hicieron el primer
dia, sin mejorarlo un punto. De estas se contaban no pocas entire las
classes y los cficiales ascendidos por su valor y servicios, pero mal pre-
parados de todo lo demis.
El enemigo tenfa tropas muy veterans; mal organizadas, casi des-
nudas y medianamente armadas, pero que llevaban aiioa peleando, y
muy acostumbradas A vivir en los bosques.
La mejor infanterfa, la Ainica buena, era la de Oriente. La mejor
caballerfa la del Camagiiey. Los ginetes lo eran desde nifios, y casi pue.
de decirse que vivian A caballo. Les opusimos, en la 6poca A que nos
venimos refiriendo, una caballerfa de quintos, muchos de los cuales
montaban per primer vez al salir A campafia, y apenas podfan soste
nerse en ]a silla. de el seso,, ha dicho un autor filibuster, y no le ha faltado razdn, si
atendemos A los ejemplos que citamos.
Lo demas de nuestro ejercito hallibase por entonces como la infan.
terfa y la caballerfa, 6 peor, si es possible. Los regimientos de artilleria
de a pie estuvieron operando como infanteria. En las fortalezas que te-
nian cafiones no habia artilleros para el servicio de estos. La de monta.
fia la mandaban oficiales de infanterfa 6 de caballerfa. Los jefes acam-
paban, flanqueaban 6 exploraban, segun mejor les parecfa, sin que hu.
biera un sistema generalmente seguido.
Desorganizada la guerra, segunlo estaba la naci6n que la hacfa, fuM
milagro que no padeci6ramos mayores males, entire ellos la pdrdida de
la isla. Impidi6ronlo la impotencia del enemigo para una ofensiva eficaz;
el valor y admirable constancia del pobre ej6rcito, tan mal pagado en.
tonces y despues, y el estar del lado de Espafia la mayor parte de los
cubanos. A todo lo cual se debe afiadir el career los Estados Unidos que
aun no era llegado el memento de la anexi6n. En esto piensan hoy de
muy diferente modo que entonces.

*

En Palo Seco (Puerto Principe) la fuerza vencida compofnase del ba.
tall6n de Balmaseda, que tenia poco mAs de 400 hombres y de 150 gue
rrilleros. Caminaban estos delante y tras ellos el batall6n, de 6 dos en
fondo, por un callej6n de monte. Apareci6 por vanguardia un grupo de
40 A 50 caballos, A los que los guerrilleros dispararon algunes tiros, has-
ta que viendo que hufan las cargaron A discreci6n. Tras ellos march la
infanterfa al paso gimndstico, para no quedar muy retrasada y dar calor
A la caballeria si lo necesitaba, 6 ser socorrida por ella. Asi Ilegaron A
terreno despejado, en el que el grueso de la caballerfa enemiga, embos-





56 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

cada A poca distancia, carg6 A nuestra dispersa vanguardia, arrollin-
dola y levAndola a espaldas vueltas hasta la infanteria, que muy can-
sada de la larga carrera y bastante desordenada, iba llegando. No hubo
pelea. Los guerrilleros acabaron de desbaratar A los infants al mez-
clarse con elloP, y el enemigo machete6 A su sabor A cisi toda la co.
lumna.
En la Sacra marchaba tambi6n ]a caballeria con las guerrillas en
vanguardia; tras esta fuerza un batall6n; luego medio batall6n, escol-
tando dos piezas de montafa, y A retaguardia otro batall6n. La forma
ci6n era de A dos en fondo, y las ac6milas una tras otra, obligando A ello
el terreno. Aparecieron por el frente
Suns 40 ginetes insurrectos, carg61es
la vanguardia, y huyendo, la llevaron
A donde tenfan toda su caballerfa, que
en buen orden y con impetu embisti6
Slos nuestros arrollAndolos, por ser
'estos menos y venir disperses y can-
Ssados los caballos. Rehici6ronse y se
S,' agruparon en un cerro cercano, de-
'i fendiendose con gran brfo. El jefe de
la column oyendo el tiroteo de van.
k/_ 61^ guardian, mand6 que el primer bata.
Sj 116n caminase al paso gimndstico en
S socorro de la caballerfa, que el de re.
A taguardia quedase guardando la im.
...silbaban las balas enderredor de mi cabeza... (Pa. 32).pedimenta, y con el medio restan.
te yla artillerfa, march6lo mas aprisa que pudo hacia el lugar del com-
bate.
Con el afan de llegar desorden6se tambi6n esta parte de la column,
siendo tanta la estrech6z del camino que los soldados iban en fila de A
uno. Viendo el enemigo que la vanguardia se habia ordenado, desconfi6
de hacer en ella efecto alguno, y mAs se desengafi6 con la llegada del
primer batall6n, aunque la gente de 6ste venia sin alientos tras media
legua de carrera. Las yerbas del potrero en que andaba trabada la esca.
ramuza, y que en muchos sitios eran bastantes altas para encubrir un
hombre A caballo (yerba guinea), casi completamente escondfa A los
combatientes, cuya circunstancia aprovecharon muy bien los rebeldesi
pues, dejando A la infanterfa que siguiese entreteniendo a los nuestros,
march toda la caballerfa A dar sobre el medio batall6n que, A la deshi-
lada y sin ningiua flanqueo, venfa entrando en el potrero con los dos ca-
fiones. En la primer carga, tan inesperada como se deja considerar
atendida la manera de caminar los soldados, nos hicieron unas 40 bajas
de machete. Apresuradamente se agruparon junto A las piezas, defen-






OR6NIOA DR LA GUERRA DR OUBA


di6ndolas con mas valor que acierto, pues tiraban muy mal, y como se
apelotonaron demasiado, hicieron un blanco para los tiros de la caballe-
rfa contraria, en la que habfa excelentes tiradores. La artillerfa (que con
much trabajo se pudo hacer jugar), alin tiraba peor que la infanterfa.
GobernAbala un official de caballerfa, valeroso, y en su arma, entendido,
pero que nada sabfa, ni podfa saber de aquello otro que le habfan man-
dado. La llegada de algunas fuerzas de la vanguardia y del batall6n que
habia quedado A retaguardia, evit6 un desastre, y salv6 las piezas. Lo
que no evit6 fu6 que, en un moment tuvidsemos 100 bajas, sin que lle-
gasen 6 20 las que hicimos A los rebeldes.
Sirvieron de eEcarmiento estos desgraciados sucesos y algunos mAs.






A A 4









Me detuve para dejar pasar una camilla. (Pig. 32).
Comprendieron los jefes la necesidad de instruir al soldado en el manejo
del arma, y desde entonces se cuid6 de que la aprendiera. Por desgracia
pasamos de un extreme A otro.
A la dispersion, nacida del ardimiento, sigui6 la formaci6n en masas
compactas, hija de excesiva prudencia. Por eso el enemigo ya no pro.
curaba desordenar A los nuestros para cargar sobre ellos, sino verlos api-
fiados para hacerles muchas bajas, tirAndoles A mansalva desde buenas
emboscadas.
Asi sucedi6 en Potrero Naranjo, donde entire muertos y heridos per-
dimos 300 hombres, y en las Gaasimas, desdichado encuentro en el que
Ilegaron nuestras perdidas A 600, con muchas menos del enemigo.
A nuestra misma costa aprendimos el uso que en Cuba puede hacerse
del fusil, aunque este sea median, si el que lo maneja es sereno, tira
bien y estA mandado siquiera regularmente.

*





OR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


El Maiisser no es fusil median, sino excelente. En alcance, precisi6n
y rapid6z de tiro y fuerza de penetraci6n del proyectil hace al Reming-
ton grandisima ventaja. Esta ultima circunstancia es de bastante consi.
deraci6n en guerra de emboscadas, porque para que A 100 metros abzi
gue un tronco del fuego Matisser, es precise que sea de madera muy
dura y que tenga metro y medio de didmetro. A 2.000 metros atravie-
sa los cuerpos de dos hombres. La rapid6z de los disparos es otra gran
ventaja contra las cargas de caballerfa, sobre tcdo si la infanterfa tiene
buena discipline de fuegos. Ea tal caso, linicamente habiendo pAnico y
dispersion puede haber macheteo.
No faltaron hace un afio espiritus hostiles A today novedad, que pre-
dijeron la derrota del Maiiaser en Cuba, asegurando, A falta de otro de-
feoto, que los soldados romperian muchos por ser complicado el meca
niemo. La prueba no les ha dado la raz6n. A la vista tenemrs una car-
ta de Bayamo, escrita por un official que por haber pertenecido A caza-
dores de Puerto Rico conoce el arma hace nAs de cuatro aflos, y en el'a
dice: tir, retiste como el Remington.,

Un combate.-Buen botin.

Nuestro corresponsal de Sagua la Grande nos relata asi el siguitnte
hecho de armas.
A las nueve de la mariana del 2 de maizo los exploradores de la co-
lumna del escuadr6n de Trevifio, rompieron el fuego contra las avanza.
das del enemigo que ocupaba ur a extensa Ifnea en el punto conocido por
el Mamey del Quemado de Giiines, distant unas dos y media leguas del
ingenio Olallita.
Sostenido el fuego por los exploradores entr6 seguidamente en acci6n
la 4." compafifa de la Habana, que agot6 toda su dotaci6n de municio.
nes, rechazando las cargas del enemigo, que en nimero de 5000 proxi-
mamente trataba de envolver la fuerza.
Lo accidentado del terreno hacfa poco menos que impossible la entra
da en acci6n de las fuerzas de la column y al replegarse la compaiifa
de la Habana, el escuadr6n de Trevifio, al mando de su bizarre coman.
dante don Pascual Herrera, di6 una brillante carga en la que hizo cator.
ce muertos al enemigo, al arma blanca.
En la segunda carga, tan brillante como la primer, luch6 personal.
mente el valiente Herrera con uno de los cabecillas, A quien desarm6 de
un mandoble, partiendole ]a espada que recogi6 y el sombrero con la
escarapela de cabecilla, recibiendo entonces una herida de bala de un
grupo pr6ximo del enemigo, en la region lumbar.
A peEar de la herida continue a la cabeza de su escuadrdn el coman-






CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA 59

dante Herrera, y di6 otra carga entrando en acci6n una compafifa de
Asturias que, como la de la Habana, se bati6 con el valor y discipline de
costumbre en los soldados espafioles.
Despu6s de tres horas de fuego el enemigo fu6 desalojado de las ven.
tajosas posiciones que le ofrecia el rio Jiquiabo, declarsndose en preci-
pitada fuga, cuyo des6rden les hizo abandonar como 00 caballos con
grandes p6rdidas en hombres, que no pudieron vadear el rio.
Con much dificultad pudieron funcionar las dos piezas de artillerfa
que llevaba la column servidas por el conde de Caserta, y sus disparos
fueron certeros, contribuyendo en gran parte al brillante resultado de la
acci6n.
Componfan nuestra column unos 1600 hombres de los batallones de
Asturias y Habana y caballerfa de Treviflo y Galicia.
Las del enemigo se hace ascender 6 5000 mandados por Quintin
Banderas.
Nuestras bajas consistieron en tres muertos, y heridos el oomandante
Herrera y ocho individuos de tropa.
Las del enemigo se calculan en 150, con p6rdida de mis de 500 caba.
llos entire muertos y recogidos, y 7 prisioneros, entire ellos una mujer.
Se los ocup6 un botiquin, dos cajas de dinamita, un garraf6n de
icido nitrico, tres cajas de municiones Maiisser y cuatro de herramien.
tas para destruir, en lo que son maestras las hordas con que simpatizan
los senadores yankees, siete monturas para cabalgaduras de amazonas
y otra porci6n de efectos.

Dos bravos sargentos.

En carta de Santa Clara (Cuba), se hacea grandes elogics del sargen.
to del batall6n expedicionario de Extremadura don Gaspar Martinez Ca.
marero, quien despu6s de salir voluntario para recorrer el campo ene-
migp en la acci6n de Cinco Palmas, fu6 A buscar municiones en pleno
combat, y habi6ndole matado las caballerfas que conducian los pertre.
chos, volvi6 por otras, iecogi6 la carga bajo un fuego terrible del ene
migo y supo llegar valerosamente A las guerrillas, con grave peligro de
su vida donde ya se habian consumido todos los cartuchos.

*

Otro sargento, el joven Manuel Ciria, perteneciente al regimiento de
Maria Cristina, se ha hecho digno de alabanza por ]a valentia y sereni-
dad con que defendi6 el fuerte de Monte Alto contra el rudo ataque de
numeroso enemigo.
Ha probado una vez mas que cualquier fortin confiado A quien apre-





CB8NICA DE LA GUERRA DR CUBA


cia el honor de sus banderas y premiere 6 la vergiienza la muerte, es inex.
pugnable A esas hordas feroces que solo acometen A los indefensos y am-
parados por la ventaja de la posici6n.
Mostr6se el valiente sargento sereno y valeroso durante el peligro.
Pero se accedi6 en modestia al enviar el parte A sus superiores, puesto
que habiendo causado muchas, no habl6 de las bajas del enemigo. Y es
que siempre el verdadero valor va acompailado de la modestia.
El sargento Ciria bien merece una recompensa de la que se ha hecho
digno.

















e~f-^^^^



















IX



Las trochas militares




ROCHA-dice un ilustrado escritor militar-quiere decir camino,
send, vereda abierta a traves del bosque 6 de los matorralep,
unas veces natural, otras artificialmente. Trocha military sig-
nifica, pues, todo eso aplicado A los usos de la guerra, y en Cu-
Sba ha torado ya el tal sustantivo un character gen6rico, desig-
nandose con 61 las grande Ifneas militares trazadas para impedir el pa-
so al enemigo hacia tales 6 cuales porciones del territorio.
Estas lines pueden ser abiertas 6 cerradas; es decir, pueden tener 6
n6 soluciones de continuidad.
Constan siempre de una faja de terreno de mayor 6 menor anchura,
en la cual, la mano del hombre tal6 la frondosa vegetaci6n tropical, 6
mejor explicado, vienen A ser unos caminos muy anchos que cruzan los
bosques y manigiias. De trecho en trecho levAntase un fuerte, general.
mente de madera (block haus), en el que se instala la correspondiente
guarnici6n; otros fortines de menor cuantfa suelen ser interpelados entire
los primeros, y 6stos, en algunos puntos de mAs importancia, llegan &
constituir unos verdaderos campamentos atrincherados.
Con los Arboles que fueron cortados para abrir la trocha, f6rmase A
vanguardia de esta las que en t6rminos militares se llaman talas, y eso
y alambradas de hilo telegrifico y otras defenses accesorias, como pozoa





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


de lobo, frisos, abrojos, etc., Ilenan el frente de tales obsticulos, que di-
ficultan el advance del enemigo. Si los fuertes y fortines estAn unidos por
una cortina hecha de cualquiera clase de material, por ejemplo de recios
y elevados troncos (talanqueras 6 empalizadas), con 6 sin foso, y este
sencillo 6 double, entonces la lfnea sera cerrada. Un ferrocarril, 6 por lo
menos un buen camino, y un hilo telegrAfico 6 telef6nico que una los
fuertes, completarA la obra, A la que aun pudieran afiadirse algunos for-
tines destacados asf como puntos de apoyo A retaguardia.
Y una vez hecho todo ,pasarAn ]a line los mambises? Segun y con-
forme. Si en ella hay el nimero de tropas suficientes, no para cubrirla
toda, lo cual requerirfa un ejrcito, ni solo para guarnecer los fuertes,
sino para organizer un sistema como el tan bien discurrido como mal
desarrollado para la Trocha del Jucaro en la guerra anterior; si no se
olvida que el mayor obstaculo para que pasen las partidas esa Trocha
no lo constituyen las talas de drboles y las alambradas y talanqueras y
fuertes, sino los soldados que guarnecen 6stos y la diligencia y previsi6n
con que vigilan, y la rapidez con que aprovechan para acudir sobre el
enemigo, el tiempo que este ha de emplear forzosamente en ir vencien.
do los obstaculos materials que se encuentra; si todo esto se tiene pre
senate, claro es que serA muy dificil A los mis audaces insurrectos atra-
vesar la line.
Ahora bien; para conseguir tal resultado se necesita numerosas fuer-
zas que, allf clavadas unas, y otras explorando el frente, dejan de ser
utilizables en las demas operaciones activas de la guerra.
Por eso, segun la importancia que para el fin de esas operaciones ten-
ga el hecho de impedir el paso al enemigo, convendria 6 no trazar y cu-
brir una Trocha.
Cubierta, cerrada la del Juicaro A Mor6n hace seis meses, aunque se
hubieran necesitado para ello 40.000 hombres, otro serfa hoy el aspect
de la campafia. Cubierta ahora, serfa emplear soldados en balde.

Accidn en La Palma.

Marchaba la column del coronel Galbis en la mariana del 13 de Mar-
z2, cuando al llegar al monte del ingenio La Paz, pasaron A la vista de
nuestras tropas unos exploradores del enemigo que denunciaban la pro.
ximidad de 6ste. Al otro lado se extendfa el potrero del demolido inge.
nio Reserva en el que entr6 la column concentrada, recibiendo al cru-
zarle nutrido fuego del enemigo que se ocultaba, como tienen de cos
tumbre en esta guerra, en una espesa manigiiU que separa el referido
potrero del demolido ingenio Sociedad.
A! cruzar la manigiu, la varguardia de la column, que ]a formaba
el batall6n cazadores Puerto Rico num. 19, desemboc6 el resto de la





CRONICA DE LA GUERRA DR CUBA


fuerza en el extenso llano desde donde descubri6 al enemigo que ocupa-
ba una gran linea en el lindero del bosque espeso que limitaba el po-
trero por el lado opuesto del que ocupaban nuestras tropas. Habia que
cruzar la llanura bajo una lluvia de balas, pero el valiente coronel Gal.
bis no vacil6 un moment en hacerlo y despleg6 al efecto una Ifnea de
dos columns de Puerto Rico con tiradores, mandadas por el capitin
don Jos6 Lacalle, sirvi6ndole las dos inmediatas de sost6n en lfnea, des-
tacAndose al mismo tiempo las dos iultimas compaiifas A los flancos para
cubrirlos: una pieza de artillerfa que llevaba la column, fu6 colocada
entire las dos compasfas del centro.
Sin esperar la impedimenta que, escoltada por el batall6n de Alfon-
so XIII y por el escuadr6n de Farnesio, no habia cruzado ain la mani-
gii,, se avanz6 al paso largo. El teniente coronel de Puerto Rico, don
Guillermo Pintos, mandando la Ifnea de tiradores y los sostenes, condujo
este advance de un modo brillante y digno de la infanterfa espafiola, los
soldados marchaban sin disparar un tiro, las fracciones como en un si.
mulacro, los altos y los fuegos por descargas, 6 la voz de los oficiales, los
gistadores y tiradores al mando del primer teniente don Angel Morales,
al frente, cortando las cercas de alambre, pareefa que no habia delante
un numeroso enemigo parapetado y haciendo nutrido fuego.
El bizarre coronel Galbis dirigfa esta acei6n con tanto valor como
acierto. Mand6, con los oficiales A sus 6rdenes, primercs tenientes don
Leopoldo Raiz y don Jos6 de la Esoosura, que demostraron gran valor
y buen deseo, que el escuadr6n de Farnesio flanqueara la derecha del
potrero, que la compafifa de Puerto Rico, que ocupaba flinco izquierdo,
apoyada por la guerrilla del primer batall6n de Alfonso XIII, que al
mando de su capitAn don J. Rodrigo Longo habfa iniciado el combat,
explorando el terreno y colocondose luego en el punto de mayor peligro,
marchara sobre el ingenio que estaba 6 la derecha del enemigo.
Dispuesto asi el combat y empefiada la lucha fu6 tanta la decision
y arrojo de nuestras tropas, que poco tiempo pudo el enemigo resistir su
vigoroso empuje, acabando por dispersarse y emprender desordenada
fuga.
Al llegar la column a las posiciones que ocupaban los insurrectos,
sali6 un paisano del ingenio y dijo al coronel Galbis que el rio Palma
estaba inmediato y que solo podia avanzarse por un puente pr6ximo.
Con esta indicaci6n atraves6 la column inmediatamente el puente y
penetr6 en el bosque que hay al otro lado del rio. L-s caballos muertos,
haridos y abandonados indicaban claramente que por allf habfa huido
parte important del enemigo. S. le sigui6 el rastro A este mis de una
hora, pero como se dividia en cada cruce del camino no fu6 possible dar
cfn 1.
La column sufri6 las bajas de un capitin contuso, cuatro soldados





64 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

heridos, tres de ellos graves, y tres caballos muertos, que son insignifi-
cantes en relaci6n A las que hubiera tenido cualquiera fuerza que no hu-
biese atacado con la decision y bravura que lo hicieron nuestras tropas.
Los insurrectos tuvieron muchas bajas que retiraron.

Notas de la guerra.

ProcEdente de Camarones lleg6 el batall6n expedicionario de Burgos
nimero 36, mandado por el teniente coronel senior Delgado Santist6ban,
al ingenio Santisima Trini.
dad en la tarde del 13, en
Scuyo ingenio pernoct6; A
s las diez de la mariana del
S siguiente dia y al emprende r
S_ ^ la march para practicar un
reconocimientopor los mon
tes denominados el Gato,
una parejainsurrecta se pre-
Ssent6 en las inmediaoiones
de la colonial Cecilia prdxi.
Sma 6 dicho ingenio, que hi.
-- zo various disparos; y como
S ,/ quiera que en aquella direct
'' "/ \ ci6n deafilaba ya Ia column
S' ,,' nay la guerrilla se habia
S/ distanciado, el enemigo,
-1,- ,"4 oculto en los canaverales in-
/ mediates A la pareja de re-
ferencia, se aperciben, y
D. Juan Gomez y Gonzalez. pronto al lado de aquellos
aparecen como 150 mis montados y en line, rompiendo el fuego sobre
la guerrilla, A la que trataron en vano de envolver y copar, porque A pe
sar de su superioridad abrumadorano consiguen que 6sta retroceda, pues
antes al contrario se desmonta, hinca la rodilla en tierra y A la voz del bi.
zarro teniente don Eduardo Lobregat, que la mandaba, le hace nutrido
fuego, bastante para tenerlos A raya, sin que osaran avanzar un paso
m6s para realizar su intent. Al enemigo en esta primer fase del comr
bate se le ocasionaron tree muertos; dos caballos muertos y un herido,
las monturas correspondientes, una tercerola Remington y dos ma.
chetes.
Viendo el teniente coronel, por lo nutrido del fuego, que la cosa re-
vestfa mis importancia, dispuso que el capitan don Fabian Rubio, con
la quinta compafifa al paso ligero, se dirigiera al lugar donde se encon-





OR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


traba la guerrilla en ocasi6n que el enemigo, no queriendo, sin duda, re-
conocer su impotenoia ante un pufiado de 20 valientes, gritaba: jal ma-
chete con .ellos!
A las certeras deseargas de la secci6n de vanguardia y ante la voz
undnime de: Tbien por la guerrilla,, el enemigo en vergonzcsa hufda y


F_

F9' ; .
+ + + _


+, +-.- ~+_ -.- .


iSoldadoe, A morir matando y IViva Espafa!... (PAg. 98).
en busca de una posicd6n que atenuara el mortifero fuego de nuestras
tropas, se dirige 4 hacerse fuerte en unas casas de la colonia Cecilia, di-
vidida en varies grupos por guarda-rayas que A dicho punto conduefan.
El bravo teniente coronel senior Delgado Santistdban, con acertadas dis.
posiciones, orden6 el ataque en la forma siguiente: la 5. compafifa,
mandada por el ayudante senior Rubio (que merged A su valentia y acti.
85-. II.


.csa.
,-





66 OR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

vidad y A la de sus oficiales, alcanz6 y tirote6 al enemigo antes de ocu-
par sus posiciones), march por la izquierda enemiga hasta las mismas
casas; el incansable comandante senior MArquez, jefe de la vanguardia,
con la 6.V compasifa y una seoi6n de la I1. al mando de sus capitanes
don Jos6 Carrefio y teniente don Antonio L6pez, se dirigieron por el
centro y la infatigable guerrilla del teniente Lobregat por la derecha
para ocuparles la retirada y hacerles fuego en su hufda. Tras una resis-
tencia bastante tenaz, abandonaron sus posiciones, debiendo llevar mu-
chas bajas, pues vistas fueron tres y el duefio de la colonia asegura que
llevaban various atravesados en los caballos.
La column tuvo dos soldados contusos, cuatro caballos muertos y
un fusil destrozado de un balazo.
La fuerza sigui6 su march en la misma forma, toda vez que los in-
surrectos, despu6s de abandonar las casas, partieron 4 la carrera A pa-
rapetarse en la Margarita, Conchita y Vicentica, de donde fueron inme-
diatamente desalojados despu6s de dejar various caballos muertos, haci6n-
doles dos heridos. Tomadas estas posiciones, se pudo comprobar por la
divergencia de rastros, que la partida, que la mandaba Aniceto Hernan-
dez, completamente desorganizada, huy6 en diversas direcciones, inter-
nAndose en los montes del Gato, donde se continue su persecuci6n hasta
la3 siete de la noche que regres6 la column al ingenio Santfsima Tri-
nidad.


















X



EL ORIGEN DE LA GUERRA




Pacto entire insurrectos y yankees.

N una carta que nos dirije nuestro corresponsal de
Nueva York nos dA cuenta de los planes concertados
hace cuatro afios por el jefe del partido revoluciona.
rio cubano Jos6 Marti y algunos otros cabeeillas y
un Sindicato de capitalistas americanos, compuesto
de comerciantes, industriales y especuladores, los
cuales, mediante ciertos privilegios, ofertas para el future, convinieron
en la formaci6n de un Protocolo de bases para la organizaci6n y ejeou-
ci6n de una vigorosa y formal rebeli6n contra la soberanfa de Espaia
en Cuba.

Las bases delpacto.

El protocolo concertado entire el difunto Martf y el Sindicato ameri-
cano comprende dos parties.
En la primer estan las bases A que la Junta revolucionaria se obli-
ga, en nombre del gobierno que en su dia establezca en Cuba la insu-
rrecci6n triunfante; y en la otra parte estAn las obligaciones que assume
el Sindicato para la propaganda y mejor hxito de la rebeli6n.
En la primer parte la Junta revoluoionaria, resident en Nueva


sar;'vr"





S75 CRONICA DR LA GUERRA DR CUBA

York, asume la direcci6n t6onica de la guerra, y deja al Sindicato las
operaciones financieras y demAs asuntos que los miembros de la Junta
no puedan realizar por sf sin quebrantar las leyes de la hospitalidad que
reciben en este pafs.
La Junta se ofreci6 A poner A la disposici6n del Sindicato, no solo
los recureos pecuniarios que se recaudasen entire los cubanos residents
en los Estadcs Unidos, sino todo el dinero que, por colectas 6 donativos,
remitiesen los partidarics de la causa en Cuba, en Europa 6 en los de.
m6s pauses de la America espafola.

Los fondos para la guerra.

Como base para el fondo de la guerra, la Junta se cfreci6 A expedir
Bonos de la Liberacidn de Cuba por valor de 50.000.000 de duros y cu.
ya suma podrfa aumentarse segun lo exigiesen las necesidades y la du-
raci6n de la campaiia.
Esta cantidad en Bonos serfa entregada al Sindicato con las siguien
tes condiciones para su inversi6n:
La mitad de la suma se destinarfa A los pagos que hubiese que hacer
por compras de armamento, municiones y demas pertrechos de guerra
que debfan trasportarse a Cuba, 6 bien entregarse en este pals A las ex.
pediciones filibusteras que embarcasen con direcci6n A la isla.
Una parte de la mitad restante se distribuirfa proporcionalmente, y
segun la importancia de los servicios, entire los editors de los peri6di-
cos adictos A la causa, y entire los abogados, jueces, diputados, senado-
res y demas personas de pcsitiva influencia que trabajasen en favor de
la rebelid6; y la otra parte se distribuirfa entire los cabecillas y funcio.
narios del gobierno de la future repiblica cubana, en recompensa de
sue esfuerzos y servicios.
Para la distribuci6n y adjudicaci6n de la mitad de la suma en Bo.
nos, se pondrAn siempre de acuerdo la Junta y el Sindicato, a fin de
que hubiese en todo justicia y equidad.
En today compra de elements de guerra, provisions, vestuarios y
contratcs con armadores de buques filibusteros, el Sindicato pagarfa la
mitad en dinero y la mitad en Bonos de la Liberacidn de Cuba, Bonos
que reconocerfa por su valor efectivo el gobierno de la republican, tan
luego como se consumase la independencia. Mediante una clAusula es-
tablecida, estcs Bonos devengarfan un interns desde el dfa del triunfo
hasta la fecha de su amortizaci6n.
El contrabando de guerra.
En cumplimiento de las bases del Protocolo, la Junta y el Sindicato
estuvieron haciendo remesas peri6dicas de armas, municiones, equips





cu6NImG DR LA GUERRA DR (UBA


y demis pertrechos de guerra, cuyos elements se fueron distribuyendo
y ocultando en diferentes puntos de la isla, aprovechindose para ello de
la falta de vigilancia de las autoridades espafiolas. Asi se explica que
cuando estall6 la actual rebeli6n en Cuba, los insurrectos tuvieran de
todo en abundancia.
Los sucesos de Melilla por un lade, y por otro las reforms que en
sentido parcial y auton6mico se plantearon en las C6rtes con anuencia
de los representantes de los partidos politicos existentes en la isla, obli-
garon A los filibusteros A anticipar su movimiento de rebeli6n, temero-
sos de que, con la implantaci6n de las reforms, perdiesen la oportuni.
dad de hacer la guerra y el capital invertido en los elements que te-
nian acumulados en la isla.

La perfidia yankee.

Para mayor previsi6n de los acontecimientos, la Junta y el Sindica-
to convinieron en la necesidad de facilitar A los filibusteros expedicio-
narios la correspondiente carta de ciudadania americana, y de remitir
igual document A los principles partidarios en la isla, A fin de que,
en caso de arrest, pudiesen invocar ]a protecci6n de los c6nsules ame-
ricanos y reclamar en su dia los dafios y perjuicios que la guerra pu-
diera ocasionarles. Todas las cartas de ciudadania americana se obtu-
vieron en los Estados Unidos con la mayor facilidad.
Detalles del pacto.
La segunda parte del Protocolo obliga al gobierno que se establezca
despues del triunfo de la insurrecci6n A reconocer los actors y compro-
misos contraidos por la Junta revolucionaria de Nueva York, y al cum-
plimiento de las siguientes bases pactadas:
1." A pedir el protectorado de los Estados Unidos A fin de prevenir-
se contra cualquier intentona de guerra por parte de Espafia 6 de otra
potencia Europea.
2.a A otorgar al Sindicato americano el privilegio de medir y ven-
der todos los terrenos egidales y no cultivados que existen en la isla,
con arreglo A las bases que se establezcan.
3.a A otorgar A dicho Sindicato el privilegio de construir todos los
ferrocarriles, puentes, puertos, muelles, caminos y carreteras, lines te-
legraficas y telef6nicas que necesite la isla para su mayor progress y
desarrollo.
4.* A conceder la entrada, libre de derechos aduaneros, A la maqui-
naria, material de ferrocarriles, de lines telegrificas y telef6nicas y
demas instruments de agriculture que se necesitasen para el estableci-
miento de nuevas vias 6 de nuevas industries en Cuba.





70 OR6NICA DE LA GUERRA DE OUBA

5.* A eximir de contribuciones, por t6rmino de cinco anos, 4 las
empresas manufacturers, agrfcolas y bancarias que se estableciesen en
Cuba con capital americano.
6. A hacer obligatoria la ensefianza del ingl6s en las escuelas pi-.
blicas de la isla, y A uniformar la ensefanza con arreglo al sistema ame-
ricano, para lo cual el gobierno de la republican utilizaria los conocimien-
tos y la experiencia de los profesores y profesoras graduados en los co-
legios y universidades de los Estados Unidos.
7.a A uniformar las leyes y el sistema monetario de la repdblica
cubana para hacer mAs facil y prActico el comercio y las relaciones en-
tre la isla y los Estados Unidos.
8.a A reconocer iguales derechos y garantias A los ciudadanos ame-
ricanos que los que se otorgasen y disfrutasen los ciudadanos cubanos.
9.a A negociar, bajo las condiciones mas favorables para la isla, y
dentro del t6rmino de diez aflos contables desde el dia del triunfo de la
insurrecci6n, la anexi6n del territorio cubano al territorio que compren-
den los Estados de la Uni6n Americana.
El Sindicato se compromete, A su vez, por todos estos privilegios, A
suplir al Gobierno de la republican cubana el deficit que annual 6 mensual
mente le resultase en su presupuesto de ingresos para cubrir los gastos
de la administraci6n, y de cuyos ingresos formarfan parte las sumas
que se recaudasen para la venta de terrenos.
El dinero que el Gobierno de la repuiblica de Cuba resultase debiendo
al Sindicato americano, ya por gastos de guerra 6 anticipos, 6 bien por
subvenciones que devengasen las obras materials que en la isla realiza-
se, devengarfa el interns legal que se estipulase, hasta el complete pago
del total de la deuda.
El Sindicato se compromete tambi6n A hacer las gestiones necesarias
para obtener que el Tesoro Federal de los Estados Unidos le pague el
capital 6 interns que el Gobierno de la Repdblica de Cuba resultase adeu-
dando el dfa en que tenga efecto el acto official de la anexidn de la isla
a los Estados Unidos.
*
*

Muchos de los puntos comprendidos en el curioso Protocolo se han
venido cumpliendo al pie de la letra. iDios haga que no se cumplan las
demis y que Espafia ponga pronto fin A la sangrienta y devastadora
guerra que hoy amenaza acabar con la riqueza de la preciosa y codicia-
da Antilla!





BQ6NIOA DE LA GURRRA DI CUBA 71

E TRJE PABRNTESIS

Recuerdos de un fusilado.-Cargos graves.

Con la firma de Un soldado public El Pueblo, peri6dico que v6 la
luz en Cuba, una carta recordando el fusilamiento del teniente de infan-
teria senior Gallego, calificando a este de digno official y diciendo que
merecia hasta ]a admiraci6n inclusive dificilisimo como el en que se vi6, salva, A costa de la suya, la vida de
60 soldados, es mas h6roe que el que mata 60 enemigos en un combate.
He aquf lo mas saliente de la carta A que nos referimos:
<... los primeros batallones llegados aqui, 6 sean 2., 3., 4. y 5.
Peninsulares, estaban infame y cobardemente vendidos al enemigo, pues
los cartuchos que nos dieron no entraban en los fusiles.
Cuando el teniente Gallego se enter, y antes de tener tiempo para
dar parte A Cuba, lleg6 el enemigo; el teniente, antes de inmolar A los
suyos, que estaban sin defense, se rindi6 al enemigo.
La traici6n no fu6 de 61, senior director, la traici6n fu6 de quien
mand6 cambiar la fabricaci6n de los cartuchos en la Pirot4cnia de la
Habana.
No hay jefe, official, clase ni soldado de los batallones citados, que
no sepan esto que dejo dicho, pues habia batallones que se hallaban A
30 leguas de Cuba, pero que al enterarse sus jefes de la infamia, volvie-
ron A marchas forzadas y, jefe hubo, como el teniente coronel Sifredo,
que grit6 much, pero que ahogaron sus gritos mandAndole A Espafia.
Martinez Campos lo supo todo, pues el que hoy tiene la honra de
manifestArselo A usted, tambi6n se lo manifest A 61 por escrito. 6Lleg6
mi carta A manos del general? No lo se. Lo que si sucedi6, que A la ca-
rrera y como el que mata A un perro rabioso, mataron al pobre teniente,
y con su sangre ahogaron todos los gritos que se levantaron pidiendo
justicia.



















XI



Expediciones filibusteras





E aquf lo que acerca de este asunto nos dice nuestro corres-
ponsal de Nueva York:
Garcia ha desembarcado en las costas de Cuba, sin que ha-
S yamos tenido la suerte de que nuestra marina le haya po-
'- dido dar el 6quien vive? para impedirla.
Doblemente deplorable es que la vigilancia de las costas de Cuba no
sea mis eficz, si se tiene en cuenta el punto en donde se dice, y es muy
verosfmil, haya desembarcado (en la costa norte de Pinar del Rio), por-
que en esa part de la isla los rebeldes no podfan sostenerse much tiem.
po, y la destrucci6n de las partidas de Maceo 6 su huida hacia el Este,
hubiera sido de un efecto moral muy important en estos moments en
que la resoluci6n definitive de la beligerancia pende del president de la
repdblica norteamericana.
De las tres expediciones que han salido estos dfas-Garcfa, Collazo y
Pefia-solo hemos tenido noticias de la capture de part de la de Colla.
zo, y adn esto en forma poco clara y terminante y dando lugar a dudas
A los que no aceptamos las apreciaciones optimistas en asuntos tan gra-
ves para Espafia como el de la guerra de Cuba.
En ellas iban hombres de bastante significaci6n por su audacia y





OB6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


energia, tales como Calirto Garcfa, Avelino Rosas-un colombiano ami-
go de Maceo que desde 1876 se ha significado en las revoluciones de On
pafs;-Eduardo y Jos6 Labordo-que A pesar de los fracasos que ha su-
frido desde Agosto del afio pasado para ir A la insurrecci6n, no ha de-
sistido de ns idea,-Rus y Pefia.
Llevan en los trees barcos el material de guerra, que les han devuelto
las autoridades federales, de las expediciones apresadas anteriormente,
y se compone de 1.600.000 cartuchos para rifles americanos y Maiissers,
2.000 rifles, 4 cafiones, 300 libras de dinamita y gran cantidad de ma-
chetes y medicines. Es indudablemente el mayor refuerzo de guerra que
ha tenido la insurrecci6n desde sus comienzos, pues en realidad las ex.


10 1
,r

i, ...








... rodilla tn t;rra y en correct formaci6n... (Pag. 84).
pediciones que han ido A Cuba, ni son tantas ni tan importantes como
los laborantes hacian career y muchos se figuran.
He aquf la relaci6n de las expediciones que los filibusters han con-
Eeguido llevar & Cuba.
De Jamdica.-Los Maceo y Flor Crombet, en una goleta.-Desem.
barcaron en las cercanfas de Baracoa.
De Jamdica.-MAximo G6mez y Martf, en otra goleta.-Desembar-
caron en las costas Sur de Santiago de Cuba.
De Filade7/ia (E. U.).-Roloff, Serafin SAnchez y Magia Rodrfguez,
en el Childs y el Woodall.-Desembarcaron cerca de Sancti Spiritus.
De Florida (E. U.).-Francisco SAnchez Echevarrfa.-Desembaro6
en las costas de Santiago de Cuba, Baracoa.
Inagua Bahamas.-Expedici6n de Carrillo.-Detenida por las auto-
ridades inglesas.
De Jamdica.-Expedici6n de MAximo G6mez.-Desembarcada en
las costas de Santiago de Cuba.





OU6NIQA DR LA GUERRA DR CUBA


De Wilmington (E. U.).-Carrillo, en el Horsa (segunda expedi-
ci6n).-Detenida al salir; procesados y condenada la oficialidad del
barco.
De los Estados Unidos.--Cspedes, en el Laureada.-Desembarca-
do en las costas de Santiago de Cuba.
Primera expedici6n de Collazo.-Detenido en Cabo Sable (Florida).
Segunda expedici6n del mismo.-Detenido en Cedar Keys.
Primera expedici6n del Comodoro.-Detenida.
Segunda del mismo.-Datenida y secuestrado el barco desde Agosto
hasta fines de Enero iltimo.
Goletas Attica, Lark, Antoinette, y Mallory.-Detenidas y deshe-
chas las expediciones.
Primera expedici6n de Calixto Garcfa en el Hawkins.-Naufragado
en las costas de Nueva Yoik.
Segunda expedici6n del mismo.-Detenida al salir de Nueva Yoik,
cogidas las armas y munic3iones y procesados los expedicionarios.
Y uiltimamente las tres de Garcia, Collazo y Pefia, que no se han po-
dido detener; como es de suponer que no se podran detener tampoco las
que en lo sucesivo se preparan, si los insurre3tos se ajustan a hacer lo
que dentro de las leyes americanas les esta permitido, pues siendo libre
enteramente el comercio de armas y municiones en este pals, desde el
moment que sale un barco con destino A M6jico ri otro punto, deolaran.
do su cargamento y no llevandopasajeros, nada pueden hacer las auto-
ridades federales para impedir la Ealida del barco, y a los expediciona-
rios les es fAcil abordar a 61 en cualquier puerto poco vigilado, 6 en alta
mar.
Se han realizado seis expediciones con 6xito, y en cambio han tenido
doce fracasadas; pues auia cuando los fallos de los tribunales hayan sido
desfavorables para nosotros, la acci6n de nuestra poliefa no ha podido
ser mejor.
Con much anticipaci6n la salida de las expediciones, las autori.
dades de Cuba han tenido detalles de la expedici6n que se preparaba,
fotograffa del barco, y siempre se ha avisado a Cuba la salida de la ex
pedici6n el mismo dia que se ha efectuado; repito que nuestra policfa no
ha podido ser mejor.
Por lo demis, si los fallos nos han sido desfavorables, culpa es prin.
cipalmente de las leyes inglesas, en que estAn calcadas las de este pals:
prueba de ello que los process formados por las autoridades inglesas en
las Bahamas (Nassau) y Jamaica (Kingston), no han condenado a los,
expedicionarios del Horsa ni del Laureada.
Lo que si es deplorable *que nuestras autoridades de marina no ha-
yan podido hacer un buen escarmiento en las expediciones que han lle-
gado a Cuba; y si nosotros no nos ayudamos, menos podemos pretender





oC6NICA DR LA GUERRA DI CUBA 75

que de afuera nos ayuden. Si se hubiese podido hacer un escarmiento en
algfia capitan de esas expediciones, A buen seguro que no encontrarian
los laborantes marines que con tanta facilidad aceptasen el papel poco
envidiable de corsario, que me parece que es A lo unico que son compa.
rables los barcos filibusteros.
Si ante la deficiencia de nuestra marina (lo cual no envuelve un re-
proche A nuestros bravos marines, que no pueden hacer mis que lo que
materialmente permiten las condiciones de aquellas costas, tan desfavo.
rabies para hacer una buena vigilancia) y la poca fortune que han te-
nido en impedir el desembarco de expedioiones se observan las dificulta.
des que han tenido las expediciones, aquf, para realizar sus planes, abor-
tados la mayorfa de las veces, A pesar de las leyes que casi protegen sus
trabajos, y jueces para aplicarlas, amigos y simpatizadores de ellos, de.
bemos reconocer, y con nosotros Espafia entera, que la gloria de esta
campaiia brillante contra las expediciones pertenece por complete al
senior Dupuy de Lome y que solamente a sus activas y eficaces gestio
nes, que demuestran su habilidad diplomatic y su conocimiento com-
pleto de los hombres y de las leyes de este pafs, se hubiera conseguido,
que, con la dtficiente legislaci6n americana, aplicada solamente A ins-
tanela de parte, se hayan obtenido los resultados que quedan demos-
trados.



















XII



LOS -CLOBLS MLARES



StSus aplicaciones en la guerra de Cuba.

A GITASE en la prensa la idea de la utilidad que pudieran
ofrecer los globos cautivos como medio de exploraci6n en
la trocha 6 Ifnea military que cierra por el Sur la provin-
Scia de Pinar del Rio, y este pensamiento, patrocinado en
cierto modo, aunque no sin prudentes reserves, por un
distinguido cscritor military desde las columnas de uno de los ptri6dioos
de mayor circulaci6n, ha llegado 6 adquirir importancia bastante para
tener eco en las regions oficiales, en las que el senior Ministro de la Gue-
rra atiende con solicito cuidado 6 todo lo que pudiera contribuir en ma-
yor 6 menor escala A faoilitar el hxito de nuestras armas.
Sin perjuicio de ampliar con mayores detalles lo que ahora no hare.
mos mas que esbzzar, par6eenos oportuno exponer las condiciones in-
dispensables que ha de reunir este nuevo servicio de guerra, y aun acer-
ca de los resultado0 que pueden prometerse de su intervenci6n.
Aunque no serfa del todo impertinente en este caso ocuparnos pre-
viamente de lo que podamos esperar, en el sentido que se persigue, del
aislamiento del enemigo en una region determinada por el estableci-
miento de lines militares continues tan extensas como las de Mariel
Artemisa, y de las numerosas fuerzas que deberfan ocuparlas para que





ORONIOA DR LA GUERMA DR CUBA


realmente llenasen su objeto, y puesto que no sea esto absolutamente ne.
cesario para el que nosotros nos proponemos, hemos de recorder siquie-
ra las dificultades que ofrecen para su defense ante un enemigo un poco
emprendedor, y particularmente si es de la indole de las huestes que ca-
pitanea Maceo, que son por cierto de las mas a prop6sito para no nece-
sitar la claridad del sol, que antes puiiera estorbarles en muchas de sus
operaciones, lo que ya limita, contrayendo esta observaci6n a nuestros
prop6sitos a las horas del dia, el servioio que pudieran prestar los glo-
bos de reconocimiento.

Condiciones para el resultado.

No hay para qu6 decir que una de las primeras condiciones para que
sean verdaderamente tiles es-
tos observatories a6reos, es la
de que el terreno en que ejerzan
Ssan vigilancia sea pe fectamen-
Ste despejado y deescasa vege-
S tacidn, porque en otros casos
resultarfan perfectamente inu-
tiles.
~ Por otra part, debe tener.
se muy en cuenta la extension
Sdel terreno a que pueden alcan-
ai l zar las observaciones verifica.
das desde un globo elevado a
Sla altura de 300 a 500 metros,
pues que no pudiendo exceder
S el limite de los buenos gemelos
de campafa, no abarcan re-
gularmente un cfrculo de ra-
dio superior a 8 6 10 kil6metros, en buenas circunstancias atmokf-.
ricas para descubrir una column de tropas en march y claro es que,
cuando aquellos son poco favorables, ni adn son posibles estos alcan.
ces que, en tal concept, serA precise disminuir si ha de conservarse
la eficacia del reconocimiento entodas las ocasiones, y prescindiendo de
todos aquellos casos en que por efecto de la lluvia, de la niebla, 6 de low
vientos un poco fuertes, es impossible la observaoi6n. Por aquf puede
iuzgarse ya del nimero de globos que serfa necesario mantener constan-
temente en el aire, para hacer efeotiva la exploraci6n en una faja de te.
rreno de mas de 30 kil6metros de desarrollo, y una profundidad maxi-
ma de 8 a 10 kil6metros, en los dfas en que fuese possible emplearlos.
Conviene tambidn advertir que mientras la atm6sfera estA en calmas





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


el globo asciende con perfect tranquilidad; pero desde el moment en
que aquella se encuentra agitada per la mis ligera brisa, no s61o tiende
A girar alrededor de su eje vertical, sino que adquiere un movimiento
de p6ndulo invertido que impide distinguir los objetos con la necesaria
exactitude, y es, por consiguiente, precise admitir, como cosa esencial,
la necesidad de una larga prActica en el observador, para adquirir la
serenidad indispensables, habituarse A los movimientos indicados y A
juzgar con exactitud de ]a forma y magnitude de los objetos que, desde
las alturas que ordinariamente alcanzan los globos, se presentan bajo
una perspective extrafia.
Esta condici6n es tanto mis indispensable en el caso de que se trata,
cuanto que es sabido que el enemigo que ha de forzar una extensa lfnea,
defendida en today su longitud, lo hace siempre simulando ataques mas
6 menos series en varias direcciones para distraer las fuerzas del defen.
sor y romperla oportunamente en el punto elegido al efecto, de modo
que, si el vigilante a6reo, por falta de pericia 6 por error, sefialase la
presencia del grueso enemigo, de una manera equivocada, podrfa ser de
fatales consecuencias aquello que se empleaba como garantia de acierto.
No es lo miamo elevarse unas cuantas veces, y generalmente por po-
co tiempo, durante el desarrollo de una batalla para descubrir los movi-
mientos del enemigo dentro de una zona limitada y en direcciones casi
fijas, que pasar un dfa y otro en observaci6n en labarquilla de un globo
cautivo.

Comunicacidn con tierra y manejo del globo.

Las comunicaciones del observador, con tierra, se verifican por me-
dio de tel6fonos, y no es possible pensar sin estudiarlas muy detenida-
mente en conseguirlas con banderas, 6 por medio de otras sefiales 6ptioas
4 las distancias A que naturalmente habrfan de encontrarse las fuerzas
que hubiesen de recibirlas.
Los globos se trasladan llenos A grande distancias salvando today
clase de obsticulos, pero estas operaciones requieren tambi6n un dete-
nido aprendizaje en los encargados de efectuarlas, y de lo contrario es
muy de temer que objetos tan frsgiles se hagan pedazos aia antes de
legar al punto de su destiny, pues que muchas veces basta A produoir
este accident el encuentro de una rama de arbol ui otro objeto anAlogo,
como suede, ain teni6ndolos amarrados en el suelo, en dias de viento
un poco violent, por efecto de los vaivenes que les imprimen y que los
abaten, sin que en estos casos se pueda apelar 4 otro recurso que al de
vaciarlos para evitar su destruaci6n.
Pero aua prescindiendo de todas estas dificultades, A nuestro juicio
muy dignas de tenerse en cuenta, especialmente en cuanto se refiere





OR6NIOA DR LA GUMERA DR OUBA


la realizaci6n inmediata del pensamiento que examinamos, es precise
tender del mismo modo A las que present en lo concerniente A su plan-
teamiento.

Cdmo se Ilenan y se elevan.

Los globos militares se llenan, como es sabido, con gas hidr6geno, y
de todos los procedimientos industriales que pueden seguirse para obte.
nerlo, el casi inico aplicado al servicio de la aerostaci6n military, es el
de la descomposici6n qufmica del agua mediante las limaduras del zinc
y el Acido sulfdrico.
De esta manera los trenes aerostAticos militares se componen ordi-
nariamente de tres grandes y pesados carruajes de cuatro ruedas, en
uno de los cuales vA montado el generador del hidr6geno, en otro la mA-
quina de vapor para ponerlo en acci6n y mover el torno de sujeci6n del
globo en las ascensiones cautivas y en fin, en el tercero la envuelta, la
red, la barquilla y todos los demis accesorios para las maniobras del
serostato y para la producci6n del gas hidr6geno; asi que cuando se
quiere proceder A la inflici6n de 6ste en el lugar mismo en que haya de
verificar las ascensiones 6 en un sitio pr6ximo para trasladarle lleno, es
precise que A los tres mencionados carruajes acompaile un convoy de
varies carros ordinarios.
Este convoy puede obtenerse por requisici6n, y en el que se traspor-
ta el Acido sulfdrico necesario en bombonas de cristal, las limaduras de
zinc 6 de hierro, una buena cantidad de cloruro de calcio, para la dese-
caci6n del gas y el combustible para la alimentaci6n de la mAquina de
vapor, todo lo que supone algunas toneladas de peso, adn sin contar con
mis que lo necesario para una sola inflaci6n, lo que nunca debe haser-
se, dado los muchos casos en que es precise vaciar el globo para salvar-
lo, y atendiendo A que un globo lleno, por bueno que sea el barniz em-
pleado para impermeabilizar la batista de seda de que se construyen,
pierde siempre por end6smosis y por otras causes una buena parte de
sa contenido cada veinte y cuatro horas, en t6rminos de que cada nca-
tro 6 cinco dfas es precise proporcionarle un suplemento de gas equiva-
lente A la p6rdida que haya experimentado, so pena de que disminuya
considerablemente y adn Ilegue A anularse por complete su fuerza as-
censional.
Si para evitar esta balumba de carros pesados y voluminosos que,
por otra part, solo pueden conducirse por buenos caminos se quiere
apelar al sistema que hoy se sigue generalmente en los ejercitos euro-
peos de llevar el gas comprimido A altas presiones en cilindros de acero,
y estos en carrots a prop6sito, es indispensable montar en un punto fijo
una verdadera fAbrica de hidr6geno, con sus correspondientes genera.





O.6MOA DE LA GUEREA DR CUBA


does, gasdmetros, maquinas de vapor y de compresi6n y un cuantioso
surtido de los indicados tubos, que se remiten Ilenos A los ej6rcitos en
operaciones y 6stos devuelven vacios ~ la fabrica en *que se han de Ile-
nar de nuevo.
Por este procedimiento surtieron los ingleses los globos que emplea-
ron en la campafia de Egipto, remitiendo los tubos de gas desde Lon.
dres, y este seifa acaso el preferible cuando A pesar de todo's los incon-
venientes sefialados se juzgasen tiles los globos en la isla de Cuba.
De este modo, una vez montada la fabrica de referencia, asf como se
mandan las municionespa-
ra la artillerfa 6 infante-
rfa, habian de mandarse
tambidn en no pequefio nmi
mero los tubos de gas hi-
dr6geno para abasteci
miento de aquellos, a. me.
nos que sejuzgase preferi.
ble, lo que no creemos, es -
tablecer en la Habana 6
en otra poblacidn de la is-
la la repetida fabrica de hi-
dr6geno. '

Necesidad de parques
aerostdticos. 0 ',: .

Prescindimos de expo
ner otras varias combine. ..
ciones a que se prestan '
los elementosindicados pa T
Mr. Hannis Tayler.
ra el camplimiento del eer-
vicio de la aerostaci6n military, porque basadas todas ellas en las dos
principles que acabamos de indicar, cualquiera de las que puedan ima-
ginarse present, por lo menos, las mismas complicaciones que las an-
teriores, y solo podfan abonarlas las condiciones particulares de cada
caso, que hiciesen mas fMcil y expedite su aplicaci6n.
Excusalo es decir tambi6n que la industrial particular ofrece, con
encomiAsticas ventajas, various tipos de trenes militares aerostAticos de
diversos tamafios y precious; pero que no dejan de presentar los inconve.
nientes sefialados, y como es consiguiente, en compensaci6n de cada una
de aquellas, ofrecen alguno de estos.
No podemos, sin embargo, pasar en silencio, relacionAndolo con este
punto, que el tamaalo de los globos cautivos de observaci6n (y tambi6n





OR6NICA DB LA GUERRA DE CUBA 81

los hay muy diferentes, al gusto del consumidor), debe ser [siempre el
mis generalmente adoptado en otros ejeroitos, capaz dellevar en la bar-
quilla dos hombres, para que uno atienda a las observaciones y otro a


Be dispusieron A morir como mueren los soldados espalioles... (PAg. 45).


las maniobras del globo, con mis el lastre, el ancla, la cuerda. guia y los
demAs accesorios que son indispensables en una ascension libre en que
pudiera muy bien convertirse la del globo cautivo, ya por la rotura del
cable de sujeci6n 6 por otras circunstancias.
Y no se debe olvidar tampoco que las secciones encargadas de este
servicio, con sus maquinistas, fogoneros, cordeleros, sastres, pintores,
86-T. m.





82 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

etcetera, cuenten con personal de bastante pericia y con los elemen-
tos necesarios para la recomposici6n inmediata de los pequefios desper-
fectos que ocurran A los fragiles globos y al resto del material, aun des.
pu6s de establecer en la Peninsula 6 en la Habana los talleres A prop6sito
para las reparaciones de mas importancia, pues que en otro caso es
probable que los globos tuviesen que hacer frecuentes viajes A Paris 6 A
Londres.

Consideraciones y recuerdos.

Con lo dicho basta para demostrar que el asunto que se discute en-
trafia bastante gravedad 6 importancia para que, antes de adoptar una
resoluci6n definitive, se medite muy detenidamente, atendiendo A que
no es este servicio de los que tienen ficil improvisaci6n en la guerra, y
hasta la soloci6n que adoptasemos podria perjudicar A nuestra suficien-
cia y seriedad.
Recu6rdese, y sirvanos de provechosa lecci6n, el fracaso que sufrie-
ron los alemanes por haber pretendido tambi6n improvisar este servicio
durante el sitio de Strasburgo, y el que mis tarde experimentaron los
franceses, por los escasos resultados obtenidos en anAlogas circunstan-
cias, aunque con muzhos mejores elements y en condiciones mis favo-
rables, con sus globos cautivos del ej6rcito del Loire.
Ati6ndase en hora buena a llenar este vacfo de nuestro sistema mili.
tar, organizando de una manera convenient el personal y el material,
concedi6ndole toda la atenci6n que merece, ya que hoy se la consider
en tolas las unciones c I:mo ind-ispnsable elemento de 6xito (y creemos
que en csta part no cexia xeici.nes de ninguin g6nero el inteligente
gednral Azrzarga); pars no ~l pretenda acar las cosas de quicio, y
apliqueunie a su s veaas fis, contando con que si en el porvenir,
cuando se haya descu'ierto el tn ansiado y perseguido problema de la
direcci6n mecinica de lis globos aerostaticos, podrAn 6stos extender
considerablemente sus aplicaciones hasta A la exploraci6n estrat6gica de
los ej6roitos, por hoy tienen que limitar sus aspiraciones A los limites mis
circunscriptos del campo tactico.



^^*^S



















XIII



IDesce Saiata Clara


CA ataque d la poblacidn.

FRIAN !as once de la noche del dfa 23 de marzo-dice
nue-tro corresponsal-cuando se overon disparos de fu-
silerfa en distintas direcciones; hecho que no produjo
alarma en la poblaci6n por la fuerza de la costumbre,
puesto que, desde hace ya much tiempo se ha repetido
f. ciitcir'. A las dose de la noche oy6ronse nuevos disparos hacia el
cartel de caba'lIera.
Seria la una de la mariana del dfa 24 cuando las personas que se ha-
tlaban en la Plaza de R creo y en el Casino sintieron atronador vocerfo
y grande tropel de caballos hacia la calle de Santa Clara. Pocos momen.
tos despu6s, en aquellos en que se apagaron como por arte de migia los
focos el&ctricos del Parque, invadieron la plaza Central de la ciudad,
gran golpe de rebeldes dando vivas A , mo G6muez, y A Marlinez Campos.
El jefe de dia, teniente coronel de la guardia civil don Ricardo Te-
ruel, con un ret6n de 18 soldados que se hallaba situado en la casa Ayun.
tamiento, hizo frente A los insurrectos que desembocaban en la plaza por
el lado de la calle de Santa Clara, los cuales, despues de sostener nftrido
fuego con aquella pequefia fuerza, A la que causaron dos heridos, desfi.
laron algo desoonoertados hacia el lugar en que se hallaba el parque de
artillerfa.





OR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


La guardia del parque, compuesta de soldados del tercer batall6n de
Alfonso XIII, con el teniente de Castilla don Juan Martinez Garcia, to-
dos al mando del capitan de artillerfa don Jos6 SAnchez Seija, hallabase
prevenida y sobre las armas.
Ocupaba el lugar de centinela avanzado el soldado de Alfonso XIII
Jos6 Pafieda Vifia, de 22 afios de edad, natural de San Martin de An6s,
Ayuntamiento de Pola de Siero, provincia de Oviedo. Al acercarse el
enemigo encar6se nuestro joven soldado con el que capitaneaba la ban.
da, disparAndole de cerca su fusil, siendo secundado inmediatamente
por la guardia.
Cay6 en tierra el osado cabecilla, y entonces entabl6se corta y fiera
lucha en dispute del cadaver, que qued6 al fin en poder de los nuestros,
con el lazo amarrado al pccho, en disposici6n de ser arrastrado por los
suyos, como acostumbran los rebeldes A sustraer precipitadamente sus
bajas, evitando asi que caigan en poder de nuestras tropas. El insurrec-
to que segufa mas de cerca al cabecilla Vidal, machete en mano lanz6se
ciegamente sobre la guardia, que lo recibi6 con una descarga, dAndole
muerte y apoderandose de su cadaver.
La banda, aterrada, huy6 en el mayor desconcierto, desparraman-
dose en grupos por distintas calls, siendo fusilados en el trAnsito desde
las ventanas y azoteas de las casas.
En el barrio del Condado fueron batidos por una fracci6n del bata-
116n de SAn Marcial; en la calle de Marta Abreu por la representacidn
de Soria; en la iglesia del Carmen por una patrulla de voluntarios; en la
calle de San Francisco Javier por la representaci6n de Am6rica, y en
distintos puntos por la benem6rita guardian civil.
Las fuerzas rebeldes componianse de caballeria 6 infanterfa. S61o los
de a caballo penetraron en el centro de la ciudad. Los otros estuvieron
hacia la plant el6ctrica y estaci6n del ferrocarril de Cienfuegos. En
aquel barrio saquearona incendiaron un pequefio establecimiento de vi-
veres. La tactoria military que se hall situada en aquel lugar fu6 biza-
rrameLte defendida por un grupo de voluntarios mandados por el te-
niente del cuerpo don Florentino Fernandez.
El general BazAn, con sus ayudantes y Estado mayor, acudi6 desde
los primeros momentous al lugar del peligro y dict6 6rdenes oportunisi-
mas que evitaron, en el natural aturdimiento que se produce en estos
casos, sensibles desgracias. Nuestras bajas consistieron, en un guardia
civil y tres soldados heridos; el primero tan gravemente que falleci6 a
los pocos moments.
Al cabecilla Vidal se le ocuparon sus armas, municiones y una gran-
de carter con correspondencia. Entre los papeles se hall su reciente
nombramiento de coronel. Era hombre en6rgico y valeroso, aunque de
malos instintos. Entre sus fechorias cudntase la destruccidn por el incen.





oR6NIOA DB LA GUERRA DE QUBA 85

dio de la rica zona de cultivo inmediata A Camajuanf conocida por ]a
Quinta; la de la Sabana, el Guanche y Santa Clarita, y ademis produjo
dailos de consideraci6n 4 la empress del ferrocarril de Caibari6n.
Como hombre de acci6n era el mis temible de los cabecillas que me-
rodeaban por este distrito military. Era hijo de un honrado y laborioso
peninsular, oriundo de Catalufia, muy entusiasta (su padre) por las glo.
rias catalanas y espanolas.
El cabecilla Vidal figure aquf en la polftica local como furibundo re.
formista despu6s que se cre6 esa colectividad political. No tenfa grande
instrucci6n. Su padre le hizo dedicarse al comercio en el que prosper
poco 6 nada.
En resimen, A las tres de la mariana del martes 24, los rebeldes, ha-
bian abandonado por complete la ciudad, llevAndose parte de sus bajas,
ascendentes en su totalidad A 41 entire muertos y heridos.
La algarada convirti6se para ellos en sangriento castigo.

LA ACCIOISr DE SANTA. RITA

Un official valiente.

Da una extensa carta que nos remite nuestro corresponsal en la Ha-
bana, tomamos el siguiente relato que se refiere A un j6ven y bizarro
military, descendiente del her6ico general Ros de Olano, cuyo ilustre
nombre ha perpetuado, al par de sus inolvidables hechos de armas en la
campaila de Africa, el brillo que supo dar A las letras patrias.
Alude nuestro corresponsal al official de infanterfa don Santiago de
Sangro y Ros de Olano, nieto del primer marquis de Guad el-Geld 6 hi-
jo de los condes de la Almina, quien en once meses que lleva en la cam-
paila de Cuba, A donde fud de voluntario, ha asistido 4 13 acciones de
guerra, formando parte de la extrema vanguardia de las fuerzas que en
ellas han torado parte.
En Septiembre, Octubre y Noviembre Altimos estuvo el senior San-
gro operando en la provincia de Santiago de Cuba, en la secci6n de ex-
ploradores, tomando parte en las acciones de Dos Barcas, Guadalupe,
Santa BArbara, Banabacoa, Descanso.del Muerto y en la sorpresa del
campamento de San Nicolas.
En el ataque de los rebeldes al Cristo hall6se tambien present el ofi-
cial A que nos referimos, y en 61 salv6se de milagro, pues una bala le
atraves6 el sombrero.
En Diciembre pas6 A operar en la provincia de Matanzas, tomando
parte, al frente de su compaiifa en la acci6n de Santa Rita de Baro.
Acerca de esta acci6n trascribe nuestro corresponsal los siguientes
pArrafos de un testigo presencial:






86 OR6NICA DE LA GUERRA DE BUBA

vaba mds que otro official, el pundonoroso y bravo FernAndez Richs.
Dividi6se la compafifa en dos secciones, mandadas respectivamente
por ambos oficiales, y emprendi6 la operaci6n.
Despubs de cinco dias de penosas marchas, encontraron al enemigo,
que ocupaba la linde de un monte, emboscado en la espesa manigiia.
Despleg6se la vanguardia A los primeros disparos del enemigo, avan-
zando por escalones y haciendo de dos a cuatro descargas cerradas en
cada posici6n.
Atravesaron nuestras fuerzas un potrero de poco mis de dos kil6me-
tros y tomad a la nea del monte, dirigi6se la secci6n que iba A van-
guardia, mandada por el senior Sangro, por un callej6n de 600 metros
de largo por 30 de archo, cuya salida ocupaban los rebeldes.
COn heroicidad ejemplar y aguantando un diluvio de balas, avanzo
aquel pufiado de valientes, tomando A la bayoneta el campamnento in-
surrecto, situado A la salida del callej6n.
En esto llegaron las demis fuerzas que ccmponfam- la colauna que
se reorganize, emprendiendo la persecuci6n del enemigo dos compafifas
de infants, una de ellas la que mandada por el senior Sangro habia he.
cho la descubier!a y un escuadrdn de caballerfa.
La persecuci6n se emprendi6 a paso de carga, sin que A pesar de la
fatiga de la jornada anterior diera ninguno muestras de cansancio.
Cruzaron por entire las llamas de unos cafiaverales incendiados por
los insurrectos, consiguiendo alcanzar la retaguardia enemiga.
Los insurrectos ocupaban posiciones ventajcsas en una colonia, don-
de se habian hecho fuertes.
El senior Sangro y sus soldados avanzaron los primeros A pecho des-
cubierto hasta conquistar las posiciones enemigas.
El resto de la faerza sigui6 el ataque, siendo muchas las p6rdidas
que kufiieron los rebeldes.
Entre los caballos que se capturaron habia uno blanco que pertene-
cia a MAximo G6mez.
Los insurrectos llevAronse muchos heridos, entire ellos y muy grave,
el cabecilla Angel Guerra.
La compafia de Santiago Sangro fu6 durante toda la acci6n la que
form la primer linea avanzada, protegida por la caballerfa.
Sus descargas eran tan certeras y tan ordenado el advance, que el co-
mandante del batall6n, don Dario Diez, dijo alzindose scbre los estribos:
-Bien por la compafifa. Asf es como se combat. Parece que esta-
mos en un ejercicio.,
Las anteriores lineas son una prueba mis de la incansable bravura
de nutstros biEofios soldados y de la heroicidad y pericia de sus pundo-
norosos jefes y oficiales.



















XIV



Asedio del fuerte Zauza




Resistencia herdica.

os cabecillas Rabi, Capote y Rodrfguez, al mando de 3. 00 horn
bres, decidieron sitiar el fuerte Zauza, de la jurisdicci6n de
Manzanillo, que se hallaba guarnecido per uLos 200 hombres,
entire tropa y voluntaries.
Stipose en Manzanillo que al expresado fuerte se le habfa
puesto sitio por los rebeldes y que estos demostraban decidido empeiio
en tomarlo, y el general Gonzalez Muii6z organiz6 nseguida ura pode-
rosa column.
En vista de que haciendo el viaje por mar se adelantaban muchas
horas y el caso era urgentlsimo, se alistarcn ccn toda premura cuatro
cafioneros y dos remolcadores.
Los sitiados habian enviado al general Gonzalez Mufi6z un aviso de
su apurada situaci6n diciendo: no ciertamente por temor A que rindamos el fuerte, que eso no ocurrira
nunca, pero sf porque pereceremos muy pronto, pues los ireurrectos
disponen de buena artilleria.,
Penetrado de la grave situaci6n de las cosas, dispuso el general que
se hicieran dos desembarcos, con objeto de atacar A Ics iitiadores, co-
gibndole entire dos fuegos.
Estas disposiciones dieron el apetecido resultado, pues A la hera cal





88 RB6NICA DE LA GUERRA D E CUBA

culada con exactitud admirable rompieron el fuego los dos cuerpos en
que se habfa dividido la column.
Tan inesperado ataque produjo en los insurrectos tan espantoso te.
rror que huyeron despavoridos sin intentar casi la defense, pero dejan-
do en poder de nuestras tropas mas de cuarenta muertos.
Los defensores del fuerte, poseidos de la mayor alegrfa, salieron A
recibir A sus libertadores abrazAndolos con profunda emoci6n, pues ya.
se consideraban perdidos.
El asedio de los insurrectos dur6 cinco dias, los defensores carecian
casi de municiones y no tenfan agua ni modo de procurArsela, circuns
tancias que agravaban la situaci6n extraordinariamente.
El fuerte disponfa de tres dep6sitos de agua, pero los tres fueron des-
truidos por las granadas de la artilleria insurrecta.
Hace poco tiempo lograron los rebeldes hacer un desembarco de ca-
fiones de tiro rApido, para cuyo manejo llevan artilleros yankees que
pagan los separatists.
Con los cafiones hicieron mis de cien disparos, algunos de los cuales
hieieron blanco, hiriendo a muchos soldados.
Ocho de estos heridos estan graves.
Es raro el soldado del fuerte que no ha sufrido alguna herida.
El golpe de los insurrectos lo habia imaginado Rabi, para ofrecer
un triunfo al gobierno separatist, A quien escolta este cabecilla.
El gobierno separatist en cuanto escuch6 los primeros disparos, se
di6 A la fuga sin esperar siquiera A que prepararan los caballos.
La defense del fuerte hecha por nuestros soldados ha sido verdadera-
mente gloriosa.
Recibieron trees intimaciones para que se rindieran, prometi6ndoles
respetar la vida y la libertad de los sitiados.
Estos respondieron A todos los avisos dici6ndoles con altivez que pe-
learfan hasta morir; que no les hablaran de las vidas, porque ya habian
renunciado A ellas.
Era comandante del fuerte el capitAn de infanterfa don Antonio SAn-
chez Bernal, quien dirigi6 con gran acierto la defense, logrando causar
numerosas bajas al enemigo.
El primer dia de asedio, en que no se median las municiones se hi-
cieron A los sitiadores 32 muertos, figurando entire 6stos el titulado co-
ronel Pefia, jefe del destacamento de los cafiones que poseen los insu-
rrectos.
Las noticias de estas bajas, se tienen por un parlamentario insurrec-
to que se qued6 en el fuerte voluntariamente, negandose de un modo re-
suelto A volver con los rebeldes.
El general Gonzalez Mufioz propone el ascenso del capitAn SAnchez
Bernal y la cruz laureada para el teniente don Vietorio P6rez, que se





CR6NI-A DE LA GUERRA DR CUBA 89

condujo con singular bizarria en algunas salidas nocturnas que hicieron
grandes dafios en el campo enemigo.
El fuerte ha quedado en situaci6n tan ruinosa, que solo por la falta
de arranque de los insurrectos se explica que no se decidiesen a ganarlo
por asalto.
La column del general GonzAlez Mufl6z sigui6 al enemigo, tomin-
dole los campamentos de Jagiiey y Camajuani y causando bastantes ba-
jas A las partidas que escoltan al gobierno separatist.


-r-


R'* --
... y en medio de aquel vocerfo, son6 un caflonazo atroz... (Pig. 35).

Crimenes de los rebeldes.

Tomala de los peri6dicos de la Habana, insertamos A continuaci6n
una lista, aunque incomplete de los crimenes cometidos por los insurrec.
tos en esta Altima etapa de la guerra. Hela aquf:
Incendio del pueblo de Paso Real de San Diego.-Incendio de la He
rradura.-Incendio de los Palacios.-Incendio de Santa Cruz de los Pi-
nos.-Incendio de Alonso Rojas.-Incendio de San Juan y Martinez.-
Iacendio de Galofre.-Incendio del Sabalo.-Incendio de Guanes.-In-
cendio de MAntua.-Incendio de Baja.-Incendio de las Martinas.-In-
cendio de Luis Lazo.-Incendio de Punta la Sierra.-Incendio de Gui-
lln.-Incendio de las Acostas.-Incendio de Isabel Maria, Cabezas, Su-






RB6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


midero, Guayaba Cangre, San Jos6, Rfo Feo, Taironas.-En los barrios
de SAn Juan y Martfnez han quemado todas las casas de vivienda y de
curar el tabaco. Esto en Vuelta Abajo, donde ban arrasado con todo.
En Vuelta Arriba: Quema de cuatro cafiaverales en el ingenio An
guila y casas de colonos, propiedad de don Crrlos Galindo, en el Recreo,
Matanzas.-Qaema de los cafiaverales de la colonia Garcia de don Desi.
derio Curbelo, una casa de don Nicanor Rodrfguez y varias casas y ca
iiaverales del ingenio San Carlos.--Q;ema en el ingenio de ]a Concep
cidn, de don Enrique Fajardo, de la casa y cuatro caniaverales -A don
Escolistico Valds tambien le quemaron la casa.-A don Joz6 Querol,
idem id., e el barrio de Sabanilla de la Palma.-A don J,'. Amat le
fu6 quemada la casa y cafiavera!es del ingenio Concepci6n.-Qaema de
los cafiaveralhs del ingenio Angelita, del tErmino de Guamuta:.-A don
Joke Jesuis Hernindez le fueron quemadoc, various cfiverales del ingenio
Concepci6n.-A don Antonio Gonz~1c 3 A don Tz filo Perdomo les que
maron various cafiaverales en el irgerio Anguila.
Ea el ivg gnio Doloritas quemaron 300.000 arrcbas de caila.-A las
fibricas del ingenio Admiraci6n les pegaron fuego tambi6n.-A don
Marcos Acosta y a don Agustin Acesta les quemarcn la casa y toda la
colonia.-Icrcendio de las casas de Matias Z;mora, Emilio Amrard, Pedro
Polo, Jos6 Rodrigu.z, Manuel Valla, ;:ueve cafiaveales del ingenio San
Ricardo, seis de los sitios de d n JosE Rodrfgutz, cafaverales de Favo
rita y dcs de Figuera.
Los rebeldes han quemado tam1-n, los ingenious de L gfa, Luisa,
Pefia!ver y S n Agustfn. Dos de ello ectaban d-.molidcs, y los restantes
les sirvieron de campamento.
Han logrado, ademAs, cruzar ri vAdamente algunas aldeas y pcbla
dos, destruir arias casas y bohfos y ahorcar & various infelices espa-
fioles.
aSon quizis en estos heehos salvajes en los que se han irspirado los
senadores ncrteimericanos para considerar ccmo beligerantes A los ban.
didos separatistas?
iQu4 honra para los jankdes!

LA V-OZ IDE LA R-AZOICN

Discurso de un yarZkde.

El norteamericano Edward J. Phelps, exministro de su pais cerca de
la corte de Saint James, y actual cstedr aico de Derecho inteinacional
en la Universidad de Yale, ha prornunciado un notable discurEo en la
ciudad de Brooklyn ocupindose de la doctrira de Monroe y la cuesti6n
de Cuba, del cual trascribimos los pArrafos mis salientes. Helos aquf:





OR6NICA DR LA GUERRA DE CUBA


que podfan aguantar en caso de una guerra. Esto es el lenguaje del bra
vuc6n. Napole6n tenfa una doctrina de Monroe, aunque no la Ilamaba
por este nombre. Crefa que Francia era la cabeza de Europa. jY qu6 le
sucedi6 A Fiancia? Pues empez6 a decaer desde el moment en que des-
apareci6 Napole6n.
>Ninguna naci6n puede colocarse en situaci6n de desafiar la opinion
del mundo. Las leyes internacionales son de tanta importancia para nos-
otros como para el resto del mundo. Hlasta donde podrfa ningun ameri-
cano tclerar ni siquiera por un mes, la intervenci6n de ninguna otra na
ci6n en un asunto propio? Es, pues, de esperar que ccn su buen discerni-
miento, los americnmcs pondran termino a esta cuesti6n.
lHabienlo el Congreso venido en conocimiento de que los hombres
inteligentes de kos Estados Unidos no permitirian que nuestra naci6n pe-
leare con Inglaterra, han vuelto sus ojos A Espafia y proponen que va-
yamos A la guerra con ella. Espafia ha poseido A Cuba por un largo pe-
riodo de tempo. Ahora hay en aquella isla una rebeli6n que-en cuan
to me ha side possible averiguarlo-es una rebeli6n de bandidos sin
centre, sin capital, sin gc.b'erno, una rebeli6n de saqueadores, incendia-
rios y asesinos. Y se propone que vayamos A la guerra con Espafia en
favor de esa rebeli6n, y que porgamos A esa clause de gente como go.
bierno de Cuba, partiendo de la base de que lo justifica la doctrinea de
Monroe.-
>Fijemnoscs en este asunto por un moment. Hace unos treinta aflos
que tuvi-ros nosotros una rebeli6n. No era una insurrecci6n de misera-
bles bandidos que se dedican al robo y al merodeo, sino una organize.
ci6n de un bu(n nrimero de Est dos, con una poblaci6n numerosa 6 in.
teligente, un gobIerno y una capital y todo lo que era necesario para su
indtpendencia, except el derecho de rebeli6n. Si hubiese terido ese de-
recho, hubiera triunfado. Fracas6 torque no tenfa ese derecho. JC0mo
hubieramoi torado nosotros que Espafia i otro pais hubiera intervenido
ayudando A la rebeli6n para dar A los Estados del Sur el derecho-que
reclamaban-para ccnstituir un gobierno propio? Qub sentimiento de
indignaci6n no compenetr6 a este pueblo al saber que la Gran Bretafia
favorecfa bajo cuerda A la rebeli6n? Y ahora se propone que hagamcs A
Espafia lo que hubi6ramcs resentido hasta la muerte.
,No creo hubiese un americano que titubease en ir A pelear por una
cuesti6n de honra national; apero no es mejor que tengamos paz y pros-
peridad, rehutando mezclarnos en los asuntos de los demas hasta que
tengamos raz5n para obrar de otra manera?,
El exminiatro Phelps se extendi6 en una s6rie de consideraciones
acerca de la doctrina de Monroe,, que no estAn en consonancia con las





92 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

manifestaciones hechas en el Congreso por los defensores de aquella du
rante los debates sobre la cuesti6n de Venezuela.
Pero lo que dijo sobre la actitud del Congreso en la cuesti5n de Cu.
ba, no puede ser mis oportuno, pues aun cuando es seguro que la voz de
mister Phelps no tendrA influencia alguna en el asunto, se darA el ejem-
plo de que ante ese grave conflict, precipitado por la ignorancia de
una nacidn y los apetitos de politicos sin conciencia, un hombre ha te.
nido el valor de sus convicciones, saliendo en defense del derecho ul-
trajado.

Combate en Guantdnamo.

Serfan las dos de la tarde del 11 de Marzo cuando sali6 la primer
compafifa del primer batall6n del regimiento infanterfa de Simancas,
nimero 64, que forma una column de 150 hombres, del ingenio San
Antonio, con direcci6n 4 la colonia de San Rafael, al objeto de practi-
car algunos reconocimientos.
A la media hora de haber emprendido la march, se vi6 una fuerza
armada que atravesaba un cafaveral quemado, pr6ximo A las lomas del
Makey, compuesta de unos 100 hombres vistos, vestidos todos con tra-
je blanco, manta y macuto A la espalda.
Visto el orden en que marchaban y la limpieza de sus trajes, se cre-
y6 en el moment fuesen fuerzas de nuestras escuadras, y se dispuso que
por uno de los cornetas se tocase por un nutrido fuego por las fuerzas que se crefan leales, resultando ser
insurrectos, entablfndose, como es consiguiente, la acci6n por ambas
parties.
El inteligente capitan senior Vivar, visto el nminero de enemigos,
4 pesar de las condicionea del tarreno, dispuso que la cuarta secci6n, al
mando del teniente senior Gonzalez Guti6rrez, flanqueara el costado iz-
quierdo, mientras que la vanguardia, al mando del teniente senior Ra-
banadas, avanzaba en persecuci6n de los rebeldes por el costado dere-
cho; este envolvente y estrat6gico movimiento hizo confundir y aterro-
rizar las fuerzas enemigas, mientras que una lluvia de balas Maiilser
cafa sobre aquellos bandidos, por haber sido atacados por las dos sec-
clones centrales, al mando de su capitAn.
Viendo el enemigo el arrojo y decisive advance de nuestras tropas, se
lanz6 al bosque A la desbandada y en precipitada fuga, demostrando
gran empefio en Ilevarse los muertos y heridos, que A larga distancia se
les vefan cargar.
En este instant, el capitin orden6 un ataque A la bayoneta, y al
grito de iViva Espaila! se lanzaron nuestros soldados hacia el enemigo,
con el arrojo y bizarrfa que siempre han demostrado, no pudiendo efeo-





CRONICA DE LA GUERRA DR OUBA 93

tuar el advance decisive, por impedirlo un espeso cafiaveral y aproxi-
marse la noche.
Terminado el combat se verified un escrupuloso reconocimiento en
el campo enemigo, dando por resultado que los miserables mambises de-
mostraron una vez mas su cobardia, dejando abandonados cuantos efec-
tos Ilevaban consigo y les pudiera molebtar para correr, pues hasta los
sombreros se dejaron en el campo de batalla, toda vez que se les reco-
gieron gran ndmero de 6stos, asi como mantas, hamacas, cananas con
municiones, macutos, armas blancas, viveres, ropas y various otros efec-
tos de guisar y de incendiar.
Las bajas del enemigo no se pueden precisar, pero sf asegurarse les
hicieron various muertos, que retiraron, como lo indicaban los grandes
charcos de sangre que dejaban A su paso, y las rojas manchas que te-
nian las prendas recogidas y macutos atravesados por las balas de nues-
tros soldados.
Lo mis glorioso de este combat ha sido el no haber tenido por nues-
tra parte ni un solo contuso, no obstante haber sostenido el nutrido fue-
go por espacio de unos tres cuartos de hora y a campo descubierto.




















XV



Notas de la campafia



-4:- Lo que dice un general.

L general Mella que procedente de Cuba ha regresado A la
/ :'w- '., peninsula hacia fices de marzo, mudstrase en sus conversa.
.- ciones a prop6sito de la guerra, sumament- optimist, y
/i "-: dice que la insurrecci6n s61o podr, sostenerie en la,: monta-
Snas del departamento OrieLtal, pero no en las pro. incias
del Centro ni el Oeste, si continda, como contin,:rA la ac-
ci6n military endrgica y sin interrupci6n.
Consider A Maceo como el element principal de la iLsurrecci6n,
pues !a gente que manda, de color casi en totalidad, acoPtumbrada a
trabajos y fatigas, y de constituci6n mis que robusta, hercuilea, le con
vierte en espina dorsal de la revoluci6n. Ganosos todos ellos de la hol.
ganza y haraganes por naturaleza, se encuentran en la manigii como
el pez en el agua, pudiendo mantenerse semanas enteras con el jugo de
la cafia y rafoes y tub6rculos, tan abundantes en el pafs. Acostumbra-
dos desde la nifiez A la intemperie, duermen tranquilamente sobre la
yerba, y ni el sol ni la lluvia les molest en lo mis mfnimo.
Respecto a MAximo G6mez, el general Mella dice que el desengafio
que ha sufrido en el Camagiiey, donde esperaba grandes 6xitos volunta.
rios entire sus habitantes, sin que resultaran en siete meses de permanen-
cia ociosa en el pafs, ha agriado su cargcter contra todos, incluso con.


~d~a~~~f~BB~~E~tb%)g~~~b~~~'~


tEthS~%~fffffff4tbffahtfhtf~tfh4fdffb4tf


i-i .17-Al




CR6NICA DR LA GUERRA DE CUBA 95

tra los pacfficos habitantes de los campos, como lo ha demostrado con
sas disposiciones prohibitivas, muchas de ellas ridiculas, como la que se
refiere A la venta de leche y verduras.
El ej6rcito de G6mez se compone de tres elements: aventureros de
todas las Antillas y del continente; veterans de la otra guerra, sin inte.
reses en la isla, que se han mezolado al movimiento con miras especula.
tivas; vecinos del Camagiiey que al borde de la bancarrota se han lan-
zado A la lucha por evadir sus compromisos y como medio de reponer
su posici6n, y j6venes ineptos de diez y seis A veinte afios, pertenecien-
tes 6 las principles families, pero poco acostumbrados A las penalida.
des de la vida del campo 6 incapaces de prestar servicio alguno de utili-
dad, y que, conducidos A las filas de G6mez par el marquis de Santa
Lucia y otros de su especie, no han llegado ciertamente, por su corta
edad, A darse cuenta del paso que han dado.
No cree el general Mella posibles arreglos ni concesiones de ninguna
clase. La sumisi6n incondicional es lo finico que podra salvar 6 los re
beldes de ser aniquilados, y el Gobierno debe, en caso necsario, poner
en Cuba 200,000 hombres y hacer cuanto sea preciso, pues para ello
cuenta con el patri6tico concurso de la naci6n espatiola.
Cuba, en opinion del general, no se encuentra ain capacitada para
el regimen auton6mico como el concedido por la Gran Bretaifa al Cana-
di, aparte de que el Gobierno espaiool no podia otorgar A la isla privile-
glos que en la Peninsula no disfruta provincia alguna.
Noticias de Cienfuegos.
De-de el ingenio central Ccnstancia, nos dicen en carta que hemes
re;ibido fchda en 9 dh marzo, que el expresado ingenio no podra con-
clair su campaia felizmente, pu-s actualmente se suceden los incendios
de los cainavera es con espantosa frecuencia. En el moment en que es-
cribo-dice nuestro corresponsal-estin ardiendo cinco colonies de ca-
fial, y las noticias que recibimos aseguran que Miximo G6mez, al frente
de numnerosa partila, esti junto al rio Hanabana, que dista cuatro 6
cinco leguas de aquf.
El senior marquis de Apeztegufa tiene para mf el extraordinario m6-
rito de ser el Ainico hacendado que en territorio de las Villas sigue la
molienda, pues los demas, A la menor orden de los insurrectos, suspen-
den 6 dan por terminada la zafra,- y el marquis de Apeztegufa estA ha-
ciendo el azuicar, puede decirse que a sangre y fuego, y exponiendo la
vida de su esposa y de sus hijos de una manera que raya en temeraria.
La situaci6n es grave; por esta parte no ha mejorado gran cosa de
un mes acA. El porvenir se present negro, y el estado econ6mico no se
modifica sensiblemente, temidndose que la miseria lleve much geate A
engrosar las filas enemigas.





96 OR6NICA DI LA GUEIRA DE CUBA

...Si antes de estallar esta desdichada guerra se hubiese procurado,
por quien podia, contener los desplantes de los temperamentos provoca-
dores y levantiscos, la guerra no hubiera estallado; tal es la- creencia ge.
neral.
Confidencias que se suponen dignas de cr6dito aseguran que MAximo
G6mez y Antonio Maceo piensan estarse por Matanzas y las Villas has.
ta que comiencen las lluvias y pasar despu6s al Camagiiey y A Oriente,
donde permanecerAn hasta la pr6xima seca.
Ignoro los grades de veracidad que tendrAn esos informes, pero no
es dudoso que sean exactos, porque el Oriente es para los rebeldes en
tiempo de lluvias el lugar mis propicio y seguro. Lo que si puedo ase.
gurar, por hab6rmelo referido personas que vieron pasar por sus sitios
(lugares de labranza) A MAximo G6mez, es que 6ste se hall herido en
una pierna, y que ademis se le han abierto u!ceras en otras viejas he.
rides.
Quintin Banderas, negro colorado, y antiguo cafetero de Guantina-
mo, donde le conocf hace ya afios, anda por estos contornos operando,
segun Ee vB, en combinaci6n con MAximo G6mez.
Hoy ha llegado aquf la noticia de que los generals Arolas y Bernal
se han batido con M6ximo G6mez, causando mas de 100 bajas A los in.
surrectos.
Los ingenious Cienaguita, San Lino, Lequeitio, Soledad, Hormiguero,
San Agustin, Andreita, Cantabria y Carolina ya no tienen una sola ca-
fa que moler, porque los incendios han devorado miles de colonies, y
de ahi el hambre y la desesperaci6n, que amenazan todavfa mis si Dios
y el Gobierno no lo remedian.

El batalldn de Wad-Rds.

He aquf una 6rden del cuerpo dada en Guana por el teniente coro,
nel de dicho batall6n, marquis de Mendigorrfa, despues de un brillante
hecho de armas:
Articulo ainico. Habi6ndome entregado un desconocido A la salida
del batall6n en la estacidn de Madrid una cadena de oro para que col.
gase de ella alguna cruz si la ganaba en esta campafia, y habi6ndole yo
contestado que entregarfa esa cadena, con igual objeto, al primer sol-
dado raso que la mereciese en acci6n de guerra, ha resultado digno de
esta distinci6n, el de la segunda compaiifa Adrian SAnchez Amor, que,
habiendo sido herido (el primero que ha tenido el batall6n) en la acci6n
del Rio Salado, se vend6 61 mismo su herida con un pafiuelo y continue
en su puesto haciendo fuego. De consiguiente mariana, despues de la mi-
sa, al frente de banderas y previa la v6nia del senior Coronel, le entire'
gard personalmente la citada cadena.





ORONICA DR LA GUE RA DE CUBA 97

El teniente coronel, primer jefe.-Luis Fernandez de C6rdova.
Tambi6n el coronel del regimiento senior Fernandez de Terdn, diri-
gi6 una entusiasta y carificsa despedida a sue soldados al marchar A la
Habana.


Horrible mutllacln llevada A cabo per los inasrrectos defpues de la acciln del Paso Real.
SCinco desaparecidos.
Cinoo soldados del regimiento de Murcia abandonaron el puesto de
la linea que estaban encargados de custodiar.
Sup6nese que los soldados acudieron A una cita de unas guajiras.
Han transcurrido algunos dfas sin que se sepa nada de estos espafoles.
El cabecilla Hernfndez eFcribi6 al jefe del destacamento de Artemi-
sa, diciendo que habia cogido A los cinco soldados, que habia ahorca.
do A uno de ellos y que conservaba los restantes en su poder.
87--. m.





8 ORONICA DE LA UEBRRA DB CUBA

El cabecilla no dice en su carts por que ha dado muerte A uno de los
cinco soldados prisioneros.

Suscripcidn patridtica.

Con objeto de ayudar la suscripei6n iniciada en toda America para
la compra de barcos de combat que serin regalados A Espaila, se ha
constituido ya la comisi6n central de la Junta patri6tica espafiola de
Nueva York, bajo la presidencia de don Arturo CuyAs, habi6ndose nom-
brado subcomisiones para gestionar la adhesi6n 6 tan patri6tico pensa-
miento y recaudar las quotas y donativos entire los diversos ramos de la
industrial y del comercio a que se dedican nuestros compatriotas en
Nueva York y Broccklyn.
Tambi6n se han organizado los ndcleos correspondientes en Tampa,
Nueva Orleans, Filadelfia, Boston, Chicago, San Francisco de California
y otras ciudades de los Estados Unidos.

La emisidn insurrecta.

A la nueva emisi6n de bonos hecha en los Estados Unidos por los in-
surrectos cubanos, acompafla una circular notabilisima por el descaro
de las mentiras que contiene, y que lleva la firma del tesorero de la de-
legaci6n del He aquf lo que dice, entire otras cosas, la circular:
los negocios pdblicos. El servicio de correos de Cuba es complete y per-
fecto, pues se reciben y despachan las Malas para paises extranjeros
con toda regularidad en toda la isla.
Se ha elegido una asamblea legislative; se han hecho leyes, bajo las
cuales se despachan todos los asuntos civiles; se han impuesto contribu-
ciones que se cobran con regularidad, que son pagadas de muy buen
grado.,
El tesorero afiade en su circular que la emisi6n total sera de diez mi.
Ilones de pesos fuertes; pero que por ahora se limitar& la suscripci6n A
dos millones.
El arribo del Bermuda.,
He aquf lo que acerca del desembarco de la expedici6n del Bermuda
dice el peri6dico filibuster La Reptiblica Cubana:
grams anunciandonos la feliz Ilegada 6 Cuba de la expedici6n del gene-
ral Enrique Collazo, agregAbamos que oi6n official del desembarco del general Calixto Garcia Ifliguez.,





c6mONI Dn LA GUBBRA D QUBAI 99

del Bermuda se encuentran en tierra cubana con el importantisimo car-
gamento que conducfan sin que hayan tenido tropiezos ni obstculos de
ninguna clase.
>Hace dos dfas recibimos el telegram confirmando el desembarco.
Este no se ha efectuado en Pinar del Rio como asegura la prensa de
distintos paises, sino en otra provincia.
>La causa de la demora de los cablegramas de confirmaci6n, se debe
& que preferimos la certeza A la rapidez de la informaci6n, y A no con-
formarnos con la noticia de haber salido las expediciones para Cuba,
sino con la seguridad de que han llegado & la isla.
,La expedici6n del Bermuda es la mAs important que han recibido
nuestros hermanos que luchan por la libertad. Ademis de los efectos de
guerra que conducfa, y de que hemcs dado cuenta en nuestro ndmero
preoedente, ha desembarcado dicho vapor: mAquinas para hacer cartu-
chos, gran cantidad de dinamita, medicamentos, ropa, calzado, etete.
ra, etc.


4j~



















XVI



Las operaciones



SN carta fecha 21 de Marzo nos dice, desde la Habana, en ex.
tensa carta nueEtro corresponsal:
nuevo period de actividad y 6xitos en esta desdichada cam-
paisa.
Cinco dfas de silencio, cinco tan solo bastaron para que el cable nos
trasmitiera ecos de disgustos 6 impaciencias sentidos en Madrid, cosa no
extraria, despu6s de saber que un peri6dico de la capital de la naci6n
pregonaba en 23 de Febrero (doce dfas despu6s de tomar posesi6n) el
fracaso del general Weyler.
Justa, legftima es la aspiraci6n del pais, necesita que los resultados
correspondan A los sacrificios; pero de esto A pregonar fracasos tan pre-
maturamente, hay una diferencia muy grande; y de eso A procurar el
vacfo porque trascurran cinco dfas sin que atruenen el espacio nuestros
cafiones, tambien hay gran distancia.
Es verdad que por algo somos por temperament tan impresionables;
pero es precise que se enteren de que, sin quererlo, puede contribuirse &
matar ilusiones y deseos.
Las circunstancias requieren que todos los alientos naciona'es se con-
fundan en esfuerzo y entusiasmo; exigen que la pasi6n polftica no se
mezcle precipitadamente en las cosas de la guerra.


ru~tLuuuuJ*tiatt~ut~i~~utKuuimuUPUU,








El general en jefe necesita de una amplitud de facultades y una au.
toridad sin regateos para desenvolver sus planes, si estos han de produ-
cir fruto; pero entiendo que una anticipaci6n de juicios y dudas expues-
tas con temprana ligereza en los moments en que no solo hay que ven-
eer dificultades interiores, sino amenazas de conflicts en el exterior,
puede original graves consecuencias.
Las operaciones militares han vuelto a tomar calor por la provincia
de Pinar del Rio, donde hoy se reconcentra el principal interns de la
guerra.
No deja de extrafiarnos que por la provincia de Matanzas sean tan
escasos los encuentros.
Hay allf fuerza bastante para que no se explique esa quietud; estan
allf G6mez y Lacret, y parece, gin embargo, que no hay nadie.
Todas las operaciones se reduce A ligeras escaramuzas, y es eviden-
te que los jefes de las columns que allf operan han perdido el contact
con el enemigo.
--Qua hacen aquellas columnas?-preguntamos.
-Estan preparando alguna combinaci6n. El general Prats se trae
algo.
-Y al fin, apor donde anda G6mez?
-Si hemos de decir la verdad, no lo sabemos.
Pando dice que ha pasado hacia Cienfuegos. Otros dicen que esta en
la Cienaga curAndose la herida que se le hizo en un pie, y Prats asegu.
ra que no estA en la CiBnaga ni en Cienfuegos, sino movi6ndose en la
provincia de Matanzas.
--Pero es possible que se hayan despistado tanto?
-iQa6 quiere usted!
Y la gente fija su atenci6n en Pinar del Rio, como si alli estuviese
toda la guerra; mientras tanto nosotros seguimos lamentando que G6-
mez logre el descanso que necesitan sus afos y sus achaques.
-Bueno, ly qu6 pasa por Pinar del Rio?
Por el moment no se concrete.
La vuelta de Maceo al extreme Occidente puede haber tenido por
objeto:
1.0 Destruir el efecto del bando del general Weyler en que dejaba
reducida A la condici6n de bandolerismo la insurrecei6n en la Habana y
Pinar del Rio.
2. Arriesgar el todo por el todo volviendo a las costas de Vuelta
Abajo, para proteger el desembarco de la famosa expedici6n de Calixto
Garcia.
3.0 Necesidad de ir A la provincial vecina para contener el desalien-
to que ya se iba apoderando de sue secuaces.
Sea lo que quiera, es lo cierto que Maceo ha hecho su reprise con su


101


OR6NIQA DI LA GUnBMU DIN gM





IUZ ORONICA DE LA GUERRA DE CUBA

gente de confianza; es decir, con Quintin Banderas al frente de la reser-
va de orientales que manda.
Deede luego se hizo la cuenta de que, mis que masas de apariencia,
necesitaba fuerzas dispuestas A combatir, y en esto se diferenci6 esta ex-
cursi6n A la primera.
Entonces pasaron Ilenos de arrogancia, deteni6ndose en los pueblos
celebrando guateques y retretas por la noche; ahora han pasado escu-
rri6ndose por las veredas que sirvieron A Manuel Garcia para burlar la
persecuci6n de las tropas y guardia civil.
Solo aprovechando una noche oscura, se atrevieron A ataoar A Bata-
ban6, para huir cobardemente apenas se hicieron cargo de que llegaba
Arolas.
Siguieron pegados A la costa, y Ilegaron A Pinar del Rio.
En una sola cosa se ha parecido esta pasada A la anterior; en que des-
trnyeron todo lo que encontraron en el camino.
Su entrada en Vuelta Abajo plantea nuevamente el problema sobre
la base de la linea de Mariel A Majana.
6OaAl es el objetivo de estas operaciones?
No creemos equivocarnos si decimos que se trata de aprovechar la
situaci6n.
Las hordas que quedaron en esa provincial destruyeron pueblos, que-
maron estancias, y no queda por allf ni ganado para alimentarse ni ca-
ballos que montar.
Se di6 en Vuelta Abajo el caso de que han resultado mis ladrones,
mis asesinos, mas incendiarios los que de allf se fueron al campo, que
los bandidos Perico Delgado y Socarras, al extreme de que 6stos vienen
A constituir la Anica garantia de respeto.
El general Suarez Inclan, que conoce al detalle el terreno donde la
primer parte de las operaoiones debfa realizarse, porque como jefe de
Estado Mayor del general Marin organize con 6ste brillantes encuentros
en la Luz, Candelaria y Rio Hondo, tom6 posiciones, y calculando que
el objetivo de Maceo era vengarse de Candelaria, y seguir por el Sur
hasta el extreme de la provincia, acometi6 rudamente A los ndoleos insu-
rrectos mas principles; no repar6 en la diferencia del ndmero, les aco-
meti6 con arrojo her6ico, sembr6 la muerte en el campo enemigo, lleg6
6 Candelaria, evit6 el ataque A este pueblo, dej6 sus heridos, no se cui-
da de escribir parties extensos y de adorno, dijo en cuatro palabras lo ya
aueedido y sigue en persecuci6n de los rebeldes.
Produjo este encuentro otro resultado important y es el de contender
la march de Maceo por el Sur.
Le oblig6 A vacilar y A cambiar de rumbo y el tiempo que en esto
perdi6 el enemigo le gan6 Linares para llegar con su column; y Her-
anndez para ponerse en condiciones de batirle al siguiente dfa dos veces,





ORONICA DR LA QUERRA DR CUBA


Frances para derrotarle en Cajayabo y el Estado Mayor general para
acumular fuerzas desde el Mariel 6 Majana, Ifnea que tendrA en estas
operaciones capital importancia porque habra de ser su base principal,
no s6lo por las fuerzas que allf se llevan, sino por el rApido atrinchera-
miento que se esta practicando.
Las operaciones en Pinar del Rfo revisten exceptional interns. iLAs
tima grande que sean tan dificiles las comunicaciones!
Arolas cubre y dirije la lfnea; Linares, Sunrez InclAn, Sanchez Eche-
varria y Francds dirijen las columns de persecuci6n y las tres media
brigades de ocupaci6n cubren puntos por donde 6 no pasan 6 han de
combatir, y A todo esto con escasos recursos materials.
Nos es, pues, extrafia la expectaci6n que despiertan esas operaciones.
En la provincia de la Habana sigue el general Bernal limpiando al-
gunas jurisdicciones, yes nota interesante que los batallones legados
en la iltima expedici6n se baten como veterans.
Tarifa describe la pagina gloriosa de Candelaria; Wad-Ras combat
con 6xito extraordinario desde que lleg6; Arapiles pega duro casi A dia
rio; Almansa y Albuera tambien recibieron su bautismo de sangre.
Esperemos, pues, A conocer si los resultados responded A las espe-
ranzas.

Piratas filibusteros.

La prensa dominicana public pormenores relatives a un golpe de
mano que ha intentado un grupo de filibusteros cubanos en uni6n de al-
gunos yankees.
He aquf lo que describe acerca de esta cuesti6n un peri6dico de Santo
Domingo:
de que viene siendo objeto en todos los efreulos de esta capital, la pri-
si6n de un laborante portorriquefio 6 cubano, acusado por various indi-
viduos de proyectar con otros insurrectos la sorpresa en alta mar de la
tripulaci6n y pasaje del vapor espafiol Maria Herrera, que hace sus via-
jes peri6dicos entire la Isla de Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico, con
objeto de desembarcar por las costas de Cuba una expedici6n filibuster.
>Dfceee, en efecto, que para realizar ese acto salvaje de pirateria,
deberian embarcarse como pasajeros en este puerto y en el vecino de
S. P. de Marcoris, various insurrectcs que en un moment oportuno y A
una serial convenida, sorprenderfan al capitan y demas tripulantes del
buque espafiol; se apoderarfan del metflico que se encontrara A bordo;
conducirfan el Maria Herrera A un puerto determinado de aquella isla y
desembarcarfan de hombres y pertrechos de guerra que habian de reco-
ger en las costas dominicanas y en alta mar.


103




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs