• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Half Title
 Title Page
 Los ultimos embarques
 La toma de capiro
 Recompensas
 Accidentes
 Otros encuentros
 Salvajadas y encuentros
 Operaciones
 Nuevos accidentes
 Desde bayamo
 Combate heróico
 Los detalles del combate
 Combate de Rincón Hondo
 Un articulo importante
 Consejo de guerra
 El complot separatista
 Lo que pasa en matanzas
 Una interwiev con el general
 La batalla de cayo espino
 De cascorro
 Por la paz
 El comandante valenzuela
 Guantánamo
 Relevo del general Martinez...
 El embarque
 En palencia
 Opiniones de un soldado
 Los combates de la trocha
 Lucha de 20 contra 200
 Historia de unos expedicionari...
 Un encuentro con Rego
 La muerte de un cabecilla
 Notas comentarios
 Fusilamiento de un desertor
 La opinión de un autonomista
 Tropas expendicionarias
 Mas tropas
 En el terreno
 Conducción de un convoy
 Voladura de un tren
 La "doctrina" de Monroe y la America...
 Invasión de las villas
 Colombia y España
 Las operaciones
 El teatro de la guerra
 Cabos sueltos
 El combate de mal tiempo
 Detalles
 Siguen avanzando
 El 5 de Montaña
 Un heroe
 El combate del río colmena
 Lo que se dice
 Negruras de la guerra
 Sigue la guerra
 Una derrota
 Nuestras fuerzas
 La beligerancia y los senadores...
 El general Weyler
 El cabecilla cepero
 A la mar!
 En las charcas
 Notas de la guerra: el combate...
 Varios combates
 Cabos sueltos
 En el callejon de javira
 En el plata
 Desde Santa Clara
 Los españoles en Mexico
 Interview con el medico
 Table of Contents






Group Title: Crâonica de la guerra de Cuba (1895)
Title: Crónica de la guerra de Cuba (1895)
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074011/00002
 Material Information
Title: Crónica de la guerra de Cuba (1895)
Physical Description: 5 v. : illus. (incl. ports.) fold. map. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Guerrero, Rafael
Publisher: M. Maucci
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: l895-97
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- Revolution, 1895-1898   ( lcsh )
History -- Philippines -- Revolution, 1896-1898   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: escrita por Rafael Guerrero con los datos suministrados por los corresponsales de Habana y New York y documentos adquiridos al efecto.
General Note: Added t.-p., illus. (in v. 1)
General Note: Vols. 2-3 have title: Crónica de la guerra de Cuba (1895-96); v.4, Crónica de la guerra de Cuba y de la rebelión de Filipinas (1895-96); v.5, Crónica de la guerra de Cuba y de la rebelión de Filipinas (1895-96-97).
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074011
Volume ID: VID00002
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000590113
oclc - 23121289
notis - ADB8916

Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Half Title
        Half Title
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Los ultimos embarques
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    La toma de capiro
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Recompensas
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Accidentes
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Otros encuentros
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    Salvajadas y encuentros
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Operaciones
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    Nuevos accidentes
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Desde bayamo
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
    Combate heróico
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Los detalles del combate
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
    Combate de Rincón Hondo
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    Un articulo importante
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Consejo de guerra
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
    El complot separatista
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
    Lo que pasa en matanzas
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Una interwiev con el general
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    La batalla de cayo espino
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    De cascorro
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
    Por la paz
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    El comandante valenzuela
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
    Guantánamo
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
    Relevo del general Martinez Campos
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
    El embarque
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
    En palencia
        Page 267
        Page 268
        Page 269
    Opiniones de un soldado
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
    Los combates de la trocha
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
    Lucha de 20 contra 200
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
    Historia de unos expedicionarios
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
    Un encuentro con Rego
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
    La muerte de un cabecilla
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
    Notas comentarios
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
    Fusilamiento de un desertor
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
    La opinión de un autonomista
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
    Tropas expendicionarias
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
    Mas tropas
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
    En el terreno
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
    Conducción de un convoy
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
    Voladura de un tren
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
    La "doctrina" de Monroe y la America latina
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
    Invasión de las villas
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
    Colombia y España
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
    Las operaciones
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
    El teatro de la guerra
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
    Cabos sueltos
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
    El combate de mal tiempo
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
    Detalles
        Page 451
        Page 452
        Page 453
    Siguen avanzando
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
    El 5 de Montaña
        Page 467
        Page 468
        Page 469
    Un heroe
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
    El combate del río colmena
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
    Lo que se dice
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
    Negruras de la guerra
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
    Sigue la guerra
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
    Una derrota
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
    Nuestras fuerzas
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
    La beligerancia y los senadores yankees
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
    El general Weyler
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
    El cabecilla cepero
        Page 579
        Page 580
        Page 581
    A la mar!
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
    En las charcas
        Page 586
        Page 587
        Page 588
    Notas de la guerra: el combate de la esperanza, Rafael Estrada
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
    Varios combates
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
    Cabos sueltos
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
    En el callejon de javira
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
    En el plata
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
    Desde Santa Clara
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
    Los españoles en Mexico
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
    Interview con el medico
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
    Table of Contents
        Page 639
        Page 640
Full Text


R.G UERRER,


'1~I


8, a4
tLr


jlJ6


'4


IBk~~


,- I











UER6IACBA

LA GUERRA DE CUBA






VR6NICA


LA GUERRA DE CUBA
(1895-96)
ESCRITA POR
RAFAEL OUERRERO
Con los datos suministrados por los corresponsales de Habana y New York
y documents adquiridos al efecto


Ilustraciones de los distinguidos dibujantes sefiores LAABITA, PASSOS, CUBELLS I PONS






Tomo segundo


LIBRERiA


BAROELON A
EDITORIAL DE M. MAUCCI
8, Conde del Asalto, 8
4 oa

Dorros
*tco-SAcsLONK




























































T-Tipograffa Hispano-Americann, Montsenrrat, 3.-BaxcelOn





















A




TOMO SEGUNDO
(Primera part)



LOS ULTIMOS EMBARQUES

El dia 20 de Noviembre, se celebraba en el cuartel de San Roque de
CAdiz, el solemnisimo acto de jurar la bandera los 1,000 hombres que
constituyen el batall6n expedicionario de Pavia, que march A Cuba
el dia 22.
Desde antes de las 10 estaban en el patio del cuartel la secci6n de
gastadores, cuyos individuos ademis de su armamento, Ilevaban hachas,
y otra secci6n armada para la escolta de la bandera.
A las 10 y encontrAndose ya en el cuartel los generals sefiores
Rodas, Castillejos y BazAn, con los demis jefes y oficiales del regimien-
to, la banda de miisica bati6 march y fueron saliendo de los dormito-
rios los soldados, que al poco rato quedaron formados en el patio en co-
lumna double.
Iban todos en traje de rayadillo, con mochila, en la que Ilevaban
entire otras cosas, los zapatos guajiros, y sin armamento.
A los acordes de la march real, fu6 conducida la bandera A la ca-
beza de la escuadra de gastadores. Momentos solemnes de expectaci6n:
todos los concurrentes del element civil estaban descubiertos. Alli se


FFre--cia 10 vleimt.


Uuxtcerno" 41--T.11.





CR6NIOA DE LA GUERRA DE CUBA


vefan A los seriores Viesca (D. R.) que en representaci6n del Casino,
y con el secretario D. Francisco ArAmburu 6 Inda yvarios socios, entre-
g6 al coronel Sr. Estruch, 1,000 pesetas para los soldados del batall6n,
regalo de la Sociedad citada; al director de la compafifa que actuia en el
Principal Sr. Riquelme y otros artists, y representantes de la prensa.
Los balcones de los pabellones que dan al patio del cuartel, estaban
ocupados por las families 6 invitados de jefes y oficiales.
Todo ya dispuesto, el comandante D. Emilio Morales, del batall6n
expedicionario, pregunt6 4 los soldados con clara y vibrant entonaci6n.
--Jurais a Dios y promet6is al rey, seguir constantemente sus ban-
deras y defenderlas hasta perder la ultima gota de vuestra sangre, y no
abandonar al que os estuviera mandando, en funci6n de guerra, 6 dis-
posici6n para ella?
-Si, juramos-contestaron los soldados unanimemente; y entonces
el capellan del regimiento D. Antonio L6pez Vergel, que estaba situado
Sl]a izquierda de la bandera, dijo:
-Por raz6n de mi sagrado ministerio, ruego A Dios os lo premie si
asi lo haceis, y si no, que os lo demand.
Acto contifuo fueron desfilando los soldados uno a uno por delante
de la bandera, besandola, y despu6s de esta ceremonia, pasaron por de-
bajo de ella de dos en dos.
Entretanto la m-:sica del regimiento tocaba una march, y se saca-
ban vistas fotogrAficas para esta Crdnica.
Despu6s form6 el batall6n en linea, siendo revistado por el general
senior Rodas, verificAndose el desfile, 6 ingresando los soldados en sus
dormitorios.
En iltimo lugar de la fuerza iba una cantinera, airosamente vestida,
de rayadillo, chaquetilla simulando una guerrera, aunque sin los cor-
dones de 6sta, enagua a media pierna, polaina y bota, negras.
En la cabeza lleva una gorra de cartel de las antiguas, que son muy
airosas y le sienta muy bien & esta cantinera.
No es bonita ni fea; simpAtica y de agradable trato: ni muy baja,
ni alta tampoco, su estatura es de la corriente en mujeres; morena y
gruesesita. Tiene buen cabello.
Se llama Dolores Cisneros Martinez, natural del Puerto de Santa
Maria, de 29 aflos de edad y soltera.
No tiene padre; madre sf y hermanos.
En su pueblo era planchadora y lavandera y trabajaba en las labo-
res propias de su sexo.
En el mismo batall6n va para Cuba un hermano de la cantinera lla-
niado Manuel, que leva 33 meses de servicio.
Ella pidi6 permiso al coronel para marchar con el batall6n, y le fu6
concedido.





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

La cantinera era una nota muy curiosa en la formaci6n.
Pasaron los generals, jefes y oficiales al Cuarto de Banderas y allf el
general Rodas felicit6 A los jefes y oficiales de Pavia por el brillante es-
tado en que el batall6n se encontraba, elogiandolos, especialmente al co-
ronel senior Estruch.
Despubs, en el mismo Cuarto de Banderas, en la habitaci6n de en-
trada, se sirvieron galletas, vinos amontillados y tabacos habanos, ini-
ciando los brindis el general senior FernAndez de Rodas.
Dijo que aceptaba con gusto la copa que se le ofrecia A nombre del
batall6n expedicionario por el coronel sefior Estruch.
Brinda por la suerte indudable del batall6n, que es uo pe dazo de su
coraz6n, el Altimo que le queda, porque este es el ulitimo cuerpo de su
division que va A Cuba, donde ya se encuentran los restantes y A donde
61 quisiera ir, pero no esta en su mano el disponerlo asi.
Desde CAdiz-afiade-veo marchar al batall6n, y aquf lo recibir6 al
retorno, cubierto de honra y gloria, triunfanteIa bandera, que es elsim-
bolo dela patria.
Que el Dios de las victorias os acompafie: cdinpla ca4a cual su mi-
si6n como la patria exige: llevais la confianza de que os dirige un jefe
expert que conoce la manigiia, porque luch6 en ella como subalterno y
sabra guiaros seguros al triunfo.
Alude al general BazAn, que siempre recordari A Pavia por ser el dl-
timo regimiento que mand6.
Da el adi6s de despedida hasta el acto del embarque, en que abraza-
rA A todos, y bebe la copa A la salud del regimiento.
El coronel Estruch habla despu6s, dando las gracias al general por
las frases que le ha dedicado, consignando que le parecen exagerados los
elogios que a su persona se refieren y aceptando los dedicados a sus su-
bordinados.
Elogia la discipline de sus soldados, que han jurado a Dios servir al
rey, y que en el acto de la guerra se acordarAn del juramento, que es
para ellos una religion.
Dedica A CAdiz frases carifiosisimas: aquf quedan nuestras families
y a este pueblo volvera Pavia para demostrar que es digno del carifio
que aqui se le tiene.
El senior Estruch se emociona profundamente y tiene que interrum-
pir dos veces su brindis.
Termin6 despuds de elocuentes frases dedicadas A CAdiz, brindando
por este pueblo, por el rey y por la reina.
Se dieron vivas A los reyes y al coronel senior Estruch.
El general Bazan pronunci6 un brindis breve y elocuente enaltecien-
do al regimiento y A su coronel senior Estruch, brindando por los reyes
y por la patria.





4 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

El general Rodas habla de nuevo para elogiar al senior Estruch; sa-
luda al Casino Gaditano, A la prensa, y bebe por CAdiz, deseando A to-
dos salud y prosperidad.
El senior Viesca da las gracias por las frases que se han dedicado al
Casino y A CAdiz, y se da la enhorabuena por haber sido testigo de un
acto tan severe, magestuoso y sencillo como el que ha presenciado y
que no puede olvidar.
H6nrase el Casino-dice--con despedir, sintiendo que se vayan,
esos defensores de la patria.


















Maniobras militares en Tarragona: Grupo contra caballeria.
1Qu6 dato mis elocuente que la emoci6n observada en el digno co-
ronel Estruch, que al mismo tiempo que se desprenden lIgrimas de sua
ojos, conserve en el brazo las necesarias energias para llevar el empuje
y decoro de la patria donde las armas lo exijan!
El element military se da la mano con este element de paz, unos de-
jando la patria, otros el hogar, todos se completan, y al beber por el
element military se brinda por Espafia, por Cadiz y por Pavia.
El senior Rocafull desea inmensa gloria al batall6n de Pavia.
El senior Bueno, recogiendo la alusi6n A la prensa, brinda diciendo
que si algo faltaba en Cuba lo va A completar Pavia.
En CAdiz se ve marchar al batall6n con pesar, porque se estima como
cosa propia, y lo despite con sentimiento del alma.
Brinda por Pavia, que ha de conquistar en Cuba los triunfos que al.
canz6 en Melilla, por los generals, jefes y oficiales alli presents y por
CAdiz.
El coronel retirado senior Urrutia tambi6n dedic6 algunas frases a





RO6NIOA DE LA GUERRA DE CUBA 5

los expedicionarios de Pavia; y por dltimo, el comandante senior Casta-
fidn propuso, y asi se hizo, que se confundieran en un abrazo el general
Bazsn y el coronel Estruch.
Invitado el senior Riquelme A brindar, lo hizo en la siguiente forma:
Aunque humilde histri6n del arte,
hoy, en tan solemne dia,
quiero tambi6n tomar parte;
brindo y bebo por Pavia.
La reunion se prolong algin rato y A las doce abandonaron los ge-
nerales Rcdas y Castillejos el cuartel.







I .











Cadiz: Embarque del regimiento de Pavia n6mero 48.
A los soldados se les entreg6 antes de que salieran A la calle el dona-
tivo que les habia hecho el Casino Gaditano.
Los soldados que constituyen este batall6n son quintos de este aflo
de las provincias de Valencia, Murcia y Alicante. Se han instruido en
catorce dias.
Van en el batall6n 4 jefes, 8 capitanes, 25 subalternos y 6 supernu-
merarios.
Las primeras tintas del amanecer del 22, sorprendieron en la esta-
ci6n del ferrocarril A varias families de Medina, AlcalA, Lope, Ayamon-
te y CAdiz, que desde antes de las cuatro esperaban la llegada de los ca-
zadores de Catalufia, entire los cuales venian hijos, hermanos y parientes
de aquellas.
Los que aguardaban eran en su mayoria gentes del campo. Algunos





6 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

realizaron el viaje a pie, para dar el uiltimo abrazo de despedida al ser
querido que march a ]a guerra.
A la hora en que el tren correo partia de Cadiz, anunciaba el tel6-
grafo la salida de Jerez del tren military con los cazadores.
A poco fueron llegando a la estaci6n y al muelle personas conocidas,
militares y puiblico numeroso.
A las siete de la mafiana se encontraban en la estaci6n los generals
Rodas y Castillejos, jefe de Estado Mayor senior Quintero, teniente del
mismo cuerpo senior (arrido, comandante ayudante senior Arrecivita,
teniente ayudante senior Jaime, teniente coronel de Artilleria sefior Me-
na, comandante senior Puente, capitin senior Carranza y otros sefiores
oficiales de la misma arma, segundo jefe de esta comandancia de Cara-
bineros con various oficiales, coronel mayor de plaza y otras comisiones
de jefes y oficiales de la guarnici6n.
Comisario de guerra senior Bo, comandante sfeor Casalines, el presi-
dente de la secci6n tercera de esta Audiencia, para despedir a un hijo
suyo primer teniente de cazadores don Carmelo Nogueras, la muisica de
Alava con bandas y gastadores y puiblico bastante, que se extendia a lo
largo de la via.
A las 7 y 35 minutes por el reloj de la estaci6n lleg6 el tren military:
la muisica ejecut6 una diana: los soldados dieron vivas A CAdiz: se apea-
ron los jefes, oficiales y soldados, saludando 4 los que aqui se encontra-
ban y confundi6ndose en abrazos el hermano con el hermano y los pa-
dres con los hijos.
Dada la hora retrasada con que llegaron los cazadores, dispuso el
general Rodas que no concurrieran 4 la misa por falta de tiempo ma-
terial para arreglar los uiltimos preliminares del embarque.
Formaron en el anden, donde se proveyeron de las mantas y pasa-
ron lista.
Durante 6sta nos informamos de que en C6rdoba se tribute al bata-
116n una despedida carifiosa y delirante.
A los oficiales les regalaron cajas de puros y a los soldados dinero,
los circulos conservador y military 500 pesetas cada uno, la sociedad la
Cruz Roja di6 una funci6n 4 beneficio de los expedicionarios, obteniendo
un product de 1,000 pesetas, que le fueron entregadas; el ayuntamiento
tambien les di6 dinero, y 4 la estaci6n concurrieron las autoridades to-
das, incluso el sfiior obispo, formandose en la via y en una gran exten-
si6n una linea de personas con bengalas, que los vitoreaban al mismo
tiempo que el tren caminaba.
Va con el batall6n la charanga del mismo, siendo 6ste el primero
que aqui embarca con miisica.
Manda la fuerza el teniente coronel D. Manuel Alvarez, siendo sus
comandantes D. Juan Valls Castelo y D. Nicolas Navarro. Van ademas






CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA 7

siete capitanes, 32 subalternos, dos de los cuales se incorporaron en
Utrera, medico primero D. Carlos Velasco y 30 sargentos, que en su
mayoria estuvieron en Melilla.
De los mil hombres que constituyen el batall6n faltan 50; se han
redimido ocho, algunos de ellos estando ya para marchar en la estaci6n
de C6rdoba, y el resto ha quedado en el hospital enfermos.
En Fuentes de Andalucia sali6 la misica del pueblo A tocar al paso
del tren, y en Jerez esperaban en la estaci6n los jefes y oficiales de ca-
zadores de Tarifa con la charanga del batall6n. Los de Tarifa obsequia-
ron A sus compafieros de Catalunia, con vinos para la tropa y dos cajas
de amontillado para los jefes y oficiales.
No ha ocurrido en el viaje hasta CAdiz ningun accident.
El general Chinchilla telegrafi6 al general Rodas, dici6ndole que
sentia que el estado de su salud le impidiera venir a despedir las tropas
y encargdndole que las despidiera en su nombre.
Terminada ]a lista y provistos los soldados de sus mantas salieron de
la estaci6n con la mlisica a la cabeza, formando en el extreme del mue-
lle en column cerrada por compafifa.
Los soldados en su mayoria son de CAceres, Avila, Salamanca y Ma-
drid, y algunos de esta provincia y de otras de Andalucia. Estos son los
menos.
Quintos de este afio van en el batall6n 248 y los restantes el que mAs
Ileva tres afios de servicio.
Por minutes aumentaba el public en el muelle, plaza de San Juan
de Dios y calls todas del barrio de Santa Maria.
Los balcones del ayuntamiento ostentaban colgaduras.
Concurrieron el alcalde senior Arroyo y concejales sefiores Orodea,
Casal, Larraondo, Torres (D. J.), Garcfa Bourlier, Rodriguez, Engo y
Miranda.
El general Rodas, con various jefes y oficiales, march A la Catedral.
En el cuartel de San Roque se hicieron los preparativos de march
desde bien temprano. A los soldados se les entreg6 el pan y la manta.
A las ocho y cuarto sali6 el batall6n del cuartel. Todo cuanto se diga
de c6mo estaban de public aquellos alrededores y las calls del Torno
de Santa Maria, Santo Domingo y Sopranis, resultaria incoloro ante la
realidad. Millares de personas se agolpaban y atropellaban por todas
parties, afanosas de abrazar los soldados.
Los vivas atronaban el espacio, y la ovaci6n que se le tribute a los
expedicionarios de Pavia fuW inmensa, enloquecedora.
Renunciamos A describir las sentidas escenas que se desarrollaron en
el transito, porque cualquiera las supone, teniendo en cuenta el tiempo
que lleva Pavia en CAdiz, el cariflo que se le profesa, y que aquf quedan
los series mis queridos de los que marchan hoy.






ORONICA DE LA GUERRA DE CUBA


En la plaza de San Juan de Dios era impossible el trinsito, lo mismo
que en la calle de Alonso el Sabio y plaza de la Catedral.


Tarragona: Despues de las maniobras.-Hacia el cartel.


Fuego en guerrilla.

En la puerta de la Catedral aguardaban los generals Rodas, Casti-
Ilejos y Toral y numerosas comisiones militares.
Penetr6 el batall6n en el temple, formando tres compaiifas en cada
nave.




Lo.s ultimon embarqiuel.


L -1


disO lidd del reimento Pavia nmero 48.

Cidli: Oflclalidad del regimlento Pavla nodmero 48.


s.


:".


1~9 )





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA.


Los generals y autoridades militares se situaron al pi6 del presbite-
rio en la crujia central; parte de los gastadores A los lados del presbite-
rio y en 6ste el cabo y otros con el corneta de 6rdenes.
El abanderado, con el capitin ayudante senior Ferrer, se situaron A
la derecha del altar, donde tomaron asiento el alcalde y concejales y el
vicepresidente de ]a comisi6n provincial senior Mel6ndez y secretario de
la Diputaci6n senior Cano Benitez.
Comenz6 el religioso acto A las nueve menbs cuarto, durante la cual
la muisica estuvo ejecutando algunos nimeros.
La cathedral resultaba pequefia para tantas personas como acudieror.
y no fueron pocas las que tuvieron que quedarse en la calle.
Terminada la misa, ocup6 la cdtedra del Espiritu Santo el senior
obispo y dirigi6 A los soldados una sentida plAtica, concebida en estos 6
parecidos t6rminos:
Ausente hace dfas, para honrar un egregio difunto, y por motives
de familiar, habrfa sentido no llegar a tiempo de despediros, amadisimos
soldados de Pavia, que siempre, y mis en el infortunio de la patria, se
consuela y reanima el abatido espiritu, publicando la her6ica abnega-
ci6n y el indomable valor de los soldados espafioles, asi como haciendo
ostensibles estas demostraciones de amor con que concurre el pueblo ga-
ditano A daros el adi6s de despedida a vosotros que vais A defender el
territorio espafiol.
De vosotros no cabe pedir mis.
Secos los ojos, pero Ilorando sangre el coraz6n, os habeis arrancado
de lo. brazos de vuestras idolatradas madres, de vuestras esposas aman-
tisimas y de los besos de vuestros hijos queridos, para volar A luchar
con un clima cruel, con la perfidia de los traidores, tal vez A dar la vida
en los virgenes bosques de Cuba 6 A sufrir el barbaro machete de los in-
humanos mambises.
Las dichas deliciosas del hogar pacifico hAnse trocado en tristes
amarguras con vuestra ausencia por los azares de la guerra, pero la pa-
tria corresponde agradecida A vuestro sacrificio, acudiendo con recursos
A vuestras necesidades, 6 inscribiendo vuestros nombres en el largo ca-
tAlogo de los heroes.
Desarrollando fuerzas latentes, supremas, el gobierno se ha propor-
cionado sin menoscabo del cr6dito puiblico y sin exigencias vejatorias,
los medios que se necesitan para terminar la guerra.
El caudal de la patria es el vuestro y todo se facility largamente.
La patria os favorece con sus fervientes oraciones, y vosotros, solda-
dos cat6licos, A quienes me dirijo, comprendeis la eficacia de la oraci6n.
De los hogares vuestros Alzanse al cielo plegarias ardientes de vues-
tras madres, esposas 6 hijos, para que Dios os conserve y os devuelva a
sus amorosos brazos.





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


La Iglesia hace lo mi.-mo: desde el comienzo de la guerra se hacen
plegarias por los sacerdotes por vuestra salud y por el triunfo de las ar-
mas espafiolas.
He aqui por qu6 yo pido A Dios conserve vuestras vidas, siquiera sea
A costa de prodigies, como conserve la del ilustre caudillo que estuvo en
este recinto y en cuyas manos se encuentra, no solo el giro de la guerra,
sino la suerte y destiny de la patria.
Tal vez por esto el Angel de la Guarda, que vela constantemente por
61, lo libr6 de las balas que atravesaron su maletin.
Si marchais como aquellos soldados de que habla el padre San Ber-
lo, forrados por dentro de la fe y de hierro por fuera, nos abrazare.
mos en retorno, convirtiendo las plegarias de este dia en himnos de
triunfo.
Di6 el senior obispo su bendici6n y se dispuso la salida del temple,
hasta cuya puerta concurri6 dicha autoridad eclesiAstica con los seio-
res can6nigos A despedir a los expedicionarios.
En la plaza de la Catedral habia engrosado la concurrencia de ma-
nera considerable.
Desde las grades del temple se observaba una inmensidad de cabe-
zas humans, cuya vista se perdia por la calle de Alonso el Sabio. La
perspective era grandiose.
No con poco trabajo pudo abrirse paso la tropa: todos se disputaban
el honor de abrazar al coronel senior Estruch. Al lado de 6ste y desde la
salida del cuartel, caminaba un hijo suyo, hombre ya.
Todas las ventanas, cierros y balcones de las casas de dicha plaza,
calle de Alonso el Sabio y plaza de San Juan de Dios estaban atestadas
de gente, lo mismo que las murallas y el muelle. Muchas families ocu-
paban carruajes.
En el balc6n principal del ayuntamiento estaban el gobernador ci-
vil, el alcalde, concejales y vice-presidente de la comisi6n provincial
esperando la llegada del general Rodas y los otros ya mencionados.
Las tropas penetraron por el ala izquierda de la plaza, formando en
column por secciones frente al ayuntamiento y verificandose luego el
desfile por la derecha.
En la citada plaza los soldados vitorearon al rey, A la reina, A Es-
pafia, A CAdiz, A su ayuntamiento y A Pavia, emprendiendo la march
hacia el muelle.
Iban delante con banderas los estudiantes del bachillerato y de co-
mercio.
El entusiasmo que aquel cuadro produjo fu6 inmenso: los vivas se
sucedian sin interrupci6n y las notas de la misica hacian olvidar, si-
quiera fuera momentAneamente, A los que aquf quedan llorando la au-
sencia de los que marchan A la campafia.





CB6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


En el muelle form6 el batall6n pr6ximo A la Iltima escala del E.
Todas las disposiciones estaban adoptadas, pero la concurrencia di-
ficultaba las operaciones. Allf estaban para dirigir el embarque, y lo
dirigieron con acierto y rapidez, el comandante de Marina senior Due-
iias, segundo senior Ibarra, ayudante senior Castafio y otros sefiores
ayudantes de dicha capitanfa con el personal auxiliar de la misma.
En tres balandras, dos de las cuales iban remolcadas por el vapor
Trocadero, del senior Mac Pherson, quien tambi6n se encontraba alli
present, y otra por un auxiliar de la TrasatlAntica se dispuso y llev6 A
efecto el embarque, que fu6 amenizado por la banda del batall6n, la
cual tambien lleg6 hasta el trasatlAntico con la tropa.
En el puente del vapor iban el general Castillejos, coronel Estruch y
otros jefes.
El general Rodas di6 vivas a Espafa, al rey, A la reina, A Pavia y al
ej6rcito, que fueron calurosamente contestados.
En la travesia, una de las balandras que Ilevaba el Trocadero hubo
de romper el remolque, recogi6ndose de nuevo sin consecuencias.
A la una tuvo lugar el embarque de los cazadores, que tambi6n lo
verificaron en el citado vapor y en un auxiliar remolcando balandras y
repiti6ndose los vivas al desatracar las naves del muelle, siendo pr6xi-
mamente la una y media.
En el auxiliar nimero 3 embarcaron los generals Rodas, Jiminez
Castellanos, Bazan y Obreg6n, destinados estos tres iiltimos A Cuba,
como ya se ha dicho; otros various jefes y oficiales, los ayudantes de los
generals citados, el senior Rodriguez Guerra (D. J.) y algunas personas
conocidas.
Hacia mar de leva y algunos soldados se marearon.
El coronel de Pavia dirigi6 telegram de despedida A la reina, al
ministry de la Guerra y al comandante en jefe de este cuerpo de ej6rcito.
Por la mariana A primera hora se embarcaron 68 individuos de la re-
cluta voluntaria.
Tambi6n se embarcaron 20 Hermanas de la Caridad y 42 jefes y ofi-
ciales para ser destinados A cuerpos.
En total lleva el vapor Buenos Aires 2.116 pasajeros.
He aqui los telegramas A que antes hemos hecho referencia:
General gobernador al jefe del Cuarto Militar de S. M. la reina.
Ruego A V. E. haga llegar hasta S. M. el telegrama siguiente:
Seliora: Jefes, oficiales y tropa batall6n expedicionario Pavfa, en
el moment de embarcar para Cuba, me confieren la uiltima honra de
elevar hasta V. M. respetuoso saludo de despedida.
La defense del trono y de Espafla es la supreme aspiraci6n que lie-
van y la cumplirAn como buenos, porque todos ellos lo son.
Con pensamiento en Dios y en el honor de la bandera, juran derra-







mar hasta la Altima gota de nu sangre en defense de la integridad de la
patria; alentAndolos para ello el cariflo de su reina y el deseo de cumplir
religiosamente sus deberes de soldados.
General gobernador al ministry de la Guerra:
Jefes, oficiales y tropa del batall6n expedicionario Pavia, antes de
partir para Cuba, me ruegan envie A V. E. respetuoso saludo de despe-
dida.
Van animosos y contents como cumpei 4 soldados espafioles; Ilevan
la conciencia de su deber y la bendici6n de la iglesia les ha sido dada
por el ilustre obispo de CAdiz, habi6ndolos despedido la poblaci6n con

















Primera y segunda fila.-iFuego!
Ultimas maniobras del batall6n expedicionario de Navarra en el campo de Marte de Tarragona.
tal entusiasmo que no encuentro frases para ponderarlo, ni jams po-
dr6 agradecer bastante.
El batall6n de Pavia honra A la naci6n y al ej6rcito y enorgullece A
este humilde general, que eleva tambien A V. E. el testimonio de su res-
peto y felicitaci6n, asegurandole que con soldados como dstos, todas las
empresas son posibles y la victoria segura.
General gobernador al comandante en jefe.-Sevilla.
El batall6n expedicionario de Pavia, al embarcar para Cuba, le en-
via por mi conduct el mis respetuoso saludo de despedida.
En el moment de alejarse de Espafia juran una vez mas ser dignos
de la region A que pertenecen: el nombre de V. E. les infundiri alientos,
y cuando derramen su sangre por la patria, recordarAn que tambien
verti6 V. E. la suya en defense de los mismos ideales.
Sirveme de grata satisfacci6n participar A V. E. que el expediciona-
rio de Pavia va en las mas brillantes condiciones, prometiendo ser dig-


13


OR6NICIA DR LA GUERRA~ DE CUBAI





14 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

no del her6ico nombre que leva, y del mando de V. E., A quien respe-
tuosamente felicito.
La despedida entire las autoridades militares A bordo del Buenos
Aires, fu6 afectuosisima y sentida.
A las cuatro menos cuarto de la tarde disparaba el cafionazo de sa-
lida el hermoso trasatlantico, y cruzaba gallardamente las aguas do-
blando la punta de San Felipe.
En Cadiz ha quedado en el hospital military, por encontrarse enfer-
mo de cuidado, el segundo teniente de cazadores de Catalufia, senior Do-
minguez, que lleg6 de C6rdoba.
En el Satruistegui embarcaron el dia siguiente y con los batallones
de Saboya y Zar-goza, los generals seiiores Toral y del Rey.



En Palma, la cei-;monia de bendecir la bandera de guerra regalada
por la poblaci6n. fu6 imponente.
El dia 20 de Noviembre, las campanas anunciaron con sus repiques
la solemnidad; la bandera enfundada, tal como la llevarA el official aban-
derado en los ejercicios de combat, fu6 conducida A la sacristia y des-
pu6s colocada y desplegada al lado del Evangelio.
Las naves de tan augusto temple, hallabanse atestadas de numerosa
y escogida concurrencia.
Ocupaban lugar preferente el Excmo. Sr. Capitan general, el Gober-
nador military de la plaza, comisiones de todos los cuerpos y depen-
dencias militares, los generals Palou de Comasema, Bennasar, Ascen-
si6n, Truyols, Leon v Montaner, el Gobernador civil, Alcalde, Ayunta-
miento, Presidente, Fiscal y Secretario de la Audiencia, Diputaci6n,
Delegado de Hacienda y demis corporaciones administrativas y litera-
rias. y la prensa.
Eran las diez cuando en medio de un religioso silencio y de ]a gran-
diosa severidad que producia el altar mayor, ricamente adornado, y las
paredes laterales colgadas de damascos, se adelant6 S. E. Ilma. el senior
Obispo de aquella Di6cesis para la memorable ceremonia de la bendici6n de
la bandera: cubri6se de sus vestiduras pontificales, y empufiando el bAcu-
lo, 4 la vez que arrodillandose el Comandante sefior Matheu, jefe acci-
dental del batall6n, con la bandera desplegada y rendida, di6 la bendi-
ci6n sobre ella y sobre las cabezas del ayudante, del abanderado interi-
no senior Morey y de los individuos que formaban la escolta.
Entonces observ6se en los semblantes de la distinguida concu -
rrencia, en especial de sefioras, ]a emoci6n que habia producido en el
animo tan solemne y significant acto.
Seguidamente se hizo cargo de la ensefia el official abanderado, y ce-





R6ONICA DF LA GUFRRA DE CUBA 15

lebr6 misa de Pontifical el obispo ocupando la cAtedra sagrada, des-
pu6s del Evangelio, el M. I. Teniente Vicario de aquel distrito, don
Joaqufn Cervera Sim6n, Predicador de S. M. y de elocuencia, cuya voz
ha resonado muchas veces en los temples de la peninsula y que con la
galanura de un castizo estilo, exquisita erudici6n y salpicado de pArra-
fos sonoros, pronunci6 un sermon elocuentisimo.
He aqui los puntos mis culminantes del ex-rdio y platica sinteti-
zados:
cGrecia celebraba aquellas fiestas panateneas en las cuales elnavio de
Minerva con ingenioso y oculto artificio y a remo y vela pnr tierra con-
ducido, ostentaba procesionalmente la famosa Peplo, vela sacra recama-
da de oro y pedreria, donde estaban escritas las hazafis de Palas con-
tra los Titanes y las proezas de los guerreros de Atenas.
Nosotros por fortune no adoramos al ,Jipiter de Dodona sino al Dios
de Israel y por eso venimos A esta Basilica a ensalzar y bendecir esa ban-
dera que ha de ser para vosotros principio fecundo d loables acciones,
manantial inagotable de ilustres hazafias, sinte;is de acerbos dolores y
de inefables sacrificios.
>El objeto primario y esencial die ej6rcito no es el ejercicio de la
guerra, pero esta es licita, necesaria y auin meritoria cuando se trata de
conservar los intereses morales y materials de la naci6n, el orden, la
justicia y la paz, Bellum geriltr, decia San Agustin a su amigo el
Conde Bonifacio, general del Imperio. Bellum geritur ut pax acqui-
latur.
,La significaci6n del acto que hoy se celebra, la bendici6n de esa
bandera, nos recuerda dos sentimientos que se desarrollan en todos los
climas que han atravesado todas las edades halagiiefias y tristes, pr6s-
peras y adversas y han inspirado las sublimes concepciones del arte y
han dado vigor y realce al genio y vibran en todas las almas sensibles.
Dos sentimientos potentes y vehementisimos: el amor patrio y el senti-
miento religioso.
>'El amor patrio empieza en la segunda etapa que recorre el hombre
sobre el planet, simultaneamente con la historic del arte military y aun
con el origen de la propiedad; empieza cuando la tribu laboriosa abre el
primer surco en el fondo del valle, cuando levanta la poblaci6n en la al-
tura 6 en la falda de la montafla para defender sus frutos contra la ra-
pacidad de la tribu errante y holgazana.
>El sentimiento religioso empieza en el exordio de los tiempos. La co-
losal inteligencia de Bossuet descubre en todos los sucesos de la edad pri-
mitiva la idea y esperanza del divino libertador. Asiria y Babilonia le-
gan esta herencia A los m6dulos y a los persas y 6stos la trasmiten a to-
dos los pueblos sojuzgados por el genio guerrero de la antigiiedad, por el
hijo de Filipo el Macedonio.





16 oR6NICA DE LA GUERRA DR CUBA

> Y sigue palpitando este sentimiento en el seno de la idolatria, en la
urdimbre de la fibula, en los acentos de la lira pagana, en las fantAsti-
cas lucubraciones mitol6gicas; y A pesar de su arte incitante, uIibrico y
voluptuoso, palpita tambi6n en ]a tierra claaica de la filosoffa, en aque-
la Grecia sofiadora y poetica, arrullada por las ondas de un argentino
mar, que se rompe en blanca espuma en sus costas, reclinada al pi6 del
Olimpo, desde cuya cima centellean ain los timidos vislumbres de 86-
crates, Arist6teles y Plat6n; no obstante las rafagas de sensualismo y
de lascivia, y la degradaci6n de sus costumbres, palpita tambien en la
antigua ciudad de Aventino.
)A l legar A este punto hacemos alto en nuestia
march para escuchar una voz misteriosa que suena
en el orienre; es la doctrine de Jestis que derriba los
falsos idoloa y ahuyenta con su luz las sombras del
S- paganismo.
'": 2Y como esta doctrine purisima no pudiera amal-
S' gamarse con la corrupci6n del imperio, allA en las
estepas del septentri6n 6yese el galopar de los caba-
A los de Atila; son las huestes que la Providencia en-
S via sobre Roma, huestes barbaras, casi salvajes, in-
d6mitas y feroces, A cuyo empuje el imperio se des-
vanece como una sombra.
SMas, por que el amor patrio y el sentimiento
S religioso han de sellarke con sacrificio cruento? gpor
que estos dos sentimientos nobilisimos han de arrai-
-n d Pa garse con la sangre de los heroes y de los martires?
Cantiner dePaia. ,h sefioreE! con sangre se afianza la tribu an-
tigua y con sangre se consolida la naci6n modern; con la sangre pre-
ciosisima de Jesus se realize la obra incomparable de nuestra redenci6n;
con la sangre de 18 millones de mArtires, se levanta el grandiose edifi-
cio del catolicismo.
,Soldados del batall6n provisional de Cuba, vuestra sangre reclama
tambi6n la naci6n, vuestra sangre exige las angustias de la Patria ;la
Patria! nombre magico que produce la vehemencia del entusiasmo,
paraiso de nuestros suefios, fuente de todo heroismo y abnegaci6n.
>Por la Patria firma Aristides su sentencia de ostracismo, Curcio se
lanza con su corcel al precipicio, Eschvola quema su diestra y quinien-
tos espartanos acaudillados por Le6nidas detienen la rapidez del ej6r-
cito de Xerxes en los desfiladeros de las Term6pilas.
i;Espafia! iinmortal Espafii! perla engastada en las aguas de los
mares, eden del viejo continent, un dia fuiste gentil matrona, hoy es-
tAs encorvada. 4Si sera por el peso de tantos laureles? Estas envejecida!
Si sera por la ingratitud de tus hijos?






CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA 1I

,;Ah! si yo pudiera expresar con toda su aterradora grandeza la
sublime epopeya de tus dolores y martirios.... Ahf est s cual majestad
cafda, recostada al pie de tus blasones, como la desventurada Si6n,
triste, florosa y solitaria. aQub haces ahi en tan angustioso duelo, en
tan amarga aflicci6n?
Pero con nuestros infortunios y adversidades, nosotros somos de la
raza del Cid, mas fuerte que la de Ajax; en la hora supreme repetimos
las palabras de Calfstenes a su amigo Lisfmaco, nos levantamos un codo


Casa ealdera del ingenio "Dos Amigos" propie4ad de don Pedro Goicochea, incendiada por la partida Acebo.
sobre nuestra estatura y como el guerrero del ciego de Smirna solo ne-
cesitamos luz para pelear.
Espafia es siempre grande, magninima y varonil. Espafia es hoy
la admiraci6n del mundo. Espafia es Sagunto vencedora de Anibal, en-
volviendo entire sus escombros las huestes de Cartago; Espafia es Nu.
mancia ardiendo ante las asombradas legiones de Roma vencida; Es-
pafia es la que dicta leyes A Sedfn y Barbarroja en Lepanto, y & Mira-
molin en el Muradal.
>Soldados del batall6n provisional de Cuba, estas son las glorias,
esta es la historic que vais a defender 6 la sombra de esa inmaculada
Cuaderno 42-T. u. Precio 10 cent.n





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


bandera, que es la bandera de Calatafiazor, la que tremo16 en los muros
de Granada, en Italia y en Flandes, en la playa de Argel y en Trafalgar,
en Zaragoza y Gerona; es la bandera de nuestra antigua coronilla de
Arag6n, de aquellos heroes que saliendo de las fragosidades y riscos de
Sobrarbe y de los f6rtiles campos que bafian el apacible Isuela y el im-
petuoso Cinca, fijaron sus barras en las puertas hierAticas del Asia.
,Es tambien la bandera de nuestras creencias religiosas. 4No sabeis
que A la sombra de la cruz paseamos victoriosos nuestros estandartes de
Oriente a Occidente, de Norte A Sar, por todos los mares, por los conti-
nentes todos? 4No sabeis que en la grandiosa epopeya de nuestra recon-
quista, solo el f6rvido entusiasmo religioso derrot6 en cien combates A
los hijos del Islam?
.>Los b6licosacentos que resonaron en las breilas de Asturias no eran
sino un plaflido religioso, y desde Covadonga, donde brill6 la aurora de
nuestra libertad, hasta Granada, donde termin6 nuestra opresi6n, en
aquella titinica lucha de 781 aflos, el ejercito espafiol iba siempre pre-
cedido de la cruz; entire los pliegues de su bandera se dibujaba la son-
risa de Maria; con su invocaci6n los debiles cobraban aliento, los fuer-
tes pujanza y las huestes del profeta mordian el polvo del combat en
las Navas, Alarcos, Clavijo y Sevilla, donde el soldado cristiano inmor-
taliz6 su valor, sus proezas, su heroismo.
,Pero esta bandera es especialmente Balear; ha sido adquirida con
las cantidades facilitadas por los habitantes de la provincia, y baleares
sois tambien los que vais A escribir su historic, ilustrAndola con glorio-
sas hazarias.
>Recordad aquel grito patrio y en6rgico, aquel grito terrible, aquel
desperta ferro de los almogAvares, y haced ver a los insurrectos que los
baleares de hoy son los heroes de ayer, demostrad al nuevo continent, y
al mundo entero, que aun corre por vuestras venas la sangre de los
'vencedores de Otumba.
<;Fuera debilidades y desmayos! ;Atras la cobardia! No hay laure-
les sin sacrificio; no hay resurrecci6n sin calvario: resistid la tempestad,
que ya vendra la bonanza, y si los de Tesalia coronaron de amaranto el
sepulcro de Aquiles, porque habia peleado en defense de sus conciuda-
danos, el amaranto y el laurel y mil coronas os reservaran nuestros pai-
sanos, cuando torneis victoriosos: si-lo que Dios no permita-la muerte
cortare vuestros pasos en la inclemente manigiia, la brisa de los mares
traerA A este suelo bendito, el f6sforo de vuestros huesos, el oxigeno de
vuestra sangre, para encender mis y mAs el patriotism de vuestros
hermanos islefios.
Voy A terminar imaginandome un espectaculo tan triste como
tierno conmovedor.
SAproxfmase el moment de partir: yo contemplo A vuestros padres,






CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA 19

A vuestros parientes y amigos con los ojos enrojecidos a fuerza del Ilan-
to, y A vosotros, A vosotros aturdidos de pena mientras vuestras madres
y hermanas os colocan con especial cuidado un escapulario de la Santi-
sima Virgen, mientras os confirman en las m6ximas aristianas, que fue-
ron siempre el mas rico tesoro de vuestras familiar. Dilatad vuestros pe-
chos, mostraos serenos y no redobleis el dolor de los que aquf quedan.
Id, pues, en paz, mis queridos soldados; procurad distinguiros por vues-
tra subordinacidn y discipline, por el amor que os profeseis unos A
otro. Id en paz, os acompaiian nuestras oraciones y las bendiciones del
cielo. Vuestras madres, postradas ante los altares, imploran la interce-
si6n de la reina de los Angelee, figure la mis dulce, la mis bel!a, la mis
simpatica que brilla en el cielo del catolicismo.
>;Dios clemente y misericordioso! ;Guardad A estos bravos defenso-
res de la patria! iQau les respete la lluvia y el rocio, el calor tropical y
aquel otro enemigo mis cruel 6 implacable, la fiebre traidora.
>Soldados; confiad en el SAior; 61 premiara vuestros sacrificios y os
mostrara los diafanos horizontes de la gloria.,
Tal ha sido el serm6n del eximio padre Cervera, justificand) la repu-
taci6n de distinguido orador sagrado y de rasgos de exquisite erudici6n,
de que teniamos las mejores noticias por su antecesor y por la prensa
del continent.
Ha sido, pues, escuchado con sumo agrado y felicitado por el audi-
torio, como un privilegio exclusive del talent.
Terminado el acto, la bandera y escolta se incorpor6 al resto de la
fuerza que se hallaba con las armas presentadas, al propio tiempo que
las misicas de los regimientos regionales tocaban march.
Un gentio inmenso esperaba en las afueras de la Catedral para oir el
discurso del jefe de la fuerza, que pronunci6 seguin prescribe la ordenan-
za, recomendando la obligaci6n de conservar y defender la bandera,
hasta perder la vida, por interesarse en ello la gloria de la Naci6n, el
honor personal y el cr6Jito del cuerpo.
Hecha la exhortaci6n se verific6 la descarga, y desfil6 el batall6n
abriendo paso por la multitud que se apifiaba, dirigiendo atentas mira-
das A la bandera y A los valientes baleares que marchan con ella el suelo
cubano para distinguirse, como lo hicieron sus antepasadus en Tesino,
en Trasimeno y en Cannas, donde formaron la primer lfnea de Annibal.
*
*
En Pollensa fu6 imponente la despedida de los soldados.
Un acontecimiento que formarA 6poca en los anales de la historic
de este pueblo, tuvo lugar con motivo de pasar A Palma los soldados A
quienes ha tocado la suerte de former parte del batall6n provisional de
Cuba.





20 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

A las ocho en punto, y apenas sonaron las primeras campanadas, los1
alrededores de la parroquia se vieron invadidos por un gentfo inmenso;
y apenas hubo entrado el Clero y el Ayuntamiento, el temple qued6 ma-
terialmente Ileno.
En seguida el senior Cura pArroco, con su elocuente palabra hizo una
plAtica tan sentida y tan conmovedora, que hiz6 derramar abundantes
ligrimas al numeroso auditorio; recordAndoles que corria por sus venas
sangre de aquellos heroes pollensines que en 1550, sorprendidos por las
hordas del pirata Barba Roja, sin otras armas que las herramientas de
labranza, acaudillados por el insigne Juan Mas, supieron con su bravu-
ra arrojar y poner en vergonzosa fuga al terrible moro; y que como
aquellos derramaron su sangre generosa, para salvar la patria chica,
ellos tambi6n y sin temor A las fatigas que proporciona la manigtia, ni
4 los rigores del clima, demostrarian su arrojo, derramand, ]a ultima
gota de sangre para salvar la integridad de la patria grande. Y despu6s
de rezar las oraciones del Ritual, el senior Cura pArroco coloc6 so-
bre el pecho de cada uno de los expedicionarios un escapulario de Nues-
tra Sefiora de los Angeles, patron del pueblo; terminando este acto con
una Salve cantada.
Acto seguido, el pueblo en masa, acompafiado de la misica del pue-
blo, fu6 A la Casa Consistorial, donde en el espacioso sal6n de sesio-
nes se les tenfa preparado un almuerzo de abundante chocolate; servi-
cio que estuvo 4 cargo de las bellas sefioritas de la buena sociedad de
la poblaci6n, lo cual contribuy6 en gran manera A dar mas realce al
acto.
Terminado el almuerzo se levant6 el bizarre coronel retirado don
Guillermo Aloy, quien entusiasmado, cual si estuviera en el campo de
batalla, les dirigi6 una tan sentida y tan entusiasta arenga, que aquellos
j6venes sentian no encontrarse frente al enemigo; y hasta muchas per-
sonas de edad manifestaron, en aquel acto, vivos deseos de entrar en
fuego.
Y despu6s de exhortarles 4 que tuvieran sumisi6n y respeto A sus je-
fes, y que debian derramar la iltima gota de sangre antes que ser trai-
dores 4 la patria, termin6 dando vivas 4 Espafia, al Rey, A la Reina y
al pueblo, que fueron contestados por toda la multitud con bravos y una
prolongada y nutrida salva de aplausos.
Despu6s el sefor Cura parroco se puso A dirigirles la palabra, y
seguidamente el abogado don Guillermo Cifre, antes Coll, y don Ram6n
Martorell, quienes con elocuentes y sentidas frases aumentaron el
entusiasmo, siendo colmados cada uno con salvas de aplausos. Acto con-
tinuo y seguido de la respectable banda de mdsica del pueblo tocando un
entusiasta paso doble, se puso en march la comitiva recorriendo las
calls mis c6ntricas de la poblaci6n.





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA 21

Durante esta travesia, hasta legar al oratorio de Ntra. Sra. del Ro-
ser-Vell, parade de los coaches diligencias, se desarrollaron escenas
sumamente conmovedoras: aquf una madre con ligrimas en los ojos,
abrazando A su hijo y dindole sentidos besos, contestada por el adi6s
madre mfa, no lloreis, la patria me llama, la Virgen me socorreri; otro
entire los brazos de sus hermanas y parientes, despidi6ndose con vivas A
Espafia yA Pollensa, que eran contestados por today la multitud, y se cal-
cula que pasaban de 3.000 las personas que les acompafiaron hasta
dicho oratorio, donde entraron A rezar una oraci6n A la Virgen, y
despu6s marcharon entire gritos entusiastas de iViva Espafia! ;Viva la
Patria! iViva Pollensa! que resonaron por todo el valle.
A los acordes de la mu-
sica, la comitiva seguida
de la multitud se dirigi6
otra vez A la Casa Consis-
torial, donde se servi6 un
refresco por las mencio-
nadas sefioritas; y despuds
de obsequiarlos con melo-
Sdiosas tocatas por la ban-
da de muisica, el ya citado
senior Aloy volvi6 4 dar un
S-- viva 4 Espaiia y A Pollen-
sa, siendo contestado con
el mismo entusiasmo que
-antes.
Despu6s se presentaron
varias proposiciones: una
-_ Tpara costear los gastos de
Fuerte de Jaray6. Camino del Cobre. pasar la muisica A Palma
para la despedida del ba-
tall6n expedicionario; otra para costear una bandera nueva del Pueblo,
Sl]a que dichas sefioritas mostraron sumamente su galanterfa para con-
feccionar el bordado, y tenerla arreglada para el dia que marchase la
muisica; y otra para que se abra un cepillo para recover dinero para so-
correr A las families de los expedicionarios, que sufrieran la p6rdida de
algdn hijo, y se vieran con necesidad. Dichas proposiciones fueron acla-
madas con entusiasmo, y en poco tiempo se llenaron varias cuartillas
de nombres de suscriptores y en su mayor parte abonaron en seguida la
cuota para que voluntariamente se suscribian. En fin, el pueblo de Po-
Ilensa en masa, demostr6 ser un verdadero pueblo patriot y entusiasta.


* *




22 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

La despedida del Vicario castrense, en Palma, fu6 como sigue:

Al batallon provisional de Cuba

Es la despedida ccmo una consolidaci6n de afectos, como un pacto
de amistad perdurable de donde brotan fervieutes promesas, el temor y
la esperanza, el regocijo y la pena.
Mustio el semblante, los ojos nublados por el Ilanto, con una voz que
se anuda a la garganta, los soldados baleares dan un melanc6lico cadi6s,
A la noble metr6poli de sus islas, al paraiso de sus ensuefios, a la ciudad
hermosa, bManca como el cisne, pulcra y engalanada como la casta vir-
gen en el dia de sus nupcias.
Y desde la zona ardiente y al trav6s de los mares enviar6n cada dia
un tierno saludo, que no es buen soldado quien extingue el fuego sacro
de la gratitud; y vuestros hermanos de Palma os han prodigado sendos
agasajos, y han exaltado vuestro espiritu y vuestros sentimientos con
una corriente de intense cariflo y de vivas simpatias, y os despiden con
solemnidad y pompa, con toda la efusi6n del alma.
Por eso os vais con pesadumbre.
Y aumenta vuestro duelo al recorder el pueblo native; vuestras pu-
ras y santas afecciones. iCuanto os amarga, c6mo os desconsuela aban-
donar el oscuro y tranquilo rinc6n, embalsamado con los perfumes de
vuestra deliciosa campifia!
;Ah.....! imaginaos un pobre proscripto, abatido y sin aliento cuan-
do a gran distancia de su patria recuerda triste los encantos de la casa
paterna, los suspiros de su esposa, los lamentos de sus hijos, los horizon-
tes de su pals, sus infantiles juegos, su madre que no existe, el sepulcro
de sus mayors; vedle en tierra extrafia, melanc6lico y sombrio, solita-
rio y errante, contemplar con el alma apenada los montes, los valles y
los rios; nada le sirve de esparcimiento; ni aquellas auras reciben sus ge-
midos, ni hay aroma en aquellas flores, ni aquel cielo tiene estrellas
como las de su patria querida.
iFeliz, mil veces feliz el mortal que descubre siempre su cuna y no
le inquieta el pensamiento de que otra tierra sea su sepulcro!
Cuando el hijo de los mares abandon, en alas de la codicia, las pla-
yas de su patria, siente extremecerse su coraz6n y piensa tristemente en
las iras del tiirbido element: mas llega su anhelado y feliz regreso.....
;CuAntos recuerdos dulcisimos se agolpan A su mente! ;qu6 multitud de
tiernos afectos conmueven su Animo! Mientras le refrescala brisa natal,
recr6ase en las costas donde verified sus primeros n4uticos ensayos, sa-
luda los patriots lares y hace que su nave rompa veloz el cristal del in-
menso pidlago, para estrechar en sus brazos al amigo, al pariente, A su
esposa que le espera.





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


;Oh patria, objeto de amor, augusto santuario de nuestros regocijos y
penas, de nuestras efusiones y tristezas, libro de oro, abierto en curva
infinita, donde los heroes consignan sus hechos y las naciones sus triunn
fos y glorias, sus reveses y desventuras, sus ideales y sus transforma-
ciones.
iQu1 sublime es la palabra 4 este sentimiento que fascina y arrebata, que subyuga y enloquece;
pero en niguno ha tenido su tempo y su trono como en la antigua Ibe-
ria, en esta muynoble tierra espafiola, pals clisico del valor, donde
cada muro nos recuerda un combat, cada bandera una conquista y ca-
da soldado un monument de patriotism; naci6n cuyas maravillosas
empresas son otras tantas al parecer inverosfmiles epopeyas, que hubie-
ran infundido terror y espanto aun a los mismos gigantes de Homero.
4Donde encontrareis nombres como lo de Sagunto y Numancia, de
Zaragoza y Gerona? Donde heroes como Pelayo, Guillen Gonzalez,
Rodrigo Diaz del Vivar, Hernin Cortes, Pizarro, D. Juan de Austria,
el duque de Alba, D. Alvaro Bazan, Requesens, Churruca, Gravina y
Mendez Nufiez, todos ellos esforzados caudillos, insignes patricios, cum-
plidos caballeros y verdaderos cristianos? 6D6nde, decide d6nde se
ofrece un holocaust como el de Guzmin el Bueno, que sella su patrio-
tismo con la sangre de su sangre?
Soldados, imitad tan altos ejemplos, prius moii, quam fcedari:, esta
es la divisa de los heroes, que entrafia las leyes de Dios y de la Patria;
la divisa que templari vuestro espfritu, y os alentarA en el desfalleci-
miento, y os fortalecerg en la desgracia, y darA creces 4 vuestro valor
para sufrir hambre, sed, fatiga, el sol abrasador, los aguaceros y todo
los generos de peligros.
Allf, en aquella tierra mortifera, vasta necr6polis de la juventud es-
pafiola; en aquella perla de las Antillas, enriquecida y hermoseada por
nuestros mayores, en aquellos espesos bosques, humedecidos aun con la
sangre vertida en la campaila de los diez afios, allf vereis como pelean
los soldados de Le6n y de Castilla, descendientes los unos de los bravos
que lucharon en la jornada de Villalar; herederos los otros de la altivez
goda y dignos 4mulos de los que tremolaron su morado estandarte sobre
los muros de la ciudad de los Abencerrajes y Alhamares.
Allf encontrariis a los de Navarra, que se coronaron de laureles en
las gargantas de Roncesvalles.
Y 4 los duros y perseverantes catalanes, y 4 los fieros valencianos,
y 4 los legendarios aragoneses, que con los invencibles baleares inmor-
talizaron la celeberrima coronilla de Arag6n.
Allf estan en su honroso puesto los soldados de todas las regions de
Espafia, cuyos abuelos vencieron con los nuestros en la batalla de
Bailen.





CR6NIQA DE LA GUERRA DE QUBA


Una nacidn de tan gloriosa historic; una naci6n cuyos hijos humi- '
llaron a las legiones del Volga, A las aguerridas huestes de Tena, Wa-
gram, Austerlitz y Marengo, tiene derecho A exclamar: Cuba ser4 siem-








E m -".-t.e l, .L






c,' ",..z *.,,. t aU/ ,> e -






j--













pre espafiola, mal que pese A los incendiarios mambises, brbaros del
nuevo continent.
Soldados, vuestro heroismo abreviari el plazo de nuestra separaci6n;
no olvid.is el grito de combat: desperta ferro. ,Santiago y A ellos.,
iViva Espaila!
/ A'a 3 7 4?







preesfilam qupee l iendiario abse b r de













no olvid'is el grito de combat: desperta ferro. cSantiago y a ellos.



















II



LA TOMA DE CAPIRO





L dia 6 de Noviembre y teniendo necesidad el comandante
military de Baracoa de relevar el destacamento de Guan-
dao, asi como de recoger various enfermos que en dicho
destacamento habia, decidi6 la ida de una column y la
del cafionero Alcedo hasta ]a bahia de Mata, con objeto
de recoger dichos enfermos que no habian de poder resistir los rigores
de una march.
La column sali6 al amanecer del dfa 6 de la poblaci6n, formada
por unos 450 hombres y mandada por el teniente coronel primer Jefe del
batall6n de Talavera don Francisco Zamora, legando sin novedad hasta
el Paso del Roble que por estar alta la marea, ofrecia no pocas dificulta-
des para el paso de la fuerza. No desaprovecharon los insurrectos esas
dificultades y cuando precisamente el Jefe de la column con el medico
y los prActicos se hallaba hacia la mitad del paso, hicieron nutrido
fuego sobre ellos que nuestras fuerzas contestaron valientemente. En
este fuego tuvimos herido grave al cabo de gastadores yen cambio nos-
otros hicimos al enemigo dos muei tos vistos. El enemigo huy6 al poco
rato, abandonando sus posiciones y la column sigui6 su camino des-
pubs de curado el herido. En el Paso del Giiirito y en Dos Hermanas
volvieron nuestras fuerzas A verse hostilizadas por el enemigo, que fu6





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


dispersado inmediatamente y al entrar en Mata de nuevo se repiti6 la
escena aunque con id6nticos resultados que antes. Allf, en Mata, ayuda-
ron A batir A los insurrectos los disparos de cafi6n del cafionero torpe-
dero Alonso Pinz6n que con el Alcedo estaba en la bahia.
Hizose el embarque de los enfermos en el cafionero y sigui6 luego la
fuerza hasta Guandao. En este punto, recibi6 el senior Zamora confi-
dencias de que el enemigo con fuerzas muy considerable se hallaba en
los montes de Capiro y ya relevado el destacamento, se decidi6 A mar-
char A dichos montes para batir A esa gente, entire la que se hallaba el
cabecilla Gil, y various significados cabecillas como Faez, Delgado y
Galano.
Tuvieron nuestras fuerzas nuevo fuego al pasar por Mata, saliendo
victoriosos, y siguieron hacia Consolaci6n, finca que estaba ocupada
por la partida de Paez. Esta partida hizo resistencia A la entrada de la
fuerza, sosteniendo un nutrido fuego durante mis de una hora; pero al
fin tuvo que abandonar aquello internandose mas en Capiro, no sin de-
jar en el campo numerosos rastros de sangre, various efectos y cuatro
muertos.
Paez y su gente, tenfan ocupada A Consolaci6n desde el dia anterior
y alli habfan hecho dos comidas matando una res, cuyos despojos se
encontraron.
Descans6 la fuerza en Consolaci6n el dia 8 y al amanecer del 9 sali6
decididamente para Capiro. No se hizo esperar la aparici6n del enemigo,
que opuso en diversos puntos tenaz resistencia, y por fin dividida la
fuerza en 3 columns se decidi6 A subir A los campamentos insurrectos
que por las condiciones de accidentaci6n del terreno y aun por los tra-
bajos de atrincheramiento que habfan hecho, resultaban ser verdaderas
fortificaciones. Las tres columns tuvieron nutrido fuego que dur6 mis
de cuatro horas y en 61 hubo detalles que permitieron demostrar una
vez mas la valentia sin igual de nuestros soldados, asf como la pericia
military de nuestra oficialidad. Seguramente eran los insurrectos mis de
mil, pues permiten afirmarlo asi, ademAs de las condiciones y sefiales
de los campamentos que se les ocuparon, las confidencias tenidas por
gente del campo, que tuvo ocasi6n de apreciarlo.
El fuego, fu6 muy duro en Capiro, teniendo que tomarse dos alturas
& la bayoneta y llegando a ser la lucha poco menos que cuerpo A cuer-
po. Por fin el enemigo fu6 dispersandose y desaloj6 sus posiciones. Como
consecuencia de este fuego, dejaron los insurrectos 57 muertos en el
campo, habiendo sido herido en la cara el cabecilla Paez, que seguin se
cree ha muerto ya. El nimero de heridos que hayan podido tener es im-
posible calcularlo; puede sin embargo afirmarse que fueron muchos, pues
Capiro se convirti6 en un verdadero campamento de sangre. Se ocupa-
ron al enemigo pertrechos de guerra, comida, caballos y un botiquin





CR6NIOA DE LA GUEBRA DE CUBA 27

complete. Nuestras fuerzas tuvieron 1 muerto, 7 heridos graves y 6 con-
tusos, entire los que se cuenta el m6dico de Talavera.
Distinguibronse en esta acci6n el valiente teniente coronel senior Za-
mora, que con tanto acierto la dispuso, el comandante senior don Vicen-
te Gonzilez Moro, que cooper sabiamente A los trabajos de su jefe, el
infatigable m6dico de Talavera, don Rosendo Castells Ballespf, que con
pericia poco comid y una valentia A toda prueba, viene trabajando en
esta campafia desde su principio, los capitanes sefiores Calvo y Amador,
que acreditaron una vez mas su reconocido arrojo y los oficiales sefiores
Baxeras, Sosa, Jimeno, P6rez y Murillo, cuya bravura es superior A to-
da ponderaci6n.
La acci6n de Capiro ha sido una verdadera gloria para nuestro ej6r-
cito y para nuestra naci6n; con unos cuantos golpes como el de Capiro,
la insurrecci6n sera pronto acabada.
Column Cabestany.
A las ocho de la mailana del dia 16, tras penosa march vadeando
rios en los que el agua llegaba al pecho del soldado, encontr6 al enemi-
go el teniente coronel del 11. batall6n de Artilleria senior Cabestany,
batiendo y dispersando completamente las partidas insurrectas de Cal-
der6n y Bacallao, en el potrero de Enrique Rojo 6 Dos Amigos.
El ataque lo efectuaron 85 hombres de la 1.a compafifa del batall6n
de Artillerfa, al mando de su capitAn don Francisco Martin Sanchez, y
12 caballos de Sagunto. Esta fuerza oblig6 al enemigo 4 huir por el flan-
co izquierdo y A entrar en el terreno en que los esperaba Cabestany con
100 hombres de Extremadura y 8 caballos.
El enemigo sostuvo el fuego durante algunos minutes en la casa del
potrero, mientras su vanguardia procuraba tomar los caballos, corri6n-
dose luego 4 una espesa manigiia pr6xima, donde continue sosteniendo
el fuego como unos 30 minutes en medio de una gran griterfa, dandose
despu6s A la fuga dividido en muy pequefios grupos.
Las fuerzas cogieron a los insurrectos sobre la march 15 caballos,
8 machetes, un revolver, un cuchillo de monte, 6 chaquetones nuevos,
2 hamacas, 2 sombreros de jipijapa y un saco conteniendo came, azd-
car, plAtanos, boniatos, tabacos y papeles.
No pueden precisarse las bajas que se le hayan podido hacer, pues la
persecuci6n impidi6 A la column reconocer la parte de manigiia donde
fu6 mds tenaz la resistencia del enemigo. Pero segin manifestaciones de
algunos sitieros Ilevaban 6 muertos y bastantes heridos.
Reconocido mas tarde el terreno minuciosamente, despu6s de comer
la tropa el rancho, se encontraron pedazos de camisas y algunos zapa-
tos manchados de sangre, un hule y una hamaca con las mismas sefiales
y dos caballos muertos.





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


La column tuvo un caballo muerto de la secci6n de Sagunto y dos
heridos del batall6n de artillerfa.

La column Palanca.-La artilleria de montafia

Es muy notable la operaci6n realizada por esta column en que el
enemigo solt6 mas de 80 caballos largAndose sus ginetes a esconderse.


Ataque de lus lu, urrectos a! ingenio "Kesultla en agua.
Despu6s de una march combinada con la column del comandante
Ferreira, march penosa, se pernoct6 en el ingenio Dos Amigos.
No se pudo salir al dia siguiente en persecuci6n de las partidas por-
que el rio no era vadeable a causa de la crecida.
A las 9 del dfa 11 se pudo vadear. La column llevaba dos piezas de
montafia.
Poco despu6s del paso del rio se encontraba la partida de Indalecio
Gonzilez compuesta de 400 hombres, los que esperaban no pudieran
nuestras tropas.pasar, asf que al ser sorprendidas por la vanguardia





CR6N(OA DE LA GUERRA DE OUBA


solo sostuvieron pequefio fuego y se retiraron, dejando algunos caba-
Ilos. Le sigui6 hacia Placetas y A las 12 se di6 rancho en Pav6n. Se sa-
h6 de nuevo A las 2, hallando al enemigo oculto en un bosque en cuya
orilla habia un cafiaveral, desde donde rompieron el fuego sobre nues-
tra retaguardia. Se retrocedi6 en seguida y se generaliz6 el fuego de in-
fanterfa. Para llegar al enemigo solo habfa un mal camino en cuesta,
por lo que el teniente coronel Palanca, mand6 avanzar la artillerfa, la
que lleg6 a la altura de las guerrillas. RetirAronse ebtas entonces para
poder disparar los cafiones y se rompi6 el fuego A 700 metros; el efecto
inmediato, el enemigo huy6 enseguida del monte, ante los efectos de
la metralla. Despu6s se tir6 A 1.000 metros al sitio de donde salia el hu-
mo de los disparos de los insurrectos pues A ellos no se les vefa, A causa
de haberse internado de nuevo en el monte.
Se sigui6 tras ellos por una es-
trechifdma vereda.
El teniente coronel Palanca pre-
gunt6 al teniente SebastiAn si po-
drfa seguir la artillerfa.
-Mi teniente coronel-contest6
el oficial-la artilleria de montafia
puede ir por todas parties donde sea
precise.
Se entr6 en la vereda. Machete
en mano se abrfa paso. A lo mejor
un grueso tronco interceptaba el
camino; entonces los sirvientes de "
las piezas cojian A pulso el mulo y i
en hombros lo pasaban al otro lado.
Ni uno solo se cay6. El efecto mo- \'-
ral que hizo el fuego sobre los in-
surrectos que no esperaban entrase
allf la artillerfa fau tremendo. Al Manu Aiqui r.
poco rato corrfan llenos de terror, encontrando nuestras fuerzas, som-
breros, hules, hamacas, comidas, monturas, impermeables, etc.
De vez en cuando los insurrectos hacfan un pequefio alto y rom-
pfan el fuego, pero en seguida que la vanguardia los atacaba volvian 4
correr, dejando efectos y abandonando hasta un saco con municiones
Mailsser.
La noche se vino encima y alli se acamp6, sin comer ni beber ni la
tropa ni el ganado. Empez6 lover. La sed era abrasadora. Se intent
recoger agua de lluvia en los sombreros, pero llovi6 poco por deagracia.
Al amanecer hizo el enemigo nuevos disparos, se les contest haoidndo-





30 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

le un muerto y un prisionero, continuando la column cogiendo caba-
llos y efectos.
A las once se encontr6 una charca fangosa. El m6dico analiz6 el agua
y mientras tanto se puso una guardia para que nadie bebiese. Dijo que
podia tomarse y todos saciaron su sed con aquella agua con tierra que
supo A gloria.
A la una de la tarde se lleg6 A unos bohios donde se di6 pienso y ran-
cho, matando una res.
La tropa y el ganado Ilevaba 33 horas sin beber y 26 sin comer.
El teniente coronel manifest6 que estaba cntentisimo de todos, pero
que seria injusto sino prodigara grandes elogios a la artillerfa, por la
march y fuego realizado por aquella secci6n y que asi lo consignarfa
en el parte.
En los bohios de los insurrectos estaban los ,pacificos? horrorizados
del ruido de los caiionazos.
Dicen que al colocarse por primera vez en bateria las piezaz, el jefe
de los insurrectos mand6 cargar al machete, y nadie se atrevi6.
S- cogieron 86 caballos, 57 monturas, 30 machetes, un botiquin y
numerosos efectos.
Ha sido una operaci6n brillantisima, que honra al teniente coronel
Palanca.

Santa Clara.

El Comandante general de Santa Clara participa que el jefe de la zo-
na de Sagua, coronel Hernandez, despu6s de pernoctar en Pailita, atac6
al enemigo, dividiendo sus fuerzas en tres columns para atacar el cam-
pamento que tenian los insurrectos en Carboneras, pasando por el ca-
llej6n Armonia, y despu6s de dar acertadas disposiciones y de un nutri-
do fuego tom6 al enemigo, el campamento que se hallaba bien surtido,
y el hospital provisto de medicamentos, cogiendole ademAs 20 Caballos
con monturas, armas de fuego y blancas, toda clase de efectos, causan-
do al enemigo dos muertos vistos y various heridos que retiraron.
En la huida se encontraron los insurrectos con otra de las tres co-
lumnas al mando del capitin SAnchez, de Extremadura, el que les hizo
un muerto y dos heridos, cogi6ndoles cuatro caballos.




















III



Recom ipeinsas




B Por la accidn de Peralejo.
UERRILLA de Isabel la Cat61ica:
Sargento Miguel Candelas G6mez, cruz de plata del
M6rito military con distintivo rojo y la pension mensual
de 7'50 pesetas no vitalicia.
Guerrilleros Domingo Pardillo Madona, y Marcos Or-
tega SAnchez, idem.
Batall6n de Baza Peninsular ndm. 6:
Sargento Ram6n Martinez Buris, cruz de plata del M6rito military con
distintivo rojo y la pensi6n mensual de 25 pesetas, no vitalicia.
Idem Pablo Ajaro Aumi, Eugenio P6rez Moro, Miguel Lairo Alvarez,
Arcadio Muruzabal Risano, Constantino Cordia Echevarrfa, Aumito
Puente Pernas, cruz de plata del M6rito military con distintivo rojo.
Caboa Isidro de Cama Martin, Manuel Baena Cuadrado, Braulio
Ruiz S. Martin, Pedro Bello Abancilla, Gregorio L6pez L6pez, Mariano
VYlez VBlez, Valentin Rodriguez Zaldivar, idem.
Cornetas Graciano Arribas, Bernardo Barr6n Garcfa, Francisco Fon-
tejas Rujales, Santiago Pedrosa Garcfa, idem.
Soldados de 1.a Gorgonio L6pez Rodriguez, Isidoro Veride P6rez,
Ricardo Rodrfguez Garcia, Pedro Navarro Sanz, Francisco San Roman
Ureta, Federico GonzAlez P6rez, idem, idem.





32 CHONICA DE LA OUERRA DE CUBA

Soldados de 2." Renito Garcia Vicente, Jos6 Rodriguez Mora, Ilde-
fonso Gonzilez Garcia, Florenoio Torrecilla Conde, Jose Andrade In-
c6gnito, Salvador Pujol, Balbino Rodriguez Inc6gnito, Ambrosio Gon-
zAlez Andr6s, Jose Fernandez, Bernardino Vaquero, Andr6s Romero,
Joaquin Martin, Casto Velayos, Santiago Otero, Longino Diez, Elias
Rodrfguez, Eugenio Losada Losada, Secundino Taobada, Antonio Do-
minguez, TomAs Zubiria, Laureano Rua, idem, idem.
Idem idem Jos6 Vaquero, Juan Gir6n, Luis Ja6n Mariano Garcia,
Andr6s Pereira Garcia, Antonio Escolo Tonel, Agustin Echevarria Sille-
ro, Bautista Camero Garcia, Benito L6pez Vaquer, Baldomero Dorca
Ruiz, Buenaventura Clara Justa, Ciriaco Moya Jibaja, Carlos Rivas














,, : .; ,.





Dibujos hechoe en el campo de operaciones.
Povechanes, Domingo Arroyuelo, Darana, Esteban Torredeflar Estrada,
Enrique Varela Pav6n, Edelmiro Fulgueiro Amposta, Eugenio Garrido
Garrido, Francisco Bairos Perez, Francisco Elorza Zuarna, Federico
Tapico Almarkn, Fermin Vila Ubaso, Indalecio Muioz Quintanilla, Jose
Quintas Gallego, Jose Fernandez Puga, idem, idem.
Idem idem Jenarc Jorge Alfonso, Julian Heras Camarero, Juan Mar-
cos Blanco, Miguel Suso Bufill, Francisco LAzaro Perdiguero, Santo Es-
""-A















cudero Danta, Manuel Conde Aguado, Domingo Esteban Martin, Sinfo-
riano Bringas Basco, Antonio Bauitrago Martinez, Vicente Chaparro
Salvador, Dorandino Ubingoya Pacheco, Francisco Aguilar Vega, Sote-
ro Romero HernAndez, Marcelino Perez T6raida, idem, idem.
Idm de Jnac Jrg Afoso al~nHeasCaaer, ua Mr






OB6NICA DE LA GUERRA DE CUBA 33

Idem idem Carlos Ruiz Diaz, Jaime Tangasona Vervirach, Julian
Sanrugimburri Portilla,Valentin Falagan Cames, Manuel Blanco Noafn,
Agustin Chamorro G6mez, Cipriano Torrado Serrano, Luis Cortijo Me-
rosiena, Pablo Lizaro Casado, Gregorio Marcos Alentfn, Julian Cortrs

,', -,',: ,: '.', ,,,
Ii. ', ,
"' '1 I l ''


































Defense de la Villa del Cobre.-Santiago de Cubia.
SAnchez, Melchor Call6n Cubero, Santiago Nuifiez Palldn. Manuel Vicen-
te Ordiar, Gregorio Pardal Crupo, Juan Roja Roja, Jos6 Campos Blan-
co, CArlos Cano Jalebut, Pedro Abrid Maso, Mariano Teimo Baqido,
Jesis Vidal Alvarez, Valentin Bilbao Exp6sito, Mariano Cuende Ama-
yuela, Manuel Fernindez Jimenez, Juan Charles Bracinos, Jos6 Chapa


Cuasclarim 43-T. U.


12recick 10 oftnton






31 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

Vila, Francisco Carri6n Ganga, Francisco Carballo Ibafiez, Eulogio Mo-
reno Ajo, Benito Garcia Rodriguez, Fulgencio Martin Vega, Evaristo
Dominguez Cordero, Agapito Nestar Rojo, Antonio Carrasco Garcia,
Basilio Rubifios Losada, Cecilio Urquello Urecha, Francisco Alonso
Alonso, Jesuis Verjuela Garcia, Antonio Fernindez Ibeleno, idem idem.
Batall6n mixto de ingenieros:
Cabos Diego Carrero Garcia, y Agustin Martinez Ulera, idem. idem.
Soldados de 1.a Manuel G6mez Domenech, Pedro Blaj6n Ubolins,
Nicanor Martinez L6pez, Manuel Gimenez Vera, Julian Garrido Ro-
driguez, Juan Fernindez Perez, Felipe Rodriguez Ruiz, Pedro Mansol
Navarro, Enrique Cordob6s Prats, Jos6 Baeza de la Vega, Juan Garcfa
Sanfranco, Juan Pablo Niera, Carlos Ruoguel Pag6s, Jos6 Galvin Ro-
driguez, Francisco Fernindez Vald6s, Clemente Rosell Cortina, Fidel
Jal6n Roca, Antonio Plaza Martin y Jos6 Fernindez Salgado, cruz de
plata del M6rito military con distintivo rojo.
Guerrilla montada de Manzanillo y Bayamo:
Sargento Martin Cafiadifia, cruz de plata del m6rito military con dis-
tintivo rojo.
Cabos Guillermo Rodriguez, Antonio P6rez Gonzalez y Pedro Garcia
Gimenez, id. id.
Trompetas Miguel Mendoza 6 Ildefonso Rodriguez Sanchez, id. id.
Guerrilleros Jos6 Prieto Chinchilla, Tomas Pellicer, Jos6 Maria
Exp6sito, Jose Solano Broto, Juan Signos Oliva, David Rodriguez Va-
rela, Bernardo Benito, Manuel Adin Oras y Camilo Cepeda Garcia, id. id.
Guerrilla volante de Guisa y Bayamo:
Cabo Rafael Naranjo Torres, cruz de plata del merito military con
distintivo rojo y la pension mensual 7'50 pesetas no vitalicia.
Otro Jaime G6mez Royo, cruz de plata del m6rito military con distin-
tivo rojo.
Guerrillero Manuel Sinchez Fernandez, cruz de plata del m6rito mi-
litar con distintivo rojo y la pension mensual de 2'50 pesetas no vita-
licia.
Otro Natalio Ventura Palmo, cruz de plata del m6rito Militar con
,distintivo rojo.

Relacidn de heridos.

Cuartel general:
Capitin de infanteria don Pedro Mendez Vega, cruz de Maria Cris-
tina de 1.a clase.
Primer batall6n del regimiento de Isabel la Cat6lica:
Cabo Mariano Garcia Martin, id. de plata del m6rito military con dis-
tintivo rojo y la pension mensual de 7'50 pesetas no vitalicia.





CR6NICA DR LA GUERRA DE CUBA 35

Sjldado de I." Gabriel Perez Puerto, la id. id. de 2:50 no vitalicia.
Guerrillero Ram6n Canals Baneza, id. id. de 7'50 pesetas vitalicia.
Soldado Antonio Marqu6s Castillo, id. id.
Otros Manuel Guerra Maure y Manuel Sinchez Gorbau, id. id. no
vitalicia.
Otros Antonio L6pez Justo y Manuel Rosell6 Montesa, id. id. de 7'50
vitalicia.
Otro Manuel Carretero Sinchez, id. id. no vitalicia.
Otro Jos6 Cord6n Rivera, id. id. de 2'50 pesetas no vitalicia.
Otro Inocencio Toledano Calvo, id. id. de 7'50 pesetas no vitalicia.
Otro Francisco Vera Escribano, id. id. de 2'50 pesetas no vitalicia.
Otros Manuel Sinchez Redondo, Elfas Gonzalez Martinez, Eusebio
Garcia Beltran y Gregorio Casasa Fernandez, id. id. de 7'50 pesetas no
vitalicia.
Otro Ignacio Gonzalez Martinez, id. id. de 7'50 pesetas vitalicia.
Otro Vicente Cuesta L6pez, id. id. de 2'50 pesetas no vitalicia.
Otro Antonio Pereira L6pez, id. id. de 7'50 pesetas no vitalicia.
Otro Remigio Eicribano Cisneros, id. id. de 2-50 pesetas no vitalicia.
Otro Agustin Prada Miguel, id. id. de 7'50 pesetas no vitalicia.
Otro Manuel Cortes Veira, id. id, de 2'50 pesetas no vitalicia.
2. batall6n del regimiento de Isabel la Cat6lica:
Primer teniente don Francisco Sanchez Ortega, empleo de capitin.
Sargento Jos6 Urquide Carratala, id. de segundo teniente de ]a esca-
la de reserve retribuida.
Otro Toribio Heredero AndrBs, cruz de plata del M6rito military con
distintivo rojo.
Cabo Daniel Abad Urraca, empleo de sargento.
Otro Mateo Velasco Fruto, cruz de plata del m6rito military con dis-
tintivo rojo y la pensi6n mensual de 7'50 pesetas no vitalicia.
Soldados Antonio Arnau Creu, Domingo L6pez Garcia y Eduardo
Calder6n Lema, id. id.
Otro Fernando Esteban Gutierrez, id. id. de 2'50 pesetas no vita-
licia.
Otro Francisco Roque C6sar, id. id. de 7'50 pesetas no vitalicia.
Otro Jos6 Dominguez Bermidez, id. id. de 7'50 pesetas vitalicia.
Otro Julian Gonzalez Garcia, id. id. de 2'50 pesetas no vitalicia.
Soldado Juan Garcia Fernandez, cruz de plata del M6rito military
con distintivo rojo y la pension mensual de 7'50 pesetas, no vitalicia.
Idem Juan Romero Moreno, Lancis Espinosa, Toribio Garcia Gue-
rra, idem idem.
Idem Miguel Gonzalez Verlanga, cruz de plata del Merito military,
con distintivo rojo.
Idem Francisco Carretero Galiin, Diego Percejo Garcfa, Jaime Fe-





36 ORONICA DE LA GUERRA DE CUBA

rrer Puiggr6s, Mariano Palacios Castro, Antonio Sobrado Rodriguez,
cruz de plata del M6rito military, con distintivo rojo, y la pensi6n men-
sual de 7'50 pesetas no vitalicia.
Idem Jos6 Romanos Diez, Felipe Casado Gancis, cruz de plata del
Merito military con distintivo rojo.
Idem Manuel Cresente Mayo, Angel Prieto Villasa, Atilano Campos
Blanco, Baltasar Rios Rodriguez, Heliodoro G6mez Vicente, Ildefonso
Rodriguez Bueno, cruz de plata del M6rito military con distintivo rojo y
la pension mensual de 7'50 pesetas no vitalicia.
Idem Juan Rivas Estrudes, cruz de plata del M6rito military con dis-
tintivo rojo.
Idem Jose Ferrer Valls, Bartolomb Surifia Colomina, cruz de plata
del M6rito military con distintivo rojo y la pension mensual de 7'50 pe-
setas no vitalicia.
Batall6n de Baza Peninsular, num. 6:
CapitAn don Luis Robres Guardabrazos, empleo de comandaite.
Sargentos Pedro Turiel Martinez y Marcelino Mandiola Mendavilla,
cruz de plata del MTrito military con distintivo rojo y la pension men-
sual de 25 pesetas no vitalicia.
Cabos Jos6 G6mez Sierra, id. id. id. de 7'50 pesetas no vitalicia.
Idem Primitivo Villoris Sanchez, id. id. id. de 7'50 pesetas vitalicia.
Corneta Jos6 Eloy Alvarez, id. id. id. de 7'50 pesetas no vitalicia.
Soldados de primera Deogracias de la Fuente, id. id.
Idem de segunda Jos6 Rojo Campillo, id. id.
Otros Feliciano Gonzalez Gonzalez, Maximo Julian Marcuello, Fran-
cisco Martin Navarro, Marcelino Guerrero Chico, Victorio Martin Mar-
tin, Manuel Pascual Tarrag6 y Demetrio Reses Rojo, id. id.
Otros Manuel P6rez Sanchez y Jos6 Cid Gallego, id. id. de 7'50 pese-
tas vitalicia.
Otro Eduardo Froyan Mendez, id. id.
Otro Elviro Mendez Alvarez, id. id.
Otros Benjamin Pereira Carballo y Andr6s Pasos Santa Maria, idem
idem de 7'50 pesetas no vitalicia.
Otro Jos6 Rafia Cendra, id. id.
Voluntarios movilizados:
Primer teniente don Guillermo Castelvi 6 Ibarrola, cruz de primer
clase del m6rito military con distintivo rojo pensionada.
Batall6n mixto de ingenieros:
Soldados Ram6n Est6ban Mateo, Sim6n Delgado Camacho, Vicente
Petil Ayel y Antonio Ejea Heredia, cruz de plata del merito military con
distintivo rojo y la pensi6n mensual de 7'50 pesetas no vitalicia.
Guerrilla montada de Bayamo y Manzanillo:






OR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


Teniente coronel graduado, capitan de infanterfa retirado don Enri-
que Travesi Benavidas, cruz de Maria Cristina de primer clase.
Guerrilleros Manuel Bobol Inc6gnito, Miguel Nolins Perra y Daniel
Rodriguez Varela, cruz de plata del m6rito military con distintivo rojo y
la pension mensual de 7'50 pesetas no vitalicia.
Guerrilla volante A pie de Bayamo y Guisa:
Sargento Santiago Padr6s Martinez, id. id. de 2'50 pesetas no vi-
talicia.
Cabos Salvador Benitez Martin y Evaristo Bermudez Cort6s, idem
idem de 7'50 pesetas no vitalicia.
Guerrilleros Eloy Benitez Mar-
tin, Mariano Fernandez Gonzalez
y Manuel Marfull VAzquez, id. idem
de 2'50 pesetas no vitalicia.
Por las operaciones de Mayari
Arriba:

Sy Relacidn de distinguidos.

Estado Mayor:
-- Comandante Ultramar, capitAn
-- Peninsular don Jos6 de Duefias Te-
S jado, cruz de Maria Cristina de pri-
mera clause.
SBatall6n infanteria de Talavera:
Primer teniente don Catalino
i/ .. ACantero Diaz, cruz de primer cla-
se del merito military con distintivo
rojo.
Cabecilla Francisco Stnchez Echavarria. Caballeria:
Primer teniente don Felipe Navarro y Ceballos Escalera, cruz de pri-
mera clase del m6rito military con distintivo rojo.
Batall6n infanteria de Talavera:
Segundo teniente don Francisco Albaladejo Romeu, cruz de primer
clase del merito military con distintivo rojo.
Sargento Juan Ballester, cruz de plata del m6rito military con distin-
tivo rojo.
Cabos Juan Mifiano Tortosa, Juan Guardia Guardia y Bautista Gin-
les Soler, id. id.
Corneta Miguel Bordetas Infante, id. id.
Soldados Jos6 G6mez Folgueras, Domingo Rodrigo Puig, Aniceto
Munera PBrez, Angel Mateo Huerta, Domingo V4zquez Turilio, Felipe
Garcia Sancelona, Francisco Blasco Estrella, Francisco Pons Mafies,





CRNNICA D)F LA GUERRA DE CUBA


Isidro Ldzaro Ferrer, Juan Montolin Flor, Jos6 Barberin Uriol, Jos6
Ferrer Mulet, Jos6 Penalba Lleija, Joaquin Gil Piza, Jesis Saavedra
Puntero, Modesto Turis Lafont, Doroteo Anguera Exp6sito, Vicente Ci-
ria Castany, Crist6bal Brochero Saf6n, Francisco Andr6s, Vicente Vilar
Miralles, Francisco Zapater Miralles, Miguel Castillo Diez, Fl6ix Torquet
Urgelds, Bruno Martinez Calvo, Evaristo Lez Lapienza, Francisco Mata
Cavero, AndrBs Marin Campos, Demetrio Mayabreza Pino, Eugenio
Pertegal Villanueva, Fidel Iriarte Dieus, Manuel Abella Juan, Angel
Sanz Exp6sito, Antonio Angl6s Bias y Antonio Sevilla Campos, id. id.

Relacidn de heridos.

Infanteria:
Primer teniente don Mariano Nieto Pindanza, cruz de Maria Cris-
tina.
Soldado Carlos Marin Andr6s, cruz de plata del m6rito military con
distintivo rojo y la pensi6n mensual de 7'50 pesetas vitalicia.
Soldado Francisco Ferreros BAdemas, cruz de plata del m6rito mili-
tar con distintivo rojo.
Cruces de 1.a clase del m6rito military con distintivo rojo, al maqui-
nista don Juan Main6 y al conductor don JuliAn GonzAlez, del tren que
conducia tropas, por su distinguido comportamiento en la acci6n del
ingenio de San Jos6 el dia 23 de Junio uiltimo.
Empleo de capitAn al primer teniente de Infanteria de la column
de guerrillas del primer distrito don Albano Blanco Alvarez, por su bri-
llante comportamiento en la acci6n sostenida contra los insurrectos en
Santa BArbara el 24 de Junio anterior.
Empleo de 2. teniente de la escala de reserve retribufda al sargento
de la guardia civil de la comandancia de Col6n, don Braulio Huarte, asi
como la cruz de plata del merito military con distintivo rojo, pensiona-
da con 7'50 pesetas mensuales, A los guardias de la misma comandancia
Ram6n Ubantas, Jos6 Hidalgo, Manuel Diaz, Pablo Salazar, Domingo
Quintela, Antonio Jimenez y Amador L6pez, en recompensa del com-
portamiento que observaron en el combat que sostuvieron el 2 de Agos-
to contra una partida de insurrectos en Montegordo.

Por la accidn de Arroyo Blanco.

Batall6n de AlcAntara Peninsular nim. 3:
Capitan don Vicente GonzAlez Martinez, cruz de 1.a clase del MBrito
Military con distintivo rojo.
Sargento Jos6 Calpe Silvestre, cruz de plata del m6rito military con
distintivo rojo.





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA 39

Cabo Antonio Ochando Carrillo, id.
Soldado de primer Rafael Montoya Toledo, id.
Otro de segunda Estanislao Martin Gutidrrez, id. id.
Otro Jose Hernandez FernAndez, id.
Idem de Baza nim. 6:
Soldados Emilio Vega Garcia, cruz de plata del m6rito military con
distintivo rojo.
Otro Gregorio Lozano Miguel, id. id.
Guardia civil, comandancia de Cuba:
Sargento Mariano Estropa Banzos, cruz de plata del m6rito military
con distintivo rojo.
Guardia primero Jos6 Tejeiro L6pez, id. id.
Otro segundo Francisco Pizarro Rivera, id. id.
Otro Isidoro Boent Coder, id. id.
Regimiento Infanteria de Isabel la Cat6lica:
Guerrillero Francisco Buscat Calatayud, cruz de plata del m6rito
military con distintivo rojo.
Otro Joaquin Ventura Ventura, id.
Otro Enrique NoB 011O, id.
Idem de Maria Cristina:
Soldado Eugenio Coso HernAndez, cruz de plata del m4rito military
con distintivo rojo, y la pension mensual de 2-50 pesetas no vitalicia.

Por las operaciones practicadas en Cunmanayagua, Soledad, Corralillo
y rio Lagunilla.

Institute de voluntarios:
Capitindon Jos6 Villapol Fernandez, cruz de primer clase del mb-
rito military con distintivo rojo.
Idem don Antonio Porruia y Fernindez, id. id.
Sargento Baldomero Concil Justurio, cruz de plata del m4rito mili-
tar con distintivo rojo.
Idem Bartolomb Martinez Zamora, id.
Idem Antonio Cambria Caballeira, id.
Idem Cabo Manuel Rodriguez L6pez, id.
Idem Emilio Albuermes Argiielles, id.
Corneta Esteban Gisbert IbAfiez, cruz de plata del m6rito military con
distintivo rojo.
Voluntario Santiago Barrola Scherduahel, id.
Idem Jose L6pez Alvarez, idem id.
Amadeo Cigarrin Laururo, id.
Idem Josd Lorenzo Rodriguez, id id.
Idem Jos6 Landa Aldecoa, id. id.





40 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

Idem CAndido Fernandez L6pez, id. id.
Idem Eugenio Allende Balbuena, id.
Idem Manuel Cueto Sinchez, id. id.
Idem Gumersindo L6pez Fernandez, Estanislao L6pez Garcia, Ma-
nuel Preire Est6bez, Serafin Cambra Pardo, Jose del Busto Riestra, Do-
mingo Acosta Vargas, id. id.
Idem de idem Tiradores:
Sargento Juan Grau Orivido, id. id.
Cabo Juan Rodriguez Guliener, id. id.
Voluntarios Candido Diaz Alvarez, Jos6 Fernandez Alvarez, Pedro
Martinez Albuerne, Jos6 Rodriguez SuArez, id. id.
Idem idem.-Gufas:











-t :7
_9" If '. '

....-.--..--_ .*..-. ,





Casa caldera del ingenio -Arnonia," quemada por lo, insurrecto-.
Cabo Ismael CebriAn Roca, id. id.
Voluntarios Inocencio Enrique Quintana, (;regorio Espino Martinez,
Andr4s Madruga Castro, id. id.
Cabos Emilio Arag6n Arag6n, Francisco Alvarez Sanchez, id. id.
Idem de idem Ingenieros:
Cabo Juan Reyes Utra, id. id.
Voluntarios TomBs Lugones GonzAlez, Aniceto Castro Trinidad, Fe-
derico Ramirez Jimenez, Clemente HernAndez Trea, Valentin Cabrera
Cabrera, Ram6n SAnchez SAnchez, TomAs Torzado Llorente.
La Cruz Roja del merito military con distintivo rojo a los guardias
segundos de la comandancia de Santa Clara Doroteo Martin Fernandez,
Fulgencio Perez Garcia, Jos6 Mateo CatalA, Jaime Alberti Marzo, por la
defense en el ataque y descarrilamiento del tren de pasajeros por una
partida insurrecta el dia 6 de Septiembre dltimo.





ORONIOA DR LA GUERRA DR CIBA


Por las operaciones realizadas en la Gran Piedra:

Distinguidos.

Estado Mayor:
Comandante en Ultramar, capitan en la
Peninsula don Sebastian Ramos Serrano.
Sempleo de comandante.
Teniente coronel don Eduardo Frances
iPolo, cruz de segunda clase del merito mi-
litar con distintivo rojo.
Batall6ninfanteria de Valladolid:
Capitn Pedro Bielsa, cruz de primer



Don Enrique Collazo, titulado general del ejer-
cito revolucionario eubano.

clase pensionada del mnrito mi-
litar con distintivo rojo.
Primeros tenientes Alberto Ji-
m6nez Morales y Jose Freire
Quintana, cruz de primer cla-
se del m6rito military con distin-
tivo rojo. \




Don Salvador Cisneros Bethancourt, marques de Santa Lucie,
titulado Presidente de la Repiblica Cubana.

Infanterfa C. A.:
Comandante Manuel Teijeiro Martin,
cruz de segunda clase de Maria Cristina.
Primer teniente Manuel SAnchez SAn-
chez, cruz de primera clase del merito
military con distintivo rojo pensionada.
Regimiento Infanteria de Cuba:
CapitAn don Ricardo Comas Ortas,
cruz de primer clause del m6rito military
D. Manuel Cespedes, acaudalado revolucionario cubano. on distintivo rojo.
Otro Juan Ravanet L6pez id. id.
Primeros tenientes don Gaspar Tapia Ruano, don Manuel Martinez
Ramos y Jos6 Santana Carbonell, id. id.





42 CB6NICA DE LA GUEBRA DE CUBA

Caballeria C. A. segundo teniente don Josk Martinez de Campos,
menci6n honorifica.
Administracidn military:
Official segundo don Federico Ayala Ubeda, cruz de primer clase
del m4rito military con distintivo rojo.
Regimiento Infanteria de Cuba:
Sargento Julian de la Cuesta L6pez, cruz de plata del m6rito military
con distintivo rojo y la pension mensual de 25 pesetas no vitalicia.
Sargentos Timoteo Ant6n Lamas, Miguel Sancho Ramos, Miguel
Mestre Herrera, Julian GonzAlez Espinosa y Felipe Coto Llerande, cruz
de plata del m6rito military con distintivo rojo.
Cabos Ram6n SAnchez Villacampa, Juan Narros Moreno, Eduardo
Fernandez Toro, Nicomedes Valle HernAndez, TomAs Crespo Vaquero,
Antonio Rond6n Pena, Rafael Corre Romero, Jos6 Aquilino Cano, Sal-
vador Vega Martinez, Emilio G6mez de Lara, Cruz P6rez Saez y Jos6
Perechano G6mez, id. id.
Cornetas Domingo Martin SAnchez y Gregorio Herrero Lard6n, idem
idem.
Soldado de primera Manuel Agustin Ramos, id. id.
Soldados de segunda Gumersindo Costa Varela, Antonio Olivera Va-
lle, Aquilino Iglesias Vaca, Gregorio Morales Rodriguez, Jos6 Fomento
Jim6nez, Ignacio Reina Gonzalez, Salvador Silvestre Lled6, Bautista
Camallonga Seguf, Juan Guerrero Martinez, Evaristo G6mez San Juan,
Ram6n Guardia Ventura, Juan Guillot Tome, Marcelino Pacheco More-
no, Pascual Torres Est6ban, Juan Muriel Moreno, Juan VArea Malag6n,
Alonso Pedreira Barroso, Jose Garcia Segueda, Lorenzo Manero Castro,
Lorenzo Llor Villagdia, Francisco Coll Garcia, Jacinto Neira Saldeiro,
Pablo Garcia Lahoz, Antonio Aquilino Lardero, Salvador Doriado Del-
verne, Emilio Guitero Rodriguez, Juan Federo Castellano, Jose Reche
L6pez, Toribio Rojo San Jos4, SAnchez Carbonera, Benigno Perez Le6n,
Agustin Martin Lucas, Francisco Ricart Gil, Jose Valencia Villal6n,
Rafael Exp6sito Benitez, Vicente Nogales DurAn, Francisco Benitez
GonzAlez, Juan Vicente Alarc6n, JoFs Boquet Boja, Gregorio Guirgas
Fuentes, Francisco Vilches Mufioz, cruz de plata del m6rito military con
distintivo rojo.
Sargento don Andrds Girona Argamasilla, cruz de plata del m6rito
military con distintivo rojo y la pension mensual de 25 pesetas no vi-
talicia.
Batall6n de Valladolid. nim. 21:
Saigentos Primitivo SAnchez Borrego, Manuel Estevez P6rez, Ricar-
do Garcia Cuenca, Antonio Ifiigo Aldecoa, Juan Ferrer Ram6n, Valen.
tin Guti6rrez Toribio, Benigno Mateo Salgado, Hip6lito Guill]n Ndiiez,
Bernardino Bisier Oliva, Leoncio Roman RomAn, Francisco Pradera





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


Iribarre, Joaquin Domfnguez Flor, Raimundo Mufioz Benito, Julian
P6rez Iturralde, Jorge Carrey Rasal, Emilio Izquierdo Pastor, cruz de
plata del merito military con distintivo rojo.
Corneta Juan Fernandez Gonzilez, id. id.
Soldados de primera Joaquin G6mez G6mez, Jose Hidalgo Pacheco,
Antonio Gabarro Romero, Venancio Serrano Morales, Jose SAnchez Gra-
nero, Bernardino Clemente Ib6n, Jesus Vazquez L6pez.
Soldados de segunda Agustin Paniagua Sancho, Damian Carb6 Jua-
nals, Jo,6 Romero Vega, Feliciano Justo Vicente, Juan Carreras Rou-
ra, Cipriano Zapico Robles, Jos6 Balboa L6pez, Justo Vazquez SAnchez,
Mariano Fernandez Martin, Macario Nogueras Bernardo, Antonio SuA-
rez Barrasa, Angel Quero Valenzuela, Jacinto Morin Via, Juan Alonso
Hern4ndez y Jos6 Garcia Cifuentes, id. id.
Idem cuarto Peninsular:
Soldado de segunda Jo:6 Juncoy, id.
Milicia local de Songo:
Guerrilleros Joaquin Gasc6n Carreflo, Vicente Fuentes Torres, Bau-
tista Duran Mauri, Valero P6rez Martinez, Juan Sorolla Marin, id.
Administraci6n military:
Factor de provisions Felipe Casado Fernandez. id.
Heridos.

Regimiento infanteria de Cuba.
Soldado Pedro Perea Luna, cruz del m6rito military con distintivo
rojo y la pensi6n mensual de 7'50 pesetas no vitalicia.
Idem idem Agustin Garcia Cantero, Francisco Real Garcia, Miguel
Cabos Montiel, id. id. id.
Idem idem Eustaquio Barrera, Francisco Col Garcia, Manuel Rodri-
guez Rodriguez, Jos6 Sabater Pulido, Salvador Ayaras Alvarez, Agustin
Gin6s Cardona, cabo Tomis Crespo Vaquero, cruz de plata del mnrito
military con distintivo rojo.
Soldado Luciano Boza Buza, id. id. con pension de 7'50 pesetas
mensuales vitalicia.
Batall6n de Valladolid:
Idem Francisco Calatayud Ayala, cruz de plata del merito military
con distintivo rojo.
Cruz de segunda clase del m6rito military con distintivo rojo al te-
niente coronel don Luis Otero Pimentel por los distinguidos servicios
que viene practicando en Manzanillo.
Cruz de Maria Cristina al primer teniente de la guerrilla de& ngo
don Juan Carvajal.
Por las operaciones sobre el rio Filipinas y encuentros de Vuelta,
Costa, Paso Largo y Malat:





44 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

La cruz roja de tercera clase pensionada al coronel don Francisco
de Borja Canella y Secades y la de segunda clase de la misma orden y
distintivo sin pensi6n al teniente coronel don Francisco Zamora.

Distinguidos.

Estado mayor:
Capitin don Luis Irles y Salas, cruz pensionada de primera clase del
merito military con distintivo rojo.
Milicias:
Capitan don Gregorio Romero Pacheco, cruz de primera clase del
m6rito military con distintivo rojo.
Infanteria:
Capitanes don Pascual Rueda Llorca, cruz de primera clase del mb-
rito military con distintivo rojo, don Francisco Amador Vega, cruz pen-
sionada de primera clase del merito military con distintivo rojo, don Ra-
fael Navas Lucena, cruz de primera clase del m6rito military con distin-
tivo rojo.
Primeros tenientes don Jos6 Miranda Longoria empleo de capitan,
don Fernando Acevedo Espinosa, y don Federico Esparza Torres, cruz
de primera clase del merito military con distintivo rojo.
Artilleria:
Capitan don Joaquin Marm6 Mas, id. id.
Sanidad military:
M6dico segundo don Rosendo Castell Ballespi, id. id.
Batall6n de Talavera:
Soldado Joaquin Nieto Benito, cruz de plata del m6rito military con
distintivo rojo y la pensi6n mensual de 7'50 pesetas vitalicia.
Soldados Juan Gargallo Garcia, Pablo Antero Fuente, Juan SAnchez
Marin, Indalecio Ferrer Albacete, cruz de plata del m6rito military con
distintivo rojo y la pension mensual de 7-50 pesetas no vitalicia.
Soldados Jos6 Tur Ferrer y Gregorio Navarro Orguete, cruz de pla-
ta del m6rito military con distintivo rojo y la pensi6n mensual de 2'50
pesetas no vitalicia.
Sargentos Jose Benito Aroza, Desiderio Cebollada Garcia, Hermene-
gilco Santapau, Juan Colomar Juan y Francisco Diaz Ortiz, cruz de
plata del m6rito military con distintivo rojo,
Cabos Lorenzo Espafiol Colas, Antonio Rufz Guardado y Juan Mifia-
no Fortosa, id. id.
Cornetas Jos6 Gir6n y Vicente P6rez, id. id.
Soldados de primer Alberto Marin Gil, Rafael Lafarga Sanz, Do-
mingo Cardona Chacorroy y Gonzalo G6mez Brot6ns, id. id.
Soldados de segunda Gregorio G6mez Garcia, Lorenzo Garcia Perez,





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA 45

Jenaro Ortega Pacino, Andres Navarro Hernandez, Fermin Bartell Apa-
ricio, Evaristo P6rez, Jos6 Golmin Folguera, Jesus Palas FelA, Juan
Esclusas Barons, Jaime Torres Medina, Joaquin Biesa Bleda, Jose Pas
tor Garcia, Jos6 Valero Fernandez, Julian Torrecilla L6pez, Jos6 Dau-
nan Manzano, Manuel Esquife Est6vez, Manuel Martinez Crestay, Gon-
zalo Domingo Domingo, Cristino P6rez Olna, Esquerro Valero, Fran-
cisco SAnchez Calatallar, Mariano Ferrer Frances, Fernando Andras,
Justo Roldan, Lorenzo Ibafiez, Jose Llopis Coll, Manuel Castillejos, Mi-
llan Allato Palacios, Pedro Segura Pariente, Jesus Cort6s Doret, Ama-
do Ibafiez L6pez, Marcelino Torres Boys, AndrBs Peinado Esteller, DA-
maso Escario Arnaldo, German Chesa Bellido, Juan Lahuerta Figueras,
Domingo Sanz Campos, Agustin Gonzalez Montarrana, Faustino Mario
Martinez, Emilio SAnchez Le6n, Jo-
s6 Calabuch Martinez, Lorenzo Soria
Perez, Andr6s Gil Company, Anto-
nio Monforla Pradas, Antonio Gi-
m6nez Torres, Andr6s Puente Al6s,
Antonio Ferrero Baza, Alonso Hue-
te Angulo, Bautista Boria Pascual,
Bautista Vidal Llopis, Benito Blach
Saez y Fernando de Le6n, id. id.
Guerrilla local de Sagua:
Soldados Agustin L6pez VAzquez,
Jos6 Cant6 HernAndez, Jos6 Casta-
fieda y Emilio Plasencia, cruz de pla-
ta del m6rito military con distintivo
rojo.
Artilleria:
Cabo Ildefonso Francisco Blan-
co, id. id.
Soldados de segunda PlAcido Gar- D. Segundo Alvarez, exalcalde de la Habana y uno de los
cia Bas, Julin Juan Grialy Sotero prohombres del partido autonomista de Cuba
cia Blas, Julian Juan Grial y Sotero
Rodriguez Diaz, id. id.
Sargentos Pedro Hernandez Duran, Mariano HernAndez Palacios,
Marcelino Ramirez Lamela, Bias Antonio Tolosa y Mariano Gaya Ven-
tura, id. id.
Cabos Fernando Camacho Benitez, Juan Mendoza Sarmiento, Luis
Milluria Sureda, Jos6 Romero Pacheco, Ezequiel Rojas Rojas, Sixto
Romero Pacheco, Santiago P6rez, Honorato Suarez Arias, Pedro Herrero
Bochino, Antonio Aldaba Calder6n, Manuel Seret Boch, Luis Medina
Exp6sito, cruz de plata del m6rito military con distintivo rojo.
Cornetas Antonio Feij6o Perez y Salvador Llorent Monet, id; id;
Voluntarios Ildefonso Seijas Alonso, PAnfilo Castellano Prefi, Juan





46 CR6N10A DE LA GUERRA DE CUBA

Ramirez Millin, Atanasio Ruiz Miret, Salvador Colomer Martinez,
Pantale6n Est6vez Aguila, Marico Rojas Rojas, Apolonio Rojas Rojas,
Jos4 Cafiina Os&s, Domingo Garcia Garcfa. Pedro Hospital Rufal, Isidro
Sereno Arroyo, Jaime Rub Ayemame, Pedro Marcial Alvarg, Jos6 Ro-
que Campos, Antonio Elfes Fernandez, Santiago Lagarejo Mans y De-
siderio Lara Rojas, id. id.
Heridos.
Cabos Jos4 Cambio Cavilla, cruz de plata del m6rito military con
distintivo rojo y la pension mensual de 7'50 pesetas vitalicia.
Daniel Padr6n Ramirez, cruz de plata del m6rito military con distin-,
tivo rojo y la pensi6n mensual de 7-50 pesetas no vitalicia.
Voluntario Alejo Perez Pacheco, cruz de plata del m6rito military con
distintivo rojo y la pensi6n mensual de 2'50 pesetas no vitalicia.
Cruz de plata del m6rito military con distintivo rojo y la pensi6n de
7'50 pesetas mensuales, no vitalicia, al sargento de la comandancia de
la guardia civil, de Cienfuegos, Luis Degorgue Nebreda, y la misma
condecoraci6n, sin pensi6n, a los guardian de dicha comandancia Luis
Rodriguez Silva y Juan Gil Garcia y a los voluntarios de la compaiifa
de Arimao, Antonio Vera, Antonio Garcia, Joaquin Vera y Rafael
Moreno, en recompensa del distinguido comportamiento que observaron
en el encuentro y capture de un grupo de insurrectos en el punto cono-
cido por Milpa (Villas): el 1. de Julio anterior.
Idem id. al soldado del batall6n de Antequera ndimero 9 Francisco
Fernandez G6mez, por su comportamiento y heridas que recibi6 en ]a
acci6n de Dos Bocas.
Permuta por la cruz de Maria Cristina al capitan de artilleria don
Roman Grima y Cano, del empleo que le fu6 concedido por su compor-
tamiento en el asalto y toma de Marahuit.
Por la accidn de Piedra Picada.
Segundo batall6n 2.0 regimiento infanterfa de Marina:
Teniente don Juan Ruiz Rufz, cruz de primera clase del m6rito mi-
litar con distintivo rojo pensionada.
Guardia civil:
Cabo Manuel Cerezo Lanza, cruz de plata del m6rito military con dis-
tintivo rojo.
Regimiento infanterfa de la Habana:
Cabo Vicente L6pez Durin, id. id.
Soldado de 1.a Fermin Urraiz, id. id.
Otros de 2.' Eustaquio Calvo, Francisco Chinestra, Mariano Armilla,
Juan Velasco, Francisco L6pez y Enrique Fuentes, id. id.
Segundo batall6n 2. regimiento infanteria de marina:
Soldado de 2." Vicente Torres, id. id.



















IV



AC)CIDE ITTES






ESDE hacia alguin tiempo merodeaban cercanas al pobla
do de Santa Ana pequefias partidas de rebeldes. En la finca
Santa Ana, que estA a un kil6metro, se vela una docena de
Shombres correr enlazando caballos, y otros tantos disemi-
nados por la sitieria.
S1 En vista de estar las fuerzas de las Navas en operacio-
nes y el pueblo sin tropa alguna, mAs que los voluntarios, el senior Al-
calde municipal dispuso la salida de un tren embarcando una docena de
voluntarios, cuatro guardias municipales y seis guardias civiles alman-
do del cabo Izquierdo; se hizo el recorrido de la linea, vi6ndose en el tra-
yecto hacia la loma de los Colorados, pasar varias veces, en distintas
direcciones, grupos de tres y cuatro individuos, cuando se lleg6 a dicha
loma, el senior alcalde mand6 que bajara la tropa y, puesto al frente
de ella, hizo el reconocimiento de una manigtia, lugar donde se lesvi6 en-
trar, no dando resultado alguno y much menos yendo A pi6 como iban.
Como ya tenfan conocimiento del descarrilamiento de la explorado-
ra, esperaron el tren de auxilio que venia de Sagua y en 6l subieron para
trasladarse al lugar del suceso; en dicho tren venia el senior Chfa admi-
nistrador de la empresa, que despreciando peligros, acude presuroso,
alli donde sus deberes le reclaman, debido a esa infatigable actividad





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


que desplega en todos sus actos, venciendo todos los obstaculos en ma-
teria de descarrilamientos. El pdblico que lo vB, le elogia y rinde un tri-
buto de admiraci6n.
A las dos llegaron al punto indicado, donde encontraron que la casi-
lla blindada y el carro alijo estaban fuera de la via y la mAquina desca-
rrilada montada en la alcantarilla.
Poco despu6s pudieron pasar, por medio de unas tablas, al otro lado
de la alcantarilla y el sargento del batall6n de Navas relat6 el hecho.
Este sargento que tiene una herida y contusiones en las piernas, di-
ce, que moments antes de entrar el tren en la alcantarilla, una parti-
da de insurrectos allf apostada, habian amarrado un carril con alambre
y al pasar el tren tiraron fuertemente y sacaron de su sitio el rail de
antemano desclavado; que el carro blindado y el alijo pasaron por enci-
ma de la alcantarilla, cayendo A la zanja y enterrAndose las ruedas con-








Ii -





La calle del Angel de Bayamo y llegada del primer convoy del Cauto.
tuvieron el empuje de la maquina que afortunadamente qued6 sobre la
alcantarilla; que el senior don Aquilino Cubillas, valiente y arrojado te-
niente del batall6n de las Navas, venia en la puerta del carro blindado,
y que alli recibi6 un balazo en el brazo izquierdo y como por la falta
de fuerza perdi6 el equilibrio cay6 A tierra; que, entonces, los rebeldes
se le echaban encima y que los soldados, sin perder la serenidad y valen-
tia, hicieron varias descargas, que los insurrectos .contestaron, durando
el fuego una media hora: que la partida pretendia apoderarse del te-
niente; pero que 61 (el sargento) viendo imposibilitado a su querido jefe,
se hizo cargo de la fuerza y atac6 rudamente al enemigo que al ver tan-
to denuedo y arrojo, huy6.
Que el ndmero de los rebeldes ascendfa A mas de 300 hombres, todos
bien montados, pero mal armados; que Ilevan dos muertos vistos y mu-
chos heridos.





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA 49

Puede decirse que la cosa tuvo que ser gorda, pues, cuando el ene-
migo vi6 el tren descarrilado, en masa se tir6 encima y, como los sol-
dados mandados por el sargento (que se llama Mariano Torres Cardiel)
no salieron del carro A pesar de estar medio volcado, les pudo disparar
& boca de jarro y contuvieron sus impetus de machetear al distinguido
y valiente jefe.


-r~~ r7~

~c,_,~
..
""
r-
1
ia;e~ i ~Ic~r~cr~
,r .c~
M '--~ad


Fuerzas de San Marcial, batiendose detris do on& carreta.


Despubs de concluido el fuego, fueron A reconocer el sitio donde vie-
ron caer dos hombres y encontraron dos caballos muertos, con sus mon-
turas, y muchos rastros de sangre, en distintas direcciones, prueba ine-
quivoca de haber heridos; el mismo sargento senior Torres dice que el
caballo moro muerto es el de Aniceto Hernindez, cabecilla de la par-
tida, el cual, si esto es cierto, va muy mal herido, pues el punto donde
el caballo tiene el balazo es precisamente debajo del lugar donde va el
muslo derecho; se les vi6 tambidn recoger dos individuos y echarlos
sobre caballos, los que se supone vayan muertos; por tal los dA el sar-
gento.
Una vez concluida alli la misi6n, el Dr. Laso, fu6, en un tren A La-


Cuadcerima 44-T. m.


Vrftefo 10 ccpt.0





50. CR6NICA DE LA. GUERRA DE.CUBA

jas, con objeto de curar al senior Cubillas, teniente herido, y allf encon-
tr6 al Dr. don N. Ruiz Castro-Viejo, m6dico military, que habfa hecho
la cura de primer intenci6n, pues que, tal vez, la de amputaci6n se le
hard en el hospital de Santa Clara: no se pudo hablar nada con el senior
Cubillas, por no molestarle en aquellos moments; seguidamente el dis-
tinguido m6dico Dr. Laso, se enter que, en el cuartel, habia un soldado
herido en la misma acci6n y, con esa destreza y habilidad propias del
que sabe lo que hace, cur6 de una pequefia herida de bala al soldado
indicado Juan Vazquez Fernandez, (le faltaba del pabell6n de la oreja
izquierda un pequefio fragmento de caree)
Don Laureano Guti6rrez, rico propietario, de Lajas di6 las siguientes
impresiones, que honran sobre manera y ponen A gran altura, al pueblo
de Lajas.
Los primeros auxilios que recibi6 la fuerza de la exploradora desca-
rrilada, se los prestaron los voluntarios de caballeria 6 infanterfa de
Las Lajas, al mando del primer jefe de caballeria senior don Elfas Mora,
que, en uni6n de los soldados que tan her6icamente se defendieron y de
los guardias civiles que custodiaban el tren de pasajeros, empataron los
hilos telegrAficos y procedieron A hacer un reconocimiento por aquellos
contornos, con el fin de impedir el nuevo ataque A que estaban expues-
tos los soldados.
La compafifa y el escuadr6n de voluntarios de Lajas, cuando tuvieron
conocimiento del suceso, fieles al cumplimiento de sus sagrados deberes,
vi6ndose solos por estar las fuerzas del ej6rcito allf destacada, en ope-
raciones, y dando una prueba mis de su lealtad y patriotism, cubri6 y
reforz6 los siete fuertes con que cuenta la poblaci6n, enviando la mayor
parte al descarrilamiento; esos voluntarios que tan seilalados servicios
tienen prestados A la patria, han agregado una Ifnea mis en las pAginas
del libro de los heroes.
El Ayuntamiento de Lajas tiene acordado movilizar cincuenta vo-
luntarios de caballeria, seis classes y dos oficiales; lo cual es de aplaudir
y mis si al crear el personal, se prescinde de influencias y se nombra
para el mando A aquellos individuos que, por sus m6ritos personales y
por sus servicios prestados, tienen derecho A ello; teniendose tambien
presents a los que han abandonado sus hogares 6 intereses y han salido
A operaciones sin aspiraciones de ninguna clase. *
Si asi se procede, merece grandes aplautos la corporaci6n citada,
porque al mismo tiempo que crea una fuerza armada muy dtil, da vida
A aquellos que ya se han sacrifioad& por la patria'.
Se olvidaba consignar que al chticherb don Jos6 Rodriguez le dieron
various planazos en las espaldas, por haber piesto bandera al tren explo-
rador, en sefial de aviso de peligro.





















v



Otros encuentros




L dia 6 de Noviembre el coronel seflor Hernindez de Velasco,
fraccion6 en dos la column que mandaba, para atacar al ene-
migo que se encontraba entire Punta Larga y Pifi6n, y dispuso
que la segunda fracci6n al mando del capitan de Extremadura
senior Sanchez, con 40 caballos de Sagunto y 20 de Camajua-
ni, recorrieran los montes de Fondo de Peralta, Manigiias Bajai, Carbo-
nera, Playa Estache, Punta Larga, Algodonera y Tibur6n.
La primera A sus 6rdenes inmediatas tom6 por el Armonfa dirigien-
dose A Pifi6n, pero antes de llegar la vanguardia, tuvo fuego con una
emboscada del enemigo en el punto conocido por Carboneras de Parillas.
Para obligar A los rebeldes A empefiar combat y evitar que huyeran,
mand6 atacar de frente sus posiciones, con fuerzas de Extremadura, al
mando del teniente coronel senior Posemal y con fuerzas de las Navas
atacaba por el flinco el comandante SAnchez.
Combinadas ambas. columns despuqs de alguna resistencia del ene-
migo, .lograron penetrar en Linda Pifi6n en donde estaba el campamen-
to, cogi6ndoles efectos de medicine, 20 caballos con sus monturas, ar-
mas blancas y de fuego, relojes, impermeables, cartas y otros objetos de
uso particular.
Despu6s de haberse apoderado los nuestros de los efectos, sigui6 Is




52 CB6NIOA DE LA GUERRA DE QUBA

persecuci6n hasta donde lo permiti6 la naturaleza del terreno, causin-
dole dos muertos vistos y algunos heridos, cuyo nimero no se pudo pre.
cisar por haberlos retirado el enemigo y favorecerle lo espeso de la ma-
nigiia.
Media hora despubs el capitAn senior Vega encontr6 A various rebeldes
dispersos, atacAndoles con las fuerzas de caballeria A sus 6rdenes, cau-
sAndoles un muerto, dos heridos, cogi6ndoles cuatro caballos con mon-
turas y algunos otros efectos.
La column no tuvo mas que un
i caballo muerto del escuadr6n de Sa-
gunto, pernoctando en Armonfa y re-
gresando el 7 A Sagua.
Por equivocaci6n dfjose que el in-
Ssurrecto muerto en un encuentro con
7 / la column del general Valdes, era el
S,. cabecilla Carlos Aguilar y no fuW 6ste
Ssino un hermano llamado Jos6 Marfa,
S r- al que le penetr6 la bala por la boca
-'.. .'-.. quedando muerto en el acto.



--- Despu6s de nueve dias de conti-
nuas operaciones, regres6 el 10 la co-
El general Loio. lumna del general SuArez Vald6s. La
operaci6n tenfa por objeto conducir
un convoy A Manicaragua, Ilevada a cabo felizmente 4 pesar de los
entorpecimientos de mala ley puestos por el enemigo.
Componfan la column fuerzas de San Marcial y Am6rica, 50 caballos
del escuadr6n Comercio nuim. 1, el de Montesa, una pieza de artillerfa,
y 25 guardias civiles protegiendo 42 carretas y 60 ac6milas de la compa-
fifa de transportes A lomo, a mis de las ac6milas de las distintas uni-
dades.
Organizado el convoy y la column de protecci6n en San Juan de
las Yeras se emprendi6 la march el dia 1., llegando A Fortuna, sin no-
vedad; pero al llegar A Viajacas, donde se acamp6, present6?e el enemi-
go que ocupaba posiciones dominantes, siendo batido en todas las lineas
por la fuerza del Comercio y tres compafifas de San Marcial, que obser-
vando una discipline de fuego admirable, tom6 todas las alturas.
Continuada la march sin mis novedad que ligeros tiroteos lleg6, la
column el 4 A Manicaragua y el convoy el 5, regresando el 6 y practi-
cando reconocimientos en este dia y los siguientes por la Moza, Caunao,
Guabinas, Seibabo y los G6mez, sin encontrar al enemigo.







A causa de haber cafdo en un pozo, ha resultado con heridas graves
un capitAn del batall6n de San Marcial, pero se cree sanari pronto. Es-
te es el inico percance que han sufrido nuestras tropas en esta ex-
cursi6n.

*

Para relevar el destacamento de Guandao, se organize el dia 6 en
Baracoa una column formada por medio batall6n de Talavera al man-
do de su teniente coronel senior Za-
mora, operando, hasta la bahfa de
Mata, en combinaci6n con el cafione-
ro Alcedo.
) En el Paso del Roble, Paso de Gui-
Srito y Dos Hermanos intentaron los
rebeldes oponerse a la march de la
S: -columna, siendo rechazados con per-
dida de 2 muertos vistos; por nuestra
S parte un cabo herido.
S At Ilegar A Mata, se sostuvo nue-
vamerte fuego con el enemigo, jugan-
Sdo la artillerfa del Alcedo y del Alon-
/ .,'' so Pinzon que se encontraba en la ba-
hfa.
S-h Relevado el destacamento de Guan-
D. Miguel caTanella. dao y despues de sostener nuevamen-
te fuego en Mata, y mis nutrido en
Consolaci6n ocupado por la partida de Fez, acamp6 la fuerza, en este
dltimo punto.
A las 5 de la mariana del 9 dice El Avisador, emprendi6 la column
la ascension A los montes de Capiro, dividida en tres fracciones manda-
das por los capitanes Calvo, Amador y comandante Gonzilez Moro, que
desde los primeros moments encontraron las avanzadas enemigas, que
disparando los tiros de aviso se internaron en la manigiia, desde la mi-
tad pr6ximamente de la salida se hizo general el fuego, presentAndose en
las alturas mas de 800 insurrectos, mandados por el titulado brigadier
Gil, que*fueron batidos y derrotados de posici6n en posici6n, terminan-
do la toma de Capiro despubs de cinco horas de fuego, ocupAndoles to-
das las alturas y la trinchera de piedras en que se hicieron fuertes en la
iltima hora; el enemigo se retir6 desordenadamente dejando en el cam-
po catorce muertos, Ilevandose algunos mis y gran ndmero de heridos.
Reconocido el terreno de la acci6n se encontraron monturas, caba-
llos, mulos y various efectos, ocupindose en la casa Central de Capiro


53


(m6NIOA DR LA GUXRJUL DR OUBA





54 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

care de vaca recien muerta que tenian dispuesta para sus ranchos las
fuerzas insurrectas.
La column que ha realizado esta brillante operaci6n tuvo un gue-
rrillero muerto, otro herido muy grave y cuatro guerrilleros y un sar-
gento de Talavera heridos, aunque de menos gravedad, resultando con-
tuso de bala en la mano derecha el capitAn.don Claro Dfaz, de la gue-
rrilla local de Baracoa y seis soldados.
En los altos de Capiro descans6 6 hizo su primer rancho la column,
saliendo A las dos de la tarde A pernoctar en la Ceiba (Sabanilla).
En la madrugada regres6 A esta poblaci6n, acampando en la Pasada
despu6s de batir completamente A unos cuantos grupos de insurrectos
que trataron de molestar A la column y que salieron escarrentados por
la fuerza de flanqueo, mandada por don Armando Altamira. En las in-
mediaciones de Cabacu tuvieron dos muertos los insurrectos, sin que hu
biera novedad alguna por parte de ]a column, que, segun tenemos en-
tendido, continuarA operando por la jurisdicci6n durante algunos dias.
Por noticias posteriores se sabe que los muertos han sido 38 y mis
de 80 los heridos, entire los muertos figure el cabecilla Faez.
*
*

El general Oliver desde el ingenio Santa Rosalia dice lo siguiente:
Con fecha del 12, al amanecer continue operaci6n que di cuenta.
Saliendo del ingenio Julia A San Andr4s retrocedf por tener noticias
del paradero de varias partidas, pasando A buscarlas A Cien Rosas, don-
de esperaban emboscados.
Reunidos en nimero de 600 hombres, segun confidencias, y manda-
dos por Carrillo y Varona, rompi6se el fuego por ambas parties, dando
el enemigo la voz de tal machete,, intentAndolo contra la vanguardia,
que los rechaz6, y perseguidos dejaron en el campo 10 muertos.
Dispersados, fueron alcanzados otra vez en el ingenio Julia, reuni-
dos de nuevo, y donde hicieron pequefia resistencia, despues en el inge-
nio Rosalia, donde se hicieron fuertes, continuando desalojados dejando
rancho preparado, pasando A tomar posiciones en la loma Parejo, que
abandonaron despues de una hora de nutrido fuego y perseguidos hasta
muy entrada la noche que volvi para pernoctar en Santa Rosalia.
Fueron vistos en los tres ultimos encuentros 20 muertos y gran nd-
nero de caballos tambien muertos, otros abandonados, de los cuales al-
gunos fueron recogidos, lo mismo que monturas, armas y efectos.
Suma total: bajas del enemigo, vistos 30 muertos y forzosamente
tiene que llevar muchos mAs y mayor ndmero de heridos.
Por nuestra parte un official herido y otro contuso, un soldado y dos
caballos muertos y 4 heridos de la tropa.





CR6NICA 0D LA GUER~A DE CUBA '55

En estos encuentros han jugado valerosamente las tres armas, con-
tribuyendo la artillerfa con sus certeros disparos al pAnico de los que
hufan.
El general SuArez Vald4s participa que fuerzas del batall6n de las
Navas batieron el dia 17, grupos enemigos en el ingenio Saratoga y Lo-
mas Nieves, causAndoles 3 heridos y cogi4ndoles 3 caballos,
Movilizados de Santo Domingo batieron el dfa 18 A un grupo enemi-
go, en Yabu y Naranjo causandole un muerto y heridos y cogi6ndrle
tres caballos.
En esta operaci6n la tropa no tuvo novedad.
La column de Ortiz Tovar sostuvo el dia 19 un combat de dos ho-
ras con insurrectos numerosos en Loma Bacagual, hacidndoles 7 bajas.
La tropa tuvo un soldado contuso.
El general Jiminez Moreno lleg6 A Songo con guerrillas de Pejada
que le acompailaron desde Perseverancia reconociendo Corralillo, Gua-
n4bana, Filipinas y various potreros, teniendo en su march fuego con
varias partidas, A las cuales bati6, causAndoles tres muertos vistos y co-
gi6ndoles un armamento, dos acemilas, viveres, un botiqufn y corres-
pondencia.
La tropa tuvo tres heridos.

*
A las seis de la mafiana del dia 16 de Noviembre se present una
partida insurrecta en el ingenio de Occetania, pidiendo y llevAndose las
armas que allf habia; acto seguido sali en su persecucidn con las dos
secciones montadas de esta column, disponiendo que los movilizados
de Macagua saliesen desplegados A retaguardia del ingenio Semillero, 4
fin de cortar la retirada del enemigo si 6ste como era de suponer trataba
de favorecerse en las sabanas del Mangal, colocAndose en distancia de
diffcil alcance, mientras que una secci6n de infanteria se apostaba en el
camino del Semillero, que por la via f4rrea da paso A los montes de
Santa Rita y el jefe que suscribe con la secci6n de Dragones de Santiago
me dirigi por el camino mas recto al ingenio Occetania, haciendo es-
crupulosos reconocimientos en las colonies de don Francisco L6pez, don
Antonio Mondyar y Rodriguez, don Ram6n Perez y del Moreno Hemely,
hasta llegar al ingenio Occetania donde adquirf los informes del suceso
con sus mas minuciosos detalles y se me incorpor6 la secci6n moviliza-
dos de Macagua, y tomando el rastro que el enemigo dej6, lo continue
en direcci6n del ingenio Arango, habiendo podido averiguar en una
confidencia que el enemigo seguia en direcci6n a Monte Alto, sin que
pudieran precisarme el ndmero de este, sigui6ndole la pista y haciendo
numerosos reconocimientos en las colonies de los morenos Mateo, Ul-





56 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA
S piano, Jacinto
S. 6 Inocenoio
SP Arango, en la
P de don Felipe
< ^ '- Carini y don
St \CecilioHernin-
S dez, dando pa-
? o so A un peque-
.'-, o no arroyuelo
S que da cruce del
L, ingenio Mar-
S quesita, Monte
S- Alto y Cuatro
Esquinas y en
G .61 not6 un ras-
S, tro vivo y fres-
i c./.. F co que conti-
S. nu6, llegando
S alingenio Mar-
Squesita y en 61
o -. obtuve noticias
S ... afirmativas de
; que hacia breves instantes
A: i.. que el enemigo acabara de
S. pasar en direcci6n 4 Mon-
Cho. te Alto y dispuse que la
., .' secci6n movilizados de Ma-
S"cagua, tomando el flanco
S>derecho hicieseminuciosos
: t reconocimientos en los ca-
f.averales y demAs plan-
*. .tfos en direcci6n & Monte
SAlto, en cuyo frente debia
,, |mos encontrarnos con la
Si seccidn de Dragones de
Santiago, que venfa desple-
"' gada por el centro y flan-
S co izquierdo, y Ilegando 4
..dicho punto se reunieron
':..-.: las fuerzas en donde se me
," present un individuo que
me dijo ser eargento del
escuadr6n Chapelgorris, voluntarios de Macagua, manifestAndome que





CROrqCA DE LA GUZ2RA DE CUBA


en su colonia pr6xima A la finca de Calzadilla se encontraba una partida
enemiga que sin duda era la que se persegufa; en su vista dispose las me-
didas conducentes A fin de impedir su fuga, cortAndole toda la retirada y
cargando sobre ella entabl6se el fuego que dur6 breves instantes, pues 6s-
tos se desparramaron y aprovechando el cansancio de nuestra caballerfa,
los crecidos cafiaverales, abundantes manigiias y los cercados de malla no
se pudo hacer un movimiento envolvente para su total copo, resultando
qie Bstos se pusieran en precipitada fuga y diseminados tomaron distintas
direcciones, dejando various rastros de sangre, con lo que demostraban



7 .














Tren con vagonota blindada.
l1evar muchos heridos; y haci6ndose impossible continuar estos rastros
por los muchos cafiaverales que A cada paso se encontraban, orden6 que.
Dragones de Santiago recogiesen las impresiones de los sitieros colin-
dantes en averiguacidn de la direcci6n que el enemigo hubiese tomado,
mientras que los movilizados de Macagua reconocfan el terreno de la
acci6n en donde encontramos dos muertos, ambos pertenecientes A ]a raza
de color, quienes identificados por el alcalde de barrio de Monte Alto,
resultaron ser los morenos Cirilo Martiartu y Raimundo Martinez (a)
Mofiito, ocupindoseles un fusil Remington, una tercerola del mismo sis-
tema, un revolver cargado, trece cApsulas de fusil Remington, un ma-
chete, dos cinturones y dos caballos con sus monturas, y por el suelo se
vieron varias capsulas disparadas.
Dicha partida, segiin noticias adquiridas, era de nueva creaci6n que
el cabecilla Socorro esta reclutando.
Los dos cadaveres ya mencionados fueron enterrados por el alcalde





58 CR6NICA DE LA GUERRA DR CUBA

de barrio don Juan Domeuzain en el lindero E. del potrero del ingenio
San Luciano, lindando con el camino real que va 4 la tienda de Monte
Alto distant de dicha tienda como 300 metros y como 6 metros de la
cerca del camino.
Habi6ndose presentado A iiltima hora el moreno Pancho Herrera,
con un machete, diciendo que era de la partida dispersada y que en la
misma reinaba gran espiritu de querer presentarse, manifestando A ]a
vez tener una tercerola escondida, la que se recogeri, yhaci6ndose por
sus inmediaciones various reconocimientos por si resultaran ciertas
dichas manifestaciones.
*
*
De Sancti Spiritus

Una de las partidas insurrectas que merodean por esta jurisdicci6n,
dieron candela A su paso por el poblado de Banao A seis casas correla-
tivas de la propiedad de dofia Monserrat Cafiizares y don Aurelio Expi-
rano, quedando todas ellas reducidas 4 cenizas.
Como 4 las cinco de la tarde del 17 de Noviembre uno de los centine-
las del destacamento de Banao, di6 ]a voz de candela, 6 inmediatamente
el cabo de la guardia civil jefe del mismo, Cosme Castillo Torres, des-
puns de dejar la fuerza colocada en sus posiciones, sali6 sin reparar en
ninguna elase de peligros, en uni6n de los guardias segundos Manuel
Freo Sim6, Jos6 Vicente Rosas, Antonio Andr6s Paracuello, Juan G6nza-
lez Palanquera, Rafael Carrasco Beito y Estanislao Rodrfguez Castillo,
para el sitio del siniestro, que A primer vista presentaba un aspect
aterrador, pues se hallaba envuelta en llamas la casa propiedad de dofia
Bel4n P6rez, habitada por su hija dofia Maria Ortega, esposa del cabe-
cilla insurrecto Ram6n Solanos y sus siete hijos. La citada fuerza al oir
los gritos que exhalaban aquellas inocentes criaturas, se lanzaron A aque-
Hla inmensa hoguera sin reparar en el peligro que corrian y salvaron de
una muerte segura 4 la citada sefiora dofia Bel6n, anciana de 75 aifos y
4 tres nifios de corta edad que en un rinc6n de la' casa, se hallaban casi
asfixiados por el humo, la citada casa se derrumb6 A los pocos momen-
tos, no quedando de aquel suntuoso edificio mas que un mont6n de es-
combros. Al lugar del siniestro no acudi6 ninguna autoridad por no ha-
berla en el poblado, asi como tampoco acudieron los vecinos por career
era un hecho de los insurrectos de las muchas partidas que merodean
por aquellos contornos; asi es, que toda la gloria corresponde al her6ico
cabo y guardias que le acompafiaban.
Vean los enemigos de la madre patria como se porta el soldado espa-
fiol, ain con los mismos familiares de sus enemigos.
*
**





OR6NlOA DE -LA GUERRA DE OUBA


ArmifiAn, el inagotable jefe de la guardia civil, A cuya indomable
energfa se debe que la via f6rrea de Tunas A Sancti Spiritus funcione.
con igual regularidad que en tiempos normales, librando A la ciudad de
la escasez de subsistencias con su desesperante cortejo del encarecimien-
to de la vida y del hambre de las classes pobres; el simpAtico jefe que
tiene A raya A los dinamiteros de Roloff y reducido A impotencia en la
zona de su mando el anarquismo revolucionario, acaba de realizar ope-
raciones importantes lejos del ferrocarril y en aquellas vegas del cauda
loso Zaza, donde en otro tiempo A la sombra bienhechora de la paz eran
felices un centenar de families.
La column se componfa de fuerzas pertenecientes A Chiclana, Te-
tu4n y una secci6n de guardia civil, mientras el enemigo, doblemente
superior en numero le abandon su campamento de San Carlos, reple-
gAndose sobre un fuerte que con ladrillo construyera en Casa Teja, cuya
fortificaci6n aspillerada en sus frentes, con tambores en los Angulos
opuestos que la flanqueaban y con aspilleras ademos para fuegos diver-
gentes, era en si un lugar adecuado para medir sus armas con las de
nuestros soldados. iPero no fud asi! Como abandonaron el campamento
abandonaron el fuerte, sin que el humo de la p6lvora ni los relampa-
gueos del arma blanca justificaran el tiempo invertido en su construc-
ci6n, sirviendo solo para que sin tirar un tiro nuestras tropas disper-
saran en guerrilla millares de ladrillos acumulados allf por manos insu-
rrectas.
No es lo mismo volar puentes indefensos y quemar casas no guarda-
das al Conde de Lersundi, que esperar tras de paredes de mamposteria
el empuje de las fuerzas espafiolas: esto no lo quieren hacer los secta-
rios del dominicano G6mez.
En ]a misma finca de Casa Teja tambien abandonaron otro campa-
mento, y por la tarde dejaron ver un grupo de 40 6 50 insurrectos man-
dados por el cabecilla Marin, los que Armifidn persigui6 y dispers6 con
una secci6n montada y una compaifa de Chiclana mandada por el te-
niente Martin, causandoles bastantes bajas, que vieron retirar.
Despuds en Corralillo se le present en son de combat el mulato
Bartolomb G6mez con 80 6 90 hombres emboscados en la manigiia de
una altura, desde donde rompieron el fuego sobre el flanco derecho de
la column; pero fuertes TetuAn y Chiclana en su fuego por descar-
gas complementadas con una carga de los 25 caballos dispersaron en
precipitada fuga al enemigo, que abandon A nuestras tropas dos caba-
llos de ginetes heridos. Cuando tenfa lugar esta operaci6n el cabecilla
Mena con 100 hombres hostiliz6 la column por el flanco izquierdo y
sobre esta parte del enemigo se arroj6 la reserve que tenfa Armifinn,
dispersandole y causando al Mena cinco bajas, cuyos caballos recogie-
ron nuestros soldados.





60 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

Terminadas estas operaciones, sabiendo que las partidas tuvieron
tres muertos y once heridos, se retire la column por Vendabal A Pare-
des y Guasima donde tiene su zona, realizAndose el importantfsimo ser-
vicio de asegurar el trAfico entire Tanas y la ciudad del Yayabo.

*
*
Una vez mis, la decision, arrojo y bravura del general Prats, su in-
cansable vigilancia y su exquisite tacto, han salvado la provincia de
Matanzas de los horrores de la guerra, evitando un serio levantamiento
que se proyectaba y que ha hecho abortar completamente el veteran
y active general.
Hace cinco dias tuvo noticias el general de que, en punto no muy
lejano de esta ciudad, habia de alzar-
se una gruesa partida, compuesta de
_- individuos citados para un moment
dado, la cual, inmediatamente des-
pu6s de reunida, operaria de acuerdo
con las que se hallan en las Villas,
-s que invadirfan este territorio.
En el acto, el general, sin esperar
fuerzas, en un impulso de temerario
Sarrojo, sali6 de esta capital y mont6
S.' caballo, acompaiiado solamente del
teniente coronel de la Guardia civil
/ senior Rojo, de su ayudante el senior
j Revert y de cuatro guardias civiles y
cuatro voluntarios, recorriendo todos
Don Domingo Guti.re. de la Solana. los sitios del valle de Guacamaro, el
de Camarioca y las abruptas lomas de ese nombre, donde se hallaban ci-
tados los comprometidos para el levantamiento, arrastrando entusias-
mados a su paso A los voluntarios de las inmediaciones, a los que acom-
pafiaban grupos de paisanos amantes del orden, quienes con las fuerzas
que iban llegando, de Marfa Cristina, Guardia civil, voluntarios de CAr-
denas y del regimiento de caballeria de esta ciudad, ha registrado mi-
nuciosamente todos los puntos mencionados y otros muchos mAs que no
citamos, por no hacer interminable esta relacidn, impidiendo la reunion
de los comprometidos para el alzamiento, que se han ocultado indivi.
dualmente, ante tal alarde de actividad y energia.
En los tres dfas que han durado los reconocimientos, el general y las
fuerzas, apenas han descansado, habi6ndose instalado el cuartel general
en el demolido ingenio Jesus Maria y potrero Conchita.
De los voluntarios y las fuerzas del ej6rcito, todos los elogios que





OB6NIOA DE LA GUERRA DE CUBA 61

puedan hacerse son palidos ante la realidad. Nada les ha detenido, y A
trav6s de lodazales y pantanos y por medio de los abruptos dientes de
perro de los montes, donde gran nmmero de ellos perdieron los zapatos
y parte de las ropas, cumplieron su deber, siguiendo el ejemplo del ge-
neral, como buenos. Al vadear el rfo Canimar, uno de los voluntarios
del segundo batall6n de CArdenas fu6 arrastrado por la corriente y hu-
biera perecido ahogado, no ser por el auxilio que le prestaron sus com-
paneros.
Por la tarde, despu6s de dejar en aquellos sitios 250 hombres monta-
dos, el general parti6 para CIrde.
nas, donde lleg6 A las 5, siendo re-
cibido con verdadero entusiasmo.
Tambi6n partieron para CAr-
denas los voluntarios de aquella
ciudad, regresando A Matanzas,
los del regimiento de caballerfa,
almando del comandante don Ale-
jandro Maruri y capitin don An-
tonio Fernandez Pifieiro.
En resuimen: una operaci6n bri-
llante: por la que, gracias A la ac-
tividad infatigable del general
Prats, se ha evitado un alzamiento .
general en la provincia de Matan-
zas, que ha sabido conservar tran- '
quila el mencionado general, aho-
gando las muiltiples intentonas que
para perturbarla se han llevado C
cabo. Capitin don Francisco Aguero Hernindez.
El dia 15 del actual las partidas insurrectas capitaneadas por Jos6
Acebo y Aniceto Hernindez, fuertes de 150 hombres, pretendieron ata-
car al ingenio Santa Catalina en la jurisdicci6n de Cruces, y con objeto
de evitar que los rebeldes pudieran realizar lo que se proponfan, sali6 de
dicho pueblo el teniente coronel seflor Brull con quince ginetes de su
fuerza, sigui6ndole la infanterfa.
Los insurrectos no esperaron la llegada de la fuerza y evitando un
encuentro se dirigieron a este t6rmino sin sospechar que una vez sobre
la pista, serfa incansable en su persecuci6n el senior Brull, como efecti-
vamente sucedi6, pues se adelant6 con sus quince mal montados ginetew
hasta que despues de perseguirlos cerca de ocho leguas los encontr6 en
el ingenio Carmita, barrio San Vicente, de este t6rmino, y con esa ener-
gia que le es caracteristica, se fu6 sobre ellos sin reparar que el ndmero
de sus soldados era diez veces menor que el del enemigo. Al ver los in-




CR6NIoA DR LA GUEtRA D OCUBA


surrectos aquella fuerza que con tanta decision tomaba la ofensiva, se
figuraron que aquellos quince valientes eran un regimiento, y Aniceto
Iernindez, sin disparar un tiro, huy6 A la desbandada con su gente.
Acebo pretendi6 resistir y orden6 A los suyos que hicieran fuego, orden
que fu6 ejecutada, pero los artilleros no se amedrentaron y contestando
la agresi6n les fueron a la carga con tanto empuje que los hicieron huir
ea todas direcciones, dejando en el lugar de la acci6n quince caballos,
cinco de ellos con monturas.
Tan mal efecto ha causado en el enemigo aquel pufiado de valientes,
que convencidos sin duda de lo much que valen nuestros soldados, y
de la inutilidad y locura de pondrseles en frente, se ban presentado mu-
chos de ellos y de seguro que han de quedar convidados, como suele de-
cirse, para no volverse A meter A redentores.



















VI



SALVAJADAS Y ENCUENTROS





FT Et aquf el parte official que se trasmiti6 el dia 2 de No -
viembre:
SExemo. senior: El tren de pasajeros de hoy sali6 con
20 minutes de atraso, 6 s6ase Alas 6 y 50 minutes, y A
Slas 6 y 52 minutes se oy6 en esta estaci6n un fuerte es-
tampido como de un cafionazo lejano, al llegar la exploradora al fuerte
nimero 5, kil6metro 23, se enter por el sargento del destacamento que
aciendo un reconocimiento 600 metros mas allA donde se encuentra la
lcantarilla 11, de un cabo y cuatro nimeros, en los moments en que
no de los soldados descubri6 un petardo, hizo 6ste explosion, hiri6ndolo
ravemente.
Los dailos materials han sido un larguero de la alcantarilla des-
ruido, el muro de la mamposterfa y el cabezal de la misma, al Oeste,
irecci6n del Prfncipe, destruidos, veinte metros de terraplen destro-
ados, asf como sus carries y eclisas de acero y traviesas, rotos, dobla-
dos y astillados. Se advierte un hoyo en el terraplen de metro y medio
de superficie con un metro de profundidad.
SToda la tropa embaroada en el tren de hoy continue su viaje a pi6
en direcci6n a Bos Marfas, retrocediendo el tren de pasajeros A esta
ciudad. Entre una y dos de la tarde saldri de aquf un tren con material


~i~i~j~





64 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

y personal necesario para las reparaciones que han de verificarse, ro-
gando A V. E. disponga la asistencia de la fuerza necesaria para prote-
ger los trabajos. De Minas podrfa venir la maquina que esta allf con
dos carros blindados y wagones para traer la tropa de Tarragona, cuya
llegada A esta plaza es indispensable hoy. Esta maquina podrfa aguar-
dar al otro lado de la alcantarilla para cruzar tan luego dieran paso A
los trabajos que ban de emprenderse, materialmente jasi es impossible
que hoy pueda salir de aquf tren, pues la linea vendr4 A estar expedite
pr6ximo al anochecer. Si V. E. no dispone algo en contrario, esta ad-



.' --- ." A-. --l, -.- "
S. .I--il









--".-~








Manzanillo: una ealle de Il einded.

ministraci6n no dispone tren de pasajeros hasta el lunes 21 del actual
pues el movimiento de pasajeros y carga de hoy era insignificant
no amerita tal tren de pasajeros, habiendo ademas una mAquina e
Minas para cualquier combinaci6n de movimientos de tropas.,



He aquf el parte official de lo ocurrido en el pueblo de Hato Nuevo
y que ha sido trasmitido A la primer autoridad Militar de Matanzas,\
por el teniente de la guardian don Mariano Ruiz, jefe de la linea del
Recreo.





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA 65

dados de Marfa Cristina al mando del teniente senior Sim6n, 6 guardias
municipales de CArdenas y el capitAn sargento Mayor de Plaza don Ale-
jandro Men6ndez.
Quemada estaci6n ferrocarril y una casa. La partida atac6 este pue-
blo como A las seis de la mariana; se componia de 60 A 80 hombres ar-
mados y montados, la mandaba Clotilde Garcia y como segundo un tal
Nodarse, vecino del Recreo.


Puente destruido por los insurrectos entire Jabamllas y Maroto.


El alcalde con fuerzas de policia, voluntarios y paisanos, hicieron
defense her6ica, causando al enemigo un herido grave que qued6 pri-
sionero y dos caballos muertos. La partida debe llevar algunos heridos
A juzgar por los rastros de sangre que se han visto en los reconocimien-
tos practicados.
De la localidad han sido muertos por las partidas insurrectas los
paisanos don Francisco L6pez y la sefiorita Saturnina Rivero y herido
el guardia municipal Diego Pelegrin.
A la una de la tarde se recibieron noticias por un propio de que la
Cuaderno 45-.n-. n. Precio 10 cent.*





QRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


misma partida como A las 8 de la mailana quem6 el pueblo de Guamu-
tas, desarm6 A un voluntario y sigui6 rumbo a Col6n.
Practice reconocimientos y se procede A la reparaci6n de las lines
telegrafica y telef6nica.,



Don Vicente G6mez, encargado de los guardias armados del ingenio
Adela, jurisdicci6n de Placetas, con ocho de aquellos y el Administrador
de la finca batieron como a las ocho de la mariana del 2 A uu grupo de
40 A 50 insurrectos, que les hicieron fuego al reconocer el campo. Los
ocho guardias cogieron a los insurrectos cuatro cajas de dinamita con
peso de unas doce arrobas, cuatro caballos muertos, uno vivo y various
efectos.
El teniente de la guardia civil don Fausto Barrios con 25 soldados
de Canarias y 8 guardias, bati6 y dispers6 A un grupo insurrecto en los
montes de Trujillo, causandole 2 muertos que fueron conducidos a Pal-
millas y quitAndoles 5 caballos.
Aniceto HernAndez y Roberto Bermudez intimaron el dia 3 de No-
viembre por la mariana la rendici6n del destacamento del ingenio San-
tisima Trinidad.
El Comandante de armas de Lajas sospech6 que era una afiagaza
para dirigir el ataque A otro punto y se disponia A salir con fuerzas en
direcci6n al Salto, cuando recibi6 confidencias de que el cabecilla Acebo
con 50 6 60 hombres estaba en las Nuevas.
El citado comandante sali6 con 16 guardias civiles, 9 municipales y
8 paisanos, haci6ndose seguir por 50 hombres de artilleria y de Canarias
al mando de un capitan.
Lleg6 A las Nuevas y el enemigo se habia marchado hacia una hora.
Sigui61e, forzando la march de la caballeria, y le alcanz6 A media le-
gua mas allA. No hizo frente y se le persigui6 hasta la Carmita, termino
de la Esperanza, quitAndole un caballo con montura y otro con ropas y
articulos de medicine, cesando la persecuci6n.
Aniceto con 150 hombres estuvo en la Vega, marchando A las cinco
de la tarde con rumbo A Seiba Hueca.



Hasta ahora, y in duda por la falta de elements de guerra en la
insurrecci6n desputs de la acci6n de Peralejo, no habia habido motivo
para ocuparse de los asuntos de la campafia en el distrito ae Bayamo,
y por estar ademAs las fuerzas de esta brigada ocupadas principalmente,
aprovechando la estaci6n de la seca, en surtir de toda clase de articulos





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA I7

las diferentes factorfas enclavadas en el territorio; para cuyo efecto se
han llevado A cabo una series de convoyes que partiendo desde Manza-
nillo por las vias maritima y fluvial llegaban A Cauto Embarcadero,
desde cuyo punto se encargaba una column, dedicada exclusivamente
a este objeto formada por el batall6n de AlcAntara Peninsular nuimero 3,
la tercera seccidn de artillerfa de montafia al mando del valiente teniente
don Jos6 Company y la segunda compafifa de transportes A lomo man-
dada por su capitan don Andrds Nufiez Portela de transportarlos A
Bayamo.
Todos los convoyes se llevaron a cabo felizmente y en poco mAs de
un mes se pusieron en la administraci6n de subsistencias de esta plaza
mis de 250,000 raciones para dedicarse por ultimo A los convoyes va-
diales y surtir de articulos las factorfas dependientes de la de esta plaza,
con lo que una vez terminada la operaci6n del abastecimiento, se pens6
en la persecuci6n de los enemigos de la patria que parecia que se habfan
evaporado y finicamente se tenia conocimiento de su existencia por al-
guna que otra finca que incendiaban, creyendo que con esto realizaban
un acto de valor.
Con la terminaci6n del abastecimiento de las factorfas coincidi6 la
venida A esta brigada del Excmo. senior general don Federico Alonso
Gasco, military de brillante historic y que hacia concebir grandes espe-
ranzas en pro de la causa national.
La fama no minti6 en esta ocasi6n y tan pronto tom6 posesi6n del
mando, se advirti6 hasta por los mas profanos en el arte de la guerra,
una actividad desusada en las operaciones; se envi6 una column A Ji-
guani dindole como campo de operaciones toda la zona comprendida
entire los rios Contramaestre, Cauto y Cautillo y cerrada por el Sur con
la Sierra Maestra; el batall6n cazadores de Col6n bati6 al enemigo en el
Corojo y finalmente la column que opera en la zona de Jiguani al
mando del teniente coronel don Roque Rodon, hizo una operaci6n A los
Negros batiendo en el mismo dia y en diferentes sitios A las fuerzas
combinadas de Rabf y de Manava.
A juicio de militares, experimentados esta speraci6n es una de las de
mis importancia de la actual campaila si se exceptia la acci6n de Pera.
lejo, tanto por el nimero de enemigos derrotados, como porser una ope-
raci6n que ellos habian estado preparando con toda anticipaci6n y con
el solo objeto de ver si consegufan copar una column como la que man-
da el teniente coronel Rod6n, compuesta de las tres armas y que no les
deja ni el tiempo suficiente para descansar; por lo que dedicamos espe-
cial atenci6n a este hecho de armas y A las consecuencias probables que
para el porvenir puede traer.
El dfa 4 del mes actual sali6 al amanecer de Jiguani la mencionada
column fuerte de 500 hombres de infanterfa, 80 caballos de la guerrilla





68 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

del Batall6n, una pieza de artilleria al mando del primer teniente don
Jos6 Company y una secci6n de la segunda compafiia de transportes &
lomo, mandada por el primer teniente de la misma don Felipe Carreras,
agregada A la artillerfa para el transport de municiones; el mismo dia
cuatro llegaba la fuerza A Baire sin ninguna novedad y descansaba todo
el dia. El jefe de la fuerza suponfa que la jornada siguiente iba A ser du-
ra y queria reservar las fuerzas de sus soldados para el movimiento de-
cisivo, al amanecer del dfa siguiente 5, sali6 la column de Baire y en-
tr6 en los Negros por la vereda del Ajfs sin novedad, A pesar de haberse
visto en todo el camino grandes rastros de fuerzas insurrectas que Ileva-
ban la misma direcci6n y que hacia pre-
sumir un pr6ximo combat, saliendo fa-
llidas las esperanzas de los bravos que
formaban la column, porque se lleg6
al nacimiento de los Negros sin haber
disparado un tiro, el jefe de la column
dispuso se hiciese el rancho y descan-
sar hasta el dia siguiente que pensaba
ir al Cacao, suponiendo que el enemi- +
go por huir de la active persecucidn de
que era objeto se habria retirado en _
aquella direcci6n. _--.-
El nacimiento de los Negros es una -
de las mejores posiciones que la natura-
leza ha podido former para llevar a ca-
bo el plan que la astucia de los insu- '
rrectos habfa ideado, si no lo hubiese capit
D. Rafael Itipoll, capitun de al tilleria.
destrufdo el valor indomable de nues-
tros soldados y las condiciones de mando del jefe de la column: hilla-
se en la cumbre de una colinita que A su vez, se encuentra encerrada en
un valle de entrada casi inaccesible, solamente es possible el acceso
al mencionado valle por tres veredas escarpadisimas por las que no
cabe mis de un hombre de frente 6 impracticables dos de ellas para
la caballeria, por lo que hubo forzosamente que elegir la dnica que
ofrecfa garantfas para el paso de la column.
Durante el dfa 5 el enemigo hostiliz6 repetidas veces el campamento,
si bien con un fuego poco nutrido, que hacia suponer pocas fuerzas in-
surrectas por aquellos contornos, por lo que se dispuso que por la tarde
una compaiifa practicase un reconocimiento por los alrededores, no en-
contrando al enemigo ni rastro suyo.
Amaneci6 el dfa 6 y la column emprendi6 la march con direcci6n
al Cacao por la tnica vereda disponible; en el moment de ponerse en
march sonaron en una loma vecina cuatro disparos con ligero inter-





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA 69

valo de tiempo entire uno y otro, sefial del enemigo para avisar al que
se encontraba eniboscado al paso en la vereda del Ajfs, que asf se llama
la que tom6 la fuerza para salir de los Negros. Esta vereda pasa A tra-
v6s de una montafia de la que toma su nombre, por lo que tiene dos
pendientes una de subida y otra de bajada; pues bien, el enemigo habia
torado posiciones en la parte mAs escabrosa y mas culminante, donde
nuestros soldados no se podian mover por falta de espacio y donde el
ganado no podia avanzar por resbalarle los cascos en la piedra; allf en
formidable posiciones se hallaban las fuerzas de Rabi, habfan cruzado
el camino por una barricade y desde detras de ella y por el flanco iz-
quierdo, rompieron un nutrido fuego de fusilerfa sobre la 4.~ compafifa
que iba A vanguardia. Su capitan pronunci6 un en6rgico iadelante! y la
tropa ardiendo en indignaci6n combati6 aquel fuego como saben ha-
cerlo los hijos de Espafia. El enemigo muy superior en nimero no ceja-
ba, las demis compaiiias no podfan ayudar a la 4. por impedirlo las
condiciones del terreno, el combat se prolongaba, cuando el teniente
coronel Rod6n que desde los primeros tiros habia estado en las avanza-
das multiplicAndose por acudir a todos lados mand6 avanzar la fuerza
de artilleria y su teniente don Jos6 Company, bajo una lluvia de balas
mand6 descargar las distintas parties, form6 el todo, prepar6 las cargas
6 hizo el primer disparo que debi6 retumbar para los insurrectos como
un eco de muerte: desde este moment el combat cambi6 de aspect, la
tenaz resistencia del enemigo cedi6 en parte y la compafia aprovech6
aquel moment de vacilaci6n del enemigo para tomar a la bayoneta la
trinchera, teniendo irlicamente que acudir a su flanco izquierdo puesto
que el frente habia sido despejado, el enemigo viendo que se le escapa-
ba lo que 41 consideraba como su victim redobl6 sus esfuerzos, tron6
nuevamente por tres veces mas el cafi6n y los insurrectos tuvieron que
abandonar cobardemente el campo prodigando a nuestras fuerzas en su
fuga los mis groseros insultos.
Desde los primeros disparos cay6 gravemente herido en un brazo el
segundo teniente don Antonio Mufoz que mandaba la extrema vanguar-
dia y mas tarde hubo hasta cinco bajas mas de tropa, un soldado muer-
to y cuatro heridos, entire ellos un cabo, pero en cambio el enemigo dej6
en poder de nuestros soldados tres muertos entire la manigiia A la orilla
del camino. Los heridos fueron curados en el mismo sitio que cayeron
y en el mismo moment por el m6dico del batall6n don Federico Baeza.
Un detalle que pinta el espiritu de nuestras tropas: al observer el
official de Administraci6n military don Felipe Carreras que la cuarta com-
paiifa habfa quedado sin subalternos puesto que no tenian mAs que el
teniente herido y su capitAn pidi6 y obtuvo del teniente coronel permiso
para ocupar su puesto y bajo su mando se desarrollaron los combates
sucesivos.





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


El enemigo en su hufda se dividi6 en dos parties, una que baj6 al
llano a protegerse de ]a caballeria insurrecta que esperaba a los nuestros
mandada por Manava y otro grupo que se intern en la manigiia.
Una vez curados los heridos y emprendida nuevamente la march, al
bajar al llano se encontr6 la caballeria que apoyada por los guerrilleros
hacia aquella parte se dirigieron trataba de cargar sobre la vanguardia
tan pronto como desemboc6 del monte, pero aquf las condiciones del
terreno eran iguales para ambos; nuestra guerrilla a pesar de ser en ui-
mero muy inferior protegida por la infanteria que en column de bata-
lla les hizo varias descargas y por ]a fuerza de artillerfa que les envi6
cuatro granadas mas, carg6 sobre el enemigo quien aunque trat6 de ha.
cer resistencia se vi6 obligado i retirarse nuevamente al monte, dejando
tendidos en el campo 5 muertos mis, porlo que se emprendi6 la march
A Baire, Ilegando cerca de la una y dando dos horas de descanso para
continuar el viaje a Jiguani para poder asistir como es debido A los he-
ridos. El combat de la mailana habia durado tres horas y media 6
poco mis.
A las tres de la tarde se volvi6 A emprender nuevamente la march
y poco despu6s y en el sitio conocido por la Cruz del Yarey, volvi6 el
enemigo a romper el fuego por ambos flancos, sosteniendose la cuarta
compafia de vanguardia hasta que el jefe de la column dispuso que la
artilleria rompiese el fuego, hacidndole tres disparos que le obligaron al
enemigo A huir nuevamente, en este encuentro tuvimos un guerrillero
herido en un pie.
Laintenci6n de los insurrectos era bien clara; trataban de encerrar
nuestra column en los Negros, medio destrozada y los restos que hubie-
sen salido al llano, la caballeria hubiese acabado con ellos, pero no con-
taban con que los nuestros muy inferiores en nuimero y posiciones des-
ventajosas no se destrozan de cualquier manera y que ]a oraci6n se vol-
viese por pasiva.
Un ej4rcito que cuenta con jefe de la altura del teniente coronel Ro-
d6n, con artilleros como el teniente Company que en los moments de
la acci6n mandaba sus soldados y preparaba el material como en un dfa
de formaci6n y en que los oficiales de Administraci6n saben, cuando lle-
ga el caso desnudar su espada y ocupar el sitio de peligro, como el ofi-
cial senior Carreras, ese ej6rcito es invencible y con l1 se pueden volver
A reanudar las pasadas glorias de Hernin Cortes y del Gran CapitAn.



















VII



0PER.AOIONTES





N Hato Nuevo, se han hecho cuatro prisiones relaciona-
das al parecer con el ataque al poblado por los insurrec-
tos y el herido que se cogi6 A la partida, ha sido trasla-
dado ya A Matanzas 6 ingresado en la enfermeria regi-
mentaria en calidad de preso.
La prensa de CArdenas dice que se llama Francisco L6pez Iglesias y
que es natural de Le6n, pero seguin 61 es Benito Enrique Martinez y na-
cido en Ponferrada.
El dia 7 por la mariana y con el fin de relevar 6 reforzar los desta-
camentos de Siguapas y Guareiras, sali6 de CArdenas con unos 40 hom-
bres, el teniente Toledo, del regimiento infanteria de Maria Cristina, y
como A media legua del Cementerio -una partida insurrecta que se hace
ascender A 200 hombres y estaba emboscada, hizo una descarga A boca
de jarro a la tropa, causAndole una baja.
La fuerza, que no esperaba este ataque por no tener noticia de la
existencia en aquel t6rmino de gente enemiga, tom6 momentaneamen-
te la defensive, entablAndose refiida lucha en la que segun noticias tuvo
el enemigo algunos heridos y cuatro muertos que se vieron levar atra-
vesados en los caballos. La column solamente tiene que lamentar la
muerte del soldado que cay6 en la primer descarga. Fuerzas de guar-
dia civil, voluntarios y policfa salieron en persecuci6n.





72 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

Se dice que esta partida, no dej6 entrar a ningun placero que iba a
vender sus frutos A la ciudad, ha-
ci6ndoles arrojar 6stos al suelo y
4t volver a sus domilicios 6 fincas.

8

._ X En la finca de don Miguel Pe-
fia, situada en San Ignacio, del t6r-
,, \ mino de Santa Ana, se presentaron
de 15 A 20 hombres armados y mon.
tados que se dice van mandados
"- por los hermanos Romero.



Contralmirante don Manuel Delgado Parejol.
Otra, cuyo nimero se ignora y segun se
dice van personas de viso de los poblados ,
pr6ximos, ha aparecido en territorio de Ber-
meja, yendo al frente de ella un tal Solcada.
En Gale6n, t6rmino de Alfonso XII, ha
visto la luz otra que se hace ascender a 180
hombres, ignorAndose por quien son dirigi.



Excmo. Sr. D. Jose Navarro Fernandez.

; dos, pero se sabe que debe estar a
p( ca altura en capital, porque han
empezado por saquear dos bode-
gas. Para su persecuci6n han llega-
S-do en tren extraordinario A Uni6n
de Reyes A las ocho y media de la
noche, fuerzas de ej6rcito proce-
S.. dentes de Col6n, que operarAn a
S] las 6rdenes del teniente coronel de
A,' 1 la guardia civil senior Garcfa Rojo,
SDe quien desde la mariana se encon-
traba en Uni6n de Reyes, A donde
lleg6 de Jovellanos en el tren de las nueve.
Y uiltimamente, como A las 10 de la noche, otra partida de mas de





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA 73

100 hombres todos montados y armados, han quemado la tienda del In-
genio Carolana, situado en Caimito.
*

El tren de Cienfuegos no lleg6 4 esta ciudad hasta las ocho de la no-
che, por lo que se suponfa habia sucedido algo grave en la line.
Al pasar por entire los paraderos de Camarones y Hormiguero el tren
mixto que sali6 de esta ciudad para Cienfuegos A las 12, se le acerc6
una partida numerosa, pues se calcula en mas de 300 hombres, la que
hacia sefias al maquinista.


Despubs de la batalla: Nuestras tropas entierran A los muertos.


El maquinista al principio crey6 que eran fuerzas del ej6rcito, y
empez6 6 detener la velocidad del tren, pero segun se iban aproximan-
do, comprendi6 que era el enemigo y abriendo la valvula de la maqui-
na pas6 A toda velocidad por entire una lluvia de balas de las descargas
que hacian los insurrectos.
Diez guardias civiles que al mando de un cabo iban en el tren, esta-
ban preparados, y al pasar por frente a la partida hicieron tres descar-
gas, de las cuales dos debieron hacerles bajas, pues tiraron a la masa
que formaban y A una distancia de 8 A 10 metros lo mAs.
El tren sigui6 su march y los insurrectos se fueron al ingenio Hor-
miguero, donde encontraron una mAquina de via estrecha de dicha
finca.
Ordenaron al maquinista que parara y le pidieron una mandarria





74 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

y varias herramientas con las cuales levantaron un rail de la citada
via estrecha.
Despu6s dijeron al maquinista que se apeara y le abriera toda la
vAlvula A la mAquina.
Asi se hizo y la mAquina al llegar donde habian arrancado el rail,
se volc6 destrozandose toda.
Llevada A cabo esta hazafia, volvieron los insurrectos A la linea de
Cienfuegos y con las herramientas que le habian quitado al maquinista
del ingenio, levantaron dos railes y cinco travesafios A pocos metros del
paradero del citado ingenio Hormiguero, dejando asi la linea, con la
idea, al parecer, de que se estrellara el tren de pasajeros que venia de
Cienfuegos; y despu6s de cortar tambi6n las lines telegrdficas y telef6-
nica se retiraron.
Al llegar A Palmira el tren de pasajeros que venia de Cienfuegos se
enter6 de lo ocurrido al tren mixto y temiendo le sucediera lo mismo
sali6 con precauciones de este paradero.
Al llegar al de Hormiguero supieron lo que habian hecho los insu-
rrectos en el ingenio y en la linea, en vista de lo cual se detuvieron
para esperar auxilios.
El tren de pasajeros traia once guardias civiles mas los once del tren
mixto que ingresaron tambi6n en el de pasajeros.
Del paradero de Camarones sali6 una mAquina con fuerzas y ente-
rados en el paradero de Cruces de que una partida numerosa habia pa-
sado en direcci6n A ]a line ferrea y en vista de la demora del tren,
presumiendo ocurriera algo, tambien sali6 un tren con una compaiifa,
que lleg6 hasta el lugar del sucero.
Ya con estas fuerzas se procedi6 A la reparaci6n de la linea, para
que pudiera pasar el tren de pasajeros, lo cual pudo efectuar despu6s de
tres horas de demora.
Las fuerzas practicaron un reconocimiento por aquellas inmediacio-
nes, mientras se llevaba A cabo la reparaci6n de la linea; y encontraron
seis caballos completamente cansados que habian abandonado los in-
surrectos.
No se pudo inquirir el nombre del cabecilla que mandaba la partida.
S61o se sabe que el que al parecer, hacia de jefe, era un hombre que
usa patillas, pues fu6 el que mand6 parar al maquinista y al que le oye-
ron dar la voz de ifuego! al ver que el tren no paraba.
En el magnifico potrero Indio, propiedad del senior Batista y que se
encuentra en el camino de BAez A Fomento, se reunieron el 9 las parti-
das insurrectas de Lino P6rez, Zayas, Machado y otros, en nimero mis
de dos mil hombres.
El objeto de la reunion era celebrar una junta para poner en conoci-
miento de MAximo G6mez las quejas que reciben diariamente de los





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


campesinos, por el mal comportamiento que observa el cabecilla Surt z.
Dicha junta fu6 presidida por un delegado de Roloff en comisi6n de
MAximo G6mez.



Una column al mando del alcalde en comisi6n que sali6 el dfa 8 A
operaciones, encontr6 a la partida insurrecta que manda un tal Acebo,
en el callej6n de la Carmita, A la que bati6 la vanguardia de dicha co-
lumna dispersandose los rebeldes y dejando en su huida dos ac6milas
cargadas de efectos.
El mismo dia, mientras dicha column se encontraba en operaciones,
tres individuos armados llegaron 4 caballo, como A las cuatro de la
tarde, A la tienda de don Antonio Rodriguez, que estA a la entrada del
pueblo, y se llevaron various mazos de tabacos y efectos de poca impor-
tancia, retirAndose sin causar otros dafios.










<8A--^&



















VIII



INUEVOS ACCIDE TES





I LA hora de costumbre, seis y media de la mariana del dia 19,
t i sali6 de Puerto Principe eltren de pasajeros para el veci-
W, no puerto de Nuevitas. Ocupaban los 22 carros de que se
componfa el tren varias personas particulares y todo el ba-
-. tall6n de Gerona, destinado A prestar sus servicios en today
la linea f'rrea, relevando al regimiento de Tarragona, des-
t tacado en dicha linea.
Segufa A este tren otro Ilamado de carga, en el que iban dos bri-
gadas de obreros a transportar madera del kil6metro 70 A esta capital.
Procedia A los trenes en march una maquina exploradora con un ca-
rro blindado que defendia a una ehcolta de 30 soldados.
Para llegar al kil6metro nuimero 13 faltarfan A la exploradora unos
300 metros, distancia igual A la que distaba la alcantarilla nuimero 11,
cuya longitud es de dos y medio metros. En este punto la maquina se
detuvo por hacerle alto un grupo de cuatro soldados y un cabo, que
obedeciendo 6rdenes de un sargento comandante del fortfn nuimero 5,
que dista unos 500 metros de la alcantarilla citada, salieron A recono-
cer la via.
El maquinista, como los pasajeros, nada sabian ni habian ofdo. Los
soldados dijeron lo que pudieron decir, y el hecho se refiere de la manera
siguiente:





CR6NICA- DE LA GUERRA DE CUBA 77

Reconociendo la via, Ilegaron los soldados A la proximidad de la al
cantarilla, uno de 6stos avanzaba dos 6 tres pasos mas que sus compa
fieros, cuando sintieron una descarga de ocho tiros de fusil, disparados
desde la manigiia. Sigui6 a la descarga el estruendo producido por la ex-
ulosi6n de un cartucho de dinamita colocado en la via, que al esta-
llar, hiri6 gravemente a uno de los soldados, quedando ilesos los res-
tantes.
El lugar donde habia existido el petardo 6 bomba lo indicaba un an-
cho hoyo que media como un metro de profundidad en la parte mis
honda y de una longitud de tres metros pr6ximamente. El perno de la
alcantarilla qued6 destrufdo por complete, y doblado el rail, que media
32 pi6s, cubierto todo de un polvo
blancuzco; otro rail que se unfa al
doblado fu6 separado en la explo-
si6n A unos 50 metros de su primi-
tivo asiento. La parte izquierda de
la alcantarilla, donde fu6 colocado
el petardo, qued6 totalmente des-
truida 6 intacta la de la derecha. '
Arrastr6 tras de si la explosion
unos 20 metros de terrapl6n.
El m6dico del batall6n de Gero.
na cur6 de primer intenci6n al in-
fortunado soldado Juan Navarro
Brovet, perteneciente A la cuarta
compafia del segundo batall6n del
regimiento de Tarragona, y hecha
la cura regresaron los trenes con el
herido, tropas y pasajeros a esta ca-
pital, llegando A las diez de la mafiana.
Si grande fu6 el panico que se apoder6 de todo el pasaje al tener co-
nocimiento de lo sucedido, mayor fu6 la alarm que produjo en todo
el vecindario de la capital, cuando A las siete de la mafana se sinti6
un estampido estruendoso que nadie se pudo explicar en el primer mo-
mento.
Desde que los libertadores del pueblo de Cuba empezaron a destruir
los puentes de la via con el hacha 6 la tea, todo este vecindario se llen6
de impaciencia por conocer la suerte que le habia de caber al tren que
de esta estaci6n sale A las seis y media.
El uso de la dinamita, colocada en la via por mano tan miserable
como traidora, vino A Ilenar de angustia a los mismos vecinos desde el
moment en que el tren hace su partida.
RApidamente circul6 por todas las calls la noticia de que habian





78 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

volado dos trenes, pero pronto salieron de la duda los que se dirigie-
ron A la estaci6n f4rrea de San Jos6, en donde se dijo lo que acababa de
suceder.
Este pueblo, siempre culto y sensato en su mayor parte, estA comple-
tamente indignado contra los criminals que asi atacan A vidas indefen-
sas y condena atentados de esta naturaleza impropios hasta de los mis-
mos anarquistas, pues el tristemente c6lebre Ravachol, al depositar una
bomba de dinamita en el palacio de Mr. Benoit, magistrado de la Au-
diencia de Paris, dijo: de la justicia, pero habr6 cumplido con mi deber."
Aqui, el delito es condenado, pero queda impune por la inviolabili-
dad de la manigtia; por esto se hace precise y muy urgente es, que se de-
termine el chapeo que a ambos lados de la via se estA haciendo, si no
de 400 metros, como dispuso el general en jefe en la provincia de Santa
Clara, a lo menos de 200, que es lo dispuesto. Despejado el campo y con
las acertadas disposiciones que adopta nuestro comandante general se-
fior Mella, se hara mas dificil que el enemigo pueda burlar la vigilancia
de los fuertes.



Una partida insurrecta, como de cuarenta hombres pr6ximamente,
mandada por Lino Mirabal y un tal Blanca, encontraron en la finca Do-
lores Boza, propiedad de don Francisco Correoso, A various individuos, en
su mayoria malojeros, que salian a cortar yerba para despu6s venderla
en esta ciudad y dedicar el product a su sustento y al de su familiar.
La partida despoj6 de todas sus ropas y efectos A doce de los que en-
contraron, dando muerte, A machetazos, A dos individuos, uno de ellos
de apellido Morciego, de oficio malojero.
El infeliz Morciego fu6 muerto por el cabecilla Blanca, quien le di6
de machetazos, A pesar de las suiplicas de aquel, que rog6 por sus hijos
que no le mataran, pues era inocente. Blanca limpi6 las manchas de
sangre de su machete, en el cadaver del desgraciado Morciego.
Se dice que enseguida que realizaron este inicuo acto, Blanca, que
dijo tener much hambre, se puso A comer el pan que habia quitado a
uno de los individuos detenidos.


qM.Oft7'V




















IX:



Desdce lBay-a= o





j AS operaciones se animan. A pesar de las continues
Stormentas y frecuentes chubascos propios de la es-
taci6n, el general Gasco, linico jefe de esta brigada,
halla modo de imprimir su actividad a las fuerzas
que manda; y las columns por 61 dirigidas con
acierto sumo, marchan lo mismo por el llano que
por las estribaciones de Sierra Maestra, hasta meters en los intrincados
senderos de los Negros, guarida predilecta de los libertadores.
Despu6s de la tempestad de Peralejo, tuvieron por breve period de
calma chicha; pero a la llegada del general Gasco sucedi6 inmediata-
mente un period de inusitada actividad, empleada primero en acabar
de aprovisionar A Bayamo y los destacamentos, y en buscar y batir
despu6s al enemigo.
Resultado de esa actividad fueron los dos brillantes hechos de armas
de que vamos A dar cuenta exacta, pues los conocemos por algunos de
los que en ellos tomaron parte.
El primero de esos dos sucesos, por orden cronol6gico, es el combat
del Corojo, que tuvo lugar el 24 de Septiembre. Por orden y con ins-
trucciones del general Gasco sali6 de aqui el dia 20 para Guisa el bata-
116n de cazadores de Col6n, el mis simpAtico y marcial de los batallones





zUs CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

de esta brigada y el mismo que escarment6 duramente a Mir6 en San
Jos6 de Aguarach.
DespuBs de un reconocimiento por las inmediaciones de Guisa, par-
ti6 el 24 para Santa Barbara, componiendo la colurana, al mando del
teniente coronel senior Tovar, dos compaiifas del citado batall6n y otras
dos del sexto peninsular (Baza.) Descansaron en la confluencia de los
rfos Guisa y Bayamo. Despuds del descenso continuaron la march en
direcci6n A las lomas; y al llegar A las del Corojo, marchando por la
margen derecha del rio Bayamo, en el moment de empezar 4 vadearlo,
el enemigo, que se hallaba em-
S- boscado en un mogote de enfren -
S- te del vado y a la izquierda del
S camino, rompi6 un vivo fuego,
hiriendo dos caballos de la ter-
cera compafiia en la primera des-
carga.
S- 1|Al mismo tiempo, esta fuerza
i -~ ---- enemiga, situada en la orilla iz-
-- rquierda, hizo fuego tambi6n, co-
I-_. ,-,'t. 1 Fc !r giendo en medio A la tercera com-
Spania de Col6n que venia en van-
I_ ;, guardia, la cual contest en el
:7 acto A las dos parties con igual
---- --L intensidad.
--- -Mientras tanto la secci6n de
exploradores Burguete y la de la
guerrilla A las 6rdenes del tenien-
T te Paniagua pasaron el rio A la
-' carrera, haciendo salir chaque-
-L teando A las fuerzas montadas
S-del enemigo que estaban allf. Por
Santiago de Cuba: Fuerte de la Trocha A la entrada del camino nuestra part continue el fuego
delMorro. contra el mogote, A una distan-
cia de 20 6 30 pasos; pero con la circunstancia de que el enemigo se
se encontraba perfectamente atrincherado en lo alto, en hoyos de pie-
dra y con much maleza por delante que nos impedia verlo, mientras
que nosotros estAbamos A pecho descubierto. Se autoriz6 A los soldados
para que hiciesen fuego tendido, A pesar de lo cual se quedaron rodilla
en tierra, 6 sentados. Despu6s de un buen rato de fuego se inici6 el avan-
ce, y A los gritos de ;viva Espafia! y iarriba Col6n! dominamos la loma
de la que huy6 el enemigo asi que iniciamos la subida. El resto de la co-
lumna pas6 entonces el rio.
En la posici6n conquistada encontramos un revolver al lado de una





CB6N1wA DZ LA OURZRA DE CUBA 81

mancha de sangre, tabacos, un mant6n blanco, hamacas, sombreros,
latas de came, un caj6n con medicamentos y otros efectos; y en ]a par-
te baja se cogieron cinco cabalkti.


Cusas de lus Maetres y poblado Salamanca, quem.dus por el cabocilla 'edro Dias.
Ademas de la mancha de sangre que habfa at lado del rev61ver; los
soldados vieron otras por distintos sitios, presumiendo por esto que de-
bieron tener bajas. Nosotros lamentamos las heridas del teniente Vidal
y del soldado Exp6sito, ambos graves (muri6 el soldado) y otros dos in-
dividuos de tropa heridos leaves.


Cuaderone 46--r. a.


Precio 10 cent.*




82 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

Las fuerzas enemigas que ocupaban las posiciones pertenecian A la
partida Estrada y estaban mandadas por el titulado coronel Montero,
un pardito muy mimoso, a quien sus familiares Ilaman cIi Vidita.,
Tavieron dos muertos y cinco heridos graves. Uno de los caballos ocu-
pados era el del cabecilla Montero.
Al atravesar el rio cay6 del caballo el primer teniente don Ricardo
Bona, recientemente ascendido por m6ritos contraidos en la acci6n del
Peralejo, donde mand6 la secci6n extreme de la vanguardia; dos dias
despu6s falleci6 de una perniciosa en Bayamo.
La otra acci6n tuvo lugar en Los Negros el dia 6 de Noviembre.
El teniente coronel Sr. Rod6n con su batall6n, el tercero Peninsular, Al-
cAntara, y una pieza de artilleria de montafia, al mando del primer te-
niente del arma senior Company, sali6 de Jiguani en la madrugada del
4, tambien por orden y con instrucciones del general Gasco, pasando
por Taixecasne el mismo dia, y acampando en Los Negros el 5 sin que
apenas hubiese sido hostilizado.
Al volver por el mismo camino el dia 6, encontr6 en la loma del Agis
una trinchera que le cerraba el paso, y detras de ella parapetadas fuerzas
insurrectas de Rabi, y quizA de Maceo, en nimero considerable, las cuales
rompieron el fuego al Ilegar la vanguardia de nuestra column. Desde lo
alto de la loma, al lado izquierdo de la column, nutridas descargas del
enemigo batian de flanco acemas A las fuerzas del ej6rcito, entablandose
entonces el combat, que dur6 mas de una hora, y que concluy6 como
el de Corojo al iniciar nuestros bravos una carga a la bayoneta. No
contribiy6 poco al 6xito de este primer enucentro la pieza de artilleria,
disparando granadas y metralla contra lo alto de la loma del Agis. Cada
vez que sonaba el estampido del cafi6n cesaba por algunos moments la
infernal algarabia con que acompafiaban sus ataques los mambises. iNi
que fuesen zulis!
Como si estuviese segara del triunfo y dispuesta A machetear A los
desbaudados, encontr6 la column A la caballeria de Rabf, machete en
mano, al desembocar en el llano. Carg6 varias veces, pero rechazada
siempre por los fusiles de la vanguardia, tuvo al fin que aguantar la
carga de la guerrilla, retirAndose al monte, donde protegida por la en-
ramada sigui6 tiroteando hasta que un par de granadas certeras la pu-
sieron en precipitada fuga.
Ocho muertos vistos dej6 el enemigo en el campo en este combat,
en el que tambi6n se le ocuparon algunos caballos. Pero no concluy6
todb aqui, porque despu6s de repasar a Baire la column, al Ilegar A la
Cruz del Garey, otra emboscada rompi6 fuego por los dos flancos contra
ella (la columna, teniendo que desalojar A los apostados con una hora
de incesante fuego.
Las bajas del enemigo en todos estos encuentros fueron de 18 A 20





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA 83

muertos, y mis de 50 heridos. La column tuvo un soldado muerto,
Juan Fabra, y heridos graves el primer teniente don Antonio Mufi6z
Garcia (que falleci6) y seis soldados, y algunos oficiales contusos.
La march del coronel teniente coronel Rod6n, tan brava 4 inteli-
gentemente llevada 4 cabo, demuestra de una manera evidence que los
insurrectos no disponen de umi solo palmo de terreno seguro en esta co-
marca, al que pudieran considerar como asilo inviolable de sus huestes
y de su gobierno en embri6n, puesto que hasta su agreste santuario de
Los Negros llega una column cuando quiere, sin sufrir por ello gran
extorsi6n.
En cuanto acaben las luvias tendrin que refugiarse en las cuevas
de las montaflas.












^s^ ^^





















COMBAT HERO I




E Cienfuegos comunican un combat verdaderamente
her6ico ocurrido en Ojo del Agua, cerca de aquella po-
blaci6n.
Una column compuesta de 60 hombres del batall6n
de Canarias y de un cabo de la Guardia civil, al mando
de un capitan cuyo nombre no se conoce adn, recorrian la zona del Ojo
del Agua A Portillo y orillas del rio Caunao, cuya defense le estaba en-
comendada, cuando fu4 sorprendida por muy numerosas fuerzas rebeldes
al mando de los cabecillas Rego 6 Ignacio SuArez.
Por los informed, todavia incompletos, que del suceso han llegado &i
la Habana, se sabe que el cabecilla Rego, al tener noticia de que la ex-
presada column estaba descansando en Ojo del Agua, decidi6 coparla,
y para que la operaci6n no ofreciese duda de 6xito avis6 al cabecilla
SuArez, 6 fin de que 6ste se le incorporate con su gente.
Unidas las dos partidas, formaban un contingent de 1.200 hombres.
El enemigo cay6 de improvise sobre la column de Canarias.
El capitAn que mandaba los 60 hombres dispuso la escasa fuerza pa-
ra reaistir.
Una hora dur6 el combat.
Los ineirrectos rodeaban A la column hacienda sobre ella nutrido
fuego.


;PF~PeiFiT~






CB6NICA DE LA GURBRA DE CUBA 85

Por trees veces sucesivas tuvieron los bravos soldados que formal
el cuadro, resistiendo la avalanche de enemigos que sobre ellos cafan.
Viendo el cabecilla Rego que era initial insistir un ataque que ya le
habfa costado bajas, se retire con su gente.
El enemigo tuvo siete muertos y muchos heridos.
Nosotros 6 muertos y 12 heridos. Entre 6stos se hallan el capitAn y
11 soldados.
El general Martinez Campos, al tener noticia de la brillantisima re-
sistencia de la column de Cana-
rias, ha dispuesto que tan her6i-
co comportamiento se consigne
en elogio en los despachos oficia-
les.

SUn bando del general Martinez
Campos.

El bando que, en defense de
los ferrocarriles, ha dictado el
general Martinez Campos, dice

S/ Los atentados cometidos des-
de algin tiempo en las vias f6-
rreas, y mis especialmente los de
Don Florencio Luc. Marin. estos Altimos dfas, que tantas vio-
timas han causado, me ponen en
la imperiosa necesidad de dictar disposiciones para evitar siga tan es-
candaloso y salvaje procedimiento, dirigido contra los trenes de pacifi-
cos pasajeros.

ORDENO Y MANDO

1.0 Se chapeara today la manigtia y cereas que haya, en una exten-
si6n de 400 metros, A derecha 6 izquierda de la lines f6rrea de esta pro-
vincia.
2.0 No se permitirA la continuaci6n de bohfos sueltos A 200 metros
de la linea, A no haber un puesto military A tiro de fusil.
3. En las cercanfas de los puentes, aunque haya puesto military, no
se consentirA est6n habitados los bohfos, si sus duefios no inspiran com-
pleta conflanza y no dan parte oportuno de las novedades que ocurran.
4.0 No se permitira, en la expresada distancia "de 200 metros, la
circulaci6n de hombres, sobre todo en las horas del paso de los trenes;
los que vieren el tren y no se retirasen, seran sujetos a procedimiento 6





86 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

averiguaci6n brevisima para probar su culpabilidad 6 inculpabilidad.
Santa Clara 10 de Noviembre de 1895.-Arsenio Martinez de Cam-
pos.))
Victims de la fiebre y del vdmito.
Recientemente han fallecido de esa horrible enfermedad, en Puerto
Principe, los sefiores Barcina, capitin del batall6n de Gerona; don Al-
fonso Villag6mez, teniente del mismo batall6n; don Jos6 Eguiluz, te-
niente del escuadr6n de TetuAn, y Hoz, teniente del batall6n de CAdiz.-
En Sancti Spiritus han fallecido de la fiebre amarilla el senior Guerra,
teniente de la guardia civil, y el senior Garcia Cifuentes, teniente.
El senior Guerra fu6 A Cuba con toda su familiar, compuesta de su
esposa, de su suegra y de una hija de corta edad.
En un period de veinte dias han muerto del v6mito el teniente
Guerra, su mujer y la madre de 4sta, quedando la nifia en el mayor
desamparo.
Amigos de la desventurada familiar han recogido A la nifia, que
viene a ]a Peninsula en el vapor Alfonso XII.
Noticias de Caracas recibidas en esta corte, dan cuenta de que el ca-
becilla Quesada se encontraba tomando en Las Trincheras los bafios
termales que le han prescrito los m6dicos para los dolores reumiticos
que padece.
Quesada se mostraba reservado y hasta receloso, crey6ndose que le
faltaba dinero y que el recuerdo de la venta de armas que efectu6 en
1872 hace que los filibusteros miren con poco entusiasmo sus trabajos.
Aunque antes de salir de Nueva York ofreci6 organizer en Venezuela
una expedici6n; todo hace career que le sera impossible cumplir su palabra.
El comandante Michelena, jefe de la Guardia civil, ha sido muerto
en la Macagua.
De las averiguaciones hechas por el celador de Col6n, en la Maca-
gua, result que el senior Michelena les seguia la pista a cuatro indivi-
duos que se habian alzado, los cuales estaban emboscados A la orilla de
un cafiaveral como A dos kil6metros de dicho pueblo, y al pasar el senior
Michelena le hicieron fuego dandole muerte.
Los cuatro individuos estaban armados de carabina, machete y re-
v6lver.
El alcalde de barrio de Camanayagua (Cienfuegos) participa que dofia
Paula Arteaga, vecina de aquel barrio, se ha ido al campo insurrecto.
Es extraordinaria la emigraci6n que desde Camajuani se estA reali-
zando para Canarias.
El Maria Herrera, que ha zarpado de Cayo Frances, lleva a su bor-
do para esas islas cerca de 1.000 individuos que se dedicaban en Cama-
juani al cultivo del tabaco.





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


De otros puntos de la jurisdicci6n tambidn emigran familiar para
Vuelta Abajo y de los pequefios caserfos y despoblados arriban los que
no pueden salir del distrito a esta ciudad y pueblos mayores.
La escasez de braceros por efecto de esa emigraci6n que se advierte,
sera extraordinaria en la 6poca de la cosecha de la zafra.
Se dice que Seraffn SAnchez, con 800 hombres, se encuentra entire los
paraderos de Remedios y Taguayab6n, fraccionados en pequefios gru-t
pos, para imposibilitar la march de los trenes.
Se afiade que estAn dispuestos A sacrificarse para impedirlo, si la em-
presa persiste en ser tenaz en su prop6sito.
Se desmienten las noticias que circularon Pcerca de la muerte de Ro-
loff, jefe superior de los insurrectos en Las Villas.
Aseguran que ha sido nombrado jefe nato de las fuerzas insurrectas
de Mor6n el cabecilla don NicolAs Hernandez, quedando bajo sus 6rde-
nes todos los demis.
Se habla de un desembarco en la Guanaja, norte de Puerto Princi-
pe. Dicen los que se suponen enterados de tal suceso, que un pailebot de
tres palos desembarc6 una partida de 20 hombres y algun pertrecho de
guerra por aquel lugar, y que A proteger el desembarco fu4.la fuerza
de Alejandro Rodriguez Velasco.
Otro rumor que circula con bastante insistencia es el que se refiere A
que Nicasio Mirabal estA herido de Maiisser. Lcs que tal dicen aseguran
que cuando el siniestro reciente en San Serapio, se recogi6 una capa de
goma perteneciente A Mirabal y que se encontraba perforada por un
proyeetil.
Comunica el comandante military de Remedios que algunas operacio-
nes llevadas A cabo por tres columns en combinaci6n, han dado por
resultado que una de ellas encontr6 al enemigo, que estaba emboscado
en el monte Rivero, el cual hizo tres descargas A nuestras tropas, de las
cuales cay6 muerto el guardian civil Elias P6rez.
Contestado el fuego por descargas, huy6 el enemigo, y hecho el re-
conocimiento, se les recogi6 un muerto, que no pudieron levarse, de-
biendo ser muchas lns bajas que se le hicieron.
Se les hizo un priionero blanco, el cual sirvi6 de prActico para ir al
campamento, que se ocup6 con muchos efectos.
Tres guerrillas de Tejeda, que salieron de San Luis para proteger la
reparaci6n de la linea telegrAfica de Palma Soriano, sorprendieron y ba-
tieron una partida insurrecta de 300 hombres mandada por el cabecilla
Demetrio Castillo. Guerrilla de 25 caballos. de Antequera y 25 del escua-
dr6n del Rey, que estaban A media legua practicando un reconocimien-
to en el puente de las Chivas, quemado dias pasados por el enemigo,
oyeron fuego, acudiendo seguidamente y cargando A la partida en reti-
rada, dispersandola completamente, dejando en nuestro poder tres muer-





88 CR6NIOA DE LA GUERRA DE CUBA

tos, una acdmila cargada de efectos, dos armamentos Remington y dos
escopetas, machetes, municiones y viveres. Por nuestra parte, sin no-
vedad.
Enviados posteriormente al sitio del combat 50 caballos del escua-
dr6n del Rey A ocultarse en el monte pr6ximo, por si los insurrectos
volvian a buscar los muertos y armas abandonados, sorprendieron A va-
rios, haci6ndoles un prisionero con fusil Remington y municiones, reco-
giendo dos fusiles mas y una tercerola. El prisionero declar6 que la par-
tida llevaba bastantes heridos.






4 .. .







... -' ---------- -- -- '




Voladura del puente de hierro sobre el rio Camajuani.
Los voluntarios de la Argentina.

A bordo del vapor San Francisco, llegaron A Santiago de Cuba, pro-
cedente de Buenos Aires, 860 hombres de los quintos indultados resideni-
tes en la Argentina, que van voluntariamente A hacer la campafia de es-
ta isla.
Son en su mayor parte j6venes robustos, llenos de patri6tico ardi-
miento y dispuestos a salir a campafia cuanto antes A derramar su san-
gre en aras de la patria primitive, que en no remote tiempo abandona-
ron por libertarse de un servicio obligatorio que hoy, vi6ndola en peli-
gro, vienen gustosos A prestar.
Saltaron a tierra y despubs de obsequiados en el Tinglado Nuevo por
una comisi6n del Cfreulo Espafiol con refrescos y bebidas de todas cla-
ses, emprendieron la march precedidos de la charanga del bata-
l1dn hacia el convento de San Francisco y cuartel Reina Mercedes,






CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


donde han sido alojados provisionalmente para ser repartidos en las
compaifas de los diferentes cuerpos que operan en esta jurisdicci6n.
Desde su Ilegada recorrieron las calls de la poblaci6n en grupos de 40
y 50 individuos, entonando canciones populares y dando vivas & Espaia
y Cuba espafiola en medio del mayor content.
/-
A campaia.

Por la noche embaroaron para Guantanamo en el vapor Benito Es-
tenger unos 200 argentinos que, segdn se dice de puiblico, solicitaron
















Batalla del Ojo de Agua.
ir A prestar sus servicios A las 6rdenes del teniente corohel senior Garri-
do, jefe de las guerrillas que operan en aquella zona. Mas para demos-
trar una vez mis el patri6tico entusiasmo que les anima, dichos expe-
dicionarios, antes de embarcar, recorrieron algunas calls principles
precedidos de las escuadras de gastadores del batall6n de voluntarios y
del de bombers que con hachones encendidos les acompafiaron hasta el
muelle, marchando A la cabeza de la comitiva una banda military, cuyos
atronadores sones apagaban A cada moment los gritos de viva Espafia,
viva Cuba espafiola, vivan los voluntarios de la Argentina, muera Ma-
ceo, mueran los traidores, patri6ticas exclamaciones que nos auguran la
pronta terminaci6n de la guerra en esta provincia, A juzgar por el en-
tusiasmo con que tan valioso contingent emprenderg la pr6xima cam-
pafia.
Lo del barco apresado.

El Dos de Mayo, pequefio balandro, cuyas dimensions no llegan tal
vez A las de cualquier lancha comun de carga, fu6 armado de guerra por





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


el Gobierno para prestar el servicio de pont6n en algunos lugares de la
costa, asi como conducir pertrechos 6 raciones A los distintos destaca-
mento.s que existen en el litoral, A pesar de no reunir condiciones para
el caso. Al efecto se le coloc6 A popa una ametralladora y con su corres-
pondiente marque y provisions de boca se hallaba A principios de sema-
na en el Aserradero al mando del teniente de navio de segunda clase se-
nior don Francisco Gallegos Arnosa, de la dotaci6n del crucero Reina
Mercedes, marino de excelente reputaci6n y que goza de legitimas sim-
patias.
Componian la dotaci6n del balandro 12 6 15 hmbres de tropa y pa-
rece ser que en un extreme pr6ximo al Aserradero hubo de mandar aquel
official cinco hombres A tierra acompafiados de un prActico (moreno co.
nocedor de la localidad), en busca de agua, y he aquf que dichos indivi-
duos fueron sorprendidos y hechos prisioneros por una numerosa parti-
da insurrecta, que se hace ascender a 600 hombres, cuyo jefe 6 cabeci-
lla intim6 la rendici6n 6 los de abordo, que aun cuando intentaron cor-
tar las amarras y separarse de la playa, no pudieron Ilevarlo A cabo por
las continues descargas que hacian aqu6llos desde tierra, haciendo certe-
ro blanco por las malisimas condiciones del barquito que, amarrado de
proa, imposibilitaba el uso de la ametralladora.
Despu)s de algunos moments de duda el referido official tuvo que
salvar la vida de los que componian las fuerzas A sus 6rdenes con la en-
trega de los armamentos, 5.000 tiros y la ametralladora, asf como las
provisions de boca que tenian, cuyos efectos pas6 a recoger A bordo di-
cho cabecilla, dejAndoles solo los viveres necesarios para dos dias. El dfa
10, por la mafiana, entr6 en puerto el crucero de guerra Reina Merce-
des, que al pasar por aquel lugar y encontrarse aquella fuerza desarma-
da, enterado su comandante de lo ocurrido, trajo a remolque la pequefia
embarcaci6n. Este hecho fu6 tan public en toda la ciudad, que continua-
mente habia grupos en el muelle observando con mirada escudrifiadora A
el Dos de Mayo y haciendo los mas vivos comentarios, asegurAndose pa-
blicamente que dicho official de marina y demas tripulantes se encontra-
ban detenidos en el expresado crucero Reina AMereedes, por haberse
mandado instruir la oportuna sumaria en averiguaci6n de los hechos
ocurridos.
Dicese que el cabecilla de la partida insurrecta que ha llevado A cabo
este atentado fu6 Evaristo Lugo, que merodea por aquellas inmediacio-
nes y A quien ha dado por muerto dos veces la prensa de esta localidad,
asegurindose por otros que ha sido Rabf, aun cuando esta ultima ver-
si6n carece de fundamento.
En la madrugada del 20 de Noviembre sali6 de Tunas de Zaza, la lan
cha Ramona, de don Jos6 Casadevall, del comercio, para el estero Ila-





oR6NICA BE LA GUERRA DE CUBA 91

mado Las GuAsimas, al objeto de cargar guano y yarey que el indica-
do senior Casadevall tenia comprado.
El 21 salia ya cargada la lancha, y estando A la mitad del estero
apareci6 una partida de insurrectos que a la voz de alto! y apuntando
los fusiles a la tripulaci6n obligaron A 6sta A detenerse y atracar la
lancha.
Asi que 16s rebeldes pusieron los pi6s en cubierta, su primer dispo-
sici6n fu6 echar todo el cargamento al agua y retroceder hasta el punto
donde habfan embarcado el guano y yarey.
Llegados A este punto, nueva fuerza de insurrectos esperaban ]a
codiciada presa. Provisiones, bacteria de cocina, encerados, ropa de los
tripulantes, todo desapareci6 en un santiam6n. El velamen se lo partie-
ron como si faera la tuinica de Cristo.-iQu&'buena lona para el aguante
de la lluvia!-se decian. Hasta que fu6 reducida A la nada se hicieron re-
particiones.
Quedaba la embarcaci6n, la cual querian quemar sin consideraci6n
ninguna, y gracias A las sliplicas de los mariners no lo hicieron y que-
d6 alli tirada; pero no permitieron se la llevasen los tripulantes, prefi-
riendo darles una chalana para que regresaran a Tunas, haciendoles
present que dijeran al dueilo de la embarcaci6n que fuera a buscarla si
la quiere, pero que venga provisto de velas de buena luz, que hacian
much falta.

Carta de un soldado.

La dirige a su familiar un soldado de Lavadores (partido judicial de
Vigo), desde Ciego de Avila, dando algunos detalles de la situaci6n
en que se encuentra y no dejan de ser curiosos.
con los enemig,(s, sin que en ese tiempo hayan logrado cauwarnos nin-
guna baja. Verdad es que apenas nos divisan y se enteran de que nues-
tro armamento es el Maiiiser, se internal en la manigiia, pues tienen
mis miedo que vergiienza, porque saben que con estos fusiles ni les Eir-
ven los Arboles de nada, porque atraviesan las balas la madera y hacen
blanco con ellos, si se parapetan tras de los troncos.
A los que mas atacan es A los que llevan fusiles Remingt6n. A 6stos
les llaman ellos Por lo que yo veo, la guerra no es tanta como se dice por ahi, esta
es la opini6n de otros compafieros mfos, que ya han estado en mas corn-
bates.
De enfermedad mueren algunos, A mi el clima me parece tan bueno
como ese. En lo que si encuentro gran diferencia es en los alimentos.
Agua no contamos con otra que la de la lluvia.





92 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

Gracias A que las frutas substituyen much su falta. De todos modos,
algunas miserias se pasan; pero no hay mds remedio que tener confor-
midad y l1evarlo todo con paciencia.>
S
*
Encontrandose el teniente Cullen, del batall6n Valladolid, de avan-
zada en las lomas de Daiquiri, divis6 grupo enemigo, saliendo en su
persecuci6n con 40 hombres, sigui6ndole hasta dos leguas de Daiquiri,
rodeAndole entonces partidas de 300 A 400 hombres. El teniente Alegre,
al ver que no regresaba Cullen, fu6 en auxilio con 20 hombres y muni-
ciones de reserve, huyendo 4 su aproximaci6n el enemigo, creyendo sin
duda eran fuerzas numerosas, dejando en el campo dos muertos y cinco
caballos. Por nuestra parte cuatro heridos. El general Navarro reco-
mienda al teniente Cullen, 4 quien se le ha formado juicio de votaci6n.
Ha quedado restablecida la comunicaci6n telegrifica de Daiquiri.

*
Sabese de los laborantes que en torno de la Junta revolucionaria se
agitan como mariposas negras los criollos desocupados que van al
campo; pero conquistan al precio de sus exageraciones los dollars de la
Junta. Esta ha cerrado ya la bolsa, cada dia menos repleta, pues las
quotas extraordinarias ceden, y expediciones fracasadas 6 felices gasta-
ron los fondos recogidos en el perfodo de preparaci6n.
Aunque no tanto como el dinero, se van gastando tambi6n las ilu-
siones, y no son pocos ya los que, como Estrada Palr:a, admiten la po-
sibilidad de la derrota, y se consuelan pensando en una nueva revolu-
ci6n; tampoco falta que dU vueltas A formulas de paz basadas en la au-
tonomfa impuesta por las armas. Los exaltados hablan de destruir la
isla antes que dejarla poseer i Espafia, y suponen conjurada contra nos-
otros la Providencia, que nos priva de barcos en castigo de nuestra
soberbia.
La gente alegre se entretiene organizando t6mbolas, bailes patri6ti-
cos, soirees musicales 6 lectures po6ticas.
Se quejan de la dificil comunicaci6n con sus amigos; en cuanto re-
ciben una carta official se reune el cdnclave y sale pregonando la noticia
de fantAsticas victorias. No falta, sin embargo, cubano patriotero a
quien oir frases de desaliento y disgusto como 6sta: el campo para que me made un negro, y ademis, amigo, la cosa no
estA muy segura.>
Se han enviado al campo instrucciones para que las partidas se reti-
ren al monte cuando el ej6rcito empiece A operar. La principal ventaja
nuestra cod~iste en la prolongaci6n indefinida de la guerra. Hay que
estar diseminados y ocultos en el periodo de la seca, y cuando vuelvan





aB6NICA DE LA GUZBRA DE CUBA 93

las lluvias reaparecer con brfo. En la otra guerra, con menos de 8.000
hombres, resistimos diez afios, y ahora, con mis de 20.000, lpermitire-
mos que se concluya en meses?
*
*
El dfa 15, por la mailana, sali6 de Manzanillo, un importantisimo
convoy con destino A Veguita;
convoy que debfa salir tres dfas
antes, pero A causa del fuerte
temporal de agua que sufrfan
fu6 necesario suspender, cuando
precisamente todo estaba listo. "
Hubiera sido una imprudencia -: --
haber emprendido la march,
pues el rio Yara habfa inundado
no solo el camino y la sabana,
sino tambien el poblado del Caflo.
Todos sabian que el princi- "
pal objeto del convoy era con- -
ducir 750 fusiles Maiisser y [ -
300.000 cApsulas para los mis- -
mos. La noticia cundi6 muy '
pronto por todas parties, y con '- 'f:
el excelente espionaje que tiene
el enemigo, seguro es que cono-
cfa al detalle la importancia del
convoy. Se supo que por las in- .'- -
mediaciones de Yara y por el .7 -.
camino de Veguita se estaban 4dt;L,_l, .
reuniendo humerosas partidas '1 *
insurrectas, y todo hacia presu- Fet til
mir que la column habrfa de
tener un encuentro refiidfsimo, pues hallindose el enemigo escaso de
armamento y mis auin de municiones, lo natural era career que su ob-
jeto al reunirse en tan considerable nimero, era seguramente para ata-
car el convoy.
La column que sali6 custodiando 6ste se componfa de unos 450
hombres del batall6n de Vergara, una secci6n del de la Uni6n y las dos
guerrillas de ambos. Mandaba esta fuerza el teniente coronel Tejerizo,
jefe del de Vergara. Al Ilegar la fuerza al poblado del Cafio, las confi-
dencias que tuvo el seflor Tejerizo fueron que el enemigo, en considera-
ble ndmero, se estaba reuniendo y que todo indicaba que su objeto era
oponerse al paso del convoy. Asi me lo comunic6 al general Mufl6z, en





94 CR6NICA DB LA GUERRA DE CUBA

espera de 6rdenes. El general, acompaiadb de su cartel general, sali6
inmediatamente para el Caflo, y despu6s de conferenciar con el jefe de
la column, orden6 que continuara la march, lo que se puso en prActi-
ca inmediatamente. El camino estaba horroroso; las carretas iban su-
mamente despacio, para evitar tropiezos; asi llegaron A Cafiada Honda,
6 sea A unas cuatro leguas de aquf, donde se hizo alto y se prepararon
A pasar la noche. Al siguiente dia, emprendieron la march, habiendo
llegado sin noveded A Sofia, y legando A Veguita, sin haber oido en
todo el trayecto ni un solo tiro.
La expectaci6n, por parte de todos, grandisima, y se explicaba per
fectamente; el enemigo esta escasisimo de armamento y municiones,
pues nejor oportunidad que aquella dificilmente se ]e ha de presentar.
Que hay que pelear; seguramente ese y no otro es el cbjeto de ir Ala
guerra. Ellos tienen facilidad de reunirse en considerable nimero: c6-
modo les hubiera sido haberse agrupado, como lo han hecho otras ve-
ces, cinco 6 seis mil, y library combat; que 6ste serfa rudo y pudiera
haberles costado much sangre, es 16gico; pero hubieran demostrado,
por lo menos, deseos de luchar y afAn de ponerse en buenas condiciones
para lo sucesivo; mas al desperdiciar tan felicfsima oportunidad, han
venido A demostrar una vez mas que no estan dispuestos A la lucha y si
solo a una resistencia pasiva; que entire ellos no hay buena organizaci6n
ni discipline, pues no hay un jefe bastante prestigioso que sepa obligar-
los A combatir, y que por el camino que van cada dia se desmoralizarAn
mis y mas.
Aun cuando el esperado combat no se haya efectuado, no por eso
deja de tener grandisima importancia lo ocurrido con este convoy. Son
muchas las reflexiones A que se presta, y entire ellas la muy important
de que al empezar Ia campafia que pronto se iniciarA, las tropas no en-
contrarAn seria resistencia en ninguna parte, y se verAn los jefes preci-
sados A tener que ir A perseguirlos A la sierra, pues ya donde se han fija-
do destacamentos no se ve al enemigo, y una vez emprendidas las ope-
raciones con la actividad y energia que se espera, las presentaciones
han de ser en considerable nimero, tanto que muy pronto mermarAn
sus huestes, reduci6ndolas A un insignificant niimero de los mAs te-
naces, que sera facilisimo combatir y reducir A la obediencia.
No cabe duda, se comprende que entire ellos se ha perdido ]a fM, que
hay un gran desaliento y que si aian estAn en el campo, es debido a que
no se les hostiliza como se debiera, que por ahora aun no escasea de lo
mis necesario y que para la inmensa mayoria, encaja perfectamente
eSa vida de aventuras y de dolce far niente que llevan; pero cuando vean
que ae les acosa, que son perseguidos y no hay ya comodidades y buen
pasar, entonces ya se verA como todo varfa.







8~~~~~~~~~~~~~MM~MU~UM~WM MBWWOM


XI



Los detalles del combat




N la mafiana del 21, un paisano que lleg6 al poblado de Ojo
del Agua, di6 noticia al capitAn Valenzuela, que mandaba
aquel destacamento, de que.una partida de rebeldes, muy
numerosa y bien armada, se dirigfa al ingenio de Cantabria
para destruirle y saquearle.
Al mismo tiempo el alcalde de Ojo del Agua recibia confidencias se-
mejantes, que particip6 al capitAn Valenzuela.
Este dispuso ir A buscar al enemigo para impedirle que llegara al in-
genio, y orden6 al propio tiempo la distribuci6n de su escasa fuerza de
tal modo, que no quedara desguarnecido el poblado.
Valenzuela dej6 en Bste 16 hombres; estableci6 una avanzada con 12
soldados, al mando del sargento Juan Cancio, en las afueras del poblado,
y sali6 de Ojo del Agua con 66 soldados, un cabo y un guardia civil,
formando parte de esta fuerza el teniente G6mez.
A las dos y media de la tarde, cuando la column acababa de em-
prender el camino del ingenio Cantabria, fu6 sorprendida por un inespe-
rado y vivisimo fuego.
Una partida de 400 A 500 insurrectos acometi6 con gran empuje A las
fuerzas de Valenzuela.
Al tratar dste de busoar posiciones defensivas, sali61e al paso otra
partida compuesta de 1.300 hombres, de infanterfa y caballerfa.





CR6NICA DE LA GUEBRA DE CUBA


La column de Valenzuela se hall entire dos fuegos y en situaci6n
comprometidisima, dada la superioridad numbrica del enemigo.
Valenzuela destac6 una vanguardia de 15 hombres, que'rompi6 el
fuego, generalizAndose inmediatamente con el grueso de las fuerzas re-
beldes.
Estas acometfan por todas parties, rodeando de un cfrculo de fuego A
los soldados de Canarias.
Fu precise former el cuadro y resistir varias cargas de caballerfa,
en que el enemigo acometi6 con verdadero coraje.
Ni estas cargas, ni el nutrido fuego de la infanteria rebelde consi-
guieron romper el cuadro.
Los primeros disparos del ene*
migo fueron, desgraciadamente,
certeros. Cayeron muertos tres
soldados y cuatro heridos.
Los rebeldes acudieron a apo-
derarse de los tiltimos para re-
matarlos, pero no consiguieron
su prop6sito, porque el capitAn
Valenzuela logr6 recoger A los
Sheridos bajo un fuego mortifero.
En este moment de la lucha,
fu6 herido de un balazo en el
hombro izquierdo el her6ico ca-
pitin.
Pero la herida no fu6 para 61
obsticulo ninguno, y sigui6 pe
leando y animando A sus tropas,
hasta que otra bala le alcanz6,
hiri6ndole en la pierna izquierda.
Cpitn d.ntoAo Va Aun queria seguir peleando,
y con entusiastas voces alentaba A los soldados dici6ndolest
-iHay que morir con gloria!
DesangrAbase rApidamente Valenzuela, por lo que el teniente Gon-
zalez le oblig6 casi a viva fuerza A que se retirase, encargAndose 61 del
mando de las tropas.
Dos horas mas dur6 el fuego del enemigo, que parecia decidido A
copar la pequefia column.
El teniente don Miguel G6mez tuvo que ordenar que se hiciese fuego
con lentitud, porque empezaban A escasear 14s municiones de los sol-
dados.
Era impossible prolongar mAs la resistencia, y asi principi6 la reti-
rada, que se realize en condiciones excepcionales de riesgo.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs