• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Frontispiece
 Como empezo la guerra
 Entusiasmo reflexivo
 El primer grito
 Chispazos
 Los primeros encuentros
 Máximo Gómez
 La prensa extranjera y la Paz del...
 Insurrectos y bandidos
 Los departamentos
 Período triste
 El campo de operaciones
 Un drama en el mar
 Mas batidas
 Buenas noticias
 Noticias y encuentros
 La opinión del general Martinez...
 A Cuba
 Tres heroes
 Las fuerzas en Cuba
 Llegada del general
 El combate de Jovito
 La accion de "dos rios"
 La opinión Sandoval
 Detalles
 Otro combate
 Saqueo, incendio y encuentros
 La defensa del fuerte esterón
 Vivan las azules
 Proclama de maceo
 Cunde la alarma
 Rumores
 Patriotismo
 Mas partidas y disposiciones
 Recompensas y combates
 Ideas falsas
 Sin comentarios
 Tropas, encuentros y noticias
 Noticias y encuentros
 El combate de alta gracia
 Notas sueltas
 Acción en el central "San...
 La prensa cubana
 Noticias varias
 Argucias mambises
 La rendición de "el mulato"
 Noticias y detalles
 La defensa del ingenio "tranqu...
 El incendio de Cuabitas
 Martinez campos y los voluntar...
 Nuevos informes
 Espana y Cuba
 Documentos importantes
 El 4 peninsular
 Mas datos - Costa-Rica y españ...
 Encuentros y recompensas
 En Santa Lucia
 Mas detalles
 Doce contra dos mil
 Alarma
 Detalles y antecedentes
 Declaraciones falsas
 Combate del cacao
 Detalles amplios
 Defensa irrisoria
 A Cuba - mas encuentros
 Un encuentro importante
 Dentro y fuera
 Accion de vista hermosa
 En Santa Clara
 Indendio del poblado San Jerón...
 En provincial
 En San Diego del Valle
 En provincial
 Noticias y precedentes
 Mas noticias
 Rumores graves
 Los detalles del combate
 La verdad oficial
 Opiniones y comentarios
 Acción del caimito
 Nuevos refuerzos
 La defensa de ti arriba
 Tropas á Cuba
 La defensa del ramblazo
 Racha de combates
 Desastres
 Un parentesis
 Ataque de campechuela
 El combate de armonia
 Sigue el parentesis
 La última salida de Martínez...
 Otro hecho notable
 Hechos notables
 Parentesis cerrado






Group Title: Crâonica de la guerra de Cuba (1895)
Title: Crónica de la guerra de Cuba (1895)
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074011/00001
 Material Information
Title: Crónica de la guerra de Cuba (1895)
Physical Description: 5 v. : illus. (incl. ports.) fold. map. ; 25 cm.
Language: Spanish
Creator: Guerrero, Rafael
Publisher: M. Maucci
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: l895-97
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- Revolution, 1895-1898   ( lcsh )
History -- Philippines -- Revolution, 1896-1898   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: escrita por Rafael Guerrero con los datos suministrados por los corresponsales de Habana y New York y documentos adquiridos al efecto.
General Note: Added t.-p., illus. (in v. 1)
General Note: Vols. 2-3 have title: Crónica de la guerra de Cuba (1895-96); v.4, Crónica de la guerra de Cuba y de la rebelión de Filipinas (1895-96); v.5, Crónica de la guerra de Cuba y de la rebelión de Filipinas (1895-96-97).
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074011
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000590113
oclc - 23121289
notis - ADB8916

Table of Contents
    Front Cover
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
    Frontispiece
        Page iv
    Como empezo la guerra
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
    Entusiasmo reflexivo
        A 9
        A 10
        A 11
        A 12
    El primer grito
        A 13
        A 14
        A 15
        A 16
        A 17
        A 18
    Chispazos
        A 19
        A 20
        A 21
        A 22
        A 23
        A 24
    Los primeros encuentros
        A 25
        A 26
        A 27
        A 28
        A 29
        A 30
    Máximo Gómez
        A 31
        A 32
        A 33
        A 34
        A 35
    La prensa extranjera y la Paz del Zanjón
        A 36
        A 37
        A 38
    Insurrectos y bandidos
        A 39
        A 40
        A 41
        A 42
        A 43
        A 44
    Los departamentos
        A 45
        A 46
    Período triste
        A 47
        A 48
        A 49
        A 50
    El campo de operaciones
        A 51
        A 52
        A 53
        A 54
        A 55
        A 56
        A 57
        A 58
        A 59
        A 60
        A 61
    Un drama en el mar
        A 62
        A 63
        A 64
        A 65
        A 66
        A 67
        A 68
        A 69
    Mas batidas
        A 70
        A 71
        A 72
    Buenas noticias
        A 73
        A 74
    Noticias y encuentros
        A 75
        A 76
        A 77
    La opinión del general Martinez Campos
        A 78
        A 79
        A 80
        A 81
        A 82
    A Cuba
        A 83
        A 84
        A 85
        A 86
    Tres heroes
        A 87
        A 88
        A 89
        A 90
        A 91
        A 92
        A 93
    Las fuerzas en Cuba
        A 94
        A 95
        A 96
        A 97
        A 98
        A 99
        A 100
    Llegada del general
        A 101
        A 102
        A 103
        A 104
        A 105
    El combate de Jovito
        A 106
        A 107
        A 108
        A 109
        A 110
        A 111
        A 112
        A 113
        A 114
    La accion de "dos rios"
        A 115
        A 116
        A 117
        A 118
        A 119
        A 120
        A 121
        A 122
        A 123
        A 124
    La opinión Sandoval
        A 125
        A 126
        A 127
    Detalles
        A 128
        A 129
        A 130
        A 131
        A 132
        A 133
    Otro combate
        A 134
        A 135
        A 136
        A 137
        A 138
        A 139
        A 140
        A 141
    Saqueo, incendio y encuentros
        A 142
        A 143
        A 144
        A 145
        A 146
        A 147
    La defensa del fuerte esterón
        A 148
        A 149
        A 150
    Vivan las azules
        A 151
        A 152
        A 153
        A 154
    Proclama de maceo
        A 155
        A 156
        A 157
        A 158
    Cunde la alarma
        A 159
        A 160
        A 161
        A 162
        A 163
        A 164
    Rumores
        A 165
        A 166
        A 167
    Patriotismo
        A 168
        A 169
        A 170
        A 171
        A 172
        A 173
    Mas partidas y disposiciones
        A 174
        A 175
        A 176
        A 177
        A 178
    Recompensas y combates
        A 179
        A 180
        A 181
        A 182
        A 183
        A 184
    Ideas falsas
        A 185
        A 186
        A 187
    Sin comentarios
        A 188
        A 189
        A 190
    Tropas, encuentros y noticias
        A 191
        A 192
        A 193
        A 194
    Noticias y encuentros
        A 195
        A 196
        A 197
        A 198
    El combate de alta gracia
        A 199
        A 200
        A 201
        A 202
        A 203
        A 204
        A 205
        A 206
    Notas sueltas
        A 207
        A 208
        A 209
        A 210
        A 211
        A 212
    Acción en el central "San Jose"
        A 213
        A 214
        A 215
        A 216
        A 217
        A 218
        A 219
        A 220
    La prensa cubana
        A 221
        A 222
        A 223
        A 224
        A 225
        A 226
        A 227
        A 228
        A 229
        A 230
        A 231
    Noticias varias
        A 232
        A 233
        A 234
        A 235
        A 236
    Argucias mambises
        A 237
        A 238
        A 239
        A 240
        A 241
        A 242
        A 243
        A 244
        A 245
        A 246
        A 247
        A 248
        A 249
        A 250
        A 251
    La rendición de "el mulato"
        A 252
        A 253
        A 254
        A 255
        A 256
        A 257
        A 258
        A 259
        A 260
    Noticias y detalles
        A 261
        A 262
        A 263
        A 264
        A 265
        A 266
        A 267
        A 268
    La defensa del ingenio "tranquilidad"
        A 269
        A 270
        A 271
        A 272
        A 273
        A 274
        A 275
        A 276
    El incendio de Cuabitas
        A 277
        A 278
        A 279
        A 280
        A 281
        A 282
        A 283
        A 284
        A 285
        A 286
    Martinez campos y los voluntarios
        A 287
        A 288
        A 289
        A 290
    Nuevos informes
        A 291
        A 292
    Espana y Cuba
        A 293
        A 294
        A 295
        A 296
    Documentos importantes
        A 297
        A 298
        A 299
        A 300
        A 301
        A 302
        A 303
    El 4 peninsular
        A 304
        A 305
        A 306
        A 307
        A 308
        A 309
    Mas datos - Costa-Rica y españa
        A 310
        A 311
        A 312
        A 313
        A 314
        A 315
        A 316
        A 317
    Encuentros y recompensas
        A 318
        A 319
    En Santa Lucia
        A 320
        A 321
        A 322
        A 323
        A 324
    Mas detalles
        A 325
        A 326
        A 327
        A 328
    Doce contra dos mil
        A 329
        A 330
        A 331
        A 332
        A 333
        A 334
    Alarma
        A 335
        A 336
        A 337
        A 338
        A 339
        A 340
        A 341
        A 342
    Detalles y antecedentes
        A 343
        A 344
        A 345
        A 346
        A 347
        A 348
        A 349
    Declaraciones falsas
        A 350
        A 351
        A 352
        A 353
        A 354
    Combate del cacao
        A 355
        A 356
        A 357
        A 358
        A 359
        A 360
        A 361
    Detalles amplios
        A 362
        A 363
        A 364
        A 365
        A 366
        A 367
        A 368
        A 369
        A 370
    Defensa irrisoria
        A 371
        A 372
        A 373
        A 374
        A 375
    A Cuba - mas encuentros
        A 376
        A 377
        A 378
        A 379
        A 380
    Un encuentro importante
        A 381
        A 382
        A 383
        A 384
        A 385
        A 386
        A 387
        A 388
    Dentro y fuera
        A 389
        A 390
        A 391
        A 392
        A 393
        A 394
        A 395
        A 396
        A 397
    Accion de vista hermosa
        A 398
        A 399
        A 400
    En Santa Clara
        B 1
        B 2
        B 3
    Indendio del poblado San Jerónimo
        B 4
        B 5
        B 6
        B 7
        B 8
    En provincial
        B 9
        B 10
        B 11
        B 12
        B 13
    En San Diego del Valle
        B 14
        B 15
    En provincial
        B 16
        B 17
        B 18
        B 19
        B 20
        B 21
        B 22
        B 23
        B 24
        B 25
    Noticias y precedentes
        B 26
        B 27
        B 28
        B 29
        B 30
    Mas noticias
        B 31
        B 32
        B 33
        B 34
        B 35
        B 36
        B 37
        B 38
        B 39
        B 40
        B 41
        B 42
        B 43
        B 44
    Rumores graves
        B 45
        B 46
        B 47
        B 48
        B 49
        B 50
        B 51
        B 52
        B 53
        B 54
    Los detalles del combate
        B 55
        B 56
        B 57
        B 58
        B 59
        B 60
        B 61
    La verdad oficial
        B 62
        B 63
        B 64
        B 65
        B 66
        B 67
        B 68
        B 69
        B 70
        B 71
        B 72
        B 73
        B 74
        B 75
        B 76
        B 77
        B 78
        B 79
        B 80
        B 81
        B 82
        B 83
        B 84
    Opiniones y comentarios
        B 85
        B 86
        B 87
        B 88
        B 89
        B 90
        B 91
    Acción del caimito
        B 92
        B 93
        B 94
        B 95
        B 96
    Nuevos refuerzos
        B 97
        B 98
        B 99
        B 100
        B 101
        B 102
        B 103
        B 104
        B 105
        B 106
        B 107
    La defensa de ti arriba
        B 108
        B 109
        B 110
        B 111
        B 112
        B 113
        B 114
        B 115
        B 116
        B 117
    Tropas á Cuba
        B 118
        B 119
        B 120
        B 121
        B 122
        B 123
        B 124
        B 125
        B 126
        B 127
        B 128
        B 129
        B 130
        B 131
        B 132
    La defensa del ramblazo
        B 133
        B 134
        B 135
        B 136
        B 137
        B 138
        B 139
        B 140
    Racha de combates
        B 141
        B 142
        B 143
        B 144
        B 145
        B 146
        B 147
        B 148
        B 149
        B 150
        B 151
        B 152
        B 153
        B 154
        B 155
        B 156
        B 157
        B 158
        B 159
    Desastres
        B 160
        B 161
        B 162
        B 163
    Un parentesis
        B 164
        B 165
        B 166
        B 167
        B 168
        B 169
        B 170
        B 171
        B 172
        B 173
        B 174
        B 175
    Ataque de campechuela
        B 176
        B 177
        B 178
        B 179
        B 180
    El combate de armonia
        B 181
        B 182
        B 183
        B 184
        B 185
        B 186
        B 187
        B 188
        B 189
        B 190
        B 191
        B 192
        B 193
        B 194
        B 195
    Sigue el parentesis
        B 196
        B 197
        B 198
        B 199
        B 200
        B 201
        B 202
        B 203
        B 204
    La última salida de Martínez Campos
        B 205
        B 206
        B 207
        B 208
        B 209
        B 210
        B 211
        B 212
        B 213
    Otro hecho notable
        B 214
        B 215
        B 216
        B 217
        B 218
        B 219
        B 220
    Hechos notables
        B 221
        B 222
        B 223
        B 224
        B 225
        B 226
        B 227
    Parentesis cerrado
        B 228
        B 229
        B 230
        B 231
        B 232
        B 233
        B 234
        B 235
        B 236
        B 237
        B 238
        B 239
        B 240
Full Text
__
"1


-Mi, WE&

DE L

GUG
DJ


I f


T19


5/i


- *-" =


I .*
7\4-













































































TIPOGRAFiA HISPANO-AMERICANA, MONTSERRAf, 3







CRONICA

DE




LA GUERRA DE CUBA

(1895)

ESCRITA POR

RAFAEL GUERRERO

Con los datos suministrados por los corresponsales de Habana y New York
y documents adquiridos al efeeto


Ilustraciones de los distinguidos dibujantes sefiores LABARTA, PASSOS, CUBELLS Y PONS

8l tenemos que marchar algun dia ila America, i la
Oceania 6 al Africa, nuestras tropas encontrarin pass
desconecidos, climas ardientes, atm6sferas envenenadas
y enemigos fanAticos, que aunque no posean todos nues-
tros medois de guerra, no per eso dejarin de ser temi-
bles contrarios: habremos de emprender campatias sole
conocidas de los combatientes de Cuba bien diversas
realmente de las que se leen en nuestros libros de esta-
dio.
Ohac6s (Guerras irregularss.




Tercera edloc6n de 20,000 ejemplareo





BARCELONA

LIBRERIA EDITORIAL DE M. MAIU CI
8, Conde del Asalto,
1895



























































,FAEL GUERRERO


.V,


* i







ff~fffbfff~~~~a~attttt61ttt~~~I


Croniea de la Guerra de Cuba






I


COMO EXPEZO LA GUERRA

o obstante consignar en el trascurso
/ de esta cr6nica las causes que han
S motivado la present guerra, puesto
que para ello contamos con una se-
rie de documents y justificantes que
hoy nos vemos privados de publicar
por no pecar de indiscretos, ni incu-
rrir en responsabilidades ante el estado de cosas porque atraviesa la
isla, durante esta insurrecc6n, que no por ser harto conocidas de to-
dos merecen menos consignarse, el fiel oficio de cronista, nos impone
la obligaci6n de reproducir exactamente la impresi6n que en el pueblo
espafiol causaron las primeras noticias de la guerra.
Nadie les di6 cr6dito, porque las grandes noticias no son crefdas en
un principio. Acaso desconfiaran, por la distancia y quien sabe si fuera
por esa fatalidad de carActer que nos hace dejar para mAs tarde pensar
en lo que debi6ramos hacer inmediatamente; ello es que si el primer





VI CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

dia no causaron sensaci6n entire el pueblo, el segundo hizo parar mien-
tes y el tercero engendrar temores, y despu6s calcular el alcance que
pudiera tener para toda Espafia, una guerra fratricida en la cual,
como en todas, se consume hombres, dinero y entusiasmo, para que 6
la postre result el final de todos los pleitos, cuando se sale victorio-
so: que iinicamente queda A salvo el amor propio, pero no los inte-
reses.
No hubo quien no pensara acto seguido en las consecuencias que
traia aquella malhadada paz del Zanj6n comprada A costa de much
oro y no haciendo prevalecer la energia y el valor de nuestros soldados,
figurandose todo el mundo, que los agitadores del separatismo eran
hombres de baja estofa y extremadamente ambiciosos, que habiendo
gastado el dinero que les produjo la insurrecci6n pasada, volvian ahora
para negociar nuevamente una paz vergonzante por no llamarla rui-
nosa.
Y las noticias menudeaban, las escaramuzas tambi6n, y mas tarde
los encuentros mis 6 menos importantes en ]a manigiia, llegdndose al
poco tiempo a consignar nombres de cabecillas, y nimero de los
muertos.
Entonces ces6 el abandon del pueblo ante sucesos como los que se
referian; se rehizo la opinion y de todos los labios no salian sino maldi-
ciones para los hijos desnaturalizados y ambiciosos que perturbaban la
naci6n por ideas mal entendidas de libertad, puesto que esta misma li-
bertad, por ellos tan apetecida, podia engendrarles un protectorado
vergonzoso, cuando no una tirania irresistible.
El Gobierno sali6 tambi4n de su negligencia, y comenz6 a disponer
el envio de tropas y dinero. Los ojos de las madres se llenaron de lagri-
mas, y en el coraz6n de las pobres anid6 la duda con todos sus recelos
y sinsabores.
La autoridad de Cuba manifesto al Gobierno la gravedad de los
acontecimientos, y todo el mundo tembl6 entonces ante la realidad de
una guerra, quien sabe si tan larga como la que aun lamentan muchas
families y dej6 A Espafia medio arruinada.
Estas fueron las primeras impresiones: ya veremos mAs adelante las
altas y bajas que sufrieron en los Animos y la intervenci6n que mas 6
menos directamente, tom6 la opinion ptiblica en estos acontecimientos.
C6mo empez6 la guerra, nos lo dice una carta particular de la cual
entresacamos algunos pArrafos.





CB6NICA DE LA GUERRA DE CUBA VII

Esta carta es confidencial y estA escrita por individuo que tiene sobra-
das razones para conocer A fondo cuanto con la insurrecci6n se relaciona.
En ella vemos confirmado, lo que anteriormente decimos y que prue-
ba que el actual levantamiento estaba mejor concebido y tenfa mis
importancia que el anterior.
Respecto A la forma de llevarlo A cabo, sucedi6 lo de siempre: que
unas partidas se lanzaron prematuramente al campo, otras tuvieron
miedo y dejaron de salir, y las restantes quedaron desconcertadas por la
prisi6n de Sanguili.
Este era el encargado de dar el grito en el parque central con 500
jinetes de los 6000 que estaban comprometidos en la Habana; Juan Gual-
berto G6mez en Matanzas y Mass6 en Santiago de Cuba, debian secun-
darlo al mismo tiempo que otros cabecillas en las demas provincias, es-
tando acordado hacerlo simultineamente el domingo de Carnaval.
Existen en la isla muchos dep6sitos de armas, algunos de los cuales
se han descubierto.
En cuanto A fondos, los venian reuniendo piblica y privadamente,
sin que nadie se lo impidiera.
A la vista de todos se han celebrado unas cuantas rifas 6 pequefias
loterfas, cuyos billetes, repartidos :en toda la isla, producian mas de
20.000 pesos mensuales; los bailes depensidn en la Habana daban tam-
bi6n su contingent al fondo comdn; los tabaqueros de Cayo Hueso con-
tribuian con un peso semanal y un dia de trabajo al mes; y los de la
Habana, en nimero aproximado de 10.000, estaban suscritos con un
real, una peseta 6 mas cada semana, que entregaban religiosamente en
uno de los cuarenta clubs 6 comit6s que en ella funcionaban libremente.
Aseguirase que el comit6 central estaba tambi6n en connivencia con
los secuestradores, y que Manuel Garcia, un mes antes de que lo mata-
ran, habia entregado 65.000 pesos, que fueron girados A New York.
En corroboraci6n de tal especie, se cita el hecho de haberse otorga-
do 4 este bandido el empleo de coronel con fecha 24 de Febrero, dia en
que di6 el grito de iviva Cuba libre!
Esto y algo mas dice la carta A que aludimos; esto y algo mis se sa-
be alli y es piblico en la isla, sin que nadie se explique la tolerancia
del Gobierno y de las autoridades en ese period precursor al levanta-
miento, durante el cual se permitfa conspirar en la capital de la isla A
la luz del sol, y se ofrecfan libertades y reforms politics que daban
nuevos alientos A los enemigos de Espafia.





VIII Q6NICA DE LA GUERBA DR CUBA

Grave es la responsabilidad contraida por el Gobierno anterior y por
su representante en la gran Antilla; pero mis grave, y de peores conse-
cuencias para lo future, es el hecho de no haberla exigido muy estrecha
A los culpables de lo que hoy sucede.
Ni 6stos son los que en la manigiia empufian el machete, ni los que
en las poblaciones les ayudan A sostenerlo.
Son los que impasibles vieron c6mo 6stos reunfan elements para ]a
insurrecci6n y c6mo aqu6llos se lanzaban al campo gracias A ese apoyo
tranquilamente consentido.







- < *-


vw


AS


ENTUSIASMO REFLEXIVO

Desde el moment en que los pri-
meros telegramas oficiales anunciaron
Sal Gobierno espafiol la aparici6n del
lJ separatismo en Cuba, y la noticia co-
rri6 por todas parties con esa veloci-
-* dad con que se propalan las malas
Snuevas, hemos venido pulsando la opi-
ni6n piblica y recogiendo sus palpitaciones para estampar en esta Cr6-
nica hasta los mAs ligeros detalles de cuanto se relaciona con la guerra,
i fin de que en su dia, pueda formarse un cabal juicio, y los hechos rea-
lizados no queden sin la justificaci6n debida.
Por desidia 6 por despreocupaci6n, motives ambos harto censurables


~z~


.kl -


--;
i --





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


nadie acogi6 con interns las primeras noticias, y de aquf que casi pasa
ran desapercibidas para la mayoria de las gentes; pero ratificadas las
noticias, difundidas por todas parties y tomadas en consideraci6n por la
gravedad que demostraban, la opinion puiblica se rehizo, y lo que en un
principio fue glacial indiferencia, vino A convertirse en motive de re
flexidn y pesadumbre.
De aqui que, en los albores de esta guerra que se desarrolla al otro
lado de los mares, no se vieran aquellas muestras inequivocas de entu-
siasmo que se desbordaron cuando all& en el Riff intentaron ultrajar
nuestra bandera y pisotear nuestros derechos; de aquf tambi6n, que la
opinion puiblica haya estado esta vez just y razonable, que no haya
medido con el mismo rasero la importancia de una y otra guerra, te-
niendo en cuenta que, si la primera podia dominarse con un pufiado de
hombres y unos cuantos miles de duros, la que desgraciadamente hoy
mantiene Espafia con los insurrectos cuba
nos, abre ancha herida en las entrafias de
la naci6n por donde se escapa su sangre
S, que es su valor legendario, y su tesoro que
es la riqueza con que se mantiene.
Por esta falta de interns en un princi-
*" pio y de entusiasmo irreflexivo mas tarde,
S- alguien, que no debi6 ser espaiiol A juzgar
por el desconocimiento de nuestro carAc-
ter, ech6 a volar la especie de que Espafia
S mas 6 menos pr6ximamente perderia Cu-
Sba, puesto que, otras naciones mAs ricas
-.... ." en dinero la festejaban de contfnuo, la so-
bornaban y hasta la deslumbraban con ha-
Slagadoras esperanzas de independencia y
poderio.
S ;Insensato! Suponer que los espafioles
S.. podian dejarse quitar A Cuba, una de sus
mis preciadas joyas i costa de tanta san
S ..4 gre rescatada y de tanto dinero mantenida,
solo puede caber en la imaginaci6n de al
Sgun degenerado 6 en el mezquino coraz6n
de una mujerzuela.
SLa Espafia que supo triunfar en Co-
oldado espo en i mni vadonga; la que en las Navas humill6 la
arrogancia de los caudillos de la media luna destruyendo el poder de
los imperios de Africa, que como nuevos conquistadores invadieron
nuestro suelo; la que en Otumba, Choluca y Tabasco concluy6 con el
imperio de Moctezuma conquistando un vasto territorio con un pu-





OB6CICA DE LA GUERRA DE CUBA 11

fiado de hombres; la que en Almansa inaugura una dinastia comba-
tida por Europa; la que sin m4s caudillo que el general No Importa
vence en el Bruch, BailBn y San Marcial 4 las huestes del coloso del
mundo y al sucumbir en Astorga, Tarragona, Zaragoza y Gerona lo
hace con tanta gloria, que sus propios adversaries la admiran, y en
aciagos dias para ellos la toman como modelo para despertar el decaido
valor de sus soldados, no permitird jams que Cuba, preciado gir6n de
sus pasadas glorias sea independiente, y no porque ello le impulseel
af4n de mayor extension territorial; nada de eso.
Espafia quiere la posesi6n de la mayor de las Antillas
porque en ello est4 interesado su amor propio; el honor na-
cional, que pesa mas en la balanza de sus actos que
todas las razones political y comerciales.
El espiritu conquistador del pueblo espaiiol, no ha ,_j>..
muerto: reciente y aun no terminada la lucha, esta la .
conquista de Lanao en Filipinas, llevada 4 .
cabo por el general Blanco, con un ej6rcito
en niimero muy inferior al que forma la ex-
trema vanguardia de una division mo-
derna.
Estas conquistas se han realizado sin '1
mas estimulo que el amor 4 la patria,
sin que -el pueblo haya aun aclamado |
sus hechos. gY por que? Porque el valor
de aquellos soldados es el de todos los
espanioles, y 6stos no pueden admirarse "
de lo que cualquiera de ellos realizaria.
El antiguo Almogavar, cuyo nom-
bre aun se recuerda en la Iliria y la
Grecia con terror, no llevaba mas cora-
za que un peto de cuero, pues confiado
en la fuerza de su brazo, jams se defen- '
dia el pecho. 4
El modern soldado' espafiol no piensa
jams en ocultar el cuerpo, pues para 1 es' ''
preferible la muerte, 4 que se le tenga por
cobarde. .
Con soldados que en la batalla no cuen- Un insurecto.
tan jams el numero de sus adversaries;
con los que la derrota no desanima sino que inflama en su coraz6n el
deseo de venganza, Cuba ser4 siempre espafiola, aunque los Estados
Unidos ayuden la insurrecci6n con hombres y dinero, y aun que reci-
biera el apoyo de cien naciones mas, para la guerra: Cuba seri siempre





1I ORONICA DE LA GUERRA DE CUBA

espafiola, mientras le quede A Espaiia un solo hombre y un solo car-
tucho.
;Insensatos!-repetimos,-intentar medir el poderfo y valor de un
pueblo por esos entusiasmos irreflexivos de las masas populares, entu-
siasmos que les llevan A maldecir hoy lo que ayer proclamaron como
just, es tanto como negar la existencia de la luz solar, porque densas
y espesas nubes, la oculten a nuestros ojos.
La opinion puiblica, esta vez tan sensata, ha aquilatado la gravedad
de los acontecimientos antes de dar voces que aturden y no convencen,
y cuando por el crisol del studio han pasado todas estas ideas, Espaiia
entera, como si no tuviese mas que un solo coraz6n y un solo brazo, ha
prorrumpido en un grito energico de / Viva Cuba espaiola! para quien
no se escatima ni sangre ni dinero.


















Bandera insurrecta.
Buena prueba de ello es, que de todos los labios se escapa la misma
idea de enviar a aquella isla cien mil hombres, justificaci6n incontrover-
tible de que esta naci6n tiene auin, hombres que poner en pi6 de guerra
a pesar de todas las calamidades porque ha atravesado en el orden po-
litico y econ6mico, y a pesar del desbarajuste que la diezma.
EstA muy lejano el dia en que Cuba sea independiente, y tremole la
bandera de la insurrecci6n, pues el soldado espafiol no pelea por el dine-
ro, acicate de otros ejdrcitos extranjeros: al soldado espafiol le basta con
la gloria, y esa sabe conquistarla con la punta de su bayoneta.
Ahora vamos a referir un hecho que sucedia en Manzanillo, el dia 3
de Enero de 1895, y que es, pudi6ramos decir, el que puso fuego A la
mecha, g hizo estallar la indignaci6n en el Animo de los separatists.


















III




EL PRL MER QRETO.





( LAS seis de la tarde del dia 3 de Enero de 1895, al
pi6 del jaguay nacido entire los restos de la maqui-
S naria, de un ingenio destruido en la pasada guerra,
se reunfan mas de doscientos hombres escuchando
con religiosa atenciin el discurso que les pronuncia.
ba un hombre rubio como las candelas y de una es-
tatura de gigante.
En el mismo sitio, se reunian el 10 de Octubre de 1868 las huestes
del separatismo para dar el primer grito de iViva Cuba libre! y como
si aquel lugar, ahora en ruina por el incendio del molino, reuniera to-
dos los recuerdos de la tradici6n, los separatists de hoy, se congrega-
ban tambien para reanudar acaso la interrumpida series de aventuras,
porque no de otro modo puede llamarse al sinnimero de dislates por
ellos puestos en practice.
Los habfa blancos y de color, mestizos y cuarterones, y en todos
ellos se reflejaba el mas ardiente entusiasmo.
Nadie alzaba la voz que no fuera para apoyar lo que se decia, y
quien con un gesto, quien con una mirada, todos, absolutamente todos,
estaban posefdos de ese entusiasmo ciego, que leva al hombre hasta el
saorificio. RelCmpagos de ira brillaban en los ojos de aquellos hombres,.
A quienes otro hombre hablaba al alma, con esa expresi6n sencilla pe-





14 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

ro elocuente, del que cree ievar la raz6n en grandes dosis, y apoya lo
que dice con el ejemplo de hechos realizados anteriormente.
El que les dirigia la palabra, hablaba el castellano con una correc-
ci6n pasmosa, si bien de vez en cuando, por sus giros y algunas que
otras frases, de pronunciaci6n dura, hacia resaltar A lo lejos su proce-
dencia extranjera.
Era alto y rubio, como decimos en un principio, y vestia el traje de
los naturales del pais. A su debido tiempo lo presentaremos A nuestros
lectores como uno de los que mas han contribuido A la present insu-
rrecci6n.
Porque 6sta, A pesar de cuanto dijera en contra el general en jefe del
ejercito en Cuba, no ha sido fraguada en un instant, ni con tanto sigi.
lo como se hacen actos de esta natura-
leza, la insurrecci6n que hoy lamenta-
mos; prepar6se con much tiempo, y
._ inicamente despu6s de haber llegado a
.; reunir muchos hombres y dinero, es
Y, cuando ha estallado en la forma que to-
dos conocemos; haci6ndose notar que,
S lo que en otro tiempo fu6 un grito ais-
lado, pero que dur6 nueve aflos, hoy,
SA juzgar por todos los caracteres que la
Sguerra reviste, parece interminable, por-
N: que ahora, con raz6n 6 sin ella, los je-
fes de la insurrecci6n han sabido sem-
brar el sentimiento separatist en los
\ hijos de Cuba.
-Yo no quiero-decia el hombre
1 rubio A quien nos referimos en un prin-
For Cronr.r. cipio-deslumbraros con frases huecas,
como hacen los hijos de la Peninsula para explotaros despubs: yo quiero
unir A mis afirmaciones en contra de los peninsulares, los hechos que
lo prueben en el acto, y creedme, vosotros podreis dudar de mi, pero no
de vosotros mismos, y seria dudar de vosotros, si la memorial os fuera
infiel y no quisierais recorder los regueros de sangre que ha costado A
esta madre Cuba la intervenci6n de la Peninsula en su gobierno y en
toda su vida.
La espectaci6n cada vez era mas grande: aquellos hombres tostados
por las inclemencias del tiempo y algo excitados por los discursos y la
cafia, eran material dispuesta para todo.
-Los hijos de la peninsula-continuaba Flor Cronwer, porque 6ste
era el nombre del famoso propagandista-abolieron en Cuba la esclavi-
tud, pero de tal modo, que si rompieron las cadenas de hierro que suje-





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


taban nuestras manos, fabricaron otras de oro, que nos impuso el capi
tal, para hacernos mis esclavos aun, que en un principio. Y yo os pre-
gunto: ique mis os dA la clase del metal con que se fabriquen las cade
nas, si el hecho real y efectivo es, que las cadenas existen y que con ellas
os tienen sujetos A ese carro gigantesco que se llama centralizaci6n, pa
ra que vosotros solos, arrastr6is mas peso del que en justicia os corres-
ponde y deis mas sangre que la que llevais en vuestras venas?
-En buena hora-proseguia Flor, dando a sus palabras una entona-
ci6n hasta entonces no ofda por aquella sencillisima gente.-En buena
hora que todos y cada uno de nosotros, contribuy6ramos en la media de
nuestras fuerzas a sostener las cargas del Estado, ya que quisi6ramos aho-
rrar sangre no proclamando nuestra independencia, pero... 1si esa vida
*que defendemos en la quietud y el silencio, saboreando resignadamente
la hiel de la injusticia, nos la arrebatan tambien, traducida en energies
que se agotan, en salud que se pierde y en hombres que se inutilizan,
porque consentir que se ahogue en nuestra garganta el sacrosanto grito
de independencia, ya que, hasta la naturaleza, siempre previsora y sa-
bia, puso entire la peninsula y la isla, un mar inmenso, como querien-
do apartarnos de aquel foco infeccioso donde todo se corrompe y solo tl
vicio triunfa, porque del vicio viven y se alimentan los altos poderes
del estado!
La efervescencia era cada vez mayor entire aquella gente. El que
mis y el que menos acariciaba una idea salvaje, ya que no la afilada
hoja de su machete. iSer libre! ;Ahi es nada! Poder dedicar y consumer
las inmensas riquezas que Cuba produce dentro de la misma capital,
sin que la mermen los vicios y necesidades de los peninsulares! iAho-
rrarse los 900.000,000 de pesos que produce el tabaco, yendo A parar A ma-
nos de los mismos que lo produce, abonando la tierra y poniendo en
ella todos sus afanes! iVerse libres de intervenciones directs ni indirect
tas, y poder aceptar el protectorado de la naci6n mis rica!
Todas estas ideas a cual mis falsas tomaban cuerpo en la calentu-
rienta imaginaci6n de aquellos hombres rendidos por la fatiga, y ago-
biados por los impuestos. ,Qu6 de extrafo que su frente fuera tierra
bien dispuesta para aceptar la semilla separatist que Flor Cronwer iba
arrojando con su discurso, Ileno de colors vivos 6 imAgenes brillantes!
-El que ha visto como todos vosotros-proseguia el orador-gran-
des fortunes cimentadas sobre el trabajo y la honradez, venir A tierra
por las inconcebibles cargas del Estado; el que ha visto deshecha su
familiar, rotos los lazos de uni6n y en paises lejanos A aquellos que le
dieron el s6r, porque las persecuciones de los peninsulares los han expa-
triado, no puede sujetar el coraz6n que se le escapa del pecho al grito
de independencia.
Y vosotros, seriais libres, libres completamente, comidndose el pro





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


ducto del trabajo, sin tenerlo que repartir con el que se agita en la opu-
lencia y holganza. Vosotros, que tennis los mismos derechos que aque-
llos enfatuados sefiores que se sientan en las poltronas ministeriales,
disfrutariais del sosiego que ahora se os roba y terminando esta especie
de protectorado que actualmente ejerce sobre nosotros la Peninsula se-
riamos amos de nuestra casa, en vez de ser criados y esclavos de las
mismas. Si, conpaiieros, y mas que compafieros hermanos: si todos los
pueblos tienen el gobierno que merecen, segun dijo un peninsular, y son
esclavos los que sufren en su cuello el yugo del opresor, nosotros mere-
cemos que nos sigan explotando, aunque exhalemos el uiltimo Atomo de
vida: nosotros merecemos que nos extraigan el jugo de nuestra sangre,
ya que permitimos que nos arrebaten el product de nuestro trabajo, que
es sudor, es salud y es vida; nosotros permitimos que roben A nuestros
ancianos padres el bienestar de su vejez y los que dejan desamparados l
sus padres son malos hijos, peores ciudadanos y hombres que llevan en
sus venas sangre de esclavos.
Todos a una voz, se levantaron furiosos.
--iEso no!!-gritaron con toda la fuerza de sus pulmones.-iHay
que evitarlo!
-GEvitarlo, decis?-ainadi6 Flor abriendo los brazos, como impo-
niendo silencio.
-Si,-contestaron todos a una.
--Prometeis levantaros en armas contra el tirano que nos prime?
aPrometBis perder hasta la uiltima gota de vuestra sangre, antes que
consentir que el latigo del opresor os la haga brotar sobre la piel en ra-
yas amoratadas que pregonen vuestra servidumbre?
-;Si! isi!-volvieron a gritar como energimenos.
-Tened en cuenta-afiadid el fogoso propagandista-que la labor
es dura, y pesada la carga que tomais sobre vuestros hombros, pero el
resultado, indudablemente, sera satidfactorio. Pensad que no todos so-
breviviremos para saborear el fruto de nuestra hazafia, pero si nuestros
hijos, que alguin dia bendeciran, postrados de hinojos ante las tumbas
de sus padres, el sacrificio que 6stos llevaron a cabo por reseatar la in-
dependencia. El pueblo que quiere ser libre' es porque lo mereee, y
vosotros, creedme, no necesitais ya, tutorias 'ergonzantes y vergon-
zosas.
-iBien, bien!-exclamaron A una todos los o0entes.
-aEstais dispuestos a seguirme?
-iiSf!!
-GLo jurais?
-Lo juramos... (
--Cuento con vosotros?
--S, sf...





ORONICA DE LA GUERRA DE CUBA 17

-Pues sabed que no estamos solos: tenemos hombres, muchos hom-
bres libres que aspiran A que Cuba lo sea tambi~n; muchos hombres que
tienen exhuberancia de vida y no pueden permanecer en la inacci6n,
viendo los graves males que aflijen esta desgraciada Cuba.
Contamos con hombres, y con
armas, y lo que es mas, conta-
mos con dinero para eniprender
una guerra contra los que nos es-
clavizan. Despubs de todo, si al-
'-, guien osira decir que nos ha-
blamos vendido, tendria que
confesar que habia sido al mas
rico, y no al tirano que nos
maniata. La manigiia sera nues-
tra, aun que cueste el oro A
S" \ montones y la sangre A torren-
tes, y contad tambien que no
vamos so-
-t los lape-
lea; tene-
S mos gen-




iJ







10b




te prictica que nos gufe A la victoria, y la raz6n esti de nuestra
parte.
ilViva Cuba libre!!
-~ Viva!!-afiadieron todos, y en aquel mismo sitio, que como deci-





18 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

mos en otro lugar, sirvi6 anteriormente para dar el primer grito del
separatismo, se levant el segundo, que ha ido repercutiendo por toda
la manigiia.
Estos trabajos aislados de Flor Cronwer, tanto se prodigaron, que
puede decirse que este propagandista ha sido alma y vida de la insurrec-
ci6n cubana que todos lamentamos.
Mass6 y Marti, eran hombres de acci6n como veremos en el trascur-
so de esta cr6nica, pero Flor, servia ~nicamente para estos trabajos de
levantamientos populares.
Su elocuencia, dicen los que le han oido, corre pareja con lo simpa-
tico de su apostura. Ya tiene historic y no deja de ser brillante dentro
del separatismo.













--8eJ^B-


















IV



OCIIS:PAZOS





0 .. \ UANDO el dia 2 de Febrero de 1895, tuvimos en Espa-
fia noticias de la fracasada expedici6n filibuster,
n f & nadie, absolutamente nadie, di6 cr6dito al suceso y
S quien mis quien menos encogfase de hombros pues-
Sto que, de ser cierta, nada habia que temer habiendo
Sfracasado, y al ser un canard, menos ann porque
preocuparse.
Hizo falta pues, que la prensa extranjera nos die-
ra pelos y sefiales de lo sucedido, para que asi lo creyeramos, y des-
pu6s de todo, en vez de sondear para conocer las races que pudiera te-
ner tal hecho, lo acogimos como una de tantas fantasmagorias de las
muchas que corren por los peri6dicos norteamericanos.
No era asi, desgraciadamente, sino que, el Administrador de la
Aduana de Fernandina, senior Baltzell, ocup6 en un almac6n del vice-
c6nsul de Inglaterra senior Borden, 130 cajas, de las ciento cincuenta en-
viadas por el misterioso s6r apellidado Mantell y que contenian equipos
para fuerza de caballerfa y machetes como los hallados A bordo del La-
gonda.
El senior Borden, no neg6 la existencia y recibo de estas cajas, aun-
que sf, que tuviera nada que ver con la supuesta expedici6n filibuster
que preparaban Mantell y el otro ser misterioso qne le acompafiaba,





20 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

ambos de los cuales desaparecieron, suponi6ndose que fueran insurrec-
tos cubanos.
Se dijo tambi6n que los dos sefiores misteriosos, alma de la expedi-
ci6n, estaban ocultos en la residencia de un conocido cubano, llama-
do J. A. Huari que vivia en Jocksonville, afiadi6ndose que la casa es-
taba vigilada por alguaciles federales, A fin de que no se escaparan los
presuntos filibusteros.
Ya hacia mes y medio pr6ximamente que los patriots cubanos re-
sidentes en la Florida, tenian noticia de la expedici6n, en la cual se ha-
bian alistado unos treinta tabaqueros de Jocksonville y Tampa, entran-
do A former un contingent de trescientos hombres, que estaban acam-
pados en una isla del golfo de M6jico, esperando la llegada del vapor
Baracoa y que las armas encontradas en Fernandina eran para esos fili-
busteros.
El capitAn del Amadis declare que en Brockland, tom6 el mando
del buque el citado Borden A quien acompafiaba Juan Mantell y otro
sugeto de tipo espaiool, con el pretexto de hacer un viaje de recreo por
el mar de las Antillas.
El departamento del Tesoro di6 6rdenes para que el Amadis fuese
puesto en libertad por no haberse encontrado irregularidad en su docu-
mentaci6n 6 en su cargamento y lo mismo se hizo con el Baracoa.
En cuanto al Lagonda, dijose que se impondria A sus armadores
una fianza en prenda y garantia de que no habia de violar las leyes de
neutralidad, y que en todo caso, su destiny ulterior dependeria del in-
forme del fical del distrito del Norte de Florida.
El Ministro de Espafia, senor Muruaga, que segufa de cerca este
asunto desde sus comienzos y excit6 el celo de las Autoridades de los Es-
tados Unidos para que procediera a una rigida investigaci6n, manifes-
t6 A aquel gobierno que, el j6ven que tanto figure en los preparativos
de la consabida expedici6n filibuster, no era otro que el hijo del cono-
cido agitador cubano Marti.
Esto confirmaba la teoria de que el destino de la expedici6n era la is-
la de Cuba.
Mas tarde se supo, que Mantell no era tal, y que los personajes mis-
teriosos eran Marti, padre 6 hijo, y por tanto, que, el hallazgo no obe-
decia A un justificante de sumas recibidas y malgastadas por los filibus-
teros, sino A un proyecto serio de dar el grito de independencia.
Sin embargo de todo esto que se supo, precisamente en la 6poca en
que se discutia en las Cortes el proyecto de reform de ley para Cuba,
el senior Silvela hizo en el Congreso una pregunta el dia 7 de Febrero-
tratando de aclarar si la isla contaba con suficiente guarnici6n para los
efectos de la nueva ley, pregunta que pas6 desapercibida, hasta para
sus mismos correligionarios, much mas cuando comenz6 el gobierno A.





CR6NICA DE LA GUERRA DE OUBA 21

recibir telegramas de importantes personalidades de Cuba, felicitAndole
por haber hecho ley lo que tanto deseaban los cubanos, y hasta puede
recordarse el telegrama entusiasta de los constitucionales de aquella is-
la, agradeciendo el interns que el partido fusionista se tomaba, y el re-
gocijo que habia en la grande Antilla.

Todo era fiesta y jolgorio

como dice el romance, cuando el dia 26 del mismo mes, el Gobierno se
enteraba por telegramas del general Calleja, de la aparici6n de partidas
en el campo, aunque sin importancia (modelo fabricado desde antiguo,
para engailar A los incautos).
14o tenia importancia, pero como primera providencia, el Goberna-
dor general mand6 suspender las garantfas constitucionales, que fu6 lo
que & los espafioles hizo caer en la cuenta de que ni se decia ]a verdad,
ni podfan ser esas partidas de ladrones como se pretendi6 en un princi-
pio para que la responsabilidad no fuera tan grande, para el que estaba
desprevenido.
Ello es que, si las partidas eran de bandoleros, como se intent ha-
cer career A la gente, de sobra sabfa el general Calleja que abundaban
much en la isla y que el mal no era reciente, sino que arrancaba de
larga fecha, siendo esto, motive mAs que sobrado para que se les hubie-
ra perseguido antes, puesto que con fuerzas para ello se contaba, y de
ningun modo, causa bastante para suspender las garantias.
Los telegramas del dia 27 aseguraban mAs y mAs que las partidas
eran de ladrones y que no tenfan importancia, pero al dia siguiente los
despachos particulares confirmaban la creencia del pueblo en general,
que A fuerza de dudar del gobierno, lleg6 A acertar creyendo todo lo
contrario de lo que oficialmente se le decia.
Y en efecto, aquellas partidas que se habian presentado en los po-
blados de Baire y Guantanamo, de la provincia de Santiago de Cuba,
eran de filibusteros y la una se componfa de doscientos hombres y de
ciento cincuenta la otra. La iltima de las dos partidas separatists que
dejamos consignadas es la que tiene armamento, uniformidad y or-
ganizaci6n military, y aun cuando el alcalde de Guantanamo, al dar no-
ticias de ellas, habiales atribuido proporciones alarinantes, el general
Lachambre que sali6 inmediatamente para dicho punto, particip6 al
Gobernador general, que con la pequefia fuerza que llevaba, tenia su-
ficiente y aun sobrados elements para dominar la situaci6n y deshacer
A los rebeldes.
La partida de doscientos hombres no tenfa tanta importancia A pesar
de ser mayor su ndmero, porque se trataba de un oaserfo sublevado
donde dieron el grito de rebeli6n los habitantes que lo componfan; pero





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


dle cualquier modo, era gente armada que di6 gritos separatists, cons-
tituyendo un foco de filibusterismo.
En cuanto al antiguo cabecilla insurrecto don Julio Sanguilly, no
desapareci6 de la Habana como se dijo, sino que se hallaba detenido en
aquella capital con otros caracterizados separatists.
El general Calleja, que no pidi6 al gobierno ni tropas ni dinero, ni
instrucciones siquiera, aseguraba que la insurreccidn seria dominada in-
mediatamente, haciendo elogios calurosos de la patri6tica conduct se-
guida en aquellas circunstancias por los partidos autonomista, refor-
mista y de unidn constitutional y por los peri6dicos que representaban
A dichas parcialidades political.
Afiadia tambien el Gobernador general
que la junta de autoridades nuevamente
reunida, habia ratificado el acuerdo desus-
pender en la isla las garantias constitucio-
nales, y esta vez no por mayoria de votos,
sino por unanimidad, expresando su creen-
cia de que ]a insurrecci6n tenia muchas
ramificaciones y que de no haber fraca-
sado, hubiera sido de grandisimo alcance,
extendi6ndose por toda la isla. '7
No explicaba los motives de que hubie- i
ra abortado, como 61 decia, ]a insurrec-
ci6n, pero si que, los que estaban embar-
cados para secundarla, habian huido, in-
ternmndose en los Estados Unidos.
Convencid o de ello el general Calleja,
orden6 al general Lachambre perseguirlos,
cosa que se hizo inmediatamente aunque
sin resultado, porque los insurrectos habian abandonado el lugar que
se indicaba para unirse a otras dos partidas que habia pr6ximas y que
iban capitaneadas por los famosos bandoleros Manuel Garcia y Alizabal,
conocido el primero por el sobrenombre de Rey de los Campos.
Estos dos famosos ladrones cubanos, aprovechaban como es regla de
su oficio, todas las coyunturas y revueltas, y en la ocasi6n present,
vali6ndose dela idea separatist, pedfan dinero amenazando, incendian-
do cortijos y asesinando al que les oponfa la mAs ligera resistencia.
Las partidas de filibusteros habian hecho tambiea destrozos de con-
sideraci6n en los poblados de Baire y Guantanamo, pero su estancia allf
fu6 muy breve porque supieron por los espfas que salia fuerza en su
persecuci6n.
El poblado de Baire, realmente es pequefio, pero esta rodeado de nu-
merosa y rica sitieria, es decir, de pequefias fincas dedicadas a oultivos






CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA 23

menores, cuyos propietarios y trabajadores se han distinguido siempre
por sus opinions separatists.
Muy pr6ximo A Baire, se encuentra Giguari, que es un poblado de
much mis importancia y en donde abundan tambien los separatists:
ambos estAn pr6ximos al rio Contramaestre, que desemboca en el Cauto,
uno de los mAs importantes de la isla.
Entre ambos poblados y la Costa Sur, y pr6xima A ellos se encuen-
tra la Sierra Maestra, c6lebre en la pasada guerra por haber sido cons-
tante refugio, punto de organizaci6n y de descanso de las fuerzas insu-
rrectas que operaban en el departamento oriental y donde los Maceo,
Guillermon, y Flor Cronwer, tuvieron tantos encuentros con las tropas
espafiolas, especialmente en la 6poca de mando del general Martinez
Campos.
Guantanamo es una poblaci6n
de bastante importancia, ya por si .
ya por la bahia conocida con el
nombre de La Caimanera, unida










Castillo de Espafa en Santiago de Cuba.
A la poblaci6n por un ferro carril, y que se prolong hasta el poblado
de Jamaica.
Guantinamo puede decirse que es la segunda poblaci6n commercial de
Santiago de Cuba, y en su llano, de ocho A diez leguas de extension,
hillanse establecidos gran ndmero de ingenios que, durante la pasada
guerra se salvaron de la tea incendiaria, gracias A los esfuerzos de las
tropas voluntarias y de las escuadras de GuantAnamo, formadas en su
mayoria por cubanos y hoy reducidos A una corta compafifa.
En la parte montuosa, que es extensisima, hay bastantes cafetales,
en su inmensa mayoria, propiedad de los antiguos esclavos dedicados 4
este cultivo.
La importancia de Baire con ser poca, es superior A la de Jara, y
todos sabemos que el movimiento insurreccional de 1868 tuvo por cuna
aquel insignificant punto.
Hoy A pesar de todos los esfuerzos que hace el gobierno y de la buena





24 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

voluntad de los espafioles, nos encontramos en desgraciada situaci6n res-
pecto A lo que A marina se refiere.
Esto sin embargo, esperamos salir airosos, como siempre que nuestras
armas intervinieron en contiendas de esta indole.
Ahora mas que nunca echamos de menos la carencia de inter6s que
todos los ministros de Marina han tenido por dotar a nuestra armada
de barcos que reunan condiciones mariners y de guerra, lamentando
como es consiguiente, que esa falta de patriotism de los grandes, re-
dunde en perjuicio de los pequefios.
Ya lo sabian todo el genera'Lachambre y el general Calleja, pero in-
sistian en que la cosa carecia de importancia, aunque las garantias es-
taban en suspense y aterrada toda la isla.
Caracterizados personajes de esta, telegrafiaron al gobierno poni6ndose
A sus 6rdenes y lamentando los sucesos, 4 la vez que confidencialmente
se supo que habian desaparecido de Cuba, repentinamente, various
reputados cabecillas y entire otros el conocido periodista Juan Gual-
verto Gomez, que perteneci6 en Madrid A la redacci6n de uno de los
diaries mAs importantes.
El gobierno se reuni6 inmediatamente en consejo, di6 a la prensa las
noticias que tuvo por convenient, y esta, en uso de su liberrimo dere-
cho, las interpret con arreglo A su juicio, deduciendo consecuencias tan
pesimistas que sembraron la desconfianza por todas parties y pusieron en
labios de todo el mundo, lo que desde entonces fu6 cuesti6n palpitante:
la guerra de Cuba, y los hombres que la habian preparado.




















"V



LOS PRIMEROS ENCUENTROS




A L dia siguiente, el general Calleja supo por confidencias
particulares, que una partida mandada por un antiguo
cabecilla de la pasada guerra, y que recorria las inme-
diaciones de Santiago, habia cortado los hilos del telA-
grafo, preparando de este modo la cometida que in-
tentaba.
Sali6 fuerza en su persecuci6n y no consigui6 en todo el dia en-
contrar A los insurrectos; el general Lachambre se disponia tambi6n al
frente de sus soldados A ir en busca de los filibusteros cortAndoles la re-
tirada, pero como no podian precisarle la situaci6n de Astos, de aqui
que tuviera que desistir del prop6sito y aguardar noticias de la tropa
que anteriormente habia salido.
Ya estos pormenores habian Ilegado A la peninsula y el Consejo de
Ministros acord6 envfar amplias facultades al Comandante general de
la isla, ofreci4ndole cuantos recursos le hicieran falta para la cam-
pafia.
La opinion piiblica sinti6 desconsuelo por la suerte de nuestros va-
lientes soldados que muy en breve habfan de salir para Cuba, A luchar,
no solo con enemigos invisibles sino con el clima, en dpoca por cierto
la peor de todas, puesto que el comienzo de las Iluvias se aproximaba y


=Ld~aMt.ILL= LU=WWUa





26 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

quien no conoce aquel terreno no sabe A cuan poca distancia de 61 se
encuentra la muerte.
El general Calleja disponia tambi6n las fuerzas que estaban bajo su
mando para el mejor 6xito de la campafia, pero los espafioles desconfia-
ban ya, porque no comprendian como antes no se habfa podido conocer
la propaganda filibuster para ahogarla sin que costara la sangre que
ahora se supone. Pero no hubo mis remedio que transigir y antes que
hacer manifestaciones que acaso hubieran resultado antipatri6ticas 6
inoportunas, pensaron en aconsejar el envio de grandes refuerzos para
veneer por el nimero ya que el desconocimiento del terreno impedia
que las acciones pudieran ser con arreglo A tActicas militares.
De nuevo se tuvo la noticia de que Manuel Garcia y su gente esta-
ban en el camino haciendo de las suyas, y que suministraban armas y
municiones a los pocos elements que se iban agregando A la partida
de Maximo G6mez.
La guardia civil, acompafiada de un practice, sali6 inmediatamente
en su busca y no obtuvo los resultados que se esperaban: solo pudo con-
seguir, conducir ante el general en jefe, A un hombre que negAndose a
dar todo genero de explicaciones, infundfa muchas sospechas. No hubo
medio de que pudiera justificar la procedencia de las armas que llevaba,
ni que dijera su nombre para ver si alguien le conocia.
Fu6 preso inmediatamente y se dice que uno de los soldados habia
podido ver huir A otro individuo que al preso acompafiaba, agitando
un pafiuelo; serial, que no se sabe si fu6 de aviso para alguien que-estu-
viera oculto, 6 de alegria por haber escapado de las garras de la guar-
dia civil.
Infructuosos resultaron pues los esfuerzos de los perseguidores, mis
no por ello decay su espiritu, siempre dispuesto A combatir por la in-
tegridad de la patria y el honor de la bandera.
Nosotros no hemos de hacer comentarios en pr6 ni en contra de nin-
guno de los dos bandos, aunque como espaiioles sintamos oprimido el
coraz6n por la encarnizada lucha que han encendido las ambiciones de
los separatists, y A fuer de honrados consignamos aquf una confe-
rencia que nuestro corresponsal en la Habana, celebr6 con uno de los
principles separatists, aunque este no sea de acci6n y est6 por com-
pleto retirado de la vida active de la political.
Hiere nuestros sentimientos nacionales cuanto express el aludido
rebelde, pero como nuestro Animo es recoger todo aquello que mis
tarde explicarA el movimiento de rebeli6n, A trueque de todo, lo publi-
camos en esta cr6nica y cada uno de nuestros lectores, lo comentara co-
mo juzgue oportuno.
Por nuestra parte, reproducimos integra la conferencia sin quitar
ni afiadir nada que la desvirtue.





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA _
El separatist en cuesti6n
se explica en los siguientes
t6rminos:
S -La idea del separatis-
mo esti bastante arraigada en
los cubanoa y en esto cum-
Splen con el temperament de
S~ los espafioles.
SAqui en ]a Peninsula, se
-.9 han dado buenos ejemplos de
independencia en las provin-
Scias forales, y no hace mu-
cho la Corufa, poco menos
que se declar6 en cant6n por-
que el Gobierno queria trasla-
idar unos cuantos batallones
S de los que tenan alli.
AdemAs, doscientos afios
pr6ximamente de mala ad-
i ministraci6n en Cuba, gober-
'a ^ nada A 1.500 leguas, y con
4 una situaci6n geogrAfica que
.., 3 viene a ser el centro de diez
''^ .j ^y nueve repuiblicas, algunas-
1. de ellas de habitantes, qui-
f nientos mil, que tienen su
'+ / ,gobierno propio, y con las
e cuales hay mis relaciones en
A C^ Tla vida material que con la
Metr6poli, son causes que fa-
-, vorecen a los que defendemos
pi] el separatismo.
M El Gobierno cometi6 una
gran torpeza con perseguir,
:.-a^ ralz de la paz del Zanj6n A
'u todos los que consideraba co-
9, mo separatists, porque es-
*. tos abandonaron la isla para
establecerse en Cayo Hueso,
". i La Florida, Jamaica, Peri,
y,- 7s M6jico y otros puntos, en los
cuales han establecido mis
de doscientas fibricas de ta-






CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


baco, constituyendo numerosas colonies de individuos que profesan
aquellas ideas.
En La Florida, por ejemplo, hace algun tiempo, los sufragios de los
cubanos dieron el triunfo a un senador.
--(Por que?
-Porque no se necesita much dinero para ello, ni para producer
un movimiento el dia que .asi se pensara. La cantidad necesaria se re-
caudarfa pronto entire los dueiios y obreros de las fabricas que sin la
menor contrariedad darian parte de sus utilidades.
Tampoco se necesitan armas porque desde la uiltima guerra, todos
los campesinos de Cuba tienen su rifle y saben manejarlo bien, y con
esto, comprendera V. que es inocente cuanto a veces se dice de carga-
mentos de buques con destino a los filibusteros.
Y afiade A esto que, en el caso de que las armas fueran para los se-
paratistas, se consignarian a nombre de cualquiera de los residents, en
las expresadas reptiblicas, y por tanto la devoluci6n del cargamento
apresado serfa un hecho, como lo ha sido con el que conducia La Gdn-
dola, buque que apresaron recientemente en aguas de Fernandina, toda
vez que el comercio de armas no esta prohibido en aquellos pauses ame-
ricanos.
No s4, sin embargo, quienes serfan ahora los que se colocarfan al
frente de un movimiento revolucionario, ni si tienen condiciones ni au-
toridad para constituirse en jefes del movimiento; pero esto es lo de me-
nos. En las revoluciones de los pueblos suele ser jefe A veces el que me-
nos se espera; generalmente el que sobresale por su arrojo, como ocu-
rri6 con el Empecinado y otros muchos heroes de la guerra de la inde-
pendencia.
Y respect de los que dicen que han desaparecido de Cuba, pudiera
ser y aun me atrevei'fa A asegurarlo, que se hayan escondido por allf,
temerosos de ser victims del estado exceptional que se ha decretado en
la isla.
Los partidos de transici6n, como es el autono~mista, no disponen de
las masas populares que solo se van tras de ideas claras y terminantes.
Por esto no podria el autonomismo impedir en Cuba cualquier movi-
miento que se intentase en sentido separatist, porque si bien los nues-
tros dan sus votos a los autonomistas, lo hacen en virtud de ser estos
los mas avanzados dentro de los partidos legales, y por estar convenci-
dos de que el autonomismo solo es una palabra que suena bien: aun asi,
no acaden i las urnas electorales en la proporci6n ni con el entusiasmo
que por aquf se cree.
Las reforms por el pronto, han producido un mal evidence, como es
la consecuencia que los separatists sacan de las batalla que en las Cortes
se han librado para sacar adelante unas bases completamente anodinas.





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA 29

Pudiera ser que, unidos todos lQS partidos cubanos, y A semejanza de
lo ocurrido aqui con la constituci6n de 1876, 4 la sombra de esas bases
incoloras, se emprendiera una campafia para infiltrar en Cuba las liber-
tades, en t6rminos, que con una labor muy constant, y un period de
tiempo de cuarenta A cincuenta afios se alcanzAra bastante en el camino
de la paz y de la legalidad.
Por lo que se refiere A la vida administrative de Cuba, creo que po-
co 6 nada se conseguiri con las reforms que tantos disgustos han pro-
ducido entire autonomistas, reformistas y de uni6n constitutional.
Estimo que si toman con tanta f6 y con tanto patriotism los dipu-
tados antillanos la soluci6n del problema econ6mico, como han torado
el de las reforms, podran proporcionar un bien A Cuba, real y positive.
Esto, como comprenderan nuestros lectores, no pasa de ser una exa-
geraci6n propia de las ambiciones de los insurrectos, porque conociendo
los peninsulares, como conocemos, el estado econ6mico de la isla, no
podemos comulgar con ciertas species que se lanzan para atraer pros6-
litos y sembrar discordias entire hermanos.
Al fin y al cabo, la verdad se abre lugar y han de reconocer los
imparciales, que el. estado de la isla no es tan pesimista como se su-
pone.
No solo las cosechas no son malas, sino que la producci6n de azicar
es superior con mucho ahora A lo que se vendfan las zafras de diez A
veinte afios. Y si es cierto que los precious han bajado, obedeciendo A
motives de orden universal econ6mico, que no remediaria ninguna re-
voluci6n, tambien es seguro que la Metr6poli se esfuerza en favorecer A
los productores suprimiendo el impuesto industrial y reduciendo los de-
rechos de carga y descarga, ademas de acuerdo con los diputados anti-
llanos, se preparaban medidas arancelarias protectoras de la industrial
azucarera.
Respecto a las partidas de bandoleros, mal puede achacarse su exis-
tencia 4 Espafia ni A sus autoridades: antes bien, es sabido que en di-
chas partidas se apoyan los separatists, considerandolas como auxilia-
res seguros para el caso de una campafia.
Y por Altimo, nada mas inexacto que decir que las contribuciones
en Cuba son exageradas, ni que el presupuesto de Cuba se invierte en
gran parte sin beneficio de la isla. Pero sobre todo en este asunto, basta
recorder que las Altimas reforms han dado 4 Cuba la iniciativa y casi
]a resoluci6n definitive en todas las cuestiones econ6micas.
Por todo esto creemos que la propaganda separatist, no ha de te-
ner eco ni entire los hijos de Cuba, ni entire los americanos del con-
tinente por mis que, cartas de Cuba, dicen que el patriotism de aque-
llos politicos deja much que desear, pues no ceden en sus luchas de in-
tereses personales, ahora que tanto conviene la uni6n.





CR6N(CA DE LA GUERRA DE CUBA


Tambien se dice que, los ardores.b6licos que en el pueblo se notan
contra lps insurrectos, distan much de ser los mismos de la anterior
guerra.
Carecen pues de raz6n esos malos hijos de la madre patria al levan-
tarse en armas contra sus hermanos, y no ha de quedar un coraz6n es-
pafiol que no maldiga las desmedidas ambiciones de los que, por alle-
gar recursos, siembran de cadiveres los campos y entintan con sangre,
aquel pedazo de nuestra patria.














*S


















VI



VEYa Im T1o Gro- rez



MPORTA conocer antes de pasar mis adelante A uno de los hom-
bres que mis direetamente ha contribufdo al levantamiento de
los insurrectos, porque tiene gran importancia en hechos su-
cesivos, de los cuales fu6 el protagonista.
Conoci6ndole, se comprende perfectamente, porque la in-
surreeci6n no estall6 con mayor fuerza ni fu6 tan prestigiosa.
MAximo G6mez, el conocido propagandista cubano, ha tenido siem-
pre much aseendiente entire los separatists por los hechos realizados
durante la iltima guerra.
Hoy tiene sesenta aflos y se conserve con un vigor extraordinario.
En 1863 era escribiente de la comandancia military de Bani (Santo Do-
mingo) pueblecillo de unas trescientas almas. En 1865, al terminar la
guerra dominicana, acogi6se con muchos al Gobierno espafiol, entire
ellos el teniente general Valera (de reserve en Cuba), el brigadier Here-
dia (muerto), los sefiores Afan, Pueyo y algunos mis.
MAximo G6mez, estuvo durante algun tiempo percibiendo una pen-
si6n de nuestro Gobierno.
Cuando estall6 la rebeli6n de 1868, Modesto Diaz y MAximo G6mez
se fueron al campo enemigo; cuando la paz del Zanj6n, G6mez desapa-
reci6, reapariciendo luego en Costa-Rica, donde ha permanecido algu-
nos afos, trabajando sieinpre en pro del ilibusterismo cubano y ayu-
dando desde lejos A otros cabecillas residents en Santiago.





32 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

Durante cinco afios, Espafia le estuvo pasando sesenta pesos men-
suales y es de advertir que a los mismos cubanos les disgust6 siempre
que MAximo G6mez (dominicano) les dirigiera y se tomara la represen-
taci6n de los naturales de la isla.
En la anterior guerra, ejerci6 los cargos de Ministro de la Guerra y
General en jefe de las fuerzas insurrectas.
Su condici6n de extranjero, produjo series disgustos entire 61 y los
que componian la lRamada Cdmara de Cuba libre, y no hubo pocos ro-
zamientos que sefialaron suce-
sos de importancia entire los
mismos sublevados.
Cuando las fuerzas enemi-
gas buscaron en la suspension
de las hostilidades el medio de
rendir las diseminadas parti-
das para tratar de la paz que
les era imprescindible, G6mez :
se situ6 en el potrero de San
Agustin, donde, en la noche
del 9 al 10 de Febrero, cele-
br6se un plebiscito que did por ; B.
resultado, la terminaci6n de -.
la guerra.
Desde alli salieron para el
Zanj6n los comisionados que
suscribieron el acta de la paz ,,' i
acordandose que se dirigieran '
i las Villas y Oriente comisio-
nes, para dar cuenta de los Mimo G6mez.
acuerdos del gobierno insu-
rrecto, A las fuerzas que operaban aun en aquellos puntos.
MAximo G6mez, Enrique Collazo y Rafael Rodrfguez, acompafiados
de un periodista espafiol que hacia la campafia A las 6rdenes del gene-
ral Martinez Campos, salieron A buscar A Maceo y poco falt6 para que
este diera fin de los comisionados, salvindose con no poco trabajo, gra-
cias a la influencia de G6mez que trabaj6 por la paz entonces, decidida-
mente.
De Cuba regres6 al Camagiiey y despues de conferenciar en Vista
Hermosa con el general Martinez Campos, se embarc6 para el extranje-
ro donde public un folleto demostrando que Cuba no podia ser libre.
Viejo ya, su influencia ha sufrido no poco, especialmente para los
que, como Maceo decia, Jamds le perdonaria que fuera el que minara
la discipline y diera fin a la guerra.






OB6N[CA DE LA GUERRA DE CUBA


Sin embargo, apesar de esta falta de prestigio por la propaganda
que en contra de 61 se ha hecho, hoy dispone de un buen nimero de
hombres y cada dia hace mAs pros6litos para la causa del filibusteris-
mo, sin que le haya perjudicado aquel folleto que tanto ruido di6 en

N I ^ o


Un cabo, e 6 bayonets y embstiendo... (Pig. 85).
otros tiempos y que hoy le reproduce la prensa, comentandolo como
apostasia.
M&ximo G6mez en la actualidad, recorre toda la manigiia con hom-
bres de su confianza, pero ignorantes en grade sumo, pues casi ninguno
de ellos conoce la historic de este propagandista, capaz de venderse A si


33






CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


mismo, si no tuviera personal a quien entregar en manos del ene-
migo.
En los comienzos de esta guerra, Maximo y los suyos .han estado
siendo el azote de una comarca, sacAndola el dinero que producian sus
frutos y reparti6ndolo con prodigalidad entire la gente que le acom-
pafiaba.
El dia 27 de Febrero, y bien entrada la tarde, disponiase A hacer
una salida para incorporarse A la partida de Marti, que segun sus no-
ticias se encontraba cerca, y A muy poca distancia tuvo uri encuentro
con un destacamento de soldados que iba a un poblado pr6ximo.
MAximo G6mez no se amedrent6 por ello: tan pronto como divisor al
enemigo, reparti6 su gente (setenta hombres) en lugares A prop6sito y
cubiertos casi en su totalidad por la vegetaci6n del terreno y conforme el
enemigo se iba aproximando, el fuego le diezmaba, hasta el punto de que
la pequefia partida de tropas leales que no llegaba a 21 hombres, tuvo
que defenders her6icamente, poniendo en dispersion A los insurrectos
despues de una hora de ensangrentada lucha.
JAzguese la importancia de este encuentro, teniendo present que
los filibusteros permanecian escondidos, nuestros soldados sentian los
disparos y recibian las balas sin poder adivinar siquiera el sitio desde
donde fueran disparadas y solo por instinto defendi6ndose de un enemi-
go oculto a quien no podia combatir.
Maximo G6mez, atravesaba a caballo, de un lado a otro, el terreno
que le servia para las operaciones, animando A la gente y dando dis-
posiciones no siempre acertadas, pues a la hora de retirarse, dej6 so-
bre el campo nueve muertos, cuyos nombres no han podido llegar al
dominion public, como tampoco los de los bravos soldados que sufrie-
ron este primer ataque tan imprevisto como sangriento.
Nuestras fuerzas tuvieron dos heridos y cinco muertos, y cuando el
general Calleja se enter de lo ocurrido, orden6 que se le presentaran
aquellos heroes para alabar su valor y tenerlos present en el moment
oportuno.
Este fu6 el bautismo de sangre humana en el que hoy se llama campo
de operaciones; como siempre, los nombres de los heroes permanecen
ignorados, dandose el caso de que, ni en telegramas oficiales ni en des-
cripciones hechas por los peri6dicos, aparezcan para eterno orgullo de su
patria y aplauso de los espafioles.
Un detalle importantisimo tenemos que consignar referente al en-
cuentro que relatamos, y que merece este honor porque prueba una vez
mis el concept que del valor tienen nuestros soldados.
Cuando mis encarnizada era la lucha y el entusiasmo mas creciente
en los nuestros, uno de los insurrectos que se hallaba escondido entire
nnas matas, vi6se obligado A salir de all porque la tropa le rodeaba.





CR6NICA DE LA GUEBRA DE CUBA' 36

La proximidad no le permitia hacer uso de la carabina que Ilevaba
yavo que acudir al machete para abrirse paso. Aquel hombre lo ma-
-ejaba de una manera indescriptible: cualquiera que se hubiese encon-
'trado delante de tal m6nstruo, habria temblado de miedo.
Un cabo, cal6 bayoneta y embistiendo furiosamente contra 'aquel
prodigio de fuerza y agilidad, le hizo salir por fin del escondrijo. El
filibuster obedeci6 ante la contundente 16gica de la bayoneta y arro-
jando A un lado la carabina, la emprendi6 A machetazos con el valiente
A quien tronch6 por complete la mano izquierda.
Empufiado el fusil con la derecha y procurando solo salvar los gol-
pes que el filibustero le asestaba, estuvo cerca de diez minutes, defen-
diendo aquella vida que guardaba para su patria, hasta que, dos com-
pafieros que casualmente se apercibieron del lance, acudieron presurosos
y acribillaron a balazos al insurrecto.
Estenuado de fatiga y casi sin sangre ya en las venas, porque la he-
rida producida por el machete se la habia robado, hubo que emplear
con l1 la fuerza para que se apartara del lugar del suceso: los nervios y
el amor 4 Espafia le bastaban para encender todas sus energies; queria
luchar mAs y cuando por la fuerza se le apartaba de aquel sitio gritaba:
jDejadme, que ahora se pierde poco si me matan!
Y fu6 conducido al poblado pr6ximo, en donde tuvieron que vigilar-
lo porque segun la apreciaci6n de un practice, aquel hombre perdia la
vida por moments.
iLastima grande, que no podamos consignar el nombre de este h6
roe, que como tantos otros de pasadas guerras y aun de la present,
permanece oculto y sin que Espafia pueda recompensar con honores!...



















VII




La prensa extranjera y la Paz del Zanj6n





S 'i PESAR de todo esto y para probar que no ibamos descami
nados al achacar a potencias extranjeras la protecci6n
S que disfrutan los insurrectos, entresacamos y consigna-
mos la opinion que esta guerra merece a las naciones que
Salguin interns pudieran tener en poseer la isla, para justifi-
Scar mas tarde porque favorecen el contrabando de armas
S y la propaganda separatist.
El Sun se expresa de la manera siguiente:
,El despotismo espaflol en Cuba isla situada cerca de nosotros y &
miles de leguas de Espafia es una anomalia absurda; pero no nos sor-
prenden las noticias de los triunfos alcanzados por los espafioles sobre
patriots sin organizaci6n y con armamento deficiente.
Deseamos el triunfo de este pueblo, pueblo que lucha.,
El Recorder pregunta si el president Cleveland aceptaria la perla
de las Antillas, si se podia obtenerla por nada.
El World decia asi: ,Desde que se arregl6 la cuesti6n de la esclavi-
tud en Cuba deseamos cada vez anexionarnos esta isla; pero nos alegra-
rfamos de verla convertida en Repiblica.,
cNinguna potencia europea-afiade-a excepci6n de Espafia podr&
nunca dominar & Cuba. La doctrine de Monroe establece este punto;





CE6NIOA DE LA GUIRRA DE CUBA


pero Cuba podria tener un gran porvenir como Repdblica, con nuestra
amistad.,
Cuba, y todo estaba madurado para ello. Los partidarios de la indepen-
dencia de Cuba han reunido much dinero para mantener la guerra
contra Espafia, y dicen que pueden duplicar los recursos.,
60.000 duros y estan dispuestos a dar 100.000 mis, en caso necesario.,-
SLa contestaci6n al llama-
Sr', miento 4 los patriots ha sido
mas generosa en Cayo-Hueso que
en Tampa, y esto es tanto m.s
sorprendente, cuanto que los cu-
banos de Cayo-Hueso se hallan
Sen mala situaci6n financiera.
Gonzalo de Quesada, secre-
tario del partido revolucionario
S cubano, que recogi6 durante los
seis iltimos meses fondos para
la causa de la revoluci6n, ha lle-
gado recientemente a Tampa,
procedente de Cayo-Hueso, y ha
sido recibido en la estaci6n por
"\ cincuenta cubanos' que le acom-
pafiaron hasta la casa de Fer-
nando Figueredo, donde muchos
Jan Glberto G6m. centenares de partidarios fueron
A hacerle una visit.
Y asi continian otros periddicos de Nueva-Yorck, que por lo que se
deja apuntado puede comprenderse que son partidarios del ilibusterismo
por el interns que Cuba les despierta.

*
**

Como document hist6rico y por la falta que ha de hacer en esta
cr6nica, reproducimos el generoso perd6n que se otorg6 A los insurrec-
tos del ailo 1868 que capitularon en 1878, y las. concesiones political
que A la vez se hicieron en la isla de Cuba.
Dice asf:
Artfculo 1.* Concesina 4 la isla de Cuba de las mismas condiciones
political, organicas y- administrativas, de que disfruta la isla de Puerto
Rico.
Art. 2. Olvido de lo pasado respect de los delitos politicos come-






38 cB6NICA DE LA GUMBRA DE CUBA

tidos desde el afio 1868 hasta el present y libertad de los encausados 6
que se hallen sufriendo condena dentro y fuera de la isla.
Indulto general los desertores del ejercito espafiol, sin distincidn
de nacionalidad, haciendo extensive esta clusula a cuantos hubieran
torado parte direct 6 indirectamente en el movimiento'revolucio-
nario.
Art. 3. Libertad a los esclavos y colonos asiaticos que se hallenk
hoy en las filas insurrectas.
Art. 4. Ningin individuo que en virtud de esta capitulaci6n re-
conozca y quede bajo la accion del gobierno espafiol podra ser compe-
lido a prestar ningiin servicio de guerra, mientras no se establezca,
la paz.
Art. 5. Todo individuo que desee marchar fuera de la isla queda.
facultado y se le proporcionaran por el Gobierno espafiol, los medios de
hacerlo, sin tocar en poblaci6n si asi lo deseara.
Art. 6. La capitulaci6n de cada fuerza se efectuari en despoblado,
donde con antelaci6n se depositarin las armas y demas elements de
guerra.
Art. 7. El general en jefe del ej6rcito espafiol, i fin de facilitar los
medios de que puedan avenirse los departamentos, franqueari todas las
vias de mar y tierra de que puede disponer.
Art. 8. Considerar lo pactado con el comit6 del Centro como ge-
neral y sin restricciones particulares, para todos los departamentos de
la isla que acepten estas proposiciones.
Zanjon 10 de Febrero de 1878.-Arsenio Martinez Campos.


















VIII



INSURRECTOS Y- BANDIDOS





SL general Calleja en telegrama que dirigi6 al Gobierno
express el temor de que la insurrecci6n pudiera exten-
Sderse, en vista del incremento que cada vez iba toman-
do; dijole tambinn, que los insurrectos de Baire habian
solicitado del Comandante general de Santiago de Cu-
ba, nna tregua para ponerse al habla con el Comit6 autonomigta de la
capital de aquella provincia, y comprendiendo que esta petici6n iria en-
caminada A ganar tiempo, di6les el espacio de un dia.
Tambien indicaba que, al frente de la principal partida levantada
en la Isla de Cuba, figuraba el negro Guillerm6n, que se hacia llamAr
Guerra Chica, y Guillermo I Emperador de Alemania.
Cuando en el Congreso se tuvo noticia de estos telegramas, el gene-
ral Pando hizo varias preguntas al Gobierno, por las cuales se sac6 en
claro, que se habia enviado A Cuba 10.000 fusiles Maiisser y diez millo-
nes de cari~chos.
Hizo consta r fainbien el ministro de la Guerra que el Gobierno esta-
ba dispuesto A efviar A Cuba todos los soldados que hicieran falta, por-
qOe albigabA el prop6lito de cortar de rafzJlainsurrecci6n, costare lo
Sue bo rtare.
Se habijan levantfafo un poco los Animos y al dia siguiente nuestro




CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


jiibilo fu6 mis grande cuando tuvimos noticias detalladas, del encuentro
que las tropas leales tilvieron con la partida levantada en Sagiiey, pro-
vincia de Matanzas, 4 cuyo frente iban Marr6zo y Antonio L6pez, par-
tida que tenia double importancia, porqae no se componia iinicamente
de insurrectos, sino que a ella se agregaba gente de la capitaneada por
el celebre-bandido Manuel Garcia, conocido con el sobrenombre de Rey
de los Campos.
Los hechos y haza-
fias de 6ste, que hacia
las veces de h~roe le-
gendario en aquellas
comarcas, eran conoci-
dos de todo el mundo,
y por esto precisamen-
te infundia m bs terror
4 los naturales del pais.
De la misma mane-
ra que en todas las
guerras civiles apare-
cen partidas de faccio- -
sos que encubren sus ..
delitos con la bandera
de la rebeli6n political,
asi Manuel Garcia se -
colocaba con su cua-
drilla al lado del sepa-
ratismo, cada vez que / 'I
sonaba al grito de su-
blevaci6n contra Es-
pafia.
Los separatists le
utilizaban y 61 come-
tia sus latrocinios, se- ,.
cuestros y asesinatos
en nombre del separa- O
tismo. Cuando 6ste
quedaba dominado,'volvia a ser el bandido de siempre.
Casi nunca se batia: era su cuadrilla la que asaltaba, reservindose
el papel de general, pero de general prudent; que no arriesga su vida
nunca y desde lejos dirige la contienda.
En 1885 el separatismo fomenta el bandidaje y Manuel Garcia reune
A otros bandoleros, (Perico Torres, F6lix Gimenez, Leugue 'y algunos
m4s) hasta que 4 fin de 1885 se vi6 obligado 4 embarcar para Cayo Hue-





CRMN1CA DE LA GUERRA DE CUBA


so cor Perico Torres, y forzados 4 escapar por la active. perseouci6n or-
denada por el Capitan general senior Fajardo.
En 1887 vuelve 4 Cuba Manuel Garcfa con otros trees de su calaRia,
desembarca en Puerto Escondido (Matanzas) y A poco, aparece ya de
jefe de una partida de diez y seis hombres, partida suya que le l1amaba
comandante, con arreglo 4 un titulo que le enviaron los jefes separatia-
tas desde Cayo Hueso.
En tres afios, desde 1887 I 1890 Manuel
Garcia tuvo en jaque 4 todos los vecinos de .
las provincias de Matanzas y la Habana; .A I N
rob6, secuestr6, asesin6, se impuso y con-
quist6 el nombre de Rey de los Campos;. "


I












La partids de Manuel Garcia levanta loo rails y eorta los hilos del lelegrafe.
au audacia infunde terror en las comarcas sobre las cuales cae, y au ha-
bilidad prepare perfectamente los golpes, y crece su triste prestigio en
tales proporciones, que en 1890, dirige A la compafifa de Ferrocarriles
Unidos de la Habana una comunicaci6n exigiendo 25.000 duros, bajo
pena de hacer descarrilar los trenes 6 incendiar las estaciones si no ee
pagaban.
La compafifa no hace caso y la amenaza se cumple: Manuel Garcia
descarrila un tren de mercancias en el empalme, dispara sobre uno de
viajeros entire Xenes y Robles y poie fuego 4 la estaci6n de Quivican,
en las puertas de la Habana.
Cunde el pinico, casi nadie se atreve A viajar y baja la recaudaoi6n
de la companfa en un 50 por ciento.
Asi estuvieron las cosas, hasta que en Agosto de 1890, en cuya feeha
lleg6 A Cuba el general Polavieja, su energia y firme voluntad do acabar





42 CR6NIOA DE LA GUERRA DE CUBA

con el bandolerismo, llevan la confianza al espiritu pdblico y poco des-
pues cae ]a partida enter en una emboscada, huyendo Manuel Garcia,
pero recibiendo en la huida tres balazos.
Pues bien, este bandido, cuya historic podrfa completarse con ]a
obra que acaba de publicar en Barcelona la casa editorial de M. Mancci,
era el que, con su gente, ayudaba A la cuadrilla que mandada por Gui-
llerm6n, se habia alzado en la provincia de Matanzas.
Las fuerzas leales hacian un reconocimiento por aquellos terrenos
y oyeron disparos sin que pudieran precisar de donde partian.
El jefe, orden6 que se adelantasen various ndmeros y un cabo, y el
fuego se hizo cada vez mAs nutrido.
Nuestras fuerzas se colo-
caron en guerrilla y a los
diez minutes pr6ximamente
se habia entablado la acci6n
con todas las formalidades .
de ordenanza. -
Pero... ilo de siempre!
nuestros soldados, sin duda
por la frondosidad del te-
rreno, no daban con el ene-
Smigo y disparaban A las ma-
tas de las cuales veian *alir
S humo, abrigando la sospe-
cha de que allf era done se
Sescondfan los insurrectos.
j Un hombre, alto, forni-
p l do y vistiendo el traje de
SN Wc ampos, *m o los naturales del pafs, atra-
ves6 A caballo de un lado A otro, huyendo del certero fuego de nuestros
soldados, y un grupo como de catorce A quince individuos le segufa.
Nuestras tropas continuaron el fuego en ]a direcci6n que los fugiti-
v6s levaban, sin descuidar por eso el ala derecha, desde donde algunos
insurretos favoreefan ]a retirada del enemigo.
Al poco tiempo, vi6se caer A tierra al hombre que montaba al caba-
1o, y entonces el grupo que le segufa se dispers6 como por endanto.
Aeababa de morir el s6r que tanto pAnico habia sembrado en aqhe-
las comarcas, el famoso bandolero Rey de los Campos.
Ante p6rdida tan irreparable para ellos, huyeron los insurrestos de-
jando sobre el campo tres cabalgaduras, y algunas armas en poder de
las fuerzas leales.
Nueftras tropas les siguieron, hasta bastante distancia, sin ceidr de
ha5eiJe YTeg'o, pero la noehe se aproximaba, y el jefe orden6 retirarse.





OR6NICA DE LA GUIERRA DE CUA 43

Esa es la noticia mis fundada respect i la muerte de Manuel Gar-
cia; sin embargo, recogemos la otra para que nuestros lectores juzguen
y vean si son acertados nuestros juicios.
En el peri6dico habanero La Discusidn, se explica asi la muerte del
Ilamado Rey de los Campos. -
,Por datos que ha podido adquirir nuestro corresponsal en Leiba
Mocha, no cabe duda alguna que el autor de la muerte del audaz ban-
dido, fu6 don Felipe Diaz, sacristan de la iglesia parroquial de Canasi y
alguacil del Ayuntamiento.
El senior Diaz que sali6 de Canasi en comisi6n del senior Alcalde Mu-
nicipal, A la Mocha, tuvo la desgracia de llegar a la bodega del Sebor-
neal en compafia del guardian
civil, don Vicente Perez, en
los moments en que Manuel
Garcia, despuesde percibir del
duefio de la tienda la cantidad
que le exigiera, se disponfa A
extendeile recibo a nombre de
la repiblica cubana.
Sorprendidos los -bandidos
A la Ilegada de los dos poli-
cfas, uno de ellos grit6 que ..
los matasen y Diaz, antes que
esto legaran a realizar, salt6
el mostrador de la bodega, se --
perapet6 tras 61, tir6 de su re- -
volver 6 hizo fuego al grupo, -ert. do .a.el 6.ir.
mientras que su companero
notando que su rifle no funcionaba por hab4rsele encasquillado la cap-
sula, pic6 el caballo que mointaba y logr6 escapar. En tanto, la par-
tida A los disparos de Diaz contest con sus machetes, lanz6se tras 6l,
que corri6 A esconderse en una habitaci6n contigua y all le hicieron
picadillo.
Uno de los tiros del valiente y desgraciado Felipe, fu6 tan certero,
que alcanz6 al famoso Rey de los campos, causAndole algunos minutes
despues la muerte.
Se dice que el pueblo de Canasi tribut6 honors al hombre que, sa-
crificando su vida, Iibr6 A'toda lb comarea.
El general Calleja felicit6 calurosamente 4 aquellos valientes, y pi-
di6 al Gobierno el envio de mias fuieras, puesto-que sospechaba que las
diversas partidas casi en su totalidad poco numerosas, se estaban resis-
tiendo algunos dfas con la esperanza de 6btener grades ref1oeros.
Tambien demostraba la creencia de que, una de las partidas, precis





44 CR6NICA DE LA GUERRA DE OUBA

samente la que dominaba en el distrito donde se dijo que se habia cor-
tado el telegrafo, era muy numerosa, pues se componia de various cente-
nares de hombres.
El c6nsul de Espafia en Cayo Hueso, envi6 al general Calleja un avi-
so urgente de que se habia preparado una expedici6n filibuster en
aquella isla, y con objeto de evitarlo, si aun era tiempo, orden6 que in-
mediatamente saliera un barco de guerra que impidiera el desembarco.
En vista de todas estas noticias, el Gobierno se dispuso A enviar i
Cuba 14.000 hombres, de los cuales 7.000 servirian para cubrir las ba-
jas naturales por los soldados que resultaran licenciados, y los otros 7.000
como refuerzos, para lo cual se avino con la compafifa TrasatlAntica de
vapores, que los puso todos a disposici6n del Gobierno.
Por falta de oficiales subalternos que se ofreciesen voluntariamente,
fueron sorteados los de todas las armas, y para evitar que el Goberna-
dor general de Puerto Rico tuviera que desprenderse de ningun soldado
en el caso de que el general Calleja los pidiera, el Ministro de la Guerra
dispuso que fuera un batall6n mas, con la expedici6n a las Antillas.
$*
*
Las buenas noticias, comenzaron a prodigarse.
Al desembarcar en Duabas la expedici6n que capitaneaba Antonid
Maceo y Flor Cronwer, despues del primer encuentro que tuvieron con
las tropas, ambos caudillos se separaron, y Flor Cronwer tom6 rumbo
distinto con Jos6 Maceo y algunos hombres.
Esta partida fue alcanzada por las tropas secundadas eficazmente por
los bravos voluntarios de Yateras, cerca del poblado Felicidad. Trab6se
refiido combat y Flor Cronwer, para animar el decaido animo de los su-
yos, adelant6se, siendo recibido por un official de voluntarios, el Sr. Ro-
jas. Flor Cronwer disparaba su rifle a boca de jarro sobre el valiente Rojas,
quien, sin mis armas que su machete, procuraba alcanzarlo, prolongan-
dose tan desigual combat hasta que un sobrino del official, joven de
catorce afios, tambien voluntario, viendo el peligro que corria su tio co-
loc6se A su espalda y pasando el cafi6n de la carabina por debajo del
brazo de Rojas, tendi6 A Flor Cronwer daun certero balazo en la frente.
A este ataque se le da el nombre de ligar en el cafetal que asi se llama.
Los insurrectos se defendieron con tenacidad inaudita; las fuerzas
del gobierno atacaron con denuedo.
A poco caian muertos Cronwer y Corona y prisioneros Fontier, No-
riega y TomAs Sainz.
Jos6 Maceo, prActico en el terreno en que se celebraba el encuentro,
escap6 a tiempo.
Identificado el cadaver de Flor Cronwer, fu6.sepultado en el cafetal
SFelicidad.,



















IX



Los departa-nmentos





SA division de la isla en las seis provincias de Habana, Ma-
tanzas, Pinar del Rio, Santa Clara, Puerto Principe y San-
tiago de Cuba, se hizo en 1878, terminada la insurrec-
Sci6n, cuando bajo el gobierno de los conservadores se
promulgaron en Cuba las leyes Provincial, Municipal y
Electoral.
Anteriormente la isla estaba dividida en tres departamentos; el Occi-
dental con las hoy provincial de Habana, Pinar del Rio, Santa Clara y
Matanzas; el Central, con Puerto Principe (conocido en el pals con el
nombre indio de Camagtey) y el Oriente, con Santiago de Cuba.
Esta division puede decirse que subsiste aun en lo que al pals se re-
fiere, porque los habitantes de los tres departamentos son un tanto re-
gionalistas y se diferencfan entire si no poco, ya en sus costumbres,rya
tambien en cuanto a las labores de la tierra que cultivan.
La naturaleza ha establecido diferencias esenciales entire unos y otros
departamentos.
El occidental, en su mayor parte es llan'o y sus bosques son menos
frondosos que los del oriental.
En las provincias de la Habana, Matanzas y Santa Clara, estAn es-
tablecidos los mejores ingenios de fabricar azdcar de la isla, asi como
en Pinar del Rio (Vuelta de Abajo) a mAs del tabaco, se dedican A cul-
tivos menores.





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


Una vez en la pro.vincia de Puerto Principe (departamento Central)
la vegetaci6n varia, y los magnificos potreros en que abunda, estin Ile-
nos de ganado vacuno y caballar que constituyen su principal riqueza.
Tambien, hace pocos afios, se han levantado algunos ingenios de azicar.
La despoblaci6n de este departamento es desconsoladora, y A pesar
de su gran extension, solo cuenta con los siguientes pueblos: la capital
en el centro; los puertos de Nuevitas en la costa Norte y Santa Cruz al
Sur; Moron, Cascorro, Sibanica, Guaimaco, Ciego de Avila, Minas y
otros en corto numero, de escasa importancia.
Los bosques son espesos y la llamada manigiia es tal, que a corta
distancia no se ven fuerzas numerosas acampadas entire la frondosidad.
Por lo que hace al departamento oriental, cuanto se diga de sus
montes y afueras, siempre resultara pilido al lado de la realidad.
La raza de color que, en una proporci6n de un 75 por ciento sobre
la blanca, le puebla, dediquese a la mineria, abundando tambien los in-
genios y cafetales.
Sus principles poblaciones son: Santiago de Cuba, Guantanamo,
Gibara, Holguin, Manzanillo y Baracoa.-
Desde luego se comprende por lo que va dicho, que la guerra en el
departamento -occidental no puede alcanzar la importancia que en los
otros dos, por mas que una sola partida que en 61 opera pueda causar
grandes males a las propiedades, dado el sistema que alli segufan los
insurrectos de incendiar los sitios por donde pasaban.
Por esto precisamente, se procur6 en la anterior campafia, lanzar las
fuerzas insurrectas al Centro y Oriente y salvando el Occidental ell la
parte de Matanzas y Santa Clara (Las Villas) construyendo ademas con
inmensos gastos y sacrificios de vidas, la trocha del Jiicaro a Moron
que dividia la isla. Aquella linea military con ferrocarril, que unfa las
costas Sur y Norte, defendida por torres, fu6 no obstante pasada en
varias ocasiones, especialmente por Maximo G6mez, que la atraves6
despues de causar grandes destrozos en las Villas, cuando el senior Mar-
tinez Campos, tom6 el mando.
Hoy de la trocha, no queda mas que la linea f6rrea, pues los fuertes
estan destruidos, asi como los que se construyeron para la defense de la
via f6rrea de Nuevitas a Puerto Principe y los del abandonado ramal
de San Miguel de Nuevitas con su trocha.
De esta uiltima linea, se han arrancado hasta los rails.
Hay que tener en cuenta todos estos detalles,-para poder apreciar mas
adelante, el lugar en que trabajan los filibusteros y la importancia de
las acciones que se desarrollan.


















X



?Per:ioo triste





S ECIBIDOS los telegramas que el Gobierno hizo piblicos,
respect A la march de la guerra en Cuba, y conocidas
tambi6n las noticias que tanto los peri6dicos espafioles
como los extranjeros insertaban en sus columns, reco-
I. gidas las unas en el lugar del suceso y las otras reprodu-
cidas de los diaries de New-York, Espana, 6 mejor di-
cho, los espanioles, cayeron en un period de abati-
miento y postraci6n, que les hizo permariecer por es-
pacio de algunos dias reflexionando sobre la situaci6n de la Peninsula y
.de la isla.
Medit6 mAs que nada, sobre las consecuencias que esta guerra apor-
tarfa A nuestro exhaust tesoro y el lanto que haria derramar A multitude
*de families, que, con el envfo de hombres a la guerra, habrian de que-
dar sin sost6n ni amparo en la peninsula.
. Bien pronto este movimiento de tristeza se -convirti6 en entusiasmo
y por todas parties se inflam6 el espiritu piblico,'hasta el punto de que,
ni un solo coraz6n permaneci6 insensible al grito de guerra lanzado al
otro lado de los mares.
El Gobierno, escaseaba las nQticias para el piblico, temeroso sin du-
da de que decayera el espiritu, y de sembrar pedimismos, pero esta ea-
-casez de noticias oficiales, supliala la prensa diaria, dando detalles de


- __7





48 OR6NICA DE LA GUBRRA DE CUBA

las victorias que nuestros soldados consegufan en la manigiia y del de-
sastroso efecto que producian en el campo enemigo el valor y arrojo de
nuestros hermanos, los leales que empufiaban las armas y sin miedo al
terreno ni A las inclemencias del clima, exponian su vida en aras de su
bandera.
Todo el mundo qued6 conforme en la idea de que habian de enviarse
A Cuba muchos soldados y dinero; el nombre del general Martinez
Campos corri6 por todas parties, y sus afines aplaudieron, mientras los
contrarios censuraban de que se creyera A este general, el eiralo todo
de los espafioles.
Hombres y dinero se dispuso
enseguida que se- enviaran: di6-
ronse 6rdenes de movilizar las
Sl provincias y Ala carrera se enta-
blaronlos nombramientos de per-
sonal para el caso.
Todo esto ocurria a los doce
dias de recibidos los primeros te-
S r legramas de la insurrecci6n y
nadie dej6 ya de prestar una
atenci6n solemne A todo lo que
4 ia guerra se referia. Nos falta-
ban nuevos triunfos en la Gran-
de Antilla para entusiasmar mAs
nuestro espiritu y bien pronto
se recibieron.
y< ^AdemAs, preocup6se much la
opinion pliblica por las noticias
S d que se recibian de Nueva York.
o d Eran estas:
El dia 2 de Febrero lleg6 A Tampa (Estados Unidos) el senior Gon-
zalo de Quesada, distinguido jurisconsulto americano y active secreta-
rio del partido revolucionario cubano, y manifesto la confianza de que
su permanencia en aquella poblaci6n, seria simbolo de fraternidad, lazo
de uni6n que estirecharfa A los patriots cubanos, hoy mAs que nunca
resueltos A salvar la dignidad de la patria, colocando A pesai- de lok
reveses, el estandarte de la libertad en la cima gloriosa de la montafia.
deseada.
Quesada fu4 recibido por 2,000 personas.y algunos dfas despu6s se
le obsequi6 con un banquet, terminado el cual trasladaronse todos los
comensales al Liceo Cubano, donde una mi'sica, ejecut6 el himno de los.
insurrectos, mientras se daban vivas repetidos A Cuba libre y al partido.
revolucionario cubano.





CR6NI1CA Db LA GUERRA DX CUBA 49

Por delante de dicho local desfilaron las sociedades cubanas con sus
misicas y estandartes y banderas de Cuba independiente, y se organize
una manifestaci6n que termin6 en un meeting verificado en la via pd-
blica, aJ aire libre; allf, despues de various discursos en que los oradores


s. ,


Una'avanuds de lerreetlo emperdo el pao de nmtr tropes.
declaraban que esperaban solamente la serial de march para ir d com-
batir por la independencia de la patria. hizo uso de la palabra el senior
Quesada, describiendo los sacrificios de la emigraci6n, y la honda labor
de los que estdn'arma al brazo.





50 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

Hablando del cargamento de armas recientemente apresado en Fer-
nandina elogi6 el tacto de los encargados de ellas.
cY como se decia-afiade el 6rgano de los filibusteros-que esas ar-
mas eran propiedad de los patriots cubanos y ya estaban en ppder de
sus duefios-pregunt6, en un arranque de patri6tica elocuencia:-Si esas
armas son realmente nuestras y estan salvadas, ifaltardn, cubanos,
buques que las lleven a su destino?
--No!-grit6 aquella Asamblea como un solo hombre, cual si fuera
la erupci6n de un volcan cuyas lavas iluminaran el espacio.
-Buques y hombres habra que las Ileven al sitio de la -honra,-gri-
taba la muchedumbre que parecia movida por un magico resort.
Aqui el entusiasmo fu4 indescriptible y los vivas, las aclamaciones
y toda clase de efusiones patri6ticas, sellaron el compromise del pueblo
de Tampa en favor de los prop6sitos del secretario del partido revolu-
cionario cubano.
El mismo senior Quesada, dijo al corresponsal del Herald en Tampa.
termino de seis meses y sera decisive, tanto que, antes de un afio ten-
dr'emos el pid sobre el cello de Espaia... El plan esta manejado con
much discrecidn y misterio: todos los cubanos lo conoceny sin embargo,
de nada important se enter el capitan general., Los peninsulares es-
tarin con la revoluci6n 6 seran neutrales.





























XI



EL CAMPO DE OPERACIOES


Santiago de Cuba

APITAL del departamento, puerto situado en la costa Norte, es
residencia del Comandante general, General de division y tiene
A sus 6rdenes un general de brigada (que reside en Holguin).
La guarnece un batall6n del regimiento de infanteria de
Cuba que A lo sumo reuniri 250 hombres, 59 artilleros con tres ofi-
ciales y una secci6n de caballeria de unos 25 hombres; en total; 330
a 400 honibres. De ellos hay que descontar la fuerza necesaria para
guarnecer el castillo del Morro (que dista dos kil6metros de la poblaci6n)
y la bateria de salvas y polvorin, pr6ximo a esta.
La Villa del Cobre, poblaci6n que hace treinta afios adquiri6 much
importancia por sus minas de cobre que hoy no se explotan, es coman:
dancia militar.de aquella zona: dista de la capital 26 kil6metros y la
guarnece una compafiia del regimiento de infanteria de Cuba y se com-
pondri de unos 60 hombres. En esta zona hay una gran cantidad de
cafetales.
La comandancia military del Cristo y Mor6n tiene su centro en este
iltimo poblado, que dista de la capital unos 25 kil6metros y tiene line
fdrrea hasta la capital. Tiene de guarnicidn 20 hombres y en esta zona
hay algunos ingenios.





52 CR6NIQA DE LA GUERRA DE CUBA

La comandancia de armas de San Luis, tiene su centro en el pobla-
do del mismo nombre y en l6 terminal la linea ferrea que se llama de
Sabanilla. Dista de la capital 33 kildmetros y la guarnece una compa-
fifa de infanteria, 60 hombres. En esta zona hay various ingenios y des-
de la uiltima guerra a hoy se han establecido algunos cafetales y de ellos
algunos muy importantes: entire ellos el lamado Burenes que es el mejor -
de la isla.
La comandancia Militar de Palma Soriano tiene su centro en este
poblado, dista de la capital 50 kil6metros y la guarnece un escuadrdn de
caballeria del Regimiento de Hernan Cort6s y se compone de unos 60
hombres. En esta zona hay algunos ingenios y cafetales y bastante si-
tieria, pues comprende en ella unos cuantos pequefios poblados.
Hay tambien un destacamento de 20 hombres en las minas de
Juruaga, en la parte de ]a costa norte de la capital.

La Jurisdiccidn de Guantdnamo.

Dicese que en este punto se halla el titulado Guillermo Moncada,
conocido generalmente con el nombre de Guillermdn, que tiene una
partida de 300 hombres.
La Villa de Guantana-
mo es la capital de esta ju-
risdiccion muy important,
/ por tener en su valle mu-
Schos ingenios y una gran
zona de cafetales. Dista de
la capital 97 kil6metros y
''-tiene su puerto en la Cai-
S^- -- -:i manera, con la que se co-
munica con la line f4rrea
-I- a]i una distancia de algunos
-. -12 kil6metros. -
SLa guarnecen un bata-
lln del regimiento de in-
--. fanterfa de Simancas, unos
----- 250 hombres y las cdlebres
escuadras de Santa Catali-
Cutlle del Morro.
na del Guaro, que tan va-
liosos servicios prestaron en la pasada guerra a la causa espafiola, y
que como dijimos anteriormente hoy estan reducidas A una compaiifa
que se compone de setenta hombres. La fuerza del batalldn di un
destacamento al castillo de Cayo Toro, que esta en la bahfa de Guan-
tinamo.





CIONICA DR LA GUERA DE GUBA


La comandancia military de Sagua de Tanamo, que depend del jefe
de Guantinamo, tiene su centro en el poblado del mismo nombre y la
guarnece un destacamento de veinte hombres. Dista de Cuba 177 kil6me-
tros y 80 de Guantinamo.
Tanto la zona de GuantAnamo como la de Sagua son sumamente
inontuosas, pero esta, en mayor escala.

Jurisdiccidn de Mayari Abajo.

Esta zona es tambien sumamente montuosa, eon un valle donde
esta el poblado de Mayarf Abajo, y en el que se dedican A la siembra del
tabaco de calidad algo floja.
Tiene de guarnici6n una compafifa del regimiento de infanterfa de
Simancas, con unos sesenta hombres. Dista de la capital 108 kil6metros.

Jurisdiccidn de Baracoa.

Es la mas montuosa de la provincia, y su capital Baracoa, puerto
de la costa Norte, es ]a ciudad mis.antigua de la isla de Cuba. Dista de
la capital 266 kil6metros y es tal su extension de monte firme, que l1ega
hasta las inmediaciones de Cuba.
La guarnecen tres compafifas del regimiento de infanteria de Siman-
cas y una secci6n de artilleria de plaza del d6cimo batall6n: total 200
hombres.

Jurisdiccidn de Bayamo y Jiguani.

A esta jurisdicci6n pertenece el poblado del Baire d6nde existe la
partida mis numerosa. Tenemos en esta jurisdicci6n dos poblados Bai-
res, Ilamado uno Alto y otro Bajo, A distancia uno de otro de unos seis
kil6metros. La fuerza sublevada, esta en Baire Bajo que se haya situado
en el camino que va de Cuba A Bayamo y pertenece al ayuntamiento
de Jiguani, del que dista trece kil6metros.
El centro military de esta jurisdicci6n se hall en la ciudad de Baya-
nmo, que fu6 tomada 6 incendiada en los principios de la primera guerra
separatist. Tiene de guarnicidn dos compafilas del regimiento -de in-
fanteria de la Habana, 120 hombres, y unos 2 escuadrones del regi-
fmiento caballerfa de Hernin Cort6s, algunos 130 caballos; en total 250
hombres.
La coniandancia military de Jiguani, se halla en el poblado de este
nombre, de bastante importancia; hay un destaqamento de 20 hombres
y dista de Bayamo 41 kil6metros.
Tambien pertenece 4, esta jurisdiccidn el poblado de Veguita, donde





54 CB6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

se decia fu6 batida una partida important y que probablemente estaria.
formada por gente capitulada de Manzanillo en la pasada guerra. Dista
de Santiago de Cuba 177 kil6metros, se halla entire Manzanillo y Baya-
mo a 27 kil6metros del primero y 35 del segundo.

Jurisdiccidn de Vitoria de las Tunas.

Tambi6n fue tomada esta poblaci6n por las tropas insurrectas en la
pasada guerra. Dista de la capital 239 kil6metros y la guarnece una.
compafila del regimiento de infanteria de la Habana, 60 hombres, y
una reunion de 25 hombres del regimiento de caballeria de Hernin
Cortes.
En esta jurisdicci6n tambien hay partidas insurrectas, porque alli
existen elements para ello disponibles y reside el titulado brigadier
Pancho Varona y su hijo.

Jurisdiccidn de Gibara y Holguin.

Gibara, poblaci6n important commercial en la costa Norte; Dista de
la capital 213 kil6metros y la guarnece una secci6n de 25 hombres del
regimiento de infanteria de la Habana.
Holguin, centro military de esta jurisdicci6n y poblaci6n que her6i-
camente fue defendida muchas veces de los ataques insurrectos en la pa-
sada guerra.
Dista de la capital 177 kil6metros. Reside en ella el general jefe de
la brigada y la guarnece un batall6n del regimiento infanteria de la.
Habana y una secci6n del regimiento caballeria Hernin Cortes: algunos
280 hombres.
Esta jurisdicci6n esta muy poblada: la une a Gibara una linea f6rrea
terminada hace poco; se cosecha much tabaco que dedican lo mismo
que en la de Baracoa, A la siembra de grandes cantidades de platanos
para exportarlos A los Estados Unidos.

Santa Clara.

La comarca que se denomina en Cuba las Cinco Villas, por estar en
ella cinco de las fundadas por D. Diego Velazquez, forma hoy la pro-
vincia de Santa Clara, cuya superficie es de 1.949,751,800 hectareas y
su poblaci6n de 312,392 habitantes.
El privilegiado suelo de estas provincial, produce con abundancia la
cafia de azdcar y son muchos 6 importantes los ingenios alli estable-
idos.
Gtali(c(C ]a carilal, Eanta Clara 6 Villa Clara, el regimiento de in-





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


fanterfa de Alfonso XIII nimero 62, un escuadr6n del regimiento de
caballeria de Pizarro, un destacamento de artillera y un batall6n d&
voluntarios.
De estos hay tambidn en la jurisdicci6n cinco compafifas de infante-
ria y ocho escuadrones.
En Cienfuegos hay un batall6n de voluntarios y tres compafiras suel-
tas y en los pueblos inmediatos 12 compafidas y tres escuadrones.
En Trinidad, Remedios, Sancti Spiritus y Sagiia la Grande, no hay
mis guarnici6n que la de los voluntarios, que en junto forman dos bata-
llones, 12 compafifas sueltas, un regimiento de caballeria y diez es-
cuadrones.



Las primeras tropas.

A novecientos ascendia ya el nuimero de hombres que componia la
partida batida en Baire.
La impresi6n que esto produjo fu6 grandisima, A pesar de saberse
que Marcos Garcia, jefe de much prestigio en la pasada guerra, y hoy
alcalde de Sancti Spiritus, habia publicado un bando condenando el ac-
tual movimiento.
En el Consejo de Ministros acordAronse los cr6ditos necesarios para
los gastos que ocasionaria la expedici6n A Cuba, expedici6n que, ade-
mis de los batallones que se organizaban, y por si las contingencies hi-
cieran precise el envio de nuevos refuerzos, se aumentaban formando
un batall6n por cada dos de cazadores.
La Compaiia Trasatlantica se comprometi6 A llevar con rapidez A
Cuba todas las tropas que el Gobierno quisiera, poniendo a su disposi-
ci6n, entire otros buques, Alfonso XII, Alfonso XIII, Catalufia, Bue-
nos Aires, Santander, San Ignacio y Baldomero Iglesias.
El Gobierno dispuso que los puntos de embarque fueran los si-
guientes:
Para el primero y segundo batallones, CAdiz; para el tercero, Va-
lencia; para el cuarto y quinto, Barcelona; para el sexto, Santander y
para el s6ptimo, La Corufia, acordandose admitir voluntarios para Cuba-
y que las Capitanias generals manifestaran al Ministerio de ]a Guerra
el numero de los que se presentaran.
El Comandante Ariza, envi6 al senior Canalejas el siguiente telegra-
ma, para que apoyara su ofrecimiento:
Ministro de Hacienda
Madrid.





56 CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA

Fundado en consideraci6n con que me distingue, ruego A V. E.1 reco-
mienda a Ministro Guerra mi petici6n por Capitan general de esta.
Conozco perfectamente territorio departamento oriental Cuba. Mand6
guerrilla en e1, toda la guerra pasada. Prest4 A la patria importantes
servicios capturando en distintas ocasiones A los cabecillas (6 generals)
Acosta, Juliin Gorga, Lorenzo Carmell, Quesada y el mayor general
de los rebeldes Calisto Garcia Ifiiguez.
Mand4 guerrilla de penados de Melilla. Estoy de comandante zona 60.
Deseo mandar seguidamente guerrilla en Cuba.
Francisco Ariza.
Fueron muchos los ofrecimientos que recibi6 el Gobierno, particu-
larmente de cornetas, cuyo ndmero de voluntarios excedi6 en todas
parties, del cupo destinado A cada zona.

*
El dia 8 de marzo, a las seis de la mafiana, Ilegaba a la estaci6n de
Francia, procedente de Zaragoza, el tren que conducia a Barcelona al
batall6n peninsular n. 5.
Lo desapacible del tiempo e intempestivo de la hora, hicieron que
casi no acudiera nadie en los primeros instantes de la march, asi es
que solo aguardaban en el and6n, el general senior Malkena y el teniente
de Estado Mayor, senior Despujol, acompafiados de la mdsica del regi-
miento de infanteria de Asia.
El batall6n atraves6 el Paseo de la Aduan-a y el de Col6n, desiertos 4
aquellas horas, donde solo se vefan algunos grupos de obreros que se
dirigian al trabajo. Los soldados iban con el traje de mecinica, con el
correaje puesto, la manta arrollada al cuerpo y sin armas.
En medio de un silencio absolute se dirigieron al muelle nuevo de la
Riba, formando alli a cuatro en fondo con el fin de que pudiese efec-
tuarse con mayor facilidad el recuento de las faerzas antes de ser em-
barcadas.
Al cabo de un cuarto de hora de haber Ilegado, verific6se el embar-
que del 5. batall6n peninsular, utilizandose para ello, los vapores go-
londrinas.
La operaci6n "de, trasportar los individuos del expresado batall6n
desde el muelle hasta el vapor Alfonso XIII, dur6 solo media hora.
A los soldados y classes del 5. batall6n al llegar A bordo, se les sirvi6
un desayuno compuesto de galleta y caf6, distribuy6ndoseles despuds
por el empleado de la mayordonfa de este municipio, una cantidad en
metalico y cigarros.
A las ocho y cuarto lleg6 al muelle el batall6n peninsular niimero 4





Oc6NIOA DB LA 1GUlA DE CUBA "

que se hallaba alojado en los cuarteles de Jaime I. Delante del referido
batalldn iba la maisica del regimiento infanteria de Luchana.
A los soldados y classes del 4.* batall6n se les habfa repartido en el
cuartel, despues de la diana, el dinero y tabacos con que el Ayunta-
miento acord6 agasajarles.
El embarque de las tropas que constituyen el 5. batall6n peninsular;
dur6 una hora, quedando terminado a las 9 menos cuarto.
Despues de hallarse acomodadas todas ,',
las tropas A bordo del trasatlAntico, em- ''
barcAronse algunos equipajes y viveres que : '
no pudieron trasportarse el dia anterior.
Desde el embarcadero, presenciaron las 'daneo
operaciones, el capitan general Sr. Weyler
y los generals don Joa .
quin de Ahumada, duque A .,
deAhumada, Rivera, Ma- c e.
kena, Castellvi, Buega, y
Corral, el auditor D. Ma-
riano Jiminez,-el coman-
dante de marina senior o
Warleta y la mayoria de
los jefes y oficiales de los -
cuerpos de esta guarni-
ci6n que se hallaban franl- ..I
cos de servicio, y las au- .
toridades civiles de Bar-
celona.
Despues .pasaron a
bordo del trasatlAntico, A
despedir al ej6rcito expe-
dicionario el general -
Weylery su ayudantedon -' .
Guillermo Pintos, el go- L. gurd llci c pola.
bernador civil Sr. Larro-
ca y el'secretario senior Aspiazu, el Presidente de la Diputaci6n sefior
Comas y Masferrer, el alcalde senior Collaso y algunos-tenientes de alcal-
de, el general Castellvi, el auditor de Guerra y el comandante de Ma-
rina.
Tambien fu4 A bordo del Alfonso XIII el Obispo de la di6cesis doc-
tor CatalA, acompafiado del DeAn, doctor Casas.
El prelado habl6 familiarmente con los soldados, haciendoles pre-'
guntas 6 infundiendo A todos Animo para luchar por la causa sagrada
de la patria..





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


Mientras dur6 el embarque tocaron por turno en el muelle, las md-
sicas de los regimientos infanteria de Asia y de Luchana, las charangas
de cazadores de Barcelona y de MWrida y la banda municipal.
Tambi6n a tiempo de que el buque soltara las amarras poni6ndose
en franqufa para hacerse A la mar, lleg6 al puerto en dos lanchas, la:
mdsica del Asilo Naval.
La concurrencia, que al embarcarse el batall6n peninsular numero 4
era escasa, fu6 engrosando despues, siendo considerable en el moment
de partir la embarcaci6n.
Sobre la cubierta del Alfonso XIII la animaci6n iba tambi6n en
aumento, vi6ndose a various soldados que se disponian a emprender
la broma.
La consabida guitarra no podia faltar en lances como el present: la
vihuela es amiga inseparable del soldado, lo mismo en sus tristezas que
en sus alegrias,,y los expedicionarios comenzaban a alegraise con aires
de su tierra.
Despues de todo, habia que olvidar penas: el que mas y el que menos
dejaba en tierra una familiar; padres ancianos, hermanos pequefios,
pedazos, en fin, de su alma.
El Alfonso XIII sali6 A las doce menos cuarto, habi6ndole acompa-
fiado hasta fuera de puerto algunos vaporcitos y un gran ndmero de
lanchas, botes y barquichuelos.
Los soldados en pie sobre la cubierta, subidos A las escaleras 6 apo-
yados en las bordas, agitaban las gorras y pafluelos prorumpiendo en
gritos de iViva Espafia!
El niumero de plazas de los batallones era de 1.482 distribuidas del
siguiente modo: 4. batall6n, 896: 5. batall6n, 586.
Adem6s de los dos batallones iban A bordo del A Ifonso XIII algunos
pasajeros que unidos A la dotacion del buque sumaban un total de 1.700
personas.
La comida que se servirfa a las tropas durante los dias que estuvieran
A bordo, se compondria de care fresca y pan tierno y los desaynnos de
caf4 y galletas.
A las tres de la tarde, salieron en'el vapor Larache 156 reclutas de
esta region correspondientes al actual reemplazo.
Los referidos reclutas iban a Cadiz en cuyo punto serian trasborda-
dos al trasatlantico que habia de conducirles A Cuba.

*

Durante el tiempo que se invirti6 en el embarque, desarrollAronse
algunos- episodios, desgarradores unos y otros de marcado sabor c6mico.
Detras del cuarto batall6n, desde que salieron del cuartel de Jaime I





CB6NICA DE LA GUERBA DE OUBA 59

hasta que lleg6 al muelle de la -Barceloneta, fu1 un grupo numeroso de
gente, entire la cual figuraban en mayor nimero las mujeres.
Una de ellas, vestida pobremente y anciana ya, quiso 4 toda costa
al llegar el batall6n al muelle, atravesar por entire la muchedumbre y
Ilegar hasta las filas para abrazar por iltima vez a su hijo.
Tal era la turbaci6n de la pobre mujer, que estuvo para cumplir su
prop6sito, A trueque de ser aplastada por dos carros de regimiento.
Como el jefe de vigilancia advirtiera a la infeliz mujer el peligro que
corria en su empefio, contest6le esta:
--Qud puede ocurrirme ya despu6s de ilevarse a mi hijo?
Entre las tropas expedicionarias encontrabase un soldado, el cual
iba A Cuba en sustituci6n de un amigo suyo que estudiaba la carrera
eclesiastica.
Como al hacer su generoso ofrecimiento habia transcurrido ya el plazo
legal', el seminarista y el voluntario sustituto, fueron 4 ver al seiior
obispo, el cual les di6 una carta de recomendacidn para el Capitan ge-
neral, gracias A cuyas gestiones arregl6se el asunto 4 satisfacci6n de
ambos.
Cuando el obispo recorria el vapor Alfonso XIII acerc6sele un sol-
dado que le bes6 el anillo, y en el cual el doctor Catala, reconoci6 al sus-
tituto, felicitandole por su generosa accidn.
No era menos digna de encarecimiento la accion de otro soldado,
Ilamado Marcelino Iso, el cual fu6 A Cuba en sustituci6n de un compa-
fiero suyo de armas, natural de esta ciudad y cuya madre y hermana
hallabanse enfermas en el Hospital de Santa Cruz.
Marcelino compadeci6ndose de la triste situaci6n en que quedaria la
angustiada familiar, se alist6 en sustituci6n de su compafiero, al cual
nada dijo hasta despu6s de haber consumado el acto.
Entre los soldados del 4. batall6n habia muchos que estuvieron en
Melilla.
Uno de ellos, cuando vi6 al empleado de la mayordomia que les re-
parti6 en el cuartel dinero y cigarros, exclam6:
-Lo conozco 4 V. de la otra vez: es V. del Ayuntamiento-y des-
pu6s afiadi6 dirigi6ndose A sus compafieros:
-;Amigos, A cobrar la peseta!...
A otro, como alguien le dijera:-Vamos 4 ver como os portais; en
vuestras manos estA la honra de la patria-contest6 con la mayor natu-
ralidad:
-Todo lo que ustedes dicen me est4 bien, pero no se olviden de dar-
nos comida buena y abundante, que por lo que toca A lo demAs, ya nos
las compondremos.
La mayoria de los soldados del 5. batall6n Ilevaban en el cuello es-
capularios y medallas de la virgen del Pilar.





60 CR6N1CA DE LA GUERRA DE CUBA

--Es el retrato de tu novia, el que leevas al cuello?-preguntaron A uno.
-Es el retrato de mi madre-contest6.
Hasta que el buque se perdi6 de vista esfumAndose su silueta en las
brumosas lejanfas, permanecieron en los muelles algunas mujeres, ma-
dres de los soldados que partisan, 4 luchar por la integridad de la patria.
Ya el buque se alejaba y aun no se apartaban de los oidos los vivas
a Espaia, ni ces6 la angustia en el coraz6n, viendo a cada paso es-
cenas desgarradoras.
Con aquellos soldados iba el espfritu de la patria y el coraz6n de las
madres. En este acto como en todbs aquellos de igual indole haciase re-
saltar la discipline de nuestro ej4rcito.
La plantilla del batall6n peninsular ndmero 5 cbnsta de los jefes y
oficiales del expresado batall6n, de los comandantes don Daniel Marti-
nez Martinez, don Jose Sanjurio Izquierdo y de los capitanes don Ra-
m6n Jimenez Escarrat, don Juan Aguas Monreal, don Jos6 Garcia San-
chez, don Camilo Gadea Lopez, don Alejo Fraile Crego, don Antonio
Hidalgo Fluxa y don Juan Martinez Navarro, ademis de los subalter-
nos sorteados y los destinados al batall6n por el Ministerio de la Guerra.
El referido batall6n, al mando del teniente coronel don Hilario San-
tander Rodriguez se compone de los contingentes de los regimientos in-
fanteria del Rey, Infante, Gerona y Galicia y los batallones cazadores
de Barbastro y de Alba de Tormes.
El batall6n peninsular numrero 4, tiene la siguiente plantilla.
Plana mayor.-Teniente coronel primer jefe, don Rosendo Cifredo.-
Comandante don Juan Codines.-Comandante mayor don Antonio To-
rrej6n.-Capitan ayudante don Alejandro Delgas.-Capitin Cajero don
Manuel Garcia.-Capitan de almac6n don Manuel Barul6.-Abanderado,.
teniente don Mariano NiLto.--Mdico don Rosendo Castells.
Primera companifa.-Capitin don Tomis Panadero.-Tenientes don
Casto Ortega, don Florentino Fernandez, don Alberto Valls y don Ro-
mualdo Mir6.
Segunda compafifa.-Capitan, don Antonio Montoto; Tenientes, don
Jos6 Lopez, don Emilio Gomez, don Jos6 Miranda, y don Ricardo Nes-
pereira.
Tercera compafiia.-Capitn, don Alejandro Puertas.-Tenientes,
don DAmaso Le6n, don Fernando Acevedo, don Francisco Albadalejo y
don Martin Casado.
Cuarta companifa.-Capithn, don Rafael Navas.-Tenientes, don
Emilio Alvarez, don Angel Tremosa, don Federico Esparza, y don Teo-
doro Sierra.
Quinta compafila.-Capitan, don Francisco Amador.-Tenientes, don
Gaspar Gonzalez, don Celestino Perez, don Catalino Cantero y don.Jos6
Castro.





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA I 1

Sexta compania.-Capitan, don Clemente Calvo.-Tenientes, don
JosA Mora, don Natalio Lozoya, don Pedro Mena. y don Luis Marin.
El vapor Alfonso XIII despu6s de hacer las escalas reglamentarias
en CAdiz y Puerto-Rico, se dirigira A Santiago de Cuba donde ha de
desembarcar el ej6rcito expedicionario.

*
*

Para que se vea como piensan muchos de los que militaron en el.
antiguo separatismo, transcribimos los siguientes parrafos de la alocu-
ci6n que don Marcos Garcia, Alcalde de Sancti Spiritus ha dirigido A
los habitantes de su t6rmino municipal, con motive del bando del Go-
bernador general aplicando la ley de orden public.
Despues de manifestar su fire confianza en que los habitantes de
dicho termino contribuirin al sostenimiento de la paz, agrega:
cY no quiero hablar solo investido con la autoridad de alcalde de
mi ciudad natal, cuyo respeto he tenido siempre unanime de todos los
vecinos, cuya confianza y cuyo afecto he visto tan probados y patented
en estos iltimos dias y por lo que mi gratitude es inmensa y mi conflanza
plena.
Yo dirijo mi voz A todos mis compatriotas, como cubano, y espe-
cialmente a mis compatriotas de la guerra de diez afios, para que con
firmeza y juicio rechacen todo halago absurdo, todo empefio deliberaao
de perturbar el pais, de promover la guerra, de derramar sangre de
hermanos.
La felicidad de este pais ha de conquistarse por la evoluci6n pacifica
y constant de las ideas y 6stas han alcanzado un notable triunfo en las
C6rtes con la aprobaci6n de un nuevo sistema de Administraci6n que,
al implantarse, reconoce la personalidad political de Cuba.
Error funesto es por lo tanto, en estas tan favorables circunstancias
entorpecer el gran paso 'de concordia,.de paz, y sobre todo de justicia
que acaba de darse en las Cortes de la naci6n y a cuya obra patri6tica
ha concurrido unanimemente el Parlamento.r
El document en cuesti6n fu6 muy bien recibido por los habitantes
de Sancti Spiritus, que con gran confianza y lealtad suma, siguen a sa
alcalde por el camino de la discreci6n y la paz.



















XII



UN DRAMA EN EL MAR





ABiASE dispuesto todo con much
anticipaci6n.
Los laborantes cubanos, consi-
guieron reunir fuertes sumas bajo
Sla promesa de que habia de cons-
Stituirse en la Grande Antilla un go-
h /bierno republican que diera in
depende'ncia a la isla, y blancos y
.m --' negros, criollos y mestizos, ayu-
dados por elements de los Estados Unidos que-simpatizaban con la in-
surrecci6n, mont6n de ambiciosos que a trueque de ganar un pufiado
de oro no tenia inconvenient en regar con sangre el fertil suelo de la
manigiia, pudieron engafiar al capitan de un vapor, que ya no servia
mas que para remolcar, y con pretexto de que necesitaban sus servicios
para causes nobilisimas, di6ronle instrucciones secrets y un pliego ce-
rrado, con la obligaci6n de no abrirlo mAs que en alta mar y seguir al
pie de la letra las instrucciones que contenfa.
Ajust6se todo el trabajo que el capitin del barco habia de realizar,
en seiscientos pesos, trescientos de los cuales recibi6 al zarpar el vapor
y los otros trescientos que percibirfa por el camino.







La noche era oscura y hasta este detalle les favoreei6 4 los .insu-
rrectos.
Los hombres que .con el capitan del barco embarcaron, eran todos
desconocidos. Zarp6 la nave y el capitin despues de dar las 6rdejnes ne-
cesarias a la escasa tripulaci6n que conducia, retir6se a sa camarote,
pensando sin duda en las contingencies de viaje tan misterioso.
Dos de los marines que iban a bordo del Atlas, que asi se ilamaba la
embarcaci6n a que nos referimos, habian visto sin duda entregar el di-
nero al capitin del buque,
porque no se apartaban
un instant y hablaban en
voz baja como si estuvie-
ran fraguando algun corm-
plot para ellos interesante.
Ya en alta mar, y en-
cerrado el capitan del At-
las en su camarote, abri6
el pliego para enterarse de
las instrucciones y saber a
punto fijo el rumbo que
Sdebia dar al buque.
Su asombro fu6 extraor-
dinario: cuando supo que
habla de conducir 4 Bara-
I coa, a los desconocidos
que l1evaba a bordo. y las
cajas, cuyo contenido ig-
noraba, las mis fantisti-
Vapor AtlA,. cas ideas le asaltaron y ya
pensaba en virar para el punto de salida, ya en continuar el viaje, sin
perjuicio de dar parte despues, de todo lo pasado. _
La noche era tan oscura, como excesivamente calurosa: ni la mis
ligera brisa movia la superficie de las aguas, y aunque el capitan pre-
sintiera los preludios de una borrasca, como el arribo 4 Baracoa estaba
muy pr6ximo, ni se preocup6 del viaje, ni temi6 por lo venidero.
Di6 6rdenes al timonel; hizo 6ste el rumbo, y sin mis preAmbulos,
el Atlas lleg6 al sitio que se desekaba.
Maceo y sus secuaces, que estos eran los series misteriosos que ibau
en la embarcaci6n,-saltaron A tierra, adoptando todo g6nero de precau-
ciones, y despues de entregar al capitAn los 300 pesos restantes.
Aquella misma noche, el barco emprendi6 de nuevo el camino al
sitio de procedencia, y los dos marineros A quienes nos' hemos referido
a4teriormente, con un celo digno del mayor encomio, rogaban al capi-


63


.CR6N(CA DZ-LA GUERRA dE OUBA





OR6NICA DR LA GUERRA DR OUBA.


tAn que descansara, puesto que sin sus cuidados, el barco podia arribar
felizmente.
Hizolo este asi, creyendo en las palabras de aquellos servidores, y
cuando el suefio le rendia, desde la cubierta march6se A su camarote y
se ech6 en la litera.
AI poco rato, los dos marines, acechaban como bandidos el momen-
to oportuno.
-,Duerme ya?-exclam6 el mis
anciano.
-Me parece que -si--contest6 el
compaihero.
-Calma interrumpi6 no la
echemos A perder.
-iCapitan! jCapitan!-exclam6
A media voz el j6ven, para ver si el
capitAn contestaba.
El silencio fu6 la respuesta, y
entonces, aquellos dos m6nstruos,
armados de afiladas facas, que mAs
parecian dagas, penetraron en el ca-
marote y acribillaron a pulialadas al
confiado marino.
Ni un iay! se escuch6 siquiera:
los criminals arrojaron al agua las
armas homicides, y volvieron A sus
puestos, despues de robar al capitAn
los 600 pesos que habia recibido an-
teriormente.
teriormente. Asesinos del capitin del vapor "Atlas."
Lleg6 la mafiana, y por uno de
esos caprichos de la suerte, la nave qued6 barada en la costa, y el cru-
cero Conde de Venadito fu6 quien la encontr6, aproximandose a ella y
practicando uh minucioso registro.
Presos inmediatamente los dos uinicos tripulantes que fueron halla-
dos, y recogido el cadAver del capitAn, aquellos fueron escrupulosamen-
te interrogados por el comandante ihterino del crucero don Luis Ibarra
y el capitAn de fragata don Diego N. Mateos, quien se incaut6 de los 600
pesos en onzas americanas, encontradps en poder de los detenidos y
precio indudable de la expedici6n filibuster.
Los dos criminals press por nuestros marines, declararon que Ma-
ced y sus secuaces habian sido los que dieron muerte al capitAn por ha-
berse negado 6ste A conducirles al lugar de la costa donde ellos querfan
desembarcar; pero la version mAs probaL'c del suceso es, como decimos
anteriormente segun los datos enviados de Baracoa, que el capitAn






COBONICA DB LA GUEBBA DI CUBA 65

fuW muerto por los tripulantes, quienes cometieron el asesinato, para
apoderarse de los 600 pesos entregados por el cabecilla, como precio
del pasaje.
Conducidos los presuntos autores del crime A Santiago de Cuba,
prestaron nueva declaraCi6n, cifi6ndose en un todo 4 lo expuesto ante-


Ataque A los insurrectos en el sitio denominado Los Negros... (Pig. 70).
I
riormente", pues segun ellos, de haber cometido el crime, hubieran
arrojado al agua el cadaver del capitin, haciendo asi desaparecer la
pista.
Las hAbiles preguntas del encargado de investigar este asunto, lle-
varon la turbaci6n al Animo de los dos malhechores, y comenzaron por
contradecirse, mis tarde por acusarse miituamente, y al final, por con-
fesar su delito, que habia sido cometido de la manera que dejamos con-
signado en un principio.
No se ha vuelto A saber de ellos: hace poco, dfjose que uno de los
press habia escapade internindose en la manigtia, pero la notiCia pe-
tuvo confirinaci6n.
Lo clerto es que, sin la oportuna intervenci6n de nuestro crucrlt
Conde de Venadito, es possible que 'A estas horas anduvieran por ep~





66 B6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

mares de Cuba, sirviendo a los filibusteros, los dos pAjaros de cuenta,
que aun deben estar press aguardando condena.
El negro Guillermo Moncada, que capitaneaba una de las partidas
levantadas en la provincia de Santiago de Cuba, es el hombre mas po-
pular, entire los de su raza, de aquella isla.
Es todo un gigante, y esta dotado de una fuerza casi hercilea y de
un valor extraordinario. Los negros citan con orgullo el nombre de
Guillermdn como muestra de lo que es capaz su raza. Por este presti-
gio conocido, ha causado cierta alarma la noticia de estar este cabecilla
en campafia, en cl departamento oriental, donde la gente de color
abunda much.
Guillerm6n se titulaba brigadier en la pasada guerra. Persona que to
conoce y a quien debemos estas noticias, nos asegura que Guillerm6n es
de los que ven en la independencia de Cuba el triunfo de su raza y por
eso pelea por ella, pues en realidad 6dia A los criollos tanto como A los
espafioles peninsulares, y ademas los desprecia.
Es muy vivo y simpatico, pero se advierte en 61 la conflanza en su
fuerza. Afio mas 6 menos, esta al rededor de los cincuenta y fu6 de los
tiltimos cabecillas que se acogieron A la paz del Zanj6n, pues se encon-
traba muy A gusto en campafia. Su carActer inquieto, le atrafa constan-
temente los recelos de la autoridad, por lo cual fu6 desterrado de la
isla en 1880.
Volvi6 luego y aun obtuvo un empleo puiblico, pero siempre alenta-
ba entire los negros el espiritu de rebeli6n. Cuando el general Calleja
estuvo en Santiago de Cuba, Guillerm6n estaba preso y el general le hizo
poner en libertad.
Guillerm6n serfa como el mulato Maceo y como otros caudillos de
color, el azote de los criollos de raza europea, si Cuba se separate de
Espafia.
Pues bien, como hemos dicho antes, el general Lachambre sali6 con
fuerzas en persecuci6n de las partidas que se habfan levantado en los
poblados de Baire y Guantanamo, persecuci6n que no di6 resultado en
un principio, pero que mas tarde produjo 6pimos frutos como puede
verse por el encuentro que dichas fuerzas leales tuvieron con los insu-
rrectos el dia 7 de Marzo.
El famoso' Guillerm6n de que nos venimos ocupando, era el que ca-
pitaneaba una de las partidas que al verse copada por nuestras tropas
huy6 A la desbandada sin mas consecuencias por nuestra parte que dos
heridos.
El telegram del general Calleja era por todo extreme lac6aico.
Decfa que con la presentaci6n efectuada por el m6dico senior Marre-
ro, .que levant una partida en Yagtiez Grande, quedaba terminada por
ccmpleto la insurrecci6n en la provincia de Matanzas, siguiendo muy






6NWIiOA DE LA GUXRRA DE' -CUBAD 67

eficaz la vigilancia en las cinco provincial cubanas que estAn perfecta-
mente tranquilas.
El general Lachambre ha empezado las operaciones sobre Baire con
las fuerzas convenientes, procedentes de Manzanillo, Holgufn y Santiago
de Cuba, y refuerzos de la Habana y GuantAnamo.
Segun la relaci6n hecha por un insurrecto que se ha presentado, exis-
ten cuatro partidas sublevadas, que forman juntas 180 hombres.
Estas partidas, procuran por.todos los medios, rehuir un encuentro
por falta de municiones y se sabe ademis que Maceo continue en Costa .
Rica y MAximo G6mez se halla en Santo Domingo.
Extremase la persecuci6n de los rebeldes en Guantanamo: las costas
de Santiago estin vigiladas por tres ca-
iioneros. El crucero Conde de Venadito,
sali6 de Puerto Rico para Cuba, hallan-
dose preparado para este mismo viaje y
destiny, el Reina Mercedes.
Las partidas de GuantAnamo tienen
como jefes A Guillerm6n, Garz6n, Peri-
quito Perez y Quintin Bandera, pero los
hombres que las componen van mal ar-
mados y peor municionados.
Sin embargo, el general Calleja pide
refuerzos, dando origen esta noticia a
que se propalen por toda Espafia rumo-
res alarmantes, creyendose cierta la
muerte del general Lachambre y la de-
Srrota de las tropas leales, cuando preci-
1 samente el general indicado habia bati-
Periquito Nre. do a una partida de insurrectos ponien-
dola en precipitada fuga y cogi6ndola
once caballos en la huida.
Al mismo tiempo, el general Luque que perseguia una partida de
doscientos hombres, la alcanz6 cerca de Cienfuegos y la bati6 dosveces,
coji6ndole caballos y hechos prisioneros alganos hombres que iban en
la partida, sin mas baja por nuestra parte, que la de un official y cuatro
soldados heridos.
Mientras todo esto ocurria, llegaba A Madrid el general Martines
Campos y en seguida conferenciaba con el Ministro de la Guerra. Este,
despues de exponerle detalladamente el estado de la insurrecci6n parece
que le hizo indicacionea respect A la conveniencia de que saliese para
Cuba, A lo cual no se opuso el general, fundado en que como military y
cono hombre se debfa a la patria, pero que habia un 6rden de conside-
raciones que le hacian pensar mas detenidamente el asunto.





68 CR6NICA DE LA GUERRA DEO UBA

El general, sin embargo, qued6 designado como general en jefe, y
tras las noticias de nuevos encuentros y batidas, insisti6 el gobierno en
su deseo y el general acept6, poniindose a las 6rdenes del Ministro.
En las cortes se ley6 un proyecto de ley abriendo un cr6dito extraor-
dinario para tender a las primeras
necesidades de la guerra y con el
levantamiento de dos partidas en San-
ta Clara y en la circunscripci6n de
Cienfuegos, y telegramas de los c6n-
sules de Costa Rica y Santo Domin-
go repitiendo que Maceo, Maximo
G6mez y Martin Collaso no se habian
movido de sus respectivas residen- e
cias, se declare el estado de sitio en
Santa Clara y la opinion puiblica se
tranquiliz6 algo, aunque no lo sufi-
ciente porque al mismo tiempo qeque *'
se daban todas estas noticias, asegu-
ribase por personas que mereciaii
entero cr6dito, que la insurrecci6n
separatist obedecia a un plan bienl
meditado y mejor auin, puesto en pric- 4. .
tica. -
General Luque.
He aqui el bando que se public: Gn Lq.

ESTADO DE (GUERRA

Gobierno general de la isla de Cuba.-Don Emilio Calleja e Isasi, go-
bernador general y capitdn general de la isla de Cuba.
Habiendo aparecido dos partidas armadas en la provincia de Santa
Clara, y llegado por ello el caso a que se refieren los articulos 12 y 13
de la ley de 23 de Abril de 1870, vengo en decretar el siguiente

BAND

Art. 1. Queda declarado en estado de guerra el territorio de la
provincia de Santa Clara.
Art. 2. Las autoridades civiles de la citada provincia seguirin
en el ejercicio de sus respectivas funciones, en cuanto no se opongan a
lo prescrito en este bando, reservindome, no obstante, la facultad de
.atraer A mi conocimiento y al fallo del consejo de guerra, todos los
asuntos criminals en que considerase convenient entender.
Art. 3.* Los rebeldes que verificaren su sumisi6n i las autoridades





CR6NIOA DE LA OURRBA DI CUBA


legitimamente constituidas, quedarin exentos de la pena en que per
el delito de rebeli6n hubieren incurrido, siempre que lo hagan en el
plazo de cinco dias, A contar desde la publicaci6n de este bando, en las
cabeceras de los distritos municipales, y se presentaren con las armas y
municiones los que las hubieren tenido durante el levantamiento.
Habana 4 de Marzo de 1895.-Emilio Calleja.,














Un guard costs espasol, hace fuego lI vapor inglIs Laureatina. (Pig. 76).

Como traidores A la patria, fueron press en la Habana cuatro co-
merciantes de la Peninsula que estaban acusados de vender armas A los
insurrectos. *
Dichos comerciantes eran conocidos con los nombres de Larranaga,
Insaustf y Aguirre.


69



















XIII



MlV AS B-A-TIJIAS






OR un telegrama particular que se recibi6 en Madrid, de
persona autorizada,'diciendo que la insurrecci6n cubana
presentaba caracteres de mayor gravedad que todas las an-
teriores y que precisaban muchas fuerzas para contrares-
tarla, el mis exagerado pesimismo se apoder6 de todo el
mundo, hasta el punto de dar oidos A los rumors mis ex-
travagantes.
Sin embargo, los mis razonables, los que no se dejan arrastrar por
exageraciones creyeron que, de haber habido algun mal suceso, ya lo
hubieran sabido, pues la carencia de noticias oficiales obedecerfa segu-
ramente A que, habiendose encontrado el general Lachambre frente A
un enemigo diez veces mayor en nimero, aguardaria refuerzos para em-
pezar a hostilizarlo.
Al dia siguiente se tuvo noticia de otra batida y otra victoria para
nuestras tropas.
El general Garrich, al frente de un pufiado de hombres atac6 A los
zebeldes en el sitio llamado Los Negros, haci6ndoles cinco muertos y
apoderindose del campamento enemigo, con efectos y banderas.
aNosotros tuvimos por nuestra parte, solo un teniente herido, y sigue





c 6NImA DM LA GU IRA DiZ CUBA 71

la persecuci6n de los rebeldes hasta conseguir la destruccidn complete
de la partida.
Las trees columns que operaban en las Villas, recorrieron una gran
extension de territorio sin encontrar partidas* rebeldes: se presentaron
various dispersos.
Las noticias de que reinaba el mayorFdesorden entire los filibusteros
de Manzanillo, por faltarles armas y jefes yp]lan de campafia, se con-
firmaron por cartas particulars de testigos de estos hechos.
De los treinta cabecillas que capitularon cuando la paz del Zanj6n,
solo trees persistian en la rebeldia, y para eso, eran de los menos sig-
nificados.
Ocho de los insurrectos que es-
taban levantados en armas y per-
Stenecian A las partidas de Santa
Clara, se presentaron A indulto,
obligados por la persecuci6n ince-
sante de que eran victims por par-
te de las tropas leales y ]a repulsion
S- que encontraban en el pais.
No habfa pues tantos motives
Spara desconfiar del general Calleja:
S con las fuerzas de que disponia,
habia hecho todo lo possible, si bien
hubiera que lamentar su falta de
previsi6n para evitar el levanta-
miento de las partidas.
De todos modos, el general CO-
T leja era unhombre practice; asiflo
G.id c.raj reconocfan generals de prestigio,
y compafieros en guerras pasadas,
pues Calleja pas6 su vida en la Gran Antilla, y pocos conocerin tan A
fondo las circunstancias de aquella isla que gobierna por segunda vez,
como el general que, en su primer period de mando, cuando la dimi-
si6n de Fajardo en 1886, di6 pruebas evidentes de haber penetrado la
Indole del pais y de saber gobernarlo con gran tacto.
Don Emilio Calleja procede del arma de infanterfa, en cuyo cuerpo
sirvi6 hasta alcanzar el empleo de capitin.
En 1857, el capitAn Calleja empez6 A prestar sus servicios en las
Antillas despuas de haber ingresado en el cuerpo de infanterfa de mari-
na, que por entonces acababa de organizarse.
Cuando la anexi6n de Santo Domingo, pas6 A una de las guarnicio-
nes de la isla, con el empleo de comandante. En toda aquella campafia
tuvo ocasi6n de distinguirse, peleando denodadamente contra los insu-




CR6NICA DE LA GU~B2A DE CUBA


rrectos separatists, en gran numero de sangrientas acciones. Con el ba-
tall6n que tenia bajo su mando, se traslad6 en 1867 A Puerto-Rico, don-
de eficazmente contribuy6 al restablecimiento del orden, gravemente
alterado por la sublevaci6n de Lares.
Despubs de una breve estancia en la Habana, regres6 A la peninsula,
hasta que en 1869 fu6 otra vez destinado a Cuba para combatir a las
huestes de la manigiia.
Alli residi6 tres afios mostrando su valor y su pericia en cien encuen-
tros, y al final de la campafia, ascendido ya a brigadier, el senior Calle-
ja vino i Espafia, donde al mando del general L6pez Dominguez, oper6
contra los cantonales cartageneros.
Con la gran cruz del MWrito Militar y el empleo de Mariscal de Cam-
po, pas6 al ejercito del Norte, encargandose del mando de una division,
hasta la terminaci6n de la guerra carlista.
.Fu6 destinado luego de segundo cabo a la isla de Cuba, secundando
las disposiciones de los gobernadores generals Martinez Campos y Jo-
vellar, hasta la conclusion de la paz del Zanj6n.
En aquella 4poca desempefi6 algunas veces interinamente, el mando
superior de la isla, ademas de la jefatura-militar de algunas provincias,
que obtuvo en varias ocasiones.
Ascendido a teniente general, ha sido CapitAn general de Andalucia
y de Castilla la Vieja, de donde pas6 por vez primer al palacio de la
Capitania general de la Habana.
En lo que respect a la actualidad, el general Calleja no ha vacilado
en dar su opinion y es terminante:
<-Adoptando providencias rapidas-ha dicho-y en6rgicas, hemos
sofocado en seis dias el alzamiento en Matanzas. Nunca hbmos dudado
del resultado. La partida del bandido MatagAs, en Col6n, Jagiiey y San-
ta Clara, que se ha dicho, asciende A 200 hombres, se form por levas
forzosas.
Segdn despachos recibidos hoy-afiadia el general-su gente al de-
clararse en fuga, apenas Ilegaban A setenta hombres... En Santiago, la
situaci6n es mAs grave, pero se estA trabajando para llegar A un acuer-
do pacifico y esperamos que todo se arreglarA sin efusi6n de sangre.
Mi opinion personal es que, la perturbaci6n se extinguiri por falta
de combustible.
Los antiguos jefes del separatismo son, al parecer, fieles al Gobier-
no: el unico jefe- que tenfan los insurrectos en Manzanillo, es viejo y no
sirve para. el jaso; el otro, Rubi, estA en Santiago; los demas son leales...
Los separatists en armas-concluia el general-disminuyen cada dia y
muchos han regresado ya., sus casas.
Estas son las palabras del general que trasladamos fielmente & esta cr6-
nica: el tiempo, nos demostrari si el general Calleja se habia equivocado.




4. -


." .: .m










XIV



BVE#AS OT*CtAS




ON las noticias satisfactorias que se recibian de la Gran An-
tilla coincidfan las impresiones optimistas de la prensa ex-
tranjera asi americana como europea, uninimes en recona-
cer la sin raz6n y ]a poca importancia de la agitaci6n se-
paratista.
He aquf lo que dicen los peri6dicos, Las Novedades de Nueva York,
a prop6sito del asunto de la campafia de Cuba, recogiendo las impresio-
nes de los colegas de aquella localidad:
cLa verdad es que los peri6dicos de los Estados Unidos, dan msA
noticias de la agitaci6n sepaiatista, que las publicadas por los peri6di-
cos de la Habana, en todo un mes.
Por lo que hace A aquella capital, reina en ella perfect tranquili-
dad: no hay excitaci6n alguna entire peninsulares 6 cubanos y nadie sos-
pecharfa que existe perturbacidn en las provincias.
La prensa habanera public noticias del alzamiento, pero en forma
que dA A entender su insignificancia.,
Esto escribia el eitado peri6dico el dfa 1. de Marzo, pero en su nA-
mero anterior, advertia lo que copiamos A continuaci6n:
articulos, no siempre juiciosos. Asi el Wold, quien cree que el porve-





74 CR6N1CA DE LA GUEILRA DE CUBA

nir de Cuba estA en la separaci6n de Espafia, y saca A relucir la ridf-
cula y desacreditada conseja de la opresi6n de la Antilla, por la Metr6
poli; y asi al Sim que public en su pigina editorial, una carta de rim-
bombantes disparates, solo recordariamos hoy lo que sabe todo el mundo
y no ignora el mismo Sim, a no ser que su intelecto en material de asun-
tos cubanos, sea una fAbula rara in quvc nihil scriptum est; que la po-
sesi6n de Cuba no beneficia en un c6ntimo al Gobierno de la Metr6poli,
antes le cuesta dinero y sobre todo, que Espafia estA en Cuba, porque si
y es su casa.
El Times mis sosegado que misero, describe:
cLas mis alarmantes revoluciones cubanas ocurridas en muchos afios,
se han #erificado en New York, en discursos. Jose Martf es el jefe civil
del partido revolucionario cubano; Gonzalo de Quesada secretario, y
Benjamin Guerra, tesorero, titulos muy bonitos en verdad, como lo es
el de general en jefe de las fuerzas revolucionarias, dado i Maximo
G6mez. Pero sus ejercitos y sectarios estAn siempre en Nueva York.
A menudo celebran reuniones en que se declara la independencia de
Cuba y se cuentan unos A otros con absolute sinceridad las grandes
proezas que han de realizar un dia de esto. Los bandoleros Manuel Gar-
cda y Miraval siempre han sido mis peligrosos para Espafia, que los
soi disarits separatists y Manuel Garcia, ya no existe.,
Con estas noticias, como deciamos, coincidieron los telegramas'de
Cuba, dando cuenta del encuentro que una column, al mando del co-
mandante senior Sagarra habia tenido con varias partidas reunidas en
Lobre desalojAndolas de sus posesiones y causAndoles muchas bajas, no
teniendo nosotros que lamentar mas que un muerto y dos heridos.







^'ss^s



















XV



IVoticias y encuentros






o se sabe aun en que funda el general Calleja la dimi-
si6n de su cargo, pero se insisted en ella.
Preguntado el senior CAnovas sobre este asunto,
dice que no tiene noticias respect al particular, pero
que A juicio suyo, y refiriendose 4 la guerra en Cu-
ba, no puede tener fundamento la noticia.
Afiadi6, que de ningdn modo ocultari al pais la
verdad de lo que en Cuba ocurre, y que se proponia
enviar enseguida 10.000 hombres, A fin de que sofoquen ripidamente la
insurrecci6n.
El correo de Cuba sigue detenido hasta el dia 2, pero el general Mar-
tinez Campos se embarcar4 en Cartagena junto con un regimiento de
infanterfa, en otro trasatlantico que es probable que sea el Reiva
Cristina.
Va directamente i GuantAnamo.
Ha declarado tambien el senior Cniovas, que le import muy poco
que baje la Bolsa, porque lo primero que necesita saber el pafs es la
verdad y tener conoeomiento del prop6sito que abriga el Gobierno de
ahogar la rebeli6n.
Parece que con el cabecilla Maceo se embarcarAn 26 jefes mAs.





CR6NICA DE LA GUEBRA DE CUBA


Un despacho de la Habana confirm que las tropas del Gobierno en
ndmero de trescientos, derrotaron completamente una partida de rebel-
des compuesta de quinientos ginetes.
Las p6rdidas de los insurrectos, fuerori de 15 muertos y various he-
ridos y las de las fuerzas leales de dos oficiales muertos y dos soldados
heridos.
Se confirm ]a noticia de que un guard costa espafiol hizo fuego
cerca de Santiago de Cuba al vapor ingles Laurestina, porque, hallin-
dose 4ste en aguas espafiolas, se neg6 A detenerse a pesar de las intima-
ciones de aquel barco de guerra.
Aun no se ha publica-
do el parte official relative
i este asunto.
El Ministro de Marina
ha visto al de Estado pa-
ra comunicar'e lo ocurri-
do entire el crucero Con
de de Venadito y el vapor
norte americano Alianza.
Una noticia ha indig- d- t
nado sobre manera a to-
dos los espafioles.
La de que, cineo homn -
bres del regimiento de Si -
mancas han sido mache- -
teados de una manera in-
fame por los insurrectos. --
Pertenecian al destaca-
mento de costa y rendi -
dos de cansancio y ago-
viados por el calor, ten- -
dibronse bajo unos Arbo- -
leis a descansar uno mo- Un grupo de Isburrectos maobhetes A oinco soldados.
mento.
Un grupo de insurrectos, arrastrindose por la tierra sin hacer el me-
nor ruido, como si fuese un manojo de vivoras, sorprendidles dormi-
dos Ilevando A cabo la infame escena que referimos.
En el castillo de San Severino de Matanzas, ha sido detenida la se-
fiorita Amparo Orbe que fu6 raptada en la Habana por el separatist don
Antonio LSpez Corome, capitin de la partida de Ibarra, y que se halla-
ba con &ste vistiendo indumentarfa de hombre y l1evando una buena ca-
rabina cuando fua sorprendida y copada la partida, sorpresa que, segdin
consta se verific6 en los moments en que los catorce aprendices de in-






Oa6NIQA DE LA GUERRA DE CUBA 77

surgentes se disponian A saborear un rico. arroz con jam6n, preparado
por las blancas manos de la sefiorita Orbe.
Y por cierto que, uno de los presentados de esta partida, ha dicho
que el y sus compafieros se fueron A la manigiua fiados en la promesa de
que habia de incorporArseles un contin-
gente de 1.500 hombres, para hallar la
triste realidad de que no sumaban todos
ellos mis que una docena y comprender A
los dos 6 tres'dias de corretear sin rum-
bo ni descanso y sin buen alimento, que sus
delicados cuerpos hechos A los refinamien-
tos de la vida muelle y tranquila, no po-
dian soportar buenamente este traqueteo
sin gloria.
\ La sefiorita Orbe dicen que es muy gua-
S pa, y la prensa de Nueva York ha publi-
,' cado su retrato de donde lo reproducimos.
No terminaremos este capitulo sin
consignar que el buque Alianza A que nos
S referiamos anteriormente al hablar del
L Conde de Venadito, llevaba A su bordo, se-
La senorits Amparo Orbe.
guen telegramas de Nueva York, 25.000 ri-
fles, y various de sus pasajeros desembarcaron en Cuba, la noche antes
de los sucesos que dieron lugar i las reclamaciones.
Si estas noticias se confirman, pocas explicaciones habri de dar el
Ministro de Marina al de Estado, ni este al representante de la naci6n
que permit semejantes contrabandos en tiempo de guerra.




















XVI



LA OPINION DEL GENERAL MARTINEZ CAMPOS




SL New York Herald, da cuenta de una entrevista con el
jSecretario del Gobierno general de la Habana, quien de-
clara que la mayor parte de.los separatists en armas
en la provincia de Santiago de Cuba, son negros sin re-
presentaci6n y espera que este movimiento terminarai
en breve.
El secretario mostr6 al corresponsal del Herald un telegrama del
consul de Espafia en Costa Rica, quien dice que Antonio Maceo, uno de
los cabecillas de la anterior revoluci6n desaprueba el actual movimiento.
El mismo corresponsal trasmite las noticias siguientes: Juan Gual-
berto G6mez, que se habia entregado al alcalde de Sabanilla, fu4 con-
ducido A la Habana y alli puesto en libertad por 6rden del Gobernador
general. Posteriormente se le encerr6 en el castillo de Cabafia, bajo acu-
saci6n de introducci6n clandestine y distribuci6n de armas.
Dicese que Julio Sanguilly, no esta realmente preso, sino detenido
en la Cabafia, para ponerlo a cubierto de la ira de los separatists, que
le consideran traidor por haber descubierto el plan de la proyectada re-
voluci6n.
La opinion del general Martinez Campos, ya nombrado general ea
jefe del ej6rcito en Cuba, fu4 la siguiente:





OBM6 A A DR L QUEBRA DR OUBA 79

Despues de felicitar al Gobierno por el apoyo que habia prestado &
las fuerzas en Cuba y defender de ataques injustificados al general Ca-
leja, decia que lo. ocurrido en'Cuba representaba una desgracia inmen-
sa, por lo que habia que gastar, no por la importancia que tuviera-la
insurrecci6n.
Se fundaba en que, el pais hacla el vacio al rededor de ella y en que
los insurrectos de fama y que podrian causar dafio por el prestigio que
gozan en la isla de Cuba continuaban en Santo Domingo 6 en la Ameri-
ca del Sur.
En su opinion pues, que no tiene importancia la insurrecci6n, pero
que A pesar de que disminuyan las partidas, siempre se gastan hombres
y dinero en extinguir esos pequefios grupos, que algdn dia son los que
general una nueva insarrecci6n.
PasarAn-decia-muchos dias sin encontrar A las partidas y pasarin
tantos mis, cuanto se subdividan. Yo estoy admirado y no lo digo por
exageraci6n, de.que en tan poco tiempo, haya habido tantos encuentros
con las partidas. Pero lo que hasta aquf haya ocurrido, no implica que
continue ocurriendo, porque en los primeros moments harsn salidoa
al campo con mayor 6 menor entusiasmo y naturalmente, tendran que
hacer constar su. presencia y habran de esperar, aunque poco, A las
columns.
Por eso ha habido dos 6 tres encuentros en las Villas y cinco 6 seis
en el departamento oriental. Convencidos de su impotencia, los que obs-
tinados se quedan en el campo, se dedicarAn A la guerra de destrucci6n
y a huir de las tropas.
Eso obligar 4A tener alli fuerzas de consideraci6n en persecuci6n de
las partidas y no solamente para esto, sino que como aquella propiedad
durante muchos meses del afio, -estA expuesta 4 que un f6sforo cause
grandes perjuicios, sera necesario defender esas propiedades, defender
los poblados para que una partida osada no entire en ellos y 4 la fuer-
za se lleva gente de las cuales muchos se .consideran comprometi-
dos.
Pero repito que en mi concept, hasta ahora no' se puede ir mis le-
jos de lo que se vB.

Van hoy refuerzos 4 la isla de Cuba, pero thngase en cuenta que por
las necesidades del presupuesto, aquel ej6rcito se ha reducido a su mis
minima expresi6n: que la isla de Cuba tiene 4500 leguas cuadradas de
extension, es decir un poco m&s de la cuarta parte de Espaia, y aunque
no recuerdo el nimero de soldados que figuran en los estados, hay que
rebajar siempre much por enfermedades, por necesidades del servicio
y otras causes. Asi-es que, en los primeros moments en el departamen-
to oriental (que sera mayor que Catalufia) escasamente habrfa 2500






80 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

hombres, todo lo mis, que no es nada para cubrir los puntos mis impor-
tantes, defender las propiedades y perseguir las partidas.

No consider que por la materialidad de la guerra, se puedan hacer
cargos al Gobierno ni a las autoridades de la isla de Cuba.


"P -". <'. ... ..* A;.;. 7 /"' "
General Martinez Campoi.
Hay otra cuesti6n y es la referente a como ha empezado la guerra.
Ha habido para ello mu.has concausas y la principal es la de las leyes
que alli rigen. No son de ahora, y me refiero A las que vienen rigiendo
hace tiempo.
No puedo comprender que no cometa delito la prensa que predica el
separatismo.






OR6NOCA DP LI OUBRRA DR CUBA 81

No puedo comprender que se condene aquf A la mujer adiltera que
incite A su amante A que mate al marido, y no se condene A muerte al
que en hojas peri6dicas incita A la rebeli6n.
4Sf por inducci6n se castiga 4 la una, por qu6 por inducci6n tam-


Rosario asest6 tan terrible golpe de machete... (Pig. 91.)


bien no se castiga al otro, que no causa s61o un dafio personal, sino que
compete el mayor de los delitos que se puede cometer?
Otra causa es, que crelan A Esparia d6bil y cansada, sin figurarse
que 6sta, ahora como siempre esti dispuesta 4 gastar el ultimo c6ntimo





82 oR6NICA DE 14 GUERRA PE CUBA

y su iltimo hombre, antes que dejarse arrebatar los restos de lo-que
rios legaran Col6n, Hernan Cortbs y Pizarro.
Tambi6n es otra causa, que se ha olvidado A los naturales del pafs,
los gastos de la pasada guerra, y creen algunos que hoy, podrian ha-
cerse hazafias como las anteriores.
SLa verdad es, que no todos se han lanzado al campo, porque son
muy pocos los que lo han hecho, en comparaci6n de los que podian ha.
ber salido. Es cierto tambi6n, que esperan tener grande ayuda y cuando
con la aprobaci6n de las reforms han visto que no las recibian, unos
cuantos desesperados son los que se han echado al campo, porque esca-
samente lega el nmmero de todos ellos A 800 6 A 1.000 hombres, y de
6stos, sumadas todas las partidas, las dos terceras parties han ido a la
fuerza.
Yo creo que el Gobierno tenia noticia de lo que pasaba y que lo sa-
bia asimismo el Capitin general: yo tambi6n habia recibido algunas
noticias particulares, pero aqui6n puede evitar eso?
En Barcelona se sabia el complot anarquista contra mi, y Iqui6n
mejor que yo iba A guardarme? Sin embargo estallaron las bombas y
me hirieron....

Por lo tanto, yo aconsejaria al Gobierno que tuviese tranquilidad y
obrara con prudencia: las medidas violentas no pueden siempre em-
plearse porque disgustan a la opinion y tal vez se promuevan con ellas
alborotos que de otro modo se evitarian.
Yo creo, pues, que pasaran muchos dias sin tener noticias de los in-
surrectos y que la persecuci6n durara bastante, much mas, cuando
esta muy pr6ximo el tiempo de las lluvias.
Y esto no debe extrafiarnos: si los Juanillones y otros bandidos se han
sostenido muchisimo tiempo en la provincia de Toledo, teniendo que ir
A guisar para comer y a dormir bajo techado qu6 sucedera en Cuba,
donde los viveres se hallan sobre el terreno y donde para pasar las no-
ches no es menester acogerse A poblado de ninguna clase, encontrando-
se en bosques, en donde a cincuenta pasos no se puede ver A nadie abso-
lutamente?.....*
Estas son las opinions que tiene de la guerra, el pacificador del
Zanj6n.


















XVII


-A- OTTOBA-








j i UENAS 6 malas, las noticias pertene-
Scan al pdblico, y era precise hac6r-
selas conocer de algun modo.
Por moments se agravaba la si-
tuaci6n de Cuba, con respect a los
insurrectos.
Segun los telegramas oficiales que
el general Calleja envid al Gobier-
i 4 no, hacia saber que la insurrecci6n
Sestaba francamente declarada, no
Stratandose ya de algunos bandidos ni gente de raza
de color, sino de numerosas partidas que amenazaban
nuestros puestos y que se habfan extendido por la re-
gi6n oriental (Las Villas y Puerto Principe).
En vista de esto, pedfase al Gobierno, que enviase un refuerzo de
veinte mil hombres y un jefe de prestigio y energfa.
Manifestaba tambien el general Calleja, que habian side encargados
de los gobiernos civiles:
De la Habana, el general de Ingenieros senior Barraquer; de Pinar
del Rio, el senior Rodriguez Sampedro; de Puerto Principe, el general






84 CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA

Serrano, que era Gobernador military de aquella provincia y por lo tan-
to, asumfa los dos cargos, y de Santiago de Cuba, el senior Guindu-
lain.
A pesar de haber desaparecido el cabecilla Broc de la partida de
Guantanamo, embarcindose, seguin los informed que pudieron adquirir-
se, en un buque de vela para Nueva York, las precauciones eran cada
vez mis exageradas y se persegufan sin cesar, a los cabecillas Dalmau y
Mariano Lora, que por uiltimo, tuvieron que tomar tambien la determi-
naci6n de esconder el bulto.
Los Maceos llegaron a la Jamaica.
El'partido conservador se encarg6 del Gobierno, i causa del conflic-
to surgido entire algunos militares y periodistas, y el general Calleja,
fundando su dimisi6n en el cambio de Gobierno, la present al mismo.
El nuevo ministry de la Guerra contest, que el Gobierao depositaba
su confianza en el general Calleja y 6ste defiri6 gustoso, aguardando la
salida para aquella isla, del general Martinez Campos.
Iba disgustado, segdn la opinion de sus intimos, y solo por patrio-
tismo se decia que habia aceptado el delicado encargo del Gobierno,
ailadiendose que el senior CAnovas habia hecho ese nombramiento por
alejar al general de su lado.
Fuese asi 6 no, el general tom6 el expr6s y embarc6 en Cadiz a bor-
do del vapor.
Por Real orden circular fu6 destinado A Cuba el personal de jefes y
capitanes de la escala active del arma de infanteria y subalternos de la
reserve, siguientes:
Comandantes: Don Prudencio Rogoyos Lorente, don Heriberto Sa-
pater Soriano, don Eduardo Ortiz de Lanzagorta Villar, don Alfredo
Valero Moreno y don Guillermo Quir6s Gallart.
Capitanes: Don Baltasar Alonso Cabreros, don Antonio Navarro
Muizquiz, don Juan Granell Belmonte, don Jos6 Gimenez Ruiz, don Pe-
dro Alonso L6pez, don Cipriano Cardefiosa Serrano, don Luis Lamadrid
Mendano, don Eusebio TomAs Hernindez, don Antonio Arroyo Cayete,
don Isidoro G6mez Miguel, don Diego Mena Gimenez, don Desiderio
Sanchez Garcia, don Sandalio P6rez Sanz, don Rodrigo Peruyero de la
Prida, don Pascual Andr&s Juste, don Ram6n Alvarez Olivera, don Ra-
m6n Milla Ayala y don Antonio Herrera de Alamo.
Primeros tenientes: Don Francisco Gadia Castells, don Ricardo Car-
dona Aldar, don Manuel Le6n Dominguez, don Jos6 Sarti Medina, don
Manuel Rodriguez Bocalau, don Domingo Rios Descarrega, don Anto-
nio Miguel Ram6n, don Baltasar Garcia Segovia, don Eduardo Aguado
Oller, don Jos6 Gimeno Bayot, don Luis Marauri Valencia, don Abe-
lardo Garcia Fernandez, don Manuel CArdena Nifiez, don Jos6 Sanchez
Moran, don Anselmo Urrea Guerrero, don Federico Lacasa Salas; don





C onoICA DR LA oUtRuA D OUBA 85

Juan Adar Garcia, don Ram6n Rodriguer BeltrSn y don Ram6n Ayen-
de Sanchez.
Segundos tenientes: Don Ildefonso Navarro Valenzuela, don Bonifa-
cio Villarreal Palacio, don Ram6n Llopis Blasco, don Herm6genes Can-
bet Polo, don Miguel Salas Valimafias, don Enrique Garcfa Segarra,
don Felix Martinez Ibfiez, don Francisco Blanes Santamaria, don An-
tonio Becerra Romero, don Manuel Gimenez Franco, don Angel Gam-
bino Vigo, don Bernardino Vellador Vidal, don Manuel Vellador Vidal,
don Martiniano Puigdival, don Lucas Carazo Miguel, don Jose Victorio
Arias, don Antonio Gomez Escudero, don Venancio. Garcia Pdrez, don
MAximo Martin Matellan, don Melisio Garrido Marcilla, don Mateo
Domenech Ripoll, don Marcelino Soler Cuff, don Juan Pinto Tena, don
Jos6 GonzAlez Martinez, don Antonio Sotero Mufioz Medina, don Pedro
Vayo Uson, don Crispin Navarro Muel y don Juan Villasante Cano.
Respectoal general Martinez Campos, sali6 de Madrid en el express
del dia 3, con direcci6n A Cadiz.
Los andenes dq la estaci6n del Mediodia estaban repletos de multitud
de personas que iban 4 despedir al nuevo Capitan general de Cuba.
Entre la concurrencia veiase al Presidente del Consejo, los Ministros
de la Guerra, Marina, Gobernaci6n, Ultramar y Gracia y Justicia, el
general Concha, sostenido por sus ayudantes, y muchos generals y ofi-
ciales del ejercito.
En representaci6n de la Reina Regente, estuvo A despedirse del ge-
neral Martinez Campos, el general Polavieja.
El puiblico que acudi6 4 la estaci6n era tan numeroso que entr6 en
los andenes a empellones y d viva fuerza, sin que los empleados pudie-
ran evitarlo.
Habia multitud de sefioras.
Al arrancar el tren, el pueblo ha prorrumpido en, nutridos aplausos
y repetidos vivas a la Reina y A la patria.
Martinez Campos, conferenci6 con el senior Castelar, antes de em-
prender su viaje.
Al embarcar en CAdiz, fu6 objeto de otra manifestaci6n tan carifiosa
como la que se le habia tributado en Madrid.
A su paso por Puerto Rico, prop6nese conferenciar con el general
DabAn, Gobernador general de la pequefia Antilla, desde donde seguiri
el vapor que lo conduce, 4 la Caimanera de GuantAnamo, desembarcando
las fuerzas de infanteria de marina que acompafian al ilustre caudillo,
las cuales se quedarin en el departamento oriental.
El Gobernador general electo, despues de conferenciar en aquel pun-
to con el senior Lachambre y otros jefes que le esperan allf, seguir4 en
la misma nave 4 la Habana, donde jurara su cargo ante el Ayuntamien-
to de la capital, segin es de-rdbrica, saliendo en breve a operaciones,





86 R6MNCA DE LA GUERRA DE OUBA

hacia Santiago de Cuba, acompafiado del jefe de Estado Mayor de la
Capitania General y dejando encargado del despacho al senior Arderius.
El vapor en que ha de hacer su viajd el general Martinez Campos,
es el Reina Cristina, del mismo plantar y porte del Alfonso XIII; sus
miquinas de triple expansion, dicen que desarrollan una fuerza de 5.000
caballos nominales, pudiendo marchar, con tiro forzado, 4 raz6n de
15 millas por hora.
Su tripulaci6n consta de 160 individuos, entire ellos 17 oficiales ma-
yores. Lo manda el marino don Jose Maria Sotord6.
El dia 15, llegaba el general A Puerto Rico, siendo objeto de caluro-
sas ovaciones.
El Reina Cristina, fonde6 en el Puerto de San Juan.
Todas las calls por donde debia pasar el general y los que le acom-
pafiaban, estaban engalanadas y adornadas con Brcos y colgaduras.
El pueblo vitore6 A los expedicionarios y les tribute un magnifico
recibimiento.
A las cinco de la tarde, salieron el general y acompafiantes para
Guantanamo.
Tambi6n lleg6 A Puerto Rico, con las tropas expedicionarias que
conduce, el vapor correo Ciudad de Cddiz.
Las tropas fueron muy obsequiadas por las corporaciones y el co-
mercio de la pequefia Antilla.
DespuBs el Ciudad de Cddiz march con direcci6n A la Habana.







g-A~t^-g.





















XYVIII


UANDO el matrimonio Martinez y su hi-
Sijo se disponfan a comer dentro del ca-
sucho que les servia de albergue en me-
S dio de aquel desierto conocido con el
nombre de San Miguel de Nuevitas, es-
taban lejos, muy lejos de suponer que
vinieran enturbiar ]a felicidad de
aquella casa humilde, la safia injustificable de los insurrectos.
Hermenegildo Martfnez, que asi se llamaba el sargento encargado de
custodiar la casa-cuartel de la guardia civil en aquel poblado, es un
hombre de treinta y ocho a cuarenta aflos de edad, alto, fornido, mo-
reno, enjuto de came, pero agil de fuerzas. Llevaba algdn tiempo ya al
frente de los cuatro hombres que con 61 y A sus 6rdenes, formaban la
guarnici6n de San Miguel de Nuevitas.
La gente era paciffica y nada turbaba el reposo: las primeras noti-
cias de esta guerra fratricida hici6ronle pensar much, porque eran
muy escasoe los medios de defense de que allf se disponian, pero lavo
luntad realize imposibles, y Martinez yJos suyos eran hombres decidi-
dos y conocedores del terreno.






88 CB6mICA DR LA GUEBRA DR CUBA

Es verdad que ante la fuerza superior en numero, no quedaba otro
recurso que morir sin remisi6n, pero como 61 decia:
-No asi como un perro, se deja matar un hombre, y nosotros somos
cuatro que, A la hora de la lucha, cada uno tiene que defender su patria
y su familiar. Lo que menos import es el pellejo; pero detras de l1, va
el de los hijos...
Asi razonaba Hermenegildo Martinez, cuando alguno de sus compa-
fieros le advertia el peligro en que se encontraban cinco hombres solos
y sin medios de pedir auxilio.
Comenzaban todos por reflexionar cuando de este asunto se trataba
pero concluia riendo y sazonando la con-
versaci6n con algunas de esas frases ingenio-
sas que no escasean en nuestro ej4rcito y que
Si4 veces constituyen una epopeya.
La mujer de Martinez, hembra animosa
y a quien no faltaba nunca una salida para
una situaci6n apurada y lo mismo cuidaba
de su chiquillo que blandia el machete para
abrirse paso por el bosque, decia A los com-
pafieros de su marido, con una expontanei-
dad asombrosa:
-6Qui6n dijo miedo?-y A buen seguro
L que les hubiera recordado aquellos versos de
SGuzmdn el Bueno:
S 1~ Espaioles no sois? pues sois valientes:
Hermenegildo Martinez.
si la santa mujer, tan diestra en las faenas
del hogar, lo hubiera estado en literature.
Ello es que, el dia 8 de Abril cuando Hermenegildo, su mujer y su
hijo, se sentaban al rededor de una mesa formada con cuatro tablas,
esperando reponer las fuerzas con la comida, despude de entornar las
puertas de la casa-cuartel para que el sol con sus rayes inclementes no
molestara a ninguno, se le ocurri6 al pequefiin Jos4 Martinez, hijo de
Hermenegildo y Rosario, salir A la puerta de la casa para entrar una de
las sillas que habfa bajo el sombrajo.
El chico tardaba en entrar.
-eNo vienes, hijo?-grit6 la madre haci4ndole su plato.
Y Pepe no contestaba.
--Demonio de muchacho!-decia el padre-le tengo mandado que
no se retire de la puerta cuando haga sol, y 61 sigue tan terco como
siempre. .
-Nifo!-volvi6 4 gritar la madre.
Y viendo que no contestaba sali6 en su buasa..





OB6NICA DO LA GUEUBA DZ CUBA 89
El muchacho estaba easimismado frente A la casa-cuartel, mirando
hacia el camino pr6ximo.
--Es esa la silla que buscabas?-le dijo la madre coji6ndole per un
brazo y conduciendole hacia la casa-tu padre se encargara de hacerte
cumplir lo que 61 te manda.
-Es que....
-Anda y calla....
Entraron en la casa, y el padre le amenaz6.
-Ya veras, ya verAs-interrumpi6 el chico-vi todo el camino Ileno
de polvo y sali para mirar lo que era.
-Y qu6 te importa A tf?

















Los insurrectos huyeron entonces Ai I desbandada. (Pig. 92).
-Me figure que eran los insurrectos, y enseguida me dieron ganas de
pelear. Queria verlos de cerca, para cojer mi fusil y pimpam, pim pam,
matarlos A todos.
-Come y no mates tantos....
-Ya te esconderfas debajo de la cama, si los vieras-afiadi6 la
madre.
-Esconderme?... mira:-y cojiendo un tenedor, lo movia A guisa
de machete-jni uno quedaba! iA bien que no se yo pegar tiros! El
otro dia, con ese fusil pequefiito que hay en el armero, hice trees blan-
cos en un peri6dico que colgu6 en el tronce de un Arbol...
El nifio no habia terminado de pronunciar la iltima palabra, cuan-
do un ruido infernal, hiso A todos levantarse rApidamente y mirar por
la ventana que daba al campo.
Gritos que mas parecian ahullidos, imprecaciones, galope de caba-





CR6NICA DE LA GUERRA DE OUBA


Ilos, todo en revuelta algarabia lleg6 hasta Hermenegildo, que, rApido
conio un rayo, abroch6se el cinto, y se dirigi6 hacia la ventana.
A los gritos de iViva Cuba libre! la partida de Pachin Varona, com-
puesta de cuarenta y ocho insurrectos, muchos de ellos a caballo, pene-
traron en el poblado disparando tiros y sembrando la desolaci6n por
todas parties.
Acto continue, dirigi6se contra el puesto de la guardia civil que-
riendolo tomar por asalto.
Hermenegildo Martinez orden6 enseguida A su gente que se dispu-
siera a la defense, volando cada uno de ellos, que estaban en sus habitat.
ciones respectivas, A ocupar una ventana para desde alli parapetado,
poder contestar a los insurrectos.
A los cinco minutes, el fuego se hizo ho-
rroroso; las balas penetraban por las venta-
nas como si salieran de un enorme arcabuz
cufio cafi6n se apoyara en el marco del
hueco.
-;Viva Cuba libre!-gritaban los ii.su-
rrectos, con voces que causaban espanto.
-iViva Espafia!-contestaba con todas
sus enerjias Hermenegildo Martinez, dispa
rando por la ventana, con su revolver.
Rosario, la mujer de Hermenegildo, po-
seida del mayor entusiasmo, y como si el
humo de la p6lvora encendiera todas sus
enerjias, se apoder6 de un machete y fuese al
lado de su marido, dispuesta A jugarse la vi-
da, antes que atentaran contra la de su es- Rosrio Ibafei.
poso.
-iMeterse dentro! iEsconderse!-decia sin dar paz A las manos Her-
menegildo, a su mujer y sua hijo.
-;No han de matarte i ti solo!-decfa Rosario, y mientras se
desarrollaba esta escena de patria y amor, alli en un rinc6n del aposento
Jos6 Martinez, el hijo de Hermenegildo, subido A una silla para alcan.
zar al armero, cojia entire sus manos upa carabina, convulso, agitado,
y como si dentro de su cuerpo llevara uia manada de demonios.
El fuego cada vez arreciaba mis, y los cinco guardian civiles se de-
fendfan como leones.
El ruido de las descargas, solo era interrumpido por los gritos de
iViva Cuba libre! de los insurrectos, y los entusiasticos de ijViva Es-
pafia!! que contestaban los nuestros, haciendo tantos y tan certeros dis-
paros, que el primero que cay6 al suelo envuelto entire la polvoreda y
el humo, y tinta en sangre la pechera de la camisa, fui el cabecilla Pa-





Ca-6nIA D-r LA ~RRIB DE CUBA 9i

chin, a quien una bala del revolver de Hermenegildo habfa puesto fuera
de combat.
Asf continuaba la lucha, lucha terrible 6 impossible de sostenerse por
much tiempo, porque las puertas del cartel estaban abiertas, y las
fuerzas del enemigo que eran diez veces mayores, se agrupaban en
mont6n para penetrar, aunque fuese costAndoles muchas bajas.
--Estamos perdidos!-decfa Hermenegildo Martinez i su esposa re-
doblando sus disparos-por esa puerta nos copan, y no hay quien pueda
cerrarla porque expone la vida sin resultados. Yo no puedo apartarme
de la ventana, porque se acercan los insurrectos; imiradlos! iya suben
como serpientes, por las paredes!
--Animo y A ellos!-grit6 la mujer, y resuelta como el mls hibil
batallador, con el machete en una mano y sujetAndose con ]a otra el
coraz6n que parecia quer6rsele escapar del
pecho, se avanz6 & la puerta y la cerr6 en
el acto.
Se habian salvado pues.
Entonces los insurrectos no tenfan mas
remedio que entrar por las ventanas si que-
rian apoderarse del cuartel, y estas estaban
perfectamente ocupadas.
Hasta el nifio de once afios Jos6 Mar-
tinez, con su carabina, disparaba como un
h6roe, gritando con su vocecita infantil:
S Viva Espafia! cada vez que el tiro salfa de
su arma de guerra.
'. EEl humo se hacia ya tan denso, que
Hermenegildo no vefa ni a su mujer ni a
Jo.s Mart.ne. su hijo.
La herida de Pachin, desconcert6 algo a su gente, pero no se reti-
raba; al contrario, cargando con mas furia, Ilegaban ya hasta la ven-
tana.
Habia que hacer el dltimo esfuerzo; Hermenegildo dej6 aproximarse
hasta allf A uno de los insurrectos.
Era un enorme negraze de cara descompuesta por el furor, y miscn-
los de titan.
Al Ilegar junto i la ventana y apoyarse en el marco de la misma,
Hermenegildo dispar6 con tan buen acierto, y Rosario asest6 tan.terri-
ble golpe de machete en la cabeza del insurrecto, que hecho una bola,
cay6 al suelo exhalando grande quejidos.
Otro grito de jViva Cuba libre! atron6 aquellos lugares y otro, mis
endrgico aun, de iViva Espafia! repercuti6 dentro de la casa-cuartel.
Otra baja habfamos causado en el campo enemigo; era el segundo





92 R6MICA DE LA GUERRA' D CUBA

de Pachin Varona, Felipe Alvarez. Muerto el cabecilla y herido su se-
gundo, el enemigo comenz6 A retirarse en confusion y amedrentado ante
'el certero fuego de nuestros leales.
-iA ellos! iViva Espania! iFuego A los bandidos!-gritaba entonces
Rosario Ibafiez, aconsejando la persecuci6n de los rebeldes.
-iA ellos!-contest6 Hermenegildo, y A los tres minutes, los cuatro
guardias civiles, estaban junto al sargento, dispuestos A secundar sus
6rdenes.
Pero no se veia: el humo de la p6lvora era insoportable y asfixiaba.
El terror, se apoder6 enseguida de Hermenegildo y Rosario: no veian
a su hijo y en un instant se lo figuraron muerto por el plomo enemigo.
Y descompuestos, locos, manoteaban en medio de aquellla espesa
nube, en busca del hijo amado.
-Mi hijo, .d6nde estA mi hijo?-preguntaba gritando desaforada-
mente Rosario.
-Aqui estoy,-decia el pequefiin dirigi6ndose A su padre.
-j--Hijo mio!!-exclam6 Hermenegildo tomAndole en brazos y apre-
tAndolo contra su cpraz6n.-;Nos hemos salvado!...
Y todos juntos, Hermenegildo, su mujer, su hijo y los cuatro guar-
dias civiles, se dirigieron para abrir la puerta del cuartel, pero los insu-
rrectos continuaban aun acribillAndola A balazos.
--Por d6nde salir?-decia el sargento.
-Por las ventanas-contest6 Rosario.
Entonces el grito de iViva Espafia! reson6 fuera del edificio.
Era un pelot6n de veinte soldados de Tarragona, que al mando del
teniente Padilla llegaba en auxilio de estos valientes patriots.
Los insurrectos huyeron entonces A la desbandada, abandonando
heridos, armas y caballos.
Sus bajas fueron numerosas, perdiendo la vida como queda dicho
el cabecilla Pachin y su segundo Alvarez, que muri6 A la mariana si-
guiente.
Rechazados los insurrectos, salieron todos en su persecuci6n un buen
trecho del camino, incluso Rosario y su hijo, que esta vez no quiso
abandonar la carabina, con la que tantos insurrectos habia matado se-
gun"l decia despubs a sus padres, a sus amigos, al poblado todo, que
se deshacia en lenguas, contando las proezas de aquellos heroes.
Este relato que antecede y que tomamos de la infornmaci6n de la
prensa de Cuba y apuntes que nuestros corresponsales nos remitieron A
su debido tiempo, ha side el tema de todas las conversaciones, el aplauso
de today una naci6n, y la causa inspiradora de lowarftiast que en verso
y en prosa, con el cincel y los pinceles han dado forms para eterno
orgullo de la patria y de la historic.
Hermenegildo defendiendo su bandera, ante el enorme peligro que le





oR6NICA DR LA GUoRRAI DR CUBA 93

amenazaba, sin acordarse de su hijo, probaba el temple de su alma;
Rosario, exponiendo su vida por library la de los suyos y con ellas el
nombre de su patria, cerrando la puerta por donde podria entrar la
derrota, y levantando el machete sobre el hijo desnaturalizado de la
madre Espafia, probaba tambien su coraz6n de esposa, de madre y de
espafiola.
SHasta el pequefio compile(
t6 el cuadro aque l que muy
bien pudiera haberse titulado
La patria y la familiar, pues-
to que ambas cosas se discu-
tian; y para former digno re-
mate al glorioso hecho que
describimos, recordamos 4
nuestros lectures, la escena fi-
nal de este drama, en la cual
el padre y la madre buscan al
hijo de sus entrafias, cegados
por el humo de la pd6vora, y
confundiendo el grito de iihi-
jo mio!! con el de iiViva Es-
pafia!!
Ni los Guzmanes ni las
Agustinas, se han extinguido
aun en esta patria de hidalgos
y de valientes.
Este episodio, uno de los
mns brillantes de ]a present
guerra, atestigua cuanto ve-
nimos diciendo en el trans-
-iHijo mlo!-exclamaron Hermenegildo y Rosario... (Pig. 92). curso de esta Cr6nica.
Nuestros soldados, bati6ndose-siempre con enemigos diez veces ma-
yores en nmimero, se crecen ante el peligro y no cuentan las dificul-
tades.
En el hecho que relatamos, un moment de vacilaci6n, un instant
de duda, habria sido suficiente para que la -casa cuartel hubiera caido
en poder de los insurrectos; pero no alienta la duda en el pecho del va-
liente. Sabe que ha de pelear porque el peligro demand todas sus ener-
glas, y las presta gustoso, las pone en pr4ctica y no mira que con ello
se juega la vida y lo que es mis, la de toda la familiar.
iLoor eterno & los que asf saben enaltecer el -nombre de su patria y
su bandera!







ULWLWLWWWLW LW~ie~~~~~~~~


XIX



LAS FUERZAS EN CUBA





1 UARNECEN las capitals y poblaciones mis importantes de la
Sisla fuerzas del ej6rcito y de voluntarios: estas ascienden
A 60.000 hombres.
La infanteria cuenta en toda la isla con siete regimien-
v ) tos: Alfonso XII num. 62, Maria Cristina ndm. 63, Siman.
cas ndm. 64, Cuba nuim. 65, Habana nuim. 66, Tarragona
nimero 67, Isabel la Catdlica ndm. 75, un batall6n de Cazadores (Ci-
diz) nim. 22, una brigada disciplinaria y el caerpo military de orden
piblico con un total de 468 oficiales y 12.030 soldados.
Los dos regimientos de caballeria, Hernin Cortes nuim. 29, y Piza-
rro nuim. 30, tienen 90 oficiales y 1.596 soldados; la artilleria 43 oficia-
les y 775 soldados y el cuerpo de Ingenieros 27 y 414 respectivamente.
Ademas hay en Cuba tres tercios de la Guardia civil (el 17.) que
tiene la subinspeccidn en la Habana, y las Comandancias en dicha ciu-
dad, en Matanzas, en Col6n y Vuelta de Abajo; el 18. con subinspec-
ci6n en Santa Clara y comandancia aquf y en Remedios, Sagiies, Cien-
fuegos y Santi Spiritus, y el 19. con subinspecci6n en Puerto Principe
y comandancias aqui, -en Cuba y Holguin, con 185 oficiales y 4.318
guardias.
Con los cuerpos asimilados, oficiales, generals y cuerpo de Estado





OB6NICA DR LA GUERRA DRE UBA 95
Mayor, se forma un total de 838 oficiales y 19.999 soldados 6 sea en
junto 20.197 hombres.
La provincia y la plaza de la Habana, las manda el general segundo
cabo general Arderius, constituyendo la guarnici6n de la capital de Cuba,
y ss castillos del Principe, ]a Cabafia, el Morro, San Diego, la Punta
y Atar6s y las baterfas de la Reina y Santa Clara, el regimiento de
infanterfa Isabel la Cat6lica, ndm 75, el mixto de ingenieros; cuatro
compafiias de Montafia; el regimiento de caballeria de Pizarro nim. 30,
el cuerpo de orden pdblico, y las fuerzas voluntarias, compuestas de siete
batallones de cazadores, dos de ligeros, dos de artilleria, un regimiento
de caballeria, un escuadr6n de hdsares, un regimiento montado de arti-
lleria, el batall6n de bombers y otras unidales de menos importancia.
Al frente de la provincia de Las Villas se encuentra el general de
brigada, don Antonio Luque; en la de Santiago de Cuba, el de division
don Jos6 Lachambke; de la de Puerto Principe, el de brigada don Fede-
rico Alonso Gasco; de la de Matanzas, el de brigada don Luis Prats y
de la de Pinar del Rfo, don Cipriano Carmona.
Al apostadero de la Habana y encargados de los servicios maritimos
de la isla de Cuba, hillanse afectos los siguientes buques:
Cruceros: Infanta Isabel (de 1152 toneladas) que enarbola la insig-
nia del comandante general, contraalmirante don Alejandro Arias Sal-
gado; Conde del Venadito, que manda el teniente de navio de primera
clase don Luis Ibarra y por enfermedad del comandante propietario se-
for Mendicuti que qued6 en Canarias, y Cristdbal Coldn.
Estos dos iltimos, como es sabido, salieron para aquellas aguas re-
cientemente. Comandante del primero, es don Buenaventura Manterola,
capitan de fragata.
Jorge Juan y Sanchez Barastegui, buques de 955 toneladas y que
tienen un cafi6n menos que los anteriores, al mando de los sefiores don
Federico J. Parga y don Jos6 G. de la Cotera, respectivamente. A este
iltimo le ha sido concedida recientemente la cruz laureada de Sa
nando por haber dado muestras de gran valor, navegando c
formidable.
Cafoneros pequeinos: Cuba Espaiola, Frader
Descubridor, Telegrama, Manati, Caridad 6 In
mo a la comisi6n hidrogrfica de Puerto Rico.
Cafioneros torpederos: Nueva Espaia
mez Barreda, presta servicio en Puerto
madera, actualmente en el ars
por tenientes de navfo de
De los buques iltim
Espana que. como
nando el Catdlico c





96 ORONICA DE LA GUERRA DE CUBA

manecer en el arsenal y casi todos los cafioneros pequefios, con excep-
ci6n de uno 6 dos.
AdemAs del personal afecto A los buques mencionados, hay en Cuba
un contraalmirante, comandante general del apostadero y Jefe superior
de las fuerzas navales de America: un CapitAn de navio de primera cla-
sc (brigadier), comandante de Marina del Puerto de la Habana, cargo
desempefiado por don Buenaventura Piloco; el mayor general del Apos-
tadero y el jefe de la inscripci6n maritima.
Segin ]a ley de 29 de Junio de 1894, fijando las fuerzas navales para
el afio econ6mico de 1894 al 95, para las tripulaciones de los buques de
estaci6n en Cuba, se asignan 897 mariners y 214 soldados.
Desgraciadamente, el
servicio que pueden pres-
tar los barcos de guerra
del tipo del Venadito en
SCuba no serA grande, por-
que los numerosos cayos,
bajos y manglares de que.
estA rodeada la costa Sur,
w -. no solo impiden la vigi-
_f__ .-* lancia deabordo, sino que
los desembarcus de expe-
diciones que pueden orga-
nizarse en Jamaica se gua-
Fusil Maisser. recent en los mismos ca-
A. Fusil.-B. Caf6n con el alza.-C. Mecanismo del cierre, disparo y reDe- yos, y de noche en un bo-
ticion.-F. Tope del cerrojo, 6 sea cajs, mue le, tornillo, eyector tope y paRa-
dr.-G. Cerrojo y piezas que lo componen.-c. Cilindro.-n. Nuez.-r. Pun- te, ganan ll isla los fili-
zon.-g. Guia de la mono.-s. Seguro.-n. Nuelle real y del seguro, pasedor y
tornillo del mismo.-A2. Deo6sito elevador de carluchos cuya aplieaci6n y busters.
uso se comprende perfeclamente mirando ]a figure C. A estos buques hay que
fadir los conceidos con los nombres de Filipinas, Gulicia, Yaiiez.
Alcedo; ademAs el gobierno se dispone A enviar enseguida los
1 I y Marquds de Molins, de modo que dentro de poco,
s barcos que prestarAn servicio en la isla.
nuestra tropa, si bien no es bueno del todo, tam-

tros soldados tienen ya el Maiisser, fu.-il mo-
ara la guerra.
aue reune elnuevo fusil, por ]a distan-
ar el poco peso del armamen-

y es que, las heridas
el nombre de armna
memento.















































-Defended mi cuerpo como buenos... defecdelse y... iViva Espafla!! (PAg. 107).


I[1 conl~it ct cle .Jovito.











0M


o

~M b.YjP~~Y~~BNWRL
717



V X:



'o~g~~UIIIl





CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


En el fusil Maiisser, se agrupan los cartuchos de cinco en cinco, por
medio de un cargador (sencilla chapa de acero doblado por sus bordes
y que cifie por los mismos al cartucho).
La facilidad y rapidez en el tiro son extraordinarios y con el solo
hecho de mover el cerrojo, el muelle elevador empuja los cartuchos,
sale el tiro y vuelve A colocarse encima, el proyectil que segufa en or-
den de colocaci6n al disparado.
Este fusil, tiene en vez de bayoneta, un cuchillo muy agudo, con
vaina de cuero.
En las experiencias que al estudiar el Maiisser, se hicieron en Cara-
banchel (Madrid) el proyectil atraves6 de parte A parte un mulo inuitil
que servia de blanco, 6 hiri6 A otro.
En cuanto al armamento de los insurrectos, ya varfa; aunque en un
principio dijose otra cosa, hoy que las noticias menudean y se conocen
sus medios de guerra, dnicamente el machete es el arma que saben ma-
nejar con alguna destreza, y tanto se ha venido hablando de 61 desde
que empez6 la actual campafia en Cuba, encareciendo sus ventajas co-
mo arma de combat, que Mojin-Balmi, inteligente colaborador de El
Correo Milila,, ha credo oportuno examiner el asunto, haciendolo con
singular acierto y maestria.
Estudiando los tres models mas usuales de este arma: el calaboso
(que es el mas corto), el de chapeo y el llamado de media cinta, deduce
16gicamente, empleando al efecto arguments de gran valor, que tanto
en el combat individual como en el colectivo, ya a pi6, ya A caballo,
es inferior el machete al fusil con bayoneta y al sable de nuestra ca-
balleria.
El machete de chapeo, poco mas corto que un sable, tiene todos los
defects posibles A cambio solo de una buena cuchillada, tanto mas fA-
cil de parar, cuanto que no puede ser muy rApida por el peso del arma
y su desequilibrio. El calabozo no se usa como arma de guerra, porque
siendo su hoja muy parecida A la de una faca grande del tamafio de
nuestros antiguos machetes de gastadores y semejante al bolo de los ma -
layos, solo es de utilidad incontestable para la corta de Arboles y en los
trabajos del monte.
En cuanto al machete de media cinta, su hoja es mas estrecha que
la de los sables de nuestra caballeria y mas larga; recta y punta en bi-
sel. Es pesado, y su excesiva longitud y lo separado que se halla de la
mano el centro de gravedad, lo hacen mas pesado todavia. Preferible,
sin embargo, al machete de chapeo, es por esta el mas usado por las
partidas insurrectas.
Mojan-Balmi terminal su studio, luego de afirmar lo que antes he-
mos indicado, de la siguiente manera:





CRONICA DE LA GUERRA DE CUBA


expuesto. Ni en la campafia anterior ni ahora, esos famosos macheteros
han podido romper en combat personal ni colectivo A nuestra infante-
ria cuando la han hallado apercibida; lo mismo si han sido cuadros de
batall6n, como en Naranjo, que de compafifa, como recientemente en
Dos Rios. Tampoco con nuestros ginetes han sido mis afortunados. Co.
16n en las GuAsimas y Cort6s en Dos Rios, han probado la supremacia
del sable.,
,En una dispersi6n, en una sorpresa, sus efectos son terrible; alli
no hay combates, es degiiello verdadero. La cuchillada del sable pone
fuera de combat un hombre, rara vez lo mata; la del machete, por ca-
sualidad, lo deja con vida. Pero esto no probari en suma su bondad co-
mo arma de combat, sino como cuchilla de carnicero.,
indispensable; que un hombre A caballo, machete en mano, se abre paso
por el monte, cuya manigiia y bejucos corta rApidamente, es cierto; pe-
ro el sable, convenientemente afilado, puede servir lo mismo, sin perder
las-buenas condiciones como arma.
SAlganos machetes y un par de hachas por escuadr6n facilitan los
trabajos de campamento.
Y como digno remate de este articulo, copiamos la opinion que al
ilustre orador don Emilio Castelar merece el soldado espafiol, honra y
gloria de su patria.
c...Gambetta decia que lo mejor de Francia era el Ej6rcito, y yo re-
pito que el Ej6rcito es lo mejor de Espa'a. Quien lo dude, vea c6mo lu-
cha en todas parties con el valor de los heroes y muere con la resignaci6n
de los martires.
Nuestro soldado es tan sobrio como valiente; sus virtudes militares
y civicas no tienen igual ni admiten cuenta: resistente y s61ido a seme-
janza de los ingleses, impetuoso y atrevido como los franceses, en la
montafia agil como los albaneses 6 los griegos, firme en las llanuras
como los austriacos; subir al asalto como no suben mis que los espa-
iioles; atravesar como el arabe los desiertos de Libia, sin sentir fatiga;
correr como los gauchos, en bandas invisible, la pradera y las selvas
de los Tr6picos, sin sucumbir al calor; presto a vivir bajo el cielo helado
de Suecia, como en tiempo del marquis de la Romane, y a respirar el
aire envenenado de Indo China, como en las campafias triunfales de
Mindanao y de Jol6; ej6rcito sublime, que ha tenido victorias como la
de Bailen, levantamientos como el del Dos de Mayo, sitios como los de
Gerona y Zaragoza, combates como los del Bruch, que recuerdan la de-
fensa de las Therm6pilas; que nos ha dado la patria intacta en la guerra
de ]a Independencia, el derecho modern en la sangrienta guerra civil
y en la fecurida revoluci6n de Septiembre, la integridad territorial en






Too


CR6NICA DE LA GUERRA DE CUBA


las Antillas, y hoy mismo nos garantiza la paz y nos asegura el ejerci-
cio cuotidiano de nuestros derechos.
...Estas cualidades y virtudes nativas de nuestro Ej6rcito hay siem-
pre alguien que quiera explotarlas contra la naci6n y contra el Estado,
lo que viene A ser explotadas contra el Ej6rcito mismo, parte integran.
te, esencial, del Estado y de la naci6n. Hay un g6rmen de partido mi-
litar en Espaiia fundado sobre un verdadero sofisma... De ahi sali6 la
idea de que el presupuesto de la paz era un ataque A las instituciones
militares. Y, sin embargo, el que habia dado ese nombre a la necesidad
de reorganizar nuestra Hacienda era quien, como yo, consider necesa-
rio en Espafia un Ej6rcito fuerte y bien retribuido; era el que en una
epoca de tempestad organiz6 y discipline el Ejercito, con riesgo de su
vida y al precio de su fama...




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs