• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Table of Contents
 La república de Cuba en armas
 La ofensiva inicial
 La creciente de balmaseda
 La revolución a la ofensiva
 La capitulación del zanjón






Group Title: Historia militar de Cuba : la guerra de los diez anos, 1868-1878.
Title: Historia militar de Cuba
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00074000/00001
 Material Information
Title: Historia militar de Cuba la guerra de los diez años, 1868-1878
Physical Description: 149 p. : ill. ; 23 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuba -- Fuerzas Armadas Revolucionarias. -- Dirección Política Central
Publisher: Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Dirección Política de las FAR
Place of Publication: Habana
Publication Date: [19--]
 Subjects
Subject: History -- Cuba -- Insurrection, 1868-1878   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
General Note: Title from cover.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00074000
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000157734
oclc - 22549027
notis - AAS4043

Table of Contents
    Half Title
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    La república de Cuba en armas
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    La ofensiva inicial
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    La creciente de balmaseda
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    La revolución a la ofensiva
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    La capitulación del zanjón
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
Full Text















HISTORIC MILITARY DE CUBA

LA GUERRA DE LOS DIEZ AROS
1868-1878














INDICE

Oapitlo PAg.

I. LA REPUBLICAN DE CUBA EN ARMAS (Introduc-
ci6n) ............................................ 5
LA OFENSIVA INICIAL ........................ 9
H. LA CRECIENTE DE BALMASEDA ................ 33
III. LA REVOLUTION A LA OFENSIVA ............... 79
IV. LA CAPITULACION DEL ZANJON ................ 135


-3-













La Republica de Cuba en Armas


Introduacc6n

La guerra de liberaci6n de los Diez afios del pueblo cubano con-
tra el decadente colonialismo espafol fue una guerra just, cuya
finalidad era lograr la Independencia de Cuba y el derrocamiento
del regimen eselavista. Los objetivos politicos, eeon6micoe y sociales
que se proponia la guerra de liberaci6n beneficiaban a todas las
biases sociales del pueblo cubano, y por lo tanto, la guerra de libe-
raci6n puede decirse que fue una guerra de todo el pueblo contra
el colonialismo, aunque era dirigida por el ala radical de los sectores
terratenientes y de la incipiente burguesia cubana. Reclutar, movi-
lizar y armar a todo el pueblo para que tomara parte en la guerra
contra el colonialismo espafiol era una cuesti6n de vital importancia
para la revoluci6n.
El enemigo del pueblo cubano era el brutal y sanguinario colo-
nialismo espafiol, que aspiraba a mantener su dominio en Cuba. Sin
embargo, el colonialismo espafol era una fuerza decadente, aunque
tuviera el respaldo de la mayor parte de La burguesia cubana. Es-
pafia podia reemplazar todos los afios las tropas que defendian sus
interests en Cuba, pero no podia sostener una guerra dura y prolon-
gada, de desgaste contra el pueblo cubano, porque no podia alimen-
tar econ6micamente la guerra por tiempo indefinido, por no contar
con suficientes recursos. Por su parte, los cubanos no contaban con
suficientes recursos econ6mieos, ni material belico, ni experiencia
military, en los primeros afios de la guerra, para derrotar en una cam-
pafia aniquiladora de corta duraci6n al ejercito espafol. Espafia
era una naci6n colonial que todavia contaba con una potencialidad
econ6mica y military de consideraci6n, a pesar de haber perd-do
todas sus colonies de America en una guerra continental. La corre-
laci6n de fuerzas demostraba la debilidad initial de la insurrecci6n
cubana frente al poder military y econ6mico del enemigo. De ahi
que la guerra de liberaci6n tenia que ser una guerra de desgaste, lar-
ga y prolongada. Los terratenientes que tenian criterios anexionistas
y esperaban que la intervenci6n norteamericana, resolviera favo-
rablemente la contienda a favor de los cubanos, al ver que la guerra
se prolongaha indefinidamente abandonaron el campo insnrrecto.
No es casual el hecho que los terratenientes camagiieyanos, como
elase, desertaran de la lucha en el aiio 71, pues habian depositado







todas sus esperanzas en que los EE. UU. interviniesen para anexar-
se a Cuba. Todas las concepciones estrategicas nacidas de la impa-
ciencia y dirigidas a obtener una victoria rapida a cualquier precio,
se desmembraron ante la political norteamericana de esperar que
los cubanos y espafioles se destrozaran mutuamente en una guerra
cruel para entonces interveniry anexarse la "fruta madura". Era
imprescindible atenerse firmemente a la estrategia de una guerra
larga y prolongada y exaltar la necesidad de lograr la independen-
cia por los propios esfuerzos del pueblo cubano, para poder man-
tener y aumentar progresivamente las fuerzas cubanas, mientras se
diezmaban y destruian gradualmente las fuerzas enemigas; era ne-
cesario acumular cientos de pequefias victorias para convertirlas
en upa gran victoria, alterando de esa forma, la correlaci6n de fuer-
zas y transformando la debilidad del campo insurrecto en un poder
military, eapaz de lograr la Independencia de, Cuba.

Aunque la mayor parte de los terratenientes fue victim de la
ilusi6n de que los norteamericanos intervendrian en el conflict
para ayudar al pueblo cubano a liberarse, debemos consignar que
los que eran partidarios de la Independencia y soberania, tan pron-
to comprendieron que los esfuerzos independentistas no se podian
depositar en los EE. UU., se dieron a la tarea de llevar a cabo la
guerra de acuerdo con esa realidad. Por eso, Carlos Manuel de C&s-
pedes, que mantuvo los criterios mas consecuentes de su clase, con
respect a la anexi6n, pudo discernir y sefialar con claridad las
realidades que conformaban la estrategia revolucionaria de Cuba.
En carta C. Summer, de agosto 10 de 1871, C6spedes planteaba:
"Es pues incontestable que existe el "'status belli" en la colonia
sublevada contra su metr6poli, sin que afecten esencialmente a la
indole de la lucha, las condiciones especiales de ella. Estas dependent
de dos causes principals: Ira., el sistema espaiiol de hacer la gue-
rra, que luego examinara, sistema que se reduce a la iltima expre-
si6n al tratar al enemigo domestico como bestia salvaje, a sangre
y fuego, sin consideraciones de humanidad, y que cierra la puerta
al canje de prisioneros, celebraci6n de treguas, etc.; 2da, la fall de
elements materials de guerra en el pais con relaci6n a su poblaci6n,
o sea, en cantidad suficiente para que toda la parte de 6sta, apta para
el servicio de las armas las empufie en defense de la libertad, de la
emancipaci6n de los esclavos y de la dignidad humana, escarnecidas
por el despotismo espafol. Asi estas concausas imprimen a la guerra
de Cuba su especialidad.
"Acomodada a la configuraci6n y topografia del terreno, despo-
.blado y con inmensos bosques, siendo la lucha de un pueblo entero
en sus diversas classes sociales contra el poder que lo prime, abun-
dante en recursos, de que aquil escasea, forzosamente tiene que
revestir la especial forma .con la cual nuestra misma madrastra
rechaz6 la-invasi6n de Napole6n 1, M6xico venci6-a Franeia y Santo
Domingo, nuestra vecina, a Espafia ayer todavia'. -

-6r-








En este document podemos apreciar que Cdspedes estaba cons-
ciente de que la relative debilidad initial del movimiento revolucio.
nario, determinaba la guerra de guerrillas como soluci6n military
en una guerra dura y prolongada. Pero en los paises que aludia
Cespedes, la guerra de guerrillas no habia alcanzado el desarro lo
que mis tarde tendria en Cuba. Los patriotas espaioles en la lucha
contra Napole6n, formaron cuerpos auxiliares del ej6rcito regular
espafiol. La guerra que llevaron a cabo los patriots mexicanos
dirigidos por Juirez tuvo un carfcter irregular, pero no l1egaron
a emprenderse operaciones guerrilleras. La guerra de partidas que
levaron los dominicanos contra Espafia, tuvo una semejanza mayor
a la guerra de los cubanos, pero no pas6 por las fases de desarrollo
que pas6 la guerra de guerrillas en Cuba.

La guerra de los Diez Afios pas6 por varias feses: 1) una de
desarrollo inicial basada en la sorpresa, cuando se tomaron las
ciudades del valle del Cauto y se domin6 todo el eampo en la
provincia de Camagiiey. En la provincia de Las Villas, debido a
una series de circunstancias desfavorables, las partidas insurrectas
se tuvieron que atener a las tacticas de "morder y huir" a las fuer-
zas espafolas. En esta etapa los insurrectos mantuvieron incomuni-
cadas alas ciudades, amenazando constantemente con tomarlas. Las
columns espafiolas no se atrevian a salir al campo a destruir las
partidas insurrectas; 2) una de contenei6n en la que las enexpertas
y bisofias tropas eubanas tuvieron que dispersarse en pequefios gru-
pos en los lugares mis rec6nditos del eampo de Las Villas, Cama-
giiey y Oriente, para contener la contraofensiva de las tropas de
Balmaseda. Despuds de haber desalojado a los mambises de las ciu-
dades del Cauto y de haber destruido las bases de operaciones de los
mambises en Camagiiey, el mando espafiol, dispers6 y fraccion6 sus
tropas por todo el territorio en pequefios centros militares, que de-
bian proteger la poblaci6n y la producci6n agricola. Asimismo, esta
red de centros militares enclavados en el campo debian servir como
base de operaciones de las contraguerrillas espafiolas en sus incur-
siones contra los campamentos mambises. Esta etapa corri6 desde
1869 hasta 1871; 3) Una de contraofensiva general en las provincias
de Camagiiey y Oriente, en la que las partidas insurrectas se fue-
ron reagrupando para former columns m6viles de 10 a 300 hombres
que en breves campafias de aniquilaci6n empezaron a destrair suce-
sivamente a los centros militares espafioles del campo en las pro-
vincias de Oriente y Camagiey. En esta etapa se inici6 la invasion
a Las Villas. por las tropas de Maximo G6mez. La invasion tuvo como
resultado que las tropas de G6mez recuperaran el dominio del campo
en Las Villas. En el curso de la invasion se destruyeron grandes
contingentes de tropas espafiolas. Los espafioles se vieron obligados
a concentrar gran cantidad de tropas en las eiudades de importancia
de estas provincial. Estas ciudades fueron fortificadas. Al final,
6sta fue una etapa de equilibrio relative, pues los mambises tenian
eTdominio indisputado del campo, pero eran incapaces de tomar las

-7-








grande ciudades de las provincias donde se desarrollaba la guerra.
4) Una etapa de ofensiva politica-militar de Martinez Campos, en
la que las tropas espafiolas no pudieron veneer a las guerrillas mambi-
sas, pero la direcci6n terrateniente acept6 las ofertas de la Metr6pli,
haeiendo caso omiso de los jefes populares mas consecuentes que se
atenian a una estrategia de guerra dura y prolongada y que plantea-
ban la necesidad de continuar la guerra.













CAPITULO I

La Ofensiva Inicial

"Afn quedamos doce hombres: !Bastan para hacer
la Independencia de Cuba!"
Carlos Manuel de C6spedes (1868)

"No se necesita saber si un pueblo tiene armas
para pelear, sino, si tiene valor para hacerlo, y
siente tristeza y amargura en el alma. Y yo se
muy bien que el pueblo cubano tiene lo primero
y padece lo segundo".
MAximo G6mes.
El 10 de Octubre de 1868, Carlos Manuel de C6spedes obligado
por las circunstancias, adelant6 la fecha del movimiento insurrec-
cional. Dos factors influyeron poderosamente en esta determi-
naci6n. C6spedes sabia que era vigilado cercanamente por las
autoridades espafiolas y que en cualquier moment podia ser de-
tenido. DespuBs de largos afios de copspiraewones sin (ue s~ nro-
dujera el esperado alzamiento, dada las dificultades que existian
para coordinar un alzamiento general en toda la isla, CNspedes
prefiri6 tomar la determinaci6n por si solo con la seguridad que
una vez producido este hecho los demas grupos conspiradores en
la isla lo seguirian alzindose en armas contra el regimen colonial.
DespuBs de dar libertad a sus esclavos en las primeras horas
del 10 de Octubre, pronunci6 una encendida arenga afirmando que
preferia dejar su estado de sefor de eselavos, para ser en lo ade-
lante un eselavo de innumerables sefiores, pero libre del yugo de
la tirania espafiola. Una vez proclamada su determinaci6n de
INDEPENDENCIA O MUERTE, parti6 el 11 de de octubre hacia
el poblado de Yara, con el prop6sito de enfrentarse por primera vez
a las fuerzas del ejrcito espafiol en Cuba. Antes de las cinco de
la tarde habian tenido sus fuerzas ya una ligera escaramuza con
un grupo de exploradores, al cruzar por un lugar pr6ximo al rio
Yara. Por desconocer lo que era la tecnica guerrera. Pese a la
lectura de libros militares, lejos de penetrar en el poblado de Yara
de unos quinientos o seiscientos habitantes, earentes de fortifica-
ciones, y defendida por una reducida guarnici6n, Cespedes envi6
dos oficiales para intimar la rendici6n del Capitin Tomas Riera.
El atemorizado jefe military ofreci6 someterse incondicionalmente,
pero mientras tanto avanzaba hacia ese lugar una column espa-
fiola al mando de Vicente Gareeran. La susodicha column se
posesion6 del poblado antes de que CBspedes pudiera percatarse, y
embosc6 sus soldados en la iglesia y portales de las easas en la plaza

-9-








piblica de Yara, recibiendo con descarga de fusileria al confiado
grupo de patriots que llegaban dando gritos estent6reos de iViva
Cuba Libre! Los asaltantes se dispersaron en desorden mante-
niendose firmes finiramente Cespedes y once patriots mis. En-
tonces alguien exclam6 con desaliento: "todo se ha perdido", pero
la voz del jefe se alz6 con toda la energia y convicei6n para repli-
ear en el acto "ain quedamos doce hombres: I bastan para hacer la
independencia de Cuba!
El 12 de octubre, Cespedes y los once patriots que lo seguian
se encontraron en las Sabanas de Cabagan, con el valioso military
dominicano Luis Marcano, quien con trescientos hombres mediana-
mente armados, acudia a incorporarse a las fuerzas insurrectas.
Al dia siguiente empezaron a reunirse las tropas dispersas que
habian sido rechazadas en Yara, en Calambrosio. En este lugar
Cespedes design a Marcano, Teniente General, jefe de operacio-
nes, por su experiencia y capacidad military demostrada en la gue-
rra civil de Santo Domingo. El dominicano se sinti6 alentado a
disponer como tActica inmediata la march sobre Bayamo. que era
la poblaci6n mas important del territorio, y desde la cual se do-
minaba la amplia zona del valle del Cauto. En camino la vanguar-
dia libertadora al mediodia del 15 de octubre, tom6 el caserio de
Barrancas, despuBs de mantener fuego con unos treinta voluntarios
espafioles. El 17 de octubre se les unia a las bisofias tropas de
Cespedes otro grupo insurrecto comandado por Perucho Figuere-
do. Iniciando la political de conferir grades a los jefes politicos
de mayor arraigo en las distancias jurisdicciones, Cespedes design
a Perucho Figueredo,. Teniente Coronel del ej6rcito libertador. Los
cuadros del Ejercito Libertador comenzaron a formarse con los
terratenientes revolucionarios de mayor influencia en la poblaci6n
campesina.
Mientras tanto la previsi6n de Cespedes se cumplia en toda la
provincia. El viril ejemplo de la Demajagua arrastraba tras de si
a los revolucionarios de todas las comarcas de Oriente. El 13 de
octubre el novel general, Donato MArmol y Calixto ,arcia con un
centenar de hombres, de los cuales s61o veinticinco tenian malas
escopetas, tomaban Jiguani, Santa Rita y Banes. En Jiguani se
hizo prisionero a su gobernador Muguruza, sobrino del capitin ge-
neral de la Isla, Francisco Lersundi. Con las armas tomadas en
Jiguani, MArmol se apoder6 sucesivamente de Baire y Santa Rita.
Ese mismo 13 de octubre, el valeroso Vicente Garofa. mis tarde
conocido como el "Le6n de Tunas" por sus innumerables combates
en esa zona, al frente de 300 hombres, divididos en tres grupos, en-
traba en Tunas por primera vez, derribando a su paso las barrica-
das que habian construido los espafioles a la entrada de la ciudad.
En la jurisdicci6n de Holguin se alzaban en armas tambien Julio
Grave de Peralta y Luis Figueredo, quienes separadamente libra-
ban escaramuzas en esa zona. Guisa se rendia a Francisco Maceo
Osorio. Francisco Vicente Aguilera se alzaba el 17 de octubre en
su finca, recibiendo el nombramiento de General de Divisi6n. Al
mismo tiempo CBspedes le trasmiti6 instrueciones de que cubriese

-10-








el cgainino de Holguin a Bayaino, mientras 61 preparaba el ataque
a esta iltima ciudad para el dia siguiente.
A las nueve de la mafiana del 18 de octubre los jinetes de la
libertad, penetraban en correct formaci6n por sus extremes norte
y sur en la centenaria ciudad de Bayamo siguiendo el plan trazado
por Marcano. La guarnici6n de Bayamo se componia de 120 sol-
dados de line.
Al llegar a la plaza de armas, en el centro de la ciudad, el pa-
triota Esteban de Estrada, conmin6 en un; ,,noe'didn arena las
milicias de color que se encontraban atrincheradas alli, a sumarse
a la insurrecci6n. Gran nfimero de estos saltaron las barricades y
se sumaron a la causa revolucionaria. no obstante la orden de haver
fuego, dadas por los oficiales espafoles. Las fuerzas que se concen-
traban junto a la circel, dirigidas por Modesto Diaz, brillante mi-
litar dominicano, despu6s de un violent tiroteo se unian tambi6n
a la causa revolucionaria. Mientras, el jefe military de la plaza,
Udaeta, y demis oficiales espafioles se retiraban primero al cartel
de caballeria y despu6s al de infanteria. El sitio se formalize en-
tonces por la division bayamesa de Perucho Figueredo, quien en
los dos dias que dur6 la resistencia, escribi6 bajo las balas enemisas
las letras del himno inmortal Ilamando a las armas a los valientes
bayameses. El resultado final del sitio fue el siguiente: los cuba-
nos tuvieron 15 muertos y 25 heridos; los espaiioles, 10 muertos y
20 heridos.
La rendici6n de Bayamo el dia 20 de octubre, hizo possible que
se le impartiera una verdadera organizaci6n military a las filas re-
volucionarias. Una vez tomada la ciudad, C6spedes prest6 cuida-
dosa atenci6n a la necesidad de designer jefes con !a m;iyor expe-
riencia military possible, que colaboraran con los jefes politicos na-
turales de cada region. Consecuentemente invisti6 con el grado
de General al veteran military dominicano MAximo G6mez, que el
16 de octubre habia sido ingresado en las filas revolucionarias con
el grado de sargento por el eximio poeta Jos6 Joaquin Palmi. A
G6mez se le asign6 la tarea de organizer militarmente las fuerzas
de Donato Marmol. Del mismo modo, se le confiri6 al General do-
minicano Modesto Diaz, el mismo grado que tenia en el Ej6rcito
espafiol. Este pas6 a ser en la prActica el jefe military de las fuer-
zas de Francisco Vicente Aguilera. El General v-nezolano Mnnuit
pas6 a organizer las fuerzas de Julio Grave de Peralta en la zona
de Holguin.
El conocimiento military de los dominicanos que acompafiaban a
Cespedes sirvi6 para adoptar un sistema semejante al que ellos ha-
bian empleado en la guerra civil de guerrillas de Santo Domingo,
donde el mas valiente ganaba popularidad de dirigente military por
combatir en, primer fila, siempre dando el ejemplo a sus subordi-
nados.
Con semejantes jefes no podian haber tropas pusilinimes ni
cobardes.
La primer reacci6n pfblica que tuvo el Capitan General de la
Isla, Lersundi, fue la de restar importancia al estallido de Yara.

-11-








No obstante, rApidamente tom6 medidas para recuperar la ciudad
de Bayamo, enviando varias columns contra 6sta.
La primer column mandada hacia Bayamo era dirigida por
el military espaiol Campillo, desde la ciudad de Manzanillo. El dia
20 de octubre Francisco Vicente Aguilera despu6s de una breve
entrevista con Cespedes, parti6 con su column a detener el advance
enemigo. Aguilera encomend6 la direcci6n de las operaciones a
Modesto Diaz, siguiendo las indicaciones de CBspedes.
La column fue avisorada en las Sabanas de Barraneas. Mo-
desto Diaz orden6 armar con varas terciadas al hombro a manera
de fusiles a los que carecian de 6stos, para que vieran los espafioles
que los 450 hombres de la column estaban perfectamente armados.
Despubs de esta maniobra se repleg6 la column cubana a la orilla
derecha del rio Guatatuaba, donde el terreno no estaba cubierto
por el bosque.
En este lugar la tropa mambisa se embosc6 desde el rio a lo
largo del camino. El plan de Diaz consistia en dejar que los espa-
fioles cruzaran el rio y avanzaran por el camino. entonees ]a gue-
rrilla le haria una descargar y ee le eeharia por los francos con los
machetes.
A las tres de la tarde comenzaron los espafioles a vadear el rio
cuando un tiro escapade a un cubano los puso en guardia. Al des-
cubrir la emboseada, los espafioles abrieron fuego cerrado sobre el
bosque. Despu6s de un largo y fuerte tiroteo Campillo se retire
con decenas de heridos hacia Manzanillo, abandonando su plan de
recuperar Bayamo. Diaz sostuvo una acalorqda diseusi6n con
Marmol, que se le habia unido moments antes del combat con sus
fuerzas, por querer 6ste emprender la persecuci6n de la column
de Campillo. Segfn Diaz perseguir a un enemigo superior fuerte-
mente armado, que huia al ser sorprendido por tropas bisofias era
peligroso, pues se corria el riesgo que siendo obligado a pelear
reaccionara y destruyera a las fuerzas cubanas. Al enemigo que
hu'a en esas condiciones era mejor tenderle puente de plata, segfin
Modesto Diaz.
Tan pronto como las fuerzas de Campillo habian sido rechaza-
das, la column de Mfrmol y G6mez fue enviada a Jiguani para
cerrar el paso de alguna column que pudiera ser enviada desde
Santiago. El dia 28 de octubre al eatrar en Jiguani; Marmol supo
que una column al mando de Quir6s, de unos 700 hombres y una
pieza de artilleria habia pasado las Ventas de Casanova y se diri-
gia a Bayamo. Desde ese mismo dia las filr7 s de Marmol, diri-
gidas por Maximo G6mez, inmovilizaron a Quir6s en Baire, hostili-
zindolos continuamente hasta el 4 de noviembre en que Quir6s trat6
de forzar la march por el camino real qr -'ondnufa a .Ti(rnni.
G6mez. que se hallaba emboscado con unos 200 hombres en el ca-
mino real, avanz6 con un grupo de unos cuarenta, danrlo la n-ime-
ra earga al machete de la Guerra de los 10 Afiios. Sorprendidos y
horrorizados los espafioles por las heridas de 15 y 20 centimetros
que hacian los machetes cubanos, se retiraron precipitadamente sin
acertar a disparar sus fusiles. Quir6s concentr6 sus dispersas y

-12-








aterrorizadas fuerzas en el caserio de Baire, y el dia 8 cuando pudo
recuperar los animos se retire hacia Santiago. G-6rez lo alcanz6
en la Ventas de Casanova y desde la Loma del Sitio le hizo fuego
con dos pequefias piezas de artilleria. Quir6s huy6 de nuevo esta
vez hacia Maybio donde acamp6. G6mez parti6 a unirse a Mirmol
que se habia separado de este para interceptar un convoy con re-
fuerzos que le enviaban de Santiago a Quir6s. Con 50 hombres a
caballo arremeti6 una carga al machete al convoy, poniendolo en
fuga. Esa misma noche Mirmol y G6mez volvieron sobre Quir6s,
sitiindolo en Maybio. En esta situaci6D aparecieron tropas al
mando de Cespedes y Marcano, legando las tropas cubanis haasta
2,000 hombres. No obstante Quir6s rompi6 el cerco tomando el
camino de la Mantonia. Se le pusieron emboscalas on c e-ioio
que el aterrorizado jefe espafiol pudo esquivar. Finalmente, en el
"Paso de la Laguna", C6spedes con su inexperta tropa quiso copar
y destruir a la column espafiola, siendo derrotado. A pesar do
ser hostilizado seriamente por guerrillas en su regreso a Santiago,
Quir6s pudo eseapar.
Los planes de Lersundi de recuperar rApidamente Bayamo ha-
bian sido frustrados. Balmaseda que habia sido designado
JEFE DE LAS OPERACIONES de Oriente y Camagiiey y que se
encontraba en Manzanillo desde el 6 de noviembre con mil hombres,
para participar en operaciones combinadas con Quir6s y tomar
Bayamo, desisti6 de sus planes despu6s de este iltimo fracaso. El
capitin general Lersundi le orden6 entonces que con su column y
dos compafias de artilleria partiera hacia Camagiiey para aplastar
la insurrecci6n que empezaba a cobrar fuerzas en esa provincia.
El fracaso de los esfuerzos espafioles de recuperar Bayamo per-
miti6 que la revoluci6n en Oriente cobrara las fuerzas necesarias
para la guerra dura y prolongada que se avecinaba.
El 28 y 30 de octubre Cespedes orden6 a sus fuerzas que toma-
ran respectivamente Tunas y Holguin. A pesar de haber sido re-
chazadas mantuvieron constantemente en jaque estas ciudades,
teniendo de hecho el control de toda esta zona.
En march ya la guerra en Oriente, cada bando beligerante se
dispuso a proseguir sin p6rdida de tiempo la conquista de sus obje-
tivos esenciales.
Los de los insurrectos estaba claramente definidos. Debfan
apresurarse a extender y afianzar el alzamiento con la mayor rapi-
dez possible en todo el Departamento oriental y apoderarse de las
poblaciones de valor estrat6gico para el enemigo en el interior de
la provincia. Los de las fuerzas espafiolas eran igualmente claros:
impedir que la insurrecei6n se propagase, batirla y aplastarla en
las posiciones ocupadas por los revolucionarios en los primeros dias
de sorpresa.
"El arte de dirigir las operaciones militares hasta combatir en
el terreno las fuerzas enemigas -la estrategia- no tiene aplieaci6n
solamente en las guerras regulars entire estados. Aiin en luchas
del character de la guerra cubana de los diez afios, bajo la aparen-
temente ca6tica multitud de pequefios y grandes encuentros, asal-

-13-








tos a poblaciones, ataques a convoyes, esearamuzas y movimientos
incesantes de las fuerzas contendientes en un ir y venir casi impo-
sible de seguir ni en los mis detallados mapas hay en el fondo
una estrategia implicita. Results determinadas por la topografia,
las vias de comunicaci6n, los recursos blicos de que disponen los
beligerantes, y las classes sociales en que se apoyan, en relaci6n a
los objetivos generals que persiguen.
La estrategia de los insurrectos cubanos ademas de tender a
propagar y afianzar la revoluci6n en la mayor extension possible
de territorio y apoderarse de las poblaciones del interior que pu-
dieran servir de base de operaciones del enemigo, los llevaba a
asediar estreehamente las ciudades y poblaciones costeras, fortifi-
cadas por los espafioles, bases utilizables por 6stos para los advances
hacia el interior. Estos objetivos estrat6gicos se hicieron obtensi-
bles con la toma de Jiguani, Baire, Bayamo y various poblados de
mayor o menor numero de habitantes; con los ataques a Holguin
y Tunas y con el estado de sitio en que se encontraban Manzanillo,
Santiago de Cuba, Manati, Gibara, puertos los dos iltimos de
Tunas y Holguin respectivamente. Las fuerzas espafiolas despues
del double esfuerzo inftil de los coroneles Campillo y Quir6s dirigi-
dos en combinaci6n con el objetivo de recuperar Bayamo, se con-
centraron en la defense de Holguin y Tunas, en la protecei6n de
Manzanillo y Santiago de Cuba, en la de Manati y Gibara, y en
mantener abiertas las lines de comunicaciones entire las ciudades
costeras y los centros de operaciones. Estas aetividades, esencial-
mente defensivas les permitirian ganar tiempo y acumular tropas
y material de guerra en nimero suficiente para los avances ofen-
sivos posteriores en el interior del territorio ocupado por los revo-
lucionarios".-(R. Guerra).

La Insurrecci6n en Camagiiey

El 13 de noviembre la column de Balmaseda, que habia em-
barcado desde Manzanillo en los buques de guerra "Villaclara" y
"Neptuno", arribaba a Santa Cruz del Sur. Su plan consistia en
prevenir y contener la insurrecci6n en Camagiiey, evitando que
los pocos alzados camagiieyanos pudieran tomar fuerza. Logrado
ese objetivo Balmaseda debia marchar a Tunas, combinar sus ope-
r:mciones con las del coronel Lofio. que el 17 de octubre al mando
del Segundo Bon de La Habana habian desembarcado en Gibara,.
y dirigirse sobre Bayamo. Despues del fracaso de sus intentos de
apoderarse de Bayamo, Lersundi concentraba su atenci6n en Cama-
giiey, dominado por la idea fija de impedir la uni6n de los pocos
insurrectos camagiieyanos con los de Tunas, Bayamo y Manzanillo.
De esta manera en los primeros dias de noviembre quedaron defi-
nidos los objetivos estrategicos del mando espafiol.
En su corta estancia en Manzanillo, Balmaseda habia tratado
de tener contact con los insurreetos de Oriente para pacificarlos
pero habia fracasado. Sin embargo, habia tenido 6xito en sus ges-
tiones cerca del jefe insurrecto camagiieyano Napole6n Arango.
Estimulado por la aceptaci6n de sus proposiciones pacificadoras

-14--








tan pronto Ileg6 a Camagiley, pretendi6 asumir el papel de media-
dor entire los camagileyano insurreetos y el jefe military espafol de
la provincia, que se habia acuartelado en la ciudad sin salir a com-
batir a los insurrectos.
Fuerzas cubanas de mas de doscientos hombres al mando de
Angel del Castillo y BernabW de Varona hallAbanse ansiosos de
atacar a Balmaseda en sa march de Santa Cruz a Puerto Principe,
pero la mediaci6n de Napole6n Arango, haciendo valer su condici6n
de influyente jefe revolueionario y sembrando suspicacias contra
C6spedes, por haber adelantado la fecha de la insurrecci6n, logr6
disuadirlos del prop6sito y convencerlos de que debian esperar.
Gracias a ello Balmaseda arrib6 sin disparar un tiro a la capital.
Sin embargo, el 26 de noviembre de 1868 en las Minas, en una
junta celebrada por los insurrectos, Ignacio Agramonte se encarg6
de destruir los arguments entreguistas de Napole6n Arango. La
tesis agramontista de que "Cuba no tiene mas camino que conquis-
tar su redenci6n arrancandosela a Espafia con la fuerza de las
armas", triunf6 finalmente en esta hist6rica reuni6n. Al ver fra-
casada sus gestiones de pacificar a los insurrectos, Balmaseda
orden6 la ejecuci6n sumaria de todos los prisioneros cubanos. Sus-
tituia de esa form su political de paz por la de guerra a muerte.
DespuBs se apresur6 a trasladarse a Nuevitas. Su objetivo era
double: restablecer las comunicaciones ferroviarias entire Puerto
Principe y su salida maritima del norte interrumpida por los insu-
rrectos, y dirigirse por mar a La Habana para conseguir mayors
refuerzos de armamentos y hombres para marchar contra Bayamo
por tierra. En su advance a lo largo de la via f6rrea, Balmaseda
choc6 por primer vez con las fucrzas cubanas al mando de Augus-
to Arango e Ignacio Agramonte en Bonilla. En la maiiana del dia
28, ya bastante entrado el dia, apareci6 en el puente de Tomis
Pio, cerca de los montes de Bonilla, la vanguardia de las fuerzas
espafiolas mandadas por Balmaseda, la que fue vista por Ignacio
Mora, secretario de Augusto Arango, que mandaba a los eiento
cincuenta cubanos, que, emboscados, esperaban al Conde armados
de escopetas, fusiles antiguos, machetes y otras armas blancas. y
con muy pocas municiones. Muchos de los cubanos iban vestidos de
cuello y corbata, con zapatos de corte bajo. Conforme a las 6rdenes
de Augusto Arango a Ignacio Agramonte, los eubanos, emboscados
detrAs de los Arboles, aguardaron silenciosos hasta que la vanguardia
espafiola estaba a pocos metros de distancia, la que seguia la line
ferrea custodiando un convoy de ferrocarril; pero un tiro escapado
al patriot Antonio Camero, hizo comcnzar el combat sin mayor
demora, poniendo en fuga a la referida vanguardia, y asaltando
los carros, donde se trab6 una lucha cuerpo a cuerpo, entonces
Balmaseda, repnesto de la sorpresa, dispuso que la artilleria bom-
bardeara el campo insurrccto, y comenz6 un fuego de fusileria ce-
rrado contra los asaltantes, que. agotadas sus municiones, se reti-
raron en su mayor parte hacia el bosque que protegia la retirada,
pero qued6 un grupo con Augusto Arango, sosteniendo el fuego
hasta que Balmaseda dispuso la rctirada de sus tropas. En poder
de los insurreetos quedaba el convoy que conducia la locomotora.

-15-








Luego procedieron a destruir la via f6rrea. En el combat los es-
pafioles tuvieron doce muertos y cincuenta heridos. Los cubanos
por su parte tuvieron solamente dos heridos.
El recio combat confirm las previsiones del jefe espafiol res.
pecto a las intenciones de los insurrectos de luchar hasta el fin.
La column espafiola habiendo abandonado la impedimenta, tuvo
que marchar hacia Nuevitas a campo traviesa. Hostilizado desde
algunas fincas, Balmaseda inici6 su political de incendiar y arrasar
las propiedades de cubanos que encontraba a su paso. El 11 de
diciembre embarcaba para La Habana desde Nuevitas y ya el 20
estaba de regreso en este mismo puerto al frente de una poderosa
column de mas de dos mil hombres de las tres armas, con cuatro
piezas de artilleria y un numeroso convoy de material de guerra.
El segundo al mando de la eolumna lo era el mas tristemente fa-
moso Valeriano Weyler, con experiencia de la guerra del tr6pico
adquirida en Santo Domingo. El dia 22 de noviembre sali6 la co-
lumna de Balmaseda rumbo a Guiimaro. Sobre su advance escri-
biria Balmaseda al general Lersundi: "Mi march hasta Gudimaro
ha sido constantemente hostilizada por el enemigo y fueron tantos
los obstaculos que los enemigos presentaban al paso de las carretas
que llevabamos que las abandon entire Sibanicf y Cascorro para
aligerar y haeer possible la marcha.
g SSz' i-MUCHA DE VAIMASEDAANUEVITA
2-MARCHA DE NUEVITAS A 6UAIIARO.
3-MARCHA DE GUAIMARO A TUIES ATAlN MI O FIREZA5 K VICENTt
6ARCIA J MODESTO DIAL
4-CRUCE DEL RIO SALAD
CRUCE E CAUTO EMBARCHIKM~AUIA RIlNM A BLAN

o







MAMZ



Marcha de Balmaseda hacia Bayamo
Conocedor CUspedes de que desde GuAimaro iniciaria Balmaseda
la march hacia Tunas y Bayamo, orden6 a las fuerzas de Vicente
Garcia y Modesto Diaz detener el advance enemigo. El 30 de di-
ciembre los espafioles se vieron fuertemente ataeados en la finca
"Dolores". Algo mis adelante en la finca "El Rompe" fue fuer-
temente atacado por Vicente Garcia, pero pudo continuar su mar-
cha hasta Ilegar a Victoria de las Tunas, no sin sufrir considera-
bles bajas, teniendo que acudir en su auxilio una eolumna al man-
do de Lofios.


-16-








El valor estratigico de Tunas se puso de manifiesto en esta
ocasi6n.
Desde Tunas parti6 el coronel Lofos con su column de 700
hombres para romper la resistencia de Vicente Gareia, y hacer po-
sible la llegada de Balmaseda a esa ciudad. En Tunas pudo des-
cansar de su larga y penosa march la exhaust column de
Balmaseda.
Repuesta la column parti6 rumbo a Bayamo con la finalidad
de destruir el baluarte insurrecto. Cespedes dio 6rdenes a Marmol,
que se encontraba preparando su column militarmente en su es-
trategico eampamento de Sabanilla, de donde pensaba invadir el
territorio de Guantanamo, de que detuviera a toda costa a Balma-
seda en el rio Cauto.
Desde el punto de vista military la labor encomendada a Marmol
era extremadamente dificil, no s6lo por la decisive superioridad de
las armas de la column de Balmaseda, sino porque los lugares por
donde este podia cruzar en el Salado y el Cauto eran numerosos.
La line que Mirmol se veoa obligado a defender con sus mal
armadas fuerzas, era muy extensa. Balmaseda a la inversa, podia
concentrar toda la potencia ofensiva de su column en cualquiera
de los vados que tuviera convenient.
Bien informado de la posici6n y de las fuerzas con que conta-
ban los insurrectos, gracias a su servicio de informaci6n y de espio-
naje, el Conde antes del 5 de enero, consult y oy6 el parecer de
oficiales espaiioles y de practices conocedores del terreno.
El mismo dia 5 en horas de la tarde, Balmaseda simul6 un cam-
bio de objetivo aparentando tomar rumbo via Holguin, via Gua-
jaco. En la mafiana del 8, contramarch6 en la verdadera direcci6n
y logr6 eruzar el Salado por un lugar donde el rio, de una anchura
de 7 metros era vadeable.
La version de fuente espafiola haee constar que MArmol fue
torado por sorpresa en ese important vado, pues abandon su
defense pensando que Balmaseda se retiraba haeia el norte. Luego
constataria su error cuando la column espafiola cruzaba el rio y
destruia las trineheras levantadas por los insurrectos en la margen
opuesta. Entonees las mal armadas fuerzas cubanas acudieron a
atacar rudamente al enemigo. El fusil, el cafi6n y la bayoneta de
los espafioles entraron en juego de un lado; del otro las escasas
armas de fuego, el machete y demis armas improvisadas de los
cubanos. Desde las primeras horas de la mafiana hasta ya entrada
la noehe, se prolong la obstinada y sangrienta lucha, sin que
Marmol lograse obligar a Balmaseda a repasar el rio. Las p6rdi-
das cubanas fueron de gran eonsideraci6n, causadas principalmente
por la artilleria. Las p6rdidas espafiolas, segfin la version de Bal-
maseda, si bien "dolorosas" fueron escasas.
Conquistado el paso del Salado, el siguiente dia 9 de enero, en
march durante la noche, la column de Balmaseda arrib6 a Cauto
El Paso a la una de la madrugada. Atrincherados los cubanos en
la margen opuesta del rio, ni las guerrillas ni la artilleria de Bal-

-17-








maseda pudieron desalojarlos, en un combat que se prolong lar-
gas horas. El 11 de enero Balmaseda levant6 su campamento para
dirigirse, ocultando sus movimientos, a Cauto Embarcadero a unas
tres leguas al oeste. En este lugar el fuego de fusileria y cafi6n
de Balmaseda tard6 horas en veneer la resistencia cubana. Al fin
y al cabo, la superioridad de armamento y de instrucci6n military
de las tropas espafiolas acab6 por imponerse sobre las bisofias tro-
pas cubanas.
El jefe espafiol comenz6 a desalojar a los mal armados insurrec-
tos y a cruzar en algunas barcazas el caudaloso Cauto, Altimo obs-
taculo que le cerraba el camino de Bayamo. Aeampado al sur del
rio con la parte de sus fuerzas que habia logrado cruzarlo mientras
el resto continuaba efectuandolo, en la tarde del 13 Balmaseda
tuvo noticias del incendio y destrucci6n de Bayamo por los propios
habitantes de la ciudad.
Durante tres meses Bayamo, habia sido la cabecera del gobierno
de la Revoluci6n y el centro principal de la lucha por la indepen-
dencia.
Si bien se habia perdido Bayamo como centro estrat6gico de
todas las operaciones insurrectas, las fuerzas mambisas por eso no
perdieron su capacidad combative y continuaron propinando series
derrotas a las fuerzas espafiolas. La Anica column que logr6 su
objetivo y a la vez derrot6 las fuerzas cubanas, fue la, de Balma-
seda. Otras tres columns enviadas por Lersundi contra Bayamo
fracasarian en su misi6n, siendo rechazadas por las fuerzas cubanas.
Una column al mando del coronel de ingenieros Jos6 L6pez
CAmara, formada por mil hombres con refuerzos enviados de la
capital de la isla por Lersundi, debia avanzar desde Santiago de
Cuba por el camino de Cuabitas, El Cristo, San Luis, sobre Palma
Soriano, Baire, Jiguani y Bayamo.
Otra al mando del coronel Venegasy debia partir de Holeuin
contra Mayari a fin de distraer fuerzas insurrectas en aquella
direcci6n.
Una tercera column al mando del coronel Andriani debia
avanzar desde Manzanillo compuesta por las fuerzas dejadas por
Balmaseda en dicha base maritima, contra la s'ede baya'nesa del
gobierno revolueionario. Finalmente el vapor Damuji armado en
guerra, subiria por el Cauto, con raciones y materials de diversas
classes en apoyo de Balmaseda.
Ninguna de las operaeiones confiadas a dichas fuerzas alcan-
zaron su objetivo.
La column de Camara, hostilizada constantemente, no se arriesg6
a penetrar mas alli de Palma y regres6 a Santiago, via el Cobre.
La de Venegasy atacada vigorosamente en el camino de Gibara
a Holguin vio muy disminuida sus fuerzas en una lucha cons-
tante con las fuerzas insurrectas que vigi'aban las lines de comu-
nicaciones entire la base de Holguin y su puerto, con el resultado
de que Venegasy. al intentar conducir un convoy a la ciudad,
tuviese que retirarse herido a Gibara.

-18-








En Manzanillo, el coronel Andriani no se arriesg6 a salir eon el
finico Bon disponible a batirse con las fuerzas insurrectas que ase-
diaban la plaza y tomar el camino de Bayamo.
En cuanto al vapor Damuji, rechazado dos vecks al tratar de
subir por el Canto, qued6 bloqueado en el rio por las palizadas
arrojadas por los insurrectos con tal prop6sito. Era la opinion de
Balmaseda que este hecho constituia una gran "desgracia" porque
entorpeceria el abastecimiento de las tropas durante algunos dias
si Lersundi no enviaba otro vapor que sacase a los espafioles del
atolladero.
El vapor Damuji ,segiin el jefe de operaciones del ej6rcito es-
pafiol, s61o debi6 entrar hasta Guamo, donde el rio tiene mis de
un kil6metro de anchura, pero aventurarse mis arriba sin la pro-
tecci6n de las fuerzas que sus propias columns habrian de pres-
tarle hubiese sido una imprudencia indisculpable.
La evidencia hist6rica es que los insurrectos orientales defen-
dieron Bayamo a larga distancia por todos los medios a su alcance
y en todas las direcciones posibles. S61o la superioridad del arma-
mento y la escasa preparaci6n military de los eubanos pudo hacer
possible que los espafioles recuperaran Bayamo.

Marcha de Mirmol hacia Tacaj6
DespuBs de las derrotas sufridas en las mirgenes del Cauto,
MArmol incendi6 algunos ingenios en la zona de Gir6 y se dirigi6
hacia la costa norte de la provincia con la finalidad de recibir un
cargamento de armas que venian en la goleta Mary Lowel. En la
Bahia de Nipe esper6 inftilmente el arribo de la expedici6n por
varias semanas, que habia sido apresada por las autoridades ingle-
sas en las Bahamas. Deseneantado emprendi6 la march hacia
Tacaj6. Alli lo esperaba C6spedes y Aguilera para discutir los
pronunciamientos que habia hecho MArmol despu6s de la derrota
del Salado contrarios a la jefatura revolucionaria de Oriente. La
demand principal de Marmol era: "La formaci6n de una Junta
Central Revolucionaria que asumiera el poder y diera al pais un
verdadero proarama de gobierno republican. d'elarando hibres a
todos los habitantes de la Isla". Tampoco admitia la political mi-
litar de C6spedes que prohibia la destrucci6n de las propiedades.
Los revolucionarios de Tacaj6 habian desobedecido el band de
Cespedes que condenaba severamente a los que incendiaran los
centrales.
En Gir6, MArmol se habia proclamado Dietador de la Revolu-
ei6n y designado a Maximo G6mez su sucesor en caso de muerte.
Efectuada la entrevista en Tacaj6 el dia 29 de enero de 1869, se
Ilegaron a acuerdos positives. Cespedes convino en que era de
conveniencia political renunciar al titulo de "Capitan General con
que se habia revestido para dar a entender que se consideraba
"funcionario dependiente de un poder mas alto que el de Esp'fia".
El razonamiento de Cespedes era que si el gobernador espafiol en

-19---








Cuba se titulaba Capitan General, el mAximo representante de la
revoluci6n debia obstentar igual grado.
Con respect a la political de atacar las propiedades prevaleci6
el criteria de Cespedes. La revoluci6n necesitaba contar con el
apoyo y los recursos econ6micos de la clase terrateniente, por el
moment, para poder adquirir los armamentos y equipos belicos
necesarios para llevar a cabo la guerra. Como veremos mAs ade-
lante una vez que Carlos Manuel de Cespedes se convenei6 de que
no podia contar con la ayuda econ6mica de la mayoria de los terra-
tenientes fue el primero en ordenar que se aplieara la political de
la tea incendiaria. De que el jefe rcvolucionario oriental logr6 de-
mostrar sus prop6sitos democraticos a Marmol, lo atestigua la carta
escrita por este dos mese.s despu6s de la entrevista:' Carlos Manuel
de Cespedes es para mi la gran figure de la Revoluci6n, su repre-
sentante, y jefe del gobierno provisional reconocido dentro y fuera
de la Isla".
Resueltas estas discrepancies que afectaban la estrategia poli-
tica military de la revoluci6n, Cespedes emprendi6 camino haeia la
zona de Bayamo y Marmol hacia la de Santiago de Cuba, donde el
general La Torre pretendia continuar la ofensiva de Balmaseda.
Despuds de imponer la pena de muerte a algunos cubanos que tra-
taron de sumarse a los espafioles, Marmol y G6mez decidieron levar
a cabo una contraofensiva military que empezaria por el asalto y
toma de Jiguani.
El 8 de febrero fuerzas al mando de MAximo G6mez y Felix
Figueredo lograron penetrar en el poblado defendido energicamen-
te por los espafioles desde sus cuarteles y fortines. Al cabo de tres
dias de duro batallar, lleg6 una column espafiola de auxilio envia-
da por Balmaseda desde Bayamo, la cual no pudo ser detenida, G6-
mez orden6 la retirada, no sin haber obtenido muchas provisions y
municiones en las tiendas del poblado. En este ataque las fuerzas
cubanas emplearon un cai6n de madera. Despu6s de este episodio
Mirmol march a la jurisdicei6n de Santiago de Cuba, G6mez al
Sur de Jiguani y Felix Figueredo estableci6 un campamento en la
finca "El Ram6n", al sureste de Palma Soriano. Una vez esta-
blecido en esa zona Figueredo, desconocedor de las leyes de la
guerra irregular en su primer fase empez6 a levantar atrinche-
ramiento y otras defenses con el objetivo de construir un baluarte
en el cual pudiera batir frontalmente a las columns espafolas de
tres armas. Informado el general La Torre de las intenciones de
Figueredo, organize una column de dos mil quinientos hombres
para asaltar el campamento mambi.
Conocedor Donate Marmol que la column espafiola convergia
sobre las fuerzas de Figueredo, le dio 6rdenes de retirarse inme-
diatamente. La experiencia de G6mez le accusejaba que carentes de
artilleria y de fusiles, por muy buena situaci6n estratigica que
tuviera el campamento, los mambises no podian resistir el ataque
de la fuerte column espafiola. Los espafioles tomaron el campa-
mento sin combatir, pero en la march de regreso a Santiago la
pesada column fue hostigada continuamente por grupos de jinetes

-20-








que la tirotearon por la retaguardia y los flancos a lo largo de
todo el camino, causindole series bajas.
A pesar de los esfuerzos de Mirmol y G6mez por reasumir la
ofensiva en el valle del Cauto y en la jurisdicci6n de Santiago de
Cuba, la victoria de Balmaseda en el Salado habia cambiado de
hecho la correlaci6n de fnerzas en Oriente. DespuBs de recuperar
todas las poblaciones de importancia en el sur de la provincia, Bal-
maseda estaba en condiciones para organizer centros militares
fuertemente defendidos y guarneeidos desde los cuales operarian,
integrados por campesinos conocedores del terreno con el objetivo
de perseguir y organizer las fuerzas y campamentos cubanos. Estas
guerrillas que fueron muy numerosas eran muy bien retribuidas
ganando $30.00 cada integrante. Del 4 de diciembre de 1868 al 20
de abril de 1869 habian legado a Cuba procedente de Espafia unos
18 mil soldados de line. La mayor parte de estas fuerzas se iban
a Oriente, desarticulando a las tropas cubanas. Las condiciones
creadas para que Balmaseda se lanzara a una ofensiva general que
seria liamada por los cubanos la creciente de Balmaseda.

La Insurrecci6n en Camagiiey

La situaci6n de las fuerzas espafiolas en Camagiley, despues del
paso de Balmaseda por esta provincial, seguia siendo grave. Mena
continuaba acuartelado en Puerto Principe sin atreverse a perse-
guir a los rebeldes. Para la defense de la plaza s6lo contaba con
un Bon de voluntarios y una corta fuerza movilizada de infanteria
sostenida y pagada esta por los comerciantes y propietarios espa-
fioles de la ciudad. En constant vigilancia en las afueras dela ciu-
dad, los insurreetos no permitian la entrada de viveres de ninguna
clase.
Con posterioridad al combat de Bonilla los camagieyanos s6lo
habian tenido que enfrentarse con una column al mando de Acos-
ta y Albear, que procedente de Sancti Spiritus donde se temia un
alzamiento villarefio habia pasado a Ciego de Avila y Mor6n donde
prest6 apoyo al coronel Lamelas en sus operaciones control narti-
das insurreetas al mando de Chicho Valdes Urra. Ya para mediados
de febrero de 1869, Dulce que sustituia a Lersundi como CapitAn
General pudo finalmente despachar una column para combatir a
los insurrectos en Camagiiey al mando del Brigadier Lesca. Este
desembare6 en la Guanaja el 18 de febrero, partiendo para Cama-
giley ese mismo dia. Las fuerzas cubanas. que no pudo mandar
Quesada personalmente por eneontrarse enfermo, le hicieron frente
en el paso de la Sierra de Cubitas, pero Lesca military hibil y expe-
rimentado, pudo abrirse paso en recios combates no sin sufrir fuer-
tes bajas, y arrib6 con su column a la capital camagiieyana siete
dias mis tarde.
Las fuerzas de Lesca se componian de una secci6n de caballeria,
dos piezas de montafia y los batallones del rey y la Uni6n. Seis
horas dur6 el combat que fue decidido por el fuego de la artilleria

-21-








de montafa que llevaba Lesca. Mas de 100 hombres, incluso una
veintena de muertos, tuvo Lesca de bajas en el combat. Al llegar
Lesca a Camagiiey lo primero que hizo fue organizer una column
de seiscientos hombres mandadas por el coronel Goyeneche, otro
de los nuevos jefes llegados con los refuerzos, en auxilio de Santa
Cruz, cuya situaci6n era critical. El 10 de marzo sali6 de Puerto
Principe y el 23 de ese mismo mes lleg6 a El Corojo, encontrando
a su paso, obstruido el camino, por un parapeto de tierra de unos
5 metros de espesor, con foso, coronado por una aspillera de ma-
dera que se prolongaba hacia el monte, con su trinchera por ambos
costados, de unos 800 a mil metros de largo. Encima de esta trin-
chera habian enarbolado las tropas mambisas al mando de Que-
sada, una bandera cubana y en el centro un cartel con esta inscrip-
ei6n: "Trinchera y Cementerio".
Al aproximarse a esta trinchera las tropas espafiolas flanquea-
doras sufrieron nutridos fuegos, que le indicaron al jefe de la con-
veniencia de reforzarlas, a la vez que dispuso disparara la artille-
ria sobre el parapeto necesitando colocarla a 200 pasos de distancia.
Las tropas cubanas no debilitaron por esto sus fuegos de frente
y flanco; la metralla y las granadas sembraban la muerte por do-
quier, o al eargar a la bayoneta los espafioles por el centro, por ser
el lugar mis debil y donde habia menos fuerzas cubanas. A su vez
lo hicieron al machete 6stas y al cabo de 25 minutes se decidi6 la
acci6n a favor de las fuerzas cubanas, retirindose Goyeneche con
un buen nimero de bajas.
Estas pocas operaciones espafiolas no cambiaron sustancialmen-
te la situaci6n en Camagiiey, except en Puerto Principe, Nuevitas
y Santa Cruz del Sur, con guarniciones espafolas a la defensive,
Camagiley continue en manos cubanas. No obstante contar con
mayor nimero de tropas que Mena, Lesca se vi6 obligado a perma-
necer en Puerto Principe la mayor parte del tiempo.

La Insurreoci6n en Las Villas

En Las Villas apercibido el mando espafol de los alzamientos
de Oriente y Camagiiey, pudo crear numerosos cuerpos de volun-
tarios y gran cantidad de tropas de line previamente situadas en
lugares estrat6gicos.
Por otra parte desde el mismo 10 de octumbre se ejerci6 una
vigilancia constant sobre los elements sospechosos de favorecer
a la insurrecci6n.
Ademis las condiciones topogrAficas de Las Villas permitian
las comunicaciones entire Sagua y Cienfuegos a travys de un terri-
torio sin barreras naturales intermedias. Este hecho facilitaba las
operaciones combinadas de las fuerzas espafolas y el rapido trans-
porte de tropas por los ferrocarriles de Sagua y Cienfuegos. Por
otra parte, ni en una ni en otra jurisdicci6n existian zonas estra-
tigicas de retiradas ni de ficil defense para los insurrectos. La

-23--








otra jurisdicei6n fuertemente esclavista aislada y circunscrita al
valle del mismo nombre (Trinidad) tenia dificil comunicaci6n te-
rrestre con las demis. Las jurisdicciones de Santa Clara, en par-
ticular las de la zona Sur, Manicaragua, Siguanea y Escambray,
etc., y la de Santi Spiritus y Remedios eran las que resultaban mis
ventajosas para las fuerzas insurrectas por su aislamiento y por
encontrarse en las zonas montafiosas del Escambray.
Las Villas carecian en lo politico de unidad, heeho determinado
por la geografia y la historic. En conseeueneia habia un regiona-
lismo mAs marcado que en Oriente. En la guerra esto habria de
constituir un problema grave para los insurrectos.
Las condiciones ante dichas negatives en su conjunto para la
revoluci6n resultaban agravadas por una series de contradicciones
sociales que explotaron habilmente desde el principio Lersundi y
Dulce.
Las Villas tenian una poblaci6n peninsular y canaria much mAs
numerosa que las de Oriente y Camagiiey juntos.
De los 14,000 espafioles residents en Las Villas, aproximada-
mente 6,000 residian en Sagua y Cienfuegos, con cerca de 4,000 en
Remedios. Cienfuegos vivia de la exportaci6n e importaci6n. con-
tando con una clase comerciante muy fuerte, acerrima defensora de
la dominaci6n colonial.
Enemigos jurados de los grandes terratenientes cubanos, dcsde
ol primer moment dieron considerable sumas de dinero para el
mantenimiento de los cuerpos de voluntarios.
La clase comerciante espafiola reeurriendo demag6gicamente a
los sentimientos nacionales de los campesinos canarios y peninsu-
lares trataron de vincularlos a su causa, logrkndolo en algunas
zonas con bastente 6xito. Este fue el caso de Remedios donde la
mayor parte de los campesinos canarios ofrecieron resisteneia a la
insurrecci6n, sirviendo de voluntarios, milicianos y guerrilleros.
Por una part, los comerciantes agitaban el "peligro-negro", y
atemorizaban a los campesinos espailoles diciindoles que la guerra
era una guerra de negros contra blancos, y por otra los azuzaban
contra los grandes terratenientes criollos que se habian alzsdo en
las montafias. Para el mes de diciembre se habian reclutado en Las
Villas un total de 41,000 voluntarios. Pero Lersundi no se confi6
solamente en los voluntarios, envi6 tropas de linea a Sagua y Re-
medios del Bon de Tarragona y estableci6 la base de operaciones
de una column de 600 hombres en Ciego de Avila.
El objetivo military de esta media era evitar que los insurrec-
tos camagiieyanos, penetrasen en Remedios y Sancti Spiritils. Por
todas estas razones y por el hecho de haber estado vinculado los
terratenientes villarefies fuertemente al reformismo, no se vinieron
alzar hasta el 6 de febrero do 1869. El alzamiento estuvo deter-
minado fundamentalmente al haberse desvanecido las filtimas es-
peranzas reformistas con la political brutal seguida por Lersundi.
A la primer noticia del alzamiento, las carceles de Cienfuegos,
Sagua, Remedios, Santa Clara. Trinidad y Sancti Spiritus se vieron
repletas de vecinos sospechosos de simpatizar con la revoluci6n.

-24-








A pesar de todos los inconvenientes anteriormente enumerados
el 6 de febrero se alzaban aproximadamente unos 3,000 hombres
sin otras armas de fuego que unas 200 escopetas en la zona de
Manicaragua. La primer media tomada por los insurrectos de
la zona de Cienfuegos mandados por Juan Diaz de Villegas consis-
ti6 en el incendio de algunos puentes de las vias f6rreas con lo cual
interrumpieron las comunicaciones con Santa Clara y Sagua y mar-
charon rumbo a Trinidad. Dos dias escasos despu6s de comenzar
la insurrecci6n, desembarc6 en Cienfuegos una brigada de artilleria
compuesta de 600 hombres con 6 cafiones.
Los generals Peliez y Letorna, reei6n l1egados de Espafia, fue-
ron enviados inmediatamente hacia Las Villas al frente de various
millares de hombres.
Para el gobierno espafiol la defense de Las Villas pasaba a ser
su objetivo principal. De haberse Ilegado a constituir la provincial
en un centro de operaciones importantes para los insurrectos, se
corria el peligro de que la insurrecci6n se propagara por toda la
isla y se destruyera el gran emporio azucarero de la provincia de
Matanzas.
Las primeras operaciones de Peliez en Cienfuegos tuvieron por
objetivo impedir que los insurrectos cienfuegueros y villarefios
concentrados entire Camarones y Ranchuelo pudiesen concurrir a las
concentraciones mis amplias dispuestas por el mando superior de
la insurreeci6n en la Siguanea. No logr6 evitarlo y las fuerzas
insurrectas de Cienfuegos, al mando de los primeros jefe ds la
misma, pudieron comparecer a la Siguanea y pasar al Valle de Tri-
nidad. Las partidas insurrectas trinitarias. mandadas por Fede-
rico Cavada, designado por el mando superior de la insurrecci6n
en Las Villas en virtud de la experiencia military adquirida por 41
en la guerra de secesi6n en los Estados Unidos; su hermano Adolfo,
tambi6n con experiencia military; Juan B. Sportono y otros jefes
locales amenazaban la ciudad de Trinidad, desde un ingenio no
distant de la misma.
Aunque los insurrectos al mando de Cavaday de Spotorno li-
braron algulos recios combates contra las tropas espafiolas los re-
fuerzos enviados rapidamente de Cienfuegos a Trinidad de que ya
se ha hecho menci6n pusieron a resguardo la vieja ciudad.
En Sancti Spiritus, Honorato del Castillo, Marcos Garcia, Se-
rafin Sanchez y otros jefes que comenzaron a distinguirse tuvieron
escaramuzas con el brigadier Puello el coronel Francisco Aeosta y
Albear, que dirigian tropas regulars, guerrillas y voluntarios
movilizados.
En la zona de Santa Clara y Remedios, Carlos Roloff y Salome
Hernandez destacaban sus nombres.

Estrategia de la guerra revolucionaria en Las Villas
El mis grave problema con que se enfrentaron los villarefios
fue la falta de armas y municiones. A diferencia de las otras pro-

-25-








rincias que habian recibido expediciones y le habian arrebatado
armas a los espaiioles, Las Villas carecian de todo y por tal motive
los insurreetos se encontraban desde los primeros dias en una si-
tuaci6n dificil. Dos planes estrat6gicos se consideraron posibles
en tan dificiles circunstancias.
Uno de ellos era avanzar rApida y audazmente al oeste, apro-
vechando los contacts revolucionarios que se contaban en esa zona
eon anterioridad al alzamiento, sublevar las grandes dotaciones de
esclavos de los numerosos ingenios de Matanzas, incendiar los ca-
fiaverales, y con miles de libertos armados de sus machetes de tra-
bajo penetrar en la provincia de La Habana arransindolo todo.
De esa manera se llevaria el pAnico hasta la capital de la isla y se
obligaria a los espafioles a coneentrar sus tropas en la defense de
la provincia, disminuyendo la presi6n espafiola en Las Villas y pri-
vando a la metr6poli con la destrucci6n de la riqueza azucarera
de su principal fuente de ingreso para sufragar la guerra.
Eduardo Machado y el general Rolof eran los decididos man-
tenedores de este plan. Miguel Jer6nimo Guti6rrez fue el princi-
pal opositor a este plan por su carActer conservador y por los pre-
juicios que albergaba contra los esclavos negros. Guti6rrez se
sentia muy alarmado ante la posibilidad de que los eien mil esela-
vos de la region Matancera se alzaran y en un moment determi-
nado los terratenientes pudieran perder la direcei6n de la re-
voluei6n.
La representaci6n de los desastres que pudieran sobrevenir
lo llevaba a hacer las mis sombrias reflexiones. GutiBrrez se en-
eontraba impregnado del temor que los colonialistas espafioles le
inculcaban que la guerra se podia transformer en una guerra de
negros contra blancos.
El criterio de Guti6rrez termin6 por prevalecer. Segfin 61 la
fnica salida a la dificil situaci6n que atravesaban los villarefios era
acudir a los revolucionarios de Camagiiey y Oriente en solicitud
de armas para asi mantener el Escambray como base de operacio-
nes en contra del ej6reito espafiol en Las Villas. Esto produjo
que gran cantidad de alzados regresaran a sus casas.


OG imaro

Forzada la insurrecci6n a colocarse a la defensive y ataeada
rudamente dentro y fuera de Cuba, s6lo Camagiey disfrutaba de
una menor actividad military espafola. En los dias en que se apre-
sur6 la reunion unificadora acordada por los jefes de la insurrec-
ei6n, Balmaseda afligia como un azote las comarcas orientales.
En Las Villas el alzamiento se desintegraba.
Todo el occidente desde Matanzas a Pinar del Rio, sufria los
rigores de la guerra sin cuartel de los voluntarios. S61o en Cama-
giiey se hallaban los espafioles a la defensive de acuerdo con la

-26-









estrategia a que se ajustaban. Por esta raz6n y por su posici6n
c6ntrica, equidistante de los extremes del territorio insurreccio-
nado, escogi6se para celebrar la asamblea el tranquilo y apartado
poblado de Guaimaro, en poder de los insurrectos desde el comien-
zo del alzamiento en Camagiiey. El objetivo de la Asamblea de
GuAimaro era darle a la revoluci6n un gobierno central para los
asuntos politicos y militares y un texto constitutional por el cual
regirse.
Fue en estas condiciones de relative paz en las que se celebr6
la Constituyente de Guaimaro. Alli los criterios politicos ideol6-
gicos y militares de CUspedes y los camagiieyanos iban a entrar en
profundas contradicciones. Si bien es cierto que los criterios poli-
ticos e ideol6gicos de los camagiieyanos influyeron profundamente
en sus concepciones militares, no debemos soslayar el hecho de que
la relative situaci6n de paz que existia en Camagiiey influy6 po-
derosamente en sus criterios sobre la direcci6n de la guerra.
Con raz6n apuntaba Enrique Collazo. coronel del 68, "si el dia
de la proclamaci6n de la Repiblica se hubieran oldo en GuAimaro
los disparos de los rifles o de los cafiones enemigos hubieramos te-
nido una Constituci6n menos republican y un gobierno mis ade-
cuado para las necesidades"... "el error en que incurrieron se
comprende ficilmente: ninguno de los que votaron la Constituci6n
habian sentido aun los efectos de la guerra ni podia tener idea
exacta de ello. Pues esta s6lo habiase encarnizado en Oriente, le-
gando a Camagiiey las noticias atenuadas por la distancia y por la
buena suerte en que habia marehado los asuntos hasta entonces".
"En el territorio en que residia el Gobierno, las tropas espa-
fiolas se habian movido poco, las families permanecian en sus casas
se paseaban carruajes en Guaimaro, se celebraban reuniones, miti-
nes; se hacia la vida de las poblaciones, no se habian sentido aun
miserias ni eseaseces: la tranquilidad era complete".
"La mayoria de los que fueron a la revoluci6n lo hicieron arras-
trados por su patriotism, pero en la err6nea creencia de que du-
raria poco: la obediencia ciega del soldado no la creian necesaria
y esperaban hostilizar al enemigo en partidas localizadas en pe-
quenos territories lo que les permitia conciliar las fatigas del Sol-
dado con los goces de la familiar .
"De modo que la ordenanza y la vida del campamento eran
combatidas, pareciendo como dispotas los que hablaban de milicias:
este fue un mal que muy arraigado durante el transcurso de la
guerra, vino a ser uno de los mayores obstfculos con que trope-
zamos impidiendo levar a cabo movimientos militares de impor.
tancia' (se alzaban las families completes)".
Si bien es cierto que el character en6rgico y severe de CUspedee
tendia o creaba la impresi6n de que este era un dictador en po-
tencia, los planteamientos de este con respect a la direcci6n de
la guerra no podian ser mis acertados. Mientras Agramonte sue-
fia lo que la Repdblica legara a ser mas tarde y lo que debe ser

-27-









ahora; Cespedes se pregunta qu6 Repiblica, hay que hacer primero
la guerra. La Repdblica vendri despues, la guerra exige united
de mando, poder central que ordene y dirija.
"El espiritu civil y parlamentario de Guaimaro luego predomi-
nante en muchos sucesos de la insurrecci6n se earacteriz6 -dice un
historiador-, por su poco sentido de la realidad; era demasiado
progresista en la creaci6n de una Repfblica que si podia darle
prestigio institutional en el extranjero, donde la propaganda ene-
miga lo desfiguraba -presentindolo como grupos de bandidos sin
moral ni principios- daba muestras en el interior de desprenderse
rominticamente del mundo en derredor, en el cual lo indispensable
y urgente no era discutir ni ejercitarse en el debate legislative sino
defenders y atacar con las armas, no era preparar ciudadanos,
sino hacer soldndos". En Guaimaro los representantes se consa-
graron a legislar desde los asuntos del matrimonio civil hasta de
cuestiones administrativas de correos, sin aprobar una ley de orga-
nizaci6n military y ordenanzas de la misma indole. Los revolucio-
narios mas conscientes comprendieron que al constituirse la Cima-
ra de Representantes en poder supremo de la Revoluel6n, ee corria
el peligro de que el espiritu fraccionalista y deliberative de 6stas,
afectara la direcci6n general de las operaciones militares.
La opinion autorizada de MAximo G6mez nos da una idea de
esta realidad. "...Aqui no se oye la voz dcl military que manda
al soldado al combat, sino la palabra del diputado que defiende
los derechos del pueblo"...
"Se han puesto en practice bellisimas teorias; estableeido insti-
tuciones democraticas y constituido en fin, una REPUBLICA; todo
bellisimo, mas en mi opinion no se debia estar por lo bello, sino por
lo ftil.
Se necesitaba ej6rcito y era lo que se trataba de hacer, pero se
han puesto en practice con tal entusiasmo las doctrinas republica-
nas y democraticas que en poco tiempo han Ilegado a ser ficticia
la discipline y la obediencia conventional".
Cuando la constituyente termin6 sus labores en Guaimaro, los
mitines y fiestas en el pueblo eran continues. Todos los dias se
celebraban 3 y 4 actos piblicos, el parloteo era interminable. Agra-
monte se habia marchado para hacerse cargo de la Divisi6n de
Camagiiey, Chicho Vald6s Urra, que le seguiria para incorporarse
a sus fuerzas, al pasar por uno de aquellos mitines escal6 la tribune.
"Sefiores, yo no s6 hablar, pero quiero decirles dos palabras:
peleen y dejen los discursos para otros momentss, dijo emocio-
nadamente y al bajar de la tribune grit6: "Sefiores, la madre del
que no pelee".

La Cuesti6n de la Esclavitud en GuAimaro

La cuesti6n de la esclavitud era un problema vital a resolver.
La abolici6n de la odiosa instituci6n tenia implicaciones estrat6-
gicas de gran aleance. La participaci6n active de las grande
masas de esclavos al lado de la Revoluei6n le impartiria a esta una

-28-









fuerza terrible. De c6mo se resolveria este problema dependia en
g:an media el triunfo del ejercito revolucionario.
Sin embargo, las discrepancies que surgiton en torno a este
problema no fueron de caricter ideol6gico ,no mas bien politico.
Nadie puede discutir los hondos sentimientos abolicionistas del
hombre que liberty a sus esclavos el 10 de octubre. El hecho que
Cespedes en Guaimaro se demostrara partidario de la abolici6n
gradual e indemnizada de la eselavitud, no lo define como el re-
presentante de los sectors mas reaccionarios de la clase terrate-
niente.
El President de la Repiblica en armas estaba plenamente con-
ciente de las necesidades inmediatas de la guerra, que eran la falta
de armamentos y de recursos econ6micos. Esto s6lo se lo podian
prestar los ricos haeendados que veian con recelo la abolici6n ra-
dical de la esclavitud en esos moments.
En cuanto al apoyo de los esclavos a la causa revolucionaria,
el gesto de la Demajagua habia servido para atraer y captar para
la causa independentista a los sectors mis humildes y explotados
de la poblaci6n. La liberaci6n de los eselavos por Cespedes el 10
de octubre en definitive tendria mis potencia hist6rica que su opo-
sici6n a la abolircin total de la esclavitud. Era un hecho no
un discurso. Fue un ardoroso llamamiento para los Maceo, Moicea-
da, Bandera: a los miles de esclavos que engrosarian las filas del
Ej rcito Libertador.
Con el ascenso de 6stos a un primer piano, debido a las extra-
ordinarias pruebas de valor y abnegaci6n que dieron en mil con-
bates, st produjo el alza de los ,alores del abolicionismo. El Pre-
sidente nunca fue un obstaculo al ascenso de estos heroes de estirpe
popular. Cuando Cespedes condecor6 a Antonio Maceo con el
grado de Brigadier, no falt6 entire los hombres del gobierno quien
se opusiera a esta media y la calificara como "otro de los escin-
dalos de la Administraci6n". No podian concebir estos elements
entire los que se eneontraban algunos miembros de la Cimara, que
se le concedieran altos grades al "mulato Maceo" como lo llama-
ban despreciativamente. Tampoco fue Cespedes contrario a la de-
iinitiva liberaci6n de los esclavos. La abolici6n del reglamento de
consignaciones forzozas para los libertos, que fue aprobada como
una enmienda a la Constituci6n de GuAimaro, por la CAmara de
Representantes, manteniendo en pie la eselavitud en el campo insu-
rrecto, fue deeretada por C6spedes. La diAlectica de la lucha arma-
da ira radicalizando a los dirigentes de la Revoluei6n.
Cespedes no marchara a la zaga del movimiento sino lo enca-
bezara con medidas cada vez mas radicales. De modo que las classes
mis explotadas de la sociedad colonial para fines del afio 1870 se
habran integrado plenamente a la causa de la Revoluci6n.

La designaci6n de un General del Ej6rcito Libertador en Guaimaro

Percibidas y apreciadas las exigencias de la situaci6n en Guii-
maro, en cuanto a la guerra, acord6se la creaci6n del cargo de

-29-








general en jefe del Ej6rcito Libertador, pero 6ste sin contar con.
dep6sitos de armas, municiones, material sanitario, vestuario para
las tropas, y demas materials indispensables para abastecer un
ej6rcito numeroso en eampafia, no tenia manera de suministrarlos
a los jefes locales, inica ayuda efectiva que hubiera podido pres-
tarles. no podia hacer uso de su nominal autoridad para ordenarles
la practice de operaciones coordinadas fuera de sus jurisdicciones
respectivas, donde ellos proporcionaban hasta donde podian, la
manera de sostenerse y continuar la guerra.
Bajo la fuerte presi6n espafiola, era imperative para el Gobier-
no de la Repiblica tratar de crear un Ej6reito Libertador discipli-
nado, con la unidad de mando indispensable para coordinar la
acci6n de las fuerzas cubanas desde Las Villas a Oriente y mover-
las concertadamente con objetivos de estrategia general.
No habria otra manera de contrarrestar el plan espafiol de aislar
y pacificar los focos mas temibles de la insurrecci6n, ni de llevar
adelante un ofensiva cubana dirizida a sostener la insurrecci6n en
todas parties y a extenderla a todo el oeste de Cuba.
El hombre designado en Guaimaro para ocupar el cargo de Ge-
neral en Jefe del Ejrcito Libertador, Manuel de Quesada, encon-
traria multiples dificultades en el desempefio de su funci6n. Las
limitaciones de caricter legal impuestas al Jefe del Ej6rcito impi-
dieron de hecho la creaci6n de un mando military centralizado.

La Cuesti6n de la Anexi6n en Guaimaro

La cuesti6n de la anexi6n fue la line demarcatoria que separ6
a los verdaderos partidarios de la independencia de los que eran
partidarios de la incorporaci6n de Cuba a los E. U. como una co-
lonia mas. Esta cuesti6n tuvo una gran importancia a los efectos
de la guerra, pues los revolueionarios partidarios de la indepen-
dencia, se atuvieron a una estrategia de guerra dura y prolonga-
da, es decir. que estuvieron que para lograr el triunfo de sus ideas
tenian que library una larga y cruenta guerra contra Espafia,mientrsa
mientras que los que depositaron todas sus esperanzas en la inter-
venci6n de loe E U. pnra anexarse a la isla. y lograr de ese modo
una rdpida victoria contra Espaiia, a costa de los principios inde-
p(ndenttstas, fueron abandonado el eampo revolucionario a me-
dida que la guerra se prolongaba. Hubo casos de anexionistas
que se hicieron independentistas en el curso de la guerra, y se re-
signaron a llevar a cabo una guerra larga, contando principalmente
con los propios esfuerzos para librarse de la dominaci6n espafiola.
Asi como hubo casos de partidarios de la independencia que per-
dieron la fe en el triunfo final de la causa independentista y se
presentaron al enemigo, pero en t6rminos generales, los indepen-
dentistas se mantuvieron fieles a la causa de la Revoluci6n y los
anexionistas se presentaron a los espafioles. La maynria de los te-
rratenientes camnaiieyanos que se mostraron partidarios de la
anexi6n, y que fueron a la guerra con la esperanza de que los E. U.

-80-








intervendrian rApidamente, al ver que la guerra se prolongaba in-
definidamente y que las represiones de Balmaseda no hacian dis-
tingos y se destruian sus propiedades, se presentaron a los espa-
fioles en el afio 1871. Los que se fueron al campo insurrecto con
la idea de que sin grandes sacrificios y esfuerzos lograrian los obje-
tivos politicos, econ6micos y sociales que perseguian, no pudieron
adaptarse a la idea de una guerra dura y prolongada. Aun los que
se mantuvieron en el eampo insurrecto en los 10 afios que dur6 la
guerra, pero que en la menor oportunidad expresaban sus deseos de
una intervenei6n norteamericana, aun a costa de la Independencia
de Cuba, crearon una series de obsticulos a la Revoluci6n con su
espiritu derrotista y vacilante. En el transcurso de la guerra de
los 10 ainos las fuerzas cubanas pasaron por periods sumamente
critics y dificiles. Los que no confiaron en los propios esfuerzos
para lograr la Independencia contribuyeron a minar la moral com-
bativa del ej6rcito mambi.
Todas las concepciones nacidas de la impaciencia y dirigidas a
obtener una victoria ripida a cualquier precio, se estrellaron contra
la political norteamericana de esperar que los cubanos y los espa-
fioles se destrozaran mutuamente en una guerra cruel y sangrienta
para entonces intervenir militarmente y anexarse la "fruta ma-
dura".
Para los revolucionarios era imprescindible atenerse a una
estrategia de guerra dura y prolongada y exaltar la necesidad do
lograr la independencia por medio de los propios esfuerzos para
poder conservar y aumentar progresivamente las fuerzas guerri-
lleras, mientras se diezmaban y destruwan gradualmente las fuerzas
enemigas, era necesario acumular cientos de pequefias victorias
para convertirlas en una gran victoria, era necesario arrancar las
armas al enemigo poco a poco para armar un ej6rcito con colum-
nas, que fuera destruyendo por parties los bastiones del enemigo,
alterando de esa forma la correlaci6n de fuerzas y transformando
el debil ej6rcito insurrecto en un poderoso ej6rcito capaz de lo-
grar la Independencia de Cuba.
En el campo military los jefes que conformaron sus campanas a
esas perspectives, obtuvieron importantes victorias y constituyeron
los mas firmes baluartes de la Revoluci6n, mientras que los que se
resignaron a esperar expediciones armadas del extranjero para
library combates formales en gran escala contra el enemigo, se
mantuvieron la mayor parte del tiempo inactivos porque sobreesti-
maban estrat6gicamente al enemigo.
Existe una relaci6n causal entire la actitud que asumieron los
jefes militares que se atuvieron a la estrategia de guerra dura y
prolongada con respect a la Capitulaci6n del Zanj6n, que termin6
la guerra entire Cuba y Espafia en el 78.


-31-














OAPITUILO I


PREGUNTAS DE CONTROL


1) Describa la toma de Bayamo por las tropas de CUspedes.

2) jCuales fueron las ticticas que pusieron en practice los mi-
litares dominicanos en Cuba?

3) sQui6n tenia la raz6n, Modesto Diaz o Donato MArmol en
el combat del rio Guatatuaba?

4) ~Cudles eran los objetivos estratlgicos de las parties con-
tendientes de los primeros meses de guerra

5) Describa la march de la column de Balmaseda de Nue-
vitas a Bayamo.

6) ~Qu6 circunstancias desfavorables impidieron que en Las
Villas tomara fuerza la Revoluei6nT

7) jCuAles fueron los criterios de los jefes villarefios sobre la
invasion a las provincias occidentales?

8) Importancia estrat6gica military de las siguientes cuestio-
nes en Guiimaro: a) La controversial en torno a la necesi-
dad de un mando military unificado. b) La controversial en
torno a la esclavitud. c) La cuesti6n de atenerse a una
estrategia de guerra prolongada.


-32-















CAPITULO II

La Creciente de Balmaseda

"Nuestra situacidn es dificil; pero tenemos ele-
mentos para prolongar la lucha indefinidamente;
y la fire, inquebrantable decision de pelear has-
ta veneer".
"Las contrariedades mns nos exaltan, y mis indo-
mables nos hacen".
Ignacio Agramonte (1871)

La creciente de BaSaseda en Oriente
Balmaseda nunca coneibi6 la guerra como una guerra prolon-
gada, de desgaste. Hallibase frente a una insurrecci6n que debia
ser aplastada implacablemente antes de que se extendiese y cobrara
pujanza. Era evidence que Oriente, por la fuerza que alli habia
torado la guerra, por su topografia y por la alta cifra de sue habi-
tantes, era el foco mis temible de la insurrecci6n. Si en los pri-
meros moments Balmaseda se habia sentido cohibido de desplegar
toda su feroeidad, despu6s de recuperar el Valle del Cauto, se sin-
ti6 lo suficientemente fuerte. como para lanzar una brutal eampafia
de exterminio contra el ej6rcito mambi y la poblaci6n campesina.
El 4 de abril, seis dias antes de eomenzar sus sesiones la Asam-
blea de Guaimaro, Balmaseda lanz6 su barbara proclama devasta-
ci6n y de muerte.
La proclama de Balmaseda estipulaba que: "Todo hombre
desde la edad de 15 afios que se encuentre fuera de su fine, eomo
no acredite un motive justificado para haberlo heeho, seri pasado
por las armas". "Todo caserio que no est6 habitado sera incen-
diado por las tropas". "Todo easerio donde no ondee un lienzo
blanco, en forma de bandera, para acreditar que sus duefios deseen
la paz, sera reducido a cenizas". "Las mujeres que no est6n en
sus respectivas casas o viviendas o en casa de sus parientes, serin
reconcentradas en los pueblos de Jiguani y Bayamo".
Determinadamente Balmaseda coneentr6 la acci6n military en
Bayamo y Manzanillo. Modesto Diaz, Los Marcano, Bartolom6
Mas6 y otros jefes de estas regions, abrumados por constantes
ataques de fuerzas superiores, dividieron sus fuerzas en pequefias
partidas, que se disgregaron por todo el territorio.
A los efectos de localizar y emprender campafias de cereo y
aniquilaci6n contra las dispersas partidas insurrectas, Balmaseda

-33-








procedi6 a dividir el territorio en distritos. Se estableci6 que di-
.chos distritos no fueran muy grandes para que las fuerzas espa-
fiolas pudieran recorrerlos en diez o doce dias. A cada division
del terreno, segfin su importancia, se destinaron de uno a tree ba-
tallones, uno o dos escuadrones de caballeria, e igual nimero de
piezas de artilleria. Cada batall6n tenia de cincuenta a cien sol-
dados, escogidos, que montados a caballo constituyeron las prime-
ras fuerzas de contraguerrilleros.
En cada distrito se construy6 un fuerte o centro military capaz
de ser defendido por una corta guarnici6n. En los distritos muy
alejados de las eiudades se concentr6 a la poblaci6n campesina en
*estos centros militares, y se le entregaron parcelas de terreno para
que las cultivasen y contribuyeren de ese modo a la manutenci6n
de las guarniciones. En otros distritos donde el centro military se
encontraba enclavado en las poblaeiones, se concentr6 a los cam-
pesinos en las inmediaciones de estas.
Los jefes de cada distrito military tenian el grado de coronel o
teniente coronel y podian internarse en otros distritos en persecu-
ci6n de las partidas enemigas. Las operaciones que Ilevaban a cabo
las fuerzas contraguerrilleras se hacian a rumbo, internfndose en
la manigua y abriendose paso a machete. Este tipo de incursiones
tuvo resultados positives al principio, pues no era facil emboscarlas
y sorprenderlas como se le hacia a las lentas y pesadas columns que
se veian obligadas por su impedimenta a transitar por los caminos
conocidos. Las contraguerrillas en su inicio, frecuentemente sor-
prendieron los campamentos mambises, destruyendo sus talleres,
hospitals y sembrados.
El inconvenient principal de estas incursiones consisti6 en que
no podian ser muy largas, pues los contraguerrilleros y soldados
no podian levar suficientes provisions para operar por muchos
*dias. Las raciones de galletas y latas que llevaban no alcanzaban
para mAs de cuatro dias. Por otra parte, euando estas fuerzas te-
nian heridos en alguna escaramuza, se veian obligadas a retirarse
rapidamente a los centros militares para curar a sus heridos, pues
-con camillas no se podia andar a campo traviesa por los montes.
Frecuentemente se organizaban incursiones con columns de
doscientos a treseientos hombres, que se subdividian en pequefios
grupos de veinte, que se regaban por todo el territorio. Cuando
-algunos de estos grupos descubria algin campamento, avisaban al
-centro military para que iste enviara refuerzos y Ilevar a efecto el
ataque.
Estos grupos de reconoeimiento, segfin el military espafiol Adolfo
Jimenez Castellanos, verificaban sue operaciones de la forma si-
guiente: "Primero, saliendo las tropas de los centros con tres o
cuatro raciones para regresar a los mismos; segundo, emprendien-
-do las incursiones desde ellos para regresar a otros despubs de tres
.o cuatro dias en los cuales se racionaban nuevamente y volvian en
la misma forma; tercero, separindose en mareha de la column
para reunirse a ella en un paraje determinado; cuarto, saliendo
-varias fracciones de los centros para juntarse una vez terminadas

-35-







las raciones en un punto preestablecido donde se les mandaban es-
coltados viveres, calzados, etc".
Las contraguerrillas del ej6rcito espafiol se formaron al princi.
pio con soldados espafioles y algunos cubanos. Sin embargo, al
final de la ofensiva de Valmaseda, casi todas las contraguerrillas
eran de naturales del pais.
Las contraguerrillas copiaron el uniform del ej6rcito mambi
para confundir mis a los cubanos. Eran mandados por un capitin
u official del ej6rcito espafiol.
En el afo 72 se crearon las guerrillas volantes y locales. Las
primeras se componian de 100 caballos y ciento treinta hombres y
operaban en toda la provincia. Percibian un sueldo de treinta
pesos. Las locales operaban solamente en el distrito military que
le era asignado y percibian un sueldo de quince pesos.
Las contraguerrillas llegaron a tener un gran conocimiento de
los rastros que dejaban los mambises. Podian localizar las huellas
de infanteria mambisas ficilmente porque 6sta marchaba descalzo.
Asimismo, podian reconocer las huellas de la caballeria, porque los
caballos mambises no tenian herraduras. Los cigarros que fuma-
ban los mambises hechos de papel de yagua tambi6n servian para
seguir la pista de sus fuerzas. Se podia descubrir la presencia
mambisa tambien por los excrementos de los caballos. La caba-
lleria mambisa no se alimentaba de maiz y esto le daba una colo-
raci6n distinta a sus excrementos. Asimismo se podia determinar
el tiempo que hacia que una fuerza habia pasado por un lugar por
los cortes de machete que hacian en los zarzales para abrirse paso.
Esta de mis decir que en material de rastros los mambises eran mai
duchos que los espafioles. Sin embargo, como veremos, las contra-
guerrillas espafiolas iban a pasar desfavorablemente la prueba de
fuego a que la someterian las fuerzas de G6mez en Guantinamo y
las de Agramonte en Camagiiey a fines de 1871.
Tan pronto desaloj6 a los insurrectos de los principles pueblos
del valle del Cauto, Valmaseda extendi6 sus operaciones a Jiguani
y Cuba.
El general La Torre designado por Valmaseda para activar en
Cuba las operaciones, se dedic6 a atacar las fuerzas de MArmol. El
jefe mambi, que tanta sagacidad habia demostrado al rehusar el
combat en la finca "El Ham6n" meses antes, se dej6 levar por
las opinions de algunos oficiales inexpertos que consideraban que
esta habia sido una derrota de primer orden, y se aprest6 a fortifi-
car el ingenio San Luis para batirse con las fuerzas de La Torre.
Pero en la guerra un falso sentido del honor generalmente Ileva
acarreada graves consecuencias, y los parapetos y trincheras del
ingenio fueron tomadas una por una por las fuerzas espafiolas, que
contando una superioridad absolute en armamento y hombres, lo-
graron una facil victoria. Como consecuencia de las operaciones
de Valmaseda en Manzanillo y Bayamo, las fuerzas de Modesto
Diaz y Marcano fueron empujadas hacia las estribaciones de la
Sierra Maestra. MAximo G6mez en la jurisdicci6n de Jiguani re-
sistia habilmente la "crecida", pero no dejaba de reconocer en su

-36-








diario la dificil situaci6n que atravesaba. "Permaneci en aquellas
zonas los meses de marzo, abril, mayo y junio y hasta principios de
julio, siempre a la defensive, pues el enemigo me atacaba casi dia-
riamente". Disgregados por todo el territorio, carentes de muni-
ciones, sin unidad de mando, aislados de C6spedes que en una oca-
si6n estuvo a punto de perecer. Las fuerzas de Oriente parecian
condenadas a la derrota total. Solamente se batia victorioso en
Oriente, Vicente Garcia, que operaba en la region de Tunas. La
creciente de Valmaseda no habia Uegado hasta esa zona, donde los
espafioles operaban con grandes columns, las que eran victim de
los frecuentes asaltos del Le6n Tunero.
El 17 de abril de 1869 se encontraba Garcia emboscado, espe-
rando una column de 4,000 hombres que sali6 del Puerto de Ma-
nati con rumbo a Tunas.
Estas fuerzas estaban destinadas a envolver las fuerzas que ope-
raban en Holguin y Tunas, y Ilevar la "ereeiente" a la zona norte
de la provincia. A las 8 de la mafiana del dia 18 orden6 romper
el fuego Garcia sobre la column, la cual a la vez que se defendia
no cesaba de adelantar la march. Por no haber en los helechales
un buen resguardo donde estaban apostados los mambises, se dej6
pasar a la column adrede para atacarla por retaguardia.
La parte de la column que habia quedado atrAs fue rodeada
por las fuerzas mambisas y a las 4 de la tarde incapaces de romper
el cerco se rindieron mis de 200 soldados. En la uiltima batida que
les dio Garcia a un grupo que pudo romper el cereo murieron 24
soldados espafioles.
En el mes de mayo libraba cinco combates importantes, hacien-
dole a los espafioles un aproximado de cien bajas.
El 11 de mayo, una expedici6n al mando del general norte-
americano Tomas Jordan, vendria a aliviar las vicisitudes de los
mambises en la provincia de Oriente.
El vapor Perit conducido por Francisco Javier Cisneros y co-
mandado por Tomas Jordan, desembarcaba dentro de la bahia de
Nipe, en la peninsula de lRam6n, con 2,340 fusiles SPRINGFIELD,
50 fusiles Remington, 50 carabinas, 200 rev6lveres, 6 caflones, 4
obuses, mas de 4,000 tiros, y 3,000 machetes. Conducia 198 expe-
dieionarios entire los que se encontraba el patriota norteamericano
Henry Reeve (el inglesito), que mis luego gozaria fama en los
campos de Cuba. Tan pronto como supo del desembarco, el Go-
bierno espafiol lanz6 contra los expedicionarios 1,400 hombres,
transportados por el vapor Guantinamo, una column de Gibara en
el Marsella y parte de un batall6n de artilleria en el AFRICA. En
la primer fase de la acci6n los cubanos se vieron abrumados por
la superioridad del enemigo, pero luego bajo la direcci6n de Jordan
y del coronel venezolano Manuit, rechazaron las fuerzas enemigas,
les ocasionaron grandes bajas y recuperaron todo el material per-
dido. Jordan cometi6 el error de pretender construir un campa-
mento fortificado en la peninsula de Ram6n, en espera de tropas
mambisas que les auxiliaran en el transport del eargamento, en
vez de dirigirse rApidamente hacia el sur.

-37-







A los cinco dias del desembarco tuvo que enfrentarse a las fuer-
zas del comandante espafiol de Mayari, Mozo Viejo, que al mando
de 400 hombres, le ocasion6 sensibles bajas. Estas fuerzas fueron
rechazadas, pero no seria hasta el dia 20, que Jordan decidiria
abandonar la peninsula de Ram6n, cuando mas de 1,400 soldados
espaiioles desembarcaron en la bahia de Nipe. La artilleria de
Jordan abri6 fuego contra los barcos espafioles, logrando averiar
al buque Marsella, pero no pudiendo frustrar el desembarco de los
espafioles. Ante la perspective de library un combat en condicio-
nes tan desfavorables Jordan finalmente decidi6 retirar sus tropas.
El general Quesada, jefe del Ej6rcito Libertador, que se encontraba
en la zona de Holguin con Donato Mirmol, al producirse el desem-
barco, se dirigi6 ripidamente con su escolta hacia la peninsula de
Ram6n.
Cuando logr6 establecer contact con los cubanos, ya los espa-
fioles se retiraban. Jordan entreg6 el material blico a Quesada y
MArmol.
Designado jefe military de Oriente por sus conocimientos mili-
tares, Jordan se dirigi6 con Marmol, a quien hizo jefe de su Estado
Mayor, hacia Holguin para atacar el centro military espailol de la
Cuaba. Cuando la victoria estaba practicamente asegurada, Julio
Grave de Peralta, el jefe de la jurisdicci6n de Holguin, que debia
eubrir el camino de Holguin al campamento de Cuaba, se retire
inexplicablemente al ver la poderosa column espaiiola que venia
en contra de Jordan.
Despuds de este fracaso, Jordan march haeia la jurisdicci6n
de Santiago de Cuba. En Giiira de Limones convoc6 una reunion
de todos los jefes militares del Sur de Oriente. Los mas desta-
eados del grupo eran Donato Marmol, MAximo G6mez, Francisco
Figueredo, Calixto Garcia y Antonio Maceo. Este filtimo en los
meses de febrero y abril de 1869, habia derrotado a los espafioles
en las acciones de la Candelaria, Palmarito y Sabana de la Burra,
tn el combat de Cuchilla de Palma Soriano, y atacado y torado
el fuerte del ingenio Arroyito .
En las incursiones que hizo en esta 6poca en las zonas azuca-
reras, se dedic6 a liberar a los eselavos y a explicarles los objetivos
politicos y sociales de la Revoluci6n. Los esclavos convertidos en
hombres libres, ingresaban en el Ej6rcito Libertador para haeer
realidad los hermosos ideales que predicara el Titan de Bronce.
El plan inmediato de operaciones propuesto por el general del ej6r-
cito abolicionista de Norteambrica Tomas Jordan, consistia en in-
vadir la zona del Brazo del Cauto y destruir todas las guardiciones
espafiolas que protegian los intereses econ6micos de los terratenien.
tes cafetaleros. El hecho mas important en el plan estrategico de
Jordan fue el ataque al central Aurora. Fuertemente fortificado
y en un elevado promontorio no pudo ser torado, teniendo que re-
tirarse las fuerzas cubanas con un nfimero considerable de bajas.
La guarnici6n espafiola del cafetal San Antonio, cereano al lugar
de los hechos, corri6 en auxilio de sus compatriotas, siendo reeha-
zadas por fuerzas que habia dispuesto Jordan. Durante la retirada

-38-








las fuerzas eubanas fueron hostigadas por las diversas contrague.
rrillas al servicio de Espafia que operaban en esa zona cafetalera.
Mientras tanto, fuerzas de Figueredo infringieron una seria de-
rrota a una contraguerrilla que trataba de cruzar el rio Caney,
para ir en ayuda de la guardici6n del eafetal Aurora. Despu6s de
dos dias de descanso, Jordan se reuni6 con Figueredo, frente al
ingenio Sitio, cuyo ataque debia ser simultaneo con el de Jordan
al cafetal Aurora. Este ingenio se hallaba junto al rio Caney, que
corre cercano al camino del Cobre, y presentaba el inconvenient
del cruce del rio, bien tenia la ventaja que frente a 6ste se encon-
traba un barrac6n que dominaba el rio y el central. Otra desven-
taja que presentaba era que se hallaba a una hora del camino de
Palma Soriano, convertido en un centro military de contraguerri-
Has. Cuando la victoria parecia sonreir al general norteamericane
fuerzas procedentes de Palma irrumpieron en el lugar de los hechos
generalizandose un combat irregular. Con la protecci6n del fuege
que se mantenia desde el barrac6n, las fuerzas cubanas vadearoa
el rio.
Las acciones en la zona eafetalera del Brazo del Cueto, le de-
mostraron a Jordan que la "crecida" de Valmaseda contaba con
una base social poderosa en el campo. Aun cuando las zonas cafe-
taleras de Cuba, no tenia una poblaci6n canaria numerosa, Valma-
seda habia concentrado en ella gran nmuero de contraguerrillas
de otras zonas. Por otra parte, la propaganda independentista y
abolicionista no habia calado lo suficientemente hondo entire las
dotaciones eselavas de la region, a pesar de los esfuerzos de Mar-
mol y los jefes de extracci6n popular con que contaba.
Transcurrido un mes, Jordan comenz6 a desilusionarse del tipo
de fuerza, que le imponian las cireunstancias. El general norte-
americano no podia acostumbrarse a la vida del guerrillero, y no
contaba para hacer la guerra, con los armamentos y fuerzas que
correspondieran a sus concepciones militares. La discipline que
exigia era adecuada para un ej6reito regular, no para partidas
alzadas.
El tipo de guerra que 61 sabia hacer, no era aplicable en Cuba.
Sin embargo, debemos sefialar que tenia raz6n en cuanto a la ne-
cesidad de organizer a las fuerzas mambisas, aunque la discipline
formalista y mecenica que exigia estaba lejos de ser la soluci6n
para un ej6reito revolucionario. La discipline revolueionaria sur-
giria al calor de los combates donde los jefes revolucionarios de-
mostrarian ser un soldado mis a la hora de los sacrificios y los
peligros. Si en los primeros tiempos no podia reinar la discipline
en las filas insurreetas, especialmente en Camagiey, donde los te-
rratenientes alzados llevaban la vida campestre a que estaban acos-
tumbrados, y los libertos Ilamaban respetuosamente "mi amo" a
sus jefes militares, la agudizaci6n de la lucha haria que los revo-
lueionarios consecuente como Marmol, C6spedes, Agramonte, se
transformasen en paladines de su pueblo, y los jefes de extraeci6n
popular alcanzaran una alta graduaci6n military. El alto espiritu
combative que le infundian estos jefes a sus tropas se debia a que
no le exigian a los soldados, lo que ellos no pudieran hacer.

-39-







A partir de agoeto, hubieron importantes cambios en la provincial
de Oriente. El general Jordan hecha previa renuncia en la Jefa-
tura oriental, se dirigi6 a entrevistarse con el gobierno en Cama-
giiey. CUspedes lo substituy6 con el general Francisco Vicente
Aguilera. El general G6mez que no fue partidario de la invasi6n
de Jordan a la zona cafetalera por considerar que no estaban madu-
ras las condiciones, llev6 a cabo su plan de atacar los pueblos del Va-
lle del Cauto, atacando a Baire el 6 de agosto. Segdn consign en sn
diario de campafia: "Hasta el 6 de agosto que ataqu6 a Baire el
enemigo se puso a la defensive, pero le incendi6 la mayor parte
del caserio y la gente ocup6 tres tiendas que estaban lenas de mu-
chos efectos". G6mez estaba consciente de que el ataque sorpre-
sivo a los pueblos del Cauto, producirian mejores resultados, pues
los espahioles se envanecian de campear por su respeto en esta zona,
encontrAndose totalmente desprevenidos. Pero sus planes no se
iban a ver cumplidos, porque ante la necesidad apremiante de subs-
tituir a Francisco Grave de Peralta en Holguin, Aguilera, nuevo
jefe military de la provincia, destinaria a G6mez como jefe de esa
zona.
El generalisimo hallaria a Holguin en un pesimo estado de
organizaci6n, como resultado de la political llevada a cabo por el
flojo y campechano Grave de Peralta, quien no se resign a ser
substituido y no se cans6 de intrigar contra el nuevo jefe. Sin em-
bargo, G6mez auxiliado brillantemente por su jefe de Estado Ma-
yor, Calixto Garcia y Antonio Maceo, resistiria a pie firme la "cre-
cida" de Valmaseda en Holguin, sin ser arrastrado por ella.
"Permaneci los meses de diciembre, octubre, noviembre y hasta
principios de enero sin que tuviera lugar ningdn hecho de armas
de importancia, pues no me fue possible dar a los espafioles mas
que dos ataques a sus campamentos, de Sami y Dos Bocas. Hubo
si muchos encuentros a la defensive, como sucedi6 en Bijard, donde
el coronel Jose Vfzquez casi destroz6 una column enemiga, pues
con un pedrerito que prepare en emboscada y con el cual loer6
hacer un disparo a quemarropa, le caus6 30 bajas. La campaiia de
este invierno, la mejor que han podido combinar los espafioles,
la paseo en mi campamento en Palmira, camino real de Barajagua,
donde casi todos los dias era atacado.
No tenia pertrechos, pedi muchas veces al gobierno y no los
hubo, pero resistiendole a los espafioles, ellos siempre dejaban mu-
chas capsulas que yo aprovechaba. y asi me pude sostener, hasta
que en esta situaci6n recibi una orden del gobierno para que pasara
a su residencia a recibir 6rdenes, dejando mi fuerza al mando del
general Vicente Garcia en Tunas. Ya casi no contaba mas que
con los 200 hombres que habia sacado de Jiguani. La mayor parte
de los holguineros unos se habian presentado a los espafioles y otros
habian desertado para Camagiiey".
En toda la part sur de Oriente, la ofensiva de Valmaseda re-
visti6 caracteristicas de crueldad extrema, sin que el gobierno con
sede en Camagiuey pudiera prestar ayuda. Modesto Diaz tuvo que
seguir el camino de Marcano e internarse en la Sierra Maestra.

-40-








Families enteras de la zona del Cauto tuvieron que refugiarse
en las montafias. El historiador espafol Pirala, que no puede ser
acusado de parcial en favor de los cubanos, consign6 los feroces
procedimientos de las tropas de Valmaseda. "Como despues de la
salida de G6mez a operar en Holguin quedara sin defenses la zona
de Cautillo, Los Negros, Contramaestre y el Mogote, se verificaron
las terrible earnicerias de las contraguerrillas dirigidas por el
Montafiez, Federico Garcia, alias Federic6n, y por los que servian
6rdenes de Carlos GonzAlez Boet. En una de las excursions por
la loma del Infierno entire Cautillo y Guisa, mataron a machetazos
a 26 mujeres, entire ellas algunas embarazadas".
Como consecuencia de la salvaje represi6n desatada por Val-
maseda, Perucho Figueredo se vio obligado a cruzar el Cauto e
internarse en Tunas, donde oper6 con mayor seguridad en compa-
flia de Vicente Garcia. Valmaseda. habia trasladado 1,000 soldados
de line al Cauto, que unidos a 1,600 soldados de line y 3,000 con-
traguerrilleros que habian concentrado alli, hacian un total de
5,600 soldados. Estas fuerzas operaban desde los centros milita-
res, y fortines, y campamentos militares, que operaban en un radio
que se podia recorrer en diez dias.
Las contraguerrillas se internaban en los montes o campo tra-
viesa, persiguiendo los rastros de campamentos mambises. Una
vez localizados los atacaban con el apoyo de columns si era necc-
sario. Otras de las funciones de las contraguerrillas era concentrar
en los centros militares a los campesinos de la zona, obligandolos a
hacer sus cultivos en los alrededores de estos centros, para impedir
trabajasen en los lugares de operaciones insurrectas.
En condiciones favorables para llevar la guerra a su gusto,
Vicente Garcia obtuvo una series de victorias de importancia para
la causa mambisa. El dia 16 de agosto y a las 6rdenes de Que-
sada, particip6 Vicente Garcia, en el ataque a Tunas, operaci6n que
fracas, y en la que no tuvo la menor responsabilidad. La impor-
tancia estrategica de Tunas estaba determinada por el hecho de
que podia ser el punto de contenci6n de la creciente de Valmaseda.
Tunas ademas era un centro de numerosos caminos para operar
en la jurisdicci6n, e impedir que fuere un centro de aprovisiona-
miento de ganado y de concentraci6n de tropas espaiiolas. La toma
de Tunas hubiera desplazado el centro de ]a lucha del sur de
sur de Oriente y de Camagiey. Tambidn hubiera significado que
una vasta extension de Camagiiey y de Oriente quedara totalmente
en poder de los cubanos.
Encontrandose lo suficientemente alejado de Manati, de Hol-
guin y Puerto Principe, Tunas podia ser defendida a larga distan-
cia con mayores probabilidades de 6xito que Bayamo. Por otra
part, alli se podia former una base de operaciones comiin a los
revolucionarios de Oriente y Camagiiey.
La gran cantidad de armamentos que habia reeibido Quesada
de las expediciones del Perit y del Salvador -esta filtima habia
traido 1;000 fusiles, piezas de artilleria y much parque- asegu-
raban de hecho el 6xito de la operaci6n.

-41-







Quesada reuni6 1.200 hombres y una fuerza de artilleria. Po-
blaci6n de unos 6,000 habitantes. Tunas estaba defendida por 500
soldados de line. Ignacio Agramonte informado de las formida-
bles obras defensivas con que contaba la ciudad se opuso al plan
de Quesada. Pensaba Agramonte, que sin artilleria la ciudad tno
se podria tomar. Quesada no se dej6 convencer por su joven dis-
cipulo y orden6 que se Ilevara a cabo el ataque. El plan que estaba
basado en la sorpresa era de muy dificil ejecuci6n, pues la entrada
de cuatro columns en la ciudad por diferentes parties debia ser
ficilmente advertida por los defensores. El ataque comenzaria a
las 3 de la madrugada, por 4 lados al mismo tiempo. Por el oeste
iba Cornelio Porro, por el este Vicente Garcia, por el sur TomAs
Mendoza y por el norte Bembeta. Pero las cosas se desarrollaron
de distinto modo cuando Cornelio Porro se top6 con un grupo de
soldados espafioles y comenz6 el combat antes de tiempo.
La tropa de Vicente Garcia que escuch6 el tiroteo, rompi6 el
fuego y el enemigo corri6 a guarecerse en las trincheras.
El Historiador espafiol Pirala, describe el ataque en la siguien-
te forma:
"Guarnecian a Las Tunas unos 500 hombres, en su mayoria
voluntarios. A recolectar ganado para la plaza salieron el 16 de
agosto (dia del ataque) unos 200 hombres, y encontraron cerca dos
partidas que les inspiraron series temores respect a la poblaci6n,
a la que se avis6. El jefe de la fuerza espaiiola, coronel Jos6 Vi-
cente Valera dispuso regresar por otro camino, sinti6 a poco fuego
de fusileria y grande criteria, comprendi6 el ataque a Las Tunas
y retrocedi6 en auxilio del resto de la guarnici6n. Con gran im-
petu atacaron los insurrectos por cuatro lados. sosteniendo el en-
cuentro las avanzadas y los defensores de las trincheras; contuvo
a los invasores en el punto mis debil. que lo era la segunda avan-
zada el capitAn Abraneo; el comandante Enrique Boniche acudi6
con su gente a donde creia ser mis necesario, lleg6 en tanto Valera
por el potrero, sorprendi6 al enemigo por la espalda y le hizo de-
salojar aquel sitio, no sin combatir cuerpo a cuerpo, jugando mAs
el arma blanca que la de fuego, lo que produjo numerosas bajas,
mayores en las de los insurrectos por haher sido sorprendidos por
falta de previsi6n, pues sabian que Valera estaba cerca y habia
de neudir en ayuda de los atacados.
Por la part del hospital el capitan La Torre rechaz6 a los in-
vasores hasta el limited de la poblaci6n. costando la vida a La Torre
el defender despues una trinchera. En la loma de Mercader. una
pieza de montafia de los insurrectos destruy6 un Angulo y pilar de
la torre de la iglesia. e hizo buenos blancos en las principles casas
de la poblaci6n; avanz6 la pieza con numerosa escolta de caba-
lleria, dirigi6 tres caiionazos a ]a trinchera de la casa de Gobierno,
secundando cada disparo una carga de los invasores de a pie y de
a caballo... El capitin Ant6n y Diaz defendi6 la casa que era
cuartel de infanteria y dep6sito de los prisioneros de guerra y
punto bastante avanzado, hasta que se le orden6 su abandon, re-
tirandose a la plaza con los heridos. Empefi6se alli porfiado bregar

--42-







que dur6 mis de nueve horas, en las que no falt6 el incendio, el
saqueo y la muerte por todas parties; porque si era valerosa la aco-
metida de los insurrectos no lo era menos la defense"().
En Camagiey la guerra se desarrollaba en forma diferente a
Oriente en various aspects fundamentals. Mientras en Oriente
las columns de insurrectos habian tenido que reducirse a pequefias
partidas que operaban aisladamente bajo la presi6n de la "cre-
ciente" de Valmaseda; en Camagiiey, sin jurisdicciones aisladas y
libre aun de los efectos de la guerra implacable de las tropas de
Valmaseda, las operaciones militares se llevaron a cabo en un clima
mns sosegado. No obstante, las contradicciones que habian nacido
en la Asamblea de GuAimaro entire los partidarios de que la Cima-
ra de Representantes interviniera decisivamente en la direcci6n de
la guerra y los simpatizantes de un mando centralizado military,
se desarrollarian y agravarian, hasta el extremo que no se pudo
compleLar la organizaci6n de un ejereito disciplinado, fuerte y
aguerrido. Los ejes de esta controversial politica-militar iban a
ser el general Manuel Quesada y los diputados camagiieyanos y
habaneros de la CAmara de Representantes.
Las discrepancies alcanzaron su climax despu6s del fracaso de
Quesada en el ataque a Tunas. Una de las acusaciones principles
que se le hicieron al veteran General, era que habia demostrado
no estar calificado para dirigir la guerra, a pesar de que la ma-
yoria de los 6xitos militares logrados en Camagiiey se debieron en
gran part a la organizaci6n que este le imparti6 al ejereito.
Quesada ciertamente no era un improvisado en el arte de la
guerra, habiendo ascendido en el ejercito mejicano del grado de
Alf6rez al de General de Divisi6n, por haber combatido con valor,
constancia, inteligencia y 6xito al ejercito invasor frances.
Un cuerpo de lanceros lleg6 a Ilevar su apellido. La formaci6n
military de los mis destacados jefes revolucionarios camagiieyanos:
Agramonte, Bembeta, Angel de la Guardia, Benitez, se debi6 a
Quesada que fue su primer maestro. Sus primeros esfuerzos para
darle una organizaci6n al ej6reito insurrecto estuvieron dirigidos
a estableeer fibricas de p6lvora, salinas y talleres de calzado, asi
como a organizer cultivos en las zonas insurrectas, y un sistema de
aprovisionamiento para las tropas.
Los resultados de las ensefianzas militares de Quesada, se iban
a constatar en la acci6n que librarian el jefe military de Camagiiey,
Ignacio Agramonte, el 3 de mayo en Ceja de Altagracia. Una
fuerte column de 3,000 hombres seria fuertemente batida por el
jefe camagiieyano desde las trincheras que rodeaban el camino
real de Nuevitas a Puerto Principe. En menos de una hora de
reeio combat los espafioles sufrieron grandes bajas, aunque la
column pudo abrirse paso finalmente. El objetivo de la column
de Goyeneche, asi como de otras columns que operaban en el in-
terior de Camagiiey era asegurar la comunicaci6n entire Puerto
Principe y los pueblos de Nuevitas y Santa Cruz. Esta improba
tarea no estaba exenta de peligros y grandes trabajos. Constan-
temente los insurrectos destrulan las lines telegrificas, las vias

-43-







f6rreas, obstruian los caminos y tiroteaban a las columns es-
pafiolas.
Los movimientos de tropas por los caminos reales se hacian mAs
lentos y penosos por tener que enviar pequefias partidas con ma-
cheteros que abriendose paso por el monte firme hacian los flan-
queos de las posibles emboscadas que le hubieran puesto los cuba-
nos en su trayecto. A veces las columns espafiolas tardaban por
estas razones un dia para recorrer tres leguas. Los ra'les de las
vias ferreas eran utilizados para construir fuertes trincheras deede
las cuales los cubanos interceptaban el paso a las columns. L)es-
pues de multiples esfuerzos los espafioles restablecerian la comuni-
caci6n ferroviaria entire Puerto Principe y Nuevitas.
Otro hecho de armas realizado en Camagiiey, fue el asalto al
fuerte fortificado de la Llanada a corta distancia de Puerto Prin-
cipe. Dias antes del ataqpe se habian recibido Ins expediciones del
Perit y del Salvador. Con estos armamentos Quesada prepare y
dirigi6 el ataque.
Los soldados que tomaron parte en la acci6n fueron los j6venes
expedicionarios del vapor el Salvador. La guarnici6n del fuerte
espaiiol estaban integradas de soldados de line que custodiaban
la via f6rrea de Puerto Principe. Los objetivos que se prononia
Quesada con el ataque, eran: demostrar que las fuerzas de la Revolu-
ci6n en Camagiley, podian interrumpir la comun caci6n con Nuevitas
y obligar al mando espafol a concentrar la mayor parte de su fuerzas
en la protecci6n de la via f6rrea.
A pesar de la tenaz resistencia que opusieron los defensores, la
acei6n personal de Quesada decidi6 el combat a favor de los eu-
banos. Uno de los impugnadores mis violentos de Quesada, el Re-
presentante de la Camara, Antonio Zambrana, lo reconoceria asi
mis tarde, "se batian por primer vez entonees los expedicionarios
del Salvador, conocidos por los revolucionarios de La Habana;
portfndose con bizarria, pero a fuer de inexpertos, andaban algu-
nos indecisos cuando Quesada, conociendo que podia franquearse,
se irgui6 sobre el caballo y meti6ndose bien adentro de las filas
enemigas decidi6 la acci6n".
El campamento y puesto espafiol fre incendiado por los vence-
dores, quedando prisioneros 5 oficiales y 71 soldados; el resto de
la guarnici6n muri6 en la acci6n.
El audaz asalto a Puerto Principe llevado a cabo el 19 de junior
por Ignacio Agramonte de acuerdo con Quesada y autorizado por
6ste, fue otra acei6n que demostr6 la impunidad con que actuaban
las fuerzas camagiieyanas en esta 6poca.
El objetivo de esta operaci6n no fue tomar la ciudad, sino dar
un golpe impresionante que llamara la atenci6n sobre el poder de
las fuerzas mambisas y al mismo tiempo amedrentar al jefe military
espaiol de Puerto Principe para que no saliera de los limits de la
ciudad.
En la madrugada del 20 de junior las fuerzas cubanas entraron
por tres puntos diferentes de la ciudad, entrando las fuerzas que

-44--







comandaba Agramonte por la calle de La Vigia, los otros dos gru-
pos por la Plaza de la Caridad y la line del ferrocarril.
Los atacantes de la Plaza de la Caridad fueron rechazados por
la Infanteria de Marina, despues de una hora de combat. El
cuerpo de artilleria que habia formado Quesada con una sola pieza
de eampafia, al mando de Eloy Beauvilliers, concentr6 su fuego so-
bre la torre de la Merced.
Despubs de hora y media aproximada de combat las tropas cu-
banas se retiraron. El ataque motive que el jefe del Departamento
de la provincia de Camagiey, Eusebio Puello construyese various
fortines en el perimetro de la ciudad y no se arriesgara a salir en
operaciones por various meses.
La actuaci6n military de Quesada en Camagiiey, no dejaba lugar
a dudas en cuanto a su capacidad military, si bien es cierto que no
tuvo que enfrentarse al sistema de hacer la guerra empleada por
Valmaseda en Oriente. Las discrepancies entire Quesada y la Ca-
mara fueron de carActer politico-militar y versaron fundamental-
mente sobre las atribuciones que tenia el Jefe del Ej6rcito para
organizer militarmente a la Revoluci6n y dirigir las operaciones
de guerra. La requisa de caballos para la organizaci6n de la ca-
balleria, la de ganado y demis articulos de subsistencia sin pago
a los terratenientes, el reclutamiento de paisanos en el ejercito en
las zonas insurrectas, la destrucci6n de capas e ingenios que por
su posici6n podian servir de fuertes o bases estrat6gicas para ope-
raciones a los espafioles; la confiscaci6n de centrales, cafiaverales
e ingenios para ser explotados por el ejrcito y otras medidas to-
madas por Quesada provocaron que los terratenientes camagiieya-
nos y los miembros de la Camara mAs intimamente ligados a estos
interests se enfrentaran decididamente al Jefe del Ejrcito y de-
terminaran destituirlo de su cargo.
Sin embargo, contra Quesada no se concitaron solamente los
intereses creadcs, sino tambian los elements mis radicales de la
CAmara que lo acusaron de querer controlar el trabajo forzado de
los libertos por los inspectors militares. Como hemos sefialado
anteriormente el trabajo de los libertos en la zona insurrecta habia
sido establecido por la Camara de Represenatntes, como una en-
mienda al articulo de la Constituci6n de GuAimaro que prescribia
que todos los hombres eran y de derecho debian ser libres.
El representante por el departamen'to de occidente, Rafael Mo-
rales, desde las paginas del peri6dico la "Estrella Solitaria", acus6
al Jefe del Ejereito de hacer de los inspectors militares "unos
funcionarios encargados del asunto de los libertos".
Segin el inquieto Moralitos, el trabajo forzado a los libertos
debia estar en manos de los prebostes que eran funcionarios civi-
les encargados de la producci6n en la zona insurreeta. La posici6n
de Moralitos no parece haber estado fundada solamente en la ovo.
sici6n a que el ejercito tuviera el control de los trabajos forzados,
sino que por ser un abolicionista convencido, radical sospechaba
que Quesada pretendia mantener mientras durara la guerra el tra-
bajo forzado.
-45-







Meses mis tarde Moralitos renunciaria a su cargo de Secretario
del Interior, porque no se atendian sus demands de derogar el
reglamento de trabajo forzado.
Los planteamientos de Moralitos eran justos.
Para mantener la producci6n en las zonas insurrectas, no era
necesario que los esclavos hicieran trabajos forzados.
Bastaba que se le asignara parcelas de terreno para cultivar
igual que a los campesinos blancos, que tenian sus sembrados en
las zonas insurrectas.
Pero la oposici6n de la "Estrella Solitaria" a la politica-mili-
tar del Jefe del Ej6rcito no s6lo se fundaba en el debatido asunto
del trabajo forzado, sino que tenia que ver tambien con la forma
de llevar a cabo los reclutamientos por los inspectors militares.
Segun Morales el reclutamiento en el Ejercito de los ciudadanos
que vivian en las zonas insurrectas constituian un grave "atenta-
do" a las libertades. Las medidas tomadas por Quesada no podian
ser mAs currectas para la conuuccion de la guerra Con excepci6n
del asunto del trabajo forzado de los ibertos, en lines generals
la political military que se puso en practice era irreprochable. Sin
embargo, el earActer autoritario y poco flexible de Quesada con-
tribuy6 en gran media a su destituci6n. En la primer. reuni6n
de la, Cimara de Representantes en que se juzg6 la conduct del
Jefe del Ej6rcito, los arguments de este triunfaron sin lugar a
dudas.
La Cimara, qu. era un organism deliberative, de caricter po
litico y civil, incapaz de tomar las decisions ripidas que exige la
guerra, no podia atribuirse las funciones que le correspondian al
Jefe del Ej6rcito.
Quesada obtuvo el apoyo de los militares camagiieyanos, entire
los que se encontraba significativamente Ignacio Agramonte. Con-
tra el planeamiento que se hizo en la Camara de que al Jefe del
EjBrcito no le correspondia la organizaci6n de los talleres de za-
patos, p61vora, etc., Quesada replic6 acertadamente:
"Tenemos un ej6rcito que l1eva un afio de servicio, sin paga,
sin equipo, sin zapatos siquiera; este ejrcito necesita reforzarse
por medio del reclutamiento; y, al efecto, se promulga una ley, que
no s6lo no dari a la Repdblica un soldado mis, sino que exime del
servicio a la inmensa mayoria de los que tiene. &Qub hacer pues?
AObedecer la ley? Licenciar el Ej6rcito? AO desatender la ley,
manteniendo en pie el ejrcito, y reclutando por los finicos mdico
posibles!
El Ejercito y con el Ejrrcito sus families, que es el pueblo en-
tero, necesita comer; las leyes colocan fuera de mis atribuciones el
ocuparme de los medios de mantener al pueblo y al Ej6rcito, y sin
embargo, si yo no cambio novillos flacos del Estado por novillos
gordos de particulares, para que 6stos se consuman, y se conserven
para mis tarde los otros, si yo no hago que los libertos siembren y
acondicionen los sembrados, si yo no hago que los ingenios muelan,

-46-








llegarfa un dia en que el pueblo y el Ej6rcito moririan de hambre.
iQu6 hacerT &Acatar la ley y dejar morir al pueblo y al Ejrcito,
o desatender la ley y darles de comer?
El Ej6rcito necesita calzarse; las leyes no me autorizan pars
procurarle calzado, y sin embargo, si yo no instalo talleres y te-
nerias bajo la jurisdicci6n military, para que se construya calzado
bueno y fuerte, no habria zapatos para los soldados. Qub debo
hacer? Cumplir la ley y dejar al soldado descalzo o desatenderla
y ealzar al soldadof
El Ejercito necesita pertrecharse; no hay municiones, ni la ley
me autoriza pars procurarlas; empero si no establezeo fibricas de
p6lvora y de fulminantes, dentro de un mes habria que suspender
las operaciones. (Qub hagof Cumplo con la ley o no la cumplo?
ITaceTmos s guerra con p6lvora o sin p6lvorat iPero a qu cansar
con ejemplos que son tan numerosos como numerosas las necesida-
des del pais y de la situaci6n? Baste saber que cada paso que doy
en el sendero de mi deber y de acuerdo con mi conciencia, es una
extralimitaci6n en el sentido de la ley, es un abuso segin las dis-
posiciones vigentes; y com6 yo no he venido a Cuba a barrenar las
leyes, sino a apoyarlas y defenderlas; como por otra parte mi deber
me impone la obligaci6n de hacer la guerra al enemigo implacable
del pueblo de Cuba, y no hay guerra possible en este pais, en las
actuales circunstancias, con semejantes leyes; vengo sefiores, re-
pito, a pedir a ustedes la soluci6n de este intrincado dilema; a pre-
guntar a ustedes, que como he dicho. forman en mi concept la
base, la opinion piblica: &Qu6 quieren ustedes, leyes o libertadt"
Embriagado por la victoria obtenida, en la reuni6n que se con-
voca al dia siguiente, Quesada compete el error de aborar abierta-
mente por la dictadura y la supresi6n de la Camara de Represen-
tantes. Esta actitud no political de Quesada, despu6s de haber
logrado el dia anterior la ampliaci6n de las facultades del Jefe del
Ej6rcito, conllevaba necesariamente la escisi6n del campo insu-
rrecto. Ignacio Agramonte, que habia hecho possible la victoria de
Quesada con su respaldo. rechaza terminantemente la idea. Y al
dia siguiente la Camara destituye a Quesada. sin importarle que
el General, consciente de su derrota, hubiera presentado la renun-
cia previamente. Ignacio Agramonte pide entonces a la CAmara
que se le acepte la renuncia. Pars Agramonte se debatia una
cuesti6n de principios que tenia que ver con las relaciones futures
de la Cimara y el Ejercito. Al pedir la aceptaci6n de la renuncia
quizA recordara Ia carta que Quesada le hiciera un mes antes de
su destituci6n: "Pero en el Ejircito no hay nada mis funesto, mAs
prefindo de encadenadas y fatales consecuencias en el porvenir, que
esa libertad de juicios y apreciaciones sobre los jefes superiores,
que, zapando todo prestigio, desmoronan la jerarquia military y dan
asi al traste con lo inico que hace possible la oherieneia, primers
necesidad del soldado en cualquier rango que se halle".
La posici6n de CNspedes con respeeto a la deposici6n de Que-
sada fue tambi6n corrects. Los miembros mas apasionados de la
CAmara, aprovechando el estado de Animo existent, escribieron

-47-








una provocative carta a Cespedes, pididndole que se definiera. El
President, que tambi6n estaba disgustado con Quesada por la de-
rrota que sufriera en Tunas, y consciente que el triunfo absolute
de Quesada o de la Camara podia desencadenar la anarquia, decidi6
no tomar partido por Quesada, dando su asentimiento a la decision
tomada. Cespedes y Agramonte, a pesar de las discrepancies ini-
ciales, empezaban a ver con recelo el creciente poder de los ele-
mentos conservadores y ultrarradicales de la Camara de Repre-
sentantes.

La Guerra en Las Villas
En Las Villas, sin un mando inico para las operaciones como
en Camagiiey, los jefes villaclarefios dividieron su territorio en seis
jurisdicciones, que actuaban independientemente. En Cienfuegos,
la jefatura correspondi6 a Adolfo Cavada; en Col6n, adscripta mi-
litarmente a Las Villar, a Antonio de Armas; en Trinidad, a Fede-
rico Cavada y Juan B. Cpottorno; en Sancti Spiritus, a Honorato
del Castillo, posteriormente al valiente Angel del Castillo, en San-
ta Clara; Remedios y Sagua, al General Carlos Roloff. Ann cuan-
do en el territorio villarefio no se empleaban procedimientos tan
birbaros e inhumanos como los que se pusieron en prbctica en
Oriente, los voluntarios de las ciudades presionaban continuamente
a los jefes militares para llevar a cabo una guerra a sangre y fuego.
Debido a la escasez de armamento imperante en Las Villas, la
situaci6n de las partidas insurrectas fue muy precaria desde el
principio. Por otra part, la insurrecci6n en esta provincia era lo
que mfs preocupaba al Capitin General Dulee, pues encerraba el
peligro de extenderse a las provincias occidentales, de ahi que
todas las tropas que llegaban de Espafia eran concentradas en Las
Villas. Los insurrectos villarefios a pesar de haber sido hatidos
reciamente y dispersados en pequefias partidas, no se mantuvieron
incomunicados, y para una acci6n que planearon legaron a recon-
centrar hasta 2,000 hombres en La Siguanea. La tactica villarefia
consisti6 principalmente en atacar las vias de comunicaciones, in-
cendiar los ingenios enemigos y tirotear esporAdicamente a las pe-
sadas columns espafiolas. Sin embargo, se llevaron a cabo accio-
nes importantes, como el asalto a una column de 300 hombres al
mando de Morales Rios, que tuvo que retirarse precipitadamentc,
dejando una considerable cantidad de muertos en el terreno. Otro
bechon de armas de importancia fue la destrucci6n, en la loma de
La Cruz, en la jurisdicci6n de Santa Clara, de una partida esp,-
fiola de 30 hombres, acci6n en la que fue muerto el Capitan que
la mandaba y todos los soldados a sus 6rdenes. En este encuentro,
apoa'n las s municiones de los cubanos, prosiguieron la lucha a
pedradas, hasta que un grupo se lanz6 en una carga al machete,
extcmuinando por complete a la pequefia column espafiola. Otra
acci6n de importancia que demostr6 el arrojo y valor de los villa-
refios fue el ataque del General Angel del Castillo al poblado de
LAzaro L6pez, el 9 de septiembre. Este poblado tenia un gran
valor estrat6gico, porque desde 61 las columns espafiolas cerraban

-48-








el paso a la provincia de Camagiiey. Angel de la Guardia, que
habia sido official del ejereito del Norte en la Guerra de Secesi6n,
al ver que la resistencia espatiola se hacia cada vez mis tenaz en
las dos fortalezas donde estaban concentradas las tropas, se lanz6
a galope sobre estos, gritando: "Vengan a ver como pelea un Ge-
neral cubano", cayendo acribillado a balazos.
El respaldo masivo que brindaba al Gobierno espafiol los hacen-
dados de Las Villas, hizo que Adolfo Cavada, official del ejrrcito
del Norte en la Guerra de Secesi6n, empleara los m6todos que en
aquella guerra se aplicaron -contra los terratenientes esclavistas-
ineendiando los ingenios y alzando las dotaciones de esclavos.
Estos ingenios eran ademis bases de operaciones del ejercito es-
patiol y fuente de ingreso para la metr6poli. En la segunda mitad
del afio 69, en la jurisdicci6n de Cienfuegos quedaron destruidos
por el fuego 34 ingenios, 16 grandes potreros y 19 de las fincas mis
grandes de dicha region.
Mientras el gobierno espafiol concentraba cada vez mayor nu-
mero de tropas, la esperada expedici6n de armas prometida por
Morales Lemus no llegaba, y el armamento de las expediciones de
los vapores "Salvador" y "Perit" eran repartidas entire camagiie-
yanos y orientales.
Los esfuerzos para extender la guerra hacia las provincias occi-
dentales iniciadas por pequefias partidas de insurreetos desarmados
fracasaron lamentablemente. El mando espatiol reprimi6 tan san-
grientamente estos intentos que centenares de campesinos emigra-
ron de Matanzas hacia Pinar del Rio.
Las tropas espafiolas no hicieron en la region de Matanzas el
menor esfuerzo para organizer contraguerrillas con los campesi-
nos canarios, considerando a todo el que vivia en el campo enemigo
de Espafia.
Dispersas y continuamente perseguidas las partidas de Las Vi-
llas, no pudieron organizer zonas de producei6n.
Los insurrectos se alimentaban principalmente de las reses y
frutos menores que tomaban en las tierras de los enemigos y de
los que les proporcionaban los campesinos en su paso por sus fincas.
Para subsistir estas partidas tenian que moverse continuamente por
lo que no les era possible establecer bases de operaciones. La ilu-
si6n que acariciaban los insurrectos de recibir grandes cargamentoB
de armas del exterior fue contraproducente. En vez de dedicarse
a organizer asaltos a pequefias columns y pequefios cuarteles para
sustraerle los armamentos, e ir al mismo tiempo socavando la moral
de las tropas espafiolas, los jefes villareiios se dedicaron principal-
mente a tirotear columns para retirarse ripidamente despues. Los
ataques que hicieron a pequefios cuarteles los realizaron casi siem-
pre sin contar con informaci6n adecuada del lugar. Si bien en el
primer mes de la guerra tomaron Bayamo y casi todos los poblados
de la zona del Cauto, lo que les sirvi6 de excedente publicidad,
confiados en obtener grandes alijos de armas del extranjero no se
dedicaron a oaganizar una sucesi6n de pequefias victorias que hi-

-49-








ciera possible que las tropas mambisas se proviesen de armas gra-
dualmente.
Esta concepci6n de la guerra no cuajaria sino hasta 1871, cuan-
do G6mez se lanzara a la invasion de la zona cafetalera de Guan-
tinamo. La escasez de irmamentos y la superioridad absoluta tie
las tropas espafiolas en Las Villas, los obsticulos con que tropez6
el Jefe del Ejercito para organizer mihtarmente a Camagiiey, la
guerra absorbente y criminal de Valmaseda en Oriente, fueron
factors que impidieron la existencia de un mando centralizado que
planificara las operaciones de manera que se pudiera tener segu-
ridad absolute del triunfo al operar en las distintas regions que
los espafioles habian inundado de pequefios centros militares.

La guerra en Camagiiey en 1870
1870 fue el afio terrible de los camagiieyanos.
La inconsecuencia de los legisladores, que habian convertido a
la Camara de Representantes en el Poder Supremo de la Revolu-
ci6n iba a traer como resultado el desplome de la insurrecci6n en
Camagiiey. El mando espafiol habia concebido un plan de opera-
ciones, que pondria en ejecuci6n tan pronto llegara la temporada
de la seca. La guerra a lo Valmaseda estaba en el orden del dia
del Caballero de Rodas, que substituia a Dulee como Gobernador
de la Isla. Pero antes de inundar a la provincia de Camagiiey de
contraguerrillas y de centros militares, era precise desalojar al
gobierno cubano de Guaimaro. El 13 de diciembre al frente de
1,200 soldados el nuevo jefe military de Camagiiey, Puello, que subs-
tituiria a L6pez Letona, mareharia a la reconquista de Guaimaro.
La presencia ininterrumpida del gobierno cubano en Guaimaro
dictando medidas revolucionarias que se propagahan por todo el
pais, constituia una incitaci6n a la insurrreei6n ni'mada do tnds
los cubanos y afectaba y soeavaba el prestigio military de Espafia.
Grande seria su desilusi6n cuando el dia 30 de diciembre encontr6
al hist6rico poblado reducido a cenizas.
Thomas Jordan, que habia sido designado substitute de Quesada
como Jefe del Ejercito, habia decidido no presentarle combat en
ese lugar por estimarlo indefendible. Las fuerzas cubanas se le
enfrentarian, pero donde estimaran oportuno. En la retirada,
Jordan encontr6 un sitio Ilamado Mina de Juan Rodriguez, de gran
importancia estratlgica, para cerrarle el paso, y ofrecerle combat,
a la column de Puello.
La posici6n habilmente escogida para que no pudiera ser flan-
queada sino con grandes bajas por estar protegida por espesos bos-
ques a derecha e izquierda, fue cuidadosamente fortificada. Con
gran pericia el general norteamericano habia construido una trin-
chera de unos 1.500 metros en forma de tenazas, colocando en el
centro un pequefio cafi6n. La trinchera estaba resguardada, por
robustos troncos de madera del pais de 500 varas. DespuBs de la
dura experiencia por la que pas6 en la zona infeeta de contrague-
rrillas espafiolas de Brazo Fuerte, Jordan estaba ansioso da demos-

-50-








trar sus conocimientos militares en una batalla en la que 61 pudie-
ra disponer la forma en que se Ilevaria las operaciones.
A un general de escuela lo imprevisto y lo fortuito le resultaba
desconcertador. Era eso lo que le habia pasado hacienda guerra
de guerrillas en los bosques de la Sierra Maestra, al ser asaltadas
su column en innumerables ocasiones por las contraguerrillas es-
pafiolas en la Sierra Maestra. La falta de municiones, explicacion
ofrecida en el parte official cubano del abandon r(I eam'in en el
combrate, y de que Jordan y Agramonte no intentasen atacar y
destruir totalmente ]a column espafiola durante su obligada per-
manencia en Arroyo Hondo, no parece haber sido la fnica causa
de la determinaci6n de los jefes cubanos.
La column espaiola dej6 sobre el terreno gran cantidad de
parque y armamentos con el cual se podia proseguir la lucha.
Las razones de la actitud asumida por los jefes mambises pare-
se radicar en las discrepancies existentes sTIre enmstiones estra-
t6gicas entire Agramonte y Jordan lo que determine que no se ata-
cara a la maltrecha column de Pueblo que marchaba desmoraliza-
da,conduciendo mas de 200 heridos en camillas.
Por otra parte, las bases de operaciones y de producci6n que
tenia Quesada en Camagiiey, estaban d6bilmente defendidas y
hacia ellas se dirigia una column mandada por el jefe espafiol Go-
yeneche. Esta column abri6 ]a march desde Puer'o Pr'ncipe
hacia el sudeste, teniendo como objetivo el flanqueo de Ciego de
Najasa y de la Sierra de Guacaimar, fuerte centro insurrecto como
su objetivo principal. Las tropas hallabanse constituidas por seis
batallones, un escuadr6n de caballeria, una contraguerrilla cuatro
piezas de artilleria y un pesado convoy de carretas y bestias de
carga. Informado previamente de la ubicaci6n exacta de los cen-
tros insurrectos, y expert conocedor del terreno, Goyeneche lle-
varia a cabo las operaciones diestramente. En una zona amplia
dominada hasta entonces por los mambises, donde tenian talleres
de fabricaci6n de calzado, de monturas, de p6lvoras, de fulminan-
tes, y campamentos, hospitals, almacenes, zonas de cultivos, ga-
nado, residencias familiares, etc., los camagiieyanos fueron perse-
guidos por los espafioles que arrasaron todo a su paso.
Los insurrectos no habian preparado adecuadamente las defen-
sas de sus bases de operaciones y las fuerzas que debian rechazar al
enemigo se hallaban fraccionadas. Ante el empuje de la column
de Goyeneche, la resistencia que presentaron guerrillas aisladas fue
d6bil. No se pudo concertar la acci6n conjunta de las que opera-
ban sobre el territorio.
La column de Jordan despu6s del combat de la mina de
Juan Rodriguez, hacienda un esfuerza desesperado por enfrentarse
a la column espafiola que ya habia destruido a la mayor parte
de los campamentos mambises, al cabo de diez dias pudo esperarlo
en las trincheras que habian en las lomas de Imias. La descripci6n
que da Pirala del combat es la siguiente:
"La loma de Imias en el monte Culeco, era un sitio que habian
de aprovechar necesariamente los insurrectos para estorbar el paso

-52-









de los espafioles; asi lo comprendi6 Goyeneche, y al emprender el
26 la march desde Sabanilla, dispuso la manera de atacar aque-
Ilas posiciones; al llegar a ellas, el Coronel don Manuel ArmifiAn
con medio batall6n y don Manuel BAseones, con el otro medio, 6e
aprestaron a ejecutar el plan que se les habia encomendado para
envolver al enemigo por sus flancos; pero los insurrectos que se
manten'an ocultos y silenciosos detras de unas trincheras que ain
no se habian podido descubrir, rompieron fuego sobre la vanguar-
dia y la cabeza del flanqueo de la derecha, que adelantandose apa-
reci6 en el descampado formado por el desarrollo lateral de la tala
de Arboles; generaliz6se en toda la grande extension de la trin-
chera; Armifiin y Bascones se internaron en el bosque con sus
fuerzas y las flaqueadoras de San Quintin y Pizarro; lanzar6nse
sobre los costados defendidos de la posiei6n atrincherada hasta
asaltarla, salvando las difieultades materials que ofrecia la espe-
sura del bosque en unos puntos y la tala de Arboles en otros y en
diez minutes obligaron al enemigo a retirarse. Entonees, medio
batall6n de San Quintin y otro medio de Pizarro que hizo Goye-
neehe avanzar a paso ligero, apoyados por la artilleria, que en la
velocidad de estos movimientos s61o tuvo tiempo de hacer un dis-
paro de granada, y el enemigo tres con los cafiones que tenia, los
cuales se apresur6 a retirar, y despues lo hicieron los defensores
de las trincheras, persiguieron, guiados por Bascones, a los fugiti-
vos, en cuanto lo permiti6 lo espeso del monte".
Despu6s de la acci6n de Imias, Goyeneche, regres6 a Puerto
Principe el dia 29, siendo hostilizado d6bilmente por g rupos de
guerrillas.
El dia 14 de febrero, la column de Goyeneehe sali6 nuevamen-
te de operaciones, con el prop6sito este de desalojar los campamen-
tos que mantenian virtualmente sitiada la ciudad de Puerto Prin-
cipe. DespuBs de logrado su objetivo, Goyeneche, extendi6 las
operaciones hacia las estribaciones meridionales de la zona de
Nuevitas.
El primer objetivo estratpgico de Dulce, se habia cumplido. Las
bases insurrectas habian sido destruidas, pero este sistema de ope-
raciones en gruesas columns podia ser contrarrestado eon peque-
has partidas que se dedicaron a hostilizarlas causandoles innu-
merables bajas.
Una vez disgregadas las fuerzas mambisas, y destruidas sus
bases de operacionas, Goyeneche decidi6 ocupar militarmente todo
el territorio de Camagiiey, estableciendo centros de operaciones
militares que sirvieran para base desde las cuales las contrague-
rrillas se internaran en el campo, haeiendole la guerra en el monte
a los mambises. Cascorro, Sibaniec y Guaimaro, recibieron guar-
niciones, y fueron construidos fortines, trineheras y diversas obras
de defense military en estos poblados. Estos primeros centros mi-
litares debian asegurar las comunicaciones de Camagiiey con Tu-
nas, Bayamo, Holguin y Cuba.
Luego la provincia de Camagiey fue inundada por centros mi-
litares que cubrian pequefias zonas de terreno. En todos los luga-
res guarnicionados se dispuso la organizaci6n de contraguerrillas,

-53-








formadas por espafioles y cubanos. Se les imponfa la double tarea
de prestar servicios de practice y hacer los flanqueos de las colum-
nas, y de causar todo el dafio possible a los insurrectos con ataques
por sorpresa a sus campamentos, talleres, hospitals, etc.
Los festivos dias de paseos en carrozas, de mitines, de agradable
convivencia familiar, que reinaba en el campo insurrecto de Cama-
giiey, fue sustituida por los de terrible sacrificios, de asesinatos
de families enteras, de violaciones de mujeres indefensas, de pre-
sentaciones ante el enemigo. y de feroz persecuci6n a las hambrea-
das y enfermas tropas insurrectas.
Las discrepancies tacticas y estratigicas entire Agramonte y
Jordan, versaron sobre los aspects fundamentals en la direcci6n
de la guerra: Jordan estimaba que el soldado no debia llevar con-
sigo la familiar a la guerra, ni incumplir los reglamentos del cam-
pamento, ausentindose a su antojo. Asimismo era partidario de
que las tropas cubanas se concentraran y actuarAn en gruesas co-
lumnas, manteniendo la ofensiva. Estas columns debian operar
en todo el territorio camagiieyano, buscando el enemigo donde se
encontrara, no en una zona o region determinada.
El primer planteamiento de Jordan era sin duda correct.
La vida de campamento y la vida familiar son t6rminos exclu-
yentes. La discipline military y la convivencia familiar no se pue-
den mezclar. Las tropas cubanas no podian moverse rapidamente
por el terreno donde operaban ievando tras si una caravan de
mujeres, nifios y ancianos.
Menos que menos podian combatir en esas condiciones. La
anarquia y la indisciplina inherentes en los campamentos, product
de la vida sosegada y apacible que se llevaba en zonas insurrectas
de Camagiiey eran irreconciliables con las necesidades de la guerra.
Segfin Agramonte la separaci6n de los soldados de su familiar
debia llevarse a cabo gradualmente, porque acostumbrados a ia
compafia de sus esposas e hijos, podian presentarse al enemigo.
Era mejor cortar por lo sano separando a las families antes de
que el enemigo lanzara su ofensiva haciendo victims por igual a
las families y a las tropas. Las tropas tenian que estar libres para
replegarse, y retirarse, aun cuando se produjeran algunas deser-
clones.
El segundo aspect de la cuesti6n estaba intimamente ligado al
primero. La guerra no se podia haeer por comarcas, por zonas, aun
euando las tropas conocian todos los nidos de pijaro del territorio,
y fueran queridos por toda la poblaci6n.
El enemigo podia concentrar fuerzas absolutamente supdriorcs
como lo hizo, y destruir las fuerzas que operaban en una zona de-
terminada. El ejemplo de Vicente Garcia en Tunas no es vilido,
pues este luch6 contra fuerzas equivalentes a la suya, teniendo a
su favor la elecci6n de los combat, dedicandose a asaltar pesados
convoyes enemigos.

-54-








En lo politico esto trajo como conseeuencia la creaci6n de caudi-
Ilos regionales, de casicasgos que afeetan la necesidad de un mando
central de la Revoluci6n.
Este sistema de guerras por regions tenia hondas races feu-
dales. Antonio de Zambrana intimo compafiero de armas de Agra-
monte lo describia asi:
"La guerra se hacia federalmente (subrayado por Zambrana)
por decirlo asi sin perjuicio de reunirse cada vez que se consider.
raba ventajoso, todo jefe defendia su campo y su casa; combatien-
do por esta raz6n de tal manera que si no hubiesen llegado a faltar
las municiones, el Camagiiey habria sido inexpugnable. Los Recio,
Los Varona, los Boza, los Mola, los Agramonte, los Agiiero, los Cas-
tillo, todas las estirpes cuyo apellido era el simbolo de alguna cua-
lidad noble, y que conservaban con un espiritu feudal las virtudes
de su linaje como los timbres de un blas6n. marcaron con sus san-
gres orgullosamente las tierras de su heredad..."
Sin embargo, Agramonte para el afio 1871 iba a abandonar este
sistema de hacer la -lerra para operar en toda la provincia de
Camagiiey, que quedaria bajo un mando inico.
En el tercer aspect de la cuesti6n, el mas important, Jordan
tenia tambi6n raz6n. Aunque el General norteamericano no com-
prendia que las guerrillas que tiroteaban las grandes columns
enemigas, y no combatian frontalmente, aferrindose a los atrin.
cheramientos, jugaban un gran papel contra las grandes columns
fuertemente armadas, el hecho que el enemigo se dispersara para
ocupar toda la provincia, exigia que se concentraran las tropas
mambisas para aniquilar sucesivamente los pequefios centros mili-
tares.
Contra las grandes columns espafiolas, superiores absolutamen-
te a las columns que pudieran former los mambises en aquella
etapa, debia usarse la guerra de desgaste, de hostigamiento, con
pequefias guerrillas. Contra las pequefias guarniciones que se en-
contrab.in aisladas en el monte. se debian concentrar fuerzas rela-
tiva o absolutamente superiores dependiendo esto del estado moral
de las tropas enemigas, de la posici6n estrat6gica de las defenses
que tuviera el lugar, etc. Sin embargo, una vez que el enemigo
habia destinado la mayor parte de sus fuerzas al interior de la pro-
vincia en pequefios grupos y dada la carencia de armas con que
contaban los mambises. Astos debian organizer columns m6viles
con superioridad de medios para aniquilarlos y obtener las arms
necesarias. Desde que el ej6rcito espafiol pretendi6 disputarle el
dominio de todo el territorio a los mambises, estableciendo una red
de pequefios centros militares el principio por el que se debi6 regir
al mando insurrecto era el de que era preferible "Cortarle un
dedo, que herirle un brazo".
Herir un brazo equivale a emboscar y tirotear una column
enemiga y causarle 50 bajas a una column de 1,000 hombres.
Al levar a cabo este tipo de acci6n la column espafiola ata-
cada sorpresivamente por ser superior por lo general a las colum-

-55-








nas que puedan organizer los guerrilleros, quedari dueflo del te-
rreno, y los guerrilleros se tendrin que retirar.
Cortar un dedo equivale a aniquilar por complete una contra-
guerrilla o la guarnici6n de un centro military de 50 hombres. En
el primer caso la column esperada causara mas bajas a los guerri-
lleros que operan en columns, por tener mayor poder de fuego,
y los guerrilleros no podrAn apoderarse de las armas por tener
que retirarse. En el segundo caso, los guerrilleros tendran menos
bajas por ser menos intense el poder de fuego enemigo y podrAn
apoderarse de las armas despu6s de aniquilarlo totalmente.
Si para una gran column enemiga es desmoralizante que le
hayan matado 50 hombres sin poder castigar a las pequefias par-
tidas que los han tiroteado para retirarse despues rapidamente, es
tambien desmoralizante el saber que una guarnici6n o una contra-
guerrilla complete ha sido aniquilada totalmente. Las fuerzas que
sustituyan a la guarnici6n siempre tendrAn present que en ese
lugar los insurrectos destruyeron totalmente a los defensores del
centro military, y que podrin en cualquier moment repetir la
acci6n.
Guiado por sentimientos humanitarios Agramonte trat6 de pre-
servarles la vida a las families, protegiendolas con sus escasas y
dispersos fuerzas, luego discrepancies political y militares con CUs-
cedes le harian renunciar al mando military de la provincia de Ca-
magiley. Sin embargo una vez superada la divergencia con Cespe-
des el 17 de enero de 1871, iba a asumir de nuevo el mando military
de Camagiiey, llevando a cabo la guerra de acuerdo con estos prin-
cipios militares. Las divergencias entire Agramonte y Jordan desem-
bocaron en la renuncia de este filtimo. El general norteamericano,
aunque sigui6 prestando su ayuda a Cuba desde los Estados Uni-
dos, no estaba habituado a la vida de guerrillero y no persevere en
su tesis que eran correetas en t6rminos generals.
La intensificaci6n de la guerra trajo por consecuencia las de-
sereiones en masa de la mayoria de los terratenientes y de ele-
mentos vaeilantes en la provincia de Camagiiey.
Carlos Manuel de Cespedes constat6 el process con certera vi-
si6n political y military. Las causes que motivaron esas deserciones
segin Cspedes fueron:
"La falta de.patriotismo sincere, de fe en la Revoluci6n de
muchos de los que a ella vinieron del bando reformista o conce-
sionista, y que no han hecho mAs que volver a su verdadero puesto
al lado de Espaia, abandonando las filas revolueionarias. Gran
part de los presentados en Camagiiey pertenecian al que dio en
lamarse partido de Caonao, de origen y resabios reformistas y
conservadores; y si muchos de ellos ocuparon puestos elevados en
el campo de la Revoluci6n, fue por su posici6n social, por espiritu
de contemporizaci6n, por el falso concept en que parte de la opi-
ni6n pLblica de sus paisanos los tenian al verlos ya en el terreno
revolucionario, etc., la campafia poco cruda que habian hecho los
espafoles hasta ahora en el Camagiiey, donde se disfrutaba, en
medio de la guerra, de bastantes comodidades, con abundancia de
ganado, viandas y caballos, vivi6ndose en las casas de las fincas,

-56-








hoy destruidas, viajando en carruajes las sefioras, etc. (2) Activadas
las operaciones los espafioles que tienen numerosas fuerzas, se han
encontrado con poea entereza para soportar las penalidades, priva-
ciones y continues peligros de una guerra a muerte, los que no
sienten aquel entusiasmo santo por los destinos de la libertad de
la Patria que se necesita para mostrar con Animo siempre sostenido,
al enemigo encarnizado de nuestra independencia. (3) El intense
apego a sus families que caracteriza a los camagiieyanos, y que los
impele a seguirlas a lugares ocupados por el enemigo, donde son
Ilevados a la fierza o se presentan para evitar los horrors de su
tenaz persecuci6n".
Fue en estas circunstancias en que Ignacio Agramonte se hizo ple-
namente consciente de que la Repfiblica te6rica que.aspiraba a
plasmar en la Constituei6n de Guiimaro, estaba muy lejos de ser
una realidad. mientras no se resolvieran las tareas inmediatas de
la guerra. Ante sus ojos se present triste especticulo de la pre-
sentaci6n de muchos de sus compafieros en la convenci6n de Guai-
maro. El 13 de enero aceptaria el nombramiento de jefe de las
operaciones militares en Camagiiey. Las divergeneias entire Ces-
pedes y Agramonte quedan atrAs y de entonces en adelante, mar-
charan unidos en aras de la Patria, pero la mayoria de los terra-
nientes abandonan la lucha.

Mando de Cavada en Camagiiey
Federico Fernindez de Cavada que substituy6 a Jordan en el
mando military fue uno de los jefes militares que tuvo una con-
cepci6n estrat6gica y tietica mis profunda de la guerra.
Cavada native de Cienfuegos, hab-a sido eomandante del ej6r-
eito del Norte en la guerra contra el Sur eselavista.
En el corto tiempc que dur6 su mando en Camagiiey (de abril
a junio de 1869), dict6 una series de disposiciones tan acordes a las
necesidades del moment que cualquier estratega de guerrillas de
la 6poca actual no dudaria en elogiar y aprobar.
No obstante, Cavada eneontr6 desde el primer moment la fuer-
te oposiei6n de la Cimara y en particular de Ignacio Agramonte,
que diserep6 de las medidas tomadas por el nuevo Jefe del Ej.r-
cito encaminadas a destruir todas las fuentes de riquezas. Cavada
habian dictado una orden military concebida en estos terminos: "En
vista de que el enemigo pretend recorrer en sus actuales opera-
ciones todo el territorio del Estado y situar campamentos en los
puntos mis importantes, se servirA usted destruir con fuego sin p6r-
dida de tiempo, las easas de las fincas mayores, y las fabricas de
ingenios que puedan ser utilizadas por el enemigo durante la
campaila de primavera. Las autoridades civiles y militares se ser-
viran prestar toda elase de auxilio al comisionado".
Ignaeio Agramonte crey6 ver en estas disposiciones una conjura
de Carlos Manuel de C6spedes y de Cavada para impedir que Ca-
magiiey pudiera resistir militarmente la ofensiva esnafiola. El
comunicado que dirigiera a la Camara de Representantes Agra-

-57-








monte acusaba a Carlos M. de Cespedes de querer "acabar con el
Camagutey para poder decir luego, neciamente, cuando se le haya
reducido a la impoteneia, que no hace nada, que el enemigo se pasea
impunemente en su territorio".
Agramonte habia renunciado al mando military de la provincia
de Camagiiey meses antes con motive de un desembarco de armas
que Cavada orden6 que se trasladara a Las Villas.
Obsecado por su rivalidad con C6spedes, Agramonte acus6 al
President y a Cavada de ser "los judios que se repartieron, la
tdnica del senior". Pero muy lejos de tratarse de una conjura las
medidas tomadas por Cavada habian sido destinadas a fortalecer
a la insurrecci6n en su conjunto. Desde el alzamiento de los villa-
refios en febrero de 1869, 6stos no habian reoibido armas. Perse-
guidos sin cesar combatiendo a veces a pedradas, muchos tuvieron
que refugiarse en Camagiiey. Una de las expediciones desembarca-
das en Camagiiey estaba destinada a armar a los villarefios, y sin
embargo, CBspedes habia dispuesto que se le entregasen a los ca-
magieyanos. Era por lo tanto una obligaci6n moral entregarles
armas a los villarefios, ademis de ser una cuesti6n de primordial in-
ter6s estrat6gico mantener encendida la guerra en Las Villas.
Con relaci6n a la political de la tea incendiaria aplicada por
Cavada en Camagiiey no nos queda la menor duda de que era la
estrategia carrecta a seguir. Agramonte, al protester energica-
mente contra este tipo de guerra, evidenciaba que no se habia sus-
traido totalmente de la influencia de los terratenientes camagiie-
yanos.
Estas dificultades que confront Cavada, ademis de las conti-
nuas presentaciones de la mayor part de los terratenientes alzados
en Camagiiey hicieron practimente impossible que pudieran apli-
car durante su corto mando sus conocimientos militares, en las ope-
raciones de guerra.
Un ejemplo de la cabal compresi6n que tenia Cavada de las
leyes de la guerra en esta etapa de la lucha por la que pasaban los
insurrectos es la siguiente instrucci6n dictada en enero de 1870
a las fuerzas de Las Villas:

Instrucciones Enero 1870
"lro.-Deberan organizarse las fuerzas de Infanteria con s61o
1/8 part aproximadamente de Caballeria en las localidades que
&eta pueda operar con holgura.
2do.-Las compafiias que estin en operaci6n active deberAn
adoptar la costumbre de levar siempre consigo una o dos raciones
eoeinadas.
3ro.-Todas las guardias, vigias, deberAn situarse de tal modo
que puedan vigilar sin ser vistos del enemigo.
4to.-Se evitarA establecer campamento o atrincheramientos
permanentes, variandolos continuamente para que el enemigo no
tenga objetivo fijo en sus operaciones.

-58-









5to.-DeberAn adoptar la ofensiva en todo caso en que sea po-
sible, no esperando el ataque de las columns enemigas, sino al
contrario atacandoles en emboscadas o al rato en los puntos en
que no esperan ser asaltadas.
6to.-Se preferirAn para la ofensiva las lines de comunicacio
nes entire las bases principles y los pequefios fuertes que de ellas
dependent para su abastecimiento y pertrechos.
7mo.-DeberAn evitarse las columns fuertes y dirigir nuestros
ataques contra las d6biles con objeto de poseernos de armas .
pertrechos.
8vo.-DeberAn atacarse con toda preferencia los pequefios eon-
voyes con que abastecen sus destacamentos menores, con el objeto
de obligarles a reforzar hasta tal extreme las escoltas que los con-
ducen que se vean obligados a abandonar dichos fortines por lo
expuesto y costosa que en tal caso les seran.
9no.-No debera atacarse ningin fuerte ni posici6n atrinchera
da a menos que conste al jefe la debilidad de la guarnici6n y en
tal caso la fuerza que ataque deberA ser tan enteramente superior
en nmunero que no quepa duda del resultado. Una fuerza conside-
rable de macheteros agregada a la column de ataque contribuirf
a impresionar al enemigo y a inducirlo en algunos casos a aban-
donar sus trincheras sin hacer resistencia.
10lo.-Las armas deberan agruparse para todas las operaciones
segin su clase, evitando para hacer fuego mezclar las de corto
con las de la largo alcance. Se colocaran para el fuego a las dis-
tancias que correspondan con su alcance. En las emboseadas contra
fuerzas mayores es preferible repartir la guerrilla en grupos sepa-
rados pars evitar que el enemigo concentro sus fuegos sobre ellas.
llno.-En todas las operaciones el Jefe del Distrito tendra pre-
sente que el objetivo ulterior es la base o poblaci6n principal y
por este motive procurar siempre que sea possible ganar terreno
hacia ella".
Cavada tambien redact6 un manual tactico de guerrillas que
tuvo vigencia para todas las Fuerzas Armadas Revolucionarias.
En este manual tActico se prescribe la forma en que se debian
disponer y linear las tropas en combat de aeuerdo con las carac-
teristicas de las armas de fuego de la 6poca. Seguin Cavada: "El
fuego de filas por batall6n o sea, una de convenient aplicaci6n
euando el enemigo se halle cerea, pues podri hacer descargas ce-
rradas al unisono la segunda fila. De poder hacerlo la primer
fila tambi6n hara una descarga. Nunca se ordenara una descarga
sin que tenga cargadas sus armas la fila que antes hizo fuego..."
"El fuego de filas tiene el inconvenient de que no hay el tiem-
po necesario para que los soldados fijen bien la punteria. En este
fuego se dispara al bulto de la caballeria enemiga. El fuego de
hileras tiene la desventaja de que no disipado aun el humo de un
disparo, cuando se reune el del otro, se form una nube en medio
de la que es dificil ver, cuesta tambi4n trabajo hacerlo cesar, por-

-59-








que un prolongado estruendo no deja oir las voces. En el fuego
de hileras los soldados disparan a discreei6n. El soldado dispara
con libertad, no en fuego cerrado como el fuego de filas".
"No se debe aplicar el fuego de filas euando el declive del te-
rreno es grande y los soldados hagan el fuego de arriba a abajo,
porque entonces es muy dificil la punteria".
"El fuego de filas es efectivo cuando el enemigo avanza sobre
las filas, pues cuando se releva la primer todavia tendri que en-
frentar la segunda. No es efectivo para hacer disparos a larga dis-
tancia'".
"Un batall6n de batalla no debe hacer fuego contra pequeiios
grupos de guerrillas: el fuego de 6stas debe ser contestado por
guerrillas para ahorrar municiones".
"Por regla general nunca se debe emplear un fuego nutrido en
batalla si no contra tropas que avancen con resoluci6n o que ofen-
den con un fuego violent desde puntos eereanos".

La Revoluci6n en Oriente afio 1870

A fines del 69 el Conde Valmaseda en carta al Gobernador de
la Isla, Caballero de Rodas, le expresaba la dificultad de concen-
trar mis fuerzas en Tunas y Holguin, a menos que se le ordenase
abandonar la region sur de la provincia de Oriente. No contaba
con suficientes fuerzas para cumplir la petici6n de Rodas de diri-
girse con una poderosa column a Camagiiey para pacificar el te-
rritorio. El sistema de ocupar militarmente todo el territorio se
lo impedia.
El proverbio "Quien much abraza poco aprieta", se cumplia
en el caso de Valmaseda. La carta de Valmaseda (este aspiraba
a substituir a Rodas) terminaba con estas palabras: "Si Ud. quiere
que vaya de prisa (es decir que ocupara el territorio oriental para
dirigirse a Camagiiey), vengan 2,000 soldados, si no cuenta con
ellos tendr6 que ir despues".
En el norte de la provincia de Oriente, G6mez, Garcia y Maceo
hab'an resistido heroicamente la creciente. Valmaseda, no habia
tenido necesidad de distraer muchas tropas de linen para ea zona,
espaiola. Valmaseda arm6 y pertrech6 bien. A los campesinos espa-
fioles del norte de Oriente. Consciente de que G6mez era un hueso
duro de roer, a principios de 1870 empez6 a establecer pequenos cam-
pamentos en las fincas de la judisdicci6n, sostenidos y aprovisionados
por columns volantes, en operaci6n infatigable contra los mam-
bises. El Conde extremaba las medidas al establecer campamentos
en los montes, pues hasta entonces las contraguerrillas, y columns
habian operado desde poblados, o bien desde fortines militares,
segfn Ramiro Guerra:
"El episodio de un campamento del general G6mez bloqueado
materialmente en el lugar lamado Aguas Verdes, es una evidencia
hist6rica de la situaci6n a que se lleg6 en Horguin. El campamento

-60--








estaba situado en una gran extcns:in de terreno boscoso, atrave-
sado por el camino de Palmarito a Tacamara. A ambos lados de
la entrada, el enemigo habia situado campamentos permanentes, el
toque de cuyas cornetas oiase desde el campo cubano situado a
equidistancia de ambas entradas. El general G6mez install el
Cuartel General con parte de las fuerzas a sus 6rdenes sobre la en-
trada al campamento por el camino a Palmarito; el resto de la tro-
pa ocup6 la' otra entrada, del lado de Taecmara. Entre ambcs
extremes hallibase la inica aguada del lugar. Tras los ranchos
de las fuerzas cubanas. en el monte firme acamparon las numerosas
families y los enfernos a quienes dichas fuerzas ofrecian pro-
tecci6n".
Mafiana y tard los enemigos sostenian fuego con las avanza-
das y los piquetes cubanos que vigilaban las entradas de los dus
caminos, sin lanzarse a un ataque a fondo, en espera de que los
cubanos consumiurin sus pocas municiones en los tiroteos diaries.
El agua era mala y escasa; la comida costaba grandes dificultades
buscarla; los pocos cartuchos para las escaramuzas diarias hacianse
con las capsu-as que los soldados enemigos dejaban regadas en el
terreno donde se libraban los choques. De esta manera, G6mez se
sostuvo Uurante cerca de un mes.
A pesar de lo extremado de la situaci6n, no hubo un solo pre-
sentado ni un desertor. Los d6biles y los acobardados se habian
marchado ya al campo enemigo. en el campamento quedaban
"los puros", los resueltos a morir. La confianza se restablecia y
la Revoluci6n se afirmaba".
Cansados los espafioles de esperar el agotamiento de las muni-
ciones de los cubanos, se lanzaron a una acometida por ambos ex-
tremos. Prodfijose una dispersion general por falta de medios
materials de defense, pero muy poco despues los dispersos halla-
banse nuevamente reunidos a las 6rdenes de G6mez, en el lugar
donde supusieron que 6ste se habia dirigido, dispuestos a continuar
la lucha.
Finalmente en el mes de febrero, G6mez recibia noticias por
primera vez en various meses del gobierno que habia elegido para
su residencia la jurisdieci6n intermedia de Tunas, que era un islote
entire la creciente de Valmaseda en Oriente, y las de Goyeneche
en Camagiiey. Alli se dirigi6 con sus fuerzas despues de romper
el cerco de Aguas Verdes, siendo grande su sorpresa al encontrar.e
con el general Luis Figueredo con una fuerza de 400 hombres bien
armados. El gobierno habia recibido una expedici6n que le sirvi6
para apertrechar a las partidas dispersas y concentrarlas en Tunas.
La creciente de Valmaseda habia sido contenida de hechn. por el
dlque de las fuerzas del gobierno revolucionario que se habian esta-
blecido firmemente en Victoria de las Tunas.
Informado G6mez de las alocuciones de Valmaseda en las que
afirmaba marchar a travys de Tunas, rumbo a Camagiiey, despues
de haber pacificado el territorio, concibi6 el plan de encenderle la
guerra a retaguardia en las jurisdiceiones de: Jiguani, Bayamo,
y Manzanillo, Armadas y con municiones se podian former tres co-
-61-









lumnas m6viles y fuertes que arrasaran la red de fortinps pRpasnles
en la cuenca del Cauto, destruy4ndolos uno por uno. Segdn el plan
de G0npez actlr '- ,uani y Modesto uiuz y i muu -U.... o
en Bayamo y Manzanillo.
Unidas las tres columns con Vicente Garcia, cuando se movian
hacia el sur, libraron un fuerte combat en Rio Abajo que dur6
tres dias, la recia lucha puso de manifiesto la falsedad de los par-
tes de Valmaseda sobre la pacificaci6n total del territorio.
Pero el general G6mez de acuerdo con la estrategia que habia
concebido, estim6 que habia cometido un grave error al acceder a
Ja demand de Vicente Garcia de entrar en combat. A pesar
ae haber aniquilado a la column enemiga, los cubanos habian con-
sumido cerca de 5,000 tiros en el combat. Tambien habian sufrido
perdidas sensibles, entire las que se encontraba el bravo official
mambi, Salvador Bello. De haber esquivado el choque de Rio
Abajo, en opinion de G6mez, se hubiera podido tomar fAcilmente
a Bayamo, cuyas tropas se encontraban tan seguras como si ope-
raran en una ciudad de la peninsula ib4rica.
En la zona del Cauto no se veia un insurrecto en los iltimos
seis meses. Proseguida la marcha a Jiguani, el 24 de febrero lleg6
G6mez a la jurisdicci6n de Cuba. El 30, a las 12 del dia, G6mez
iniciaba un plan asaltando y destruyendo el campamento espafiol
de Santa Rita. Sin p6rdida de tiempo se repleg6 hacia Calabazar
donde acamp6 "despues de haber destruido cuanto habian cons-
truido los espaiioles". Las llamas de la guerra se propagaban de
nuevo por el Cauto. El Generalisimo eligi6 como base de opera-
ciones la estrat6gica zona de Charco Redondo. Mientras tanto Fi-
gueredo y M. Diaz operaban activamente en Bayamo y Manzani-
llo. Fallecido el 26 de junio Donato Marmol, C6spedes design en
su lugar a G6mez para substituirle en la zona de Santiago de Cuba.
Las fuerzas de la division con que G6mez empez6 a operar en
Jiguani ascendian a 900 hombres. A los efectos de iniciar la cam-
pafia en Cuba, dej6 el mando a Calixto Garcia. Una vez que lleg6
a la jurisdicci6n de Cuba se reclutaron 600 hombres. Las fuerzas
se distribuyeron en seis batallones y 4 compafias mandadas por
Antonio Maceo, Guillerm6n Mbncada, Jos6 de Jesfis P6rez, Paquito
Borrero, Camilo Sinchez y Silverio del Prado. Todos eran nati-
vos de la jurisdicei6n de Cuba, eran los jefes admirados, acatados
de sus tropas respectivas, tenian gran experiencia de guerra, y
eran heroes populares, queridos por toda la poblaci6n campesina y
esclava de la zona. No se dedicaron fnicamente a hacer la guerra.
sino que ligaron sus operaciones militares al trabajo politico entire
los habitantes de la region.
Por otra parte la dial6ctica de la lucha insurreccional habia
radicalizado a la dirigencia terrateniente de esta. Cespedes no
marchaba a la zaga del movimiento, sino que lo encabeza con me-
didas que atacaban.las Irelaciones de propiedad esclavistas exis-
tentes.
"Las llamas, escribi6 Cespedes en una Circular Oficial, que
destruyan las fortunes y sefialen las regions azueareras con su

-62-








surco de fuego y ruins, para que sean los faros de vuestra liber-
tad... Si la destrucci6n de los campos de cafia no bastare, Ilevare-
mos la antoreha a los poblados, a las villas y ciudades... Mejor
parL la causa de la libertad humana, mejor para la causa de los
derechos humans, mejor para los hijos de nuestros hijos; que Cuba
sea libre afin cuando tengamos que quemar todo vestigio de civi-
lizaci6n, desde la punta de Maisi hasta el cabo de San Antonio,
con tal que no sea tolerada la autoridad espafiola".
En octubre del 1871, despu6s de ordenar a Maximo G6mez que
destruya toda la riqueza "afctalera de Guantinamo, Cespedes es-
cribe: "G6mez ha dejadc a Guantanamo en buen estado: Los ene-
migos quedan a la defensiva y destruido casi todo ese centro de
producci6n. El sistema es doloroso, pero nosotros no podemos va-
cilar entire nuestra riqueza y nuestra libertad: Aquella debe sacri-
ficarse a esta, y los responsables de esta ruina serin los que la
vean impasibles y los que nos obligan a llegar a ese extreme con
sus barbaries".
Otro factor que coadyug6 a que la poblaci6n campesina y es-
clava se sumara a la causa independentista, con mas vigor, fue el
decreto que con estos fines traz6 Carlos Manuel de Cespedes, abo-
liendo el reglamento de trabajos forzados de los libertos por el
ej6rcito mambi:
"El timbre mis glorioso -dice la Circular de C6spedes- de
nuestra Revoluci6n a los ojos del mundo entero, ha sido la eman-
cipaci6n de los esclavos. que no eicontrandose en plena capacidad
durantp los primeros tiempos de su libertad, para ejercer ciertas
funciones, a causa de la ignorancia en que el despotismo espafiol
los mantenia, habian sido dedicados casi exclusivamente al servicio
domestlco y al de la agriculture, por medio de consignaciones
forzosas; el transcurso de dos afios ante el espectaculo de nuestras
libertades, es suficiente para considerarlos ya regenerados y fran-
quearles, toda la independencia, a que con sujeci6n a las leyes
tienen indispensables d< recho.
"Se hace, pues, necesario completar su redenci6n, si es possible,
emplear esta frase, y a la vez emanciparnos de sus servicios for-
zosos ".
Terminada la reorganizaci6n de las fuerzas mambisas en Cuba,
G6mez se mantuvo en actividad constant. Unas veces asumiendo
la ofensiva, otras, la defense active oper6 a todo lo largo de la zona
bajo su mando, sin aferrarse esterilmente a la defense del territo-
rio, sino buseando siempre causarle el mAximo de dafio a las tropas
enemigas. Valmaseda tuvo que recurrir a la concentraci6n de
grandes columns de manera que los meses de octubre y noviem-
bre, fueran de un batallar continue. El 5 de septiembre el cmna-
mento de Antonio Maceo, era sorprendido y 6ste gravemente herido,
pero el enemigo quedaba destrozado. En el mes de octubre. G6mez
se retire hacia el campamento de Policarpio Pineda (Rusthn), en
Lomas de Brufii, desde donde estimkndolo oportuno organize la de-
fensa del territorio para rechazar fuertes ataques del enemigo.

-64---








DespuBs de veneer decisivamente al enemigo, G6mez march
hacia Tiarriba al frente de 300 hombres, perfectamente armados y
municionados. El pequeiio centro military defendido por 300 sol-
dados, qued6 totalmente destruido. "Todo -consign6 G6mez en
su Diario- "queda en nuestro poder; el enemigo dej6 30 cadave-
res, se ocuparon 35 armas, pertrechos con abundante y rico convoy
de efectos de todas classes y much ganado caballar y vacuno. Se
incendi6 todo el poblado y me retire a las dos de la tarde, destru-
yendo a mi paso 4 fincas, cuyos esclavos puse en libertad".
Aunque la correlaci6n de fuerzas variaba sensiblemente en
Oriente, las aspiraciones de Valmaseda a la gobernaci6n del pais
se veian satisfechas como resultado de la propaganda que le ha-
bian hecho sus partidarios, los integristas mas reaccionarios y fu-
ribundos y los voluntarios.
Dada la falta de provisions existente en Tunas, habiendose
agotado hasta los caballos, Valmaseda orden6 que se le enviara un
convoy, con s61o 500 hombres, siendo voluntarios la mitad de 6stos,
pues se carecia de tropas en Oriente.
En el camino la caravan fue atacada en innumerables ocasio-
nes, pudiendo llegar con s61o la mitad de sus efectivos, y 71 bajas,
segfn consigna Pirala. A principios de diciembre, Holguin fue
atacado por Aurecochea, quien dejindose llevar nor la falqa im-
pres6n que habiendo perdido el enemigo la ofensiva, sus centros
militares de importancia podian ser destruidos, con fuerzas relati-
vamente inferiores. Este ataque fracas6.
Con el fin de dar un golpe publicitario de primer orden, MAxi-
mo G6mez march el 16 de diciembre desde Manacas hacia el cen-
tro military de la Socapa en la bahia de Santiago de Cuba. "Esa
noche -anota G6mez en su diario- invado toda esa zona, hago
muchos prisioneros y espafiolizados, se destruyen varias fincas, se
da libertad a los esclavos, y al amanecer atac6 el caserio de la So-
capa. Se toma toda la guarnici6n, se ocupan 20 armas y el mismo
dia me retire a Quinto a tres leguas de alli".
Toda la ciudad de Santiago de Cuba alarmada, vio el incendio
del fortin military. Empero, el hombre que se habia ganado la fama
de pacificar a Oriente, el obeso asesino Valmaseda, despubs de ce-
lebrar un solemne Te Deum en la Catedral de Santiago de Cuba,
el 31 de diciembre, mareharia rumbo a La Habana, para desde la
Capitania General tratar de aplacar el incendio revolucionario en
toda la isla.
En pocos meses G6mez y los heroicos jefes de la region de Cuba,
habian nivelado la correlaci6n de fuerzas en Oriente. La Revolu-
ci6n renacia en Oriente, despu6s de un cruento y continue batallar.

Las Villas: 1870.
Las Villas continuaron siendo la provincia donde los espafioles
campeaban por sus respetos. Sin embargo, el hecho de que los es-
pafioles, dada la posici6n estrat6gica que tenia, mantuvieron alli
gran cantidad de tropas favorecia el desarrollo de la guerra en
-65-







las restantes provincias. En este afio Federico Cavada propici6
la invasion de las provincias occidentales.
El primer contingent invasor estaba formado por 150 hombres,
al mando del cual se hallaban Luis de la Maza Arredondo y el ca-
pitan Rnamn Curbelo Garcia, de la zona cienfueguera. El 4 de
Harzo desde la zona de los Arabos iniciaron la march las fuerzas
invasoras.
Perseguidos desde un principio por miles de voluntarios movi-
lizados, guerrillas y tropas de linea guiados por buenos practices,
sufrieron continues bajas, quizAs porque pensaban err6neamente
que el objetivo de la column era el de sostener combates con el
enemigo y no rehuirlo. De todos modos el hecho es que despu6s
de sufrir infinidad de penurias, el contigente se vio obligado a in-
ternarse en la Ci6naga de Zapata y penetr6 en la jurisdicci6n de
La Habana. La necesidad de evitar combates en esta zona llena
de peligros los hizo disgregarse en grupos de dos y tres, siendo
apresado Maza Arredondo el dia 16 en Bataban6. Ese mismo 1lia
en union de sus compafieros fue fusilado. La proeza de estos abne.
gados y valientes patriots precursores de las invasiones de G6mee
y Maceo a occidente, ha quedado grabada en nuestra historic inde-
leblemente. La segunda expedici6n con mejores armamentos par.
tiria desde Camagiiey, encabezada por el valiente brigadier Ber-
nab6 de Varona (Bembeta). Provisto de una buena cantidad de
rifles y de un cafi6n que le entreg6 Cavada, Bembeta organize una
column fuerte de 600 hombres. El 18 de julio, Bembeta, oeup6 y
asalt6 el poblado de Lizaro L6pet, con la finalidad de armar per
complete su column. El triunfo le sonri6 el 19 de julio, causan-
dole grandes bajas al enemigo, y ocupando una considerable can-
tidad de armas. Al dia siguiente entr6 en Iguara, donde el 22, re-
chaz6 atrincherado a los espalioles, y el 23 efectu6 la toma de Ji-
cotea. El cruce de la Trocha military que estaban construyendo los
espafoles en evitaci6n de que los rebeldes se comunicaran entire si
fue llevado a cabo por Bembeta sin novedad. El valiente cama.
giieyano a fuerza viva trataba de abrirse paso en direcci6n a occi-
dente, obteniendo victorias de importancia. Sin embargo, una epi-
demia de c6lera morbo asiitico hizo presa de sus tropas, por lo
que dividi6 sus fuerzas.
En el curso de la march se volvieron a repetir casos de c6lera
por lo que disgreg6 sus partidas y abandon la idea de continuar
la invasion ante el nfimero considerable de enfermos y muertos que
se produjeron diariamente.
Objetivos estratkgicos:
En 1870 se empez6 a hacer evidence que el plan estratigico de
Espafia era el de dividir el territorio de la isla bien por trochas,
bien por lines militares.
En este afio se inici6 la construction de las primeras trochas
militares. En el territorio de Cuba tambien se emplazaron algunas
lines militares para contener las actividades de G6mez. Con esto
se perseguia concentrar gran cantidad de tropa y destruir por par-
tes los grupos insurrectos.

-66-







Por su parte los mambises luchaban por extender la guerra a
zonas que no habian sufrido el impact de la guerra, como lo demues-
tran las expediciones invasoras que partieron de Las Villas, y la
ofensiva por retaguardia que inici6 G6mez al penetrar en la region
del Cauto y en la region de Cuba.
Oriente 1871:
La rica zona cafetalera de Guantinamo fuente de riquezas para
la metropolis espafioles habia sido tradicionalmente un baluarte del
ejercito y las guerrillas espafiolas. Enclavadas en elevadas mon-
tafias y protegidas por fuertes guarniciones, el ataque a esta zona
era considerado sumamente dificil.
El fracaso de Jordan al atacar las zonas cafetaleras en las re-
giones montafiosas constitufa una amarga experiencia. Empero,
MAximo G6mez una vez completada la organizaci6n de fuertes co-
lumnas inici6 la invasion de la rica region.
Pertrechadas por 400 modernos fusiles Spencer y Remington
que habia dejado la expedici6n del Virginius, el 29 de julio, la co-
lumna de G6mez iba a arrastrar con todo lo que encontrara a su
paso.
Tres objetivos estrat6gicos perseguia G6mez con esta operaci6n:
(1) La destrucci6n de toda riqueza cafetalera de Oriente, por
medio de la tea.
(2) La destrucci6n de las guarniciones del ejrcito redueiendo
asi cada vez mis su capacidad efectiva.
(3) La sublevaci6n de las grandes dotaciones esclavas, y su
incorporaci6n a las fuerzas mambisas.
Con este prop6sito, G6mez inici6 la march en los primeros dias
de agosto.
Mientras tanto en un movimiento de destrucci6n para facilitar
el advance de G6mez, Guillerm6n Moncada al mando del 5to. Bata-
116n de 200 hombres, bate al enemigo en el partido de Yaguas du-
rante 20 dias.
Cumplida su misi6n Guillerm6n se unfa a la column de G6mez.
Pocas semanas despues el 18 de septiembre, las fuerzas de Ca-
lixto sorpresivamente asaltarian y saquearian a Jiguani fuertemen-
te guarnicionado y abastecido. El resultado del combat fueron:
Los espafioles sufrieron mis de 200 bajas, los cubanos seis muertos
y 20 heridos. Por primer vez desde el inicio de la creeiente de
Valmaseda se tomaba una ciudad en la zona del Cauto. Las pre-
visiones tomadas por Calixto para el ataque, son un ejemplo de la
alta calificaci6n military que habian alcanzado los jefes insurrectos
en los dos afios de guerra contra Espafia.
Las medidas tomadas para el ataque fueron las siguientes:
1.--Concentraci6n de las tropas para el ataque.
2.-Silencio en la preparaci6n.
3.-Estudio global de la posici6n enemiga, asi eomo de Ins vias
que a la misma condueen.


-67-








4.-Una informaci6n de primer mano sobre el poder ofensivo
y defensive de los defensores del poblado, y consecuente-
mente la delimitaci6n del objetivo estratigico principal, (el
ataque a la ciudad) y abstenci6n de llevar a cabo un ataque
innecesario al Castillo de la Loma, al cual simplemente se
le rodea para evitar que de alli salgan tropas en defense
de la ciudad.
5.-El establecimiento de una estrecha vigilancia de las vias que
comunican a la ciudad con el exterior.
6.-Un elaro sefialamiento de los objetivos a cada mando
subalterno.
7.-Una series de medidas previsoras sobre la forma de l1evar a
cabo la retirada despu6s del ataque.
Los resultados de esta acci6n fueron que sobre las tropas de
Calixto se lanzaran gran cantidad de tropas enemigas, facilitando
asi las operaciones de G-mez en Guantinamo.
El dia 4 de agosto, G6mez con 200 hombres divididos en dos
columns asaltaba el cafetal Indiana muy bien fortificado, pero
defendido s61o por 40 hombres.
El primer grupo atacante se tiene que retirar. Jose Maceo cae
gravemente herido sobre la trinchera enemiga.
Antonio Maceo pide a G6mez que se le deje dirigir el ataque
para rescntar a su hermano. El Titan toma el mando, ataca al
frente de sus soldados, cortan alambradas, saltan fosos, incendian
el fuerte donde mueren todos sus defensores.
Armas y pertrechos en abundancia habrian de reunir para pro-
seguir la invasion.
Jos6 Maceo sobreviviria de las heridas para convertirse en uno
de los mis aguerridos y bravos oficiales del Ej6rcito Libertador.
El 5 de agosto las columns prosiguen la invasion, se queman
seis cafetales y se libertan los eselavos.
El 51 de agosto G6mez, incendiaba los cafetales de Monte Li-
bano. La iluminaci6n podia ser vista desde la ciudad de Guanti-
namo.
Para contener la invasion cubana en Guantinamo, Valmaseda
envi6 a la zona al estratega de academia, Martinez Campos. qlie
s61o salia de operaciones en casos extremes. La primer disposi-
ci6n de Martinez Campos fue la de retirar las pequefias guaruicio-
nes en Arahueca, Santa Maria de Agiiero y La Maya, para reforzar
sus columns y evitar que fueran atacadas por fuerzas superiores.
Luego envi6 tres batallones a custodiar a Tiarriba y a San Luis.
Operando con grandes columns sali6 el 22 de agosto con el obje-
tivo de desalojar a las fuerzas cubanas que se hallaban en el cafe-
tal Dos Amigos.
Marinez Campos us6 efectivamente la artilleria en el combat
que dur6 2 dias, hasta que los cubanos decidieron retirarse.







Varias eolumnas al mando de Sostrada sostienen combat con
la column de Maceo el 24 de agosto, teniendo que retirarse derro-
tadas.
Para frustrar los planes de Martinez Campos, inici6 el General
G6mez un formidable contra-ataque guerrillero, fraccionando parte
de sus tropas y lanzando sus diversas secciones al mando del Coro-
nel Prado, Laffite y otros, quedando Maceo al mando de una co-
lumna m6vil de regular poderio.
La fluidez de los frentes operatives produce necesariamente el
repliegue o el avanee de las tropas en el territorio. G6mez no se
aferra al territorio, ni a las bases operatives, 6stas se amplian y se
contraen de acuerdo con las necesidades de retirarse para golpear
mis efectivamente al enemigo, o de evitar que el enemigo ocupe
posiciones estrat6gicas desde las cuales puedan batirlos mis efec-
tivamente.
Martinez Campos, sorprendido ante la feroz resistencia que en-
cuentra, comentaba: "No s6 de d6nde sacan las municiones, pues
desde el 6 de julio han tenido 9 fuegos fuertes".
Luego Martinez Campos derrotado en sus intentos de desalojar
a G6mez de Guantinamo, legaria a una conclusion que le serviria
afios mis tarde para inieiar las gestiones de pacificaci6n condu-
centes al Pacto del Zanj6n.
Segin Martinez Campos despues de la experiencia de Guanti-
namo, la guerra de Cuba no podia ganarse por medio de las armas.
Pars el 26 de oetubre todas las riquezas de Guantinamo habian
quedado hecha eenizas, habiendose cumplido el primer objetivo
estrat8gico de la eampafia, por lo que Maceo y Calixto Garcia mar-
chan al frente de uns column de 355 hombres para atacar y des-
truir todas las pequefias guarniciones de la zona de Baracoa, y
atacar el pueblo de Baraeoa. Habiendo encontrado las defenses
de la ciudad muy reforzadas, las posiciones espafiolas fuertemente
atrincheradas, Maceo desisti6 de llevar a cabo el ataque, pero re-
corri6 con 6xito toda la zona, destruyendo todas las guarniciones
de los centros militares que encontr6 a su paso.
Mientras tanto en la zona del Cauto, Perucho Figueredo y Mo-
desto Diaz obtenian importantes triunfos, tomando Yara el prime-
ro, y destruyendo el segundo una column espafiola en el Partido
de Gua, en la Sierra Maestra. Si bien las operaciones de G6mez
tienen 4xito, y.la Revoluei6n empieza a levantarse en Guantinamo,
no dejan de haber dificultades en el resto del territorio. CBspedps
no puede ejercer el mando sobre las tropas de Oriente, y se tiene
que limitar a dar eonsejos prudentes a los jefes militares, muchos
de ellos que ostentan la jefatura de sus territories por ser caudilloa
politicos.
El mando inieo centralizado, estaba muy lejos de ser una reali-
dad en Oriente donde eada jefe regional hacia lo que le venia en ga-
nas. Las luchas entire la Cimara y el Ejecutivo han deteiiorado la
unidad revolueionaria, y el principio de subordinaci6n. Por eso C0s-

-69-"






pedes que ha demostrado tener mejor dotes militares que muchos de
los jefes regionales, se tiene que limitar a darles consejos mesu-
rados. La siguiente carta de Cespedes a Luis Figueredo, fechada
el 28 de marzo de 1871, es una muestra de las relaciones existentes
entire los jefes militares y el ejecutivo:
Sierrecita de Rosabal, 28 de marzo de 1871.
C. Luis Figueredo.-Bayamo.-Estimado amigo:
Se me asegura que ha reconcentrado las fuerzas a su inmediato
mando en un punto determinado, ocupindose de atrincherarlo y
defenderlo, y esto, que en otras circunstancias seria convenient,
hoy lo estimo perjudicial.
La falta o escasez de pertrechos, en vez de aconsejar esa opera-
ci6n ofensiva, la contradice, porque al tener conocimiento nuestros
enemigos que el total de su Divisi6n se hall acampado en tal lugar,
Iran a atacarla alli irremisiblemente, y Ud. no podrA excusar el
combate ni el gasto de sus municiones, no obstante de perder la
posici6n: tomari enseguida otra, y otra despu6s, y asi vendra aban-
donando su territorio hasta su extreme y los espafioles ocupindolo,
que es su prop6sito; mientras que adoptando otra tActica distinta,
se evitaran esos males. Me parece la mejor no fijarse en determi-
nada situaci6n distribuir sus fuerzas convenientemente para lamar
la atenci6n al enemigo por diversos lugares, especialmente por los
flancos y retaguardia, eludiendo el combat cuando lo juzgue pru-
dente y conservar en consecuencia el territorio, euya defense le
esta confiada, hasta que variando esas circunstancias pueda tomar
una actitud hostile y ventajosa. De esa manera sienten las tropas
espafiolas la acci6n de las nuestras por todas parties y la necesidad
de alterar sus planes, y se les desorienta al grado de no saber
que haran en su decantada campafia de invierno, y el desaliento y
la convicci6n de su impotencia para sofocar la Revoluci6n, serin
los resultados inmediatos de este sistema. Esta no es mfs que mi
opinion; dejo a Ud. la libertad mas amplia para aceptarla o dese-
charla, segin lo estime oportuno y mis provechoso a nuestra
causa".
Los prudentes consejos de Cespedes se atenian a la realidad.
En vez de dedicarse a hacer una guerra de movimiento, las fuerzas
de Figueredo pretendian hacer una guerra de posieiones a las tro-
pas espafiolas.
Nada mis funesto en las condiciones reinantes, y sin embargo,
Cespedes tenia que dejar a la libertad de Figueredo el que acep-
tara o rechazara su proposici6n.
En cl afio de 1870 CBspedes solamente dispuso la sustituei6n de
un jefe de elevada graduaci6n al relevar del mando de Bayamo a
Modesto Diaz y asignarlo al de Las Villas, lo que significaba un
ascenso para este.
Ademas constitula una necesidad de primer orden levantar la
insurrecci6n en Las Villas, puesto que Oriente se veia fortaleeido

--70--








por los triunfos de G6mez. Sin embargo, Modesto Diaz protest
indignado por su sustituei6n.
COspedes consign6 en una carta, ante la oposicl6n de algunos
miembros de la CAmara, la necesidad military de estos cambios:
"En este cambio gana en vez de perder, porque es el territorio
a que va consignado Modesto Diaz, de los mas importantes de la
Repfblica; a tiempo que ningin jefe del ej6rcito estA asignado for-
sosamente al Estado o Distrito a que sirva, sino que su permanen-
cia o traslaci6n dependera siempre de la conveniencia del pals".
Como podemos apreciar, el Ejecutivo tenia que dar explicaci6n
de todas las medidas que tomaba a cada uno de los Representantes
de la CAmara. La evidencia hist6rica nos demuestra que los jefes
regionales querian mayor independencia en sus mandos respectivos
y recibian con desagrado las justas indicaciones de la superioridad.
C6spedes iba en camino de que sus deseos de lograr el mando cen-
tralizado le crearan graves derivaciones political en el future.
La guerra en Camagliey en 1871:
Serian los hechos los que convencerian al Mayor Ignacio Agra-
monte de que la guerra al estilo feudal que definiera Antonio Zam-
brana, no podia aplicarse en Cuba. Segin Zambrana las families
camagiieyanas habian pasado a vivir juntos a los insurrectos. "Con
todo el refinamiento y elegancia a que estaban acostumbradas, y
como la guerra se hacia federalmente... todo jefe defendia su cam-
po y su easa... Los Recios, los Varona, los Boza, los Molas, los.
Agramonte, los Castillos, todas las estirpes, cuyo apellido era el
simbolo de alguna cualidad noble y que conservaban con un espi-
ritu feudal las virtudes de un linaje como los timbres de un blas6n,
marearon con su sangre orgullosamente las tierras de su heredad".
Este tipo de guerra por feudos, donde los caudillos regionales
defendian sus tierras y sus fincas, no pudo resistir el empuje de las
columns espafiolas que fueron destruyendo sistemiticamente una
por una cada uno de estos bastions de los terratenientes in-
surrectos.
El especticulo del derrumbe de la resistencia mambisa en Ca-
magfiey produjo en el apasionado revolucionario una reaeci6n
acorde con su caricter ind6mito. Habia visto presentarse ante el
enemigo a la mayoria de sus afectos juveniles, algunos de sus j6-
venes compaieros de studio y de lueha en la Asamblea de Gnii-
maro y a los ceremoniosos y patriarcales terratenientes de su pro-
vincia natal, ante el enemigo que asesinaba families enteras y vio-
laba mujeres indefensas.
Despubs de haber barrido todas las bases de operaciones de los
insurreetos en Camagiiey, el mando espafiol estableei6 una red de
cen1 ros militares desde los cuales salian las contra-guerrillas que
hacia presa fAcilmente de los campamentos a families inde-
fensas.
Frente al crimen no habia mis que cubanos.
-71-








Es en estas circunstancias que Agramonte eomprende lo perju-
dicial que son las divisions en el campo revolucionario entire ca-
magfieyanos y orientales, partidarios del Poder Civil y partidarios
del Poder Militar.
861o hay revolucionarios frente a la ofensiva espafiola, y al fren-
te de 6stos se encuentra el ejemplar Carlos Manuel de Cespedes,
que cuando los espaioles le ofrecen respetar la vida de su hijo
Oscar, que esta prisionero en Camagiiey a cambio de su salida de
Cuba, responded con desgarro del alma, "Oscar no es mi inico hijo;
soy el padre de todos los cubanos que han muerto por la Revolu-
ci6n". Los que se han presentado al enemigo son traidores a la
causa, ya sean camagiieyanos u orientales, civilistas o militaristas.
Por eso el 17 de enero de 1871, Agramonte no vacila en aceptar
el mando military de Camagiiey, olvidando las divergencias que
habia tenido con Cespedes.
Al asumir ]a Jefatura Militar de Camagiey, declara solemne-
mente: "El enemigo mAs que buscar el combat, se ocupa de ator-
mnentar nuestras filas. Vamos a defender las families con empefio
no permaneciendo a su lado, sino peleando valerosamente. Orga-
nizar y disciplinary al ejercito es prepararlo para la victoria".
Las tesis de Jordan se han visto confirmadas por los hechos. Sin
embargo, Agramonte esti consciente de que no se pueden aplicar
mecinicamente en Cuba. La concentraci6n de fuerzas en columns
es necesaria en ciertas ocasiones en la guerra de guerrillas, pero
6stas tambien deben dispersarse cuando las circunstancias lo acon-
sejan. Los 6xitos de Agramonte en Camagiiey deben atribuirse a
su capacidad para concentrar y dispersar sus fuerzas con rapidez.
Segfin Antonio Zambrana: "Agramonte organize de tal manera las
fuerzas de su Distrito, que pudo ficilmente en breve mantenerla
unidas o diseminarlas a su arbitrio, conseguido lo cual la victoria
era segura. Todos sabemos que el mejor m6todo para veneer en una
guerra es derrotar a los pocos con los muchos, pero hay jefes mi-
litares que son incapaces de hacer esto y por lo general, se con-
vierten en fdcil presa de fuerzas superiores del enemigo, al man-
tener sus fuerzas reunidas en un punto mAs tiempo del necesario.
Otros jefes militares se dispersaban y por subestimar sus fuerzas
no se atrevian a reunirlas para atacar a fnerzas del enemigo rela-
tivamente inferiores.
Agramonte pudo resolver este dificil problema por las siguien-
tes razones: primero, por la discipline que estableci6: segundo, por
el sistema de comunicaciones que tenia con las columns bajo su
mando; tercero, por la movilidad de su fuerza: cuarto. nor tener
nn mando inico en la provincial de Camagiley. La discipline hizo
possible que los lugartenientes de Agramonte cumplieran ciega-
mente las 6rdenes de su jefe. La discipline revolucionaria se pudo
establecer en Camagiiey porque Agramonte aplic6 la pena de
muerte sin distingos de ninguna clase a todos los que hacan ges-
tiones para presentarse al enemigo, y porque le infundiO valor y
*eoraje a sus tropas compartiendo por igual con 6stas, el peligro

-72-








y las penurias, siendo el ejemplo vivo de lo que debia ser un jefe
military. Enrique Collazo, Coronel del ejrcito libertador de ]a Gue-
rra de Diez Aiios, nos explica c6mo Agramonte lleg6 a former
un ejrcito disciplinado en Camagiey:
"El trabajo que tenia que emprenderse era inmenso y s61o un
hombre dotado de especialisimas condiciones podria llevarlo a cabo:
por fortune el que debia hacerlo era Agramonte. Empez6 la trans-
formaci6n por si mismo: al joven de caricter violent y apasio-
nado, sustituy6 el General, severe, just, cuidadoso y amante de
su tropa; moraliz6 con la palabla y con la pr6ctica. convirtiAndose
en maestro y modelo de sus subordinados, empezando a former, en
la desgracia y el peligro, la base de un ej6rcito disciplinado y
entusiasta".
La eomunicaci6n entire las diferentes partidas de Agramonte
se llevaba a cabo con gran rapidez, debido a que los mensajes se
llevaban a caballo por las amplias sabanas de Camagiiey.
Agramonte logr6 tambien una extraordinaria movilidad en sus
fuerzas porque estas estaban compuestas fundamentalmente de
caballeria, lo que facilitaba la concentraci6n de sus tropas en su
punto determinado en el dia y la hora sefialados.
Estas concentraciones se llevaban a efecto solamente para ata-
car al enemigo en un lugar determinado, con lo que se evitaba que
los soldados consumieran todos los products agricolas de una zona
permaneciendo alli mis tiempo del necesario.
La ejecuci6n de la teoria military en la prActica, es lo que distin-
gue al buen jefe military. Agramonte hace realidad las prescrip-
ciones de los tratadistas militares en el campo de batalla.
Lee continuamente las obras del Marquis del Duero, en la que
se resume las experiencias del guerrillero Espartero en Espafia.
Esti consciente de que la guerra es dura y prolonTrada y a, loI es-
cribe en earta a su madre: "En cuanto a la guerra, 6sta sigue con
alguna actividad por parte del enemigo, que casi ha abandonado
Oriente y ha disminuido much la guarnici6n de Las Villas para
coneentrar fuerzas aqui; pero, sin otro fruto que algunos campa-
mentos que en nada disminuyen la importancia de nuestras opera-
ciones limitadas a haeerles todo el dafio possible en sus salidas. La
cuesti6n es agotar sus recursos de hombres y dinero y a ese fin mar-
chamos y Ilegaremos con el tiempo. El entusiasmo se sostiene en
nuestras tropas que pelean cada dia mejor y todos aqui estan se-
guros del 6xito, aunque no sera muy pronto".
Segfin Agramonte, "los hechos positives de la guerra no deben
medirse por el ruido de la victoria que se atribuye cualquiera de
los bandos, ni por el valor de la posici6n tomada, sino por la re-
duci6n efectiva de las fuerzas del vencido y por el decaimiento de
su moral combative".
Estos principios militares regirAn toda la campafia de Agra-
monte en Camagiiey. Pero para lograr su aplicaci6n conereta es
precise impartirle una organizaci6n apropiada a sus fuerzas para

-73-








la guerra irregular que se hace en las sabanas de Camagiey. Divi-
de "la infanteria en batallones de a seis compafias, formando las
primeras con los mejores hombres y las mejores armas para dedi-
carse con preferencia al servicio de tiradores, sin prejuicio de que
todos reciban una instrucci6n complete. Cada compafiia consta do
un capitfn, un teniente y dos subtenientes, un sargento primero y
tres segundos, cinco cabos. un furriel, un corneta y 72 soldados,
de los cuales, ocho desarmados para reemplazar a los muertos, he-
ridos y ausentes, que prestaban ademfs el servicia de ambulancias
en acci6n y en campamento o vivac y ayudaban al comisario a la
recolecci6n de elements de subsistencia".
"Organiza tambi6n la caballeria; ordena acertada discipline,
prescribe las obligaciones que todos han de observer y cuanto es
necesario para el buen regimen que se propone establecer, sin des-
cuidar los menores detalles".
La caballeria ha de ser el instrument de que se valga para le-
vantar la insurrececi6n en Camagiiey. Dias tras dia adiestra a los
jinetes en ripidas correrias por los campos camagiieyanos. Jinete
y caballo se han de convertir en una sola cosa en la caballeria ca-
magiieyana. Esta ataca en zigzag, retrocede, carga de nuevo cuan-
do el enemigo se lanza en su persecuci6n. Su m6todo favorite en
el combat es amenazar con una earga a las lines enemigas que
se concentran para rechazarla, entonees los jinetes, que usan indis-
tintamente el machete y el fusil, hacen blanco ficil con sus disparos
a los soldados espafioles que se concentran en cuadros.
Mientras la caballeria espafiola cargaba desde la column y a
media que avanzaba se iba abriendo hasta dispersarse, la caba-
lleria camagiieyana emprendia la carga encontrindose disperse en
un amplio territorio y a media que avanzaba se iba reuniendo
hasta terminar por former un pelot6n cerrado y compact que con
la velocidad de un relfmpago rompia y arrollaba las lines ene-
migas.
El military espafiol Leopoldo Barrios, escribi6 lo siguiente, sobre
la efectividad del fuego de la caballeria camagiieyana: "Aunque
los autores del arte military estin acordes con la poca importancia
del fuego de caballeria, esto sucedia antes de inventarse las nuevas
armas. y en las guerras en grande, pero en la de que se trata sobre
todo del Camagiiey, la caballeria enemiga nos caus6 muchas bajas
con su fuego y en esta 6poca se batian tiradores con nuestra infan-
teria en guerrillas sin que las hiciesen retirar el fuego de 6stas".
Cuando las columns espafiolas salian a las amplias sabanas
despues de marchar por los caminos no se desplegaban en forma-
ci6n de combat, sino que conservaban el orden de march que
llevaban.
Esto indujo al Mayor Agramonte a concebir la idea de esperar
las salidas de las columns, que marchaban por los caminos entire
el monte, en los terrenos Ilanos para alli atacarlas.
Las tropas espafiolas recibian entonces el impaeto de la earga
de machete de la caballeria mambisa sin tener tiempo a desplegarse
en formaci6n de combat.







Otras veces, sus guerrillas de tiradores hostigan a las columns
que marchan por la sabana.
Estas se lanzan en su persecuci6n para encontrarse en las lindes
.de los bosques que alli las esperaban toda la caballeria del Cama-
gley para arrasarlas.
Los meses de preparaci6n a que someti6 Agramonte a sus fuer-
zas, sirvieron para former un mecanismo que operaba con la sin-
cronizaci6n del ejrcito regular mas disciplinado.
La infanteria y caballeria camagiieyana realizan prodigies en
sus evoluciones. Nunca se habia visto tropas revolucionarias que
obedecieran tan d6eilmente las instrucciones de la corneta.
El manual del Marqu6s de Duero le ha servido a Agramonte
para instruir a sus fuerzas de modo que se alineen en las diversas
formaciones de combat, siguiendo los toques de la corneta. En el
eampo de batalla las tropas de Agramonte evolucionan con una
precisi6n extraordinaria.
El siguiente relate de Ram6n Roa, ayudante de campo de Igna-
cio Agramonte, nos da una idea de la discipline revolucionaria de
las tropas eamagiieyanas:
"Cuando el narrante ingres6 en las fuerzas que operaban en
aquel Departamente, ya la mayor severidad presidfa a la observan-
-cia de los preceptos militares, tanto en el campamento como en-
frente del enemigo. Alli, la venia para dirigirse verbalmente al
superior jerarquico, el tratamiento de usted y por el grado, la ra-
pidez y exactitud con que se cumplian las 6rdenes demasiado seve-
ras, si se quiere, como La de mandar dragones a una comisi6n del
*servicio y prevenirles, caso de que se les inutilizasen las caballerias,
el regreso a la hora y el punto sefialados para dar cuenta de la
comisi6n cumplida, cargando la montura y los arreos al hombro o
sobre la cabeza; allf, ia lectura diaria de articulos de las ordenan-
zas y de las penas aflietivas consiguientes a su incumplimiento, la
prohibiei6n de usar lenguaje soez ni irrespetuoso, el esmero en eui-
.dar los armamentos.y lomos de las eaballerias exhibidos en revistas,
la rigidez observada en el servicio de guardias, rondas avanzadas
-descubiertas y piquetes de exploradores, la formalidad de pasar
list tres veces al dia por lo menos y el deber de conducirse inva-
riablemente con toda correcei6n que exige el sistema military mis
refinado y absolute; coronando esta obra la depuraci6n de los gra-
-dos y la rebaja de categories en los cases en que se estim6 equita-
tivo, despu6s de un largo y no disputado disfrute, para former el
escalaf6n del ejErcito, sin que tan radical media provocase pro-
testa ni conflicts; todo en fin, lleg6 a iluminar un cuadro capaz
de justificar el optimismo de los revolucionarios, si no en cuanto a su
-triunfo definitive en eorto plazo. al menos en cuanto a nuestra apti-
tud para former algin dia un ejercito digno de la suspirada repfbli-
,ca que, rominticamente aquella generaci6n habia coneebido".
Las prefecturas organizaban la producei6n agricola en las bases
*de opernciones insurrectas. Estas estaban siempre preparadas para

-75-







abastecer a las fuerzas que operaban en esa zona, asi como las que
pasaban ocasionalmente por alli.
Tambien estaban organizadas militarmente los talleres de cur-
timbre de fustes y monturas como las fabricas de cerones y de
sogas, de sudaderos y de calzado, las salinas artificiales y laseins-
talaciones de fragua para las herrerias y la armeria.
Los movimientos de las tropas eran desconocidos por los sol-
dados.
"Nadie se preocupaba (dice Roa) ni en lo mis minimo de los
planes a que obedecia el movimiento de las fuerzas ni el objetivo
que tuvieran sus jefes; se obedecia, y nada mas; por lo que aquel
Departamento pudo dar un valioso contingent de verdaderos sol-
dados para invadir Las Villas en 1875. sin que entire ellos hubiera
un caso de deserci6n; y adn se recuerda el buen humor del co-
mandante Federico Palomino, cuando decia en v'sneras de la mar-
cha: Yo soy el finico que sabe a donde vamos; a Ignoro .."
Los juegos de azar estaban terminantemente prohibidos por
estimular el espiritu de lucro y rifias y desavenencias entire los
soldados. Los soldados mambises no podian convertirse en solda-
dos mercenaries, preocupado en obtener ganancias a toda costa de
sus compafieros.
Tambien Agramonte fue opuesto a que sus tropas practicaran
el vandalismo y el saqueo de los pacificos ciudadanos que se veian
obligados a vivir en las poblaciones ocupadas por los mambises.
"Porque no hay que olvidar" (decia Agramonte) "Que estos sol-
dados de hoy serin el pueblo del mafiana, porque el desorden con-
siguiente a tales operaciones, quebranta la discipline, desnaturaliza
el caracter de la Revoluci6n y desmorona la jerarquia military tan
imprescindible para former un ejrcito.
Prefiero educar a mis soldados desnudos y descalzos para la
gloria; a vestirlos y calzarlos a costa de la respetabilidad nuestra".
Agramonte tambien persigui6 a los bandidos que efectuaban sus
robos para luego esconderse en los campos de Cuba. Roa nos des-
cribe c6mo Agramonte termin6 con el bandolerismo en Camagiiey.
"El espiritu de Diego Corrientes, o el bandido generoso, siem-
pre fue grato a la fantasia de nuestros hombres risticos, siquiera
fuese por el ansia de aventuras arriesgadas que tanto estimula a
la pobre humanidad, ain a la que vive en un medio de cultural
distinto del que rodeaha a nuestros campesinos. De aqui proba-
blemente surgieron, aunque en corto nimero, los plateados, exotis-
mo importado de M6xico como rezago de la 6poca de su desorga-
nizaci6n political y administrative. Pero aquellos extraviados, a
media que cayeron en poder de las autoridades, sufrieron la pena
capital, sin la menor protest por parte de ellos mismos, ni se oye-
ron las de los que alardeaban de un sentim;ento tnorboso v sofin-
liento, propicio a despertar s6lo el clamor de una delincuenta, allA
donde la nave de la justicia anda al garete".

-76-







La guerra en Las Villas en 1871:
Las Villas muy quebrantada, pero no perdida, segula siendo
el sector mis sufrido del pais. Roloff continuaua batallando con
sus tropas dispersas sin lograr ningfn hecho de armas de impor-
tancia. La guerra se limitaba por parte de los insurrectos a tiro-
tear ocasionalmente alguna column espafola para luego internarse
rapidamente en los montes. Sin embargo, en Camagiiey y Oriente
los generals villareiios Salomb Hernindez y Villamil reunian y
disciplinaban a sus tropas; preparindose para cruzar, cuando las
circunstancias lo permitieran, la trocha de Jicaro a Mor6n.


-77-













CAPITULO II


Preguntas de control


1) (En qu6 consisti6 la ofensiva military de Valmaseda y se
sistema de ocupar todo el territorio?
2) Por que fracasaron los planes de Jordan de iniciar uns
eontraofensiva contra la red de centros militares estable-
cidos por Valmaseda en zonas eafetalerast
3) Quien tenia la raz6n en la dispute entire Quesada y la
Camara
1) Sistema de guerrillas empleadas en Las Villas en 1870.
5) Discrepancias tActicas y estrat6gicas entire Agramonte y
Jordan.
6) En qub consistian las tAetieas de "cortarle un dedo y he-
rirle un brazo al enemigo"!
7) Explicaci6n de C6spedes sobre la deserci6n masiva en
Camagfiey
8) Instrucciones guerrilleras de Cavada en enero de 1870.
9) Plan estrat6gico de G6mez de encenderle la guerra por la
retaguardia a Valmaseda.
10) &Por qu6 fracas6 el plan de invasion de Bembeta en 1870.
11) Medidas tomadas por Calixto Garcia para el ataque a Ji-
guani en 18717
12) Ofensiva de Martinez Campos en Guantinamo en 1871.
13) Eran pertinentes los consejos militares de C6spedes a Imis
Figueredo en 1871.
14) iC6mo resolvi6 Agramonte e! problema de coneentrar sus
fuerzas para llevar a cabo ataques?
15) AC6mo cargaba la caballeria de AgramonteT
16) Diversas ticticas empleadas por las fuerzas de Ignacio
Agramonte.
17) AC6mo pudo poner la discipline Agramonte en Camagileyt

-78-















CAPITULO0 M


La Revoluci6n a la Ofensiva

"iHurra! iA Las Villas!, porque nos llama
la voz de un pueblo que gime allf,
en las riberas del Agabama
y en las orillas del Damuji".
Himno Invasor de la Guerra de los
Diez Afios, escrito por Francisco Hur-
tado del Valle.
"Hoy evacuados sus antiguos campamentos, excep-
tuando unos cuantos que ya se susurra que aban-
donarin tambinn, se concentran en los puntos mas
Importantes y levantan obras de fortificaci6n; las
columns que hacian incursions con mis o menos
fortune en nuestros campos se han replegado para
former grandes masas protegidas de artilleria, no
osando perseguirnos".
M6xdmo G6mea
La guerra en Oriente en 1872:
El 28 de diciembre de 1871 el gobierno espafiol habia decidido
el relevo del Conde de Valmaseda como Capitin General de la
Isla, por haber fraeasado los metodos de crueldad que habia puesto
an practice. "Su excelencia esf6rica", como le lamaban los mam-
bises ridieulizando su obesidad, habia recurrido a todos los proce-
dimientos a su aleance desde el asesinato de los ocho estudiantes
de medicine de la Universidad de La Habana, hasta el intent de
sobornar a los jefes insurrectos con grandes sumas de dinero, sin
resultados positives. De nada le habia servido a Valmaseda el
sistema contraguerrillero que aplic6 en Cuba. A] formarse las
guerrillas volantes gran cantidad de soldados regulars fueron
trasladados a 6stas, con la creencia err6nea de que aarupindose
estos en guerrillas y copiando las tActicas de las partidas espafiolas
que habian combatido contra Napole6n harian el milagro de derro-
tar a las fuerzas guerrilleras cubanas. Adolfo Jimenez Castellanos
consignaria el grave error de Valmaseda. "Hay que considerar la
difereneia que existe entire ser guerrillero en la provincia en que
se ha nacido, donde se conoce el terreno v st5 a sn f .-" l n1 'I-
naje, a serlo en Cuba los peninsulares, donde al principio todo le
es extraflo y desconocen, si6ndoles hostiles ademis los habitantes
del terreno en que operan". Las guerrillas volantes. que como
antes dijimos, operaban en todo el territorio de la provincia donde

-79-








eran asignadas, sufrieron aun peores derrotas que las guerrillas lo-
cales. Al querer imitar a las guerrillas locales las volantes s6lo
copiaron la falta de uniformidad e instrucci6n y el batirse a la
desbandada, sin tener en cuenta que las locales eran respaldadas
por las columns o batallones con las que operaban conjuntamente.
Las guerrillas volantes atacaban a campo abierto a la caballe-
ria insurrecta, pero cuando esta contracargaba, en vez de reunirse,
formando grupos contracaballeria, como la mayoria era conocedora
del terreno veian la facilidad de escaparse retirandose. No pu-
didndolos controlar los oficiales, sucedia que cada uno se marchaba
por donde queria, por lo que sufrian muchas bajas en esas retiradas.
El military espafiol Reparaz consign el fracaso de las contratRie-
rrillas de Valmaseda con estas palabras: "Hacer contra guerrille-
ros, guerra de guerrillas es tal disparate como echarse al mar a
coger pescados con la mano", en esta frase se resumia la potencia
espafiola para terminar con la insurrecci6n.
Martinez Campos despues de fracasar en su empefio de destruir
las de G6mez en Guantinamo, completaria este pensamiento al
afirmar que a los insurrectos no se le podia derrotar por medio
de las armas.
Una frase de Cespedes despu6s de eaminar cientos de legnas
ros revela la honda diferencia existente entire los jefes revolucio-
narios que marchaban al frente de sus tropas y los generals de
academia espafiola: "Por eso encargo siempre que le digan al Con-
de de Valmaseda que si quiere sofocar la Revoluci6n, es precise
que ande por donde yo ando, a las horas que yo ando y como yo
ando".
Las fuerzas revolucionarias de Oriente y Camagiiey bajo el
mando de jefes como Agramonte, G6mez, Maceo, Calixto y Vicente
Garcia, Modesto Diaz y otros habian logrado en el curso de la cre-
ciente de Valmaseda, coneebir una estrategia y una tictica que
pondria en ejecuci6n una vez creadas las condiciones necesarias
para lanzarse a una ofensiva general en el campo.
Un ejemplo de las tciticas que empleaban los mambises en esa
6poca, es el combat de Tempu, dirigido por el Brigadier Jos6 de
Jesfis Perez, que operaba en la Sierra Maestra, Cespedes en carta
a su esposa narra el combat de la siguiente manera: "El Briga-
dier P6rez dias atras fue atacado en Tempu por los espaiioles: les
dej6 el campamento y se embosc6 alrededor. Cuando los enemigos
se amontonaron descuidados en el claro, les rompi6 el fuego con
unos sesenta hombres. Asi narra el hecho un corresponsal de un
peri6dico espafiol: "una column de 500 hombres fue atacada por
una de triple nfimero, cubana y tuvieron los espafioles entire muer-
tos y heridos 157 entire oficiales y tropas".
La estrategia de estos jefes militares, condicionada a la idea de
una guerra larga, sin perspectives de victoria por el memento, es
expresada por Cespedes en carta a su esposa de 12 de agosto de
1872: "Es sorprendente ver el poco easo que la mayor parte de
los nuestros hace hoy a los traidores o a la p6rdida de expedicio-

-80-








nes... Cuando no tienen parque saben que han de huir y escon-
derse: esta es parte de su estrategia; pero cuentan con que no les
ha de faltar, mientras las tengan los espafioles a quienes las quitan
con gran facilidad". No obstante, Cespedes se mostraba preocu-
pado porque no se recibian armamentos del extranjero, donde habia
enviado a Manuel de Quesada, despu6s de la destituci6n de este
como Jefe del Ejercito, con la misi6n de traer expediciones arma-
das a Cuba. Los miembros de la Cfmara de Representantes que
depositaban todas sus esperanzas de victoria sobre Espafia en las
armas que se recibieran del extranjero, en vez de atenerse a la es-
trategia de ir arrebatindole las armas al ennm;ro en pprnipios
combates, hasta llegar a former un poderoso ejercito con columns
regulars capaz de obtener el triunfo final, hacian victim a C6s-
pedes de las acusaciones mis arbitrarias. Una de las causes que
esgrimieron los miembros de la CAmara para destituir a Cespedes
seria el fracaso de las expediciones de Quesada. Sin embargo, los
revolucionarios, despues de la deposici6n del hombre de la Dema-
jagua, no iban a recibir un solo cargamento mis de armas del ex-
tranjero. Los jefes revolucionarios mis conscientes se atendr'an
a la estrategia de una guerra larga y de desgaste; la finica que
podia garantizar el triunfo de la Revoluci6n. El problema no con-
sistia en depositar todas las esperanzas en las expediciones de
armas que se pudieran allegar desde el extranjero. sino en prepa-
rarse para una euerra de las caracteristicas que hemos sefialado.
La invasion de G6mez a Las Villas, la mayor empresa de la guerra
de los 10 afios, se haria con armamento arrebatado a los espafioles.
Por mas de cinco afios, los revolucionarios demostraron que la gue-
rra se podia hacer con las armas arrebatadas al enemigo.
Las campafias de G6mez en Guantanamo y de Agramonte a
fines del 71 en Camagiiey, evidenciaban de igual modo que exis-
tian las condiciones para que se llevaran a efecto concentraciones
de partidas que en breves campafias de aniquilaci6n destruyeran el
sistema implantado por Valmaseda, sobre la base de la creaci6n
y organizaci6n de columns m6viles regulars.
En la organizaci6n military de las fuerzas revolucionarias se no-
taba tambi6n un ascenso en calidad. Las conclusions a que Ile-
gaba a Coronel del Ejercito Mambi. Enrique Collazo, en cuanto a
la capacidad organizativa del ej6rcito revolucionario despu6s de
10 afios de guerra, son aplicables a esta etapa de la Revoluci6n.
Segfin consignaba Collazo en su libro "Desde Yara hasta el
Zanj6n":
"'Indudablemente fuimos mis felices y mis acertados l resol-
ver la cuesti6n military que la political, sin duida obligados por la
necesidad imperiosa que la guerra traia consigo.
Estuvimos mas pricticos, menos sofiadores; no se trat6 de co-
piar a nadie, y por lo menos tuvo el caricter de todo Jo propio,
adaptandose a nuestras necesidades y a la localidad.
Si por organizaci6n quiere llamarse el mis o menos parecido
con los ejercitos europeos, la formaci6n de cuerpos de las tres

-81-








armas, Administraci6n Militar y el complement de los servicios
que hoy requieren la tactica y los studios militares, estuvimos bien
lejos de tenerla.
Pero, en cambio, supimos adoptar una tActica y modo de ser
propios; se lleg6 a establecer una estricta discipline; un regimen
para hacer un servicio riguroso; un modo de acampar y cubrirnos
que pudiera envidiarnos el contrario; un sistema y distribuci6n de
fuerzas que lenaba nuestras necesidades adaptandose al territorio
donde teniamos que operar; se form una caballeria ligera y supi-
mos aprovechar las condiciones especialisimas del soldado cubano,
Ilegando a tener un servicio de exploraciones tan complete como
pudi6ramos desearlo".
De igual modo se empezaron a consolidar bases de operaciones
y de producci6n, que serian el punto de apoyo desde las euales los
cubanos se lanzarian a la ofensiva.
En cuanto a la capacidad de los guerrilleros cubanos para pe-
lear solo, en partidas o en columns, segfin las circunstancias eam-
biantes en determinadas fases de la guerra, el testimonio de En-
rique Collazo es inapreciable.
"La tactica trata de transformer al hombre soldado en miqui-
na que, adormeeiendo su propia inteligencia, lo limited a cumplir el
movimiento que le imprime el Jefe, como mueve el jugador de
ajedrez una pieza para preparar y completar un jaque.
Nosotros, por lo contrario, tratamos de avivar en nuestra trops
el sentimiento y valor individual, obligAndole a hostilizar al ene-
migo donde lo eneontrara, fuera solo o acompaiiado.
De aqui que el soldado tactico pierde much de su personalidad
y condiciones tan pronto como deja de haber tacto de codos, es
decir, asi que se rompen la unidad del cuerpo de que forma parte.
Sobre este principio sencillo se bas6 nuestra organizaci6n y
nuestro modo de operar, llegando a obtener tan brillante resul-
tado, que podia decirse con toda verdad: "hacia de cada uno de
ellos un Jefe".
La condici6n especialisima de la guerra y nuestros escasos recur-
sos dieron a nuestra organizaci6n el caricter que mis nos convenia,
ayudAndonos a no cometer el error de seguir las practices y ense-
fianzas de las grandes guerras, buscando former las fuerzas en las
proporciones que las distintas ticticas ensefian.
Asimismo para principios de 1872 se hizo evidence para los dis-
tintos iefes militares que se debian aprovechar las aptitudes de los
hombres de eada localidad para llevar a cabo la guerra de acuerdo
con determinadas caracteristicas regionales. Asi en Camagiiey que
es un territorio llano y abierto, de grandes sabanas donde tradieio-
nalmente habia una gran cria caballar y los hombres de campo eran
magnificos jinetes, se cre6 una fuerte caballeria, mientras que en
Oriente y Las Villas por ser territories montafiosos cubiertos de bos-
ques y los hombres de campo tenian que hacer largas eaminatas por
la falta de comunicaciones, se organize una sobria y resistente in-

-82-









fanteria. En el territorio de las Tunas que era una zona intermedia
entire Oriente y Camagiiey en lo geografico y en las condiciones
de vida y costumbre de los hombres, se crearon cuerpos mixtos de
infanteria y caballeria.
Oriente a principios de 1872:
MAximo G6mez ha dejado al Brigadier Antonio Maceo, al man-
do de la jurisdicci6n de Guantanamo, para sostener conversaciones
con C6spedes relatives al curso de la guerra.
En las cercanias de Guisa, Calixto Garcia le propone al Gene-
ral dominicano asaltar el poblado. G6mez acept6 y el 4 de enero
a la una de la madrugada ataea con Calixto por cinco puntos dis-
tintos, arrollando las avanzadas. Los voluntarios ante el empuje
mambi, se concentran en un fuerte; los mambises entonces los
dejan tranquilos, y en el pueblo se apropian de 43 carabinas, 1,200
capsulas para armas de fuego y 26 caballos, despues de causarle
alrededor de 50 bajas.
En la zona de Guantanamo prActicamente devastada, Maceo
continuaba asestAndole rudos golpes al enemigo. Martinez Cam-
pos era rechazado en todos los frentes. El 22 de mayo era ascen-
dido Maceo a Coronel por CBspedes.
La heroic resistencia de Maceo provoca el eambio de Martinez
Campos, que fue substituido por el Coronel Callejas, y el Depar-
tamento de Cuba se vio reforzado con gran cantidad de tropas es-
pafiolas procedentes de Camagiiey.
Del 6 de mayo al 10 de.abril, Maceo bate victoriosamente a la
column de Callejas, y ataca a Veguitas, Loma del Burro v Arroyo
Blanco'. Mientras tanto G6mez, el 4 de enero atacaba Guisa
con Calixto Garcia que ha estado acompafiando al gobierno y soste-
niendo cambios de impresiones con Cespedes sobre la estrategia a
iUevar en la provineia de Oriente.
En vista de la gran concentraci6n de fuerzas espafiolas que se
esti Ilevando a cabo en los distritos de Santiago de Cuba y Guan-
tanamo, C6speaes y G6mez acordaron former un niieleo escoeido
de tropas que uni6ndose a las fuerzas de Holguin, Tunas y Bayamo,
marcharan hacia el norte y atacaran Holguin. De este punto las
fuerzas bajo el mando de G6mez debian seguir su march con el
prop6sito de darse la mano con Agramonte en Camagiiey. Con
respect a este movimiento Cespedes le escribi6 a Vicente Garcia:
"Ese movimiento ha mas, hoy dia que el gobierno centralizandose
en su acci6n ha adquirido mas fuerza y rodeado de mayor presti-
gio, tendri tambien la ventaja de que nuestras tropas se despojen
del exclusivismo de localidad acostumbrAndose a combatir por la
patria, cuando sea necesario fuera de su distrito".
Sin embargo, el audaz plan de G6mez y C6spedes va a eneon-
trar grandes obsticulos debido a la destituci6n de G6mez al mando
de las tropas en Oriente. El 8 de junio de 1872, el Presidente
habia pedido asistentes para sus ayudantes a MAximo G6mez. La

-83-








respuesta de G6mez fue: "Que 61 tambi6n carecia de ellos y que
los buscase el Ejecutivo si los nccesitaba".
El President que habia empleado todos sus recursos diploma-
ticos en sus relaciones con los jefes militares, se dej6 Ilevar por su
orgullo propio y destituy6 al gran jefe dominicano. En realidad
G6mez no habia desafiado el poder del Presidente. Se tratnba sim-
plemente de una salida fuera de tono de las que acostumbraba el
viejo guerrero.
Como quiera que fuese la oposici6n de G6mez frustr6 el atre-
vido plan que tenia como objetivo la formaci6n de columns que
operasen en todo el territorio y por ende la liquidaci6n del loca-
lismo de los jefes regionales. La capture de Holguin hubiera
significado un mayor agrandamiento de la region intermedia de
Tunas, donde los insurrectos contaban con sus mis fuertes bases
operatives. En sustituci6n de G6mez, CUspedes design provisio-
nalmente a Antonio Maceo en contra de los deseos de este, y el 20
de junio Calixto Garcia asumia el mando de Oriente, sin antes
consignar su protest por estimar "ser impossible que otro general
pudiera llevar a feliz termino un plan de campaia concebido por
G6mez y estudiado en sus mis minimos detalles".
No obstante las prevenciones de Calixto Garcia contra llevar a
cabo el plan de G6mez con las fuerzas de Tunas y Holguin, este pre-
sent6 al enemigo los mis recios combates del afio.
Corria la segunda quincena de junio de 1872, cuando las tropas
de Calixto Garcia vencen al comandante Aguilar, del ejercito de
linea espafiol; en el combat del Rejond6n de Baguanos, donde los
mambises hacen order el polvo a cientos de soldados de este co-
mandante, ocupando rdpidamente la Ilave del campo de batalla,
tendidos sobre el cual dejaron los enemigos 115 cadaveres; tam-
bien capturaron los cubanos 146 fusiles, 1,400 cfpsulas, 52 caballos
y various prisioneros, entire ellos el teniente Jos6 Martinez del Casti-
llo. Pero los jefes cubanos no se contentan con la victoria en el
campo donde se ha librado el recio combat, aspiran a la destrucci6n
total del enemigo y tan pronto este abandon el palenque, inician su
mis enconada y tenaz persecuci6n. En el trayecto de Don Pedro
a Dofia Juana, en la ruta de Camasin, le causan tantas bajas que
al llegar los vencidos espafioles a La Cuaba enterraron 56 cadAveres,
dejando alli 66 heridos. Calixto Garcia el 14 de julio desde Los
Pasos, da el parte de la acci6n y dice que sus bajas ascendieron
a 5 muertos y 15 heridos.
El President C&spedes describe la acci6n con prolijidad, en su
carta de julio de 1872, a su sefiora Anita de Quesada: "el viernes
28 de junio acampamos en el Rehovez, al pie de un arroyuelo, en
el camino entire dos lomas. Le hice observer al Brigadier Calvar
que en aquella posici6n era inminente un encuentro; pero me con-
test6, que habia acampado alli con arreglo a instrucciones del Ge-
neral Garcia... Al dia siguiente se mand6 a forrajear a la tropa,
quedando en los cuarteles apenas 200 hombres. No haria dos horas
que se ausentaron, cuando se oy6 el fuego en nuestra avanzada...

-84-









el Brigadier me suplic6 que me retirara al campamento del Coro-
nel Maceo... cuando encontr6 a este, que con los suyos acudia al
fuego, estuve tentado a volver para atras... los espafioles acome-
tieron con impetu y arrollaron a los cubanos que todavia no habian
acabado de former, no sin pagar aquel arrojo con algunas vidas,
pero los cubanos se rehicieron a la subida de una cuesta y aunque
los espafioles la vencieron, fue con gran p6rdida y fatiga, de suerte
que cuando en la cresta se encontraron con nucstra fuerza escalo-
nada, que los recibi6 con descargas a boca de jarro, perdieron
inimo y s6lo trataron de salir lo mis pronto possible de aquel
aprieto.
Debilitaron sus flanqueos, abandonaron su retaguardia y no
hicieron mas que seguir de frente, sosteniendo el fuego con los es-
calones que a cada vuelta del camino les salian al paso. Por ilti-
mo se dispersaron y emprendieron la fuga a Camasin, perseguidos
por los nuestros. Los resultados de esta victoria, tan gloriosa como
la de Las Minas, por los muertos y despojos que abandonaron y por
la superioridad numerica del enemigo; mis gloriosa empero, por-
que quedamos duefios del campo de batalla, los veras en los parties.
El ataque de la fueza que mandaba el Teniente Coronel Camilo
Sanchez fue el que pronunci6 la fuga y derrota de los espaioles.
Persiguiendoles, como un le6n, sali6 el golpe que puso fin a sus
dias, tal vez de algiin fugitive, porque ya los iltimos muertos que
hizo que los espafioles se dieran a la fuga. En la acci6n pereci6
el Coronel Huertas".
No obstante, el 1ro. de agosto, Carlos Manuel de Cespedes iba a
escribirle una carta a Calixto Gacia de incalculables cons'cuencias
political. El jefe holguinero, coronado por los laureles de la victoria,
y escendido por la Cimara de Representantes a Mayor General, se
sinti6 herido por la just critical, que le dirigiera el Prosidente de la
Repfiblica en armas. Las fuerzas holguineras habian cometido una
series de tropelias y saqueos en la poblaci6n civil que exigian que
se tomaran medidas energicas. En la carta a Calixto, Cespedes no
lo alud'a directamente, pero le hacia saber que habia hechos per-
petrados y consentidos que deshonraban las armas de la Repdblica
y perjudicaban la causa revolucionaria. Para ponerle coto a tales
hechos, perpetrados por algunos subalternos de Calixto debian
"cortarse de raiz aunque sea forzoso echar abajo las cabezas de
los que en ellos incurren". Esta fuerte amonestaci6n por la res-
ponsabilidad aunque indirecta, del general holguinero lo haria
apoyar a la Camara de Representantes de la dispute por el Eje-
cutivo. Mientras en la Camara lo habia exaltado como premio a
su heroico batallar, el Presidente lo criticaba por los excess de
sus subalternos.
A pesar de la gran concentraci6n de fuerzas cubanas en el norte
de la provincia de Oriente, la actividad en el valle del Cauto no
decay. Modesto Diaz y Manuel Calvar atacaban el poblado de la
Sal, y el 26 de octubre el subdistrito de Gua en la jurisdicci6n de
Manzanillo. En este filtimo lugar los voluntarios se pasaron al
campo insurrecto con gran parte de la poblaci6n de los centros mi-


-85-









litares, el nfumero de 2,000 personas de las cuales 37 estaban
armadas.
Asimismo se obtuvo gran cantidad de municiones. En las cer-
canias de Cuba, Flor Crombet l1evaba a cabo una gran actividad
quemando ingenios poblaciones y centros militares fortificados.
Despues de participar conjuntamente con Calixto, en el ataque a
Sama, Antonio Maceo regres6 hacia la zona de Guantinamo donde
sostuvo mis de 20 combates y escaramuzas, siendo la acci6n mis
notable el asalto al poblado de Jamaica, donde tom6 80 rifles y
gran cantidad de parque.
La guerra en Oriente en 1873:
En 1873 la provincia de Oriente se hallaba dividida en dos De-
partamentos militares, subdivididos en distritos. El mis importan-
te se componia de dos distritos: egde Cuba y Holguin, bajo el man-
do de Manuel Calvar, que era a su vez Jefe del Estado Mayor del
jefe military de la provincia, Calixto Garcia; y el de Guantinamo y
Baracoa bajo el mando de Antonio Maceo. El otro Departamento
era el provisional del Cauto, que se subdividia en los distritos de
Jiguani, Bayamo, Manzanillo y Tunas. Todo el resto del territorio
era el de occidente que comprendia Las Villas y Camagiiey, bajo
el mando de Ignaeio Agramonte. Estas divisions se debian a la
necesidad military de que hubieran jefes que operaran en amplia&
zonas territoriales. Sin embargo, Cespedes opuso su veto a la
nueva ley de organizaci6n military aprobada por la Camara de Re-
presentantes el 20 de abril de 1872 en Naranjo de Mayari. La
misma procuraba la regularizaci6n del ejercito mambi, conformc-
a determinados principios del arte de la guerra para que hubiera
cohesi6n entire las fuerzas separatists y quedase destruida la cos-
tumbre funesta de operar cada uno aisladamente en su territorio.
Era una ventajosa reform, entonces viable porque habian cam-
biado las circunstancias de la lucha, al convertirse las aisladas par-
tidas que resistieran la crecida de Valmaseda en columns. Pero
el Ejecutivo vio en esta media el prop6sito de privarle de sus fa-
cultades mediante la designaci6n de la camara de un jefe military
en Oriente adicto a ella. Con posterioridad Cespedes designaria a
Ignacio Agramonte, jefe de Las Villas y Camagiiev. consciente de
que este lo respaldaba. En una carta a Vicente Garcia del 4 de
mayo, le sefialaba la conveniencia de efectuar una gran concen-
traci6n de fuerzas en Oriente al norte, para hacer que las fuer-
zas locales se acostumbraran a pelear bajo un mando finico.
Es decir, que C6spedes estaba convencido de la necesidad de
esta reform, pero temia que con el apoyo de un jefe military en
Oriente con amplias facultades militares, la Cimara lo destituyera
y pasara a convertirse en el Poder Supremo de la Revoluci6n.
El peligro de que la Camara se convirtiera en la rectora poli-
tica de la Revoluci6n -No military, por cuanto esta no podia dirigir
las operaciones- por ser este un cuerpo deliberative, ankrquico,
compuesto por hombres que opinaban practicamente sobre todo, y
--86--








que sin experiencia de guerra, criticaban eualquier tipo de media
military, tendia a minar la discipline y la moral del Ejercito Mambi.
La incapacidad de la CAmara para guiar a la Revoluci6n por
el camino de la victoria, le daria la raz6n a CBspedes despues de su
muerte. El general Calixto Garcia. quien aspiraba al mando cen-
tral inico de la provincia a los efectos de poder utilizar las fuerzas
locales donde fuera mis convenient, habia sido persuadido por
los miembros de la CAmara de la necesidad de substituir a Cespe-
des. Mdltiples hechos de armas habian cimentado el prestigio mi-
litar de Calixto Garcia. El 10 de abril habia asaltado exitosamen-
te el centro military de Auras. El 13 de abril sus fuerzas en el corn-
bate de la Cana, se batieron victoriosamente contra una column
de mil hombres.
Al dia siguiente tom6 y quem6 el ingenio fortificado de San
Francisco, levantando a la dotaci6n de esclavos y apoderandose de
algfin parque. De ahi se dirigi6 a Bayamo, siguiendo instrucciones
de Cespedes. El Presidente habia decretado una concentraci6n de
las fuerzas de Cuba y Holguin en la Hacienda de Curao, con el
objetivo de atacar Manzanillo o Bayamo. El 4 de junior, reunidas
las fuerzas de G6mez, que habia sido designado jefe provisional.del
Departamento del Cauto despu6s de estar tres meses sin mando,
con las fuerzas de Maceo y Calixto, fueron atacados por una pode-
rosa column espafiola que pretendia frustrar el ataque planeado
por C-spedes. Por 10 dias se habian mantenido concentradas las
fuerzas insurrectas sin proceder a atacar a ninguna de las dos
unidades, lo que dio lugar a que las fuerzas espafiolas las atacaran
vigorosamente en el punto conocido como el Zarzal. El combat
que se libr6 fue una series de continuada y refiidisima acci6n que
duraron dos dias. Las fuerzas cubanas batieron al enemigo por
secciones, Paquito Borrero y Silverio del Prado hicieron prodigious
de acometividad.
Antonio Maceo hizo una carga de machete, no pudiendo desaio-
jar al enemigo, pero eapturindole gran cantidad de parque. En
el combat murio el Teniente Coronel Sostrada, macheteado por el
niio de 11 aiios, de la impedimenta mambisa Justico Trabas. Los
espafioles confesaban haber sufrido noventa bajas, aunque los
parties cubanos hacen ascender al nfimero a mas de 250 bajas. Este
primer intent de concentrar a las fuerzas de la provincia de Oriente
para atacar una ciudad important, fracas6 por no haber proce-
dido con rapidez en la ejecuci6n de sus planes.
El 11 de julio las fuerzas cubanas fueron atacadas de nuevo por
otra column espafiola de mil hombres que lleg6 a tomar el cam-
pamento cubano en el Purial.
Sin embargo, un fuerte contra-ataque dirigido por Maceo, hizo
que la column enemiga se retirara. Dispersada la concentraci6n
cada jefe retorn6 a su base de operaciones con excepci6n de MAxi-
mo G6mez, que fue designado para sustituir a Ignacio Agramonte
despues de su muerte en Camagiiey. Una semana antes arribaba
a las costas de Cuba la iltima expedici6n que recibiria las fuerzas
mambisas en la larga y prolongada guerra de los diez afios.

-87-








La expedici6n consistia de 780 fusiles, 120 sables, 2,500 libras
de p6lvora, 400,000 cipsulas, ropa, zapatos y medicines. Era tam-
bign la filtima expedici6n del vapor "Virginuis", que en el si-
guiente afio seria apresado.
Antes, pues, del acontecimiento transcendental que la deposi-
ci6n de Cespedes constituy6, ocurren hechos de armas de notoria
relevancia, que agigantan los prestigious militares de Garcia. En
el mes de septiembre ataea el poblado y fuerte del Martillo, ocu-
pando en aquel, gran cantidad de provisions. El Teniente Coro-
nel G6mez Di6guez, uno de los jefes que Espafia tenia en la zona,
donde operaban diez batallones espaioles, emprendi6 desde San
Andr6s, la persecuei6n de los asaltantes y el dia 25 de septiembre
(C6spedes dice que el 26), con una column de quinientos hombres,
lega a Santa Mar'a del Ocujal, lugar situado en el camino de
Velasco a Puerto Padre, donde acampan los insurrectos, en nfime-
ro de 400; fuerza de Cuba y Holguin al mando de Leyte Vidal y
Maceo; y de Bayamo, al mando de Mariano Dominguez B. Espe-
raban los cubanos al enemigo, en una verdadera trampa. Ocupan
posiciones sobre la margen del rio que intercepta el camino, por
donde march la tropa hispana. G6mez Di6guez avanza, sin buen
servicio de exploraci6n, con pocas precauciones, recto a la celada
preparada por Garcia.
Entonces grupos de caballeria empezaron a picar por la retaguar-
dia la column espaiiola con la finalidad de forzarla a avanzar de-
recho hacia el cerco que le ha tendido Calixto. G6mez Di6guez
ordena a la column apresurar el paso, sin verificar previamente
con su cuerpo de exploraci6n, si el enemigo se encuentra embos-
cado mis adelante, cayendo en el cerco. Cuando trata de retroce-
der, se encuentra con que las partidas que lo tiroteaban por la re-
taguardia eran muchos mis de lo que pensaba y le cierran total-
mente el paso, completando de esa forma el copo de sus fuerzas.
Este segundo error del jefe espafiol permiti6 a Garcia envolver por
complete a toda la tropa enemiga, pues mientras las tropas de Ba-
yamo, formando el centro, pelean cuerpo a cuerpo con el enemigo,
las fuerzas de Cuba y Holguin le hostilizan por los flancos derecho
e izquierdo completando el copo. En 61 cae prisionero, gravemen-
te herido, el propio jefe de la column de la que s6lo pudieron es-
capar algunos grupos, en rapida fuga; tenia los balazos en la es-
palda por lo que falleci6 horas despu6s.
Ignacio Mora describe la acci6n de esta manera: "El 29 de junior
en el Rejond6n de BAguanos, asalto enemigo, fue rechazado, de-
jando en el campo 115 cadaveres, 146 rifles, 1,400 cApsulas, 52 ca-
ballos, 11 prisioneros, entire ellos un Teniente.
Siete d'as .despues Calixto ataca al poblado Sami, defendido por
300 hombres. Durante 11 horas de rudo combatir se dieron muer-
te a 50 enemigos y se hicieron 30 prisioneros. Las fuerzas de Ca-
lixto lograron apoderarse de gran cantidad de provisions y parque
en la perisferia del poblado.
Alarmado el Gobernador de Holguin, Coronel Huerta, sali6 con
una column fuerte de las tres armas, en persecuci6n de la colum-
-88-









na cubana que marchaba con el pesado convoy de provisions cap-
turado en Sami.
Al ser sorprendido Calixto, orden6 la retirada abandonando el
convoy, pero los espafioles lejos de emprender la persecuci6n de
los cubanos, se detuvieron con la finalidad de recuperar las provi-
siones y el parque que conducia el convoy.
Entonces las columns de Calixto al ver c6mo se amontonaban
orden6 la contra carga violent bajo la sanci6n implacable del ma-
chete cubano que abri6 bajas espantosas en sus filas. "La griteria
y los ayer ensordecian el espacio, hasta el movimiento de los bra-
zos con el machete nos lo impedia el mas pr6ximo; estuve en Las *
Guisimas, cuando nos metimos en Tunas, cuando muri6 Romani;
pero, en ninguno de esos combates fue tan terrible la pelea como en
el Copo del Chato", dijo un legionario mambi. El parte del Ge-
neral Garcia afirma haber visto sobre el campo de la acci6n 300
cadaveres enemigos, haber capturado 16 oficiales, al coronel G6mez
Di6guez; herido de tres balazos, y setenta soldados, ocupando 400
fusiles, 3.600 capsulas, convoy y botiquin y 150 caballos con mon-
turas. El teniente Antonio del Rosal, prisionero enemigo, confirms
al ascendencia de las bajas, cuando dice: "el campo estaba sem-
brado de eadaveres, yo conoci 125". Las bajas cubanas, agiqan-
tando el triunfo, ascendieron solamente a 6 muertos y 12 hericlos.
Palpitante af.n los cuerpos de los caidos en la ruta de Santa
Maria, libr6 Calixto el formidable combat de Chaparra contra
fuerzas espafiolas numerosas; cerca de 700 hombres, al mando de
otro valiente jefe, el coronel Esponda.
Habia salido de Holguin el 24 de septiembre a operar por Ojo
de A~ua y Arenas, el coronel citado con una column de 450 hom-
bres y hallandose en dicha operaci6n recibi6 un aviso telegrafico,
notificAndole del desastre que hemos referido. A marehas forzi-
das se dirigi6 al encuentro del enemigo y alli sobre el campo de
la ruta de Santa Maria "en el bosque, cubierto por un negro de
toldo de aves earniceras", contempl6 "el dia iltimo de septiembre,
158 cadaveres de espafioles, en cueros, putrefactos, medios comi-
dos por las auras". En Calder6n se le incorporaron 170 hombres
prescntdndose, horas despubs. era el 2 de octubre de 1873, con cerca
de 700, frente a las lines mambisas de Chaparra.
Calixto esper6 a los espafioles en magnificas posiciones; ha co-
locado un nicleo de infanteria en el nacho carril del Chaparra y
puesto al mando de esa tropa a Antonio Maceo. "Ocupaba, dice
Esponda, el lado opuesto de una barranca y prolongaba sus fuer-
zas, en angulo recto, sobre mi flanco derecho". Era el clisico
mnrtillo. La posici6n estaba en el camino obligado del enemigo,
quien al atacarla debia de colocarse entire la posici6n y el rio. )e
esa manera, si el fuego cubano le obligaba a retroceder hasta el
cauce de aqu6l, alli seria acuchillado, aprovechando la confusion
de la retirada. La caballeria, como la fiera de presa, acechaba el
moment. en una guardarraya, con el general a la cabeza. Pero
el coronel Esponda, habil official que traia prendida a su retina la
vision dantesca recogida en el campo de Santa Mnria, despuds de
principiado el combat, con la linea de tiradores, y comprendiendt

-89--









los grandes peligros de la retirada a trav6s de aquel rio, arremeti6
de frente, con valor extraordinario y a paso de carga, a la bayoneta,
la line cubana, rompi6ndole y sacando por alli su column a la que
malv6 del desastre, pero abandonando precipitadamente el campo
de la acci6n con mis de 150 bajas. (Esponda confess 112), "cui-
dando much de no dejar atra la retaguardia, ni la inmensa impe-
dimenta, aumentada con los muchos heridos", son palabras del
propio Esponda, subrayadas en su parte official. Segin el parte de
Calixto, dej6 abandonados sobre el campo 22 muertos y heridos.
IA destituci6n de Carlos Manuel ide CGspedes
La muerte de Ignacio Agramonte, que habia reiterado su apoyo
al Ejecutivo en varias ocasiones, impuls6 a los conjurados de la
Camara de Representantes a deponer a Cespedes. Desde el cam-
pamento de Calixto Garcia en Bijagual, donde se concentraban mis
de mil soldados para una operaci6n military, la Camara de Repre-
sentantes deponia al viejo y heroico Presidente de la Repdblica en
Armas. La elecci6n del lugar y el tiempo para llevar a cabo la
destituei6n de Cespedes no podia ser mas acertada. Con el respal-
do tactico de Calixto Garcia, como jefe military de la provincia, que
habia logrado los mas resonantes triunfos para la causa indepen-
dentista en el dltimo afio de gaerra, la decision tomada por la
CAmara debia ser acatada, pues de lo contrario se corria el peligro
de una division definitive entire las Fuerzas Armadas Revolucio-
narias.
Aun cuando Calixto Garcia no habia sido un conspirador, al
apoyar a los conspiradores abria un camino de funestas conse-
cuencias a la Revoluci6n. El precedent sentado traeria inevita-
blemente como resultado, la sedici6n military de Lagunas de Varona.
La evidencia hist6rica ha demostrado que los Representantes que
asumieron la rectoria political de la Revoluci6n, mantuvieron una
actitud vacilante y debil frente a los jefes militares regionales y
frente al poder colonial espafiol. Los mismos hombres que alegaron
discrepancia de principio con Cespedes entiree los principios demo-
eriticos que ellos decian representar y los dictatoriales que le
atribuian a COspedes), se plegaron y transigieron ante las sedicio-
nes militares de Vicente Garcia y las presiones de todos los jefes
militares regionales.
Los mismos hombres que depusieron a Cespedes, quien prefiri6
ver a su hijo muerto antes que entrar en nIc.roeiaeiones con P1 ene-
migo, negociarian con Martinez Campos, el Pacto del Zanj6n. Asu-
mia la Presidencia, Salvador Cisneros Betancourt, Marques de Santa
Lucia, eje de la conspiraci6n de los terratenientes Camagiieyanos,
contra C6spedes.
Empero es just consignar que Calixto Garcia no apoy6 la cons-
piraci6n por ambiciones political, sino porque estimaba imprescin-
dible para el curso de la guerra la unificaci6n del mando military
de Oriente a lo cual se oponia CGspedes en aquellos moments por
considerar que la designaci6n por la Cimara de un jefe military
adicto a ella tendia a privarle de sus prerrogativas.

-90-








Calixto, que contaba con las fuerzas mis numerosas y mejor
equipadas y municionadas del campo insurrecto, hallibase en la ne-
cesidad de poder mover con entera libertad por toda la provincia de
Oriente sus columns a los efectos de batir el enemigo donde mis
fuerte se encontrara. Esa libertad pareciale necesaria para evitar que
el mando espafol concentrara sobre sus tropas gran nimero de fuer-
zas. El sistema de hacer la guerra por regions lo limitaba a un
territorio en que no podian obtener grandes victorias sus fuerzas;
asi mismo, pensaba que si sus columns pudieran moverse per
todo el territorio podia atacar al enemigo donde menos lo espe-
rase. Desde el comienzo de la guerra la estrategia espafiola
habia consistido en dividir el territorio insurrecto por zonas para
concentrar superioridad de fuerzas en esas zonas, acorralar y des-
truir por parties a las fuerzas cubanas. El sistema de hacer la gue-
rra por regions que llevaban a cabo algunos jefes cubanos, favo-
recia los prop6sitos estratigicos del mando espafiol al limitarse las
partidas insurrectas a operar en determinadas regions. Despu6s
de haber sido detenida la creeiente de Valmaseda, y de haberse
destruido en gran parte su red de centros contraguerrilleros, el
objetivo cubano debia ser operar en grandes columns que opera-
ran en extensas zonas, pudiendo atacar soruresivamente los
pueblos fuertemente guarnecidos por las tropas espafiolas. Ail
habia operado Agramonte en Camag iey, al ostentar el mando fini-
co de todas las fuerzas de la provincia, con las cuales podia dispo-
ner las operaciones en la forma que estimara convenient.
Despu6s de la destituci6n de CUspedes, Calixto llev6 a cabo una
series de operaciones con sus fuerzas de 1,400 hombres, las mis im-
portantes fueron las acciones de Melones y el asalto a Manzanillo,
donde se les hicieron mas de 400 bajas. Finalmente el 5 de abril
eaia Calixto prisionero del enemigo, no sin antes intentar suici-
darse. Ingresado en el hospital le salvan la existencia. La desa-
Sarici6n del General Calixto Garcia del teatro de la Guerra Gran-
e, unico jefe military capaz de mantener un mando military inieo
por su influencia entire los politicos y los jefes militares de la Re-
voluci6n, constituy6 una p6rdida irreparable para el campo in-
surrecto.
La guerra en Camagiiey en 1873:
El 9 de julio de 1873, MAximo G6mez se hacia cargo del mando
military en Camagiiey. DespuBs de pasar revista a las aguerridas
fuerzas de Agramonte, el Generalisimo apuntaba en su diario que
estas fuerzas "son las tropas que presentan mas y mejor organi-
zaci6n en el ej6rcito que combate.
Sobre la caballeria camagieyana, G6mez escribiria. Esto no es
mio: a mi no me debe nada el Camagiiey: toda la gloria es del
que pas6 (Ignacio Agramonte); y de su obra; yo, avaro; me estoy
utilizando. Aqui no hay sino un violin muy bien templado (la
caballeria) por otro, y yo, misico hAbil, he tomado el arco y lo he
toeado".


-91-















































Calixto Garcia.
Ya algo conocedor del terreno, G6mez decidi6 establecer su
base central de operaciones en el extenso cuadrilItero sudeste de
Camagiey. Segin Ramiro Guerra: limitabalo al norte una line recta
de Guaimaro a Puerto Principe, al este el Rio Jobabo, al sur la
franja de costa comprendida entire la desembocadura de Jobabo
y Santa Cruz del Sur, y al oeste el curso del Rio Najasa hasta
Puerto Principe.
Resutaba protegido al sur por la costa cenagosa de la provin-
eia donde no habia puertos ni desembarcaderos; al este por la base
-92-









de operaciones de Vicente Garcia en Tunas. Al norte se encontraba
la linea de puestos fortificados de Sibanici5 y Cascorro, contra los
cnle~ nneraba C66mez desde los bosques de su base de operaciones;
y al oeste sin ninguno de los centros militares espafioles de consi-
deraci6n las tropas de G6mez podian operar en direcci6n a Las
l iaa. La suuorcUon se hallaba poblada de bosques primitivos
para 1873 y algunas elevaciones de importancia. Entre sus bos-
ques, sierras y sabanas alejados de las bases espafiolas la infanteria
contaba con ventajas para su defense, mientras que en las sabanas
podia arrollar la caballeria las pesadas columns enemigas que se
aventuraran a operar en el cuadrilAtero". Al cabo de un mes G6mez
habia formado dos columns: la primera de caballeria de 300 jine
tes comandada por el Mayor General Julio Sanguily, que tenia
como auxiliares al Brigadier Manuel Suarez y al Teniente Coronel
Reeve (alias el Inglesito), y la otra column para preparar la in
vasi6n a Las Villas, compuesta por 800 infants y 100 jinetes, con
el Coronel Jos6 GonzAlez Guerra como segundo jefe y el Teniente
Coronel Gregorio Benitez, Jefe de la Caballeria. Puesta en mar-
cha ambas columns hacia el norte, el dia 11 atacaron los campa-
mentos enemigos de Las Yeguas, y en La Luz y en el Atadero arro-
llaron una column de infanteria de 60 hombres que dej6 35 muer-
tos en el camino. con sus Remington y cananas. Orden6 entonces
a Reeve que regresaran a la base de operaciones en Najasa con el
prop6sito de hacerle career al enemigo que regresaba hacia el cua-
drilatero. Informado de la situaci6n en Nuevitas, G6mez procedi6
al ataque del important pueblo.
Dos columns al mando de GonzAlez Guerra y Benitez arrolla-
ron las defenses exteriores de la ciudad. Las tropas espafiolas se
concentraron entonces en sus fuertes, lo que aprovech6 G6mez
para abrir las tiendas y ferreterias de la ciudad apoderarse de un
rico botin de ropas, viveres. p6lvora y diversas armas. De rerrpso
a la base de operaciones, G6mez empez6 a planear un ataque al im-
portante puerto de Santa Cruz del Sur. Despu6s de obtener una
buena informaci6n y un plano de la ciudad donde se sefialaban los
dep6sitos de armas, G6mez orden6 una concentraci6n de 450 infan-
tes y 170 caballos. A las 4 de la tarde del dia 27, se emprendi6 la
march y al amanecer se dio principio al ataque: "No podr6" -
anot6 G6mez en su Diario- "en estos ligeros apuntes, ocuparme
de todos los pormenores, s61o dir6 que hasta ahora es uno de los
que han dado mayores ventajas".
"Se incendi6 la mitad de la poblaci6n despues de haber ocupado
dos eafiones, much parque y un rico botin de efectos comerciales.
Al enemigo se le habrin causado 50 baias aproximadamente. Por
nuestra parte 67 bajas, 17 muertos y 50 heridos". A las 8 de la
mafiana emprendi6 G6mez la retirada con una enorme impedimen-
ta, bajo un temporal de viento y lluvia que dificultaba extraordi-
nariamente la marcha.
La version de Pirala en las paginas 622 y 623, del tomo II de
sus Anales, es la siguiente: "Perfectamente informado Don Miguel
Betancourt Guerra, eneargado de las confidencias de la Plaza de
Santa Cruz del Sur, de su situaci6n y estado de defense, pues hasta
-93-








proporcion6 un croquis de la poblaci6n, dispuso G6mez el ataque,
efectuado al clarear el dia 27 de septiembre. impetuoso y simulti-
neo, venciendo en un principio cuantos obsticulos se les oponian
en los tres puntos acometidos, que fueron el cementerio, la ealzada
y la Plaza de Armas; recorrieron las calls, y aunque rechazados.
se llevaron el repuesto de municiones (mis de 100 mil tiros) y el
vestuario de los batallones Rayo y Polvorin".
De regreso a su base de operaciones, G6mez recibi6 noticias el
28 de enero de que el gobierno se encontraba en Tunas con el con-
tingente de 400 infants de Oriente, que habia solicitado para lle-
var a cabo la invasion a Las Villas. Aunque su proyecto habia
topado con la indiferencia de Calixto Garcia y de Vicente Garcea,.
estos finalmente accedieron a desprenderse de parte de su fuerza.
La gran cantidad de parque ocupada en Santa Cruz del Sur y los
400 Remington de fino calibre y 100 carabinas que trajo la infan-
teria oriental le impartieron a las fuerzas de Maximo G6mez el
poder de fuego necesario para una operaci6n del calibre de la in-
vasi6n. Al frente de los infants orientales venian Ins jefps mis
bravos de la region de Cuba entire los que se destacaban Antonio
Maceo, Flor Crombet, Guillerm6n Moncada y otros.
El dia 5 de febrero se les unian en el Naranjo, Julio Saneuily
con 200 jinetes. El dia 9, a las 4 de la tarde. una column enemiga
de una hriq ida de 2 000 hombres acamp6 en San Jose, algo al norte,
con el evidence prop6sito de atacar la concentraei6n cubana.
Esta Brigada mandada por Bascones estaba compuesta por je-
fes, oficiales y soldados veterans de las tres armas, infanteria,
eaballeria y artilleria y era una de las tres Brigadas que habia
mandado el jefe military de Camagiiey, Portillo, en persecuci6n de
G6mez.
En la mafiana del dia 10, la column espafiola avanz6 resuelta
hacia el campamento de G6mez, quien decidi6 library el combat, a
pesar de que el objetivo estrat6gico era llevar la guerra a occiden-
te, no library combates.
Antes de entrar a estudiar las incidencias del combat que re-
sult6 una victoria tActica para G6mez, pero una derrota estrat6-
gica de largo alcance, debemos analizar cuiles fueron los m6tivos
que indujeron al General mambi a presentar combate a las tropas
espafolas. Se ha dicho que G6mez se sinti6 oblisado moralmente
a no cederle el terreno a] enemigo porque el Marqu6s de Santa Lu-
cia y el gobierno no queriendo asumir la responsabilidad. delega-
ron en 61 como jefe military, In decision de library el combat.
Abandonar el campo de batalla en esas circunstancias hubiera
dejado a G6mez en una posici6n d6bil frente al gobierno civil.
Aunque no deja de haber eierta 16gica en estos razonamientos no
debemos olvidar que G6mez habia conquistado su fama de guerre-
ro por su habilidad en rehuir los choques que estimaba perjudi-
ciales y de asestar los golpes mis rudos cuando tenia superioridad
de fuerzas.
Sus galardones los habia ganado enmo gnerrillero, lo que no
menoscababa sus condiciones de estratega ni su valor personal a

-94-









toda prueba. Por eso nos inclinamos a pensar que G6mez se vio
obligado a presentar eombate porque no podia rehuirlo de ninguna
manera.
Dada la composici6n del contingent invasor, en la cual pre-
dominaba la infanteria, el advance hacia Las Villas se hacia prieti-
camente irrealizable, debido a la lentitud de la column invasora,
que de no abrirse paso a viva fuerza hubiera sido cercada por las
columnas espafiolas de Camagiley en combinaci6n con las tropes
de la Trocha y Las Villas.
Un hecho que confirm lo anteriormente expuesto, es que en el
95 la composici6n tActica del contingent invasor va a ser funda-
mentalmente de caballeria, para evitar encuentros a toda costa con
el enemigo.
El combat en la extensa llanura del potrero de Naranjo se
desarroll6 de la siguiente forma: G6mez dividi6 las fuerzas de in-
fanteria de 400 hombres en tres secciones que debian de replegarse
apoyandose las unas sobre las otras en caso necesario.
Los 1,200 soldados de line de Bascones se formaron en un eua-
dro de tres filas, apoyado por la artilleria en sus Angulos. Segin
Napole6n esa formaci6n era inexpugnable frente a los ataques de
la caballeria. Sin embargo, las fuerzas de G6mez, easi tres veces me-
nores que las de Bascones, realizarian la hazafa sin precedentes de
arrasar y destruir el cuadro, sin contar con artilleria que previamen-
te golpeara la formaci6n enemiga. Pero lo mas asombroso del com-
bate de Naranjo fue que el peso de la carga al machete sobre el cua-
dro espafiol, recay6 sobre los 400 infants orientales que siguieron
a las fuerzas de eaballeria camagiieyanas, destruyendo la fila del
frente del cuadro espafiol. Aqui debemos consignar que cuando Na-
pole6n escribia que la formaci6n en cuadro era invulnerable frente
a las cargas de caballeria, todavia no se habia inventado el fusil Re-
mington que arrojaba una bala cada segundo.
Las tropas espafiolas en el combat del Naranjo estaban pro-
vistas de Remington, lo que hacia mas mortifero afin el fuego ce-
rrado de sus cuadros.
Dias despu6s se produciria la batalla de las GuBsimas. El briga-
dier ArmifiAn, con noticias del intent mambi de invasion, habia
salido a operaciones para frustrarlo y, despues de un encuentro, el
3 de marzo en Jimaguayfi, con el Coronel GonzAlez Rodriguez, no
sigui6 a los mambises, sino march al puesto de Las Yeguas, despa-
ch6 la caballeria a San Jer6nimo y "duefo del .ngulo que formaban
los dos puestos eitados con Vertientes, inform desde Las Yeguas al
general Portillo, comandante military de Puerto Principe, del plan
de G6mez, de invadir, y de su prop6sito, esto es fundamental, de
batirlo cerca del triAngulo que formaban los puestos de Las Yeguas,
San Jer6nimo y Vertientes (vealos en el mapa), para poder, "sin
impedimenta de heridos ni de ac6milas, vencerlo con ventaja, cerca
de las lines espafiolas", ya que en los lugares eitados, via obligada
del audaz mambi, habian centro de operaciones. Pero Portillo, bien
informado de la eoncentraci6n eubana y de la ruta probable de

-95-








Miximo G6mez, le orden6, que abandonara el puesto de Las Ya-
guas y marchara sobre las mirgenes del San Pedro, cayendo sobre
Jimaguayfi, "donde se hallaban los insurrectos".
El 15 de marzo de 1874, la column de Armifian fuerte de
3,000 hombres, ha salido del campamento de Las Yeguas: la inte-
gran cineo batallones de infanteria: Le6n, Rayo, Cort6s, Arag6n y
Libertad; 500 jinetes, caballeria de line (Pizarro y Col6n), dos
guerrillas, la Tercera Volante y la de la Trocha, y cuatro piezas
de campafia.
El potrero Las GuAsiras de Machado, situado nueve leguas al
sudoeste de Puerto Principe, scenario del b6lieo episodio que es-
tamos relatando estaba cruzado por un arroyo, cuyo cauce en la
6poca de la batalla, se hallaba casi seco, aunque en una represa
situada en el centro del potrero, estaba inundada. A la salida de
Las GuAsimas y en direcci6n a la ruta de los mambises, que venian
de Ant6n, habia un extenso carril que limitaba por un lado el
monte firme y por el otro una alta cerca de maya y pii6n. El jefe
cuban, estableci6 dos lines de fuero pn ambos lndos del c'rril
amparados en el monte y coloc6 la caballeria en posici6n de cargar
al enemigo que ibh a bi-onr inmediatamente, como veremos en
seguida, una secci6n de dicha arma.
Acto seguido y empleaudo id .tetica de Viriato, en la que tan
diestra estaba la caballeria camagiieyana, por haberla utilizado
constantemente el Mayor, lanz6 G6mez 50 hombres al mando del
Coronel Gabriel GonzAlez a provocar a la eaballeria espafola y
atraerla hacia la admirable trampa. G6mez dice: "Envio explora-
dores y hago desfilar las tropas al fondo del potrero, a tomar po-
siciones; el enemigo se aproxima; la caballeria carga, se desvia de
su infanteria... se le carga, deja 36 muertos en el campo y se refu-
gia sobre su infanteria".
La eolumna enemiga, que venia entrando en el campo de Las
GuAsimas, al ser tiroteada por los exploradores, reconcentra sus
batallones; pero "dos escuadrones del regimiento de caballeria de
Col6n, la Tercera Guerrilla Volante y dos secciones de la Trocha",
se lanzaron en carga a fondo. contra los jinetes de Gcnzalez, "de-
sapareciendo a travys del carril", la via de comunicaci6n entire los
dos campos, "detras de espesos remolinos de polvo", en direcci6n
a las lines cubinas. En 6stas se percihi6 entonces el ruidn inon-
fundible para el oido avezado, de escuadrones al galope, e instantes
despu6s se vio aparecer "envuelta on una nube de polvo". a la
eaballeria de linea espafiola y guerrilleros, con sus sables en lo alto,
brillando al sol de la mariana, y persiguiendo a los jinetes dcl Ca-
magiey euyo jefe en aparente fuga, lanz6 al pasar por las lines
cubanas, un estent6reo: iViva Cuba Libre!, que fue como la voz
de fuego al ejercito insurrecto, pues a su conjuro abri6 fuego gra-
neado y certero la infanteria eubana (Oriente, Camagiiey y Las
Villas) sobre aquella sorprendida masa de caballeria, pricticamen-
te clavada en los rifles del Ejercito Libprtador Pern el movim;an-
to tactico coneebido por el genial dominicano era mas vasto toda-
via: despu6s de la certera fusilada, la infanteria se abre en dos

-96-








alas, p6rtico de la gran victoria y por 1 pasan los jinetes del Ca-
magiiey cuyo jefe en aparente fuga, lazn6al pasar por las lines
ioles, desconcentados por el fuego de la infanteria, al verse con-
tra-atacados por sus perseguidos y cargados por una caballeria
fresca y de alta capacidad ofensiva de la camagiieyana se desmo-
ralizan, pierden la cohesi6n y vuelven grupas con sus caballos can-
sados a trav6s del carril de Las GuAsimas, el carril de la victoria
cubana, perseguidos por los jinetes del Camagiiey, que los ama-
chetean sin misericordia: es la primera fase; pero, es el episodio
decisive de la batalla de Las Guasimas, la cual se inicia con el ani-
quilamiento de la caballeria espafiola, que pierde casi la mitad de
sus efectivos en la desdichada maniobra y nuede decirse qued6
fuera de combat frente a un enemigo montado, si no superior en
nimero si en eficieneia y envalentonado por la estupenda vic-
toria. (1)
A las once de la mafiana G6mez, viendo que el enemigo no
avanza, exclama: "pues vamos nosotros a busearlo". v m'nreha
sobre la column enemiga que se concentra. acampa, se atrinchera,
por sus cuatro frentes y se encierra ella misma dentro del circulp
de fuego mambi: "La posici6n queda circunvalada en un cuadro
irregular que ocupan los batallones en batalla". El lugar de la
acci6n, dice Collazo, era un poligono abierto en el monte, sembrado
de guinea y cruzado por un arroyo, con dos represas, una en el
centro del potrero".
El habil, astute Mfximo G6mez, como luego dijera un general
espafiol, hab'a logrado cerear aquella fuerte column en cam')o
abierto, no obstante triplicarla el nfimero v d'sponer de las tres
armas clasicas: infanteria, caballeria y artilleria.
Todo fue efecto del panico que produjo en el mando espafiol la
carga del carril, el horrible macheteo del escuadr6n de Colon, que
mandaba Samper, que se asociaba al recuerdo de la de Palo-Seco,
al de la macheteada de Jacinto y a la matanza al arma blanca del
coronel Abril y de sus hombres en el campo del Cocal del Olimpo.
Y asi qued6 aquella fuerte column en pleno potrero, apenas
sin protecci6n, a merced de los tiradores cubanos. que la fusilaron
casi impunemente, protegidos en la espesura del monte y con gran
ventaja, desde el punto de vista de la tfetica de fuego, porque di-
rigian fuego concentrado sobre el enemizo que contestaba con fue-
go disperse; por ello eada bala que salia del fusil mambi debia
matar o herir a los soldados enemigos rodeados por todos sus fren-
tes y, como ya va dicho, sin adecuada protecei6n.
(1) Oigamos testimonies de mayor excepci6n, la voz de un jefe
espafiol que durante cinco dias vivi6 el sitio de "Las Guasimas":
"Vista la imposihilidad de dar sepultura a tanto cuerpo muerto,
encendi6se una gran pira para quemar los cadaveres y una hogue-
ra para los mulos y caballos: triste misi6n que se encomend6 a los
abanderados. El agua encharcada, afin despues de colsda en tra-
pos, tenia color de horchata, sabor fangoso y temperature tibia.
El hospital de sangre se situ6 en la parte mas baja del terreno, sin
que eso sirviera para que algunos heridos recibiesen un balazo en

-97-








sus camastros, mientras eran curados por los m6dicos, que cum-
plian con el mas sagrado y humanitario/deber. A todo esto no
podia circularse por el campamento sin exponerse a recibir un tiro.
Rara fue la botella de aguardiente o garraf6n de vino que pudo
salvarse de las balas... la sed abrumadora nos atormentaba. Era
molestisimo el tener que permanecer recostados en dura y abrasa-
dora superficie, junto a las trincheras si no queria uno exponerse
a recibir una herida o quizas la muerte.., los frecuentes lamentos
de los heridos, la muerte recibida por un camarada, que estaba a
nuestro lado, el vocerio y los groseros insultos de nuestros contra-
rios, el hedor que despedia tanta came achicharrindose, el aumen-
to de volume de los muertos, antes que se derritieran las substan-
cias grasientas, formaban una eseena horripilante... En el campa-
mento reinaba el silencio, la resignaci6n y la esperanza... Soldados
escogidos tiraban al blanco contra los hombres encaramados en las
copas de los Arboles. centenares de auras revoloteaban impacientes
por el hambre y atraidas por la fetidez de los cadaveres, se les veia
sobre las copas de los Arboles, abriendo las alas en cruz y pasar,
sin mover las tendidas alas como Aguilas, hasta que las mas atre-
vidas descendian y posaban sus siniestras patas sobre el vientre de
un cadaver o picoteaban, con voracidad carnicera, el lomo de un
mulo muerto". (1)
En la noche del quince, Armifiin reuni6 a los jefes de cuerpo,
para considerar la situaci6n: se queria marchar de mafiana sobre
"La Caridad de Arteaga", fines situada en la ruta de Puerto Prin-
cipe; pero la considerable cantidad de heridos y la falta de eami-
Has para transportarlos, aparte del temor a las cargas de la caba-
Ileria camagiieyana que, en los inicios mismos de la batalla, como
ya va dicho, la habia decidido a favor del bando eubano, les deter-
min6 continuar a la defensive, en el vasto poligono de "Las Gub-
simas", alrededor de la represa y enviar inmediatamente mensajes
a la capital de la provincia, pidiendo refuerzos. Para esa teme-
raria empresa se prest6 el practice Juan Rojas, quien sali6 esa
misma noehe del quince, madrugada del dieciseis, de las lines es-
pafiolas, atraves6 "monte a monte" las lines cubanas y lleg6 el
1, por la tarde a Puerto Principe. (2)
Al amanecer el dia 16 y no tratando el general Armififn mas que
de sostenerse en su posici6n, complete G6mez el sitio, destac6 pa-
trullas para cubrir los caminos por donde pudieran llegar refuerzos
al enemigo, al que rodea, por todos sus frentes, con fuego continvo
de fusileria, amagfndole, de cuando en cuando, con carga 'de caba-
nleria. La brigada esnoaiola pelel-r mal prot'-yda por trincheras
deficient, constrnidas bajo el fuego, en tanto que la infanteria
mambisa, que la fusilaba, disparaba protegida tras los Arboles del
bosque y muchas veces desde ]o alto de los mismos, conveniente-
mente oculta entire su tnpido follaje.
Al caer la tarde del 16 la trompeta hispana, en Puertto Principe,
llama a formaci6n por orden de Portillo, el jefe military de la
provincia; se trata de former apresuradamente una column de
auxilio; la integran 1,700 hombres y una pieza de artilleria que,
en la mariana del 17, bajo los mas funestos presagios, salia de

-98--







Ja capital a las 6rdenes del brigadier BAscones marchando sobre
el campo de Las Guasimas. En tanto Puerto Principe queda des-
guarnecido, "con s61o los voluntarios, asistentes y escasas fraeeio-
nes de otros cuerpos".
Mientras tanto, en el campo de Las Gunsimas: en la noehe del
16 al 17, como dudara el comando espafiol que su practice hubiese
llegado a Puerto Principe, se orden6 por Armiian al coronel Manuel
Macias que con fuerzas de caballeria atravesase las ineas eubanas y
marchase al campamento de Las Yeguas (no a Puerto Principe),
en demand de refuerzos. En Las Yeguas, cuya situaei6n estrat6-
gica es evidence, habia destacada una brigada del ej6rcito enemigo
para impedir el paso de los mambises al oeste. Macias cruz6 las
lines cubanas, con fuerte nficleo montado, despubs de un tiroteo
que le caus6 algunas bajas, y lleg6 a Las Yeguas; pero no pudo
comunicarse por tel6grafo con Puerto Principe, por estar inte-
rrumpida la via, eortada por los mambises.
El 17 transcurre estrechandose el cerco, ya los espafioles no tie-
nen agua y se ven precisados a abrir dos pozos: los cadia eres inse-
pultos, de hombres y animals, hacen el aire irrespirable y se
ordena quemarlos; pero no advierten que el rojo de las hogueras,
-en cuanto llegue la noche, servira de inconfundible punto de mira
para la direcci6n del fuego eubano. "Era tal la exactitud, tomada
desde las ramas de los corpulentos Arboles, por los insurrectos, dice
un actor en la tragedia, que no desperdiciaban ningin tiro: no
qued6, en el campamento, garraf6n ni casco que no rompieran los
proyeetiles de tan diestros tiradores". Ya los jefes del ejercito
sitiado, sin caballeria y gravisimamente quebrantado, pensaron cn
salir, rompiendo el cerco; pero pronto comprendieron lo impossible.
"Varias veces se intent salir de aquella situaci6n terrible, dice an
.sitiado; pero, tan pronto se ponia en mareha una unidad, las fuer-
zas de G6mez se presentaban por doquiera, ocupando ventajosas
posiciones, 'escogidas por el hibil general que las dirigia".
Pero, Biscones ha recorrido las seis leguas que dista Puerto
Principe de Cachaza y el 17, al caer la tarde, aeampaba en dicho
lugar y mandaba a Rojas a la muerte en vez de seguir sobre el
-campo de "Las GuAsimas", a poco mas de dos horas de mareha.
A, las nueve de la noehe de ese dia 17, el mas angustioso de los
.que alli pas6 Armifiin con su gente, Manuel Sanguily llega al ea-
mastro donde reposaba el h6roe de la jornada G6mez que descan-
saba "con una frazada envuelta en su eabeza y eubierto el pecho",
a referirle que en aquellos moments habia sentido fuego en di-
recci6n a Cachaza. Era Bascones que acababa de acampar y se
preparaba para la funei6n del siguiente dia. G6mez dice: "A las
diez de la noche, de ese dia 17, enemigo en Cachaza, refuerzo,
sin duda".
Al aclarar del 18, 250 hombres, comandados por MAximo Go-
inez, salen para Jimaguayd, finca situada entire Las GuAsimas y
Cachaza. Sobre el campo queda Maceo, comandando el ej6reito
*de Las Guasimas, con instrueeciones del dominicano.
-99-








Maximo G6mez en Jimagnayd prepare entonces otra trampa,
lanza exploradores a tirotear a Bascones, que viene sobre su campo,
le espera en la sabana de Jimaguay-i, con el coronel Gonzalez de
frente, con 50 jinetes, para tirotearle y atraerlo hacia el centro
donde tiene colocada una emboscada de s61o 50 hombres de infau-
teria y el resto de la caballeria, para cargar, pero la column espa-
fiola, fuerte de 1,700 hombres y una pieza, segfin otros con dos
piezas, no se lanza a fondo, se defiende, "formando cuPIron cnon-
pactos" y no persigue mis que un objetivo: llegar a Las Guasimas;
G6mez la earga; pero fracasa y los jinetes que realizan la maniobra
tienen que retirarse con muchas bajas. Hubo error evidence de
G6mez, en esta acci6n, al pretender, con 50 infants, repetir el episo-
dio initial de la contienda y luego lanzar escasos elements de
caballeria sobre dos batallones completes del enemigo, que no
cayeron en la trampa de la infanteria y que form.idos en oatalla
eran invulnerables a la carga de los dos escuadrones que G6mez
lanz6 contra ellos infitilmente.
El enemigo sigui6 su march y a las diez de la mafiana de ese
dia 18 de marzo, el fuego de cafi6n de la brigada, Bascones anun-
ciaba a los hombres de ArmifiAn ]a nr'sencia del refuerzo. que lie-a
de once a doce del dia, a Las Guisimas, acampa y prepare la
retirada para el siguiente.
G6mez, "que ha dejado pasar" (son sus palabras), a la colum-
na de auxilio, por una senda extraviada se refine con Maceo, en
Las Guasimas. Como esperaba el ataque del enemigo, considera-
blemente reforzado, se dispone a resistir; pero no habra nueva pen-
dencia: 'os jefes espafioles, lejos de prepararse para la pelea, te-
nian en mente la fuga a Puerto Principe, con el pretexto de salvar
la inmensa column de sus heridos.
Toda la noche del 18 dur6 el fuego y al amanecer del 19, "se
pronuncia en retirada el enemigo", fuerte, de mas de cinco mil
hombres, con cinco o seis piezas de artilleria y mandado por dos
brigadieres; s61o aspira llegar a Puerto Principe, con su intermi-
nable caravan de heridos: al comando, Biscones, el jefe mas anti-
guo. Eran ocho batallones de infanteria, seis piezas de artilleria y
various escuadrones de eaballeria que, mandados por dos brigadieres
del ejercito espaliol dejaban el camno a los heroiceo m"mbisp' de
Maximo G6mez. Huyen hacia la capital por la ruta mas corta:
el camino de Cachaza.
Los cubanos, sin parque ya, los persiguen hasta el potrero de
Cachaza y, a las 6rdenes de Gabriel Gonzalez y Angel Mestre. les
foguean el campamento hasta altas hor"s do la nochi- no1 de-
cirse, que la derrotada column espaflola entr6 en Camagidey al
estampido de la fusileria cubana.
MAximo G6mez tuvo 177 bajas; los espafioles 1,133. Pero el
gran lidiador quem6 todas las municiones que Ilevaba para la
invasion: 75,000 tiros, con lo que se frustr6 la operaci6n ese afio.
Posteriormente, G6mez escribi6 "el encuentro dio lugar a cinco dias
consecutivos de rudo combat; pero, a pesar de la victoria, nuestras

-100-








tropas quedaron en condiciones poco ventajosas para continuar
movimiento".
Cierto que la batalla de Las Guisimas frustr6 la invasion mo-
mentAneamente; pero ella constituy6 el mis e'evado exponente que
la guerra de los Diez Aiios puede ofrecer, de la capacidad del Ejer-
cito cubano. En verdad, la invasion, se habia frustrado antes, cuan-
do el Gobierno, por las causes disolventes que luego sepultaron aquel
movimiento armado, desisti6 del plan initial de la invasion con dos
columns, comandadas por G6mez y Garcia los que reunidos hubie-
ran abatido, como creemos haber probado, al ej6rcito enemigo en
todo el territorio camagiieyano en ese mas de marzo, que tanta glo-
ria dio a las armas de la Revoluci6n redentora. Y duefio de Cama-
giiey el Ejercito de la Repfiblica, armada con las armas de Espafia
y a las 6rdenes de aquellos ilustres generals, la invasion hubiera
sido incontenible y en aquel mismo afio las tropas cubanas victo-
riosas hubieran conquistado la independencia.
Justamente convencido de que entire otras razones el movimien-
to invasor habia sido detenido por la indiscreci6n con que el go-
bierno habia dispuesto el traslado de la infanteria oriental a Ca-
magiiey, G6mez le dirigi6 una comunicaci6n official pidi6ndole
autorizaci6n para decidir secretimente cuindo debia de reanudarse
la march haeia Las Villas. El gobierno contest a estos cargo
ordenindole a G6mez, que no emprendiese la invasion sin 6rdenes
precisas.
Mientras Ilegaba el moment para iniciar la march invasora,
G6mez concibi6 una series de operaciones tendientes a dar la im-
presi6n de que la Batalla de las GuAsimas lo habia hecho desistir
de sus prop6sitos. Su intenci6n era mantener en jaque a las tro-
pas de Camagiiey, atacando continuamente pequefios poblados, y
oblig.ndolos a destinar gran niimero de fuerzas en la defense de
Camagiey, no empleables en Las Villas.
Conforme a este plan, el 12 de abril atacaba a San Miguel
cerca de Nuevitas, y el 18 de abril, caia sobre Cascorro, mientras
que el enemigo se encontraba on la linea ferrea. de Camagiiey, sin
hacer el menor intent de defender esa zona. G6mez consienaba
al respect: Verdaderamente su actitud demostraba la convenien-
cia de la ocupaci6n de aquella zona, porque le era ficil acudir
bien fuere por tierra o por mar a la linea military de Jicaro, punto
objetivo para nuestra march.
Paralelamente a estas operaciones de distracci6n, G6mez orde-
naba la march de una partida de 50 hombres a Las Villas, bajo
el mando de Francisco Jim6nez, para explorer el terreno.
El 20 de junio disolvia la concentraci6n de sus fuerzas en
toda la base de operaciones, con las instrucciones de concentrarse
de nuevo en la Matilde, el 20 de julio. Con estas 6rdenes G6mez,
trataba de evitar que su pesada column fuese blanco de un nuevo
ataque enemigo, al mismo tiempo que eonfirmaba las sospeehas
enemigas en el sentido de que los golpes asestados sobre las fuer-
zas eubanas habian detenido la invasion, para luego caer sorpre-

-101-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs