• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 Dedication
 El folk-lor en la musica Cuban...
 Impresiones de arte: Cuba y sus...






Group Title: El folk-lor en la mâusica cubana.
Title: El folk-lor en la música cubana
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073996/00001
 Material Information
Title: El folk-lor en la música cubana
Physical Description: 191 p. : music ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Fuentes, Eduardo Sánchez de, 1874-1944
Publisher: Imprenta "El Siglo XX"
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1923
 Subjects
Subject: Folk songs, Spanish -- Cuba   ( lcsh )
Music -- Cuba   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: Eduardo Sánchez de Fuentes.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073996
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000137711
oclc - 22548950
notis - AAQ3787

Table of Contents
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Dedication
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    El folk-lor en la musica Cubana
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
    Impresiones de arte: Cuba y sus musicos
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
Full Text



IDUARDO SANCHEZ DF E NTES
De la Aca u dll I. Artes iL4






EL FOLK-LOR EN



LA MUSIC CUBANA













La Habana
Imprenta "El Siglo XX"
Teaiente Rey 27
1923
















AL MAESTRO

EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


Recordard Ud. la escena maravillosa.
Es en la vida de Juan Crist6bal, en me-
dio de su nifiez extdtica y creadora, uno
de los mds hondos recuerdos. Romain
Rolland, en esa pagina episddica, ha
creado a un hJroe del folklorismo, del
canto traditional: Gotfrield. Sus pala-
bras serdn puras, su canto, en voz silen-
ciosa, como interior. Su canto se oird
en medio de la noche inmnvil, bajo las
claras estrellas. Habrd rumores leja-
nos de la montana, del rio, del drbol.
Todo parecerd un coro misterioso. Todo
lo oird en extasis Juan Cristdbal; todo







b EDUARDO SiNCHEZ DE FUENTES

lo oird con una angustia nueva en el co-
razdn, con una emoci6n desconocida.
Jamds habia oido Crist6bal una cancidn
semejante: "era lenta, sencilla, infantile,
de ritmo grave, triste y algo mon6tona,
sin acelerarse nunca, con prolongados
silencios... Parecia venir de muy le-
jos e ir no se sabe donde. Su serenidad
estaba llena de turbaci6n y bajo su apa-
rente calma, adivindbase una angustia
secular. Cristobal no respiraba ni se
atrevia a movers; la emoci6n le habia
paralizado. Cuando hubo acabado se
arrastrd hacia Gotfrield y le dijo con la
garganta oprimida:
-Qug es eso, dime, qud es lo que ha;
cantado?
-No lo s6.
-Dime lo que es!
-No lo se; es una cancidn.
-Es una canci6n tuya?
-No, no es mia!... Es una cancion
antigua.
-Quign la ha compuesto?
-No se sabe.
-Cudndo?






EL FOLK-LOR EN LA M1OSICA CUBANA


-No se sabe.
-Cuando td eras pequeo?
--Antes de que yo naciera y nacie-
ran mi padre y el padre de mi padre...
Siempre ha sido asi.
-Qug cosa mds extraija! Nadie me
ha hablado nunca de ello. j Sabes otras ?
-Si.
-Quieres cantarme otra?
-Para que cantar otra? Con una
basta; se canta cuando se tiene necesi-
dad de cantar. No hay que canter para
divertirse.
-Pero sin embargo, cuando se hace
m, sica.
-Esto, no es misica..."
No era misica para el humilde Got-
frield el canto traditional. Y ahora,
con el alma llena de recuerdos, viendo
el lejano jardin en una noche mdgica,
viendo la noche transparent, poblada
de rumors desconocidos, siento que la
misica que entonces oi, aquella misica
que Manuel de Falla regalaba a sus ami-
gos, no era tampoco una misica: creia
oir, al traves del maestro, la voz humil-







S EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


de y pura de Gotfrield. Y todo cra
puro y todo era una mararillosa armo-
nia. Y venia todo de mul lejos y pare-
cia cada palabra y cada nota tener un
reflejo desconocido, una luz inesperada:
aquellas canciones tan distintas a todas
las otras, tan humildes, habian recogido
mil ecos del canto traditional, se habian
hecho nuevas, se habian creado otra vez
en el alma del gran. artist. El las re-
galaba a sits amigos y yo miraba, en ex-
tasis, la niece de la sierra bajo la luna,
las torres de la Alhambra, el jardin: y
el bosque tan llenos de luz, de canto y
de silencio.

Maestro, yo sdlo mnedo hablarle de
recuerdos. Yo sdlo puedo hablarle de
la emoci6n con qu e e leido sus pdginas
magistrales sobre nuestra mnisica popu-
lar. He pensado ante cada comentario
de Ud. sobre nuestros rnds tipicos rit-
mos populares-La danza, la canci6n,
el bolero-que muchas veces, en tierras
lejanas, en dias de grave soledad, oi al-
gtnas de sus canciones, oi sus Habane-







EL FOLK-LOR EN LA MiSICA CUBANA


ras, y today la suavidad y melancolia de
mi pais nativo tuvieron un profundo eco
en lo mds intino de mi espiritu. Ud..
antes de ser un comentarista, un gran
investigator de nuestro folklore musi-
cal, ha sido uno de sus mds finos creado-
res. iCudnto le debe nuestra vida po-
pular! iCudnto le debe la comprensi6n
amplia y delicada de la mwisica de nues-
tro pueblo! Ayer, Gaspar Agiiero, un
maestro excelente, escribi6 un magnifi-
co studio sobre nuestra misica tradi-
cional (1), la an6nima mZisica que se
elabora por una individualidad desco-
nocida y es muy pronto un product
colectivo. Hoy, estudia Ud. la. misica
popular, la mvisica que se compone por
un artist determinado y que va diri-
gida al pueblo y el pueblo hace muy
pronto suya. iCudntas sorpresas en el
nuevo camino abierto por ustedes! Yo,
que por un impulso generoso de su amis-
tad, me veo asociado, siquiera sea en la

(1) Consideracioucs sobre la mfsica popular cubana.
"Revista de la Factltad de Lctras y Ciencias", Enero-
Junio de 19f2.






10 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


mds humilde forma a su admirable obra,
he sentido un regocijo muy hondo al ver
que el esfuerzo investigator y critic de
Ud. rectificaba opinions tradicionales
sobre nuestros ritmos, algunas de maes-
tros tan egregios como Pedrell, incor-
poraba nuestra casi desconocida mnisica
popular a la gran tradicidn de la miisica
americana y destacaba, con vivos relie-
ves nuestra personalidad artistic. To-
dos le debemos much a Ud., y/ ms que
nadie, nuestra naciente Sociedad del
Folklore Cubano, en nombre de la cual
y como occasional iniciador ha querido
Ud., seguramente, que escriba estas in-
necesarias y entusiastas lines.

Jos0 MARIA CHACON Y CALVO.


24 de Febrero de 1923.














EL FOLK-LOR EN LA MUSIC

CUBANA


El studio sobre la misica popular de
la America Latina que realizara hace
algunos afios el escritor alem6n Albert
Friedenthal en su "Stimmen der Vol-
ker", obra publicada en alemAn, francs
e ingles, bastante incomplete y escrita
a "flor de piel", como fruto de un viaje
impresionista por los paises latino-ame-
ricanos, me hizo pensar en este trabajo
que hoy realize con verdadero empeio
y que completar6, Deo volente, con otros
anilogos, estudiando y analizando la
misica de los distintos pueblos america-
nos de habla castellana; labor bien in-
teresante, que require mayor atenci6n
y veracidad que la que arroja la citada






'2i EDUARDO SAN('HEZ DE FUENTES

obra alemana, aunque no por ello deja
de ser un plausible intent realizado por
un europeo, circunstancia 6sta que de-
bi6, sin duda, dificultar el exacto cono-
cimiento de la material tratada.
Al estudiar nuestra mfisica el citado
autor, lo hace tan a la ligera, demuestra
tal carencia de antecedentes en qu6
basar sus opinions, tal ignorancia de
nuestros cantos populares-poseedores
de una variedad ritmica notable, que
no se advierte en ningiin otro pais de
la Am6rica-que cae en el lamentable
error de sefialar como linicos ritmos ca-
racteristicos de Cuba, la Habanera y
el Tango.
Sostiene entire otras curiosas y equi-
vocadas apreciaciones, que nuestra
Habanera es de origen africano, ya que
los aborigenes nada pudieron legarnos
en este orden de cosas.
Aparte la duda existente acerca de si
dicho ritmo se trasplant6 de la Metr6-
poli a la Colonia y aqui se naturalize,
digamoslo asi, con nombre cubano, p
si naci6 influenciada por la antigua






EL FOLK-LOR EN LA MUSICA CUBANA


Contradanza escrita a veces en comp6s
de "dos por cuatro", en cuyo figurado
y aunque su aire sea mas movido que el
de la Habanera, se encuentra la corchea
con puntillo unida a la double corchea,
a la que suceden otras dos corcheas en
esta forma,









(acento ritmico caracteristico de esta
clase de mfisica cubana) no hay ante-
cedente alguno que nos indique que la
influencia africana pudo hacer surgir
este ritmo, de suyo languido y con una
acentuaci6n 'harto seicilla, lo que no
ocurre con los otros ritmos de origen
africano, como por ejemplo la Rumba
y la Clave cuya factura sincopada y pe-
euliares acentos, nos demuestran clara-
mente su procedencia.







14 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


Ya nos ocuparemos mis adelante de
la cadenciosa Habanera, en cuya for-
maci6n y desarrollo han influido, indis.
cutiblemente, dentro de nuestro am-
biente tropical, las tendencies ritmicas
de nuestro folk-lor, de antiguo bien de-
terminadas.
Cuba es sin duda alguna, el pais mis
rico en ritmos musicales, populares, de
todos los de las Americas. Si compa-
ramos nuestra misica con la de tantos
pueblos hermanos, asombrarA ver la su-
premacia ritmica, la riqueza maravillo-
sa que atesoran nuestros cantos popula-
res, en una series de combinaciones de
compases de "cuatro por cuatro", "bi-
nario", "tres por cuatro", seiss por
ocho" y "dos por cuatro", que dan por
resultado una series de aires o tiem-
pos, desde el caracteristico de la Con-
tradanza, que fu el baile de nuestros
abuelos, hasta la Clave en compas de
seiss por ocho", de franca tendencia
(africana. Es important advertir que
nuestra muisica reconoce, como raiz de
origen, la muisica espafola; preferente-







EL FOLK-LOR EN LA MtjSICA CUBANA


mente la de la region andaluza, de don-
de procedian nuestros primeros pobla-
dores, y la primitive africana de los
tiempos de la esclavitud; elements que
amalgamados a veces, se infiltraron in-
conscientemente en nuestros cantos y
que a la postre y por sus diferentes in-
fluencias se han reflejado en los diversos
ritmos que poseemos y de los cuales me
ocupar6 con detenimiento.
Siendo la mfisica espafiola la que ma-
yor influencia ejerci6 en todos los paises
de la "America Espafiola", nombre
dado hasta los comienzos del siglo XIX
a las colonies espafiolas de America for-
madas por los Virreinatos de M6xico,
Nueva Granada, Perui y Buenos Aires,
y las Capitanias Generales de Guatema-
la, Chile, Caracas, Puerto Rico y Haba-
na, fAcilmente se comprenderd la ver-
dadera y definitive influencia que, 16gi-
camente, tuvo en la formaci6n de nues--
tros cantos populares por espacio de
innumerables afios, al extreme de exis-
tir en la actual nomenclatura de los mis-







I6 EDUARDO S.NCHEZ DE FUENTES


mos, nombres gen6ricos que subsisten
en la mfisica espafiola.
Esa influencia se observa en los can-
tos populares de todos los paises de
Am6rica de origen espafiol, y afin en los
de la vieja Europa a que se extendi6 el
poderio de la que en un tiempo fu6 la
primer potencia colonial del mundo.
-\La Contradanza que tuvo su ori-
gen en la Normandia, de done pas6 a
Inglaterra, nos fu6 importada por los
franceses que a fines del siglo pasado
vinieron a la Isla, tomando entire nos-
otros carta de naturaleza, dentro de
nuestro viejo folk-lor, escrita indistin-
tamente en los compases de "dos por
cuatro" y seiss por ocho".
Los dos primeros ejemplos que pre-
senta este trabajo, demuestran su exis-
tencia en nuestro suelo desde remote
fecha y su notable evoluci6n, pues al
compararse ]a primera, del aiio 1803,
con la que sigue, del maestro Ignacio
Cervantes, continuador que fu6 de la
obra de Saumell dentro de este peculiar
genero de mfisica criolla, se observara






EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA


la sencillez y pobreza de armonizaci6n
de aquella y el interns que ya se advierte
en esta, escrita por el afio de 1875.
Ya sabemos que la Contradanza fu6
el punto de partida de la Danza. Con
respect a su forma diremos que cons-
ta de dos parties anAlogas denomina-
das primer y segunda. Cada una de
ellas de diez y seis compases a dos
tiempos repartidos, bien de cuatro en
cuatro, o bien de dos en dos, siendo esto
lo mzs corriente y haciendose una va-
riante al final de la primer, para pasar
a la segunda.
Aunque por su estructura ambas par-
tes parecen iguales, difiere bastante la
primer de la segunda, pues 6sta tiene
aire distinto de aqu6lla y su cardcter
es mis definido v su estilo mas inten-
cionado.
Manuel Saumell, que falleci6 en el
aio de 1870, fUx el compositor de aque-
lla 6poca que con mayor 6xito cultiv6
la Contradanza, sucedi6ndole Ignacio
Cervantes como he dicho, que mis tar-







18 EDUARDO SINCHEZ DE FUENTES

de inmortaliz6 la Danza cubana con sus
geniales creaciones.
Enrique Guerrero, que tan grande
popularidad alcanz6 con sus "Guara-
chas", tambi6n cultiv6 brillantemente
este genero con Buelta Flores, Tomis
Ruiz y otros, alli por los aios de 1840
al 1885.


"'-A









EL FOLK-LOR EN LA MUSICA CUBANA










.i.~sB~PgpI t.~~


Afio 1803








'1 1EDUARDO SXNCHEZ DE FUENTES

















kIDelt'WA r r deja i rar lE rv p .A







All2 Vrtt


ISE 13i
Vol .7


r. ---M -- 1


Ailo 1875


lit. 4r,









EL FOLK-LOR EN LA MENSICA CUBANA







EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


He dicho que la Danza era el bailey
clasico de nuestros antepasados. Esta
se escribia en compas de "dos por cua-
tro", o en el de seiss por ocho", indis-
tintamente, y como el Danz6n, tenia su
paseo o introducci6n de ocho compases
repetidos, al que seguia otra parte,'por
regla general de diez y seis compases.
Baildbance las danzas contentivas de
ambos tiempos, sin reposo o paseo por
parte de las parejas. de bailadores.
Poco a poco fu6 la Danza cediendo
su puesto a los modernos bailes, sobre
todo al Davzdn, que fue su legitimo su-
cesor, aunquie se diferenciase de su cau-
sante en su forma o estructura musical.
Hay que convenir en que este baile gan6
terreno rapidamente, debido a la como-
didad de su ritmo pausado, que encon-
tr6 calurosa acogida en los aliados de
Terpsicore por estar mAs en consonan-
cia con los rigores de nuestro clima que
el un tanto agitado de su predecesora.






EL FOLK-LOR EN LA MTSICA CUBANA


Hoy ya no se baila la Danza, apenas
si se recuerda. Se marchitaron sus ga-
las al abandonarnos para siempre las
hermosas criollas que paseaban por
nuestras antiguas calls en el cldsico
"Quitrin". Hoy s6lo nos quedan las
Danzas que escribieron nuestros m6s
renombrados m-isicos, como Saumell,
Cervantes, Laureano Fuentes, Tomas
Ruiz y otros que lograron especiali-
zarse dentro de este g6nero. Muchas
de estas obras aparecen publicadas del
afio 1870 a 1880. Algunas como las
de nuestro insigne pianist Ignacio Cer-
vantes, son conocidas en todo el mundo,
admirdndose en ellas no s6lo la elegant
factura que presentan, sino la riqueza
arm6nica con que supo vestirlas el ge-
nial maestro cubano.
Tambi6n se ha escrito entire nosotros
como clasica, la Danza en comp6s ter-
ciario, dando un resultado original y
elegant y su origen no debe haber sido
otro quie la necesidad de facilitar la lec-
tura y ejecuci6n de las escritas en seiss
por ocho".







24 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


LA SCRENA








lp PP P EEC



rr
I: a'hIf 'l-.nrdsu ron -


I ;;I i mII:~E
I ~ ~ L I~






tft

r L)---;I .C


(Danza antigua.)








IEL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA


A d qt &=A !!...


ECoU DEL ALWA.



I. w wMuu se.g














A r


(Danza antigua.)







26 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


(Danza clasica.)


": ~"f~:~b~~ L
" ra~ju;ripsl


I6







EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA


El Danzon, sucesor de la Danza, a la
que precedi6 la Contradanza, de origin
normando, como ya dijimos, y cultivada
en Inglaterra, segin indica su propio
nombre country campo y dance dan--
za, ocupa el primer lugar en el or-
den de nuestros bailes tipicos, por mas
que hoy y debido a un lamentable feno-
meno de mixtificaci6n que ocurre siem-
pre en los paises costefios, se va debili-
tando su personalidad dia por dia, al
influjo de algunos grotescos bailes de
nuestros vecinos los- americanos del
Norte.
Debo manifestar acerca del origen del
Danzdn, que un modesto misico de Ma-
tanzas, l1amado Miguel Failde y que ha-
ce poco tiempo falleci6, fud el primero
en escribirlo. Pudiera decirse que fu6 su
inventor, separindolo, distinguiendolo
de la Danza, no s6lo por su factura,
desde luego distinta, sino tambien por el
ritmo, pues el tiempo del Danza n es mas






"' EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES.

lento y su estructura, nimero de com-
pases, disefios y desarrollo, varian so-
bremanera de aquella su aristocratica
predecesora qie fu6 el baile predilecto
del pasado siglo.
El actual Danzon comienza con una
introduccin llamada tambien paseo o
cedazo por los bailadores, que consta ge-
neralmente de una frase mel6dica de
ocho compases que se repiten, a la que
sigue la llamada "parte de clarinetes".
asi denominada por ser easi un "obliga-
(do" para dichos instruments y que
consta, usualmente, de diez y seis com-
pases. Despu6s se repite la introduc-
ci6n y se va a la segunda parte y como
6sta, hay hasta dos mas que so tocan
siempre despu6s de repetir la introduc-
ci6n. Cada una de estas segundas par-
tes present distintos temas mel6dicos,
alcauzando algunas veces hasta trienta y
dos compases de extension, pero sin que
haya una regla fija acerca del niimero
de compases que deba tener cada segun-
da parte.
Es digno de mencionarse el hecho de






EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA


que, en la citada introduccidn y cada
vez que 6sta se repite, suelen los ejecu-
tantes introducirles adornos y variacio-
nes para darle alguna novedad.
El interns de este genero de composi-
ciones populares estriba en la originali-
dad de su ritmo, que descansa en lo quc
sc llama, dentro del vocabulario musical
criollo, cinquillo.
Cuando los Danzones dejan de ser ori-
ginales para adaptarles temas conocidos
de canciones populares, de alguna zar-
zuela, o de alguna 6pera (el sacrilegio
invade a veces hasta el campo, que de-
biera ser sagrado, de lo clasico), pier-
den en verdad su fisonomia propia y
(aen dentro de los censurables limits
del mal gusto. Siendo el danz6n un bai-
le national, deben constituirlo, aparte
su ritmo peculiar, inconfundible, nues-
tros giros mel6dicos y los caracteristi-
cos diseios de esta clase de mfisica bai-
lable, sin descender al remedo grotesco,
a la caricature sincopada de melodies
italianas o de temas mds o menos cldsi-
c-os, que forzosamente se desnaturalizan






:0 EDUARDO SINCHEZ DE FUENTES

al trasplantarlos dentro de los estrechos
limits del Danz6n.
Esta equivocada tendencia empez6 a
ponerse en practice desde hace mis de
veinticinco afios y surgieron por enton-
ces mfisicos criollos, jefes de orquestas
y aplaudidos instrumentistas, que die-
ron en llevar al ritmo de nuestro Dan-
zdn los temas de las diversas compo-
siciones que triunfiron por aquellas
fechas ; y ya por ese equivocado cami-
no, ha venido desnaturalizdndose hasta
nuestros dias con esos elemnentos de
incomprensible adaptaci6n, perdiendo
indiscutiblemente en interns y origina-
lidad.
Los nombres de Raimundo Valenzue-
la, Felix Cruz, Felipe Vald6s y de otros
directors de esas tipicas orquestas, ad-
quirieron gran popularidad en esa epo-
ca a que me refiero, siendo Valenzuela,
en mi concept, el que m6s contribuy6
con su indiscutible talent al auge y po-
pularidad de nuestro cadencioso baile.
No debemos silenciar el hecho de que
fu6 este afortunado cultivador de nues-






EL FOLK-LOR EN LA MUSICA CUBANA


tra muisica el que primero utiliz6 (creo
que equivocadamente) los temas de las
operas italianas, en boga por aquel tiem-
po, dentro del ritmo del Danz6n, dando
tambien verdadera importancia a las
instrumentaciones que inteligentemente
de los mismos hacia, y en las que la parte
del tromb6n encerraba verdaderas difi-
cultades, pues los obligaba a cantar en
una elevada tessitura, cosa que 61 prac-
tica con pasmosa facilidad.
Los distintos compositores de Danzo-
nes de esa 6poca, se esforzaban por al-
canzar el mayor 6xito y se disputaban
entire si el verdadero acierto y la ocu-
irencia original, en la elecci6n de los
temas y en la adaptaci6n de los mismos,
pudiendo asegurarse que fu6 esa la 6po-
ea del florecimiento del Danzdn.
En los Estados Unidos de Am6rica
ocurre con el fox-trot,--que parece ser
el baile-tipo de los americanos del Norte,
por la preponderancia que ha adquirido
en estos dltimos tiempos,-identico fe-
n6meno que el acaecido en Cuba con el
Danzdn. Construido con todo genero






3'2 EDUARDO SNCHIEZ DE FUENTES

de melodies clasicas, de operas, ex6ticas,
populares, etc., evidencia un verdadero
derroche de mal gusto que multiplican
felices nuestros vecinos de Yankilandia
con una inconsciencia lamentable. Que-
da, pues, establecido que nuestro baile
tipico cultivado discretamente con me-
lodias y cadencias criollas nacidas de
nuestro acervo national, es un tipo de
unisica popular de fisonomia propia e
interesante que descansa ciertamente
en su ritmo peculiar, constituido por el
lamado cinquillo antes mencionado.
Consta este original figurado de tres
corcheas y dos doubles corcheas unida.
por una barra, en esta forma:


V ocupan, por su valor, todo un com-






EL FOLK-LOR EN LA MISICA CUBANA


pis de "dos por cuatro". En una su-
.esi6n de cinquillos se describe entire
nosotros el tipico Danz6n, lo que hace
que su ritmo sea determinado, sin ruba-
tos ni rallentandos, puesto que se trata
de una mfisica bailable, que debe con-
.ervar la igualdad de su tiempo, dentro
de la linea metron6mica.
Para los extranjeros, esta manera de
escribirlo es algo incomprensible, pues
no estni habituados a este figurado, pe-
ro facilmente se evita esta dificultad
escribiendo este mismo sincopado que
forma el cinquillo, con dos grupos de
corchleas y doubles corclieas en esta for-
ma: primero una corchea y despu6s
dos doubles corcheas, unidas las tres figu-
ras por una barra. A continuaci6n,
otro grupo de dos doubles corcheas, se-
guidas de una corchea, unidas tambien
dichas tres figures por una barra, y en-
lazadas por medio de un ligado, la filti-
ma double corchea del primer grupo con
la primera del segundo. Si se repite
indefinidamente este figurado, se obten-
(Idr el mismo acento ritmico que con el






EDUARDO SANCHEU DE FtENTES


Ilamado cinquillo, y quedard correc-
tamente escrito nuestro popular Dan-
zdn. VWase el ejemplo:










Como un dato interesante acerca de
la forma en que 6ste se instrument pa-
ra las orquestas de bailes, diremos que
en lo que respect al ruido, representa-
do en estas pequefias agrupaciones por
ios timbales y el giliro, que son los que
realmente determinan el ritmo del Dan-
zdn, no se les escribe parte alguna,
tocando dichos instruments los natu-
rales del pais ad libitumn, con una preci-
si6n y riqueza de acentos extraordi-
naria.


Ejemplos:






EL FOLK-LOR EN LA M'SICA CUBANA


mLanht FOR LJL pri w usa msAs's (Cr
P A W a of # (t
.. -. ..

V=- -; ---w






a3 ,


(Danz6n antiguo)









: EDUARDO S.NCHEZ DE FUENTES


9






















DE MUSKCA PARA CANTO, PIANO, VIOLIN, &. &.
VITT.. -. *' PA 'Eii ,ky~'Qi(; r uporA DE KILIX.
(y~tw VT.nJ GMA NML&Emu. d PLUM T Rum a mamm a m I
fimij, B. = o L
rr -, ,


(I)anz6ii alntigio)


__










I~I POLK I -OR EN LAd MI SIC CUllS fN ;









~ 113










a -








s-t

-i ri
I', ii

*'. U -


(Danz6n moderilo)








3:S JEDUARDO SANCHEZ DE FUENTES





.5 I *ft ipl

^ .. ,"" i :-r.-. "" .*

-.. I r I re- t

-.. .... ...
.. I .: .S



w_ ;--"-'- -r;


c --" I "a- .li"-t' j :A-_-


- ,--; .-... "' *.. t ; ;. *
s,. -. !. aas s .--

.- =-__- -:L, : -i'. -- :



_--, .... -- -- .-2*.
fi ,- -,_.; _. f. 1.a






FL FOLK-LOR EN LA MIOSICA CUBANA


El Vals del pais o Vals tropical, tam-
biWn ya desaparecido, figuraba en los
programs de los bailes de hace treinta
afos y lo bailaba la juventud de enton-
ces, arrastrando indolentemente los pies
y dando una series de vueltas al compas
de su muisica, que consistia en un mon6-
tono "tres por cuatro", ritmo que mar-
caban con rutinarismo insoportable, el
cobre y el parche de unos alborotosos
timbales.
El Vals frances (nacido en Alemania
o en la Provenza, segin diversas opinio-
nes) y el que se bailaba de muy antiguo
en Espafia, fueron sus progenitores,
adoptndose esta forma, de ritmo mis
pausado por las exigencias de nuestro
ambiente.
Ejemplo:







4(l EDUARDO SANCHEZ DEI FUENTES


..- fsYIVIR -
jfE5 YJ XML
~-~rl IB'hS r E AL







TLD






EL FOLK-LOR EN LA MTSICA CUBANA


La Habaniera tambien se bail por
esas fechas v acaso mns tarde entire
nosotros y eran sus procedimientos in-
"enus y melodiosos, desarrollados den-
tro( de mu comps de "dos por cuatro";
rimnndose por fragments de ocho com-
pases o de cuatro, sin ninguna variant
ni particularidad.
Poco a poco fu6 cayendo en desuso,
escuchandose hoy su litmo tan s6lo en
algunas canciones donde se amalgama
con el tipico sincopado del Danzdn, que
es en lo que se diferencian las nacidas a
la sombra de nuestras verdes palmeras,
de las importadas de la vieja Espafia
que tienen un sabor y una factura neta-
inente espafiola, debido a su peculiar ca-
dencia y notas de adorno.
Actualmente s6lo se baila el Danz6n,
que al cabo morirA en las garras multi-
formes del Fox, como murieron el Vals







4' EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES

tropical y la Habanera en las del anti-
guo Two Step.
Lamentibamos al comenzar este tra-
bajo, los errors en que habia incurrido
Friedenthal al citar nuestros ritmos en
su obra sobre los cantos populares de la
America Latina y triste es tener que
confesar que la mayor parte de los mu-
sic6logos mis renombrados de nuestros
tiempos, desconocen por complete nues-
tra personalidad musical, tan distinta
de la del resto de los paises latino-ame-
ricanos; por su estructura peculiar y
por la notable variedad de sus ritmos.
No es pues extrafo encontrar opi-
niones equivocadas, como la del notable
critic espafiol Felipe Pedrell, quien
afirma que la Habanera, oriunda de
nuestra tierra y transformada en Espa-
fia bajo el punto de vista de la acentua-
ci6n ritmica, es similar al "Zortzico",
por su ritmo, aunque el movimiento de
este sea mas vivo y acentuado.
Basta conocer debidamente lo que es
una Habanera-escrita siempre en com-
pas de "dos por cuatro"--cuvo figu-






EL FOLK-LOR EN LA MUSICA CUBANA


rado y forma ritmica dejo claramente
estudiados al principio, al ocuparme de
este g6nero de mfisica cubana y lo que
es un Zortzico, aire vasco, escrito en
compas de "cinco por ocho" y cuyo
figurado difiere completamente del de
la Habanera, para poder afirmar que
en nada se parecen dichos dos generos:
obs6rvense en el siguiente ejemplo los
acentos ritmicos de una y otro y se lle-
gard a la deducci6n de que son comple-
tamente distintos.

Ejemplos:





'<^p", '
"* .,.- /


Zortzico.







44 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


Habanera.
No nos sorprende, por tanto, quc el
maestro Pedrell asegure asimismo en su
Diccionario Tecnico de la Mhisica, que la
Habanera debiera llamarse Contradanw-
za Cubana, que por su aire y por su coim-
)is (ya que muchas de ellas se escribie-
roin en seiss por ocho"), nada en lo ab-
soluto tienen que ver con el ritmo, incon-
fundible de nuestra Habanera. Tanto las
opiniones de Friedentlal, como las de
Luisa Lacal y Felipe Pedrell en estos ca-
sos, demuestran un complete desconoci-
miento acerca de nuestros ritmos musi-
cales, sin que pueda disculpar los errors
cometidos por los mencionados escritores
al referirse a los mismos, el hecho de que
esas equivocadas apreciaciones hayan
S(ido cmitidas en la lejana Europa.









EL FOLK-LOR EN LA MUSICA CUBANA


77

!;Lot e. *.:I a'











4-

*ettt ~ --a
~ FA

L1


(Original de la Habanera "T'")







46 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


(De forma diverse.)






EL FOLK-LOR EN LA MUSICA CUBANA


Existe otro baile tipico que ya apenas
se cultiva en nuestra Isla y que s6lo en
nuestros campos de tierra adentro po-
dremos encontrar, refugiado acaso en
algon rfistico bohio, en uno de esos dias
en que las rudas labores del campesino
tienen una tregua y se rememoran las
tradiciones nacionales.
El Zapateo, que asi se llama este
uuestro baile tipico campestre, se es-
cribe en compis de seiss por ocho" y
su desarrollo mel6dico es interrumpido
frecuentemente, para dar lugar a la lla-
mada decima, que al son del tiple y del
giiiro entona el enamorado guajiro, im-
)rovisando diversas estrofas dedicadas
a la duefia de su coraz6n.
El bajo anticipado suele encontrarse
en algunos de nuestros generos de mi-
sica popular, como algo tipico que les
imprime un cardcter especial, siendo
una de las multiples modalidades que
presentan nuestros originales ritmos.






4S EDUARDO. SANCHEZ DE FUENTES

En el Zapateo, tal como lo tocan
nuestros guajiros y segfin se ve en el
ejemplo adjunto, su presencia es conti-
nua e invariable.





El notable miisico y literato Serafin
Ramirez, en su obra titulada "La Ha-
bana Artistica", fustiga justificadamen-
te al eseritor Jose Maria de la Torre, au-
tor de "Lo que fuimos y lo que sonmos",
or1 lo que dice, err6neamente, acerea
del origen de nuestro Zapatco. He
aqui la equivocada opinion:
"El origen de la mfisica del Zaipateo
parece ser las Manchegas de Castilla
la Nueva. El origen de la Danza es
tanlbien de la peninsula, pero uno v
otro han sufrido tal variaci6n, que pue-
de decirse que hoy constituyen una es-
lpecialidad cubana."
Siempre hemos dicho que la raiz de
origen de nuestra mnisica .es espaniola.







EL FOLK-LOR EN LA MtTSICA CUBANA


Nacidos nosotros de peninsulares, como
afirma atinadamente Ramirez; vivien-
do y educindonos con ellos, hasta el
punto de former una sola familiar, con
una misma lengua, religion y costum-
bres, claro es que la influencia hispana
tiene que reflejarse en todo lI nuestro y
con relaci6n a los cantos populares, ya
dcjamos dicho la positive influencia que
sobre ellos ha ejercido la miisica del
sur de Espafia, esto es, la andaluza,
pues los cantos regionales del norte en
nada han pesado en nuestro folk-lor.
Ahora bien; es lo cierto que tratAn-
dose del Zapateo y Punto Cubano, es
(donde menos se nota tal influencia,
ostensiblee, en cambio, en los Boleros
y otros aires tipicos, sin que esta cir-
ciunstancia nos leve a asegurar ni a ne-
gar que en la formaci6n de estos ritmos
hayan actuado elements aborigenes.
Ello es, como juiciosamente indica el ci-
tado escritor, que tenemos forzosamente
que pensar en derivaciones, influencias
del tr6pico, condiciones de mixtificaci6n
ncaso inexplicables, que pudieron dar







50 FDUARDO SiNCHFZ DE FUENTES


origen a este genero de mfusica, el mas
original y caracteristico de nuestra
tierra.
En las fiestas tradicionales de nues-
tros guajiros que antes apuntaba y que
hoy apenas se celebran, la nota carac-
teristica es ese baile, cuya mfnsica se
interpreta generalmente por el tiple,
la bandurria o el tres, instrument
to este iltimo similar a aquella, pero
que, como su nombre lo indica, s61o
consta de tres cuerdas doubles. Tam-
biWn acompafia a estos instruments el
tipico giiiro, que consiste en una es-
pecie de calabaza larga y hueca, de la
familiar de las bignonidceas, por cuya
seca corteza labrada a propio intent,
se hace resbalar una final baqueta me-
tdlica, produciendo un ruido semejante
a un fuerte silbido que rima, a placer,
el seiss por ocho" del Zapateo.
La pareja de bailadores, se mueve con
pasos cortos y taconeados, persiguiendo
el mozo de cruda chamarreta y zapatos
de baqueta, a la hermosa triguefia que se
contonea dentro de su almidonado vesti-






EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA


do, cubriendo sus hombros con un visto-
so pafiuelo de color, cuyas puntas sostie-
nen sus manos cuando baila.
N6tase cierto parecido entire nuestro
Zapateo y la Zamacueca chilena, cu-
ya raiz de origen parece ser espafiola;
como existe bastante semejanza entire
nuestro punto y guajira con la asi lla-
mada del sur de Espafia; con la par-
ticularidad de que en nuestro zapa-
teo y en el punto cabano, que es s61o
una derivaci6n de aquMl y de su d6ci-
ma, escrito inicamente para ser can-
tado, existe la caracteristica de que ter-
minan siempre la frase mel6dica so-
bre la dominant del tono en que apa-
recen escritos, dando lugar a las repeti-
clones sucesivas.
En las guajiras espaiiolas no se ob-
serva este procedimiento y se diferen-
cian de nuestro zapateo y punto es-
critos siempre en comps de seiss per
ocho", en que aquellas se escriben en
compases combinados de seiss por
ocho" y "tres por cuatro".
Ejemplos:








S EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


(Zapateo y Puto ('Cuhano)










EL FOLK-LOR EN LA MUSICA CUBANA


p --
.4-



:~ i








534 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


(Punto)









EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA


I-- .-in* '-4- n-c baH7 -
- I- I


-9 -



r






56 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


Tenemos nuestra Gua(jira similar dc
la espafiola ya mencionada y nacida
de nuestro Zapateo y Punto. Dife-
renciase de 6stos, en que su ritmo. den-
tro del compas de seiss por ocho" y a
veces con alguna combinaci6n del de
"tres por cuatro", como la espafiola, es
mis lento, conservando siempre su me-
lodia el sello netamente cubano, sin los
adornos ni cadencias que caracterizan a
las de la hermosa andalucia.
Asi como el Zapateo y Piento cn-
bano se escriben siempre en inodo ma-
yor, en la guajira se observa que su
primera parte, generalmente, se describe
en 'menor y su segunda en mayor, sien-
do de este corte las mis conocidas en
nuestro pais.
Tambien ella como la Danza, la Ha-
banera y el Danzdn, ya desapareci6
de entire nosotros y para escuchar sus






EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA 57

notas llenas de melancolia, es precise in-
ternarse en nuestras regions extremes
de Occidente y Oriente,-sobre todo-
donde, a despecho dc influencias extra-
ias, se conserve mns pura nuestra mfi-
sica popular.
Tal parece que una mano oculta fue-
ra confinindola en aquellas apartadas
montafias, para hacerla caer mis tarde
en nuestro mar del Sur, dejando hu&r-
fana a Cuba de sus mds bellos y senti-
mentales cantos populares.
Ejemplos:






EDUARDO SAXCIIEZ DE FUENTES


TI3A3 IA
DELA ZAIC/EL. k ElI."IBW,(,0


(Guajira de Marin Varona)









EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


J U~aLU


TF = = .- .r -=
El Arr o que .uriur.'....

a am'~u&r



I-
.-






kit~_


S-. -r
-
- -- r- --r


(Guajira de Ankermann)







(,A) EDUARDO SINCHEZ DE FUENTES


Otro genero de mfisica que con exito
se ha cultivado bastante en estos filti-
mos anos en nuestra Isla, ha sido la
Criolla. Escrita en compAs de seiss
por ocho", su ritmo es algo lento, cons-
tando, por regla general, de dos parties
que indistintamente se escriben en in,-
do mayor o menor. No hay datos pre-
cisos que puedan determinar fijamente
el origen de este genero de composici6n,
del que ha llegado a decirse que naci6
influenciado por el Bambuco Colom-
biano. El hecho es que su aparici6n
en nuestro campo musical es nmucho
mis reciente que la de nuestros otros
ritmos populares y como su forma es
apropiada para el cantabile, la mayor
parte de las que se conocen, han sido
escritas para canto y piano.
El tiempo del Bambuco Colombia-
no, si bien se asemeja bastante en sus







EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA 6L

acentos ritmicos al de la Criolla, es
mis movido, presentando 6sta cierta
languidez que le imprime un verdadero
caracter tropical.
Es mi opinion que la Criolla, nonm-
bre con que fu6 bautizada por el maes-
tro Luis Casas (que, como Jorge An-
kcrmanln, escribi6 de los primeros, este
genero) naci6 de nuestros ritmos, como
una nueva forma del seiss por ocho"
de la Clave, aunque su compas sea mas
pausado.
Ejemnplo:








62 EDUARDO SNCHEZ DE FUENTES





'A -u Hk-,
LINDA CUBANA
CBIOLLA
Ii11 M r/ i 1
Ti. pO dr rrIona









"J. '-_-' o\ i





a 1 a .




I .dle "r



h 1 .


(Criolla popularizada)










II. FOLK-LOR EN LA MUTSICA CUBANA


II




U'i





" I-dip






0 Z km.-
*4 .dI






1i4 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


La Rumba de inarcado character afri-
cano, es tambien uno de los bailes po-
pulares de Cuba, aunque su g6nero ha-
ce que s61o se cultive en determinado
ambiente licencioso y en las fiestas de
caricter libre que las gentes alegres ce-
lebran.
Existe la Rumba teatral, que aunque
conserve identico ritmo que la aut6nti-
ca, es algo mis el6stica y acomodaticia,
])ues la verdadera Rumba, s61o cons-
ta de ocho compases que forman una
frase que se va repitiendo indefinida-
mente, mientras dura el baile, un tanto
lfibrico y sensual de la desarticulada
pareja, que lo anima con sus repetidos
movimientos de hombros y raras con-
torsiones. La sincopa que ofrece la miu-
sica de este baile, que tambien se canta
con letras nacidas en el arroyo, es muy
earacteristica dentro del compAs de
"dos por cuatro" en que se describe y






EL FOLK-LOR EN LA MOSICA CUBANA


en el que se intercalan frecuentemente
tresillos de negras que le dan un sabor
peculiar inconfundible.
La linea mel6dica aparece, usualmen-
te, escrita a contratiempo y present
una notable variedad de acentos ritmi-
cos. Este g&nero ha sido cultivado de
antiguo en nuestra Isla y con preferen-
cia por la raza de color. Su raiz de ori-
gen es francamente africana, como ya
hube de sefialar, sin que haya sufrido
ninguna variante o mixtificaci6n a nues-
tras fechas, debido sin duda a su pecu-
liar factura y pequefio desarrollo, asi
como al ambiente en que ha subsistido.
Lo dicho acerca del ruido en la orques-
taci6n de los Danzones, puede repetirse
(on relaci6n a la Rumba, en la que tam-
bidn marca claramente el ritmo, dentro
de sus diversos y peculiares acentos.


Ejemplo:








; EIRDARDO SANCHEZ DE FUENTES






'El. MAINE
RI NBA


.~.f-
f -... .a '., .. a -




i p-" ",'- ... .-r... ....




l e _










.--


(Rumba popular)







EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA


Pudi6ramos sefialar el Tango africa-
no como un aproximado de la Rumba,
pero en realidad, s61o en alguna que otra
obra teatral, en la que aparecen nues-
tros legendarios esclavos, se oye este rit-
mo que :ellos cultivaban en sus pecu-
liares fiestas.
Puede decirse pues, sin temor a equi-
vocaciones, que no estd dentro de nues-
tros aires populares. Fu6 un baile de
la 6poca de la esclavitud, de verdadero
earacter africano, que afortunadamen-
te, no arraig6 en nuestro folk-lor, como
por equivocaci6n afirma Friedenthal.


Ejemplo:











68 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


Stemrbra la cafil
Twha des -Le Cra. r0i.11.'


r~c ~q 1CI_
"- ---r ~k~JL-Ly -1 ,....
,. .._
4 IL,

r,;.
'"' ~C


(Tango africall)






EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA


Nacido en la region oriental y de mo-
derno desenvolvimiento, aunque su ori-
gen es antiquisimo, existe un similar de
la Rumba y colateral del Danzon, cono-
cido con el nombre de Son.
Subsisten distintas versions acerca
e1 su origen, estimando algunos que fu6
inportado a Santiago de Cuba por las
comparsas de haitianos que frecuente-
neute venian de la Antilla Negra y que
entonaban una especie de estribillo o
so;osonete, acompafiado por el Bong6
(lequefio tambor que se toca con las
inanos) y las Maracas (giiiras secas y
vacias que tienen dentro como peque-
fias piedras o perdigones, que al mover-
s; produce un ruido caracteristico).
Dicese, asimismo, que su nombre,
Son, viene del francs y que en la re-
gi6n santiaguera se naturalize este rit-
mo adoptando su actual forma, influido
por los cantos originarios de aquel vas-
to, ontorno.






70 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


Podemos afirmar que estas versions
carecen de veracidad y que son hijas de
la fantasia tropical.
Es lo cierto que el Son naci6 ien Ba-
racoa, entire los campesinos de aquella
parte de Oriente y desde la epoca de
Ma-Teodora, que cantaba esos ritmos
populares acompafiada por su Bandola,
y a la que la musa popular de aquellos
tiempos dedic6 m6s de una canci6n, ya
se conocia ese peculiar sonsonete que
pas6 mis tarde a Santiago de Cuba y
que alli se desarroll6 alcanzando grand
popularidad. De manera que el Son,
aprendido por los haitianos que siem-
pre abundaron en Oriente, fu6 cantado
por dichas comparsas y aun en la actua-
lidad se las escucha entonarlo en sus
fiestas, aunque un tanto desfigurado y
como una imitaci6n del verdadero, que
tuvo su origen, como ya he dicho, en
Baracoa.
Este g6nero de canci6n, f6cil e inge-
nuo, se cantaba por un numero de afi-
cionados que se llamaban Guaracheros,
que constituian las hoy llamadas Estu-






EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA


diantinas., Formaban este grupo dos to-
cadores de Tres-"primo" y "segun-
do", dos rasgueadores de guitarras
(acompafiantes), un Bongosero (toca-
dor del Bongd), dos tambores pequefio,
un Miaraquero y un locador de Botijue-
la (especie de contrabajista) cuya la-
Ior despertaba siempre la curiosidad
del auditorio por la habilidad con que
sacaba los sonidos necesarios, ya roncos.
ya fuertes, ya apagados, al misero re-
eptdculo de barro que soplaba entire
sus manos.
Entonces existian las llamadas "pa-
rrandas" y se hacian las cr6nicas de los
sucesos que acaecian en la ciudad, en
picarescas estrofas a las cuales se le,
adaptaba una musica apropiada, con
distintos ritmos.
Hoy en los centros de poblaci6n, el
giiiro ha sustituido a las maracas, los
tim bales pequefios a los bongoes, intro-
duci6ndose alguna otra modificaci6n en
el instrumental que ejecuta los sones.
En el campo perduran los instrumen-







-2 EDUARDO SAN2CHEZ DE FUENTES

to primitivos, simbolo de las aficjas cos-
tumbres de nuestro Oriente.
Entre los mAs antiguos y raros ins-
trumentos, aun alguna vez encuentra el
excursionista por esas sinuosas regio-
lies la Tumbandera, algo aborigen que
ha resistido al empuje demoledor del
tiempo. Se utilizaba este raro instru-
mento para marcar el ritmo de la mfisi
ca, y se empleaba en las fiestas celebra-
das al aire libre, consistiendo en una bo-
tija de barro enterrada en el suelo hasta
la boca, que se cubria con una piel a ma-
nera de tambor. De dicha botijuela salia
un largo bejuco que iba a amarrarse a
un Arbol cercano y golpeado este bejuco
con otro, en lo que hacia el centro de su
extension, obteniase un sonido vibrant
y fuerte que marcaba determinadamen-
te los acentos ritmicos de aquella muisi-
ca peculiar de nuestros antepasados y
que se oia desde muy lejos.
El Son actual se diferencia de la
Rumba en su estructura y en el tiempn
que lo rige, pues es m6s lento que aque-
Ila y a sus ocho compases repetidos en







EL FOLK-LOR EN LA MUSICA CUBANA


compas de dos por cuatro, suceden otros
cuatro u ocho, a veces, que son como
una variante del primer tema. Esto mis-
mo le hace parecerse un tanto al Dan-
zon, por mas que su baile es mas cefiido
v los bailadores se contonean de modo
(special.
Como la Rumba, tiene su letrilla, pro-
ducto de la musa popular, siendo su
ritmo y mfisica especial lo que finica-
iente present verdadero inter.s.
Sus puntos de contact con el Danz6n,
han hecho que en estos iltimos tiempos
aparezca como tema preferido dentro
de nuestros modernos Danzones, aun-
que desfigurado y amplificado, siendo en
la provincia de Santiago de Cuba don-
de se encuentran los Sones autenticos,
de los cuales acompafiamos dos ejem-
plos.
Una de las particularidades que pre-
senta este g6nero, es el bajo anticipado.
Obs6rvese la sincopa peculiar del Son,
que es algo verdaderamente caracteris-
tico.
Ejemplos:






74 EDUARDO SkNCHEZ DE FUENTES


a-


Zr


l AWMIj
I __ __ __ __






EL FOLK-LOR EN LA M(SICA CUBANA


De antiguo es conocido en Cuba otro
ritmo muy popular que llama podero-
samente la atenci6n de los extranjeros
que por vez primera lo escuchan y que
se denomina la Clave.
Realmente, su estructura present
una originalidad tan especial que no
puede confundirse con ninguna de las
otras formas musicales que constituyen
nuestro variado cancionero.
Dentro del compAs de seiss por
ocho", que a veces present un figu-
'rdo de "tres por cuatro", o una sin-
copa sui generis, que no es la que de-
termina el cinquillo del Danzon, ni
la peculiar de la Rumba, rimase su
hajo invariablemente, con el primer ter-
c io del tiempo fuerte y el segundo del
ddbil de su compds, contentivo de seis
corcheas, correspondientes a sus seis
tercios.






S EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


Asi se desenvuelve uniformemente sin
modificaciones en su tiemipo, este tipo de
muisica criolla de un origen netamente
africano, un tanto embellecido hoy por
la influencia de nuestros diversos cantos
populates. Las modernas Claves es-
critas dentro del g6nero teatral, se can-
tan y bailan corrientemente, sin que las
rijan numerous determinados de compa-
ses, enlaces o cadencias especiales, cons-
tando, por regla general, de dos o mas
parties, escritas indistintamente, ya en
niodo menor, ya en mayor. El tiempo
que las caracteriza a todas, es mas mo-
vido que el de la Criolla, con la cual
pudiera decirse que guard cierto pare-
<.ido, ya que ambas se escriben, como ya
dejo dicho, en compas de seiss por
ocho'.
Acaso la Clave antigua, la que mns
cerca esta de su raiz de origen, result
un tanto mon6tona, mis por su limita-
do desarrollo, que por la insistencia de
sus peculiares acentos ritmicos, circuns-
tancia que no alcanzaa las modernas,
que se han escrito con mayor amplituid.







EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA


,- dentro de sus singulares moldes, las
combinaciones que han hecho en ella los
compositores populares, le han dado un
interns y colorido innegables. De ahi
que la Clave se haya cultivado con
(xito .en nuestro teatro Cubano, ya es-
riita para dos voices, ya en forma Coral.
En este caso suele haber una primer
estrofa a manera de solo que luego se
ranta coreada. La (lave, no obstan-
te, sea o no teatral, se describe sin nin-
grin precepto fijo que regule su desa-
Irollo, constando simp)lemente de una
pequefia introduccion y dos parties, siem-
pre dentro de su invariable ritmo, que
iio debe alterarse por ninguna causa.
No es aventurado asegurar que el 6xi-
r de la Criolla ha restado vitalidad
;t la Clave, ya en franca decadencia,
p)ues s6lo oimos este ritmo de tarde en
tarde en las escasas obras teatrales de
ambiente cubano que escriben nuestros
compositores.


Ejemplo:








7I EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


(Clave popular)







EL FOLK-LOR EN LA MITSICA CUBANA


El Bolero es otro de nuestros ritmos.
Comno su nombre lo indica, es de origen
espaiol y desde el afio de 1810 ya era
conocida su existencia en nuestra Isla.
C(on los Polos, Seguidillas y Tiranas
vino a sustituir los primeros intentos
de nuestra mfisica popular y cuentan
nuestros historiadores, que desde enton-
,es alcanz6 el car6cter de serenata, eli-
giendolo sus interpretes para .esta clase
de festejos, porque "en l1 encontraban
,1ncho campo para lucir sus dotes y
habilidades musicales, puesto que tan-
(t los acompafiamientos, como los so-
los y pasacalles, se improvisaban y el
iujo y buen gusto consistia en hacer-
los a cual mAs floreados."
De este g6nero de canciones nos dice
la condesa de Merlin que "son aires
melanc6licos que llevan perfectamente
(I sello del pais."
El acento del Bolero fu6 siempre tris-
te v es de observer que en aquellos







o0 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES

tiempos se escribi6 en comp6s terciario.
como se ve en el ejemplo que adjun-
tamos.
Componianse perfectamente rimados
y con tendencias al 1modo menlor, co-
menzando su decadencia en el afio de
1830 en que surgieron las canciones pa-
tri6ticas.
No obstante, su popularidad fu6 tal y
sus races prendieron tan hondo, qnc nio
lleg6 a desaparecer. Con el transemin so
del tiempo, su primitive earicter se imo-
dific6 poco a poco, para tomar nuevos
derroteros y su forma ya no guard('; se-
mejanza ni analogia alguna con 'el Bo-
lero espafol, pasando a ser un g'nero
original que se siguio escribiendo en
compas de "tres por cuatro", como el
importado de la Peninsula y que (con-
serv6 su nombre gen6rico.
De aquella 6poca a la fecha, ha sufri-
do el Bolero diversas y trascendentalcs
modificaciones, habiendo resurgi(d) en
la provincia de Santiago de Cuba. escri-
to en comp6s de "dos por cuatro", des-
de hace afios, con una interesante es-






EL. FOLK-LOR EN LA MIUSICA ('CTBANA


tructura que lo hla hehco brillar coimo
uno de nuestros mnis bells ritmos.
( Comiuesto, por regla general, para
c(anto y guitarra, obsCrvase en nuestros
ya escasos trovadores que con verdade-
ro 6xito lo cultivan, la peculiar manera
que tienen de acompaiarlo, con un ras-
gueo continuado que conserve el inismo
acento ritmico, dentro del compips de
*'d(s por0 cuatro" en que se describe y
que no varia, aunque se sucedan dentro
de la line armL6nica en que descansa,
!os distintos acordes que lo constituyen.
VWase el ritmo que generalmente tiene
In guitarra y observes el bajo antic;-
ipado euando se acompafia en esa forma:









Hay otra manera de acompafiar el
Bolcro, punteando en la guitarra las






S2 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES

notas de sus dichos acordes, pero esta
forma de expresi6n es menos corriente
que aqu6lla y en mi concept menos tipi-
ca y veraz. Es curioeo observer en esta
clase de composici6n, las pequefias in-
terrupciones que sufre su acompasado
movimiento, por algfin rallentando de
la voz, que subraya un seco rasgueo o
acorde suelto de la quejumbrosa guita-
rra, para caer, al instant, en el dulce
arrullo de su rimar sincr6nico.
El Bolero hoy se describe en compas
de "dos por cuatro" y su genero ha lo-
grado gran popularidad en nuestras seis
Provincias. Puede aseverarse que esta
modalidad del viejo Bolero ha sustitui-
do a la Guaracha, caida en desuso hace
afios a su irresistible influjo y que su
sencilla factura y la belleza de su ritmo,
han hecho que florezca en sus notas el
alma popular de nuestra patria.
Es en Santiago de Cuba done con
mayor acierto se cultiva esta interesan-
te fase de nuestra gama musical y pue-
de asegurarse que sus principles y ta-







EL FOLK-LOR EN LA MUSICA CUBANA


ientosos creadores, como Sindo Garay,
el mds fecundo y original de todos, son
oriundos de aquel montafioso contorno
donde renaci6 el Bolero, hace ya much
tiempo, pleno de .ensuefio y de poesia.
En cuanto a su forma, podemos decir
que consta, generalmente, de una pe-
quefia introduccin y de dos parties.
Sus periods son, ordinariamente, de
c.uatro comipases, sin que ofrezcan todos
los Boleros iguales dimensions, pues su
nimero de compass no esti fijamente
determinado. Algunas veces comienzan
sus melodies en modo menor, emlplean-
dose la transici6n a modo mayor cuan-
do pasa a la segunda parte, pero esta
folma no es adoptada por todos sus cul-
tivadores, que libremente lo component.
combinando ambas modalidades a su
placer.
Lo que iinicamente determine la natu-
raleza del Bolero, es su ritmo peculiar,
que lo hace diferenciarse de los demds
cantos populares, sobre todo cuando so
oyen acompafiados por su verdadero
int6rprete, la guitarra.







,4 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES

Escrito sobre letras nias () luelos co-
rrectas v cantado, como la Guaracha,
a un tiempo moderado, sin la languidez
de la Criolla, ni la relative 1)remura
con los popularizados ei 1810. es el g6-
nero de canci6n preferido por los orien-
tales para las nocturnas serenatas, cs-
ciuchindlose sus apasionadas notas 'en
medio del silenio de nuestras azules
noches, bajo un.eielo (najado de estre-
llas, como la miis ti(rna queja del alma
romintica de Cuba.

Ejempclos:








EL FOLK-LOR EN LA MI'SICA CT(IIANA


- -


A Lopms WUir. Ear..


r_ M jwnjnl rl u .- .
-7-o


(Aiio 1815.)








( EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


I .-----


e pe-. sr-s .deat qs pa .








3pjr. t








EL FOLK-LOR EN LA M'SICA CUBANA


"LA TARDE"









r,. ri .,
.n / E ? "" .' .-





.. ... : .' .


. "- ,i :.
L.



________ I

ti- -i d lll iiI


(Moderno.)










s E IDUA\RDO SNCHIZ DE FUENTES









E ;__ w ,.*P-t______.. U '--


r -- I \..A. I"-





1'' : | e o w, go T.

i i s, *rr












PS..*


'.


(Moderno.)








EL. FOLK LOR EN LA MUSICA CUBANA


(MIs moderno.)


~ku/lrrlb J~lr"tkbifLI~:
~~-7----------~-----~--


'rl

~I r
c



1 L.~ -rC I?~L -b--LLb*.~








1)(I EDUARDO SANCHIEZ DE FUENTES


U1 L -i


FT^ ; Q-' t I' *." 1 ", ,..





-pi s,- --"
IWn r- '..*, .
I'. -,. ,u L...;. _. .


-" 1 ,*







EL FOLK-LOR EN LA MUSICA CUBANA


Dificil es precisar con exactitud la
fecha en que la Guaracha apareci6 en
Cuba como una deITas cases mas pecu-
liares de nuestro cancionero popular,
pero podemos asegurar que es uno de
nuestros ritmos mas antiguos y uno de
los generos que con mayor 6xito se ha
c-ultivado entire nosotros, desde hace mu-
<-ho tiempo.
Convienen los mas notables music6-
grafos en que la Guaracha fu6 un baile
espaiol que existi6 en Espafia y que
transfigurado y mixtificado por la in-
fluencia del tiempo y de la ley de evolu-
-i6n que a todo alcanza, aun perdura en
America y en Napoles.
Como se ve, nuestra guaracha tuvo su
raiz originaria en este baile del que nos
habla Felipe Pedrell y que debido a las
tendencies musicales ambientes, de hace
mas de cincuenta afios, apareci6 en
nuestra Isla en forma de Canci6n, en-






.92' EDUARDO SANC(HEZ DE FUENTES


contrando )po aquellas fechas. entre
otros afortunados cultivadores, a Julian
Jiimnez, Angel Zapata, Caniilo Vald&s
y Enrique Guerrero--el inis notable de
todos-que la realzaron imlprimiiendole s
una interesante y vigorosa personalidad.
Cientos de ellas se cantaron por las
calls de umestra Habana antigua y sc
polpularizarc u en la Isla escritas casi
siCemlpe en co.mpls biuario, () n el (lde
'"sis ))1r oc'ho", )pues ra i' vez se escri-
)io algiuna en' "tres por cnatro".
En las comlpaiias de Bufos IHalhaue-
ros y Bufos Cubanos que frecuentiemen-
te actuaban en nuestros teatros de en-
toices, liabia siemlpre iun unicleo de can-
tadores que bien (deitro de las obras que
representabani, ( bien en sus entreacto)s.
popularizabali las canciones y yumru-
chlUs que eran de actualidad.
Recordarase ain aquel grupo doe ga-
rnchl'ros vestidos de blanco; ataviados.
ellas con vistosos pafiuelos de (' lores y
alnidonados vestidos, y ellos con el ('a-
racteristico jipijapa, la camnisa de abu-
lloiadas mangas y el )afiuelo en la dies-







EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA


tra, entonando a la perfecei6n nuestras
tipicas Canciones, Guaraclhs y RIm-
has, bailadas 6stas con verdadera gracia
y precision.
Esa pintoresca nmanifestai6in de nies-
tros cantos nacionales, ya no existed. Sin
que pueda determinarse la causa de su
(desaparici6n, es lo cierto que con los
Ibfifos, que tan extraordinarily 6xito tu-
vicron en aquellos tienipos, 1)as() a for-
mar part de nuestra historic.
Hoy, deutro del g.nero llanado Cu-
bano que en algfin teatro de la Capital
so c.ultiva, oimos, dispersas, nuestras
canlliones en boga; escuchamos las me-
lanudlicas notas de un Bolero de San-
tiago y vemos bailar una lasciva Ruim-
Iha: )ero es fuerza confesar, que en
cstos filtimos tiempos languidecieron
miestros cantos populares, hasta hoy en
(tque parccen, por fortune, despertar de
su letargo, al iniciarse en estos momen-
tos u resurgimiento dentro dle nuestro
ambiente musical.
Diiemos tambiin que desde hace al-
gunos afios solaniente sc cultivan la






9-1 EDUARDO SILNCHEZ DE FUENTES


Cancidn, el Bolero, el Son, la Criolla y
el agonizante Danzdu. Los demds rit-
mos han caido en desuso.
La hist6rica Guaracha ya no se oye
entire nosotros. Sin que sepamos por
que motive, pues su vida parecia asegu-
rada por la gracia y la intenci6n que
encerraba su genero, es lo cierto que
"pas6 de moda", como suele decirse, y
ningin compositor popular se ha senti-
do con fuerzas para resucitarla, como al
ave FPnix, de sus cenizas.
La primera en morir fu6 la escrita en
seiss por ocho", pues hasta hace poco,
en tiempos de Valenzuela, el gran dan-
zonista, escribianse las rimadas en "dos
por cuatro", hermandndose a veces su
tiempo juguet6n con el de las Cancione.l
y Rumbas. Asi tenemos Canciones-gua-
rachas y Guarachas-rumbas, double rit-
mo que di6 variedad a nuestras tipicas
composiciones y que en la actualidad
tambien se cultiva, con verdadero acier-
To, como por ejemplo, en la popular Se-
renata criolla del Maestro Gonzalo Roig
titulada Quidreme Mucho, cuya pri-






EL FOLK-LOR EN LA MUSICA CUBANA


niera parte est6 escrita en seiss por
(cho", tiempo de Criolla, y la segunda
(n1 "dos por cuatro", ritmo de Danzon.
En cuanto a la forma de la Guaracha,
diremos que, generalmente, consta de
ina introducci6n de euatro u ocho com-
pases y de dos o tres parties que suelen
repetirse.
En algunas de las antiguas hay pe-
quenos solos, a los que suceden partes
coreadas que cantaban esos grupos de
guaracheros citados y es de observer,
como se vera en los ejemplos que se
insertan a continuaci6n, que tanto
las compuestas en compas de "dos por
cuatro", como las escritas en seiss por
ocho", afectan la misma forma, guar-
(lando, por lo regular, andlogas propor-
,*iones.
En cuanto al caricter de las Guara-
('has. diremos que desde su aparici6n
tuC 6ste, con preferencia, alegre y pica-
resco, encerrando en sus notas, muchas
de ellas, un estilo gracioso e intenciona-
do, y figurando en sus letras-v6ase la
que acompafiamos como ejemplo-nues-







i., LEDU.\RDO SANCHEZ DE FUENTES


tros tips populares, comlo el de la Mu-
lata:

'; Ay! mulata, o te quiero,
te idolatro, te vcnero
mi carifio es verdadero.
mulata dame tu amor."

"Yo soy la mulata
linda y hechicera,
o, soy la mulata:
la mulata callejera."

Puede decirse de este geiier o que
el competent Maestro Gaspar Agiiero
manifiesta acerca de nuestros cantos na-
cionales, en su valioso trabajo "La mui-
sica popular cubana". Dice asi el cita-
do escritor:
"Esta mlfisica popular atesora unm
virtud grande que no se revela, cier-
inmente, en la ilnensa inayoria de las
Abras pertenccientcs a los otros gen'.-
i os musicals, dramAtico, religioso, sin-
niiico, etc.: la de expresar el senti-
miiento del compositor, tal como nace
de su alma. La sinceridad es su medio







EL FOLK-LOR EN LA MUSIC CUBANA 97

le expresi6n; no conoce el retoque ni
Ia rebusca."
Asi, en la Guaracha corre libre la
inspiraci6n y el ingenio del compositor,
que supo llevar a este reducido molde,
la nota caracteristica, tipica, de nuestra
mfisica y de nuestras costumbres.

Ejemplos:








IS 'EDUA\RO SANCHEZ DE FUENTFS




-- it





A rLwp ea t .
U ndermg W t-- p. c



























(Aiio 1813.)

(En compds de dos por cuatro.)










EL FOLK-LOR EN LA MUTSICA CUBANA n'


a"








i00 EDUARDO SANCHEZ DE FUENTES


DAaE TU AMIi






PIAWi

tax


r I ,s . -r I m -


A.:
qp


(Afio 1880.)
(En compds de tres por cuatro.)








EL FOLK-LOR EN LA MOSICA CUBANA 101






IT .LAN ERA

a4 r re r rf I
.l, r-



















. .. ..... ... '
r


(En compds de seis por ocho.)








EDUARDO SN(CIIEZ DL FUELNTES






TuH ojou ZMM M
GOIU swn%.Y


IA -






lZv %I


L


(En compds de dos por cuatro.)


-- u F--
Art-.i




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs