• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Personajes
 Dedication
 I
 II
 III
 IV
 V
 VI
 VII
 VIII
 IX
 X
 XI
 XII














Group Title: Se alquilan cuartos amueblados; : un relato de la vida en un hotel de la ciudad de Nueva York. La miseria, angustia y vicios de sus huÉspedes.
Title: Se alquilan cuartos amueblados
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073994/00001
 Material Information
Title: Se alquilan cuartos amueblados un relato de la vida en un hotel de la ciudad de Nueva York. La miseria, angustia y vicios de sus huéspedes
Physical Description: 167 p. : ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Aguilar Derpich, Juan
Publisher: s.n.
Place of Publication: La Habana
Publication Date: 1962
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073994
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000115463
oclc - 22548916
notis - AAN1215

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Personajes
        Page 5
        Page 6
    Dedication
        Page 7
        Page 8
    I
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    II
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
    III
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
    IV
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
    V
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    VI
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    VII
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    VIII
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    IX
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
    X
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    XI
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
    XII
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
Full Text






-S E


S4ifu//atr Atpich
f :3

_ I

I^^^Si c=M




1~*1


SE ALQUILAN CUAITOS AMUEDLAOS
Escrita por: Juan Aguilar DERPICH








Un relato de la vida en un hotel
de la ciudad de Nueva York.


La miseria,
sus hubspedes.


angustia y vicios de


LA HABANA, ENERO 1962








Autot de:
Nueva York, Infirno Gris


en preparaci6n:
Al Cantio de un Gallo
Entre Hambre y Riqueza lanquidece el PeTti

COMIS40N NATIONAL DE CU s~4
Bi LIOTECA- HAANA, CUBA
Conpradoa 2 s

I.TIN



Derechos reservados
par el autor
112082




















Personajes:


Pete Tangredi, co-propietario del hotel.
Los esposos Gross, socios de Pete.

Inquilinos:
Cuarto N9 I Charlie Wong.
S 2 Tres muchachos colegiales.
S 3 Se alquila s61o para "pasar ratos".
S 4 Boz Lozier.
S ,. 5 Donald y Mabel Mathews.
S 6 Wanda P&rez.
7 Marion, mucama del hotel.
S 8 Tony Amato.
,, 9 George Crawford y Marie Brown.
,, xo Sylvia Prince.
,, ii Ricardina Sinchez y Aurorita Avila.
,, 12 Richie Linham y Cathy Shannon.
1, 3 (Este cuarto es conocido como el N' 35)
Ted Grey.







1. 4 Jerry.
,, 15 Irene Davidson.
x, 6 Ruth Adams.
,, 7 Helen Hope y su perrita "Happy".
S ,, 18 Jackie.
,, 19 "Mac" Rosemarie Sarbey y Sugar Hinks.
20 Joaquin Arboleda, Luz Vallarino de Ar-
boleda y un hijo.
21 Alice.
,, 22 Roberto G6mez.
,, 23 Eugenio Perez.
,,,, 24 Stella Hawkins.
25 Martin y Dorothy Lee y tres hijitos.
26 Juan y Carmen Vargas y 2 hijos.
,, 27 Carlos Gonzilez.
S 28 Fred Callahan.
,, 29 Michael Young.
,, 30 Agnes, Paul y Charlie.
,, 31 Alfredo Moore.
S ,32 Joe Haynes.
33 Danny Finnigan.
,, 34 Federico del Rio.
Amigas de los hubspedes del No 12:
"Rocky" y Esther.
"Joe" y Lucy.
"Bill" y Lilly.













A los lectores


Este relate es veridico, solamente he cambiado
los nombres de los personajes y he ocultado la
identidad del hotel en que se desarrollan los le-
cbos.

No crean que este es un caso aislado de Nueva
York, no, es comtn y corriente en todas las ciu-
dades norteamericanas.


Pero, es necesario comprender a los personages
aqAd expuestos, no debemos censurarlos a ellos di-
rectamente sino al nefasto regimen social en el que
viven.

El pueblo norteamericano es la victim escogida
por el Imperialismo -en el pais del Nore- para
saciar la cancerosa avaricia del dios-ddlar.




















Aquella casona de cuatro pisos, pintada de blanco, con
sus puertas y ventanas verdes, rompia el mon6tono gri
siceo de todas las fachadas de la cuadra. El letrero de
ne6n: "Bar Grill", en la parte baja, resaltaba su eris'
tencia.
No era por casualidad que todas estas peculiaridades
se destacaran, al contrario, obedecian a un plan estudia o
para llamar la atenci6n. El aspect de casa rural que tra-
taran de darle con la pintura, estaba desmentido por el
letrero colgado de la angosta puerta que da acceso a los
altos: "Se alquilan cuartos amueblados", seguido de un
enigmitico: "Hay vacantes".

Nada en su exterior denunciaba las tormentosas exis-
tencias que encerraba entire sus paredes; nada, en su lim-
pia y austera presencia, revelaba la inmundicia y vicious
que corrian por las venas de sus pasadizos; todo era hip6-
crita quietud, ante las ordenanzas policales que exigian
guardar las apariencias.
El vestibulo no presentaba la misma disposici6n de los
otros hotels que carecen de confort y que, a simple vista,
proclaman su antipitico origen commercial. Este, en cambio,
daba la sensaci6n de ser la antesala de una casa familiar,
con un modern mueble -especie de bar-estante- sobre







JUAN AGUILAR DERPICH


el que descansaba una jardinera con frescas flores, dos
sillones de vivisimo tapizado y una estilizada limpara
de pie.
A la mano derecha, en la parte alta de la escalera, es
taba la oficina del hotel.

Esta era, como todas las oficinas de hotels en todos
los lugares del mundo, la expresi6n mezquina del alma
del propietario. Tenia un metro y medio por un metro;
todo el mobiliario consistia en una angosta mesita, una
silla y el telefono.
No necesitaban mis espacio los duefios, para contro!ar
el negocio, que consistia en el cobro adelantado del al-
quiler del cuarto, ya sea por un rato, por una noche, per
una semana o por un mes. Total, los clients s6lo repre-
sentan una cifra, y esa cifra es ficil de llevarse en un
cuaderno; ademis, los billetes que pagan, tienen bastante
holgura en el cajoncito de la mesa o en el bolsillo de los
duefios.
Un panel en la pared, con una series de botones mar-
cados con nfmeros, servia de comunicaci6n con cada
cuarto, para hacerles saber de Ilamadas telef6nicas o vi-
sitas inesperadas. El historical de cada inquilino estaba
sintetizado en una lac6nica tarjeta, en la que se describia
los datos importantes, como son edad, sexo, profesi6n y
procedencia, y que se colocaban en un estate formado
por casilleros numerados del 1 al 34.
Una ventana enrejada servia de comunicaci6n entire
la oficina y el pasadizo del hotel. Aunque el duefio, que
estaba casi siempre tras ella, daba la sensaci6n de animal
enjaulado, la lucecilla que brillaba intensamente en sus
burlones ojos, parecia recorder a los hubspedes que la
situaci6n era al reves: que el enjaulado era el maestro de
ceremonies, mientras ellos, que se movian por los corre-






SE ALQUULAN CUARTOS AMUEBLADOS


does o se revolcaban en los cuartos, eran los verdaderos
animals de este crudo circo de la vida.


Los propietarios de este hotel formaban una singular
sociedad commercial. Los esposos Gross, una pareja de
judios de edad avanzada asociados a un dinimico y hlbil
genoves: Pete Tangredi.
C6mo se habian conocido, ni ellos mismos lo recor-
daban. Que fuerzas los empujaron a hacerse socios, era
un misterio. Jugada caprichosa del destino, que en ellos
habia resultado provechosa, ya que se tenian confianza
mutua y se apreciaban como si fueran familiares.
Verlos almorzar daba la impresi6n de una feliz familiar
burguesa de visit en este hotel de baja categoria.
Reian, charlaban, saboreaban el ligero refrigerio que,
todos los dias, a las dos de la tarde, comian; solamer.te
actuaban con seriedad y parsimonia cuando la conversa-
ci6n recaia en algin gasto que se tuviera que hacer o si
estudiaban las posibilidades de nuevos negocios.
Aquelfos tiempos en que tenian que trabajar ardua-
mente para ganar dinero pertenecian al pasado; ahora
s6o1 se dedicaban a ordefiar las vacas gordas de sus pro-
piedades.
Los viejitos Gross se sentian satisfechos de haber acu-
mulado una s6lida fortune, principio fundamental que
tiene todo judio para vivir. Los metodos que usaron para
amasarla, huelgan; ellos saben muy bien que el fin justi-
fica los medios.
Pete tambiin habia logrado el prop6sito que lo trajo
a Norteambrica. Ahora era rico; quizis podria volver
pronto a Europa a disfrutar de una vida principesca.
Pero por el moment, pensaba seguir juntando dinero.
Total, s6lo tenia 48 aios de edad y las perspectiyas de
aumentar su capital eran muy promisoras.






JUAN AGUILAR DERPICH


Recordaba con satisfacci6n la oportunidad que se e
present hace 25 afios, recien llegado a este pais. En
forma casual conoci6 a otro italiano, perteneciente a
la maffiaa" que controlaba garitos de juego. Le dieron
la tarea de ser guarda-espaldas de cierto personaje de los
bajos. fondos; la satisfacci6n de ganar cien d6lares diaries
compensaba los peligros que este azaroso trabajo le re-
presentaba.
Joven met6dico, tenia obsesi6n de hacer dinero, de
manera que guardaba casi la totalidad de su journal diario
y muy pronto vio amontonarse billete sobre billete. El
comienzo de su fortune estaba en march.
Su buena estrella vino una vez mis en su auxilio para
sacarlo de esta vida que, aunque sustanciosa econ6mica-
mente, tarde o temprano lo iba a perjudicar.
Los Estados Unidos de Norteamerica entraban activa-
mente en la Segunda Guerra Mundial. Pete fue llamado
a filas, y pronto se vio camino de Europa, vistiendo el
uniform de soldado. He aqui su divorcio con el hampa
de Nueva York; oportunk separaci6n, ya que ahora tenia
una suculenta suma de dinero guardada.
Durante el tiempo que estuvo en el ej&rcito, se de-
dic6 mis a negocios turbios que a pelear. Como mane-
jaba fuertes sumas de d6lares, su "prestigio" de hombre
de "negocios" influy6 en sus jefes inmediatos, quienes
lo mantuvieron alejado de los frentes de combat y zonas
de peligro. El compartia "generosamente" con sus supe'
riores el product de su rapifia.
Convertido en un mercachifle sin bandera, en igual
forma vendia cigarrillos, mantequilla o chocolate a. las
poblaciones que llegaba, como preparaba emboscadas a
los soldados norteamericanos, de acuerdo con rufianes lo-
cales, y entonces, con el engafio de Ilevar a los yanquis
donde mujeres de diversion, los metian en callejuelas
alejadas, donde eran asaltados, golpeados y robados, y
abandonados luego sin ropas ni zapatos. Por supuesto






SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


que todas las prendas de vestir eran vendidas en el mer-
cado negro. Lleg6 su audacia a tal extreme, que se dedic6
a robar material rodante del ej&rcito norteamericano: ca-
miones, jeeps, tanque de guerra. Para hacer desaparecer
estos vehiculos, reunia a grupos de prisioneros y les ofre-
da unos cuantos centavos para que cavaran grandes fosas
con un lado en forma de rampla. Por alli bajaba sus
press, y luego las cubria con tierra. Como un perro que
esconde huesos y luego los cubre para que otro perro
no los localice.
Llegado el moment oportuno los vendia a comer-
ciantes de los paises en que estaba estacionado.
La guerra, para el, fue otro peldafio en su constant
camino hacia la riqueza.
De regreso a su pais de adopci6n -Estados Unidos de
Norteamerica- y por informed de sus superiores, fue
condecorado, asignindosele desde entonces una pension
de 45 d6lares mensuales, por el resto de su vida.
Ahora, convertido en un "honorable comerciante",
masca sus recuerdos y suspira nostAlgico ante la vida
sedertaria que Ileva.

Todos los cuartos del hotel tienen el mismo mobiliario,
identicos cubrecamas, idWnticas cortinas y de las pareoes
cuelgan identicos cuadros, de muy mal gusto.
Vivir aci, en este hotel, es como estar en un hospital;
la uniformidad de esta colmena humana s6lo es rota por
los diversos grades de dolor y tragedia de sus habitantes.
Cada cuarto es un mundo diferente.
El hotel da la impresi6n de estar casi deshabitado: los
corredores siempre solos, las puertas hermiticamente ce-
rradas. Una que otra sombra se desliza furtivamente, evi-
tando el trato con los vecinos; el desprecio que sientzn
unos de otros es la prueba concluyente de que se aver-
giienzan de si mismos. La finica persona que demuestra






JUAN AGUILAR DERPICH


estar a gusto en este ambiente, y que es tratada con fami
liaridad por los huespedes, es la sirvienta encargada de
la limpieza.
Ella revoletea por la casa hacienda ruido, silbando to-
nadas de moda y Ilamando en tono alegre y por su nom-
bre a cada inquilino.
La mucama se llama Marion.
SNominalmente es la sirvienta, pero ademis hace las
veces de administradora, telefonista, encargada de la ca-
lefacci6n y la ropa limpia, de cobrar las cuentas atrasadas
y guardian nocturno, bajo su jurisdicci6n han depositado
los duefios la misi6n de alquilar los cuartos, total una
mujer-orquesta.
El esfuerzo que todas estas tareas representan, parece
no afectar la vida de esta simpatica y simplona mujer,
que con la misma cortesia atiende a los clients de dia
que de noche.
Marion ocupa el cuarto No. 7, en el primer piso, al
fondo de uno de los corredores; pero nadie puede igno-
rarlo, porque un letrero en la ventanilla de la oficina lo
pregona.
Sumisa, disciplinada, dedicada devotamente a cumplir
su trabajo y sus descansos para tomar caf6, sorprendi6 a
sus jefes cuando en gesto de rebeldia hacia la insulsa igual-
dad de los cuartos, habia desarmado la cama y junto con
el resto de los muebles, los habia transportado al s6tano;
los reemplaz6 por muebles comprados por ella. El aspect
de su angosta vivienda cambi6 por complete. Nadie le
iba a impedir que ella viviera a su gusto, y para satis-
facer un capricho por much tiempo sofiado, compr6 un
sofi-cama, un tocador de amplio espejo, un taburete con
enormes blondas, una mesita y dos sillas, un mueble-c6-
moda, cortinas para la ventana, todo de color rosa. Fra-
zadas, cubrercamas, bata, camisas de noche, medias, za-
patillas, toallas y hasta los listones con los que se hacia






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


mofiitos en su rubia e hirsuta caballera, eran de este
mismo color: rosa.
Cuando caminaba por los corredores parecia una larga
espiga de trigo, a la que hubiera bafiado un balde de
pintura rosada.
En sus 41 afios de edad jams habia salido de los li-
mites de Nueva York. Nacida en el condado de Brooklyn,
desde muy temprano comenz6 a trabajar, se independiz6
de sus padres y sigui6 el ritmo de su irida existencia,
hasta el present. Recuerda haber trabajado en cuatro o
cinco lugares antes de Ilegar a este trabajo, en el qae
ya tiene ocho afios de servicio. Jamis a recapacitado en
el pasado y es muy poco lo que recuerda de su infancia;
no se preocupa por el porvenir...; nada especial ha es-
tremecido su ser, ninguna pasi6n o aventura ha dejado
huellas imborrabtes en su alma; para ella las cosas que
sucedieron, pasaron, casi no las recuerda. Vive su mon6-
tona existencia al amparo de su salario semanal de 50
d6lares y el cuarto libre de renta que le han designado.
Su dia de descanso -el Viernes- sale desde muy
temprant. Le gusta hacer largos viajes en los trenes sub-
terraneos, de terminal a terminal. Luego asiste a una
funci6n de cine, se harta de dulces, chocolates y helados,
recorre las calls, mirando vitrinas, y en la noche, antes
de las nueve, como si viviera en un internado regido por
monjas, vuelve a su casa, viste su camisa, 'bata y zapa-
tillas rosadas, y se acomoda frente al televisor, para dis-
traerse con peliculas de cow-boys.
Pete le aconseja que guard dinero pero ella no hace
caso. Tiene miedo de que haya otra guerra y que algo
suceda a Nueva York. Entonces, para qu6 guardar bi-
Iletes? Mejor se los gasta, y esto es exactamente lo que
hace. Dentro de su simpleza, ha logrado la tranquilidad
que muchos no tienen. Ella no oye ni comenta la vida
de los hubspedes, sabe poco de los lios y problems que
se desarrollan entire las paredes de esta casa; jams alaba







JUAN AGUMAR DERPICH


ni censura actitud alguna. Con la escoba y balde de
plistico, cargado con tiles de limpieza, recorre todo el
dia, de arriba a abajo, de abajo a arriba, este enorma
casillero de vidas, siempre con un silbido a flor de labios
y un cigarrillo encendido entire los dedos de la mano
izquierda.

-i Hay una gotera en el techo... hay una gotera en el
techo!
i Los gritos salian del cuarto No. 5, muy temprano en
la maiiana. Marion se levant6 de la cama, mascullando
juramentos:
-Nunca puedo descansar en esta maldita casa... si
no es una cosa es la otra. -repetia, mientras se pei,
naba. Luego encendi6 un cigarrillo y sali6 en busca de
qui6n se quejaba. En el marco de la puerta No. 5 estaba
el inquilino, gesticulando con los brazos, mientras hablaba
a su mujer, que estaba acostada.
-Buenos dias, Donald... Zqu6 sucede? -pregunta
Marion, entire reproche y curiosidad.
-Hello, Marion, mira nuestro cuarto completamente
inundado, los zapatos, la bacinica flotando como en el
rio Hudson...; parece que la vecina del No. 16 dej6
otra vez el caifo del lavabo abierto...
-Pero, c6mo han esperado que se forme esta laguna
para avisar?
-iQu6 quieres que haga? -responde Mathews, mal-
humorado- mi mujer y yo hemos dormido profunda-
mente y en la maiiana, que la sed me despert6, me he
dado cuenta.
-Antes de comenzar a secar, corro al No. 16, para
ver qu6 sucede-. Regresa Marion a su cuarto, recoge
la lave maestra y se apresura a subir las escaleras hacia
el segundo piso. Toca en el No. 16, y al no recibir res-
puesta, grita: -Ruth..., abre; Ruth..., abre...






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


Golpea fuerte en la puerta, pero no obtiene respuesta.
Entonces abre, mira alrededor, se acerca al lavabo, cami-
nando en puntas de pie, entire el agua, cierra los dos
caiios (el de agua fria y el de agua caliente) que ajenos
al problema seguian dejando correr el liquid por sus
gargantas de estafio, mientras en la taza del lavatorio,
nadaban un "brassiere" y un juego de calzones que su
duefia habia dejado remojando.
Esta, acostada en la cama, completamente desnuda, con
los cabellos cubriindole el rostro, dormia plicidamente el
suefio de los justos y los borrachos.
Marion se acerca a ella y la zarandea por un hombro
repetidas veces:
-Ruth... pedazo de estipida... despierta... para
que veas el trabajito que me regalas esta mafiana...
Esta mueve la cabeza de un lado a otro, y aunque
hace esfuerzos, no puede separar los pirpados; sin em-
bargo, reconociendo la voz de Marion, le escupe en la
cara:
--Qui pasa, vieja bruja? jno tienes a quin joder,
que vienes a despertarme?
La bocanada de fetidez que se mezcl6 con los impro-
perios salidos de los labios de esta bella muchacha, dio
la respuesta a la mucama, que dejando de moverla por
el hombro, saca conclusions:
-Borracha... como siempre... estis borracha, idio-
ta... pero quiero que te levantes para que me ayudes a
trapear lo que has hecho.
Ruth abriendo los ojos, mira a Marion por primera
vez, sonrie, trata de sentarse y al miemo tiempo ex-
tiende el brazo derecho en busca de un cigarrillo del
paquete que esti sobre la mesa de noche, lo coge, se lo
lleva a los labios y le dice a Marion:
-Dame fuego, querida...
Marion le enciende el cigarrillo, se sienta al borde de
la cama, mira a este-ser indefenso con simpatia, y dice:






JUAN AGUILAR DERPICH


-Me has jodido, hermana, dejaste los caflos abiertos,
se ha inundado este cuarto, el cielo raso se ha hecho un
bols6n, el agua se ha filtrado y el piso en el cuarto de
los borrachitos esti como para poner a nadar patos...
Ruth se sienta ripidamente:
-iMierda! ahora, que se entered el maric6n de Pete,
va a querer que deje el cuarto... que fastidio, mudarse
otra vez...
-No te preocupes, que si secamos todo, antes de que
l1 Ilegue, no tiene por que enterarse. Con dos latas de
cerveza que les invites a la pareja del cinco, se olvidan
de todo.
Ruth salta de la cama, meciendo su bien formado
cuerpo, busca unos pantalones y una blusa, se viste y
sale del cuarto con Marion, en busca de trapos y baldes
para comenzar a recoger el agua.


Ruth Adams, nacida en Delmar, Delaware, lleg6 a
Nueva York hace cuatro afios, con la cabeza lena de
ilusiones y la creencia de que su belleza y dieciseis abri-
les reci6n cumplidos, le abririan las puertas del 6xito en
esta casquivana ciudad.
Como toda muchacha provinciana, que se aventura
en esta metr6poli, sofi6 con el triunfo: primero tendria
fama como modelo, y despues que fuera conocida en
esta profesi6n, seguramente que alg6n productor de pe,
liculas se iba a interesar por ella, y eso significaria un
jugoso contrato para "filmar".
Pero las cosas no salieron como ella pensaba; al con-
trario, la desilusi6n y dura experiencia que habia adqui-
rido, tratando de lograr su objetivo, la habian desper'
tado a la dura realidad. Ahora era una veteran del
dolor, que s6lo se preocupaba de tener dinero para la
renta de su cuarto y unos cuantos d6lares para sus gastos
indispensables.






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


Habia conocido el hambre. Por much tiempo se arras-
tr6 entire la miseria, tratando de no llegar al nivel en el
que se encontraba en estos moments, hasta que rendida
por el infortunio, tuvo que aceptar el camino que ahora
seguia.
Trabajaba de copetinera en un bar, desde las seis de
la tarde hasta las tres de la mariana; el duefio de la can-
tina inicamente le reconocia siete horas de trabajo, dis
tribuyendo el resto del tiempo entire su descanso para
comer y el tiempo que se dedicaba con su compafiera, que
trabajaba tras el mostrador, sirviendo los tragos, a repa-
tirse la propina que dejan los clients y que ellas com-
parten.
Al comienzo, este trabajo le mortificaba atrozmente;
primero, tenia que tomar much licor, y ella no estaba
acostumbrada; segundo, los manoseos y proposiciones que
le hacian los parroquianos la horrorizaban y le daban
asco. En la actualidad, se ha acostumbrado a beber licor
todos los dias, y las "atenciones" de los clients le ha,
lagan, se han hecho indispensables para su vacia exis-
tencia. Y aunque no entrega su cuerpo a todos lo que
la actsan, se da mariana para divertirse con quien le
agrada o le ofrece una buena ventaja monetaria.
De aquella chiquilla con aspect de colegiala que sa-
liera de su pueblo, no queda nada. Ya no es la fragan-
ciosa flor de vividos colors que exhalaba juventud y
pureza..., ahora es una mis, arrojada al arroyo en que
se enloda el alma de las mujeres desesperadas y sin s6-
lidas bases de moral.

Los "borrachitos del cinco", como los llamara Marion,
bebian alegremente la cerveza con que Ruth comprara su
silencio.
Donald Mathews, con el busto desnudo y el andar
indeciso, consecuencia de la borrachera del dia anterior,
semejaba un gato escuilido, al que se le podian contar






JUAN AGUILAR DERPICH


las costillas; los bigotes descuidados, el cabello en des-
orden y la barba crecida eran pruebas fehacientes del
estado de abandon en que se encontraba este hombre
que, entire su armaz6n, destruido por el alcohol, todavia
dejaba entrever rezagos de tiempos mejores.
Su esposa Mabel, acostada, miraba sin comprender la
tarea que desempeiiaban las dos mujeres. Sus enrojecidos
ojos, abiertos desmesuradamente, no fijaban la mirada en
nada, vagaban por el cuarto como dos reflectores que
trataran de buscar un objeto perdido entire la niebla. Sus
blancas formas se dejaban notar entire los pliegues de la
liviana camisa de noche; el escote, caido de un hombro,
dejaba en libertad los senos, todavia atrayentes; su negra
y abundante cabellera, de d6ciles ondas, era un marco
adecuado para su bien formada cara. Habia dejado de
ser bonita; el Tiempo, en su march inexorable, cambia
los series y cambia las cosas, pero, no por ello dejaba
de ser un mujer interesante. Tenia 48 afios y sin embargo
todavia atraia las ardientes miradas de muchos hombres.
Mabel hablaba poco, se diria que se habia olvidado de
hablar; generalmente lloraba cuando queria pedir algo.
Solamentz estaba tranquila cuando tenia licor cerca de
ella; entonces adoptaba una actitud seria, como quien se
dedica a un rito; las ligrimas detenian su constant ca-
mino... y una sonrisa de sosiego surcaba sus mustios
labios.
Para Donald, mis que su esposa, era una compafiera
de libaciones; gustaba de sentarse en la cama frente a
ella. Mientras consumian licor, 61 hacia planes para el
future, hablaba de posibles negocios y de nueva vida.
Jamis mencionaban el pasado; de mutuo acuerdo prefe-
nan no tocar este punto. Mabel lo escuchaba conmovida
y, con gestos de aprobaci6n, lo alentaba en sus quimeras.
Derrotados por el infortunio, les era mis ficil entre-
garse al abandon en el que vivian, a tratar de rehacer
sus vidas, tarea que comprendian ya era iniitil para ellos;





SB ALQUILAN CUAITOS AMUEBLADOS


la voluntad se les habia diluido entire la espuma de la
cerveza que bebian.
Hasta el afio 1955, vivieron en Lebanon, Ohio. Alli,
Donald trabajaba en una ferreteria, en la que por muchos
afios fue cumplidor de sus obligaciones. No conocia otra
satisfacci6n que la de ser un buen empleado, un buen
esposo y un buen padre. El sueldo que ganaba cubria las
necesidades del hogar y los gastos de educaci6n de sus
dos hijos: Donald y Douglas.
Mabel se multiplicaba para cumplir los quehaceres do-
mesticos y a la vez cultivar un jardincito que tenia en el
patio posterior de la casa.
Se sentia orgullosa de su hogar, de sus nifios, de su
marido y de su jardin.
Cuando terminaron la escuela, los muchachos buscaron
trabajo para ayudar a la economic hogarefia. Donald se
emple6 en un garage y Douglas fue a trabajar a una
granja.
En las noches, se reunian los cuatro a la hora de la
cena, y hacian planes para ganar mis dinero. Habian co-
r enzado a economizar; pronto estarian en condiciones de
montar un pequeiio negocio.
Donald, padre, miraba hacia la pared y extendiendo
los brazos moldeaba en el aire un letrero: MATHEWS e
HIJOS... FERRETERIA.
Los cuatro reian de muy buenas ganas. Se sentian opti-
mistas, mis que padres e hijos eran amigos, se estimaban
tanto como se querian y seguros de su uni6n, se sentian
fuertes. Llevarian adelante su plan: establecerse indepen-
dientemente. Demostrarian al pueblo, lo que los Mathews
podian hacer.
Estall6 un conflict, originado por el capitalism yan,
qui, en un rinc6n lejano del mundo, del que jams ha
bian escuchado el nombre: Corea.





JUAN AGUILAR DERPICH


Los belicistas norteamericanos ordenaron el envio dc
la juventud de su pais. Entre los que fueron a pelear,
se encontraban Donald y Douglas.
Muchos, muchisimos j6venes jams regresaron. Caye-
ron en los campos de batalla, sin saber porqu6 luchaban.
Entre los sacrificados por la camarilla que gobernaba los
Estados Unidos de Norteamerica, estaban Donald y Doug-
las. Llegaron dos telegramas, en forma simultinea, anun'
ciando la muerte de ellos.
Los esposos Mathews se miraron sorprendidos, incri-
dulos ante tanta adversidad, perdidos ante lo inesperado.
-ZEs possible?
-iNo! iNuestros hijos muertos!... iMENTIRA!
-Si son tan buenos muchachos, jams han hecho daiio
a nadie...
ZQui6n los va a matar?
i i i Imposible!!!
-Esos telegramas estin equivocados... si, eso es, se
han equivocado...
iDebe de ser una confusion!
-No lo creo...
-Yo tampoco...
-No puede ser, NOOOOOOOOO... mis hijos no
han muerto, son tan jovencitos... mis hijos tienen que
volver... mis hijos... mis hijos, mis criaturas...
Se abrazaron, mejor dicho, se inclinaron uno contra
el otro, como dos cansados troncos de eucaliptos, ven-
cidos por los embates de la desgracia. Y asi, entregados a
su infortunio, perdieron interns por todas las cosas que
les rodeaban.
Donald descuid6 sus labores, sus jefes se enojaron, ellos
no tenian porque comprender la tragedia de ese padre
que habia perdido a sus hijos en una guerra de intromi-
si6n e injusta.






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


iA quin le important esas pequefieces?
Los negocios son los negocios, el empleado debe de
trabajar, debe de rendir; en caso contrario se le reem-
plaza, hay much gente que esti ansiosa por lograr una
colocaci6n..., y fue despedido. El pobre padre no hizo
ninguna objeci6n; al contrario, se sinti6 aliviado de la
obligaci6n de tener que ir a trabajar, porque no tenia la
voluntad para hacerlo.
Mientras tanto, Mabel ambulaba, sin noci6n de lo que
hacia, dentro de la casa. El jardincito que antes fuera
su orgullo, ahora se marchitaba como la duefia. En la
mente de ella daban vueltas muchas preguntas a las que
no podia dar respuestas, y eso la atormentaba.
Un dia, sin saber por que lo hacia, abri6 una botella
de brandy y bebi6 de su contenido hasta terminarlo. Se
sinti6 beoda, pero las preguntas habian huido de su men-
te, como asustadas ante la presencia del licor.
Donald sigui6 el ejemplo de su esposa. Desde entonces,
optaron por sentarse en la salita de la casa desde muy
temp*ano y tratar de "olvidar". Las botellas se sucedieron
unas tras otras, el dinero se acab6; comenzaron a vender
muebles, vajilla, ropa, etc.
Cierta maiiana les lleg6 un cheque enviado por el go-
bierno de la naci6n. Era una compensaci6n a la familiar
Mathews, por la inversi6n de dos vidas en provecho del
patr6n-dolar. Se les comunicaba que todos los meses reci-
birian una cantidad igual.
Sarcastico dividend que percibirian para hacer inolvi-
dable el in6til sacrificio de sus hijos.
Macabro sistema de prolongar la agonia de estos series
desgraciados.
Destruidos moral y fisicamente, sin mis propiedad que
dos viejas maletas, en las que Ilevaban los restos de sus
pertenencias y recuerdos familiares, se trasladaron a
Nueva York; ahora viven de hotel en hotel.







24 JUAN AGUILAR DERPICH

Cuando se les acaba la pension que reciben, DonalJ
sale a pedir monedas a los transeuntes.
Mabel se levanta de la cama, se peina, y descalza y
vistiendo solamente su camisa de gasa, recorre el hotel de
cuarto en cuarto y se echa en los brazos de cualquier
hombre que le proporcione un d6lar, 50 centavos o cual-
quier cantidad de centavos que le alcancen para comprar
licor.




















-iIncendio! ilncendio! ilncendio!
-iEsta sonando la alarma de incendio...!
-iQu6 pasa? ZQu6 pasa?
iSe incendia la casa... se incendia la casa, la alarm
esti sonando!
-Vistete, Juan, hay que sacar a los chicos, apirate...
-Ponte el abrigo, Mabel, tenemos que salir de esta
cueva, antes de que nos achicharremos...
Tedo era confusion en el hotel; la alarma de incend:o
seguia derramando su grito de advertencia por todo 1e
edificio...
Ruido y maldiciones, la gente corria de un lado a otrm,
gritos y llantos; el escindalo era terrible.
-Despierta, Cathy, despierta, amorcito, hay incendio
en la casa...- la voz de Richie era suave, pero aterro-
rizada, mientras movia a su compafiera, que dormia pli-
cidamente a su lado.
-Despierta, Cathy, (un gemido de miedo) no se que
hacer...
Cathy abre los ojos con dficultad:
--Incendio? icarajo! tendremos que mudaros de nue-
vo y pensar que s6lo hace una semana que estamos en
este hueco, que mala pata...





26 JUAN AGUILAR DERPICH

Se sienta en la cama, se rasca la cabeza y dirigiindose
a Richie le grita:
-Anda afuera y averigua exactamente lo que pasa,
has debido hacer eso antes de despertarme, pedazo de
idiota.
Richie salta de la cama, se calza las zapatillas y sale
despavorido ante la dristica orden que le dio la mujer,
mientras tanto esta se levanta, enciende un cigarrillo, se
sirve un trago de ron, lo bebe de un sorbo, saca dos
maletas de debajo de la cama, y las pone encima para
comenzar a empacar la ropa.
Richie vuelve entusiasmado:
-Cathy, no te enojes, pero son6 la alarma y como
todo el mundo comenz6 a gritar y a correr por el edi-
ficio, te despert6 creyendo...
Ella lo interrumpe:
-... Termina... Zqueeeeee6 pasa afuera...?
El muchacho, tembloroso, muy nervioso, se estruja el
saco de pijama con manos inquietas y humildemente res-
ponde:
-No era nada, Cathy, falsa alarma. Alg6n gracioso o
borracho que jal6 el gancho del mecanismo de la si-
iena. Se ha revisado toda la casa y no hay fuego.
Cathy tira pesadamente las valijas al suelo y con un
un pie las empuja debajo de la cama, luego se acuesta y
mientras apaga cl cigarrillo:
-Ven a acostarte, Zque haces alli parade como un
perfect zopenco? Quitate ese pantal6n de pijama, que
me fastidia su roce, y mktete en la cama.
Richie, content de haber salvado la situaci6n con
tanta facilidad, se desnuda, y deslizindose entire las si-
banas se acurruca bajo el brazo protector de ella.
Confundidos en un abrazo se duermen...

Richie Linham, un chiquillo de dieciocho aiios de edad,
oriundo del condado de Bronx, se habia separado de su






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


familiar hace mis de dos afios, para "vivir a sus ansias".
Fue poca la dificultad que tuvo para desarraigarse, ya
que desde la muerte de su madre, el hogar no era un
hogar, parecia un pensionado donde cada uno hacia lo
que Je venia en gana. Su padre se pasaba la mayor parte
del tiempo fuera y no se preocupaba de nadie; ademis,
sentia por su hijo cierta aversi6n y vergiienza. Las her-
manas de Richie, mayores que 61, compartian su tiempo
entire el trabajo y compromises particulares. iQu6 distinto
fue el ritmo del hogar cuando su madre vivia! Richie
recordaba con ternura a la autora de sus dias, para la
que siempre fue el engreido; acostumbrada a criar a dos
hijas, no supo diferenciar en el trato debido a su ultimo
retofio y lo cri6 con iguales mimos, como si se tratara
de una mujercita. Las hermanas jugaban con Richie,
cuando era pequefiito, y lo vestian con los vestidos de
ellas y lo peinaban como a una nifia, con grandes lis-
tones y rulos. Siempre vivi6 entire las faldas de su madre
y hermanas; adquiri6 los modales de 6stas, jugaba con
mufiecas y evitaba a los muchachos de su edad.
Ik facciones finas, nariz respingada, grandes ojos ne-
gros sombreados por onduladas pestafias y frondosas ce-
jas, cutis niveo, labios finos y rojos como fresas maduras,
delgado de cuerpo y gracioso el andar, formaba un con,
junto bello. Era un efebo atrayente.
Lleg6 un dia, -tenia doce afios-, que se entusiasm6
con un compafiero de colegio..., resuelta la duda que lo
embargaba, perdida la vergiienza, se dedic6 a identificarse
cada dia mis con el sexo opuesto.
Se aburri6 del studio. El padre, furioso, lo castig6, y
entonces opt6 por irse del hogar paterno. Irene, la her-
mana mayor, le dio unos cuantos d6lares, le ayud6 a em-
pacar sus pertenencias, lo acompaii6 hasta la estaci6n de
tren subterrineo y con un abrazo se despidieron.
Richie, sin rumbo determinado, record a un homo-
sexual que conoci6 en una orgia. Se dirigi6, hacia 13







JUAN AGUILAR DERPICH


casa de ese Amigoo", que lo recibi6 alegre'hente y le dio
albergue por unos dias, mientras buscaba trabajo y pu.
diese alquilar un cuartito.
iAl fin libre! Ya no tenia que moderar sus hibitos
por respeto a su padre.
Ahora podria hacer de su persona lo que se le anto-
jara... iqu6 alegria!
Asi vivi6 cerca de un afio, mezclado en esos grupos
polifaciticos del vicio que pueblan el barrio de Green-
wich Village, zona bohemia de Nueva York.
En un bar -de los muchos que hay en esta zona-
irecuentado por homosexuals de ambos sexos, llamados
en el argot comln de ellos "gay People" (gente alegre,
gente festival conoci6 a Cathy Shannon, joven irlan-
desa entusiasta para bailar, fumar y beber, doctorada en
enamorar mujeres.
Esta mujerzuela impresion6 a Richie profundamente.
El cinismo de que hacia gala y las groserias que proferia
la hacian interesante a los ojos del joven homosexual.
Su sedosa y rubia cabellera, los ojos grises y dormidos,
la nariz finita y el hermoso hoyuelo que se le dibujaba
en la mejilla izquierda cuando se reia, hacian un con-
traste desconcertante con la varonil vestimenta que usa-
ba: pantalones chinos, camisa de hombre y corbata, za-
patos de taco aperrillado, como de los compadritos del
novecientos, y sac6n de hombre; absurda mezcolanza d:
atavios masculinos, que subrayaba con su estudiado andar
matonesco.
La suave y morbosa mirada que le dirigi6 a Richie fue
definitive. Todo esto dur6 un moment: ver a Cathy y
seguirla ciegamente se convirti6 en la obsesi6n de Richie.
Para ella, que trataba de ahogar su origen femenino
en las aguas turbias de su vida licenciosa, se abri6 una
nueva perspective. Ya no s6lo tenia 6xito enamorando
mujeres, ahora hasta un afeminado se sentia atraido oor
ella.







SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


iQu6 satisfacci6n!
Alentado su ego con los nuevos caminos de lascivia
que se le presentaban, acept6 la intimidad de este mucha-
chito imlberbe.
Cathy se llev6 a dormir a Richie, y desde aquel dia
no se han separado: ella es el hombre de la casa y i1 es
la obediente y temerosa mujercita. Extrafio juego de
mentes enfermas.

-Mr. Pete, buenos dias...
-Buenos dias, Sr. Haynes, ec6mo esta usted? iquk
sorpresa!
-Acabo de salir de "Las. Tumbas" (*), estoy sin di-
nero, necesito un cuarto y algunos d6lares para comer,
Zme puede resolver el problema?
-Por supuesto, amigo Haynes, no se preocupe de nada
(mira a los casilleros en busca de un cuarto desocupado)
veamos... veamos que cuarto le doy... qu6 cuarto le
doy... icaramba! el No. 32 esti .desocupado, es el mismo
que usted tuvo anteriormenteI le parece bien?
-Okey, me agrada, asi tendre la impresi6n que no me
he ausentado, que no he estado en la circel.
-Me alegro... me alegro... (sale fuera de la ofi-
cina y llama a viva voz) Marion... Marion...
Una voz que cae desde algun piso superior, responded:
-Voy, Pete, voy de inmediato.
-Ahi viene Marion, para que le abra el cuarto; mien-
tras tanto le prestari diez d6lares, Zconforme?
Haynes, sonriendose por primera vez:

(') "Las Tumbas" es una horripilante prisl6n neoyorkina.
En ella se repiten muchos de los macabros relatos de Victor
Hugo en sus famosas novelas. En este lugar la vida humana
tiene menos valor que un par de zapatos viejos y rotos. La
vida no vale nada; los carceleros abusan y extorsionan a
los desgraciados que caen en sus manos. El rombre es per-
fecto: es la muerte para cualquier ser, por eso la llaman
"Las Tumbas". EstA situada en el centro de la ciudad.






JUAN AGUILAR DERPICH


-Conforme, Sr. Pete, se los prometo pagar muy
pronto.
-No hay apuro. Ud. tiene recursos para conseguir di'
nero, no se preocupe. Si necesita mis, me avisi, y por
el arrendamiento tampoco se preocupe; podemos esperar
hasta que este en condiciones de pagarlo...
-Hola, senior Haynes, que alegria de verlo.
-Hello, Marion, Zc6mo esti?
-Pues ya me ve..., como siempre...
-Marion, el senior Haynes ha regresado a vivir con
nosotros, de manera que acom6dalo en su antiguo cuarto
y atiendelo como siempre.
-Encantada; Pete; subamos Sr. Haynes.
-Nos vemos, senior Pete.
-Nos vemos, senior Haynes.
Marion sube las escaleras, seguida por el inquilino que
carga una pequefia maleta.

La sefiora Gross ha visto toda esta escena, sin pro-
nunciar una palabra.
Cuando esti a solas con su socio, lo mira inquisitiva-
mente.
Pete le dice:
-Ma, no te preocupes, prefiero a este client a todos
aquellos que vienen con aspect honorable y que son ta.
sura en el fondo. Haynes tiene muy buenas conexionas,
ahorita hace "un buen trabajo" y nos paga con cre;es.
Ademis, estando 61 aci, los ladrones de la vecindad ixu
tratarin de meters con nosotros; es una garantia... (se
encoge de hombros, mueve los brazos de arriba abao)
ademis, Ma, es un hombre pehgroso y no se le puede
negar estos pequefios favors.

Ya en su cuarto Joe Haynes cuelga en el roperito au
abrigo y el fnico traje que tiene, y se hecha en la cama
a descansar.






SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


Piensa que en los 6ltimos tiempos esti con el santo de
espalda: ning6n "trabajo" le sale bien y es mis el tiempo
que vive preso que el tiempo que esti en "circulaci6n".
Felizmente, los "jaras" ('), lo conocen y puede "arre-
glar" sus salidas.
De sus 35 afios de edad, tiene 22 dedicados al delito,
comenz6 desde muy nifio y es lo 6nico que sabe hacker.
Esti acostumbrado al peligro y por determinada suma
de dinero hacer cualquier "encargo".
Para el es igual romper una puerta, asaltar a un tran-
seunte o "eliminar" a alguien. En su "profesi6n"; todo
es cuesti6n de precio.
Pero, imaldita sea!, nada le sale bien, esti salado desde
que esa desgraciada de la Raquel lo abandon, huyendo
con Dan Haynes, su hermano menor. Que falsa le re-
sult6 esa mujer y que canalla su hermano...
iAh..., alg6n dia se vengaria! Por ahora tenia que ser
cuidadoso, y dar un buen golpe, para hacerse de unos
cuantos miles de d6lares. Entonces podria planear el viaje
a Salt Lake City, lugar donde estaban ellos, y matarlus;
pero antes debia juntar el dinero necesario para comprar
policies y, en caso que lo tomaran preso, pagar su fianza;
o, si la suerte lo acompafiaba, huir del pais.
iDe el no se iban a burlar esos mierdas; los mataria!
Se qued6 largo rato pensativo, mascando su dolor y
furia. Luego sacudi6 la cabeza para espantar los pensa-
mientos, y se puso de pie. Debia ir en busca de sus ami-
gos; necesitaba una pistola y ponerse al dia con la si-
tuaci6n de la plaza. Se visti6 y lentamente se dirigi6 a
la calle.


Como la oficina del hotel es tan inc6moda, Pete se
sienta en un sill6n, colocado en el corredor, frente a la

() "Jaras": en el argot neoyorlino, policias.





32 JUAN AGUILAR DERPICH

ventanilla enrejada. En su puesto de vigilancia se dedica
a leer avidamente los diaries de la mariana y de la tarde,
publicados en la ciudad, que son sus favorites. Devora
las noticias internacionales, y sintiendose hombre adine-
rado, apoya la nefasta political imperialista de la naci6n.
Cuando se aburre de la monotonia de su funci6n admi-
nistrativa, trata de conversar con los huespedes, para ...
mostrarles que esti al dia con los acontecimientos y a
la vez averiguar lo que ocurre en los cuartos.
La curiosidad que siente por la vida de sus inquilinos,
es el vicio mis grande que se permit.
Detiene a Joaquin Arboleda, hubsped del No. 20, que
acaba de llegar de su trabajo.
-El municipio de la ciudad esti compuesto de la.
drones, amigo Arboleda; cobran una barbaridad por arre-
glar las pistas de la ciudad. Imaginese que rellenar con
concrete cualquier agujero "cuesta" sumas de 35 mil d6
lares o mis. Un hueco en el pavimento, digamos de medio
metro de diimetro, se convierte en un problema para
ellos, y entonces fingen gastos que no necesitan y todo
eso se lo embolsillan. iEs un escindalo!
-Que se le va a hacer, senior Pete, ellos tienen la sar-
tin por el mango -responde Arboleda, sin ning6n entu-
siasmo.
-Si, pero nosotros somos los jodidos con tantos im
puestos que nos cobran; cada dia se hace mis dificil vivir
en este pais. Los impuestos, repito, son altisimos, todo
sube de precio, el combustible para las calderas ha aumen-
tado casi en un 200 por ciento, la compafiia de electr:-
cidad nos cobra lo que le da la gana... "porca mise-
ria"...
Pasa por delante de ellos una mujer negra seguida de
un tipo blanco de mis o menos 55 afios.
-Buenas tardes, Pete...
Pete la interrumpe:





SE AIQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS 33

-Buenas, Irene (moviendo la mano de arriba a aba-
jo) ya se, ya st, es un amigo de la familiar ese senior
que te acompafia; ya se...
La mujer sube la escalera hacia el segundo piso, se-
guida por el hombre, cuyo continent finge indiferencia
hacia lo expresado por el casero.
Pete, dirigindose a Arboleda:
-Todos los dias trae seis o siete tipos distintos a acos-
tarse con ella, y no cambia de excusa: "amigos de la
familia"..., iqu6 familiar tiene esa puta de mierda...!
-Dijela que se defienda; es tranquila, no se mete con
nadie y los marchantes que trae Ilegan y salen sin hacer
ruido ni molestar.
-Es por eso que la dejo hacer eso -dice Pete-, por-
que si hubiera un escindalo, la desalojo de inmediato...
esta casa es honorable...; conforme le decia, las oficinas
piblicas son una desgracia, ya no se puede vivir...
-Me disculpa, amigo Pete, debo subir a ver a mi
mujer y al nene; Ilevo las cosas para la comida y'la leAhe
de mi hijo, y 6ste debe de estar con hambre.
-Vlya no mis, amigo, vaya; en otra ocasi6n conver-
saremos.


Joaquin Arboleda toc6 la puerta y de inmediato le
fue franqueada la entrada por su esposa, que con amplia
sonrisa le dio la bienvenida:
-Llegas en el moment precise, porque el nene comen,
zaba a fastidiarse; esti con hambre el pobrecito.
-Me detuvo Pete, siempre hablando pendejadas, no
podia cortar la conversaci6n. A ver si me prepares algo
de comer; tengo mis apetito que preso politico.
-Entonces preparar6 dos mamaderas, una para el nene
y otra para ti... (ri&ndose a carcajadas y burlindose de
su marido).





JUAN AGUILAR DERPICH


-Pedazo de loca (entretenido Joaquin con la alegria
de su mujer) yo quiero algo de masticar...
-Que desesperado eres! Te pareces a tu hijo. No me
dejaste terminar; en la mamadera del nene pongo leche,
y en la tuya, cerveza; se echan juntos a tomarla, y mien-
tras te prepare algo... (se rie la mujer).
-Sabia que mi mujercita no era tan bruta( besa a su
esposa, se sienta en la cama, acaricia al retoiio y luego
se dedica a buscar miisica en un pequefio radio que tiene
sobre la mesa de noche).


Joaquin Arboleda, m6sico colombiano, nacido en Ba-
rranquilla, tuvo cierto 6xito grabando tres discos, que por
una corta temporada se festejaron en la tierra del potro.
Alentado por este buen comienzo, se dirigi6 a Panami,
donde estuvo trabajando en un cabaret. Conoci6 a c-ta
alegre mulata, sal y pimienta de esa cadenciosa tierra, se
enamor6 de ella y se casaron. El trabajo que como miem-
bro de una orquesta tenia en el cabaret, no era nada de
otro mundo, pero vivian, aunque las exigencias del ho'
gar aumentaban cada dia. Los tres hijos, product de la
ardiente pasi6n que se profesaban demandaban muchos
gastos. No teniendo mejores perspectives en el Istmo, .e-
cidieron probar fortune en Nueva York. La madre Je
Luz, buena mujer y encarifiada con los nietos, les acon-
sej6 que viajaran solos, pudiendo quedar los nifios a sa
custodia. Esto facility la decision de ambos, y vinieron a
la metr6poli hace mis de dos afios.
Joaquin crey6 poder trabajar de m6sico, grabar discos.
quizas vender algunas canciones que tenia ineditas. Lu!h6
con ahinco para abrirse camino sin poder cristalizar us
anhelos. Poco a poco los ahorros se esfumaron; 61 entr6
a trabajar en una factoria, ella en otra: Dedicados a viviL
la realidad, alejados de los suefios que se forjaron, trans'
curre el tiempo. Luz sali6 embarazada, y debido a su ea






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


tado tuvo que dejar el trabajo. Empefiaron sus joyas, y
se redujeron de vivienda, hasta llegar al cuartito que ocu-
pan ahora, y en el que pagan 22 d6lares semanales. Naci6
el nene hace dos meses, los gastos aumentaron: pago de
hospital de maternidad y atenci6n medica, alimentos para
la criatura, etc. Estin preocupados, no saben que hacer,
la angustia los tiene al borde de la locura. Deben enviar
dinero a Panama, para la manutenci6n de los otros hijus,
y ellos tienen que vivir aci. No alcanza el salario que 1l
gana. No se pueden quedar en este pais, porque es per-
der el tiempo, pero tampoco tienen el dinero necsario
parar comprar los pasajes. Extrafian a sus hijos y 6stos
los reclaman a ellos. Es una pesadilla; estin en un ca-
llej6n sin salida.


Luz Vallarino de Arboleda, hermosa muchacha pana-
mefia, de 24 afios de edad, sabe cumplir con su tarea de
esposa. Consciente de la tragedia en la que viven, traita
de levantar la moral de su atribulado esposo.
El amor, cuando es bien intencionado, es bello.
Ella ama a Joaquin sobre todas las cosas, su primer y
inico hombre. Decidida a rehacer la tranquila vida que
llevaban en su pais natal, junta cuanto centavo puede,
no se ha comprado ropa ni zapatos, remienda sus tra-
pitos viejos que trajo consigo, jams compra un dulce ni
va al cine. A los reclamos de su esposo para que salga,
miente, finge no sentirse bien. Sabe que cualquier gasto
extra alargara la agonia que estin viviendo.
A solas Ilora, recordando a sus hijos, el desahogo de la
humilde casita materna, la tranquilidad lejana perdida,
aquella 6poca en la que vivian, sin que los rondara el
fantasma de la miseria.
Delante de Joaquin se muestra casquivana, infantil,
irresponsible, despreocupada; todo esto para infundirle






JUAN AGUILAR DERPICH


animo y que no se percate de la angustia que roe el co,
raz6n de ella.


La mujer del No. 15, de quien Pete se habia expresado
con tanto desprecio, era una mujer sacrificada, que car-
gaba su cruz en silencio.
Nacida en Amsterdam, Nueva York, estuvo empleada
desde muy jovencita de sirvienta en casa de gente blanca.
Actividad nada extrafia para ella, ya que su madre lo fue
y antes de su madre, la abuela cumpli6 igual suerte. Sus
hermosas facciones y soberbio cuerpo le daban categoria
de diosa de 6bano. En el pueblo era seguida por los mu
chachos de color, pero ella consciente de su belleza y ju-
ventud, no cedia ante ninguno. Sin embargo, uno de los
sefioritos, el hijo menor de la familiar donde trabajdLa,
mozo fuerte, elegant y rubio como un rayo de sol, s ipo
impresionarla.
Los juegos a escondidas, que comenzaron en los rinco,
nes del granero, se convirtieron en rito amoroso en el
altar del amor. Confundidos en una sinfonia sexual en
blanco y negro, se fundieron sus cuerpos en una -.-la
alma.
Jimmy, que asi se Ilamaba el ardoroso amante, sabia
que tenia entire sus brazos a una tierna, sumisa y cari-
fiosa hembra, que le habia hecho sentir el placer que nin-
guna otra mujer le habia dado.
Irene, la diosa negra, adoraba a su viril compafiero,
mientras lo acariciaba entire sus olorosos brazos. Se habia
entregado a l1, en un arrebato de loco renunciamiento,
pero ahora que este le habia ensefiado los secrets del
amor, lo amaba intensamente.
Dicen que lo prohibido tiene double encanto. Estas cria-
turas festejaron su rito amoroso por much tiempo, sin
que nadie se enterara. Pero... Irene qued6 encinta. iAle-
gria sana y mutua los embargo por este acontecimiento!






SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


Se hacian mil juramentos y muchos planes para el fu.
turo; todo era color de rosa para estos enamorados, cie.
gos ante la egoista realidad que los rodeaba.
Con el advance de la gestaci6n, Irene se sinti6 mal y,
como consecuencia la despidieron del trabajo, pero esto
no fue obsticulo para que los amantes se siguieran vietdo
a escondidas. Les naci6 un hijo, un rollizo beb6 blainco,
en el que se cebarian las fieras de los prejuicios y la d's-
criminaci6n no era, acaso el fruto de un amor "impuro"
y de un imperdonable cruce de razas?
La familiar de ella puso el grito en el cielo, el vecindario
se violent y en la casa de los patrons, 6stos cruzaron mi-
radas horrorizadas pero de entendimiento. Llamaron a Jim-
my para interrogarlo sobre el particular. Este joven de
buenos sentimientos y enamorado de la muchacha, de-
clar6 orgulloso que era el padre del hijo de la exsirvienta
y que se casaria con ella.
Llantos, ataques histericos de la madre; amenazas e in-
sultos del padre, no pudieron hacer cambiar la noble
actitud de Jimmy.
APiojado de la casa paterna, se encamina en busca de
su mujer. Se une legalmente a ella, lo que lo convierte
en el hazmerreir del pueblo. Un blanco casado con una
negra...! iDegeneraci6n! ladraba la mezquina gente del
pueblo.
Sordos a la maldad humana, alumbrados por el amor
que se profesaban, vivian su existencia hogarefia. Jimmy
trabajaba en un molino; ella lavaba ropa. Despues del
primer nifio, naci6 una linda nenita, canela clara, con loc
cabellos rubios como las barbas del maiz. A 6sta sigui6
otra hermanita, rolliza, de pelo negro como el azabach. y
ensortijado como si fuera una canasta de rulos, y de en-
cantadores ojos azul-cielo.
iQu6 orgullosos estaban ellos de tener hijos tan her-
mosos! La uni6n de ellos habia llenado las exigencias de
las leyes fisicas, y la Naturaleza se sentia satisfecha.






JUAN AGUILAR DERPICH


Pero tanta felicidad no puede durar. Parece que el des
tino nos mide los nomentos placenteros con cuenta-gotas.
En un accident de trabajo, muere Jimmy. La tragedia se
filtra en el humilde pero hasta entonces feliz hogar.
Anodada ante tanto infortunio, Irene dedica todas sus
esfuerzos a cuidar a sus pequefiuelos, pero lo que gmna
lavando ropa no le alcanza. Entonces decide viajar hacia
ese falso oasis que es Nueva York, dejando a sus hijitos
al cuidado de su madre. Esta noble negra bendice a su
hija y le promete cuidar a sus nietos, como si fueran sus
propios hijos.
Y, hela aqui, la 6nica fortune que trajo a este antro
de vicio fue su belleza, aunque ella no lo comprendi6 asi
al principio, pero despues de much tiempo, vencida per
el hambre, sin poder mandar dinero a su casa, tuvo que
ceder a las exigencias de muchos admiradores. Desde en-
tonces hizo de la venta de su cuerpo su profesi6n.
Han pasado los afios y ella conserve su ritmo de "tra-
bajo" dentro de cierto c6digo, que se impuso desde e!
primer dia que coment6 a venderse:
Primero: Todo hombre seria un client, ninguno in
amante; poseerian su cuerpo, pero su coraz6n perteneceria
siempre a su inolvidable Jimmy.
Segundo: Jamis aceptaria tener marido, aunque fueia
en matrimonio, para que asi sus hijos conservaran siempre
fresca la memorial de su padre.
Tercero: Mandaria el miximo de dinero possible, para
que sus hijos se educaran bien y poder former un fondo
de reserve para el caso de situaciones imprevistas.
Todos los dias del afio, con lluvia, sol, frio o nieve,
recorre la zona conocida donde recoge sus marchantes.
Muchos le han rogado que se vaya a vivir con ellos;
otros le han propuesto matrimonio. El misterio que rodea
a esta mujer la hace mis atrayente. Ella, con una amplia
sonrisa, en la que aflora sus bien cuidados dientes, agra-






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


dece, esquiva o cortesmente rechaza toda uni6n definitive.
Cada seis meses regresa a su pueblito y descansa una se-
mana al lado de su anciana madre y de sus adorados hijos.
Los frutos del amor, estAn bellos, como lo fueron sus
progenitores.
El hijo mayor, que ahora tiene quince afios, es el Vivo
retrato de Jimmy. Ella se estremece cuando lo mira; no
comprende c6mo puede una persona parecerse tanto a
otra. Las nifias, que tienen catorce y trece afios, son dos
estupendos exponentes de mujer, y el 16gico orgullo de
madre y abuela.
Ellos creen que su madre trabaja en una factoria y
que esa semana que pasa al lado de ellos es de vacaciones.
Irene los contempla emocionada y piensa que vale la
pena todos los sacrificios que tiene que hacer para criarlos.
Y siquiera por siete venturosos dias se olvida de los males
ratos y sufrimientos que tiene que vivir en el podr:do
Nueva York.
Ha triunfado en su amor. Sus hijos son la continuaci'n
de su humilde y santo matrimonio y le ayudan a con-
servy vivo el tierno cariflo que guard a la memorial de
su esposo.





















Jackie toc6 suavemente la puerta del No. 12. Una voz
desde el interior pregunt6 qui6n era.
-Abreme, Richie, soy yo: Jackie...
Este se apresur6 a abrir la puerta y dar paso a sv
amiga:
--C6mo estis, Jackie?
-Muri6ndome de frio. ZTienes cafe? El No. 18 no
tiene calefacci6n y toda la noche he estado sufriendo;
tengo los miembros entumecidos...
-Ay, hija, Zpor qu6 no reclamas que te cambien de
cuarto...?
Ni modo, estoy debiendo la semana pasada y esta q le
terminal mafiana sAbado, de manera que tengo que ha-
cerme la disimulada.
-Espera que ponga agua a hervir, en un moment esti
el cafe. iQue suerte que me despertaras! Me quede dor-
mido y debo de salir a buscar trabajo. Cathy esti furiosa,
ella sola esti haciendo los gastos...
-Yo tambien necesito buscar trabajo, pero es un pro-
blema; Ray me exige que vaya a verla al hospital, que
le Ileve una falda, que le busque un frasquito que tieue
entire el equipaje, que est6 con ella todo el tiempo que
los permiten estar a las visits en el hospital; para mi






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


es un problema, ella no se da cuenta que tengo que ganar
dinero, lo necesito para pagar la renta, comer y ilevarle
algin regalito a ella.
-Pero explicale eso, que tonta eres...
-Cada vez que le digo, se enoja, quiere pegarme, vi,
s6 qu6 hacer, Richie. (llora desconsoladamente). Yo la
quiero much y sin embargo ella me amenaza de que me
mata si se entera de que me acuesto con otra mujer; le
he jurado que no lo voy a hacer, que esperar6 hasta qje
ella salga, pero no me cree. Esti nevando, no tengo bo-
tas, las zapatillas que uso se mojan inmediatamente y los
pies se hielan; no he podido comprar botas. Mis zapatos
de tacos estin en el dep6sito del hotel donde estuvimos
anteriormente, y nos quitaron las maletas por no poder
pagar el arrendamiento. Ray me exige de que vaya en
busca de la falda negra y el frasquito de marras, pero
para eso tengo que esperar que sea media noche, para PS'
cabullirme, sin que me vea el empleado; luego tengo que
romper el vidrio de la ventana del s6tano, descolgarme
por alli y buscar entire el equipaje las cosas que ella me
pide. Hace tanto tiempo que abandonamos las cosas, que
no s6 si las encontrar6. Y si me pillan adentro estoy jodida,
con el record que tengo en la policia, me encierran .or
un tiempo largo.
-Yo no s6 por qu6 le haces tanto caso a Ray; es muy
exigente, es abusiva, te pone en situaciones dificiles y
peligrosas...
-Que quieres que haga, i"la quiero tanto"!, no pue o
dejar de obedecer todo lo que me ordena.
-Es demasiado absorbente... es injusta...
-Lo s6..., pero es mi marido y debo de obedecer !o
que me manda; no puedo negarme a nada de lo que me
pida.
-Ya est. el caf6, voy a servirlo, s61o hay una cuan-
tas galletas; es todo lo que tenemos para comer hasta la
tarde, que venga Cathy; felizmente, hoy dia cobra.






JUAN AGUILAR DERPICH


-Esa falda te queda muy bien Richie, pero Zpor que
usas zapatos de taco alto dentro de la casa? jno te mal-
tratan?
-Me encanta ponerme ropa de mujer, y la ropa de
Cathy me queda a la medida... lararararararalararL...!
iay! no tenemos az6car... itienes 18 centavos para com-
prar az6c'ar?
-Solamente tengo 30 centavos para el pasaje de ida
y vuelta hasta el hospital; con la nieve que hay en las
calls, nunca llegaria caminando.
--Qu6 hacemos? Le pedimos a Marion, ino! es mejor
que le pidas a Jerry, debe de estar durmiendo, porque
esta semana trabaja de 4 de la tarde a 12 de la noche;
anda, Jackie...
-i.Qu6 n6mero es su cuarto?
-Es el No. 14, junto al bafio...
Jackie sale del cuarto y al rato vuelve con un paquete
de azicar y dos manzanas.
-Jerry me dio estas manzanas, dice. que hagas el favor
de desnertarlo a la una de la tarde.
-Okey, de todas maneras no pienso salir a buscar
trabaio hoy dia, tengo flojera y hace tanto, frio afuera,
brrrrrrrrr.
Ambos se sientan a tomar caf6, comen las manzanas y
fuman. Verlos actuar con tanta tranquilidad, da la im-
presi6n de que no tuvieran problems, tal es la indife-
rencia que sienten por las dificultades econ6micas en que
se encuentran.

Jackie es una mujer de 28 aiios de edad, menuda de
cuerpo, de rostro parece el de una espafiola, por el pre-
cioso color que tiene, aunque los ojos verdes le dan tn
contrast que hace dificil definir qu6 grupo raciales pre-
dominan en ella.
Se cas6 muy joven con un sudamericano, y tuvo dos
hijos, que en la actualidad tienen 8 y 7 afios. Hace much






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


iempo que no los ve, ya que el esposo, horrorizado anti
I rumbo que tom6 su matrimonio, ha preferido llevar' ,s
su pais, para que se crien en otro ambiente.
Jackie fue una buena esposa y madre responsible du-
ante los tres primeros afios de su matrimonio. Nacida
n Brooklyn, no habia salido jams del pais y era poco
o que sabia de la gente latina. De manera que las ate i-
iones y cariiio que el esposo le prodigara, al princip .
e halagaron, pero pronto se hasti6 de ese trato dema-
iado suave y caballeroso que tenia para con ella. Coa
menz6 a hacer salidas furtivas, meters en bares a beber
y bailar, buscarse amantes de paso. En uno de estos lU-
gares conoci6 a una mujer de Carolina del Sur; el lento
hablar que caracteriza a las surefias y los modales autori-
tarios que le eran peculiares, llam6 la atenci6n de Jackie.
Trabaron amistad, bebian juntas, hasta que un dia Ray
-que asi se llama la surefia- la invit6 a su apartamento.
Jackie, curiosa por saber mis de la vida de esa muier,
acept6 entusiasmada. Pronto se encontr6 entire los brazos
de su amiga, y sin saber c6mo, esta la besaba con impetui
y ardor propios de un hombre. Inicialmente, se resis16
a esas manifestaciones, pero Ray, que estaba borracaa,
se enfureci6 y le dio bofetadas. Llorando, Jackie se dej6
caer en la cama, con el rostro entire las manos, sorpr-n-
dida, humillada; pero vencida. Como bestia hambrienta,
Ray se le acerc6 y reanud6 los besos. Jackie temblaba, no
sabia si de miedo o de curiosidad; el licor que habia to-
mado, mezclado con los imprevistos acontecimientos, la
inhibian de pensar. Se abandon a las exigencias de la
otra. Total, se decidi6 a conocer esas nuevas sensacio-
nes... La otra era mujer como ella, de manera que nc
podia fingir: las mujeres se conocen muy bien, y ese
juego de tira y encoge esti bueno para hacerlo con los
hombres -porque ellos no tienen astucia- pero con
otra mujer es inftil fingir... Se dej6 desvertir por Ray;
cerr6 lot ojos, mientras su coraz6n latia desordenada-
mente; sinti6 como la otra se quitaba la poca ropa q ,e






JUAN AGUILAR DERPICH


Uevaba, y pronto se confundieron en un abrazo probi-
bido...; la entrega se habia consumado.
Desde ese dia descuid6 su hogar; despreciaba a sa
marido, porque tenia un concept respectable del ma:ri-
monio y la trataba decentemente. Mientras, con esa bo-
rracha que hablaba con acento extrafio, dejando rodar las
palabras, el juego del amor era salvaje y descontrolade.
Comenz6 a faltar a su hogar, pues se quedaba a dormir
con Ray. Un dia sali6 por la tarde de su casa, diciendole al
esposo que iba a echar una carta al buz6n... y volvi6
a los tres dias.
El esposo la mir6 y le dijo:
--Fuiste a echar la carta al buz6n o la entregaste per-
sonalmente a su destinatario?
Anonadado ante la tragedia que se presentaba en su
hogar, recogi6 a sus hijos y gestion6 la separaci6n leg.l
de la esposa indigna. El juez le concedi6 el divorcio y la
custodia de los niiios. Jurando no pisar mis este pais de
tanta corrupci6n, regres6 a su patria.
Jackie le dio la "buena nueva" a Ray. Esta la tom6
como su mujer y en los circulos de degenerados que ellas
frecuentaban eran conocidas como "matrimonio".
Era un "gay marriage" (matrimonio de gente alegre)
oficializado. Ray se convirti6 en el "Butch"( nombre ,ie
esas gentes le dan a la mujer que hace las veces de hom-
bre) y Jackie era la "Femme" definici6n para la homo-
sexual que actia como mujer).
Un dia que estaban de paseo en el campo, bebieron
much licor, y se encontraron casi sin dinero. Decidieron
entoces, robar un cami6n que estaba estacionado en un
desvio de la carretera; subieron las dos al vehiculo y !o
pusieron en march. Con la irresponsabilidad y auda-i
tonta de los alc6holicos, creyeron que podian salir bien
de esta aventura. Pensaron en vender el cami6n y la
carga que llevaba. Conocian a un reducidor de robos en
la ciudad: con el dinero asi obtenido -se imaginaban-





SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


viajarian hasta San Francisco; quizis llegarian hasta Ha-
wai! Suefios de opio... A los pocos kil6metros fueron
capturadas. Ante el juez, alegaron que s61o querian dar
una paseo. Jackie fue sentenciada a dos meses de prisi6n,
y en la actualidad esti en libertad bajo palabra de honor.
Ray, cuyas inclinaciones homosexuals eran mas acen-
tuadas, fue encerrada en un hospital para enfermos men-
tales, donde todavia se encuentra. Aunque la vigilancia
que ejercen sobre ella es bastante estricta, se las ingenia
para dar rienda suelta a sus aberraciones y corromper a
otras pacientes.
Para Jackie las cosas fueron peores; en la circel donde
estuvo recluida fue caree fresca" para muchas mujeres,
que abusaron de ella con o sin su'voluntad. La experien-
cia que asimil6, en esos antros que existen en los Estados
Unidos de Norteamerica y les llaman circeles, la ha con-
vertido en una complete degenerada. Libre en la actua-
lidad, trabaja en cualquier lugar por unos dias o semanas,
y luego se emborracha con el salario recibido. Para jus-
tificar una raz6n para vivir o para disimular su existencia
vacia,,se aferra a esa otra degenerada que se llama Ray.

Tony Amato, inquilino del No. 8, se acerc6 a la ofi-
cina en busca de Pete:
-Bon Giorno, Pete.
-Bon Giorno, Tony, como va, Zbene?
-No he podido dormir en toda la noche. Esa pareja
del No. 9 se pasa el tiempo peleando. Anoche 61 le pe,
gaba y ella lo perseguia por el cuarto con unas tijeras,
lo s6 porque ella gritaba que se las iba a hundir en la
barriga. Asi estuvieron largo rato, hasta que cansados se
acostaron a hacerse el amor. Tuve que escuchar lo que
se decian, las amenazas que ella proferia..., y luego,
cuando se encamaron, movian hasta las paredes, mien-
tras se hacian el amor. No pude resistir mis, tuve que
bajar hasta el bar y traerme una mujer. Necesitaba ds-.
cansar y ahora estoy mis maltratado que anoche.





46 JUAN AGUILAR DERPICH

-Lo siento, Tony, cuando llegue George Crawford
le voy a llamar la atenci6n; deben de ser mis conside-
rados con la vecindad.
-Okey, Pete, me voy a trabajar, Zqu6 hora tienes?
-Son las 4.30 de la tarde...
-Gracias..., arriverdeci.
-Arriverdeci, Tony.
Tony baj6 las escaleras en direcci6n a la calle. Mien-
tras, Pete se quedaba maldiciendo a los hu6spedes del
No. 9, y aprovech6 del tema para comentarlo con Bob
Lozier, antiguo inquilino del No. 4.
-Tony tiene raz6n, no hay derecho a que haga bulla
ese par de borrachos. Debo decirselos, porque no quiero
perder a Tony como inquilino, que es paga segura, llega
a dormir sin meters con la vecindad, trabaja en ana
pizzeria como cocinero, gana 125 d6lares semanales, ino
tiene familiar, y es oriundo de Gnnova, Italia, como ,o.
Se gasta todo el dinero que gana, se emborracha casi toJos
los dias, pero es tranquilo; paga diez d6lares a la mujer
que se acuesta con 61 y eso lo hace dos veces por se-
mana.
-Pero siempre esti quejindose -argumenta Bob.
-Hay que disculparlo. Es un hombre de cerca de'se-
senta afios, no tiene familiar, y trabaja como un salvaje.
ZTe imaginas que para ganar 125 d6lares semanales,
tiene que dejar el alma cada dia en el trabajo? Esas ra-
zones le alteran los nervios.
-Quizis... -responde pensativamente Bob.
En esos moments llega de la calle, Juan Vargas, que
ocupa el No. 26, con su mujer y dos hijos.
-Hola, Pete Zc6mo esti?
--Qu6 dice Juan, c6mo le ha ido?
-Viniendo de trabajar; estoy mis muerto que vivo ..
-ZCansado? iImposible! Ud. es un hombre joven,
fuerte; no lo creo...






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


-En la factoria que trabajo me sacan la mugre; le re-
>ito, amigo Pete: me sacan la mugre trabajando, no se
)uede ni fumar durante las ocho horas de trabajo, tiene
no que estar pegado al banco del taller como si fuera
in tornillo...
-Pero gana bien, eso es lo important: ganar dinero...
-Tanto como ganar bien, no es cierto; lo que si tengo
rabajo stable, y eso reconforta algo cuando se tiene
familiar -dice mientras sube las escaleras hacia el tercer
iso. Pete, en cuanto el recien Ilegado se pierde en el
rimer descanso de la escalera, se apresura a presionar
res veces el bot6n que pertenece al cuarto No. 27. Bob
o mira sonriendo, mientras se acomoda la pipa en \a
boca.
-Si, tengo que avisarle al vecino del 27 que sube el
ornudo, para que la mujer pueda volver a su cuarto.
Felizmente, tiene que subir dos escaleras; eso le da tiempo
a ellos para disimular -dice Pete.
--Desde cuindo se los pone con el del No. 27?
-No s; ellos son compadres, Carlos Gonzilez es pa-
drino del hijito menor de ellos. Vino a vivir aci por insi-
nuaci6n de Juan, que le dijo. que se mudara cerca de
ellos para hacerse compaiiia.
-Ja, ja, ja, y buena compania que le hace; le cuida a
la mujer...
-Ja, ja, ja -se rien ambos- pero creo que lo de
ellos es viejo; seguro que estaban enredados desde antes
de venir a este hotel -concluye Pete.

Al Ilegar al tercer piso, Juan ve la puerta abierta del
cuarto No. 27 y se acerca; Carlos Gonz~lez esti echado
sobre la cama leyendo una revista.
-Hola, compadre...
-Hola, compare Juan, no te senti llegar. ZQu6 hora
es? Me parece que Ilegas temprano.
-Trabaj6 "piece-work" (trabajo al destajo) y en cuante






JUAN AGUILAR DERPICH


terming, me vine; con el frio que hace afuera no provoca
quedarse en la calle.
Carlos, levantindose:
-Compadre, voy a traer unas cervecitas para tomarlas;
total, yo no entro a trabajar hasta las nueve de la noche.
Podemos conversar un poco. ZQu6 le parece?
-Muy bien, compare, lo espero en mi cuarto, voy
a ver a mi mujer y a los chicos..., sale del cuarto y se
mete en el suyo; su mujer est6 sentada cociendo un
trajecito para su hijita. Se hace la sorprendida cuando lo
ve llegar:
-Me asustates, pens6: Zquien abre la puerta? Zpor qu6
vienes tan temprano?
-Trabaji "pierce-work".
-Ah. .. -y viendo que el marido se acerca a las
camas de los beb6s-: no los despiertes, que acaban de
dormirse.
-Okey... okey -se queja Juan- ni que los fuera a
morder...
Carmen se rie, mira a su marido con ojos burlones:
-Que "delicagado" esti el nifio hoy...
-No la revuelvas Carmen, que no estoy con ganas de
pelear...
-Si te ofrezco una copa de ron, te animals enseguida,
Zno es cierto?
-No, gracias, mi compare Carlos fue a comprar unas
latas de cerveza para apagar la sed.
-Que bueno, entonces acabo de remendar este traje,
cito y prepare algo de comer...
-Mientras tanto, voy a poner unos discos para ale-
grarnos -dice el marido destapando un toca-disco de
maleta.

De lunes a viernes, Juan acostumbraba salir de casa
hacia su trabajo a las 5.45 de la mariana; la factoria en
la que trabajaba estaba muy lejos y tenia que hacer doe






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


trasbordos para llegar a su destino. Su mujer simulaba
dormir profundamente, pero en seguida que se quedaba
sola se alistaba para recibir a su amante. Carlos trabajaba
de nueve de la noche hasta las cinco de la mariana v
Ilegaba a su domicilio a las seis; 6sto le daba a la golosa
Carmen quince minutes para sacudirse del olor de un
hombre y estar preparada para entregarse al otro.
Carlos encontraba la puerta del No. 26 siempre junta,
serial de que su compare ya habia salido, porque aunque
6ste al irse cerraba la puerta, ella se apresuraba a abrir-
la como tenian convenido. Entraba al cuarto y se dedi-
caba a gozar de la fruta prohibida, que por esa raz6n
le parecia mis sabrosa. El juego en el que intervenian,
no representaba ning6n peligro, ya que en caso de que
el marido volviera, tenia la salida por la escalera de emer-
gencia que comunicaba con su cuarto.
Ella estaba en sus treinta afos, era bien formada, de
piel blanca, de labios anchos y sensuales y con un vigor
insaciable para las lides del amor. Habia sabido ordenar
la vida de su marido y tambi6n la de su amante, de
manera que tenia caricias cuantas veces se le antojaba.
Carlos se sentia satisfecho de esta aventura que se ha-
bia convertido en hibito y no era ninguna obligaci6n
para l1. Anteriormente tuvo mujer "de asiento" y s61o
le produjo dolores de cabeza y un hijo. En sus 24 afios
de edad, su comadre era la mejor hembra que habia
encontrado y la queria. Ademis, la facilidad para starr
cerca de ella debido al compadrazgo y al aprec'io que Juan
le tenia, simplificaba la armonia del triingulo amoroso.
Tanto 61, como Juan Vargas, eran de la ciudad de Ponce,
y Carmen era de Santurce, ambos lugares localizados en
la encantadora y ardiente isla de Puerto Rico.

De regreso de sus labores, George Crawford llega al
hotel cargando las compras que ha hecho en la bodega.
Pete, que ha estado al acecho de su llegada, lo aborda
--Hola, George...







JUAN AGUILAR DERPICH


-Maldito clima, Pete, maldito clima, hasta el aire qut
se respira esti helado...
--Quiero hablar un moment contigo, George; escucha
atentamente, porque deseo que comprendas lo que te voy
a decir.
-Te escucho, Pete, pero habla rApido, que tengo ,r:
hambre de perro y quiero cocinar algo.
-Anoche han estado peleando tu y Marie nuevamence,
y los vecinos se quejan; se muy bien que eres buena
persona, decent, serio, pero cuando te emborrachas y
haces pareja con tu mujer para discutir, entonces la casa
se viene abajo (levantando los brazos y bajindolos en
gesto de desaliento) ihasta cuindo va a seguir esto?
-Es que la negra me jode, me hace burla diciendo
que ya estoy viejo y no la hago gozar y que por eso se
busca otros hombres en la calle; me da tal furor q.ue
comienzo a pegarle y a gritar. iNegra de mierda!
-iPor qu6 no la dejas George? Eres un hombre
blanco, no muy viejo, cumplidor de tu trabajo; te puedes
buscar otra...
-Estis loco, Pete... idejar a esa negra desgraciad??
iNunca! Ella me acompafia desde que llegu6 de Inglaterra,
y cuando estuve enfermo y sin dinero, puteaba para man-
tenerme; sin ella hubierta muerto en este desgraciado pais.
S6 que es una borracha como yo, que le gusta el pleito,
que se niega a reconocer que esti encima de los cincuenta
afios, que ya no es joven; s6 que se busca hombres en
la calle para que le inviten licor y quizis para algo mas.. .;
pero, es lo iinico que tengo... ZQu6 haria de mi vida
sin ella? iEstoy perdido! En esta naci6n en que reinan
la indiferencia y el desprecio, seria mi muerte, icuernos
de Belcebui!
iNi pensar de dejarla... sin ella... no soy nada...!
-No me important las razones que tengas para sopor-
tarla, pero los vecinos no piensan igual, de manera que
hazme el favor de decirselo ..





SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


-Dile td, si quieres, Pete, porque si yo le menciono
algo, me manda a la mierda...; bueno, me voy a co-
cinar, me muero de hambre...
Se aleja en direcci6n a su cuarto, dejando a Pete mal-
diciendo el fracaso de su autoridad casera.
En esos moments sube Irene, trayendo un mar-
chante...:
-Hello, Pete...
-Hola, Irene, deja que "el amigo de la familiar" suba
las escaleras s61o; quedate un moment, que quiero ha-
blarte.
Esta hace un gesto al client para que continue si-
biendo el otro tramo de escaleras, hacia el segundo piso,
y se acerca inquisitivamente donde Pete.
El duefio del hotel ,con aire misterioso:
--Has visto a Marie, la del No. 9? iSabes d6nde esti
ahora?
-La he visto en el Bar "Four Roses" (Cuatro Rosas)
de la calle 14.
--Por qua? Zpasa algo?
-Es que George esti enojado con ella; es mejor que
cuande termines con tu "mercaderia", vayas y la bus-
ques...
Irene, molesta:
-Que la busque su marido, si la necesita, yo no tengo
por qu6 meterme.
-Pero t6 eres su amiga, la inica amiga que le conozco,
por eso te he dicho esto.
-Ese es problema de ellos, que se las arreglen como
quieran; hazme el favor de no meterme en lios -fasti-
diada, sube las escaleras para abrir su cuarto; delante de
1 puerta esta esperando el amigo que trajo.
No pasa much rato y se oyen los pasos de una per-
sona que sube; Pete reconoce que es Marion Browt.,
porque acostumbra cantar en voz alta siempre que -stf
borracha.






JUAN AGUILAR DERPICH


Una mujer gorda de no mis de un metro cincuenti-
ocho de altura, facciones toscas, propias de gente de color;
el pelo ensortijado y cortado muy pequefio, en un corte
que creo que Ilaman: "pluma"; los labios exageradamente
pintados y el color rojo con el que se habia tefiido el
cabello le daban un aspect grotesco. Lo minico alegre que
tenia en su rostro eran los pequefios ojos de un brillo espe-
cial vivisimo. Nacida en Russellville, Arkansas, lleg6 a
Nueva York hace muchos afios, quizis treinta o mis afios;
desde entonces ha repartido su tiempo entire el trato con
hombres y el trato con las botellas, o las dos cosas al
mismo tiempo.
-Quiero decirte una cosa Marie, ven a mi oficina un
moment.
-No jodas, Pete; estoy borracha y quiero darme un
bafio, antes que venga George del trabajo...
-Llegas tarde para eso porque tu marido ya esti en
el cuarto ;mira, Marie, quiero pedirte me hagas el favor
de no hacer tanta bulla cuando peleas con ese viejo idiota
que tienes por compaiiero. Puedes matarlo si quieres, eso
es negocio tuyo, pero hazlo en silencio, no quiero esctn-
dalos...
-iCarajo! que cobarde es ese cabr6n, venir a quejarse
donde ti...
--Cuil cabr6n?
-El flaco de mierda con quien vivo hace tantos afios,
ese es el cabr6n; 6e no ignora que puteo, lo sabe y se
hace el tonto, porque es un convenido, porque del di-
nero que gano compro licor para "chuparlo" con el..., y
todavia tiene la concha de venir a quejarse...
-No, Marie, estis equivocada, no ha sido el, sino
algunos vecinos que se han quejado del ruido que ha-
cen...
-Bueno, bueno, consultark gon el cabr6n de mi mari-
dito; nos arreglaremos para no joder la santa paz de tantos
desgraciados que hay en esta ratonera.






SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


-Mide tus palabras, Marie, o te hago desocupar...
-No jodas td tampoco...
La mujer se aleja en direcci6n a su cuarto.

El inquilino del No. 4 era un muchachote nacido en
saint Louis y desarraigado de su medio como consecuen-
:ia de que fue Ilamado por el ej6rcito a raiz de la guerra
ie Corea. Estuvo en ultramar peleando, no fue herido en
:ombate y lo regresaron a su pais con un trauma siquico
Driginado en el infierno de las batallas en las que parti-
:ip6.
Aprovechando de las facilidades que el ej6rcito norte-
imericano concede a los veterans de guerra para que
estudien una "profesi6n", Bob, en la actualidad, asiste
a una escuela en la que estudia tapiceria de muebles.
El gobierno le envia un cheque por 155 d6lares men-
suales, extensive a todo el tiempo que dure el curso.
Pete se rie de 61, lo consider un idiota, dice que es
una mula: grande, porfiado y sin raciocinio. Ademis,
hace gala que del cheque que recibe todos los meses Bob,
le entrega por arrendamiento 82 d6lares a 1l, no expli-
cindote como se las arregla para vivir treinta dias con
s6lo 73 d6lares que le restan.
De moment, todo lo que hace Bob es estudiar; toma
en serio su especializaci6n, como buen yanqui que es,
y espera graduarse de tapicero para buscar trabajo en
una empresa que se dedique a ese ramo. De noche se
mete en el cuarto de Marion, se divierte con los programs
de television y haci6ndole el amor a ella.
Fue casado, su matrimonio naufrag6 mientras 61 estuvo
en el ej6rcito, y en la actualidad esti gestionando su di-
vorcio. La nena que naci6 de esa uni6n vive con la ex-
esposa.
Tiene 35 aiios de edad y se siente orgulloso de vivir en
Nueva York, que para 61 es la mejor ciudad del mundo,
porque asi lo ha leido en una revista local.




















Los sabados acostumbra la gente a dedicarse a peque.
fas fiestas en sus respectivos cuartos; la m-isica y las
carcajadas se filtran por las rendijas de las puertas o
las delgadas paredes que separan una habitaci6n de otra.
Jerry lleg6 al No. 12, cargando dos botellas de ron, seis
coca-colas y tres sandwiches de jam6n con queso. Al
verlo entrar con su preciada carga los ojos de Cathy bri'
Ilaron de entusiasmo. Se lanz6 a los brazos de Jerry y !o
bes6 en los labios:
--C6mo estis, preciosa?
-No me beses con malicia, Cathy, que yo no soy
Richie... -responde el recien Ilegado, devolviendo la
caricia que la mujer le prodiga. Deja las cosas en la
cocina, se arregla el cabello y se queja:
-iCofio! iqu6 manera de besar, me has mordido el
labio, "cocodrilo"!
Cathy, cuyo sobrenombre es "cocodrilo", se rie de bue-
nas ganas, destapa una botella de ron y sirve en dos
vasos.
Richie, que ve la acci6n de su compafiera, la re-
procha:
-No has comido nada, deberias de tomar una taza
de cafe y comer un sandwich antes de empezar a embo-
rracharte.







SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


-Calla la boca icarajo! y terminal de planchar mi ca.
isa y una corbata, que esta noche salgo de caceria.
Pero, Cathy, prometistes quedarte en casa este si
ado...
-Nunca creas en promesas de... bueno... ti debenas
e saber... rico (le acaricia el rostro con una mano).
Richie se rie ante la lisonja y caricia que le hace su
'marido".
Cathy levanta la copa, se toma un trago y dirigi6ndose
SJerry: ZQu6 dicen tus amorios? icon cuintos hombres
e has acostado iltimamente?
Jerry, fingiendo estar abochornado:
-i Ay! que esto eres... si soy seria... no me acuesto
con cualquiera... Zqu6 crees tfi? Ademis, estoy de "fir-
me" con un muchacho que trabaja en el mismo almac6n
que yo. Fijate que me ha dado su sortija, estamos comr
prometidos (ensefia la mano derecha, en la que tiene un
anillo).
Richie corre hacia 61 exclamando:
iQu6 emocionante! iqu6 emocionante! ite felicito, hija!
(aconrpafiando las palabras con la acci6n, lo abraza).
-Gracias, ahora si que estoy enamorada...
--Qu6 haces con 61, eres hembra o macho?
iQu6 horror! Por supuesto que hago de mujer, Norris
no entiende lo otro, es active, de manera que me 'e
entregado a 61, en cuerpo alma, en cuerpo y alma... en
cuerpo y alma...
-Vamos a ver qu6 tiempo te dura ese metej6n, Je-
rry... -aclara Cathy- bueno, sirve otro trago de ron
y para que 6sta (sefialando a Richie) no se amargue y
me lance otro discurso; alcinzame un sandwich.
-Asi me gusta; si tomas, debes de comer, porque cada
dia estis mis delgada. ZQu6 va a decir la gente? Van
a pensar que desde nuestra uni6n has desmejorado...
Jerry que ha escuchado el diilogo entire la pareja, pal,
motea entusiasmado y dice:







56 JUAN AGUILAR DERPICH

-Que linda pareja hacen, son el uno para el otro..
el uno para el otro.
Cathy, hundida en un sill6n, estira los pies sobre una
silla donde ha dejado el vaso a medio consumer y 6e
dedica a mirar un program de television. Jerry se mete
en la cocinita a conversar con Richie, que esti planchanlo
la ropa de Cathy.
-Cu6ntame como es 61...
-Ay, hija, es fuerte como un toro, s61o tiene 19 aios,
pero esti entusiasmado conmigo... Jamis habia tenido
relaciones con un hombre antes de yo seducirlo... (aga,
chando la cabeza en gesto picaresco) que mala soy, no
es cierto?
-YI ino le importa que tfi seas cinco afios mayor que
6l? Zno te pregunta de tu vida pasada?
-Nada hija, nada..., me ha invitado para mafiana
a una fiesta de Navidad que tiene en casa de unos ami-
gos...! Voy a ir vestida de mujer! Imaginate, voy a lucir
preciosa... preciosa... me pondr6 mi traje verde-li.
m6n... iay! Richie, mariana tienes que peinarme...
-Por supuesto, mujer.. ., por supuesto...
-No veo las horas que sea el dia de mafiana; toma
una copa de ron, Richie, para que te animes... (besa
a su amigo en la mejilla, mientras le sirve licor).
-Okey, tengo ganas de emborracharme hoy dia, de
manera que mejor comienzo temprano.
-Emborrichate despues que termines de arreglar mi
ropa -grita Cathy.
-No te preocupes, sabes muy bien que jams dejo de
cumplir con mis deberes... ijamWs!
La puerta se abre, debido a un empuj6n que alguien le
da: era Jackie, .que llegaba exhaust. Se sienta en la cama,
se quita el pesado sac6n que la abriga y se dedica a
despojarse las zapatillas y madias que estin completamente
empapadas. Termina esa operaci6n y mira a Cathy, que






SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS 5

d siquiera se ha preocupado por su ingreso, se sonrie, se
,cerca a ella, la besa en la boca:
--C6mo estis "cocodrilo"?
Cathy responded al beso en forma automitica y sigue
nirando la pantalla de television. Jackie, caminando sin
;apatos, se dirige a la cocina, besa a Richie y Jerry y se
lirve un vaso lleno de ron.
Richie abre los ojos, asustado:
-Jackie, come ese sandwich que esti en el plato, por-
que con esa gasoline que te estis mandando vas a enlo-
quecer.
-iQu6 frio desgraciado hace afuera! Esta ciudad de
nierda, cuando es invierno mata a la gente de hielo y
uando es verano mata a la gente asfixiindola de calor...
Quien seri la madre de este pueblo? Salud, chicas...
-iSalud! -responden los dos afeminados en coro...
Los tres been avidamente.
--C6mo esti Ray? -pregunta Jerry.
-Jodiendo, como siempre. Se molest6 porque no le
level una falda que hace dias me ha pedido. Le expliqu6
4ue no, he podido ir al hotel donde vivimos anterior-
nente pero fue initial: me grit6... me amenaz6... ,y
saben en que termin6 todo?
-No, -dicen los dos en coro.
-Me habia guardado una presa de polio que le dieron
en el almuerzo. La tenia en el bolsillo, y me la dio para
que me la comiera delante de ella, ipobrecita! Me gust6
tanto ese gesto que me olvid6 de todo lo que me habia
dicho anteriormente. (Rie gozosa, mientras observa la
reacci6n de sus amigos). Esti triste porque la Navidad
la vamos a pasar separadas, y quiere que vaya mariana a
verla, pero no s6 si podri, porque no tengo nada de
dinero...
-No te preocupes, Jackie, yo te doy para el pasaje.
-Gracias, Jerry, pero despu6s de la borrachera que m-
voy a dar hoy dia, no s6 si estare en condiciones de ir..





JUAN AGUILAR DERPICH


Sale de la cocina, se dirige donde Cathy, se sienta en
la falda de 6sta y comienza a besarla en la boca. La otra
mujer la estruja y abraza, y entonces Jackie se pone de e
pie para huir, pero la otra, agil como una pantera, Ia toma
por la cintura y la tira a la cama y alli se revuelcan besin-
dose. Richie y Jerry miran y se rien; entonces Jerry abraza
a Richie y comienza a besarlo ardorosamente; caricias a
las que responded el otro.
-Cathy -grita Richie- si tu me pones cuernos con
Jackie, yo te los pongo con Jerry..., ja ja ja.
--Terminaste de planchar?
-Si, esta 'todo listo...
-Ahora si puedes jugar con Jerry, pero s6lo jugar,
no quiero que te haga nada...
-Y ti, Zque estas hacienda? Yo tampoco quiero que
hagas nada con ella...
-No te preocupes, Richie, estamos s6lo jugando -illn
terviene Jackie, mientras abraza nuevamente a Cathy y
juntan sus bocas en un nuevo beso. Llegan seis mucha-
chas, todas alegres y colmadas de paquetes, conteniendo
cerveza, polio, galletas, chocolate, cigarrillos, una botella
de vodka, jugo de naranja, cafe, azicar, dos moldes de
pan. Saludan efusivamente a los que estin alli, se des-
pojan de los abrigos y botas y cada una act1ia con la faini-
liaridad de quien esti en su propia casa.
Jackie pone un disco, en la radiola, de m6sica espaiiola,
y comienza una ridicule danza mezcla de fandango, jota
y americanadas; Cathy se le arrima como pareja, todos
rien de las ridiculas figures que hacen.
Una de las recien llegadas abre varias latas de cerveza
y las pasa a los presents, mientras otra se dedica a pre-
parar sandwiches. Richie, metido entire la cortina de la
ducha, se apresura a ponerse una blusita anaranjada y una
falda negra; ya se ha pintado los labios y las cejas. Jerry
lucha ante el espejo del botiquin, para hacerse un pein.L o






SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS 59

con mofio alto, de aquellos que por esta 6poca le llaman
en Nueva York "beehive" (colmena de abejas).
De las seis mujeres que Ilegaron tres son butchess"
y las otras tres "femmes", forman parejas de amantes y
sus edades fluctuan entire los dieciseis y veintiun afios.
Las que pretenden" ser hombres visten "drags" (ropas mas-
culinas) y las que hacen el papel pasivo: "semi drags"
(que significa que s61o usan ciertas prendas de hombres,
digamos los pantalones y los zapatos).
Una bella muchacha de grades ojos negros, labios a ,-
chos y provocativos, pero que usa el pelo cortado como
marinero, viste ropas masculinas y se hace Ilamar "Roc-
ky"; su compafiera es una muchachita menudita, de fac,
ciones comunes, pero de abundante y esponjosa cabellera,
que se le resbala por las espaldas; se llama Esther y es
completamente sumisa a los requirimientos de su "macho".
"Joe" parece realmente un muchacho, es pecosa, de pelo
hirsuto y rubio destefiido, tiene s6lo 18 afios, andares
matonescos, pelo cortado a lo boxeador y con las ropas
que usa es dificil reconocer en ella a una mujer a simple
vista. No deja que se separe de su lado, la que consider.
suya: una muchacha rolliza, tipo latino, con profunias
ojeras -que delatan su dedicaci6n a la lascivia--y cuyo
nombre es Lucy.
La tercera pareja esti formada por "Bill", que es una
mujer flaca y larga como un tallo de alfalfa, y con muy
mal gusto para vestir, el sweater le chorrea desde los
hombros; casi no habla, mira las cosas con ojos vacios,
que s61o se avivan cuando se posan en su compafiera, ina
muchachota de 20 afios, que parece una mudanza por lo
voluminosa que es, y a la que con voz de sonsonete llama
continuamente: Lilly. .. Lilly... Lilly...
La orgia esti en su apogeo, todo es alegria, misica,
licor, manoseos, besos, humo de cigarrillos y furtivas mi-
radas hacia la presa ajena. Festejan calurosamente lo bien
"arregladas" que estin Jerry y Richie; "Rocky" y "Joe"






60 JUAN AGUILAR DERPICH

se apresuran a bailar con "ellas" mientras que sus "mu-
jeres" se sit6an cerca de la ventana a mirar la calle. "Bill"
y Lilly se dirigen a la cocinita a preparar algo de comer.
Sigue la musica, el bailey y el entusiasmo es general Jackie
y Cathy se acercan a la ventana y comienzan a abraar
a Esther y Lucy. "Rocky", que se da cuenta, le avisa i
"Joe" y esta les grita:
-Cuidado con nuestras mujeres, pedazo de mierdas, o
les rompo la cara.
Cathy y Jackie se rien y como estimuladas por las que'
jas de "Joe", comienzan a besarlas. Llegan presurosis
"Rocky" y "Joe" y las empujan lejos de las otras. De
empuj6n que reciben, Jackie y Cathy caen sobre la cama,
donde riendose se abrazan y besan. Estin borrachas.
Jackie, quiero estar contigo... Zporque no nos vamos
a tu cuarto? -le dice Cathy, mientras le muerde una
oreja.
-Bueno, pero que no se d& cuenta Richie; no quiero
lios con tu "mujer".
-Esti borracho, no sabe ni d6nde esti.
Las dos se deslizan fuera del cuarto en direcci6n al
No. 18 donde se encierran.
Pero eso no ha pasado desapercibido a Jerry, quien
aprovechando la ausencia de Cathy se apresura a llevarse
a Richie a su cuarto. Este, antes de entrar en el No. 14,
le pregunta a Jerry:
--Qui6n va a hacer a qui6n, amorcito?
Jerry le responded, mientras lo besa:
-Los dos nos hacemos... los dos nos hacemos...
Y cierran la puerta tras de ellos.
En el cuarto No. 12, "Rocky" sienta a Esther en sris
piemas y comienza a besarla golosamente.
"Joe" y Lucy se enredan, en un voluptuoso abrazo,
sobre la cama.
"Bill", mis duefia de la situaci6n, cierra la puerta, des-






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


conecta el toca-disco, apaga la luz y se echa con Lilly
en la cama, al lado de la otra pareja.
Muy pronto en el cuarto no se oye sino el jadear de
alientos cargados de vicios y los chasquidos de besos sal-
picados por diferentes regions del cuerpo.

En el cuarto No. 26, tambi6n bailaban Carlos y Car-
men. Juan sentado cerca de la vitrolita, jugaba con sus
hijos, mientras bebia cerveza. Este ya estaba borracho;
total habia torado todo el dia y pronto se quedaria dor-
mido..., oportunidad que estaba esperando Carmen para
irse con Carlos al cuarto de 'ste, a encamarse un ratito.
tito.

El escindalo que hadan en el No. 30 era may6sculo,
la mezcla de voces, cantos, carcajadas y mfsica daba la
impresi6n de que era un gentio reunido en una orgia de
grandes proporciones; pero la realidad era otra. Era sSlo
una reuni6n "familiar" entire Agnes y sus dos convivien-
tes: Paul y Charlie. Completamente desnuda, se habia su-
bido sobre una mesa y accionando somo estuviera en un
scenario, cantaba a todo pulm6n, siguiendo la canci5n
que alguien entonaba en un program radial, balanceaba
su cuerpo en movimientos er6ticos, mientras con los bra-
zos hacia raros arabescos en el aire. Mis que una figure
viviente parecia una sombra que temblara merced al
licor que habia ingerido.
Charlie, acostado sobre la cama, tambi6n estaba des-
nudo. Mientras se reia de la actuaci6n de Agnes, bebia de
una botella de whisky. Su cuerpo largo y musculoso se
convulsionaba con la risa.
Paul, sentado en un sill6n, s61o vestia camiseta v
sombrero, mientras se ponia los zapatos.
Extraifo cuadro, los dos negros compartian cuarto y
mujer con toda naturalidad.






62 JUAN AGUILAR DERPICH

Es verdad que ella pagaba la renta, jpero quien so pre'
ocupa de esas pequefieces? Ellos eran los maridos y asi se
lo habian hecho entender a la mujer, entire golpes y ca-
ricias.
Agnes dej6 de cantar abruptamente, y dando un salto
propio de simio, lleg6 al lado de Paul; sus senos vibra-
ron por el ejercicio realizado, cogi6 al hombre por los
cabellos y le levant6 la cara:
--D6nde crees que vas..., hijo de la gran puta?
Paul, al reirse, ensefi6 los dientes, que hacian juego con
el blanco de las pupilas:
-Voy al bar de abajo... me aburro encerrado todo
el dia...
-iMentiras! imentiras! Imbecil, a mi no me engafias,
quieres buscar a Alice; alli es donde vas, quieres meterte
en el cuarto de esa hip6crita.. .! bah!... carajo...! al
bar! no me engafias, s61o vas al piso de abajo, vas al
cuarto No. 21...! sil quieres ireterte en el No. 21, ahi
es donde te metes cuando me descuido, donde la mie:da
de la Alice...
-No jodas... no jodas... d6jame en paz, negLa
loca...
-"No jodas" es todo lo que sabes decir... "no jo-
das".. el que esti jodido eres t6i porque la nifiita esa
no se acuesta con gente de color; ella lo es, pero le guscin
los blancos, y no te va hacer caso, pendejo... pen,
dejooooooooo.
-Calla, pareces una loca cuando te pones hist6rica...
-iHisterica! Zme dices histerica? -llorando va y se
acuesta al lado de Charlie, quien bebe licor, sin interr
venir en el pleito de ellos. --Has escuchado, Charlie?
dice que soy hist6rica -dirigiendose a Paul-: A !a
noche que vengas caliente, con ganas de estar conmigo,
te voy a recorder que me has dicho histerica. iTu madre
sera histerica! yo soy una mujer decent, trabajo tod,





SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


Ssemana planchando ropa en el taller, no me meto con
Ladie, solamente me dedico a ustedes dos, y ese es cl
)ago que recibo, son ustedes un par de desgraciados,
ti siquiera me respetan, decirme hist&rica... (sigue llo-
ando).
Charlie deja de tomar y le dice:
-Cierras esa boca de buz6n que tienes o apagas el
adio; no me dejas escuchar la m6sica, carajo...
Paul se pone los pantalones, se cubre con un abrigo,
os mira y antes de salir, dice:
-Vuelvo en un rato, voy a tratar de traer a Alice.
Agnes, saltando de la cama y enfrentindose a &l:
-Como la traigas, te juro que le corto la cara (se
;eca las ligrimas con el reverse de la mano derecha y
o mira con los ojos llenos de odio).
Paul: -Bueno, no la traigo, tratar6 de acostarme con
:lla y a la noche te vas a portar bien conmigo( tomando
a cara de Agnes entire sus manazas).
Paul sale y cierra la puerta tras de 1e, ella vuelve a
a cama y se sienta al lado de Charlie, que inmutable a
a discusi6n sigue con la botella en la boca. A los poccs
ninut6s vuelve Paul, y mientras se desnuda:
-Ganaste, negra bruja, Alice no me abri6 la puerta
-Ja, ja, ja, ja, ja, -rie Agnes.
-Jajajajajajajajaja -rie Charlie.
Paul se contagia de la risa:
-Ja ja jo jo jo -se acuesta al lado de ella y asi los tres
;e rien a mandibula batiente.
Agnes, feliz, pasa sus brazos por debajo de las cabezas
ie sus dos compafieros, los atrae hacia si, content de
:star acostada entire sus dos amantes.
-Dame licor, Charlie, quiero emborracharme -ex-
:lama.

Alice es una morena muy graciosa, de veinti6n afios Ae
!dad, procedente de Georgia, que reside en Nueva York





JUAN AGUILAR DERPICH


desde hace cuatro afios. Su profesi6n es la de copetinera,
oficio que desempefia a las mil maravillas, porque realmen'
te le agrada. Trabaja en el bar que queda en la plant baja
del edificio, lo cual es una comodidad para ella. No tiene
que caminar ni usar ningun medio de transport para ir y
volver de su trabajo y ademis es mis ficil para sus citas
amorosas: no hay forma que los clients se pierdan entre
la cantina y su cuarto.
No habla much, sonrie, se sienta la lado de un pa.
rroquiano y deja que la acaricien; mientras le paguen cou
pas ella esti conforme, lo mismo que la duefia del neo
gocio.
Met6dica en su vida privada, se dedica a trabajar y
guardar dinero para enviarlo a su pueblo, donde tiene
hermanos menores que necesitan atenci6n, es buena hi:a
y goza ayudando a sus padres. Conocedora de la trage !ia
y humillaciones que recibe la gente de color en esta ni-
ci6n, que se autotitula "campeona de la democracia", odia
a los blancos, y es por eso que le gusta acostarse con
ellos, porque se deleita escuchando las hip6critas palabras
de amor que le dicen, los falsos juramentos que le hacen,
las absurdas propuestas de unm6n que le ofrecen.
iQue diferente es el hombre cuando esta bajo el in.
flujo del deseo! Se convierte en sumiso, obediente, ren-
dido; parece un perro a sus pies.
Aci los tiene asi... idulce venganza! porque nunca
olvidari los desprecios que desde pequeiia ha recibido en
su pueblo por ser de color. Nunca olvidara la morbosid.d
y est6pida discriminaci6n que hacen esas bestias rubiai.
Cuando se acuesta con ellos, trata de exprimirles la
vida, en cada encuentro amoroso, igual que les exprime los
bolsillos. Ellos se maravillan de la habilidad que demites,
tra para hacerlos gozar, pero ella s6lo tiene en mente des-
gastarlos; piensa que es la mejor forma de contribuir al






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


exterminio de los perros blancos que hacen sufrir tanco
a su gente.

Los borrachitos del cinco tambi6n festejan el sibado
hace dos dias recibieron el cheque que les envia el go-
bierno. Tienen dinero para ahogar sus penas y olvidarse
que al dia siguiente es Navidad, que no tienen ya a sus ni-
fios con ellos. Quieren olvidar que sus'hijos jams vol-
verin. Que nan desaparecido para siempre.
iParece mentira!
No volver a ver a sus hijos..., las ligrimas resbaln
por las cansadas mejillas de ese desolado matrimonio.
Beben... been tratando de emborrachar a la imagina-
ci6n, para que no les haga mis travesuras.
Felizmente, no tienen que buscar centavos para com-
prar el liquid sedante que los hace olvidar su tragedii;
tienen billetes verdes... lo malo que esos billetes esttn
manchados de sangre... de la sangre de sus hijos...
horror!

Ernel cuarto de Marion, esta y Bob, su "boy-friend"
(enamorado), sentados frente al aparato de television, se
divierten mirando una pelicula de vaqueros, mientras to-
man cafe y fuman.

George Crawford y Marie Brown discuten agriamente;
ella se demor6 cuando fue a comprar otra botella de
brandy, y el no acepta las explicaciones que ella le da.

Mientras suben las escaleras, el client que trae Irene
pregunta, extrafiado- ZPor que hay tanto ruido en este
hotel?
Y ella responded: Porque es sibado y los insects que
viven en este muladar quieren olvidarse de la vida mise-
rable que llevan, y para eso, todos se emborrachan.





















Fred Callaham, inquilino del No. 28, se acerca a
Pete, que esti en la oficina haciendo nuimeros:
-Benos dias, Pete, hoy me siento con ganas de estar
en movimiento, de manera que voy a arreglar aquel!as
limparas de pie, que tienes amontonadas en el dep6.
sito...
-Por favor, Fred, no hagas nada; me sale mis barato
que no arregles nada. Recuerda el dia que quisiste arreglar
la ducha del tercer piso; inundastes todo el pasadizo y
al final tuve que Ilamar al plomero. La vez que cambiaste
cerradura a la puerta de calle, ninguna Have pudo abrirla
tuve que hacerla sacar y poner la chapa como era. Por
favor, Fred, no me ayudes, me sale mis barato.
-Esta vez no fallo, conozco bastante de hacer instala-
ciones y he podido observer que esas limparas son ficiles
de arreglar.
-iNo! por favor, no hagas nada, ti eres huesped del
hotel, Zme entiendes? (agarrindolo por los hombros, 'o
palmea), huesped significa que pagas para que te !-n
servicio, no tienes que trabajar gratis en el hotel..., des-
cansa, lee una revista toma (le alcanza un libro de aven,
turas que alguien olvid6), lee este libro, seguro que te






SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


va a entretener; pero dejame en paz, no me jodas, Zenten-
dido?
-Que terco eres, Pete, asi nunca vas a tener dinero,
desperdicias la mano de obra que te regalan...
-No importa, Fred, moriri con una mano atris y 'a
otra delante, pero en paz, sin complicaciones. Tienes que
comprender que si dejo el edificio en tus manos, pronto
estoy arruinado, pronto estoy en medio de la calle, por-
que, francamente, amigo, lo destruyes, si permit que
metas .tus manos en mi edificio: lo destruyes, me oyes?
te conozco..., eres mis bruto que un rinoceronte.
-Pero... Pete... mi intenci6n...
-(Interrumpiendolo) Ya s6, tu intenci6n no es joder,
pero lo haces igual.
-ZPor que no vas a tu cuarto y lees ese librito que te
di? Se bueno, Fred, d6jame en paz...
Fred Calahan se aleja, disgustado.
Marion se acerca a la oficina, Ilevando una taza de caf6
para Pete, y mientras iste bebe un sorbo, ella fuma un
cigargllo...
-El estfpido del No. 28 vino a joder otra vez; pse
hombre esti loco, seguro que se ha escapado de un asilo.
La tarjeta de registro dice que viene de Boston, pero no
lo creo, parece que tiene los alambres de la cabeza cru-
zados.
-A prop6sito de lo extraiio que es, te contar6 que
tiene un cenicero Ileno de colillas de cigarrillos, pero to-
das tienen huellas de colorete, han sido usados por mu-
jeres, pero lo raro es que son diferentes marcas y deben
de ser diferentes mujeres, porque la tonalidad del carmin
de labios no es igual, son casi todos de diferentes tons.
Pero se preocupa de conservar esa basura, no quiere que
los vote, hasta me ha dejado una nota advirti6ndomelo;
trata esos desperdicios como si fuera un tesoro.
-iQu6 cosa rara! Zqui hard con ellos?






JUAN AGUILAR DERPICH


-En las mafianas, siempre encuentro dos colillas en
el suelo, aplastadas como si las hubieran apagado con
el zapato, pero lo raro es que tienen vestigios de lipiz
de labios, como si hubieran sido fumados por mujeres.
-Pero el no trae mujeres nunca, Zpor qu6 no me lo
has dicho antes?
-Nunca me interest, ahora te lo cuento porque ti hai
traido a conversaci6n la posibilidad de que sea loco; en
caso contrario no te lo hubiera mencionado.
-Que poco observadora eres, Marion. ZQu6 signifi-
cado tendrin esas colillas manchadas de carmin para ese
imbecil? Zqu6 significado tendrin? -piensa Pete, intri-
gado.
S
-iNo hay nadie en esta casa que me ayude a vestir?
zno hay nadie en esta casa que me ayude a vestir...?
-la voz se acercaba mas y mis.
En la oficina, Pete y Marion, se miraron. Sabian mlu
bien quin andaba en apuros; era Sylvia Prince, la pasa-
jera del No. 10, que jams podia vestirse sola, por la
nerviosidad que la caracterizaba. Llega esta a la ofichia,
mira a los que alli estin y con tono de amable re-
proche:
-Por favor, muevase alguno; necesito subir el broche
de este traje y no tengo manos en la espalda para ha-
cerlo...
Present la espalda en direcci6n a Pete, para que eite
cumpla con la tarea de subir el cierre.
-EstAs desnuda, Sylvia, jno usas brassiere?
-No, mis senos son pequefiitos, de manera que sohra
ese trapo inc6modo que otras mujeres tienen que Ilevar.
-Pero tu que has tenido cuatro hijos, Zc6mo no se
te han desarrollado las tetas?
-Muy sencillo, preg6ntalo-todo, mi medico me inyec-
taba cierto preparado para evitar que tuviera leche; a






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


los nifios los hemos criado con leche en polvo y vit.t-
minas.
-Entonces, Zpara que quieren tetas las mujeres, si no
es para amamantar a sus hijos? iQu6 locas son las mu-
jeres!
-Yo las uso para que me las acaricie el hombre que
me gusta y se le antoje hacerlo. zQuieres probar, amor-
cito?
-Yo no, conmigo no te metas, que no quiero enre-to
con las inquilinas; no quiero. (Termina de subir el bro-
che en la espalda de Sylvia). Ya esti. (Como el traje le
queda ajustado, le resaltan las formas del cuerpo) estis
bien de nalgas; muy bien! -y se las palmotea, mientras
Marion se rie.
-No me toques much, que me excito y despuis
huyes...
-Ya no te toco mas; anda, Sylvia, anda, que se te
hace tarde para tu cita.
Todavia tengo que maquillarme, tontito (dirigiendose
a Marion) iquieres peinarme, querida? Los nervios no me
dejarf tranquila.
-Bueno, vamos a tu cuarto y dejemos a Pete que acabe
de hacer sus cuentas.
Se van las dos mujeres conversando, mientras que Pete
se rasca la cabeza; masculla various improperios y vuelve a
su tarea interrumpida.

La pobre Sylvia era esclava del peor flagelo que puede
azotar a ser human: la morfina. Este cancer de la men e,
habia destruido en ella todos los lazos morales que la
ligaban a una vida decent.
Nacida y criada en Dolgeville, Estado de Nueva York,
pertenecia a una familiar de holgada situaci6n econ6mica;
fue educada en un costoso colegio de esa zona; era bella
y a6n hoy que tiene 35 afios conserve un porte magni-
fico y es atrayente. Se cas6 con un joven de la localidid






JUAN AGUILAR DERPICH


deportista, adinerado, bien parecido y duefio de una pr6s-
pera granja.
Sedienta por conocer la vida de Nueva York, que ai
fascinaba, desde muy joven se dedic6 a leer folletines y
novelas bartas que hablaban de esta ciudad, de sus baios
fondos, de sus vicios, de sus crimenes; en fin, de toda la
miseria que forma el armaz6n de este asqueroso gigance.
La lectura, cuando no es escogida y de calidad, intorica
la mente, y esto fue lo que sucedi6 con ella. En el fondo
de su espiritu revoleteaban anhelos no confesados de
goces y experiencias desconocidas.
Su primer contact con la metr6poli fue el viaje de
luna de miel, pero no pudo encontrar las cosas que ella
anhelaba, porque su esposo la acompafiaba a todas parts.
Recorri6 la ciudad; lleg6, fingiendo casualidad, hasta cier-
tas zonas de las qe habia leido, pero su curiosidad no
qued6 plenamente satisfecha. Casi habia perdido las espe-
ranzas de volver a Nueva York, cuando la ocasi6n se le
present en forma accidental. Tenia dos hijos, y el ;ji-
dado de los mismos habia borrado en parte de su mente
el deseo de aventuras. Pero enferm6 su madre y era ne,
cesario que viajara a una clinic de Nueva York pi.a
su chequeo y quizis ser operada. La familiar design a
Sylvia como acompaiiante, y el esposo no se opuso; al
contrario, vio con simpatias que su esposa tuviera unas
pequeiias vacaciones.
Llegadas a la ciudad se instalaron en un hotel y luego
se dirigieron a la clinic, donde tenian cita con un espe-
cialista. Este, al examiner a la sefiora, indic6 que debti'a
internarse inmediatamente.
Durante el dia Sylvia acompafiaba a su madre, pelo eil
la noche se aburria en el hotel, leyendo o mirando tele-
visi6n -eso tambi6n hacia en su pueblo- y una noche
decidi6 salir a caminar por la ciudad. En la puerta del
hotel pregunt6 al portero si conocia algfn bar bohemio.






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


El hombre le dio varias direcciones y hacia una de ellas
se dirigi6.
Instalada en una mesa, lo mas cerca possible de la or-
questa, mir6 a su alrededor.
iQu6 diferente era esta vida a la que ella llevaba en
su pueblo! ilos concurrentes eran gente de mundo, sabian
divertirse! iqu6 interesante! Pidi6 un cocktel, lo bebi6
lentamente, pronto las mejillas se le acaloraron; pidi6 ;::z
trago y apur6 el contenido del vaso. Sinti6 que una eufo'
ria desacostumbrada invadia su organismo. Durante mu-
cho tiempo habia sofiado con ese moment; entonces, no
debia dejarlo pasar. Queria divertirse como no lo habia
hecho nunca. Bebi6 una y otra copa. Sin saber c6mo se
encontr6 bailando con un hombre atrayente, que le dec'a
melosas palabras al oido.
Hummmmm! qu6 emocionante! Nueva York... misi-
ca... licor... y en los brazos de un extrafio... le pa-
recia un suefio.
Sylvia llevaba una carter cargada de billetes, y eso
despert6 el entusiasmo de su acompafiante, que se dedic6
de Ifeno a complacerla. Visitaron various clubs y cabarets,
bebieron, cantaron, y bailaron entire risas y besos.
Al dia siguiente, al despertar, se encontr6 en un cuarto
extrafio y en brazos de un desconocido. Rota la barrera
del honor y la decencia, continue sus ilicitas relaciones.
Asi pasaron dos semanas: durante el dia acompafiaba a
la enferma; en las noches se entregaba a la orgia.
Su acompafiante le habia ensefiado muchos ingulos de
la vida intima entire un hombre y una mujer, que ella
desconocia.
Qur mal hacen muchos que se casan y s61o saben ser
esposos; tambi6n deberian ser amantes y compafieros de
sus esposas.
Pero el amigo que ella habia encontrado en forma Ia,
sual, tenia otras habilidades que no entran en la clasifi-
caci6n de normales.






JUAN AGUILAR DERPICH


Una noche, mientras conversaba con su amante, le noto
nervioso y arisco. Preocupada, le pregunt6 la raz6n, y
Waste le revel6 que necesitaba inyectarse morfina, que ha:ia
various dias que no lo hacia por falta de dinero, pero que
se sentia morir; era urgente conseguir la droga que to
tranquilizaria. Ella le dio el dinero para que la comprara,
pero curiosa, pregunt6 que efectos se sentian. El le habl6
maravillas, le insinu6 que probara y ella acept6.
Con el coraz6n latiendole fuertemente y la boca Ulena
de saliva por la nerviosidad que tenia vio como el hombre
prepare la aguja con la droga, la vehemencia, con que
busc6 un lugar propicio en el brazo y luego el-hinc6n,
seguido por various segundos de complete quietud...;
ahora le tocaba el turno a ella. Fascinada ante el umbral
de nuevas sensaciones, se sentia como borracha, pero an-
siosa por probar. Contempl6 extasiada el rito de su ini-
ciaci6n: preparar la aguja, calcular el liquid, buscar el
mejor lugar en el blanco brazo para inyectar la droga ..;
luego, un gemido de dolor escap6 de los labios de Sylvia,
ante la torpe operaci6n efectuada... sinti6 que un li-
gero calor se desparramaba por todo su organism, tenia
la sensaci6n de flotar en el aire.. .; se quit las ropas y
se ech6 en la cama, al lado de su iniciador. Le temb'6
el cuerpo con el estertor de una paloma derribada por
una piedra, luego le pareci6 que todas las cosas daban
vueltas a su alrededor, no sentia las piernas, ni los bra-
zos, parecia que todos sus m6sculos estaban ausentes: lo
finico alerta era la mente, hasta que 6sta se le colm6 de
millares de imigenes raras..., comenz6 a sudar, gru, .s
gotas bajaban por la frente, le inundaban la cavidad de
los ojos y resbalaban hasta la boca..., el salobre sabot
de la transpiraci6n le sabia a licor y moviendo los labios
trataba de beber mis y mis. Comenz6 a imaginar una
series de cosas agradables. Con qu6 facilidad las acomo-
daba a sus intereses y voluntad! Era un nuevo munl!o
en el que habia entrado, y se sentia reina. Imaginah'.
que sus 6rdenes eran cumplidas; sus caprichos satisfe-






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


chos; olvid6 los remordimientos por su comportamiento
de estas l6timas semanas... iEsto era vidal A sus p;s
tenia a todos aquellos hombres que admiraba o que dis-
cretamente habia deseado. iQu6 ficil era todo! Las ideas
e imigenes se sucedian unas tras otras... iOh! que agra-
dable sensaci6n de triunfo, popularidad y poderio... To-
caba el cuerpo tenso de su compafiero y temblaba de pla
cer y renunciamiento...

Durante various dias mis, sigui6 entregada a esta nueva
"actividad". Pero, la madre sali6 del hospital y tuvieron
que regresar a su pueblo. Las cosas ya no fueron igual.
para ella. Afioraba esa vida de perdici6n que habia de
jado en la gran urbe; la boca la sentia seca y la fiebre
del vicio recorria su cuerpo. No sabia c6mo volver; habia
llegado recientemente y no tenia pretextos suficientes para
emprender un nuevo viaje. La angustia se apoder6 de
su ser.
Asi transcurrieron tres afios y en ese tiempo tuvo dos
hijos m5s. De los embarazos aprovechaba para ir a Nueva
Yorkl con el pretexto de hacerse ver por medicos espe-
calistas.
Pero el esposo, alarmado por las ausencias de su esposi
y las fuertes cantidades de dinero que gastaba en cada
viaje, se los prohibit.
iHe aqui la tragedia!
Sylvia no esperaba esta reacci6n de su esposo, y tam-
poco podia quedarse en su hogar. Necesitaba de la droga,
que desde hacia tiempo la dominaba. ZQu6 hacer? iMal-
dita encrucijada!
En cuanto naci6 su filtimo hijo, y teniendo 6ste sola-
mente tres semanas de edad, pens6 en la 6nica soluci6n
para su mente corrompida.
iAbandonar el hogar! iHuir!
Hizo sus planes: abandonaria el hogar, se esconderia
en Nueva York, se cambiaria de nombre...; y asi le







74 JUAN AGUILAR DERPICH

hizo. Huy6 de su casa, llevAndose cerca de cinco mil d6-
lares que tenia su esposo en el escritorio; ni siquiera bes6
a sus hijos antes de tomar la cobarde determinaci6n. Se
puso el nombre de Siylvia Prince, alquil6 un departi-
mentito en la zona bohemia de la ciudad, y mientras le
dur6 el dinero se dedic6 a la orgia y a la droga. Se
dio vida de potentada, se acost6 con muchos hombres y
se entreg6 en cuerpo y alma al culto de la morfina.
En la actualidad trabaja en un cabaret, como encar-
gada del guardarropa, y en los ratos libres se acuesta cen
"amigos" que le pagan por sus "servicios", y de esta
manera reune la cantidad necesaria para comprar su
droga.
Cuando deja de inyectarse (por falta de dinero) se
torna nerviosa y sensible; una fuerte depresi6n invade su
cuerpo y no tiene ganas de nada...; parece que la vida
se le escapara por los cientos de cicatrices que la agaja
ha dejado en distintas parties del cuerpo.





















Pete estaba en el sill6n del corredor, aburrido de no
tener con quien conversar; no le gustaba estos momentLs
de soledad, porque su cerebro se poblaba de negros pen-
samientos, relacionados con su vida pasada.
El rostro se le ilumin6 de alegria al ver descender, por
la escalera, a Federico Del Rio, inquilino del cuartito
No. 34. Eran muchas las horas que pasaba juntos por
la tarde, discutiendo aspectos de la vida national e inter-
nacional, y para Pete era una satisfacci6n tener tan buen
oyente, mientras que para Federico, conversar con el ita-
liano le significaba fumar gratis today la tarde, ademas
de los cafes que la empleada Marion traia continua-
mente.
-Buenas tardes, Federico, trae la silla de la oficina y
si6ntate a conversar un rato.
-iC6mo estis, Pete? -entra en la pequefia oficina en
busca de la silla, la saca hacia el corredor y se sienta
cerca de Pete-. Estoy preocupado, viejo, hace dos dias
que Wanda no sale de su cuarto y creo que no ha co-
mido nada; esta mariana, que salf a desayunar, le traie
un vaso de cafe con leche y un bizcocho, que la pobre
se lo devor6; seria bueno que averiguiramos c6mo sv
encuentra...






JUAN AGUILAR DERPICH


Pete hace un gesto despectivo con la mano:
--"Tii siempre preocupindote del resto de la Huma
nidad, Zque crees que soy: el Departamento de Bienestai
Social? Tocar la puerta y preguntarle si quiere algo, signi-
fica que le estoy ofreciendo comprar lo que necesite...,
y yo no puedo estar tirando mi dinero en esa forma...
-No seas mezquino, Pete, la plata te sobra y esa po-
bre muchacha esti de hambre; si yo tuviera algunas mo-
nedas no te lo hubiera dicho, pero estoy sin un quinto.
Esta maiiana gaste mis iltimos cuarenta centavos entire
mi desayuno y lo que le traje a Wanda. Vamos, Pete,
no seas miserable; tu actitud es propia de un repelente
capitalist en toda la extension de la palabra, y no la de
un ser human que debe servir a sus semejantes.
-No se por qu6 te hago caso, Federico. Siempre andas
m6tido en ayudar al resto de la gente y como nunca
tienes un centavo, el que paga tus buenas obras tiene que
ser mi bolsillo. ZNo vas a salir esta tarde?
-Si me quitas la preocupaci6n que tengo por la salud
de Wanda, me qued6 aci.
-Bueno, --dice Pete, pero esta vez alegre -entonces
vamos a ver qu le pasa a Wanda y despues conversamos
hasta tarde... Zconvenido?
-Convenido, viejo zorro -le responded Federico ale-
gremente.
Se dirigen los dos hasta la puerta del No. 6, toca Pete,
mientras en voz alta dice:
-Wanda, abre la puerta, quiero hablar contigo.
No recibe respuesta y nuevamente repite la frase, gol-
peando mis fuerte en el panel de la puerta. Esta vez se
oye una voz que desde adentro reprocha:
--Qu6 quieres, Pete? Estoy durmiendo.
-Abre, Wanda, necesitamos hablar contigo, y si no
lo haces, le pido a Marion la llave-maestra y entro.
Ante estas frases conminatorias, abre la puerta la mu-






SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


chacha y regresando a la cama se acuesta sobre las cober-
turas.
-Este cuarto esti a oscuras, parece una cueva, dejame
encender la luz -dice Pete, buscando la Have del inte-
rruptor. La habitaci6n se ilumina y miran a Wanda,
chiquilla de dieciseis afios, de piel broncinea, acurru-a-
da al borde de la cama, con los ojos anegados de ligrimas.
Federico se acerca a ella, se arrodilla a su lado, le le-
vanta la cara, le seca las lagrimas y le dice en tono cari-
fioso:
-Vamos, mujer, animate, ni que el mundo se hubiera
acabado para ti..., tienes que'cuidarte, porque de lo
contrario, la criatura que tienes en tu vientre se va a
morir antes de que nazca.
-iMe alegraria que eso suceda! -grita con furia Wan.
da- odio tanto a este feto que Ilevo en mis entrafias,
que preferiria eso...; ademis, me hablas de comer. ZCon
que dinero? Quieres que vaya al restaurant y le diga al
que despacha: mire, no tengo dinero, pero quiero un
platq de sopa y un guiso y una taza de cafe bien calien-
tito, y unas tostadas con mantequilla, pero le pago otro
dia...; sabes muy bien que me contestaria una grosena.
Pete que esti parade cerca de ellos, se Ileva la mano
al bolsillo, saca dos d6lares y se los da a Federico:
-La idea de venir fue tuya, de manera que anda a com-
prar comida para ella y de paso te traes dos cafes para
nosotros y unos bizcochos.
-Yo no quiero nada, Pete -dice Federico.
-No seas tonto, sofiador comunista, tui tambi6n debes
comer algo; deja esos orgullos para otra gente, no para
mi que soy tu amigo. Ademis, no creas que te hago un
favor; pienso en mi. Puede ser que algin dia ustedes
triunfen, y entonces necesitar6 tu influencia.
-Eso es lo menos que te puedo ofrecer: nosotros no
hacemos favors buscando beneficios personales para na-
die, de manera que es mejor que no te acepte el cafe.






JUAN AGUILAR DERPICH


-Anda..., anda..., idiota, estoy jugando contigo; it
hago para buscarte la boca.
-Eso es distinto, Pete, -y dirigiendose a Wanda--
tranquilizate, mujer, que enseguida te traigo algo que de,
tendri el hambre que tienes; mientras tanto, conver.a
con Napi Noel, que se queda contigo.
La muchacha sonrie agradecida a Federico, y 6ste sale
presuroso del cuarto. Pete se deja caer en el sill6n que
hay en el cuarto:
-No me explico, Wanda, por que tienes que estar
en esta situaci6n. Yo veo que te vienen a buscar amigos
y te sacan a bailar; luego te encierras con otros y hasti
con ese policia buen mozo que hace la ronda, pero nunca
tienes dinero...
Wanda, sentada en la cama, mira con rabia a Pete:
-TG crees que debo pedir dinero a los hombres, Zcrees
que soy una prostitute? Si salgo con amigo es a bailar,
a comer, a distraerme; pero si me acuesto con un hom-
bre lo hago porque me provoca y no por dinero.
No tengo espiritu para pedir plata, no puedo hacerlo
-Pero debes armonizar el placer con el negocio y te
iria mejor; tienes que aprender, Wanda. Esta ciudad es
Nueva York y aqui no te puedes dar el lujo de tener
buenos pensamientos o escr6pulos...
-Lo se... lo s6 -interrumpe ella- he nacido en este
infierno, lo conozco muy bien, y por conocerlo tanto he
cometido la estupidez de dejarme prefiar. iYo que me
creia muy sabida! Crei que ningin hombre me podia
complicar la vida y iya vez! me enred6 con un hombre
casado...
--Que idiota; Zy por qu6 con un hombre casado?
-Porque me paseaba en su auto, me halagaba en todo,
me Ilevaba a lugares finos y caros..., y esta es la conse-
cuencia: tengo cuatro meses de embarazo.
-Apenas tienes diecis6is afios de edad, Wanda, y pue-
des verte en un lio con la policia; eres menor de edad.






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


rienes que tener cuidado con los tipos que traes a acoj-
tarse contigo; ademis, no te encierres con nadie al an'
checer, porque puede venir tu padre a visitarte y entonces
te vas a ver en un lio...
-Nadie le dice a mi padre que venga a verme, es un
intruso; si me sali de mi casa fue para no dar pena a mis
familiares; pero 61 tuvo que averiguar d6nde vivia y ve-
nir a molestarme a cada rato. ..; no quiero que nadie se
meta en mi vida, quiero estar sola, quiero estar en paz. ..
Federico llega con una bolsa grande la deposit sobre
la mesa r le dice a Wanda:
-Ahora come antes de que se enfrie... -y dirigi-n-
dose a Pete:
-Bueno, viejo zorro, salgamos para que pueda comer
tranquila, ya le has dado bastante serm6n por hoy...
Salen los dos y vuelven a sus asientos del corredor, a
tomar caf6 y discutir.
La voz de Wanda, se pierde tras de la puerta:
-Gracias, Pete... gracias, Federico...

Wanda Vizquez pertenece a esa generaci6n insipida
que result del nacimiento de hijos de latinos en un am-
biente yanqui. Los padres de ella, puertorriquefios, radi-
cados en Nueva York, habian perdido el sabor de sus
costumbres tradicionales para tratar de ser "norteameri-
canos", sabiendo que esto no puede ser, los "gringos"
no permiten a los latinos identificarse con ellos; despre-
cian todo lo que sea hispanoamericano como si fuera lepra.
Wanda fue la fnica hija que tuvieron, asisti6 a los
colegios de la ciudad que son de ensefianza en ingles y
creci6 seg6n las normas y malas costumbres de la ju-
ventud neoyorkina. Hablaba castellano porque desde pe-
quefiita lo escuch6 en su casa, pero leia y escribia Mn
ingles. A los trece afios comenz6 a salir con los mocitos
de la vecindad. Como era morenita (terrible desventaja
en los Estados Unidos de Norteamerica) busc6 la form,






JUAN AGUILAR DERPICH


de hacerse notar por los muchachos. Le gustaba llamar
la atenci6n -reacci6n natural de la vanidad de toda io-
vencita- menester que no le exigia much trabajo, por-
que era muy bonita y tenia un cuerpo muy bien for-
mado. Los padres aceptaban los flirteos de la hija con
"resignaci6n yanqui".
Muri6 la madre cuando ella tenia quince afios, y e!
padre, que trabajaba como sastre, se pasaba la mayor parte
del tiempo en el taller de una empresa.
Wanda andaba libre, sin que nadie la controlara. Un
dia, fatal para ella y para su padre -cuando se enter6 -,
se entreg6 a un hombre que la cortejaba y la paseaba
en auto. Sigui6 sus relaciones ilicitas con ese individuo y
con algunos muchachos de su barrio, hasta que se dio
cuenta de que una nueva vida germinaba en su cuerpo.
Se horroriz6 ante el desenlace de sus locuras.
iQu& hacer? Su padre se enfureceria al enterarse; iqu6
hacer?
Huy6 de su casa, se vino a vivir a este hotel, el hom.
bre al que ella reclamara ser autor del dafio, se encar-
gaba de pagarle el cuarto, aunque temeroso de que la
justicia cayera sobre 6l, no la visitaba nunca.
El padre de Wanda envejeci6 de golpe, al enterarse
de la tragedia que habia llegado a su hogar; pero el
amor hacia la hija descarriada pudo mas que su orgullo
de padre burlado y se dedic6 a buscarla. Una amiga de
Wanda le inform donde podia encontrarla, y hasta este
hotel lleg6 el humillado viejo.
Rog6 a su hija que volviese a su casa, le dijo que la
perdonaba, que la criatura que naciera la cuidarian entire
los dos; pero nada logr6.
Ella se mostr6 hurafia, no acept6 las razones que su
padre le expuso, ni las suiplicas que el pobre viejo le
hiciera; sencillamente preferia vivir "su propia vida".
Tampoco quiso denunciar al causante de su estado, qui-
zis por conservar su independencia, o porque no estabs







SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


segura de quin iba a ser el padre de la criatura que tenia
en el vientre.

En el corredor conversaban animadamente Pete y Fe-
derico.
-Es verdad que los rusos tienen ventaja sobre nos-
otros en la construcci6n de cohetes, per8 ellos no dicen
cuinto gastan en la preparaci6n de los mismos; mi-n-
tras que nuestro Gobierno tiene que pedir continuamente
nuevas partidas para los experiments que hacen en Cabo
Cafiaveral. Los sovieticos le ocultan a su pueblo la can-
tidad de dinero que invierten... -decia Pete.
-iDisparates! -interrumpe Federico, content de que
Pete hubiera llevado la discusi6n a ese terreno- iBobe-
rias! iDinero! iDinero! iEs en lo finico que piensan uste-
des los capitalistas! Los sovieticos no tienen problema de
dinero, porque el sistema socialist es superior al sistema
capitalist que impera en este pais. No me interrumpas,
Pete (ante un gesto del otro por querer hablar), deja
que te explique: para los sovi6ticos no hay problema de
presupuesto ni de presi6n en el pueblo para que pague
impuestos; no hay necesidad de eso, ime entiendes?, por-
que en la Uni6n Sov'itica no hay monopolies ni nego-
cios particulares que tengan grandes inversiones y que
se lleven todas las utilidades que produce la economic na-
cional; porque ti-bien sabes que los monopolies o em-
presas particulares se Ilevan las utilidades que sus capi-
tales produce, y los Estados s61o perciben una infima
parte de esas utilidades, por concept de impuestos; eso
sucede en los Estados Unidos, en Gran Bretafia, Francia
y el resto de los paises capitalistas...; pero, en la Uni6n
Sovietica la economic de la Naci6n esti circunscrita alre-
dedor del Estado, que es el pueblo mismo-! Esta es la
pesadilla para ustedes los explotadores al servicio del
Amo-d6lar-! Entonces todas las utilidades que producen
la agriculture, la industrial, la mineria, la ganaderia, etc.,






JUAN AGUILAR DERPICH


va hacia el Estado y se refleja en el bienestar del pueblo.
Porque te repito: el Estado es el Pueblo y el Pueblo es
el Estado.
En el caso de los cohetes, la Uni6n Sovietica no nece-
sita buscar dinero para sus experiments. Te voy a poair
un ejemplo: es como si tuvieran un almacen lleno de
mercaderias, digamos un inmenso almacen para much
tiempo; entonces, lo 6nico que hacen es tomar de ese
dep6sito todo lo que necesitan para sus experiments, sin
tener que preocuparse de que el almac'n se quede sin
products. Es por eso que pueden trabajar tranquilameate
y perfeccionar sus inventos, sin tener que afrontar pro-
blemas econ6micos. Ahora bien, no creas que las cosas
se hacen a la loca en la Uni6n Sovi6tica; al contrary,
todo esti planeado cientificamente y se llevan estadisti,-as
de todo lo que se gasta o consume, porque el Gobierno
Sovietico tiene que dar cuenta al Pueblo de c6mo se
invierten los recursos y las riquezas de la Naci6n.
-T6 ves las cosas muy bonitas; para ti todo es color
de rosa. Ustedes los comunistas piensan en un paraiso que
nunca existiri, porque este mundo es de lucha, de er-
fuerzo, de dolor; lo 6nico que vale es el dinero que cada
persona puede juntar, para asegurar su tranquilidad.
-dice apresuradamente Pete.
Pero Federico lo interrumpe:
-T6 estis hablando como debes hablar, porque to
mente es egoista, y el criterio que tienes de las cosas no
te permit ver que la Humanidad es una sola, que todo
lo que hay en este planet pertenece a todos y que todos
debemos actuar como hermanos, como series buenos, cons-
cientes de que todos tenemos derecho a vivir; y esto ven-
dri cuando el egoismo la avaricia. y las ambiciones de
unos cuantos sean superadas definitivamente por las mayo-
rias, que son las que tienen mis derecho a vivir sin
dolor, sin penurias, sin hambre y sin miserias. Entonces
si sera la Tierra un paraiso, entonces todos los morta!es






SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


serin felices. En verdad, nosotros buscamos un paraiso,
pero no es un lugar extraterrenal, como pregonan 'is
religiones, sino que este paraiso sera una realidad aci,
en este planet que habitamos. Cuando triunfen las iz-
quierdas en todos los paises del mundo, conforme ya han
triunfado en muchos, entonces habri igualdad, justicia y
bienestar general...
Pete, interrumpiendo:
-Ustedes hablan muy florido, dicen que son materia-
listas, pero actuan como ilusos poetas...
-Federico, --djame terminar: es que t6, como la ma-
yoria de las gentes de esta naci6n, se dejan levar pur
la propaganda imperialista contra el comunismo, pero ;g-
noran la verdad de nuestra doctrine. Comunismo significa
bondad, cariiio para el resto de nuestros hermanos, por-
que todos somos hermanos; te repito: todos los series ha-
manos que habitamos este planet somos hermanos; ?sto
es algo que no pueden comprender los tipos que como
tu, en vez de sangre, les corre por las venas billetes de
d6lar. &Los capitalistas no quieren comprender que todos
tenemos derecho a vivir bien, que no hay raz6n para
que exista hambre; que es un horror que much gente
no tenga nada que comer; que es horripilante ver a cria-
turitas famelicas y sin la oportunidad de educarse, sin
ropita para cubrirse de las inclemencias del tiempo, des-
nutridos, enfermos, tristes. Porque para ti, como para to-
dos los capitalistas, deben existir los necesitados, porque
asi seri mis ficil para ustedes explotar al que esti nece-
sitado y amasar mis dinero...
-Tonterias... tonterias... -grita Pete-- nunca po.
drin dominar el mundo, porque no lo permitiremos; ja-
mis los Estados Unidos de Norteamirica van a permiir
el dominion del sistema socialist; antes que eso suceda,
es preferible la guerra, ila guerra!, jme escuchas?
Sabemos que cuando este pais se pone en pie de gu-'
rra produce armamentos por cantidades increibles; enton-






JUAN AGUILAR DERPICH


ces ganaremos de nuevo la guerra y seremos los que do-
minemos a todos los paises, como hemos hecho antes.
-Claro la guerra para ustedes es un negocio; la pre-
paraci6n de armamentos y todo lo que se necesita para
*una guerra, deja enormes utilidades a los imperialistas que
manejan las grandes empresas productoras de todo !o
necesario para que los pueblos se maten, se exterminen.
Pero esta vez te equivocas, Pete; ahora los paises socia-
listas son mis poderosos que los imperialistas; esta vez no
ganan la guerra; lo inico que quizis logren es destruir a
la Humanidad...
-iQuE importa! -grita histiricamente Pete- pero
eer izquierdista nunca.
--Ves, Pete, como te ciegas? Piensas como un ani-
mal, y eres extremadamente egoista, porque estis into
xicado con el dinero que tienes; pero tambi6n tf sufri-
ris; no sufrrir solamente el pueblo norteamericano con h
destrucci6n de esta naci6n.
--Yo? (C6mo voy a sufrir? -pregunta sorprendi.'o
Pete.
-Tienes un hijito, es un nifio muy inteligente qie
tiene ocho afios, y tambi6n l1 padeceri las consecuencias
de la guerra, o iacaso no quieres a tu hijo?
-iClaro que quiero a mi hijo, carajo! Pero il no wr-
friri, porque ya lo tengo pensado: en caso de que la
situaci6n international se ponga muy aguda, lo envio a
Italia, a la casa de mis familiares. Tengo dinero para
hacerlo. (Y gritando): ZVes la ventaja de tener fortuila?
Mi hijo puede vivir feliz en Italia al lado de los mios.
-Si, tu hijo se salvari, iquizis!, porque pueden Ile-
gar los efectos de la guerra hasta donde e1 esti; per-,
jqui me dices de los millones de nifios que moririn como
consecuencia de la actitud estfpida del gobierno que rige
los destinos de esta naci6n?
-iAl diablo, con el resto de los nifios! A mi no me






SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


interest nada mis que mi hijo y mi dinero... -replica
violentamente Pete.
-Me das pena, Pete; eres un pobre hombre sin nin-
g6n valor moral; es mejor que terminemos esta discusi6a,
ya que no quieres comprender las razones que en forina
amigable he querido hacerte entender.
Federico se levanta y sube las escaleras, hacia su cuarto.

Hacia much tiempo que habitaba en un pequefio ex-
dep6sito de cosas viejas que habia en el 6ltimo piso de
la casa. Era tan estrecho el cuarto que apenas entraba un
catrecito de campafia, una mesita, dos sillas y un ropi;-
rito. Vivia solo. Su unica compafiia era la cantidad de
libros, revistas y peri6dicos que se amontonaban por tolo
el espacio libre que quedaba en la pieza. Le cobraban
doce d6lares semanales por ese hueco, pero no eran exi-
gentes con el pago. Cuando estaba enfermo, durante va-
rias semanas, y no podia salir a buscar algfin trabajito
para hacer, los duefios esperaban pacientemente que se
recupejara, para que se pusiera al dia, o llegara Alfred
Moore, amigo intimo de Federico, que acostumbraba
ayudarlo econ6micamente. Mas que amigos eran herma-
nos entrafiables y profesaban la misma ideologia.
Federico del Rio, espafiol resident en este pais, tenia
48 afios de edad, alto, de rostro agradable y modales sim-
paticos. De gran personalidad, muy bien podria pasar
por un personaje aristocratic'o, si no fuera que sus ideales
y amor al pueblo lo alejaban de tener contact con "esa
gente hip6crita e inmoral" que se llama "gente de s,-
ciedad", para usar sus propias palabras.
Era veteran de la guerra civil espafiola, luch6 va-
lientemente en las gloriosas milicias que defendieron al
Gobierno Republicano del ataque cobarde y traicionero
de las oligarquias fascistas. Son muchos los recuerdos que
tiene de su actuaci6n en la guerra y se sabe que su com-
portamiento en la defense de la Ciudad Universitaria, f e






86 JUAN AGUILAR DERPICH

estupendo. Cay6 prisionero y pas6 much tiempo en las
circeles espafiolas. Cumplida la condena que le impusie-
ron por defender a su Patria de las hordas salvajes de
Franco, sali6 del pais, viaj6 a Francia y de alli a los Es,
tados Unidos de Norteamerica. Establecido en Nueva
York, se puso en contact con numerosas organizaciones
de gente de izquierda que existen en esta naci6n.
Como consecuencia de su linea izquierdista "cay6 en
desgracia" ante los ojos del F.B.I. (terrible organizacirn
de represi6n que tienen los yanquis y que correspon le
a la Santa Inquisici6n de la 6poca de la Colonia), que
le sigui6 los pasos y con hip6crita political se dedic6 a
hostilizarlo. Por aquellos tiempos, Federico trabajaba de
camarero en un restaurant de lujo en la zona bohemia
del barrio llamado Greenwich Village, ganaba muy buen
dinero en propinas y era estimado por los clients y comr
pafieros de labores. Cierta mafiana se presentaron dos
"sabuesos" del F.B.I. y exigieron al duefio del restaurant
que despidiera a Federico, porque era comunista. Con
gran sentimiento obedeci6 el propietario del estableci-
miento. Desde entonces no lo dejan tranquilo: en cuanto
se enteran que esta trabajando, la policia federal hab.a
con el dueiio del negocio o fibrica para que lo despidan.
Ya no trabaja solamente de camarero, sino de lavaplatcs,
muchacho de mandados o lo primero que se le present,
y como el dinero le escasea se dedica a pintar verjas o
hacer otros pequeiios menesteres en las casas de amigns,
ya que ese trabajo es dificil que lo control el F.B.I.
Para colmo de su desgracia, la tuberculosis que contra-
jera durante el tiempo que estuvo preso en las mazmorras
espafiolas, le ha recrudecido en esta ciudad, debido a la
falta de alimentos adecuados. Es por eso que se pasa ai'-j
chos dias casi sin salir de su cuartucho, devorado por la
fiebre y la insistente tos que tiene.





















Era la vispera de Navidad, y los duefios del hotel ha-
bian instalado un arbolito iluminado en el "lobby" de
entrada al edificio. La sensaci6n de fiesta se esparcia por
toda la ciudad y ain en lugares como este hotel, la
miseria se vestia con sus mejores harapos para recibir la
Nochebuena. Los inquilinos salian apresuradamente ra
busca de provisions o tarjetas de saludo o regalitos, y
regresaban cargados de jaquetes y de sus respectivas do-
tacionhs de licor para festejar el acontecimiento.
Pete, sentado en su sill6n favorite, conversaba con Bob,
mientras bebian cafe que Marion les habia preparado.
Reian los tres de muy buena gana, mientras comentaban
la vida de ciertos inquilinos.
Una nifia de doce o trece afios, -muy linda, de rostro
ovalado, mejillas rosadas, grandes ojos azules y cabello
rubid que le caia sobre los hombros del pesado abrigo
que Ilevaba puesto- sube al primer piso y acercindose
al grupo, pregunta:
--Cuil es el departamento del Sr. Wong?
Pete la mira, no respdnde por un instant, -prefiere
contemplar el rostro angelical de la -reci6n Ilegada- y
luego, pausadamente, le dice:
-Es el No. 1. Espere un moment, que voy a tocar
el timbre para averiguar si esti.






JUAN AGUILAR DERPICH


Entra en la oficina y presiona un bot6n del tablero
de timbres. Al instant se aparece un chino familico, de
mis de cincuenta aiios; que sonrie al ver a la muchacha, y
al hacerlo muestra unos dientes disparejos, marrones del
exceso de tabaco; se acerca a la chiquilla y la invita a
entrar en su cuarto.
Bob: -Este chino tiene mucha- amiguitas; no me
explico c6mo se las arregla para conseguirlas.
Pete: -Las muchachas andan tras del dinero y por
el dinero se hace cualquier cosa en esta ciudad.
Bob: -Entonces, Zquieres decir que el chino tiene di-
nero?
Pete: -Por supuesto. Charlie Wong trabaja de co-
cinero en un restaurant chino de lujo, es el primer coci,
nero y gana muy buen salario; es solo y la inica pasi6n
que tiene es acostarse con colegialas; en ellas gasta todo
lo que tiene. Porque no vas a career que esa muchachita
se va a enamorar de ese chino viejo, feo y flaco, que
parece un gato al que le hubieran afeitado toda la pe-
lambre. No, amigo, es el d6lar; son los d6lares los que
atraen a estas chiquillas locas, seguro que ese chino co-
rrompido les da buenas propinas.
No me sorprende ver a vista; he visto muchas mucha-
chas regias venir a visitar al desgraciado ese. Un dia se va
a meter en un lio con una de esas menores de edad, que
lo van a meter en la carcel a mirar el sol a cuadritos por
much tiempo.
Bob: -No me explico como las consigue...
-Pete -[con aire de conocedor de mundo] iQuq ino-
cente eres! Las muchachas se pasan la voz, seguramente
pertenecen al mismo grupo...
Marion: --C6mo lo sabes?
Pete: -Porque un dia que Una de ellas lo estaba es-
perando, trab6 conversaci6n, la invite a un cigarrillo y
le pregunt6 c6mo habia conocido a Wong, y me dijo que
otra amiga, que siempre venia a verlo, se lo habia pre-
sentado, y que a esa la present otra...






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


Bob: --Qu6 internal tienen ellas en presentarle nue-
vas amigas?
Pete: -iQu6 bruto eres, Bob! D61ares, d6lares, ese
es el interns, porque el chino les da buenas propinas pot
cada nueva chica que le presentan.
-Bob: -iQu6 chino para vivo!
Marion, mirando a alguien que baja las escaleras del
segundo piso, exclama:
--Quiin es esa dama? iQue elegancia! Uaaaaaaauuuuu.
--No me reconoces? iQu6 tal luzco? -Era Jerry, que
vestido de mujer se acercaba a ellos.
-iMe cago en mi alma -exclama Pete- si paree
una mujer!
Efectivamente, se necesitaba hacer un gran esfue.zo
para no confundirlo con una mujer. Llevaba un vestilo
entallado, color verde-lim6n, estola blanca, guantes lar
gos del mismo color, zapatos de mujer de taco alto y
medias nylon, tambi6n de mujer. Richie lo habia peinado
con el cabello hacia arriba, y una cinta ancha de tercio-
pelo verde-lim6n le cefiia la frente. Se habia puesto se-
nos postizos y al caminar contorneaba el cuerpo. Una se-
rie detpulseras baratas le "adornaban" el brazo derecho
y las llevaba sobre el guante.
Pas6 varias veces delante de ellos, que asombrados no
dejaban de mirarlo; remedaba a las models que exhiben
trajes.
Bob: --a d6nde vas, Jerry?
Jerry: -A una fiesta que me ha invitado mi enamr'
rado, no tarda en Ilegar a buscarme en auto.
Marion: -Aaaaaauuuuuu... uuuuaaaaauuuu... que
bonita te ves...
Bob: -[entusiasmado]. Si no viene tu "boy-friend"
(enamorado) te Ilevo al cine.
Pete: -Ja, ja, ja, ten cuidado, Marion, o pierdes a
"tu peor es nada" en manos de este mariconcito, ja, ja,
ja...
En ese moment pasa Irene con un marchante, da las






JUAN AGUILAR DERPICH


buenas noches a todos, y Pete, que esti content, le res
ponde:
-Felices Pascuas, Irene, para ti y para el Amigoo d.
la familiar" que te acompaiia, ja, ja, ja...
Suena el claxon de un auto y Jerry dice:
-Es 1l que viene por mi... es l.... bye bye ami,
gos...
Bob, Marion y Pete en coro:
-Hasta luego, Jerry, que te diviertas...
-Gracias... gracias... -dice Jerry, mientras baja Ias
escaleras.
-iQue ciudad para asquerosa es Nueva York! ja, ja, ja
-repite Pete.
Tres muchachos de mis o menos dieciocho afios de
edad llegan acompafiados de tres muchachas. Cargados
con paquetes y bolsas con latas de cervezas; saludan v
uno de ellos abre la puerta del No. 2. Cuando estin en.
trando en el cuarto Pete se les acerca y les advierte que
se porten bien, que no quiere problems con la policia.
Son tres jovencitos que han alquilado ese cuarto para
usarlo en sus orgias, ninguno trabaja, son colegiales, acos,
tumbran encerrarse con chiquillas, been licor, bailan al
compas de la m6sica de un radio portitil que tienen ;
luego se encaman. S61o tienen una cama de double plaza,
pero ellos se ingenian para divertirse.
A Pete no le importa si son colegiales o trabajan; lo
fnico que le interest es que paguen la renta puntual y
los muchachos lo hacen. De d6nde sacan el dinero para
pagar el alquiler y los gastos de licor, nadie lo sabe ni
interest tampoco.

Pete conversaba alegremente con Bob y Marion. Como
la mayoria de la gente supersticiosa y sin personalidad,
trataba de ser cordial y bondadoso, quizis en el fondo
de su alma mezquina y pueril creia que estaba hacienda
meritos para un futureo mejor en otra vida", siendo cor-
dial en esta fecha tan festejada. Hasta con el borrachito







SB ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


del No. 5, que se le acerc6 a ofrecerle cerveza, se mostr6
amable; rechaz6 la invitaci6n, pero con grandes aspavien-
tos de cariiio. Hipocresia, nada mis que hipocresia.
--De d6nde viene ese taconeo y ruido que se oye en
el segundo piso, Marion? -pregunta intrigado Pete.
-Es el No. 35 que debe estar festejando la Navidid
-responde ella, sin dar importancia al hecho.
-Pero ese tipo festeja algo todos los dias, porque siem-
pre esti haciendo bulla; ademis, tiene el radio encendido
muchas veces toda la noche, y los otros inquilinos be
quejan; qu6 tipo para raro es ese ciego -piensa Pete,
en voz alta.
Era cierto lo que decia, porque el inquilino del No. 33,
[mejor dicho, del No. 13, porque el cuarto No. 35 era
dep6sito de ropa y no lo alquilaban, pero la gente ea
esta ciudad es muy fatalista y no les gusta alquilar habi-
taciones que tengan el niimero 13, que es para ellos de
mal agiiero; por esta raz6n los duefios del hotel habian
optado por decirle 35 al No. 13], pues bien, el hu6sped
del No. 35 era un tipo sujeto peligrosisimo; aunque cie-
go sabia manejar sus "negocios" con gran destreza y lie-
gaba a cualquier extreme para lograr lo que deseaba;
desconocia en absolute el significado de la moral. Su
nombre es Ted Grey, oriundo de Nueva York de profe-
si6n: reducidor de robos; tenia grandes conexiones en el
hampa, y su historical de delincuente era extenso. Posema
much dinero, amasado de mala forma, y en la actualidad
estaba perseguido por la justicia, raz6n por la cual ?e
ocultaba en este hotel. La policia conocia su escondite,
pero no lo prendian porque los tenia sobornados.
-Voy a subir a su cuarto con el pretexto de chequer
el "steam" (vapor) para averiguar con quienes esti...
-dice Pete, y sube las escaleras.

Una pareja llega de la calle y pregunta si hay cuarto
desocupado. Marion les interroga por que tiempo lo de-
sean.






JUAN AGUILAR DERPICH


-Solamente por un rato -responde el hombre con
toda naturalidad.
-Ah! --exclama Marion- si hay, cuesta cinco di-
lares.
-EstA bien -dice el hombre, pagando el valor.
Marion les abre el No. 3, que es un cuarto reservado
para esta clase de negocios, la pareja se encierra y la
sirvienta regresa al "hall" a conversar con su enamorado.
Pete, entusiasmado, regresa de su visit al cuarto No.
35, y le relata lo que ha visto a la pareja:
-Nunca me olvidare de lo que he visto en ese anrro
inunca! Estaba el ciego acostado entire la mujer que
siempre viene a dormir con 1l y ese individuo con cara
de vicioso (se refiere a los adictos a las drogas) q"e
siempre lo acompafia y hace las veces de guardaespaldas
de Ted. Estaban desnudos, los tres bebian ron, y el hom-
bre besaba al ciego en la cara, en la nuca, en la espalda,
mientras 6ste hacia lo mismo con la mujer, que se reia
estfipidamente. Luego habia dos hombres y dos mujeres
mis. Una pareja de ellos se hacia el amor en una silla,
en presencia del resto, y la otra pareja tambi6n desnuda,
bailaba. iQue especticulo! Por el suelo estin diseminadas
botellas de ron, whisky, ginebra, cigarrillos, latas de cer'
veza, etc.; tienen mas licor que una cantina. Da la itra
presi6n de que esa gente cree que el licor se terminara
en Nueva York y quieren beb6rselo todo, antes que eso
suceda. iQue asco... per la madonna!
Marion levanta los hombros en actitud de indiferencia:
-Bueno, el ciego tiene dinero, por eso se aprovechan
todos esos degenerados. Alquile el No. 3 a una pareja
que acaba de entrar; los cinco d6lares estin sobre la
mesa de la oficina.
Pete se apresura a recogerlos y guardarlos en el bol-
sillo. Jackie Ilega borracha, Ileva una bolsa, -con latas
de cerveza- bajo el brazo, se acerca a Pete y le entreea
30 d6lares;






SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


-Toma, Pete, a cuenta de lo que te debo del alquiler;
Felices Pascuas a todos -agrega alegremente.
Pete recibe los billetes:
-ZQu6 hiciste para conseguirlos? No me digas que
te has acostado con hombres, porque ti no lo haces...;
anda, Jackie, cuEntanos.
Jackie dobla el cuerpo hacia adelante en un acceso de
risa, los mira con los ojos extraviados y les escupe en la
cara:
-Se los rob6 a un imb&cil que me estaba invitando
a tragos y manoseandome; ja, ja, ja... Me cay6 del
cielo el muy estipido; queria levarme a su cuarto
ji, ji, ji... El pobre animal no sabia que hace tiempo
que ya no me gustan los. hombres... En un descuido le
rob6 la billetera, pero tuve que darle la mitad al duefio
del bar, que se dio cuenta; de manera que s61o "gani
cuarenta d6lares". Te doy treinta a ti y me quedan
diez para festejar las fiestas y Ilevarle un regalo a Ray,
mariana, que vaya a verla... Ja, ja, ja,... me consegui
mi papi Noel... ja, ja, ja... -y sube las escaleras en
direccign del cuarto de Richie y Cathy.
En ese moment llega Jerry, Ilorando; el retoque azul
que tenia alrededor de los ojos le chorrea por las meii-
Ilas, escandalosamente rosadas; su aspect es ridicule y
triste.
-iQu6 te pas6, Jerry?... Zqu6 tienes? -le pregunta
Marion.
Jerry, sentindose en el sill6a, llora desconsoladamente:
-El muy canalla me llev6 a una fiesta de gente "stra-
ight" (gente recta, o sea, que no intervene en activi-
dades homosexuals) y todos se burlaron de mi. Hubie'
ran visto c6mo me vapuleaban los hombres; las mujeres
querian desvertirme; jams me he sentido tan humillado
en mi vida... ijamis!... el muy canalla prepare la bro-
ma: el se reia cuando se burlaban de mi... buuuuuuuuuu.
La muchacha se le acerca y trata de animarlo:






JUAN AGUILAR DERPICH


-Cilmate, Jerry, bien sabes que a las gentes como til
siempre le suceden estos percances...
-Si, pero yo creia que e1 me queria, y lo anico que
ha hecho es burlarse de mi... -se seca las lUgrimas con
una toalla que le alcanza Marion.
-Vamos, vamos, no seas idiota, Jerry, eres un maricin
y debes comprender que much gente los desprecia; debes
sentirte satisfecho que has salido sin ningin hueso roto
de esa "fiesta' que te han dado...; vamos... vamos...
acaba con esta escena de mierda... -le exige Pete.
Jerry se levanta del asiento y se dirige hacia las es
caleras para el segundo piso, mientras le reprocha a Pete:
-Eres un bruto, viejo imbecil, como ti no conoces otr,
placer que el de amasar dinero, no comprendes a quienes
tienen sus inclinaciones y refinamientos.
-No jodas, maric6n desgraciado... no jodas -le grita
Pete, mientras levanta y baja los brazos en ademanes de
desesperaci6n- esto no es un hotel, esto parece un zoo-
16gico...


Mientras esto sucedia en el primer piso, veamos lo que
hacia Fred Callahan, inquilino del No. 28.
Sentado al borde de la cama, miraba extasiado el ceni-
cero, lleno de colillas de cigarrillos con carmin de labios,
que tenia sobre la mesita de noche. Para l1 este era su
mayor tesoro, y para juntarlo, recorria las calls de la
ciudad, siguiendo mujeres hermosas, que fumaban mien-
eras caminaban. Cuando ellas arrojaban las colillas, el se
apresuraba a recogerlas y apagarlas, las ponia en una caja
de f6sforos y las traia a su cuarto. Todas las noches se
acomodaba al borde de la cama, y mientras recordaba a
alguna de las mujeres que habia visto fumando se mas-
turbaba; luego encendia una colilla, se la llevaba a los
labios, la fumaba avidamente hasta que le venia el es-
pasmo, y luego apagaba lo que quedaba de la colilla y





SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


e echaba en la cama a descansar, con el rostro contraido
en una grotesca mueca libidinosa.
Esta noche era Nochebuena, y 61 queria "gozar hasta
que su organismo estuviera completamente agotado, y
repetia esas operaciones unas tras otra.
Era un enfermo mental escapade de un hospital de
Chicago; alli estuvo encerrado por perseguir muchachitas
colegialas, pero se habia ingeniado para escaparse. En
Nueva York tenia a su madre y una hermana solterona,
que gozaban de holgura econ6mica, y eran ellas las que
le daban dinero para sus gastos y pago de la renta del
hotel. Se habia registrado como que era de Boston, para
evitar ser localizado, y se habia cambiado el nombre. Era
un tipo de loco ingenioso, que se las agenciaba para bur-
lar a la policia. Lo finico que le preocupaba era que
legara el dia en que las mujeres dejaran de fumar: ieso
seria una tragedia para 1l iporque entonces no podria go-
zar, como lo hace ahora; pero en ese caso mataria a una
mujer bella; si, eso haria en caso de que las mujeres de-
jaran de fumar: mataria a una y con la sangre de 6sta,
mancharia muchos cigarrillos, imitando el carmin de los
labios, *y de esta manera tendria una reserve de ciga-
rrillos para poder pasar esas horas deliciosas que lo di'
vertian, encerrado en su cuarto.


Bob habia traido una botella de vermouth, e invitaba
unos tragos a Marion y a Pete. Este habia aceptado una
copa por ser Navidad.
Federico Del Rio sube las escaleras tosiendo secamente,
Ileva un pequefio paquete en la mano, mira a los pre-
sentes y sonriendo:
--Felices Pascuas, amigos.. No me interest la fiesta,
desde el punto religioso, porque soy ateo; pero espero
que estas fiestas, que son tradicionales, los haga a us-
tedes un poco menos cinicos.





JUAN AGUILAR DERPICH


Los otros se rien y Marion le reprocha:
--Quieres decir que somos cinicos, Federico?
-Todos los yanquis lo son, mi querida Marion; son
cinicos, despotas, estipidos y egoistas -se lNeva el p-.
fiuelo a la boca para contener otro acceso de tos.
Los otros se rien; Bob le ofrece una copa de licor, que
Federico acepta.
Haciendo el ruido infernal de costumbre, sube Agnes,
acompafiada de sus dos maridos; ellos llevan, cada uno,
una botella de whisky en las manos:
-Felices Pascuas, viejo reneg6n -le dice Agnes a
Pete, mientras lo abraza.
-Felices Pascuas, amorcito -le desea a Marion, mien-
tras la besa. Esta le devuelve el beso.
-Felices Pascuas, bruto grandul6n -le espeta a Bob,
mientras lo abraza; 6ste, divertido, le devuelve el braz'.
Agnes voltea y mira a Federico, ante el que se inclina
burlonamente:
-Y al Caballero de la Mesa Redonda Espafiola, le
deseo que sane pronto.
Federico, sonriendo:
-Es el mejor saludo que he recibido, porque se que
lo dices sinceramente, negra diabla.
Paul y Charles se rien, mientras been a pico de bo,
tella.
Al ruido que hacen los que estin reunidos en el pasa,
dizo, las frases que se repiten de "salud", "toma t'",
etc., original que varias puertas se abran y se sumen al
grupo los borrachitos del No. 5, y lo mismo hacen el
britinico George y su mujer Marie Brown.
Todos festejan la fiesta, bebiendo copiosamente.
Pete se acerca a Federico y le pregunta:
-ZQud Ilevas en ese paquete?
-Es un juguetito para el nene de Arboleda, los del No.
20; estin tan pobres que seguramente no le han comprade
nada a su hijito.






SE AL4UILAN CUAITOS AMUEBLADOS


-iEste comunista loco! Eres como ese dicho tan cono-
cido: "gallina que no tiene agua para beber, convida pato
a nadar". Seguro que no has comido en todo el dia y
te preocupas de otros. Por que? Explicame ipor que ha
ces esa estupidez? -dice Pete inquisitive.
-No comprenderias, Pete; en tu cabeza de italiano
"agringado" no pueden entrar el sentido de la decencia
y el humanismo; no comprenderias, pobre amigo.
-iPobre yo! Escuchen todos: este tisico romintico me
trata de pobre; a mi, que tengo cinco edificios, este horl
y un cinema, me trata de pobre; esti loco, loco de re-
mate...
Federico se rie, acepta un trago de whisky que le ofrece
Paul y dirigiindose a Pete:
-Me das pena; hablas de dinero como si fuera una
fuerza sobrenatural que te hard eterno. ZDe que vale el
dinero? No te lo vas a Ulevar cuando te mueras; sin em-
bargo, si hicieras buenas acciones al resto de la gente, te
sentirias feliz; entonces si que series rico de espiritu,
viejo zorro...
Tdlos escuchan con respeto las palabras de Federico:
saben que dice la verdad, porque siempre esti atento para
ayudar a cualquier vecino que se encuentre en dificul-
tades. Saben que es un gran hombre, quizis no entienden
por que es comunista, por qud es servicial, por que vive
una vida tan diferente a ellos; pero han aprendido a res-
petarlo.
Agnes lo abraza y besa en la mejilla, Marion hace lo
mismo, la borrachita del cinco lo abraza y llora y por
iltimo, la vieja Marie se acerca a 61, lo abraza fuerte-
mente, lo besa en la mejilla y le dice:
-No entendemos tu lenguaje, Federico, pero compren-
demos que eres bueno y eso nos basta para quererte y
admirarte.
Todos aplauden las palabras de la borracha del No. 9
y rodean alegremente a Federico.



















VIII
Amaneci6 el dia domingo 25 de Diciembre, pero no se
podia definir si era un nuevo dia o si la noche de fiesta
continuaba. El ruido era general en el edificio; el nau,
seabundo olor a licor avinagrado se esparcia por todas las
arteries de este monstruo de concrete, ladrillos y madera.
La misica mezclada, de tocadiscos y radios a todo vo-
lumen, formaba una macabra sinfonia incomprensible. Los
parroquianos continuaban su orgia de vicio y abandon.
Pete lleg6 '"ms temprano que de costumbre, abri6 la
oficina y llam6 a la sirvienta a viva voz:
-Marion... Marion...
Un desafinado grito rompi6 la bulla del hotel:
-Ya voy, Pete, ya voy...
Este se sent cerca de la mesita y descolg6 el telefono
para una llamada a la Estaci6n de Policia de la jurisdic-
ci6n, para que vinieran los policies y detectives de su
confianza a recoger sus "regalos" de Navidad. Marnon
Ilega sudorosa, con el cigarrillo temblindole entire lis
labios, y desalentada.
--Qu6 pasa, Marion?
-iQu mariana, Pete, qu6 mariana! iHorrorosa! T.a
casa estA hecha una inmundicia, se han vomitado en los
corredores, tuve que Ilamar trees veces a la policia, no he
dormido nada...





SE ALQUILAN CUARTOS AMUEBLADOS


--Cilmate, mujer..., siintate y cu6ntame todo.-..
-Pete, sujeto al que le encanta el chisme y enterarse de
la vida de los inquilinos, debilidad muy comin a la ma-
yoria de los duefios de hotels y casas de huespedes; em-
puj6 suavemente a Marion hacia el sill6n del correJor,
busc6 una silla y se sent frente a ella -relitame todo
lo que ha sucedido, Marion.
La mujer arroj6 el cigarrillo que tenia entire los labios,
sac6 otro de una cajetilla, lo encendi6, aspir6 el humo y
comenz6 su relato:
-Primero fueron los del No. 9. Se pelearon como de
costumbre y la negra Marie lo persigui6 con unas ti-
jeras enormes, para matarlo. George gritaba desaforada-
mente; huyendo de su mujer lleg6 hasta el tercer piso;
buscaba d6nde esconderse. Felizmente, Paul y Charles lo
escondieron en el No. 30. La vieja Marie gritaba y mil-
decia como una energ6mena. Bob trataba de contenerl.,
sin tener exito, en su .cometido; entonces me vi precisada
a llamar a la policia. Lleg6 la patrulla y se la llevar;n
presa.
--Y qu6 hizo George, despu6s?
-Asustado, el muy rat6n, porque dice que su mujer
tiene various amigos que han jurado matarlo, si ella es
detenida, recogi6 como pudo su ropa y se fue a dormir
a otra parte. Eso sucedi6 a la una de la mariana. Nos
habiamos acostado. Bob estaba jugando conmigo, cuando
oimos unos gritos desgarradores ,pidiendo auxilio, que --
nian del segundo piso. Saltamos de la cama y salimos a
averiguar. Era Ruth, la del No. 16, que habia llegado
acompafiada de un "jara" (policia, segun jerga del
hampa).
Pete, interrumpiindola.
--Estaba borracha?
-Claro; como de costumbre. Dice el acompafiante que
!a habia escoltado para que no le sucediera nada, porqle
estaba casi inconsciente; pero el muy desgraciado quiso





JUAN AGUILAR DERPICH


acostarse con ella a la fuerza. Ella se defendi6; 0l le des'
troz6 el abrigo y el resto de la ropa que vestia. Ruth
luch6 desesperadamente, le arafi6 la cara, lo que enfu-
reci6 al "jara", que la golpe6 salvajemente. Tuvimos que
llamar a la Estaci6n, para que vinieran a llevarselo. Vino
un carro patrullero y entire cuatro polic'as lo sacaron a
la fuerza. El "jara" tambiin estaba borracho, pare4a
"dopado". La pobre Ruth esti toda magullada de los gol-
pes, no quiso quedarse sola en su cuarto y se fue a acosrir
al No. 23, con el muchacho argentino.
Pete, enojado:
-Me jodi; eso me va a costar dinero. Voy a tener
que aumentar la propina a los policias...
Marion, enojada:
-Carajo, te preocupas s6lo del dinero, y no compren-
des los apuros que una tiene en este infierno...
Pete, riendose ante la reacci6n de la fimula:
-Continua... continua...
-Bueno, no habiamos acostado nuevamente, cuando
oimos otros gritos pidiendo auxilio y carreras en el corre-
dor del segundo piso. Salimos apresurados "Bob" y )o.
Era un vaporino borracho, que estaba pegando a Jerry.
--Y q1ien dej6 entrar a ese marinero en el hotel.?
--iQue pregunta tan estipida!- reprocha Marion-.
Despues que le pas6 a Jerry la desesperaci6n por el des-
precio que le hizo su amigo en el baile, sali6 a buscacse
un hombre; dice que encontr6 a ese marinero de Nueva
Orleans y se lo trajo a su cuarto, pero discutieron y en-
tonces el grandul6n le dio una paliza.
-iBien hecho, por maric6n! -dice "filos6ficamente"
Pete-. iLlamaste a la policia?
-N huubo necesidad, porque cuando subimos, .el hon-
bre se calm6 y dijo que saldria del hotel inmediatameit-..
Era mejor, porque asi evitibamos otro escindalo.
-Pero tfi dijiste que liamaste tres veces a !a policda




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs