• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Front Cover
 Title Page
 Dedication
 Carta que puede servir de...
 Una flamante institución
 En búsqueda de una prebenda
 Como se hincha un perro
 Un ascenso inesperado. Como se...
 El primer día de oficina
 Composición de lugar
 Contabilidad modelo
 "Orolandia" órgano de publicidad...
 Actas trascendentales
 La primera sesión
 Casarrica, salvador
 Un luminoso dictamen
 Un empleado singular
 Terminos de cortesía
 General de montonera
 Hierro y cartón
 Xpon
 Historia sumaria
 Gabriel Moneda Becerra
 Una historia sublime
 Vientos de tempestad
 En casa de casarrica
 Los herrera y los strong
 La última sesión
 Final epico
 Table of Contents














Group Title: La oficina de paz de Orolandia, : novela del imperialismo yanqui
Title: La oficina de paz de Orolandia
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073993/00001
 Material Information
Title: La oficina de paz de Orolandia novela del imperialismo yanqui
Physical Description: 192 p. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Arévalo Martínez, Rafael, 1884-
Publisher: Sánchez & de Guise
Place of Publication: Ciudad de Guatemala A.C
Publication Date: 1925
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073993
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000651585
oclc - 22461114
notis - ADJ1575

Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 1a
    Title Page
        Page 2
        Page 3
    Dedication
        Page 4
    Carta que puede servir de prólogo
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Una flamante institución
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    En búsqueda de una prebenda
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Como se hincha un perro
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Un ascenso inesperado. Como se improvisa un Secretario
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    El primer día de oficina
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    Composición de lugar
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Contabilidad modelo
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
    "Orolandia" órgano de publicidad de la oficina de Paz
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Actas trascendentales
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
    La primera sesión
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Casarrica, salvador
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Un luminoso dictamen
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Un empleado singular
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Terminos de cortesía
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    General de montonera
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Hierro y cartón
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Xpon
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    Historia sumaria
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
    Gabriel Moneda Becerra
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
    Una historia sublime
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Vientos de tempestad
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    En casa de casarrica
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Los herrera y los strong
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    La última sesión
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Final epico
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Table of Contents
        Page 191
        Page 192
Full Text
5123 3
IRAFAEL IREYALO MARTINEZ

LA OFICINA

DE PAZ DE

OROLANDIA
NOVELA DEL IMPERIALISMO YANQIJI


%nOGXau h zoxis DR rGvm
QUAIUMhAT A. 0.














EXPOSICION
DEL
LIBRO AMERICANO
12DE OCTUBRE DE 1945

Bibhioteca
Comnemorativa
de Colba
W~slington









Donado por

S~nchez & De Guise

uua t liaala









RAFAEL AREVALO MARTINEZ







LA OFICINA DE PAZ


DE OROLANDIA

NOVELA DEL IMPERIALISMO YANQUI






CIUDAD DE GUATEMALA, A. C.






TIPOGRAFfA SINCHEZ & DE GUISE
8s Avenida Sur, N9 24.
1 925































ES PROPIEDAD

QUEDA HECHO EL DEPOSIT QUE PREVIENE LA LEY.

SE PROHIBE LA REPRODUCCI6N, TRADUCCI6N

o ADAPTATION

1925











DEDICATORIA


A Juan de Dios Bojorquez.
A Mixico.

Senor Boj6rquez:
Ese medio suave y rico, propicio para la obra
de arte, ousted me lo di6, a mis de ayuda de otro
genero, al nombrarme Bibliotecario de la Biblio-
teca Mexicana en Guatemala. Alli naci6 "La
Oficina de Paz de Orolandia" rompiendo mi
esterilidad de diez afios. Por otra parte, mi
deuda para con su patria, anterior a la que he
contraido para con used, no es menos grande.
Cumplo, pues, un grato deber al dedicarle a
usted personalmente, y como representante de
la gran naci6n mexicana, esta obra. Y al ha-
cerlo siento no tener aquel estilo grandilocuente,
reposado y solemne, lleno de gratitud sin tener
nada de adulaci6n, con que el magndnimo Cer-
vantes dedico su Quijote al Duque de Bejar y al
Conde de Lemos.

Guatemala, pascua de navidad de 1924.


EL AUTHOR.














CARTA QUE PUEDE SERVIR
DE PROLOCO


Boston, Mass.-August 5, 1924.

Sefior R. Arevalo Martinez.
4th Av. Sur 48.
Guatemala City,
Guatemala, C. A.

My dear Sejor Martinez:

I am very much interested in your letter of
July 23. Last winter when I was in Guatemala
City I purchased a copy of your volume El
Sefior Monitot. As I was traveling I did not
have an opportunity to read it until I was on
the steamer returning to the United States.
Some of the stories pleased my very much, and,
as you have been informed, I dictated transla-
tions of two of them that obviously had never
appeared in English-which we published in the
Living Age. One of the translations at least,
to which I gave the English title "The Panther
Man," was republished in full in the Sunday
supplement of one of the Boston dailies.









PR6LOGO


If you are publishing stories in the Spanish
language either in Central America or elsewhere
outside the United States, and will arrange
either personally or through us to copyright
them in the United States, we shall be happy
to consider an arrangement to pay you for
such of your writings as we can find space for
in the Living Age.
Now with reference to your book. Frankly,
I consider some of your stories the very best
material I have found in such a survey of Latin
American literature as I have been able to make
in the midst of a very busy editorial life. A
year ago in the course of a visit to Brazil,
Argentina, Chile, and the West Coast countries
of South America, I carefully went over the
books by Latin American authors in the books-
tores of the principal cities. I found nothing
in these superior to your "Panther Man." The
Peruvian poet, Jose Santos Chocano, whon I had
the pleasure of meeting on my trip to Central
American last January and February, also spoke
very highly of your writings.
Have you ever considered writing a novel of
40,000 or 50,000 words with all intense local
color that you have given to "The Panther
Man," but dealing with the underlying theme
of the contact of American capitalism-economic
imperialism, if you please-with the Latin








PB6LGoo


American peoples and their Governments. I
mean a searching analysis in fiction of the pro-
blems arising out of both the social and the
politico-economic contact of the two races. We
have political and propaganda discussions of
this theme. To me one of the best seems to
be Manuel Ugarte EL DESTINO DE UN
CONTINENTE. A person who has read and
pondered on that book, who knows some of the
congenital difficulties with which Latin America
is struggling in its effort to realize Democracy
and who understands those phases of North
American character that are illustrated in such
books as Sinclair Lewis's Babbitt, might, I
think, write a story that would have a tremen-
dous sale in the United States.-Please con-
sider this. Very cordially and sincerely yours,

THE' LIVING AGE.


VICTOR S. CLARK.-Editor.
















Una flamante instituci6n.

Un dia en que estaba abrumado por pequefias
deudas,*que son las mis penosas, se le ocurri6 a
F6lix Buendia la excelente idea que en su mente
tom6 esta forma:-- No esti considerada la Ofici-
na de Paz como una canonjia para los empleados
que ocupa y como una pesada carga para los
pobres Estados de Orolandia que la soportan?
iNo tiene fama de ayudar generosamente a una
docena de escritores bohemios y hambrientos?
ZNo me dicen todos a mi poeta y hasta gran
poeta? Pues hombre, a pedir tambien mi hueso
que roer a la gran instituci6n.
Y digamos aqui, para acabar de dar fuerza
a estas consideraciones de nuestro protagonista,
que Felix estaba casado con una linda mujereita
que cada afio le daba un hijo y eada dia le exigia
imperiosamente prendas de vestir lo mis lujosas
que fuera possible obtener, billetes para ir al eine,
golosinas y todas esas cosas que suelen pedir las
mujercitas lindas y de las que ay! los poetas no
suelen tener un acopio considerable.
Lector amigo: ahora mismo, antes de seguir
nuestra narraci6n, os vamos a explicar lo que era








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


la Oficina de Paz de Orolandia, adonde preten-
dia entrar como empleado nuestro h6roe, tal y
como aparecia para 6ste, pues nosotros no hemos
tenido tampoco de ella una idea mas clara.
Creada en 1900 por la dulce hermana mayor
de los pauses hispamerios, (1) la generosa
Yanquilandia, por los tratados de Washington,
a donde se hicieron concurrir representantes de
los veintitr6s Estados orolandeses, tenia por
objeto asegurar la paz de Orolandia, turbada
por las frecuentes guerras intestines, que ya eran
para las naciones eivilizadas un product orolan-
d6s tan conocido y frecuente como las anuales
cosechas de su inmejorable cafe, o como el pe-
tr6leo de sus inagotables pozos. La creciente
absorci6n por el capital yanqui de las haciendas,
de los terrenos petroliferos y de las empresas
industriales del rico y turbulento pais hispa-
merio, movieron a la noble hermana mayor
de America a intervenir en 1900, ain mis direc-
tamente de lo que lo habia hecho antes, en los
asuntos de Orolandia, para salvar los intereses
norteamericanos, continuamente puestos en pe-
ligro por la eterna guerra civil del pais, que
vivia en revoluei6n permanent.
Cuaiquier deseo de la poderosa repuiblica era
orden en Orolandia. La excitativa, pues, al

(1) Contraccidn de Mspano-americanos.








rEAAEL AREVALO MARTINEZ 11

gobierno orolandes para que concurriesen re-
presentantes de los veintitres Estados a Was-
hington a fin de tratar de los mejores modos de
asegurar la paz en la belicosa naci6n, fu6 una
arden imperative pronto obedecida. De esta ma-
nera naci6 la respectable Oficina. Se convino en
que estuviera formada por un delegado de cada
una de las cinco secciones del pais, asi: Secci6n
Septentrional, compuesta por cineo Estados;
Secci6n Occidental, compuesta por cuatro Esta-
dos; Secci6n Oriental, compuesta por cinco; Sec-
ci6n Central compuesta por cinco; y Secei6n
Austral, compuesta por cuatro Estados. Los dele-
gados, nombrados por vqtaci6n popular, debian
representar los intereses de la fracci6n que los
elegia, estudiar los m6viles que la impulsaban a la
revuelta y tratar de suprimirlos; en fin, tra-
bajar en todos sentidos por asegurar la paz
interior de Orolandia. AdemAs, com-o fines se-
cundarios, se dispuso que fomentaran la agri-
cultura, la industrial, las vias de comunicaci6n
y el comercio orolandeses. El prominent per-
sonaje que concurri6 representando al Departa-
mento de Estado yanqui, como hombre prhctico,
dirigi6 a los delegados orolandeses en su oportu-
nidad, el siguiente sustancioso discurso:
-Hacer entrar una naci6n semicivilizada en el
intense movimiento commercial de la 6poea mo-








12 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

derna, es liberarla de la tirania. Por un lado
entran los ferrocarriles y por el otro la libertad.
Es matemitico. Cada industrial que ustedes
fomenten, eada linea f4rrea que tiendan, lucha
mejor por sus libertades que sus caudillos y los
hombres armados que les siguen. Hoy ya no
hay cuestiones political en los pueblos; hay
s6lo cuestiones econ6micas. Entregar al eomer-
cio universal, lo repito, un territorio, es entre-
garlo a la libertad. Y repito tambien-, que todo
problema social se puede referir a un problema
financiero. Las finanzas, honorables sefiores re-
presentantes del pueblo oroland6s, las finanzas,
resolverdn vuestro problema.
Call6 el sesudo yanqui y con este discurso se
dieron por clausuradas las sesiones y qued6
solemnemente fundada la Oficina de Paz de
Orolandia. No solo 6ste fu6 su fruto. Tam-
bien otra no menos important instituci6n na-
ci6 de los cl4ebres tratados de -Washington de
1900: la Oficina Econ6mica, que tendria por
objeto la conversion monetaria del pais, la fija-
ci6n del cambio y no s cuAntos otros problems
mrs. jPero de esta gorda hija de las conferen-
cias de 1900, no nos ocuparemos en la narraci6n.
Como se ve, la flamante Oficina de Paz ofrecia
para su realizaci6n un edmulo de dificultades.
Era fundar un gobierno dentro de otro gobierno.








RAFAEL AREVALO MARTiNEZ


Con las atribueiones que se le daban, era fMcil
prever un choque pr6ximo con el tiranico gobier-
no oroland6s. Pero de lo vivo a lo pintado hay
diferencia, lo mismo que de lo escrito a lo reali-
zado. Ya en su realizaei6n la oficina no fu6 sino
un vano fantasma, una tonta instituci6n deco-
rativa que no sirvi6 para nada mks que para ase-
gurar pingiies sueldos a sus numerosos emplea-
dos. Principi6 este fracaso por que los cinco
delegados que debian integrarla no fueron ele-
gidos, naturalmente, por la libre voluntad de
los nacionales de cada una de las cinco secciones
en que se dividia, bien te6ricamente por cierto,
el pais, sino por su augusto president federal,
el generalisimo Gabriel Moneda Becerra, que lo
gobernaba hacia veinticineo afios en una reelee-
ci6n peri6dica indefinida. Excusado es decir
que se salvaron las apariencias y que un simu-
laero de elecci6n fue llevado a cabo. Pero ya
de antemano Su Excelencia habia designado a
los que debian ser eleetos, y en vez de represen-
tar la voluntad de los veintitr6s Estados orolan-
deses, cinco personajes elegidos por su alto grado
de conciencia personal, de valor civico y de amor
patrio, representaron el deseo del mandatario
cineo hechuras suyas, que muchas veces, en tele-
gramas anuales, en el dia de eumpleafios, le
habian ofrecido su "adhesi6n incondicional."








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


Apenas una semi excepci6n hubo en esto: y la
presentaron los cuatro Estados que componian la
Secei6n de Occidente,-caracterizada por su
amor a la libertad y por su odio al general Mo-
neda Becerra,-y que eran los que con mis fre-
cuencia habian alterado la paz de Orolandia
sublevandose contra el gobierno federal. Por
poco este intent de voluntad popular es aho-
gado en sangre, como los peri6dicos levanta-
mientos en armas, lo que hubiera sido un bonito
modo de realizar el program de la Oficina de
Paz. Por fortune, el respeto que inspiraban
los Estados Unidos, creadores de la celebre ins-
tituci6n, lleg6 hasta el grado de hacer ceder en
algo la f6rrea voluntad del Presidente federal
y se lleg6 a una componenda postulando como
candidate a la delegaci6n a un individuo neutro
que no era ni amigo ni enemigo del gobierno.
De acuerdo con la voluntad del gobernante, la
Oficina de Paz qued6 definitivamente consti-
tuida asi:
Delegado por la Regi6n Norte del pais: Li-
cenciado Luis Rojo. La Secei6n Norte era en
la que estaba la capital federal, Heli6polis, un
tiempo metr6poli colonial de todo Orolandia y
asiento del Virreinato. La que tenia mas po-
blaci6n absolute. Con costas sobre los dos
oceanos.








RAFAEL ARAVALO MAXRTNEZ


Delegado por la Regi6n Occidental: Licencia-
do Miguel Tablas. La Regi6n Occidental era la
mas pequefia, pero la mas relativamente poblada.
Costas s6lo sobre el Pacifico.
Delegado por la Regi6n Oriental: Licenciado
Enrique Llanos. La Regi6n Oriental era la
m6s grande y la menos poblada. Costas s61o
sobre el Atl6ntico.
Delegado por la Regi6n Central: General
Eladio Casarrica. La Regi6n Central, con cos-
tas sobre ambos oecanos, era la parte de Oralan-
dia en que estaban las mis notables depresiones
del suelo. Sus grandes lagos, que hacian fac-
tible un canal interoceanico, la hicieron pronto
presa codiciada del yanqui, que de hecho habia
establecido en ella una especie de protectorado,
o furtiva zona de influencia norteamericana.
Delegado por la Regi6n Austral, Doctor Fer.
nando Rios y Castillos. La Regi6n Austral tenia
costas sobre los dos oc6anos.
Como se ve, al querer declarar para lo que
servia la Oficina de Paz de Orolandia y su cons-
tituci6n intima, no hemos podido hacerlo con
much claridad, pero tenemos que confesar aqui
que jams la entendi6 Buendia con mayor pre-
cisi6n. La Oficina, para nuestro protagonista,
siempre estuvo envuelta en nieblas; y no s6lo
la Oficina, sino las leyes, las ciencias y muchos
concepts que necesitan un cerebro bien consti-








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


tuido para ser entendidos. De la vida misma
nunca tuvo noci6n bien clara. Incapacidad
6sta que no obst6, como lo ver. despuis el pa-
ciente lector, para que llegara a ser Secretario
de la Oficina de Paz de Orolandia y su eje
central, autor de sus mejores iniciativas, su
tenedor de libros, jefe inmediato de sus dieciocho
empleados, deus ex mdchina, factotum, etc., etc.,
de ella. Pero no hay que asombrarse por esto.
Cosas mas raras se ven en Orolandia. Por lo
demks, ereemos que ni los muy ilustres Delega-
dos ni el Gobierno Federal, entendieron nunca
-a la flamante instituci6n con much mas cla-
ridad que Buendia, y quin sabe si hasta para
las luminosas inteligencias yanquis que la con-
cibieron, la Oficina no fu6 siempre, con sus
atribuciones indefinidas, sino un cuerpo colegia-
do caido de la luna, que no hacia sentir su
presencia en una forma bien sensible, sino cada
vez que se dirigia a los gobernadores de los
veintitrds Estados, pidiendo subsidies para po-
der existir.

















En b6squeda de una prebenda.

Ya hemos explicado lo que es la Oficina de
Paz de Orolandia. Vamos a contar ahora los
pasos que condujeron a Buendia a former parte
de ella. El padre de nuestro h6roe era muy
amigo del licenciado don Luis Rojo, cortesani-
sima persona, que a su vez era amigo de todo el
mundo, sobre todo de los que estaban en el po-
der, y que debia en gran parte su buen 6xito
social y sus muchas prebendas a un bien orde-
nado sistema de cartas, dirigidas no s61o a aque-
llas personas con quienes cultivaba relaciones
sociales, sino ain a los simples conoeidos, siem-
pre que fueran personas .de representaci6n. No
habia individuo de viso en Heli6polis que no
hubiese reeibido una de estas misivas carifiosas,
felicitandole por el honor que le habian dis-
cernido, por el puesto que habia aleanzado, por
el nacimiento del filtimo chico, o por su boda,-
o muy sentidas y expresivas muestras de con-
dolencia, cuando habia perdido algfin familiar.
Y es tan grande el influjo de las buenas palabras
y de la exquisite cortesania, para llamar con este








18 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

eufemismo al espiritu de adulaci6n que poseia
al licenciado Rojo, que don Luis era generalmen-
te querido y apreciado. Era alto, delgado,
imberbe, con un gran cuello. Le llamaban el
licenciado jirafa. Muy orgulloso, y afin pode-
mos afiadir que muy vano, el professor Cenobio,
maestro oroland6s, aseguraba que su estatura
hubiera sido nada mias que regular si la sober-
bia no le hubiese alargado e hinchado el cuello.
Pues bien, a este ilustre personaje acudi6 F6ix
en demand de favor para que se le diera una
sinecura en la Oficina de Paz, invocando para
ello la antigua amistad que Rojo tenia con el
padre de nuestro protagonista. Don Luis le
contest asi
-Oiga, don Fl6ix. Llega usted en tiempo
oportuno. Acie para inter nos, usted sabe que
el menospreeio con que reciben nuestras inicia-
tivas los gobiernos de los Estados, que s6lo to-
leran nuestra Oficina porque les fu4 impuesta
por los yanquis, hace que apenas podamos dar
muestras de que existimos, con nuestro 6rgano
trimensual de publicidad Orolandia. Por eso le
coneedemos tanta importancia. Sin 61 ereo que
hasta se olvidarian de nosotros. Pues bien, tris-
te es confesarlo, pero nuestra revista anda algo
descuidada. Los escritores series escasean. Aqui
hay muchos poetas, pero muy pocos literatos de
peso, y ya de nuestro uiltimo niimero de Orolan-







RAFAEL ARAVALO VARTN-EZ


dia, algin 6rgano local hizo observer que no
contenia, a pesar de su volume, mas que
la copia de las actas de nuestras sesiones, que
se permiti6 llamar aburridas y estipidas, y mu-
chas reproducciones. Necesitamos trabajos ori-
ginales, y como usted goza de bien merecida
fama de buen escritor, sera bien recibido. Pero
ahora oiga: used sabe que yo no soy sino un
quinto de la oficina. (Cogi6 una cubierta rota
de sobre el escritorio y le escribi6 a Buendia con
caracteres temblones y grandes: 1/5. Era el
medio de que se valia para salir sin molestia
de innimeras peticiones analogas a la de F61ix.)
Yo s6lo no puedo decidir-continu6.-Su peti-
ci6n-es el camino-sera resuelta en nuestra
pr6xima junta, por mayoria de votos. Le aeon-
sejo que se asegure la buena voluntad de mis
honorables colegas. Y para ello lo mejor es
que los busque en sus propias casas, despu6s de
las comidas, en que el inimo esta satisfecho. No
le prometo tantas probabilidades de buen 6xito,
si les habla en la Oficina. Ya ve usted: uno
en su casa esta mejor dispuesto. Yo le ofrezco
mi voto a su favor.... (Siempre lo ofrecia, afin
en las ocasiones en que estaba resuelto a negarlo
en la pr6xima junta.)
Buendia sigui6 el consejo al pie de la letra.
Como hombre prudent, se provey6 de cuatro
ejemplares de su l6timo tomo de poesias, Guir-








20 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

naldas de la noche, con sendas dedicatorias, y
empez6 una penosa peregrinaei6n en la bisqueda
de los otros cuatro excelentisimos sefiores.
De su visit a los licenciados Tablas y Llanos,
y al doctor Rios y Castillos, nada tenemos que
decir, sino que se encontr6 con tres zorros, cazu-
rros y melosos, ya ancianos come Rojo, que en
cuanto lo vieron delante, con una petici6n de
empleo, sintieron la imperiosa necesidad de
alejarlo de su presencia, que oyeron con obli-
gada atenci6n, o mejor dicho con distracci6n,
su discurso, que todos, para quitdrselo de encima,
se apresuraron a ofrecerle su voto, reserv~ndose
in mente, negarlo en la pr6xima sesi6n; y que
al final de la entrevista, se dejaron ablandar un
poco por la dedicatoria de Guirnaldas de la
~oche, su libro de poesias. Buendia se llev6
la impresi6n de que se habia encontrado ante
tres personajes anodinos, dos de ellos becerristas
natos, y el tercero con una libertad de criterio
politico muy diseutible. No las llevaba todas
consigo nuestro buen protagonista despuis de
concluida su jornada, pues desconfiaba, y con
raz6n, de la f6 pfinica de los ofreeimientos que
logr6 arraneanles.
El Delegado por la Regi6n Central, el General
v poeta Casarrica, nombrado ya para el puesto
de Delegado, pero que ain no habia torado po-
sesi6n official de su cargo con las solemnidades







RAFAEL AREVALO MARTINEZ


de rigor, fu6 el iltimo que visit Felix. El
General, bellisimo y alegre sujeto, fue ver-.
daderamente el fnico que le concedi6 una
buena acogida. Se ri6 de la Oficina y de sus
colegas. Se ri6 de Buendia y de 61 mismo Al
fin poeta. Contagiado por su alegria, Filix en-
tr6 en confianza y le mostr6 su coraz6n: Tenia
much necesidad de dinero y esperaba una pre-
benda en la muy initil y docta instituci6n. Su
franqueza acab6 por asustar a Casarrica que le
dijo:
-Oiga: que mis bromas no se salgan de esta
casa. Hay que tomarnos en serio. Si nosotros
mismos nos reimos de la Oficina quinn la to-
mark en consideraci6n? Los augures no hacian
mofa de sus augurios, sino cuando estaban s6los.
Usted es atrevidillo. Le ofrezeo mi voto.
DespuBs supo Felix que en la important se-
si6n en que se decidi6 de su destiny, el voto de
Casarrica son6 de esta manera:
-Dimosle a Buendia veinte d6lares mensuales,
por un articulo trimensual para Orolandia.
Sesenta d6lares por un trabajo literario, es bien
pagado. Pero con la precise condici6n de que no
venga a la Oficina mks que para cobrar cada fin
de mes. Es una fuerza disociadora. 0No tuvo
la audacia de reirse de nuestra Oficina y de de-
clarar que al entrar en ella esperaba una ca-
nonjia? Por fortune vale mks eaer en gracia








22 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

que ser graeioso. Y a mi me ha divertido bas-
tante el escritorcillo. Y oiga usted, senior secre-
tario: adviertale que su mismo articulo trimen-
sual no es condici6n indispensable para percibir
el sueldo. i Se lo regalamos en consideraci6n al
mal estado de sus finanzas! Lo esencial, inica-
mente, es que no ponga los pies en la Oficina.
iFigdrense ustedes! qu6 trabajos de importan-
cia podemos esperar de ese insustancial versi-
ficador ?
Dej6 F61ix en easa del General y poeta su
iltimo libro de versos y di6 por concluida su
peregrinacien.

















Como se hincha un perro.

Despuns de este calvario de Buendia de tocar
a la puerta de los einco honorables, con la cruz de
una petici6n y de muchas buenas maneras, a
cuestas, nuestro heroe esper6. Cuando lleg6 la
hora y acudi6 a la Oficina de Paz, a saber la
resoluei6n a su demand, en la hermosa sala de
la secretaria, el secretario, un hombre de ver-
dadero genio artistic, el mejor prosista de Oro-
landia, muy bueno amigo suyo, persona simpati-
quisima, lo recibi6, sonriente:
-Buena sefial,-dijo para si Felix.
Lo era. El secretario, Juan GonzAlez Parra,
le ley6 el punto de acta de la iltima sesi6n, en
que se le declaraba ineorporado a la Oficina, con
el puesto de colaborador de su revista, con la
obligaci6n de escribir un articulo de character se-
rio y cientifico, eada tres meses, y con el suel-
do mensual de veinte d6lares, es deeir, sesenta
d6lares por articulo.
-i Gloria a Dios en las alturas y a la muy
munifica Oficina de Paz en la tierra!-Prorrum-
pi6 FMlix ante la gran noticia.








24 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

Y no os extrafi6is de su efusi6n: veinte d6lares
no son nada-joh lectores nuestros!-para la
mayoria de vosotros, gente sana y capaz, sino
rica. Un par de zapatos, una comida en el
Palace Hotel, se los llevan; pero para el pobre
diablo de Fl6ix Buendia, un infeliz que recorri6
la 6rbita de su vida en circulo cerrado y muy
pr6ximo a caer en el inverecundo sablazo, del que
huia con native honradez, aquello era un gran
paliativo para sus males, sobre todo si se agre-
gaban otras entradas en numerario, obtenidas
por el m&todo que emplean los que, como 61, vi-
ven de arbitrios, como por lo general viven los
poetas.
Entonces, Juan GonzAlez Parra, el eximio
gran eseritor de Orolandia, siempre sonriendo,
agreg6:
-Dicen los muy honorables que le imponen la
condici6n de no venir a la Oficina, sino para co-
brar o para entregar su articulo. Qud diablos
le inspiraron a used decirles que aqui buscaba
una canonjia? Gran delito este de hablar con
tan poco respeto de nuestra oficina. Dele gracias
de que les l!am6 a risa. En cuanto al articulo,
tenemos que hablar. La revista esti ya en
prensa y no tengo material. Apresirrese a traer-
lo. Pero por supuesto que no sea un canto a la
luna, ni uno de esos versos llorones en que usted,
con tan gran arte, se vive quejando de la vida.








RAFAEL AREVALO MARTINEZ 25

Necesitamos un articulo jugoso. Asunto? Cual-
quiera de utilidad puibliea para Orolandia.
Sali6 Felix de la oficina hondamente preocu-
pado. Un articulo serio.... Y c6mo se harian
esas cosas? Qui6n le habria de decir entonces
a nuestro h6roe que sus colaboraciones para
Orolandia iban a merecer toda la aquiescencia y
el aplauso de los seflores Delegados a la Oficina
de Paz?
De ella sali6 Felix en linea recta para la casa
de su amigo Claudio Espina. Claudio compar-
tia con Alberto Vasquez y Osmundo Aabdez el
cetro de la poesia national, a la que daban lus-
tre y fama. Ellos y el propio secretario Gonzg-
lez Parra, eran, en sentir de Buendia, los mejo-
res escritores patriots, y just motivo de orgullo
y vanagloria para la naciente nacionalidad.
Como todos los buenos poetas, Claudio era un
buen prosista. Nuestro h6roe iba a pedirle ayuda
para aquella emergencia de su obligaci6n con la
Oficina. Cuando Buendia lo enter de su asun-
to, Espina ri6 con ganas.
--&Y eso le preocupa a usted? IHacer un
articulo serio ? Es muy facil, hombre! No sabe ?
Se trata sencillamente de lo que con el loco de
Cervantes llamar6 "hinchar un perro." Se toma
un asunto serio cualquiera, como por ejemplo:
El cultivo de las papas en Orolandia. El cafe,
base de la prosperidad patria. Cudndo incre-








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


mentarcmos nuestro comercio de cabotaje? In-
dustrias nacionales. iHay petr6leo en la region
austral del pais? 0 cualquiera por el estilo. Se
le pone un canuto en el c... a este asunto y se
sopla hasta que se infla. Se sopla viento de
palabras vacias y relumbronas. Mafiana mismo se
lo doy. Ya sabe usted que hacienda articulos
de esa case para otra revista, 6rgano de la mu-
nicipalidad de Heli6polis, vivo. Pero pasemos a
otra cosa: L Cuanto me va a pagar si yo se lo
hago?
F6!ix le ofreci6 diez d6lares, y Claudio acept6
gozoso. Y como a Buendia le pagaban sesenta,
el negocio era redondo.
.Por desgracia, cuando lleg6 al otro dia nues-
tro interesante h6roe a la casa de Claudio, el
articulo de este no le satisfizo. El perro era
demasiado pequefio y estaba demasiado hinchado.
Se titulaba Heliopolis monumental. Hablaba en
l6 de las iglesias y demis edificios de la metr6-
poli orolandesa. Espina confes6 que la lista de
cuadros e6lebres y otros detalles, los habia eopia-
do de una monografia del que con el tiempo ha-
bia de llamarse Porfirio Barbacoa. Pero-lo re-
petimos-la prosa barbaeoana estaba demasiado
hinchada y no convenci6 a Buendia. Se acab6.
Se levant6, prometi6 enviarle diez d6lares al
cobrar su pr6ximo sueldo, y sali6 entristeeido.








RAFAEL AREVALO MARTfNEZ


Entonces nuestro protagonista se encerr6 en
su habitaci6n a trabajar por su cuenta. Y se
acuerda muy bien de que el primer tema que
desarroll6 para la revista fu6 el siguiente:
iCudndo tendremos una fdbrica de papel? El
segundo: iCudndo tendremos una fdbrica de
vidrio? El tereero fuB: Poesia national. DespuBs
siguieron: "Orolandia es un pais esencialmente
giricola," "El .desarrollo de la cultural fisica en
vi trdpica," "Como se combat al alcohol en la
Refldn Austral," "La lucha contra la sifilis y el
paludisnwo," etc., etc. Pero lo curioso fue que
estos articulos series, hechos con verdadero miedo
y sin ninguna preparaci6n anterior, con gran
consult y studio de diceionarios enciclopedieos
y obras tdcnicas, causaron una verdadera revo-
luci6n en el inimo de los ilustres Delegados, que
consideraban a Buendia absolutamente incapaz
de otra cosa que no fuera el desbordante lirisme
de sus cantos a la luna. En realidad Flix se
habia arrojado a ellos como se habria metido a
torero, para poder vivir.-- Ah la mujercita linda
y sus prendas suntuarias: la prole numerosa...!
-Era una lucha valiente por los frijoles. Gus-
taron tanto los articulos, que se declar6 al eximio
F6lix un escritor serio y Culto (?) y a iniciativa
de Casarrica se ascendi6 su sueldo a veinticinco
d6lares mensuales. jAsi se describe la historic!








28 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

Buendia tambien habia aprendido a hinehar un
perro, come su amigo Claudio, y el viento de la
cultural media que flota en el ambient y parece el
finico necesario para el periodismo de Hispano
America, le resultaba tan id6neo como el que em-
pleaba su caro amigo Espina para la revista de la
Municipalidad! iAh qu6 gozo para nuestro
hiroe el de estos sus triunfos! Estaban segu-
ros tus veinticinco d6lares, Felix Buendia, y
habias conquistado el aprecio de tus munificos
jefes, los honorables Delegados a la Oficina de
Paz. Al miedo que al principio les inspir6 el
desparpajo y la inconcieneia del pobre poeta li-
rico, hasta el punto de vedarle la entrada a la
Oficina mas de una vez por mes, para cobrar
el sueldo, sucedi6 una manifiesta admiraci6n y
repetidos llamamientos para encargarle el des-
arrollo de tal o cual tema de interns national, y
hasta privados discursos de p&same o de congra-
tulaei6n, que luego en los aeonteeimientos socia-
les eran leidos por sus inverecundos superiores
con gran acopio de movimientos de elocuencia.
Y ahora permitid, oh lectores, que os describe
el asombro de Buendia al poder escribir aquellos
articulos series tan admirados. lExiste, pues,
la ciencia infusa? Era su pregunta cuotidiana.
No. La ciencia infusa no existe. Pero si exis-
ten paises como Orolandia. Y ademAs diccio-
narios encielop6dicos....








RAFAEL AREVALO MARTfNEZ 29

La cultural del periodista es una cultural al
aleance de todos. IPero el pobre diablo de
Felix Buendia no tenia ninguna preparaci6n
intellectual y jams habia ni sofiado con ense-
fiar en la tribune de la prensa cosas que no
sabia. Su sorpresa fu6 ilimitada cuando se en-
contr6 con que no s61o hablaba en prosa como
Mr. Jourdain, sino que escribia en prosa sabia.
Y esta es la verdadera historic de como entr6
F1lix Buendia a la c6lebre oficina.

















Un ascenso inesperado.

Como se improvisa un Secretario.

Pero las sorpresas que reservaba la hist6rica
instituci6n a nuestro h6roe no habian de acabar
aqui. Llevaba ya dos afios de servirla con cre-
ciente celo y creciente buen 6xito; ya para 61
hinchar un perro era cosa fieil y se habia fa-
miliarizado con muchos temas de la actualidad
political y econ6mica del pais; habia, en fin,
aprendido muchos conocimientos ensefindolos,
que parece es una buena manera de aprender,-
digalo si n6 una clase de gramhtica que por aquel
tiempo tuvo que dar en un colegio y que lo obli-
g6 a aprender dicha ciencia,-cuando un dia fu6
llamado con premura por el Presidente de la
Oficina de Paz.
Al acudir a este Ilamamiento, recibi6 a nues-
tro heroe en la graciosa Oficina el Oficial Mayor,
que con toda prosopopeya lo invite a sentarse,
y principi6 la conversaci6n con una calurosa
enhorabuena, proferida con entonaci6n solemne:








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


-Mi mas cordial enhorabuena, don F6lix.
Ayer, en sesi6n de dltima hora, se ha acordado
nombrar a ousted secretario interino de esta ins-
tituci6n, en sustituci6n del Licenciado don Juan
Gonzdlez Parra, y con el sueldo mensual que
6ste devengaba, es decir, doscientos d6lares.
iDichosote! Pasar de los veinticinco d6lares
que usted ganaba aqui a cobrar doscientos es
un buen ascenso....
Un rayo cayendo a su lado no hubiera dejado
a F~lix mas sorprendido que esta noticia, que
a la vez le produjo goce, susto y pasmo.
-Pero, Jose, iyo qu6 voy a estar preparado
para un puesto de esa importancia! Yo no
tengo los conocimientos que mi antecesor. El
cargo es dificil. Para desempefiarlo a concien-
cia se necesita por lo menos tener un titulo pro-
fesional, como el Licenciado don Juan Gonzilez
Parra.
En la contestaci6n del Oficial Mayor vi6 Buen-
dia la facilidad con que se le adjudica todo cono-
cimiento y toda habilidad al que tiene talent
literario.
-No sea modesto, don Felix. Un hombre que
describe tan bien como usted... Sus colaboracio-
nes para Orolandia gustan cada vez mas a los
sefiores Delegados. .El Licenciado Juan Gonza-
lez Parra renunci6 el puesto con precipitaci6n,
porque acaba de ser nombrado, por el senior Pre-








RAFAEL AREVALO MARTINEZ 33

sidente de la Reptiblica, C6nsul General en San
Francisco California. Hoy mismo por la mafia-
na parti6 en el tren del Norte con rumbo a
Puerto Lobos. Como le dije, ayer los sefiores
Delegados se reunieron en se'si6n y entire tres
nombres postulados eligieron el suyo....
-4 Quien de los Delegados vino ya a la
Oficina?
-El General Casarrica.
Pas6 el secretario inmediatamente a hablarle.
Cuando le dijo su sorpresa y su pena de no ser
,ompetente para el desempefio del puesto que
le habian conferido, el honorable Delegado por
la Seeci6n Central sonri6.
-No sea bobo, don Fl6ix, porque asi no se
medra jams. Uno debe creerse id6neo para
todo, incluso para presidir el gobierno de una
naci6n. De veras que si insisted usted en su
duda de aceptar un puesto tan bonito voy a
ereer que es usted un pobre diablo, incapaz
para desempefiarlo, y procuraremos elegir otro
candidate. No sea pobre de espiritu.
-Los conocimientos....
-Bah, un hombre con una cultural general
tan s6lida como la suya, y, sobre todo, con un
talent tan maleable como el suyo, pronto ad-
quiere todo g6nero de conocimientos, en particu-
lar si se los pagan al precio de mil francos men-
suales. Yo lo ayudar6, hombre....








34 OPICINA DE PAZ DE OROLANDIA

-Pero yo no soy abogado....
-Pero yo si, es decir, cuasi abogado. Llegu6
al fltimo afio de studios de la Carrera, y s61o
me falt6 el examen general; y estoy a sus 6r-
denes.... Oiga, le voy a contar una historic de
mi primera juventud. A los diez y siete afios
llegu6 a Romelia, la metr6poli de la Secci6n Cen-
tral de Orolandia, a comenzar mis studios uni-
versarios, con un flamante titulo de bachiller en
el bolsillo, pero sin una peseta. El primer em-
pleo que se me proporcion6 fu6 el de tenedor de
libros de un club social, pingiiemente remune-
rado. Yo no sabia una palabra de teneduria de
libros, a pesar del titulo bachilleresco. Pero me
moria de hambre y necesitaba dinero para poder
seguir mis studios. Aquel era un bonito em-
pleo que me dejaria libre muchas horas. Acept6.
Cobr6 anticipado el primer mes y me lleve los
enormes volimenes de la contabilidad a mi re-
ducido cuarto, en una pension en los arrabales
de la ciudad, diz que para ganar tiempo y estu-
diar los negocios del club. Lo que hice real-
mente fu6 ponerme a estudiar teneduria de li-
bros dia y noche, durante una semana. Al cabo
de ella la sabia.
--Bueno, pero y durante esa semana?
-Al dia siguiente de aceptar mand6 una excu-
sa de no poder asistir al Club, porque habia
amanecido indispuesto, exeusa acompafiada del







RAFAEL ABEVALO MARTINEZ


correspondiente certificado m6dico y de la mani-
festaci6n de mi pena, por aquella intempestiva
enfermedad. Pero mi mal era eosa de dos o
tres dias, afiadi. Como ademks, me habia lleva-
do los libros y no sabian donde quedaba mi do.
micilio, item mis, el primer sueldo obraba en mi
poder, tuvieron que esperarme. Me esperaron.
Si, un poco escamados; pero me esperaron. No
hubo por qu6 temer. Fui un tenedor de libros
insuperable. En siete dias se aprende Teneduria
de Libros. Algo mks important que esta cues-
ti6n de idoneidad para el cargo, me parece la
cuesti6n de indumentaria. 6C6mo anda su ves-
tuario ?
-Sefior, mire usted. Lo llevo todo eneima.
El General y Poeta-y segin acababa de sa-
ber, cuasi Abogado-Casarrica mir6 con susto
aquel traje de Buendia, negro, destefiido, tiran-
do a verde, y creemos, Dios nos perdone, que
se arrepinti6 de la eleeci6n recaida en 61.
-Esto si que es cosa grave, gravisima. Pero
no se aflija. Le vamos a poner pronta soluei6n.
A ver: dos vestidos para diario: pongamos ochen-
ta d6lares. Un chaquet para los dias de ceremo-
nia, otros ochenta; un frac para las noches cere-
moniosas, otros ochenta. Ocho por tres, veinti-
cuatro, si no me engafian mis Matemdticas. La
Oficina le abre a usted un cr6dito de doseientos
cincuenta d6lares, que descontaremos de su








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


sueldo. En mi calidad de Tesorero,-Casarrica,
aunque no habia torado todavia posesi6n official
de su cargo de Delegado, fungia ya con el de Te-
sorero, que hered6 de su antecesor,-se los voy a
dar inmediatamente. Asumo la responsabilidad
de esta grave decision sin contar con mis cole-
gas; pero en la guerra como en la guerra. QuB
seria de esta honorable Instituci6n eon un se-
cretario mal vestido ? Cr6ame, amigo. Hoy hago
por Ud. mas que su padre.
Extendi6 en el acto un cheque por doscientos
cincuenta d61ares y al entregarlo a Buendia
continue con gran prosopopeya:
-Aqui en este cheque esta toda su idoneidad
para el puesto. Sabe lo que es este dinero?
El precio de un Secretario. Un vestido es un
hombre. La Sociedad no es mks que eso: una
series de trajes. Va a ver usted, euando se sien-
ta bien vestido, como se va a sentir buen hombre,
y hombre de valer, y, ademks, apto para el cargo
de Secretario de la Oficina de Paz de Orolandia.
Un vestido de General hace a un Director de
multitudes; una franja presidential sobre el
pecho, hace a un Gobernante; un hAbito hace
al Monje. Un amigo tuve que no pas6 de Se-
cretario de Legaci6n a Ministro, a pesar de me-
recerlo mas que el que tenia esta jerarquia,
porque no se afeitaba todos los dias y era des-
cuidado en el vestir. Y un gerente de Banco








RAFAEL AREVALO MARTINEZ


conoci que negaba ereditos a los que tenian man-
chado el traje, porque aquel descuido que mos-
traban en la limpieza de sus ropas podia exten-
derse al pago de sus obligaciones comerciales.
Ya dijo Daudet que una camisa limpia es casi
moral. Y es eso tan important, que no ocupara
usted su nuevo puesto, a pesar de la gran urgen-
cia que tenemos de Secretario, hasta el primero
de junio. (Era el veinte de mayo). Le damos
diez 1dias para haeerse Secretario de la Oficina
de Paz, con inmunidades diplomiticas y doseien-
tos d6lares de sueldo al mes. i Y si usted viera
a lo que me expongo por usted! Mis colegas
discutiran much mi decision arbitraria. Pero
acabarin por darme la raz6n.
Ah, despuds al oir como discutian nimiedades
dias enteros y al verlos tan celosos de su auto-
ridad, hubo de comprender Buendia todo lo que
debia al Delegado por la Regi6n Central, que
con tanta benevolencia tom6 sobre sus espaldas
la f&rrea carga de asumir la responsabilidad de
aquel acto trascendente: disponer de doscientos
d6lares sin el comfn asenso de sus honorables
colegas.
Pero la deuda de gratitud contraida con el
General no obst6 para que al marehar a su casa,
despues de concluida la entrevista, llevara
F6lix la sonrisa en los labios. iPorque sobre
el saco del elocuente declamador del tocado sin
macula, campeaba una vistosa mancha de vino;








38 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

y no era esta la dinica vez en que su indumentaria
descuidadisima habia causado la extrafieza del
sermoneado secretario!
Cuando la linda mujercita de Buendia supo
de aquella maravillosa luvia de prendas suntua-
rias, la alegria ilumin6 su rostro: previ6 que
pronto descenderia a su easa otra no menos abun-
dante de galas femeninas.

















El primer dia de oficina.

Toda su vida record nuestro h6roe su primer
dia de oficina el primero de Junio de 1909....
Lleg6 vestido de ceremonia, porque su malhada-
do sastre, de los cuatro vestidos mandados hacer,
el primero que le entreg6 fuM el chaquet, y hasta
la tarde de aquel mismo dia no reeibi6 los dos
trajes de diario, negros, y el frae. Muy alto,
muy de'gado, con una prenda de vestir cefiida,
nuestro heroe se encontr6 perfectamente elegan-
te; pero tambien perfectamente ridiculo. Dos
altos faldones azotaban sus nalgas; por una de
las bolsas del chaquet asomaban las puntas de
los dedos de flamantes guantes amarillos; un
rico pantal6n a rayas, de caro casimir, com-
pletaba su atavio. Y asi, elegant y ridicule,
se evoca afn Buendia, en la Oficina de Paz,
muy cansado, de pie, apoyado contra la pared
para no caerse, iporque hacia tres largas horas
que el honorable Delegado por la Regi6n Central,
su patrono, el General y Poeta Casarrica, le es-
taba leyendo su drama: "El Diablo Enamo-
rado"!-gPero a que horas estos honorables








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


personajes me van a dejar enterarme de mis
deberes y estudiar el manejo de la Oficina? se
preguntaba con angustia F6lix. Cudndo llega-
r, el moment en que pueda resolver esta grave
cuesti6n: soy apt o o no soy apto para ganarme
el magnifico sueldo de doscientos d6lares como
Secretario Oficial de la muy noble y muy gra-
ciosa Instituci6n, impuesta a Orolandia por los
yanquis ?
Lleg6 al cabo, no el fin del drama, sino el de la
primera parte del dia. Empez6 Buendia a
cumplir los deberes de su nuevo cargo prorrum-
piendo en exagerados elogios de "El Diablo
Enamorado," para congraciarse con uno de sus
superiores. iY aqui, oh lector exento de esta
gravisima falta de adulaci6n, nos declaramos
reos del pecado de presentaros a nuestro h&roe
culpable de este delito, que entonees era muy
comin en Orolandia! Acordaos, para absolverlo,
de sus necesidades domisticas.
Concluida la lectura, Delegado y Secretario
se fueron a almorzar. La segunda part del
dia la absorbi6 F&6ix, no en la audici6n del dra-
ma del Delegado por la Secci6n Central,-que
por fortune no lleg6, sino en los quehaceres par-
ticu!ares del honorable senior Delegado por la
Region Septentrional, que lo tuvo escribiendo su
correspondencia privada. iAh, dios celeste, fue-
ron quince largas cartas, las escritas entonces por








RAFAEL AREVALO MARTINEZ


Felix, de ellas diez dando la enhorabuena a sen-
dos amigos, o conocidos nada mks, o a descono-
cidos, pero, eso si, todos personas de pro: a uno
porque lo habian ascendido a Ministro, a otro
porque habia casado a su hijo, a otro... Pare-
cia un comento largo a la or6nica social del gran
diario de la Metr6poli, "El Imparcial," que era
quien daba a Rojo amplio pasto para aquel exceso
episto!ar. De las demAs cartas, una era de p6-
same, sentidisima; otra iba dirigida al Adminis-
trador de una de las fincas de Rojo y estaba Ile-
na de graves detalles numericos; a la otra se le
puso un sobre con la direcci6n de una comadre
de Villa Perdida, que en la actualidad hospedaba
a la muy honorable familiar del honorable senior
Delegado. Y asi este var6n excelso vivia y me-
draba, sin enemigos, muy querido y estimado,
sin mas m6rito que su voluminosa corresponden-
cia particular. A las seis de la tarde firm Rojo
aquel enorme epistolario, no sin hacer repetir a
Buendia muchas de las epistolas, corrigiendo ni-
miedades risibles; y Felix se fu6 al lecho, pues
ni ganas de comer tenia, magullado de alma y
cuerpo, y repitiendo la pregunta: gPero es que
realmente existe una Oficina de Paz y yo soy
el encargado de que funcione como debe ser?

















Composici6n de lugar.

Ah, por fortune, el segundo dia de Oficina
los Jefes de nuestro h6roe no necesitaron de 6l.
Las fiestas patrias de Orolandia les hicieron
consumer ingentes cantidades de cofiac y de
champagne, se desvelaron hasta altas horas de la
noche, y tuvo libre Felix toda la mariana.
S61o despu6s de almuerzo, llegaron los De-
legados a la Oficina, a charlar, a disputar, a leer
los peri6dicos y a quitarse la gonu. Rojo olvid6
su correspondencia particular y apenas si Casa-
rriea, semibeodo, acab6 de leerle su "El Diablo
Enamorado," y Rios y Castillos, el negrote de
la Region Austral, lo mand6 a empefiar un
magnifico reloj de oro, de su uso particular
cuando no se eneontraba en poder del pres-
tamista.
'En aquellos dias de descanso, con el espiritu
de orden y de m6todo que era inseparable de
F6lix Buendia, trat6 6ste de hacerse de una
-composici6n de lugar de sus deberes en la. Ofi-
cina. Pudo clasificarlos asi, en orden de im-
portancia:








44 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

1.-Su deber mis important era hacer repe-
tidas y frecuentes misivas a los gobernadores
de los veintitr6s Estados de la Uni6n, cobrando
las cuotas que los Pactos de Washington habian
asignado a cada fracci6n de Orolendia, para el
sostenimiento del pacifico Instituto, y que esta-
ban atrasadas. Este era el resort principal del
funcionamiento de la Oficina y afiadiremos, por
qu6 esta imagen de resort nos parece poca para
encarecer su importancia, que era el aceite que
la hacia mover, la gasoline que empujaba el lu-
ciente vehieulo que conducia a la Paz y a la
Prosperidad de la gran Reptblica Tropical.
2.-El deber que inmediatamente seguia a
6ste en trascendencia, era componer, haciendo
uso de todos sus recursos profesionales, las pie-
zas literarias que necesitaban sus Jefes: discursos
oficiales, dictamenes, excitativas, correspondencia
con los mandatarios, etc., etc.
3.-Su tercer deber era gobernar a los diecio-
cho empleados que obedecian sus 6rdenes en la
Oficina, distribuirles trabajo, velar por el orden,
etc., etc.
4.-El cuarto deber era dirigir la publicaci6n
trimestral "Orolandia," 6rgano de publicidad
de la beata Oficina de Paz.
5.-Su quinto deber era redactar las inicia-
tivas y excitativas dirigidas a los gobernadores
de Orolandia, y con los que la initial oficina








RAFAEL ARAVALO MARTINEZ


intentaba en vano disculpar su onerosa existen-
cia, dar seiiales de vida, hacienda como que
hacia.
6.-Su niltimo deber era componer, al fin de
cada trimestre, un informed detallado de los
trabajos y estado de la Oficina en ese lapso, es
decir, hinehar el filtimo perro, el mis gordo,
estirando, hasta romperse, el milimetro de labor
feeunda que habia heeho la ilustre corporaci6n,
para el mayor bienestar y prosperidad de la
infeliz Repdblica Tropical, a la que la dulee
hermana mayor de America, Yanquilandia, habia
impuesto aquella suave carga de pagar veintitris
individuos y dos toneladas de papel impreso.
Como se verd, estos trabajos podian dividirse
en oficiales y no oficiales; y estos iltimos,--os
que imponian al Secretario sus cinco Jefes, ha-
ci6ndole escribir su literature personal y man-
dindole a empefiar sus joyas, tambiin persona-
les,-no eran los menos pesados: tampoco la
carga de la oficina era pequeia, pues asi como
una fiesta suele dar a una familiar mas trabajo
que la labor cuotidiana, asi la infitil faena de
hacer marchar aquella c6mica Instituci6n daba
much que hacer al pobre Secretario, como to-
dos los Secretarios del mundo, eje frotado hasta
la calefacci6n, sobre el que descansaba el edificio
todo.

















Contabilidad modelo.

Empez6 Buendia sus faenas por el principio
16gico, tratar de poner orden en el numeroso
personal. Parecian ser los inicos deberes de
los empleados subordinados, enterarse de la vas-
ta prensa orolandesa y mundial, y fumar, pues
hasta entonces Felix los habia encontrado todas
las mafianas con sendos peri6dicos en las manos
y sendos cigarros en las bocas: por la mariana
leian y fumaban; por la tarde fumaban y leian.
Charlaban a todas horas.
En la Oficina, lo repetimos, habia much tra-
bajo; un trabajo initial, pero grande: correspon-
cia de todo el mundo, oficios que habia que co-
piar veintitr6s veces, tantas como estados habian
en Orolandia, etc., etc. Cuando, luego que hubo
distribuido labor a sus subalternos, llev6 su
inspecci6n a la Teneduria de Libros, se encontr6
nuestro h6roe un mal dificil de remediar. Lo
esperaba la mis inaudita sorpresa que podia
prever. iIacia un lustro que no se asentaba
ninguna partida en los libros! Un lustro, si,
cinco afios, en que en las paginas virgenes del








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


Diario, del Mayor, del Libro de Caja, de todos
los libros de la Contabilidad no se hacia un
abono ni un cargo. Llam6 inmediatamente al
Tenedor de Libros.
-Sefior Tenedor de Libros, le dijo con cara
seria, I que quiere decir esto?
-Sefior Buendia, no me d< tan pomposo ti-
tulo. Yo no soy Tenedor de Libros, ni cosa que
se lo parezca. No entiendo ni pizca de Conta-
bilidad, mis ain: tengo horror a los nfimeros.-
SQue por qul acept6 este puesto? iQuB quiere!
hay que vivir.-- Los Delegados? iBah! Los
De!egados... A esos s6lo les importa su cofiac
y sus discursos. Parece mentira, pero aqui, a
los finicos que se les exige trabajo, es a los por-
teros. Que la oficina est6 bien barrida, bien
trapeada y reluciente y nosotros bien vestidos,
para cuando haya recepci6n....
-- Quihn le hizo entrar aqui ?
,-El Delegado por la Regi6n Oriental. No el
actual: el anterior....
-- El Presidenciable ?
-Si, el Presidenciable. El que renunci6 su
puesto para ser candidate a Gobernador de
Lagunas.
Y la Contabilidad si que di6 much que hacer
a Buendia. Sin decir nada a sus Jefes, se puso
a estudiarla. Habia que poner en claro !a ha-
cienda del Establecimiento. F6lix tenia horror








RAYAEL ARAVALO MARTINEZ


al desorden. i Quince dias de labor! Al fin de
ellos he aqui el fruto de su trabajo. Nuestro
h6roe no sabia Teneduria de Libros. Pero tenia
sentido comdn y siempre habia sabido con cuan-
to dinero propio podia contar. Por instinto,
hizo todo lo que habia que hacer. Con auxilio
de los copiadores le abri6 una cuenta a cada uno
de los Estados de Orolandia desde que se inmu-
gur6 la Oficina. Cada seis meses, en que ven-
cia la cuota con que aquellos contribuian al sos-
tenimiento de 6sta, les carg6 a dichas cuentas
la cantidad asignada. Para abonar las cuotas
pagadas, buse6 en los copiadores las cartas en
que se acusaba recibo de los giros, dando noticia
de su destino. Por fortune, los copiadores ha-
bian sido llavados con escrupulosidad sin re-
proche. Eran demasiado visible para que los
Delegados hubieran permitido otra cosa. Pues
los majestuosos personajes, que no se tomaban
el trabajo de profundizar las cosas, eran hasta
groseramente exigentes con las que les pasaban
por las narices, sin exigir molestia mayor. Toda
superficie que caia bajo su miope mirada tenia
que estar sin macula ostensible. Luego recti-
fic6 Buendia estos abonos con auxilio de las
cartas que habian acompafiado cada giro. Esta
labor si le di6 un trabajo improbo, pues las
tales epistolas, no s61o estaban hacinadas, sin
orden y en gran cantidad, en inmensas gavetas,







OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


sino que las pocas archivadas lo habian sido de
deficiente manera y no en los Registradores que
les correspondian, sino en donde le apunt6 el
indice al empleado inverecundo. Por ejemplo,
las del Estado de Lagunas, unas veces estaban
en la L por Lagunas, y otras en la E por Estado,
en la G por Gobernador, o en la K, en la Z, en
las letras que menos se podia esperar. Cuando
los mayestAticos Delegados pedian alguna misiva
especial, los dieciocho empleados corrian a aquel
maremagnun y se dilataban dias enteros bus-
candola. Buendia cort6 el mal de raiz. Vaei6
los Registradores; luego clasific6 las cartas. Los
miles de epistolas recibidas durante diez afios,
desde la fundaci6n de la Oficina, pasaron por
sus manos. Al fin todo qued6 en su sitio. Con
el auxilio de las eartas ya ordenadas, nuestro
h6roe pudo hacer los abonos correspondientes.
Como era natural, Fl6ix desconfi6, una vez
concluido, de la eficiencia de su trabajo. En
aquel!a desordenada Oficina todo era de temer.
Una carta extraviada, y el saldo deudor (ningin
Estado estaba con sus cuotas en corriente) tan
penosamente obtenido, resultaba inexacto. En-
tonces, ya preparado asi, solicit nuestro orde-
nado protagonista de sus Jefes una sesi6n ex-
traordinaria para tratar de aquella lamentable
situaci6n de las cuentas de la Oficina.








RAFAEL AREVALO MARTfNEZ 51

Cuando los Delegados tuvieron conciencia de
como fallaba tan important secci6n del or-
ganismo politico confiado a su esfuerzo, palide-
cieron de espanto. Se hicieron enconados re-
proches mutuos. Entonees Buendia les expuso
lo que habia hecho para remediar la falta. Sus
Jefes lo abrazaron entusiasmados y lo llamaron
su salvador.-'"Flix de mi coraz6n," rugi6 el
misero Rojo, que estaba semibebido. En el
acta respective qued6 asentado, que, por unani-
midad, se daba un voto de gracias al Secretario,
por servicios prestados a la instituci6n (y no
especificados por cierto) en el ejercicio de su
cargo.
-Bien, les dijo Felix, ahora falta saber si
mis cu.entas est6n de acuerdo con las de las
Oficinas respectivas. Con la venia de ustedes,
honorables sefiores Delegados, me voy a permitir
mandar a cada Gobernador un estado de las
cuentas, para que las rectifiquen, dando como
pretexto el que necesitamos con urgeneia que pa-
guen sus deudas, y que les suplicamos acusen su
conformidad con el saldo a nuestro favor que
arrojan.
Con el fervoroso asentimiento de sus Supe-
riores, envi6 Buendia las veintitr6s cartas de
marras, y sus jefes quedaron en un estado de
nerviosidad y espectativa imposibles de describir.









OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


i C6mo que les iba el puesto, es decir, el pan
diario, en ello! Si su descuido y su ineptitud
quedaban do manifesto con aquella falta gravi-
sima al elemental deber de revisar y vigilar el
desarrollo de la Oficina, y esto nada menos que
en su Contabilidad, serian vergonzosamente des-
tituidos de sus eargos. La nerviosidad de Buen-
dia no era menor. Poco a poco fueron llegando
las contestaciones. Las de once o doce estados
remisos fueron provocadas con telegramas casi
diaries y con cardcter de urgentes. Al fin tu-
vieron-nuestro protagonist y sus jefes-las
ansiadas respuestas, salvo las de dos o tres Es-
tados recalcitrantes de la Seeci6n Central.
Y ahora, as6mbrese el lector. Todos los Es-
tados acusaron recibo de conformidad! IC6mo
fua aquel milagro? jEl trabajo del asiduo Se-
cretario no dej6 nada que desear? iLos datos
con que labor eran completes? Ninguna carta
se habia perdido? Bien pudo ser, porque F!6ix
observe que el Delegado por la Secci6n Septen-
trional era estricto en preguntar todos los dias
si habian sido copiadas las cartas enviadas per
la Oficina. 'Hacia asi, imprescindiblemente, mu-
chas otras preguntitas, en que se refugiaba su
pereza. Pudo ser tambi6n la clave del maravi-
1loso buen 6xito obtenido por Buendia el que,
en las correspondientes Oficinas de los Estados
Orolandeses, se llevaran los negocios con tanto







RAFAEL ARfVALO MARTINEZ


descuido como en la Oficina de Paz. Ya nada
llamaba la atenci6n a nuestro h6roe en aquel
pais tropical de incuria y desvergiienza. Acaso
cada Oficina Estadual se apresur6 a manifestar
su conformidad con verdadera satisfacci6n: la
que experiment el que sale con bien de un gran
aprieto. El hecho es que las cosas pasaron tal
como las relatamos. Como podrdn observer nues-
tros lectores, lo dnico que F6lix habia hecho,
era bien sencillo: abrir unas Cuentas Corrientes
elementales a cada Estado. Pero en el Animo
de sus Jefes tom6 las proporciones de un h6roe.
Fu6 el nifio mimado. Un copioso aumento de
dinero fu6 el resultado, para la Oficina, de aque-
lla ingente labor. Ah, pero tambien tuvo por
efecto la cesantia de various empleados. El Te-
nedor de Libros el primero.
La Contabilidad reservaba a Buendia otras
sorpresas. Cuando, ya listas las Cuentas Corrien-
tes de los Estados, abri6 un elemental Libro de
Caja y otros dos de Cuentas Corrientes al Banco
Industrial, en que tenia la Oficina sus dep6sitos
en oro y en billetes, saltaron varias irregulari-
dades mAs. El sedicente Tenedor de Libros tam-
poco sabia los saidos a favor de la Oficina.
--Y qu6 hace usted para darse cuenta de que
no gira en descubierto al extender un cheque ?-
le pregunt6 al deseoncertante empleado su inme-
diato superior jerarquico.








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


-Cuando tengo esa duda pregunto per tel6-
fono nuestro sa'do al Baneo,-fu6 la asombrosa
respuesta.
Veinticinco Cuentas Corrientes y una cuenta
de Caja, fu6 el sencillo remedio puesto a tanto
desorden. Come se ve, para esto no se necesitaba
haberse quemado much las cejas estudiando
comercio.
Y se preguntarAn nuestros lectores, por qu6
no sigui6 Buendia la contabilidad abierta al
inaugurarse la Oficina, y que durante un lustre
*fu6 llevada con escrupulosidad? Contestaremos
.a esta muy just interrogaci6n que porque no
entendia Fl6ix nada de las abstrusas razones
puestas en un hermoso Libro Mayor y en otro
Diario, de Inventarios, etc. Su ignorancia era
boca arriba en esta material. Simple sentido
comfin fu6 lo puesto por 61 al servicio de la
Instituci6n que le pagaba para tener conciencia
de sus operaciones num6ricas. Y bast6 amplia-
mente. Si, sefiores, bast6. Cuando nuestro pro-
tagonista solicit de los Delegados que nombra-
sen un Tenedor de Libros capaz, se asustaron.
Por primera vez todos de acuerdo clamaron por-
que Buendia siguiese en ese puesto. Influy6 en
esta unanimidad cierta cuentecilla, la de deter-
minados cheques, que se extendian peri6dica-
mente para pagar diz que a una empresa de
carruajes de la capital, los que diz que emplea-









RAFAEL AREVALO MARTfNEZ 55


ban los majestuosos jefes de F6lix para hacerse
conducir majestuosamente a la Oficina. Pero
como la suma era cuantiosa y los cinco cheques
mensuales se extendian a nombre de los Delega-
dos, pronto comprendi6 el Secretario la repug-
nancia de sus jefes a que se enterase un extrafio
de aquellas interioridades oficinescas. En reali-
dad, era un pretexto para asignarse un sobre
sueldo de consideraci6n, que afiadido a los pin-
giies honorarios de que disfrutaban como Dele-
gados, ascendia ya a muy bonitas cantidades.
Y todo con cargo a la ingenua naci6n tropical,
que asi soportaba d6cilmente los castigos que le
imponia la suave hermana mayor, la dulce Yan-
quilandia.
Buendia ri6 much, de labios adentro, al ente-
rarse de tales cosas, y di6 como buenas las razo-
nes de sus jefes al respect.
-- Bastan esas cuentas que usted esti llevan-
do en la actualidad para un orden salvador?
interrogaron los excelentisimos sefiores a su Se-
cretario.
-Y sobran tambien, contest Buendia con su-
ficiencia y conocimiento.
Sus Jefes lo entendieron asi y fu6 acordado
solemnemente, que F6lix fungiera en lo de ade-
lante como Tenedor de Libros de la Ofieina a mis
de Secretario, con el sueldo de aquel afiadido
al de 6ste. Tal aumento de trabajo no repre-








56 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

sent para nuestro h6roe, apenas, sino dos o tres
horas semanales mLs de labor; y, en realidad,
jams habian sido llevadas las cuentas oficinescas
con mayor elaridad y eficiencia, aunque debe-
mos confesar que si un dia se pone en tela de
juicio la economic de la Instituci6n, hubieran
faltado los requisites legates indispensables. Ni
firmas de jueces, ni vistosos sellos en tinta mo-
rada, ni las ciento una zarandajas que se im-
ponen para un manejo official de fondos...















VIII


"Orolandia," 6rgano de publicidad
de la Oficina de Paz.

Una vez arreglada aquella grave cuesti6n de
las cuentas oficinescas, sinti6 Buendia un gran
descanso. El que le proporcionaba siempre el
orden. Aquella era la piedra bAsica para
arreglar lo demas. Y volvi6 inmediatamente
su atenci6n a otros ramos de su incumbencia.
Asi como un eslab6n de desorden acaba por
former una cadena de idem, asi uno de orden
se eslabona pronto a otra cadena salvadora.
Como fruto de aquel pristine esfuerzo qued6
tambi6n arreglado el archive y foliados los
copiadores, que antes no lo estaban. DespuBs
se ocup6 Fl1ix de la revista trimestral. "Oro-
landia" era el gran cancel tras el que se ocul-
taba la insuficiencia de sus jefes, la mAs
aparatosa tramoya de su infitil aparato esceni-
co: lo que arrojaban principalmente como
raz6n de existencia cuando los peri6dicos in-
dignados preguntaban para que servia la
fachendosa Instituci6n. Y desde que tom6
Buendia las riendas del gobierno de la Oficina,








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


todos los dias exclamaban los Delegados:
-iCuAndo sale nuestra Revista? Hay que
ponerla al dia don Fl6ix! Y aquello era diario
e interminable. El Secretario, a pesar de tanta
insisteneia, se habia negado a poner ni un dedo
en ello mientras no se arreglase la Contabili-
dad. No le gustaba dividir la atenei6n, porque
es el mejor modo de no hacer nada bien. Pero,
en cambio, en cuanto estuvieron arregladas las
cuentas, puso manos a la obra con verdadero
entusiasmo.
Como todas las cosas del c6mico Instituto
que le daba trabajo, la Revista estaba retra-
sada un trimestre. En la pr6xima sesi6n en
que se trat6 del asunto, logr6 Felix convencer
a sus jefes de que en un s6lo ndmero double
debian comprenderse seis meses. En lo porve-
nir "Orolandia" saldria con regularidad; pero
habia que saldar con el pasado. Y asi fu6
como la edici6n que se puso a preparar llev6
los nimeros 3 y 4 del tomo IX.
SY c6mo hizo nuestro heroe la famosa Revista,
aquel voluminoso tomo que se iba a perder todos
los trimestres a los rineones de las oficinas con-
sulares? De muy fAcil manera. Acudiendo a la
caza y a la pesca. De los mil volfmenes series e
indtiles que llegaban a la Oficina de todas
parties, con verdadero instinto, luego, por el
simple titulo, sabia distinguir lo mds serio y








RAFAEL.AREVALO MAdTfNEZ 59


lo mas infitil. En cuanto veia nfimeros y cua-
dros estadisticos, esgrimia las tijeras. Por
supuesto, todo concerniente al tr6pico, a sus
males y al modo de ponerles remedio. Esto
era muy f'cil. He aqui, por ejemplo, algunos
de los titulos que infaliblemente recortaba
F61ix para su Revista: "Fomento de la Gana-
deria." "ISe podrian aclimatar peces en el
Lago de Ator?" "iC6mo destruir el gusano
del Maiz ?"... Las Memorias de Fomento y de
las demAs Seeretarias de Estado le daban
tambien amplio material. Pero hay que hacerle
la justicia de que pronto su espiritu quijotesco
se entusiasm6 con la labor, y, como. siempre, la
proyect6 al infinite. Comenz6 entonces una
cruzada fervorosa en favor de la eultura
fisica, porque en nuestro h6roe habia un
vehement higienista. Pidi6 para los estu-
diantes del tr6pico mas educaci6n fisica,
mejor educaci6n intellectual y alguna edu-
caci6n spiritual: que no se sobrecargara
su memorial con infitiles y penosas nomencla-
turas, sino que se procurara desarrollar su
inteligencia. Las profesiones liberals tuvie-
ron en 61 un enemigo acrrimo. En otras mu-
chas direcciones procur6 contribuir al progress
de su patria. Pero ahora no queremos dete-
nernos en esta su cruzada benefactor, sino
afirmar que el susto que al principio le inspir6








60 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


su tarea de Director de la Revista "Orolandia,"
pronto dej6 paso a la tranquila suficieneia del
que encuentra mis lano de lo que pensaba un
camino nuevo. Facilisimo, sefiores, editar el
6rgano de publicidad de la famosa Oficina
de Paz.
















Actas trascendentales.

En los primeros dias del ejercicio de su
nuevo empleo, se preocup6 much Buendia de
la pr6xima sesi6n, en que iba a hacer verda-
deramente su debut de Secretario. Cada jue-
ves y cada skbado los honorables sefiores Dele-
gados celebraban Junta. Durante los dos o
tres dias que precedieron a la primera sesi6n
en que actu6 en su nuevo puesto, el bisofio
secretario se dedic6 a prepararse para el buen
ejercicio de su cargo reciente.
Principi6 por tomar entire sus manos el 9.
Libro de Actas de las Sesiones, a la saz6n en
vigor, para estudiarlo. Ley6 con todo deteni-
miento las veintitr6s actas de otras tantas
sesiones celebradas en el augusto recinto de
la Oficina, y se sinti6 lleno una vez mds de un
pAvido sentimiento, ante la solemnidad del
tono secretaril de su antecesor.
"Sesi6n N.o 1.-En Heli6polis, a 6 de Julio
de 1909"... empezaba la primera acta que
absorbi6 su atenci6n y seguia: "fecha de la
Independencia Nacional de Orolandia.-Presen-








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


tes los Sefiores Licenciado don Luis Rojo,
Delegado por la Secci6n Septentrional, Pre-
sidente; Licenciado don Juan Angel Guzmdn
(el antecesor de Casarrica) Delegado por la
Secci6n Central, Tesorero; Licenciado don
Enrique Llanos, Delegado por la Secci6n Orien-
tal; Licenciado don Miguel Tablas, Delegado
por la Seceei6n Occidental y Doctor don Fer-
nando Rios y Castillos, Delegado por la See-
ci6n Austral; con asistencia del infrascrito
Secretario, se procedi6 asi: Primero: Leida
el acta de la Sesi6n ordinaria N. tantos, fu6
aprobada por unanimidad. Segundo: Se pro-
cedi6 a leer el siguiente despacho 1."... Y
aqui venia una numerosa correspondencia de
todas las naciones de la tierra; part de esta co-
rrespondencia era la official de los veintitr6s Go-
bernadores de Orolandia, del Ministerio de
Relaciones Exteriores y de las demas Oficinas
Publicas; despues venia un epistolario a cual
mAs abigarrado y divertido. Los yanquis
hacian preguntas comerciales: "iSe puede
extraer fibra textil del platano? QuB garantia
(y esto confidencialmente) se da al capital
extranjero en el pais?"... Los italianos pre-
guntaban si de emigrar a Orolandia encontra-
rian zonas en que no reinase la malaria. Los
argentinos pedian detalles del consume de
carnes. Los espafoles exigian datos del mundo









RAFAE AREVALO MARTfNEZ 63

librero. Los belgas y los franceses pregunta-
ban por los articulos industriales de m6s faeil
venta. Los escritores de todos los paises soli-
eitaban que la Oficina colocase sus libros. Los
pseudo sabios pedian datos cientificos. Algu-
nas preguntas eran pintorescamente tontas,
con la tonteria universal. Un enfermo des-
hauciado requeria el auxilio de la Oficina en
orden a contestarle si era cierto que la earne
de una serpiente orolandesa curaba la sifilis, y
otro preguntaba si el aceite de lagarto de Col-
cias era bueno para la tuberculosis; algo muy
divertido y un poco triste para un espiritu
observador. E invariablemente al fin del texto
de este punto segundo de las actas, en todas
ellas, se leia el aeuerdo siguiente: "Fu6 acor-
dado que el infraserito Secretario contestase
debidamente esta correspondencia, ateniendose
a las indicaciones verbales de sus Jefes."
Despues venia el punto tercero que era por
el estilo siguiente, o cosa parecida: "El Ho-
norable Licenciado Don Enrique Llanos pidi6
la palabra, y concedida que le fu6, manifest
que la magna fecha del dia, aniversario de
aquel en que tom6 posesi6n de la Presidencia
de la Repfblica el senior Moneda Beeerra, y ani-
versario tambien de la Independencia de Oro-
landia, deberia ser conmemorada por la Oficina:
por consiguiente proponia que se tomase una








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


copa de champagne, y que se mandase un tele-
grama de felicitaci6n y de adhesi6n al man-
datario.
En seguida y tambi6n invariablemente to-
maban la palabra todos los demis ilustres
Delegados. Quien aparecia en las actas adhi-
riendose a lo propuesto por el preopinante,
quien hacia alguna objeci6n. Se acababa siem-
pre por aceptar la proposici6n de tomar cham-
pagne, y despubs, como un punto cuarto del
acta, aparecia algfin Delegado, que hasta enton-
ces no habia hablado, pidiendo, con tone
siempre solemne, que se concediera alguna
mayor importancia a la Biblioteca, o que el
senior Secretario fuese encargado de comunicar
al Conserje que se habia notado deseuido en
el aseo del sal6n de Recepciones, o alguna otra
cosa de igual trascendencia, como la de colocar
de acuerdo con las leyes de la armonia
un retrato asim6trico. El hecho principal es
que en ninguna de las aetas dejaba de anotarse
que todos y cada uno de los Delegados habia
hecho uso de la palabra hablada, y que el
texto entero estaba escrito en ceremonioso y
altisonante estilo.
Todas las otras actas que ley6 Buendia eran
por el estilo. Dedujo en conclusion, que s6lo
con la obediencia a lo que en ellas se mandaba
hacer al Secretario, ya tenia 6ste bastante tra-







RAFAEL AR9VALO MARTiNEZ


bajo para los tres dias que mediaban entire
acta y acta, y que su cargo en la Oficina
de ninguna manera podia tomarse como la
granjeria esperada. Unicamente con contestar
aquella voluminosa e initial correspondencia
ya habia bastante que hacer. Como, un si es no
es preocupado por tan tonta e indtil labor,
pues nada de aquello tenia real importancia,
llamase al Oficial Mayor y le pidiese detalles,
Jos6 Garcia Aguirre, que asi se llamaba su m6s
alto subordinado, le dijo con much flema:
-No tiene Ud. que hacer sino lo que hacia
su antecesor.
--iY qu6 hacia el Licenciado Gonzalez
Parra?
-Su cargo de Secretario lo obligaba a abrir
los sobres de toda esa voluminosa correspon-
dencia que a usted lo preocupa, y de cada cien
cartas rompia por lo menos noventa y einco,
sobre todo aquellas que preveia que le iban a
dar much trabajo, como eran las que consul-
taban puntos enojosos y que requerian serio
studio para ser contestadas. Esas actas tan
largas que a usted le asustan son todas de
cuando, en ausencia del Licenciado Gonzalez
Parra, fungi yo como Secretario, en mi carc-
ter de Oficial Mayor, que me imponia la obli-
gaci6n de sustituirlo. Las aetas grandes son
todas mias; las de menores dimensions, todas
de Parra.








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


--Y usted por qu6 no lo imit6?
-No me atrevi.
-Pues yo tampoco me atrevo.
-Entonees, ya estA usted aviado. Lo fas-
tidiarin de lo lindo.
Y no tenia malas consecuencias la ruptu-
ra de las cartas?
-Eran las de lejanos paises, las no oficiales,
las rotas. Cuando mandaban una segunda
carta-y ain una tercera y una cuarta-los
corresponsales extranjeros, quejdndose de no
haber sido atendidos, el Licenciado Parra las
volvia a romper. La mala reputaci6n prover-
bial del Correo eargaba con todo.
En conclusion y a pesar de la solemnidad del
tono de aquellas majaderas aetas, Buendia se
di6 euenta de que necesitaban mis laboriosidad
que conocimientos y talent, y ya con menos
miedo se resign a trabajar como un burro en
su cargo de Secretario de la flamante insti-
tuci6n.
















La primera sesi6n.

Provisto del voluminoso Libro de Actas, con
el voluminoso cartapacio del despacho pendien-
te, y con un mds voluminoso temor en el fnima
conturbada, se dirigi6 Felix cierto jueves a la
sala de sesiones, donde ya lo esperaban sus
mayestAticos jefes. Por una desgraciada coin-
cidencia, la primer sesi6n a que asisti6 como
Secretario fu6 una sesi6n extraordinaria, y
anm debemos afiadir que doblemente extra-
ordinaria, pues se debia en ella dar po-
sesi6n de su cargo al nuevo Delegado por la
Secci6n Central y a la vez conmemorar con
cinco piezas literarias, a discurso por cabeza,
la magna feeha de la independencia de Oro-
landia. Es initil afiadir, pues, que la primer
sesi6n a que asisti6 el novel Secretario se
celebr6 en un 6 de Julio, aniversario del ven-
turoso dia en que se emancip6 la naci6n
orolandesa, de manera incruenta, del dominion
espafiol.
El Delegado por la Secci6n Central era pre-
cisamente aquel de entire los jefes del Secre-







Ut OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

tario, aficionado a la gaya ciencia, que el
primer dia en que fu6 Felix a la Oficina le hizo
oir casi enter su comedia en verso "El Diablo
enamorado." Aunque antes de esa fecha del
6 de Julio el General Casarrica habia coneu-
rrido a la Oficina, lo habia hecho sin caricter
official; se conocia su nombramiento, desempe-
fiaba de hecho ya el puesto de Tesorero, pero
airn no habia torado posesi6n solemne de su
cargo. Por otro lado, cada 6 de Julio se
renovaba la Presidencia, pues por orden alfa-
bhtico riguroso debia desempefiarla un afio
cada Delegado, y la C de Central hacia que el
Delegado de la Secei6n Central, es decir, el
propio Casarrica, debiera ocuparla aquel afio,
sustituyendo al Honorable senior Delegado por
la Secei6n Austral, que era el primero de la
lista presidenciable por el caricter de la
letra A. Los Pactos de Washington, legislando
minuciosamente, habian ademAs dispuesto que
en la ambigiiedad de los tirminos Oriental y
Occidental, se diera la prioridad a Occidental,
por corresponder a Este, pues la E estA coloca-
da en el alfabeto antes de la 0 de Oeste. Como
se v6, habian tenido en cuenta los legisladores
el caricter oroland6s que por una presidencia,
por nominal que fuese, era capaz de llevar la
sangre hasta el rio.








RAFAEL ARPVALO MARTINEZ


Para la sesi6n solemne de esta cr6nica, se
habia apercibido Buendia de sendos borradores,
donde aparecian las solemnes palabras del ju-
ramento que debia prestar el Delegado de la
Secci6n Central al tomar posesi6n de su cargo,
asi como la no menos solemne formula con que
debia prestar juramento al tomar posesi6n de
la presidencia. iAh!, ante un espejo, con su
chaquet flamante, Felix habia ya ensayado la
enfatica declamaci6n de las palabras consa-
gradas:
-"Honorable sefor General don Eladio Ca-
sarrica: protestkis por vuestro honor y por
Orolandia desempefiar con lealtad y patrio-
tismo el cargo de Delegado de la Secci6n
Central en la Oficina de Paz? Pero todos esos
ensayos no aminoraban su emoci6n.
En el centro de la amplia sala, lujosa-
mente decorada, en magnificos sillones, espe-
raban a nuestro timido personaje sus cinco
superiores, aun mks magnificos. Ante ellos,
en una mesita secretaril, junto a la que debia
ocupar Fl6ix una modest silla de mimbre,
para guardar las distancias que marca el res-
peto, coloc6 profundamente conmovido su pe-
sada carga. Y fu6 necesario que el Licenciado
Rios y Castillos, el Presidente saliente, repi-
tiera su invitaci6n a que se sentase, para que
Buendia lo obedeciese. Luego oy6 un grave:








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


-Sefior Secretario: puede usted dar princi-
pio a la sesi6n.
Y con ronco acento, con esa voz extrafia que
desconocen sus propios duefios en las grandes
ocasiones, empez6:
-"Sesi6n Extraordinaria nfmero uno."
(Con el afio empezaban nuevos nfmeros de
orden). Aqui tosi6 para aclarar la voz, y
luego prosigui6, con acento cada vez mds claro
y sereno, pronunciando las palabras consa-
gradas: "En Heli6polis, a seis de julio de mil
novecientos ocho; presents los Honorables
sefiores Delegados..." Y asi continue un
rato, e iba ya a llegar sin tropiezo a las pala-
bras de la formula juramental, cuando son.
la voz de Rojo.
-MAs despacio, senior Secretario, mis des-
pacio. Veo con placer que su lectura es mas
clara que la de su antecesor, a quien apenas
se podia entender. Pero mAs despacio.
Sus Honorables colegas lo corearon, de
acuerdo con 61 en que Buendia leia bastante
bien: una pausa y pudo proseguir:
-"Sefior General Casarrica, protestdis so-
lemnemente por la patria y por vuestro
honor"...
-Si, protest.
-Si asi lo hici6reis, Orolandia os hark
justicia.








RAFAEL AREVALO MARTINEZ


i Oh gloria! Habia salido Felix con bien de
la primera toma de protest. Y pas6 a la
segunda, para investor al expresado senior
Casarrica del honorifico cargo de Presidente,
durante un afio, de la Instituci6n.
-Sefior General don Eladio Casarrica: pro-
testkis por vuestro honor y por el de la patria
desempefiar con lealtad y patriotism el cargo
de President de la Oficina de Paz de Orolan-
dia, cumpliendo y haeiendo cumplir en lo
conducente el Tratado respective y el Regla-
mento de la misma?
-Si, protest.
-Si asi lo hicibreis la patria os hard justicia.
"Si logro darle fin a este cuarteto no hay
nada en los sonetos que me espante," se habia
dicho Felix; es decir, si logro llegar sin tro-
piezo a la segunda toma de protest no habrA
nada en las sesiones que me espante. Con gozo
reprimido vi6 que ya habia pasado este segundo
y temible moment probatorio. Y una voz
gozosa cantaba en su interior: -"F6lix, FMlix
de mi coraz6n, como que los doscientos d6lares
de tu sueldo van estando asegurados. Ya te
convenciste de que no es tan fiero el le6n como
lo pintan. Tu linda mujercita tendrd trajes:
podrAs pagar el colegio de tus hijos... El
material para el nfimero de "Orolandia" que
llevard en hermosos caracteres tu titulo de








72 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


Director, ya esta entregado a la imprenta, todo
1l; ya vas saliendo de esta temerosa sesi6n;
vistes bastante bien, o por mejor decir, muy
bien, irreprochablemente, tu chaquet y tu frac;
los guantes no te hacen calls, el sombrero de
copa no te forma ampollas; no cabe duda,
F6lix, eres una gran persona, y bien puedo
saludarte con el titulo de Excelentisimo senior
don F6lix Buendia, Secretario de la Oficina de
Paz, con inmunidades diplomdticas, pues tu
puesto se asimila al de Secretario de Legaci6n."
Todo esto le pasaba por la cabeza a nuestro
timorato protagonista, o, mejor dicho, toda
esta oraci6n oia, pronunciada con alegre voz
por algun alter ego invisible, resident talvez
en su crdneo, cuando despues de leido el volu-
minoso despacho y despues del ltimo aeuerdo
invariable para cada carta, ordenando que el
senior Secretario contestase debidamente y en la
forma indicada por sus jefes la correspondencia
oficinesca, procedi6 al punto equis de la sesi6n.
Este punto equis, en el acta respective resefia,
por malos de sus peeados, como el senior Presi-
dente saliente, con todo 6nfasis, tom6 la palabra
y se dirigi6 a sus colegas en estos o parecidos
t6rminos:
-"Honorables Colegas. Con la toma de
posesi6n de nuestro distinguido compailero el
General Casarrica, estd ya complete el perso-








RAFAEL ARVALO MARTINEZ 73

nal de la Oficina de Paz, que durante breves
dias lament la ausencia de uno de sus miembros
y con 61 la del representante de la culta y
progresista Secci6n Central del pais, por haber
el antecesor del senior Casarrica pasado a
ocupar el alto puesto de Gobernador del Esta-
do de Atalanta, para el que fu6 designado por
la opinion uninime (sic) de dicha fracci6n del
pais. Ya completes, mis ilustrados compaiie-
ros, precisa que, con el auxilio de las luces y
de las condiciones de carActer que adornan a
nuestro nuevo colega, la Oficina haga sentir su
existencia para bien del pais, con una labor
fecunda y constant. Asi lo espera de nosotros
la patria ansiosa, nuestra rica y bien amada
Orolandia. Propongo, pues, que se ponga a
discusi6n el mejor modo y manera de contri-
buir al progress de nuestra querida Repi-
blica."
Call el Honorable senior Doctor Rios y
Castillos y los otros Delegados se quedaron
mudos durante algunos instantes, preguntAn-
dose c6mo saldrian airosos del aprieto en que
los pusiera el orador. Ya sabian por lo menos
cuatro de los jefes de Buendia, que aquel de
entire ellos que se anticipaba a hacer propues-
tas semejantes llevaba la mejor parte, pues
lograba hacer uso de la palabra, es decir, haeia
sentir su existencia, en una forma fAcil. Pero,








74 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


Se6mo haeer sentir su existencia los demds,
para que asi toda la honorable corporaci6n
la hiciera sentir a su~ vez, y siguiera el presu-
puesto alimentando el arbol y las ramas?
Felix, durante aquel instant de mudez de sus
jefes, sonreia en su interior. For la lecture
de las aetas ya sabia como concluian las sesio-
nes en que uno de los Delegados se expresaba
en terminos parecidos a los anteriores del
ilustre Rios y Castillos. Hasta casi podemos
decir que guardaba en la memorial, antes de
ser pronunciado, el breve discurso del Delegado
por la Regi6n Austral. En efecto, era el mismo
que, aderezado con diversas salsas, se servia
en el sal6n de sesiones cada cuatro o cinco
meses. De alli provenia la fluidez del orador.
Tras breves instant de silencio tom6 la
palabra el Liceneiado Llanos y manifesto, en
terminos tambi6n consagrados por el uso dele-
gadil, que se adheria en un todo a lo propuesto
por su inmediato predecessor en el uso de la
palabra, quien en elocuentes periods y con el
patriotism que todos le reconoeian...
Y apenas ces6 de hablar Llanos, como si el
contagio de la elocuencia ahuyentara la emba-
razosa mudez de pocos instantes, el Liceneiado
Tablas prorrumpi6 en un:








XEAFAEL AREVALO MARTiNEZ


-"Abundo en el parecer de mis ilustrados
preopinantes... (Abundo, abundo, i ah!, c6mo
le son6 a Buendia de familiar aquel t6rmino).
El senior Casarrica, General y poeta, nuevo
en aquel congress, los miraba a todos, extra-
iiado, y luego que cesaron de abundar en la
opinion del senior Rios y Castillos, propuso, con
elocuci6n serena y ficil, que se elaboraran en
el seno de aquella asamblea, los proyectos de
un Tratado de Paz y Amistad y otro Tratado
de Libre Comercio entire Orolandia y la vecina
Repfiblica de Costa del Oro. Expuso que para
la naci6n orolandesa, especialmente en su Re-
gi6n Austral, que era la que mis director con-
tacto tenia con Costa del Oro, la celebraci6n
de semejantes tratados era de inmediata urgen-
cia, pues un mal entendido entire los dos go-
biernos de ambas naciones, por cuesti6n de
limits, y, sobre todo, por aquel continue
intervenir de la una en la political de la otra,
estorbaba las innumerables ventajas del aeer-
camiento de los dos paises, y daba lugar a un
contrabando ingente, con el que los dos pueblos
se defendian de la mala political de sus gobier-
nos. Al oirlo hablar, F6lix se convenci6 pronto
de que el General y poeta era much mis
inteligente que sus consocios, que se apresura-
ron a aeeptar su propuesta. Si; era necesario
sin perdida de tiempo elaborar dos bien pen-








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


sados proyectos de tratados para elevarlos a
la consideraci6n de los gobiernos respectivos,
y todos convinieron en comisionar para tal
cosa al propio autor de la idea, pues nadie
mejor que 41 para desarrollarla. Tal decision,
por supuesto, fu6 coreada por innimeros aplau-
sos al brillante talent del nuevo compafiero,
que de tan luminosa manera iniciaba el desem-
pefio de la alta misi6n que le habia confiado
la patria. Pero como, mientras sus campanu-
dos colegas ocultaban entire aquel flujo de
palabras su insuficiencia notoria, Casarrica
sonreia con discreta sonrisa de burla, que habia
sucedido a su manifiesta extrafieza anterior,
Buendia hubo de confirmarse en la buena opi-
ni6n que tenia de los talents del Delegado por
la Regi6n Central. Por desgracia el Gene-
ral y poeta era tan inteligente eomo perezoso
y evadi6 pronto, con una indiferencia de gran
senior, tamaila carga. El sabia mis de milicia
que de aquellas cuestiones, que le eran extra-
fias, dijo, y propuso que el que se encargase
de hacer los proyectos fuera el Secretario
horroror!, bien entendido, por supuesto, que
el trabajo presentado por 6ste, no seria sino la
material prima de que los Delegados sus com-
pafieros y 61 mismo sacarian la obra acabada
que deberia ofreeerse al studio de los Secre-
tarios de Relaciones de Orolandia y Costa del-








RAFAEL AREVALO MARTINEZ 77

Oro. Como aquel era el obligado fin y remate
de toda proposici6n, al que estaban acostum-
brados los ilustres jefes de Buendia, que siem-
pre descansaron con toda comodidad sobre el
c6modo sill6n de la suficiencia secretaril, no
tuvieron ningfin inconvenient en aceptar la
insinuaci6n del Representante de la Regi6n
Central, y he aqui como aquella vez-como
despues aprenderia Felix, a su costa, que suce-
dia siempre-fue acordado que se sacasen las
castafias del fuego por mano del pobre Se-
cretario.
Con este final acuerdo concluy6 la sesi6n.
Los criados entraron trayendo cofiac, cham-
pagne y fiambres para celebrar la magna fiesta
de la Independencia Nacional y la recepei6n
de Casarrica, las lenguas tuvieron cada vez
mis fluido y rdpido movimiento y los brindis
menudearon. Casarrica no era el que menos
bebia. Por fin ya todos muy ebrios acabaron
abrazhndose. Hasta la flaca persona del Se-
cretario fue incluida en aquellas calurosas ma-
nifestaciones de simpatia. Cuando al cabo sus
jefes, ya muy alegres, dispusieron tomar un
autom6vil e irse de juerga, Buendia, alicaido
desde que se le diera la terrible comisi6n de
elaborar dos tratados internacionales, con la
misma facilidad con que se le hubiera mandado
apurar una copa de vino, se excus6 de acom-








78 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

pafiarlos y tom6 el camino de su casa. Los
faldones de su chaquet se le metian entire las
piernas delgadas como la cola de un perro cas-
tigado; su cabeza iba inclinada y su cerebro
rumiaba la idea de presentar la dimisi6n de un
cargo para el que se consideraba setenta veces
incompetent.

















Casarrica, salvador....

Al dia siguiente por la mafiana se fu6 Buendia
a la Oficina. La a!mohada no habia sido buena
consejera y no encontraba todavia mejor salida
de su atolladero que la de presentar su dimisi6n;
pero aquella puerta le parecia muy amarga de
pasar, y no por cierto por amor propio herido,
sino porque al trasponer sus umbrales se despe-
dia para siempre de los dorados doscientos d6-
lares. Su buena fortune dispuso que a aquella
matinal hora de su llegada s6lo estuviera en la
Oficina Casarrica. El general y poeta hacia
versos. En cuanto vi6 a Fl6ix se prepare a
lebrselos; pero para hacerlo con mis comodidad,
lo invit6 a pasar a una cantina cercana. En rea-
lidad, lo que deseaba antes que todo era qwitarse
la goma, pero no queria beber sin compafia.
Pasaron al "Palace Hotel' y ya en un reservado
del establecimiento mand6 traer cofiac y agua
mineral. Entristecido, apur6 nuestro hlroe los
primeros tragos, y ya con ellos entire peeho y
espalda-tenia fatalmente que suceder-encon-
tr6 el valor de franquearse con su jefe y con-








80 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

sultarle su prdblema. Su superior, tan borracho
como general y poeta, no quiso oirlo hablar de
renuncia de su empleo.
-No sea usted pacato, le dijo. Veamos: -qu6
lo aflije ? Los dos proyectos consabidos? Ria-
se usted de ellos y cuente con mi apoyo para sa-
lir de la difieultad. En realidad, a mi me im-
porta un comino que tales proyectos cuajen,
como se dice aqui, o cristalicen, como diria
Sthendal, y creo que a mis colegas les sucede otro
tanto. En iltimo caso prescindiremos de ellos
(los proyectos) antes que de usted. Ousted es
un buen empleado, del que estamos satisfechos.
Dirige con much acierto la Revista y es un
oficinista de primer orden, puntual y pundono-
roso. Ademds, tiene merecida fama como poeta,
y eso viste bien para el cargo de sacretario de
nuestra famosa Instituei6n. Le confesar6 que
yo s6lo tuve la inieiativa que es causa de su
pena, para salir del compromise de hablar en
que me habian puesto mis colegas, salir airosa-
mente, se entiende. Una media hora antes tanto
pensaba en tales tratados como en ser emperador
de la China. Para el caso que hacen los gobier-
nos de las iniciativas de la Oficina, siempre ar-
chivadas, despuks de una contestaci6n ambigua!
1Y sabe usted lo que me depar6 la ocasi6n de
salir airosamente del lance ante mis majaderos
y fachendosos colegas? Pues la casualidad de








RAFAEL AREVAL0 MARTINEZ


haber leido pocos dias antes en el tren, du-
rante un viaje entire Puerto Lobos y Heli6polis,
dos tratados semejantes concertados entire la re-
pfblica de Cerro Redondo y la de Santo Tori-
bio. Por cierto que ain tengo el folleto en mi
maleta. i Hombre, soberbias ideas las que apun-
ta el alcohol! Se me ocurre un excelente medio
para sacarlo del compromise. Le voy a dar a
usted el mencionado folleto, y usted lo adapta
lo mejor que pueda a las necesidades de Orolan-
dia y Costa del Oro. Cuesti6n de un cambio de
feehas y de algunas palabras, y talvez de a-gunos
concepts. Por lo demks, todas estas Repfblicas
del Tr6pico se parecen tanto .. Todas rifien en-
tre si por asuntos de limits y por haeer llegar
al poder del pais vecino un candidate de sus sim-
patias. Ya ve usted: esta usted salvado. Y
otra vez no sea infeliz. Riase usted de las difi-
cultades de la vida. Todas tienen soluci6n, ex-
cepto la muerte, que ya es de por si la mejor
soluci6n, la soluci6n final. Mayor trascendencia
tiene otro asunto, en el que me va usted a ayudar.
Oiga: como de costumbre, y a pesar del sueldo
official, estoy tronado. Le suplico que me con-
siga cien d6lares sobre este reloj....de todas
maneras y como usted pueda.
Entreg6 el Delegado por la Regi6n Central
a F6lix la valiosa alhaja y salieron del Palace
Hotel, Casarrica a haeer versos a la Oficina y







62 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


Buendia en la bisqueda de cierto usurero, que
le concedi6 con facilidad el pristamo monetario.
De vuelta con los cien d6lares anhelados se
miraron los dos y se rieron ambos. Los dos es-
taban satisfechos, el uno del otro. El General
sac6 de la bolsa de pecho el folleto salvador y
se lo entreg6 al secretario con una gran car-
cajada.
-- Aqui esti la future prosperidad de Oro-
landia! le dijo. Y de alli parti6 nuestro h6roe
a encerrarse en la Oficina, para hacer la adap-
taci6n proyeetada.
Si, oh amados lectores, lo confesamos. Somos
culpables, de nuevo, por no poder ofreceros un
personaje mas honrado. Fud reo nuestro prota-
gonista de aquella innobleza. Que el que est6
exento de peeados andlogos entire los empleados
pdblicos de Orolandia arroje l1 primera piedra.
Que el que tenga una mujercita pedigiiefia y un
hijo annual perdone y compadezca....
















Un luminoso dictamen.

A la segunda sesi6n a que asisti6 Buendia
llev6 ya los famosos proyeetos de tratados. Con
la solemnidad aeostumbrada le esperaban sus
perinclitos Jefes. Casarrica tuvo al entrar F~lix
una sonrisa de aliento. Y apenas llegaron a la
pate de la sesi6n oportuna, nuestro hWroe, con
una gravedad que se le contagiaba de sus jefes
y que era no menos olimpica que la de 6stos, sac6
su adaptaci6n-una muy inteligente adaptaci6n,
pues lo que es talent literario no le faltaba,
podemos afirmarlo.-Salvo Casarrica, que estaba
en el secret, sus Jefes quedaron deslumbrados
al oirla. Acordaron declararse en sesi6n perma-
nente, que asi llamaban a celebrar sesi6n todos
los dias. Y como en el desarrollo de una come-
dia bufa, con gran risa de Casarrica-pues Buen-
dia ya no se atrevia a reirse, estaba asustado al
verse ante aquella representaci6n c6mica de la
humanidad-empezaron a discutir articulo por
articulo los proyectos de tratados. Cada articulo
daba lugar a sonoras declamaciones y requeria
toda una sesi6n de dos a tres horas. Rojo, so-








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


bre todo, era superlativamente divertido; sus
correcciones se las sabian de memorial sus colegas.
Eran las picardigiielas que habia aprendido en
su larga carrera de becerrista. (Asi se llamaba
a los servidores incondicionales de don Gabriel
Moneda Becerra, el president vitalieio de Oro-
landia, conocida especie tropical de animals
presupuestivoros.) Eran como estas: "si es
possible "si para ello no hay inconveniente"
"en su oportunidad," etc., etc. Sentimos en el
alma no recordarlas en este moment: frases in-
cidentales siempre, a veces consistian en un sim-
ple adverbio de modo, y todas le parecian a
Felix a manera de escapatorias para desvirtuar
en un moment dado el concept en que se me-
tian como cufias, entire dos comas. En realidad,
eran e6modas puertas de escape cuando Rojo se
dirigia a sus superiores. La experiencia le ha-
bia ensefiado su utilidad en algunos casos y
abusaba de ellas. Se las podia lanzar a lo alto
sobre una pigina escrita, con la seguridad de
que todas encontraban ficil acomodo, sin alterar
el orden gramatical, en la frase en que les toeaba
caer.
Despu6s de discutir durante largo rato cada
articulo, decimos, acababan los Delegados por
aceptarlo, con el afiadido de una de estas frases
rojizas, es decir, de Rojo, o de alguno de sus








RAFAEL ARtVALO MARTfNEZ


colegas, pues el bravo Delegado por la Seeci6n
Septentrional habia acabado por former escuela.
Y aquel afadido equivalia a un asiento en el
registro civil. Les daba padre ante la ley, que
no es siempre el padre conforme a la naturaleza.
Pues los ilustres Jefes de Buendia, con santa
ingenuidad, se diputaron por autores de los
dos proyectos, cuando eoncluyeron de discutir-
los en detalle. Y pobre de aquel que les hu-
biese disputado semejante paternidad. Come se
ve, creian que hacer concepts era una cosa tan
facil como hacer chiquillos. Durmiendo en sus
c6modos sillones salian aquellos y durmiendo en
sus c6modos lechos aparecian 6stos.
Apenas, tras largos dias de sesiones, se apro-
baron en su totalidad los tratados, despu6s del
manoseado process descrito, acordaron los sefio-
res Delegados nombrar una comisi6n de su seno
para que dictaminara sobre ellos. Ya habian
prohijado los proyectos y era formula inftil tal
media, pero Rojo, viejo diputado de Becerra
ante el Congreso oroland6s, llevaba a la Oficina
los vicios y procedimientos de la gran farsa con-
gresil. Y en aquella sesi6n 61, y solo 61, fu6 el ele-
gido para el dictamen. El flaco Delegado insinu6
a Buendia, apenas concluy6 la sesi6n, que queria
hablarle a solas. Esper6 a que se fueran sus
colegas e hizo entrar al secretario a su oficina.








t0 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

Ya en ella, le enearg6 que le escribiera el dicta-
men referido. Tal cosa ya no le llam6 la atenci6n
a Felix. Gran parte de su mis pesada tarea
secretarial consistia, como ya hemos indicado,
precisamente en escribir discursos, oraciones fu-
nebres y todas las piezas literarias que despu6s
sus campanudos jefes recitaban en pfiblico, sabo-
reaban en privado y publicaban con su firma al
pie en los diaries de la metr6poli. Y si recuerda
este divertido incident es porque lo encontr6
ya amaestrado para hacer una bella obra.
Qued6, en efecto, muy content de su labor,
y mayor content hubo de mostrar luego
Rojo, que iba a ser su padre putativo. Cuando
ley6 6ste el famoso dietimen en el sal6n de se-
siones, sus companeros lo calificaron de luminoso,
y asi se asent6, se acuerda muy bien de ello
Plix, en el acta respective: "el luminoso die-
tkmen del Delegado senior Rojo." Aquel lucien-
te ealificativo hizo las delicias y gloria del gran
don Luis durante muchos afios. Tanto habl6 y
oy6 hablar de su "Iuminoso dietamen" que aca-
b6 por convencerse de que 61 mismo, de veras,
lo habia concebido en un moment de inspira-
ci6n. Y asi, andando el tiempo, se lleg6 el caso
de que despu6s de una fiesta patria, ya muy be-
bido, hizo que lo acompafiase Buendia a su casa,
donde sigui6 bebiendo hasta las altas horas de
la noehe, o mejor dicho, las primeras de la ma-







RAFAEL ARVVALO MARTfNEZ 87


iiana, en compafiia del secretario. Pues bien,
y esta es toda la miga del asunto, en aque-
lPa larga velada, con necedad de beodo, s61o le
habl6 a Felix de su luminoso dictamen en cues-
ti6n. Y como Buendia era su inico auditorio,
aquello le pareci6 el colmo del cinismo; pero,
de todas maneras, le diverti6 much: el viejo
chocho tenia un sublime modo de apropiarse lo
ajeno. Y la sublimidad consistia en que el pos-
trer engafiado era el mismo Rojo, pues acab6
por convencerse de su ficticia paternidad, como
en aquela graciosa conseja popular en que un
embustero haee acudir a la rada a todo un pue-
blo maritime para ver diz que a una ballena que
ha encallado. El embustero miente a sabien-
das, por divertirse, pues no hay tal ballena; pero
cuando se queda solo en la villa, pues hasta el
filtimo vecino se ha ido a ver el pseudo monstruo,
61 mismo toma el tole tras el vecindario pensan-
do:-"hombre, despaus de todo puede que sea
verdad."















XIII


Un empleado singular.

Apenas concluidas y aprobadas las dos joyas
literarias los Jefes de Buendia se apresuraron
para que se les diera curso. Preveian lo que
iba a ganar con ellas su buena fama de estadis-
tas geniales, y todos los dias llamaban al secreta-
rio cuatro y cinco veces para preguntarle que
tal iba el trabajo. El trabajo estaba todo en
manos de los meecan6grafos de la Oficina, que
lo pasaban en limpio con el claro tipo de las
Royal, en el lujoso papel timbrado de la Oficina.
Se hacian cincuenta copias. Para qu6 tantas?
dird el lector. Pues dos para las Cancillerias
de Orolandia y Costa del Oro, los paises intere-
sados (sic), y el resto para la prensa national
y extranjera de mAs importancia. Se trataba de
deslumbrar al mundo. Fl6ix confiesa que vivi6
durante todo ese tiempo en perpetuo estado de
inquietud.
--i Qu plancha, se decia, que plancha muh-
dial! De esta hecha tendre que emigrar y cam-
biarme de nomibre, y conmigo mis estfipidos
Jefes. Casarrica, cuyo agudo talent habia








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


dado buena mano a los proyeetos en cuesti6n, o
mejor dicho, a la adaptaci6n de los prcyectos,
se reia de las penas de su subordinado y lo tran-
quilizaba-i Sus pocos aios! le decia el gran
borracho. iNo sea bobo! Asi anda el mundo.
Ya va a ver que cosecha de aplausos vamos a
recibir ...
Y digamos aqui de una vez y para concluir
con todo lo referente a los celeb6rrimos tratados,
que Casarrica tuvo raz6n. La cosecha de aplau-
sos no fu6 tan grande como aseguraba el des-
preocupado General, para consolar a su subal-
terno. Apenas si algunos peri6dicos nacionales,
entire ellos el propio 6rgano de la Oficina, elogia-
ron hasta la exageraci6n el"luminoso dietamen,"
para el que tambi6n las Cancillerias tuvieron
frases de encomio. Pero tampoco se realizaron
los temores del secretario. Las Secretarias de
Relaciones Exteriores de Orolandia y Costa del
Oro se limitaron a contestar, como de costumbre,
"que considerarian, con today la atenci6n a que
era acreedora, la important iniciativa presenta-
da por la Oficina de Paz, y que en su oportunidad
harian saber a 6sta lo acordado al respecto"
Esta oportuna informaci6n, por supuesto, nunca
lleg6 a manos de los ilustres Delegados.
En aquella labor extraordinaria de oficina de
copiar cincuenta veees los famosos tratados, aca-
b6 nuestro heroe de estudiar el numeroso per-








RAFAEL AREVALO MARTINEZ 91

sonal que estaba bajo sus 6rdenes. Y se di6
cuenta de que, salvo un pobre empleado, de me-
diana edad, pues era cuarent6n, muy buen
mecan6grafo y obligado resort de toda la
maquina oficinesea para trabajos de este g6ne-
ro, los demis eran unas solemnes nulidades. Pues-
tos por el favor de sus Jefes (de los dieciocho
empleados cada Delegado tenia el derecho de
nombrar tres coterrkneos, lo que sumaba quince,
y los otros tres eran el Secretario y los dos por-
teros) ninguno era capaz de copiar en maquina
la mds sencilla epistola con aquel cuidado nimio
y aquella nitidez que exigian los Jefes, para esto
muy severos, como para toda exterioridad. Ofi-
cios y cartas debian presentarse limpios hasta el
escrfipulo. Luengas misivas eran rechazadas, des-
pues de un improbo trabajo y a pesar de su
longitud, por una simple preposici6n interca-
lada. El pobre Pedro, que asi se llamaba el
mecan6grafo modelo, hubo de elaborar las cin-
cuenta comunicaciones. Muy severe Buendia en
cuestiones de orden y discipline, llam6 la aten-
ci6n de sus Jefes a cerca de esta incorrecci6n y
pidi6 que le permitiesen sustituir a: los catorce
empleados en falta. Ejercia ya tanta influencia
en el knimo de sus superiores, que iinicamente le
pidieron salvara a sus favorites. Asi se di6 el
caso de que de los catorce empleados poco aptos
pudodeclarar cesantes a cuatro o cinco, y al fin en








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


la oficina se ocuparon siquiera einco mecan6gra-
fos eficientes. De entire los empleados que se sal-
varon del desastre, el mas interesante era sin
duda Roberto Luces, protegido de Casarrica, pues
como 6ste era centralense, de aquellos terrible
centralenses empujados por su cardcter aventu-
rero en las diecis6is direcciones de la rosa de los
vientos, y que lo mismo se encontraban en la Co-
chinchina francesa que en un oasis del Sahara o
en el Congo Belga, donde vivian y medraban y
se easaban con las mis ricas hembras indigenas.
El ielebre Roberto Luces, a mis del pingiie y
gratuito sueldo que ganaba por no haeer otra
cosa que adular a sus cinco Jefes, gozaba de otras
muehas granjerias que su f6rtil ingenio le pro-
porcionaba. Vendia innfmeras cosas a la Oficina:
libros para la biblioteca, alfombras, estatuas,
jarrones.... Su procedimiento era ficil. Ela-
boraba una earta dirigida a los Honorables, en
la que pedia le comprasen el objeto en cuesti6n.
Despues, uno por uno, y en moments propi-
cios,-a raiz, por ejemplo, de prestar un servicio
domsstico de importancia a sus Jefes, a sus es-
posas y nifos u otros familiares,-se aseguraba
el consentimiento de sus superiores. Y enton-
ces, infaliblemente, llegaba a manos de F6lix la
misiva, a la que hasta iltima hora no se le habia
puesto fecha, proponiendo la compra de cual-
quier chucheria. Y aquel era negocio seguro.








EAFAEL AREVALO MARTINEZ 93


Entre las cosas vendidas por Roberto, figura-
ba una preciosa estatuilla de plata, de gran me-
rito artistic, y pagada a precio de oro por la
Oficina. Un dia de grandes bebidas en 6sta-
fiesta patria-Roberto, ya muy beodo, se puso a
llorar ante su estatuilla, en el grande y lujoso
Sal6n de Recepciones y cabe los sagrados pa-
bell6n y escudo de Orolandia. Aquello fue una
repetici6n de la eseena entire Sancho y su rucio:
-i Oh th, prez y gloria de mi casa-sollozaba
Roberto-inico ornato de mi sala familiar,
corona de mi hogar; la triste pobreza me ha
obligado, por viles monedas, a desprenderme de
ti. Judas fue menos vil que yo, porque, en
fin, yo no he cumplido ninguna profecia al
venderte. Y Jacob fue menos usurero que mis
Jefes, porque, a la postre, un plato de lentejas
es cosa seria cuando se tiene hambre. Si de la
historic sagrada pasamos a la profana, el rey
que ofreci6 su trono por un eaballo me parece
mejor mereader que yo; le iba en ello la vida.
Y a mi no me iba sino la prisi6n: aquel maldito
pagar6 vencido....
Asi llor6, semi en broma, semi en serio, con
gran complacencia de sus compafieros de empleo,
mientras 6stos esperaban en el gran Sal6n de
Recepciones, a donde habian sido atraidos por
el famoso discurso, a que los Jefes acabasen de
festejar la magna fecha national, es decir, acaba-








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


sen con las botellas. Por ftltimo, en un acceso de
elocuencia o de embriaguez, se abraz6 ilorando a
la estatuilla, la tom6 en brazos, fu6 por su som-
brero y huy6 con ella del estableeimiento, rumbo
a su domicilio, donde pudo ser vista despues en
el lugar de honor. Sus compafieros creyeron que
Paris corri6 menos riesgo al robarse a Helena
que el atrevido raptor de la figulina: lo menos,
expulsaban de la Oficina a Roberto, por sin-
vergienza.
Cuando al dia siguiente lleg6, muy fresco, le
interrogaron:
-4 Y la estatuita?
-- Que estatuita ?
-La que te llevaste ayer.
--Yo ? Probablemente estaban ustedes bo-
rrachos ayer cuando creyeron ver tal cosa.
Todos reian, admiraban y envidiaban tal in-
verecundia.
Cuando Buendia le cont6 tal escena a Casa-
rriea, 6ste ri6 afin mejor.--iEsto es hom6rico!,
dijo. MIe declare desde ahora protector de Ro-
berto y su padre adoptive. Este muchacho vale
mueho y 1egark muy lejos.
Con chispeante verba cont6 la ancedota, des-
puns, al remate de una sesi6n en que habia
cogfiac y otros bebistrajes-otra fiesta nacional-
a sus compafieros; y por cierto que el c6lebre








RAFAEL ARBVALO MARTINEZ 95

discurso de Roberto gan6 much al pasar por
aquella version de su ilustre Jefe. Los Delega-
dos tuvieron que detenerse el bot6n umbilical,
que se les saltaba, con ambas manos, para no
perecer de risa.-Pobre muchacho, concluy6 Ca-
sarrica; hay que aumentarle de sueldo o expulsar-
lo. Optemos por aumentarle. Ya agot6 la dote de
la viuda rica con quien cas6, como buen centra-
lense, y ahora, del comfortable maridaje- la
viuda y su dote-ya s6lo queda la viuda, que
come y que viste: y el primer retofio nupcial...
Y le aumentaron de sueldo. Confesamos que
tan magna decision se debi6 exclusivamente a
Casarrica. Los Honorables Delegados, que ha-
bian acabado por ponerse series, eran demasiado
estdpidos para llegar a esta heroicidad de lo
grotesco nada menos que en una Oficina Diplo-
matica. Su seriedad protocolar y la hiperb6lica
magnanimidad de Casarrica, que era verdadera-
mente un hombre de talent y de carceter exeep-
cionales, hacian la mis divertida amalgama que
viera Buendia jamAs.
Por desgracia, Roberto no s6lo hacia estas pi-
cardigiielas. El conserje cont6 a Buendia, muy
indignado, que lo habia visto cambiando una bom-
billa de luz el6etrica, rota, que llev6 a preven-
ci6n de su casa, por la que lucia y servia en uno
de los salones de la Oficina. Los jabones aro-








96 OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA

mnticos de gran precio que usaban los Delegados
desaparecian de los lavabos. Los cubiertos de
plata se perdian. Las facturas por lIpices y
demks recado de escribir que mandaba la casa
"Sinchez & de Guise" eran por sumas ihgentes.
Such is live in the tropics.

















Terminos de cortesia.

Con la facilidad con que se adheria Felix a
las individualidades fuertes y nobles se adhiri6
a Casarrica. El magnifico y beodo General
era una personalidad simpdtica en extreme y
se volvi6 pronto no s6lo un buen amigo de
Buendia sino un generoso camarada suyo.
Nuestro h6roe tenia entonces un grave defecto.
Pedia a todos sus amigos que se adaptaran a
un esquema ideol6gico que se habia formado
del hombre superior, y era intolerante con sus
faltas. El fino instinto del General pronto
comprendi6 que en su interior Buendia criti-
caba con dureza sus hibitos intemperantes y
sus claudicaciones political, y de entire 6stas,
sobre todo, que estuviese al servicio de Becerra,
en general, y, en particular, al servicio de los in-
verecundos y viles Romochas de la Secci6n Cen-
tral, que habian vendido la tierra de los lagos
por un plato de lentejas mal cocidas al yanqui
avasallador. Y aquel magnAnimo espiritu, que
tantas lecciones pr6cticas di6 al joven Secre-
tario, tuvo para iste la primer ensefianza








OFICINA DE PAZ DE OROLANDIA


explicAndole que debiamos aceptar a los hom-
bres tales como son.
-El mundo, Buendia, le decia, necesita del
poeta Buendia y del General Casarrica igual-
mente. Si yo me adaptara a su eartab6n,
seriamos dos Buendias; y si una potencia sin
limits le permitiera a usted el ingrato prodi-
gio de hacer a todos los hombres a imagen y
semejanza de su arquetipo spiritual, ten-
driamos una tierra de Buendias, mortalmente
aburrida, y por fortune impossible, pues tal
igualdad la aniquilaria en el instant. Tole-
rancia, mi caro amigo.
Este carifio de nuestro protagonista por el
General, le hizo agradable la comisi6n que un
dia le di6 el Liceneiado Rojo, Presidente por
entonees de la Ofieina, de que fuese a la casa
de Casariica, a suplicarle en nombre de sus
colegas que concurriese con mas frecuencia a
las sesiones, y que, sobre todo, no faltase a
la que se iba a celebrar al dia siguiente, para
recibir con toda solemnidad a Herrarte. Este
capitulo de las recepciones a los visitantes
distinguidos, era de los mds socorridos para los
Delegados, que encontraban asi pretexto para
emborracharse, y que invariablemente pedian
al Secretario, despu6s de ellas, que redactase
las ineludibles gacetillas que los peri6dicos be-
n6volos publicaban mas tarde en sus colum-








RAFAEL AREVALO MARTfNEZ 99


nas, dando noticia del trascendente aconteei-
miento de que la Casa de Orolandia habia
acogido con solemnidad a un hu6sped celebre.
-Vaya a la casa de ese borracho indigno,
le dijo Rojo, y digale, en nombre nuestro, que
debe mostrar mas puntualidad en el desempeio
de su important cargo.
-Vaya a la casa de ese crapuloso de Casa-
rrica...profiri6 Tablas.
-Ese inmundo General de taberna, lo nom-
br6 Llanos...
Rios y Castillos encontr6 motes ain mis
en6rgicos y denigrantes para designarlo.
Y si asi trataban en su ausencia a Casarrica
sus compafieros, cada uno de ellos tenia, cuan-
do no era oldo por el interesado, para los
otros colegas vocablos no menos despectivos y
befatorios. Puestos los honorables Jefes de
Felix precisamente para suavizar asperezas
entire las distintas secciones de Orolandia, y
para trabajar por su acercamiento, ninguno
era mis localista que ellos. Regionalistas
irredimibles, consideraban como sus enemigos
natos a los que no habian nacido en su provin-
cia. El del Sur odiaba a los del Norte, del
Centro, del Este y del Oeste, que le devolvian
desprecio por desprecio y odio por odio, y asi
respectivamente. Era la manera de hacer




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs