• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 La tierra, fuerza del hombre
 El bosque de las ideas
 La virgen morena
 Sor Juana Ines de la Cruz
 Miguel Hidalgo y costilla
 El caudillo de la independenci...
 Benito Jaurez
 Enrique Gonzalez Martinez
 Diego Rivera
 El paricutin
 Los charros
 La guelaguetza
 La orden esta cumplida
 Franklin D. Roosevelt
 Humboldt en Mexico
 America en Mexico
 La mision de America
 Reference
 Index














Group Title: Bronces de Mexico
Title: Bronces de México
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073990/00001
 Material Information
Title: Bronces de México
Physical Description: 155 p. : ; 20 cm.
Language: Spanish
Creator: Jinesta, Carlos, 1900-
Publisher: s.n.
Place of Publication: México
Publication Date: 1949
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073990
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000698209
oclc - 22444243
notis - ADN9750

Table of Contents
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    La tierra, fuerza del hombre
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    El bosque de las ideas
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    La virgen morena
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
    Sor Juana Ines de la Cruz
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Miguel Hidalgo y costilla
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    El caudillo de la independencia
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Benito Jaurez
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    Enrique Gonzalez Martinez
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
    Diego Rivera
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    El paricutin
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Los charros
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    La guelaguetza
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    La orden esta cumplida
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Franklin D. Roosevelt
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Humboldt en Mexico
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    America en Mexico
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
    La mision de America
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Reference
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
    Index
        Page 162
Full Text












BRONCES DE MEXICO


POR
CARLOS JINESTA
6-/- 0 ^A??


PUDLICACMON MECOGMINDDA POR
EL UC. DON JOSE YASCONCUAU
PARA LAS DICIONES DEL
CERTAMEN CULTURAL


MEXICO. D. P.
1949






















LA TIERRA, FUERZA DEL HOMBRE



















Celebrase con apretada asistencia la apertura de la
XV Exposici6n Nacional de Agricultura y XIX de Ganade-
ria. Constituye una admirable muestra de las actividades
agropecuarias. Es enorme su propaganda educativa. Y debe
intensificarse esta inquietud agricola e industrial a todos
los t6rminos del pals en forma de exposiciones locales, vi-
niendo a ser compendio y sintesis de las que se efectfan
en la metr6poli. De modo que sus hijos con el dominio de
mayores conocimientos fortalecen sus deberes sobre co-
sas de la tierra. Del surco brotan simiente y bienestar; de
las faenas pecuarias, tranquilidad que ensancha el pecho y
pone ramos de mirto en la vida. Fiesta popular 6sta de for-
tiles lecciones para el pueblo. Las industries tipicas, intima-
mente cefiidas a la tradici6n mexicana, es prueba de ello. En
el certamen readquieren valor los efectos de arte indigena.
Concurren a los terrenos de San Jacinto, densas, vistosas
oleadas de visitantes que van a admirar y a comprar pro-
ductos. Queda patente la excelencia de los recursos propios.
A la entrada se abre la Exposici6n en caminos. En los puestos
Spres6ntase al pdblico toda laya de articulos de extracci6n
mexicana: plants frescas en tiestos rojos, sarapes de los
mns radiosos colors tropicales, bandejas con dibujos a mano,
soberbias espuelas de primitive hechura; hachas, podade-
ras, cuchillos laborados en acero de sus minas; arados de
primer orden en el quiebro, descuaje y desortijamiento del
terreno; variedad de resinas y .aceites obtenidos de sus bos-
ques. I La tierra, la tierra! Gala y didiva de la naturaleza.
La fuerza del hombre.
Todo lo da, todo lo proporciona a raudal: alimento, in-
dependencia, salud, paz. iEl secret? Cincinato que la ri-








10 BRONCOS DE MEXICO

zaba y oreaba con el arado conoci6 la Have migica. Ceres
se amamanta a sus pechos: sabe las palabras taumatdrgicas.
Comer y dormir en compafiia de la tierra, recomienda Whit-
man. Hay que cultivarla, hay que quererla; enamorarla -y
confundirse con ella. Y TiAloc, dios de las iuvias, no puede
abandonarla. Para que irrumpa el oro es precise frotar
la lfmpara de Aladino; para que la tierra d6 de si sus tesoros
hay que acercar el oido a sus latidos y refrigerarla con su-
dor y rocio de alma.
Vemos hortalizas: remolachas que son apreciadas por
su buen sabor y suavidad de la parte comestible; lechugas
de claras hojas interiores que acreditan el prestigio de la
legumbre; camotes, brillante el color, ciscara seca y lisa;
coliflores macizas, sin huella de insects ni enfermedad;
amontonamientos de zanahorias con ausencia de raices se-
cundarias y solamente con una raiz terminal. Son estos
products esmerados del horticultor que se afana en sus
tareas para que los jueces, al calificarlos, le obsequie con
iun estimulo. Y bien merecido si lo alcanza: y de provecho
para los impulses laboriosos del pais. Apiladas aparecen
las cebollas: en 6stas bdscase firmeza, madurez, uniformi-
dad, tamafio adecuado del bulbo. En ristra, engarrafados
como conviene se ven ajos. Cebolla honest y ajo vil, dice
en una estrofa Reyes el regiomontano. Sobre mesas halla-
mos el frijol, en extensions onduladas; la calidad de ma-
yor valer es pobreza de fibra; se admira igualdad de for-
ma, de color y grado de saz6n. El tomato no debe tener
marcas negras en el extreme del caliz, rajaduras ni rayas
verdes. Es de rigor exhibirlo con peddnculo y las hojas del
cAliz. iY que decir de la patata buena en grado eminente!
El tubdrculo aparece en grandes conos aun cubierto con el
polvo del campo labrantio, con yemas frescas, sin quema-
duras de sol ni grietas. Los tecnicos sefialan como escala
de puntos para muestras de una misma variedad, estado
general, conformidad al tipo, matiz exterior, a veces solidez
de la came. Tenemos al alcance de la mano chiles dulces,
espArragos de atrayente blandura, espinacas de vainas car-
nosas. El maiz ipan de AmBrica! Las mazorcas relucen
en hilera, son hermosas, el alineamiento de los granos pregona
las calidades de la estirpe. Asi serAn los graneros y trojes








CARLOS JINES TA .11
en las extendidas haciendas. Y mas! Rabanos y pepinos,
colinabos y sandias orgullosas de frescura. Por aqui, y por
alli y por acd y por acullA hay frutos de climas frios y tern-
plados. Son miel de la vega: manjares de 6gloga. En plates
ostentan sus redondeces manzanas y peras harinosas: son
lechos de adormidas palomas: membrillos de rico aroma,
semejantes a bolas de oro: duraznos sonrosados como los
apetecidos por los paladares mfs finos; cerezas y ciruelas:
uvas en racimo, negras y gordas o de 6bano; naranjas ba-
fiadas de fuego, sin arrugas, de textura sedefia al tacto;
naranja perfect carece de semilla; el jugo, rojo oscuro;
el sabor, Acido y dulce. Amarillean limones a manta de Dios.
Las frutas deben poseer la mayor cantidad de zumo. Las
de clase superior se sumergen en el agua. En bandejas
se estA gallardeando el aguacate. CAscara delgada; chico el
hueso; la pulpa gruesa y con sabor a mantequilla. Digno
es de un elogio de Ram6n L6pez Velarde. Con cinco ejem-
plares, a fe, se Ilena cualquier taz6n. Celebramos la exqui-
sitez de mangos de una carnosidad dnica; y papayas ta-
mafias como pifiatas; anonas que incitan el deseo, guanAba-
nas, ilanas y otras anonaceas. La fruticultura mexicana en
esta exposici6n se prende una rosa al ojal. Cidras gratas a
Pomona; melones que dicen: ic6meme!; toronjas, limas per
todas parties, en grupos profusos. Son muy de ver guayabas,
tunas, granadas que enamoran el ojo, zapote negro Y blan-
co. Tienen para regalarse en esta feria los grandes sefiores
de todas las latitudes.
En altos pabellones hay forrajes de clase varia, desde
cebada, avena y zacate hasta tr6bol, alfalfa y arvej6n. En
pacas se levantan torres de estos vegetables. Admiramos
diferentes plants industriales. En preeminencia se ostenta
el algod6n: no le pone el pie adelante el europeo. Mimbre
y henequdn no estin ausentes. Menos el tabaco, recreo del
hombre; tampoco la vanilla ni el jengibre. Ufananse el chi-
cle y el guayule, hulifera yerba de tanto porvenir para el
empuje industrial: arrancadas las matas, se secan al Sol;
en la fibrica tritiranse entire dos cilindros acanalados y fi-
nalmente se muelen en un cilindro vacio rotatorio. Y no
se echa en olvido a la industrial agricola. Vinagre y aceite
de coco prosperan en el mercado, f&oula de almid6n y harinas,








12 BRONCOS DE MEXICO

encurtidos, salsas; seda en capullo, seda en madeja y arte-
factos de esta hebra sutil. Los concursantes han realizado
un esfuerzo titinico en estas magnas horas de reajuste uni-
versal. Son expuestos al piblico maquinaria y herramientas
agricolas, abonos, insecticides, almAcigos y simientes. Se
hacen demostraciones prActicas sobre horticulture, indus-
tria leehera, apicultura: cria de la abeja, insecto del tra-
bajo cantado por Alvarez Henao. Y sericultura; cria del gu-
sano y aprovechamiento del capullo. Naturalistas e inves-
tigadores con fundamento sostienen que el vegetal en desa-
rrollo tiene sus simetrias y el organismo animal esta coor-
dinado por consonancias matemAticas. Se dan conferencias
sobre temas sugestivos. Y se distribuyen trabajos, de bio-
logia y sanidad, de los medicos veterinarios regionales co-
misionados en las zonas ganaderas. En sus establos esperan
los ganados bovino, equino, porcino, ovino, y caprino. Al-
gunos aparecen en hatos. Adivinamos rabeles y cayados de
pastorales: horas campestres: palabra de hojas: agua en
penumbra: pensamientos puros como nidos. Se abren con-
cursos de vacas y cabras dadoras de leche. Hay tambi6n
concurso del rendimiento de came y de lana. Frente a cada
animal se leen leyendas informativas que mencionan edad,
raza, caracteristicas de producci6n y procedencia. S61o pue-
den ser inscritas vacas de dos a cinco afios y cabras de uno
a tres afios. Son ordefiadas al mismo tiempo. Un ordefiador
se dedica a cada ejemplar. Las oubetas de id6ntica hechu-
ra. A diario hAcense dos ordefias: a las seis de la mariana; y
por la tarde, a las cinco: en el lapso de siete dias para vacas,
tres el de las cabras. A juicio de los examinadores es me-
nester apreciar la producci6n individual en unidades de
peso; t6manse dos muestras con el objeto de determinar la
cantidad de grasa por el metodo de Cerber; para obtener
el rendimiento de grasa de cada ordeio se multiplica el por-
centaje de grasa por los kilos de leche. Existen, como com-
plemento, concursos de crema, mantequilla que es nieve de
oro y el buen queso fresco. Con rajitas de estos armiiados
trozos se regala a los golosos; en queseria son diestros los
industriales mexicanos. SAbese que se ha descubierto el
oestrogenn", element generator de la leche. Una formula
sint6tica del mismo product llamado "stilboestrol" se in-







CARLOS JINESTA 13
jerta por medio de una incision en la paletilla de la vaca,
y a los quince dias comienzan a henchirse las ubres. Seis se-
manas despuds el vitaminoso liquid es copioso, alcanzando
la producci6n hasta setecientos galones anuales. Tal maravi-
lla se debe al sabio norteamericano J. Hammond, director de
la Secci6n de Ganaderia de la Eacultad de Agricultura en la
Universidad de Cambridge.
Vienen concursos de caballos de guerra y de salto. En
las competencias de equinos educados al estilo charro se
present el potro en pelo, con bozalillo; se enfrena y ensilla;
al montar el jinete se toma en cuenta la forma en que el cla-
vilefio, Ioh Don Quijote!, da el estribo. Es precise que cami-
ne el caballo al paso a lo largo de una linea previamente tra-
zada; sobre Ja rienda y azotando se arranea el cuadrdpedo y
se raya en el circulo designado; a derecha e izquierda se le
dan tres vueltas, tensa la rienda, sin cambiar de mano. En
la line se hace cejar el caballo; y calada la bestia val6rase
su postura y quietud. La escala de puntos para juzgar equi-
nos es cabal: se observa el aspect en junto, cabeza y cue-
lo, miembros anteriores y posteriores. En la nomenclatura
del cuerpo se enumera el dorso, grupa, ijares, vientre, pecho
y costillar.
Por alli'escarban el suelo aves de corral de todas las es-
pecies domesticas. Han merecido su admisi6n en el certamen.
Las alojan en jaulas; y las buenas ponedoras con sefialados
ouidados. En esta secci6n de avicultura se hace gala de va-
riedad de species. Bizarrean gallos preciosos, el ojo vigilan-
te, cresta de amapola, cabeza erguida, de sedefia pluma,
fuertes mdsculos pectorales. Exhibese una incubadora eldc-
trica con capacidad para seis mil huevos, como ejemplo de
lo que Ileva a cabo el maquinismo en su ayuda a la natu-
raleza.
Una lecci6n objetiva recibe el visitante acucioso. La
Secretaria de Agricultura y Fomento present en relieve los
trabajos de la Comisi6n Nacional de Irrigaci6n, comprobando
su magnitude y alcance. M4xico es abundante en extensions
Aridas y pobre en rios caudalosos. Su porvenir agricola estri-
ba en detener las corrientes de que dispone para dedicarlas
al regadfo, en transformar sus recursos hidraulicos en ener-
gia eldctrica a fin de eonvertir los frutos de la tierra en pro-







14 BRONCOS DE MEXICO
ductos industriales. Es bAsico el riego permanent. Y bien
pronto se puede obtener un mill6n de hectareas vivificadas
de agua. De tal manera es. hacedero trocar una agriculture
aleatoria en una s6lida y fire, e intensificando la electrifi-
caci6n se conseguira enorme desarrollo agricola e industrial
Obra gigante: obra benem6rita si asentamos que la dnica
riqueza inacabable de un pais consiste en igualar en produc-
ci6n agricola su consume.
La Exposici6n Nacional de Agricultura y Ganaderia ve-
rificada en el lienzo de los terrenos de San Jacinto mereci6
lauros consagratorios. A este event acudieron entusiastas
expositores. La exhibici6n en los pabellones excedi6 de mil
cabezas. Fueron premiados various sementales por sus cuali-
dades raciales, por los m6ritos de su procreaci6n. Desfilaron
los favorecidos ante el piblico que desgran6 aplausos a su
paso. El toro Heclos, de pelaje musgoso, fu6 celebrado por su
talla y proporciones, por su estampa y presencia. Frisa en
los cuatro afios de edad; es de padres suizos y nacido en M6-
xico; pesa mil cien quilos: su" valor estimativo es de veinti-
cinco mil pesos. Heclos gan6 un trofeo; portaba al cuello
listones dignos de los vencedores. En lo antiguo hubiese
conquistado adoraci6n mamm6nica. Entre los equinos se pre-
sent6 el caballo Radek, de sangre enter, joven, frente altiva
y abierta, cola prolija; de color de bronce patinado, magnifica
figure y con nervio. En el correr se Ileva de calle a cuantoa
son los rivals. Se le declare campe6n de todas las razas.
Obtuvo premio en metAlico y medalla de plata. El premio
Carnation que se discierne entire bovinos, se le di6 a un
ejemplar holandes. El trofeo donado por los Bancos se le ad-
judic6 al campe6n de borregos, de raza Remboullet, per su
producci6n de lana. Distribuydronse medallas y otorgaronse
asimismo recompensas que consistlan en arados, rastrillos y
otros instruments de labranza, a tales cuales expositores.
Los agricultores fueron bien retribuidos. Por su lote de hor-
talizas se concedi6 el primer premio al Ejido de la Magdale-
na Mexhuca, del Distrito Federal. La Sociedad de Cr4dito
Ejidal de Tetelpa alcanz6 el triunfo por sus muestras de ca-
fia de azdcar; la hacienda La Argentina, por su ajonjoli en
plant; y la Granja Avico per sus gallinas Plymouth Pock
Barrada. Petr61eos Mexicanos gan6 un diploma por el pro-







CARLOS lINESTA 15
ducto insecticide "Rip". Y aqui no terminaron las retribu-
ciones. Se brindaron medallas a las personas que se empefia-
ron en la conservaci6n de los bosques, y, en auma, del patri-
monio forestal. En tal forma se estimul6 a los hombres con-
sagrados a la agriculture y a la ganaderia. Sus esfuerzos
cuajaron, evidenciandose el buen resultado de las batallas de
la producci6n librada en esta tierra, grata a Te6crito.






















EL BOSOUE DE LAS IDEAS



















Se ha inaugurado en la Plaza de la Repdblica la Tercera
Feria del Libro y Exposici6n del Periodismo, y la Primera
Feria del Radio y el Cine Nacional. Ciento veinte casetas in-
tegran los puestos de exhibici6n, todas de arquitectura esti-
lizada. A las ventas de libros acude gran golpe de piblico
que muestra affin de lectura. Aparecen representados los
Estados de M6xico; las Secretarias de Educaci6n y de Asisten-
cia; varias naciones de Europa; algunas de America que han
querido cooperar a la brillantez del event. Los libreros ocu-
pan setenta puestos; es enorme la solicitud de obras, en
forma que complace a Espasa y Compafiia. Los feriantes
andan en busca de ediciones curiosas. A la entrada de la Fe-
ria admirase un gran libro abierto de medio a medio, con es-
plendores de alba; en 61 doce nombres de escritores mexica-
nos de viso: Vasconcelos, Reyes, Caso, P6rez Martinez, Pe-
llicer y siete mis. En la double, blanca y no pequefia galeria
hay cientos de miles de voldmenes de todos los autores, de
todas classes, de los mns caprichosos tipos de imprenta: lujo-
samente empastados o a la rdstica y al alcance del bolsillo
lae los metropolitanos. En el fondo, bajo los arcos del Monu-
mento a la Revoluci6n se levanta el pabell6n de "Autores
Mexicanos" en donde figurian poetas, novelistas ricos de in-
ventiva, oradores, ensayistas, pensadores. Dominan orden,
pulcritud; aqui, alli, armonia de lines, de colors, de pro-
porciones. Las visits se hacen lenguas de las novedades bi-
bliograficas de este magno suceso. Los expositores deben
star satisfechos: se han colocado un clavel al ojal. Por alli
vimos el pabell6n estilo Segundo Imperio, destinado a la
Francia Libre que ostenta un retrato al 61eo del General
Charles de Gaulle, fotografias artisticas, literature de la








20 BRONCOS DE MEXICO
guerra; inscrito en el frontispicio se lee el lema national:
Libertad, Igualdad, Fraternidad. La Editorial Aer6polis
con unos Reyes Magos que portan el Libro de Oro de los
Nifios. Editorial Jus con las obras de Lucas Alamin, ma-
cizas de historic; Ediciones Luz, Casa Sdneca, Libreria Calle-
ja, el Libro Espailol, etcetera. Checoslovaquia exhibe paisa-
jes y cromos de sus aldeas: ademAs, ofrece peri6dicos y le-
yendas: leyendas sanas, joviales. La caseta de Campeche
remeda un fuerte de los levantados en tiempos de la Colonia
para defenders contra los pirates del Golfo. Coahuila repro-
duce el Ateneo Fuente del Castillo. Yucatan, sus obras li-
terarias de no exiguo m6rito; desfilan los representantes de
la tierra del Mayab: Ancona, Molina, Esquivel y Pren, que
apasionan al pdblico. Chihuahua present su escudo en que
se destacan tres cerros: al centro la cabeza del espafiol y la
del indio tarahumara: abajo la cathedral de la ciudad capita-
lina; alrededor del escudo lucen palabras que son las virtudes
caracteristicas del pueblo chihuahuense: valentia, lealtad y
hospitalidad. En las vitrinas hay antiguas obras de arte,
ciencia y periodismo. El primer diario se llam6 "Espada":
asi serian sus arremetidas. Sali6 a luz al mediar 1857. En
documents de diciembre de 1913 se encuentra una dispo-
sici6n del gobernador military constitucionalista Francisco Vi-
lla, para beneficio y provecho de la comunidad, ordenando fi-
jar los precious de la care y los viveres en todos los expen-
dios que pertenecian al Municipio. Pieza de res a quince
centavos kilo, care con hueso a diez centavos los mil kilo-
gramos. Llama la atenci6n del visitante en este pabell6n una
escultuna natural arreglada con troncos, raices de Arboles,
6rganos vegetables y ramas y ramillas: conjunto de fan-
tasticas figures; animals, gnomos de rostro arrugado, si-
luetas humans, extrafias visions descubiertas en selvas, en
barrancas y en los bordes del camino. La Secretaria de Ha-
cienda y Comercio por su parte evidencia que su hemeroteca
posee las mis importantes revistas de economic que se pu-
blican en el mundo y las colecciones mAs acabadas de los dia-
rios mexicanos. En suma, se ven libros desde los valiosos
y raros incunables del siglo XV hasta las ediciones de nove-
linas populares y de cuentos para niiios: no olvidemos que al







CARLOS ]INES TA 21
present buenos artists del lUpiz fabulizan sucesos y na-
rraciones.
En fastuoso estuche encontramos el libro mas pequefio
salido de prensas del pais: un ejemplar de la Constituci6n
Political de los Estados Unidos Mexicanos impreso en tipos
movibles y papel de maiz, a poco de su promulgaci6n. Mide
dos centimetros y medio de alto, dos de ancho, medio de
grueso; contiene doscientas pfginas y esta empastado en
piel; sus titulos brillan forjados en oro. Es tan diminuta su
letra que s61o con ayuda de una lente es possible leerla. Uno
que otro bibli6mano ofrece por tal ejemplar sumas respeta-
bles; en Nueva York fue valuado en mil d6lares. El libro
mis grande de los exhibidos en la Feria se halla en el pabe-
116n -enorme hongo rojo- del Instituto Nacional de Antro-
pologia; es de cantos gregorianos; esta fabricado de barba;
con caracteres dibujados a mano, en negro y pdrpura; mide
setenta y cinco centimetros de alto por cincuenta de ancho.
Singularidades bibliogrdficas, pues, dignas de studio. Por
alli descansa una edici6n en facsimil de la Monarquia Indiana
de fray Juan de Torquemada, escrita a principios del siglo
XVIII; la segunda edici6n fue hecha en Madrid en 1723; la
fltima en M6xico a comienzos de 1943; consta de tres tomos
con pasta en pergamino.
Se aprecia tambien en estos anaqueles una copia monu-
mental del C6digo de Cuahtinchan, de Puebla; y la reproduc-
ci6n en facsimil de la Constituci6n Politica de Tamaulipas
impresa en Ciudad Victoria por los afios de 1825, salida de
la imprenta del congress del Estado. Placen las ediciones de
traza antigua con buenas cubiertas y cantos dorados. Vemos
"Las Leyendas de las Calles de Mexico"; en dos tomos
-se cuenta la historic de la Capital. Entre obras religiosas es
muy buscada "La Vida Oculta de Nuestra Senfora" del je-
suita Joseh Ledit, editada por La Prensa.
Y unos gajos de historic bibliogrdfica. Entre los prime-
ros libros de America se enumera la Doctrina Cristiana en
Lengua Mexicana, de Fray Pedro de Gante, impresa en M&-
xico por Juan Pablos en los afios de 1539. En la Nueva Es-
pafia hicieron su aparici6n various manuscritos primitivos en
papel de maguey o de mate, ejecutados por escribanos pd-
blicos y pintores indigenas. Los mas de tales papeles refi-







22 BRONCOS DE MEXICO

rense a tierras pertenecientes a pueblos de indios; al comien.
zo hablase del origen y fundaci6n de algdn pueblo en donde
reside el cacique; en los contornos vienen agrupfndose las
poblaciones tributaries y rancherias anexas. Se encuentran
estos escritos en hojas reunidas a manera de libro encua-
drado; tienen sus pliegos cosidos; las hojas se hallan pegadas
siguiendo el procedimiento adoptado en incunables xilogra-
ficos. Asi el c6dice de San Antonio Techialoyan y el Zem-
poalan. En el sentir del cronista Fray Agustin Divila Pa-
dilla, el primer libro que sali6 a la estampa en la ciudad de
Mexico fu6 una edici6n de la Escala Espiritual, de San Juan
Climaco. Sin embargo el primer libro publicado en Mexico,
insistimos, es la Doctrina Christiana en Lengua Mexicana,
impresa por Juan Pablos, en Casa de Juan Cronberger.
Los lujosos puestos del Cine y la Radio son sumamente
visitados: la Victor exhibe un antiquisimo fon6grafo de boci-
na y junto a 6ste, el aparato de radio mas modern; esti re-
presentada desde luego la Voz de Londres. Tambien vemos
aerodinAmicos con receptores de television; esta salva las
barreras del lenguaje y Ilamada esti a fijar sefialado movi-
miento de amistad a los pueblos del orbe. En el puesto de te-
lecomunicaciones llama la atenci6n de los tenochtitlanos un
teletipo Diplex que por una inica linea transmite mensajes
en dos sentidos, a raz6n de sesenta palabras por minute: e
instruments telegrificos de los afios en que se inici6 la
telegrafia. En radiodifusi6n Mexico cuenta con doscientas
estaciones; en el Continente ocupa el segundo lugar. Con la
industrial editorial puede sobreestimarse el progress cine-
matogrdfico y radi6fono. Se manifiesta en todo un don de
alta gracia y voluntad de hermosura.
Y mAs y much mis cosas que admirar. Llegan a nues-
tro oido acuarelas musicales que recuerdan hallazgos melo-
diosos de Juventino Rosas. iArriba, oh coraz6n! Cuando
se aventura por la multitud alguna dama, se oye el silbido al
uso: ifid-fui! Se acercan, se alejan estetas de larga cabelle-
ra, que pensativos, entire plantios de claveles, se abrevan
de agua castalia.
Pasan eruditos, artists, prosadores; pasan critics,
arque6logos, anticuarios; desfilan mexicanas estudiant6filas
y apasionadas del conocimiento. No hay mano sin libro. Los







CARLOS JINESTA 23
ancianos gustan de pIginas sobrias, de legible letra grande,
propicia a la vista que dec-ina. Los que van por mitad de la
vida preguntan por pulidas ediciones que traen novedades.
Existe demand desusada por la lectura de viajes. Unos
quieren obras que hablen a la came, que respondan al grito
de su animalidad, libidinosos por extreme; otros, al contra.
rio, prefieren voldmenes de recogimiento e impulso bienge-
chor. Muchos, los libros fuertes, vigorizantes, cerebrales, al
ritmo de sus orientaciones mentales. Qui6nes buscan los vo-
limenes cargados de esoterismo, nutridos de satitduria re-
c6ndita; oufles el ejemplar prActico que ensefia a forjar una
fibrica o a canalizar las aguas de un rio de enerespado cau-
dal. Al psic6logo le es fAcil estudiar los temperamentos, las
naturalezas, las proyecciones ideol6gieas de los compradores.
El que Ileva bajo el brazo lectures de Sarmiento, es possible
que sea un educador; el que ean particularidad lee a Emer-
son -de no pocos proselitga- va camino de ser un espiritua-
lista; a Roosevelt, ducho en cosas y modos de gobierno; un
mistico, a San Aguatin; y un guerrillero a la loca el que se
pirra por las meeagnaw de Pancho Villa. Todos andan a caza
de sus prefamemias; nadie repara y husmea con desamor.
jEl bKsque de las ideas! Semejante al roble crece la
.iea robusta y alta: y asi medra y se impone sobre todas
kas frondas si trae desde su raiz sana savia que impele; y al-
canza la estatura del yerbajo si crece asentada en pedregales.
Sinceridad, emoci6n, nobleza, son abono que enriquece la
vegetaci6n del entendimiento. Bosque de saber, bosque de
meditaci6n que cobra vida; con tal fertilidad, dador de si,
permanece prodigando frescor y lozania en el decurso de
las generaciones.
Las ideas persisten desde la juventud del mundo para
recreo y aprendizaje de la especie humana. Ellas cuando ger-
minan para beneficio y grandeza de los pueblos, cuando ges-
tan para los realces del espiritu, son fuerza excelsa que con-
duce a la ilusi6n inmortal.
Se sobreentiende que no escasean libros sin seso; los
escritos con dolor de cabeza, si cabe; los poco apretados de
pensamiento; los de much hoja y mAs abobada sensibleria;
los compuestos, en fin, a trochemoche. Sin embargo, queda la
virtud del esfuerzo en la gran empresa de cultural. Luego







24 BRONCOS DE MEXICO

vendran la selecci6n y la superaci6n. Entusiasmo y perseve-
rancia acabalan la obra Cervantes express con sabiduria: Ho-
jeo mAs los que son profanos que los devotos, como sean
de honest entretenimiento, que deleiten con el lenguaje,-
y admiren y suspendan con la invenci6n, puesto que de estos
hay muy pocos en Espafia.
Los animadores de estas ferias, alumbrados de espe-
ranza, van alcanzando lauros. A ojos vistas se aprecia el ade-
lantamiento, cada afio, en calidad de libros, en esmero de edi-
ciones y finuras tipogrAficas. Y en voldmenes bien presen-
tados y mejor concebidos se darA a conocer la pluma de los
escogidos: atildados, clasicos imperecederos. Asimismo la
producciones americanas. Hay en ellas rica savia de la ve-
getaci6n mental del Continente, el pasado y las perspectives
de una raza que se acendra, la vida de pueblos nuevos que
gustan de las tempestades que crea la libertad y dejan jiro-
nes de canto, como trozos de oriflama, a lo largo de la an-
danza de su destiny. Am6rica, Am6rica, eres orgullo de la
Humanidad!
Hacen bien los gobiernos en auspiciar ferias del libro,
del periodismo. Es labor fitil, siempre de valimiento, fecun-
da en opimos frutos para las conciencias constructoras.
Es innegable que se avanza en trabajo de libros. Los
caldeos y asirios formaban los suyos de ladrillo, de arcilla, de
piedra. Los faraones mas tarde aprovechaban el papiro para
trazar sus jeroglificos; el pergamino fu4 material de primer
orden en los siglos III y IV; y luego el papel de arroz de
China y de agawe en Mdxico. Gutenberg asegur6 la perenni-
dad de las ideas con tosco alfabeto de plomo y sencilla
mAquina de presi6n, alli en los sombrios cimientos de una
cathedral. En 1943 imprimi6ronse en Mexico un mill6n dos-
cientos mil libros, de exquisite gusto tipografico. Ahora se
ha redondeado la sumi de dos millones en el t6rmino de un
quinquenio. Ensefiar a pensar es tarea por excelencia. S61o
por la cultural se alcanza la libertad. El que es libre trabaja,
frecuenta las arcadas blancas de la rectitud, es afecto a sus
semejantes, y en el troquel de su alma acufia medallones para
los arcAngeles de su belleza interior.
Al retirarnos de la Feria damos los iltimos vistazos.
Observamos a un indio anciano de fulgores de bandera en






CARLOS IINESTA 25
los ojos, de cabellos y bigotes cAndidos, encorvado, huesu-
do, pata a-raiz, con un libro debajo del brazo. Y capri-
cho, queremos conocer el volume. Los tipos son de ele-
gante corte. Es un studio sobre el maiz; de pr6logo trae
discursos de Netzahualc6yotl y de Nopaltzin, principle azte-
ca. iMotivos de la raza! Hay que despertar a los dioses ocul-
tos en la sangre. Advertencia que deben aprovechar los vi-
gilantes de la gran tierra de Jufrez.





















LA VIRGEN MORENA



















Ahora que se celebra el cincuentenario de la coronaci6n
de la Virgen con solemnidades pomposas en un plebiscito
de amor, hacemos memorial de las devociones populares y de
la historic guadalupana. El doce de diciembre es dia grande
para Mexico: en tal fecha -1513 el afio- hizo su aparici6n
la Virgen de Guadalupe. Desde la vispera afluyen a la metr6-
poli oleadas de indigenas de todos los confines. Prosperan
cincuenta y dos tribus con dialectos diferentes en este po-
tente pais. Muchos peregrinos emprenden el viaje con sema-
nas de anticipaci6n: su promesa estriba en visitar a su Pa-
trona a pie, cargando a la espalda los donativos. Los romeros
se instalan alrededor de la Basilica; distribuyen la comida
que han aderezado para su larga jornada; rezan, cantan, dan-
zan con donaire; y duermen tendidos sobre el embaldosado,
al raso, unos junto a otros, abrigados con sarapes. Son veinte,
cuarenta mil voluntades encendidas en celeste llama, que
agradecen de todas veras a su amada Protectora sus gracies
prodigadas, que cura a sus enfermos, acrecienta el rendi-
miento de sus cosechas con el oro de sus sazones, engorda su
-vaca de familiar mansedumbre y les regala con horas para-
disiales, llenando su vida de mfsica de Sol. El doce la Basi-
lica se halla cuajada hasta los botes de fieles, en el lapso
del dia. Brilla con sus lmparas, candelabros y candiles como
ascua estelar. Los 6rganos pueblan de muy lindas armonias
el deslumbrante Ambito de tres naves de orden d6rico; se
elevan voces de los coros y con ellas las meditaciones que
confortan; por doquiera plumas de aromoso humo, mazos
de orquideas, banderolas de seda, frentes en oraci6n y unci6n
y gotear de agua clara en la copa nunca cohnada de cada
existencia. En esta festividad spiritual, en esta solemnidad









30 BR OUNCES DE MEXICO

de regocijo interno y recogimiento, seduce el humilde con-
curso de los indios que con el brochazo de una sonrisa ani-
man el bronce de su rostro, que alzan en brazos a sus nifios
que reciben purificaci6n en la Casa de la Sefiora de las Ro-
sas. Conocimos la colina del Tepeyac donde hizo sus bellas,
bellisimas apariciones la inmaculada Reina. Se va por un
camino arbolado. Por alli sonoreaba la esquila de una oveja
ciega y se levantaba de un cebadal humo de ofrenda, propicio
a Abel. Aun se sostiene construida en piedra la ermita que
custodia en quietud el lugar en que surgi6 Ella, cerca de cal-
mo y limpido arroyuelo, aureolada de resplandores. Tres
veces habl6 con acento eterno a Juan Diego, var6n nacido en
Cuatitlin, casado con la doncella Maria Lucia, de Santa Cruz
Tlacopac; indio bueno como no otro, todo fe, todo virtud,
que ganaba el sustento tejiendo esteras de tosca fibra.
Siempre le veian andar solo y pensativo; ayunaba, hacia
penitencia y cefiiase cilicio de malla; por las tardes barria el
temple. El iba a saltitos rapidos, el pie calzado con huarache,
camino del mercado para vender su mercancia traida a la
espalda y sostenida por los pechos; con el product compraba
alimentos y medicines deseoso de revivir a un su tio Juan
Bernardino, enfermo de cocoliste. La Virgen prometi6 ayudar
en sus atribulaciones al mas sumiso de sus hijos y le pidi6
decir al Obispo que se le edificase un santuario dedicado a
su devoci6n y memorial. Cuando el indigena conversaba con
Fray Juan ZumArraga de la Mujercita de luz y fragancia,
no le creia. Pero una vez, a manera de prueba de su afirma-
ci6n, la Virgen encendi6 de flores el monte oubierto de zar-
zas y pedernales. Juan Diego puso muchas de ellas en su
tilma de hilo de maguey para la Virgen; y su Seniora se las
devolvi6 para que se las ofreciese al Prelado.
Y Juan Diego al Padre:
-En conformidad de lo que mandaste, le dije a mi Se-
flora, como pedias serial para que fuese creido. Admiti6 mi
recado, y la sefial que me di6 son las flores que traigo en este
manto, que recogi por su mandate y la Virgen me entreg6
por sus mismas manos.
Al mostrarlas y resbalar todas al suelo -eran rosas las
mis- la tilma ostent6 la Imagen de la Virgen mil veces san-
ta en medio del asombro del Prelado ante los hechizos del








CA RLOS ]INES TA 31
milagro. Segfin referencias del Padre Andres P6rez de Ribas,
la Guadalupana restituy6 a Fray Martin, sobre la pintada ves-
tidura, ocho monedas destinadas a los pobres que habia per-
dido por la mariana.
Juan Diego frisaba en los cincuenta y cinco aiios. Era
median de talla y moreno; la pelambre de barba y bigote rala
y negra, sobre la frente cabellos al desgaire, el ojo hecho a
carifio, timida y queda el habla; limpio de coraz6n; dulce
como el amanecer los pensamientos. Trajebbase con manta
blanca, recogidas las mangas de la camisa mas alli del codo,
y uno de los ruedos del calz6n lo Ilevaba caracteristicamente
a media pierna. Se acercaba a los setenta y cuatro aflos
cuando le llam6 el Sefior y fu6 sepultado en el temple
mientras en torno de las torres las aves paseaban sus co-
lores.
En el Tepeyac se extiende un cementerio. A dos palmos
de las tumbas enraiza much arbolito hojoso y crecen ro-
sales arbusteiios. Los senderos conducen a rincones en som-
bra que no evocan motives fdnebres sino cuadros de sosie-
go, propios para reconcentraciones hondas. Algunos cristia-
nos de la multisecular Inglaterra o de la poliedrica Espafia;
de las dos mitades del Continente: desde el remansado San-
tiago hasta el fren6tico Nueva York; de lejos o de la ve-
cindad americana, demandan que sus restos sean sepulta-
dos en el Monte Tepeyac cuya entrafia se santific6 con la
presencia de la mis pura, pudorosa y sufrida de las Madres.
La Basilica de la Virgen de Guadalupe es el senti-
miento religioso hecho altar, que en donde no amor, inspi-
ra deleitable ternura. Fu6 construida en el mismo punto
.que ocup6 un antiguo temple azteca en honor de Tonat-
zin. A la Basilica acuden devotos de todos los t6rminos de
M6xico y visitantes de todos los cabos del Hemisferio. Pros-
ternados en sus naves, de ordinario se encuentra a la india
junto al neoyorquino de nota: la primera arrebujada en su
rebozo de algod6n que anida al hijo de ojo endrino: el nor-
teamericano enguantado y bast6n de pufio de plata. Pasan,
vuelven los fieles; unos encienden velas de cera; otros, de
rodillas, rosario al cuello y brazo en cruz, suben el temple;
los mas enderezan sus oraciones, con much beatitud en la
pupila y mis dulzura en el alma. Entran los creyentes como








32 BRONCOS DE MEXICO

de puntillas para no perturbar a la Virgen que allA entire
viejos oros, mArmoles, alabastros y fulgencias ruega por
nosotros. Ella siembra de amapolas primerizas el camino
de los hombres; son inagotables sus prodigies, sus nuevas
magias que dan pocos de cielo a la humanidad; otorga paz
y brinda tono y norte a la vida de los que, en desamparo,
se inflaman de fe y la ofrecen el emocionado aguinaldo de
su espiritu. La Basilica esta asentada sobre alas: de ella
se levantan s6lo vuelos de almas. Incienso, toque de campa-
nas, lumbres, plegarias, salmos y ensalmos celebran a una
esa ascensi6n transfiguradora que redime. El guadalupa-
nismo se impone. La Virgen sigue ganando batallas ac=
en la tierra donde los mortales no sofrenan sus pasiones y
se anegan en la muy ancha mar de tanta concupiscencia, de
tanta ambici6n impura, de tanto odio roedor y crepuscular.
Su imagen parece forjada de suefio, de aroma, de imagina-
ci6n de nifio, de tintes increados. La cabeza un poco inclina-
da a la derecha, la faz color triguefio nevado; el mirar de
sus entreabiertos ojos penetra la conciencia del mundo; su
frente de belleza intacta tiene del alba que asoma en el
horizonte florecida en promesa y esperanza; sus manos en
rezo y arrimadas al pecho surgeon con el ritmico impulse
del fruto que se hizo pajaro, y sus labios atesoran el musgo
en que se adormeci6 el primer trino del primer cantico ce-
lestial. Como tallada en un padrenuestro se sublim6 a nues-
tro coraz6n. El ayate mide dos varas de longitud; de alti-
tud, cosa mbs de una. La imagen alcanza seis palmos de
estatura; la tinica es talar, toda ella con labores y flore-
cillas vistosas: se ve circuida de lumbres de Sol y afirmada
sobre un angel de medio cuerpo, con sus alas abiertas. La
Virgen aparece colocada en taberniculo de plata en el cen-
tro del altar mayor.
Hacia el fondo, en uno de los costados de la iglesia
esta el museo que guard las reliquias concernientes al pia-
doso desenvolvimiento de la Virgen, desde el arranque de
sus apariciones. En salas y estanterias hay uno como soplo
de antigiiedad. Alli objetos sagrados con testimonios de
leyenda; y pintados de fuego, atardeceres de recuerdo en el
Tepeyac. Alli altares primitives, pfilpitos y confesiona-
rios hmuedos de sombra, medallones, copones, sitiales au-








CARLOS JINESTA 33
gustos de edad; alli coronas con rocio de brillantes, collares
en que deslumbran en desafio rubies y esmeraldas; alli to-
do lo que es acreedor a reverencia, a santidad, a bendici6n.
Entre la riqueza de preseas que cautivan al creyente, ad-
quiere para nosotros extraordinario imAn una blanca piedra
sin labrar que se present cortada de un tajo como por la
mano de Dios. La superficie dura y luciente tiene estampa-
da en colors, con dibujos de las vetas de la entrafia de la
propia piedra, la imagen de la Virgen de Guadalupe, nim-
bada de bondad candorosa, con embelesos de milagro. La
historic cuenta que en lo profundo y tenebroso de una mina
en que se horadaba a pico el lienzo rocoso, de improvise se
desgaj6 una porci6n de tierra sepultando a afanados tra-
bajadores. El derrumbe destrip6 cuerpos e inquiet6 hogares.
Despu6s de busca pertinaz fu6 encontrado el jefe de faena
debajo de polvo y guijarros. Sus piernas, sus hombros es-
taban estropeados; inicamente ostent6 sin dafio su cabeza
protegida por una piedra dadora de vida, en cuya superficie
figuraba con exactitud fiel la imagen de la Virgen tepeya-
cense. Tal vez en esta piedra reclin6 Jacob su frente y tuvo
su gran suefio. 1Ah, si! La escala de luz por la que ascen-
dian y bajaban angeles con la gracia de sus pasos. Viaje
celeste que conduce al infinite ipor rutas de eternidad!





















SOR JUANA INES DE LA CRUZ



















Por una carretera asfaltada en cuyos lados se desdo-
blan pastizales gratos a las ganaderias vacuna y caballar,
se Ilega en dos horas de autom6vil al pueblo de San Miguel
Nepantla. En una de sus alquerias naci6 el doce de noviem-
bre de 1651 Sor Juana Inks de la Cruz. San Miguel se aduer-
me a la sombra del volcan Amecameca: posee una calle em-
pedrada y bordeada de arboles de los pintados en los carto-
nes de Joaquin Clausell; en lo alto de un cerro vecino agitan
su copa erguidas coniferas. En humilde casa de campo ale-
grada de plAtanos recibi6 la poetisa las gracias de Dios. Ha
desaparecido casi del todo; una barranca cubierta de hier-
ba se abre cerca; para defender las ruinas se ha levantado
ahora una tapia. Por la callejuela uno que otro lugarefio
que hala de la carga con la frente, pasa en paz; uno que otro
borrico, trota. De tarde en tarde hombres rurales de pierna
larga acarrean agua a la mexicana en dos cubos que cuel-
gan de la vara que sostienen al hombro. En este terruiio
de indios conformes, alimentados de antiguo con chile y
tortilla, vino al mundo este milagro de mujer, todo genio
,y sensibilidad, que encarn6, si no la expresi6n artistic de su
pais, si la belleza intacta de sus flores, el canto dichoso de
las aves y la inquietud mental de una 6poca.
iSor Juana! iQui6n sabe que carga de espiritualidad
e inspiraci6n descendi6 a su pecho! El cielo la cre6 artist.
Alas en su mente; alas en su coraz6n. Leia al redondear
los tres aiios de edad: escribia al cumplir el lustro: a los
ocho compuso verses. Su precocidad por lo que se desprende
fud unica; su precocidad heraldiz6 las excelsitudes de su
porvenir. jSu nifiez fue solamente de studio? Tambien le
quedaron..algunos ratios para disparar con la cerbatana se-







38 BRONCOS DE MEXICO

millas de fruta en la atm6sfera clara o distribuir migas en-
tre los pijaros que picoteaban al alcance de su mano, o to-
car con pitos de barro en medio de las luces en desmayo
del anochecer. Y en no interrumpido ascenso, en el lapso de
los cuarenta y cuatro afios de su vida, did de si sabiduria
en emocionadas producciones.
La familia de Asbaje se traslad6 a Amecameca. Alli
dominaban los monjes dominicos. En aquellas fechas pe-
quefia ciudad esta, con parroquia, mercado de much co-
mercio y escuela con libros: en especialidad Vida de los
Santos y las Sagradas Escrituras. Amecameca es una po-
blaci6n primitive, pintada ipor el tiempo, en donde pobreza
y melancolia se dan la mano. Hay en ella algo de afioso
arbol deshojado. Sus temples son acogedores porque la flo-
raci6n de su arte contrast con la poca hospitalidad de la
calle. Campea soledad en Amecameca y en los Animos. El
indigent reposa debajo de los follajes del pird enracimado
de bayas de rojo coral a la hora en que es mAs quemante el
Sol. Escarban sus ojos. A sus plants, el jorongo. Su traje
es blanco y de manta: la camisa llvala con las faldas de
fuera: los calzones sujetos al tobillo. El huarache le res-
guarda el pie: ancho sombrero con barboqf'ejo, bien encas-
quetado. iQuB haria el indio mexicano sin el sombrero!
En dias de lluvia le sirve de paraguas; cuando le sorprende
la noche en la sierra y precisa dormir, es codiciada almo-
hada; para yantar, en el maizal de mazorcas doradas o en
las magueyeras lo emplea de mantel. El indio es la prolon-
gaci6n de la tierra. Como 4sta es moreno, como 4sta sumiso,
jcomo ella cordial! La ciudad le expulsa y empobrece; el
surco le recoge y sustenta. La tierra le da a manos llenas
paja para el lecho; tela para el vestido; adobe en la fibrica
de la vivienda; y le brinda vajilla y vianda. En la tierra
encuentra 41 el medicamento que cura su mal,- el carbon
que mantiene su lumbre, el metal de que forja su arma, la
cafia que sirve para animar sus danzas, el pafiizuelo que en-
juga su sudor y la sangre que color su labio. Sangre de Ame-
rica, sangre de la raza que el Padre Las Casas bendijo. Sangre
indigena en las piramides ofrendada antafio a los dioses, de-
rramada mis tarde en batallas por la libertad, hoy vertida por
falta de justicia en las impiadosas luchas por la existencia.








CARLOS JINESTA 39
Juana In6s necesit6 ensanchar su cultural y estamparle
ruta a su vocaci6n. Con atadijos de ropa en caja de cuero y
montada en mula como se estilaba a la saz6n, traslad6se a
la capital del virreinato. Y Dios adelante. Iba encomendada
a unos sus parientes. La inici6 en el aprendizaje del latin
-fueron diez lecciones las recibidas con goloso afan- el
bachiller de artes Martin de Olivas. En tales dias ocupaba
el arzobispado el erudito mexicano Alonso Cuevas Ddvalos,
muy ducho en asuntos de historic. Sobre su temprana apti-
tud por la cultural dijo Sor Juana: "Desde que me ray6 la
primera luz de la raz6n, fue tan vehemente y poderosa la in-
clinaci6n a las letras, que ni apenas reprensiones, que he te-
inido muchas, ni propias ni reflejas, que he hecho pocas, han
bastado a que deje de seguir este natural impulso que puso
!Dios en mi..." Ingres6 Juana In6s al palacio de los virre-
lyes como dama de honor de los marqueses de Mancera,
quienes gustaban de poesia, de misica, de humanisticas
especulaciones. La edad de la chica no Ilegaba a los catorce
afios. Hizo amistad la nueva invitada con las personas de
Sms viso. Sa saber cobr6 trazas orbiculares. Extendi6se su
fama y nombradia. Fue idolo de la sociedad. Y no es de ex-
trafiar que surgieran critics -eminencias amojamadas-
que hacian fisga de su ilustraci6n e ingenio. Algunos cl6ri-
gos, por remate, la combatieron: almas sin paisaje, diria
un cronista del Renacimiento. Por el contrario la Marquesa
de Mancera y la Universidad la acorazaron y animaron.
Juana Ines hubo de someterse a un examen. En una asam-
blea de varones de ciencias y letras efectuada en salas pa-
latinas, se la interrog6, se le presentaron problems para
que los resolviese, y sus respuestas y resoluciones fueron de
valer revelando lo profundo de su sapiencia en cosas hu-
manas y divinas. El Marquis de Mancera observa que ella
se desembarazaba de las pregiuntas y replicas que todos le
propusieron. Deshues6 en un periquete los arguments de
sus examinadores. Asi, segdn imagen del Marques, un ga-
16n real se defiende de las chalupas que lo embisten con
toda furia. Entre los jueces estaba don Carlos de Sigiienza
y G6ngora, que fu6 aliento y consuelo mAs tarde para Juana
Ines. Tenia ella sentido critic y era ir6nica a las veces; al
igual de otras esclarecidas monjas se enfrentaba a las aco-








40 BRONCOS DE MEXICO

metidas de la gente rdstica y desbaratada. De belleza cabal,
por entonces zapeaba a cuantos mozos la pretendian. Alta y
esbelta, su andar denunciaba sefiorio del espiritu. Sus vir-
tudes iban a un paso con la inteligencia. Al frisar con bien
empleadas diecis6is primaveras entr6 en el claustro de las
Carmelitas Descalzas de San Jos6, por corto tiempo, debido
a sus dolencias. Era la Dbcima Musa un muy poderoso inr
telecto en un cuerpo fragil por extreme. Luego tom6 el vel6
y se incorpor6 a las tropas del Convento de San Jer6nimo.
Alli estaba la arquitect6nica de su quehacer, a ratos terrenoj
a ratos celeste. Por ahi confes6 a causa de tal determina-
ci6n: "entreme religiosa, porque aunque conocia que tenia
el estado de cosas- de las accesorias hablo, no de las for-!
males, muchas repugnantes a mi genio; con todo para la!
total negaci6n que tenia al matrimonio, era lo menos des-
proporcionado y lo mAs decent que podia elegir en material
de la seguridad que deseaba de mi salvaci6n".
Su celda -nido del meditar y el querer- fu6 biblioteca
bien poblada, gabinete, laboratorio, catedra, capilla, altar.
Junto al Evangelio tenia, a manera de testimonio de sus pre-
ferencias, volimenes de G6ngora; junto a la retorta, el
astrolabio; junto a la tabla de logaritmos, el Cristo inma-
culado, pAlido entire el oro de las llamas. La visitaban a me-
nudo; y ella muy gustosa daba consejos si se demandaban
y le complacia platicar sobre arte y political. No brindaba
paz a la mano para hacer faenas conventuales. Monja sabia
y aguda en el decir de fray Benito Jer6nimo Feijoo. Con
su propia sangre escribi6 un dia en su celda dos protests
de fe.
Nos la imaginamos trabajando circuida de incienso, sen-
tada en sill6n de brazos realzado con tachuelas, el codo en la
mesa de pensar, en sus dedos la pluma de ave que florece en
estrofas, en la frente el rocio de las ideas, la fe en los ojos,
el amor en la sonrisa. El retrato que pende en el Museo
Nacional la present con hAbito de la orden de los Jer6ni-
mos; en un angulo, trazada en rojo se distingue la firma
del c6lebre pintor oaxaquefio Miguel Cabrera. Sor Juana
se halla en su biblioteca rodeada de sus libros favorites.
Cu6ntase que 6sta contenia hasta cuatro millares de obras.
Descansa la mano de alabastro sobre una mesa en donde








CARLOS JINES TA 41
luce un clisico volume abierto. Hay recado de escribir.
Sus negros y rasgados ojos lienos de caridad; labio fino de
trazo. Muy toda ella de belleza sugestiva. Su musa fug6 del
arco iris: Jer6nima de Nepantla ya habia recibido la lira
del infinite. Es el suyo espiritu izado: siempre en asta; en-
vuelto en claridad: impulsado Ior los vientos gloriosos. Se
dedicaba a trabajos humildes como lavar los pisos de las
celdas y cuidar de los enfermos, cuando a las puertas del
Convento colg6 su manto hdmedo la peste. Sus garras se
aferraron a la melodiosa Juana Ines y se la llevaron de la
tierra el diecisiete de abril de 1695, en la ciudad de Mexico.
En la Iglesia de San Jer6nimo yacen sus restos, en la paz
de Dios.
Asegura la historic que la Fenix de M6xico refut6 al
sacerdote portugu6s Antonio de Vieyra y con tal motive el
doctor Manuel Fernandez de Santa Cruz, Obispo de Puebla,
le exhort6 a abandonar el studio de fil6sofos y poetas y to-
mar el de las divinas. Invitabala, asimismo, a destruir sus
composiciones profanas. Y ella ipara no incurrir en el
enojo del prelado? rasg6 sonetos amatorios, gallardas redon-
dillas, romances, liras, un ingenioso ovillejo, endechas, d6-
cimas y glosas. Sacrific6 hasta sus libros en acatamiento de
sus superiores. Sus instruments musicales, mapas y apa-
ratos matemiticos los di6 para que fuesen vendidos y se
invirtiese el product en ayudar a los indigenas. Desde en-
tonces se consagr6 a la oraci6n.
Sor Juana In6s de la Cruz -en el siglo dofia Juana de
Asbaje- era natural de la provincia de Chalco, hija del
vasco Pedro Manuel de Asbaje y Vargas y de dofia Isabel
Ramirez y Santillana, ambos cristianos. Mam6 la fe cat6lica
en la leche. En su testamento y renunciaci6n suscrito al
profesar los dieciocho aiios de edad, expresa sor Juana:
"considerando la brevedad de esta vida, cuan Ilena esta de
trabajos y peligros, que la honra del mundo es corta, mu-
dable y perecedera, y sus placeres falsos y transitoria su
bienaventuranza..." Deja y nombra por sus albaceas a su
madre y a sus hermanas Maria y Josefa de Asbaje y Var-
gas. Por su heredera universal a su madre y sefiora dofia
Isabel Ramirez. La fecha que ostenta el documento es Ciu-








42 BRONCOS DE MEXICO

dad de M6xico, a veintitres dias del mes de febrero de mil
seiscientos y sesenta y nueve.
El 17 de abril de 1945 la Academia Mexicana Corres-
pondiente de la Espafiola solemniz6 con una ceremonia el
250 aniversario de la muerte de Sor Juana, frente al ex-
convento de San Jer6nimo en donde apagara sus dias la poe-
tisa. Manti6nese en pie parte del convento. Esti construido
de tezontle; es de gruesos muros grietosos y de ventanas
enverjadas. El temple que se levanta paredafio da a la calle;
en sus torres tapizadas de musgo se ven las campanas co-
midas de herrumbre; sus paredes se presentan descascara-
das. En el acto acad4mico hizo lecture de varias estampas en
verso Jos6 de Ndfiez y Dominguez, de ponderado talent;
y dijo frases novedosas el surjuanista Ezequiel A. Chaves,
ya armifiado de afios pero con su mente grAvida de juven-
tud. (Acaba de fallecer en enero de 1947. iEscogido espiri-
tu de los que escasean sobre la haz del planeta)
Sor Juana es una mujer alada que produce con pala-
bras diafanas. De trino, matiz y fragancia estA saturado
su pensamiento. Alma de perla y perla de almas. Acopla
las finuras de su emoci6n con las del lenguaje impecable.
Escribe con miel; sus colmenas son increadas. Vive sin vivir
en ella, si aplicamos la meditaci6n teresiana. Para un gran-
de de America que tall6 magnificos poemas, poesia no es
como ley romana, escrita en piedra, sino como espuma de
vino valioso que rebosa del vaso.
En su arte cuaj6 el caudal de su sinceridad. Su verso
es de gran llaneza; pero calls hondo: pura esencia si se
quiere: f6sforo de hueso y gl6bulo de sangre. En 61 privan
transparencia y miga. Es conjunci6n de fronda y fruta:
frescura y jugo. No aparece forjado a golpes de ola sino a
soplos de brisa, a besos de nube, a carifios de estrella. Nace
con naturalidad despues de haber gestado en los dentros del
alma; plAcele ahoyar en su coraz6n el nido de sus ternezas.
Y de vell6n estan hechas las estrofas, que tal es su suavi-
dad. Lisura en el meditar, ternura en el sentir. Un poema de
Juana In6s es un plumaje del mAs blanco cisne. Su verso
huele a rama reci6n mojada y a veces suena a modo de aza-
d6n en la era. Aun cuando alancea al hombre por sus impie-
dades con la mujer, su reclamo es amableinente persuasive.








CARLOS JINES TA 43

Si ataca el vicio human como pira las estrofas. Humo gra-
to al Sefior. Llama a bien y a caridad al mundo. En su ver-
so se ve al cervatillo que trae enredadas al cuello las yerbas
que arranc6 en el impetu de la fuga, sobre la solemnidad
de las llanuras atusadas de la pastura. Recuerda un clima
de arrullo y pastoral. Vive ella rodeada de la flor que lo ve
todo y de la raiz que lo sabe todo. Olvidada de si, tembloro-
samente se baila en color y en ritmo, en trance de luz y
armonia.





















MIGUEL HIDALGO Y COSTILLA


















Clara, clarisima se abria la mafiana. Colgaban nubes
que tornasolaban el paisaje. Nosotros ascendimos a la Co-
lumrn de la Independencia que se levanta en el Paseo de
la Reforma. Alli en lo mAs alto, un esbelto angel color de
oro, alas en vuelo, sostiene en la mano derecha, luciente
corona de laurel. Y pretendimos que con la siniestra embo-
cara un clarin Ilamando al mundo a la libertad. Este monu-
mento, en su raiz y arranque guard en una cripta los restos
de Miguel Hidalgo y Costilla; una lImpara votiva permanen-
temente cintila como conciencia vigilante hecha topacio.
La metr6poli se abarca desde arriba en prolongaciones sor-
prendentes. En los fines del contorno de la ciudad contkm-
planse los barrios en donde residencias nuevas se engalanan
de terrazas y balcones. Se ve el Bosque de Chapultepec
que es no pequefia mar de follaje y fragancia con su isla
encantada: el Castillo glorioso de historic y talismAnico de
poder; la calzada de Insurgentes bordeada de arboles en
edad florida que se extienden en la planicie con avideces de
crecimiento; al cabo de la calle que entra en el Z6calo, la Ca-
tedral enriquecida de exquisiteces arquitect6nicas de sabor
colonial, cuyos campanarios afirman en piedra y en bronce
las excelsitudes de la fe; el Palacio Nacional que atesora en
sus salones testimonies de la virilidad, del brio tesonero y
el civismo de un pueblo que en bregas emancipadoras, empu-
jes reformadores y forcejeos revolucionarios se envolvi6
en el iris de gloria; las fibricas que abastecen el mercado
de la industrial, de chimeneas gigantes que arrojan a boca-
nadas humo pregonero de fuerza y progress; casas de co-
mercio, restaurants, oficinas tatuadas de r6tulos; el Pa-
lacio de Bellas Artes, todo 61 de marmol, todo l6 elegant








48 BRONCOS DE MEXICO

de sencillez, animado a la continue con exposiciones coreo-
grAficas, asambleas cientificas y conferencias de intelectua-
les de calidad; jardines hundidos en flores; estadios de un
divertimiento plAcido, plazas pfblicas, campos en que se
juega al futbol y al polo; universidades que responded a los
adelantamientos de la hora; clinics, sanatorios equipados
al ritmo de las demands tecnicas; y peri6dicos por extre-
mo cabales en su misi6n; nutridos de lectura, fecundos en
idea, amplio el seiiorio de su credo, que andan a caza de
emociones, de sensaciones, de revelaciones.
Cuando descendimos la Capital hervia de ciudadanos y
estudiantes en desfile. Augusto DiecisBis de Septiembre. Por
aqui, por allA, flamear de banderolas, chispazos de mdsica,
tropas en march; obreros armados de mazo y pico, gim-
nastas de fornidos brazos, marines de firme contextura; re-
clutas, marcial el paso, rifle al hombro, mano enguantada;
bombers de casco rojo, alta bota de hule y hacha al cinto;
de blanco vestidas, manga hasta el codo, listas para tender
a enfermos, damas de la Cruz Verde; y ciclistas, patinadores
dichosos de equilibrio que suspended el Animo con sus alados
dibujos: juventud alegre de hiinnos, pfblico todo ojos; sub-
yugantes manifestaciones de la fortaleza, de la belleza de
la raza.

XXX

Fecha de fechas la que represent una vida aut6noma
propia de la dignidad humana. Hidalgo, con el pecho in-
flamado en amor para M6xico, le ofreci6 brazo, coraz6n,
alma. El pr6cer frisaba con los cincuenta y ocho afios. Sa-
bemos de 61 que no era locuaz en el trato comfin pero si de
natural festive. Un tanto ir6nico desde joven. Gustaba
de dias de campo, de tertulias; jugaba al tresillo y a la ma-
lilla. Aficionado y no poco a la lidia de la fiesta brava. En el
servicio de los curatos de Colima, San Felipe y~ Dolores
reunia a menudo en su casa a los vecinos principles y se
departia sobre ciencias y se comentaban las cuestiones pi-
blicas.
Con los colimenses permaneci6 por ocho meses en sus
Areas floridas y a San Felipe arrib6 ya cuarent6n a promo-








CARLOS ]INES TA


ver durante once afos adelanto y progress. Nacido en el
rancho de San Diego Corralejo, de la region de Pdnjamo
extendida en una larga llanura hermoseada de haciendas,
no ignoraba los afanes del surco. Hijo de padres agriculto-
res, desde sus mocedades fortaleci6 el animo en jineteo de
toros y caballos de pura sangre. Sus studios los hizo pri-
mero en el Colegio de San Nicolas en Valladolid y remat6 en
la Universidad del virreinato, obteniendo el grado de Ba-
chiller en Artes y en Teologia. Un su maestro de nota refi-
riendose al talent de su discipulo le dice una vez en ima-
gen biblica que llegaria a ser ciudad colocada sobre un monte.
Conocia la mfisica; era ducho en la cria de la melifica-
dora abeja y del gusano de seda; levantaba hornos para
cocer ladrillos; tenia un obraje no mal dotado en la calle
del Peligro, en Dolores. Carpinteros, herreros y talabarteros
animaban sus talleres; cobraban prestigio su curtiduria de
pieles y su alfareria en que se fabricaba loza vidriada;
sembr6 vifias, elabor6 excelente vino. Y en ratos de quietud
ocupado en faenas de entendimiento. Socorredor de los ne-
cesitados hacia bien a todas manos, todo lo ensefiaba a
los nativos preocupado por su iniciaci6n en las artes y los
oficios. No descuidaba si se quiere ni una sola parcela de
las heredadas del Sefior. El planteamiento de la insurgencia
estaba en madurez desde sus visits a Querrtaro, pero Hi-
dalgo hubo de esperar y esclarecer porque se presentaban
hechos inconexos y dispares.
Una madrugada el pueblo de Dolores vi6 a su diligente
parroco tocar las campanas del temple y arengar en el atrio
a los fieles. i Ahora! Digamos que golpe6 con los nudillos en
la magna puerta. Dia grande y fuerte. Congregaba a sus fe-
ligreses, a sus compatriotas para conquistar la vida libre
de su pueblo. Ideas de tiempo bueno en carroza. Epoca de
renuevo en las tierras honradas de M6xico. Habia que
emancipar a la Nueva Espafia carcomida de virreyes. Desde
entonces se entreg6 por entero al credo de las Ilamaradas
sacrosantas.
Hidalgo era mAs bien alto que bajo, huesudo y cargado
de espaldas: su color moreno, ojos verdes, la cabeza algo
caida sobre el pecho, de plata el cerquillo que le rodeaba la
calva. Pesaba unas ciento treinta libras, casi lo que Bo-







50 BRONCOS DE MEXICO

livar. Y esto nos demuestra que al valor le sobra la came.
Su traje, un capote de pasio negro; sombrero redondo y
bast6n; de calz6n corto y chaqueta de g6nero de lona. Cal-
zado hasta el hinojo. Sali6 Hidalgo con el ansia de la pelea
a la cabeza de sus conciudadanos; al paso de Atotonilco
levant6 el estandarte magnificado con la imagen de la Virgen
de Guadalupe, en reclamo de justicia para la patria mexica-
na. Le rodearon caporales, mozas de las haciendas partieron
a pie con machetes, piedras, lefios, instruments de labranza
y algunas armas hechas por el herrero Martin Arroyo.
Tanto la iglesia como los adinerados le combatian. El obis-
po de Michoachn, Manuel Abad y Queipo le excomulg6 in-
culpandole de revolucionario y contrario a la propiedad de
la tierra. Se enfrentaba a los realistas con valor y sin res-
piro. Rompia lanzas por el nuevo pan de las almas: la Inde-
pendencia. Sin mayores peleas se rindi6 San Miguel el Gran-
de. Mont6 a caballo en Queretaro: caballo negro de pequefia
alzada; alli vivia la Corregidora Josefa Ortiz de Dominguez,
idealista con fulgentes empefios que se ofreci6 a la causa de
la libertad. La ciudad de Celaya recibi6 a Hidalgo con misi-
ca y aclamaciones. Llevaba la verdad en la frente, en el
pufio el deber, sobre el cefio enfado por la esclavitud que im-
ponia el conquistador al mexicano, en las mejillas el pudor
civico de su pais. Ocup6 la tribune -y fu6 briosa su pala-
bra- lleg6 al peri6dico- fue docta su pluma- para ganar
las batallas del entendimiento antes de las de las armas.
Obtuvo victorias y alcanz6 fracasos. Tom6 a Guanajuanto y
se encendieron las hogueras del triunfo. En Valladolid y
Guadalajara public un bando aboliendo la esclavitud y la
paga de tributes. La primer voz de piedad en el Continen-
te para los naturales, en tres siglos de tribulaci6n, en me-
dio de las miserias de la 6poca. Entrado en Toluca dispuso
el caudillo aproximarse a Mexico y en el Monte de las Cru-
ces se batieron en retirada los espafioles; pero en Aculco
la suerte le fue adverse perdiendo en el combat preciosas
vidas y pertrechos de guerra. Rehechas sus tropas de ese
rev6s, en la batalla librada en el Puente de Calder6n su-
fri6 otra derrota; en seguida march a Saltillo bajo viento
y Ilovizna; en una rinconada del camino de Acatita de Ba-
jan fu6 hecho prisionero por el capitan Ignacio Elizondo,








CARLOS ]INESTA 51
diestro en emboscadas; en los aledafios del pueblo de Mon-
clova le pusieron grills y mujeres consteladas de cariiio le
regalaron higos con una jarra de leche, y bien escoltado fu6
conducido a Chihuahua en largo mes de viaje a pie. El tri-
bunal de la Inquisici6n en el entretanto le inculpa de tener
hijos, de abandon de la administraci6n spiritual de los fe-
ligreses, de no decir misa ni predicar, ni rezar el oficio di-
vino; de leer libros profanos y ser sectario de la libertad
francesa. Germinaban en un pronto venganzas y maldades.
Jueces eclesiAsticos le condenaron a ser degradado. La
sentencia se ejecut6 vistidndole con todos sus ornamentos,
arrodillIndole y despojindole de sus vestiduras de sacerdo-
te. Instruido el process de Hidalgo fu6 sentenciado a ser
fusilado. iPobresi ILos efimeros ajusticiaban a un in-
mortal!
De modo categ6rico se pidi6 para 41 la muerte mAs
afrentosa. Se dispuso confiscarle sus bienes y quemar sus
proclamas y papeles. Le encarcelaron en una torre y en las
paredes de su calabozo escribi6 versos cordiales para quie-
nes le custodiaban: el alcaide Melchor Guaspe que daba
"consuelo al desvalido"y el cabo Ortega, de "crianza fina".
El treinta de julio, cuando el reloj daba a golpes ar-
m6nicos las site de la mafiana, le llevaron detrAs de una
tapia del corralito del hospital, y limpio de malas obras no
quiso darle la espalda al cuerpo de soldados. Hidalgo puso
la mano sobre el coraz6n y dijo a los tiradores: esta os
servira de blanco. Recibi6 la descarga sin morir. Una bala
le zaf6 la venda. Sufri6 dos descargas mis, rodando por el
suelo aun con aliento de vida, entire regueros de sangre.
Sin.piedad le arrojaron mns tiros mortales. Sentaron el
cadaver en una silla y 6sta fu6 alzada sobre una tarima
para que la multitud pudiese verlo al desfilar por la plaza
frontera al hospital. Un indio tarahumara le cort6 la ca-
beza de un golpe de machete y la pusieron en agua salada;
despues la colgaron de un garfio en jaula de hierro en el
edificio de la Alh6ndiga de Granaditas, de Guanajuato. Su
cuerpo fu6 sepultado en la capilla de San Antonio, pobla-
ci6n chihuahuense. Todo por orden de F6lix Maria Calleja
del Rey, hombre riscoso y fosco, que se vi6 con fama, aun-
que infame. La leyenda afirma que la cabeza de Hidalgo la








52 BRONCOS DE MEXICO
fijaron en una pica y le prendieron fuego. Antorcha pr6-
cer, de fijo, capaz de provocar el incendio del mundo en
busca de la gloria de los ideales limpios de la vida. Esta
testa tiene much de estrella: alumbra todavia los t6rmi-
nos todos del Continente. Quienes creyeron en vano que la
convertian en ceniza y olvido, si existiesen, verian que la
posteridad, en empuje consagratorio la clav6 en el coraz6n
del cielo de Am6rica.
M6xico se abri6 en rumbos hacia su gran porvenir.
Nuevos prop6sitos en el alumbramiento de empefios y vo-
huntades. Hidalgo es el padre de la Patria, de la Patria
llevada sobre pechos filiales, bajo la via _lctea de una fir-
me democracia. Hijos de su espada son los bravos que la
custodian, que la enaltecen, que la honran. Torres Bodet
con acierto habla de acendrar una Patria interior, una Pa-
tria mexicana en profundidad. Jaime Mufi6 y Francisco
Gonzalez Bocanegra en mdsica y estrofas le levantaron el
altar de un Himno.
iY en el eje de la tierra retumba el cafi6n!






















EL CAUDILLO DE LA
INDEPENDENCIA



















MORELOS


En la ciudad de Morelia -antes Valladolid- capital
de Michoacfn, visitamos la casa en que naci6 Jos4 Maria
Morelos y Pav6n el uiltimo de septiembre de 1765. Es de
iun piso, esquinada y color de rosa. Sobre el nacimiento del
Independizador se asegura sin comprobaci6n documental
que Dofia Juana de Pav6n andaba de compras por las ve-
cindades de la Iglesia de San Agustin cuando le acometie-
ron los dolores del parto, y en un tendej6n vino al mundo el
future cura Morelos. Medio siglo despu6s, el 22 de diciem-
bre de 1815, le fusilaron de hinojos --de pie el alma- ven-
dado y por la espalda, con un Cristo en la mano, en'el
pueblecito de San Crist6bal Ecatepec. Su padre se lamaba
Manuel, de oficio carpintero; su madre era hija de un maes-
tro de escuela. Vivian en el rancho Zindurio, cercano a
Morelia.. En su primera edad se dedic6 el nifio a ganar
el pan en tareas dom6sticas en compafiia de su hermana
Antonia; sabese que el chicuelo guardaba vacas de su tio
Felipe Morelos; avezado a luchar, luego ya algo talludo fu6
labrador durante once aios en la hacienda de Tahuejo, ju-
risdicci6n de Apatzingfn. De Tahuejo a Uruapan acarre6
semillas por no corto tiempo. Cumplidos cinco lustros,
atraido por los talismanes vocacionales, ingres6 al Colegio
de San Nicolas para emprender la carrera sacerdotal. MAs
tarde era preceptor de gramAtica y ret6rica en el pueblo
de San Francisco de Uruapan. En Caricuaro le encontra-
mos con manteo a la espalda y el caracteristico paliacate
ceflido a la frente para aliviar fuertes dolores de cabeza.








56 BRONCES DE MEXICO

Percibia dieeis6is pesos al mes en el ourato de Nocup6tare
y trabajaba con sus propias manos en reparaciones del
temple.
Morelia es una ciudad sefiorial que conserve en su ar-
quitectura devociones coloniales. El virrey Antonio de Men-
doza firm6 el decreto de su fundaci6n y el alarife Juan
Ponce traz6 su piano. Es de calzadas envanecidas de ar-
boles afiejos con nidos nuevos: calls angostas de cantos
lucientes: casucones de adobe y ladrillo, con ventanas en-
rejadas y faroles. El z6calo rodeado de portales en donde
hierve el comercio. Alameda con bancos de hierro; y quios-
co. La cathedral de cantera, sus torres como lanzas gigan-
tescas; posee pinturas de Ibarra y de Rodriguez JuArez, de
acabada realizaci6n: la Huida de Egipto y San Agustin; ea
ella se mantiene la fuente en que recibieron el Sacramento
del Bautismo el bravo Morelos y el Emperador Iturbide.
Hacia el Norte luce la Iglesia de San Diego, de estilo chu-
rrigueresco; la mansi6n cristiana es un alarde de oro, de
dibujo pr6digo, de arabescos que son melodia en relieve.
San Diego tiene en este temple un encendido homenaje.
Alli, en cuadros bien logrados, la tilma del agraciado indi-
gena con la Imagen de la Virgen de Guadalupe; sus dife-
rentes escenas en el Tepeyac; en el pfilpito, en cimborrios
y.cornisas aureos, en todo, las lindas, muy lindas rosas de
la leyenda. Juan Diego, alma de paloma, el ojo dulce y tier-
no, escasa la pelambre de bigote y barba, recogidos a me-
dia pierna los calzones de manta. Bajo el pavimento des-
cansan los restos de algunos feligreses: y en capilla vecina
cuelgan muletas y bastones y se exhiben piernas de plata
y manos de oro, que han dejado los curados de paralisis,
como testimonio del milagro obtenido. Frente a la plaza
del temple, en plinto de granite alza su impetu de bronce
una estatua ecuestre de Morelos. En corcel de galana es-
tampa se yergue el Libertador: altas botas, las suyas; en
la estribera el pie que calza espuela de campafia: en la dies-
tra la espada -trozo de rayo- que emancipa. Siempre
avanzaba delante de sus tropas, en caballo todo nervio y
fibra; arrebatados se entraban jinete y cabalgadura entire
lo mis nutrido de la batalla. En las afueras de la ciudad
una que otra iglesia transformada en biblioteca o en im-








SCARLOS LINES TA 57
prenta, por obra de la Revoluci6n. Elegante y fuerte acue-
ducto evoca edades romanas. El mercado bien surtido, pin-
toresco, abundante de came y legumbre. Hay tenderetes.
Y una universidad que promueve los adelantamientos hu-
manos con recio empuje. El indio que pasa es gordo, de buen
color; usa sombrero de falda anchurosa, sarape vistoso y
traje blanco. Toma poco pulque y gusta de trabajos de plu-
ma y otros primores manuales. Al aire libre vende rajas
de lefia, bandejas y curiosidades de pino; cabos de caria de
azficar suave como el algod6n, mamey rico en pulpa; y con
el empefio de complacer apetitos, ofrece cosas confortati-
vas: enchiladas, mole que dice a boca llena las razones de
su fama, salados y crujientes chicharrones, barbacoa y ta-
cos, viandas que se comen con mano y todo.
Y una digresi6n de paso, a fin de expresar que la ba-
ses constitutivas de la nacionalidad mexicana fueron pro-
mulgadas por el primer congress reunido el 13 de septiem-
bre de 1813 en la parroquia de Chilpancingo, capital del
Estado de Guerrero. Ante la soberania de aquel parlamen-
to el Generalisimo Jose Maria Morelos decline su autoridad
omnimoda y present su ideario intitulado: Sentimientos de
la Naci6n. Afirm6 con entereza la prosperidad de los na-
tivos en estos tdrminos: Los naturales de los pueblos son
duefios de sus tierras. Los jueces y las justicias haran sa-
ber a todos que deberin entregarse las tierras a los pueblos
para que ellos las cultiven sin que puedan arrendarse, pues
su goce debe ser de los respectivos pueblos. La ley debe ser
igual para todos y las que dicta el congress deben ser tales,
que obliguen a constancia y patriotism, modern la opu-
lencia y acaben la indigencia, y de tal suerte se aumente
el journal del pobre, que mejore sus costumbres y aleje la
ignorancia y la miseria.
Y son suyos estos concepts politicos, de miga, que
recogi6 Quintana Roo: Quiero que hagamos la declaraci6n
de que no hay otra nobleza que la de la virtud, el saber, el
patriotism y la caridad: que todos somos iguales, pues del
mismo origen procedemos; que no haya privilegios ni abo-
lengos que no es rational, ni human, ni debido, que haya
esclavos, pues el color de la cara no cambia el del coraz6n
ni el del pensamiento; que se eduque a los hijos del labra-









58 BRONCOS DE MEXICO 4

dor y del barretero como a los del mis rico hacendado;
que todo el que se queje con justicia, tenga un tribunal
que lo escuche, lo ampare y lo defienda contra el fuerte y
el arbitrario; que se declare que lo nuestro ya es nuestro
y para nuestros hijos, que tengan una fe, una causa y una
bandera, bajo la cual todos juramos morir, antes que verla
oprimida, como lo esta ahora, y que cuando ya sea libre
estemos listos para defenderla...
La casa en que vivi6 Morelos es de dos pisos, de pie-
dra tezontle; la adquiri6 a plazos, como reza en documents.
Y a prop6sito de papeles hist6ricos, leimos una carta de
Morelos dirigida a un compare a quien le debia trescien-
tos pesos prestados para la lucha de independencia; le dice
Morelos que por no poderle pagar en efectivo, liquidara su
cuenta con piloncillo, a veinte reales la carga, y con novillos,
a seis pesos cabeza. Entramos a la casa por un port6n de
alto escudo. En ella reside Concepci6n Perez Pav6n, sobri-
na biznieta del Independizador: dnica sobreviviente que
frisa con los setenta y cinco inviernos: a diario cose a la
ventana en donde el aire mueve las cortinas. Recorrimos
la residencia sepultada en silencio para engolosinarnos con
tanta presea de la historic. En las salas vimos el arc6n
de hierro, trabajado a martillo por indios, de cerradura
invisible y con secrets para abrirlo, en donde Morelos guar-
daba el dinero recaudado que se invertia en la gran faena
de la Independencia. Butacones, de pino y cuero. Aparecen
varies piezas de su vajilla, la taza en que tomaba choco-
late y el vaso en que bebia leche. Copas de regalada labor
que se enorgullecieron con su poco de vino retoz6n y con
su mns de agua natural. Para los golosos de studios del
pasado recordemos que Juan de Grijalva fu4 el primero que
trajo el vino a Mexico. Hay candiles de su uso, todavia
con cabos de vela. Linternas de aceite de coco que penden
ahora de los pilares. La mesa donde fueron firmados los
Tratados de Paz con los espafioles, en C6rdoba; es de dos
hojas de madera, ya resquebrajadas: mesa que es un altar
civico cuyo simbolo debe permanecer alumbrado a llamas
en la concieicia continental. Pinturas misticas, aqui y allA.
Sus petacas y encendedores; libros teol6gicos que le conce-
dieron ratos inefables en lectures de luz y flor; el rosario









CARLOS JINES TA 59
que elev6 su espiritu en moments de sosiego, beatitud y re-
cogimiento; su cilicio, en el gobierno de si, para la peni-
tencia; su Cristo isu Cristo de perd6n y amor! En armario
de cedro los anteojos de cristales verdes. Las puertas, con
candados y laves grandes. Despubs el pesebre destinado a
sus bestias y pila para el agua. El madero enclavado en
el muro para atar la vaca en horas de ordefio. Caminito
de piedra y lugar en penumbra para la pastura. En sus
cosas, vestigios del hombre ordenado, todo 41 trabajo; hom-
bre de studio, de meditaci6n, de costumbres acrisoladas,
de caricter y de videncia. Los ciudadanos extraordinarios
por lo comni son pddicos en el quehacer y limpian bien los
espejuelos antes de otear todas las mafianas los horizontes
de la vida. En fino marco, el lienzo con que fueron cubiertos
sus ojos, minutes antes de ser acribillado a balazos: la
venda present manchas de sangre. Sangre mexicana; san-
gre que huele a libertad: que fertiliza las raices del porve-
nir de esta gran Repdblica. Un genio de Am6rica dijo que
la muerte de un just es una fiesta en que la tierra toda
se sienta a ver c6mo se abre el cielo. Y el cielo ideal de Mo-
relos se abri6 en himnos! Tras 61 fueron los pueblos ga-
nosos de bienestar; llama, arrojo, varonilidad, en Morelos.
En porfias de guerra, en decisions certeras, pocos como el
Generalisimo. Firme como una convicci6n. El exuberant
patriotism que agitaba su pecho ponia alas en hombros y
voluntades. Su palabra inflamaba en coraje y los batallo-
nes se convertian en huracanes del ideal. Derecho y justicia,
su coraza; su brazal, la nacionalidad en march: los prin-
cipios libres, su ensefianza redentora. Su camino real era
la verdad. Como dnico titulo pedia para si el de llamarse
Slervo de la Naci6n. Era un guerrero tan gallardo como
patriots. Grande hombre e ilustre general, es elogio de
Bolivar para Morelos en su carta de Kingston.
Conocimos la casa de reja y aldaba en donde pas6 sus
idltimas horas este hijo del decoro. Queda a orillas de la
via que conduce a las PirAmides de Teotihuacan. No muy
.cerca, en el fondo de la mansi6n estA la capilla. Alli el
silencio no quita el indice de los labios. En el centro hay
un patio algo desempedrado con pozo que rebosa en agua
fresca y fragante. La pieza en donde escribi6 sus postre-








60 BRONCOS DE MEXICO

ras disposiciones es oscura, hfimeda, de piso de ladrillo;
chica y de maderas prietas la mesa en que puso su firm
con rasgos a usanza de la 6poca. A esa casa fu6 llevado Mo-
relos con escolta, cadena al pie y esposas a las manos. Le
entr6 la muerte por la espalda. Alli fingimos oir las pala-
bras sublimes: Tomad y bebed, i6sta es mi sangre! En-
frente del lugar que le vi6 caer se levanta un reloj de sol.
Y sol fu6 su intelecto: sol su arrest civico: sol su espiritu
avizor: sol su vida de oraci6n y de tempestad. Hoy sus
cenizas veneradas reposan en la Columna de la Independen-
cia en el Paseo de la Reforma.
Ancianos del pueblo que recogen en veces leyendas
vinculadas a sucesos hist6ricos revestidos de ensefianza
que perdura, cuentan con dulcedumbre y emocionado re-
cuerdo que al rodar por tierra Morelos, ya sin aliento en-
tre la humareda del holocaust, principiaron a desbordarse
las aguas del rio que discurre por la vecindad; claras, lentas,
murmurantes llegAronse al cuerpo exanime: rodeAronle,
abrazaronle, besironle; y lUevando la sangre sacrificada vol-
vieron a su cauce, posesionadas de las rojas reliquias del
mirtir de la libertad.
En descripciones fieles Morelos aparece bajo de talla,
grueso el cuerpo y ancho de rostro con poblada barba ne-
gra y un lunar en la mejilla izquierda. Los historiadores
le ven de camiseta de bretafia, acolchado chaleco y chaqueta
de indiana; pantal6n aziul, mascada de seda toledana y
montera de la misma hebra sutil.
En la isleta de Janitzio, en el lago de Pitzcuaro, tiene
una estatua de gran talla con cuadros historiados dignos
de pincel fuerte. El pintor patzcuarefio Ram6n Alba de
la Canal fij6 en el interior del monument sesenta pinturas
murales al temple, de la vida del Cau-illo. Por el brazo
ahuecado se asciende sin fatiga hasta alcanzar el pufio del
guerrero. La isleta es de tejedores y pescadores. Es algo
romintico en donde se divisan los paisajes mis solemnes
y profundos de una tierra ancha, libre y honrada. Base de
roca, cercada de j6venes pinos, para su figure procera. La
isleta le sirve de peana; el lago, de espejo; de dosel, el espacio
azul. Desde alli su imagen sigue bendiciendo a su pueblo
iy echando amapolas a los balcones de la Patria!






















BENITO JUAREZ


















El 2 de noviembre de 1948, en M4xico, frente a nues-
tra residencia rodaban en larga fila autom6viles cuajados
de families y de flores. Cerca, sobre terrazas surgia la hu-
mareda de las fAbricas jadeantes; a distancia percibiase la
fanfarria de militares en march. Enderezamos nuestros
pasos al cementerio de San Fernando para visitar el mau-
soleo de Benito JuArez, figure cimera que pertenece a to-
dos los americanos. El cementerio es chico, extrafo; apa-
rece encenizado de antigiiedad; sus caminos cortos; apreta-
do de sepulturas: la yerba crece a placer; pobre de luz y
abundante de Arboles. Se alzan intactas en su estilo las
iltimas mansiones de una arquitectura original: responded
a ideas personalisimas: navetas cargadas de fruta, jarro-
nes historiados de simbolos, cunas animadas de Aguilas; en
manojos, huesos roidos. Todo austero, todo en consorcio de
mirmol y piedra, todo de premiosa faena de cincel como lo
reclamara la 6poca. La hora no invitaba a orar sino a pen-
sar. Palpamos lo que vimos para reterner con mAs preci-
si6n lo pomposo de los epitafios y la gracia de sus formas.
El mausoleo de Juarez es un templete sostenido por dieci-
s6is columns de granite que puede abarcar una superficie
de treinta metros. Lo circunda una baranda de bronze en
donde Aguilas aztecas extienden sus alas trabajadas a lla-
mas. Quisimos que crecieran a su alrededor ahuehuetes
nuevos. Y precisamente sobre el lugar en que descansan los
inclitos restos se levanta un hermoso icuAn hermoso! mo-
numento de mArmol de Carrara forjado a golpes impecables
-obra del mexicano Islas- que muestra yacente a Juarez
envuelto en lienzos y con 1l dos mujeres, una con la cabeza
en los regazos de la otra, que representan la Patria que le








64 BRONCOS DE MEXICO

llora y la inmortalidad. El artifice por antonomasia de la
nacionalidad mexicana ouyo credo civico ha encendido una
aurora en la convicci6n de cada ciudadano del Hemisferio,
reposa en uno de los mis severos timulos de Mexico. Marti
queria verlo en estatua de color de roca, con las dos pal-
mas oprimidas sobre las rodillas, como quien esti de guar-
dian impenetrable de la America.
Era exacto y firme ; calmoso, reflexive y avizor. El
ojo de su pueblo; hijo del pueblo no le olvid6 cuando pudo
servirle. Colmaba sus deseos merecer de sus compatriotas
el titulo de buen ciudadano. Fu6 la ley y mis que la ley,
el deber. Habia que hacer en Mexico. Precisaba fijarle
rumbo determinado. Sus problems eran hondos y decisi-
vos. Mexico tenia que hallarse a si mismo. El gran presi-
dente, desnudo de ret6rica, vivia en acci6n. Y a la criolla
subian sus soldados a impetu de caballo al pecho de las
montafias o al picacho hirsuto de maguey, y clavaban los
gonfalones que afirmaron los acentos de su nacionalidad.
Los que ingresaban en sus filas estaban con la patria.
Los que no, tenian su Cerro de las Campanas: Miguel Mi-
ram6n y TomAs Mejia expiaron alli sus descarrios junto a
Maximiliano de Austria. Aun se alza en Quer6taro sobre
escalonadas parcelas cegadas de niebla, la capilla que re-
cogi6 los pormenores del fusilamiento. El cadaver de Maxi-
miliano fu6 mal embalsamado en Quer6taro y por ello hu-
bo que hacer nuevo embalsamiento en la ciudad de M6xico
en el hospital de San Andr6s. En ese lugar Juirez visit
el cadaver que se mostraba sobre extensa mesa y rodeado
de encendidos hachones. En tal ocasi6n observ6 el gober-
nante que el emperador era alto y de frente espaciosa.
En medular frase cristaliza Juarez una luminea rea-
lidad humana en su manifiesto de julio de 1867: "Entre
individuos, como entire naciones, el respeto al derecho ajeno,
es la paz". La Carta del Atlantico, si bien se mira fortalece
esta sentencia y le imprime actualidad. Piensa con acierto
Montesquieu que las naciones estan cultivadas, no cuando
son f6rtiles sino cuando son libres. El Benem6rito de las
Am6ricas defiende a pufio cerrado la tierra mexicana con-
tra el imperialismo forAneo, crea la escuela cientifica, re-
construye la democracia de su pais, asienta la Reforma




~I f. -.^**--


CARLOS JINES TA 65
con visi6n de estadista; estampa estructura, fisonomia y
voluntad a su patria. Las ideas justas legan a logro. El
hombre grande hace cosas grandes. El graba al ejercieio
del mando el sello de toda la responsabilidad requerida, in-
visti6ndole de probidad y decoro. Ama a los pobres; des-
conoce los privilegios nobiliarios sabedor de que la estatura
del ciudadano no se mide por su abolengo sino por el tama-
fio de sus virtudes. Para San Pablo el hombre es una se-
milla. Juarez siembra hombres en el surco de su ensefian-
za patri6tica, que a trav6s del tiempo mantiene en sus ma-
nos pulcras los recaudos de la Repdblica.
El indio de Guelatao, paradigm de la raza indigena,
proclama la hegemonia del poder civil y la igualdad social
contra los fueros y los monopolies de la majestad juridica.
Con 61 la Constituci6n, con 61 las disposiciones reformado-
ras. Incorpora a la vida econ6mica de la naci6n los bienes
y riquezas retenidos por el clero romano. Cincela a la Pa-
tria orgAnicamente, cuida de ella, le da autonomia, pujanza
y espiritu. Llama a guerra a sus compatriotas para expul-
sar al invasor. Su program estriba en el rechazo de toda
tutela extranjera. Pelea palmo a palmo el territorio na-
cional y triunfa de los enemigos. "Piensa, oh Patria que-
rida, que el cielo un soldado en cada hijo te di6".
El respeto al pueblo, es suyo. El gran repfiblico es
conciencia. Abomina de traidores e ingratos. El honor, su
escudo; la entereza, su ruta. De Cuauht6moc a 61 hay
vinculos invisibles de fuerzas insumisas, de altivez aborigen,
de hidalguia aut6ctona. Pensamos con Reyes que de la
frente montuosa de Juarez salta la imagen alada de la Re-
pdblica. Con la verdad al hombro brinda su coraz6n al deber.
Los ideales juristas son principios vitales del Continente:
integridad inmaculada del Hemisferio, fe en la justicia,
seiiorio de la libertad. No accede al perd6n de Maximiliano
de Habsburgo por la urgencia de asegurar la paz del pais;
ly a la princess de Salm Salm, arrodillada a sus pies en
solicitud de indulto, advierte que el pueblo y la ley recla-
man la muerte del emperador. Prefiere el sacrificio de trees
caudillos al menoscabo de los postulados soberanos de la na-
cid6. A veces los libertadores de pueblos deben ser a ma-








66 BRONCOS DE MEXICO

nera del nopal que suda espinas y arraiga ain en lecho de
roca.
Juirez vino al mundo el 21 de marzo de 1806 en San
Pablo Guelatao, tierra cubierta de jacales, de la Sierra de
Ixtlin, en el Estado de Oaxaca. Alli chispea una laguna
azulosa, de olas de gozo puro como cuentos de Guti6rrez
Najera. El nacimiento del Benem6rito se produjo en medio
de much pobreza. Sus padres Marcelino Juirez y Brigida
Garcia ganaban el sustento con el product de una milpa
no muy pr6diga en mazorcas y del trabajo de vejancona
yunta de bueyes. Hu6rfano e indigente desde su mAs tem-
prana edad pas6 su nifiez descalzo y vestido de manta, con
sus hemanas Rosa y Josefa; la menor, Maria Longinos, fu6
entregada a su tia materna Cecilia. Su padre falleci6 en un
corredor del palacio de gobierno de Oaxaca, en viaje que
hizo a la capital del Estado como vendedor de fruta. Su ma-
dre dofia Brigida muri6 de parto. Analfabeto el nifio Benito
hasta su pubertad a falta de escuela en su pueblo. Pastor
de ovejas en sus tiernos afios, el indiecito zapoteca vivia en
las rancherias en menesteres humildes. Mudado a Oaxaca
al redondear los once abriles t-abaj6 en la industrial de la
grana alcanzAndole el salario apenas para comer; pronto
aprendi6 la lengua castellana al amparo de Antonio Salanue-
va, encuadernador de libros de la Orden de San Francisco.
Inscribi6se en la Escuela Real de don Jos6 Domingo Gon-
zalez en donde soport6 jobinamente vejaciones de sus com-
pafieros de studio. Poco despu6s comenzaban sus comer-
cios literarios en el Colegio Seminario Conciliar; e hizo su
ingreso al Instituto deseoso de seguir la carrera de las le-
yes y a principios de 1834 recibia el titulo de abogado. De
joven, en la Universidad de Oaxaca oy6 las lecciones que
daba Florencio del Castillo, uno de los sabios costarriquefios
de mayor valia. MAs tarde el aventajado discipulo fu6 se-
cretario del Presbitero del Castillo. De hombre, conti-
nuando sus costumbres catonianas, fu6 su vida honrada en
las intimidades del hogar y en la vorigine de las concupis-
cencias piblicas, cuando alcanz6 posiciones de relieve. Su
estoicismo era edificante. Gustaba de la modestia: el lujo
le sabia a hurto y a ligrima. Como las piramides conocia
dnicamente las rectas. Tenia seguridad de si.









CARLOS fINES TA 67
Su vida civica estA henchida de hechos sillares. Fu6
regidor del ayuntamiento de Oaxaca, diputado al congress
de su provincia, magistrado del tribunal superior de jus-
ticia, secretario general de gobierno y gobernador interino.
Retirado a nuevas actividades con el cargo de secretario
del institute de ciencias y artes, abri6 bufete obteniendo
buen 6xito en el ejercicio de su profesi6n. Horas encalma-
madas, proyectos de hogar, suefios de amor. Contrajo ma-
trimonio con Margarita Maza, hija de su valedor don An-
tonio Maza; naci6 su primog6nita Guadalupe que perdi6
al andar de los meses y el padre en el lleno de su abati-
miento se encamin6 al cementerio de San Miguel apretando
bajo el brazo una cajita pintada de blanco, liviana como
una gaviota. Juirez se opuso sin ambages ni descanso al
sistema dictatorial del gobernante Santa Anna y al clarear
el afio de 1853 fu4 aprehendido y llevado al Castillo de San
Juan de Ulda, en donde le pusieron en fetida y hdmeda
mazmorra para irrogarle agravio. Transcurridos once dias
se embarcaba en el vapor Avon rumbo a los Estados Uni-
dos de America. Su esposa en esas fechas se dirigi6 al
pueblo de Etla para instalar una tienda y conseguir el pan
de los suyos y del marido en destierro. Don Benito demor6
en Nueva Orleans e hijo del trabajo torci6 tabacos en una
fAbrica; y cuando en las montafias del Sur el general Juan
Alvarez se rebel contra el despotismo de Antonio L6pez
de Santa Anna, volvi6se al pais, siendo nombrado en la
ciudad de Oaxaca el 4 de octubre de 1855 por el president
de la Repdblica Juan Alvarez, Ministro de Justicia y Nego-
cios eclesiAsticos. En limpias elecciones triunf6 en sep-
tiembre de 1857 como candidate a gobernador de Oaxaca.
Ezi el gobierno del general Comonfort ocup6 el ministerio
de gobernaci6n por tiempo breve. Su prestigio y cr6dito
pdblico subian de punto. Juirez, hombre de bien y de luces
sali6 electo president de la corte de justicia de la naci6n
y cuando Comonfort di6 el golpe de Estado, don Benito
asumi6 la autoridad supreme en observancia de los man-
datos constitucionales. En ese entonces abandon la ca-
pital de M6xico y trasladado a Guanajuato, en lo mAs recio
de la brega lanz6 un manifiesto al pais. Los Estados re-
conoci6ronle en seguida como Jefe de la Naci6n. JuArez









68 BRONCOS DE MEXICO

parti6 del territorio patrio y de vuelta en Veracruz el 4
de marzo de 1858 estableci6 su gobierno en dicho puerto
en donde este campe6n de la rectitud expidi6 las leyes de
la Reforma. La batalla de Calpulalpam puso termino a la
guerra de tres afios y el once de enero de 1861 D. Benito
entraba en la capital de la repdblica. En 6sta apretones
de manos, ondear de rebozos a su paso, himnico oro de gra-
titud a su nombre. Juarez miraba por el pueblo, le de-
fendia, le protegia. Iniciada su reconstructive tarea na-
cional surgieron los atropellos de la iitervenci6n francesa
provocada por Napole6n III hasta que el ejrcito repu-
blicano se cubri6 de gloria. Y bien pronto escribia Juarez:
Caiga el pueblo mexicano de rodillas ante Dios, que se ha
dignado coronar nuestras armas con el triunfo. Al derrum-
be del imperio fu6 electo Juirez Presidente de la Repdblica
para el cuatrienio de 1867-1872. Qui6n seria osado a dis-
putarle el mando? Luego nuevamente en el period de
1872 a 1876; mas se le acab6 la vida en la madrugada del
dieciocho de julio de 1872 en el palacio national, en los
ahogos de una angina de pecho.
Al decir de los bi6grafos trajeAbase a diario de luto: de
frac o levita cruzada, sombrero alto y bast6n. Paseaba en
un coche tirado por mulas. Usaba corbatin negro sobre la
camisa almidonada; en el chaleco reloj de pesada cadena
de oro. Era pequefio de cuerpo pero de naturaleza vigo-
rosa; rigido de puro elegant; chica su mano, endrgica de
patriotism y rebelde al mal. Su tez bronceada y afeitado
su rostro. Labios esfingicos, cabello lacio, espaciosa frente,
p6mulos salientes, ojos negros de mirada franca. Maciza
y esencial la palabra.. Entono en el paso y sus movimientos
reposados.
No en vano, en presents de cordialidad harto signi-
ficativa, ciudades e instituciones pusieron en poder del Be-
nemerito de las Americas joyas de precio, como reconoci-
miento de sus actuaciones pdblicas. De regal de la metr6-
poli mexicana recibe una corona entretejida de hojas de
laurel, toda ella de oro, con roseta de rubies, brillantes y
esmeraldas; le obsequia con medalla exornada de piedras
preciosas, la capital de Oaxaca; el pueblo de San Juan de
Arag6n le otorga Aurea medalla, y San Luis de Potosi








CARLOS JINESTA 69
otra de plata; la ciudad de San Francisco de California le
cuelga al pecho esmaltado medall6n, con su aguila y spu
nopal; y la Escuela de Medicina de Lima le patentiza su
admiraci6n con el envio de una medalla con estrella adia-
mantada.
No era hombre de emociones sino de resoluciones. Se
nutria a pechos del carActer. De Juarez el tes6n, de JuArez
el pundonor. El honrado Abrahin, le denominaban los nor-
teamericanos de su tiempo. Hace setenta y siete afios se
despidi6 del universe ante las cumbres de alabastro del
Popocat4petl y el Itztlazihuatl. De ega 6poca aca su doc-
trina americanista estalla en luz. En su mausoleo nosotros
nos inclinamos reverentes ante la grandeza de un pr6cer
de estelar magnificencia, y extendimos a sus pies los pa-
bellones de todos los pueblos libres de America iy la ma-
dreselva de nuestro jardin!






















ENRIOUE GONZALEZ MARTINEZ

















Somos amigos de los poetas y gustamos sobre todo
de hacer conocimiento de los poetas mayores. Apolineos o
dionisiacos viven una vida victoriosamente estelar. Ellos ex-
presan sus inspiraciones al llamado de la Gran Voz. Unos
escriben con llama, otros con seda de ala, dstos con sangre
de aguilas, aquellos con aromados jugos de campiiia. Todos,
en volandas de su delirio dan a los pueblos manjares nu-
tridos de sabiduria. Profecias para la Humanidad que se
ahoga en miserias y profecias para el mundo que se res-
quebraja de odios. Bardos hay en el Continente de Bolivar
que anunciaron los destinos americanos y tal fuerza le im-
primieron a sus afirmaciones que el sello de sus vaticinios
aparece estampado en la historic de America. Pero hable-
mos de uno de los primeros poetas de Mexico en los dias pre-
sentes. Enrique Gonzalez Martinez ha alcanzado esa edad y
esa madurez de pensamiento que hace al hombre inmune de
vanidades y renombre. Sefior de si. Var6n en su punto diria
el clasico. Serenidad, sencillez y claridad miximas. En el Co-
legio Nacional -bajo los auspicios de Palas- da confe-
rencias sobre Rubin Dario y el modernismo. Gonzalez Mar-
tinez analiza la obra rubendariesca y para ello se refiere
a las mAs de las escuelas pofticas. Y ahonda en la mina
nuestra; en las producciones de todos los portaliras de rele-
vante line del Hemisferio Occidental, para hacer parango-
nes, anotar diferencias y descubrir novedades poematicas.
De cuando en cuando Gonzalez Martinez se agranda a nues-
tra vista, con sus confesiones, lo sazonado de su gusto,
presentando sus secrets e inquietudes de arte. Pone al
viso empefio y desempefio. Discurre con gustosa parque-
dad. Maneras y decires y pareceres. Sabe que no hay
mayor desire que el continue donaire. Habla de sus prop6-







74 BRONCOS DE MEXICO
sitos; de c6mo trabaja l1 y c6mo los que desaparecieron en
su tierra azteca: Gutierrez NAjera, Urbina, Nervo, Diaz Mi-
r6n, L6pez Velarde. Temperamentos brillantes 6stos, cada
uno en su derrotero, con su sensibilidad expresiva, dentro del
ambiente de relampagos artisticos y truenos revolucionarios
de Mexico.
No es sacerdotal, ni tempestuoso, ni pastor de pueblos
al son de sus cantos. Ni siquiera patriarca, ni siquiera
ap6stol. Es un escogido, un select que vive sus dias de
Dios, en su misi6n de belleza. Sus conversaciones piblicas
las hace con laneza. A ratios su palabra es rApida, cro-
mitica; a veces lenta, turbada. Frases hay que brotan
extinguidas. Despiertan interns sus plAticas por su valer
intellectual, por los realces de su personalidad de nom-
bradia americana. Sefiala observaciones originales en los
modos de trabajo de los precursores, y maestro en el arte
de Virgilio, todas sus anotaciones son de relieve. Su obra
artistic es de las mis correctas del Continente: imagen
nueva: adjetivaci6n rica en colorido y de consumado ma-
nejador de pinceles: cada verso surge cargado de magia
ritmica: emociones arrancadas al paisaje interior del pro-
pio artifice: a vuelos de estro, hermosuras solares. Y a
pesar de que abandon de tarde en tarde la torre de marfil
y entra en la batalla de las ideas poniendo su pluma y su
sensibilidad al servicio del pueblo, a pesar de que lucia
sin desmayos por la victoria de la justicia y de las ven-
turanzas de la libertad, no goza de much popularidad en-
tre gentes forradas de realismo y menos entire los rezaga-
dos de la pacotilla. En el fondo es un inadaptado. Y no se
le da una higa porque l1 sabe d6nde le aprieta el zapato. Re-
cordemos que su producci6n es de alto numen, quintaesen-
ciada; y su naturaleza, sin poderlo remediar, ajena a los
contacts municipales. Pasa una vida tan laboriosa como
honrada. En gustoso reconocimiento de infinite y de Dios.
Fuerte de sinceridad, energico de verdad. Benedictino de
la forma, taumaturgo del estilo, finuras de aristo, sus pen-
samientos e impresiones quedan acufiados para el tiempo.
Rosas en cops doradas: diamantes en copas de rosas.
Escribimos estas notas con motive del lanzamiento de
su libro: El Hombre del Buho Misterio de una vocaci6n.








CARLOS JINES TA 75
Volumen de prosa de suavidades de musgo, extraila a
novelerias intelectuales. Todo buen poeta es un buen pro-
sador en el sentir de Dario: muy acertado. Confesiones, de-
claraciones, revelaciones del memorialista. Revisi6n de una
vida desde que se asoma al orbe. Sus padres, que fueron sus
maestros; su nifez, sus studios ilos comienzos! Ley6 a
Darwin y por unos meses fu6 materialista de hueso colo-
rado. Triunfos, derrotas. Algunas novias pronto fueron da-
das de baja en su coraz6n. A los veintid6s aflos de edad
recibi6 su titulo professional. Recuerda sus actividades
de m6dico novicio en Guadalajara y los lentos pero firmes
progress en la cirugia. Iba en coche flamante tirado por
un caballo roano a visitar a los pacientes. Ironiz6 quien dijo
que la inica operaci6n quirdrgica de Gonzalez Martinez ha
sido torcerle el cuello al cisne.. .A los diez ainos, de tapadillo,
hacia versos apasionados. Tiempos de odas y de sonetos
en revistas de la capital tapatia...En sus poemas casi no
hay verso que no est4 ligado con dramas intimos, confiesa
en estos apuntes autobiogrkficos. Un dia de tantos, al reunir
los materials de su tercer libro: Silinter, por primer vez
le pareci6 oir en sus versos su propia voz. Hablando a lo
juicioso, el panida jalisciense naci6 al triunfo con rumbos de
astro. Rememora su vida conyugal: "que sale a la ventana
para ofrecer al mundo el ejemplo de su claridad". Pasa la lu-
cha en el ambiente de provincia y viene mis tarde al medio
capitalino. Ironista risuefio cuenta las aventuras que le acon-
tecen. Como don Felix de Montemar presenci6 sus propios
funerales. La noticia de su muerte se invent6. No ha habido
en 41, expresa "ni un Amiel ni un Don Juan". Habla de sus
lectures iniciales: Gald6s, Pereda; y de sus primeras traduc-
giones del ingl6s: entire otras la del Cuervo de Poe. Y se rie
con todas ganas de aquellos ensayos que nunca le satisfacen.
Aficionado a los naipes, cuando la suerte le era adversa ha-
bia para 41 ahogos econ6micos. Pasaba largas horas frente
a las cartas que ejercian sobre 6l misterioso poder de seduc-
ci6n. En sus amistades literarias guard culto al silencio.
Las realizaciones liricas van surgiendo en marm6reo par-
nasianismo. Quiere encontrarse y afirma estas palabras:
me propuse trabajar sin tregua, buscarme ahincadamente,
aprovechar mi soledad provinciana, libre de influencias y de








76 BRONCOS DE MEXICO

ceniculos, para realizar una obra que fuese mia". Al pre-
sente ha publicado veintidn volimenes. Ha sido professor de
literature francesa en la Escuela de Altos Estudios, de li-
teratura espafiola en la Nacional Preparatoria, de literature
general en la Normal de Maestras. Su carrera diplomAtica
comienza en 1920 de ministry plenipotenciario en Chile;
ejerce despues el mismo cargo en Buenos Aires, Madrid y
Lisboa. No sin raz6n se le otorg6 el premio "Manuel Avila
Camach;", constituido por la Asociaci6n de Libreros y Edi-
tores Mexicanos. El Consejo Directivo de tal Asociaci6n re-
comend6 la obra de Gonzalez Martinez por su extension, su
sinceridad, sus altisimas cualidades literarias y ser el mis
representative de la sensibilidad y el espiritu mexicano en
la hora actual.
A GonzAlez Martinez le conocimos en una cena del PEN
CLUB de M4xico, del cual 61 era president. Asistimos co-
mo invitados de honor. Junto a nosotros estaba Antonio Zo-
zaya, gran senior de letras, cargado de gloria, de afios y de
dolencias; empero, con el cerebro vigoroso como en sus me-
jores lustros. Y enfrente, Enrique Diez-Canedo, de voz
cascada: amable, discrete, analizador, fecundo en saberes.
En el correr de los meses les acompafiamos al Pante6n Es-
paiiol. La muerte les abri6 su trampa. Con Zozaya termin6
un mal canceroso, y, con Diez-Canedo una lesi6n cardiac.
Eran dos pilares de la Espafia Republicana; escritores de
fuste; eruditos, poligrafos, sapientes; sofiadores de buena
voluntad, trabajadores de buena pasta. iEternidad a ellos
y descanso en donde disfrutan de paz Don Juan Valera y
Menendez Pelayo! GonzAlez Martinez es de estatura poco
menos que median, no muy grueso pero fuerte, el cabello
entrecano. De color apifionado la tez en la que sus lentes
recogen la luz que chispea. Viste con pulcritud y se distin-
gue por su don de gentes. No le preocupan los disoursos:
es sensato. Con naturalidad, parco en elogios, ofreci6 su
mesa hospitalaria y despu6s fu& concediendo la palabra a
otros comensales; y en los minutes de tregua departi6 sin
pizca de pedanteria de sts viajes, de sus viejas labores di-
plomaticas y de sus libros en proyecto. Alcanza ya vecin-
dad con las setenta y cinco afios, cosa de poca monta para
la alteza de su espiritu. Conoce el panegirico ciceroniano








CARLOS JINESTA 77

sobre la ancianidad. Lo important es ser duefio de si y
darle suelta a los ruisefiores cuando el numen lo demand,
a la hora de las gracias y de las mercedes divinas. i La sa-
grada lira! Lo pulido y acicalado de sus trabajos tiene de
las grutas de Cacahuamilpa que son las Mil y una Noches
en estalactitas y estalagmitas; y tiene del frescor pausado
de los sauces en penumbra del Bosque de Chapultepec. Or-
febreria de milagro y fragancia paradisial.





























DIEGO RIVERA




j



















En el Colegio Nacional, ante select y nutrido auditorio
integrado por personalidades de la pluma -ellos y ellas- de
la lira, del pincel, de iniciados y estudiosos, Diego Rivera da
sus conferencias todos los mircoles sobre la necesidad del
arte y su importancia en la construcci6n de la Uni6n Pana-
mericana. El consumado pintor mexicano nos invit6 para
que escuchisemos sus plAticas. Y acudimos con puntuali-
dad. Las mis de las veces sentado a una mesa colocada al
fondo de una sala blanca, expresa sus conocimientos est6-
ticos, cientificos, hist6ricos, filos6ficos. E interroga o alu-
de a los asistentes de tarde en tarde. Rivera es un erudito.
Y habla con seguridad. Emplea a menudo la ironia, y no la
anatolfrancesca, por cierto. Es de una burla Aspera, que
desgarra. i Por qu6 alancea con frecuencia, por que esa su
actitud combative? El soberbio azteca es un luchador; los
incomprensivos le niegan, le hieren a la sordina, hacen re-
paros fMtiles a su escuela pict6rica. Mas eso pasarA, por-
que es inevitable la hostilidad de ley cuando se alcanza la
fama. El no es indiferente ni despectivo. Gusta de la po-
lmica y de los brios de la batalla. EstA en la barricada, de
pie, abogando por el evangelio de la pintura. Evangelio? Si:
su arte evoca la redenci6n de los oprimidos, present al des-
cubierto las inquietudes sociales y proyecta con lines firms
la ruta de. bien de sociedades y pueblos. Hay en su obra una
conjunci6n de belleza e inteligencia. Su puiio lleno de ma-
gia realza sus figures con una anatomia vigorosa y estampa
en ellas una interpretaci6n edificante. Asi, para nuestro
temperament, los cuadros murales de la antafiona capilla
de la Escuela de Agricultura de Chapingo, hechos a carifio:
estan animados de fuerza, de colorido, de vision, de misi6n.








82 BRONCOS DE MEXICO
Sirven para corregir las injusticias muchas y muy grandes
en que incurren algunos gobernantes. Es la obra de arte
de las mayores que ha Ilevado a cima este artist. Diego
Rivera traslada a la tela autenticas ansiedades democriticas,
prop6sitos de libertad: pone su pincel al servicio de sus se-
mejantes. Moderniza sus motivos con personajes, con pro-
blemas vitales. Es un convencido de la empresa que le to-
ca realizar en la redondez de la tierra, al pintor de empefio
y de ensuefio. Con fray Bartolomm de Las Casas, con Mon-
talvo, consagra sus mas nobles devociones al indio cuya
riqueza spiritual es esperanza del Hemisferio. No vive ais-
lado: menos, en clausura ursina. Por el contrario esta aten-
to a todas las voces justas, recoge las vibraciones y dueiio
de si siembra en su surco de colorista simientes de verdad.
Sus cuadros, mas que una ppoca, sintetizan la Hora de un
pueblo. Rivera es el representative de una cultural. Es, si
se quiere, el Walt Whitman de una nueva orientaci6n artis-
tica de su pais. Pero su sensibilidad no le invita a forjar fi-
ligranas en hojas de oro ni orfebrerias en botones de marfil.
Recordemos que con frecuencia abandon el taller, el caba-
Ilete y todo iy sube al andamio! Trabaja a golpes de sol, a
impetus de idea. Su scenario se extiende al viento, entire
lluvia y trueno, en sucesi6n de perspectives. En sus pro-
ducciones imperan pensamiento,' sudor y sangre de la raza.
Sobre la majestad de color y ritmo plAstico, sobre las figu-
ras en racimo que representan una congoja popular o una
aspiraci6n de alto sentido human, se adivina el relente de
aires de tempestad. Se envwnecen bastante de protest sus
cuadros, de rebeldia aleccionadora. Hay en ellos much luz;
tambien, much ligrima. Y todo es estupendo por la in-
tenci6n creadora; por los toques de inmensidad, per los des-
bordes de conciencia que aflora a las almas. Se le acusa de
que su faena alienta la demagogia. Sin embargo nosotros
vemos en Rivera solamente al defensor del minero; al que
clama sin tregua por la bienandanza de la gente de sarape
y huarache; al que pide para el trabajador buen pan y me-
jor libro; al que quiere para los pobres del globo mis jus-
ticia y mis claridad. El muralista Rivera es el hombre fren-
te al hombre. Ahonda sus problems, los encara; y el ma-
tiz que usa para sus cuadros es el gris de la arcilla, el ama-








CARLOS /INES TA 83
rillo que crepita en el taller, el azul de las venas resaltadas
en el brazo que rifie con el yunque; el rojo que Ilevaban en
su estandarte, a son de gloria, Hidalgo y Morelos. Pensa-
mos con Varona que el artist no crea para si, crea para
transmitir su pasi6n, para buscar otros adoradores de su
ideal; produce para sus semejantes y necesita que sus con-
cepciones se aquilaten, se embellezcan y aun se transformen,
reflejindose y refractindose en millares de corazones y de
conciencias. Estas palabras varonianas entrafian un muy en-
jundioso juicio. De mio conceptdo que lo que preferentemente
import es perennizar con artists de la levadura de nuestro
hemisferio lo que tiene sabor y vida colombinos. America
necesita alcanzar perpetuidad en lienzos sabios de color, que
en ellos quede el impulse apote6tico de su historic, la mar-
cha corajuda de su raza y los hervores de su alma; la selva
de vientre poblado de leopardos y fanfarrias, de serpientes
y fugas; el picacho empenachado de nieve que a manera de
antenna recoge el estruendo de los truenos y la danza frago-
rosa de las tempestades. La paleta de America contiene,
en su rica y variada gama, matices muy suyos, muy de su
modalidad, muy de sus values y cordilleras; muy de su pue-
blo, laborioso y aguerrido, mistico y avizor, apasionado de
credos libres y brios democriticos.
Toques de azul apacible en la cabafia rodeada de no-
paleras y ambiente de ensuefio: el rojo estallante en la sie-
rra en que el lefiador derriba a golpes de hacha cedros encen-
didos con fuego de sol que parecen sangrar como fragments
de venas de la tierra. Danza, aventura, tradici6n, leyenda,
deben perdurar en America para que los atesore la inmor-
talidad. De preferencia lleva el sello de la eternidad lo
que vibra larvado de alma. Alma han menester todas las
manifestaciones artisticas que persiguen supremos desig-
nios. En horas coloniales Miguel Cabrera, de pincel destri-
simo, traslad6 a la tela rincones en sosiego de aquella edad;
Jos4 de Ibarra hizo lo propio; muchos lustros despues Velas-
co legaba al tiempo los paisajes mexicanos abiertos a la espe-
ranza, Ilenos de verso, nutridos de quietud, gozosos de sol.
En la problemAtica de arte continental se require la veta
de extracci6n vernicula. En lanezas del campo el ahuehue-
te que canta y encanta; o la pirfmide que es el mas alto al-








84 BRONCOS DE MEXICO
tar indigena porque es el que esta mis cerca del cielo; o la
choza del aborigen -hermosa de hierbas y tierra mojada-
que guard costumbres primitivas y recuerda luchas de la
Conquista de las que dej6 copiosa noticia Bernal Diaz del
Castillo; y piedras de rito, ahora cubiertas de musgo, que
sirvieron de almohada o de ara a nuestros antepasados que
se sacrificaron con altivez por asentar la americanidad en
esta porci6n de pingiie suelo y ofrecer hogar al hombre nue-
vo de la raza. Se ahonda el sentido de la problemAtica de
arte genuinamente americano si se busca el simbolo en la
tilma de Juan Diego en donde una mano del infinite grab6 la
imagen de la Virgen Morena, que con temblor de fe ha hecho
caer a sus plants bosques de corazones que integran la gran
Patria de la America unida.
El arte propio le imprime tonalidad a los conglomerados
humans. Hay cuadros aut6ctonos que atesoran el clima re-
ligioso de un haz de centuries. En pinturas murales teoti-
huacanas hemos sorprendido la sonriente filosofia de toda
una 6poca. La humanidad en el process de su desarrollo de-
ja testimonio profundo de su vida en el sentimiento de su
misica, en la sabiduria de sus estrofas, en la emotividad ex-
presiva de su pintura. En un cuadro de mano maestra apa-
rece aprisionada la historic de un siglo. El arte pret6rito
de Am6rica conquist6 hallazgos no comunes que acrisolan
much ciencia y mis conocimiento. La genesis del Nuevo
Mundo cobra excelencia y fuste en sus huellas artisticas.
Quien ahonde y rastree en monumentos del pasado hallarA
las virtudes raizales de una raza que inflamada en nobleza,
encendida de pasi6n persigui6 los empujes victoriosos del
espiritu. Asi en los aciertos arquitect6nicos inspirados en
la ensefianza de la naturaleza, en los grupos escult6ricos cin-
celados a impetu de idea y en pinturas que dibujaban el al-
cance teol6gico y la excelsitud combative de una raza en
march hacia la paz y la cultural.
Hacemos estos someros comentarios de arte verniculo,
porque pretendemos expresar que lo que interest en la uni-
dad artistic y spiritual del Continente es sobre todo lo
que l1 da de si: la soberania de nuestros volcanes alimenta-
dos con savia de llama: los hechos misculos de nuestra vi-
da: la inmensidad del bosque insumiso y la cafiada herida








CARLOS LINES TA 85
de grietas: los rios que se abren paso por entire rocas zaha-
refias: la rinconada terronosa crispada de cactos en que bi-
zarrea el gallo: el recuerdo del caserio de caminos holgados:
y en brazo cobrizo y tenso, la lanza arbolada por los indepen-
dizadores, que rememora moments de bravura, entereza y
patriotism.
Entre la tropa de pintores que animan el taller con em-
pefio, se espera que surjan los que acometan la grande em-
presa: los que realicen en lo por venir el Popol Vuh o el Ta-
bare o la Araucana de la pintura para estamparle rumbo y
caricter al arte de America. Se han olvidado las comedies
indigenas el Rabinal Achi, dialogo avivado de los indios na-
huatles; el Ollantay escrito en quichua y el Gregiiense com-
puesto en nahuatle, de buena danza y mejor misica. Tienen
encanto las profecias del yucateco Chilam Balam; hay que
evocar lo sustancioso contenido en el pic-huun, obra de los
mayas; y el quippu, el libro quichua.
Rivera toca ya los sesenta afios. Su talla, procerosa. Gor-
do y un poco cargado de espaldas. Sus brazos fornidos son
capaces de estrangular leones. Su cabeza no es lo suficien-
mente alta para la corpulencia de su cuerpo. Musculoso,
sanguineo, dilatada la cavidad del pecho. Su cabellera pei-
nada hacia atrAs present una frente ligeramente combada.
Ojo almendrado de mirada penetrante. Nariz regular, boca
ancha. Al reir muestra una dentadura firme pero no rigu-
rosamente apretada. A menudo asoma su sonrisa, despuds
de asaetear con su palabra -var6n de antorcha y de pi-
queta- a los enervados de coraz6n. Habla blindado de sin-
ceridad, escudado de sabiduria, potente de convicci6n. Pres-
to de continue para el combat este Caupolican de la pintura
'americana vive su vida de trabajo hacia el porvenir que
no le escatima sus gracias, Ilenando su espiritu de color y
de mdsica, mdsica de selva primitive y color de tierra in-
digena para perpetuar con estremecimientos de pinceles
ipinceles de la raza!, las incitaciones expresivas de America,
que serAn definitivas en la afirmacion de nuestra Historia.






















EL PARICUTIN


















El nacimiento del volcAn Parioutin en Mexico mueve a
respeto. Iba de vencida la tarde del sAbado veinte de fe-
brero de 1943 cuando Dionisio Pulido, indio tarasco entrado
en edad que tenia un su rancho michoacano terminaba su
faena de abrir en surcos la sementera con la cuchilla del arado.
Trabajaba en las parcels de labor de Kuiyutziro, de su pro-
piedad: kuiyutziro quiere decir Valle del Aguila. Al empren-
der el regreso camino de su casuca, vi6 cerca de si la
irrupci6n de blanca column de humo que se encaracolaba
como al conjuro de una voz miliunanochesca. Muy sorpren-
dido Dionisio record que por la maiiana se habia hamacado
la tierra: y luego, al dar algunos pasos por ahi, sus huara-
ches le quemaron los pies. Por las trazas andaba sobre piso
de estufas. Picado de curiosidad, para conocer el por que
del humo se lleg6 a aquel virgen incensario escuchando un
ruido sordo, subterraneo, como si se hubiese descorchado de-
bajo de sus plants una inmensa garrafa. A poco la colum-
na humosa, ya negruzca, se hizo mis ancha y se alz6 a
impetus. Pulido parti6 de estampia, presa de temor y es-
panto. La tierra estaba encinta. Y el alumbramiento del
volcen, en conformidad con las leyes geol6gicas fu6 asom-
brosa realidad. Dionisio busc6 a su mujer y al alejarse am-
bos de aquel lugar con rapidez, observaron que la milpa es-
cupia fuego, arroyos de arena y rocas tamafios como fardos.
En el entretanto temblores de mayor intensidad daban me-
ceduras de columpio a aquellas regions que eran de pan Ile-
var. De las profundidades de la tierra salian alientos pat-
micos. Habia desgarros en el vientre terrAqueo. A su sa-
bor y voluntad el nuevo volcAn iba creciendo entire algazara
de brasas en la campiia quebrantada. Asi, las primeras fa-









90 BRONCOS DE MEXICO
ses evolutivas del aparato volcinico. Los pAjaros fugaron
a una, se resecaron desde sus races los Arboles abundantes
en fruta, huyeron los indigenas del contorno devastado; los
niiios con pavor primitive. Al dia siguiente el Paricutin al-
canzaba treinta metros de altura y una base de setenta me-
tros de diAmetro. iY se ech6 encima climide de iris!
En la aldea de San Juan Parangaricutiro los habitan-
tes se ausentaron aprisa, lividos de frio, llevando en sus ca-
rretas atadijos de ropa, sarapes, maiz en mazorca y las co-
sas de mas moment. En desmayo dejaban sus huertas y
jardines en donde vivian en gozo. El bosque de ocotes da-
dores de trementina -mana del trabajador- quedaba sin
hoja y desgajado. Los borricos, con carga de ollas, calaba-
zas y guajolotes. Despacio marchaba el hato de ovejas; y
sobre la nuca del pastor, asida de sus lustrosas patas, la
ovejuela reci6n nacida. Retumbos y truenos del subsuelo
dominaban la comarca. Cada hora que pasaba el volcin co-
braba mis pujanza y furia. El monstruo descargaba olea-
das de lava blanca, blanquisima o de un amapola estallante.
A porfia lanzaba piedras al rojo vivo, bombs volcanicas con
ruido silbante y expulsaba humo en gigantescas bocanadas
distribuidas en el aire a capricho de la mecnica de los vien-
tos. La zona toda, saturada de azufre. Aun a treinta le-
guas de distancia del Paricutin, en el pueblo de Uruapan
-afamado en el mundo industrial por la fina laca que pro-
duce- la techumbre de las casas, construida de tejamanil,
se combaba al peso de las cenizas aglutinadas con las llu-
vias. La iglesia surgia desmochada. Constantemente oian-
se estampidos, tumbos de mar, descargas el6ctricas, violen-
cias de huracin, estremecimientos de selva bravia; por la
noche veianse relimpagos, chispas, deshojamiento de lla-
mas, antorchas atormentadas: algo digno del Universo. El
fuego es la sangre de la tierra. Los volcanes nacen en gue-
rra: se levantan entire humaredas, estridencias y cafionazos:
en un alarde de impacts: no tiran granadas sino guijarros
incandescentes: y ganan las batallas con generals del aver-
no y soldados incendiarios. Desde el afio de 1759 en que se
form el Jorullo en suelo mexicano, al decir de los ge6logos,
no habia aparecido en el Continente un nuevo volcan. Exis-
te el acta de nacimiento del Paricutin, suscrita por el pre-








CARLOS JINESTA 91
sidente municipal de San Juan Parangaricutiro, a las cinco
de la tarde del veinte de febrero de 1943. Cumplida una se-
mana de vida del titan, las explosions alcanzaban a dieci-
sdis por minute. Al cabo se elev6 a trescientos veinte me-
tros de altitude con respect al valle y su base conquist6 un
espesor de dos kil6metros. Volc6 urnas de lava sobre el
terreno avanzando veinticuatro metros al dia; la estimaci6n
del volume de tal material era en ese entonces de siete mi-
Iones de metros cibicos. Alrededor del Paricutin s61o rui-
na y desolaci6n.
Al impulse de sus erupciones se recubrieron de ceniza
montafias, campos sembrados de arroz y bancales de ca-
mote. El rio Cupatitzio y otros se salieron de madre y
arrastraban lodo, escoria, basiltica e impurezas. En su
boca el cono present dos crAteres satklites en donde brilla-
ban invioladas y virgenes iluminaciones. Tres meses anda-
dos aventaba por el aire chorros de humo que excedian de
los siete mil pies de altura. El coloso, flamante de gloria
y de color, declamaba estrofas airadas de Diaz Mir6n y pre-
gonaba a detonaciones las videncias revolucionarias de Ma-
dero. Rodaban en los flancos los pefiascos con lumbre y fra-
gor. De las entrafias doradas de la tierra salian grufiidos de
trueno. Imperaban 6picos estr6pitos. Armad0 de impa-
ciencia se encendia en c61era. A cada rato se abria una nue.
va fumarola o saltaban bloques de ipiedra que descendian
rugiendo; la lava, vesicular y esponjosa seguia borbotando
en los diab61icos labios del Paricutin, que para su sefiorio
y regalo quedaba solo, trajeado de orgullo en los valles que-
brantados.
El volcAn se hall localizado en la vertiente septentrio-
nal del antiguo macizo del Tancitaro, a 2270 metros sobre el
nivel del mar. En el territorio mexicano existen doscientos
aparatos volcAnicos; los mas ocupan la regi6n del centro, en-
tre los paralelos 18 y 22 de latitud boreal. La vulcanolo-
gia esta en cierne; sin embargo los hombres de ciencia dan
validez a sus investigaciones concernientes al muy probable
origen del nacimiento del Paricutin. La geofisica ha servido
como factor coadyuvante para la explicaci6n de muchas ma-
nifestaciones internal del globo. Se profundiza tambi6n la
raz6n de los fen6menos sismicos y volcAnicos. En cuanto a








92 BRONCES DE MEXICO


posibles causes que determine los movimientos, se ban es-
tudiado tanto las de naturaleza mecfnica como geofisica. En
los hondones del planet hay grandes ndcleos en ignici6n.
Estos magmas -materiales candentes- que a veces estAn en
las primeras capas terrestres, afloran a la superficie del or-
be produciendo erupciones y arrojan lava, piedra, negras
arenas inflamadas, cenizas, bombs y otras substancias. Al-
gunos vulcan61ogos afirman que el estallido volcAnico nace
en la conjunci6n de masas igneas con filtraciones de agua.
Los magmas, a modo de ariete golpean la corteza hasta legar
a la superficie en donde levantan el suelo. Comentaristas
tecnicos aseguran que el intense calor causado por el roza-
miento de las capas de la tierra puede ser la genesis de la
erupci6n. Y todos estAn contested en que la presencia a al-
tisimas presiones, de vapores y gases, cloruro de amonio,
hidr6genos y sales en contact con un magma, motivan el
surgimiento del Gigante, con sus caracteristicas modali-
dades.

xxx
DespuBs de una excursion al Paricutin regresamos vesti-
dos de ceniza y con el morral Ileno de fragments de los mi-
nerales del camino. AtrAs... quedaron presents, hechas
energia, las edades: eran las grandes voces de la Tierra. En
horas de creaci6n el lenguaje de la naturaleza es de estalli-
dos y chispazos. En siembra de astros se ensangrientan los
espacios; y acA las pujanzas del planet se convierten en hu-
racAn, hachazo y fragua.
i El especticulo sublime, soberbio y utramaravilloso que
contemplamos lo prepararon los siglos, tal vez al mismo tiem-
po que en el troquel del cielo amonedaban nuevos soles para
atavio del Cosmos!






















LOS CHARROS


















El charro encarna una virtual fuerza del pasado que Ile-
na a Mexico de color, de bravura y elegancia. Hoy en sus
ranchos, mariana en el paseo, en el llano o en lo esquivo de
la sierra siempre deja tras si una nota de carActer ver-
nAculo; lleva en toda su persona criollas modalidades; impri-
me gallardia al ambiente mexicano y alza a gloria las divi-
nidades de la Patria. El recoge la vida pintoresca y haza-
fiosa de otros dias proyectandola para regalo de la raza. Los
charros son centauros afectos al peligro, al quehacer, a la
proeza desinteresada. Gustan del canto, de la danza, del gri-
to; de la caceria y de rates de 6gloga entire vacadas y reba-
fios de ovejas. Ponen a prueba su brazo, su coraz6n bien
formado, su energia sin decaimientos. Supeditan el caba-
llo a la autoridad de su mano; y con el mismo vigor con que
derriban al toro ponen en jaque las desgobernadas pasiones
humans. Y no hay desAnimo en sus faenas ni prospera
timidez en sus resoluciones. Es la suya escuela de fortaleza
fisica y moral que plasma al ciudadano del porvenir. Cuando
pasan a toda rienda los clarines laman a triunfo. Montan
los mejores equipos de linaje aut6ctono ; estos de oreja erec-
ta, vigilante el ojo, belfo sonrosado, marcialidad en el tro-
th y el pecho henchido de impaciencias y bizarrias. El noble
bruto piafa sabedor de. la hermosura de su estampa; espu-
mante y enarcado caracolea y resopla al estallido del ltigo
o con temblores que anuncian la calidad de su sangre avanza
sin dar un traspi6s desdefiando la alfombra hojosa del cami-
no. En horas de reposo va a holgar no lejos de sus cuadras.
Un cobertor le cubre desde el nacimiento de la crin hasta la
raiz de la cola. Bebe el viento aromas en las florestas; se
ven naranjos alumbrados de azahares bellos a la vista, radian-








96 BRONCOS DE MEXICO

tes a las promesas creadoras; y en el sosiego del campo mar-
chan los labradores cuya frente enjuga la esperanza. Oye-
se el sonoro torrente y mientras la tarde cuelga su pabe-
116n de 6palo al mundo, el caballo que retoza paladea miles
fecundas.
En los jaripeos los mis apuestos charros hacen gala de
sus habilidades ecuestres. Estas fiestas tipicas se inician
con desfile de charras vestidas de chinas poblanas -i re-
cuerdos de la princess Mirrha I- y charros ataviados con
su traje suntuoso y montados en magnificos corceles. Lue-
go el concurso de coleadores que realizan en competencia.
Sale de estampia el novillo azuzado, le alcanza el diestro
jinete, toma su cola con rapidez, la aferra contra la pierna
y tumba la res por el suelo en un abrir y cerrar de ojos. En
esta hazafia se evidencia firmeza muscular, arrojo, domi-
nio de conocimientos hipicos. Viene en seguida el arries-
gado tir6n de la muerte en que el charro se ata ambos pies
con el extreme opuesto a aquel en que esta la lazada; y
el jineteo de toros y yeguas, pruebas en verdad peligrosas
si las hay. Dan grandes saltos los cuadr6pedos; el caba-
llista se sostiene ora de la crin, bien del pescuezo de la cabalga-
dura; ya en los ijares, con los talones. Colaboran en ta-
les events caporales, vaqueros y arrieros con sus calzo-
neras, cotonas de lujo con emblemas grabados a golpe, y
bota de campana. Rancheros de fama hacen la suerte lla-
mada la cala de caballo. Continian manganas a pie y pia-
les a caballo, floreos y la canasta. Todo ejecutado con arte,
gracia y estilo. Los lances se hacen con limpieza y luci-
miento. Entiendese por mangana tomar con la reata, en
el impetu de la carrera, las manos del toro o potro, enre-
dando 6sta en la cabeza de la silla para lanzarlo a tierra. En
tales charreadas algunos varones de habilidosas manos rea-
lizan prodigies de dibujo con la reata: forman circulos as-
cendentes, sierpes que rodean cuerpos de jinete y bestia;
de pie sobre las ancas lanzan la cuerda, la recogen, la arro-
jan lejos de si con inverosimil adiestramiento mientras el
corcel se esti quieto en actitud que acredita lo noble de
su prosapia; retrocede o avanza a la voz del jinete o se
arrodilla con obediencia mientras recibe en el anca palmadas
retriliidoras. Salta al ruedo y continda bordando flores;









CARLOS JINESTA 97
cantan los mariachis y el ejecutante se agita de ritmo y melo-
dia. Y por fin rompe el jarabe tapatio que es mdsica de
alma, de beso y de sangre.
La instituci6n de los charros posee unos como sus ec-
nones de caballeria: antes de clear -se advierte- cincha
tu cabalgadura y usa dos riendas; nunca subas en caballo
desconocido; calza espuela con rodajes de espigas romas pe-
ro con filos a los lados; recuerda que no debes salir detras
de los astados sino a la vera de ellos; es juicioso mirar el
lienzo antes de correr, por la presencia de un estorbo; fija
los ojos en el corndpeta hasta que le eches a tierra; el
charro de fuste abre su caballo al estirar toros bisofios; y
mfs y mis consejos que hacen al charro entendido en co-
sas de la faena. No tiene 61 escudero sabio en refranes pero
si encantadoras. En la antigiiedad Belonia miraba por
Don Belianis y la sin par Hipermea protegia a Don Oli-
vante de Laura. Hechiceras, hechiceras de rumbo. No
surgeon yangiieses ni gigantes ni puentes levadizos de vi-
da de aventuras. DD6nde esta su morri6n? ZCudl es su
visera? Acaso oculta el talabarte? QuB se hizo el lanz6n?
Su morri6n lo represent el sombrero hecho de pasta, ten-
dido de falda, con trenzado de oro y seda en que relucen los
destellos del amanecer: visera la figuran sus cejas mato-
sas: talabarte del que antafio pendia la espada es ahora la
funda en donde vive despierta la pistola de pufio de nicar,
insignia de poder; lanz6n es su litigo que restalla en el tor-
neo en. Ilegando el torete acometedor. Monta el charro su
soberbio morcillo con ricos jaeces; la brida es de cuero con
chapetas de la mis maciza plata; sirve de arz6n de la silla
una cabeza de Aguila. Una cuerda de hilaza va sujeta a
un lado, al otro cuelga de correas un machete de vaina ta-
tuada. Usa detrAs de la montura un sarape de vivos ma-
tices, enrollado y amarrado con tientos; y en los estribos
de plata aparece incrustado el pie que calza espuela que
chispea, con calados a cincel. El vestido es original, atra-
yente, risuefio de color. Pantal6n de palio, bien ajustado,
que disminuye de ancho en pierna y tobillo; cefiidor fas-
tuoso, chaquetilla con flecos, solapas pequefias, chaleco y
botonadura bafiada en oro, camisa de seda y corbata de lazo.
Alta bota de gamuza y la silla de montar linda de borda-








98 BRONCOS DE MEXICO
dos, con argollas y hebillas, trabajada con primor desde la
baticola; seguras sus piezas, suave el asiento adecuado pa-
ra largas jornadas. Y no hablemos de cabezada y freno
fabricados con muy rica labor.
La genealogia de los caballos mexicanos se remonta a
muy viejos tiempos. Animadas y sabrosas cr6nicas men-
cionan el castafio del Conquistador Don Hernando, de paso
llano y asentado; la yegua roja de Pedro de Alvarado, de
severe porte y fuertes cascos; y el alazin de Francisco de
Montejo, admirable de agilidad, de camino y buen parecer.
Todos marcados con fierro quemador a usanza de la dpo-
ca. Al decir del mexicano Juan SuArez de Peralta, valia
seiscientos pesos cada penco de silla, amansado y hecho a
la rienda. Crist6bal Ruiz fu6 el primer herrador en tie-
rras de AnAhuac. Y Alonso Martinez, primer talabartero
que se estableci6 en la capital de la Colonia manufacturan-
do buenos jaeces.
En M6xico, del bosque y el pueblo nos han subyugado
preferentemente el ahuehuete y el charro. El primero,
arbol frondoso augusto de afios, de muy fina contextura,
se retuerce de historic; fue testigo de la tesonera rebeldia,
de la heroicidad del aborigen que escribi6 en piedra los he-
chos de sus guerreros y levant6 piramides a sus dioses con
templos en el tope; a su sombra medit6 el rey Netzahual-
pilli que se puso el manto de combat para dirigir sus fle-
chas de punta de obsidiana contra el invasor; a sus pies
los Niiios H6roes cayeron envueltos en la Bandera que re-
cogi6 su amor por la Patria, con una no vista valentia; sus
raices oyeron el paso de los batallones imperiales en fuga
con sus armas quebrantadas. Bajo su ramaje Cortes con-
sider6 a sollozos, con emoci6n hom6rica, su infortunio. Mis
tarde Miguel Hidalgo, al pie del afioso arbol bendijo el es-
tandarte de la Virgen y sali6 entire fogonazos a la conquista
de la libertad. El charro ata a la cola de su caballeria las
coloreadas devociones populares. El bravo jinete repre-
senta una idealidad mexicana digna de alto pecho y alto
pensamiento. En veces refrena su retinto y erguido en el
estribo tiene una flor para su prometida en flor. De una
pechada del brid6n vence troncos y malezas para alcanzar
la cumbre picada de aguiluchos. Si es precise, rienda al









CARLOS ]INESTA 99
diente atraviesa el rio mostrando el temple de su inimo.
Asi se preparan los soldados de caballeria del future en
resguardo del hogar native. Y en tal forma se cubre de
excelsitud el adorable terrufio. America viene de si mis-
ma. Ella cumple su cita con el destiny, en la edad de dia-
mante de su propia vida; de lo mis suyo que es raz6n de
ser de su potestad. Marchan los charros manteniendo una
tradici6n caballeresca, una doctrine de lealtad al credito de
la raza, y se nos figure que ellos son los enamorados fieles
que todos los dias rinden pleitesia, en el sentido que ad-
quiere su empefio constructor, a su hermosa e inefable no-
via: la gran tierra mexicana.





















LA GUELAGUETZA


















Guelaguetza es vocablo que significa la solicitud cor-
dial con que los brazos carifiosos del indio van hacia el
hermano de raza en los trances de m s moment de la vida.
Guelaguetza es factor de amistad, de camaraderie, de convi-
vencia humana. El origen de la festividad arranca de
tiempos del emperador Ahuizotl, relevantes de empuje y
brio. Una guarnici6n de mexicanos se estableci6 en el ce-
rro Nina Yaaloani. El emperador orden6 fortificarlo, abrir
trincheras y edificar refugios; de aqui el nombre de Cerro
de Fortin. Deseoso Ahuizotl de que floreciera la cultural az-
teca entire los zapotecas, hizo que la colonia nahoa alcan-
zase importancia: se fabricaron calmecaes, teocalis, tri-
bunales. En el ndmero de templos levantados a los dioses
aparecia el consagrado a Centdotl, potestad de las labores
de la tierra. Todos los afios ofrecianse las primicias de la
agriculture a la diosa en festividades que comenzaban el
dieciseis de julio y abarcaban ocho dias.
La dramatizaci6n de esta costumbre oaxaquefia se rea-
liz6 en las faldas del Cerro de Santa Isabel, en los aleda-
fios de la ciudad de Mexico. Lomerio vecino, graderia, ta-
blados henchidos de multitud. Abajo, en el cuadro de los
Indios Verdes danzaron las representaciones regionales de
Oaxaca. Fue una gran ceremonia campestre, con aroma de
bosque, bulliciosa como agua desmontada. En ambiente
encendido de sol transcurri6 la fiesta hecha en plena natura-
leza. Pasaban soplos de antigiiedad. Las viejas edades
se alzaban a nuestra evocaci6n. Presenciamos vivos tro-
zos de nuestra historic. El preterito de America poblado
de sacerdotes que demoraban en la selva enviando mensajes
de oculta sabiduria a los inmortales de la altura. Al orien-







104 BRONCOS DE MEXICO

te del scenario pusi4ronse tronos primitivos destinados a
la princess Donaji -alma grande- hija de Cosijoeza:
cuenta la historic que su coraz6n aliment6 un lirio. Ita An-
dehui -flor del cielo- simbolo de las virtudes de la esposa
y de la madre: ternura y amor sublimes. Ita Andehui da
vida a Citlaltemoc -estrella que cae- quien creyendo muer-
to a su amante desaparece del mundo. Chinaca -coraz6n
del pueblo, fe y pudor- toda ella ataviada de blanco. Estas
entraron con sus distintivos jerArquicos, rodeadas de sus
cortes de honor, al son de tiernas melodies. Chinaca por-
taba en la diestra un bast6n de 4bano, de rica labor, ador-
nado con listones de rosa y Ambar. Al entregarlo al Jefe de
la Naci6n que lo recibi6 de pie en ristica tribune, se expre-
s6 en estos terminos: Este bast6n simboliza el mando de
todos los pueblos de mi Estado. Lo deposit en tus manos
para que gobiernes a la patria con talent y sabiduria. La
princess Ita Andehui por su part di6 al Gobernante un
.collar de oro, y dijo: Tani-Cuni: Tata Presidente: Tana-
'Cuni: Nana Presidenta: Soy la princess de la raza mixteca.
Como guelaguetza te traigo estas joyas de los cerros de
Tilatongo, que usaron mis antepasados para que las luzcas
con el mismo afecto con que te las ofrezco. Y que la dei-
dad de Apoala te proteja! Donaji, altiva y aguerrida, le ob-
sequi6 con unas mufiecas vestidas de tehuana, y asi habl6:
Soy la princess de la raza zapoteca. Me sacrifiqu6 por leal-
tad y patriotism. Tata, dile al pueblo que siga mi ejem
plo.

XXX
Comienzos de la fiesta: mdsica, tamboriles ivoceria!
A poco se escuchan los acordes del vals Dios nunca muere.
Aparecen en escena las chinas de Antequera: traen en alto
canastas enfloradas que figuran liras, granadas y estrellas.
Inicia el desfile una arrogante joven morena, paso ante pa-
so, con un cordero entire los brazos. Todas ellas Ilevan ti-
bores, fuentes, cAntaros, campanas de Asompa y variedad
de loza policroma. Al dar su ofrenda bailan el Palomito,
vibrant de juventud y emoci6n. Los rebozos en triunfo
revolean gracilmente; gordas trenzas largas caen por la es-




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs