• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Frontispiece
 Half Title
 Title Page
 Los poetas Cubanos
 Agustín Acosta
 Ramón de Armas y Colón
 Brígida Aguero y Aguero
 Mariano Albaladejo
 Emilia Bernal
 Esteban Borrero Echevarría
 Dulce María Borrero
 Juana Borrero
 Bonifacio Byrne
 Emilio Blanchet
 Ricardo Buenamar
 Luis V. Betancourt
 Emilio Bobadilla
 Aurelia Castillo de González
 Jose María Collantes
 Jose Comallonga
 P. A. Castellón
 Jose M. Carbonell
 Julian del Casal
 Felix Callejas
 Cesar Cancio Madrigal
 Miguel de Cárdenas y Chavez
 Ursula Cespedes de Escanaverin...
 Francisco Díaz Silveira
 Andres Díaz
 Sofía Estevez y Valdes
 Abelardo Farres
 Fsteban Foncueva
 Jose Fornaris
 Jose Ricardo Fresneda
 Miguel Galliano Cancio
 Francisca González Ruz de...
 Jose González Roldán
 Jose Z. González del Valle
 Jose Guell y Rente
 J. Guerra Núñez
 Gertrudis Gómez de Avellaneda
 Joaquín García de la Huerta
 Jose M. Heredia
 Ramiro Hernández Portela
 Pablo Hernández
 Felix L. Campuzano
 Rene López
 Felipe López Briñas
 Antonia Hurtado del Valle
 J. C. Labra
 Joaquín Lorenzo Luaces
 Juan M. de Losada
 Rafael M. de Mendive
 Domingo del Monte y Aponte
 Ricardo del Monte
 M. Muñoz Bustamante
 Juan Francisco Manzano
 Luisa Perez de Montes de Oca
 Luisa Molina
 Jose Martí
 Adelaida del Mármol
 C. Navarrete Romay
 Miguel Oliva
 Mercedes Matamoros
 Jose J. Milanes y Fuentes
 Juan C. Nápoles Fajardo
 Martina Pierra de Poo
 Francisco Orgaz
 Jose Joaquín Palma
 Rafael Perez Cabello
 Jose Agustín Quintero
 Felipe Poey
 Ramón de Palma
 Manuel S. Pichardo
 Jose Manuel Poveda
 Lola Rodríguez de Tió
 Clotílde del Carmen Rodríguez
 Catalina Rodríguez
 Ramón Roa
 Ricardo Rodríguez Cáceres
 Francisco Rodríguez Mojena
 Francisco La Rua
 M. Justo Ruvalcaba
 María Santa Cruz
 Fernando Sánchez de Fuentes
 Pedro Santacilia
 Antonio Sellen
 Francisco Sellen
 Diwaldo Salom
 Miguel Teurbe Tolón
 Juan B. Ubago
 Carlos Pío Uhrbach
 Diego Vicente Tejera
 Leopoldo Turla
 Federico Uhrbach
 Mercedes Valdes Mendoza
 Ramón Velez Herrera
 Federico Villoch
 Policarpo Valdes
 Jose Varela Zequeida
 Enrique Jose Varona
 Gabriel de la Concepción Valdes...
 Fernando Valdes Aguirre
 Nieves Xenes
 Juan Clemente Zenea
 Ramón Zambrana
 Fernando de Zayas
 Index
 Obras poeticas de venta en esta...














Group Title: Parnaso cubano : selectas composiciones poÉticas
Title: Parnaso cubano
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073985/00001
 Material Information
Title: Parnaso cubano selectas composiciones poéticas
Physical Description: 287 p. : ports. ; 18 cm.
Language: Spanish
Creator: Valle, Adrián del, b. 1872
Publisher: Maucci
Place of Publication: Barcelona
Publication Date: 1920
 Subjects
Subject: Cuban poetry   ( lcsh )
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Notes
Statement of Responsibility: coleccionadas por Adrián del Valle, con un prólogo del mismo.
General Note: "Nueva edición, notablemente aumentada..."
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073985
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 001081176
oclc - 22427180
notis - AFG6158

Table of Contents
    Frontispiece
        Page 1
    Half Title
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    Los poetas Cubanos
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Agustín Acosta
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Ramón de Armas y Colón
        Page 15
    Brígida Aguero y Aguero
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Mariano Albaladejo
        Page 19
        Page 20
    Emilia Bernal
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Esteban Borrero Echevarría
        Page 24
        Page 25
    Dulce María Borrero
        Page 26
        Page 27
    Juana Borrero
        Page 28
        Page 29
    Bonifacio Byrne
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Emilio Blanchet
        Page 39
    Ricardo Buenamar
        Page 40
    Luis V. Betancourt
        Page 41
    Emilio Bobadilla
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Aurelia Castillo de González
        Page 45
    Jose María Collantes
        Page 46
    Jose Comallonga
        Page 47
    P. A. Castellón
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    Jose M. Carbonell
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    Julian del Casal
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    Felix Callejas
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
    Cesar Cancio Madrigal
        Page 64
        Page 65
    Miguel de Cárdenas y Chavez
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Ursula Cespedes de Escanaverino
        Page 69
        Page 70
    Francisco Díaz Silveira
        Page 71
        Page 72
    Andres Díaz
        Page 73
        Page 74
        Page 75
    Sofía Estevez y Valdes
        Page 76
    Abelardo Farres
        Page 77
        Page 78
    Fsteban Foncueva
        Page 79
    Jose Fornaris
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    Jose Ricardo Fresneda
        Page 83
        Page 84
    Miguel Galliano Cancio
        Page 85
        Page 86
    Francisca González Ruz de Montoro
        Page 87
        Page 88
        Page 89
    Jose González Roldán
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
    Jose Z. González del Valle
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
    Jose Guell y Rente
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    J. Guerra Núñez
        Page 101
        Page 102
        Page 103
    Gertrudis Gómez de Avellaneda
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
    Joaquín García de la Huerta
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
    Jose M. Heredia
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
    Ramiro Hernández Portela
        Page 120
        Page 121
    Pablo Hernández
        Page 122
    Felix L. Campuzano
        Page 123
    Rene López
        Page 124
    Felipe López Briñas
        Page 125
        Page 126
        Page 127
    Antonia Hurtado del Valle
        Page 128
        Page 129
        Page 130
    J. C. Labra
        Page 131
        Page 132
    Joaquín Lorenzo Luaces
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Juan M. de Losada
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Rafael M. de Mendive
        Page 141
        Page 142
        Page 143
    Domingo del Monte y Aponte
        Page 144
        Page 145
    Ricardo del Monte
        Page 146
    M. Muñoz Bustamante
        Page 147
    Juan Francisco Manzano
        Page 148
        Page 149
    Luisa Perez de Montes de Oca
        Page 150
    Luisa Molina
        Page 151
    Jose Martí
        Page 152
        Page 153
    Adelaida del Mármol
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    C. Navarrete Romay
        Page 157
        Page 158
        Page 159
    Miguel Oliva
        Page 160
        Page 161
    Mercedes Matamoros
        Page 162
        Page 163
    Jose J. Milanes y Fuentes
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Juan C. Nápoles Fajardo
        Page 167
        Page 168
        Page 169
    Martina Pierra de Poo
        Page 170
        Page 171
    Francisco Orgaz
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
    Jose Joaquín Palma
        Page 176
        Page 177
    Rafael Perez Cabello
        Page 178
    Jose Agustín Quintero
        Page 179
        Page 180
    Felipe Poey
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
    Ramón de Palma
        Page 188
        Page 189
    Manuel S. Pichardo
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Jose Manuel Poveda
        Page 193
        Page 194
    Lola Rodríguez de Tió
        Page 195
    Clotílde del Carmen Rodríguez
        Page 196
        Page 197
    Catalina Rodríguez
        Page 198
        Page 199
    Ramón Roa
        Page 200
        Page 201
        Page 202
    Ricardo Rodríguez Cáceres
        Page 203
    Francisco Rodríguez Mojena
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Francisco La Rua
        Page 207
        Page 208
        Page 209
    M. Justo Ruvalcaba
        Page 210
        Page 211
    María Santa Cruz
        Page 212
        Page 213
        Page 214
    Fernando Sánchez de Fuentes
        Page 215
    Pedro Santacilia
        Page 216
        Page 217
    Antonio Sellen
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
    Francisco Sellen
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
    Diwaldo Salom
        Page 226
        Page 227
        Page 228
    Miguel Teurbe Tolón
        Page 229
        Page 230
        Page 231
    Juan B. Ubago
        Page 232
    Carlos Pío Uhrbach
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Diego Vicente Tejera
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
    Leopoldo Turla
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
    Federico Uhrbach
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
    Mercedes Valdes Mendoza
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
    Ramón Velez Herrera
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
    Federico Villoch
        Page 260
        Page 261
        Page 262
    Policarpo Valdes
        Page 263
        Page 264
    Jose Varela Zequeida
        Page 265
        Page 266
    Enrique Jose Varona
        Page 267
        Page 268
    Gabriel de la Concepción Valdes (Plácido)
        Page 269
        Page 270
    Fernando Valdes Aguirre
        Page 271
        Page 272
    Nieves Xenes
        Page 273
        Page 274
        Page 275
    Juan Clemente Zenea
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
    Ramón Zambrana
        Page 280
        Page 281
        Page 282
    Fernando de Zayas
        Page 283
        Page 284
    Index
        Page 285
        Page 286
        Page 287
    Obras poeticas de venta en esta casa editorial
        Page 288
Full Text
\f46


V.Y
'Ii























PARNASO CUBANO


V







PARNASO CUBANO



SELECTAS COMPOSICIONES POET;ICAS
COLECCIONADAS POR

AdriAdn del Valle
CON UN PR6LOGO DEL MISMO


Nueva edicl6n, notablemente aumentada, que contlene poesias de 105 poetas








CASA EDITORIAL MAUCCI
Gran medalla en las Exposiciones de Viena de 1903, Madrid 1907,
Budapest 1907 y gran premio en la de Buenos Aires 19to
Calle de Mallorca, 166.-BARCELONA
1920

































BS PROPIEDAD DI ESTA CASA EDITORIAL


















LOS POETAS CUBANOS



(Pr6logo de la primera edici6n)


La poesia es belleza y amor.
Y Cuba es tierra de bellezas y de amores.
Hay much azul en si cieol y es deslumbrante su ardiente
sol. Una pereine primavera hace reverdecer eternamnatA sus
campos, que ya selnejan tares ondulantes con los extensos
cafiaverales de sus sabanas, ya incomparables edenes con sus
valles cubiertos de palmeras esbeltas. Y las galas y hechizos
de su tropical naturaleza, influyendo sobre los series, les ex-
cita y enardece y les hace mis sensibles a los goces HIel amor.
S61o per excepci6n se dan en las tierras cAlidas fil6sofos,
pensadores, hombres enamorados del rigorismao cientifico. El
medio ambiente ejerce acci6n decisive, por ;baorci6n y per
reflejo, sobre las cosas y series que contiene. Donde reiia des-
p6tico el sol y el suelo estA en perpetua germinaci6n; doel-
de el clina excita y 4gota y la, naturaleza deshanbra, p&
rece que los cerebroe, caldeados Y Ilenos de brillantes imA-
genes movibles, no pieden




6 .ADRIAN DEL VALLE

serenos per una linea recta de razonamientos y deducciones.
Por esto la intelectualidad cubana, puramennte sentimental e
imaginative, dedicase con ,preferencia al 'cultivo de la poesia,
buscando en el ritmo del lenguaje la satisfacci6n de sus pa-
siones ardientes y de sus desbordantes imaginaciones.
La poesia cubana no empez6 a florecer hasta primeros del
siglo xix, coincidiendo con el desarrllo de la imprenta en
la colonia. Distingui6ronse en aquella 6poca Manuel Zequel-
ra y Arango y Manuel Justo Ruvalcaba, que podemos con-
siderar como los precursors de la legi6n de poetas quoe uego
surgi-. (
El verdadero genio po6tico de Cuba, encarn6 por vez prf-
mera en Jos4 Maria Heredia, el admirable cantor del Nid-
gara. A su lado s6lo podian brillar con destellos mis d6biles
Ram6n Vdlez Herrera, Domingo del Monte, Francisco Orgaz
y otros de su 6poca. ,
Gabriel de la Concepci6n Valda, mis conocido con el
pseud6nimo de <(Placido, no obstante lo deficient de su ins-
trucci6n, logr6 renombre per la gran fuerza de su ntumen
po6tico. Otro- que so impuso por su dulzura y sensibilidad
exquisite, fuN Jos6 Jacinto Milands. Contribuyeron al ma-
yor robusteciniento de la poesia cubana, Brifias, Roldan, Turia,
Tol6n, Quintero, Diaz, Fajardo, Santacilia, Manzano, For-
maris, Mendive, Milands, etc.
Surgeon dos astros de primera magnitude: Joaquin Lorema
Luaces, 6pico y tragico, y Gertrudls G6mez de Avellaneda,
viril y robusta en sus composiciones, no obstaate so con-
dici6n de mujer. En segundo t&nmino brillaron Betancourt, Ca-
rrillo, Zanmbrana, Armas, Navarrete, Romay.
Juan Clemente Zenea, fu6 el bardo de la revolucidli cn-
bana. A su gloria de poeta, afade el martirio del patriota,
pues muri6 fusilado por los soldados espaioles. I
Cuba ha dado excelentes poetisas. AdemAs de la citada Ave-
llaneda, cu6ntanse Brigida Agilero y Agilero, Ursula Cdspedes





PARNASO OUBANO 7


de Escarnaverino, Sofia Estevez Vald6s, Francisca Gonzalez
y Rus, Luisa Molina, Adelaida de Marmol, Martina Pierra de
Poe Luisa PArez de Montes de Oca, Clotilde del Carmen Ro-
anguez, Catalina Rodriguez, Mercedes Vald6s Mendoza, En-
riquecen todavia el Parnaso cubano Mercedes Matanoros,
Nieves Xenes y Lola Rodriguez de Ti6, y much promote
una joven poetisa, Dulce Maria Borrero.
Poetas justamente afamados, desaparecidos en los filtimos
arios, fueron Diego Vicente Tejera, JuliAn del Casal, Esteban
Borrero Echevarria, Abelardo Farr6s.
De los contemporaneos, Bonifacio Byrne es el mAs varo-
nil y apasionado; Serafin Pichardo se distingue por el cuida-
doso cincelamiento de sus versos; Francisco Selln y Enrique
J. Varona, per lo elevado de sus pensamientos. Son exqui-
sitos sentimentales Federico Uhrbach, F61ix Callejas, Fernan-
do de Zayas, Jos4 M. Collantes, Jos6 M. Carbonell, Ramiro
Hernindez Portela, Dinaldo Salom, Ren6 L6pez, Mariano Alba-
ladejo, Ricardo Buenamar, Felix L. Campuzano, Esteban Fon-
cuera, J. C. Labra, Federico Villoch, etc.
Resumamos esta breve nota. En el Parnaso cubano, cuatro
excelsas figures resaltan sobre todas las dem&s, y son: Jose
M. Heredia,' Gabriel de la Concepci6n Vald6s (<), Ger-
trudis G6mez de Avellaneda y Joaquin Lorenzo Luaces.

ADRIAN DEL VALLE


Habana, Julio de 1906.







..** ***.. .** ... y ..o -














Agustfn Acosta


BALADA DE INVIERNO


Sopla, invierno, sopla... esgrime tu saiia
contra los que tiemblan, faltos de salud;
alza tu guadafia
sobre la cabeza de la juventud...!

Yo miro el rodar de las hojas...
las cumbres que mandan sus vientos...
Mi alma ha soltado sus hojas
a todos los vientos...l

Arbol despojado de galas,
Squ6 vientos lo pueden herir?
yo estoy tan desnudo de galas
que ya nadie me puede herir... I

Rigido me opongo a; los vientos,
con bizarria socarrona.
Que vengan los vientos violentos
a arrebatarme mi corona...






10 ADRIAN DEL VALLE


Sopla invierno, sopla.. esgrime tu safia
contra los que tieunblan, faltos de salud;
alza tu guadaia
sobre la cabeza de la juventud...!

Yo miro cubrirse los cielos
de mantos obscures y grises:
mi alfma ha lanzado a los cielos
sus penas obscuras y grises...

Cielo de tormentas errantes,
Iqu6 nube le puede hacer mal?
Sobre mis torimentas errantes,
puede caer un nuevo mal?

Yo me acorazo de alegria
mientras un santo ardor me abrasa,
y tengo un gesto de ironia
para today nube que pasa...

Sopla, invierno, sopla... esgrime tu safia
contra los que tiemblan, faltos de salud;
alza tu guadaiia
sobre la cabeza de la juventud...

Yo miro mustiarse las flores
en los dosolados jardines...
ya van quedando pocas flores
en mis interiores jardines.
Jardin quo apenas tiene flores,
-- Qu6 debe hacer?
-Una jardinera de amores
debe escoger...
Jardinerita que he sofiado
1por qu6 no vienes hacia mi?
Mi jardn estt abandonado
y sus fore son para. t.. I






PARNASO CUBANO 11

Sopla, invierno, sopla... esgrime tu sala
contra los que tiemblan, faltos de salad;
mi mano detiene tu torva guadafia:
mi mano es la main de la juventud...I

Cuando ya no brillen mis ojos, y cuando
la vida, tan buena, so acerque a su fin,
con mi jardinera me verds cantando
junto a mi jardi.n...!

CANTO BIBLICO


Cordero, manso corderito
que, tras la huella del Ap6stol, bebiste el agua del Jordan;
cordero, blanco corderito
del evang6lico San Juan...l
Tus dulces ojos do agonia,
de la lejana Galilea traen una suave luz de amor...
SAcaso suefian todavia
con el bautismo del Senorl

Cordero, manso corderito,
quo eras vell6n maravilloso, de una blancura spiritual;
que figurabas en el rito
de todo cAntico pascual...
Se ha jprofanado nuestro temple;
tras los discipulos de Cristo, vine la horda de Luzbel...

Se necesita un igneo ejemplo
como en Sodona e Israel...!
Que si apost6lico y divine,
sofl6 el Bautista inmaculado en la pureza de su flor,
extraordinario misogino
neg6 sus carnes al amor...
Libre de e r6ticos resabios






12 9 ADRIAN DEL VALLE'


tom6 la ruta mAs adversa a la caricia de su fe,
y so i6 un bese de sus labios
la tentadora Salomn...
T que bebiate en las cisternas,
oh corderito, donde el agua era bendita per San Juan;
tfi que acariciaste las piernas
de Jesucristo en el JordAn...
Quo del Tetrarca a la fiereza
visto la angelica cabeza rodar, en un nimbo de luz,
cuando la trAgica belleza
de Salom6 vencid a la Cruz...
Que en los vaivenes de la esquila
oycs rumor de sinagoga, en una fiesta de Bethlei
y en el candor de tu pupila
brillan las tardes de Salem...
Dinos qu6 ha sido de la bella
fulguraci6n de la doctrine de la Esperanza y del Anor;
dinas que ha sido de la estrella
que gui6 los pasos del Seior...
Estamos ciegos, corderito,
porque la luz del Evangelio nos ha negado su piedad.

Hu6rfanos soonos de infinite
en esta estrecha humanidad...
Sobre nosotros pesa un triste
castigo enorme, que resume las injusticias del dolor...

Oh, corderito que seguiste
en su camino al Precursor...l
Cordero, manso corderito:
danos un poco de infinite;
danos- un soplo de esperanza y una divina luz de amor
a los que ansiamos todavia
eternizar la poesia
que, sobre el surce de la tierra, sembr6 la sangre del Sefor l










S SEGADORA



Soiador: ante ti triunfa y se obstina
en ser dulce y eterna la Esperanza,
con halagos de hembra que adivina
un germen de fMura desconfianza.

Si a quietudes 'del mar engafadoras
promotes sunisi6n y te amnedrentas,
serks, como las barcas pescadoras,
el jugaete de todas las tormentas.

Minutes de valientes decisions
han de ser los que borren del future
la costa azul donde las ilusiones
mienten un protector puerto seguro...

Es noble desconfiar; prever la impura
tentaci6n bajo el timido decoro,
pues siempre han de tentar nuestra anmargura,
llenas de miel, las Anforas de oro.

La aurora estA en ti mismo. La alborada
eres td quien la forja en el anhelo
de iniciar con la luz de la mirada
la copia de tu espiritu en el cielo.

Nada es fuera de ti lo que ti suefias...
TA eres el creador de los paisajes:
desde el compact gris que aafan las brefias
hasta el azul que adoran los celajes.


Ficci6n de la esperanza te revela
de tu mando interior la send clara,


, 13


PARNASO CUBANO






14 ADRIAN DEC VALLE


pero tras de tu paso va tu estela
deshojando jazmines para el ara...

Tu sangre es la que sufre y la que goza
mientras tu juventud de visionario
ante un monte de olivos se alboroza
y olvida la Ieyenda del calvario...

Maldito el huracan que nos despoja
del trino de la ultima esperanza...
En el Arbol que esti sin una hoja
no alegra el ruisefior con su romanza.

Si pretendes triunfar, no te intimides
por sendas hoscas y por luchas recias;
y aunque mires al cielo, nunca olvides
que es tu madre la tierra que desprecias...I






PARNASO CUBANO 15


Ram6n de Armas y Coldn


CORAZON DE CUBA


Del 6pico luchar al roco estruendo
fonnr el Honor su recia contextura,
y con torrentes de genial ternura
amor la heroica fibra fu6 nutriendo.

iCoraza fun en la guarra, ante el horrendo
combat cruel probando su bravura;
hoy manantial de plAcida dulzura,
l sfiave impulso de la paz latiendo.

Rencor no guanda, hi la abierta mano
que ayer lo hiciera con furor insano
su ritmo turba, o su vigor malgasta;

germen Tecundo de =na estirpe nueva,
para el empuje que a la gloria eleva
su propia sangre de titan le basta.






















Brigida Agffero y Agiero



LO BELLO




jQuB es lo hello? dirin, es la grandeza
quo en las obras de Dies fflgida brilla, I
el trino de la cindida avecilla,
el susurro del c6firo sutil;
el suave murmurar del arroyuelo
qua entire piedras y juncos se desliza;
la blanca aurora cuya luz matiza
las flores del am6rico pensil; (
el languido rumor de suo palmeras,
y de sus bosques la apacible sombra;
del verde c6sped la mullida alfombra,
y el igneo Tuego de su ardiente sol;
es la Iluvia de perlas que se advierte
en el ramaje j la selva umbria,
cuando aparece luminoso el dia
entro nubes de nicar y arrebol.






PARNASO CUBANO 17

Sus cedros y sus ceibas colosales,
su cielo azul, sus nitidas estrellas,
y de sus hijas pddicas y bellas
la interesante gracia y el candor;
es la sonrisa de inocente niflo
en el regazo 'de una madre tierna,
el grato acento de la vaz materna,
acento dulce que respira amor.
La lumbre del crepfsculo que vaga
entire las hojas de florido monte
tifiendo de carmin el horizonte,
y dando al mundo su postrer adi6s,
de la luna los pflidos destellos, i
la calma y. i silencio de natural,
los ensuefios de amor y de ventura
que raudos legan 'a la hoche en pos.
La mirada fugaz y pasajera
de encarnada virgen pudorosa,
palabra sin sonido y misteriosa
gue calma .de 'n amante la inquietud,
y mAs bello que el sol en el Oriente,
mAs Te el 'cielo de Cuba y soU colors,
mAs bello que lias pahnas y sus flores
el sagrado esplendor 'de la virtud.
Si, que la luz de la virtud esplende
de la existencia 'en el aerial camino,
y a su influjo dulcisimo y divino
palpita de placer ni coraz6n.
Y en 6xtasis, feliz arrebatada, i
il escuchar su acento sacrosanto,
preludio mi lafid, alzo mi canto,
lena el almna de mistica emoci6n.
Emoci6n celestial, pura, sublime,
incomparable, misteriosa, ardiente,
que no puede expresarse cual se siente,






18 ADRIAN DEL VALLE

que nunca el labio definir podra,
que mitiga mis penas y dolores,
y de entusiasmo Ufrvido me Ilena;
enaltece mi s6r y lo enajena,
y s6lo en el sepulcro cesara.































Mariano Albaladejo


IMPOSSIBLE




En Ia 16brega noche del alma
siniestro presagio de ruda tormenta,
la nube de celos, prefada de rayos,
cruz6 en imponente, luctuosa carrera.

Como en mar proceloso, la nave,
al recio bramido del viento en las valas
y al furioso turbi6n de las olas,
iuebrdndose el mAstil, vacila y se anega;






20 ADRIAN DEL VALLE


al sonido de un 6sculo aciago
un manto sangriento ctlbri6 la conciencia,
err6 la mirada en la alcoba sombria (
y un vertigo raro senti en la cabeza.


Despues... rebullendo en tropel agitado
la duda, el recuerdo, y el ansia, y la pena,
en el 16brego fondo. del aima...
isentf que me ahogaba en un mar de tristezal...






PARNASO CUBANO 21


Emilia Bernal



ANHELOS




Quisiera...
quo mi alma al ruego de tu alma pudiera lorar
la frase que en ella
solloza,
gorjea y suspira
y viene, a mis labios.'.. y luego... temblando do miedo se va:
Quisiera...
en alas del c6firo errant en cuyo plumaje se mece el
enviar a tu frente amorr
mis pAlidos besos
como una caricia del oro del sol.
Quisiera..
en la albura del lis de tu aalma- de mis ideals~ os ila
y luego... [estela dejar
alejarme... perddene en las sombras sin fin del olvido
y en ellas por siempre...
vagar.
Quisiera...
en la cumbre de tus pensamientoa
ser copo de nieve, ser gema, ser floor,
ser nube, ser rafaga, ser ave zaharefia
ser lumbre, ser iris,
ser risa del sol1
Quisiera...






22 ADRIAN DEL VALLE


las tristes estrofas de mis pensamientos desencadenar
al borde de tu alma,
como si ella fuera
de fino cristal
un vaso
y mi verso, un hilo de olanto sonoro
quo al choque del fondo del vaso rompiera a cantar.
Quisiera...
en la tumba que guard tus huesos
ser l1anto de efebo, rocio de amror,
plegaria en la noche, rapsodia de besos
ser cruz, rosa, lagrima...
ser rayo de soll

MEDIA NOCHE



Flota en la noche como una
balada de ensofiaci6n.
EstA muy blanca la luna
y muy triste el coraz6n.

Y aunque *el c6firo deslle
el perfume de las flores
en un ambiente de amores,
el coraz6n no se rie.

Y aunque muy ledo suspira
el seno de la montafia
como si un gnomo en su entrafia
pulsara su agreste lira;

Y todos los jazmineros
balancean su blancura -
suavisimos y ligeros;
en medio de la espesura.






PARNASO CUBANO 23


Y aunque rueda en los alcores
la onda movible del viento
cual si de in pecho el acento,
buscara su eo Le amores;

Y como air6n a'e oonsuelo
atraviesa blanca nube
el cristal azul del cielo;
done purisimo sube.

Y aunque sonora la fuente
en sus perlas aesgranando
en el taz6n, dulcemente,
sigue el coraz6n Iloirando.

Le responded s61o 'an grito
en melanc61ico ddo,
el grito largo de un buho
que atraviesa el infinito.






24 ADRIAN DEL VALLE






Esteban Borrero Echevarria



A UNA FLOR



Entre opacos cristales resguardada
sin luz y sin calor,
no del blando c6firo acariciada
te mueves, pobre ftor.

No aljotar6 la noche tu escondida
corola, ni del sol
ia 6sculo fecundo estremecida,
tu savia se escondi6.

Ni el insecto fugaz, iris viviente,
Inariposa gentil,
acarici6 tu seno on la riente
alborada de Abril,

ni el nectar que tu caliz atesora,
copa de incienso a Dios,
libar pudo la abeja afamadora
que zumbando pas6...

IOh for, pilida flor que languideces
sin ver el cielo azul,
deja el retire ,donde mustia creces.
ven a buscar la luz!






PARNASO CUBANO 25


Tu virgen senb al aire vagaroso
su rico aroma dB,
tatice tu carmin el verde hermoso
de extendido verjel.

Del aire, de la luz stiave y profusa
toma ya tu porci6n,
naturaleza nada te rehusa,
entra en su comunimn.

Aumenten tus efluvios la corriente
a do va por igual
de todo aquello que vegeta o siente
el aliento vital.

La vida s6lo existed done unida
una existencia est6
a otra existencia en ella confundida:
es soberana ley.

Ley que junta los tomnos dlispersos,
una flor a otra floor,
las almas, los lejanos universos...
1Es la ley del amorl

SOh, flor, pilida flor que languideces
sin ver el cielo azul,
deja el retire donde mustia creces,
ven a buscar Ja luz























Dulce Maria Borrero


LA CANCION DE LAS PALMAS



Esmeraldas nrmorosas,
porciones del patrio suelo
que os levantais orgullosas
para besar amorosas
el gran zafiro del cielo;

vosotras las que mirasteis
caer el poster soldado
que, piadosas, lo arrullastes,
y en pie, soberbias, quedasteis
sobre el campo ensangrentado;

el lenguaje misterioso,
ya que tan alto subisteis,
contadle al azul radioso
el secret doloroso
de la canci6na que aprendiskis






PARNASO CUBANO 27


Decidle cuinta amargura
vuestro siiave arrullo encierra
en su infinita dulzura,
y repetid en la altura
lo que oisteis en la tierra.

Que en el viento confundido
11eg6 a vosotras un dia
del primer cubano herido
el lamento dolorido
que repetis todavial...






28 ADRIAN DEL VALLE







Juana Borrero


LAS HIJAS DEL RAN



Envueltas entire espumas diamantinas
quo salpican sus cuerpos sonrosados
por los rayos 'del sol iluminados,
surgeon del mar en grupos las ondinas.
Cubriendo sus espaldas peregrinas
descienden los cabellos destrenzados,
y al rumor 9e las olas van mezclados
los ecos de gus risas argentinas.
Asi viven contents y dichosas
entire el cielo y el mar, regocijadas,
ignorando tal vez que son hermosas
y que las olas, entire si rivals,
se entrechocan, de espuma coronadas,
por estrechar sus formas virginales.


ULTIMA RIMA

Yo he sofiado 'en mis lfigubres noches,
en mis noches tristes de penas y Iagrimas,
con un beso de amor impossible,
sin sed y Iin fuego, sin fiebre y sin ansias.
Yo no quiero 'el deleite que enerva,
el deleite jadeante que abrasa,





PARNASO CUBANO 29

y me causa6 hastio infinite
los labios sensuales que besan y manchan.
SOh mi aknado, mni amado impossible,
mi novio soiado de dulce miradal
cuando tfi con los labios me bees,
besatne sin fuego, sin fiebre y sin ansia.
Dame el beso tofiado en mis noches,
que me deje una esterlla en los labios
y un t6nue perfume de nardo en el alma.



























Bonifacio Byrne


tL ANDAMIO




Cuando el alba, indecisa y ruborosa,
de su lecho en el 6ter se levanta,
y su desnuda plant
sobre la cresta de los montes, posa;
cuando despues, ligera se adelanta
en su carro de luz por el vacio,
ostentando, cefiido a su garganta,
su albo collar de gotas de rocio;
Juan, el pobre albafiil desheredado,
mnientras que con su espiritu dialoga,
al sitio en que trabaja se encamina,
silbando alegre la canci6n en boga.






PARNASO CUBANO 31

La fiebre del trabajo le domina,
y como a los demAs nunca interroga,
su mano anda ligera
como al hacer su hogar la golondrina:
para empezar es siempre la primer,
y siempre, Ipero siemprel, es la postrera
que en el andamio su labor terminal.

II
IPobres de los errantes jornaleros
que con aire automitico y sombrio,
de la ciudad recorren los senderos,
hAmedos por la escarcha y el roco;
contemplando con ojos lastimeros,
su piel, acribillada por el frio,
y su blusa, surcada de agujeros
Las rafagas brutales los azotan;
Aspero el viento, al empujarlos, bufa;
so agitan sus cabellos y alborotan,
y pensando los tristes en la estufa,
entonces to caminan, sino trotani
Aunque el invierno es crudo
y aumenta -de sus victims la series,
vagan de sol a sol y a la intemperie,
el pecho al aire y con el pie desnudo.
De su mifero hogar salen temprano;
suben al agrio, impenetrable monte;
despuse. bajan al llano,
ly se canean de ver el horizonte'
y"'de pedir y suplicar en vanol
Contemplkndolos, nadie se comuneve;
y la falange sigue la jornada,
con la faz macilenta y demacrada,
y con los pies hundidos en la nieve...
.Qu6 es lo que piden ellos? IUn mendrugol
pero ganado a fuerza de trabajo.






32 ADRIAN DEL VALLE

ILos pobres quieren sacudir el yugol
IDejar por las veredas el atajo,
sin ver que el hombre es el mayor verdugo
de sus hermanos, cuando estan debajol...
'La sufrida y paciente caravana,
Ilegarf, al fin, a la distant meta,
viendo tras de la noche, la mafiana?
iQui6n lo sabel El powder de la piqueta
la 'montafia mAs s6lida desgrana,
y, 'cuando quiere, al universe retail
Mientras tanto, Ipiedad para el que lloral
IPara aqu6l, que inclinada la rodilla,
mirando al cielo, compasi6n imploral
iPiedad para el hermano que se hunilla,
pididndonos con voz comnovedora,
o 'que al rico le queda en su escudillal
ICompasi6n para el viejo desvalido,
y para el niio hu6rfano que vaga
como el errant pAjaro, sin nidol
IQue es la miseria, un antro que nos traga,
como el hirviente mar embravecido,
al deshecho bajel, cuando naufragal

III
Vive Juan con su noble compafiera,
que amorosa lo espera,
ansiosa en el umbral y palpitante;
en los labios el 6sculo, incitante
cual fruta apetitosa, madurada
en plena primavera,
y que ha mordido la mtjer aiada.
Y es sin duda, por eso,
que l6 nunca, nunca, en regresar se tarda,
porque no ignore' que al volver, lo aguarda
el seno tibio y el fragante beso,
de una hermosura espl&ndida y gallarda






PARNASO CUBANO


hecha para adorarlo de exprofeso.
Viven los doe en misera buhardilla...
ly un angel con los dosl Una chiquilla,
frente a la cual el padre, emnbeesado,
igual que ante una imagen se arrodilla,
cuando Ilega cansado
de su ruda labor y sus faenas,
y por la noche, en el hogar honrado,
respira comn el siervo, libertado
del peso abrumador de sus cadenas
Cuando de tierra y cal, todo manchado,
de fatiga muri6ndose y de sueno,
l1, a su casa llega,
con pie ligero y apacible ceilo,
sin querer separarse de su lado,
la nifia lucha por besarlo, ciega.
Alzado entonce en vilo
al frutor de su amor, febril se entrega
al placido y tranquilo
afecto paternal, en que so anega,
sabiendo que un Eden es el asilo,
en done un padre con sus hijes juega.
Despu6s quo cena, alegre y satisfecho,
al resplandor de opaca lamparilla
sumrnrgese en el lecho,
sin que venga feroz la pesadilla,
a encajar su diabdlica cuchilla
del iben obrero en el desnudo pecho.

IV
Moraba con los tres un rapazuelo,
que abandonado, hu6rfano y perdido,
por Juan en un portal fu6 recogido;
Icemo si el haraposo pequefinelo,
acaso hubiera sido






34 ADRIAN DEL VALLE


un present magnifico del ciolol
Alberto se llamaba,
y el nombre de sus padres ignoraba;
61 tan s6lo sabia,
que siempre, al ser de dia,
sin cesar caminaba... caminabia
y que de noche en un rinc6n dornmia,
y que, antes de dormirse, suspiraba. ..
Sin sufrir golpes, ni escuchar regafos,
fu6 subiendo, subiendo
de la ingrata existencia los peldafios;
y el hu6rfano, al crecer, iba sintiendo
que so van con los afios,
las ilusiones en tropel huyendol
Juan le ensef6 su oficio,
logrando hacer de Alberto lo que 61 era.
1 Cukntas veces tembnl como an novicio
al mirarle subir una escalera,
debajo de la cual, el precipicio
abrir su enorme boca parecia,
semejante a una ind6mita pantera,
cuando bebiendo sangre se extasfa,
o al descuidado caninante esperal

V
Agil y musculoso,
lleno ie juventud, de fuerza 1leno,
Alberto'era la imAgen de un coloso,
de bella faz y de nirair sereno.
Era de verlo, como un punto breve,
cabalgar en las cipulas lejanas:
icon qu6 pasinosa agilidad so muere,
y sin temor se atreve
en el borde a jugar de las campanas
Cuando sus compaferos indecisos
hablabanle del vertigo en la altura,







PARNASO CUBANO 35rW__W


61 taconeaba en los salientes frisos,
siendo en los altos pisos,
como un emperador en miniatura...
Sin miedo, si fatiga,
sobre el frAgil andamii caminaba;
en el cual era menos que una hormiga,
para quitn desde abajo lo miraba.
Padre Ilamaba a Juan, y le queria
con afecto el mas puro y el mis hondo:
I d6mo que lo sentia
donde es much mejor cuanto se crial
I en el fondo, en el foodo
del alma que al nacer, Dios nos envia I

VI
Toda mano manchada por el yeso,
para mi tiene id6ntica pureza,
a la de la caricia o la del beso
que surgeon en las horas de tristeza,
cuando del infortunio bajo el peso
se dobla resignada la cabezal

VII
Una mafiana, fresca y apacible,
mientras en una altura inaccesible,
espantosa como una pesadilla,
Juan y Alberto trabajando estaban,
y abajo la mujer y la chiquilla,
-jlos idolos de Juan -ls preparaban,
con agil mano y expresi6n risuefia,
el frugal alimento, aderezado
de una manera grata y agmorosa,
con las dulces palabras de la esposa
y la charla locuaz de la pequeia;
mientras los dos hallAbanse a borcajadas
sobre un fragil andamio, carcomido


35


PARNASO CUBANO






86 ADRIAN DEL VALLE


del tiempo por las fieras dentelladas;
escuchbse de sebito un crujido;
cruzronse en el aire sus miradas
lo mismo que ep un duelo las espadas,
y suspendiendo al punto su trabajo,
las manos temblorosas y crispadas,
los dos miraron con terror abajo... '
IEl andamio era viejo, y no podia
soportar tanto peso I
Cual si quisiera conservarse ileso,
como pidiendo compasi6n, crujia,
harto de cal, de piedras y de yesol
Y por segunda vez, volvi6 el ruido
a resonar siniestro:
-iVa a romperse el andamiol-a su maestro
dijo el muchacho, dando un alarido.
IEl otro enmudeci61 jNo dijo nadal
Estaba el triste con la vista fija
en su adicta consorte y en su hija,
blanca la frente y en sudor baiada.
INo hay human dolor que mAs aflija
al que atesora una conciencia honrada,
que dejar a su prole abandonada,
sin pan y sin cobija,
y sin que un s-r querido la dirija
debajo de la b6veda estrelladal

VIII
Por la mente de Alberto
pas6 el fantasma de su triste infancia:
sin el amor de Juan hubiera mnerto
como flor sin fragancia,
la noche aquella, en que abatida y yerto,
del buen obrero penetr6 en la estancia.
Se acord6 de los dias
en que el pobre albanil, que fu su apoyo,






PARNASO CUBANO 37


conmparti6 desventuras y alegrias
con el nifio encontrado en el arroyo,
Se acord6 de las horas de penuria;
era una bock mas y era una carga;
pero l6 no supo la inflexi6n amarga
que, del labio al brotar, cobra la injuria.
El pan hallado de ingeniosos modos,
tras brega horrible, formidable y larga,
en el hogar de Juan fu6 para todos,
que al hombre bueno la virtud lo enbarga.
Una vez en que Alberto se moria,
presa de persistent calentura,
Juan, come una nodriza, le mecea,
y siempre igual, con paternal dulzura,
halltbalo con 6l la noche oscura,
con 61 lo hallaba el resplandor del dia.
El era joven como el otro anciano;
6l era un bello sol que aparecia
del horizonte en el confin lejano;
el otro era la noche y se extingula,
como la melanc6lica elegla
que nace y muere en el marfil del piano,
y hall cuna y sepulcro el mismo dia.
Pens6 en sus canaradas*y en su novia:
en su novia primero, luego en ellos;
y en frente del conflict que le agobia,
sinti6 que se erizaban sus cabellos.
Despubs, tras breve rato,
el viejo andamio se quej6 de nuevo.
IMAs vale-pens6 entonces el mancebo-
expirar joven, que vivir ingratol

IX
Livido el rostro, el gesto indefinible,
irgui6 sobre el andamio su estatura,
y una boca invisible






38 ADRIAN DEL VALL '

se uni6 a la suya, juvenil y pura,
en el abismo y en aquella altura.
Presa de tormento desvario,
la sefial de la cruz hizo en el viento,
y de cabeza se lanz6 al vacio,
para salvar a quien le di6 el sustento
y bondadoso lo libr6 del frio...

IX
Desde que Juan baj6 por la escalera,
aquel infausto aia,
su rostro es una mascara de cera
y no ha logrado-nadie que sonrial
IY ha pedido un favor! Que cuando muera,
la caja en que lo entierren, desearfa
que no fuese de sdlida madera:
lel conserve el andamio todavia,
y hacer hu caja del andamio esperal

Diciembre, 1891.






PARNASO CUBANO


Emilio Blanchet



LA ESPERANZA SE FATIGA



Buscando alegre luminoso cielo,
climas risuefios 'de pintadas flores
siempre al c6firo brindan sus olores,
se aleja 'ana ave del native suelo.

Y vuela, vuela con ferviente anhelo...
ya punza la fatiga... por verdores,
mares s61o 'cotempla branmadores...
y cae... y muere ea infinito duelol

Al impulso de c6lida esperanza,
asi en pos de ventura encan;tadora,
con brio alma y jibilo se lanza,

lucha, se afana, obstaculos devora,
mis brotan nuevos y en martirio lento
jay Dios la mata el frio desaliento.


39






40 ADRIAN DEL VALLE


Ricardo Buenamar


LUZ Y SOMBRA



Con la expresi6n de los ojos,
mis dulce que las palabras,
me dijo tna noche triste,
-ti eres 'dueflo de mi alma.
Y al penetrar su secret
le dijeron 'mis miradas
que su amorr casto serfa
de mi vida la esperanza.
De aquella 'muda entrevista
de dos series que se aman
y que 'destino contrario
eternamente separa.
La memorial bendecida
llevo en nmi mente grabada
sin que jamAs la disipen
el tiempo ni la distancia.
De la vida en el ocaso
falto de fe en el maiana,
sin ilusiones 'que animen
el coraz6n que se gasta.
Al tender sobre mi cielo
la noche eterna su gasa
mun ilumina mnis sombras
el fulgor de su mirada.






PARNASO CUBANO 41




Luis V. Betancourt


AYER, HOY, MASANA


Ayer... con 'acento tierno
que calm las penas mias,
llena de fuego me hacias
promesas de amor eterno.

Aunque ya tarde, presumo-
mirando tantas pavesas-
que eran falsas tus promesas,
y que tu amor era: hunmol

HIy.4.-tu misma lo quisiste-
nuestra vida 'es un desierto:
tu coraz6n 'estA muerto;
mi corazu 'esti triste.

De aquel mirar que me hechiza,
de aquella sonrisa leda,
de aquel amorr, s61o queda
en tu corazd6: icenizal

Maiana... el 'humo se ird
tal como el fuego se fu6,
y despues tambidn-lo s6-
la ceniza volard.

Y cuando tu alma adorada
un nuevo amorr sienta luego,
~qu6 habra para mf?-Ni fuego,
ni humo, hi ceniza: Inadal






42 ADRIAN DEL VALLE




Emilio Bobadilla


VELAZQUEZ




I


IOhl pintor incomparable en cuyas telas
vive un pueblo de butones, de borrachos y de idiotas,
de monarcas r de infants que, si aun viven,
s61o viven porque ti con tus pinceles magistrales
en el lienzo les copiaste para siempre,
en tus lienzos inmortales I
Para siempre los copiaste: a los monarcas,
con sus carss amarillas de topacio,
sus mandibulas 'salientes de gorila,
la expresi&n sin expresi6n de la pupila
gris y 'ria y el cabello pobre y lacio.
Y pintaste a las infants, de tontillos ampulosos,
con la 'anemia hereditaria de las ramas imperiales.
No adularon tus pinceles
sentimientos vanidoeos
de arist6cratas peleles.
Diste en cambio, piel lustrosa,
vientre enorme a tus corceles
quo se yerguen arrogantes
con la crin flotando al viento,
las narices lujuriosas que respiran
y los ojos penetrantes,
mis humans que os ojos de tus pIlidos infants,






PARNASO CUBANO 43


ojos c&lidos que miran,
que nerviosos pestafean,
ojos vividos quo giran,
que llamean.
Qub expresi6n 'e risa triste
la expresi6n 'de tus cretinos que bizquea nl
qu6 fielmente las.deformes realidades sorprendistel
tus pinceles no falsean,
tus pinceles no falsean lo que vistel




II



En tu Cristo inerte, en tu Cristo exangtie,
que contrast con la vida fisiol6gica
que circula lpor tus lindas, rozagantes Hilanderas,
comprendiste la miseria antropol6gica.
No es 'n simbolo; es el hombre que agoniza,
es el hombre que impotent
y solitario,
como un 'sauce inclina al fin, la mustia frente,
frente nustia 'de vencido visionario.
No fu6 mistica tu musa, fu6 realist,
y por eso fuiste acaso,
Ioh, pintor incomparable, tan arstal
En tus cuadros no hay el impetus sombrio
Sde Ribera,
ni las Inuecas que dan frio
del satirico mordaz de los Caprichos, ni las miles
lequisitas y rosaceas de Murillo,
pero tienen tus pinceles
como un sol de cuarzo negro, eterno brillo.






44 ADRIAN DEL VALLE

Como aroma 'de una inmensa flor obscura,
qu6 tristeza de tus lienzos se desprende
La tristeza 3e aquel medio en que viviste,
la tristeza de tu raza heroica y dura,
la tristeza incomparable de tu genio,
porque el genio siempre es tristel






PARNASO CUBANO 40







Aurelia Castillo de Gonzilez


LOS ALPES



De un resalto tremendo a otro resalto,
escalan el espacio las montaflas,
como en ardiente emulaci6n de hazaflas,
van los lptreos gigantes en asalto.

Llegan en confusionn; y allA en lo alto,
entire las nubes son nubes extrafas,
mas el 'agua se filtra en sus entraias,
burlando la pizarra y el basalto.

Incubadora sin 'igual, la nieve
como alas tiende sus armiiios puros;
ya no se suelta murmurante y leve.

Ya no la hordan los alegres duros;
y, cerrando terrible el horizonte,
de blando mArmol aparece el monle.






ADRIAN DEL VALLE


Jose Maria Collantes


LA SONRISA DE LA ESFINGE



Cuencas vacias, '6rbitas desiertas,
tus ojos luminosos I qu6 se hicieron?
P6mulos descarnados 'y desnudos,
a d6nde 'estA tu cutis marfilefio?
Y tus labios de yosa, a d6nde han ido,
boca que ries con reir siniestro?
QuB fueron 'de los arcos de tus cejas,
callada calavera, 'a d6nde fueron?
FuB todo, k'a donde va todo lo human,
a dar un cambio y a volver mas luego...
Pero dime, 'callada calavera,
y el pesamiento que brill6 en tu hueco
y la dulce esperanza
y el amor y el recuerdo:
el poema 'del crineo,
la canci6n 'del cerebro,
todo lo 'que en lo human
es divino y eterno,
en gu6 lugar estA7,1'
No respondi6me
la calavera, y continue riendo...






PARNASO CUBANO 47





Jose Comallonga


ASI ES ELLA"


Pura, como la aurora con luz de grana,
clara, como las ondas dulces y stiaves,
sutil como la brisa de la mafiana
como las aves.

Come la estrella pflida misteriosa,
blanca, como los cops de blanca espuma,
y es d6bil ini hechicera, como la rosa,
como la bruma.

Suave, como el perfume de las violetam,
gentil, como 'en el prado crece la palma,
triste, como las aquejas de los poetas,
como mi 'atma.

Es mariposa leve, de tenue giro,
supreme en sus bondades, como ninguna,
y romAntica, tanto, 'como un suspiro
come la luna.

Y aunque es tal, mi hechicera, yo lucho en vano
common fatal suicide, junto al abismo.
IFil6sofo que lucha contra el arcano
contra Dies knismol






48 ADRIAN DEL VALLE






P. A. Castell6n


MORIR POR AMOR


Hendiendo va los aires
la cindida paloma,
ya vence 'el alta loma,
y vuela 'en el palmar.
Arrullos lastimeros
exhala palpitante '
que en busca 'de su amante
va i brazos del azar.

Mi tierno 'compa tero,
exclama la inocente,
orillas de mna Tuente
la sed baj6 a templar.
>Mas Iay I 'que pasa el tiempo,
y en huestro blando nido,
mi dulce bien upierido
no ha vuelto nnAs a entrar.

Decidme florecillas,
Ile visteis en 'el prado?
SMe habrA tal vez robado
su amor otra rival?
xDecidmelo piadosas
la muerte s61o 'anhelo,
si quiso darme el cielo
destino tan fatal>.






PARNASO CUBANO 49

la casta mnargarita:
por ti s6to palpita
su amante coraz6n.
sPluguiese a Dios 'que fuese
cual 61 mi mariposa,
que entonces venturosa
me hiciera bni pasi6n.s

SIOh I gracias, nor amada,
contest la paloma,
un dulce beso toma
por gaje 'de 'amistad.)
Y luego Itacia 'im aroma
volando con presura '
le dice: 'Adi6s, flor pura
bendigo tu hondad.>

De alli la vista tiende
radiante de esperanza,
mirado en lontananza,
si torn 'ya su amor.
Mas se oye un estampido
se lanza del aromo
y herida cae del plomo
de un diestro cazador.

En tanto su consorte .
de gozo vuelve henchido
Sy al ver desierto el nido,
Sd6 est& Ymi dulce bien?
i D6 esti, doliente 'exclamna,
mi cAndida paloma?
Y vuela a la alta loma,
y al prado va tambi6n.






50 ADRIAN DEL VALLE


La busca fn el follaje
del coco y la palmer,
la busca en la pradara,
la busca en el verjel.
Mas vano fue, y las alas
tristisimo plegando,
clayl dice suspirando
.por qu6 ~ie fuiste infield?

Apenas di6 a los aires
su acento dolorido
fatidico un gemnido
de angustia so escuch6.
La vista en torno vuelve
el desdichado amante,
y yerta, agonizante,
allW su prenda vi6.

-Mi amor, Sni dulce esposa,
-Iqu6 tienes?-Yo ne Inuero.
--Por qu ?-Porque e quiero,
cual nunca hadie am6.
-Me matas.-Th tardabas;
cansada de esperarte
aqui vole a buscarte,
y un cazador me hiri6.

-1 Oh, muerta, y por mi causal
Pues bien, sobre este aromo
sabri encontrarme el plomo
del mismo cazador.
Oy6se un tiro al punto,
cay6, y el pico unido
al de su bien querido
murieron per su amor.














s1


Jos6 M. Carbonell
HOJAS DE MI VIDA

Ya no ne quieres, todo ha pasado;
ya no recuerda tu mente loca
el beso 'rdiente que enamorado,
dej6 temblando sobre tu bocal

Todo ha pasado: la primavera
con sus perfumes, con sus colors,
y \la engafiosa fugaz quimnera
que me forjaba con tus amores.

IYa no me quieres! No mas amantee,
en mis felces horas extrafias,
ver6 tus ojos brillar radiantea
bajo la noche de tus pestaias.






52 ADRIAN DEL VALLE


ITodo ha pasadol Cual peregrinas
de mi alma huyeron las ilusiones:
las ilusiones son golondrinas
que me visitan por estaciones.

IBien te lo dijel Mi pensamiento
es como an ave que amor no tiene
y que hoy :en alas del manso viento
al dulce arrimo del tuyo viene.

Lo que hoy adoro, lo que boy ansfo
y me produce gratos antojos,
cuando lo alcanzo me causa hastio
y en mi despierta nuevos enojos.

Pero qu6 'quieres? asi es mi alma,
novia de un dia de primavera,
lago que finge vivir en calma
y hay 'en su abismo volcan que espera.

Arbol de otoiio que se desviste
de sus floridas galas pomposas
y al otro dia que negro viste
hay en sus ramas purpilreas rosas.

Rota barquilla que al mar se lanza
buscando rumbo desconocido,
sin mIs bandera que la esperanza
ni mas tonsuelo que el del olvido.

IEsa es mi almal No suefies verla
como en pasadas notches tranquilas,
en que 'brillaba como una perla
en el mnar negro de tus pupilas.






PARNASO CUBANO Zd



ERA UNA TARDE TRISTE...


La tarde, muelle y linguida, decline;
un sudario de luto el cielo viste,
y la Naturaleza opaca y triste
dormir parece un suefio de morfina...
Cuelga en el aire nn manto la neblina,
y simula que todo lo que existed
la ilusi6n melanc6lica reviste
de un cementerio an espantable ruina...
Como una veleidosa cortesana
duerme el sol en su lecho de oro, y grana:
ua hAlito vernal riltra las venas
y recorre sus celdas misteriosas,
comeo delgadas sierpes venenosas
en calices de blancas azucenas...

LAS TRES SOMBRAS


Aio d6cimo quinto. Invierno. Siglo veinte.
En Waterloo. Tres sombras y de testigo yo:
Wellington taciturno; Blucher irreverent,
y en su actitud hieratica el gran Emperador.
De Marte el rayo livido ilumina la escena,
retumba en los espacios el eco del cafi6n;
y como rota entraia, del firmamento vena,
chorreando sangre luce en su cenit el sol.
Wellington sobre el campo de sus proezas mira
la ondulante sabana done el laurel cifi6;
Blucher como un sonambulo en los talones gira,
y tranquilo sonrie 'el gran Emperador.
Hace un siglo 'el leopard y el Aguila prusiana
vencieron a la Francia en combat feroz;






54 ADRIAN DEL VALLE

los irreconciliables de ayer, el tiempo hemiana,
y los aliados de antes son enemigos hoy.
Las tree sombras discurren. Se oye an diilogo vivo
Blucher con aire fosco muerde una imprecaci6n:
Wellington cierra el puio, y mira pensativo
el perfil melanc61ico del gran Emperador.
Reina silencio augusto. Las tree somnbras airadas
so mcorporan. La hoche vela en su ocaso al sol.
Y en la extension inmensa fulguran las espadas
iuminando el rostro del gran Emperador.


LA, PATRIA Y EL SOLDADO


--Qulon eres?
-Soy de aquellos caballeros
que por salvarte Patria, sus acerob
sacaron de la vaina a relucir,
y al viento desplegando tu estandarte,
en el corcel de Marte
volaron por tus fueros a morir.
Cuando en la lhorrenda esclavitud gemrab,
por acabar tus lentas agonila,
nii existencia sin miedos te brind6;
hoy que libre y dichoea te saludo,
busco en tu geno escudo
4 cambio del amorr que te jur6.
--Ayl no esperes 'de mi que justiciera
alivie tu hondo nal; sufre y espera:
Ingrata a tu miiseria nunca soy;
lo que tl conquistaste, no to asombree,
lo olvidaron los hombres
de quienes muda prisionera estoy.
Cuando rIt me bfrendabas tus amores
en un altar de nmertes y dolores,






PARNASO CUBANO 55


no sofaste lencmnbrar lanto cain,
ui alli te disputaban entire hierros
como voraces perros
las migajas del tragico festin...
Triunfaste en Ila espantosa y larga rifia
que enrojeci6 de sangre la campiiia
y me di6 la sofiada libertad,
y en pago de la vida que me diste,
tu Amada,. pobre y triste,
gemir te uira en misera orfandad.
-Asi dijo la Patria a los soldados
que por sus libertades denodados
eo echaron selva 'a dentro a combatir,
y 1 viento desplegando su estandarte,
en el corcel de Marte
libres juraron por so honor morir.






56 ADRIAN DEL VALLE


Julian del Casal


NOSTALGIAS


II

Suspiro p.or las regions
done vuelan los alciones
sobre el mar,,
y el sopLo helado del viento
parece en su movimiento
sollozar;
donde la 'ieve que baja
del firmamento, amortaja
el verdor
de los campos olorosos
y de rios caudalosos
el rumor;
donde ostenta siempre el cielo,
a trav6s de aereo velo
color gris;
es mAs 'hermosa la luna
y cada estrella mis que una
flor de lis.

II

Otras veces S61o ansio
bogar en Tirme navio
a existir







PARNASO CUBANO I 57NWY WMA


en algfn pais remote,
sin pensar on el ignoto
porvenir.
Ver otro cielo, otro monte,
otra playa, otro horizonte,
otro mar,
otros pueblos, otras gentes
de maaeras diferentes
de pensar.
SAh I si yo un dia nudiera
con qu6 jdbilo partiera
para Argel
donde tiene la hermosura
el color y la frescura
de un clavel.
Despues fuera en caravana
por la Ilanura africana
bajo el sol
que, con sus vivos destellos,
pone un tinte a los camellos
tornasol.
Y cuando el dia expirara
mi Arabe tienda plantara
en mitad
de la Ilanura ardorosa
inundada de radios
claridad.
Cambiando de rumbo luego,
dejara el pais del fuego
para ir
hasta el imperio florido
en que el opio da el olvido
del vivir. '
Vegetara alli content
de alto bambfi corpulento
junto al pie,


' 57


PARNASO CUBANO






58 ADRIAN DEL VALLE

o aspirando en rica estancia
la embriagadora fragancia
que d 'el tB.
De la luna al claro brillo
iria al rio Amarillo
a esperar
la hora en que, su bot6n roto,
comienza la 'flor del loto
a brillar.
0 mi vista deslumbrara
tanta maravilla rara
que el buril
de artist, ignorado y pobre,
graba en sandalo o en cobre
o en marfil.
Cuando tornara el hastio
en el espiritu mto
a reinar,
cruzando el inmenso pi6lago
fuera a taitiano archipi61ago
a encallar.
A aquel en que vieja historic
asegura a mi memorial
que to ve
el lago 'en que un hada peina
los cabellos de la reina
Pomar&.
Asi errabundo viviera
sintiendo today quimera
rauda huir,
y hasta olvidando la hora
incierta y aterradora
de morir.






PARNASO CUBANO 59



III

Mas no parto. Si partiera
al instant yo quisiera
regresar.
IAy I Cundo querri el destino
que yo pueda en mi camino
reposar ?

























F61ix Callejas


DOLOROSA



SLira mia, lira mia,
canta muy quedo, muy quedo;
no vaya a saber la ingrata
que sigo escribiendo versos!
No sospeche que por ella
han de brotar de mi plectro
mis estrofas mAs sentidas
y mis versos mas sinceros..



IDicha fugazi Ya no hay hada
acallaron de mis celos







ADRIAN DEL VALLE 61NN WWWY


la tormenta sus palabras,
sus caricias y sus besosl
Y el calor de sus miradaa
y el perfume de su aliento
icuAntas veces de mi mano
arrancaron el acero,
el fino pufial que entonces
hubiers hundido en el pecho
de aquel rival desdefiado
que anda siempre mudo y serio,
de aquel rival silencioso
que inspira listima y miedol...





iDicha fugazI Ya no hay nada
qne detenga el golpe fiero:
ya esta el pufial en mi diestra
y en mi coraz6n el duelo...
ya no hay nada que destruya
la tempestad de mis celos:
ni el calor de sus miradas,
ni el perfume de su aliento...


Y anoche, cuando la infame
me esper6 con su desprecio,
cuando, loco y sin conciencia,
Scobarde en el sufrimiento,
fu6 al pantano de la orgia
para mitigar ini auelo;
cuando encontr6 a mi rival
revuelto ya en aquel cieno,
solt6 el pufial de mi diestra,


ADRIAN DEL VALLE


61






62 ADRIAN DEL VALLE

solte el pufial de mis celos,
y estrech6 sus nanos fras
con mis manos comro el hielo,
porque comprendi su pena,
porque comprendi su duelo...

IAy y brindamos ertonces,
al escanciar el ajenjo...
Yo no s6 por qu6 brindamoe.
El tampoco ha de saberlo:
lacaso por la alegria
de los corazones muertos ...




ENTIRE LLAMAS




PARA NESTOR CARBONELL RIVER




Es en la horrible desfrucci6n de Roma...
Del altimo palacio que se enciende
un h6roe temerario al muro asciende
y escala el galer6n que el fuego doma.


De pronto el h6roe, victorioso, asoma
y con la 'duefia de su amor desciende,
sobre la grama del jardin la extiende
ly el vetusto palacio se deesplomal





PARNASO CUBANO 63

Desnuda la contempla, sU mejilla
donde la luz del fuego se refleja
ora se nubla en sombras, ora brilla;


pero la cubre con su capa luego,
rendida el alma de pasi6n, se aleja,
y h6roe otra vez la salva de otro fuego






64 ADRIAN DEL VALLE.'









CUsar Cancio Madrigal


EN EL BAILE




No s6 como explicarte claramento
lo que anoche senti
cuando al son de una mfisica dulcisima
en mis brazos te vi.
Cerca muy cerca, de tu ardiente pecho
con hondo afin sofi
que era mia tu vida y con locura
contra mi te estrech6.
Por mis ojos el alma se escapaba
tr6mula de emoci6n
jurindote afanosa y palpitante
mi profunda pasi6n.
Mi pecho era un volcin junto a tu pecho
que tanto me abras6,
que en su fuego ardoroso toda el alma
per ti so consumi6.
Arrastrados ti 'y yo en el torbellino
del bailey 'te jur6
con palabras de fuego incoherentes
mi carifio y mi fe.
Y sonaba la misica, y mi boca,
en clausulas de amor,






PARNASO CUBANO 65


desbordaba el raudal de mi carilo
por ti enloquecedor

Pero jay!... que con tan fria indifereacia
pagas tf mni pasi6n,
que cuando pienso en que te adoro tanto
me duele 'el coraz6n.






66 ADRIAN DEL VALLE







Miguel de Cardenas y Chavez .


ORILLAS DEL YUMURI



ICuAnto me 'es grato vagar
por tus gorillas amenas.
y gozoso contemplar
estas ardientes arenas,
ese bosque, ese palmarl
0Oh, bien haya, Yumurf,
quien como yo goza y siente
al verse sentado aqui,
al borde de tu corriente
que desde lejos temil
Tus espl1ndidas riberas
de irboles bellos bordadas,
brotan naranjos, palmeras,
y en las vecinas laderas
se ven selvas encantadas.
IQu6 de fragancia y olores
hoy aspira el alma mia
con la pompa de las flores
IQu6 deliciosa armonfa
derraman los ruisefores I
Aqui resbala la vida
cual tu raudal sosegado
por la campifia florida,
y la ilusi6n mAs querida
seduce el pecho extasiado.







PARNASO CUBAMM M~M VV~N NO 87


Aqui del tropel del mundo
no recuerdo la ambici6n
con su cofo furibundo,
ni el soplo del vicio inmundo
atormenta el coraz6n.
Aqui cristales y flores,
Arboles, pajaros, fuentes,
convidan a los amores,
sin que vengan los dolores
a lastimar nuestras frentes.
Aqul todo es aiegria
cuando aparece la aurora
abriendo la puerta al dia,
si sale la noche umbria
con su sombra aterradora.
Con el Sol que se levanta
con el que baja a Occidente,
el alma hnfa se encanta,
que admira belleza tanta,
de tu raudal transparent.
1Oh, bien haya, Yunmrf,
qui6n come yo gaza y siente
al verse sentado aqui
al borde de tu corriente
que desde lejos temil
SQu6 es lu raudal comparado
al Rhin, al Misisipi,
al del Plata celebrado?
Un lilo de agua delgado
eres solo, Yum~rf.
Ni t' cantas la victoria
de algdn hiroe de la tierra;
los palmares anm tu gloria,
no es vana ni transitoria
como la que el mundo encierra.


67


PARNASO CUBANO






68 ADRIAN DEL VALLE

Por eso te busco, 1oh riol
yo que no tengo ambici6n
ni el supremo sefitoro,
y que s61o Ulamo nio
lo que 'adora el coraz6n.
ICuanto me es grato vagar
por tus orillas amenas,
y gozoso contemplar
estas ardientes arenas
ese bosque, ese palmarl
10h, bien 'aya, Yumuri,
quin como yo goza y siente
al verse sentado aqui,
al horde tie tu corriente
que desde lejos tenmil
























Ursula C6spedes de Escanaverino


A MI GUITARRA




Duice oncanto del alma, tfi ores sola
la compafiera 'de his tristes penas:
tfi acompafias ini voz, tierno bien mio,
cuando yo canto.
TAi eres mni amor, mi dicha y mi esperanza.
s6lo en ti encuentro una ilusi6n ardiente,
y siempre sueiio cuando est6y dormida
que estoy cantando.
Si on otros brazos to contemplo triste,
sionto que el 'alma se dcsgarra y l~ora,
porque conozco, dulce lira mia,
que estis gimiendo.
IOh! nunca, hunca, permitir, amiga,
que recorran tus cuerdas otras manos
yo s6lo quiero sostener tu mistil
entire mis brazos.






70 ADRIAN DEL VALLE

Ti gimes, lira, cuando yo pusplro,
melanc6licamente entire kmis dedos,
y parece que gozas cuando pcanzo
algin content.
Ti eres alegre y bulliciosa a veces,
otras tu s6n es ligubre ,gemido,
luego parece 'que entusiasta express
dichas de amor.
Ya es tu sonido dulee,y melanc61ico,
otras furioso, irresistible y fuerte,
amargo y triste cuando a mi al-ma roe
dolor profundo.
IAhl nunca debo permitir, bien mfo,
que otros 'tus tonos deliciosos vibren,
mis dedos solos tus divinas cuerdas
recorreran.






























Francisco Diaz Silveira


PREDICAR EN DESIERTO


Ta, que la dicha conseguir pretends,
no suefies tanto y la quietud recobra,
porque en la vida del amor que emprendes
la dicha 'falta cuando el alma sobra.
JamAs recargues con oscuros tintes
cuadro que im toque necesita apenas,
ni exagerado 'tu cariflo pintes,
ni hagas 'de mirtir por algunas penaa.
No entregues nunca tu confianza today
al que su nombre te dard algdn dia,
ni achaques siempre por raz6n de moda
torcido intent al que en tu amor confla.






72 ADRIAN DEL VALLE

A tus caprichos dignidad no flames;
sl en necio orgullo tu raz6n envuelves,
quizAs a vuelta de los afios clames
por las Venturas que con 61 disuelves.
Nunca el pasado te produzca celos;
La qu6 luchar con lo que ya no existe?
guard tus fuerzas, tu valor y anhelos
y si es adverse el porvenir, rcsiste.
Piensa quo a veces la menor palabra
no meditada, en nuestro daio influye;
si el que es discrete nuestra dicha labra,
el que es injusto nuestra fe destruye.
No es (con el tiempo lo veris) el mundo
malo del todo, ni del todo bueno,
como no hay rio por igual profundo
ni mar en toda su extension sereno.
Aunque lo bueno to parezca escaso
porque no exhibe como el mal su fuerza,
v6 por el inundo con resuelto paso,
y nada habrd que tu carifio tuerza.
No me prometo que mis frases roben
intensidad a tu carifio sano:
iquerer a medias cuando el alma es joven
es como helarse en tropical veranol
Suefia tambi6n, 'pues que tu edad lo exige;
mas sB prudent y la quietud recobra,
porque en la vida, como ya te dije,
la dicha falta cuando el alma sobra.






PARNASO CUBANO 73


Andrds Diaz



EL PRIMER BESO DE AMOR





SNo escuchdis, niiios hermosos,
los cantos dulces y siiaves,
conque saludan las aves
de la aurora 'el splendor?
Pues es mds save y mas dulce
quo el himno que anuncia el dia,
y tiene mAs inelodia
el primer beso de amor.

SNo ois el suspiro tierno
de la t6rtola inocente,
que llora junto a la fuente
la ausencia de su amador?
Que, para el pecho que goza
su grata melancolia,
'.s mas tierno todavia
el primer beso de amor.

SQuien que Ileno de esperanza
con entusiasmo ferviente,
imprimi6 un 6sculo ardiente
en un labio seductor,






74 ADRIAN DEL VALLE

podri arrancar de su alma
como recuerdo de gloria,
la dulcisima memorial
del primer beso de amor?

IEmpero el -mundo indignado
lanza su horrible anatema,
sobre esa emoci6n supreme
cual si manchara el candor:
como si las frescas flores
de la feliz inocencia
necara con su influencia
el primer beso de amor

Mas no temAis, nifias castas,
que a su contact larchitas
caigan las flores benditas
de vuestro hermoso pudor;
que tan s61o el libertino
con su fingida terneza,
puede eclipsar la pureza
del primer beso de amor.

No el que pretend el carifo
de dos almas que se adoran,
y juntas cantan y 1loran
su placer y su dolor.
Y embriagadas de ternura
alzan sus ojos al cielo,
santificando en su anhelo
el primer beso de amor.

Y lay! de aquel que en su delirio
de impuros goces sediento,
profana con torpe intent
de la virgen el candor:






PARNASO CUBANO 75


para 61 sera la existencia
Arido campo sin flores,
sin que came sus dolores
el primer beso de amor.

Gozad pues 'de las delicias
de un carifio puro I santo,
que 61 no pmpafia con su encanto
de la virtud el fulgor:
acoged sus tiernos votos,
abrid vuestros labios bells,
y vierta su nMel en ellos
el primer beso de amor.






76 ADRIAN DEL VALLE


Sofia Est6vez y Vald6s


SONETO


Pasan los Lellos, candidos alborcs
de la nifiez conriada y aturdida,
y de la alegre juventud querida
las delicadas y preciosas flores.

Pasan los sueiios dulces, seductores
del alma en el placer adormecida;
y en el Iay! postrimero de la vida
del coraz6n se apagan los ardores.

Apagase cual rayo vespertino
la ilusi6n del amor que falso halaga,
y pasa en fin, cumpliendo su destino

todo en la tierra, cuanto mis embriaga;
I slo la fe cristiana, astro divino
ni pasa nunca, ni jamAs se apagal






PARNASO CUBANO 7


Abelardo Farr&s



MI JLIRA


Antes, caando mis aiios juveniles
me daban ilusiones y esperanzas,
era mi pobre lira mi tesoro,
mi amor, mi fe, mi ,dicha mis preciada.
Al vibrar de sus cuerdas, en las horas
tristes o alegres, sin cesar Aofiaba
con algo inmaterial, hurmoso y puro,
que el alma quemna y el cerebro abrasa.
Ella cant6 el amor y a la ventura,
al cielo, al mnar, a todo lo que encanta,
en esos afios que riendo legan,
en esos aflos que lorando pasan.
Despues... despu6s... cuando lleg6 el hastio,
cuando la pena bon traidora garra,
pisoteando muertas ilusiones,
me destroz6 sin compasi6n el alma;
cuando la dura mano del destine
knostiandome la senda bAlitarta
de la verdad, ane abandon, diciendo:
canta para vivir, y vive y canta,
cogf la lira y palpitO de angustia
at escuchar las 1notas que arrancaba.
Antes, en mis ensuefios y !ocuras,
al oirla sonar, tranquila y .cindida,






78 ADRIAN DEI VALLE


inspirada por nobles sentimientoe.
era lu trovador quien la escuchaba,
sin temor a' que el miundo de la crftica
Ilegara con su burla a profanarla.
Hoy que la escuchan muches, pe parece
que perdi6 su sonido y quoe baalla
por conseguir la material y .pobre
retribuci6n que en el mercado alcanza.
Por conseguir el puesto en la contlenaa
que debe sostener, todo lo abarca,
no hay tema que no encuentre peregrnno,
nl asunto que k1o rime en forma varia.
Pero l! yl de qu6 me pirve pobre lira,
sl no me puedes dar lo quo se alcanza
por otros medios, donde acaso entire
algo que la conciencia me rechaza?
SDe qu6 me sirves, si al tocar tus cuerdas
con fria mano ya te pongo trabas
y si vuelas a veces abstralda
alempre que vuelvo en mf corto tus alas?
4De qu6 puedes servirme si no encuentras
dulces concepts, faciles palabras,
para ablandar el coraz6n de roca
de la mujer que me cautiva y mata?
Lira qae tanto lame, que tanto adoro,
tras la tormenta viene la bonanza,
y at a ml vuelve la ilusi6n perdida,
volveras a sonar como sonabas.






PARNASO CUBANO : 79


Fsteban Foncueva



DOS MUNDOS



Desde que piensa y siente, el hombre lucha
con dos mundos distintos;
con el mundo exterior que le rodea,
y el mundo de si misano.
En el primnero encuentia desengaftos,
dolores infinitos;
en el segundo, dulces esperanzas,
consuelos fugitivos.
En el primero sin piedad ofenden
nuestros afectos intimos;
en el segundo el coraz6n impera
con noble poderio.
Nadie penetra en 61, nadie conoce
sus embates continuos;
cuando alguno pretend sorprenderle
apaga sus latidos.






80 ADRIAN DEL VALLE









Jose Fornaris


EL RIO NAJASA




Tu clara corriente
resuena en los valles
con rapido son:
y meces las ramas
y arrastras las flores,
y luego retumbas en alto peii6n.
To cubren las sombras
del alto dagame
y el fresco bambi:
de todos los rios
que cruzan mis bosques
el mis adorado, Najasa, eres ti.
Mas bello te miro
que el cauto abundoso
y el claro Jigtiey,
que Yara y Canimar
y Nipe y Jobabo
pues to eres la gloria del Sol Siboney.
En noches serenas
de lunas brillantes
al vivo esplendor
las indias se arrojan






PARNASO CUBANO 81


corriendo a tus aguas,
y td las halagas con blando rumor.
Cubiertas de ramas
preciosas canoas
se mecen en ti:
jams tan ligeras
vagaron loh riol
ni acA en Yarayabo, ni allA en Yumurf.
Se arrastra en tu maargen
del alba a los rayos
el bello carey:
y sobre tus rocas
altivas se mecen
las seibas mas alitas que vi6 el Siboney.
En estas orillas
en lecho de flores
humilde naci:
corri por tus valles,
cruc6 por fus montes...
ITe adoro, Najasa, mi cuna estA aquil -
Te adoro, te adoro,
ti formas mis dichas,
td empleas mi mal:
tus aguas me arrullan
y son mi embeleso
tus limpidas conchas, tu verde juncal.
Bajo estos palmares
habito dichoso,
mi pobre caney...
Soh patria querida!
yo soy de tus hijos,
yo soy de Najasa, yo soy Siboney.
S En essis sabanas
en danzas y juegos
toqu6 el caracol:






82 ADRIAN DEL VALLE

sobre estas arenas,
sobre estas colinas
tostaron mi frente los rayos del sol.
Oh, limpido rio,
si muero en tu margen,
jurAndote amor:
piadoso a mi tumba
tu cauce desvia,
y exhala un gemido y arroja una floor.
I Oh I lega a mi tamba
que cubren las ramas
de un alto jagiiey;
tal vez si te escucho
a in me alce gritando:
IYo soy de Najasa, yo soy Siboneyl






PARNASO CUBANO 83


Jose Ricardo Fresneda



ADIOS



Si borrascoeo el destino
a soportar me condena
esa terrible cadena
de amnarga separaci6n;
no me queda otra esperanza
que Ilorar desconsolado
y contemplar desgarrado
mi juvenile coraz6n.

Cuando la nave velera
de mi pa-tria me separe,
sin que ningmno repare
mi desconsuelo y dolor,
me acompafiarAn tan s6o1
en'tan- triste despedida
de mi madre entristecida
los recuerdos de su amor.

Adi6s, madre, amiga hermosa
que en mi cuna me meciste,
~ qu6 coraz6n se resisted
a dejarte y no gemir?
IAdis nmadre, que me adoras






84 ADRIAN DEL VALLE


y lamentas mis pesares,
detris de los anchos mares
miro un negro porvenirl

Adi6s tambi6n, Lesbia mifa,
blanca flor americana,
me voy a tierra lejana
donde quizis morir6.
Tf, mi cubano tesoro
de mis dichas y placeres;
tfi, mi bien, (que mi amor eres
I d6nde sin tu amor ir6 ?

S61o cuento veinte Eneros
el hado no me es propicio,
insondable precipicio
miro a mis pies nada mis.
iTan joven y tantas penas
IAl ver del irundo las galas
tener que plegar las alas
y para siempre quizasl
Adi6s, mis padres, y amigos,
Lesbia querida y amante,
ya part a expirar distant
en miserable orfandad.
Adi6s, campos de mi patria,
adi6s joh Cuba queridal
es tal vez mi despedida
por toda una eternidad.







PARNASO CUBANO 85








Miguel Galliano Cancio



EL TREN



El tren, nervlosamente, por los rielcs resbala
con un vibrar is6crono, con un temblor de ala...
Nuestros ojos advierten la humildad de un sendero;
finge un penacho el humo del gran monstruo de acero.
Ad6rnase de palmas una montafia enhiesta
y escuchamos las notas amables de una orquesta:
Son pajaros que cantan sus 6glogas de amores
porque la Primavera les ofrend6 sus flores...
Nos unge el aire de una deliciosa fragancia
--oh, tesoro evaigilico e-fraternalmente 'midos,
d jazmines, de rosas, de ramas... Y a distancia
entire hojas de esmeralda, contemplamos dos nidos.
Y el tren, nerviosaimente, por los rieles resbala
con un vibrar is6crono, con un temblor de ala...
tCampos exuberantes de supreme belleza,
templos majestuosos de la Naturalezal
ee engalanan de rosas divinas los boscajes
y estin nuestras pupilas cargadas de paisajes.
Evocamos la gloria del dulce hogar distant
y un vuelo de palomas cruza en aquel instant.
IMensajerasl-les dice el alma con cariflo-
llevadles estos sacros besos a nuestro nifio...
La campana de bronce, la figubre campana







86 ADRIAN DEL VALLE

suena ('nperiosaimente. El trend vuela: Engalana
una casita un mistico nmanto de eredadera...
Acaso esa inorada para nosotros fuera
una lirica torre de marfil, un palacio...
Y, a lo lejos, la vemos con ternura infinita
entire el verde del monte y el azul del espacio...
loh el recuerdo adorable de la humilde casital
Y el trend, nerviosamente, por los rieles resbala
con un vibrar is6crono, con un temblor de ala...







PARNASO CUBANO 87_WIM~~MM


Francisca Gonzalez Ruz de Montoro


DESENCANTO


Hufrfana, sin hogar y sin familiar
voy errant cual triste peregrina,
sin un reflejo de la luz divina
que difunde el placer.
Tinieblas nada mAs, -siempre tinieblas
en torno de mi seno desgarrado,
y revelando mi semblante ajado
premature vejez.
Si en otros tiempos caprichosa vino
una ilusi6n a acariciar mi frente
la mano del dolor, dura inclemencia
de mi'la separ6.
IHermosa juventudi IDorados suefilgs
rapidas glorias que ante ml pasaron,
y que mi triste coraz6n dejaron
henchido de dolor.
Huid, huid, que vuestro soplo ardiente


, 87


PARNASO CUBANO






88 ADRIAN DEL VALLE

al pasar por mi frente destefida,
arrancara del Arbol de mi vida
la flor que idolatr.
Unico bien 'que me brindara el cielo,
ihermosa flor de la esperanza mfal
el campo de mi est6ril fantasia
to rechaz6 cruel.

Sin dulces esperanzas, sin amores,
zqu6 sera de mi pobre coraz6n?
Zpodr6 tener en mi existencia flores,
ni forjar una espl6ndida ilusi6n?
IPodr6 cantar un porvenir de gloria
al fatidico son de mi ladd,
ni buscar entusiasta en mi memorial
los suefios de la bella juventud

No, ya no cantar6: mi desaliento,
mi horrible desencanto, mi agonia
mataron sin piedad el pensamiento,
y la grata emoci6n del sentimiento
que mi amarga existencia embellecia.
Perdona, Rosa, si Ilorar contigo
es lo que anhelo en mi dolor vehemente,
si acongojada, palida y doliente,
sobre tu tierno coraz6n amigo
quiero apoyar mi 'fatigada frente.

Ven, y contemspla el loco desvario
de la fiebre que abrasa mi existencia,
ven, y hallaris im paramo sombrio,
sin una flor de regalada esencia
en el est6ril pensamiento mfo.

Si pudiers llorar sobre tu seno
un instant ho nms, Rosa querida,






PARNASO CUBANO 89

tni enfermo 6coraz6n, de dichas lleno
remaciera a los goce de la vida
aofiando alegre 'an porvenir seeno.
Si pudiera 'ecirte lo que siento...
mas... Iayl jams a comprenderlo Ilegues.
porque no 'q'uiero que con Ilanto riegues
las flores de tu hermosa juventud.
No, no tnheran tus ricas ilusiones
al soplo truel de ni precaria sterte,
no escuches nunca la canci6n de muerte
que preludia ni 't6trico laud.






90 ADRIAN DEL VALLE


Jos6 Gonzilez Roldin


LAS TRES AZUCENAS


Bien haya quien blancas flore-
pone en tu temprana sien:
joh, nifial dichosa quien
suefia con castos amores.
Extraviado peregrine
iba buscando una flor,
y me encontr6 con tu amor
en la mitad del camino.
Brillaba el sol refulgente
cuando ufano sonreia
con la infantil alegria
de un coraz6n inocente.
Sent6me orillas del mar,
y Iohl la flor de mi carifio
dej4 como incauto nifio
hasta las aguas rodar.
Perdi con la bella infancia
el lirio de la inocencia






PARNASO CUBANO 91


que anm Ilena la adoleecencia
de deliciosa fragancia; '
y amor turbando mi calm
sail del hogar paterno
y lo busqu6 puro y tierne
cual lo sofiaba mi alma.
Mas vi que la sociedad
marchitaba el coraz6n,
y vi tras la educaci6n,
las huellas de la maldad.
Por eso fijos mis ojos
en tu frente de violeta
busc6 mi amor de poeta
sus delirantes antojos.
Por eso en noche de luna
te habl6 de pintados suefios,
en los pefiones risuefios
de silenciosa laguna.
Porque alcanc6 que en tu mente
buen pensaniento dormia;
nada para el alma fria,
much para el alma ardiente.
Y asi como errante ser
envuelto en divino 'aroma,
vi un coraz6n 'de paloma
en un alma 'de mujer.
Tierna, sensible, inocente, '.
rendido a tanto delirio,
bien, como al c6firo el lirio,
dobl6se a mi amor tu frente.
Y yo curando del alma
todas las hondas heridas,
a tus palabras sentidas
ful recobrando la calma.
Entonces, porqae recterde
y espere un tiempo sin penn,






92 ADRIAN DEL VALLE


me diste tres azucenas
atadas a un lazo verde.
Ya sepultado en olvido
el espantoso huracan,
fuistes a mi 'dulce afin
Angel del amor perdido.
Y yo sofiB con los sueftos
de mi divina alborada
esa pasi6n coronada
de pensamientos risuefios.
Esa emoci6n infantil
que se exhala sin dolor
como so exhala el olor
de un fresco bot6n de Abril.
En tanto sobre tu falda
las azucenas cayeron;
tres blancos delirios fueron
de tu divina guirnalda.
Que htyendo el tacto del hombre
unidos a un verde lazo,
volvian a su regazo
con esperanzas sin nombre.
Pero apiadada a mi ruego
entire cantos seductores,
mne devolviste las olres
bafiadas en dulce riego.
IOh! no, por tu amor, bien nmo,
nobles noches tan serenas...
lluvia que riega azucenas
es muy divino rocio.
El llanto un bello matiz
da a tus sienes de azahar;
mas tf no debes llorar,
sino amar y ser feliz.
Tf qne con humildes ojoe
ves la alondra solitaria,





PARNASO CUBANO 93

tu .que no vives voltaria
de mujeriles antojos,
que te gusta el aislamiento,
que buscas noches de luna,
y vas atando una a una
las flores del pensamiento,
deja que tu amor recuerde
y espere un tiempo sin penas.
con estas tree azucenas
unidas a un lazo verde.






























Jos6 Z. Gonzhlez del Valle


MEMORIES



Hubo un tiempo en que el alma adormecida
nunca saliera de su humilde centro,
sin disfrutar entonces de otra vida
que de una vida sepultada dentro.
No derramaron sobre mi consuelo
las hojas de los Arboles inquietas,
ni el vivo lApiz-lLzuli del clelo
cuajado todo de amarillas vetas.
Ni supe que era al feaecer el dia
perder las nubes su color de plata,





PARNASO CUBANO 95

y bordarlas el sol cuando mrifa
con su rayo de ffilgida escarlata.
Guerrero uque lanzado de su altura
derrama sangre -de sus" mil lheridas.
sangre quo el campo de la mar purpura
en lagunas de fuego desmedidas.
Y cuando en busca de agradable viento
iba a la orilla de lis frescas olas,
no senti nunce, cual ahora siento,
sus mansas agpas suspiiar a solas.
Era que el alma en perdurable sueflo
un coraz6n sin inquietud regih,
quo la mano esperaba de algdn dueflo,
como limpara de oro que no ardia.
Ardi6 y senti... Como el caudal hirvente
de impetuosa y terrific cascada,
brot6 de las pasiones'el torrent
al influjo fatal de ina mirada.
Y corri6 desolado, salpicando
cuantas hubo a la margen lindas flores.
y sin amar ninguna, iba cantando
con inocente ,engao mis amores.
Cansado de romper el bravo rio
contra rebeldes piedras aus cristales,
llev6 perdiendo el ilusorio brio .
al remanso apacible sus raudales.
Pareci6me fijarse mi espeianza;
luci6 a mis ojos fa beldad que call:
la vi tenblar en la festita danza;
come tiemblan los lirios en su tallo.
En su boca lescuch6 por donde asoma
nAcares bellos la fngaz sonrisa,
cual arrullo de cAndida paloma
de sus palabras la fragante brisa.
Y al oir expirando en los corales





96 ADRIAN DEL VALLE

de sus labios de paz mi nombre oscuro,
en ml se desataron manantiales
de suavisimo ardor, 'de afecto pure.
Su velo descorriH haturaleza:
la brisa tuvo para mil un idioma,
perlas el aire 6i a Hover empieza,
y el jazmin en su armniio blando aroma.
Un lucero que Abril trajo consigo
por la noche ostentaba su centella;
yo de mi afin haci6ndolo testigo
cantaba al astro por cantarla a cella.
Cada vez que la luna macilenta
oblicuos rays al nacer tendlf,
medio opaca la faz amarillenta
entire las nieblas de la mar sombrfa;
cada vez que con dulces vibraciones
sonaba al aire misica lejana
o el clavel entreabierto sus botonea
perfumaba el jardin de la mafiana;
o quebrandose en visos refulgentes
del tr6pico la quz baabla un techo,
que inundaron las aguas a torrekites
cayendo en luvia u temporal deshecho.
Cada vez que el de su cola y su cuerpo los cambiantes,
volaba con susurro estremecido
la vestidura rica de diamantes;
o que su for de sangre levantaba
rosal gallaxdo con altivo anhelo,
en cuyo cAliz limpida brillaba
gota de plata tn rojo terciopelo;
al inefable encanto sucumbla
bafiado el rostro de caliente lloro,
y el coraz6n n de sus latidos al compAs sonoro.
El espiritu en 'vano se arrojaba






PARNASO CUBANO 97

para rescatar Icuitadol 'su sosiego,
como remedio al mal que lo abrasaba
de saber al aan, de gloria al fuego.
Que del grate dereho entire las leyes,
de la hist6rica ciencia en los arcanos,
mientras pasaban a mni vista reyes,
pueblos, riquezas, heroes y tiranos;
su image hechicera bne borraha
las claras letras ton tenaz porfia;
y en vez 'de meditar s6lo pensaba
que ella era el sol de la existencia mna.

SY habri de 'deshacerse tristemente
tambi&n ahora mi ilusi6n dorada,
come disipa el abrasado ambiente
la gota al borde de la flor colgada?
l0 esquivando la dicha apetecida
que a presenter 8 corazon se atreve,
se ocultara como vision querida,
vista al trav6s de su cendal de nieve?







~^-C==O=.OO. 1 i-





98 ADRIAN DEL VALLE







Jose Gfell y Rent6



AL RIO ALMENDARES



Puede faltarle su hermosura al cieto,
su claridad al venturoso dia,
a la sombra su eterno desconsuelo,
cAndida luz a la esperanza mia.
Al verde monte inagotable fuente,
tiernas flores de almendro a la espesura,
arenas a tu placida corriente,
y ligrimas de amor a mi ternura.
Ruido a la palma que ligera ondea
su linda rama al matutino Iloro
y al dulce tamarindo en Sue recrea
el pardo ruiseilor u pico de oro.
Faltarle puede a tu belleza suma
alguna flor del aire arrebatada,
alguna perla a 'tu brillante espuma
del cristalino coraz6n robada.
Aas no le faltaran, copioso rio,
a tus cerileas 'ondas sus colors,
ni a tus orillas plicido sombrio
Zone trinar las 'aves sus amiores.
Como es hermoso ver de tus corrientes,
el sol morir 'tras el alzado monte,
como es gracious ver de tus vertientes
Ilenar su luz ~1 plAcido horizonte.






PARNASO CUBANO 99

cYo quisiera morir como el sol muere,
como las nubes de color sangriento,
cual tu gemido linguido que here
las levels alas del callado viento,
o quisiera morir como la estrella,
de la tranquil 'y misteriosa noche
o quisiera morir coma la balla
floor al abrir su purpurino broche.
Como muere su olor entire la brisa,
a la dulce 'suavisima Sonrisa
de las benditas auras del estio.
Como muere el acorde desprendido
de las sonoras cuerdas de mi lira,
como muere en el viento suspendido
el cintico del ave que suspira.>
Mas ya no biorir6 como las llamas
ni como nube sonrosada y bella,
ni como tierna for entire las ramas
ni como linda "y solitaria estrella.
Ni come clara gota de racio
ni como acorde de la lira suave,
ni como tierna voz que lanza el ave
por tus calladas ondas, manso rio.
Seca det corazon la flor primer
yo morir6 ya pronto... sin fortune,
como la ardiente y agitada arena
la tibia luh de la tranquila luna.
Solo en el triste valle de la vida,
pererinando el alma y sin amores,
como una flor del Arbol desprendida
del viento a los crudisimos rigores.
I Y como es a-uro entire los fieros brazos
del que la pobre humanidad devora,
sentir el coraz6n hecho pedazos
entire la angustia y el dolor que 1loral






100 ADRIAN DEi VALLE

Y ver nublarse e eextendido cielo
sin una estrella an su desierta via,
que el tttrico 'dolor brinde consuelo,
y al nAufrago infeliz sirva de gula...
-Y ver morir, morir... Imisero mundol...
la luz, el aire, el hombre, el pez, el ave,
todo deshecho en su dolor profundo
come entire rocas combatida nave.
Pero tambi6n, sagradas aguas, miro,
que vais en vuestras ondas rehuyendo,
come mi ardiente 'y lguhre suspiro
a perecer entire la mar gimiendo.
En esa mar que reluchando llega
a combatir con la desierta orilla,
y entire las ondas espumosas riega
del nAufrago bajel la rota quilla.
A ese gigante omnipotente ocdano
llevas, oh rio, tns arenas de oro,
y yo linfelizl... en mi dolor en vano
a ese mar, otro mar doy en mi lloro.
Inmmeso mar que 'en mi aflicci6n se extiende
de uno a otro polo al asomar el dia,
done mi alma en sus cristales hiende
la moribunda luz de mi agonia.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs