• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Half Title
 Title Page
 Dedication
 Prólogo
 Los poemas del instinto
 Elegias sinfónicas
 Otros poemas
 Index














Title: Los poemas del instinto
CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073983/00001
 Material Information
Title: Los poemas del instinto
Physical Description: 48 l. : ; 19 cm.
Language: Spanish
Creator: Cuello, Julio A
Publisher: Publicaciones del Paladión
Place of Publication: Santo Domingo de Guzmán R. D
Publication Date: [1926]
 Subjects
Genre: non-fiction   ( marcgt )
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073983
Volume ID: VID00001
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 000661569
oclc - 23103957
notis - ADK1819

Table of Contents
    Half Title
        Page 3
        Page 4
    Title Page
        Page 5
        Page 6
    Dedication
        Page 7
        Page 8
    Prólogo
        Page 9
        Page 10
    Los poemas del instinto
        Pinceladas
            Page 11
            Page 12
            Page 13
            Page 14
        Los Faroles Viejos
            Page 15
            Page 16
            Page 17
            Page 18
        Poema Minúsculo
            Page 19
            Page 20
            Page 21
            Page 22
        Trova de fe
            Page 23
            Page 24
            Page 25
            Page 26
        Vision de ultratumba
            Page 27
            Page 28
            Page 29
            Page 30
        Anhelos
            Page 31
            Page 32
            Page 33
            Page 34
        Flor de eucaristia
            Page 35
            Page 36
            Page 37
            Page 38
        Anhelo trágico
            Page 39
            Page 40
            Page 41
            Page 42
    Elegias sinfónicas
        Page 43
        Page 44
        In extremis
            Page 45
            Page 46
            Page 47
            Page 48
        Elegía
            Page 49
            Page 50
            Page 51
            Page 52
        Liturgia
            Page 53
            Page 54
            Page 55
            Page 56
    Otros poemas
        Page 57
        Page 58
        Olvido
            Page 59
            Page 60
            Page 61
            Page 62
        Esquilas Pascuales
            Page 63
            Page 64
            Page 65
            Page 66
        Manana de la Sierra
            Page 67
            Page 68
            Page 69
            Page 70
        Excelsitud
            Page 71
            Page 72
            Page 73
            Page 74
        Acuarela
            Page 75
            Page 76
            Page 77
            Page 78
        Panorama Crepuscular
            Page 79
            Page 80
            Page 81
            Page 82
        Símbolo
            Page 83
            Page 84
            Page 85
            Page 86
        Rito
            Page 87
            Page 88
            Page 89
            Page 90
    Index
        Page 91
        Page 92
Full Text









LOS POEMAS
DEL INSTINTO





















II a 6ti tire de ce volume

douze exemplaires sur vdlin Lafuma,

nuinmrotbs h la press de I a 12.







JULIO A. CUELLO
,/- A. C E


LOS POEMAS

DEL INSTINTO






PUBLICACIONES DEL PALADION
SANTO DOMINGO DE GUZMAN
R. D.

















A mi amigo

JOSE A. SABINO




0^ i


Esta pagina en blanco, es el mejor
prdlogo, porque es el mds sincere.
J.A.C.
Santo Domingo, R.D.

















PINCELADAS










Apresto mis grandes y flacos lebreles,
de chispa en los ojos y ardor en las venas
nervios como azogue, sumisos y fieles,
y parto a la caza, las alforjas Ilenas.


Se abre en las sabanas el sol que deslumbra;
tiemblan las espigas del paj6n, flexibles;
sobre la paciencia del Ilano, se encumbra
la mariana, y mujen los toros terrible.


Amo estas maiianas del campo, benditas,
maianas plet6ricas de Aurea transparencia,
much mas que a todas las pompas malditas
de esta urbana, torpe, trivial conveniencia.


Amo mis lebreles Agiles, nerviosos,
de filosas uias largas, y ajilados;
amo sus instintos de amigos celosos
y les acaricio sus lomos, crispados.


Y regreso, siempre flacos mis morrales,
cuando alli, en el campo, la tarde se empina;
me traigo en el alma, de los matorrales,
la sublime esencia de la paz divina...

















LOS FAROLES VIEJOS










Estos viejos faroles, luz tediosa y opaca
riegan sobre la calle desierta del poblado,
desde que el farolero, triste figure flaca,
llega, bajo el crepusculo, mecanico y pausado.


El pobre farolero, paciente y solitario,
como un tipo de cuentos, sin saberlo sefiala,
cual aguja oxidada de un gran reloj, el diario
moment en que la noche, sobre el mundo, resbala.


Vieja barba olvidada, hirsuta y pervertida
por la saliva, inmunda infusion de tabaco;
y bajo de su amplio sombrero, florecida
de canas la cabeza, y su mirar opaco...


Faroles que alumbrasteis mis tiempos de muchacho :
yo adoro vuestras luces, tediosas, cintilantes,
much mas que a estos focos que admira el populacho,
este civilizado mont6n de teorizantes.


Yo adoro vuestras luces, faroles olvidados,
porque adivino en ellas, cuando la noche avanza
y dormitan las flamas bajo los empaiiados
cristales, el destello de luz de la esperanza.










Nostalgicos faroles que proscribi6 el olvido :
en vuestras luces mustias, que copian la tristeza,
cerca del poste recto, alisado y erguido
en las noches lluviosas tirit6 la pobreza.


Decid, viejos faroles, noctivagos guardianes
de las calls desiertas y tristes del poblado,
si sentis la nostalgia, como atracci6n de imanes
de aquellos otros tiempos que viven el Pasado.


Mi canto aliente el alma de los tiempos pasados.
Y, a vosotros, insignes amigos taciturnos
de mi alegre alborada, van mis versos alados.
Oh, faros del arroyo! Oh, guardianes nocturnos!


Oh, luz de los faroles, luz nostAlgica y triste,
que enciende el farolero, paciente y solitario,
cuando la tarde vieja absurdo manto viste,
y en el recogimiento del rustico sagrario
la abuela, entire los dedos, acaricia el rosario...


















POEMA MINUSCULO












Melanc61icas lilas,
se yerguen en el medio
de las iaguas tranquilas
y las abruma el tedio
como lGgubre asedio.


Las hojas lanceoladas
de las plants lacustres,
por la brisa animadas,
tienen estos ilustres


gestos de manos largas
que mandan hacer alto,
o flexibles adargas
de legi6n en asalto.


Noche fosforescente
sobre el lago... Bendita
la poesfa viviente
que en la onda palpita!

















TROVA


DE FE












A un mendigo.


Yo siento en el alma piadoso cansancio,
y en las ilusiones de mi juventud,
si andando las calls, este viejo rancio
me extiende, en sus manos, la decrepitud.


Este pobre viejo triste y encorvado,
implorando siempre por amor de Dios,
cuando yo le entrego mi cobre gastado
le digo, tratando de endulzar la voz :


Dime, viejo hermano que imploras ayuda
invocando el nombre del amor divino,
si acaso en el alma no sientes la duda
de ese Dios, que un dia llamaste y no vino...


Y el pobre mendigo, pausado y sereno,
con leve sonrisa de fe entire los labios,
- Yo s6 solamente que Dios es muy bueno; -
responde lo otro, lo dicen los sabios. -










Contrae sus arrugas la noble sonrisa;
y en su faz austera, cetrina y ajada,
semejan los hilos que mece la brisa,
de una telarafia vieja, abandonada.


Brillan en sus ojos fulgores extrafios,
mezcla de entusiasmos y desilusiones;
el candor que imprime la paz de los afios
y la Fe, que anima viejos corazones.
















VISION DE ULTRATUMBA











El viejo Caronte, de faz angulosa,
tendi6me en la orilla su mano huesosa,
con arido gesto y ademan salvaje
buscando, impaciente, mi pobre bagaje.


Mire en la otra orilla la playa desierta,
entire los fulgores de una luz incierta;
senti la nostalgia fugaz de la vida,
en el triste instant de la despedida.


(( Ful pobre en el mundo; le dije al anciano -
Mi bolsa esta exhausta, mirad, buen hermano.
Y el viejo barquero, con la mano diestra,


retire la barca, se fue lentamente...
En el panorama, tetrico y silent,
.fulgur6 en sus ojos una luz siniestra.


















ANHELOS














Vuela una gaviota sobre el oleaje
como si burlara la furia del mar,
bajo la adorable fruici6n del ultraje
que hiciera en sus plumas, la brisa al pasar.


Pian en el nido, j6venes polluelos,
mientras la gaviota, volando al azar,
se rie, se ne, y en rapidos vuelos
se bafia en la fragil espuma del mar.


Los cuellos erguidos, sin plumas
los dos flacos remos movidos al par,
en tanto la madre besa las espumas,
ensayan, inutil, su afan de volar...

















FLOR DE EUCARISTIA









Cuando Ilegaste al temple, amanecia;
Ilevabas en las manos un breviario;
junto al altar mayor, se retorcia
la flexible espiral del incensario.


Velaba el dios Silencio en el vacfo
de aquel mistico instant; al consagrar,
en el alma senti punzante frio
por el dolor de no saber rezar.


Turb6 la amplia quietud de los rituales
tafilr de cascabeles, argentino...
Bajo de las arcadas ojivales,


imagine que la hostia era tu cara,
y, sangre de tu boca, fuera el vino
que la albura eucaristica manchara.

















ANHELO TRAGIC










Estamos juntos, frente al mar )sonoro,
que en su misterio azul se arremolina,
mi novia y yo, bajo la luz de oro
que un crepusculo histerico ilumina.


Mi novia esta muy pAlida y muy triste;
tiene un presentimiento que yo ignoro,
intuici6n de un dolor que no resisted.
(Me bafia el tibio jugo de su Iloro.)


Los dos, envueltos bajo el mismo velo
de esta penumbra, que la luz inquieta,
juntos estamos implorando al cielo


porque nos labre el mar, con sus escoplos,
entire la roca milenaria y prieta,
amplia fosa, que guard nuestros soplos...















ELEGIAC SINFONICAS


In memorial.





























IN EXTREMIS
a










Cabalgo, bajo el triste cansancio de la tarde,
con un mar de ilusiones, inutiles, que aliento,
al paso melanc6lico de abulico jumento,
embebido en la luz crepuscular, que arde.


La sombra acorta, aprisa su desfallecimiento;
y la brisa, en las zarzas del camino, hace alarde
inesperadamente de un estremecimiento
que me aviva inquietudes y me dice que es tarde.


La soledad se abisma sobre el paramo inerte,
que el sendero atraviesa como vena transida.
Voy, hacia las regions abstrusas de la Muerte.


Y el cansancio infinite, que en las cosas advierto,
poblando mis ensuefios de lo unico cierto,
me hace sentir quietudes, supremas, de otra vida.

















ELEGIA









La luz crepuscular, con intenci6n de sombra,
ilumina la triste quietud del camposanto;
y yo divulgo, en esta multitud que se escombra,
la amargura infinita que trasciende mi Ilanto.


Mistifica el recuerdo un labio que lo nombra.
Y el viejo zacateca, con la cara de espanto,
leyendo el epitafio que emborrona la sombra,
recrudece la huella, martir, de mi quebranto...


Una cruz, que amenaza abrazaime en silencio,
recoge la congoja de la primera estrella ;
y en la paz de este ultimo asilo, reverencio,


a la medrosa lumbre de un cirio lacrimoso,
el pedazo de tierra en donde un mArmol sella,
con su muda plegaria, el eterno reposo.

















LITURGIA













Yo se que es una esteril discipline, que olvida
la gente en los instantes alegres de la vida,
seguir reverenciando, bajo la tierra, inerte,
la material de vida que transform la Muerte.


En este dia de muertos, que la impiedad pervierte,
aqui, en el Cementerio, la indolencia se anida;
y yo, que Ilevo dentro mi tristeza escondida,
odio a esta caravana que pasa y se divierte.


Ritmo la pena mia, con la musica triste
de un liturgico pino que el recinto emociona.
El imbecil tumulto, insensible, persiste...


Elevo una sencilla plegaria que me entona,
y todos mis pesares resumense en un grito
puro, que me convince del funerario rito.












OTROS POEMAS


















OLVIDO












Vagibamos los dos por los jardines
cual si fuesemos dos duendes artists,
entire un florecimiento de jazmines,
al amparo de un cielo de amatistas.


Estirabas, nerviosa, los confines
de tu pafiuelo. Augurios fatalistas,
me abrumaron tus languidos mohines...
El viejo Sol, agoniz6 en las pistas.


Se fue la tarde y bosquej6 la luna
tu delgada silueta. Bajo de una
equivoca inquietud, tu mano blanca


repudi6 mi contact, en una franca
indiferencia que azor6 a los cielos.
Senti un mordisco : el aspid de los celos.















ESQUILAS PASCUALES










Brisas de Noviembre, que bajan de Oriente,
mecen los clamores de las catedrales;
campanas que Ilenan el parque doliente
con el eco triste de los funerales.


Halitos de muerte cruzan el ambiente,
y, unidos al fasto de viejos rituales,
pueblan los auguries del casto vidente
que inician las frias rafagas pascuales...


Mientras, plafideras, desde las iglesias
suenan las campanas, bajo el palio etemo
untando a las cosas frio de anestesias


rezonga la brisa cruda del invierno,
se atieren los nervios de los capiteles
y crispan sus .dedos, glaucos, los laureles.

















MANANA


DE LA SIERRA










El Otofio se perfila
con manto gris, y un temblar
de nieblas, que despabila
un haz de rayos, solar.


La mariana se adormila
en la urdimbre del pinar,
y el viento, suena su esquila
de quejumbroso rimar...


Y sobre el monte de pinos
que el Otoiio amarillea,
tinte gris el cielo tizna.


Soplan vientos peregrinos :
sobre el pinar y la aldea,
resbala nuibil llovizna.

















EXCELSITUD











La paz que me ennoblece, dulcifica y redime,
con misticas unciones de mis pobres anhelos,
en horas de la vida que el desaliento prime
suaviza las tristezas de mis intimos duelos.


La indolencia del tiempo discurre en tardos vuelos.
Imperceptiblemente, en mi entraiia se exprime
el jugo que, a las almas, impregna de un sublime
amor a las virtudes, que me instaura en los cielos.


Avanzo por el Eter magnifico, aeronauta,
al magnAnimo impulso de ritmico galerno;
y mi esquife sereno, por luminica pauta,


marginando el contact de mundanas escorias,
con la sed infinita de virtud y de glorias,
asciende, hasta las mismas regions de lo Eterno.


















ACUARELA











Un aliento buc6lico satura la maralia;
el Sol entire las ramas su triunfo enarbola
cantan los ruisefiores y la niebla se engaiia
bajo una transparencia purisima, de aureola.


Los pristinos albores visten la telaraiia,
y el reflejo de lumbres la aviva y tornasola;
en su frajil techumbre, entumecida, huraiia,
con intenci6n maligna una araiia se insola.


Bajo el tinte de oro matinal, la sumisa
inocencia del Ilano perturba la vacada.
Mientras, el toro muge y emociona el boscaje,

con una imperative lentitud, y eterniza
el idilio supremo, triunfador, que anonada
la austeridad pujante y recia del linaje.

















PANORAMA


CREPUSCULAR










Por las interminables Ilanuras y colinas
done la tarde ofrenda su ignota mansedumbre,
por la senda que trillan las plants campesinas,
paso, bajo el crepusculo de mi gris pesadumbre.

[cumbre
Siento un dolor, que afirma mi entidad en la
de un culto de verdades eternas y divinas.
La noche erige grises nieblas de incertidumbre
sobre la tarde, enferma de luces opalinas.


Hay luciernagas que abren sobre la paz sublime
del grave panorama crepuscular, los ojos...
La quietud del paraje solemniza y prime.


Y el gesto trashumante de un labriego rendido,
recorta su silueta sobre los tintes rojos
de un 6leo que semeja el pais del Olvido.

















SIMBOLO












Venero a la insensible vestal momificada,
que abisma mis eternas visions de poeta;
que precisa en sus ojos la impresi6n de la Nada
y disfraza de muerte su Ianguida silueta.


Esfinge de alabastro ca6tica, sujeta
a los ignotos ritos de una verdad sagrada,
yo, que aliento en la vida una ambici6n secret,
soy d6cil al suplicio glacial de su mirada.


Al influjo supremo de. su fria ensefianza,
mi veleidad terrena se agota, convencido
de que esta esfinge, imagen de la Muerte que
[avanza,

cuando en mi entrafia vibre el 6ltimo latido,
avivard mis ojos con lumbres de esperanza
de ser, en la otra vida inmortal, elegido.
















RITO












Quiero buscar la huella del unico lament,
que se apag6, pugnando brotarle de la entraiia,
de este Cristo que tiene consumido el alientor
que la turba apostrofa, implacable y hurajia.


Recogere en sus ojos el signo soiioliento
que agrav6 la pupila de una vision extrafia,
cuando, bajo el crepusculo rojizo del tormento,
la muerte, que redime, sublimiz6 la entrafia.


En el sereno abismo de sus ojos opacos,
inquirire el misterio augusto de la vida;
y el rictus del martirio que le unciera la boca,


los musculos de cera, insensibles y flacos,
ofrendare a la turba interminable y loca,
como el sfmbolo inerte de la Fe, escarnecida.




















FINIS
















INDICE





7)
r..-


Prdlogo. .

Los POEMAS DEL INSTINTO
Pinceladas Campestres . .
Los Faroles Viejos . .
Poema Minusculo . .
Trooa de Fe. ........
Vision de Ultratumba . .
Anhelos. ....
Flor de Eucaristia . .
Anhelo Trdgico . .


Pigina
9


. 11
S 15
S 19
23
27
31
S 35
S 39


ELEGIAS SINFONICAS


In Extremis
Elegia
Liturgia


OTROS POEMAS
Olvido .
Esquilas Pascuales .
Mafiana de la Sierra
Excelsitud . .
Acuarea . .
Panorama Crepuscular .
Simbolo. ...
Rito. .


. 59
S 63
67
71
75
79
83
87




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs