• TABLE OF CONTENTS
HIDE
 Title Page
 La sociedad teosofica y la...
 Revista teosofica Cubana
 La navidad desde el punto de vista...
 El mediador
 La musica y la evolucion
 Buena voluntad
 Los factores morales como elemnto...
 La justicia
 Apuntes y comentarios
 ¿Cual es el dharma de Cuba?
 Seccion Cubana de la sociedad...
 Seccion Cubana de la sociedad...
 Back Matter






Group Title: Revista teosofica
Title: Revista teosófica
ALL VOLUMES CITATION PAGE IMAGE ZOOMABLE
Full Citation
STANDARD VIEW MARC VIEW
Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/UF00073921/00054
 Material Information
Title: Revista teosófica
Physical Description: Serial
Language: Spanish
Creator: Theosophical Society (Madras, India) -- Seccíon Cubana ( publisher )
Publisher: Sección Cubana de la Sociedad Teosofíca
Place of Publication: Habana etc.
Frequency: bimonthly (irregular)[june, 1936-apr. 1938, sept./oct. 1942-1954]
monthly (irregular)[ former feb. 1917-may, 1936, july, 1938-aug. 1942.]
bimonthly
completely irregular
 Subjects
Subject: Theosophy -- Periodicals   ( lcsh )
Imprint -- Cuba -- Havana -- 1923-1939
Genre: periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage: Cuba -- Havana
 Notes
Dates or Sequential Designation: Began in 1917?; ceased publication with July 1956.
Numbering Peculiarities: Publication suspended, June, 1933-Feb. 1934.
Issuing Body: Organo oficial de la Seccíon Cubana de la Sociedad Teosofíca, <1923-1939>
General Note: Description based on: Año 7, no. 1 (15 de enero de 1923) = 2a epoca.
 Record Information
Bibliographic ID: UF00073921
Volume ID: VID00054
Source Institution: University of Florida
Holding Location: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier: aleph - 002944312
oclc - 50336367
notis - APH5965

Table of Contents
    Title Page
        Title Page
    La sociedad teosofica y la teosofia
        Unnumbered ( 2 )
    Revista teosofica Cubana
        Page 1
        Page 2
    La navidad desde el punto de vista teosofico
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    El mediador
        Page 7
    La musica y la evolucion
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
    Buena voluntad
        Page 14
        Page 15
    Los factores morales como elemnto de belleza
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
    La justicia
        Page 20
        Page 21
        Page 22
    Apuntes y comentarios
        Page 23
        Page 24
    ¿Cual es el dharma de Cuba?
        Page 25
        Page 26
    Seccion Cubana de la sociedad teosofica
        Page 27
        Page 28
    Seccion Cubana de la sociedad teosofica
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    Back Matter
        Page 38
Full Text


'J ei8sta
c-'eo,o be



Oubcana

3 La Navidad desde el punto de vista teosico.
La Geoffrey Hodson.
1?3 O La msica y la evolucin.
C. B. Hankin.
Los factors morales como element de
belleza.
Pedro Alejandro Lpez.
La justicia.
J. Cruz Bustillo.
Cul es el dharma de Cuba?
Andrs de J. Gonzlez.
DICIEMBRE
1 9 5--









La Sociedad Teosfica y la Teosofa

President: Dr. George S. Arundale; Vicepresidente: Sr. Hiren-
dra Nath Datta; Secretario: Sr. G. Srinivasa Murti;
Tesorero: Sr. N. Sri Ram.
Organo Oficial del Presidente: THE THEOSOPHIST.
Oficinas Principales: ADYAR, ;Madrs, India.

La Sociedad Teosfica fu fundada en la ciudad de Nueva
York el 17 de noviembre de 1875 por Helena Petrovna Blavatsky
y el coronel Henry Steel Olcott, y trasladada e incorporada en
Aladrs, India, el 3 de abril de 1905.
Los Tres Objetos de la Sociedad son:

I.-Formar un ncleo de la Fraternidad Universal de la hu-
manidad, sin distincin de raza, creencia, sexo, casta o
color.
II.-Fomentar el studio comparative de las religiones, filo-
sofas y ciencias.
III.-Investigar las leyes inexplicadas de la Naturaleza y los
poderes latentes en el hombre.

El nico requisito para ser miembro de La Sociedad Teos-
fica es aceptar el primer objeto, referente a la Fraternidad. Nin-
gn escritor o instructor posee autoridad para imponer sus opi-
niones a los miembros, pues dentro de La Sociedad cada cual
goza de plena libertad para conservar sus creencias religiosas, con-
ceptos filosficos, etc., y para expresar abiertamente sus ideas, sin
otros lmites que la cortesa y consideracin para con los dems.
La Teosofa constitute la esencia de la verdad, y es la base de
todas las filosofas, ciencias, religiones y artes. Proporciona una
filosofa que hace ineligible la vida, y demuestra que la evolucin
est guiada por la ms perfect justicia, sabidura y amor. Sita
a la muerte en el lugar que le corresponde, como un incident c-
clico en la vida infinita, que abre las puertas de una existencia
ms radiante. Devuelve al mundo la Ciencia del Espritu, ense-
ando al hombre a reconocerse como el Espritu mismo, y a la
mente, las emociones y el cuerpo como sus servidores; ilumina las
escrituras y doctrinas religiosas descubriendo sus significados
ocultos, pero sostiene que la Verdad se alcanza por el esfuerzo
individual y no se impone por el dogma.
Los miembros de La Sociedad Teosfica estudian la Verdad
dondequiera que se encuentra y hacen lo possible por vivirla. Toda
persona tolerante y deseosa de estudiar y de trabajar en pro de
la Fraternidad es bienvenida en La Sociedad, pero de cada miem-
bro depend el expresar en mayor o menor grado los ideales de la
Teosofa en la vida diaria y llegar a ser un verdadero tesofo.








RE VIS TA

TEOSFICA


CUBANA

ORGANO OFFICIAL DE LA SECCION CUBANA
DE LA SOCIEDAD TEOSOFICA

Vol. XXXIV DICIEMBRE, 1939 NUM. 12
LA HABANA, CUBA

En este nmero:

La Navidad desde el punto de vista teosfico. por Geoffrey
Hodson ....................................... ..... ...... 3
El Mediador, por C. Jinarajadasa ........................... 7
La msica y la evolucin, por C. B. Hankin................. 8
Buena voluntad, por Sidney A. Cook................. ........ 14
Los factors morales como element de belleza, por Pedro
Alejandro Lpez ............ ... .............. .......... 16
Navidad, por Alfagracia Snchez -................ .............. 19
La Justicia, por Juan Cruz Bustillo.... ......................... 20
Apuntes y comentarios, por Antonio A. Duany............... 23
Cul es el dharma de Cuba?, por Andrs de J. Gonzlez... 25
Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica.................. 27
ndice del vol. XXXIV de la Revista Teosfica Cubana.
Aflo 1939.




























No hemos de considerar la Pascua de Navidad
slo como fiesta exclusivamente cristiana. Es, en
realidad, la celebracin del renacimiento del Dios-
Sol, de entire las brumas y tempestades del invier-
no, Es esplndida ocasin de casi universal jbilo,
de buena voluntad y fraternidad. Bien lo saben las
huestes anglicas: por eso reconocen que en esta
poca se hallan los hombres mejor dispuestos que
de costumbre para recibir su influencia, y aprove-
chan plenamente esta oportunidad. Corresponda-
mos nosotros a sus sentimientos de amor, y que
esta respuesta se manifieste en un acrecentamien-
to de amor hacia nuestros semejantes. En Pascua
se juntan el cielo y la tierra. Que todos los series
se regocijen y gocen la beatitud de esa maravillo-
sa unin.


C. W. LEADBEATER.








La Navidad desde el punto

de vista teosfico
Geoffrey Hodson

En la poca de Navidad, los cristianos del mundo entero ce-
lebran el nacimiento del Cristo Nio all en Beln hace unos dos
mil aos. En La Sociedad Teosfica, donde buscamos el signifi-
cado mstico que entraan las enseanzas de los credos univer-
sales, celebramos tambin otro nacimiento, pero ste no est li-
mitado por el tiempo, ya que tiene lugar perpetuamente. Cele-
bramos el nacimiento de Cristo en toda la Naturaleza y, especial-
mente, en la raza humana.
Me refiero al nacimiento mstico del Cristo Nio en el cora-
zn del hombre como individuo. Segn se acerca para ste el
ulomento en que ha de terminar su larga peregrinacin hacia la
perfeccin y ha de convertirse en Cristo al alcanzar la realiza-
cin triunfal de "perfeccin", ocurre un gran cambio en el as-
pirante, un nacimiento interno que es el despertar de la concien-
cia de Cristo hasta entonces latente en L En el Cristianismo
Mstico se hace referencia a esto como al nacimiento del Cristo
Nio en el hombre, aquel nacimiento que San Pablo anhelaba
producer en el corazn de sus nefitos. En este artculo sobre la
Navidad, deseo presentar una interpretacin mstica de este na-
cimiento en el individuo, as como de las etapas de crecimiento
que le siguen, segn las represent el drama evanglico de la vida
de Cristo.
El nacimiento del Cristo Nio es la primer etapa. Esto sig-
nifica que el nefito se torna "como un pequeo nio", dbil
(desde el punto de vista mundano), inocente y puro. Este estado
de debilidad e inocencia repreenta la renunciacin a las rique-
zas y recompensas de este mundo, as como el logro de un com-
pleto desapasionamiento. En este sentido, el nefito se convierte
en un niito al que ya no atraen los tesoros de la tierra que tan
vidamente codician sus semejantes. Cuando se ha hecho esta
gran renunciacin-en realidad, no require esfuerzo, ya que lo
transitorio deja de atraerle segn despierta l a lo eterno-, por
una extraa paradoja, como dice la historic, los reyes del Uni-
verso se unen para depositar tesoros a sus pies. En otras pala-
bras: sus necesidades materials son invariablemente satisfechas;
sin poseer nada, jams de nada carece.







REVISTA TEOSOFICA CUBANA


De esta manera, habiendo experimentado en s mismo un nue-
vo nacimiento spiritual, es recibido en los mundos superiores y
llevado a presencia de "los hombres justos hechos perfectos",
aquellos que han recorrido la senda antes que l y han llegado
ya a la meta. A presencia de Ellos, y de manos de Uno de los
suyos, recibe su investidura de Caballero, un verdadero espalda-
razo, de la cual todas las investiduras externas son apenas una
sombra y un smbolo. Al toque del Cetro de Poder despierta al
conocimiento, a la experiencia viva de que la vida es una.
Desde ese moment es un hombre libre, libre del hogar, de la
familiar, de la raza, como bien lo conoci Mara, la Madre de Je-
ss, cuando al dirigirse a El en reproche por su alejamiento del
hogar, recibi en el Templo la suave repulsa: "No sabis que
tengo que tender a los asuntos de mi Padre?"
Segn palpa gradualmente los frutos de su nuevo nacimiento
y experiment el hecho real de la unidad de todo lo creado, se
abren ante El las puertas del segundo vestbulo. Entonces ocurre
una nueva experiencia internal, simbolizada en el drama bblico
por el bautismo en las aguas del Jordn a manos de Juan el Bau-
tista. Estas 'aguas son los sufrimientos del mundo en los que l,
aspirante a tornarse en su Salvador, debe ser bautizado para que
conozca estos males y aprenda a aliviarlos.
Detengmonos aqu un moment, para darnos cuenta de que
las experiencias con que nos enfrentamos en estas grandes eta-
pas, cinco en total, son sufridas en pequea escala durante la
vida de cada uno de nosotros, como si se nos preparara para la
gran experiencia que algn da ha de ser nuestra. As, tambin
nosotros tenemos nuestros pequeos bautismos en las aguas del
sufrimiento universal, nuestras tentaciones, nuestras victorias,
nuestras transfiguraciones, nuestro Getseman y, tambin, nues-
tra crucifixin. Es ms fcil conservar el valor en medio de las
dificultades, y el dominio en s mismo en medio de la felicidad,
si en nuestra mente se mantiene viva la idea de que estas expe-
riencias son, como si dijramos, ensayos para los grandes acon-
tecimientos que hemos de vivir ms adelante. El poder es la se-
cuela del dolor, y se nos dice que despus del Jordn nuevos
raudales de poder descendieron sobre El, que los cielos se abrie-
ron y que entonces prosigui El su camino, adentrndose en el
mundo investido de divina autoridad.
Siguen entonces las grandes tentaciones en el desierto, smbo-
lo del materialismo y egosmo mundanos. El Iniciado es tentado








LA NAVIDAD DESDE EL... 5
para que haga mal uso de sus recin adquiridos poderes, degra-
dndolos al emplearlos en la satisfaccin de sus ambiciones y
deseos personales. Finalmente triunfa, diciendo: Aljate, Sata-
ns", y prosigue su camino, dirigiendo sus pasos al recto empleo
de su poder para curar al enfeimo, resucitar a los muertos y eje-
cutar muchos milagros. Tambin en esta etapa es cuando em-
pieza El a reunir a su alrededor, como discpulos, a aquellos
a quienes percibe prximos a la Senda de rpido Desarrollo, de
la misma senda que El sigue, y a los cuales habr de guiar. Aqu
es cuando se abren ante El las puertas del tercer vestbulo, re-
presentado por la Transfiguracin sobre la Montaa.
La Montafia es un smbolo muy frecuentemente empleado en
-la Biblia, y se refiere a la conciencia superior, donde solamente
poda Elas comulgar con Dios, Moiss recibir los Mandamientos
de la Ley y Jess pronunciar Su gran Sermn, orar y ser trans-
figurado.
.Experimenta El entonces breve perodo de iluminacin y de
paz. Codo a codo con otros que han recorrido el camino antes que
El y que perciben las sealls de divinidad que en El se desarro-
llan, El vislumbra el porvenir y, consciente de lo que le espera,
se encamina al huerto de Getseman, smbolo de la noche del
alma y con la que todos aquellos que buscan las alturas interio-
res tendrn que enfrentarse. Frecuentemente muchos de nos-
otros vislumbramos esta noche de tinieblas en medio de las aflic-
ciones, soledades y traiciones que se nos fuerza a sufrir. Y de-
bemos soportar lodas esas vicisitudes con valor, sin resentimien-
to y hasta acogindolas con amor, ya que no solamente nos anun-
cian un altsimo fin, Eii o que, poco a poco, nos abren las puertas
para realizarlo.
En las tinieblas de Getseman, Cristo experiment la quinta-
esencia de la soledad. Vi que sus discpulos dormitaban a su
alrededor, sin que hubiera, en esa hora de gran necesidad, una
mano generosa que se le extendiera para ayudarlo. Se nos dice
que raramente pasa un alma por esta etapa sin emitir el grito de
angustia: "Qu! No habis podido velar conmigo siquiera una
hora?" No obstante, a pesar de que la naturaleza humana recha-
za el cliz, ste es al fin aceptado. La Divinidad interior triunfa
sobre el hombre mortal, y la voluntad de ste se rinde a la
Divinidad.
Sigue la cuarta gran etapa, la Crucifixin, que significa la
muerte del yo personal y el fin de toda separatividad, lo que fre-








6 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
cuentemente se logra solamente por medio del dolor. Aqu el Ini-
ciado se hunde en tinieblas an ms profundas en las que parece
abrirse un abismo entire el Padre y el Hijo, entire la vida infinita
y la vida encarnada. Es la mayor de todas las ordalas. La hora
del tan esperado triunfo se convierte en la ms profunda igno-
minia. Ve a su alrededor enemigos alborozados, es abandonado,
y hasta traicionado, por sus amigos, y sorbe el amargo trago
-otro gran smbolo-del aislamiento, la difamacin y la perfi-
dia. Est completamente aislado y slo la Nada se extiende bajo
el precipicio sobre el cual pende su alma. El Padre, ya logrado
en el Getseman, est velado en la pasin de la Cruz. Y entonces
del corazn que se siente sin amparo brota el grito de angustia:
"Dios mo, Dios mo, por qu me has abandonado?"
Cul es la finalidad de esta terrible y ltima prueba? Apa-
rentemente es necesaria, y todos deben pasar por ella antes de
llegar a la meta triunfal; necesaria, porque la meta no es sola-
mente unin, sino tambin identidad con Dios; porque debe lle-
gar al conocimiento que Dios es Su propio sr, y que El es lo
Eterno, y lo Eterno es El mismo. Entonces, y con pleno conoci-
miento, est en condiciones de pronunciar-ya libre por siempre
de today posibilidad de separatividad-las poderosas y liberado-
ras palabras: "Yo y el Padre somos Uno."
La Resurreccin simboliza el complete dominio del yo inferior,
la liberacin de la necesidad de volver a nacer por haberse ya
logrado la victoria sobre la muerte misma. A esto sigue de ma-
nera natural la Ascensin al ms complete conocimiento y el
consciente empleo de Su divinidad y de sus poderes.
Por fin se ha logrado la meta de la vida humana. Aquello
que naci en El al principio "como un pequeo nio", se ha des-
arrollado "a la media de la estatura de plenitud de Cristo".
Ojal que esta gran verdad que celebramos en esta Pascua de
Navidad se manifieste en nuestras vidas, que conozcamos del
jbilo de un nuevo nacimiento, y que nuestros pasos sean enca-
minados por la Senda que ha de llevarnos a la vida eterna.

Theosophy in Australia, Sydney, diciembre 1937.


Traductor: Mauricio A. Contreras, M. S. T.









EL MEDIATOR

C. Jinarajadasa

La grande alma que llega a ser un Cristo es el sumo sacer-
dote de la Humanidad, porque las corrientes de vida que fluyen
a travs de todas las almas vuelven a su Origen no slo a tra-
vs de ellas mismas, sino tambin, de misterioso modo, a tra-
vs de El. Un Cristo es un Mediador, porque Su naturaleza es
dual: es hombre y Dios. Por haber alcanzado la perfeccin, es
Dios; por ser fruto de un process evolutivo y former an parte
de l, es hombre. Y por eso es sacerdote del gnero human, que
oficia en el altar de la Humanidad, y eleva a Dios la ofrenda en
nombre de los hombres, sus hermanos. Pero al mismo tiempo es
el canal por el cual la Bendicin Divina se transmite a la Hu-
manidad. El se yergue a mitad del camino que va del hombre a
Dios, como Mediador a travs del cual descienden y luego as-
cienden, las corrientes de vida.
Ni una sola vibracin de jbilo estremece al mundo sin que
halle en El instantnea respuesta. Habiendo llegado a ser uno
con todo lo que vive, retorna El a Su Fuente las aguas vivas que
de las alturas se vierten sobre todos los series, y que de las
criaturas fluyen despus de haberlas vivificado. Al lanzarlas de
nuevo hacia lo Alto, El entona el himno de alabanza que en
esas criaturas vibra confusamente, pero que ellas no saben ex-
presar. Y ofrece a la Vida Una el jbilo del sacrificio que brota
en los hombres que alzan los ojos hacia la Luz y se consagran
a servirla.



Al celebrar la Pascua de Navidad, nuestro gozo
no puede ser perfect si no lo compartimos con otros
menos afortunados que nosotros. Que el espritu
pascual penetre, pues, en nuestros corazones, y nos
haga sentir en lo ms ntimo aquello que cantaron
los ngeles en un lejano da: Primero: "Gloria a
Dios en las alturas"; y en seguida, y no menos fer-
vientemente: "Paz en la tierra, y buena voluntad
hacia todos los hombres".


C. W. LEADBEATER.









La Msica y la Evolucin

C. B. Hankin

De todos los factors que contribuyen a amenizar la vida so-
cial modern, la msica es la ms popular, la ms extendida y la
ms poderosa. Es inseparable de dos pasatiempos tan corrientes
como son el cine y el baile. De hecho, la msica no puede faltar en
ninguna parte donde las gentes se renan para divertirse.
Pero es indudable que hay seria necesidad de hacer el inven-
tario de la msica, ya que hoy en da se pueden notar en ella
tendencies muy indeseables. Cyril Scott, artist y pensador mo-
derno, alza la voz, por ejemplo, en contra de la tendencia modern
haiia el uso excesivo del ritmo en la msica. Aun desde fecha tan
lejana como 1873, Hugh Reginald Haweis, en su libro La Msica
y la Moral, llam la atencin sobre las posibilidades indeseables
de cierta clase de msica.
No es necesario, al darle la debida atencin a este tema, tomar
en cuenta el gusto personal del msico o del oyente, en cuanto a si
prefieren msica sabia o popular, clsica o sincopada. No hay
duda de que cuando esos gustos son genuinos reflejan la persona-
lidad. Pero ahora slo nos concierne aquello que es la raz del
gusto: la psicologa de la tonalidad.
Naturalmente que la msica es al mismo tiempo un reflejo
de las caractersticas de un pueblo y una influencia que reacciona
poderosamente sobre su future desarrollo. La msica, por supuesto,
no es el nico element cultural que as acta. Nosotros mismos
formamos todos nuestros hbitos, y stos, a su vez, nos modifican,
si no estamos alerta.
Hace unos aos, Phillip Kerr declar, en un debate sobre el
arte modern, que "lo grosero y burdo del arte modern se debe al
predominante culto al mecanismo y a la satisfaccin del sensua-
lismo vulgar... El arte y la moral pueden desdearse mutuamen-
te; pero cuando as sucede, ninguno de los dos alcanza su forma
ms noble".
Esta crtica es ms aplicable hoy en da a la msica que a cua-
lesquiera de las otras artes. Qu es exactamente lo que queremos
decir con la palabra "burdo"? He aqu un ejemplo tomado de
tres anuncios que aparecen en una revista, y que aparecan bajo
el rubro Msica: "Compositores de canciones, soliciten nuestro
diccionario de rimas y gua para compositores de canciones." "Se
pone msica a cualquier texto, a bajo precio; folletos de rimas al








LA MUSIC Y LA EVOLUCION 9
que los solicite." "Para compositores de canciones: gratis, conse-
jos para la venta."
Los COMIENZOS DE LA IMSICA.
Para una mayor comprensin de las tendencies modernas, vol-
vamos la vista al pasado. Nos limitaremos a la msica occidental,
y no slo por ser la que ms directamente nos atae. Es que la
msica inaia, por ejemplo, con su ritmo limitado a la meloda.
sus melanclicas y misteriosas canciones nativas y su entonacin
natural, no es fcilmente comprensible para los occidentales. Y
por otra parte, la msica china, quizs anttesis de la anterior, con
su ritmo "angular", su excesiva percusin y su escasez de inters
meldico, nos es casi intolerable.
Los pueblos primitivos no tienen msica, a no ser la que se
asocia a los ritos religiosos, donde hay quiz sencillas frases me-
ldicas muy repetidas y acompaadas por ritmos ruidosos de per-
cusin. El uso predominante y hasta exclusive de instruments
de percusin est en proporcin direct con la supersticin y
atraso de la tribu. Los miembros de sta usan gongos, gQiiros, hue-
sos huecos y crneos humans: todos estos instruments primiti-
vos pueden tocarse de tal modo, que hagan caer a un grupo de series
poco evolucionados en un estado de frenes. No hay meloda pro-
piamente dicha, porque, casi en seguida, las cortas frases mel-
dicas, en virtud de su continue repeticin, se disuelven en otra
percusin de mayor longitud de onda, como si dijramos. El efecto
de esa percusin es fcil de comprobar, y cuando se produce las
tonalidades y condiciones apropiadas, result, en verdad, pavo-
roso. Teniendo esto en cuenta, pasemos adelante.
Cuando la msica propiamente dicha comenz a evolucionar en
Occidente, el uso del ritmo cedi el primer lugar al empleo de
diseos meldicos. La emocin y la mente estaban progresando.
y se exiga algo que mantuviese el inters. Como es natural, la
meloda era imperfecta, porque an no estaba regida por el ritme,
y la armona era todava desconocida.
En los primeros siglos, la Iglesia fu la protectora del arte
naciente. Apareci el organmn, la forma ms primitive de la ar-
mona, y tuvo su da, cediendo despus el puesto al discante. Lleg
luego una poca en que el desarrollo de la msica, independizn-
dose de la Iglesia, progress con rapidez, alentado muy especial-
mente por los trovadores, trouvWres y minnesingers. Mucho podra
escribirse sobre esto; pero basta decir que de 'entonces ac se han







REVISTA TEOSOFICA CUBANA


sucedido el desarrollo de la armona modern, el surgimiento de
lo romntico, lo temtico y de las escuelas de msica ambiental. Se
ha inventado la escala de temple regular, dndose con ello acaso
el ms important de todos los pasos en la historic de la msica
occidental. Tambin se ha observado la aparicin y el auge de
toda clase de formas musicales, origen a su vez de un caudal in-
calculable de composiciones, desde la majestuosa sinfona hasta
la exquisite msica de cmara, desde la clsica sonata y fuga a
las delicadas danzas antiguas. Poseemos hoy en da todos los re-
cursos de la armona e instrumentacin modern: un magnfico
tesoro.
No hay la ms pequea duda de que para comprender bien la
msica hay que estudiarla. Pero tambin hay que reconocer, en su
alabanza, que con slo un poco de verdadera atencin, la msica
nos ofrece un goce incomparablemente superior al esfuerzo consa-
grado a su studio.
TENDENCIES ACTUALES.

Pero hoy en da est sucediendo algo nada grato de observer.
Hablando con claridad, parece que muchos de nosotros no estamos
dispuestos a consagrar a la comprensin del arte musical ni si-
quiera ese pequeo esfuerzo que su studio require. De ello han
surgido dos distintas tendencies. Y diremos que son dos, para ha-
cer en cierto modo justicia a una de ellas.
La primera es la tendencia a no considerar la nmsica como un
arte realmente digno de studio. Para muchos, ha descendido al
nivel de pura diversion, de mero pasatiempo, en vez de ser medio
de goce interno, de recreacin para el espritu. Cuando se le da
a la msica su verdadero valor, provee descanso y solaz al esp-
ritu, exigiendo al mismo tiempo ese esfuerzo mental y fsico que
tan a menudo proporciona un cambio tan beneficioso como lo
puede ser el descanso. El verdadero recreo del espritu no es hol-
gazanera: la diversion s puede serlo.
Hay que tener en cuenta cierto factor que entra en juego. He-
mos cerrado en estos ltimos aos lo que podramos llamar el ci-
clo de msica temtica, y est surgiendo una escuela de ambiente
romntico. Esto quiere decir, sencillamente, que en vez de msica
desarrollada sobre uno o various temas, con ayuda de la armona
y del contrapunto, los compositores escriben ahora msica de un
tipo ms impresionista. Esto no est mal, si no se sale de su lugar.
Alborea un nuevo da del arte, y surge la gran tentacin de com-









LA MUSIC Y LA EVOLUTION


poner, con los recursos de la armona y del contrapunto, una m-
sica de tipo ms impresionista. Pero ese tipo de msica require,
para su comprensin, un esfuerzo mental much menor que la m-
sica temtica, ya que depend ms de la atraccin emotiva. Y ah
est el peligro. Aunque es innegable que esa msica despierta las
emociones, debiera ser un llamamiento muy sutil a las emociones
elevadas; y lo lamentable es que cierta pseudo-emotividad puede
despertarse fcilmente, reemplazando a aquellas mejores, cuando
el que escucha es mental y emocionalmente haragn.
Este double efecto que consiste en exigir menos esfuerzo mental
y en despertar las pseudo-emociones bajas, est fomentando una
gran pereza musical, al mismo tiempo que una malsana excita-
cin nerviosa. Es fcil observar lo que sucede. Fluye por el mun-
do, sin cesar, un caudal de msica, msica de claras lneas mel-
dicas, emocionalmente seductora en su armona, y ricamente ador-
nada por medio de los recursos de la instrumentacin modern.
Atractiva, brillante, fcil de comprender, excitante, algera, sutil,
El pblico pide algo cuyo goce no cueste ningn esfuerzo; y don-
de existe la demand, nunca falta la provision.
Esta es la tendencia que tiene, por lo menos, una justificacin.
Esa msica, por lo visto, llena una necesidad actual. Hay poco
que decir contra ella, salvo que es lstima que nos estemos de-
jando llevar de la haraganera musical, ayudados por los buenos
oficios del fongrafo y la pianola. Dejemos, por el moment, al
radio, ya que es cosa de gran importancia por s solo. Podemos,
pues, decir, por lo menos, que esta tendencia est obstaculizando
la evolucin, porque tiende definidamente a detener el desarrollo
esttico. La pereza, negative en s misma, est dando, por desgra-
cia, un resultado muy positive.
RETROCESO A LO PRIMITIVE.
Pero hay otra tendencia por la que no podemos ofrecer dis-
culpa alguna. Es un retroceso muy definido el que seala la mar-
cada tendencia actual hacia ese tipo de msica cuya caracterstica
principal es el uso de tambores, cmbalos y aparatos raros par?.
producer ruidos horripilantes y sncopas violentas. Otro hbito que
desgraciadamente se ha introducido es la mutilacin del verdadero
tono musical por el uso de exraas sordinas, especialmente en los
instruments de viento.
Esta tendencia comenz a observarse primero en los Estados
Unidos, al inicio del present siglo. Naci de la poblacin negra,









REVISTA TEOSOFICA CUBANA


y coincidi con la creciente carencia general de la verdadera com-
prensin musical. Aunque es una clase de msica bastante natural
para los que tienen ascendencia africana, es una desgracia que se
haya extendido. De los Estados Unidos pas a. Europa, y aunque
all no a todos gust por igual, lleg a ser, y es an, un factor con
el que tenemos que contar. Cul es ese factor ? Sencillamente, ste:
que al absorber ese tipo de msica de nuestros hermanos africanos,
y permitir que se convierta en algo nuestro, adaptndonos incons-
cientemente a sus crudezas, estamos retrocediendo sabe Dios cun-
tas etapas en la evolucin, en cuanto a esa faceta de nuestro des-
arrollo se refiere.
No es un problema de simple buen gusto. Es una realidad po-
sitiva. Las primitivas etapas de la evolucin requieren percusio-
nes violentas y ritmos bien marcados por medio de ruidos, para
la comprensin rudimentaria de lo que ha de ser el germen de la
verdadera msica. No hay cabida para la meloda ni la armona:
stas slo aparecen con el desarrollo de las emociones elevadas
y del intelecto. Luego si despus de adquirir esas facultades emo-
tivas e intelectuales, deliberadamente permitimos que las cosas
primitivas encuentren en nosotros campo abierto, somos infieles a
nosotros mismos, traicionamos los pasados esfuerzos que hicimos
para avanzar, y desechamos el progress que con tales esfuerzos
obtuvimos. No hay censura suficientemente fuerte para tal pro-
ceder y tal estado de cosas. Es intil decir que estamos creando
algo nuevo, una forma exhilarante de msica bailable. No es ver-
dad. No hacemos ms que resucitar algo ya descartado, ya inser-
vible desde hace largo tiempo, degradando nuestras energas ner-
viosas, y agotando nuestros nervios que silenciosamente se rebelan
contra la anormalidad que as se les impone.
De todo esto ha resultado algo que era muy de esperarse. Al
adoptar los individuos intelectuales esas formas primitivas, pron-
to se cansaron de sus limitaciones y sencillez. i Es natural! Y, por
lo tanto, han resuelto intensificar sus crudezas! La sncopa, rela-
tivamente sencilla al principio, se ha complicado a tal extremo,
que al escuchar a ciertas orquestas ,de bailey result un enigma ave-
riguar en qu media escribi la msica el autor. Por otra part,
omos pasajes enteros en que los instruments musicales perma-
necen en silencio, y lo nico que se oye es la percusi5n. En todo
esto se revela el deseo del cambio continue, a cualquier cosa, hacia
cualquier parte: pero un cambio incesante, un estmulo nuevo para









LA MUSIC Y LA EVOLUTION


las emociones agotadas. Y el material que emplean carece de capa-
cidad para ofrecer ese cambio tan ansiado.
E1L PELIGRO DEL JAZZ.
En todo esto no slo hay un retroceso, sino un peligro muy
definido de desintegracin de los sentimientos ms elevados. No
es una, son dos cosas muy distintas. Podemos comparar la situa-
cin actual a la de quien posee un instrument admirablemente
confeccionado y lo utilize para fines degradantes. Si se detiene
a tiempo, puede limpiar, purificar, aguzar de nuevo ese instru-
mento, restituyndolo luego a su uso verdadero. Pero si persiste,
corre el peligro de hacerlo pedazos, y entonces quien lo fabric
tendr que recomenzar su obra. Al persistir en esas rudezas pri-
mitivas, embotamos nuestra percepcin de las ms refinadas to-.
nalidades musicales, y con el tiempo nos encontraremos incapaci-
tados para recobrar esa finura de percepcin que perdimos. El
peligro no se reduce al amortiguamiento de nuestra sensibilidad
por el efecto ensordecedor de la percusin o por la accin del
ritmo continuamente interrumpido, que destrozan los nervios.
Existe tambin el de destruir nuestro sentido de la tonalidad, de-
bido al uso constant de tonos antinaturales. Basta or con aten-
cin los sonidos extraamente desvitalizados que produce las
sordinas, y observer el nmero y variedad de sordinas en uso.
SQu clase de vida pueden producer los sonidos muertos
A nosotros toca elegir entire estos tres camninos: malgastar una
preciosa herencia artstica, en aras de la pereza mental y emotiva;
retroceder no se sabe cuntas etapas de evolucin en lo que se re-
fiere a nuestro progress esttico y a la finura y riqueza de nues-
tras percepciones; o, por el contrario, defender, mantener y enri-
quecer la gloriosa herencia de belleza musical de que gozamos.

Theosophy in Australia, Sidney, julio 1939.

Traductor: Ernesto Medina, logia Kut Iumi, La Habana.












Buena Voluntad

Sidney A. Cook

nnmnm umm-.--mmnmmn U I


Llega la Pascua este ao a un mundo que ms urgentemente
que nunca necesita que el espritu de buena voluntad irradie de
los corazones de los hombres. El hecho de que Cristo vierta so-
bre el mundo el ms esplndido caudal de esa buena voluntad
y que a la vez el mundo la niegue, en mil formas y maneras, no
prueba sino la gran verdad de que este mundo no puede redi-
mirse sino cuando los corazones de los hombres se dispongan
de veras a abrirse a esa influencia benfica. En medio de los
horrores y de las persecuciones, en medio de la guerra, military
en unos sitios y econmica en todos, la responsabilidad de aque-
llos que saben que la unidad del gnero human es ley de la
Naturaleza-aunque los hombres mismos la nieguen a cada pa-
so-, se destaca con ms prstina claridad. Sin aprobar ni excu-
sar jams ningn acto que viole la fraternidad, los que saben,
los que aman, aquellos en quienes resplandece, por levemente
que sea, el espritu de Cristo, no irradian ms que buena volun-
tad hacia todos sus semejantes. Perseguidores y perseguidos,
agresores y defensores, los que hacen la guerra y los que la pa-
decen, son todos hombres, prjimos, hermanos. Cristo a nadie
niega Su bendicin. Su amor abraza a todos los series, y algn
da vivificar el amor en los corazones de todos los hombres,
porque en realidad no hay un solo corazn human que no lleve
en s-aunque a veces totalmente dormido-el germen de ese ra-
diante espritu de buena voluntad hacia el Ubiverso entero. Slo
de corazn a corazn se esparcir por el mundo este vivificante
espritu. A Su inmenso amor por los hombres, algn da respon-
der la Humanidad today. A nosotros corresponde la responsabi-
lidad de mantener siempre invariable nuestra efusin de buena
voluntad, para contribuir a que irradie sobre el mundo el gene-
roso, ilimitado amor de Cristo.
All donde reine el odio y prevalezcan los ultrajes contra la
fraternidad, es precisamente hacia donde debe efundirse la bue-
na voluntad, para que suavice los corazones y reavive la Divi-








BUENA VOLUNTAD


nidad innata en todo sr, aun en el tirano y en el opresor. Ni
la animosidad, ni la mala voluntad, ni el espritu de enemistad
pueden auxiliar en nada al triste mundo. Todos estos sentimien-
tos no sirven ms que para intensificar las destructoras fuerzas
de la crueldad. Unicamente la buena voluntad en active irra-
diacin-que es manifestacin del espritu del Cristo-puede
prevalecer contra las fuerzas de las tinieblas.
Hombres de buena voluntad, difundidla ms que nunca du-
rante esta Pascua. Amad a todos vuestros hermanos: a aquel que
os merece aprecio, por supuesto; pero no menos a aquel cuyos
actos os inspiran repulsin. Este ltimo es el que ms necesita
recibir la efusin de buena voluntad. Y porque hay muchos y
muchos de ellos en el mundo, es por lo que el mundo necesita
ms y ms de vuestra buena voluntad.
Permanecer inalterable en el bien, en el amor, cuando se ex-
tienden sobre la tierra las tinieblas, es apresurar el advenimien-
to de la luz.



Ests dispuesto a inclinarte para conocer ms de cerca las
necesidades y los deseos de los nios?
A recorder la debilidad y soledad que sufren los que se
hunden en el ocaso de la vida?
A dejar de preguntarte cunto te aman tus amigos, e inte-
rrogarte, en cambio, si los amas t lo suficiente?
A tratar de saber qu es lo que de veras desean los que
viven a tu lado, sin esperar a que ellos te lo digan?
A aderezar tu lmpara, de modo que esparza ms luz y me-
nos humo, y a alzarla hacia adelante, para que sobre ti caiga
su sombra y su luz se proyecte sobre los dems?
A cavar una tumba para tus malos pensamientos y cultivar
un jardn para tus sentimientos generosos, un jardn de puertas
siempre abiertas?
Ests dispuesto a hacer todas estas cosas, durante un da
siquiera?
Entonces, puedes celebrar la Pascua.


Van DYKE.









Los factors morales

como element de belleza

Pedro Alejandro Lpez

Una noche, toda llena de luz radiosa, de armonas infinitas;
una noche grata ya pasada, organize la logia Dhruva un sympo-
sium sugestivo e interesante. El tema principal fu la guerra,
o mejor, qu actitud deba asumir el tesofo frente a ese monstruo
de mltiples y pavorosas cabezas. Unos hermanos, plenos de con-
viccin y de buena fe, manifestaron que la guerra la causaba el
odio entire naciones por la hegemona y que la disposicin de ni-
mo del tesofo deba ser la de combatir, con la idea de bien y de
progress, ese mal, ese horror, hasta former una conciencia nueva
contraria a esa catstrofe, a esa siega de vidas en flor. Otros her-
manos significaron que la guerra la producan los intereses crea-
dos frente a nuevos intereses que pretendan sustituir a aqullos,
y que la actitud del tesofo ha de ser la de influir en el pueblo,
en la masa obrera, para que esta clase, en el porvenir, vaya con-
tra los armamentos homicides o se niegue a ser carne de can.
Y hasta hubo una mujer-ojos lcidos que semejaban dos estre-
llas parpadeantes en la alta noche; boca fresca por la que cre-
mos ver salir las palabras como lenguas de fuego-, una mujer
modern dijo que la guerra era product de todos los imperia-
lismos y que el tesofo, ya que no poda evitar esa calamidad,
por lo menos, no debiera apasionarse a favor de uno u otro ban-
do contendiente, pues a lo mejor tendra amigos en los dos bandos.
Y yo digo que la guerra la desata el egosmo cruel, el ansia
loca de propiedad, el exaltamiento de "lo mo" y "lo tuyo", y
que frente a ese mal que parece inevitable, mientras no sea sus-
tituido el egosmo human por el amor puro, la actitud del te-
sofo debe ser la de observacin, a fin de comlprobar si es cierto
o no que triunfan los factors morales.
Y qu son los factors morales? Son fuerzas sutiles, impon-
derables, elsticas, pero positivas, reales, como cualquier objeto,
slo que son tangibles para el espritu, para esa entidad interior
que es "ms pura que la nieve, ms radiosa que el sol, ms algera
que el viento". Los factors morales son.a modo de un ejrcito
invisible que va minando lentamente las murallas, que parecen
inconmovibles, de la materialidad, de odios, rencores, intereses









LO.8 FACTORS MORALES COMO... 17
creados, imperialismos rapaces, egosmos y delirios de propiedad
inhumanos. Ese ejrcito invisible demuele y construye a la vez.
Poco a poco, sin apresuramientos espectaculares, va usando en el
silencio y la sombra su piqueta demoledora, va destruyendo todo
lo morboso, todo lo nocivo, todo lo que obstruye el libre trnsito
a las ideas de bien y de progress, y, a la vez, ese ejrcito de ele-
mentales, va construyendo, tambin con lentitud creadora, cuan-
to es signo de armona y belleza.
En todas las luchas de los hombres, por egostas que sean,
siempre veremos triunfar los factors morales. Sobre los campos
de desolacin y muerte, siempre hemos de ver surgir las galas de
la naturaleza que lo transforman todo en nueva vida, en nuevos
elements de belleza. Por qu? Sencillamente porque ese ejrci-
to invisible, de que antes habl, se encarga de hacer brotar los
crmenes preciosos que sern un regalo para los ojos sorpren-
didos y una gustacin ntima para los que son devotos admira-
dores de la divina creacin.
Los factors morales son el norte de la vida humana. Con ellos
por escudo, se triunfa en todas las actividades, porque ellos son
el impulso generoso, la fuerza creadora, el acicate propulsor. Cuan-
do todos flaqueen ante los obstculos; cuando el pesimismo ener-
vador invada a los hombres dbiles; cuando la angustia contur-
be los espritus poco reflexivos, los que posean los factors mo-
rales, los que sean fieles a los dictados de su conciencia-que es
donde est el asiento de estos factores-sabrn salir airosos en
sus propsitos, porque la fuerza moral los ayudar a obviar di-
ficultades y una como luz spiritual les iluminar el camino ha-
cia toda noble consecucin.
Esto lo vemos en la prctica. Varios hombres planean una
empresa, se unen y conciertan para desenvolver determinado ne-
gocio. A pesar de la buena voluntad de todos y de lo excelente
y bien pensado del negocio, unos quieren que las utilidades se vean
presto, no tienen paciencia para esperar que el negocio cuaje,
para que el dividend sea adecuado en cierto tiempo, y la impa-
ciencia los hace separarse de sus compaeros. En cambio, los que
poseen la fuerza moral, sabrn siempre investigar la causa por
la cual el negocio no prospera con la rapidez deseada, y adems
rectificarn errors y harn de la propaganda el element bsico
para el xito future. En este asunto, como en los problems com-
plejos de la vida, triunfarn los factors morales, porque son el
studio paciente de las causes que general oscuridades y com-








IEVISTA TEOSOFICA CUBANA


plicaciones que enturbian la mente humana, y conocidos los m-
viles del mal, la aplicacin del remedio se hace indispensable. El
poseedor de esta fuerza sutil e imponderable, el que tenga fe en
los factors morales, ser paciente, tendr la virtud de saber es-
perar tiempos mejores, porque se tiene la seguridad en s mis-
mo, sabe que nada deber esperar de fuera, sino que todo est
en l, dentro de s, en su mundo interior, y de su cantera espiri-
tual sacar los materials necesarios a su vida cotidiana y para
su liberacin. En este sentido, el tesofo sabe que la Divinidad
crea las leyes naturales, que hemos de cumplir, y que la trans-
gresin de ellas nos causar angustias, as como que los Maestros
de sabidura nos dan los conocimientos, fruto de su experiencia
y nos trazan el sendero a seguir; pero que ni la Divinidad ni los
MVaestros nos salvarn, sino que somos nosotros los que debemos
transitar el sendero, somos los que tenemos que liberarnos por
nuestro esfuerzo, con nuestro trabajo.
Ya habris comprendido, amigos mos, que los factors mora-
les de que he venido hablando son las ideas de bien y de progress
que llevamos dentro como una luz guiadora, como el impulso ini-
cial para todas las cosas buenas, creadoras, fundamentals. De-
ca Mart que "trincheras de ideas valen ms que trincheras de
piedras" y que "no hay proa que taje una nube de ideas, porque
una idea enrgica, flameada a tiempo ante el mundo, pra, como
la bandera mstica del juicio final, a un escuadrn". Esto quiere
decir que la idea, el espritu o factor moral de las cosas esen-
ciales, no muere. Y de ello tenemos una prueba irrebatible: los
fariseos hicieron crucificar y morir al cuerpo del Mlaestro Jess,
pero no pudieron matar sus hermosas ideas de redencin, de amor
y tolerancia, pues de su tumba nacieron capullos de eternidad,
floreci el cristianismo, la religion fundamental por excelencia.
Exaltemos, tengamos fe en el triunfo de los factors morales
en esta guerra catastrfica. Yo mantengo la esperanza de que,
una vez terminada la contienda fiera, han de surgir cosas nue-
vas, edificantes, porque el progress, la idea de evolucin de los
series humans, es incesante. Me parece ver el advenimiento de
un arte, una literature, ciencia y filosofa nuevos, y el triunfo
de la verdadera religion cristiana, es decir, novedosos elements
de belleza. Hemos de ver a los poetas picos cantando el heros-
mo, asi el de los campos de batalla como el de los pueblos ensor-
decidos por la metralla homicide; msicos, compositores, crean-
do otros ritmos meldicos que eleven el alma hacia las regions









LOS FACTORS MORALES COMO... 19
puras de la ensonacin; misioneros de la nueva fe teosfica, dan-
do a conocer el imensaje salvador por la exaltacin de la belleza
moral, esa belleza creadora, que es el ms hermoso, el ms firme,
el ms perdurable factor que nos elevar en esta tierra de duras
pruebas y sacrificios, sobre todas las perspectivas...



NAVIDAD


Ya se acerca la fecha milagrosa
en que a la tierra infundes nueva vida,
compartiendo del hombre
el asfixiante ambiente,
que el insano egosmo,
la soberbia maldita,
y el orgullo cruel hacen ms denso.
Cmo soportas el cruel martirio?
Qu inmensa hoguera
de pursimo amor arde en tu espritu,
para bajar a este antro de ignominias,
tus flidos esparciendo
cual esencia divina,
purificando as la tierra today?
Esa noche bendita,
que el hombre conmemora
inmolando inocentes criaturas,
su cuerpo y su conciencia envenenando
con el hlito impuro del alcohol y la sangre,
-porque ignoran su divina grandeza-
te esperar, Seor, como otros aos,
bendiciendo el moment milagroso,
today mi fe poniendo en mis plegarias.
Y hasta t lleqarn,
como humilde holocaust
y amante desagravio,
mi esperanza, flor que sembr tu mano,
ir crue en mi alma su perfume esparce,
de mi vida el dolor
y de mi amor la inextinguible llama.

1938.
Altagracia SANCHEZ.





















LA JUSTICIA


Juan Cruz Bustillo

Pitgoras dijo: "Lo ms grande, la Justicia".
El ordenamiento de todas las cosas divinas est basado en la
justicia. La Ley de Karma, que es justicia retributiva, gobierna y
regular el funcionamiento de los Sistemas de Mundos dentro del
Cosmos. Todo descansa en la justicia, y como es arriba, as es
abajo; pues el orden entire los humans est basado tambin en
la justicia. La ignorancia del hombre suele rebelarse contra la
grandeza de la justicia, en la creencia de que ella limita, no ya su
libre albedro, sino su libertinaje, ignorando que el derecho de los
unos terminal donde comienza el derecho de los otros. Muchas ve-
ces llamamos injusticia a la aplicacin de la Ley sobre nosotros.
ya sea sta justicia divina o justicia humana; y creemos que slo
hay justicia para nosotros cuando nos sentimos colmados ,de bie-
nandanzas, que nos hacen la vida materialmente placentera. Tan-
to en el hombre vulgar como en el hombre corriente, suelen darse
esas rebeldas contra el estado de cosas establecido en los pue-
blos; eso, como es natural, depend de los temperamentos huma-
nos, pues los hay rebeldes por naturaleza, mientras otros son de
carcter apacible, o bien activos, pero subordinados. La lucha
ms grande que tiene el sr human no es precisamente la llama-
da "lucha por la vida", en que entran como factors principles
la comida, el vestido y la habitacin; sino la lucha consigo mis-
mo, que es constant; la que tiene el alma humana contra el do-
minio que quieren ejercer sus vehculos, tales como la mente con-
creta, que es intranquila y agresiva, el cuerpo emotional, que, im-
pelido por el deseo, nos lleva a probar toda clase de sensaciones
y emociones, que luego se traducen en pasiones o sentimientos








LA JUSTICIA 21
malsanos y a los cuales llamamos vicios, y tambin el cuerpo f-
sico, de vibraciones pesadas y retardantes, que nos llevan a la pe-
reza y a la glotonera. El alma humana goza con la justicia, y
debemos, por el hbito constant, dominar nuestra personalidad
hasta que toda nuestra naturaleza vibre feliz ante la propia y
ajena justicia.
Vivir dentro de la just media, y reconocer el derecho que
tienen los otros al disfrute de la vida, sa debiera ser nuestra nor-
ma de conduct. La justicia es una para todos: he ah su grande-
za, aunque se manifieste en formas distintas y se le aplique a ca-
da uno de acuerdo con su merecido. Ella es impersonal e impar-
cial, por eso, a Temis, la Diosa de la Justicia, se la simboliza ven-
dada y con una balanza muy sensible.
Todo cuanto sufrimos en la vida, moral y fsicamente, es el re-
sultado de nuestras transgresiones de las leyes morales y fsicas;
bien en pasadas encarnaciones o en esta misma encarnacin. Su-
frimos exactamente lo que merecemos. Y uno de los aspects de
su grandeza es que result la gran maestra de nuestra vida; pues
al restablecer el equilibrio u orden en nosotros, nos ensea cmo
vivir en armona con la Ley, de modo que seamos ms felices o
menos desdichados. Si nos aprovechamos de sus lecciones, mar-
charemos en armona con nuestro dharma, y el alma nuestra ir
adelante en su evolucin; pero si desatendemos sus sabias leccio-
nes, una y otra vez descargar la Ley su peso sobre nosotros en
forma de sufrimientos. Porque queramos o no, el alma humana
tiene que ascender poco a poco hacia su glorioso destino, ya sea
con el agrado o el desagrado de nuestra personalidad.
Un remedo de esta justicia es la justicia que aplican los tri-
bunales a los transgresores de las leyes nacionales. Esta podr te-
ner sus errors, sus exageraciones y hasta sus favoritismos; pero
trata, en general, de mantener y restablecer el orden y el respe-
to mutuo en las relaciones polticas y sociales del pueblo. En los
pases donde la justicia es ms refinada y ms humana, hay ma-
yor grado de civilizacin y de cultural. Y los hombres tratan de
ajustar sus vidas a las leyes vigentes en su pas; hacindolo muy
gustosos, pues saben que el respeto a las leyes es una garanta de
bienestar para toda la comunidad. En las tribus salvajes, el poco
orden que pueda existir, se basa ms en el temor al cacique o al
mdico o sacerdote brujo, que en el verdadero concept de la jus-
ticia. La vida de esos series est gobernada por el deseo que los









REVISTA TEOSOFICA CUBANA


impulsa a satisfacer sus imperiosas necesidades fsicas o emocio-
nales, y como los animals, todava es el instinto el que los gua, ya
que su sistema cerebro-espinal no ha alcanzado el desarrollo ade-
cuado, y an los influencia el sistema simptico. Los pueblos se-
mi-civilizados luchan a brazo partido entire las influencias mora-
les que les vienen del alma y las pasiones animlicas que se levan-
tan de sus cuerpos emotivos. Es natural que cada pueblo se d su
propia justicia; pero la justicia divina o spiritual, es una para
todos, y sin distingos en su aplicacin. El karma, le da a cada uno
lo que se merece; lo mismo bueno que malo, entendindose por
malo aquello que nos trae dolor, limitaciones o enfermedades;
aunque bien visto, todo es bueno en sus variados aspects, ya que
trae al alma experiencias que se traducen en sabidura y en con-
ciencia.
Es tan innato el sentimiento de justicia en el corazn human,
que hasta el hombre vulgar suele aceptar con conformidad un
castigo, si comprende que la justicia se le ha aplicado rectamente.
El hombre corriente, educado, est presto a exigir que se le
haga justicia, y tambin a concederla; pero el idealista, o uno que
est un poco ms avanzado, estar siempre dispuesto a perdonar
las injusticias que cometan con l, dejndole a la Ley Divina el
ajuste de cuentas.
Seamos justos con los dems, del mismo modo que queremos
que lo sean con nosotros. Si vivimos en justicia con los otros, es
natural que vivamos en paz. I Y es tan sabroso vivir en paz con
todo el mundo!.
Seamos justos con nosotros mismos; sto es muy important.
La moderacin en el vivir tiene su just medio, y debemos aqui-
latarnos por el ejercicio de las virtudes hasta lograr descubrir en
nosotros ese just medio, y una vez hallado, tratar de mantener-
nos constantemente en l. Infinidad de influencias pecaminosas y
malos ejemplos nos asaltarn a cada moment; pero la buena vo-
luntad, alumbrada por la luz de la experiencia, nos ayudar a te-
nernos firmes y equilibrados con el Sol de la Justicia.










Apuntes y Comentarios

Antonio A. Duany

El sufrimiento, en sus mltiples manifestaciones, es el factor
que ms induce al hombre a reflexionar sobre la inestabalidad de
sus consecuciones.
En lo ms profundo de todo sr existe algo que quiere mani-
festarse como amor y felicidad y que, en nuestra ignorancia de lo
que es esa realidad, percibimos como un vaco que necesitamos
llenar, si hemos de experimentar satisfaccin. As surge el deseo
de satisfaccin, de ganancia, de seguridad bases en que descansa
nuestra actual civilizacin.
Si analizamos el deseo en nosotros mismos, podremos observer
que ste es siempre dependiente; que la satisfaccin que buscamos
depend de algo o de alguien, y, por tanto, va inevitablemente
acompaada del temor de no alcanzar lo que deseamos. Este temor
impide que nos sintamos felices mientras nos esforzamos por rea-
lizar un deseo. Despus de su realizacin surge el vaco nueva..
mente, hacindonos desear algo ms. El deseo, por lo tanto, des-
truye su propio fin; bien por el temor que lo acompaa antes de
su realizacin, como por la frustracin que implica la consecucin
de todo deseo.
Sin embargo, la gran mayora de nuestras acciones son pro-
ducto de nuestros deseos de satisfaccin. Ejecutamos la accin
como un medio, creando una dualidad entire el actor y la accin.
Cuando el actor y la accin se confunden, es decir, cuando ejecu-
tamos una accin por la accin misma, desaparece la dualidad y,
por tanto, el temor, que es sufrimiento.
El temor, que acompaa todo deseo de satisfaccin, hace sur-
gir la voluntad, que es esfuerzo, resistencia y violencia. Podemos
fcilmente comprobar esto observando nuestras reacciones cuando
conversamos con una persona y tratamos de convertirla a nuestra
opinion. Tambin cuando tenemos un hbito que deseamos cam-
bia,r, por considerar que ya no es deseable. Una parte de nuestra
mente se manifiesta como voluntad, que es esfuerzo, para vencer
la voluntad del hbito de otra parte de la mente, que acta como
resistencia, violentndolo.
Cuando combatimos un hbito, que un deseo de satisfaccin
anterior estableci, slo podemos sustituirlo con otro, pues siendo
la mente la esencia misma del deseo, no puede la mente destruirse








24 REVISTA TEOSOFIGA CUBANA

a s misma. Es decir, que si empleamos la voluntad del deseo, 'que
es esfuerzo y temor,, para destruir un hbito, slo lograremos sus-
tituirlo por otro, aunque sea ms sutil y elevado, el cual, ms
adelante, desearemos sustituir nuevamente, cuando ya no nos d
satisfaccin.
El deseo de satisfaccin puede referirse lo mismo a cosas ma-
teriales que espirituales. Podemos desear yiqueza, poder, gloria,
conocimiento, rango spiritual, etc. Tan pronto realizamos nuestro
deseo, surge nuevamente el vaco y el deseo de algo ms. En la
realizacin de la verdad cesa todo deseo; por tanto, mientras de-
seamos algo, no hemos realizado la verdad, que es la vida, que es
amor, y el amor es su propia eternidad.
Con frecuencia confundimos el deseo, que implica posesin,
con el amor. Sin embargo, hay algo fundamental que los distin-
gue. El deseo depend siempre de algo o de alguien para su sa-
tisfaccin; mientras que el amor es independiente. La emocin,
que es amor, se manifiesta espontneamente, inesperadamente, mis-
teriosamente, sin que nuestra mente o deseo pueda provocaira. Si
tratamos de reproducirla, ya no es emocin: es deseo. Si analiza-
mos una emocin, en los raros moments de xtasis que tenemos.
la destrumos; aunque no sucede igual si analizamos un deseo,
porque el deseo pertenece a la mente, y sta no puede destruirse
a s misma. La emocin, que es amor, pertenece a otra dimension.
El amor disuelve el deseo, penetrando profundamente su verda-
dero significado.
La voluntad del deseo, que es esfuerzo, nos encadena a los deseos,
aunque stos pueden ser cada vez ms sutiles y elevados. La vo-
luntad de la comprensin, que es discernimiento, nos liberal del
deseo por la percepcin de su irrealidad.





La plegaria es un acto ennoblecedor cuando nace de un sen-
timiento intenso, de un ardiente deseo que brota de lo ms n-
timo de nuestro corazn por el bien de los dems, y se eleva
completamente desligada de todo objeto egosta o personal.


H. P. BLAVATSKY.










Cul es el dharma de Cuba?

Respuesta a nuestra encuesta por

A. de J. Gonzlez

Cada individuo y cada nacin tienen un deber que cumplir
en determinada etapa evolutiva; es decir, que para un period
dado de la evolucin de la Humanidad, el individuo y el con-
junto de individuos (la nacin), estn destinados a contribuir
con su aporte particular, con su tono de color, a los. resultados
que debe alcanzar la Humanidad entera al terminarse la corres-
pondiente etapa: Se comprender, pues, que el dharma necesaria-
mente es un factor variable, dependiente del estado de evolucin
y del perodo que se consider dentro del desenvolvimiento del
Gran Plan. Hay que considerar, por otra parte, la "flexibilidad"
que hasta cierto punto existe dentro de las normas de la evolu-
cin de la vida y de la forma. Nosotros sabemos que el Plan del
Logos se completar de cualquier modo, pues dicho Plan es pro-
ducto de la ordenacin que subyace en cada partcula de mate-
ria y en cada centro de conciencia, ya que nada existe fuera de
EL; pero no debemos olvidar que la manifestacin es actividad
constant, o sea cambio de lugar, modificacin de intensidad vi-
bratoria, acciones y reacciones, de modo que la meta establecida
por el Logos ser alcanzada de cualquier modo, pero los pasos
intermedios para llegar al final dependent del ajuste de un sin-
nmero de factors, y de ah que en ciertos moments nos pa-
rezca que las cosas suceden como si en realidad todo marchara
en contra del Plan. Sin embargo, no debemos temer, ya que de
las cenizas de una civilizacin que ha alcanzado su punto culni-
nante surgeon nuevas civilizaciones con otras tendencies, con nue-
vos dharinas que cumplir; En lo que respect a nuestro pas, con-
sidero que su dharma es la AMISTAD. No obstante los odios que
se engendraron en Cuba durante el perodo colonial, motivados
por cuestiones de raza en primer trmino, y por razn de los
dominadores en segundo, despus de establecida la Repblica,
todo esto se ha ido olvidando con rapidez, y hoy puede decirse
que los odios de raza y de nacionalidad prcticamente han des-
aparecido. La sufrida raza negra, tan maltratada durante la es-
clavitud, hoy se desenvuelve -entre los blancos con absolute li-
bertad, disfruta de iguales derechos y est orgullosa de haber
contribuido con su sangre a la liberacin del pas. Los mismos








7.6 REVISTA TEOSOFICA CUBANA
espaoles, permanecieron en Cuba despus de haberse terminado
la contienda, y hasta el present han sido los dominadores del
comercio y constituyen families nativas, por lo que al morir
dejan sus capitals en manos cubanas. Referente a la inmigra-
cin de otros pases, sabemos que gran nmero de extranjeros se
procuran medios de vida entire nosotros y aun levantan grandes
capitals, existiendo perfect armona entire ellos y el element
nativo. No obstante, en los ltimos aos, se ha pretendido esta-
blecer sistemas politicos de disolucin entire nosotros; se ha que-
rido importar la poltica disolvente del aislamiento, y esto ha
dado por resultado cierta tendencia hacia la repulsin de los ex-
tranjeros. Cuba es un pas pequeo, y no obstante las dificulta-
des de todo gnero que nos han afectado, la .mayor parte de las
veces debido a nuestra inexperiencia, hemos progresado bastan-
te y estamos llamados an a escalar muy sorprendentes alturas;
pero no debemos permitir que se manche la tnica que hasta el
present hemos venido dando con bastante diafanidad. Que sean
la amistad, la franca camaradera y la comprensin mutua los
puntos culminates de nuestro carcter; as cumpliremos el dhar-
ma national y Cuba crecer dentro de una atmsfera de paz, de
belleza y de armona.

A NUESTROS LECTORES
Deseamos poner en conocimiento de cuantos nos leen que nos
ha sido impossible continuar publicando la seccin Desde la Atala-
ya, traduccin de los editoriales de The Theosophist, originales de
nuestro Presidente Internacional, Dr. G. S. Arundale, as como re-
producir cualquier otro trabajo de dicha revista, porque las dificul-
tades originadas en las comunicaciones a causa de la guerra euro-
pea nos han impedido recibir ningn nmero de dicha revista a
partir del de septiembre, y segn carta recibida por la hermana
Ester de la Pea, Secretario 'G-eneral de la Seccin Cubana de la
S. T. es possible que esa interrupcin en el envo de impresos se
prolongue por algn tiempo. Entretanto, a ms de algunos artcu-
los del mismo Theosophist que por falta de espacio no habamos
reproducido en su oportunidad, publicaremos traducciones de The
American Theosophist, rgano de la Seccin Americana, y de los
boletines de las Secciones Inglesa y Francesa, y, como de costum-
bre, trabajos originales de los tesofos de habla castellana, espe-
cialmente de los que pertenecen a nuestra Seccin.










Seccin Cubana de la Sociedad Teosofica

Scretario General y Presidente del Consejo Directivo: Ester de la Pea.
Secretario del Consejo: Celestino Aguilar.
Tesorero: Juan Cruz Bustillo.
Bibliotec.rio: Arcadio Garca.
Seis Consejeros por la Ciudad de La ftabana: Andrs de Jess Gonzlez,
Abelardo Auja, Celestino Aguilar, Alfredo Fontana, Juan Cruz Bustillo
y David Whitmarsh.
Seis Consejeros por el interior: Carlos Acosta, Dolores Anido de Rosell,
Antonio A. Duany, Angel Terradas, Max Lpez e Ignacio Mnlio.
OFICINA Y BIBLIOTECA:
Veintisiete de Noviembre 164, Apartado 365, Telfono U-2158.
La Habana, Cuba.
LOGIAS DE LA SECTION CUBANA
Provincia de Pinar del Rio
SELENE ...... ....Pres. Leoncio Pascual Vicente.-Mximo Gmez 23,
Pinar del Ro.
Provincia de La Habana
ANNIE BESANT ... Pres. Celestino Aguilar.-La Habana.-27 de No-
viembre 164.-Martes, 9 p. m.
ATMA.......... ,, Juan Alfonso Snchez.--Herrera 306, Luya-
n, La Habana.-Sbados, 9 p. m.
DHRUVA. .......,, Ofelia Calves de Auja.-27 de Noviembre
164, La Habana.-Viernes, 9 p. m.
HERACLES .... ....,, Raquel Catal.-27 de Noviembre 164. L2
Habana.-Jueves, 8.30 p. m.
KUT HUMI ...... ..,, Hortensia Daz de Villegas.-27 de Noviem
bre 164.-Mircoles, 9 p. m.
MAHA CHOHAN ....,, Carlos Csar Rodrguez.--Calle 21 No. 458,
Vedado, La Habana.-Sbados, 9 p. mn
MARIE POUTZ......,, David Whitmarsh.-Hospital 622, altos, La
Habana.-Viernes. 9 p. m.
PSIQUIS.. ...... ..,, Arturo Villaln.-Estrada Palma 214, Vbo.
ra, La Habana.-Domingo, 9 a. m.
Provincia de Matanzas
DHARMA. ....... Pres. Luis E. Fernndez.-Tello Lamar 75, Matan-
zas.
Provincia de Santa Clara
SOL DE MERCEDES.. ,, Rosa M. de Perera.-Central Mercedes.
AMOR. ........ .. Pres. Roberto Lanier Valds.-Independencia esq.
a Unin.-Domingos, 3 p. m.-Apartado 178,
Santa Clara.
JINARAJADASA .. .. ,, Carlos Aeosta.-S. Snchez del Portal 38,
Camajuan.











LEADBEATER.. ....,, Ignacio Mufo.-Apartado 33, Sancti Spri.
tus.
MORYA ..........,, Romn Veranes Rojas.-A. del Ro 38, Re-
medios.
SOPHIA ....... .. .. Ricardo Valds.-Cristina 171, Cienfuegos.-
Mircoles.
Provincia de Camagey
DJWAL KUL.. .. ..Pres. Luis A. Rodrguez Acosta..-Mximo Gme7;
Nuevitas.
LUZ DEL MAESTRO.. ,, Angel Terradas.-Miguel A. Nez 14, Vi-
ga, Camagiey.
MAITREYA.. .. .. Francisco Rivera Alfonso.-Marcial Gmez
92, Ciego de Avila.
Provincia de Oriente
ARMONIA...... .. Pres. Antonio Segura.-Los Maceo, Sagua de T-
namo.
ARTURO VILLALON.. ,, Jos Ferrer Lpez.-Jobabo.-Viernes, 8 p.m.
ESPERANZA .... ... ,, Pura Ferrer.--Victoria de las Tunas.-Mir-
coles, 8 p. m.
JOSE J. MARTI .. ..,, Antonio R. Ramrez.-Apartado 48, Holgun.
-Sbados, 8 p. m.
LIBERACION ...... ,, Amado Salcedo.-General Rab 15, Jiguan.
LOTO BLANCO. ....,, Antonio A. Duany.-Avenida 17, Vista Ale-
gre.
LUZ DE ASIA ...... ,, Enrique Prez Rizo.-Agramonte 7, Palma
Soriano.-Domingos, 3 p. m.
PITAGORAS..... ...,, Ramn Caete.-Merchn 66, Manzanillo.-
Domingos, 2 p. m.
RAYOS DE LUZ. ....,, Juan A. Blanco.-Mrmol 16, Bayamo.-Jue-
ves, 7.30 p.m.
S. RUKMINI DEVI.. ,, Jos Blanco Gelpi.-Apartado 82, Guant-
namo.
UNIDAD.. ........,, Amado Proenza.-Marrero 12, Banes.-Sba-
dos, 8 p. m.



REVISTA TEOSOFICA CUBANA
Organo Oficial de la Seccin Cubana de la Sociedad Teosfica
Publicacin mensual.
Director: Jefe de Redaccin: Administrador:
Raquel Catal. Rogelio Gonzlez Ricardo. Ramn Mayola.
Veintisiete de Noviembre 164 Apartado 365
La Habana, Cuba.
SUBSCRIPTION
Un afo, en Cuba: $1.00 En el Extranjero: $1.25 Nmero suelto: $0.10










INDICE

del Vol. XXXIV

de la

Revista Teosfica Cubana

Ao 1939


Nm. Pg.
ALBEAR, R. de
Plegaria, poesa ............................. 6 28
ANNIMO.
Camino hacia el Yo Superior, El. [Ideas de Miss
Clara E. Codd] .......................... 4 22
Cmo pensaban los Maestros de nuestros Funda-
dores. [Tomado de Cartas de los Maestros de
Sabidura] ........................... 11 12
Esencias del buddhismo ..................... 7 10
Libertad de pensamiento [En la Sociedad Teos-
fica. Tomado de The Theosophist] ......... 10 20
Men:aje de los nios cubanos en el Da de Bue-
na Voluntad ............................. 5 24
Meditacin en pro de la confraternidad de los
pueblos ................................ 9 29
Sociedad Teosfica, La [Tomado de The Theo-
sophist] ................................ 10 29
Vida anterior de Henry S. Olcott: el rey Gush-
tasp. Una ............................... 2 17
Vida del Discpulo, La ....................... 3 20
ARGUELLO, Santiago
Alma de la gota, El, poesa .................. 9 15
ARUNDALE, George S.
Albert P. W arrington ...................... 9 16
Carta al Secretario General de la Seccin Cubana 3 3
Ciclo de la Voluntad, El .................... 4 3










Nm. Pg.

Cul es el dharma de Amrica ? Respuesta .... 3 8

Desde la Atalaya ......................... 6, 7 3
8, 9
10, 11
y 3 4
Miembro desconocido, Al .................... 5 4
i Oh Poderes de Amor! Invocacin ............ 6 2
Receptculo de Bendicin, El ................ 6 16
Urgente llamada del Presidente a los miembros
de La Sociedad Teosfica ................. 1 3
BESAN.T, Annie
Pensamientos sueltos ........................ 4 8
Palabras que debieran recordarse en toda logia
teosfica ................... ........... 4 2
6 8
10 16
10 22
10 28
Plegaria, La, poesa ........................ 10 10
Qu es la muerte? ......................... 10 2
BLAVATSKY, Helena Petrovna
Deberes del miembro de La Sociedad Teosfica.. 11 16
Peldaos de Oro, Los ....................... 1 2
Pensamientos sueltos ........................ 1 24
5 8
11 9
11 12
12 24
Principios de la Teosofa, Los ................ 11 8
Principios fundamentals de La Doctrina Secre-
ta,, L os ................................. 5 2
BRENES MESEN, Roberto
Relmpago divino, poesa .................... 4 14
BUDDRA, El Seor Gautama, el
Palabras .................................. 7 2
CALVES DE AJA, Ofelia
Madame Blavatsky .......................... 5 16
CATALA, Raquel
Annie Besant, la heroica ..................... 10 20
Conceptos teosficos de Mart ................ 3 24











Nm. Pg.
En recuerdo de un gran tesofo: Rafael de Al-
bear ..................... ............. 6 24
Teosofa, aqu y ahora, La .................. 7 20
CODD, Clara M.
Vase El Camino hacia el Yo Superior ........ 4 22
CooI, Sidney A.
Neutralidad de La Sociedad Teosfica, La .... 4 23
Buena Voluntad .......................... 12 14
CORONADO, Mariano L.
Sntesis de sus conferencias, por Chic Ramos .... 8 26
Cosso, Jorge
A C. Jinarajadasa, poesa ................... 8 23
CousINs, James H.
Pensamiento suelto ......................... 1 29
CRUZ BUSTILLO, Juan
Informe Anual de Tesorera de la Seccin Cuba-
na de La Sociedad Teosfica .............. 1 41
Memoria Anual de la Secretara General de la
La Sociedad Teosfica .................... 1 33
Justicia, La ................................ 12 20
DAZ DE VILLEGAS, Hortensia
Rukmini Arundale y su mensaje ............. 21
DUANY, Antonio A.
Apuntes y comentarios ...................... 12 23
FARIAS, Federico J.
Mart, espiritualista ........................ 8 9
Nuestro objetivo ............................ 4 13
FERNNDEZ MARTNEZ, Lydia
Cmo ayudar al mundo. Respuesta ........... 9 20
FIGUEIRA, Gastn
Raza de Amrica, poesa ..................... 3 30

GALLEGOS, Gerardo
Destino ................................... 9 28
Destino de Amrica, El ..................... 4 26










Nm. Pg.

GAMMA, Julia A. de la
Cmo ayudar al mundo. Respuesta. ........... 9 28
GARCA, Antoln
Pensamiento suelto ......................... 3 22

GARRIDO, Miguel A.
Por eso vivo muriendo, poesia ................ 7 19
GONZLEZ, Andrs de J.
Annie Besant como ejemplo de alta intuicin... 10 13
& Cul es el dharma de Cuba ? Respuesta ....... 12 25

HANKIN, C. B.
La msica y la evolucin ................... 12 8
HERNNDEZ, Miguel A.
Teosofa y la Electricidad, La ................ 9 24
HEREDIA, Jos Mara
Inmortalidad, soneto ........................ 5 25
HODSON, Geoffrey
Navidad desde el punto de vista teosfico, La.. 12 3
Pensamientos sobre la crisis .................. 9 10
HORNE, Alexander
H. P. Blavatsky, profeta de la ciencia modern. 5 17
HOSTOS, Eugenio Mara de
Pensamiento suelto .......................... 3 23

HOTOCENER, Henry
& Cul es el dharma de Amrica? Respuesta ....... 3 14
JINARAJADASA, C.
Finalidad esencial de las convenciones teosficas 1 25
M ediador, El ............................... 12 7
Obra del coronel Olcott en la India, La ........ 2 15
Pioneros de Dios, Los ....................... 6 9
Unico Amador, El .......................... 1 30
LEADBEATER, C. W.
Nuestra prueba ............................. 9 2
Pensamiento suelto .......................... 3 23
LIND-AF-HAGEBY, Miss
Nuestros hermanos los animals .............. 4 29
LOGAN, Robert E.
A dyar .................................... 2 11










Nim. Pg.
LPEZ, Pedro Alejandro
Factors morales como element de belleza, Los 12 16
LUGONES, Leopoldo
Advertencia, La, poesa .......... .. ...... 4 24
LUNTZ, Charles E.
& Cul es el dharma de Amrica ? Respuesta ..... 3 13
IMARISTANY, Fernando
Gusano, El, poesa .......................... 6 15
MAnT, Jos
Ley supreme de Cuba ........... .......... 8 2
Pensamientos sueltos ........................ 22
MAYOLA, Ramn
& Cul es el dharma de Cuba? Respuesta ....... 8 24
M aestro, El ............... .............. 7 25
Partida del Dr. C. Jinarajadasa, La ........... 1 31
METAUTEN, Manuel A.
Annie Besant: una vida ideal ................ 10 17
Libertad individual y autosendero ............ 6 18
MILANs, Jos Jacinto
Dios existe, poesa .............. ............ 9 23
MISTRAL, Gabriela
Pensamiento suelto .............. .... .... 3 23
MORA, I. M.
Actividades teosficas: Logia Jos J. Marti, de
Holgun. Resea ......................... 7 30
NEFF, Mary K.
& Cul es el dharma de Amrica? Respuesta .... 3 15
NORMAN PEARSON, E.
Luces blancas en el Tibet .................... 4 10
NEZ R., Santiago
Cmo ayudar al mundo. Respuesta ........... 9 19
OLCOTT, Henry S.
Hojas de un viejo diario. Extracto. (Vase Cmo
pensaban nuestros Fundadores.) .......... 11 10
Pensamientos sueltos ........................ 2 16
2 24
Sociedad Teosfica, La ...................... 2 2
Teosofa, La ................................ 2 10











PAATS, William
Cmo ayudar al mundo. Respuesta ............
PENICHET, Antonio
Pensamiento suelto ........................
PERKINS, James S.
Cul es el dharma ide Amrica ? Respuesta ....
PETERSON, Adeltha H.
Simbolismo del Loto Blanco, El ..............

RAMOS, Chic
G ratitud .................................
Homenaje a Rafael de Albear. Resea ........
Juventud teosfica en la hora actual, La .....
Logia teosfica, Una ......................
Mariano L. Coronado en La Habana. Sintesis de
sus conferencias ..........................
REDACCIN, De
Actividades teosficas: Logia Marie Poutz, de L.a
Habana
Bella iniciativa teosfica ...................
Conmemoracin del Da del Loto Blanco .......
Cul es el dharma de Amrica ? Symposium ....
Cul es el dharma de Cuba? Encuestc. .......
Cuarta convencin Nacional de Jvenes Tesofos
Dictadores y la Teosofa, Los ................
En recuerdo de un gran tesofo: Rafael de Al-
bear ...................................
Espiritualismo en la poesa cubana. Nuestra nue-


Nm. Pg.


9 21

2 22


3 16


5 9


8 25


6 24


va seccin ............................... 5 28
Foro Teosfico .............................. 2 30
S. .. ........ ....... ...... ... 4 30
Mariano L. Coronado en La Habana ........ .. 8 25
Nuestra encuesta ............................ 4 28
1 43
2,3, 4
Seccin Cubana de La Sociedad Teosfica ... 5, 6, 7 31
t 8,9f
o10, llJ
y 12 27











Tres fiestas teosficas ........................ 2 19
Trigsimoquinta Convencin Anual de la Seccin
Cubana de La Sociedad Teosfica .......... 1 21
Un rbol y una carta ........................ 3 3
Visita de los Jvenes Tesofos de Cienfuegos al
Central Mercedes ........................ 5
ROGERS, L. W.
Teosofa en Mxico, La ...................... 11 13
SkNCHEZ, Altagracia
Navidad, poesa ............................. 12 19
SANGUILY, Manuel
Pensamiento suelto ......................... 3 23
SARMIENTO, Domingo
Pensamiento suelto .......................... 3 23
SEGN, Refugio
Hora azul. Cuadro dramtico en verso ........ 6 19
Sms, Irene
Convencin de la Federacin Oriental de Logias
Teosficas en Manzanillo. Resea .......... 5 26
SRI RAM, N.
Cmo ayudar al mundo. Respuesta ............ 7 15
TERRADAS ESCOBAR, Angel
Actividades teosficas: Logia Luz del Maestro,
Camagey. Resea ....................... 7 29
TRACEY, Clare
Teosofa, ciencia de Compasin, La .......... 11 28
VELASCO, Jos del C.
Declogo cristiano, Mi ....................... 11 25
VILLALN, Arturo R.
Eterna e Infinita Llama Una, La ............ 7 17
Karma Csmico ............................ 11 19




















- -] I_
Hora de Divulgacin Teosfica

Se trasmite todos los domingos de 2 a 3 p. m.

Un program select, destinado
a difundir las enseanzas de la
Sabidura Antigua por todo el
territorio de la Repblica. Con-
ferencias a cargo de distinguidos
miembros de la Seccin Cubana
de la Sociedad Teosfica. Con-
sultas sobre cuestiones teosficas


DIRECTOR
CATALINA PEREZ


SECRETARIO-TESORERO
A. de J. GONZALEZ


C M C K Direccin Postal: Apartado 98
970 KLS. LA HABANA


COCO
8700 KLS.










COLABORADORES
EN ESTE NUMERO:


DUANY, Antonio A.: Una de las ms distinguidas figures de la
Seccin Cubana de la S. T. Gran animador de la Teoso-
fa en Oriente, president de la logia Loto Blanco, de
Santiago de Cuba, principal fundador del centro teos-
fico de Ciudamar, tambin en Santiago, y president de
la Federacin de Logias Orientales de la Seccin Cubana.
HANKIN, M. B.: Miembro de la Seccin Australiana de la S. T.
Colaborador de Theosophy in Australia, la revista de la
Seccin, y de la estacin 2GB de Sydney, donde se radian
numerosos trabajos teosficos.
HODSON, Geoffrey: Publicista teosfico de fama international.
Vase el nmero de septiembre.
G ONZALEZ, Andrs de J.: Ex-presidente de la logia Kut Humi,
de La Habana, no de la Logia Annie Besant, como por
error se dijo en el nmero de octubre. Tesorero y asiduo
colaborador de la Hora de Divulgacin Teosfica que se
radia todos los domingos en esta capital. Uno de los ms
valiosos entire los miembros de la nueva generacin teo-
sfica.
LOPEZ, Pedro Alejandro: Miembro prominent de la logia Dhruva,
ide La Habana. Jefe de redaccin del important diario
habanero El Mundo, escritor y periodista de bien ganada
fama en el pas, es uno de los valores genuinos de la Teo-
sofa en Cuba, a cuya difusin dedica sus altas dotes in-
telectuales.


EN EL PROXIMO NUMERO:
LA LAnoR ESPECIAL DE LOS TESOFOS. Extracto del discurso de
.. C. Jinarajadasa en la Convencin Anual de la Seccin Ame-
ricana de la Sociedad Teosfica, Wheaton, julio 1939.
LA NUEVA PSICOLOGA Y LA REEDUCACIN DEL HOMBRE, por Ma-
riano L. Coronado.
NECESIDAD DE UNA FE, por el Dr. Eduardo Domnguez.
NUESTRO DEBER HACIA LA LOGIA, por Andrs de J. Gonzlez.
EL VALOR SPIRITUAL DE LA POESA, por Donaid H. Steward.
EL ARTE, MOTIVO DE PERFECCIN, por Raimundo Ferrer.
















































































Imp. B. Prez y Ca. Lamparilla 154. Habana.




University of Florida Home Page
© 2004 - 2010 University of Florida George A. Smathers Libraries.
All rights reserved.

Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement
Last updated October 10, 2010 - - mvs